Subido por Cesar Gomez

GUAJIRA ECO GUIA No 2 SEGURIDAD Y SOBERANIA ALIM

Anuncio
ECO GUÍA No. 2
SEGURIDAD Y SOBERANÍA ALIMENTARIA Y ENFOQUE INTERSECCIONAL DE GÉNERO
PROGRAMA MUNDIAL DE ALIMENTOS DE LAS NACIONES UNIDAS PMA - CORPOGUAJIRA Y
PARQUES NACIONALES NATURALES - SANTUARIO DE FLORA Y FAUNA LOS FLAMENCOS
Programa Mundial de Alimentos
Deborah Hines
Representante del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas - Colombia
Claudia López
Asistente de proyectos - Unidad SERC
Damian Pachón Andrade
Senior Programme Associate
Ramasio Tiller
Jefe oficina de Riohacha PMA
Carlos Eduardo Gómez
Coordinador Proyecto Cuenca Río Camarones
Corpoguajira
Manuel Medina
Director de Corpoguajira
Samuel Lanao
Jefe Planeación de Corpoguajira
Parques Nacionales Naturales
Héctor Fabio Gómez
Director Parques Nacionales Naturales La Guajira
Santuario de Fauna y Flora los Flamencos
Autora
Valerin Saurith López
Nutricionista Dietista, Magíster en Estudios Culturales
Consultora experta en nutrición y asuntos de género
Proyecto Cuenca Río Camarones, Fase II
Ilustraciones
Jaime Troncoso
Fotografía, diseño y diagramación
Valerin Saurith López
Agradecimientos
Amílcar Araujo
Biólogo
Edier Flórez
Alexandra Sierra
Ilka Curiel
Elizabeth Valoyes
Nutricionistas
Zaida Cotes
Autoridad Tradicional Wayuu (Guaymaral - Manaure, La Guajira)
Líderes y lideresas de las Comunidades Wayuu y Afrodescendientes de la Cuenca del Río
Camarones
Profesores y profesoras de las Instituciones Educativas de la Cuenca del Río Camarones
1
Tabla de contenido
Presentación
- ¿Qué contenidos se proponen?
CONCEPTOS
¿Qué es la seguridad alimentaria y nutricional (SAN)?
- Disponibilidad
- Acceso
- Consumo
- Aprovechamiento o utilización biológica
- Estabilidad
¿Qué es la soberanía alimentaria?
Hambre y malnutrición
- Hambre
- Malnutrición
- Desnutrición crónica
- Desnutrición aguda
- Sobre peso y obesidad
- Doble carga nutricional
- Triple carga nutricional
¿Qué es el enfoqué de género y el abordaje interseccional?
- Género
- Abordaje interseccional del género
¿Cuál es la relación entre seguridad y soberanía alimentaria y el enfoqué interseccional de género?
- Igualdad de género, violencias contra las mujeres y su relación con la SAN
ESTADO DE LA SEGURIDAD Y LA SOBERANÍA ALIMENTARIA Y ENFOQUE DE
GÉNERO EN LA CUENCA DEL RÍO CAMARONES
El pasado de la cuenca del río camarones
El presente de la cuenca del río camarones
ACTIVIDADES RECOMENDADAS
Guía alimentaria para el cuidado del cuerpo/territorio
- Relación cuerpo/territorio
- El territorio como nutriente
- ¿Qué es el territorio?
- ¿Qué es el agua?
- ¿Qué son los alimentos?
- ¿Qué es la alimentación?
- ¿Qué es una dieta sostenible?
- ¿Qué son los nutrientes?
- Grupo 1. Cereales, raíces, tubérculos y plátanos
- Grupo 2. Frutas en general + frutas y hortalizas con semillas comestibles
- Grupo 3. Verduras y hortalizas + Plantas aromáticas y para condimentar
- Grupo 4. Carnes, huevos y leguminosas secas
- Grupo 5. Leche y productos lácteos
- Grupo 6. Grasas
- Grupo 7. Azucares y dulces + Infusiones o bebidas endulzantes naturales
Revitalización de las cocinas tradicionales para el cuidado del cuerpo/territorio
SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN
El futuro de la Cuenca del Río Camarones
Sentipensar o cómo reencantar la educación
BIBLIOGRAFÍA
2
Pag.
3
3
4
4
4
4
4
5
5
5
6
6
7
7
7
7
8
8
8
8
8
10
10
13
15
17
19
20
21
22
22
22
23
23
23
24
25
27
30
32
34
35
37
41
42
42
42
46
Presentación
Esta Eco-guía está dirigida a todas y todos los docentes de la cuenca del río Camarones y
tiene como propósito dar pautas para la enseñanza del tema de seguridad alimentaria y
nutricional (SAN) y enfoque de género. Esta eco-guía facilita elementos conceptuales,
diagnósticos y material didáctico para la reflexión de estos temas y su relación con la
soberanía alimentaria, las relaciones de poder entre mujeres y hombres y las
transformaciones del territorio y la cultura. Se espera que con la divulgación e
implementación de estas herramientas se construyan estrategias con y desde las
comunidades (estudiantes, familias, profesores, instituciones, etc.) para superar la
malnutrición y fomentar prácticas y estilos de vida saludables entre los seres humanos y el
ecosistema.
¿Qué contenidos se proponen?
Lo primero que se compartirá con los alumnos y las alumnas son las definiciones y
conceptos básicos del tema, para reflexionar sobre la importancia de estos y como están
interrelacionados. Es indispensable que se dialogue sobre ¿qué es la seguridad y la
soberanía alimentaria? ¿qué papel juegan en el mantenimiento de la salud del cuerpo y del
territorio? ¿qué relación hay entre la seguridad y la soberanía alimentaria y el tema de
género? Posteriormente se deben analizar estos asuntos dentro del territorio ¿cuál es el
estado de la inseguridad alimentaria y la malnutrición en nuestras familias y comunidades,
y cómo esto genera diversos tipos de violencias? ¿cuáles son las causas y consecuencias de
estas problemáticas y cómo podemos solucionarlas? Por último, es importante realizar
algunas actividades de evaluación para medir y monitorear el aprendizaje y la acción (la
teoría y la práctica) de los contenidos abordados.
Hierbas de uso medicinal y alimentario, mujeres de Tomarrazón (Cuenca alta, Río Camarones - La Guajira)
3
CONCEPTOS
¿Qué es la seguridad alimentaria y nutricional (SAN)?
Para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)
la seguridad alimentaria y nutricional “a nivel de individuo, hogar, nación y global, se
consigue cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico y económico a
suficientes alimentos, seguros y nutritivos, para satisfacer sus necesidades y sus
preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana” (FAO, 2011).
La seguridad alimentaria y nutricional va más allá del hecho de que toda la población tenga
una alimentación adecuada, realza el derecho de la misma a no padecer hambre, al deber
que tienen las personas y las familias de procurarse una alimentación apropiada y la
necesidad de contar con estrategias sociales para afrontar los riesgos, para lo cual la SAN
contempla los siguientes ejes:
•
•
•
•
•
Disponibilidad
Acceso
Consumo
Aprovechamiento o utilización biológica (calidad e inocuidad de los
alimentos)
Estabilidad
La disponibilidad es la cantidad de alimentos con que se cuenta a nivel nacional, regional y
local. Está relacionada con el suministro suficiente de estos frente a los requerimientos de
la población y depende fundamentalmente de la producción y la importación. En este
sentido, la disponibilidad de alimentos está determinada por: la estructura productiva
(agropecuaria, agroindustrial); los sistemas de comercialización y distribución internos y
externos; los factores productivos (tierra, crédito, agua, tecnología, recurso humano); las
condiciones ecosistémicas (clima, recursos genéticos y biodiversidad); las políticas de
producción y comercio; y las tensiones sociopolíticas (relaciones económicas y sociales
entre actores).
El acceso a los alimentos es la posibilidad de todas las personas de alcanzar una
alimentación adecuada y sostenible. Se refiere a los alimentos que puede obtener o
comprar una familia, comunidad o país. Sus determinantes básicos son: el nivel de
ingresos, la condición de vulnerabilidad, las condiciones socio-geográficas, la distribución
de ingresos, activos (monetarios y no monetarios) y los precios de los alimentos.
El consumo está relacionado con las prácticas que moldean la selección de los alimentos,
las creencias y las actitudes. Sus determinantes son: la cultura, los patrones y los hábitos
alimentarios, la educación alimentaria y nutricional, la información comercial y
nutricional, el nivel educativo, la publicidad, el tamaño y la composición de la familia.
4
El aprovechamiento o utilización biológica de los alimentos se refiere a cómo y cuánto
aprovecha el cuerpo humano los alimentos que consume y cómo los convierte en nutrientes
para ser asimilados por el organismo. Sus principales determinantes son: el medio
ambiente, el estado de salud de las personas, los entornos y estilos de vida, la situación
nutricional de la población, la disponibilidad, calidad y acceso a los servicios de salud,
agua potable, saneamiento básico y fuentes de energía.
La calidad e inocuidad como sub eje de lo anterior, se relaciona con un conjunto de
características que garantizan que los alimentos sean aptos para el consumo humano, esto
exige el cumplimiento de una serie de condiciones y medidas necesarias durante la cadena
agroalimentaria hasta el consumo y el aprovechamiento de los mismos, para asegurar que
una vez ingeridos no representen un riesgo (biológico, físico o químico) que menoscabe la
salud. No se puede prescindir de la inocuidad de un alimento al examinar la calidad, dado
que la inocuidad es un atributo de la calidad. Sus determinantes básicos son: la
normatividad (elaboración, promoción, aplicación, seguimiento), la inspección, vigilancia
y control, los riesgos biológicos, físicos y químicos y la manipulación, conservación y
preparación de los alimentos.
La estabilidad hace referencia a lo siguiente: incluso en el caso de que la ingesta de
alimentos sea adecuada en la actualidad, no se puede gozar de completa seguridad
alimentaria si no se tiene asegurado el debido acceso a los alimentos de manera periódica,
porque la falta de tal acceso representa un riesgo para la condición nutricional. Las
condiciones climáticas adversas (la sequía, las inundaciones), la inestabilidad política (el
descontento social), o los factores económicos (el desempleo, los aumentos de los precios
de los alimentos) pueden incidir en la condición de seguridad alimentaria de las personas
(FA0, 2011: 01).
En conjunto, estos ejes garantizan el ejercicio de los derechos, deberes y definen la acción
del Estado, la sociedad civil, la familia y los individuos para lograr la seguridad alimentaria
y nutricional. Los ejes no se materializan de forma separada, interactúan en forma de
estrategias que involucran a todos los entes mencionados.
¿Qué es la soberanía alimentaria?
La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos, las naciones o las uniones de países
a definir sus políticas agrícolas y de alimentos, sin ningún dumping frente a países terceros.
La soberanía alimentaria organiza la producción y el consumo de alimentos acorde con las
necesidades de las comunidades locales, otorgando prioridad a la producción para el
consumo local y doméstico. Proporciona el derecho a los pueblos a elegir lo que comen y
de qué manera quieren producirlo. La soberanía alimentaria incluye el derecho a proteger y
regular la producción nacional agropecuaria y a proteger el mercado doméstico de las
fluctuaciones de las importaciones a bajo precio de otros países. Reconoce así mismo que
las mujeres afros descendientes e indígenas, la gente sin tierra, el campesinado y la
pequeña agricultura tienen el derecho de acceder a la tierra, al agua, a las semillas y los
5
recursos productivos, así como a un adecuado suministro de servicios públicos (Vía
Campesina, 2003).
Hambre y malnutrición
El hambre se entiende normalmente como una sensación incómoda o dolorosa causada por
no ingerir en un determinado momento suficiente energía a través de los alimentos. El
término científico para el hambre es privación de alimentos. En términos sencillos, todos
los que padecen de hambre sufren de inseguridad alimentaria, pero no todos los afectados
por la inseguridad alimentaria sufren de hambre, pues existen otras causas de inseguridad
alimentaria, incluidas la ingesta insuficiente de micronutrientes (FAO, 2011 :03).
La carencia de vitaminas y minerales tales como vitamina A, yodo y hierro, es la causa más
importante del "hambre oculta" y desnutrición en el mundo actual. El "hambre oculta"
originada en la carencia de micronutrientes no produce las mismas sensaciones que el
hambre normal. Muchas veces no se siente nada en el estómago, pero el "hambre oculta"
ataca la salud y la vitalidad desde lo más profundo y sigue siendo un mal generalizado que
presenta terribles amenazas para la salud, la educación, el crecimiento económico y la
dignidad humana (UNICEF, 2019).
La malnutrición resulta de deficiencias, excesos o desequilibrios en el consumo de macro o
micronutrientes. La malnutrición pueda ser un resultado de la inseguridad alimentaria, o
puede estar relacionada con factores no alimentarios, como prácticas inadecuadas de
cuidado de los niños, servicios de salud insuficientes o un medio ambiente insalubre.
Para el diagnóstico de la malnutrición en la primera infancia, se usan indicadores
antropométricos que permiten analizar cómo crecen los niños y las niñas en términos de
peso, talla y edad, y de acuerdo a unos parámetros internacionales fijados por la
Organización Mundial de la Salud (OMS).
Desde las ciencias médicas el crecimiento infantil es entendido como el incremento en
tamaño o masa. Toda acción que tenga el interés de coadyuvar al crecimiento óptimo de los
niños será efectiva en la medida que les garantice alcanzar la talla y el peso fijados por su
potencial genético y referenciados en los estándares de seguimiento del crecimiento como
los de la OMS, los cuales permiten detectar y prevenir oportunamente problemas como
desnutrición, sobrepeso y obesidad (Ministerio de salud y protección social, 2014a:106).
