Subido por famacevedo2017

365685046-Mao-Obras-Politicas-III

Anuncio
Mao Tse-tung
III
OBRAS POLITICAS
1
2
INDICE
ANALISIS DE LAS CLASES DE LA SOCIEDAD CHINA
Marzo de 1920…………………………………………………………………………………………………………………7
INFORME SOBRE UNA INVESTIGACION DEL MOVIMIENTO CAMPESINO EN JUNAN
(Marzo de 1927 )………………………………………………………………………………………………………………11
La importancia del problema campesino……………………………………………………………………………………11
¡Organizarse!...................................................................................................................... .............................................11
¡Abajo los déspotas locales y shenshi malvados! ¡Todo el Poder a las asociaciones campesinas!................................12
"¡Muy mal!" y "¡muy bien!"…………………………………………………………………………………………………12
Los llamados "excesos"……………………………………………………………………………………………………13
El llamado "movimiento de la chusma"………………………………………………………………………………………14
La vanguardia de la revolución………………………………………………………………………………………………16
Catorce grandes conquistas…………………………………………………………………………………………………16
1. ORGANIZACION DE LOS CAMPESINOS EN ASO-CIACIONES CAMPESINAS…………………………………16
2. GOLPES POLITICOS A LOS TERRATENIENTES……………………………………………………………………..17
3. GOLPES ECONOMICOS A LOS TERRATENIENTES………………………………………………………………18
4. DERROCAMIENTO DEL PODER FEUDAL DE LOS DESPOTAS LOCALES Y SHENSHI MALVADOS -- DESTRUCCION DE LOS ORGANOS DE PODER EN LOS TU Y LOS TUAN ……………………………………………..19.
5. DERROCAMIENTO DE LAS FUERZAS ARMADAS DE LOS TERRATENIENTES Y CREACION DE LAS FUERZAS ARMADAS DE LOS CAMPESINOS…………………………………………………………………………………19
6. DERROCAMIENTO DEL PODER DEL SE‹OR JEFE DE DISTRITO Y DE SUS ALGUACILES……………………20
7. DERROCAMIENTO DE LA AUTORIDAD DE CLAN (AUTORIDAD DE LOS TEMPLOS ANCESTRALES Y DE
LOS JEFE DE CLAN), LA AUTORIDAD RELIGIOSA (AUTORIDAD DEL DIOS PROTECTOR DE LA CIUDAD Y DE
LAS DIVINIDADES LOCALES) Y LA AUTORIDAD MARITAL…………………………………………………21
8. DIFUSION DE LA PROPAGANDA POLITICA………………………………………………………………………22
9. PROHIBICIONES CAMPESINAS……………………………………………………………………………………….23
10. ELIMINACION DEL BANDOLERISMO………………………………………………………………………………25
11. ABOLICION DE LOS IMPUESTOS EXORBITANTES………………………………………………………………25
12. EL MOVIMIENTO POR LA EDUCACION……………………………………………………………………………25
13. EL MOVIMIENTO COOPERATIVO…………………………………………………………………………………26
14. REPARACION DE CAMINOS Y DIQUES…………………………………………………………………………..26
¿POR QUE PUEDE EXISTIR EL PODER ROJO EN CHINA?
