Subido por pablotecca

Sex code ( PDFDrive )

Anuncio
Año de publicación: 2007
Sinopsis: Sex Code es el manual
definitivo de la seducción. ¿Te
atreves a imaginar algo así? Sex
Code es la culminación de años de
trabajo de un auténtico profesional
de la seducción que ha consagrado
su vida al estudio de todo lo que
hace que un hombre consiga todo lo
que quiere de una mujer. Todas las
mujeres saben lo que quieren los
hombres y ellos lo tienen muy claro,
pero muy pocos lo consiguen… Las
estratégias, métodos probados,
técnicas listas para usar: rutinas de
valor, de romance, de cierre… Sex
Code es una guía minuciosa y
práctica que enseña paso a paso
cómo seducir a cualquier mujer.
Mario Luna
Sex code
ePUB v2.0
akilino 20.08.12
Título original: Sex code
Mario Luna, 2007.
Editor: akilino
ePub base v2.0
CARTA AL LECTOR
Querido lector, felicidades.
Te felicito porque creo que hace
falta cierto coraje para invertir dinero
en un libro como éste. En un mundo en
que los hombres fanfarronean a menudo
sobre su capacidad para atraer al sexo
opuesto y ocultan avergonzados sus
fracasos con las mujeres, no es fácil
admitir que uno no disfruta del éxito que
quisiera en este terreno tan personal.
Yo mismo conozco a mucha gente
con serios problemas para atraer a las
personas que les gustan y que son, con
todo, incapaces de reconocerlo. A
menudo, ni siquiera se lo reconocen a
ellos mismos. Por ello, no me importa el
nivel de éxito de que goces ahora mismo
con las mujeres. Puede que ya te vaya
bien y solo quieras mejorar o
profundizar en tu conocimiento. O puede
que, como yo en otro tiempo, te
consideres
un
auténtico
«caso
desesperado». En cualquiera de los
casos, mereces todo mi respeto.
Sea como fuere, creo que has dado
ya un paso importante. Pues, si no me
equivoco, acabas de plantearte algo que
la mayoría de la gente rara vez se
plantea. Acabas de plantearte mejorar.
Algo, querido amigo, que siempre ha
sido y será digno de admiración.
Ahora, mi objetivo no es otro que el
de acompañarte en este camino de
mejora constante que acabas de
emprender. Espero que el manual que
tienes entre manos te ayude a recorrerlo.
Si con él logro contribuir a que tu vida
resulte más excitante y divertida, me
daré por satisfecho. Si, además, sirve
para que muchas mujeres se den a sí
mismas la oportunidad de conocer a
alguien tan especial como tú y de pasar
momentos inolvidables junto a ti, me
consideraré realmente afortunado.
Paso, sin más dilación, a ofrecerte
mi Sex Code. El libro que —espero— te
permitirá decodificar la clave de esa
felicidad que durante tanto tiempo, en
mayor o menor medida, se te ha estado
resistiendo.
UN POQUITO DE MI
HISTORIA
PERSONAL
Antes de entrar a abordar ningún
otro tema, me gustaría responder a una
pregunta que podrías llegar a plantearte:
¿Qué puede llevar a un hombre a querer
consagrar su vida al estudio de la
seducción?
Para contestar a esta legítima
pregunta, he decidido compartir contigo
un par de historias personales. Creo que
en ellas encontrarás una respuesta
bastante satisfactoria.
EL DÍA QUE TOQUÉ
FONDO: LA
HISTORIA DE
MARTA
Por un momento, me sentí casi
satisfecho.
La habitación estaba hecha un
desastre. Había velas consumidas, un
cenicero volcado, botellas vacías y un
montón de cds desparramados por el
escritorio. El sol, que empezaba a
enseñar los dientes, se colaba por las
rendijas de la persiana cerrada.
Quedaba poco para que el verano se
pusiera a reclamar lo que era suyo.
Normalmente no fumo, pero la noche
anterior había sido una excepción.
Decidí que aquel día también iba a
serlo, así que saqué un cigarrillo del
paquete que había sobre la mesilla, lo
encendí y le di una larga calada.
Con el humo, me invadió una extraña
sensación de triunfo. Era como si algo
en aquella paz vampírica me hiciese
sentirme más auténtico, más libre, más
especial, más… ¿Me atrevería a decir
más hombre?
En medio de aquel desastre, me
costaba identificar qué era. En
principio, no parecía haber nada mágico
en los condones que salpicaban el cuarto
aquí y allá, ni en las prendas de ropa
que adornaban el suelo, las sillas o el
marco de la ventana. Pero hubiese
jurado que había algo en todo aquello
que me gustaba. Y, más allá de toda
duda, la botella de güisqui a mi derecha
y la silueta femenina que yacía a mi
izquierda también contribuían a hacerme
sentir importante.
Por supuesto, siempre podía adoptar
una actitud fría y concluir que,
sencillamente, una interminable noche
de sexo había liberado en mi cerebro
suficientes endorfinas como para animar
a un elefante. Especialmente tras una
mala racha de varios meses, durante la
cual no había echado un solo polvo.
¿Habría, por fin, terminado la mala
racha?
Entonces Marta despertó. Y sus
primeras palabras tuvieron el efecto de
una sacudida eléctrica, devolviéndome
de inmediato a la realidad. Una de la
que llevaba huyendo durante años y que
quería olvidar a toda costa. En un
intento desesperado por anular mi
conciencia y, con ella, lo que estaba
empezando a sentir, apagué el cigarrillo,
puse a Marta boca abajo y le bajé las
braguitas justo por debajo de las nalgas.
Ella aceptó mis maniobras con total
sumisión, lo cual no tardó en excitarme
de nuevo. Me enfundé un preservativo y
empecé a penetrarla.
Una vez más, había logrado olvidar
muchas cosas. Entre ellas, algunos de
mis principios. Algo que, siempre que
pudiera mantener a la realidad a raya,
tampoco importaba demasiado. Y alejar
la realidad era, precisamente, un
cometido que la lujuria del momento
parecía satisfacer bastante bien.
Pero todo acaba.
Y aquello también lo hizo. Acababa
de eyacular y estaba haciendo un nudo
en el preservativo. Tenía una sensación
extraña en la boca.
—¿Cuáles son tus planes? —
preguntó ella.
—No lo sé —respondí—. Creo que
igual me voy de esta ciudad.
Aunque no estuviese planeando
hacerlo, aquella hubiese sido una buena
respuesta igualmente.
—Bueno —concluyó—. Si pasas
por aquí, ya sabes dónde estoy.
Aunque a simple vista parecía una
chica del montón, Marta se diferenciaba
de las demás. No era como las otras
treinta que meses antes no habían
querido quedar conmigo.
Marta era otra cosa.
En ese momento recobré la
conciencia de ello. Y las endorfinas de
cien mil elefantes no bastarían ya para
sustraerme de que…
—Son ciento veinte euros… —dijo.
Había pagado por follar. Una vez
más.
Algo que, en condiciones normales,
me había jurado no volver a hacer.
Pero mis condiciones distaban
mucho de ser normales. Yo estaba
desesperado.
Desesperado
sexual,
emocionalmente. Y lo estaba hasta tal
punto
que
había
besado
apasionadamente a Marta una y otra vez.
Incluso había logrado olvidarme de lo
mal que fingía.
Ahora, en su forma de hablarme y de
mirarme, no había nada similar al amor
o la atracción. Y, aunque intentaba ir de
amiga cómplice, sabía que en el fondo
me despreciaba. Como despreciaba a la
mayoría de sus clientes.
Curioso, ¿no?
Ya desde la primera frase que
cruzamos, desde su primera mueca de
asco, me había estado preguntando si
sería capaz de pagar por su desprecio. Y
ahora, mientras yacía a su lado, me
percaté de que esta era ya la segunda
vez que me demostraba a mí mismo que
era más que capaz de hacerlo.
Por supuesto, ignoraba la oscura
causa de la repulsión que causaba en las
mujeres que me atraían sexualmente.
Pero conocía perfectamente lo que me
había llevado a gastarme los ahorros en
los gemidos pésimamente fingidos de
Marta y otras prostitutas tantas veces: mi
baja autoestima.
Había que reconocerlo. No había
nada altruista en mi comportamiento. No
tenía nada que ver con un instinto
caritativo que me llevase a dejarme el
sueldo en las putas más tiradas del país.
Nada de eso.
Tenía que afrontarlo. Aquello lo
hacía por desesperación pura y dura.
Sencillamente había ido descendiendo
hasta los peldaños más bajos de la
existencia. Aquellos en los que seres
humanos se debaten entre sus escrúpulos
y su deseo de sentirse amados o
deseados.
En otras palabras, había tocado
fondo.
UNA DECISIÓN
No recuerdo si fue en ese preciso
instante o en alguno de los días que, a
continuación y como espesos nubarrones
grises, se fueron sucediendo. Lo que está
claro es que en un momento dado mi
espontáneo comentario sobre dejar la
ciudad debió de transformarse en una
decisión auténtica y real. Una decisión
que alteraría mi vida para siempre.
Iba a cambiar mi suerte con las
mujeres. O a dejar los mejores años de
mi juventud en el intento.
EL CAMBIO
Algunas semanas después, justo el
día de mi cumpleaños, mis pensamientos
se agitaban tanto como el barco que me
alejaba de mi pasado. Mientras aquel se
abría paso por un mar inquieto, rumbo a
la isla exótica donde prestaría mis
servicios como animador turístico, yo
trataba de abrirme paso por una
imaginación poblada de miedos y
fantasmas.
Había partido en busca del Dorado,
del conocimiento que tanto anhelaba. No
tenía ni idea de lo que hacía responder
sexualmente a las mujeres, pero sí tenía
una cosa clara: si había algo que
pudiese ser aprendido al respecto, yo
iba a hacerlo. Este fue, pues, el primero
de mis numerosos viajes y el inicio de
una larga y excitante aventura. Una
aventura que me llevaría a adquirir la
perspectiva y las ideas que ahora
pretendo compartir contigo.
EL DÍA QUE
EMPECÉ A CREER
EN LOS AVEN: LA
HISTORIA DEL
MELLAO
Estaba a punto de llegar a una
conclusión equivocada.
Había transcurrido ya casi un año
desde que decidí consagrar mi vida al
progreso en este campo. Por supuesto,
había visto ya considerables resultados.
Es más, mi vida, mi relación con las
mujeres, había cambiado por completo.
Pero, al igual que un año atrás había
creído tocar fondo, ahora tenía la
sensación de haber tocado techo.
El verano anterior había trabajado
como animador turístico en Formentera
y creía haber aprendido todo lo que
puede aprenderse sobre cómo atraer al
sexo opuesto. Vestía a la última y estaba
moreno como un zulú. Había esculpido
mi cuerpo, estaba en forma y casi podía
decirse que sabía bailar, aun cuando lo
hiciera sobre un escenario y delante de
cientos de personas. Me depilaba y era
adicto a toda clase de potingues que
mejoraban mi aspecto notablemente.
Usaba lentillas, había cultivado una
mirada letal y trabajado sobre una
sonrisa devastadora, con unos dientes
blancos como las teclas de un piano.
Por si esto fuera poco, ya no me
acordaba del significado de la
vergüenza o del miedo al rechazo.
A diario, trataba con cientos de
seres humanos diferentes de múltiples
nacionalidades. Bromeaba con ellos,
jugaba con ellos, me hacía querer por
ellos. Me tomaba confianzas que no me
habían dado, hasta el punto de
autoinvitarme y sentarme a comer a sus
mesas en el restaurante o de tirarles del
brazo y arrancarlos de sus plácidas
hamacas para que vinieran a jugar
conmigo a la petanca o a los dardos.
Hablasen el idioma que hablasen, no me
cortaba lo más mínimo a la hora de
chapurrearlo, ya fuera en la intimidad
del trato personal o a través de un
micrófono que podía oír todo el hotel.
Poco después de la cena, me vestía
de payaso y secuestraba a los niños de
sus familias. Más tarde, podía estar
presentando y dirigiendo un concurso
ante un numeroso público, o cantando
pésimamente, o interpretando papeles
dementes bajo un disfraz estrambótico
dentro de coreografías musicales que yo
mismo había diseñado. En ocasiones y
para ciertos sketches humorísticos,
dejaba incluso que todo el recinto me
viera en pelotas durante unos segundos.
Dentro del pequeño universo del
hotel, me había convertido en el payaso
y en la estrella. Si alguna vez había
padecido algún tipo de inhibición, ya no
quedaba ni rastro de ella. Y, por más que
abusase de la confianza de la gente,
jamás nadie mostró hacia mí la menor
hostilidad. Era el juguete de todos y
todos me querían. Sencillamente, era
adorable. Y, cualquiera que fuese el
significado de «ser el rey del mambo»,
yo lo estaba viviendo segundo a
segundo.
Por eso digo que había tocado techo.
Las TBs habían dejado de parecer
seres de otra galaxia. Trataba con ellas
de continuo, salía con ellas por las
noches y, a menudo, me acostaba con
ellas en sus habitaciones o en la arena
de la playa. Normalmente, incluso se
hacían cargo de mis consumiciones o me
pagaban la entrada de los lugares a los
que me llevasen.
LOS MAESTROS
ITALIANOS
El verano anterior, cuando había
empezado a trabajar en aquel hotel de
Formentera, solo sentí algo similar a lo
que debe sentir una planta cuando la
arrancan de su parcela de tierra antes de
plantarla en otra.
Me había unido a un equipo de
animación
compuesto
casi
exclusivamente de italianos. Como la
clientela era italiana en su mayoría,
también lo era el equipo de animación.
De un equipo de nueve personas, otra
chica y yo éramos los únicos no
italianos.
Pues bien, dejando de lado
numerosas anécdotas que no vienen al
caso, lo que más me descolocó fue el
descaro y la desenvoltura con que
aquellos italianos parecían manejarse
entre las mujeres. Y, más aún, cómo
estas parecían responder a sus avances.
Por supuesto, aunque entonces no podía
saberlo, me encontraba ante un grupo de
lo que en el mundo de las Artes
Venusianas se conoce por Naturales. Es
decir, ante hombres que, de forma
inconsciente, sabían a la perfección
cómo comunicarse con las mujeres y qué
hacer para que las cosas tomasen un
cariz sexual.
Al principio resultó traumático. Por
un lado, me dolía ver cómo aquellas
TBs se ofrecían completamente a ellos,
mientras yo me limitaba a hacer de
testigo. Por otro, estaba convencido de
que yo jamás podría llegar a echarle el
morro que le echaban ellos. Y, aun
cuando lo hiciese, jamás lograría
obtener la menor reacción positiva por
parte de aquellas diosas atractivas.
Estaba equivocado. Con respecto a
ambas cosas.
TODOS LO LLEVAMOS
DENTRO
Aún puedo revivir los nervios de la
primera vez que probé mi suerte. Había
salido con uno de los animadores
italianos, únicamente con la idea de
hacerle de comodín con una chica que
había conocido ese mismo día.
Con todo, me había puesto dos
sencillos objetivos. El primero era no
salir con nada raro. El segundo, basarme
en lo que hiciera a la hora de actuar.
Vamos, inspirarme en él y seguir sus
pasos. Y ¿sabes qué? La cosa salió
mejor de lo que nunca hubiera podido
imaginar. De hecho, fue terriblemente
simple.
Estábamos tomando un refresco en
una terraza junto al mar. No recuerdo lo
que era, lo único que recuerdo es que
pagaban ellas. También recuerdo que,
antes de que pudiera darme cuenta,
Giuseppe[1] y su Objetivo ya se habían
esfumado por completo. En terminología
Aven, la había aislado y, al hacerlo,
automáticamente también yo lo había
hecho.
Recuerdo que me encontré realmente
incómodo, tanto que sentía que estaba a
punto de echarlo todo a perder con
alguna tontería. Con todo, traté de ser
fuerte y de mantenerme fiel a la promesa
que me había hecho a mí mismo. Me
pregunté qué habría hecho Giuseppe de
estar sentado en mi lugar, y decidí actuar
de manera acorde.
—Me apetece relajarme junto al
mar… ¿Te vienes?
Se lo dije en mi italiano
rudimentario, pero ella accedió. En
realidad, la barrera idiomática no hacía
más que ayudarme todo el tiempo. De
hecho, recuerdo que en un momento
dado nos sentamos sobre unas dunas y
que, cuando ella empezó a hablarme
sobre su vida en Italia, yo apenas
disponía del
suficiente material
lingüístico para estropearlo. Y, cuando
era yo quien le hablaba sobre mí, podía
notar que había algo en la ininteligible
ambigüedad de mis palabras que
definitivamente jugaba en mi favor.
Había observado, además, que Giuseppe
actuaba como si se encontrara realmente
relajado en compañía de las chicas, así
que yo trataba de hacer lo mismo.
En un momento dado, tuve la clara
certeza de que Giuseppe no andaba muy
lejos de donde nos habíamos sentado.
Lo supe porque de repente podía oírlos
a él y a su amiga jadeando. Estaba claro
además que mi compañera, que estaba
sentada en el lado de donde provenían
los sonidos, también los podía oír.
Y ¿qué opciones me quedaban?
Básicamente, podía ignorar el tema y
tratar de seguir manteniendo una
conversación civilizada con aquella
música de fondo. La idea me parecía un
tanto ridícula y grotesca. Algo así como
seguir admitiendo mi propia ineptitud
con las mujeres, pero esta vez con
recochineo.
La siguiente consistía en reconocer
la situación y utilizar aquello como
pretexto para alejarla del lugar. El
problema es que podía ver con toda
claridad a dónde desembocaba dicha
opción. O bien ella aprovechaba la
ocasión para sugerir que volviéramos a
la terraza o a cualquier otro lugar con
gente, o bien nos sentábamos en otro
lugar y sería como volver a empezar.
Para cuando la cosa estuviese lo
bastante madura, la ruidosa parejita ya
habría terminado con lo que estuvieran
haciendo y nos buscarían para regresar
al hotel. Y, aun cuando no lo hicieran, mi
italiana saldría con algo como: «oye,
deben estar preocupados por nosotros,
¿no crees? ¿No te parece que
deberíamos volver?». Entonces, ya no
habría nada que hacer.
La tercera vía era llevar las cosas a
un plano físico y que, si no funcionaba,
siempre podría retomar alguna de las
alternativas anteriores. Decidí que,
aunque esta no fuera la más fácil, sí era
al menos la que más probabilidades de
éxito me ofrecía. Así que me decanté
por pasar a la acción.
Aunque entonces no lo supiera había
empezado, por primera vez en toda mi
vida, a discurrir como un Aven.
—¿Son ellos? —me preguntó mi
italiana con gesto de extrañeza, justo
cuando daba por finalizado mi análisis
de la situación.
—Este lugar es demente… —
contesté, acompañando mi comentario
de una leve carcajada.
—Sí que lo es… —replicó ella, con
un suspiro y riéndose también. Mientras
tanto, yo ya había cubierto parte de su
nuca, cuello y mejilla con la mano. La
miré a los ojos durante unos instantes,
mientras la acariciaba con suavidad.
—Ven
—susurré
con
cierta
autoridad.
Ella obedeció y empezamos a
besarnos. Al cabo de unos minutos,
pasamos nosotros a ser los ruidosos.
Nadie nos interrumpió.
EL NACIMIENTO DE UN
NUEVO ÍDOLO
Pero aquella lejana lección parecía
pertenecer a otra realidad. Un año había
transcurrido y ya no me encontraba en
Formentera, sino en Ibiza. Y como he
apuntado antes, era la leche, me salía.
No solo había ganado una enorme
experiencia en mi trabajo y con las
mujeres. Podía además defenderme en
varias lenguas. Podía hacer cualquier
cosa que se me pidiese hacer, le había
perdido el miedo a casi todo y, además,
estaba en forma.
Muchas
de
aquellas
diosas
intocables con las que antes no me
hubiese atrevido ni a soñar, formaban ya
parte de mi pasado sexual. El que una
mujer me sacase medio palmo o palmo
entero había dejado de suponer un
problema. Si se ponía a tiro, nada
impediría que cayese.
Estaba en Ibiza, el lugar al que
acudían los tíos más ligones del planeta.
Con algunos de ellos, incluso había
compartido habitación. Otros trabajaban
conmigo codo a codo, y por la noche o
en los ratos de ocio me confiaban sus
historias personales. Había aprendido
prácticamente de todos ellos. Como
digo, creía que me quedaba muy poco
por aprender y consideraba casi
imposible
que
alguien
pudiera
superarme. A menos, claro está, que
contase con alguna ventaja sobre mí.
Es decir, para hacerlo mejor que yo,
ese alguien tendría que ser un hijo de
papá. O famoso. O más guapo, más
atlético o más alto. O contar con alguna
habilidad especial, como hacer trucos
de magia, ser un gran bailarín, tocar la
guitarra o tragar fuego. Entre nosotros,
cualquier cosa que lo hiciese parecer
más glamoroso a ojos de las chicas.
De lo contrario, sabía por propia
experiencia que no podría hacerlo mejor
que yo con las mujeres.
Fue entonces cuando conocí al
Mellao.
Lo conocí cuando estaba a punto de
tirar la toalla. No de tirar la toalla
realmente, me explico mal, pero sí de
decidir que mi vida debía tomar un
nuevo rumbo.
En otras palabras, quizá debía
empezar a pensar en hacerme rico. Tal
vez había llegado el momento de
lanzarme a perseguir la fama. O de
aprender a bailar mejor o tomar clases
de guitarra o practicar trucos de magia.
Lo que sí tenía claro es que no iba a
pasar por tragar fuego.
Vamos, que debía emprender un
nuevo camino si quería continuar
creciendo. No sabía cuál sería el
siguiente paso, pero dudaba que tuviese
algo que ver con la seducción. De eso ya
conocía todo lo que pudiera saberse. De
hecho, hacía un tiempo que llevaba
apuntando todos aquellos principios
relativos al éxito con las mujeres,
algunos de los cuales han logrado
sobrevivir y abrirse paso hasta llegar a
este manual que tienes entre manos.
Estaba a punto, pues, de decidir que
había tocado techo en el ámbito de la
seducción cuando mi vida se cruzó con
la del Mellao. Un personaje que
acabaría trastocando completamente mis
esquemas.
EL MELLAO
El Mellao no era más joven que yo.
Tampoco era mucho más alto, ni más
guapo. Que yo supiera, no tocaba ningún
instrumento. Jamás lo vi llevar a cabo
truco de magia alguno ni, desde luego,
tragar fuego. Cuando bailaba, no se
quedaba con la pista y, por lo general,
pasaba bastante desapercibido.
Además, el Mellao no solo no era un
hijo de papá, sino que a éste lo había
dejado en Argelia —de donde provenía
él— con el resto de su familia. Y, sin
familia y por la clase de trabajos basura
que desempeñaba, podía inferirse que
de rico tenía más bien poco.
Podría terminar aquí su descripción
y concluir que el Mellao no contaba con
ventaja alguna sobre la mayoría de
nosotros. Pero hacerlo sería faltar a la
verdad. Pues lo cierto es que, aparte de
carecer de ventajas, cargaba con un
enorme fardo de desventajas.
Por ejemplo, no hablaba bien
ninguna de las lenguas con las que yo me
desenvolvía con soltura. Ni siquiera el
español, que por aquel entonces
chapurreaba como buenamente podía.
Además, debido a su condición de
inmigrante argelino, debía enfrentarse a
toda una avalancha de prejuicios y
clichés que jugaban en su contra.
Problemas
todos
que
jamás
obstaculizarían mi cruzada sexual.
Por último, el hecho añadido de que
le faltasen varias piezas en la dentadura,
circunstancia que dejaba túneles oscuros
en su sonrisa, le había procurado el
apodo de El Mellao en mis diarios. Y,
por si alguien no lo ha notado todavía,
esto tampoco era exactamente una
ventaja.
La cuestión es que, durante meses,
El Mellao había pasado casi
completamente inadvertido a mis
investigaciones. Cuál no sería mi
sorpresa, pues, cuando descubrí que su
éxito con las mujeres no solo era
aceptable, sino que se encontraba a años
luz por encima del mío.
El Mellao poseía, más allá de toda
duda, ese «algo más» que siempre había
estado buscando.
Porque si había algo que tampoco
podía decirse del Mellao era que se le
diesen bien las mujeres o que tuviese
éxito con ellas. No, porque lo cierto es
que la palabra «éxito» se queda corta.
El Mellao arrasaba con ellas. Las
relaciones sexuales se extendían a una
cantidad y calidad de mujeres que jamás
habría creído posibles antes de
conocerlo.
El Mellao parecía encerrar, en una
sola persona, todos los secretos de la
seducción.
MI PRIMER ENCUENTRO
CON EL MELLAO
Sin embargo, la primera vez que
hablé con él, mi impresión fue que se
trataba de un pobre diablo necesitado de
atención. Me parecía tan triste y patético
que casi obtenía un perverso placer en
escucharlo. De algún modo, me hacía
sentirme mejor y me proporcionaba
cierto alivio.
En otras palabras, era bueno saber
que había gente que vivía situaciones
mucho peores a la mía. Gente que
ocupaba un lugar en la escala social
claramente inferior, gente frustrada en
todos los sentidos y sin ninguna clase de
futuro. Gente a la que el único placer
que la vida les había dejado era
fanfarronear sobre éxitos inexistentes
con las mujeres. Ese y el de acariciar la
esperanza de que alguien se tragase sus
alardes.
No era mi caso.
Yo lo escuchaba a causa de este
depravado deleite sobre el que he
hablado. Y, quizás, también un poco por
compasión. A fin de cuentas, era un
animador turístico y me pagaban por
dedicar mi tiempo a fingir amistad,
fingir alegría, fingir atención, fingir que
me era indiferente rodearme de mujeres
explosivas o del viejo borracho de
turno, así como fingir muchas otras
cosas que contribuyesen a alegrar las
vacaciones
a
una
pandilla
periódicamente renovable de turistas.
Por supuesto, el Mellao no me
pagaba con dinero. Era un pobre infeliz
y no hubiese podido hacerlo, pero ¿qué
me costaba a mí fingir un poco de
credulidad para alegrarle el día?
El único peligro es que se aficionase
demasiado a relatarme sus quimeras y
no pudiera quitármelo de encima. Pero
mi tiempo estaba tan solicitado por la
gente que me rodeaba que dicha
posibilidad
no
era
realmente
preocupante.
Dicho de otro modo: creía que vivía
en una realidad relativamente estable
cuya solidez nada, y mucho menos el
Mellao, podría poner en entredicho.
INGRID: LA MUJER QUE
ME ARROJÓ A UNA NUEVA
REALIDAD
Sin embargo, mi Realidad no tardó
en estremecerse. La encargada de
provocar esto fue Ingrid, una austriaca
de belleza deslumbrante de la que me
enamoré en el acto la primera vez que
me sonrió.
Su cara le habría permitido destacar
como elfa en la película de El Señor de
los Anillos. Su cuerpo, por otra parte,
combinaba las curvas y la dureza de una
chica Playboy con la tez clara y suave
que imagino a Blancanieves. Lo más
impactante de todo era el azul de sus
ojos, sus labios y, según pude
comprobar más tarde, sus pechos.
Además, tampoco hablé mucho con
ella, pero las pocas veces que lo hice
me sorprendió su jovialidad, ingenio y
sentido del humor.
Pero no voy a relataros toda la
historia de este desengaño amoroso. A
fin de cuentas, no es el momento ni el
lugar para hacerlo. Os diré solo que,
tras varios días, mucho esfuerzo y
grandes dosis del mejor de mis ingenios,
logré arrastrarla conmigo una noche
hacia la playa.
Junto a la orilla logré besarla y
experimentar el placer de sentir sus
labios comunicándose con los míos en
un código secreto de caricias. Logré
arrebatarle la camiseta, el sostén y sentir
su piel contra la mía en un abrazo. Logré
acariciar su busto desnudo, logré sentir
en mi boca sus pezones encarnados
como pequeños frutos del bosque y…
—Ich kenne nicht[2] —dijo de
repente. Y fueron esas las palabras que,
sin yo saberlo, estaban ya serrando los
andamios y vigas sobre los que se
edificaba mi universo.
Cuando le pregunté cuál era el
problema, me hizo saber que no podía
porque estaba enamorada del Mellao.
También me confesó que, aunque había
accedido a venir a la playa conmigo por
despecho, estaba demasiado implicada
con él emocionalmente como para poder
mantener una relación sexual con
cualquier otro hombre.
UN UNIVERSO EN CRISIS
Ya podía oír los crujidos de ese
universo mío resquebrajándose.
Pues, si en ese momento hubiese
caído un meteorito sobre la arena,
hubiese salido de él un hombrecillo
verde con antenas y se hubiese puesto a
bailar un zapateao al ritmo de sus
propias palmas, puede que no me
hubiera afectado demasiado. Lo que
estaba oyendo ya sonaba bastante a
ciencia ficción. Pero incredulidad no era
todo lo que experimentaba. Aparte de
eso, me sobrevino una punzada de dolor
cualitativamente distinta a todo lo que
había sentido hasta entonces.
¿Ridículo? Entiendo que pueda
parecértelo. Pero lo cierto es que Ingrid
era la mujer a la que más había deseado
en varios meses. Y, en la ya de por sí
desequilibrada vida de un animador,
este tipo de cosas pueden adquirir un
peso extraordinario y terminar jugando
un papel decisivo.
Sea como fuere, me guste o no
confesarlo, aquello tuvo un impacto
sobre mí que recordaré de por vida.
Pero sigamos con la historia…
Esa noche me eché sobre la cama
con el corazón roto, incapaz de dormir o
masturbarme. Algo curioso, puesto que
intenté ambas cosas durante horas.
Por primera vez en mucho tiempo,
me encontraba totalmente extraviado. De
nuevo.
En los días sucesivos, mi primera
reacción fue albergar un resentimiento
indescriptible hacia el Mellao. En
teoría, había madurado lo bastante como
para estar por encima del odio en los
casos en que un rival me arrebataba una
mujer. Sin embargo, en el caso del
Mellao era distinto. Era como si a mi
amor propio le resultase inaceptable que
alguien a
quien había
estado
compadeciendo hubiese sido capaz de
superarme en el Juego de la Atracción.
También intenté despreciar a Ingrid y
ridiculizarla en mi imaginación, pero sin
demasiado éxito.
Ahora me alegro de no haberlo
hecho. Si hubiese insistido en
ridiculizarla por su mal gusto, pronto el
ridículo lo habría hecho yo cuando,
belleza tras belleza, decenas de mujeres
hubiesen desfilado ante mis narices para
confirmar el mal gusto de Ingrid.
LA ACTITUD QUE ME
ABRIÓ LOS OJOS
Pero, como digo, por suerte pronto
abandoné esta actitud pueril. Empecé
entonces a comprender que toda mi
reacción había sido un claro síntoma de
inmadurez. Bien analizado, el hecho de
que el Mellao lo tuviese todo en su
contra y aun así me eclipsase no lo hacía
peor, sino mejor. No lo hacía más
odioso, sino más admirable.
Y, a fin de cuentas, ¿qué estaba yo
haciendo allí? ¿A qué había ido a
aquella isla? ¿No había ido a aprender
de los mejores?
Quizás ahora el maestro indiscutible
se había puesto él solito ante mis
narices. Y a mí no se me ocurría nada
mejor que desperdiciar la oportunidad y
el privilegio con una rabieta de crío
malcriado.
Debía, por tanto, recuperar la
frialdad. Y, ante todo, me urgía desvelar
la verdad. Descubrir si el Mellao era
ese maestro que durante tanto tiempo
había estado buscando.
¿Eran, pues, ciertas todas sus
fabulas? ¿Podía un fanfarrón de la peor
especie
como
él
ser
amado
apasionadamente por bellezas que quitan
el aliento? ¿Podía ser cierto que vivía
día a día fantasías sexuales sobre las
que la mayoría de los hombres no se
atrevían ni a fantasear?
En cualquier caso, se trataba de algo
que averiguaría pronto.
Empecé a prestar especial atención a
este personaje y no tardé en descubrir
que la verdad había estado presente
delante de mis ojos todo el tiempo.
Simplemente, como tantos otros, no
había sabido o querido verla.
EL IMPACTO DE UN GRAN
MAESTRO
Ahora que la aventura de la playa
me había abierto los sentidos, me resultó
fácil conocer y hablar con muchas de las
mujeres, a cuál más atractiva, que
habían
compartido
experiencias
sexuales con él. Todas suspiraban por el
Mellao y se lamentaban de que este no
les dedicase un poco más de tiempo y
atención.
Las había que volvían de sus países
y reservaban habitaciones en nuestro
hotel solo para verlo. Las había, incluso,
que intentaban conseguir trabajo en el
hotel.
De hecho, si el Mellao había pecado
de algo, era de modesto. Su éxito real
sobrepasaba sus historias. Y, desde
luego, se encontraba muy por encima de
lo que yo había considerado concebible
en el pasado.
Como es de esperar, algunas de mis
sucesivas conquistas habían estado ya
con él. Con el tiempo, aprendí a
neutralizar esto y volverlo en mi favor.
Llegué hasta el punto de acribillarlas a
preguntas sobre él. Por fin, había
logrado dejar el ego a un lado y
centrarme únicamente en aprender.
Pronto, mi índice de éxito aumentó
explosivamente. A veces, incluso por
encima del de aquellos tíos con
«ventajas». En cuanto al Mellao, me
dediqué a cultivar con él una bella
amistad a lo largo del verano y a
exprimirlo tanto como me resultaba
posible. Esto no fue en absoluto difícil,
ya que él disfrutaba compartiendo su
filosofía sobre la seducción.
Lo irónico era que decenas de
chicos habían tenido antes la
oportunidad de hacerlo y de beneficiarse
como yo de sus conocimientos. Sin
embargo, ellos habían preferido
permanecer en el orgullo de su
ignorancia y no ver la realidad. Yo, por
el contrario, me beneficiaba más y más
de su compañía. Llegó el momento,
incluso, en que había aprendido lo
suficiente del Mellao como para darle
más de una sorpresa en alguna ocasión
que otra, aunque por lo general él seguía
superándome.
Lo importante es que aquel fue, a
pesar de lo duro del trabajo, un verano
inolvidable. Un verano que, como
podéis ver, terminaría por marcar el
resto de mi vida.
Si no hubiese sido por el Mellao[3],
puede que nunca hubiese encontrado la
motivación necesaria para profundizar
en el estudio de esta disciplina hasta el
grado en que lo he hecho.
EL PRINCIPIO DE UN
NUEVO RUMBO
Como digo, el Mellao me hizo creer
en algo más. Y, si bien un año y pico
atrás mi única meta había sido la de
cambiar mi vida y mi relación con las
mujeres, fue a raíz de su amistad que una
nueva posibilidad empezó a perfilarse
sobre el horizonte.
Había muchos hombres que gozaban
de un gran éxito con las mujeres. Lo que
quizás escaseara un poco más eran
hombres capaces de entender los
principios de su éxito. Hombres capaces
de llevar la síntesis de su atractivo hasta
sus componentes más básicos y de dar
con la fórmula magistral que permitiese
a otros hombres servirse de ella para
alcanzar resultados similares.
Hacía falta esa fórmula, esa pócima
mágica capaz de hacer de la seducción
una materia tan asimilable como
cualquier otra.
Desde que me separé del Mellao, yo
no he dejado de perseguirla. Hiciera lo
que hiciera, me encontrase donde me
encontrase, se convirtió en mi principal
obsesión. Una obsesión que me ha
acompañado desde entonces. Una
obsesión que me ha llevado a seguir
buscando, a prolongar mi investigación
y a descubrir realidades que no creía
que existían.
Entre ellas, quizá la más importante
haya sido dar con otros hombres que —
algunos antes, otros después y otros
simultáneamente— han consagrado parte
de sus vidas a buscar y perseguir lo
mismo que yo.
Te hablo, querido amigo, de lo que
en el mundo de las Artes Venusianas se
conoce por La Comunidad Aven[4].
LA COMUNIDAD AVEN
La Comunidad Aven es otra de las
razones de que este libro exista, tal y
como lo ves en el ejemplar que tienes
entre tus manos[5].
La razón es simple.
Ciertamente, yo ya había llevado a
cabo importantes descubrimientos sobre
el juego de la seducción por mi cuenta.
Lo había hecho tanto gracias a mis
propias experiencias como a la
investigación
de
individuos
excepcionales a los que he tenido el
honor de conocer personalmente.
Sin embargo, me encontraba solo en
esto, y estaba intentando edificar una
nueva ciencia desde cero. O eso creía.
Cuando entré en contacto por vez
primera con la Comunidad Aven, sentí
algo parecido a lo que debieron sentir
los nativos americanos cuando entraron
en contacto por vez primera con una
civilización tan avanzada como la
europea. O lo que sentiría la humanidad
en su conjunto si, de repente, lograse
comunicarse con una cultura alienígena
que se encontrase en un estado de
desarrollo muy superior al nuestro.
Una vez los encontré, carecía de
sentido seguir trabajando en solitario.
¿Qué razón había para seguir
descubriendo la rueda cuando ellos ya
cooperaban en la construcción de
máquinas de vapor? Pues, el tiempo que
yo había pasado trabajando en solitario,
ellos lo habían dedicado a colaborar
dentro de un gigantesco equipo. De
hecho, los tentáculos de la comunidad se
estaban extendiendo rápidamente, hasta
alcanzar prácticamente todos los
rincones civilizados del mundo.
La única razón por la que, en un
principio, la gente de algunos países
como el nuestro se había quedado fuera,
era porque no éramos anglófonos. Es
por ello —y porque el conocimiento se
compartía a través de Internet,
herramienta a la que apenas tenía acceso
durante mi época de animador— que yo
descubrí la Comunidad Aven más tarde
de lo que hubiera deseado.
SEX CODE, EL MANUAL
DEFINITIVO
Lo que yo hice fue similar a tratar de
construir un automóvil en la edad media
y encontrarse, de repente, con que en
otros reinos están utilizando tecnología
occidental del siglo XXI para hacerlo.
Sin
embargo,
aunque
mi
descubrimiento de la Comunidad Aven
llegó demasiado tarde como para
cambiar mi vida, pues ya lo había hecho,
llegó lo suficientemente temprano como
para influir profundamente en el enfoque
y material de mi obra.
Por ello, si antes me hubiese gustado
presentarla como una rareza insólita
capaz, no obstante, de cambiar tu vida
con las mujeres, ahora debo presentarla
de otro modo. Debo presentarla como un
científico más de la comunidad de
científicos que se dedican al estudio de
esta disciplina.
Y, como ocurre en todas las
comunidades de científicos, en algunos
casos mostraré un acuerdo rotundo con
algunas de las teorías y principios más
en boga. En otros, en cambio, discreparé
con ellos y defenderé mis propias
teorías. Si bien, en la mayoría de los
casos, me limitaré a estructurar todo el
conocimiento de que dispongo —ya
provenga de la Comunidad, ya de mis
propios hallazgos— y a ofrecértelo a ti,
querido lector, del modo en que piense
que más puede beneficiarte.
Así, muchos de los principios que
aprenderás en este manual están
inspirados en las enseñanzas de Bastian,
a quien cariñosamente hemos llamado el
Mellao. Otros son producto de mi
propia experiencia y reflexión o de la de
otros Aven que se han dado a conocer en
la comunidad.
Pero si hay algo en lo que creo que
tanto Bastian, como los otros Aven,
como yo, estaríamos de acuerdo, es
esto: lo que vas a aprender es pura
dinamita. No es solo que funcione, o que
pueda cambiar tu vida. Simplemente, se
trata de una auténtica revolución, de
todo un bombardeo de conocimientos
sobre el arte de atraer y seducir como,
con toda probabilidad, no hayas soñado
que pueda existir siquiera.
Es por ello, querido amigo, que Sex
Code es el manual definitivo. En el
momento en que escribo estas líneas,
puedo decirte que hay muy pocas obras
que condensen tanto conocimiento en un
solo volumen. Y, desde luego, no hay
una sola en español que no se encuentre
a años luz de la que tienes entre manos.
De hecho, esta es la peculiaridad
fundamental de Sex Code: su riqueza.
LA PECULIARIDAD DE SEX
CODE, SU RIQUEZA
Ten presente que hasta ahora no has
visto nada igual. Con este libro, nace un
nuevo género. Razón por la que, las
referencias con que cuentas hasta ahora,
no te servirán.
Es por ello que te recomiendo que lo
abordes con una actitud completamente
nueva. Te lo digo con toda sinceridad.
Para entenderlo, trata de imaginarte
lo siguiente:
Supón que eres un hombre de alguna
tribu primitiva que aún no ha
descubierto el fuego. En tal caso, si
alguien tratara de ofrecértelo y
explicarte en qué consisten sus
principios, ¿cómo te sentirías? Ahora
bien, si fueses el mismo hombre
primitivo y alguien, en lugar de ofrecerte
el fuego, te ofreciese y explicase la
pólvora, ¿cuál sería tu reacción? ¿Y si
en lugar de con la pólvora lo hiciese con
la electricidad? ¿Y qué me dices si,
prescindiendo
de
ello,
pasase
directamente a ofrecerte la tecnología
digital, aun cuando no conocieses nada
de lo citado anteriormente?
Pues bien, querido lector, el hombre
medio se encuentra en la misma
situación que el nativo de aquella tribu,
al menos en lo que respecta a la
atracción. Y lo que yo quiero ofrecerte
se encuentra un tanto adelantado para su
tiempo.
CÓMO SERVIRTE DEL
MANUAL
Sex Code no es un manual sobre el
éxito con las mujeres. Es la Biblia del
Éxito con las mujeres.
Y, si no estás familiarizado con estos
temas, es imposible que lo asimiles todo
de una sola leída.
Por ello, trata de digerir bien todo lo
que
aprendas.
Estúdialo
con
detenimiento. Y no te sorprendas si, tras
leer, subrayar y estudiar el libro varias
veces, este empieza a adquirir
significados y matices diferentes.
Pues, aunque llegue a parecerte que
se comporta como si estuviera vivo, lo
cierto es que no lo está. Sin embargo, tú
sí lo estarás por lo que, a medida que
vayas alcanzando niveles superiores de
conocimiento, empezarás a descubrir y
ver en él ideas y perspectivas que antes
no veías.
Y esto, de nuevo, también te lo digo
con toda seriedad.
Así que, ya lo sabes. Trata este libro
con el respeto que merece, porque
encierra años del conocimiento y
experiencia de los mayores expertos del
mundo en la materia. Si lo haces, puede
llevarte muy lejos.
DOS CONSEJOS
CRUCIALES PARA
ESTUDIAR EL MANUAL
Dicho lo dicho, si tuviese que
reducir todos los consejos que puedo
darte sobre cómo sacar mayor partido a
este manual, sólo a dos, estos serían los
siguientes.
1. ESTUDIA EL ÍNDICE
2. ESTUDIA EL GLOSARIO
Es el primer gran truco de Sex Code.
Una vez leído, estudia el índice.
En serio, vuelve al índice una y otra
vez, pues es un esquema de la obra y de
su lógica.
Hazte fotocopias de él y estudia de
él. Usa el resto del libro solo para
repasar los puntos y conceptos que no te
hayan quedado claros. De hecho, solo
estudiando el índice puedes llegar muy
lejos en tu aprendizaje.
El segundo gran truco de Sex Code
viene ahora. Desde el principio, haz
también constante uso del glosario. En él
están las palabras que definen la
filosofía y la ciencia del Aven. Recuerda
que, si entiendes y conoces los
conceptos de un Aven, puedes pensar
como un Aven. Y, si piensas como un
Aven, puedes empezar a actuar como un
Aven.
En cualquier caso, haz buen uso del
conocimiento que te brindo. Y prepárate
para cambiar, de una vez por todas, tu
relación con las mujeres.
¿QUÉ NOS ATRAE Y
POR QUÉ?
La industria las usa para anunciar
sus productos, los negocios las prefieren
en sus mostradores y, algunas de ellas,
hasta comercian directamente con sus
cuerpos. Cuando pensamos en cualquier
hombre con fama o poder, nos cuesta
imaginarlo sin una de ellas a su lado.
Afrontémoslo. Las tías buenas están
ahí. Y, lo queramos o no, ejercen un gran
poder sobre nosotros.
Mujeres como Mónica Bellucci,
Leticia Casta o Angelina Jolie son
capaces
de
despertar
atracción
instantáneamente en miles de millones
de hombres de sustratos, gustos y
culturas diferentes. Y aun cuando
ninguna de las mujeres citadas sea «tu
tipo», apuesto a que si cualquiera de
ellas
estuviese
ahora
mismo
dondequiera que te encuentres, se
acercase a ti lentamente y te pasase el
dedo por el cuello mientras te mira
intensamente a los ojos con los suyos
brillando de deseo… apuesto, entonces,
a que en tu organismo se produciría un
súbito cambio fisiológico.
¿Qué sentirías si, en cambio, hiciera
lo mismo esa sesentona con sobrepeso y
vello facial con la que te cruzas a
diario? Con toda seguridad, algo
completamente distinto. ¿La razón? No
es una tía buena.
Ahora bien, ¿te has planteado alguna
vez qué es una tía buena exactamente?
¿Quién lo decide? ¿Cómo es posible que
exista un acuerdo tan generalizado sobre
ellas? ¿Y por qué provocan tales
reacciones en nosotros?
La respuesta que yo he encontrado a
todas estas preguntas es bastante simple.
Las TBs[6], simplemente, accionan una
serie de interruptores en nosotros
encargados de activar el mecanismo de
atracción.
LA ATRACCIÓN NO SE
ELIGE
Parece evidente, pues, que por lo
general nuestra voluntad consciente
juega un papel más bien escaso a la hora
de decidir qué nos atrae y por qué. Por
el contrario, todo apunta a que es
precisamente esta mente consciente la
que inventa razones para justificar
aquello que una parte mucho más antigua
y profunda de nosotros ha decidido sin
apenas consultarnos.
Cuando ves a una de estas TBs, tu
reacción es instantánea e inconsciente.
Las razones por las que experimentas
ese súbito interés vendrán luego.
Porque, en un primer momento, lo único
que sabes es que ya la estás mirando sin
haberlo decidido. Algo en ella ha
accionado varios interruptores en tu
interior y, antes siquiera de que puedas
darte cuenta de ello, ya te sientes
atraído.
En definitiva, la atracción nos viene
impuesta por factores que están fuera de
nuestro control. Por supuesto, podemos
luchar contra ella. Pero esa lucha, ¿no
hace aun más evidente que nos
encontramos frente a algo que no hemos
elegido?
Podemos entonces afirmar que la
atracción no es una elección. Al menos
no lo es en el caso de los hombres. Pero,
¿qué ocurre con las mujeres? ¿Son ellas
diferentes?
LA ATRACCIÓN FEMENINA
ES MÁS COMPLEJA
El caso femenino se antoja a primera
vista mucho más complejo. Aunque es
cierto que las mujeres parecen atraídas
hasta cierto punto por la belleza física
masculina, esta deja muchas preguntas
sin respuesta.
Por ejemplo, ¿cómo es posible que
algunos hombres de avanzada edad se
acuesten con mujeres jóvenes y
atractivas que rechazarían sin dudarlo a
otros con menos años y mejores rasgos?
¿Qué es lo que hace que una gran
estrella musical pueda acostarse con
miles de sus fans sin apenas
proponérselo aun cuando se aleje mucho
del estereotipo de belleza masculino?
Aunque sea de vista, todos
conocemos hombres más bien poco
agraciados que mantienen relaciones
sexuales con mujeres que quitan el
aliento. Puede, incluso, que como yo
hayas conocido individuos especiales.
Hombres que, pese a tenerlo TODO en
su contra, no dejan de acostarse con
TBs.
Si, como en mi caso particular, te ha
ocurrido además que en diversas épocas
de tu vida has sido mucho más capaz que
en otras de atraer a las mujeres aun
cuando tu físico apenas haya cambiado,
puede que estés buscando respuestas.
Las hayas encontrado o no, una cosa
está clara.
En tanto que un cierto grado de
belleza o atractivo físico parece bastar a
las mujeres para despertar atracción en
la mayoría de los hombres, responder a
qué atrae a las mujeres no parece tan
sencillo.
¿Qué es, pues, lo que atrae a las
mujeres? Y, aunque nosotros no
podamos elegirlo, ¿lo hacen ellas?
LA RESPUESTA
ESTÁ EN LA
EVOLUCIÓN
Si crees que Darwin no tiene nada
que ver con una vida sexual plena, es
hora de que revises tus ideas.
Por sorprendente que te pueda
parecer yo creo que, en última instancia,
aquello responsable de que las mujeres
que he mencionado antes nos exciten
sexualmente no hay que buscarlo más
allá de nuestros genes. Y estos son como
son por razones puramente evolutivas.
Como es lógico, no quiero llenarte
la cabeza de teorías científicas. La
misión que tengo es otra. Mi principal
propósito es ayudarte a que aumentes tu
éxito con las mujeres para que puedas
sentirte plenamente realizado como
hombre. Y eso es, precisamente, lo que
con toda probabilidad has venido a
buscar en estas páginas.
Sin embargo, me parece que el que
cuentes con algunas nociones y
conceptos claros es fundamental para
que puedas comprender qué es la
atracción y cómo funciona. Sin ellos, te
resultaría demasiado fácil extraviarte en
el camino.
Con este fin, te ofreceré primero una
breve explicación sobre la finalidad
biológica del ser humano e, incluso,
sobre aquella a que parece apuntar la
vida misma. Así, te resultará más fácil
entender el papel que juega la atracción
en todo ello.
LA PRIMERA FORMA DE
SELECCIÓN NATURAL
Según Richard Dawkins[7], en el
principio solo había simplicidad.
Tras la gran explosión que dio
origen al universo, este empezó a verse
paulatinamente poblado de cosas
estables. Por «cosa estable» entendemos
una colección de átomos que es lo
bastante permanente o común como para
merecer un nombre.
Esto no tiene nada de sorprendente
si pensamos en el comportamiento de
los átomos. Cuando los átomos se topan
con otros átomos, estos tienden a
asociarse en reacciones químicas dando
lugar a las moléculas, las cuales pueden
ser más o menos estables. Por
definición, las inestables ocurrirían con
menos frecuencia o, cuando no lo
hiciesen, durarían menos que las
estables.
Era, pues, de esperar que con el
tiempo el universo se fuese viendo más
y más poblado de cosas estables. Esto
era así hasta el punto de que, en lugares
de superficie y número de átomos
limitados como la Tierra, pronto
pudiéramos hablar de Supervivencia de
lo Estable. Esa fue, pues, la primera
forma de selección natural que tuvo
lugar[8].
EL PRIMER REPLICANTE
En un momento dado de la
«Verdadera Historia Universal», ocurrió
algo que cambiaría el aspecto de la
Tierra para siempre. De entre las
numerosas reacciones químicas que
tenían lugar en ella, casualmente surgió
una que tenía la propiedad de crear
copias de sí misma. Dawkins la llama
«el Replicante».
Esta
molécula
probablemente
aprovechaba
algunas
clases
de
moléculas de las que tenía a su
alrededor, utilizándolas como materia
prima a la hora de replicarse. Si
supones que esta molécula pronto
llegaría a ser más y más común gracias a
su
capacidad
para
replicarse
aprovechando el abundante material que
la rodeaba, supones bien.
NUEVOS REPLICANTES
Otra consecuencia del fenómeno es
que, en el proceso de copia, a veces
ocurrían errores. La mayoría eran
insignificantes. Sin embargo, al darse
algunos de estos errores sobre copias
erróneas de copias erróneas de copias
erróneas de copias erróneas de copias
erróneas…, en tales casos dichos
errores se hacían acumulativos. Este
error acumulado daba lugar a moléculas
totalmente distintas a la original[9].
A menudo, las moléculas a que
daban lugar tales fallos acumulados no
eran aptas para sacar partido de su
entorno o ni siquiera podían replicarse,
por lo que no prosperaban. En algunos
casos excepcionales, sin embargo, la
cadena de errores daba lugar
accidentalmente a una molécula que no
solo podía replicarse, sino que además
contaba con alguna ventaja adicional
sobre el Replicante original. Quizás lo
hacían más rápido y consumiendo menos
energía. O tal vez más a menudo y
aprovechando mejor los recursos de su
entorno. Con el tiempo esto daría lugar a
que —válgame la expresión— «los
errores
más
acertados»
fuesen
superando en número a los Replicantes
originales y sustituyéndolos. Pronto nos
encontraríamos frente a un panorama en
el que diferentes tipos de Replicantes se
viesen envueltos en una especie de
competencia ciega e inconsciente en su
carrera por producir copias de sí
mismos.
EL ORIGEN DE LA VIDA
A medida que los Replicantes y sus
distintos tipos se fueron haciendo más
abundantes, las moléculas que estos
utilizaban como «ladrillos» de sus
copias, se fueron haciendo más escasas.
Aquellos peor preparados no podrían
prosperar frente a otros con mejor
equipamiento o capaces incluso de
utilizar las moléculas de los primeros
como «ladrillos» de sus copias.
Así es como una nueva forma de
selección natural se impuso, en la que la
regla era clara: la supervivencia del más
apto.
Nuevos Replicantes surgirían, cada
vez mejor armados y equipados para
sacar partido del entorno y de otros
Replicantes. Necesariamente, muchos
modelos un tiempo exitosos dejarían de
serlo a medida que otros mejor
adaptados apareciesen, dejando a
aquellos obsoletos y eliminándolos
directa o indirectamente. Pronto los
Replicantes se servirían incluso de
complicados artefactos diseñados y
programados por ellos mismos. Por
simplificar, identificaremos dichas
máquinas de supervivencia con las
primeras formas de vida.
La selección natural había dado
lugar a la evolución tal como hoy la
conocemos. Y esta era, por definición,
imparable.
ROBOTS AL SERVICIO DE
LOS GENES[10]
Habría tiempo en abundancia para la
mejora.
¿Qué
extraños
e
insólitos
dispositivos de autopreservación no
traería consigo cada nuevo milenio? Al
cabo de cuatro mil millones de años,
¿cuál ha sido la suerte de los antiguos
Replicantes? No han muerto, porque son
maestros en las artes de la
supervivencia.
Pero no los busques flotando
desperdigados en el océano. Hace
mucho que renunciaron a esa forma de
libertad heroica. Ahora se apiñan en
vastas colonias, a salvo en el interior de
robots gigantescos y obedientes,
aislados
del
mundo
exterior,
comunicándose con este por tortuosas
vías indirectas, manipulándolo por
control remoto.
Están en ti y en mí. Nos crearon,
cuerpo y mente; y su preservación es el
único fin de nuestra existencia. Han
hecho un largo camino, estos
Replicantes. Ahora se les conoce con el
nombre de genes, y nosotros somos sus
máquinas de supervivencia.
LA FINALIDAD DE LA VIDA:
SOBREVIVIR Y
REPLICARSE
Los antiguos Replicantes son los
responsables de la vida. En sus
múltiples formas, esta solo existe para
servirles a ellos. Y ellos, como hemos
visto, tienen una única misión:
sobrevivir y replicarse. Aun cuando nos
consideremos totalmente libres e
independientes, no hay que olvidar que
tanto nuestros cuerpos como nuestros
cerebros
están
diseñados
para
maximizar la probabilidad de que estos
Replicantes puedan realizar numerosas
copias de sí mismos y perpetuar así su
existencia a lo largo del tiempo.
No nos controlan directamente del
modo en que un piloto controla a su
vehículo, sino como un grupo de
ingenieros programadores controlarían a
un robot que ha sido enviado a otro
planeta. Este podría aprender y actuar
con cierta independencia de criterio,
pero siempre fiel a los designios de sus
programadores.
Es
decir,
no
controlarían directamente sus acciones,
pero sí su «política de acción»[11].
Pues bien, eso es exactamente lo que
han hecho los genes con los seres vivos.
Nos han diseñado y programado, con
instrucciones más o menos específicas
en función de la clase de máquina
biológica de que se trate. Pero siempre
con la clara misión de convertirnos en
robots de replicación y supervivencia
trabajando a su servicio[12].
EL CRUZAMIENTO
GENÉTICO
Al igual que un buen futbolista
trataría de escapar de un mal equipo que
limita su potencial y le impide ganar
tanto como lo haría en otro equipo, los
genes necesitan combinarse con otros
genes para aumentar su probabilidad de
éxito. En algunos casos, encontrarán
malos equipos que les servirán de
escasa ayuda en su misión; en otros, dar
con los compañeros adecuados supondrá
auténticos golpes de suerte.
Como ocurre con la mayoría de las
especies, en la nuestra el cruzamiento
genético tiene lugar cuando quiera que
nos reproducimos. Cada vez que un
óvulo se ve fecundado por un
espermatozoide, los genes de una
persona se barajan con los de su pareja.
Así es como se producen «nuevas
alineaciones», ya sean perjudiciales o
beneficiosas para un gen concreto.
Como es lógico, el que un gran
número de dichas reagrupaciones se
produzca, suele redundar en beneficio
de los genes. A fin de cuentas, las malas
alineaciones tienden a desaparecer. Las
buenas, tienden a perpetuarse y podrán
dar
lugar
a
incluso
mejores
combinaciones en el futuro. Cuantas más
de estas reagrupaciones se produzcan,
más probabilidades habrá de que
algunas de ellas resulten excelentes.
LA ATRACCIÓN COMO
HERRAMIENTA DE LOS
GENES
Bajo esta nueva perspectiva, no nos
sorprende ya que la atracción exista y
que esta no se elija. A fin de cuentas, no
se trata más que de parte del programa
con el que somos arrojados a la
existencia.
Aunque parte de la atracción puede
educarse culturalmente y a través de
otros factores, gran parte de sus
mecanismos están «instalados» en
nosotros por defecto. Utilizando una
nueva analogía, podríamos decir que
«vienen de serie». La finalidad de
dichos mecanismos es, ante todo,
salvaguardar la supervivencia y una
replicación mínima de los genes.
Pero la atracción y sus mecanismos
también obedecen a objetivos más
ambiciosos[13]. Uno de ellos es sacar el
mayor partido del cruzamiento genético,
ayudando a los genes particulares de un
cuerpo a obtener el máximo número
posible de «excelentes» alineaciones.
Por simplificar, podríamos decir que
el objetivo último de los genes es
obtener el mayor número posible de
copias. Algo que, a su vez, solo se logra
obteniendo el mayor número posible de
buenas alineaciones.
Como pronto veremos, dicho
objetivo se consigue por caminos
distintos en el caso del hombre y aquel
de la mujer, dando lugar a estrategias
reproductivas diferentes.
LA ATRACCIÓN ES
SELECTIVA
Si el único objetivo de la atracción
fuese promover el sexo, hombres y
mujeres sentirían ganas de acostarse
unos con otros indiscriminadamente. Esa
señora gorda y con arrugas que atravesó
el umbral de la menopausia hace ya
tiempo te «pondría» lo mismo que
aquella veinteañera con la que te cruzas
a diario y que ha pasado a formar parte
de tus fantasías.
Si, en cambio, su único objetivo
fuese promover la procreación tanto
como sea posible, seguramente esa
señora menopáusica no te «pondría»
tanto como tu vecinita o compañera,
porque algo en ti sentiría que no es tan
fértil como esta y, por lo tanto, no tan
apta para la procreación. Tampoco lo
harían otras que no están «tan buenas» o
son «más feas» porque, de nuevo, algo
en ti interpreta dichos rasgos como
menos aptos para la procreación y la
maternidad[14].
O
incluso
como
enfermizos o peligrosos, poniéndolos en
directo conflicto con tu programa de
supervivencia. Dicho sea de paso, que
el objetivo de la atracción consista en
hacernos procrear con mujeres sanas y
fértiles, parece en sintonía con el
objetivo de los genes de «obtener el
mayor número de buenas alineaciones
posibles» que hemos mencionado en el
apartado anterior.
Vaya, ¿dices que esta descripción
cuadra con cómo funciona, por encima,
tu propio mecanismo de atracción? Pues
bien, no me sorprende.
LA MUJER NOS CONFUNDE
DE NUEVO
Sin embargo, puede que la
descripción anterior no haga justicia a
cómo funciona la atracción en la
mayoría de las mujeres.
Si así fuese, ¿no querrían ellas
acostarse con cualquier hombre fértil y
sano? Y, ¿no antepondrían los de aspecto
más joven, en forma y saludable a todos
los demás?
Si así fuese, cualquier hombre
medianamente apuesto, joven y sano, lo
tendría mucho más fácil de lo que en
realidad lo tiene para acostarse con
TBs. Como bien sabes, este no es el
caso.
Por ello, podemos decir, que al
menos en su caso, su mecanismo de
atracción no está programado para
«promover al máximo la procreación»,
como sí parece hacerlo en el caso del
hombre.
La mujer nos desconcierta de nuevo.
Parecemos estar como al principio.
Ahora bien, ¿no avanzaríamos más si
nos preguntásemos cómo pueden
beneficiar más a sus genes el hombre y
la mujer de forma separada? ¿Y si su
mejor estrategia reproductiva posible
fuese diferente?
Presta
atención,
porque
esa
precisamente parece ser la clave.
HOMBRE Y MUJER:
ESTRATEGIAS
REPRODUCTIVAS
OPUESTAS
Supongamos que[15], como hemos
dicho no hace mucho, el verdadero
objetivo de la atracción que siente un
cuerpo fuese «garantizar el mayor
número
posible
de
excelentes
alineaciones de sus genes en el presente
y en el futuro[16]».
En el caso del hombre parece claro
que un índice elevado de promiscuidad
le ayuda a ello. A fin de cuentas, si
rellenas más cupones tienes más
probabilidades de ganar. Si el coste de
rellenar un cupón es relativamente bajo
y sus posibles beneficios muy altos, está
claro que compensa rellenar tantos
cupones como sea posible.
En la práctica de un hombre, esto se
traduciría en acostarse con tantas
mujeres jóvenes, de aspecto fértil y sano
como fuera posible. A fin de cuentas, es
poco probable que una mujer de aspecto
sano te contagie una enfermedad y ponga
en peligro tu supervivencia. Por otra
parte, el gasto de tiempo y energía
parece desdeñable en comparación con
las increíbles recompensas que esperan
a sus genes por lograr dicha meta.
Por cierto, esto no parece alejado de
lo que, al menos, desearía hacer la
mayor parte de los hombres. Se trata,
incluso, de un principio que refleja muy
bien el comportamiento de un
extensísimo número de mamíferos
macho.
Ahora bien, ¿qué ocurriría si en el
caso de la mujer el coste de rellenar un
cupón fuese mayor? ¿Y qué ocurriría si
fuese exponencialmente mayor? ¿Y si,
además, el premio no fuese tan grande?
¿QUÉ SE JUEGA LA MUJER
CON EL SEXO?
Sabemos que un comportamiento
altamente promiscuo interesa a los genes
del hombre dado el relativo bajo coste
que el sexo tiene para ellos. Ahora bien,
los genes de una mujer, ¿qué invierten en
una relación sexual?
No hace falta pensar mucho para
darse cuenta de que, en el pasado, cada
vez que una mujer copulaba con un
hombre se estaba jugando muchas cosas.
Si ella quedaba encinta, la inversión de
tiempo y energía serían mucho mayores,
al igual que el riesgo que todo el
proceso
supondría
para
su
supervivencia. Por lo pronto, le
esperaba un año de total incapacidad
reproductiva gracias al embarazo.
También le aguardaban varios años en
los que el cuidado de un niño la harían
más débil y dependiente que otras
mujeres. Además, su salud se iba a ver
en serio peligro con todas las
complicaciones que pueden conllevar
parto y embarazo.
En otras palabras, cada vez que una
mujer copulaba con otro hombre se
estaba jugando un valioso cartucho de
juventud y fertilidad, que podía acabar
desperdiciando.
Y eso en el mejor de los casos. En el
peor, se jugaba la vida.
¿QUÉ GANA LA MUJER
CON EL SEXO
INDISCRIMINADO?
La promiscuidad no solo interesaba
a los genes del hombre por el bajo coste
que esta suponía para ellos. También lo
hacía por las altas recompensas que
extraían de ella. En otras palabras, si un
hombre era capaz de aparearse con
cientos de mujeres en un año, podía
tener cientos de descendientes al
siguiente. De tantas alineaciones de
genes resultantes, está claro que muchas
iban a resultar excelentes. El beneficio,
pues, para sus genes no podía ser mayor.
Los genes de la mujer, por otra
parte, ¿qué podían esperar del sexo? Lo
más que podían esperar era un hijo por
año y solo durante unos treinta y cinco
años, como máximo, de fertilidad. Y
esto,
como
sabemos,
es
una
exageración[17].
En la práctica, cualquier mujer con
un número superior a cinco hijos podía
darse más que por satisfecha[18].
La conclusión es clara. Donde el
hombre medio puede ser padre potencial
de miles de descendientes a lo largo de
una prolongada fertilidad[19], la mujer no
puede aspirar a tener más de treinta y
cinco.
LA MUJER PROMISCUA NO
SIRVE BIEN A SUS GENES
Como hemos visto, el riesgo del
sexo indiscriminado es más alto en la
mujer que en el hombre. Y sus
recompensas potenciales, mucho más
reducidas[20].
Un equipo de genes que programase
al cuerpo de la mujer en que residen
para practicar sexo indiscriminado, se
estaría exponiendo a muchas cosas. Por
un lado, se estaría exponiendo a realizar
malas alineaciones con genes de
hombres pobremente cualificados, las
cuales obstaculizarían alineaciones
mejores. Otro riesgo sería que el
hombre abandonase a la mujer a su
suerte con un niño, debiendo afrontar
todos los problemas que esto generaría
para ella y su descendencia. Además,
con cada embarazo, la mujer corre el
peligro de morir.
Por ello, una mujer que en el pasado
hiciese un uso negligente de los escasos
«cartuchos de procreación» que le ha
proporcionado la naturaleza no estaría
dando las mejores oportunidades a sus
genes. En otras palabras, no estaría
garantizando a sus genes «el mayor
número
posible
de
excelentes
alineaciones», ni en el presente ni en el
futuro. Al menos, no lo estaría haciendo
tan bien como otra que sacase más
partido de su escasa y valiosa capacidad
reproductiva, maximizando las posibles
ganancias y minimizando los posibles
riesgos de cada relación sexual.
Y, cuando se trata de selección
natural, no hacerlo tan bien como
alguien ya sabemos en lo que
desemboca. Generalmente en que, con el
tiempo, ese alguien acabe ocupando tu
lugar.
LA MUJER SELECTIVA SE
IMPUSO EN LA
EVOLUCIÓN
Aun cuando en el pasado haya
habido máquinas de replicación y
supervivencia femeninas programadas
para comportarse de un modo muy
promiscuo,
otras
máquinas
con
programas mejor adaptados a su
situación no tardarían en reemplazarlas.
Mientras las máquinas promiscuas
femeninas alineaban sus genes con los
de máquinas masculinas que no ofrecían
garantía alguna de calidad, ventajas
especiales o de asistencia, otras
máquinas más selectivas diseñaban
sistemas que las ayudaban a «dar en el
blanco» cada vez que usaban uno de sus
cartuchos reproductivos. Estos sistemas
de selección les proporcionaban una
cierta seguridad de que las máquinas
masculinas con que se apareaban
contaban
con
buenos
genes.
Paralelamente, también hacían más
probable el que aquellas seleccionadas
contasen con recursos adicionales y
estuviesen además
dispuestas
a
asistirlas durante el difícil periodo de la
cría de su progenie[21].
No hace falta devanarse los sesos
para darse cuenta de cuál de los dos
programas femeninos podría, a la larga,
garantizar el mayor número posible de
excelentes alineaciones de sus genes.
Tarde o temprano, pues, aquellos genes
que programasen a sus mujeres para ser
selectivas acabarían imponiéndose a
aquellos que promovían el sexo
indiscriminado.
Algo
que,
indefectiblemente, acabaría dando lugar
a lo que se conoce por Factor Fulana[22].
LOS HOMBRES SE
COMPORTAN COMO
ESPERMATOZOIDES; LAS
MUJERES, COMO
ÓVULOS[23]
Dadas las diferentes características
en el hombre y la mujer, ambos sexos
desarrollarían estrategias reproductivas
diferentes.
En la práctica, la mujer estaba
destinada a convertirse en un recurso
sexualmente escaso, y el hombre en uno
abundante. Y esto sería así aun cuando
hubiese un número similar de hombres
que de mujeres.
A fin de cuentas, la mujer solo es
fértil en un periodo concreto del mes, en
tanto que el hombre lo es siempre. Ella
deja de serlo una vez es fecundada, al
menos durante nueve meses, en tanto que
el hombre no encuentra este problema.
Así, del mismo modo que los
espermatozoides no seleccionan al
óvulo, los hombres competirían unos
con otros prácticamente por cualquier
mujer fértil y sana[24]. Las mujeres, en
cambio, tenderían a comportarse de un
modo mucho más selectivo, como el de
los óvulos. Tal estrategia reproductiva,
les llevaría a buscar tres cosas en el
hombre por encima de todo:
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
3. Protección y asistencia
DESCALIFICAR ES MÁS
IMPORTANTE QUE
SELECCIONAR
Hemos visto que la mujer tiene que
seleccionar, y los criterios que utiliza
para hacerlo. Sin embargo, descalificar
es mucho más importante aún que
seleccionar.
La razón es simple. Aun cuando no
elija al mejor candidato, sus genes
tienen aún una oportunidad de
sobrevivir y replicarse, siempre que
supere unos mínimos de calidad. Ahora
bien, ¿qué ocurriría si, debido a algún
error, dejase «colarse» en el proceso de
selección algún candidato claramente
erróneo? Si este lograse fecundarla,
acapararía durante un largo tiempo su
capacidad reproductiva, asestando un
costoso golpe a sus genes.
Por ello, ante la menor duda, la
mujer tiende a descalificar. También
podríamos decir que la mujer
selecciona, pero solo dentro del grupo
de hombres que no han sido
descalificados previamente.
En este sentido, su proceso de
selección no es perfecto. Dado su
carácter sobreprotector, no asegura
siempre el triunfo del mejor candidato.
Sí le ofrece a la mujer, no obstante,
muchas garantías de que ningún
candidato totalmente «no apto» pueda
tener hijos con ella. A fin de cuentas, el
que esto ocurra supone un riesgo tan
grave para sus genes, que por
descartarlo vale la pena exponerse al
«mal menor» de eliminar de la
competición a
algunos
hombres
excepcionalmente válidos[25].
Esta es la razón de que, cuando
cometas un grave error con una mujer, a
menudo valdrá más la pena empezar con
otra desde cero que tratar de enmendar
dicha falta[26]. Por supuesto, esto se
refiere solo al proceso de seducción,
nunca a relaciones serias.
SELECCIÓN NATURAL Y
SELECCIÓN SEXUAL
Al hablar de la estricta selección
que la mujer lleva a cabo en el hombre,
podríamos extender el principio a la
selección que las hembras llevan en los
machos dentro de numerosísimas
especies de animales. Hacerlo nos
resultará más cómodo para explicar
esto.
Ahora bien, ¿sabes en qué
desembocó este talante tan selectivo de
las hembras?
Desembocó en lo que se conoce por
Selección Sexual.
Como bien saben los científicos que
estudian la evolución, hay dos tipos de
selección: la Selección Natural y la
Selección Sexual. Y, los criterios de que
se sirven no son siempre idénticos.
En la práctica, esto se traduce en que
los machos que dejan sus genes a la
posteridad no son siempre aquellos
mejor preparados para un entorno físico
concreto. No importa cuán preparados
se encuentren los genes de un macho
para sobrevivir, si estos no son capaces
de lograr que al menos una hembra lo
elija sobre otros[27].
Por ello, la evolución de muchas
especies como la nuestra se encuentra
sometida a dos presiones fundamentales.
La presión que ejerce el entorno físico
sobre la supervivencia de los individuos
y la presión que ejerce el proceso
selectivo de las hembras sobre la
descendencia de éstos.
¿MONÓGAMOS O
POLÍGAMOS?
Con independencia de nuestro
condicionamiento cultural, que juega un
papel decisivo en nuestra especie,
muchos científicos se han preguntado si,
originariamente, evolucionamos como
una especie monógama o polígama.
Aunque el tema parece algo
complejo, hay un rasgo en nuestra
especie que también se da en aquellas
que consideramos polígamas: el
dimorfismo sexual.
Básicamente, esto quiere decir que
existe una diferencia física sustancial
entre ambos sexos.
Como hemos indicado, el que dicha
diferencia se encuentre acentuada en
nuestra especie hace que nos
parezcamos a todas aquellas especies
poligénicas, donde unos pocos machos
fecundan a la mayoría de la progenie.
Dicho dimorfismo, dicho sea de paso,
suele venir marcado por la propia
selección sexual.
EL MITO DE LA
SEDUCCIÓN UNISEX[28]
Si hombres y mujeres parten de
estrategias
reproductivas
tan
radicalmente
distintas,
si
sus
mecanismos de atracción se activan de
forma tan diferente, ¿cómo ha podido
alguien concebir siquiera la idea de
crear un sistema de seducción que
resulte válido tanto para seducir a
hombres como a mujeres?
Pues bien, por increíble que resulte,
las tentativas de hacerlo se han dado con
mayor frecuencia de lo que podría
imaginarse. Los fracasos, como era de
esperar, también lo han hecho. Y de
forma estrepitosa.
Puede que tú, como yo, hayas sido
uno de esos ingenuos que creyeron que
la igualdad era también aplicable al
terreno de la atracción. Si has invertido
tiempo y dinero en alguna de esas obras
puede que, como yo, te hayas sentido
defraudado.
Por suerte, las cosas han cambiado.
En Sex Code nos hemos centrado en la
atracción desde una perspectiva
únicamente femenina. La mayoría de los
consejos que encuentres en este libro se
basan en el comportamiento real de las
mujeres reales. Especialmente, aquel de
lo que se conoce por «Tías Buenas» con
las que tú y que yo nos encontramos a
diario. Es por ello que nuestras técnicas
y principios funcionan realmente[29].
EL ESPEJISMO DE
LA CONCIENCIA
Vamos a abordar muy pronto aquello
que activa el mecanismo de atracción en
la mujer. Sin embargo, antes de hacerlo
debes entender que los seres humanos
somos máquinas complejas, para los que
rara vez se pueden encontrar respuestas
simples.
A menudo no nos entendemos a
nosotros mismos. Esto es algo que
resulta particularmente cierto en el caso
de las mujeres y que se acentúa más, si
cabe, en lo referente a aquello que las
atrae.
Si les preguntas, muchas de ellas te
dirán que buscan ciertas cosas en un
hombre, pero responderán a otras muy
distintas. Ocurrirá aun cuando te
contesten con sinceridad[30].
De forma también muy frecuente, se
darán conflictos entre sus distintos
deseos, necesidades y programaciones.
De algún modo, existe esa imagen que
ellas tienen de sí mismas a nivel
consciente o superficial. Es la imagen de
su persona que se ofrecen a sí mismas y,
en algunos casos, también al resto del
mundo. La programación social a la que
están expuestas es, en gran medida, la
responsable de dicho autoconcepto.
Sin embargo, esta imagen consciente
que ellas tienen de sí mismas a menudo
ignora las corrientes profundas de
anhelos y deseos que, cuando se dan las
circunstancias adecuadas, terminan por
tener un efecto decisivo en su
comportamiento.
Para entender cómo y de dónde
provienen estas fuerzas y el origen de
sus conflictos interiores entre sus
diferentes impulsos, te vendrá bien
conocer un poco la Teoría del Cerebro
Triuno.
EL CEREBRO TRIUNO
Como ocurre con muchos otros
objetos de estudio, la anatomía del
cerebro se torna mucha más clara y llena
de sentido cuando se estudia a la luz del
proceso evolutivo que la originó.
Adoptando
esta
perspectiva,
el
científico del cerebro Paul MacLean
llegó a la conclusión de que el cerebro
humano consta, por así decirlo, de tres
capas o niveles:
1. El cerebro reptiliano (instintivo).
2. El cerebro mamífero o límbico
(emocional).
3. El cerebro nuevo o neocórtex
(intelectual).
Estos
tres
cerebros
han
evolucionado en el orden expuesto, y se
han ido superponiendo el uno sobre el
otro como las capas de una cebolla.
Aunque están interconectados, pueden
actuar con cierta independencia o
imponerse unos a otros.
Por lo general, son las capas más
antiguas las que controlan a las más
modernas. La razón es que aquellas se
encuentran bajo un control más directo
de los genes, por lo que a estos les
conviene
conferirles
una
mayor
autoridad.
Por eso, aunque te creas que tu
comportamiento
se
basa
en
razonamientos que has llevado a cabo
libremente, a menudo es tu intelecto el
que trabaja para buscar argumentos y
justificaciones de impulsos más
primarios que encuentran su origen en
tus cerebros más antiguos.
LAS FUNCIONES DE LOS
TRES CEREBROS
En general, podríamos decir que los
tres cerebros de los que hemos hablado
se corresponden con tres inteligencias o
formas distintas de enfrentarse al mundo
y responder ante los retos de la vida
cotidiana. Así, podríamos decir que:
1. El cerebro reptiliano controla
nuestros instintos y funciones más
básicas. Cosas como la frecuencia
cardiaca, reacciones como «pelea
o escapa», el instinto de
supervivencia, de territorialidad o
el deseo sexual en su forma más
básica parten de esta mente
reptiliana
que
generalmente
comparten
los
animales
vertebrados. También es el
encargado de producir ciertas
reacciones
automáticas
e
involuntarias, caracterizadas por la
rapidez con que se llevan a cabo.
Es, pues, muy fidedigno, pero
tiende a comportarse de forma
rígida y compulsiva. Apareció hace
unos quinientos millones de años
en los peces, continuó su desarrollo
en los anfibios y alcanzó su estadio
más avanzado en los reptiles.
2. El cerebro mamífero o límbico es
el encargado de regular las
emociones, la memoria y las
relaciones sociales. Cosas como la
ira, el afecto, la alegría y el miedo
no pueden explicarse sin este
cerebro. También es el que origina
ciertos
raptos
emocionales
involuntarios como la risa, el lloro
o los arrebatos de furia o pánico.
Es, además, la sede de los juicios
de valor llevados a cabo de forma
inconsciente, pero que ejercen una
enorme influencia sobre nuestro
comportamiento. Se originó por vez
primera en pequeños mamíferos,
hace unos ciento cincuenta millones
de años.
3. El cerebro nuevo o neocórtex es la
parte más nueva de nuestro
cerebro. Es la responsable del
pensamiento abstracto, con sus
análisis
y
razonamientos
complejos, de la imaginación y el
pensamiento creativo. Cosas como
hablar, leer, llevar a cabo una
operación
matemática,
una
deducción o inventar algo no
pueden explicarse sin ella.
Seguramente la conciencia también
depende de dicha parte del
cerebro. Por otra parte, sin él
tampoco se habrían desarrollado
las diversas culturas. Empezó a
expandirse de forma espectacular
en los primates, hace solo unos dos
o tres millones de años, para
culminar en el cerebro humano.
LOS CONFLICTOS
INTERIORES
El problema de estos tres cerebros
es que son de naturalezas muy distintas
y, a menudo, no se comunican o
entienden demasiado bien. Es por ello
que a veces hay cosas que rechazamos a
un nivel pero aceptamos o nos atraen a
otro.
Acaso una persona te caiga mal o no
te guste su forma de pensar, pero no
puedas evitar mirarla. Quizás algo te
produzca pena, pero seas consciente de
que debes hacerlo no obstante. O puede
que
estés
intelectualmente
comprometido con una actitud pacífica
de calma pero, en ciertas situaciones,
sufras raptos de ira, pánico o estrés. O
que, en un momento de peligro, tu
cerebro reptil te lleve a dar un salto o
realizar cierto movimiento antes de que
tus otros dos cerebros tengan siquiera la
posibilidad de procesar lo que ocurre.
Todo esto son ejemplos de conflictos
entre tus tres cerebros. Con toda
seguridad has experimentado muchos
más a lo largo de tu vida, por lo que no
te costará trabajo imaginarte otros.
Además, como ya hemos dicho
antes, en estos conflictos los cerebros
más antiguos tienen las de ganar, al
menos sin el entrenamiento adecuado. Si
no me crees, piensa en lo difícil que te
resulta dejar de mirar o pensar en una
mujer que te atraiga sexualmente. O en
lo mucho que te cuesta recuperar el
estado de calma habitual cuando estás
nervioso, asustado o estresado por algo
que te acaba de ocurrir o está a punto de
hacerlo. Y esto te sucederá aun cuando
entiendas que te conviene sustituir por
otras dichas reacciones[31].
LA ATRACCIÓN NO SE DA A
NIVEL INTELECTUAL
Pues bien, mi querida Máquina de
Supervivencia y Replicación de Cerebro
Triuno, tengo noticias frescas para ti. Si
quieres aprender a atraer a las mujeres,
debes ser capaz de comunicarte con la
parte más profunda de su persona. En
otras palabras, debes empezar a
comunicarte mejor y más directamente
con sus mentes instintiva y emocional.
Esto es así porque la atracción se
lleva a cabo sobre todo a estos dos
niveles. De hecho, la mera conexión
intelectual rara vez produce atracción en
nuestro mundo. Y, si lo hace, esto ocurre
de forma muy lenta.
Piénsalo. No importa cuánto estés de
acuerdo con una persona ni cuán
admirable te parezca su forma de pensar
o sus razonamientos. Si se trata de una
mujer mayor, flácida, arrugada y peluda,
seguramente
seguirás
prefiriendo
acostarte con esa vecinita que es gogó
de discoteca.
Pues bien, a las mujeres tampoco las
vas a convencer con argumentos de que
se sientan atraídas por ti. La atracción la
tienes que crear a nivel profundo,
comunicándote con esas otras partes más
profundas de ellas, de las que a menudo
ni siquiera son conscientes.
EL CEREBRO COMO
ORNAMENTACIÓN SEXUAL
Hemos dicho que la atracción no se
da a nivel intelectual, pero ¿quiere eso
decir que el cerebro no juega papel
alguno en el cortejo de nuestra especie?
Parece que lo cierto es, precisamente,
todo lo contrario. No es ya que el
cerebro humano resulte útil como
reclamo sexual: es que, según parece,
hay partes en él que no cumplen otra
función.
En otras palabras, la evidencia
apunta a que el cerebro en los humanos
ha alcanzado grados de desarrollo
completamente
innecesarios
si
descartásemos su función procreadora.
Vamos, que el cerebro se ha
desarrollado en nuestra especie de
manera similar a como lo ha hecho la
cola del pavo real.
Son ya muchos los científicos que
sostienen esto. Geoffrey Miller, en su
libro The Mating Mind, lleva a cabo un
profundo análisis de las funciones de
nuestro cerebro y llega a dicha
conclusión. Que, a diferencia de lo que
ocurre en el caso del pavo real, en
nuestra especie la ornamentación sexual
ha evolucionado internamente. Y es en
este sentido que el cerebro humano ha
transcendido
su
función
como
herramienta de mera supervivencia para
convertirse en ornamentación sexual.
CONFLICTO DE
PROGRAMACIONES
Uno de los problemas de nuestra
cultura es que, a menudo, nuestro
programa social entra en conflicto
directo con el genético. Así, se espera
de los hombres que sean felices en una
relación monógama y que las mujeres
escojan como parejas a hombres que
carecen de las cualidades necesarias
para atraerlas.
Resulta, pues, natural que ambas
programaciones entren en conflicto con
frecuencia.
EL MECANISMO DE
ATRACCIÓN EN LA
MUJER
Como ya hemos visto no hace
mucho, la mujer parte de una estrategia
reproductiva, cuando no opuesta, sí al
menos muy distinta de aquella del
hombre.
Como es de esperar, su mecanismo
de atracción también se activará de
modo diferente. La gran pregunta es:
¿estamos ahora en condiciones de
establecer qué es lo que atrae
sexualmente a las mujeres?
De momento ya hemos anticipado
que, cuando se trata de reproducirse, a
los genes de la mujer les interesa
obtener sobre todo tres cosas[32]
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
3. Protección y asistencia
La idea es que estos puedan obtener
el mayor número posible de excelentes
alineaciones. Como es lógico, las
probabilidades de que esto ocurra
aumentarán si los genes de la mujer se
alinean con alineaciones exitosas. Por
otra parte, también lo harán tanto si ella
como su descendencia se benefician de
una situación particularmente ventajosa.
Resultará crucial, asimismo, que la
mujer cuente con asistencia y protección
por parte del hombre.
En principio, pues, es de esperar que
estas tres cosas generen algún tipo de
atracción en la mujer. Por otra parte, no
hay razón para descartar que, si una
mujer solo encuentra una o algunas de
ellas en un hombre, trate consciente o
inconscientemente de obtener aquello
que le falta de otro distinto.
VSR: VALOR DE
SUPERVIVENCIA Y
REPLICACIÓN
Si pudiésemos resumir todo aquello
que atrae a la mujer en un solo concepto,
¿cuál elegiríamos?
Te recomiendo que le eches un
vistazo al siguiente: VSR. VSR quiere
decir,
simplemente,
Valor
de
Supervivencia y Replicación. En otras
palabras, las garantías que puede
ofrecer un hombre a los genes de la
mujer de sobrevivir y replicarse. Ahora
y en el futuro.
A mayores garantías, mayor VSR.
Así, unos buenos genes son sinónimo
de buenas alineaciones potenciales, y
esto representa mayor capacidad de
replicación y supervivencia de las
alineaciones resultantes. Una actitud
protectora, la posesión de medios o un
gran poder por parte del hombre también
va a jugar un papel importantísimo en el
futuro de los genes de cualquier mujer.
Es decir, todo aquello que indique
que eres capaz de ayudar a una mujer a
crear
mejores
máquinas
de
supervivencia y replicación o que
puedes proporcionarles una ventaja
competitiva adicional sobre las otras, va
a aumentar el VSR que ella percibe en
ti. Este, pues, podemos decir que se
compondrá sobre todo de los tres
elementos ya citados:
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
3. Protección y asistencia
EL VSR DEL HOMBRE Y DE
LA MUJER SE BASA EN
ELEMENTOS DISTINTOS
Si después de todo lo visto te dijera
que a los hombres nos atrae lo mismo
que a las mujeres, ¿te sentirías
engañado?
Pues bien, aunque podría decírtelo,
en realidad solo se trataría de un mero
juego de palabras. Es decir, los genes
nos han programado para perseguir
cosas distintas en nuestros compañeros
sexuales, según seamos hombres o
mujeres. Sin embargo, todas ellas
obedecen a un mismo concepto: VSR.
A fin de cuentas, el VSR no es más
que la medida de las garantías que nos
da nuestro compañero sexual de obtener
el mayor número posible de excelentes
alineaciones.
Lo único que ocurre es que, al contar
con estrategias reproductivas distintas,
lo que proporciona un elevado Valor de
Supervivencia y Replicación varía en
función de nuestro sexo. Las razones ya
las conocemos.
En definitiva, ya hemos visto que
todo aquello que indique que eres capaz
de ayudar a una mujer a crear mejores
máquinas de supervivencia y replicación
o que puedes proporcionarles una
ventaja competitiva adicional sobre las
otras, va a aumentar el VSR que ella
percibe en ti.
LA MUJER CUALQUIERA
PARTE CON UN VSR
SUPERIOR AL DEL
HOMBRE CUALQUIERA
Cuando te atrae una mujer, una parte
de ti la está dotando de un alto VSR. Si
ella se siente atraída hacia ti, ocurre
prácticamente lo mismo.
En general, las mujeres son un bien
escaso, por lo que a priori su VSR es
más alto que el de la mayoría de los
hombres.
Supongo que esto no te sorprende.
Hombres hay muchos y, en principio, un
puñado de ellos bastaría para fecundar a
todas las mujeres fértiles del mundo. En
otras palabras, la necesidad es menor,
con lo cual la demanda también es
menor. Por ello, una mujer cualquiera
sirve mejor a los genes de un hombre
cualquiera que a la inversa.
Pues bien, El Juego se basa en el
intercambio de VSR percibido. Si, como
yo, encajas dentro de lo que se conoce
por «hombre corriente», tu VSR
percibido será bajo a priori. Esta, y no
otra, es la razón de que las mujeres no
se hayan estado arrojando a tus brazos
nada más verte.
Pero no te preocupes. Puesto que la
situación es esta, tu finalidad en El
Juego no será otra que la de elevar
dicho VSR percibido tanto como sea
posible.
Ahora bien, ¿cómo hacer esto?
Parece que vamos contando con más
pistas. Para aproximarnos más aún,
quizás debamos echar un pequeño
vistazo al reino animal. Y a lo que
dentro de él se conoce por «Macho
Alfa».
EL MACHO ALFA
Cuando hablamos del Macho Alfa,
todas las leyes se invierten. De repente,
lo masculino es lo escaso, lo
perseguido, lo codiciado.
Ahora bien, ¿a qué nos referimos
cuando usamos el término «Macho
Alfa»?
Las AVEN acuñaron hace años este
término. Se inspiraban en el macho o
machos dominantes de muchas especies
de animales. En dichas especies, uno o
pocos machos se aparean con la mayoría
de las hembras de su manada o
comunidad, en tanto que el resto debe
conformarse con ninguna o muy pocas
hembras.
Cuando se trata de estos animales, la
mayoría de los machos se encuentran en
esta situación hasta que alguno de ellos
puede ocupar el puesto de algún macho
dominante. Esto ocurre ya sea como
consecuencia de la desaparición o
retirada de este, ya sea tras haberle
arrebatado el puesto por medio de
alguna clase de competición[33].
Cuando hablemos de verdaderos
hombres, a menudo utilizaremos «Macho
Alfa» para referirnos a la mala
caricatura de Hombre Alfa al que las
mujeres todavía responden sexualmente,
al igual que los hombres aún
respondemos al tamaño de los pechos,
pese a los avances de la cirugía. Para
algunos y algunas, podría incluso
traducirse por algo así como «Macho
Ibérico» o «Machito Hispánico».
EL HOMBRE ALFA
La razón por la que hemos
«importado» el término Alfa para
estudiar los mecanismos de atracción en
nuestra propia especie es el habernos
dado cuenta de las similitudes que esta
guarda, en términos de comportamiento
sexual, con las de los citados animales.
No hace falta ser muy observador.
Seguramente también tú te habrás dado
cuenta de que, desde una edad muy
temprana y en toda clase de grupos, son
unos pocos hombres los que gozan del
interés sexual de la mayor parte de las
mujeres. De forma simultánea, la
inmensa mayoría restante se ve en serias
dificultades para simplemente retener la
atención de algunas personas del sexo
opuesto.
De ahí que, desde el punto de vista
sexual, nada resulte tan interesante para
el hombre que ser percibido como uno
de esos machos dominantes o Macho
Alfa. Sin embargo, dada la complejidad
de la naturaleza humana, los rasgos y
condiciones que permiten asumir dicho
rol en nuestra especie son mucho más
complejos. Es por ello que consagramos
a su estudio buena parte de este manual.
En él, englobaremos todos estos
rasgos bajo el término de Hombre Alfa.
MACHO ALFA Y HOMBRE
ALFA
En general, con el término «Macho
Alfa» trataremos de hacer alusión a los
rasgos típicos del chulo de las cavernas.
Podemos imaginarnos a un seudo gorila
musculoso golpeándose en el pecho
como King Kong mientras grita «¡unga
unga!», o algo similar. En otros casos, el
término se referirá al hechicero de la
tribu que mantenía a esta en suspenso
con toda clase de patrañas sobre
espíritus
pasados
y
energías
sobrenaturales.
Pese a lo caricaturesco del término,
no hay que olvidar que muchos de los
rasgos típicos del Macho Alfa todavía
funcionan a la hora de crear atracción.
En cuanto al Hombre Alfa, como ya
hemos y seguiremos viendo, el término
lo usamos de diferentes formas, pero
siempre con una intención más seria.
EL HOMBRE ALFA COMO
MÁXIMA EXPRESIÓN DE
VSR
Casi por definición, el Hombre Alfa
es aquel que, de estar dispuesto a asistir
y proteger a una mujer concreta y en
igualdad de condiciones, proporcionaría
un mayor VSR a dicha mujer.
Nosotros vamos a servirnos del
término en dos sentidos. A veces nos
referiremos al Hombre Alfa desde la
óptica de la apariencia. El término
responderá a la pregunta: ¿qué hay que
hacer para que parezca que poseemos un
mayor VSR? Este es el enfoque que
adoptaremos cuando nos refiramos al
juego a corto plazo.
En otras ocasiones, por el contrario,
usaremos la expresión en un sentido más
profundo. Entonces, esta nos servirá
para responder a la pregunta: ¿qué hay
que hacer para convertirse en un hombre
superior? Y… ¿es esto posible? Dicha
pregunta
trasciende
las
puras
apariencias y se centra en acercarnos
tanto como se pueda al ideal de Hombre
Alfa con el que todo Aven debe contar
para no extraviarse en su camino. Se
trata de una dimensión más espiritual,
desde la que abordaremos el progreso
de nuestro juego a largo plazo.
VSR = VALOR + ROMANCE
Para simplificar, a menudo nos
referiremos al VSR, es decir, al Valor de
Supervivencia y Replicación como,
simplemente, Valor. En los casos en que
no lo hagamos, con toda probabilidad
estaremos hablando de Romance.
Aunque puede englobar más cosas,
ya hemos apuntado que podemos
generalizar afirmando que el VSR se
compone sobre todo de los famosos tres
elementos tantas veces citados:
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
3. Protección y asistencia
VALOR = VSR - ROMANCE
El Valor es una parte del Valor de
Supervivencia y Replicación. Hace,
sobre todo, referencia a aquella parte
del VSR relativa al Hombre Alfa.
Es decir, tanto a todo lo que es
inherente a los genes del Hombre Alfa
como a aquellos otros rasgos que no lo
son pero suelen acompañarle. En suma,
el Valor apunta a la calidad de los genes
del hombre, pero también a su
capacidad para proporcionar ventajas a
estos. Englobará, por un lado,
comportamientos, rasgos, creencias,
perspectivas y actitudes del Hombre
Alfa. Por otro, cosas que no son
intrínsecas al Hombre Alfa, pero que
este tiende a crear en torno suyo:
jerarquía, posición social, Preselección
por parte de otras mujeres, etc.
Cuanto mayor Valor proyectemos,
mayor calidad percibirán las mujeres en
nuestros genes, o mayor capacidad para
asistirlos. En este sentido, «demostrar o
proyectar Valor» y «proyectar rasgos
Alfa» serán prácticamente sinónimos.
Como ya habrás adivinado, el Valor
se centra en los dos primeros elementos
que los genes de la mujer aspiran a
obtener de un hombre:
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
ROMANCE = VSR - VALOR
Sin embargo, no todo se reduce al
Valor, ya que algunos aspectos de la
percepción de VSR que la mujer tiene
de un hombre se basan también en la
capacidad de este para generar
Romance.
Este define aquella parte del VSR
que no queda cubierta por el Valor.
Designa a componentes como el Confort,
Confianza,
Conexión
Emocional,
Caballerosidad y Predestinación en una
interacción. Por el momento solo te diré
que todos estos elementos están
relacionados con las garantías que tiene
la mujer de encontrar protección y
asistencia por parte del hombre con el
que se acuesta. Recuerda que, si dicho
hombre reúne tales atributos, los genes
de aquella van a poder sobrevivir y
replicarse con mayor facilidad que si lo
hiciera con un hombre descuidado, poco
atento o sin sensibilidad ante sus
necesidades. No hará falta, pues, que te
diga que el Romance hace referencia al
tercer elemento del VSR:
3.- Protección y asistencia.
No te preocupes si por el momento
todo esto te suena un tanto extraño, pues
más adelante estudiaremos todos estos
conceptos en profundidad.
LA FAMA, LA BELLEZA, EL
DINERO Y EL PODER
COMO MUESTRAS DE VSR
Si eres de los que creen que las
mujeres se sienten atraídas por cosas
como la belleza, el poder, el dinero o la
fama, déjame que te diga algo: estás en
lo cierto. Y la razón es simple.
Todas estas cosas revelan un
elevado VSR. Además, lo hacen de
múltiples formas[34].
Digamos, por ejemplo, que un
hombre en particular es guapo y apuesto.
Por un lado, esto significa que su
descendencia también será atractiva
físicamente (1), por lo que tendrá más
posibilidades de replicarse en el futuro
y de obtener mejores alineaciones
genéticas[35]. Pero, además, también
significa que probablemente sus
antepasados han sido atractivos, lo cual
hace más probable, a su vez, que muchos
de ellos fueran lo bastante Alfa (1, 2)
como para atraer mujeres bellas.
Si hablamos de hombres poderosos,
el VSR que proyectan resulta más obvio
si cabe. A fin de cuentas, en la época en
que nuestra especie evolucionó, el poder
no se heredaba: había que ganárselo[36].
Esto demostraba tanto la posesión de
excelentes genes (1) como la capacidad
de proporcionar a sus réplicas las
mejores oportunidades (2).
En cuanto a la fama y a los medios
(dinero), estos no eran más que
fenómenos normalmente asociados a
ciertas formas de poder y, por ende, a
todo lo que este conllevaba (1, 2)[37].
EL ATAJO: HAZTE UN AVEN
No hay nada mejor para vencer a un
oponente que ser grande, fuerte y rápido
de reflejos. Ahora bien, si vivieras en un
mundo hostil en el que hay que hacer
constante frente al enemigo y no
poseyeras ninguna de estas cualidades,
¿qué harías? ¿Dejarte matar?
Está claro que tú no habrías elegido
una constitución enclenque y débil. Pero,
si en tal situación alguien te dijera que
puedes
maximizar
tus
recursos
aprendiendo Artes Marciales, ¿cómo
reaccionarías? ¿No crees que te
consagrarías a su estudio para lograr
sobrevivir?
Seguramente tampoco has elegido no
ser extremadamente apuesto, rico o
famoso. Y, por supuesto, no hay nada
como contar con alguna de estas cosas
para llevarte de calle a las mujeres. Sin
embargo, no puedes elegir ninguna de
ellas, al menos en un plazo
relativamente corto.
Aquí es donde nuestras enseñanzas
acuden en tu auxilio. Pues, al igual que
las Artes Marciales pueden ayudarte a
sobrevivir, las Artes Venusianas te
asisten en tu misión de replicarte. Y…
¿recuerdas cuál era la finalidad básica
de la vida?[38]
POR QUÉ LIGAN LOS AVEN
Pongámoslo de un modo simple: los
Aven han decodificado El Juego. Y a la
mujer.
Para entender lo que quiero decir,
piensa en la película The Matrix. Si no
la has visto, ya es hora de que lo hagas.
En ella, algunos humanos han
conseguido decodificar el programa en
el que la humanidad vive inmersa, lo
cual les permite manipularlo en su favor.
Gracias a ello, pueden romper y desafiar
todo lo que antes parecían principios
físicos inamovibles.
Pues bien, al Aven le ocurre algo
similar. Todo aquello que le resultaba
invisible como Frusco, se ha hecho de
repente real y palpable. Cuanto le rodea
ha cobrado, de repente, un nuevo
sentido. Así, como alguien que asoma la
cabeza a una nueva dimensión, es
consciente ahora de lo que se oculta tras
el telón. Percibe los hilos transparentes
que gobiernan las acciones de la gente y,
en especial, de las mujeres. Además,
sabe cómo sacar partido a dicho
conocimiento.
Por decirlo en una frase: un Aven es
al Juego de la Seducción lo que Neo y
sus amigos son a The Matrix.
LOS AVEN: MAESTROS DEL
VSR
En su libro, Padre Rico, Padre
Pobre, Robert Kiyosaki nos dice que la
riqueza no consiste tanto en una cantidad
determinada de dinero como en un
conjunto de habilidades aunadas por una
filosofía financiera concreta.
Con independencia de que su teoría
sea cierta o no yo creo que, más que por
otra cosa, el Aven se caracteriza sobre
todo por su destreza a la hora de
incrementar su VSR, acercándolo mucho
al máximo posible, así como por su
capacidad para sacarle a este el mayor
partido en términos de éxito con las
mujeres. Y esto es así en cualquier
situación en que se encuentre.
Es, precisamente, esto lo que lo
convierte en el seductor más eficaz que
existe.
RECAPITULEMOS SOBRE
LOS PUNTOS
IMPORTANTES
Hemos visto que las mujeres
necesitan de los hombres, sobre todo,
tres cosas:
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
3. Protección y asistencia
Estos son los tres elementos de lo
que se conoce por Valor de
Supervivencia y Replicación, o VSR. Al
hablar del Valor y del Romance, hemos
dicho que el Valor cubre por entero el
primer y el segundo punto, ya que ambas
tienden a darse juntas. El Romance, el
tercero. Usamos el término VSR para
medir la capacidad de cualquier persona
de servir a los genes de otra en su
misión de Sobrevivir y Replicarse. En
el caso del hombre, su VSR viene
prácticamente definido por los tres
puntos citados. O, lo que es lo mismo,
por la suma del Valor que es capaz de
proyectar y del Romance que puede
generar ante una mujer concreta.
Otra cosa que he mencionado es que
las mujeres no siempre obtienen estos
tres elementos de un mismo hombre. A
menudo, el VSR que consiguen lo
extraen de varios de ellos.
Asimismo, capítulos atrás ha
quedado claro que la mujer tiene que
descalificar más aún que seleccionar.
Decimos que descalificar cumple un
papel más importante para la mujer
porque, aun cuando esta no elija al
candidato con mayor VSR, sus genes
tienen aun una oportunidad de sobrevivir
y replicarse asociándose con los de otro
de cierta validez. Si, en cambio, deja
pasar a un candidato no apto y este tiene
hijos con ella, el cóctel genético
resultante se perderá para siempre, por
lo que sus genes habrán malgastado una
de las escasas oportunidades con que
cuentan para replicarse.
He apuntado también que, aunque
conviene tener esto en cuenta,
obsesionarte con «no ser descalificado»
puede perjudicarte más que otra cosa.
Mucho más interesante te resultará
asumir que vas a ser descalificado un
cierto número de veces y estar
preparado para, cuando esto ocurra,
pasar de inmediato a la siguiente mujer.
Además, has comprendido que las
cualidades —belleza física, riqueza,
fama, poder— que generalmente dotan a
los hombres de un éxito extraordinario
con las mujeres proyectan todas, de un
modo u otro, un elevado VSR. Por
último, has descubierto que las Artes
Venusianas te permiten decodificar el
juego y a la mujer. De ahí que, si te
conviertes en un Aven, podrás
comunicar que posees un elevado VSR
aun cuando carezcas de todas esas
cualidades y transformarte, por tanto, en
un imán para las mujeres.
Aunque no te lo creas, ya has
adelantado mucho. Solo por tener ciertas
ideas claras, estás ya mucho más cerca
de convertirte en un verdadero seductor
que la mayoría de los hombres.
Estás preparado, pues, para
adentrarte un poco más en la psicología
femenina. Para hacerlo vamos a echar, si
te parece, un vistazo a las Fantasías
Típicas Femeninas.
FANTASÍAS TÍPICAS
FEMENINAS
Sabemos que los intereses del
hombre y de la mujer difieren desde el
punto de vista de sus genes. Hemos visto
que la apuesta genética del hombre
valora mucho la cantidad, mientras que
la de la mujer se centra principalmente
en la calidad de sus compañeros
sexuales.
Una vez entendido esto, no es
complicado darse cuenta de la situación
que mejor representaría los intereses de
los genes en un hombre. Esta sería la de
contar con un harén a su entera
disposición,
o
cualquier
otra
equivalente. Resulta especialmente
esclarecedor que esta sea también una
de sus mayores fantasías.
Y, ya que hablamos de fantasías,
¿cuál sería aquella que mejor definiría
—y defendería— los intereses de los
genes de cualquier mujer? Sabemos que
estos intereses vienen expresados por un
elevado VSR, y que este se expresa
sobre todo en tres elementos[39].
Conociendo esto y después de todo lo
que hemos aprendido, podríamos
aventurarnos a decir que en el argumento
principal de dicha fantasía seguramente
nos encontraríamos con ingredientes
como:
1. Procrear con un Hombre Alfa que
dotase a su descendencia de un
código genético con las mayores
probabilidades de sobrevivir y
replicarse.
2. Que dicho Hombre Alfa contase
con el Estatus y la situación que
suele acompañar a esta clase de
hombres. Esto permitiría dejar a su
descendencia y, por lo tanto, sus
genes en una posición claramente
ventajosa frente a otros.
3. Que dicho hombre estuviera
ciegamente enamorado de ella. Así,
se darían las máximas garantías de
que este estaría dispuesto a hacerse
cargo de la mujer y sus pequeños,
especialmente durante los periodos
críticos en que son más
vulnerables. Esto permitiría que
ella pudiera seguir teniendo nuevos
hijos y que estos llegaran a la edad
adulta, permitiendo así a sus genes
sobrevivir y replicarse más aun.
No nos sorprenderá, pues, encontrar
justamente estos tres elementos reunidos
en la mayor fantasía femenina de todos
los tiempos. En su representación más
esquemática, dicha fantasía viene
expresada en la fábula de La Cenicienta.
Sin embargo, la misma fórmula mágica
se ha visto coreada hasta la saciedad en
numerosas otras historias, fábulas,
novelas, películas, etc., destinadas a un
público claramente femenino. Se trata,
pues, de una fantasía de la que no dejan
de aparecer nuevas versiones, las cuales
plagan
las
historias
románticas
recientes.
Consiste, por así decirlo, en la
fantasía reina de toda mujer. La he
llamado: La Fantasía del Príncipe Azul.
FANTASÍA A: EL PRÍNCIPE
AZUL
No sorprende en absoluto, pues, que
el ideal de la mujer por excelencia sea
el del Príncipe Azul. A fin de cuentas,
este representa la culminación de todos
sus intereses[40]. Dicha fantasía, pues, no
hace más que atender a un viejo impulso
sexual: aquel que incita a la mujer a
encontrar el compañero sexual con
mayor VSR.
En la práctica, dar con su Príncipe
Azul supondría para una mujer encontrar
un Hombre Alfa con una situación
privilegiada. Además, dicho hombre
tendría que estar muy interesado en ella
y, entre ambos, debería existir una
conexión extraordinaria. Como ya hemos
dicho, el ejemplo más simple de este
ideal lo encontramos en la fábula de
Cenicienta, una historia claramente
pensada desde y para la perspectiva
femenina.
El inconveniente de esta fantasía es
que rara vez se cumple. Del mismo
modo que el hombre pocas veces realiza
su aspiración de poder contar con un
harén de TBs enteramente para él[41].
FANTASÍA B: LA MEDIA
NARANJA
La mayor pega de los Príncipes
Azules es que, para frustración de la
mujer, con frecuencia no se prestan a
serlo. En otras palabras, los Hombres
Alfa tienen sus propios ideales y
aspiraciones,
generalmente
incompatibles con los de la mujer. Por
ello, no suelen mostrarse dispuestos a
encarnar el rol del Príncipe Azul durante
mucho tiempo[42].
Para tales casos, la mitología
femenina ha provisto un nuevo mito: La
Fantasía de la Media Naranja.
Esta fantasía es similar a la del
príncipe azul, aunque algo «mutilada»,
ya que no hace demasiada alusión al
Estatus Alfa del hombre. Se trata, pues,
de una especie de «premio de
consolación»[43].
Dentro de la fantasía, esta carencia
se disfraza con la ilusión de que lo Alfa
no existe. En realidad, solo hay personas
incompletas, para las cuales no se
encuentra más que una única mitad
válida en el mundo capaz de remediar
este problema. Su misión o, mejor
dicho, la misión del Destino es hacer
que ambas mitades se encuentren[44].
Tan fantástico como pueda sonar,
este mito cumple una gran función
social. Lo hace ayudando a la mayoría
de las mujeres, que evidentemente no
pueden aspirar a retener a un Hombre
Alfa, a «conformarse» con su Hombre
Beta. E, incluso, a sentirse especiales y
únicas por ello ya que, después de todo,
no existe ningún otro superior.
También en este caso, dicho sea de
paso, podemos encontrar una gran
cantidad de material «romántico» que
explota esta fantasía y excita la
imaginación de las mujeres.
El problema de esta fantasía es que
se ve obligada a abusar del Romance
para crear VSR. Por ello, en una
situación real, tan pronto como dicho
Romance decaiga o la mujer crea
encontrar a un hombre mucho más Alfa
que el suyo, otra clase de fantasía pujará
por abrirse paso en su imaginación.
Si el nuevo ensueño se basa en
sustituir a su actual hombre por otro,
seguramente estaremos hablando una vez
más de La Fantasía del Príncipe Azul.
Si, por el contrario, solo espera del otro
hombre favores sexuales pero no que se
haga cargo de ella, estaremos hablando
de otra fantasía muy distinta.
FANTASÍA C: MARIDO Y
AMANTE
Ya hemos visto cómo el ideal del
Príncipe Azul satisfacía prácticamente
por completo todas las necesidades de
la mujer desde el punto de vista
genético. En la práctica, no obstante, la
mayoría de ellas solo es capaz de
encontrar «Medias Naranjas».
Ahora bien, la fantasía de la Media
Naranja se basa en el falso supuesto de
que el Valor apenas cuenta. Por ello,
cabe esperar que a veces haga aguas. Es
frecuente, por ejemplo, que a medida
que los elementos del Romance inicial
sobre los que dicha fantasía se sustenta
empiecen a perder intensidad, la
inquietud en la mujer por conocer a
alguien más Alfa se vaya acentuando.
En ocasiones, se alcanza un punto en
el que el riesgo de buscar otro hombre
compensa a sus genes estadísticamente.
Entonces, si la mujer no es capaz de
sustituir a su hombre actual por otro de
mayor Valor y que igualmente se haga
cargo de ella, sus genes cuentan con otra
opción más viable. Y más simple de lo
que parece.
Por un lado, necesitará contar con
alguien dispuesto a hacerse cargo de
ella y atender sus necesidades. Un
proveedor. Su pareja beta actual es el
candidato idóneo para adoptar este rol.
Por otro, le hará falta alguien capaz
de asegurarle una descendencia fuerte,
sana y capaz de reproducirse con éxito.
Un amante. En principio, cualquier
hombre que ella perciba como más Alfa
que su pareja actual puede, por así
decirlo, solucionarle la papeleta.
En esto consiste, a grandes rasgos,
lo que yo llamo la fantasía de Marido y
Amante. Con todo, aunque el modelo
expuesto es el más típico, a veces se dan
variaciones sobre el mismo.
Por ejemplo, puede ocurrir que el
marido sea percibido por la mujer como
bastante Alfa, pero que esta eche a faltar
en él dosis adecuadas de Romance[45].
En tales casos, sus genes encontrarán
mayor VSR buscando un amante que, aun
cuando no sea tan Alfa como el marido,
resulte apto para suplir esta carencia.
También es muy frecuente que la
mujer se resigne a esta fantasía solo tras
haberse asegurado de que no puede
convertir al amante en Príncipe Azul. De
hecho, este será su propósito inicial en
la mayoría de los casos reales.
Por último, aunque hemos hablado
de la parte del VSR referente a la
calidad de los genes y a la protección y
la asistencia, no hemos dicho nada del
segundo elemento. Es decir, de la
capacidad por parte del compañero de
ofrecerle una posición ventajosa. A este
respecto, solo puedo decir que, en la
práctica, la mujer intentará obtenerla de
dondequiera que pueda. Esto a veces
supondrá apostar por un amante
poderoso, con la esperanza de que se
convierta en Príncipe Azul o, cuando
menos, comparta con ella parte de sus
privilegios. Cuando, en cambio, el que
cuente con las ventajas sea el marido,
ella simplemente se limitará a seguir
explotando su faceta de proveedor,
buscando otras cosas en el amante.
Casualmente, la fantasía Marido y
Amante se trata también de una de las
que más abundan en las historias
románticas dirigidas a la mujer. Con
todo, al tratarse de algo censurado
socialmente, en ellas es común que los
autores busquen formas de justificar
moralmente dichas uniones.
LAS FANTASÍAS COMO
MODELOS DE ELEVADO
VSR
Aunque lo hemos insinuado y se
sigue de todo lo dicho, conviene
enfatizar que las fantasías son modelos
de elevado VSR que generalmente
sirven a las estrategias reproductivas de
sus poseedores.
Para entender por qué lo son, piensa
en las alineaciones de genes resultantes
de los diferentes emparejamientos como
las «manos» o conjuntos de cartas que
recibes tras barajar en un juego de
naipes. Por sí sola, un tipo concreto de
carta no es siempre superior a las
demás. Además, lo fundamental no es
recibir siempre una «mano» con las
mejores cartas de la baraja, sino que
estas sean lo suficientemente buenas
para permitirte ganar la partida.
Por ejemplo, estaba claro que
hablábamos de una «mano» repleta de
Ases cuando nos referíamos al hombre y
su anhelado harén. Al estudiar el caso
del Príncipe Azul, también parecía
obvio que nos referíamos a una
excelente baza. Pues resulta evidente el
elevado VSR que dicho ideal encierra
para la mujer.
En el caso de la Media Naranja, se
intentaba suplir el problema del escaso
Valor con, por así decirlo, dosis extra de
Romance. Es decir, con más Asistencia
y Protección. Aunque la fantasía de la
Media Naranja no ofrece tanto VSR
como la del Príncipe Azul y, por lo
tanto, ejerce un influjo menos poderoso
que esta, se adapta mejor a las
posibilidades reales de la mujer media,
que no puede aspirar. Es por ello que
existe.
En cuanto a la fantasía que llamo
Marido y Amante, esta pretende ofrecer
un alto VSR obteniéndolo de varias
fuentes. Como hemos visto, las fórmulas
en que puede darse son múltiples. Por
ejemplo,
Amante
Alfa/Marido
Proveedor,
Marido
Alfa/Amante
Romance, Marido Poderoso/Amante
Alfa[46], Marido Proveedor/Amante
Poderoso, etc.
LAS FANTASÍAS NO SON
ASPIRACIONES SIEMPRE
CONSCIENTES Y NO
SIEMPRE SE REALIZAN
Al hablar de «fantasías» femeninas,
no me estoy refiriendo a objetivos que
las
mujeres
quieran
realizar
necesariamente. Tampoco estoy dando a
entender que todas las mujeres tengan
que tener una conciencia clara de ellas.
En realidad, solo me refiero a
anhelos ciegos, casi instintivos, que nos
hacen responder con vehemencia a
ciertas situaciones imaginarias o reales.
Nuestros genes nos han programado para
que así sea, pues que dichas reacciones
tengan lugar redunda en su beneficio.
Pero, ni los hombres ni las mujeres
somos absolutos esclavos de esta
programación. Aparte de nuestra
voluntad consciente, existen otras
programaciones que interfieren con
aquella más primaria. Factores como
nuestra cultura, educación particular,
moral abrazada, religión, etc., también
condicionan la conducta humana. Es
decir que, en la práctica, las fantasías
mencionadas no tienen por qué
materializarse siempre.