Los patrones de crecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son un
estándar de referencia que describe cómo deben crecer los niños y niñas de todo el mundo
si se siguen los cuidados relacionados con la nutrición, la lactancia materna, la atención en
salud y la ausencia de necesidades básicas insatisfechas (Ministerio de salud y protección
social, 2016a: 07). Los patrones se construyeron a partir de un estudio multicéntrico
internacional realizado por la OMS para la evaluación antropométrica del crecimiento y
para la valoración de los hitos de desarrollo motor, así mismo, arrojó nueva evidencia
científica que corroboró el postulado de que sin importar la raza, la etnia o la región del
6
mundo donde nace el niño o la niña, si se brindan los cuidados básicos en el entorno
(ausencia de necesidades básicas insatisfechas), en la salud (controles prenatales, cuidados
y atenciones en salud del niño pequeño) y la nutrición (lactancia materna exclusiva y
complementaria y alimentación saludable), todos los niños y niñas expresan un potencial de
crecimiento similar y las diferencias en el crecimiento infantil hasta los 5 años están más
determinadas por la nutrición, el medio ambiente y la atención en salud que por factores
genéticos o étnicos (Ministerio de salud y protección social, 2016a: 08).
Dentro de los tipos de malnutrición por déficit encontramos a la desnutrición aguda y a la
desnutrición crónica, la primera está relacionada con un peso bajo para la talla y la segunda
con una talla baja para la edad.
-
Desnutrición crónica: la talla para la edad nos permite ver el crecimiento lineal de los
niños y da cuenta del estado nutricional histórico o acumulativo. La talla baja para la
edad o la desnutrición crónica, se presenta con mayor frecuencia en hogares con
inseguridad alimentaria, bajo acceso a servicios de salud, agua y saneamiento básico. El
retraso en talla es más severo si se inicia a edades tempranas, y está asociado a bajo
peso materno, peso y talla bajos al nacer, prácticas inadecuadas de lactancia materna y
alimentación complementaria, y enfermedades infecciosas recurrentes, entre otros
(Ministerio de salud y protección social, 2016b).
-
Desnutrición aguda: está asociada a una pérdida de peso reciente y acelerada u otro tipo
de incapacidad para ganar peso ocasionada, en la mayoría de los casos, por un bajo
consumo de alimentos o la presencia de enfermedades infecciosas agudas. Este tipo de
desnutrición puede ser leve, moderada y severa, en esta última el peso está muy por
debajo del que debería (inferior al 30% de lo que debería ser) y las funciones corporales
se ven alteradas. Se trata de una situación crítica, con un alto riesgo de muerte para la
persona que la padece.
En cuento a las malnutriciones por exceso encontramos al sobre peso y a la obesidad,
definidas por la OMS (2019) como una acumulación anormal de grasa. La causa
fundamental de estas malnutriciones son los desequilibrios energéticos entre las calorías
consumidas y gastadas. A nivel mundial ha ocurrido lo siguiente: un aumento en la ingesta
de alimentos de alto contenido calórico ricos en grasas y azúcares; y un descenso en la
actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de
trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización.
El sobre peso y la obesidad desencadenan enfermedades crónicas no transmisibles, como
las enfermedades cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los accidentes
cerebrovasculares), la diabetes, los trastornos del aparato locomotor (en especial la
osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante), y
algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y
colon).
7
Actualmente, muchos países de ingresos bajos y medianos están afrontando una «doble
carga» de morbilidad y malnutrición. No es raro encontrar la desnutrición y la obesidad
coexistiendo en el mismo país, la misma comunidad y el mismo hogar.
Existen diversas definiciones sobre la doble carga nutricional (DCN) que, según Shrimpton
& Rokx, puede evidenciarse en tres niveles: individual, hogar y poblacional. Dentro del
primero, la coexistencia de exceso de peso y deficiencia de hierro es la situación más
común, así como el exceso de peso junto con baja talla; el segundo se refiere a la
coexistencia de retraso en talla en los niños y sobrepeso u obesidad de la madre, finalmente,
el tercero es la presencia de desnutrición y exceso de peso en una misma población (Murcia
y Cortés, 2016:240).
También, nuestro país y el departamento de La Guajira se enfrenta a un fenómeno aún más
complicado: la triple carga nutricional, entendida como “al menos un niño menor de cinco
años con desnutrición crónica (retraso en talla), al menos un adulto con exceso de peso y al
menos una persona con anemia en el mismo hogar” (MINSALUD, 2014b:30).
¿Qué es el enfoque de género y el abordaje interseccional?
El Programa Mundial de Alimentos (PMA) define al género como “los roles, los
comportamientos y las expectativas construidas socialmente (…). Los roles de género
pueden variar entre las distintas culturas y evolucionar (o transformase) con el tiempo”
(PMA, 2015:03). Tener un enfoque de género no es centrarse únicamente en las mujeres (a
veces creemos que hablar de género es sólo hablar de mujeres). Hablar de género es tomar
en consideración las diferencias existentes en la vida de los hombres, las niñas y los niños,
poner en relieve el papel que desempeñan estas identidades y sus relaciones de poder para
así analizar y comprender los fenómenos sociales, políticos, económicos y culturales de una
manera integral.
La construcción del género se entrecruza con modalidades raciales, de clase, étnicas,
sexuales y regionales de identidades discursivamente constituidas, siendo imposible separar
el género de las intersecciones políticas y culturales en las que constantemente se produce y
se mantiene. (Butler, 1999; citado en Poveda, 2018). Las personas son miembros de más de
una comunidad al mismo tiempo y simultáneamente pueden experimentar opresión y
privilegios (por ejemplo, una mujer indígena con bajos recursos económicos o sin tierra, sin
agua, puede vivir una doble o triple violencia). Un abordaje interseccional del género
implica tener en cuenta la forma en que el racismo, el patriarcado1, la opresión de clase y
El patriarcado es un sistema familiar y social, ideológico, político con el que los hombres – a través de la
fuerza, la presión directa, los rituales, la tradición, la ley o el lenguaje, las costumbres, la etiqueta, la
educación y la división del trabajo – determinan cuál es o no el papel que las mujeres deben hacer con el fin
de estar en toda circunstancia sometidas al varón (Merchan y Fink, 2018:07). Es importante tener en cuenta
que los hombres no son machistas por que sí, no es que tengan el gen natural del machismo incrustado en sus
venas, el patriarcado no es natural sino una construcción social e histórica. Muchas historiadoras y
antropólogas (Segato, 2011y Oyěwùmí, 2017) han asociado los inicios y la consolidación del patriarcado con
la emergencia de las sociedades modernas y el capitalismo. En los wayuu, con la invasión del colonialismo,
1
8
otros sistemas de discriminación crean desigualdades que estructuran las posiciones
relativas de las mujeres y hombres.
Las transformaciones del territorio y los problemas
asociados con no tener propiedad sobre la tierra
(propiedad comunitaria, ya que en los grupos
afrodescendientes y wayuu la tierra no es propiedad
privada sino colectiva), implica un deterioro de la
identidad cultural y de prácticas propias de las
comunidades, que en muchas ocasiones han sido
preservadas históricamente por las mujeres.
Junto con esto, como lo mencionan varias líderes de cuenca del río camarones, se vulneran
los derechos a la consulta previa y a la autodeterminación de los pueblos, para quienes la
tierra es la fuente de toda forma de vida y de garantía del alimento autónomo.
En palabras de las mujeres wayuu: “al no haber lluvia, no hay alimentación, al no haber
alimentación no hay nutrición, y al no haber nutrición hay enfermedad” ¿Y eso viene de
qué? De los cambios en el uso de la tierra, de la perdida de la cultura. Así, las afectaciones
mencionadas, junto con la situación de empobrecimiento2, han deteriorado la calidad de
vida de las mujeres, provocando inseguridad alimentaria y malnutrición (Fuerza de Mujeres
Wayuu, 2013) 3.
En el caso de las mujeres indígenas, ellas son el fundamento del equilibrio del ser humano
dentro de su cultura. Para cualquier tipo de consentimiento cultural, las mujeres wayuu, a
través de sus sabedoras, lideran el buen vivir y el buen camino. Algunas lideresas Wayuu
ya han puesto sobre la mesa que es importante reconocer que la cultura wayuu se ha
los pueblos quedaron sometidos a otras culturas y normas, que les hicieron perder su identidad y las mujeres
fueron víctimas del acoso, no sólo sexual, sino también patriarcal (Romero, 2015).
En algunos casos, cuando nombramos a ciertos grupos humanos como “pobres”, por qué de ante mano
medimos sus niveles de ingresos y demás características de vida (educación, empleo, tenencia de bienes, etc.)
de acuerdo a referentes occidentales, capitalistas y urbanos, podemos estar “empobreciéndolos”
discursivamente. En otras palabras, debemos ser muy cuidadosos al afirmar que los pobres son pobres porque
quieren serlo o por que nacieron así. La pobreza o el llegar a ser pobre es una construcción histórica que se
produjo con la implantación del capitalismo, la construcción del Estado y su relación con las políticas sociales
desarrollistas, ya que estas instituciones definen quien es o no pobre, a pesar que muchos grupos étnicos
cuenten con otras definiciones de pobreza o riqueza, por ejemplo, tradicionalmente, para los pueblos wayuu
ser pobre no se relaciona con poseer o no dinero, sino más bien con carecer de recursos como: territorio,
semillas, chivos, prestigio social, etc.
2
El colectivo “Fuerza de mujeres wayuu” está formado por un grupo de lideresas de la media guajira, quienes
hace más de una década han estado involucradas con la defensa del territorio y la reivindicación de los
derechos de los pueblos indígenas de la zona. Para mayor información pueden visitar su página de internet:
http://jieyuuwayuu.blogspot.com/. Para la construcción de esta sección se usaron los hallazgos del trabajo de
campo del proyecto Cuenca Río Camarones y algunos apartados del informe “Impacto de la explotación
minera en las mujeres rurales: afectaciones al derecho a la tierra y el territorio en el sur de La Guajira,
Colombia”, el cual fue elaborado por el colectivo “Fuerza de mujeres wayuu”.
3
9
transformado, ya no es una cultura matriarcal sino una cultura machista, en donde priman
las decisiones de los hombres y en ocasiones, cada vez más, no se cumple el mandato de las
sabedoras en las instancias de toma de decisiones importantes en la construcción de los
hilos políticos y económicos de la comunidad. Quienes abanderan la toma de decisiones en
cuanto a los espacios de participación política son los hombres (ibid.).
¿Cuál es la relación entre seguridad y soberanía alimentaria y el enfoqué
interseccional de género?
Todas estas situaciones afectan la salud de todos y todas, pues hay un deterioro del
ecosistema, generado por la contaminación ambiental y la pérdida de territorio, en especial
de las fuentes hídricas y agrícolas, producto de la privatización o uso extractivo de la tierra.
Esto también afecta la alimentación dado que el uso del suelo, por parte de agentes
externos, reduce el acceso y la calidad de las fuentes alimentarias y productivas como los
animales y las plantas. Anteriormente, la mayoría de los alimentos de consumo de las
mujeres y sus familias procedían de la siembra, la cría de chivos, la pesca y el trueque en
cada comunidad o resguardo. Hoy, aunque todavía se sigue cultivando y criando chivos, la
pérdida de territorio y los procesos de colonización han generado que se reduzca el cultivo
y la cría de animales. De igual forma, la contaminación y privatización de sectores de los
ríos ha reducido la pesca (sobre todo en la cuenca media).
Todo esto trae consigo la disminución del consumo de alimentos propios/tradicionales y
que se aumente la necesidad de ingresos para su compra en el casco urbano de los
municipios cercanos. De igual forma, se incrementan los riesgos de contraer enfermedades
o de tener embarazos prematuros, la gente dice, por ejemplo, “esa niña ya con tener hijos a
temprana edad tiene riesgo de correr cualquier enfermedad, debido de pronto a la
alimentación, o porque no tiene donde sembrar” (Fuerza de Mujeres Wayuu, 2013).
Igualdad de género, violencias contra las mujeres y su relación con la SAN
En el marco de los embates de la occidentalización, agencias internacionales como el PMA
y la FAO han propuesto alternativas para abordar la inseguridad alimentaria y nutricional
teniendo en cuenta el enfoque de género plasmado en sus políticas. A continuación, se
exponen algunos de sus argumentos y alternativas en cuanto al tema:
-
En la mayoría de las sociedades, las mujeres y las adolescentes son las encargadas de
tomar las decisiones en materia de alimentación, tanto en entornos donde reina la
seguridad alimentaria como en otros desprovistos de ella. Cuando reciben una
formación y educación adecuada, las mujeres pueden obtener mejores resultados
nutricionales en sus hogares y comunidades, aunque los recursos disponibles sean
limitados (PMA, 2015).
-
En la lucha contra el hambre y por la seguridad alimentaria, alcanzar la igualdad de
género significa que tanto hombres como mujeres, jóvenes e indígenas tengan acceso
equitativo a los recursos productivos (a la tierra y a otros recursos naturales, al crédito,
10
la asistencia técnica, entre otros) y a los frutos de los mismos, ya sean estos ganancias o
remuneraciones, que tengan acceso a empleo digno y a todas las prestaciones de la
protección social, sea esta contributiva o no contributiva. La equidad de género
significa reconocer a las mujeres como sujetos de la lucha contra el hambre, que los
hombres y mujeres participen por igual en todas las instancias en que se adopten
decisiones, y que las organizaciones de mujeres hagan oír su voz en cada una de estas
instancias (FAO, 2016).
Dentro de estas líneas de análisis, también se puede revisar el tema de las violencias contra
las mujeres, una de las principales violencias basadas en género, ya que son ellas los
principalmente focos de un conjunto de opresiones perpetuadas desde diversos frentes. Por
ejemplo, de acuerdo a los informes elaborados por el colectivo “Fuerza de Mujeres
Wayuu”, la principal violencia que aqueja a las mujeres en este departamento, por encima
del promedio en el país, es la psicológica: el 69% sufre algún tipo de control por parte de su
esposo o compañero y el 19% es maltratada de manera verbal.
