El hallazgo supone un avance en la investigación sobre el
cáncer
Científicos del CIPF descubren la
función de una proteína implicada en
la división celular
 El descubrimiento se ha publicado en la revista
científica Molecular and Cellular Biology
 Es necesaria la degradación de la proteína JunB
para que la célula se divida correctamente
 Las alteraciones en la regulación de esta proteína
durante el ciclo celular están asociadas al desarrollo
de tumores
Valencia (25-6-08).- Científicos del Centro de Investigación
Príncipe Felipe (CIPF) han descubierto un nuevo mecanismo atribuido
a una proteína denominada JunB, que forma parte de un complejo
proteico conocido como AP1, responsable de la regulación de
numerosos genes de nuestro organismo, y que aparece alterado en
muchos tipos de cáncer.
El hallazgo se ha publicado en la prestigiosa revista científica
Molecular and Cellular Biology, en un artículo cuya autora principal es
la investigadora Rosa Farràs, miembro del laboratorio de Hematología
Molecular del CIPF.
En el estudio han colaborado varios centros de investigación
como el Institut de Génétique Moléculaire y el Centre de Recherche en
Biochimie Macromoléculaire, ubicados ambos en Montpellier; y el
Cancer Research UK Gurdon Institute de Cambridge.
Página web: http://www.pre.gva.es/portaveu
e-mail: [email protected]
Los investigadores han descubierto que la degradación de la
proteína JunB es necesaria durante el ciclo celular para que la célula
se divida correctamente, ya que si no se degrada, se producen
alteraciones en los cromosomas. “Estas alteraciones en la segregación
de los cromosomas provocarían una inestabilidad genética que
acabaría desarrollando la formación de tumores y por tanto cáncer”,
argumenta la Dra. Farrás.
El estudio se ha realizado con líneas celulares derivadas de
cáncer de hueso (osteosarcoma). En ellas, los científicos del CIPF han
estudiado los niveles de la proteína durante el ciclo celular, y la
regulación de su estabilidad durante el proceso de la mitosis o división
celular.
“Trabajos anteriores describían la función de la proteína JunB al
inicio del ciclo, pero nunca durante el propio proceso de división
celular”, afirma Rosa Farrás, autora principal del artículo; “la novedad
del trabajo consiste en haber dado una función concreta a esta
proteína importante para la división celular, que hasta el momento no
estaba descrita”, agrega.
Asimismo, estudios anteriores habían catalogado a la proteína
JunB como supresor tumoral, aunque también se conocía su
implicación en los procesos de proliferación celular. El trabajo del CIPF
ha consistido en estudiar la estabilidad y actividad de dicha proteína, y
los niveles necesarios de la misma durante el ciclo celular,
especialmente en la fase del ciclo donde la célula se divide.
Un paso más en la investigación sobre el cáncer
El estudio describe un mecanismo no descrito hasta el momento,
y por tanto un avance en la investigación básica sobre el cáncer. “Se
trata de un paso más en los estudios, de forma que cada vez
conocemos mejor el funcionamiento celular y descubrimos nuevas
funciones e interacciones entre proteínas que ayudan a descifrar los
mecanismos necesarios para desembocar en una futura aplicación
clínica de la investigación sobre el cáncer”, apunta Rosa Farrás.
Página web: http://www.pre.gva.es/portaveu
e-mail: [email protected]
Muchas enfermedades como distintos tipos de cáncer son
causadas por alteraciones en el proceso de degradación de proteínas.
Este proceso es necesario para controlar la concentración de las
mismas, y se lleva a cabo gracias a un complejo llamado “proteasoma”,
encargado de degradar las proteínas no necesarias o dañadas.
En este proceso, las proteínas que han de ser degradadas son
marcadas por otra pequeña proteína llamada ubiquitina para que el
proteasoma la reconozca, e iniciar así un correcto proceso de división
celular. La investigadora Rosa Farrás se ha especializado en el estudio
de esta ruta de degradación de proteínas denominada “ubiquitinaproteasoma”.
En este ámbito de estudio, la ruta ubiquitina-proteasoma juega un
papel fundamental en la regulación del crecimiento y de la proliferación
celular, ya que controla la abundancia de proteínas reguladoras
durante el ciclo celular.
El Laboratorio de Hematología Molecular del CIPF, integrado en
el área de Descubrimiento de Nuevos Fármacos, centra su actividad en
dos líneas de investigación entre las que se encuentra el análisis de la
leucemia linfática crónica por una parte; y por otra el estudio de la
degradación de las proteínas que ha dado lugar a este nuevo
descubrimiento publicado.
Página web: http://www.pre.gva.es/portaveu
e-mail: [email protected]
Descargar

Científicos del CIPF descubren la función de una proteína implicada