Con todo, estos impulsos ancestrales
permanecen en nosotros y son
poderosos. Y, como es lógico, cuanta
mayor sea la intensidad con que se
manifiestan, más difíciles resultarán de
controlar. Tú, como Aven, vas a
aprender a explotarlos. Te recomiendo,
eso sí, que lo hagas sin salirte de los
límites que te impone tu moral.
LA FICCIÓN FEMENINA
BEBE DE ESTAS FANTASÍAS
Por último, solo quiero apuntarte
algo para que no pases por alto el gran
peso y el inmenso poder, tan
subestimado, que dichas fantasías
ejercen sobre la psique femenina.
Prácticamente todas las novelas
rosas,
las
películas
románticas,
teleseries, canciones, y demás material
de ficción en general destinado a
estimular la imaginación del público
femenino, casi todas beben de estos
sueños. Parten siempre de alguna de
estas tres fantasías que acabas de ver, o
de una combinación de varias.
Como caso extremo, encontramos
los culebrones y la novela rosa[47], que
las explotan salvajemente. Y es
precisamente por ello que dichos
géneros baten récord de audiencia y de
ventas, respectivamente.
A raíz de lo dicho, la próxima vez
que una amiga te invite a ver una de esas
«comedias romanticonas y cursis»,
espero que muestres una actitud muy
distinta.
EL NUEVO RUMBO
DE LA EVOLUCIÓN
Si después de todo lo que has leído
te has convertido al Neodarwinianismo
más
ortodoxo,
ves
diminutos
Replicantes y obedientes máquinas de
supervivencia hasta debajo de tu cama;
si en este momento estás temblando de
miedo mientras te preguntas si eres o no
un buen partido genético, hay algo que
debo pedirte con la mayor urgencia…
¡CORTA EL ROLLO!
Es hora de coger todo lo aprendido y
aparcarlo en una esquinita de tu mente.
Como referencia, nada más.
¿Por qué?
Porque, querido amigo, esos
pequeños Replicantes que habitan dentro
de ti y de mí, me temo que han perdido
un poco los papeles. En otras palabras,
se han quedado un tanto anticuados. El
nuevo milenio ha llegado sin que ellos
se enteren y, aunque es lo último que
esperan, lo ha puesto todo patas arriba.
Como diría una amiga mía, los pobres
«no saben ya ni pa donde tirar».
SOMOS MÁQUINAS
OBSOLETAS
Por definición, la selección natural
es un mecanismo evolutivo sin fallos. Lo
peor adaptado desaparece sin dejar
huella, en tanto que lo mejor adaptado
permanece y se replica, dando pie a
futuras y mejores adaptaciones. Como es
lógico, un entorno estable tiene que
acabar produciendo máquinas perfectas
para dicho entorno.
Es gracias a esta selección natural
que tú y yo estamos aquí. Es gracias a
ella que nuestros genes han podido
diseñar sofisticadas máquinas de
supervivencia.
Máquinas,
querido
amigo, prácticamente perfectas. Sí,
perfectas…
Perfectas para habitar en la sabana
africana, en pequeñas comunidades de
50 a 150 individuos, hace unos 100.000
años.
¿Me sigues?
Desde entonces, las cosas han
cambiado un poquito, ¿no crees?
La cuestión es que, cuando las
condiciones cambian, la especie debe
evolucionar para adaptarse a ellas.
Y sí, la selección natural es perfecta.
El único problema es que la evolución
que se lleva a cabo a través de ella lleva
tiempo. Muuuuucho tiempo…
Y a ti y a mí nos ha pillado en
medio. Bueno, ¿qué digo, en medio? A
decir verdad, el cambio nos ha pillado
«en bragas». La selección natural que
debería tener lugar a partir de estas
nuevas condiciones ni siquiera ha dado
sus primeros bostezos.
¿QUÉ ESTÁ ANTICUADO?
Muchas cosas, amigo mío. Muchas
cosas.
Para empezar, nuestro circuito
emocional, que es de la época de María
Castaña. A la mayoría de los seres
humanos, por ejemplo, nos motiva más
evitar el fracaso que perseguir el éxito.
Esto venía bien en el pasado, cuando el
fracaso era muy costoso y, a veces,
suponía hasta la muerte. En el mundo
actual, con menos peligros y mayor
abundancia, hay menos que perder, y
mucho que ganar. Puedes fracasar
cientos de veces, levantarte ileso y
como mínimo haber aprendido algo.
Puede que te quede trauma, cierto, pero
eso es solo porque tus genes obsoletos
creen, equivocadamente, que asociando
traumas a tus fracasos te están ayudando.
De hecho, está más que demostrado que,
en la situación actual[48], los optimistas
lo tienen estadísticamente mucho mejor
que los pesimistas para prosperar. Sin
embargo, por el momento y hasta que los
optimistas no nos barran a todos de la
faz de la Tierra, la mayoría seguimos
siendo pesimistas.
Otra cosita: ¿sabes por qué, cada
vez que te encuentras con una TB que no
conoces, sientes un gran deseo de
abordarla y, a la vez, un pánico que te
hiela la sangre? Sencillamente, porque
hace 100.000 años te la jugabas cada
vez que te acercabas a una mujer
desconocida.
Forzosamente,
esta
pertenecía a otra tribu, y lo más
probable es que un grupito de Machos
Alfa te esperasen sonrientes con
guijarritos de treinta kilos en las manos
y la amigable intención de abrirte con
ellos la cabeza. Pues bien, esta situación
debió de darse tantas veces que,
aquellos individuos que nacieron con un
miedo instintivo a abordar nenas
extrañas, acabaron por extenderse y
ocupar el lugar de aquellos más
«sociables». Así que, la próxima vez
que maldigas tu timidez, ya sabes de
dónde viene.
Por supuesto, este también es un
mecanismo obsoleto. De hecho, en el
mundo actual se está más seguro
abordando mujeres que al volante de un
coche. Al menos estadísticamente[49].
En general, todo lo que se conoce
por miedos irracionales es probable que
tenga que ver con programaciones
emocionales obsoletas. Y lo mismo
podría decirse de muchas formas de
estrés, de ciertas clases de ira, tristeza,
depresiones, etc.
MÁS COSAS ANTICUADAS
Hay muchas, así que las que
mencione tómalas solo como ejemplos
para abrir tu mente.
Por ejemplo, ¿de qué te sirve ahora
ser un goloso glotón? Aunque en el
pasado tuvo su importante razón de ser,
en nuestra sociedad industrial y
sedentaria puede traerte, sobre todo,
problemas de salud.
Y aún cuando nos centremos
únicamente en temas sexuales o
relacionados con la atracción, nuestros
genes parecen continuar anclados en el
pasado.
Por ejemplo, ¿qué sentido tiene
ahora que te atraigan los pechos grandes
y firmes, cuando un cirujano plástico
puede hacer que cualquier mujer los
tenga? Este tipo de objeciones es
extensible, lógicamente, a todo lo que
guarde relación con la cosmética y el
mercado de la belleza artificial.
Y dime, ¿cómo beneficias a tus
genes cuando te masturbas? ¿Y cuando
haces el amor con un preservativo?
Otro elemento que te puede hacer
reflexionar es que, antiguamente, solía
ser una buena estrategia para los genes
de un Hombre Alfa el que este se
acostara con muchas mujeres. A menudo,
ocurría que los ingenuos Beta que se
hacían cargo de ellas criaban también a
los hijos de su rival, tomándolos por
suyos. Pero dime, con las pruebas de
paternidad de que disponemos y la
legislación vigente, ¿no crees que dicha
estrategia puede resultar un tanto costosa
en nuestros días?
En cuanto a la mujer, ¿le resulta ya
tan útil su obsesión por la fama, el
poder, la belleza o el dinero? En nuestro
mundo, cualquier imbécil puede heredar
una fortuna de una tía lejana o ganar la
lotería y hacerse rico de la noche a la
mañana, sin que uno solo de sus genes
haya tomado cartas en el asunto. Con la
televisión, los grupos pop basura, etc.,
cualquier idiota puede también obtener
una fama rápida y, genéticamente
hablando, inmerecida. Y, por último,
cualquier imbécil con un poco de
voluntad y decisión puede pincharse
unas cuantas tabletas de esteroides,
comer como una lima, beber batidos
proteínicos y ponerse en pocos meses
como el armario de tu abuela. Si además
toma rayos uva y alguien le asesora un
poco con la ropa, tendrás la viva réplica
de un Macho Alfa en menos que canta un
gallo. Si el imbécil, además, resulta ser
el mismo al que le ha tocado la lotería,
podrá incluso comprarse una motaza, un
deportivo descapotable y ponerse la
cara de Brad Pitt. Y no digamos ya si al
imbécil le da por tocar la guitarra
eléctrica y montar una banda pop
dirigida a las quinceañeras[50].
Por último, ¿le sigue perjudicando a
la mujer, desde un punto de vista
biológico, el ser promiscua? Aunque sus
genes obsoletos la han programado para
que se sienta mal por adoptar dicha
actitud, basta que use anticonceptivos en
sus relaciones para que esta aprensión
resulte irracional. Hoy en día, y con
medidas adecuadas, ser promiscua es
como estar a favor del nudismo o ser
gay[51]. Es decir, puede estar mal visto
por algunos, pero no importa realmente.
EL FUTURO
Ya sabemos cómo funciona la
selección natural. Apto, no apto.
Sobrevive, muere. Deja descendencia,
no lo hace.
Para que me entiendas, funciona a
base de sangre, sudor y lágrimas.
Ahora bien, ¿es esto lo que tiene que
ocurrir durante millones de años hasta
que nuestra especie sea reemplazada por
otra que «funcione» correctamente?
A fin de cuentas, tanto la estrategia
reproductiva del hombre como la de la
mujer están claramente anticuadas. Por
muchísimas razones, parece razonable
anticipar que, de seguir así las cosas, el
futuro debería ser más homogéneo que el
presente en lo que respecta a las
diferencias sexuales. En nuestro entorno,
diferencia tan marcada entre sexos
parece carecer por completo de sentido.
De hecho, ni siquiera existirá una razón
para que todo el mundo no sea bisexual
u homosexual.
Como ocurre con tantas otras cosas,
solo el tiempo dirá si la especie en su
conjunto tomará un camino promiscuo,
como el de los hombres actuales, o más
selectivo, como el de las mujeres
actuales. O incluso uno mixto.
En cualquier caso, muchas cosas han
dejado ya de tener sentido en nuestros
días. La prueba más extrema de esto la
encontramos en la propia selección
natural, de la que no hay razón para
pensar que no se vea pronto
reemplazada por otra artificial, la cual
se llevaría a cabo por humanos y desde
criterios estrictamente humanos[52].
Si algo así ocurre finalmente, cabe
preguntarse qué será del sexo.
¿Desaparecerá dada su inutilidad o
decidiremos
conservarlo
como
diversión? Personalmente, me parecería
una lástima perder el contacto con
nuestras raíces de una forma tan radical.
Pero, por supuesto, la decisión no está
en mis manos.
LA REBELIÓN DE LAS
MÁQUINAS
Los seres humanos somos las únicas
máquinas del universo conocido que han
tomado conciencia de su propio origen
evolutivo. Además, somos las únicas
también que han adquirido la reciente
capacidad de rebelarse.
Después de todo, una persona que se
suicida, que usa anticonceptivos al
practicar la cópula o simplemente se
masturba, puede que no esté ayudando
de la mejor manera posible a sus genes.
¿Tenemos
que
interpretar
estas
capacidades como imperfecciones en
nuestro diseño que serán corregidas con
el tiempo? ¿O debemos más bien pensar
que el ser humano ha conseguido
emanciparse de sus creadores y tomar
para siempre las riendas de su propia
evolución?
Con el reciente descubrimiento de la
ingeniería genética, parece que lo
segundo es más que posible. De ser así,
podríamos decir que la evolución se
basó, al principio, en la supervivencia
de lo estable. Después, de lo más apto y
mejor adaptado. Ahora parece que ha
llegado el momento de que tome un
nuevo giro, protagonizado por el ser
humano mismo.
La única pregunta que cabe
formularse es si sabremos estar a la
altura de este reto. En cualquier caso,
todo indica que hemos atravesado ya el
umbral de una nueva era. La era en que
los seres humanos habrán de poner los
genes a su servicio, y no al revés.
PON LOS GENES A TU
SERVICIO, NO AL REVÉS
Aunque aún nos condicionan
enormemente, los intereses de los genes
pueden transgredirse sin renunciar a la
felicidad. Si se sabe cómo hacerlo,
claro.
En muchos casos, por supuesto, no
nos convendrá llevarles la contraria. En
otros, hacerlo no solo nos convendrá a
nosotros, sino también a ellos.
El entorno ha cambiado tanto, que
algunas de las instrucciones que nuestros
viejos programadores nos han dado
están —como hemos visto— anticuadas
y resultan más dañinas que beneficiosas
para ellos. Asombrosamente, somos
nosotros los responsables de haber
operado dicho cambio en el entorno.
Más asombrosamente aún, ahora
tenemos el poder de tomar nosotros
mismos las riendas de la evolución.
Entre tanto, tú y yo seguimos siendo
máquinas programadas para prestarles
lo que ellos interpretan, a menudo
erróneamente, como el mejor servicio.
Aunque estén desfasados, ni tú ni yo no
podemos librarnos de ellos. Podemos
pues decir que, en general, nos espera
una vida de infelicidad si ignoramos por
completo sus propósitos básicos. Por
otra parte, tampoco vas a ir por ahí
hiperpoblando el mundo de hijos tuyos.
A menos que te vaya realmente la vida
familiar, claro está.
Entonces, ¿en qué debe consistir
nuestro camino?
Mi respuesta es simple: en
engañarlos.
¿CÓMO SABER SI ERES UN
VERDADERO MACHO
ALFA?
La respuesta es: «no puedes». La
buena noticia es: «no importa».
No importa que genéticamente seas o
no un Macho Alfa, porque: En este
preciso instante hay numerosos hombres
que desde una perspectiva estrictamente
genética no deberían considerarse
verdaderos Machos Alfa, pero que se
acuestan con mujeres como si lo fueran.
Paralelamente, en este momento hay
verdaderos Machos Alfa, Machos Alfa
genéticos, que se están masturbando
como auténticos betas, gammas o…
incluso epsilones. Como se desprende
de capítulos anteriores, serlo o no a un
nivel genético resulta prácticamente
irrelevante.
Seguramente, en otro tiempo jugó un
papel importante a la hora de decidir la
vida sexual de los hombres. Hablo de
una época en la que existía una relación
directa entre genética del hombre y éxito
con las mujeres. Por supuesto, también
la había entre genes y Estatus social: ser
más fuerte, inteligente, mejor líder, más
motivador o persuasor, etc.… implicaba
mayor Estatus y, por lo tanto, mayores
ventajas y adicional VSR. Cosas, a su
vez, que se traducía en más
oportunidades de apareamiento.
Pero las cosas han cambiado, y esta
relación se rompió hace tiempo.
El Estatus ya no se gana siempre. A
menudo se hereda o te toca por azar. Y
aquel que llega a alcanzar un elevado
Estatus exclusivamente por sus propios
méritos, demostrando así una buena
predisposición genética, es a menudo
demasiado viejo para sacarle el mejor
partido cuando lo consigue.
Aunque el vínculo aun no se ha roto
por completo, la relación directa entre
Estatus y genética ha dejado de existir.
Y, aun cuando no lo hubiese hecho, ya
hemos visto que la ingeniería genética
hará que pronto carezca de utilidad.
Esta, la planificación familiar y los
anticonceptivos, han descargado al
verdadero Macho Alfa de su deber para
con la especie.
Dicho más claramente: su función ha
quedado obsoleta. Tanto como muchas
de las programaciones que nos han
instalado nuestros genes[53]. Así, cuando
hablamos de Alfa, recuerda que lo
importante no es serlo a un nivel
genético, sino comunicar que lo eres. Y
ni siquiera tienes que utilizar un lenguaje
«correcto» para hacerlo. Mejores
resultados te dará utilizar algo —lo que
quiera que sea— que haga llegar el
mensaje al anticuado robot que tienes en
frente. Tan anticuado como tú[54].
En definitiva, céntrate en la
percepción, porque, hoy en día, ser
percibido como Macho Alfa basta para
optar a la vida sexual de un Macho
Alfa[55].
En otras palabras, el Macho Alfa ha
dejado de ser una realidad objetiva para
convertirse en un rol que, en un momento
dado, prácticamente cualquier hombre
podría adoptar.
Y hacerlo es, entre otras cosas, algo
que vas a aprender en este libro.
LA GUERRA DE SEXOS HA
PASADO A SER UN JUEGO
Con
la
aparición
de
los
anticonceptivos, el sexo se ha ido
desvinculando de la reproducción. De
hecho, hoy en día no solo se puede tener
sexo sin reproducirse. Es posible
reproducirse sin sexo.
Una mujer que mantuviera una
relación sexual con el hombre
equivocado, o un hombre que no lograra
encontrar una mujer dispuesta a darle
hijos, se jugaban mucho. Básicamente, la
supervivencia y replicación de sus
genes.
Hoy en día, por lo general solo nos
jugamos
emociones
negativas
o
positivas. Emociones suministradas por
mecanismos viejos y anticuados.
JUGANDO CON MÁQUINAS
ARCAICAS
A causa de las antiguallas de
nuestros genes, nuestros respectivos
mecanismos de atracción siguen ahí.
Pero apenas tienen ya validez biológica.
El proceso de cortejo puede verse
ahora como un juego: el Juego de la
Atracción. Un juego en el que vale casi
todo. Un juego en el que verás recurrir a
trampas y artimañas por ambas partes.
Verás mujeres que se operan.
Mujeres
que
se
pasan
horas
maquillándose para «venderle la moto»
a sus pretendientes. Mujeres, incluso,
que se ponen rellenos en los pechos. O
mujeres que interpretan el papel de
virgencitas o de diablesas, según mejor
les convenga.
Verás hombres que mienten sobre su
trabajo o sus aficiones. Hombres que
cuentan batallitas, que «vacilan» a las
chicas. Hombres que se sobrealimentan,
se pinchan hormonas y levantan pesos
sobrenaturales en el gimnasio. Y
hombres que, a menudo con mal juego,
juran fidelidad y amor eterno a una
completa desconocida.
El juego es dinámico y vivo, por lo
que constantemente ocurrirán cosas que
te sorprenderán.
Pero lo dicho: la atracción, hoy en
día, es solo un juego. No dejes que te
afecte. Si pierdes, será solo porque te
falte experiencia o no hayas estudiado lo
suficiente. Nada, pues, que no pueda
cambiarse.
La atracción es un juego… ¡A jugar!
NOCIONES
PREVIAS AL JUEGO
Hubo una época en que trataba de
mantener conversaciones normales con
las mujeres que me gustaban. Habría
jurado que ellas hacían cosas raras pero,
estaba tan inmerso en intentar gustarles,
que no le daba demasiadas vueltas al
asunto.
Solo cuando me sentía realmente
frustrado empezaba a plantearme la
posibilidad de que hubiese algo más,
algo en nuestra comunicación, que se me
estaba pasando de largo.
¿A qué viene esto? Viene a que, si te
pareces a mí, es posible que hasta ahora
te hayas perdido de la misa, la mitad. Si,
como ocurría en mi caso, crees que la
expresión «comunicación sexual» se
refiere a lo que escuchas cuando llamas
a uno de esos teléfonos eróticos,
necesitas una puesta a punto urgente.
Pero la culpa no es tuya.
Seguramente, te has formado en la
escuela equivocada, nada más. Yo, por
ejemplo,
tuve
como
mentores
principales a mi madre y a mi tía. A
ellas y a alguna que otra amiga del alma
por cuyos huesos me moría pero que me
ponía cara de asco cada vez que no le
daba la razón, hablaba o me comportaba
como un «cerdo machista», hacía
«comentarios de salido» o me fijaba en
«cosas típicas de un superficial de
mierda». Amigas a las que me daba
pavor contradecir pues, cada vez que lo
hacía, era penalizado con alguna muestra
clara de desaprobación, pérdida de
interés o incluso ruptura de la amistad.
Solo ahora, tras haber recorrido un
largo camino, sé que esos no eran los
mejores profesores cuando uno quiere
convertirse en un seductor irresistible.
Pero lo triste es que, aun cuando hubiese
tenido a un auténtico maestro de la
seducción delante de mis narices
(seguramente lo tuve) no habría podido
darme cuenta de ello, por no hablar ya
de sacar partido de su ejemplo.
No habría podido porque me faltaba
el marco mental adecuado, porque
carecía de las nociones más esenciales
sobre el juego. Conceptos sin los cuales
uno apenas se da cuenta de que existe un
juego siquiera.
El objetivo que me he propuesto con
este capítulo es evitar que a ti te ocurra
algo parecido. Por ello, antes de
abordar el juego de lleno, con sus
diferentes aspectos, sus principios y
hasta un excelente método que te servirá
siempre para guiarte, compartiré contigo
algunos conceptos básicos que te
conviene tener muy claros.
Para que entiendas hasta qué punto
esto
es
importante,
comenzaré
ofreciéndote una historia extraída de mi
propia vida.
UNA HISTORIA
PERSONAL
Te hablo de una tarde que jamás
lograré borrar de mi memoria.
Era viernes. Acompañaba a un
veterano de la empresa para la que
había empezado a trabajar. Durante la
semana, se había dedicado a
presentarme los clientes de la zona que
me había sido asignada, así que ahora
volvíamos a casa en busca de un
merecido
descanso.
Mientras
contemplaba la estepa manchega que se
extendía a ambos lados de la A3, caí en
la cuenta de que mi problema no era la
falta de descanso. Era la carencia de
estímulos.
Llevaba meses sin acostarme con
una mujer. Con todo, había esperanzas.
Durante todo ese tiempo, había logrado
atesorar más de treinta números de
conocidas en el móvil. Por miedo a
estropearlo, no había llamado ni escrito
a la mayoría de ellas.
«Mario», me dije, «esto es ridículo.
Has estado con mujeres en el pasado,
algunas de ellas incluso bastante
colgadas por ti. Puede que no seas Brad
Pitt, pero ni mucho menos eres un tío
feo. Eres agradable, culto, sensible,
comprensivo, atento, inteligente, tienes
saber estar y hablas varios idiomas.
Sabes cocinar, estás emancipado y
cuidas de ti mismo en todos los
aspectos. Has viajado por el mundo,
practicas toda clase de deportes y
posees un cuerpo atlético. No te gusta el
fútbol ni te asusta hablar de tus
sentimientos. No eres, para nada, el
típico cerdo machista del que se quejan
las mujeres. Tú, desde luego, sabes
escuchar. Y, para colmo, eres honesto,
noble y dices las cosas de frente».
«Puede que no seas el tipo de alguna
chica concreta, pero eso no tiene nada
de traumático. Te aproximas mucho a lo
que la mayoría de las mujeres dicen que
quieren en su vida. Además, desear
encontrar a una mujer es la cosa más
natural para un hombre. Y los hombres,
hombres mediocres que no encajan tanto
como tú en el modelo que demandan las
mujeres, salen con mujeres a diario.
¿Qué tienes tú que temer?».
Sostenía el móvil en la mano y
extraviaba la vista por la inmensa
meseta mientras me hacía estos
razonamientos a mí mismo. Por aquel
entonces, me afectaba bastante cada vez
que una conocida me rechazaba o no
contestaba a mis mensajes o llamadas.
Por ello, trataba de que esto no
ocurriera demasiado.
Sin embargo, llevado de mis propios
argumentos, en ese momento tuve una
idea que me pareció genial. Por mucho
que el destino se empeñase en lo
contrario, ¡ese fin de semana iba a
quedar con alguna chica!
La idea era simple y no podía fallar.
Consistía en enviar el mismo mensaje a
los más de treinta números que tenía
almacenados en la memoria del teléfono.
Si les proponía a todas quedar para dar
una vuelta, alguna podría decirme que
no. Dos, tres, cinco quizá… Una decena
a lo sumo. Pero ¡treinta y pico…! Estaba
claro que de treinta y pico mujeres,
alguna tenía que decirme que sí. Era
pura estadística.
Cuál sería mi sorpresa cuando
comprobé que…
EL JUEGO NO ES
ESTADÍSTICA
«Hola, soy Mario. ¿Qué tal? ¿Qué
haces mañana por la tarde? ¿Te gustaría
dar una vuelta conmigo?».
Ese era el mensaje. Educado,
simple, claro, directo.
Lo recuerdo bien porque lo envié
más de treinta veces a más de treinta
chicas distintas.
La lógica, el sentido común y todas
las leyes matemáticas posibles estaban
de mi parte. Sin embargo, eso no
impidió que pasara aquel fin de semana
más solo que la una.
Algunas no podían porque se iban a
nosédónde. Otras habían quedado ya. A
otras les habría encantado y esperaban
que otra vez las avisase con más
antelación. Otras pensaban que a su
novio no les parecería bien. Y muchas ni
siquiera se dignaban en contestar.
AUNQUE LA SUERTE
INFLUYE, EL JUEGO NO ES
SUERTE
Claro, mala suerte.
Al menos, eso era lo que la mayoría
de la gente me decía. Si le preguntaba a
mi madre o a mi tía, sencillamente no se
lo creían. Si le pedía la opinión a alguna
amiga, me contestaba que aún no había
encontrado a esa chica especial, a «mi
chica».
Llevaba años oyendo lo mismo. Pero
la chica, «mi chica», ya no aparecía ni
en mis sueños. Como tantos chicos cuya
vida ha sido marcada por una influencia
claramente femenina y han contado con
pocos o ningún ejemplo válido
masculino, yo me había tragado el mito
de la Media Naranja[56]. Como hacerlo
resultaba esencial para obtener la
aprobación de los seres más importantes
para mí, deseaba creer en él de todo
corazón. Y, en parte, lo hacía. Por ello,
la mejor explicación a mi problema era
que había sido gafado por alguna
especie de siniestra maldición.
Con todo, a veces odiaba a las
mujeres por no tenerme en cuenta
sexualmente. En otras ocasiones,
pensaba que eran seres demasiado
perfectos para resultar culpables de
nada y que, por lo tanto, su rechazo no
era más que la prueba de que, en el
fondo, yo no era más que un tipejo sucio
e indigno. Para alguien tan vil, solo
quedaba implorar el perdón de esos
seres divinos y en posesión de la
verdad. Y si me rebelaba, si desafiaba u
ofendía a alguna de aquellas diosas
justicieras, todas las vaginas del
universo se cerrarían como moluscos
para siempre. Y yo me lo habría
merecido[57].
Pero, volviendo a aquella tarde,
treinta y pico ya eran demasiadas.
Aunque el mismísimo Dios fuera mujer,
el castigo parecía demasiado injusto[58].
Había tíos ahí fuera que solo a simple
vista ya parecían auténticos cretinos y
paseaban con nenas que quitaban el
aliento cogidas de su brazo. De hecho,
conocía a auténticos cretinos a los que
les faltaba tiempo para compaginar las
mujeres con las que se acostaban.
Mujeres, cada una de ellas, por una
noche en cuya compañía yo me habría
dejado arrancar una muela sin anestesia.
Treinta y pico ya no eran cuestión de
suerte. Ahí había algo más. Por
supuesto, la hipótesis de la maldición
todavía seguía en pie. El problema era
que una mente cartesiana como la mía no
digería bien las maldiciones.
Y, desde luego, ahí había algo más
que suerte. La cosa apestaba a gato
encerrado desde hacía años. Tarde o
temprano, yo iba a dar con el dichoso
animalejo.
PARA VER EL JUEGO, HAY
QUE TOMAR LA PÍLDORA
ROJA[59]
Me sentía tan inquieto como Neo
antes de aceptar la píldora de las manos
de Morfeo. Sabía que había demasiadas
cosas que no encajaban pero, cuando
hablaba sobre ello, la gente de mi
círculo me tomaba por loco.
La cosa se agravó durante las
semanas sucesivas. No solo no había
logrado quedar con ninguna de las
treinta y pico chicas el finde en que lo
intenté. Había seguido insistiendo a lo
largo de días y semanas, pero lo mejor
que obtuve fue un comentario por parte
de una de ellas. Me dijo que se sentía
muy halagada de que quisiera verla y
que sentía de verdad no poder hacerlo.
Creo que aquella fue una de las
anécdotas más frustrantes de mi vida con
las mujeres. Me gustaría decir que
aquello me sublevó, que me hizo tomar
la firme decisión de desvelar el secreto
que se llevaban entre manos las mujeres
de una vez por todas. Y que, a partir de
entonces, aquello me permitió empezar a
ver El Juego, con sus hilos invisibles
que se ocultan a nuestros ojos. Pero no
lo hizo.
No lo haría hasta meses más tarde,
hasta el día que terminé de tocar
fondo[60].
La razón es simple. Para ver el
juego, hay que estar totalmente decidido
a hacerlo. Hay que saltar el precipicio,
abalanzarse sobre su vacío sin volver la
cabeza. Hay que tomar la píldora roja.
Y… una vez hecho, no hay vuelta
atrás.
LO QUE YO DESCONOCÍA:
LA OBVIEDAD ESQUIVA[61]
No puedo culparme, porque había
demasiadas cosas que entonces yo
desconocía. Aun cuando hubiese
querido, no habría podido entender lo
que ocurría. Mi situación era similar a
la del etólogo que pretende estudiar a
algún insecto, pero carece de las lentes
adecuadas que le permiten ver el color
ultravioleta que guía muchos de sus
comportamientos.
Yo no podía ver ese color
ultravioleta. No podía ver que, lo que
tomaba por comunicación, era solo
como una corteza seca, bajo la cual la
verdadera interacción fluía como savia
viva. Ante mis propias narices, se
estaba llevando a cabo un intercambio
de información mucho más rico y
complejo que el que mi cerebro creía
procesar. Una conversación harto más
interesante que la que se producía con
palabras estaba teniendo lugar allí
mismo, pero yo no podía oírla. Y,
curiosamente, todo lo que parecía
totalmente absurdo, necio o incluso
aburrido, hubiese cobrado perfecto
sentido a la luz de esa lógica que,
entonces, se me esfumaba como agua
entre los dedos.
Porque lo que yo desconocía era
que, en el mismo seno de la monotonía
cotidiana, otra lógica obraba, otro
lenguaje se hablaba y otro intercambio
de información se producía. Lo que yo
desconocía era que, frente a mí, se
estaba dando otro tipo de comunicación:
una Comunicación Sexual.
Cuando por fin lo descubrí, no podía
dar crédito a lo estúpido que había sido,
a lo ciego que había estado. Durante
todo el tiempo, había tenido la verdad
ante mis narices. Y era una obviedad.
Pero era una obviedad escurridiza.
Una obviedad esquiva.
TÚ VAS A ESTAR MÁS
PREPARADO
Para que la historia no se repita, voy
a dotarte de los conceptos necesarios.
Mi viaje hacia el conocimiento fue
inductivo, por lo que resultó largo y
pesado. Con un poco de esfuerzo por mi
parte y por la tuya, podemos hacer que
el tuyo sea deductivo. Algo, querido
lector, que puede ahorrarte mucho
tiempo y dolores de cabeza.
Cuando digo que mi viaje fue
inductivo, quiero decir que fue de lo
concreto, de mis experiencias, de los
ejemplos, a los principios generales que
las abarcan todas. Por así decirlo, yo
tuve que construir el rompecabezas
pieza a pieza y sin contar con guía
alguna.
El tuyo no tiene por qué ser así. Para
evitarlo, con este manual pretendo
ofrecerte algo así como la cubierta de la
caja del rompecabezas. Ya sabes, la
parte donde aparece la imagen del
puzzle completado. Aquella que puede
servirte como guía.
A continuación, pues, te ofrezco los
primeros esbozos de dicha imagen.
TERMINOLOGÍA
AVEN
Aunque he tratado de reprimirme,
puede que ya hayas notado que hablo de
una forma un poco rara. El problema,
querido lector, es que la cosa va a ir a
más.
Hay una razón para ello.
Aparte de lo práctico que, a la larga,
pueda resultarnos usar cierta clase de
tecnicismos tanto en esta como en
cualquier otra disciplina, existe un
beneficio adicional.
Simplemente adquiriendo estos
nuevos conceptos estás adoptando, sin
apenas darte cuenta, una forma nueva de
interpretar la realidad. Una nueva
perspectiva, un nuevo marco conceptual,
si quieres.
ADOPTA LA
TERMINOLOGÍA AVEN
Por ello, te recomiendo que te
esfuerces no solo en entenderlos, sino en
adoptarlos tú también. Haciendo tuya
esa forma de pensar y de expresarte,
estás dejando atrás aquellas ideas que te
mantenían anclado a tu fracaso. Lo
estarás haciendo de una forma más veloz
que la típica del aprendizaje normal y
sin realizar un gran esfuerzo. Así, poco a
poco, el espíritu de las Artes Venusianas
irá calando en tu persona, filtrándose
como lluvia por cada poro de tu ser,
hasta que pienses y actúes como un
Aven.
USA EL GLOSARIO QUE
HAY AL FINAL DEL LIBRO
Hay
muchos
conceptos
y
terminología propia que vamos a usar en
este libro.
Por no hacerlo más largo o pesado
de lo necesario, muchos de ellos
aparecerán en apartados dedicados
exclusivamente a ellos. Aquellos que no
cuenten con apartado propio los iré
explicando en notas a pie de página, a
medida que vayan surgiendo.
Dicho sea de paso, te recuerdo que
al final del manual encontrarás un
glosario. Te recomiendo que lo visites a
menudo y siempre que te surja alguna
duda.
Además, muchos de los términos —
especialmente
los
sustantivos—
aparecen en mayúsculas, para que te
resulte más fácil identificarlos. Así, si
en algún momento no entiendes algo,
sabrás de inmediato si se trata o no de
una cuestión de terminología.
ALGUNOS EJEMPLOS
Oirás cosas como Aven, Frusco,
Objetivo, Obstáculo, Blocapollas, IDI,
IDIC, FIDI, DAV, DEV, Aro Psicológico,
Basura, Defensas, Radar, Test de
Aptitud y muchos otros.
Aunque al principio pueda parecerte
que hay muchos, recuerda que
adoptarlos redunda en tu favor. Además,
hay una lógica interna en todos ellos que
te ayudarán a recordarlos y a que formen
parte de tu manera de expresarte.
SISTEMAS DE
PUNTUACIÓN
Los Aven clasificamos a las mujeres
según un sistema de puntuación muy
simple, que oscila del 1 al 10.
Así, en la vida real nos encontramos
con T7s, T8s, etc.
¿Machismo? ¿Superficialidad?
Nada más lejos de la verdad.
Aunque a menudo se nos critica por ello,
lo cierto es que la mayoría de los Aven
somos personas con sentimientos muy
humanos que van mucho más allá del
deseo sexual y de las meras apariencias.
A veces, incluso, demasiado humanos.
POR QUÉ PUNTUAR
La única razón por la que hacemos
esto es que hemos llevado a cabo un
importante descubrimiento.
Una parcela importante de la
psicología de las mujeres y de los
patrones a que obedece su conducta
varían en función del atractivo sexual
que la sociedad en general percibe en
ellas.
Esto no quiere decir que todas las
T9s piensen igual ni posean la misma
personalidad en absoluto.
Sin embargo, al haberse tenido que
enfrentar a una clase de experiencias
muy similares desde su juventud, la
mayoría comparte ciertos rasgos,
comportamientos
y
respuestas
automáticas.
En otras
palabras,
comparten ciertas estrategias sociales
que han desarrollado a lo largo de su
vida para responder a problemas
concretos y que tienen en común.
Con el tiempo, muchas de estas
estrategias han pasado a formar parte de
lo que podríamos llamar su Piloto
Automático[62]. Y también de un
conjunto de rasgos superficiales de su
personalidad que recibe el nombre de
Máscara Social.
FORMA DE HACERLO
Una T1 es, probablemente, tu
abuela[63]. O, si no tienes, la señora
mayor con la que te cruzas en el club de
jubilados de la esquina.
Una T10 es una supermodelo de las
que aparecen en las portadas de las
revistas. Dicho sea de paso, no suelen
andar sueltas por ahí, así que no creo
que veas muchas.
Una T5 es una chica que solo te
pondría si te la imaginas como la
protagonista de tus fantasías más
salvajes.
A partir de ahí, es fácil seguir la
puntuación.
Así, por ejemplo, muchas gogos de
discoteca son T8s o T9s. En las tiendas
de ropa más chic nos encontramos a
menudo con T7s, T8s, etc.
¿Me sigues?
Con todo, no se trata de un baremo
matemático, aunque es fácil seguirlo.
INCREÍBLE, PERO CIERTO
Las T9s y T10s son más predecibles.
Puede que haya que demostrar más
valor, cierto, pero una vez que sabes
hacer esto, lo demás es pan comido. Es
juego.
Las mujeres por debajo del T7 son
mucho más parecidas a lo que
entendemos por «gente normal» y, por lo
tanto, pueden darnos más de una
sorpresa. Con ellas es importante
entender cómo funciona la atracción, el
Romance, etc., pero su psicología como
grupo está menos marcada por una
constante común. De ahí que cueste
establecer reglas para ellas basándonos
exclusivamente en su apariencia.
ELIGE LO QUE TE HAGA
MÁS FELIZ
Intentar limitar la felicidad de dos
personas a una nota, a muchos Artistas
Venusianos nos parece lo más absurdo
del mundo.
Por ello, cuando elegimos a una
mujer para una relación, no lo hacemos
basándonos en una puntuación artificial.
Ya se trate de una relación puramente
sexual, ya se trate de algo serio y
duradero, existen numerosos factores
que pueden hacer de dicha experiencia
algo que merezca la pena o no.
Esto no es solo palabrería, es un
hecho.
Irónicamente los Aven, es decir, los
que usan este sistema de puntuación son
los menos preocupados por ella a la
hora de disfrutar de la compañía
femenina en todas sus formas y
variantes.
¿Por qué?
Sencillamente, porque se saben
capaces de conseguir cualquier clase de
mujer, al margen de su puntuación.
Por ello, en tanto que el Frusco
medio experimenta una gran Validación
cuando logra que alguna T8 o T9 le
ofrezca su favor sexual, el Aven ha
superado ya esa etapa. Es perfectamente
consciente, como hemos indicado antes,
de que a menudo resulta mucho más fácil
llevarse una T9 a la cama que muchas
T6s o T7s. Lo ha hecho a menudo y,
ahora, se encuentra a otro nivel.
Eso, amigo mío, es una de las cosas
que tener juego puede hacer por ti.
El caso es que conozco muchos Aven
que han estado y podrían seguir estando
con T8s y T9s, pero al final han
decidido perseguir la felicidad con una
T7. Algo que ocurre más a menudo de lo
que podrías creer.
¿Por qué?
Porque una persona es mucho más
que una nota establecida desde un
baremo artificial.
LOS PERSONAJES
DEL JUEGO
Estamos a punto de iniciar El Juego.
El tablero está preparado, los jugadores
aguardan impacientes y se frotan las
manos, preguntándose cómo les irá su
aventura. Una vez se conozcan las reglas
básicas del mismo, solo faltará una
cosa: elegir a los personajes.
¿Sabes ya cuál va a ser el tuyo?
Pues bien, aunque probablemente ya
los hemos mencionado, ha llegado el
momento de presentarlos formalmente.
Y, por si te sirve de algo, a continuación
te ofrezco una breve exposición de cada
uno de ellos, con sus distintas
propiedades, poderes y debilidades.
Empecemos por el gran protagonista
de este libro: El Aven.
EL AVEN
El Aven o Artista Venusiano es el
gran protagonista de esta historia, el
chico bueno, el héroe. Es, básicamente,
ese personaje sobre el que leemos en
nuestra infancia y al que nos querremos
parecer cuando crezcamos.
Siempre que nos gusten las chicas y
nos haya ido fatal con ellas, claro está.
Pues el Aven es, ante todo, un
seductor que se ha hecho a sí mismo.
Una persona fuerte y decidida que ha
llegado a la clara conclusión de que un
aspecto tan importante para un
hombre[64] como es el éxito a la hora de
atraer al sexo opuesto no puede dejarse
en manos de la casualidad.
El Aven resulta admirable por varias
razones:
Ha tenido el valor de reconocer que
no está satisfecho con su grado de éxito
con las mujeres.
Ha mostrado la resolución necesaria
para decidir hacer al respecto lo que sea
necesario.
Ha perseverado en su camino de
autosuperación hasta alcanzar el nivel
deseado.
Pero, lo más entrañable del Aven es
que nos entiende a ti y a mí. Ha estado
donde tú y yo hemos estado. Y no es,
para nada, ese superhéroe distante al
que todo siempre le fue bien y no conoce
lo que es ser vapuleado.
Pues, si hay algo de lo que el Aven
entiende, es de ser rechazado.
Si retomamos la analogía de The
Matrix, el Aven es Neo y sus amigos.
Aquellos que, pese a haber estado
atrapados, han elegido la píldora roja y
sabido liberarse.
EL FRUSCO
El Frusco o Frustrado Corriente es
la gran víctima de esta historia. Es,
también, la materia prima necesaria para
crear un Aven.
De hecho, al igual que todas las
mariposas han sido gusanos, todos los
Aven han sido Fruscos en un pasado
cercano o remoto. Y, al igual que no
todos los gusanos llegan a volar,
tampoco todos los Fruscos acaban
desarrollando al Aven que llevan dentro.
Dentro de la analogía de The
Matrix, los Fruscos son la entera
humanidad, dormida y residente en
incubadoras desde las que el sistema les
succiona la energía. Una enorme masa
de gente engañada que habita un
espejismo creado para extraerle el
fluido vital. Una ingente población de
prisioneros esperando a ser liberada…
O no.
Después de todo, muchos Fruscos
deciden continuar siéndolo toda su vida.
Prefieren cerrar los ojos y engullir la
píldora azul, antes que correr el riesgo
de despertar en un mundo doloroso e
incierto.
Y, ¿quién sabe? Quizás tengan razón.
Quizás esa sea, después de todo, la
mejor opción.
TU PEOR ENEMIGO
Pero una cosa está clara. Aunque
aquí no vamos a juzgar a nadie, este es
un libro escrito desde la perspectiva del
Aven. Por y para los Aven, o para
aquellas personas que quieran aspirar a
serlo.
Y, desde esa perspectiva, los
Fruscos resultan en su mayoría
indiferentes al Aven. Salvo uno. Hay uno
que se encuentra muy cerca de ti y que,
lo quieras o no, es el mayor enemigo con
el que te enfrentarás jamás.
Hablo, por supuesto, del Frusco que
llevas dentro. Tu Frusco Interior.
Es de ese demonio, querido amigo,
del que yo me he propuesto exorcizarte.
CLASES DE FRUSCO
El Frusco no es, por el momento, una
especie en vías de extinción. Por el
contrario, se trata de una clase de
criatura que ha prosperado mucho. De
ahí que los encontremos de tantas clases.
Están los Fruscoblandos u hombres
que, aunque no son ni se sienten como
mujeres, se intentan engañarse a sí
mismos pensando que lo son. Se trata de
la clase de hombre al que la mujer de
sus sueños solamiguea[65] y le dice que
no quiere acostarse con él para no
estropear su bonita amistad.
Por otra parte, tenemos a los
Fruscambrientos. Son la clase de
hombres que en realidad carecen de
valor para reconocer que en el área de
la seducción también hay algo que
aprender. Suelen tener mentes muy
rígidas, y harán cualquier cosa menos
abordar a una chica en serio y
comunicarle que tienen algo que
ofrecerle. En lugar de esto, les silban
desde la acera de enfrente, les lanzan
piropos vacíos que ellas ya han oído
miles de veces y, cuando ven que sus
tácticas funcionan más bien poco, se
dedican a bajar el listón más y más.
Otra especie que también abunda es
la de los Fruscoplomos[66]. Son los que
sufren los casos más graves de
monitis[67]. A veces se generan a partir
de Fruscoblandos que han recibido
algún signo de interés por parte de una
mujer que les gusta concreta. Como esto
es algo que no suele ocurrirles, el
resultado es que se obsesionan
seriamente con ella. No tardan en
enviarle flores, llenar su contestador de
mensajes,
colapsar
su
correo
electrónico, seguirla a todas partes y
pedirle disculpas hasta por respirar.
Aunque
resultan
sumamente
desagradables, algunas personas se
aprovechan de ellos.
Hay muchos más casos, que a lo
largo del libro te mostraré si salen a
colación. Por ello, te diré que el peor
caso de Frusco es el Frustotal o
Frustrado Total. Este es un Frusco que
lleva mucho tiempo siéndolo, combina
varias modalidades de Frusquedad y
presenta un diagnóstico de difícil
curación.
El autor de este libro era uno de
ellos.
EL ORIGEN DEL FRUSCO
En general, la mayor parte de casos
de Frusco emanan de una mentalidad de
escasez, una clara carencia de opciones
y una idea sobre la atracción claramente
equivocada.
En este manual vamos, pues, a atacar
la raíz del problema.
Y el tema del Frusco es, por
supuesto, uno de los temas estrella de
este libro. Un tema que retomaremos una
y otra vez[68].
EL NATURAL
Dentro de nuestra analogía con The
Matrix, los Naturales son esos pocos
afortunados nacidos en la ciudad de
Sión, la última ciudad humana. Es decir,
son esos humanos a los que ya no hay
que rescatar porque han nacido libres.
No han necesitado que los desenchufen
ni que les den ninguna pildorita.
El Natural, pues, es el hombre que
en general se ha sentido poco frustrado a
la hora de atraer a las mujeres.
Del mismo modo que hay muchos
tipos de interacción[69], encontramos
muchos tipos de Naturales. Algunos de
ellos se han especializado en
Aproximaciones en Frío en tanto que
otros son expertos en cautivar a esas
mujeres con las que se relacionan a
menudo o que ya conocen.
LOS NATURALES HABLAN
OTRO IDIOMA
Una de las razones por la cual a los
Naturales les cuesta conectar con sus
amigos Fruscos es que hablan otro
idioma. Les ocurre, un poco, como a las
mujeres. Digamos que ellos, al igual que
las mujeres, lo pillan, en tanto que el
resto del mundo no lo pilla. En otras
palabras, para ellos la Comunicación
Sexual es algo que entienden
perfectamente desde una edad muy
temprana. Vamos, algo obvio, casi de
sentido común.
De hecho, a veces, si le haces
ciertas preguntas a un Natural, puede
llegar a creer que le estás tomando el
pelo. Es como si yo te dijera: «Ven,
vamos a sentarnos ahí» y tú estuvieses
viendo que allí hay un charco.
Evidentemente, puesto que no estoy
ciego, pensarías que me estoy quedando
contigo.
Lo que al Natural le cuesta concebir
es que la mayoría de la gente está ciega
para algo que ellos ven tan claramente.
CÓMO ESTUDIAR UN
IDIOMA
Uno puede estudiar mucho con
libros, cursos de audio, cursos para PC,
asistir a una academia, etc. Pero cuando
alguien quiere aprender a fondo un
idioma buscará formas de hablar, de un
modo u otro, con personas nativas de
dicha lengua. Si es necesario, intentará
incluso hacer amigos de algún país
donde se hable la lengua que pretende
aprender.
Pues bien, si quieres ser un Aven,
debes practicar el lenguaje de la
seducción y sus códigos particulares.
Como es lógico, intentarás hacerlo con
los «hablantes nativos» de las Artes
Venusianas. Es decir, los Naturales.
Como te recomendaremos más tarde,
lo mejor es que consigas unos cuantos
amigos naturales[70].
LOS NATURALES SON UN
OBJETO DE ESTUDIO
En general, los Aven y los Naturales
suelen llevarse muy bien.
Esto es en parte, porque en algunos
aspectos encarnan la actitud Alfa, que el
Aven toma como referencia. Y en parte
porque, por mucho que un Aven sepa, es
raro el Natural que no tenga algo que
enseñarle.
Esto no quiere decir que los
Naturales tengan un éxito mayor que los
Aven. Por lo general acaba ocurriendo
lo contrario, aunque como es lógico esto
es algo que siempre dependerá del
Natural en concreto al que nos refiramos
y del grado de desarrollo del Aven.
Lo que quiere decir es que el
Natural a menudo sorprende con
soluciones y reacciones espontáneas a
problemas que al Aven le llevan tiempo
analizar. Por ello, resultan una fuente de
inspiración y renovación constante.
UNA BELLA AMISTAD
No es que se acaben pidiendo
matrimonio, pero los Aven y los
Naturales tienden a formar sólidas
amistades.
Por supuesto, las personas somos
complejas y hay excepciones. Pero,
desde luego, el Aven cuenta con varias
ventajas sobre el Frusco para ganarse la
amistad del Natural.
Generalmente y por razones
puramente estadísticas, un Natural se ve
rodeado de Fruscos. Los Fruscos, por lo
general, le resienten por sus éxitos, de
ahí que tiendan a hacer una de las
siguientes cosas. O los ignoran
completamente; o los escuchan para
envidiarlos más tarde; o los escuchan y
los tachan de mentirosos y fantasmones
secretamente; o son amigos de ellos para
otros temas, pero dejan totalmente de
lado el tema de las mujeres y no lo
tratan con ellos, ya que les hace sentirse
mal.
El Aven, por el contrario, ha
superado estas limitaciones. Una vez se
ha demostrado que el Natural que tiene
en frente es uno auténtico y no cualquier
clase de impostor, su actitud con él es
radicalmente distinta a la del Frusco. De
hecho, no solo le escucha y lo toma en
serio cuando habla de sus éxitos, sino
que le anima a que se explaye sobre
ellos.
A veces, incluso, lleva a cabo algún
comentario sobre por qué o cómo
funciona algo que el Natural hace a
menudo de forma instintiva, y lo felicita
por ello. Esto es algo que el Natural no
está acostumbrado a encontrar, por lo
que lo valora como un tesoro y se
acaba… No, no se acaba casando con
él, pero casi.
EL PUENTE
Una de los beneficios que las Artes
Venusianas pueden reportarte es el de
empezar a ver The Matrix.
Es decir, podrás empezar a entender
lo que se está cociendo. Concretamente,
la Comunicación Sexual que tiene lugar
constantemente en la mayoría de
interacciones humanas, que las mujeres
y los Naturales dominan tan bien.
Yo recuerdo, por ejemplo, cómo en
mi época de Frusco me aburría y me
sentía frustrado cada vez que veía a un
Natural seducir a una mujer. Me decía:
«Ya está otra vez… ¿No podrá parar un
momentito?».
En cierto modo, la cosa no iba
conmigo. Después de todo, mi amigo
tenía algo de lo que yo carecía, así que
¿de qué me podía servir presenciar
cómo uno de esos seres a los que yo no
interesaba (las mujeres) flirteaba con
él? Con toda seguridad, para poco más
que para sentirme un desgraciado.
Fueron las Artes Venusianas las
responsables de que esto cambiase por
completo. A medida que empezaba a
dominarlas, un nuevo universo se iba
esbozando ante mis ojos. Poco a poco,
fue cobrando mayor claridad y, antes de
que me pudiera dar cuenta, ya estaba
viendo el significado de lo que antes no
había sido más que una avalancha de
ceros y unos[71].
Y contemplar a mis amigos en
acción, había dejado por completo de
resultar un coñazo. Ahora veía, por
todas partes, Negas, Rutinas, Patrones,
Actitudes
de
Chulifresco,
Amplificadores y un sinfín de cosas
más. Ahora, podía ver que todas
aquellas conversaciones absurdas e
infantiles que tenían lugar eran en
realidad movimientos claros y nítidos en
El Juego de la Atracción.
Por fin, había decodificado el
código. Y, por fin, ¡podía jugar yo
también! Además, me había convertido
en puente entre dos mundos.
EL NATURAVEN
Así que, podemos considerar al
Aven como «el puente». El único ser
capaz de traducir, que puede
comunicarse con Naturales y Fruscos.
Bueno,
hay
otro…
Es
decir,
recientemente ha aparecido otro… El
Naturaven. Guuaaauuu…. ¡El Naturaven!
No, no es una nueva marca de Champú,
ni el nombre de un superhéroe de la
Marvel.
Es
sencillamente,
la
combinación de Natural y Aven. Es
decir, puesto que los Aven no pueden,
por definición, convertirse en Naturales,
suele tratarse de Naturales que se
interesan por las Artes Venusianas.
OTROS PERSONAJES
Cuando
lleves
a
cabo
Aproximaciones en Frío[72], por lo
general va a haber una serie de
personajes
que
aparecerán
constantemente. De manera muy rápida,
te hablaré de ellos para que los
conozcas.
EL OBJETIVO
Como podrás ir comprobando a lo
largo del manual, conviene que tu juego
vaya sobre todo dirigido a una persona
concreta, el Objetivo.
El Objetivo es la chica a la que te
quieres ligar. Aun cuando más tarde
decidas cambiarla, cada vez que lleves
a cabo una Aproximación en Frío debes
elegir un Objetivo. Hacerlo va a hacer tu
juego mucho más eficaz.
EL SET
Los Objetivos, sobre todo cuando se
trata de TBs, suelen ir acompañados. Al
grupo que forman ella y sus
acompañantes se le conoce por Set.
Si el Objetivo está solo, se tratará
de un Set de uno, o Setuno. Si va
acompañada de una amiga o amigo, lo
llamaremos Doset. Si hay dos personas
en su grupo, será un Treset. Habrá
Cuatroset,
Cincoset…
sucesivamente[73].
y
así
OBSTÁCULOS
En principio, todas las personas del
Set —con excepción del Objetivo— se
consideran Obstáculos.
Las razones las entenderás más
tarde. De momento solo te diré que lo
son porque en un momento dado te
interesará aislar[74] al Objetivo. Para
hacerlo, el resto del Set supondrá —de
forma voluntaria o no— un obstáculo
que hay que superar.
EL ALA
Es el compañero —a veces
compañeros— que te asiste en tu juego,
para hacerlo más eficaz. Entre amigos,
lo normal es turnarse para hacer de Alas
unos de otros. Más adelante hablaremos
más sobre esta importante figura.
EL PIVOTE
El Pivote no es más que una mujer,
generalmente atractiva, que acepta hacer
de Ala. También hablaremos más de los
Pivotes en futuros capítulos.
LA IDENTIDAD DEL
AVEN
Querido lector, tengo que darte una
noticia:
Yo no soy un Aven.
Soy un escritor y, además, un Aven.
Pero esto último solo enriquece mi vida,
no la define[75].
Lo creas o no, un Aven no puede
limitarse a ser un Aven. Ha de ser algo
más. Debe, por así decirlo, poseer una
Identidad cuyo estereotipo proyecte por
sí mismo rasgos atractivos.
De ahí que las Artes Venusianas
nunca deban pasar de ser una afición
glorificada[76]. En otras palabras, si
quieres atraer mujeres debes tener algo
mejor que hacer que atraer mujeres.
Por ello, antes siquiera de poner en
práctica ningún aspecto del juego, te
convendrá haber trabajado sobre tu
propia Identidad. Pues, a menos que esta
sea positiva y esté bien definida, tu
juego «hará aguas».
LA IDENTIDAD ES LA BASE
DE TU ATRACTIVO
En nuestros días de Hombres de las
Cavernas, ¿qué hombres crees que
tenían mayor tendencia a prosperar?
¿Crees que serían aquellos apasionados,
ambiciosos y capaces de saber lo que
querían y cómo conseguirlo? ¿O te
parece que lo harían aquellos más
apáticos, con objetivos difusos y que no
acababan de decidirse sobre lo que
perseguían o la forma de obtenerlo?
En cuanto a las mujeres que lograron
transmitir sus genes —a lo largo de
generaciones y generaciones de dura
competición— hasta las mujeres de
nuestros días, ¿hacia cuál de esos dos
tipos crees que tendían a sentirse
atraídas sexualmente?
Exacto. Aquellas que tendían a
elegir a los hombres con una Identidad
borrosa no han contado con una
descendencia duradera. El gen o genes
que las llevaban a decantarse por
Identidades débiles se han extinguido.
UNA IDENTIDAD
PODEROSA
Aunque yo no me he ganado siempre
la vida escribiendo, sí es lo que he
intentado desde hace mucho tiempo.
Pero, además, es algo a lo que dedico
una considerable cantidad de tiempo
cada día.
Por ello, me considero un escritor.
Esa es mi Identidad.
No importa que aún no haya llegado
a vivir de ello. Lo importante es que
quiero hacerlo y que, día tras día, mis
acciones van mostrando congruencia con
dicho deseo.
En otras palabras, tu Identidad es
aquello que haces a menudo y que te
define[77]. No se trata de lo que haces
por circunstancias del destino, sino de
lo que eliges hacer.
Si no necesitas dedicar tiempo a otra
actividad para ganarte la vida,
enhorabuena: tu Identidad puede ser
aquello que más te llene. Si vives
exactamente de eso que te apasiona,
mejor que mejor. Ahora bien, si por el
contrario no te dedicas profesionalmente
a ello pero estás haciendo algo de forma
consistente para caminar en esa
dirección, entonces tu Identidad es lo
que quieres ser.
Pues, aunque lo ideal es dedicarte
enteramente a lo que quieres, sabemos
que en la práctica esto no es siempre
posible. Y, cuando lo es, a menudo lleva
tiempo. Por eso, en última instancia tu
Identidad viene definida por tu obra, no
porque otros paguen por ella lo
suficiente para mantenerte. Esto puede
venir con el tiempo o, en el peor de los
casos, puede que nunca lo haga. Pero, en
última instancia, tu Identidad depende
solo de ti y de tu trabajo.
En general, se puede decir que
alguien puede relacionar su Identidad a
un campo de forma legítima cuando es
capaz de contribuir con algo valioso a
dicho campo o de crearlo desde cero. A
menudo, una gran prueba de ello es que
otros estén dispuestos a pagar por su
trabajo o sus servicios, si bien esto no
es siempre necesario[78].
DESARROLLA TU
IDENTIDAD
Mi identidad está clara y definida.
Como te he dicho, soy un escritor.
¿Cuál es la tuya?
No hace falta que te lo repita.
Para tener éxito en el juego te
conviene crear una Identidad propia,
poderosa y definida. Además, debes
contar con rutinas[79] que te permitan
conectarla adecuadamente con la
realidad y emociones del Objetivo.
Si no tienes una Identidad poderosa,
empieza a desarrollarla ya. Ejercita tu
juego entre tanto, pero no descuides tu
pasión.
Si no la tienes, encuéntrala. Cuando
la encuentres, ejercítala. No se admiten
excusas. Si es necesario superarte a ti
mismo, supérate.
VENDE TU IDENTIDAD
Si la pregunta no llega, ni siquiera
saques el tema. Tu juego hablará por ti.
Sin embargo, la pregunta va a llegar. La
mayor parte de las veces lo hace. Y
suele ser muy simple.
«¿A qué te dedicas?». O…: «¿En
qué trabajas?».
Para entonces, no bastará con que
hayas desarrollado ya una Identidad
Poderosa. Vas a necesitar también una
gran presentación. Algo que haga de tu
Identidad una clara Demostración de
Alto Valor o DAV[80] y que, además,
suscite su interés.
Encuentra formas, pues, de presentar
lo que haces como algo apasionante y
repleto de interés. Recuerda, además,
que nunca debe parecer que lo intentas
vender. Debe realmente excitarte hablar
de ello.
CONÉCTALA A TU
IDENTIDAD
Te va a servir de poco excitarte con
algo si no logras que lo haga ella. Debes
por ello hacer que ella sienta lo que tú
sientes haciendo lo que haces o
hablándole de ello. Y dicho sentimiento
debe ser positivo y cargado de energía.
Es decir, no basta con vender tu
Identidad. Pues ¿qué ocurre si esta le
parece demasiado fantástica? ¿Y si le
queda grande, la deja fría o le resulta
extraña? ¿Qué harás si, sencillamente, se
encuentra demasiado alejada de su
mundo?
Tu misión es construir puentes entre
su Realidad y tu Identidad, para que ella
pueda caminar por ellos y recordar su
paseo como una excursión cargada de
intensas experiencias. Al final, debe
sentirse muy cercana a ti y a lo que
haces. Debe sentir claramente que, si
ella hiciera lo que tú haces, sería lo
mismo que tú. Y que, de haber tomado
las mismas decisiones que tú a lo largo
del camino, quizás ahora lo recorreríais
juntos[81].
Para ello, puedes hablarle de tu
Identidad preguntándole algo sobre ella
y haciendo analogías. Quizás, sobre la
suya propia.
O puedes invitarla a recorrer contigo
el proceso que te ha llevado hasta allí.
Por ejemplo, escogiendo las historias de
tu infancia y de etapas posteriores más
representativas y que mejor puedan
ilustrar el camino que has seguido hasta
convertirte en lo que eres.
POR QUÉ CONECTARLA[82]
Si cuando me pregunta, simplemente
respondo: «Soy un escritor», lo más
probable es que el Objetivo no sienta
que tenemos algo en común. A menos
que también ella escriba, se dejará
llevar por el estereotipo aceptado de
escritor. Me verá entonces casi como a
un marciano, como a alguien demasiado
distinto. Además, tampoco parecería
muy humilde por mi parte.
En el mejor de los casos podría
sentir que soy demasiado «guay» o
intelectual para ella[83]. En el peor, mi
DAV sería interpretada como una
DEV[84], y me tomará por un inseguro
que miente o alardea para protegerse.
Muchos Aven creen que algunas
mujeres rechazarían una cita con George
Clooney simplemente porque su estilo
de vida les queda muy lejos. Sentirían
que no tienen nada que ver con él, lo
cual crearía demasiada incomodidad e
impediría que se diese un Romance
mínimo.
Pero si él conectase a dicha mujer
con su identidad, si le ofreciese alguna
historia a través de la cual ella pudiera
experimentar, paso a paso, el camino
que le llevó de ser una persona normal a
convertirse en lo que es hoy en día, la
situación cambiaría por completo. Si
usase este o cualquier otra clase de
puente entre su Identidad y la realidad
de la mujer, esta se mostraría mucho más
receptiva a su Valor.
DE VUELTA A TU CASO
PERSONAL
Si aún no tienes clara cuál es tu
Identidad, cómo venderla y cómo
conectarla a tu Objetivo, empieza a
preguntarte lo siguiente:
¿Cuál es tu Identidad? ¿Qué es
aquello que haces de forma asidua y que
te apasiona? O ¿qué es aquello que vas a
hacer de forma asidua y que te apasiona
desde ahora mismo?
¿Qué vas a hacer para vender esa
identidad? ¿Cómo vas a contagiar
entusiasmo de una forma natural? ¿Qué
vas a hacer para que resulte interesante
y una clara DAV?
¿Qué cosas vas a hacer para
conectar esa Identidad con la realidad
del Objetivo? ¿Qué historias vas a
contar? ¿Qué preguntas vas a hacer?
Simplemente recuerda que algunos
estereotipos de Identidades proyectan de
entrada más valor que otros. Ciertas
Identidades resultan más fáciles de
conectar que otras.
Pero, en principio, todo aquello que
pueda apasionar a una persona, puede
venderse y conectarse bien. Es
posible[85].
INTERRUPTORES
SEXUALES
Ya hemos visto que a las mujeres les
pierde, al igual que a los hombres, la
percepción de un alto VSR en sus
compañeros potenciales. También hemos
visto que, en el caso de la mujer, esta
percibe en el hombre un elevado VSR
sobre todo gracias a tres elementos:
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
3. Protección y asistencia
Habíamos visto también que el Valor
hace referencia a los dos primeros, en
tanto que el Romance sirve para
comunicar el tercero.
Nos faltaba por preguntarnos qué
cosas concretas en el hombre comunican
alguno o varios de dichos elementos. Si
las conocieses y fueses capaz de
reproducirlas artificialmente, ¿no crees
que esto cambiaría el modo en que te
percibirán las mujeres?
Puedes apostar toda tu ropa interior
a que sí lo hará.
Pues bien, a todas estas cosas
concretas que son capaces de transmitir,
de forma instantánea, un elevado VSR,
vamos a llamarlas Interruptores
Sexuales[86].
A continuación te voy a indicar solo
algunos de ellos. Son los más obvios y
generales, aquellos de los que puedes
echar mano cuando creas que la
situación se te rebela. Como es lógico,
cualquier principio o consejo que te
encuentres a lo largo de este manual
será, o bien un Interruptor Sexual, o bien
algo relacionado con uno o varios de
ellos.
La idea es sacar el máximo partido
de dichos interruptores, hacer que
jueguen tanto como sea posible en tu
favor.
Así pues, que no te oiga más
quejarte de que las mujeres son
complicadas. Basta ya de decir que son
el mayor misterio irresuelto al que la
ciencia humana se ha enfrentado, que
solo el azar decide en los juegos del
amor, etc.
Ahora que por fin hemos
decodificado su mecanismo de atracción
sexual, sabemos que este posee ciertos
Interruptores Sexuales, los cuales se
activan de la misma forma que lo hacen
aquellos de los hombres. Simplemente,
son distintos y hay que aprender a
conocerlos.
Empecemos, pues, por los más
obvios.
LOS OBVIOS
En efecto, lo has adivinado. Vamos a
hablar del famoso cuarteto.
Fama, belleza, dinero y poder…
¿Atraen estas cosas a las mujeres? Si
buscas a alguien que te diga que no, creo
que estás buscando en el lugar
equivocado.
Y no me entiendas mal. Estas cosas
no solo atraen a la mujer porque
conscientemente decidan que les
conviene estar con alguien rico,
poderoso, apuesto o famoso.
EL EFECTO HALO
Al margen de que lo anterior ocurra
a veces, las mujeres perciben a un nivel
subconsciente que este tipo de personas
les va a proporcionar la clase de
sentimientos que necesitan.
En su libro Influencia: Ciencia y
Práctica, Robert Cialdini habla del
efecto halo. Según este principio, la
mayoría de los seres humanos da por
sentado, inconscientemente, que la gente
rica, poderosa, famosa y apuesta es más
inteligente y digna de confianza que los
individuos corrientes.
Si recordamos lo que hemos
estudiado en los capítulos sobre la
evolución[87], ¿debe esto sorprendernos?
¿No es natural que si nuestros genes nos
han programado para la vida de hace
cien mil años llevemos a cabo esta clase
de valoraciones? A fin de cuentas, por
aquel entonces y dentro de las pequeñas
tribus en que vivíamos, los individuos
más célebres, poderosos, ricos e incluso
bellos tendían, por razones obvias, a
coincidir con los mejores desde un
punto de vista genético. Y, posiblemente
por ello, también eran los más
inteligentes y dignos de confianza[88].
TUS OPCIONES
Una vez aceptado el hecho de que la
gente que posee estas cualidades cuenta
con una gran ventaja, solo nos queda
preguntarnos qué vas a hacer al
respecto.
Si cultivas tu físico para ser más
guapo, tocas en un grupo para perseguir
la fama o trabajas y le das vueltas al
coco para ser más rico, lo entiendo. Es
más, me parece bien. Te apoyo. En
serio, tío, te apoyo.
Ahora bien, puede que estas cosas
no lleguen mañana. Puede que tampoco
lo hagan pasado mañana, ni al otro… ni
al otro. De hecho, podría darse la mala
fortuna de que no llegaran nunca.
Podría ser que al final le produjesen
el disco a otro con menos talento que tú.
O que el país se sumiese en una
bancarrota general justo cuando estás a
punto de amasar tu primer millón. O que
sí consiguieses estas cosas, pero para
entonces tu cabeza estuviese repleta de
canas. Y lo que tienes entre las piernas,
un poquito «pasado» para la acción.
EL ATAJO
Por ello volvamos, una vez más, a la
pregunta: hasta entonces, ¿qué vas a
hacer? ¿Qué vas a hacer entre tanto?
¿Estás seguro de que no quieres dedicar
ni una modesta franja de tu tiempo a
cultivar el espíritu del Aven? Ya que has
llegado hasta aquí, yo en tu lugar
seguiría leyendo un poquito más. Total,
¿hay tanto que puedas perder?
ACTÚA Y SIÉNTETE COMO
ELLOS
Además, te sugeriría lo siguiente. Ya
que la gente rica, famosa, poderosa o
bella proyecta un elevado VSR y pueden
hacer sentir a las mujeres de una forma
muy especial, ¿crees que a ti te
beneficiaría
estar
absolutamente
convencido de que también les puedes
hacer sentir cosas increíbles aun cuando
no cuentes con nada de esto?
Aunque hacerlo ahora parecería una
petición de principio, te aseguro que a
medida que vayas leyendo te irás
persuadiendo de que estar absolutamente
convencido de que eres capaz de
suministrar esta clase de sentimientos en
las mujeres te beneficia. Y mucho.
LA PRESELECCIÓN
Te presento, amigo mío, uno de los
más curiosos Interruptores Sexuales.
Además, uno de los que los Aven hemos
aprendido a explotar mejor.
QUÉ ES EL INTERRUPTOR
DE PRESELECCIÓN
A menudo hablaremos de este
Interruptor de Preselección, ya que es
extremadamente poderoso en la mayoría
de las mujeres. Se basa en que estas se
sienten sexualmente atraídas por
hombres que ya han sido elegidos —es
decir,
preseleccionados—
como
compañeros
sexuales
por
otras
[89]
mujeres .
En otras palabras, quien ya liga,
tiende a ligar más.
Puede que la noticia no te resulte tan
novedosa. ¿Nunca has notado que tus
amigos que ya ligan y que van con otras
chicas despiertan, automáticamente, el
interés de otras nuevas que conocéis?
Puede que tú mismo hayas tenido la
impresión de que, cuando tienes novia o
vas acompañado de una amiga guapa,
las chicas se fijan más en ti. Pues bien,
no eran visiones. Estoy yo aquí para
decírtelo: ocurría realmente. Se llama
Interruptor de Preselección.
Sé lo que estás pensando. Absurdo e
injusto, ¿no? ¿No tendría que ser al
revés? ¿Cómo pueden las mujeres ser
tan retorcidas y perversas?[90] ¿Y qué
fue de aquel lema: «Quítale al que tiene
y dale al que no tiene» que tan bien
popularizó el bueno de Robin Hood?
Yo tuve una reacción similar. Pero
antes de extraviarte por senderos de
frustración
y
resentimiento,
te
recomiendo que sigas leyendo.
Pues, aunque desde ciertos puntos de
vista pueda parecer injusto, ¿es
realmente tan absurdo?
ORIGEN DEL
INTERRUPTOR DE
PRESELECCIÓN
Puede que no lo sea tanto si
adoptamos de nuevo el punto de vista de
los genes femeninos desde una
perspectiva evolutiva.
Recordemos una vez más al Macho
Alfa de tantas especies de mamíferos.
¿Cómo esperas encontrarlo? ¿Solo en un
rincón o rodeado por su harén? Pues
bien, los genes de la mujer han llevado a
cabo una apuesta similar. Y, por lo visto,
aquellos que se decantaron por
individuos preseleccionados parece que
han prosperado más en la carrera de la
evolución. Algo que tampoco debería
sorprendernos.
¿Por qué? Porque, como ya hemos
apuntado y seguiremos viendo más
adelante, las mujeres son muy exigentes
en su proceso de selección. Entre otros
muchos criterios, se sirven de complejos
Tests de Aptitud[91] para determinar si
un hombre cuenta con un elevado VSR o
si únicamente trata de aparentarlo. Por
ello, si un hombre ya ha sido
preseleccionado por una o —mejor aún
— varias mujeres de elevado VSR
percibido, hay enormes probabilidades
de que este posea también un elevado
VSR. Y la mujer puede ahorrar el
tiempo y la energía que otras han
invertido en descubrirlo concediéndole
de antemano algunos puntos extra. Es
decir, atribuyéndole VSR adicional[92].
¿Hasta cuánto? Si te interesa
saberlo, solo tienes que seguir leyendo.
EL CASO EXTREMO: SEXO
INMEDIATO
¿Hasta cuánto? Pues bien, me temo
que no hay límite.
Aunque no es algo que se dé con
frecuencia, la Preselección puede llegar
a alcanzar valores astronómicos.
Cuando esto ocurre, el Interruptor de
Preselección puede tener un efecto
poderosísimo sobre la mujer. Tan
poderoso que la lleve a aceptar, o
incluso perseguir, una relación sexual
con el hombre objeto de tanta
Preselección. Aún sin conocerlo ni
haber mediado palabra con él.
No hablo solo de casos hipotéticos.
En nuestra sociedad actual, puedes
encontrar ejemplos de ello.
El más extremo de ellos es,
seguramente, el Fenómeno Fan.
Piensa en los grandes Iconos
Sexuales masculinos. Imagínate si
quieres a una estrella del rock. Visualiza
a sus fervientes admiradoras que,
apiñadas, gritan como histéricas
mientras se tiran del cabello o desgarran
prendas de ropa en sus conciertos.
Pregúntate: ¿crees que la estrella
principal no podría tener sexo inmediato
con muchas de ellas al terminar el
concierto? No solo podría sino que, de
hecho, a menudo lo tiene. Y aunque en
este ejemplo hay otros interruptores en
juego[93], el papel de la Preselección es
fundamental aquí.
En menor escala, yo tuve una
experiencia similar durante la época en
que trabajaba como animador turístico
en las islas de Formentera e Ibiza.
Aunque básicamente yo era la misma
persona, las leyes del universo conocido
comenzaron a cambiar. Al menos, en lo
que concierne al interés sexual de las
mujeres. De nuevo, también aquí
intervenía otro interruptor básico, pero
la Preselección supuso un ingrediente
fundamental.
UNA CARICATURA DEL
USO DE LA PRESELECCIÓN
Si quieres un ejemplo de cómo se
puede
usar
el
Interruptor
de
Preselección en tu favor, te invito a que
le eches un vistazo al videoclip que
lanzó a la fama a los Back Street Boys.
En él, se ve cómo un enjambre de chicas
atractivas persiguen por las calles, como
obsesas, a los músicos tras uno de sus
conciertos. Evidentemente, esto no
podía haber ocurrido, pues antes de
dicho videoclip sus protagonistas eran
unos completos desconocidos.
Básicamente, se inventaron un éxito
falso con el fin de obtener otro real
verdadero. Y, ¿sabes qué? Funcionó. La
banda alcanzó —probablemente superó
— la popularidad que se había
propuesto. Especialmente, entre las
mujeres jóvenes.
Probablemente, este ejemplo se
escapa un poco a tus posibilidades. Pero
que no te preocupe esto, porque en este
manual vas a aprender numerosos
principios, recursos y técnicas que sacan
partido del Interruptor de Preselección.
De momento, lo más importante es que
entiendas bien cómo funciona[94].
PRESELECCIÓN NEGATIVA
Otra cosa que debemos saber del
Interruptor de Preselección es que
también funciona a la inversa. Tener esto
claro puede ayudarnos no solo a
beneficiarnos de su forma positiva, sino
también de su negativa, y a prevenir sus
nocivos efectos.
Hablamos de lo que se conoce por
Preselección Negativa. Algo, en
definitiva, que incide perniciosamente
sobre tu VSR[95].
Se puede decir que cuentas con
Preselección Negativa en la medida en
que otras mujeres perciben que has sido
desechado como compañero sexual de
otra u otras mujeres. Por fortuna, por lo
general parece menos poderoso que su
contrapartida positiva, pero no por ello
debemos perder de vista el principio.
Como podrás comprobar a medida
que estudies el manual, muchas de
nuestras técnicas y principios van
encaminadas a prevenir la Preselección
Negativa o a evitar sus efectos.
¿Quiere esto decir que debes volver
a la estrategia del tímido? Nada más
alejado de la filosofía que pretendo
inculcarte. Lo verás más adelante. Por lo
pronto, solo te diré que el fracaso es
necesario para tu aprendizaje, por lo que
debes
prepararte
para
fracasar
muchísimo. Simplemente, lo vas a hacer
de un modo que minimice y prevenga al
máximo la Preselección Negativa. Por
adquirir buenas costumbres, más que
nada.
LAS MUJERES NO SON
CONSCIENTES DEL
INTERRUPTOR DE
PRESELECCIÓN, NI DE
MUCHOS OTROS
¿Recuerdas la teoría del cerebro
Triuno? Pues bien, este es uno de los
ámbitos donde te conviene echar mano
de ella.
Si les preguntas su opinión sobre el
Interruptor de Preselección, muchas
mujeres querrán que les cuentes la clase
de alucinógeno que «te metes». Pero su
contestación es parecida a cuando dicen
cosas como: «Quiero un hombre
sensible, atento, sincero, que sepa
entenderme, esté pendiente de mí, sea
buena persona y tenga los pies en la
Tierra», o similares. Si son sinceras,
cuando hablan así están pensando con su
cerebro racional, no con sus otras dos
mentes. Piensan en la clase de hombre
con el que les gustaría casarse y no en
ese amante por el que renunciarían a
todos sus principios y se abandonarían
al sexo más salvaje. Además, a menudo
visualizan a un hombre que ya les gusta,
como a su actor favorito, y les cuelgan
luego todos esos atributos. Es decir, te
hablarán de lo que esperan o quieren
encontrar en alguien por quien ya se
sienten atraídas. Pero la parte
fundamental, la de la atracción, se la
saltan. Salvo excepciones, una mujer
nunca te dirá lo que hay que hacer para
atraerla[96].
Esta es la razón de que no pueda
aprenderse a seducir simplemente
haciendo encuestas a las chicas sobre lo
que les gusta o les atrae y lo que no[97].
Pero, además, ¿Por qué iban a
decírtelo?
¿Crees
que
hacerlo
beneficiaría a sus genes o les
perjudicaría? ¿Qué iban a preferir ellos?
¿Darle la clave al primer inepto con que
se crucen o esperar a que el mejor la
averigüe por sí mismo?
En realidad, en el juego apenas
cuenta lo que las mujeres crean que
quieren. Ni siquiera importa demasiado
lo que quieren. Lo fundamental, la
diferencia entre el «sí» y el «no», se
encuentra en aquello a lo que responden.
Volviendo al tema. No esperes
corroboración de las mujeres en este y
muchos puntos. La mayoría de ellas no
lo reconocerá[98]. Y, cuando una lo haga,
te recomiendo que, si no otra cosa,
busques al menos su amistad.
ESTATUS O VALOR SOCIAL
He aquí otro de los pesos pesados
en materia de Interruptores Sexuales. A
veces nos referiremos a él como Valor
Social y, a veces, como Estatus. Con
indiferencia de cómo lo hagamos, nos
estaremos refiriendo siempre a lo
mismo. Ahora bien, ¿qué es el Valor
Social?
¿QUÉ ES EL ESTATUS O
VALOR SOCIAL?
Es la otra cara de la moneda. Lo que
nos faltaba para explicar, por ejemplo,
el Fenómeno Fan. Cuando este se da, las
mujeres se sienten sexualmente atraídas
por sus ídolos sobre todo por dos
razones[99].
Una es la Preselección, de la que ya
hemos hablado. La otra es esta: el Valor
Social.
Una definición del Estatus que nos
podría ayudar a salir del paso es: el
grado en el que eres reconocido y
solicitado dentro de una comunidad. De
ahí que no pueda hablarse del Valor
Social de una persona en abstracto, sino
solo dentro de una comunidad concreta.
Dicho sea de paso, «solicitado» lo
entendemos en el sentido de «que recibe
atención».
LA EXPRESIÓN MÁXIMA
DEL ESTATUS O VALOR
SOCIAL
En nuestro mundo, en nuestra
sociedad, la expresión máxima de Valor
Social es la fama.
Los famosos son conocidos por
muchísima gente, lo cual implica ya un
grado mínimo de reconocimiento.
Además, son increíblemente solicitados
por el mundo entero, cuya atención
reciben en avalanchas. El proceso por la
que se llega a este fenómeno es
complejo, por lo que no vamos a entrar
en él.
Simplemente diremos que, en nuestra
sociedad, se pueden alcanzar niveles de
Estatus para los que probablemente la
especie, que ha evolucionado en
pequeñas comunidades, no se encuentra
preparada. De ahí también que el poder
que la fama puede proporcionar a nivel
sexual y a muchos otros, se encuentre
fuera de toda proporción. Como ocurría
en el caso de la Preselección, no parece
haber límite sobre hasta dónde se puede
llegar o qué se puede conseguir con el
Valor Social.
LA FORMA MÁS COMÚN
DE VALOR SOCIAL
La forma más común de Valor Social
o Estatus es lo que se conoce por
Popularidad. ¿Sabrías identificar al
chico más popular de tu clase? ¿Al más
popular de tu trabajo? ¿Al más popular
de tu pandilla de amigos?
Pues bien, seguramente hablamos de
personas con un gran Estatus dentro de
las respectivas comunidades a que nos
referíamos.
Porque,
con
toda
probabilidad, se trata de gente a la que
otra gente reconoce y cuya atención
solicita.
Ahora bien, recuerda que cualquier
persona que goce de un alto grado de
reconocimiento y reciba una gran
atención por parte de otras personas
disfruta también de un alto Estatus. Por
ello, la popularidad no es su única
manifestación.
OTRAS EXPRESIONES DE
ESTATUS
Puede que tu jefe no sea
excesivamente popular en tu ámbito de
trabajo y, sin embargo, gozará allí de un
alto Estatus. ¿Por qué? Porque en la
práctica es reconocido como alguien con
autoridad y, en la práctica, es una
persona a la que otros prestan una
atención especial. Lo hacen por la
cuenta que les trae y por más que luego
lo critiquen a sus espaldas.
En general, todo aquel que suele
gozar de un gran poder dentro de un
grupo concreto suele también contar con
bastante Valor Social.
Asimismo, cualquier jerarquía suele
producir Estatus en sus peldaños más
altos, aun cuando el poder sea más
simbólico que real. Esto ocurre, por
ejemplo, en el caso de nuestra Realeza.
Aunque su capacidad para influir se
encuentra claramente limitada, gozan de
gran reconocimiento y atención.
Y a menudo no es necesario ocupar
un rango claramente establecido. En
ocasiones, basta mostrar ciertas
cualidades típicas de un líder para que
tu Valor Social aumente.
LO GUAY COMO
EXPRESIÓN DE ESTATUS
Lo «guay», lo que «mola», es una
herramienta muy particular para
conseguir Estatus. Aunque lo guay suele
ir asociado a ciertos tipos de élite, no es
estrictamente necesario pertenecer a una
para ser percibido como guay. Hay
gente, por ejemplo, que se ha
especializado en dominar el código de
lo guay y que lo hace muy bien. Aun
cuando no cuenten con otras cosas que
normalmente van asociadas al Estatus,
como poder, alta posición, fama,
popularidad, etc., son capaces de
proyectar un gran Valor Social solo por
ser guays.
Lo guay varía de cultura a cultura, de
grupo a grupo, pero tiene una constante
común. La de lograr que ciertos
individuos gocen de Estatus solo por su
forma de vestir, de moverse, de
comportarse, de relacionarse.
Guay es John Travolta en Grease,
James Dean en Rebelde sin Causa,
Mikey Rourke en La ley de la calle,
Tom Cruise en Top Gun, Brad Pitt en El
club de la Lucha. Aunque fuera de su
ámbito podrían dejar de serlo, lo
importante de los personajes guays es
que son percibidos como tales dentro
del contexto en que aparecen, en que se
mueven. Y que, dentro de ellos, son
reconocidos como guays de inmediato.
Pero hay una razón clara por la que
consideramos lo guay como una forma
de Estatus. Porque, en el ámbito en que
se muestre, goza siempre de un
reconocimiento y atención especiales.
Podemos, pues, considerar lo
«guay» como una habilidad social
adicional.
LA PRUEBA SOCIAL
Con grandísima frecuencia, el cóctel
mágico que trae sexualmente de cabeza a
las mujeres, se basa en una mezcla de
Preselección y Valor Social.
De hecho, aunque puede darse el
caso, en nuestra especie ambas cosas
pocas veces suelen ir separadas. Y,
desde luego, casi nunca lo estaban en el
pasado, durante el periodo en que
nuestra evolución tuvo lugar[100].
En el ejemplo de la estrella de rock
citada con anterioridad, la reacción de
sus fans se debe seguramente a una
mezcla de Estatus y Preselección. Pues
bien, la palabra Prueba Social[101] la
usaremos para referirnos a un concepto
que engloba ambas cosas, especialmente
cuando parece difícil separarlas.
Así, a menudo, podremos decir que
alguien crea Prueba Social tanto cuando
proyecte Valor Social como cuando
demuestre Preselección. Sobre todo, lo
usaremos cuando haya algo de ambos
ingredientes en su persona y resulte
complicado o poco práctico tratar de
especificar entre ellos.
Mi intención no es complicar más el
vocabulario. Si introduzco este término
es porque, cuando se sale a sargear, la
creación de Valor Social y de
Preselección suelen ir tan unidas, que a
veces resulta más práctico y sencillo
hablar simplemente de Prueba Social
para referirse a ambas o a cualquiera de
las dos cosas.
Sin embargo, en los casos en que
resulte útil distinguir entre Valor Social
y Preselección, seguiremos haciéndolo.
Ahora, por ejemplo, ya estamos en
condiciones de decir que el Fenómeno
Fan, y la atracción sexual que se genera
a raíz de este, no puede explicarse sin la
Prueba Social.
UNA IDENTIDAD
PODEROSA
Poseer y comunicar una Identidad
Poderosa es en sí mismo un importante
Interruptor Sexual. Con todo, es también
una condición previa que el Aven debe
haber desarrollado antes de iniciar el
juego. Por ello la incluimos en un
apartado anterior. Si tienes alguna duda
sobre la identidad, te recomiendo que
repases dicho capítulo[102].
LA PERSONALIDAD
Afortunadamente, no todo es externo
cuando se trata de activar los
Interruptores sexuales femeninos. Hay
cosas que forman parte directa de ti y
que, por suerte también, puedes reeducar
o cambiar para moldearlas a tu gusto.
Una de ellas es tu personalidad.
UNA INVERSIÓN A LARGO
PLAZO
La personalidad es una de las cosas
que más tiempo y trabajo requiere
cuando se intenta modificar. Sin
embargo, es también la que te va a
proporcionar resultados más estables y
duraderos.
En mi opinión, desarrollar una
personalidad atractiva es una de las
mejores cosas que puedes hacer si
quieres mejorar tu juego. Se trata de
algo que siempre va contigo con cierta
independencia de cuál sea tu situación
social, económica, amorosa, sexual, etc.
[103]
Puedes haber perdido tus ahorros o
tu coche, puede haberte dejado la novia,
puedes haber roto con tu círculo social,
puedes quedarte en blanco y haber
olvidado —o por la circunstancia que
sea no poder usar— tu Material
Enlatado de seducción, pueden haberte
salido granos en la cara o haber ganado
más kilos de los que te gustaría… Pero
una personalidad atractiva es una
personalidad atractiva y, si la cultivas
un poco, puede acompañarte siempre.
No importa cómo estés, dónde estés o
con quién estés: tu personalidad
atractiva estará ahí.
UNO DE LOS MAYORES
INTERRUPTORES
SEXUALES
El
poder
de
atracción de
la
personalidad es tal que, posiblemente,
estamos hablando de uno de los mayores
Interruptores Sexuales que existen.
En ciertas ocasiones, puede llegar a
ser más poderoso que el físico, tu
apariencia, el dinero, el poder, la
Preselección o incluso el Valor Social.
Digo «en ciertas ocasiones» porque
todos los Interruptores Sexuales son
fichas de un mismo juego. Y, del mismo
modo en que no puedo decir: «La Torre
se come siempre al Caballo» cuando
hablamos de Ajedrez, no puedo decir,
por ejemplo, que la personalidad es
siempre más importante que la
apariencia física. Sin embargo, en
muchos casos alguien con una
personalidad atractiva podrá tener más
éxito que alguien con un físico atractivo.
En la práctica, dependerá de muchas
cosas, como la chica, la situación, el
tiempo que pases con ella, etc. Me
sigues, ¿verdad?
En general, una personalidad
magnética solo encuentra un problema.
Este es que a veces hay que superar
antes ciertas barreras para que te dejen
proyectarla. En este manual, por lo
demás, encontrarás numerosas formas de
hacerlo.
EL PESO EVOLUTIVO DE
LA PERSONALIDAD
La razón básica por la que la
personalidad juega un papel tan
importante en el mecanismo de atracción
es simple. Lo es, al menos, cuando
examinamos el asunto desde la
perspectiva evolucionista. Por ejemplo,
¿sabes aquello que casi siempre va
asociado a un Hombre Alfa? Respuesta:
una personalidad Alfa. A su vez, es muy
infrecuente encontrar una personalidad
Alfa en un hombre a menos que este sea
un Hombre Alfa.
Pues bien, los genes de una mujer
saben esto. O mejor dicho: aquellos
genes que programaron a la mujer para
reconocer
este
hecho,
acabaron
contando con una ventaja evolutiva clara
sobre aquellos que no lo hicieron y, a la
larga, terminaron por reemplazarlos tras
un largo proceso de selección natural.
En la práctica, esto quiere decir que
las mujeres han desarrollado un instinto
particular para reconocer Hombres Alfa,
pues les va la supervivencia y
replicación de sus genes en ello. Y uno
de los rasgos que mejor reconoce en un
hombre dicho instinto es, precisamente,
su personalidad.
Y lo que decimos del Hombre Alfa,
al hombre de alto Valor, puede aplicarse
al hombre con elevado VSR en general.
En suma, que durante el periodo de
tiempo en el que la evolución de nuestra
especie tuvo lugar, dos cosas estaban
por lo general indisociablemente unidas:
VSR y Personalidad. Y una personalidad
que proyectase un elevado VSR rara vez
iba separada de un verdadero VSR
elevado.
MUCHO MÁS SOBRE LA
PERSONALIDAD
Lo creas o no, las claves de una
personalidad atractiva han supuesto una
auténtica obsesión para mí durante años.
Antes siquiera de cambiar mi vida, de
conocer a hombres realmente buenos en
el juego, la idea de que pudieran existir
unos principios universales capaces de
hacer
unas
personalidades
más
magnéticas que otras llegaba a quitarme
el sueño.
De algún modo, intuía que la clave
principal se encontraba ahí. Y que, si
alguien lograba dar con los principios
que sintetizasen la personalidad del
seductor, habría descubierto algo
semejante al elixir de la vida o la piedra
filosofal.
Aun recuerdo las notas que tomaba
en aquella época, en la que intentaba
reducirlo todo a un pequeño decálogo
que cupiese en una chuleta diminuta. Y
me recuerdo andando por ahí, con mi
lápiz y mi chuleta en el bolsillo, tratando
de extraer nuevos principios de mis
interacciones con mujeres.
En ella escribía cosas como: 1.
Seguridad. 2. No regales. 3. Focos a
ella…
Aunque estaba lejos de convertirme
en un Aven, muchos de los principios
que descubrí por aquel entonces eran
válidos y los he seguido aplicando
mucho más tarde.
Te hablo de una época en la que
creía que estaba solo en esto.
Pero dejemos la nostalgia a un lado.
Lo que quiero decirte es que la
personalidad es crucial, importantísima.
Sobre todo, a medio y largo plazo.
De hecho, es tan importante para
nuestro juego, que solo a ella le he
dedicado uno de los capítulos más
extensos y elaborados del libro[104].
Estúdialo tanto como sea necesario,
porque solo ese capítulo puede cambiar
para siempre tu relación con las
mujeres.
Pero hazlo cuando llegues a él. Entre
tanto, hay muchos conceptos que debes
adquirir, y nuevos interruptores que
debes conocer.
Como el siguiente.
LA PRESENCIA
¿He dicho alguna vez que tu cuerpo
físico, y todo lo que este expresa, no
cuente? Te engaña quien te diga lo
contrario.
Los seres humanos somos criaturas
altamente sensoriales. Por ello, nos
basamos en gran medida en la
información que nos transmiten nuestros
sentidos a la hora de emitir nuestros
juicios, sean estos conscientes o
inconscientes.
Curiosamente, en el caso de la
presencia te sorprenderá saber que la
mayoría de estos juicios escapan a la
conciencia. En otras palabras, la mente
consciente es incapaz de procesar toda
la información positiva que el cerebro
recibe de una gran presencia física.
La presencia es también, pues, un
poderosísimo
Interruptor
Sexual.
Además, hay cosas que quizás no sepas
sobre ella. Si es así, te sorprenderán.
LA PRESENCIA NO ES
SOLO APARIENCIA
Al hablar de la importancia de la
apariencia, me he referido a los cinco
sentidos de que disponemos, no solo a la
vista. De hecho, incluso cuando
hablamos solo de vista, en nuestra
capacidad para atraer a una mujer entran
en juego muchos otros factores, aparte
del mero aspecto físico.
Pero nos referimos a todo. Es decir,
a tu aspecto físico y… ¡a aquello que
puedes comunicar con tu cuerpo a todos
los niveles! Y, por supuesto, a aquello
que puede ser percibido con todos los
sentidos. Como ya sabes, estos son la
vista, el oído, el olfato, el tacto e
incluso el sabor.
Un Aven no descuida ninguno de
ellos.
Aun cuando solo hablemos de lo que
otros perciben de él a través de la vista,
el trabajo del Aven es rico y complejo.
Por un lado, cuidará su aspecto, que lo
hará tan atractivo como sea posible. Por
otro, trabajará sobre sus posturas, gestos
faciales y corporales, ritmo, velocidad
de movimientos… ¿Me sigues? El Aven
mejora su apariencia, pero no se limita a
cambiar solo aquella que se aprecia en
una foto de carné. Trabajará sobre ella
sabiendo que es un ser tridimensional en
movimiento.
Además, prestará atención a todo
aquello que se percibe a través de los
otros sentidos.
LA PRESENCIA TAMBIÉN
SE PUEDE MEJORAR…
¡MUCHO!
La clave de la presencia es esta:
existe un gran trabajo que hacer.
La inmensa mayoría de la gente tiene
una gran asignatura pendiente en esta
área. Aun aquellos que son percibidos
como guapos o apuestos, seguramente
pueden mejorar muchísimo.
La diferencia entre el Aven y el resto
de la gente es que aquel se ha puesto
manos a la obra.
PUEDES LLEGAR A TENER
MÁS PRESENCIA QUE LOS
GUAPOS
La mayoría de la gente no se lo
podrá explicar. Los más observadores
comentarán que tienes porte, gracia,
salero o saber estar. Apuntarán que tu
voz es diferente o que siempre te
acompaña un aura especial. Los más
avispados dirán que hueles bien, que tu
voz es envolvente y te mueves como un
felino.
Pero a menudo no sabrán por qué.
Pese a ello, tendrás más presencia que
los guapos.
MÁS SOBRE LA PRESENCIA
Como ocurre con muchos otros de
los interruptores que estudiarás,
encontrarás un capítulo del libro
dedicado solo a la presencia[105].
ESTIMULACIÓN
EMOCIONAL
Si tienes la suerte de hablar a
menudo con Aven experimentados, hay
algo que oirás una y otra vez: hazla
sentir.
Pretender seducir y excitar a una
mujer sin estimular sus emociones es
como tratar de conducir un coche sin
gasolina. Sencillamente, no es así como
funcionan.
Por ello, solo siendo capaz de
suministrar emociones intensas tienes
mucho adelantado. No importa cómo lo
hagas. Pero, sea lo que sea, ten siempre
presente que obtener una respuesta
emocional por su parte es siempre mejor
que dejarla indiferente.
NO IMPORTA CÓMO LO
HAGAS
A menudo, lo de menos es cómo
llegas a su corazón. Lo importante es
que este lata con fuerza, que responda a
tu presencia de un modo u otro. Las
racionalizaciones de por qué ocurre esto
llegarán después.
¿Tu objetivo, pues? Estimularla,
impactarla, hacerla vibrar… En otras
palabras, suministrar emociones.
A menudo serán las conexiones
emocionales que logres crear entre ella
y tú directamente, otras veces serán tus
historias y, en ocasiones, tu propia
actitud. Puedes retarla, esquivarla o
hacerla reír. Puedes capturar su
imaginación, hacerla volar y lograr que
se sienta especial a tu lado. O,
simplemente, volverla loca de celos.
Cuando termines de estudiar este
manual, verás que puedes hacer todas
estas cosas a la vez y que, por lo
general, el resultado será mejor si lo
haces en un orden que en otro.
Pero en cualquier caso recuerda:
debes hacerla sentir.
SOMOS ADICTOS A
NUESTRAS EMOCIONES
INTENSAS
Se ha descubierto que nuestros
cerebros liberan ciertos componentes
químicos cuando sentimos emociones
intensas. Además, se ha descubierto que
dichas sustancias resultan altamente
adictivas.
La conclusión es clara. Si quieres
que alguien, y en especial una mujer, se
haga adicta a tu compañía, dale marcha.
Métele una buena dosis de su propia
droga cerebral y, antes de lo que te
imaginas, no podrá pasar sin su camello.
MÁS SOBRE CAPTURAR SU
IMAGINACIÓN Y DIRIGIR
SUS EMOCIONES
Lograr que la otra persona sienta es
fundamental, como hemos visto, para
despertar atracción en la mujer. Por ello,
en este libro encontrarás que volvemos
al tema una y otra vez.
De hecho, hay un capítulo que se
centra casi exclusivamente en cómo
hacer sentir a una mujer[106].
FORTALEZA MENTAL
Cuando hablo de Fortaleza Mental,
la expresión puede sonar un poco
abstracta o difusa. Parece, además, que
corremos el riesgo de vernos
arrastrados a un profundo debate
filosófico sobre en qué consiste esta
fortaleza.
Si además te digo que es uno de los
Interruptores Sexuales más poderosos,
estoy a dos pasos de que me taches de
esotérico.
Sin embargo, la clase de Fortaleza
Mental a la que nos referimos aquí es
algo muy sencillo y de lo que
encontramos constantes ejemplos en la
vida cotidiana.
Ahora bien, el hecho de que la
Fortaleza Mental sea algo real y
cotidiano no quiere decir que no tenga
repercusiones importantes sobre tu
juego. De hecho, a largo plazo, es el
aspecto más importante de todos. Y el
más Alfa.
NO HAY NADA MÁS ALFA
¿Recuerdas cuando enunciábamos
los dos posibles usos de la expresión
Hombre Alfa? Uno de ellos apuntaba a
la habilidad de hacer que las mujeres
nos perciban como Hombre Alfa. El otro
se refería a nuestra capacidad para
aumentar realmente nuestro VSR. Es
decir, para convertirnos en un auténtico
Hombre Alfa.
Pues bien, si tuviésemos que reducir
al Hombre Alfa a un solo rasgo, este
sería probablemente la Fortaleza
Mental. ¿Por qué? Porque, a la larga y
pese a las ventajas o desventajas
iniciales con las que parta cada hombre,
la Fortaleza Mental es el rasgo más
decisivo a la hora de anticipar quiénes
llegarán lejos en cualquier juego.
Y, a un nivel instintivo, las mujeres
saben esto.
LA FUERZA TE ACOMPAÑA
No tienes que buscarla en ninguna
parte. No tienes que hacerlo, porque está
dentro de ti. Solo tienes que mirar en tu
interior.
Porque la Fortaleza Mental no es
complicada. Se basa, simplemente, en
ser honesto y consecuente con uno
mismo. Cueste lo que cueste.
Para
alcanzarla,
tienes
que
abandonar cualquier mentira que te estés
contando en estos momentos. Debes, por
una vez, escucharte sin prejuicios ni
influencias, y decidir lo que eres y lo
que quieres. A continuación, solo te
queda diseñar la mejor manera de
perseguirlo, y ponerte manos a la obra.
Si te trazas un camino coherente con
tu persona, te dedicas a recorrerlo y no
dejas que nada te aparte realmente de él,
la fuerza te acompañará. Las mujeres se
darán cuenta de ello y querrán estar
contigo.
EL JUEGO A MEDIO Y
LARGO PLAZO SE JUEGA
AQUÍ
Puede que esto no te dé grandes
resultados a corto plazo, y puede que
pierdas alguna batalla que otra por
seguir este principio. La guerra se gana
aquí. Porque aquí es, a medio y largo
plazo, donde se juega el juego.
OTROS ASPECTOS DE LA
FORTALEZA MENTAL
Aunque simplemente aplicando lo
que te he dicho y demostrando a
cualquier mujer que no vas a dejar que
te aparte de tu camino tienes mucho
adelantado,
hay
otros
aspectos
relacionados con la Fortaleza Mental.
Cosas como la Congruencia, vivir en
una Realidad Fuerte, ser capaz de
imponer tu Marco[107] y, en general,
contar con las Actitudes adecuadas y un
buen sistema de Creencias que respalde
todo esto, también te harán más fuerte
mentalmente. Como pronto podrás
comprobar, a lo largo del libro
dedicaremos suficientes apartados a
todos estos aspectos de la Fortaleza
Mental.
EL ESTILO DE VIDA
Es de puro sentido común pensar
que ciertos tipos de vida nos van a
poner en contacto con más mujeres y
permitirnos interactuar con ellas que
otros. Lo que ya es más fácil pasar por
alto es que ciertos estilos de vida
funcionan, en sí mismos, como
Interruptores Sexuales.
Es decir, ciertos estilos de vida no
solo nos van a permitir conocer más
mujeres. Van, además, a hacernos más
atractivos a ojos de éstas.
De hecho, hay actividades y
pasatiempos que no van a ponerte, por sí
mismos, en contacto con más mujeres. Y,
sin embargo, seguirán haciéndote más
atractivo a los ojos de éstas. Si por
ejemplo practicas deportes de riesgo o
acción como el esquí acuático, el surf, el
alpinismo, la equitación o te gusta
participar en carreras de motos de alta
cilindrada, las mujeres te van a
encontrar por lo general más atractivo
sexualmente. También les vas a resultar
más interesante si sabes hacer masajes,
dominas bailes latinos, lees cartas
astrales o eres un experto en técnicas de
PNL.
No te estoy diciendo con esto que
empieces a jugarte la vida con deportes
suicidas, ni que te hagas futurólogo. Sin
embargo, es muy importante tener todo
esto en cuenta a la hora de darle un
enfoque u otro a nuestras experiencias
cuando hablamos con una mujer.
Habrá cosas que deberás destacar
más que otras. Y habrá algunas que
deberás dejar más bien de lado.
CUIDADO CON LA VIDA
QUE EXPRESAS
Es mejor que hables de tu último
viaje que de las interminables horas que
pasas delante de la tele. En general,
hagas lo que hagas y hables de lo que
hables, debes siempre dar a entender
que tu vida es excitante. Haz una norma
de no dar nunca a entender que te aburre,
deprime, frustra o estresa.
Sí, has oído bien, estresa.
Y es que, por irónico que resulte,
parecer una persona excesivamente
trabajadora no va a darte más puntos.
Quizás te los dé si pretendes encajar en
el papel de proveedor pero, en mi
opinión, este es a menudo el camino
largo y angustioso. Si una mujer te
encasilla claramente en la categoría de
proveedor, te considerará solo como
material de relación larga y estable.
Entonces, tenderá a posponer el sexo
tanto como pueda y te someterá a más
Tests de Aptitud de los habituales.
UN ESTILO DE VIDA ALFA
La razón es simple. En el pasado, en
ese pasado remoto en el que
evolucionamos como especie y con el
que tan familiarizado te encuentras ya,
las cosas parecían ir sobre ruedas para
los Machos Alfa.
En otras palabras, contaban con una
gran genética, tenían su harén y, en
general, se daban la vida padre. Sí,
claro, de vez en cuando tenían que
derrotar a algún que otro macho
aspirante a su puesto, reunirse con sus
amigos Alfa para idear nuevas formas
de mantener a la tribu sometida o
invocar un pequeño ejército con el que
combatir a tribus hostiles. Sin embargo,
eran Machos Alfa, así que nada de esto
suponía un esfuerzo extraordinario para
ellos. Llevando a cabo todas estas
actividades, se encontraban como en su
salsa. Si el Macho Alfa en cuestión no
era un guerrero, sino un hechicero,
también lo tenía bastante bien montado.
Podía venderle fácilmente la moto a la
tribu y, en teoría, tampoco esto le
suponía un gran despilfarro de energía.
Por ello, si las hembras percibían en
algún Macho que tenía que esforzarse
demasiado…, bien, en dichos casos la
conclusión era clara: no era tan Alfa.
Estaba claro que, tarde o temprano, sus
genes podían no dar la talla. Y si esto no
ocurría en su vida, podía hacerlo en la
de sus descendientes.
Así que si parecía que te esforzabas
demasiado podías, como mucho, hacer
un buen papel como proveedor Beta.
UNA CUESTIÓN DE
APARIENCIA
Las cosas han cambiado mucho. Por
ello, aunque la realidad moderna
penaliza a los Machos Alfa que llevan
una vida demasiado Alfa, los genes de
las mujeres y su mecanismo de atracción
no parece que se hayan enterado. Del
mismo modo, ni más ni menos, que los
nuestros no se ha enterado de que
«pechos más grandes y más duros» no
significan «más fértiles».
Pero, como ya hemos visto,
Selección Natural y Selección Sexual no
siempre van de la mano[108]. Y aquí
estudiamos la segunda.
Por ello, aunque haya Hombres muy
Alfa que se han pasado la vida
ocupadísimos, estresadísimos y sin
practicar ningún deporte de riesgo[109],
tú debes explotar otras facetas. No
importa que estés desarrollando una
vacuna contra todos los males de la
humanidad o a te encuentres a un paso
de descubrir la fusión nuclear. Si lo que
quieres es una aventura de una noche, te
recomiendo que centres la atención de tu
compañera potencial en tu última
aventura arqueológica que te llevó a
escaparte por los pelos de una tribu
caníbal y a acuchillar en el agua a varios
cocodrilos[110].
UNA REGLA PARA SALIR
DEL PASO
Puesto que se trata de un tema
importante, más adelante vas a ver
mucho más sobre la clase de vida que
mayor éxito puede reportarte con las
mujeres[111].
Entre tanto, voy a ofrecerte una regla
muy general, pero muy básica.
En la medida de tus posibilidades,
trata de ser más vitalista. Trata de
introducir más pasión en tu vida, de
hacer más cosas que te estimulen y te
llenen de verdad. Llevar una vida
claramente excitante, se traducirá en
muchos aspectos de tu persona y, al
margen de en qué consista dicha vida,
las mujeres lo percibirán.
Si aquello que haces y más te
apasiona no es algo que les resulte
familiar a la mayoría de las mujeres o
que entiendan fácilmente, trata de crear
puentes.
Encuentra
formas
de
comunicarles, de un modo efectivo, por
qué es tan apasionante y excitante lo que
haces. Y recuerda hacerlo de un modo
que les llegue emocionalmente antes que
intelectualmente.
Es decir, debes ser capaz de
transmitir tu pasión y hacerlas vibrar
con ella. Y, repito, no me importa
realmente en qué consista[112].
TIPOS DE LIGUE
Antes de adoptar una estrategia,
debes saber dónde te encuentras. ¿Qué
clase de interacción va a darse? ¿Qué
clase de chica va a ser el Objetivo? ¿Se
trata de alguien que vas a ver a menudo
o incluso ya conoces? ¿Es alguien a
quién no vas a volver a ver a menos que
la interacción progrese y cierres con
teléfono?
Y, en tu vida en general, ¿cuántas
formas hay de que tengas éxito con las
mujeres? ¿Cuál se adapta más a tu forma
de ser y a tu situación? ¿En qué quieres
mejorar?
¿En
qué
quieres
especializarte? ¿Qué cambios en tu vida
debes llevar a cabo para conseguirlo?
EL MITO DEL LIGÓN
UNIVERSAL
Por favor, no caigas en la trampa de
creer uno de los mitos más falaces de
nuestra cultura. Según dicho mito, quien
es bueno con las mujeres lo es
siempre[113].
Sin embargo, en el mundo real,
alcanzar el éxito en ámbitos distintos y
siguiendo diferentes modelos de
interacción, requiere diferentes tipos de
destreza.
Yo, por ejemplo, tengo amigos que
se desenvuelven con verdadera maestría
con mujeres a las que ya conocen, pero a
la vez son incapaces de acercarse a una
chica que han visto por primera vez. Y,
cuando lo hacen, pierden a menudo los
papeles o sufren rechazos estrepitosos.
Tengo también amigos que han
batido récord y llevado a cabo
auténticas proezas en las interacciones
cortas con desconocidas. Sin embargo,
si no logran mantener sexo con una
mujer a lo largo de las primeras cinco
horas, pronto se desmoronan como
castillos de naipes. Por ello, si no
obtienen un éxito rápido lo más
probable es que no lo hagan jamás, dada
su inhabilidad para manejarse en la
dinámica de las interacciones largas. Y,
sin embargo, nos estamos refiriendo en
todo momento a hombres con un éxito a
años luz por encima de la media.
¿Entiendes a dónde quiero ir a parar?
Es pues, crucial, que conozcas las
principales formas de ligar y sus
diferentes características. Así, podrás
descubrir lo que más te atrae, lo que
mejor se adapta a tu situación o,
simplemente, qué áreas de tu vida te
conviene mejorar.
Vayamos, pues, con el primer tipo.
Es, probablemente, el más frecuente
entre los hombres con éxito de nuestro
país.
LIGUE MECÁNICO
El Objetivo te conoce bastante, o
puede que solo de vista. Te admira o
incluso te desea desde hace tiempo. O
puede que no, que no te conozca ni te
admire, pero la ves a menudo y tienes
ocasión de intercambiar algunas
palabras con ella de forma más o menos
regular.
Un día empiezas a percibir sus IDIs,
aprovechas la ocasión para pasar de
Nivel y ella colabora. Cuando llega el
momento, finalizas y… ¡enhorabuena!
Acabas de encontrar una nueva
compañera sexual o sentimental con la
que compartir momentos inolvidables.
Para que este tipo de ligue se dé, la
primera condición es que haya chicas en
tu vida. Si tu vida no te permite
mantener un contacto constante con
mujeres, es complicado el que esta clase
de interacción tenga lugar, por más
atractiva que resulte tu personalidad.
Esta versión del juego, pues, es ideal
para quien goza de un contacto constante
con flujos de mujeres.
Me refiero a estudiantes de carreras
con
muchas
chicas,
ciertos
profesionales, personas con una red
social inmensa heredada del pasado o
cualquier otra circunstancia que, como
hemos dicho, favorezca un contacto
constante con el sexo opuesto.
A menudo, disfrutar de este tipo de
situaciones o ser capaz de generarlas,
permite alcanzar un éxito rotundo aun
cuando no se cuente con las habilidades
necesarias para conocer mujeres desde
cero. En algunos casos, hacerlo podría
incluso llegar a ser contraproducente,
especialmente si puede poner en peligro
nuestra reputación. Si tienes acceso a
este tipo de ligues, céntrate antes que
nada en cultivar tu personalidad.
Si tu caso no encaja para nada en
este, mira si por lo menos puede encajar
en el siguiente.
LIGUE MECÁNICO
MANUFACTURADO
¿Qué puedes hacer si tu vida no
reúne las condiciones que te permiten
conocer mujeres sin esfuerzo? Entre
otras cosas, tratar de crearlas.
¿Cómo? Por ejemplo, puedes
cambiar de trabajo. Si hacerlo resulta
poco inteligente, puedes renovar ciertos
hábitos, interesarte por ciertas aficiones
y actividades o consagrarte a ampliar tu
círculo social.
Tras hacerlo, un día descubres que tu
vida se ve transitada por un flujo
inagotable de mujeres. Entonces, tu
misión será asegurarte de que dicha
situación puede mantenerse de manera
automática.
Si consigues asegurarte dicho
suministro constante, tus preocupaciones
pasan a ser las mismas que las del
hombre que se encuentra en la categoría
de Ligue Mecánico.
Dicho sea de paso, esta es una de las
clases de ligue que, cuando puede, el
Aven manufactura para sí.
LIGUE ESPORÁDICO O
FRUSCOLIGUE
Afrontémoslo. La vida de la mayoría
de nosotros no está diseñada para
asegurarnos un suministro inagotable de
TBs.
La diferencia entre un Frusco y un
Aven es que el primero no va a hacer
nada al respecto. Estará, por así decirlo,
aceptando una maldición.
LA MALDICIÓN DEL
FRUSCOLIGUE
La mayoría de nosotros hemos sido
grandes Fruscos y la hemos sufrido.
Aquella tarde en que desperdicié mis
treinta cartuchos con mis treinta
mensajes, las treinta calabazas que
recibí
me
hicieron
entender
perfectamente la clase de maldición que
llevaba tiempo cargando sobre mis
espaldas.
Mi destino sexual se encontraba
enteramente en manos de la suerte. Poco
importaba que se tratara de uno de los
aspectos más importantes de mi vida.
Si te has sentido de este modo
alguna vez, sabes en qué consiste el
ligue esporádico.
Este se basa en pequeños golpes de
suerte, en esa chica que conociste un día
por casualidad o aquella otra que te
presentaron unos amigos. O puede que
sea ella la que haya mostrado cierto
interés sin que tú hayas hecho nada.
En suma, este tipo de ligue se
caracteriza porque, en él, el hombre
tiene muy poco control, mientras que la
mujer lo tiene casi todo. Mi
recomendación es simple: amplía tus
horizontes tan pronto como puedas.
FRUSCOLIGUE HERÓICO
También cabe la posibilidad de que
seas tú quien se haya propuesto
conocerla y hayas puesto en práctica un
plan secreto de acercamiento. Ya sabes,
ella es la chica.
Es esa chica que tanto te gusta y a la
que le gusta otro[114]. O que, quizás, está
más sola que la una pero jamás se ha
fijado en ti. ¿Tu misión? Perseguirla
hasta que caiga. Si no funciona una
estrategia, siempre podrás echar mano
de otra. Y, si finalmente ninguna da
resultados, siempre te queda esperar a
que el destino te eche una mano[115].
Pues ¿por qué no iba a ayudarte? A fin
de cuentas, estás locamente enamorado
de ella, ¿no?
Al menos, esta es la lógica creada
por un vasto sector de la industria
cinematográfica. Industria, dicho sea de
paso, que promueve el Fruscoligue
como pocas otras.
EL SENDERO ERRÁTICO
DEL FRUSCOLIGUE
Si lo tuyo es el Fruscoligue en
general, date cuenta de que todos hemos
estado ahí. Ahora, hermano, despierta,
ponte en pie y aléjate de esta modalidad
tan rápido como te sea posible.
Si te inclinas por la modalidad del
Fruscoligue heroico, te respeto. Pero me
temo que no vas a encontrar excesiva
ayuda en este manual. Por ello, si
esperabas que te dijera cómo ligarte a
esa chica tan especial, será mejor que
busques respuestas que yo no puedo
darte en otro lugar.
Pues, si yo tuviera que ayudarte a
ligarte esa chica tan especial, me vería
obligado a recomendarte antes que te
ligases a cientos de mujeres distintas de
ella. Para entonces, quizás habrías
perdido el interés.
