PROYECTO DE
MISIÓN PERMANENTE
Entrando en la Misión desde la conversión
Arquidiócesis de Tijuana
Entrando en la Misión Continental…
PROYECTO DE MISION PERMANENTE
Nuestra Arquidiócesis de Tijuana, en comunión con toda la Iglesia Latinoamericana y del Caribe, impulsada
por el Espíritu Santo y en reverente obediencia al Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, se dispone a
reorientar su acción pastoral en la línea de una misión permanente desde las parroquias
1.. JUSTIFICACION:
La misión permanente se fundamenta en lo siguiente:
1.1 El mandato misionero de Jesús a todos los discípulos: “Vayan y hagan discípulos a todas las gentes,
bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles todo los que yo les
he mandado” (Mt 28,19-20).
1.2 Nuestro Plan Diocesano tiene como objetivo: “Centrar nuestra pastoral en Jesucristo, único camino,
único programa para que los agentes y las comunidades vivan la santidad, la caridad y la misión, y de
esta manera respondan a la realidad desafiante de nuestra diócesis”
1.3 Aparecida en muchos números nos impulsa a realizar la misión permanente de nuestras Iglesias:
Desde el cenáculo de Aparecida nos disponemos a emprender la nueva etapa de nuestro caminar
pastoral declarándonos en Misión permanente. Con el fuego del Espíritu vamos a inflamar de amor
nuestro Continente: ´´Recibirán la fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre ustedes, y serán mis
testigos… hasta los confines de la tierra´´ (Hech 1,8). Jesús invita a todos a participar de su misión.
!Que nadie se quede de brazos cruzados!´´ (DA Mensaje final 4)
1.4 La realidad de nuestras parroquias que anhelan asumir tendencias renovadoras de lo que, a partir
del concilio Vaticano II, se ha llamado “la nueva imagen de Parroquia”, que ha puesto el acento en el
primado de la comunidad, la evangelización, la pastoral social (también llamada liberadora”) y la
“comunidad de comunidades”. Son tendencias que luchan en contra de la inercia y el tradicionalismo:
nuestras parroquias son seres vivos en camino.
2.. OBJETIVO GENERAL DE LA MISION PERMANENTE:
“Proclamar A Jesucristo vivo, Evangelio del Padre, para que en la Arquidiócesis
de Tijuana nos hagamos discípulos y misioneros y en El tengamos vida plena”
3.. OBJETIVOS ESPECIFICOS
3.1. Propiciar un encuentro con Jesucristo en todos los bautizados que mueva a la conversión y al
seguimiento del maestro en la comunidad de la Iglesia hasta asumir con madurez una espiritualidad
misionera
3.2. Lograr que las parroquias renueven y fortalezcan un serio impulso misionero y pasen de una
pastoral de conservación (mantenimiento) a una pastoral decididamente misionera, sobre todo hacia los
alejados
3.3. Implementar en todas las parroquias procesos de iniciación cristiana y formación permanente
integrales y kerigmáticos
4.. ALGUNOS MEDIOS PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS ESPECIFICOS
4.1. Para propiciar un encuentro con Jesucristo en todos los bautizados que mueva a la conversión y al
seguimiento del maestro en la comunidad de la Iglesia hasta asumir con madurez una espiritualidad
misionera
- Promover retiros, la liturgia como fuente y culmen de vida cristiana, evangelización kerigmática
4.2. Para lograr que las parroquias renueven y fortalezcan un serio impulso misionero y pasen de una
pastoral de conservación (mantenimiento) a una pastoral decididamente misionera, sobre todo hacia los
alejados
- Formar equipos de misioneros
- Establecer pequeñas comunidades eclesiales
- Fortalecer las acciones fundamentales y preferenciales
- Establecer lazos de cooperación con organismos e instituciones presentes en su territorio
4.3. Para implementar en todas las parroquias procesos de iniciación cristiana y formación
permanente integrales y kerigmáticos
- Aplicar los Criterios Comunes para los Sacramentos de Iniciación cristiana en la Arquidiócesis
- revalorar la experiencia del catecumenado
- Establecer procesos de formación en los grupos parroquiales
- Dar particular importancia a la formación bíblica y la lectio divina
5.. CARACTERISTICAS PROPIAS DE ESTA MISION:
5.1. Ser permanente porque la tarea de acercar a todos los hombres a Jesucristo y propiciar su
seguimiento e identificación con Él hasta la maduración de la vida cristiana, nunca terminará.
