INFORME DE LA COMISIÓN DE AGRICULTURA
recaído en el proyecto de ley, en segundo trámite
constitucional, que regula derechos sobre
obtenciones vegetales y deroga ley N° 19.342.
BOLETÍN Nº 6.355-01
HONORABLE SENADO:
Vuestra Comisión de Agricultura tiene el honor de
presentaros su primer informe sobre el proyecto de ley de la referencia, en
segundo trámite constitucional, iniciado en mensaje de la ex Presidenta de la
República, señora Michelle Bachellet.
De la iniciativa se dio cuenta en la Sala de esta
Corporación en sesión de 10 de marzo de 2010, acordándose su estudio por
la Comisión de Agricultura.
No obstante lo anterior, por contener normas que
inciden en materia presupuestaria y financiera del Estado, como consta en el
informe financiero que se acompaña en el mensaje elaborado por la
Dirección de Presupuestos, se propone que también sea ser informado por la
Comisión de Hacienda en el segundo informe.
La iniciativa fue discutida sólo en general, en
virtud de lo dispuesto en el artículo 36 del Reglamento del Senado.
A algunas de las sesiones en que vuestra
Comisión trató este proyecto de ley asistieron, además de sus miembros, los
Honorables Senadores señores Carlos Ignacio Kuschel Silva, Juan Pablo
Letelier Morel y Hosaín Sabag Castillo y el Honorable Diputado señor Carlos
Recondo Lavanderos.
Asimismo, concurrieron:
- Del Ministerio de Agricultura: el ex Ministro,
señor José Antonio Galilea y el ex Asesor, señor Mauricio Caussade; el
Subsecretario, señor Álvaro Cruzat; su Asesor, señor José Pablo Núñez y el
Asesor Legislativo del Ministro, señor Andrés Meneses; el Jefe del Sub
Departamento de Registros de Variedades Protegidas del Servicio Agrícola y
Ganadero, señor Manuel Toro; y el Asesor Científico del Ministerio, señor
Patricio Parodi.
2
- Del Ministerio de Relaciones Exteriores,
Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales DIRECON, la
Directora de Asuntos Económicos Multilaterales, señor Ana Novik, y el
Asesor legal del Departamento de Propiedad Intelectual, señor Martín
Correa.
- Del Ministerio Secretaría General
Presidencia, los Asesores, señores Luis Sánchez y Omar Pinto.
de
la
- Del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), el Jefe
de la División Semillas, el señor Jaime Ibieta y el Profesional, señor Manuel
Toro.
- Del Instituto de Investigaciones Agropecuarias,
INIA: el Director Nacional, señor Pedro Bustos; el Investigador, señor David
Carré, y el Fitomejorador de Forrajeras y Coordinador Programa Nacional de
Cultivos, doctor Fernando Ortega.
- Del Instituto Nacional de Propiedad Industrial,
INAPI: el Director Nacional, señor Maximiliano Santa Cruz y del
Departamento Legislativo, el Jefe, señor Adán González y el Abogado, señor
Ignacio Villalabeitía.
- De la Asociación Nacional de Productores de
Semillas ANPROS: el Gerente Ejecutivo, señor Mario Schindler y los
Directores, señores Eric Von Baer, Claudio Barriga y José Antonio Poblete; el
Asesor, señor Felipe Del Solar, y la Encargada de Comunicaciones, señora
María Paz Gana.
- Del Movimiento Unitario Campesino y Etnias de
Chile MUCECH el Vicepresidente, señor Orlando Contreras.
- De Chile Sin Transgénicos: el Representante,
señor Iván Santandreu y el Vocero, señor Cristián Sauvageot.
- De Fundación de Sociedades Sustentables, la
Directora, señora María Isabel Manzur.
- De la Asociación Chilena de la Papa, el
Presidente, señor Víctor Hugo Gómez.
- Del Consorcio Papa Chile, el Gerente General,
señor Luis Miguel Avilés.
- De la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e
Indígenas ANAMURI: la Responsable Internacional, señora Francisca
Rodríguez y la Asesora Técnica, señora Camila Montecinos.
3
- Del Centro de Genómica
Agroacuícola, el Director e Investigador, señor Haroldo Salvo.
Nutricional
- De Red de Acción en Plaguicidas Chile: la
Coordinadora Nacional, señora María Elena Rozas y la Encargada del Área
Semillas, señora Lucía Sepúlveda.
- De la Asociación Gremial de Viveros Frutales de
Chile: el Director, señor José Antonio Poblete y la Gerente General, señora
Maritrini Lapuente.
- De la Federación Gremial Nacional de
Productores de Fruta FEDEFRUTA: el Vicepresidente, señor Jorge
Valenzuela y el Gerente General, señor Juan Carlos Sepúlveda.
- De la Confederación Nacional de Federaciones
de Cooperativas y Asociaciones Silvoagropecuarias Chilenas CAMPOCOOP,
el Presidente, señor Daniel Rebolledo.
- De la Universidad de Chile, Facultad de Ciencias
Agronómicas, Departamento de Producción Agrícola, el Profesor titular,
señor Carlos Muñoz.
- Del Consorcio Biotecnológico Biofrutales, el
Gerente, señor Rodrigo Cruzat.
- De Natural Solutions Corporation Chile: el
Presidente, señor Albert Stubblebine; la Directora, señora Rima Laibow y la
Asistente, señora Natalia Maida.
- De Autoridades Ancestrales y dirigentes de
Pueblos Indígenas, la Coordinadora, señora Sandra Huentemilla.
- Del Instituto Igualdad, la Asesora Legislativa,
señora Karina Uribe.
- De la Biblioteca del Congreso Nacional, el
Analista, señor Pablo Morales.
---
4
OBJETIVO DEL PROYECTO
El proyecto de ley busca actualizar el régimen de
jurídico que regula los derechos del obtentor de variedades vegetales a los
estándares del Convenio Internacional para la Protección de Obtenciones
Vegetales, de 1961, revisado en Ginebra según el Acta de 19 de Marzo de
1991, UPOV 91; convertir a Chile en una potencia agroalimentaria y forestal;
fomentar el pleno respeto de los derechos sobre las obtenciones de
variedades vegetales; fortalecer la industria de investigación, desarrollo e
innovación de variedades vegetales, y atraer inversión extranjera asociada a
la investigación, desarrollo e innovación. Asimismo, propone derogar la ley
N° 19.342, que regula derechos de obtentores de nuevas variedades
vegetales.
---
NORMAS DE QUÓRUM ESPECIAL
Los artículos 11, 35, 36 y 53 tienen el carácter de
normas orgánico constitucionales, en conformidad a lo dispuesto en el
artículo 38 inciso primero, para el primero de dichos preceptos, y al artículo
77, inciso primero, para los otros tres, todos de la Constitución Política de la
República, en relación al artículo 66, inciso segundo de la misma Carta
Fundamental.
Se hace presente que la Cámara de Diputados
solicitó el parecer a la Excelentísima Corte Suprema, respecto de los
artículos 35 y 36 del texto que se propone, en cumplimiento de lo
preceptuado por el artículo 77 de la Carta Fundamental, y el artículo 16 de la
ley N° 18.918, Orgánica Constitucional del Congreso Nacional, toda vez que
dichas disposiciones inciden en las atribuciones de los tribunales de justicia.
El Máximo Tribunal emitió su opinión mediante
Oficio N° 82, de 23 de abril de 2009, en el cual manifestó su desacuerdo con
el proyecto en examen y, además, consideró que debió ser consultado
respecto del artículo 53 de esta iniciativa, por tratarse de una norma que
incide en la organización de los tribunales de justicia.
En síntesis, el desacuerdo del Tribunal dice
relación con las siguientes materias:
1.- Que se omita el recurso de apelación de la
resolución del Comité Calificador de Variedades respecto a la caducidad del
derecho de protección y la cancelación del registro.
5
2.- Que proceda recurso de casación en el fondo
ante la Corte Suprema en contra de la sentencia definitiva de segunda
instancia del Tribunal de Propiedad Industrial, por cuanto dicho recurso es de
derecho estricto y las materias que resuelve ese Tribunal son, por regla
general, de apreciación de hechos.
3.- Que se denomine “recurso de apelación” a la
acción que se concede contra la resolución del Comité, en circunstancia que
aquél no es un tribunal sino un órgano administrativo.
4.- Que se tramiten en juicio sumario acciones de
indemnización de daños y perjuicios, y no en juicio ordinario de acuerdo a las
reglas generales.
--ANTECEDENTES
Para el estudio de esta iniciativa de ley, se han
tenido en consideración, entre otros, los siguientes antecedentes:
I. ANTECEDENTES JURÍDICOS
1.- La Constitución Política de la República, en su
artículo 19 numerales 1°, 8°, 21°, 22°, 23°, 24° y 25°.
2.- La ley N° 19.342, que regula derechos de
obtentores de nuevas variedades vegetales.
3.- La ley N° 18.755, que establece normas sobre
el Servicio Agrícola y Ganadero, deroga la ley N° 16.640 y otras
disposiciones.
4.- La ley N° 19.039, sobre Propiedad Industrial,
cuyo texto refundido, coordinado y sistematizado consta en el decreto con
fuerza de ley N° 3, del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, de 2006.
5.- El Convenio Internacional para la Protección
de las Obtenciones Vegetales de 1961 y sus revisiones en 1972, 1978 y
1991, especialmente el Acta de UPOV de 1991.
6.- El Convenio sobre Diversidad Biológica,
adoptado en Río de Janeiro el 5 de junio de 1992, ratificado por Chile
mediante decreto supremo N° 1963, de 9 de septiembre de 1994, del
Ministerio de Relaciones Exteriores.
6
7.- El decreto ley N° 3.557, que establece
disposiciones sobre producción agrícola.
8.- El decreto ley N° 1.764, que fija normas para
la investigación, producción y comercio de las semillas.
9.- El decreto supremo N° 997, de 1997, que
establece el Reglamento Sanitario de los alimentos.
10.- Los Tratados de Libre Comercio USA, Europa
y Japón.
II. ANTECEDENTES DE HECHO
II a.- El Mensaje que da inicio al proyecto de ley
señala que en el mundo actual, la innovación tecnológica constituye un
componente principal en la estrategia de competitividad de las empresas y de
las cadenas agroindustriales. En razón de ello, comenta que se ha
reconocido la importancia decisiva de la innovación tecnológica en la
perspectiva de constituir a Chile en una potencia agroalimentaria.
En esta misma línea, indica que el sector
agroalimentario está adquiriendo un carácter multifuncional, ya que además
de ser la base primaria de la producción de alimentos, hoy en día puede
convertirse en la fuente generadora de biomasa energética. Asimismo,
sostiene que puede ser la gran productora de principios activos medicinales y
adquirir un rol más preponderante en materia de conservación del medio
ambiente. Por otra parte, advierte que los consumidores no sólo exigen
nuevos y mejores productos, sino también están alertas a las condiciones y a
la calidad de los procesos con que éstos han sido generados.
Enseguida, precisa que a ello se debe agregar
que el proceso de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) concluye
cuando las nuevas tecnologías se han incorporado en la dinámica de las
unidades productivas. Al respecto, comenta que en el año 2000 el Instituto
Nacional de Estadísticas efectuó una encuesta de innovación tecnológica en
el sector agropecuario sobre un universo de 81.000 explotaciones, que
cubren el noventa por ciento de superficie agrícola del país. Este trabajo,
continúa, les ha permitido conocer las expectativas del agricultor en Chile y el
esfuerzo que esperan de las empresas generadoras de genética.
7
Informa que esta encuesta reveló que la mayoría
de los agricultores, sin distinción de tamaño de las explotaciones, aspira a
incrementar los rendimientos y la calidad de sus productos y a reducir sus
costos. Refiere que estos datos permiten apreciar que entre el treinta y el
cuarenta por ciento de los productores de cultivos anuales esperan renovar
sus variedades en los próximos tres años y algo similar busca la cuarta parte
de los agricultores dedicados a la fruticultura, productores de hortalizas y
explotadores de praderas artificiales.
Conforme a lo anterior, precisa que se está
solicitando a los creadores de variedades de nuevos tipos de plantas,
trabajar en especies resistentes a las enfermedades de elevados
rendimientos y de alta calidad para responder a un mercado de productos
frescos y a una agroindustria que se torna cada vez más exigente en cuanto
a las características específicas de los productos de consumo y de las
materias primas.
Asimismo, sostiene que se está exigiendo a los
institutos tecnológicos, universidades y a las empresas dedicadas a la
investigación crear nuevas variedades con características especiales y
resistencias específicas, denominadas variedades de segunda y tercera
generación, que cuentan con una genética avanzada que incide, entre otras
variables: en el estrés hídrico, en un mejor aprovechamiento de los nutrientes
del suelo, en el balance de los lípidos, en los niveles de proteína, en la
composición de los aminoácidos, en el comportamiento postcosecha, en la
obtención de nuevos sabores, en la eficiencia industrial y en la inocuidad.
Además, acota que existen variedades que actúan como verdaderos
biorreactores generadores de vacunas, proteínas de interés terapéutico y
como biomateriales.
Resalta que generar variedades con tales
características implica incorporar en los programas de fitomejoramiento
genético nuevos enfoques y metodologías por medio del uso de la
biotecnología, particularmente, en lo referido al uso de la biología molecular y
de la ingeniería genética. Bajo este contexto, señala que el uso de
herramientas para el mejoramiento genético como la selección asistida, se
convierte en algo esencial. En definitiva, precisa que se requiere de
tecnologías de alto costo, donde la recuperación de las inversiones está
directamente asociada a una institucionalidad sólida y eficaz en materia de
propiedad intelectual. Agrega que de su eficacia dependerá la disponibilidad
de nuevos recursos para fortalecer nuestras capacidades en materia de
recursos humanos y materiales de manera coherente con el salto tecnológico
que el país debe realizar.
8
Posteriormente, explica que el sentido de este
proyecto de ley es la generación de un marco adecuado que estimule e
incentive la producción de estos nuevos conocimientos, que constituyen la
base para mantener y expandir la competitividad del sector agroalimentario.
Por lo anterior, argumenta que se trata de mejorar la institucionalidad jurídica
en materia de derecho de obtentores de variedades vegetales en el país, con
el propósito de que se facilite el acceso a las nuevas variedades vegetales
que se están creando a nivel internacional y de que se fomente su
generación y desarrollo en Chile.
De esta manera, acota que este nuevo estatuto,
que se somete a la aprobación del Congreso Nacional, permitirá adecuar las
normas chilenas actualmente vigentes a los estándares del Convenio
Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales 1991 de la
Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales UPOV,
organización de la cual Chile es miembro a partir del año 1996. En efecto, se
estima que estas adecuaciones habilitarán a nuestro país para adherir al
Acta de UPOV del año 1991, lo que constituye un compromiso adquirido a
nivel internacional. De esta forma, señala que se asegurará una protección a
los derechos de obtentor moderna y balanceada, materia de suyo importante
en un país abierto al comercio global, en el que progresivamente se exigen
marcos jurídicos adecuados para las nuevas obtenciones vegetales y el
desarrollo tecnológico en general.
Argumenta que posicionar a Chile como potencia
agroalimentaria implica que el país se focalice en la fruticultura de
exportación y en la industria alimentaria. En el caso de la fruticultura, informa
que según el reciente Censo Agropecuario, realizado en el año 2007 por
ODEPA-INE, entre los años 1997 y 2007 la superficie plantada creció un
47,2%, alcanzando las 310,5 mil hectáreas y las exportaciones aumentaron
de 1.563 a 3.500 millones de dólares al año. Sin embargo, repara que este
desarrollo únicamente se ha basado en tecnología externa y no asume las
eventuales amenazas de competitividad a la que podría verse expuesta. Bajo
este contexto, indica que el proyecto de ley permitirá iniciar programas a
largo plazo para generar variedades chilenas, priorizando las áreas de
conservación y la postcosecha, a fin de que la fruta pueda llegar en buenas
condiciones a sus mercados de destino.
En relación a los cultivos anuales, comenta que
son la base de la industria alimentaria y que el mejoramiento genético
logrado mediante las nuevas variedades ha sido la causa del significativo
incremento de su rendimiento en los últimos cuarenta años. Debido a ello,
cobra especial relevancia la generación de bases sólidas que permitan
incrementar, de forma sustentable, el desarrollo de esta industria. Lo anterior,
favorecerá la mantención de la competitividad de más de 700 mil hectáreas
cultivadas y el carácter agroexportador del país.
9
Enseguida, destaca que diversos estudios
internacionales han demostrado que la genética ha sido la gran responsable
de este explosivo incremento de la productividad, y que sólo en un pequeño
porcentaje éste se ha debido a atributos derivados del mejoramiento en el
manejo de los cultivos. Sin perjuicio de lo anterior, advierte que este proceso
de innovación tecnológica debe ser sostenido en el tiempo, para fortalecer
las capacidades para generar nuevos materiales genéticos, que implican
esfuerzos económicos significativos y la especialización de recursos
humanos.
En esta misma línea, señala que la valorización
económica y la protección de los recursos genéticos deben ser
especialmente consideradas cuando se pretenda proteger las nuevas
variedades a partir de materiales nativos. Agrega que el desarrollo del
mercado biotecnológico internacional hace cada vez más atractivo invertir en
estudios sobre los recursos genéticos de los países del hemisferio sur. Al
respecto, comenta que atendidas las especiales características ecológicas de
Chile es aconsejable explorar las potencialidades de los recursos genéticos
existentes en el territorio nacional y establecer un marco jurídico adecuado
que aliente este tipo de actividades. Asimismo, indica que el desarrollo de
programas de investigación científico-tecnológica, orientados a otorgar valor
agregado a estos recursos, recomienda actualizar los derechos de quienes
desarrollen nuevas variedades vegetales.
En otras palabras, enfatiza que se debe potenciar
una genética avanzada al servicio de la diversificación y del aumento de la
productividad del país, que también contemple rubros no tradicionales, tales
como los alimentos para la producción acuícola, los que en su opinión deben
ser desarrollados con características nutricionales específicas para cada área
productiva.
En tal contexto, precisa que la adecuación
normativa propuesta en el presente proyecto de ley debe favorecer el registro
en Chile de nuevas variedades vegetales creadas no sólo en nuestro país,
sino que también en el extranjero. En este sentido, indica que el nuevo
ambiente institucional que se creará debe ser propicio para la concreción de
nuevos contratos de licencia de tecnología, que favorezcan el acceso a
materiales de punta, que constituyen una de las bases para el incremento de
competitividad nacional.
Luego, se refiere a los riesgos de no modernizar la
regulación de los derechos sobre nuevas variedades vegetales. Al respecto,
sostiene que las entidades extranjeras y nacionales, que están respondiendo
a la demanda y a las expectativas de los agricultores de generar variedades
más resistentes y productivas, efectúan una significativa inversión en:
personal altamente calificado, laboratorios, campos experimentales y en
recursos genéticos. En efecto, resalta que las empresas privadas extranjeras
10
y los centros internacionales de investigación deben desembolsar grandes
sumas de dinero para el otorgamiento de licencias, para el pago de royalty y
para otras medidas de resguardo para la protección de sus derechos, por lo
cual, en su opinión, resulta ineludible que nuestro país también cuente con
las instituciones y con las herramientas jurídicas que den cuenta de esta
realidad.
Además, señala que existe coincidencia entre el
origen de las nuevas variedades protegidas en Chile y los principales
mercados de destino de nuestras exportaciones agrícolas, ya que el 64% de
nuestras exportaciones de frutas tienen como destino Estados Unidos y la
Unión Europea, justamente los países desde donde proviene el 70% de las
variedades que utilizan los fruticultores nacionales. La misma situación,
prosigue, se produce respecto de los cultivos ornamentales, en los cuales un
alto porcentaje de los registros corresponde a titulares de Holanda, país al
cual se dirige el cincuenta y cinco por ciento de las exportaciones de flores
frescas cortadas en Chile. En materia de cultivos anuales, comenta que este
proyecto de ley viene a proteger a las entidades nacionales que desarrollan
nuevas variedades vegetales, dada la dificultad de adaptar materiales
exóticos a la realidad nacional, especialmente, en lo referido a las
enfermedades fungosas.
Posteriormente, resalta que la premisa que se
busca fortalecer mediante este proyecto de ley es que la venta legal de
semillas y de plantas, generará más recursos para la innovación productiva
de nuevas variedades para el agricultor, lo que producirá más competitividad
y rentabilidad para el sector agrícola.
En síntesis, continúa, en un escenario donde el
conocimiento fluye cada vez más a través de circuitos comerciales privados,
la necesidad de desarrollar y de disponer de las nuevas tecnologías ha
obligado a la gran mayoría de los países a ajustar sus marcos normativos
para responder adecuadamente a este nuevo escenario. Bajo este contexto,
sostiene que para nuestro país la actualización normativa en esta materia
representa una consolidación de varios objetivos trascendentes, a saber:
a) Convertir a Chile en potencia agroalimentaria y
forestal, para lo cual se requiere de un alto nivel competitivo, con tecnología
de excelencia, a la que se acceda en forma expedita, respetando los
derechos de los obtentores de variedades vegetales protegidas en nuestro
país. Del mismo modo, el establecimiento de reglas que aseguren el respeto
de los derechos de obtentor sobre variedades vegetales registradas, permite
sentar las bases para un fortalecimiento de la industria de investigación,
desarrollo e innovación asociada a la producción de nuevas variedades
vegetales, para dar un paso más en la estrategia de agregar valor a nuestros
productos.
11
b) Adecuar las normas de protección de los
derechos de los obtentores de variedades vegetales a los nuevos
requerimientos del desarrollo tecnológico y biotecnológico. En el año 1994,
Chile promulgó la ley Nº 19.342, que Regula los Derechos de Obtentores de
Nuevas Variedades Vegetales, con el propósito de alinear nuestra legislación
a los estándares internacionales y adherir al Acta de 1978 de UPOV. Dicho
hecho constituyó, sin duda, un paso importante para incentivar la generación
de nuevas variedades vegetales en el país, lo que aumentó las solicitudes de
inscripción -en el Registro de Variedades Protegidas- de nuevas variedades
de origen extranjero, especialmente frutícolas, factor que ha incidido en el
aumento de la competitividad de dicho sector productivo exportador.
Transcurridos más de catorce años de vigencia de la actual legislación, este
proyecto de ley propone adecuar nuestra normativa a los estándares del Acta
de 1991 de UPOV.
c) Atraer inversión extranjera asociada a
investigación, desarrollo e innovación. Este nuevo marco normativo ayudará
a atraer inversión extranjera directa al país, con equipamiento de punta, lo
que generará un mejoramiento de las competencias y de las capacidades de
gestión de nuestros investigadores. En efecto, existe evidencia que en la
búsqueda de ventajas en capital humano científico local y según las
especificidades de los mercados existe un proceso de internacionalización de
la investigación, desarrollo e innovación, de parte de la inversión de las
grandes empresas tecnológicas, con lo cual nuestro país deberá generar los
incentivos para su instalación en Chile.
Por otra parte, explica que en términos generales
este proyecto de ley regula el Registro y los derechos del obtentor vegetal, y
que la protección que confiere se otorga respetando el patrimonio biológico y
el genético, así como los conocimientos tradicionales nacionales.
A su vez, señala que este proyecto de ley consagra
diversas definiciones, tales como: variedad vegetal, la que se concibe como
el conjunto de plantas de un sólo taxón botánico del rango más bajo conocido
que, con independencia de si responde o no plenamente a las condiciones
para el otorgamiento de un derecho de obtentor, pueda definirse por la
expresión de los caracteres resultantes de un cierto genotipo o de una cierta
combinación de genotipos, distinguirse de cualquier otro conjunto de plantas
por la expresión de uno de dichos caracteres por lo menos y considerarse
como una unidad, habida cuenta de su aptitud a propagarse sin alteración.
Asimismo, continúa, define a obtentor, como aquella persona natural o
jurídica que ha creado o descubierto, y puesto a punto una variedad vegetal;
al solicitante, como aquella persona que por sí o a través de un
representante presenta una solicitud de inscripción de una variedad y al
titular, como aquel a cuyo nombre se encuentra registrado el derecho.
12
Posteriormente, indica que el derecho del obtentor
se constituye por su inscripción en el Registro que llevará el Servicio Agrícola
Ganadero. Agrega que este derecho puede constituirse sobre variedades de
cualquier género o especie vegetal y sus híbridos, y que se trata de un
derecho comerciable, transferible y transmisible. Además, señala que el
causahabiente o el cesionario podrán usar, gozar y disponer de la variedad
por el plazo que le falte a su antecesor, en la misma forma y condiciones que
éste.
Informa que en virtud de este derecho el titular,
causahabiente o cesionario podrá realizar sobre el material de propagación
de la variedad protegida cualquiera de los actos, que a continuación pasa a
enumerar:
a) La preparación del material para los fines de
propagación;
b) La producción del material de propagación de
dicha variedad;
c) La venta, oferta, publicidad o exposición a la
venta de ese material;
d) La comercialización, importación o exportación
del material;
e) El empleo repetido de la variedad para la
producción comercial de otra variedad;
f) La posesión para cualquiera de los fines
mencionados en los literales anteriores y,
g) La utilización de las plantas ornamentales o de
partes de dichas plantas que, normalmente, son comercializadas para fines
distintos al de propagación, con vista a la producción de plantas
ornamentales o de flores cortadas.
Al respecto, comenta que las transferencias,
gravámenes, embargos y cualquier otra limitación a este derecho deberán
constar en un instrumento privado, cuando correspondiere, suscrito ante
notario público y no producirán efecto alguno frente a terceros mientras no se
anoten en extracto en el respectivo Registro.
13
Luego, señala que la vigencia de este derecho
durará un período de 25 años si la variedad protegida corresponde a
especies de árboles y de vides, y de 20 años en el caso de las demás
especies. Precisa que este período de vigencia se contará desde la fecha de
la inscripción de la variedad. Además, indica que la observancia de este
derecho se regirá por las normas de este proyecto de ley y supletoriamente
por aquellas contenidas en el Título X de la ley N° 19.039.
En cuanto a los requisitos para constituir el
derecho de obtentor sobre una variedad vegetal, comenta que se requiere
que ésta sea nueva, distinta, homogénea y estable, y que posea una
denominación que la identifique, la que deberá ser propuesta en la solicitud
de inscripción. Enseguida, explica que se considera nueva una variedad si a
la fecha de la presentación de la solicitud de inscripción en Chile el material
de propagación o un producto de la cosecha de dicha variedad no se ha
vendido o entregado por el titular o por terceros con su consentimiento para
la explotación de la variedad.
A su vez, comenta que la variedad es distinta si
puede distinguirse claramente por la expresión de una o más características
importantes de cualquier otra variedad cuya existencia, a la fecha de
presentación de la solicitud, sea notoriamente conocida. La variedad será
homogénea, continúa, si es suficientemente uniforme en sus caracteres
pertinentes, habida consideración de las variaciones previsibles,
considerando las particularidades de su propagación. Por otra parte, explica
que la variedad será estable si sus caracteres pertinentes se mantienen
inalterados después de sucesivas propagaciones o cuando el obtentor haya
definido un ciclo particular de propagaciones, al final de cada período.
Enseguida, señala que la variedad deberá ser
designada por una denominación destinada a ser su denominación genérica,
incluso después de la expiración del período de protección del derecho del
obtentor. Precisa que esta denominación deberá permitir su identificación y
deberá ser diferente al de cualquier otra variedad existente de la misma
especie o especie cercana. Además, indica que no deberá inducir a error
acerca de las características, valor o identidad de la variedad o de la
identidad del titular, ni podrá componerse únicamente de números, salvo que
así conste en el título otorgado en el extranjero.
En el caso de una variedad protegida en el
extranjero, señala que ésta deberá designarse con el nombre vigente en el
primer país donde hubiere sido protegida, a menos que esta denominación
se estime inadecuada para nuestro país. En este evento, precisa que se
exigirá al solicitante que proponga una nueva denominación. Luego, advierte
que no podrá constituir una denominación de una variedad vegetal una
marca o solicitud de marca comercial.
14
En lo que dice relación con el Comité Calificador
de Variedades, indica que éste será el órgano encargado de conocer y de
pronunciarse sobre las solicitudes de inscripción de una obtención vegetal en
el Registro, el cual estará integrado por el Conservador, quien lo presidirá, y
por seis profesionales especialistas en agronomía, botánica o genética u
otros profesionales que acrediten tener conocimiento en propiedad intelectual
o en mejoramiento genético, quienes serán elegidos mediante concurso
público y designados por el Ministro de Agricultura, en terna, a propuesta del
Servicio por cada cupo a designar. Añade que los integrantes de este Comité
durarán 6 años en sus funciones y a excepción del Conservador, percibirán
una dieta por el ejercicio de su función.
Con respecto al Conservador, sostiene que un
funcionario del Servicio Agrícola Ganadero, especialmente designado al
efecto por su Director Nacional, será quien se desempeñe como
Conservador del Registro y le corresponderá ejecutar las resoluciones que
adopte el Comité y verificar que las variedades protegidas mantengan sus
características, además de emitir los informes y los certificados que le sean
solicitados.
Por otra parte, comenta que la solicitud de
inscripción, deberá ser presentada por el solicitante ante el Conservador del
Registro y que deberán acompañarse, a lo menos, los siguientes
antecedentes:
a) Título de la variedad, si éste hubiere sido