En el caso de que este aún siguiese
ahí, empezaría a pensar que se trata de
verdadero amor. Entonces, te diría: «ve
a por ella y usa lo que has aprendido
con tus cientos de ligues anteriores».
Si finalmente todo fallase, creo que
ambos deberíamos aceptar nuestra
derrota. Deberíamos aceptar que,
quizás, la vida es demasiado fugaz para
atormentarnos por algo que escapa a
nuestro poder.
En general, el Fruscoligue parte de
una filosofía que no comparto. De
hecho, abrazarlo me parece cuando
menos temerario. Entre otras cosas,
tiende a fomentar una mentalidad de
escasez. Mentalidad que, a la larga,
suele tener efectos desastrosos sobre la
vida sexual y sentimental del hombre. Y,
en consecuencia, sobre su autoestima.
Esta categoría y la mentalidad que
basa en ella el éxito en las relaciones
son las principales responsables de
generar
lo
que
yo
llamo
Fruscambrientos. Y lo que las mujeres,
con algo menos de tacto, llaman muertos
de hambre, salidos, babosos, guarros,
peleles, etc.
Pero, amigo mío, la decisión es tuya.
CÓMO SACAR TAJADA DEL
FRUSCOLIGUE
La mejor manera de sacar partido de
esta clase de ligue es no dejando que
nuestro éxito con las mujeres dependa
enteramente de él.
El problema de permitir que esto
ocurra es que te puede crear una
dependencia casi psicótica de las
mujeres concretas que conozcas a través
de este sistema.
La razón es simple y tiene mucho de
círculo vicioso:
Sientes que has conocido a una
persona especial por un golpe de suerte.
Por ello, te consideras extremadamente
afortunado de que esta haya mostrado
cierto interés por ti. Afortunado hasta el
punto de que necesitas mantener dicho
interés a toda costa. Por supuesto, esto
hará que la alejes en lugar de atraerla.
Cuando esto ocurra, pasarás una larga
temporada de soledad y masturbación,
hasta que otra pobre desdichada tenga la
mala fortuna de cruzarse en tu
deshabitado camino. Y la historia
volverá a empezar.
En definitiva, el círculo se sostiene
gracias a tu baja autoestima, a tu
sensación de falta de control sobre tu
propia vida sexual o sentimental y a la
clara certeza de que apenas cuentas con
opciones.
Si, por el contrario, te encuentras
libre de dicho círculo de dependencia,
no hay problema. En dicho caso, no
tengo nada en contra de que aproveches
este tipo de situaciones cuando se
produzcan. Pero recuerda que es tu
propio trabajo hacer que no se limite a
ellas tu destino con las mujeres[116].
LIGUE ACTIVO O SARGEO
Un Aven puede ser mejor o peor
llevándose a las mujeres a la cama,
puede tener una vida social más o menos
desarrollada y disponer de tantos o
cuantos recursos que le permitan
garantizar un flujo constante de TBs por
su vida. Pero una cosa es cierta: un Aven
domina el Ligue Activo.
El Ligue Activo parte de lo que
llamamos Aproximaciones en Frío y
solo a él le dedicamos buena parte de
este manual[117]. Como hemos dicho, si
no eres capaz de llevar a cabo dichas
Aproximaciones en Frío, sencillamente
no eres un Aven. Aún puedes alcanzar un
gran éxito con las mujeres y desarrollar
muchas aptitudes útiles al respecto pero,
si quieres convertirte en un Aven, la
puerta de entrada es esta.
Si decides abrirla, te adentrarás en
un mundo nuevo. Y, como todos los
mundos, tiene ventajas y desventajas.
LIGUE ACTIVO PUNTUAL Y
LIGUE ACTIVO
PROLONGADO
En función de si sabemos que vamos
a ver al Objetivo varias veces o no, hay
dos tipos de Ligue Activo:
1. Ligue Activo Puntual
2. Ligue Activo Prolongado
Ambos implican Aproximaciones en
Frío. La diferencia radica en que en el
Puntual no tenemos la certeza de que
vayamos a ver al Objetivo nunca más.
En cambio, cuando hablamos de Ligue
Activo Prolongado nos referimos a
mujeres que probablemente veremos a
menudo. Suele tratarse de dependientas
de tiendas que frecuentamos, cajeras,
peluqueras, camareras, etc.
En general, y como muestra de
respeto a Ross Jeffries, el hombre que
popularizó las Artes Venusianas, la
mayoría de los Aven llaman sargeo al
Ligue Activo. Y, cuando salen con la
única intención de obtener Ligues
Activos —normalmente puntuales—, se
refieren a dicha actividad como
sargear[118].
CONTRAS Y PROS DE
SARGEAR
La única desventaja de este tipo de
interacción es que requiere un tipo de
habilidades que no se suelen ejercitar
habitualmente, por lo que durante las
primeras etapas de aprendizaje puede
resultar algo frustrante.
Aparte de eso, todo son ventajas.
La primera de ellas es la ausencia de
competencia cualificada. La inmensa
mayoría de los hombres, o no se atreve a
llevar a cabo Aproximaciones en Frío, o
lo hacen exhibiendo una total falta de
destreza.
Otra de las ventajas es que te
permite tener éxito con las mujeres sin
realizar cambios drásticos en tu vida.
De hecho, ningún otro tipo de
interacción te proporcionará tanta
libertad.
Además, para empezar necesitas más
bien poco.
REQUISITOS PARA EL
SARGEO
Para explotar la versión de Ligue
Activo Prolongado, prácticamente te
bastas contigo mismo. En cuanto a su
modalidad
Puntual,
generalmente
nocturna, no necesitarás más que algo de
dinero para salir y una buena imagen.
Adicionalmente, y a menos que te
limites a mujeres que posean estas
cosas, te puede venir bien un medio de
transporte y un lugar acogedor donde
dormir.
Un Ala o un Pivote suelen ser
también de gran ayuda, aunque hay Aven
que afirman que los amigos pueden
llegar a suponer una carga.
En realidad, no importa que salgas
inicialmente con amigos o no. Si no
tienes amigos o amigas con los que salir,
puedes hacerlos esa misma noche. La
idea es ir acumulando Valor a lo largo
de la noche, como si se tratase de una
bola de nieve. Es decir, con un poco de
Juego no necesitas mucho Valor Social
para encontrar un compañero o un par de
compañeras poco agraciadas[119]. Esa
maniobra, a su vez, te dará el suficiente
Valor Social para pasar al siguiente
peldaño y abrir algunos Sets. Pronto,
estarás en condiciones de abordar un
Objetivo de cierto calibre.
Pero claro, si ya partes con un Ala o
un Pivote inicialmente, tienes mucho
adelantado.
UN LIGUE PARA
AVENTUREROS
Aparte de lo dicho, podemos afirmar
que de cuantas formas de interacción
estudia la disciplina de las Artes
Venusianas, esta es sin duda la más
heroica de todas. Y, a la vez, la que más
autonomía e independencia va a permitir
que experimentes. Pues, así como otro
tipo de interacciones dependen de
muchos factores externos, las cualidades
que esta requiere son mucho más
internas. En otras palabras, te tienes a ti,
tu coraje y tu creatividad… y sí, algunas
técnicas que te voy a enseñar. No
dependes de nada ni de nadie y,
dondequiera que te encuentres que haya
TBs, tu juego estará contigo.
PARTICULARIDADES DEL
SARGEO
Conviene, además, señalar que las
habilidades y técnicas que se requieren
para culminar con éxito este tipo de
interacciones son muy específicas de su
propio contexto. Por ello, puede que no
se parezcan a nada que hayas aprendido
anteriormente. Debes, pues, estar
preparado.
Por lo general, sus recursos suelen
ser muy «explosivos». Esto no es de
extrañar, pues están encaminados a
captar en un tiempo muy breve la
atención e interés de una mujer que
seguramente cuenta con numerosísimas
opciones. En algunos casos, puede que
incluso se vea en dificultades para
prestar atención a una sola persona.
CIBERLIGUE
Darle la espalda a la tecnología es
darle la espalda al progreso. Y, darle la
espalda al progreso, es darle la espalda
al futuro.
Por ello el Ciberligue, simplemente,
ha dejado de ser una opción. Al igual
que la electricidad y el agua corriente,
al igual que los cajeros automáticos, los
teléfonos y el transporte moderno no son
algo que se elija o no, Internet ha pasado
ya a formar parte de nuestra vida. Y no
hay nada que podamos hacer al respecto.
De hecho, las nuevas generaciones ya no
podrán entenderla sin él.
EL CIBERLIGUE NO ES DE
FRUSCOS
Mucha gente piensa que Internet es
para Fruscos que no tienen otra forma de
relacionarse. Creen, en definitiva, que
Internet es un sinónimo de bajo Estatus.
Por supuesto, esto es algo que tiende a
desaparecer.
Lo cierto es que, guste o no, el
ciberligue ofrece ventajas increíbles
para ambos sexos, por lo que no hay que
descartar que se acabe imponiendo
como método preferencial. Es, además,
particularmente
interesante
para
principiantes o gente perezosa y con
mucho tiempo.
IDEAL PARA
EMPRENDEDORES Y
GENTE SISTEMÁTICA
Resulta de especial utilidad cuando
se toma el planteamiento de la
productividad y se lleva como un
negocio. A fin de cuentas, cuando se
utiliza inteligentemente y se elaboran
sistemas adecuados, la Red de Redes
permite ahorrar esfuerzo a la vez que
multiplica la eficacia de cualquier
acción.
En definitiva, deja de ser un mero
pasatiempo cuando se buscan, aplican y
mejoran sistemas de conseguir mejores
resultados con menor empleo de
esfuerzo y tiempo. Y, cuando mujeres
reales, de carne y hueso, acaban
visitándote en tu propia casa, ¿no
estamos hablando ya de algo muy real?
EL MEJOR SIMULADOR DE
VUELO
Pero, en el peor de los casos,
Internet es un gran simulador.
Especialmente, cuando hablamos de
chateo.
Si tienes miedo a las mujeres, si
para ti son criaturas absolutamente
extrañas y remotas que no se dejan
descifrar, quizás te conviene darte unos
cuantos viajes en el simulador de vuelo
antes de coger el avión.
Tengo un amigo, por ejemplo, que
tenía pavor a las mujeres. Su pánico era
tal que, si alguna le dirigía la palabra
(cosa que rara vez sucedía), se ponía a
rascarse la barbilla y a murmurar
cualquier sinsentido a sus zapatos.
Un día vino a pedirme ayuda, así que
le di un pequeño curso concentrado de
una hora. Durante todo el tiempo, él
estuvo tomando notas y realizando
esquemas. Cuando hubo concluido le
recomendé, además, que probara a
chatear con chicas por un tiempo.
Según me contó más tarde, eso fue
exactamente lo que hizo. Durante su mes
de vacaciones, no se dedicó a otra cosa
que a chatear con mujeres, día y noche.
Solo paraba para llevar a cabo las
tareas que requiere la supervivencia más
básica. De hecho, durante ese tiempo
descuidó la higiene de su casa y la suya
personal.
Cuando lo volví a ver, estaba
irreconocible. Su radical cambio de
look fue lo que menos me impactó. De
repente, ese tímido empedernido que tan
bien conocía, se sentía increíblemente a
gusto con las mujeres. Hoy, es uno de
mis Alas más audaces.
Y todo gracias a un buen simulador
de vuelo.
CONVIENE COMBINARLO
CON OTRA FORMA DE
LIGUE
Sin embargo, parece que hay una
medida para todo.
Lo digo porque no hace mucho
tiempo que estuve presenciando un
seminario sobre Ciberligue. Al igual que
suele ocurrir en mis propios seminarios,
acudían diversos expertos a ofrecer sus
descubrimientos y puntos de vista sobre
el tema.
Entre otras cosas, recuerdo un
momento en que salió a hablar un
invitado que estaba reputado como uno
de los mayores expertos sobre el tema a
nivel mundial. Antes de que empezase a
hablar, supe que algo no andaba bien
con él.
Por desgracia para él, mi sospecha
no hizo más que confirmarse en cuanto
abrió la boca. Su cuerpo al completo
temblaba, su cara era una constante
avalancha de tics y su voz parecía la de
un poseso a quien un poderoso y
malvado espíritu invisible estuviese
oprimiendo fuertemente la garganta.
Aunque lo que dijo resultaba
extremadamente interesante, yo no podía
más que desear que algo o alguien
pusiese de una vez fin a su tortura.
Resultaba simplemente lastimoso. Y…
¿el problema? ¿Sería lo que yo me
temía?
Pues bien, no tardé en descubrir la
razón. Y era exactamente lo que me
había temido. El chico se había
limitado, exclusivamente, al Ciberligue.
MUJERES:
INSTRUCCIONES
DE URGENCIA
Puesto que ellas son el objeto de
nuestro estudio, todo en este manual
estará relacionado, de un modo u otro,
con las peculiaridades de las mujeres.
Conviene, eso sí, ofrecerte algunos
conceptos básicos sobre la mujer cuanto
antes. Algunos de ellos te sorprenderán,
en tanto que otros te ofrecerán esa
respuesta que siempre te ha rondado la
cabeza pero nunca llegó a cuajar.
Presta
atención,
porque
el
conocimiento que vas a adquirir a
continuación es un requisito básico para
contar con Juego Sólido[120].
EL FACTOR FULANA
Para ciertos hombres y, sobre todo,
para muchas mujeres la promiscuidad
está cargada de connotaciones negativas.
Esto es así hasta el punto de que, para
muchas mujeres, ser promiscua viene
acompañado de la palabra fulana u otras
similares.
Pese a la liberación sexual. Pese a
los movimientos feministas. Pese a todo
ello. ¿Por qué?
Muchos dirán que se debe a los
efectos de la religión, a un lastre
sociocultural heredado del pasado, a la
educación recibida, a la presión que la
sociedad ejerce sobre ellas.
Ahora bien, es verdad que esto se
da. Y es verdad que la fuerza con la que
el Factor Fulana se manifiesta varía de
cultura a cultura e incluso de grupo a
grupo. Pero ¿es esto suficiente para
explicarlo?
El problema es que esta cantinela ya
lleva circulando más de un siglo. Las
generaciones se han sucedido, nuevos
padres con nuevas ideas han surgido,
nuevos sistemas de educación se han
implantado.
Y esto, por supuesto, ha tenido
varios efectos. Sin embargo, ¿cuál ha
sido el principal de ellos?
LA LIBERACIÓN SEXUAL
HA ENFATIZADO LAS
DIFERENCIAS
El principal de ellos es que los
hombres se han liberado más que nunca.
Pero ¿qué ha ocurrido entre las mujeres?
Aunque también se han dado
sustanciosos cambios entre las mujeres,
los sinónimos de la palabra «fulana»
siguen usándose como arma arrojadiza.
Entre los hombres, sin embargo, dicho
insulto carece de sentido o incluso
resulta cómico.
Y, por más que a diversos niveles se
haya hecho hincapié sobre el hecho de
que acostarse con muchos hombres no
debe ser algo reprobado moralmente en
una mujer, las palabras «puta», «golfa»,
«buscona», «perra» o «zorrón»[121]
siguen teniendo connotaciones muy
negativas y sentando como un tiro a la
mayoría de las mujeres[122]. Diles lo
mismo a varios amigos tuyos y cuéntame
luego cómo reaccionan.
Es como si la liberación sexual no
hubiera terminado de cuajar o… ¿si lo
ha hecho?
La prueba de que algo ha ocurrido es
que el hombre de nuestra sociedad se
encuentra más sexualmente liberado que
nunca. Jamás ha tenido a su disposición
tanto material pornográfico o sexual,
tantas prostitutas ni tanta TB y
semidesnuda anunciando sus productos
como ahora.
Así que, ¿cuál ha sido el verdadero
efecto de la revolución sexual?
Si algo, no ha hecho más que
recalcar las diferencias ya existentes
entre el comportamiento sexual de
hombres y mujeres.
GATO ENCERRADO
En realidad, sería falso afirmar que
no ha habido cambios en la actitud de la
mujer con respecto al sexo. Las mujeres
hablan de él cada vez más y, con cada
año que pasa, parece estar más claro
entre ellas que el sexo se trata de algo
positivo.
Si se ha logrado esto, si el mito de
que el sexo sea sucio y malo ha caído
finalmente, ¿qué hace que siga en pie el
Factor Fulana? ¿Qué impide que
desaparezcan las diferencias?
A fin de cuentas, sigue habiendo
diferencias. Y estas parecen referirse
más a cómo —válgame la redundancia
— enfoca el sexo cada sexo que a quién
lo ve peor o mejor. Diferencias que, a
mi juicio, se encuentran lejos de deberse
únicamente a una educación o cultura
distintas[123].
En suma, no todo es religión, cultura
o educación. Sin negar el efecto que
estas hayan podido tener sobre el
comportamiento sexual de la mujer, los
Aven hemos empezado a sospechar que
hay algo más detrás del Factor Fulana.
¿Y SI LAS MUJERES NO
QUIEREN ESA CLASE DE
LIBERACIÓN?
Nos guste o no, lo cierto es que la
mayoría de las mujeres no se sienten
bien consigo mismas cuando incurren en
esta clase de comportamiento. Y más
apremiante aún resulta su necesidad de
ocultarlo ante los demás, especialmente
cuando estas terceras personas son
mujeres.
Como te he mostrado en capítulos
anteriores, mi creencia es que, aparte de
cualquier presión social que pueda
darse, existe una explicación puramente
biológica de este fenómeno[124].
Dijimos entonces que hace unos
ciento cincuenta mil años, hablar de una
mujer promiscua equivalía a hablar de
una mujer poco selectiva a la hora de
procrearse, pues sexo y procreación
iban indisolublemente unidos.
Como consecuencia de ello, las
mujeres excesivamente promiscuas
tenían muchas menos probabilidades que
las que no lo eran de que sus genes
pudieran sobrevivir y replicarse a lo
largo de las futuras generaciones.
El resultado a la larga de esto
resulta palpable hoy en día: las mujeres
actuales no descienden de las mujeres
que fueron proclives al sexo libre con
cualquier hombre. De ahí que tampoco
les llene a ellas esta clase de actividad.
Por ello, quizás, exista una
liberación sexual de la mujer. Pero, ¿por
qué iba a ser esta idéntica o similar a la
del hombre?
UNA TEORÍA NATURAL
La idea no es nueva ni extraña, por
lo que no debería chocar.
Hoy día, por ejemplo, casi cualquier
psicólogo aceptaría que el miedo a
hablar en público, por ejemplo, es una
de las fobias más extendidas entre la
humanidad por razones puramente
evolutivas.
Durante la época que nos
desarrollamos como especie, vivíamos
en pequeñas tribus y, a veces, incluso
congregados en pequeñas cavernas. Ser
aceptado por nuestros semejantes era
algo crucial pues, si perdíamos dicha
aceptación, corríamos el riesgo de ser
expulsados de la comunidad. Algo que,
a su vez, conducía a una muerte casi
cierta.
Esto explica que tengamos tanto
miedo al rechazo social. Puesto que
hablar en público puede conducir a la
forma más rápida, drástica y cruel de
rechazo social, nuestra aprensión frente
a dicha actividad resulta más que
comprensible.
Ahora bien, si algo tan generalizado
como el miedo a hablar en público se
explica desde esta teoría, ¿por qué no
iba a hacerlo un hecho que resulta tan
común o más, como es el del Factor
Fulana?
Hará falta algo más que viejos y
manidos clichés para destronar a una
explicación tan satisfactoria del
fenómeno como es la evolución[125].
IMPLICACIONES DEL
FACTOR FULANA
En suma, la mujer actual no lleva
nada bien acostarse con un hombre que
la haga sentirse fácil y poco selectiva. Y,
aun cuando le guste el sexo, se encuentra
infinitamente más cómoda practicándolo
cuando siente que el hombre al que se
entrega ha sido elegido entre numerosos
candidatos menos aptos, y que este
además experimenta ciertas emociones
por ella: es decir, que existe un vínculo
entre ellos que hace que él esté
dispuesto a asistirla y protegerla. Al
menos por un tiempo.
EL PODER DE UNA
PALABRA
Y es de esta realidad de donde la
palabra «fulana», con sus innumerables
sucedáneos, extrae toda su carga
negativa. Se trata, a fin de cuentas, de un
adjetivo que suele acompañar un
sentimiento muy poco agradable y que
las mujeres esgrimen entre ellas casi
como un arma. Algo que no debe
extrañarnos después de haber echado un
vistazo a nuestro pasado natural donde,
para una mujer, ser «fulana» conducía
nada menos a la decadencia de su
estirpe y, en última instancia, a su
desaparición.
Por todo ello, el Aven debe conocer
a fondo el Factor Fulana y cómo
prevenirlo. Le corresponde velar tanto
por la reputación de su Objetivo como
por cómo pueda sentirse a este respecto.
Pues, cuando nos hallamos con una
mujer, cualquier cosa que pueda hacer
que el Factor Fulana entre en
funcionamiento, amenaza con echar de
inmediato a perder todo nuestro juego.
EL MOVIMIENTO SEXUAL
FEMINISTA
Otra buena forma de entender la
diferencia en el comportamiento sexual
entre hombres y mujeres es estudiar la
evolución de los diversos movimientos
feministas. Además, sería injusto tratar
un tema como este sin mencionar el
valiente esfuerzo que numerosas mujeres
han llevado a cabo a lo largo de la
historia por obtener una igualdad que las
equiparara a los hombres. Algunas,
incluso, arriesgando su libertad o
integridad física al hacerlo.
Sin embargo, solo hay un aspecto del
movimiento feminista que afecta
directamente al tema de este libro.
Hablo de la cultura sexual.
Si dejamos de lado reivindicaciones
como la igualdad de derechos, la
igualdad en el trabajo, y otro tipo de
reclamaciones
sociales
totalmente
justas, encontramos que los movimientos
feministas han tratado también de causar
un impacto cultural y sexual en la
sociedad en que se han desarrollado.
Esta última es también, a mi juicio,
una aspiración legítima, si bien a veces
se ha llevado a cabo de forma
equivocada. Te mostraré por qué.
TENTATIVAS FRACASADAS
Sin entrar en detalles que nos
apartarían del objeto de este manual,
podríamos destacar dos modelos
básicos
de
pensamiento
sexual
feminista.
El primero, obsesionado con la idea
de que la mujer ha estado siempre
sometida, tiende a elevar a esta al
Estatus del hombre en todos los
aspectos. El comportamiento sexual no
podía ser una excepción. En este
sentido, se ha intentado equiparar a la
mujer al hombre e incitarla a que adopte
comportamientos sexuales típicamente
masculinos, como una promiscuidad
poco selectiva.
El segundo, parte de una visión del
hombre como ser un tanto perverso o
brutal al que hay que domesticar. En este
sentido, no se trata de ser o parecerse a
él, sino de reprobarlo o castigarlo cada
vez que afloren sus tendencias
promiscuas o cualquier clase de
comportamiento
excesivamente
vinculado a su deseo sexual.
Como todos podemos comprobar, no
parece haberse alcanzado ningún gran
éxito en ninguno de estos dos sentidos.
El Factor Fulana sigue en pie. Y, aunque
a veces los hombres exhiben
verbalmente una inclinación por la
monogamia, en la práctica alimentamos
una poderosa y multimillonaria industria
sexual que muy poco tiene que ver con
ella.
EL FUTURO CAMINO DEL
FEMINISMO
Aunque su intención haya podido ser
de las mejores, ambas clases de
feministas han partido de supuestos
erróneos. Por eso sus tentativas han
fracasado.
Por lo visto, no es tan fácil
convencer a las mujeres de que se
comporten sexualmente como hombres.
Tampoco lo es domesticar a esa fiera
polígama que habita en la mayoría de
ellos.
¿Cuál puede ser, pues, el futuro
camino del feminismo?
En mi opinión, el feminismo aún
tiene mucho que hacer en materia
laboral y de otros aspectos sociales. En
cuanto
al
aspecto
sexual
del
movimiento, ¿qué nuevo camino
emprenderá?
En mi opinión, ya empieza a
perfilarse en el horizonte. Podríamos
llamarlo el «feminismo de las
diferencias». En este sentido, parece que
el futuro camino del feminismo va a
consistir cada vez menos en buscar la
igualdad y en reivindicar, cada vez más,
las diferencias propias que se dan entre
ambos sexos. Asimismo, deberá
esforzarse por encontrar nuevas vías
para armonizar ambos.
RADAR Y DEFENSAS
Las mujeres tienen algo que se
conoce por «Defensas». Se trata de un
escudo protector que forma parte de su
Piloto Automático[126].
Pero, ¿qué son exactamente estas
Defensas y en qué casos se activan?
QUÉ SON LAS DEFENSAS
Llamamos
«Defensas»
a
un
mecanismo de protección existente en la
mujer que la lleva a querer frenar la
interacción que mantenéis o a
bloquearse emocionalmente. Así, el
Objetivo permanece frío e insensible
ante cualquier tentativa por tu parte de
afectar su comportamiento o estado de
ánimo, con la consiguiente dificultad
para llevarla a un Estado Favorable.
En la práctica, notarás que has sido
detectado por el Radar de una chica
cuando esta no responda a tu juego
habitual, parezca como inmovilizada o
intente quitársete de encima.
CUÁNDO SE ACTIVAN
Primordialmente, las Defensas se
activan cuando quiera que el Radar nos
detecte. Algo que, por lo general, hará
que el Factor Fulana[127] entre en juego.
A menudo, ocurrirá con cualquier cosa
que la haga pensar o sentir que intentas
llevártela al huerto o que te las estás
ligando. A la mayoría de las chicas se
las han ligado en el pasado, y no
guardan buenos recuerdos al respecto.
Es casi como si, cada vez que pillan a
un tío que va a «eso» y lograran
desbaratar sus maniobras, se sintieran
mejor.
A causa del Factor Fulana —y
quizás también de otros factores—,
cualquier cosa que la haga sentir fácil o
poco selectiva va a activar sus
Defensas. En principio, cualquier IDI
prematuro por tu parte podría hacer que
saltase la alarma, especialmente si este
se da en estadios tempranos previos a la
Campaña de Romance. O cualquier otra
cosa que la haga encasillarte en el grupo
de «tíos que solo van a por eso».
Y, aún después de las fases iniciales,
la urgencia sexual o cualquier otro
comportamiento
que
genere
desconfianza también es susceptible de
poner en marcha el mecanismo.
Aunque algunas escuelas desprecian
o minimizan el peso de las Defensas en
lo que respecta al éxito con las mujeres,
nosotros pensamos que es importante
prevenir su aparición o neutralizarlas
adecuadamente[128]. Es decir, lo mejor
es no ser detectado por el Radar.
DEFENSAS Y EL FACTOR
FULANA
Ya sabemos que existe una razón
evolutiva del Factor Fulana. En
realidad, la función de este no es sino
preservar y defender los intereses de los
genes de la mujer en que se manifiesta.
Lo hace evitando que esta mantenga
sexo con cualquier hombre que no haya
sido seleccionado tras un riguroso
proceso. Así, se minimizan las
posibilidades de que dicho hombre sea
poco válido genéticamente, que cuente
con una situación demasiado poco
ventajosa o que no esté dispuesto a
hacerse cargo de la mujer. En otras
palabras, evita que el compañero sexual
sea un hombre de escaso Valor o poco
dispuesto a crear Romance.
Y ¿cómo lo evita? Precisamente, con
la creación de estas Defensas.
Por eso, solo impidiendo que el
Factor Fulana entre en juego, podemos
prevenir que lo hagan las Defensas.
Así pues, existe una relación clara
entre el Factor Fulana y las Defensas de
la mujer.
LA PERSISTENCIA A
MENUDO LAS VENCE
En los casos de Ligue Activo
Prolongado, en que las vamos a ver más
de una vez, a veces basta con ser
persistente y mostrar una actitud muy
Alfa y atrevida para que las Defensas
del Objetivo acaben cediendo frente al
peso de la atracción que vamos
generando en ella. Según este principio,
llegará un momento en que sus Defensas
se desmoronarán del mismo modo en
que una presa incapaz de contener el
creciente caudal de agua que la
desborda[129]. En este caso, las Defensas
actúan como un desafío más[130] a la que
la mujer nos somete para poner a prueba
nuestra persistencia, seguridad y
fortaleza. Por mi parte creo que, sobre
todo si la interacción está condenada a
prolongarse en el tiempo, dicho
principio funciona.
Y funciona, entre otras cosas, porque
el Factor Fulana desaparece. Lo hace en
la medida en que la mujer puede
encontrar una justificación en la
inmutable insistencia del hombre y ya no
parecer tan fácil.
En cualquier caso, la conclusión
clara que sacamos de esto es que, una
vez eres detectado por el Radar, lo
mejor es mostrar cierta persistencia
intermitente. Siempre, eso sí, de una
forma distendida, relajada, divertida —
como si lo pasases bien haciéndolo—,
sin auténtica presión y demostrando
Valor siempre que se pueda.
ES MEJOR NO SER
DETECTADO POR EL
RADAR
El problema, no obstante, se da más
en aquellos casos en que hablamos de
Ligue Puntual. Es decir, de interacciones
que acabamos de provocar y pueden
desaparecer para siempre.
Cuando nada permite suponer que
vas a ver al Objetivo más veces, su
Radar se convierte en uno de los
principales enemigos del Artista
Venusiano. ¿Por qué? Porque puede
acabar rápidamente con la interacción y,
aun cuando no lo haga, impedir que esta
se prolongue en el futuro con sucesivos
encuentros.
Para evitar que el Radar nos detecte
y sus Defensas se activen, los Aven
contamos con numerosos recursos, que
estudiaremos más adelante.
DESCALIFICACIÓN
Como sabes, los hombres tratan de
conseguir TBs y, al hacerlo compiten
entre sí. A la mujer le interesa ir
descalificándolos de la competición a
medida que esta progresa para quedarse
al final con la élite. Lo ideal —ya lo
hemos visto— es que de los candidatos
que la formen la mujer pueda obtener:
1. Buenos genes
2. Estatus u otra capacidad para
ofrecerles una posición ventajosa
3. Protección y asistencia
En otras palabras, cabe esperar que
los candidatos que lleguen al final hayan
demostrado Valor y generado Romance.
Ahora bien, ¿cómo se lleva a cabo
esto? ¿De qué manera se asegura la
mujer de que no está frente al candidato
equivocado?
Páginas atrás hemos mencionado que
descalificar es más importante que
seleccionar[131]. En la práctica, esto se
traducía en que la mujer no es una
jugadora de alto riesgo. Por el contrario,
se muestra muy conservadora en sus
apuestas. Esto es así hasta el punto de
que prefiere eliminar de la competición
a cualquier candidato a la menor
sospecha de que pueda tratarse de un
compañero sexual equivocado, aun
cuando esto no esté demostrado. En
otras palabras: prefiere quedarse con un
candidato mediocre si este le da
garantías de que al menos no es el
candidato erróneo que con otro que
podría ser mucho mejor pero sobre el
cual alberga ciertas dudas.
Y, como es lógico, cuanto más
atractiva sea una mujer o más sienta que
lo es, más difícil resultará no ser
descalificado. Por razones tan obvias
como puramente matemáticas.
¿Me sigues?
Es importante que lo hagas, ya que
esto juega un papel fundamental en su
sistema de selección. Se trata de algo
que cuesta de entender, ya que tú y yo no
funcionamos así.
LA DESCALIFICACIÓN NO
ES «NO GANAR».
Es simplemente perder directamente.
Es decir, cuando hablamos de
Descalificación, por lo general no nos
referimos a aquellos casos en que no
logras proyectar suficiente Valor o crear
bastante Romance frente a otro
adversario que lo hace mejor que tú.
Nos referimos a que te veas
súbitamente
expulsado
de
la
competición, con independencia de lo
que hagan otros competidores, y después
de que ella haya mostrado un interés
inicial en ti. Típicamente, después de
que hayas despertado en ella alguna
clase de atracción hacia ti.
En la práctica, ser descalificado se
traduce en desaparecer de la vida,
temporal
o
definitivamente,
del
Objetivo. Cuando esta no nos ha
expulsado aún pero planea claramente
hacerlo, también se dice que nos ha
descalificado.
DESCALIFICACIÓN Y
DEFENSAS
Activar las Defensas de una mujer
más de la cuenta puede llevar a que te
descalifique, pero ser descalificado no
es lo mismo que activar sus Defensas.
Si estás activando sus Defensas,
notarás que ella intenta frenar el
progreso de la interacción, o que se
mostrará fría o poco receptiva, como si
existiera alguna clase de bloqueo. Si te
descalifican, en cambio, lo sabrás
porque la mujer desaparecerá de tu vida
no de forma drástica, sino con una
especie de corte rotundo y radical. A
menudo, cuando te enteres será ya
demasiado tarde. Habrá interpuesto ya
océanos de distancia entre ella y tú.
Comúnmente, uno no se ve
descalificado solo por activar un poco
las Defensas de una mujer. Son como un
aviso, como una alarma de que debes
cambiar. En otras palabras, a menudo
las Defensas se pueden superar.
La descalificación, rara vez. Y si se
puede superar, no depende de ti.
O puede que existan formas de que
sí lo hagan, pero desde luego escapan al
objeto de este libro[132].
FUERA ANTES DE
PARPADEAR
Una vez has tenido relaciones
sexuales con una mujer, la cosa es muy
distinta. A fin de cuentas, sus genes ya
han realizado su apuesta. Es por ello
que, a partir de entonces, cualquier duda
previa pierde su valor. Por así decirlo,
ella ya ha invertido en algo y no se
puede echar atrás. Solo puede esforzarse
porque la cosa funcione[133].
Ahora bien, si ella aun no ha
invertido mucho en ti y, especialmente,
si aún no has mantenido sexo con ella,
voy a decirte algo: puedes quedarte
fuera en cualquier momento.
Importa poco cuánto le hayas
demostrado. Si cometes uno de los
fallos cardinales o si, por lo que sea, se
despierta en ella cualquier duda
razonable, olvídate. Estás fuera. Lo
estarás antes de que quieras darte cuenta
y sin que hayas podido decir: «pero…».
OTRA ASIMETRÍA CLARA
He aquí un dato curioso que puede
mostrarte que no hay nada equivocado
con las mujeres y que, simplemente, son
diferentes de nosotros.
En cualquier momento antes de
mantener sexo, ella puede perder el
interés. A menudo, tú puedes perderlo en
cualquier momento después de haberlo
mantenido.
A ti te cuesta entender lo primero, y
a ella le cuesta entender lo segundo. No
debes asombrarte, pues, de que a las
mujeres y a los hombres nos cueste tanto
entendernos.
CÓMO ASEGURARSE DE
NO SER DESCALIFICADO
Solo hay una forma: no jugar.
Es decir, solo puedes evitar el
riesgo de que una mujer te expulse de su
juego de inmediato si logras que no te
vea como amante potencial.
Si, por ejemplo, te ve como amigo,
como Tampón Emocional o como
proveedor[134], no corres un riesgo tan
intenso de verte fuera de juego en un
abrir y cerrar de ojos.
Es decir, si ella tiene claro que no
quiere acostarse contigo, corres pocos
riesgos. Es cuando siente que podría
hacerlo que la cosa peligra y tu situación
con ella es inestable.
Antes de conocer esta disciplina,
por ejemplo, el fenómeno de la
descalificación instantánea rara vez me
ocurría. Tenía amigas, conocidas o
mujeres que me gustaban desde hacía
tiempo. Aunque no me acostaba con
ninguna, tampoco sufría esa experiencia
de ver desaparecer de mi vida a una
mujer que poco antes había mostrado un
gran interés en mí. Sencillamente, dicho
fenómeno y dicho riesgo no existía.
Pero es a ti, y solo a ti, a quien
corresponde preguntarse si el riesgo
merece la pena.
EL CAMINO DEL AVEN Y SU
PRECIO
Ahora bien, el proceso de
aprendizaje de un Aven implica
exponerse a él en numerosas ocasiones.
Vas a ser capaz —quizás por vez
primera— de despertar atracción en una
mujer de forma relativamente rápida. A
veces, instantánea.
Lo verás por sus IDIs o Indicadores
De Interés, por sus reacciones, por tus
rápidos avances y la facilidad con que
pasas de Nivel.
Sin embargo, a la vez, será como
estar jugando con dinamita: algo
poderoso, explosivo, pero difícil de
controlar.
Para que lo entiendas, te ofreceré
una pequeña parábola.
LA PARÁBOLA DE LA
LANCHA DEPORTIVA
Durante años, tuve la sensación de
estar sentado sobre una superlancha
deportiva que ni siquiera sabía poner en
marcha. Era bastante aburrido y
frustrante permanecer allí sentado,
viendo pasar otras lanchas surcando el
mar como rayos y pensando que la mía,
sencillamente, no funcionaba.
Un buen día, casi de forma
accidental, me topé con alguien que me
enseñó a ponerla en marcha. Y…
¡brrrrrrrrrrruummmm!
¡brrrrrrrummmmm! De repente, yo
tocaba botones y la superlancha hacía
cosas, se movía.
Sin embargo, el veloz vehículo
disponía de un complejo cuadro de
mandos que para nada comprendía. Así
que solo había una forma de aprender:
tocando más y más botones, más y más
veces…
Lo hacía y, en ocasiones, el motor se
detenía en seco. Otras veces la
superlancha volcaba. Y, en ciertos
momentos, me estrellaba contra algo.
Afortunadamente, se trataba de una
lancha irrompible, así que finalmente
pude aprender. Aún sigo aprendiendo,
pero ahora la domino mucho más y casi
siempre se dirige a dónde quiero.
Cuando hay algún problema que exige
atención o reparación, yo lo entiendo y
sé de qué se trata.
Pues bien, si deseas ser un Aven
debes estar dispuesto a tocar botones, a
presenciar reacciones raras y a «volcar»
muchas veces.
ALGUNOS EJEMPLOS
Durante mi campaña de aprendizaje,
he sido descalificado con muchísima
frecuencia.
Hay mujeres que de repente han
dejado de contestar mis llamadas.
Algunas han quedado conmigo y, justo
antes de la cita, han cancelado el
encuentro. Otras me han pedido algo y,
después de acceder a ello, me han
borrado de su lista de contactos.
Recuerdo una mujer a la que ya
había besado y con la que todo iba bien,
hasta que respondí dos veces de la
misma forma a la misma pregunta y no
supe más de ella. Hubo otra que no
paraba de pedirme que saliera con ella,
hasta que le escribí un e-mail un tanto
largo.
Otra chica parecía claramente
interesada en mí, me llamaba a menudo
y quería verme, hasta el día en que le
envié las fotos digitales de mi último
viaje. Dos horas después de hacerlo me
escribió pidiendo que la llevara con ella
la próxima vez, pero se retractó una hora
más tarde, para acusarme de haberlas
manipulado
con
un
programa
informático y pedirme que la dejara en
paz para siempre.
LA ACTITUD DEL
EXPULSADO
Lo cierto, querido amigo, es que
podría llenar varios capítulos solo con
ejemplos de las veces que he sido
expulsado del juego, y todo un libro si
incluyera los de algunos amigos míos.
Con todo, te voy a decir algo que
considero de vital importancia.
Si fui expulsado tantas veces fue
porque, al menos, ya sabía cómo entrar
en el juego y cómo jugarlo hasta cierto
punto. Aún no sabía cómo pilotar la
potente lancha, pero al menos estaba
obteniendo reacciones. Por tanto, aunque
no supiera exactamente cómo, estaba
empezando a accionar mandos e
interruptores que funcionaban. Y,
después
de
tantos
años
de
estancamiento, esa era una gran noticia.
Por ello, lector, si tú tienes que
pasar por lo mismo, te recomiendo que
lo hagas entre risas y con el mejor
humor del mundo. Porque no es para
menos.
A VECES NO ES UN ERROR
Gracias a Dios, ahora entiendo por
qué se me ha expulsado en numerosas
ocasiones.
Ahora bien, te voy a confesar algo.
Hay una cantidad considerable de
expulsiones sobre las que aún me
pregunto qué pudo ocurrir y que, quizás,
jamás llegaré a entender. Para muchas
de ellas, solo contaré con hipótesis. Y,
para otras, ni siquiera me atrevo a
formular hipótesis.
Pero, en cualquier caso, ¿sabes qué?
Aun cuando me gusta aprender de mis
errores, tampoco me quita el sueño no
entender siempre qué ha ocurrido. A fin
de cuentas, a veces no se trata de algo
que haya podido evitarse.
A veces ciertos factores se
encontrarán fuera de tu control. En
ocasiones será ella la que haga algo
completamente absurdo y se ría con la
perspectiva que da el tiempo pensando
en aquella extraña reacción que tuvo
aquella vez.
Por eso, nunca debe preocuparte un
caso concreto. Y mucho menos cuando
se trata de las mujeres y de su sistema
de descalificación. Con frecuencia, lo
mejor es simplemente pasar página.
LA DONNA E MOBILE[135]
Lo cierto es que a los hombres nos
cuesta entender a las mujeres y, a
menudo, se nos antojan un tanto
veleidosas o incluso paranoicas. Nos
puede parecer ridículo e inexplicable
que un ser humano que hace unas horas o
incluso minutos mostraba un gran interés
en nosotros, de repente pueda perderlo
por completo. Después de todo, nosotros
no funcionamos así.
A los hombres, por lo general, si
algo no nos interesa, no lo hace desde un
primer momento. Análogamente, cuando
algo empieza a interesarnos, nos cuesta
perder el interés de la noche a la
mañana, sobre todo si no ha habido sexo
en dicho lapso.
Sin embargo, no tiene sentido
criticar a alguien solo porque funciona
con una lógica distinta a la nuestra.
Especialmente si dicha lógica es
consecuencia directa de imposiciones de
una realidad que no compartimos.
Desde el punto de vista de los genes,
sabemos que la mujer invierte mucho
más que tú y que yo en una relación
sexual. Por ello, su estrategia a la hora
de hacerlo es completamente distinta de
la tuya o de la mía.
INVERSORAS DE BAJO
RIESGO
Imagínate que, por lo que sea, te ves
obligado a invertir una gran suma de
dinero que te ha costado años generar.
Si no lo inviertes lo pierdes, pero te
dejan invertirlo en lo que sea y hay
muchas cosas en las que poner tu dinero.
Supón que un desconocido llega
ofreciéndote una inversión a primera
vista buena. Ahora bien, ¿qué harías tú a
la menor sospecha de que se trata de un
timador?
¿Se lo dirías para que él encontrase
algún nuevo argumento con el que
seducirte y convencerte? Sinceramente,
¿correrías tú el menor riesgo o te
largarías para siempre sin tratar siquiera
de aclarar el posible malentendido?
Seguramente
te
irías
porque,
sencillamente, tienes demasiado que
perder y hay otras opciones.
Por supuesto, aún cabría la
posibilidad de que se tratase del
negocio de tu vida y que te hubiese dado
más dinero que ningún otro. Pero,
habiendo muchos otros lugares donde
invertir, ¿ibas a comprobarlo? ¿Ibas a
darle la menor oportunidad de
embaucarte?
SELECCIONANDO
PERSONAL PARA UN
PUESTO
Otra forma de entender la
descalificación es imaginar a una
empresa que ofrece un puesto de trabajo
codiciado y recibe cada día cientos de
currículos.
¿Qué van a hacer? ¿Van a entrevistar
a fondo a cada candidato? ¿O van a
deshacerse rápidamente de todos
aquellos que a simple vista no parezcan
lo bastante aptos o cuyos currículos
resulten sospechosos en algún punto
importante?
Si tú estuvieras a cargo de la
selección de personal de dicha empresa,
con toda sinceridad, ¿qué harías?
LA LISTA NEGRA
La Lista Negra no es más que la
forma que toma la Descalificación
cuando la mujer que nos ha
descalificado nos tiene que ver o tiene
que tratar con nosotros por fuerza, lo
quiera o no.
Por ejemplo, no decimos que una
compañera de trabajo o la cajera que
ves todos los días te ha descalificado.
Decimos que te ha puesto en su Lista
Negra.
Aunque a veces puede ser duro salir
de la Lista Negra de cualquiera, el
fenómeno no es tan irreversible como la
Descalificación. Aún hay, por así
decirlo, cosas que podemos hacer. En
numerosas ocasiones, eso sí, no
merecerá la pena llevarlas a cabo.
CAUSAS TÍPICAS DE
DESCALIFICACIÓN
Son lo que llamábamos «fallos
cardinales».
Casi
todas
las
descalificaciones suelen tener que ver
con cosas como:
Odio: Un odio salvaje, generalmente
debido a un mal Calibraje por tu parte.
A veces, y sobre todo cuando estamos
aprendiendo, nos empeñamos en seguir
proyectando Valor cuando hace tiempo
que ya deberíamos estar creando
Romance o cualificando al Objetivo[136].
Miedo: Para aprender, hay que
arriesgar y descubrir dónde están los
límites. Para hacerlo, a menudo cruzarás
dicho límite. Y, en algunos casos,
llevarás el juego tan lejos que crearás
auténticas paranoias en ella. Entonces, te
descalificará. Pero recuerda que esto es
parte de tu aprendizaje.
Sus Defensas: Hemos dicho que sus
Defensas son como un aviso. Si crees
que has sido detectado por su Radar,
debes hacer cosas para contrarrestarlo o
cambiar de camino. A veces, sin
embargo, no te darás cuenta, activarás
sus Defensas más de la cuenta y
finalmente serás expulsado. Esto
también forma parte de tu aprendizaje.
Fallar sus Tests: Como verás en
breve, las mujeres nos tienden Tests de
Aptitud constantemente. Si los fallas, es
probable que acabes en la lista
equivocada o descalificado.
Incongruencia: Es una de las formas
más frecuentes de fallar sus Tests y, por
tanto, también de Descalificación. Estás
creando un personaje que proyecta
muchos rasgos atractivos, pero solo la
experiencia te llevará a hacerlo de
forma totalmente congruente. Hasta
entonces, se te escaparán cosas, tendrás
deslices y habrá gestos que te
traicionarán.
CONGRUENCIA
Todos jugamos de vez en cuando a
ser James Bond. Es fácil adoptar un rol
o un papel. De hecho, incluso los
Fruscos lo hacen.
La diferencia entre el Frusco y el
Aven es que este último es congruente. Y
lo es hasta el final.
Por eso, aun cuando su coherencia lo
lleve a equivocarse, aprenderá de sus
errores solo después de haberse
demostrado claramente que lo son[137].
El Frusco jamás llegará tan lejos en su
aprendizaje porque anda con demasiado
tiento. Tiene pánico a no ser aceptado, a
ser criticado, a verse rechazado. Por
ello, nunca llegará a conocer bien a su
contrincante. A veces correrá peligro
real de ser rechazado; otras se tratará de
una simple estratagema. Pero, ¿cómo
saberlo si nunca lleva las cosas a su
límite? Será, pues, un jugador débil, que
se marcará faroles débiles.
Pero eso no es malo únicamente
porque ralentice el aprendizaje.
Lo es también porque los faroles
destapados constituyen una muestra
clara de incongruencia. Y, tan pronto
como una mujer te descubre siendo poco
congruente, se sentirá mucho menos
atraída o interesada por ti. Pues las
mujeres buscan otra cosa.
LAS MUJERES BUSCAN
HOMBRES CONGRUENTES
Y, ¿sabes lo mejor? Las mujeres nos
están
sondeando
y
examinando
constantemente. Lo hacen precisamente
en busca de eso, de faltas de
congruencia.
Pues ellas buscan, por encima de
todo, hombres congruentes.
La razón es simple. Un hombre que
no es congruente no le da seguridad
alguna. No le ofrece la menor garantía
sobre su fortaleza o sobre sus
propósitos. No le ofrece tampoco
ninguna certeza de que vaya a encajar en
alguna de sus categorías[138].
PARA SER CONGRUENTES,
HAY QUE ESTAR
DISPUESTOS A PERDER
Recuerdo la primera vez que esta
idea caló finalmente en mí.
Me encontraba chateando con una
completa desconocida a la que había
agregado por medio de una web de
contactos[139]. Si sus fotos eran reales,
se trataba de una mujer muy atractiva. Y,
ya desde el primer intercambio de
palabras, supe también que era una
mujer con personalidad y muy
inteligente.
Estaba claro que no iba a ser un
contrincante fácil. Sin lugar a dudas, iba
a obligarme a forzar mi juego al límite.
Además, no contaba con las poderosas
armas de comunicación que me ofrece el
cara a cara, ni podía tampoco llevar a
cabo un buen Calibraje[140]. Con todo, el
Ciberligue siempre me ha gustado,
porque pese a sus defectos sigue siendo
un gran «simulador de vuelo»[141].
Pues bien, todas mis predicciones se
cumplieron. Tras una hora de chateo, yo
había logrado proyectar todo lo que
había querido proyectar, pero me había
visto obligado a mostrarme inflexible en
mi rol. Pese a su constante presión.
Sabía, a fin de cuentas, que hace falta
algo más que amabilidad y búsqueda de
aprobación para ganarse el respeto y el
interés de una T9 inteligente.
Finalmente, ella me lanzó un último
Test para ponerme a prueba. Me había
ocurrido cientos de veces, así que yo
sabía que ella estaba a punto de cortar
con la conversación y descalificarme si
yo no pasaba por su Aro Psicológico e
intentaba cualificarme[142] ante ella tras
su último desafío. Pero también sabía
que, si intentaba cualificarme, no
cortaría la conversación en ese
momento, pero habría perdido mi
congruencia. Y, entonces, o bien me
descalificaría más tarde o bien me
añadiría a su lista de hombres Beta de
bajo Valor.
Lo sabía porque, como digo, en el
pasado había probado ambas cosas
cientos de veces, y siempre me había
conducido a uno u otro resultado,
respectivamente.
Básicamente, un par de minutos
antes me había atacado porque la
conversación le resultaba demasiado
pesada, en el sentido de que se sentía
bajo presión para estar a la altura cada
vez que escribía una frase. Puesto que
esta era una objeción legítima, yo
respondí de inmediato pidiéndole el
teléfono. Así avanzaría y, además, le
estaría mostrando que no estoy a favor
de las conversaciones pesadas.
Sin embargo, en lugar de darme su
teléfono, comenzó a ofrecerme su
Basura[143],
racionalizando
la
descalificación que estaba a punto de
llevar a cabo. Ahora, ser congruente
implicaba arriesgarlo todo. Por primera
vez, iba a hacer algo distinto y que
mostrase mayor congruencia que lo que
había hecho en ocasiones anteriores.
La corté justo en medio de su Basura
y le dije que si no estaba dispuesta a
mantener una conversación normal, lo
mejor era dejarlo. Y me despedí, sin
dejarla acabar. Ella no contestó.
Me había salido mal, sí, pero esa era
la única forma de aprender. El
problema, ahora, solo podía ser de
Calibraje. Si repasaba la conversación,
quizás encontrase alguna respuesta.
Pero la respuesta llegó unos minutos
más tarde. En un nuevo mensaje me
había enviado su número de teléfono.
La conclusión estaba clara: si no
hubiese estado decidido a llegar hasta el
final, si no hubiese estado dispuesto a
perder, nunca habría destapado su farol.
CÓMO DETECTAR SI NO
ESTÁS SIENDO
CONGRUENTE
En la película Desafío Total, de Paul
Verhoeven, un médico intenta convencer
a Arnold Schwarzenegger de que no es
un agente secreto luchando contra los
malos en Marte, sino un obrero de la
construcción que sueña que es un agente
secreto. Parece que la estratagema le
funciona hasta que una gota de sudor cae
por su frente. La reacción de
Schwarzenegger no se hace de esperar,
que lo fulmina rápido de un tiro.
¿Qué ha ocurrido? Sencillamente,
que la gota de sudor del médico le
restaba congruencia.
En tu caso, ocurre algo similar.
Prácticamente todo puede llevarte a
parecer menos congruente. Tan pronto
como haces o se te escapa algo que es
inconsistente con la clase de persona
que pretendes comunicar, estás siendo
incongruente.
Por ejemplo, ¿estás tolerando algún
comportamiento por su parte que no
aceptarías de alguien que no te atrajera
sexualmente? ¿Has adoptado un rol que
«hace aguas» por algún aspecto de tu
conducta? ¿Se encuentra tu forma de
vestir, de hablar y de moverte alineada
con el contenido de tus palabras?
¿Tienes la voz de la clase de persona
que intentas parecer? ¿Y su forma de
mirar?
No es algo sencillo. En general, la
congruencia es muy fácil de perder
porque los errores pueden colarse por
cualquier rendija de cuanto acompaña a
tu persona. Ser congruente también
implica no sobreactuar, ya que esto
representaría un claro síntoma de que no
nos creemos el papel. En general,
cualquier cosa que implique exagerar un
rasgo más de la cuenta o encontrarse
incómodo en ciertas situaciones, puede
delatar una falta de congruencia.
HAZ COMO SI LO FUERAS
HASTA QUE LO SEAS
La mejor forma de ser congruente es
mostrarte como eres.
Ahora bien, si lo que eres no encaja
con lo que debe ser un Aven y tú quieres
convertirte en uno, hay otra forma de ser
congruente.
Mostrarte como quieres ser.
Es decir, hacer como si lo fueras
hasta que lo seas. El problema es que,
para hacer que esta fórmula mágica
funcione, debes ser del todo consecuente
con tu deseo. Debes tener la disciplina
de reconocer qué va a llevarte a dónde
quieres y qué no. Y actuar en
consecuencia.
Solo así podrás convencerte de que
realmente quieres lo que dices querer y
de que no se trata únicamente de
palabras vacías. De que hay algo más
que hojarasca en tus frases y técnicas.
De que, aun cuando hayas sido un
Frusco toda tu vida, estás dispuesto a
hacer lo necesario para convertirte en un
Aven.
Sé que suena un poco místico, pero
por alguna razón el principio funciona.
Funciona porque, en algunos aspectos de
la vida, hay que comportarse como si se
creyese en algo para poder creerlo. Y
hay que creerlo para poder conseguirlo.
El esquema vendría representado
así:
Acción —> Creencia —> Logro
Lo cual podría traducirse como: la
acción lleva a la creencia, y la creencia
lleva al logro. Por ello, para ser
congruente con un papel que aún no
encaja a tu persona no basta con fingir
dicho papel. Hay que creerse el papel. Y
para hacerlo hay que actuar como si
dicho papel fuera cierto a todos los
niveles[144].
Esto es así porque la persona a la
que más te interesa convencer no se
encuentra tan lejos de ti como crees.
AL PRIMERO QUE DEBES
CONVENCER ES A TI
MISMO
Vas a tener problemas de
congruencia, una y otra vez.
A menos que te des pruebas claras
de que estás caminando hacia la clase de
persona en que te quieres convertir, los
tendrás. Algo que, por lo común,
implica realizar cambios reales en tu
vida o tu persona. Es decir, para ganar
congruencia, en la mayoría de los casos
no nos quedará más remedio que llevar
a cabo algún tipo de desarrollo
personal.
¿Por qué?
Porque tu congruencia no va solo
destinada a las mujeres. Lo fundamental
no es convencerlas a ellas. Es
convencerte a ti mismo.
Así que, a partir de ahora, de cada
cosa que hagas, pregúntate: ¿va esto a
convencerme más o menos de que soy la
clase de persona en que me quiero
convertir?
CATEGORÍAS
FEMENINAS[145]
Sabemos que las mujeres tienen una
tendencia clara a encasillarnos. No
conocemos hasta que punto esto es
inconsciente o no, pero lo hacen.
De nuevo, seguramente hay una gran
explicación evolutiva al respecto.
Quizás en el pasado resultaba
importante para una mujer saber la clase
de hombre que tenía enfrente para poder
hacer el mejor uso de él.
Si, por ejemplo, se trataba de un
Macho Alfa, demasiado preocupado por
engendrar con tantas mujeres como le
resultara posible, ¿qué sentido tenía
tratar de retenerlo? Hacerlo solo le
llevaría a perder su tiempo y a malgastar
sus energías, cosas ambas que podría
invertir mejor en alguien que no fuera
una causa perdida.
Por eso era importante reconocerlo.
Con
él,
simplemente
debería
preguntarse: ¿quiero sus genes o no? Y,
si me apareo con él y luego me deja,
¿podré encontrar a alguien que se haga
cargo de mí? ¿Cuento ya con ese
alguien?
Asimismo, era vital reconocer a
aquellos hombres más propensos a
asistirla y a quedarse con ella durante
periodos largos. Alguien, quizás, con
menos opciones o con menos
testosterona podría ser un candidato
ideal.
Aunque muy plausible, esto no es
más que una teoría para explicar un
hecho que todo aquel que tiene
experiencia con mujeres conoce de
sobra: ellas nos encasillan.
Funcionan, por así decirlo, con
categorías fijas de las que resulta difícil
escapar. Además, no les gusta que la
gente intente hacerse pasar por lo que no
es. Si por ejemplo ella te encasilla en
una categoría y cree que intentas dar la
impresión de que perteneces a otra, vas
a tener problemas. Puede, incluso, que te
descalifique.
Ahora bien, ¿en qué consisten estas
categorías? ¿Y qué rasgos las definen?
A continuación te ofrezco las
categorías principales de las que se
sirven las mujeres para encasillarnos.
En principio, todas ellas poseen cierto
atractivo o interés para las mujeres. Más
tarde examinaremos algunas de las que
no lo hacen.
CATEGORÍA BÁSICA:
AMANTE Y PROVEEDOR
Aunque hay muchas subcategorías,
esta es la primera división que una
mujer se hace cuando te conoce. ¿Eres
un amante o un proveedor potencial?
Esto podría traducirse a un lenguaje
más común del siguiente modo:
¿Eres material de relación larga y
estable o de relación fugaz y pasional?
¿Eres un novio o marido potencial? ¿O
eres, por el contrario, alguien con quien
tener un lío de una noche o mantener una
relación más prolongada pero puramente
sexual?
Consciente o inconscientemente, esto
es lo primero que una mujer necesita
decidir sobre ti. Es importante porque le
dirá cómo actuar.
Si te ve como un proveedor, tratará
de posponer el sexo, de conocerte y de
intentar que te enamores de ella. En
otras palabras, de cazarte.
Si, por el contrario, te percibe como
un amante potencial, puede que se
acueste contigo o no lo haga. Esto
dependerá de cuánto se sienta atraída
hacia ti y de otros factores que quizá se
encuentren fuera de tu control. Pero, si
lo hace, tenderá a hacerlo de forma más
o menos rápida y a no verte tanto, al
menos en principio, como material para
una relación.
Por supuesto, esto no es siempre
matemático. Hay subcategorías que
condicionan estas dos. Además, la
mayoría de las chicas no está libre de un
poderoso condicionamiento cultural, que
se encarga de complicar las cosas más
aún.
Pero a un nivel muy profundo e
instintivo, esto es lo que ocurre cuando
despiertas el interés de una mujer. Y por
eso conviene que lo tengas en cuenta.
LA CATEGORÍA DE
AMANTE ES POCO
FRECUENTE
Nos han educado tratándonos de
hacer creer que no existe. Y, solo porque
no es frecuente, porque hace falta —por
así decirlo— un código de acceso para
entrar en ella, muchos lo hemos creído.
Al menos, lo hicimos durante nuestra
campaña de Frusco.
La razón por la que lo creímos es
que la inmensa mayoría de los hombres
es considerada, a priori, como
proveedor. Es fácil entender por qué.
Desde el punto de vista de sus genes,
toda mujer necesita uno. Interesa, pues,
que haya tantos o casi tantos como
mujeres.
Sin embargo, amantes es de esperar
que haya muchos menos. Estos
constituirán una élite reducida y
contarán con un código especial para
identificarse como tales.
SUBCATEGORÍAS:
DOMINANTE Y SUMISO
Además de caer en la categoría de
Amante o Proveedor, uno puede actuar
de forma dominante o sumisa.
Obviamente, esto puede generar cuatro
subcategorías.
Según David DeAngelo, creador de
la línea de productos Double your
Dating, las posibles combinaciones
darían lugar al siguiente esquema:
AMANTE
Orientado hacia sí
mismo
Or
Seduce a las
mujeres
Co
CHICO MALO
DOMINANTE
Controla
ÉL
(Peligro)
AVENTURERO
(Diversión)
SEDUCTOR
SUMISO
Controla
ELLA
CHI
(Sexo)
ARTISTA
SUPE
(Sentimiento)
En principio, la mayoría de los
hombres que interesan a una mujer caen
en una de esas categorías, o en una
combinación de varias de ellas. Para
que puedas formarte una ligera idea de
en qué consisten, a continuación te
ofreceré una breve descripción de cada
una de ellas.
EL CHICO MALO
(PELIGRO)
Abarca desde el típico macarra de
barrio al inconformista transgresivo.
Normalmente van de chicos duros y
hacen todo lo posible para que se note.
Beben, fuman, consumen drogas, se
tatúan, conducen temerariamente o
buscan peleas. Vamos, cualquiera de las
cosas que tu madre no aprobaría. Por
eso, a medida que las madres
evolucionan y cambian, ellos deben de
hacerlo también.
Algunas
de
estas
personas,
chapotean en la superficie de este rol, en
tanto que otras se zambullen tanto en él
que acaban convertidos en auténticos
criminales o destrozando sus vidas.
Aunque los chicos malos resultan
excitantes para las mujeres, dado lo
impredecibles que resultan y la carga de
emociones fuertes que su compañía
proporciona, convertirse en uno de ellos
tiene serias contraindicaciones. Como es
lógico, yo solo te recomendaré que
juguetees con algunos aspectos del rol,
no que eches tu existencia a perder por
tomártelo
demasiado
en
serio.
Sencillamente, no compensa.
Tipos: Mickey Rourke, Tommy
Lee…
EL AVENTURERO
(DIVERSIÓN)
El aventurero es un ser sediento de
emociones nuevas o intensas. Pero en
lugar de buscarlas en lo prohibido, las
buscan en el riesgo legal y en la
variedad de estímulos que el mundo
puede ofrecerles.
Les gustan los deportes de riesgo.
Cuando no, son muy dados a investigar,
descubrir, explorar y probar cosas
distintas. Suelen ser bastante peliculeros
cuando hablan y resultan tremendamente
divertidos.
Además,
resultan
increíblemente optimistas y aguardan
con expectación lo que quiera que
puedan encontrarse a la vuelta de la
esquina.
A las mujeres les encantan, porque
son una fuente de nuevos estímulos y
diversión. Inconscientemente, entienden
que este tipo de hombres suele buscar
más de una mujer, por lo que se lo
perdonan mejor que a otros.
Tipos: Indiana Jones, James Bond,
Hugh Hefner[146]…
EL SEDUCTOR (SEXO)
Son un género aparte. Casi todo en
su vida gira en torno a las mujeres, a las
que entienden perfectamente.
Su pasión es servirlas, complacerlas
y ser extremadamente atentos y sensibles
con ellas. Conocen todos los secretos de
lo que las mujeres entienden por
«Romántico» y son increíblemente
detallistas.
Es como si tuvieran un sexto sentido
para todo lo femenino. Como si hubieran
nacido para ello.
A las mujeres les encantan, porque
nadie las hace sentirse tan únicas,
especiales, comprendidas, sexis y
deseadas. Eso sí, tampoco son material
de relación estable, ya que su
fascinación por la mujer los lleva a
picar de flor en flor.
Dicho sea de paso, una considerable
porción de los Naturales que conozco se
encuentran dentro de esta categoría.
Tipo: Johny Deep en Don Juan de
Marco.
EL ARTISTA
(SENTIMIENTO)
Los artistas son gente compleja,
enigmática y, a la vez, capaz de
conmover a la gente. A menudo son
introvertidos y se esconden tras un
caparazón, si bien la mujer intuye que
cuanto
se
oculta
detrás
es
extremadamente exótico. Puesto que las
mujeres están programadas para sentirse
atraídas por los retos y por todo aquello
que haga vibrar sus emociones, parece
que los artistas cuentan con algunas
armas a su favor.
El artista es tan complejo que resulta
impredecible, por lo que ellas sienten
que no pueden descuidarlo. Les
proporciona además el reto de
comprenderlo, capacidad de la que se
siente orgullosa la mujer. Además, es
capaz de ahondar en sus sentimientos y
de ayudarlas a redescubrirse.
Por desgracia, no todos los artistas
tienen una personalidad sana.
Tipos: Kurt Cobain, Michael
Jackson…
TRIUNFADOR (MEDIOS)
Son lo que se conoce por «buenos
partidos», «solteros de oro», etc., y las
mujeres compiten por «cazarlos».
¿Por
qué?
Porque
son la
representación andante de la meta última
de un inmenso número de mujeres:
Estatus y estabilidad. Se trata, pues, de
la clase de hombres por los que las
mujeres se sienten atraídas de forma más
consciente. Esto es así hasta el punto de
que existe un libro escrito por un dúo de
psicólogas neoyorquinas, Ellen Fein y
Sherrie Shneider, que enseña a las
mujeres a cómo cazarlos. Se llama Las
reglas del juego y, si tienes ocasión, te
recomiendo encarecidamente que lo
leas. Hazlo y entenderás mejor lo que se
cuece.
Por lo demás, aunque proveedores,
los triunfadores son generalmente
dominantes. Se han esforzado mucho por
llegar a donde están, y normalmente
trasladan su capacidad de liderazgo a
sus relaciones personales.
La forma de mostrar que eres uno de
ellos es conduciendo un buen coche,
viviendo en un barrio pijo, ofreciéndole
cenas en restaurantes caros y románticos
y ofreciéndole regalos.
El problema de este rol es que
resulta un poco caro y, si no eres un
auténtico triunfador, te va a salir por un
ojo. Además, si la chica se ha leído Las
reglas del juego, es posible que llegar a
tener sexo con ella te lleve más tiempo
del que te imaginas.
Tipo: Mario Conde.
EL PAPAÍTO (CONTROL)
Existe una energía especial y
típicamente masculina que emana de esta
categoría. Muchas mujeres, en especial
aquellas más atractivas que están
acostumbradas a salirse casi siempre
con la suya, se sienten especialmente
atraídas hacia los hombres que las tratan
como niñas pequeñas, las controlan y les
dicen lo que tienen que hacer.
A estas mujeres, obtienen de un
papaíto una guía y una sensación de
seguridad que no encuentran en otros
hombres.
Los
papaítos
son
personas
naturalmente dominantes, algunas hasta
extremos insanos. Mi recomendación es
que te mantengas siempre dentro de los
sanos.
Tipo: El personaje de Rodrigo
Borgia en Los Borgia.
EL CHICO CORRIENTE
(LEALTAD)
El principal problema de los chicos
corrientes es que abundan. Por ello,
tienden a convertirse un poco en
comodines de las chicas. Los eligen
como novios aquellas que ya no buscan
experiencias especiales y solo quieren
una relación segura y sin sobresaltos. O
aquellas que las persiguen en otras
partes pero no quieren renunciar a
alguien que les proporcione un colchón
emocional y, a veces, también
económico.
Aunque muchos de estos chicos
corrientes tienen un pasado más
espectacular, la vida los ha ido
domando, por lo que acaban aceptando
niveles quizá demasiado altos de
mediocridad. Las mujeres también los
han ido domando, por lo que suelen
acabar controlados por ellas. Aun
cuando la cosa no empezara así.
Sí eres un chico corriente, no te digo
que dejes de serlo, pero sí que hagas
cosas para empezar a salirte un poquito
del montón. En este sentido, este libro
puede hacer maravillas por ti.
Tipo: Antonio Resines en La buena
estrella.
EL SUPERCALZONAZOS
(SUMISIÓN)
Las mujeres no son tontas después
de todo.
Puede que tú y yo, si encontrásemos
a alguien que nos lo pusiera todo en
bandeja y que nos tratara como reyes,
también lo aceptásemos por un tiempo.
Esto es lo que el supercalzonazos hace.
Sigue a su chica a todas partes
diciéndole cosas como: «¿Qué te pasa
cariño?», «¿Estás bien?», «¿Puedo hacer
algo por ti?» o «¿Hay algo que te haya
molestado?» y «Lo siento».
Algunas mujeres, en especial las
más dominantes, los aceptan o incluso se
casan con ellos. Sin embargo, a la larga
ni ellos ni ellas son felices.
Si
crees
que
eres
un
supercalzonazos, te aconsejo que trates
de añadir a tu persona ingredientes de
las categorías anteriores. Si además
estudias a fondo el libro que tienes entre
manos y empiezas a valorarte y
respetarte más, solo puedes mejorar.
Puede que a corto plazo pierdas la
aprobación de algunas mujeres, pero a
la larga creo que resultará beneficioso.
HAY OTRAS CATEGORÍAS
Por supuesto, hay más categorías, así
como muchas combinaciones posibles
entre las que ya has visto. Pero estas son
las básicas.
Es decir, las básicas en las que una
mujer puede encasillarte si le interesas o
atraes de alguna forma. Porque, querido
amigo, esto no va a ocurrir siempre. En
el apartado siguiente te ofrezco algunas
de modelos que rara vez van a alguna
parte con las mujeres.
CATEGORÍAS SIN ÉXITO
Te ofrezco solo algunas de las más
típicas:
Tampón Emocional: Te sueles
convertir en uno cuando creas un gran
Romance con una mujer sin haber
demostrado Valor alguno. Ella te
solamiguea y te convierte en el
vertedero de todas sus penas. Con todo,
caer con una o dos TBs en esta categoría
puede venirte bien para aprender.
Lista Negra: Si ella pudiera, te
habría Descalificado hace tiempo. Pero,
por las razones que sean, no puede. Te
odia, desprecia o simplemente le causas
repulsión. Es difícil salir de aquí, pero
para hacerlo deberás antes romperle
completamente los esquemas.
Don Controversia: Aquí meten a los
hombres que discuten por todo. Lejos de
parecerles atractivos, ellas saben que
discutir es su forma de disfrazar su
inseguridad.
Hiperretraído: Sencillamente, la
gente demasiado tímida tiene un
problema con las mujeres. Digan lo que
digan, el tímido siempre se encuentra a
merced de que otros decidan o no tomar
la iniciativa. Y ellas, salvo excepciones,
no van a hacerlo. Tenlo por seguro.
Pulpo Emocional: ¿Necesitado? ¿Es
realmente difícil quitársete de encima en
cuanto se te da un poco de cariño o
atención? ¿Sabes que no vas a encontrar
a otra que lo haga, por lo que te aferras
a ella con todas tus fuerzas? Bien, las
mujeres los temen. Y los huelen. Y los
huyen.
Megapardillo: Si no tienes ningún
tipo de habilidad para vestirte,
comportarte en público o tratar con la
gente, ellas van a alejarse de ti tanto
como puedan.
Don Lamentos: Si eres muy
negativo y crees que todo te va mal, es
hora de que cambies. Pues, aun cuando
te vaya mal realmente, es mejor que no
se entere nadie. Y menos ellas.
Ligón: El ligón no es más que un
aventurero o Seductor con muy poco
Valor. A menudo caes en esta categoría
cuando su Radar te detecta. Cuando esto
ocurre, tienes varias líneas de acción,
que debes emprender todas a la vez: 1.
Flirtear abiertamente, actuar más Alfa y
demostrar Valor, para pasar a la
categoría de Aventurero o Seductor. 2.
Usar mucho el humor, para arrancarla
del Modo Lógico y relajar sus Defensas.
Así podrás cambiar su estado de ánimo
provocado por el Factor Fulana y
conducirla a un Estado Favorable.
LAS CATEGORÍAS DAN
LUGAR A
COMPORTAMIENTOS
CONTRADICTORIOS
Dejando de lado posibles mitos y
exageraciones, es cierto que el
comportamiento de la mujer a veces
parece contradictorio. Sobro todo en
materia de sexo o amor.
Ahora bien, ¿cuál es la causa? En mi
opinión lo hacen las propias categorías
que utilizan las mujeres.
Por ejemplo, a un nivel instintivo las
mujeres saben que los hombres con un
alto Valor rara vez están dispuestos a
actuar como Proveedores dóciles
durante un largo tiempo. A fin de
cuentas, estos saben —también a un
nivel instintivo— que pueden estar con
muchas mujeres, por lo que su propia
estrategia reproductiva los lleva a tratar
de vincularse a una mujer concreta lo
menos posible. Especialmente, antes de
haber hecho suficientes «diabluras».
De ahí que, aunque a los genes de la
mujer les interese «capturar» a un
Hombre Alfa que, a la vez, sea fiel y
sumiso, estos saben de sobra que dicho
fenómeno no se suele dar en la vida real.
Y todo se origina de ahí. Por
ejemplo, una mujer puede querer —y
decir que quiere— a alguien sumiso y
obediente (aunque no lo expresen con
estas palabras). Sin embargo, cuando lo
eres, parece que se resientan por ello.
Lo hacen hasta el punto de que pueden
llegar a buscar algo nuevo en otra parte.
Y ¿por
qué
ocurre
esto?
Sencillamente, porque al someterte con
demasiada facilidad… ¡les estás
demostrando que no eres Alfa!
LOS RASGOS FEMENINOS
SON MÁS ENCASILLADOS
COMO RELACIÓN LARGA
Hay
otra
teoría
interesante
circulando entre los miembros de la
comunidad. Según dicha teoría, las
mujeres tienden a encasillar más a
menudo a los hombres con rasgos
femeninos en la categoría de novio,
relación estable, etc. Según dicha teoría,
es más probable que dichos hombres
tengan menos testosterona que aquellos
con rasgos más viriles, los cuales
resultan mejores candidatos para
relaciones relámpago.
Aunque no sé hasta qué punto es
cierta dicha teoría, conviene tenerla
presente por si acaso. A fin de cuentas,
siempre es bueno saber qué efecto
podemos causar instintivamente a las
mujeres. Dicho conocimiento nos
ayudará a tomar decisiones relativas a
lo que más nos conviene en cada
ocasión.
¿Queremos potenciar nuestros rasgos
para
aprovecharnos
de
ellos?
¿Queremos trabajar sobre ellos para
cambiarlos?
En principio, de todo se puede sacar
partido.
QUIERES EL ORO, NO EL
CARBÓN
Piensa que estás en una mina, en la
que hay oro y carbón.
Sin embargo, en una parte de ella las
concentraciones de oro son muy
elevadas y, en la otra, muy escasas.
Supongamos que solo tienes una pala y
tu esfuerzo. ¿En qué parte de la mina
empezarías a excavar?
Pues bien, con las mujeres ocurre
exactamente lo mismo. El problema es
que, a algunos hombres les ha tocado la
parte donde abunda el oro, y a otros
aquella en la que predomina el carbón.
Esto, que suena trágico, no lo es por
una sencilla razón: podemos hacer algo
al respecto. Como el minero con su pala,
podemos elegir cambiar y desplazarnos
hacia la actitud que nos proporcionará
más oro teniendo que respirar menos
carbón.
El Aven tiene esta actitud. Quizás
también te convenga adoptarla a ti. A
menos, claro está, que prefieras el
carbón[147].
En otras palabras, si pudieras elegir,
¿dónde preferirías que te encasillaran?
Aunque he sido encasillado de muchas
formas, yo personalmente prefiero ser
interpretado como amante, ya que si me
apetece mantener una relación larga con
alguien con quien ya he mantenido un
encuentro sexual, lograrlo no me resulta
demasiado difícil.
Sin embargo, ten presente que no hay
nada simple en esta vida. A veces,
aquello que más deseas puede
convertirse en una auténtica pesadilla.
Porque no es oro todo lo que reluce.
NO ES ORO TODO LO QUE
RELUCE
Ten cuidado al decidir lo que
quieres. Puede que algunas cosas no
sean tan buenas como parecen.
Te lo digo porque yo mismo he
mantenido varias relaciones estables,
largas y muy enriquecedoras. En este
sentido, puedo decir que no estoy en
contra de ellas. De lo que estoy en
contra es de entrar en una relación de
manera casi forzada, porque apenas se
cuente con opciones. Esto me ha
ocurrido en el pasado, y conozco a
muchos hombres que se encuentran en
dicha situación.
Pero desengáñate. Una relación
puede ser algo maravilloso y aportarte
experiencias únicas y valiosas siempre y
cuando tú la hayas elegido.
¿Por qué te digo esto?
Para que no interpretes el oro como
«amante» o «sexo rápido» y el carbón
como «proveedor» o «relación».
Aunque en muchos casos es así —y por
ello quiero hacerte reflexionar—, en
otros no lo es.
Te ofreceré un ejemplo de ello.
Tengo un gran amigo que es
increíblemente bueno atrayendo a las
mujeres, uno de los mejores que
conozco. El problema viene porque
estas siempre lo encasillan en la
categoría de amante, por lo que casi
siempre lo utilizan sexualmente y rara
vez se enamoran de él. Para más INRI,
resulta que él no es feliz así puesto que
lo que más le llena —y cito sus palabras
textuales— «es una relación larga, en la
que llegue a ganar confianza con otra
persona y a compartir una clase de
intimidad que simplemente no se da en
las relaciones rápidas».
Y, aunque sé que el problema puede
resultar cómico para algunos, te aseguro
que no lo es en absoluto.
TESTS DE APTITUD
¿Te ha ocurrido alguna vez que una
chica te exija, cada vez más, cosas más
ridículas para satisfacerla? ¿Has
intentado alguna vez complacerla en
todo para comprobar con sorpresa que,
cuanto más lo hacías, más parecía ella
perder interés por ti y ponerse más
quisquillosa? ¿Has seguido alguna vez
esta dinámica hasta su extremo para
comprobar finalmente cuál es su triste
desenlace?
¿Tienes idea de qué está pasando
aquí?
Para entenderlo quizás debamos
llevar a cabo, una vez más, una pequeña
regresión.
Regresemos de nuevo 50.000 o
100.000 años atrás y pintémonos de
nuevo aquel panorama severo, bárbaro y
hostil. Las mujeres se refugiaban en
cuevas mientras los hombres salían a
enfrentarse con feroces manadas de
tigres dientes de sable.
Imagínate ahora que eres una TB y
que estás sola…
¿Cómo te sientes? ¿Un poco
necesitada de protección, quizás? Si no
lo sientes, es que tienes que realizar de
nuevo el experimento mental.
Pues, en aquella época, la
supervivencia física de una mujer
dependía a menudo de contar con un
hombre fuerte y valiente a su lado.
Alguien capaz de cazar y matar animales
salvajes. Alguien capaz de protegerla de
tribus hostiles.
Ahora bien, ¿cómo encontrar a ese
hombre?
La cosa no era siempre tan fácil. Por
ello, aquellas mujeres que desarrollaron
sistemas innatos para discriminar a los
hombres valientes y fuertes de los
débiles y cobardes contaron con una
cierta ventaja evolutiva. Es de esperar,
pues, que con el tiempo acabaran
reemplazando por completo a aquellas
que carecían de dicho mecanismo.
Para entender en qué consistían
dichos programas innatos solo hay que
estudiar el comportamiento de las
mujeres de nuestros días, las
descendientes directas de aquellas
campeonas de la supervivencia.
SI NO HAS SIDO
DESCALIFICADO, EL
PROCESO DE SELECCIÓN
CONTINÚA
Dejemos por un momento la
selección natural, que a veces resulta un
poco abstracta. Y volvamos, si te
parece, a la analogía de la empresa que
ofrece un puesto de trabajo codiciado.
Tú eras el responsable de personal,
¿recuerdas?[148]
Pues bien, supón que ya te has
quitado de encima de la mesa todos
aquellos currículos de candidatos que
parecían poco valiosos para el puesto o
que mostraban algún punto dudoso.
Como bien recordarás, esto lo hacías
cuando
hablábamos
de
la
descalificación[149].
Y
recordarás
también que al hacerlo corrías el riesgo
de eliminar a algún candidato válido
para el puesto pero que, habiendo tantos,
dicho riesgo era mucho menor que el de
dejar pasar a uno claramente poco apto.
Ahora ya tienes un grupo amplio de
«no eliminados». Sin embargo, el grupo
sigue siendo muy extenso. Han pasado la
primera ronda de eliminatorias, pero
quedan muchas más. Y no puedes pasar
días y días con cada uno, eso sería poco
práctico. De hecho, solo tienes unos
minutos para cada entrevista. Así pues,
dime: si te mostraran un sistema bastante
eficaz de tender trampas a los
entrevistados de forma que, si fallasen,
rápidamente se viese que —aunque
fingían estarlo— realmente no se
encuentran preparados para el puesto,
¿adoptarías dicho sistema? ¿No crees
que lo harías sin pestañear? Pues eso es
precisamente lo que, a lo largo de la
evolución de nuestra especie, han ido
haciendo las mujeres.
NOS PONEN A PRUEBA
Esencialmente, el objetivo último de
dichos mecanismos innatos es ponernos
a prueba. Esta es, a fin de cuentas, una
gran manera de saber de qué madera
está hecho alguien y si se puede confiar
en él o no. Pero, sobre todo, de saber si
se puede confiar en su fortaleza y
habilidad.
A menudo, una mujer te presionará
de mil formas aún antes de tener nada
serio con ella. La finalidad de dicha
presión es, más que otra cosa, saber si
hay algo contra lo que presionar.
Llevándote al límite pueden saber si
marcas fronteras a los demás, si posees
entereza de espíritu, si eres íntegro y
capaz de plantar cara aún a riesgo de
perder algo importante.
Y, aunque no lo creas, saber que
posees un Marco sólido, que no vas a
aceptar cualquier cosa o que no vas a
tragarte su Basura les hace sentirse
mejor. Más seguras. Les hace sentir que
están frente a un hombre real. Les
reafirma en su creencia de que dicho
hombre es lo bastante fuerte y seguro de
sí mismo para reaccionar de manera
adecuada cuando es provocado y de
mantenerse firme ante el peligro.
En otras palabras: a un nivel
instintivo, les hace sentirse protegidas.
Pues, si una mujer siente que te
puede controlar, perderá la confianza en
ti.
¿CAPTAS LA INDIRECTA?
Cada vez que permites que una
mujer te manipule, cada vez que la tratas
con más deferencia de la necesaria, cada
vez que te tragas su Basura, aceptas su
Marco, dejas que salga de un Estado
Favorable, aceptas comportamientos por
su parte que no tolerarías en alguien que
careciese de poder alguno sobre ti, ¿qué
le estás mostrando?
Exacto.
Le
estás
mostrando
debilidad e inaptitud. En otras palabras,
le estás mostrando a un nivel instintivo
que no eres capaz de protegerla.
Y, aunque a corto plazo reaccione
bien, a la larga se resentirá por ello. Y, a
menos que empieces a mostrarle cierta
fortaleza, pronto comenzará a sentir
dudas sobre ti y se interesará más por
otros hombres[150].
UNA MUJER NUNCA TE
DIRÁ COMO ATRAERLA
O rara vez[151].
Si lo hiciese, estaría atentando
contra el espíritu mismo de los Tests de
Aptitud. Eso por no hablar del flaco
favor que haría a sus genes. A fin de
cuentas, a estos les interesa más
quedarse con hombres capaces de
descubrirlo y dejar a los ineptos de
lado. Hacer algo distinto sería como
mostrar a los candidatos a tu puesto de
trabajo lo que tienen que decir para ser
aceptados antes de llevar a cabo la
entrevista. No tendría demasiado
sentido, ¿verdad?
Así que no lo olvides. Una mujer
nunca te dirá lo que tienes que hacer
para atraerla.
Esta es, además, la razón por la que
las encuestas no funcionan. Pueden
decirte lo que quieren en un hombre,
pero solo lo que quieren encontrar en él
después de sentirse atraídas hacia él. El
paso de antes, se lo saltan.
Es tu trabajo encontrarlo. Y el mío,
ayudarte a hacerlo.
LA ESTUPIDEZ DE LA
MISOGINIA
Parece que las mujeres nos despisten
adrede. Y es precisamente este hecho de
que a menudo deseen, a un nivel
profundo, lo contrario de lo que
expresan de un modo superficial, el que
ha motivado un buen número de
actitudes misóginas en hombres a lo
largo de la Historia. A veces, incluso
entre hombres de gran talla humana o
intelectual.
Mi opinión es que, si bien dichas
actitudes
contaban
con
cierta
justificación en el pasado, hoy en día no
hay excusa para ellos. Pues, aparte de la
ignorancia, ¿qué puede llevar a un
hombre a ser misógino? Y esto, que en
general no es deseable, resulta
especialmente incomprensible cuando
viene de personas con cultura científica.
A fin de cuentas, ahora que ya
conocemos la causa del comportamiento
a veces contradictorio y caprichoso de
las mujeres, no hay nada que
reprocharles. Es cierto que las mujeres
son capaces de llevar a un hombre al
límite. Pero, si no fuese por dicha
capacidad, hoy no seríamos la especie
tan perfecta que somos. Debemos, pues,
darles las gracias por ser así.
ESTATE PREPARADO
Debes darles las gracias pero, a la
vez, permanecer preparado. Debes
asumir sus Tests como la lluvia, el
viento, el sol, las canas o cualquier otra
cosa inevitable de la vida. Y, en cierto
modo, aprender a disfrutar de ellos.
Pero, ante todo, debes esperarlos.
Espéralos porque van a llegar. De
hecho, el que lo hagan es incluso buena
señal, pues ya denota un cierto interés en
tu persona.
Pero espéralos y, cuando puedas, ten
preparadas tus respuestas. Porque los
Tests van a llegar. Lo llevan haciendo
mucho tiempo y, a corto plazo, no es de
esperar que las mujeres cambien[152].
CELEBRA QUE TE PONGAN
A PRUEBA
¿Crees que esa chica que te pone a
prueba se dedicaría a hacer Tests al
mendigo de la esquina?
Lo cierto es que solo lo hace con
chicos en los que puede estar
potencialmente interesada. En otras
palabras, un Test de Aptitud es una
forma un tanto retorcida de IDI.
Para que la interacción vaya a
más… ¡solo tienes que superarlos!
ENCONTRARÁS MUCHOS
TIPOS DE TEST
Aunque todos te ponen a prueba de
un modo u otro, los hay de muchos tipos.
Desde ofrecerte su Basura para ver si te
la tragas hasta presionarte a fondo para
comprobar de qué pasta estás hecho. Sin
embargo, aquello en lo que coinciden
muchos de los Tests es en que están
encaminados a poner a prueba tu
congruencia[153].
A veces, solo se trata de formas de
arrastrarte hacia su Marco[154].
En muchas ocasiones, son tentativas
por parte de la mujer de escapar a sus
Estados Favorables[155].
A veces es una combinación de estas
cosas.
A continuación, te ofrezco algunos
de los más comunes.
AROS PSICOLÓGICOS
Al principio de una interacción, los
más
frecuentes
son los
Aros
Psicológicos. Te pone a prueba
encomendándote
pequeñas
tareas,
pidiéndote favores, abusando de tu
confianza o dando por sentado que vas a
aceptar ciertas faltas de respeto. Cosas
como no prestarte atención cuando
chateas con ella por Internet, pedirte que
le compres algo de beber o invitarte a
que te cualifiques ante ella. Algunos
Aros son más pequeños que otros. Por
ejemplo, a veces se reducen a cosas tan
inocentes como preguntarte la edad o a
qué te dedicas. Aunque esto puede
parecer estúpido, a menudo sienta el
principio de una dinámica donde los
Aros Psicológicos son cada vez más
grandes y llega un momento en que ella
te atribuye un Valor muy bajo y te acaba
perdiendo el respeto por completo. Por
cierto, cuando digo respeto no me
refiero necesariamente a respeto como
ser humano, sino respeto como
candidato potencial a acostarse con ella.
La cuestión es que con los Aros
Psicológicos te está midiendo desde un
principio, decidiendo el Estatus que
debe atribuirte y la clase de categoría en
la que te va a encasillar.
CÓMO SUPERAR LOS
AROS PSICOLÓGICOS
Una buena forma de superar un Aro
Psicológico es ignorarlos por completo
o, cuando esto no puede hacerse,
tenderle tú otro Aro para que pase por él
antes de condescender a hacerlo tú por
el suyo.
Ejemplo:
—¿Por qué no vas y me traes una
bebida?
—Faltaría más. Pero antes dime:
¿qué clase de masaje me vas a dar
cuando lo haga?
Si no te sigue el juego, puedes darle
la espalda como decepcionado y dirigir
tu atención a otra persona. Si te lo sigue
—es decir, si flirtea—, cuando vuelvas
puedes exigirle el masaje y quedarte con
la bebida hasta que te lo dé. Si no lo
hace, puedes actuar como lo haría un
niño juguetón y travieso y beberte su
bebida. «Ya sabía que no estarías a la
altura de las circunstancias», podrías
añadir antes de darle un gran sorbo,
«por eso le he pedido que me ponga la
cantidad de hielo que me gusta».
La idea es mostrarle que eres
divertido y, a la vez, todo un reto para
ella.
Otro ejemplo:
—¿En qué trabajas?
—Adivina (le estás tendiendo tú
otro Aro Psicológico)
—Mmmhh…. X.
—No, realmente hago X[156].
CREAR TENSIÓN
A menudo, una mujer puede
encontrar muchas formas de crear
tensión, para ver si ese coloso de rostro
imperturbable que tiene frente a ellas
acaba pareciéndose más a un flan o a un
castillo de naipes.
Por ejemplo, puede mirarte con cara
de sospecha, tocar temas que crea que te
pueden incomodar o que resulten
conflictivos, poner en duda tus
capacidades o cualquier otra cosa que te
haga sentir incómodo o te ponga en
evidencia.
Lo mejor que puedes hacer es seguir
siendo congruente con lo que quiera que
hayas mostrado hasta el momento y, en
ciertas ocasiones, incluso ignorarla.
MOSTRAR
DESAPROBACIÓN O
DESAGRADO
Este es otro de los más frecuentes. A
menudo, las chicas muestran rechazo o
desagrado por algo que haces o dices
para ver si te asustas y cambias de
opinión o corres a disculparte. O a
justificarte, que no es mucho mejor. En
ocasiones, su programación social les
lleva a sentir auténtico rechazo o
desagrado por muchas cosas estúpidas.
Pues bien, aún en aquellos casos, tu
Valor descenderá notablemente si te
disculpas o justificas.
En lugar de ello, te conviene ignorar
por completo su comentario y, a veces,
incluso ridiculizarla delante de sus
amigos. En otras ocasiones, lo adecuado
será hacer caso omiso de su
desaprobación y sacar otro tema con el
que metértelas en el bolsillo. A fin de
cuentas, una vez empiezas a gustar
seriamente a una chica, esta empieza a
excusarte de mil formas ante los demás
o ante sí misma.
Habrá casos, incluso, en los que
aquello que más critican sea también,
precisamente, aquello que más les atrae.
FALTARTE EL RESPETO
Puede
hacerlo
directa
o
indirectamente. Lo hará indirectamente
cuando no tenga en suficiente
consideración tu tiempo, dinero,
propiedad o inteligencia. Cuando una
mujer te ofrece su Basura, por ejemplo,
es una forma de falta de respeto. Si tú te
la tragas, estarás siendo incongruente y
fallando uno de sus Tests.
Por ello, cuando esto ocurra, lo
mejor que puedes hacer es decírselo
educadamente y marcharte, dejarla de
lado y prestar más atención a sus amigos
o cualquier otra cosa que muestre a las
claras que no tienes tiempo para la gente
que no te respeta o toma en serio.
IR DE MONJITA
Este es un tipo de test en el que cae
la mayoría de la gente y que los
Naturales saben superar muy bien.
Básicamente, hoy en día hay muy
pocas monjitas. La mayoría de las TBs,
a partir de cierta edad, saben lo que es
una aventura apasionada. Han tenido
demasiadas oportunidades como para no
saberlo.
Por ello, cuando una mujer se hace
la monjita contigo de buenas a primeras,
se hace la ofendida o la paranoica si
llevas a cabo un comentario sexual o te
deja claro, sin venir a cuento, que solo
busca amistad, lo más probable es que te
esté poniendo a prueba. Si te la tomas
muy en serio, la empiezas a respetar más
de la cuenta y te sientes cohibido en su
compañía, ya sabrá que no debe
catalogarte como amante.
Lo que los Naturales y los Aven
hacen es ser ellos mismos y seguir
expresando
sin cohibiciones
su
naturaleza sexual. Si la «monjita» se
mete demasiado con ellos, la ignoran
por completo o la ridiculizan con
cariño. Cuando esto se hace bien, la
mujer no suele tardar en quitarse sus
máscaras, relajarse y empezar a ser más
ella misma.
Ahora bien: hay monjitas de verdad.
Pocas, pero las hay. Lo que debes
preguntarte es si, habiendo tantas
mujeres sin traumas extraños, tienes
tiempo para monjitas. Si te interesan las
«monjitas» realmente, te respeto. Pero
me temo también que este libro no está
diseñado para ayudarte en dichos casos.
TACTO, SENSIBILIDAD Y
DISCRECIÓN
A menudo, una mujer simplemente
necesita saber que puede confiar en que
está con alguien que es capaz de leer sus
señales. Necesita saber que vas a parar
cuando te diga que pare, que vas a
entender cuándo no es el momento de
hacer algo o, simplemente, que no vas a
ponerla en evidencia delante de un
montón de gente.
Para salir de dudas, a veces te
enviará señales de que quiere dejar de
verte, o de que no quiere seguir tratando
un tema, de que algo le desagrada o de
que no es el momento para cualquier
cosa.
Aunque esto lleva tiempo y práctica,
la forma de pasar estos Tests es
aprender a reconocer dichas señales y
demostrarle, con clase y educación, que
lo haces. Que sabes cuándo seguir y
cuándo parar. Y que no la vas a poner en
una situación incómoda o comprometida.
ACTUAR DE FORMA
NORMAL
A veces, aunque rara vez, una mujer
no hará nada. Actuará de forma normal,
como cualquier persona adulta y
civilizada. Si en esos momentos tú te
crees que está sometiéndote a alguna
clase de test porque estás obsesionado
con ellos, es muy probable que el que se
ponga a hacer cosas raras seas tú y lo
estropees.
Si ese es el caso, habrás fallado el
test del «no test».
Tu trabajo es aprender a reconocer
cuándo una mujer se está comportando
de forma madura y cuándo, por el
contrario, te está poniendo a prueba[157].
SALIR DE SU ESTADO
FAVORABLE
A veces verás que buscan conflicto
sin venir a cuento, una razón para
odiarte o para dejar de verte como un
tipo atractivo. Son ese tipo de
situaciones en las que, a primera vista,
hagas lo que hagas la interacción va a
salir perjudicada. ¿Por qué? Porque
parece que se empeñen en romper el
encanto, en salir de su Estado
Favorable. Y que lo van a conseguir.
Parece que solo te deja dos
opciones. O la ofendes por un lado y
muestras cualidades indeseables o
respondes a sus preguntas y dejas que
ella adopte el Modo Lógico[158], el cual
—como irás comprobando— no es el
que más nos interesa.
Por ejemplo, te puede decir cosas
como: 1. «¿Eres un seductor?» o 2.
«Apuesto a que le has dicho esto a un
montón de tías» o 3. «¿Lo tenías todo
planeado?» o 4. «¿En qué trabajas?» o
5. «¿Dónde estabas anoche?».
Si ofreces respuestas del tipo: 1.
«No, no soy un seductor, ¿por qué
piensas eso de mí?» o 2.«No, mujer, no
soy así» o 3.«No, te aseguro que no
había planeado nada» o 4. «Trabajo en
una oficina como tal y tal haciendo tal y
tal» o «5. En casa, viendo la tele», estás
pasando por sus Aros Psicológicos y,
además, estás permitiendo que ella
opere en Modo Lógico. Estás, pues,
dejando que salga de su Estado
Favorable.
Si en cambio le das cualquier
respuesta que la cabree o que la haga
encasillarte como que «vas a por eso»,
acabarás activando sus Defensas u
ofendiéndola, cosas ambas que también
la sacarán de su Estado Favorable.
La gran pregunta no puede hacerse
de esperar. ¿Es este un callejón sin
salida? Si ella se empeña en salir de su
Estado Favorable, ¿va a conseguirlo de
todos modos?
Lo cierto es que no. Hay formas de
mantenerla en su Estado Favorable. Y
ella premiará con su interés sexual a
aquellos que sean lo bastante Alfa para
encontrarlas. Es un test y, como ocurre
con todos los Tests, el apto es quien
sabe cómo superarlo.
Al resto, o bien los encasillará en la
categoría de «capullos» o bien los
considerará
como
proveedores
potenciales y material de relación
estable. Nada, pues, de sexo rápido para
ellos.
Pero volvamos a cómo superar sus
tentativas de salir del Estado Favorable.
Para hacerlo, supongamos que
respondes de manera distinta a los casos
anteriores. Por ejemplo: 1. «Solo desde
que te he visto. Pero si sigues
haciéndome esa clase de preguntas
puede que me replantee la profesión y
empiece a cobrar por ello». 2. «Sí, pero
te juro que después de ver tu reacción es
la última vez que lo hago». 3. «Al
milímetro. Lo que ya no entraba en mis
planes era esa legaña que tienes en el
ojo. Ven» Le quitas la legaña —real o
no— y añades: «Pide un deseo». 4.
«¿De verdad quieres saberlo? ¿Has
visto la peli Abre los ojos? ¿Recuerdas
la escena en la que Eduardo Noriega
sale de espaldas en la ducha? Yo puse el
culo». 5. «Estuve en casa pensando en ti.
Pero luego me aburrí y contraté cinco
strippers».
¿No crees que este puede ser mejor
camino?
Lo que todas estas respuestas tienen
en común es que no la dejan salir de su
Estado Favorable. Al suponer una
especie de reto, no la dejan operar en su
Modo Lógico. Al ser divertidas,
tampoco te puede resentir por ello.
Como es lógico, hay infinitas formas
de salir de esa clase de encerronas. Lo
importante es que entiendas el principio
que te permite hacerlo.
OTROS TESTS
El abanico de Tests posibles es
prácticamente infinito. Lo es tanto como
la creatividad humana. A continuación te
ofrezco
solo
algunos
ejemplos
concretos, de la forma más concisa.
El FIDI: Se llama así al Falso
Indicador De Interés. Normalmente
lo usan acompañando a un Aro
Psicológico, para ver si así
picamos. Fallas si: Pasas por el
Aro Psicológico.
Le ofreces IDIs.
El cebo sexual: Consiste en sacar
temas demasiado sexuales o
alardear sobre sus proezas sexuales
sin que venga realmente a cuento y
únicamente como cebo. Fallas si:
Te sientes incómodo.
Te excitas sexualmente.
Debes, pues, encontrar formas de
hacerle ver que te sientes cómodo
y, a la vez, que estás en control de
tus propios impulsos.
La explosión emocional: Consiste
en sobrereaccionar, cayendo en
alguna
clase
de
explosión
emocional ya sea por medio de la
ira, el llanto o incluso el miedo.
Fallas si:
Te lo tomas demasiado en serio.
Te dejas arrastrar o que te afecte.
Apartarte de tu camino: Se basa en
tratar de distraerte cuando tienes
que trabajar o hacer cualquier otra
cosa que ella piensa que es
importante para ti. Fallas si:
La antepones a cualquier cosa o
actividad importante para ti.
El novio: Este es un test muy
frecuente. A menudo las mujeres
nos hablan de su novio —real o
imaginario— para ver si te afecta
negativamente, si te vienes abajo o
si tratas de echar a su novio por
tierra. Fallas si:
Te deprimes o vienes abajo de
cualquier manera.
Sobrereaccionas de cualquier
modo.
Intentas echar al novio por tierra,
desacreditarlo, meterte con él, etc.
Dejas que las cosas pasen a un
terreno lógico y racional.
En estos casos, la forma de pasar el
test es seguir aplicando juego, sin
alterarte y como lo harías
normalmente. Además, conviene
que pongas especial cuidado en
mantenerla en un estado altamente
emocional, como opuesto a un
estado lógico y racional. Y,
teniendo esto, puedes también usar
algunos
Destructores
de
[159]
Novios
.
CÓMO SUPERAR LA
MAYORÍA DE LOS TESTS
En general, si te has fijado verás que
la inmensa mayoría de los Tests son,
ante todo, Tests de Congruencia,
tentativas para establecer su Marco o
para salir de su Estado Favorable. O
cualquier combinación de estas cosas.
Por ello, se superan también con tres
elementos: Congruencia, destreza para
conservar Nuestro Marco y habilidad
para mantenerla en un Estado Favorable.
Por supuesto, las mejores respuestas
a cada uno de ellos, aquellas que
muestran que eres congruente, o que son
capaces de mantenerla en tu Marco o de
llevarla a un Estado Favorable, varían
en cada caso. Pero recuerda que la idea
es reaccionar como los hombres más
Alfa lo harían si se viesen en dicha
situación. En otras palabras, ser
congruente con dicho papel.
A veces, por ejemplo, viene bien
visualizar a alguien con mucho juego y
preguntarse qué haría él si estuviera en
tu pellejo. Eso te ayudará a mejorar la
congruencia y a encontrar formas de
mantener al Objetivo dentro nuestro
Marco o de devolverla a sus Estados
Favorables.
APRENDE DE TUS
ERRORES
El problema es que las cosas a
veces suceden demasiado rápido. Como
comprenderás, sería ingenuo esperar por
tu parte y pretender por la mía abordar
aquí una lista de todos los posibles Tests
que una mujer te puede hacer con todas
las respuestas acertadas.
Mi principal objetivo es que
entiendas la actitud correcta que te
permite pasar los Tests. Si logras esto,
los resultados tampoco serán inmediatos
de la noche a la mañana. A menudo, la
vida no nos da tiempo suficiente para
reaccionar, por lo que ni siquiera espero
de ti que pases todos los Tests
exitosamente de ahora en adelante.
Lo que sí espero es que, cuando
quiera que falles uno de ellos, más tarde
te preguntes mentalmente qué deberías
haber hecho. Y, con tiempo, que diseñes
una respuesta o reacción perfecta para
dicha ocasión. Cuando la tengas,
apúntala en tu lista de respuestas si es
necesario. Lo importante es que
aprendas de tus errores y no cometas
demasiadas veces los mismos.
Solo esto que te acabo de decir,
sentaría una diferencia abismal entre tu
juego y el de la mayoría de los Fruscos.
CONTRAATACA
El Aven experimentado no sabe solo
cómo superar los Tests de una mujer.
Sabe, además, contraatacar con Tests de
su propia cosecha para ponerla en
apuros y mantenerla distraída.
Cosas todas que, además, crearán
una Inercia Favorable[160].
Así que ya lo sabes. A menudo, la
mejor defensa es un buen ataque.
Muchos de los principios que estás y
vas a seguir aprendiendo en este libro
logran que puedas llevar a cabo dichos
ataques con éxito.
ERRORES TÍPICOS
ERRORES TÍPICOS DEL
FRUSCO
Como aprendiz de Aven, es lógico
que cometas muchos errores. De hecho,
deseo que así sea, pues esto supondría
un signo inequívoco de que estás
practicando y vas a hacer progresos.
Sin embargo, hay algunos errores —
a menudo de planteamiento— que son
especialmente graves y poseen un
especial poder para apartarte del
camino. De ahí que quiera advertirte
sobre algunos de ellos, los más típicos.
Así, con suerte, podrás reconocerlos
a tiempo y evitarte muchos quebraderos
de cabeza. Algunos de ellos supusieron
equivocaciones importantes que yo
mismo cometí.
Vamos, pues, sin más dilación a
conocerlos. Encontrarás que algunos de
ellos tienen que ver con cómo
interactúas con las mujeres, en tanto que
otros son problemas de actitud.
Recuerda que estos últimos son los más
urgentes.
ELEGIR LA PÍLDORA
AZUL[161]
Cuando se quiere aprender, el peor
error que se puede cometer es tenerle
miedo a la verdad. Esto es, además, lo
que la mayoría de la gente hace.
Porque todos hemos sido Fruscos.
Pero la principal diferencia entre unos
Fruscos y otros, los que algún día
dejarán de serlo y los que no lo harán,
no es su grado de habilidad o su
coeficiente intelectual. Es, sobre todo,
cómo reaccionan ante el miedo a
descubrir verdades incómodas o
desagradables.
Esto, por supuesto, se trata de algo
natural. Todos tememos al cambio y a lo
desconocido de forma instintiva. Cuando
entendemos que, para cambiar algo en
nuestras vidas, vamos a tener que operar
modificaciones
profundas,
alterar
nuestro sistema de creencias más básico
o el esquema sobre la realidad con el
que hemos funcionado hasta ahora,
caemos presa del terror.
Y, de nuevo, es natural. Lo familiar
es reconfortante, en tanto que lo
desconocido asusta. Sin embargo, si
como yo has sido un Frusco durante
muchos años, va a hacer falta algo más
que aferrarte a las ideas familiares para
cambiar tu vida. Va a hacer falta algo
más que elegir la píldora azul.
CRITICAR ANTES DE
PONER A PRUEBA
«Eso no puede funcionar».
«Y aun cuando les funcione a otros,
sé de sobra que en mí no funcionaría. No
soy ese tipo de tío».
¿A qué te suena esto? ¿A una excusa,
quizás?
Pues bien, eso es precisamente lo
que es. Y de las más dañinas. Pues, por
extraña que pueda parecerte la filosofía
de este libro, ¡funciona!
Es contraintuitiva y entra en
conflicto con muchas de las cosas que
nos han enseñado. Pero funciona. Dale
una oportunidad porque, de lo contrario,
¿cómo vas a descubrirlo?
SER TÚ MISMO
No sé quién puso por primera vez
este mito en circulación. Solo sé que
debió
ser
alguien
bastante
malintencionado[162].
O un Natural. A fin de cuentas, los
Naturales son los únicos con quienes el
consejo funciona.
Como Aven, en cambio, voy a ser
bastante tajante. Si ser tú mismo implica
dejarte llevar por la inercia y seguir
haciendo mal lo que haces mal, ser tú
mismo no va a hacerte mejorar con las
mujeres. Solo va a hundirte en el fango
más y más. Y, desde luego, no va a
ayudarte a encontrar a esa mujer
«especial», sino a alejarla.
Si me preguntas mi opinión, creo que
un hombre que renuncia a lo que quiere
porque se lo digan otros no es él mismo.
Y si cree que va a conseguirlo sin
cambiar lo que nunca ha funcionado
probablemente tampoco está actuando
con la inteligencia que se merece.
En otras palabras, si deseas el éxito,
trata de estar más a la altura de tu
potencial. Y no te limites a ser tú mismo.
Esfuérzate por convertirte en tu mejor
mismo.
¿LE GUSTO O NO LE
GUSTO?
Si aún piensas en términos de si le
gustas o no, necesitas un buen repaso.
Sencillamente, se trata de un modelo que
únicamente funciona en el caso de los
hombres, y no siempre[163].
Así que deja atrás el chip: «le gusto
o no le gusto», «me quiere, no me
quiere». O «si le gusto, ¿por qué hace
esto?» y «si no le gusto, ¿por qué hace
esto otro?».
Abandona esa forma de pensar
porque está, sencillamente, equivocada.
Aunque es cierto que el mecanismo de
atracción en el hombre funciona casi
como un interruptor, a partir de ahora
concibe el mecanismo de atracción en la
mujer como la rueda de volumen de tu
cadena musical. Puede subir, puede
bajar. De hecho, en todo momento está
subiendo o bajando.
Cuando está lo bastante alto, se dice
que la Temperatura de Compra[164] es
alta, y puedes pasar al siguiente Nivel.
Pero solo eso. Porque, aun en el
siguiente Nivel, seguirá subiendo o
bajando. Y recuerda: tu objetivo no es
gustarle, es aprovechar sus Estados
Favorables para pasar de Nivel[165].
Si lo prefieres, empieza a ver las
interacciones con mujeres como un
semáforo. Pueden estar en rojo, verde o
ámbar. En rojo significa que debes parar
o cambiar de camino. En verde, que
puedes avanzar. En ámbar, que puedes
avanzar, pero con cautela.
DERROTISMO: NO ES LO
MÍO
Conozco mucha gente que está
bastante atrapada en este aspecto.
Muchos de ellos han visto actuar a algún
Natural y, como consecuencia de ello, se
han convencido de que simplemente hay
gente que tiene el don y gente que no.
De hecho, están muy extendidas
expresiones como «tener gracia»,
«chispa», o «mano» con las mujeres.
Seguramente han surgido a raíz de
observar a los Naturales, aun cuando
estos no fueran demasiado atractivos o
apuestos. Pero eso no cambiaba nada: o
se era o no se era. O se tenía el don o no
se tenía.
Los hombres podían descansar
tranquilos si no eran buenos con las
mujeres. Había que resignarse. Era
como no ser alto, como haber nacido en
un lugar sin playa, como ser diabético,
etc.
En cierto modo, había paz. Paz y
resignación.
Paz,
infelicidad
y
resignación. Pero bueno, lo importante
es que uno estaba en paz consigo mismo.
Hasta que… ¡llegaron los Aven! Y
ahora los Aven están demostrando al
mundo que el éxito con las mujeres
depende de un conjunto de habilidades
más, que se puede cultivar como
cualquier otro.
Así que, mucho me temo que… si de
verdad quieres… ¡sí puede ser lo tuyo!
CONFUNDIR APROBACIÓN
CON ATRACCIÓN
Ya sabemos que las mujeres nos
ponen
a
prueba
constantemente
retirándonos su aprobación.
Pues bien, en nuestra época de
Frusco todos lo hicimos. Esperábamos
la aprobación de la chica que nos
gustaba como una mascota espera su
galletita. Cada vez que conseguíamos
algo de aprobación por su parte, nos
alegrábamos y hasta nos poníamos
nerviosos. Sin embargo, la galletita no
llegaba siempre. Además, tampoco
parecía llevarnos a ningún lado.
Después estaba el otro tío. Aquel al
que ella le reía las gracias sin que este
hiciera nada para merecerlo. No se
había ganado galletitas como nosotros y,
sin embargo, ella parecía hacerle más
caso. Y, finalmente, era con el que se
quedaba y por el que suspiraba.
¿Qué
estaba
pasando?
Sencillamente, que habíamos confundido
aprobación con atracción.
EXPLICAR CUANDO HAY
QUE APLICAR
Voy a hablarte de una rara especie
de Frusco. El Fruscaven.
El Fruscaven es un tipo que habla de
la teoría todo el tiempo, pero rara vez la
usa. A veces, incluso conoce mucho de
ella, pero sigue siendo incapaz de poner
nada en práctica.
Y esto, que es en sí bastante malo, se
queda corto en comparación con lo que
hace una de las variedades más
desesperantes de Fruscaven. ¿En qué
consiste? Nada más y nada menos que
en… ¡hablar a las mujeres de la teoría!
Es como si, en lugar de conquistarlas,
quisiera
demostrarles
mediante
razonamientos y palabras que podría
hacerlo si quisiera.
Lo cierto es que hay pocas cosas
peores
y
más
retorcidamente
equivocadas. Pues, además de activar
todos los mecanismos de defensa
posibles en la mujer, logramos que esta
nos perciba —y descarte— solo desde
su mente lógica y racional. ¿Hay algo
peor para la atracción? Es algo así como
arrojar luz a una sombra y hacer que esta
desaparezca.
En realidad, solo hay un caso en el
que es bueno hablar de la teoría: cuando
otros la están poniendo en práctica. Al
sacar su juego a la luz y —a ser posible
— ridiculizarlo, este pierde gran parte
de su poder. Además puede hacer que
dicha persona sea captada por su Radar.
Eso sí, debemos hacerlo con la
suficiente sutileza como para que no
parezca que lo estamos haciendo con la
intención de
contrario.
minar
el
juego
del
COMPRAR SU COMPAÑÍA
Eres libre de hacer con tu dinero lo
que quieras.
Ahora bien, si te gastas un solo
céntimo con ella, te recomiendo que no
parezca que la estás comprando. El
dinero solo debe gastarse cuando,
realmente, no significa nada.
Si le compras algo con la esperanza
de que se sienta atraída y ella lo
percibe, automáticamente te va a
encasillar como Beta que necesita
compensar su falta de Valor con otras
cosas. Estarás empezando por el camino
erróneo.
Personalmente, no suelo gastar
dinero con una mujer antes de haberme
acostado con ella. Y, en las raras
ocasiones en que lo hago, lo hago
porque me apetece o para compensar
algún otro esfuerzo o gasto que ella haya
podido hacer por mí, como un largo
viaje en coche o la preparación de una
cena romántica. Pero, como regla
general, olvídalo. Se congruente con la
idea de que tú eres el Premio, y nunca
compres su compañía[166].
CUALIFICARSE O
ALARDEAR
Cuando un hombre deja ver que está
intentando mostrarse a la altura de las
expectativas de cualquier mujer, le está
también comunicando su escaso Valor.
Está aceptando su Marco de que ella es
el Premio y de que él debe esforzarse
por conseguirlo. Igualmente beta resulta
alardear, especialmente si se hace sobre
la profesión, logros personales, etc. Esto
es casi idéntico a comprar su compañía.
Y, en cualquier caso, es algo que
tiende claramente a reforzar su rol.
REFORZAR SU ROL
Este problema del comportamiento
Frusco se manifiesta, como hemos visto,
de muchas formas. Lo hace cada vez que
contribuye, de la forma que sea, a
reforzar en su mente su rol de TB
deseada por los hombres, de los cuales
eres uno más. Y, en general, todo lo que
refuerce el Marco de que ella es el
objeto sexual de la relación o el premio
a tus esfuerzos va a perjudicar tu juego.
Además de devaluarte, reforzar su
rol va a impedir que ella acceda a partes
de sí misma interesantes para ambos y
que podrían sacarla del modo de Piloto
Automático[167].
MOSTRAR NECESIDAD O
URGENCIA
Si la persigues sin que ella te haya
dado pie a que lo hagas o si te aferras a
algún IDI que en un momento haya
podido
ofrecerte
para
seguir
agobiándola, caerás rápidamente en la
categoría de los Pulpos Emocionales,
Acosadores, etc. En definitiva, te estarás
convirtiendo en un Fruscoplomo.
Ni que decir tiene que esto es
negativo en todas sus formas, ya
hablemos de necesidad afectiva, sexual,
etc.
MENTALIDAD DE ESCASEZ
«¿Cómo no voy a mostrar necesidad,
con lo difícil que es conseguir una mujer
hoy en día?»… O: «Cuídala, porque no
vas a encontrar muchas mujeres así de
guapas que se interesen por ti».
Ambos comentarios están extraídos
de películas cuyos títulos no recuerdo.
De hecho, toda nuestra cultura está
inundada de ese tipo de comentarios. La
mejor forma de definirlos es esta:
Falacias.
Cuanta más necesidad muestres, más
difícil te resultará atraer a las mujeres.
Y, decididamente, si puedes atraer a una
mujer guapa, puedes atraer a varias.
Lo curioso de la mentalidad de
escasez es que no solo es una DEV en sí
misma y un signo distintivo de los
hombres Beta. Es además pésimo para tu
desarrollo a largo plazo. Un poco como
esas profecías que se autorrealizan.
