Aspectos Jurídicos de los Trasplantes de Órganos en México
Mtro. Maximiano Madrigal Quintanilla
Profesor de la Facultad de Derecho, campus Mexicali
De la Universidad Autónoma de Baja California
Introducción:
El ser humano consciente de la brevedad de su existencia en la Tierra, ha
indagado diferentes métodos, técnicas y recursos sobrenaturales y científicos
para mejorar la calidad de la vida o prolongar la misma; en este afán, la ciencia
médica ha descubierto sustancias medicinales, contra casi todas las
enfermedades del hombre; ha desarrollado técnicas quirúrgicas que pueden
salvar la vida de la mayoría de los pacientes que antaño eran considerados
como enfermos terminales, ha logrado incluir la medicina nuclear para beneficio
de la humanidad y se encuentran descifrando
el genoma humano
como
corolario de todos estos éxitos científicos.
Circunscribiéndonos al avance científico de cirugía sustitutiva de órganos
humanos, denotamos que hemos llegado a la “era de los trasplantes” y esta
práctica quirúrgica se ha generalizado en la mayoría de los países
industrializados, siendo necesario prestar atención al futuro de estos eventos.
El derecho se encuentra puntual en cada uno de los avances científicos en
cuanto a trasplantes de órganos; regulando cada etapa de que consta la
donación de órganos, creando las instituciones necesarias para dar certidumbre
a la sociedad, de que los derechos de las personas estarán a salvo.
Los Trasplantes en México
El Trasplante Como Una Realidad Terapéutica en México.
En México se han realizado trasplantes de riñón desde 1963, desde entonces se
han constituído mas de 106 centros de trasplante renal y más de 82 de
trasplante corneal.
Actualmente existen centros de trasplante renal en 21 de las 32 entidades
federativas.
El programa contempla trasplantes de riñón, corazón, hígado,
páncreas, médula ósea, hueso y córneas, entre otros tejidos.
En el año de 1963, se realiza con éxito el primer trasplante de riñón en México,
en el Centro Médico Nacional del IMSS. En el año de 1973, se inicia el
desarrollo del Programa de trasplantes en niños, en el Instituto Nacional para la
Asistencia a la Niñez (IMAN), caracterizado por la obtención y trasplante de
órganos cadavéricos de donadores pediátricos.
En el año de 1985, se efectúa el primer trasplante de hígado, en el Instituto
Nacional de la Nutrición. En marzo de 1987 se realizan los primeros trasplantes
de páncreas en México. El 21 de julio de 1988 se realiza el primer trasplante de
corazón, en el Centro Médico la Raza del IMSS, por el doctor Rubén Argüero.
En enero de 1989, se efectuó el primer trasplante de pulmón, en el Instituto
Nacional de Enfermedades Respiratorias, por los doctores Villalba y Santillán,
siendo éste el primer trasplante de pulmón exitoso en México y en
Latinoamérica. También en este mismo año, se realizan los primeros trasplantes
de médula ósea, de tejido suprarrenal a cerebro y de tejido nervioso por el
doctor Ignacio Madrazo, en el Centro Médico de la Raza del IMSS.
2
Análisis del Marco Legal Que Rige los Trasplantes de Órganos En México
La muerte vista por el derecho
Desde la perspectiva científica, el fallecimiento de una persona se erige en un
hecho jurídico primordial que desencadena una serie de fenómenos sucesorios
que impresionan por la minuciosidad con que el derecho se prodiga ante el
problema de la muerte.
Nuestra legislación nos permite configurar una serie de derechos para regular
nuestras relaciones de vida; inclusive, otros para el devenir. Así, todo un libro del
Código Civil para el Distrito Federal y el Código Civil Federal se dedican a las
providencias para la disposición de los bienes por causa de muerte (Art.1281 a
1791)1.
Los códigos penales federal y local para el Distrito Federal también dedican
sendos apartados para detallar aquellas conductas que tienen como resultado
la muerte, bien sea en lo individual o en forma selectiva. Finalmente la Ley
General de Salud 2en sus capítulos II y III (antes de la reciente reforma) y III, IV y
V (con posterioridad a ella) se encarga de regular los temas relativos al
trasplante de órganos, tejidos y sus componentes, señalando que ésos se
extraerán preferentemente de cadáveres; así como un listado de prevenciones
en torno a la disposición, trato, depósito, manipulación, utilización, salida, y
destino final que deben brindarse tanto al cadáver como a sus partes (Art.322 y
336 a 350 de la multicitada Ley General de Salud)3.
1
Código Civil para el Distrito Federal. Editorial Porrúa. México.2001.
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000.
3
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F.7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000.
