14 Profetas de la fe, sacramento de amor,

Anuncio
Para que nuestros pueblos
tengan vida plena en Cristo
Dimensión Samaritana
CUADERNILLO SINODAL 14
Profetas de la fe,
sacramento de amor,
solidaridad y justicia
En efecto,
en Cristo Jesús,
ya no cuenta la circuncisión
ni la incircuncisión,
sino la fe
que obra por medio del amor.
Gal 5,6
PRESENTACIÓN
Nos sabemos llamados a hacer presente en nuestro mundo al Señor que está en medio de nosotros
como el que sirve. Nuestros estilos de vida han de reflejar el de Jesús: su confianza radical en el amor
del Padre, su alegría por recibir ese amor, su caminar sin agobios, libre de todo afán de poseer o
dominar. Cada uno en la comunidad cristiana, en la diversidad de nuestras tareas y funciones, nos
sabemos “diáconos” invitados a crecer cada día en el amor. Con la mirada fija en Jesús, seguimos
recibiendo su llamada a ser discípulos que, amando como Él, testimonian su verdad.
El Papa Benedicto XVI nos ha dejado un breve mensaje para esta cuaresma y un “motu proprio” sobre el
Servicio de la Caridad en los que hace eco de dos de sus encíclicas: Deus Caritas est (DC) y Caritas in
Veritate (CV). Cuando nos reunamos para estudiar este cuadernillo, Benedicto XVI será ya Papa emérito
pero su enseñanza nos servirá para orientar nuestra tarea y nuestro compromiso de modo que la fe se
haga activa en el amor.
Con la orientación de las enseñanzas del Papa recordaremos los criterios para que el amor de cada uno
sea auténtico y eficaz y, sobre todo, insistiremos en que ,no solo individualmente, sino como
comunidad estamos llamados a un compromiso de amor y de servicio en esta diócesis nuestra. La
mirada de Aparecida hacia los rostros dolientes nos servirá también de guía en la tarea.
1. CRUCIJADA
(Mirar la realidad)
1. Martin es un obrero que trabaja en una fabrica para sostener su familia, se desempeña
eficientemente en su trabajo y goza del aprecio de sus compañeros y compañeras de
trabajo; en realidad es un ejemplo para todos como empleado. Como Delegado de la
Palabra de Dios que es, sufre mucho al ver que en su trabajo la empresa les impone sus
horarios sin consultar, les aplican exámenes de VIH sida, polígrafos y pruebas de
confianza, pruebas de embarazo cada seis meses a las mujeres, les registran físicamente
su cuerpo y pertenencias a la salida de sus labores, etc. Pero tiene miedo de denunciar
esos hechos, ya que seguramente será despedido y ya pasa de los 40 años y tiene hijos
pequeños.
2. El “Tío Pedro”, como se le conoce en el pueblo, es un hombre muy popular y muy trabajador.
Con doña Juana llevan ya 30 años de casados y tienen 9 hijos. Siempre ha trabajado para
“Don Jerónimo”, el hacendado del pueblo. Siempre ha sabido que su patrón le agrega
agua a la leche para que rinda mas y que en la época de cosecha de café la medida que
usa para recibir el café cortado es mayor que la que usa para venderlo –ya que solo se
mide, no se pesa. El galón para recibir la tarea de corteros (as) siempre agarra más y al
galón con que vende, le ha hecho colocar un trozo de madera en el fondo para dar menos,
con lo cual roba al cortero y engaña a los compradores. Recientemente está asistiendo a
la Iglesia, debido a la insistencia de doña Juana y ha escuchado mucho acerca de la
justicia, el pecado personal y el pecado social. Esta situación le ha comenzado a
incomodar, pero no se atreve a decirle nada a Don Jerónimo ni a comentarlo con nadie
porque le debe mucho dinero, favores y hasta le ha dado trabajo a sus hijos y a su mujer
en la hacienda, inclusive le has dado donde vivir en una de las casitas de la hacienda.