A grosso modo, la cosa funciona así:
Si piensas que esa chica que te ha
hecho un poco de caso es la única que
puede estar interesada en ti, vas a
invertir mucho tiempo y energía en
conseguirla. Finalmente, es más que
probable que no lo hagas y, el hecho de
que hayas invertido tanto en ella, solo va
a hacer que te sientas más fracasado y
poco atractivo.
El Aven hace todo lo contrario. Si
una mujer no le presta la suficiente
atención como para pasar de Nivel, pasa
a otra. Si esta tampoco lo hace, pasa a
otra. Y a otra y a otra y a otra. No ha
invertido mucho en ninguna de ellas, por
lo que siempre puede decirse a sí mismo
que quizás esa es la causa. Su
autoestima, pues, sigue intacta. Y,
además, por el camino no solo ha
aumentado
sus
probabilidades
estadísticas de tener éxito con alguna.
Ha ganado una enorme habilidad.
Pronto es capaz de llegar más lejos
con las mujeres que aborda, y su
habilidad no hace sino aumentar.
Constantemente
está
obteniendo
feedback de las reacciones de muchas
mujeres, de lo que hacen cuando están
interesadas, de lo que hacen cuando no
lo están y de lo que ocurre para que
dejen o empiecen a estarlo.
Y todo gracias a que es consciente
de que no hay ningún problema de
escasez, sino de habilidad.
A LAS MUJERES LES
GUSTAN LOS TÍMIDOS
Sí, es cierto que a menudo oirás a
muchas mujeres decir que les gustan los
hombres tímidos, pero esta es una
afirmación que hay que saber interpretar.
A menudo lo dicen porque simplemente
es difícil encontrar hombres seguros y
capaces de plantearles un reto a la vez.
Otras, ni siquiera se refieren a lo que tú
y yo podríamos entender por nervios o
incomodidad cuando hablan de timidez,
sino más bien a una especie de reserva y
misterio.
También hay quienes al decir esto
imaginan a un hombre por el que ya
están completamente coladas, que les
resulta inaccesible y les hace sentirse
inferiores, y al cual dotan de cierta
inseguridad y nerviosismo en su fantasía
solo para hacer esta más viable. Es lo
que se conoce por El mito de Clark Kent
y Superman.
En realidad, mostrar inseguridad,
nervios o incomodidad es uno de los
errores más comunes en las primeras
fases de una interacción y conlleva una
pérdida de Valor inmediata[168].
HACER DE ESTO UNA
CUESTIÓN DE EGO
«Vale, ser tímido no es lo mejor para
el juego. Pero… odio que me rechacen».
La cuestión es que no te rechazan a
ti. Rechazan tu juego.
Y, el juego, no tiene nada que ver
contigo. No es nada personal. Es algo
que puedes aprender, o no. Mucha gente
no sabe jugar al Bridge y no se siente
mal por ello. Pues bien, este es otro
juego más.
Y, a nadie le gusta perder, pero no
porque pierdas vas a dejar de jugar al
Monopoly, al Parchís o a tu videojuego
favorito.
La única diferencia entre este juego
y los otros es que, cuando te hagas
bueno, este te va a proporcionar mucho
más en la vida.
ERRORES TÍPICOS DEL
ASPIRANTE A AVEN
Has visto ya algunos de los errores
más graves, los errores típicos del
Frusco. Verás, eso sí, que a medida que
estudies este libro y trates de poner en
práctica la teoría, dichos errores irán
disminuyendo, hasta que dejes de
hacerlo por completo.
Los que expongo a continuación son
típicos del Aspirante a Aven, así que
debes prestarles especial atención, ya
que es posible que tardes más en
desprenderte de ellos.
OBSESIONARSE CON LA
MATERIA
¿Recuerdas que te dije que para ser
un Aven debías ser algo más que un
Aven? ¿Y aquello de que para ligar
debías tener algo mejor que hacer que
ligar?
Pues bien, ambas afirmaciones son
totalmente ciertas.
Cuando se descubre esta disciplina
por primera vez, resulta tan apasionante
que es normal obsesionarse con ella por
un tiempo. Sin embargo, si esta obsesión
es demasiado intensa y dura demasiado
tiempo, puedes empezar a parecerte más
a un autómata de las Artes Venusianas
que a un ser humano normal.
Algo, además, que ni siquiera
mejorará tu juego. Por un lado, sentirás
que dependes del éxito con las mujeres
para obtener Validación, lo cual te hará
menos atractivo a sus ojos.
Por otro, empezarás a vivir en un
mundo demasiado aparte de la realidad
corriente como para poder conectar con
otros seres humanos.
Recuerda que esto es una gran
afición que puede cambiar tu vida. Pero
solo eso.
CONVERTIRSE EN LA
CARICATURA DEL MACHO
ALFA
También se le conoce por «capullo».
Para un principiante, es fácil
formarse un modelo caricaturizado del
Hombre Alfa, y caer en él. Se figurará
cosas como que es un tipo agresivo,
hosco y hostil, prepotente, centrado
totalmente en sí mismo, insensible y con
escaso sentido del humor.
Solo quiero recordarte que el
comportamiento del Hombre Alfa no
tiene nada que ver con eso.
Recuerda que somos animales
sociales y muy inteligentes. De ahí que
el auténtico Hombre Alfa sea por lo
general alguien agradable, simpático y
fácil de tratar. Alguien, además,
excepcionalmente dotado socialmente y
capaz de ganarse rápidamente el aprecio
de cualquier grupo. Si la gente te
detesta, es que aún no has aprendido a
serlo. No tires la toalla.
PASARSE DE LA RAYA
Como podrás comprobar más
adelante, algunos consejos que te
ofreceré incluyen meterte un poquito con
el Objetivo, bajarle la autoestima o
mostrar desinterés. Como es lógico,
todo esto puede sacarse de contexto y
llevarse a un extremo.
Mi consejo es que no olvides que
este juego es altamente sutil, como tocar
un instrumento. De ahí que las reglas no
deban aplicarse de forma dogmática y a
rajatabla, sino siempre con sensibilidad
y midiendo constantemente la reacción
que obtenemos. Es decir, calibrando.
Por supuesto, a veces es necesario
equivocarse para saber dónde están los
límites, así que perdónate cuando te
pases de la raya. Eso sí, intenta no hacer
de ello un deporte.
ACTUAR COMO UN
ANIMALITO SUPLICANTE
DESPUÉS DE HABERSE
PASADO DE LA RAYA
A veces, nos damos cuenta de que la
interacción se ha ido a pique por nuestra
culpa y, de repente, sentimos una
necesidad imperante de reconciliarnos
con el Objetivo. Ahora lo vemos como
un ángel y necesitamos correr a sus pies
para que nos perdone y nos acepte de
nuevo.
La mala noticia es que el juego no
funciona así. La solución no pasa por
mostrarte como un Fruscoblando que se
ha marcado un farol. No consiste en
actuar como un animalito necesitado,
dependiente y buscador de aprobación
con el fin de compensar tu exceso de
chulería.
Una vez lo hemos echado a perder,
aunque sea culpa nuestra, a menudo lo
mejor es aprender del error y pasar a la
siguiente
interacción.
Podemos
disculparnos, pero sin arrastrarnos ni
perder la dignidad. Y, si vemos que la
interacción
ya
está
viciada,
abandonémosla.
¿Por qué? Porque las chicas tienen
una cosa que se llama Descalificación y
Lista Negra. Y, si ya has caído allí, a
menudo vale más la pena empezar de
cero con otra que no nos haya fulminado.
MAL CALIBRAJE
Calibra, amigo, calibra. El Calibraje
es casi siempre lo más importante del
juego. La mayoría de los errores
provienen de un mal Calibraje o de una
falta de congruencia[169].
Recuerda que cada situación es
distinta y que no todas las mujeres son
iguales. Además, unas parten con la
autoestima más alta y otras más baja,
algunas te van a aceptar más que otras o
van a empezar lanzándote más IDIs que
a otras. Así que no puedes darles a todas
el mismo tratamiento. Como haría un
buen doctor, debes aplicar los
principios, pero siempre de forma
individualizada.
No apliques nada de forma
inflexible o dogmática. La vida es
demasiado rica y compleja para ello.
FALTA DE CONGRUENCIA
La falta de congruencia es un
obstáculo que atenta contra nuestro éxito
a varios niveles. Es, entre otras cosas,
una de las mejores formas de fallar un
test o verse descalificado. Cuando se da
a pequeña escala, simplemente activa
sus Defensas.
A fin de cuentas, la incongruencia es
uno de los rasgos que los Radares de las
mujeres se encuentran más preparados
para detectar.
Como ya sabes, la mejor forma de
acabar con tu incongruencia es cultivar
tu congruencia, actuando como la
persona que quieres ser en todo
momento y a todos los niveles. Así,
pronto lograrás asimilar tu nuevo yo, y
lograrás que tu persona y tu
comunicación se encuentren alineados a
todos los niveles con aquello que
pretendes proyectar o crear.
INTENTARLO DEMASIADO
Intentarlo demasiado es una de las
formas más típicas de mostrar
incongruencia. Es, además, la más
disculpable, pues es lógico que quien
quiere aprender se esfuerce por poner en
práctica todo lo aprendido.
Sin embargo, a veces se nos escapa
de las manos que nuestra ansiedad y
entusiasmo están siendo percibidas y
que son, quizás… ¿un poquito más altos
de lo normal?
Recuerda que esto baja tu Valor y,
además, hace que te detecte su Radar.
DERIVADOS DE LAS
CONSECUENCIAS DEL
EFECTO CRISÁLIDA
Como Frusco, eras una especie de
gusano en el Juego. Ahora vas camino
de convertirte en una mariposa. El
problema es ese periodo de transición
que se encuentra en medio, llamado
«Efecto Crisálida».
Porque qué duda cabe de que ser una
mariposa mola más que ser un gusano.
En cambio, ¿no es mejor a veces ser
gusano que un capullo enrollado?
Eso te va a pasar, por lo que debes
estar preparado.
Vas a cambiar demasiadas cosas
sobre ti como para que el cambio se
lleve a cabo de una forma grácil y
fluida. Algunos aspectos de tu
personalidad y comportamiento van a
empezar a tambalearse, hasta caer.
Pues bien, durante esta etapa es
posible que oigas cosas como
«forzado», «poco natural», «con guión»,
«bicho raro» y «freaky» cuando la gente
hable de ti. Pero tranquilo, es normal.
Todos hemos estado allí. Pasará.
Algún día, terminarás asimilando la
técnica y la teoría y, cuando forme ya
parte de ti, te habrás convertido en esa
mariposa.
AUTOSABOTAJE: MIEDO
AL ÉXITO
Este es uno de mis favoritos, porque
he cometido este error una y otra vez.
Básicamente consiste en sufrir un ataque
de terror cuando lo que hacemos
empieza a funcionar. Empiezas a
percibir muestras de interés por parte de
una TB o percibes que incluso ha
llegado el momento de llevar las cosas
al terreno físico, y te quedas como
petrificado.
Hay una parte de ti, tu Frusco
Interior, que no percibe lo que está a
punto de ocurrir como natural o
correcto. Entonces ese Frusquito que
llevas dentro empieza a hacer toda clase
de cosas para sabotear tu éxito. Puede
inducirte a tener una actitud pasiva
cuando debes seguir adelante y pasar de
Nivel o puede estimular toda clase de
reacciones idiotas para que lo eches a
perder.
Lo que debes hacer es darle un buen
puntapié a tu Frusco Interno, dejarle
claro que no te importa cuánto patalee
porque, sientas lo que sientas, tú has
venido a hacer tu trabajo y a aprender.
Hazle ver que no tiene por qué
esforzarse puesto que, tarde o temprano,
vas a conseguir lo que quieres. Mejor
que se vaya haciendo a la idea. Porque
está escrito.
EL CAMINO DEL
AVEN
LA PERSONALIDAD
DEL AVEN
Llevo mucho tiempo con ello. Ha
supuesto mi mayor obsesión durante
años. De hecho, para mí, se ha tratado
siempre del corazón de las Artes
Venusianas. Algo así como la Piedra
Filosofal de la seducción que siempre
he estado buscando.
El reto, la pregunta, era siempre la
misma:
¿Qué es lo que hace que la
personalidad de algunos hombres atraiga
a las mujeres más que otras?
Por fin, tras una larga e incansable
investigación, dispongo de respuestas. Y
creo que ha llegado el momento de
compartirlas contigo.
¿Estás preparado?
Espero que sí.
Afina el oído porque, de todos los
descubrimientos que he podido llevar a
cabo, este es el más importante. Este es
mi hallazgo.
Tras años de meticuloso examen, he
podido identificar tres dinámicas
fundamentales que intervienen en los
procesos de seducción masculina.
Sí, como lo oyes, tres dinámicas.
Tres dinámicas que, por una razón u
otra, encontramos siempre en los
mejores seductores. Las dominan tanto
que han cristalizado en ellos, hasta
llegar a formar parte indisociable de su
personalidad.
A dichas dinámicas me gusta
llamarlas «juegos», ya que participar en
ellas puede resultar divertido, poseen
reglas susceptibles de aprenderse y,
como también ocurre con muchos otros
juegos, permiten mejorar con el
entrenamiento y la práctica.
Pues bien, estos tres juegos son tan
importantes que, si te familiarizas con
ellos lo suficiente, conseguirás lo que se
conoce por una personalidad seductora.
Dicho de otro modo, contarás con un
arma poderosísima en el Juego de la
Seducción que te acompañará durante el
resto de tu vida.
Estos tres juegos son:
1. EL JUEGO
DEL VALOR:
RASGOS
Y
COMPORTAMIENTOS
DEL
HOMBRE ALFA
2. EL JUEGO DEL ROMANCE:
RASGOS
Y
COMPORTAMIENTOS
QUE
[170]
GENERAN 4CP
3. EL
JUEGO
DE
LA
AMPLIFICACIÓN: RASGOS Y
COMPORTAMIENTOS
POTENCIAN TU JUEGO
QUE
¿Te gustaría profundizar en ellos?
Si es así, prepárate porque, de todo
lo que podemos aprender en este libro,
esta es quizás la parte más importante.
Como hemos dicho, en ella vas a
explorar las claves que te permitirán
desarrollar una personalidad magnética
y seductora. Así que presta atención.
EL JUEGO DEL
VALOR: RASGOS Y
COMPORTAMIENTO
DEL HOMBRE ALFA
Cuando abordemos el Método del
Aven, veremos que el Juego del Valor es
crucial, sobre todo durante las primeras
fases del juego, conocidas por Campaña
de Valor.
Se trata de la parte de nuestra
personalidad que nos permite proyectar
rasgos Alfa y ofrecer DAVs. Aunque
como es lógico esto puede venir bien en
muchas ocasiones, ya hemos dicho que
cobrará más relevancia durante la
Campaña de Valor. Es decir, cuando
acabamos de conocer al Objetivo y este
aún no nos ha ofrecido suficientes IDIs.
Una vez logrado esto, seguiremos
ofreciendo
DAVs
y
nunca
abandonaremos
los
rasgos
y
comportamientos de Valor, pero
podremos ya iniciar el Juego del
Romance.
A continuación vamos a profundizar
en diez rasgos que desempeñan un papel
crucial en el Juego del Valor.
Examinaremos, pues, muchos de los
elementos que constituyen cada uno de
esos rasgos.
CONFIANZA Y
SEGURIDAD
Este es uno de los rasgos clásicos
del Hombre Alfa. Sin embargo, debes
tener presente que, a veces, una
autoconfianza excesiva o forzada puede
causar justamente el efecto contrario y
acabar siendo interpretada como
inseguridad o prepotencia.
En
otras
palabras,
podría
convertirse en una DEV. A menudo, el
que lo haga o no dependerá del contexto
y de la chica con la que interactúas,
cosas ambas que deberás siempre tomar
en consideración.
En general, te recomiendo que tu
proyección de seguridad y autoconfianza
se base, más que en un despliegue de
prepotencia y chulería, en una ausencia
de inseguridades.
Habrá casos, con todo, en que para
ser percibido y causar un impacto tu
actitud tendrá que rayar en la arrogancia.
A continuación te ofrezco algunos
elementos que definen este rasgo.
APLOMO
Si quieres saber lo que entiendo por
«aplomo», te recomiendo que eches un
vistazo al personaje de James Bond. Yo
he visto algunas de sus películas y la
verdad es que no recuerdo haberlo
pescado jamás con un tic nervioso.
Tampoco he encontrado ninguna escena
en la que aparezca tartamudeando,
haciendo muecas extrañas o titubeando
antes de dirigirse a una mujer.
Si alguna vez lo sorprendes
rehuyendo la mirada de esta o
agachando la cabeza avergonzado,
dímelo, te lo ruego.
Casualmente, James Bond resulta ser
el héroe romántico por excelencia.
Recuérdalo cada vez que te encuentres
ante una mujer que te imponga y te veas
tentado a actuar como un pobre diablo
inseguro.
BIENESTAR,
AUTOCOMPLACENCIA Y
DESPREOCUPACIÓN
Estás a gusto en tu propia piel. Estás
a gusto, a gusto, a gusto. Puede que
tengas razones para ello, o puede que
no. En realidad, no necesitas ningún
motivo. Disfruta de ti, de tu cuerpo y de
cuanto te rodea, y diviértete con ella a
cualquier precio. Debes parecer un
manantial
de
relax,
distensión,
naturalidad.
AUSENCIA DE
IMPACIENCIA O ANSIEDAD
Este punto es casi una consecuencia
del anterior. Resulta muy difícil sentirse
muy a gusto y ansioso e impaciente a la
vez. Sin embargo, la paciencia y la
calma merecen un apartado propio, pues
son rasgos inequívocos del hombre
seguro, que tiene la situación bajo
control.
CÓMODO CONTIGO, CON
ELLA Y CON LA IDEA DE
TENER SEXO CON ELLA
En lo que a la atracción respecta, no
es posible que te sientas demasiado a tus
anchas con la escalada sexual, si se
produce, o con la mera Tensión
Sexual[171]. Encontrarte extremadamente
a gusto en dichas situaciones solo puede
hacerte parecer más seguro de ti mismo
y atractivo.
Vamos, que la Sexofobia[172] es uno
de tus peores enemigos. Por un lado,
echa a perder todas las oportunidades
que se te puedan brindar de crear
Tensión Sexual. Por otro, va a restarte
congruencia. Es decir, va a hacer que el
Objetivo interprete todos tus signos de
seguridad previa como una especie de
disfraz y, en consecuencia, que te vea a
ti como un farsante. La razón es clara:
El Hombre Alfa se siente cómodo
consigo mismo, con la mujer que le
gusta y con la idea de tener sexo con
ella.
Un buen ejemplo de esto lo puedes
encontrar en la película Don Juan de
Marco. Concretamente, fíjate en la
escena del principio en la que el
personaje que interpreta Johny Deep
irrumpe en el restaurante de un hotel,
aborda a una mujer que está esperando a
su pareja y la seduce.
VIDA SEXUAL PLENA
Sabemos que la Preselección es un
claro Interruptor Sexual para las
mujeres.
En general, si no das muestras de
Sexofobia y te comportas y comunicas
en general como un Hombre Alfa,
estarás ya accionando dicho interruptor.
La mayoría de las mujeres asumirán que
no tienes tus necesidades cubiertas.
Con todo, es importante que
entiendas y tengas siempre presente que
uno de los rasgos menos atractivos en un
hombre es la desesperación sexual, fruto
de la ausencia de opciones[173]. Esto no
haría más que ofrecer Preselección
Negativa. Nunca des, pues, la impresión
de ser un hombre desesperado
sexualmente, pues hacerlo te restará
Valor.
LA TENSIÓN ES TU AMIGA
Sabes ya lo importante que es no
eliminar la Tensión Sexual en los
momentos de flirteo. Sin embargo, esta
no se da necesariamente solo cuando
ambos coqueteáis, sino que también
puede potenciarse en muchos otros. En
principio,
puede
crearse
en
prácticamente cualquier interacción con
una mujer.
Piénsalo bien.
Cuando una mujer se refiere a un
chico que le gusta o con el que ya ha
estado, ¿cuántas veces has oído algo
como?:
«Ese
chico
me
pone
nerviosísima. Cuando estoy con él, no
paro de decir tonterías. Y no puedo
evitar que me venga la risa floja».
Y si no lo has oído, ¿lo has
observado al menos? ¿Te has preguntado
lo que debe estar sintiendo una mujer
cuando está junto a un hombre que le
gusta? ¿Te has preguntado en que se
traducen, en la práctica, esas mariposas
que revolotean en su estómago?
La respuesta es rotunda: Tensión
Sexual.
La lección que hemos extraído de
este
fenómeno
es
valiosísima.
Básicamente, consiste en que no solo
generamos Tensión Sexual en las
mujeres a las que atraemos, sino que
también podemos crear atracción en las
mujeres con las que logramos generar
Tensión Sexual[174].
ESPÍRITU
AVENTURERO
¿Te has preguntado alguna vez en
qué consiste ser un hombre? ¿Qué es lo
masculino por excelencia?
¿Y por qué los «chicos malos»
atraen a las TBs más de lo que tú y yo
desearíamos? ¿Qué tienen todos esos
chicos rebeldes que parecen despreciar
al ciudadano corriente mientras se
juegan la vida sobre motocicletas
estruendosas sin razón aparente? ¿Te has
fijado en las novias que suelen
acompañar a los cabecillas de las
bandas callejeras?
¿Qué tienen en común los
protagonistas de películas tan distintas
como Grease, La Ley de la Calle,
Indiana Jones, Desde Rusia con Amor,
Los Puentes de Madison, Top Gun o El
Club de la Lucha?
Piensa en las palabras «rico,
salvaje,
libre,
vengativo
y
enamorado»… ¿A qué te suenan? La
verdad es que es el subtítulo de una de
las novelas rosa que se ha convertido en
un bestseller entre las mujeres.
Lo cierto es que, si pretendiéramos
condensar la masculinidad en unos
cuantos rasgos, jamás podríamos dejar
de lado la testosterona y todos los
comportamientos que van ligados a ésta.
Con esto, no estoy alabando al tipo
de persona descrita, ni afirmando que
sea la clase de hombre con la que una
mujer quiere compartir su vida. Me
estoy refiriendo únicamente a su
capacidad de despertar atracción sexual
en las mujeres, nos guste o no.
Algo, en definitiva, de lo que
podemos extraer alguna que otra lección
válida.
A continuación te ofrezco, pues,
algunas
cualidades
que
suelen
acompañar a esto que yo llamo Espíritu
Aventurero.
AMOR AL RIESGO
Nos guste o no, a las mujeres les
excita sexualmente en un hombre el
comportamiento que exhibe amor al
riesgo.
Mi recomendación al respecto no
podría ser más clara: utiliza dicho
conocimiento en tu favor, y no en tu
contra.
En otras palabras, tenlo en cuenta a
la hora de crear y hablar sobre tu
Identidad, de aprender sobre ciertos
temas o de destacar unos u otros
aspectos de tus actividades y tu
personalidad cuando trates con mujeres.
Hay aficiones que por cierto, tienen
una reputación de «muy arriesgadas»
cuando en realidad no lo son más que
sentarse al volante de tu coche un día
laborable. Sin embargo, en términos de
éxito con las mujeres, resultarían mucho
más rentables que conducir.
Por lo demás, no corras riesgos
reales. Ni es inteligente, ni vale la pena.
INICIATIVA
En el baile el chico lleva, y la chica
se deja guiar. En el cortejo eficaz,
ocurre exactamente lo mismo.
Y es que, aunque decirlo esté más o
menos de moda o resulte más o menos
políticamente correcto en nuestros días,
la verdad es que una de las principales
fantasías que pueblan la mente femenina
no ha cambiado en mucho tiempo, ni
tampoco es previsible que lo haga en
breve.
¿Y en qué consiste dicha fantasía?
En dejarse arrastrar a un torbellino
de acción y suspense, guiada por la
presencia protectora de su héroe.
CONTROL
No vas a resultar creíble o
congruente a menos que te muestres en
control sobre ti y tus emociones.
Conviene que poseas, asimismo, el
máximo control sobre el Marco dentro
del que vuestra relación tiene lugar y
que seas tú quien dicte los términos de
la misma.
Te debes mostrar también en control
sobre la situación y circunstancias
externas, que dominarás perfectamente y
en la que te sentirás como un pez en el
agua.
Puede que esto te lleve a planear
estrategias con antelación como en el
ajedrez, donde contemplas todas las
posibilidades. Estarás discurriendo de
manera similar a Napoleón, pero ella no
lo sabe y solo percibirá que estás en
control.
En definitiva, hay pocas cosas más
Alfa que mostrarse en control. De
nuevo, fíjate en la forma en que James
Bond proyecta que está siempre en
control, haga lo que haga.
AUTORIDAD Y DOMINIO
Este principio se desprende casi del
anterior.
Así pues, no dejes ver duda o
vacilación. Cuando hables, emprendas o
propongas algo, hazlo con absoluta
decisión y autoridad. Hay un montón de
acciones —en particular muchas de las
sugeridas en este manual— que solo
funcionan si se llevan a cabo con la
suficiente autoridad.
Esto no significa que seas rudo o
basto: se puede demostrar autoridad con
clase. Se puede ser suave y firme a la
vez.
ATREVIMIENTO
No hay aventura sin atrevimiento.
Además, cierto grado de atrevimiento es
indisociable de una gran seguridad.
Eso sí, no confundas el atrevimiento
con la vulgaridad o los exagerados
aspavientos verbales que suelen hacerse
justamente para ocultar precisamente
una falta de atrevimiento.
En este sentido, un atrevimiento
ciego,
exagerado
y
demasiado
gesticulante puede interpretarse como
una máscara de todo lo contrario. Una
DAV puede convertirse en una DEV en
cuanto se saca de proporción. Recuerda
que solo los verdaderamente atrevidos
pueden serlo con calma y sin dejar de
prestar atención a la otra persona.
Y nunca seas atrevido de un modo
que sugiera que intentas llamar la
atención de nadie. Tu atrevimiento debe
proyectarse como una parte de ti, de tu
modo de ser.
Pese a lo dicho, te aseguro que el
atrevimiento es una destreza que puede
adquirirse como cualquier otra. Te lo
dice alguien que en otro tiempo fue un
tímido consumado.
AUTONOMÍA E
INDEPENDENCIA
Olvida
todas
las
canciones
romanticonas y blandas. TODAS.
No me mires así, sabes de sobra a
qué me refiero. Por supuesto que sí.
Hablo de todas aquellas letras que
tratan de cuánto necesita el cantante a tal
o cual mujer, de cómo él no es nada sin
ella o su corazón languidece cuando se
va, de cómo haría ella mejor en privarlo
del aire que respira que de su compañía
o cómo puede clavarle una daga en el
pecho antes que darle la espalda, de la
clase de esclavo feliz en que lo ha
convertido
(por-favor-nocortes-lascuerdas-que-me-someten-y-mantienenen-pie-te-lo-ruego-porfavor) o de cómo
este hará todo lo que ella pida con tal de
no verla nunca marchar.
Hazme caso en esto. Olvídalas. Por
lo general mienten.
En primer lugar, su principal
objetivo no suele ser otro que el de
exprimir a pobres Fruscos, como lo
hemos sido tú y yo, que debido a su
penosa situación se sienten identificados
con las letras y son susceptibles así de
enriquecer a distribuidores y artistas.
En segundo lugar, el tipo medio que
las canta tiene la posibilidad, en un mes
normalucho de giras y conciertos, de
acostarse con más TBs de las que tú y
yo podremos conseguir en un año de
mucha suerte e intensa aplicación de los
principios aquí expuestos. Y eso viene
de alguien que cree ciegamente en
dichos principios[175].
Volviendo al tema…
A menos que ya hayas compartido
una actividad sexual y tiempo de tu vida
importante con la mujer en cuestión, es
decir, a menos que la ames de verdad y
tengas razones para hacerlo, adopta una
actitud diametralmente opuesta a la que
describen las letras de esas canciones.
Y es que, en definitiva, no importa
cuán magnífico o exclusivo sea tu
producto si necesitas venderlo a toda
costa.
Tan pronto como necesites cerrar
una negociación, pierdes todo tu poder
dentro de la misma. Porque, tanto en el
juego de la negociación como en el de la
atracción, no hay forma más segura de
perder que la de necesitar. Nada peor
que el que ella sienta que has invertido
demasiado de algo en la interacción y
que te va a afectar si no obtienes el
resultado deseado.
Mi consejo es que logres que una
parte considerable de tu felicidad
dependa solo de ti y de nadie más. Que
cultives un espacio propio de bienestar
y crecimiento que te permita contentarte
con tu situación actual. Parte, pues, con
el espíritu de quien se lanza a agregar
valor a una riqueza que ya posee pero
que nadie le puede arrebatar. Jamás
desde el anhelo de satisfacer una
necesidad que no ha sido cubierta.
De modo que en última instancia, si
nadie coopera, debes estar dispuesto a
regresar solo con lo que has traído. Y
feliz.
Los siguientes son algunos de los
rasgos del Hombre Alfa autónomo e
independiente.
TIENES OPCIONES
Cuando estás con ella sabes disfrutar
de su compañía, como haces con todo en
la vida.
Sin embargo, no necesitas su
aprobación,
atención,
compañía,
dedicación, etc. No necesitas que te
toque o te mire, no necesitas saber qué
piensa en ti ni que te alegre las mañanas
con su presencia. No necesitas que
cuando hagas una gracia ella se ría, y no
necesitas tener éxito al abordarla.
Aunque le des la oportunidad de que
esto ocurra, no necesitas que se dé
cuenta de que eres especial. No
necesitas que piense bien de ti, ni que
piense mal o que piense siquiera.
Ella no es tu última oportunidad en
la vida, te esperan muchas más mujeres
de las que jamás tendrás tiempo de
tratar: por eso no la necesitas.
Recuerda que, al actuar como si
tuvieras opciones, estarás mostrando
Preselección, y activando así uno de sus
Interruptores sexuales más potentes.
NO NECESITAS SU
APROBACIÓN
No te justificas. No te preocupa en
exceso lo que piense de ti, por lo que no
necesitas su aprobación, comprensión o
absolución. No necesitas estar de
acuerdo ni en desacuerdo con ella.
Puedes pasar sin discutir. Estás por
encima de defenderte o explicarte.
Tampoco sientes que debas dejar las
cosas demasiado claras para que no
haya confusiones, ni abrir tu corazón, ni
dejar sentado que no eres un mal tipo.
Si a veces te juzga, hace un
comentario de desaprobación o condena
sobre algo relacionado contigo[176], no
trates de disculparte, ni de argumentar a
favor de dicha conducta, ni de hacerle
ver que ha sido un malentendido. Deja
claro con tu forma de actuar que no eres
manipulable por medio de juicios y
opiniones. A veces, puedes incluso
provocarla diciendo que, a menudo,
haces justamente eso que acaba de
criticar en otro hombre.
Puede que semejante actitud te traiga
algún problema, pero debes estar
dispuesto a pagar el precio de
desagradar a algunas para poder ser
atractivo para muchas. Recuerda que,
para ser una fantasía, hay que renunciar
a ser otras.
INDIFERENCIA ANTE EL
RESULTADO
En el mundo real se está expuesto a
enfrentarse a toda clase de resultados.
Puede incluso darse el caso de que el
Objetivo utilice el rechazo como un Test
de Aptitud al que someter tu hombría.
Tu deber aquí es demostrar que estás
muy por encima de las negativas
concretas, que estás a gusto con su «sí»
y con su «no» y que este no tiene ningún
efecto sobre ti emocionalmente.
Es decir, sal ileso del «no». Es una
DAV.
El hecho de que el resultado no te
afecte y sepas encajar positivamente sus
negativas reforzará su percepción de ti
como Hombre Alfa.
Además, es también un elemento
necesario —quizás el más importante—
para llevar a cabo verdaderos progresos
a largo plazo. A fin de cuentas, dichos
progresos no se producirán a menos que
dejes de ver el resultado de cada
experimento como un reflejo de tu
propia persona.
Es hora de que caigas en la cuenta
de que el resultado de cada experimento
es solo un reflejo del experimento. No
hay correlación alguna entre tu juego y tu
valía como hombre.
NO CONSIENTAS QUE TE
FALTE EL RESPETO
No importa cuánto hagas para
proyectar Valor o comportarte de forma
autónoma e independiente si, en algún
momento de la interacción o relación,
permites que te pierda el respeto.
Hacerlo sería incongruente con toda
la mentalidad del Hombre Alfa que trato
de inculcarte, echaría por tierra y
cuestionaría todos los aciertos que hayas
tenido hasta el momento y proyectaría
una necesidad y mentalidad de escasez
extremas por tu parte. Una persona
autónoma e independiente, que se valora
y respeta, tiene siempre cosas mejores
que hacer que malgastar su tiempo con
alguien que no la toma en serio o pone
en duda su valía como persona.
Así que, tenlo claro: no consientas
que te falte el respeto a ti, a tu tiempo o
a
tu
propiedad,
ni
ningún
comportamiento manipulador por su
parte. Alguien que no esté dispuesto a
aceptar una relación en estos términos
deja automáticamente de ser interesante
para ti y pierde el tiempo contigo.
DIFERENCIACIÓN
ATRACTIVA
Esa chica que te gustaría cautivar
está rodeada de hombres como tú con
intenciones y deseos similares. Todos
ellos compiten por lo mismo y la
mayoría lo hace con idénticas armas.
El camino arduo pasa por jugar el
mismo juego que ellos y ser mejor que
todos ellos en él. Pero existe una
alternativa, otro camino.
Se llama Diferenciación Atractiva.
Si quieres empezar a recorrerlo,
plantéate:
¿Qué es lo primero que te viene a la
mente
cuando
ves
una
mujer
increíblemente atractiva? ¿Cuál es tu
primer impulso, tu reacción instintiva
cuando la ves? Si decides ser
espontáneo, ¿cómo te vas a comportar?
¿Crees que dicha conducta es
tremendamente original y muy alejada de
aquella que exhibiría la inmensa
mayoría de los hombres?
Estadísticamente, es poco probable.
Puede que hayas tenido una
educación, infancia y amigos de
adolescencia diferentes a los de la
mayoría y que eso te haya llevado a ser
particularmente original con las mujeres.
En cualquier caso, esto es algo que
notarás por sus respuestas. Si al iniciar
una interacción con una TB que no
conoces, te llevas la clara impresión de
que las más de las veces son muy
receptivas, te ríen las gracias, dan
muestras de pasarlo bien contigo y de
querer proseguir dicha interacción en el
futuro, es muy posible que seas uno de
esos raros especímenes que las mujeres
perciben como ocurrentes, originales,
interesantes… en suma, diferentes.
O puede que simplemente tengas
algo que ellas quieren —como dinero,
reconocimiento, fama, belleza— y que
dicha cualidad te haga interesante con
independencia de tus actos.
Sin embargo, si esto no te ocurre a
menudo, no te lo tomes como algo
personal, pero es muy posible que, en tu
caso, espontaneidad no equivalga a
originalidad o Diferenciación Atractiva.
Algo, en definitiva, que le ocurre a
la inmensa mayoría de los hombres. A
fin de cuentas, todos compartimos un
programa genético similar que se ha
desarrollado a lo largo de millones de
años, así como una educación y cultura
similares.
La solución es sencilla: deja de ser
espontáneo y empieza a ser diferente.
Diferente de un modo atractivo, claro
está.
Cuando hayas completado tu
formación en esta disciplina, puede que
tu espontaneidad sí te desmarque.
Hasta entonces, te recomiendo que
sigas
utilizando
el
pensamiento
constructivo antes de hablar o de actuar.
Hazlo cueste lo que cueste.
Las claves que te ofrezco a
continuación pueden ayudarte a obtener
esta diferenciación atractiva que tanto te
beneficia.
DESMÁRCATE
Un Aven debe ser la excepción a la
regla. Nunca hagas lo que hacen los
demás. Nunca.
Por ello, antes de cada interacción,
pregúntate: ¿qué es lo que haría la
mayoría de los hombres en esta
situación? Si no se te ocurre una
respuesta, hazte esta otra pregunta:
¿Cuál sería tu primera reacción si te
dejases llevar por tus impulsos?
En la mayoría de los casos, basta
hacer algo diferente a esto para empezar
a desmarcarse.
Cuando no lo haga, analiza al
Objetivo y a la situación, y pregúntate:
«¿Qué es lo que esta chica concreta
está acostumbrada a ver o a que le
hagan? ¿Cómo suelen comportarse los
chicos con ella? En el contexto
particular en el que nos encontramos,
¿cómo se comportan todos? ¿Qué es lo
que yo podría hacer que nadie está
haciendo? ¿Qué es lo que a ella nunca le
ha ocurrido con un chico pero, a un nivel
u otro, le gustaría que ocurriese?».
«En definitiva, ¿cómo puedo ser la
excepción de la regla?».
Ofrécele algo distinto[177].
VES SERES HUMANOS DE
CARNE Y HUESO
No hay mujer demasiado atractiva o
inalcanzable para un Hombre Alfa. Por
ello, este no mitifica a ninguna mujer o
su belleza, lo que le permite ver siempre
más allá de la misma.
Así, por atractiva que sea, jamás la
idolatres por ello. Atraviesa la corteza
de belleza, acompañada en muchos
casos de malos modales y rabietas de
niña malcriada, para encontrar al frágil
ser humano que esta oculta. Sé capaz de
calar sus pequeñas bajezas, penas,
frustraciones, inseguridades, miedos y
ansiedades, así como todos aquellos
aspectos mundanos y mediocres de su
vida.
Prepárate para ver esa parte de
ellas, mucho menos deslumbrante, y a
aceptarla. En muchos casos, incluso, es
suficiente tratar a una mujer con la
normalidad y familiaridad con que
tratarías a cualquier otro amigo para
causar un profundo impacto en ella.
Las mujeres están —en directa
proporción a su atractivo— muy poco
acostumbradas a que las perciban como
seres humanos de carne y hueso. Esto es,
pues, algo que por sí solo te situará
rápidamente en un plano distinto al del
resto del mundo.
SELECTIVO Y EXIGENTE
Uno de los rasgos más extendidos
entre la mayoría de hombres
heterosexuales de cierta edad es que
están dispuestos a aceptar prácticamente
cualquier mujer con cierto atractivo, aun
cuando solo sea con fines puramente
sexuales. Ellas saben esto, por lo que si
te comportas como todos ellos serás
rápidamente encasillado como un Frusco
más.
Ahora bien, tengo noticias para ti: tú
no tienes por qué actuar de esta forma.
Como Aven, puedes acercarte a tantas
mujeres como desees y, puesto que en
cualquier gran ciudad el número de TBs
con las que puedes entrar en contacto
supera con mucho el número de horas
ociosas de las que jamás dispondrás,
¿no tienes todo a tu favor para
comportarte de un modo selectivo?
Empieza, pues, a hacer sentir a las
mujeres con las que tratas que tienen
enfrente a alguien diferente del resto,
alguien cuyo interés han de ganarse y
merecerse. En otras palabras, haz que se
cualifiquen ante ti antes de ofrecerles tu
interés[178].
Esta actitud, además, refuerza y
proporciona congruencia al Marco de
que nosotros somos el Premio, de que
ella es la examinada y no la
examinadora.
NO AÑADAS LEÑA AL
FUEGO DE LAS
CONVERSACIONES
COTIDIANAS
Por desgracia, no hay nada que
abunde más que las conversaciones
sobre temas cotidianos. Cosas como el
trabajo, la familia, las enfermedades, la
lista de la compra, hacienda, aburridos
proyectos de futuro, etc., forman parte
de
prácticamente
cualquier
conversación.
Y, por desgracia, no hay nada más
vacío de contenido romántico y
pernicioso para la atracción que este
tipo de temas. Su mayor peligro es que
se filtran insidiosamente en nuestras
conversaciones de manera prácticamente
inadvertida. Además —consciente,
inconscientemente o a modo de Test— la
mayoría de las mujeres van a contribuir
a ello.
Debes ser capaz de detectar este tipo
de conversaciones antes incluso de que
se produzcan. Responsabilidad tuya será
también cultivar una habilidad que te
permita, con mucha sutileza y de manera
también imperceptible, desviar de esta
zona muerta las interacciones en las que
te veas implicado[179].
CUANDO OFREZCAS SEXO,
OFRECE FANTASÍAS
¿Has experimentado alguna vez una
elevación de tu autoestima, o te has
sentido especial, tras mantener una
relación sexual con una TB?
Pues bien, a la TB no le ocurre esto
por lo general.
El sexo con un hombre, aun cuando
este sea atractivo físicamente, es algo
que puede obtener a cualquier hora y en
cualquier lugar. Cuando lo hace, puede
que sienta algo similar a lo que tú
sientes cuando te gastas dinero que
necesitas en prostitutas.
Para que una relación sexual tenga
alicientes, esta debe ofrecer algo más.
Mi consejo es que, cuando entres en el
terreno sexual, no te limites a ofrecer
sexo solamente. Ofrece fantasías.
Incluye elementos que hagan parecer
dicho encuentro algo prohibido, exótico,
fantasioso o poco común. Haciéndolo,
tus probabilidades de encontrar
receptiva a la mujer que tienes enfrente
aumentan drásticamente.
Para que este principio funcione,
resulta vital además que no veas el
posible encuentro sexual como algo para
ti, sino como algo para ella.
En otras palabras, ella es el sujeto,
tú eres el objeto. Haz de lo que ocurra
su fantasía, no la tuya.
ESPÍRITU
GANADOR
¿Conoces la principal diferencia
entre un ganador y un perdedor?
Pues bien, hay muchas teorías al
respecto, pero la mía es bastante simple.
En mi opinión, un ganador es una
persona que no se engaña a la hora de
decidir lo que quiere o cómo obtenerlo,
y que se ha comprometido consigo
mismo a hacer cuanto sea necesario para
convertir dicha decisión en una realidad.
Y esto incluye el precio que a menudo la
vida te impone por hacerlo[180].
De los perdedores, ¿qué podríamos
decir?
Lo que yo creo es que, a diferencia
de los ganadores, los hay de muchas
clases. Desde personas que no son
capaces de decidir lo que persiguen en
la vida, pasando por individuos que se
engañan con respecto a lo que quieren o
a cómo conseguirlo o que dejan que
otros decidan por ellos, hasta aquellos
que saben lo que quieren y cómo
alcanzarlo pero que, llegado el momento
de entrar en acción, son incapaces de
perseverar, pagar el precio o
simplemente dar el primer paso.
Ahora bien, ¿qué tiene que ver todo
esto —te preguntarás— con el éxito con
las mujeres? ¿Qué tiene que ver con la
atracción?
Mi respuesta al respecto sería que, a
lo largo de nuestra larga evolución como
especie, a las mujeres —o a sus genes
para ser exactos— les ha interesado
mucho más aparearse con ganadores,
pues su VSR era mucho mayor.[181]
¿Quiere esto decir que los ganadores
son más Alfa? Eso es exactamente lo
que quiere decir.
Recuerda, pues, que tu existencia
debe apuntar y avanzar en alguna
dirección, con o sin el beneplácito de
ninguna mujer concreta. Si no es así, no
estará de más que revises la vida que
has diseñado y consideres la creación
de otra nueva, porque es muy probable
que no hayas adoptado una actitud
ganadora todavía.
Pero esto, como todo aquello a lo
que afecta este manual, también es
corregible.
A continuación puedes encontrar
algunos consejos que te ayudarán a
proyectar de una forma más eficaz este
espíritu ganador del que te hablo.
CAPACIDAD DE
LIDERAZGO
En nuestra especie, la capacidad
para influir en las comunidades y ser
respetado y apreciado por ellas ha sido
siempre un factor decisivo a la hora de
sobrevivir
y
dejar
una
gran
descendencia. Si hay algo realmente
Alfa en los seres humanos, algo que
permita diferenciar de inmediato a un
ganador de un perdedor, es su capacidad
de liderazgo.
Después de todo, un hombre que
sabe proyectar inteligencia social está
proyectando, a la vez, una enorme
maestría a la hora de hacer que sus
genes sobrevivan y se repliquen.
Por eso, no existe principio, técnica
o consejo capaz de sustituir este rasgo
esencial. Y no me refiero tanto a nuestra
posición social en un círculo o situación
concretas como a nuestra voluntad y
habilidad para generar Valor Social
rápidamente en cualquier situación en
que queramos hallarnos.
La buena noticia es que dicho arte
puede desarrollarse.
¿Mi consejo? Que empieces, en tus
relaciones sociales esporádicas, a
cultivar la destreza de convertirte en el
centro de atención de cualquier grupo y
aprender a sentirte a gusto en dicho
rol[182]. Hazlo desde ya.
QUE TE ENVIDIE
Uno de los modos más directos para
parecer un ganador ante una mujer, es
lograr que esta nos envidie.
Aunque podría usar la palabra
«admiración», lo cierto es que prefiero
hablar de envidia a mis alumnos. Se
trata de una palabra clara, sencilla y que
no da lugar a malentendidos.
Cuando conseguimos, por ejemplo,
poner roja de envidia a una mujer
sabemos a ciencia cierta que nos codicia
con toda su alma. Por decirlo sin
tapujos: si puedes lograr que te envidie,
puedes hacer que se acueste contigo.
Y es que, si te envidia, es difícil que
a la vez no te atribuya un alto Valor. No
hay mejor DAV.
Infiere lo que quiere, lo que busca,
lo que parece necesitar, aquello que
codicia secreta o abiertamente pero que
nunca ha disfrutado. Presta atención a
todas sus señales y fórmate una idea de
qué es. Y, sea lo que sea, sabrás que se
trata de algo de lo que no te vendrá mal
aparentar que a ti te sobra.
Por cierto, recuerda que debe
parecer que te deleitas con ello
precisamente de la misma forma en que
ella se imagina que lo haría si lo
tuviese.
O TE SIGUE O SE PIERDE
ALGO
Por supuesto que todos somos libres.
Todos decidimos si queremos o no hacer
algo. Y ella, como todo ciudadano con
libertades y derechos, tiene la
posibilidad de aceptar o rechazar una
propuesta tuya.
Ahora bien, da la casualidad de que
tú eres un Hombre Alfa, un Ganador.
Así, si ella rechaza una invitación tuya,
se está convirtiendo nada menos que en
toda una perdedora.
Esto, que puede ser verdad o no,
debe al menos hallarse arraigado entre
las más profundas de tus convicciones.
Debe estar implícito en tus palabras, en
tu tono, en tus gestos, en la clase de
invitaciones o propuestas que haces, en
cada cosa que ofreces. Debe, por así
decirlo, ser su consecuencia lógica.
Recuérdalo, grábalo a fuego en tu
espíritu: eres un ganador, tienes un
camino que vale la pena recorrer. Por
tanto, los que no te siguen están
acabados. Cuando no aceptan, se
pierden algo.
Créelo, pero además sugiérelo.
Jamás permitas que se vaya con la
sensación de que ha dado puerta a un
perdedor. Al contrario, esmérate por que
lo haga con el ponzoñoso remordimiento
de haber perdido una buena oportunidad.
Recuérdalo: eres un ganador. Tienes
un camino único y valioso. Si ella no te
sigue, ella pierde.
OPCIÓN TUYA O EL
RIDÍCULO
¿Nunca has rechazado una invitación
de alguien realmente guay, de una de
esas personas que siempre has percibido
como ganadoras?
Puede que tuvieras una buena razón
para hacerlo, una razón que justificase
en tu fuero más interno el que no
aceptaras. Una razón legítima.
Pero, pese a ello… Si esa persona
era lo suficientemente guay, si era
alguien social que percibías con un alto
Estatus, si lo ha hecho con la suficiente
desenvoltura
y naturalidad,
con
suficiente encanto… Dime la verdad:
¿no te has sentido algo ridículo? ¿No te
has sentido un poco idiota siquiera, algo
así como que estabas dando una nota
innecesaria?
¿No te has sentido, incluso, como en
deuda con esa persona, como si
necesitases demostrarle que no eres un
asocial que no aprecia su detalle y la
consideración que ha tenido contigo?
Pues bien, por lo general las mujeres
son mucho más vulnerables a esta clase
de presión social que los hombres.
¿A dónde quiero ir a parar?
Sencillamente, a que si además de
hacerlas sentirse como perdedoras
cuando te rechazan eres capaz de hacer
que se sientan ridículas, tienes mucho
adelantado.
Puede que te rechacen una o dos
veces, pero por lo común considerarán
—además de que se han perdido algo—
que están quedando como imbéciles.
Entonces experimentarán la necesidad
de demostrarte que no son así. Algo que
tú podrás aprovechar.
ERES MÁS GUAY QUE
ELLA
Desde luego, eres más guay que ella.
Ya puestos, eres el más guay. Pero,
sobre todo, eres más guay que ella.
¿Por qué digo esto?
El instinto femenino lleva a las
mujeres a sentirse atraídas por las
personas de alto Estatus, y ya hemos
visto que ser guay es una forma
interesante de conseguirlo. Pues, en
nuestra cultura, Alfa equivale en gran
medida a guay. De hecho, resulta
prácticamente imposible ser percibido
como Alfa si no se es al mismo tiempo
un poco guay.
Por ello, si le dejas claro que eres
más guay que ella, puede incluso que se
encuentre demasiado ocupada intentando
demostrarte que no es así o tratando de
ganar tu reconocimiento en busca de
Validación como para pararse siquiera a
valorar tu Estatus general dentro del
grupo.
Eso sí: no excesiva o remotamente
más guay. No a años luz de ella, no.
Sencillamente, un poco por encima de
ella, algo más guay.
De lo contrario, corres el riesgo de
que te vea como algo demasiado remoto,
irreal o de que simplemente sea incapaz
de seguirte o entenderte. Tu misión
consiste, pues, en entender primero su
nivel para situarte a continuación un
poco por encima de este.
TEN SIEMPRE UNA
RESPUESTA MEJOR[183]
Para
prácticamente
cualquier
comentario, apunte o apreciación con
los que puedas encontrarte, siempre
existe una respuesta mejor. A menudo se
trata de una mera cuestión de tiempo o
atención, ya que pocas veces dedicamos
a este tema el esfuerzo necesario para
marcar una diferencia.
Y, aunque no es una destreza que
puedas adquirir de la noche a la mañana,
puedo asegurarte que si le dedicas una
buena parte de tu atención a partir de
ahora, no puedes sino progresar.
Además, si te apuntas las buenas
respuestas que se te vayan ocurriendo,
pronto comprobarás que muchas mujeres
se sirven de patrones similares al tratar
con el sexo opuesto. Esto se traduce en
que dichas respuestas podrán servirte
para más de una ocasión, pasando a
formar parte de tu repertorio de —así lo
llamamos— Material Enlatado[184].
Por último, solo decirte que las
buenas respuestas suelen ser breves e
ingeniosas. Desconfía, pues, de las
parrafadas largas, que pueden ser
interpretadas como DEVs.
¿Por qué? Porque denotan un cierto
esmero, dependencia y necesidad de
atención o aprobación. Además, cuentan
con la desventaja adicional de requerir
que la otra persona permanezca un buen
rato frente a ti y esté dispuesta a
escucharte.
ATESORA TU
PODER: NO TE
EXPONGAS
Hemos hablado de la importancia de
ser autónomo e independiente, así como
de diferenciarse del resto de los
competidores de un modo positivo.
Sin embargo, aun cuando conserves
claramente tu independencia y te
diferencies atractivamente del resto,
puedes resultar pésimo en el juego si te
pasas de claro, directo, abierto y dejas
que tu poder se te escape como agua de
las manos.
De hecho, hacerlo es por lo general
un atentado contra el juego.
La razón es simple, al destapar todas
tus cartas sobre la mesa haces que el
reto, el misterio y el poder se
desvanezcan.
Y recuerda: para la TB, el Hombre
Alfa huele a reto, a misterio, a poder, en
tanto que la ausencia de los mismos es
siempre sospechosa para sus instintos y
merma en ella la atracción.
Exponerte, desnudarte o entregarte
por completo equivale por lo general a
entregarle tu poder. Se trata de algo así
como brindarle tus testículos en una
bandeja de plata para que haga con ellos
lo que guste. Casi, equivaldría a decirle:
«mira, conmigo ya lo tienes claro, así
que
ahora
puedes
dedicar
tu
pensamiento a otro».
Dicho esto, debo aclarar que ninguna
ley es independiente de su contexto. De
hecho, todos conocemos casos de
hombres que obtienen un cierto éxito con
las mujeres pese a exhibir menos poder
que ellas o ser claros y directos desde
un primer momento.
Ahora bien, las cosas no siempre
son lo que parecen y por lo general se
trata de hombres ocupados, con una gran
seguridad en sí mismos y cuyo Estatus la
mujer suele percibir por encima del
suyo desde un primer momento. En otras
palabras, se trata de personas que ya
juegan de antemano con alguna ventaja
adicional.
Sea ese o no tu caso, te recomiendo
que saques el máximo partido de tu
situación y te aproximes cada vez más a
realizar tu potencial como Aven. Mi
consejo es, por lo tanto, que aprendas a
jugar bien el juego antes de plantearte si
quieres o no saltarte algunas reglas.
Las que siguen te guiarán a la hora
de no exponerte y guardar tu poder para
ti.
NO REGALES
Hay cosas que pueden lograr que
aumentes tu Valor ante sus ojos, pero de
poco te servirán si le regalas la partida
antes de empezar.
Pues bien, no regales. No regales tu
interés ni tu poder, pues el poder es
sinónimo de atracción. Cada vez que le
das un claro IDI, le estás ofreciendo
control sobre ti y la situación.
A menos que el Objetivo sienta que
se ha cualificado de algún modo para
obtenerlos[185] o se ofrezcan con un fin
muy específico, los IDIs son muy
peligrosos. Así, cada vez que te veas
tentado a ofrecer gratuitamente uno de
esos odiosos Indicadores de Interés,
pregúntate: «¿haría lo mismo si la
persona que tengo en frente fuese una
obesa peluda y con mal olor?».
Si la respuesta es «no», ¿por qué
hacerlo con ella?
En general, debes ofrecer solo lo
mínimo que te permita pasar al siguiente
Nivel, y nada más. Todo aquello que
alimente su ego y no haga prosperar la
interacción es considerado como un
regalo innecesario. Y, con toda
probabilidad, contraproducente.
Como dice un buen amigo mío: al
enemigo, ni agua.
MUÉSTRATE MÁS
PODEROSO QUE ELLA
Todo lo Alfa es poderoso. Y el
poder, en sus infinitas formas, es
probablemente el mayor afrodisíaco que
existe para la mujer.
El dinero, la fama, la popularidad, la
influencia, la belleza, la fuerza física, la
sofisticación, la inteligencia, la cultura,
el dominio de algún campo concreto de
saber,
la
autosatisfacción,
la
comunicación eficaz, etc., son todos
ellos modos de expresar poder, alguna
clase de poder.
Por supuesto, es más que posible
que la mujer en cuestión con quien
interactúas te supere en muchas de estas
áreas. Tu obligación como Aven es
centrar el juego en aquellas en las que tú
eres más poderoso que ella[186].
DESÁRMALA DE SU
ATRACTIVO
Una de las formas más rápidas de
renunciar a tu poder es mostrar al
Objetivo que su atractivo la hace
poderosa frente a ti. Si consientes que
esto ocurra, te estás convirtiendo en uno
de los innumerables mosquitos que caen
redondos ante su belleza. En el siguiente
Frusco, inofensivo y vulnerable.
Tu obligación es desarmarla.
Todo en ti y en tu conducta debe
hacerle ver que no es así. Dale a
entender que su aspecto no te intimida y
que, si quiere demostrarte su valía,
deberá despojarse de su coraza de TB y
empezar a mostrarte aquello que la
convierte en una persona real y digna de
tu respeto.
Si es necesario, desármala por
completo usando alguno de los
Desarmadores enlatados que encontrarás
más adelante. Déjale claro que vives en
un lugar donde la belleza es algo común
y vulgar, que estás harto de tratar con
TBs, que necesitas algo más o que
cualquier otra cosa al margen de su
atractivo es lo importante[187].
NO PONGAS EL CUELLO
BAJO EL HACHA DEL
VERDUGO: NO AL «NO».
Hemos dicho que hay que estar por
encima del «no» cuando quiera que nos
enfrentemos a él. Ahora bien, en general
y salvo contadas excepciones, este no
debe producirse. Entre otras razones,
porque
puede
generar
Inercia
Adversa[188] y viciar[189] la Interacción.
El Aven experimentado sabe que la
mayor parte de los rechazos pueden
prevenirse, por lo que rara vez cae en la
trampa del «no». Sabe que brindarle la
oportunidad de que nos dé un rechazo
sonado equivale a fallar uno de sus
Tests.
Además, a menos que una mujer esté
tremendamente colada por uno o
decidida a cazarlo, es como tentarla con
algo irresistible.
¿Esperarías que tu perro no se
lanzase sobre ese pollo asado que has
dejado sobre la mesa al salir por la
puerta de la calle?
Pues bien, ten presente que la mujer,
aun cuando nos aprecie (y no digamos ya
si no es así), aun cuando no nos desee
mal alguno y aun cuando esté
convencida a un nivel consciente de que
quiere protegernos y ayudarnos, la
tentación para su instinto femenino
forjado a lo largo de millones de años
de evolución y del cual puede que ni
siquiera sea consciente, es demasiado
grande.
Y, el paso para satisfacer esa sed
abrasadora, demasiado sencillo… Una
palabra, dos letras: NO[190].
Encuentra, pues, formas de alcanzar
tus fines y lanzar propuestas sin
exponerte al «NO»[191].
QUE NO PAREZCA QUE LO
INTENTAS DEMASIADO
Amigo, no te pases.
En el plano físico, por ejemplo, un
hombre atractivo y que cuida de sí
mismo es siempre un hombre atractivo y
que cuida de sí mismo. Pero un hombre
que cuida demasiado de sí mismo
resulta, además de poco masculino,
sospechoso en términos de Valor[192].
Pues bien, este principio se aplica a
cualquier aspecto de tu juego.
Cualquier cualidad, actitud o
estrategia que lleves al extremo logrará
un efecto contrario al que persigues.
Cualquier cosa que con moderación
suponga una DAV, en su versión
exagerada se convierte en una DEV. Y
esto incluye cualquier principio de este
manual. Si te vuelcas[193], eres Beta.
Ten presente que las TBs están
demasiado acostumbradas a toparse con
hombres que tratan constantemente de
impresionarlas o seducirlas. Por ello, no
hay mejor forma de lograr ambas cosas
que pareciendo que no lo estamos
intentando.
EL PRINCIPIO DE LOS
CEBOS
En la misma línea de pensamiento
que los dos anteriores, este principio
enseña al Aven que el juego siempre es
interactivo. Infringirlo suele acarrear
una clara DEV.
El principio se basa en que,
inicialmente, tu actuación debe limitarse
a proyectar Valor y desperdigar tus
cebos por ahí. Como un buen
pescador[194], debes lanzar tus anzuelos
y aguardar la picada. Si tras hacerlo
varias veces no ocurre nada, no ha
llegado el momento de avanzar[195]. O
puede que te encuentres en el lugar o con
la gente equivocados.
En cualquier caso, no lo olvides:
Las Artes Venusianas son interactivas.
Si el Objetivo no sigue el juego, no
avanzas.
DA LA IMPRESIÓN DE QUE
PUEDES IRTE DE UN
MOMENTO A OTRO
Hay algo de lo que probablemente
las TBs están más cansadas que
cualquier otra cosa: los Fruscoplomos.
Los sufren desde el momento en que
se hacen mujeres, tortura que solo
mengua o desaparece por completo a la
par que lo hace su atractivo. Y esto
ocurre varias veces por día, durante casi
todos los días del mes, todos los meses
del año… durante años.
¿Se te ocurre algo peor que caer en
la misma categoría que ellos? A mí
tampoco.
Al dar la impresión de que puedes
irte de un momento a otro, especialmente
con una mujer que no conoces, logras
varias cosas a la vez:
Evitas que te encasille como a un
Fruscoplomo, o que la posibilidad se le
pase por la cabeza siquiera. Haces que
tu Estatus aumente, al parecer tú
compañía menos incondicional y a la
vez más escasa, exclusiva y semejante a
un reto. Proporcionas credibilidad y
congruencia a tu actitud de hombre
selectivo y Alfa que tiene una vida. Así
pues, cuando estés con una mujer, no
dejes que dé tu compañía por sentada.
Sírvete de la Limitación Temporal[196] y
del Vaivén[197].
Y comunica a todos los niveles,
verbal y no verbal, que no te tiene
ganado y puedes irte de un momento a
otro[198].
COMERCIA CON SU
VALIDACIÓN
Hasta ahora hemos hablado de la
importancia de ofrecer DAVs. La razón
de esto es que la mujer se siente
difícilmente atraída por un hombre cuyo
Valor percibe por debajo del suyo.
Hemos, por así decirlo, centrado
casi todos nuestros esfuerzos en nuestra
propia persona. Ahora bien, ¿es esto
siempre suficiente?
¿Qué ocurriría si, además de
esforzarnos por elevar nuestro Valor,
invirtiésemos parte de nuestra actividad
en socavar el suyo? ¿Nos ayudaría a
lograr que el Objetivo nos viese más
fácilmente por encima de ella y, en
consecuencia, más Alfa?
La respuesta, querido amigo, es un
rotundo sí.
De hecho, los hombres hemos
acariciado tanto el ego de las mujeres
más atractivas que, a menos que cuentes
con un montón de ventajas sobre el resto
de los mortales, comerciar con la
Validación[199] de estas te resultará
imprescindible si pretendes proyectar
Valor suficiente en un espacio corto de
tiempo[200].
Así, en tanto que en el capítulo
anterior hablábamos de reforzar tu poder
atrincherando y defendiendo tu terreno,
el de tu persona, prepárate aquí para
estudiar cómo extender dicho poder
lanzando ataques directos a su propio
territorio y minándolo implacablemente.
Nuestra meta será que, al encontrarse
ante nosotros, el Objetivo sienta la
validez de su persona cuestionada.
En realidad —debes saberlo—
ambos buscáis Validación, solo que de
formas distintas. De hecho, la finalidad
del Juego del Valor no es otra que la de
conseguir Validación. La Validación es
tu recurso, la moneda con la que
comercias en el «país del Valor». Y es
escasa y codiciada. Lo es tanto como el
agua en el desierto[201].
NIÉGALE LA VALIDACIÓN
Cuando una mujer percibe Valor en
un hombre, comienza a experimentar la
necesidad de que este la valide, lo cual
activa su mecanismo de atracción de
forma automática. ¿Por qué?[202] Porque
la atracción lleva al sexo, y el sexo es el
arma principal de la mujer. En otras
palabras, es su mejor herramienta a la
hora de obtener Validación[203].
De lo que los Aven nos hemos dado
cuenta, es de que dicho mecanismo
también funciona de modo inverso. Así,
aun cuando ella no perciba inicialmente
nuestro Valor lo suficientemente alto, al
negar la Validación a una mujer, esta
siente el mismo vacío y necesidad de
llenarlo que cuando está con un hombre
de alto Estatus, cosa que logra activar su
mecanismo de atracción de idéntica
forma[204].
En la práctica, hay muchas formas de
negar Validación a una mujer, así como
grados en los que esto puede hacerse.
Desde una cierta falta de atención o no
mostrarse muy impresionado por aquello
que hace o dice, hasta ridiculizarla en
público o ignorarla por completo. En
general, negar la Validación suele ser
sinónimo de bajar la autoestima.
Paralelamente, bajar la autoestima a una
mujer conlleva casi siempre una
búsqueda de Validación por su parte. Ni
que decir tiene que debe parecer
siempre una reacción espontánea y
natural por nuestra parte y jamás una
táctica planeada. No olvides que, para
ser eficaz, toda bajada de autoestima
debe parecer involuntaria.
LA FALSA
AUTODESCALIFICACIÓN[205]
Solo hay una cosa peor que el que no
te quieran comprar, y es el que no te
quieran vender.
Piénsalo. Estás en un centro
comercial y ves a un vendedor de
tarjetas de crédito que acosa a todos los
que caen en su radio de acción. A ti te
pasa de largo. Te acercas, pero el
vendedor se hace el despistado.
Finalmente, te acercas tanto que finge
intentar venderte, pero sin el menor
empeño, como por educación y
esperando a que te vayas para poder
seguir realizando su trabajo.
¿Cómo te sientes?
La respuesta es que, a menos que
creas que lo está haciendo adrede para
hundirte, horrorosamente mal.
Pues bien, los hombres son
vendedores esperando que alguna TB
escuche la presentación de su producto y
quiera después comprar. Las TBs lo
saben, lo ven como algo normal y
sienten que son ellas las que deciden lo
que compran o no. Ahora bien, si
realmente logras sembrar la duda en una
de ellas sobre si le quieres vender,
¿cómo crees que se sentirá? ¿Cómo
actuará?
Es precisamente en este principio en
el que se basa la teoría de la Falsa
Autodescualificación. La idea es ganar
un lugar aventajado en la competición
dando a entender que no tenemos
intención de competir. Además de
ayudarnos a no ser detectados por su
Radar, a menudo supone una DAV.
EL IDES
Hemos hablado de la teoría de la
Falsa Autodescalificación, pero no de su
herramienta
básica,
el
IDES.
Entendemos por IDES cualquier
Indicador de Desinterés, verbal o no
verbal, que haga sentir al Objetivo que
quizás no estamos tan interesados en ella
como podría esperar. Esencialmente, el
IDES es lo contrario del IDI.
En el juego, los utilizaremos para
autodescalificarnos falsamente y negarle
al Objetivo la Validación. Si está
acostumbrada a todo lo contrario, los
IDES lograrán desconcertarla, sembrar
la duda y alimentar sus inseguridades.
Pueden resultar peligrosos, eso sí, si
se usan en el momento equivocado[206] o
con chicas inseguras y que ya parten con
una percepción de su Valor por debajo
del nuestro. En cambio, funcionará a las
mil maravillas con la típica TB que
tiende a despreciarnos o a no tenernos
en cuenta.
Ejemplos de IDES[207] serían ignorar
al Objetivo o no prestarle excesiva
atención, mostrar una actitud distraída
en general, no dejar ver perturbación
alguna cuando nos provoca sexualmente,
sonarse la nariz en su presencia[208],
bostezar, acudir con aspecto descuidado
a una cita, mencionar defectos propios,
mostrar que no nos preocupa que piense
que somos gays, etc.
Las Autodescalificaciones serias,
como hablar de una enfermedad
contagiosa o dejar caer que estamos
casados y con hijos, pueden no ser
recomendables, pues nuestro objetivo es
que la TB dude y nos vea como un reto,
no el poner ante ella obstáculos
insalvables.
EL NEGA
El Nega no es más que una clase
particular de IDES. Una, dicho sea de
paso, tan peculiar y característica que se
ha ganado, a mi juicio, el derecho a
ocupar un lugar propio. Se trata de un
negador de Validación[209] que, de forma
casi inconsciente, utilizaba mucho mi
amigo Faustino de un modo que no he
visto hacer a nadie más.
Faustino no era muy dado a las
mujeres, pero hacía algo increíblemente
bien: bajarles la autoestima. Y, por esta
razón,
triunfaba
donde
todos
fracasábamos.
Él veía a una TB y le decía cosas
que nadie más le había dicho, del tipo:
«Oye, me encantan los bultitos esos que
te hacen las lentillas en los ojos, ¿dónde
las compras? Ah, son tus ojos. Bueno,
son bonitos de todas formas» (como por
educación).
O de repente se quedaba mirando a
la chica a la que había ignorado todo el
rato, y le soltaba un: «Oye, es curioso…
Parpadeas mucho, ¿no?» o «Me encanta
el maquillaje que llevas. Te oculta súper
bien los granitos» o «Ese pantalón es
fabuloso. Te quita un montón de kilos de
encima».
O «Están chulas esas botas con
tacones que llevas. Te hacen parecer
mucho más normal» o «Me encanta esa
peluca… Ah, es tu pelo. Bueno, me
gusta de todas formas» o «Me encanta
ese nuevo peinado. Oculta muy bien la
forma de tu cabeza». «Felicidades por
ese suéter. Te da un aire muy robusto».
«No digo para nada que no seas
atractiva. A muchos les gustan las
mujeres velludas» «Me encanta tu voz,
me recuerda mucho a mi abuela, que en
paz descanse» «Te ríes como mi mejor
amigo. Me gusta». O «Hueles como mi
mejor amigo. Me encanta». O (después
de haberle dicho ella que es modelo):
«¿De manos?».
Está claro, ¿no? El Nega es un IDES
con forma de insulto involuntario o
accidental y, a veces, solapado. Otras
veces, toma la forma de piropo
ponzoñoso. En cualquier caso, se trata
siempre de algo dirigido a alimentar sus
inseguridades.
DESINTERÉS ACTIVO
FRENTE AL PASIVO
Otra de las distinciones que
conviene tener muy claras al tratar de
especular con la Validación de una
mujer es la diferencia abismal que existe
entre un IDES Pasivo y otro activo.
No tienen nada que ver. Y su
eficacia, tampoco.
Así, el IDES Pasivo es el
instrumento fundamental de lo que el
Frusco entiende por hacerse el duro,
ponérselo difícil, ignorarla, etcétera. La
búsqueda del IDES Activo constituye,
en cambio, un rasgo que permite
reconocer al verdadero Aven de
inmediato.
La diferencia es simple: en tanto que
el IDES Pasivo se lleva a cabo desde
una posición de práctico anonimato, el
IDES Activo se efectúa desde una
posición social en el grupo tan elevada y
próxima al liderazgo como sea posible.
En otras palabras, tratas de
convertirte en el alma, el animador del
grupo que bajo ningún concepto puede
pasar desapercibido antes de negarle al
Objetivo los IDIs a los que la han
habituado y de desconcertarla con tus
IDES.
Como ves, ambos son ataques
dirigidos al ego de nuestro Objetivo y
ambos intentan cuestionar su Validación.
Sin embargo, el abismo que existe entre
uno y otro es similar al que podríamos
encontrar entre un arma arrojadiza y otra
de fuego[210].
Con todo, sigue siendo más
beneficioso servirse de IDES, aun
cuando estos no sean demasiado activos,
que no hacerlo en absoluto.
ARGUMENTA TUS
DESARMES
En ocasiones, nuestro desinterés
puede parecer inauténtico y despertar
sospechas, a menos que esté bien
argumentado.
El desarme consiste generalmente en
alguna clase de argumento dirigido a
atacar el «punto fuerte» del Objetivo. Es
decir, nos permite hacerle creer que
aquello que piensa que le da poder
sobre nosotros no lo hace en absoluto.
De
esta
forma,
la
estamos
desarmando[211].
Los desarmes más utilizados son
aquellos dirigidos a la belleza o
atractivo[212], pues suelen funcionar muy
bien con la mayoría de TBs. En
ocasiones, sin embargo, también se
dirigen al poder económico. Y, a veces,
incluso a su erudición.
La cuestión es que pueden usarse
contra cualquier cosa por la que ella se
piense con más poder o se valore más
que nosotros. Como ya hemos indicado,
existen Desarmadores Enlatados que
pueden ayudarnos a desarmar.
TU REALIDAD ES
MÁS FUERTE
¿Has oído hablar alguna vez de la
Ley de la Realidad Dominante? Esta ley
enuncia el siguiente principio:
Dondequiera que haya un grupo de
personas en contacto, aquella con un
sistema de creencias más sólido y una
superior
destreza
comunicativa
acabará absorbiendo al resto hacia su
Realidad.
Dicho de otro modo: en las
interacciones humanas, las creencias de
aquellos individuos con más fe en ellas
y una
mayor
capacidad
para
comunicarse terminan por imponerse a
las de aquellos otros sin tanta fe y
menores dotes de comunicación.
Por ello, en un mundo como este
donde las creencias son generalmente
débiles y en el que las personas
destacan por su torpeza a la hora de
comunicarse, es más que probable que,
si logras desarrollar un robusto sistema
de creencias y te conviertes en un buen
comunicador, seas capaz de succionar a
la mayoría de la gente hacia tu Realidad.
Y, en consecuencia, también podrás
hacer que tu Marco prevalezca.
Por supuesto, esto solo es
interesante si hablamos de una Realidad
—es decir, de un sistema de creencias—
que juegue en tu beneficio y no en tu
contra.
Si en tu fuero más interno crees, por
ejemplo, que no tienes nada que ofrecer,
que no eres atractivo, que las mujeres no
tienen razones para estar contigo y van a
encontrar más valor en los brazos de
cualquier otro, flaco favor te hará que
dichas creencias tengan la fortaleza del
acero
y
puedas
transmitirlas
eficazmente.
Ahora bien, si en tu Realidad eres
una especie de dios o joya valiosa
resplandeciente de poder y magnetismo,
¿imaginas lo que podría hacer por ti la
Ley de la Realidad Dominante si
aprendieras a servirte de ella? Y el que
tus creencias fueran totalmente ciertas o
no sería casi irrelevante. Siempre que
estas fuesen favorables a tus objetivos,
siempre que las abrazases con una fe
inquebrantable y supieras comunicarlas
con eficiencia al resto de la gente,
estarías proporcionándote una gran
ayuda.
Es este un principio que puede, pues,
resultarte de extrema utilidad en
numerosos planos de tu vida. Tanto es
así que la mayoría de la gente tiende a
asociar intuitivamente un cierto grado de
éxito a aquellas personas cuyo centro de
gravedad es más interno. En cuanto al
área que nos ocupa, se trata de uno de
sus pilares esenciales. De hecho, una de
los atributos clave del Hombre Alfa es
el de contar con una Realidad poderosa
y definida. Equivocado o no, el Hombre
Alfa destaca por poseer unas creencias
firmes que le sirven de apoyo en todo lo
que
emprende
y
proporcionan
congruencia a cada uno de sus actos.
Además, el Hombre Alfa tiende a
ser un gran comunicador.
Parte de tu misión consistirá, pues,
en reforzar tu fe en una Realidad que te
convenga, te haga sentir a gusto,
confortable y excitado sobre ella. La
otra parte se basará en mejorar tu forma
de comunicarla a todos los niveles.
Recuerda mis palabras, porque
hablo muy en serio. En el juego, no se
trata tanto de ver para creer como de
creer para ver.
ELLA ES UNA INVITADA EN
TU REALIDAD
Con cada interacción, se entabla una
nueva batalla. Se trata de una guerra
entre las realidades del hombre y la
mujer, una guerra de la que aquel con
creencias más sólidamente arraigadas y
mejores dotes a la hora de comunicarlas
saldrá victorioso.
Esto es así hasta el punto de que casi
todo en el juego podría reducirse a una
batalla de Marcos.
Ellas van a retarte, van a ponerte a
prueba.
Si es necesario, van a cuestionar
hasta el último reducto de tu persona
para calibrar tu fortaleza y comprobar
de qué pasta estás hecho. Y, si en última
instancia tu Realidad es lo bastante
sólida, ellas acabarán sintiéndola como
real.
Comenzarán
entonces
a
experimentar curiosidad por conocerla
para, finalmente, verse arrastradas a
ella.
Pues, para las mujeres, un hombre
con una Realidad poderosa es como el
vórtice de un ciclón. O como uno de
esos agujeros negros que lo succiona
todo hacia sí.
Y es precisamente eso, un excitante
viaje por tu Realidad, lo que tú estás —
o podrías estar— dispuesto a ofrecerle.
Por ello, tú vives en tu propia
realidad y la mujer que tienes en frente
es una invitada en ella.
DALE SIEMPRE LA VUELTA
A LA TORTILLA
Para ser el mejor, el más Alfa de
cualquier grupo, solo necesitas dos
cosas: creerlo realmente y saber
comunicarlo mejor que el resto. ¿Eres
capaz de hacerlo?
En algunos casos, cierto es, te
resultará muy difícil creer algo así. Esos
son los casos en los que, si puedes,
deberás cambiarte a ti mismo. Con todo,
siempre debes hacer fuerza por inclinar
la balanza de tus creencias a tu favor y
darle tanto marketing a tus defectos que
seas capaz de presentarlos como
virtudes, es decir, como DAVs.
Dicho sea de paso, hablamos ya de
defectos reales, ya simplemente de
rasgos de ti mismo que quieres seguir
poseyendo pero que van a ser
percibidos negativamente por las chicas.
Por ejemplo, hay DEVs que no son
auténticos defectos. Tu trabajo consiste
en presentar dichos rasgos de forma que
supongan DAVs, y no DEVs.
Y cierto, hay cosas que no dependen
de ti. Pero lo que sí está siempre en tu
mano es emprender el esfuerzo de
adoptar el enfoque que te resulte más
favorable y darle la vuelta a la tortilla.
La idea es que la percepción que el
Objetivo tiene de ti o de esas cosas
concretas que en principio no le agradan
o llaman su atención cambie por
completo en poco tiempo. Se trata de
imponer tu Realidad a la suya, tu Marco
al suyo.
Hazte, pues, un experto en marketing
y «vende la moto» tanto como puedas.
COMUNICAR TU
REALIDAD NO ES SER UN
CHARLATÁN
Hemos dicho que si vives en tu
Realidad y logras arrastrarlas hacia
ésta, eres tú quien empieza a controlar la
situación. Comprobarás entonces lo
mucho que les cuesta dejarte escapar.
¿Cómo van a hacerlo sin saber antes
quién es ese hombre tan interesante?
Para lograr esto, necesitas creencias
sólidas y eficacia comunicativa.
Ahora bien, recuerda que comunicar
mejor no siempre es hablar más. Pecar
de ello podría, por el contrario, verse
fácilmente interpretado como un síntoma
de debilidad y falta de verdadera
congruencia. En suma, como una DEV.
A menudo, y especialmente cuando
se trate de mujeres, tu Realidad no la
impondrás argumentando a favor de ella,
sino más bien a través de tu actitud y
dejando entrever en cada uno de tus
actos la fortaleza de tus creencias.
Recuerda, pues, que la comunicación
efectiva abarca mucho más allá de las
palabras.
TÚ ERES EL
PREMIO
Hablando de realidades que juegan
en tu favor, ¿qué tal esta?:
Tú eres el Premio.
La idea es dejar sentadas las bases
de la relación desde el mismo principio.
El Marco[213] básico, es decir, el
significado subyacente de la interacción
en el que esta se desenvuelve, debe ser
constante:
Tú eres el Premio. A ella le
corresponde, por lo tanto, tratar de que
le gustes o conquistarte, ya sea en el
sentido de intentar crear en ti
atracción, ya en el de obtener
aceptación o Validación de ti. De
hecho, necesita tanto impresionarte
que está dispuesta a acostarse contigo
para conseguirlo. Y sí, os vais a
acostar juntos, pero solo si ella se
mantiene a la altura de tus estándares
y expectativas.
Actúa de forma consecuente con este
principio y, aun cuando inicialmente no
te sientas como el trofeo de vuestra
interacción, asume que lo eres. En otras
palabras, haz como si lo fueras hasta que
lo seas.
Para moverte en este Marco con
congruencia, debes tener ciertas cosas
presentes. Entre ellas, que sus armas de
carácter sexual no te impresionan.
Además, tú eres el que la evalúa, el que
la juzga, y no a la inversa. Cosas todas
que ya no nos resultan nuevas.
Pero, ¿no es todo esto más que hueca
palabrería?, puede que te preguntes. A
fin de cuentas, la realidad no se
corresponde con dicho esquema. Por el
contrario, dentro de lo que la mayoría de
nosotros aceptamos como realidad, la
TB es el verdadero premio, es la
perseguida, la que cualifica y la que
ofrece o niega Validación a los hombres
que solicitan su atención.
Te dirás, entonces, que ese es el
único significado subyacente en las
interacciones que se dan entre mujeres y
hombres, y que se trata de una mera
cuestión de reconocer la realidad
objetiva.
Mi misión es hacerte ver que esto es
así solo en la medida en que lo creas.
Por eso, si una mujer se comporta
como el Premio contigo y tú aceptas
dicho comportamiento con todo lo que
conlleva, estás al mismo tiempo
aceptando su Marco de la realidad.
Estás, por así decirlo, acatando el
significado subyacente que ella —y con
ella quizás gran parte de nuestra
sociedad— otorga a vuestra interacción.
Pero ello no hace de dicho significado
algo cierto o necesario.
De hecho, este no pasaría de ser un
Marco que ambos habéis asumido,
consciente o inconscientemente. Y esto,
lejos de constituir la «realidad
objetiva», solo demostraría que su
Realidad, su Marco, ha resultado ser
más poderoso que el tuyo. Ella te habría
impuesto su Realidad.
¿Por qué digo esto? Porque los
Marcos —o significados subyacentes
con que dotamos a las interacciones—
existen solo dentro de nuestras mentes.
No pertenecen, pues, a eso que
llamamos «realidad objetiva». Son, por
el contrario, realidades subjetivas
acordadas por los participantes de
dichas interacciones. La pregunta es:
¿por qué aceptar una realidad subjetiva
perjudicial para ti? ¿Por qué no, en
cambio, tratar de establecer otra más
favorable?
Y ese, precisamente, debe ser
nuestro objetivo.
De ahí que te convenga, por un lado,
reforzar aquellas creencias que van a
permitirte aceptar como válido un
Marco favorable a tus propósitos. Por
otro, también debes mejorar tu
capacidad para comunicar eficazmente
dicho Marco.
La mejor forma de lograr esto último
es con sutileza. Más que comunicar,
debes subcomunicar que eres el Premio.
Hazlo dejando entrever pequeños
detalles de tu persona y comportamiento.
Que nunca parezca que lo haces a
propósito. Y, a menudo, sírvete del
humor.
Los que te indico a continuación son
solo algunos de los recursos que te
ayudarán, dentro de tus interacciones
con mujeres, a establecer un Marco
según el cual tú eres el Premio.
ACÚSALA,
MALINTERPRÉTALA,
DESCONFÍA
¿Quién se intenta aprovechar de
quién? ¿Quién tiene oscuras intenciones?
¿Quién muestra un comportamiento
sospechoso y del que cabe recelar?
Las acusaciones, la desconfianza, la
sospecha
espontánea
y
las
malinterpretaciones
aparentemente
involuntarias
son
herramientas
estupendas a la hora de virar la
dinámica de la interacción en tu favor.
Ten en cuenta que si su atención se
centra en superar dichos obstáculos y en
esforzarse por que no pienses mal de
ella, estarás consiguiendo un par de
cosas a la vez. Por un lado, le resultará
difícil aplicar su juego ordinario sobre
ti y absorberte hacia su Realidad. Por
otro, la estarás succionando tú hacia la
tuya, al inducirla a que juegue tu juego y
a que, en un nivel subconsciente, acepte
tu Marco.
Además, si se hace con cierto humor
esto puede llegar a ser divertidísimo.
ERES EL EXAMINADOR
Eres el examinador, no el
examinado.
Recuérdalo. Quien juzga primero,
juzga dos veces.
Por ello, califícala constantemente.
No renuncies jamás a la mentalidad de
que es ella la que tiene que probar su
valía ante ti, e indúcela a que lo haga
una y otra vez. En broma, en serio o
inadvertidamente.
Pero
califícala
siempre[214].
Puedes incluso bromear poniéndole
nota. Dale y quítale puntos. Dicho sea de
paso, resulta más divertido cuando le
quitas y la obligas a moverse durante un
tiempo entre números negativos.
Esto resulta importante porque, aun
cuando se haga en broma, ayuda a fijar
el Marco correcto. El de que ella es la
cazadora y tú, el trofeo.
USURPA SU ROL DE MUJER
OBJETO
Toma la realidad de una TB que es a
menudo vista como una mujer objeto y
róbale completamente el Marco[215].
Presta atención a todo lo que suelen
hacer y aplícalo con ella antes de que
ella tenga oportunidad de usarlo contigo.
En otras palabras, róbale su juego y
desármala. Si te anticipas a todo lo que
estas mujeres suelen hacer, ya no le
quedarán armas que usar contigo y no
tendrá ni idea de cómo comportarse.
Haz cosas como darle la espalda
jugueteando cada vez que se comporte
de un modo que no te gusta, viste como
un objeto sexual[216] y hazle saber que
hay cosas que se miran pero no se tocan.
Cuando te esté hablando, distráete con
cualquier cosa o empieza a hablar con
otra gente, pierde de repente el interés,
abandona el contacto físico como forma
de desaprobación cuando te diga algo
con lo que no estás de acuerdo y recurre,
en general, a todo aquello que las TBs
han hecho hasta ahora contigo para
manipularte o controlarte.
Esto puedes hacerlo como IDES[217]
o de forma más o menos cómica, pero de
cualquier modo te resultará de utilidad a
la hora de establecer que tú eres el
Premio de la interacción. Además,
contribuirá a que ella deje pronto de
encontrar sentido a su rol de TB y
renuncie a adoptarlo contigo.
EL ROL DEL
CHULIFRESCO
DIVERTIDO
El Chulifresco Divertido, o borde
gracioso, se conoce también entre las
mujeres como la versión crecidita de
aquel niño que te hacía la púa en los
recreos. Pero, ¿en qué consiste
exactamente esto que yo he venido en
llamar la actitud del Chulifresco
Divertido? Básicamente, consiste en una
actitud idónea para proyectar Valor —ya
sea por medio del atrevimiento o de la
arrogancia— a la vez que se hace uso
del humor con el fin de anestesiar las
Defensas naturales de la mujer, evitando
que esta se muestre crítica con nosotros.
En la práctica, el Chulifresco se
caracteriza por tocarle las narices a la
chica, por malinterpretar aquello que
dice o hace de un modo cómico y
degradante para ella. También destaca
por disponer siempre de una respuesta
mejor, por reaccionar con los mejores
recontracortes, practicando una especie
de jiu-jitsu verbal en la que se logra que
la fuerza del contrario, en muchos casos
su malevolencia, se vuelva en contra
suya. Un buen Chulifresco debe ser
rápido de reflejos y lograr, con una
simple maniobra, que todo pase a
trabajar en su favor. Dicho de otro
modo, el Chulifresco llama la atención
por la facilidad con que le da la vuelta a
la tortilla[218].
A las TBs les sorprende por resultar
inesperadamente fatuo, presuntuoso,
engreído y arrogante. También les
impacta por cómo se mete con sus
defectos sin que estas puedan, a causa
de su humor, guardarle resentimiento
alguno.
El enorme valor de este rol para el
Aven emana de su multifuncionalidad.
Como una de esas medicinas que lo
curan casi todo, la actitud chulifresca
logra proyectar simultáneamente una
enorme variedad de rasgos Alfa,
accionando un gran número de
Interruptores Sexuales, al tiempo que
seda las Defensas del Objetivo.
A fin de cuentas, el rol del
Chulifresco Divertido participa de
muchos de los principios enseñados en
este libro. De ahí que logre transmitir,
de forma simultánea, una enorme
cantidad de mensajes que afectarán
positivamente a nuestro juego.
Entre dichos efectos, están el de
desconcertarla
y
sorprenderla,
convertirte en un reto para ella y
establecer claramente el Marco de que
tú eres el Premio. Además, va a lograr
que ambos podáis divertiros ferozmente.
A lo largo de este capítulo,
compartiré contigo algunas reflexiones
que pueden ayudarte a entender y
adoptar con éxito el rol del Chulifresco
Divertido.
VIVISECCIÓN DEL
CHULIFRESCO
La actitud del Chulifresco hace
siempre uso de tres elementos. Uno de
ellos es fijo, en tanto que los otros dos
pueden alternarse o combinarse.
Por un lado puede desplegar
arrogancia (a la que hace referencia la
palabra «chulo»), atrevimiento (a la que
hace referencia la palabra «fresco») o
una combinación de ambos. Por otro, se
servirá del recurso humorístico (al cual
hace referencia la palabra «divertido»),
pero esto último lo hará de forma
invariable y en todo momento. De modo
que, si tuviésemos que hacer un esquema
del término, este tendría el aspecto
siguiente:
1. Chulo (Arrogante) y/o
(Atrevido)
2. Divertido (Humorístico)
Fresco
No es complicado, ¿verdad?
¿CHULO O ATREVIDO?
Como ya hemos dicho, de los tres
elementos típicos del Chulifresco
Divertido, la parte del humor debería
darse siempre.
Los otros dos, en cambio, conviene
calibrarlos en función del contexto y las
reacciones de la chica.
Así pues, por lo que toca a la parte
de la arrogancia (chulo), haremos más
hincapié en ella cuando la chica parezca
cuestionar nuestro Valor, pero menos si
esta ya nos ofrece claros IDIs. De no
hacerlo así, nuestra actitud podría ser
interpretada
como
soberbia
o
inseguridad. Es decir, una DEV.
Con la parte de fresco (atrevido),
ocurre exactamente lo contrario. Esta
conviene acentuarla en los casos en que
partimos de un alto Valor en la mente del
Objetivo, pero la usaremos menos si
nuestro Calibraje nos indica que la TB
se siente por encima de nosotros. Si no
tomáramos
esta
precaución,
el
atrevimiento podría ser tomado por
desesperación
y
necesidad,
convirtiéndose en una DEV. Podría
incluso hacernos pasar por un
Fruscambriento[219].
VIVE EL PAPEL
El rol del Chulifresco Divertido no
es más que una forma concreta, entre
otras, de proyectar Valor y de
arrastrarlas hacia tu Realidad. Juguetear
con dicho rol suele ser muy útil para
romper los esquemas de la chica,
especialmente de la chica atractiva, que
está acostumbrada a babosos que la
asedian con cumplidos y se muestran,
exactamente, como todo lo contrario al
Chulifresco Divertido.
Algo a tener muy en cuenta es que
resulta fundamental que te recrees con
este papel (o con cualquier otro que
decidas adoptar) y que trasmitas que
vives en tu Realidad y que te estás
divirtiendo. En general, se trata de una
de las estrategias más divertidas que
puedo recomendar en este manual: tanto,
que valdría la pena aún si no permitiese
obtener los resultados asombrosos que
ofrece.
DESCUBRE Y MODELA
CHULIFRESCOS REALES
A diferencia de lo que ocurre con
otros principios, hace falta cierto
ingenio y cierta inspiración para adoptar
el rol del Chulifresco. Sin embargo, es
fácil encontrar la inspiración necesaria
si pasamos revista a Chulifrescos
conocidos de la vida real o ficticia:
personajes de novela, películas, series,
etc.
Mi consejo, además, es que no dejes
de aprender de todos estos personajes,
reales o ficticios. Deja que te inspiren y,
si es necesario, modélalos. Muchas
novelas y buenas películas están
repletas de frases, situaciones y
ejemplos de los que podrás servirte para
ampliar tus recursos. Existen, además,
múltiples variables, tantas como
personas que se decidan a cultivar el
Chulifresco Divertido que llevan dentro.
¿Ejemplos? Pues, si hablamos del
cine por usar un ámbito cualquiera, hay
muchos Chulifrescos. Pero quizás al
predecesor de todos ellos haya que
buscarlo en Groucho Marx.
ENCUENTRA EL PUNTO
Frente al cómico que emplea Humor
Autodegradante[220], el Chulifresco solo
degrada a quienes le rodean. Y, muy
especialmente, degrada a su Objetivo.
Ahora bien, esto lo hace con mucha
sutileza, tacto y gracia. Algo que
requiere práctica y cierta destreza.
Por ello, si la mujer en cuestión
resiente tus «gracias», se trata de un
claro síntoma de que aún no te has
convertido en un cinturón negro en
humor borde. Por supuesto, esto varía de
mujer a mujer, su vulnerabilidad, etc.,
razón
por
la
que
deberemos
[221]
individualizar el tratamiento
.
En otras palabras, calibra.
Transgredir esta regla suele acarrear
DEVs. Además, es uno de los peores
errores que puedes cometer. Es dicha
regla, precisamente, la que marca la
línea divisoria entre el Chulifresco
Divertido y el capullo o soberbio
avinagrado
del
que
la
mujer
mínimamente inteligente suele huir.
Con todo, si al principio caes en
alguna de estas odiosas categorías, no te
preocupes: la maestría va de la mano de
la experiencia. Lo más que puedo
decirte es que intentes ver lo que has
podido hacer mal y que sigas afinando tu
herramienta para el futuro.
EL CHULIFRESCO Y EL
NEGA: DISTINCIÓN Y
CONVERGENCIAS
Algo que mis alumnos confunden a
menudo es el rol del Chulifresco y el
Nega. En realidad, aunque ambos
comparten ciertas similitudes y se
entrecruzan en muchos ámbitos, por lo
que no puede establecerse una barrera
clara entre ellos, se trata de
herramientas diferentes. De hecho, cada
uno parte de perspectivas y Marcos
mentales distintos.
El objetivo principal del Chulifresco
es elevar el propio Valor mediante la
osadía y la arrogancia, en tanto que el
Nega persigue sobre todo bajar el de la
chica. Con todo, el resultado en ambos
casos es similar: ganar Valor por encima
del suyo.
Por otra parte, en el comportamiento
del Chulifresco queda casi siempre
implícito que la interacción se trata de
un juego, por lo que no nos estamos
autodescualificando tanto como con el
Nega[222].
Es decir, cuando actuamos desde la
actitud del Chulifresco Divertido
estamos, implícitamente, admitiendo una
actitud de flirteo. Esto, que podría
dejarnos al descubierto frente a las
Defensas de la mujer, suele compensarse
con un mayor uso del humor.
Por el contrario, con el Nega —de
apariencia mucho más ingenua y
parecida al niño que mete la pata
ofendiendo a alguien sin saberlo—
queda una duda muy seria sobre si lo
que se dice tiene segundas o no. Y el
humor no siempre es necesario.
En el uso que el Aven hace de ambos
también hay diferencias. El Nega, como
todo IDES, suele usarlo solo durante la
Campaña de Valor en las que no nos
hemos ganado aún el interés claro del
Objetivo, mientras que en estadios más
avanzados de la interacción se recurrirá
a él solo como forma de penalización.
El Chulifresco, en cambio, permite un
uso mucho más extendido en el juego.
Aclarado esto, ni que decir tiene que
existen
infinitas
variantes
y
combinaciones de Negas y Chulifrescos.
JUEGOS DE ROLES Y
TEMÁTICAS DEL
CHULIFRESCO
A continuación, puedes encontrar
algunas temáticas y Juegos de Roles
especialmente indicadas para ayudarte a
la hora de adoptar el rol del Chulifresco
Divertido. Lo ideal es ir combinándolas
junto con las que se te vayan ocurriendo.
—Te ofreces caritativamente como
Asesor de Imagen y Comportamiento.
—Ella te ve solo como un objeto
sexual y quiere aprovecharse.
—Te acosa sexualmente.
—Su objetivo es tener hijos tuyos y
no sabe cómo hacerlo.
—Necesita la supervisión de un
adulto.
—Tiene un problema que la ciencia
médica aún no ha logrado explicar.
—Estás dispuesto a darle una
oportunidad, pero solo si te demuestra
que es un buen partido o está a la altura
de tus caprichos.
—Sabes que está loca perdida por
ti, pero no quieres rechazarla en
público.
—Muchas de las cosas que ella hace
son reprobables,
lamentables
o
repugnantes (aprovecha las pequeñas
oportunidades que las situaciones reales
te brinden en este sentido).
—Te parece una persona muy
sospechosa.
—Te recuerda a tu mascota favorita.
—Es como un niño pequeño por el
que sientes cierto afecto.
—Es un poco repulsiva, pero por lo
demás buena gente.
—Ambos sois cómplices de una
conspiración.
—Estás muy orgulloso de ella y sus
progresos (como podrías estarlo de tu
perro o tu sobrinito de cinco años).
—Tenéis una conexión especial. De
hecho, te recuerda mucho a tu perro o
mascota favorita.
—Es esa amiguita tuya de primaria a
la que te encantaba hacerle la púa.
—Eres un mafioso.
—Va demasiado rápido. Tú eres más
tradicional, te gusta tomarte las cosas
con más calma, conoceros primero, etc.
—Es objeto de humillación pública
(especialmente si es la más guapa del
grupo, de forma que no lo vaya a
resentir).
—Eres exageradamente frío.
—Eres neuróticamente egoísta.
—Eres un objeto sexual caro de
mantener.
—Crítico y ridiculizador de
Fruscos.
—La imitas.
—Abogado del diablo: animas y
estimulas sus comportamientos insanos,
peligrosos, viciosos, inmorales, etc.
—Eres un padre neurótico y
censurador.
—Eres un cura o una monja puritana,
fácilmente escandalizable.
—Eres un playboy ultraseguro de sí
mismo y sus encantos.
OTRAS FORMAS DE
TOCARLE LAS NARICES
También es útil hacerle la púa con
cualidades de las que ellas, en tanto que
mujeres, se sienten por lo general
orgullosas.
Entre ellas, te puedes meter con su
insensibilidad, con su falta de intuición,
su ineptitud social, su falta de
compasión, su superficialidad, su
tamaño, su higiene, su forma física (solo
con mujeres en buena forma), su estatus
económico (solo con chicas adineradas),
su estilo, su falta de percepción con la
moda (solo con chicas con cierta
sensibilidad hacia la moda) o sus
problemas a la hora de comportarse de
forma femenina. Puedes basarte en cosas
que dice, hace, lleva puestas o guardan
cualquier relación con su persona.
Y digámoslo por enésima vez: los
temas en que te cebes deben ser más o
menos triviales, no afectar realmente a
la relación o entrar en directo conflicto
con sus valores ni convertirse en ataques
personales dirigidos a defectos reales
de la persona y capaces de herirla
realmente. Lo mismo se aplica a tu
engreimiento.
Aun así, habrá chicas que no se lo
tomen bien, pero esta vez el problema sí
que será suyo. Con ellas, adopta una
estrategia distinta o rehúyelas.
Pero, en general y salvando dichas
excepciones, recuerda siempre que el
indicador de que lo estás haciendo bien
es esa risita tonta mientras te golpea. Si
no consigues este efecto de un modo más
o menos extendido, es síntoma de que
debes revisar tu arte.
CHULIFRESCO VS
FRUSCO: UN EJEMPLO
CLARO DE LA MANO DE
DEANGELO
David DeAngelo es el Aven
responsable de acuñar el término Cocky
and Funny, que podría traducirse por
algo así como Chulo Gracioso. Este, a
su vez, vendría a ser una especie de
equivalente
de
mi
Chulifresco
Divertido.
He decidido citarlo en este capítulo
porque creo que puede resultaros de
utilidad leer un fragmento de una de sus
conversaciones reales. Esta la mantuvo
a través de un Chat con una TB que,
según él, era extremadamente atractiva e
inteligente.
DeAngelo
nos
ofrece
dicho
fragmento en uno de sus escritos, para
contraponerlo después a la clase de
conversación que habría mantenido un
Fruscoblando[223] con la misma mujer.
Dado lo ilustrativo que resulta, os
ofrezco la traducción íntegra de parte de
su escrito.
TB: Me recuerdas al típico
niño que tiraba de las coletas a
las niñas en los recreos.
DEANGELO: ¿Ese que tanto
te gustaba?
TB: La mayoría de los
chicos no suele gustarme.
DEANGELO: Sí, pero ese te
volvía loca.
TB: Y en especial los
cabrones.
DEANGELO: Y yo TE
ENCANTO.
TB: La verdad es que nunca
me tiraban de la coleta.
TB: Los chicos me tienen
miedo.
DEANGELO: Eso es porque
siempre has vestido como un
tío.
DEANGELO:
Y
te
confundían con uno de ellos.
TB: No, es porque soy más
inteligente que ellos.
DEANGELO: Mmmhh…
DEANGELO: Puede que sea
por eso que me intimidas tanto
y que me asusta tirarte de la
coleta.
TB: Si, claro, intimidado…
TB: No.
TB: La única razón por la
que hablo contigo es porque no
me tienes miedo.
DEANGELO: ¿Que no? Un
montón.
TB: Aquellos a los que
asusto me aburren hasta la
médula.
DEANGELO: Te aseguro
que estoy aterrorizado.
TB: Eres un paquete
mintiendo.
DEANGELO: Temblando me
tienes, de verdad.
TB: ¡Dios Santo!
TB: Nunca te metas a
astor[224]
DEANGELO: Y tú nunca te
metas
a
correstora[225]
ortográfica.
NOTA: Esto es el extracto
LITERAL del texto de la
conversación REAL. Ninguna
modificación ha sido realizada.
Solo los nombres lo han sido,
con el
fin de ocultar
identidades.
Pero, ¿quién era esta
chica?, os preguntaréis.
Era una actriz y una
modelo, además de una mujer
de
éxito.
Era
conmovedoramente
bella,
inteligente, y AVISPADA COMO
UN LINCE.
En otras palabras, no se
trataba de una chica común.
Estaba hablando con una de
esas mujeres QUE TODO
HOMBRE DESEA, Y ELLA LO
SABÍA. (La mayoría de las
mujeres, por cierto, saben a uno
u otro nivel que los hombres las
desean. Esta simplemente daba
la casualidad de que era de las
de armas tomar.)
La pregunta es, ¿cómo
habría llevado la conversación
un tipo corriente que se
encontrase
chateando
azarosamente por la red?
Probablemente así:
TB: Me recuerdas al típico
niño que tiraba de las coletas a
las niñas en los recreos.
FRUSCO: ¿Y eso?
TB: La mayoría de los
chicos no suele gustarme.
FRUSCO: ¿Ah no? ¿Por
qué? ¿Qué clase de chicos te
gustan?
TB: Y en especial los
cabrones.
FRUSCO: Yo no soy un
cabrón.
TB: La verdad es que nunca
me tiraban de la coleta.
TB: Los chicos me tienen
miedo.
FRUSCO: Vaya… Debes ser
muy guapa.
TB: No, es porque soy más
inteligente que ellos.
FRUSCO: Me encantan las
mujeres inteligentes… Bla bla
bla…
DeAngelo concluye que aquí habría
terminado
de
estropearlo.
Personalmente, me gusta mucho este
fragmento, porque creo que puede
ayudarnos bien a entender la enorme
diferencia de comportamiento que se da
entre el Frusco y el Chulifresco
Divertido.
COMPORTAMIENTOS Y
SALIDAS TÍPICAS DEL
CHULIFRESCO
Paso, sin más dilación, a compartir
contigo algunas de las actitudes y
reacciones propias del Chulifresco.
Espero que te inspiren. Las escribo en
negrita para que te resulte más cómodo
repasarlas[226].
—Actúa con total y absoluta
familiaridad, como si conocieses a la
otra persona de toda la vida, aun cuando
no la conozcas lo más mínimo o la
situación no te permita tener confianza
con ella en teoría.
—Actúa como si tuvieses la total
seguridad de que ella está por ti
secretamente.
—Haz comentarios del tipo: «Muy
bien, sigue así…», «Venga, tú puedes» o
«No te preocupes, has hecho lo
correcto» con cierto recochineo y desde
una posición de superioridad, como si
fuese un niño pequeño inseguro que
necesitase ser reasegurado todo el
tiempo. Tú actúas como ese adulto en el
que confía que le ofrece indicaciones,
ánimos y estímulos cuando es necesario.
—Desarrolla una cara y gestos de
desaprobación y asco reprimido de la
que puedas echar mano en momentos
clave.
—Haz de frases como: «Lo siento,
estoy cogido» parte de tu vocabulario.
Pueden usarse en cualquier momento,
pero resultan especialmente eficaces a
los dos minutos de haberla conocido,
cuando te ofrece las primeras muestras
de atención.
—Si, utilizando como pretexto tus
Accesorios Sexuales, te dice algo como:
«Hey, me gusta tu estilo», utiliza
respuestas del tipo: «No, te gusto yo».
—Cuando te toque: «Manos fuera,
¿eh? La mercancía no es gratis». O «Se
mira, pero no se toca». Puedes alternar
esto con mirarla acusadoramente cada
vez que te toca, llevando la vista al
lugar tocado.
—Si por ejemplo te dice: «Creo que
es hora de acostarse», contesta con algo
como: «¿Tan pronto? ¿Ni siquiera sé aún
si sabes besar y ya intentas arrastrarme
hacia tus sábanas?» O también: «Oye,
¿por qué no nos hacemos amigos
primero?».
—«¿Te he dicho alguna vez el
increíble trabajo que estás haciendo?»
Pausa. «Hay una razón» o «Pues alguna
razón habrá». O también: «¿Sabes? Me
encantaría decirte el brillante trabajo
que estás haciendo». Pausa. (Ella dirá
algo como: «¿En serio?») «Pero no me
hago el ánimo» (dando a entender con tu
lenguaje corporal que se trata de una
mentira demasiado grande para tus
escrúpulos).
—Cuando hace un ejercicio de
autocrítica o de Humor Autodegradante,
potenciar dicho aspecto en lugar de
negarlo. Corona su comentario con algo
como: «Bueno, ya puestos yo también
añadiría que… (un defecto), pero tú
misma». O, «Sí, la verdad es que eres un
poco aburrida y estaba empezando a
plantearme cobrarte por esto. Pero no te
preocupes, no eres tan patética. Yo creo
que con un poco de dinero se te puede
aguantar perfectamente».
—«¿Sabes? Quizás es algo cruel
decirlo, pero una de cada tres personas
es fea. Mira a tu izquierda; mira a tu
derecha. Si no son ellos…».
—Cuando te dice: «Que tengas un
buen día», la miras seriamente, dejas
una pausa para crear Tensión Sexual y
respondes: «No me digas lo que tengo
que hacer». Nueva pausa. «Ni siquiera
te conozco y ya estás en plan
dominante».
—Métete en conversaciones que no
van contigo pero puedes oír claramente
con
comentarios
divertidos
de
desaprobación.
—Acúsala, sospecha de ella,
acúsala. Por ejemplo, con mucha
seriedad: «Oye, no me estarás siguiendo
(o espiando, o escuchando, o lo que
pueda venir al caso)». Pausa. Mirada
suspicaz. «Ajá, entiendo» Y continúas,
como realmente sospechando mucho de
ella: «Y dime, ¿por qué actúas con tanto
nerviosismo cuando saco el tema?».
—Explícale a menudo por qué lo
tiene crudo contigo o cómo tendría más
posibilidades si hiciese tal o cual cosa.
Una de sus respuestas más típicas es:
«Gracias, pero no te he pedido tu
opinión», ante lo cual tu puedes replicar
con algo como: «Haces bien», dejando
sobreentendido con el tono que hace
bien porque no le gustaría oírla. A
veces, puede que la respuesta sea más
agresiva, del tipo: «Gracias, pero no te
he pedido tu opinión. Cuando la quiera,
ya te la pediré así que, ¿por qué no te
callas entre tanto?», y en estos casos
puedes rematar la faena con comentarios
del tipo: «Disculpa», pero solo para
seguir con un ataque a traición:
«entiendo que alguien en tu situación
esté especialmente susceptible».
—Si te pregunta por cómo le queda
la ropa, puedes responder: «Sí, esos
pantalones te hacen el culo gordo…
Bueno, la verdad es que no sé si son los
pantalones».
—En la misma línea, podría
preguntarte en tono confidencial: «Oye,
sinceramente, ¿tú crees que estoy
gorda?» Responde: «No sé. A ver,
¿cuánto pesarás? ¿Unos cien kilitos, kilo
arriba, kilo abajo?».
—O también: «De verdad, no sé qué
le pasa a mi pelo. Hoy lo tengo
horrible», a lo que contestarás: «No te
lo quería decir. La verdad es que es
horrible por lo general, pero lo de hoy
creo que ya se pasa de la raya. Oye, ¿te
importa si andamos por aceras
separadas? Solo por hoy, ¿sabes?» O
también: «No te lo quería decir, pero lo
has acabado descubriendo. La verdad es
que me da un poco de vergüenza que me
vean contigo por la calle».
—Supón que sale con un test, del
tipo: «Odio esa música que pones en el
coche». Una respuesta chulifresca sería
decir en tono juguetón pero seguro: «¿En
serio? Pues entonces no va a gustarte
nada estar en mi coche, porque ahora
que sé que te molesta es lo único que
voy a poner».
—«He ido al gimnasio hoy»
Respuesta: «Perfecto. Lo necesitas».
—Cuando te saque algún defecto,
haces muestra de humildad confesándole
otro de tus defectos (con lo cual sus
Defensas desaparecen por completo),
para frotarte las manos a continuación y
comentar con cierto entusiasmo: «Ahora
es mi turno».
—Implica a terceras personas,
especialmente completos extraños,
pidiendo su opinión y poniéndola en
evidencia ante ellos, acusándola o
lamentando
alguno
de
sus
comportamientos casi con incredulidad.
Recuerda no implicar a ningún Aven que
te la pueda levantar.
—Solo con quien tengas verdadera
confianza, en un tono claramente
amistoso y de broma: «Tu necesidad de
atención y aprobación es casi tan triste y
lamentable como tu apariencia física».
Cultiva otro tipo de frases rimbombantes
y cariñosamente ofensivas.
—Ante cualquier acusación o
defecto tuyo que señale: «No estamos
hablando de mi, estamos hablando de
ti».
—Digamos que se pone a criticar a
otra chica: «Oye, esa chica de allí es
horrible, ¿no te parece?» Llévate la
mano a la boca, y exclama: «Vaya. El
caso es que la había confundido contigo
poco antes».
—Cuando se muestre impertinente
de un modo juguetón. «Nos pelearíamos
todo el tiempo» (larga pausa) «Y yo
ganaría siempre».
—«Te amo», con sarcasmo,
especialmente después de que haya
hecho algo reprobable.
EL JUEGO DEL
ROMANCE:
RASGOS Y
COMPORTAMIENTO
QUE GENERAN 4CP
Tras haber demostrado suficiente
valor al Objetivo y una vez este lo ha
corroborado con sus IDIs debemos, sin
abandonar el Juego del Valor, iniciar
otro paralelo: el Juego del Romance.
Aunque, de nuevo, el Juego del
Romance y sus elementos sean
aplicables en numerosas situaciones, nos
centraremos sobre todo en él tras haber
concluido la Campaña de Valor y al
iniciar la Campaña de Romance. Esto
suele hacerse cuando hemos recibido
IDIs del Objetivo y este se ha calificado
de algún modo ante nosotros.
Los ingredientes básicos de este
juego son el Confort, la Confianza, la
Conexión, la Caballerosidad y la
Predestinación, elementos que vienen
expresados por la fórmula 4CP[227]. A
veces también nos referiremos a esta
fórmula utilizando, simplemente, la
palabra Romance[228].
En otras palabras, tu misión en el
Juego del Romance, no va a ser otra que
la de:
Generar Confort entre el Objetivo y
tú, logrando que este se sienta a gusto en
tu compañía.
Hacer que ella sienta Confianza
hacia ti, pues de lo contrario su Radar se
encontrará demasiado activo y, en el
mejor de los casos, no podrás avanzar.
Crear una poderosa Conexión
Emocional especial entre ambos, la cual
la sacará de su Modo Lógico y permitirá
que te perciba como la persona indicada
para tener sexo con ella. Este es uno de
los aspectos más importantes del
Romance.
Comportarte con Caballerosidad. Es
decir, dejar entrever en los pequeños
detalles una clara dedicación y espíritu
protector por tu parte, similares a los
que ofrecería un pintoresco caballero
medieval.
Insinuar una cierta magia y
Predestinación en vuestra relación. Esto
hará que el Objetivo la valore mucho
más y la sitúe en un lugar aparte, alejada
en su mente de otras experiencias
ordinarias.
Dicho esto, paso a ofrecerte diez
cualidades que podrán ayudarte
enormemente en el Juego del Romance,
así como los principales aspectos de
cada una de ellas.
FOCOS A ELLA
Tengo un amigo al que le encanta
frecuentar
lugares
de
ambiente,
especialmente aquellos donde acuden
las mujeres lesbianas. Estas le fascinan
porque, según él, son muy capaces de
seducir a mujeres que están totalmente
convencidas de ser heterosexuales.
En otras palabras, son capaces de
hacerlas ir en contra de todo lo que
creen o han aprendido.
Otra cosa que mi amigo me dice es
que
su
secreto
se
basa,
fundamentalmente, en un principio:
muchas de estas mujeres tienen la
capacidad de interesarse genuinamente
por la mujer a la que seducen de una
forma que esta no ha experimentado
jamás.
Sugerente, ¿no?
Pues bien, he aquí otro principio
básico que comparten todos los grandes
Aven:
Siempre que seas un buen
observador, ella te dará toda la
información y claves que necesitas para
pasar de Nivel.
Por ello, no dispares a ciegas si
puedes evitarlo.
Ahora bien, ¿quiere decir esto que
debes dejarle claro que estás por
completo pendiente de ella?
En absoluto.
De hecho, resulta importantísimo
que esta atención no se dé de forma
explícita. Aunque no se te escape nada
en ella que pueda ofrecerte alguna clase
de valiosa información, ella solo puede
percibirlo a través de pequeños detalles
en tu forma de comportarte y
comunicarte.
Será necesario que la observes de
una forma relajada y natural. Nada que
indique concentración o sobreesfuerzo,
pues esto le haría sentir que lo intentas
demasiado y se convertiría en una DEV.
De nuevo, no te vuelques.
Y no trates de entenderla a un nivel
profundo. Más que prestar atención a
todo lo que dice o hace, te aconsejo que
desarrolles un talento para detectar
aquellos elementos clave de la persona
que tienes en frente. Aquellos relevantes
para pasar de Nivel.
Me refiero a sus Estados
Favorables. Y, dentro de estos, a todo lo
que tenga que ver con IDIs, cambios
fisiológicos y ciertas palabras de las
que se sirve de un modo y con un énfasis
particular[229]. Presta también atención a
su nivel de entusiasmo, al grado de
respeto que te muestra y sus respuestas o
reacciones frente a lo que haces. Estudia
todo aquello que, en general, tenga que
ver con su comunicación no verbal.
Además, es importante que no
permitas que tu ego interfiera en el
análisis. Es normal que si este no revela
lo que deseas, tiendas a sentirte mal por
ello. Pero recuerda que, de nuevo, este
es otro rasgo Beta, otra DEV.
No olvides que solo se trata de un
nuevo juego que estás aprendiendo a
jugar y que no tiene nada que ver
contigo. Así que olvídate un poco de tus
propios miedos o estados a la hora de
calibrar. Y nunca te sientas mal por los
diagnósticos que tu Calibraje te ofrezca.
Si dejas que te afecten, puede que tus
emociones negativas tomen el mando y
empieces
a
ofrecer
respuestas
automáticas y pobres.
Por el contrario, estas deben ser
deliberadas y ajustarse a las
necesidades de la interacción[230]. Al
menos hasta que te hayas interiorizado el
buen juego y puedas ser bueno de forma
automática.
Lo dicho: tu ego debe quedarse al
margen del juego. Guárdatelo para
estudiar, revisar o mejorar aspectos de
tu vida y tu persona. Allí te resultará
mucho más útil.
