DECLARACIÓN DE CORK: “UN CAMPO VIVO”
La Conferencia Europea sobre el desarrollo rural, habiéndose reunido en
Cork, Irlanda, del 7 al 9 de noviembre de 1996.
CONSCIENTES:
de que las áreas rurales (que son el hogar de
una cuarta parte de la población y representan
más del 80% del territorio de la U.E.) se
caracterizan
por
su
estructura
cultural,
económica y social propias, un extraordinario
elenco de actividades, y una gran variedad de
paisajes (bosques y tierras de cultivo, enclaves
vírgenes, pueblos y pequeñas ciudades, centros
regionales, pequeñas industrias);
CREYENDO:
que las zonas rurales y sus habitantes son un
activo real de la U.E. y tiene la capacidad de ser
competitivos;
CONSIDERANDO:
que la mayoría de la Europa rural está cubierta
por tierras de cultivo y bosques, que tienen una
enorme influencia en el carácter de los paisajes
europeos, y que la agricultura es y debe
continuar siendo la principal forma de contacto
entre la gente y el medio ambiente, y que los
agricultores tienen una misión de guardianes de
muchos de los recursos naturales del campo;
RECORDANDO:
que la agricultura y la silvicultura ya no son
predominantes en las economías europeas; que
su peso económico relativo continúa en declive y
que consecuentemente, el desarrollo rural debe
dirigirse a todos los sectores socio-económicos
del campo;
CONSCIENTES:
de que los ciudadanos europeos prestan cada
vez mayor atención a al calidad de vida en
general, y a las cuestiones de calidad, salud,
seguridad, desarrollo personal y ocio en
particular, y que las zonas rurales se encuentran
en una posición única para responder a esos
intereses y ofrecer campos para un modelo de
calidad desarrollado de forma moderna;
RECONOCIENDO:
que la PAC tendrá que adaptarse a las nuevas
realidades y retos que plantean las demandas y
preferencias de los consumidores, el desarrollo
del comercio internacional, y la futura ampliación
de la U.E.; que el paso de sostenimiento de
precios hacia la ayuda directa continuará; que la
PAC y el sector agrícola deberán ajustarse
paralelamente y que los agricultores deberán ser
ayudados en el proceso de ajuste y recibir claros
indicadores para el futuro;
ESPERANDO:
que cada vez será más contestada la justificación
de los pagos compensatorios de la reforma de la
PAC de 1992;
PERSUADIDOS:
de que el concepto de financiación pública, por el
desarrollo rural armonizado con una gestión
adecuada de los recursos naturales y el
mantenimiento y refuerzo de la biodiversidad y
los cultivos está ganando una mayor aceptación;
RECONOCIENDO:
que mientras las sucesivas reformas de la PAC y
de las políticas de desarrollo rural europeas han
mejorado la efectividad y transparencia, se ha
desarrollado un cierto número de incoherencias y
solapamientos, y ha aumentado la complejidad
jurídica;
DETERMINADOS:
a promover, por todos los medios posibles, las
capacidades locales de desarrollo sostenible en
las zonas rurales y en particular las iniciativas
privadas y locales que están bien integradas en
los mercados globales.
ANUNCIA:
el siguiente programa de desarrollo rural para la
U.E. en 10 puntos.
PUNTO 1 – PREFERENCIA RURAL
El desarrollo rural sostenible debe ponerse en el primer lugar de la agenda
de la U.E. y convertirse en el principio fundamental que guíe toda la política rural
en el futuro inmediato y después de la ampliación. El objetivo es invertir la
emigración rural, combatiendo la pobreza, estimulando el empleo y la igualdad de
oportunidades, y respondiendo a las crecientes solicitudes de mayor calidad,
sanidad, seguridad, desarrollo personal y ocio, y mejorando el bienestar rural. La
necesidad de preservar y mejorar la calidad del medio rural debe integrarse en
todas las políticas comunitarias que se refieran al desarrollo rural. Debe haber un
equilibrio más justo entre las áreas rural y urbana en lo referente al gasto público,
inversiones en infraestructuras y educación y servicios sanitarios y de
comunicaciones. Cada vez más recursos disponibles deberán utilizarse para
promover el desarrollo rural y asegurar los objetivos medioambientales.
PUNTO 2 – ENFOQUE INTEGRADO
La política de desarrollo rural debe ser multidisciplinar en su concepto y
multisectorial en su aplicación, con una clara dimensión territorial. Debe aplicarse
a todas las zonas rurales de la Unión, respetando el principio de concentración a
través de la diferenciación de la cofinanciación para las zonas más necesitadas.