Sabe que si cuenta, lo despiden y si lo denuncia a la autoridad piensa que hasta peligra
su vida porque su patrón es muy influyente.
3. La relación Iglesia-Mundo tiene como base la dignidad de la persona humana. GS 40. La
Diócesis de San Pedro interpuso una demanda en contra del Estado de Honduras ante la
Corte Interamericana de los Derechos Humanos por lo que sucedió el 17 de mayo de
2004 a los privados de libertad en San Pedro Sula, por LAS PERSONAS bajo la tutela y
responsabilidad del Estado de Honduras que murieron en el incendio. El Estado de
Honduras se avino a reconocer su responsabilidad y asumió la decisión de la Corte sobre
indemnizaciones, mejoras en el sistema penitenciario… A través de la Pastoral
Penitenciaria y de Caritas se da seguimiento al cumplimiento de lo dispuesto por la
Corte. Esta actuación de la Iglesia diocesana no ha sido bien vista por muchos - inclusive
algunos (as) cristianos (as)- que opinan que lo que pasó estuvo bien y que así deberían
morir todos.
Dialoguemos
1. Sobre los tres casos presentados. ¿Qué nos pide Jesús?
2. ¿Qué haría yo en las circunstancias de cada caso?
2. BRÚJULA Y MAPA
(Juzgar:
Conocer la enseñanza de la Iglesia)
1.- El amor —«caritas»—
es una fuerza extraordinaria, que mueve a las personas a comprometerse con valentía
y generosidad en el campo de la justicia y de la paz. La caridad es el don más grande
que Dios ha dado a los hombres, es su promesa y nuestra esperanza.
DC 1 y 2
Reconocemos en estas palabras un eco del capítulo trece de la Primera Carta a los Corintios que nos
recuerda cómo el amor es el que permanece y el que sirve de criterio para comprobar la autenticidad de
la fe, de la esperanza y de todos los dones de Dios. Un amor que no puede ser un sentimentalismo vacío
o simplemente lleno de emotividad sino que ha de guiarse por la verdad, es decir, por la realidad de un
Dios que ama y que hace digno a cada uno de sus hijos y por la realidad de un mundo en el que la
injusticia y el pecado generan exclusión, miseria y dolor.
2.- Ante todo, la justicia.
Lo recordábamos con Aparecida en el cuadernillo anterior, la misericordia siempre será necesaria pero
no debe entrar en el juego de un sistema económico perverso. Lo recuerda el Papa Benedicto:
La caridad va más allá de la justicia, porque amar es dar, ofrecer de lo «mío» al otro; pero nunca
carece de justicia, la cual lleva a dar al otro lo que es «suyo», lo que le corresponde en virtud de su
ser y de su obrar. No puedo «dar» al otro de lo mío sin haberle dado en primer lugar lo que en
justicia le corresponde. Quien ama con caridad a los demás, es ante todo justo con ellos… la
justicia es «inseparable de la caridad», intrínseca a ella. La justicia es la primera vía de la caridad
o, como dijo Pablo VI, su «medida mínima»…Por un lado, la caridad exige la justicia… Por otro, la
caridad supera la justicia y la completa siguiendo la lógica de la entrega y el perdón. CV 6
3.- Que se arraiga en la fe
A modo de una lectura orante recogemos esta bella meditación del Mensaje de Cuaresma del Papa:
La fe es conocer la verdad y adherirse a ella (cf. 1 Tm 2,4); la caridad es «caminar» en la verdad
(cf. Ef 4,15). Con la fe se entra en la amistad con el Señor; con la caridad se vive y se cultiva esta
amistad (cf. Jn 15,14s). La fe nos hace acoger el mandamiento del Señor y Maestro; la caridad
nos da la dicha de ponerlo en práctica (cf. Jn 13,13-17). En la fe somos engendrados como hijos
de Dios (cf. Jn 1,12s); la caridad nos hace perseverar concretamente en este vínculo divino y dar
el fruto del Espíritu Santo (cf. Ga 5,22). La fe nos lleva a reconocer los dones que el Dios bueno y
generoso nos encomienda; la caridad hace que fructifiquen (cf. Mt 25,14-30).