En cuanto a la violencia física, a pesar de que el porcentaje ha disminuido en los últimos
años, en La Guajira el 23% sufre algún tipo de violencia de este tipo por parte de su pareja.
Entre las agresiones más comunes se encuentran los empujones, golpes con la mano,
patadas y golpes con objetos. Dentro de aquellas que sufren este tipo de violencia por parte
de su esposo o compañero, el 6% señala haber sido violada por él, es decir que, acá también
estamos hablando de violencia sexual.
La Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la
mujer, define la violencia contra las mujeres como: “cualquier acción o conducta, basada
en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico, tanto en el
ámbito público como en el privado”, además establece el derecho de las mujeres a vivir una
vida libre de violencia y destaca a la violencia como una violación de los derechos
humanos y de las libertades fundamentales.
La participación política de las mujeres se ve afectada por que sobre ellas se ejercen
diversos tipos de violencias, las patrimoniales (como el tema de la propiedad de la tierra), y
las económicas. Esto, también es producto de la falta de garantías para que las niñas desde
temprana edad se eduquen. La Guajira tiene uno de los mayores índices de analfabetismo
en las mujeres: el 66% tiene algún grado de educación secundaria o superior y un 9% no
posee ningún grado de educación, siendo este uno de los porcentajes más altos del país.
Otra de las causas es la violencia económica. Las mujeres componen la mayoría de la
población desempleada del departamento. Del total de personas ocupadas en La Guajira, el
60,6% son hombres y el 39,4% mujeres. Este tipo de violencia también se da cuando a las
mujeres se les controla el uso de su dinero, o cuando les pagan mucho menos que a los
hombres, aunque realicen las mismas tareas en los ámbitos públicos e institucionales; o
cuando tienen doble o triple carga laboral. Las mujeres rurales en La Guajira, asumen como
actividad primordial el trabajo del cuidado, están encargadas de las niñas y los niños, del
11
hogar, asumen su jefatura y trabajan más horas que los hombres de su comunidad (Fuerza
de Mujeres Wayuu, 2013).
La violencia física, sexual y psicológica, la mayoría de las veces es perpetuada dentro del
dentro del ámbito privado, dentro del mismo hogar de la mujer, a esto le que llamamos
violencia doméstica, la cual está íntimamente ligada con la inseguridad alimentaria. Hay
casos en donde a las mujeres se les retiene los alimentos, lo que conlleva a una dieta
inadecuada, ocasionando deficiencias de nutrientes que causan anemia y bajo peso.
Además, la violencia doméstica está fuertemente asociada con la incapacidad de una mujer
para tomar decisiones para ella y su familia, incluida la elección de los tipos y cantidades
de alimentos.
El vínculo entre las violencias y las deficiencias nutricionales también puede implicar un
estrés psicológico, que desencadena reacciones fisiológicas y estas a su vez están asociadas
con la presencia de anemia tanto en mujeres como en niños y niñas (Ackerson &
Subramanian, 2008). Todo esto se cataloga como violencia alimentaria (Bellows, 2003).
Los actos de violencia son a menudo poco reconocidos como obstáculos para la realización
del derecho a la alimentación. Estos tipos de violencias están relacionados con daño físico,
psicológico y político en torno a la producción, disponibilidad y consumo de alimentos, que
exponen tanto a mujeres como a los miembros de la familia al hambre y a la malnutrición
(Poveda, 2018).
Por ejemplo, las niñas, los niños y las mujeres en estado de embarazo y lactancia necesitan
de una porción adecuada de carne, o pollo, o leche, de alimentos ricos en proteínas. Es
común, y es una práctica violenta (machista) que, cuando existe la posibilidad de comer un
poco de estos alimentos se priorice o se le dé la mayor porción al hombre. En muchas
familias hay dificultades para comprar alimentos, pero en la medida de lo posible, una
práctica alimentaria con enfoque de género promulga el consumo de manera equitativa.
Esto ejemplifica muy bien cómo podemos promover la equidad de género, y como ésta se
diferencia de la igualdad.
En este caso, cuando hablamos de igualdad, nos referimos a que todos y todas comamos
por igual, las mismas porciones, pero, cuando hablamos de equidad de género y de equidad
alimentaria entendemos que el consumo de los alimentos debe estar determinado por las
necesidades fisiológicas de cada ser humano. Los niños y las niñas deben comer con
prioridad las proteínas, ya que ellas están en un pleno crecimiento. Las mujeres en edades
reproductivas, las adolescentes, quienes pierden sangre de manera mensual por la
menstruación, deben comer alimentos ricos en hierro para reponer dichas perdidas.
Ahora, más allá de la relación que exista entré el género y la seguridad alimentaria, la
noción de soberanía antecede y determina la equidad e igualdad entre los géneros, pues los
individuos, las familias y las comunidades con autonomía para producir y acceder a los
alimentos, se verán menos envueltas en estos temas de consumo equitativo. Cuando hay
libertad, abundancia y soberanía alimentaria tanto hombres, como mujeres, niños y niñas
12
pueden escoger sus alimentos con mayor facilidad y las restricciones al respecto serán más
de índole nutricional y/o fisiológica.
ESTADO DE LA SEGURIDAD Y LA SOBERANÍA ALIMENTARIA Y ENFOQUÉ
DE GÉNERO EN LA CUENCA DEL RÍO CAMARONES
De acuerdo a los resultados antropométricos obtenidos en la fase I de este proyecto, la
población de la cuenca del río Camarones presenta riesgo a desnutrición aguda,
desnutrición aguda, retraso en talla y riesgo a talla baja; los cuales son mayores en los niños
y niñas de 2 a 5 años. En la parte baja de la cuenca hay mayor prevalencia de desnutrición
aguda y en toda la cuenta se está evidenciando doble carga nutricional (retraso en talla y
sobrepeso).
En términos generales, más del 90% de las familias de la cuenca del río Camarones realizan
la adquisición de los alimentos mediante la compra, este es un dato que pone en evidencia
la dependencia alimentaria y la poca autonomía sobre recursos propios (alimentos, agua,
tierra, semillas, etc.).
En la cuenca del río camarones, los hombres tienen una escaza participación en actividades
como: cuidar de otros y realizar oficios. Para el caso de los hombres, su participación se
basa en asistir a cursos, participar en organizaciones, resolver problemas en la alcaldía y
por último en la venta, bien sea de productos agrícolas o artesanales. Por su parte, la mujer
presenta participación total en cuidar de otros y realizar los oficios, seguidamente asistir a
cursos, participación en organizaciones productoras, ir a la alcaldía a resolver problemas y
menor participación en la venta.
En la fase I de este proyecto se concluyó que, en la etnia Wayuu, la participación del
hombre es predominante dejando a la mujer relegada en la toma de decisiones políticas,
económicas y de derechos sexuales, es decir, que en cuanto a decisiones del hogar “ellos
tienen la última palabra”, así mismo, toman las decisiones irrespetando la opinión de la
mujer. En cuanto a las comunidades afrodescendientes, correspondiente a la mayoría de los
habitantes de la cuenca del río Camarones, específicamente en los centros poblados de
Camarones, Tomarrazón y Perico, la cultura se orienta hacia comportamientos más
equitativos y a la igualdad de género, siendo estas las regiones con mayores recursos
ecosistémicos y por ende con mayor seguridad y soberanía alimentaria.
Para ahondar en las causas de estos problemas de inseguridad alimentaria, malnutrición y
género, durante la fase II del proyecto (octubre, noviembre y diciembre de 2018), se
realizaron talleres comunales en las cuencas alta, media y baja del río camarones. En estos
talleres se llevaron a cabo metodologías de investigación participativa como cartografías
sociales y líneas de tiempo. Las preguntas orientadoras fueron las siguientes:
-
¿Cuáles son los principales cambios que se han dado en el territorio con respecto a la
nutrición, el agua y el consumo de alimentos o preparaciones tradicionales?
13
-
¿Cuáles son los problemas asociados a dichos cambios? Mencione eventos relevantes o
factores políticos, sociales, económicos y climáticos.
¿Dichos cambios y problemas han transformado los roles de género, tanto para hombres
como para mujeres?
La cartografía social, y en este caso la “cartografía alimentaria”, es una metodología de
investigación participativa que invita a la reflexión, organización y acción alrededor de un
espacio físico y social específico, el territorio. La línea de tiempo también es una
metodología de investigación participativa que permite construir y sistematizar información
valiosa sobre la historia de los alimentos y de los procesos de organización territorial que se
entretejen alrededor de ellos.
Las cartografías y las líneas de tiempo ayudaron a recuperar y a reconstruir la memoria
colectiva de los sistemas productivos, entre ellos los alimentarios y culinarios, también a
comprender de manera más detallada las transformaciones en los roles de género y la
cultura. El collage de la fotografía 1 muestra cómo se desarrollaron los ejercicios.
Fotografía 1. Cartografías y líneas de tiempo
Fotografías: Valerin Saurith López
Para apoyar la sistematización de los resultados y comunicarlos de una manera más
amigable y pedagógica, se ilustraron mapas alimentarios del pasado y el presente.
14
El pasado de la cuenca del río camarones
Para hablar del pasado, los participantes hicieron alusión al tiempo de los abuelos, las
abuelas y los bisabuelos, hubo participantes de todos los grupos etáreos. Los hombres y
mujeres de mayor edad estaban entre los 60 y 65 años.
En el pasado, el río Camarones tenía más agua, agua limpia y abundante, con más peces y frutas
silvestres a las orillas de los ríos y lagunas (peregüetano, guayabita de monte, maíz tostado, uvita
playera, cañandonga, igüarayas, tunas, pichigüel, etc.). Las familias eran más numerosas, pero aun así
había comida para todos y para todas por qué se cultivaba más, tanto hombres como mujeres aportaban
a la economía familiar, comunitaria y al sostenimiento de la vida, de los humanos y de los no humanos
(conejos, pájaros, dantas, agua, suelo, bosque, etc.). Había más tiempo para cuidar, para cocinar y
para compartir.
No existía acueducto ni alcantarillado, pero había agua limpia, el bosque estaba lleno de animales que
llegaban a comer a los cultivos de maíz y a los árboles frutales que abundaban por todos lados. “La
yuca era mejor”, teníamos mejores cultivos, mejores sabores, plátanos grandes y bonitos, peces
sabrosos y camarones por montón. En la parte baja de la cuenca, en la época de camarones, era tanta
la abundancia que los niños y las niñas podían comer un plato o una totuma grande de camarones con
bollos. Cuando la laguna se secaba, la cachirra se intercambiaba con las comunidades de la cuenca
media y alta por yuca, malanga y frutales. No había carreteras, la comida se transportaba en burros y
se hacían trueques de alimentos para diversificar la dieta durante todo el año, aún en los periodos de
pocas lluvias.
El clima no estaba “tan loco”, se podían organizar las labores de siembra de acuerdo a las lunas y de
acuerdo al saber que transmitían los abuelos y las abuelas. Aunque eran pocas las escuelas, las
personas de mayor edad contaban con valiosos conocimientos que permitían tener una buena relación
con el ecosistema. Era otra la educación que se les daba a los niños y a las niñas desde pequeños. Por
ejemplo, en la cultura wayuu el encierro de las niñas era un ritual de gran relevancia social porque con
esto se instruía a las menores sobre economía familiar y sobre cómo ser una mujer de bien que
respondiera con las expectativas de la cultura de ese entonces.
Pero ¿Cómo era la cultura de ese entonces? Las labores que hacían las mujeres y los hombres dentro y
fuera del hogar tenían un valor más igualitario. La caza, la pesca, la agricultura, la cocina, los tejidos y
el cuidado de los hijos e hijas era la base de la economía y del mantenimiento de la vida. No había
problema si la mujer ganaba más dinero que el hombre, o viceversa, pues no había dinero que ganar, lo
que había que hacer era vivir el día a día deseando un nuevo amanecer para cultivar, bañarse en el río
o en el mar, cocinar y crecer.
Las comunidades eran más pequeñas pero las familias más numerosas. Había problemas dentro de ellas
o entre ellas, pero también eran más fuertes los sistemas de justicia propios, la palabra de la gente. En
ese entonces era más fácil conversar y llegar a acuerdos, no había armas de fuego, había más paz y
menos violencia. En el caso de los wayuu, las leyes tradicionales determinaban el valor de las cosas, los
hombres y las mujeres valían por su comportamiento, por su honestidad o por cuan productivo fuera su
entorno (sus cosechas, sus animales, sus familias).Poco a poco, los cambios en el territorio, trajeron
consigo cambios en la cultura, y cambios en el valor que le damos a las personas (hombres y mujeres) y
a los seres que nos rodean (agua, montañas, bosque, suelo, animales, plantas)4.
4
Los textos en azul y en cursivas son una reconstrucción de los relatos y opiniones de las personas que
asistieron a los talleres de cartografía y línea de tiempo, también de las entrevistas y encuentros con otros
habitantes de la cuenca del río Camarones.
15
Ilustración 1. Mapa alimentario del pasado
Ilustración: Jaime Troncoso
16
El presente de la cuenca del río camarones
Los participantes de los talleres mencionaron la época de “la marimba” (finales de la
década de 1970 - inicios de la década de 1980), un momento en la historia de la cuenca del
río camarones que transformó la vida familiar. Personas ajenas a las comunidades llegaron
con nuevas maneras de ver el mundo, el territorio y la economía. La tierra se empezó a usar
para cultivar cosas que no eran alimentos, y cuando se usaba para comer, era para unos
pocos, para poner vacas o nuevas plantaciones en grandes extensiones de propiedad
privada.
Cambia la cultura, cambia la economía, cambian los deseos. La gente ya no cultiva para
compartir, cultiva o pesca para comprar las cosas que ven por la televisión o por el celular, o
aquellas que empiezan a circular por el barrio (o por Riohacha).