2
3
Mientras que el derecho guarda plena vigencia aun ante la muerte, para la
medicina -en contraposición- su arribo deviene en fracaso y frustración, dado
que la desintegración funcional irreversible que lleva hasta el total aniquilamiento
orgánico es el malogramiento y la derrota de la terapéutica.
No obstante, tanto médicos como abogados acompañan al hombre siempre, en
estrecha relación, aun antes de su nacimiento; bien sea porque el médico
protege la adecuada evolución del embrión, o porque el abogado garantiza una
serie de derechos consustanciales a su naturaleza desde el momento de la
concepción.
Constante adecuación normativa
Sabedoras de que un pronóstico de vida más largo para enfermos con
padecimientos crónicos degenerativos irreversibles implica un gasto mayor por
tratamiento en las instituciones hospitalarias, las autoridades del sector salud
fueron las primeras interesadas y siguen siéndolo en motivar una cultura de
donación de órganos, al mismo tiempo que promueven la actualización del
marco jurídico que regula los trasplantes, la razón por la que, en fecha reciente,
se envió al Senado una iniciativa de reformar la Ley General de Salud que fue
aprobada con 88 votos a favor y uno en contra, después de doce ajustes en los
temas relativos a muerte cerebral, embrión, exclusión de donantes incapacitados
y menores de edad, así como a la imposibilidad de transportar órganos de seres
vivos fuera del territorio nacional.
En forma paralela, se propuso una adición al artículo 39 de la Ley Orgánica de la
Administración Pública Federal para ampliar las atribuciones de la Secretaría de
Salud y asegurar su participación como ente procurador y coordinador de la
donación y el trasplante de órganos y tejidos humanos en beneficio de la
4
sociedad mexicana- acorde con lo dispuesto por el artículo 4º. Constitucional4,
lo que evita que estas actividades favorezcan sectores privilegiados.
Temas relevantes de la reforma a la Ley General de Salud
En virtud de ésta se autoriza la extracción de órganos y tejidos de personas
vivas para realizar trasplantes entre familias (excepto el de médula ósea, que
podrá realizarse entre otras personas),así como de componentes de cadáver
con las mismas finalidades, en tres casos5:
1.- Cuando la persona fallecida hubiere expresado en vida y por escrito su
conformidad.
2.- Cuando a pesar de que no lo hubiere expresado, los familiares requeridos
no manifiesten su oposición.
3.- Cuando no siendo posible la práctica del requerimiento no constare su
oposición.
También se contempla la prohibición del comercio con órganos, tejidos y células
humanas y se establecen sanciones de cuatro a seis años de prisión y multa de
cuatro a diez mil días de salario mínimo general vigente en la zona de que se
trate para quien comercialice o realice actos de simulación jurídica que tengan
por objeto la intermediación onerosa de órganos, tejidos, sangre, cadáveres,
fetos o restos de seres humanos, así como al que trasplante un órgano o tejido
sin atender las preferencias y el orden establecido en las listas de espera.
Para la asignación de órganos y tejidos de donador no vivo deberá tomarse en
cuenta la gravedad y compatibilidad del receptor, la oportunidad del trasplante,
los beneficios esperados y demás criterios médicos aceptados6.
4
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Editorial Porrúa. México. 2001
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000.
6
Idem
5
5
Al responsable o empleado de un establecimiento donde ocurra un deceso, o de
locales destinados al depósito de cadáveres, que permita cualquier acto de
comercialización en esta materia se le impondrá una sanción de tres a ocho
años de prisión y de multa equivalente al salario mínimo general vigente en la
zona de que se trate de cuatro mil a diez mil días (Artículo 327 y 421 de la Ley
General de Salud)7.
Un tema que la ley regula, y cuya discusión ocasionó múltiples controversias, fue
el relativo a la muerte cerebral y la precisión del momento en que presenta,
supuesto que, finalmente ha sido incorporado en el artículo 344, el cuál
establece las circunstancias ante las que se determina la pérdida de la vida:
Pérdida permanente e irreversible de conciencia y respuesta de estímulos
sensoriales; Ausencia de automatismo respiratorio, y evidencia de daño
irreversible del tallo cerebral, manifestando por arreflexia pupilar, ausencia de
movimientos oculares en pruebas vestibulares y ausencia de respuesta a
estímulos nociceptivos; en suma, los signos que deberán corroborarse mediante
las pruebas que en la propia ley se precisan8.
El razonamiento en el que se sustenta la exposición de motivos para permitir el
retiro de medios artificiales –ante el acaecimiento de cualquiera de las
circunstancias de la pérdida de vida-, no contradice lo que clínica y
científicamente se ha determinado como proceso de muerte, el cual inicia con la
muerte cerebral y concluye con la sistémica, es decir con el advenimiento del
paro cardiorrespiratorio.
7
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000.