otorgado en el extranjero;
b) Descripción de las características botánicas,
morfológicas y fisiológicas de la variedad, que permitan diferenciarla de
cualquier otra notoriamente conocida;
c) Documento en que conste la personería o
representación legal de quien actúe a nombre del solicitante, si fuere el caso;
d) Muestra representativa o mapa de ubicación de
éstas en el país, según corresponda y lo estipule el reglamento y,
e) Documento que acredite el pago de las tarifas
por presentación de la solicitud.
Enseguida, informa que el Conservador del
Registro deberá verificar si la solicitud reúne las exigencias requeridas, si ello
no ocurre, procederá a la devolución de los antecedentes al solicitante,
teniendo la solicitud por no presentada para todos los efectos legales. De
comprobarse el cumplimiento de las exigencias legales y reglamentarias, el
Conservador dispondrá la publicación de un extracto de la solicitud en el
15
Diario Oficial y se dispondrá de un plazo de sesenta días, contado desde la
fecha de publicación del extracto respectivo, para formular oposición a la
solicitud. En el evento en que se formule oposición, acota que el
Conservador del Registro dará traslado al solicitante, quién dispondrá de
sesenta días para hacer valer sus derechos. Agrega que en caso de existir
hechos sustanciales, pertinentes y controvertidos, se podrá abrir un término
probatorio de 60 días, plazo que podrá ampliarse hasta por 60 días más, si
alguna de las partes tuviere su domicilio en el extranjero. En este término
probatorio, se podrá hacer uso de todos los medios de prueba que establece
la ley, incluidos los resultados obtenidos en los laboratorios cuyos métodos
de análisis hubieren sido aprobados por el Servicio Agrícola Ganadero.
Señala a continuación, que vencido el término
probatorio, el Conservador del Registro podrá disponer medidas para mejor
resolver, fijando un plazo para su cumplimiento; pero si el Conservador no
hubiere dispuesto medidas para mejor resolver, o habiéndolas dispuesto
éstas no se hubieren evacuado por vencimiento del plazo dispuesto para
ejecutarlas o simplemente que éstas se hubieren cumplido, el Conservador
pondrá los antecedentes en conocimiento del Comité para su resolución.
Añade que si no se hubiere formulado oposición o habiéndose formulado el
Comité la hubiere rechazado, el Conservador del Registro presentará la
solicitud al Comité con un informe técnico y propondrá su inscripción en el
respectivo Registro. Además, refiere que en caso que el Comité acogiere la
oposición, rechazará la solicitud de inscripción en el Registro y devolverá los
antecedentes al solicitante.
Posteriormente, resalta que el Comité podrá
disponer que se realicen todas las inspecciones, pruebas y ensayos, que
estimare pertinente para determinar la admisibilidad de una solicitud de
inscripción, o bien podrá considerar las inspecciones, pruebas o ensayos ya
realizados. Ahora bien, continúa, si el Comité determinare que el resultado de
las inspecciones, pruebas y ensayos de la variedad son insatisfactorios,
procederá a rechazar la inscripción.
Las resoluciones que pronunciare el Comité sobre
la aprobación o el rechazo de una solicitud de inscripción, serán apelables
ante el Tribunal de Propiedad Industrial establecido en la ley Nº 19.039, el
cual conocerá y sancionará según lo señalado en dicha ley. Precisa además
que la apelación deberá ser interpuesta ante el Conservador del Registro,
quien deberá remitirla al Tribunal de Propiedad Industrial, el que de oficio o a
petición del interesado, podrá solicitar informes sobre la materia al
Conservador del Registro y a los peritos que estime pertinente. Por último,
señala que en contra de las sentencias definitivas de segunda instancia del
Tribunal de Propiedad Industrial procederá el recurso de casación en el fondo
ante la Corte Suprema.
16
En materia de extinción del derecho del obtentor,
explica que éste operará de pleno derecho en caso de expiración del plazo
por el cual fue concedido o por la renuncia de su titular.
En cuanto a la caducidad del derecho del
obtentor, sostiene que ésta deberá ser declarada por el Comité, cuando
concurra alguna de las siguientes hipótesis:
a) Que con posterioridad a la concesión del
derecho, se compruebe que la variedad ya no cumple con los requisitos de
homogeneidad y estabilidad;
b) Que el solicitante o el titular, según
correspondiere, no presentare al Conservador del Registro, en tiempo y
forma, los antecedentes requeridos por este proyecto de ley, o no pagare las
tarifas de mantención, o no conservare las muestras representativas, o
c) Que el titular no propusiere otra denominación
adecuada, en caso de cancelación de la denominación de la variedad
después de la concesión del derecho.
Agrega que una vez constatada la caducidad el
Comité dispondrá su anotación en la inscripción registral correspondiente.
En cuanto a la nulidad del derecho del obtentor,
señala que el Comité declarará nulo este derecho si se comprueba que:
a) En el momento de su otorgamiento los requisitos
de estar ante una variedad nueva y distinta no fueron efectivamente
cumplidos;
b) El otorgamiento del derecho se fundó en
informaciones y documentos proporcionados por el solicitante o se
constatare que la variedad no cumplía alguna de las condiciones relativas a
la homogeneidad o estabilidad, ó
c) El derecho del obtentor fue otorgado a una
persona que no tenía derecho al mismo, a menos que se haya transferido a
la persona a quien corresponde el derecho.
Enseguida, informa que el plazo para ejercer la
acción de nulidad es de cinco años, contado desde la fecha de la inscripción
de la variedad en el Registro y que la referida acción no prescribirá respecto
de los registros obtenidos de mala fe. Asimismo, indica que esta acción
deberá presentarse ante el Conservador por escrito, acompañada de todos
los antecedentes necesarios para su fundamento y que le corresponderá al
Conservar examinar su admisibilidad. Una vez que el Conservador declara
17
admisible esta acción, deberá elevar los antecedentes al Comité, órgano que
dará traslado al titular por un término de sesenta días para presentar
oposición.
Transcurrido este plazo, el Comité podrá decretar
medidas para mejor resolver. Ahora bien, si no se hubieren dispuesto
medidas para mejor resolver o habiéndolas dispuesto éstas se hubieren
cumplido o hubiere vencido el plazo dispuesto para ello, el Comité deberá
resolver en un plazo de sesenta días. Comenta que acogida la acción de
nulidad, el Comité ordenará al Conservador la cancelación de la inscripción
de la variedad en el Registro.
Informa que el proyecto establece una prioridad
para inscribir su derecho en el Registro a favor de quienes hayan solicitado la
protección de su variedad en el extranjero. Al respecto, sostiene que esta
preferencia durará doce meses contados desde la fecha de presentación de
la primera solicitud en el extranjero. Acota que para beneficiarse de esta
prioridad, el solicitante deberá invocarla en la solicitud. Por su parte, comenta
que el Conservador podrá exigir al solicitante, que en un plazo de tres
meses, a contar de la fecha de presentación de su solicitud, proporcione una
copia de los documentos que acrediten su prioridad debidamente certificada.
Posteriormente, señala que esta iniciativa legal
permite otorgar licencias sin el consentimiento del titular en los siguientes
casos:
a) Cuando el titular de la variedad protegida haya
incurrido en conductas o prácticas declaradas contrarias a la libre
competencia, en relación directa con la utilización o explotación de la
variedad de que se trate, según decisión firme o ejecutoriada del Tribunal de
Defensa de la Libre Competencia, de conformidad con la legislación vigente.
b) Cuando por razones de salud pública, seguridad
nacional, uso público no comercial, o de emergencia nacional, de extrema
urgencia u otras que sean de interés público, declaradas por la autoridad
competente, se justifique el otorgamiento de dichas licencias. Las
condiciones de estas licencias se establecerán por decreto supremo
expedido a través del Ministerio de Agricultura.
Precisa que, en el primero de los casos, será el
Tribunal de Defensa de la Libre Competencia y, en el segundo, el Ministerio
de Agricultura, quienes, respectivamente, deberán pronunciarse respecto de
la solicitud de licencia, sin el consentimiento de su titular, en función de las
circunstancias propias de cada una. En el evento de que dicho
pronunciamiento sea positivo, estas entidades deberán fijar la duración y el
alcance de dicha licencia, limitándola a los fines para los cuales fue
concedida. Además, deberán fijar el monto de la remuneración equitativa que
18
periódicamente deberá pagar el licenciatario al titular de la variedad
protegida. Recalca que la licencia otorgada por este procedimiento será de
carácter no exclusivo y no podrá cederse, y que podrá ser dejada sin efecto,
total o parcialmente, a reserva de los intereses legítimos del licenciatario, si
las circunstancias que dieron origen a ella hubieren desaparecido.
Sin perjuicio de todos los derechos que este
proyecto de ley consagra, explica que el derecho de obtentor no se
extenderá a:
a) Los actos realizados en un marco privado con
fines no comerciales;
b) Los actos realizados con fines experimentales, y
c) Los actos realizados con la finalidad de crear
nuevas variedades y a los actos señalados en el artículo 39 de este proyecto
de ley, a menos que estas nuevas variedades sean: variedades
esencialmente derivadas de la variedad protegida, o que no se distingan
claramente de la variedad protegida, o que sean variedades cuya producción
necesite el empleo repetido de la variedad protegida.
Por otra parte, indica que el derecho de obtentor no
se extiende al material de propagación o al producto de la cosecha, que haya
sido vendido o comercializado por el titular directamente o través de terceros
con su consentimiento, salvo que estos actos impliquen una nueva
propagación de la variedad en cuestión, o impliquen una exportación de
material de la variedad, que permita reproducirla a un país que no proteja las
variedades del género o de la especie vegetal a que pertenezca la variedad,
salvo si el material exportado está destinado al consumo.
Asimismo, informa que este proyecto de ley
concede acción civil en contra de toda persona que vulnere las disposiciones
contenidas en esta ley y que ejecute actos respecto de las variedades
protegidas, sin contar con la autorización del titular del derecho de obtentor.
Sobre este particular, sostiene que esta acción podrá ser entablada por el
titular del derecho de obtentor o por quien éste haya autorizado.
En seguida, comenta que las acciones civiles a que
dé lugar cualquier vulneración del derecho del obtentor y las acciones para
hacer efectivo el derecho de remuneración se tramitarán conforme al
procedimiento sumario, ante los tribunales ordinarios de justicia, con las
modificaciones que se establecen en esta ley.
19
En materia de infracciones, señala que le
corresponderá al Servicio Agrícola Ganadero sancionar administrativamente,
con multas a beneficio fiscal de 1 a 75 unidades tributarias mensuales,
cualquiera de las siguientes conductas:
a) Utilización de una denominación distinta de
aquella que corresponde a la variedad para material de propagación y partes
de plantas;
b) Omitir utilizar la denominación que corresponde
a la variedad para el material de propagación, y
c) Rotulación, etiquetado o apariencia de productos
de consumo como semillas y/o rotulación, etiquetado o apariencia de
semillas como productos de consumo, sin serlo.
Precisa que en caso de reincidencia, esto es,
incurrir en algunas de las infracciones antes mencionadas dentro de los cinco
años siguientes, contados desde la fecha de la ejecución del hecho infractor,
la multa podrá llegar hasta 150 unidades tributarias mensuales.
Por otra parte, refiere que este proyecto de ley
deroga la ley Nº 19.342, como toda otra disposición legal o reglamentaria que
fuere contraria a la presente ley.
En cuanto a las disposiciones transitorias, señala
en primer lugar, que se establecen los artículos que regirán los derechos de
obtentor que se hubieren registrado bajo el imperio de la ley Nº 19.342. En
segundo lugar, sostiene que se extiende en siete años el plazo de protección
para las variedades de árboles y vides, y en cinco años para las variedades
de otras especies, inscritas de conformidad a la ley Nº 19.342. Finalmente,
arguye que respecto de los procedimientos iniciados con anterioridad a la
entrada en vigor de la presente ley, referidos a las solicitudes de registro de
variedades vegetales, ellas serán tramitadas y resueltas de acuerdo a la
normativa vigente a la fecha de su presentación, a menos que el interesado
manifieste expresamente su voluntad de acogerse a las normas de esta
nueva ley.
II.b.- El Oficio N° 8570, de 9 de marzo de 2010,
de la Honorable Cámara de Diputados mediante el cual comunica que ha
tenido a bien aprobar el proyecto de ley que regula derechos sobre
obtenciones vegetales y deroga la ley N°19.342. En dicha Corporación, el
proyecto fue aprobado en general por 69 votos a favor, 5 abstenciones y
ningún voto en contra y fue informado por las Comisiones de Agricultura,
Silvicultura y Desarrollo Rural, de Agricultura, Bienes Nacionales y Medio
Ambiente y por la de Hacienda.
20
El proyecto aprobado consta de cincuenta y seis
artículos permanentes y cuatro disposiciones transitorias que regulan las
siguientes materias: Título I Disposiciones Generales regula el derecho de
obtentor particularmente su constitución y protección por la inscripción en el
Registro de Variedades Protegidas que llevará el Servicio Agrícola y
Ganadero, con salvaguarda del patrimonio biológico y genético y de los
conocimientos tradicionales nacionales. Prescribe que su observancia se
rige, también, por las normas del Título X de la Ley de Propiedad Industrial.
Además, define los principales términos operacionales; delimita el objeto
material del derecho y su comerciabilidad, con la precisión de que el
causahabiente podrá usar, gozar y disponer de la variedad por el plazo que
le faltare a su antecesor, en la misma forma y condiciones de éste, mientras
que el licenciatario los ejercerá conforme a la extensión su título.
El Título II fija los requisitos de inscripción de un
derecho de obtentor: que la variedad sea nueva, distinta, homogénea y
estable –caracteres que define-. Dispone que la variedad sea designada por
una denominación genérica, aun después de la extinción del derecho de su
titular.
El Título III crea el Comité Calificador de
Variedades, órgano encargado de conocer y pronunciarse sobre la solicitud
de inscripción de una obtención vegetal en el Registro. Consagra sus
funciones e integración, así como los requisitos profesionales y de
conocimiento que requieren sus integrantes, y la exigencia de que sean
designados por concurso público; las causales de inhabilidad a que están
afectos; su remuneración; quórum de funcionamiento y el procedimiento de
adopción de acuerdos.
El Título IV regula, en detalle, la tramitación
conducente a la inscripción registral del derecho de obtentor, así como el
curso procesal que debe darse a la oposición que se formulare en el término
legal hasta la resolución de la controversia y autoriza al Comité Calificador de
Variedades para disponer la realización de las inspecciones, pruebas y
ensayos correspondientes, o considerar los realizados con anterioridad.
Prevé la extinción por expiración del plazo del
derecho de obtentor o por renuncia de su titular; señala las causales que dan
lugar a la declaración de caducidad del mismo; faculta al Comité para
sancionar, incluso de oficio, con la nulidad la inscripción del referido derecho
en función de las causales que enuncia. Fija el régimen aplicable a la acción
de nulidad.
21
Contiene un recurso de apelación en contra de las
resoluciones que pronunciare el Comité que tengan carácter de sentencias
definitivas o interlocutorias, y concede en recurso de casación en el fondo en
contra de las sentencias definitivas de segunda instancia del Tribunal de
Propiedad Industrial.
El Título V delimita el alcance del privilegio de
obtentor que habilita a su titular para realizar los siguientes actos sobre el
material de propagación de la variedad protegida: a) preparación para esos
fines; b) su producción; c) venta, oferta, publicidad o exposición a la venta; d)
comercialización, importación o exportación del material; e) empleo para la
producción comercial de otra variedad; f) posesión para cualquiera de los
fines anteriores, y g) utilización de las plantas ornamentales o de partes de
éstas que, normalmente, son comercializadas para fines distintos al de
propagación, con vista a la producción de plantas ornamentales o de flores
cortadas.
Norma las limitaciones al derecho del titular que
son las llamadas excepción del uso privado no comercial, excepción de la
investigación y excepción de los obtentores, recogidas en los literales del
artículo 49 del proyecto. También, reconoce en el artículo 48 la limitación
conocida como privilegio de los agricultores. Autoriza a otorgar licencias sin
consentimiento del titular por razones de interés público.
Delimita el plazo de vigencia de la protección del
derecho de obtentor; los requisitos de su transferencia; concede prioridad a
quienes hubieran solicitado la protección de su variedad en el extranjero por
un lapso de 12 meses, contados desde la fecha de presentación de la
primera solicitud en el extranjero, siempre que así lo invoque en la solicitud
correspondiente y que acredite aquel hecho, dentro del plazo de tres meses
que fija la ley.
El Título VI establece las infracciones y las
sanciones de multa a beneficio fiscal de la presente ley.
El Título Final (artículo 56) deroga la ley Nº
19.342, como, asimismo, toda disposición legal o reglamentaria que fuere
contraria a la presente ley.
Finalmente, las Disposiciones Transitorias,
establecen los artículos que regirán los derechos de obtentor que se
hubieren registrado bajo el imperio de la ley Nº 19.342. Además, extiende en
siete años el plazo de protección para las variedades de árboles y vides, y en
cinco años para las variedades de otras especies, inscritas de conformidad
que se designa.
---
22
DISCUSIÓN EN GENERAL
Cabe hacer presente que la discusión en general
de este proyecto de ley se ha realizado en dos períodos distintos. En efecto,
la Comisión de Agricultura integrada por los Honorables Senadores señores
Alberto Espina (Presidente), señora Ximena Rincón y señores Juan Antonio
Coloma, Jaime Quintana y Carlos Larraín, inició el estudio de esta iniciativa
legal el 14 de marzo de 2011, en la cual intervino el ex Ministro de
Agricultura, señor José Antonio Galilea y se escuchó a la Asociación
Nacional de Productores de Semillas.
Luego, su discusión se detuvo hasta el 18 de julio
de 2013, fecha en que la Comisión integrada por los Honorables Senadores
señores Hernán Larraín (Presidente), señora Ximena Rincón y señores Juan
Antonio Coloma, José García y Jaime Quintana, retomó su estudio.
De esta forma, durante la discusión en general del
proyecto, concurrieron especialmente invitados a exponer sus puntos de vista
las siguientes entidades y especialistas en la materia, representados de la
manera que en cada caso se indica:
Del Ministerio de Agricultura: el ex Ministro, señor
José Antonio Galilea; el actual Subsecretario, señor Álvaro Cruzat, y el ex
Fiscal, señor Mauricio Caussade.
Del Instituto de Investigaciones Agropecuarias,
INIA, el Director Nacional, señor Pedro Bustos, y el Fitomejorador de
Forrajeras y Coordinador Programa Nacional de Cultivos, doctor Fernando
Ortega.
De la Dirección General de Relaciones
Económicas Internacionales DIRECON, la Directora de Asuntos Económicos
Multilaterales, señor Ana Novik.
Del Instituto Nacional de Propiedad Industrial,
INAPI, el Director Nacional, señor Maximiliano Santa Cruz.
De Asociación Nacional de Productores de
Semillas ANPROS, su Director, señor Eric Von Baer, y los miembros de su
Comité de Propiedad Intelectual, señores Claudio Barriga y José Antonio
Poblete, y el Gerente Ejecutivo, señor Mario Schindler.
Del Movimiento Unitario Campesino y Etnias de
Chile, MUCECH, el Vicepresidente, señor Orlando Contreras.
23
De Chile Sin Transgénicos, el Representante,
señor Iván Santandreu.
De Fundación de Sociedades Sustentables, la
Directora, señora María Isabel Manzur.
De la Asociación Chilena de la Papa, el
Presidente, señor Víctor Hugo Gómez.
De la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e
Indígenas ANAMURI, la Responsable Internacional, señora Francisca
Rodríguez y la Asesora Técnica, señora Camila Montecinos.
Del Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola,
el Director e Investigador, señor Haroldo Salvo.
De la Asociación Gremial de Viveros Frutales de
Chile, el Director, señor José Antonio Poblete.
De la Federación Gremial Nacional de
Productores de Fruta FEDEFRUTA, el Vicepresidente, señor Jorge
Valenzuela.
De la Confederación Nacional de Federaciones de
Cooperativas y Asociaciones Silvoagropecuarias Chilenas CAMPOCOOP, el
Presidente, señor Daniel Rebolledo.
De la Universidad de Chile, Facultad de Ciencias
Agronómicas, Departamento de Producción Agrícola, el Profesor titular,
señor Carlos Muñoz.
Del Consorcio
Gerente, señor Rodrigo Cruzat.
De Natural
Directora, señora Rima Laibow.
Biotecnológico
Solutions
Biofrutales,
Corporation
Chile,
el
la
De Red de Acción en Plaguicidas Chile, la
Encargada del Área Semillas, señora Lucía Sepúlveda.
Se deja constancia que fueron recibidas, por
correo electrónico, las observaciones presentadas por la Asociación Gremial
de Agricultores Orgánicos de la Región del Biobío, las cuales se acompañan
al anexo al que se hace mención en el párrafo siguiente.
Todos los documentos recibidos y los
acompañados por los invitados fueron debidamente considerados por los
24
miembros de la Comisión, y se contienen en un Anexo único que se adjunta
al original de este informe.
Al iniciar la discusión de esta iniciativa legal, en
sesión de 14 de marzo de 2011, el Ministro de Agricultura de la época,
señor José Antonio Galilea, informó que el Mensaje ingresó al Congreso
Nacional el 13 de enero de 2009 y que para su elaboración se contó con el
aporte de distintas organizaciones gremiales del sector productivo, en
particular de la Asociación Nacional de Productores de Semillas de Chile
ANPROS. En seguida, anunció que el Ejecutivo introducirá una serie de
modificaciones al presente proyecto de ley durante su discusión en particular,
en materia de excepciones al derecho de obtentores. Posteriormente, indicó
que esta iniciativa pretende alcanzar los siguientes objetivos:
1.- Convertir a Chile en potencia agroalimentaria,
para lo cual se requiere de un alto nivel de competitividad y el uso de
tecnología de excelencia, respetando los derechos de quienes se dedican a
la investigación a través de la obtención de variedades vegetales nuevas, así
como el establecimiento de reglas que aseguren el respeto de tales
derechos, para generar un estímulo a la investigación y para creación de
nuevas variedades, que en definitiva no hacen más que agregar valor a
nuestros productos.
2.- Acceder a nuevas variedades vegetales para
fomentar la generación y el desarrollo de las mismas, a través de un sistema
que proteja efectivamente la propiedad del derecho de quienes desarrollan
esta tecnología y obtengan nuevas variedades vegetales, lo que les permitirá
a los agricultores y productores acceder a variedades mejoradas, más
resistentes, con mejores índices de productividad, con menores costos y con
aumento en la productividad del sector.
3.- Atraer inversión extranjera asociada a la
investigación, desarrollo e innovación, al contar con un marco normativo para
incentivar la inversión extranjera en el país, lo que mejorará las competencias
y las capacidades de gestión de los investigadores nacionales.
4.- Evitar el comercio desleal de plantas y de
semillas, y la evasión tributaria mediante el fortalecimiento de la
institucionalidad existente.
5.- Adherir al Acta de UPOV 1991, que pretende
fortalecer las normas de protección de los derechos sobre obtenciones
vegetales. Precisó que en el año 1994 se dictó la ley N° 19.342 que regula
los derechos de los obtentores vegetales con la finalidad de alinear la
legislación interna con las normas de la Unión Internacional para la
Protección de Obtención Vegetales UPOV, en su Acta del año 1978. Ahora,
refirió, se tiene el compromiso de adherir al Acta de UPOV de 1991,
25
debiendo para ello modificar nuestra normativa interna a los nuevos
estándares que exige UPOV 1991.
6.- Cumplir los compromisos internacionales con
Estados Unidos, la Unión Europea, Australia y Japón de adherir a UPOV
1991 a más tardar en el mes de enero de 2009.
A continuación, el ex Fiscal del Ministerio de
Agricultura, señor Mauricio Caussade, complementó que existen nuevas
exigencias internacionales y que Chile está fortaleciendo su programa de
mejoramiento y de generación de variedades para potenciarlo como potencia
agroalimentaria.
Luego, señaló que el derecho de obtentores
confiere a los creadores de nuevas variedades vegetales un derecho sobre
sus creaciones que les permite su explotación exclusiva por un tiempo
determinado, a través de este derecho la legislación reconoce el esfuerzo de
los fitomejoradores en un proceso largo y oneroso, de allí la necesidad de
regular de regularlas y de protegerlas.
Precisó que en el año 1994 entró en vigencia la
ley N° 19.342, que incorporó los estándares del Acta de UPOV 1978, que
corresponde al Convenio de la Unión Internacional para las Obtenciones
Vegetales. Esta normativa, continuó, permite constituir el derecho de obtentor
mediante la inscripción de la variedad en el Registro de Variedades
Protegidas, que lleva el Servicio Agrícola y Ganadero. Puntualizó que
actualmente existen unas 670 variedades registradas de especies frutales,
cultivos, ornamentales y forestales, y que cualquiera que desee producir ese
material de reproducción debe contar con la autorización del titular del
derecho.
Posteriormente, sobre la evolución que ha tenido
el Registro de Variedades Protegidas, indicó que en el año 2009 se
inscribieron 77 variedades divididas en forestales, ornamentales, agrícolas y
frutales y destacó que de las variedades inscritas, el 89% de las especies
ornamentales provienen de Holanda, mientras que el 47% de las especies
frutales corresponden a variedades inscritas en Estados Unidos. Destacó que
las variedades agrícolas, especialmente en el rubro de los cereales, el 40%
de ellas corresponden a variedades obtenidas en nuestro país.
Apuntó que la regulación de estos derechos se
inserta en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en los
Acuerdos sobre Derechos de Propiedad Intelectual, que establece que en
materia de obtentores la protección podrá materializarse por medio de
patentes, de un sistema sui géneris o por una combinación de ambos. Refirió
que UPOV optó por el modelo sui géneris y que el presente proyecto de ley
sigue esta tendencia.
26
Reseñó
que
UPOV
ha
sido
revisada
constantemente en los años 1972, 1978 y 1991, y que esta iniciativa legal
busca acogerse a ésta última revisión. Subrayó que el objetivo de UPOV es
entregar a los países principios mínimos y estándares para la armonización
de sus legislaciones en la protección de los derechos de los obtentores.
Destacó que Chile ingresó formalmente a UPOV en el año 1996, sin perjuicio
que ya en el año 1994 se contaba con una ley que incorporaba los
estándares de UPOV 1978.
Resaltó que los estándares UPOV son normas de
protección en atención a la novedad, la distinción, la homogeneidad y la
estabilidad de la variedad. Indicó que también establece requisitos que deben
cumplir las nominaciones de las variedades, estándares para el alcance de
una mínima de protección, la duración mínima de la protección, estándares
para la anulación o la cancelación de la protección y estándares para las
especies vegetales que pueden protegerse.
En seguida, se refirió a las novedades que
contempla el presente proyecto de ley. En primer lugar, mencionó los
requisitos para registrar una variedad que se denomina novedad de la
variedad, para ello el proyecto incluye la exigencia de declarar la fecha de
inicio de la comercialización del material de propagación, de las semillas y
plantas, de la fruta, frutos procesados o harinas.
En cuanto al alcance de la protección, sostuvo que
se especifican con mayor detalle las actividades que se pueden ejecutar
respecto de la variedad protegida y se extiende la protección de la variedad
hasta el producto de la cosecha cuando éste no haya sido obtenido
legítimamente. Luego, indicó que se introduce un nuevo concepto de
variedades esencialmente derivadas, que permiten al obtentor de una
variedad protegida obtener beneficios cuando un tercero registra una nueva
variedad que deriva esencialmente de la primera.
Asimismo, puntualizó que el proyecto consagra
una protección más amplia, que permite a su titular, causahabiente o
cesionario realizar los siguientes actos sobre el material de propagación de la
variedad protegida: la preparación y producción del material para fines de
propagación; la venta, oferta, publicidad o exposición a la venta del material;
la comercialización, importación o exportación del material; el empleo
repetido de la variedad para la producir comercial de otra variedad; la
posesión para cualquiera de los fines mencionados, y la utilización de las
plantas ornamentales o partes de dichas plantas.
En materia de extensión de la protección, reseñó
que este derecho en el caso de árboles y vides se aumenta de 18 años a 25
27
años la protección, y para otras especies de 15 años a 20 años. Acotó que
dicho período se cuenta desde la fecha de la inscripción de la variedad.
En cuanto a las excepciones a los derechos de
obtentor, se explicita con mayor detalle los casos en que se puede utilizar el
producto de la cosecha de una variedad protegida y la utilización de dicha
variedad por parte del agricultor.
Con respecto a la observancia del derecho de
obtentor, informó que se regirá por esta ley y por la ley N° 19.039 de
Propiedad Industrial, en particular por su Título X “De las observancia de los
Derechos de Propiedad Industrial”.
Comentó que este proyecto protege el derecho de
obtentor respecto de los actos anteriores que se realicen sobre el producto
de la cosecha en caso de que no haya sido legalmente adquirido, sobre las
variedades esencialmente derivadas de una ya protegida y las variedades
que se obtienen de la variedad protegida. Vale decir, la novedad respecto de
la ley vigente es que ahora se incluye el producto de la cosecha y las
variedades esencialmente derivadas.
En materia de institucionalidad, se crea un Comité