Deseamos un trabajo asalariado para poder tener lo que viene de lejos o para comprar aquello que
antes era nuestro: el territorio, el agua, los alimentos. La mayoría de las veces toca trabajar
mucho, ya no queda tiempo para cocinar, para cultivar, para cuidar. Ahora, con el poco dinero que
se gana hay que comprarlo todo: la luz, el gas, la educación, la vivienda, la salud, todo.
Las comunidades son más grandes y las familias más pequeñas. Hay individualismo, hay
corrupción, se desea más el beneficio propio y se hacen cosas que dañan a los demás y al
ecosistema. Nos empleamos en “lo que salga”, así tengamos que cortar muchos árboles,
deforestar, fumigar, envenenar el agua. Necesitamos dinero para comprar más y más cosas.
Cazamos para vender, no para llevar comida a nuestros hogares. Hemos acabado con el bosque,
con los ríos, el mar cada vez está más sucio y el “clima más incomprensible”. No sabemos muy
bien que pasa en otras partes del mundo o por qué ya no llueve igual. Hay hambre, hay
enfermedades, hay contaminación, hay desnutrición.
Para los wayuu, la tierra ya no da alimentos por que los dioses se olvidaron de ellos ¿pero por
qué? - porque primero ellos olvidaron a sus dioses. Fijaron su deseo en otras cosas, dejaron de
cultivar la tierra, el agua, olvidamos cómo llamar a la lluvia, nos desconectamos del territorio,
dejamos de soñar.
Día tras día el dinero rinde menos, hombres y mujeres trabajan en lugares diferentes a los de
antes, y muchas veces, aunque ambos hagan lo mismo, a las mujeres les pagan menos, y regresan
al hogar para seguir y seguir trabajando sin cesar. La vida es más precaria y más violenta. Tanto
hombres como mujeres sufren violencias que muchas veces no reconocen y afrontan. En cuento a
los hombres, ya no es como antes: si cazaban un conejo, al regresar al hogar todas y todos eran
felices y había bienestar. Hoy, si se llega al hogar sin nada ¡oh problema que se arma! Hay
frustración y violencia. Perder la autonomía es perder el poder de dar, de ofrecer algo al otro o a
la otra. Sin maíz, sin agua, sin chicha, sin yuca, sin comida, sólo queda violencia para dar. Las
vidas de muchas personas están vacías, así como sus estómagos y sus territorios.
Llegan algunas escuelas, llega el Estado y demás instituciones a apoyar, a impulsar el desarrollo,
pero sino tenemos en cuenta el pasado para revitalizar lo bueno y lo poco que nos queda de él, el
futuro lo escribiremos con las historias de otros, y así seguiremos comprándolo todo, comprando
comida, enfermando y muriendo.
17
Ilustración 2. Mapa alimentario del presente
Ilustración: Jaime Troncoso
18
A continuación, se resumen las causas y las consecuencias de los problemas de
malnutrición, inseguridad alimentaria y violencias de género identificadas con las
comunidades:
-
-
-
Cambios en el territorio y en los roles de género. Los procesos de occidentalización han
trasformado las acciones que realizan tanto hombres como mujeres, fuera y dentro del
hogar. Esto ha ocasionado redistribución inequitativa de las labores del cuidado,
propiciando diversos tipos de violencias.
No se cultiva como antes, se ha privatizado la tierra, se usan agroquímicos, el recurso
hídrico ha disminuido. Todo esto ha generado inseguridad alimentaria y malnutrición.
Faltan mecanismos comunitarios eficaces y de educación específica por cuenca
(formación política), que hagan actuar a las personas desde el reconocimiento de sus
potencialidades y recursos.
Algunas instituciones que llegan a los territorios no tienen en cuenta el pasado de las
comunidades y sus saberes locales, imponen visiones occidentales de género y
desarrollo, re victimizan provocando más dependencia del Estado y de actores externos.
Estamos altamente expuestos a las sequías (poca agua o desabastecimiento), ya
olvidamos o no sabemos cómo prevenir y actuar en eventos de sequías. Las mujeres son
quienes se ocupan principalmente de gestionar el agua en periodos de sequias y ante la
baja disponibilidad de esta.
Hay poco conocimiento de los recursos alimentarios que brinda el territorio, se han
perdido y olvidado recetas tradicionales, se han dejado de cultivar las semillas nativas
(especialmente frutales).
Hay poco conocimiento de los elementos que debe incluir una alimentación completa y
adecuada con los recursos del territorio.
ACTIVIDADES RECOMENDADAS
Implementar estrategias de educación alimentaria y nutricional con enfoque interseccional
de género y basadas en la soberanía alimentaria5. Para esto se diseñó, en conjunto con
varias comunidades de la cuenca, una guía alimentaria que no sólo da indicaciones sobre
qué nutrientes y alimentos son benéficos para la salud del cuerpo, sino cómo podemos
fomentar la salud del territorio a partir de la promoción de las cocinas tradicionales, la
siembra de nuestros frutales y alimentos propios, el cuidado del agua, entre otros.
En esta eco-guía la palabra “educación” no debe entenderse cómo “la acción de comunicar conceptos a
sujetos o receptores vacíos de información”. Es importante propiciar una reflexión multidireccional de la
información aquí plasmada, con los estudiantes, sus familias y en la medida de los posible con las
comunidades. Al final del documento se incluyen algunas recomendaciones para implementar el seguimiento
(o la evaluación) del nivel de aprehensión y análisis de los contenidos, de acuerdo a las edades de los y las
estudiantes.
5
19
Guía alimentaria para el cuidado del cuerpo/territorio
Una guía alimentaria es un instrumento educativo que adapta los conocimientos científicos
sobre recomendaciones de energía y nutrientes en una herramienta práctica que facilita la
selección de una alimentación saludable.
En la cuenca del Río Camarones contamos con una guía alimentaria con énfasis en
alimentos locales. Con esta guía no sólo aprenderemos a escoger alimentos y nutrientes que
nos ayudaran a mantener nuestro cuerpo sano, también aprenderemos a identificar los
recursos materiales y simbólicos de nuestro territorio para cuidar la salud de los otros: del
agua, del suelo, del aire, de los animales y las plantas (ver imagen 1).
Imagen 1. Guía Alimentaria - Recua de burros nutritivos
Fuente: Proyecto Río Cuenca Camarones Fase II
¿Por qué la recua de burros? - En el pasado los burros eran amigos muy valiosos, ellos nos
ayudaban a transportar nuestros alimentos y a mover nuestra economía. En la cuenca de rio
camarones cambiábamos alimentos o hacíamos truques para proveernos una dieta diversa y
saludable. Desde la cuenca baja, los burros transportaban pescados y mariscos (camarones),
los dejaban en la cuenca alta y media, a cambio de tubérculos (yuca, malanga), maíz,
plátanos y frutas.
La guía propone los siguientes grupos de alimentos:
20
Tabla 1. Grupos de alimentos
Grupo
1
2
2.1
3
3.1
4
5
6
7
7.1
Nombre del grupo de alimentos
Cereales, raíces, tubérculos y plátanos
Frutas
Frutas y hortalizas con semillas comestibles
Verduras y hortalizas
Plantas aromáticas y para condimentar
Carnes, huevos y leguminosas secas
Leche y productos lácteos
Grasas
Azúcares y dulces
Infusiones o bebidas endulzantes naturales
Fuente: Proyecto Cuenca Río Camarones Fase II
El contexto de esta guía es el territorio, específicamente el de la cuenca del río Camarones.
Para socializar la guía comuniqué y reflexioné sobre los siguientes conceptos:
-
Relación cuerpo/territorio
Pensemos el cuerpo como nuestro primer territorio y reconozcamos al territorio en nuestros
cuerpos: cuando se violentan los lugares que habitamos se afectan nuestros cuerpos, cuando
se afectan nuestros cuerpos se violentan los lugares que habitamos.
Estas enseñanzas nos las muestran muchas de nuestras compañeras indígenas y afros
descendientes, que quieren rescatar la sabiduría de las ancestras y los ancestros, quienes
pensaban que nuestros cuerpos estaban llenos de sensibilidad, pues dan vida y tienen
memoria.
A través de los sentidos nos conectamos con los territorios: oímos lo que nos cuenta el río,
hablamos con los cultivos, con los árboles y reímos con los pájaros; es decir, los sentidos
son los que nos conectan con los territorios.
No cabe duda que sobre el cuerpo queda impreso lo que ocurre en los territorios: la tristeza
por la explotación, la angustia por la contaminación, pero también hay alegría en nuestro
corazón por estar construyendo otros mundos pese a tanta violencia.
Intentemos tejer puentes entre nosotros, la naturaleza y los territorios que nos permitan
mirar de manera más completa y más sensible el mundo. Transformemos nuestras vidas
desde las escuelas, las casas, el barrio, las cocinas, los patios y desde la cuenca del Río
Camarones6.
6
Adaptado de: Colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo (2017). Mapeando el cuerpoterritorio. Guía metodológica para mujeres que defienden sus territorios. Quito, Ecuador.
21
-
El territorio como nutriente
Imagen 2. El territorio como nutriente
Fuente: Proyecto Río Cuenca Camarones
¿Qué es el territorio?
El territorio es un área donde encontramos recursos materiales y simbólicos. Entre los
primeros identificamos a: el agua, la tierra, el suelo (sus capas superficiales e internas), el
espacio aéreo (el aire), los cultivos, los alimentos, la fauna y la flora. Dentro de los
segundos contamos con: las prácticas sociales y políticas que hacen posible la organización
económica y cultural, entre estos se destacan los saberes de la medicina tradicional y la
cocina tradicional.
¿Qué es el agua?
El agua es un elemento esencial para mantener nuestras vidas. El acceso al agua limpia
reduce la expansión de numerosas enfermedades infecciosas. Necesidades vitales como el
abastecimiento de alimentos dependen del agua. En la cuenca del Río Camarones
encontramos el agua en las quebradas, ríos, mares, lagunas y lluvias. También dentro de los
alimentos, sobre todo en las frutas jugosas cómo la patilla, el pichigüel, los cactus, la
igüaraya, el melón y la papaya.
22
El agua es indispensable para la vida, aunque no suministra energía ni nutrientes. Podemos
vivir semanas sin alimentarnos, pero morimos en pocos días sin agua. El agua es
componente imprescindible de la sangre, la linfa, las secreciones, el intersticio (líquido
extracelular) y de todas las células (líquido intracelular); en cantidad y peso es el mayor
componente del organismo humano. El agua se necesita para el funcionamiento de todos
los órganos. Como medio de transporte participa en la digestión, la absorción, la circulación
y la excreción; es esencial en la regulación de la temperatura corporal y juega un papel
importante en las funciones mecánicas; por ejemplo, en la lubricación de articulaciones y
movimientos de vísceras en la cavidad abdominal.
El organismo pierde normalmente agua por cuatro vías: el sudor, la orina, las heces fecales
y en forma de vapor de agua en el aire expirado. Diariamente se pierden alrededor de 800
ml de agua por la piel y los pulmones, cantidad que puede aumentar si se vive en climas
secos y cálidos. Los riñones eliminan de 1000 a 1500 ml de agua por la orina y en las heces
fecales se pierden aproximadamente 200 ml de agua al día. El agua es tan importante como
el aire, por eso hay que tomar cada día entre cuatro y seis vasos de agua adicionales a los
líquidos contenidos en el resto de la alimentación7.
¿Qué son los alimentos?
Sustancias que proveen energía y nutrientes. En otras palabras, los alimentos son vehículos
de los nutrientes, los transportan desde el territorio (suelo, agua) hasta el cuerpo humano.
Cada alimento aporta distintas clases de nutrientes, pero ninguno puede por sí mismo
suministrar todos los nutrientes necesarios; por esta razón es importante consumir
alimentos de los distintos grupos, una dieta variada, para satisfacer las necesidades del
cuerpo.
¿Qué es la alimentación?
Es el proceso de ingerir o consumir los alimentos que se convertirán en los nutrientes que
necesita el cuerpo para estar saludable. La alimentación no se reduce a un tema puramente
biológico, a un asunto de nutrientes y grupos de alimentos, ya que se enmarca en la cultura,
la sociedad y la historia. A través de los alimentos, desde el nacimiento, establecemos
vínculos y relaciones con las personas y la cultura, fundamentales para el desarrollo.
¿Qué es una dieta sostenible?
Entendidas como dietas con bajo impacto ambiental que contribuyen a la seguridad
alimentaria y nutricional y a la vida sana de las generaciones presentes y futuras. Las dietas
sostenibles concurren a la protección y respeto de la biodiversidad y los ecosistemas, son
culturalmente aceptables, económicamente justas, accesibles, asequibles, nutricionalmente
7
Algunos de los conceptos asociados a la alimentación y a la nutrición humana, tales como: agua, alimentos,
nutrientes, vitaminas, minerales y cualidades de los grupos de alimentos fueron adaptados de “ICBF (2015).
Guías alimentarias para la población colombiana mayor de dos años”. Manual para facilitadores.
23
adecuadas, inocuas y saludables, y permiten la optimización de los recursos naturales y
humanos.
¿Qué son los nutrientes?
Son componentes presentes en los alimentos que el cuerpo requiere para vivir, crecer y
mantenerse saludable. Hay nutrientes que el cuerpo requiere en mayor cantidad, hay otros
que requiere en menor cantidad, pero todos son indispensables para mantener la salud. Los
nutrientes se pueden dividir en macro y micro nutrientes:
Los macronutrientes son los nutrientes que el cuerpo necesita en mayores cantidades y se
dividen en carbohidratos, proteínas y grasas.
✓
✓
✓
Carbohidratos: proporcionan al cuerpo la energía indispensable para funcionar y
realizar las actividades diarias. Aportan 4 calorías por gramo. Los principales
alimentos fuentes de carbohidratos son: cereales, raíces, tubérculos, plátanos y
azúcares. Los alimentos del grupo 1 nos aportan carbohidratos complejos y los del
grupo 7 (azúcares) carbohidratos simples.
