Nutrición parenteral periférica: una alternativa para el soporte nutricional en cirugía
381
J.M. Esarte Muniáin. J. Escartín Valderrama. C. de Miguel Ardevines. M.A. Dobón Rascón.
M.P. Cebollero Benito. M.J. Valenzuela Martínez. J.P. Ibáñez Mirallas. M. Vázquez Sancho.
Se pretende resaltar la importancia estratégica del sistema venoso periférico como alternativa
al central para la realización de soporte nutricional por vía parenteral. No se pretende plantearlo
como un elemento competitivo sino complementario al objetivo común que es mantener o
recuperar un correcto estado nutricional.
Se señalan las ventajas y limitaciones que esta vía posee, así como aquellas situaciones en las
que la nutrición parenteral periférica puede ser indicada y las tendencias y avances en la
investigación nutricional, que hacen más factible la utilización de la nutrición parenteral
periférica.
Se analiza, por último, la complicación más frecuente de esta vía, la flebitis, las principales
causas que la producen y los procedimientos para evitarla o retrasar su aparición.
Palabras clave: Nutrición parenteral periférica. Cirugía.
Peripheral parenteral nutrition: an alternative for nutritional support in surgical patients
The purpose of the present report is to point out the strategic importance of the peripheral
venous system as an alternative to the central venous system for the administration of
parenteral nutritional support. It is not being proposed as a competitor but as a complement in
the common effort to maintain or restore a normal nutritional status.
The authors discuss the advantages and limitations to the use of this system, the situations in
which peripheral parenteral nutrition (PPN) may be indicated and the trends and advances in
nutrition research that make its utilization more feasible.
Finally, the most common complication of PPN, phlebitis, is analyzed to determine the major
causes and ways to prevent or delay its onset.
Keywords: Peripheral parenteral nutrition. Surgery.
Cir Esp 2000; 67: 381-387
Introducción
La existencia de desnutrición en el paciente hospitalizado es un hecho ya reconocido 1 que
abarca al enfermo quirúrgico2-4. La relación entre cirugía y nutrición aún se hace más evidente
si tenemos en cuenta que, en mayor o menor grado, la práctica totalidad de los pacientes
quirúrgicos sufren un período de ayuno y estrés5, que existe una relación directa entre el grado
de desnutrición y la morbimortalidad6 y que la nutrición artificial ha modificado favorablemente
situaciones clínicas posquirúrgicas y postraumáticas como fístulas digestivas, íleos,
politraumatismos, etc.7-9.
La nutrición parenteral (NP) se ha convertido en un procedimiento de rutina. Sin embargo, los
riesgos y dificultades que supone la cateterización de la vena cava 10-13, la sepsis asociada a
catéter venoso central, así como el manejo de soluciones hi perosmolares 14, limitan una
deseada y amplia aplicación, es pecialmente en el período postoperatorio y postraumático,
pudiendo solventarse este problema, en parte, mediante la nutrición parenteral periférica
(NPP)15.
La NPP, técnica más sencilla y con menos riesgos, pretende evitar el retraimiento a indicar
terapéuticas encaminadas al mantenimiento de un correcto estado nutricional sin tener que
llegar a recurrir a la indicación del soporte nutricional cuando ya la situación de desnutrición es
grave. Sus posibilidades son inferiores a las de la nutrición parenteral por vía central (NPC),
pero si analizamos la relación beneficio/riesgo, correctamente indicada, puede resultar
satisfactoria16.
Se entiende por NPP la administración de nutrientes por vía intravenosa, utilizando el sistema
venoso periférico. Antes de introducirnos en el tema, revisaremos algunos de los términos que
se usan con frecuencia. Se habla de nutrición parenteral periférica hipocalórica (NPPH) cuando
la mezcla nutritiva contiene una cantidad de calorías inferior a los requerimientos teóricos que
debiera recibir el paciente. La nutrición periférica perioperatoria (NPPO) hace referencia a este
tipo de soporte nutricional en los períodos pre y postoperatorio inmediato16.
Los términos "ahorro proteico", "mantenimiento tisular" y "de síntesis proteica" hacen referencia
a los efectos que la nutrición ejerce sobre el organismo y más específicamente en su balance
nutricional17. Así, el de "ahorro proteico" es un soporte claramente insuficiente y pretende
únicamente reducir en lo posible el grado de deterioro del estado nutricional que se está
produciendo (p. ej., soporte basado en soluciones glucosadas o en soluciones de
aminoácidos). La situación de "mantenimiento tisular" consigue un equilibrio entre los ingresos
y las pérdidas. La situación de "síntesis proteica", que es la deseable, consigue un predominio
de las funciones de síntesis sobre las de degradación, esto es, una situación de balance
nutricional positivo17.
Ventajas e inconvenientes de la nutrición parenteral periférica
Un análisis previo de la NPP nos permitirá describir una serie de ventajas e inconvenientes,
que pasamos a exponer:
Inconvenientes
La osmolaridad de la mezcla nutritiva es una de las principales causas de la aparición de la
flebitis, y se ha demostrado una relación directa entre el grado de osmolaridad y la incidencia
de ésta. Por esta razón se aconseja que las mezclas no sobrepasen los 900 mOsm/l.
