Hospitales y Pacientes Seguros
CAPITULO 5.
CONCEPTO HISTÓRICO GOBIERNO
CLÍNICO
Introducción
El gobierno clínico es un marco en el que las organizaciones se hacen responsables de la
mejora continua de la calidad de sus servicios y la salvaguarda de los altos estándares de
asistencia, creando un entorno en el que florezca la excelencia en la atención clínica.
El termino gobierno tuvo su origen en el entorno empresarial que se origino tras la quiebra
de algunas instituciones de alto nivel, que provoco perdidas significativas de sus inversores.
Con respecto a los hospitales el termino es mas antiguo, se dice que desde Hipócrates, en el
año 400 a. C, la profesión medica a actuado bajo alguna forma de gobierno clínico.
En la década de 1990 y en los inicios del nuevo milenio, se han producido y se han
destacado algunos fracasos de la atención médica, entre ellos fallos catastróficos en los
servicios de detección del cáncer de mama y cérvix.
Gobierno Clínico es el término con el que se denomina al “cambio cultural que se está
produciendo en los sistemas sanitarios y que permite desarrollar una capacidad de
organización que garantiza una atención sanitaria de calidad dirigida al paciente”
El gobierno clínico es necesario en una sociedad en la que la opinión pública está cada vez
más informada y es cada vez más consciente de las deficiencias de los criterios de atención
sanitaria. Por este motivo, la buena gestión debe enfocarse hacia la calidad en el servicio al
paciente, con el fin de asegurar beneficios asistenciales y evitar riesgos innecesarios.
Calidad total
Es un proceso de control dirigido a establecer actividades organizadas de mejora continua.
La calidad total es en realidad una filosofía y una estrategia de negocio con raíces en el
trabajo de otros estrategas. Dicha calidad se fundamenta en las cuatro ideas generales:
El éxito organizativo se basa en que cada departamento satisfaga las necesidades de
aquellos a los que sirve, muchos de estos son clientes internos en la organización
La calidad es un efecto causado por los procesos de producción en el que los sistemas
causales resultan complejos pero comprensibles.
La mayoría de personas implicadas en el trabajo se halla motivada intrínsecamente por
esforzarse y hacerlo bien
Los métodos estadísticos simples, junto con la recogida cuidadosa y el análisis de los datos
en los procesos de trabajo, pueden arrojar perspectivas relevantes sobre las causas de los
problemas en los mismos
La calidad total se centra en los procesos del trabajo, y no en los trabajadores. El objetivo
reside en que los cambios se introduzcan de forma firme y permanente, para mejorar la
calidad.
Principios
Los principios del gobierno clínico asignan al personal directivo la responsabilidad legal de
garantizar la calidad de la atención sanitaria y, para que se consiga este propósito, es
necesaria la implicación de todos los profesionales sanitarios. Según los doctores Wright y
Hill, el comité directivo puede proporcionar apoyo y orientación a los distintos
departamentos, pero son éstos los encargados de prestar la atención adecuada a los
pacientes. El gobierno clínico debe ser uno de los aspectos fundamentales de las
organizaciones sanitarias y debe integrarse en la práctica diaria de todos los profesionales
sanitarios.
Recursos
El empleo eficaz de los recursos es esencial para el desarrollo de las organizaciones
sanitarias. Para garantizar el funcionamiento del gobierno clínico hay que tener en cuenta
recursos como:
El personal: cada grupo de profesionales debe tener una función según sus habilidades y
competencias.
El tiempo: la falta de tiempo es un obstáculo para alcanzar el éxito del gobierno clínico y
éste debe utilizarse de forma eficaz para asegurar que se cumplen los procesos del nuevo
sistema de organización.
La tecnología de la información: la inversión en sistemas de información es esencial para
lograr los objetivos del buen gobierno clínico y para agilizar y mejorar el acceso a la
información clínica.
La formación: el aprendizaje y la formación continua son fundamentales y el buen
gobierno clínico debe asegurar la distribución equitativa de los recursos de formación entre
los profesionales.
La mejora y el control de la calidad es otro de los aspectos fundamentales que rigen el
gobierno clínico. Esta mejora se consigue a través de las auditorías, el buen uso de la
información, la eficacia clínica, la práctica clínica basada en la evidencia, la reducción de
errores y la gestión del riesgo, el aprendizaje continuo y la participación del paciente.
Importancia del gobierno clínico
Es necesario porque la opinión publica y las autoridades son cada vez más intolerantes ante
lo que consideran una reiterada inadecuación e incoherencia de los criterios de atención
sanitaria. Se requiere la existencia de un mecanismo capaz de responder ante el público de
los servicios sanitarios, sobre todo por las cantidades de dinero público que conlleva.
La enfermedad iatrogénica es sustancial, así, si los recursos se emplean de manera ineficaz,
otros enfermos se verán privados de la oportunidad de beneficiarse de ellos. Por tanto,
existen motivos sociales y económicos para el gobierno clínico, a fin de asegurar que se
maximicen los beneficios potenciales a los pacientes y se eviten los riesgos innecesarios.
El gobierno clínico debe actuar como un foco de conocimiento, concejo en información y
ofrecer un programa de entrenamiento y desarrollo para los equipos clínicos y las
organizaciones de esta estructura sanitaria.
Bibliografía
1. Wright J, Hill P. Gobierno clínico. España. 2006.
Descargar

5._Concepto_histórico_Gobierno_ClÃnico