Proteínas: contribuyen a la formación de células, tejidos, órganos internos, piel,
huesos, músculos y sangre; son las responsables del crecimiento y mantenimiento
del cuerpo, así mismo de la producción de hormonas, enzimas y anticuerpos.
Aportan 4 calorías por gramo.
Grasas: son la fuente más concentrada de energía, ya que cada gramo corresponde a
9 calorías. Ayudan a la formación de hormonas y membranas, y son indispensables
para la absorción de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K).
Los Micronutrientes son los nutrientes que el cuerpo necesita en menores cantidades y se
dividen en vitaminas y minerales.
✓
✓
Vitaminas: ayudan a regular las diferentes funciones del organismo. Sólo las
necesitamos en pequeñas cantidades, pero si no se consumen, la salud se afecta. Las
vitaminas se encuentran en casi todos los alimentos, principalmente en frutas,
verduras y productos de origen animal. Hay vitaminas hidrosolubles, que se
transportan o diluyen únicamente en agua, y vitaminas liposolubles, que se
transportan o diluyen únicamente en medio graso.
Minerales: al igual que las vitaminas, los minerales se necesitan en pequeñas
cantidades. Forman parte de los tejidos y participan en funciones específicas del
organismo. También están presentes en muchos alimentos, especialmente en los de
origen animal.
En cuanto a la fibra, esta se reconoce como una sustancia no digerible. Aunque no aporta
calorías, su importancia en la dieta humana radica en que influye en la absorción,
utilización y metabolismo de los nutrientes. Se conocen dos tipos de fibra: soluble o
funcional e insoluble o fibra dietaría. La fibra soluble retiene el agua y se vuelve gel
durante la digestión. retarda la digestión y la absorción de nutrientes desde el estómago y el
24
intestino. Son fuentes de fibra soluble algunas frutas y hortalizas como la guayaba y la
ahuyama, las semillas, los fríjoles y las lentejas. Por otro lado, la fibra insoluble coadyuva
en acelerar el paso de los alimentos a través del estómago y los intestinos agregando
volumen a las heces fecales. Los alimentos fuente de esta fibra son las hortalizas, frutas y
los granos enteros como las arepas y bollos de maíz cariaco o las mazorcas asadas.
A continuación, encontrará más información sobre las cualidades nutricionales de cada uno
de los macro y micronutrientes presentes en cada uno de los grupos de alimentos de la
“Recua de burros nutritivos”. Las tablas 2 a la 11 muestran el nombre común o vernáculo
de los alimentos, la mayoría tienen denominación científica y en lengua wayunaiqui.
Grupo 1. Cereales, raíces, tubérculos y plátanos
Ilustración: Jaime Troncoso
25
Este grupo de alimentos aporta “energía”. La energía es el combustible que requiere el
cuerpo para realizar las actividades diarias, es cómo la gasolina de nuestro organismo. Si
escogemos alimentos integrales (no refinados), además de energía tendremos: fibra,
vitaminas B1, B2, B2, B6 y B9.
Cereales integrales: estos granos están presentes enteros o molidos en forma de harina, y
mantienen todas las partes de la semilla (el salvado, el germen y el endospermo).
Comparados con otros tipos de granos, los cereales integrales son mejores fuentes de fibra
y de otros nutrientes importantes, como las vitaminas B, el hierro, el folato, el selenio, el
potasio y el magnesio. Los cereales integrales pueden ser alimentos solos, como el arroz
integral (con cascarilla) y las mazorcas asadas, o ingredientes de preparaciones como la
harina molida de maíz cariaco, la cual tiene mejores características nutricionales que las
bolsas de harina de maíz refinado (industrializado).
Cereales refinados: los cereales refinados se muelen para extraer el germen y el salvado, lo
que les da una textura más fina y extiende su vida útil. El proceso de refinamiento también
elimina muchos nutrientes, incluida la fibra. Los cereales refinados comprenden la harina
blanca, el arroz blanco y el pan blanco. Muchos panes, cereales, galletas, postres y masas
están hechos con cereales refinados.
Nuestro territorio nos brinda los siguientes alimentos de este grupo:
- Cereales y derivados: maíz cariaco, diversidad de maíces. En otras partes de La Guajira
como Fonseca contamos con arroz.
- Tubérculos y raíces: variedades de yucas, malangas, ñames, arracachas, batatas.
- Plátanos: filipino, filo, guineíto de patio, dominico, manzano, etc.
La tabla 2 nos muestra las variedades de los alimentos del grupo 1 “Cereales, raíces,
tubérculos y plátanos”.
Tabla 2. Cereales, raíces, tubérculos y plátanos
No.
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
Nombre común del alimento
Bollos
Maíz
Maíz cariaco variedad wayuu
Maíz rojo
Maíz blanco
Maíz tempranero
Arepas
Yuca negra
Yuca negra (otra variedad)
Yuca yema
Yuca blanca
Yuca grande
Yuca tempranera
Yuca roja tempranera
Yuca blanca tempranera
Yuca brava
Nombre en wayunaiqui
Maiki
Maiki cariaco
Maiki ishoulu
Maiki ishoulü
Maiki pejetci
Aii ewaana
Aii kalinashku
Aii motilones
Aii kasuwolü
Aii mulou
Aii pejetchi
Aii pejetchi ishoulü
Aii pejetchi kasuwalü
Wayamala, Matupalaa
26
Nombre científico
Zea mays
Zea mays var.
Zea mays var
Zea mays var.
Zea mays var.
Manihot sculenta
Manihot esculenta var.
Manihot esculenta var.
Manihot esculenta var.
Manihot esculenta var.
Manihot esculenta var.
Manihot esculenta var.
Manihot esculenta var.
Manihot carthaginensis.
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
Yuca verde
Raíz de rodillo e’ pollo - yuca
wayuu
Malanga
Plátano
Guineo largo
Guineo filipino
Guineo
Guineo manzano
Aii wuitoulü
Manihot esculenta var.
Patcha- Shasai
Boheravia erecta
Wauu
Pülana
Kinewua
Kineia
-
Colocasia sp
Musa paradisiaca
Musa paradisiaca var.
Musa paradisiaca var
Musa sapientum
Musa sapientum var.
paradisiaca
Musa balbisiana
Dioscorea sp
Sorghum vulgare
Oriza sativa
Ipomea batatas
Ipomea batatas var.
Ipomea batatas var.
Guineo topocho
Piruwa
Mazamorra
Ñame
Wa’ au
Millo rojo
Waana kasuwoulü
Arroz
Batata
jaishi
Batata variedad wayuu
Jaishi ishoulü
Batata variedad wayuu
Jaisi moloucatoulü
Fuente: Proyecto Cuenca Río Camarones Fase II.
Grupo 2. Frutas en general + frutas y hortalizas con semillas comestibles
Ilustración: Jaime Troncoso
27
En términos generales, las frutas contienen vitaminas, minerales, fibra, agua y azúcares
naturales.
La cereza guajira, las guayabas y los cítricos (naranjas, limones, mandarinas, pomelos)
tienen mucha vitamina C. Mejoran la resistencia del organismo contra las infecciones
aumentando las defensas, ayudan a la cicatrización de las heridas y a la absorción del
hierro.
Los mangos, zapotes, papayas, ahuyamas y demás frutas y hortalizas amarillas y/o naranjas
aportan vitamina A. Mantienen la buena visión, ayudan a la salud de la piel, ayudan a la
integridad de las mucosas y aumenta las defensas del organismo.
Las frutas también son ricas en fibra, la cual ayuda a ir al baño, a eliminar los desechos del
cuerpo, a mantener la salud de los intestinos, las venas y demás órganos del cuerpo (para
ver los tipos y variedades de frutas de la cuenca del Río Camarones, ver tabla 3).
Tabla 3. Frutas
No.
Nombre común del alimento
1
Fruto de la tuna guajira
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Patilla (variedad wayuu)
Patilla blanca variedad wayuu
Patilla amarilla variedad wayuu
Patilla (variedad wayuu)
Melón
Cereza silvestre
Ciruela Jobo
Ciruela (variedad local)
Marañón
Mango
Tamarindo
Papaya
Cañandonga
Manzanita (huevo e morrocoy)
Aceituno
Uvita silvestre (revientapuerco)
Coco
Anón de río o Guanábana de río
Anón liso
Chirimoya
Guanábana
Limón
Mandarina
Naranja dulce
Naranja agria
Pomelo
Swingla
Toronja
Guayaba
Guayaba agria
Nombre en wayuunaiqui
Jamüche’e (planta) y Ayülee
(fruto)
Kalapasü
Kalapasü kasuwolu (var)
Kalapasü moloucatoulü (var)
Kalapasü matashu
Meeruna
Jaipai
Jepeechi
Koujiru-Poujita
Monku
Koii
Koújirú-Poújita
Malira
Iruwa
Sho’o
Ko´oko
Moyoosa
-
28
Nombre científico
Opuntia caracasana
Citrullus vulgaris
Citrullus sp
Citrullus sp
Citrullus sp
Cucumis melo var
Malphigia emarginata
Spondia mombim
Spondia purpurea
Anacardium occidentale
Manguifera indica
Tamarindus indica
Carica papaya
Cassia grandis
Sideroxylon foetidissimun
Vitex compressa
Castela erecta
Cocos nucifera
Annona glabra
Annona cherimola
Annona squamosa
Annona muricata
Citrus limón
Citrus reticulata
Citrus sinensis
Citrus aurantium
Citrus x paradisi
Swinglea glutinosa
Citrus decumana var. paradisi
Psidium guajava
Psidium friedrichsthalianum
32
33
34
35
36
37
38
39
40
41
42
43
44
45
46
47
48
49
50
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
Guayaba sabanera
Psidium guineense
Níspero
Manilkara zapota
Zapote
Pouteria sapota
Granada
Pasiflora ligularis
Torombolo
Averrhoa carambola
Guamacho
Si’ichi
Pereskia guamacho
Jobito
Koushot
Cordia alba
Uvita playera
Koulit
Coccoloba uvifera
Uva gomosa
Uva camarona
Uva
Syzygium cumini
Grosella
Phillanthus acidus
Maracuyá
Pasiflora edulis
Guásimo
Joon
Guazumia ulmifolia
Pichihuel
Parülua
Melocactus communis
Frutos de la palma tamaca
Aiphanes horrida
Escobilla morada
Shü´ürüi
Melochia tomentosa
Caracolí
Anacardium ecxelsum
Varita de laguna
Emi
Coccoloba sp
Fruto del maíz tostao wayuu
Jaleesapa
Cordia curassavica
Fruto de concha de caimán
Waira
Agonandra brasiliensis
Fruto del cardón lanudo
Jepeechi-Jasa
Cephalocereus lanuginosus
Palmiche
Pauta
Copernicia tectorum
Huevo de burro o mango
Waitapana
Belencita nemorosa
guajiro
Toco negro
Jiirawai-Iruwai´
Capparis pachaca
Toco naranjuelo
Jirirü
Crataevia tapia
Pankalleta
Juuru
Morisonia americana
Caimito verde
Walirüain
Sideroxylon obtusifolium
Pitaya
Atünolu-atünot
Acanthocereus tetragonus
Bejuco e leche
Kariyuu
Matelea maritima
Cardón galluzo
Kayus- Kayüusi
Cereus fricci
Mácaro
Siiria-Siyulin
Bunchosia odorata
Peritas rosadas - pomarosa
Syzygium jambos
Cardon Igüaraya
Yosu
Stenocereus griseus
Fuente: Proyecto Cuenca Río Camarones Fase II.
En la cuenca del Río de Camarones se consumen muchas semillas de frutas y hortalizas
como: semillas de totumo, ahuyama, marañón, trupillo, mamón, patilla, ajonjolí, coa y
corozo (sobre todo las comunidades wayuu); estas aportan grasas buenas, proteínas y fibra.
Con ellas se hacen ricas y diversas harinas, sawa, coladas, yajaushis y arepas (ver tabla 4).
Tabla 4. Frutas y hortalizas con semillas comestibles
No.
1
2
3
4
5
6
7
Nombre común del alimento
Semillas de ahuyama
Semillas de patilla
Harina de semillas de totumo
Harina de semillas de coa
Semillas de mamón
Semillas de mamón cotoprix
Semillas de guáimaro
Nombre en wayuunaiqui
Wirr
Kalapasü
Aliita
Kajüü
Kaneewa
Küluya
Paleemza- Palemasü
29
Nombre científico
Cucurbita máxima
Citrullus vulgaris
Crescentia cujete
Geoffroea spinosa
Melicoccus bijugatus
Melicoccus olivaeformis
Brosimun alicastrum
8
9
10
11
12
Pülla
Pülla
Semillas de maya - mayita
Tukupe
Bromelia chrysantha
Semillas de Piñuela
Tukupe
Bromelia pinguin
Trupío
Ai’pia
Prosopis juliflora
Semilla de marañón
Kaujit
Anacardium occidentale
Fuente: Proyecto Cuenca Rio Camarones Fase II.
Grupo 3. Verduras y hortalizas + Plantas aromáticas y para condimentar
Ilustración: Jaime Troncoso
Anteriormente, los afrodescendientes de la cuenca del Río Camarones usaban más
cantidades de hierbas y verduras para condimentar carnes, pescados, sopas y arroces. Hoy
en día, estas se han ido reemplazando por sazonadores industrializados que tienen altos
contenidos de sodio y colorantes. Si evitamos los cubos y los polvos industrializados y
usamos nuestras hierbas (orégano, culantro, achote, ajíes dulces, ajos, cebollín) vamos a
sentir un mejor sabor en nuestras comidas, vamos a consumir más vitaminas y minerales,
30
menos sal y así prevenir la hipertensión, litiasis (cálculos renales) y la aparición de varios
tipos de canceres, como el de colon y estómago.
Los ajíes dulces, el culantro, el mangle rojo y las algas aportan vitamina A. Con ellas no
sólo podemos sazonar sino también hacer ensaladas.