Si dejas tu ego a un lado, también
ella dejará de percibir la interacción
como una Batalla de Egos[231]. Así, será
mucho más fácil que abandone el Modo
Lógico y se relajen sus Defensas. Cosas
ambas necesarias para poder establecer
con el Objetivo una poderosa Conexión
Emocional, que rara vez habrá sentido
antes.
Con dicha Conexión, nos será muy
fácil llevarla a un Estado Favorable y,
de ahí, pasar de Nivel.
Nos abrirá la posibilidad de actuar
como esos boxeadores que, aun cuando
parecen
tranquilos
y
hasta
despreocupados a lo largo del combate,
sorprenden
lanzando
oleadas
demoledoras de golpes en los momentos
clave. Así, provocan que toda la acción
tenga lugar justo en los instantes en que
se ha abierto una brecha en la guardia
del rival o este ha mostrado algún tipo
de debilidad.
Otro beneficio de alcanzar dicha
objetividad es el de escapar a ese error,
en el que tantos Fruscos incurren, de
proyectar tus propios sentimientos y
deseos sobre el Objetivo. Evitamos así
caer en la trampa del Frusquiluso[232],
que suele distorsionar la realidad y
mitificar a la mujer que tiene en frente.
Esto solo te ahorrará una enorme
cantidad de yerros en tus juicios y
decisiones.
A continuación te ofreceré algunos
consejos que te permitan llevar a la
práctica este fabuloso principio con
mayor éxito.
JÚZGALA POR SUS
ACCIONES, NUNCA POR
SUS PALABRAS
¿Te ha pasado alguna vez que una
mujer te desconcierte o descoloque?
¿Muchas?
Sí, ya sabes a lo que me refiero. Esa
especie de: ¿pero no decía que…?
¿Cómo es que ahora?
Todos hemos estado ahí. La verdad
es que las mujeres mienten. Y, a
diferencia de los hombres, que con
mayor frecuencia mienten a los demás,
ellas se mienten a menudo a sí mismas.
De modo que la cosa se complica
bastante.
Por si esto fuera poco, las mujeres
en general son más sutiles que los
hombres, no les gusta decir las cosas
directamente[233] y tienen una especie de
lenguaje propio.
Otro factor que juega en el mismo
sentido es su elevada conciencia social
y de lo que es considerado correcto o
incorrecto, así como una mayor
necesidad de aceptación que el hombre,
cosa que lleva a las mujeres a ser mucho
más miradas a la hora de hablar. De ahí
que rara vez dirán algo que, por sincero,
pudiese causar desaprobación social,
comentarios negativos por parte de su
familia o amigas, etc.
Si a esto añadimos el peso de su
adaptabilidad, de su comportamiento
más basado en estados[234] que el del
hombre y de su Lógica Retroactiva[235],
no hay que maravillarse de que en
cuestiones de amor y sexo sus palabras
cuenten más bien poco.
Por todo ello, generalmente sacarás
mucho más en claro si no dejas que su
extraño vocabulario te maree y te
centras más en lo que hace que en lo que
dice. Presta, pues, atención a sus
cambios fisiológicos, su lenguaje no
verbal y sus estados de ánimo.
Y, sobre todo, a sus acciones.
OLVÍDATE DE TUS
SENSACIONES Y
CÉNTRATE EN LAS SUYAS
Como ya hemos mencionado al
principio de este apartado[236], es muy
fácil caer en el vicio de mirarnos el
ombligo y no ver más allá de él,
especialmente cuando la situación nos
ofusca o incomoda. Esto no solo hará
que nos bloqueemos y sintamos
nerviosos, sino que además correrá un
enorme telón de acero entre nuestros
sentidos y el mundo exterior.
Mi consejo es claro: deja de ser ego
y empieza a ser esponja.
Insensibilízate si es necesario
abriendo decenas de Sets en una noche.
Pero, cueste lo que cueste, alcanza el
estado del no-ego[237] y abre todos los
poros de tu ser a la valiosa información
que llueve desde tu entorno.
ADUÉÑATE DEL PILOTO
AUTOMÁTICO
¿Dices lo que piensas o piensas lo
que dices? ¿Quieres ser espontáneo o…
prefieres disfrutar de una vida sexual
activa?
Tú eliges.
En
el
reino
animal,
los
comportamientos suelen estar basados
en el esquema estímulo-respuesta[238].
Dada la complejidad de nuestro cerebro,
los seres humanos disponemos en
cambio de una gama de respuestas
infinitamente más extendida.
Una vez que el estímulo se ha
registrado, los humanos podemos
consagrar un tiempo de pausa para
integrarlo y analizarlo, con el fin de
decidir cuál es la reacción más
apropiada y responder después[239]. Los
humanos, en teoría, nos distinguimos por
ello, si bien rara vez hacemos uso de
este privilegio.
En realidad, la mayor parte del
tiempo
funcionamos
en
Piloto
Automático, el cual se basa en los
comportamientos típicos del mundo
animal. Para desconectarlo, basta con
pausarse ante cualquier estímulo y
considerar la respuesta adecuada.
Esto por sí solo ya sería suficiente
para diferenciarte de la mayoría de las
personas, que funcionan en Piloto
Automático la mayoría del tiempo. Y,
desde luego, bastaría para diferenciarte
de la mayoría de hombres que, cuando
se encuentran frente a una TB,
reaccionan ante cualquier estímulo que
esta les ofrezca de forma muy similar al
gato que hemos mencionado en las notas
a pie de página. Solo les falta aullar.
Así pues, aduéñate de tu Piloto
Automático. No ciñas tus respuestas a lo
primero que te venga a la cabeza o a lo
que se espera de ti. Empieza a ser una
de esas raras personas que decide su
comportamiento. En otras palabras,
conviértete en un auténtico ser humano.
Ahora bien, el objetivo del Aven va
incluso más allá. Consiste, básicamente,
en reprogramar
Automático[240].
su
propio
Piloto
EMPATÍA Y CONEXIÓN
Más de una vez habrás contado a
alguien algo personal y que te ha
afectado mucho.
Puede que esta persona te escuche y
parezca entenderte, pero ¿qué ocurriría
si además esta persona se adelantase
con comentarios que expresasen
exactamente aquello que sientes y por lo
que estás pasando?
Probablemente, sentirías que te
estaría haciendo un gran regalo, por lo
que su compañía te resultaría más
valiosa.
Utiliza, pues, la información
obtenida para meterte en la piel de la
otra persona, conectar y empatizar con
ella.
Ten cuidado, eso sí, con cómo y en
qué momento lo haces y lleva a cabo un
Calibraje adecuado. Pues, si te pasas de
empático, corres el riesgo de que te
solamiguee o te acabe viendo
únicamente como Tampón Emocional.
Recuerda que este es solo un ingrediente
más de la receta mágica del que no te
conviene abusar a menos que busques
una amiga[241].
Vamos, que uses la empatía, pero sin
perder de vista tu objetivo.
CURIOSIDAD E INTERÉS
GENUINOS
Una buena forma de desarrollar
estas cualidades de las que hablamos es
empezar a sentir auténtica curiosidad e
interés por el Objetivo, que es a fin de
cuentas la persona que tienes en frente.
Con la práctica, verás que no es tan
difícil, pues a fin de cuentas se trata de
seres humanos. Personas no tan distintas
a ti, con sus propios problemas que, o
bien son similares a los tuyos, o bien
resultan interesantes precisamente por
no serlo.
En general, un interés y curiosidad
verdaderos pueden ayudarte mucho a
conectar con la persona que tienes en
frente. Entre otras cosas, porque se trata
de algo más raro y precioso de lo que
pudieras pensar.
SÉ DETALLISTA
Selo tanto en tu forma de percibir
como en la de expresarte.
Por supuesto, no puedes prestar
atención a todo, pero puedes desarrollar
la habilidad de reconocer los detalles
clave. Paralelamente, también puedes
aprender a expresarte por medio de
dichos detalles significativos.
De hecho, no tienes por qué decir
nada. La mayoría de las cosas que
quieras comunicar las puedes dar a
entender a través de detalles. Ciertos
gestos de Caballerosidad comunican
protección, arropo, ternura. Recordar
ciertas cosas insinúan —y recuerda que
insinuar es infinitamente mejor que dejar
claro— que quizás ella es importante.
Otros detalles pueden servirte para
hacerle ver que la entiendes o que le
prestas atención. ¿Me sigues?
Pues eso. Desde hoy, empieza a
cultivar una actitud detallista.
CABALLEROSIDAD
E INSTINTO
PROTECTOR
La Caballerosidad y el instinto
protector no son más que la forma que
toma nuestra seguridad cuando la
proyectamos adecuadamente sobre
otros.
Se trata, además, de una gran actitud
a la hora de desmarcarte románticamente
del resto y de servirte de los detalles
para comunicar algo que, muy a pesar de
las modas pasajeras, jamás ha dejado de
atraer y fascinar a las mujeres. Y es que,
secretamente, la mujer sigue anhelando
—sobre todo en un mundo como el
nuestro que la obliga, cada vez más, a
ser fuerte y segura— protección,
atención y cuidados.
A fin de cuentas, pocas cosas pueden
satisfacer su instinto más que el percibir
que, aparte de estar junto a un Hombre
Alfa, este se preocupa por ella, entiende
sus necesidades y está dispuesto a
protegerla.
Hablamos, eso sí, de un rasgo que ha
sido sobreexplotado por los galanes del
pasado, por lo que ahora arrastra ciertas
resonancias anticuadas, sexistas o
incluso manipuladoras. Hecho que, lejos
de hacer que desaparezca la demanda de
la
Caballerosidad
y Protección
masculina, simplemente ha permitido
que esta adopte formas más sutiles y
sofisticadas.
Mi consejo es que te muevas con los
tiempos que corren y te conviertas en un
caballero de nuestros días.
Para empezar, olvídate de echar
mano de estos gestos en situaciones
concretas y, en lugar de ello, desarrolla
un instinto de Caballerosidad y
Protección. En otras palabras, debe
convertirse en una especie de reflejo.
Desde fuera ha de percibirse como algo
que haces de forma natural e
inconsciente, prácticamente sin reparar
en ello.
Y, aunque un caballero como tú
seguramente no lo necesita, te diré que
este tipo de gestos caballerosos incluyen
cosas como abrir puertas (la del coche
incluida), llenar vasos, servir la comida,
ofrecer antes a los demás de cualquier
cosa que vayas a consumir, envolver con
tu abrigo a la otra persona en las noches
frías, ofrecer tu mano al subir alturas o
escalones, arreglar la solapa de la
camisa, quitar legañas —u otros cuerpos
extraños— de los ojos, aplicar crema
bronceadora sin que te lo pidan,
encender cigarrillos (aunque no te
recomiendo que vayas con fumadoras,
no es sano), curar heridas, coger pesos o
cualquier otra cosa que pueda
incomodar ligeramente, caminar por el
lado externo de la acera, extender la
mano derecha con ademán protector
cuando frenas de forma brusca con el
coche, y un larguísimo etcétera que tú
mismo podrás ir completando.
Podrás hacerlo a medida que
enriquezcas tu experiencia y te empapes
del comportamiento de los grandes Don
Juanes de nuestro tiempo, así como de
los héroes de la ficción romántica.
Invitar, por ejemplo, no te
recomiendo que lo hagas a menudo a
menos que te sobre la pasta y estés
dispuesto a hacerlo con todo el mundo.
De lo contrario, te arriesgarías a
fortalecer el Marco de que intentas
comprarla o de que ella es el Premio.
Estarás ofreciendo una DEV y actuando
como un Beta.
Las que siguen son algunas
indicaciones que te ayudarán a llevar
mejor el hábito de la Caballerosidad.
MUÉSTRATE PROTECTOR
CON LOS SERES
PRÓXIMOS
Esto no solo va a hacerla sentirse
más segura a tu lado y a generar, por lo
tanto, más Romance. Va a lograr también
que parezcas más Alfa.
En otras palabras, mostrar al
Objetivo que te gusta proteger a las
personas cercanas a ti es en sí mismo
una DAV.
TEN UN CONCEPTO
POSITIVO DE LA MUJER
Pregúntate: ¿es posible ser un
caballero y a la vez odiar a la mujer? La
respuesta es un rotundo no.
De hecho, si te he saturado con
explicaciones científicas evolucionistas
sobre la mujer y su comportamiento es
en parte porque quiero que la entiendas.
¿Con qué fin? Con el de que jamás
condenes a las mujeres por su naturaleza
ni les guardes rencor alguno cuando te
hieran con comportamientos que, desde
tu perspectiva de hombre, no puedes
explicar.
Después de todo, alimentar algún
tipo de resentimiento contra la mujer
solo va a lograr tres cosas:
Demostrar que no has entendido bien
las enseñanzas de este manual.
Impedir que llegues a dominar en
profundidad las Artes Venusianas.
Parecer
un
Fruscambriento
avinagrado que lleva años sin pillar
cacho.
Piénsalo. Al mundo ya le sobran
resentidos y resentidas hacia el sexo
opuesto, hombres que maltratan o ponen
en peligro la integridad física o
psicológica de las mujeres y mujeres
amargadas que guardan un odio y rencor
infinito hacia todo lo masculino.
La noticia que tengo para ti es que
dicha actitud, aparte de ser poco
deseable para la sociedad, para tu
felicidad y para tu propia realización
como ser humano, resulta muy poco
atractiva[242]. Es una DEV que puede
olerse a kilómetros de distancia.
De ahí que si, además de no
condenar a la mujer por su propia
naturaleza, te eriges públicamente en
amante de ella, estarás proyectando
simultáneamente
muchos
rasgos
positivos. Entre otros, estarás dejando
claro que tienes un gran potencial
romántico y estarás a la vez
subcomunicando que, en general, te va
bien con ellas.
Estarás, pues, demostrando Valor y
haciéndote más atractivo.
NUNCA ESPERES NADA A
CAMBIO DE TU
ROMANTICISMO
¿Sabes cuál es la diferencia entre un
Fruscambriento manipulador y un
verdadero caballero?
Cuando el primero muestra un
comportamiento romántico de este tipo,
lo hace con la esperanza de obtener algo
a cambio, de canjear su esfuerzo por
alguna clase de recompensa. Y se le
nota[243].
En cambio, el caballero lo hace
simplemente porque forma parte de él.
De hecho, se siente más cómodo con
esta clase de gestos que sin ellos.
Mi consejo es, por tanto, que te
esfuerces por hacer que todo lo dicho en
este apartado pase a convertirse en una
especie de segunda naturaleza tuya.
Recuérdate que, a fin de cuentas, no
haces esto por nadie más que por ti.
Créeme, no hay nada más Alfa.
PRACTÍCALO CON TODO
EL MUNDO
He mencionado al principio que la
Caballerosidad ha ido adoptando formas
más sutiles y sofisticadas. Una de las
mejores y más progre es aquella que
puede confundirse con educación.
Impide ser detectado por el Radar del
Objetivo y es igualmente efectiva que la
tradicional, de corte más machista.
Por ello —así como por ejercitarlo
e interiorizarlo— cultiva siempre este
hábito. Hazlo en cualquier lugar y
situación, con todo tipo de personas. Sí,
has oído bien: con todo tipo de
personas.
TBs o no, y tengan la edad que
tengan. Y, en el caso de que estos te lo
permitan, también hombres. Si el
hombre en cuestión es homosexual y no
te interesa, deja claro que no lo haces
con ningún propósito especial.
Si, en cambio, el hombre es de tu
agrado, no te des excusas y abandónate a
la magia del momento[244].
RELEVANCIA
EMOCIONAL[245]
Si pudiese resumir este apartado en
una palabra, esta sería: conmueve. Si me
dieses la posibilidad de hacerlo con
dos, te diría: hazla sentir.
Esa es exactamente la clave: hazla
sentir más que pensar. No intentes
convencerla apelando a la lógica. Es
más, escapa a su Modo Lógico.
Recuerda que no hay nada como
persuadir, arrastrar y conmover,
despertando sentimientos y emociones.
Solo así lograrás llevarla a un
Estado Emocional Favorable. Estado
que, como sabes, es el más idóneo para
pasar de Nivel.
Además, una de las cosas que
desmarcan al Hombre Alfa es, entre
muchas otras, su capacidad de impactar.
Y lo cierto es que, te guste o no, solo
lograrás causar un impacto duradero en
cualquier mujer en la medida en que
sepas adquirir Relevancia Emocional
dentro de su mente. Si aún no estás
convencido del peso de este punto en el
éxito con las mujeres, deberías
reflexionar.
Por ejemplo, ¿te has preguntado
alguna vez que es lo que impele a las
mujeres a engancharse a los culebrones?
¿Por qué les gustan tanto los chismes y
las historias de las vidas de famosos y
no tan famosos? ¿Has leído alguna vez
la clase de literatura romántica —
también conocida como pornografía
femenina— que pasa desapercibida ante
los ojos de los hombres pero que las
mujeres devoran? ¿Y qué me dices de
todas esas películas dramáticas y
trágicas que las mujeres van a ver con la
esperanza de que las hagan llorar?
La respuesta es clara: las mujeres
suspiran tanto por que las conmuevan y
las sacudan emocionalmente como tú y
yo lo hacemos por el buen sexo. Quizás
les haga sentirse vivas, quizás les
permita explorarse y entenderse mejor o
quizás esto llene un montón de facetas
de su feminidad simultáneamente. En
cualquier caso, no podemos cuestionar
la moraleja.
Por eso, conmueve. Hazla sentir.
Invítala a una montaña rusa de
sentimientos y emociones.
En
los
apartados
siguientes
encontrarás algunos consejos que te
ayudarán a hacerlo.
CONMUEVE
Para
mover,
primero
hay
que
conmover.
Esto es lo que solía decirme un
amigo, y tenía razón.
Por ello, a partir de ahora, no
argumentes ni des una razón sin dotarla
previamente de una intensa carga
emocional. También tus anécdotas e
historias deben estar llenas de
sentimiento, y lo mismo puede aplicarse
a tu comunicación no verbal, que
conviene que sea intensa y llamativa.
En la misma línea, céntrate más en
afectar sus estados de humor o en
provocar respuestas emotivas que en
cambiar sus opiniones. Tampoco dejes
pasar ninguna oportunidad de hacerle
vivir cualquier experiencia emocional
en primera persona: «¿Cómo te sentirías
si…?» «¿Te imaginas lo que debe haber
sentido?» «Ponte en su/mi lugar…».
Recurre a cuentos, historias reales o
ficticias, dramatiza, exagera. Usa los
silencios y las pausas. Llora.
No me importa qué ni cómo lo
hagas, pero conmueve. Dicho sea de
paso, saber hacerlo es una DAV.
SÉ REAL
Es difícil conectar y adquirir
cualquier
clase
de
Relevancia
Emocional si no se parte de elementos
genuinos y reales.
Esto no quiere decir que le cuentes
cada secreto de ti. Quiere decir que,
cuando conectes emocionalmente con
ella, seas real.
Apela a aquellos puntos de conexión
reales entre tú y ella, encuentra
«puentes», por diferente que sea de ti.
Resulta,
pues,
fundamental
que
selecciones aquellas experiencias o
rasgos que compartís ambos por
contraposición a aquellos que pueden
ser importantes solo para ti.
En otras palabras, básate en lo
común.
No caigas en la trampa de pensar
que porque hay algo de lo que te sientes
orgulloso va a hacerle algún tipo de
mella en sus emociones. Ten en cuenta,
sobre todo cuando se trate de mujeres
más jóvenes, que a menudo ellas
carecen de la experiencia necesaria para
entenderte. Parte siempre de su
perspectiva y no des cosas por sentadas.
Una vez aclarado esto, sé tan real
como puedas.
AUTORIDAD EN SU
MUNDO
En principio, el Objetivo te va a ver
como uno más.
Si le demuestras que entiendes su
situación y la clase de cosas que una TB
como ella atraviesa día a día,
abandonarás esa categoría y pasarás a
ocupar rápidamente la de hombre
interesante[246].
Y es que, aun hablando de gente en
general, pocas formas mejores existen
de ganarnos la confianza de una persona,
hacer que se sienta cómoda en nuestra
compañía y en conexión con nosotros
que si le demostramos que entendemos
realmente lo que es importante para ella.
Por ello, en una sociedad en la que
todos nos hemos convertido casi en
extraterrestres los unos para los otros, el
Aven tiene la misión clara de demostrar
autoridad en el mundo de su Objetivo.
Cuando ella habla de algo que tiene
un cierto peso en su vida, el Aven está a
la altura de la situación. Le deja claro
que a grandes rasgos sabe quién es, que
entiende su vida, que conoce aquello de
lo que habla y, por tanto, que nada de lo
que rodea su existencia le resulta
extraño o intimida.
Es por ello que el Objetivo percibe
al Aven como una autoridad, como
alguien que probablemente está por
encima de ella, alguien que sabe de la
vida.
Y este, al ganar autoridad en su
mundo, gana también el derecho a
conmoverla, un pase VIP a sus Estados
Favorables,
inmunidad
ante
sus
Defensas y una credibilidad ajena al
resto de los Fruscos.
¿Qué es aquello que probablemente
más pesa en la vida de esta persona?,
debes
preguntarte.
Probablemente
aquello que la frustra o asusta, aquello
que la hace sentirse insegura o ansiosa.
También aquello que la hace soñar y,
por qué no, sus intereses y aficiones. De
hecho, si eres capaz de exhibir un alto
grado de dominio de los mismos, tienes
mucho adelantado.
Esto es importante aun cuando lo que
pretendas no sea más que quitarle mérito
a ella y todo lo que le interesa con el fin
de arrastrarla hacia tu Realidad.
Después de todo, es muchísimo más
fácil cuestionar su Validación desde la
empatía que desde la confrontación
directa.
Por ello debes hacerle llegar un
mensaje del tipo: «Yo ya he estado allí,
y no está mal. Pero mira…», y ahí es
cuando ofreces tu alternativa.
Se trata este, además, de un elemento
que, aun cuando forma parte del Juego
del Romance, participa también del
Juego del Valor, por lo que no deja de
ser útil durante la Campaña de Valor.
Pues, además de contribuir a la creación
de Romance, constituyen una enorme
DAV.
En los párrafos que siguen, te daré
algunas recomendaciones para ganar
rápidamente autoridad en su mundo.
DOMINA SUS INTERESES Y
AFICIONES
¿Cómo? Pues desarrollando una
especie de cultura general encaminada a
impresionar a la clase de chicas con las
que es más probable que entres en
contacto.
Hazte un pequeño experto en cosas
como la moda, su música, sus cotilleos,
las
artes
adivinatorias
e
interpretativas[247] o lo que quiera que
sea que interese a esa clase de chicas a
las que pretendes atraer.
A veces basta meterse en un sitio de
Internet de ligoteo para formarse una
rápida impresión de la clase de
Filón[248] sobre el que hay que trabajar.
ENTIENDE SUS MIFAS
Sus MIFAS no son otra cosa que sus
Miedos, Inseguridades, Frustraciones,
Ansiedades y Sueños. Son estos cinco
sentimientos, a fin de cuentas, los que
más permiten a las personas sentirse
unidas o distanciadas, comprendidas o
solas.
Por mi parte, puedo asegurarte que
si desarrollas la capacidad de entender
los MIFAS de una persona con cierta
rapidez, esta te sentirá esencialmente
cercana y te juzgará con una gran
autoridad en su mundo.
Otra ventaja adicional de esta
actitud es que, tan pronto como logres
descifrar los MIFAS de unas cuantas
personas con un perfil parecido, te
resultará facilísimo hacerlo con otras de
similares características.
YA HAS ESTADO ALLÍ
No solo entiendes sus MIFAS, así
como sus intereses y aficiones, sino que
además ya has estado allí.
Has vivido algo idéntico o muy
similar. De hecho, has tenido una
experiencia del mismo corte que incluso
supera a la suya.
Vamos, que has estado donde ella ha
estado, razón por la que puedes entender
aquello a lo que ella le da la mayor
importancia en la vida[249].
DESACTIVA SU PILOTO
AUTOMÁTICO
Hemos hablado en capítulos
anteriores de la importancia de
desconectar tu Piloto Automático con el
fin de escapar a las respuestas
indeseadas que la sociedad ha
programado en ti.
Ahora bien, ¿qué me dices de la
utilidad de hacer que ella escape a las
respuestas indeseadas (para ti) que la
sociedad ha programado en ella? En
otras palabras, ¿puede venirte bien
desconectar su Piloto Automático?
La respuesta es un rotundo sí, pues
el Piloto Automático de la mayoría de
las TBs incluye funciones como el
Arpifaz[250] y una frialdad extrema ante
los desconocidos. Si lo hace, tendrás
por vez primera ocasión de acceder a la
mujer real que se esconde detrás de sus
Defensas en condiciones de mayor
igualdad.
La buena noticia es que, si logras
demostrar autoridad en el mundo del
Objetivo, es más que probable que su
Piloto Automático se desconecte de
inmediato.
UNIÓN MÁGICA:
INTERPRETACIÓN
ROMÁNTICA DEL
MUNDO
¿Sabes cuántas mujeres sueñan con
conocer a alguien cuyo encuentro sea
producto del destino o de una casualidad
mágica diseñada para brindarle su
media naranja o príncipe azul?
La respuesta es simple: todas.
Algunas lo reconocen abiertamente,
y otras se avergüenzan de ello del
mismo modo en que muchos hombres se
avergüenzan de que les gusten las
mujeres con las tetas grandes. Pero, sea
como fuere, podemos afirmar que se
trata de uno de esos interruptores
secretos que no dejan sin respuesta a
quien lo presiona.
Puede que nos estemos refiriendo a
una fantasía innata, o bien que la hayan
desarrollado a través del material
romántico que consumen. Pero, en
cualquier caso, hablamos de un hecho
que no conviene perder de vista.
A menudo te encontrarás con
oportunidades para sacar punta a dichas
fantasías, tanto en forma de situaciones
que no habrás elegido como en forma de
otras que podrás crear tú para fortalecer
cualquier indicio que apunte en dicha
dirección. Verás, cuando lo hagas, que
es muy fácil arrancar al Objetivo de su
Modo Lógico.
Debes además tener en cuenta que,
aparte de resultarte divertido, cada vez
que explotes este tipo de oportunidades
estarás realmente ofreciendo algo
valioso para ellas. En otras palabras,
estarás añadiendo valor a sus
experiencias, a su tiempo, a su vida.
Del mismo modo que a ti te gusta
que una mujer cultive su atractivo físico
para hacerte sentir más especial y para
que su compañía te resulte más
excitante, también ellas disfrutarán
mucho más de cualquier experiencia rica
en elementos mágicos, románticos y con
cuyos significados ocultos puedan
fantasear.
Así que no pases de largo que, en
cierto modo, el romanticismo femenino
supone un alimento espiritual, algo que
las mantiene ilusionadas y con eso que
llaman «las maripositas» en el
estómago. Y, aun cuando vuestra
relación termine por no trascender,
habrán disfrutado de ella mucho más,
por lo que guardarán un mejor recuerdo
de vuestra aventura. En definitiva se
trata de darles cosas valiosas para ellas.
Evita, pues, caer en la trampa del
famoso refrán. No hagas a las TBs lo
que te gustaría que te hicieran a ti. En
vez de eso, tómate la molestia de
averiguar lo que les gusta a ellas.
Si lo has hecho ya, convendrás
conmigo
en que
adoptar
una
interpretación romántica del mundo[251]
cuando te encuentres junto a ella,
redunda bastante en tu favor. La razón es
sencilla: hay pocas cosas más
románticas que el crear un universo del
que ella y tú sois los protagonistas.
Y eso es precisamente lo que vas a
hacer.
Las que siguen son algunas
indicaciones que te ayudarán a hacerlo.
EXPLOTA LO MÁGICO
En general, todo lo que tenga que ver
con lo esotérico, el destino, las
coincidencias con un significado oculto
y profundo, los presentimientos e
intuiciones, la conexión que va más allá
de la conexión corriente entre dos
personas con cosas en común o el
sentirse protagonistas de una historia de
cuento de hadas tiene un gran poder de
fascinación sobre las mujeres.
Esto no quiere decir que sean tontas,
simplemente que anhelan algo así, algo
que las haga sentirse mágicamente
únicas, desde lo más profundo de su ser.
Muchas son demasiado maduras para
reconocerlo, pero eso no impide que
fantaseen secreta o inconscientemente
con ello.
La buena noticia es que la capacidad
para detectar lo mágico y explotarlo no
es más que una destreza como cualquier
otra que puedes cultivar[252]. Hacerlo te
ayudará rápidamente a sacarlas de su
Modo Lógico.
¿A qué esperas?
SOIS LOS PROTAGONISTAS
DE UNA HISTORIA
Todo el mundo quiere sentirse
especial. Único. Y lo más importante del
mundo, en un sentido u otro. Por lo tanto,
si haces que bajo tu interpretación de los
hechos ella lo sea, si logras que en tu
compañía se sienta especial y única,
¿qué duda cabe de que esta le gustará?
Y poco importa lo que ella piense a
un nivel consciente, porque en su fuero
más interno sabe que ella ha nacido para
ser esa princesita de los cuentos
infantiles que le leían en la cama.
Paralelamente, ¿qué más da que el
mundo no se haya percatado, que ni
siquiera sus amigos o su familia se
hayan dado cuenta?
Para eso precisamente está su
príncipe, ese héroe que ha de arrancarla
de su mundo de mediocridad y
automatismo para llevarla al país de las
princesas y las hadas. Un lugar en el que
ella es la única, la especial, la elegida.
Y tú, su caballero.
Aunque nadie más se haya dado
cuenta.
CONSPIRACIÓN DE
«NUESTRO MUNDO».
La idea es crear un sentimiento de
«nosotros contra el mundo». Se trata de
fomentar todos los chistes, juegos y
comportamientos que exploten esta idea
e incrementen, así, la complicidad que
existe entre vosotros.
De hecho, en el mundo real, una
fuerte conexión entre dos personas va
acompañada de una gran complicidad.
Y, creando la complicidad, puedes crear
también la conexión.
En este sentido, burlarte de otros,
caricaturizar aquello que no forma parte
de vuestra Realidad, ridiculizar
cómicamente otros comportamientos
puede ayudarte muchísimo. También
actuar como si lo que queda fuera de tu
Realidad —en la que ella es una
invitada— diese pena o se tratase de
algo lamentable.
SÉ PELICULERO
Otra forma de que ella se sienta
especial y única en tu compañía es la de
montarle películas.
La clave es, en todo momento, que
sienta y le ocurran cosas a tu lado que
no son propias de la vida real, sino de
las películas. Y no hablo solo de
películas de amor. Las de aventuras, las
policíacas, las de acción y las de terror
también valen[253].
Entre otras.
Se trata de algo que te dará Valor
ante sus ojos y te permitirá sumirla en un
Estado Favorable con mayor facilidad.
Como ya hemos dicho, hay pocas
cosas más románticas que el crear un
universo del que ella y tú sois los
protagonistas. ¿Y qué mejor universo
que el de un film?
SÉ CASUALMENTE
SU HOMBRE IDEAL
Y, hablando de fantasías, ¿qué os
parece la del hombre ideal? No alguien
que se ha esforzado por ser o
convertirse en lo que ella busca, sino
alguien que, sencillamente, resulta ser lo
que ella busca. Ni más ni menos.
Dar la impresión de que nos
esforzamos por gustar sería lo menos
Alfa del mundo. Equivaldría a intentarlo
demasiado, una DEV.
En cambio, encarnar casualmente el
ideal de la otra persona no solo refuerza
el
sentimiento
de
magia
y
predestinación, sino que además resulta
irresistible.
Dicho esto, hay una cosa que te debe
quedar clara: el «hombre ideal» de
cualquier mujer no existe ni puede
existir. En realidad, no es más una
prueba a la que puede enfrentarse todo
hombre. Se trata, básicamente, de uno de
esos retos a los que nos somete la
naturaleza para que le probemos que
nuestros genes son dignos de sobrevivir
y replicarse. Vamos, que se trata de un
juego más. Nunca de algo a lo que
ningún hombre, y no digamos ya un
Aven, deba aspirar a convertirse.
Tu misión no pasa por ser o
convertirte en ese hombre ideal, sino
solo parecerlo ante sus ojos.
Recuérdalo, pues es crucial.
¿Por qué digo esto? Lo digo porque
el hombre ideal de la mayoría de las
mujeres no solo no existe porque
encarnarlo resulte impracticable. No
hablamos de un ideal lejano, imposible
de alcanzar en la práctica pero al que
haya que aspirar[254]. No. Se trata, en
este caso, de una imposibilidad lógica.
Dicho de otro modo, nos referimos a un
ideal contradictorio.
Ahora bien, ¿por qué iban las
mujeres —te preguntarás— a formarse
un ideal contradictorio? La razón es
simple. Lo hacen porque sus deseos son
también contradictorios y conflictivos. Y
esto es así dado que, sencillamente, su
mente
consciente
y su mente
inconsciente no anhelan las mismas
cosas[255]. Ahora bien, sus sueños, sus
fantasías, sus ideales sí que agrupan y
recogen elementos de ambas mentes,
consciente e inconsciente.
Pongamos un ejemplo.
No creo que muchas mujeres deseen
conscientemente un hombre sobre el que
carezcan de control y al que no puedan
dominar. Y, sin embargo, lo más
probable es que dichas mujeres no se
sientan excesivamente atraídas por
hombres a los que pueden dominar y
controlar perfectamente. ¿Me sigues? A
niveles
distintos,
desean
cosas
completamente
opuestas.
E
incompatibles.
Esta es la razón, además, por la que
conviene sacar a las TBs de su Modo
Lógico. Porque, desde su mente
racional, rechazan todo lo que les atrae
a un nivel emocional y sexual.
Si, siguiendo el ejemplo anterior,
pretendiésemos extraer de él alguna
clase de ideal femenino, este rezaría
algo como: «Deseo un hombre dócil al
que no pueda dominar». Y tal enunciado,
que cualquier persona del sexo
masculino tacharía de sinrazón, tiene
perfecto sentido para la mayoría de las
mujeres.
¿No me crees? Sal ahora mismo,
léele la frase a la primera mujer con que
te cruces y pregúntale qué opina. Esto no
quiere decir que las mujeres estén locas
o equivocadas. Quiere simplemente
decir
que
tienen
necesidades
incompatibles entre sí, por lo que no
pueden —por más que a veces se
empeñen— satisfacerlas todas a la vez.
Pues bien, su hombre ideal va
justamente de eso. Es como un brillante
envoltorio, en el que pone: «dentro de
este envoltorio hay algo capaz de
satisfacer todas tus necesidades a la
vez».
Nuestra misión es convertirnos en
dicho envoltorio.
Es parte del juego. Tómalo, si
quieres, como un elemento necesario del
proceso de cortejo y apareamiento
humanos.
En la práctica, y volviendo al
ejemplo expuesto, resulta mucho más
sencillo de lo que parece. De hecho, la
frase: «Quiero un hombre dócil al que
no pueda dominar», podría traducirse
por algo como: «Quiero un hombre que
a un nivel superficial me comunique que
es controlable, para no tener que
sentirme incómoda con él. Pero, a un
nivel más profundo, deseo notar algo
salvaje e indomable en él y saber que,
en última instancia, va a seguir sus
propios designios sin dejarse dominar ni
por mí ni por nadie[256]».
Créeme, no es tan complicado. A
continuación te
ofrezco
algunos
comentarios que pueden echarte un cable
a la hora de convertirte en ese
envoltorio.
COSAS EN COMÚN
Cuantos más puntos en común tengas
con una mujer, más fácil va a resultarte
crear Conexión, Confianza, Confort e
incluso un cierto halo de Predestinación.
Por supuesto, algunos te los puedes
inventar[257], pero esto solo es un
recurso provisional y no va a reportarte
tantos beneficios como invertir tiempo y
energía en lo que se conoce por Filones.
Estás cosas en común resultan
además muy útiles a la hora de
cualificar[258] a la mujer. Y, como ya
hemos mencionado antes, las cosas en
común son una DAV[259].
ANTICÍPATE A LO QUE
QUIEREN OÍR
Si te acostumbras a afinar los
sentidos y a prestar verdadera atención a
las mujeres, te será fácil descubrir lo
que quieren oír antes de que te hagan
ninguna referencia explícita a ello. Si a
esto añadimos que existe un gran número
de mujeres que quieren oír cosas
parecidas,
especialmente
si
te
especializas en cierto tipo de mujer,
verás que sus anhelos más profundos te
resultan cada vez más fáciles de
predecir.
Una vez lo sepas, es fácil despertar
un gran interés si insinúas[260] lo que
quieren oír por iniciativa propia y sin
que ellas tengan ninguna razón para
achacarlo a ninguna clase de interés por
tu parte. Algo que se suele hacer mucho
para lograr este efecto es dejar caer algo
que ella quiere oír antes de que ella te
dé esta información de manera
consciente, y hacerlo como si esperases
una reacción negativa por su parte pero
no te importase enfrentarte a su
desaprobación o rechazo. En otras
palabras, hazlo como si estuvieras
convencido de que se trata de algo
impopular, que no se lleva o de lo que la
gente está en contra.
ANTICÍPATE A SU PROPIA
CONCIENCIA
Con la suficiente práctica, podrás
convertirte en un maestro en el arte de
anticiparte a lo que quieren oír[261]. La
idea será entonces ir un paso más allá y
anticiparte, no solo a lo que quieren o
les gustaría oír, sino también a aquello
que no se imaginan que podrían querer
oír pero que, cuando lo oyen, obra en
ellas un efecto muy beneficioso para tu
juego.
En otras palabras, podrás no solo
decirles cosas que saben que quieren
oír, sino cosas que sueñan con oír a un
nivel más profundo, pero que no han
oído jamás.
SU PUNTO DÉBIL
Casi todas las mujeres tienen una
necesidad mal cubierta que están
pidiendo a gritos satisfacer. Cuando
estudies a una chica, aunque sea durante
poco tiempo, es útil intentar «calarla» y
«saber de qué pie cojea». Dicho de otro
modo, saber cuál es su punto débil[262].
Pregúntate: ¿Qué es lo que pierde a
esta chica? ¿Qué necesidad expresa su
forma de comunicarse? ¿Qué es lo que
yo podría darle que nadie más le da? ¿Y
qué es a lo que esta chica responde
particularmente bien? ¿Es posible que
esta chica haya perdido algo que anhele
encontrar de nuevo?
Por cierto, cuando detectes una de
estas necesidades es importante que,
más que aplacarla, subcomuniques que
podrías hacerlo. Satisfacer dichas
necesidades en exceso podría conducir a
que te solamiguease sin previo aviso.
Debes,
pues,
proporcionarle
pequeñas dosis de ello, y sin que
parezca que esperas algo a cambio.
Conviene dar la impresión de que se
trata de algo espontáneo en ti que te nace
de forma natural para evitar DEVs o que
podamos ser detectados por su Radar.
La idea es crear una cierta dependencia
en ella, sin dejar que llegue a estar
jamás satisfecha.
SU FANTASÍA: UNA MUJER
CON PENE
¿Cuántas veces has oído cosas
como: «Todos los hombres son iguales,
todos van detrás de lo mismo…»,
«Había pensado que era diferente de los
demás…», «¿Es que no hay un hombre
maduro?», «Me gustaría encontrar un
hombre que no piense en lo único»,
«Los buenos están cogidos», «Los
únicos hombres que merecen la pena son
todos gay»… y tantos otros comentarios
semejantes?
Todos estos comentarios nos dejan
entrever que las mujeres están pidiendo
a gritos algo que por lo general no
encuentran en su entorno habitual: una
Mujer con Pene. Alguien que comparta
sus gustos, valores, sentimientos y una
forma general de experimentar la vida.
Un tipo de personaje del que las
películas y novelas románticas están
repletas, pero que en la vida real suele
escasear bastante: la Mujer con
Pene[263].
La razón por la que las mujeres con
pene escasean tanto en nuestro entorno
es que se trata de una imposibilidad
biológica, como los unicornios o los
centauros.
Pero eso no va a impedir que las
mujeres sigan fantaseando con este tipo
de seres en la mayoría de los casos[264].
Lo harán porque es algo distinto a la
regla y porque, en cierta medida, supone
un reto para ellas.
CÓMO PARECER UNA
MUJER CON PENE
Volviendo a esta femenina, ¿en qué
consiste parecer una Mujer con Pene y
en qué puede resultarnos útil?
A grandes rasgos, los valores que
debes abrazar cuando experimentes con
este rol se basarán en ciertas creencias
fáciles de resumir.
Por ejemplo, que el sexo sin amor es
aburrido o no llena, que la vida sin
emociones intensas —solo obtenibles a
través del enamoramiento— no vale la
pena, que eres muy vulnerable
emocionalmente cuando practicas sexo,
que la mayoría de las mujeres solo te
han utilizado sexualmente en el pasado,
pero no te han ofrecido mucho más, etc.
Mi consejo es que juguetees y
experimentes ocasionalmente con este
rol, pero que no te obsesiones con él
hasta el punto de extraviarte.
De hacerlo, podrías poner en peligro
tu
esencia
de
Hombre
Alfa.
Especialmente a un nivel interno, nunca
caigas en esa trampa, a no ser que
quieras perder precisamente los rasgos
que te hacen atractivo frente a las
mujeres[265].
SEDA SUS
DEFENSAS
Si eres aplicado en el estudio de las
Artes Venusianas, es más que probable
que llegue un momento en que parezcas
seguro de ti mismo, ocurrente y lleno de
recursos. En definitiva, muy Alfa.
Con todo, puede que esto no te sirva
de mucho si no has aprendido a prevenir
la activación de las Defensas por parte
del Objetivo. O, incluso, los
Obstáculos[266] que la acompañan.
Ya hemos visto que las defensas
arrastran al Objetivo constantemente a
su Modo Lógico, por lo que lo mejor es
prevenirlas. Pues, aunque a veces la
persistencia Alfa las vence, a menudo
vale más la pena no ser detectados por
su Radar.
Para evitar que el Radar nos detecte,
los Aven contamos con numerosos
recursos. Los principales son los Negas,
demás IDES[267] y, en general, todo
aquello que parta de la Teoría de la
Falsa Autodescalificación.
Como sabemos, todo ello se
encuentra encaminado a prevenir la
activación de las alarmas en las fases
iniciales de la interacción.
Algunos principios, recursos y
técnicas que estudiaremos más adelante
también poseen un efecto similar[268].
En cualquier caso, dada su
naturaleza preventiva, estos elementos
del Juego del Romance pueden —y a
menudo deben— aplicarse desde el
principio mismo de la interacción.
Aquí te ofrezco algunos de ellos.
TUS PUNTOS DE
VULNERABILIDAD
Muchos creen que mostrar algún
punto de vulnerabilidad contribuye a
dotar de verosimilitud el Valor
proyectado, ya que algo demasiado
perfecto resulta siempre sospechoso de
ser falso.
Aun cuando no fuera así, uno o
varios puntos de vulnerabilidad
comunican a la mujer que no eres una
especie de indestructible monstruo
inhumano, frío, calculador, manipulador
e inaccesible desde el punto de vista de
las emociones. Por ello, dotar a tu
persona de algunos de estos rasgos
ayudará a mantener anestesiadas las
Defensas del Objetivo.
Buenos ejemplos de puntos de
vulnerabilidad son los toques infantiles
en tu personalidad, la insinuación de un
gran amor en el pasado o una pequeña
tragedia personal[269].
Conviene, eso sí, combinarlos con
buenas dosis de Misterio, tanto para
lograr que la chica se imagine lo que
más le guste como para crear
expectación y deseos de conocerte más a
fondo.
HUMILDAD PARA TUS
HAZAÑAS Y PROYECTOS
REALES
Esta actitud es importante a la hora
de sedar las Defensas de nuestro
Objetivo. Por otra parte, además de
cualidades románticas, también proyecta
cierto Valor[270].
Lo hace al comunicar que no
necesitamos impresionar, convencer o
vendernos, pues esto supondría una
DEV. Nos distingue así de la mayoría de
hombres inseguros que dudan de su
capacidad para atraer basándose
únicamente en su personalidad[271].
Esto no quiere decir que no nos
vendamos, solo que no parezca que
queremos hacerlo. A fin de cuentas, las
mujeres no son tontas y, tarde o
temprano, van a darse cuenta de cuáles
son nuestros auténticos logros y
proyectos[272].
Por eso, como regla general,
muéstrate humilde en tus hazañas y
proyectos reales. La arrogancia solo
está permitida acompañada de humor y
haciendo referencia a elementos
intrascendentes.
CORAZÓN DE LOBO, PIEL
DE CORDERO
¿Qué es estratégicamente mejor?
¿Avanzar de forma tímida y débil
frente a un rival atrincherado y
preparado para hacer frente a nuestras
ofensivas o arrollar a un rival
desprevenido y confiado con una
avalancha de ataques devastadores?
En suma, ¿qué crees que te conviene
ser? ¿Un corderito con guisa de lobo[273]
o un lobo disfrazado de cordero?
Es obvio, ¿no?
Los ataques más eficaces son
aquellos que no se esperan. No asustes a
la presa ladrando estruendosamente
como un perro[274]. Utiliza, por el
contrario, la estrategia cazadora del
gato. Actúa con sigilo. No anuncies por
megafonía tus ataques… ¡Ah, y tampoco
expliques una técnica antes de usarla!
Está claro, ¿no? Corazón de lobo,
piel de cordero. Te evitará ser detectado
por muchos Radares.
ANTICÍPATE A SUS
OBJECIONES
Las mujeres suelen todas mostrar
reacciones muy parecidas cuando
sienten que la interacción avanza a un
ritmo superior al que les han enseñado.
Con el tiempo y la experiencia, te
cansarás de oír cosas como: «Espera,
creo que lo nuestro va demasiado
rápido, ¿no te parece?» o «Esto se nos
está yendo de las manos, deberíamos
parar, ¿no crees?».
Afortunadamente, con el tiempo y la
experiencia también desarrollarás la
capacidad de predecir y anticiparte a
dichos comentarios de la misma forma
que puedes adelantarte a la letra de una
canción que ya has oído decenas de
veces. Pues bien, he aquí un modo
magnífico de escapar a su Radar. Tu
objetivo debe ser tomar la delantera a
dichos comentarios y dar un pequeño
paso atrás justo antes de que lo den
ellas. Usa la misma clase de frases que
ellas utilizan contigo y, de este modo,
desarmarás por completo su juego y
lograrás eliminar el sentido a sus
Defensas. Dejarán de verte como una
amenaza, se sentirán más cercanas a ti y
todo lo que hagas para amplificar su
atracción avanzará ahora libre de
obstáculos[275].
ESCAPA A SU ODIO
Una cosa es que piense que eres un
tipo con una vida, que no parece hacerle
tanto caso como el resto de los hombres.
Otra muy distinta, que te la jure de
verdad.
Verás, muchos de los principios que
has estudiado y estudiarás en este libro
te enseñan a no satisfacer las
expectativas de la mujer, a crear
frustración en ella, a tocarle las narices,
a «hurgar en la llaga» y, en general,
hacerle pasar malos ratos con el
objetivo de, en última instancia,
ofrecerle la mejor experiencia de su
vida.
Es posible, con todo, que ella llegue
a la conclusión de que lo haces a
propósito con el fin de jugar con sus
sentimientos y manipularla. Si esto
ocurre, si te percibe como manipulador,
frío o insensible frente a sus
sentimientos, lo más probable es, como
hemos visto, que se activen sus
Defensas. Cosa que, muy a menudo,
suele llevarla a crear una barrera en
torno a sus emociones o a buscar un
modo de poner fin a la interacción.
En el mejor de los casos.
En el peor de ellos, te resentirá por
lo que has hecho y serás víctima de su
Descalificación. Si no puede porque te
tiene que ver de nuevo, te incluirá en lo
que los Aven llamamos su Lista Negra.
En suma, ¿a qué se debe la
Descalificación?[276]
Cuando no se debe a que has fallado
alguno de sus Tests, al miedo o a una
sobre activación de las defensas, en la
Descalificación suele haber de por
medio algún odio, desprecio o
resentimiento serios.
Esto te pasará cuando, por la razón
que fuere, el Objetivo termina tomándote
auténtica manía. Algo que, en el caso de
las mujeres, se da con más frecuencia de
lo que podrías sospechar[277].
Suele ocurrir cuando te pasas de
chulo o cualquier otra cosa que asocie a
algún novio del pasado responsable de
hacerle sufrir las mil y una. O en
aquellos casos en que te demoniza y te
percibe como el símbolo de lo opuesto a
sus ideales. O cuando, sencillamente,
hemos hurgado demasiado en una herida
que estaba más abierta de lo que
parecía, haciéndola sangrar más allá de
lo necesario.
Es decir, te descalificará si encarnas
alguno de sus fantasmas, si te hace
responsable de todos los males del
mundo o si te pasas de rosca, dando
lugar a una Batalla de Egos.
La cuestión es que a ti no te interesa
que nada de esto ocurra. Para sortear
tales obstáculos, te vendrá muy bien
calar al Objetivo de una manera más o
menos rápida.
Así serás capaz de formarte una
inmediata imagen de sus traumas,
prejuicios y demás puntos demasiado
sensibles, con el fin de no acercarte
donde te pueda dar la corriente y de
evitarte uno de esos trágicos tropiezos
que suelen dar con todos tus huesos en el
hoyo. Un hoyo insondable, oscuro, desde
cuyo fondo apenas se atisba rastro de
luz. Un hoyo que se llama… La
Descalificación.
Para escapar a ella, para prevenir la
Descalificación, en definitiva, para
escapar a su odio, te invito a que eches
una rápida ojeada a los siguientes
consejos.
COARTADA DE CORTE
Nunca es bueno que te vean el
plumero. Desde el momento en que el
Objetivo sospeche seriamente que existe
entre vosotros alguna clase de Batalla
de Egos o que estás practicando con ella
alguna clase de juego, va a encargarse
personalmente de que dejes de jugar.
Para evitarlo, echa mano de la
Coartada de Corte. El principio se basa,
simplemente, en disponer de pretextos
plausibles para torturarla[278]. La idea es
que adquieras la costumbre de
intensificar lo que siente por ti mediante
ciertas dosis de mortificación, pero
siempre —a menos que tu propósito sea
que ella sepa que estás molesto por algo
— con un buen pretexto que te disculpe.
Trátala como a ese gato sobre el que
haces oscilar un trocito de cuerda[279]
para retirarla justo antes de cada vez
que este se disponga a saltar sobre ella y
atraparla.
Con el Objetivo haz lo mismo, pero
escondido. Que ni siquiera pueda saber
que hay alguien tirando de la cuerda.
MUÉSTRATE COMO LA
VÍCTIMA HEROICA E
INCOMPRENDIDA DE
ALGÚN DRAMA
Supón que has logrado causar un
impacto en el Objetivo, pero a costa de
que te demonice un poco o de que se
encuentre a punto de hacerlo.
Has ofrecido DAVs, pero cree que
eres un engreído intratable. En el fondo,
muy en el fondo, es más que probable
que desee conocerte y empezar a
alimentar otra clase de sentimientos
hacia ti. Pero esto no va a ocurrir a
menos que tú se lo permitas. Es decir, a
menos
que
la
ayudes
a
desdemonizarte[280].
Ese es el momento de sacar a la luz
tu tragedia personal, aquella en la que
solo eres un héroe justiciero al que el
mundo se empeña en ponérselo difícil.
Será entonces cuando la Batalla de
Egos pierda su sentido y se derrumben
sus Defensas. Y, esa atracción que la
Tensión Sexual que existía entre
vosotros ha ido generando, podrá de
repente fluir libre e inundar el corazón
de la dama que pretendes conquistar[281].
FLUIDEZ EN EL
PASO DE NIVEL.
DALE EXCUSAS,
PROVOCA Y
APROVECHA SUS
ESTADOS
FAVORABLES
Como ya sabes, nuestra misión en el
Juego del Romance es crear cosas como
Confort,
Confianza,
Conexión,
Caballerosidad y Predestinación, para
después sacarles partido.
Pues bien, hay una forma de dar con
todo esto al traste: la brusquedad.
Si tu conducta está llena de baches y
le hace recelar que te has marcado un
objetivo con ella, que todo está
planeado, que hay un guión al que
intentas amoldar la situación… ¿qué
puedes esperar?
¿Que confíe en ti? ¿Que se encuentre
a gusto en tu compañía como en la de
ninguna otra persona?
Sinceramente, ¿te parece que sentirá
que existe una poderosa conexión entre
vosotros? ¿Y crees que te verá como un
caballero protector o más bien como a
alguien vil e interesado? Y si atribuye
vuestra historia a alguna clase de magia
o de destino, créeme que pensará solo
en magia negra o en el más tétrico de los
hados.
En definitiva, ¿cómo vas a lograr
que se den los ingredientes del Romance
entre el Objetivo y tú si esta percibe una
tosquedad en tu comportamiento que
impide que vuestra relación parezca
espontánea y natural?
Porque un elemento esencial del
Romance es que todo parezca natural.
Ten en cuenta que, para una mujer,
no hay nada más violento, desagradable
y antirromántico que sufrir cambios
bruscos y torpes que la arranquen de su
Estado Favorable y la hagan cobrar
conciencia de lo que está haciendo. En
general, esto la llevará invariablemente
a su Modo Lógico. Y, en la medida en
que lo haga, la alejará de tu cama.
Por ello, para que vuestra
interacción llegue a buen puerto, resulta
vital que cada paso de Nivel[282] sea
fluido,
imperceptible
o
incluso
automático.
Lo contrario será interpretado como
una DEV y, además, hará que se activen
sus Defensas.
Lo irónico de todo esto es que,
cuanta más preparación y ensayo exista
por tu parte, más espontánea, fluida y
natural parecerá vuestra interacción. Al
menos si hablamos de mujeres con las
que interactúas por primera vez.
Esto será así siempre, claro está,
que no te obsesiones con los planes ni
permitas que estos emboten tus sentidos.
Recuerda que los planes están para
servirte dentro del mundo en que te
mueves. Nunca al revés[283].
Otro aspecto importantísimo del
éxito en hacer que todo parezca natural y
fluido es la experiencia. De ahí que la
mayoría de los Aven no nos cansemos de
recalcar su importancia. Nada puede
sustituir a la experiencia como maestra.
Nunca renuncies a ella.
Ahora compartiré contigo algunos
principios que no conviene perder de
vista a la hora de lograr pasos de
Niveles invisibles. Préstales atención
y… ¡que vuestra interacción avance sin
trompicones!
DESVÍA SU ATENCIÓN DEL
PASO DE NIVEL
Hay numerosas formas de dotar de
fluidez al paso de Nivel y hacer que este
resulte casi imperceptible. Una de las
más usadas se basa en apartar o distraer
su atención del mismo.
La idea es mantenerla en un Estado
Favorable a lo largo del progreso.
Esto se consigue teniendo su mente
ocupada
con
conversaciones
interesantes, estímulos externos, humor,
etc., mientras pasamos de Nivel. Si
aparte de esto logramos crear sensación
de confort y que esté a gusto en nuestra
compañía, la transición fluida de Nivel
a Nivel está casi garantizada.
Y recuerda que debes ser para todo
muy
sutil.
Recuerda
que,
emocionalmente, las mujeres tienen más
cualidades de gato que de perro.
¿Recuerdas el principio del cordel?
ESCAPA SU MODO LÓGICO
Cuando una mujer opera en este
modo solo puede avanzar, es decir,
pasar de fase a fase y llegar a un
desenlace sexual, si ha decidido
fríamente hacerlo.
La cuestión es que, por suerte o
desgracia, en nuestra sociedad actual la
mujer casi nunca decide fríamente
acostarse con un hombre que apenas
conoce si no es porque se dan ciertas
circunstancias.
Y estas rara vez se dan a menos que
quiera vengarse o darle una lección a
alguien, te parezcas mucho a Mister
España, crea que destilas pasta, que
tienes madera de novio o que puedes
beneficiarla claramente en algo.
Por ello, sáltate su Modo Lógico.
Déjala que opere en caliente y cosecha
los beneficios.
Empeñarse en lo contrario sería
como tratar de convencerla de que debe
sentirse atraída por nosotros[284]. Una de
las formas más rápidas de acabar con la
magia y quedar descalificado del juego.
SURFEA POR SUS ESTADOS
FAVORABLES
El hombre piensa si debe hacer algo
o no. La mujer siente si debe hacer algo
o no.
El hombre piensa que algo es
correcto o no lo es. La mujer lo siente
como correcto o no.
Por ello, la conducta de la mujer
resulta más variable, en función de sus
emociones, que la del hombre[285]. En
otras palabras, su comportamiento está
más basado en estados[286]. Ahora bien,
¿cómo podemos utilizar este hecho en
nuestro favor?
Empieza por no negarte nunca nada a
ti mismo. Comprende y asume que la
misma mujer que ahora te ignora puede
estar gritando tu nombre minutos más
tarde[287].
Si tienes claro esto, solo te queda
convertirte en un experto en identificar,
reconocer e incluso crear en ella
Estados Favorables. Después debes
aprender a sacarles partido[288]. ¿Cómo?
Sirviéndote de estos del mismo modo en
que un surfista utiliza de motor las
grandes olas. En otras palabras, sírvete
de sus olas de emoción para pasar de
Nivel.
Aprovecha esos momentos de
elevada Temperatura de Compra, no los
dejes pasar. Y, como buen forjador de
fantasías, golpea el acero cuando este
está todavía caliente.
VELA POR SU NECESIDAD
DE EXCUSARSE[289]
He aquí otro principio importante
para lograr que todo fluya como un
engranaje
recién
engrasado.
La
explicación del mismo hay que buscarla
en el Factor Fulana, al que ya nos hemos
referido en capítulos anteriores[290].
La cuestión es que hay pocas cosas
que repateen más a las mujeres que el
ser percibidas por otros o por ellas
mismas como fáciles. Esta es la razón
por la que, si sales ahora mismo a la
calle y les preguntas a las TBs que te
encuentres si quieren follar vas, a menos
que guardes un parecido enorme con
Brad Pitt, a obtener resultados poco
memorables[291].
Por ello, para que todo fluya, debes
ofrecerles siempre una buena excusa
para cada avance. La idea es que,
aunque en el momento lo sepan, les des
pie a que puedan hacer la vista gorda,
para decirse a sí mismas y a sus amigas
después: «Subí a ver su colección de
ranas tropicales, y una cosa llevó a la
otra», por contraposición a «Ya tenía
ganas de echar un polvo, aunque
acababa de conocerlo accedí de
inmediato[292]».
Así que ya lo sabes: dales un buen
pretexto para el paso de Nivel. Y
recuerda que no es para ti, es para ellas.
PIROPOS
Hay un momento para los piropos, y
es este.
Hablo del momento en que ya te ha
ofrecido
abundantes
IDIs,
estás
profundizando en el Juego del Romance
y te das cuenta de que seguir basando tu
comportamiento en hacerte el chulito —
aunque sea el chulito gracioso o
Chulifresco— puede pronto dejar de ser
algo estimulante y divertido, para
convertirse en algo monótono y
predecible.
Y, si se sigue exagerando, en una
DEV.
Es entonces cuando algún que otro
piropo puede venir bien. En otras
palabras, llega un momento en que es tu
turno de hacer algo para ella, de
regalarle algo que la haga sentirse
realmente bien.
Por supuesto, los mejores son los
menos típicos, los que sorprenden y,
muy en especial, los que parten
generando un sentimiento opuesto al que
pretenden crear.
Me explico.
Pon que te encuentras con esa TB
que te gusta, a la que sabes que ya le has
impactado y le preguntas con exagerado
estado: «Oye, disculpa… ¿Te importaría
dejar de hacer eso durante cinco minutos
más o menos?» «¿El qué?», es más que
probable que te pregunte ella. «Ser tan
arrebatadora», puedes responder. «No
me dejas concentrarme».
O supón que hablas con una
extranjera, y le dices: «Qué raro», te
extrañas. «En mi país —prosigues— no
dejamos entrar a nadie con armas de
destrucción masiva».
«Vaya, ¿te parezco peligrosa?»,
podría ella preguntarte, o algo parecido.
En cualquier caso, tú misión es amoldar
a su reacción la parte que viene a
continuación:
«Mujer,
si
no
parpadeas…». Si no lo pilla —muchas
no lo pillan—, puedes añadir algún otro
comentario, del tipo:
«Bueno, y si llevas gafas de sol…
Aunque la verdad es que, si yo estuviera
en la frontera, te pondría una venda en
los ojos directamente». Aquí muchas lo
cogerán, pero como sabemos que las
extranjeras a veces son un tanto cortitas
para esto, siempre puedes concluir con
un: «Mujer, con esos ojos…». Si
después de esto sigue sin captarlo,
descártala:
sencillamente
no
te
conviene.
Es importante que entiendas que el
cumplido debe siempre ajustarse a la
situación. Así, si quieres usar algo
parecido con una española, puedes
decir: «Mira, la verdad es que pensaba
llevarte conmigo a XXXXX (el país que
se te ocurra), pero no creo que te dejen
entrar». «¿Y eso?», te preguntará, o algo
parecido. «Allí llevan un estricto
control de las armas de destrucción
masiva… Bueno, igual te llevo conmigo
después de todo. Pero recuerda llevar
unas gafas oscuras al pasar la frontera».
Más importante aún es que entiendas
que te ofrezco solo ejemplos. Lo
fundamental es que captes el principio
en que se basa la técnica del buen
cumplido y la utilices para desarrollar
piropos de tu propia cosecha que se
ajusten a tus situaciones cotidianas.
Ahora mismo, sin ir más lejos,
acabo de escribir un mensaje telefónico
que mañana por la mañana enviaré a una
chica a la que ya sé que le gusto.
Con ella empecé explotando mucho
el rol del Chulifresco Divertido y, ahora
que ya me ha ofrecido numerosos IDIs,
necesita un poco más de Romance para
pasar de Nivel. No ha dejado en estos
días de cualificarse y obsequiarme con
cumplidos y sé que, sencillamente, ya es
hora de que tenga algún detallito con
ella.
Para que os hagáis una idea de a lo
que me refiero, después de desearle
buenas noches, me ha escrito: «Ok, que
descanses también. ¡Ah…!, soñaré
contigo, pues tú eres un angelito. De
negro (yo iba de negro). Aun así me
encantas y me encanta que me encantes,
ya lo sabes tú».
¿Y cuál ha sido mi respuesta?
«No me gusta nada lo que estás
haciendo», le he escrito. «Si mis
sospechas se confirman, tú y yo vamos a
tener una conversación muy seria».
Como es muy tarde y ella ya está
probablemente dormida, lo lógico es
que mañana, de un modo u otro, me
pregunte preocupada a qué me refiero.
Lo hará con otro mensaje porque no
vamos a vernos, y entonces será cuando
le ofrezca mi aclaración: «Esta noche he
vuelto a soñar con pelirrojas guapas.
Dime la verdad: ¿tienes algo que ver en
este asunto?».
(Y sí, ella es pelirroja).
¿Empiezas
a
entender
cómo
funciona?
En fin, usa los cumplidos con
cuentagotas y trata de hacer que ellos te
desmarquen.
A
continuación
repasaremos algunas claves para
hacerlo.
HUYE DE LOS TÓPICOS
Hay piropos, por así decirlo, de
curso legal. Todo el mundo los usa y
están más vistos que el tebeo, hasta el
punto de que casi podríamos llamarlos
Fruscumplidos.
Por ejemplo, cumplidos como «Si la
belleza fuera pecado, tú ya estarías en el
infierno», «Quisiera nadar en tus ojos
hasta ahogarme», «Si tu cuerpo fuera una
cárcel y tus brazos cadenas, qué bonito
sitio para cumplir condena» o «Tus ojos
son como dos luceros que iluminan mi
rumbo», pueden parecer muy originales
a algunos, pero lo cierto es que tienen la
clase de elementos y estructura de que
todo Frusco se sirve.
Y de la que tú tendrás que huir si no
quieres que te metan en el mismo saco.
SORPRÉNDELA CON LA
GUARDIA BAJA
El problema de muchos piropos es
que se ven venir a la legua. El chico
adopta lo que se conoce por «actitud de
piropo», la chica piensa: «prepárate que
viene» y entonces él chico le lanza su
cumplido. Y, aun cuando este sea
original y muestre creatividad, nos sitúa
claramente en el rol del pretendiente
clásico, lo cual es nefasto para nuestro
juego.
Para evitar esto, debes lograr que el
piropo dé de lleno en el corazón sin que,
por así decirlo, sepa por dónde le ha
venido ni tenga tiempo para encasillarte.
Una de las formas de lograrlo consiste
en crear primero en ella un estado de
ánimo totalmente opuesto a la de la
mujer que espera un cumplido.
Esto se conoce como Priva y
Dale[293].
Por ejemplo, finges indignación y
dices algo como: «Yo no dejaría que mis
hijos andasen sueltos por la calle con
gente como tú. Y si lo hiciera, te aseguro
que los cogería muy fuerte de la mano y
no permitiría que se separasen de mí».
«¿Y eso?», preguntará ella preocupada.
«Porque cada vez que parpadeases»,
podrías responder, «se me volarían».
Emplea esta técnica y escucha la
clase de risa que obtienes. Nada que ver
con otras, ¿verdad?
SUMINÍSTRALOS CON
CUENTAGOTAS
La función del piropo no es
enamorarla, no es hacer méritos de
creatividad para ganar su atención, ni
demostrarle cuánto piensas en ella o
cuánto la sobrevaloras por encima del
resto de la humanidad. Eso, junto con
algunas pelis de Walt Disney, déjalo
para los Fruscos.
En el caso del Aven, la misión
principal del cumplido es descolocar al
Objetivo, ya que le permite mostrar una
faceta inusual de sí mismo. Prevenimos
así cualquier Batalla de Egos y, a la vez,
hacemos que ella anhele ver más de esa
faceta que parecemos tratar de esconder.
Es, simplemente, nuestra forma de
demostrar la diferencia entre un chulo
inmaduro, al que se le ha subido el
papel a la cabeza, y el Hombre Alfa que
se valora pero también sabe estar por
encima de su propio ego. Y, para poder
proyectar correctamente todas estas
cosas, conviene hacer un uso muy
moderado del piropo.
EL JUEGO DE LA
AMPLIFICACIÓN:
RASGOS Y
COMPORTAMIENTO
QUE POTENCIAN
TU JUEGO
Hemos estudiado los elementos
fundamentales del Juego del Valor y del
Juego del Romance. Y hemos visto como
el primero debe, por lo general, usarse
antes que el segundo.
Ahora vamos a adentrarnos en otro
juego, uno al que no puede asignarse un
momento concreto en la interacción.
Hablamos
del
Juego
de
la
Amplificación.
Como un telón de fondo, el Juego de
la Amplificación debe fundirse con los
dos anteriores. ¿Por qué? Por la sencilla
razón de que va a potenciarlos, a
reforzarlos y hacer que resulten más
contundentes y efectivos. A menudo,
también va a interceptar la aparición de
muchas Defensas del Objetivo que, de
otro modo, podrían llegar a arruinarnos
la partida.
En otras palabras, el Juego de la
Amplificación está presente en todas las
Campañas que estudiarás más adelante.
Lo estará durante la Campaña de Valor,
la Campaña de Romance y la Campaña
de Seducción.
Otro rasgo particular de los
Amplificadores es que no son, ni
explotan directamente, ninguno de los
Interruptores Sexuales femeninos. Es
decir, por sí solos no crean atracción.
Sin embargo, cuando se usan para
acompañar a cualquiera de estos
interruptores, ¡pueden potenciar y hasta
multiplicar su efecto!
Dicho
de
otro
modo,
los
Amplificadores son solo principios que
aprovechan aquellos de la psicología
humana, y en especial la femenina. Por
ello, nos permiten sacarle más partido a
nuestro juego. Por un lado, actúan como
catalizador de los elementos positivos
que ya existen en él. Por otro, anulan
muchas de las Defensas que podrían
mermarlo.
Como ya hemos apuntado, en sí
mismos no suelen contener muchos
elementos intrínsecamente proyectores
de Valor o de Romance. Pero, con una
función catalizadora semejante a la de
las vitaminas en nuestro metabolismo,
magnifican los efectos de nuestro juego
ya existente[294].
A continuación te muestro diez de
los Amplificadores más eficaces, así
como los principios fundamentales en
que estos basan su efectividad.
HUMOR
¿Qué podríamos decir de algo como
el humor?
¿Qué es uno de los Amplificadores
esenciales? ¿Qué no hay nada como unas
buenas dosis de humor para generar
confianza, crear confort y conexión?
¿Qué se trata además de un rasgo típico
del Hombre Alfa y, en general, de las
personas de alto Estatus?
Lo que está claro es que hemos
abordado un elemento clave de cuyas
utilidades podríamos hablar en varios
libros como este. Comprenderás,
querido lector, que no le dedique el
espacio que merece.
Y es que, el humor, aparte de
constituir un elemento fundamental en el
juego de la seducción, también podría
considerarse un ingrediente necesario de
toda vida que valga la pena. ¿Qué sería,
a fin de cuentas, de la condición humana
si no contáramos con dicho elixir?
En estricta relación al juego, ya
hemos mencionado que el humor
proyecta y aporta Valor en cualquier
conversación o situación. El humor es
Alfa. Aparte de que hacen falta ciertas
cualidades para poseer un buen sentido
del humor, la persona que hace uso de
este demuestra que se encuentra a gusto
en dicha situación y, por tanto, que
posee confianza en sí mismo.
Además —y esto también lo hemos
apuntado—, contribuye como ningún
otro Amplificador puede hacerlo a la
creación
instantánea
de
tres
componentes del Romance: confianza,
confort y conexión.
Por si esto fuera poco, existen pocos
neutralizadores de Defensas tan eficaces
como el humor. Piénsalo bien. ¿Acaso
hay algo que no puedas decirle a una
mujer, por bestial o atrevido que resulte,
si logras que se ría con ello? En tanto
aquello que hacemos provoque su risa,
podemos asumir que tenemos luz verde
para seguir haciéndolo.
¿Y qué me dices de las situaciones
incómodas? Al reírte de ellas y al lograr
que tu Objetivo también lo haga, estarás
contribuyendo a que dejen de serlo.
En otras palabras, el humor
constituye una herramienta fabulosa para
arrancar al Objetivo de su Modo Lógico
y mantenerla en un Estado Favorable.
Pero aún hay más: el humor no solo
actúa sobre tu juego en la medida en que
afecta a tu Objetivo. No. También va a
tener un efecto altamente positivo sobre
tu propio estado de ánimo. Entre muchos
otros beneficios, va a ayudarte a que te
sientas más seguro, va a estimular tu
creatividad y va a permitir que te lo
pases mejor, cosas todas que van a hacer
de ti una persona mucho más atractiva.
Incluso tu actitud va a verse
beneficiada. Pues, al ayudarte a
relativizar los pequeños reveses que
sufras en el juego y a que te diviertas
tanto con tus éxitos como con tus
fracasos, vas a afrontarlo todo desde una
óptica más positiva. Estarás más
motivado y relajado, por lo que
practicarás más y aprenderás mejor.
Llegado a este punto, soy consciente
de que estoy hablando del humor como
si de un medicamento se tratara y, para
mayor escarnio, de una especie de
panacea similar a la aspirina. Y lo cierto
es que, en parte, así podríamos
considerarlo.
Ahora bien, ni estamos hablando de
la respuesta a todos los problemas de la
vida ni podemos servirnos de él de
cualquier forma.
Deberemos, por el contrario, tener
muy presente la clase de humor que
utilizamos y asegurarnos de que
hacemos un uso de él que no puede
volverse en nuestra contra.
Espero que los consejos que a
continuación te ofrezco te ayuden a
escoger la clase de humor que más te
conviene, así
sabiamente.
como
a
utilizarlo
HUMOR, PERO NO HUMOR
AUTODEGRADANTE
Uno de los errores que veo cometer
con más frecuencia es servirse de
Humor Autodegradante[295]. El problema
de esta clase de humor es que, aun
cuando nos movamos en el ámbito de la
broma, favorece el establecimiento de
un Marco equivocado en la interacción.
Al tratarse de un recurso que, por
naturaleza, se ceba en nuestro propio
Valor, suele tener efectos nefastos para
la atracción[296].
Sí, nos hace divertidos y puede
incluso contribuir a ganarnos la
aprobación de la gente, haciendo que
esta desee tenernos a su alrededor. Sin
embargo, también nos pone en serio
peligro de convertirnos en el bufoncete
del grupo[297], ese gracioso cuyos
comentarios todo el mundo ríe pero que
las mujeres encuentran vacío de carga
sexual.
Dicho de un modo simple, el Humor
Autodegradante es una DEV.
El Humor Arrogante[298] es algo más
atrevido, sofisticado y complejo. Lo usa
menos gente, por lo que nos parece más
elitista. Pero, aunque el esfuerzo sea
mayor, merece la pena cultivarlo.
USA UN HUMOR VIVO
A menudo confundimos a una
persona con un buen sentido del humor
con el típico cuentachistes. Quizás se
deba al uso que, durante muchos años, la
mayoría de los profesionales del humor
hicieron de él.
En cualquier caso, recuerda que el
humor suele resultar más atractivo
cuando se aplica a experiencias
personales y anécdotas reales, extraídas
de tu vida o de la de allegados tuyos.
Mejor aún, pocas cosas pueden hacerlo
tan Alfa como conseguir que este beba y
se alimente de la propia situación en la
que el Objetivo y tú estáis inmersos[299].
NO CAIGAS EN LA TRAMPA
DEL PAYASO
Sabes a qué me refiero, ¿verdad?
Se encuentra en muchos grupos.
Hablo del típico graciosillo de la panda,
el bufón cuya principal utilidad es
arrancar carcajadas a los demás y al que
todos toman como una especie de
entretenimiento.
El
problema
de
dicho
comportamiento es que es propio de
gente con escaso Valor. Es una DEV.
¿Qué si no podríamos pensar de
alguien que necesita hacer reír
constantemente a los demás para contar
con su atención?
No lo olvides. El humor es un
aspecto que enriquece al Hombre Alfa,
nunca que lo define.
NO FUERCES
A veces logramos impactar con
nuestro humor, y la sensación nos gusta
tanto que resulta adictiva. De hecho, a
veces nos sentimos defraudados cuando
dejamos de hacerlo.
Pues bien, el Aven debe estar por
encima de dicha sensación. Y nunca
fuerza.
Si forzara, pasarían dos cosas:
1. Empezarían a salirle mal las
gracias, por lo que ya no resultarán
tan graciosas.
2. Parecerá que lo está intentando
demasiado, lo cual ya sabemos que
es una DEV muy Beta.
Por ello, no fuerces. Hay momentos
para ser gracioso, pero está bien cuando
no lo eres. No pasa nada.
NO MUESTRES QUE
ESPERAS RECOMPENSAS
Has hecho una gracia y, aunque es
buena, nadie se ríe.
Cuando esto ocurre, una de dos:
O te sientes contrariado y das
muestras de ello y explicas de nuevo la
gracia y, como un monito de feria, no
paras hasta que alguien te da su visto
bueno. O, sencillamente, continúas con
tu comportamiento habitual como si no
hubiera ocurrido absolutamente nada.
Lo primero se asemeja mucho a la
búsqueda de aprobación y de atención, y
supone una DEV propia de un gran
Frusco.
Lo
segundo
es
un
comportamiento Alfa.
En lo concerniente a tu humor, el
estímulo debe arrancar de ti, no del
exterior. Su razón principal es la de
hacer tu vida, tus momentos, tus
instantes, más placenteros, especiales y
valiosos. Como consecuencia, también
aporta valor a la vida de quienes te
rodean. Pero recuerda que esta es una
consecuencia, y no un fin.
Y, si no es así, actúa por lo menos
como si lo fuera. Hasta que lo sea.
MISTERIO
«La persona segura no necesita
ocultar nada», reza uno de los clichés
más extendidos en nuestra sociedad. Yo
no sé hasta qué punto es esto cierto o no,
ni según qué interpretación, pero lo que
sí que tengo claro es lo siguiente:
La persona segura no necesita
destapar todas sus cartas sobre la mesa.
No incurre en ese tipo de DEVs.
Y mucho menos desde el principio.
Desde el principio, con gente que no
conoce y a la que, en realidad, no debe
explicación alguna.
¿Me sigues?
De hecho, cuando una TB empiece a
ofrecerte detalles sobre cómo es, y a
darte explicaciones de su vida con pelos
y señales sin que tú se lo hayas
preguntado, puedes tomarlo como un
claro IDI a tu favor. Seguramente, se
está cualificando.
Así que, querido amigo, no te
engañes en esto.
Es la gente insegura, la que ha sido
rechazada tantas veces, la que necesita
asegurarse de que va a ser aceptada tal y
como es. El Hombre Alfa, por el
contrario, lo sabe de sobra, por lo que
desnudarse por completo no le corre
prisa alguna.
En lo que respecta a ser detectados
por el Radar del Objetivo, el Misterio
será casi siempre uno de tus mejores
aliados. Si dominas el resto de las
técnicas y principios que te ofrezco en
este manual, el Misterio solo puede
trabajar en tu favor.
Por un lado, sabemos que la mujer
selecciona más por exclusión que por
cualificación[300]. Sus criterios para
eliminar candidatos son, además,
numerosos y a menudo hasta ridículos.
Ahora bien, la mayoría de ellos
funcionan solo en terreno neutral, es
decir, cuando el hombre sobre el que los
aplica no ha despertado en ella emoción
o sentimiento alguno.
Por ejemplo, muchas TBs no
querrán, inicialmente, saber nada de un
barrendero, o de un tío que no está
cachas, o de alguien que no sea músico.
Alguna, incluso, podría pasarte de largo
por no compartir sus gustos y aficiones.
Sin embargo, nada de esto importará tan
pronto como hayas logrado establecer un
vínculo emocional con ella.
Por ello, sabiendo que, si tienes
juego, tarde o temprano habrás sido
capaz de crear dicho vínculo, ¿qué
necesidad tienes de ser expulsado del
juego antes de que llegue ese momento?
[301]
¿No es mejor crear un poco de
estimulante Misterio en torno a tu
persona?
Si es verdad que eso que no le
muestras a la primera de cambio se trata
de algo importante ya se encargará ella,
cuando por fin lo vea, de hacértelo saber
y de tomar sus propias decisiones, aun
cuando para entonces exista un fuerte
vínculo emocional entre ambos.
Lo que está claro, pues, es que
cuanto más les muestres tus cartas más
fácil le va a resultar adoptar su Modo
Lógico y considerarte no apto desde él.
Cuanto menos lo hagas, menos razones
tendrá para descalificarte y más le va a
costar ingeniar Tests diseñados a
medida de los que no te puedas escapar.
Además, si muestras todas tus cartas
desde un principio, ¿qué vas a dejar
para la Campaña de Romance? ¿No te
das cuenta de que es lo más
antirromántico del mundo?
Conforme el lazo sentimental se
fortalezca, podrá ir aprendiendo más
cosas sobre ti. Y muchas de ellas que
antes no le hubiesen gustado o la
hubiesen dejado indiferente ahora la
intrigarán y atraerán. Después de la
interacción sexual, puedes ofrecerle aun
más información sobre ti. Entonces
resultará mucho menos peligroso, ya que
su propia Lógica Retroactiva[302] actuará
en tu favor.
Pero eso no es todo lo que alimentar
un poco de Misterio puede hacer por ti.
Puede además ayudarte a amplificar los
elementos de Romance que logres crear
entre
vosotros.
¿Cómo?
Pues
estimulando
su
imaginación
y
tendiéndole una mano a la hora de creer
en sus fantasías.
¿Por qué privarla de ello? ¿Por qué
asesinar su imaginación descorriendo el
telón que guarda y mantiene viva la
magia?
Recuerda que, si alimentas su duda,
si no impones un cauce definido a sus
pensamientos, estos van a discurrir por
las sendas que más la exciten y
maravillen. Además, va a pensar mucho
más en ti de lo que lo haría si resultases
diáfano y transparente, lo cual siempre
te conviene. Y, para dar pie a que estas
dos cosas ocurran, ¿cuál es tu único
trabajo? Mantener el Misterio.
En suma, el Misterio contribuye a
eludir su Modo Lógico, proyecta Valor,
neutraliza Defensas, favorece la
creación de Romance y permite que
ganes presencia en la mente del
Objetivo.
Las indicaciones que encontrarás en
líneas siguientes te ayudarán a trabajar
mejor con este fantástico Amplificador.
AMBIGÜEDAD
La ambigüedad es una prima
hermana del Misterio, aunque no se trata
exactamente lo mismo.
En tanto que el Misterio se inspira
más en el precepto: no destapes todas
tus cartas, la ambigüedad se basa en
otro: cultiva la comunicación con
múltiples significados.
Las mujeres rara vez toman algo por
su sentido literal, por lo que quiere
decir. Siempre están buscando nuevas
interpretaciones, y les divierte y
estimula el hacerlo. Si tu forma de
expresar y comunicar es demasiado
clara (tanto verbalmente como no
verbalmente), te convertirás a sus ojos
en alguien aburrido y sin interés. No
olvides que la duda es tu amiga y la
certeza, tu condena.
Cultiva el arte de la ambigüedad,
alimenta su imaginación y sus deseos.
Insinúa, por ejemplo, que te gusta si ya
has cobrado cierto Valor en su mente,
pero sin que pueda tener la certeza de
ello. Conviértete en un placentero
acertijo para ella.
No lo olvides. Debes insinuar más
que mostrar, y siempre de forma
ambigua.
MENOS ES MÁS
Esto se aplica no solo a tus cartas,
sino a todo en general.
Para empezar, es difícil sacar
conclusiones cuando has hecho un sinfín
de cosas que contarán como variables en
tu análisis final.
Hacer menos, además, proyecta una
infinidad de rasgos positivos a la vez:
alto Valor, seguridad, autonomía,
ausencia de necesidad, atención. Hacer
mucho, por el contrario, puede hacer que
parezca que lo intentas demasiado, una
DEV.
Y, aparte de ayudarte parecer más
Alfa, apostar por «menos» te
proporciona tiempo y te deja libre la
mente para percibir lo que realmente
está teniendo lugar a tu alrededor.
En la imaginación del Objetivo,
potencia el impacto de cualquier otra
cosa proyectada. Pues esta, por así
decirlo, dispone de espacio en el que
actuar. Y es que hacer demasiado impide
en el mejor de los casos —es decir,
cuando no subcomunica inseguridad o
necesidad— que tus acciones y palabras
calen de forma adecuada en el corazón y
mente de las personas con las que
interactúas[303].
Visualiza de nuevo en James Bond,
el héroe romántico por excelencia.
¿Cómo se comporta con las mujeres?
¿Necesita él de grandes aspavientos
para convencer?
Ten presente el eslogan. Menos es
más. Calidad sobre cantidad.
Y también: Las palabras están solo
para cuando las acciones no bastan.
LA PUNTA DEL ICEBERG
Este
resulta
un
principio
especialmente indicado para explotar el
Misterio en Aproximaciones en Frío con
vistas a obtener resultados muy rápidos.
La idea es proyectar un elevado
Valor y desatar un arsenal de Romance
durante un corto espacio de tiempo. Nos
apoyaríamos en el principio por el cual
la gente hace inferencias y se forma
ideas sobre las personas en base a
pequeños detalles.
O lo que yo llamo: «la Punta del
Iceberg».
No importa que no haya un iceberg
real detrás de ella, o que este no guarde
consonancia con «la punta visible». Lo
importante es que la Punta del Iceberg
sea perfecta y logre representar una de
sus mayores fantasías.
Para ello, debemos diseñar esta
parte del iceberg[304] que mostramos con
esmero, de forma que ella solo pueda
imaginar
el
resto
como
la
materialización de una de sus fantasías.
Este principio se encuentra en la
base del Método del Aven[305].
ESCASEZ
¿Has oído decir que lo bueno es
siempre escaso? ¿Y que lo bueno, si
breve, dos veces bueno?
El lujo, lo valioso, lo diferente, lo
exclusivo, aquello que nos desmarca y
que poca gente posee, ¿no se trata
siempre de algo escaso?
Convencer a alguien de que lo que
tienes es escaso es convencerlo de su
alto valor y, a la vez, despertar en esa
persona una especie de sed por
poseerlo. ¿En qué se basa el
coleccionismo y las cantidades ingentes
de dinero que es capaz de mover?
Puedes llevar una chaqueta que te
gusta, y hacerlo contento. ¿Pero y si
alguien te dijera, además, que solo
existen cinco ejemplares de la misma en
todo mundo? No me cabe duda de que tu
actitud hacia ella cambiaría por
completo.
Considéralo. Si algo o alguien te ha
fascinado hasta la médula a lo largo de
tu vida, ¿no se trataba probablemente de
algo poco común y, por lo tanto, escaso?
El principio de la escasez puede
aplicarse a todo. Cuando hablamos de
comportamiento, nos desmarcamos[306]
con nuestra actitud cuando es difícil
encontrar otra similar en nuestro
entorno, es decir, cuando escasea. Puede
aplicarse a nuestro cuerpo y apariencia,
a nuestra ropa y nuestros objetos, a la
forma en que nos movemos, a nuestras
ideas, a nuestros gustos, a nuestra
técnica sexual, a nuestra conversación y
a un infinito etcétera que pueda tener
alguna relación con lo que rodea a una
persona.
Y el principio no solo resulta útil
cuando lo aplicamos consiguiendo o
creando cosas que realmente son
escasas,
sino
también
cuando
inventamos historias o creamos mitos de
escasez en torno a aquello que realmente
no lo es.
¿Sabes a qué me refiero? ¿No te ha
ocurrido nunca cuando niño que un
adulto, de repente, lograra que vieras
como valioso y único algo que habías
pasado de largo hasta el momento? La
moraleja es que la misma técnica puede
usarse con los niños adultos que te
rodean.
A fin de cuentas, incluso la escasez
real puede ser tanto natural como
artificialmente creada. Piensa, sino, en
las ediciones limitadas. O en los
agricultores que se deshacen de
cosechas enteras con el único fin de
evitar la sobre oferta. O en los países
productores de petróleo que reducen su
suministro para elevar el precio del
mismo.
Y estos ejemplos, que a primera
vista parecen algo alejados de nuestro
juego, realmente no lo están en absoluto.
Como Aven, hay muchas formas en
las que puedes sacar partido al principio
de la escasez. Desde aprovechar la alta
demanda de algo, hasta hacer que eso
parezca exclusivo, pasando por ofrecer
cualquier cosa con disponibilidad
limitada y también por cortar o reducir
drásticamente el suministro de aquello
que antes ofrecías en cantidades
abundantes.
Espero que, como yo, puedas
empezar a formarte una idea de las
posibilidades que te brinda esta noción.
En cualquier caso, recuerda una de
tus misiones como Aven es la de poder
ofrecer algo valioso y escaso a
cualquier mujer. Debes, pues, estar
dispuesto a brindarle una experiencia
completamente diferente de aquellas
otras que rigen su vida cotidiana.
Una experiencia, en definitiva,
escasa para ella.
¿Te gustaría contar con un poco de
orientación adicional? Aquí la tienes.
ESPERA: NO LA PRIVES
DEL PLACER DE ECHARTE
DE MENOS
Para la inmensa mayoría de los
mortales, las cosas buenas de la vida no
son solo escasas, sino que además se
hacen de esperar. De hecho, la espera no
es más que, por así decirlo, una especie
de escasez temporal.
No ofrecerle lo que quiere de
inmediato —ya se trate de cualquier
cosa relacionada contigo o de tu propia
compañía[307]—, te hará coherente con
la imagen de alto Valor que quieres
proyectar.
Además,
generará
expectación, impaciencia y, sobre todo,
permitirá que la otra persona comprenda
la diferencia entre tener ese algo y no
tenerlo.
En otras palabras, permitirá que te
eche de menos, a ti o a cualidades
relacionadas
contigo[308].
Como
consecuencia, también pensará más en ti.
No la prives de ese placer.
Para que la espera funcione, tienes
que haberla dejado con ganas de más.
SÉ ESPORÁDICO: QUE NO
TE DÉ POR SENTADO
La espera está bien, pero asegúrate
además de que no siempre tenga claro
cuando va a volver a disfrutar de tu
compañía, tu atención o cualquier otra
cosa que pretendas que valore.
Esto
se
puede
aplicar
en
interacciones largas, cuando no tiene por
qué saber cuándo va a volver a verte.
También en aquellas cortas en las que
debes, por así decirlo, comprimirlo todo
en pocos minutos.
En estos casos, puedes jugar con tu
presencia, llevando a cabo pequeñas
escapadas, pero también con tu atención.
Suminístrala a cuentagotas, ofrécesela
de manera imprevisible y asegurándote
de que cuando la tiene la valora.
VETE EN EL MEJOR
MOMENTO
Tengo un amigo que es un as con las
mujeres y siempre me lo dice: «Vete en
el mejor momento».
En otras palabras, déjala con ganas
de más.
Justo después de haberle hecho
sentir algunas emociones fuertes, cuando
más ganas de seguir contigo tiene, es
cuando debes de abandonar la
interacción. De esta forma sabrá
exactamente lo que es echarte de menos.
ESTÁS EN DEMANDA
Si haces creer al Objetivo que otras
personas, actividades, trabajos, etc., te
requieren —a ti, tu atención, tus
habilidades y, en general, todo aquello
que puedas ofrecerle—, podrás parecer
mucho más escaso ante sus ojos y, en
consecuencia, más valioso.
Si no los tienes, invéntate
actividades, amigos que te necesitan,
chicas que quieren hablar contigo,
trabajos que debes completar, etc. Y ni
que decir tiene que todo aquello que te
demande debe «sonar» excitante y
divertido cuando menos. Es decir, mejor
si se trata de una DAV.
SE ESTÁ AGOTANDO EL
SUMINISTRO
Conseguir que ella crea que ahora te
puede ver —o gozar de tu atención o
cualquier otra cosas que pueda
interesarle— pero que lo va a tener cada
vez más crudo, es una gran manera de
inducirla a que quiera invertir en tu
persona.
Como en el caso anterior, las
circunstancias que van a hacer que dicho
suministro se reduzca deben parecer
excitantes o, cuando menos, proyectar un
alto Valor[309].
MÁXIMO IMPACTO
Nunca el mundo ha estado tan
cargado de estímulos como lo está en
esta época en que nos ha tocado vivir.
Nunca nos ha resultado tan difícil
encontrar el espacio mental y sensorial
necesario para prestar verdadera
atención a algo concreto como nos lo
resulta hoy en día.
Y esta avalancha de estímulos que,
en mayor o menor medida, todos
experimentamos, es mucho más intensa
para la TB de nuestros días.
Nos guste o no, la TB habita una
Realidad distinta a la de la mayoría de
la gente. Para ella, la existencia se
parece mucho a un incesante pasear por
un bullicioso mercado, donde cada
puesto compite por su interés. O a una
especie de parque gigante de
atracciones, en el que es difícil dar un
solo paso sin tropezarse con una nueva
promesa de excitante diversión.
Y esto, que ya es bastante cierto
durante su día a día, cobra mayor
sentido si hablamos del ambiente y
marcha nocturnos. Aquí, en lo que a ella
respecta —digámoslo con toda su
crudeza—, casi no existes.
Si eres un tipo normal, es probable
que te hayas sentido así más de una vez.
Siempre hay tíos más altos, más guapos,
más fuertes, más elegantes, mejor
socializados, más en la onda, etc.
Hacer lo que hacen ellos, jugar su
juego, competir con sus mismas armas y
esperar a que alguna de estas TBs se fije
en nosotros es una estrategia como otra
cualquiera, pero está lejos de ser la
mejor en mi opinión.
A menos que seas capaz de superar
claramente a los demás sirviéndote de
los mismos recursos que ellos utilizan,
mi consejo es que eches mano de otros
diferentes. Y, donde los demás lanzan
ataques a ciegas, arremetidas que surten
efecto solo por casualidad o por
necesidad, tú debes calcular tus
ofensivas al milímetro para que golpeen
donde y cuando hagan más daño. Debes
garantizarte a ti mismo el mayor
resultado posible, el Máximo Impacto.
Pues solo hay una forma de entrar en
su mente. Pisando fuerte[310].
Créeme, no se trata de una elección.
No, a menos que seas alguien por quien
las mujeres se pirran hagas lo que hagas.
Pero si eres simplemente alguien
normal, no solo tienes la obligación de
desmarcarte del resto[311]. Debes,
además, asegurarte de que lo que haces
ha calado en ella.
Así que, a partir de ahora, renuncia a
cualquier movimiento que no vaya a
causar en ella el mayor de los impactos.
Con excepción de la Apertura, en la
que no te conviene ponerla demasiado
en guardia, debes intentar que todo su
cuerpo vibre cada vez que interactuéis.
Tu objetivo debe ser el de anclar en su
mente ciertas reacciones a tu mera
presencia.
Haz de tu compañía algo
memorable[312]. Persigue el que tus
ataques sean escasos pero devastadores.
Y, a menudo, será preferible abstenerse
de «lanzar un golpe» si no se dispone de
«un buen ángulo».
Como los buenos boxeadores, en
todo momento deberás buscar una gran
combinación: un movimiento o serie de
ellos que cause un impacto emocional o
sexual —según el caso— rotundo,
devastador, que dé de lleno en su
subconsciente y no encuentre defensa
alguna en su camino[313].
Dicho esto, conviene que caigas en
la cuenta de que un buen impacto
combina a la perfección con largos
periodos de ausencia y desinterés[314], si
bien qué es «largo» en cada caso deberá
calibrarse en función del contexto y
situación. Combinar el impacto con
estos elementos te ayudará en dos
sentidos:
Permitirá que no «le regales» la
partida desde el principio, lo que
echaría por tierra tu Valor y pondría fin
al juego[315].
Le proporcionará tiempo para
pensar en ti y para comparar tu
compañía con la del resto de los
mortales.
Esta
última
acabará,
inevitablemente,
resultándole
más
aburrida que la tuya.
Debes saber también que, una vez
logres causar un gran impacto, tu tarea
es bien sencilla: relajarte. Al menos en
lo que respecta a este principio.
Si sigues tratando de impactar,
caerás en la trampa que los Aven
llamamos «intentarlo demasiado», una
DEV. En otras palabras, parecerá que no
posees suficiente confianza en tu
capacidad para atraer, que tienes que
demostrar algo.
Si pese a todo la cosa no avanza, si
no hay química, si tu tentativa de
impactar ha ido a caer sobre una vaca
lechera disfrazada de TB, no tienes por
qué seguir alegrándole la noche[316].
Recuerda que por cada mujer a la que
dedicas tu tiempo, hay otras 99 a las que
estás privando de tu compañía.
A continuación compartiré contigo
algunos trucos que te ayudaran a causar
ese Máximo Impacto que tanto puede
beneficiarte.
IMPREDECIBILIDAD,
SUSPENSE Y EXPECTACIÓN
El no saber qué viene a continuación
es el ingrediente básico de muchas
novelas, películas, teleseries, etc. Se
trata, a fin de cuentas, de uno de los
componentes más adictivos que existen
para la psicología humana.
Por ello, hay pocas formas mejores
de estimular al Objetivo que dejarla sin
saber qué viene después.
Además de esto, la impredecibilidad
va a evitar que nos encasillen
fácilmente[317], pues lo encasillable se
puede predecir.
Por todo ello, aplica el principio
con esmero. Y no te ciñas siempre a la
lógico o razonable a la hora de actuar.
Prémiala, por ejemplo, con un beso
después de que haya hecho algo malo y
decirle tú que se merece un azote en el
culo. O dale un empujón o una palmada
en el trasero tras haberse portado bien,
explicándole que lo haces justamente
por «pasarse de buena».
Pero estos son solo ejemplos, a los
que no te debes limitar. En general, trata
de conocer sus expectativas en cada fase
de la interacción y haz lo posible por no
cumplirlas. Sorpréndela. Que su
concepto sobre ti se vea siempre en
entredicho. Pregúntate: ¿qué es lo que
ella espera ahora de mí? ¿Qué es lo que
jamás esperaría de mí?[318]
CONTRASTE[319]
¿Te has fijado alguna vez en ese halo
que exhalan los héroes románticos y que
presiona tantas teclas sensibles en una
mujer? En ellos se adivina una especie
de huracán de fuerzas contradictorias,
dispuestas a escapar en cualquier
momento.
Pues bien, yo quiero invitarte a que
te conviertas en uno de esos
hombres[320] interesantes, complejos y
magnéticos, distinto de todos aquellos
Fruscos que ofrecen una imagen un tanto
plana de su personalidad.
Para lograrlo, juguetea con todo tipo
de contrastes deseables[321].
Tu compañía debe ser tan
contrastada que, fascinada, jamás pueda
formarse una idea simple de la clase de
hombre que eres.
Se trata de una gran forma de
impactar, de hacerla sentir. Que se
confíe antes de clavarle tu aguijón, y que
te odie antes de darle su mayor alegría.
MONTAÑA RUSA
EMOCIONAL: CIELO E
INFIERNO
Los científicos afirman que nuestros
estados de ánimo y nuestras emociones
liberan componentes químicos en
nuestro cerebro capaces de generar
adicción. En este sentido, tendemos a
hacernos adictos de nuestras emociones
y estados de ánimo, con independencia
de que estos sean positivos o negativos.
Y, a mayor intensidad, mayor es también
la adicción.
¿Sabes lo que esto quiere decir?
Que lo más importante es que ella
sienta[322].
Olvídate del cliché de buen tío que
siempre intenta preservar a su doncella
de cualquier posible turbación. Si lo
haces, quizás te quiera como marido,
pero nunca como amante.
En otras palabras, dale caña. Hazla,
de nuevo, sentir tanto y tan intensamente
como puedas. Crea estados y emociones
totalmente opuestos, para que estos
puedan experimentarse de forma más
vívida[323].
Muévela, pues, de estado a estado,
crea y alivia Tensión Sexual, eleva y
aplasta su ánimo, llévala a lo más alto y
a lo más bajo: al cielo y al infierno.
Dale química dura a su cerebro y crea
emociones
intensas
con
valor
adictivo[324].
PRIVA Y DALE
Esta forma de impactar se conoce
también por los nombres de Efecto
Dulce Despertar o Efecto Posguerra[325].
Se basa en negar algo placentero —
o incluso ofrecer algo doloroso— en un
principio, para dárselo cuando menos se
lo espera. Esto crea un vacío y un
contraste que permite sentir dicho placer
con más intensidad, ya que antes se ha
experimentado su carencia.
Cuando por ejemplo ignoras
activamente al Objetivo y, en el
momento en que menos lo espera, te
acercas a ella con total seguridad y la
sorprendes con algo agradable e
interesante, estás aplicando este
principio.
También lo haces cuando minas su
autoestima con Negas y, en el momento
menos previsto, la gratificas pasando de
Nivel. De esto modo, además, es mucho
más fácil mantenerla en un Estado
Favorable, sortear las barreras del
camino y que no resienta el paso de
Nivel.
DALE Y PRIVA
Este principio, conocido como
Efecto Amargo Despertar o Tortura
Tantálica[326], se basa en justo lo
contrario que el anterior.
Tras haber ofrecido o insinuado algo
placentero al Objetivo, se aparta
rápidamente de su alcance o se
reemplaza por algo doloroso.
Esto logra muchos efectos a la vez,
pero el que más nos incumbe es el del
incremento de su deseo por aquello que
le acabas de arrebatar antes de que se
sacie o incluso cuando apenas ha
empezado a saborearlo. Aquí el vacío
aparece a posteriori, lo cual ejerce una
atracción muy similar a la creada por la
acción de una ventosa[327].
Ofrécele, por ejemplo, algo que
resulte embriagador a su ego para
arrebatárselo de repente y convertirlo
casi en lo contrario. Muchos Negas te
permiten hacer esto.
Deja, por ejemplo, que por un
instante vislumbre una victoria rotunda
sobre ti, para arrancársela justo cuando
se disponía a paladearla. Dile cosas
como: «Sabes, creo que tú y yo
encajaríamos bien. A veces tengo la
tentación de secuestrarte (el secuestro es
muy romántico) y llevarte conmigo a un
lugar exótico. Claro que luego lo pienso
y caigo en la cuenta de que eso nunca
podría ocurrir, porque…».
Y le dices lo que sea que explique
que no puede ser.
Recuerda: Nunca la satisfagas
totalmente, mantén vivo su deseo de fase
a fase.
DOS ADELANTE Y UNO
ATRÁS
Avanza dos, retrocede uno. Este
principio no es más que un refuerzo, un
apunte que te ayudará a usar con
maestría los dos anteriores.
La idea es mantener la atracción
viva en todo momento, especialmente en
el paso de Nivel, contribuyendo a que
dicho avance se lleve a cabo de forma
imperceptible. Es una forma muy
ventajosa de lograr el progreso en
cualquier interacción, ya que evita que
las Defensas de la chica se activen a
tiempo y crea expectación.
Avanzas y el Objetivo no se lo
espera. Justo cuando está a punto de
preguntarse lo que haces y preparando
uno de sus mejores cortes, retrocedes,
ella se queda desconcertada y
probablemente con ganas —aunque solo
sea para darse el gusto de rechazarte—
de prolongar la interacción.
Entonces la pelota está en su campo.
Esperas sus IDIs y, justo cuando más
desarmada está, cuando está empezando
a dudar de sí misma, vuelves a avanzar
de nuevo[328]. Fantástico, ¿verdad?[329]
HABITA SU
PENSAMIENTO
Si hay algo que en las Artes
Venusianas se encuentra más allá de toda
discusión, se trata de la verdad de este
principio. La idea es simple:
Cuanto más tiempo y energía
mental y emocional te dedique, mayor
será tu poder sobre la interacción, y
mayor tu capacidad para llevarla al
siguiente Nivel.
Como es lógico, habitar su
pensamiento es siempre algo necesario y
deseable, pero gana relevancia en la
medida
en
que
hablamos
de
interacciones prolongadas en el
tiempo[330]. En otras palabras, se trata
de un principio cuya importancia
aumentará en directa proporción a cómo
lo haga el tiempo existente entre nuestro
primer contacto con el Objetivo y el
final de la relación.
Otra cosa que debes tener presente
es que muchos de los principios que ya
has visto o que conocerás en breve
también contribuyen, paralelamente, a
fortalecer tu presencia en la mente de la
chica que pretendes cautivar.
Con todo, ¿vamos a pasar por alto
que todo aquello que logre que el
Objetivo tenga más presente va a jugar
siempre en tu favor, aun cuando no
guarde necesariamente relación con
ninguna otra enseñanza de este libro?
El mensaje, pues, es claro.
No pierdas ninguna oportunidad de
hacer que ella piense más en ti, de
mantener tu recuerdo vivo en su
pensamiento, de cobrar más y más
protagonismo en su mente.
A fin de cuentas, por muy bien que te
desenvuelvas en el juego, vas a
encontrarte en clara desventaja si,
finalmente, ella invierte más energía
mental en otros que en ti. Si, por el
contrario, te las ingenias para estar
presente en su imaginación lograrás dos
cosas a la vez. Por un lado, estarás
potenciando
cualquier
atracción
existente y, por otro, empezarás a sacar
partido de su Lógica Retroactiva[331], la
cual le ayudará a auto convencerse de
que eres alguien importante en su vida.
Dicho esto, te ofrezco algunos
consejos para que puedas habitar más su
pensamiento.
NO DEJES QUE TE OLVIDE
La cuestión es ganar presencia en su
mente. En función del nivel en que te
encuentres, esto implicará hacer unas
cosas u otras. Poco importa. Lo
importante es que no pueda olvidarte
porque, de un modo u otro, estás
presente en su vida. Podemos estar
hablando de mensajes de texto, de algún
objeto asociado a ti y al que ella debe
recurrir de tanto en tanto, de actividades
que compartís, de lugares que ambos
frecuentáis, de encuentros fortuitos[332]
o, simplemente, de aparecer en su radio
de visión en una discoteca mientras es
evidente que te estás divirtiendo. O, aun
mejor, si eres el centro de atención de
algún grupo.
Cualquier cosa que le haga
recordarte, a corto o largo plazo, es
positiva.
QUE TE ASOCIE A LO
POSITIVO
Una canción o melodía, una
actividad, un viaje, una aventura, una
bebida o comida, una caricia, un
perfume, un objeto, una forma de ver el
mundo, la libertad, todo aquello que su
novio no representa…
Que te asocie a eso que tanto anhela
y que no tiene. O a eso que solo tiene a
veces, durante pequeños espacios de
tiempo, y que después echa tanto de
menos. O simplemente a todo aquello
que ella toma por «guay».
SÉ LO MÁS EXCITANTE EN
SU VIDA
¿Sabes cuál es uno de los rasgos más
típicos del Frusco? El de primar la
cantidad sobre la calidad.
Con el Aven ocurre exactamente
todo lo contrario.
Como tal, debes asegurarte de que tú
eres lo más excitante de cuanto acaece
en su día a día. Trabaja sobre ti y sobre
tu repertorio, pero asegúrate de que las
dosis de tu compañía son lo bastante
memorables como para que te dedique
un lugar aparte de su pensamiento. No
importa cuán pequeñas sean estas dosis,
sino lo adictivas que resulten.
Trabaja, pues, por convertirte en
algo apasionante y afianza tu lugar en su
pensamiento.
QUE SE LO GANE
Fue una de las cosas que más me
chocó cuando empecé a estudiar este
arte.
Había hombres que, aun cuando
parecían no reunir muchas de las
cualidades propias del Aven, tenían un
éxito muchísimo mayor con las mujeres
de lo que cabría haber esperado de
ellos.
Más de una vez, incluso, me he
topado con mujeres cuya atención no
resultaba fácil de captar. ¿La causa de
esto? Estaban obsesionadas con alguno
de esos hombres.
Tardé bastante tiempo en darme
cuenta de lo que se estaba cociendo.
Hasta que, por fin, me sobrevino la gran
revelación.
Curiosamente, la noche que vi la luz
me encontraba con ciertos amigos en un
local de ambiente.
Estaba besándome con una chica a la
que había dedicado mi tiempo, atención
y una de mis Aperturas más
espectaculares. Para mi sorpresa, en un
momento dado me abandonó sin
ofrecerme la menor explicación. Era
como si de repente hubiera perdido
cualquier clase de interés en mí y nada
de lo que hiciera o dijera pudiese
repararlo. Para ella, había dejado de
existir.
Media hora más tarde, cuando aún
me atormentaba barajando posibilidades
como mi posible mal aliento, mi
inhabilidad para besar y acariciar o la
alternativa, más tranquilizadora, de que
pudiera tratarse de una lesbiana que no
había encontrado gratificante su
experimento
heterosexual,
la
vi
devorando a besos a otro hombre.
Prácticamente, se había abalanzado
sobre él, y este se devanaba en esfuerzos
por quitársela de encima. Finalmente
llegó el novio de este chico. Y, para su
alivio, consiguió hacer cuña entre los
dos, apartando definitivamente a la fiera
de su presa.
Esta no tardó en reaccionar y, a los
pocos minutos, ya estaba merodeando a
otra víctima potencial. Supuse que
pronto pondría en práctica la misma
estrategia de acoso que había logrado
llevarla tan lejos con su primer
homosexual.
Fue en aquel preciso instante cuando
tuvo lugar la epifanía. ¿Qué estaba
ocurriendo?
Me dediqué a examinar mi entorno
con detenimiento. Empecé a percibir,
entonces, que muchas de las TBs a mi
alrededor —casualmente las más
atractivas— se servían de un plan de
caza similar. No cabía duda. Estaban
ofreciendo IDIs de toda índole a algunos
de los chicos más amanerados. Y estos,
en la mayoría de los casos, no les
prestaban atención a ellas más que para
alimentar su propia vanidad o llamar la
atención de otros hombres. A veces
incluso llegaban al besuqueo, pero de
una forma desinteresada, casi amical.
No cabía duda. Al demostrar
demasiado entusiasmo por mi parte, la
chica con la que había intercambiado
algunos besos había perdido el suyo.
Había comprobado que no era gay, que
no era un reto, que no era difícil, que
llevarme a la cama no iba a suponerle
esfuerzo alguno.
Había encajado una nueva pieza del
rompecabezas.
Tanto esos chicos amanerados como
todos aquellos otros conocidos para
cuyo éxito no había encontrado
explicación satisfactoria hasta la fecha,
contaban con un rasgo común.
Aparte de no activar sus Defensas,
todos hacían sentir a las TBs que
cautivaban —fuese por una razón u otra
— que eran casi inalcanzables. Todos
parecían un reto para ellas. En
definitiva: todos esos hombres las
hacían trabajar.
Gracias a ello, lograban satisfacer
una de las necesidades más profundas en
la mujer: cualificarse.
Después de todo, no resultaba
extraño en absoluto. En un mundo donde
la mayoría de los hombres suponen un
desafío sexual más bien escaso, ¿no
tenía sentido que aquellos que parecían
más difíciles resultasen mucho más
atractivos y excitantes para las mujeres?
Empecé a pasar revista a la mayor
parte de historias románticas de las que
me empapaba[333]. En seguida caí en la
cuenta de que en la mayoría de ellas el
camino que llevaba al desenlace sexual
de sus protagonistas estaba, en el mejor
de los casos, plagado de obstáculos.
Y el propósito de estos no era
únicamente —como había creído
anteriormente— el de hacer la historia
más emocionante y capaz de entretener,
sino también el de apelar a una de las
fantasías femeninas más imperante: el
amor imposible o difícil.
Así pues, no se trataba solo de algo
con lo que a ellas les gustase dar rienda
suelta a su imaginación, sino de algo que
ellas perseguían realmente. Mi vida
misma estaba, a fin de cuentas, plagada
de ejemplos que corroboraban dicha
hipótesis.
A continuación compartiré contigo
algunos apuntes a los que puedes
recurrir cada vez que necesites hacer
creer a esa chica que te gusta que eres
algo por lo que tiene que luchar.
INDISPONIBILIDAD: LAS
TRABAS SON IMANES
Las trabas son una gran forma de
Autodescualificación[334]. Por un lado,
sacan partido de este principio. Por
otro, ofrecen Coartada de Corte[335].
Así que, ya sabes. Explota tu
indisponibilidad. Si no existe, créala.
En otras palabras, «no puede ser».
En serio, lo vuestro «no puede ser».
No puede ser: eres gay, cura, rosa
cruz, ella no te gusta, eres virgen y te da
miedo el sexo, es inmoral, es ilegal,
vives lejos, no deberías, eres
extremadamente tímido, o demasiado
sensible y te pueden hacer daño, te han
cortado el pene o te transformas en
hombre lobo cada vez que te metes en la
cama con una chica[336]… lo que sea.
También «no puede ser» por su
parte. Sugiérelo y explótalo: no le
convienes, no quieres hacerle daño, se
merece algo distinto, hay terceros que
saldrían perjudicados… lo que sea.
En cualquier caso, grábatelo a fuego:
las trabas son imanes.
DALE TRABAJO
Me costó ganarme su atención más
de lo habitual. «No te enfades», me dijo
al cabo de un tiempo. «No es nada
personal. Es que llevo varios días
tratando de llamar la atención del
barman. Y, aunque no me hace caso,
cada día siento que estoy más colgada
por él».
Pronto comprendí que ese «aunque
no me hace caso» podía traducirse por
«precisamente porque no me hace
caso».
La cuestión es que, probablemente,
todo empezó por su parte buscando la
Validación del barman, como hace con
tantos otros. Sin embargo, este no se la
dio, por lo que ella empezó a esforzarse
un poco más para llamarla. Cuando se
quiso dar cuenta, había hecho ya algo
por él que no suele hacer por nadie más.
Y, al cobrar conciencia de este hecho, se
lo racionalizó a sí misma como que
estaba más colgada por él.
¿Moraleja? Cuanto más haya hecho
por ti más se dirá, al racionalizarlo
consigo misma, que está colada por
ti[337].
QUE INVIERTA EN TI
En realidad, el principio anterior se
aplica no solo a su trabajo, sino a
cualquier cosa que pueda tener valor
para ella. Su tiempo, su dinero, sus
emociones, su sexualidad, etc.
Todo recurso que invierta en ti, se
irá acumulando en tu favor. Irá
estableciendo una Inercia Favorable.
En otras palabras, dale la
bienvenida a cualquier cosa que se
traduzca en una implicación por su parte
mayor que la que podría tener con
alguien que no le importase. Aun cuando
en el momento ocurra de forma
espontánea, te permitirá
beneficios futuros.
cosechar
INCÍTALA A QUE SE
CUALIFIQUE
Esta es una de las formas de
inversión emocional más útiles y
rápidas a las que puedes recurrir,
especialmente en estadios tempranos de
la interacción. Nada mejor que lograr
que se cualifique ante ti para hacerle
sentir que contigo se lo tiene que ganar.
Recuerda: debe cualificarse antes de
obtener tu atención e interés. Ella no es
importante hasta que algo en su
comportamiento te demuestre lo
contrario.
Para lograrlo, le tenderás cebos.
Solo si muerde el anzuelo podrás
ofrecerle algún IDIC[338]. Dicho sea de
paso, los IDICs resultan de especial
utilidad justo antes de iniciar El Juego
del Romance.
SÉ UN RETO
En general, plantéale siempre cierta
dificultad. Cuando no se saca de quicio,
es una DAV.
Ya sea para tenerte, para dominarte,
para entenderte, para predecirte, etc.
En algunos casos, esto supondrá
hacerte el estrecho. En otros cortar la
interacción antes de que sea ella quien
lo haga y dejarle con las ganas. Y, a
veces, sorprenderla del todo con algo
completamente opuesto a lo que se
espera de ti o se esperaría de cualquier
otro hombre.
En cualquier caso, recuerda la
palabra clave. Reto.
EXPLOTA SU
LÓGICA
RETROACTIVA
Las mujeres siguen haciendo
comentarios del tipo: «No entiendo
cómo lo hiciste, nadie ha conseguido
estar conmigo tan rápido. Debes
haberme gustado de verdad[339]».
Así que… te voy a pedir un favor.
A partir de ahora, borra de tu
registro expresiones tales como: «no
quiero que haga nada forzadamente,
quiero que lo haga solo si de verdad le
gusto» o «necesito saber que le gusto
antes de intentar nada».
La razón es sencilla: no funciona
así[340].
Además, las mujeres nunca hacen
nada forzadamente a menos que las
violen. Créeme: cuando hacen algo, es
porque quieren. Pero, sobre todo,
recuerda: no funciona así[341].
Grábate a fuego lo siguiente:
El
hombre
decide
su
comportamiento en función de sus
deseos; la mujer decide sus deseos en
función de su comportamiento.
Allí donde la lógica del hombre
diría: «Vaya, me has hecho hacer algo
que no quería. Te resiento por ello», la
mujer tendría una reacción muy distinta.
Ella es casi incapaz de desarrollar esa
especie de razonamientos en la práctica.
El suyo discurriría más bien así: «¡Vaya,
me has hecho hacer algo que no…! Se
ve que por lo visto SÍ quería hacer eso.