8
Idem
6
Simplificación y desregulación
La simplificación y la desregulación en la materia contemplan la disminución en
el tiempo que debe transcurrir entre la expedición del certificado de defunción y
la inhumación o cremación del cuerpo.
Se elimina el requisito de doce horas de espera, así como la reducción de las
formalidades necesarias para la práctica de necropsias.
Para el traslado de cadáveres entre entidades federativas, se simplifica el
trámite: Basta dar aviso a la autoridad sanitaria del lugar de donde se haya
expedido el certificado de defunción (entidad de origen).
En la propia reforma se prevén diversos plazos para la entrada en vigor de sus
preceptos, los que van desde el día siguiente al de su publicación hasta doce
meses después, en tanto se hagan del conocimiento de la población sus
alcances y bondades9.
Además del gran paso que representa la adecuación de Ley General de Salud,
se requiere ahora la emisión de disposiciones reglamentarias que permitan la
individualización de las situaciones que contempla; así como el despliegue de
esfuerzos adicionales para motivar que la donación de órganos, tejidos u otros
componentes se verifique a partir del convencimiento de las bondades de estas
conductas por parte de la mayoría de la población, y no porque la ley lo previene
y ordena.
9
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000.
7
Disposición del cadáver
Si la sola disposición del cadáver para efectos de fijar su última morada propicia
cuestiones tan delicadas de solucionar, con mayor razón aquélla que permite
extirpar algunas de sus partes. La Suprema Corte de Justicia de la Nación
resolvió que:
Es un derecho de carácter familiar, que se desplaza del orden común de las
relaciones jurídicas para constituir un derecho sui generis, cuyo contenido es de
carácter moral y afectivo, y que compete a los parientes que por lazos de
estimación, afecto, respeto y piedad están más vinculados con el difunto.
La resolución argumenta adicionalmente que prevalezca el derecho del hijo en la
disposición del cadáver de su progenitor, aun en contra de los deseos de otros
parientes o del propio cónyuge; a quien la legislación no le reconoce carácter de
pariente10.
Sin embargo, la reforma de la Ley General de Salud establece aunque suene
fuerte, así lo llamaremos un derecho de preferencia a favor del cónyuge
supérstite, para optar sobre el destino del cadáver del fallecido, lo que se
advierte en el texto del artículo 324, en consonancia con lo dispuesto en su
reglamento en materia de control sanitario de la disposición de órganos, tejidos y
cadáveres de seres humanos11.
Adicionalmente, la ley en cita también confiere a favor de personas diversas a
las relacionadas, la posibilidad de disponer del cadáver en los casos de pérdida
10
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000.
11
Idem
8
de la vida vinculados con la averiguación de un delito. Cuando se prevé la
intervención del ministerio público y de la autoridad judicial para la extracción de
órganos y tejidos (para otorgar o negar la autorización)12.
La redacción sobre la disposición sorprende porque, en sus términos, limita
aparentemente los derechos de las víctimas del delito, las que, además de sufrir
la pérdida de un familiar, pierden también el derecho para disponer del cadáver
como mejor les convenga siempre en términos de ley13.
¿Donación o disposición?
Los escasos estudios jurídicos sobre el tema del trasplante coinciden en negarle
carácter de donación al acto a través del cual autorizamos la extracción de
órganos, tejidos y células corporales, en vida o por causa de muerte, para su
implante en otro ser humano, ya que éste concepto responde a un contrato de
naturaleza civil por el que una persona transfiere a otra una parte o la totalidad
de sus bienes presentes los que necesariamente tendrán que estar dentro del
comercio ya que sólo pueden apropiarse las cosas que están en él (Art. 2332
y747 a749 del Código Civil para el D.F.)14.
Por tanto, se sostiene que al no ser nuestro cuerpo una propiedad personal ni
estar dentro del comercio por disposición de la ley, no puede ser objeto de un
contrato de este tipo ni todo ni en partes.
Pero algunos autores disienten de tal postura cuando señalan que los órganos,
los tejidos y la sangre, no obstante que no son objeto de comercialización, si son
susceptibles de apropiación particular y por ello, “la única forma de transmitirlos
es mediante la donación”.
12
Idem
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000
14
Código Civil para el Distrito Federal. Editorial Porrúa. México. 2001.
13
9
Pero aun en este último supuesto, cabe precisar que la donación no puede tener
como objeto cosas futuras como lo son el cadáver y sus componentes.
Por lo que ni aun en virtud de la donación
mortis causa (artículo 2339 del
Código Civil Federal) podrían los órganos y tejidos ser objeto de dicho contrato,
en el que tan sólo son sus efectos los que se encuentran suspendidos a un
término, la muerte del donante15; pero su objeto, los bienes o derechos, por
ejemplo el reconocimiento de un hijo-existen en el presente.