La limitación de la osmolaridad a que obliga la utilización de la vía periférica tiene como
consecuencia la limitación de la carga calórico-nitrogenada aportada.
Se produce un alto consumo de venas periféricas como consecuencia de la elevada
osmolaridad de las mezclas nutritivas. El pH de éstas, las cánulas intravenosas utilizadas, etc.,
contribuyen también a elevar la incidencia de flebitis.
La duración de la NPP es limitada. La alta tasa de flebitis que se produce y en consecuencia el
importante consumo de venas periféricas obliga a una limitación de la NPP en el tiempo,
estableciéndose que no debe superar los 8-10 días de permanencia.
Ventajas
La sencillez para buscar y cateterizar la vía permite que no se requiera un personal muy
especializado, aunque siempre es deseable que sea experto y entrenado en estas técnicas. La
manipulación y dosificación de las mezclas, al ser de menor osmolaridad, resulta de más fácil
manejo y requiere una menor dedicación y un control más sencillo que en el caso de la NPC.
La mayor simplicidad de las mezclas y las vías utilizadas permiten que éstas sean más
adaptables, tanto para el personal sanitario como para el paciente.
La mayor sencillez de la NPP tiene como consecuencia que las complicaciones en sus tres
grandes grupos (mecánicas, sépticas y metabólicas) sean menores en número y de menor
gravedad.
Indicaciones
Analizadas las ventajas y los inconvenientes de la NPP podemos, sin considerarlo como un
protocolo rígido, repasar una serie de situaciones en las que hay que tener en cuenta las
posibilidades de la NPP como opción para el soporte nutricional por vía parenteral:
Al comienzo y final de la NPC.
Ante dificultades técnicas para acceder al sistema venoso profundo.
Complementaria a la nutrición oral o enteral.
A la retirada de un catéter central por sepsis.
Trombosis de la vena cava superior.
Postoperatorio de cirugía mayor no complicada en normonutridos o desnutridos leves.
Postoperatorios que requieren cuatro o más días de ayuno.
Situaciones de íleo plurietiológico.
Situaciones de ayuno y/o estrés de duración dudosa.
Confección de una dieta para nutrición parenteral periférica
Una vez establecido que el paciente es tributario de recibir soporte nutricional, el primer paso
es definir la vía a utilizar y sólo cuando confirmemos que el intestino no es capaz de realizar
esta función deberemos plantear la vía intravenosa o parenteral, pudiendo utilizar el sistema
venoso periférico siempre que los requerimientos no sean tan altos que eleven en exceso la
osmolaridad de la mezcla y no supere los 7 a 10 días, ya que ello conllevaría un elevado coste
de venas periféricas.
El cálculo de los requerimientos nutricionales del individuo lo haremos evaluando el grado de
estrés al que esté sometido el paciente, siendo la forma más simple de calcularlo la que se
basa en la medición de las pérdidas de nitrógeno ureico por la orina en 24 h. Se ha
comprobado que es tan fija y constante la relación entre el grado de estrés metabólico y la
eliminación del nitrógeno ureico por la orina que, apoyándose en este hecho, se diseñó una
tabla que permitía determinar de una forma sencilla el grado de estrés metabólico del paciente
en función de las pérdidas nitrogenadas por orina en 24 h (tabla 1).
Conocidas las pérdidas nitrogenadas, o grado de catabolismo, se procede a calcular los
requerimientos calórico-nitrogenados utilizando la fórmula diseñada por Cerra18 y
posteriormente modificada por el Grupo de Trabajo de Metabolismo y Nutrición de la Sociedad
Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (SEMIUC) en la que establece la
cantidad de aporte proteico y la cantidad de calorías a aportar por gramo de nitrógeno
administrado, y todo ello en relación con el grado de estrés en que se encuentre el paciente 19
(tabla 2).
A la vista de esta tabla podemos considerar la posibilidad de ampliar las indicaciones de NPP
hasta el nivel 2 de estrés (corresponde a cirugía de resección neoplásica no complicada)
siempre que en el aporte calórico se incluyan las grasas.
Aspectos clínicos
De la experiencia de nuestro departamento de cirugía resaltaremos el trabajo de Dobón20, en el
que se analiza prospectivamente el postoperatorio de 90 pacientes intervenidos de cáncer
gastrointestinal, distribuidos en dos grupos de 45. El primero (grupo A) recibe NPPH (1,5 g de
aminoácido/kg/día con una relación nitrógeno/calorías de 1/65). El segundo grupo (B) recibe
sueroterapia convencional glucosada. En el estudio se comprueba una mejoría
estadísticamente significativa en favor del grupo A frente al B en los valores de prealbúmina,
proteína ligada a retinol y transferrina, mientras que la alfa-1-glucoproteína, la fibronectina y la
proteína C reactiva, pese a la diferencia significativa, tuvieron un comportamiento más irregular.
En relación con el desarrollo de complicaciones y estancia postoperatoria no hubo diferencias
entre ambos grupos, si bien los pacientes del grupo A presentaron un menor número de
ambas, con clara tendencia a su favor.