Seguramente él me gusta más de lo que
imaginaba».
Por supuesto, no hablo de violación,
estupro, chantaje o cualquier clase de
comportamiento similar que implique
forzar la voluntad. Hablo más de
distraer o suspender la voluntad que de
forzarla. De «surfear» por sus Estados
Favorables para pasar de Nivel[342].
Resulta vital entender esto, porque
ellas son las primeras que premiarán tus
victorias, y viceversa.
En contra de lo que la lógica
masculina pudiera esperar, cuantos más
Niveles superas, mayor
respeto
muestran por ti. Y esto con
independencia de cuál fuese su
predisposición inicial. Olvídate, pues,
del «me quiere-no me quiere», o «le
gusto-no le gusto» de nuestros días. Para
la libido femenina es muy relativo. De
hecho, el que le gustes de entrada solo te
facilita un poco las cosas al principio.
Mientras que el hombre se dice a sí
mismo: «Me gusta, luego me acuesto con
ella», la mujer se habla de la siguiente
forma: «Me he acostado con él, luego
me gusta». Así de sencillo. Si te la
llevas al huerto, ganas. No ganas solo el
placer de ese momento. Ganas su
respeto y admiración[343]. El problema
de no avanzar es que otro lo hará en tu
lugar[344].
Cuando
esto
ocurre,
especialmente si el otro juega bien sus
cartas y/o le rompen el corazón, ellas se
insensibilizan durante un tiempo hacia
cualquier otro hombre.
¿Exagero?
Probablemente, pero me daré por
satisfecho si con ello logro que no
olvides la lección. Porque, salvando
excepciones, la realidad no se aleja
demasiado de lo dicho[345].
¿Qué cuál es esa lección?
Simplemente, explota su Lógica
Retroactiva. Pasa siempre de Nivel y,
cuando puedas, apúntate un tanto. Pasa a
la historia.
Y recuerda: La historia la escriben
los ganadores.
A continuación repasaremos las
principales claves para convertirse en
uno de ellos.
PASA SIEMPRE DE NIVEL
Ya lo hemos dicho. El hombre que
centra sus esfuerzos en gustar u en
obtener manifestaciones explícitas de
agrado por parte de la mujer, no ha
comprendido aún la naturaleza del
juego.
El juego no se basa en gustar, sino en
avanzar.
Poco importa que tú gustes más que
otro, si al final ese otro avanza más que
tú[346].
Una vez entendido esto, la moraleja
está clara: cada vez que el Objetivo se
encuentre en un Estado Favorable y la
Temperatura de Compra sea lo bastante
alta, pasa siempre de Nivel[347].
Recuerda que, cada vez que pasas de
Nivel, te anotas un tanto. Y si tienes
sexo, ganas la partida. Te aseguro que
estas reglas no las he creado yo: forman
parte del juego. Y ellas son las primeras
a la hora de reforzarlas[348].
PENALIZA Y RECOMPENSA
Penaliza cuando no colabore[349].
Penalízala sin piedad porque, si no lo
haces, jamás podrás recompensarla con
tu afecto y tu cariño.
Es la base para crear una Inercia
Favorable. También es el principio en el
que se basan los Aros Psicológicos y
cualquier otra clase de Test de
Predisposición[350].
Penaliza
los
comportamientos
indeseados[351] y no permitas que estos
queden sin punición. Utiliza todos los
recursos de este manual para premiar
los progresos o castigar todas aquellas
actitudes que atentan contra el buen
curso
de
la
interacción[352].
Condiciónala como Paulov hacía con su
célebre perrito, logrando que solo pueda
obtener placer de ti cuando muestre
interés, facilite el paso de Nivel,
etcétera.
En definitiva, cuando colabore.
Es también importante que no
parezca que lo haces adrede y con este
fin. Debe pensar que estas reacciones
surgen de forma natural en ti pues, de lo
contrario,
te
percibirá
como
manipulador y tu juego saldrá
perjudicado.
Otro aspecto importante a la hora de
crear una Inercia Favorable por este
sistema es que las penalizaciones y las
recompensas se lleven a cabo con una
cierta intermitencia.
Es decir, no la castigues en el 100%
de los casos en que lo merezca, ni la
premies todas y cada una de las veces en
que colabore. Los psicólogos han
demostrado que la penalización y la
recompensa intermitentes son mucho
más efectivas.
Dominar este principio es crucial
para dominar el arte de pasar de Nivel.
DOMINA LAS MEDIDAS DE
PREVENCIÓN
Premiar y penalizar es un gran
recurso a la hora de pasar de Nivel. Sin
embargo, no hay mejor cura que una
buena prevención.
¿De qué estoy hablando?
Precisamente, de todo aquello que
nos permite anticipar y neutralizar
posibles causas de un deterioro en el
progreso de la interacción antes de que
este se produzca.
Cosas como eludir su Radar[353],
saber salir airoso de sus Tests[354] o ser
capaces de caer víctimas de su
Descalificación[355] nos prestarán una
ayuda inigualable en este sentido.
DALE ALGO NUEVO A SU
ANTIVIRUS:
«CRAQUÉALO».
A veces todo parece imposible y,
aun así, es posible pasar de Nivel.
La verdad de este principio parte de
que la mayor parte de las barreras que
las mujeres interponen ante los hombres
se basa en gran medida en
comportamientos hasta cierto punto
predecibles por parte de éstos. Han
desarrollado una especie de sistema
inmunitario que reconoce los «bichos»
—es decir, las estrategias de
acercamiento— más comunes.
Una metáfora quizás mejor aún es la
de un antivirus informático. Sin
embargo, estas Defensas pueden a
menudo «craquearse». Y es en este
ámbito del craqueo donde, por lo poco
intuitivos que resultan, se producen los
resultados más espectaculares[356].
La efectividad de los craqueos
depende en gran medida de tu
inspiración e intuición, por lo que no se
puede garantizar. Yo recomiendo
craquear sobre todo en aquellos
momentos en que la batalla toma la
forma de derrota inminente y se tiene
muy poco que perder[357].
COMUNICACIÓN
EXPLOSIVA[358]
Si tuviera que expresar la
importancia de la comunicación en una
sola frase, sería esta: la comunicación lo
es todo.
A fin de cuentas, ¿no es la razón
principal por la que hemos llegado tan
lejos como especie? Lo es hasta el
punto, a mi juicio, de que podríamos
definir al Homo Sapiens como Animal
Comunicativo.
Hablamos, pues, de un rasgo
cardinal.
Por ello, del mismo modo que la
envergadura, fortaleza, longitud de la
melena, etc., de los especímenes más
aptos y mejor posicionados en la
jerarquía social de una manada de
leones nos permitirá identificar a estos
con claridad, en cualquier comunidad
humana
podremos
reconocer
rápidamente a sus líderes por una
capacidad comunicativa superior.
Y así como un león endeble
encontrará serios problemas a la hora de
sobrevivir y aparearse, el hombre cuya
comunicación es deficiente sufrirá una
suerte similar.
Por ello, el poder comunicativo a
todos los niveles[359] es la asignatura
troncal de cualquier Aven. Conviene que
limes y mejores tu comunicación al igual
que el espadachín afila su espada. A fin
de cuentas, va ser tu principal vehículo
para proyectar Valor y crear Romance.
La buena noticia es que, si bien tu
comunicación debe ser muy buena en
general, solo te pediré que llegue a un
nivel sobrehumanamente bueno durante
un periodo máximo de cinco a diez
horas.
Al menos en lo que respecta a las
Aproximaciones en Frío, es decir, al
Ligue Activo. Cuando se trata de este
tipo de interacciones, cinco a diez horas
es el tiempo medio que te llevará
deslumbrar al Objetivo lo bastante como
para que acceda a mantener contigo una
relación sexual[360].
A veces no necesitaremos tanto
tiempo para que las cosas tomen un cariz
sexual. Entonces nos felicitaremos.
Cuando
por
el
contrario
lo
sobrepasemos,
abandonaremos
o
iniciaremos el plan B. Se basará en
seguir aplicando los principios de este
manual y en servirnos de esa
comunicación simplemente «buena» de
la que hablábamos.
Pero en principio, cuando hablemos
de Ligue Activo, nos serviremos
siempre del plan A, el plan que
pondremos en marcha por defecto.
¿En qué consiste?
Consiste en algo así como diseñar,
escribir, dirigir, llevar a escena y
protagonizar LA MEJOR OBRA DE
TEATRO DE TU VIDA.
Y no hablo de teatro significando
que debe tratarse de algo falso o fingido.
Hablo de teatro en el sentido de que
debe estar sumamente preparado y
prever toda posible contingencia.
¿Me sigues?
En realidad, las Artes Venusianas —
sobre todo cuando se aplican a las
Aproximaciones en Frío— forman parte
de las artes performativas. Hablamos
aquí de un tipo de representación como
cualquier otra, pero con ciertas
particularidades.
Como cualquier otra porque deberás
sentirte capaz de entretener a una
audiencia durante dos o tres horas. Para
lograrlo, no renunciarás a la creatividad
y la capacidad de improvisar, pero
deberás memorizar una cierta cantidad
rutinas[361] y frases lo bastante
interesantes como para mantenerlos
suspendidos.
Disponer
de dicho Material
Enlatado es fundamental pues, aparte de
proporcionarte algo valioso que ofrecer,
te brinda la posibilidad de operar por
defecto en cualquier situación más o
menos previsible sobre la que ya hayas
trabajado.
También
se
parece
a
la
representación en general en que te
obligará a desarrollar cualidades
propias del actor, cómico, narrador de
monólogos, etc.
En cuanto a las diferencias, son solo
algunas.
Por ejemplo, no es lineal como la
mayoría de obras dramáticas, sino un
poco como aquellos libros de «Inventa
tu propia aventura»[362], ¿los recuerdas?
A fin de cuentas, solo existe un número
reducido de caminos que la interacción
podría previsiblemente tomar. Tu
trabajo pasa por estar preparado para
todos y cada uno de ellos, sirviéndote de
lo que llamamos Estrategias en
Rama[363].
Se trata de una forma de planificar y
entrenar que te permitirá contar con
respuestas para las situaciones más
comunes que hayas podido anticipar. Si
llevas a cabo un buen entrenamiento,
estas no tardarán en resultarte
familiares. Otra característica que
desmarca nuestra representación de las
otras es que, además de resultar
entretenida,
deberá
poseer
una
naturaleza interactiva. Eso sí, a ti te
corresponderá llevar casi todo el peso
de la misma[364].
Finalmente, la buena noticia.
Por el contrario a la mayoría de
actores teatrales, tú solo vas a llevar
cabo una única representación a lo largo
de tu vida. Y esta no va a cambiar
mucho, por lo que se conoce por la
Representación de tu Vida[365].
Sí, claro: irás efectuando pequeñas
mejoras en el guión o en tu forma de
actuar, retocarás alguna que otra cosa
con el fin de ir ajustando el espectáculo
a la demanda de tu público, pero… ¡la
obra será siempre la misma!
¿Me sigues? No será como pasar de
Shakespeare a Lope de Vega o de este a
Valle Inclán. No. Básicamente, va a
tratarse siempre de la misma función,
con pequeños ajustes y variaciones,
pero siempre la misma. ¿No es
maravilloso?
Sé que puede parecerte una
barbaridad, pero lo cierto es que la
mayoría de los mejores ligones del
mundo se repiten como discos. Cuando
encuentran algo que funciona, lo usan
una y otra vez. Y, solo cuando
casualmente dan con alguna otra cosa
que puede aplicarse a su juego, la
añaden a su repertorio. Bien mirado,
¿por qué iban a hacer otra cosa?
Ese es mi reto para ti. Atrévete a
diseñar un espectáculo de varias horas
de duración que tenga a tu persona como
tema principal. Úsalo para comunicarte
de forma explosiva y, el resto del
tiempo, no renuncies a seguir siendo un
gran comunicador.
A continuación te ofrezco algunos
apoyos que pueden ayudarte en ambas
cosas.
MAESTRÍA EN LA
INTERPRETACIÓN
Convertirte en un aficionado de la
interpretación es uno de los mejores
regalos que puedes hacerte. Aparte de
toda la diversión que te proporcionará,
lo cual se reflejará en tu ánimo y en tu
forma de interactuar, te dará una gran
ventaja para el juego.
Por un lado, te permitirá divertirte y
divertir más cuando uses tus dotes
interpretativas para hacer reír. Por
ejemplo, a la hora de proyectar
emociones
claramente
falsas
o
exageradas con fines humorísticos.
Ser un buen actor también va a
mejorar, en general, la calidad de tu
comunicación, ya que gracias a ello
serás capaz de conmover, arrastrar y
resultar más convincente en tus papeles.
En realidad, no se trata tanto de crear
una imagen falsa sobre ti como de que la
TB se sienta y se vea transportada
contigo[366].
Finalmente, va a reforzar tu
Realidad[367], logrando que tu actitud en
su conjunto sea más congruente.
¿Recuerdas aquello de haz como si
lo fueras hasta que lo seas? Pues bien,
cuanto más y mejor te metas en el papel
sin ningún tipo de aprensión, más
creíble resultarás a tus propios ojos y
podrás mejorar tu autoconcepto con
mayor facilidad[368].
INTERACTIVIDAD
A menudo por inseguridad, a veces
por otras causas, los pocos hombres
divertidos que hay tienden a centrarse
demasiado en sí mismos y el papel que
interpretan cuando por fin logran reunir
el coraje necesario para abordar una
mujer o grupo de mujeres. Tienen miedo
a que su Realidad, esa pequeña ilusión
que han logrado fabricar, se vea
amenazada a la menor reacción negativa
por parte de ellas, por lo que prefieren
usar la táctica del avestruz y no
prestarles atención.
Sin embargo, hay pocas cosas que la
mujer de nuestros días odie más que no
sentir que participa activamente en un
proceso que la implique. Odian sentirse
manipuladas, elegidas u obligadas. Les
gusta tomar un papel activo y tener la
voz cantante en lo que hagan pese al
hecho de que, en el mundo real, rara vez
son ellas las que toman la iniciativa. Al
hacer tu juego interactivo[369], lograrás
que resulte más ameno, cautivador y
divertido. Lograrás además crear la
ilusión de que ambos —o incluso ella
más que tú— estáis provocando lo que
quiera que tenga lugar más adelante[370].
Trata pues de dotar de más
interactividad a todo lo que hagas[371].
MALINTERPRETACIÓN
CREATIVA[372]
He aquí una herramienta clásica de
las Artes Venusianas.
Aunque ya hemos apuntado su
utilidad en otras partes del libro[373], se
trata ante todo de un recurso con el que
contamos para dotar de vida, fluidez y
diversión a nuestro juego.
Debes por ello tenerla siempre
presente
cuando
busques
una
comunicación excitante y cargada de
emociones.
JUEGO DE ROLES
Otro recurso del que ya hemos
hablado[374] y que es, además, una
especia insustituible de nuestra forma de
actuar y comunicarnos.
A las mujeres les encantan estos
juegos[375] mucho más de lo que nadie
podría en principio sospechar. Pon el
principio en práctica y lo descubrirás
muy pronto. La idea es que, todo aquello
que resultaba divertido en el colegio,
vuelve a serlo ahora.
USA MATERIAL ENLATADO
Ya hemos mencionado antes la
necesidad de disponer de un nutrido
repertorio de historias, relatos cortos,
anécdotas, hechos interesantes, frases,
tests de personalidad, juegos, trucos de
magia, etc., diseñados para permitirnos
proyectar Valor, generar Romance o
asistirnos en el juego de cualquier otra
forma.
Y es que, como sabe cualquier
profesional del espectáculo, el material
aprendido y ensayado constituye un
apoyo genial para mantener enteras
audiencias en vilo. En tu caso, ya hemos
visto que puede hacer mucho más que
eso[376].
Para poder ser bueno con dicho
material, te recomiendo que practiques
delante del espejo o con amigos.
Escribe pequeñas anécdotas y nárralas o
escenifícalas después. Grábate en audio
o en video. También es importante que
estudies a la gente que lo hace bien,
conocida o no, y que aprendas de ellos
cuanto
puedas[377].
Si
quieres
profundizar
más,
inscríbete
en
actividades como teatro[378], únete a
grupos de personas —crea uno, si no
existen— aficionadas al monólogo, etc.
Llegado este punto, puede que te
preguntes de dónde salen todos estas
Rutinas Enlatadas. La respuesta es
simple: de tu curiosidad y tus propias
experiencias[379].
Por último, recuerda dotar a todo lo
que digas de Relevancia Emocional[380].
En otras palabras, no te limites a narrar
hechos.
Describe
emociones,
sensaciones y sírvete de palabras que
permitan que las personas que tienes
enfrente puedan experimentar y revivir
lo que les cuentas.
ADIVINACIÓN Y
CIENCIAS
ALTERNATIVAS
¿Te has parado alguna vez a contar
el número de mujeres y de hombres en
una clase de yoga o de grafología? ¿Y
qué me dices de la astrología? ¿Y de los
lugares
donde
se
enseña
la
quiromancia[381], a usar el Tarot o a
confeccionar cartas astrales?
Incluso
en
los
gabinetes
psicoanalistas o las tiendas de
alimentación macrobiótica, dime: ¿qué
ves más? ¿Cuál es el sexo predominante
en todos esos sitios?
Todo indica que hay algo en lo
esotérico y las ciencias alternativas que
vuelve locas a las mujeres. Algo como
propio de aquellos lugares, de aquellas
atmósferas, que las atrae perdidamente.
Por si esto fuera poco, sabemos que
pocas cosas hay tan fascinantes para una
mujer como la aventura de descubrir
cosas nuevas acerca de su yo emocional,
espiritual e incluso sexual. Algo
comprensible en la medida en que su
propia
naturaleza,
particularmente
brumosa y emocional, no les invita a
tener un concepto de sí mismas tan claro
como el que creen tener de ellos mismos
la mayoría de los hombres, generalmente
más esclavizados por la lógica y el
pragmatismo. En tanto que para estos la
gratificación es casi siempre más
externa y basada en objetivos, para las
mujeres su propia persona continúa
siendo un misterio apasionante que vale
la pena explorar[382].
Dejando a un lado las posibles
razones de este fenómeno, una cosa está
clara: a las mujeres les fascinan los
hombres que, sin apenas conocerlas,
pueden decir cosas de ellas que nadie
más sabe o que incluso ellas mismas
ignoraban. Lo reconozcan o no, una de
sus mayores fantasías es encontrarse con
un hombre que sepa más sobre ellas que
ellas mismas.
La gran pregunta ahora es si vas a
quedarte ahí parado considerando lo
curioso de este hecho o si vas a hacer
algo al respecto. Algo para hacer que
empiece a jugar en tu favor.
La inmensa mayoría de los Aven lo
ha hecho. ¿Vas tú a quedarte sin sacar
punta de este Filón?
Aunque muchos de ellos no creen en
la parapsicología ni son fanáticos de
otras ciencias alternativas, puedo
garantizarte que casi todos ellos podrían
compartir contigo habilidades y
ejemplos sobre lectura de manos,
interpretación del Tarot, análisis
grafológico, masajes sensuales, técnicas
de relajación, sexo tántrico, etc.,
capaces de mantenerte distraído durante
horas.
No hace falta que te conviertas en
uno de esos futurólogos que aparecen en
televisión con gorritos en forma de cono
y túnicas estrelladas. Basta con que
adquieras algunas nociones sobre ciertas
ciencias alternativas especialmente
atractivas para la clase de mujeres en
que estás interesado y seas capaz de
ponerlas en práctica. Si logras esto y
desarrollas además una cierta habilidad
para llevar a cabo Lecturas en Frío[383],
habrás dado un paso de gigante en lo que
respecta a tu capacidad para estimular y
excitar la atención de una mujer. Y
créeme: la relación entre esfuerzo o
recursos invertidos y beneficios
cosechables es más que alentadora.
Sin más dilación, comparto contigo
algunas observaciones importantes para
sacar punta a la adivinación y las
ciencias alternativas.
LECTURA EN FRÍO[384]
Llamamos lectura en frío a toda
actividad orientada a permitirnos decir
o «adivinar» cosas sobre la persona que
tenemos en frente sin conocerla. Algunas
de ellas tienen más fundamento que
otras[385].
En los primeros estadios, una lectura
certera sobre algo más o menos oculto
de ella puede despertar mucha intriga
sobre ti, dotarte de un gran Valor ante
sus ojos y hacerle creer que existen una
conexión especial entre vosotros. En
otras palabras, se trata de un recurso o
técnica nada desdeñable.
Mi consejo es que si, por la razón
que fuere, tienes acceso a cualquier
clase de información privilegiada —y,
por tanto, la oportunidad de hacer una
adivinación
certera—
no
la
desaproveches. Si no es el caso, aún
puedes intentarlo. Utiliza truismos, es
decir, verdades o generalidades que son
aplicables a la mayoría de los casos.
Esto solo resulta obvio cuando se piensa
con detenimiento sobre ello, pero rara
vez se hace[386].
En otras ocasiones —y cuando las
probabilidades estén de tu parte—,
juégatela[387]. Dile que piense en un
número del uno al diez[388], acierta su
color favorito[389] o su signo del
zodiaco[390]. Otro recurso es llevar a
cabo inferencias en base a su vestuario,
forma de comunicarse, etc.
SACA PUNTA AL
ESOTERISMO
Lo cierto es que las mujeres sienten
una atracción especial por todo lo
mágico y esotérico. Basta pronunciar la
palabra «energía» en un sentido distinto
al de la Física para que las pupilas de
un inmenso número de mujeres se
dilaten.
Es un hecho: casi todo aquello
relacionado con el esoterismo, las
ciencias ocultas o alternativas actúa
como un potente imán sobre ellas.
En definitiva, el que puedas dártelas
de entendido (hasta cierto punto) en
estas cosas va a suponer una DAV y que
puedas conectar mejor con ella. Va a
sedar sus Defensas y ayudarte a generar
Romance.
Mi consejo es claro: aprende al
menos lo justo sobre estas artes para
poder sacar partido de esta faceta de su
naturaleza. Y, aun cuando no tengas ni
idea, usa tu imaginación y explótalas
igualmente.
Si es necesario, invéntate un nuevo
arte basado en «dones particulares»[391].
LO NEW AGE
Lo New Age es, por así decirlo, la
religión de nuestro siglo.
Habla de la llegada de la era de
Acuario[392] y engloba cosas de las más
dispares, muchas de las cuales les
parecen
contradictorias
a
sus
detractores. Estos, dicho sea de paso, lo
tachan de movimiento sincrético,
ambiguo, blando y hasta cursi.
Lo cierto es que se trata de un
conjunto de prácticas aparentemente
heterogéneas, pero unificadas por una
visión holista de la humanidad. Y,
precisamente por ello, constituye un
auténtico Filón para los Aven, con
independencia de sus inclinaciones
espirituales o religiosas.
Temas como la ecología, el
vegetarianismo, la meditación, la
relajación, la medicina alternativa, la
acupuntura, los masajes, el sexo tántrico,
los chacras y, en un plano más esotérico
aún, la astrología, la parapsicología, la
reencarnación, la conciencia cósmica o
mente universal y el karma son
constantes de la Nueva Era.
Ejercen además un influjo poderoso
sobre la mayoría de las mujeres y nos
ofrecen posibilidades infinitas de
proyectar Valor, crear conexiones,
provocar Estados Favorables, elevar la
Temperatura de Compra y encontrar
formas y pretextos de pasar de Nivel.
¿Mi consejo? Explora y explota lo
New Age.
LA PNL COMO
AMPLIFICADOR
La Programación Neuro Lingüística
—o PNL— tuvo su origen en las
investigaciones de Richard Bandler y
John Grinder, a quienes podemos
considerar como sus auténticos padres.
Estos trataban de averiguar por qué
determinados tratamientos de tres
terapeutas en Estados Unidos[393]
conseguían mayor éxito que el resto de
sus colegas, y en el proceso de dichas
investigaciones no tardaron en darse
cuenta de que tenían algo importante
entre manos.
Entre otras cosas, llegaron a la
impactante conclusión de que la mente y
el lenguaje humanos se pueden
programar.
Según dicho hallazgo, toda conducta
humana se acaba desarrollando sobre
una «estructura» o «plantilla de
pensamiento» aprendida, la cual puede
ser detectada para ser modelada (es
decir, copiada) por otras personas y
obtener
con
ello
similares
resultados[394]. Algo, por ejemplo, que
nos permitiría identificar las estrategias
internas que utilizan las personas de
éxito y adoptarlas nosotros mismos[395].
Otro rasgo del modelo de Bandler y
Grinder es que arranca de una teoría
constructivista. Esta no define la
realidad como un descubrimiento, sino
como una invención. En otras palabras,
el ser humano no opera directamente
sobre el mundo real en que vive. Lo
hace, por el contrario, a través de
representaciones mentales del mismo,
las cuales determinan la forma en que
cada individuo percibe la realidad.
Una frase muy extendida en PNL y
que en cierto modo refleja esta idea es:
«El mapa no es el territorio que
representa».
En la actualidad, la PNL constituye
un modelo muy extendido de cómo
funciona la mente y la percepción
humana, de cómo procesa la información
y la experiencia. Describe, pues, de qué
manera las personas piensan, aprenden,
se motivan, interactúan, se comunican,
evolucionan y cambian.
Y fiel al el enfoque marcadamente
pragmático que la caracterizó desde sus
orígenes, la PNL utiliza dicho
conocimiento para estudiar sus diversas
implicaciones en el terreno del éxito
personal.
Así, una de sus principales
aplicaciones se encuentra en la
observación y el «modelado» de la
excelencia. Algo que se lleva a cabo
desde la convicción de que, si una
persona tiene un logro, tal logro está
acompañado de un «estado general» de
la mente, el cuerpo y las emociones.
Estado, por supuesto, que puede ser
replicado al modelar a dicha persona.
Ahora bien, las técnicas de la PNL
tienen un alcance mucho mayor. Al
proporcionar herramientas y habilidades
para el desarrollo de nuestra
comunicación con otros[396], con
nosotros mismos[397] y al permitirnos
reprogramar actitudes tanto propias
como ajenas, su campo de trabajo es tan
amplio como el de las relaciones
intrapersonales e interpersonales.
Los Aven que recurren a la PNL, se
sirven de ella con dos propósitos:
1. Afectarse a sí mismos para cambiar
o
reprogramar
sus
propias
plantillas de pensamiento, con el
fin de ganar confianza, hacerse más
atractivos, mejorar aspectos de su
juego, etc. Para lograrlo, a menudo
recurren a modelar a otros Aven o
Naturales.
2. Afectar al Objetivo, cambiando o
reprogramando elementos de su
plantilla que puedan resultar
limitadores para su juego y
potenciando otros que en cambio
actúan en su favor. Con frecuencia,
esto se lleva a cabo usando
técnicas de hipnosis basadas en
principios de la PNL.
Aunque en este manual no le dedico
demasiado espacio, en el ámbito de las
Artes Venusianas existe toda una
corriente de pensamiento que basa todos
sus principios casi exclusivamente en la
PNL. El principal precursor de dicha
corriente es Ross Jeffries y su escuela
de Seducción Acelerada[398].
Si te interesa profundizar en el tema,
te recomiendo que trates de hacerte con
su material. Aunque no escribe en
español, en Internet pueden encontrarse
algunas traducciones de sus obras con
carácter no oficial realizadas por
seguidores de su método.
Finalmente, solo me gustaría apuntar
que la PNL no solo nos brinda un
enorme conocimiento que podemos
aplicar para influir en otros y en
nosotros mismos. También nos brinda
excelentes temas de conversación y
recursos para crear Rutinas de Valor y
de Romance.
Esto es así hasta el punto de que aún
no he conocido ninguna mujer a la que
no le apasione hablar y recrearse con
este
apasionante
campo
de
profundización en el ser humano.
Aclarado esto, paso a ofrecerte
algunos apuntes, trucos y consejos que
pueden ayudarte a servirte de la PNL
para amplificar tu juego. En la práctica,
la mayoría de las técnicas y rutinas
desarrolladas a partir de la PNL las
usaremos a partir de la Campaña de
Romance[399].
EL USO DE LA HIPNOSIS
Pese a lo exótico que pueda sonar, lo
cierto es que la hipnosis es uno de esos
recursos que no conviene menospreciar.
Como hemos señalado, existe toda una
escuela de seductores que se basa en
ella para alcanzar éxitos espectaculares
con las mujeres[400].
Yo no soy un hipnotista profesional y
es muy posible que tú tampoco lo seas.
Sin embargo, no cuesta tanto
familiarizarse con algunos de sus
principios básicos lo suficiente para
poder sacarle partido.
Si por otra parte tenemos en cuenta
que, a priori, las mujeres se sienten
atraídas por este tipo de cosas[401], es
fácil ver por qué no nos va a costar
obtener su cooperación a la hora de
«participar en juegos o experimentos»,
«ser ayudada a mejorar en la habilidad
para canalizar y equilibrar la energía de
la gente» o, simplemente, «prestarse a
un ejercicio de regulación interna que va
a proporcionarle un nuevo equilibrio,
tanto a nivel vital como energético».
En algunos casos, muchas de las
técnicas hipnóticas basadas en la PNL
podrán usarse en medio de una
conversación normal, sin requerir la
colaboración explícita de la otra
persona.
EL ANCLAJE[402]
Una de los recursos que los Aven
hemos extraído de la PNL es el Anclaje.
Este nos permite vincular un
sentimiento, emoción o sensación física
concretos a un estímulo sensorial
externo. Por ejemplo, nos permite
vincular el estado interno de excitación
sexual del Objetivo a algo externo que
nosotros podamos controlar, como un
gesto, un sonido, un objeto, etc.[403]
Si logramos crear una fuerte
asociación entre emoción y estímulo[404],
se dice que hemos logrado un buen
Anclaje. Y, una vez creado dicho
Anclaje, es posible aprovecharlo para
generar, en cualquier momento, esa
misma emoción sirviéndonos del
estímulo que hemos utilizado.
En otras palabras, podríamos
recurrir a ese sonido, objeto, gesto, etc.,
para despertar en el Objetivo esa
excitación sexual que hemos puesto
como ejemplo[405]. Con todo, se trata de
una técnica que mucho mayor alcance,
pues nos puede servir para provocar
cualquier clase de emoción o sensación.
FRASES ARDILLA
Ya hemos mostrado la utilidad de las
preguntas para empezar a provocar
asociaciones y acabar creando Anclajes.
Ahora bien, uno de los problemas de las
preguntas directas es que pueden hacer
que seamos detectados por el Radar del
Objetivo.
Para escapar de ellas, disponemos
de otra herramienta: las Frases Ardilla.
Las llamamos así porque estas frases
resultan escurridizas como estos
roedores y son capaces de colarse por
entre los Radares de nuestro Objetivo.
Consisten en algo así como
mandatos u órdenes camufladas. Cuando
uso fórmulas lingüísticas como: «Estoy
seguro de que…» «Apuesto que…» «Es
mejor que no pienses en…» «Podríamos
imaginar que…» «Olvídate de…» «Que
ni se te pase por la cabeza que…» «No
deberíamos…» o utilizo la cita, como
«Fulano dijo que…», puedo dar
prácticamente cualquier orden que me
convenga o provocar cualquier clase de
imagen mental sin incurrir en algo
socialmente inaceptable y sin que ella
active sus mecanismos de defensa.
Por ejemplo, si dices: «Sabes que no
deberías
—cambio
de
tono—
imaginarnos a los dos haciendo el amor
como animales. Así que sé buena y
pórtate bien», ¿no estás obligándola
precisamente a que lo imagine?[406]
PALABRAS DE TRANCE
Hemos
visto
como
crear
asociaciones y crear nuevos Anclajes.
Otra gran manera de servirnos de la
PNL para seducir a una mujer se basa en
sacar partido de sus propias Palabras de
Trance.
Para descubrirlas, es importante que
trates de obtener sus valores, ya sea con
preguntas o dejándola hablar. Al hablar
de ellos, presta atención, especialmente,
a las palabras que usa al expresarse.
Verás que hay palabras en las que
hace un especial hincapié o que repite
con mucha frecuencia. Pues bien, estas
son las que se conocen como Palabras
de Trance.
Las Palabras de Trance le resultan
especialmente familiares, por lo que su
mente inconsciente las ha dotado de un
poder particular. Si las usas tú mismo,
podrás acceder a esta parte de ella con
relativo poco esfuerzo.
En la práctica, reutilizar las propias
Palabras de Trance que ella te ha
ofrecido puede lograr que ella sienta
que la entiendas completamente y casi
que eres su alma gemela. Cualquier cosa
que le digas y venga acompañada de
estas palabras, tan familiares para, ella
es mucho más probable que ella lo
entienda y que resulte de su agrado.
A veces, basta con parafrasear lo
que ella te acaba de decir,
devolviéndole sus propias Palabras de
Trance con un envoltorio y significado
ligeramente distintos, según te convenga.
O, cuando creas que es necesario actuar
de manera más sofisticada, puedes
escucharla y tomar nota mental de sus
Palabras de Trance. Podrás entonces
recurrir a ellas más tarde, quizás en otro
contexto que se adecue más a tus
propósitos. Por ejemplo:
Tú: Si tuviese que preguntarte qué
es lo más importante para ti en una
relación, ¿cómo me lo describirías?
Ella: Quiero un hombre que me haga
sentir cómoda conmigo misma. (Aunque
dependería del contexto y de otras
palabras, podríamos suponer que
«sentir» y «cómoda» son algunas de sus
Palabras de Trance. Recordándolas, más
tarde y en otro contexto podrías decir):
Tú: ¿No sería una pasada si
pudieras compartir tu tiempo con un
hombre que te hiciera sentir que puedes
bajar la guardia y estar cómoda?
¿Alguien cuya voz te relajase y, a la vez,
te estimulase? Y… ¿sabes qué? Tengo la
impresión de que eso podría sucederte
ahora mismo, conmigo[407].
AVERIGUA SU SISTEMA DE
REPRESENTACIÓN
Otra cosa que puede resultarte de
gran utilidad a la hora de realizar
Anclajes es conocer el sistema de
representación del Objetivo.
Me explico. Uno de los hallazgos de
la PNL ha sido descubrir que todas las
personas tenemos tres sistemas de
representación y que, cada persona, ha
desarrollado unos más que otros. Estos
son el visual, el auditivo y el
kinestésico.
Dichos sistemas determinan como
asimilamos las experiencias y como las
recordamos, por lo que afectan a nuestro
aprendizaje.
Así, en tanto que una persona visual
tiende a recordar y evocar recurriendo a
imágenes, una auditiva desarrolla su
memoria en torno a las palabras. Para
alguien kinestésico, por otra parte, lo
más importante serían las sensaciones
físicas relacionadas con el tacto y el
movimiento.
En función del vocabulario que esta
persona utilice[408], de su profesión o
aficiones[409], de lo que hace cuando se
aburre[410], de cómo le gusta aprender o
almacenar la información, de sus
lecturas favoritas, de lo que provoca que
se distraiga o no, de aquello que llama
su atención con más facilidad, etc.[411],
es fácil inferir si la persona que tenemos
enfrente ha desarrollado alguno de estos
tres sistemas por encima de la media.
De hecho, incluso los movimientos
que realizan sus ojos cuando evocan
pueden
proporcionarnos
valiosa
[412]
información a este respecto
.
Conocer su o sus sistemas de
representación
excepcionalmente
desarrollados nos permitirán tres cosas:
Acceder con más facilidad a sus
estados internos, es decir, a lo que está
experimentando mediante un simple
estudio de sus signos externos. La razón
de esto es que una persona visual, una
auditiva y otra kinestésica reaccionarán
de forma distinta cuando viven o evocan
alguna experiencia impactante.
Elegir más certeramente la clase de
estímulos que debemos utilizar para
llevar a cabo mejores Anclajes y, en
general, lograr que todo lo que hagamos
cause un mayor impacto en esa persona.
Hablar de ello, con la consiguiente
proyección de Valor. Hacerlo, además,
nos permitirá generar muchos elementos
de Romance.
En otras palabras, ¿qué haces que no
estás ya recopilando información
valiosa sobre el tema que puedas utilizar
en tus sargeos?
AUTOHIPNOSIS
Ya lo hemos mencionado. Uno de los
grandes usos que el Aven puede hacer de
la PNL es servirse de sus principios
para efectuar modificaciones en sus
propias plantillas de pensamiento, es
decir, para reprogramarse.
Al hacerlo, puede modificar sus
patrones de conducta tanto internos
como externos o —por usar una
expresión más propia de la PNL— sus
estrategias.
De entre las formas que hay de
conseguir esto, la autohipnosis es una de
las más sencillas y gratificantes. Mi
recomendación es que la utilices, entre
otras cosas, para fortalecer tu Juego
Interno[413].
Para autohipnotizarte puedes, por
ejemplo, grabar afirmaciones que estén
en sintonía con la clase de persona en la
que te quieres convertir.
Si quieres hacer que resulten más
eficaces, conviene que lo hagas con una
música inductiva a la relajación. La idea
es que logres alcanzar un estado de
relajación profunda —o trance— cada
vez que las escuches[414]. Algo que, a
ser posible, deberás hacer con cierta
periodicidad.
Así que ya sabes. Consigue una
grabadora y ponte manos a la obra.
LA INTUICIÓN DEL
AVEN:
CALIBRAJE[415]
Se trata de la única habilidad que
vas a necesitar en todo momento de tu
juego. Posiblemente la más importante.
De hecho, sé de hombres que no
dominan demasiado las demás áreas del
juego, pero son expertos en calibrar.
Hombres capaces de reconocer cuándo
una mujer atraviesa un Estado
Favorable, qué necesita en cada
momento y qué tipo de comportamiento
es el que la situación requiere.
Estos hombres son lo que se conoce
por Naturales, y como hemos visto
tienen un éxito endiablado con las
mujeres.
Ellos saben reconocer que el juego
se desarrolla inmerso en situaciones
dinámicas y cambiantes. Saben que no
existe, pues, fórmula mágica capaz de
resolver cualquier caso.
Al igual que no existe golpe ni
secuencia de golpes que un luchador
pueda usar en cualquier situación para
salir airoso, en el juego tampoco
podemos
movernos
sin
revisar
constantemente la posición y reacciones
de los otros participantes.
Lo que para una persona puede ser
un tratamiento de shock que le haga ver
que no nos chupamos el dedo y logre
despertar su interés, para otra puede ser
un golpe serio a su autoestima que la
traumatice y la lleve a no querer saber
más de nosotros en adelante. Llamamos
ser capaces de calibrar a saber lo que
cada mujer necesita en cada momento
según sus reacciones, situación y
contexto.
La maestría de esta habilidad es
análoga a la que el conductor adquiere
cuando encuentra el equilibrio justo
entre el acelerador y el embrague en
cada momento y para cada marcha. O a
aquella del cocinero experto que, con
solo meter la cuchara en un guiso y
probarlo, sabe qué debe hacer a
continuación. O a la de un buen
violinista. En otras palabras, se trata de
algo que, si bien puede ejercerse desde
el primer momento, solo puede
perfeccionarse a través de la práctica.
Ningún libro, pues, va a permitirte que
desarrolles plenamente esta capacidad.
Para calibrar bien, es necesario
prestar atención a la mujer[416], pero
también a la situación, contexto y
antecedentes. Deberemos hacernos
preguntas todo el tiempo, preguntas que
con el tiempo llegarán a ser automáticas.
¿Desde dónde partimos? ¿Es
probable que nos perciba ya como
alguien con alto Valor o tenemos todavía
que ganárnoslo? ¿Qué clase de situación
parece que está atravesando el Objetivo
en este momento? ¿Qué podría querer?
¿Qué podría anhelar o buscar? ¿Y qué
hay de las amigas y del entorno físico?
El Calibraje nos permite decirle a
alguien más de lo que quiere oír[417].
Nos informa sobre si ella nos percibe
como una amenaza y su Radar está
hiperactivo o si, por el contrario, es el
momento de hacer algo más temerario y
atrevido que le rompa los esquemas, en
caso de que nos vea demasiado dóciles
y predecibles. Nos ayuda a decidir entre
bajarle la autoestima cuando nos
considera por debajo de ella[418] o
reforzar la conexión porque la
Temperatura de Compra es alta y está
lista para pasar de Nivel.
La cuestión es que, sin un buen
Calibraje, todo lo que puedas aprender
en este manual no te servirá de mucho.
Hay demasiados principios y no pueden
usarse todos a la vez.
A veces, incluso, ella estará lista
mucho antes de lo que imaginas[419] y en
esos casos sería un error mostrarse
demasiado
dogmático
con
los
principios, obsesionarse con los Niveles
y seguir pasos innecesarios.
Para esos y otros casos encontramos
siempre una misma respuesta. ¿Cuál es?:
Calibraje.
CÓMO CALIBRARTE
DESDE EL SOFÁ DE TU
CASA
Solo hay una forma: llevando
mujeres a dicho sofá[420]. De lo
contrario, olvídalo. No se puede.
El Calibraje es —como hemos
apuntado— la única habilidad que vas a
necesitar
en
todo
momento.
Irónicamente, es también la única que no
puedo enseñarte.
Para calibrarte socialmente, solo hay
un camino: invertir horas en el juego.
Duro, ¿verdad?
Pero, a fin de cuentas, ¿qué podías
esperar? ¿Acaso hay algo en la vida que
no funcione así? En cualquier caso, en
nuestra sociedad prácticamente todo está
diseñado de esa forma.
Piénsalo. En el colegio, ¿quién
destaca por sus notas? Lo cierto es que,
salvando contadas excepciones, quien se
esfuerza y estudia.
¿Quién obtiene mejores resultados
en el gimnasio? Quien entrena más y
mejor.
¿Quiénes forman la élite de
cualquier actividad? Quienes se entrega
en cuerpo y alma a ella.
No te dejes engañar. Nuestra
sociedad, nuestra vida, está diseñada de
esa forma.
Y sí, siempre hay excepciones, casos
que se escapan de la generalidad. Pero
¿qué es más inteligente? ¿Basar tu vida
en la excepción y confiar en que te va a
tocar la lotería o… invertir tiempo y
esfuerzo en aquello que sabes que va a
darte resultados?
Tú elijes[421].
PRÁCTICA vs. TEORÍA
Si la práctica es tan importante, si
solo ella puede hacer un Aven de ti, ¿de
qué sirve la teoría? ¿No es una pérdida
de tiempo? La respuesta es simple. La
teoría por sí sola no sirve para nada, o
para muy poco.
Ahora bien, una buena teoría puede
acelerar y potenciar exponencialmente
el aprendizaje que extraigas de la
práctica.
Lo que sin teoría podría suponer un
extravío por caminos equivocados
durante meses y años de palos de ciego
y resultados pobres, con ella se
transforma en golpes certeros justo
sobre la cabeza del clavo, haciendo del
aprendizaje algo tan vertiginoso como
gratificante.
Lo que yo he aprendido en un mes de
práctica siguiendo los consejos de
buenos maestros, no lo he asimilado
durante años de experiencia sin rumbo.
En otras palabras, si quieres lanzar
cohetes al espacio, aprovecha lo que
otros han aprendido sacrificando su
tiempo y energía. Hazlo. No reinventes
la rueda[422].
CADA MUJER RESPONDE
PARTICULARMENTE BIEN
A ALGO[423]
Algunas mujeres tienen esa risita
floja, son especialmente sensibles al
humor y los juegos, de forma que cuando
entran en dicho estado se las puede
llevar prácticamente a cualquier Nivel
de la interacción.
Otras responden particularmente
bien a la actitud del Chulifresco
Divertido. A otras les pone, más que
nada, que las ignoren.
Y algunas les excita sobre todo que
la otra persona les haga sentir cómodas,
seguras y con una fuerte conexión.
Los principios de este libro suelen
ser todos eficaces a la hora de despertar
atracción y avanzar en la interacción con
prácticamente cualquier mujer. Ahora
bien, la medida en que lo haga cada uno
de ellos variará en función del contexto,
la situación y la mujer que tengas
delante.
Uno de los mayores beneficios de un
buen Calibraje es, precisamente,
enseñarnos que cada mujer tiene su
propio talón de Aquiles y responde
particularmente bien a alguno o varios
de estos elementos. El otro, permitirnos
establecer un buen diagnóstico y elegir
un tratamiento adecuado.
Así, será mucho más fácil llevar a
cualquier TB a su Estado Favorable.
También nos costará menos elevar la
Temperatura de Compra.
Este descubrimiento ha obrado, por
sí solo, maravillas en el juego de
muchos Artistas Venusianos. Tenlo muy
presente.
LA INFORMACIÓN CLAVE
El propósito de estas líneas es muy
simple. Si solo te quedases con el
consejo que pretende transmitirte, y con
ninguna otra enseñanza del manual,
probablemente ya habrías llevado a
cabo progresos.
¿En qué consiste?
En cobrar conciencia, de una vez por
todas, de que la mejor información,
aquella información clave para tu éxito,
una mujer jamás[424] te la va a
proporcionar con palabras.
De ahí la importancia de un buen
Calibraje.
Y recuerda además que, cuando las
mujeres hablan de lo mucho que les
gustan los hombres que las escuchan y
tienen detalles con ellas, lo que a
menudo están en realidad pidiendo son
hombres capaces de leer y prestar
atención a sus estados, así como de
darles lo que necesitan en cada
momento.
Recuerda que ponerte las cosas en
bandeja redunda en contra de sus
intereses biológicos[425].
CALIBRAR ES COMO
AFINAR UN INSTRUMENTO
Algunas técnicas para mejorar
nuestra forma de calibrar se inspiran en
el propio Calibraje de las armas.
Piénsalo.
¿Has tenido alguna vez un rifle de
perdigones? Si alguien te diese uno
desajustado,
¿qué
harías
para
recalibrarlo? O mejor, si no te dejaran
ajustar el punto de mira pero sí disparar
varias veces, ¿qué harías para ser capaz
de dar en el blanco?
Probablemente, apuntarías al centro
de una diana, y dispararías en repetidas
ocasiones. Digamos que, tras hacerlo,
compruebas que el perdigón tiende a
golpear a unos diez centímetros a la
derecha del blanco y unos tres
centímetros por encima de este.
Lo único que tendrías que hacer la
próxima vez, sería apuntar a un blanco
imaginario, situado a unos diez
centímetros a la izquierda del blanco
real y a unos tres centímetros por debajo
del mismo.
Un ejemplo aun más ajustado es el
modo en que funcionan y se calibran los
aparatos detectores de mentiras. Estos
provocan primero ciertos estados en el
interrogado, asociando a continuación
unos signos externos que se repiten en
cada uno de dichos estados (signos
relativos al pulso, ondas cerebrales,
etc.).
Si más tarde alguna respuesta del
interrogado alude a un estado diferente
de aquel al que sus signos externos
apuntan, el aparato concluye que está
mintiendo.
¿Ves a dónde quiero ir a parar?
Con las mujeres debes hacer algo
muy parecido.
Antes de intentar siquiera hacerlas
sentirse bien, mucho antes de reproducir
aquello que puede gustarle, provocarle
placer o hacerla sentirse excitada
sexualmente; antes incluso de obtener y
averiguar sus valores y preferencias,
debes hacer otra cosa.
Debes aprender a interpretar los
signos específicos que ella emite y que
podrían traducirse como bueno, neutral,
malo, así como aquellos otros que
vendrían a acompañar sus sentimientos
de acuerdo y desacuerdo.
En
el
apartado
siguiente
profundizaremos sobre cómo hacerlo.
APRENDE A DECODIFICAR
ESTADOS
Hasta que no tengas cierta seguridad
sobre los pequeños detalles que revelan
en ella los diversos estados de
entusiasmo o agrado, indiferencia y odio
o repulsión, y también los sentimientos
de acuerdo, neutralidad y desacuerdo,
¿cómo vas a poder estar seguro de haber
calibrado bien? ¿Vas a fiarte de lo que te
diga o vas a fiarte de aquello que siente
realmente y de lo que, a veces, ni
siquiera ella misma tiene conciencia?
Una de tus misiones principales a la
hora de calibrar es, por tanto, descubrir
a qué detalles externos puedes asociar
su Estado Emocional Favorable de
sentirse totalmente entusiasmada sobre
algo, qué detalles externos se asocian a
sus estados de indiferencia o
aburrimiento y qué detalles externos
puedes asociar a sus estados de
desagrado, repulsión o extremo rechazo.
Finalmente, debes descubrir que
detalles externos se corresponden con
sus respectivas actitudes de acuerdo,
neutralidad y desacuerdo o, si se
prefiere,
correcto,
no
sabe
y
equivocado.
No te hablo de gestos y acciones
obvias que son evidentes para todo el
mundo y prácticamente universales. Te
hablo de esas pequeñas sutilezas que
son diferentes en cada persona y que, de
dominarlas, te permitirán determinar lo
que la mujer con la que interactúas
siente mejor que ella misma.
Tu Calibraje debe funcionar de
modo similar al detector de mentiras que
hemos mencionado en el apartado
anterior.
Asegúrate primero de haber
provocado en ella los diferentes
estados[426] y actitudes[427] que pueda
interesarte identificar más adelante. A
continuación, apunta mentalmente los
signos externos[428] que acompañan casi
siempre a dichos estados y actitudes.
Una vez hecho esto, serás capaz de
leerla como un libro abierto y saber por
dónde pisas[429].
CALIBRA EL
CONTEXTO[430]
En el universo ideal de la
compenetración, esta subsección sobre
el Calibraje sería innecesaria.
Hablo de un mundo en el que las
parejas, cada vez que se quisiesen
conocer algo mejor para ver si se
sienten atraídos el uno por el otro, se
introdujeran en cápsulas de cristal
aisladas de todo lo demás, en las cuales
reinase el silencio o una buena música
de ambiente y dónde se hubiese
fumigado un gas amnésico que hiciera a
los participantes olvidar sus diferencias,
su Estatus, sus creencias religiosas, sus
amistades, sus proyectos de futuro y sus
recuerdos.
En dicho universo, el Calibraje por
parte del hombre se reduciría a una
decodificación de los estados de su
amada.
Pues bien, el mundo real tiene muy
poco que ver con la historia descrita.
En el mundo real, vas a encontrarte
con rivales, con amigas Blocapollas,
con situaciones sociales hostiles, con
terrenos de juego adversos y con un
montón de factores que, sin formar parte
directa de la interacción entre tu
Objetivo y tú, actuarán a favor tuyo o en
tu contra, pero que jamás van a resultar
indiferentes a tu juego.
Esta es, pues, la razón por la que
debes estar evaluando aquello que te
rodea constantemente. Lo harás tanto
para amoldar tu juego a dicho entorno
como para tratar de modificar dicho
entorno o incluso sustituirlo por otro
cuando sea necesario.
En todo momento debes ser
consciente de la impresión previa por su
lado con la que partes. Te corresponde
calibrar también cómo actúan los
prejuicios dentro de cada grupo o lugar,
hasta dónde te permite llegar un contexto
o situación determinados y cuáles son
los principales obstáculos y retos a los
que te enfrentas.
Presta atención asimismo a las
trampas que pueden tenderte terceras
personas que compitan contigo o
simplemente no quieran verte triunfar.
Considera detalles cómo la manera más
indicada para velar por la reputación de
tu Objetivo[431], qué opciones que
barajas, cuál sería tu terreno de juego
ideal[432] e, incluso, si vale realmente la
pena o no jugar en tales condiciones[433].
LA PRESENCIA DEL
AVEN
El aspecto del Aven es, junto todo
aquello que nos dice su persona, un
elemento esencial de su juego.
En otras palabras, el Aven debe
comunicar muchas cosas sobre sí
mismo, y debe hacerlo de forma
congruente. El modo en que cuida su
aspecto, su cuerpo y la clase de
comunicación no verbal de que se sirve
deben desmarcarlo tanto o más que otros
rasgos que ya hemos estudiado.
En definitiva, todo aquello que su
mera presencia transmite debe, sin
formar parte de su personalidad, ofrecer
DAVs y suponer una atractiva expresión
de la misma.
Pues bien, esta presencia física de la
que hablamos se compone de dos
aspectos básicos:
El
lenguaje
corporal
—o
comunicación no verbal— del Aven.
El físico y la apariencia del Aven.
Por este mismo orden, pasamos a
estudiarlos a continuación.
SU COMUNICACIÓN NO
VERBAL[434]
Antes de entrar en detalles, voy a
pedirte algo.
A partir de ahora, empieza a
considerar tu cuerpo como un enorme
proyector de cuanto hay y ocurre dentro
de él. En particular, de cuanto tiene
lugar en tu cerebro.
Su forma de moverse, los sonidos
que emite, su olor, tacto y, por qué no,
incluso su sabor son eficaces
comunicadores de todo lo que eres y de
cómo te sientes. En otras palabras, tu
cuerpo y todo lo que acompaña a este,
constituyen claros indicadores de tu
valor como ser sexual.
De hecho, tu lenguaje corporal pesa
en la percepción que los demás tienen
de ti mucho más que tus palabras. De
hecho, todos los expertos coinciden en
afirmar que aquello que proyectamos a
través de la comunicación no verbal
constituye, al menos, el 85% del total de
lo que comunicamos.
Yo no me encuentro en condiciones
de especular sobre qué porcentaje
exacto representa.
Pero sí te puedo decir que, si
intentas proyectar Valor y generar
Romance con la cabeza baja, la voz
repleta de frecuencias agudas, una
mirada asustada y huidiza, gestos de
aprehensión, tics nerviosos y manos
sudorosas… En fin, que si es así te
espera una complicada tarea.
Tanto si ese es tu caso como si solo
necesitas afinar un par de aspectos de tu
comunicación no verbal, mi consejo es
que te dediques a fondo a mejorarla.
Como todo lo demás en la vida, es
cuestión de tiempo y dedicación.
Y, por favor, no caigas en la trampa
del «yo soy así, esta es mi forma de
comportarme y de expresarme» o «si
cambiase en esto, dejaría de ser yo».
A fin de cuentas, prácticamente todo
lo que hacemos —incluida nuestra voz,
nuestra forma de movernos, hablar,
mirar, etc.— lo hemos aprendido a lo
largo de nuestra vida. La única
diferencia entre dicho aprendizaje y
aquel que yo te propongo es que, a
diferencia del otro, este último lo habrás
elegido tú.
Además, a menudo un lenguaje
corporal que suponga una DEV parte de
una personalidad también poco apta. De
ahí que, mejorando tu lenguaje corporal,
también tenderás a mejorar de forma
inconsciente y natural muchos rasgos de
tu personalidad.
Esto ocurre debido a la conexión
que existe entre nuestra fisiología[435],
cómo nos comportamos y cómo
sentimos. Dicho de un modo simple:
meterse en el personaje ayuda a cambiar
nuestra comunicación no verbal, y
cambiar nuestra comunicación no verbal
ayuda a meterse en el personaje[436].
Otra de las ventajas de convertirnos
en expertos sobre el lenguaje corporal
va más allá de poder expresarnos
eficazmente a un nivel mucho más
amplio que el verbal. Nos proporciona
la capacidad, además, de interpretar con
mayor fiabilidad las señales no verbales
de una mujer.
Entre
otras
cosas,
dicho
conocimiento nos tiende una mano a la
hora de reconocer IDIs no verbales por
su parte, de determinar cuándo nos
estamos equivocando de camino, de
decidir si se está conmoviendo, le
estamos
afectando
o
si
está
experimentando un poderoso deseo
sexual.
Por cierto, no olvides que el
lenguaje corporal forma parte de la
subcomunicación. Se trata de subtexto y
no se habla de él por lo común. En
general, el Aven tampoco sacará
demasiado el tema a relucir salvo en
contadas ocasiones. Por lo común, lo
hará solo si le sirve como tema de
alguna rutina específica[437].
Este es, como ves, un tema
apasionante. Sin embargo, su amplitud
excede con mucho las posibilidades de
este capítulo[438].
Además, es muy probable que un
libro no constituya el medio más idóneo
para asimilar de forma rápida y efectiva
los principios de cualquier clase de
lenguaje corporal y, menos aún, aquellos
del relativo al Juego de la Atracción.
Acepta, pues, que en lugar de
extenderme con todos los pormenores
relativos a la comunicación no verbal
del Aven, me limite a darte algunos
consejos. Creo que estos servirán al
menos para situarte en el buen camino.
El primero es que te comprometas
desde hoy mismo a prestar atención y
estudiar a los grandes maestros de la
comunicación no verbal.
No me importa que se trate de
actores reales, o de papeles concretos
que interpretan en alguna película.
Pueden ser amigos o conocidos.
Conozco
incluso
personajes
de
animación y videojuegos que podrían
darnos
más
de
una
lección.
Simplemente, empieza a modelar desde
hoy todos los ejemplos que te parezcan
efectivos. ¿Quiénes son aquellas
personas o personajes, a cuyo
comportamiento puedes tener acceso,
que mejor plasman los ideales de
Hombre Alfa y Héroe Romántico?
Estúdialos y adáptalos a tu persona
hasta que logres que una comunicación
no verbal efectiva forme parte de tu
naturaleza.
Entre tanto, voy a darte algunos
consejos generales. Apuntes en los que,
desde ya, puedes basarte para trabajar
sobre tu comunicación no verbal.
RALENTIZA TUS
MOVIMIENTOS Y ACTÚA
CON SERENIDAD
Esto no quiere decir que vayas por
la vida moviéndote a cámara lenta, que
empieces a ser el peor en los deportes o
que llegues tarde a los sitios cuando
tienes prisa. Sin embargo, acostúmbrate
a reaccionar con cierta flema, en
especial cuando interactúes con mujeres.
Trata de parpadear y gesticular más
lentamente y evita los movimientos
bruscos a menos que sea para salvarla
de un accidente.
Para que entiendas a lo que me
refiero, hazte las siguientes preguntas:
¿cómo te moverías si estuvieses muy
relajado, muy seguro de ti y de tu
entorno y no necesitaras nada de nadie?
¿Cuál es el lenguaje corporal opuesto a
aquel con el que te expresas cuando te
sientes inseguro, amenazado, estresado,
nervioso o buscas la aprobación de
alguien?
Si te ayuda a inspirarte, toma como
ejemplo la pachorra del león.
EJERCITA EL CONTROL DE
LA RESPIRACIÓN
Es posible que, cuando ya conozcas
toda la teoría a la perfección, encuentres
aún problemas para llevarla a la
práctica. Esto es lo más natural del
mundo y no debe preocuparte. A este
respecto, el control de la respiración es
una de las herramientas más eficaces de
las que contamos los seres humanos a la
hora de no dejar que nuestras propias
emociones nos saboteen.
Además, reporta muchos otros
beneficios a nivel de salud, paz interior,
equilibrio vital, etc., cosas todas para
las que las mujeres poseen una especie
de Radar capaz de detectarlas.
Otra de las ventajas que dicho
conocimiento te puede reportar es la de
poder ayudar o guiar a otros a recuperar
el
equilibrio
aplicando
esta
sabiduría[439].
Como fórmula de emergencia, te
bastará saber que una buena respiración
debe ser lenta, profunda y diafragmática.
Un buen ejercicio para empezar a
desarrollar esta destreza consiste en
contar hasta diez mientras inspiras hasta
quince mientras retienes el aire y hasta
treinta mientras lo expulsas[440].
Dedica diez minutos a este ejercicio
y comprobarás lo bien que te sientes
cuando lo concluyas. Sobre todo, te
ayudará a sentirte más dueño de tu
propio cuerpo[441].
AÑADE PROFUNDIDAD A
TU VOZ
En nuestra especie, la voz grave y
profunda es sinónimo de sensualidad,
incluso con las mujeres.
En el caso de los hombres, basta
pensar en cualquier famoso o conocido
con reputación de tener una voz bonita
para comprobar que, invariablemente,
esta es siempre bastante grave.
Ahora mismo me vienen a la mente,
por ejemplo, las voces de Barry White y
del presentador español Constantino
Romero[442].
Al decirte que trabajes la gravedad
de tu voz, no te estoy aconsejando que
empieces a hablar en falsete como los
niños cuando imitan a un ogro malo.
Por el contrario, debes ejercitarte
con el objetivo de encontrar tu
verdadera voz. Se trata de algo que la
mayoría de los cantantes conocen.
Simplificando, se basa en que esta parta
de las profundidades de tu caja torácica.
Para ejercitarte, practica diferentes
tonos de voz con la mano sobre el
diafragma. Cuando este vibre, estás en
el buen camino: esa es la clase de voz
que debes cultivar[443].
La llamaremos: tu voz diafragmática.
Recuerda, además, que todos
tendemos a contraer los músculos de
todo nuestro cuerpo —y por tanto a
hablar con una voz menos profunda— en
los momentos de nervios, estrés,
inseguridad o incomodidad. De modo
que esos son, precisamente, los estados
que comunicas cuando tu voz parte de la
garganta.
PROPORCIONA A TU VOZ
RIQUEZA DE INFLEXIONES
Una voz rica en inflexiones es todo
lo contrario de una voz monótona y
aburrida.
Para trabajarla, experimenta si
quieres, leyendo poesías, relatos o
fragmentos de cualquier cosa que te
guste. Grábate leyéndolo de forma
aburrida y desapasionada, y luego
inyectando en tus palabras todo el
sentimiento y la pasión de que seas
capaz.
Trata de expresar, según proceda,
tristeza, alegría, deseo, añoranza, miedo,
sospecha y cualquier otro componente
del vasto abanico emotivo humano que
pueda enriquecerlo.
Experimenta con amigos y amigas.
Cuéntale una historia a un niño pequeño
con emoción o sin ella, y observa la
diferencia. Aún mejor, recítale a tu
perro un poema y trata de que su
atención no se desvíe ni un momento de
ti.
La verdad es que no me importa lo
que hagas siempre que te sirva para
cobrar conciencia de la enorme
diferencia que supone una voz rica en
inflexiones, una voz capaz de expresar.
Se trata de algo, además, que te divertirá
enormemente cultivar.
DOTA A TU VOZ DE
ALCANCE
El alcance es un poco más
complicado de explicar, aunque
cualquier hipnotista comprendería de
inmediato en qué consiste.
Se trata de una cualidad de la voz
que esta adquiere cuando ejecutamos
órdenes o interpelamos a alguien. Por
ejemplo, supón que quieres lograr que
un perro que apenas ha reparado en tu
existencia te obedezca. ¿Cuál es ese
componente que añades a tu voz cuando
dices: «ven»?
Pues bien, ese es justamente el
componente que llamamos «alcance».
El alcance se origina, pues, al
introducir cierto elemento de autoridad y
de concentración en nuestras palabras.
Se trata de una forma de decir con el
tono de voz: «Escúchame atentamente,
me estoy dirigiendo a la parte más
genuina y real de tu persona».
De hecho, vas a realizar un ejercicio
práctico ahora mismo. Enuncia la frase
anterior con bastante intensidad,
implicando tus emociones en su
significado. Si sigues bien estas
instrucciones, es muy probable que lo
hagas con alcance.
La cuestión es que también es
posible dotar a la voz de dicha cualidad
aun cuando no ejecutemos ninguna
orden. Y eso es, precisamente, lo que te
recomiendo que hagas.
HAZTE UN MAESTRO EN
EL USO DE LA PAUSA
La pausa es uno de los grandes
recursos con los que cuenta la
comunicación humana[444]. Permite
asimilar aquello que se comunica e
incluso
enriquecerlo
con
interpretaciones que de las que el propio
orador no era consciente. Además crea
expectación[445].
Existen tantas formas de usar la
pausa con maestría como personas que
dominan dicho arte, por lo que no quiero
caer en la simpleza de recomendarte
algo concreto. No voy a decirte que te
pauses cada diez segundos o cada
veinte.
En lugar de ello quiero que, como en
todo lo demás, empieces a fijarte en la
gente —por que la hay— que se sirve de
este recurso.
Piensa si quieres en los políticos u
oradores. Puede que el cura de tu
parroquia vecina haga un buen uso de
ella en sus sermones. Estudia a aquellos
presentadores y locutores de la radio
que fascinan a su público y son capaces
de mantenerlo en vivo.
Y, sobre todo, practica, experimenta.
Con textos, con historias, en el diálogo.
Utiliza la pausa de diferentes maneras y
observa las diferentes reacciones de la
gente.
¿De qué forma logras despertar más
interés y captar su atención? ¿De qué
forma hablan ellos cuando captan la
tuya?[446]
DOMINA EL ARTE DE LAS
MIRADAS
¿Has oído decir alguna vez que las
miradas bastan? Pues bien, no hay nada
más cierto.
Con la mirada puedes preguntar,
acusar, culpar, desaprobar, despreciar,
premiar, sonreír, burlarte, animar, atacar,
defenderte o acariciar. De hecho, puedes
hacer que una chica no pare de pensar en
ti, que se ponga roja o incluso hacer que
moje su ropa interior… simplemente
mirándola.
Con la mirada puedes también
comunicar
Valor,
Conexión
y,
desgraciadamente, también todo lo
contrario.
Por cierto, tener unos ojos bonitos y
llamativos nunca hace daño a nadie,
pero no te obsesiones con ello si no es
tu caso.
En realidad, es el poder que
encierran los ojos detrás de ellos, lo que
comunican, la fuerza y la entereza del
espíritu de su dueño el que hace el
trabajo. He visto hombres con ojos
mediocres o incluso feos usar su mirada
para ejercer efectos sobre las mujeres
que rozan la magia. En otras palabras,
los ojos son atractivos cuando se saben
utilizar[447].
Pregúntate: ¿qué es lo que quiero
proyectar? ¿En qué medida puedo
hacerlo con la mirada?[448]
ESPACIO Y
MAJESTUOSIDAD
Ocurre no solo en la nuestra, sino en
todas las especies. Los Machos Alfa
dominan más espacio y adoptan
posturas, por así decirlo, más
majestuosas. Así que, a partir de ahora,
ocupa más espacio y sé más majestuoso.
Eso sí, quiero que entiendas que con
esto no te estoy aconsejando que
incurras en la grosería o la mala
educación, ni que te vayas peleando en
la calle con la gente por un palmo de
suelo. En cuanto a la majestuosidad,
hazlo también con sutileza, elegancia y
naturalidad. Recuerda que tus posturas
pueden ser elegantes y poderosas sin
que parezca que tu esqueleto carece de
articulaciones o que la mano de un
gigante invisible está tirando hacia
arriba de tu barbilla. Como en todo, si
exageras puedes provocar el efecto
contrario al que persigues, ofreciendo la
temida DEV[449].
En la práctica, esto se traduce a
cosas tan concretas como poner una
pierna sobre la otra cuando te sientes,
extender los brazos apoyándolos sobre
respaldos o reposacodos, alzar la
barbilla, caminar erguido y con los
brazos ligeramente separados del
tronco[450], no dejar caer los hombros,
sacar pecho, etc.
Cuando estés de pie, separa un poco
las piernas y, para quitar rigidez a la
postura y dotarla de algo más de gracia,
descansa ligeramente el peso de tu
cuerpo sobre una de las caderas.
Creo que el principio es bastante
sencillo y no necesita mayor aclaración.
AUSENCIA DE TICS,
MUECAS Y POSTURAS,
GESTOS DEFENSIVOS Y
OTROS ELEMENTOS QUE
DELATEN
INSEGURIDAD[451]
Seguir los principios anteriores,
pero continuar escudando nuestra falta
de confianza en tics, muecas, posturas
defensivas o cualquier clase de
aspaviento, sería como sepultar todo el
trabajo que hemos llevado a cabo.
Se trata de algo, no obstante, que
casi todos hacemos o hemos hecho en
mayor o menor medida[452].
Para evitarlas, es conveniente
empezar por detectarlas. Examínate a
fondo y sin piedad, o pide a una o varias
personas dignas de confianza que te
echen una mano.
Una vez conozcas todo aquello que
haces de forma inconsciente pero que
sabotea tu capacidad para tener una vida
social más exitosa, trabaja por sustituir
dichos hábitos por otros nuevos.
Porque al final solo se trata de eso:
hábitos.
APROVECHA EL PODER DE
LAS POSTURAS
EVASIVAS[453]
¿Te ha ocurrido alguna vez que la
chica que te gusta te ignore? ¿Sí? ¿Y qué
me dices de cuando parece que está
contigo solo a medias?
Vamos, cuando le hablas y en teoría
te escucha pero, de alguna forma, tienes
la clara impresión de que no tienes su
atención completamente. Cuando está
ocupada haciendo otra cosa a la vez, o
mirando su móvil por ejemplo, o con
cara de estar esperando algo interesante
de un momento a otro y que no tiene
nada que ver contigo. O cuando,
simplemente, esa chica a la que no
conoces y no dejas de mirar no parece
caer en la cuenta de que existes.
Pues bien, ¿cómo te sientes en esos
momentos? Y ¿te has fijado en sus
posturas? Quiero que reflexiones sobre
cómo te hacen sentir, porque se trata de
un recurso del que tú también puedes
aprovecharte.
Cuando te acercas a una mujer, por
ejemplo, resulta muy efectivo hacerlo
casi dándole tu espalda. Esto se conoce
como «Ladeo». Pues bien, el Ladeo
resulta mucho menos amenazante y no
pone en entredicho tu Valor[454].
También es muy poderoso mantener
una postura oblicua en las primeras
fases, como si tuvieras tus reservas a la
hora de abrirte. O servirte de lo que se
conoce por «Recueste», inclinándote
ligeramente hacia atrás. Estas son DAVs
que muestran una total ausencia de
necesidad a la vez que eliminan
desconfianzas y recelos.
RIQUEZA DE GESTOS
Hay pocas cosas peores que el
aburrimiento. El Aven debe cultivar su
capacidad para tener en vilo no solo una
mujer en concreto, sino audiencias
enteras[455]. Y debe poseer dicha
destreza aun cuando haga un uso
comedido de ella para no ser
encasillado como showman o animador
de tertulias.
La riqueza de gestos es una de esas
cualidades que hace que la compañía de
un artista jamás resulte aburrida. Si
alguna vez has estado sobre un
escenario, seguro que entiendes lo que
digo.
Si no es así, realiza una inversión y
regálate una noche en el teatro. Observa
a los actores.
¿Qué hacen de sus posturas y de sus
gestos? Por lo general, ¿permanecen
estáticos con los brazos caídos o se
pasean por el escenario[456]? ¿Se sirven
de los objetos como pequeños
refuerzos? ¿Son pasivos o mantienen una
actitud dinámica y cambiante? ¿Se
olvidan totalmente de su lenguaje
corporal o conciben este como un
aspecto fundamental de su comunicación
con el público? Creo que me
entiendes[457].
SU FÍSICO Y APARIENCIA
Ya lo hemos apuntado. Tu cuerpo es
como un enorme proyector de cuanto hay
y ocurre dentro de él, y en particular de
tu cerebro. Esta afirmación, sin
embargo, va algo más allá de la
comunicación no verbal. Incluye también
tu aspecto físico[458].
En otras palabras, tu apariencia es
también muy importante. Ofrece una gran
cantidad de información e invita a llevar
a cabo interpretaciones sobre ti.
¿Quieres que te lo repita?
Tu apariencia cuenta. Y puede, como
es lógico, convertirse en una DAV o en
una DEV.
Supongo que la noticia no coge de
sorpresa. Ahora bien, lo que puede que
sí te choque un poco más es lo que voy a
decirte a continuación.
Tu físico depende de ti en más de un
80%.
«¿Es ahora cuando viene la
triquiñuela?», te estarás preguntando.
«Seguramente», te dirás, «ahora me
hablará de cómo, si me visto bien,
puedo lograr que más del 80% de mi
cuerpo tenga buen aspecto, o una
perogrullada parecida. Algo, en
definitiva,
que
pueda
sonar
grandilocuente, pero que a la hora de la
verdad no va a cambiar la percepción
que las mujeres tienen de mi».
Sin embargo, aunque es verdad que
la ropa cubre más del 80% de tu cuerpo,
no es eso solo a lo que me estoy
refiriendo.
Lo que quiero decirte, con total
seriedad, es que en la mayoría de los
casos cambiar la percepción que las
mujeres tienen de nuestro físico se
encuentra en nuestra mano. En
grandísima medida.
En la mayoría de los casos, no hay
hombres poco apuestos. Tan solo,
hombres perezosos.
Hace tiempo, yo mismo era un
escéptico en esta materia. Me guiaba por
el lema: «La mona, aunque se vista de
seda, mona se queda». De hecho, había
conocido muchas mujeres que no
llegaban a despertar mi atracción ni la
de otros conocidos por muy arregladas o
llamativas que vistiesen, así que
consideraba natural que la misma ley se
aplicase al caso del hombre.
Pero estaba equivocado.
Por un lado, muchas de esas mujeres
es verdad que se habían arreglado y
adornado, pero en la mayoría de los
casos les faltaba gusto al hacerlo. Y, tras
un análisis profundo, se acababan
revelando como personas que no
mostraban verdadero respeto y amor por
su propio cuerpo.
Por otro descubrí que, si bien todos
—con independencia de nuestro sexo—
podemos hacernos más atractivos sin
necesidad de pasar siempre por el
quirófano, en el caso de los hombres
este principio es aún más poderoso. Lo
es pese a lo que parezcan sugerir nuestra
cultura o las apariencias.
Puesto que el atractivo del hombre
está menos basado en el físico que el de
la mujer, apenas existen rasgos en la
apariencia de este que no puedan de un
modo u otro volverse en su favor.
Es ahora, después de haber operado
cambios importantes en mi propio físico
y
tras
haber
presenciado
transformaciones casi milagrosas, que
comprendo el alcance de este poder. El
enorme poder con el que la mayoría de
hombres contamos a la hora de afectar
sobre la percepción que los demás
tienen de nuestro atractivo físico.
Desafortunadamente, este tema es
una materia de estudio en sí misma. Se
pueden dedicar a ella —y de hecho se
han dedicado— libros enteros, así que
yo solo voy a darte unos rápidos
consejos. Mi objetivo es que comiences
a dar pasos dentro de la buena
dirección, de forma que a partir de
ahora tu aspecto solo pueda mejorar.
Esta vía consta, por así decirlo, de
dos carriles.
Por un lado, tu misión será corregir
todo aquello que pueda, en estos
momentos, estar
saboteándote y
haciéndote sexualmente menos deseable
de forma directa, sin que apenas seas
consciente de ello. En definitiva, todo
aquello que suponga una clara DEV en
tu físico.
Por otro, deberás instruirte sobre la
clase de detalles relacionados con la
percepción física de tu persona que
pueden hacerte más interesante,
agradable o atractivo[459]. Es decir, con
todas las posibles DAVs que podrías
proyectar por medio de tu apariencia y
que no estás aprovechando.
He aquí, pues, algunos principios de
validez más o menos general en nuestro
tiempo y dentro de lo que se entiende
por «mundo occidental».
Primero hablaremos de cómo
eliminar todo aquello que te hace
repulsivo, alcanzando un deseado estado
de
neutralidad.
A continuación,
entraremos en detalles que pueden,
potenciando tu atractivo natural, mejorar
tu juego en el plano de la apariencia y el
físico.
¿Preparado? Allá vamos.
LO QUE TE HACE
REPULSIVO
Lo primero, ya hemos dicho que es
librarte de todo aquello que puede estar
saboteándote sin que lo sepas. En otras
palabras, puede que no solo no seas
demasiado atractivo, sino que haya
cosas que te estén convirtiendo en un ser
verdaderamente repulsivo.
Puede que estés sembrando el
asfalto de DEVs cada vez que sales de
tu casa.
Mi consejo es que no muestres
ningún tipo de clemencia contigo mismo
en este aspecto. Dedícate a revolver los
trapos sucios hasta que des con aquellas
cosas que podrían estar interponiéndose
entre tú y tu éxito con las mujeres. Una
vez eliminados todos estos obstáculos,
podrás llegar a lo que se conoce por
estado de neutralidad física.
Puede que en principio suene algo
soso, pero te sorprendería lo que
alcanzar simplemente dicho estado
puede a veces hacer por muchos
hombres.
Por cierto, el que ya hayas obtenido
éxitos considerables con mujeres en el
pasado no es un indicador fiable de la
ausencia de elementos repulsivos en tu
físico. La verdad es que muchas mujeres
tienen una capacidad admirable para
pasar por alto tales fallos, en especial
cuando hay amor o afecto de por medio.
Pero esto no quiere decir que esa parte
de repulsividad sea precisamente la que
más les excita de ti. Además, si tenemos
en cuenta que la mayoría de los hombres
tienen
rasgos
manifiestamente
repulsivos, no resulta tan asombroso que
una gran parte de mujeres haya
aprendido a tolerarlos.
Sea como fuere, quiero dejarte algo
bien claro: tu repulsividad no va a hacer
que las mujeres acudan a ti en manada.
Por mucho cariño que le tengas, líbrate
de ella. Yo lo hice. Otros lo han hecho.
¿Por qué no vas a hacerlo tú?[460]
A continuación, te ofrezco una lista
de algunos de aquellos rasgos que con
frecuencia suelen hacernos bastante
repulsivos desde el punto de vista
sexual. No tengas ninguna clase de
pudor en reconocerte que posees alguno
de ellos si realmente es así[461].
FALTA DE HIGIENE
EXTERNA
Es duro reconocerlo, pero aún en
nuestros días descuidamos a veces
nuestra higiene externa. Recuerda que
hay pocas cosas tan desagradables
desde el punto de vista sexual como
dejar proliferar la porquería en nuestro
cuerpo.
Prácticas como una o dos duchas
diarias no pueden dejar de formar parte
de tus hábitos. Además, conviene tener
siempre los genitales, boca, uñas,
cabello, prendas interiores, ropa y
zapatos limpios más allá de toda duda.
Si no lo haces estarás incurriendo en una
de las peores formas de repulsividad: la
cerdez.
FALTA DE HIGIENE
INTERNA Y EJERCICIO
Esta es, con mucho, la falta de
higiene más frecuente en nuestros días.
Podemos cuidar mucho de nuestra
limpieza externa, pero si nuestro cuerpo
se encuentra sucio por dentro o en un
estado de forma deplorable, esto se
traducirá rápidamente en una caída en
picado de nuestro atractivo natural.
No olvides que —adoptando uno de
los clichés más horribles de nuestros
días— cuando decides ser tú mismo,
puedes elegir siempre entre ser tu peor
mismo o tu mejor mismo.
Pues bien, tú mejor mismo está
ejercitado, de modo que el cuerpo no se
le va cayendo a trozos, y lleva una dieta
sana y equilibrada. Recuerda que una
salud mala o deficiente, además de
atentar contra tu vida o su calidad,
repercute también en tu humor y niveles
de energía. Además, también lo hace en
tu olor, tu sabor, tu tacto e incluso tu
aspecto.
En otras palabras, tu cuerpo es un
templo que, si aún no lo has hecho,
debes ahora aprender a amar y respetar.
Tanto por fuera como por dentro.
A partir de ahora, conviértete en un
estudiante crónico de la salud y, en
especial, del cultivo de la salud por vías
naturales. Se trata de algo que solo
puede ayudarte, tanto en esta como en
innumerables otras áreas de tu vida.
MAL ALIENTO
Hazte un favor y pregunta ahora
mismo a alguien de confianza si tienes
mal aliento. Dile que no tenga miedo de
herir tus sentimientos, que sabrás
afrontar cualquier respuesta, y acto
seguido échale tu respiración en plena
cara.
¿Cuál ha sido el veredicto?
Si es favorable, alégrate, pero no te
confíes. Sigue aplicando una devoción
religiosa al cuidado de tu cuerpo y lleva
siempre contigo un paquete de chicles,
pastillitas creadoras de aliento fresco o
caramelos mentolados sin azúcar por lo
que pueda pasar. Si, como yo, eres un
fanático de la salud natural, usa cosas
como pastillas compuestas de extractos
naturales de anís o regaliz.
Si no es favorable, alégrate. Puede
que sea circunstancial —todos tenemos
mal aliento en un momento u otro—, o
puede que se trate de un problema
crónico. Si finalmente averiguas que
este es el caso, pon manos a la obra de
inmediato. Con muchísima frecuencia, el
mal aliento se debe a una falta de
higiene externa, interna o ambas[462].
APARIENCIA
ANTIESTÉTICA U
HORTERA
Tampoco podemos definir aquí lo
que es antiestético u hortera. Además, en
parte estas son cosas sujetas a los
cambios de la moda.
En general, debo aconsejarte que
prestes especial atención a la
combinación de los colores[463] de
absolutamente todo lo que llevas puesto,
lo cual incluye calzado, calcetines,
pantalones, cinturón, camisa, suéter,
camiseta, chaqueta o cualquier otra cosa
que permanezca visible para el mundo.
Atento también al estado y
planchado de tus prendas cuando estas
lo requieran, a la limpieza de tus zapatos
si los llevas, a la clase de elementos que
combinas o al modo en que lo haces[464].
Otro aspecto que hay que tener en
cuenta es que la ropa nos siente bien, es
decir, que realce nuestras cualidades y
minimice nuestros defectos[465].
En cuanto a tu cabeza y rostro,
parece haber un acuerdo casi unánime en
que las calvas resultan cada vez menos
eróticas. Si tienes entradas o calva de
fraile, es muy posible que afeitarte por
completo la cabeza sea esa solución que
has estado buscando y que te hará ganar
muchos puntos[466].
A modo de conclusión, te diré que
pocas mujeres van a cerrarte la puerta
por no parecer lo suficientemente
hortera o antiestético[467]. En cambio,
muchas sí te pondrán barreras por serlo.
PELUDEZ
Los peludos han gozado de una gran
suerte en nuestro país durante mucho
tiempo. A lo largo de años y años, la
peludez no ha supuesto una DEV. Pero
todo se acaba.
En muchos otros pueblos de Europa
y Norteamérica, hace tiempo que esto
dejó de ser así. En dichos lugares, los
chicos que cuidan de su aspecto ya
llevan años practicando la depilación a
gran escala, en tanto que aquí todavía
existe una interesante polémica al
respecto[468].
¿Cuál es, pues, mi veredicto al
respecto? ¿Es la peludez tan peliaguda?
Mi apuesta es que, como tantas otras
cosas surgidas en países algo más
desarrollados que el nuestro, la
depilación masculina se acabará
implantando definitivamente en nuestro
país como lo hizo en muchos otros.
El hecho mismo de que en el
momento en que escribo estas líneas
exista una polémica entre la peludez o la
depilación, donde hace años solo hubo
peludez, delata que se está dando una
clara tendencia hacia el terreno del nopelo.
Si además tenemos en cuenta que,
debido a cambios ambientales y
dietéticos, los jóvenes de ahora tienden
a ser naturalmente menos peludos de lo
que lo fueron las generaciones pasadas,
todo apunta a que el vello corporal va a
resultar cada vez más repulsivo[469].
Dicho esto, quiero aprovechar para
dejar una cosa clara. La polémica del
vello, no-vello, se da solo cuando nos
referimos a determinadas zonas, como
pecho, brazos, pubis o piernas. Por lo
que respecta a otras zonas, como el
cuello, nuca, espalda, glúteos, pies,
orejas, entrecejo o nariz, existe un
acuerdo casi unánime. Al menos al 90%
de las mujeres les parece una DEV y lo
encuentran repulsivo.
PIEL DESCUIDADA[470]
Aunque el cuidado de la piel no se
encuentra aún demasiado extendido
entre la población masculina, debería
formar parte de nuestra limpieza
cotidiana.
Cosas como la exfoliación periódica
y la eliminación de poros negros, la
hidratación y la nutrición de la piel solo
pueden mejorar tu aspecto y evitar la
aparición de problemas que podrían
hacer de tu cara o de tu cuerpo un lugar
que invite poco al beso y la caricia.
De nuevo, las mujeres están
habituadas a este tipo de inconvenientes
de la misma forma que están habituadas
a no ver a los hombres como objetos de
deseo sexual.
Pero… ¿no es eso justamente lo que
queremos cambiar?
POTENCIA TU ATRACTIVO
NATURAL
Una vez alcanzado el anhelado
estado de la neutralidad física, la idea
es ir un pasito más allá. ¿Por qué
limitarte a eliminar todo aquello en tu
físico que te sabotea? ¿Por qué, cuando
puedes además usar elementos de tu
apariencia para potenciar tu juego?
En suma, ¿por qué no convertirte en
una DAV andante?
Adopta, pues, el principio que
hicieron suyo los japoneses antes de
inundar el mundo con sus coches, motos,
aparatos digitales y demás productos de
alta tecnología. Hablo del principio de
la mejora constante[471].
Se basa en lo siguiente.
Tomas un producto cualquiera y lo
haces útil y eficaz para lo que quieres.
Una vez logrado esto, te preguntas:
¿cómo puedo mejorarlo? Las respuestas
que surjan las llevas a la práctica hasta
que logres optimizar dicho producto y,
una vez hecho esto, te dices: «Bien,
hemos mejorado mucho el producto,
pero… ¿cómo podríamos perfeccionarlo
más aún?».
Siempre
encontrarás
alguna
respuesta, y esta será la que guiará los
siguientes pasos que tomes. La clave
consiste en no dejar de preguntarte
jamás cómo puedes seguir mejorando
algo, por mucho que ya lo hayas
perfeccionado. Sí, lo has oído bien:
jamás[472].
Pues bien, en el caso concreto que
nos
ocupa,
¿cómo
mejorar
constantemente? ¿Cómo hacer que
nuestro físico juegue cada vez más en
nuestro favor a la hora de atraer
mujeres?
Como ya hemos dicho, debes
desarrollar un interés natural por la
estética y todo aquello que pueda
contribuir a hacerte más atractivo. Ese
es un camino, con todo, que desde aquí
yo no puedo tomar por ti. Te voy a dar,
sin embargo, algunos consejos rápidos
que te permitan poner los pies en él y
darte un impulso de salida.
DEJA PASO A TU YO
ATLÉTICO
Cada uno tenemos una constitución
distinta.
Sin embargo, si no padecemos
ninguna enfermedad o minusvalía que
nos lo impida, todos tenemos la
posibilidad de gozar de un cuerpo
ejercitado, ágil, flexible y endurecido
por los músculos.
Todos podemos aumentar nuestra
masa muscular, nuestra velocidad o
nuestra capacidad aeróbica, mejorar
nuestro
sistema
cardiovascular,
incrementar nuestra resistencia o nuestra
fuerza. Todos tenemos un yo atlético
esperando a que le permitamos tomar
posesión de nuestro cuerpo.
Desde aquí te animo a que des la
bienvenida a ese nuevo yo. Te va a
proporcionar
mayor
bienestar,
seguridad, aplomo y energía, pero
además va a hacer tu físico mucho más
atractivo.
No hace falta que te conviertas en un
armario. Las mujeres saben casi
instintivamente quién está en forma y
quién no, y encuentran más deseables a
los primeros.
Ejercítate, te lo debes. Si de verdad
amas y respetas tu propio cuerpo, ¿por
qué no demostrarlo en tu vida cotidiana?
ÚNETE AL CLUB
METROSEXUAL
Ya hemos mencionado en el apartado
anterior la importancia de tener una piel
nutrida e hidratada o de depilar ciertas
zonas de nuestro cuerpo. Sin embargo,
hay numerosas cosas que puedes hacer
además de esto que lograrán que
empieces a destacar sobre el Frusco, el
cual a menudo ni siquiera llega a
suprimir muchos aspectos de su
repulsividad.
Muchas de estas prácticas estaban
catalogadas hace poco como gays. Más
recientemente, han pasado a caer en la
categoría de lo metrosexual.
Creo que la palabra metrosexual
define bastante bien lo que un Aven
entiende por hombre que cultiva su
belleza, razón por la cual la uso.
Te sugiero, pues, que empieces a
explorar el mundo de lo metro y todo lo
que te tiene reservado[473]. Estas, y otras
muchas
prácticas
que
vayas
descubriendo, son por lo general muy
divertidas[474] y pueden ayudarte a
realzar tu belleza natural. Además, te
permitirán meterte en la piel de una
TB[475] como jamás lo has hecho
antes[476].
BRONCEADO
Es un hecho. Una piel bronceada nos
da a todos de uno a dos puntos extra. Por
supuesto, hay contadísimas excepciones,
pero aún no he conocido a ningún
hombre a quien no le siente bien por lo
menos un suave bronceado[477].
Siempre supone una DAV.
Las razones de esto probablemente
sean evolutivas. En el pasado, es muy
posible que aquellos hombres con la tez
demasiado
blanca
resultasen
sospechosos. La mayor parte de ellos
seguramente que estaban enfermos,
resultaban poco aptos para salir a cazar,
eran pésimos guerreros, etc. De otro
modo, ¿no debería haberles dado un
poco el sol?[478]
Vamos, que el «factor sol» es
importante y, con toda probabilidad,
cobra mayor relevancia en los países
cálidos como el nuestro, sobre todo en
el verano y los meses próximos a este.
Por ello, a no ser que vayas a por un
look decididamente gótico o siniestro, te
recomiendo que no subestimes lo mucho
que un buen bronceado puede hacer por
ti. Si tienes poco tiempo para
conseguirlo o te preocupan los efectos
que el sol pueda tener sobre tu piel a
largo plazo, ¿por qué no hechas un
vistazo
a
las
lociones
autobronceadoras? Hacen innecesaria la
exposición al sol y, en la actualidad,
disponemos de excelentes productos en
el mercado.
RÓBALE EL LOOK A UN
FAMOSO
¿Estás perdido? ¿No tienes idea de
qué te favorece ni por dónde empezar a
modificar tu aspecto?
Pues bien, he aquí otro secreto que
no suele fallar. Escoge a un famoso con
un físico similar al tuyo y reputación de
vestir con estilo, tener clase, ser guay,
etc. A continuación, róbale el look.
Adóptalo en sus líneas generales para,
una vez lo tengas dominado, añadirle tu
toque personal.
Afortunadamente, el mundo de los
famosos está repleto de personajes
glamorosos, elegantes y, tan variopintos,
que pueden servir de inspiración a
prácticamente cualquier físico. Es, pues,
cuestión de tiempo y dedicación que
encuentres el tuyo.
APRENDE A SERVIRTE DE
LOS ACCESORIOS
SEXUALES
Te voy a decir algo que puede que te
sorprenda: vestir de forma sexy no es
llevar la ropa que nos compraban
nuestras madres.
A veces se trata justamente de todo
lo contrario. Pregúntate: ¿Por qué las
mujeres parecen sentir una predilección
sexual por roqueros maleducados frente
a otros tipos de famosos? ¿No te ha
llamado jamás la atención cómo muchas
mujeres parecen sentirse sexualmente
atraídas por hombres que visten como
auténticos expresidiarios?[479]
La cuestión es que, queramos
admitirlo o no, le guste a nuestras
madres y tías o no, las TBs se sienten
bastante atraídas por la estética del
chico malo[480].
Aquí no te voy a sugerir que
empieces a vestir como Marylin Manson
en su último videoclip. Ni como uno de
esos gigantones barbudos de las
películas americanas que recorren los
desiertos, con la tripa llena de cerveza,
montados en una Harley. No se trata de
que te agujerees o tatúes cada centímetro
de tu piel, o de que te dejes crecer una
melena para no lavártela en semanas.
No. Sin embargo, debes cobrar
conciencia de lo que yo llamo
Accesorios Sexuales[481]. Cosas como
los piercings, cierto tipo de botas o
cinturones, las melenas, los tatuajes, los
colgantes, las pulseras, pañuelos, las
perillas, las patillas u otros adornos
similares pueden, en función de la
época, moda o contexto, amplificar
drásticamente la sexualidad de tu
atuendo drásticamente[482].
PAVONEO: LA TEORÍA DEL
BICHARRACO EXÓTICO
En este apartado no vamos a hablar
de cómo estar más a la moda o ser más
sexy. Ni siquiera vamos a hablar de qué
hacer para que tu atuendo te favorezca.
No, aquí vamos a ir algo más allá.
Vamos a hablar de servirse de la
apariencia para llamar la atención[483].
Y también de cómo esto puede favorecer
tu juego.
Pues bien, la teoría del Pavoneo es
bastante simple. Se basa en el sólido
principio de que, a igual atractivo, una
persona que llama la atención tiene más
posibilidades que una que no la tiene.
En otras palabras: cuando se fijan en
uno, uno tiene mucho adelantado.
Otras de las ventajas del Pavoneo es
que a menudo ofrece una excusa a las
mujeres para acercarse a ti, ahorrándote
los inconvenientes de la Apertura.
Además, muchos de los accesorios
propios del Pavoneo, proporcionan a la
mujer una vía fácil —una excusa, por así
decirlo— para ofrecerte sus IDIs.
Pero, ante todo, el Pavoneo va a
lograr que resaltes. Va a hacer que todo
en ti resulte más evidente. Y va a
potenciarlo todo, tanto lo bueno como lo
malo.
En otras palabras, si tienes juego te
beneficiará; de lo contrario, te
saboteará. Hará que tus demostraciones
de valor causen mayor impacto, pero
también ayudará a que todo aquello en ti
que proyecte bajo Estatus no pase
desapercibido ante nadie.
No todos los Aven lo usan, pero
aquellos que lo hacen deben estar
preparados[484].
SEXUALIZA TUS
POSESIONES
Mucha gente piensa que el físico de
una persona termina donde acaba su
cuerpo, pero no es cierto. Y
especialmente no lo es en lo que
respecta a la percepción que las TBs
tienen de los hombres.
Tus objetos y posesiones se
contagian, por así decirlo, de la estética
de tu persona, y viceversa. Todos hemos
oído alguna vez que parecemos más
atractivos montados en una moto de gran
cilindrada o en un descapotable caro. Y
la verdad es que… es cierto.
Pero este no es lugar para llorar. No
vamos a lamentarnos porque no somos
ricos y el presupuesto no nos llega para
hacernos cargo de esa moto o ese
descapotable tan anhelados. No. Vamos
a limitarnos a hacer lo que podamos al
respecto.
En este sentido, mi mensaje es claro:
en la medida de tus posibilidades,
preocúpate por rodearte de objetos y
posesiones que guarden una estética
coherente con tu persona y, a ser
posible, atractiva y sexual.
Sí, has leído bien: sexual.
No te estoy diciendo que te gastes en
tu vehículo, vivienda o bolígrafo más
dinero del que tuvieras pensado gastarte.
O, en cualquier caso, no mucho más.
Te estoy simplemente animando a
que no caigas en una trampa común. La
trampa de pensar que, solo porque no
puedas comprarte coches caros o un
chalet frente al mar, debes renunciar a la
estética y el glamour en tus posesiones.
A veces, la diferencia entre una
posesión original, única, sexy, con
personalidad y en armonía con el resto
de objetos que rodean tu vida y otra
completamente anodina o incluso
hiriente se reduce a un problema de
tiempo y dedicación. Y no importa de
qué se trate. Puede abarcar desde un
simple mechero o algo tan común como
una mochila a un coche o una vivienda.
Esfuérzate, pues, porque todo
aquello que te rodea sea único, sexy y
especial.
DALE LA VUELTA A TUS
DEFECTOS
Ha llegado el momento de concebir
el mundo y a ti mismo de una nueva
manera[485]. Enhorabuena, porque el
momento de la redención ha llegado.
A partir de ahora, ya no tienes
defectos.
Ya no tienes defectos, sino rasgos
que te diferencian de la masa, dotándote
de personalidad y carisma. Tu nariz
ganchuda ha dejado de ser una
imperfección para pasar a ser parte de tu
personalidad y tu atractivo. En cuanto a
esas formas raras del contorno de tu
cráneo, no te engañes: te hacen especial.
A la altura puede aplicársele un
principio parecido: tanto si eres muy
bajito como muy alto, alardea de ello.
Eso sí, tenlo en cuenta a la hora de besar
a una mujer.
En cuanto a tu constitución, el
principio a aplicar no puede ser más
claro: si tu cuerpo tiene forma de patata
hagas lo que hagas, no importa, porque
lo vas a ejercitar y a convertirte en la
patata más demoledora de la ciudad. Si
en cambio tienes aspecto de espagueti,
regocíjate, porque vas a ser un espagueti
en plena forma y como no hay otro igual.
En otras palabras, vas a ser la sensación
del día y de la noche, seas como seas.
Vas a lograr que a partir de ahora todo
en tu físico funcione como DAV.
¿Por qué?
Porque eres un Aven Metrosexual y
tus pilas están cargadas.
En definitiva, eres un animal único e
irresistible que no puede emplazarse en
categoría alguna salvo la de dios del
sexo, así que no permitas que nadie te
encajone o desmoralice nunca más. A
partir de ahora, has aprendido a
reconocerte como una criatura preciosa
que venera y rinde culto a cada poro de
su piel.
Así que, a partir de ahora, tanto en la
forma de moverte, como de hablar, de
vestir o de cuidarte, de servirte de los
Accesorios
Sexuales…
déjalo
completamente claro: eres un Aven
Metrosexual Dios del Sexo. Que no le
quede a nadie la menor duda.
LA ESTRATEGIA
SOCIAL DEL AVEN
Vivimos en el mundo real.
Puedes ser un experto en la teoría de
la atracción pero, si no eres capaz de
sacar partido a dicho conocimiento en
situaciones reales, tu éxito con las
mujeres va a verse tristemente mutilado.
O peor aún, si no sabes cómo incide el
entorno de tales situaciones sobre tu
capacidad para atraer, entonces dicha
teoría estará coja.
En otras palabras, te faltará una
pieza esencial del puzzle.
Es sencillo.
Los seres humanos somos criaturas
sociales. Por ello, jamás juzgamos a
otros sin tener en cuenta su forma de
relacionarse con sus semejantes. Es así
de simple.
De ahí que la capacidad para
manejarse en los contextos y situaciones
diversos de la vida real forme parte
esencial del Juego de la Atracción.
¿Por qué?
Básicamente, porque también existe
un Juego del Valor, un Juego del
Romance y un Juego de la
Amplificación[486] relativos al entorno.
Para empezar a manejarte en la vida
real debes, ante todo, desarrollar la
capacidad de distinguir entre situaciones
propicias a tu juego y aquellas adversas
a él.
A continuación, aprende cómo sacar
el mayor partido de las que te
convienen. Aprende también cómo
cambiar las que te perjudican para que
dejen de hacerlo. Aprende incluso a
crear situaciones favorables a partir de
cero.
Y, cuando nada de esto sea posible,
debes desarrollar la intuición para
reconocerlo e invertir tu tiempo en algo
más fructífero.
Después de todo, tu meta no es
perseguir la victoria en batallas
específicas de las que tu ego puede salir
vencedor o derrotado, sino ganar una
guerra importante. La guerra que te
proporcionará una capacidad ilimitada
para disfrutar con las mujeres en tu
vida[487].
Estoy seguro de que el contexto no
ha jugado siempre en tu favor.
Quizás no tengas lo que se conoce
por un «cuerpo danone» y te has sentido
vulnerable en un entorno donde había
que exhibirlo. Quizás no tengas ni idea
de música y has perdido de inmediato la
atención cuando ese amigo tuyo que toca
tan bien ha desenfundado la guitarra.
O puede que se tratase del entorno
de los coches caros, o el de los trabajos
exóticos y molones, o el de los
bailarines seudo profesionales, o el de
los artistas. Lo que sea.
A veces, simplemente, ha ocurrido
que no se trataba ni el momento, lugar o
compañía adecuados.
Pues bien, en algún momento u otro
casi todos hemos caído en el error de
ceder a nuestro orgullo e intentar ganar
en circunstancias adversas. Es hora de
cambiar. El Aven no se empeña en nadar
contra la corriente.
Por el contrario, encuentra formas de
cambiar su curso o de fabricar un nuevo
entorno donde corre a su favor. Y,
cuando esto no es posible, explora
nuevos territorios porque sabe —por
contraposición al Frusco— que es capaz
de encontrarlos y abrirse camino por
ellos.
PRUEBA SOCIAL
De todos los principios que un Aven
debe tener en cuenta en su estrategia
social, este es el más fundamental.
El poder de la Prueba Social a la
hora de despertar atracción arranca de
dos interruptores básicos de la mujer: la
Preselección[488] y el Valor Social[489].
Al combinar estos dos importantes
principios, se convierte a su vez en un
poderoso Interruptor Sexual.
La Prueba Social extrae, pues, su
eficacia del hecho de que el atractivo de
un hombre aumente en proporción
directa a tres factores:
La cantidad de Preselección que
obtenga de otras mujeres.
El VSR que dichas mujeres
poseen[490].
El Valor Social en general con que
cuente esa persona.
Una de las cosas que se explican
desde este resorte es, por ejemplo, el
éxito sexual de que gozan los famosos.
Y, más concretamente, el arrollador
influjo que ejercen sobre las mujeres los
iconos sexuales de nuestra sociedad,
tales como estrellas del mundo de la
música, actores, etcétera.
Ahora bien, si tú no eres una de
estas personas, ¿para qué puede servirte
conocer cómo actúa este poderoso
generador de atracción? ¿Acaso puede
crearse a otros niveles?
La respuesta es un rotundo sí.
Por ello, ten presente que parte de tu
misión como Aven consistirá en aportar
Prueba Social cuando quiera que se te
presente la oportunidad, y en sacarle
partido.
Recuerda además que esta es
susceptible de partir de situaciones
reales, pero también de ilusiones que
seas capaz de producir. Es decir, que
tanto uno como otro recurso pueden
proporcionarte Prueba Social. Por ello,
te conviene explotar ambos tanto como
puedas.
FORMAS DE OFRECER
PRUEBA SOCIAL
Hemos dicho que la Prueba Social
se basa en la Preselección y en el
Estatus o Valor Social.
Por ello, cualquier cosa que te ayude
a proyectar Valor Social o a hacer ver
que has sido preseleccionado por otras
mujeres[491], va a permitirte aportar
Prueba Social. Combinar ambas cosas
resultará, obviamente, más poderoso.
Ahora bien, como Valor Social y
Preselección tienden a atraerse, no
desesperes si por el momento no puedes
crear alguno de estos factores. Por el
contrario, céntrate en explotar aquello
que se encuentre a tu alcance por el
momento, pues siempre será mejor que
quedarse de brazos cruzados.
En cuanto a las formas de generar
Prueba Social, contamos con muchas.
Si,
por
ejemplo,
ofrecemos
evidencia de que estamos muy
socializados, estamos aportando Prueba
Social. Si logramos que el Set del
Objetivo nos acepte de inmediato,
también lo estamos haciendo. Si nos
movemos por el mundo acompañados de
una TB despampanante en cada
brazo[492], estamos aportando una
poderosa Prueba Social. Lo hacemos
también si alguien de alto Estatus nos
valida de manera pública[493].
Existen, pues, incontables formas de
crear Prueba Social[494] que como es
lógico no podemos abordar aquí.
Recordemos solo algo que ya hemos
apuntado antes. Me refiero al hecho de
que la Prueba Social no tiene por qué
basarse
exclusivamente
en
circunstancias reales. A veces, la ilusión
de algo puede causar una impresión más
poderosa que ese algo en cuestión[495].
Por ello, mostrar fotos en las que
llevamos a cabo actividades de Valor y
en las que figuramos junto a TBs, a
personas que se le antojan a la gente
como de alto Estatus, a famosos, etc.,
puede resultar útil en este sentido.
También lo es contar historias,
llevar a cierta clase comentarios,
adoptar
determinadas
actitudes,
reaccionar de un modo particular ante
situaciones concretas.
Nos ayudará, en general, cualquier
cosa que pueda subcomunicar que somos
codiciados, estamos en gran demanda,
tenemos una gran y excitante vida social,
podemos tener cualquier mujer en un
momento dado, etc.
Es decir, cualquier cosa que logre
que los demás perciban en nosotros la
abundancia de alguno de los tres
factores que mencionábamos en el
apartado anterior y de los que extrae su
poder la Prueba Social[496].
La conclusión está clara. Aprende
tanto a servirte de las circunstancias
reales como a estimular la imaginación
de los demás. Todo con el mismo fin:
aportar Prueba Social.
CULTIVA LAS MONY
PENNYS
De entre la multitud de cosas que un
Aven puede aprender de James
Bond[497], saber crearse Mony Pennys y
sacar partido de este recurso es una de
las más importantes. Como sabemos,
Mony Penny es la secretaria de James
Bond, eternamente enamorada de él y
con la que este siempre coquetea, sin
llegar jamás a consumar sexualmente su
relación con ella[498].
Pues bien, las ventajas de llenar tu
vida de Mony Pennys son innumerables.
Por un lado, hará que siempre
cuentes con mujeres dispuestas a
ayudarte y cuya admiración por ti
sobrepasa las fronteras de la amistad.
Por otro, el hecho de que tus Mony
Pennys te perciban como alguien
sexualmente valioso se filtrará en su
comportamiento en público, cosa que a
la larga te brindará numerosas
oportunidades de crear Prueba Social
libre de esfuerzo. Algo que, a menudo,
te vendrá como anillo al dedo.
A partir de ahora, abre tu vida a las
Mony Pennys[499].
BÚSCATE UN ALA O UN
PIVOTE
Un Ala es, sencillamente, un amigo
que comparte tu filosofía Aven y te
ayuda a sargear. Lo normal es que
ambos seáis Alas el uno del otro, y que
os turnéis para prestaros vuestros
servicios.
En los casos en que uno de los
amigos tiene mucha más experiencia y
mejor juego que el otro, el menos ducho
suele hacer más del Ala que el
experimentado. Así, puede hacer que
este último resulte más efectivo y, a la
vez, observar de cerca el juego de su
amigo. Esto, como es lógico, acelera su
curva de aprendizaje.
En cuanto a los Pivotes, son Alas de
sexo femenino. Pueden cumplir muchas
de las funciones de un Ala normal,
contando además con las ventajas que su
sexo les proporciona.
Los Alas o Pivotes pueden, entre
otras cosas, ayudarte a demostrar Valor,
a aportar Prueba Social, neutralizar
obstáculos y muchas otras cosas. Pero,
ante todo, van a hacer que tus salidas
resulten mucho más estimulantes y
divertidas.
NEUTRALIZA LAS
BLOCAPOLLAS
En casi todo Set que abordes por vez
primera, vas a encontrar un Obstáculo.
El Obstáculo es todo aquello que se
interpone entre tu Objetivo y tú. Es,
sobre todo, aquello que impide que os
quedéis ambos a solas. En otras
palabras, aquello que hay que tener en
cuenta a la hora de aislar al Objetivo.
Generalmente se trata de un hombre
o una mujer[500].
A
menudo,
será
alguien
perfectamente normal que, como es
lógico, sale con el Objetivo porque tiene
alguna clase de relación con ella
profesional, de amistad, sentimental,
sexual, etc. Para dichos casos bastará
servirse de procedimientos estándar a la
hora de aislar[501].
En otros, simplemente no podrás o
no querrás hacerlo por razones obvias,
como que el obstáculo y ella se
encuentren inmersos en una fructífera
relación.
Habrá ocasiones, sin embargo, en
los que el Obstáculo será una persona
extremadamente molesta y poco
razonable.
Casi todos hemos encontrado casos
así en un momento u otro de nuestra
vida. Alguien que se toma las reglas del
juego social por su mano, actúa de un
modo puerilmente posesivo con el
Objetivo y está firmemente decidido a
no dejarnos aislarlo.
Podríamos llamarlo perro del
hortelano[502], pero en el mundo de las
Artes Venusianas se conoce por algo así
como Blocapollas.
Generalmente, deshacerse de tales
individuos supone una tarea ardua.
Con todo, las maneras más comunes
pasan por que tu Ala o tu Pivote las
arrastre hacia una conversación o
actividad que les resulte apasionante.
Algo que, normalmente, te deja el
suficiente espacio para poder aislar o
cerrar.
SOLAMIGUEA LAS
BLOCALAPAS
Hemos hablado de las Blocapollas,
pero no de su peor variante: las
Blocalapas.
Las Blocalapas suelen tener sobre tu
juego todos los efectos perniciosos de
las Blocapollas corrientes, pero cuentan
con un inconveniente adicional: están
por ti.
A causa de esto, no solo van a
obstaculizar activamente y con mayor
pasión que una blocapolla corriente
cualquier avance entre el Objetivo y tú.
Van, además, a conmover al
Objetivo, provocando que este no quiera
que dichos avances se produzcan. Este
va a sentir compasión por su amiga/o y
va a desear que «lo vuestro vaya bien».
Aun cuando no pueda ir bien en un
millón de años.
La Blocalapa suele ser la típica
amiga del Objetivo que se obsesiona
contigo sin motivo aparente. Te
monopoliza y exige la colaboración de
sus amigas para tenderte las más
dolorosas emboscadas y llevarte a
donde quiere.
A veces, dicho sea de paso, no es
una mujer, sino un hombre homosexual
que se ha empeñado en creer que puede
hacerte salir del armario.
¿Mi consejo con las Blocalapas?
Solamiguéalas[503].
Haz exactamente con ellas lo que
probablemente han hecho contigo tantas
TBs que, aun cuando hayan querido
sacar partido de tu amistad de una u otra
forma, nunca se les ha pasado por la
cabeza mantener tener sexo contigo.
Adicionalmente, también puedes
proyectar Valor sobre algún amigo tuyo
—real o imaginario— de forma muy
sutil[504]. Esto es especialmente útil con
las Blocalapas que ves a menudo y que
te asedian con cierta periodicidad.
ARRASTRA EL JUEGO A TU
TERRENO
La mayoría de la gente va a intentar,
de forma más o menos consciente, llevar
el juego a su terreno.
Renunciar a hacer lo mismo por tu
parte sería, en el mejor de los casos,
idealista
o
ingenuo[505].
Algo
comparable a la actitud de un artista
marcial que, depositando todas sus
esperanzas en la técnica, descuidase por
completo su forma física o la elección
de un lugar adecuado antes de un
combate.
Así que, por si aún te quedaba
alguna duda, te lo diré bien claro: eso no
es lo que yo enseño[506].
En mi opinión, la vida es demasiado
corta como para seguir una política
distinta. Y, como digo, puedes tener la
absoluta certeza de que los otros
jugadores van a hacerlo. Cuenta con
ello.
Empieza, por tanto, a hacerte
preguntas.
¿Cuál es tu fuerte? ¿Dónde residen
tus cualidades? ¿Qué es aquello que tú
posees en abundancia pero de lo que los
otros jugadores carecen? El entorno en
que te mueves, ¿es un Amplificador o un
Filtro?[507]
Pregúntate también: ¿De qué forma
puedes ganar Estatus rápidamente? ¿Hay
rivales? En caso afirmativo, ¿cuáles
pueden ser sus puntos fuertes y débiles?
¿Qué terreno es más perjudicial para su
juego?[508]
NO ATENTES CONTRA SU
REPUTACIÓN O
AUTOCONCEPTO
Como ya hemos visto[509], son muy
pocas las mujeres a las que les guste
admitir —ante alguien más o ante sí
mismas— que están a punto de acostarse
con un hombre simplemente porque ese
era su propósito desde el comienzo.
El
famoso
Factor
Fulana,
¿recuerdas?
Así, aunque a la mayoría también les
guste el sexo y las aventuras fugaces, se
sienten mejor pensando que la situación
les ha llevado a ello, que simplemente
«ha ocurrido». Quizás se deba a que
reconocer que perseguían algo así desde
un principio por el mero placer de
hacerlo les resulte poco poético o
romántico, no lo sé.
En cualquier caso, este problema
tiene que ver con el Factor Fulana. En su
posible origen evolutivo podrían
encontrarse, a mi juicio, algunas
explicaciones satisfactorias al por qué
de este fenómeno.
Ahora, simplemente vamos a hablar
de cómo prevenirlo.
A fin de cuentas, el Factor Fulana es
la causa de muchos fracasos.
Algo que a ti puede parecerte
divertido, para ella puede dejar de serlo
desde el momento en que amenace su
reputación o bienestar interno. Porque,
¿va una mujer a sacrificar estos
importantes aspectos de su vida por algo
tan simple y que puede obtener tan
fácilmente como un encuentro sexual?
A menos que se trate de mujeres que
atraviesen un mal momento o con baja
autoestima, esto rara vez ocurrirá.
Por ello, el Aven cuida de la
reputación de la mujer y el concepto que
esta tiene de sí misma como si se tratara
de dos joyas.
Tu juego debe, pues, tener presente
en todo momento con este elemento tan
importante; debe ser sensible a él, velar
por él. Y ella debe percibir que es así.
Así, hazte cargo de la situación para
que esta jamás comprometa su
reputación.
Si quieres acostarte con ella la
noche en que la has conocido, invéntate
alguna coartada inocente y plausible que
justifique el que ella vuelva contigo, de
forma que sus amigos no tengan razones
—o al menos no razones concluyentes—
para pensar que puede haber sexo entre
vosotros.
Y esto no se aplica solo a volver a
casa juntos, sino a cualquier paso de
Nivel. Cada vez que haya que pasar de
Nivel, dale siempre un pretexto
públicamente aceptable. Lo necesita[510].
GUARDA DISCRECIÓN[511]
Recuerda solo que, aparte de hacerla
avanzar en la interacción sin ofrecerle
un pretexto públicamente válido, existen
otras formas de arruinar la reputación de
una mujer. Una de ellas es ser un
bocazas[512].
Por ello, no te limites a cuidar de la
reputación de una mujer antes de una
relación sexual, sino también después de
que esta haya tenido lugar.
De lo contrario, no solo te resentirá
la víctima concreta de tus alardes, sino
también todas las posibles candidatas.
Estas se asustarán y dejarán de verte
como una opción segura. Sobre todo, las
más inteligentes.
Por si esto fuera poco, alentarás una
envidia poco sana por parte de otros
hombres, quienes te tenderán toda clase
de trampas.
Una buena forma de mejorar en este
aspecto es que te habitúes a llevar a
cabo ciertos ejercicios mentales. En
ellos debes imaginar cómo es la vida de
una TB y aquellas cosas que más la
hacen sentir amenazadas.
Tus amigas[513] pueden servirte de
gran ayuda a la hora de profundizar en
dicha perspectiva.
COMPORTAMIENTOS POR
DEFECTO[514]
A menudo vas a verte en coyunturas
que no te dejen tiempo para calibrar la
situación. Aunque lo ideal es poder
hacerlo, siempre es mejor disponer de
una «respuesta de emergencia» que
ofrecer una improvisación de baja
calidad o acabar escondiendo la
cabeza[515].
Los Aven saben esto. Son
conscientes de que, aunque la
improvisación es siempre inevitable en
las interacciones humanas, minimizarla
al máximo redunda en su provecho.
Los más expertos, a fuerza de
practicar han aprendido de memoria
tantas técnicas, rutinas y frases y
respuestas enlatadas que rara vez se ven
en la coyuntura de tener que
improvisar[516].
Por así decirlo, han acabado
diseñando un Piloto Automático a su
medida. No aquel que la sociedad ha
programado en la mayoría de nosotros,
sino uno específicamente creado para
ayudarles en el juego.
Así, concentran más su ingenio y
creatividad en calibrar la interacción,
llevar a cabo constantes evaluaciones
del entorno y crear estrategias acordes.