Por nuestra parte, consideramos que la disposición de nuestro cuerpo para
extraer alguna de sus partes a fin de trasplantarse en el cuerpo de otra persona
reúne características de donación; mientras que autorizar la extracción de tales
componentes para después de la muerte tiene naturaleza de acto unilateral, no
de donación (que es un acuerdo de dos voluntades), también resolver sobre los
términos del funeral; ambos derechos del hombre son personalísimos.
Aunque cabe advertir que estos últimos derechos, por ser concedidos a la
persona, perduran mientras ésta vive, puesto que al morir cesa la personalidad;
entonces, sólo bajo prescripciones de carácter ético, quedan obligados el
cónyuge o los familiares a su observancia, por trasladarse el derecho para
determinar el destino del cadáver a favor de aquellos por mandato legal.
Sin embargo, en términos de la reforma si el difunto expresó en vida su deseo
de ser “donador” de su cuerpo, o de parte de él con fines de trasplante, las
personas y familiares no podrán variar ni oponerse a que se cumpla tal decisión,
según establece el artículo 324 de la Ley General de Salud 16 es decir, el
precepto suprime el derecho de aquéllas para disponer del cadáver, lo que es
uno de los puntos novedosos que se introducen.
15
Código Civil para el Distrito Federal. Editorial Porrúa. México. 2001.
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000
16
10
Sin embargo, por la brevedad del tiempo del que se dispone con el fin de que
algunos órganos extraídos puedan ser utilizados dada su esencia (6 horas a
partir del momento de la muerte prescribe la ley Argentina; la nuestra es omisa),
basta demorar la notificación del deceso para imposibilitar materialmente el uso
del cuerpo con ese fin, lo que representa un problema real que atender.
En tanto que, de no existir la manifestación expresa de ser donador,
corresponderá a las personas o familiares accionar su derecho para disponer del
cadáver, como hasta ahora ha ocurrido, sin que en momento alguno estemos
frente a una donación tácita, ya que las personas antedichas sólo ejercerán un
derecho que, desde tiempo atrás, garantizara la ley General de Salud.
Si en vida somos disponentes de nuestro cuerpo por condición y por ley, ¿quién
mejor que uno podrá decidir sobre su destino final cuando ya no lo habitemos?
Por eso, cuando no se manifieste decisión al respecto, tocará determinar su
suerte a aquellos señalados en la ley – que están cerca de nosotros como
señala la Corte, por estimación, afecto y respeto- el destino del cadáver sin
mayores limitaciones que las establecidas en esa ley y, para ello, no se requiere
que en ella se establezca una presunta donación tácita, si la decisión que
finalmente prevalecerá la que expresen aquellos, quienes darán o no un sentido
de utilidad social al cadáver, si así lo resolvieren.
Marco Jurídico de los Trasplantes de Órganos en México
A).- Artículo 4º. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:
El 3 de febrero de 1983, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la
adición al artículo 4º. Constitucional, en cuyo párrafo 3º se dispuso que:
Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La Ley definirá
las bases
y modalidades para el acceso a los servicios de salud y
11
establecerá la concurrencia de la federación y las entidades federativas
en materia de salubridad general, conforme a lo que dispone la fracción
XVI del artículo 73 de esta constitución. 17
La anterior
adición a este ordenamiento federal, sienta las bases de
competencia de las distintas jerarquías involucradas en los programas de
gobierno en materia de salud pública y da fundamento a la legislación sanitaria
en México.
B).- Ley General de Salud, Título XIV (D.O.F. 7 de Febrero de 1984)
Reformada: el 27 de mayo de 1987, 14 de junio de 1991 Y 26 de mayo de 2000.
El 27 de Mayo de 1987 se publicó en el periódico oficial citado un decreto de
reformas y adiciones a esta ley, el 14 de junio de 1991 otro más. Dedica su título
decimocuarto al control sanitario de la disposición
de órganos, tejidos y
cadáveres de seres humanos.
a).- La reforma de 26 de mayo de 2000, incorpora en su título XIV, segundo
párrafo, la denominación “donación, trasplantes y pérdida de la vida”, el artículo
313 del capítulo I, sanciona, compete a la Secretaría de Salud:
I.- El control de las donaciones y trasplantes de órganos, tejidos y células de
seres humanos, por conducto del órgano desconcentrado Centro Nacional de
Trasplantes, y
II.- La regulación y el control sanitario sobre cadáveres.
El artículo 314, nos define los siguientes términos: Células germinales, cadáver,
componentes sanguíneos, destino final, disponente, donador, embrión, feto,
órgano, producto, receptor, tejido y trasplante.
17
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Editorial Porrúa. México. 2001.
