IP/02/1907
Bruselas, 17 de diciembre de 2002
La Comisión multa a Ajinomoto, Cheil y Daesang en
el asunto del cartel de los potenciadores de sabor
para alimentos (nucleótidos)
La Comisión Europea impuso hoy a Ajinomoto Co. Inc. de Japón y a las
empresas surcoreanas Cheil Jedang Corp y Daesang Corp una multa de,
respectivamente, 15.54 millones de € y , 2.74 millones de € y 2.28 millones
de € por participar en un cartel de fijación de precios en el sector de
nucleótidos, sustancia utilizada para potenciar el sabor de los alimentos. La
Comisión también consideró que Takeda Chemical Industries Ltd, otra
empresa japonesa, era parte del cartel, pero se le eximió por completo de la
imposición de multas por haber revelado a la Comisión la existencia del
acuerdo ilegal.
La investigación empezó en 1999, cuando los representantes de Takeda se
pusieron en contacto con la Comisión para poner a descubierto el cartel y le
proporcionaron información decisiva sobre el funcionamiento del mismo a cambio de
la exención de multas con arreglo a la política de la clemencia implantada en 1996
por la Comisión. Las otras empresas cooperaron posteriormente en la investigación.
Según las pruebas que obran en poder de la Comisión, Ajinomoto, Takeda, Cheil y
Daesang pusieron en funcionamiento un cartel durante nueve años, es decir hasta
1998, durante los cuales acordaron fijar unos precios como "objetivo", aplicar unos
incrementos de precios concertados, repartirse los clientes, e intercambiar
información sobre cifras de ventas.
El nucleótido o ácido nucleico se elabora a partir de glucosa y se utiliza en la
industria alimentaria para potenciar el sabor de los alimentos.
Los documentos encontrados por la Comisión no dejan duda alguna sobre la
intención de manipular el mercado. Un informe de una reunión presentado por
Daesang afirma, por ejemplo, en relación con el funcionamiento del cartel en 1995
que: "se dio las gracias a todo el mundo por su cooperación durante 1995 que hizo
posible la aplicación eficaz de incrementos de los precios de los nucleótidos y se
pidió a todo el mundo que siguiera cooperando en 1996 con objeto de subir más los
precios del nucleótido. [ ] ... todos los participantes mostraron su acuerdo asintiendo
con la cabeza o expresándose en ese sentido".
Aunque el acuerdo constituía una infracción muy grave del derecho de competencia
de la Unión Europea, la comisión consideró que Takeda cumplía las condiciones
exigidas para acogerse a una exención total de las multas.
Gracias a su cooperación con la investigación, Daesang, Ajinomoto y Cheil también
pudieron acogerse a una reducción de las multas. Se concedió a Daesang una
mayor reducción (50%) porque aunque no fue el primero en ponerse en contacto
con la Comisión – el primero fue Takeda – lo hizo por propia iniciativa, antes de
recibir solicitud de información alguna.
Ajinomoto es el mayor productor mundial de nucleótidos y en 1997 era casi dos
veces mayor que sus competidores en términos de cifras de cuotas de mercado,
motivo por el cual se le impone una multa mayor con objeto de garantizar un efecto
disuasorio.
El tamaño relativamente modesto de las multas se debe a que los ingresos
obtenidos en el mercado del nucleótido eran igualmente modestos, situándose en
torno a 8 millones de € al año en el Espacio Económico Europeo – los 15 Estados
miembros de la UE más Noruega, Islandia y Liechtenstein – mientras duró la
infracción. No obstante, casi todo el volumen de ventas a nivel mundial correspondió
a las cuatro empresas.
2
Descargar

La Comisión multa a Ajinomoto, Cheil y Daesang en