2a edición
el 11 de marzo del 2004
En esta edición

Biografía

Modernismo y Alfonsina

Poemas y Enlaces
Su biografía : (1892-1938)
Alfonsina, la
tercera hija de
padres italianos,
nació el 29 de
mayo en 1892
en
Sala
Capriascha,
Suiza
.
Su
madre estudió
música y fue
profesora y su
padre fue un
hombre
de
negocios. Cuando ella tenía 4 años, su familia se
trasladó a Argentina por el problema de los
negocios y alcoholismo de su padre. Este fue el
principio de la tormenta que era su vida. A los diez
años Alfonsina lavaba platos y atendía las mesas en
Café Suiza, su padre segundo negocio que fracasó.
Cuando su padre murió en 1906, su familia estaba
en la miseria. Después de trabajar de costurera y de
actriz con el circo, ella decidió en ser profesora en
enseñanza primaria en Coronda. Empezó a enseñar
en Rosario pero con poco tiempo decidió a moverse
a Buenos Aires, dónde su hijo nació en 1912. (Se
comenta la razón que ella se movió a Buenos Aires
fue porque ella se encontró que estaba embarazada,
ella huyó de Rosario para salvar la reputación del
hombre). Años después, sus primeras obras fueron
publicadas en Buenos Aires. Ella escribió
continuamente hasta el año 1935. En este año supo
que tenía cáncer del seno. Razón de tener varias
operaciones
sin éxito , ella pasó los últimos dias
de su vida muy deprimida. En el 20 del octubre de
1938 , escribió Voy a Dormir, lo envió a la
publicadora del periódico, La Nación, Con la ironia, l
público leyendo su poema, ella se suicidaba en el
mar.
Alfonsina Storni, junto a la
uruguaya Delmira Agustini y a la
chilena Gabriela Mistral, es una
de las tres poetas más
importantes de la generación
posmodernista. Alfonsina tomó
una posició bien fuerte en el
posmodernismo en cual a la
posición de la mujer.
Interesantemente , ella tomaba
los imágenes de la mujer en la
poesía de Darío y Lugones y los
usaba para confrontar todos las
creencias estereotipicas de las
mujeres. Sus poemas Tu me
quieres blanca y Tu Dulzura
son ilustraciones de
Tu me quieres blanca
Tu me quieres alba,
Me quieres de espumas
Me quieres de nacar.
Que sea azucena
Sobre todas, casta.
De perfume tenue,
Corola cerrada
Ni un rayo
Filtrado me haya,
Ni una margarita
Se diga mi hermana.
Tu me quieres nivea,
Tu me quieres blanca,
Tun me quieres alba.
Tu que hubiste todas
Las copas a mano,
De frutos y mieles
Los labios morados.
Tu que en el banquete
Cubierto de pampanos
Dejaste las carnes
Festejando a Baco.
Tu que en los jardines
Negros del Enga~o
Vestido de rojo
Corriste al Estrago.
Tu que el esqueleto
Conservas intacto
No se todavia
Por cuales milagros,
Me pretendes blanca
(Dios te lo perdone)
Me pretendes casta
(Dios te lo perdone)
Me pretendes alba!
Huye hacia los bosques;
Vete a la montanha;
Limpiate la boca;
Vive en las caba~as
Toca con las manos
La tierra mojada;
Alimenta al cuerpo
Con raiz amarga;
Bebe de las rocas;
Duerme sobre escarcha;
Renueva tejidos
Con salitre y agua;
Habla con los pajaros
Y levate al alba.
Y cuando las carnes
Te sean tornadas,
Y cuando hayas puesto
En ellas el alma
Que por las alcobas
Se quedo enredada,
Entonces, buen hombre,
Pretendeme blanca,
Pretendeme nivea,
Pretendeme casta.
Tu dulzura
Camino lentamente por la senda de acacias,
me perfuman las manos sus pétalos de nieve,
mis cabellos se inquietan bajo céfiro leve
y el alma es como espuma de las aristocracias.
Genio bueno: este día conmigo te congracias,
apenas un suspiro me torna eterna y breve...
¿Voy a volar acaso ya que el alma se mueve?
En mis pies cobran alas y danzan las tres Gracias.
Es que anoche tus manos, en mis manos de fuego,
dieron tantas dulzuras a mi sangre, que luego,
llenóseme la boca de mieles perfumadas.
Tan frescas que en la limpia madrugada de Estío
mucho temo volverme corriendo al caserío
prendidas en mis labios mariposas doradas.
Descargar

2a edición