12
El artículo 315, enumera
los establecimientos de salud que requieren
autorización sanitaria, relacionados con los trasplantes de órganos.
El artículo 316, se refiere a los requisitos que los establecimientos mencionados
en el artículo anterior, deban reunir para realizar trasplantes de órganos.
El artículo 317, regula los permisos para que los tejidos puedan salir del territorio
nacional.
Artículo 318, refiere al control sanitario de los productos, embriones y células
germinales.
Artículo 319, maneja la disposición ilícita
de órganos, tejidos, células y
cadáveres de seres humanos.
El capítulo II, en sus artículos 320, 321, 322, 323, 324, 325, 326, 327, 328, y
329, se refieren a los requisitos para la donación de órganos, las diferentes
formas de donación (tácita y expresa) y su regulación, la prohibición del
comercio de órganos, tejidos, y células y la función del ministerio público en caso
de extracción de órganos y tejidos.
El capitulo III, en sus artículos 330, 331, 332, 333, 334, 335, 336, y 337: Se
refieren a la actividad de trasplantes, los requisitos para llevarlos a cabo, la
obtención de órganos y tejidos para trasplante, las prohibiciones de trasplantar
gónadas y el uso de tejidos embrionarios o fetales, los requisitos para ser
donante de órganos, los profesionales que pueden realizar trasplantes y los
requisitos para la asignación de órganos y tejidos.
Los artículos 338 y 339, establecen la estructura y funciones del Centro Nacional
de Trasplantes.
13
Los artículos 340 y 341, regulan la disposición de sangre, componentes
sanguíneos y células progenitoras hematopoyéticas con fines terapéuticos.
Artículo 342, regula el destino final de órganos y tejidos considerados como
deshechos.
El capítulo IV, en los artículos 343, 344, y 345, se establecen los requisitos para
declarar científicamente la pérdida de la vida de un ser humano.
El capítulo V, en los artículos 346, 347, 348, 349, 350, 350 bis 1-7: establecen
la calidad de los cadáveres y su clasificación en personas conocidas y personas
desconocidas, regulan la inhumación o incineración de cadáveres y todo lo
relacionado con el destino final de los mismos.
El capítulo V, en los artículos 419, 420, 421, 462 y 462 bis, establecen las multas
por las violaciones a los ordenamientos contenidos en esta ley18.
C).- Reglamento de la Ley General de Salud, en Materia de Control Sanitario de
la Disposición de Órganos, Tejidos, Células, Productos y Cadáveres de Seres
Humanos. (D.O.F. 31 De Julio De 2000)
Anteproyecto de la Ley General de Salud en Materia de Donación, Trasplantes
y Pérdida de la Vida:
ÍNDICE
CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES.
CAPÍTULO II
DONACIÓN.
CAPÍTULOIII
ESTABLECIMIENTOS, SUS RESPONSABLES
Y COORDINADORES DE TRASPLANTES.
18
Ley General del Salud, Titulo XIV. (D.O.F. 7 de febrero de 1984). Reformada el 27 de mayo de 1987, 14
de junio de 1991 y 26 de mayo de 2000
14
CAPÍTULO IV
LISTADO DEL REGISTRO NACIONAL DE
TRASPLANTES.
CAPÍTULO V
ÓRGANOS, TEJIDOS, CÉLULAS, Y
PRODUCTOS CON FINES TERAPÉUTICOS.
SECCIÓN 1ª DISPOSICIONES COMUNES.
SECCIÓN 2ª ÓRGANOS, TEJIDOS Y CÉLULAS.
SECCIÓN 3ª SANGRE, COMPONENTES SANGUÍNEOS Y
CÉLULAS PROGENITORAS HEMATOPOYÉCTICAS.
SECCIÓN 4ª PRODUCTOS.
CAPÍTULO VI CADÁVERES.
CAPÍTULO VII AUTORIZACIONES Y AVISOS.
SECCIÓN 1ª DISPOSICIONES COMUNES.
SECCIÓN 2ª LICENCIAS.
SECCIÓN 3ª PERMISOS.
SECCIÓN 4ª AVISOS.
CAPÍTULO VIII VIGILANCIA Y VERIFICACIÓN SANITARIAS.
CAPÍTULO IX
MEDIDAS DE SEGURIDAD.
CAPÍTULO X
SANCIONES ADMINISTRATIVAS.
CAPÍTULO XI PROCEDIMIENTOS PARA APLICAR MEDIDAS
DE SEGURIDAD Y SANCIONES.
CAPÍTULO XII RECURSOS DE REVISIÓN.
INNOVACIONES
El nuevo capitulado propuesto hace necesario cambiar el título del ordenamiento
por el siguiente: “Reglamento de la Ley General de Salud en materia de
Donación, Trasplantes y Pérdida de la vida”.