Calificador de Variedades, como un órgano resolutivo del sistema de registro,
con miembros elegidos por concurso público y sujetos a remuneración.
Informó que en el sistema actual los integrantes del Comité son designados
por el Ministro de Agricultura, de una terna propuesta por el Servicio Agrícola
y Ganadero, y se desempeñan ad honorem. Además, detalló que este
proyecto crea la figura del Conservador que es designado por el Director
Nacional del Servicio Agrícola y Ganadero, que presidirá el Comité, quien
deberá tener el mismo perfil profesional que los integrantes del Comité.
Refirió que el sistema actual no considera la figura del Conservador y el
Presidente del Comité es el jefe de la División de Semillas del Servicio
Agrícola y Ganadero.
En materia de excepciones al derecho de obtentor,
comentó que en el texto del Mensaje se consagra el privilegio del agricultor,
el cual permite a quienes hayan adquirido semillas legalmente ocupar parte
del producto de la cosecha obtenido en el cultivo de la misma en su propia
explotación de manera indefinida, pero con limitaciones. En la Cámara de
Diputados, se eliminó referencia a las limitaciones, lo que en su opinión hace
que este proyecto de ley ya no cumpla con los estándares de UPOV 1991.
Acotó que el texto original del proyecto también
contemplaba la excepción del fitomejorador para usar la variedad protegida
para crear una nueva y ejecutar actos sin fines comerciales sobre la variedad
protegida. Informó que, durante la discusión en particular en el Senado, el
Ejecutivo presentará una indicación para restablecer la excepción del
28
agricultor con limitaciones, indicando que se permitirá a los agricultores que
hayan adquirido semillas legalmente, que ocupen parte del producto de la
cosecha obtenido del cultivo de la misma en su propia explotación con
limitaciones razonables. Al efecto, reseñó que se permitirá la utilización del
producto de la cosecha en nuevos cultivos dentro de una cierta extensión de
superficie cultivable, a saber: en el caso de cereales 20 hectáreas, en
leguminosas 5 hectáreas, en semillas forrajeras 10 hectáreas, oleaginosas 5
hectáreas y papas 2 hectáreas.
Por otra parte, destacó que el proyecto en materia
de tarifas establece que el solicitante deberá pagar tarifas fijadas por decreto
del Ministro de Agricultura al presentar la solicitud o al solicitar pruebas o
ensayos para mantener la variable en el Registro y para otras actuaciones.
En materia de cumplimiento de la ley, sostuvo que
se actualizan las figuras administrativas y tipos penales de la ley vigente,
también se aumentan las sanciones y se mejoran las herramientas para
perseguir la responsabilidad civil de los infractores, y se establecen
exigencias de trazabilidad de las transacciones comerciales que afectan a las
variedades protegidas, permitiendo así una mayor fiscalización y
transparencia de dichas transacciones.
Respecto de la armonización del proyecto con la
ley vigente, indicó que se propone lo siguiente: los procedimientos iniciados
antes de la vigencia de esta nueva ley se seguirán tramitando de acuerdo a
la ley antigua; los derechos registrados bajo la ley vigente seguirán
rigiéndose por dicha ley, salvo en materia de alcance de los derechos del
obtentor en materia de observancia, y el período de protección de variedades
ya inscritas bajo la ley vigente se extenderá hasta completar 25 años en el
caso de árboles y vides, y hasta 20 años para las otras especies.
Por último, señaló que este proyecto de ley
permitirá disponer de tecnología de excelencia, atraerá inversión extranjera,
promoverá la creación de variedades vegetales, introducirá nuevas especies
de interés para el país, aumentará la competitividad de las actividades
agrícolas y consolidará la imagen alimentaria de Chile.
Posteriormente, la Honorable Senadora señora
Rincón enunció los siguientes inconvenientes que se podrían derivar de la
aprobación del presente proyecto de ley:
a) El eventual conflicto entre los derechos de
propiedad intelectual (DPI) y el Tratado Internacional sobre Recursos
Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, dado la existencia de
antecedentes de que este proyecto de ley no estaría cumpliendo con lo
dispuesto en el artículo 9.3 de este Tratado y,
29
b) La falta de congruencia entre los derechos de
propiedad intelectual y la reducción de la pobreza y de la biodiversidad, ya
que existe evidencia de que los derechos de propiedad intelectual
entorpecen la reducción de la pobreza. Al efecto, señaló que la Comisión
sobre Derecho de Propiedad Intelectual, organismo independiente
internacional instalado por el Gobierno Británico en el año 2001 para
examinar la forma de cómo los derechos de propiedad intelectual podrían
funcionar mejor en los países subdesarrollados, advirtió sobre el posible
conflicto entre la imposición de estos derechos y el combate a la pobreza en
el mundo.
A continuación, Su Señoría solicitó al Ejecutivo un
pronunciamiento respecto de los puntos antes mencionados e hizo presente
la necesidad de solicitar la opinión del Ministerio de Salud respecto del
presente proyecto de ley.
El Honorable Senador señor Larraín, don
Carlos, en relación a la nueva integración del Comité Calificador de
Variedades, consultó por los fundamentos que motivaron que en el proyecto
de ley se proponga que sus integrantes sean profesionales remunerados,
elegidos mediante concurso público.
Por su parte, el Honorable Senador señor
Coloma, en relación con el sistema tarifario que este proyecto de ley
establece, consultó al señor Ministro de Agricultura la aproximación que
tienen del costo de esta tarifa y en cuánto incidiría en la producción agrícola.
Asimismo, pidió una estimación sobre los efectos económicos que esta tarifa
podría generar en el sector agrícola. Además, requirió al Ejecutivo que
explicite los fundamentos que motivaron la extensión del período de
protección de los derechos inscritos bajo la vigencia de la ley N° 19.342.
El ex Ministro de Agricultura señor Galilea
resaltó la necesidad que tiene Chile de alinearse con la normativa
internacional por el hecho de haber adscrito a UPOV 1991. En cuanto a los
planteamientos de la Honorable Senador señora Rincón, indicó que esta
suerte de colisión entre los derechos de propiedad intelectual y la reducción
de la pobreza fue uno de los puntos más controversiales de la discusión de
esta iniciativa legal en la Cámara de Diputados. Con la finalidad de superar
esta controversia, anunció que el Ejecutivo presentará una indicación, que
permitirá a los pequeños agricultores, que utilizan variedades vegetales
inscritas, ocupar parte del producto de su cosecha en una siembra posterior
en una determinada superficie. Al efecto, presentó una escala con la
superficie en que podrán utilizar el producto de su cosecha: 20 hectáreas
para cereales; 5 hectáreas para leguminosas; 5 hectáreas para oleaginosas,
y 2 hectáreas para papas. Consignó que, en estos casos, el agricultor no
30
tendrá que pagar al titular del derecho la utilización del producto de su
cosecha.
Con respecto al posible conflicto entre los
derechos de propiedad intelectual y el Tratado Internacional sobre Recursos
Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, el ex Ministro de
Agricultura señor Galilea se comprometió a profundizar el tema y refirió que
el Gobierno anterior no consideró necesario consultar al Ministerio de Salud
al momento de ingresar a tramitación el presente proyecto de ley y que
tampoco ha sido consultado durante su tramitación.
En relación con la pregunta planteada por el
Honorable Senador señor Larraín, don Carlos, respondió que la finalidad de
que los miembros del Comité Calificador de Variedades sean remunerados y
elegidos mediante concurso público es elevar el nivel profesional de este
órgano con funcionarios expertos en el área de la agronomía, botánica o
genética.
A las consultas formuladas por el Honorable
Senador señor Coloma en relación al sistema tarifario, señaló que esta ley
faculta al Servicio Agrícola Ganadero a cobrar una tarifa a quienes soliciten la
inscripción de una nueva variedad vegetal para contar con la protección que
otorga esta ley. Al efecto, se comprometió a presentar un estudio sobre la
estimación de sus costos en la producción agrícola. En cuanto a la extensión
del plazo de protección de las variedades inscritas bajo la vigencia de la ley
N° 19.342, señaló que se busca que todas las variedades vegetales
protegidas se rijan por un mismo régimen jurídico.
Posteriormente, la Comisión inició la ronda de
audiencias en el orden que a continuación se describe:
1.- La Asociación Nacional de Productores de
Semillas ANPROS, su Director, señor Eric Von Baer, y los miembros de
su Comité de Propiedad Intelectual, señores Claudio Barriga y José
Antonio Poblete.
El señor Claudio Barriga señaló que la
Asociación Nacional de Productores de Semillas se fundó en el año 1959 y
que congrega 64 miembros, que representan el 95% de la actividad semillera
y el 80% de los viveros frutales de Chile. Explicó que su estructura
organizacional se basa en comités técnicos por especies y en un comité de
propiedad intelectual.
Luego, el señor Eric Von Baer destacó el papel
de la industria semillera a nivel nacional e internacional. En materia de
cultivo, informó que el total de la exportación del mercado interno y externo
31
asciende a 535 millones, de los cuales 415 millones se enfocan en la
exportación y 120 millones en el consumo nacional.
En el caso del trigo, estimó que sólo un 15% de la
semilla que se usa es de origen legal. Refirió que esta industria genera
25.000 empleos anuales y que Chile es el primer exportador del hemisferio
sur y quinto del mundo. Informó que los principales destinos de nuestras
exportaciones son: América del Norte con un 52%, Europa con un 33%,
América del Sur con un 8%, Asia con un 5%, Oceanía con un 1%, África con
un 0,5% y América Central con un 0,1%.
Por su parte, el señor Claudio Barriga señaló
que el total de las exportaciones de Chile llega 3.012 millones de dólares,
pero que además debe considerarse la fruta seca y el consumo interno de
fruta fresca, de productos deshidratados, congelados y en conserva, más los
jugos. Detalló que la fruticultura en Chile genera alrededor de 800.000
empleos anuales y que esta industria es ampliamente reconocida a nivel
mundial. Precisó que ANPROS trabaja directamente con los productores de
fruta fresca y con los exportadores de variedades de frutas.
En seguida, el señor Eric Von Baer lamentó que
la agricultura chilena no ha usufructuado de la excelente calidad de las
semillas que se producen a nivel nacional, porque la ley no obliga a los
productores a utilizar semillas inscritas y prima el uso de semillas ilegales,
con lo que se afecta la productividad, la competitividad y el desarrollo del
sector agropecuario. Remarcó que el uso de semillas ilegales genera
grandes pérdidas económicas, que bordean los 42 millones de dólares, a lo
que se agrega la evasión del pago del Impuesto a las Ventas y Servicios IVA.
El señor Claudio Barriga presentó una
estimación de la exportación de fruta proveniente de huertos ilegales, la que
alcanza un monto de 38 millones de dólares, cuyo detalle es el siguiente: uva
de mesa 18 millones de dólares; manzana roja 8 millones de dólares; ciruela
5 millones de dólares; nectarines 3 millones de dólares; duraznos 1,8
millones de dólares; cerezos 1,5 millones de dólares, y arándano 750 mil
dólares.
Por otro lado, consignó que el origen del material
frutícola de Chile proviene en un 54% de Estados Unidos, un 20% de Europa,
un 9% de Nueva Zelanda y un 5% de Chile, lo que demuestra que como país
dependemos de la genética exterior, no obstante tener una creciente
industria de obtentores. Complementó que en la fruticultura existe un gran
dinamismo en cuanto a las variedades y existe un recambio de variedades
que duran entre 6 a 15 años, luego de ese plazo quedan obsoletas y acotó
que crear una variedad nueva se tarda entre 12 a 20 años. Asimismo,
comentó que la creación de una variedad involucra un costo aproximado
entre 250 a 500 mil dólares.
32
El señor Eric Von Baer indicó que en el caso de
los cultivos anuales, según cifras del INIA, sólo un 15% del trigo que se
produce es legal, lo que conlleva que a concluir que aunque Chile tenga
grandes posibilidades de producción de trigo de calidad no está en
condiciones de competir, porque vende un producto que no es heterogéneo,
lo que no lo hace apto para ser utilizado en la industria moderna.
En cuanto a la genética de los cultivos
ornamentales, precisó que Holanda es el líder con un 82% de la producción y
que incluso fitomejoró la especie chilena conocida como astromelia, Bélgica
con un 5%, Nueva Zelanda y Chile con un 3%. Paradojalmente, observó que
los científicos que estudian y crean variedades en Chile tienen que inscribir
en Estados Unidos, porque en Chile no las pueden proteger.
Por lo expuesto, el señor Claudio Barriga hizo
presente la necesidad de comenzar con la venta legal de las semillas y de las
plantas, lo que generará más recursos para la innovación y permitirá la
creación de nuevas variedades para el agricultor, quien al utilizarlas tendrá
mejor competitividad y rentabilidad, lo que además incidiría en la derrota de
la pobreza mundial.
Posteriormente, el señor Eric Von Baer se refirió
a la importancia de contar con un marco legal efectivo y señaló que hoy
existe una ley que no protege efectivamente a los obtentores y que una
buena protección permitiría a Chile convertirse en un país exportador de
biotecnología aplicada, aumentar su competitividad, el valor de la producción
y mejorar la posición de nuestro país frente al creciente intercambio de
materiales, además de enfrentar los crecientes impactos en el ambiente que
la creciente población está provocando a través del cambio climático, la
presión sobre los suelos y la escasez de agua.
En seguida, indicó que los obtentores pueden
contribuir a que Chile sea una potencia agroalimentaria, considerando que
hoy es el quinto exportador de semillas en el mundo. Sin embargo, apuntó,
los obtentores europeos prefieren a Nueva Zelanda para desarrollar sus
variedades, pues este país les da más garantías que el nuestro, y como tal
algunos envíos pueden ser decomisados en el destino, lo que ha generado
18.482 millones en pérdidas por frutas ilegales y 21.823 millones en pérdidas
económicas por semillas ilegales, a lo que debe sumarse la evasión de IVA
que bordea los 3.000 millones de pesos al año.
Por su parte, el señor Claudio Barriga señaló
que de los 33 países miembros de la OECD, 31 están adheridos a UPOV,
faltan Grecia y Luxemburgo, y 22 ya están adheridos a UPOV 1991. Acotó
que Chile sólo ha adherido al Acta del Convenio de UPOV de 1978, con lo
33
cual está incumpliendo lo acordado en el Tratado de Libre Comercio suscrito
con Estados Unidos. Asimismo, consideró que para ser más competitivo y
permitir la innovación a nivel nacional es necesario Adherir a UPOV 1991, lo
que permitirá que todos los productores agrícolas de cualquier tamaño
tengan acceso a las mejores variedades, sean más productivos y más
rentables.
Refirió que el privilegio del agricultor debe
aplicarse dentro de ciertos límites razonables que establezcan una especie
de salvaguardia a los intereses legítimos del obtentor, luego, si se aplica,
deberá hacerlo sin menoscabar los incentivos previstos en el Convenio
UPOV para que los obtentores desarrollen nuevas variedades. Al efecto, dejó
en claro que el presente proyecto permite a los pequeños productores usar
repetidamente las variedades protegidas que adquirieron legalmente, sin que
tengan que pagar nuevos derechos.
El señor Eric Von Baer mencionó algunos puntos
de este proyecto de ley que, en su opinión, deben ser mejorados, a saber:
establecer el derecho de propiedad; extender la protección a productos
procesados; proporcionar medios efectivos para el cumplimiento de la ley en
materia de sanciones y establecer el privilegio del agricultor de acuerdo a
UPOV 1991.
Posteriormente, aclaró que esta ley no pretende
autorizar la apropiación de recursos genéticos o de flora nativa, ya que una
variedad para ser protegida debe ser nueva y debe contar con una serie de
características que así lo acrediten. Por ello, resaltó que no se pueden
proteger las especies ya existentes, tampoco es posible patentarlas, porque
el patentamiento de variedades vegetales no existe en Chile. Subrayó que
esta ley no es una ley de patentes. Complementó que los agricultores y
campesinos cuentan con una gran cantidad de variedades de libre
disponibilidad, cuyo registro lleva el Servicio Agrícola y Ganadero, las cuales
se podrían multiplicar y sembrar sin ninguna restricción, pero dado que las
variedades protegidas tienen mejor rendimiento y un mercado asegurado,
son preferidas por los usuarios. Por otra parte, consignó que este proyecto
de ley no tiene ninguna relación directa con el proyecto de ley sobre
Vegetales Genéticamente Modificados, y que no requiere de la visación del
Ministerio de Salud.
Como conclusión final, resaltó que con la
aprobación de este proyecto de ley Chile dará un gran paso hacia la
modernidad permitiendo el acceso de los agricultores chilenos a genética
extranjera de alta calidad, la cual les permitirá mantener y potenciar su
competitividad. Asimismo, indicó que incentivará el desarrollo de la
innovación a nivel nacional, facilitando a los fitomejoradores desarrollar la
genética, garantizando el acceso de los pequeños y medianos agricultores a
variedades protegidas.
34
El Honorable Senador señor Larraín, don
Carlos, consultó al Director de la Asociación Nacional de Productores de
Semillas los motivos por los cuales los productores nacionales no registran
sus semillas y si faltan incentivos para hacerlo.
Enseguida, comentó que si fuera productor se
preocuparía de utilizar únicamente productos registrados, puesto que sin
duda éstos permiten obtener un producto de mayor calidad y de mejor precio
de venta, no obstante acotó que la mayoría de nuestros productores
continúan empleando semillas no inscrita. En su opinión, faltan incentivos
que induzcan a registrar las nuevas variedades vegetales.
Del mismo modo, manifestó su apoyo al proyecto
de ley y consultó si éste establece los incentivos necesarios para estimular a
los productores a registrar las nuevas obtenciones vegetales y a los
agricultores a utilizar sólo semillas inscritas.
El señor Eric Von Baer respondió que en Chile
no existen incentivos para que los agricultores usen semillas inscritas, como
sucede en el caso de los cereales en los países europeos, en donde sólo se
permite la comercialización semillas registradas. En nuestro país, continuó,
sólo algunas empresas exigen a sus proveedores utilizar semillas certificadas
e inscritas en el Registro de Propiedad, única forma que tienen para
asegurarse un producto homogéneo.
Indicó que espera que esta nueva ley estimule a
los productores a registrar sus variedades vegetales y a los agricultores a
utilizar únicamente semillas certificadas. En el caso de los exportadores,
señaló que el uso de semillas inscritas es una obligación implícita, porque de
lo contrario sus productos podrían ser decomisados y además porque es una
exigencia del mercado internacional.
Por su parte, el señor Claudio Barriga
complementó que gran parte de los agricultores no registran su material,
porque en la práctica la inscripción no genera ninguna ventaja, ya que no
existe una protección real para los obtentores. En su opinión, esta nueva ley
cambiará esta situación, al establecer que quién reutilice una obtención
vegetal, sin estar acogido al privilegio del agricultor, deberá pagar una
compensación económica al titular de dicha variedad, de lo contrario quedará
sujeto a las responsabilidades administrativas, penales y civiles que
correspondan.
35
A su vez, el señor José Antonio Poblete señaló
que el sistema sancionatorio que consagra este proyecto de ley obligará a los
agricultores a usar semillas inscritas y reseñó que en el caso de los frutales
el mercado internacional ha sido el que ha obligado a los agricultores a
utilizar variedades protegidas, porque éstas tienen mayor aceptación y
generan una mejor rentabilidad.
El Honorable Senador señor Quintana indicó
que no tiene claridad si este proyecto de ley contempla los incentivos
adecuados para estimular a los agricultores a utilizar semillas registradas, ya
que sólo prevé medidas de carácter punitivas, que no consideran los
aspectos culturales de nuestra sociedad. Por otra parte, puso de relieve que
normalmente los grandes agricultores son los que utilizan las semillas
ilegales, con excepción de los que se dedican a la hortaliza.
En seguida, solicitó los siguientes antecedentes:
porcentaje de agricultores que utilizan semillas ilegales, rol del Instituto
Nacional de Investigación Agropecuaria INIA, y equilibrio entre el patrimonio
genético y la protección de las especies.
El señor Eric Von Baer compartió la observación
del Honorable Senador señor Quintana y complementó que en materia de
hortalizas existe una gran variedad de semillas y de híbridos, por lo que estos
agricultores se han visto obligados a utilizar semillas certificadas a fin de
obtener un producto homogéneo y de óptima calidad. El problema, continuó,
se radica principalmente en las especies de autofecundación, en las cuales
no existen híbridos, como en los cereales, el trigo y algunas forrajeras.
Precisó que en Chile existen unos 75.000 agricultores que producen trigo y
unos treinta molinos, de los cuales veintidós compran el 65% de la
producción nacional, por lo cual, si se desea estandarizar la producción
triguera, la autoridad debería incentivar a los molineros y a COTRISA a
comprar trigo nacional de buena calidad y no continuar comprando trigo
extranjero de baja calidad, que normalmente se destina a forraje.
En sesión de 18 de junio de 2013, la Comisión
recibió al señor Subsecretario de Agricultura, señor Álvaro Cruzat, quien
informó que si bien el proyecto de ley fue presentado por la ex Presidenta de
la República, señora Michelle Bachellet, para este Gobierno es fundamental
contar con un sistema de protección de las nuevas variedades vegetales, ya
que parte de la innovación del sector agrícola depende de estos avances. Al
efecto, reseñó que la productividad agrícola en diversos cultivos, como la
papa, la avena, el trigo, la cebada y los frutales, ha progresado por el
descubrimiento de nuevas variedades resistentes a determinadas
condiciones climáticas.
36
En seguida, refirió que el trabajo de los obtentores
conlleva un gran esfuerzo en investigación y en recursos financieros,
esfuerzo han conocido muy de cerca por el rol que desempeña el Instituto de
Investigaciones Agropecuarias en esta área. Detalló que el INIA colabora a
través de distintos mecanismos de cooperación con el mejoramiento
genético, brindando apoyo estatal a los consorcios frutícolas que se han
desarrollado en este sector.
Bajo este contexto, hizo presente a Sus Señorías
la necesidad de fortalecer la competitividad del sector agrícola, lo que implica
contar con un marco normativo adecuado para el desarrollo del
fitomejoramiento y para la creación de variedades. En esta misma línea,
indicó que el Acuerdo de UPOV, versión 1991, requiere para su ejecución de
una serie de cambios legales y que este proyecto de ley busca adecuar la
legislación vigente a los nuevos requerimientos de este tratado.
Explicó que, actualmente, en nuestro país existe
un sistema de registro de variedades vegetales creado por la ley N° 19.342,
que lo administra el Servicio Agrícola y Ganadero, junto a un comité de
científicos, en el que se exigen una serie de requisitos para registrar una
variedad vegetal.
Puntualizó, al respecto, que no se pueden registrar
especies, sino variedades vegetales y que deben cumplir ciertas
características, a saber: que sean únicas, irrepetibles en sus condiciones,
producto de un trabajo de selección demostrado y que cumplan con un
proceso de pre registro y de chequeo. Asimismo, explicó que no se trata de
un sistema de patentamiento propiamente tal, sino de un sistema sui géneris,
específico para las variedades vegetales.
Subrayó que no se debe confundir el registro de
variedades vegetales con los transgénicos, puesto éstos se regulan por otra
norma. Mencionó el caso de Perú, que si bien ratificó el Convenio UPOV
1991 tiene una moratorio para el uso de transgénicos, algo similar sucede en
la mayoría de los países europeos que tienen fuertes restricciones al uso de
estos productos, sin perjuicio de haber ratificado el Convenio UPOV 1991.
Además, enfatizó que en el Ejecutivo no existe el ánimo de abordar el tema
de los transgénicos.
Por último, señaló que la necesidad de aprobar el
presente proyecto de ley se da un contexto internacional, para dar
cumplimiento a los tratados de libre comercio suscritos por Chile, los cuales
exigen adecuarse a UPOV 1991.
37
A continuación, la Comisión retomó la ronda de
audiencia con las siguientes personas u organismos:
2.- El Director Nacional del Instituto de
Investigaciones Agropecuarias INIA, señor Pedro Bustos, explicó que el
organismo que encabeza es una corporación de derecho privado, creada el
año 1964 por iniciativa del Ministerio de Agricultura, que es la principal fuente
de investigación científica y tecnológica del sector agroalimentario del país y
que cuentan diez centros regionales, repartidos desde Arica hasta Punta
Arenas. Precisó que tienen una dotación de mil personas, de las cuales 254
son investigadores, 75 doctorado, 57 magíster, 8 diplomados, 114
licenciados y 266 profesionales y asistentes de investigación, además de
todo el personal administrativo.
En seguida, indicó que este proyecto de ley otorga
a los obtentores de nuevas variedades el derecho a su explotación por un
período determinado. Acotó que la generación de una nueva variedad es un
proceso largo y oneroso, que requiere entre 8 a 12 años de investigación con
personal especializado y para su registro ante el Servicio Agrícola y
Ganadero debe cumplir una serie de condiciones: nueva, distinta,
homogénea y estable. Resaltó que la importancia de estas exigencias
excluye la posibilidad de registrar y de apropiarse de ecotipos o de plantas
nativas que ya existen en la naturaleza, porque no son una variedad, sino
una especie.
Comentó que el INIA ha sido el principal
generador de variedades vegetales del país y que se han inscrito en el
Registro de Variedades alrededor de 1.100 nuevas variedades, de las cuales
hoy están vigentes aproximadamente 707 y de éstas 71 son de titulares
nacionales.
De los registros vigentes, continuó, el INIA es
titular de 31 variedades, vale decir, tiene un 4% del total y un 44% de los
registros nacionales. Destacó que tradicionalmente el INIA ha sido el líder en
la generación de nuevas variedades vegetales e informó que tienen
registrado variedades de trigo, avena, cebada, triticales, arroz, maíz, frejoles
verdes granados, garbanzos, papas, cebollas y habas, entre otras.
Posteriormente, señaló que el fitomejoramiento y
el manejo agronómico inciden en la productividad de los distintos rubros
agrícolas, como expone a continuación: en trigo se aumentó la productividad
de 15 quintales a 60 quintales; en avena de 15 quintales a 50 quintales; en
arroz de 30 quintales a 50 quintales, y en papa de 100 quintales a 300
quintales.
38
Al efecto, observó que no se puede negar que
existe un evidente incremento de la productividad del sector agrícola y resaltó
que éste, sin duda, se produce por los avances de la tecnología actual.
Precisó que el uso de semillas certificadas permitiría aumentar el rendimiento
de un rubro de 40 a 50 quintales y de 100 a120 quintales. Además, apuntó
que el empleo de semillas registradas permitiría maximizar la superficie de
cultivo. A modo de ejemplo, refirió que en el año 2000 en el caso de las
papas se disponían de 63.000 hectáreas de cultivo con un rendimiento de
19,2 toneladas y que en el año 2010 se cultivaron 53.000 hectáreas con un
rendimiento de 31 toneladas, algo similar sucede con el trigo en que se bajó
de 414.000 hectáreas a 271.000 hectáreas, no obstante aumentar el
rendimiento de 4,3 a 5,8 toneladas, dejando consecuentemente suelo
disponible para otros rubros.
Puntualizó que si se mejora en un 50% el
rendimiento de las papas se podría incrementar su producción en 7 millones
de toneladas métricas, lo que significaría un excedente de 2.500 millones de
dólares. En el caso del trigo, un aumento del 50% de su rendimiento
involucraría un incremento de 3.100 millones de dólares.
En este contexto, consideró que este proyecto de
ley es una gran oportunidad para el país, porque estimula la producción de
nuevas variedades vegetales y el uso de semillas de calidad con una eficaz
observancia del derecho de obtentor. Asimismo, permite fortalecer los
programas de fitomejoramiento nacional para crear nuevas variedades,
adaptadas a las condiciones agroclimáticas y sanitarias de cada región.
Acotó que no se trata de producir variedades extranjeras, sino variedades
nacionales que estén adaptadas a la realidad del país.
Al concluir, señaló que esta iniciativa fortalece a
los pequeños productores y que potencia a la industria semillera, ya que
atrae la inversión, incrementa la productividad, aumenta el ingreso y el
bienestar del productor agrícola y permite una mayor competencia.
3.- La Directora de Asuntos Económicos
Multilaterales, de la Dirección General de Relaciones Económicas
Internacionales, señora Ana Novik, refirió que Chile es parte del Convenio
UPOV 1978 y que con esta iniciativa se está aprobando una versión
actualizada de UPOV 1991. Explicó que si bien el Acta de UPOV 1991 ya fue
aprobado por el Congreso Nacional, ésta no ha sido ratificada porque están a
la espera de la aprobación de este proyecto de ley.
En seguida, destacó que la aprobación de UPOV
1991 permitirá a Chile cumplir con los compromisos asumidos en los
Tratados de Libre Comercio suscritos con Japón, Estados Unidos y la Unión
Europea. Lo mismo respecto de los Acuerdos con la Organización Mundial
del Comercio en materia de Derechos de Propiedad Intelectual (ADPI), en los
39
que el Estado de Chile se obliga a proteger las variedades vegetales, ya sea
a través de un sistema de patentes, un mecanismo sui géneris o un sistema
mixto. Informó que Chile optó por un sistema sui géneris, porque da mayor
flexibilidad y se adecúa más a la realidad nacional.
A mayor abundamiento, consideró que UPOV
1991 posiciona a Chile como país exportador de productos agrícolas y que
responde a los estándares internacionales. Apuntó que servirá para fomentar
la innovación y la productividad, y refirió que UPOV 1991 especifica los
alcances de la protección al derecho de obtentor y que consagra una serie de
excepciones. Destacó que una gran cantidad de países han aprobado UPOV
1991, y mencionó el caso de Perú, Francia y Reino Unido, entre otros. Por