En un estudio posterior realizado por De Miguel21 se analizaban 54 pacientes de las mismas
características del estudio anterior, pero que recibieron durante el postoperatorio un soporte
nutricional normocalórico equivalente a un nivel 1-2 (1,3 g de aminoácidos/kg/día y relación
nitrógeno/calorías de 1/110). Igualmente, se comprobaba una mejora en los parámetros
bioquímicos, al igual que en el estudio de Dobón, y aunque se reducía la tasa de
complicaciones y mejoraba la estancia post operatoria, no se conseguía tampoco alcanzar un
valor estadísticamente significativo, hechos estos que hemos atribuido en parte al breve
período de estudio y a la necesidad de una mayor selección de los pacientes tanto desde el
punto de vista de su enfermedad neoplásica como del diagnóstico de su estadio nutricional y
que en la actualidad son motivo de estudio.
Dada la alta incidencia de desnutrición en los pacientes quirúrgicos, la relación que existe entre
desnutrición y morbimortalidad, el período de ayuno y el estrés metabólico que conlleva la
cirugía, no encontramos justificación para no proveer soporte nutricional a un paciente con
enfermedad grave, sometido a cirugía de resección y que se suponga que va a estar en ayuno
durante un período mínimo de 4 días.
El período postoperatorio, de no surgir complicaciones, no debe prolongarse en exceso, lo que
permite la utilización del sistema venoso periférico, evitando así los problemas consiguientes a
la cateterización del sistema profundo. Es importante tener en cuenta desde el principio los
aspectos nutricionales del paciente, ya que así no sólo contribuiremos a mantener un correcto
estado nutricional sino que, además, en caso de que este soporte deba prolongarse y acceder
entonces a la NPC, habremos evitado el retraso en la iniciación del soporte y minimizado el
deterioro del estado nutricional que suele producirse en ese intervalo.
Estas circunstancias han contribuido a que se haya producido una claro incremento en la
utilización de la NPP en la cirugía del aparato digestivo que afecta especialmente a aquellos
casos que se prevén de corta duración, sin desnutrición grave previa y no afectados de altos
grados de catabolismo. Este fenómeno lo pudimos evidenciar en un estudio realizado en
nuestro hospital, en el que se comprobó, entre los años 1986 y 1989, un incremento de la
utilización de la NPP paralelo al aumento de la demanda de los servicios de cirugía22. Esta
tendencia persiste y, así, en un estudio practicado en nuestro servicio de cirugía hemos
comprobado que durante el período de enero-junio de 1997, de 49 nutriciones parenterales, el
69,3% fueron realizadas por vía periférica y que de las NPC que se realizaron en el 40% de los
casos, la vía periférica fue utilizada en algún momento a lo largo del tratamiento.
Igualmente, son concluyentes en este sentido los trabajos de revisión realizados por PayneJames en hospitales del Reino Unido. La segunda revisión nacional sobre el soporte
nutricional, publicada en 199223, confirma que el 15% de las nutriciones parenterales realizadas
fueron por vía periférica (frente al 7% en la primera revisión de 1988). Comprueba que en
algunos hospitales alcanza hasta el 58%, ascendiendo al 83% en las nutriciones de menos de
10 días de duración. El autor concluye confirmando un incremento de la utilización de la NPP
que atribuye entre otras causas a la introducción de lípidos (87%), la utilización de parches de
glicerol-trinitrato (GTN) (43%), la mezcla nutritiva en bolsa all in one de forma rutinaria,
heparina en la bolsa de nutrición (14%), hidrocortisona (5%), etc.
A los argumentos y datos aportados hasta ahora añadiremos otros que también contribuyen a
justificar el incremento de la utilización de la NPP y que pueden ser concretados en tres
grandes apartados.
Tendencia en las investigaciones a limitar cuantitativamente la nutrición
Hoy día no se entenderían las antiguas dietas hipercalóricas o hipernutriciones por las que se
trataba de equilibrar o compensar la situación hipercatabólica con el soporte nutricional. El
organismo tiene una capacidad limitada para la utilización de sustratos y cuando se supera
dicho límite no sólo no se produce una mejora en la respuesta metabólica, sino que asistimos a
la aparición de una serie de efectos secundarios no deseables ligados a la sobrecarga
nutricional24.
La glucosa aportada y no oxidada (ocurre cuando se sobrepasa la capacidad de oxidación por
parte del organismo) es transformada en grasa, produciéndose un hígado graso y un
incremento de los requerimientos energéticos para la síntesis de triglicéridos, con el
consiguiente aumento de la producción de CO2, incrementándose el cociente respiratorio por
aumen to de eliminación de CO2 por el pulmón. La sobrecarga de lípidos puede inducir la
colostasis intrahepática, sobrecarga grasa en macrófagos y, en general, efectos negativos
sobre la inmunidad, especialmente atribuidos a los triglicéridos de cadena larga.
Sobrepasar las dosis máximas recomendadas de aminoácidos no permitirá mejorar más el
balance nitrogenado del paciente y, por el contrario, contribuirá a la aparición de efectos
secundarios no deseables, como el incremento de las pérdidas de nitrógeno por orina, la
hiperazoemia y la diuresis osmótica.
