Subido por Becky Silvestre Ramos

DRAMAS BAUTISMO DE PRIMAVERA

Anuncio
1
2
3
SALUDO
Queridos padres y maestros, qué bendición poder tener esta Guía de Dramas para la Semana de la
Primavera para que nuestros niños tengan parte activa en esta Semana de Evangelismo de la Iglesia y
poner sus dones al servicio de Dios.
Este material fue preparado por el profesor Jairo Cabeza, quién aceptó este desafío y en nombre del
departamento del Ministerio del Niño y del Adolescente y el Ministerio de los Jóvenes le damos las
gracias.
Consta de 8 temas hermosos que nos hablan de las Profecías Bíblicas hechas en un lenguaje sencillo para
que los niños entiendan y aprendan la importancia de prepararse para el gran encuentro que tendremos
con nuestro amado Señor Jesús.
Agradecemos también el cariño y dedicación de todos los que participan de esta sagrada tarea, teniendo
en cuenta que su trabajo tiene consecuencias eternas con muchas vidas salvadas para el reino de Dios.
Con cariño,
Rocío Castro de Rivas
Ministerio del Niño
Unión Ecuatoriana
4
TEMA 1
“Seguridad en un mundo incierto”
Palabra clave: Incertidumbre
PERSONAJES
Presidente
Asesor presidencial
Ministro de Gobierno
Experto internacional
Secretario
Guardaespaldas
Esta obra constará de un solo acto. Las acciones transcurrirán en una oficina presidencial de un país ficticio, por lo que se recomienda inventar un
nombre y/o una bandera. El país es una potencia mundial, por lo tanto, debe estar decorado acorde a la situación. En escena hay dos escritorios
contrapuestos; uno del presidente y el otro del secretario. En el escritorio presidencial hay un computador (ojalá portátil, aunque sea de juguete),
un teléfono de escritorio, portalápices y un banderín del país ficticio. En el del secretario hay un computador, teléfono, muchos archivos y carpetas.
Detrás del presidente siempre estará el guardaespaldas, vestido de negro, con lentes oscuros, un auricular y/o radio comunicador. Los personajes
entrarán por el sector de secretaría y luego de presentarse allí, se dirigirán al presidente. El resto de los personajes deben vestir lo más formal
posible. Es importante recalcar que los personajes pueden ser representados por niñas o niños, no hay ninguna indicación al respecto, es más,
pueden ser solo niñas o niños, aunque lo ideal sería el equilibrio. Para el papel de presidente, se requiere un joven mayor a catorce años para que
pueda memorizar mejor el diálogo.
1° ACTO
El presidente se encuentra en su escritorio revisando una carpeta, quejándose de la complicada situación del país. El secretario, al otro extremo,
firma documentos.
1° ESCENA
Entra el asesor, saluda al secretario
ASESOR: (Se dirige rápidamente donde el presidente, lleva una carpeta en su mano) Señor, la situación es muy inestable en este momento, si no
tomamos las medidas a tiempo podríamos pagarlo caro.
PRESIDENTE: (Tomándose la cabeza) ¡Ay, ¡qué vamos a hacer! Esta es una gran nación, la gente espera mucho de mí, que esté a la altura, espero
no cometer errores.
ASESOR: (Se acerca al presidente con tono compasivo) jefe, tranquilo, vamos a lograr salir adelante, hay que tener fe, todo resultará mejor de lo
que esperamos.
5
PRESIDENTE: (Dudando) ¿Fe? No, necesitamos acciones concretas, planes remediales, con eso se saca adelante un país ¿Fe? No me digas que
eres de esos… (Pausa).
ASESOR: (Tímido) Bueno, presidente, no es que importe, pero yo…
2° ESCENA
Irrumpe en la sala el Ministro de Gobierno, muy eufórico. No saluda al secretario, este se pone en pie para decirle algo, pero lo ignora
MINISTRO: (Casi gritando) ¡presidente, señor! los países con quienes tenemos convenios políticos están sucumbiendo y reclaman ayuda urgente
de nuestra parte.
PRESIDENTE: (Se pone en pie) ministro, estamos al borde del colapso, le encargo a usted y a su equipo que tomen las medidas pertinentes, para
eso fue electo, pues cumple con las competencias para realizarlo. Yo y su país confiamos en su trabajo (le estrecha la mano).
MINISTRO: (Desconcertado) presidente, yo, eh, mire, quería saber si…
PRESIDENTE: (Toma del brazo al ministro y lo dirige a la salida) ministro, por favor, vaya y cumpla con su deber.
3° ESCENA
El ministro se va y el presidente vuelve a su escritorio
PRESIDENTE: (Se sienta y le habla al asesor) ¿Ves? Eso se necesita, determinación, coraje, valentía. Un país como este, del que todos esperan
mucho, hay que tomarlo por las astas. (Pausa) ¿Ibas a decirme algo?
ASESOR: (Tímido) Sí, señor, lo que iba a decirle es que…
SECRETARIO: (Se dirige al presidente) Señor, el experto internacional está aquí ¿lo hago pasar?
PRESIDENTE: Sí, dígale que pase por favor, gracias.
4° ESCENA
El secretario va a la entrada y le permite el ingreso al Experto, quien se dirige al escritorio del presidente
EXPERTO: (Estrecha la mano del presidente y luego la del Asesor) Buen día señores, traigo noticias, ni buenas ni malas, porque eso dependerá de
ustedes.
PRESIDENTE: (Tamborilea los dedos en su escritorio, luego se dirige con mucha seguridad al Experto) Creo que eso no dependerá de nosotros,
depende de usted, porque como comprenderá, el estado le paga por traernos certezas.
EXPERTO: (Nervioso) Pero señor, la situación es compleja, estamos al borde del colapso económico, podríamos llegar a una nueva guerra mundial…
PRESIDENTE: (Tajante) No. Basta, ustedes los expertos creen que por saber mucho pueden hacernos tontos. Usen su conocimiento y pónganlo al
servicio de su país.
EXPERTO: (Nervioso) Pre, pre, presidente, creo que me ha mal interpretado, lo que quise decir es que…
PRESIDENTE: (Interrumpe al experto) Si usted junto a su equipo no me traen una solución de aquí a mañana, los despediré a todos y anunciaré un
cambio en el gabinete. Ahora puede retirarse.
EXPERTO: (Retrocede lentamente) Señor, Señor, lamento hacerle pasar este bochorno, no se arrepentirá.
6
5° ESCENA
El Experto se retira de la sala. El presidente se pone de pie
PRESIDENTE: (se pasea por el centro de la sala) Estos sujetos se creen con el derecho de menospreciar a su líder. ¡Yo los escogí! Deberían demostrar respeto.
ASESOR: (Con cautela, se le acerca) Señor presidente, tranquilo, todo saldrá bien (Le pone su mano sobre el hombro).
PRESIDENTE: (Molesto) En un momento así no me puedes pedir tranquilidad. Tengo que traer paz al país y al planeta.
ASESOR: (Cuidadoso) Señor, para eso estoy, para asesorarle y ayudarle a tomar las mejores decisiones.
PRESIDENTE: (Dudando) ¿Ya, y cómo harías eso en este preciso momento?
ASESOR: (Con valentía) Señor, hace un momento atrás me preguntó sobre la fe y la verdad es que soy creyente. Dios habló en su palabra que todo
esto pasaría. Crisis económicas, pestes, guerras y rumores de guerra. Por eso tengo calma.
PRESIDENTE: (Incrédulo) Ya, respeto eso, no sabía que eras creyente. Sin embargo, no creo como tú y espero que no me convenzas.
ASESOR: (Sonríe) Tranquilo Señor presidente, no tengo ninguna intención de convencerlo.
PRESIDENTE: (Yendo a su escritorio) Entonces, si no me convences de tu fe, muéstrame alternativas ¡Asesórame! (enfático).
ASESOR: (Dubitativo) Okey, bueno, lo primero que debe hacer es no despedir a nadie. Ellos hacen lo mejor que pueden. Además, de saberse en la
prensa, afectaría su reputación.
PRESIDENTE: No los despediré si me ofreces una solución.
ASESOR: Señor, usted está al mando de una gran nación, pero hay un Dios en los cielos que está al mando del universo, lo que no está a su alcance,
está al alcance de Él. Este mundo podrá caer en crisis, más Dios no permitirá que ningún reino terrenal salga airoso, porque el reino de los Cielos
vendrá para siempre.
PRESIDENTE (Desconcertado) ¡Hey! Eso fue muy atrevido de tu parte, lo dejaré pasar si te dejas de parloteo y me muestras tu propuesta.
ASESOR: (Saca un archivo de su carpeta y se lo entrega al presidente) Tome. De hecho, vine a su despacho para esto.
PRESIDENTE: (Recibe el papel, lo lee con cara de no creer lo que está escrito ahí) ¡Esto es increíble! (exclama con sorpresa). Aquí tenemos un
plan extraordinario.
ASESOR: (Sonriendo) Señor presidente, Dios está al control de todo, incluso de este país. No hay que temer por el futuro si confiamos en sus
promesas.
PRESIDENTE: (Alegre) Creo que tendrás que hablarme más de tu Dios para poder crear nuevas leyes que respeten tus creencias. Por cierto, no
despediré a nadie. Y a ti, a ti te ascenderé.
6° ESCENA
El presidente le hace un gesto a su guardaespaldas para que lo acompañe. También le hace un gesto a su Asesor, pero éste le pide un momento. El
presidente y el guardaespaldas salen
ASESOR: (Dirigiéndose al público) Dios está al control de todo, ningún gobierno está sobre Él. (Junta sus manos, mira al cielo y exclama) ¡Gracias
Dios!
FIN
7
TEMA 2
“Las señales de la última crisis”
Palabra clave: Señales
PERSONAJES
Carlos
María
Jorgito
Conductor del noticiero
Mamá
Papá
Esta obra constará de un solo acto. Las acciones transcurrirán en la sala de estar (living room) de una casa promedio. Allí hay un sofá, una mesa
de centro con un televisor. Se recomienda construir una pantalla con cartón piedra o algún material similar, lo suficientemente grande para que
quepa una persona detrás de ella. El televisor debe estar en tal posición que permita al público ver al conductor de noticias y que evite que el resto
de los actores dé la espalda al público. Carlos es el hermano mayor de la familia. Tiene aproximadamente catorce años. María es una señorita de
once años y Jorgito un pequeño de alrededor de seis. Los padres son personas corrientes, la idea es que vistan como si vinieran de un trabajo de
oficina, con ropa formal o semiformal.
1° ACTO
Carlos ordena la sala de estar, porque sus padres están por llegar del trabajo. Jorgito juega con un par de carritos a escala
1° ESCENA
Entra María y toma el control remoto
CARLOS: (Molesto) ¡Hey! No enciendas la televisión, no hace falta.
MARÍA: (Hace un ademán con la mano) ¡Ay, ¡qué molesto! Solo quiero ver un poco de tele, no tienes porqué ponerte así.
CARLOS: Tienes razón, lo único que te pido es que pongas el noticiero, hay que informarse, recuerda que es lo que siempre dice papá.
