Informe crítico médico legal.
Prof. Mariano N. Castex.
Se han analizado con detención los informes de necropsia y de renecropsia
obrantes en la IPP nº 847, caratulada “Muerte por asfixia por sumersión / NN.
Sosa Antonio, autos que se tramitan en la U.F. nº 2 del Departamento Judicial
de Dolores y a cargo de la Dra. María Claudia Castro.
En función de lo solicitado, consultada el área “Tanatología” del C.I.D.I.F.,
dependiente de esta Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires, se
producen las siguientes reflexiones:
1.- Necropsia efectuada el 31 de octubre de 1998, en el hospital Municipal de
la ciudad de Chascomús (Pcia.de Buenos Aires), por el médico de policía Dr.
Enrique Tomás Zabala, sobre cadáver de quien se identifica como Antonio
Sosa:








Cadáver de no más de 2 a 4 horas desde el cese de las funciones vitales
(córneas trasparentes, conservación parcial de temperatura a nivel del
abdomen, ausencia de rigideces, ausencia de hipostasis cadavéricas);
A nivel oronasal emerge papilla alimenticia y líquido espumoso rosado;
Córneas trasparentes;
No se describen lesiones extermas;
Líquido (15 cc. aprox.) en cavidad pericárdica;
Corazón en sístole;
De la superficie pulmonar fluye líquido rosado espumoso;
Hígado congestivo y violáceo.
Diagnóstico: asfixia por sumersión, posiblemente accidental con mecanismo de
paro cardio respiratorio y edema pulmonar
1.- Re-necropsia efectuada el 24 de septiembre de 1999, en la Asesoría
Pericial de la ciudad de La Plata, por los médicos forenses Dres. Juan C.
Cassano, Julio César Brolese y Roberto Maffei:








Cadáver en avanzadísimo estado de descomposición (parcial adipocira –en
mayor parte-, y parcial reducción esquelética –en menor parte-);
Reducción esquelética presente en la cabeza y extremos distales;
No se observan lesiones óseas al exámen radiológico;
No puede efectuarse exámen externo del cadáver;
Se investiga el área malar izquierda en la zona que corresponde al reborde
orbitario inferior en función de que en una fotografía existente en autos se
aprecia un bultoma y coloración rojiza;
Tras el lavado del cráneo se observa en el hueso malar izquierdo, en zona
supra especificada, una coloración rojiza de 1 cm x 3,5 cm, hallándose
similar coloración en la articulación de dicho hueso malar izquierdo con la
arcada orbitaria del frontal.
El estudio anatomopatológico del tejido blando extraído de la región malar
izquierda explorada no arroja resultado positivo para lesión intravital a
nivel del plano óseo.
Se interpreta que tal coloración integrada al bultoma observado en una de
las fotografías obrantes en autos podría corresponder a una acción
traumática con o contra un elemento duro y romo.


