1
Causa Nº 43.502
“CASADO, Marcos David
s/ habeas corpus”
En la ciudad de La Plata a los treinta días del mes de julio del año dos
mil diez, siendo las ........ horas, se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores
Jueces de la Sala I, a cargo del servicio de Feria, del Tribunal de Casación
Penal de la Provincia de Buenos Aires, doctores Horacio Daniel Piombo y
Federico Guillermo José Domínguez y, bajo la presidencia del primero de los
nombrados, para resolver en causa N° 43.502 de este Tribunal, caratulada
"CASADO, Marcos David s/ Habeas Corpus". Practicado el sorteo de ley,
resultó que en la votación debía observarse el orden siguiente: PIOMBO –
DOMINGUEZ
(Art.
451
del
C.P.P.),
procediendo
los
mencionados
magistrados al estudio de los siguientes:
ANTECEDENTES
Se interpone acción directa de habeas corpus en beneficio de Marcos
David Casado, quien se encuentra detenido en la Unidad penitenciaria nº 15
provincial, en causa 4 004 del Tribunal Criminal Nº 3 de Mar del Plata.
Solicita la Secretaria de Ejecución de la Defensoría General
departamental, la morigeración de la medida de coerción, transformando la
prisión preventiva en arresto domiciliario. Ello invocando la teoría de “la pena
natural”, puesto que perdió, producto de una disputa intramuros un órgano
vital (riñón).
Encontrándose la causa en estado de dictar sentencia, los señores
jueces de la Sala I, integrantes del cuerpo de feria, deciden plantear y
resolver las siguientes:
CUESTIONES
1ra.) ¿Resulta admisible y procedente la presente acción de habeas
corpus?
2da.) ¿Qué resolutorio corresponde dictar?
A la primera cuestión planteada, el señor juez doctor Piombo,
dijo:
En cuanto a la admisibilidad de la acción, no cabe duda, que
habiéndose agravado las condiciones de detención del imputado, debo
expedirme afirmativamente (1º parr. Art. 43 C.N).
Ahora bien, adentrándome en la procedencia de la acción, resalto que
el planteo finca en la pena natural, concepto que, recogido por la
jurisprudencia de esta sede a través de sus Salas I y II, la peticionaria
propone extender al ámbito cautelar –en el caso: a la detención que sufre
Casado en el marco de un proceso que tiene condena todavía no firmeamén de concitar una declaración de reincidencia.
Entiendo que el planteo, aun cuando dotado de fundamentos, es
propio de otra etapa del procedimiento, vale decir, a la hora de fijar la
sanción.
Lo anterior sellaría
la suerte del
remedio en una concepción
formalista acerca de la acción empleada; pero lo cierto es que se trata de
un remedio
procesal que tutela no sólo la libertad ambulatoria sino la
persona humana en sí misma. Y esto da pie a conformar un decisorio similar
al apetecido aunque con base en otros fundamentos.
Es del caso recordar que en el expediente 25.749 sentenciado el 23
de agosto de 2007, dije, llevando la voz mayoritaria en el respectivo acuerdo
homologatorio, que;
“ … nos hallamos en una situación en que el Estado, que
ha tenido a esta persona bajo su custodia permanente, no ha
satisfecho la obligación de debida diligencia en torno al adecuado
Causa Nº 43.502
“CASADO, Marcos David
s/ habeas corpus”
3
tratamiento que tiene como deber. En otras palabras, ha omitido lo
que en términos de los órganos jurisdiccionales atinentes a la
protección de los derechos humanos le compete y que la Corte
Interamericana, desde el primer caso contencioso que resolvió en
el año 1988, ha establecido: prevenir razonablemente las
violaciones de derechos humanos (caso Velásquez Rodríguez,
párr.167). La cadena del cumplimiento de la debida diligencia
comienza, pues, por el deber de prevención (Razón pública N° 1,
publicación de Amnistía internacional pp. 27/39, Soledad García
Muñoz,
texto
en
la
página
de
dicha
organización
no
gubernamental).
Si, como en el caso Villagrán Morales, la Corte Interamericana
resolvió que tratándose de personas especialmente vulnerables el
Estado debe procurar una atención de cuidado más específica (y