MARÍA: (Molesta) Está bien, pondré el noticiero.
JORGITO: (Alegando) No, no quiero ver las noticias, qué aburrido, pongan dibujitos animados.
8
MARÍA: (Lo hace callar) Ya oíste a Carlos, las noticias y punto. (Levanta la mano con el control y enciende el televisor).
2° ESCENA
Al encenderse la pantalla aparece el conductor de noticias
CONDUCTOR: (Con mucho ahínco) ¡Buenas noches país, buenas noches ciudad! Nos volvemos a encontrar por este mismo canal (el conductor
sigue haciendo la mímica cada vez que los otros personajes hablan).
JORGITO: (A Carlos) Hermano, ese señor es muy aburrido y siempre dice las mismas cosas…
CARLOS: (Lo hace callar) Shhh, Jorgito, deja escuchar por favor.
CONDUCTOR: A continuación, revisaremos el acontecer internacional. En una nueva jornada…
MARÍA: (Se toma la cabeza) ¡Ay no! Me asusto cuando inicia esa sección.
CARLOS: (Riéndose) María, no pasa nada, tranquila, solo son las noticias.
CONDUCTOR: Aumentan los conflictos en el medio oriente, el grupo USUS bombardeó la franja de Seda y los países del mediterráneo le declararon la guerra al terrorismo.
JORGITO: (Con cara de duda) ¿Qué es el terrorismo?
CARLOS: (Le explica sin dejar de mirar la tele) Es cuando la gente genera terror en las personas.
JORGITO: (Confundido) ¿Cuándo ponen bombas en los microbuses?
MARÍA: (Molesta) Sí, Jorge, sí, deja escuchar por favor.
CONDUCTOR: En otro plano, el huracán Corina arrasó con tres países en el norte de América y se espera que llegue hasta el Caribe.
MARÍA: ¡Qué horror! Ya me dio miedo, estamos tan cerca… (Carlos la interrumpe)
CARLOS: (Enojado) María, estás asustando a Jorgito.
CONDUCTOR: En asuntos medioambientales, científicos de la NASA advierten que el derretimiento de los polos es inminente y que de aquí a 50
años el nivel del mar podría subir hasta un metro.
CARLOS: (Reflexivo) Wow, eso sí que es serio…
JORGITO: (Interrumpe a su hermano) ¿Por qué es serio Carlos?
MARÍA: (Irónica) Porque nos vamos a inundar, muchas ciudades se van a quedar bajo el agua.
JORGITO: (Asustado) ¿Entonces nosotros nos vamos a morir? ¡Noooo! (gritando)
3° ESCENA
Jorgito sale corriendo de la sala
CARLOS: (Regañando a su hermana) ¿Ves lo que hiciste? Asustaste a Jorgito.
MARÍA: (Arrepentida) Sí, lo sé, lo siento.
CONDUCTOR: La economía caerá en el peor receso de la historia dentro de los siguientes meses, causando el colapso financiero de al menos la
mitad de los países de occidente.
9
MARÍA: (A Carlos) ¿Eso significa que papá y mamá perderán sus empleos?
CARLOS: (Preocupado) Sí, hermana, podrían perder sus trabajos.
CONDUCTOR: En materia médica, científicos orientales han descubierto la cepa de un nuevo virus en un ciudadano de su país y este podría mutar,
volviéndose hostil, llegando a causar una pandemia como nunca se ha visto.
CARLOS: (Triste) Pretendía ver un poco de información para saber más, así como papá, pero esto me asusta y me llena de angustia.
MARÍA: (Cabizbaja) ¿Este mundo se va a destruir, Carlos?
CARLOS: No lo sé, espero que no.
MARÍA: (Se levanta) Creo que iré a ver a Jorgito
4° ESCENA
María sale de la sala, queda Carlos solo
CONDUCTOR: Ha incrementado el avistamiento de objetos voladores no identificados en todo el globo y los entusiastas del fenómeno aumentan
cada vez más.
CARLOS: (Molesto) Lo que faltaba, no basta con que el mundo se esté cayendo a pedazos, ahora vienen de otros mundos. (Al público) Aunque…
¿Será verdad todo esto? ¿Qué diría papá y mamá? ¿Qué diría Jesús? ¿Qué piensan ustedes?
CONDUCTOR: Y esas han sido las informaciones por hoy, a continuación, los dejo con Rocío de Las Nieves y su análisis del clima.
CARLOS: (Toma el control y apaga la televisión) Ufff, suficiente por hoy ¿Qué hora es que estos señores no llegan?
5° ESCENA
Llegan los padres de Carlos a casa
MAMÁ: (Deja sus cosas en el sofá) Hola hijo, que lindo verte
CARLOS: (Se acerca y la abraza) ¡Qué bueno que llegaste mamita!
PAPÁ: (Juguetón) Hijo mío, parece que alguien estaba extrañándonos.
MAMÁ: (Mirando alrededor) ¿Y tus hermanitos dónde están?
6° ESCENA
En ese momento ingresa corriendo Jorgito y detrás le sigue María
JORGITO: (Gritando) ¡Papá, mamá! ¡El mundo se va a acabar y nos vamos a morir ahogados!
MAMÁ: (A Carlos y María) ¿Estuvieron viendo las noticias otra vez?
MARÍA: (Mirando al suelo) Sí mamá, pero Carlos me dijo
CARLOS: (Enojado) Y tú la encendiste
PAPÁ: (Riéndose) Ya hijos, en este momento no importa eso
MAMÁ: Lo bueno es que estamos aquí, con ustedes
JORGITO: ¿Y nos vamos a morir o qué?
10
MARÍA: Sí, papá, el mundo está muy mal, no sé qué va a pasar. Tengo miedo.
CARLOS: ¿El mundo se va a destruir? ¿Estas cosas malas que ocurren nos van a hacer desaparecer?
PAPÁ: (Saca su Biblia del bolso/mochila del trabajo) Miren niños, nosotros como cristianos tenemos una esperanza.
MAMÁ: Y esa esperanza se encuentra en Jesús.
PAPÁ: Y Jesús nos dijo en la Biblia que todas estas cosas iban a pasar (Se sientan todos).
MAMÁ: Y lo bueno de que pasen estas cosas es que significa que Jesús está pronto a volver.
PAPÁ: Y la promesa es que, nosotros, sus hijos, estaremos protegidos de estas catástrofes
JORGITO: ¿Y cuáles son esas catrástrofres (se equivoca)?
CARLOS: ¿En qué parte de la Biblia aparece todo eso?
MAMÁ: (Toma la Biblia) Mira hijo, si vamos al libro de…
La familia gesticula, dando a entender que la conversación sigue, abren la Biblia y leen algunos textos. De fondo suena una música instrumental
armoniosa y dulce. Las luces van bajando de a poco
FIN
11
TEMA 3
“La muerte que trae la vida”
Palabra clave: Perdón
PERSONAJES
Adán
Padre
Madre
Luciano
El escenario estará dividió en dos lugares, pues en esta obra habrá dos ambientes. En el primero, del extremo izquierdo, la escenografía debe
representar el living de una casa común ecuatoriana: hay un sofá, una mesa de centro y un florero; en el extremo derecho, la escenografía muestra una pequeña plazoleta, con una banca y una farola. Adán es hijo único, sus padres son muy aprensivos y Luciano es el mejor amigo de Adán.
Se espera que ambos amigos sean jóvenes entre doce y catorce años. De ser necesario, cambiar a uno de los amigos por amigas, en ese caso, se
llamarían Eva y Luciana. Los padres podrían ser jóvenes caracterizados, pero se recomienda que sean adultos de la iglesia que tengan afinidad
con los jóvenes y niños. El drama se divide en tres actos. Debe existir iluminación independiente para cada escenario. Cuando se use un espacio,
el otro se oscurece y viceversa.
1° ACTO
Padre y madre están sentados conversando en el living de su casa, conversando. Él sostiene un libro, ella una revista.
1° ESCENA
MADRE: (Mientras lee) Oiga amor ¿se ha fijado que la cosa cada vez está peor en nuestro país?
PADRE: (Lee) Así es, es que son otros tiempos pues cariño, parece que entre más avanza el tiempo, todo se va complicando.
MADRE: (asiente con la cabeza) Tiene razón, son otros tiempos, otras personas, otros problemas.
PADRE: Además, los jóvenes de ahora tienen otros valores, o, mejor dicho, no los tienen.
Entra Adán, con cara de preocupación
MADRE: (a su hijo) Hola mijo, cómo está, qué le pasó.
ADÁN: (Sonríe) Nada madrecita, qué va a pasar.
MADRE: (Insiste) Te conozco mijo, algo pasa, vamos, cuéntenos.
2° ESCENA
12
ADÁN: (Tímido) Este..., lo que pasa es que, bueno…
PADRE: (Lo interrumpe severamente) Habla pues hombre, qué quieres, deja de dar vueltas.
ADÁN: (Decidido) Quiero salir con Luciano al parque, no quiero estar aquí encerrado.
MADRE: (Extrañada) ¿No será muy tarde Adancito para que salga? Recuerde que está peligroso, no sabe qué podría pasar allá afuera…
PADRE: (Serio) No mi amigo, creo que no puedes salir, es tarde y resulta peligroso.
ADÁN (Molesto) Pero Papá, si es una caminata breve, aquí al parque del barrio, le dan demasiada importancia.
MADRE: (Conciliadora) Pero hijo, si es por tu bien, no puedes salir tan tarde, queremos protegerte, nada más.
PADRE: Está bien, saldrás y volverás a las 08:00 en punto, ningún segundo más. No nos defraudes.
ADÁN: (Se alegra) Gracias papito, cuenta conmigo, llegaré antes de la hora que me has dicho.
3° ESCENA
Llega Luciano a buscar a Adán.
LUCIANO: (Sonriendo, dirigiéndose a los padres) Buenas tardes, vengo a buscar a Adán, que vamos a ir a dar una vueltita por ahí.
MADRE: (sonriendo) Una vueltita por ahí, usted joven creerá que una es ingenua… ojalá sea una vueltita y no otra cosa.
LUCIANO: (Sonríe también) No señora, tranquila, si no pasa nada, todo sano y tranquilo, no se preocupe.
PADRE: (Irónico) Tranquilo, claro, súper tranquilo. Pórtense bien y que Adán llegue a la 08:00 en punto.
ADÁN: (avergonzado) Ya pues, dejen de molestar, si no pasará nada. (Le da un beso a mamá y un apretón de manos a papá) Adiós, nos vemos.
LUCIANO: (Con un ademán) Chao, les traigo temprano al muchacho.
4° ESCENA
Salen de escena los dos jóvenes, los padres quedan solos conversando.
MADRE: (Molesta) ¿Por qué lo dejaste salir, no ves que se le hará tarde?
PADRE: (Sonríe) Amor, qué gano con prohibirle ahora. Mejor permitamos que él pueda aprender a tomar responsabilidades y se haga cargo de sus
actos. Si llega a tiempo, bien, si no, tendrá que pagar por su error.
MADRE: (Sigue molesta) Pero podemos enseñarle de otra forma, sin exponerlo tanto, qué descuidado eres, hombre.
