DISCURSO ANIVERSARIO DE LA MARINA MERCANTE NACIONAL
AÑO 2009
Señores y señoras,
Agradezco la presencia de las distinguidas autoridades e
invitados que nos acompañan en este encuentro, en que
homenajeamos a la Marina Mercante Nacional.
Particularmente, es para mí un honor dirigirme por primera vez a
ustedes como Presidente de la Asociación Nacional de
Armadores.
Deseo aprovechar la ocasión para felicitar al Sr. Eugenio
Valenzuela Carvallo, ex presidente de esta asociación, por su
destacada gestión y logros alcanzados por la Marina Mercante
Nacional en su período, de lo cual estamos muy agradecidos.
Fue un 26 de julio de 1818, en los comienzos de nuestra vida
independiente, que el Gobierno de Don Bernardo O´Higgins
Riquelme, otorgó la primera patente de comercio marítimo a la
nave “Gertrudis de la Fortuna”. Nos podemos imaginar entonces
cuántos buques han llevado el pabellón nacional,
contactándonos con ese mundo a veces tan inmenso y hoy
también un poco más cercano.
Casi 191 años han pasado por las rutas de nuestro sector, vital
para la economía nacional.
Períodos de auge como cuando al sur del mundo, el Estrecho
de Magallanes y el Cabo de Hornos, eran las únicas vías para la
comunicación entre el Atlántico y el Pacífico; y períodos de
estrechez, donde nuestro sector ha corrido riesgo de
1
desaparecer, como ocurrió por ejemplo en la guerra contra
España entre 1865 y 1866.
Hoy, en pleno siglo XXI, la industria marítima global, ha recibido
con fuerza el impacto de la crisis económica internacional,
iniciada el último trimestre del año 2008 , y que, abruptamente
detuvo su sostenido crecimiento a nivel mundial experimentado
los cinco últimos años, con tasas cercanas al 5% anual. En el
mismo período se produjo un crecimiento aún mayor del
comercio global, y de la demanda por transporte marítimo, con
promedios anuales del 8% en los diferentes mercados navieros.
Fue en este escenario, que para atender la demanda
producida, se multiplicaron los pedidos de construcción naval,
se ampliaron y abrieron nuevos astilleros, y las órdenes llegaron
a representar el 50% del tonelaje de la flota mercante en
servicio.
El deterioro de la actividad económica, se manifestó
rápidamente en una reducción brusca de la utilización de la
flota en todos los mercados, aunque con diferencias entre ellos,
pero con una clara sobreoferta, que ha tenido como resultado
una baja generalizada en el nivel de los fletes y en el valor de
arriendo de las naves.
Para este año los pronósticos de crecimiento de la economía
mundial y de la demanda por transporte marítimo no superan el
1%, y la recuperación, cuyas débiles señales se empiezan a
sentir, será lenta, y en los mercados navieros tardará algunos
años antes de retomar el ritmo que se tenía antes de la crisis.
Este escenario ha exigido a las empresas navieras reducir sus
costos, reorganizar servicios, renegociar contratos, en algunos
2
casos cancelar ordenes de construcción, y también dejar
naves, en espera de una recuperación de la demanda.
En el caso nacional, estimamos que la situación ofrece la
oportunidad para acelerar procesos de modernización de
algunas normas legales y reglamentarias que aplican al sector
marítimo portuario, lo que nos permitirá estar preparados como
país cuando la economía mundial retome su dinamismo. Entre
ellas se puede mencionar la necesidad de contar con una
“ventanilla única” para el comercio exterior, incorporando
mayor tecnología que reducirá los esfuerzos, costos y tiempos
del sistema actual.
En materia aduanera se requiere agilizar los cambios que el
sector marítimo ha solicitado los últimos años, para ser
incorporados en la agenda normativa.
Materias como la ubicación de los almacenes de depósito
extraportuarios, reducción de tiempos para la presunción de
abandono de las cargas, y tratamiento de los contenedores
equivalente al de los medios de transporte, tienen una alta
prioridad. Es importante reconocer que el Servicio de Aduanas
ha introducido significativas mejoras en la tramitación de
documentos electrónicos, y la excelente relación de trabajo
que mantiene con el sector marítimo portuario.
En conjunto con la Autoridad Marítima se trabaja
coordinadamente en la modificación de algunos reglamentos
nacionales, cuyo objetivo es armonizar las exigencias internas
con las de aplicación global incorporadas en diferentes
convenios marítimos ratificados por Chile. Hacemos un
reconocimiento a su labor profesional y buena disposición para
acoger las demandas del sector naviero.
3
No puedo dejar pasar esta oportunidad para solicitar un mayor
compromiso de parte del gobierno, con un sector que moviliza
la gran mayoría de los productos que entran y salen del país,
adquiriendo una importancia estratégica para la economía
nacional.
De esta manera, creemos necesario potenciar las capacidades
del Ministerio de Transportes, o según el ejecutivo lo determine,
con el objeto de atender y apoyar adecuadamente a la
industria marítima, permitiendo con esto, un desarrollo armónico
con las necesidades nacionales.
Destacamos el anuncio efectuado recientemente por el Sr.