< FONT size="2" face="Arial, Helvetica, sans-serif">Tendencia en las investigaciones a
modificar cualitativamente la nutrición
La nutrición artificial debe ser considerada, más que como una forma fundamentalmente de
administración de nutrientes, como un medio para conseguir la mejor utilización de éstos por
parte del organismo, de manera que las tendencias actuales van dirigidas a fórmulas de
nutrición en las que se valoran tanto los aspectos cuantitativos como los cualitativos, así como
de soporte metabólico (farmacológico y hormonal), orientadas a frenar la degradación proteica
y al estímulo de la síntesis, adaptándose lo más posible a la situación fisiopatológica creada.
Los nutrientes son considerados hoy día como sustancias con efecto nutricional y
farmacológico que deben ser administradas a dosis adecuadas dando lugar a lo que se
entiende actualmente como farmacología nutricional25.
Así, la glucosa, que es el hidrato de carbono (HC) más fisiológico y mejor tolerado en
situaciones de normalidad, no lo es tanto en situaciones de estrés, donde comprobamos un
bloqueo de su metabolismo a nivel celular y una reducción de la velocidad máxima de
utilización. Esto ha hecho que se busquen otras alternativas, como los denominados HC "noglucosa" (fructosa, xilitol, sorbitol y glicerol) en los que, a excepción del glicerol, el 80% de
éstos son transformados en glucosa en el hígado previamente a su utilización, recuperando por
tanto el hígado su papel clave de homeostasis en el metabolismo de la glucosa, condicionando
una lenta formación de glucosa. Estos HC suelen administrarse de forma combinada, lo que
permite alcanzar las dosis requeridas sin alcanzar los niveles tóxicos y, además, no
sobrecargar ninguna de las vías metabólicas del hígado. Tienen además un buen efecto de
ahorro proteico, el xilitol aumenta su velocidad metabólica en el estrés, algunos son donadores
de ATP (xilitol y sorbitol) y disminuyen los valores plasmáticos de ácidos grasos no
esterificados y de cuerpos cetónicos. El glicerol puede seguir la vía metabólica de los HC o de
los lípidos. El sorbitol, glicerol y xilitol tienen un cociente respiratorio inferior a la unidad 26.
El uso de los lípidos como fuente de calorías en combinación con los HC (los lípidos presentan
una baja osmolaridad, en torno a 300 mOsm/l independientemente de su concentración) hace
más fisiológica la nutrición, aporta ácidos grasos esenciales, reduce la osmolaridad y neutraliza
el pH de las mezclas nutritivas. Es, por tanto, una buena alternativa para pacientes con altos
requerimientos calóricos y/o con una capacidad disminuida para oxidar la glucosa 27.
La introducción de los triglicéridos de cadena media en las emulsiones lipídicas (inicialmente
eran exclusivamente triglicéridos de cadena larga) ha favorecido una más rápida, directa y
eficaz oxidación para la producción de energía, sin acumulación previa en el tejido adiposo,
como ocurre con los de cadena larga, ofreciendo, además, una buena tolerancia hepática, un
buen efecto ahorrador de nitrógeno gracias a la producción de cuerpos cetónicos y parecen
ejercer un efecto positivo sobre la inmunidad28. Otros avances en el campo de los lípidos
corresponden a los triglicéridos estructurados, lo que permitirá poder introducir en una posición
dada de un triglicérido un ácido graso, un aminoácido, un cetoácido, un fármaco, etc. 29. La
reducción de la concentración relativa de los fosfolípidos frente a los triglicéridos en las
emulsiones grasas también parece aportar beneficios a la función inmune. Esta relación
fosfolípidos (F)/triglicéridos (T) se reduce en relación directa a la concentración de la emulsión
grasa. Así, las emulsiones al 10% (F/T = 0,12) son mejoradas por las emulsiones al 20% (F/T =
0,06) y éstas por las del 30% (F/T = 0,04)30.
También se espera poder incrementar la concentración de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 en las futuras emulsiones lipídicas parenterales, de forma que se reequilibre la
relación omega-6/omega-3, mejorando la respuesta inmune31. Está también comprobada la
eficacia de los ácidos grasos de cadena corta, tanto directa como indirectamente, sobre el
trofismo intestinal32. Los efectos del aporte de cuerpos cetónicos se encuentran aún en fase de
estudio33.
En cuanto al aporte proteico, hay que señalar las modificaciones de las soluciones de
aminoácidos específicas para adaptarse a diferentes situaciones clínicas (estándar, de
hepatopatía, de insuficiencia renal, de estrés, etc.). Se conoce la eficacia que tienen algunos
aminoácidos, como los de cadena ramificada, la glutamina y la arginina, en situaciones de
estrés, posquirúrgicas, etc., y la importancia que puede tener complementar las soluciones de
aminoácidos con éstos34.
Teniendo en cuenta la importancia de la glutamina en las situaciones de estrés como sustrato
energético de células de rápida replicación (enterocitos, linfocitos, etc.), como transportador de
nitrógeno y como dador de nitrógeno para la síntesis de proteínas, bases púricas, formación de
glucosa y energía, y las dificultades desde el punto de vista farmacodinámico para poder ser
administrada por vía parenteral, se estudia la forma de poder administrarla en forma de
dipéptidos (alanina-glutamina, glicina-glutamina) o en forma de precursores (ornitina-alfacetoglutarato o alfa-cetoglutarato) y poder de esta forma solu cionar el problema de la
inestabilidad de la glutamina en solución35.