Y del mismo mensaje subrayamos una consecuencia sumamente importante:
De aquí deriva para todos los cristianos y, en particular, para los «agentes de la caridad», la
necesidad de la fe, del «encuentro con Dios en Cristo “que suscite en ellos el amor y abra su
espíritu al otro, de modo que, para ellos, el amor al prójimo ya no sea un mandamiento por así
decir impuesto desde fuera, sino una consecuencia que se desprende de su fe”, la cual actúa por
la caridad»
Porque creemos en el amor que Dios nos tiene, nos sabemos capacitados para amar. No cumplimos un
mandamiento; No damos algo a los pobres; No andamos calculando cuánto nos pide Dios que demos.¡
Dios no nos pide nada!, ¡Dios nos ama! Y porque creemos en el amor que Dios nos tiene, entramos con
alegría en esa danza del amor hasta que todos participemos en la misma fiesta en la que la
misericordia y la fidelidad se encuentran y la justicia y la paz se besan.
4.- Amar a alguien es querer su bien
y trabajar eficazmente por él.
Subrayamos la necesidad de la eficacia: Puesto que el amor no es un mandamiento impuesto
desde fuera; puesto que no obedece a un sentimentalismo pasajero; puesto que no es el
resultado de una emotividad que se queda solo en el interior de cada uno sino que brota de
un corazón nuevo transformado por el Espíritu, por eso, el amor debe comprobarse en sus
efectos, debe medirse por lo que genera en el otro, en aquel en quien se ama. No nos
preguntamos si estamos emocionados, si nos sentimos a gusto, si nos hemos liberado de
sentimientos de culpa, si hemos cumplido con lo que Dios nos pide sino que nos preguntamos
si aquel a quien amamos experimenta la dignidad propia de un hijo de Dios y vive en
conformidad a ella.
5.- Amar a alguien es ocuparse de su bien y, por eso, comprometerse con el bien
común
Pero el bien de cada uno no es algo aislado, independiente del bien compartido con otros. No es un bien
que se pueda obtener solo para uno mismo sino que solo se puede conseguir real y eficazmente en
comunidad social. Es el bien común. De nuevo escuchamos con atención la enseñanza del Papa
Benedicto:
“Desear el bien común y esforzarse por él es exigencia de justicia y caridad. Trabajar por el bien
común es cuidar, por un lado, y utilizar, por otro, ese conjunto de instituciones que estructuran
jurídica, civil, política y culturalmente la vida social, que se configura así como pólis, como ciudad.
Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien común que
responda también a sus necesidades reales. Todo cristiano está llamado a esta caridad, según su
vocación y sus posibilidades de incidir en la pólis. Ésta es la vía institucional —también política,
podríamos decir— de la caridad, no menos cualificada e incisiva de lo que pueda ser la caridad
que encuentra directamente al prójimo fuera de las mediaciones institucionales de la pólis…
Como todo compromiso en favor de la justicia, forma parte de ese testimonio de la caridad divina
que, actuando en el tiempo, prepara lo eterno… En una sociedad en vías de globalización, el bien
común y el esfuerzo por él, han de abarcar necesariamente a toda la familia humana, es decir, a
la comunidad de los pueblos y naciones, dando así forma de unidad y de paz a la ciudad del
hombre, y haciéndola en cierta medida una anticipación que prefigura la ciudad de Dios sin
barreras”. CV 7
6.- Acoger, acompañar, comprometerse son dimensiones inseparables del amor.
El compromiso con el bien común, el compromiso a favor de la justicia, la caridad “política” es quizá la
dimensión que nos resulta más difícil de asumir y de realizar pero sin ese compromiso el amor no
alcanza su objetivo porque no resulta eficaz. No es fácil. Está sujeto a tentación y a trampas. Mejor
dicho, cada uno de nosotros estamos expuestos a la tentación y si nos ocupamos solo de denunciar las
estructuras injustas o de exigir que el Estado sea el que garantice la felicidad de cada ciudadano,
podemos encerrarnos en un egoísmo que se aísla y se desentiende del hermano.