A iniciativa del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, se incorpora el uso
de células progenitoras hematopoyéticas con fines terapéuticos. Se introduce la
regulación de transfusiones autólogas, así como los trasplantes de médula ósea.
15
Unos de los cambios fundamentales derivados de las modificaciones a la Ley
son los siguientes:
Con las modificaciones también se
como
un
órgano
encomendada
al
crea el Centro Nacional de Trasplantes
desconcentrado,
Registro
Nacional
anteriormente
de
esta
Trasplantes,
función
cuya
estaba
operatividad
correspondía a la dirección General de Regulación de Servicios de Salud. Con
ello se fortalece la infraestructura en el ejercicio de las funciones en materia de
trasplantes, contempladas en esta Ley.
Se redefinen los conceptos de la Ley y se incluyen otros, para dar claridad y
certidumbre en la aplicación de las disposiciones en esta materia, así como
fortalecer los derechos de las personas. incluyendo los nasciturus.
A diferencia de la Ley actual, los establecimientos en los que se extraigan
órganos o tejidos o se realicen trasplantes, además de contar con la autorización
sanitaria, comité interno de trasplantes y responsable sanitario, deberán de
contar con un coordinador de trasplantes, cuyas actuaciones serán supervisadas
por el comité institucional de bioética respectiva.
Se suprime el permiso para la salida de órganos y células del territorio nacional,
por lo que su salida queda totalmente prohibida. Sólo se requerirá permiso en el
caso de tejidos.
Toda persona será donadora, pero se respetará su derecho de no serlo cuando
así lo manifieste.
El consentimiento expreso o negativa para la donación de órganos o tejidos,
deberá expresarse en documento privado o público.
16
La ley partirá de un consentimiento tácito de la persona, el cual deberá de ser
ratificado por el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes,
los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme a la
prelación señalada.
Para la asignación de órganos y tejidos de donador no vivo, se considerará la
gravedad, oportunidad, beneficios esperados, compatibilidad y todos los criterios
médicos necesarios.
Cuando no exista urgencia o razón médica para asignar preferentemente un
órgano o tejido, la asignación estará sujeta a las listas integradas con los datos
de los mexicanos en espera, la cual se cumplirá rigurosamente. La observancia
de las listas será estatal y nacional.
Se incorporarán nuevos métodos científicos y tecnológicos para comprobar la
pérdida de la vida.
Sólo hospitales y médicos previamente autorizados, podrán intervenir en
trasplantes.
Se fijan como principios fundamentales para los trasplantes el altruismo,
confidencialidad y la ausencia de ánimo de lucro.
La obtención y utilización de órganos, tejidos y células serán gratuitos.
El comercio de órganos, células y tejidos está prohibido. En la nueva legislación
se incrementarán sustancialmente las penas. Para prevenir el comercio de
órganos, los trasplantes entre vivos sólo podrán realizarse entre familiares,
excepto médula ósea.
Para fomentar la cultura de donación se dará testimonio a los donadores como
benefactores de la sociedad.
17
Para la toma de órganos y tejidos, para fines de trasplantes, de menores que
han perdido la vida, se requiere consentimiento expreso de sus representantes
legales.
Las entidades Federativas, establecerán Centros Estatales de trasplantes, y
participarán con el Consejo Nacional de Trasplantes coordinadamente en el
fomento y promoción de la cultura de donación.
En los capítulos relacionados a los órganos y tejidos con fines terapéuticos y de
cadáveres con fines de docencia
e investigación, la Dirección General de
Regulación de Servicios de Salud propone para su adición:
1.- Ciertas definiciones que considera como fundamentales para un correcto
entendimiento y aplicación del Reglamento.
2.- Normatización de los métodos para el transporte de los órganos y cadáveres
para asegurar no sólo su correcto traslado, sino también elevar la eficiencia de
éste.
3.- La simplificación y agilización de los trámites correspondientes, para que con
ello se facilite la obtención de cadáveres, órganos y tejidos para sus usos de
trasplante e investigación, pero sin obstaculizar el desempeño de las
autoridades judiciales.19
D).- Norma Técnica 323 Para la Disposición de Órganos y Tejidos de Seres
Humanos con Fines Terapéuticos. (D.O.F. 29 De Mayo De 1989).
19
Acuerdo de Creación de Consejo Nacional de Transplantes (D.O.F. 19 de enero de 1999).
18
Norma Técnica 323
Fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 14 de noviembre de 1988.
