EL ARTE DE PENSAR CREATIVAMENTE EN GRUPO
Luis Delfín Insuasty
"Sí yo he podido mirar a la distancia es porque pude
subirme en los hombros de los gigantes"
Sir. lsaac Newton
Se ha dicho que la información es poder. Pero tal vez resulta más apropiado afirmar que el poder
radica en las ideas que genera la información de tal suerte que quienes producen y diseminan ideas,
tienen relativamente más poder que quienes las escuchan y siguen.
E1 verdadero valor de una idea aparece en el momento en que se desarrolla y se aplica. Para lo cual
se requiere la cooperación de otras ideas, la participación de varias mentes y la colaboración de
muchas personas. En caso contrario, las ideas carecen de valor porque permanecen congeladas en la
mente por temor a compartirlas con otros. Y por miedo a que las vayan a modificar o, peor, aún, las
vayan a rechazar. Una de las tareas del superior es, precisamente, provocar la generación de ideas y
lograr su aceptación y aplicación.
En los administradores se han identificado dos enfermedades, en cuanto a generación y difusión de
ideas se refiere: el ideonarcisismo y la ideoparanoia. Ambas obstaculizan la creatividad en el
individuo y en la organización, dando corno consecuencia que la energía que no se utiliza para la
creatividad se emplea en otras formas de conducta improductiva. En el mejor de los casos, se usa para
elaborar distractores pero en muchas otras situaciones se producen conductas destructivas.
E1 ideonarcisismo se caracteriza porque uno ama mucho sus ideas por la sola razón de que son de
uno. Este fenómeno limita la fluidez de la mente y, por consiguiente, la solución de problemas (el
pensamiento reflexivo). Quienes de padecen de este mal carecen de control sobre su propia creatividad
y como no aceptan fácilmente las ideas ajenas crean resistencia para sus propias ideas.
La ideoparanoia, se expresa a través de las personas que tienen miedo de que sus ideas sean
rechazadas y por lo mismo andan en busca del reconocimiento permanente y explícito de sus aportes.
Expresiones como las siguientes, son propias de quienes sufren ideoparanoia-. "Yo ya había pensado
en eso". "Yo lo había dicho el año pasado". "Ese tipo debió escucharme en alguna parte porque esa
idea es mía". "Claro, a mí no me oyen pero a él sí".
La otra cara de la ideoparanoia consiste en rechazar sutilmente las ideas nuevas, mediante toda clase de
artilugios, como los siguientes- "Eso lo hemos ensayado varias veces sin ningún resultado". "Eso no se
puede aplicar aquí con los recursos que tenemos". "¿Esa es una idea muy vieja, por qué no se
renovarán?". "¿Por qué no nos dejarán hacer lo que ya sabemos hacer y da buenos resultados?". "Aquí
no se la pasan sino cambiando sin saber por qué?.
La ideoparanoia es una enfermedad que llevada al extremo es incurable y puede acabar con una
carrera. Lo más grave, es que si tal conducta se mantiene por muchos años, que es lo frecuente, el
cerebro se atrofia porque se convierte en depósito de ideas viejas que, por haberlas protegido
celosamente de los demás, han copado su capacidad creativa.
Convertir el cerebro en un centro de creación de ideas y solución de problemas debe ser aspiración de
toda persona. Esta habilidad se desarrolla mejor y, se enriquece más, pensando creativamente en
grupo.
Pensar creativamente es desarrollar nuevas ideas para satisfacer necesidades expresas o implícitas de
la humanidad. El propósito del pensamiento creativo es algo nuevo y diferente, hacer algo nuevo y
diferente y producir algo nuevo, diferente, original, único y poco común.
Para pensar hay un centro llamado cerebro. Fundamentalmente, el cerebro está constituido por tres
componentes- el depósito o memoria, el analizador o juez y el imaginador o generador de nuevas
ideas.
