EL ETERNO RETORNO
Leónidas trabajaba en un banco, era interventor, y esto, para una mejor comprensión
del desenlace del presente relato, es imprescindible que sea reseñado antes de nada.
Hace dos noches nuestro hombre, tras una frugal y apacible cena junto a su mujer,
salió, como acostumbraba, a tirar la bolsa con los restos de la basura. Al apostarse
junto al enorme contenedor oscuro y maloliente, a Leónidas se le congeló el ademán
de levantar el brazo cuya mano portaba la citada bolsa cuando sintió un súbito mareo
que le nublaba la vista y le hacía flaquear las rodillas. No preguntéis qué clase de
trasgo o de perverso hechizo fue el que se confabuló con el azar para que el grueso
cuerpo del banquero se deslizara, pivotando por encima del borde del contenedor,
hasta dar con sus huesos en el fondo de éste. En esta ocasión y por primera vez, la
bolsa repleta de basura cayó del lado de la calle, mientras que el portador ocupaba
ahora el lugar que normalmente correspondía a los desperdicios.
Lo que Leónidas sintió a partir de ese fatal instante es muy difícil de concretar y más
aun de describir. En semejante situación, la saturación, como es fácil suponer, de los
sentidos del tacto y del olfato de nuestro hombre, era no obstante compensada por un
agudísima capacidad del oído toda vez que el magullado y sorprendido banquero fue
distinguiendo sucesivamente el ronroneo del motor de un camión que se detenía cerca
de su vergonzosa ubicación, el engranaje de un mecanismo tractor y las voces de los
operarios que sin duda, se afanaban en su sórdida tarea nocturna.
Leónidas se sintió elevado. Curiosamente dicha sensación, muy parecida a la que
describen los gurús y los afortunados que alcanzan el estado que se denomina
“satori” entre los practicantes de meditación trascendental, no resultó nada
desagradable a Leónidas que tal vez por primera vez en su vida, experimentaba una
sensación cien por cien espiritual, por no decir subliminal .
Por desgracia la levitación acabó pronto y se vio precipitado sin miramientos sobre lo
que a todas luces de las farolas, era la boca acerada e inmunda de la trituradora de
basura del camión de recogida.
Curiosamente y mientras caía de cabeza hacia un espantoso destino, su último
pensamiento fue el de no tener la completa seguridad de si su Rolex de titanio sería
capaz de resistir la terrible presión que ejercían los dientes metálicos al encajar los
unos sobre los otros.
Finalizada su labor, el camión se dirigió sin prisas, como cada noche, al centro
comarcal de reciclaje de basuras. Desde los bajos del chasis goteaba un chorro
perpetuo de lixiviados y de algo más.
………………………………….
P.S: Seis meses después, Lucrecia, apenas recuperada del severo luto que llevara desde la
misteriosa desaparición de su marido, ya saben, aquel apoderado de banca que salió a tirar la
basura y no regresó jamás a su domicilio, pues bien esa noche fría de enero, Lucrecia,
decíamos, procedía a abrir un bote de conservas de la firma Alimentos Reciclados S.L. cuya
etiqueta rezaba “manitas de cerdo” en grandes letras de color verde cuando sonó el timbre.
Presurosa se retocaba su flamante peinado de peluquería cara mientras abría la puerta a su
actual pareja, un señor jubilado muy estimado y respetado en la localidad. La cena pudo haber
sido todo un éxito, gracias en parte al plato central consistente en unos suculentos callos a la
antigua usanza si no hubiera sido porque entre bocado y bocado nuestro venerable invitado
estuvo en un tris de atragantarse de muy mala manera con lo que, tras un minucioso examen
visual, resultó ser la aguja metálica de un reloj de pulsera, de titanio, por más señas.
Por supuesto que el plato y todo su contenido, acabaron en el cubo de la basura….
(Y vuelta a empezar)
PERIKO `08
Descargar

Leónidas trabajaba en un banco, y esto, para una mejor

Basureros ecológicos

Basureros ecológicos

BasuraDañosResíduosReutilizaciónContaminaciónConsumismo

Problemas en Venezuela

Problemas en Venezuela

BasuraDecadenciaSociedad venezolanaProblemasViolenciaEstructura vial

Biodegradación

Biodegradación

ContaminantesBasuraContaminaciónResiduos sólidos

Basura y basureros

Basura y basureros

ReciclajeResíduosReutilizaciónCompost

Manganagua (República Dominicana)

Manganagua (República Dominicana)

EducaciónHistoriaServicios públicosEconomía

Recolección de Residuos Sólidos en el municipio de Valle Bravo

Recolección de Residuos Sólidos en el municipio de Valle Bravo

ReciclajeEcologíaResiduos sólidosServicios de Limpieza Municipal en MéxicoBasura inorgánicaSeparación de la basuraCiencias ambientalesBasura orgánica

Sistema Nacional de Colegio Científicos Costarricenses Sede del Atlántico Contaminaciones

Sistema Nacional de Colegio Científicos Costarricenses Sede del Atlántico Contaminaciones

ErosiónBasuraDeforestaciónVertidos ilegalesEcologíaContaminaciónAgentes contaminantesMedio ambienteTipos de ContaminaciónConservación del Medio Ambiente