si bien) … poco puede hacerse sobre hechos pretéritos, es
evidente que no puede seguirse por el rumbo actual, por lo que no
cabe sino casar el dispositivo atacado y remitir a la sede de origen
para que se efectivice y reglamente concretamente la libertad
condicional de Matías Roberto Ocampo, que en este acto
propongo a mis colegas otorgar.
Sobre lo anterior baste recordar el papel de supremo valor directivo
que la Corte Suprema de Justicia de la Nación asigna a la jurisprudencia
internacional.
En la especie traída el encartado estaba bajo la directa vigilancia y
tutela del Poder Ejecutivo Provincial y a disposición del Poder Judicial, o sea
que la integridad física, la indemnidad en definitiva, descansaba en cabeza
del Estado provincial debe prestar. Y en el caso, la garantía se ha revelado
como insuficiente.
Así las cosas, el suceso damnificador a que alude reiteradamente la
representante, debe ser imperativamente tenido en cuenta por los
magistrados de la causa; concretamente para desencadenar o ser el
disparador de una morigeración de la cautela para quien ha sufrido
consecuencias irreversibles sobre su físico y su futuro estado de salud al
estar bajo una fallida guarda del Estado, máxime cuando su salud va a ser
mejor tutelada si tiene un libre acceso a la medicina hospitalaria pública.
Corresponde, en consecuencia, otorgar la detención domiciliaria con
salidas
hacia
los
hospitales
públicos
y,
de
no
representar
esto
inconvenientes, en un lapso prudencial permitir salidas laborales si el órgano
de grado lo viere posible.
Por los fundamentos arrimados y los recaudos puntualizados, doy mi
voto por la afirmativa.
A la primera cuestión planteada, el señor juez doctor Domínguez,
dijo:
Adhiero al voto del doctor Piombo, por los mismos fundamentos.
Voto por la afirmativa.
A la segunda cuestión planteada, el señor juez doctor Piombo,
dijo:
De acuerdo al resultado obtenido en las cuestiones precedentes
corresponde: 1) declarar admisible la acción de habeas corpus a favor de
Marcos David Casado; 2º) conceder el arresto domiciliario del mencionado
imputado, medida que hará efectiva el “a quo” de no existir impedimento
legal; 3º) sin costas (Arts. 43 C.N.; art. 10 C.P; arts. 405 C.P.P.).
5
Causa Nº 43.502
“CASADO, Marcos David
s/ habeas corpus”
Así lo voto.
A la misma segunda cuestión planteada el señor Juez, doctor
Domínguez, dijo:
Adhiero al voto del Dr. Piombo, expidiéndome en igual sentido y por
los mismos fundamentos.
Así lo voto.
Con lo que terminó el Acuerdo dictándose la siguiente:
SENTENCIA
Por lo expuesto en el Acuerdo que antecede, la Sala I a cargo del
servicio de Feria de este Tribunal resuelve:
I.- Declarar admisible la acción de habeas corpus a favor de Marcos
David Casado.
II.- Conceder el arresto domiciliario del mencionado imputado, medida
que hará efectiva el “a quo” de no existir impedimento legal; sin costas
Arts. 43 C.N.; art. 10 C.P; arts. 405 C.P.P..
III.- Regístrese. Notifíquese. Remítase copia certificada de la
sentencia al Tribunal Oral en lo Criminal Nº 3 del Departamento Judicial Mar
del Plata a efectos de dar cumplimiento a lo aquí resuelto. Oportunamente
remítase.
FDO.: FEDERICO G. J. DOMÍNGUEZ – HORACIO DANIEL PIOMBO
Ante mi: Carlos Marucci
Descargar

Causa Nº 43.502 “CASADO, Marcos David s/ habeas corpus”

Tutela procesal penal de los derechos fundamentales

Tutela procesal penal de los derechos fundamentales

Derecho Procesal españolPeticiónCompetenciaHabeas corpusInexistencia de amparo penal ordinarioIncoación

Ley Orgánica 6/1984, sobre Regulación del procedimiento de Hábeas Corpus

Ley Orgánica 6/1984, sobre Regulación del procedimiento de Hábeas Corpus

Derechos FundamentalesDerecho Procesal españolLibertadPuesta a disposición judicialDetención ilegal

LEY ORGÁNICA 6/1984, Regulación del procedimiento de Hábeas Corpus

LEY ORGÁNICA 6/1984, Regulación del procedimiento de Hábeas Corpus

Derecho civilLegislación españolaProtección de los derechos fundamentalesArtículosConstitucionalismo moderno