(5 deoctubre de 1928 )………………………………………………………………………………………………………….27
I Situación política nacional…………………………………………………………………………………………………27
II Causas del surgimiento y la subsistencia del Poder rojo en China………………………………………………………28
III El establecimiento del régimen independiente en los límites entre Junán y Chiangsí y la derrota de agosto………29
IV Significación del régimen independiente de la región fronteriza de Junán-Chiangsí para las provincias de Junán, Jupei y
Chiangsí………………………………………………………………………………………………………………………30
V Problemas económicos……………………………………………………………………………………………………30
VI El problema de las bases de apoyo militares ……………………………………………………………………………31
COMO DETERMINAR LAS CLASES EN LAS ZONAS RURALES
Octubre de 1933………………………………………………………………………………………………………………31
LINEA POLITICA, MEDIDAS Y PERSPECTIVAS EN LA LUCHA CONTRA LA OFENSIVA JAPONESA
(23 de julio de 1937 )…………………………………………………………………………………………………………32
I Dos líneas políticas…………………………………………………………………………………………………………32
II Dos series de medidas……………………………………………………………………………………………………34
III Dos perspectivas…………………………………………………………………………………………………………35
V Conclusiones……………………………………………………………………………………………………………..36
CONTRA EL LIBERALISMO
7 de septiembre de 1937…………………………………………………………………………………………………………36
EL PROBLEMA DE LA INDEPENDENCIA Y AUTODECISION DENTRO DEL FRENTE UNICO
5 de noviembre de 1938………………………………………………………………………………………………………37
ENTREVISTA SOBRE LA NUEVA SITUACION INTERNACIONAL CON UN CORRESPONSAL DEL DIARIO NUEVA
CHINA
3
1.ƒ de septiembre de 1939……………………………………………………………………………………………………….39
SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA
(Enero de 1940 )…………………………………………………………………………………………………………………41
I ¿Adónde ha de ir China?.................................................................................................... ............................................41
II Nos proponemos construir una nueva China………………………………………………………………………………42
III Características históricas de China………………………………………………………………………………………42
IV La revolución china, parte de la revolución mundial…………………………………………………………………43
V La política de nueva democracia………………………………………………………………………………………….45
VI La economía de nueva democracia……………………………………………………………………………………..47
VII Refutación de la dictadura burguesa…………………………………………………………………………………48
VIII Refutación de la palabrería de "izquierda"……………………………………………………………………………49
IX Refutación a los recalcitrantes…………………………………………………………………………………………50
X Los viejos y los nuevos Tres Principios del Pueblo………………………………………………………………………52
XI La cultura de nueva democracia…………………………………………………………………………………………54
XII Características históricas de la revolución cultural de China……………………………………………………………55
XIII Los cuatro períodos……………………………………………………………………………………………………56
XIV Desviaciones en el problema de la naturaleza de la cultura………………………………………………………….58
XV Cultura nacional, científica y de masas………………………………………………………………………………59
EL REGIMEN CONSTITUCIONAL DE NUEVA DEMOCRACIA
20 de febrero de 1940…………………………………………………………………………………………………………..60
A PROPOSITO DE NUESTRA POLITICA
25 de diciembre de 1940……………………………………………………………………………………………………….64
CONTRA EL ESTILO DE CLICHE DEL PARTIDO
8 de febrero de 1942…………………………………………………………………………………………………………..68
INTERVENCIONES EN EL FORO DE YENAN SOBRE ARTE Y LITERATURA
(Mayo de 1942)…………………………………………………………………………………………………………………75
Introducción…………………………………………………………………………………………………………………75
Conclusiones…………………………………………………………………………………………………………………77
SOBRE EL GOBIERNO DE COALICION
(24 de abril de 1945 )……………………………………………………………………………………………………………87
I. Las demandas fundamentales del pueblo chino……………………………………………………………………………87
II. La situación internacional y la situación nacional…………………………………………………………………………87
III. Las dos líneas en la Guerra de Resistencia contra el Japón………………………………………………………………88
La clave de los problemas de China………………………………………………………………………………………...88
La historia sigue un camino sinuoso………………………………………………………………………………………..89
Guerra popular………………………………………………………………………………………………………………91
Los dos frentes de la guerra…………………………………………………………………………………………………92
Las regiones liberadas de China……………………………………………………………………………………………93
Las regiones dominadas por el Kuomintang……………………………………………………………………………….94
Un contraste…………………………………………………………………………………………………………………94
¿Quién "sabotea la Resistencia y pone en peligro a la nación"?............................................................................................95