Los ajíes dulces, el culantro y el achiote son representativos de las cocinas afros, sin
embargo, a través de la historia muchas familias wayuu empezaron a incorporar estos
alimentos en sus preparaciones, debido al contacto y al intercambio de saberes y sabores
con los hermanos y las hermanas negras. En cuanto al mangle rojo y las algas, estas forman
parte de la gastronomía indígena de las costas de La Guajira, en la cuenca del Río
Camarones ya casi no se consumen, por lo tanto, es urgente revitalizar los platos que con
ellas se hacen y no olvidar sus exquisitos sabores.
La ahuyama tiene muchos usos culinarios, se come la semilla tostada y la pulpa, con esta
podemos hacer yajaushi, coladas, sopas, purés (la pulpa es rica en vitamina A).
En las cocinas wayuu encontramos el tallo de Pringamoza que nos aporta calcio. Este se
come asado y pangado, tiene un sabor parecido al plátano maduro asado.
El tomate que se cultiva en la cuenca alta del Río Camarones y el pepino de agua de la
huerta tradicional wayuu, nos aportan antioxidantes, vitaminas, minerales, fibra y agua.
La tabla 5 expone las principales variedades de frutas y hortalizas afro – wayuu. La tabla 6
expone las principales plantas aromáticas y de uso condimentario.
Tabla 5. Verduras y hortalizas
No.
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
Nombre común del alimento
Nombre en wayuunaiqui
Nombre científico
Ahuyama var
Wirr
Cucurbita máxima
Ahuyama var
Wirr iperilla
Cucurbita máxima var.
Ahuyama var
Wirr karawataya
Cucurbta maxima
Ahuyama var
Wirr aalitaya
Cucurbita maxima var.
Ahuyama var
Wirr moloucatoulü
Wirr petaya var.
Habichuela larga
Phaseolus vulgaris
Pepinillo silvestre
Shumüuna
Cucumis anguria
Tomate
Solanum lycopersicum
Tomate de monte
Ahouai nitida
Pringamoza
Yawaa
Jatropha urens
Mangle rojo
Junna
Rizophora mangle
Cardón marica
Atünolü
Hylocereus monacanthus
Ají silvestre, Ají cimarrón
Waimpiraaicha´a
Capsicum baccatum
Ají dulce
Ají
Capsicum annum
Cebollín
Allium schoenoprasum
Brassica oleracea var. capitata
Repollo
Fuente: Proyecto Cuenca Río Camarones Fase II.
31
Tabla 6. Plantas aromáticas y para condimentar
No.
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
Nombre común del alimento
Nombre en wayuunaiqui
Nombre científico
Orégano orejón
Orekano
Lippia graveolens
Orégano en ramita
Orekano
Origanum vulgare
Achiote
Achoote
Bixa orellana
Cafetillo, café wayuu
Pulantana
Senna occidentalis
Culantro
Eryngium foetidum
Limoncillo
Cymbopogon citratus
Manzanilla
Matricaria chamomilla
Pimienta dulce
Pimenta dioica
Comino
Spermacoce ocimoides
Yerbabuena
Yerbabuena
Mentha viridis
Quita dolor
Shespaa
Lippia alba
Albahaca
Aruwalo
Ocimun micranthun
Albahaca morada
Ocimun tomentosum
Toronjil silvestre
Toronjil
Melissa officinalis
Llantén
Plantago major
Fuente: Proyecto Cuenca Río Camarones Fase II.
Para ver fotos o imágenes de algunas de las plantas, flores y frutos descritos en este
documento revisar el documento anexo “Catálogo de especies de plantas nativas y
naturalizadas para el uso de coberturas vegetales, alimentarias y medicinales de las
comunidades wayuu y afro de la cuenca del Rio Camarones”.
Grupo 4. Carnes, huevos y leguminosas secas
Ilustración: Jaime Troncoso
32
Este grupo de alimentos nos aporta proteínas. Las proteínas son los componentes básicos de
los tejidos, por ejemplo, de los músculos y la sangre. Las proteínas son como los ladrillos
que forman las casas, es lo que da estructura al cuerpo humano. Los niños, niñas, gestantes
y lactantes requieren de manera especial este nutriente.
Hay proteínas de origen animal y de origen vegetal:
- Origen animal: carne de vaca, chivo, pollo, pato, gallina, cerdo, carnes de monte y
huevos. Las carnes son ricas en vitamina B12 y hierro, indispensables para no sufrir
de anemia. La Cachirra, otros pescados y mariscos, además de darnos proteínas
también nos dan yodo y zinc.
- Origen vegetal: leguminosas como el fríjol guajiro y demás fríjoles nativos,
guandolo, lentejas, caraotas, semillas de totumo, marañón y trupillo. Estos
alimentos además nos aportan hierro, calcio, fibra y vitaminas B1, B2, B3, B6. Sí
los consumimos con una fruta rica en vitamina C entera o en jugo (guayaba,
naranja, ciruela guajira) mejoramos su poder nutricional.
Aunque la taxonomía biológica de las leguminosas y las semillas comestibles del
grupo 2.1 son diferentes, la mayoría de ellas tienen propiedades nutricionales
similares.
La tabla 7 muestra los principales alimentos de este grupo.
Tabla 7. Carnes, huevos y leguminosas secas.
No.
1
2
4
5
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
Nombre común del alimento
Nombre en wayuunaiqui
Nombre científico
Chivo
A´tneruu, A´nneru
Capra hircus
Camarón Rosado
Jiisot
Farfantepenaeus notialis
Camarón Blanco
Jiisot
Pennaeus schmitti
Camarón Marrón
Jiisot
Farfantepenaeus subtilis
Huevos
Pescados
Jime (Pez en general)
Gallina y pollo criollo
Kaliina, Katiou
Gallus gallus domesticus
Pato
Anas platyrhynchos domesticus
Pavo
Meleagris gallopavo
Cerdo
Puuluku
Sus scrofa domesticus
Vaca
Bos Taurus
Frijol
Phaseolus spp.
Lentejas
Lens culinarisGuandúl (frijol)
Guandolo
Cajanus cajan
Corioto
Tolinche
Pithecellobium dulce
Algarrobo
A´pai
Hymenaea courbaril
Fríjol palomita
Katsalia
Phaseolus lunatus
Garzalia roja
Katsalia ishoulu
Phaseolus sp
Frijol cabecita negra
Kepeshuna kemeulú
Vigna unguiculata
Garzalia blanca
Katsalia ishoulu
Phaseolus sp var.
Frijol sin mancha tempranero
Kepeshuuna wuleulu
Phaseolus sp var.
Caraota
Karaota
Phaseolus sp var.
Caraota negra
Karaota
Phaseolus sp var.
Trupío
Ai’pia
Prosopis juliflora
Fuente: Proyecto Cuenca Río Camarones Fase II.
33
Para ampliar la información de la tabla anterior y ver imágenes de las especies remítase a la
eco guía No. 7 sobre caza y pesca sostenible.
Grupo 5. Leche y productos lácteos
Ilustración: Jaime Troncoso
La leche y los productos lácteos nos aportan calcio. El calcio es indispensable en la
formación y mantenimiento de huesos y dientes. Participa en la regulación de fluidos del
organismo, en la regulación de la presión sanguínea, en la coagulación de la sangre, en la
transmisión de impulsos nerviosos y en la contracción muscular. Su deficiencia produce
huesos frágiles en adultos (osteoporosis). Los niños, niñas, gestantes y lactantes requieren
de manera especial este nutriente.
La “cojosa” es una bebida fermentada a base de leche de vaca o chivo, es como un yogur
casero. Este aporta gran contenido de calcio y probióticos. Los probióticos son bacterias
benéficas que ayudan a la salud de los intestinos, se encuentran en la cojosa.
El queso costeño también es un alimento rico en calcio y proteínas, lo único que puede ser
desfavorable de este queso es que tiene gran contenido de sodio, el cual causa problemas de
hipertensión. Tradicionalmente, al queso costeño se le ha agregado bastante sal para evitar
que se dañe, pues a veces no contamos con neveras para refrigerarlo. Hoy en día podemos
preparar el queso costeño con menos contenido de sal y seguir disfrutando de su sabor, de
34
su calcio y de su proteína, siempre y cuando aseguremos la higiene y la inocuidad en su
preparación, almacenamiento y comercialización.
La leche materna es la única leche que deben recibir los niños y niñas hasta los 6 meses de
edad, y luego hasta los 2 años como mínimo, acompañada de otros alimentos caseros.
Tabla 8. Leche y productos lácteos
No.
1
2
3
Nombre común del alimento
Nombre en wayuunaiqui
Leche
Queso costeño
Cojosa
Cojosa
Fuente: Proyecto Río Cuenca Camarones
Nombre científico
-
Grupo 6. Grasas
Ilustración: Jaime Troncoso
Estos alimentos deben consumirse en menor proporción pues son ricos en calorías. Las
calorías son la unidad de medida de la energía, del combustible del cuerpo. No es sano
reutilizar los aceites y comer en exceso alimentos fritos.
De acuerdo a la fuente, las grasas se pueden clasificar:
-
De origen animal: contenida en la manteca de cerdo (o de chivo), los chicharrones, la
crema de leche, el suero costeño, la mantequilla de vaca, los embutidos, la grasa visible
de la carne y la piel de las aves. Estas grasas son fuente de ácidos grasos saturados y si
35
se consumen en exceso tienen efectos negativos, principalmente sobre el corazón, la
circulación, generando sobrepeso, obesidad y enfermedades asociadas.
De origen vegetal: contenida en aceites de oliva, maíz, soya, girasol, canola, etc., en la
manteca vegetal y la margarina. A excepción de las dos últimas que son ricas en ácidos
grasos saturados, las grasas de origen vegetal son ricas en ácidos grasos insaturados,
que si se consumen con moderación ofrecen un efecto protector en el organismo, pero si
se consumen en exceso favorecen el sobrepeso, la obesidad, y enfermedades asociadas.
El aguacate y la grasa contenida en las semillas de las frutas de palma son ricas en
ácidos grasos insaturados.
-
De acuerdo al tipo, las grasas se clasifican:
-
Saturadas: son aquellas grasas generalmente sólidas a temperatura ambiente. Pueden ser
de origen animal como la mantequilla de vaca, la crema de leche, el queso crema, las
que están en los embutidos y en los cortes de carnes “gordos”. También pueden ser de
origen vegetal como la manteca y algunas margarinas que contienen ácidos grasos
saturados, aunque en menor cantidad que las de origen animal, como el coco. El aceite
de coco, aunque es líquido, es una excepción porque en su composición contiene una
mayor cantidad de ácidos grasos saturados y por su resistencia al calor resulta benéfico
para la salud.
Insaturadas: son líquidas a temperatura ambiente. Generalmente son de origen vegetal
como los aceites de maíz, soya, oliva, girasol, algodón y canola. Estas son las del
penúltimo grupo, el grupo 6, debe consumirse en cantidades muy pequeñas.
-
La tabla 9 presenta los alimentos fuentes de grasas animales y vegetales que encontramos
en la cuenca del río Camarones.
Tabla 9. Grasas
No.
1
2
3
4
5
6
7
Nombre común del alimento
Nombre en wayuunaiqui
Nombre científico
Coco
Ko´oko
Cocos nucifera
Aguacate
Guacate
Persea americana
Cebo de chivo
Mantequilla de leche de vaca
Corozo de tamaca (semilla)
Corozo
Bactris guineensis
Aceite de macana, palma de
Pui
Astrocaryum aculeatum
cerrillo
Chicharrón
Fuente: Proyecto Cuenca Rio Camarones Fase II.
36
Grupo 7. Azucares y dulces + Infusiones o bebidas endulzantes naturales
Ilustración: Jaime Troncoso
Estos grupos de alimentos deben consumirse en menor proporción pues son ricos en
calorías. Recordemos que las calorías son la unidad de medida de la energía, del
combustible del cuerpo. Si los consumimos en exceso la energía se acumula en forma de
grasa y esto puede generarnos problemas de salud como sobre peso, obesidad y diabetes.
Los endulzantes naturales de la cocina wayuu son tipo infusiones o jugos de frutas que se
mezclan con yajaushis (bebidas a base de maíz o yuca). Para endulzar de manera saludable
los wayuu usan plantas como el guácimo y el trupillo, con ellas se pueden hacer infusiones
naturales para evitar el uso de azucares refinados e industriales.
Las bebidas gaseosas e industrializadas tienen alto contenido de azucares refinados
perjudiciales para la salud.
Los dulces tradicionales hechos con panela o miel: cocadas, bolas de tamarindo, alegrías
etc. los debemos comer con moderación y de vez en cuando ya que tienen un alto contenido
de calorías.
37
La tabla 10 muestra una lista de los principales productos fuentes de azúcares. La tabla 11
muestra tres tipos de jugos e infusiones que se realizan con frutas y plantas de la zona.
Tabla 10. Azúcares y dulces
No.
1
2
3
4
5
6
Nombre común del alimento
Nombre en wayuunaiqui
Alegrías de millo
Caña de azúcar
Kañerhusi
Melao de Icaco
Miel
Dulces típicos (toronja, leche,
coco, arracacha, etc.)
Panela
Fuente: Proyecto Río Cuenca Camarones
Nombre científico
Sorghum bicolor
Saccharum officinarum
Chrysobalanus icaco
-
Tabla 11. Infusiones o bebidas endulzantes naturales
No.
1
2
3
Nombre común del alimento
Nombre en wayuunaiqui
Jugo de Aipia (Cogollo del
Aipia
Trupillo)
Endulzante de Guásimo
Jumuu-Joon
Guarapo de caña
Fuente: Proyecto Río Cuenca Camarones
Nombre científico
Libidibia coriaria
Guazuma ulmifolia
Saccharum officinarum
Las tablas 12 y 13 muestran un compilado de las principales vitaminas y minerales
presentes en los alimentos disponibles en la cuenca del río Camarones, junto a sus
características nutricionales y funciones metabólicas.