Esta formada por 8 capítulos y 46 artículos: capítulo I, “ Disposiciones
Generales”, capítulo II, “Del Registro Nacional de Trasplantes”, capítulo III, “ De
los Disponentes y de la Obtención de órganos y Tejidos”’ capítulo IV, “De los
Receptores”, capítulo V, “ De los Bancos de órganos y Tejidos con fines
terapéuticos”, capítulo VI, “De los establecimientos de Salud que realizan actos
de disposición de órganos y tejidos con fines terapéuticos”, capítulo VII, “órganos
susceptibles de ser trasplantados que requieren anastomosis vascular, capítulo
VIII, “órganos y tejidos susceptibles de ser trasplantados que no requieren
anastomosis vascular20.
E).- Reglamento Interior de la Secretaría de Salud (D.O.F.
29 de Mayo de
1989).
F).- Acuerdo de Creación del Consejo Nacional de Trasplantes (D.O.F. 19 de
Enero de 1999).
G).- Código de Procedimientos Penales de Baja California (Decreto No.321,
Reformado y Adición de la Fracción X del Artículo 20 de Este Código).
Situación actual:
En 1976 se introdujo la ciclosporina “A“ al arsenal de inmunosupresores,
permitiendo sobrevidas excelentes en cantidad y calidad, aún ante discrepancias
en los antígenos de histocompatibilidad, lo que abrió no sólo la posibilidad de
recurrir a donadores cadavéricos, sino también a expandir la diversidad de
órganos trasplantables como el corazón, hígado, plumón, páncreas, etc.
Hoy
día existen muchas instituciones abocadas al trasplante de órganos,
encontramos que varios estados de la república, cuentan con infraestructura y
programas para trasplantes de diversos órganos (córnea, riñón, hígado, etc.), sin
20
Norma Técnica 323, para la disposición de órganos y tejidos de seres humanos, con fines terapéuticos,
(D.O.F. de 29 de mayo de 1989).
19
embargo, a pesar de que la infraestructura hospitalaria es suficiente para cubrir
las necesidades actuales, no se puede satisfacer la demanda de trasplantes por
la carencia de donadores existente; ante tal carencia, en otras partes del mundo,
se están llevando a cabo, trasplantes segmentarios de pulmón y de hígado,
particularmente en naciones donde ya hay mucha experiencia en el manejo
tanto del órgano como del donante y el receptor. En nuestro país, la comunidad
médica dedicada a los trasplantes en general, espera llegar a tener mayor
experiencia en el manejo de órganos procedentes de donador cadavérico antes
de incursionar en trasplantes segmentarios.
Desde 1963, año en que se realiza con éxito el primer trasplante con órganos de
individuos vivos, la tendencia se orienta hacia esta práctica. Hasta llegar al
esquema actual en que el 90 % de los trasplantes son realizados de este modo.
Bien sea que se realicen con órganos y tejidos de seres vivos o a partir de
cadáver, los trasplantes empiezan a considerarse una prioridad en el sistema de
salud mexicano, al reconocerles el carácter de asunto ineludible, en razón del
amplio presupuesto que erogan las instituciones públicas del sector salud, para
la atención de pacientes con padecimientos crónicos degenerativos irreversibles,
quienes con el avance de la ciencia y la tecnología, aplicadas a los trasplantes,
han elevado sus expectativas de vida. (Revista Conamed, 2000, Pág.17) 21.
Revista “CONAMED”. Año 4, num. 14, Transplantes, una nueva era. Arguero Sánchez Rubén, abriljunio 2000.
21
20
CONCLUSIONES
 De los bienes jurídicos tutelados por el derecho, destacan por su importancia
los pertenecientes al ser humano, considerado en su genuina individualidad;
estos bienes jurídicos son los relativos a la vida e integridad humana, los
cuales tienen una connotación personal y física; personal, porque aluden a
formas de ser o estar consustanciales
a los individuos de la especie
humana; física, porque se refieren a estados fisiológicos y orgánicos de la
persona. Los bienes jurídicos de la vida y la integridad personal, no sólo
deben interesar al individuo en particular, sino deben interesar a toda la
colectividad, pues son condiciones esenciales de la existencia de la
personalidad, son bienes jurídicos que a más de ser innatos, originarios y
esenciales, son imprescriptibles y extrapatrimoniales. Los derechos de la
personalidad, no son considerados patrimoniales, ya que los atributos de la
persona no pueden ser valorados en dinero, pero la violación de los mismos
pueden producir efectos legales.
 Los derechos públicos del hombre, son los que tiene el ciudadano en relación
con el estado y que este debe respetar, en cambio los derechos de la
personalidad, son aquellos que pretenden la protección de determinados
bienes, cualidades o atribuciones, físicas o morales, de la persona humana
frente a los demás particulares y frente a sí misma, los primeros se
encuentran regulados por el derecho público y los segundos por la
normatividad del derecho privado y público, el más trascendente de estos
derechos de la personalidad, es el derecho a la vida, pues sin su salvaguarda
quedan fuera los demás derechos inherentes al ser humano.