todo lo anterior, hizo presente a Sus Señorías la necesidad de aprobar
cuanto antes el presente proyecto de ley.
4.- El Director del Instituto Nacional de
Propiedad Industrial INAPI, señor Maximiliano Santacruz, explicó que el
Instituto trabaja con todos los derechos de propiedad intelectual, salvo con
las obtenciones vegetales y con los derechos de autor. El primero se radica
en el Ministerio de Agricultura y el segundo en el Ministerio de Educación. Sin
perjuicio, consideró que es fundamental que Chile cuente con un sistema
robusto en materia de propiedad intelectual que sea compatible con nuestras
obligaciones internacionales.
En esta misma línea, refirió que se han propuesto
avanzar en una reforma sustantiva al sistema de propiedad intelectual en
Chile, en lo que concierne a patentes, marcas, diseños industriales,
denominaciones de origen y circuitos integrados, lo que ha motivado el
reemplazo de su infraestructura física por una infraestructura tecnológica,
privilegiando el internet. Al efecto, indicó que han digitalizando todo el
Servicio a fin de estimular que la propiedad intelectual fomente la innovación
y la difusión del conocimiento. También, comentó que lanzaron una
plataforma tecnológica del conocimiento para aprender y transferir propiedad
industrial, con herramientas públicas y gratuitas, y que implementaron un
programa para promover los tipos de propiedad intelectual.
En el ámbito internacional, reseñó que están
participando en varios proyectos a nivel latinoamericano y mencionó el
proyecto PROSUR, en que Chile junto a Brasil Argentina, Colombia,
Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Suriman formaron una alianza de
cooperación entre sus oficinas de propiedad intelectual para agilizar los
trámites de patentamiento. Además, destacó que INAPI el año pasado fue
aprobada por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual como una
de las dieciocho oficinas más importantes del mundo, por lo podrá realizar los
primeros análisis de las patentes que se presenten en los países
latinoamericanos.
40
Asimismo, señaló que Chile pasó a ser parte del
Tratado de Budapest sobre Depósito de Microorganismos en materia de
patentes. Al respecto, informó que en América del Sur el único banco de
depósito de microorganismos aprobado por la Organización Mundial de
Propiedad Intelectual es el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, que se
dedica a este tema con estándares de nivel internacional.
Finalmente, en cuanto a la normativa nacional,
resaltó que su interés ha sido promover una legislación comprensiva y
equilibrada, lo que los motivó a publicar una serie de directrices en materia
de marcas y de patentes, y a presentar un proyecto de ley para reemplazar la
actual Ley de Propiedad Industrial N° 19.039.
5.- El Vicepresidente del Movimiento Unitario
Campesino y Etnias de Chile (MUCECH), señor Orlando Contreras,
manifestó su apoyo a la presente iniciativa legal, porque permite afianzar el
vínculo que se ha forjado entre la agricultura familiar campesina y el Instituto
de Investigaciones Agropecuarias y porque da certeza a los agricultores de
que están utilizando semillas de calidad. Alertó a Sus Señorías que
inescrupulosos están vendiendo copias de variedades vegetales del INIA
contaminadas, lo cual, dijo, es un peligro para la agricultura nacional y, al
respecto, consideró que este proyecto de ley podría ayudar a reprimir este
tipo de conductas.
Comentó que el mundo campesino no es ajeno a
la innovación y destacó que hace poco se registró la variedad “boroa inia”,
que fue desarrollada e inscrita en forma conjunta por la Cooperativa
Mapuche de Boroa y por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias. En
materia de innovación, reparó que la mayoría de las variedades que se
producen en el sector agrícola son variedades foráneas, por cual es
fundamental potenciar la investigación nacional con apoyo estatal, canalizado
a través del Instituto de Investigaciones Agropecuarias.
En seguida, hizo presente que en todos los
consejos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias existen
representantes de la pequeña agricultura, lo que les permite conocer el
estado de avance en materia de investigación y, agregó que producto de un
convenio que tienen con esta entidad pueden participar más activamente en
la investigación y enfocada hacia las variedades que ellos requieren.
Asimismo, resaltó que este proyecto de ley permitirá atraer investigación
extranjera, lo que valoran porque Chile necesita producir más, responder a
las exigencias de los consumidores y mejorar la calidad de vida de sus
habitantes. Subrayó que la producción nacional ha crecido gracias a la
investigación y mencionó a modo de ejemplo el caso del lupino, que si bien
no es una variedad nacional, sí fue desarrollada y mejorada en Chile.
41
En esta misma línea, sostuvo que dado que no se
pueden crecer en superficie cultivable, sí se puede aumentar la producción
gracias a las nuevas variedades vegetales. Al efecto, detalló que en los años
sesenta en una hectárea se producían 8.000 choclos y hoy superan los
38.000 choclos. Enfatizó que, sin duda, todo este avance también ha
beneficiado a la pequeña agricultura.
Al finalizar su intervención, indicó que es positivo
que esta iniciativa permita a los agricultores que adquirieron semillas
certificadas reutilizar un porcentaje del producto de su cosecha para volver
sembrar. Por todo lo anterior, estimó que esta ley subsanaría varias falencias
del sistema actual.
6.- El representante de Chile sin Transgénicos,
señor Iván Santandreu, informó que representa a una agrupación
ciudadana que aglutina a 50.000 ciudadanos que están en las redes sociales.
Indicó que tiene formación de biólogo y que trabajó diez años en el área de la
investigación, de manera que por su experiencia profesional, este tema lo
conoce bastante bien.
En cuanto al proyecto de ley, le llamó la atención
que su objetivo sea fomentar la investigación y el desarrollo, y mejorar la
productividad agrícola. Pero, observó que mezcla los conceptos de
mejoramiento genético tradicional y de biotecnología. Al efecto, reseñó que el
mejoramiento genético tradicional se relaciona con la hibridación, vale decir,
con el cruce dentro de una misma especie para producir una mejora continua
en el tiempo de la misma. En cambio, explicó que el desarrollo biotecnológico
busca insertar un gen foráneo en el código genético de una variedad,
mediante técnicas de ingeniería genética para expresar un factor
determinado. De esta manera, acotó, se trata de conceptos diferentes, que
deben ser regulados en forma separada.
Complementó que algo similar se concluyó en un
informe auspiciado por las Naciones Unidas sobre desarrollo tecnológico en
la agricultura, en el cual participaron más de cuatrocientos científicos de
todos los países del mundo, y en el que no se pudo vincular la biotecnología
con el mejoramiento genético.
Por otro lado, dio cuenta que la literatura científica
ha demostrado que el incremento de la productividad agrícola se debe al
mejoramiento tradicional de las semillas y no a la biotecnología. Asimismo,
expresó que la bibliografía internacional ha comprobado que los registros o
patentes tampoco generan un mejoramiento de la productividad en la
agricultura. A su vez, comentó que no recuerda que haya existido una ley
para estimular la ciencia y la productividad, porque no existe una relación
entre ambos conceptos.
42
A continuación, mostró la evolución del mercado
de las grandes corporaciones semilleras –Bayer, Dupont y Sygenta- al año
2009, en la que observa que acaparan el mercado. Acotó que este tipo de
iniciativas monopoliza la propiedad de las semillas y no estimulará la ciencia,
ni la tecnología, pero sí se afectarán los precios de los alimentos, al existir un
control monopólico del mercado que fija los precio sin posibilidad de
competencia.
Reseñó que las tierras aptas para la agricultura
estarán más proclives a una erosión genérica, por una pérdida de la
agrobiodiversidad, porque la producción se centrará en unas pocas semillas
y especies que son justamente las que dominan las grandes empresas, lo
que en su opinión generará serias consecuencias sumado a la inestabilidad
climática que vive el planeta. Resaltó que la diversidad genética es la única
herramienta para tener cierta flexibilidad y capacidad para afrontar el futuro.
Adicionalmente, reparó que esta situación
monopólica provocará un aumento exponencial en el uso de plaguicidas que
generan efectos nocivos para la salud humana y para el medio ambiente, lo
que ya se ha constatado en diversas localidades de la VI y VII Regiones.
Reseñó que la agricultura extensiva y monopólica también causará un
aumento exponencial a la resistencia a los agrotóxicos de las malezas y de
los insectos, lo que es un daño para la agricultura y cada vez se requerirán
más plaguicidas. Luego, presentó una serie de casos de personas afectadas
por los daños nocivos de los plaguicidas, especialmente cuando se realizan
fumigaciones aéreas.
Posteriormente, precisó que este proyecto de ley
está vinculado a los transgénicos y advirtió a Sus Señorías que la
biotecnología conlleva un aumento exponencial del uso de plaguicidas, lo
que sin duda se traducirá en severos daños a la salud de los niños. Al efecto,
comentó que en un Congreso de Medicina, en Bélgica, el doctor Andrés
Carrasco Jefe del Laboratorio de Embriología Molecular de la Universidad de
Buenos Aires, presentó una serie de casos de niños con hidrocefalia y espina
bífida. A su vez, hizo presente que se atentará contra los pueblos originarios,
la pequeña agricultura y que las personas se verán obligadas a migrar y a
dejar sus predios para no morir intoxicados.
Bajo este contexto, indicó que es dable
preguntarse si ésta es la potencia agroalimentaria que queremos para Chile,
más aun teniendo en consideración las prohibiciones de embarques de miel,
maíz y de soya chilena, por el uso indiscriminado de plaguicidas. Agregó que
a dos años de estos episodios se ha producido una baja en los precios de
estos productos y reparó que aún el Ministerio de Agricultura no haya
adoptado ninguna actitud frente a los transgénicos y a los plaguicidas.
43
En sintonía con lo anterior, sugirió revisar
completamente esta iniciativa legal e hizo notar que la ciudadanía y el mundo
científico están en contra de este tipo de prácticas, ya que un monopolio
empresarial no puede hacerse cargo de la alimentación de un país.
Argumentó que dado que este proyecto de ley ingresó al Congreso Nacional
en el año 2008 debe ser replanteado pues el conocimiento ha avanzado lo
suficiente como para incorporar nuevas indicaciones.
También, señaló que este proyecto de ley entra en
conflicto con dos tratados internacionales suscritos por Chile, a saber: el
Convenio sobre la Diversidad Biológica y el Tratado Internacional sobre los
Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura de la FAO.
Al finalizar, solicitó a Sus Señorías analizar con
mayor profundidad el presente proyecto, en conjunto con las Comisiones de
Salud, Medio Ambiente y Bienes Nacionales, y de Derechos Humanos,
Nacionalidad y Ciudadanía, porque vulnera los derechos humanos de las
minorías étnicas y de los campesinos, y porque conlleva un atentado contra
la salud humana y del medio ambiente.
7.- El Gerente Ejecutivo de la Asociación
Nacional de Productores de Semillas ANPROS, señor Mario Schindler,
precisó que en ANPROS existen 68 instituciones asociadas, por lo que en
esta ocasión no sólo está representado a la industria semillera. Refirió que
ANPROS tiene un comité de propiedad intelectual, en el cual participan los
principales viveristas de frutales del país y que también tiene un comité de
obtentores, integrado por destacados fitomejoradores.
En la misma línea, señaló que representa al 98%
de la actividad semillera en Chile y que en la última temporada abarcaron
una superficie de 60.000 hectáreas de producción de semillas. Acotó que dan
27.000 empleos directos, de los cuales el 51% son para mujeres y destacó
que Chile es el quinto exportador de semillas en el mundo y el primer
exportador del hemisferio sur.
Consideró que este proyecto de ley estimulará y
potenciará la investigación del fitomejoramiento nacional y mantendrá el
acceso fluido de nuestros productores a las mejores variedades mejoradas
del mundo. Resaltó que la agricultura en Chile utiliza un gran número de
variedades extranjeras, no obstante existen importantes programas de
fitomejoramiento a nivel nacional, dirigidos por el Instituto de Investigaciones
Agropecuarias, las universidades y la empresa privada. Opinó que el
fitomejoramiento debe ser abordado en Chile, a fin de dar solución a los
problemas que viven nuestros productores, como el hecho de que la fruta
chilena deba navegar alrededor de treinta días para llegar a los puertos de
destino.
44
Asimismo, indicó que esta iniciativa fomentará el
desarrollo de recursos humanos especializados en innovación tecnológica en
el área del fitomejoramiento, incentivará la inversión y el desarrollo de los
sectores frutícolas y semilleros, impactando a toda la agricultura chilena.
Precisó que este proyecto de ley no sólo beneficiará a la agricultura de
exportación, sino también a la agricultura interna, la que está formada por
pequeños agricultores y que se basa en una agricultura intensiva, por lo que
es fundamental maximizar sus rendimientos, lo que implica tener acceso a
variedades chilenas y extranjeras.
En esta misma línea, remarcó que los agricultores
chilenos están realizando grandes esfuerzos para mantener su
competitividad, pero para ello deben sortear con el alto costo de la energía, el
precio del dólar, el valor de la mano de obra y el cambio climático. Consignó
que el fitomejoramiento se hará cargo de todos estos problemas y que este
proyecto de ley ayudará a mitigar todas las variables que pueden reducir la
competitividad de la agricultura chilena.
En seguida, resaltó que la agricultura es un
negocio sustentable para nuestro país. Al efecto, reseñó que según la Oficina
de Estudios y Política Agraria el 2012 generó un impacto en el total de las
exportaciones agrícolas que llegó a 8.175 millones de dólares, lo que hace
un total de 6.000 millones de dólares, que representa el 75% de las
exportaciones agrícolas de Chile. Resaltó que la agricultura interna no llega a
un millón de hectáreas considerando todos los cultivos anuales y las
hortalizas; en cambio, los países vecinos tienen 50 millones de hectáreas. De
esta manera, subrayó, Chile tiene una pequeña agricultura intensiva, que
debe mejorar su rendimiento.
Posteriormente, detalló que en el maíz se pasó de
34,9 en el año 1980 a 110,8 quintales por hectárea, cifra que los posiciona
como número uno en rendimiento del maíz. En tanto el trigo, en el año 1980
producía 17,7 quintales y en el 2010 aumentó a 57,7, lo que significa un
crecimiento de su rendimiento en un 226%. Agregó que prácticamente toda
la comunidad científica internacional concuerda en que al menos el 50% de
este aumento, se debe al mejoramiento genético y destacó el rol del Instituto
de Investigaciones Agropecuarias en el desarrollo de las variedades
vegetales.
En seguida, se refirió al listado oficial de
variedades vegetales inscritas, que lleva el Servicio Agrícola y Ganadero. Al
respecto, informó que actualmente se encuentran registradas 464 variedades
frutícolas; 140 variedades agrícolas; 97 variedades ornamentales, y 6
variedades forestales. En las variedades frutícolas, lamentó que sólo el 5%
de ellas correspondan a variedades chilenas, por lo que estimó que aún falta
potenciar el fitomejoramiento nacional, para promover el crecimiento de la
competitividad agrícola de Chile.
45
A continuación, recordó que este proyecto de ley
genera una serie de aprensiones, las cuales aclaró en los siguientes
términos: en primer lugar, se ha planteado que restringirá el acceso de los
agricultores a nuevas semillas y obligará al uso de ciertas variedades. Al
respecto, afirmó que existe un gran número de variedades disponibles en el
mercado de libre uso de los agricultores nacionales, por tratarse de
variedades que no se pueden registrar o que ha expirado su período de
protección y como tal han pasado a ser parte del dominio público. Además,
señaló que una protección adecuada debería ampliar el acceso a nuevas y
mejores variedades. A mayor abundamiento, indicó que en el Registro de
Variedades Vegetales se han inscrito 1.100 variedades, de las cuales 707 se
encuentran vigentes, lo que significa que 400 variedades han pasado a ser
de dominio público.
Además, comentó que no todas las variedades se
protegen, ya sea porque son variedades públicas o híbridas, las que según el
listado oficial alcanzan a 818. A modo de ejemplo, reseñó que la papa cuenta
con 19 variedades públicas y 44 variedades protegidas y que el trigo tiene 31
variedades públicas y 24 protegidas.
En segundo lugar, comentó que se ha criticado
que podría afectar negativamente a la biodiversidad, ya que permite el
patentamiento y la apropiación de las especies. Al respecto, enfatizó que las
especies como la papa, el trigo, el canelo y el pino no se protegen, ni se
registran bajo ninguna modalidad, puesto que sólo se protegen las
variedades vegetales y no las especies. Reiteró que en Chile no se patentan
las variedades vegetales, porque el ordenamiento jurídico optó por un
sistema de protección sui géneris.
Asimismo, previno que no todas las variedades
vegetales son objeto de protección, puesto que la norma establece que sólo
puede ser protegidas aquellas que cumplan con los siguientes requisitos:
nueva, distinta, homogénea y estable. Al contrario, precisó, aquellas que ya
están en la naturaleza o que por sus características no se pueden registrar,
son parte del patrimonio público y como tal su uso no tiene ninguna
restricción.
Sin perjuicio de lo anterior, reseñó que el
Convenio de UPOV 1991 consagra las siguientes excepciones:
1.- La excepción del fitomejorador para crear
nuevas variedades a partir de una variedad registrada. Resaltó que ésta es la
gran diferencia entre UPOV y el sistema de patentes, puesto que UPOV
permite el uso de variedades registradas para obtener nuevas variedades, lo
que no cabe en el sistema de patentes.
46
2.- La excepción con fines experimentales.
3.- Los actos realizados en un marco privados con
fines no comerciales que excluye del derecho del obtentor a la agricultura de
subsistencia.
En tercer lugar, indicó que otra de las aprensiones
que se tiene con el proyecto es que las transnacionales se apropien de las
variedades tradicionales y originarias que pertenecen a las comunidades
indígenas y a los campesinos. Al efecto, reiteró que las variedades
ancestrales y los ecotipos no se pueden registrar como variedad protegida
bajo ninguna circunstancia, por lo que siempre podrán ser utilizadas.
Tampoco pueden registrarse las variedades que ya han sido comercializadas
en el país.
Subrayó que el Servicio Agrícola y Ganadero es el
encargado de supervigilar y de aplicar esta normativa y puntualizó que toda
variedad debe someterse dos años a prueba en un status de registro
provisorio durante el cual terceros pueden oponerse a su inscripción.
Además, informó que existe un comité de siete personas del ámbito público,
privado y académico encargado de decidir si se le otorga o no el registro al
obtentor solicitante.
En cuarto lugar, se teme que el proyecto de ley
sea una forma encubierta de autorizar la producción de transgénicos en
nuestro país. Al respecto, señaló que no existe ninguna relación entre la
protección de las nuevas variedades vegetales y los cultivos transgénicos, tal
como puede constatarse en el caso de Perú, que acaba de adherir a UPOV
1991, a pesar de tener una moratoria contra los transgénicos y en el caso de
Cuba, que sin ser miembro de UPOV, tiene uno de los programa de
transgénicos más avanzados del mundo.
Por último, consideró que un marco regulatorio
como éste sin duda ayudará a mejorar la competitividad de la agricultura
chilena, tanto para las exportaciones como para la producción interna, con
beneficios directos e inmediatos para todos nuestros agricultores.
8.- La Coordinadora de la Fundación
Sociedades Sustentables, señora María Isabel Manzur, expresó que una
variedad para ser protegida debe ser nueva, distinta, uniforme y estable, y
que los obtentores se rigen por la Convención Internacional UPOV, en sus
versiones 1978 y 1991. En el caso de Chile, precisó que ya se incorporó a
UPOV 1978 con la ley N° 19.342, y que en el año 2011 se aprobó la versión
1991 y que este proyecto de ley tiene por finalidad implementar UPOV 1991.
47
Advirtió a Sus Señorías que la adhesión a UPOV
1991 no es obligatoria para Chile, porque ya está adscrito al Acta anterior.
Acotó que sólo es obligatorio adherir a UPOV 1991 para aquellos países que
ingresan por primera vez a UPOV. No obstante, señaló que el Gobierno de
Chile se siente presionado por adherir a UPOV 1991 por el hecho de haber
firmado un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, y consideró que
la visita de S.E. el Presidente de la República en el mes de julio de este año
ha incidido en la urgencia que se le ha dado a la discusión de este proyecto
de ley.
Enseguida, hizo notar que existe una gran
diferencia entre ambas versiones de UPOV, a modo ilustrativo mencionó:
1.- En el caso de la versión de 1978 cada país es
libre de designar las variedades que desea proteger, en cambio la versión
1991 la protección se extiende obligatoriamente a todas las variedades de
plantas y también a las esencialmente derivadas.
2.- En cuanto al período de protección, en UPOV
1991 es de 20 a 25 años, contra 15 a 18 años de UPOV 1978.
3.- Respecto al ámbito de protección, la versión
1978 se restringe al material reproductivo, mientras que la versión 1991 se
expande al uso comercial de todo el material, exportación, importación y
productos elaborados, lo que aumenta las posibilidades de ganancias de los
obtentores.
4.- Con la versión 1978 se pueden utilizar todas
las variedades protegidas, en cambio con UPOV 1991 el uso está sujeto al
pago de derechos, lo que restringe a los agricultores, y
5.- En la versión 1991 existe una doble protección
por medio de patentes y obtentores, mientras que la versión 1978 está
prohibida la doble protección, lo que implica que UPOV 1991 es más
restrictivo y que da excesivos beneficios a las empresas.
Posteriormente, señaló que el proyecto de ley, que
reemplaza la ley N° 19.342, presenta varios aspectos que deben ser
analizados con mayor detalle, que impiden comprender su alcance y efectos.
Al respecto, indicó que restringe los derechos de los agricultores sobre las
semillas, ya que sólo se pueden usar las semillas protegidas dentro de la
propia explotación, de acuerdo a lo que determine un reglamento. Con esto,
continuó, se restringe el privilegio de los agricultores reconocidos por la
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura
FAO, a guardar, utilizar e intercambiar las semillas libremente.
48
Asimismo, apuntó que esta iniciativa no reconoce
el trabajo innovador de los agricultores. Al efecto, subrayó que los
agricultores han tenido y usado sus variedades por miles de años y que si
algún obtentor cambia esa variedad tiene derecho a registrarla y con ello a
restringir su uso, por lo que reparó que sólo se reconoce la capacidad de
innovar de los obtentores y no de los agricultores, lo que se contrapone a la
Convención de la Diversidad Biológica, que ha sido ratificada por Chile y que
establece como criterio el acceso y distribución justa de los beneficios al
agricultor y a la comunidad que dio origen a la innovación, por lo que estimó
que existe una gran disparidad entre los derechos de los agricultores y de los
obtentores.
Por otro lado, observó que este proyecto de ley
permite adueñarse de las variedades tradicionales, nativas, endémicas y
silvestres, porque da derecho al obtentor sobre cualquier variedad, género o
especie vegetal, ya que no contiene ninguna cláusula que establezca una
prohibición expresa a su apropiación. Además, reseñó que el artículo 6° del
proyecto de ley establece que la variedad para ser nueva no debe haber sido
comercializada previamente y que para ser distinta no tiene que estar inscrita
en registros oficiales. Al efecto, indicó que las variedades tradicionales no
están registradas y que tampoco son comercializadas, por lo que podrían ser
consideradas como especies nuevas y distintas, y como tal quedar sujetas al
derecho de propiedad intelectual de los obtentores, lo que consideró un error
que debe ser corregido.
En seguida, manifestó que el proyecto fomentará
la expansión de las semillas transgénicas, lo que propenderá a la
contaminación genética de los cultivos. En esta misma línea, indicó que no
limita el derecho del obtentor sobre variedades que tengan un impacto
negativo en el medio ambiente, como son los cultivos transgénicos que
pueden contaminar incluso a otros cultivos. Complementó que esta
expansión de los cultivos nacionales fomentará la expansión oculta de los
cultivos transgénicos, a través de los obtentores vegetales, especialmente
porque Chile no tiene normas para la protección de su patrimonio genético.
Subrayó que no se debe avanzar sin resguardar el patrimonio propio, ya que
Chile es centro de origen de un sinnúmero de cultivos como la papa, la frutilla
y el tomate. Del mismo modo, es centro de diversificación del poroto y del
maíz.
Además, señaló que el proyecto dará más poder a
las empresas semilleras para perseguir judicialmente a los agricultores,
quienes también podrán destruir las cosechas y confiscar los productos.
Dicho esto, recordó que un grupo de
parlamentarios presentaron un requerimiento ante el Tribunal Constitucional,
respecto del proyecto de ley que buscaba aprobar UPOV 1991, el cual si bien
fue rechazado estableció que el Estado de Chile está obligado a proteger las
49
semillas y los derechos de las comunidades indígenas y campesinas, fijando
consecuencialmente una serie de limitaciones al presente proyecto de ley,
que a continuación pasó a detallar: proteger los conocimientos tradicionales y
las innovaciones; el Convenio UPOV no puede ser interpretado en el sentido
de que pudiere afectar los conocimientos y las prácticas tradicionales; los
derechos de los obtentores no son absolutos y admiten regulaciones,
limitaciones y excepciones; completar los registros de las variedades
vegetales nativas y que el Estado facilite a las organizaciones a registrar sus
obtenciones; reconocer la propiedad colectiva sobre las variedades nativas;
rigurosidad en la declaración de una variedad nueva y distinta; contar con
una legislación de acceso adecuada, y regular en forma separada las
especies transgénicas.
Finalmente, recomendó rechazar el presente
proyecto de ley, porque ser innecesario ya que Chile adscribió a UPOV 1978
y porque es perjudicial según ha quedado de manifiesto en su exposición.
Por el contrario, consideró necesario avanzar en acciones urgentes para el
rescate y la conservación de los cultivos y semillas antiguas, para proteger
los recursos genéticos, implementar la Convención de la Diversidad Biológica
y el Protocolo de Nagoya sobre distribución de los beneficios por el uso de
las variedades antiguas, fortalecer los derechos de los agricultores y de la
seguridad alimentaria del país, reconocer los derechos de los pueblos
indígenas a sus recursos, e informar y consultar a las comunidades rurales e
indígenas sobre este proyecto de ley.
Antes de continuar con el siguiente expositor, la
Honorable Senadora señora Rincón recordó que votó en contra del
proyecto de ley que buscaba aprobar UPOV 1991 y que comparte las
mismas aprensiones que la Doctora Manzur respecto de este proyecto ley,
por lo que consideró un grave error aprobar la idea de legislar en la materia y
señaló que, en caso de aprobarse, deberán incorporar las observaciones
planteadas mediante indicaciones.
9.- El Presidente de la Asociación Chilena de la
Papa, señor Víctor Hugo Gómez, informó que representa a los productores
de papas en Chile y aclaró que tiene una postura opuesta a la Doctora
Manzur. En efecto, expresó que la protección del derecho de propiedad
intelectual es un tema de bien común, que incentiva el desarrollo de nuevas
tecnologías y que contribuye a mejorar el bienestar de todos los integrantes
de las comunidades. De esta forma, incentiva la introducción y obtención de
nuevas variedades y cultivos vegetales que producen más alimento, brindan
una calidad superior y poseen una mayor resistencia a las condiciones
bióticas (plagas y enfermedades), y abióticas (sequía, calor, frío y salinidad
de los suelos).
50
Resaltó que la disponibilidad de variedades
superiores en calidad, rendimiento y resistencia permite una producción a un
costo menor y de mejor calidad, y contribuye significativamente a incrementar
la competitividad de nuestra agricultura, por lo que se reducirían las
importaciones y se aumentarían las exportaciones de papas y semillas,
generando mayor empleo y bienestar.
Advirtió que si bien el proyecto de ley consagra la
propiedad intelectual de variedades vegetales, no establece un royalty para
los cultivos, lo que en su opinión generará efectos negativos, ya que los
obtentores extranjeros se rehusarán a introducir sus variedades en Chile y
los obtentores nacionales no tendrían beneficios por su trabajo de
mejoramiento genético, lo que podría desalentar su desarrollo.
En sintonía con lo anterior, trajo a colación el
artículo 48 del proyecto de ley, que plantea el cobro de un royalty sólo
cuando se venda por primera vez una variedad, dejándola libre
posteriormente para ser comercializada o utilizada por los agricultores, lo que
se conoce como el beneficio del agricultor, que implica que el producto de
una cosecha de una semilla registrada puede volver a utilizarse. Sobre el
particular, señaló que es partidario de que este uso también deba ser pagado
y, recordó, que en el ámbito internacional se utiliza el cobro por hectárea.
Explicó que el cobro que se hace por semilla es en relación a los kilos y que
hoy la semilla de papa vale 25 pesos por kilo de royalty, que corresponde a lo
que recibe el obtentor por crear una variedad nueva con características que
la hacen sustentable y económicamente reproducible. Si se deja un
porcentaje de la semilla que se adquirió legalmente para volver utilizarla, el
agricultor debiera pagar del orden de 100 dólares por hectárea, es decir,
50.000 pesos por hectárea.
Hizo presente que este cobro es legítimo, ya que
el derecho de propiedad es algo inherente a la actividad intelectual y que no
se trabaja gratuitamente, lo que se suma a la necesidad de desarrollar la
agricultura del país, más aún si se piensa en convertir en potencia
agroalimentaria. Planteó, además, la necesidad de reprimir el comercio ilegal
de las semillas y reseñó que éstas, normalmente, tienen rendimientos más