PADRE: (Serio) Tranquila, mujer, veamos qué pasa.
Se apagan las luces del escenario
2º ACTO
La acción se traslada al otro lado del escenario, donde hay alguna banca y los jóvenes se sientan a conversar.
5° ESCENA
ADÁN: Y eso pasó con Eva, no me respondió cuando le hablé.
LUCIANO: (Sonríe) Tranquilo amigo, usted debe esperar la oportunidad, ya llegará.
13
ADÁN: (Se rasca la cabeza) Es que no quiero esperar, esa es la cuestión, no tengo paciencia.
LUCIANO: (Sonríe otra vez) Adán, en situaciones así, se debe esperar, uno debe ir al ritmo de ellas, es una caballerosidad nuestra.
ADÁN: (Se para y da unas vueltas alrededor de la banca) Me gusta tanto, que quisiera que todo salga bien… sé que no será como yo quiero y me
estresa el sólo pensarlo (grita) ¡Ay, no sé! Todo es tan complicado.
LUCIANO: (Lo invita a sentarse) Amigo, si es tan urgente como usted dice, vaya y dígale todo lo que siente y punto, se acabó.
ADÁN: (Se tapa la cara con las manos) Claro, para ti es fácil decirlo, tú, que eres tan agraciado y te sale todo bien, obvio…
LUCIANO: (Se ríe) Amigo, estás equivocado ¿Qué crees de mí? (Mira su celular) Por cierto… ¿Tenías que estar en la casa a la 08:00?
ADÁN: (Extrañado) Sí ¿Por qué? ¿Qué hora es?
LUCIANO: (Asustado) Adán, son las 09:00 de la noche…
ADÁN: (Lo interrumpe) ¡Imposible! Luciano, mis padres me van a matar
Se para y sale abruptamente de escena. Luciano lo sigue.
3º ACTO
Padre y Madre ya en escena, ambos sentados. Entra Adán, cabizbajo, esperando su reprimenda.
6° ESCENA
MADRE: (Enojada) ¿Estás son horas de llegar? ¿Qué tenías en la cabeza?
ADÁN: (Temeroso) Mamá, es que se me olvidó, necesitaba hablar con Luciano y se me pasó el tiempo volando…
MADRE: Es que no me importa, tu padre te dijo una hora y no cumpliste, así no se podrá volver a confiar en ti.
PADRE: (Se para) Adán, tengo que castigarte, no me dejas alternativa.
ADÁN: (Tartamudea) Pe, pero, pe, pero papá, no fue de mala intención, no me quites nada por favor.
PADRE: (Se saca el cinturón) No te quitaré nada, sólo te daré una lección para que no se te olvide que debes cumplir con tus acuerdos.
MADRE: (Asustada) Amor, qué vas a hacer, quizá no es necesario…
PADRE: (Interrumpe a su esposa) Sí, es muy necesario. Él debe aprender cómo funcionan las cosas, debe saber que siempre se paga por los errores.
ADÁN: (Casi llorando) Papá, no me pegues, te prometo que nunca más, por favor.
PADRE: (Se acerca a Adán) Hijo, lo siento, no tengo opción (El Padre levanta el cinturón y hace el gesto que le va a pegar, pero le entrega el cinturón a su hijo)
ADÁN: (Con cara de dolor, abre los ojos) Papá, papá… ¿Qué estás haciendo?
PADRE: (Le entrega el cinturón) Tómalo (Se lo da a Adán) Tómalo y pégame.
ADÁN: (Triste y con ojos vidriosos) No puedo pegarte, yo fui el que se equivocó, yo merezco el castigo.
PADRE: Lo sé, por eso pégame, porque alguien tiene que pagar y yo no quiere que seas tú, porque te amo.
ADÁN: (Suelta el cinturón y se abalanza sobre su padre) Perdón papá, te amo.
Se acerca la mamá y se abrazan los tres. Se apagan las luces del escenario.
FIN
14
TEMA 4
“Mira hacia arriba”
Palabra clave: Justificación
PERSONAJES
Juez
Acusado
Abogado Defensor
Abogado Acusador
Taquígrafo
Jurado Hostil
Jurado Mentiroso
Jurado Neutro
Jurado Amable
Guardia
El escenario consta de un solo cuadro, el de un tribunal. Allí debe haber un estrado para el juez, una mesita para el taquígrafo y otra para el acusado. A un costado debe haber sillas para el jurado y al otro lado dos mesas, una para el abogado acusador y otra para el defensor. El Juez debe
usar una capa negra y tener un martillo. El jurado y el taquígrafo deben usar ropa semi formal y los abogados deben vestir con traje, en lo posible
llevar un maletín y un computador portátil. El acusado debe usar ropa casual negra. Niñas o niños pueden tener cualquier personaje, excepto el
Juez y el Abogado Defensor, que deben obligatoriamente ser varones. La obra se realizará en un acto de dos escenas; la primera será extensa y
la segunda, breve.
1° ACTO
El jurado entra primero al tribunal y espera cada uno en su puesto, de pie. Luego ingresa el Abogado Acusador y también espera en pie. Después
ingresa el Acusado, enseguida el Taquígrafo y por último el juez.
1° ESCENA
JUEZ: (De pie en su puesto) Buen día querido (buenas tardes si corresponde) auditorio, pueden tomar asiento (todo el salón toma asiento, incluyendo el juez). Con el poder que me confiere el Universo doy por iniciada esta sesión donde evaluaremos la acusación del Abogado.
ACUSADOR: (Se pone en pie) Excelentísimo Juez, querida audiencia y público presente, para mí es un verdadero honor estar aquí frente a ustedes
para presentar, mediante pruebas contundentes, que esta persona (apunta al acusado) debe ser condenado a muerte.
15
JUEZ: Gracias Acusador, ahora le pediremos al Defensor que pueda presentarse (se prolonga un silencio en la sala).
TAQUÍGRAFO: (interrumpe, algo extrañado) Su excelencia, el Defensor no se encuentra.
ACUSADOR: (Se para, dirigiéndose al Juez) Excelentísimo, esto es inaudito ¿Cómo es posible que no esté el Defensor de esta pobre persona?
JURADO: (En conjunto y al unísono) Ohhhh, no puede ser.
ACUSADOR: (Al Jurado) Así es, no puede ser y eso quedará demostrado cuando esgrima cada uno de mis argumentos, sobre todo al agregar que
mi colega no se ha presentado.
JUEZ: (Golpea con el mazo su estrado) ¡Basta, suficiente! Señor Acusador, está sobrepasando sus límites. Le pido al Acusado que se ponga en pie
y nos explique por qué está siendo culpado.
ACUSADO: (Se levanta y le habla al jurado) Yo no sé qué hice exactamente, no sé por qué se me acusa. Soy inocente.
ACUSADOR: (interrumpe al Acusado) Objeción su Señoría, él sabe muy bien la razón por la que está aquí.
JUEZ: (Martillea) Objeción a lugar.
ACUSADOR: Muchas gracias, Señor Juez. (Le habla al Jurado) La persona que está aquí (indica al Acusado) es acusada por pertenecer al linaje
de una familia que cometió un crimen fatal hace muchos años atrás y condenó al planeta entero. Dígame querido Jurado ¿Acaso eso no es causal
de condena?
JURADO: (Al unísono) ¡Eso es muy grave!
ACUSADO: (Triste) ¡Pero si yo no cometí ningún crimen, no hay ninguna prueba!
JUEZ: (Martillea) ¡No toleraré esto! Taquígrafo, vamos a esperar al Defensor, registre eso. Tomaremos todo el receso necesario.
TAQUÍGRAFO: Sí su Excelencia (Sigue redactando).
ACUSADOR: (Se exalta) ¡Con todo respeto su Señoría, pero no podemos hacernos cargo de una irresponsabilidad tan grosera como la de mi contraparte! ¿Qué opina el Jurado?
JURADO HOSTIL: (De pie) Hemos dejado nuestros quehaceres para venir a este juicio ¿Y el Defensor osa no presentarse? Me parece una falta de
respeto. Señor Juez, hay que proseguir ¡Por favor! (Se sienta).
JURADO MENTIROSO: (De pie) Señor Juez, me parece haber visto al Defensor deambulando por los pasillos ¿Acaso no querrá presentarse por
considerar a su cliente culpable y este juicio un caso perdido? No sé, eso se comenta por ahí… (Se sienta).
JURADO NEUTRO: (De pie) Honestamente su Señoría, me tiene sin cuidado que se presente o no el Defensor, el Acusado podría defenderse a sí
mismo. Tampoco me molestaría esperar un par de horas (se sienta).
JURADO AMABLE: (De pie) Su Excelencia, la ley exige que cada acusado debe tener un Defensor, por lo tanto, creo que es necesario que esperemos, quizá el Abogado haya sufrido un accidente… esta persona no puede quedar así, no lo permita (apunta al Acusado y se sienta).
JUEZ: (Dubitativo) Todos tienen razón, pero como Juez debo hacer justicia. Por lo tanto, como representante del Universo debo proseguir, aunque
no esté de acuerdo.
ACUSADOR: (De pie) Ha hecho bien su Excelencia, no sienta el peso de su decisión.
16
JUEZ: (Molesto) Adulador, no es necesario, siga con sus argumentos.
ACUSADOR: Los antepasados del Acusado transgredieron la ley. La justicia de ese tiempo exigía una sola cosa y ellos incumplieron la norma.
Dígame Señoría y Jurado ¿Qué les hace pensar que esta persona es inocente si su familia primigenia no fue capaz de acatar algo tan sencillo como
no comer un fruto?
JURADO: (Al unísono) Tiene toda la razón.
ACUSADO: (Al Juez) Pero su Señoría, yo ni siquiera los conozco, no sé de qué me está hablando, yo llevo una vida normal, trato de ser moralmente correcto ¿De qué podría ser acusado?
ACUSADOR: (Interrumpe) ¿Y acaso no conocer las causas por las que se le acusa no agrava la falta?
JUEZ: (Martillea) ¡Abogado, eso fue inapropiado! Deje terminar al Acusado.
ACUSADO: Gracias Señor Juez. La verdad es que (dudando) no sé a qué se refiere el Abogado, no sé cuáles son mis cargos y no creo que debiera
ser condenado por ello.
ACUSADOR: Usted ha sido acusado por culpa de sus ancestros y la condena es la muerte.
ACUSADO: (Asustado) ¿La muerte? ¿Pero por qué? (Al Juez) Señor, yo no he hecho nada malo (se toma la cara).
ACUSADOR: (Al Jurado) Así es estimado Jurado, la persona aquí al frente, por ser descendiente de antiguos transgresores, debe morir. Así lo estipuló la ley universal ¿No es así Señor Juez?
JUEZ: (Algo molesto) Tiene razón, la ley así lo estipuló y no tengo nada más que agregar.
ACUSADO: (Desesperado) ¡No, no puedo morir, así como así! ¡Exijo una defensa! ¡Exijo justicia!
ACUSADOR: (Irónico) ¡Pero si le estamos dando justicia, la que merece! ¿Acaso el Jurado no cree lo mismo?
