República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA DE CASACIÓN CIVIL
Bogotá D.C., veintisiete (27) de noviembre de dos mil trece
(2013).
Ref.: Exp.11001-0203-000-2009-01877-00.
Decide la Corte el recurso de reposición formulado por
el abogado Jairo Ruíz Quesedo en nombre propio (fls.4749), frente al proveído de 29 de mayo del presente año, por
medio del cual se negó su petición de nulidad (fls.37-43).
ANTECEDENTES
1.- El censor solicitó la invalidación de lo actuado a
partir del auto admisorio de la demanda de revisión,
fundado en el numeral 9° del artículo 140 del Código de
Procedimiento Civil, argumentando que no fue citado o
vinculado a este trámite, a pesar de que en la sucesión de
Lucía Alvarado Pacheco le fue adjudicada una parte del
inmueble cuya reivindicación obtuvo ésta, distinguido con
matrícula inmobiliaria 060-2371122, como consta en la
anotación N° 2 del respectivo certificado de tradición y
libertad del mismo.
2.- Mediante la providencia materia de censura se
negó dicho pedimento por falta de legitimidad de su
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
proponente dado que “no intervino como ‘parte’ en el juicio
donde se emitió la sentencia recurrida en revisión, lo que descarta
la irregularidad procesal denunciada; además porque la cuota parte
del inmueble la adquirió con posterioridad a la terminación del
‘proceso ordinario reivindicatorio’”.
3.- Contra la anterior determinación presentó la
impugnación que se estudia, con la que pretende su
revocatoria “y en su defecto que se [l]e incluya dentro del proceso
(…) como litisconsorte necesario en el extremo pasivo (…)”, dado
que conforme al artículo 1010 del C. C. tiene la calidad de
asignatario, pues en la sucesión de Lucía Alvarado Pacheco
le fue adjudicada una cuota del inmueble denominado Los
Pantanos.
Agrega que esa condición le ha sido reconocida en el
expediente 110010203332010-01109-00, en el que otro
despacho de esta Corporación conoce la “demanda de revisión
incoada por Fonade” respecto de la misma sentencia aquí
atacada extraordinariamente, por lo que se duele de que no
exista unidad de criterio en cuanto a que el “asignatario es
litisconsorte necesario”.
4.- Verificado el traslado respectivo, la impugnante
extraordinaria se opuso a la prosperidad del recurso debido
a que el inconforme carece de legitimación para alegar la
nulidad, “pues no es sucesor, bajo ninguna figura jurídica, de
Pablo
Obregón
González,
cuyos
herederos,
por
lo
demás,
comparecieron al proceso y no sólo no alegaron la presunta nulidad
sino que la convalidaron expresamente”.
R.M.D.R. Exp. 11001-0203-000-2009-01877-00
2
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
Señala la actora, que no existe contradicción alguna
entre los magistrados que sustancian los recursos de
revisión interpuestos, “pues una cosa es que le haya reconocido
como litisconsorte de Lucia Alvarado Pacheco y otra que se le
niegue
la
declaración
de
nulidad
solicitada
por
carecer
de
legitimación para proponerla” (fls.51-52).
CONSIDERACIONES
1.-
Preliminarmente
se
impone
señalar
que
la
viabilidad del presente recurso surge de lo dispuesto por el
artículo 13 de la Ley 1395 de 2010, reformatorio del 348 del
Código
de
Procedimiento
Civil,
según
el
cual,
son
susceptibles de reposición los autos proferidos por el
Magistrado Sustanciador, no impugnables mediante súplica.
2.- Al revisar la determinación cuestionada, se observa
que ella se ajusta al orden jurídico, si se tiene en cuenta
que no es imperiosa la vinculación del nulitante a este
trámite extraordinario, puesto que stricto sensu, al mismo
deben concurrir las personas que fueron parte en el juicio
en que se profirió el fallo cuya revisión se impetra, a
quienes por mandato del numeral 2° del artículo 382 del
Estatuto Procesal Civil deben convocarse “para que con ellas
se siga el procedimiento de revisión”.
Dado que el censor carece del citado estatus, al no
haber sido “parte” del proceso reivindicatorio génesis de la
sentencia aquí impugnada y además, su condición de
asignatario aparece registrada
después de proferida ésta
R.M.D.R. Exp. 11001-0203-000-2009-01877-00
3
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
como el mismo recurrente lo expone en los hechos 1 y 2 de
su petición de nulidad (fl.28), es claro entonces que ningún
vicio procesal se ha presentado y por lo mismo al no
estructurarse el motivo de invalidación invocado, habrá de
mantenerse inhiesta la providencia opugnada.