La arginina es considerada como un aminoácido semiesencial indispensable en determinadas
ocasiones para el organismo, como pueden ser las situaciones de estrés, y de importantes
efectos beneficiosos para contrarrestar el catabolismo existente en estas circunstancias. Los
estudios sobre la implicación de la arginina en la respuesta inmune son numerosos,
concediéndosele cada vez mayor importancia por su función moduladora de la respuesta
inmune mediada por células36.
Líneas futuras de investigación pasan por aportar nucleótidos por vía parenteral así como
utilizar péptidos definidos e hidrolizados de proteínas enzimáticamente definidos, de forma que
permitan una buena utilización y el aporte de una cantidad determinada de proteínas de alto
valor con notable descenso de la osmolaridad de la solución37,38.
Incremento de las medidas para evitar la flebitis
Una correcta actuación para prevenir o retrasar la aparición de la flebitis nos obliga a conocer
cuáles son las causas o factores que la provocan con más frecuencia 39.
Entre ellas se encuentran las características de las cánulas. La sola presencia de la cánula en
la luz de la vena favorece la flebitis40. Se ha podido observar también que aspectos de las
cánulas que suponen un mayor contacto de éstas con el endotelio venoso, como el grosor y la
largura41, favorecen igualmente la aparición de flebitis. El material del que está constituido la
cánula también está relacionado con la aparición de flebitis. Así, se sabe que las de polivinilo y
polietileno son las más trombogénicas, mientras que las de teflón, silicona y poliuretano lo son
menos42.
La relación directa entre la duración de la infusión y la incidencia de flebitis ha dado lugar a que
algunos autores apoyen la rotación periódica de la canulación como rutina 43. Existe una
correlación directa entre el tiempo de permanencia de las cánulas y el número de cultivos
positivos de éstas, sin que se haya podido comprobar que exista una correlación entre la
contaminación bacteriana de las cánulas intravenosas y el desarrollo de flebitis 44, siempre
distinguiendo los conceptos de infección y contaminación.
Las características de la infusión y en especial la alta osmolaridad y el bajo pH de algunas
soluciones nutritivas (soluciones glucosadas y/o de aminoácidos) han sido sobradamente
demostradas como importantes factores trombogénicos. Igualmente, algunos fármacos son
irritantes del endotelio venoso por sí mismos (cloruro potásico, pantomicina, quimioterápicos,
cefalosporinas, vitamina C, etc.)45.
La colocación de una cánula intravenosa en puntos móviles, como zonas de flexión y
extensión, favorecerá un permanente traumatismo del endotelio venoso por parte de la cánula
más o menos rígida. Se establece que el lugar ideal es el antebrazo, aconsejándose, si es
posible, inmovilizar la extremidad utili zada.
El traumatismo en la venopunción es también causa de flebitis. El grado de traumatismo
producido durante la venopunción es uno de los más importantes factores etiológicos de la
tromboflebitis. Se ha podido comprobar mediante Doppler que el flujo sanguíneo de la vena
puncionada se reduce en un 48% de los casos y que en el 22% el flujo cesa completamente,
posiblemente por constricción venosa, motivo de desarrollo de la tromboflebitis46. Cuando la
venopunción es realizada por personal adiestrado la incidencia de flebitis es menor 47.
El mayor tamaño de la vena y el flujo de ésta reducirán la incidencia de flebitis debido
fundamentalmente al mayor efecto de dilución de la infusión dentro de la luz y a un menor
traumatismo del endotelio venoso por parte de la cánula.
Existen una serie de medidas encaminadas a reducir, o en su caso a retrasar, la aparición de la
flebitis48. Estas medidas van dirigidas fundamentalmente a evitar o contrarrestar la acción de
los principales factores causantes de la tromboflebitis, que ya han sido expuestos.
Las cánulas serán preferentemente de silicona o de poliuretano, siendo este último material el
que parece poseer menor capacidad trombogénica. Deberán ser cortas y lo más finas posible,
siempre que no dificulten el paso de la mezcla.
La rotación periódica de la canulación como rutina para reducir los períodos de tiempo de
infusión con una misma cánula ha suscitado opiniones contrapuestas, basadas
fundamentalmente en la incomodidad a la que se somete al paciente.
La osmolaridad de las infusiones está íntimamente relacionada con la aparición de flebitis. En
este sentido, las tendencias actuales se encaminan hacia las modificaciones cualitativas de las
mezclas para conseguir una mejor adaptación de éstas a la situación fisiopatológica creada,
consiguiéndose así la máxima eficacia con igual carga nutritiva. En el mismo sentido, existen
importantes líneas de investigación encaminadas a la posibilidad de aportar nucleótidos,
péptidos definidos e hidrolizados de proteína químicamente definidos, que mejoren de manera
cualitativa el aporte y reduzcan la osmolaridad.