Irónicamente, también logran que
cuanto dicen parezca más fluido y
natural. Pues, por un lado el saberse con
recursos les hace saberse competentes,
lo cual a su vez les proporciona calma y
seguridad. Por otro, disponen de una
mente lo bastante despejada como para
poder prestar atención a la forma, el
lenguaje no verbal, los Amplificadores,
etc.[517]
En general, cada Aven crea sus
propios comportamientos por defecto en
función de su propia circunstancias y
experiencias.
Por ello, aunque aquí te ofreceré
algunos que pueden ayudarte a
arrancar[518], mi consejo es que te hagas
una lista de aquellos comportamientos
por defecto para todas aquellas
situaciones que con mayor frecuencia se
presentan en tu vida.
Adelante.
Imagina que ocurriese ahora mismo.
Si, mientras lees esto una chica que
podrías estar interesado en conocer se
cruzase en tu camino, ¿qué harías?
Si en menos de dos segundos no te
viene una respuesta a la cabeza, es una
señal clara de que debes trabajar sobre
tus comportamientos por defecto[519].
ESTRATEGIAS EN
RAMA[520]
Se dice de Napoleón que era un
experto a la hora de generar este tipo de
estrategias y que en ello redundaba gran
parte de su éxito como general.
Dada la naturaleza de la interacción
humana, no existe estrategia que pueda
contemplar todas las posibles respuestas
de nuestros interlocutores. Sin embargo,
no resulta tan difícil considerar las tres
o cuatro respuestas más probables.
Recuerda que la gente funciona muy
a menudo en Piloto Automático[521],
razón por la que, a medida que
adquieras
experiencia,
irás
desarrollando una cierta intuición que te
permita anticipar con cierta eficacia las
respuestas más probables a cada una de
tus acciones[522].
El juego es complejo, pero se rige
por patrones más estables de lo que en
un principio podría parecer.
Por ello, contar con una buena
estrategia en rama va a hacer tu juego
mucho más eficaz. Además, te va a
proporcionar una gran sensación de
competencia, la cual desembocará en
una seguridad en ti mismo desconocida
para la mayoría de la gente[523].
Allí donde el Frusco no se atreve a
llevar la iniciativa o —en los raros
casos en que invoca el coraje necesario
para hacerlo— se lanza al ruedo presa
del espanto y con una venda mental en
los ojos que le permita no ver los
peligros a los que se expone, tú podrás
llevar a cabo movimientos audaces con
la serenidad de quien se agacha para
atarse el cordón de un zapato. Y, a
menudo —cada vez más a medida que tu
experiencia aumente—, podrás salir
airoso de situaciones donde cualquier
otro saldría claramente escaldado.
Ahora bien, no te limites a las
estrategias «enlatadas».
Por un lado, pasan de moda y dejan
de ser efectivas cuando empiezan a ser
utilizadas por mucha gente, incluidos los
Fruscos. Por otro, nunca van a tener la
fuerza y la eficacia de aquellas que
desarrolles tú mismo para tu situación
concreta.
LIMITACIÓN TEMPORAL
Este es un recurso fundamental en el
juego, sobre todo cuando hablamos de
las Aproximaciones en Frío.
Consiste en hacer sentir al Objetivo
o a su Set que solo vas a estar un tiempo
corto y limitado en su compañía. En
otras palabras, que no vas a convertirte
en un Fruscoplomo que les va a costar
quitarse de encima.
Cualquier
pretexto
suele
funcionar[524].
Se usa sobre todo en las Aperturas,
pero también a la hora de llevar a cabo
cualquier avance importante en la
interacción.
En el caso de la Apertura, logras
eliminar la angustia y la tensión que
genera el no saber cuánto tiempo un
desconocido, cuya compañía aún no se
sabe si será o no grata, va a quedarse
con el grupo.
Cuando nos servimos de la
Limitación Temporal para pasar de
algún modo de Nivel con el Objetivo, le
dificultamos la tarea de escapar a su
Estado Favorable. Así, este se sentirá
mucho más relajado y más dispuesto a
dejar que la relación avance.
Por el contrario, si prescindiéramos
de la Limitación Temporal en estos
casos, es muy probable que la angustia y
tensión generadas por su ausencia
activaran sus Defensas[525].
CAMBIOS DE ENTORNO
Ya sea debido a su condicionamiento
social, a cierta predisposición innata o a
cualquier otra razón, la mujer rige a
menudo su comportamiento sexual en
base a una especie de programa
estructurado en fases o secuencias.
Esto no es algo exclusivo de nuestra
especie, ya que la mayoría de los
animales basan sus rituales de
apareamiento en ciertos estadios o
etapas que el macho debe recorrer o
superar antes de poder optar a combinar
sus genes con aquellos de la hembra. Se
trata de algo que los etólogos se
encargan de definir en cada especie
animal[526].
Sin embargo, gracias a la
complejidad de la naturaleza humana, en
nuestra especie dichos estadios pueden
dilatarse o contraerse en el tiempo. Mi
objetivo es proporcionarte la capacidad
de reducirlo tanto como sea posible,
para que luego puedas elegir tú mismo
el camino que más te interese.
Una de las formas de condensar el
proceso consiste en usar los cambios de
entorno. La idea es crear entre el
Objetivo y tú una conexión similar a la
que existiría si hubieseis mantenido
varios encuentros[527] a lo largo de días
o semanas[528].
En el juego, existen dos cambios de
entorno básicos: el aislamiento[529] y la
extracción[530].
NO TIRES LA VACA
DESPUÉS DE ORDEÑARLA
Las fórmulas mágicas están para
explotarse.
Piensa en negocios exitosos como
McDonald´s o Telepizza o cualquier
cadena hotelera de reconocido prestigio.
Todos ellos se basan en dar con una
buena idea y ponerla en práctica hasta la
saciedad.
Ya sea por medio de franquicias de
establecimientos propios que se replican
como los cromosomas, aquellos que
pudieron hacerse con la «fórmula
mágica» no se conformaron con
emplearla una sola vez. Descubrieron un
sistema de probado éxito y han
continuado explotándolo hasta nuestros
días.
¿Por qué ibas tú a ser menos?
Conozco muchos Aven que, pese a
contar con una enorme cantidad de
recursos, emplean solo unos pocos una y
otra vez. ¿Por qué? Porque les dan
buenos resultados.
Y aun cuando, como yo, tengas un
espíritu inquieto y te guste experimentar
cosas nuevas, pocas cosas infunden tanta
tranquilidad como saber que se cuenta
con unas cuantas escaleras de color bajo
la manga.
Por eso, cuando encuentres formas
de estructurar la interacción que te
ofrezcan buenos resultados, recuerda
que no tienes por qué dejar de
utilizarlas. Por el contrario, amortiza el
tiempo y la experiencia que te ha
costado obtenerlas.
Incluso los encuentros debes
articularlos como si administraras un
negocio.
Dispón
de
sistemas
estandarizados para articularlos y poder
llevar un seguimiento.
Hazlo, ya se trate de Abridores,
rutinas, cierres, lugares, actividades,
Finalizadores, etc.
Recuérdalo.
Mientras
sigan
funcionando, no dejes de usar en el
futuro ninguna de las recetas que te
hayan ofrecido buenos resultados en el
pasado. ¿Por qué sacrificar a la vaca?
MAGUEO Y
DESTRUCTORES DE
NOVIOS
MAGUEAR
Otra de las cualidades más
importantes de un Aven es saber volver
la concurrencia de otros hombres en su
propio favor.
Ten presente que, en el mundo real,
va a haber siempre otros hombres a los
que les guste la misma mujer que a ti. En
especial si esta es atractiva o vale la
pena. Lejos de representar algo
negativo, esto es una buena noticia.
EL PRIVILEGIO DE LA
COMPETICIÓN
Por un lado, es posible que seas una
persona sana y con buen gusto. Por otro,
tener competidores te brinda la
oportunidad de aprender de ellos.
Además, va a permitir que saques lo
mejor de ti y a hacer el juego mucho más
excitante.
Y, por último, va a ayudarte a
eliminar complejos y prejuicios, cuando
veas que no son siempre los candidatos
por los que tú apostarías aquellos que
triunfan con el Objetivo.
Con todo, puede que la mayor
sorpresa te la lleves cuando veas que, a
menudo, tú mismo podrás sobrejugar a
hombres a los que jamás soñarías con
superar antes de leer este libro.
¿QUÉ ES MAGUEAR?
Maguear a alguien consiste en
convertirte en el Macho Alfa del Grupo
o MAG tras ocupar el lugar, dentro de la
jerarquía sexual, que ocupaba esa
persona.
Pero, ¿qué quiere decir esto? ¿Qué
debes superarlo en todo?
No.
En realidad, solo debes superarlo a
ojos del Objetivo.
A menudo, podrás incluso dejar que
él te supere en muchas otras cosas,
siempre que tú logres superarlo en
aquello decisivo.
Recuerda que, aunque por supuesto
todo cuenta, ocupar el primer lugar en la
jerarquía
sexual
no
implica
necesariamente hacerlo también en la
social, económica, de influencia, etc.
Debo aclarar también que maguear a
alguien no es hacer algo malo, ofender a
esa persona, degradarla o violentarla,
sino simplemente jugar el juego mejor
que ella obteniendo los resultados
deseados. Se trata, en última instancia,
de un juego más que puede resultar tan
interesante como el ajedrez, pero más
divertido y dinámico.
Así es, precisamente, como me
gustaría que lo vieras.
EL MAGUEO COMO ATAJO
Cuando
hablábamos
de
la
Preselección, mencionamos que esta
supone un atajo. Pues, si una mujer se da
cuenta de que has sido capaz de atraer a
muchas otras, va a poder ahorrarse
muchos pasos en su proceso habitual de
selección.
Pues bien, algo parecido ocurre con
el magueo.
Si una mujer ya ha seleccionado a
otro hombre o estaba a punto de hacerlo,
tú puedes prácticamente heredar sus
privilegios y situarte en el mismo nivel
que él simplemente magueándolo.
En este sentido —y aunque resulte
un tanto chocante— maguear puede
suponer un atajo.
En otras palabras, la existencia
previa de un Macho Alfa en un Set
puede resultarte de gran utilidad y
permitirte ocupar rápidamente su lugar
en la jerarquía sexual. Algo que, de otro
modo y sin que tal jerarquía estuviera
previamente establecida, podría haberte
llevado mucho más tiempo y trabajo.
El mensaje es claro: sobrejuega al
Mag y gozarás de sus prerrogativas.
Equivaldría a algo así como dejar
que alguien monte una empresa desde
cero, para despedirlo después. Cosa que
podrías hacer tras haber comprado todas
las acciones de la misma o haberte
ganado al comité directivo.
Dicho sea de paso, cuando te
magueen a ti, tómatelo con humor y
deportividad. Y, sobre todo, aprende de
ello.
CÓMO MAGUEAR
Para sobrejugar al MAG, suele ser
suficiente conocer y aplicar los
principios expuestos en este manual
mejor que él. Aparte de esto, hay rutinas
específicas para maguear y para evitar
que te magueen, de las cuales te indico
algunas al final del libro[531].
A continuación, además, te muestro
algunos principios en los que te puedes
basar cuando debas improvisar. Por
supuesto, puede haber más.
Haz que parezca beta, soso,
inofensivo, aburrido.
Saca su juego a la superficie con
sutileza.
Dale tu aprobación.
Sírvete de la comunicación no
verbal de MAG. Es decir, golpecitos,
palmaditas, apretones, rodear su cuello
con el brazo, etc.
Estimula,
alimenta
y expón,
sutilmente, sus debilidades o defectos.
Si tiene una voz horrible, hazlo hablar.
Si padece halitosis, intenta que ella se
acerque mucho a él. Si suda mucho y
huele mal cuando lo hace, hazlo sudar.
Si sabes que pierde los papeles y saca
lo peor ante tal o cual tema, saca el
tema. Si sabes que es un fatuo arrogante,
halágalo para que lo sea más. Etcétera.
Con sutileza siempre.
Ponle las DEVs en bandeja y dale
facilidades para que meta la pata.
Anímalo a hablar sobre temas de los que
no tiene ni idea, intenta que se sienta
bien pese a cometer errores, déjalo que
se explaye sobre puntos que sabes que
pueden irritar al Objetivo, toca temas
que le hacen proyectar escaso Valor, etc.
Muestra indiferencia y seguridad
ante sus tentativas de magueo.
Ignora, si es preciso, sus tentativas
de magueo.
Si lo notas receloso, haz que se
confíe y socávalo luego.
CÓMO EVITAR QUE TE
MAGUEEN
También es importante que aprendas
a reconocer cuándo están tratando de
maguearte, y que sepas cómo actuar al
respecto. Al final del libro, también
tienes
un
apartado
con
Contramagueadores Enlatados[532].
Además, puedes tratar de salir del
paso con los siguientes principios.
Arrástralo al terreno lógico y
cotidiano. Esto es especialmente válido
cuando se trata de MAGs que invaden tu
Set. Al tratar temas aburridos y
cotidianos, estás neutralizando su juego.
Cuando te intenten tachar de algo o
exponer tus debilidades o defectos,
síguele la corriente a tu rival y exagera
él defecto del que te acusa. Ridiculiza
así su acusación o transfórmala en algo
cómico que te dé mayor protagonismo.
Cuando
te
intente
maguear,
criticando, ridiculizando o haciendo
chistes sobre cualquier calidad tuya,
ridiculízalo de nuevo diciendo que no
ves otra forma de impresionarle.
Cuando te intente maguear por medio
de un falso halago para que metas la
pata y te jactes, en lugar de hacer esto,
empieza a hablar en plan gay del amor
que sientes por esta persona, de cómo os
deberíais plantear un futuro juntos o
quizás una mera aventura sexual, etc.
Juguetea y diviértete con este tipo de
cosas.
No seas reactivo, no te limites a
contraatacar y acosa a tus rivales con
intentos de magueo. Recuerda que, a
menudo, la mejor defensa es un buen
ataque que pueda mantener a tu
contrincante entretenido.
DESTRUCTORES DE
NOVIOS
«A mi novio no le gustaría» o «No
sé qué pensaría mi novio de eso» o,
simplemente, «Tengo novio».
Lo hemos oído tantas veces que casi
se ha convertido en un cliché. A veces el
Objetivo te lo espeta directamente, antes
de que tú puedas abrir la boca.
La razón es simple.
«Tengo novio» es una respuesta
rápida, simple y educada. Además, es
eficaz. Pocas cosas permiten quitarse
Fruscos de encima con mayor facilidad.
Ahora bien, ¿qué quiere decir?
¿Significa siempre que están inmersas en
una relación importante? ¿Significa
siempre que son fieles? ¿Hay algo que
podamos hacer al respecto?
Empecemos por partes.
NO TE DEDIQUES A
DESTRUIR RELACIONES
IMPORTANTES
Personalmente, no estoy a favor de ir
destrozando
relaciones
indiscriminadamente.
Hay demasiadas mujeres en el
mundo como para ligarse a aquellas que
están haciendo algo positivo con su vida
y con la de otra persona. Lleva tiempo
construir una vida en común por lo que,
si esta merece la pena, resulta casi un
crimen hacer cosas que puedan ponerla
en peligro.
El único caso en el que puede
parecerme legítimo que quieras poner en
peligro una vida en común es si estás
totalmente convencido de que también tú
persigues una relación seria con la
mujer a la que seduces. En el resto de
los casos, considero que hay
«demasiados peces en el mar» como
para amenazar algo tan valioso por una
aventura.
EL CÓDIGO AVEN
Sin embargo, la vida es compleja. Y,
como ella, las situaciones en que nos
encontramos[533]. Por ello, a veces será
necesario que uses tu propia discreción
a cada caso.
Pero, en general, los Aven tenemos
un cierto código moral por el que nos
guiamos en estos casos. Tomamos en
consideración cosas como:
¿Quién es el Objetivo? ¿Se trata de
un ligue más o de esa mujer con la que
nos gustaría compartir el resto de
nuestra vida? Si este es el caso, el novio
no tiene ningún derecho por encima de
nosotros.
El novio, ¿es amigo nuestro? En
tales casos, nunca recomiendo que nos
pongamos a su chica como Objetivo
(solo en el caso anterior y explicándole
a él la situación primero).
¿Mantienen una relación importante?
Es decir, ¿tienen hijos? ¿Viven juntos o
planean hacerlo? ¿Tienen proyectos
importantes juntos? Cuando alguna de
estas es la situación, no aconsejo que
amenacemos con estropear las vidas y
sueños de la gente. No vale la pena.
En el resto de los casos, lo normal
es seguir aplicando juego hasta que
descubramos que hay un impedimento
serio al progreso de la interacción.
Entonces comprobarás que se dan
todo tipo de circunstancias.
LAS COSAS NO SIEMPRE
SON LO QUE PARECEN
A veces, por ejemplo, el Objetivo
tiene novio, pero no nos lo dice hasta
después de haber mantenido una
relación sexual con ella. A veces, ni
siquiera entonces.
En otras ocasiones nos dice que
tiene novio, pero no es cierto. Lo hace
solo como mecanismo de defensa, para
quitarse de encima a las hordas de
Fruscos que la acosan cada día.
A veces, «su novio» será tan solo la
persona con la que se ha acostado unas
cuantas veces, el chico con el que se
está viendo o incluso uno de sus
pretendientes, aun cuando no exista nada
serio entre ambos.
Encontrarás también chicas con
compañeros que las maltratan física o
psicológicamente.
En definitiva, no voy a animarte a
que te retires del juego sin una buena
razón, porque pocas son las TBs que no
tienen hombres merodeando por su vida
de una forma u otra. Y tú tienes tanto
derecho a hacerlo como todos ellos.
PRINCIPIOS BÁSICOS
Aclarado todo esto, paso a
compartir contigo algunos principios
importantes que deberás tener presentes
si en alguna ocasión necesitas destruir
un novio, ya sea porque no merezca tal
título, ya porque buscas una relación
importante con el Objetivo o porque hay
algo que en dicho caso particular lo
justifica.
1. Resalta tus diferencias con el
novio. Aun cuando no te parezca
necesariamente positivo, desmárcate
siempre del novio. Explota las
cualidades que él no posee y haz un gran
hincapié en las diferencias que existen
entre él y tú.
Eso sí, nunca caigas en resaltar
rasgos de Frusco o beta solo para
desmarcarte. Renuncia siempre a esa
forma de diferenciación.
2. Encuentra su punto débil. Si lo
haces bien, va a llegar un momento en
que ella misma te dé la clave. Te
desvelará aquellos rasgos de él y su
relación que no la hacen feliz. Cuando lo
haga, pásale por delante de las narices
hasta la saciedad aquello que anhela
pero no encuentra en su relación. Ese
algo que ella no encuentra en él, tú lo
tienes en abundancia (no es que se lo
quieras dar, es simplemente que lo
tienes).
3. Cualifícala por «eso» que su
novio no aprecia: Casi todas las mujeres
en una relación se sienten poco
apreciadas de una forma u otra. Cuando
encuentres aquello en lo que ella no se
siente
valorada,
explótalo.
Precisamente, esa cualidad que su novio
no aprecia es la que tienes que
«descubrir» en ella constantemente.
Debes hacerle ver que eso es,
justamente, lo que más despierta tu
interés. Por ahí debes canalizar tus
IDICs.
4. Autodescalifícate constantemente.
La
Autodescualificación
es
importantísima en el juego, pero lo es
más cuando se trata de maguear a un
novio. Si el Objetivo percibe que los
puntos anteriores los aplicas porque la
deseas, te has quedado fuera de juego.
Así que nunca caigas en esa trampa.
En ningún momento debe parecer que
dices o haces nada para cualificarte ante
ella, sino solo que le estás confiando
una parte de tu persona como harías con
una buena amiga.
4a. No presentes «tus rasgos clave»
como algo positivo: Este es un matiz del
punto anterior, pues seguimos hablando
de Autodescualificación.
Casi siempre, por ejemplo, resulta
útil que presentes esos rasgos que
quieres transmitir como si fueran
defectos. Es decir, hazle creer que lo
último que esperas es que a ella pueden
atraerle esa clase de rasgos que
muestras de ti constantemente.
Como sabes, solo puedes demostrar
cierto interés después de que se
cualifique, pues solo así puedes crear
magia romántica.
4b. Presenta en cambio «sus rasgos
clave» como algo positivo: Ya hemos
dicho que quieres explotar los puntos
débiles del novio. Pues bien, que jamás
parezca que lo atacas. Si es necesario,
presenta como virtudes esos rasgos de
los que sabes que ella ya está harta.
Tampoco debe parecer que intentas
superar al novio en nada o que te parece
reprobable en modo alguno. De hecho,
te parece un gran tipo.
5. Llámalo «Buen Chico»: Y cosas
parecidas. La idea es que lo encasille
como Beta aburrido y carente de
emoción, para que a ti pueda verte como
Alfa y excitante.
En esto juegas con ventaja, porque
nadie puede ni quiere parecer Alfa todo
el tiempo. Y lo más probable es que ella
haya pasado junto a él numerosos
momentos aburridos y cotidianos. En
cambio, tú eres lo nuevo, lo misterioso
y, por tanto, lo excitante.
6. Mírala con Ascopena: Mírala con
Ascopena cuando hable de él. La
ascopena es una mezcla de asco y
compasión. Su función es enviar el
mensaje de forma subconsciente de que
ella está hablando de algo patético y
desagradable, de lo que en el fondo se
avergüenza y necesita excusarse.
7. Logra que recuerde pasadas
rupturas: Si de un modo indirecto logras
que hable de pasadas rupturas con
antiguos exnovios, le será más fácil
relativizar la idea de novio perfecto,
amor eterno, etc.
La idea es que se dé cuenta de que,
lo que en otro tiempo fue tan especial
para ella, dejó de serlo. Y que lo mismo
puede ocurrir ahora.
8. Logra que recuerde pasados
amantes: Si también consigues que
evoque pasados amantes que la hacían
sentir más intensamente que su novio
actual, puede que empiece a añorar de
nuevo este tipo de sensaciones, ahora
inalcanzables para ella.
9. Aplica Juego Sólido: Como con
cualquier otra mujer, sigue el método y
aplica Juego Sólido. Eso no cambia.
Por ello, no olvides que también vas
a tener que ofrecerle Negas u otros
IDES,
demostrar
Valor,
crear
conexiones, proporcionarle emociones
intensas de manera regular, superar sus
Tests, etc., como si por lo demás se
tratara de un Objetivo normal. El hecho
de que tenga novio, solo te da más armas
a las que recurrir.
LA MENTE DEL
AVEN: JUEGO
INTERNO
Hasta ahora hemos hablado mucho
del juego. Hemos usado expresiones
como «tu juego», «tener juego», «Juego
Sólido», etc.
Sin embargo, aún no hemos
mencionado nada sobre algo que, a largo
plazo, resulta decisivo para este juego.
Hablamos de otro juego: el Juego
Interno.
Los principales problemas de no
contar con un buen Juego Interno son:
1. Podemos extraviarnos del camino
del Aven.
2. Podemos parecer poco congruentes
en el juego.
En definitiva, el Juego Interno se
refiere a todo aquello que no se ve pero
que fortalece tu Juego Externo, lo dota
de congruencia y, a largo plazo, te hace
progresar.
EL PESO DEL JUEGO
INTERNO
La interacción humana es tan
compleja que, a menos que realmente
logres internalizar los comportamientos
propios del Aven y hacer que estos
pasen a formar parte de tu personalidad
a un nivel profundo, va a resultarte muy
difícil aplicar un Juego Sólido de
manera congruente.
Otro de los problemas de tener un
Juego Interno débil es que no disfrutarás
del Juego Externo. Por el contrario,
experimentarás constantemente una
sensación de malestar, estrés e inquietud
en general.
¿Por qué?
Porque no lo habrás internalizado.
En consecuencia, lo que hagas no
resultará automático, ni sentirás que
estás
actuando
de
una
forma
desenfadada y natural.
Piénsalo.
¿Te has preguntado alguna vez por
qué los buenos actores dedican tanto
tiempo a lo que ellos llaman «meterse en
el papel»?
La razón es obvia. Conocen la
importancia del Juego Interno.
Saben que solo tras haberse
identificado a un nivel profundo con las
creencias y actitudes de su personaje
podrán plasmarlo con credibilidad hasta
en el menor de los detalles. Detalles
que, si bien pasan a menudo por alto
nuestro
análisis
consciente,
son
percibidos a un nivel más intuitivos y
nos dejan la sensación de haber
presenciado una buena o mala
interpretación.
Por supuesto, yo no te voy a pedir
aquí que te conviertas en un buen actor.
Sería exigirte demasiado. No te voy a
pedir que, como ellos, dediques tu vida
a «meterte» en diferentes papeles que
apenas tienen algo en común unos con
otros.
Lo que sí voy a aconsejarte es que
no escatimes esfuerzos en «meterte» en
este único papel que puede cambiar tu
relación con las mujeres. El papel del
Aven. El Hombre Alfa, el Héroe
Romántico. Dispones del resto de tu
vida para hacerlo. Y, créeme, es muy
posible que valga la pena.
Una vez más, el Juego Interno es
vital para el resto de tu juego.
Tomemos en consideración, por
ejemplo, el lenguaje corporal[534]. ¿De
cuántos detalles debemos cuidar para
que este sea efectivo y congruente con lo
que pretendemos proyectar?
Ahora bien, cuando tu Juego Interno
es bueno, alinear todos estos detalles de
manera convincente será mucho más
sencillo. Y, a menudo, ni siquiera
tendremos que esforzarnos, pues el
ajuste de tales signos se llevará de
manera inconsciente y automática.
UN EJERCICIO PRÁCTICO
Para que puedas experimentar por ti
mismo lo que acabamos de decir, voy a
proponerte un ejercicio.
Durante cinco minutos, ponte frente
al espejo y actúa como el personaje que
interpreta John Travolta en Grease. O, si
puedes o lo prefieres, grábate con la
cámara del móvil.
Ahora bien, vas a hacerlo dos veces
y de dos maneras.
En la primera, presta atención
únicamente a los detalles externos. A
continuación, trata de hacerlo invocando
las creencias, actitudes, sentimientos y
sensaciones del personaje como si se
tratase de alguien real.
¿Ves la diferencia?
Notarás además que ambos juegos,
el interno y el externo, se refuerzan
mutuamente. Cada vez que actúas como
alguien y modelas sus palabras, actitud,
lenguaje corporal, etc., te resulta más
fácil sentirte como ese alguien;
paralelamente, cuando te sientes dicha
persona, te supone menos esfuerzo
actuar como ella[535].
COMPONENTES DEL
JUEGO INTERNO:
ACTITUDES Y CREENCIAS
Aunque a veces es difícil establecer
una división nítida entre la parte del
Juego Interno que denominamos
creencias y aquella que englobamos
bajo el título actitudes, creo que estos
son los dos factores cruciales en el
Juego Interno de una persona. Con todo,
debemos tener presente que las actitudes
y creencias forman parte de un todo. De
hecho, en la práctica se da una cierta
interdependencia entre actitudes y
creencias.
Por
ejemplo,
cuando
actuamos como si creyéramos que
somos algo, podemos llegar a creerlo
con más facilidad. Y si creemos algo
acerca de nosotros esto va, a su vez, a
tener un efecto decisivo sobre nuestras
actitudes[536].
ASIMILANDO EL JUEGO
INTERNO
Lo bueno de salir al campo a sargear
es que, conforme vayas ganando práctica
y competencia en el juego, más se irán
anclando en tu interior las creencias y
actitudes que necesitas.
Es decir, si tan solo te lanzas al
ruedo y haces como si lo fueras hasta
que lo seas, te sorprenderá la clase de
resultados que puedes conseguir a este
nivel.
Si, además, cuentas con amigos,
conocidos o incluso personajes de
ficción que te inspiren y a los cuales
puedas modelar, los efectos serán aún
mayores que si simplemente te guías
desde principios teóricos.
Adicionalmente, hay muchas otras
acciones que puedes llevar a cabo para
acelerar este proceso de interiorización.
Por ejemplo, puedes hacerte listas
de actitudes y creencias que tienen un
efecto positivo para tu juego. A
continuación,
puedes
realizar
afirmaciones. Esto es, repetirlas en voz
alta frente al espejo invocando el
sentimiento que experimentaría una
persona que realmente tiene juego.
Puedes incluso pedir a un
profesional que te hipnotice para
implantar dichas creencias y actitudes en
lo más profundo de tu psique, como
aquellas personas que se someten a la
hipnosis para dejar de fumar con éxito.
O puedes tratar de hipnotizarte tú
mismo[537]:, sirviéndote de grabaciones
con las afirmaciones que pueden
resultarte más útiles[538].
En cualquier caso, recuerda que es
muy importante desarrollar tu Juego
Interno. Y no basta comprender los
principios propios de un buen Juego
Interno. Hay que ir más allá e
interiorizarlos.
Dicho esto, paso a exponer algunas
de las actitudes y creencias que suelen
tener un impacto muy positivo sobre el
juego en general. Recuerda que la lista
es en principio inagotable, por lo que
puedes añadir actitudes y creencias
nuevas a las que te ofrezco. Lo
importante es que apoyen tu juego. Si
descubres otras que lo hacen,
posiblemente sean buenas.
ACTITUD DEL AVEN
Uno de los mayores obstáculos que,
a largo plazo, se interpone entre los
estudiantes de las Artes Venusianas y su
progreso es su propio ego. Me refiero al
hecho de que nuestro ego se vea más
implicado en esta que en otras áreas de
destreza.
Aprender a conducir un coche puede
costarnos más o menos, pero no nos
sentimos demasiado mal si otros
parecen hacerlo mejor. Lo mismo puede
aplicarse a cualquier otro proceso de
aprendizaje en el que nos embarquemos,
ya sea aprender un nuevo idioma,
adquirir la habilidad para practicar un
nuevo deporte, adiestrarnos para el
desempeño correcto de un nuevo trabajo
o sumergirnos en una nueva afición.
Sin embargo, parece que tanto tomar
la decisión de aprender como el hecho
de encontrar dificultades en el progreso
de un área tan personal como es el de
nuestra capacidad para atraer al sexo
opuesto, nos afecta especialmente.
Nadie experimenta una sensación de
gozo cuando reconoce que no domina
algo al nivel que desearía o que no le
resulta fácil desarrollarse en dicha área,
pero cuando lo hacemos en el campo de
la atracción parece que nuestra valía
como persona se ve especialmente
cuestionada[539].
Debemos, pues, esforzarnos por
cambiar esta perspectiva que tanto daño
ocasiona
en
nuestras
vidas.
Comprometámonos a adoptar una actitud
que propicie nuestro progreso, en vez de
minarlo[540].
Porque la verdad es esta: la actitud
es el componente de nuestro juego que
más frutos puede darnos en el largo
plazo. Pues, del talante general del
Aven, algunas actitudes van a ayudarte
en el momento mismo de la interacción,
en tanto que otras lo harán a largo plazo.
Si deseas convertirte en un
verdadero Artista Venusiano, es
conveniente que no subestimes ninguna
de estas dos vías de mejora.
AMOR A LA EXPERIENCIA
Sin experiencia, todos sus éxitos
solo pueden llamarse una cosa: suerte,
belleza física, casualidad, un millón de
euros en el banco, etc.
Con experiencia no solo podrás
aprender, sino que no serás capaz de
evitarlo. Es decir, no podrás «no
aprender». En serio. No podrás dejar de
aprender, aun cuando te lo propongas.
La experiencia es crucial por varias
razones: en primer lugar, te permitirá
amoldar la teoría a la realidad práctica
en la que vives, y jamás lo contrario. Un
error del que pecan muchos teóricos es
sentirse frustrados cuando la realidad no
parece adaptarse a sus teorías. A
menudo, terminan por mutilar su
percepción de la primera, en lugar de
servirse de ella para realizar ajustes de
manera constante en su teoría. Nunca
caigas en esta trampa[541].
Recuerda que la experiencia es la
madre de toda teoría. Desarrolla un gran
amor por ella.
NO QUIERES PESCADO:
QUIERES SER PESCADOR
Cuando estés frente a una mujer,
nunca te digas: «Debo conseguirla a
toda costa».
Dichos
planteamientos
suelen
emanar de una mentalidad de escasez,
estropean tu juego y suelen desembocar
en desequilibrios emocionales e incluso
la toma de decisiones claramente
erróneas en la vida.
El Aven no debe perder de vista su
verdadero objetivo. Este no consiste en
encontrar mujeres concretas que nos
acepten. No.
Lo que el Aven persigue es
mejorarse a sí mismo hasta el punto de
que su relación con el sexo opuesto deje
de ser un problema que obstaculice su
desarrollo como ser humano pleno[542].
Por ello, no lo olvides: no persigues
el fruto, persigues la semilla; no quieres
un pez, quieres ser pescador. Y, lo que
haces, no lo haces por esta o aquella
chica en concreto: lo haces únicamente
por ti[543].
NO REINVENTES LA
RUEDA: ESTUDIA[544]
He hablado de lo fundamental que
resulta la experiencia, pero eso no
quiere decir que la teoría no sea
importantísima.
Yo mismo he pecado a menudo de
reinventar la rueda para, al cabo de un
tiempo, comprobar que otro ya lo había
hecho antes que yo y que, de haberlo
leído o conocido, me habría ahorrado un
montón de tiempo y energía que sin duda
podría haber invertido en algo más útil.
Construir una ciencia está bien, pero
¿no es más inteligente tomar como punto
de partida aquel tramo en el que otros la
han dejado?[545]
Recuerda: no reinventes la rueda, la
vida es demasiado corta para eso.
ADMIRA A —Y APRENDE
DE— TUS RIVALES
Desde hoy, deja de odiarlos y
empieza a admirarlos.
Especialmente a aquellos que no te
superen por razón de fama, aspecto,
dinero, etc., sino por otra clase de
méritos. En cuanto a aquellos que tenían
la partida ganada desde el principio,
también siempre puede aprenderse algo
de ellos.
Y, lo creas o no, la admiración es
una de las herramientas más potentes a
la hora de aprender, ya que esta motiva
nuestra emulación. Y la emulación es un
gran recurso para aprender de forma
rápida y eficaz[546].
Por ello, admíralos. Además,
aprécialos y aprende de ellos como lo
harías en una competición deportiva.
Pues también el juego es un deporte.
PROGRESA EN TODOS LOS
FRENTES
No olvides que la seducción no se
limita al rato que pasas frente a la chica.
Se trata de una filosofía y una forma de
vida, de modo que no aísles tu progreso
a un solo aspecto y progresa en tantos
frentes como puedas.
Piensa en las raíces de un árbol:
crecen hacia donde pueden, pero su meta
final es expandirse en todos los
sentidos. Recuerda también que, al igual
que ocurre con el árbol, ganar fuerza en
un ámbito, te dará impulso y robustez
para hacerlo en otros.
ADOPTA UN OBJETIVO
DEFINIDO
No es necesario ser advino para
predecir el futuro de una persona. Solo
hace falta preguntarle cuál es su meta en
la vida y qué ha pensado hacer para
alcanzarla.
Si le hacemos esta pregunta a cien
personas, noventa y ocho contestarán
algo parecido a esto: «Quisiera tener
una buena vida y llegar a triunfar en lo
que me proponga».
La respuesta suena bien, pero si
profundizamos un poco nos daremos
cuenta de que esta persona nunca
obtendrá nada de la vida excepto las
sobras de la gente que realmente ha
triunfado. Es decir, de aquellos que
tienen un objetivo definido y una
estrategia para alcanzarlo.
Si quiere tener éxito, debe decidir
ahora mismo cuál es su objetivo y los
pasos que tiene que seguir para
conseguirlo.
No hay otra manera.
Y no te lo digo yo, sino Napoleón
Hill, que es el autor de las palabras que
acabas de leer[547]. Las cuales, huelga
decirlo, suscribo.
ADOPTA EL PRINCIPIO DE
MEJORA CONSTANTE[548]
W.
Edwards
Deming
está
considerado el Padre de la Calidad
Moderna.
Entre los muchos logros de este gurú
de la empresa moderna, destaca lo que
hizo por la economía y la industria
japonesa cuando estas se encontraban en
su peor momento, sobreponiéndose a los
efectos de la guerra.
Los japoneses lo invitaron a Japón,
escucharon y cambiaron su forma de
pensar, su estilo de administrar y su trato
a los empleados. Con la filosofía de
Deming, el país nipón no tardó en dar un
giro a su economía y productividad por
completo para convertirse en el líder del
mercado mundial.
Pues bien, de todas las aportaciones
de Deming, hay una que resulta
fundamental para esta disciplina.
Hablo del principio de mejora
constante.
Este se basa en crear un propósito
constante hacia la mejora de los
productos y servicios. En este caso, tú y
tu juego.
Así pues, toma un aspecto cualquiera
de ti o de tu juego.
Hazlo útil y eficaz. Una vez logrado
esto, te preguntas: ¿cómo puedo
mejorarlo?
Las respuestas que surjan las llevas
a la práctica hasta que logres optimizar
dicho aspecto y, una vez hecho esto,
pregúntate cómo podrías perfeccionarlo
aún más[549].
PERSIGUE EL ESTADO DEL
«NO EGO»[550]
Con que solo interiorizases a fondo
este principio, te estarías condenando a
convertirte en un gran Aven. Así que,
por favor, presta atención:
Deja de creer —sentir, más bien—
que el resultado del experimento es un
reflejo de ti como persona y empieza a
darte cuenta de que solo es un reflejo
del experimento. Recuerda que no hay
correlación entre tu juego y tu valor
personal.
Solo cuando hayas interiorizado
totalmente esta idea podrás alcanzar el
estado del no-ego. Dicho estado se
caracteriza por una ausencia total de
nervios, emociones que nos sabotean o
cualquier otro estado mental negativo y
por la capacidad de pensar y percibir
con absoluta claridad[551].
NO PIERDAS LA MIRADA
DEL TIGRE
Puede que Rocky III no sea una obra
maestra del arte cinematográfico, pero
nos aporta una lección valiosa:
Con las mujeres, jamás pierdas la
mirada del tigre.
¿Qué quiere decir esto?
¿Has sentido alguna vez que alguna
mujer es demasiado poderosa? ¿La has
visto alguna vez como una diosa
invulnerable y muy por encima de tus
inquietudes de mortal? ¿Has sentido qué
no existes para ella ni tienes ninguna
posibilidad de hacerlo? ¿Qué no hay
forma de que le impactes?
¿Has estado tan seguro de esto que
has entregado tu poder antes de que ella
te lo arrebate siquiera? ¿Has tirado la
toalla antes de empezar?
Ya sabes lo que quiero decir: ella te
dice algo y tú respondes con la mirada
baja. Sabes que ella te desprecia y que
tú nunca podrás estar a su altura.
En cierto modo, estás reconociendo
ante ella y ante ti que eres indigno de
una mujer tan poderosa. En otras
palabras, le estás reconociendo
sumisión.
Eso es lo que se conoce por perder
la mirada del tigre[552].
PREPÁRATE PARA SUS
TENTATIVAS DE SUCCIÓN
Antes de nada, grábate esto a fuego:
la seducción es una guerra mental. Tu
mente —y con ella tu Realidad— debe
imponerse a la suya. Ella va a intentar lo
contrario[553].
Te va a ocurrir una y otra vez: van a
tratar de encerrarte en Marcos que no te
convienen. El caso más común es: ella
es el Premio, tú el aspirante.
Tu misión es esperarlo y estar
preparado. Y, por supuesto, no dejar que
esto ocurra, pues es tu Realidad la que
debe prevalecer.
En definitiva, no dejes que nada de
lo que haga para succionarte hacia su
marco te afecte. Por así decirlo, sigue en
tus trece. Fortalece tu Realidad hasta
que sea más sólida que la suya, y
aprende a ser congruente cuando te
comuniques desde ella.
Al final, aquel cuya realidad sea más
fuerte y su comunicación mejor,
terminará arrastrando a la otra persona
hacia su propio universo.
Por ello, sé congruente y no
renuncies a tu Marco. Lucha por tu
Realidad. Merece la pena[554].
OLVÍDATE DEL SEXO
¿Sabes en qué radica el éxito del
Aven? En su juego.
¿Por qué?
Porque su juego es distinto del que
juegan normalmente la mayoría de
hombres y mujeres. En tanto que el
segundo se centra en nuestros puntos
débiles, el juego del Aven se centra en
los de su Objetivo[555].
Y, ya que hablamos de puntos
débiles, quiero aprovechar para señalar
tu mayor punto débil: el sexo.
Por ello, jamás veas al Objetivo
como una golosina sexual hasta que os
encontréis desnudos bajo las sábanas.
Si lo haces, va a resultarte muy
difícil parecer congruente cuando
intentes despojarla de su principal
poder[556].
NO VAS A RECIBIR, VAS A
DAR
Si acudes a una interacción desde la
actitud de dar, frente a la de recibir, ni
siquiera tendrás que esforzarte por no
prestar atención a sus armas sexuales.
Lo harás automáticamente.
De hecho, uno de los problemas más
frecuentes en los Fruscos es que, ya
desde el primer momento, se acercan a
la interacción con psicología de rapiña.
Por supuesto, esto crea toda clase de
inseguridades y, además, es rápidamente
detectado por el Objetivo.
¿Cómo actuarías si, por el contrario,
estuvieses convencido de que tienes
algo que ofrecer que ellas son libres de
aceptar o no? ¿Y si supieras con toda
seguridad que, en caso de rechazarte,
ellas pierden más que tú?
Pues bien, eso es exactamente lo que
tienes que pensar. Que vas a ofrecerles
emociones nuevas, únicas, que nadie
más puede darles.
VIVE EN EL MOMENTO
Eres un monje recién escapado del
templo de Shaolín. Hablas como tal, te
mueves
como
tal.
Respira.
Profundamente, llevando el aire a tu
diafragma. Relájate[557].
Relájate. Olvídate de ti mismo por
un momento y cobra conciencia de
cuanto ocurre a tu alrededor. Fúndete
con el entorno. Siente las sensaciones de
cada parte de tu cuerpo que, por así
decirlo, han pasado también a formar
parte de cuanto te rodea. Abre cada uno
de los poros de tu sensibilidad. Cobra
conciencia de ti mismo y de cada uno de
los átomos de ese universo que te
envuelve. Respira. Relájate.
El pasado y el futuro han dejado de
existir. Solo hay una realidad: tú, el
entorno, el juego…
ESCUCHA TU LADO
FEMENINO
Hay una parte de ti que está hecha
para entender a la mujer. Se llama tu
lado femenino. Puede que el estruendo
provocado por el torrente de tu
testosterona te impida oírla. Pero esa
vocecita
está
ahí,
susurrándote,
deseando ser oída. ¿La escuchas? Es tu
lado femenino[558].
Todos lo tenemos y, como cualquier
otra parte de ti, solo tienes que
ejercitarlo para que se haga más
palpable. Ejercítalo, porque se trata del
puente. Puede que no llegues a entender
a la mujer completamente[559], pero
podrás intuirla. Cultiva esa voz.
Escúchala.
Para el Aven, conocedor del juego,
esa pequeña vocecita supone a veces la
diferencia entre un buen o un mal
Calibraje, entre una conexión de calidad
o echar a perder la interacción[560].
PREPÁRATE PARA EL
SABOTAJE DE TUS
EMOCIONES
Es importante que seas consciente de
que tus emociones van a intentar
sabotearte. Es normal.
A fin de cuentas, tu circuito
emocional no está diseñado para
abordar mujeres desconocidas o que no
te hayan mostrado claramente su
interés[561].
Además, te han adiestrado para
fracasar. En cierta medida, eres un
experto en ello porque llevas toda una
vida sometido a dicho aprendizaje.
Las buenas noticias son que eres
muy bueno aprendiendo. Si no fuese así,
no serías tan eficaz cuando se trata de
estropear tus oportunidades con las
mujeres[562].
Te digo esto para que te entiendas y
te perdones por sentirte mal. Es natural
pero, solo cuando comprendas esto,
podrás reinvertir el proceso.
Porque,
por
suerte,
puedes
reprogramarte. Y esto es algo que sí
eliges tú.
ARTISTA EN LA ACCIÓN,
CIENTÍFICO EN LA
REVISIÓN
El Aven piensa en resultados, pero
no deja que estos afecten a su actuación
presente.
Estos se analizan científicamente
después de cada actuación, de un modo
y sin permitir que estos nos afecten
personalmente. Afectan solo a la teoría.
En otras palabras, los resultados solo se
tienen en cuenta a la hora de diseñar,
revisar y retocar estrategias[563].
En suma, teoriza antes y después, no
durante. En el momento de la acción,
solo tu actuación (tu obra artística)
importa y solo en ella te deleitas.
EL AVEN NO NECESITA
GANAR
No caigas en la trampa del seductor
novato. Jamás te digas: «soy un Aven,
estoy más preparado que el resto. Por lo
tanto, tengo que ser yo quien la
consiga».
La llamamos la trampa del alumno
avanzado, pero no del maestro[564].
Yo te recomiendo el camino de la
maestría humilde, por dos razones:
1. Siempre hay cosas que aprender, y
solo el humilde no deja de
progresar en ellas. ¿Por qué?
Porque, no importa cuánto mejore,
siempre sigue creyendo que aún
tiene mucho que aprender[565].
2. Si necesitas ganar[566], acabas de
darle todo el poder a la mujer, pues
estás empezando a habitar su
Realidad[567]. Dicho de otra forma:
si necesitas ganar, te falla la base
del juego.
Recuerda, pues, que no pasa nada
porque no pase nada. Si permites que tu
propia sabiduría se vuelva contra ti,
estarás actuando como alguien poco
sabio.
GÚSTATE
Haz lo que sea, pero gústate.
Gustarse supone algo distinto para
cada persona, pero en general todos
tendemos a gustarnos más cuando
tenemos un proyecto vital que hemos
elegido desde la honestidad con
nosotros mismos, nos dedicamos a él y
experimentamos progreso.
Repito que para cada uno es
distinto[568]. Pero, desde luego, no voy a
ser yo quien te diga lo que tienes que
hacer para gustarte. Si tú tampoco lo
sabes, experimenta hasta que lo
descubras.
Pero eso no cambia la conclusión:
gústate. Hazlo.
CONCIBE EL JUEGO
COMO UN VIDEOJUEGO
Es como salir a matar soldados
alienígenas. Te preparas, coges todas tus
armas, usas estrategias e intentas
improvisar
en
los
momentos
desesperados. Te matan. Game Over…
Lo bueno es que solo tienes que
presionar «Start» para volver a empezar.
Con el juego ocurre exactamente lo
mismo. Ya sea porque no pases un test,
porque te descalifiquen o porque te den
el peor de los cortes, vas a tener que
perder muchas partidas. Las buenas
noticias son que puedes iniciar otra
cuando quieras. Es gratis.
Y sí, al igual que en los videojuegos,
cada vez que pierdes debes empezar
desde el principio. Y, cuanto más
juegues, más bueno acabarás siendo. De
hecho, si logras llegar hasta el final una
o dos veces, resulta más probable que
puedas hacerlo a menudo a partir de ese
momento.
Graba bien el principio en tu actitud.
Se trata de un videojuego. No te estás
jugando nada y, si te matan, puedes
resucitar
apretando
un
simple
botoncito… ¡Qué empiece la acción!
CREENCIAS DEL AVEN
Habrás oído muchas veces la
expresión: «ver para creer». Se basa en
la postura de que, para creer algo, hace
falta verlo primero, esto es, tener
constancia de ello.
En el Juego de la Atracción esta es
una postura, cuando menos, peligrosa.
Los Aven, conscientes de ello,
hemos adoptado un lema diferente:
«Creer para ver».
Verás, el juego no existe fuera de las
mentes de quienes interactúan en él. En
otras palabras: el juego es subjetivo. O,
más exactamente: el juego es el
resultado de las interacciones de las
percepciones subjetivas que intervienen
en él.
Graba la frase que acabas de leer a
fuego en tu memoria.
Y, como ya hemos mencionado en
otras ocasiones, cuando varias personas
interactúan, aquella con creencias más
arraigadas y mejores dotes a la hora de
comunicarlas, acabará succionando a las
otras hacia su propia realidad[569].
Pues bien, en el Juego Externo nos
ocupamos de cómo comunicar nuestra
Realidad. En el Juego Interno, de cómo
fortalecerlas a través de creencias
sólidas. De ahí el peso que nuestras
creencias tienen en el conjunto de la
ecuación y de ahí la importancia del
principio: creer para ver.
Porque, como ya sabes, Juego
Externo no basta. Si este no está
respaldado por un edificio de sólidas
creencias y de una actitud que permita
desarrollarlas y robustecerlas, se
desmoronará —no importa cuán
brillante o elegante sea— como un
castillo de naipes[570].
Pero, ante todo, el principio es
importante porque no existen fronteras
entre creencia y realidad. ¿Por qué?
Porque esta última es solo explicable
desde las creencias.
Así, tener unas creencias u otras ya
no es una cuestión de honestidad. Desde
el momento en que cobramos conciencia
de cómo nuestras creencias sobre la
realidad pueden afectar a ésta, ya no
basta con preguntarnos qué es real.
A menudo, mucho más útil resulta
preguntarnos qué queremos que sea real.
Quien conoce a fondo este aspecto
del funcionamiento de la mente humana
sabe que poner límites a la realidad
resulta, en el mejor de los casos,
insensato.
Pregúntate: ¿Qué quiero ver? Y, por
lo tanto, ¿qué debo creer?
A continuación te ofrezco algunas
creencias típicas de los mejores
seductores.
TODAS LAS MUJERES
ESTÁN POR MÍ O PODRÍAN
ESTARLO
Todas las mujeres están por ti.
Si no lo están, lo estarán pronto. Aun
cuando al final de nuestra interacción no
te hayan dado evidencias de ello sabes
que, con el tiempo suficiente y las
circunstancias
adecuadas,
podrían
estarlo.
Puede que esta creencia te choque o
parezca descabellada, pero lo cierto es
que no es ni más ni menos cierta que la
de: «soy una persona que no gusta a las
mujeres» o «solo gusto a un determinado
tipo de mujeres» o «solo podría gustar a
las mujeres si cumpliese con tal o cual
requisito que no cumplo».
Olvida todo esto. Déjalo atrás y
repite conmigo:
«Todas las mujeres están por mí. Si
no lo están, lo estarán pronto. Aun
cuando al final de nuestra interacción no
me hayan dado evidencias de ello sé
que, con el tiempo suficiente y las
circunstancias
adecuadas,
podrían
estarlo».
LE VOY A OFRECER ALGO
QUE NADIE LE HA DADO
JAMÁS
Está bien creer que cualquier mujer
puede estar por ti. Ahora bien, ¿no crees
que te resultará más fácil hacerlo si tu
creencia se sostiene sobre una buena
razón?
Pues bien, ¿qué tal esta?
Con el tiempo suficiente y las
circunstancias adecuadas, cualquier
mujer puede caer rendida a tus pies
porque, sencillamente, no va a encontrar
en su vida a otro hombre como tú.
Y es que tú le vas a decir cosas que
no le ha dicho nadie, te vas a comportar
de maneras como no se han comportado
nunca con ella y le vas a hacer sentir
emociones que no ha sentido jamás.
LA MUJER ES ADAPTABLE:
SU TIPO APENAS CUENTA
Puedes atraer a una mujer aunque yo
no sea lo que «quiere», «busca» o «su
tipo». ¿Por qué? Porque su tipo apenas
cuenta.
Me explico.
Por supuesto que cuenta, pero solo
inicialmente.
Lo cierto es que su tipo es,
invariablemente, o bien alguien que les
recuerda a alguien con quien ya han
estado y de quien se han enamorado[571]
o bien un modelo de calzoncillos con la
piel bronceada y el pene enorme. Sin
embargo, las mujeres siguen saliendo
con —y sintiéndose atraídas por— tipos
que no son su tipo pero que pronto pasan
a serlo[572].
De hecho, no ser su tipo supone a
veces una ventaja, ya que activa menos
sus mecanismos de defensa[573].
Recuérdalo. No existe tal cosa como
el «no soy su tipo» o «no le gusto». La
mujer es adaptable. Se adaptará si tu
Realidad es más fuerte y se dan —o
creas tú mismo— las condiciones para
que puedas mostrársela.
HABITO EN MI
REALIDAD[574]
«Habito en mi Realidad y tú eres un
huésped en ella».
Díselo. Díselo cada vez que la
mires. Díselo con tu voz. Con tus gestos.
Díselo con tu comportamiento. Díselo
cuando la toques, cuando la acaricies,
cuando la beses.
Ella es solo un huésped en tu
Realidad.
De hecho, todos lo son. ¿Por qué?
Porque tu propósito es sólido y firme.
No importa cuanto suceda fuera de
ti, porque tú te encuentras a gusto en tu
Realidad y no vas a abandonarla. Si
quiere jugar, será dentro de tu Realidad
y con tus condiciones. De otro modo, no
habrá juego.
SI ALGO ES SIMPLE PARA
MÍ, LO SERÁ PARA ELLA
¿Sabes lo que ocurre cuando tú
muestras una actitud abierta y relajada
frente al sexo[575] pero a ella la notas
tensa, cohibida y con muchos asuntos
por resolver en este tema?
Invariablemente, una de estas dos
cosas: ella será absorbida hacia tu
Realidad, o tú lo serás hacia la suya.
Por eso es importante que no creas
que algo es complicado, a menos que
quieras que realmente lo sea. Al final, si
sabes comunicarte bien, ella aceptará
como válida cualquier cosa que
verdaderamente forme parte de tu
Realidad[576].
Ahora bien, si abogas por algo que
en el fondo no te terminas de creer, algo
de lo que secretamente te avergüenzas,
de lo que no te sientes digno o que te
provoca sentimientos de culpa, ella lo
detectará de inmediato. Y esto se aplica
a todo, incluido el sexo con todas sus
fantasías, formas y variantes.
Adopta, pues, esta nueva creencia:
«si hago una montaña de algo, también
lo hará ella. A la vez, cualquier cosa —
sexo incluido— que no suponga nada
del otro mundo para mí, tampoco lo
supondrá para ella».
EL MUNDO ES MI
LABORATORIO
Empieza a ver el mundo como el
laboratorio ideal del que servirte en tu
estudio de Las Artes Venusianas.
No existen los fracasos, solo los
resultados.
LA SOLUCIÓN ESTÁ EN EL
ENTORNO
Cuando quiera que interactúes con
una mujer o grupo, parte siempre con la
certeza de que la solución a cualquier
reto que se te presente está en el mismo
entorno en que te encuentras.
¿Recuerdas lo que hemos dicho
sobre creer para ver? Pues bien, cuando
interactúes es especialmente importante
que vuelques todos tus sentidos en la
situación que te envuelve con la absoluta
fe de que todas las respuestas que
necesites se encuentran precisamente en
dicho contexto. Solo si crees esto
podrás ver la mayoría de soluciones que
permanecerían ocultas para ti de
cualquier otro modo.
HAY OTRAS ESPERANDO
Hay más mujeres esperando a que
las conozcas de las que jamás tendrás
tiempo de conocer. Métete esto bien en
la cabeza.
Por ello, si no sale bien con esta,
tienes a otra. Y si no tienes a otra, es que
estás haciendo algo mal. En dicho caso,
solo tienes que cambiar algo de tu vida
o de tu juego.
De ahí que la mentalidad de escasez,
propia de tantos Fruscos, carezca de
todo fundamento.
AFIRMACIONES
Las afirmaciones son solo un recurso
práctico para mejorar tu juego, tanto a
nivel interno como externo.
La idea es disponer de una lista de
aserciones sobre tu persona —ya hagan
referencia a tu Juego Externo o Interno
— que quieres que lleguen a ser
verdaderas. Por lo general se inspiran
en los principios que has aprendido,
cuando no es que los parafrasean
literalmente.
El paso siguiente es trabajar en
interiorizarlas, ya sea repitiéndolas,
memorizándolas o incluso sirviéndonos
de la hipnosis[577] para cristalizarlas en
nuestra personalidad y nuestro juego. La
idea es modificar el condicionamiento
negativo con el que muchos de nosotros
partimos, reprogramarnos de forma que
seamos efectivos en aquello que
queremos.
Mi consejo es que elabores tu propia
lista y la utilices de la manera que más
efectiva y práctica te resulte. Encuentra
aquellas frases que realmente te
sugestionan y tienen un mayor efecto
positivo sobre ti. No importa que
contengan tacos, expresiones ridículas,
etc., pues son solo para ti.
A continuación te ofrezco algunas a
modo de ejemplo. Puedes usarlas si
quieres, pero lo ideal es que encuentres
esas que te inspiren y electrifiquen hasta
el punto de provocarte escalofríos en la
espina dorsal.
Tengo una confianza absoluta en mí.
Transmito control sobre mí y sobre
la situación.
Tengo una personalidad fuerte, que
ella puede sentir a la legua.
No suelo quejarme o lamentarme.
Me parece un desperdicio de
tiempo y energía.
Mis movimientos son calmados y
armoniosos. Mi voz es grave y
relajada.
Le toco las narices ganándome su
complicidad
Mis acciones me desmarcan del
resto, que es fácil y predecible.
Tengo algo que le gusta mucho y
que no puede encontrar en nadie
más.
Soy impredecible. Creo suspense y
expectación.
Pienso antes de hablar.
Me pongo fácilmente en el lugar de
la persona con la que hablo.
Estoy a gusto y cómodo con las
mujeres.
Sé que la interacción puede derivar
a sexo en cualquier momento y me
siento
cómodo
ante
dicho
pensamiento.
Disfruto rompiendo el hielo. Me
divierte.
Me limito a invitarla a mi Realidad
y mi juego. En su mano está aceptar
la invitación o no. Si no la acepta,
sé que se pierde algo grande que
otra mejor disfrutará.
Soy un hombre con opciones.
Cuando no las tengo, las creo.
No permito a nadie pensar que me
tiene.
Nada de lo que ella haga o diga
puede alterarme.
Lo importante no es este resultado
concreto, sino la persona en que me
quiero convertir.
Jamás olvido cuáles son mis e
intereses.
La realidad es nuestra percepción.
LA VIDA DEL AVEN
En última instancia, los seres
humanos somos ante todo el resultado de
dos factores:
1. Aquello que pensamos.
2. Aquello a lo que dedicamos
nuestro tiempo.
Además,
ambas
cosas
se
condicionan mutuamente.
Por ello, aun cuando a corto plazo
podamos hacerlo, a largo plazo nos va a
costar mucho actuar y pensar como un
Aven si nuestra vida no ha sido diseñada
de un modo acorde.
Nuestro estilo de vida se encuentra a
la base de tanto nuestro Juego Interno
como externo. Permite o no que aquello
que queremos proyectar tenga una base
real. Le da o le resta congruencia a
nuestro juego.
Pero, aparte de todo esto, el estilo
de vida es un Interruptor Sexual en sí
mismo[578]. Una vida excitante, llena y
divertida va a atraer siempre a las
mujeres, en tanto que una vida
monótona, predecible y aburrida
apagará su libido.
Creo, pues, que ha llegado el
momento de mostrar algunos de los
cambios en tu vida que pueden aumentar
drásticamente tu éxito con las mujeres.
Muchos de estos cambios irán
encaminados a incrementar de manera
consistente tu índice de Ligues
Mecánicos, en tanto que otros te
ayudarán en tipos distintos de
interacción o te proporcionarán recursos
adicionales, de utilidad para tu relación
global con las mujeres.
Lo más probable es que no puedas
llevar a cabo todos los cambios
propuestos, pero esto es algo natural que
nos ocurre a todos. Puede también que
añadas muchas ideas de cosecha propia
a las que encuentres aquí, cosa que te
animo a hacer.
Contempla, pues, las alternativas
que te ofrezco como una guía para
cuando te sientas perdido sobre qué
rumbo tomar o necesites inspiración.
RELACIONES
Si quieres cambiar, debes cambiar
tus relaciones. Se trata, simplemente, de
un hecho de la vida y de la naturaleza
humana.
Cuando alguien tiene un objetivo,
solo hay tres clases de influencias
positivas: aquellas que, de un modo u
otro, te pueden ayudar directamente a
alcanzarlo, aquellas que te pueden
inspirar o motivar y aquellas que te
pueden enseñar.
Dicho esto, voy a sugerirte que
lleves al menos tres cambios vitales en
el terreno de tus relaciones personales.
CREA O ÚNETE A UN
GRUPO DE AMIGOS DE
ACTITUD POSITIVA Y
DECIDIDOS A PROGRESAR
EN ESTA DISCIPLINA
Los beneficios de este cambio son
innumerables.
Por un lado, vais a poder compartir
nuevos y viejos conocimientos. Vais a
beneficiaros de la experiencia mutua,
acelerando así vuestra capacidad de
aprendizaje. Vais a divertiros, a
compartir vivencias inolvidables que os
unirán más, a echaros una mano en los
momentos difíciles y hasta ayudaros a
ver las cosas de forma objetiva o a
encontrar el lado divertido a los malos
tragos.
Además, podréis actuar como Alas
unos de otros y analizar juntos los
resultados de vuestras actividades.
Las formas de conocer a este tipo de
personas son inagotables.
Puedes servirte de Internet y de sus
foros, asistir a seminarios sobre el tema,
buscarlos en ambientes nocturnos,
encontrarlos en actividades en las que
participes o incluso espiar en tu librería
a las personas que compran este libro.
Diles, por ejemplo: «Mira, ve a la
página XX… ¿Lo ves? Vas a necesitar
compañeros de entrenamiento. ¿Quieres
mi teléfono?».
En fin, existen infinitas formas de
hacerlo, así que usa tu imaginación.
Supongo, además, que a estas alturas ya
sabes lo que te voy a decir: «No me
importa cómo lo hagas. Pero hazlo».
GÁNATE LA AMISTAD DE
AL MENOS TRES
PORTENTOS
El término es algo inmodesto, de
modo que si vas preguntando: «Hey,
¿algún portento por ahí?», puede que
nadie alce la mano.
Pero ya sabes lo que quiero decir.
Necesitas tres amigos o más que sean
buenos con las mujeres. En realidad, es
indiferente que se trate de lo que se
conoce por «naturales» o que arrastren
un extenso pasado de fracasos como
yo[579].
Las ventajas de contar con la
amistad de esta clase de individuos
exceden cualquier posible valoración.
La principal de ellas es poder aprender
de ellos, modelarlos y utilizarlos como
inspiración[580].
Dicho sea de paso, a la hora de
seleccionarlos resulta crucial que te
bases en logros reales y no en meras
fantasmadas. Debes, pues, desarrollar tu
capacidad de observación y analizar el
juego en pos de los verdaderos
ganadores.
Otro de los puntos a tener en cuenta
es que su éxito no pueda explicarse
desde la fama, el dinero, la belleza, etc.
Es decir, no debe poder explicarse
desde nada que vaya más allá de su
técnica, estrategias y personalidad. De
lo contrario, podrías estar perdiendo el
tiempo[581].
GÁNATE LA AMISTAD DE
AL MENOS TRES TBS
¿Cómo de atractivas? ¿Con qué
criterios?
La respuesta es: tan atractivas como
sea posible siguiendo tus propios
criterios.
Es decir, las tres primeras mujeres
que te encuentres de las que, por toda
clase de razones, podrías verte
perdidamente enamorado. Esas son
justamente aquellas que debes convertir
en tus amigas. Puede que te salga mal
unas cuantas veces, pero no pares hasta
conseguirlo.
No es tan difícil y, con toda
seguridad, te ha ocurrido más de una vez
de forma involuntaria.
Hablo de ocasiones en que has
maldecido tu suerte. ¿Cuántas veces la
mujer de tu vida te ha solamigueado y te
ha roto el corazón?
Pues bien, a partir de ahora, eso es
precisamente lo que estás buscando, al
menos hasta que cuentes con tres buenas
amigas. Y no importa que te rompan el
corazón. A la larga, será este quien te lo
agradezca.
Las ventajas de contar con la
amistad de al menos tres personas así
son innumerables, pero a continuación
enumero las más evidentes:
Aprender a tratar este tipo de
chicas y a sentirte a gusto en su
compañía.
Aprender cómo piensan y sienten,
cómo son y cómo se comportan los
chicos que las atraen[582].
Tener acceso a sus consejos y
asesoramiento que, por lo general,
te servirá para atraer a otras
mujeres similares a ellas.
Ofrecer al mundo Prueba Social y
explotar
el
Interruptor
de
Preselección en otras chicas.
Eso sí, hablamos de amigas con
quien puedas ser tú mismo y que puedan
ayudarte a mejorar. Una amiga debe ser
alguien realmente preocupada por ti, y
también por tu éxito con las mujeres[583].
TRABAJOS
En la sociedad en que vivimos, la
mayoría de la gente dedica a su
profesión más tiempo y energía que a
cualquier otra actividad. Esta no es en
absoluto indiferente a la hora de conocer
o atraer a las mujeres. Los Aven son
conscientes de esto y, por ello, sopesan
cuidadosamente
su
trayectoria
profesional.
Como es lógico, no voy a entrar en
la obviedad de que existen profesiones
mejor pagadas que otras, profesiones
que ofrecen más tiempo libre que otras y
profesiones
mejor
consideradas
socialmente que otras.
Ni que decir tiene que, si puedes
dedicar tu tiempo a algo que
proporcione más dinero y prestigio por
un menor número de horas, es muy
interesante que lo hagas. O algo que no
te ofrezca estas cosas pero que te da
perspectivas de futuro de tenerlas.
Tampoco vamos a entrar en que
algunos trabajos resultan más atractivos
que otros a las mujeres en general. A
muchas les excitará más tener una
aventura con un agente secreto, un piloto
o un profesor de esquí que hacerlo con
el contable de una fábrica, un
informático o un vendedor de
enciclopedias.
Todo esto es algo demasiado
evidente para ocuparnos de ello en este
manual.
Sin embargo, a veces no caemos en
la cuenta de que ciertos tipos de trabajo
pueden dar un giro a nuestra vida sexual.
En cambio, otro tipo de profesiones,
exigen un grado de experiencia y
cualificación similar, una dedicación
igual o mayor y ofrecen un sueldo
parecido, pero tienen un impacto
negativo en tu vida social y en tu éxito
con las mujeres. A menudo, este es un
plus que los empresarios pasan de largo
y que, quizás, tú puedas explotar.
Por supuesto, si tienes una
trayectoria profesional clara y definida,
cuentas con mi bendición para olvidar
por completo este apartado. Esto es,
siempre que no tengas en mente dedicar
tu tiempo libre a ganar algún dinero
extra y, a la vez, experimentar con algún
empleo capaz de potenciar tu juego.
Si en cambio no eres feliz con el
camino que has tomado ni crees que te
vaya a llevar lejos, está claro que te
puede interesar darle una ojeada.
A continuación te ofrezco, pues, una
pequeña lista de trabajos que de un
modo u otro pueden potenciar tu juego.
Se trata solo de ejemplos y ni que decir
tiene que esta lista está sujeta a
cualquier posible ampliación por tu
parte. Estás más que invitado a hacerlo.
Animador Turístico.
Actor, orador, mago, bailarín o
cualquier cosa que te tenga en lo
alto de un escenario o podium o te
convierta en el centro de atención
de mucha gente.
Profesor de esquí o de buceo.
Guía de actividades al aire libre y
con gran afluencia de mujeres.
Boy en despedidas de solteras.
Recepcionista nocturno en un hotel
de Ibiza donde se hospeda mucha
gente joven con ganas de marcha.
Fotógrafo de modelos, pintor de
desnudos, etc.
Futurólogo.
Masajista.
DJ, especialmente de lugares
frecuentados por TBs o incluso en
salas de strip tease.
Barman en la barra de un Pub o
Disco famoso por el constante flujo
de TBs.
Portero de locales nocturnos.
Profesor de bailes latinos o
cualquier otro tipo de baile que
agrade a las mujeres jóvenes.
Profesor de Yoga o de cualquier
otra actividad que atraiga a las
mujeres.
Profesor
de
universidad
impartiendo una asignatura que
atrae a las mujeres.
Selector de personal para puestos
de trabajo típicos de TBs.
Actor porno.
ACTIVIDADES DE GRUPO
Tras hablar de nuestro trabajo, nos
toca hacerlo ahora sobre nuestro tiempo
libre.
Pues bien, a estas alturas supongo
que ya te habrá quedado al menos una
cosa clara: si quieres ser bueno con las
mujeres, tienes que pasar tiempo con
ellas.
Pero ese no es el único criterio que
el Aven utiliza a la hora de escoger
actividades que potencien su juego.
Resumiendo, todo aquello que ha de
buscarse en un pasatiempo útil para el
juego es:
Que te permita estar rodeado de
mujeres.
Que puedas destacar en él.
Que te haga más atractivo e
interesante a la larga para la clase
de mujeres con las que quieres
tener éxito.
Por supuesto, no se trata de hacer
algo que te disguste, pues ellas serían
las primeras en percibirlo y este hecho
jugaría probablemente en tu contra. Se
trata de descubrir pasiones nuevas.
Es importante, por tanto, que
descubras actividades en las que de
verdad disfrutes y que se te den bien.
Eso sí, no esperes ser un crack al
principio. Por lo general, si algo te
gusta, se te dará bien en poco tiempo.
Pregúntate: ¿cuáles son tus puntos
fuertes y en qué puedes destacar? ¿Qué
cosas despiertan tu pasión? ¿Se trata de
algo que atrae a las mujeres en masa? Y:
A la larga, ¿me va a hacer más o menos
interesante para ellas?
Dicho esto, paso a enumerar algunas
de las actividades que podrían resultar
de interés para ti. Como he venido
diciendo hasta ahora, puedes ampliar la
lista tanto como quieras y puedas.
Salsa y bailes latinos.
Yoga.
Cursos de Idiomas.
Viajes organizados al extranjero
(especialmente aquellos destinados
a aprender idiomas).
Excursiones.
Teatro.
Danza.
ONG´s.
Gimnasio: actividades típicas
femeninas.
Sacarte créditos en una carrera con
muchas
chicas:
filosofía,
psicología, filología, etc.
Clases de violonchelo, o cualquier
otro instrumento de gran aceptación
para las mujeres.
Compartir vivienda con TBs.
Crear u organizar grupos desde
cero de cualquier actividad en que
destaques o te guste y que creas que
puede interesar a la clase de
mujeres que te interesan.
AFICIONES E INTERESES
En realidad, este apartado engloba
al anterior y también se refiere al tiempo
libre.
Lo cierto es que las aficiones e
intereses son uno de los recursos más
utilizados por los seres humanos para
crear conexiones entre ellos. También
son uno de los criterios más usados a la
hora de valorar otras personas.
Dicho de otra forma, la gente tiende
a conectar con aquellas personas con las
que comparte aficiones, a la vez que
tiende a respetar más a aquellas que
además destacan en las mismas[584].
El potencial de esta idea es
ilimitado cuando se considera desde la
óptica de las Artes Venusianas. Entre
otras cosas, permite al Aven situarse a
años luz de cualquier otro hombre.
Lo queramos o no, existen una serie
de actividades, aficiones e intereses que
son mucho más populares entre las
mujeres que entre los hombres. De
forma que, si uno profundiza en ellas
hasta llegar a alcanzar un cierto grado
de autoridad, estará logrando varias
cosas.
Por un lado, desmarcarse del resto
de hombres, proyectando valor y
convirtiéndose en alguien interesante y
atractivo a los ojos femeninos. Por otro,
le permitirá generar Romance (4CP) de
una forma sencilla y natural con la
mayoría de las mujeres[585]. Finalmente,
te proporcionarán abundante materia
prima para elaborar Rutinas Enlatadas.
En general, toda aquella afición que
pueda fortalecer nuestro juego o
proporcionarnos material para enlatar
es,
cuando
menos,
digna
de
consideración.
Pasaré ahora a enumerar algunas de
las aficiones que considero de mayor
utilidad en un sentido u otro de los
expuestos. Como viene ocurriendo con
las anteriores, esta lista también es
susceptible de ser ampliada.
Grafología (análisis de escritura)
Quiromancia,
astrología,
espiritismo, tarot, y todo lo que
tenga que ver o pueda disfrazarse
de esotérico.
PNL.
Magia (la de los magos),
prestidigitación, etc.
Masaje[586].
Goce sexual de la mujer[587].
Nuevas disciplinas orientales[588].
Tocar la guitarra, componer
canciones, etc.
Relato corto.
Deportes
de
«riesgo»
o
espectaculares[589].
Simular que te gustan dichos
deportes[590].
Estudiar la novela rosa[591].
Aficionarte a la literatura de
calidad escrita por autoras jóvenes
y sexualmente abiertas[592].
Curiosear con revistas como
Cosmopolitan y, en general,
cualquier
material
impreso
claramente destinado a un público
femenino.
Estas son solo algunas de las que me
vienen a la mente pero, como ya he
dicho, la lista podría ser prácticamente
interminable[593].
ENCUENTROS MÁGICOS
Desgraciadamente, en esto estás
completamente solo. No sé en qué
ciudad vives ni qué se encuentra a tu
alcance y qué no.
Así que coge papel y lápiz —o
enciende el ordenador— e inicia una
larga lista con los lugares más
deslumbrantes y las actividades más
originales o románticas en tu radio de
acción. Y, cada vez que tu experiencia te
lleve a descubrir algo nuevo, añádelo a
la lista.
Ahora bien, no hablo aquí en
absoluto de gastar dinero, a menos que
te sobre. Hablo de ser diferente, original
y de tener todo preparado y
planeado[594].
Imagínate que la princesa de algún
país se presentase en tu puerta ahora
mismo y te pidiera que le hicieses pasar
tres días inolvidables[595]. ¿Serías capaz
de llevarla de un lugar a otro sin
vacilación ni consultas a ninguna guía
durante esos tres días y, al mismo
tiempo, lograr que nunca olvide el
tiempo pasado junto a ti?[596]
Pues bien, estar preparado hasta ese
punto es precisamente tu objetivo. Como
ves, no vale llevarla al cine, al bareto
de la esquina o la discoteca de turno.
Hablo de cosas que, realmente, te
desmarquen del resto de los hombres.
¿Puedes, pues, hacer cosas y llevarla
a lugares que te desmarquen durante tres
días seguidos? ¿Es tu lista ya lo bastante
amplia o debes trabajar en ella?
Esto no debe malinterpretarse.
La mera compañía de un buen Aven
debe ser lo bastante excitante para
mantener a cualquier mujer en vilo
durante el tiempo necesario. Ahora bien,
puesto que no hay nada neutro en las
dinámicas sociales, ¿por qué dejar que
las circunstancias mermen tu juego
cuando pueden potenciarlo?
Debo también aclarar que, aquello
que hagamos, debe dar sensación de
informalidad, ya que de lo contrario
corremos el riesgo de activar las
Defensas del Objetivo y de proyectar
bajo Valor[597].
Además, debe parecer que aquello
que hagamos o los lugares que
frecuentemos forman parte de nuestra
vida cotidiana.
Por último, a menudo resulta muy
útil que el Objetivo piense que aquello
que le proponemos tenemos pensado
hacerlo de todos modos y que solo le
estamos ofreciendo la oportunidad de
acompañarnos[598]. En este sentido,
tampoco debemos ofrecernos a invitarla,
a menos que se trate de algo que pueda
interpretarse como trivial. De lo
contrario, nos exponemos a estropear
completamente el Marco que nos
conviene[599].
Como comprenderás, yo no puedo
compartir mi inventario contigo, entre
otras cosas porque no se adaptaría a tus
circunstancias y no te serviría. Lo único
que está en mi mano hacer es ofrecerte
algún ejemplo de lugar o actividad
diferenciadores, animándote a que te
diviertas desarrollando tu propia lista.
Espero que te inspiren.
Un paseo por una playa desierta.
Ir a correr.
Una visita al zoológico[600].
Una tarde de patinaje sobre hielo.
Una zumería especial que apenas
nadie conoce.
Una peli en el autocine[601].
Un día montando a caballo.
Un viaje barato a otra ciudad o
país[602].
Una mañana en un parque acuático.
Una visita a un safari (para hablar
de vuestras cosas) con leones
sueltos y demás.
Un paseo por el parque de
atracciones.
Una tarde de compras en la que le
das la oportunidad de asesorarte.
Cualquier actividad que debas
realizar.
Un paseo en barca para relajaros.
Una visita a un museo o un acuario.
Una carrera de galgos.
Cualquier cosa que no le hayan
propuesto en la vida.
INVERSIONES
¿Os creíais que habíais escapado del
mundo del materialismo? No seáis
ingenuos. Hasta un Aven reconoce que
hay cosas que cuestan dinero y que
pueden apoyar tu juego o, directamente,
hacerte más codiciado para las mujeres.
Así que bienvenidos, de nuevo, al
mundo del materialismo.
Pues bien, en la sociedad consumista
en que vivimos, todos compramos cosas
de manera constante. Y, si como suele
ocurrir nuestra economía se encuentra
limitada, nos vemos obligados a tomar
decisiones una y otra vez.
En el caso del Aven, el efecto que
aquello en lo que invierta tenga sobre su
juego, es siempre un factor que tendrá en
cuenta. Y, al igual que un corredor de
bolsa intenta sacar el máximo partido
económico a su inversión, el Aven
intenta rentabilizar la suya en términos
de éxito con el sexo opuesto.
Por suerte, no hace falta ser rico
para poder permitirse algunas de estas
inversiones,
aunque
el
esfuerzo
económico que suponen es innegable.
Dicho sea de paso, esto no tiene nada
que ver con comprar su compañía, ya
que en principio todas estas cosas son
tuyas y las compras para ti.
A modo de ejemplo, he aquí algunas
de esas inversiones materiales que
pueden hacer algo por ti:
Un descapotable.
Una moto.
El mechero más guay del mundo.
Una operación de miopía.
Un ático en primera línea de playa.
Un plasma.
Una cama de agua.
Depilación definitiva.
Un disfraz de conde Drácula.
Un alargamiento de pene.
Un perro.
Un cocodrilo (desconfía de quien te
diga que los cocodrilos no hacen
ligar).
ACCESORIOS
Puede que nunca te hayas planteado
hasta qué punto el llevar contigo ciertos
accesorios puede socorrer y apoyar tu
juego en ciertos momentos. Pues bien, ha
llegado la hora de que lo hagas.
A partir de ahora, empieza a
concebir todo aquello con lo que
normalmente cargas como posibles
ayudas a la hora de abordar y conquistar
mujeres. Las posibilidades son infinitas.
Tu experiencia e imaginación te
ayudarán a la hora de decidir qué debes
llevar contigo.
En general, hablamos de útiles que
mejorarán
tu
juego,
crearán
oportunidades,
te
rescatarán
en
momentos en que todo parece perdido o
apoyarán tu aprendizaje. Por ello, jamás
subestimes la ayuda de un buen útil.
Así pues, empieza desde hoy a
confeccionar una lista con todo aquello
que te puede venir bien para sargear.
Dicho sea de paso, podría venirte bien
organizar la lista del siguiente modo:
1. Accesorios
que
no
pueden
separarse de ti (*).
2. Accesorios que pueden venir bien
en las salidas nocturnas (n).
3. Accesorios
opcionales
y
experimentos que puedes llevar a
cabo de vez en cuando (o).
Paso sin más dilación a ofrecerte
algunos ejemplos de mi lista que puedes
añadir a la tuya:
Miniboli y papel, sin que parezca
algo preparado (*).
Cámara digital (n). Te servirá para
usar Rutinas de Valor con fotos.
Cartas para hacer trucos de magia
(o).
Baraja de Tarot para tu lectura en
frío (o).
Algún objeto para predecir el
futuro (o).
Tablero de ajedrez portátil (o).
Cajita de caramelos PEZ para el
Abridor del PEZ (o).
Paquete de chicles o caramelos
para el aliento (*).
Grabadora de sonido (o). Te
permitirá analizarte y aprender de
tus errores.
Objeto de adorno reemplazable (n).
Sirve tanto para canalizar sus IDIs
como para amarrar.
Súper mechero lanzallamas (*). Es
un gran Abridor por sí mismo.
Pintauñas (n). Útil para el Abridor
de las uñas.
Pelusa del aspirador (n).
Teléfono de sobremesa (o). Para
abrir pasando llamadas ficticias a
tu Objetivo.
Anillo de matrimonio (o).
Tarjeta de visita (o) con algo
original, tipo: «Pepe, asesor de
imagen y comportamiento».
Un teléfono móvil secreto aparte
del normal, o uno dual (o). A ser
posible con un número que solo
conoces tú. Esto te permitirá
llamarte a ti mismo y fingir
conversaciones que proyecten alto
Valor Social.
EL MÉTODO DEL
AVEN[603]
Hasta ahora, hemos hablado de todo
aquello que es propio del Aven y de
aquello que permite que el Aven tenga
juego. Sin embargo, ha llegado el
momento de que conozcas la estructura
misma de su juego.
Es decir, su método.
El método que vas a estudiar se
conoce entre los Artistas Venusianos
como Método Indirecto. Yo lo llamaré
Varose, debido a sus tres etapas o
campañas:
Etapa de Valor, Etapa de Romance y
Etapa de Seducción.
El
Varose
fue
diseñado
principalmente para el contexto de las
Aproximaciones en Frío, es decir, para
el tipo de interacciones que hemos
denominado Ligue Activo[604].
Sin embargo, cada vez tenemos más
razones para pensar que se basa en el
cortejo natural de nuestra especie[605].
Es por ello que, tras llevar a cabo los
ajustes necesarios, parece que puede
adaptarse a muchas otras clases de
seducción.
Otro rasgo distintivo del Varose es
que se basa en el principio de la Punta
del Iceberg, el cual formaba parte del
Amplificador de Misterio. La idea es
fascinar al Objetivo ofreciéndole solo
una muestra maravillosa de algo mucho
más grande y que ella va a suponer en
consonancia con dicha muestra.
Algo que no tiene por qué ser
necesariamente así. Sin embargo, si esa
pequeña punta del iceberg es lo bastante
sólida y congruente, la mayoría de TBs
asumirán que el resto del mismo está
hecho a imagen y semejanza.
Pero, antes de profundizar en el
Método Indirecto o Varose, daremos un
rápido vistazo a sus alternativas.
ESQUEMAS
TRADICIONALES DE
ACERCAMIENTO EN FRÍO
EL MITO DEL «LIGAR NO
ES PARA MÍ».
Habrás oído decir a alguien que
ligar con mujeres que no se conoce es
muy difícil o está fuera del alcance de
personas normales.
Hay hombres que creen que esa
forma de conocer mujeres está vedada a
unos pocos con un don especial. O a
algún tipo de privilegio que la fortuna
les haya podido brindar, ya se trate de
belleza, fama, riqueza, popularidad o
incluso la posibilidad de ofrecerles
drogas.
Otra creencia muy extendida es la de
que la clase de mujeres con las que uno
puede llegar a intimar si se las aborda
desde cero pertenece a una especie de
segunda división. Para ellas se usan
calificativos denigrantes que explotan de
un modo u otro el Factor Fulana[606].
Pues bien, es cierto que existen
mujeres con baja autoestima, mujeres
que se tratan a sí mismas con poco
respeto o que, por cualquier otra razón,
se encuentran desesperadas. También
hay mujeres que se intentan aprovechar
de quienes las desean sexualmente. Y
tampoco deja de ser cierto que, muy a
menudo, esa es la única clase de
mujeres a las que el hombre corriente
puede acceder cuando decide iniciar
interacciones con ellas desde cero[607].
MODELOS TÍPICOS
Ahora bien, ¿en qué se basan las
aproximaciones que el hombre corriente
lleva a cabo cuando se decide a «ligar»?
En mi opinión, hagan lo que hagan,
esto casi siempre se basa en uno de los
dos esquemas tradicionales que voy a
exponer a continuación.
El primero, lo voy a llamar Modelo
Directo y, el segundo, Modelo de
Romance.
MODELO DIRECTO
El Modelo Directo es el más
agresivo que existe. Se caracteriza por
que el hombre no oculte a la mujer el fin
sexual de su aproximación, y por tratar
de persuadirla a que acceda a colaborar.
Empieza adoptando una óptica similar a
la que en el Varose se toma en la
Campaña de Seducción.
Se basa en coquetear desde el
principio y, aunque hay hombres que se
sirven de dicho modelo con cierto éxito,
hay demasiados factores que juegan en
su contra como para recomendar dicho
esquema en este libro. Entre dichos
impedimentos, los más importantes son:
1. Neglige el Factor Fulana, basado
en el condicionamiento social o
genético de la mujer. Cuando este
modelo funciona con ella, es
probable que luego esta se sienta
mal. Y, a menudo, se echará atrás
debido a lo que se conoce por
Remordimientos del Comprador.
2. El hecho de que es difícil
demostrar
Valor
y
generar
Romance,
cuando
se
parte
directamente de la Campaña de
Seducción. Por ello, funcionará
solo con mujeres que te perciban
con un Valor por encima del suyo
de inmediato[608] o que hayan
salido con la clara intención de
buscar un lío de una noche.
Su principal ventaja es que nos
permite alcanzar resultados rápidos[609].
Por ello, si en algún momento dado tu
Calibraje te indica que la Temperatura
de Compra está muy alta, lo
suficientemente alta como para llegar
hasta el final, te animo a que actúes
desde este modelo[610].
RECONOCER EL MODELO
DIRECTO
Pero, más concretamente, ¿cómo
puede reconocerse el Modelo Directo?
Prácticamente todo lo que suponga
iniciar la interacción exhibiendo IDIs o
ADIs claros cae dentro de esta
categoría. Preguntarle cómo se llama,
decirle que te ha gustado y quieres
conocerla, lanzarle un piropo no
solicitado, acercarte y empezar a hablar
mostrando tu interés o coquetear
abiertamente son solo algunos de los
ejemplos de este modelo.
Por ello, cada vez que te veas a ti
mismo o a otro haciendo alguna de estas
cosas, es una clara señal de que estarás
actuando desde él.
La clase de Frusco que más abusa de
él es el Fruscambriento.
EVALUACIÓN DEL
MODELO DIRECTO
Como ya hemos apuntado, al actuar
desde este modelo es muy fácil
«regalarle la partida» a la mujer antes
de iniciarla. Algo que puede ocurrir
porque esta nos devalúe rápidamente y
pierda interés en nosotros, o porque ella
perciba que si cediese a nuestros
avances su reputación se vería
claramente amenazada, entrando en
acción el Factor Fulana[611].
Con todo, este modelo presenta
muchas ventajas y, en las raras
ocasiones que se prestan a que lo
adoptemos, no hacerlo podría resultar
contraproducente[612].
En cuanto a las ventajas, hablaré de
algunas de ellas.
Por un lado, suele gozar de lo que se
conoce por éxito estadístico. Es decir, si
lo intentas con un número de mujeres lo
bastante extenso a lo largo de la noche,
el éxito está casi garantizado.
Por otro, te permite no perder
tiempo con las mujeres que, de entrada,
no están abiertas a una aventura.
Además, cuando funciona suele ser
bastante rápido.
Finalmente, puede desmarcarte de un
modo Alfa en muchos casos,
especialmente aquellos en que la acción
requiere coraje y atrevimiento y tú
demuestres
poseer
dichas
cualidades[613].
Cuando esto ocurre, le estarás
ofreciendo al Objetivo algo más que
sexo.
CONSEJOS A LA HORA DE
USAR ESTE MODELO
Tanto si decides consagrarte a algún
método basado en este modelo, como
simplemente experimentar con él, te
puedo hacer varias recomendaciones:
Ármate de valor y moral. Puede que
seas rechazado a menudo y tratado de
forma descortés, especialmente si tu
juego aún no está desarrollado.
Estudia a fondo los principios de
este
manual,
especialmente
los
proyectores
de
Valor,
los
Amplificadores y, muy en particular, el
uso del Nega y el rol del Chulifresco
Divertido. En algunos casos y con el
suficiente juego, partir del Modelo
Directo puede suponer una DAV.
Paralelamente, trabaja mucho en tu
confianza y, en general, desarrolla tu
Juego Interno tanto como puedas.
Cuando actúas desde un Modelo
Directo, va a resultarte fundamental para
desmarcarte de otros hombres. Esto
también es importante para hacer que se
interprete como DAV y no como una
DEV.
Aprovecha y explota lo inusual. En
muchos casos, lo que hagas podrá
funcionarte porque estarás ofreciendo
algo más que sexo. Estarás ofreciendo
fantasías[614].
No pierdas de vista el Varose, ya
que te ofrecerá herramientas útiles y te
ayudará a comprender el mundo del
flirteo con mayor perspectiva.
MODELO DE ROMANCE
El Modelo de Romance se basa en
ofrecer nuestro lado de buena persona y
en evitar todo comportamiento que
pudiera ser percibido como una
amenaza, causar desconcierto o salirse
de las reglas sociales preestablecidas.
Se trata de un modelo fácilmente
identificable, ya que es el que se nos
inculca desde la familia, la escuela, la
televisión, muchas películas, etc. Por
tanto, es también el que más abunda en
la vida real.
Empieza adoptando una perspectiva
parecida a la que en el Varose se toma
en la Campaña de Romance.
El inconveniente de este tipo de
aproximación es que es el modelo por
excelencia del Frustrado Corriente.
Repitámoslo: es aquel en el que se
basa el comportamiento de la mayoría
de Fruscos. Por ello, cuando usas algún
método basado en este modelo, es muy
fácil caer de inmediato en la categoría
de «pelma», «pesado», «plomazo»,
«tostón», «aburrido», «otro más», «el
siguiente» y «cómo me deshago de él
rápidamente».
El segundo problema es que, al no
garantizar DAVs por tu parte, el
Objetivo no tendrá la menor razón para
sentirse atraída por ti. Por ello, aun
cuando superes las primeras barreras, es
muy probable que te solamiguee.
RECONOCER EL MODELO
DE ROMANCE
Cada vez que alguien te presenta a
una mujer y le prestas atención, eres
cortés, educado, atento y, en general, lo
que se entiende por un buen chico. Cada
vez que intentas encontrar cosas en
común entre ella y tú, buscando algún
tipo de conexión. Cada vez que intentas
explotar cualidades mágicas entre
vosotros y hacer que vuestro encuentro
parezca algo escrito en el destino.
Cada vez que haces todas estas
cosas desde el principio, sin haberte
preocupado antes por haber demostrado
Valor, estás actuando desde este modelo.
También lo haces cuando te acercas
tú pero, en lugar de intentar seducirla
como harías si adoptases el Modelo
Directo, tratas solo de hacer que se
sienta cómoda en tu compañía, hablas de
temas convencionales para no asustarla
y, en general, apelas a su Modo Lógico
para que acceda a volver a verte.
Esta actitud se basa en pasar a la
Campaña de Seducción solo tras haber
compartido bastante tiempo juntos y
cuando ella ya no se sienta insegura.
Es la clase de modelo desde el que
actúa la mayoría de Fruscoblandos y
Fruscoplomos.
EVALUACIÓN DEL
MODELO DE ROMANCE
El principal problema de este
modelo es, ya lo hemos visto, que se
trata de aquel adoptado por la mayoría
de los Fruscos, concretamente los
Fruscoblandos y los Fruscoplomos.
Si tú también te acoges a él, será
difícil evitar que te encasillen como «el
próximo» o lograr que te tomen en serio
como hombre de interés sexual.
Pues, al no haber demostrado Valor
a tu Objetivo, esta no tendrá razones
para darte un trato distinto del que tiene
reservado para los innumerables chicos
sosos y aburridos que la asedian a
diario. Y, si en el mejor de los casos
encuentra alguna, te solamigueará.
Por ello, cuanto más atractiva sea el
Objetivo, más probable es que te topes
con lo que se conoce por el Arpifaz. El
Arpifaz es, básicamente, la especie de
disfraz de maleducada, estúpida y
grosera que con frecuencia se ponen las
TBs para quitarse de encima a los
pelmazos[615].
Este es, con todo, un modelo
excelente del que partir cuando se trata
de conocidas a las que ya les gustas
desde hace tiempo, puesto que con ellas
resultaría innecesario —e incluso
sospechoso—
que
te
centrases
demasiado en demostrar Valor. Esto
podría activar sus Defensas o ser
interpretado como una DEV.
También puede venir bien con
aquellas chicas que por la razón que sea
ya te perciben con un alto Valor, pero
con las que si vas muy rápido pueden
asustarse o poner en marcha sus
Defensas.
CONSEJOS A LA HORA DE
USAR ESTE MODELO
Hay cosas que debes tener en cuenta
a la hora de servirte del Modelo de
Romance, o de considerar si debes
partir de él o no.
¿Crees que existe una fuerte
atracción previa por alguna razón? Si,
por ejemplo, te pareces mucho a Brad
Pitt o te sobra el dinero y se te nota. O si
eres una estrella o alguien famoso. O,
simplemente, te estás acercando a una
mujer que ya te conocía previamente
(aunque tú no lo supieras) y te ha
«fichado» en secreto. En todos estos
casos, puedes usar con éxito el Modelo
de Romance[616].
Cuando te decidas a partir de él,
asegúrate de que tienes mucho juego
creando
Confort,
Confianza
y
Conexiones Emocionales. Asegúrate
además de haber desarrollado un
instinto de Caballerosidad. Asimismo,
no te vendrá nada mal ser capaz de
hacerle sentir al Objetivo que vuestra
relación estaba predestinada de algún
modo.
En otras palabras, no te vendrá mal
ser capaz de crear lo que llamamos
Romance.
Más adelante, comprobarás que este
modelo arranca desde una perspectiva
similar a la tomada en R1 del Varose.
Con todo, a menudo puede ser de gran
ayuda partir desde V3.
Es decir, lograr que el Objetivo
sienta que ha hecho algo para
cualificarse ante ti, para gustarte, y que
el surgimiento de los elementos de
Romance entre vosotros parezca así
justificado.
INTRODUCCIÓN AL
MÉTODO INDIRECTO O
VAROSE
ORIGEN DEL VAROSE
El responsable de articular y ofrecer
al mundo este método es el Aven
conocido como Mystery. En muchos
ámbitos está considerado el mejor
Artista Venusiano del mundo, y ha sido
profesor de algunos de los Aven de
mayor talla, como Style, Papa o Tyler
Durden.
A día de hoy, son muchos los
seductores que han bebido del Varose,
teniéndolo en cuenta o incorporándolo a
su juego. Algunos lo siguen usando en su
forma original, en tanto que otros
pretenden haber introducido en él ciertas
modificaciones o mejoras.
Yo mismo soy un gran partidario de
la estructura que nos brinda, por razones
que examinaremos en breve[617].
Sin embargo, como he mencionado
antes, es muy probable que los pasos de
este método se inspiren en el cortejo
natural que se ha dado en la especie
humana a lo largo de milenios[618]. Por
ello, si bien Mystery es el responsable
de haberlo adoptado desde una
perspectiva más científica y haber
sacado su estructura a la luz, mi apuesta
es porque el Varose ha existido desde…
¿siempre? Bueno, desde tiempos
inmemoriales.
Hay numerosas pruebas de ello.
Pero, por si alguien no me cree, le
recomiendo que se lea Un héroe de
nuestro tiempo, de M. Lermontov, y
Diario de un Seductor, de S.
Kierkegaard[619].
FILOSOFÍA DEL VAROSE
El Varose se basa en el principio de
la Punta del Iceberg, el cual es un
aspecto del Misterio[620]. Resulta
cuando menos curioso que sea
precisamente
el
Aven
Mystery
(Misterio) quien lo haya articulado y
difundido.
Como hemos visto, la idea de este
principio es mostrar solo una pequeña
parte de nosotros, que permita al
Objetivo formarse una idea de cómo es
el resto. Si esta pequeña parte —la
punta
del
iceberg—
está
lo
suficientemente cuidada, resulta lo
bastante congruente y está diseñada para
ofrecer constantes DAVs, el Objetivo
asumirá toda clase de cualidades
positivas en nosotros.
Aparte de esto, se le denomina
«Indirecto» porque entre otras cosas
logra que no parezca que queremos
ligar. En cambio, persigue el hacernos
tan atractivos e interesantes para el
Objetivo, que este se interese
rápidamente por nosotros.
El resultado es que acaba siendo
ella quien nos abra las puertas a las
siguientes fases.
Así, mientras que en los modelos
anteriores es muy fácil ser detectado por
el Radar de las TBs o toparse en ellas
con la actitud que los Aven
denominamos el Arpifaz, el Varose
prácticamente no le permite a la mujer
ofrecer este tipo de respuestas.
En otras palabras, se trata del
método
que
menos
rechazos
desagradables y cortes te va a acarrear.
De modo que, si te gusta ser
rechazado, insultado, maltratado y
quizás golpeado, será mejor que vayas
olvidando este método. Rara vez va a
proporcionarte esa clase de placeres.
VENTAJAS DEL VAROSE
He mencionado anteriormente que
este es un método que yo mismo he
tomado como referencia. Se trata,
además, de aquel que enseño a mis
alumnos.
Para que entiendas por qué lo he
hecho y para que te ilusiones con él
tanto como yo, creo que te vendrá bien
conocer algunas de sus ventajas. Y es
que, entre otras cosas, el Varose es…
Agradable:
Minimiza
la
probabilidad del rechazo directo hasta
el punto de hacerlo prácticamente
imposible.
Fiable: Bien aplicado, constituye lo
que los Aven llamamos «Juego Sólido».
Al reproducir las fases naturales del
cortejo humano, es el que más garantías
de éxito nos ofrece.
Lineal: Esto hace que resulte
esclarecedor. Al saber siempre el
camino que te queda por recorrer,
cuentas en todo momento con una misión
clara e inequívoca. Por ello, nunca más
volverás a sentirte desorientado frente a
una mujer.
Digerible: Al haber descompuesto el
proceso de seducción en pequeños
tramos, hace que este resulte mucho más
fácil de asimilar. Además, nos permite
determinar con enorme precisión cuáles
son nuestras áreas de mejora.
Motivador: Solo debes preocuparte
de la fase en que te encuentras, dejando
de lado el resto.
Al dividir un gran objetivo en varias
metas específicas, podemos concentrar
todos nuestros esfuerzos en superar solo
un obstáculo concreto cada vez.
Seremos capaces, así, de acabar con los
problemas de forma similar a cómo el
rayo láser destruye el punto sobre el que
centre su energía.
Flexible: El Calibraje te permite
determinar en cualquier momento dónde
te encuentras, de modo que siempre
puedes adaptarlo a la situación.
Compatible: Al ofrecerte una
estructura hueca, puede rellenarse con
las enseñanzas de otros muchos
maestros. También con todo aquello que
extraigas de tu propia experiencia.
CUÁNDO NO USARLO
Ahora viene, sin embargo, la ironía.
Mi consejo es que si eres, como lo fui
yo, uno de esos tímidos sin remedio, no
comiences a servirte de este método
hasta después de haber superado tu
timidez[621].
Si aún no lo has hecho, conságrate
antes al Modelo Directo por un tiempo,
ejercítate en él, aun cuando este no te
proporcione más que rechazos.
La razón es que, para poder aplicar
bien el Varose así como los principios
expuestos en el manual, necesitas haber
superado cualquier clase de miedo al
fracaso. Algo que probablemente solo
lograrás tras haber fracasado muchas
veces y haber sido capaz de reírte de tus
fracasos[622].
Otra cosa que debe tenerse en cuenta
es que existen distintos tipos de mujeres,
con distintas psicologías[623]. Aquellas
que se perciben a sí mismas con un
mayor Valor ofrecen comportamientos y
formas de reaccionar muy diferentes a
aquellas que tienen otro concepto de sí
mismas.
Decide, pues, el tipo de chica al que
quieres atraer antes de acogerte a ningún
sistema concreto.
Dicho esto, debes saber que el
Varose está principalmente diseñado
para atraer TBs generalmente muy
atractivas y con una alta opinión de sí
mismas. Así pues, si este no es el tipo
de mujeres que deseas atraer es
probable que debas realizar algunas
modificaciones en el mismo.
CONSEJOS A LA HORA DE
USAR EL VAROSE
Antes de empezar a estudiarlo, paso
a recordarte brevemente algunos
principios generales que te serán muy
útiles a la hora de abordar el método:
Prepárate
para
el
Efecto
Crisálida: Recuerda que lleva tiempo
aprender y mejorar. Hay que ser muy
perseverante y flexible a la hora de
probar cosas nuevas y, el Varose, va a
poner a prueba tu paciencia.
Al tratarse de algo completamente
distinto de lo que has hecho hasta ahora,
te sentirás muy torpe durante el proceso
de asimilación. Como una crisálida, te
costará encontrar tus viejas facultades, y
aún no dispondrás de las nuevas. Con
todo, el resultado final valdrá la pena.
Vuela con las águilas: No olvides
que quien picotea con las gallinas no
puede aspirar a volar con las águilas.
En otras palabras, rodéate de gente
mejor que tú. No te dejes anclar en el
pasado por viejas amistades y viejas
tradiciones. Si te centras con honestidad
en la creación de nuevos hábitos, pronto
descubrirás que la mayor parte de las
creencias autolimitadoras que posees
sobre ti mismo no son más que un
puñado de malas costumbres que está en
tu mano cambiar.
Aparte de esto, trata de conseguir al
menos un buen Ala por tu zona.
Ahonda en el juego: No te limites a
aplicar las técnicas que se te enseñan.
Por el contrario, trata de profundizar en
las razones que hay detrás de ellas, lo
cual te permitirá improvisar y dar con
otras técnicas de tu cosecha tanto o más
efectivas que las que estás por aprender.
Cuando esto ocurra, verás The
Matrix, como Neo en la película del
mismo título. Las líneas sociales, las
conexiones emocionales y todo aquello
que antes pasaba desapercibido a tu
percepción pasará a ser obvio para ti.
Diviértete: Ten una actitud positiva
y trata de disfrutar tanto como te sea
posible. Puedo asegurarte que, cada vez
que un grupo de personas me pide que
les oriente en sesiones y talleres
prácticos, ya sé quién va a llevar a cabo
progresos rápidos y quién no. Es casi
una cuestión energética.
Pero ten algo seguro: el juego hay
que jugarlo mucho. Aquellos que
terminan siendo mejores en él, son los
que lo disfrutan.
Automatiza el Material Enlatado:
Para sacar el máximo partido del
Varose, convendrá que aprendas
numerosas Rutinas Enlatadas.
A menudo, lo más importante no es
cuál eliges, sino el hecho de disponer de
una rutina preescrita que sabes que
funciona la mayoría de las veces y te
permite proyectar lo mejor de ti.
Se trata de algo que, por así decirlo,
mantiene tu boca en movimiento en tanto
te preocupas de volcar tu personalidad
sobre el tapete. Si estas rutinas están lo
suficientemente asimiladas y puedes
aplicarlas sin pensar, habrás dado un
paso de gigante.
Pues, mientras las usas, podrás
prestar atención a cosas como tu
estrategia, el contexto, sus reacciones,
tus gestos, la tonalidad de tu voz o la
clase de contacto visual que realizas.
Mejora paso a paso: Ten presente
que cada una de las campañas y fases
del método que vas a aprender requiere
conocimientos y destrezas diferentes,
entre las cuales no existe necesariamente
una relación. Es importante que te
esfuerces por dominar cada parte de
forma aislada y empezando por aquellas
áreas en las que te sientes menos
competente.
No trates de aprenderlo todo a la
vez: hazlo paso a paso. Digiere el
método poco a poco y no juzgues tu
éxito por los resultados globales, sino
por tu progreso en cada una de sus
partes.
No sobre-analices[624]: Cuando
llegue el momento de la acción, no trates
de hacer memoria o sobreanalizar todo
lo que ocurre. El análisis frío es mejor
para antes y después.
Una de las cosas que muchos Aven
hacen es escribir todas las preguntas,
juegos, rutinas, comportamientos y
demás cosas que quieren usar, así como
temas sobre los que pueden hablar.
A continuación los
estudian
intensamente, las guardan en un bolsillo
y… ¡no vuelven a tocarlas en toda la
noche![625]
Una vez en el terreno, debes fluir.
Debes residir en el momento desde el
instante en que abres la boca, porque te
encuentras en situaciones con gente
animada que te va a responder.
Entrena[626]: Recuerda que en el
ámbito de Las Artes Venusianas no hay
conocimiento profundo sin práctica. Del
mismo modo que sería ridículo tratar de
convertirse en un experto conductor solo
estudiando manuales, carece de sentido
pretender convertirse en un Aven sin
experiencia verdadera.
Ten siempre presente que el mundo
real es tu dojo. Y cada interacción, tu
entrenamiento.
CÓMO SARGEAR CON TU
ALA
Si vais a hacer del Sargeo un
deporte, conviene que tú y tus Alas
tengáis algunas cosas claras. Sin reglas,
es posible que os saboteéis mutuamente,
aun cuando no queráis hacerlo.
Por ello, en general, los Aven se
guían por ciertas reglas cuando salen a
sargear. Te ofreceré las más importantes.
1. Aquel que abre un Set, posee el
Set. Es decir, decide quién es el
Objetivo y trabaja el Set para ser el rey
del mismo. El resto de sus amigos hacen
de Ala, y solo contribuyen a facilitarle
el éxito. Solo si el dueño del Set decide
abandonar, puede pasarle el Objetivo o
el protagonismo a otro.
2. Quien abre el Set, lo hace solo.
El Ala sigue su camino, como si tuviera
otras cosas que hacer. Volverá más
tarde, cuando lo introduzcamos en el Set
con una Presentación Homenaje.
3.
Presentación
Homenaje.
Consiste en ofrecer una DAV de nuestro
Ala antes de que este se acople al Set.
La idea es hacer que nuestras amistades
proyecten tanto Valor como sea posible,
ya que ello influye de forma directa
sobre nuestro propio Valor.
4. El Ala ayuda, pero sin usar
artillería pesada. Es decir, en general
se muestra como una persona de Alto
Valor que, a la vez, ayuda a ofrecer
DAVs al dueño del Set. Además, no hace
cosas como ganar protagonismo, utilizar
Negas, Amplificadores, etc.
5. El Ala debe neutralizar los
Obstáculos. Es obligación del Ala
darse cuenta de quiénes son los
Obstáculos que impiden al dueño del Set
aislar al Objetivo cuando llega el
momento de hacerlo. En dicho punto,
deberá neutralizarlos.
Puede aprovechar también para
tomar alguno de ellos como Objetivo o
practicar rutinas en general.
6. Los Alas utilizan un código
secreto. Es importante que tú y tu Ala
os entendáis mediante algún código
gestual que solo entendáis ambos.
Así, podréis comunicaros el uno al
otro cuándo es el momento de dejar un
Set y de abrir otro, quién es el Objetivo,
si ha llegado el momento de aislar, si es
un Set con el que vais a jugar hasta el
final, etc.
En definitiva, todo aquello que
juegue un papel importante para vuestro
Juego, debéis de encontrar una forma de
poder comunicarlo.
EXPOSICIÓN GENERAL
DEL VAROSE
Ahora que ya tienes ciertas ideas
acerca del Varose, sus alternativas y sus
orígenes, ha llegado el momento de que
lo conozcas.
A menudo, además, me has oído
hablar de «pasar de Nivel». Si durante
todo este tiempo te has estado
preguntando a qué niveles me refiero,
felicítate, porque tu espera ha tocado a
su fin. A lo largo de este capítulo y el
siguiente vas a conocer en detalle a qué
me refería exactamente.
Antes de entrar en sus fases
específicas, empezaremos examinando
las tres grandes campañas o etapas que
componen el Varose.
LAS TRES CAMPAÑAS O
ETAPAS DEL VAROSE
El Varose se divide
campañas fundamentales:
en
tres
1. VALOR (Media hora)
2.
ROMANCE
(Cinco
horas, en una sesión o repartida
en varias)
3. SEDUCCIÓN (Una hora
y media)
A estas tres, hemos añadido una que
no es intrínseca al método, pero que
resulta esencial en la práctica:
Calentamiento. Así, el esquema que
debe aplicarse quedaría de la siguiente
forma:
0. CALENTAMIENTO
1. VALOR
2. ROMANCE
3. SEDUCCIÓN
En general, durante la Campaña de
Valor usaremos sobre todo elementos
del Juego del Valor.
Durante la Campaña de Romance, no
abandonaremos
completamente
la
previa, pero nos centraremos más en los
elementos propios del Juego del
Romance.
Es
decir,
seguiremos
recurriendo a elementos de la primera
Campaña, pero nos centraremos más en
la segunda.
Los elementos del Juego de la
Amplificación los usaremos siempre.
También trataremos de poner en práctica
en todo momento los demás principios
que se ofrecen en este manual.
Dicho sea de paso, las duraciones
ofrecidas de las etapas son solo a título
orientativo. Se aplican sobre todo al
tiempo medio que suele llevar un
proceso de seducción tras las
Aproximaciones en Frío. Cuando el
contexto es distinto, puede expandirse o
contraerse en función de nuestras
necesidades[627].
A continuación profundizaremos en
cada una de estas campañas.
CALENTAMIENTO
¿Consideras que es importante para
los atletas calentar antes de participar en
una competición con el fin de obtener el
máximo de su capacidad y prevenir
lesiones?
¿Crees que los humoristas, los
magos, los músicos, los actores de
teatro o cualquier otra persona que se
dedique a sacar sus mejores cualidades
durante un espacio limitado de tiempo
deben someterse a algún tipo de ritual
preparatorio?
Pues bien, al Aven le ocurre
exactamente lo mismo. También él debe
«prevenir lesiones» y alcanzar lo que se
conoce por estado óptimo.
No es necesario, pero es
recomendable[628].
EN QUÉ CONSISTE
CALENTAR
¿Y qué es lo que entendemos por
calentamiento?
Lo
que
entendemos
por
calentamiento consiste, básicamente, en
romper el hielo tantas veces como sea
necesario para que no vuelva a haber
más hielo.
El objetivo es perder la vergüenza,
perder el miedo al ridículo y al fracaso.
Para ello, a menudo es recomendable
llevar a cabo acciones vergonzosas,
hacer el ridículo y fracasar una y otra
vez hasta la saciedad. No bromeo.
A la vez, puedo decirte que no hay
nada más liberador o inspirador.
Aparte de disfrutar de la sesión, de
tener licencia para saltarte el método y
hacer cosas salvajes. Cuanto más corte
den, mejor.
Dicho sea de paso, esta clase de
calentamientos te reportarán muchos
otros beneficios paralelos.
Por un lado, harán tu vida fascinante
y diferente de cualquier otra, además de
proporcionaros a ti y a tus compañeros
toda una serie de recuerdos entrañables.
Por otro, van a proporcionarte muchas
anécdotas y temas de conversación,
algunas de las cuales incluso podrás
convertir en Rutinas Enlatadas[629].
ALGUNAS FORMAS DE
CALENTAR
Si sales con amigos, podéis
organizar juegos, como el torneo de las
calabazas, que consiste en llevar a cabo
un breve campeonato con el fin de
averiguar quién es capaz de llevarse
más calabazas, cortes y contestaciones
horribles en media hora.
Otro juego interesante es el
campeonato de la cosa más bochornosa.
Se trata de ver quién puede hacer algo
más ridículo y lamentable, de forma que
más gente le repudie, ignore o amoneste
verbalmente.
Hay también un pasatiempo al que
tengo especial cariño, conocido por
calificación
de
propuestas
y
contestaciones insólitas. El objetivo es
exprimir la creatividad y el coraje de
cada participante, de modo que cada uno
se dedique a encontrar una o varias
propuestas insólitas a una mujer y
obtenga de esta, a su vez, contestaciones
insólitas.
Al final del juego se anotan todas las
preguntas y respuestas en una hoja, se
decide por medio de votos colectivos
una calificación del uno al diez y se
establece un ranking de grupo, con
premios para los ganadores.
Podéis también divertiros con el
juego del esclavo y el amo. Se basa en
establecer parejas de Alas y en que los
miembros de estas se turnen para dar
una cantidad determinada de dinero el
uno al otro. Esta solo se le puede
devolver al «esclavo» a medida que este
vaya completando con éxito aquello que
«el amo» le encargue. Algo que, por lo
general, suele ser muy embarazoso[630].
ADVERTENCIAS PARA EL
CALENTAMIENTO
Ahora que ya sabes cómo calentar y
por qué, creo que conviene que tengas
algunas cosas presentes cuando lo lleves
a cabo.
Realízalo lejos del lugar donde
vayas a poner en práctica el método.
Evita entornos peligrosos donde
gente bruta y con poco sentido del humor
pueda hacer peligrar tu integridad física.
Te aconsejo que en general te sirvas del
sentido común y de la intuición, tratando
siempre de no meterte en problemas. Si
alguien se ofende realmente por algo,
discúlpate y explícale que no se trata
más que de un inocente juego.
Asumo que eres un adulto libre de
hacer lo que quieras. Desde aquí, quiero
aprovechar para eximirme de cualquier
responsabilidad sobre tus actos.
VALOR
Hemos visto que, frecuentemente, el
problema de iniciar la interacción con
Seducción desemboca en DEVs o en una
sensación de incomodidad por parte de
nuestro Objetivo motivada por el Factor
Fulana.
Si tratamos de paliar dicho
problema generando Romance estamos
cometiendo una especie de suicidio al
arrojarnos a la categoría ocupada por la
mayoría de los hombres. Nos estamos
convirtiendo en uno más, en el próximo
Frusco de la noche.
Y, aun cuando lográsemos crear
ciertas Conexiones, el riesgo de
Solamigueo en este caso continúa siendo
altísimo. De ahí la importancia de
iniciar la interacción desde la Campaña
de Valor.
Cuando iniciamos con Valor,
estamos contribuyendo a que las
campañas sucesivas sean interpretadas
de la manera deseada.
EN QUÉ CONSISTE LA
CAMPAÑA DE VALOR
Se da en un Entorno de Valor, que
son la clase de lugares donde
generalmente los chicos o las chicas se
conocen. En algunos casos puede
coincidir con el Entorno de Romance o
incluso de Seducción, aunque esto no es
lo habitual.
Abarca desde que abrimos el Set,
pasando por el Punto de Enganche[631] y
llegando al momento en que el Objetivo
se cualifica ante nosotros y nosotros le
ofrecemos muestras de interés por
ello[632].
Durante esta etapa es importante
tener en cuenta, sobre todo, los
principios expuestos en El Juego del
Valor. También resultará esencial que te
sirvas de la Estrategia Social del Aven
para ofrecer Prueba Social y de una
buena comunicación no verbal que
proyecte una imagen Alfa de tu persona
a todos los niveles.
La Campaña de Valor se compone de
tres fases:
1. V1: Apertura
2. V2: Valor H-M (el hombre
demuestra su Valor a la mujer)
3. V3: Valor M-H (la mujer demuestra
su Valor al hombre. Es decir, se
cualifica)
ADVERTENCIAS SOBRE EL
VALOR
Un buen Calibraje resulta siempre
fundamental para este juego. Si nos
empeñamos en mantener esta campaña
cuando ha llegado el momento de pasar
a Romance, podemos parecer inseguros
o soberbios. Puede, incluso, que nuestra
desbordante necesidad de ofrecer DAVs
sea interpretada como una DEV.