bajos que las semillas registradas, ya que con el tiempo van perdiendo su
potencial, y para producir un material sanitariamente apto se debe renovar el
material genético.
Por otra parte, refirió que Chile a pesar de tener
condiciones naturalmente aptas para la producción de papas, exporta pocas
semillas de esta especie. Agregó que la oferta de nuevas variedades de
semillas se podría estimular y diversificar, creando un programa de desarrollo
de nuevas variedades, cuya propiedad esté debidamente salvaguardada en
la ley.
51
En seguida, llamó la atención respecto a que
existe un problema fitosanitario vinculado el tema de las semillas y señaló
que las que se producen en la zona central son comercializadas ilegalmente
en el sur transmitiendo enfermedades cuarentenarias que infectan el suelo
de esa zona del país, particularmente, en la X Región que dx productora de
papas por excelencia y libre de enfermedades. Enfatizó que hoy existen 18
focos de emergencia y que esta ley podría ir en beneficio y resguardo del
comercio legal de este cultivo, cuarto en importancia en el país, luego del
trigo, el maíz y la avena. Además, consignó que es el tercer cultivo en
importancia en producción de toneladas para alimento.
Por ello, estimó que este proyecto de ley
favorecerá al país, no obstante compartió que se deben respetar los
derechos ancestrales, que desde la perspectiva del germoplasma existente
puede ser de una utilidad. Informó que en Chile se siembran 50.000
hectáreas de papas, de las cuales 40.000 se siembran con semillas ilegales,
que corresponden a papas de consumo de calibre pequeño y que se
comercializan sin ninguna revisión fitosanitaria. En este contexto, señaló que
este proyecto de ley se convierte en un estímulo para la producción de
semillas de buena calidad, lo que contraerá el comercio ilegal. Indicó que una
adecuada protección a la propiedad de variedades motivará a los obtentores
extranjeros a multiplicar sus variedades en Chile, lo que permitirá a los
agricultores chilenos acceder a mejores semillas a buenos precios.
Además, resaltó que facilitará el acceso a buenas
semillas a los agricultores pequeños, quienes hoy no tienen acceso a las
variedades modernas, por su alto costo, por lo que deben cultivar variedades
añejas fisiológicamente con malos rendimientos. Con ello, se mejorará la
protección al patrimonio fitosanitario y se podrá aumentar la exportación de
nuevas variedades de semillas. Por todo lo anterior, pidió a Sus Señorías
aprobar el presente proyecto de ley.
A continuación, el Honorable Senador señor
Kuschel consultó si también se utilizan semillas añejas en las siembras de
trigo, maíz, avena y porotos.
El Presidente de la Asociación Chilena de la
Papa respondió afirmativamente y agregó que todas estas semillas se van
degenerando con el tiempo y se hacen más propensas a adquirir
enfermedades. Acotó que el trabajo biogenético tiene por objetivo mejorar los
rendimientos y las capacidades de defensa de las semillas frente a plagas y
enfermedades, por lo que es necesario contar con centros de investigación
para producir semillas renovadas más resistentes a las enfermedades.
52
Por su parte, el Asesor del Ministerio de
Agricultura, señor Patricio Parodi, complementó que en el caso del maíz,
al tratarse de una especie híbrida, el agricultor debe utilizar semillas nuevas
cada año.
10.- Las representantes de la Asociación
Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas ANAMURI, señoras Francisca
Rodríguez y Camila Montecinos.
En primer lugar, la señora Francisca Rodríguez
lamentó que durante los últimos años la alimentación se ha convertido en un
negocio que afecta a todos los chilenos y también a su material genético.
Desde este punto de vista, reseñó, el campesino está más interiorizado de
este problema que afecta como país al derecho sagrado de la alimentación
de nuestro pueblo.
A continuación, ratificó los argumentos que
expusiera ante la Cámara de Diputados durante el primer trámite
constitucional y, en especial, reparó que la adhesión al Convenio UPOV 1991
es irregular e inconsulta, que motivó un recurso de inconstitucionalidad
presentado por varios señores parlamentarios respaldado por diversas
organizaciones y que hoy ha generado una red a nivel nacional de los
defensores de las semillas y del patrimonio genético, tanto del mundo
campesino como del urbano.
Manifestó su preocupación por la urgencia de
colocar nuevamente en el debate este proyecto de ley, que afecta los
intereses del país y de su soberanía. Complementó que el cuadro político en
los últimos años ha cambiado pero las presiones empresariales continúan
fuertes y por ello cree necesario que se escuche las voces de las
organizaciones y de los movimientos sociales que hoy tienen más claridad y
conciencia sobre lo que esta ley pretende.
Hizo presente que se deben hacer consultas más
profundas y amplias en las cuales los campesinos tengan mayor
participación. Agregó que no se debe olvidar el valor del conocimiento y de la
ciencia campesina que muchas veces está por sobre la ciencia formal y que
aquí queda de manifiesto el desconocimiento del progreso histórico de la
agricultura, de la ciencia y de la técnica que han desarrollado los sectores
campesinos e indígenas, que se ha mantenido por siglos y que hoy se
pretende negar, haciéndolos dependiente de la compra de semillas que no
producen, sino desarrolladas en laboratorios con el consecuente exterminio
de su material genético.
53
Hizo un llamado a Sus Señorías a mantener el
derecho de los campesinos para producir el alimento que el país necesita, a
seguir preservando su material y a mantener un campo en que la soberanía
alimentaria esté garantizada y no responda a las exigencia de la demanda
externa que está por sobre las necesidades y las proyecciones del país.
A su turno, la señora Camila Montecinos
destacó que el texto de la ley N° 19.342, que se pretende derogar, es
superior al propuesto por el proyecto, no obstante que al aprobarse dicha ley,
se anunció entre sus efectos que produciría un importante aumento del
mejoramiento nacional, lo que no se produjo y las instituciones que lo regulan
han pasado a tener un rol marginal, como sucede con el INIA, que era el gran
proveedor de variedades. Al efecto, consignó que según las estadísticas del
Servicio Agrícola y Ganadero, el INIA desde el año 2009 no registra ninguna
variedad de arroz y, desde el 2006, ninguna nueva variedad de poroto y
tampoco cuenta con alguna variedad registrada de maíz. En los últimos diez
años, sólo ha registrado tres variedades de papas y, en frutas, ha inscrito
seis variedades, dos de murtilla y cuatro de vid.
Por otra parte, hizo presente que ANASAC, que
era una importante empresa nacional productora semillas, ahora la estén
comprando capitales extranjeros, de manera que, en su opinión, no existe
ningún indicador que permita a este proyecto de ley fortalecer el trabajo de
mejoramiento nacional. Además, enfatizó que el mejoramiento requiere
apoyo público, el cual tampoco se compromete en este proyecto de ley.
Adicionalmente, reparó que se ha producido un
encarecimiento de las semillas y que se obliga a la pequeña agricultura
mediante programas gubernamentales a adquirir semillas registradas año
tras año, aumentando el costo de producción y la dependencia con los
insumos que esas variedades necesitan. En la misma línea, observó que con
este proyecto los programas gubernamentales podrán introducir más
barreras a la agricultura campesina, imponiendo controles excesivos a las
semillas adquiridas.
A continuación, enunció algunos de los puntos del
articulado del proyecto de ley que le merecen reparos:
1.- Limita la capacidad de reproducción e
intercambio de semillas por parte de los agricultores campesinos e indígenas,
al prohibir expresamente cualquier intercambio de semillas que se origine en
una variedad registrada, lo que viola un derecho fundamental, ancestral y
consuetudinario de los agricultores. Mediante este proyecto, el obtentor
podrá exigir un pago por el uso de la semilla y las empresas podrán confiscar
y decomisar las plantaciones, cultivos, cosecha e incluso los productos
directamente derivados de la cosecha.
54
2.- Mantiene la posibilidad de reclamar propiedad
sobre el descubrimiento, lo cual contradice cualquier principio de propiedad
intelectual. Sobre el particular, hizo notar que no existen semillas que se
puedan descubrir, pues éstas ya han sido desarrolladas por una persona.
Enfatizó que autorizar la apropiación sobre los descubrimientos implicará, en
la práctica, que se puedan apropiar semillas de otros, lo que consideró
extremadamente grave, especialmente porque el artículo 6° del proyecto
elimina, en los supuestos del requisito de novedad, que sea notoriamente
conocida, no obstante que en la ley vigente sí está contemplado este criterio
y sólo deja como supuesto de la novedad el que no haya sido previamente
comercializada por un obtentor. Esta omisión, acotó, refuerza la posibilidad
de apropiarse de variedades campesinas.
A mayor abundamiento, indicó que el artículo 39
de este proyecto de ley señala que el derecho de propiedad se extiende a
aquellas variedades que no se distinguen claramente de la variedad
protegida. En otros países, el derecho de propiedad se extiende también a
las variedades parecidas, lo cual ya ha hecho el INIA al desarrollar una
variedad de lupino, seleccionando plantas de una variedad campesina y
registrarla a nombre propio.
Además, reparó que el texto del artículo 7° del
proyecto, define cuándo se está ante una variedad distinta. Para estos
efectos, acotó, usa las expresiones “distinguirse claramente”, pero, observó,
no se precisa ante quién debe distinguirse: ante la empresa, el juez, el
Servicio Agrícola y Ganadero o ante los campesinos que utilizan la variedad.
3.- El texto aprobado por la Cámara de Diputados
no establece quién fiscaliza la aplicación de esta ley. Previno que esta
facultad no puede quedar en manos de los obtentores o empresas, pues se
convertiría en juez y parte.
Por todo lo anterior, consideró que el proyecto de
ley en estudio viola derechos fundamentales y que es notoriamente
contradictorio con la Ley Indígena, el Convenio N° 169 de la OIT y el Tratado
Internacional de la FAO sobre recursos genéticos, que Chile ha firmado. Por
ello, pidió a Sus Señorías rechazarlo y realizar un debate amplio e informado
por esta Comisión y por la de Derechos Humanos, Nacionalidad y
Ciudadanía del Senado.
El representante del Consorcio de la Papa,
señor Luis Miguel Aviles, consultó a las representantes de ANAMURI si
manejan las cifras reales de venta de las variedades de papa en Chile. Al
efecto, precisó que el INIA tiene el 60% de la comercialización de estas
variedades, con lo que mantiene un rol relevante en materia de innovación en
el mercado nacional.
55
La señora Camila Montecinos reconoció que en
el mercado de la papa el INIA continúa controlando el sector, pero no así
respecto de otras variedades, en que tiene una participación absolutamente
marginal. Reiteró que durante la discusión de la ley N° 19.342 la autoridad se
comprometió a incrementar el registro de variedades, lo que no se ha
cumplido. Complementó que los números oficiales indican que las variedades
de origen no sobrepasan el 5%.
El Honorable Senador señor Kuschel indicó que
el INIA hoy sólo tiene vigente tres variedades, por lo que la mayoría de las
variedades que registró están libres a disposición de todos los agricultores.
11.- El Director del Centro de Genómica
Nutricional Agroacuícola CGNA, señor Haroldo Salvo, informó que está
desarrollando un programa de trabajo con las cooperativas agrícolas y señaló
que el proyecto de ley en estudio será un aporte para el país. Al respecto,
estimó que existe bastante desconocimiento y que uno de los temas a debatir
es la libertad de los agricultores para propagar su material. Esto, dijo, para la
pequeña agricultura es un grave problema, porque la reutilización de las
semillas afecta la pureza y la uniformidad de las variedades, lo que
contribuye a contaminar sus predios y a tener un bajo rendimiento.
Lamentó que no exista un programa de
mejoramiento serio de genética de acuerdo a la demanda existente. En este
contexto, indicó que la mejor opción es trabajar a nivel genético e informó
que cualquier variedad tiene más de 20.000 genes que interactúan entre sí y
que para satisfacer las demandas específicas del mercado no basta con
seleccionar el material en forma natural.
12.- El experto en fitomejomiento del Instituto
de Investigaciones Agropecuarias (INIA), señor Fernando Ortega, señaló
que ahondará en la necesidad de aprobar una ley más potente en términos
de fitomejoramiento, en beneficio de los agricultores.
En primer lugar, indicó que el INIA cuenta con
estaciones experimentales y oficinas a lo largo de todo el país y que
actualmente están ejecutando 16 programas de mejoramiento genético, y
precisó que el INIA, en su historia, ha creado más de 260 variedades en
cereales de grano pequeño, maíz, papa, leguminosas de grano, hortalizas,
forrajeras y frutales.
En trigo y triticales, refirió que se han creado más
de 154 variedades desde los orígenes de INIA. Actualmente, detalló que el
5% del trigo candela, que se usa para los tallarines, es de variedad de INIA,
lo mismo respecto del 40% del trigo de pan.
56
En avena, reseñó que se han creado 11
variedades y que hoy el 70% de la superficie nacional y regional, y el 70% de
las exportaciones de avena son del INIA.
En arroz, actualmente tiene 6 variedades
disponibles en el mercado y el 100% de la siembra de arroz a nivel nacional
son de variedades del INIA.
En papa, el INIA ha creado 9 variedades, que en
su mayoría son de libre disposición y que ocupan más del 60% del mercado
nacional.
En lupino amargo, reseñó que se creó la variedad
“boroa INIA”, producto de un trabajo conjunto con los pequeños productores,
en el cual se recolectaron semillas de distintas procedencias y a partir de
ellas se creó una nueva variedad, que es la primera de lupino amargo para la
agricultura familiar campesina, grano que hoy se exporta.
En forrajeras, apuntó, el INIA ha creado 12
variedades y, actualmente, la más importante es el trébol rosado y bromo,
que abastece completamente al mercado nacional y que exporta semillas a
países vecinos. Éste, acotó, es el único ejemplo de forrajera nativa que ellos
domesticaron a partir de 12 selecciones de las cuales sólo inscribieron 2.
En uva de mesa, informó que recién se creó una
nueva variedad y que en la historia de INIA se han creado 3.
En trigo, hace un mes se registraron 3 nuevas
variedades, dos de trigo primaveral y una de trigo en grano para alimentación
animal.
En consecuencia, resaltó que la actividad del INIA
ha sido bastante fructífera y no se puede sostener que el INIA se ha
estancado en materia de mejoramiento genético.
Luego, presentó un gráfico con cifras de la Oficina
de Estudios y Política Agraria (ODEPA), sobre el rendimiento promedio en
trigo, avena y cebada desde los años 1979-1980 hasta 2009-2010. Al
respecto, resaltó que prácticamente se han triplicado los rendimientos de los
cereales y los estudios han demostrado que un 50% de este incremento se
debe al mejoramiento genético.
57
En seguida, se refirió al costoso y largo trabajo
que conlleva el mejoramiento genético. En general, indicó, se piensa que
inscribir una variedad es un trabajo simple de cosmética y que basta con un
cambio de nombre, pero no es así. Detalló que el mejoramiento genético
vegetal se basa en variedades nacionales e introducciones. En todo
programa de mejoramiento se utiliza lo mejor de lo introducido y de lo
nacional, luego se cruzan y posteriormente se hace una serie de selecciones,
la que después de 10 o de 15 años puede ser registrada.
Posteriormente, mostró a Sus Señorías los ciclos
de mejoramiento genético que han realizado desde el año 1962. Reiteró que
se trata de un trabajo serio y oneroso y precisó que el ciclo de mejoramiento
del trébol rosado significó dos años para su cruza, tres años de evaluación,
un año para la selección de las mejores plantas y tres a cuatro años para su
evaluación. Lo anterior, dijo, corresponde a un ciclo que dura unos diez años
aproximadamente. En este sentido, destacó que los fitomejoradores crean
variedades mejoradas que van en beneficio directo de los agricultores y que
han sido de gran utilidad para el país, además, señaló que los agricultores al
comprar semillas legales permiten el funcionamiento de los programas de
fitomejoramiento, de lo contrario éstos no podrían subsistir, salvo que se
instaure un subsidio permanente, lo que no está en discusión.
Más adelante, explicó que UPOV es un organismo
intergubernamental que se encarga de la protección de las variedades
vegetales y no de la protección de las especies. Subrayó que tampoco
permite realizar un maquillaje a las variedades existentes para protegerlas
bajo otro nombre. Además, aclaró que la protección de las variedades
vegetales en Chile no es nueva, porque adhirieron a UPOV 1978, el cual
presenta escasas diferencias con UPOV 1991, y resaltó que UPOV no
guarda relación con la legislación de los transgénicos, ya que son temas
diversos.
Dejó en claro que no limita el desarrollo de la
agricultura orgánica, por el contrario, consideró que puede favorecerla y no
restringe el uso de variedades públicas, sólo en lo que diga relación con las
variedades protegidas. Informó que UPOV tiene 71 países miembros y que
hasta diciembre de 2012 el último país que adhirió fue Panamá y que la
mayoría de los países son signatarios de UPOV 1991.
Por otra parte, detalló que una nueva variedad
para ser protegida debe cumplir los siguientes requisitos: ser nueva, distinta,
uniforme y estable. Además, hizo presente que estos requisitos no los
demuestra el obtentor, sino que los califica el Servicio Agrícola y Ganadero,
luego de un largo período de prueba en que se presentan cada una de las
variedades. En consecuencia, señaló que si una variedad no es nueva no
puede ser registrada en propiedad.
58
En Chile, explicó, la mayoría de las variedades
son de uso público y existe el Registro de Variedades Protegidas y el Listado
de Variedades Oficialmente Descritas, que es justamente el requisito mínimo
para poder comercializar una variedad en Chile y que, a octubre de 2012,
habían 677 variedades protegidas y 2.346 variedades públicas, por tanto, la
gran mayoría de las variedades disponibles en el mercado nacional son de
uso público y no se puede restringir su uso, ni su multiplicación.
Además, indicó que las leyes de las cuales
emanan la protección de las variedades no limitarían la agricultura orgánica,
por el contrario, argumentó, podrían favorecerla porque en sus programas de
mejoramiento genético se seleccionan las mejores y más aptas plantas para
combatir las enfermedades, lo que en su opinión podría disminuir el uso de
pesticidas.
En seguida, destacó que UPOV 1991 permitirá
proteger las obtenciones, favorecer a los agricultores y fortalecer el programa
de mejoramiento genético. El mundo avanza y hoy existen múltiples
biotecnologías no transgénicas aplicables al mejoramiento genético, lo que
dio origen a las variedades esencialmente derivadas, que difiere en unos
pocos genes de una variedad existente y que, en lugar de burlar la propiedad
del obtentor, se la reconoce y se obliga a quien las utilice a pagar una regalía
al obtentor original.
Finalmente, resaltó que Chile depende de las
variedades introducidas y que en el caso de las exportaciones frutícolas el
52% de las semillas provienen de Estados Unidos y que sólo un 5% son
variedades chilenas. En el caso de los cultivos un 47% son nacionales y en
ornamentales sólo un 3%, por lo que sin duda se necesitan programas de
mejoramiento genético que promueve UPOV 1991, enfatizó.
13.- El Director de la Asociación Gremial de
Viveros Frutales de Chile, señor José Antonio Poblete, informó que la
entidad que dirige aglutina a 43 viveros desde Coquimbo a La Araucanía,
cuentan con el 85% de las plantas que se producen en Chile y no sólo
trabajan con sus asociados, sino que también con otros 96 viveros nuevos,
cuyas instalaciones están entre la IV Región y la XIV Región.
En seguida, consignó que la producción de plantas
alcanza a 50 millones de unidades, que corresponden a 12.000 hectáreas
plantadas anualmente. Acotó que los viveros asociados trabajan
prácticamente con el 100% de las variedades protegidas en Chile y refirió
que los principales objetivos son fomentar la apertura a nuevos mercados,
convertir al país en una plataforma viverística para el mundo y velar por el
respeto del obtentor de las variedades vegetales. Precisó que como rubro
59
son la base de la fruticultura y advirtió a Sus Señorías que los huertos que
trabajan variedades ilegales están destinados al fracaso, porque no se tiene
la seguridad de que se trabaja variedades exentas de enfermedades.
Por ello, resaltó que las variedades son
fundamentales y claves para el éxito de la agricultura. Al efecto, precisó que
se estima que más del 50% del éxito de una producción frutal de exportación
depende de la variedad que se utiliza. Detalló que las variedades frutales que
hoy se encuentran son libres y que siempre han existido, se trata de
variedades creadas por un obtentor que no alcanzó a protegerlas o que
expiró su período de protección.
Subrayó que para inscribir una variedad en el
Registro de Variedades Protegidas que depende del Servicio Agrícola y
Ganadero debe tratarse de una variedad nueva, distinta, estable y que no
tenga una denominación. Recalcó que no se pueden proteger especies, sino
variedades como las manzanas galas.
Hoy, continuó, Chile cuenta con 707 variedades,
de las cuales el 65% corresponden a frutales, el 20% variedades agrícolas, el
14% a ornamentales y 1% a forestales. Reseñó que el 5% de las variedades
frutícolas corresponde a variedades chilenas y el resto son extranjeras de los
países a los cuales exportan. Al efecto, precisó que la fruticultura de
exportación basa su producción en las variedades que consumen los países
que son destinatarios de nuestras exportaciones.
En seguida, mencionó algunos de los hitos más
relevantes en materia de protección de las variedades vegetales:
1.- La ley N° 19.342 que regula derechos de
obtentores de nuevas variedades vegetales, promulgada en el año 1994,
2.- La adhesión a UPOV 1978 en el año 1996,
3.- El 1 de enero de 2009 el Gobierno se
comprometió adherir a UPOV 1991 en el Tratado de Libre Comercio con
Estados Unidos, firmado el 6 de junio de 2003,
4.- En el año 2009 la ex Presidenta Michelle
Bachellet envió al Congreso Nacional el presente proyecto de ley, y
5.- En el año 2011, el Senado aprobó adherir a
UPOV 1991, lo que fue ratificado por el Tribunal Constitucional.
60
Luego, resaltó que el presente proyecto de ley
contribuirá a que Chile se convierta en una potencia alimentaria y para ello se
necesita de una nueva ley, que efectivamente proteja las nuevas variedades.
Precisó que se requiere de una fruticultura competitiva que se diferencie de
los otros países. Señaló que Chile depende de las variedades extranjeras por
tratarse de variedades que los países de destino están consumiendo y
explicó que cuentan con 464 variedades frutales, de las cuales 440 son
extranjeras y 24 son nacionales, lo que equivale a decir que el 5% son de
origen nacional.
Por otra parte, lamentó que nuestro país tenga
limitado su acceso a programas de mejoramiento internacionales por no estar
adheridos a UPOV 1991. Refirió que la inscripción de una variedad extranjera
es un proceso extenso e expresó que es fundamental contar con un
programa de variedades nacionales, que demora entre quince a diecisiete
años.
Informó que en los últimos diez años el Gobierno
ha financiado 98 proyectos de genética por un monto de 383 millones de
pesos al año, que en total ascendería 3.830 millones de pesos. Sobre este
punto, detalló que estos programas se desglosan de la siguiente manera: en
carozo, uno asignado al mundo privado, otro a la Universidad de Chile y otro
a la Universidad Católica de Chile; en vides, se adjudicó a la Universidad
Católica de Chile y al INIA; en manzana, se entregó a la Universidad Católica
de Chile; en cerezo, se adjudicaron a Biofrutales, al INIA, a la Universidad
Católica de Chile y a la Universidad Católica de Valparaíso; en berries la
Universidad Católica y la Universidad de Talca; en cítricos la Universidad
Católica. Todo ello, hace un total de doce nuevos programas genéticos en
Chile.
Reseñó que tanto las variedades nacionales como
extranjeras deben tener leyes que las protejan del comercio ilegal y que
asegure la propiedad intelectual del obtentor en beneficio de toda la
fruticultura chilena. Reiteró que Chile al tener una ley moderna y actualizada
en propiedad intelectual logrará el objetivo de contar con más y mejores
variedades extranjeras y chilenas, aumentando la competitividad de la
agricultura y la biodiversidad de variedades frutícolas en Chile.
Al concluir, precisó que este proyecto de ley
protegerá efectivamente la propiedad intelectual vegetal, incentivará la
innovación y potenciará los esfuerzos para obtener nuevas variedades
desarrolladas a través de los nuevos programas de mejoramiento existentes,
además de estimular el proceso de creación de nuevos proyectos.
61
14.- El Vicepresidente de la Federación
Nacional de Productores de Fruta, don Jorge Valenzuela, al iniciar su
presentación expresó que para hacer fruticultura se debe retomar la
competitividad y tener márgenes de utilidad atractivos. En ese contexto
explicó que la fruticultura para Chile es fundamental. Exporta 5 mil millones
de dólares, de los cuales el 63% proviene de la fruta.
Enfatizó la importancia de legislar y de aprobar el
proyecto y refirió que actualmente enfrentan un problema serio desde el
punto de vista de los costos y de la escasez de la mano de obra. En efecto,
en la temporada pasada hubo un 34% menos de disponibilidad de mano de
obra para la fruticultura, circunstancia que los afectó de manera considerable
al no poder cosechar las frutas, generado una caída en la rentabilidad,
agravada por la inestabilidad del tipo de cambio y la sequía.
Frente
a
este
escenario,
expresó,
es
trascendental la introducción de las nuevas variedades, lo cual está
directamente relacionada con la innovación, con la productividad, la
reconversión, la modernización y la mecanización. Del mismo modo, destacó
la importancia de la calidad, el color y los sabores que tienen las nuevas
variedades, características que las hacen más competitivas en los mercados
exteriores, lugar de venta de la fruta.
En seguida, apuntó que la necesidad de aprobar el
proyecto de ley en estudio se observa en dos áreas: Imagen país y
competitividad. En efecto, dijo, Chile cumple sus tratados con otros países y
respeta los derechos de los obtentores de variedades dando garantías para
que envíen sus variedades. Por otra parte, países competidores de fruta
como Perú, que crecen exponencialmente en la producción, en especial en
uva de mesa, palto y cítricos, ya adhirieron a la UPOV 91, proyectando una
imagen a los mercados y a los genetistas de respeto y de seguridad en la
propiedad intelectual.
Con esta ley, continuó, Chile podrá acceder a
nuevos mercados y nichos con mejores variedades, fomentará el desarrollo
de variedades chilenas que pueden servir no sólo para nuestro país, sino
también para el resto del mundo y se obtendrá acceso a una mejor genética
para todos los agricultores en que todos podrán competir y vender sus frutas.
Finalmente, enfatizó que más del 50% del éxito de
un huerto frutal depende de la variedad elegida, por tanto, la genética es muy
importante.
62
15.- El Presidente de la Confederación Nacional
de Federaciones de Cooperativas y Asociaciones Silvoagropecuarias,
CAMPOCOOP, don Daniel Rebolledo informó que representa a un vasto
sector de la agricultura familiar de Chile y aclaró que si bien es presidente de
la única Confederación que existe en nuestro país, que comprende
cooperativas campesinas productivas en diferentes rubros desde la Cuarta
Región hasta Ancud, su representación no es sólo de los cooperativistas,
sino que es en un contexto transversal de las 300 mil explotaciones de
agricultura familiar.
En seguida, hizo presente que la agricultura está
cada vez más industrializada lo cual si bien genera más impuestos, empleos
y desafíos, se olvida que también existe una agricultura familiar que no está
capitalizada y que no cuenta con políticas concretas para desarrollarla. Sobre
el particular, observó que el sector cooperativo no tiene una legislación que lo
regule como lo hay en los países más desarrollados, sino que sólo cuenta
con la ley general de cooperativas que engloba a todos los rubros
cooperativos: trabajo, de ahorro y crédito, de pescadores, entre otros. De
esta forma, continuó, el sector cooperativo no puede estar de acuerdo con un
proyecto que sólo parece desarrollar el tema agroempresarial y el sector
mediano y, al efecto, ejemplificó que comprar un saco de semilla mejorada
de granos, es casi impensable, por su alto costo.
Recordó que como dirigente, fue parte del
directorio externo de la sociedad civil en el INIA de la Novena Región, donde
tuvo la oportunidad de discutir y analizar el mejoramiento de semillas. Desde
esa perspectiva, expresó, se debe potenciar la labor que realiza el Centro de
Genómica Nutricional Agroacuícola, CGNA, representado por don Haroldo
Salvo, que tiene una buena relación con el mejoramiento de semillas como
es el lupino. Sin embargo, advirtió, si se vuelve atrás y la ley termina por
quitarles sus semillas, están en total desacuerdo.
Por otra parte, hizo presente que como
representante de organizaciones productivas, tienen observaciones
discrepantes en algunos rubros agrícolas, como en la producción de la miel.
En efecto, continuó, Mieles Sur, es una cooperativa socia de Campocoop,
ubicada entre las Regiones XIV y X, que posee condiciones favorables para
la exportación de miel al mercado alemán. Sin embargo, en la últimas dos
temporadas, la organización se ha visto afectada con pérdidas significativas
por el rechazo de ese país a la miel exportada al presentar sustancias
transgénicas superior al porcentaje permitido.
Finalmente, enfatizó que el horizonte para la
agricultura familiar campesina en nuestro país, requiere de un fortalecimiento
de políticas y recursos que contengan instrumentos de desarrollo, además
de fortificar y potenciar los esfuerzos establecidos entre el campesinado y la
ciencia representada por el CGNA y el INIA. Agradeció la voluntad
63
incondicional del Doctor Salvo, Director del Centro de Genómica que les ha
permitido desarrollar un importante trabajo junto a las cooperativas de
Temuco, logrando mejorar una variedad de lupino dulce que hoy estaría
liderando la situación mundial. Se trata de una variedad que en sus ensayos