También los lípidos, que ofrecen una baja osmolaridad con independencia de su concentración,
contribuirán a la disminución de la osmolaridad resultante de la mezcla nutritiva. Igualmente, el
pH más elevado de los lípidos permitirá neutralizar la acidez de las soluciones de aminoácidos
y/o de glucosa. En este punto es necesario mencionar los beneficios aportados por las mezclas
all in one, que nos permitirán administrar los elementos de la nutrición en "un todo", que
favorecerá que ese producto presente un pH y una osmolaridad más equilibrados. En este
mismo sentido, se han propuesto soluciones de bicarbonato sódico al 1% para ser añadidas a
la mezcla con el fin de contribuir también a neutralizar el medio49.
Se ha propuesto, así mismo, la administración de una serie de sustancias, tanto por vía general
como local, con el fin de evitar o retrasar la aparición de la flebitis y que exponemos a
continuación. Con la hidrocortisona, administrada a dosis subfisiológicas (10 mg/l), se
comprobó una reducción en la incidencia de la flebitis 50. Posteriormente, la utilización de
heparina a bajas dosis (1.000 U/l) añadida a la mezcla nutritiva demostró un efecto beneficioso
prolongando el tiempo de duración de la cánula (58 frente a 26 h) reduciendo la incidencia de
flebitis (5,7 frente a 17,2)51. La heparina así utilizada es motivo de importante controversia, ya
que cuando se incluye en la bolsa de nutrición all in one forma un complejo calcio-heparinalípido desapareciendo como tal de la mezcla. No obstante, sigue siendo ampliamente utilizada
en el Reino Unido. También se ha comprobado mejoría de resultados cuando la heparina se
administra como profilaxis por vía subcutánea51,52.
Se han descrito también una serie de sustancias que, administradas localmente, favorecerán la
reducción de la tasa de flebitis en estos pacientes. El gliceriltrinitrato (GTN) tópico actúa en la
zona de inserción de la cánula produciendo vasodilatación e inhibiendo la agregación
plaquetaria a través de la estimulación de la síntesis de prostaciclina, reduciendo de esta forma
la incidencia de flebitis53. La utilización de antiinflamatorios no esteroides (piroxicam) se ha
demostrado también eficaz en la disminución de la incidencia de flebitis inhibiendo la formación
de colágeno y la agregación plaquetaria por efecto de la penetración del gel en el tejido
subcutáneo54. Experiencias como las de Tigue55, que combinaba estas terapias (1.500 U de
heparina más 15 mg de hidrocortisona y un parche de GTN aplicado localmente, proximal al
punto de inserción del catéter) han resultado ser efectivas en la reducción de la incidencia de
flebitis.
Por último, la existencia de personal experto, que de acuerdo con un protocolo, utilizando las
cánulas idóneas, realice una correcta venopunción en lugar adecuado (de preferencia el
antebrazo) y cuidados periódicos de la vía, puede favorecer la disminución de la tasa de flebitis
en un 50%56.
Conclusiones
La NPP debe ser tenida en cuenta como una alternativa posible a la NPC.
La duración de la nutrición y la osmolaridad de la mezcla son las principales limitaciones para
su uso.
La tendencia de las investigaciones actuales se orienta hacia una limitación de la carga
nutritiva desde el punto de vista cuantitativo y a un incremento de las modificaciones
cualitativas de las mezclas nutritivas en busca de una mayor eficacia.
Siendo la flebitis la complicación más frecuente y limitante en el uso de la NPP existen una
serie de procedimientos que nos permitirán evitar o retrasar su aparición.
La NPP puede ser considerada como un procedimiento de soporte nutricional con una buena
relación beneficio/riesgo.
Referencias Bibliográficas:
1. Bistrian BR, Blackburn GL, Hallowel E, Heddle R Protein status of general surgical patients. JAMA 1974; 230: 858-860.
[Medline]
2. Celaya S Estudio de la relación entre presuntas variables antropométricas y bioquímicas de la nutrición y de la respuesta
inmune en el enfermo quirúrgico [tesis doctoral]. Universidad de Zaragoza, 1983.
3. Dobón MA, Esarte JM, García A, De Miguel MC Valoración del estado nutricional preoperatorio en pacientes con cáncer
gastrointestinal resecable en nuestro medio. Nutr Hosp 1993; 8: 51.
4. Espi A, Mir A, Nogueira JM, Carbonell C, García de Lomas J Alteraciones inmunitarias humorales postoperatorias. Influencia
de la edad y el estado nutricional en pacientes neoplásicos. Cir Esp 1986; 40: 1077-1083.
5. Jiménez FJ, Ortiz C Nutrición parenteral periférica hipocalórica en pacientes postquirúrgicos. Nutr Hosp 1992; 8: 245-252.
6. Rollon A, García P, Marín R Estado nutricional y curso postoperatorio en pacientes con carcinomas de cavidad oral. Cir Esp
1994; 56: 267-271.
7. Bengoechea E, López Díez S, Belmonte A Síndrome de Bouveret. Tratamiento mediante nutrición parenteral y enterotomía
retardada. Cir Esp 1992; 52: 460-461.
8. Orbis JF, Sancho Fornos S, Pallás JA, Moya A, Botella JA, Grau J et al Fístulas pancreáticas y enterocutáneas
postoperatorias tratadas con nutrición parenteral total más somatostatina. Cir Esp 1988; 43: 567-572.