Acompañando y promocionando la capacitación de quien está en situación marginal realizamos una
exigencia imprescindible del amor cristiano pero si lo hacemos con frialdad, sin cercanía y sin afrontar la
necesidad inmediata no suscitamos motivación ni aportamos fortaleza en el otro para que asuma su
propia responsabilidad. Si ,por otra parte , prescindimos de reconocer las causas que han generado la
pobreza y marginación, si no nos comprometemos en cambiar esas estructuras de la sociedad que
generan pobreza y marginación, surgirá la frustración y el desánimo en quien queremos amar.
Acogiendo con cariño y asistiendo al prójimo en su necesidad inmediata realizamos el primer paso del
protagonista de la parábola de Jesús. Pero si no montamos al herido en nuestra cabalgadura, si no nos
ocupamos de la relación con el posadero, si lo dejamos en la orilla del camino aunque con las heridas
desinfectadas, seremos “buenos paternalistas” pero no seremos buenos “prójimos” como el
samaritano.
Asistencia, promoción y denuncia: acogida, acompañamiento, compromiso con la justicia son
dimensiones del arte de amar que hemos de practicar cada uno con la alegría y la entrega del discípulo
que ha aprendido a servir como el Señor.
7.- También la Iglesia en cuanto comunidad ha de poner en práctica el amor.
Damos un paso más y también nos guía la enseñanza del Papa Benedicto:
El amor al prójimo enraizado en el amor a Dios es ante todo una tarea para cada fiel, pero lo es
también para toda la comunidad eclesial, y esto en todas sus dimensiones: desde la comunidad
local a la Iglesia particular, hasta abarcar a la Iglesia universal en su totalidad. También la Iglesia
en cuanto comunidad ha de poner en práctica el amor. En consecuencia, el amor necesita
también una organización, como presupuesto para un servicio comunitario ordenado. DC 20
…practicar el amor hacia las viudas y los huérfanos, los presos, los enfermos y los necesitados de
todo tipo, pertenece a su esencia tanto como el servicio de los Sacramentos y el anuncio del
Evangelio. La Iglesia no puede descuidar el servicio de la caridad, como no puede omitir los
Sacramentos y la Palabra. DC 22
Lo recordábamos en el cuadernillo 6 pero ahora necesitamos concretar nuestras propuestas del mismo
modo que el Papa concreta y da normas específicas para la realización del servicio de la caridad además
de recordar los principios que dan alma a la “organización del servicio comunitario ordenado”:
Por tanto, en la actividad caritativa, las numerosas organizaciones católicas no deben limitarse a
una mera recogida o distribución de fondos, sino que deben prestar siempre especial atención a la
persona que se encuentra en situación de necesidad y llevar a cabo asimismo una preciosa
función pedagógica en la comunidad cristiana, favoreciendo la educación a la solidaridad, al
respeto y al amor según la lógica del Evangelio de Cristo. En efecto, en todos sus ámbitos, la
actividad caritativa de la Iglesia debe evitar el riesgo de diluirse en una organización asistencial
genérica, convirtiéndose simplemente en una de sus variantes…Servicio de la caridad
En cada parroquia con todas sus comunidades y en la Diócesis como tal no pueden faltar cauces
eficaces para el servicio de la caridad. Caritas es el nombre de un cauce lleno de experiencia y de
sabiduría en la Iglesia universal, también en Honduras y en nuestra Diócesis. Como toda estructura
humana necesita participar en la conversión pastoral permanente a la que invita Aparecida y de la que
el Sínodo Diocesano es expresión. Hagamos propuestas para que Caritas, Comités de Pastoral Social,
Justicia y Solidaridad, Obras Sociales o como consideremos oportuno llamarlos:
 Estén presentes como organización en la Diócesis y en cada comunidad parroquial y en cada grupo,
movimiento, camino…
 No se limiten a una mera recogida o distribución de fondos.
 Presten especial atención a la persona en necesidad y a las necesidades del bien común de las
personas.