JURADO HOSTIL: (Con vehemencia) Ha quedado demostrado que el culpable merece su castigo, no alarguemos esto.
JURADO MENTIROSO: Que pague él y su familia entera, son un peligro para la sociedad.
JURADO NEUTRO: Honestamente creo que el mundo seguirá siendo igual con o sin él.
JURADO AMABLE: (Molesto) ¿Es que nadie piensa que esa persona necesita una defensa, ustedes no harán nada, dejarán que muera?
ACUSADOR: Lamentablemente el Defensor no se presentó.
JURADO HOSTIL: Por eso no perdamos más tiempo ¡Qué muera!
ACUSADOR: (Sonríe) Señor Juez, por favor, proceda a dictar sentencia.
JUEZ: (Molesto) ¿Por qué sonríe?
ACUSADOR: Usted sabe la razón.
JUEZ: (Resignado) Por el poder que me confiere la ley universal, lo declaro culpable. Su sentencia es la muerte eterna.
ACUSADOR: (Feliz) ¡Por fin! Se ha hecho justicia, sin embargo, el jurado debe saber todo el proceso. Ustedes también están condenados a la
misma sentencia.
JURADO MENTIROSO: Pero ¿qué está diciendo?
17
JURADO AMABLE: ¿Usted perdió la razón?
JURADO HOSTIL: (Se para, gritando) ¡Yo no estoy condenado a nada!
ACUSADOR: (Ríe a carcajadas) Claro que sí, esta persona representa a toda la humanidad, pues todos son hijos de los primeros transgresores y
ustedes también lo son.
JURADO NEUTRO: (Asustado) ¿Entonces moriremos? Yo no quiero morir.
ACUSADOR: ¿Y ahora le preocupa? Si siempre le dio lo mismo ¡Debe pagar!
JUEZ: (Se levanta) ¡Ya es suficiente! Demostró que usted tiene la razón, ya no siga fastidiando al auditorio.
ACUSADO: (Llora) Señor, por favor, yo no sabía, no merezco morir, haga algo.
JUEZ: (Al Taquígrafo) Escriba su condena por favor, muerte eterna.
TAQUÍGRAFO: Sí Señor, enseguida.
2° ESCENA
Entra el Abogado Defensor casi corriendo, jadeando, con su maleta e interrumpe la sesión
DEFENSOR: (Cansado) ¡Alto! No escriba nada señor taquígrafo.
ACUSADOR: (Enojado) ¿Y tú qué haces aquí? Estas no son horas de llegar…
TAQUÍGRAFO: (Al Juez) ¿Escribo o no escribo, Señor?
JUEZ: Deténgase. El acusado al menos debe tener el derecho a escuchar la defensa.
DEFENSOR: Muchas gracias su Excelencia, no se arrepentirá.
JUEZ: (Impaciente) Después me agradece, ahora concéntrese en su cliente, que lo necesita con urgencia.
ACUSADOR: (Exaltado) ¡Excelencia, objeción! Ya se tomó una determinación, no puede…
JUEZ: (Interrumpe al Acusador) Silencio, usted ya tuvo suficiente, deje a su colega. Objeción no ha lugar.
DEFENSOR: Excelentísimo Juez, respetable audiencia, contraparte, en primer lugar, quiero excusarme por la ausencia grosera que cometí, pero
tenía que hacerlo…
ACUSADOR: (Irónico) Tranquilo, te esperamos ansiosos.
DEFENSOR: La razón es porque este caso es mucho más grande de lo que parece. De ser condenada a muerte esta persona, se traspasaría a toda la
humanidad, porque a quienes se juzga realmente son a nuestros padres primigenios.
ACUSADOR: (Irónico) Vaya genio, si eso ya lo sabemos.
DEFENSOR: Por lo tanto, como la condenación ya está hecha, vengo a revertirla.
JUEZ: (Confundido) ¿Y cómo pretende hacerlo? ¡Es prácticamente imposible!
DEFENSOR: Me ofrezco en forma de pago.
ACUSADOR: (Alterado) ¡Su Señoría, eso es inconstitucional, no se puede, es imposible!
JUEZ: ¿Quiere morir?
18
DEFENSOR: Así es, voy a morir. Vale la pena el sacrificio.
JUEZ: (Tranquilo) Entonces, que así sea. Tú morirás.
ACUSADOR: (confundido) Juez, diga algo. Ustedes, el Jurado, opónganse.
JURADO: (Al unísono) Estamos sorprendidos.
DEFENSOR: Si yo muero, la condenación se revierte. Porque alguien debe pagar y ese seré yo.
ACUSADO: (Llora) ¿Pero por qué usted va a morir por mí si apenas lo vi hoy?
DEFENSOR: (Dulce) Porque yo te vi mucho antes.
JUEZ: No se diga más, Taquígrafo, escriba la sentencia para el Defensor.
ACUSADOR: (Al Defensor) ¿Por qué estás tan tranquilo? (Al Juez) ¿Y usted por qué actúa como si supiera todo esto?
DEFENSOR: (Sonríe) Porque el Juez es mi padre.
JUEZ: Y porque ya habíamos planeado todo.
ACUSADOR: ¿Y no le da miedo o pena que su hijo muera?
JUEZ: No, porque soy justo y aquí hay justicia.
JURADO AMABLE: (Se levanta) ¿Pero su Señoría, él morirá y ya?
DEFENSOR: (Sonríe) Moriré, pero hay un plan, es muy complejo explicarlo ahora, tú solo recuerda esto y compártelo con los demás.
JUEZ: (Se pone en pie) Damas y caballeros, por el poder que me confieren las leyes universales, condenó a muerte al Abogado Defensor. Guardia,
espóselo y llévelo a una celda destinada para él. Los demás quedan libres. Se levanta la sesión.
Entra el guardia, lo esposa y se lo lleva. Al salir de la escena, sale el Juez y luego todos le siguen.
FIN
19
TEMA 5
“Dios no se retrasa”
Palabra clave: Espera
PERSONAJES
Niño
Recolector de Basura
Policía
Ejecutivo
Esposo
Esposa
Médico
El escenario consta de un solo cuadro, el de una calle cualquiera. Debe haber algo distintivo, como un semáforo, una señalética, quizá un banquillo. Se recomienda tener música de fondo de tráfico, de peatones transitando. El Niño debe tener entre 8 y 10 años, no mayor que eso y los demás
personajes púberes o adolescentes, para resaltar que el protagonista es un pequeño. Para potenciar el drama se sugiere contar con unos cinco niños que puedan servir de extras y transitar de vez en cuando por las distintas escenas, sin mayor intervención. El Recolector debe llevar guantes y
una escoba, el Policía una gorra y una insignia, el Médico un estuche con sus instrumentos básicos y el ejecutivo un maletín y un teléfono móvil. El
matrimonio viste casual. No se requiere algún género en especial para cada personaje, excepto la Esposa. La representación tendrá un solo acto.
1° ACTO
Hay sonido de tráfico y de muchedumbres. Por la calle transitan un par de personas. El Niño hace ingreso y se para al lado de una señalética vial.
1° ESCENA
NIÑO: Está bien. Aquí debo esperar, no sé por cuánto tiempo, pero no tengo más remedio.
2° ESCENA
Mientras el niño espera, pasa un recolector de basura, quien recoge una bolsa del suelo y al observar al pequeño, se le acerca
RECOLECTOR: (Cuidadoso) Hola, qué tal.
NIÑO: (Dudando) Eh… Hola.
RECOLECTOR: (Sonriendo) ¿Qué estás haciendo aquí tan temprano?
20
NIÑO: Espero un helicóptero.
RECOLECTOR: (Extrañado) ¿Un helicóptero? ¿Aquí, en la calle, en plena vía pública?
NIÑO: Sí, aquí va a llegar un helicóptero, porque tengo que irme a otro lugar.
RECOLECTOR: (Se rasca la cabeza) No creo que un helicóptero estacione aquí, a lo mejor te equivocaste, quizá esperas la locomoción colectiva.
NIÑO: (Seguro) No señor, no me equivoco, espero un helicóptero.
3° ESCENA
Mientras el Niño conversa con el Recolector, pasa un policía y se detiene a presenciar la conversación e interviene en ella
POLICÍA: (Al Recolector) ¿Todo en orden señor?
RECOLECTOR: (Sonriendo) Sí oficial, todo bien. (Duda) En realidad no, algo está mal.
POLICÍA: (Al Niño) ¿El caballero aquí presente te está molestando?
NIÑO: No, él no me molesta para nada.
POLICÍA: (Al Recolector) Entonces señor ¿Cuál es el problema?
RECOLECTOR: (Toma del brazo al policía y lo aparta un poco del Niño) Lo que pasa oficial es que el niño dice que está esperando un helicóptero.
POLICÍA: (Sorprendido) ¿Aquí en la calle? Eso va contra toda regla y contra toda lógica.
RECOLECTOR: (Riendo) Eso trato de explicarle al pobre chico (Se acercan al Niño).
POLICÍA: (Al Niño) Hijo, aquí el señor me dice que usted está esperando un helicóptero ¿Es cierto eso?
NIÑO: Así es oficial, estoy esperando un helicóptero.
POLICÍA: (Irónico) ¿Y el helicóptero lo pediste por Uber o algo así?
NIÑO: Ya sé que soy un niño y que nadie me creerá, pero aquí llegará un helicóptero y me llevará a otro lugar.
RECOLECTOR: (Al Policía) Vio Oficial, el chico está empecinado en que un helicóptero vendrá, siga preguntándole.
POLICÍA: (Al Niño) Dime muchacho ¿Cómo crees que un helicóptero aterrizará aquí si no está habilitado?
NIÑO: Porque los helicópteros pueden aterrizar en cualquier lugar, para eso se crearon.
POLICÍA: (Molesto) ¿No me estarás tomando el pelo chiquillo?
4° ESCENA
Mientras el Policía trata de averiguar información, el Recolector le cuenta a un matrimonio lo que el Niño está diciendo.
RECOLECTOR: (Al matrimonio) ¿Quieren escuchar algo extraño? Este Niño dice que lo vendrá a buscar un helicóptero.
ESPOSO: (Riéndose) ¿Un helicóptero? Está divagando.
ESPOSA: (Molesta) No te rías amor, quizá el chico necesita ayuda.
POLICÍA: (Al matrimonio) Buen día, si están aquí, podrían colaborar y tratar de averiguar qué es lo que trama este mocoso, ya me sobrepasó.
ESPOSO: Tranquilo oficial, entendemos su frustración.
ESPOSA: (Al Niño) Hola pequeño ¿cómo estás? ¿En qué podría ayudarte?
21
NIÑO: En nada, me encuentro muy bien, gracias.
ESPOSO: ¿Y de verdad estás esperando un helicóptero?
NIÑO: (Algo molesto) Sí, ya lo he dicho varias veces, un helicóptero vendrá a recogerme.
ESPOSA: (Tierna) Mi niño, tranquilo, solo queremos ver si todo está bien, porque pareces algo confundido.
RECOLECTOR: (Irónico) ¿Algo? Muy confundido diría yo.
