NIVEL FUNDAMENTAL
NIVEL PRE – KÍNDER
“Autonomía”
“Este concepto se refiere a la adquisición de una progresiva capacidad del niño y la
niña para valerse por sí mismo en los distintos planos de su actuar, pensar y sentir. Ello
posibilita gradualmente su iniciativa e independencia para escoger, opinar, proponer, decidir
y contribuir, junto con el asumir gradualmente la responsabilidad por sus actos ante sí y los
demás”.
Su objetivo principal es potenciar la capacidad del niño y la niña para adquirir en
forma gradual la capacidad para valerse adecuada e íntegramente en su medio, a través del
desarrollo de la confianza y de la conciencia de sus habilidades corporales, socioemocionales e
intelectuales.
Por qué es importante desarrollar la autonomía en el preescolar?
La toma de decisiones debe ser fomentada desde muy pequeño/a y en la medida que el
niño/a vaya creciendo, es necesario dar la posibilidad de que decida, lo que implica ir
consultándole sobre preferencias o decisiones cada vez más complejas. Por tanto, la palabra
fundamental del rol de
los adultos presentes, a este respecto, es la de crear
OPORTUNIDADES: para elegir, para proponer, para manifestar sus ideas, para exponer sus
iniciativas al grupo. Estas oportunidades requieren ser acompañadas con la promoción de la
confianza, lo que implica una actitud apoyadora por parte de los adultos, pues
padres/madres/educadores muy exigentes, o demasiado críticos o sobre protectores, impiden
la independencia de los niños y niñas.
Estrategias para lograr fortalecer la autonomía
Para que cada niño y niña pueda desarrollar su independencia y autonomía es esencial
que se sienta seguro con las personas que tiene a su lado, principalmente sus padres.
Los padres deben tener en cuenta que la autonomía de sus hijos depende mucho de su
propia mentalidad, de las ideas que tengan ellos mismos acerca de lo que les pueden
transmitir, de la confianza que vayan depositando en ellos y las capacidades de que disponga
para dejarle enfrentarse a las tareas y los retos propios de cada etapa de su desarrollo.
La sobreprotección es un rival que hay que combatir y la mejor aliada es la autoestima,
ya que un niño y niña con una buena imagen de sí mismo sabrá valorarse y confiar en sus
capacidades.
La autonomía implica responsabilidad y una manera de que un niño se responsabilice
de sus actos es que tenga en cuenta las consecuencias de éstos, por lo cual hay que darle la
posibilidad de elegir con seguridad y confianza sin tener el miedo de “elegir mal.”
NIVEL KÍNDER:
“El juego”
El juego es una de las actividades más primarias e importantes que desarrolla el ser
humano. Puede estar presente a lo largo de toda la vida de una persona, aunque se da
con mayor frecuencia en la infancia. “El juego” constituye un elemento básico en la
vida del niño(a). Los niños(as) necesitan estar activos para crecer y desarrollar sus
capacidades, es primordial para el aprendizaje y desarrollo integral de los niños(as)
puesto que aprenden a conocer la vida jugando. A través del juego los niños(as)
buscan, exploran, prueban y descubren el mundo por sí mismos, permitiendo el
desarrollo de diferentes capacidades: físicas, sensoriales, comunicativas, cognitivas,
afectivas, creativas y sociales.
Es importante mencionar que a través del juego, los padres aprenden a conocer a sus
hijos(as), enriquece la relación familiar, los pueden guiar de una mejor manera,
fortaleciendo sus capacidades y buscando soluciones a las debilidades. Por último, es
sabido que los niños(as) que juegan con sus padres son más felices e imaginativos.
NIVEL 1º BÁSICOS
“La familia y el aprendizaje: Hábitos de
estudio”
Los padres son los primeros formadores y es de suma importancia que ellos
mantengan una actitud proactiva y absolutamente participativa en el proceso de
enseñanza – aprendizaje de sus hijos (as), ya que, al ser los padres actores activos de
dicho proceso se logra un desarrollo integral en ellos.
Los hábitos de estudio son el mejor aliado para el niño (a) en el logro académico,
mucho más que el nivel de inteligencia o de memoria. Los padres deben conocer,
ayudar y practicar junto a sus hijos las diferentes maneras que hay para estudiar y así
poder desarrollar en familia la habilidad para aprender.
NIVEL 2º BÁSICOS
“Creciendo en familia”.
El ser padres es una de las tareas más complejas de la adultez y lograr tener y
mantener una relación en armonía con los hijos entregándoles la seguridad y las
herramientas para que logren formarse como personas integrales no es tarea fácil. La
mayoría de las personas se aproximan a este rol con sus propias creencias,
experiencias y pensamientos. Las habilidades parentales se refieren a las creencias
personales sobre las propias capacidades para lograr ser un “buen padre”.
Los padres que creen en sus propias habilidades se sentirán generalmente más
satisfechos y capaces de hacer lo necesario para perseverar y lograr una tarea
determinada. Ello incluye tener expectativas reales y ser capaces de percibirse a sí
mismos como padres competentes.
Descargar

resenas_de_temas_escuela_para_padres_nivel_fundamental