 Realicen una función pedagógica en la comunidad cristiana educando en la solidaridad, en el amor y el
respeto según la lógica del Evangelio de Cristo.
 Sean testimonio, en la gestión de sus recursos, de sobriedad cristiana, actúen con total trasparencia y
sean coherentes con la legislación del Estado.
 Realicen una función profética de denuncia de las estructuras de pecado que generan pobreza.
8.– Entre nosotros, la práctica del amor a los pobres exige resaltar la relación entre
pobreza y desocupación.
De nuevo acogemos la enseñanza del papa Benedicto:
Los pobres son en muchos casos el resultado de la violación de la dignidad del trabajo humano,
bien porque se limitan sus posibilidades (desocupación, subocupación), bien porque se devalúan
«los derechos que fluyen del mismo, especialmente el derecho al justo salario, a la seguridad de la
persona del trabajador y de su familia». Por esto, ya el 1 de mayo de 2000, mi predecesor Juan
Pablo II, de venerada memoria, con ocasión del Jubileo de los Trabajadores, lanzó un llamamiento
para «una coalición mundial a favor del trabajo decente», alentando la estrategia de la
Organización Internacional del Trabajo. De esta manera, daba un fuerte apoyo moral a este
objetivo, como aspiración de las familias en todos los países del mundo. Pero ¿qué significa la
palabra «decente» aplicada al trabajo?
Significa un trabajo que, en cualquier sociedad, sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o
mujer:
 un trabajo libremente elegido, que asocie efectivamente a los trabajadores, hombres y mujeres, al
desarrollo de su comunidad;
 un trabajo que, de este modo, haga que los trabajadores sean respetados, evitando toda
discriminación;
 un trabajo que permita satisfacer las necesidades de las familias y escolarizar a los hijos sin que se
vean obligados a trabajar;
 un trabajo que consienta a los trabajadores organizarse libremente y hacer oír su voz;
 un trabajo que deje espacio para reencontrarse adecuadamente con las propias raíces en el ámbito
personal, familiar y espiritual;
 un trabajo que asegure una condición digna a los trabajadores que llegan a la jubilación.CV 63
9.- La práctica comunitaria del amor a los pobres exige prestar atención a los rostros
dolientes.
Ahora es Aparecida quien viene en nuestra ayuda y lo hace, en primer lugar, invitándonos a mirar
“rostros”, no a hacer fríos análisis sociológicos sino a mirar personas, a fijarnos y dejar que nos duelan.
Al menos en tres ocasiones encontramos listas de personas en cuyo rostro-contemplamos el rostro
sufriente de Cristo – DA 393. Las listas no pretenden ser completas y en ellas hay repeticiones pero nos
sirven para mirar nuestra realidad más cercana. ¿Qué rostro sufriente tenemos más cerca en nuestra
colonia, en el municipio, en nuestro Departamento?
Desde el número 407 al 430 el Documento de Aparecida se fija especialmente en los rostros de cinco
grupos de personas y sugiere cómo responder a su situación:
 Los que viven en las calles
 Los Migrantes
 Los enfermos
 Los dependientes del alcohol y las drogas
 Los que están en la cárceles
En el 65 o en 402 la enumeración es más completa :
“las comunidades indígenas y afroamericanas...; muchas mujeres, que son excluidas en razón de
su sexo, raza o situación socioeconómica; jóvenes, que reciben una educación de baja calidad y no
tienen oportunidades de progresar en sus estudios ni de entrar en el mercado del trabajo para
desarrollarse y constituir una familia; muchos pobres, desempleados, migrantes, desplazados,
campesinos sin tierra, quienes buscan sobrevivir en la economía informal; niños y niñas sometidos
a la prostitución infantil, ligada muchas veces al turismo sexual; también los niños víctimas del
aborto… quienes dependen de las drogas, las personas con capacidades diferentes, los portadores
y víctima de enfermedades graves como la malaria, la tuberculosis y VIH - SIDA, que sufren de
soledad y se ven excluidos de la convivencia familiar y social…los secuestrados y los que son
víctimas de la violencia, del terrorismo, de conflictos armados y de la inseguridad ciudadana.