NIÑO: No señora, no estoy confundido, aquí vendrá a recogerme el helicóptero.
ESPOSO: ¿Y por qué estás tan seguro de que en esta calle se te vendrá a recoger?
NIÑO: Porque esa instrucción se me dio y yo soy muy obediente.
POLICÍA: (A la pareja) ¿Ven? Este niño perdió la razón.
5° ESCENA
Un Médico, al ver tanta gente rodeando al Niño, decide acercarse para asegurarse que nada grave esté sucediendo
MÉDICO: (Al Policía) Buen día señor ¿Todo bien, no necesitan de mi ayuda?
POLICÍA: (Irónico) Lo necesitamos en el caso que sepa de aeronáutica y todas sus leyes.
RECOLECTOR: (Burlesco) El Niño dice que del cielo vendrá un helicóptero a buscarlo exclusivamente a él.
MÉDICO: (Molesto) ¿Y eso les parece gracioso?
RECOLECTOR: (Tartamudeando) Bueno, es que, co, co, como preguntó…
MÉDICO: (Al Niño) Hola pequeñín, me dicen que esperas un helicóptero.
NIÑO: (Feliz) Sí, espero un helicóptero.
MÉDICO: Entiendo ¿Sabes? Mientras esperas ¿Me permites medirte la presión y tus signos vitales? (saca su equipo de su bolso o maletín).
NIÑO: Está bien, aunque no estoy enfermo (colabora para que el Médico lo revise)
ESPOSA: (A su marido) Así se atiende a un niño, no como tú, que fuiste un bruto.
ESPOSO: (Tímido) No se me ocurrió algo mejor.
MÉDICO: (Guarda sus implementos y se dirige a los adultos) Sus signos vitales están en orden, no tiene fiebre y no está delirando. No sé qué pueda
ser.
POLICÍA: En vez de estar combatiendo el crimen, estoy aquí con este muchachito loco.
MÉDICO: (Molesto) ¿Cómo se atreve a tratar así a este niño que está desorientado?
NIÑO: (Interrumpe al Médico) Señor, no estoy desorientado. Me ordenaron que esperara acá.
RECOLECTOR: ¿Y por qué aquí y no en otra parte?
NIÑO: (Se toma el mentón) No lo sé, esa fue la indicación.
ESPOSA: ¿Y a qué hora vendrían?
NIÑO: Tampoco sé, me dijeron que durante el día, así que seré paciente.
22
6° ESCENA
Al ver el alboroto, se acerca un ejecutivo, pensando en una oportunidad de negocios.
EJECUTIVO: (Al grupo) Damas y caballeros, si me permiten un minuto de su tiempo, podría ofrecerles una gran oportunidad económica.
RECOLECTOR: (Riendo) Lo que nos faltaba, un ejecutivo bancario ofreciéndonos dinero para comprarle un helicóptero al Niño.
EJECUTIVO: (Al Policía, extrañado) ¿Qué dice este hombre?
POLICÍA: (Resignado) El Niño dice que vendrá a buscarlo un helicóptero y no le creemos.
ESPOSA: ¡Ay! Yo sí le creo a este pequeñito.
ESPOSO: (Avergonzado) ¡Qué dices mujer! El niño está loco.
MÉDICO: (Al Ejecutivo) Lo que pasa es que el Niño lleva mucho tiempo aquí e insiste en que un helicóptero vendrá a buscarlo a este mismo lugar
en el que estamos.
EJECUTIVO: (Al Niño) Hola jovencito ¿Es cierto lo que dice esta gente?
NIÑO: (Hastiado) Sí señor, vendrá un helicóptero por mí.
EJECUTIVO: ¿Y demorará mucho el piloto en venir a buscarte?
NIÑO: No lo sé, pero voy a esperar.
EJECUTIVO: (Pícaro) ¿Entonces eso significa que tienes mucho dinero?
NIÑO: Tal vez, aunque eso no es de niños.
EJECUTIVO: ¿Podría ofrecerle un crédito a la gente que venga por ti?
POLICÍA: (Molesto) Está bien que este muchacho nos tenga como tontos aquí parados, pero usted se está aprovechando.
MÉDICO: (Al Ejecutivo) El Oficial tiene razón, no sea inescrupuloso.
EJECUTIVO: (Con temor) Perdón, perdón, yo solo hago mi trabajo.
RECOLECTOR: Descuide, hombre, no pasa nada.
MÉDICO: (Al grupo) ¿Alguien le preguntó al muchacho de dónde sacó que lo vendrían a buscar?
ESPOSO: (irónico) No hay necesidad de hacerlo, porque nadie vendrá.
ESPOSA: (Al Niño) Querido, cuéntame ¿Quién te dijo que vendrían a buscarte?
NIÑO: El piloto del helicóptero me lo dijo.
POLICÍA: ¿Y tú estás seguro que te dio esta indicación de esperarlo aquí?
NIÑO: Muy seguro.
EJECUTIVO: ¿Y por qué estás tan seguro de ello?
NIÑO: (Con una sonrisa) Porque el piloto es mi padre.
Al decir la última frase, se oye el sonido de un helicóptero aterrizando y todos, con cara muy sorprendida, miran hacia arriba.
FIN
23
TEMA 6
“Vive mejor que un Faraón”
Palabra clave: Bienestar
PERSONAJES
Súper humano 2000
Súper humano 6000
Vendedora
Esposa 1
Esposo 1
Esposa 2
Esposo 2
El escenario tendrá un cuadro, el de una tienda, dividido en dos actos. Para potenciar el drama se sugiere contar con unos cuatro niños que puedan
servir de extras y transitar de vez en cuando por el cuadro de la tienda, como clientes, sin mayor intervención. El matrimonio (1) viste casual, el
matrimonio (2) viste muy formal. La vendedora usa camisa, pantalón de vestir y una credencial de ventas. El Súper humano2000 viste sport y el
Súper humano 6000 viste lo más elegante posible. En el segundo acto, el Súper humano 6000 viste andrajoso y lleva el pelo cano. Deben envolver
una Biblia de tal forma que no se note, para la escena final.
1° ACTO
En el escenario hay un mostrador con muchos artefactos electrónicos y sus precios. A un costado se encuentra de pie el Súper Humano2000 con
su precio respectivo. La vendedora se pasea por el espacio, acomodando los productos.
1° ESCENA
VENDEDORA: (Moviéndose alrededor del mostrador) Espero que hoy sea un gran día, que venga mucha clientela y vendamos muchos productos.
2° ESCENA
Mientras la Vendedora acomoda los productos, ingresa el matrimonio número 1. La vendedora se percata y los atiende amablemente.
VENDEDORA: (Sonriendo) ¡Buen día! Bienvenidos a nuestra tienda ¿En qué les puedo servir?
ESPOSA 1: (Sonríe) ¡Buen día! Muchas gracias por su amabilidad.
ESPOSO 1: (Sonriendo) ¡Muchas gracias! La verdad es que estamos buscando algo que nos ayude con las cosas del hogar, un aparato novedoso.
VENDEDORA: ¡Ya veo! Están buscando algo tecnológico que les ayude en labores domésticas.
ESPOSA 1: Claro, algo como eso (apunta un objeto del mostrador).
VENDEDORA: (Lo toma) ¡Ah! Esta es una aspiradora inteligente. Usted la enciende y la deja funcionar. Ella sigue una trayectoria y al toparse con
algo, cambia de ruta ¡De forma automática!
ESPOSA 1: (Maravillada) ¡Eso es fantástico! (A su esposo) Es lo que necesitamos en casa.
24
ESPOSO 1: (Indeciso) No sé amor, creo que estamos buscando algo mucho más complejo que eso. (A la Vendedora) ¿No tendría algo más novedoso o impactante?
VENDEDORA: (Piensa) Mmm, creo que ya sé lo que usted está buscando y está exactamente aquí (apunta al Súper humano 2000).
ESPOSA 1: (Asustada) ¿Y eso qué es? ¿Un humano?
ESPOSO 1: (Riéndose) No amor, es un androide, un prototipo robótico que parece un humano.
VENDEDORA: Está muy informado señor, es justamente lo que acaba de decir, pero alto, hay muchas otras cosas que explicar.
ESPOSA 1: (Sorprendida) ¿Muchas otras cosas? ¿En realidad puede hacer tanto una máquina?
VENDEDORA: El Súper humano 2000 está diseñado para ser un mayordomo del siglo XXI y atender los quehaceres domésticos elementales,
como lavar la loza, planchar, sacar la basura, etc. También cuenta con una memoria de 1 Terabyte que le permitirá aprender frases y algunas emociones interactivas.
ESPOSO 1: (Fascinado) Suena mucho mejor de lo que leí en las reseñas de internet.
ESPOSA 1: (Dudando) Amor, el Súper humano 2000 debe costar un dineral.
VENDEDORA: (Acercándose al robot) Para nada, esta preciosura cuesta mucho menos con relación a prestación de servicios.
ESPOSO 1: ¿Y cuál es ese precio?
VENDEDORA: (Mirando al suelo) un millón de dólares.
ESPOSA 1: (Casi gritando) ¡Pero ese dinero no lo tenemos, ni de broma!
ESPOSO 1: (Aparta a su esposa a un costado) Lo sé amor, al menos déjame verlo y saber cómo es.
VENDEDORA: (Se acerca a la pareja) ¿Les gustaría verlo? Por aquí, acompáñenme (los lleva hacia el robot).
ESPOSA 1: (Sorprendida) Es increíble, parece un verdadero humano.
VENDEDORA: (Al robot) Hola Humano, buen día.
SÚPER 2000: (Levanta su cabeza y responde con voz muy pausada y correcta, como un robot) Buen día ama, estoy a su servicio.
ESPOSO 1: (Se toma la cabeza) ¡Es fabuloso! (A la vendedora) ¿Podría darle una orden?
VENDEDORA: Dígale que se agache y se levante.
ESPOSO 1: (Al robot) Buen día Humano, agáchate (el robot se agacha) ¡Guau, es genial! Ahora Humano, levántate (el robot se levanta).
VENDEDORA: ¿Le gustó cierto? Puede llevárselo en cómodas cuotas.
ESPOSA 1: Nos encantaría, pero ni con todas las cuotas del mundo podríamos pagarlo.
VENDEDORA: (Un poco triste) Comprendo estimados, fue un placer atenderlos.
ESPOSO 1: (Con un gesto) Muchas gracias por todo, hasta luego.
VENDEDORA: Hasta pronto.
3° ESCENA
El matrimonio sale de la tienda y la vendedora acomoda al Súper humano 2000
VENDEDORA: (Mientras arregla al robot) Eso estuvo cerca, pero es entendible, la gente no tiene el dinero o no quiere arriesgarse con una compra
así de grande. (Le habla al robot) No te preocupes, Humano, ya vendrá alguien que quiera adquirir tus servicios.
SÚPER 2000: (Con voz pausada) Muchas gracias, Ama.
25
4° ESCENA
Mientras ordena al Súper Humano, entra otra pareja a escena
VENDEDORA: (Al matrimonio) Buen día, bienvenidos, en qué puedo servirles.
