Subido por Vismely Mena

ENSAYO PARTICIPACION CIUDADANA VISMELY MENA

Anuncio
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA.
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA EDUCACIÓN
UNIVERSITARIA.
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS
OCCIDENTALES EZEQUIEL ZAMORA “UNELLEZ”.
ROMULO GALLEGOS- ESTADO COJEDES.
Desarrollo Humano, propuesto por Max-Neef como postura
critica alternativa de participación ciudadana y comunitaria.
Prof:
Javier Ramires
Integrante:
Mena Vismely C.I.: 20.269.173
Las Vegas, Octubre de 2020.
El desarrollo humano hace referencia a los elementos necesarios para
que una persona pueda desarrollar sus cualidades y capacidades, sin ningún
tipo de discriminación. Para Havighurst (1.962) el desarrollo humano “es un
fenómeno que implica aspectos físicos, mentales, sociales y personales,
íntimamente relacionados entre sí”. (P. 55)
En este sentido, el desarrollo humano tiene el objetivo de crear las
condiciones necesarias para que las personas disfruten de oportunidades de
empleo, educación, desarrollo productivo, y además de que puedan llevar
una vida que valoren, acorde con sus expectativas y capacidades.
El desarrollo humano es un paradigma que surgió a finales de los
años ochenta y representó un cambio radical en la visión que se tenía del
proceso de desarrollo, el cual se ve ahora como un medio de ampliación de
las “capacidades” de las personas, es decir, el objetivo del desarrollo no es
incrementar el producto sino propiciar que la gente disponga de una gama
mayor de opciones, que pueda hacer más cosas, vivir una vida más larga y
de mas calidad. Según esta formulación, un aumento en el suministro de
artículos de consumo puede contribuir a aumentar las capacidades humanas,
pero lo hace de manera indirecta, no como un fin en si mismo.
De este modo, desarrollo humano también significa calidad de vida,
participación activa en las decisiones que afectan nuestro entorno,
oportunidades para desarrollar al máximo nuestras capacidades y respeto a
los derechos humanos y a la dignidad de la vida.
Como se puede apreciar, la participación ciudadana es un concepto
que esta inmerso dentro del desarrollo humano, siendo el mismo un proceso
que les otorga el derecho a los individuos para intervenir e influir en las
decisiones públicas y en la toma de decisiones del gobierno, impulsando así
el desarrollo local y la democracia. En este aspecto, Cunill (1991) define la
participación ciudadana como “la intervención de la sociedad civil en la
esfera de lo público” (p. 49).
Teniendo en cuenta estas aseveraciones, el político y economista
chileno Manfred Max-Neef en 1.986 en su libro titulado “Desarrollo a Escala
Humana una opción para el futuro” expone una propuesta que permita
construir un nuevo paradigma de desarrollo menos mecanista y mas humano
para los países latinos.
Para nadie es un secreto que los paises de América Latina, viven en
un periodo de crisis al ser países en busca del desarrollo, crisis en la cual se
encuentran sumidos desde hace muchos años y que los mantiene en una
especie de callejón sin salida, y esto se visualiza en todos los aspectos, por
una parte en lo político se evidencia que en las instituciones representativas
que tienen control alguno sobre la acción de las elites del poder financiero,
en las cuales la ciudadanía no tiene participación careciendo así de
fundamento ético y una falta de cultura democrática; por otro lado, en lo
social, abunda la falta de integración y comunicación en los movimientos
sociales, crece a exclusión social y política y el empobrecimiento de las
masas; también en lo económico, incide la mundialización, la crisis del
estado de bienestar de la población, y la participación militar en la vida
económica de los países. Todo este antes mencionado ocasiona una gran
desventaja a los países en crecimiento.
Dicho lo anterior, el trabajo de Max-Neff propone como perspectiva
abrir una nueva línea de acción centrada en el Desarrollo a Escala Humana,
este desarrollo se centra en las satisfacción de las necesidades humanas
fundamentales, en la generación del crecimiento de la autodependencia y la
articulación de los seres humanos con la naturaleza y la tecnología, de los
procesos globales con los locales, de lo personal con lo social, y de la
sociedad con el estado.
Ahora bien, para el logro de estos objetivos, se debe tener presente
que
los
pilares
fundamentales
son
las
necesidades
humanas,
autodependencia y las articulaciones internas con las externas. Pero
principalmente debe tener un basamento en el protagonismo real de las
personas, para lograr una transformación persona-objeto, persona-sujeto, y
es un problema a escala, esto realmente es hacia una profundización
democrática y participativa.
Actualmente es aceptado que desarrollo y necesidades humanas son
elementos de una misma ecuación, esto quiere decir, que la satisfacción de
las necesidades humanas debe tomarse como una teoría para el desarrollo,
pero hay que tener en cuenta que este desarrollo se refiere a las personas y
no a los objetos, este es el postulado del desarrollo a escala humana. De tal
manera, entre estas necesidades fundamentales se encuentran dos tipos las
existenciales y las axiológicas, entre las primeras se encuentran las
necesidades de ser, tener, hacer, estar, y por la otra parte las necesidades
de subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio,
creación, identidad, y libertad.