También los ancianos, que además de sentirse excluidos del sistema productivo, se ven muchas
veces rechazados por su familia como personas incómodas e inútiles. Nos duele, en fin, la
situación inhumana en que vive la gran mayoría de los presos, que también necesitan de nuestra
presencia solidaria y de nuestra ayuda fraterna.”
Pero la mirada se hace más dolorosa al reconocer algo nuevo en esta realidad:
“Una globalización sin solidaridad afecta negativamente a los sectores más pobres. Ya no se trata
simplemente del fenómeno de la explotación y opresión, sino de algo nuevo: la exclusión social.
Con ella queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya
no se está abajo, en la periferia o sin poder, sino que se está afuera. Los excluidos no son
solamente “explotados” sino “sobrantes” y “desechables”.
10.- La práctica comunitaria del amor exige, aquí y ahora,
realizar signos del Reino.
La Iglesia no puede ni debe emprender por cuenta propia la empresa política de realizar la
sociedad más justa posible. No puede ni debe sustituir al Estado. Pero tampoco puede ni debe
quedarse al margen en la lucha por la justicia. Debe insertarse en ella a través de la
argumentación racional y debe despertar las fuerzas espirituales, sin las cuales la justicia, que
siempre exige también renuncias, no puede afirmarse ni prosperar… DC 28
“Despertar las fuerzas espirituales” solo será posible desde quienes, mirando el rostro doliente de los
excluidos, proclaman proféticamente que su situación no se debe a una maldición de Dios, a un castigo
por su pecado o el de sus padres, a una consecuencia inevitable de las leyes económicas, o a herencias
genéticas y culturales sino que es efecto de decisiones humanas injustas . Pero esa palabra profética
sólo será comprensible y eficaz desde el testimonio de una entrega concreta que suscita signos
solidarios con toda “la imaginación de la caridad”. Desde esa “imaginación” , ahora nos ponemos :
3. EN CAMINO
(Actuar: Nuestras Propuestas)
1.- Fijémonos en rostros que sufren cerca de nosotros. Señalemos cinco situaciones que nos parece
deben ser atendidas con más urgencia.
2.- ¿Consideramos que existen cauces adecuados en nuestra comunidad, parroquia y Diócesis para
poner en práctica el amor como comunidad?, ¿Qué pasos hemos de dar?
3.- ¿Cómo educar en la solidaridad, en el amor y el respeto según la lógica del Evangelio de Cristo?
4.- ¿Cómo las comunidades cristianas de la Diócesis pueden incidir en la búsqueda de la justicia y “de un
trabajo decente” en nuestro Departamento?
5.- ¿Cómo suscitar y formar más agentes de pastoral social?
6 ¿Conocemos todas las obras sociales que existen en la Diócesis? ¿Cuáles de estas tienen presencia en
nuestra Parroquia? ¿Responden a los criterios que señalan las Encíclicas del Papa y el Documento de
Aparecida?
4. ORACIÓN
Leemos un texto tantas veces escuchado: Mt 25, 31-46 y hacemos silencio.
En el silencio recordamos “rostros” sufrientes de personas de la comunidad, de personas de la Diócesis.
¿Reconocemos en ellos la presencia del Señor?
Pedimos nos enseñe a mirar y a actuar.
Compartimos nuestras peticiones y después del Padrenuestro:
Oremos
Señor, tu dijiste
que cuantos trabajan por la paz
serían llamados hijos de Dios;
concédenos entregarnos sin descanso
a instaurar en el mundo la única justicia
que puede garantizar a los hombres una paz firme y verdadera.
Oración de la misa por la Paz y la Justicia. Misal Romano 22.
Pueden ver también las oraciones de las misas: Por la santificación del trabajo 25; Por los que padecen
hambre 28; Por los exiliados 29; Por los cautivos y encarcelados 30 y 31; Por los enfermos 32…
Descargar