ESPOSO 2: (Muy serio) Buen día, venimos por algo muy específico.
ESPOSA 2: (Seria) Estamos buscando al Súper Humano
VENDEDORA: (Se aleja de la pareja y le habla al público) ¿Escucharon eso? ¡Haré la venta de mi vida! (Se acerca al matrimonio, muy seria) Han
venido al lugar indicado.
ESPOSO 2: Esperemos que sea el lugar indicado, porque hemos recorrido muchas tiendas del país.
ESPOSA 2: (Sonriendo) Y sí que hemos recorrido tiendas y centros comerciales.
VENDEDORA: (Se acerca al robot) Estimados, aquí les presento al Súper Humano 2000, que está diseñado para ser un mayordomo del siglo XXI
y atender los quehaceres…
ESPOSO 2: (La interrumpe) No, estimada, creo que usted no nos entendió…
ESPOSA 2: Buscamos al Súper Humano 6000.
VENDEDORA: (Sorprendida) ¿Enserio quieren al Súper Humano 6000? Pero si cuesta 10 veces más que el Humano 2000…
ESPOSA 2: Sí, señorita, queremos al Súper Humano 6000, tráigalo por favor, queremos verlo y llevarlo, en efecto.
VENDEDORA: (Saca un teléfono y hace una llamada) jefe, hola, por favor, me puede enviar el 6000 (espera unos segundos), sí, sí jefe, lo quieren,
envíelo (espera un segundo), sí jefe, está programado.
ESPOSO 2: (A su esposa) Por fin mi amor, tendremos a nuestro Humano.
5° ESCENA
Hace ingreso el Súper Humano 6000, caminando lento, como un robot
VENDEDORA: (Al matrimonio) Les presento al Súper Humano 6000. Es primera vez que se exhibe fuera de la bodega. En el mundo solo existen
veinte copias y no se harán más por ser un prototipo en transición.
ESPOSA 2: Eso ya lo sabemos, ahórrenos los detalles porque vamos a comprarlos ahora, ya.
VENDEDORA: (Nerviosa) Discúlpenme, pero el protocolo me impide vendérselo sin la instrucción del prototipo.
ESPOSO 2: (Serio) Por favor, tenemos prisa (saca una chequera y le entrega un cheque). Tome, ahí tiene.
VENDEDORA: (Indecisa) Señor, gracias, lamento hacerle perder tiempo, pero tiene que recibir las instrucciones, porque podría tener inconvenientes.
ESPOSA 2: (Molesta) Señorita, no insista, muchas gracias por todo, cualquier cosa le avisamos. (Le habla al robot) Humano, sígueme por favor,
vamos a casa.
SÚPER 6000: Como usted ordene ama (Sigue a la Esposa 2, que sale de la escena)
VENDEDORA: (Al Esposo) Señor, tome, al menos reciba esto (le entrega un paquete). Debe leerlo, por favor.
ESPOSO 2: Gracias.
26
6° ESCENA
Se retira el matrimonio junto al Súper Humano y la vendedora queda sola
VENDEDORA: (Soliloquio) ¡Qué arrogantes fueron! El Súper Humano 6000 requiere de mucho cuidado, es un prototipo casi humano, necesita
entrenamiento previo, no sabrán qué hacer. Espero no lo estropeen (se retira de la escena).
7° ESCENA
Pasan seis meses desde la compra del Súper Humano 6000 (Esto debe decirlo una voz en off). Entra el matrimonio 2 con el robot en malas condiciones, desordenado, andrajoso, con problemas motrices y el pelo encanecido. La Vendedora se encuentra organizando el mostrador.
ESPOSA 2: (A la Vendedora) Señorita, señorita, le traemos al Súper Humano 6000, creo que vino defectuoso de fábrica.
VENDEDORA: Hola, tanto tiempo (se acerca al Robot y lo evalúa) Claro, se ve bastante estropeado ¿Y qué cree que le pasó?
ESPOSO 2: Señorita, lo usábamos para las labores domésticas y lo programamos para que tuviera total autonomía dentro de casa.
VENDEDORA: (Pensando, con la mano en la barbilla) Eso no es trabajo pesado para el dispositivo, no veo la razón del desgaste.
ESPOSA 2: (Algo abrumada) No le hicimos nada malo, hicimos todo lo que nos indicó…
VENDEDORA: (La interrumpe) Yo no les indiqué nada porque…
ESPOSO 2: (Triste, completa la frase) Nosotros no la dejamos.
VENDEDORA: (Se acerca al robot) Hola Humano, cómo te sientes.
SÚPER 6000: (Cabizbajo) Hola ama, no me siento bien. Tengo cansancio y dolores en todo el cuerpo.
VENDEDORA: (Le toma el mentón y le levanta la cabeza) Humano ¿Has descansado, has bebido agua, has estado siguiendo tu dieta, has hecho
ejercicio?
SÚPER 6000: No, no he hecho nada de lo que me pregunta, ama.
ESPOSA 2: (Casi llorando) No sabía que uno podía dirigirse de esa manera a él. De haberlo sabido…
VENDEDORA: (Al Esposo) ¿Siquiera leyeron el manual que les dejé?
ESPOSO 2: (Se lo entrega a la Vendedora) Aquí está, no le hemos abierto.
VENDEDORA: (Abre el paquete) Aquí está el manual (lo levanta y lo enseña al público) En este libro están todas las instrucciones que este Humano necesita para funcionar de la mejor manera posible: dice cómo debe alimentarse, cómo debe descansar y cómo actuar frente a todas las situaciones de la vida, es que simplemente ¡Está todo! Y producto de su arrogancia no quisieron recibir instrucciones de cómo guiar a su Súper Humano y
cómo enseñarle del manual. Por eso necesitaba más entrenamiento que el modelo 2000, porque esta es una pieza de artesanía única, no una réplica
y su creador así lo estipuló por su bien.
ESPOSA 2: (Se toma la cabeza) Señorita, lo lamentamos, qué podemos hacer.
VENDEDORA: (Sonríe) El Súper Humano puede volver a ser funcional, solo vayan a casa, lean el manual, enséñenle y él volverá al camino.
ESPOSO 2: (Cabizbajo) Muchas gracias, señorita, lamentamos lo sucedido.
La Vendedora los despide, le da un abrazo al Súper Humano y el matrimonio se retira.
FIN
27
TEMA 7
“Cómo obtener una nueva vida”
Palabra clave: Renovación
PERSONAJES
Forastero
Policía
Mecánico
Verdulera
Estudiante
Desconocido
El escenario tendrá un cuadro, el de una calle cualquiera. Se sugiere poner alguna señalética, parada de bus, semáforo, etc. La obra se realizará
en un acto único. El Forastero debe vestir de forma descuidada y cargar una maleta. El Mecánico lleva un overol y su cara sucia con grasa o algo
similar. La Verdulera debe llevar un delantal de cocina. El Estudiante uniforme escolar, una mochila o cuadernos en la mano. El desconocido debe
vestir de blanco, es el único requisito.
1° ACTO
En el escenario se encuentra un hombre sentado en una banca con su maleta a un lado. Está cabizbajo, inquieto.
1° ESCENA
FORASTERO: (Angustiado) Quise reiniciar mi vida, dejar todo atrás, ser un hombre nuevo, pero lo único que conseguí fui perderme en un pueblo
que no conozco sin un centavo.
2° ESCENA
Mientras el Forastero se lamenta, pasa un Policía.
FORASTERO: (Se pone de pie) Oficial, disculpe, quisiera hacerle una pregunta.
POLICÍA: (Lo observa de arriba a abajo) Sí, dígame.
FORASTERO: ¿Cuánto demoraría en llegar caminando a Canaán?
POLICÍA: (Se ríe) Uf, una eternidad, está muy lejos de aquí.
FORASTERO: ¿Y si tomara locomoción?
POLICÍA: (Piensa) No, no podría desde aquí, porque no existe transporte para llegar a su destino.
FORASTERO: (Extrañado) Pero ¿cómo no hay locomoción?
POLICÍA: Así es, buen ciudadano ¿Usted se quiere devolver?
FORASTERO: (Triste) No, la verdad es que quisiera llegar allá, me dieron buenas referencias.
POLICÍA: Espero haberlo ayudado, que tenga un buen día.
28
3° ESCENA
El Policía se retira e ingresa un Mecánico
FORASTERO: (Al Mecánico) Hola Señor ¿Cómo podría llegar a Canaán?
MECÁNICO: (Con simpatía) Oh, jefe, me dejó con la duda, porque no tengo idea donde queda ese pueblo.
FORASTERO: Es que me dijeron que llegando allá podría comenzar una nueva vida.
MECÁNICO: Mire jefe, de autos sé un montón, de motores y máquinas, pero nada de lo que usted me está diciendo.
FORASTERO: Lo que pasa es que decidí dejarlo todo atrás y ya no puedo dar marcha atrás.
MECÁNICO: (Pensando) Usted es forastero y no tiene idea donde está. Esa es una muy mala combinación.
FORASTERO: ¿Usted cree?
MECÁNICO: Claro que sí, debe tener cuidado o podrían asaltarlo.
FORASTERO: (Triste) Ya veo, gracias de todas maneras.
MECÁNICO: Por nada buen hombre, cualquier cosa, búsqueme en mi taller. Adiós.
4° ESCENA
El Forastero queda solo por un momento.
FORASTERO: (Soliloquio) ¡No puede ser! ¿Cómo pude ser tan tonto? Escuché que si buscaba la Canaán encontraría una nueva vida y salí sin
siquiera anotar dónde quedaba. Aunque no me resignaré, ya estoy aquí y no puedo dar marcha atrás.
5° ESCENA
Hace ingreso una Verdulera quien ve la cara de aflicción del Forastero y se le acerca
VERDULERA: ¿Qué le pasó, oiga? Lo veo afligido ¿En qué puedo ayudarlo?
FORASTERO: En nada, estimada, gracias por preguntar.
VERDULERA: ¿Cómo que nada? Si la cara le llega al suelo de tan triste que está.
FORASTERO: (Sonríe) Sí, es que pensé que no tendría sentido volver a pedir ayuda, no me ha ido bien haciéndolo.
VERDULERA: Descuide, en lo que sea, yo le ayudo, cuénteme.
FORASTERO: ¿Usted conoce Canaán?
VERDULERA: No, no la conozco, pero he oído sobre ella ¿Por qué pregunta?
FORASTERO: Porque quiero llegar hasta allá, en busca de una nueva vida.
VERDULERA: (Enérgica) Pero eso está muy lejos y escuché que no cualquiera puede llegar, hay como condiciones.
FORASTERO: ¿Condiciones?
VERDULERA: Sí, algo así como que solo algunos pueden ingresar, si cumplen con ciertos requisitos, que no tengo idea cuáles son, por si me
pregunta.
FORASTERO: ¿Y qué autobús podría tomar o algún avión?
VERDULERA: (Se ríe) ¡Avión! De ningún modo, este pueblito apenas tiene un supermercado. Y respecto al autobús, que yo sepa, nada.