Tabla 12. Vitaminas
Nombre
B1
Tiamina
B2
Riboflavina
VITAMINAS HIDROSOLUBLES
Funciones
Alimentos donde encontramos estas vitaminas
✓ Carnes (chivo, res, pollo, pescados, carnes de
monte)
✓ Vísceras (hígado, corazón, pulmón, riñón)
✓ Leche y derivados (cojosa)
Indispensable para la liberación ✓ Huevos
de energía de los carbohidratos. ✓ Cereales integrales (arroz integral, maíz cariaco,
Ayuda al buen funcionamiento
bollos de maíz, avena)
del sistema nervioso.
✓ Leguminosas (frijol guajiro, guandúl, frijoles
criollos, lentejas, garbanzos, caraotas)
✓ Vegetales color verde oscuro (hoja de malanga, de
yuca, de tomate, arracacha, cogollos)
✓ Semillas comestibles
✓ Carnes (chivo, res, pollo, pescados, carnes de
monte)
Ayuda a la buena utilización
✓ Vísceras (hígado, corazón, pulmón, riñón)
de las proteínas y de los
✓ Leche y derivados (cojosa)
carbohidratos.
✓ Huevos
✓ Cereales integrales (arroz integral, maíz de la zona,
arepas de maíz cariaco)
38
✓
✓
✓
B3
Niacina
Mantiene la salud de la piel y
del
sistema nervioso.
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
B6
Piridoxina
Indispensable en el proceso de
utilización de las proteínas por
el organismo.
B9
Ácido fólico
Funciona como agente de
control en la formación de la
sangre y protege de las
malformaciones del sistema
nervioso central del feto
(previene la espina bífida).
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
B12
Cobalamina
C
Ácido
Ascórbico
A
Retinol
D
Leguminosas (frijol guajiro, guandúl, frijoles
criollos, lentejas, garbanzos, caraotas)
Vegetales color verde oscuro
Carnes (chivo, res, pollo, pescados, carnes de
monte)
Vísceras (hígado, corazón, pulmón)
Leche y derivados (cojosa)
Huevos
Cereales integrales (arroz integral, maíz cariaco,
bollos de maíz, avena)
Leguminosas (frijol guajiro, guandúl, frijoles
criollos, lentejas, garbanzos, caraotas)
Vegetales color verde oscuro
Semillas comestibles
Harina de trigo fortificada
Carnes blancas (pollo, pescado, pato, pavo) e
hígado.
Cereales integrales, harinas enriquecidas.
Yema de huevo.
Plátano, papas.
Aguacate.
Carnes (chivo, res, pollo, pescados, carnes de
monte)
Vísceras (hígado, corazón, pulmón, riñón)
Leche y derivados (cojosa)
Huevos
Cereales integrales (arroz integral, maíz cariaco,
bollos de maíz, avena)
Leguminosas (frijol guajiro, guandúl, frijoles
criollos, lentejas, garbanzos, caraotas)
Vegetales color verde oscuro
Semillas comestibles
Harina de trigo fortificada
Carnes blancas (pollo, pescado, pavo, pato), rojas e
hígado.
Productos lácteos.
Cereales enriquecidos.
Esencial para la formación
de la sangre y para el buen
✓
funcionamiento del sistema
nervioso.
✓
Mejora la resistencia del
organismo contra las
✓ Cereza Guajira (Jaipai)
infecciones aumentando
✓ Guayabas (rosada, blanca, ácida)
las defensas, ayuda a la
✓ Cítricos (limones, naranjas, mandarinas, toronjas,
cicatrización de las heridas y a
pomelos).
la absorción del hierro de
origen vegetal.
VITAMINAS LIPOSOLUBLES
✓ Hígado
✓ Vísceras de chivo y de res
Mantiene la buena visión,
✓ Frutas y vegetales de color verde oscuro, amarillo,
ayuda a la salud de la piel,
anaranjado y rojo, tales como: papaya, zapote,
ayuda a la integridad de las
mango, cereza guajira (jaipai), ahuyama criolla, ají
mucosas y aumenta las
dulce, brócoli, espinaca, berro, acelga y zanahoria.
defensas del organismo.
✓ Productos lácteos: leche, quesos, cojosa.
✓ Yema de huevo.
Favorece la absorción de calcio ✓ Pescados grasosos (lebranche, moncholo, robalito,
39
Calciferol
y regula la utilización de
fósforo y calcio por el cuerpo;
ayudando así a la formación de
huesos y dientes sanos.
✓
✓
✓
✓
bagres, mojarras).
Yema de huevo.
Hígado y otras vísceras.
Aceites de pescado.
Mantequilla de vaca.
Ayuda a conservar los tejidos,
✓ Aceite de maíz, algodón, soya.
los vasos sanguíneos y el
E
sistema nervioso; además
✓ Yema de huevo.
Tocoferol
ayuda a retardar el proceso de ✓ Nueces y maní sin sal.
envejecimiento actuando como
antioxidante.
Es imprescindible en el proceso
de coagulación de la sangre,
para evitar hemorragias.
✓ Hojas verdes: culantro, cogollo de malanga, perejil,
También está estrechamente
repollo, coliflor, espinaca, acelga, coles, lechugas
K
relacionada con el proceso de
de hoja verde, repollo.
Fitomenadiona
formación y desarrollo de los
✓ Pescado, hígado, carne de res, huevos y cereales
huesos. Su presencia es
(contienen cantidades más pequeñas).
imprescindible para la fijación
del calcio y para la
remineralización.
Fuente: Adaptado de: ICBF (2015). Guías alimentarias para la población colombiana mayor de dos años.
Manual para facilitadores, páginas 20 y 21.
Tabla 13. Minerales
Minerales
Hierro
(Fe)
Calcio
(Ca)
✓
✓
✓
✓
Alimentos donde encontramos estos
minerales
Carnes rojas (chivo, res, carnes de monte)
Vísceras (hígado, corazón, pulmón)
Cereales integrales
Leguminosas (frijol guajiro, guandúl,
frijoles criollos, lentejas, garbanzos,
caraotas)
Vegetales color verde oscuro
Alimentos fortificados con hierro
Carnes (chivo, res, pollo, pescados,
carnes de monte)
Leche y derivados (cojosa)
Leche y derivados.
Leguminosas (frijoles criollos, lentejas,
garbanzos, caraotas)
Vegetales color verde oscuro
Nueces (ajonjolí, marañón)
Hojas verdes (tallo de pringamoza)
Pulantana (café guajiro sin cafeína)
✓
✓
Sal yodada
Pescados y mariscos de mar
✓
Alimentos de mar: ostras, pescado,
mariscos, cachirra.
Carne, hígado, pollo.
Leguminosas (frijoles criollos, lentejas,
Funciones
Forma parte de la hemoglobina de la sangre
cuya función es transportar oxígeno a todos los
tejidos. Su deficiencia produce anemia
principalmente en mujeres en edad
reproductiva.
Indispensable en la formación y
mantenimiento de huesos y dientes. Participa
en la regulación de fluidos del organismo, en la
regulación de la presión sanguínea, en la
coagulación de la sangre, en la transmisión de
impulsos nerviosos y en la contracción
muscular. Su deficiencia produce huesos
frágiles en adultos (osteoporosis).
Yodo
(I)
Necesario para el buen funcionamiento de la
tiroides. Su deficiencia produce bocio y
cretinismo en niñas y niños.
Zinc
(Zn)
Importante en la defensa del organismo contra
infecciones, y en el crecimiento y desarrollo de
niñas y niños.
40
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
✓
garbanzos, caraotas)
✓ Leche y derivados (cojosa)
✓ Cereales integrales.
✓ Alimentos fortificados8
Fuente: Adaptado de: ICBF (2015). Guías alimentarias para la población colombiana mayor de dos años.
Manual para facilitadores, página 22.
Revitalización de las cocinas tradicionales para el cuidado del cuerpo/territorio
Colombia cuenta con una Política para el conocimiento, la salvaguardia y el fomento de la
alimentación y las cocinas tradicionales, en donde se argumenta lo siguiente:
Los conocimientos y tradiciones populares asociados a la producción, preparación y el
consumo cotidiano de alimentos constituyen uno de los pilares del patrimonio cultural
inmaterial de la nación. Las cocinas tradicionales, como manifestación del patrimonio
cultural inmaterial, comprenden complejos conjuntos de conocimientos y prácticas
culinarias que tienen raíces indígenas, ibéricas y africanas. Las cocinas tradicionales, como
patrimonio cultural, tienen como principales características y efectos, los siguientes:
-
-
Son el resultado de un largo proceso histórico y colectivo que resulta en un saber
transmitido principalmente en el seno de la familia, de generación en generación.
Cada cocina tiene su historia y su propia narrativa, así como un acervo de
conocimientos y prácticas que se transmiten de manera viva y directa. La cocina se
aprende haciendo.
Expresan la relación con el contexto ecológico y productivo del cual se obtienen los
productos que se llevan a la mesa; es decir, dependen de la oferta ambiental regional y
están asociadas de manera profunda con la producción tradicional de alimentos.
Cumplen además una función cohesionadora, ya que generan, por excelencia,
sentimientos de identidad, pertenencia y continuidad histórica. Alrededor de ellas se
reúnen las familias, se fomentan la asociatividad y valores como la generosidad y la
solidaridad entre las personas.
Son un ámbito por excelencia –aunque no exclusivo– del saber femenino.
Cada sistema culinario, con sus recetas, platos y formas de consumo, remite a una
tradición y a un universo simbólico particular, así como a un “orden culinario” que
contiene reglas de comportamiento, prescripciones y prohibiciones culinarias, rituales y
estéticas particulares9.
Otra de las actividades que propone la eco guía de seguridad, soberanía alimentaria y
enfoque de género es la promoción de la cocina tradicional como materialización de los
8
En Colombia es una medida de salud pública la fortificación de alimentos como la harina de trigo y la sal. El
Decreto número 1944 de 1996 reglamenta la fortificación de la harina de trigo con vitamina B1 y B2, niacina,
ácido fólico, hierro y calcio. El Decreto número 547 de 1996 reglamenta la fortificación de la sal para
consumo humano con yodo y flúor.
9
Para ampliar el contenido de la política de cocinas tradicionales puede consultarla en línea en la página web
del Ministerio de Cultura de Colombia. Ver referencia en la bibliografía.
41
conocimientos obtenidos con la recua de burros nutritivos. En la segunda fase del proyecto
se llevó a cabo una gran feria gastronómica que tuvo como objetivo: extrapolar el
conocimiento nutricional revisado previamente a → recetas y preparaciones propias. Para
eso se invitó a las familias de toda la cuenca a exponer sus conocimientos culinarios
(sabores, texturas, formas de combinar y servir los alimentos, métodos de cocción, etc.).
Todos los contenidos educativos visto hasta acá requieren de una planificación y
organización por parte de la comunidad educativa dentro y fuera de los colegios, y durante
todo el año, sobre todo, teniendo en cuenta que el conocimiento integral del territorio
alimentario y sus calendarios ecológicos son diversos en de acuerdo con las épocas de
lluvias y/o de sequías. A continuación, se presenta una serie de recomendaciones para
realizar el monitoreo, la evaluación y el fomento del aprendizaje significativo.
RECOMENDACIONES PARA EL SEGUIMIENTO Y LA EVALUACIÓN
El futuro de la Cuenca del Río Camarones
Los niños y las niñas de las comunidades y de las instituciones educativas de la cuenca del
río Camarones son unos de los principales motores que impulsaran los cambios a futuro en
términos de soberanía alimentaria y bienestar social. Una recomendación básica para
realizar el seguimiento a la implementación de esta eco guía es: NO EVALUAR
“CONCEPTOS” sueltos, EVALUAR la formación de “CRÍTERIOS” para la práctica
crítica de la teoría aprendida desde el sentí-pensar.
Sentipensar o cómo reencantar la educación
Con el término sentipensar diversos autores han querido ilustrar el cambio de paradigma en
la ciencia y sus consecuencias. Con el sentipensar se pretende abrir una nueva vía de
reflexión y comprensión del proceso formativo en consonancia con una sociedad en cambio
permanente y con las pujantes concepciones ecosistémicas. Cada vez son más las voces de
relevantes científicos que desde la física, la biología, la historia, las neurociencias, etc.
convergen en planteamientos holísticos e interactivos. Si en el siglo XX la educación fue
deudora de los modelos relacionistas y empiristas, hoy esas mismas ciencias tienen visiones
caracterizadas por la complejidad, la indeterminación y la interrelación entre los
fenómenos. Una educación que mira hacia el futuro no puede seguir aferrada a la
transmisión de conocimientos fragmentados y alejados de la realidad. Así mismo, se
subraya el papel de las emociones como energías generadoras de cambios y conocimientos
y se invita a pensar en términos de formación más que de instrucción. Formar es desarrollar
el ser, saber, hacer y querer de la persona (Torre S. de la y Moraes, M. C; 2005).
El concepto sentipensar fue propuesto por el sociólogo Orlando Fals Borda para subrayar
que la razón y la ciencia no son exclusivas en la construcción de los mundos ni en la
interpretación de los mismos ya que ello se hace también desde los sentidos, desde “el
corazón”. Lo interesante de la historia de este concepto es que Fals Borda la escuchó de un
42
campesino de la costa caribe colombiana. El sociólogo Gabriel Restrepo afirma que el
sentipensamiento es “una síntesis afortunada, porque condensa muy bien nuestro carácter
estético primordial, dado que el sentimiento es de tal orden: antepuesto a todo ejercicio de
pensar, sea cognitivo, ético, político o científico”. El antropólogo colombiano Arturo
Escobar hace alusión a este concepto para resaltar la importancia de la subjetividad en la
construcción de los mundos.