9. Herrera FA, Gutiérrez J, Jiménez J, Gracia C, Pamplona J, Becerra A et al Revisión de cuarenta fístulas digestivas tratadas
con nutrición parenteral. Cir Esp 1986; 40; 1347-1354.
10. Wolfe BM, Ryder MA, Nishikawa RA, Halsted CH, Smidt BF Complications of parenteral nutrition. Am J Surg 1986; 152: 9399. [Medline]
11. Fabregat Prous J, López E, Quintana C Complicación tardía de la cateterización venosa central en un paciente portador de
nutrición parenteral. Taponamiento cardíaco. Cir Esp 1989; 45: 755-758.
12. Grimalt P, Merino J, Navio E, Revuelta J, Estrada JM Taponamiento cardíaco. Complicación poco frecuente pero fatal del
tratamiento con nutrición parenteral. Paciente con enfermedad de Crohn. Cir Esp 1986; 40: 1396-1400.
13. Gutiérrez Sáinz J, Herrera FA, Roca J, Pérez de la Cruz A Hidrotórax bilateral e hidromediastino. Complicación inusual de
la nutricion parenteral. Cir Esp 1987; 42: 624-628.
14. Dudrick SJ, McFayden BV, Van Buren CT, Ruberg R, Maynord A Parenteral hiperalimentation: metabolic problems and
solution. Ann Surg 1972; 276: 259-264.
15. Kolhardt SR, Smith RC, Wright CR Peripheral versus central intravenous nutrition: comparison of two delivery systems. Br J
Surg 1994; 81: 66-70. [Medline]
16. García de Lorenzo A, Zarazaga A, Culebras JM Nutrición parenteral periférica ¿mito o realidad? Nutr Hosp 1993; VII: 21.
17. Chiponi JX, Bleier JC, Rudman D Current status of peripheral alimentation. Ann Intern Med 1981; 95: 114-115. [Medline]
18. Cerra FB Nutrition in the critical ill: modern metabolic support in the intensive care unit. En: Chernow B, editor. Critical care.
State of the art. Vol. 7. Fullerton CA: Soc Crit Care Med, 1986; 1-17.
19. II conferancia de consenso organizada por la SEMIUC Respuesta a la agresión: valoración e implicaciones terapéuticas.
Grupo de trabajo de metabolismo y nutrición. Med Intensiva 1997; 21: 13-28.
20. Dobón Rascón MA Valor de la nutrición parenteral periférica hipocalórica postoperatoria en pacientes con neoplasia
digestiva sometidos a cirugía [tesis doctoral]. Universidad de Zaragoza, 1992.
21. De Migel Ardevines MC Influencia de las emulsiones lipídicas parenterales sobre el estado inmunitario de pacientes
operados por cáncer digestivo [tesis doctoral]. Universidad de Zaragoza, 1996.
22. Navarro H, Solano MA, Alfaro MJ, Gastón JF, Martínez J, Mendoza M Estudio retrospectivo de nutrición parenteral en un
hospital general durante cuatro años. Farm Clin 1990; 7: 837-843.
23. Payne-James JJ, De Gava CJ, Grimble GK, Bray MJ, Rana SK, Kapadia S et al Artificial nutrition support in hospitals in the
United Kingdom. Clin Nutr 1992; 11: 187-192.
24. García de Lorenzo A, Ortiz-Leyba C, Montego JC Requerimientos energéticos en el soporte nutricional. Calorimetría
indirecta. En: Celaya S, editor. Avances en nutrición parenteral. Zaragoza: Venus, 1993; 59-73.
25. Elia M Changing concepts of nutrient requeriments in disease: implications for artificial nutritional support. Lancet 1995; 345:
1279-1284. [Medline]
26. García de Lorenzo A, Yus Teruel S Fuentes calóricas en nutrición parenteral. En: Celaya S. Nutrición artificial hospitalaria.
Zaragoza: Venus, 1989; 117-131.
27. Pineault M, Chessex P, Piedboeuf B, Bisaillon S Beneficial effect of coinfusing a lipid emulsion on venous patency. JPEN
1989; 13: 637-640.
28. Solans A, Celaya S Efecto de las emulsiones lipídicas utilizadas en NPT sobre la capacidad de la respuesta inmune. Nutr
Hosp 1992; 7: 8-16. [Medline]
29. García de Lorenzo A, Zarazaga A Lípidos estructurados en el soporte nutricional. Nutr Hosp 1990; V: 354-358.
30. García de Lorenzo A, Planas M, Bonet A, Ortiz-Leyba C, Sánchez JM, Ordóñez J et al Intensive care unit, nutritional and
metabolic working group of SEMIUC. Lipid metabolic effects of two emulsions with different fat concentration in septic patients.
JPEN 1997; 21: 5-6.
31. Cerra FB, Lehman S, Constantinides N, Constantinides F, Shronts EP, Holmann R Effect of enteral nutrient in vivo test of
inmune function in UCI patients: a preliminary report. Nutrition 1990; 6: 84-87. [Medline]
32. Cummings JH, Rombeau JI, Sakata T Physiological and clinical aspects of short-chain fatty acids. Cambridge University
Press, 1995.