FORASTERO: (Se toma la cabeza) Ya veo, ha sido muy amable, al menos me ha subido el ánimo.
VERDULERA: (Saca algo de su bolsillo y se lo entrega) Tome, noto que no ha comido nada y está muy desaseado, para que coma y se duche.
29
FORASTERO: (Estira el billete) Muchas gracias estimada.
VERDULERA: No hay de qué. Ahora, si me disculpa, debo volver al trabajo
6° ESCENA
Sale de escena la Verdulera e ingresa el estudiante
FORASTERO: Hola joven, buen día ¿Podría ayudarme?
ESTUDIANTE: (Dudando) Hola ¿Ayudarlo con qué?
FORASTERO: Sabe que estoy intentando llegar a Canaán ¿Sabe dónde queda?
ESTUDIANTE: (Pensando) A ver, dónde queda, dónde queda, dónde queda (recuerda) ¡Ah, ya lo recordé! Canaán fue una zona antigua del Medio
Oriente.
FORASTERO: (Sorprendido) ¿Zona antigua del Medio Oriente? Qué extraño.
ESTUDIANTE: Sí, actualmente en esa zona se encuentra Israel y Palestina.
FORASTERO: (Se rasca la cabeza) ¿Cómo no haber sabido eso, fui un ignorante acaso?
ESTUDIANTE: (Amable) Descuide señor, a cualquiera le puede haber pasado.
FORASTERO: Es que yo dejé todo para encontrar aquel pueblo y resulta que es historia.
ESTUDIANTE: ¿Sabe qué? En clases aprendí que hay otra Canaán, una celestial, pero no sé qué habrá querido decir el maestro.
FORASTERO: (Sorprendido) ¿Una Canaán celestial? ¿Y eso dónde lo aprendiste?
ESTUDIANTE: (Riendo) En la clase de Biblia, aunque no presté mucha atención… En realidad, nadie lo hace.
FORASTERO: (Sonríe) También me pasó igual, no presté mucha atención, porque ahora que lo mencionas, creo recordar que lo de Canaán lo vi
por TV en un programa religioso.
ESTUDIANTE: (Mueve la cabeza) Tal vez si le prestáramos más atención…
FORASTERO: (Lo interrumpe) Todo sería distinto ¿No?
ESTUDIANTE: Tiene razón, sabe, yo ya me voy, debo ir a clases. Espero haberle ayudado. Adiós.
FORASTERO: Adiós muchacho, que te vaya bien.
7° ESCENA
El Estudiante se retira. El Forastero reflexiona en soledad.
FORASTERO: (Soliloquio) Vaya, una Canaán celestial ¿Qué significará eso? Ni idea, lo único que sé es que parezco un idiota al abandonar todo
por encontrar un lugar ¡que no existe! Y, además, que apareció por televisión en un programa religioso (Mira al cielo) Dios, si existes en algún
lugar, ayúdame.
8° ESCENA
Mientras el hombre se lamenta, se acerca un desconocido, vestido de blanco, quien le dirige la palabra
DESCONOCIDO: (Sonriendo) Hola ¿Algún problema?
FORASTERO: (Se limpia la cara, en señal de haber llorado) No, no, todo bien, solo estaba pensando
DESCONOCIDO: ¿Y pensando en qué si se puede saber?
FORASTERO: En los errores que he cometido el último tiempo.
30
DESCONOCIDO: ¿Estar aquí con esa maleta es parte de los errores?
FORASTERO: Probablemente lo sea, pero dependerá de la respuesta que me dé ¿Sabe algo usted sobre Canaán?
DESCONOCIDO: (Sonríe) Sí, Canaán fue la Tierra Prometida al pueblo de Dios en el pasado, aunque la Canaán sigue existiendo.
FORASTERO: (Exaltado) ¿Enserio? ¿Podría decirme usted cómo llegar allá?
DESCONOCIDO: Claro, aunque la maleta no le va a servir para este viaje.
FORASTERO: (Preocupado) ¿Por qué? ¿Es muy caro el ticket de viaje?
DESCONOCIDO: No, porque allá tendrá todo lo que necesita, no debe llevar nada.
FORASTERO: (Alegre) ¿Entonces podría tener una nueva vida?
DESCONOCIDO: Por supuesto amigo, podría comenzar de nuevo.
FORASTERO: ¿Y cómo puedo obtener esta vida nueva?
DESCONOCIDO: ¿Ha oído hablar del dicho “nacer de nuevo”?
FORASTERO: Sí, pero no sé cómo podría yo nacer de nuevo, o sea ¿Volver al vientre de mi madre?
DESCONOCIDO: (Sonríe) No, querido, nacer de nuevo significa renunciar a las cosas de este mundo y comenzar a vivir por el espíritu.
FORASTERO: (Sorprendido) ¿Eso quiere decir que la Canaán Celestial existe?
DESCONOCIDO: Está en lo cierto, amigo.
FORASTERO: ¿Y qué hago ahora? ¿Qué hago?
DESCONOCIDO: Si deseas tanto tu vida nueva, debes bautizarte, para que a través de ese símbolo reconozcas públicamente que has muerto al
pasado y has recomenzado.
FORASTERO: ¿Y podría usted bautizarme?
DESCONOCIDO: Sería un honor, vamos al río que está cerca de aquí y allí podrás comenzar de nuevo.
FORASTERO: ¿Y después de bautizarme podría llegar inmediatamente a Canaán?
DESCONOCIDO: No, deberás esperar a que El Señor de Señores venga por ustedes. Paciencia.
FORASTERO: ¿Y usted amigo, no vendrá con nosotros?
DESCONOCIDO: (Sonríe) No, no con usted, porque ¿Quién crees que arreglará todo para recibirlos?
FORASTERO: (Extrañado) ¿Cómo? No entiendo.
DESCONOCIDO: (Lo abraza y lo guía hacia la salida) No hay nada que entender por el momento. Ahora, vamos al río para bautizarte.
El Forastero y el Desconocido salen abrazados del escenario.
FIN
31
TEMA 8
“Lo mejor viene después”
Palabra clave: Restauración
PERSONAJES
Carlos
Antonia
Sofía
Marianela
Jesús
Moisés
Pedro
Pablo
El escenario tendrá un solo cuadro, el del Paraíso. Se sugiere seguir la descripción de Apocalipsis 21, considerando diseñar un fondo, ya sea en
cartulina, lienzo u otro material, de la Santa Ciudad. Debe haber flores, plantas y decoración que embellezcan el escenario. La obra se realizará en un acto único. Carlos, Antonia, Sofía y Marianela vestirán con túnicas blancas, costuras y un cinto plateados. Todos llevan una diadema
en sus cabezas. Las personas Bíblicas usan túnicas blancas, con costuras y cinto dorado. Llevan diademas, pero con gemas incrustadas. Moisés
debe llevar una barba blanca. Jesús viste igual, pero con una corona muy vistosa y muchas gemas, de preferencia que use barba y sea adulto. Lo
ideal sería que el dibujo de la Santa Ciudad tenga una iluminación especial, para resaltar la escenografía. En este drama no hay flexibilidad en el
género de los personajes. De no contar con los materiales, queda abierta la posibilidad para modificarlos, siempre y cuando se logre representar
lo anterior
1° ACTO
Hacen ingreso los cuatro jóvenes salvos y se maravillan con lo que ven.
1° ESCENA
ANTONIA: (Sorprendida) ¿Así que este es el paraíso?
SOFÍA: (Se toma la cara) Es precioso, lo que imaginé en la Tierra no está ni cerca de parecerse a esto.
CARLOS: Esto es infinitamente mejor.
MARIANELA: Valió la pena cada segundo de fe y esperanza.
ANTONIA: (Se acerca al mural de la Santa Ciudad) La ciudad es como se describió en la Biblia, aunque no puedo explicar su grandeza.
CARLOS: (Se acerca a las flores/plantas) Incluso hasta la vegetación tiene otra pigmentación.
32
SOFÍA: (Huele las flores) ¡Y hasta los aromas son increíbles!
MARIANELA: (Sonríe) Los aromas, los colores, las formas… sin mencionar cómo resplandece todo…
ANTONIA: (La interrumpe gritando) ¡El cielo! ¡Miren el cielo! (los demás miran también) ¡Se pueden ver otros planetas y galaxias!
CARLOS: Es mejor que en nuestros sueños, es mejor que todo lo que pudimos imaginar alguna vez…
2° ESCENA
Mientras los jóvenes siguen maravillándose, entra Moisés y se queda mirando la vegetación, sin percatarse de ellos.
SOFÍA: (A sus amigos) Miren chicos, es la primera persona que vemos al llegar aquí…
ANTONIA: (La interrumpe) Observen su ropa, es distinta a la nuestra.
MARIANELA: Y su diadema también es diferente.
CARLOS: ¿Quién será? Se ve a un anciano ¿Tal vez algún campeón de la fe?
ANTONIA: ¿Y si mejor vamos y le preguntamos?
SOFÍA: (Piensa) Me da vergüenza, no estoy preparada para conocer a un campeón de la fe.
CARLOS: (Entusiasta) Vamos, no pasará nada ¡Estamos en el Cielo! (Todos se acercan a Moisés)
MARIANELA: (Respetuosamente) Buen día Señor, notamos que miraba el jardín y quisimos venir a saludarle.
MOISÉS: (Amable) Buen día jóvenes, es un gusto saludarles.
CARLOS: Sabe, señor, sentimos la curiosidad y vinimos a preguntarle que quién fue usted en la Tierra.
SOFÍA: (Molesta le da un codazo a Carlos) ¡Desubicado, eso no se pregunta!
MOISÉS: (Sonríe) No se preocupe señorita. Yo viví hace mucho tiempo en la tierra y llevo mucho tiempo aquí…
ANTONIA: (Lo interrumpe con entusiasmo) ¿Usted es Enoc?
MOISÉS: No, no, la verdad es que…
ANTONIA: (Lo interrumpe nuevamente) ¡Ya sé! Usted es Elías
MOISÉS: No, soy Moisés.
MARIANELA: (Emocionada) ¡Qué honor! Usted siempre fue mi personaje favorito de la Biblia.
MOISÉS: Muchas gracias, pero no soy ningún personaje, soy una persona, igual que tú. Siempre fui real.
MARIANELA: Disculpe señor, no era mi intención, usted comprenderá mi emoción.
MOISÉS: Descuide señorita, tendrá toda la eternidad para comprender ciertos conceptos, por el momento disfrute de todo esto.
CARLOS: ¿Y la eternidad se hace insoportable?
MOISÉS: ¿Se le haría insoportable vivir una vida plena junto a la persona que ama?
CARLOS: No, para nada, al contrario, sería un privilegio.
MOISÉS: Entonces respondió su pregunta.
ANTONIA: ¿Y cómo fue abrir el mar Rojo?
33
MOISÉS: Me encantaría decir que lo hice yo, pero estaría mintiendo. Simplemente fui un instrumento de Dios y, por supuesto, fue algo fenomenal.
SOFÍA: (Tímida) ¿Y por qué cree que Dios lo escogió a usted para dirigir a su pueblo?