5.2. Realizarse en toda nuestra Arquidiócesis desde las parroquias. La organización y realización
corresponde a cada parroquia. La Vicaría de Pastoral debe garantizar la disponibilidad de los
materiales a trabajar y ofrecer espacios de estudio y asimilación a todos los misioneros. Los decanos
y los párrocos garantizan que los misioneros se preparen adecuadamente. Los equipos diocesanos
impulsan la dimensión propia en las parroquias mediante los decanatos. Será una oportunidad para
renovar nuestras parroquias con sentido misionero.
5.3. Buscar multiplicar el número y la calidad de discípulos misioneros en la Iglesia. La Misión
en todos sus momentos y etapas busca, a la luz del mensaje principal de Aparecida, formar discípulos
misioneros conscientes de su vocación y formadores de dichos discípulos misioneros (DA mensaje
final 3)
5.4. Buscar la multiplicación de pequeñas comunidades eclesiales, acogedoras, en nuestras
parroquias, que acerquen la experiencia de Iglesia a los alejados. Jesús a cada uno de los que fue
llamando a ser sus discípulos los fue integrando en su comunidad. La misión permanente busca que
todos los discípulos de Jesús vivan una experiencia comunitaria mas cercana que la que se puede
tener en las parroquias. A esto contribuyen mucho las pequeñas comunidades eclesiales (cfr. DA 178180)
5. 5. Tiene como primera exigencia una conversión personal y pastoral en las personas, sobre
todo en pastores, en los métodos y en las esctructuras
5.6. Fundamental es la participación de todos: los laicos (especialmente los movimientos, los
jóvenes, las familias, los seminaristas, los consagrados, las religiosas), los diáconos, los presbíteros y
el obispo. La primacía está en los laicos.
5.7. Debe ser ecuménica, no proselitista. Debe buscar, ante todo, llevar a las personas al encuentro
con Cristo
5.8. Debe incidir en la transformación del ambiente social. Su fruto es la paz, la justicia, el respeto
mutuo y la cooperación recíproca
5.9. Debe expresar un espíritu de comunión en la valoración de los dones del hermano y en la
capacidad de ayuda mutua al estilo de la primitiva comunidad cristiana. La comunión se expresa en la
sana convivencia y colaboración recíproca de las comunidades, los movimientos, los consagrados
dentro y fuera del territorio parroquial
5.10. Debe fortalecer decididamente la pastoral de las familias, pues de éstas depende la
transmisión y conservación de la fe y la permanencia de los valores en la sociedad
5.11. Debe fortalecer la planificación y organización de la acción pastoral en cada parroquia de
modo que se puedan lograr los objetivos eficazmente con la participación de todos.
6. DESTINATARIOS DE ESTA MISION:
El principio señalado por Aparecida es que los destinatarios (interlocutores) de la Misión sean la totalidad de
los fieles que nos han sido encomendados por la Iglesia. En concreto podríamos señalar los siguientes:
6.1 La Misión Permanente pretende llegar principalmente a la gran masa de los católicos que se
han alejado de la Iglesia. En este punto es importante analizar las causas por las cuáles los
católicos se han vuelto indiferentes frente a su Iglesia (cfr. DA 225 y 226)
6.2 Es muy importante llegar a los católicos que no han renegado de su fe, pero no tienen
práctica religiosa.
6.3 No se puede excluir la búsqueda de estrategias para llegar a los católicos que han dejado
nuestra Iglesia y se han unido a otras iglesias, sectas o a nuevos movimientos religiosos (cfr DA
225 y 226).
(Porque mientras la Iglesia hace la opción por los pobres, ellos hacen la
opción por las sectas.)