Operativamente hablando, pensar significa "activar las psicosinapsis concatenadas", es decir, activar
la comunicación mental dentro del cerebro.
Algunos factores que inhiben el pensamiento creativo.
1
Quebrantos de salud.
2.
Motivación inadecuada: bajo nivel de aspiraciones
3. Pereza mental: falta de voluntad para pensar: tendencia a conservar la energía; uso de artilugios
justificativos: racionalización (eso es irreal), descrédito (esos son puros sueños), invasión (tenemos
otras cosas pendientes) y estupidez intencional (es superior a nuestras capacidades).
4.
Falta de curiosidad: incapacidad para sorprenderse.
5.
Superficialidad: interesado en lo obvio, lo aparente, lo superfluo.
6. Educación represiva: influencias que reprimen la curiosidad natural y estimulan el conformismo y
la imitación, como las prácticas siguientes: memorización (el 90% se olvida en 24 horas), rigidez en la
enseñanza, desactualización y descontextualización del contenido, y estímulo y promoción al sujeto
disciplinado.
7. Degradación del trabajo: relegar al empleado a ocupaciones que no son estimulantes ni
gratificantes. Se pasa atendiendo lo urgente con descuido de lo importante.
8.
Observación incompleta: Incapacidad de ver aún lo obvio, incapacidad de identificar problemas.
9.
Temores infundados: de ser pioneros, de cometer errores y aparecer como bobos, de adentrarse a
lo desconocido o poco familiar, de ser diferente contrariando las normas sociales, de ser
independiente y de dejar la sobreprotección y dependencia.
10. Cuando la creación es libre de crítica, la persona puede producir 10 veces más ideas que cuando
la crítica interfiere, la evaluación debe hacerse justo a tiempo, es decir, después de producir las
ideas propuestas.
11. Restricción debido al nombre: partir del nombre de algo puede condicionar la creatividad a las
características y usos conocidos. Prescindir del nombre y partir de hechos incremento la
creatividad.
12. Estereotipos:. Tratar de partir de lo viejo, de soluciones conocidas, de experiencias pasadas, de
tradiciones acendradas.
2
Algunas estrategias que facilitan el pensamiento creativo en grupo.
El factor más importante para el pensamiento creativo es que todos estamos dotados de capacidad para
pensar creativamente pero que habitualmente solo utilizamos una pequeña fracción de la misma.
Para aumentar la tasa de utilización de tal capacidad debemos, en primer lugar liberarnos de los
factores que inhiben el pensamiento creativo y, en segundo lugar, desarrollar habilidad en el manejo de
estrategias que facilitan la "creatividad en grupo.
Al aplicar las estrategias, el pequeño grupo puede cumplir una o ambas de 1funciones siguientes:
a. Servir para producir las nuevas ideas.
b. Servir para evaluar y seleccionar las nuevas ideas. He aquí una breve descripción de algunas
estrategias:
1. Lluvia de ideas
Autor-. Ideada por Alex Osborn para grupos hasta de 15 personas.
Objetivo: Producir el mayor número de ideas para posterior evaluación desarrollo.
Reglas:
a) No se analizan ni evalúan las ideas mientras se producen.
b) No importa qué tan locas o salvajes sean las ideas. Entre más cantidad de ideas mejor la selección.
c) Se deben combinar o adicionar las ideas propias con las propuestas por otros.
Proceso:
a)
b)
c)
d)
e)
Presente el tema o problema cuyo contenido permite aplicar la lluvia de ideas.
Recuerde las reglas de juego.
Estimule al grupo para que emita ideas y escríbalas en el tablero.
Evalúe y seleccione las ideas.
Diseñe la forma de utilizarlas.
Documento de Apoyo Técnico
Especialización en Pedagogía para el Desarrollo del Aprendizaje Autónomo
Paginas IDAT 379 a 382
LUIS DELFIN INSUASTY
CONTINUARÁ…………..
3
Descargar

el arte de pensar creativamente en grupo