finales obtuvo 60% de proteínas, lo cual es un gran avance para los
cooperativistas y que también esperan ser partícipes de la negociación de
este producto a nivel nacional.
16.- El Ingeniero Agrónomo, M.S., Ph.D,
Profesor de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de
Chile, señor Carlos Muñoz manifestó su interés por reforzar parte de los
argumentas planteados, haciendo especial hincapié en el tema del
mejoramiento genético que, a su juicio, es lo que subyace al proyecto de ley
en estudio.
En efecto, dijo, el mejoramiento genético es la
tecnología que subyace al desarrollo de las nuevas variedades y éstas son
las bases del desarrollo agrícola, de manera que sin el desarrollo de nuevas
variedades, el mundo no estaría en el lugar que hoy se encuentra, donde
contrariamente a las predicciones que se hicieron hace doscientos años, han
sido capaces de soportar el crecimiento poblacional y, ese soporte, está
basado principalmente en el desarrollo de nuevas variedades.
Destacó, asimismo, que el mejoramiento genético
es el responsable de los aumentos en los rendimientos y en la calidad de los
productos presentes en el mercado y en la mayoría de las especies de
cultivo. Precisó que si bien se utiliza desde los albores de la agricultura, con
el descubrimiento de las leyes básicas de la genética y, recientemente, con el
advenimiento de la biotecnología, el mejoramiento adquiere una relevancia e
importancia que no tuvo anteriormente. Destacó que en los últimos ciento
cincuenta años de vida de la humanidad, los rendimientos se han
cuadruplicado, en circunstancias que pasaron dos mil años sin que estos
rendimientos se expresaran de la manera como se ha hecho en el último
tiempo.
Señaló, además, que el mejoramiento genético
está basado fundamentalmente en los recursos genéticos y reparó que si no
existieren las especies que pueblan el planeta, el mejoramiento genético no
sería posible porque necesita variabilidad, es decir, que los individuos
muestren diferentes características dentro de una determinada especie y de
una determinada población.
Por tanto, reiteró, el mejoramiento genético es
clave para continuar desarrollando nuevas variedades adaptadas a
condiciones específicas, especialmente en los tiempos modernos, si se
considera que la superficie agrícola del mundo no podrá seguir creciendo.
Por ello, destacó, la expectativa para alimentar a la humanidad tiene que ver
64
con crecer en potencialidades, mejorar el rendimiento y enfrentar de una
forma sustentable las amenazas bióticas y abióticas de la agricultura, incluido
el cambio global.
Indicó, también, que el mejoramiento genético es
indispensable para ofrecer soluciones a los problemas que enfrenta nuestra
agricultura exportadora dada la lejanía de los mercados de destino, además
de ser necesario para disminuir la dependencia genética extranjera, que
como se ha señalado, en el ámbito frutícola es enteramente dependiente de
la tecnología extranjera. La llave del éxito del desarrollo agrícola, expresó, la
tiene quien dispone de nuevas variedades innovadoras, que es la mejor
manera de enfrentar un mercado competitivo y cada vez más exigente en
diversidad y calidad.
Por otra parte, refirió que en algunas
intervenciones de los invitados a exponer ha observado cierta confusión y
aclaró que hay tres aspectos que deben tratarse de forma separada para
abordar el mejoramiento genético: acceso a los recursos genéticos,
bioseguridad y propiedad intelectual.
Respecto al acceso a los recursos genéticos,
señaló que debe necesariamente estar normado por una ley específica que
regule cómo se accede a los recursos que ya están y que son de patrimonio
de todos los chilenos. Aquella ley, aclaró, no es la que se está discutiendo
hoy día.
En cuanto a la Bioseguridad, precisó que es la
regulación de las plantas transgénicas y que tampoco comprende el proyecto
en estudio. Informó que de las 700 variedades protegidas que hoy existen en
el país, no hay ninguna que sea transgénica.
Respecto a la propiedad intelectual, materia que
de esta sesión, manifestó la necesidad de tener una ley acorde con los
tiempos, que proteja los derechos de propiedad intelectual necesarios para
incentivar el mejoramiento genérico, como el mejor camino para desarrollar la
agricultura, posibilitando el cobro de compensaciones para quienes inviertan
en esta actividad.
En seguida, explicó las ventajas del derecho de
propiedad intelectual, y las resumió en tres puntos fundamentales: estimulan
la creatividad y el espíritu innovador; crean valor, documentan y pone en el
mercado una nueva fuente de riqueza para la empresa y la sociedad, y
permiten que las creaciones e innovaciones sean objeto de transacciones en
el mercado.
65
Luego,
comentó
las
consecuencias
del
otorgamiento de los derechos de propiedad intelectual y expresó, en primer
lugar, que los usuarios de las tecnologías protegidas deben obtener
autorización del titular de las mismas para utilizarlas comercialmente.
Segundo, las autorizaciones se conceden y la transferencia de tecnología se
logra conforme a un contrato de licenciamiento, y tercero, la no existencia de
esta ley que regule las condicionantes anteriores, pone en desventaja a los
fitomejoradores nacionales frente a los de otros países, ya que no se podría
competir y seguirían siendo invadidos por genética y tecnología extranjera.
Informó que en Chile existe una variedad de
programas de mejoramiento, de los cuales muchos de ellos son de antigua
data pero también que hay un número creciente del ámbito frutícola que se
han desarrollado a partir de la existencia de la ley de propiedad intelectual.
A continuación, destacó las implicancias de la
adhesión al Convenio UPOV 91 y señaló que refuerza la protección de la
propiedad intelectual que afecta a las nuevas variedades, extendiendo el
período de protección y proyectando la misma desde la planta al producto
que ella produce, a saber:
-Otorga discrecionalidad de los países para
establecer limitaciones al llamado “privilegio del agricultor”, posibilidad de
guardar semillas de una variedad protegida para la siguiente temporada de
cultivo.
-Mantiene
el
llamado
“derecho
de
los
mejoradores”, es decir, permite que un mejorador proteja y desarrolle una
nueva variedad basado en una variedad pre existente.
El Convenio UPOV 91, no obliga a ningún
agricultor a hacer uso de una nueva variedad. Cada agricultor, basándose en
sus propias decisiones, puede comprar o no una variedad protegida.
En relación al uso de los recursos genéticos,
señaló que mejorar genéticamente una especie nativa o una variedad
antigua, no tiene porqué presentarse como algo nocivo, por el contrario, dijo,
a partir de ello, se le agrega valor a los recursos genéticos nativos.
Hizo presente, también, que no tendría sentido
conservar nuestra biodiversidad para tenerla guardada sin posibilidad de
utilizarla en beneficio de la humanidad. El uso y puesta en valor de los
recursos genéticos garantiza su conservación y permite resguardar la
diversidad genética para beneficio de futuras generaciones.
66
Por otra parte, resaltó la importancia de fomentar
la promulgación de una ley de acceso a los recursos genéticos que considere
una justa repartición de los beneficios, cuando éstos sean utilizados para el
mejoramiento genético de nuevas variedades que puedan ser protegidas por
derechos de propiedad intelectual, tanto en Chile como en el extranjero.
Al concluir, enfatizó tres puntos:
Uno, sin mejoramiento genético, la agricultura no
hubiera alcanzado el nivel de desarrollo actual y sin biotecnología, el
mejoramiento genético no podrá mantener las tasas actuales de incremento
en rendimientos, calidad y adaptabilidad de los cultivos.
Dos, sin incentivos apropiados, el mejoramiento
genético no se desarrollará en Chile, lo que pone en riesgo la sostenibilidad y
competitividad de nuestra agricultura.
Tres, la existencia de una ley de protección de
derechos de propiedad intelectual que contemple la adhesión al Acuerdo
UPOV 91, constituye un importante incentivo para desarrollar el
mejoramiento genético en Chile.
El Honorable Senador señor Kuschel, consultó
si estos avances en materia genética van reduciendo los tipos de cultivo en el
tiempo, citó a modo de ejemplo, el caso de las papas, en que hay cerca de
340, y en uso efectivo sólo 3.
El profesor Muñoz señaló que lo planteado por
Su Señoría es una verdad inobjetable: el mejoramiento genético ha
conducido a una estrechez en el número de variedades. Informó que el 60%
del cultivo de papas que hoy tiene el INIA, lo constituye un par de variedades,
y ello se explica porque cuando aparece una variedad que es muy ventajosa,
todos los agricultores la adoptan y por tanto desplaza al resto de las
variedades. Instó a conservar el germoplasma y señaló que hay múltiples
formas de hacerlo, como la conservación de la semilla en bancos de
germoplasma, en bancos vivos, o a través de los propias organizaciones
campesinas que necesitan recibir algún tipo de subsidio para mantener estas
variedades, que si bien son muy diversas y tienen potencial, de ser
mejoradas, su rendimiento es inferior a las variedades mejoradas y por lo
tanto no las siembran. Aclaró que se debe hacer una combinación de
incentivos del mejoramiento genético y de conservación de los recursos
genéticos y agregó que la primera, se debería abordar desde la perspectiva
privada y la segunda desde la pública.
67
17.- El Gerente del Consorcio Biotecnológico
Biofrutales, don Rodrigo Cruzat, informó que Biofrutales es un consorcio
creado en el 2006 por empresas privadas, universidades y centros de alto
nivel en Chile, cuyo propósito consiste en crear nuevas variedades frutales
de alto valor para la industria a través de programas de mejoramiento
genético y desarrollo de tecnologías de apoyo al mejoramiento.
En cuanto a las especies, informó que están
trabajando en uva de mesa, duraznos, nectarines y cerezos, además de
otras. Al respecto, indicó que han conseguido en estos años, las primeras
cinco variedades de duraznos nectarines creados en Chile y nuevas
variedades de uva de mesa. También han desarrollado nuevos materiales
genéticos con apoyo de biotecnología y otras herramientas biotecnológicas
de nivel mundial.
En seguida, hizo presente que de los 28 mil
productores que hay en FEDEFRUTA, la gran mayoría son pequeños
productores que tienen menos de 5 hectáreas y que representan la gran
base de productividad del país.
Manifestó que la agricultura cuenta con desafíos y
amenazas: mano de obra, variación del dólar, valor del petróleo, entre otras,
pero que todas esas circunstancias están fuera del alcance de los
agricultores manejarlas. Sin embargo, resaltó, sí pueden solucionar la
productividad, la eficiencia de mano de obra y el acceso a nuevas
tecnologías o variedades mejoradas.
Explicó que el valor de trabajar con una nueva
variedad satisface al consumidor y mejora la rentabilidad del huerto. Precisó
que la diferencia de la variedad superior o el reemplazo de una por la otra
es de 48.000 dólares más por hectárea, en 10 años. Del mismo modo, hizo
hincapié en la obsolescencia que se va produciendo entre un productor y
otro.
En seguida mostró un cuadro de retorno a
productor y su impacto en la rentabilidad y al respecto explicó que un
productor, después de los gastos de comercialización, tiene una rentabilidad
del 36% de su cultivo, con costos de 8.6 millones de pesos por hectárea.
Luego, con el mismo supuesto de producción y costo, dos semanas después,
está en una rentabilidad bajo el 12%, por tanto, dijo, a ese productor no le
sale a cuenta producir y la respuesta a la pregunta de cómo se ayuda al
productor, es acceder a nuevas variedades.
Informó de un estudio encargado por Corfo en el
2010, acerca de variedades frutales protegidas en el mundo, en el que se
observó, respecto al referente que estaba liderando o protegiendo estas
nuevas variedades, que tanto el sector público como el privado iban
68
aumentando el número de patentes o aplicaciones que se hacían en el
mundo. Estados Unidos representaba la mayor oferta de variedades a nivel
mundial, seguido de Canadá, Israel y otros.
De lo anterior, resaltó, se desprende que para la
oferta de nuevas variedades resulta relevante al menos dos ejes: tener
incentivos claros a la inversión para la propiedad industrial y capacidad para
realizar el I+D.
Al concluir señaló que la industria chilena necesita
nuevas variedades, sin importar si vienen del extranjero o del propio país, en
tanto estén adaptadas a las condiciones de Chile. Pero en cualquier caso, se
requiere un marco jurídico adecuado que fomente la inversión en I+D y la
oferta de nuevas variedades y permita ubicar a esta plaza como interesante
para colocarlas.
18.- De la Natural Solutions Foundation, la
señora Rima E. Laibow, MD expresó que la diversidad biológica es esencial
y de importancia central para la seguridad de la alimentación de un
determinado país.
En seguida, se refirió a las diferencias entre
UPOV 78 y la versión 91, y mencionó que el primero, beneficia tanto a los
criadores de plantas u obtentores como a los actuales agricultores, existiendo
un balance. En cambio, UPOV 91 no mantiene dicho balance y la seguridad,
el obtentor y la alimentación se ven afectadas.
Explicó que la Natural Solutions Foundation, es
una fundación independiente internacional que trabaja problemas de salud,
libertad y seguridad alimentaria y que UPOV 91 no respeta la propiedad del
agricultor, lo cual ha traído serias consecuencias a nivel mundial puesto que
la protección de la agricultura familiar campesina ayuda a prevenir,
precisamente, la carencia de cultivos. A su vez, la pérdida de diversidad
genética y la erosión genética va, lentamente, debilitando la existencia de los
otros cultivos que son su matriz. Indicó que, internacionalmente, UPOV 91 ha
posibilitado la desestabilización de las comunidades de agricultores
pequeños y la interrupción del proceso de abastecimientos de ciertos
cultivos, por cuanto UPOV 91 defiende las prácticas monopólicas de los
alimentos, implicando con ello el control de los alimentos y escasez de los
mismos en cuanto a las variedades.
Expresó que en UPOV 91, al contrario de UPOV
78, el obtentor puede confiscar toda la cosecha si cree que los derechos no
han sido pagados por el agricultor. El criador puede obligar al agricultor a
destruir los cultivos, semillas, herramientas por cuenta del agricultor. En
UPOV 78 los criadores pueden desarrollar, comercializar, vender los
derechos y comerciales de semillas, pero bajo UPOV 91, los agricultores
69
deben tener una licencia para usar y propagar esa semilla. UPOV 78,
protege la diversidad la diversidad genética sin dañar el derecho del obtentor
de manera que existe un equilibrio y los agricultores pequeños sí tienen
derecho a ocupar la semilla y también a mejorarla. Ese derecho se pierde
bajo UPOV 91, lo cual es un gran peligro para Chile.
Explicó que en Estados Unidos y en Canadá, se
observa la gran facilidad en que bajo UPOV 91 los obtentores vegetales
pueden atentar contra los derechos de los agricultores, esencialmente,
destruyendo la pequeña agricultura familiar campesina, llevando a un
problema de desabastecimiento y a la alteración social.
Hizo presente que una oficina de las Naciones
Unidas, Quaker UN Office, señaló en el 2011, que UPOV 91 está fuera de
sintonía con las preocupaciones sociales sobre la seguridad a largo plazo de
los alimentos, la protección de la diversidad biológica, y los derechos de los
agricultores. Por tanto, dijo, Chile tiene una decisión social de gran
envergadura que va a afectar al país ahora y para siempre.
Finalmente, llamó a reforzar la participación de la
sociedad antes de dar un paso tan trascendental y mencionó algunas
recomendaciones de la Fundación Natural Solutions: continuar con UPOV 78
y rechazar UPOV 91 para proteger a los agricultores chilenos, la
biodiversidad y la seguridad alimentaria. También proteger los derechos de
los agricultores y proteger y promover la agricultura natural que incluye la
agricultura orgánica. Finalmente, antes que UPOV 91 sea adoptado o
ratificado, recomiendan que la materia sea revisada por las Comisiones de
Medio Ambiente, de Salud y de Derechos Humanos.
19.- Por la Red de Acción de Plaguicidas de
Chile, la encargada del área de semillas, señora Lucía Sepúlveda
expresó que el proyecto en estudio es innecesario y además peligroso para
la biodiversidad. Refirió que la fundamentación del proyecto de obtentores
vegetales se relaciona con la supuesta obligación de promulgar el Convenio
UPOV 91, cuyo texto es la base para la formulación de esta ley, sin embargo,
a nivel global, los países más ricos en biodiversidad y con economías
agrarias más importantes, no han firmado este Convenio y tampoco han
reformado sus leyes de semillas. Al respecto, mencionó, en América Latina,
a Argentina, Ecuador, Bolivia, Colombia, Venezuela, Uruguay, Brasil, México,
Nicaragua y Paraguay y, a nivel global, señaló a China, Kenia, Noruega,
Nueva Zelanda, Portugal y Sud África. La mayoría, dijo, se mantiene como
firmantes del Convenio UPOV 78 resistiendo las presiones de Estados
Unidos.
70
En seguida, señaló que el proyecto tiene directa
relación con obtenciones de biotecnología desarrollada a partir de los
recursos genéticos del país, pero, jurídicamente, el proyecto no cautela la
protección de este patrimonio, acotó.
Recordó que Chile no cuenta con una ley de
biodiversidad, y aunque es signatario del Convenio de Biodiversidad de
Naciones Unidas, aún no ha ratificado el Protocolo de Cartagena sobre
Bioseguridad de la Tecnología. Del mismo modo, no ha ratificado el
Protocolo Suplementario de Nagoya, de 2010, sobre Acceso a los Recursos
Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios Derivados.
Respecto al proyecto de ley, hizo presente que de
acuerdo con sus artículos 5, 6 y 7, cualquier planta medicinal o de uso
tradicional de comunidades campesinas e indígenas, podrían ser registradas
fácilmente por un obtentor, si no es comercialmente conocida o no está
inscrita en un registro oficial y se le introduce un cambio cosmético.
Posteriormente, el dueño del registro podrá impedir el uso de esa planta
medicinal por la comunidad alegando que es una variedad derivada
esencialmente de la anterior o que no es claramente distinta de la que él ha
manipulado.
Señaló también, que Chile no ha firmado un
segundo Protocolo Suplementario al de Cartagena sobre Bioseguridad de la
Tecnología, denominado Protocolo de Nagoya sobre Responsabilidad y
Compensación. Instrumento que fue firmado por Brasil, Colombia, México,
Panamá y Perú.
Respecto al registro de obtentores, recordó que
desde el año 1996, Chile cuenta con este registro y que, a la fecha, existe un
total de 707 variedades de especies agrícolas según el Servicio Agrícola y
Ganadero. Un examen del registro, continuó, permite afirmar que los
obtentores son, en su gran mayoría, empresas extranjeras. De un total de
141 variedades protegidas de especies agrícolas, Semillas sz ha registrado
27 variedades y Monsanto 22. Respecto de esta última empresa, indicó que
forma parte de Anpros, la cual ha desarrollado un intenso lobby a nivel
parlamentario y de prensa a favor de este proyecto de ley
En el rubro de las especies ornamentales,
expresó que no hay obtentores nacionales. Destacó que de las 99
variedades registradas, 93 lo son por Holanda, entre ellas se encuentre la
“alstroemeria”, obtenida a partir de una especie nativa chilena sin que ello
signifique ningún tipo de royalty. Los obtentores de nuestro país se
concentran en el rubro agrícola y señaló que el ex presidente de Anpros es
quien registra en Chile el mayor número de variedades. Por su parte, el INIA
y la Fundación Chile son las únicas entidades públicas que figuran en el
71
registro actual de especies agrícolas, el primero con 10 obtenciones y, la
segunda, sólo con una.
En frutales, continuó, quienes concentran el
mayor número de variedades son empresas y universidades
norteamericanas. Sólo 23 de 461 variedades están registradas por empresas
chilenas. Enseguida, mencionó los países que registran variedades en Chile:
Nueva Zelanda, España, Francia e Israel, y llamó la atención respecto a que
la frutilla, de la cual nuestro país es centro de origen, está registrada por
empresas de Estados Unidos, 24, y por España 3. En consecuencia, dijo
unos pocos países del norte global monopolizan el negocio de los registros.
Asimismo, llamó la atención respecto a que en el
registro actual del SAG no figuren las plantas medicinales, lo cual, dijo,
explicaría en el lobby empresarial para cambiar la ley e incluir también este
tipo de especies junto a otros aspectos que aseguran una mayor renta para
este negocio, que ya es una realidad próspera.
Por otra parte, indicó que extender la duración del
registro de 15 a 20 años, prohibir la guarda e intercambio de semillas, así
como la facultad entregada al obtentor para perseguir judicialmente el uso
indebido de las semillas registradas, sólo persigue aumentar las ganancias
de las empresas y asegurar la expansión de los monocultivos a costa de la
pequeña agricultura familiar campesina.
Expresó que el proyecto de ley contradice,
además, la nueva política de la FAO que a partir de la declaración del 2014
como año de la Agricultura Familiar Campesina, está impulsando en América
Latina y el mundo, iniciativas de respuesta al problema del hambre y a los
desafíos planteados por el cambio climático a realizarse con comunidades de
la agricultura familiar.
En seguida, mencionó que otro punto que les
preocupa es la promoción de farmocultivos. El proyecto, dijo, no exige
inocuidad para las nuevas obtenciones y el Mensaje sostiene que el proyecto
va a generar condiciones para el desarrollo de cultivos que “actúen como
biorreactores generadores de vacunas”. Lo anterior, significa producción de
farmocultivos a partir de especies alimentarias y, al respecto, aclaró que este
tipo de cultivo transgénico a campo abierto, está prohibido en la mayor parte
de los países por el riesgo de que contaminen los mismos cultivos de la
variedad alimentaria.
En Chile, continuó, el Departamento de Genética
de Ciencias Biológicas de la Universidad Católica de Santiago, está
desarrollando desde hace cinco años, experimentos de tomate transgénico
como vacunas contra la hepatitis y el cólera. Este experimento se viabilizaría
si se aprueba el presente proyecto. Recordó que Chile es centro de origen
72
del tomate que se usaría como vacuna y, asimismo, exporta productos
derivados de este cultivo. Recordó que en el 2013, se exportaron
US$108.274.354 en productos derivados del tomate, según información de
ODEPA. Por tanto, reiteró que la expansión de este tipo de cultivo
transgénico significaría un gran riesgo.
Apuntó
a
que
esta
ley
beneficia,
fundamentalmente, a los obtentores de semillas híbridas y transgénicas, un
negocio cuyas reglas han sido abordadas en el Congreso en un paquete de
tres leyes relacionadas: el Convenio UPOV 91, el proyecto en estudio y la ley
de Bioseguridad, que de ser aprobada va a sancionar la expansión del
negocio de los transgénicos al mercado interno.
Manifestó que los agricultores orgánicos, que en
la temporada 2011-2012 certificaron un total de 111.218 hectáreas orgánicas,
son los que principalmente se ven afectados con esta ley, puesto que sus
cultivos resultan amenazados de contaminación. Las exportaciones de este
sector están creciendo pero la consolidación del sector exportador de
semillas transgénicas representa un peligro evidente para el desarrollo de
este tipo de agricultura, que por definición no utiliza insumos químicos ni
semilla transgénica. Asimismo, afecta a los agricultores que exportan semilla
convencional que ya están amenazados por los semilleros transgénicos del
maíz y por los experimentos que se están realizando en el Valle de Azapa
para producir un maíz supuestamente resistente a la sequía. Al respecto,
señaló que ninguna investigación ha logrado obtener autorización para ello.
Hizo presente que la contaminación de maíz
convencional por transgénico quedó de manifiesto en el mes de mayo de
2013, con ocasión del rechazo por parte de Alemania de una partida titulada
como maíz convencional exportada desde Chile, por estar contaminado con
transgénico.
Llamó la atención respecto a que este proyecto
de ley no ha sido discutido por los pueblos originarios de nuestro de país
como dispone el Convenio 169, y recordó que el Tribunal Constitucional al
pronunciarse sobre el Convenio UPOV 91, observó que corresponde al
Congreso llevar adelante este proceso, cuestión que no se ha cumplido hasta
la fecha, aunque varias organizaciones indígenas ya se han pronunciado en
contra y, mencionó algunas interesadas en dar su opinión como la Red de
Semillas Libres del WallMapu, de la zona de la Araucanía y organizaciones
Aymara del norte, las que harán llegar sus peticiones.
73
En síntesis, expresó que este proyecto apunta a
fortalecer a un sector productivo de tipo monopólico y altamente
contaminante porque utiliza agrotóxicos y semillas transgénicas en desmedro
de los productores orgánicos, agroecológicos y convencionales y, en
detrimento del patrimonio genético de Chile, particularmente, de sus
comunidades campesinas e indígenas.
Finalmente, expresó que como Como Red de
Acción de Plaguicidas y sus Alternativas, consideran que este proyecto debe
ser rechazado porque los intereses de los obtentores vegetales ya están
suficientemente protegidos por la actual ley N° 19.234, de Semillas, e instó a
discutir y aprobar leyes a favor de la biodiversidad y de la agricultura
sustentable y a impulsar la ratificación de convenios como los protocolos
citados y emanados de Naciones Unidas, con el objetivo de proteger la
biodiversidad y el valioso patrimonio genético del país y de asegurar el
derecho de los campesinos e indígenas a contar con semillas tradicionales,
libres de patentes, transgénicos y plaguicidas y a producir nuestros alimentos
en forma sana y segura, con métodos agroecológicos.
Finalizadas las exposiciones el Honorable
Senador señor Coloma, hizo presente que se ha cumplido con el rol
planteado por la Comisión en orden a tener un espacio amplio y libre para
escuchar y recibir las opiniones de los distintos sectores de la sociedad en
relación con este proyecto de ley. Asimismo, sugirió que si existe algún
interesado en comentar alguna intervención, la haga llegar por escrito a la
Secretaría de la Comisión, toda vez que correspondería pronunciarse en
general sobre el proyecto de ley.
En sesión de 17 de julio de 2013, el Honorable
Senador señor Larraín, don Hernán planteó votar en general el proyecto en
estudio, teniendo presente que se ha discutido latamente y que se ha
recibido a más de dieciocho organizaciones o entidades interesadas en dar a
conocer sus puntos de vista. Señaló, además, que este proyecto se ha
confundido con el tema de los transgénicos y aclaró que se trata de temas
distintos. En efecto, esta iniciativa busca proteger la propiedad intelectual de
las semillas en virtud de compromisos internacionales que adquirió nuestro
país y al tratado de UPOV 1991 que ya fue aprobado por el Congreso
Nacional, por lo que estima que no existe mayor inconveniente para
aprobarlo en general.
El asesor del Ministerio de Agricultura recordó
que en la Sala de la Cámara de Diputados el proyecto fue aprobado por
unanimidad, 69 votos a favor, no hubo votos en contra y sólo 5 abstenciones
y resaltó que en Chile no se pueden patentar las plantas y que sólo existe
este derecho sui géneris sobre los obtentores. Mencionó el compromiso
74
contraído en orden a que el Convenio UPOV 1991 estuviese vigente el 1 de
enero de 2009 y observó que se está en deuda con las obligaciones
adquiridas al suscribir los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y
con Japón.
El Honorable Senador señor García planteó su
inquietud respecto a la afirmación que se hiciera durante las audiencias
respecto a que Chile no estaba obligado a suscribir UPOV 1991, porque ya
había adscrito UPOV 1978 y consultó la opinión del Ejecutivo al respecto.
Además, manifestó su interés en profundizar la norma que se refiere al
privilegio del agricultor y solicitó aplazar la votación para la próxima semana.
El Asesor del Ministerio de Agricultura
respondió que la afirmación consultada por Su Señoría no tendría sentido,
porque el Congreso Nacional ya aprobó el Acta de UPOV 1991, por tanto,
dado que éste no es autoejecutable corresponde aprobar la normativa para
aplicar dicho Convenio y la consecuente derogación de la ley N° 19.342, que
actualmente regula los derechos de los obtentores de acuerdo a los
estándares de la versión de 1978.
El Honorable Senador señor Coloma hizo
presente que han escuchado a todas las entidades que han solicitado
exponer sus puntos de vista en relación con el proyecto de ley, los cuales se
han acompañado, además, en informes y estudios que dan cuenta de sus
argumentos tanto a favor como en contra. Sobre el particular, llamó la
atención respecto al planteamiento formulado por el representante de la
Universidad de Chile, sobre la necesidad de avanzar en esta línea más allá
del tema ideológico. Por lo tanto, dijo, la Comisión está en condiciones de
tomar una decisión informada al respecto y se mostró partidario de votarlo en
esta sesión expresando que las inquietudes podrán ser resueltas durante su
discusión en particular.
El Honorable Senador señor Letelier resaltó que
se trata de un proyecto de ley en que existen visiones contrapuestas y como
tal no se debe acelerar el estudio de la iniciativa, de lo contrario, dijo, lo más
probable es que la oposición lo rechace en su conjunto. Argumentó que aún
existen ciertos temas que no se han abordado adecuadamente y mencionó la
discrepancia respecto a cómo se concibe “el derecho del agricultor”, y el
debate que existe sobre el tratado y la ley, entre otras materias. Consideró
necesario profundizar estos ámbitos y para ello sería importante escuchar a
otros actores teniendo presente que el tema tiene diferentes aristas y sugirió
invitar al representante en nuestro país de la Organización de las Naciones
Unidas para el Agricultura y la Alimentación, FAO, y a los usuarios de las
semillas certificadas.
75
También, reparó en una materia que no está
clarificada en el proyecto y que tiene que ver con el uso de la semilla
patentada en su posible derivación o generación de otro productor y, al
respecto, propuso invitar a determinados actores de la comunidad científica
con el objeto de profundizar esta materia. Precisó que una de las diferencias
entre UPOV 91 y UPOV 78, dice relación con que el proyecto extiende los
derechos de los obtentores y lo amplía significativamente, luego, pregunta,
cuál es el límite del derecho. En tal sentido, sugirió no acelerar la votación del
proyecto y decantar estos temas que, a su juicio, son relevantes.
Resaltó que desde la perspectiva nacional, no de
las transnacionales que quieren imponer este tratado o de quienes han sido