 El ser humano esta protegido por el derecho, en cuanto a su bien mas
preciado que es la vida y tiene la obligación de conservarla, utilizando los
medios que considere necesarios para su preservación; esta obligación de
cuidar la vida, por parte del ser humano, es de carácter moral, ya que sería
21
imposible obligarlo jurídicamente a aplicar medios extraordinarios para la
preservación de su existencia.
 Otro derecho relativo a la personalidad, el derecho del ser humano a
disponer de su propio cuerpo o parte de él, siempre y cuando no se ponga en
peligro la vida. En ejercicio de este derecho, nos encontramos en la
posibilidad de que el ser humano pueda disponer de sus órganos y tejidos,
para ser utilizados en forma de trasplante en otras personas, lo cual puede
realizarse en vida o después de la muerte del donante.
 Los trasplantes de órganos en México, encuentran su justificación ética, en
el principio bioético de la beneficencia (salvar vidas, a favor del mejor interés
para el paciente, mediante la tecnología de los trasplantes de órganos y
tejidos). Asimismo, se justifican los trasplantes de órganos, por los principios
de autonomía y consentimiento informado (supone que el individuo es
racional, libre en su conciencia, amo de su destino personal, conciente de
sus derechos y dignidad individual), en cuánto al aspecto social de los
trasplantes de órganos, indicamos que debe prevalecer el principio de justicia
distributiva, la cual permitiría el acceso a los beneficios de esta terapéutica a
todos los sectores de la población, sin distingos de su situación económica
de los pacientes, mediante la debida regulación estatal.
Los temas relevantes de la reforma a la ley general de salud, son la autorización
de componentes de cadáver (órganos) en los siguientes casos:
a)
Cuando la persona fallecida hubiere expresado en vida y por escrito;
b)
Cuando a pesar de que no lo hubiere expresado, los familiares requeridos
no manifiesten su oposición;
c)
Cuando no siendo posible la práctica del requerimiento, no constare su
oposición;
22
 También se contempla la prohibición del comercio de órganos, tejidos y
células humanas y se establecen sanciones para quienes comercialicen o
realicen actos de simulación jurídica, que tengan por objeto, la intermediación
onerosa de órganos, tejidos, sangre, cadáveres, fetos o restos de seres
humanos, así como al que trasplante un órgano o un tejido sin atender las
preferencias y orden establecido en las listas de espera. la simplificación y la
desregulación en la materia contemplan la disminución en el tiempo que
debe transcurrir entre la expedición del certificado de defunción y la
inhumación o cremación del cuerpo. En forma paralela, se propuso una
adición al artículo 39 de la ley orgánica de la administración pública federal
para ampliar las atribuciones de la secretaría de salud y asegurar su
participación como ente procurador y coordinador de la donación y el
trasplante de órganos, tejidos humanos en beneficio de la sociedad mexicana
–acorde con lo dispuesto en el artículo 4o. constitucional- lo que evita que
estas actividades favorezcan a sectores privilegiados. (Ley General de Salud,
2000)
23
Legislación Consultada:






Acuerdo de Creación de Consejo Nacional de Transplantes (D.O.F. 19 de
enero de 1999).
Codigo Civil para el Distrito Federal, Editorial Porrúa, México, 1990.
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Editorial Porrúa,
México, 2001.
Ley General De Salud, Titulo Xiv (D.O.F. 7 de Febrero de 1984).
Reformada el 27 de Mayo de 1987, 14 de junio de 1999 y 26 de mayo de
2000.
Norma Técnica 323 Para la Disposición De Organos y Tejidos de Seres
Humanos con Fines Terapéuticos (D.O.F. 31 de julio de 2000).
Reglamento de la Ley General de Salud, en Amteria de Control Sanitario
de la Disposición de Órganos, Tejidos, Células, Productos y Cadáveres
de Seres Humanos. (D.O.F. 31de julio de 2000).
Revistas Consultadas:

Revista “Conamed” Año 4, Num. 15, Transplantes, Una Nueva Era.
Arguero Sánchez Rubén, Abril-Junio 2000.
24
Descargar

Mtro. Maximiano Madrigal Quintanilla

Tráfico de órganos

Tráfico de órganos

Leyes MédicasCircunstanciasComercioRumoresTrasplanteÉticaCienciaMedidas

Ensayo: Ragalando vidas

Ensayo: Ragalando vidas

Ciencias químicasDonación de órganosAvances médicosDonadoresTrasplante

Transplantes de órganos de cadáveres

Transplantes de órganos de cadáveres

DonanteReceptorÓrganosOrganización Nacional de TransplantesLegislación española de sanidadLey 30/1979