El sentipensamiento tiene una virtud particular, es un concepto que viene desde abajo,
desde la comunidad, es un pensamiento subalterno el cual lo encontramos también en las
narraciones de diversos mundos no modernos como los pueblos indígenas o afrodescendientes. El sentipensar se hace desde la tierra. Arturo Escobar explica que el
territorio constituye un eje fundamental en la constitución de los mundos. Los movimientos
sociales - particularmente de indígenas y afro descendientes - se posicionan desde el
territorio para reclamar sus derechos. El concepto de territorio comprende no solo la tierra y
sus ecosistemas sino también los procesos de territorialización que generan identidades y
apropiaciones10.
Dependiendo de las edades de los chicos y las chicas, cada uno de los conceptos que
propone este documento debe ser discutido desde diferentes metodologías. A continuación,
se proponen ejercicios para articular a todos los grados o cursos de los colegios a lo largo
de un año lectivo.
La propuesta tiene como objetivo reconocer el universo alimentario y ecosistémico de las
comunidades donde habitan los y las estudiantes de las instituciones educativas de la
cuenca del rio Camarones, a partir de las metodologías participativas vista en el documento,
tales como la cartografía social y la línea de tiempo. Se espera que al final del año lectivo
estén listos: recetarios, huertas, mapas, maquetas, dibujos de alimentos, talleres de cocinas
y ferias gastronómicas11.
-
Se pueden construir mapas de alimentos o dibujos de alimentos sueltos por salones de
clase, o un conjunto de mapas para todo el colegio. Estos se pueden acompañar de
recorridos guiados en el barrio, a los patios, a las huertas, a las tiendas. Es importante
visitar este último lugar o dejar tareas para identificar cuales alimentos llegan al
territorio desde los mercados nacionales o internacionales, para contrastar sus
propiedades nutricionales con los alimentos locales y para ver el impacto ambiental que
generan (plástico, botellas, sustancias no biodegradables, etc.). Debemos tener muy
presente durante todo el ejercicio la premisa “la salud del cuerpo, es la salud del
territorio”.
Adaptado de la reseña del libro “Sentipensar con la tierra: nuevas lecturas sobre desarrollo, territorio y
diferencia. Publicada en: https://journals.openedition.org/amerika/7918
10
11
La propuesta se construyó teniendo en cuenta la validación, los aportes y las sugerencias de los profesores y
las profesoras de las instituciones educativas de la cuenca del río Camarones, con quienes nos reunimos
durante los días 12, 13 y 14 de marzo de 2018.
43
-
Los y las docentes de las áreas de ciencias biológicas y ciencias humanas, pueden
apoyar la construcción de “corpografías” alternas a las “cartografías”, con el objeto de
reflexionar sobre cómo la comida que circula por los territorios, afecta la salud del
cuerpo humano y del ecosistema (positiva o negativamente). Para esta actividad se
pueden apoyar en las fuentes 1 y 30 de la bibliografía.
-
Los y las estudiantes más pequeñas pueden aportar a la construcción de los mapas desde
el dibujo, las manualidades y las lúdicas. Por ejemplo, pueden pintar los alimentos que
conformarán el mapa que poco a poco los cursos mayores irán organizando. También se
pueden armar lúdicas como “Ensille el burro con alimentos nutritivos” o “Tejiendo el
territorio alimentario”.
Ensille el burro con alimentos nutritivos o Tejiendo el territorio alimentario son
dinámicas en las que se pueden organizar los dibujos, o las maquetas realizadas desde
las clases de artísticas, o los alimentos naturales traídos desde las casas, dentro de
burros, mochilas u otros utensilios (pintados o construidos con material reciclable).
Durante el evento de validación de esta eco guía se expuso un ejemplo de herramienta
pedagógica basada en mochilas wayuu con maquetas de alimentos nativos, hechas en
porcelanicrón, palos y semillas naturales (ver fotografía 2).
Fotografía 2. Maquetas de alimentos nativos en mochilas wayuu
Fotografías: Valerin Saurith López
44
Con los parámetros expuestos en este documento, en la sección de “Guía alimentaria
para el cuidado del cuerpo territorio”, se puede direccionar la actividad hacia el
reconocimiento de los grupos de alimentos, sus macro, micro nutrientes, vitaminas y
minerales (es importante que -simultáneamente- se mapeen los alimentos y los
nutrientes en el territorio, se ubiquen y se identifiquen dentro de las cartografías
elaboradas).
-
De acuerdo a lo observado en los mapas y a los hallazgos de los recorridos guiados y
demás tareas, se debe reflexionar sobre la existencia o no de los alimentos que
requerimos para una nutrición completa. Si encontramos que no hay tanta variedad de
frutales, o productos nutritivos dentro de nuestro territorio más próximo, debemos
redireccionar los talleres hacia la puesta en práctica de acciones familiares y
comunitarias para promover el espacio alimentario, por ejemplo: sembrar frutales en los
barrios, en los patios o en la huerta escolar.
-
Es importante llevar un registro del calendario de cosechas de frutas y verduras y su
disponibilidad a lo largo del año. De acuerdo al calendario ecológico que se vaya
recopilando se pueden ir construyendo recetarios, en conjunto con las sabedoras,
cocineras tradicionales, pescadores y/o agricultores de la zona, a quienes se les puede
entrevistar y preguntar cosas para nutrir las actividades. Con ellas y con ellos se pueden
hacer talleres de cocinas, talleres de cultivo y pesca sostenible o invitarlos a una clase.
-
A lo largo del año lectivo se puede ir organizando una feria gastronómica o de recursos
ecosistémicos, que además de abordar temas nutricionales integre la reflexiones sobre
cómo desde nuestras experiencias de género (hombres o mujeres) nos podemos
involucrar de manera más equitativa con las labores del cuidado.
-
Otros recursos que pueden implementar para complementar la construcción y
evaluación del conocimiento son: crucigramas, sopas de letras, mapas para colorear,
maquetas en material reciclable (o en materiales que usen los y las artesanas locales),
entre otras cosas.
45
BIBLIOGRAFÍA
1. Colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo (2017). Mapeando el
cuerpo-territorio. Guía metodológica para mujeres que defienden sus territorios.
Quito, Ecuador.
2. FAO (2011). Una introducción a los conceptos básicos de la seguridad alimentaria.
Consultado
el
15
de
noviembre
de
2018.
En
línea:
http://www.fao.org/3/al936s/al936s00.pdf
3. Fuerza de Mujeres Wayuu (2013). Impacto de la explotación minera en las mujeres
rurales: afectaciones al derecho a la tierra y el territorio en el sur de La Guajira,
Colombia. CINEP. Estrategia Colaborativa por la Garantía de los Derechos a la Tierra y
al Territorio.
ICBF (2015a). Guías alimentarias basadas en alimentos para la población colombiana
mayor de dos años. Manual para Facilitadores. Consultado el 17 de noviembre de
2017.
En
línea:
5. Merchan y Fink (2018). Infancias libres. Talleres y actividades para educación en
géneros. Editorial Chirimbote y Las Juanas. Buenos Aires.
6. Ministerio de Cultura de Colombia (2012). “Política para el conocimiento, la
salvaguardia y el fomento de la alimentación y las cocinas tradicionales de Colombia”.
Recuperado
el
29
de
agosto
de
2017:
http://www.mincultura.
gov.co/Sitios/patrimonio/bibliotecas-de-cocinas/tomos
7. Ministerio de Salud y Protección Social (2014a). Guía de práctica clínica basada en la
evidencia para la promoción del crecimiento, detección temprana y enfoque inicial de
alteraciones del crecimiento en niños menores de 10 años y la promoción del
desarrollo, detección temprana y enfoque inicial de las alteraciones del desarrollo en
niños menores de 5 años en Colombia. Sistema General de Seguridad Social en Salud –
Colombia. Guía No 24. Centro Nacional de Investigación en Evidencia y Tecnologías
en Salud CINETS.
8. Ministerio de Salud (2014b). Aproximación a los determinantes de la doble carga
nutricional en Colombia. BOLETÍN No. 004/2014.
9. Ministerio de Salud y Protección Social (2016a). Manual de implementación
Resolución 2465 de 2016. Consultado el 15 de noviembre de 2018. En línea:
https://3enfdiurno.files.wordpress.com/2018/08/manual-res_2465.pdf
46
10. Ministerio de Salud y Protección Social (2016b). Resolución 2465 de 2016 (2016).
Bogotá: Consultado el 15 de noviembre de 2018. En línea: https://www.icbf.gov.co/
sites/default/files/resolucion_no._2465_del_14_de_junio_de_2016.pdf
11. Moreno, N y Cortés, V (2016). Doble carga nutricional y aproximación a sus
determinantes sociales en Caldas, Colombia. Rev. Fac. Med. 2016;64(2): 239-47.
12. Organización Mundial de la Salud (2019). Sobrepeso y obesidad. Consultado el 2 de
marzo de 2019. En línea: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesityand-overweight
13. Oyèronké O (2017). La invención de las mujeres. Una perspectiva africana sobre los
discursos occidentales del género. Traducción de Alejandro Montelongo. Editorial: En
la frontera.
14. PMA (2015). Política del PMA en materia de género. Segundo borrador. Roma, Italia.
Consultado el 15 de marzo de 2018. En línea: https://documents.wfp.org/
stellent/groups/public /documents/resources/wfp273229.pdf
15. Poveda, A (2018). Seguridad alimentaria y nutricional de las mujeres y población
LGBTI víctimas de violencia basada en género en Bogotá D.C. 2016. Trabajo de
investigación presentado como requisito parcial para optar al título de “Magister en
seguridad alimentaria y nutricional”. Universidad Nacional de Colombia.
16. Romero J (2015). La revolución de las wayúu. Entrevista a Jazmín Romero, por la
Revista “Pikara”. Consultado el 17 de noviembre de 2018. En línea
http://www.pikaramagazine.com/2015/12/la-revolucion-de-las-wayuu/
17. Segato, R (2011). Colonialidad y patriarcado moderno: expansión del frente estatal,
modernización, y la vida de las mujeres. En: Espinosa, Y. et al. (2014). Tejiendo de
otro modo: Feminismo, epistemología y apuestas descoloniales en Abya Yala.
Editorial: Universidad del Cauca.
18. Torre S. de la y Moraes, M. C (2005a). Sentipensar o cómo reencantar la educación.
Revista creatividad y sociedad. Consultado el 17 de noviembre de 2018. En línea:
http://www.ub.edu/sentipensar/investigaciones.html
19. Vía Campesina (2003). Qué es la soberanía alimentaria. Consultado el 19 de
noviembre de 2018. En línea: https://viacampesina.org/es/que-es-la-soberaniaalimentaria
20. UNICEF (2019). Micronutrientes y hambre oculta. Consultado el 15 de noviembre de
2018.
En
línea:
https://www.unicef.org/republicadominicana/
health_childhood_4432.htm
47
Otras fuentes consultadas
21. Butler J (2007). El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad.
Editorial Paidós. Barcelona.
22. Cerrejón/ICBF (2010). Estudio etnobotánico de los recursos vegetales usados por los
indígenas Wayuu de La Guajira Colombiana. Informe técnico fase I.
23. Escobar, A (2014). Sentipensar con la tierra: nuevas lecturas sobre desarrollo,
territorio y diferencia. Medellin, UNAULA.
24. FAO (2018). El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo.
Fomentando la resiliencia climática en aras de la seguridad alimentaria y la nutrición.
Consultado el 01 de julio de 2018. En línea http://www.fao.org/3/I9553ES/i9553es.pdf
25. INVIMA (1996a). Decreto 1944 de 1996, por el cual se reglamenta la fortificación de
la harina de trigo y se establecen las condiciones de comercialización, rotulado,
vigilancia y control. Consultado el 15 de noviembre de 2018. En línea:
https://www.invima.gov.co/images/stories/aliementos/decreto_1944_1996.pdf
26. INVIMA (1996b). Decreto 547 de 1996, por el cual se reglamenta el Título V de la Ley
09 de 1979, en cuanto a la expedición del registro sanitario y a las condiciones
sanitarias de producción, empaque y comercialización, al control de la sal para
consumo humano y se dictan otras disposiciones sobre la materia. Consultado el 15 de
noviembre
de
2018.
En
línea:
file:///C:DECRETO%20NO.%2042.
748%2020%20MAR%20DE%201996.pdf
27. Mayo Clinic (2019). Cereales integrales: opciones saludables para una alimentación
saludable. Consultado el 15 de noviembre de 2018. En línea:
https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/indepth/whole -grains/art-20047826
28. Ministerio de Cultura (2014). Los frutos del desierto de Juya. Alimentación, cocina y
uso de plantas silvestres La Guajira. Bogotá, primera edición.
29. Ochoa M (2011). Horror sin nombre. Impacto de la entrada de los paramilitares en el
territorio wayuu. Universidad de los Andes. Editorial UNIANDES.
30. Risler, J y Ares P (2013). Manual de mapeo colectivo. Recursos cartográficos para
procesos territoriales de acción colectiva. Editorial: Iconoclastas. Buenos aires.
Consultado el 17 de noviembre de 2018. En línea: https://geoactivismo.org/wpcontent/uploads/2015/11/Manual_de_mapeo_2013.pdf
48
31. Torre S. de la y Moraes, M. C (2005b). Investigar en educación bajo la mirada
ecosistémica. Metodología de desarrollo. Consultado el 17 de noviembre de 2018. En
línea: http://www.ub.edu/sentipensar/investigaciones.html
32. Van der Hammen. M (2010). Sembrar en medio del desierto: Ritual y
agrobiodiversidad entre los wayuu. Tropenbos, Colombia.
33. Viveros M (2006). La categoría analítica de género: una introducción. En: De mujeres,
hombres y otras ficciones. Género y sexualidad en América Latina. Facultad de Ciencia
Humanas, Universidad Nacional de Colombia.
Si tiene alguna inquietud u observación sobre esta guía, escriba a: [email protected]
49
Descargar