A menudo, echaremos a perder
nuestras posibilidades solo por ello.
ROMANCE
Se le conoce también como la «gran
campaña». A fin de cuentas, siempre que
no estemos hablando de un Jaque del
Bobo, el Romance es la etapa en la que
la mayor parte del juego tiene lugar.
Pasar de la Campaña de Valor a
aquella de Seducción, saltándose esta es
uno de los errores típicos de algunos
principiantes.
¿Cuántas veces has experimentado
una situación como esta?: El Objetivo te
ofrece claros IDIs pero, tan pronto como
intentas llevar las cosas al siguiente
nivel, ella empieza a titubear y a
mostrarse cada vez más insegura de sus
sentimientos previos. Como ya hemos
indicado, dicha reacción se conoce por
el nombre de Remordimientos del
Comprador.
En tales casos, seguramente has
proyectado cierto Valor, pero no has
logrado generar Confort o Confianza, ni
has creado una Conexión Emocional
suficientemente poderosa para que la
interacción pueda pasar de Nivel sin
contratiempos.
Por tanto, cuando lo intentas, ella
cuestiona incluso el Valor que ya te
había adjudicado.
EN QUÉ CONSISTE LA
CAMPAÑA DE ROMANCE
Se da en cualquier entorno de
Romance, que rara vez suele coincidir
con el Entorno de Valor o el Entorno de
Seducción.
Una vez el Objetivo se haya
cualificado
suficientemente
ante
nosotros, podremos demostrar nuestro
interés en él por razones legítimas que
no activen sus Defensas. Ella sentirá que
ha hecho algo para ganarse nuestra
atención y ya no atribuirá esta a
motivaciones puramente sexuales, pues
sabe que no nos bastan.
Pues bien, la Campaña de Romance
abarca desde ese mismo instante al
momento en que pretendes iniciar una
escalada sexual seria[633]. Se compone
también de tres fases:
1. R1: Romance Inicial (Entorno
próximo al Entorno de Valor)
2. R2: Romance Medio (Entorno
separado del Entorno de Valor y
del Entorno de Seducción)
3. R3: Romance Último (Entorno
próximo al Entorno de Seducción)
Además, durante el Romance, no
dejarás de proyectar Valor como has
venido haciendo a lo largo de la
campaña anterior. Eso sí, a partir de
ahora te centrarás mucho más en los
elementos propios del Juego de
Romance.
La finalidad básica de esta etapa es
que te ganes su Confianza y logres que el
Objetivo se sienta en Confort y cómodo
en tu compañía. Más importante aun es
que consigas crear intensas Conexiones
emocionales entre vosotros. Hacer que
se
sienta
protegida
con
tu
Caballerosidad o que vea lo vuestro
como producto del destino también
puede ayudarte a completar con éxito
esta campaña.
Todo esto te permitirá neutralizar los
efectos del Factor Fulana y prevenir la
activación de sus Defensas, de forma
que pueda iniciarse una escalada sexual
libre de obstáculos. En general, los
besos suelen tener lugar en algún
momento de esta etapa.
JUSTIFICACIÓN
EVOLUTIVA DEL
ROMANCE
¿Te has planteado alguna vez por qué
esta etapa es tan importante para la
mujer y por qué apenas cuenta para el
hombre?
Para entenderlo, debes preguntarte:
en una relación sexual, ¿qué se juega la
mujer que no se juegue el hombre? Es
decir, ¿qué se jugaba durante aquellos
miles de años de evolución en los que
fueron cristalizando nuestros rasgos
como especie?
En aquella época, ¿qué ocurría si un
hombre demostraba no ser digno de
confianza y la abandonaba a su suerte a
la menor dificultad?
Básicamente, se jugaba lo mejor que
le había dado la naturaleza. Se jugaba
una buena parte de su capacidad
procreadora y, a menudo, la propia
vida[634].
La necesidad de sentir Confianza en
la mujer, su deseo de Confort y
Protección, su búsqueda de Conexiones
intensas y su aspiración a la relación
perfecta fijada ya por el Destino, no
refleja más que un solo anhelo: el de
impedir a cualquier precio el supuesto
anterior.
Es decir, el de evitar a toda costa
que la abandonen a su suerte con un niño
al que criar.
Los elementos del Romance no son,
pues, más que pruebas que le ofreces de
que nada de esto va a ocurrir.
De que ella puede confiar en ti
(Confianza), de que entiendes sus
necesidades (Confort), de que eres
capaz de asistirla y protegerla
(Caballerosidad), de que tienes
poderosas razones para hacerlo
(Conexión Emocional) y de que ni
siquiera podría ser de otra manera
(Predestinación).
ADVERTENCIAS SOBRE EL
ROMANCE
Uno de los mayores errores que
suelen cometerse es el de quedarse en la
Campaña de Romance una vez se llega a
ella y dejar que la interacción se
estanque. Cuando esto ocurre, bien
porque nos falta valor para llevar a cabo
una buena Kinoescalada, bien porque
nos dejamos atrapar por su Marco, el
riesgo claro es que nos solamiguee[635].
El otro error típico es no dedicar a
esta campaña el tiempo y la atención que
merece, creando una gran sensación de
incomodidad en el Objetivo. En tales
casos, es muy probable que su Radar
nos detecte o que, en un momento dado,
nos
encontremos
con
sus
Remordimientos del Comprador.
SEDUCCIÓN
Cuando no tengas problemas para
llegar regularmente a esta etapa con las
mujeres que te atraigan, te habrás
convertido ya en un verdadero Aven.
Sin embargo, a veces también surgen
dudas sobre cómo llevar una interacción
desde el contacto físico y los besos a la
relación sexual completa. Por ello la
Campaña de Seducción es clave, ya que
las relaciones sexuales no siguen
siempre automáticamente a la intimidad
profunda que se da en la campaña
anterior.
EN QUÉ CONSISTE LA
CAMPAÑA DE SEDUCCIÓN
Se da en un Entorno de Seducción,
que generalmente incluye un lugar que
ofrece cierta privacidad e intimidad.
La Campaña de Seducción comienza
en el momento en que puedes iniciar una
escalada sexual seria y por lo general
concluye en el momento del coito.
Esta escalada suele darse en un
Entorno de Seducción. De ahí que
normalmente no podrá decirse que has
llegado a este punto hasta después de
haber logrado que el Objetivo y tú os
encontréis en un lugar apropiado.
La Seducción se divide, a su vez, en
tres fases:
1. S1: Excitación
2. S2: RUM
3. S3: Sexo
Con S3 llegamos al fin del Varose,
por lo que a partir de este momento
nuevas reglas son aplicables. Pese a ello
debes saber que, por mucho tiempo que
lleves con ella, a una mujer nunca hay
que dejar de seducirla.
De hecho, durante y a partir de la
primera relación sexual, hay aun muchas
cosas que puedes hacer y debes
aprender. Y lo digo tanto a nivel de
maestría sexual como de relaciones de
pareja, si es que ese es tu objetivo.
Pero, en cualquier caso, ambas áreas de
conocimiento se encuentran más allá de
los límites de este manual.
ADVERTENCIAS SOBRE LA
CAMPAÑA DE SEDUCCIÓN
Cuando nos topamos con problemas
para llevar a cabo esta campaña, la
inmensa mayoría de las veces se debe a
una mala gestión de las anteriores.
Puede deberse a que no hemos
logrado crear una atracción lo bastante
poderosa, si bien en la mayoría de los
casos el culpable es una pobre o
insuficiente aplicación de la Campaña
de Romance.
Con todo, hay habilidades propias
de esta etapa que conviene desarrollar.
Por ejemplo, no está de más que
sepamos excitar sexualmente a la
persona que tenemos enfrente. Y, en los
casos en que se nos presente, debemos
ser capaces de afrontar la RUM[636] de
manera satisfactoria.
En cuanto a la interacción sexual
propiamente dicha, esta empieza justo
donde acaba el Varose. Por ello, como
ya hemos advertido, no vamos a
abordarla en este manual[637].
EXPOSICIÓN DETALLADA
DEL VAROSE
Ahora que ya contamos con una idea
general de las tres campañas o etapas
del Varose, vamos a examinar cada una
de sus fases.
Eso sí, antes de hacerlo quiero
llamar tu atención sobre algunos detalles
que son de gran importancia a la hora de
transitar las nueve fases.
OBSERVACIONES
GENERALES
La primera cosa que debes saber es
que el método es lineal. Es decir, que en
general recorreremos sus nueve fases
por el orden en que las exponemos.
Esto
no
quiere
decir
que
ocasionalmente, y siempre en función de
cómo se desenvuelva la interacción, no
podamos acortar o saltarnos alguna fase
en casos concretos. O volver atrás a lo
largo de la línea. Y, en algunos casos,
empezar casi de cero[638].
En general, para que el método sea
más efectivo, aconsejo tener siempre en
mente tanto la fase en que nos
encontramos en el momento actual como
aquella que la sucede. Podríamos
establecer una analogía con el artista
marcial que, al romper una tabla, se
concentra en aquello que hay detrás de
ella. Es así como logra traspasarla.
Esto es lo que se conoce por La ley
de la Inercia en las Artes Venusianas.
Por ello, cuando te encuentres en una
fase, debes tener presente en todo
momento que el objetivo de dicha fase
no es otro que el de pasar a la siguiente.
Otro rasgo significativo de las nueve
fases es su transparencia o invisibilidad.
Por supuesto, al principio puede que tu
comportamiento resulte artificial, pero
si lo hace se deberá únicamente a tu
falta de familiaridad con él.
Cuando
por
fin
lo
hayas
interiorizado por completo, no solo lo
usarás con agilidad, sino que desde
fuera dará la total impresión de que no
se está utilizando método alguno.
Parecerá una interacción completamente
normal.
Lo más que podrá decirse de ti, es
que tienes facilidad para desenvolverte
con las chicas.
Deseo también recordarte una vez
más la importancia de que vayas
dominando el método parte por parte.
Como ya hemos visto, las distintas fases
que recorre requieren competencias
diferentes, así que no debes extrañarte si
ya desde el principio pareces dominar
unas mejor que otras.
Mi consejo es que te esfuerces por
desarrollar tu maestría en cada una de
ellas, dedicando al principio especial
atención a las fases iniciales, ya que si
fallas en estas, ¿cómo vas a practicar las
siguientes? Solo el éxito en las fases
iniciales te garantiza la práctica de las
siguientes.
Pasemos ahora a ofrecer un esquema
completo del Varose, que quedaría de la
siguiente forma:
CAMPAÑA
CALENTAMIENTO
0:
1ª CAMPAÑA: VALOR
V1) APERTURA
V2) VALOR H-M (IDIs MH)
V3) VALOR M-H (IDICs HM)
2ª
CAMPAÑA:
ROMANCE[639]
R1) ROMANCE INICIAL
(junto a Entorno de Valor)
R2) ROMANCE MEDIO
(fuera de Entorno de Valor y de
Entorno de Seducción)
R3) ROMANCE ÚLTIMO
(junto a Entorno de Seducción)
3ª
CAMPAÑA:
SEDUCCIÓN
S1) EXCITACIÓN
S2) RUM
S3) SEXO
Creo que nos encontramos por fin en
condiciones de examinar en detalle cada
fase.
V1: APERTURA
Sabemos ya que nada es arbitrario
en el juego. Cuando se trata de
Aproximaciones en Frío, esto es aun
más cierto.
Las razones son obvias: en pocos
segundos o minutos, lo que hagas y la
impresión que causes va a decidir si la
interacción que acabas de iniciar
continuará o no.
Por supuesto, no es suficiente si lo
hace. Ahora bien, si no lo hace no
importa cuán bueno seas en el resto del
juego. Porque, sencillamente, no habrá
juego.
Al lugar en que se da la Apertura y
en el que se desarrolla toda la Campaña
de Valor se le suele llamar Entorno de
Valor.
FINALIDAD DE LA
APERTURA
Hay muchas cosas que puedes
conseguir con una buena Apertura, pero
su objetivo y función principal jamás
debe olvidársete: iniciar interacciones y
sentar las bases para que estas puedan
prolongarse.
Otro objetivo secundario o indirecto
es el de aportar Prueba Social[640] en el
Entorno de Valor. Conviene por ello
evitar los desastres, especialmente si
van a ser percibidos por el resto del
público[641].
Una vez pasada la fase inicial, lo
siguiente que te propondrás no será
gustar al grupo tanto como conseguir que
pasen un mejor rato que el previo a tu
llegada. Si les haces pasar momentos
más estimulantes y agradables que antes
de tu aparición, les vas a gustar y van a
querer estar cerca de ti.
UNA BUENA APERTURA
En general, una buena Apertura debe
ser capaz de eludir su Radar.
Es como si delante de ella hubiese
una gran fosa con un cartel que rezase lo
siguiente: «Los de antes, los próximos y
descalificados». Tú tienes que acceder a
ella esquivando dicha fosa.
O míralo como un videojuego si
quieres: si sus Radares te detectan a
medida que te aproximas a la fortaleza,
toda una serie de artefactos letales
dirigirán sus objetivos hacia ti e
iniciarán una avalancha de ataques. El
propósito de la Apertura no es otro que
el de pasar esos obstáculos e iniciar una
conversación que pueda extenderse.
Recuerda siempre que el objetivo de
esta fase no es seducir, ni siquiera atraer
o desmarcarte. Mucho mejor será, por lo
tanto, distraer su atención como hacen
los prestidigitadores con su público, de
forma que esta nunca recaiga sobre lo
que está ocurriendo o no tenga tiempo de
procesarlo. Por lo común, la
diferenciación y la atracción vendrán
inmediatamente
después,
cuando
hayamos traspasado ya su primera línea
de murallas defensivas[642].
HERRAMIENTAS BÁSICAS
DE LA APERTURA
Abridores
Situacionales:
Ver
explicación más abajo.
Abridores
Enlatados:
Ver
explicación más abajo.
Falsa Limitación Temporal: Se trata
de cualquier gesto o comentario cuya
función es evitar que las Defensas del
Set se activen más de lo necesario,
induciéndolo a creer que vas a
permanecer con ellos solo unos minutos.
Así el grupo ya no tiene que
preguntarse
si
será
capaz de
desembarazarse de ti en caso de que te
conviertas en el pesado de turno. Al
hacerlo, te has adelantado a sus posibles
objeciones.
Vaivén: Falsa Limitación Temporal
que se efectúa únicamente por medio de
la comunicación no verbal.
El Vaivén es, pues, una Rutina
Gestual que incluye cualquier clase de
movimientos o posturas que pueden dar
a entender que nos podemos ir de un
momento a otro.
TIPOS DE ABRIDORES
En general, los Abridores se dividen
en dos grandes grupos, los Abridores
Situacionales y los Abridores Enlatados.
Los primeros se basan en
ocurrencias que surgen en el momento y
que a menudo suelen guardar relación
con algo de las circunstancias presentes
o con algún elemento de la realidad que
tú y ella compartís.
Los segundos son Rutinas de
Apertura que has enlatado previamente,
ya se trate de frases o temas de tu propia
invención o de otras que hayas tomado
prestados de alguna otra fuente.
Lo que aquí aconsejamos es no
depender de los Abridores Situacionales
y disponer de abundantes Abridores
Enlatados
para
poder
iniciar
interacciones en cualquier momento y
por
tanto
tiempo
como
sea
necesario[643].
No vaciles, pues, a la hora de hacer
uso de Abridores Enlatados: te dejan la
mente libre, dan seguridad y…
¡funcionan! Como he dicho antes, puedes
crear los tuyos propios, pero no te
enamores de ninguno hasta después de
haber comprobado repetidas veces su
eficacia en el terreno.
Por último, los Abridores pueden
clasificarse también en Abridores
Directos y Abridores Indirectos, según
sigan un esquema de aproximación u
otro.
De los Abridores Enlatados e
Indirectos, los Abridores de Opinión
constituyen, probablemente, la clase más
extendida[644].
CARACTERÍSTICAS DE
LOS ABRIDORES
ENLATADOS
En general, cuando uses el Varose,
conviene que tus Abridores sean:
Arraigados: Es decir, que pueda
suponerse que los usas por alguna razón
independiente de la chica a la que
intentes conocer. Evidentemente, esto no
se aplica a los Abridores Directos.
Apilables: Esto significa que en un
momento dado puedas usar uno detrás de
otro, ya sea porque uno no baste o
porque pretendes abrir varios Sets.
Cortos: La razón por la que deben
serlo es que, como en un anuncio
publicitario, cuentas con poco tiempo
para captar su atención e interés.
Neutrales: Por lo general, ni
siquiera deben proyectar alto Valor. Si
lo hicieran, podrías ser detectado por el
Radar de tu Objetivo o de su Set. Esta
característica tampoco se da en el caso
de los Abridores Directos.
DINÁMICA DE LA
APERTURA
Lo primero que debes hacer es
elegir un Objetivo[645].
Una vez elegido un Objetivo, tienes
que seleccionar un Abridor. Los
Abridores
son
la
herramienta
fundamental de la Apertura. Como ya
hemos visto, se trata de rutinas como las
demás, si bien se distinguen por ser más
cortas y neutrales[646].
Puesto que además son las
encargadas de iniciar una interacción
antes inexistente, cuentan con otros
rasgos propios. En función del contexto
y de la clase de Set que pretendas abrir
elegirás un Abridor u otro[647].
A veces, eso sí, es posible que sin
hacer nada ellas te abran a ti,
especialmente si te sirves del
Pavoneo[648]. Como sabemos, este se
basa en llamar la atención y sacar el
mayor partido de la ornamentación
sexual.
Una vez tenemos claro qué Abridor
usar, el siguiente paso consiste en llevar
a cabo la Apertura. Al realizarla, ayuda
mucho tener en cuenta la Regla de los
Tres Segundos[649], que cumple varias
funciones.
Por un lado, impide que la tensión se
acumule por tu parte.
Por otro, la gente asumirá que
conoces al Set al que te acercas tan
rápido. Así generarás Prueba Social en
el lugar donde te encuentres y evitarás
que otros Sets adviertan en ti la típica
actitud depredadora del Fruscambriento
o el característico titubeo del
Fruscoblando. Recuerda que tu misión
no es solo ofrecer DAVs al Set que
abres, sino a todo aquel que se encuentra
en el Entorno de Valor.
Finalmente, te permitirá causar un
mayor impacto en la chica que pretendes
abordar.
Hay otras cosas que debes tener
claras en la fase de la Apertura.
La primera es que cuando el
Objetivo forme parte de algún Set, lo
cual ocurrirá las más de las veces,
debes abrir con los amigos.
A propósito, los chicos formarán a
menudo parte de estos grupos y, a menos
que tengan una relación seria con el
Objetivo, debes considerarlos como
chicas feas. La idea es ganarte el
aprecio, la atención y el respeto de todo
el Set, tanto para obtener de él Prueba
Social de cara al Objetivo y a otros
Sets, como para minimizar los
obstáculos si tienes que aislar más tarde.
En general, abre con confianza y
familiaridad. Cuando te dirijas a la
gente —o a ella si está sola—, hazlo
como si los conocieses de toda la vida.
Se trata de algo que suele dar excelentes
resultados. Te hace especial, diferente y
carismático, además de eliminar muchas
tensiones por ambas partes[650].
Además, al abrir el Set, o poco
después de haberlo hecho, conviene casi
siempre introducir una Limitación
Temporal. Su función es evitar que sus
Defensas se activen más de lo necesario,
pues el grupo ya no tiene que
preguntarse
si
será
capaz de
desembarazarse de ti en caso de que te
conviertas en el pesado de turno. Al
hacerlo, te has adelantado a sus posibles
objeciones. Además, puedes reforzar tu
Limitación Temporal al poco tiempo con
un poco de Vaivén[651].
Y, ya que hablamos de lenguaje
corporal, haz que este resulte coherente
con la ausencia de necesidad y con el
hecho de que podrías irte en cualquier
momento. Emplea posturas evasivas
como el Ladeo.
Es decir, en lugar de hacerlo
frontalmente, aproxímate ofreciéndole tu
hombro o incluso tu espalda, como si no
quisieras nada de ellos y estuvieses a
punto de marcharte. Esto resulta algo
contraintuitivo y forzado, pero cuando se
domina
puede
dar
excelentes
[652]
resultados
.
Por otra parte, prácticamente ya
desde el primer momento, iniciarás tu
campaña
de
Falsa
Autodescualificación[653].
Puedes
hacerlo por medio de Negas o de otro
tipo de IDES Activos. Ambas cosas
contribuirán a relajar las Defensas de
esta y de su Set, a la vez que te
permitirán proyectar algo de Valor.
A veces puedes llevar esto un poco
al extremo y dar la impresión de que tú y
el Objetivo no congeniáis demasiado.
Así, además de eliminar posibles
resistencias por parte del grupo y de tu
Objetivo, te estarás proporcionando un
posible pretexto para aislar a este
último más tarde, alegando que debes
«arreglar» o «mejorar» tu relación con
ella.
Una vez hecho todo esto, tu misión
es aportar alicientes al grupo.
Básicamente, esto consiste en hacer que
el grupo se lo pase mejor que antes de tu
llegada, fomentando la armonía entre
ellos. Implica pues a todo el Set y
esfuérzate por que las relaciones fluyan
entre sus miembros.
En otras palabras, tu compañía debe
suponer una clara mejora en sus cotas de
diversión.
Otro de los requisitos para ofrecer
alicientes, es que tu nivel de energía y
entusiasmo se encuentre ligeramente por
encima del Set que abres, pues de lo
contrario te estarías convirtiendo en una
carga indeseable[654].
A partir
de
aquí,
puedes
encandilarlos con alguna Rutina de
Valor o, incluso, usando una serie de
Abridores apilados.
Esto último se basa en encadenar un
Abridor tras otro, en avalancha. En
cuanto a la Rutina de Valor, puede ser
alguna buena historia sobre ti o hacer
algo
relacionado
con
cualquier
comentario o situación que compartáis.
Cosas como relatos cortos, trucos de
magia, juegos, lectura en frío, etc., te
resultarán útiles para aportar valor al
grupo.
En cualquier caso, no esperes que en
un principio el Set que abras antes de
haber demostrado Valor te asista o
contribuya demasiado a la interacción.
Por ello, debes estar preparado para
aplicar la Regla 90/10 en los casos en
que sea necesario.
Recuerda que según esta regla a ti te
corresponde cargar con el 90% de la
conversación, en tanto que el Set no va a
aportar más de un 10%. Esta pequeña
contribución es lo que se conoce por
Aportación Ilusoria, pues su función no
es otra que la de hacer sentir al Set que
participa en la interacción.
La cuestión es que seas capaz de
hacer que la interacción se prolongue,
hasta que tu Calibraje te indique que has
alcanzado el Punto de Enganche. Dicho
momento tiene lugar cuando se hace
patente que el Set prefiere claramente
que te quedes a que te vayas[655].
OBSERVACIONES SOBRE
LA APERTURA
Aprovecho para ofrecerte otros
consejos concretos y muy prácticos.
Uno de ellos es no preguntar el
nombre. Espera a que ellas lo hagan, por
dos razones. En primer lugar, se trata de
un IDI, y no te conviene ofrecer ninguno
hasta la V3 Valor H-M. Por otra parte, la
estarías privando a ella de la
oportunidad de ofrecerte dicho IDI y
estarías, por tanto, renunciando así a una
valiosa información.
Sonríe entre Set y Set. Al hacerlo
estás proyectando un alto Estatus, como
hace siempre quien se muestra dueño de
sus emociones y parece estar pasando un
buen rato. Eso sí, sonríe en general al
abrir pero no mantengas la sonrisa
indefinidamente, lo cual sería una DEV.
Te haría parecer uno de esos seres
completamente
necesitados
de
aprobación.
Una buena idea es cuidar las
primeras expresiones que utilizas, para
lograr tanto que estas te desmarquen del
resto de Fruscos como que no despierten
desconfianzas. Por ejemplo, sustituye el
«hey, chicas» por el «hey, gente», o algo
similar. El primero podría tener
connotaciones sexuales, en tanto que el
segundo no muestra ninguna clase de
interés sexual.
Desde el momento en que la
interacción
se
establece
y,
especialmente, a medida que se
profundiza en ella, hay que tener muy en
cuenta todos los principios del manual,
en especial los del Juego del Valor y del
Juego de los Amplificadores.
En cuanto a las preguntas
personales, cuando salga a colación el
tema profesional, nunca ofrezcas una
DEV jactándote de tu puesto, riqueza,
etc. Es decir, renuncia a impresionarla
con cualquier cosa que te haga encajar
en el papel de proveedor.
Ese no es tu objetivo. Quieres
mujeres que estén genuinamente
interesadas por ti, porque en tu
compañía «vibran», no por lo que
puedan obtener de ti materialmente. En
otras palabras, quieres sacar y estimular
la niña divertida que lleva dentro, no la
prostituta con la calculadora bajo la
falda.
Recuerda, además, que lo más
probable es que abras varios grupos a lo
largo de la noche y que uno de tus
objetivos es crear Prueba Social en el
lugar donde te encuentres.
Siempre que puedas, aporta Prueba
Social.
Aprovecha
cualquier
oportunidad
de
explotar
los
interruptores de Preselección en la
mujer y su fascinación por el Valor
Social. Hazlo teniendo tanto en cuenta al
Set con el que te encuentras como todo
el Entorno de Valor. Así te resultará más
fácil abrir y pasar de Nivel con futuros
Sets.
De hecho, si aprovechas el primero
para crear Prueba Social, los siguientes
se abrirán más fácilmente[656]. En este
sentido, una de las características del
juego avanzado es el uso de Reclamos.
Estas son mujeres a las que has logrado
atraer previamente y que hacen evidente
que has sido preseleccionado. Por ello,
las puedes llevar contigo para abrir
otros Sets y proyectar Valor en ellos[657].
Otra excelente manera de ofrecer
Prueba Social es falcarse. Esto consiste
en pasar a ocupar una posición central
dentro del grupo sin que este apenas lo
advierta.
Te estás falcando, por ejemplo,
cuando desapercibidamente te colocas
entre varias personas con la espalda
apoyada en la pared o la barra.
Con esta maniobra logras que no te
puedan marginar, así como parecer la
pieza
clave
del
grupo.
Para
observadores externos, parecerá que son
los otros miembros del Set quienes te
persiguen y buscan tu atención[658].
En general, ten siempre presente que
no estás seduciendo a un Set, sino a la
sala entera.
EL MIEDO NATURAL A LA
APERTURA
Como conclusión solo te diré que a
la hora de abrir, es muy probable que
experimentes lo que se conoce por
Aperturafobia.
Es normal, por lo que tienes que
aprender a convivir con ella. Con todo,
a medida que aumente tu experiencia y tu
confianza es de esperar que disminuya
gradualmente.
Dicho esto, puede que te ayude a
entender por qué te ocurre esto. Si es
así, solo tienes que seguir leyendo.
Una de las causas de esta sensación
de
incomodidad
nerviosa
es
probablemente biológica. La razón es
que nunca ha existido nada parecido a
nuestro entorno actual. Vivimos, pues, en
unas condiciones demográficas sin
precedentes.
Hace alrededor de unos cuarenta mil
años, que es cuando se estaban sentando
nuestros rasgos como especie, nuestra
existencia era muy distinta. Vivíamos en
la sabana africana, en comunidades
tribales de en torno a los cien
individuos. Como es lógico, acercarse a
una mujer desconocida en aquella época
era prácticamente sinónimo de acercarse
a una mujer de otra tribu, quizás enemiga
u hostil. Hacerlo, pues, habría supuesto
un serio riesgo para nuestra integridad
física, pues en cualquier momento
podría aparecer el grupo de machos
dominantes de dicha tribu cargados de
pedruscos y con la inequívoca intención
de aplastarnos la cabeza.
Por otra parte, en el seno de nuestra
propia comunidad, es probable que las
perspectivas tampoco fuesen demasiado
alentadoras.
Si descontamos aquellas que
estuvieran enfermas, aquellas demasiado
viejas y aquellas que ya estuviesen
tomadas, parece obvio pensar que en
nuestra propia tribu contásemos con un
número muy reducido de compañeras
sexuales potenciales. Seguramente estas
compartían tantas cosas en común que
formaban parte de un mismo círculo
social y que se lo contaban todo unas a
otras.
De ahí que, echar a perder nuestra
oportunidad con una de ellas —teniendo
en cuenta que el Interruptor de
Preselección también funciona a la
inversa— podría haber supuesto
fácilmente una vida entera sin sexo y la
desaparición de nuestros genes sobre la
faz de la tierra.
Pues bien, ambas cosas debieron
ocurrir tan a menudo, que aquellos
individuos que carecieron de un miedo
innato a acercarse a desconocidas o a
declarar sus propósitos sexuales a las
conocidas no cuentan hoy en día con
descendientes entre nosotros.
V2: VALOR H-M
A medida que domines la Apertura,
irás viendo que no es difícil hablar con
mujeres a las que no conoces. Después,
una vez alcanzado el Punto de Enganche,
podrás dar por concluida V1 y
considerar que te encuentras en V2.
Ella y sus amigos ya han aceptado tu
presencia, lo cual hace el juego posible.
Sin embargo, ¿cómo actuar a partir
de aquí?
Ahora es cuando tienes que empezar
a jugar.
FINALIDAD DE V2: VALOR
H-M
El principal propósito de esta fase
es que el hombre demuestre un alto
Valor a la mujer[659] para que esta le
ofrezca IDIs. Por ello, tienes que ofrecer
DAVs al Set y al Objetivo.
Es decir, tienes que despertar su
interés, su curiosidad, sus deseos de
saber más de ti y, a ser posible, un
sentimiento de atracción.
Puede que, si llegase a conocerte a
fondo, todas estas cosas acabasen
ocurriendo de forma natural. Pero lo
más probable es que esto no suceda
nunca, a menos que hagas algo al
respecto.
El problema es que, sin lugar a
dudas, ella puede conocer muchos otros
hombres esa noche. Así que, ¿por qué
dedicarte a ti una atención especial?
¿Qué es lo que te hace tan diferente?
En esta fase, ha llegado el momento
de que te desmarques del resto. A veces,
basta abrir de un modo especial o con la
seguridad suficiente y no ofrecer las
DEVs típicas del Frusco. En ocasiones,
ser divertido y ameno es bastante.
En otras, sin embargo, se requieren
una serie de habilidades concretas que
te sitúen en una categoría aparte.
HERRAMIENTAS BÁSICAS
DE V2
A la hora de ofrecer DAVs y evitar
DEVs, conviene que no pierdas de vista
los principios que te enseña este manual.
De todos ellos, presta especial atención
a los que aparecen en El Juego del
Valor.
Con todo, si tuviera que darte un kit
de supervivencia para V2, este contaría
con los siguientes elementos:
Prueba Social: Apórtala siempre
que puedas. Poco importa de dónde
venga o lo que hayas tenido que hacer
para obtenerla.
Falsa Autodescualificación: En
algunos casos en que el Objetivo cree
partir con un valor excepcionalmente
alto, conviene autodescualificarse desde
la misma Apertura. Sin embargo, es en
esta fase donde resulta casi siempre
fundamental, pues cumple dos funciones
básicas.
Por un lado, te permite ofrecer
DAVs, al desmarcarte de los otros
Fruscos. Por otro, ayuda a que el
Objetivo relaje sus Defensas, pues no
sospechará que le estás tirando los tejos.
Recuerda, además, que una gran
forma de hacer esto es el IDES. Y que,
de todos los IDES, uno de los más
prácticos es el Nega.
Chulifresco Divertido: La actitud
del Chulifresco Divertido es también un
gran recurso para V2. Te va ayudar a
desmarcarte, a demostrar Valor y a
relajar sus Defensas con humor y una
actitud de flirteo juguetón.
Aunque pueden administrarse ciertas
dosis a lo largo de toda la interacción,
V2 es el momento de hacerlo sin
reparos[660].
Rutinas de Valor: Puede tratarse de
juegos, trucos, lectura en frío, simples
historias sobre ti mismo que contengan
elementos
de
valor,
argumentos
[661]
Desarmadores
, muestras de fotos o
de vídeos que te ayuden a aportar
Prueba Social, etc.
Consideramos Rutina de Valor a
cualquier cosa previamente diseñada
que pueda ayudarnos a proyectar un alto
Valor.
Magueadores y Antimagueadores:
A menudo vas a vértelas con Sets en los
que haya un MAG dispuesto a
maguearte. En tales casos, necesitarás
saber cómo contrarrestar sus ataques y
cómo maguearlo tú mismo.
Destructores
de
Novios:
Encontrarás con frecuencia mujeres que
no tienen novio pero que dicen tenerlo, y
que te hablan de él solo por el placer de
desmoralizarte. Existen también aquellas
que lo tienen y planean serle infiel, si
bien quieren antes poner a prueba a los
posibles candidatos. Para dichos casos,
te vendrá bien conocer los Destructores
de Novios más sencillos y eficaces[662].
DINÁMICA DE V2
Tu trabajo en esta fase se centra en
varias áreas.
Por un lado, vas a desmarcarte
sentando un Valor tan alto como sea
posible. Tu meta debe ser convertirte en
la persona más valiosa de la sala para la
mayor parte del público que se
encuentra en ella.
Si es posible, persigue incluso el
Efecto Minifama[663]. Pero, en cualquier
caso, logra parecer el más valioso al
menos ante los ojos de tu Objetivo[664].
Paralelamente, vas a diferenciarte de
todos los demás y a hacer que relaje su
Radar gracias a un IDES Activo.
Por cierto, ambas vías se
complementan la una a la otra.
¿Por qué? Porque proyectar un alto
Valor permite que tus IDES tengan un
mayor efecto. Al mismo tiempo, tu falta
de interés consigue que ella sienta que
tiene que trabajar más para obtener tu
atención, lo cual hará que te considere
más valioso.
Aparte de estas dos, tu tercera área
de trabajo consistirá en detectar e
interpretar sus IDIs. Gracias a esto,
podrás decidir en qué momento de la
interacción te encuentras. Podrás
también dictaminar si te conviene
avanzar, retroceder o abandonar la
interacción por completo.
A propósito, también debes aprender
a diferenciar sus IDIs de sus FIDIs[665].
Estos últimos son falsos IDIs que el
Objetivo te puede estar ofreciendo para
manipularte o para ver de qué madera
estás hecho. Normalmente, se trata de
ver si pasas por el aro, en cuyo caso
pierdes rápidamente tu valor.
Cuando por fin creas haber recibido
suficientes IDIs por su parte, ha llegado
el momento de pasar a V3 e intentar
cualificarla. En general, te convendrá
aislarla para ello, si bien en ciertos
casos será mejor que lo hagas dentro del
Set.
OBSERVACIONES SOBRE
V2
Muchas de las Rutinas de Valor que
usarás en esta fase pueden convertirse
en Rutinas de Romance que podrás usar
más tarde, y viceversa. Es decir, las
Rutinas de Valor y las Rutinas de
Romance suelen ser intercambiables.
A menudo, la diferencia consiste en
que las primeras las usas con todo el Set
y, las segundas, después de haber
aislado al Objetivo. En el primer caso,
además, solo mostrarás que eres capaz
de generar Romance, y te servirás de
dicha muestra como DAV; en el segundo,
lo crearás realmente entre el Objetivo y
tú[666].
Cuando narres pequeñas historias,
sírvete de un lenguaje dinámico que
penetre los sentidos de tus oyentes y les
haga revivir lo que les cuentas. Intenta,
además, que estas posean Relevancia
Emocional.
Es decir, no te limites a enumerar
hechos. Recréate en descripciones sobre
estados
internos,
emociones,
sensaciones y, en general, todo aquello
que conmueva y permita a los
componentes del Set experimentar lo
ocurrido por sí mismos.
Intenta,
además,
que
tus
conversaciones sigan Hilos Múltiples.
Esto es importante porque tú debes crear
familiaridad y, las personas que se
conocen bien, mantienen de forma
natural varios hilos de conversación
cuando se encuentran.
Además, esto evita que te veas en la
necesidad de forzar una conversación
que ya no se tiene en pie, lo que
supondría un IDI innecesario por tu
parte y, por tanto, una DEV.
Algunas de las acciones que llevarás
a cabo en V2 supondrán solo una
continuación de aquellas emprendidas
en la Apertura.
Por ejemplo, se supone que ya te has
falcado y es de esperar que te encuentres
rodeado de mujeres. Esto te aportará
Prueba Social fuera del Set y, en la
medida en que les hagas reparar en este
del hecho, también lo hará dentro de él.
En caso de que no te haya parecido
apropiado hacerlo antes, debes falcarte
en algún momento de V2[667]. Como ya
sabes, en todo Set existen posiciones
físicas que resultan más ventajosas que
otras y que proporcionan, por así
decirlo, mayor poder.
Por ello, y para dotar de mayor
solidez a tu juego, es importante que te
hagas con dichas posiciones tan pronto
como puedas. Algo, por supuesto, que
también te aportará Prueba Social en
toda la sala.
También es importante que resultes
atractivo a todo el Set, pues esto
también te proporcionará Prueba Social
dentro y fuera de él. Permitirá,
asimismo, que el Objetivo pueda activar
su Interruptor de Preselección[668].
En cierto modo, tienes que
convertirte en algo así como el líder de
su pequeña tribu, pues las mujeres están
diseñadas para sentirse atraídas por
dichos hombres. En otras palabras, si
diriges a los hombres, las mujeres te
seguirán[669].
Paralelamente, debes emprender
maniobras para sobrejugar a los MAGs
o,
utilizando
nuestra
propia
terminología, maguearlos.
Esto, sin embargo, debe ser sutil,
hasta el punto de que los propios MAGs
no sepan bien lo que está pasando. A
menos, claro está, que ellos mismos
sean expertos en técnicas de magueo,
cosa que haría el juego mucho más
didáctico, excitante y divertido.
Es importante destacar que, en
aquellos comportamientos dirigidos al
grupo, debes ante todo ser divertido y
hacer gala de un gran sentido del humor.
De hecho, en estas primeras fases, el
humor va a ser uno de los principales
medios para elevar tu Valor[670].
Con el Objetivo, recuerda que los
IDES Activos son preferibles a los
pasivos. Si te limitas a sentarte en un
rincón e ignorar al Objetivo, es
probable que no llegues muy lejos. Si en
cambio, te ganas el respeto y la atención
del Set, tienes mucho adelantado[671].
Dicho sea de paso, no caigas en un
error típico de muchos novatos al
utilizar el Nega. No olvides que este no
se trata de un insulto expreso. Por el
contrario, el Nega debe parecer inocente
y sincero. Tu meta consiste en negar la
Validación al Objetivo, pero sin que
jamás parezca que esto es lo que
persigues.
De hecho, hay que diferenciar un
verdadero IDES de aquellas muestras
fingidas de desinterés que resultan
demasiado obvias. Esto es importante
porque un mal IDES puede ser
interpretado como un IDI y, por tanto,
una DEV.
Y, por supuesto, no hace falta que te
diga que los IDIs están totalmente
prohibidos en V2, a menos que te
emplees una filosofía mixta entre
Modelo Directo e Indirecto.
En general, para evitar cualquier
posible desliz, confecciona una lista de
todo aquello que haces cuando estás
sexualmente interesado en alguien, y
evítalo. O, mejor, pregúntate: ¿Qué te
sientes tentado a hacer con ella que no
harías con alguien que no te pone nada?
[672]
Ten presente también que, para dotar
de mayor robustez a tus IDES, te
conviene desarmarla[673].
Al negarle así la Validación sexual,
es el Objetivo quien se tiene que ganar
el progreso al siguiente Nivel y
cualificarse. Sin embargo, a veces te
encontrarás con el problema de que el
Objetivo se aburra y quiera marcharse.
O que intente crear otro minigrupo
dentro del grupo en que os encontráis.
Esto es normal.
A fin de cuentas, está acostumbrada
a recibir más atención y de repente se
encuentra inmersa en una situación que
le proporciona muy poco protagonismo.
Por ello, para impedir que se vaya,
échale un Candado.
Echarle un Candado es hacer
cualquier cosa que la obligue a
permanecer en el Set, como pedirle que
nos sostenga algún objeto, asignarle
alguna tarea asistencial o, incluso,
pedirle que escenifique o añada efectos
especiales a una de nuestras historias.
Es decir, cualquier cosa que la mantenga
ocupada o que suponga asignarle alguna
responsabilidad suele funcionar si es
apropiada[674].
Por último, es probable que en esta
fase o fases sucesivas el Objetivo saque
a colación el tema de su novio sin que tú
se lo hayas pedido. Recuerda que el que
hable de su novio no supone
necesariamente un IDES por su parte.
Ya hemos visto que esto puede
hacerlo para ponerte a prueba. En otros
casos, con ello simplemente está
intentando defenderse de la atracción
que le estás creando, esforzándose por
arrastrar su propia mente al Modo
Lógico[675] y salir de un Estado
Favorable.
A veces, incluso, lo dicen
simplemente
para
que
tomes
conocimiento de la situación y no
esperes nada serio más allá de lo
sexual[676].
V3: VALOR M-H
Una vez que ella nos ha mostrado
claramente su interés, ha llegado el
momento de que lo hagamos nosotros.
Sin embargo, dicho interés debe parecer
justificado, y esa es precisamente la
finalidad de esta fase: justificar nuestro
interés.
Dicho sea de paso, pasarás a esta
fase solo con suficientes IDIs. En tu
mano y en tu Calibraje queda el decidir
cuántos son necesarios[677].
Por cierto, en aquellos casos en que
una mujer te abre a ti y muestra un gran
interés en llevar la interacción al
siguiente nivel sin que tú hayas hecho
nada para conseguirlo, nos está
demostrando ya un interés muy claro.
Por ello, ¿tiene sentido acaso que te
dediques únicamente a ofrecer DAVs?
Para dichos casos, y también para
aquellos en que el Objetivo te percibe
ya con un Valor por encima del suyo,
puede ser una buena idea empezar desde
esta fase.
FINALIDAD DE V3: VALOR
M-H
El propósito de esta fase no es otro
que el de legitimar el Romance.
Tratar de pasar directamente de V2 a
R1 puede hacer que parezcamos
inauténticos.
A fin de cuentas, si hasta ahora no
hemos hecho más que ignorarla con
nuestra campaña de desinterés, ¿cómo
va a reaccionar ella ante un súbito
cambio de actitud por nuestra parte?
¿Cómo va a responder si de repente
tratamos de crear confort, confianza y
conexiones emocionales? ¿Qué sentido
tiene que de repente nos mostremos
protectores y que empecemos a ver
señales del destino en nuestro
encuentro?
Ella no siente que haya hecho nada
para merecerse o ganarse nuestro
interés, así que ¿a santo de qué dárselo,
si ni siquiera hemos visto nada en ella
que vaya más allá de un cuerpo?
Saltarnos esta fase podría activar las
Defensas del Objetivo y hacer que el
Factor Fulana entre en juego.
Salvo las escasas mujeres que hayan
salido de casa con la clara idea de echar
un polvo y salvo aquellas con la
autoestima baja y un grado alto de
desesperación, las consecuencias de
olvidar V3 serán más bien negativas.
En definitiva, antes de lanzarnos a
crear Romance debe ocurrir algo que lo
justifique. Y esto es, ni más ni menos,
una atracción legítima por tu parte.
Piénsalo. Hasta ahora tú has estado
demostrando que estás a la altura de sus
estándares, que eres alguien tanto o más
valioso que ella, alguien que puede
relacionarse sin problemas con gente de
su categoría. Ahora que el Objetivo lo
sabe, es su turno de hacerlo.
Así, en V2 tú —sin que ella pensase
que lo hacías a propósito— te
cualificabas ante él y ella encontraba
cosas interesantes en ti. En V3, tú
encuentras cosas interesantes en el
Objetivo. Además, este se cualifica y se
esfuerza para ti. Y tú la recompensas por
ello[678].
HERRAMIENTAS BÁSICAS
DE V3
En momentos determinados de V3
puedes seguir echando mano de las
herramientas propias de la fase anterior,
pues a veces los necesitarás. Con todo,
en esta fase tu atención debe centrarse
sobre todo en cuatro recursos
esenciales, los cuales te ofrezco a
continuación.
Tests de Predisposición: Los
llevamos a cabo para ver si el Objetivo
está maduro o no para avanzar[679].
Aplicaremos el principio Penaliza y
Recompensa[680], utilizando el sistema
de premio intermitente de las actitudes
de obediencia y conformidad y
penalización
de
aquellas
de
desobediencia o desafío.
Esto, como sabemos, nos servirá
para generar una Inercia Favorable[681].
Desarmadores: Se trata de una
clase particular de Rutinas de Valor que
usamos para hacer sentir al Objetivo que
aquello que cree que le da poder sobre
nosotros no lo hace en absoluto[682]. Es
decir, para «desarmarla». No tienen por
qué estar enlatadas, pues a menudo
dependen de la situación.
Aunque se pueden usar en cualquier
momento como Rutina de Valor,
introducir un pequeño desarme en esta
fase resulta altamente aconsejable. Pues,
si la desarmamos justo antes de
cualificarla,
dicha
cualificación
resultará por lo general mucho más
efectiva[683].
Otro rasgo a destacar sobre los
Desarmadores es que, a menudo, logran
por sí solos hacer que el Objetivo
empiece a cualificarse ante nosotros por
iniciativa propia y sin que nosotros la
invitemos a hacerlo. Es decir, sin que
debamos tirar el anzuelo.
Aros Psicológicos: Cualquier cosa
que haces para invitar o tentar a una
persona a que sea ella la que se amolde
a tus peticiones y requerimientos. Se
trata de algo que las mujeres usan
constantemente con los hombres para
establecer su Marco mental en la
interacción. Los Aros Psicológicos son
una clase de Test de Predisposición[684].
Dale y Priva: ¿Recuerdas este
Amplificador?[685] Aunque está muy
bien en prácticamente cualquier
momento de la interacción, resulta más
útil que nunca en V3.
El hecho de dejarle al Objetivo que
empiece a saborear algo agradable y
quitárselo de repente, va a crear un
vacío muy interesante. Dicho vacío
contribuirá a hacer que el Objetivo tome
un papel activo en la interacción e
intente cualificarse ante nosotros.
Cualificadores: Los Cualificadores
son también otra forma de Tests de
Predisposición producto de robarle su
Marco a la TB. Se trata de comentarios,
gestos, preguntas, etc., destinados a
provocar que el Objetivo trate de
demostrar Valor ante ti o trate de superar
los Tests de Aptitud que le planteas[686].
Cualificadores Indirectos: Estos no
son más que formas de crear en el
Objetivo la necesidad de cualificarse
cuando no queremos despertar el menor
recelo. Pasan mucho más inadvertidos,
por lo que pueden resultarnos de
extrema utilidad en determinadas
situaciones[687].
IDIC: El Indicador De Interés
Condicionado, va a ser tu aliado
principal en esta fase. Se llama así
porque es como un IDI o una ADI[688],
pero condicionado a algo que ella
muestre, haga o diga.
En otras palabras, se trata de un
interés por nuestra parte que el Objetivo
se ha ganado de algún modo, pero que
puede perder. Es, pues, la gratificación
básica de que nos servimos para crear
una Inercia Favorable. Pueden ser
emocionales o físicos.
Las razones por las que nos basamos
para ofrecerle un buen IDIC son cosas
como:
1. Que se muestre complaciente. Si
pasa
bien
tus
Tests
de
Predisposición,
tus
Aros
Psicológicos y, en general, se
esfuerza
por
agradarte
y
complacerte, la puedes premiar por
ello.
2. Su hobby.
3. Su trabajo.
4. Cualquier cosa en común.
5. Anécdotas sobre su vida que
muestren una forma de proceder
distinta a la de la mayoría.
6. Cualidades de las que ella habla
con
orgullo.
Estas,
son
generalmente, las mejores.
DINÁMICA DE V3
Por lo general, hay dos formas de
que una persona se sienta cualificada
frente a otra:
Demostrándole Valor
Esforzándose o haciendo cosas por
ella.
Nosotros vamos a explotar ambas
formas de cualificación.
Para hacerlo, nos serviremos a
menudo de lo que se conoce por
Dinámica del Pescador.
Esta es muy simple y se encuentra
perfectamente estructurada. Consta de
cuatro pasos que recuerdan a la
actividad de los pescadores, de donde
obtiene su nombre.
Para
que
entiendas
su
funcionamiento, la veremos aplicada a
una Demostración de Valor. Dicho sea
de paso, nunca estará de más preparar el
terreno con un buen Desarme.
Si ya has hecho un buen desarme en
V2, aquí solo deberás aportar un
pequeño comentario, a modo de
recordatorio de dicho argumento[689]. Un
ejemplo, sería: «Hoy en día todo el
mundo es atractivo…», quitándole
importancia al suyo.
Tira Anzuelo: Al tirar el anzuelo
podrías tender ante ella un Cualificador,
para ver si pica. Siguiendo el hilo del
ejemplo, podríamos decir: «Vamos a
ver, ¿qué es lo que te hace diferente de
todas las demás?».
Ella Pica: El pez pica cuando el
Objetivo se esfuerza por cualificarse
ante nosotros o muestra buena
predisposición ante nuestros Tests. Si no
lo hace, abandona esta fase y vuelve a
trabajar desde V2.
Es decir, responde con un IDES, y a
continuación ofrece nuevas DAVs y
nuevos IDES antes de aplicarle otro Test
de Predisposición. Esto equivale a
eliminar el paso «3. Pega Tirón» de la
Dinámica del Pescador.
Continuando con nuestro ejemplo,
ella picaría al decir algo como: «No
sé… Yo escribo unos poemas
increíbles».
Pega Tirón: Como ha picado, ha
llegado el momento de que demuestres
tu interés con un IDIC. La idea es que
ella vea que el interés arranca de algo
que ella dice o hace, como en este caso
la poesía[690].
Esto es útil porque, aparte de
justificar tu interés, crea en ella el
miedo a perderlo si deja de estar a la
altura. En otras palabras, que invierta
más energía emocional en ti.
Así, podrías exclamar mientras la
miras a los ojos fascinado: «¿En serio?
Vaya, es increíble… No te lo vas a
creer, pero yo siempre leo un poema de
algún amigo antes de acostarme… ¡Me
encanta la poesía!».
Suelta Hilo: Si sigues mirándola
fijamente con cara de obseso, vas a
acabar asustándola. Por ello, lo mejor es
culminar tu IDIC con un IDES, cualquier
otra forma de Autodescualificación o
una simple retirada.
De este modo consigues tanto que se
relaje como que piense sobre lo
ocurrido y llegue a echarlo de menos.
Si te decantas por la retirada, puedes
usar un tono divertido para concluir con
algo como: «Uufff… ahora sí que no
puedo hablar contigo… Fuera de mi
vista, espejismo…». En realidad, no has
hecho con esto más que aplicarle un
Dale y Priva[691]. La Dinámica del
Pescador no es más que un esquema
extremadamente útil que puedes aplicar
a todo tipo de Tests de Predisposición,
como por ejemplo en los Tests de
contacto físico o Kinotests[692]. Y, en
general, puede aplicarse siempre a
cualquier cosa que suponga hacer pasar
al Objetivo por un Aro Psicológico.
Ejemplo:
ANZUELO: «Estoy sediento. ¿Qué
se te ocurre para sacarme de este
estado?».
PICA: «No sé. ¿Quieres que vaya a
la barra y te traiga algo fresquito?».
PEGA TIRÓN: «Eres fantástica.
¿Sabes qué? Creo que estoy empezando
a verte como algo más que una amiga».
SUELTA HILO: «Lástima que haya
decidido tomarme un respiro de mujeres
por un tiempo».
Si en 2 no hubiese picado, siempre
podías haberla obsequiado con uno de
tus Negas o con cualquier otra clase de
IDES.
Pues, como ya sabes, los Tests de
Predisposición se basan en el principio
Penaliza y Recompensa. Te ayudan a
crear una Inercia Favorable, a
establecer tu Marco y a obtener
información importante sobre el estado
de la interacción. Y consiguen también
algo crucial en esta fase: que el
Objetivo sienta que está invirtiendo en ti
de alguna forma.
OBSERVACIONES SOBRE
V3
A veces, V1 y V2 no serán
necesarias, pues el Objetivo mostrará
interés en ti desde el principio. En tal
caso, recuerda: no te esfuerces por crear
Valor donde yo la tienes, pues podría ser
interpretado como una DEV. Además,
estarías creando una Inercia Adversa al
castigar su buena predisposición.
Por ello, si el Objetivo ya parte
ofreciéndote suficientes IDIs, empieza
directamente a cualificarla y a ofrecerle
Tests de Predisposición. Es decir,
empieza desde V3.
Como es lógico, también crearás una
Inercia Adversa si gratificas con IDIs su
mala predisposición. Algo, dicho sea de
paso, de lo que pecan la mayoría de los
Fruscos,
particularmente
los
Fruscoblandos.
Es importante que sepas, además,
que la Dinámica del Pescador debes
llevarla a cabo unas cuantas veces con
varios tipos de Test de Predisposición
para que logre crear una impresión
sólida en el Objetivo.
Con frecuencia, usa también el Dale
y Priva.
Este debe creer que ha logrado
proyectar alto valor, lo cual la hace
merecedora de tu interés.
En suma, tu objetivo es que
experimente dicho interés o atracción
hacia ella como un pequeño éxito, antes
de que el paso al siguiente nivel sea
posible.
A menudo, el Objetivo no superará
tus Tests de Predisposición. Se mostrará
desafiante y con poca voluntad de
contribuir o cooperar. Pues bien, si el
Objetivo falla el Test, debes responder
con IDES y nuevas DAVs antes de
volver a intentar otro Test de
Predisposición.
Esto es, si el Objetivo responde
bien, sigue los cuatro pasos de la
Dinámica del Pescador. Si en cambio
responde mal, sigue el esquema: 1. Tira
Anzuelo 2. Ella No Pica 3. Suelta Hilo
(saltándote el «Pega Tirón»). Y luego
vuelve a trabajar desde V2 hasta que
pique.
En ciertas ocasiones, sin embargo, el
Objetivo
mostrará
una
gran
predisposición e incluso intentará
cualificarse aun cuando tú no la invites a
hacerlo.
En otras palabras, empezará en el
paso 2 de la Dinámica del Pescador
directamente. Evidentemente, eso es un
IDI. En estos casos, solo tienes que
seguir los pasos 3 y 4 y continuar
aplicando
nuevos
Tests
de
Predisposición.
Ten presente que, al igual que los
Abridores, tus IDICs también deben
estar arraigados. Es decir, deben ser
creíbles y resultar naturales[693].
Considera también que un IDIC
puede ser cualquier cosa que hagas, no
necesariamente verbal. Una simple
atención con la mirada que antes no le
prestabas puede hacer el papel.
Otra cosa que debes tener en cuenta
es que el objetivo de esta fase es solo el
de poder pasar a la siguiente, no el de
regalarle la partida[694]. En otras
palabras, no dejes que tus IDICs se
pasen de la raya y te hagan dejar de
suponer un reto para ella.
Si crees que el terreno es pantanoso,
una excelente forma de capturar su
imaginación sin regalarle la partida es
usar IDICs ambiguos. Dile cosas que
insinúen tu interés, pero que no lo dejen
claro. En ningún momento debe
disiparse la duda de su mente.
Si has llevado a cabo correctamente
todos los pasos, es de esperar que al
final de esta fase tu Objetivo se esté
preguntando si te gusta. Es el momento
perfecto para llevar las cosas al
siguiente nivel.
Y, si por lo que sea no has podido
aislar en V2, es el momento de hacerlo.
Por ello, si puedes apártala del Set con
cualquier excusa. Si algo te lo impide,
deberás iniciar la Campaña de Romance
con el Objetivo dentro del Set[695].
R1: ROMANCE
INICIAL
Una vez el Objetivo se ha
cualificado ante nosotros y superado
nuestros Tests de Predisposición en
repetidas ocasiones, nos encontramos en
condiciones de crear Romance.
Excepcionalmente,
también
podremos hacerlo aun cuando no
hayamos tenido ocasión de cualificar al
Objetivo pero tengamos la certeza de
que este ha trabajado mucho por
conseguirnos y nos ha estado
persiguiendo.
Esta es una fase especial porque es
la única en la que la situación permite
que dos personas se conozcan. Las
anteriores existían por una única razón:
poder llegar aquí. Para hacerlo, has
debido desmarcarte del resto, superar
sus Filtros, eludir sus Defensas y crear
razones que justifique un interés por tu
parte.
Dada la naturaleza del juego, es
altamente probable que hasta este
momento ella no haya mostrado su
verdadera naturaleza, al igual que a ti
tampoco te ha estado permitido hacerlo.
Sin embargo, ya estás aquí. Se han
acabado ya los Pilotos Automáticos y
las Máscaras Sociales.
No es que el juego haya terminado
pero ahora puedes, por fin, profundizar
un poco en la persona que tienes
enfrente y mostrarle tu lado más dulce.
Ha llegado el momento, por fin, de que
puedas ser un poco más tú mismo.
Y, por supuesto, ha llegado el
momento de escucharla. Tu escucha ya
no te resta Valor, te lo da. Y, cuanto más
te hable de sí misma, más sentirá que ha
invertido en la interacción, lo cual hará
mucho más fácil tus avances. Además,
podrás usar toda la información que te
ofrezca para calibrar mejor tu juego.
En realidad, la mayor parte del
juego tiene lugar en Romance.
Por último, solo decirte que la
diferencia básica entre R1, R2 y R3 no
es el tipo de dinámica que debe
seguirse, la actitud a adoptar o la clase
de rutinas de que debemos echar mano.
No.
La diferencia principal —y casi la
única— estriba en el lugar donde nos
encontramos.
Así, en Romance Inicial, nos
hallaremos en un entorno muy cercano
—probablemente dentro del mismo
recinto— del Entorno de Valor. Es decir,
del lugar donde nos encontrábamos con
todo el Set y muy probablemente donde
hemos abierto.
En
Romance
Medio
nos
encontraremos en lugares totalmente
distintos y separados del Entorno de
Valor y del Entorno de Seducción.
En Romance Último elegiremos un
entorno muy próximo —a menudo bajo
el mismo techo— al de Seducción.
Así, de V3 a R1 llevaremos a cabo
un Desplazamiento. Para pasar de R1 a
R2, a lo largo de R2 y para pasar de R2
a R3, nos serviremos de numerosos
Traslados. Y, finalmente, de R3 a S1
realizaremos
de
nuevo
un
Desplazamiento.
FINALIDAD DE R1:
ROMANCE INICIAL
Ahora es el momento de encontrar
cosas en común, de hacer que se sienta a
gusto en tu compañía gracias al Confort
y la Confianza. Lo es también de generar
una poderosa Conexión Emocional entre
vosotros.
Y ha llegado la hora asimismo de
tener detalles que comuniquen tu
capacidad para protegerla y dedicarte a
ella, mostrando así Caballerosidad.
Por último, ya es también sazón de
buscar interpretaciones para vuestra
interacción que la hagan parecer
producto de una cadena de casualidades
afortunadas o, mejor aún, que hay
elementos de Predestinación en ella.
En otras palabras, es el momento de
darle un giro claramente romántico a la
interacción.
Como pronto descubrirás, esto no
quiere decir que debas transformarte de
repente en un personaje empalagoso, sin
carácter ni personalidad. No quiere
decir que dejes de lado cuanto has
venido haciendo hasta ahora y que te
olvides por completo del Juego del
Valor.
Ahora bien, sí debes crear un lazo
de Confianza, Confort y Conexión lo
bastante poderosa como para pasar a la
siguiente fase. Quieres darle una razón
para
que
se
interese
en ti
románticamente y quiera conocerte
mejor y más a fondo, ya lo haga esa
misma noche o en días sucesivos.
Esto
nos
permitirá
sacarla
definitivamente del Entorno de Valor.
HERRAMIENTAS BÁSICAS
DE R1
Aisladores: Si no has podido
aislarla aún, resulta crucial que lo hagas
ahora y que la mantengas separada de su
Set al menos por tiempo mínimo que te
permita crear el Romance necesario
entre vosotros.
Si careces de Ala y se trata de un
Doset, es posible que no puedas hacerlo,
a menos que practiques setfusión. En
dicho caso, puedes intentar generar
Confort,
Confianza,
Conexiones
Emocionales, etc., dentro del Set.
Escucha: Las cosas han cambiado.
Ya no es necesario que la ignores o que
la cortes cuando habla. Ahora que ya
hay una razón legítima para que te
muestres interesado por ella, debes
escucharla cuando hable. Esto la
animará a hacerlo más y destaparse ante
ti.
Cuanto más lo haga, más sentirá que
ha invertido emocionalmente en vuestra
interacción y más fácil te resultará
avanzar. Además, te proporcionará toda
clase de valiosa información. La
escucha es, pues, fundamental durante
toda la Campaña de Romance.
Entorno de Romance Inicial: Por
supuesto, para aislar necesitarás un
Entorno de Romance.
En esta fase, suele tratarse de un
emplazamiento próximo al Entorno de
Valor y situado en el mismo recinto,
pues no es de esperar que cuentes con
suficiente Inercia Favorable por parte
del Objetivo para llevarla más lejos.
Antes siquiera de abrir ningún Set,
debes haber estudiado el terreno y
establecido un Entorno de Romance
Inicial.
Rutinas de Romance: Muchas
Rutinas de Valor se convierten en
Rutinas de Romance tan pronto como las
usas a solas con el Objetivo y en un
Entorno de Romance.
Otras de ellas, aunque también
pueden servirte para proyectar Valor y a
menudo son intercambiables con las de
esta etapa, las consideraremos más
Rutinas de Romance en la medida en que
nos ayuden a progresar con nuestra
Kino, a mostrar un aspecto vulnerable en
nosotros, a provocar complicidad y a
despertar en el Objetivo y nosotros un
sentimiento de conspiración.
Lógicamente, también lo serán en
tanto en cuanto contribuyan a generar
Confort y Confianza, a crear una
Conexión Emocional intensa, a hacer
evidente nuestra capacidad para
cuidarla y protegerla (Caballerosidad) o
a fomentar el sentimiento de que hay
algo especial que roza lo mágico entre
el Objetivo y nosotros (Predestinación).
Kinotests: Como ya hemos visto con
anterioridad, los Kinotests no son más
que pequeños Tests de Predisposición
encaminados a permitirte saber si es
apropiado continuar con la escalada
física o no[696].
Es decir, te ayudan a comprobar lo
receptiva que el Objetivo se encuentra a
la escalada física y la probabilidad
existente de que muestre o no
cooperación en ella: algo así como
meter el dedo del pie en el agua antes de
zambullirse[697].
Rutinas de Vulnerabilidad: Son
solo una subclase de Rutina de Romance
que nos permiten mostrar al Objetivo
algunos aspectos de nuestra persona que
nos hace vulnerables o humanos. Algo
de lo que, si no abusamos, juega
especialmente en nuestro favor dentro de
esta campaña.
Rutina de Identidad: Se trata de una
Rutina encargada de ayudarnos a
proyectar una Identidad sólida y fuerte,
así como a conectar dicha Identidad a la
Realidad del Objetivo.
Hablamos de «Conectarla a nuestra
Identidad» cuando logramos que el
Objetivo pueda sentirse identificado con
ella a través de historias que, partiendo
de una posición entendible para ella,
explican cómo hemos llegado a nuestra
situación actual, sobre todo en lo que
concierne a nuestra profesión, objetivos
y áreas de desarrollo personal.
Necesitarás al menos una.
Crear Hielo: Se trata de una
herramienta fundamental a la hora de
condicionar el comportamiento del
Objetivo penalizando comportamientos
poco
deseados
a
partir
del
[698]
Romance
.
Se basa en un uso deliberado de
IDES así como en una actitud fría y
desapasionada cada vez que esta no se
comporte del modo deseado. La idea es
crear en ella una incomodidad mayor
que la que siente cuando la interacción
avanza o pasamos de Nivel.
Así es como logramos desalentar sus
comportamientos poco constructivos y
propiciar la aparición de una Inercia
Favorable.
Dicho sea de paso, al Crear Hielo
resulta crucial que esto parezca
espontáneo y que el Objetivo lo atribuya
a una genuina pérdida de interés por
nuestra parte, sin que jamás sospeche
que se trata de un castigo deliberado o
de una especie de represalia.
Por último, para condicionar
adecuadamente su comportamiento, es
deseable ofrecer al Objetivo un Test de
Predisposición después de Crear Hielo,
para darle así pie a que pueda verse
recompensada por pasarlo.
Combinando estas dos herramientas
es muy fácil obtener progresos en
Romance. Se trata de un recurso que
nunca dejaremos de lado a partir de este
momento.
Dinámica de Celos: A veces el
Objetivo no se da cuenta de cuánto nos
desea hasta que no siente celos y miedo
a perdernos. Por ello, siempre viene
bien disponer de alguna estratagema de
celos.
Esta puede basarse en un Reclamo
que
se
preste
consciente
o
inconscientemente a ello o en algún otro
recurso que logre despertar celos en
nuestro Objetivo.
Cierres de Teléfono: En aquellos
casos en los que, por la razón que sea,
no podamos continuar con la interacción
en ese mismo momento, trataremos de
establecer un Puente Temporal que nos
permita hacerlo en el futuro.
Para ello, necesitarás acordar allí
mismo un encuentro con tu Objetivo,
cerrar con teléfono o e-mail o todas
estas cosas a la vez.
Amarres: Los Amarres son medidas
que tomamos para hacer los Puentes
Temporales más efectivos y minimizar la
de por sí alta probabilidad de que el
Objetivo nos Cuelgue.
Decimos que «nos cuelga» cuando
no responde a nuestras llamadas o
mensajes, cuando cancela encuentros en
el último momento o cuando no acude a
ellos.
Secuestro Mental: Se trata de una
herramienta que sirve para prevenir la
RUM[699].
Aunque explicaremos ambas cosas
más tarde, ten presente que ya desde R1
debes servirte de Rutinas y hacer cosas
que muestren al Objetivo que se está
colando en tu mente, aun cuando tú no
hagas nada para que esto sea así.
DINÁMICA DE R1
Puedes iniciar R1 cuando crees que
el Objetivo ya se ha cualificado bastante
y ha superado suficientes Tests de
Predisposición. En su defecto, también
puedes hacerlo si te ha estado
persiguiendo y se ha esforzado bastante
por acercarse a ti.
Ante todo, si no lo has hecho en
alguna de las fases anteriores, es
conveniente que te decidas a aislar al
Objetivo a lo largo de esta. Puede bastar
un pretexto tan simple como necesitar un
entorno distinto para llevar a cabo tu
Lectura en Frío o poner en orden de una
vez por todas vuestras diferencias, algo
que no desencajará ya que en las fases
anteriores has jugado el rol de llevarte
mal con ella[700].
En cualquier caso, debes disponer
de un Entorno de Romance Inicial, el
cual debes haber preseleccionado antes
incluso de abrir a ningún Set. En casi
todo Entorno de Valor existen zonas más
tranquilas e íntimas, por lo que resultan
más aptas para el Romance. Tu única
misión es localizarlas. En algunos casos,
no podrás aislar. Por ejemplo, te
resultará difícil hacerlo cuando se trate
de un doset y no dispongas de nadie que
te ayude a ocupar al obstáculo[701]. Es
únicamente en este tipo de escenarios
que deberás intentar crear Romance
dentro del Set.
Para generar Romance, presta sobre
todo atención a los principios del Juego
del Romance y a aquellos del Juego de
la Amplificación que más útiles te
resulten.
Paralelamente, sírvete de Rutinas de
Romance.
Por cierto no olvides que, de entre
ellas, debes disponer de al menos un par
de Rutinas de Vulnerabilidad y una
buena Rutina de Identidad.
Las primeras proporcionan realismo
a tus demostraciones previas de Valor,
aparte de hacerte parecer más humano y
ayudarte a despertar sus emociones.
Por otra parte, necesitas contar con
formas de Conectar tu Identidad a su
Realidad, para que aquello que eres y
que haces le parezca más cercano.
La idea es explicárselo de un modo
que tenga Relevancia Emocional para
ella. También puedes ofrecerle historias
que le hagan revivir contigo el trayecto
que te ha llevado desde ser alguien con
quien el Objetivo se pueda sentir
identificada hasta la persona en que te
has convertido, como si ella hubiese
estado presente todo el tiempo.
Si todo va bien, lo normal es que
ella también se anime a hablar. Pues
bien, este es el momento que debes
aprovechar para escuchar al máximo.
Como hemos dicho en repetidas
ocasiones, esto puede beneficiarte
mucho y fortalecer muchísimo las
conexiones entre ambos.
También te conviene iniciar o
continuar tu Kinoescalada. Para facilitar
tu progreso y evitarte errores, puedes
servirte de Kinotests. Y, si se te presenta
la oportunidad de hacerlo, darle algún
que otro beso, pues esto forma parte del
Romance.
Además, debes empezar a usar la
herramienta del Secuestro Mental,
dejando caer indicios de que el Objetivo
se cuela de algún modo en tu
pensamiento, sin que tú puedas hacer
nada para evitarlo.
Desde el momento en que has
logrado generar algo de Romance,
podrás además continuar condicionando
al Objetivo con un sistema de
Penalización y Recompensa que se
basará en combinar la Creación de
Hielo con Tests de Predisposición.
Así,
cuando
muestre
un
comportamiento o actitud indeseada, la
castigarás
Creando
Hielo.
A
continuación la invitarás a superar un
Test
de
Predisposición,
para
recompensarla si lo pasa. Con ello,
contribuirás a establecer una Inercia
Favorable.
Recuerda, eso sí, que la Creación de
Hielo
debe
parecer
un mero
enfriamiento por tu parte totalmente
involuntario e inconsciente, nunca un
castigo planeado. Ten presente también
que, a partir de este momento, la
Creación de Hielo será siempre tu forma
de reencauzar la interacción hasta su
desenlace sexual.
En algún momento de Romance,
puedes introducir en tu juego cualquier
cosa que ponga celoso al Objetivo.
Aunque también puedes hacerlo más
adelante, por lo general R1 es un gran
momento para hacerlo, pues te interesa
que ella se dé cuenta de lo que siente
por ti desde un mismo principio de la
Campaña de Romance. Por esta misma
razón, V2 y, sobre todo, V3 también
pueden brindarte ocasiones apropiadas
para introducir elementos de celos.
Cuando crees que has logrado
generar suficientes elementos de
Romance para que el Objetivo se
encuentre románticamente interesado en
ti, te conviene por último emprender un
Traslado.
Resulta interesante porque, aparte de
facilitarte la creación de Romance al
tenderte entornos más propicios, el
Traslado es en sí mismo un poderoso
creador de Romance. El hecho de que tu
chica abandone contigo un lugar y llegue
sana y salva a otro, hace que te sienta
más familiar y se habitúe más a ti,
generando así Confort.
También hace que aumente su
Confianza en ti y que se sienta más
segura a tu lado (Caballerosidad).
Además, permitirá que compartáis más
cosas en común (Conexión) y que
contemple tu compañía como algo
distinto a la de los demás hombres
(Predestinación).
En este momento, puedes intentar
dos tipos de Traslado. Puedes practicar
una Extracción, llevando al Objetivo o a
todo su grupo a otro lugar.
O, si esto no te parece posible o
apropiado, puedes tratar de establecer
un Puente Temporal, que consiste en
posponer dicho Traslado a otro
momento o día. En este sentido,
intentarás concertar allí mismo un
encuentro, Cerrar con Teléfono o E-mail
o todas estas cosas a la vez.
Cuando intentes crear un Puente
Temporal, debes saber que te estás
arriesgando al Cuelgue[702]. Dicho
riesgo es mayor o menor en función de
la calidad de tu juego, pero siempre
existe. Con los Cierres de Teléfono o Email el riesgo es especialmente elevado.
Para minimizar dicho riesgo de Cuelgue
en los Puentes Temporales, los Aven nos
servimos de Amarres[703].
Los
Amarres
son
medidas
Anticuelgue encaminadas a lograr que el
Objetivo quiera verte tras intentar crear
un Puente Temporal y, por lo tanto, a
minimizar la posibilidad de Cuelgue.
Con todo, el mejor Amarre que
existe es un juego previo muy sólido. A
fin de cuentas, la razón principal por la
que las mujeres nos cuelgan suele ser un
juego previo defectuoso, en el que faltan
elementos necesarios de V3 o Romance.
Otra forma útil de amarrar el Cierre
es el Compromiso, consistente en
establecer una hora y lugar de encuentro
con el Objetivo en el momento de
despedirnos de esta.
En cualquier caso, en el momento en
que consigues llevar a cabo un Traslado
o establecer un Puente Temporal, puedes
dar por concluida R1.
OBSERVACIONES SOBRE
R1
Recuerda que R1 se inicia cuando
crees que el Objetivo ya se ha
cualificado bastante y ha superado
suficientes Tests de Predisposición, y
finaliza en el momento en que consigues
llevar a cabo un Traslado o establecer
un Puente Temporal.
Como ya hemos visto, para trabajar
bien en esta fase, te conviene haber
establecido un Entorno de Romance
Inicial cercano al Entorno de Valor al
que puedas llevar al Objetivo cuando
logres aislarlo.
Para que tus Rutinas de Romance
sean efectivas debes siempre arrastrarla
al terreno emocional, jamás al lógico,
que por lo general va a suponer un
obstáculo frente a tu progreso.
De hecho, tu misión tanto en esta
fase como en las anteriores es influir en
su humor, más que en su opinión.
Cuando
se
muestran insolentes,
desagradables, agrias, descorteses o
agresivas están, por lo general, pidiendo
a gritos que cambies su humor, jamás
que trates de razonar con ellas.
También hemos mencionado que
muchas de las rutinas de R1 y V2 son
intercambiables.
Asimismo,
debes
continuar
cualificándola y aplicando Tests de
Predisposición, la mayoría de las veces
rigiéndote por la Dinámica del
Pescador.
Ten presente por otra parte que ella
va a continuar evaluándote hasta el
mismo instante en que os encontréis
sumergidos en plena relación sexual. En
definitiva, no debes abandonar por
completo ninguna de las actitudes o
clases de rutinas que has venido
utilizando hasta ahora.
Lo único que sí debes reducir son
los Negas, las campañas de IDES
Activo que iniciaste en V2 y todos los
recursos destinados a minar su
autoestima. Si ella se empeña en no
abandonar dicha dinámica, tu misión es
hacerle ver que ya no tiene razones para
hacerlo. Y, si es necesario, Crea Hielo.
Ten presente, además, que con esta
fase iniciamos la Campaña de Romance,
en la que entre otras cosas vamos a
tratar de generar confort. Así que debes
empezar a acostumbrarla al contacto
físico contigo y hacer que se sienta
cómoda y a gusto con él, aun cuando al
principio no lo esté. Es, pues, en esta
fase donde resulta más natural que
inicies la Kinoescalada. Con todo, viene
bien hacerlo antes si se tiene ocasión.
No olvides tampoco que es
altamente probable que en esta fase
debas enfrentarte a sus Tests, si es que
no lo has hecho antes. Sé consciente de
que los Tests son IDIs encubiertos, lo
cual no es óbice para que sepas
afrontarlos y tengas una respuesta lista
para ellos.
Uno de los Tests más frecuentes lo
superarás demostrando que no vas a
tomarte sus explosiones emocionales en
serio, dejando así claro que eres una
persona estable y fuerte. Y, por favor,
¡no se te ocurra fallar en los obvios
Tests sexuales mostrando necesidad!
Cuando te dediques a condicionar su
comportamiento, recuerda que en ningún
momento debe parecer que estás
Creando Hielo a propósito y con la
intención de castigarla. Ella debe
experimentarlo como una genuina y
espontánea pérdida de interés por tu
parte que le retira la Validación.
No olvides tampoco que la finalidad
principal de este recurso es hacer que se
sienta más incómoda con la falta de
progreso que permitiendo que la
interacción avance[704].
Habrá ocasiones, no obstante, en que
todo te saldrá a pedir de boca. En tales
casos, no olvides que existe un elemento
fundamental para la creación de
Romance y al que no hemos dedicado
demasiada atención hasta el momento: la
escucha.
Escuchar suele ser vital en esta fase.
Si te ha ofrecido suficientes IDIs y
notas que está intentando crear
Confianza y Conexiones u ofreciendo
DAVs, es que ha llegado el momento de
escuchar.
En tal caso, no te empeñes en
encajar siempre alguna palabra entre las
suyas, no lo estropees. Porque, cuanto
más te hable sobre ella, cuantas más
cosas te diga que no suele decir a otros
hombres, más conectada a ti se sentirá.
En otras palabras: llega un momento
en el que hay que cerrar el pico y
escuchar. Y, cuando esto ocurre, se trata
de la parte en la que te muestras más
interesado que interesante.
Hemos visto también que, cuando
trates de establecer un Puente Temporal,
puedes servirte de Amarres y
Compromisos.
Los Amarres son cualquier clase de
medidas Anticuelgue preventivas.
El Compromiso también nos ayuda a
amarrar un Cierre o Puente Temporal,
haciendo el Cuelgue mucho más
improbable. Consiste en acordar un
encuentro con el Objetivo, estableciendo
lugar y hora concretos. Cualquier excusa
ligeramente plausible puede bastar. Por
lo general, conviene disfrazar el
encuentro de algo breve, desenvuelto e
informal que planeas hacer de todos
modos.
Si cierras sin crear un Compromiso,
cuando quiera que reanudes la
interacción trata de llevar al Objetivo al
Estado Emocional Favorable en que la
dejaste, el cual es más que probable que
haya dejado atrás después de cualquier
Puente Temporal, por pequeño que sea.
Tu intención es que se sienta muy
cómoda contigo. Muéstrate siempre
divertido, da a entender que no te afecta
el rechazo o los Cuelgues.
Es más, da a entender que los
encuentras cucos o graciosos. Esto, por
supuesto, no quiere decir que no
penalices
sus
comportamientos
negativos, sino que lo hagas desde el
buen humor, el cariño y la
autosatisfacción.
Por último, recuerda que el Cierre
de Teléfono o E-mail no es una finalidad
de esta fase, sino uno de los muchos
pasos que deberemos dar en la
interacción.
Solo el jugador inexperto se despide
del Objetivo con una sonrisa triunfal
justo después de haber obtenido su
teléfono.
El Aven, por el contrario, hará que
esto parezca una parte del proceso más
totalmente normal, sin hacer de ello
ningún hito o acontecimiento. Y, como es
lógico, tras obtener su número se queda
unos minutos hablando con el Set y el
Objetivo.
Por otra parte, la Extracción elimina
los efectos negativos del Puente
Temporal de la forma más directa:
eliminando el mismo Puente Temporal.
Se trata de una gran opción.
A fin de cuentas, si ambos tenéis
intereses románticos, os sentís atraídos y
os gustaría conocer mejor a la otra
persona, ¿qué razón hay para
posponerlo?
Si optas por la Extracción, a
continuación te interesa llevar a cabo
tantos Traslados con tu Objetivo como
os resulte posible, con el propósito de
crear el Efecto Multicita.
Este se refiere a la ilusión que se
crea entre el Objetivo y tú de haber
compartido ya varios encuentros sin que
estos se hayan realmente producido, o
habiendo comprimido estos en un lapso
de tiempo reducido.
Si se practica bien, al cabo de unas
pocas horas tu Objetivo se sentirá tan
cómoda contigo como si fuese tu pareja
de varias semanas. Con todo, esto ya
forma parte de R2, que pasamos a
estudiar a continuación.
R2: ROMANCE
MEDIO
¿Has logrado ya extraer al Objetivo
del recinto donde la has conocido y os
encontráis juntos explorando otros
lugares? ¿Has establecido un Puente
Temporal y deseas mantener un
encuentro con ella?
En cualquiera de estos dos casos,
podemos decir que te encuentras en R2:
Romance Medio.
A partir de este momento, puede que
necesites trabajar a distancia. Si es así,
deberás usar Rutinas a Distancia, como
los mensajes y llamadas. En tales casos,
puede que necesites servirte de
herramientas como la Falsa Invitación o
la Falsa Aceptación.
Una vez logres un encuentro con tu
Objetivo, vas a realizar bastantes
Traslados con él, la práctica totalidad
de los cuales va a verse dirigida a
Entornos de Romance Medio.
Estos se caracterizan por ser
emplazamientos aptos para la creación
de Romance y por encontrarse
relativamente alejados del Entorno de
Valor o Encuentro y del Entorno de
Seducción o Sexo.
Aparte de esto, tu «política» va a ser
muy similar a la de la fase anterior. Vas
a
seguir
usando
las
mismas
herramientas, con excepción de aquellas
encaminadas a aislar, cerrar o crear un
Puente Temporal.
Es decir, vas a seguir sirviéndote de
Rutinas de Romance, proyectando una
fuerte Identidad, etc.
El Romance Medio es, por lo
general, la fase más larga del Varose.
FINALIDAD DE R2
El objetivo básico de R2 es
consolidar los elementos de Romance
que has empezado a crear en la fase
anterior.
Además, al final del Romance
Medio, el Objetivo tiene que sentirse lo
bastante a gusto, cómodo y seguro, y
debe experimentar un grado de conexión
emocional y de confianza con nosotros
lo bastante alto como para que le
apetezca venir con nosotros a un Entorno
de Seducción.
A veces esto lo lograremos sin
separarnos mucho de ella y, otras, en
medio de un Puente Temporal. En tales
casos, nos serviremos de Rutinas a
Distancia.
Dicho sea de paso, de todos los
elementos de Romance, los principales y
aquellos que más debes crear durante
esta campaña son el Confort y la
Confianza.
HERRAMIENTAS BÁSICAS
DE R2
Llamadas y Mensajes de Confort:
A menos que toda la interacción se
desarrolle en un mismo día o noche, es
probable que debamos enviar mensajes
de texto o realizar llamadas por
teléfono.
Las llamadas y mensajes de Confort
no pretenden concertar un encuentro con
el Objetivo, pues esto puede resultar
frío y muy previsible. Son, por el
contrario, un elemento que nos ayuda a
desmarcarnos y a desconcertarla, a
seguir proyectando valor y a que el
Objetivo se acostumbre a nosotros y nos
empiece a ver como una parte normal de
su vida. Por supuesto, en una de estas
llamadas o mensajes podemos acordar
un encuentro.
Falsa Invitación: La finalidad de la
Falsa Invitación es ofrecer una DAV y
crear un Amarre, a menudo posterior al
Cierre. Consiste en llevar a cabo una
invitación teniendo una gran certeza de
que no va a ser aceptada, lo cual te
permite llenarla de elementos de Valor,
como la Prueba Social o una vida muy
Alfa.
Invitarla, por ejemplo, a hacer Ala
Delta con unas amigas en un par de
horas sería un ejemplo un tanto
exagerado de Falsa Invitación en la
mayoría de los casos, pero puede darte
una idea de cómo funciona.
Falsa Aceptación: La Falsa
Aceptación persigue, al igual que la
Falsa Invitación, ofrecer una DAV
basada en principios similares. Además,
con frecuencia es una forma excelente de
superar
las
posibles
Trampas
[705]
Sociales
que te tienda el Objetivo.
La idea básica de la Falsa
Aceptación es hacer creer al Objetivo
que hemos caído en su Trampa Social.
Además, aprovechamos el movimiento
para subcomunicar Valor y para lograr
que el hecho mismo de que finalmente
no acudamos, nos haga también parecer
más Alfa.
Un ejemplo de Falsa Aceptación
sería responder a una Trampa diciendo
que estás con unos amigos o amigas en
tal o cual sitio y que probablemente
luego os pasaréis por donde está ella.
Así, le haces creer que aceptas su
invitación, cuando en realidad no tienes
la menor intención de hacerlo. Además,
ofreces Prueba Social.
Plan de Encuentro: Tanto si
realizas los Traslados propios de R2 la
misma noche en que conoces al Objetivo
como si lo haces tras un Puente
Temporal, te conviene contar con varios
«planes» e «itinerarios» de lugares y
actividades que te permitan ofrecer unas
cuantas horas inolvidables a cualquier
mujer con la que salgas.
Tu misión es haber diseñado ese
tiempo de antemano, asegurándote de
que todo juegue en tu favor y, a la vez,
parezca algo espontáneo e informal que
va surgiendo sobre la marcha.
Los Planes de Encuentro se basan en
el principio de la Punta del Iceberg y te
permiten ofrecerles a los diversos
Objetivos a los que lleves contigo la
noche o el día de su vida, sin que
piensen que te has esforzado por
hacerlo.
Como todo lo que tienes que hacer
es dedicar meses y años de tu vida a
perfeccionar unas pocas que usarás una
y otra vez, es de esperar que esto no te
resulte tan difícil[706].
Cierres de Beso: Lo mejor suele ser
besarla en R1. Pero si no la has besado
aún, es importante que lo hagas en esta
fase, pues de lo contrario te arriesgas a
que interprete el Romance erróneamente
y te solamiguee.
Para ello, además de con tu
imaginación, contarás con varias rutinas
especialmente ideadas para que
consigas besar al Objetivo.
Conócelas, pero no las apliques
dogmáticamente, pues besar a una chica
puede llegar a ser algo muy sencillo.
Limitación
Temporal:
Es
fundamental en la Apertura y puede
usarse en muchos otros Pasos de Nivel.
Pues bien, al trasladar al Objetivo de un
Entorno de Romance Medio a un lugar
cercano al Entorno de Seducción,
servirse de ella puede suponer la
diferencia entre una noche de sexo
salvaje
y
una
buena
sesión
masturbatoria.
DINÁMICA DE R2
Si cerraste R1 con teléfono o e-mail
y tratas de crear un Puente Temporal, tu
objetivo principal es reanudar la
interacción. Para ello, debes ser capaz
de seguir proyectando Valor y creando
Romance desde la distancia. Deberás,
por tanto, servirte de Rutinas a
Distancia.
En este sentido, puedes hacerle una
llamada o —a menudo mejor— enviarle
algún mensaje con una Falsa Invitación.
Para crear Romance, puedes utilizar las
Llamadas y Mensajes de Confort, cuyo
único cometido será solo el de tantear el
terreno y mejorar su predisposición,
pero sin intención de concertar un
encuentro.
Si ella te tienta con alguna Trampa
Social, puedes responder con otra,
rechazarla alegando algo mejor que
hacer o servirte de una Falsa
Aceptación.
Cuando por fin vayas a verla, suele
ser muy positivo iniciar Romance Medio
con una pequeña visita del Objetivo a
nuestra casa, especialmente si en ella se
encuentra el Entorno de Seducción.
La finalidad de esta no es iniciar
ningún proceso de seducción, sino hacer
que el Objetivo se familiarice con el
lugar y sienta curiosidad por él.
Queda con ella cerca de tu casa y
dile que estás al teléfono o inventa
cualquier otra excusa para que suba un
momento a recogerte. Después, déjala
que eche una rápida ojeada a tu lugar y
luego sácala de allí casi con prisas.
Entonces, tanto si ya estás con el
Objetivo en la calle como si nunca te
has separado de ella desde que os
conocisteis, debes poner en marcha la
dinámica de R2, basada en los
Traslados. Por ello, te resultará
extremadamente útil disponer de un Plan
de Encuentro.
La función del Plan de Encuentro es
doble.
Por un lado, te permite deslumbrar
al Objetivo, pues si el plan es bueno ella
va a pensar que todo lo que hacéis surge
de forma espontánea y natural, toda vez
que te asiste en demostrar un sinfín de
cualidades de Valor y en crear
condiciones inmejorables para el
Romance.
Por otro lado, te brinda la
oportunidad de mostrarte en total control
de la situación y dirigirla en una ruta de
momentos inolvidables. Y a medida que
pongas en práctica, una y otra vez, el
mismo Plan de Encuentro con numerosas
mujeres, irás perfeccionando una
poderosa «herramienta de cortejo».
Piensa que, en definitiva, la idea
básica del Plan de Encuentro es lograr
que el mayor número posible de
condiciones juegue en tu favor, y eso es
algo que el tiempo y la práctica ayudan a
mejorar.
Dicho sea de paso, te conviene
contar con varios Planes de Encuentro,
para poder lidiar con diferentes
situaciones. Hablo de cosas como
cuando R2 se divide en varios
encuentros, como a contar con planes
adaptados a diferentes días de la semana
o épocas del año, etc.
Pues bien, una vez inmerso en tu
Plan de Encuentro, vas a continuar
sirviéndote de los recursos propios de
la fase anterior, con excepción de
aquellas encaminadas a aislar, cerrar o
crear un Puente Temporal.
La única diferencia es que ahora vas
a contar al menos con dos importantes
elementos que te confieren cierta
ventaja:
El Objetivo ya ha invertido
claramente en ti.
Si tu Plan de Encuentro es bueno,
ahora el entorno juega en tu favor. A
diferencia de lo que ha ocurrido hasta
ahora.
Por lo demás, vas a seguir una
«política» muy similar a la de R1. En
este sentido, continuarás sirviéndote de
Rutinas de Romance, proyectando una
fuerte Identidad, explotando elementos
de Vulnerabilidad y el efecto positivo
que el Traslado en sí mismo tiene sobre
el Romance.
Además,
vas
a
centrarte
especialmente en generar Confort y
Confianza, priorizando esto sobre todo
lo demás.
También vas a seguir aplicando muy
seriamente los principios del Juego del
Romance, especialmente el de Focos a
Ella. Así, vas a escuchar y prestar
mucha más atención a tu Objetivo de lo
que lo has hecho en fases anteriores.
Otro aspecto importante que
tampoco debes descuidar es el progreso
físico. Por ello, avanza en la
Kinoescalada. Tu objetivo es lograr que
el Objetivo se sienta cada vez más
cómodo con tu proximidad y contacto
físico, de manera que este vaya a más.
Como es lógico, seguirás sirviéndote
de Kinotests y seguirás utilizando el
principio de Penaliza y Recompensa,
creando hielo cuando sea necesario o
premiando al Objetivo bien cuando este
coopere en la Kinoescalada, bien
cuando
pase
otros
Tests
de
Predisposición.
En definitiva, solo debes Crear
Hielo en la medida en que hacerlo te
permita alcanzar tu fin. Este,
básicamente, se resume en que se sienta
más incómoda no obteniendo avances
que aceptándolos.
Es decir, ella debe experimentar
como más incómodo y brusco que le
neguemos nuestra atención que dejarse
llevar suavemente «escalera arriba». De
esta forma, a veces lograremos que sea
ella misma la que lleve la iniciativa en
la Kinoescalada u otros aspectos de la
interacción.
Por
cierto,
para
hacer
la
Kinoescalada más fluida y natural,
puedes servirte de Amplificadores como
el Priva y Dale, Dale y Priva, Dos
Adelante y Uno Atrás y, en general,
todos aquellos relativos al Máximo
Impacto. Gracias a todo esto crearás
expectación,
provocarás
Estados
Favorables, elevarás la Temperatura de
Compra y evitarás que se activen las
Defensas.
Recuerda también que en esta fase te
conviene besarla si es que no lo has
hecho antes. Así, lograrás dejar las
cosas claras y evitarás el riesgo de que
te solamiguee. Con este fin, puedes
servirte si quieres de algunos Cierres de
Beso enlatados, que te ofrezco en este
manual.
Por cierto, no hagas una montaña del
Cierre con Beso.
En ciertos casos no se produce hasta
la Campaña de Seducción.
Y cuando tiene lugar antes, debes
considerarlo solo como un elemento más
de Romance especialmente útil para
generar Confort y Confianza, nunca un
fin en sí mismo. Vamos, no caigas en la
trampa de intentar excitarla con tus
besos, pues solo por eso puedes dar al
traste con todo tu juego.
A menudo, R2 termina dividiéndose
en varios encuentros con el Objetivo,
por lo que conviene contar con varios
Planes de Encuentro.
A título orientativo, te diré también
que por lo general R2 comienza cuando
consigues trasladar al Objetivo a un
Entorno de Romance alejado del lugar
donde abriste a su Set y termina cuando
ambos os trasladáis a un lugar cercano
al Entorno de Seducción.
Este último traslado suele llevarse a
cabo con la ayuda de una Limitación
Temporal[707].
OBSERVACIONES SOBRE
R2
Recuerda que de todos aquellos que
forman el Romance, los dos elementos
más importantes son el Confort y la
Confianza.
Otra cosa que mucha gente
malinterpreta es la función del beso. En
este sentido, debes tener claro que el
beso no es una herramienta de
Seducción, sino de Romance. Sirve,
sobre todo, para generar Confort y
Confianza.
Al kinoescalar, aplicaremos de un
modo particular el principio de Penaliza
y Recompensa, como haríamos con
cualquier otro Test de Predisposición.
En este sentido, intentaremos llevar
a cabo el siguiente paso a donde nos
encontramos y, si se siente incómoda
con él, la penalizáramos creando hielo y
deshaciendo todo lo que habíamos
hecho. A menudo, no se tratará de Dos
Adelante y uno Atrás, sino de Uno
Adelante y Dos Atrás.
Es decir, a veces retrocederemos
incluso de fase si es necesario. En
cualquier caso, el grado del castigo
debe también ser correlativo al de su
delito y de cuánto o no está cooperando.
Dicho sea de paso, el principio de
Penaliza y Recompensa no es algo
opcional. Por el contrario, resulta muy
importante.
A fin de cuentas, si no eliminamos
todo contacto y detenemos la
Kinoescalada en el momento en que el
Objetivo empieza a sentirse un poco
incómoda con él, solo lograremos que
acabe sintiéndose más incómoda aun,
con el resultado de que al final será ella
quien interrumpa la Kinoescalada.
Y si ella interrumpe el progreso más
de lo necesario, no tardará en crearse
una Inercia Adversa.
Por otra parte, es importante que la
interacción avance y «vaya a más».
De hecho, si no llevas las cosas al
terreno físico cuando es el momento de
hacerlo, puede que esa mujer con la que
interactúas desaparezca de tu vida para
siempre. En otras palabras, no tratas de
pasar siempre de fase solo porque
puedes querer o te puede apetecer. Lo
haces porque en muchos casos es una
necesidad de la propia relación. Como
sabemos, esto se debe a su Lógica
Retroactiva[708].
R3: ROMANCE
ÚLTIMO
Podemos decir que nos encontramos
en Romance Último cuando hemos
logrado llevar al Objetivo a un Entorno
de Romance próximo al Entorno de
Seducción.
A partir de ahora, ya no habrá más
Traslados, solo Desplazamientos.
Para llegar hasta aquí, seguramente
has usado una Limitación Temporal y
algún pretexto útil. No es que ella no
quiera tener sexo contigo. Simplemente,
no quiere sentirse culpable por ello.
Si le preguntan en el futuro, quiere
responder: «subimos a ver su colección
de peces tropicales y surgió» más que
decir: «me preguntó si quería subir a
echar un polvo con él, y le dije que
sí»[709].
Si como te recomiendo, además has
logrado que ya estuviera antes en dicho
entorno, esto también habrá facilitado
las cosas bastante.
FINALIDAD DE R3
El principal objetivo de R3 es
efectuar un desplazamiento de un
Entorno de Romance a un Entorno de
Seducción.
Si todo está correcto, el Entorno de
Romance Último no puede encontrarse
muy lejos de aquel de Seducción, por lo
que esto no debe resultar excesivamente
difícil. Generalmente se trata de tu
dormitorio.
A veces las cosas irán «sobre
ruedas», en tanto que en otras ocasiones
deberás echar mano de todos los
recursos que tu juego pueda brindarte.
Sea como fuere, en R3 debes seguir
creando Romance con el Objetivo hasta
que llegue el momento de desplazarse al
lugar de Seducción.
HERRAMIENTAS BÁSICAS
DE R3
Cierres de Beso: Si no la has
besado en la fase anterior, puedes
necesitar hacerlo en esta.
Resistencia de Pega: Resistencia
falsa que utiliza el Aven para anticiparse
a la resistencia del Objetivo, robándole
así el Marco y reduciendo las
posibilidades de que esta tenga lugar o
resulte problemática.
Aunque se puede usar en cualquier
momento en que la interacción tenga que
avanzar, resulta especialmente indicada
a partir de Romance Último.
Finalizadores: Los Finalizadores no
son más que formas de pasar de R3 a
S1. Por lo general, suelen consistir en
Rutinas que te permiten desplazar al
Objetivo de la zona de Romance Último
a la de Seducción, o iniciar alguna clase
de actividad que tiende a llevar a un
desenlace claramente sexual.
A veces se trata de simples
posesiones que, guardadas en tu
dormitorio, pueden servirte como
excusa.
Técnicas de PNL: Si dominas las
técnicas de la PNL aplicadas a la
seducción, puedes usarlas en cualquier
momento de la interacción siempre que
lo hagas bien. Con todo, a partir de esta
fase
sus
efectos
pueden
ser
devastadores.
DINÁMICA DE R3
Como ya hemos apuntado, R3
comienza cuando trasladamos al
Objetivo a un Entorno de Romance
contiguo al Entorno de Seducción, y
termina cuando nos desplazamos a este
último.
Por ello, antes siquiera de plantearte
progresar en este juego, debes contar
con al menos un Entorno de Seducción
apropiado. ¿Imaginas lo frustrante que
puede ser llegar hasta aquí para darte
cuenta de que no puedes finalizar por no
disponer de lugar para hacerlo?
Si cuentas con dicho lugar, junto al
cual debe haber un Entorno de Romance,
puedes ponerte manos a la obra. En
realidad, hay muchas formas de pasar de
R3 a S1.
A veces, basta tener algo en tu
dormitorio o Entorno de Seducción que
te sirva de pretexto para llevar al
Objetivo allí y, una vez en dicho lugar,
empezar a besarla.
En otras ocasiones te convendrá, una
vez te encuentres en un Entorno de
Romance Último, generar Romance
como es habitual. Y, en un momento
dado, empezar a besarla.
Después, puedes por ejemplo parar,
llevarte al Objetivo al Entorno de
Seducción y pedirle que te eche una
mano en crear ambiente.
Al cooperar activamente en la
creación de un Entorno de Seducción se
activan en ella ciertos mecanismos y
asociaciones que hacen mucho más
probable su falta de resistencia[710].
En cualquier caso, casi siempre vas
a necesitar besarla antes. Si ya lo has
estado haciendo en fases previas,
resultará mucho más fácil. Si no, ya no
tienes excusa para no intentar uno de los
Cierres con Beso que te enseño en este
libro.
También puedes encontrar algunos
Finalizadores
entre
el
Material
Enlatado, todos los cuales explican
formas de pasar de R3 a S1.
Es en este contexto, también, donde
las técnicas de PNL resultan más
efectivas. Si tienes cierto dominio, te
aconsejo que empieces a poner en
práctica ahora tus conocimientos de
PNL. Podrás seguir usando sus
principios durante la siguiente fase.
Por último, si crees que en tus
avances puedes encontrar resistencias,
¿por qué esperarte siempre a que el
Objetivo reaccione negativamente para
castigarla Creando Hielo? Recuerda
que, a menudo, viene bien anticiparte a
sus
objeciones.
Hazlo
usando
Resistencia de Pega.
OBSERVACIONES SOBRE
R3
Siempre que el tiempo y la situación
te lo permitan, trata de seguir los pasos
del Varose. En otras palabras, no dejes
que tu impaciencia lo estropee.
Si sientes que debes forzar una
situación, es porque probablemente te
falta juego o te has saltado algún paso.
Ahora bien, ¿qué debes hacer en
tales casos? Después de todo, habrá
ocasiones en que todo parezca ir mal y
que la situación se escapa de tu control.
Pues bien, yo te recomiendo que
pese a ello pases siempre a la acción,
aun cuando esto suponga comprometer
un poco la elegancia.
A fin de cuentas, los casos perdidos
son los más idóneos para realizar
experimentos. Explótalos porque, en el
peor de los supuestos, solo puedes
aprender y mejorar.
Dicho sea de paso, mantén los ojos
abiertos y la mente despierta frente a la
oportunidad. En este manual te
ofrecemos un buen número de
Finalizadores, pero eso no quiere decir
que no puedas encontrar los tuyos
propios o aprovechar las ocasiones que
te brinde la situación para elaborarlos
sobre la marcha y a medida. La mayoría
de los Finalizadores que encontrarás han
sido, después de todo, concebidos en
situaciones reales.
Además, como ya hemos visto, a
veces tu Calibraje te indicará que el
Objetivo está a punto de mostrar
reparos. Pues bien, si ella tiene reparos,
anticípate a estos. Haz una regla de
mostrar siempre falsos reparos antes de
que lo haga ella.
Por estúpido que parezca, la
Resistencia de Pega le roba el Marco al
Objetivo y relaja sus Defensas. Además,
genera confianza, crea conexiones y
proyecta Valor, entre otros rasgos
positivos que no vale la pena detallar.
Aunque viene bien para prevenir la
activación de los Mecanismos de
Defensa del Objetivo en cualquier fase
en que nos encontremos y necesitemos
avanzar, la Resistencia de Pega resulta
especialmente útil en R3, S1 y S2.
S1: EXCITACIÓN
Si estás ya con el Objetivo en un
Entorno de Seducción, te encuentras ya
en la Campaña de Seducción.
En Excitación, aún no habéis
mantenido una relación sexual, pero
estáis a punto de entrar en lo que se
conoce por Intimidad Profunda. Sin
embargo, aunque te encuentras ya en el
último tramo del camino, este no está
exento de peligros.
Ten especial cuidado con los errores
de última hora que podrían echarlo todo
a perder, como mostrar urgencia,
necesidad, inseguridad o falta de
consideración en esta fase.
En otras palabras, ocúpate tanto de
avanzar como de no perder lo que has
conseguido hasta el momento.
Por lo demás ya puedes, por fin,
excitarla.
FINALIDAD DE S1
Tu principal misión en la fase de
Excitación es, obviamente, excitar al
Objetivo, y hacerlo de tal manera que
las posibilidades de RUM[711] queden
minimizadas.
Como es lógico, esto implicará
aprovechar y mantener los elementos de
Romance creados en las fases previas.
Y, sobre todo, no estropear lo que has
conseguido.
HERRAMIENTAS DE S1
Aparte de todo lo que te enseñe la
experiencia,
te
ofrezco
algunas
herramientas que te servirán de utilidad
para crear excitación sexual en tu
Objetivo.
Principios de Máximo Impacto: Los
principios de Máximo Impacto del Juego
de la Amplificación pueden reforzar tu
juego prácticamente en todo momento de
la interacción. Sin embargo, en la fase
de
Excitación
obran
auténticas
maravillas[712].
Otros principios de la Personalidad
del Aven: En general, muchos de los
consejos de este manual pueden ayudarte
en los juegos preliminares que preceden
al coito.
Además de en aquellos del Máximo
Impacto, puedes encontrar consejos
extremadamente útiles en Confianza y
Seguridad,
Espíritu
Aventurero,
Diferenciación Atractiva, Tu Realidad
Es Más Fuerte, Focos A Ella, Surfea
Por Sus Estados Favorables, Escasez,
Que Se Lo Gane, Explota Su Lógica
Retroactiva y La PNL Como
Amplificador.
Maestría Sexual Preliminar: A
partir de ahora, hazte un experto en el
arte de la caricia y el beso sensual.
Aprende sobre todo aquello que permita
excitar sexualmente a otra persona.
Recuerda que esto tiene un peso
particular en el caso de las mujeres,
cuyo deseo sexual se parece más al
control de volumen de un aparato digital
que, como ocurre en el caso del hombre,
a un interruptor. A partir de esta etapa,
la maestría jugará un papel crucial.
DINÁMICA DE S1
La fase de Excitación empieza en
cuanto has llevado al Objetivo a un
Entorno de Seducción. A partir de aquí,
a menudo viene bien implicarlo en la
ambientación de dicho entorno. En
ciertas ocasiones, en cambio, también
puedes «ir directamente al grano».
Recuerda que es una gran idea que el
Entorno de Seducción incluya cosas
como
velas,
incienso,
música
especialmente elegida para la ocasión y
cualquier cosa que se te ocurra que
pueda hacer el encuentro más especial y
único en un sentido u otro.
Dicho esto, es importante que el
Objetivo no se sienta como si acabara
de caer en una trampa. Es por eso que el
Aven refuerza el Marco de que es ella la
que quiere estar allí y la invita a tomar
parte en la creación del Entorno de
Seducción, así como en los rituales
propios de esta fase dentro de cualquier
pareja establecida.
En este sentido, puedes pedirle que
vaya encendiendo velas, incienso, etc.,
mientras tú preparas las bebidas o a
cuidar de tu aseo personal. Al salir, le
puedes decir que puede ir al baño si
quiere.
A continuación, tanto cuando vuelva
de él como si no ha ido, debes iniciar el
jugueteo sexual.
Aquí, te recomiendo que no lo
enfoques como una carrera de base a
base en la que se te va a puntuar en
función de la distancia que recorras,
sino como un juego, una aventura en la
que ambos rastreáis nuevas sensaciones
y os exploráis el uno al otro.
Como ya hemos visto, muchos de los
principios enseñados en este manual
sirven para excitar sexualmente a una
mujer.
Por ejemplo, La Espera, El Dale Y
Priva, El Priva Y Dale, El Contraste, La
Impredecibilidad, La Montaña Rusa y
otros muchos Amplificadores son
geniales cuando se aplican a los juegos
sexuales que preceden al intercurso[713].
O, incluso, a la experimentación sexual
en general.
También te resultará extremadamente
útil centrar tu atención en ella en lugar
de hacerlo en ti, y llevar a la práctica
otros principios de la Personalidad del
Aven[714].
Por último, cuando creas que se va a
producir, sigue anticipándote a sus
objeciones con Resistencia de Pega. Di
cosas como: «No deberíamos estar
haciendo esto» o «¿Te das cuenta de que
esto es una locura?», pero sigue adelante
con la excitación.
Si todo va bien, terminaréis con una
relación sexual completa y el juego
habrá concluido.
Si
surge
algún
problema,
probablemente estarás enfrentándote a lo
que se conoce por Resistencia del
Último Momento o RUM. Superar dicho
problema, sin embargo, ya forma parte
de S2.
OBSERVACIONES SOBRE
S1
En esta fase es vital que te centres en
ella y no en ti. Además, deja claro con tu
actitud que ves el sexo como una
experiencia compartida de la que ella va
a disfrutar y no como una especie de
trofeo tuyo.
También hemos dicho que muchos de
los principios expuestos en el manual
funcionan también cuando se aplican a
los juegos sexuales preliminares al
intercurso.
Aparte de esto, te recomiendo que
aprendas tanto como puedas y que
saques el máximo partido de toda
circunstancia que pueda enseñarte a ser
más sensual y a excitar más a una mujer
antes del coito.
Tener conocimientos sobre cosas
como los masajes y las caricias
sensuales, saber besar realmente bien,
estar familiarizado con todas sus zonas
erógenas, dominar varios juegos
sexuales, etcétera, puede resultarte de
enorme utilidad en esta fase.
Es decir, no te limites a disfrutar del
sexo con tus compañeras. Conviértete en
un apasionado del aprendizaje sobre las
innumerables maneras de dar placer y
excitar a otra persona.
A partir de ahora, no desperdicies
ocasión de aumentar tu maestría en la
habilidad de proporcionar placer. Tu
meta es simple: convertirte en el mejor
amante que hayan tenido jamás.
Piensa que, además del servicio
directo que dichos conocimientos y
habilidades te prestarán, estas lograrán
paralelamente proporcionarte una gran
confianza, lo cual no puede sino mejorar
tu juego.
S2: RUM
A menudo nuestro juego no ha sido
todo lo sólido que desearíamos. Puede
que hayamos dejado de lado algún paso
importante, que no lo hayamos aplicado
correctamente o que un mal Calibraje
nos haya hecho equivocarnos.
Todo esto no hace sino aumentar las
posibilidades de que el Objetivo ofrezca
Resistencia del Último Momento o
RUM.
Ahora bien, incluso si tu juego ha
sido inmejorable, puedes acabar
encontrándote con la RUM en tu camino.
No desesperes, pues se trata de algo
totalmente normal. Tampoco culpes a la
chica, porque su resistencia y miedo son
totalmente legítimos.
Como ya hemos observado en más
de una ocasión, los humanos contamos
con un circuito emocional obsoleto.
Tanto en el caso de los hombres
como en el de las mujeres,
experimentamos emociones que no
juegan un papel útil en nuestros días. Sin
embargo, sí lo hicieron durante los miles
de años en que nuestra especie fue
evolucionando hasta lo que somos hoy
en día.
En aquel periodo de nuestra historia,
no existían anticonceptivos. Sexo
equivalía, pues, a reproducción. Por esta
razón, una mujer se jugaba mucho más
que un hombre en una relación sexual.
Y, aunque hoy día y con las medidas
de protección adecuadas los riesgos
físicos son muy parecidos para ambos
sexos, la programación emocional de la
mujer no está al tanto de este hecho.
En otras palabras, aun cuando una
mujer piense que el sexo carece de
trascendencia, no lo siente de esa forma.
Ella sigue experimentando una gran
conmoción emocional, mucho mayor que
la que podemos sentir nosotros, cada
vez que está a punto de practicar sexo
con un hombre por primera vez.
La RUM no es más que la señal de
alarma, advirtiéndola de que esto está a
punto de ocurrir.
Es algo así como una voz interior
que le grita: «¿Estás segura realmente de
lo que vas a hacer? ¿Estás segura de que
el hombre que tienes en frente es lo
bastante Alfa como para arriesgarte a
cargar con sus genes? ¿Crees que existe
un vínculo emocional entre vosotros lo
bastante fuerte como para que no te
abandone a tu suerte con un niño?».
FINALIDAD DE S2
La única finalidad de S2 es superar
la RUM si esta se presenta.
Para hacerlo, a veces tendremos que
hacer que el Objetivo nos valore más, si
es que este es el problema.
Cuando el problema sea que este
percibe que se ha dejado cazar con
demasiada rapidez o que desconfía de
nosotros, nuestra meta consistirá en
reforzar ciertos elementos de Romance.
HERRAMIENTAS DE S2
Juego Sólido Preventivo: La mejor
forma de enfrentarse a la RUM es
previniéndola, pues a menudo esta es
solo consecuencia de problemas en
nuestro juego previo.
Con este fin debemos preguntarnos,
después de cada interacción, qué hemos
podido hacer mejor. Casi siempre
encontraremos algo, incluso en aquellos
casos en que obtengamos resultados
positivos.
Resistencia de Pega: Ya hemos
visto como la Resistencia de Pega puede
ayudarnos en otras fases. En el caso de
la RUM, es esencial aplicarla también
como medida preventiva. Aparte de
todas sus utilidades mencionadas, la
Resistencia de Pega eleva nuestro Valor
al hacernos parecer más selectivos y
menos desesperados.
Además, la Resistencia de Pega
ayuda además al Objetivo a realizar una
de sus fantasías.
Al hacer algo que dices no querer
hacer, estás expresando que existe una
fuerza superior a tu voluntad. Gracias a
esto ella podrá fantasear con que existe
una atracción abrumadora entre vosotros
cuyo poder se impone a vuestra razón y
voluntad.
Algo que, de paso, la exime de toda
culpa o responsabilidad.
Secuestro Mental: El Secuestro
Mental o Flechazo es una de las mayores
fantasías femeninas.
Se basa en haber encontrado a un
hombre que, de forma casual e
inesperada y aun cuando apenas la
conoce, ha visto su mente como
secuestrada por ella. La idea es que le
hagas entender que estás como
hechizado desde que la has visto y que
no puedes evitar que se cuele en tu
pensamiento una y otra vez.
Vamos, que por lo que sea no te la
acabas de quitar de la cabeza. Déjale
claro, además, que se trata de algo que
te sorprende y te asusta. Su imaginación
hará el resto.
Como es lógico, el Secuestro Mental
sirve además para compensar posibles
deficiencias en V3. Así, si al Objetivo
le queda algún recelo sobre si se ha
cualificado o no lo suficiente, en el
flechazo
podrá
encontrar
una
explicación satisfactoria.
Debes usarlo tan pronto como
inicies tu Campaña de Romance para
prevenir futuras RUM. En algunos casos,
también puede resultar útil como sistema
directo de seducción cuando partimos
con un Valor elevado.
Insistencia: Si percibes resistencia,
practica una falsa retirada y vuelve de
nuevo a la carga. Cuando el problema es
la falta de excitación, un poco de
insistencia llevada a cabo de forma
inteligente puede proporcionarte el éxito
final.
Crear Hielo: Cuando todo lo demás
falle, crea hielo. Recuerda que la
finalidad de Crear Hielo no es otra que
la de hacer que el Objetivo se sienta
más incómodo sin tus avances que con
ellos. Recuerda también que no debe
parecer ningún tipo de represalia o
castigo, sino una simple reacción natural
y espontánea por tu parte.
En esta fase, solo supondrá un
desinterés sexual, pues estimular sus
inseguridades en este momento podría
redundar en tu perjuicio. Tampoco hagas
del acontecimiento ninguna montaña. Por
el contrario, actúa como si no tuviera la
menor importancia.
Irse a dormir: Si realmente parece
un caso perdido, puedes quedarte
acariciándola hasta que os durmáis
juntos. Al poco rato, os despertaréis
juntos y será mucho más fácil que
mantengáis una relación sexual.
DINÁMICA DE S2
Sabes que hay química entre
vosotros. Te ha ofrecido innumerables
IDIs, ha buscado tu contacto y
proximidad y, poco antes de besarla, has
visto en su cara la mirada del perrito
esperando su ración.
Os habéis besado y han saltado
chispas.
Habéis
encontrado
un lugar
apropiado para seguir disfrutando de
vuestra mutua compañía y os habéis
acariciado. Habéis hecho cosas, habéis
jugado, pero…
—No, las braguitas no…
Sorprendente, ¿no?
No tanto. La RUM es algo que
ocurre con mayor frecuencia de lo que
muchos hombres creen.
En este caso, puede que se deba a
errores o lagunas en las fases anteriores.
Por supuesto, es muy tarde para
subsanar deficiencias en tu juego previo,
aunque más tarde te corresponde
revisarlo.
Antes de oír su comentario, lo que sí
podías haber hecho es usar tu
Resistencia de Pega para anticiparte a la
suya. Además, la Resistencia de Pega es
a menudo un afrodisíaco en sí mismo,
pues refuerza en la mujer sus fantasías
de romances imposibles en los que las
fuerzas naturales se imponen a las leyes
de la lógica y la razón.
Dicha Resistencia de pega suele
combinar muy bien con actitudes de
Secuestro Mental. El Secuestro Mental
también acciona ciertos interruptores
clave del erotismo femenino, el cual gira
a menudo en torno a un hombre que la
desee hasta el punto de perder casi la
razón.
Posiblemente, esto tiene una
explicación evolutiva, pues un hombr