MOISÉS: Querida, me falta el resto de eternidad para comprenderlo, solo lo acepto como el mayor honor que se me concedió en la Tierra.
ANTONIA: ¿Y dónde podríamos encontrar a los demás campeones de la fe?
MOISÉS: El único campeón es Cristo, pero entiendo lo que me quiere decir. No desespere, tiempo tendrá para encontrarse con todos.
CARLOS: Ha sido un honor conocerle, no lo molestamos más.
MOISÉS: No fue ninguna molestia. Todos los días vengo a revisar el jardín. Si quieren seguir conversando, podrían venir a encontrarse conmigo.
Ahora debo irme, tengo un compromiso. Hasta luego.
3° ESCENA
Moisés les hace una señal de despedida. Los jóvenes siguen conversando.
MARIANELA: ¿Qué será de nuestros amigos, nuestra familia?
ANTONIA: Como dijo Moisés, tenemos la eternidad para saberlo y comprenderlo.
SOFÍA: ¿Y ustedes logran recordar bajo qué circunstancias llegaron acá?
CARLOS: No lo recuerdo bien, pero creo que yo fui un hombre normal que falleció joven. Los Nazis amenazaban al mundo.
ANTONIA: Yo también fallecí. Alcancé a casarme, pero no tuve hijos. Recuerdo haber enfermado gravemente. No sé qué habrá pasado con mi
esposo. Espero encontrarlo aquí.
MARIANELA: Creo que morí en una peste que invadió mi país. Pereció mucha gente, casi todo el pueblo donde vivía. La medicina no era muy
avanzada y yo me ofrecí a atender a los enfermos. (Todos miran a Sofía) ¿Y tú, logras recordar algo?
SOFÍA: (Con timidez) Yo, yo no morí. Vi a Jesucristo venir, viví en el tiempo del fin. Sobreviví a la maldad humana y los engaños de Satanás.
ANTONIA: ¿Y cómo fue el tiempo del fin? ¿Cómo en los días de Noé?
SOFÍA: Peor. Las leyes nos oprimían, la perversión aumentó, el sentido común fue borrado de la faz de la tierra y si te oponías, sufrías burla, persecución y muerte. Sin embargo, Dios nos protegió.
ANTONIA: ¿Como en Egipto, con las plagas?
SOFÍA: Exacto, los fieles fuimos protegidos de la perversión y el caos.
CARLOS: ¡Qué privilegio y qué responsabilidad haber vivido aquello!
4° ESCENA
Ingresa rápidamente a escena Pedro, quien al ver a los jóvenes se les acerca.
PEDRO: (Muy efusivo) Buen día jóvenes ¡Bienvenidos a casa! Este es el pago por nuestra fidelidad.
CARLOS: (Extrañado) Perdón, pero ¿Quién es usted?
PEDRO: (Ignora la pregunta) ¿Han visto a Moisés? Sé que viene todos los días al jardín… parece que me retrasé.
34
MARIANELA: (Le responde) Sí, estuvo aquí. Dijo que tenía un compromiso y se fue. ¿Quién es usted?
PEDRO: Yo ¿Acaso no se dan cuenta? Observen mi rostro, vean mis manos y sientan la energía que transmito.
MARIANELA: ¿Usted es Simón?
PEDRO: ¡Ah, era Simón! Ahora soy Pedro.
SOFÍA: Señor, es un honor conocerle, siempre fue mi favorito.
PEDRO: ¿Tu favorito? ¿Fui una especie de celebridad? Solo fui un pescador de Galilea.
ANTONIA: Pero un pescador de hombres y eso es admirable.
PEDRO: (Sonríe) En realidad sí, cuando conocí a Jesús quise darle mi vida. Eso significó renunciar a muchas cosas, una de ellas, la impulsividad.
MARIANELA: ¿Y fue muy difícil renunciar a todo?
PEDRO: Muy difícil, más Dios estuvo conmigo y me capacitó. Solo, nunca hubiera podido.
CARLOS: Aun así, se le ve muy alegre y entusiasta.
PEDRO: ¡Pues así hay que ser en la vida! ¡Feliz y optimista!
SOFÍA: ¿Y qué se sintió seguir el legado de Cristo?
PEDRO: ¿Y qué sientes tú al haber seguido el legado del Maestro?
SOFÍA: (Sorprendida) Oh, ya veo… comprendo.
PEDRO: Todos seguimos el legado de Cristo, todos contribuimos y por eso estamos aquí, porque nadie se enalteció a sí mismo, todos enaltecimos
a Cristo.
CARLOS: Amén querido hermano Pedro. Quiero que sepa que usted fue una verdadera inspiración para todos nosotros que perseveramos en la fe.
PEDRO: (Levanta sus brazos) ¡La gloria sea para Cristo!
5° ESCENA
Hace ingreso Pablo, quien desde una esquina le grita a Pedro
PABLO: (Gritando) ¡Simón de Betsaida!
PEDRO: (Se toma la cabeza) ¡Verdad que había quedado con él! (Se gira y le devuelve el grito) ¡Saulo de Tarso!
PABLO: Te dije que no me llamo Saulo, ni soy de Tarso.
PEDRO: (Sonríe) Yo tampoco, amigo (se le acerca y abraza a Pablo).
PABLO: (Sonriendo) ¿Cómo has estado amigo? Ha pasado bastante tiempo ¿Ah?
MARIANELA: (Emocionada) ¿Usted es Pablo, el de las cartas?
PABLO: (Serio) Así es, soy Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo, gracia y paz para ustedes.
CARLOS: (Sonríe) Se expresa tal cual como lo hacía en sus cartas.
PEDRO: Es que mi amigo es un intelectual, no como yo, que lo que no sabía lo compensaba con entusiasmo.
ANTONIA: (A Pablo) ¿Qué significó para usted haber sido transformado por el poder de Cristo?
35
PABLO: Fui vestido como un nuevo hombre, renovándome conforme a su imagen.
SOFÍA: ¿Y le dolió dejar su prometedora carrera por seguir a Jesús?
PABLO: Sí, me dolió mucho, mas no vivía yo, porque Cristo vivió en mí.
PEDRO: (Sonriendo) Amigo, estos jóvenes son muy entusiastas, pero tenemos que irnos.
PABLO: Así es hermosos jóvenes del Señor, ha sido un completo agrado conocerlos en Cristo Jesús. Quizá nos volvamos a ver, tenemos la eternidad para hacerlo.
6° ESCENA
Pedro y Pablo se despiden de abrazos con cada uno de los jóvenes y salen de la escena.
CARLOS: (Feliz) No puedo creerlo, en nuestro primer día en el Cielo ya hemos conocido a tres grandes referentes.
MARIANELA: Me siento muy feliz, valió la pena.
SOFÍA: (Preocupada) Aunque todavía estoy preocupada por nuestros familiares y amigos ¿Habrán sido fieles hasta el fin?
ANTONIA: (Pensativa) No lo sé, lo único que sé es que, si nos encontráramos con Jesús, podríamos hacerle varias preguntas.
7° ESCENA
Jesús hace ingreso a la escena. Suena música de fanfarrea de trompetas.
JESÚS: (Habla muy fuerte) Entonces háganme todas las preguntas que quieran.
ANTONIA: (Gritando) ¡Jesús! (corre hacia él y lo abraza).
CARLOS: (Se emociona) ¡Jesús, soñé con esto toda mi vida! (Se dirige a él).
MARIANELA: (Se dirige rápidamente a él y lo abraza junto a Carlos y Antonia) Señor, por esto viví y morí.
JESÚS: (Le habla a Sofía que quedó sola a un costado) Sofía, no seas tímida, ven, abrázame, he querido hacerlo desde antes que nacieras.
SOFÍA: (Se tapa la cara por la emoción y se dirige a él)
CARLOS: ¿Cómo apareciste de pronto?
JESÚS: (Sonríe) Estamos en el Cielo, mi hogar y puedo hacer muchas cosas fantásticas. Y ustedes también podrán hacerlo, pero deben aprender.
ANTONIA: (Es la única que no suelta a Jesús) Maestro ¿por qué nos salvamos?
JESÚS: Porque yo morí por ustedes y eso los convenció de aceptar ese sacrificio.
CARLOS: Señor ¿y dónde están los demás?
JESÚS: Este es un lugar inmenso, todos están dispersos, pero pronto se reunirán y conocerán.
SOFÍA: ¿Y dónde está mi familia?
JESÚS: Pronto lo sabrás (a los demás) y ustedes también. Es demasiado pronto para que sepan y descubran las razones.
MARIANELA: ¿Y dónde viviremos, Jesús?
JESÚS: Aquí, conmigo, les prometí que venía a preparar morada para ustedes y hay suficientes para todos.
MARIANELA: ¿Y cada uno tendremos una casa o algo así?
36
JESÚS: Casa es un término muy humano, pero sí, algo parecido donde vivirán. De hecho, vine a buscarlos para mostrarle su nuevo hogar.
SOFÍA: ¿Y qué haremos mañana y pasado y el resto de los días?
JESÚS: (Sonríe) Entiendo tu preocupación, pues todavía tienes un pensamiento humano, sobre todo tú, que me viste descender en gloria y majestad. Pero aquí el tiempo como lo conoces es distinto ¡Todo es diferente! ¡Y mucho mejor! Así que no hay nada de preocuparse, solo confía.
CARLOS: ¿Y podremos conocer todo el universo?
JESÚS: (Sonríe con ternura) Cuando conozcas a Enoc podrás preguntarle a él, porque sabe muy bien la respuesta.
ANTONIA: ¿Y podremos conocer a todas las personas de la Biblia?
JESÚS: A todas, sin excepción.
ANTONIA: ¿Y podremos jugar con las fieras salvajes?
JESÚS: No, me temo que eso no podrán hacerlo.
CARLOS: Pero, ¿cómo no vamos a poder ver a las fieras?
JESÚS: (Ríe) No podrán porque ¡No hay fieras! Todos los animales son dóciles y mansos.
SOFÍA: (Preocupada) ¿Y tendré que preocuparme de algo aquí?
JESÚS: (La abraza) Ustedes son mis hijos amados, yo velaré por ustedes.
CARLOS: ¿Y tendremos que ir a la iglesia el sábado?
JESÚS: Por supuesto, seguiremos adorando al Padre Celestial.
MARIANELA: ¿Y podremos…?
JESÚS: (La interrumpe) Amada, tenemos la eternidad para descubrir y comprender todo. No se exasperen. Ahora debemos reunirnos con los demás.
Es hora.
MARIANELA: ¿Entonces viniste a buscarnos?
JESÚS: Exactamente. Vengan, acompáñenme.
Jesús reúne a todos los jóvenes, los abraza y los saca de escena, mientras de fondo suenan trompetas majestuosas.
FIN
37
38
39
Iglesia Adventista del Séptimo Día Ecuador
@[email protected]
40
Adventistas Ecuador
AdventistasEC
Diseño y Diagramación: DSA - Red de Comunicaciones Nuevo Tiempo - Unión Ecuatoriana * Ministerio Joven * Año 2020 * Telf.: 2 471 146 * Quito - Ecuador
Descargar