En este concepto de desarrollo, no se excluyen las metas
convencionales como crecimiento económico para que todas las personas
puedan tener acceso digno a bienes y servicios, dando
origen a
un
desarrollo sano, autodependiente y participativo, capaz de crear los
fundamento de un orden en el que conciliar el crecimiento económico, la
solidaridad social y el crecimiento de las personas y de toda la persona.
En el desarrollo a escala humana se debe comenzar por regular el
flujo de exportaciones y reducir el de importaciones conformes lo que
requiera
un
desarrollo
más
endógeno
y
autodependiente.
Por
autodependencia se busca un modelo sin restricciones ni condicionamientos
unidireccionales capaces de combinar los objetivos de crecimiento
económico con los de justicia social, libertad y desarrollo personal. Del
mismo modo, la armónica combinación de tales objetivos es capaz de
potenciar la satisfacción individual y social de las distintas necesidades
humanas fundamentales. Esta es capaz de fomentar la participación en las
decisiones, la creatividad social, la autonomía política, la justa distribución de
la riqueza y la tolerancia frente a la diversidad de identidades, constituye un
elemento decisivo en la articulación de los humanos con la tecnología, de lo
personal con lo social, de lo micro con lo macro, y de la sociedad civil con el
estado.
Los modelos políticos y estilos de desarrollo dominantes no han
podido compatibilizar el desarrollo personal con el desarrollo social, ya sea
por el ejercicio de poder, o como las ideologías excluyentes que tienden a
sacrificar las masas. Desarrollo social e individual no pueden tratarse de
manera desvinculada, una sociedad sana debe plantearse como objetivo, el
desarrollo conjunto de todas las personas y de toda persona. La necesaria
combinación del plano personal con lo social, en un desarrollo a escala
humana obliga, pues, a estimular la autodependencia en los diversos niveles
individual, grupal, local, regional y nacional.
Revertir la dependencia requiere profundos cambios estructurales en
las relaciones entre el estado y la sociedad civil, es necesario contraponer a
la lógica estatal de poder la autonomía política que emana desde la sociedad
civil, es decir, la población y sus organizaciones.
El desarrollo a escala humana debe estimular a la constitución de
sujetos
sociales
capaces
de
sostener
un
desarrollo
autónomo,
autosustentable y armónico en sus diversos ámbitos. Se orienta por el
mejoramiento de la calidad de vida de la población, y se sustenta en el
respeto por la diversidad y en la renuncia a convertir a las personas en
instrumentos de otras personas y a los países en instrumentos de otros
países. Esta opción requiere estimular el protagonismo de los sujetos para
que la hagan su propia opción de desenvolvimiento y tengan la capacidad de
irradiarla a otros sectores de la sociedad.
En América Latina, para poder realizar un proyecto de sociedad como
este que sea mas justo y participativo, se deben incluir las diversas formas
de organización individual y social del trabajo, los cuales son agentes
potenciales de cambio, que contribuirán a viabilizar nuevas formas de
organización capaces de transformar la realidad social, porque se intenta
promover un desarrollo centrado en las personas.
En esta propuesta, se ve reflejada la importancia de impulsar la
participación popular en los sistemas de producción, y también demanda
profundizar y socializar las técnicas de diagnostico comunitario. Asimismo se
busca cambiar los círculos de aprendizaje de adultos, y la capacitación de
promotores para este tipo de desarrollo, que sepan la importancia de los
objetivos de la autodependencia, la satisfacción de las necesidades humanas
y la participación comunitaria.
En los países en busca del desarrollo a escala humana, un elemento
decisivo es la de la generación y asignación de recursos destinado a
fortalecer las organizaciones locales que operan con racionalidad solidaria,
sinérgica, participativa y a incrementar la autodependencia de estas
organizaciones. Una política de recursos para el desarrollo local constituye la
piedra angular para una transformación estructural de abajo hacia arriba, es
decir de lo local a lo estadal y de lo estadal a lo nacional.
En resumidas cuentas, es un estilo de desarrollo orientado a la
satisfacción de las necesidades humanas que busca hacer crecer a toda la
persona y a todas las personas.
En conclusión, esta propuesta de desarrollo tiene como basamento
que la economía esta para servir a las personas no las personas a la
economía, también busca la calidad de vida y esta va a depender de las
posibilidades de la persona de satisfacer sus necesidades fundamentales.
Por ultimo, Max-Neef tenia la teoría que
la articulación de todas las
diversidades en un proyecto político democrático, desconcentrador y
descentralizador
puede potenciar los recursos sinérgicos indispensables
para la decantación de un desarrollo a la medida del ser humano.
Referencias Bibliográficas.
Cunill, N. (1991). Participación Ciudadana. Venezuela.
Havighurst, R. (1.962) Psicología social de la adolescencia. División de
educación, departamento de asuntos culturales, O.E.A. Washington 6, DC,
Estados Unidos.
Max-Neef, M., Elizalde, A., y Hopenhayn, M. (1986). Desarrollo a Escala
Humana una opción para el fuuro. Santiago de Chile.
Descargar