33. Kalstard MO, Killeffer JA, Bailey JW, DeMichele SJ Parenteral nutrition with short and long-chain triglicerids: triacetin
reduces short and large bowel mucose and improves protein metabolism in burned rats. Am J Clin Nutr 1992; 55: 1005-1010.
[Medline]
34. Cerra FB, Mazuski JE, Chute F, Nuwer N, Teasley K, Lysne J et al Branched chain metabolic support. A prospective
randomized double-blind trial in surgical stress. Ann Surg 1984; 199: 286-291. [Medline]
35. Cardona Pera D La administración de glutamina y sus dipéptidos en la nutrición parenteral. ¿Qué enfermos son
candidatos? Nutr Hosp 1998; 13: 8-20.
36. Daly JM, Reynolds J, Thom A, Kinsley L, Dietrick-Gallagher M, Shou J et al Immune and metabolic effects of arginine in the
surgical patient. Ann Surg 1988; 208: 512-523. [Medline]
37. Grimble GK, Payne-James JJ, Rees RG Total parenteral nutrition. Novel substracts I. Intesive Clin Monitor 1985; 2: 12-15.
38. Grimble GK, Payne-James JJ, Rees RG Total parenteral nutrition. Novel substracts II. Intesive Clin Monitor 1985; 3: 15-18.
39. Payne-James JJ, Hamid T, Khawaja MS First choice for total parenteral nutrition: the peripheral route. JPEN 1993; 17: 468478.
40. Payne-James JJ, Rogers J, Bray MJ Development of thrombophlebitis in peripheral veins with Vialon and PTFE-Teflon
cannulas: a prospective randomized double blind controlled trial. Ann R Coll Surg Engl 1991; 73: 322-325. [Medline]
41. Collin J, Collin C, Constable FL, Johnston IDA Infusion trombo phlebitis and infection with venous cannulae. Lancet 1975; 2:
150-153. [Medline]
42. Reynolds JV, Walhs K, Ruigrok J, Hyland JM Randomized comparison of silicone versus teflon cannulas for parenteral
intravenous nutrition. Ann R Coll Surg Engl 1995; 77: 447-449. [Medline]
43. Hershey CO, Tomford JW, McClaren CE, Porter DK, Cohen DI The natural history of intravenous catheter-asociated
phlebitis. Lancet 1984; 1: 485. [Medline]
44. Soler-Dorda G, Muñoz A, Buergo O, Jiménez B, Aragón R Flebitis por venoclisis periférica. Características clínicas y
factores implicados en su desarrollo. Estudio prospectivo. Salud y Ciencia 1990; 1: 160-166.
45. Grazitua R, Wilson K, Bistrian BR, Blackburn GL Factors determining peripheral vein tolerance to amino-acid infusions. Arch
Surg 1979; 114: 897-900. [Medline]
46. Nitescu P, Larson N, Erikson E, Frid I, Volkmann R, Haljamae H et al Disturbances of blood-flow velocity in the dorsal vein
of the hand after vein canulation and canula fixation in the anaesthetized patient. Acta Anaesthesol Scand 1990; 34: 120-125.
47. Payne-James J J. Are nutrition support teams justified? Curr Med Lit Gastroenterol 1991; 2: 4-7.
48. Maddox RR, Rush DR, Rapp RP Double-blind study to investigate methods to prevent Cephalotin-induced phlebitis. Am J
Hosp Farm 1987; 34: 29-34.
49. Makarewitz PA, Freeman JB, Fairfull-Smith R Prevention of superficial phlebitis during peripheral parenteral nutrition. Am J
Surg 1986; 151: 126-129. [Medline]
50. Polak A Hydrocortisone in the prevention of transfusion thrombo phlebitis. Lancet 1956; 1: 484. [Medline]
51. Alpan G, Eyal F, Springer C Heparinization of alimentation solutions administrated through peripheral veins in premature
infants: a controlated study. Pediatrics 1984; 74: 375-378. [Medline]
52. Daniel KW Heparin in the prevention of infusion phlebitis: a double-blind controlled study. JAMA 1973; 226: 1317-1321.
[Medline]
53. Khawaja HT, Campbell MJ, Weaver PC Effect of transdermal glyceryl-trinitrate on the survival of peripheral intravenous
infusions: a double-blind prospective clinical study. Br J Surg 1988; 75: 1212-1215. [Medline]
54. White S Topical non-steroid antiinflammatory drugs (NSAIDs) in the treatment of inflammatory musculoskeletal disorders.
Prostaglandins, Leukotriens Essent, Fatty Acids 1991; 43: 202-222.
55. Tighe MJ, Wong C, Martin IG, McMahou MJ Do heparin, hydrocortisona and glyceryl trinitrate influence thrombophlebitis
during full intravenous nutrition via a peripheral vein? JPEN 1995; 19: 507-509.
56. Smallman L, Burdon DW, Alexander-Williams J The effect of skin preparation and care on the incidence of superficial
thrombophlebitis. Br J Surg 1980; 67: 861-862 [Medline]
Descargar

Nutrición parenteral periférica - Asociación Española de Cirujanos