Lo anterior desvirtúa la confrontación conceptual que
el censor considera existe entre los diversos despachos que
tramitan las demandas de revisión, pues tal discrepancia no
ocurre, menos cuando en este asunto no se le ha vedado su
intervención como litisconsorte, reconocimiento que valga
anotar, nunca antes había peticionado, circunstancia que
por demás, difiere de la negativa a declarar la nulidad
invocada por falta de legitimidad.
3.- Ahora, aunque el pedimento subsidiario efectuado
en el escrito recursivo, consistente en que se le “incluya (…)
como litisconsorte necesario en el extremo pasivo”, no integró la
petición que dio origen al pronunciamiento opugnado, de
todas formas, en virtud de que el censor adquirió una
fracción de la heredad que resultó comprometida por la
sentencia cuya revisión se busca, se le tendrá como
litisconsorte de los sucesores de la reivindicante Lucía
Alvarado Pacheco, como lo dispone el inciso 3° del precepto
60 del Código de Procedimiento Civil, según el cual, “(…) el
adquirente a cualquier título de la cosa o del derecho litigioso,
podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular.
También
podrá sustituirlo en el proceso, siempre que la parte contraria lo
acepte expresamente”.
R.M.D.R. Exp. 11001-0203-000-2009-01877-00
4
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
La Sala ha dicho que quien adquiere un bien o derecho
judicialmente
controvertido,
se
halla
facultado
para
intervenir en el pleito como “tercero coadyuvante, actuación
respecto de la cual no requiere la aceptación del contrario, pues
basta con acreditar el traspaso efectivo del evento incierto de la
litis, vale decir, aportar el contrato respectivo. Claro está, que tal
documento debe brindar certeza sobre su autoría y, por supuesto,
de haber sido suscrito en nombre de una persona jurídica será
menester que obre prueba de su existencia y representación legal”
(auto de 15 de mayo de 2012, exp. 2000-00754-01).
Respecto de la figura aludida en la norma parcialmente
transcrita, la Corte, en proveído de 1° de agosto de 2012,
exp. 2007-00285-01, reiteró que “bajo el título de ‘sucesión
procesal’ el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil cumple
esa función y en el tercero de los incisos que lo integran, contempla
el caso de la transferencia voluntaria y
‘…a cualquier título’ del
derecho o de la cosa litigiosa, estableciendo que en situación tal el
adquirente podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular,
colocándose en consecuencia dentro de la misma parte (…), o podrá
convertirse en un genuino sucesor si además de englobar el acto
realizado en su favor la totalidad del objeto litigioso, de manera
expresa la contraparte lo acepta, es decir si ésta última consiente
en la mutación de sujetos de modo que el enajenante quede por
completo desvinculado del proceso y de sus efectos (…)”.
4.- Como en este asunto, las anotaciones 2 y 3 del
folio de matrícula inmobiliaria N° 060-237122 de la Oficina
de Registro de Instrumentos Públicos de Cartagena (fl. 1)
dan cuenta de que Jairo Ruiz Quiceno es cootitular del
derecho de dominio del inmueble que fue objeto de la
acción reivindicatoria en donde se emitió la sentencia ahora
R.M.D.R. Exp. 11001-0203-000-2009-01877-00
5
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
impugnada
extraordinariamente,
se
satisfacen
los
presupuestos para aceptarlo como litisconsorte de la que en
aquel proceso fue parte demandante y aquí es opositora.
DECISIÓN
En mérito de lo expuesto, la Sala de Casación Civil de
la Corte Suprema de Justicia,
RESUELVE
Primero: Negar la reposición del auto proferido el
pasado 29 de mayo del año en curso.
Segundo:
Tener
a
Jairo
Ruiz
Quiceno
como
litisconsorte de los sucesores de la reivindicante Lucía
Alvarado Pacheco.
Notifíquese
RUTH MARINA DÍAZ RUEDA
Magistrada
R.M.D.R. Exp. 11001-0203-000-2009-01877-00
6
Descargar

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA DE CASACIÓN CIVIL Ref.: Exp.11001-0203-000-2009-01877-00.