sus principales articuladores, es en las variedades vegetales y no en las
semillas donde hay mayor interés científico, y sugirió abordar el interés del
país en ese debate. Observó que Chile se ha ido transformando en uno de
los países que más servicios brinda a la creación de semillas y que, además,
por razones climáticas es reproductor de las mismas. Sobre el particular,
llamó la atención respecto a que el proyecto propone derogar la ley 19.342,
de semillas dictada hace casi dos décadas, la cual estableció un conjunto de
derechos y que podría tener consecuencias especiales. Por lo expuesto,
insistió en conocer otras opiniones en áreas más específicas antes de votar
el proyecto.
En el mismo sentido, la Honorable Senadora
señora Rincón, coincidió en la importancia de escuchar a la FAO antes de
votar en general el proyecto en estudio.
En mérito de lo expuesto, la Comisión acordó
invitar a la FAO para la próxima sesión, y, posteriormente, votar la idea de
legislar.
En la sesión siguiente, el Honorable Senador
señor Larraín, don Hernán recordó que después de haber terminado el
análisis en lo fundamental de este proyecto y luego de las audiencias, se
solicitaron opiniones adicionales, para tal efecto, se invitó a la Organización
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación FAO, quien se
excusó de asistir no obstante hizo llegar el texto de análisis del
Departamento legal de la sede Roma, emitido el 17 de mayo de 2011, con
ocasión del estudio inicial de esta iniciativa legal.
En dicho documento se hace presente, que
habiendo hecho las consultas pertinentes en esta ocasión, consideran que, al
no identificar diferencias sustantivas con respecto del texto analizado en la
fecha anteriormente señalada, los comentarios al proyecto de ley vertidos en
el documento adjunto, se mantienen vigentes.
76
No obstante, creen conveniente sugerir que
cualquier instrumento legal en materia de recursos fitogenéticos, tome en
consideración el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para
la Alimentación y la Agricultura.
Reiteran su mejor disposición para continuar
apoyando los esfuerzos de Chile para el desarrollo sostenible de sus
sistemas agroproductivos, en beneficio de la productividad y competitividad
agrícola.
A continuación, se transcriben
efectuados por la FAO al proyecto de ley en estudio:
los comentarios
“I.-
Introducción
1)
El proyecto de Ley está dirigido a la implementación del Convenio
UPOV 91 en la legislación chilena. El presente documento no entra a
valorar la implementación de UPOV 91 por considerar que se trata de
una decisión de política nacional ampliamente explicada en los
antecedentes que preceden al articulado.
2)
Dichos antecedentes incorporan un extenso análisis del sector y explica
los objetivos regulatorios del proyecto de ley, fundamentado en
decisiones de política agroalimentaria y comercial. Cabe mencionar que
sería útil hacer referencia en los antecedentes a todos los sectores e
intereses jurídicos que se van a ver regulados o afectados por la
implementación de la ley. Para ello podría incluirse una mención a las
prácticas de mejora o conservación de semillas por parte de pequeños
productores rurales, a la situación y/o a los potenciales beneficios de la
ley propuesta sobre los pequeños agricultores. Además, sería positivo
aludir a los derechos de los pequeños productores en el párrafo
segundo del artículo 1, junto a los objetivos y principios de
interpretación de la ley.
II.- Excepciones al derecho de obtentor (art. 48 borrador de ley/Art. 15.2
UPOV)
3)
Con el objeto de favorecer a los pequeños agricultores, el artículo 15.2)
de la UPOV 91 introduce una excepción facultativa a la protección de
los derechos de obtentor “con el fin de permitir a los agricultores utilizar
a fines de reproducción o de multiplicación, en su propia explotación, el
producto de la cosecha que hayan obtenido por el cultivo, en su propia
explotación, de la variedad protegida(..)”. Esta excepción se incluyó en
la UPOV 91 con carácter de “facultativa” para limitar el “privilegio del
agricultor” a aquellos países y a aquellas especies en que sea una
práctica habitual conservar semilla para la producción futura.
77
4)
Esta excepción está recogida en el artículo 48 del proyecto de Ley, que
la limita a: a) especies de propagación por semillas, y b) la especie
Solanum Tuberosum L.
5)
De esta restricción se podría derivar una limitación de los derechos de
los productores para conservar otras especies. Sería positivo que la ley
fundamente esta decisión, que el Convenio deja a cada país, en el
análisis de aquellos rubros en que los productores tengan la práctica
habitual de conservar material reproductivo, teniendo en cuenta
aquellas especies que forman parte de la canasta básica de los
productores para las que puedan ser especialmente recomendables las
variedades protegidas. Para ello, podría incluirse en los antecedentes
de la ley una referencia a las prácticas habituales de los productores
chilenos que sirva para justificar las restricciones introducidas por el
artículo 48.
6)
En toda prohibición legal para la que se recoja una lista cerrada de
excepciones, la implementación de la Ley o la evolución del sector
pueden dar lugar a nuevas necesidades imposibilitadas por el tenor de
la ley. En este sentido, el artículo 48 a) y b) podría impedir la
conservación de especies para las que los agricultores chilenos tengan
la práctica habitual de guardar material reproductivo. Para algunas de
estas especies podrían argumentarse razones de política agrícola que
sugieran eliminar dicha posibilidad fortaleciendo los derechos de
obtentor, mientras que otras podrían verse perjudicadas sin claras
razones de política agrícola. Para evitar este efecto podría introducirse
una cláusula de flexibilidad que abra la posibilidad de incluir otras
especies o de hacer excepciones para pequeños productores di esto
fuese necesario. Algunas posibilidades en este sentido son:
a.
Incluir un apartado c) en el artículo 48 que permita incrementar las
especies recogidas en la excepción a través de un decreto
supremo u otro acto jurídico aprobado por la autoridad
competente.
b.
Eliminar la restricción sobre especies para los “pequeños
productores” o “pequeños productores rurales”, que podrían
conservar material reproductivo de cualquier especie. El concepto
de “productor rural” debería ser definido diferenciando cada tipo de
agricultura (hortícola, frutícola, granero).
78
III.- Derecho de prioridad (artículo 43)
7)
El artículo 43 reconoce el derecho de prioridad de un solicitante que
haya solicitado la protección de su variedad en el extranjero. Este plazo
será de “doce meses contados desde la fecha de presentación de la
primera solicitud en el extranjero”. Comentar que el artículo 11 párrafo
1 de la UPOV indica que “(…) el día de la presentación no estará
comprendido el dicho plazo” (art. 11.1 in fine). Sería positivo homologar
el cómputo de los plazos con UPOV para evitar confusión.
Generalidades, Implicaciones y Recomendaciones al Proyecto de Ley que
regula derechos sobre obtenciones vegetales y deroga la Ley 19.342.
1.
2.
3.
4.
El objeto del proyecto de ley que se encuentra actualmente en trámite
en el Senado de la República es regular el Registro y los derechos del
obtentor vegetal. El derecho sobre una obtención vegetal se constituye
por su inscripción en el Registro que, al efecto, llevará el Servicio
Agrícola y Ganadero.
En este sentido el obtentor es la persona natural o jurídica que hubiere
creado o descubierto, y puesto a punto una variedad, y su derecho se
puede constituir sobre variedades de cualquier género o especie
vegetal y sus híbridos.
El proyecto de ley restringe el derecho de obtentor a todas las especies
de propagación por semilla y a la papa producida por el productor para
uso propio.
Las líneas de apoyo en el proyecto de ley son:
 Impulsar la investigación y el desarrollo de nuevas variedades
vegetales y mejorar la productividad agrícola nacional.
 Mejorar la institucionalidad jurídica en materia de propiedad
intelectual vegetal en el país.
 Los institutos tecnológicos, universidades y empresas dedicadas a
investigación y desarrollo, tendrán mayor certeza respecto a la
generación de variedades con características especiales y
resistencias específicas.
 Se mantiene el privilegio del agricultor, es decir, se le permite
reproducir de su propia producción una variedad protegida, sin fines
comerciales.
En seguida, presenta las implicaciones de la
aplicación del proyecto de ley y recomendaciones para fortalecer los
elementos planteados en este documento:
IMPLICANCIAS: el planteamiento no garantiza el
acceso real a todos los productores al derecho de ser obtentor.
79
RECOMENDACIONES:
Generar un marco
normativo/institucional que fortalezca a los INIA´s como canal de acceso al
registro por parte de los pequeños productores.
Generar/fortalecer un programa de subsidios y
financiamiento para productores que no tengan las condiciones económicas
suficientes para acceder al registro.
Facilitar la conformación de asociaciones de
pequeños productores de semillas o de bancos locales de semillas que
trabajen en línea con los INIA podría garantizar la protección de variedades
locales, evitar la pérdida por desplazamiento e incentivar la innovación
tecnológica a todo nivel.
IMPLICANCIAS: Variedades de reproducción
asexual o nativas por no están incluidas en la excepción del derecho de
obtentores estarían desprotegidas.
RECOMENDACIONES: Fortalecer el marco
jurídico/institucional para la protección de la biodiversidad local y los recursos
fitogenéticos en concordancia con el Tratado de Recursos Fitogenéticos para
la Agricultura y la Alimentación promovido por FAO.
Fortalecer el programa Nacional de Recursos
Fitogenéticos del INIA para el establecimiento de bancos de germoplasma y
la conservación in situ, entre otros mecanismos.
El Estado para compensar la inversión
agropecuaria por parte de los productores podría garantizar el registro de
variedades públicas, así se garantizaría el acceso a todos los productores. “.
Al respecto, la Honorable Senadora señora
Rincón señaló que efectivamente estaban en conocimiento de este
documento y destacó que el mismo es coincidente con el informe que realizó
la Biblioteca del Congreso Nacional en su oportunidad, cuya copia se
acompaña al presente informe, y que señala expresamente que entra en
colisión con los convenios internacionales firmados por Chile y que no han
sido ratificados. En efecto, dicho informe indica que hay potenciales
conflictos entre los derechos de propiedad intelectual y la aplicación del
Convenio sobre la Biodiversidad Biológica y el Tratado Internacional sobre
los Recursos Fitotógenicos para la Alimentación y la Agricultura.
A su turno, el asesor del Ministerio de
Agricultura señor Meneses, hizo presente que efectivamente la FAO reitera
la opinión que en su momento había sido consultada en el primer trámite, y
80
plantea posibles adecuaciones o modificaciones que podrían introducirse al
proyecto durante la discusión particular del mismo.
Informó, además, que la FAO organizó en Roma
en el 2009, el Segundo Congreso Mundial de semillas en conjunto con UPOV
y otras instituciones como la OCDE, y concluyeron que la protección de los
derechos de los obtentores es un aspecto fundamental para incentivar el
desarrollo de nuevas variedades, con lo cual el rendimiento de los
agricultores de todos los tamaños puede mejorar substancialmente dado que,
como ha quedado de manifestado en las distintas exposiciones, es evidente
que el 50% o más de resultado productivo de un productor agrícola,
cualquiera sea su tamaño, depende del material genético con el cual trabaje,
y el proyecto en estudio, precisamente, apunta a proteger esos derechos y,
de esa manera, incentivar el desarrollo de nuevas y mejores variedades.
La Honorable Senadora señora Rincón hizo
presente que con posterioridad al Congreso celebrado por la FAO en el 2009,
hay dos encuentros relevantes y destacó la 32a Conferencia Regional de la
FAO para América Latina y el Caribe, en la cual se cambia el concepto de
seguridad alimentaria por soberanía alimentaria. Lo anterior, en análisis con
la agricultura familiar campesina y en cómo se debería reconocer el derecho
de los pueblos a controlar sus propias semillas, tierras, aguas y productos
alimentarios, garantizando la producción local y autónoma y culturalmente
apropiada, en armonía con los derechos de los pueblos sobre sus alimentos
y la producción de los mismos.
Apuntó que de lo expuesto, se observa que ha
habido una evolución de la FAO que no se puede obviar y que por lo mismo
se debe ser cuidadoso en ese aspecto y analizar cómo enfrentar la colisión
normativa en materia internacional, particularmente teniendo en
consideración UPOV 91. En este ámbito, continuó, se ha generado una
discusión que se ha instalado en el último tiempo y que dice relación con que
el necesario desarrollo de la ciencia y la tecnología, que es a lo que se aspira
para promover el desarrollo, no tiende a privilegiar o a terminar con la
pobreza y, eso es, precisamente, una de las conclusiones del estudio de la
Biblioteca del Congreso, acotó.
El Honorable Senador señor Larraín, don
Hernán preguntó por el alcance de la sugerencia de la FAO en orden a que
“cualquier instrumento legal en materia de recursos fitogenéticos, tome en
consideración el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para
la Alimentación y la Agricultura”.
El Asesor señor Meneses recordó que durante el
primer trámite de la discusión del proyecto de ley, también se planteó la
conveniencia de que al momento de legislar se deba ser cuidadoso de
manera de no colisionar con el Tratado sobre Recursos Fitogenéticos y con
81
el Convenio sobre la Biodiversidad. Aspectos que son distintos e
independientes entre sí y que por lo tanto podrán ser abordados cada uno en
su mérito. Recordó que el artículo primero del proyecto garantiza que la
protección conferida se concederá salvaguardando y respetando, tanto el
patrimonio biológico y genético, como los conocimientos tradicionales
nacionales.
La Honorable Senadora señora Rincón llamó la
atención respecto a la afirmación que hiciera la FAO en cuanto a que el
proyecto de ley está dirigido a la implementación del Convenio UPOV 91 y al
respecto citó “El presente documento no entra a valorar la implementación de
UPOV 91 por considerar que se trata de una decisión de política nacional
ampliamente explicada en los antecedentes que preceden al articulado”.
De lo expuesto, continuó Su Señoría, se debe
tener presente que si se adopta la decisión de implementar el Convenio
UPOV 91, de lo que no se hace cargo la FAO toda vez que se trata de una
decisión política, se debe ser cuidadoso porque, insiste, UPOV 91, entra en
colisión con los acuerdos que Chile ha firmado, debate que, lamentablemente
no prosperó en el parlamento sino que se avanzó en aprobar el Convenio.
Precisó que el artículo 8 de UPOV 91 se contradice los convenios
mencionados como el Convenio 169 de la OIT firmado y ratificado por
nuestro país.
El Honorable Senador señor Larraín, don
Hernán reiteró que se han realizado extensas audiencias de organizaciones
que han señalado sus virtudes o han representado sus inquietudes u
observaciones a la continuidad del tratamiento de este proyecto de ley, el
cual ya ha sido aprobado por la Cámara de Diputados y ha sido calificado
con simple urgencia, de manera que corresponde tomar una decisión.
- Puesto en votación la idea de legislar del
proyecto de ley, fue aprobado por mayoría de votos, se pronunciaron
por la afirmativa los Honorables Senadores señores Juan Antonio
Coloma, José García y Hernán Larraín y, por la negativa, los Honorables
Senadores señora Ximena Rincón y señor Juan Pablo Letelier.
En seguida, la Honorable Senadora señora
Rincón al fundamentar su voto en contra señaló que es concordante con lo
que ha expresado durante la discusión del proyecto, teniendo presente los
informes que se han presentado, en particular, los de la Biblioteca del
Congreso Nacional y de la FAO y de los antecedentes que ha recogido,
además de considerar que se está en contravención con los acuerdos
firmados por Chile como el Convenio 169 de la OIT, entre otros.
82
El Honorable Senador señor Coloma al votar a
favor de la idea de legislar, dejó constancia, tal como lo hizo durante su
discusión, de que el proyecto regula los derechos del obtentor de variedades
vegetales y, conforme a las opiniones vertidas durante las audiencias, en
particular, por una mayoría de investigadores y de universidades, privilegia al
agricultor en los estándares de los convenios internacionales que hoy
existen. Lo anterior, expresó, genera un curso de la investigación y desarrollo
de nuevas variedades vegetales, además de mejorar la productividad
agrícola nacional, facilitando el acceso de ellas a nivel internacional y
fomentando su generación y desarrollo en nuestro país.
El Honorable Senador señor Letelier lamentó no
haber podido participar en el debate surgido con ocasión de la presentación
de la FAO, considerando que se trata de un tema que estima es de fondo,
como lo es el “derecho del agricultor”, y que le preocupa de sobre manera.
Explicó que es un tema trascendente y recordó que en estos días se
recuerda la ley N° 16.640, sobre la reforma agraria, la cual le da un contenido
especial al alcance del derecho del agricultor y al uso de las semillas, puesto
que de ella surgieron unidades de las agricultura familiar campesina, siendo
el primer punto de aproximación a este proyecto necesario para ejecutar
UPOV 91.
En seguida, llamó la atención respecto a cuándo
considera el proyecto que una variedad es “nueva” y señaló que ello es
ambiguo. En efecto, dijo, la pregunta que cabe hacerse es qué es aquello a
partir de lo cual se pagan, reconocen o no, derechos, tema que se debe
dilucidar.
Recordó que se abstuvo en la votación del
Convenio UPOV 91 y argumentó que lo hizo por dos consideraciones: una,
por estar consciente de que el proyecto en estudio es fundamental y, dos, por
tener la convicción de que esta iniciativa requiere del proceso de consulta
fijado en el Convenio 169 de la OIT, toda vez que toca parte del patrimonio
genético del país, el cual ha sido cuidado y desarrollado en particular por los
pueblos originarios, aunque no exclusivamente, y que los afecta de manera
importante. En efecto, hay un derecho a no ser sometido a una asimilación
donde se destruye la cultura y la identidad. Lo anterior, fue conversado con
ocasión de la presentación al Tribunal Constitucional por un grupo de
Senadores, en la cual quedó de manifiesto que ésto es un tema fundamental
y lamentó que el proceso de consulta no se haya ejecutado, teniendo en
consideración que el Ejecutivo ha dicho que no tiene problema con los
procesos de consulta.
Finalmente, hizo presente que no entiende la razón,
para quienes fueron parte de la Ley de semillas, del porqué se considera
necesaria su derogación y reemplazo por este proyecto de ley, que más que
representar los intereses de los gobiernos, representa la instancia de
83
intereses de quienes generan presuntamente algo nuevo y que es calificado
de cierta manera.
Enfatizó que en el proyecto de ley no se observa una
defensa de los intereses nacionales como tampoco del patrimonio genético,
ni menos del interés del agricultor. Del mismo modo, no existe un beneficio
en particular para los creadores nacionales de variedades vegetales nuevas.
Aclaró que no se opone a que exista un sistema de registro para estos
creadores, sean de semillas u otros productos vegetales, pero sí tiene la
convicción de que la orientación de esta iniciativa no está pensada en el
interés nacional, sino en el interés de las empresas que se dedican a esta
actividad, que habitualmente son transnacionales y que van acompañadas
con paquetes tecnológicos, a lo menos discutible. Por todas estas
consideraciones, expresó su voto en contra.
El Honorable Senador señor Larraín, don
Hernán argumentó a favor del proyecto y expresó que se ha escuchado a un
número importante de personas representativas de los más variados
ámbitos, tanto del mundo académico como representantes de la pequeña
agricultura campesina, que han valorado el proyecto de ley. Precisó que esta
iniciativa implementa el Convenio UPOV 91, el cual ya ha sido aprobado por
nuestro país y que por lo tanto se trata simplemente de la ejecución de una
norma ya establecida.
Destacó que parte de las inquietudes que se han
planteado dice relación con que por esta vía se estaría legitimando la
implantación en Chile de productos transgénicos. Situación que no
corresponde a la realidad porque el proyecto, aclaró, regula una materia que
no tiene ninguna relación con los transgénicos. De esta forma, continuó,
incorporar este elemento en el debate es, simplemente, un factor
distorsionador por el efecto peyorativo que algunos le atribuyen a estos
productos y reiteró que ésta no es la legislación sobre esa materia.
Puntualizó que el objetivo del proyecto de ley es adecuar al régimen jurídico
que regula los derechos del obtentor de variedades vegetales y el privilegio
del agricultor a los estándares del Convenio UPOV 91. En consecuencia,
esta iniciativa, además de reconocer los derechos, incentiva el desarrollo de
la investigación en estas materias, con el propósito de lograr el impulso de
variedades propias de nuestro país que ayuden a la agricultura.
Adicionalmente, dijo, se ha planteado que con este
proyecto no se va a poder sembrar trigo, maíz u otro producto similar, en
circunstancias que los productos genéricos no son susceptibles de
apropiación o patente. Por tal motivo, continuó, no hay obstáculo o
impedimento de esa naturaleza y siempre será posible sembrar dichos
productos. Por el contrario, argumentó, el no reconocimiento de la propiedad
intelectual, es un factor limitativo del desarrollo y todos los tratados de libre
84
comercio que Chile ha firmado conllevan la obligación de efectuar estos
reconocimientos a la propiedad intelectual, toda vez que la misma existe y
está registrada en conformidad a los propios convenios internacionales. Por
todo lo anterior, votó a favor la idea de legislar, sin perjuicio de recoger
algunas inquietudes que le parecen legítimas como la planteada por la FAO y
otros organismos en la discusión en particular, que puedan evitar los
conflictos que pudiesen generarse.
--TEXTO DEL PROYECTO
A continuación, se transcribe literalmente el texto
despachado por la Honorable Cámara de Diputados, y que vuestra Comisión
de Agricultura os propone aprobar en general:
PROYECTO DE LEY:
“TÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 1º.- La presente ley regula el Registro y
los derechos del obtentor vegetal. El derecho sobre una obtención vegetal se
constituye por su inscripción en el Registro que, al efecto, llevará el Servicio
Agrícola y Ganadero.
Por tanto, no podrán registrarse variedades de
especies vegetales, en cuya tramitación no se haya verificado el
cumplimiento de los requisitos establecidos en la presente ley.
Esta ley garantiza que la protección conferida en
virtud de ella se concederá salvaguardando y respetando, tanto el patrimonio
biológico y genético, como los conocimientos tradicionales nacionales. El
otorgamiento de los derechos que constituyan elementos protegibles, que
hayan sido desarrollados a partir del material obtenido de dicho patrimonio o
de dichos conocimientos, estará supeditado a que ese material haya sido
adquirido de conformidad con el ordenamiento jurídico vigente.
La observancia de este derecho se regirá por las
normas de esta ley y por aquellas contenidas en el Título X de la ley N°
19.039.
85
Artículo 2º.- Para los efectos de esta ley se
entenderá por:
a) El Servicio: el Servicio Agrícola y Ganadero;
b) El Registro:
el
Registro
de
Variedades
Protegidas;
c) El obtentor: la persona natural o jurídica que
hubiere creado o descubierto, y puesto a punto una variedad;
d) Variedad vegetal: un conjunto de plantas de un
solo taxón botánico del rango más bajo conocido que, con independencia de
si responde o no plenamente a las condiciones para el otorgamiento de un
derecho de obtentor, pueda definirse por la expresión de los caracteres
resultantes de un cierto genotipo o de una cierta combinación de genotipos,
distinguirse de cualquier otro conjunto de plantas por la expresión de uno de
dichos caracteres por lo menos y considerarse como una unidad, habida
cuenta de su aptitud a propagarse sin alteración;
e) Muestra representativa: material que debe ser
presentado por el solicitante y sobre el cual se realizarán las pruebas y
ensayos varietales;
f) Material de propagación: tanto el material de
multiplicación vegetativa como el material de reproducción sexuada;
g) Variedad esencialmente derivada: aquella que
se derive principalmente de la variedad inicial, o de una variedad que a su
vez se deriva principalmente de la variedad inicial, conservando al mismo
tiempo las expresiones de los caracteres esenciales que resultan del
genotipo o de la combinación de genotipos de la variedad inicial que se
distingue claramente de la variedad inicial y que, salvo por lo que respecta a
las diferencias resultantes de la derivación, es conforme a la variedad inicial
en la expresión de los caracteres esenciales que resulten del genotipo o de la
combinación de genotipos de la variedad inicial;
h) Variedad protegida: aquella inscrita en el
Registro de Variedades Protegidas;
i) Solicitante: la persona que por sí o a través de
un representante, presente una solicitud de inscripción de una variedad;
j) Titular: aquél a cuyo nombre se encuentra
registrado el derecho;
86
k) Licenciatario: aquél, que sin ser titular del
derecho del obtentor, en virtud de una licencia, tiene derecho a ejercer uno o
más de los derechos que la presente ley reconoce al titular, y
l) Reglamento: el reglamento de la presente ley.
Artículo 3º.- El derecho del obtentor se puede
constituir sobre variedades de cualquier género o especie vegetal y sus
híbridos.
Artículo 4º.- El derecho del obtentor es
comerciable, transferible y transmisible y el causahabiente o cesionario podrá
usar, gozar y disponer de la variedad por el plazo que le falte a su antecesor,
en la misma forma y condiciones que éste.
El licenciatario, por su parte, ejercerá los derechos
en conformidad a su licencia.
TÍTULO II
REQUISITOS DE INSCRIPCION
Artículo 5º.- Para constituir el derecho de obtentor
sobre una variedad, ésta deberá ser nueva, distinta, homogénea y estable, y
poseer una denominación que la identifique, la que deberá ser propuesta en
la solicitud de inscripción. El solicitante deberá cumplir, además, con las
formalidades establecidas en el artículo 15 de la presente ley.
Los solicitantes que no tengan domicilio en Chile,
deberán constituirlo o designar un representante que lo tenga.
Artículo 6º.- Se considerará nueva una variedad
si, a la fecha de presentación de la solicitud de inscripción en Chile, el
material de propagación o un producto de la cosecha de la variedad no ha
sido vendido o entregado a terceros de otra manera, por el obtentor o con su
consentimiento, para la explotación de la variedad o, habiéndolo sido, no han
transcurrido los siguientes plazos:
a) Un año, si la venta o entrega se realizó en el
país;
b) Cuatro años, si la venta o entrega se realizó
fuera del país y su objeto fueron variedades tales como arbustos u otras no
consideradas como árboles o vides y,
87
c) Seis años, si la venta o entrega se realizó fuera
del país y su objeto fueron árboles o vides.
No dejará de ser nueva una variedad cuando el
material haya sido entregado a terceros con fines de experimentación,
investigación, desarrollo o pruebas de campo.
Artículo 7º.- La variedad es distinta si puede
distinguirse claramente por la expresión de una o más características
importantes de cualquiera otra variedad cuya existencia, a la fecha de
presentación de la solicitud, sea notoriamente conocida. Entre otras, se
entenderá por notoriamente conocida, aquella que aparece en las listas
oficiales de variedades de cualquier país o aquella cuya inscripción ha sido
solicitada en alguno de ellos.
Artículo 8º.- Se considerará homogénea la
variedad, si es suficientemente uniforme en sus caracteres pertinentes,
habida consideración de las variaciones previsibles, considerando las
particularidades de su propagación.
Artículo 9º.- La variedad es estable, si sus
caracteres pertinentes se mantienen inalterados después de sucesivas
propagaciones o, cuando el obtentor haya definido un ciclo particular de
propagaciones, al final de cada ciclo.
Artículo 10.- La variedad será designada por una
denominación destinada a ser su denominación genérica, incluso después de
la expiración del derecho del obtentor.
La denominación de la variedad deberá permitir
su identificación y será diferente al de cualquier otra variedad existente de la
misma especie o especie cercana.
Asimismo, no deberá inducir a error acerca de las
características, valor o identidad de la variedad o de la identidad del titular, ni
podrá componerse únicamente de números, salvo que así conste en el título
otorgado en el extranjero.
En el caso de tratarse de una variedad que se
encuentra protegida en el extranjero, deberá designarse con el nombre
vigente en el primer país donde hubiere sido protegida, a menos que esta
denominación se estime inadecuada para nuestro país. En tal caso, se
exigirá que el solicitante proponga una nueva denominación.
88
No podrá constituir una denominación de una
variedad vegetal una marca o solicitud de marca comercial, lo que deberá
acreditarse con un certificado emitido por el Instituto de Propiedad Industrial
en la oportunidad y forma que establezca el reglamento.
La persona que comercialice el material de
propagación de una variedad protegida en Chile, estará obligada a utilizar la
misma denominación de esa variedad, incluso después de la expiración del
derecho del titular relativo a esa variedad.
Cuando una variedad se ofrezca en venta o se
comercialice, estará permitido asociar a la denominación de la variedad
registrada una marca comercial o una indicación similar. Si tal indicación se
asociase de esta forma, la denominación deberá ser distinguible.
TÍTULO III
COMITÉ CALIFICADOR DE VARIEDADES
Artículo 11.- Créase el Comité Calificador de
Variedades, en adelante el “Comité”, órgano encargado de conocer y
pronunciarse sobre las solicitudes de inscripción de una obtención vegetal en
el Registro.
Este Comité estará integrado por el Conservador,
que lo presidirá y por seis profesionales especialistas en agronomía, botánica
o genética u otros profesionales que acrediten tener conocimientos en
propiedad intelectual o mejoramiento genético, quienes serán elegidos
mediante concurso público y designados por el Ministro de Agricultura, a
propuesta en terna del Servicio por cada cupo a designar.