Ministro de Transportes, don René Cortázar, informando la
creación de un programa especial que se establecerá a contar
del año 2010, orientado exclusivamente a atender a la actividad
marítima portuaria. Actualmente, el país no cuenta con una
Política Marítima y Portuaria, que esperamos se pueda
desarrollar con las nuevas capacidades anunciadas, y
fundamentalmente con la participación del sector privado.
En el desarrollo de nuevas regulaciones internacionales que
caracterizan a esta industria, es importante mencionar la
adopción a fines del 2008 en Naciones Unidas, de un nuevo
convenio cuya finalidad es regular los contratos para el
transporte internacional de mercancías por mar, conocido
como las Reglas de Rotterdam, que estará abierto para firma y
ratificaciones a contar de septiembre de este año, y una vez
entrado en vigor reemplazará a los instrumentos actualmente
vigentes de la Haya Visby y Hamburgo.
También me parece necesario mencionar por su importancia, el
Convenio sobre el Trabajo Marítimo 2006 de la Organización
4
Internacional del Trabajo, que ya ha sido ratificado por varios
países que cuentan con importantes registros. Se ha trabajado
en conjunto con el Ministerio del Trabajo y organizaciones que
representan al personal embarcado, para preparar los ajustes
legales necesarios y ratificar en el futuro este importante
instrumento, que se le reconoce como el cuarto pilar marítimo,
junto con los Convenios SOLAS, MARPOL y STCW de la OMI.
En el último año se adoptaron también nuevos convenios de la
OMI y se introdujeron modificaciones a convenios en vigor.
En otro ámbito, los actos de piratería frente a las costas de
Somalia y en el Golfo de Aden han tenido un fuerte impacto en
la seguridad y protección marítima. Las medidas adoptadas han
tenido resultados positivos, pero no se ha logrado detener estos
actos, por lo que se requiere de mayor cooperación
internacional para erradicar estos ilícitos.
Pese al clima adverso que enfrenta la industria, se deben
mantener los estándares de seguridad y protección del medio
ambiente marino, como también asegurar que se disponga de
personal competente y motivado para tripular las naves de la
Marina Mercante. Sobre este último aspecto, quisiera destacar
los esfuerzos que realiza nuestra Asociación en conjunto con las
Universidades Andrés Bello, Austral de Chile y con la Escuela de
Tripulantes, para atraer a los jóvenes a esta profesión, que
ofrece múltiples oportunidades, y por mucho tiempo ha estado
afectada a nivel global y nacional por una crónica escasez de
Oficiales. Se han establecido becas y otros apoyos que
mantendremos y perfeccionaremos en el futuro, para dar a
conocer la industria marítima, y contar con profesionales en
cantidad y calidad para trabajar el ella.
5
Nuestros agradecimientos a todos los centros de formación y
capacitación marítima establecidos en el país. Me permito un
reconocimiento especial a la Universidad Andrés Bello, que este
año abrió la carrera de Ingeniería en Marina Mercante,
menciones Puente y Máquinas, en su nueva sede en
Concepción, donde hemos comprometido también nuestro
apoyo.
La crisis se superará, y en el largo plazo se vislumbra un
renovado potencial para la industria del transporte marítimo.
La población mundial continuará creciendo, y las economías
emergentes aumentando sus necesidades de bienes y
productos básicos, que los buques transportan en forma segura
y eficiente. Se estima que el modo marítimo que actualmente
transporta el 90% del comercio mundial continuará creciendo
en el futuro.
Las empresas navieras nacionales continuarán con su liderazgo
en la región, desarrollando nuevos proyectos que les permitirán
atender adecuadamente el cabotaje nacional, y participar
activamente en los tráficos internacionales que atienden a
nuestro país y entre terceros. Con estos antecedentes estamos
optimistas, ya que podremos salir fortalecidos de esta crisis.
En este nuevo aniversario, deseo hacer llegar un especial saludo
a todo el personal que se desempeña en actividades
vinculadas al transporte marítimo, tanto a bordo como en tierra,
con un especial reconocimiento por la contribución que cada
uno hace por el desarrollo marítimo de Chile.
Vayan también nuestras felicitaciones a los Oficiales y
Tripulantes que recibieron distinciones este año. Su elección se
realiza con la participación de representantes de todas las
6
empresas navieras asociadas, y constituye un reconocimiento
directo de sus pares, por su destacado desempeño y trayectoria
profesional.
Quisiera aprovechar esta oportunidad para destacar la
excelente administración que ha tenido nuestra asociación,
gestión que ha realizado nuestro gerente general, el Sr. Arturo
Sierra Merino. Felicitaciones.
Estimados amigos, es cierto que han corrido vientos difíciles
para el mundo mercante, un mar de colores grises nos ha
alertado respecto a los problemas ha enfrentar, pero soy un
convencido de que está en nuestras manos retomar los rumbos
de antaño. Sé que con el esfuerzo y constante incremento en la
calidad de gestión de nuestras empresas, con el apoyo y
claridad que esperamos de la autoridad y por supuesto la
calidad profesional de los hombres y mujeres que trabajan en
nuestro sector, encontraremos una ruta de vientos propicios que
nos hagan llegar a los puertos seguros que todos esperamos.
Muchas gracias.
MT 077-09
7
Descargar

discurso aniversario de la marina mercante nacional