El estudio de investigación plancton sobre médula ósea de esternón resulta
negativo.
El estudio toxicológico resulta negativo.
Ante la imposibilidad de poder determinar con rigor científico las
causales del deceso, se admite como razonable el producido por el profesional
médico policial: asfixia por sumersión, no ofreciéndose otras hipótesis como
alternativas.
CONSIDERACIONES MEDICO LEGALES
Admitidas las falencias descriptivas que se reflejan en el acta de
primera necropsia y que suelen verse con demasiada frecuencia en
determinados ámbitos forenses, merecen efectuarse algunas consideraciones
previas a una conclusión:
El bultoma observado en fotografía nº 2 obrante en actuados no
evidencia signo alguno de lesión externa, debiéndose tener en cuenta que toda
contusión de tejido blando, máxime en esa zona, implica en la práctica un
aplastamiento entre el objeto duro y romo, supuestamente traumatizante y el
plano óseo subyacente. Una lesión reciente hubiera dejado al menos alguna
marca a nivel cutáneo, dejando así rastros visibles en la fotografía, no siendo
convincente el aserto de que en la fotografía se podría apreciar una coloración
rojiza en esa zona, por lo que se señala a continuación.
Así, el análisis de la fotografía nº 4 (superior) no permite producir
conclusión alguna, ya que el trazo oscuro infraorbicular izquierdo externo se
corresponde con otro trazo idéntico del lado derecho y pueden ambos
responder a un sombreado. Nótese además trazo similar en lado derecho del
rostro correspondiendo al surco nasogeniano.
En cuanto al “bultoma” se considera que de las fotografías no puede
inferirse conclusión válida médico legal alguna, sosteniendo alguno de los
asesores del CIDIF consultados por el suscrito, que hasta podría tratarse de un
artificio fotográfico tanto por el lugar anatómico peculiar en donde se observa,
como por la incidencia lumínica, como por la posición en que pudo estar
apoyado el rostro en tiempos previos a la necropsia.
En efecto, si se miran con aumento y detención las fotografías, en
especial la nº 2 inferior y también la nº 4 superior podría hablarse de otro
seudo bultoma en la región inmediata anterior al pabellón auricular izquierdo
que tampoco evidencia signo claro y preciso alguno de lesion cutánea o
epidérmica, lo que debería haberse dado ciertamente en el caso del bultoma
que describen los colegas platenses ya que el escaso tejido subcutáneo sufre
aplastamiento entre el elemento agresor y el tejido óseo subyacente.
En consecuencia de lo expuesto, a lo que debe agregarse el hecho de
que la investigación histopatológica no confirma que el área hubiera recibido
un traumatismo en vida, se torna difícil de aceptar a la interpretación aún
cuando cauta y formulada en modo potencial o condicional por los colegas
forenses platenses, en cuanto a que podría corresponder a una lesión,
incursionándose con esta temática y en forma absolutamente hipotética en
alguno de los capítulos más difíciles y complejos de la asfixia por sumersión y
que se constituyen en torno a: lesiones producidas antes del ingreso al agua,
lesiones producidas en el ingreso mismo y antes del cese del proceso de muerte
y lesiones por choque o arrastre del cadáver.
Todo ello sin dejar de recordar también, de querer admitir la hipótesis
del bultoma, lo que el forense afamado británico Bernard Knight señala al
referirse a las contusiones post-mortem y artificios a ellos asimilables: “es
posible causar seudo contusiones por violencia aplicada a cadáveres”.
(Forensic Pathology, auct.cit.G.Bretaña, 1991, pág.136)
Cabe también señalar que aún admitiéndose al bultoma como una señal
de violencia en el cuerpo, tal lesión, de haber existido, carecía por completo de
entidad suficiente como para causar la muerte, mereciendo además la
reiteración de lo ya dicho, en cuanto a que no exhibe signos cutáneos de
violencia.
En cuanto a la coloración rojiza que se aprecia a nivel del área malar
ya descripta, debe aceptarse que es sumamente difícil otorgar un valor de signo
médico legal indubitable a tal mancha, máxime cuando no pasa su observación
de constituirse en una apreciación más subjetiva que objetiva si uno se atiene a
lo poco convicente de las fotografías adjuntadas y que, por otra parte, no
convencen en absoluto al suscripto ni a los expertos forenses por él
consultados.
CONCLUSIONES
1.- Ambas necropsias únicamente permiten concluir en que la escasa
signosintomatología hallada apunta a una muerte por asfixia por sumersión.
2.- No puede aceptarse desde una visión profesional, la hipótesis de la
existencia de un bultoma observable en fotografías (temática discutible por
cierto), con objetivación en un supuesto cambio de color en área
correspondiente, por falta de sustento médico legal adecuado.
3.- En consecuencia, desde la medicina legal, no puede hablarse en
absoluto de signos de violencia reales o presuntos en el cadáver causante,
signos que de haber existido no podrían haber pasado desapercibidos al
forense policial, por más limitaciones que puedan enrostrarse al informe por
él producido.
Es todo cuanto se puede informar al respecto.
Descargar

Informe crítico médico legal.

Aspiración de un cuerpo extraño

Aspiración de un cuerpo extraño

Síndrome de penetración, laríngeos prolongadosManiobra de desobstrucciónAtragamientoPediatríaNiñosAsfixia

Asfixia neonatal

Asfixia neonatal

Manifestaciones clínicasNeonatosPediatríaClasesMuerte súbita de bebésCuidados generales de Enfermería

Asfixia por inmersión

Asfixia por inmersión

EpidemologíaAhogaientoFactores de riesgoHundimientoPediatríaActuación prehospitalariaAguaFisiopatologíaPrevención

Informe de autopsia médico forense

Informe de autopsia médico forense

IntroducciónEstructuraEncabezamientoLugar y posiciónHorarioExamen esternoOrificios naturalesDescripción internaDIscusiones médico-legalesCadáverConcluiónMedicina legalVestuarioAutopsiaFiliación

EXAMEN DE FARMACOGNOSIA I 15−JUNIO 2000 GRUPO A

EXAMEN DE FARMACOGNOSIA I 15−JUNIO 2000 GRUPO A

FarmaciaGomas y MucílagosAlcaloides con Efecto EméticosBilogía VegetalColoración de los FlavonoidesPlanta MedicinalMorfología y Fisiología de las Plantas

El cadáver junto al monasterio; Luisa Villar Liébana

El cadáver junto al monasterio; Luisa Villar Liébana

PersonajesBiografíaArgumentoLiteratura española contemporánea del siglo XXGénero narrativoNovela

La muerte en distintas culturas. 4°H

La muerte en distintas culturas. 4°H

FuneralAntropologíaCultosCremaciónPrácticasRitualesCulturasVelatoriosCiencias sociales

La muerte El sentido de la muerte •

La muerte El sentido de la muerte •

El Sentido de la MuerteLa Muerte ClínicaEl Emblema de la MuerteEl Cuerpo en la TumbaEl Cuerpo en el Lecho de la MuerteLas Muerte en el Arte y la Literatura