Para sesionar, el Comité requerirá la asistencia de
al menos cuatro de sus miembros y sus decisiones serán adoptadas por
mayoría de votos y en caso de empate resolverá quien presida.
Corresponderá al
administrativo para que el Comité funcione.
Servicio
dar
el
apoyo
Artículo 12.- Los miembros del Comité durarán 6
años en sus funciones y, a excepción del Conservador, percibirán una dieta
por el ejercicio de sus funciones. El monto máximo de la dieta corresponderá
a 3 unidades de fomento (U.F.) por sesión, con un límite máximo de dos
sesiones remuneradas al mes.
Los miembros del Comité deberán abstenerse de
participar en la o las deliberaciones que tengan relación con una solicitud que
se encuentre en alguno de los siguientes casos:
89
a) Solicitudes en las que el integrante del Comité
tenga algún interés económico o que hayan sido presentadas por él o en su
representación;
b) Solicitudes de una persona natural o jurídica
respecto de la cual el integrante del Comité tenga vínculos laborales como
trabajador, dependiente o, en su caso, como administrador, director o socio;
c) Solicitudes respecto de variedades en las
cuales un integrante del Comité haya tenido participación en su creación o
descubrimiento, y puesta a punto, o
d) Solicitudes presentadas por el cónyuge, hijos, o
parientes hasta el tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad
inclusive, respecto de un integrante del Comité.
De esta circunstancia deberá quedar constancia
en el acta de las sesiones que corresponda.
Artículo 13.- Un funcionario del Servicio, que
reúna alguna de las especialidades y conocimientos referidos en el inciso
segundo del artículo 11 de la presente ley, especialmente designado al
efecto por su Director Nacional, se desempeñará como Conservador del
Registro y ejecutará las resoluciones que adopte el Comité. Le
corresponderá, además, verificar que las variedades protegidas mantengan
sus características y emitir los informes y certificados que sean solicitados en
materias de esta ley. El Servicio deberá designar, además, a el o los
funcionarios que subrogarán al Conservador.
Artículo 14.- Corresponderá al solicitante pagar
tarifas por la presentación de la solicitud, inscripción de la variedad, pruebas
y ensayos, mantención de la variedad y por las actuaciones que requiera del
Servicio respecto del Registro. Las tarifas que se establecen en la presente
ley, serán fijadas según lo establecido en la ley Nº 18.755.
TÍTULO IV
DEL PROCEDIMIENTO DE REGISTRO
Artículo 15.- La solicitud de inscripción, deberá ser
presentada por el solicitante al Conservador del Registro y será numerada
correlativamente por éste, indicando la fecha de recepción. Junto con esta
solicitud deberán acompañarse, al menos, los siguientes antecedentes:
a) Título de la variedad, si éste hubiere sido
otorgado en el extranjero;
90
b) Descripción de las características botánicas,
morfológicas y fisiológicas de la variedad, que permitan diferenciarla de
cualquier otra notoriamente conocida;
c) Documento en que conste la personería o
representación legal de quien actúe a nombre del solicitante, si fuere el caso;
d) Muestra representativa o mapa de ubicación de
éstas en el país, según corresponda y lo estipule el reglamento, y
e) Documento que acredite el pago de las tarifas
por presentación de la solicitud.
Los documentos otorgados en Chile deberán
presentarse en original o por medio de copias autorizadas ante notario
público. Tratándose de documentos otorgados en el extranjero, éstos
deberán presentarse en originales o copias autorizadas por la autoridad
correspondiente en dicho país, traducidos al español y debidamente
legalizados.
El Servicio elaborará formularios para la
presentación de las solicitudes y el reglamento establecerá las menciones
que dicho formulario deberá contener, debiendo contemplar, al menos, las
siguientes: individualización del solicitante y de su representante legal, si
correspondiere; individualización del licenciatario, si lo hubiere; denominación
propuesta para la variedad; características básicas distintivas de la variedad;
lugar y fecha en que la variedad fue puesta en el comercio por primera vez y,
antecedentes de la inscripción de la variedad en el extranjero, si
correspondiere.
Artículo 16.- El Servicio, sobre la base de la
reciprocidad, podrá establecer convenios con terceros países u
organizaciones nacionales o internacionales, para facilitar la tramitación de
solicitudes de registro.
Artículo 17.- El Conservador del Registro
verificará, dentro del plazo de 30 días contado desde su presentación, si la
solicitud reúne las exigencias estipuladas en esta ley y su reglamento. Si ello
no ocurriere, procederá a la devolución de los antecedentes al solicitante,
circunstancia de la que informará al Comité, teniendo la solicitud por no
presentada para todos los efectos legales.
Artículo 18.- Si el Conservador del Registro
comprueba dentro del mismo plazo fijado en el artículo anterior el
cumplimiento de las exigencias legales y reglamentarias, dispondrá la
91
publicación de un extracto de la solicitud en el Diario Oficial, en la forma que
determine el reglamento.
Podrá presentarse oposición a la solicitud, dentro
del plazo de sesenta días, contado desde la fecha de publicación del extracto
respectivo.
Artículo 19.- Los plazos de días establecidos en
esta ley y su reglamento se considerarán de días hábiles. Para estos efectos,
el día sábado se considera inhábil.
Artículo 20.- Si se formulare oposición, el
Conservador del Registro dará traslado al solicitante, quién dispondrá de
sesenta días para hacer valer sus derechos.
Artículo 21.- Si hubiere hechos sustanciales,
pertinentes y controvertidos, se recibirá la causa a prueba por el término de
60 días, el cual se podrá ampliar hasta por 60 días más, si alguna de las
partes tuviere su domicilio en el extranjero. Será aplicable además, lo
dispuesto en el inciso segundo del artículo 64 del Código de Procedimiento
Civil sobre suspensión del procedimiento.
Artículo 22.- Las partes podrán hacer uso de
todos los medios de prueba que establece la ley, incluidos los resultados
obtenidos en laboratorios cuyos métodos de análisis hubieren sido
aprobados por el Servicio. Vencido el término probatorio, el Conservador del
Registro podrá disponer medidas para mejor resolver, fijando un plazo para
su cumplimiento.
Artículo 23.- Si el Conservador no hubiere
dispuesto medidas para mejor resolver o habiéndolas dispuesto éstas se
hubieren cumplido o hubiere vencido el plazo dispuesto para ello, pondrá los
antecedentes en conocimiento del Comité para su resolución.
Artículo 24.- Si no se hubiere formulado oposición
o, habiéndose formulado, el Comité la hubiere rechazado, el Conservador del
Registro presentará la solicitud al Comité con un informe técnico. Si el
Comité acoge la oposición, rechazará la solicitud de inscripción en el
Registro, instruyendo al Conservador la devolución de los antecedentes.
Artículo 25.- El Comité, si lo estimare pertinente,
dispondrá que se realicen las inspecciones, pruebas y ensayos
correspondientes, destinadas a obtener la inscripción en el Registro, o bien
podrá, para estos efectos, considerar las inspecciones, pruebas o ensayos ya
realizados.
92
El reglamento establecerá las normas necesarias
para la realización de estas inspecciones, pruebas y ensayos.
Artículo
26.Habiéndose
cumplido
las
inspecciones, pruebas y ensayos, el Conservador del Registro lo informará al
Comité, el que resolverá sobre la inscripción y el otorgamiento del título
correspondiente.
Artículo 27.- Si el Comité determina que el
resultado de las inspecciones, pruebas y ensayos de la variedad demuestran
que no son satisfactorios, procederá a rechazar la inscripción.
Artículo 28.- En la inscripción de la variedad en el
título correspondiente se dejará constancia, por lo menos, de las siguientes
menciones:
a) Denominación de la variedad;
b) Nombre del titular y de su representante legal,
si correspondiere;
c) Resolución del Comité Calificador que reconoce
el derecho y ordena la inscripción de la variedad y el otorgamiento del
correspondiente título;
d) Plazo de la protección, y
e) Las demás menciones que determine el
reglamento.
Tratándose de la inscripción de la variedad en el
Registro, además de las menciones señaladas en el inciso anterior, se
deberá señalar el nombre o razón social de el o los licenciatarios, si los
hubiere, pudiendo en todo caso, el reglamento establecer otras menciones.
Artículo 29.- La extinción del derecho del obtentor
operará de pleno derecho en caso de expiración del plazo por el que fue
concedido o por la renuncia de su titular.
Artículo 30.- La caducidad del derecho del
obtentor deberá ser declarada por el Comité, cuando:
a) Con posterioridad a la concesión del derecho,
se comprueba que la variedad ya no cumple con los requisitos de
homogeneidad y estabilidad que se establecen en los artículos 8º y 9º de la
presente ley;
93
b) El solicitante o titular, según correspondiere, no
presentare al Conservador del Registro, en tiempo y forma, los antecedentes
requeridos por esta ley o su reglamento, no pagare las tarifas de mantención
o no conservare las muestras representativas, o
c) El titular no propusiere otra denominación
adecuada, en caso de cancelación de la denominación de la variedad
después de la concesión del derecho.
El reglamento establecerá la fecha límite para el
pago de la tarifa anual de mantención.
Artículo 31.- El Comité, una vez constatada la
caducidad dispondrá su anotación en el Registro de la inscripción
correspondiente.
Artículo 32.- El Comité declarará nulo un derecho
de obtentor que hubiere otorgado, si se comprueba que:
a) En el momento del otorgamiento del derecho
las condiciones establecidas en los artículos 6º y 7º de esta ley no fueron
efectivamente cumplidas;
b) El otorgamiento del derecho se fundó en las
informaciones y documentos proporcionados por el solicitante o se
constatare que la variedad no cumplía alguna de las condiciones
establecidas en los artículos 8º y 9º, o
c) El derecho del obtentor fue otorgado a una
persona que no tenía derecho al mismo, a menos que se haya transferido a
la persona a quien corresponde el derecho.
Artículo 33.- La nulidad deberá ser declarada de
oficio por el Comité cuando concurran las circunstancias señaladas en el
artículo anterior o podrá ser alegada por todo el que tenga interés en ello.
Artículo 34.- El plazo para ejercer la acción de
nulidad será de cinco años, contado desde la fecha de inscripción de la
variedad en el Registro. La referida acción de nulidad no prescribirá respecto
de los registros obtenidos de mala fe.
La acción de nulidad deberá presentarse ante el
Conservador, por escrito, acompañada de todos los antecedentes necesarios
para su fundamento. Le corresponderá al Conservador examinar su
admisibilidad.
94
Declarada admisible la acción, el Conservador
elevará los antecedentes al Comité, quien dará traslado al titular por un
término de 60 días para oponerse. Transcurrido este plazo, el Comité podrá
decretar medidas para mejor resolver, fijando un plazo para su cumplimiento.
Si no se hubiere dispuesto medidas para mejor
resolver o habiéndolas dispuesto éstas se hubieren cumplido o hubiere
vencido el plazo dispuesto para ello, el Comité resolverá en un plazo de 60
días.
Acogida la acción de nulidad, el Comité ordenará
al Conservador la cancelación de la inscripción de la variedad en el Registro.
Artículo 35.- Las resoluciones que pronunciare el
Comité, que tengan el carácter de sentencia definitiva o interlocutoria, serán
apelables ante el Tribunal Arbitral establecido en la ley Nº 19.039, el cual
conocerá y sancionará según lo señalado en dicha ley.
La apelación deberá ser fundada e interpuesta
dentro del plazo de quince días, contado desde la fecha de la notificación de
la resolución recurrida.
Artículo 36.- El recurso de apelación deberá ser
interpuesto ante el Conservador del Registro, quien deberá remitirlo, con sus
antecedentes, dentro de décimo día, al Tribunal de Propiedad Industrial, el
que de oficio o a petición del interesado, podrá solicitar informes sobre la
materia al Conservador del Registro y a los peritos que estime pertinente.
En contra de la sentencia definitiva de segunda
instancia del Tribunal de Propiedad Industrial procederá el recurso de
casación en el fondo ante la Corte Suprema.
Artículo 37.- Salvo disposición en contrario de la
presente ley, las notificaciones se realizarán por carta certificada, las que se
entenderán practicadas al décimo día contado desde su depósito en las
oficinas de correo.
Artículo 38.- El Servicio editará un Boletín en el
cual se publicarán las menciones significativas del Registro, las que
quedarán determinadas por el reglamento.
95
TÍTULO V
ALCANCE DE LOS DERECHOS DEL OBTENTOR
Artículo 39.- El derecho del obtentor permite a su
titular, causahabiente o cesionario, realizar los siguientes actos sobre el
material de propagación de la variedad protegida:
a) La preparación del material para los fines de
propagación;
b) La producción del material de propagación de
dicha variedad;
c) La venta, oferta, publicidad o exposición a la
venta de ese material;
d) La comercialización, importación o exportación
del material;
e) El empleo repetido de la variedad para la
producción comercial de otra variedad;
f) La posesión para cualquiera de los fines
mencionados en los literales anteriores, y
g) La utilización de las plantas ornamentales o de
partes de dichas plantas que, normalmente, son comercializadas para fines
distintos al de propagación, con vista a la producción de plantas
ornamentales o de flores cortadas.
Se requerirá también la autorización del titular de
la variedad protegida para realizar los actos señalados anteriormente sobre:
a) El producto de la cosecha, incluidas plantas
enteras y partes de plantas, cuando haya sido obtenido por utilización no
autorizada del material de propagación de la variedad protegida, a menos
que el titular haya podido ejercer razonablemente su derecho en relación con
dicho material;
b) Variedades derivadas esencialmente de una ya
protegida, a menos que esta última no sea, a su vez, una esencialmente
derivada, y
c) Variedades que no se distingan claramente de
la variedad protegida, según el criterio de distintividad establecido en el
artículo 7º de la presente ley.
96
Artículo 40.- Las transferencias, gravámenes,
embargos, las licencias y cualquier limitación al derecho del obtentor deberán
constar, a lo menos, en un instrumento privado, cuando correspondiere,
suscrito ante notario público y no surtirán efecto alguno frente a terceros
mientras no se anoten en extracto en el Registro.
Le corresponderá al reglamento establecer las
menciones que el instrumento privado y el extracto deberán contener.
Artículo 41.- El derecho del obtentor tendrá
vigencia por un periodo de 25 años si la variedad corresponde a especies de
árboles y vides, y de 20 años en el caso de las demás especies. Dicho
período de vigencia se contará desde la fecha de la inscripción de la
variedad.
En el período comprendido entre la publicación
del extracto mencionado en el artículo 18 y la inscripción de la variedad en el
Registro, el solicitante tendrá derecho a obtener una remuneración equitativa
de quien en dicho intervalo realice algunos de los actos de los literales a) a g)
del inciso primero del artículo 39, siempre que el solicitante acredite haber
notificado por carta certificada el hecho de existir una solicitud en trámite
respecto de dicha variedad y sujeto a que la variedad sea finalmente
concedida.
En el supuesto de que en definitiva no se proceda
a la inscripción de la variedad, el solicitante que hubiera percibido las
compensaciones económicas mencionadas en el presente artículo, deberá
reembolsarlas reajustadas, salvo pacto expreso entre las partes.
Artículo 42.- En todo acto de comercio relativo al
material de propagación de una variedad protegida deberá señalarse su
denominación. Dicha denominación deberá constar en las guías de
despacho, facturas, rótulos y todo otro documento que ampare al material de
propagación y partes de plantas.
Adicionalmente, el reglamento establecerá la
rotulación obligatoria del material de propagación, por medio de frases,
símbolos o siglas que determine.
Artículo 43.- El que haya solicitado la protección
de su variedad en el extranjero, tendrá prioridad para inscribirla en el
Registro. Dicha prioridad durará 12 meses contados desde la fecha de
presentación de la primera solicitud en el extranjero.
97
Para beneficiarse de la prioridad, el solicitante
deberá invocarla en la solicitud. El Conservador podrá exigirle al solicitante,
que en un plazo de tres meses a contar de la fecha de presentación de la
solicitud, proporcione una copia de los documentos que acrediten su
prioridad debidamente certificada.
El solicitante tendrá un plazo de dos años, para
entregar cualquier información, documento o material con el objeto de
cumplir con lo estipulado en esta ley y su reglamento.
Artículo 44.- Si se presentaren dos o más
solicitudes respecto de una misma variedad, se preferirá aquella que exhiba
mejores antecedentes. Si ello no fuere aplicable, se preferirá la solicitud
presentada primero.
Artículo 45.- Podrán otorgarse licencias sin el
consentimiento del titular en los siguientes casos:
a) Cuando el titular de la variedad protegida haya
incurrido en conductas o prácticas declaradas contrarias a la libre
competencia, en relación directa con la utilización o explotación de la
variedad de que se trate, según decisión firme o ejecutoriada del Tribunal de
Defensa de la Libre Competencia, de conformidad con la legislación vigente.
b) Cuando por razones de salud pública,
seguridad nacional, uso público no comercial, o de emergencia nacional, de
extrema urgencia u otras que sean de interés público, declaradas por la
autoridad competente, se justifique el otorgamiento de dichas licencias. Las
condiciones de estas licencias se establecerán por decreto supremo
expedido a través del Ministerio de Agricultura.
Artículo 46.- El Tribunal de Defensa de la Libre
Competencia o el Ministerio de Agricultura, en su caso deberá pronunciarse
sobre la solicitud de licencia sin el consentimiento del titular en función de las
circunstancias propias de ésta. En el caso que dicho pronunciamiento sea
positivo deberán, por un lado, fijar la duración y su prórroga si fuere
necesario y el alcance de la licencia, limitándola a los fines para los cuales
fue concedida.
En el caso de la letra a) del artículo anterior,
corresponderá al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, fijar el monto
de la remuneración equitativa que pagará periódicamente el licenciatario al
titular de la variedad protegida. En el caso de la letra b) del artículo anterior,
la remuneración equitativa que pagará periódicamente el licenciatario al
titular de la variedad protegida será determinada por el Ministerio de
Agricultura, resolución que será apelable en los mismos términos
98
establecidos en el artículo 35. La concesión de este recurso será en el sólo
efecto devolutivo.
La licencia otorgada por este procedimiento será
de carácter no exclusivo y no podrá cederse.
Artículo 47.- La licencia sin el consentimiento del
titular, podrá ser dejada sin efecto, total o parcialmente, a reserva de los
intereses legítimos del licenciatario, si las circunstancias que dieron origen a
ella hubieren desaparecido y no es probable que vuelvan a surgir.
El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia o
el Ministerio de Agricultura, según sea el caso, estará facultado para
examinar, mediando petición fundada, si dichas circunstancias siguen
existiendo.
Artículo 48.- Los agricultores podrán emplear con
fines de propagación el producto de una cosecha obtenido del cultivo de una
variedad protegida, que provenga y se utilice en su propia explotación, que
haya sido legítimamente adquirido y que no sea híbrido o sintético, quedando
expresamente prohibida la venta o enajenación a cualquier título de dicho
material de propagación.
Esta facultad podrá ejercerse en la especie
solanum tuberosum L (papa) y en cereales, leguminosas y las especies de
propagación por semillas que el reglamento determine.
Para los efectos del presente artículo se
entenderá por explotación propia, el todo o parte de ella, que el agricultor
efectivamente explote cultivando vegetales, tanto si es de su propiedad como
si la administra bajo su responsabilidad y por cuenta propia, en particular, en
el caso de los arrendamientos.
Artículo 49.- Sin perjuicio de lo dispuesto en este
Título, el derecho de obtentor no se extenderá a:
a) Los actos realizados en un marco privado con
fines no comerciales;
b) Los actos realizados con fines experimentales,
y
c) Los actos realizados a los fines de creación de
nuevas variedades y a los actos señalados en el artículo 39 de la presente
ley realizados con tales variedades, a menos que éstas sean: variedades
esencialmente derivadas de la protegida, o que no se distingan claramente
99
de ella, o que sean variedades cuya producción necesite el empleo repetido
de la variedad protegida.
Artículo 50.- La venta o comercialización de
cualquier otra manera, de la variedad protegida, realizada por el titular o con
su consentimiento, extingue su derecho sobre el material de propagación o el
producto de la cosecha, incluidas las plantas enteras y partes de plantas.
Lo anterior, no será aplicable a actos que:
a) Impliquen una nueva propagación de la
variedad en cuestión, y
b) Impliquen una exportación de material de la
variedad, que permita reproducirla, a un país que no proteja las variedades
del género o de la especie vegetal a que pertenezca la variedad, salvo si el
material exportado está destinado al consumo.
TÍTULO VI
DE LA OBSERVANCIA DEL DERECHO DEL OBTENTOR
Artículo 51.- Las siguientes infracciones serán
sancionadas administrativamente por el Servicio, de acuerdo con el
procedimiento establecido en su ley orgánica, con multas a beneficio fiscal de
1 a 75 unidades tributarias mensuales:
a) Utilización de una denominación distinta de
aquella que corresponde a la variedad para material de propagación y partes
de plantas;
b) Omitir utilizar la denominación que corresponde
a la variedad para el material de propagación, y
c) Rotulación, etiquetado o apariencia de
productos de consumo como semillas y,o rotulación, etiquetado o apariencia
de semillas como productos de consumo, sin serlo.
En caso de reincidencia dentro de los cinco años
siguientes, contados desde la fecha de la realización del hecho infractor, la
multa podrá ser de hasta 150 unidades tributarias mensuales.
Artículo 52.- Sin perjuicio de las acciones que
procedan de conformidad al Código Penal, el titular cuyo derecho de obtentor
sea lesionado o vulnerado podrá demandar civilmente:
100
a) La cesación de los actos que violen su derecho;
b) La indemnización de los daños y perjuicios, y
c) La adopción de las medidas necesarias para
evitar que prosiga la infracción.
Artículo 53.- Las acciones civiles a que dé lugar la
vulneración del derecho del obtentor consagrado en la presente ley y las
acciones para hacer efectivo el derecho de remuneración o el derecho de
reembolso establecidos en el artículo 41, se tramitarán conforme al
procedimiento sumario, ante los tribunales ordinarios de justicia, con las
modificaciones que se establecen en esta ley, sin perjuicio de las
infracciones administrativas a que se refiere el artículo 51, que el Servicio
constate en el cumplimiento de sus funciones.
Artículo 54.- Se concede acción civil en contra de
toda persona que no tenga autorización del titular de un derecho de obtentor
o que derive de aquél, cuando se vulneren las disposiciones de la presente
ley.
La acción podrá ser entablada por el titular del
derecho de obtentor o por quien éste haya autorizado.
Artículo 55.- El juez podrá decretar medidas
cautelares y probatorias. Para conceder una medida cautelar o probatoria el
juez deberá evaluar, en forma previa, el justo título de quien la solicita, la
estacionalidad, estado de desarrollo y la perecibilidad de los bienes objeto de
estas acciones.
TÍTULO FINAL
Artículo 56.- Sin perjuicio de lo establecido en el
artículo tercero transitorio de esta ley, derógase la ley Nº 19.342, como
asimismo, toda disposición legal o reglamentaria que fuere contraria a la
presente ley.
La presente ley entrará en vigencia una vez que
sea publicado en el Diario Oficial su Reglamento.
Dicho Reglamento deberá dictarse dentro de los
180 días siguientes a la publicación del decreto promulgatorio de esta ley en
el Diario Oficial.
101
DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Artículo Primero.- Con el objeto de lograr una
renovación parcial de los miembros del Comité a que se refiere el artículo 11
de la presente ley, a excepción del Conservador, en la primera conformación
los tres primeros miembros designados lo serán por tres años.
Artículo Segundo.- Las inscripciones en el
Registro de Variedades Protegidas creado por la ley Nº 19.342, se
entenderán incorporadas de pleno derecho al Registro de Variedades
Protegidas que establece la presente ley, sujetándose a las condiciones que
esta misma señala.
Artículo Tercero.- Los derechos de obtentor que
se hubieren registrado bajo el imperio de la ley Nº 19.342 se regirán por las
siguientes normas de la presente ley:
a) Del Título V, sobre “Alcance de los Derechos
del Obtentor”, los artículos 39, inciso primero, letras a) a g); 40; 42; 45; 46, y
47.
b) El Título VI, sobre “De la Observancia del
Derecho del Obtentor”.
El período de protección de las variedades
inscritas de conformidad a la ley Nº 19.342, se extenderá hasta completar un
período de 25 años en el caso de árboles y vides, y hasta completar 20 años
respecto de otras especies.
Artículo Cuarto.- Respecto de los procedimientos
iniciados con anterioridad a la presente ley, referidos a las solicitudes de
registro de variedades vegetales, ellas serán tramitadas y resueltas de
acuerdo a la normativa vigente a la fecha de su presentación, a menos que el
interesado manifieste expresamente su voluntad de acogerse a las normas
de la presente ley.”.
---
102
Acordado en sesiones celebradas en dos
períodos: el día 14 de marzo de 2011, con asistencia de los Honorables
Senadores señores Alberto Espina Otero (Presidente), señora Ximena
Rincón González, y señores Juan Antonio Coloma Correa, Carlos Larraín
Peña y Jaime Quintana Leal, y los días 18 de junio, 8, 17 y 29 de julio de
2013, con asistencia de los Honorables Senadores señores Hernán Larraín
Fernández (Presidente), señora Ximena Rincón González, y señores Juan
Antonio Coloma Correa, José García Ruminot y Jaime Quintana Leal (Juan
Pablo Letelier Morel).
Sala de la Comisión, a 6 de agosto de 2013.
XIMENA BELMAR STEGMANN
Secretario
103
RESUMEN EJECUTIVO
INFORME DE LA COMISIÓN DE AGRICULTURA QUE REGULA
DERECHOS SOBRE OBTENCIONES VEGETALES Y DEROGA LEY N°
19.342
(BOLETÍN Nº 6.355-01)
I.
PRINCIPAL OBJETIVO DEL PROYECTO PROPUESTO POR LA
COMISIÓN: actualizar el régimen de jurídico que regula los derechos
del obtentor de variedades vegetales a los estándares del Convenio
Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales, de 1961,
revisado en Ginebra según el Acta de 19 de Marzo de 1991, UPOV 91;
convertir a Chile en una potencia agroalimentaria y forestal; fomentar el
pleno respeto de los derechos sobre las obtenciones de variedades
vegetales; fortalecer la industria de investigación, desarrollo e
innovación de variedades vegetales, y atraer inversión extranjera
asociada a la investigación, desarrollo e innovación.
Asimismo,
propone derogar la ley N° 19.342, que regula derechos de obtentores
de nuevas variedades vegetales.
II.
ACUERDOS: aprobada la idea de legislar 3x2
III.
ESTRUCTURA DEL PROYECTO APROBADO POR LA COMISIÓN:
consta de 56 artículos permanentes y de 4 artículos transitorios.
IV.
NORMAS DE QUÓRUM ESPECIAL: los artículos 11, 35, 36 y 53 tienen
el carácter de normas orgánico constitucionales, en conformidad de lo
dispuesto en el artículo 38 inciso primero, para el primero de dichos
preceptos, y artículo 77, inciso primero, para los otros tres, todos de la
Constitución Política de la República, en relación al artículo 66, inciso
segundo de la misma Carta Fundamental.
V.
URGENCIA: no tiene.
VI.
ORIGEN INICIATIVA: Cámara de Diputados. Mensaje de la ex
Presidente de la República, señora Michelle Bachellet Jeria.
VII. TRÁMITE CONSTITUCIONAL: segundo trámite.
VIII. APROBACIÓN EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS: aprobado en
general por 69 votos, ningún voto en contra y 5 abstenciones.
104
IX.
INICIO TRAMITACIÓN EN EL SENADO: el 10 de marzo de 2010.
X.
TRÁMITE REGLAMENTARIO: primer informe.
XI.
LEYES QUE MODIFICA O QUE SE RELACIONAN CON LA
MATERIA:
1.- La Constitución Política de la República, en su artículo 19
numerales 23°, 24° y 25°.
2.- La ley N° 19.342, que regula derechos de obtentores de nuevas
variedades vegetales.
3.- La ley N° 18.755, que establece normas sobre el Servicio Agrícola y
Ganadero, deroga la ley N° 16.640 y otras disposiciones.
4.- La ley N° 19.039, sobre Propiedad Industrial, cuyo texto refundido,
coordinado y sistematizado consta en el decreto con fuerza de ley
N° 3, del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, de 2006.
5.- El Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones
Vegetales de 1961 y sus revisiones en 1972, 1978 y 1991,
especialmente el Acta de UPOV de 1991.
Valparaíso, a 6 de agosto de 2013.
XIMENA BELMAR STEGMANN
Secretario
105
ÍNDICE
PÁGINAS
Asistencia
1
Objetivo del Proyecto
4
Normas de Quórum Especial
4
Antecedentes
5
Antecedentes de Hecho
6
Discusión en general
22

Asociación Gremial de Agricultores Orgánicos de la Región
del Biobío
23

Asociación Nacional de Productores de Semillas
30

Instituto de Investigaciones Agropecuarias
37

Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales
38

Instituto Nacional de Propiedad Industrial
39

Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile
40

Chile sinTransgénicos
41

Asociación Nacional de Productores de Semillas
43

Fundación Sociedades Sustentables
46

Asociación Chilena de la Papa
49

Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas
52

Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola
55

Experto en Fitomejoramiento INIA
55

Asociación Gremial de Viveros Frutales de Chile
58

Federación Nacional de Productores de Fruta
61
106

Confederación Nacional de Federaciones de Cooperativas y
Asociaciones Silvoagropecuarias
62

Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agronómicas,
Profesor Carlos Muñoz
63

Consorcio Biotecnológico Biofrutales
67

Natural Solutions Foundation
68

Red de Acción de Plaguicidas de Chile
69

FAO
76
Votación en general del proyecto
81
Texto del Proyecto
84
Disposiciones Transitorias
101
Acordado
102
Resumen Ejecutivo
103
Índice
105
----
Descargar

Informe de la Comisión de Agricultura