Debe basarse en un enfoque integrado, abarcando dentro de un mismo marco
político y jurídico los ajustes y desarrollos en la agricultura, la diversificación
económica (sobre todo las PYMES y los servicios rurales), la gestión de los
recursos naturales, el refuerzo de las funciones medioambientales, y la promoción
de la cultura, el turismo y el recreo.
PUNTO 3 – DIVERSIFICACIÓN
La diversificación de la actividad económica y social debe basarse en la
creación de un marco par las iniciativas privadas y locales autofinanciadas
(autosostenibles): inversión, asistencia técnica, servicios empresariales,
infraestructura adecuada, educación, prácticas, integrando los avances de la
tecnología de la información, reforzando el papel de las pequeñas ciudades como
parte integrantes de las zonas rurales y factores clave de desarrollo y
promoviendo el desarrollo de comunidades rurales viables y la renovación de los
pueblos.
PUNTO 4 – SOSTENIBILIDAD
Las políticas deberán promover el desarrollo rural que mantenga la calidad
y variedad de los paisajes rurales europeos (recursos naturales, biodiversidad e
identidad cultural) para su uso por la actual generación no perjudique las opciones
de futuras generaciones. En nuestras acciones locales debemos tener en cuenta
nuestras responsabilidades globales.
PUNTO 5 – SUBSIDIARIDAD
Dada la diversidad de las zonas rurales de la Unión, la política de desarrollo
rural debe seguir el principio de subsidiariedad. Debe ser lo más descentralizada
posible y basarse en el partenariado y cooperación entre todos los niveles
concernidos (local, regional, nacional y europeo). Debe privilegiarse el enfoque
“bottom up” (“de abajo arriba”) y la participación, que son la base de la creatividad
y solidaridad de las comunidades rurales. El desarrollo rural debe ser local y estar
gestionado por la Comunidad (local) dentro de un marco europeo coherente.
PUNTO 6 – SIMPLIFICACIÓN
La política de desarrollo rural, sobre todo su componente agrícola, necesita
una radical simplificación de su legislación.
A pesar de que no debe ranacionalizarse la PAC, debe existir mayor coherencia
en lo que hoy se hace a través de diferentes canales, una limitación de la
legislación europea a reglas generales y de procedimiento, mayor subsidiariedad
en las decisiones, descentralización de la ejecución de la política y una mayor
flexibilidad general.
PUNTO 7 – PROGRAMACIÓN
La aplicación de los programas de desarrollo rural, debe basarse en
procedimientos coherentes y transparentes e integrar en un solo programa de
desarrollo rural para cada región y un solo mecanismo para el desarrollo rural y
sostenible.
PUNTO 8 – FINANCIACIÓN
Se debe promover la utilización de recursos financieros locales para
promover proyectos locales de desarrollo rural. Incentivar la ingeniería financiera
en las técnicas de crédito rural servirá para movilizar las sinergias entre los fondos
públicos y privados, reducir las barreras financieras de las PYMES, promover la
inversión productiva y diversificar las economías rurales.
Debe incentivarse una mayor participación del sector bancario público y
privado así como de otros intermediarios financieros.
PUNTO 9 – GESTIÓN
La capacidad administrativa y la eficacia de los gobiernos y grupos
regionales y locales, debe ser guiada donde sea necesario a través de asistencia
técnica, prácticas, mejores comunicaciones, partenariado y la investigación
conjunta, intercambiando información y experiencias a través de redes de regiones
y comunidades locales en la Europa rural.
PUNTO 10 – EVALUACIÓN E INVESTIGACIÓN
Debe reforzarse el control y la evaluación para asegurar la transparencia de
los procedimientos, garantía del buen uso del dinero público, estimular la
investigación e innovación y permitir un debate público documentado. Los
interesados no solo deben ser consultados para el diseño y la puesta en marcha,
sino también integrados en el control y la evaluación.
CONCLUSIÓN
Los participantes en la Conferencia Europea de Desarrollo rural, reunidos
en Cork, urgimos a los políticos europeos a:
-
Llamar la atención de la opinión pública sobre la importancia de un nuevo
comienzo en la política de desarrollo rural;
-
Hacer las zonas rurales más atractivas para vivir y trabajar, y convertirlas en
centros de una vida más significativa para una mayor diversidad de gente de
todas las edades;
-
Apoyar este programa y cooperar como socios para el cumplimiento de todos y
cada uno de los fines de esta declaración;
-
Desempeñar un papel activo en la promoción del desarrollo rural sostenible en
un contexto internacional.
9 de noviembre de 1996
Descargar

DECLARACIÓN DE CORK: “UN CAMPO VIVO”