6.4 También hay necesidad de tener en cuenta la renovación de la fe de los católicos que
participan en nuestra Iglesia a los que hay necesidad de entusiasmar por este nuevo proyecto
evangelizador
6.5 Un esfuerzo particular se requiere para llegar a las personas y clases dirigentes que viven en
los diversos espacios sociales, políticos, culturales y económicos
6.6 A las familias, los jóvenes, los migrantes y los pobres
7. LA MISION ES DE TODOS
7.1 Los Laicos
7.2 Los Movimientos
7.5 Los Seminaristas 7.6 Los Consagrados
7.9 Los Sacerdotes
7.10 El Arzobispo
7.3 Los Jóvenes
7.4 Las Familias
7.7 Las Religiosas
7.8 Los Diáconos
8. PRIMERAS ETAPAS DE LA MISION:
La misión se realizará en cuatro etapas, siguiendo los criterios de simultaneidad, flexibilidad e irradiación
según las circunstancias locales, teniendo a APARECIDA como documento iluminador:
8.1 Sensibilización misionera (desde 2009)
- Asamblea diocesana de enero 2009
- Oración por la misión continental (desde enero 2009)
- Promoción de DVD latinoamericano sobre animación misionera (desde abril 2009)
- Semana parroquial de sensibilización (desde mayo 2009)
- Apertura formal: Celebración provincial en futura nueva catedral, el 27 de mayo de 2009
- Estudio de los folletos de la CEM sobre la Misión Continental (desde junio 2009)
8.2 Preparaciones de la misión permanente (desde junio 2009)
- Elaboración del proyecto diocesano de misión permanente (junio-septiembre 2009)
- Estudio de un método de parroquia misionera (desde octubre 2009)
- Programaciones parroquiales (desde la asamblea diocesana de 2010)
8.3 Realización de la misión permanente (desde 2010)
a) Formación de agentes misioneros
b) Formación de comunidades eclesiales entre alejados de la Parroquia
c) Impulso a Procesos de Iniciación Cristiana con sentido catecumenal
d) Fortalecimiento de grupos y comunidades parroquiales y decanales (consejos y grupos). Programas
pastorales parroquiales por escrito
8.4 Evaluaciones periódicas (las asambleas diocesanas anuales)
- Primer evaluación de la misión continental en enero 2011
CONCLUSION:
Nuestra Arquidiócesis anhela una renovación pastoral. Desde hace 20 años, entre luces y sombras, hemos
intentado planificar orgánicamente nuestra acción pastoral. Reconocemos que, si bien hemos tenido avances
muy importantes, aún no llegamos significativamente sobre todo al mundo de los alejados.
La misión continental, con toda la fuerza que significa que todo un continente vaya sobre el mismo objetivo,
es para nosotros una gran oportunidad. No la desaprovechemos. Con esta misión queremos dar un nuevo
impulso a nuestra búsqueda de ser fieles al mandato del Señor en esta hora dramática de nuestra historia.
Necesitamos dejarnos tocar por el Espíritu de Dios y unirnos todos en la misma dirección, abrazar con
entusiasmo este proyecto, renovarnos desde el corazón. “No podemos desaprovechar esta hora de gracia.
Necesitamos un nuevo Pentecostés para salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades y los
pueblos para comunicarles y compartir el don del encuentro con Cristo, que ha llenado nuestras vidas de
sentido, de verdad y amor, de alegría y de esperanza” (D.A. 548)
Este proyecto, como todos, sin duda puede ser mejorado. No pretende agotar acciones ni ahogar iniciativas,
sino marcar el rumbo, abrir caminos. Pero requiere de nuevas actitudes, de un gran espíritu de comunión y
sobre todo de la participación de todos. Recordemos que su éxito no depende de grandes planes, sino de
personas convertidas...
Encomendamos la realización de esta misión permanente desde las parroquias a la Santísima Virgen María,
estrella de la evangelización. Que ella, que supo dejarse guiar por el Espíritu de Dios, nos conceda la gracia
de responder con esa misma generosidad y entrega a la voluntad de Dios
¡A RECOMENZAR TODOS DESDE CRISTO!
Descargar

Arquidiócesis de Tijuana