"Desobediencia a las órdenes gubernamentales y militares"……………………………………………………………….96
El peligro de una guerra civil………………………………………………………………………………………………96
Las negociaciones………………………………………………………………………………………………………..…96
Dos perspectivas……………………………………………………………………………………………………………96
IV. La política del Partido Comunista de China……………………………………………………………………………...97
Nuestro programa general…………………………………………………………………………………………………..97
Nuestro programa concreto………………………………………………………………………………………………..100
Las tareas en las regiones dominadas por el Kuomintang…………………………………………………………………112
Las tareas en las regiones ocupadas por el Japón…………………………………………………………………………112
Las tareas en las regiones liberadas……………………………………………………………………………………….113
V. ¡Que todo el Partido se una y luche por el cumplimiento de sus tareas!............................................................................114
SOBRE LA DICTADURA DEMOCRATICA POPULAR
30 de junio de 1949…………………………………………………………………………………………………………116
4
SOBRE EL PROBLEMA DE LA COOPERATIVIZACION AGRICOLA
31 de julio de 1955……………………………………………………………………………………………………………122
SOBRE DIEZ GRANDES RELACIONES
(25 de abril de 1956 )…………………………………………………………………………………………………………...132
I. La relación de la industria pesada con la industria ligera y la agricultura………………………………………………...133
II. La relación entre la industria de la costa y la industria del interior………………………………………………………133
III. La relación entre la construcción económica y la construcción de la defensa nacional…………………………………134
IV. La relación entre el Estado, las unidades de producción y los productores……………………………………………..134
V. La relación entre las autoridades centrales y las autoridades locales…………………………………………………….136
VI. La relación entre la nacionalidad jan y las minorías nacionales………………………………………………………...137
VII. La relación entre el Partido Comunista y los partidos no comunistas………………………………………………….138
VIII. La relación entre la revolución y la contrarrevolución………………………………………………………………...138
IX. La relación entre lo correcto y lo erróneo……………………………………………………………………………….140
X. La relación entre China y el extranjero…………………………………………………………………………………..140
EL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO ES UN TIGRE DE PAPEL
14 de julio de 1956………………………………………………………………………………………………………………………….142
LA CONSTRUCCION DEL SOCIALISMO
1-Acerca de los Problemas Economicos del Socialismo en la URSS de Stalin
(Noviembre 1958)………………………………………………………………………………………………………..144
2- Anotaciones a los Problemas Económicos del Socialismo en la URSS
(1959)…………………………………………………………………………………………………………………….147
3- Notas de Lectura acerca del Manual de Economía Política de la Unión Soviética
(1960)………………………………………………………………………………………………………………………..153
1. El paso del capitalismo al socialismo…………………………………………………………………………………154
2. El período de transición………………………………………………………………………………………………..154
3. Carácter idéntico y carácter específico de la revolución proletaria en diferentes países……………………………155
4. El problema del "paso pacífico"…………………………………………………………………………………….…156
5. Algunos problemas concernientes a la transformación de la revolución democrática en una revolución socialista156
6. Violencia y dictadura del proletariado…………………………………………………………………………………157
7. El problema de la forma del Estado proletario…………………………………………………………………………157
8. La transformación de la industria y el comercio capitalistas…………………………………………………………157
9. A propósito de los campesinos medios…………………………………………………………………………………158
10. La alianza de los obreros y los campesinos…………………………………………………………………………159
11. La transformación de los intelectuales………………………………………………………………………………160
12. Las relaciones entre la industrialización y la colectivización de la agricultura……………………………………160
13. Sobre la guerra y la revolución………………………………………………………………………………………160
14. ¿Es más difícil hacer la revolución en los países atrasados?..................................................................................160
15. ¿Es la industria pesada la base de la transformación socialista?..............................................................................161
16. Las características de la tesis de Lenin sobre la entrada en el camino del socialismo………………………………….161
17. El ritmo de la industrialización es un problema agudo…………………………………………………………………161
18. Si se desarrolla simultáneamente a las empresas grandes, pequeñas y medianas, es por una industrialización a un ritmo
rápido……………………………………………………………………………………………………………………….161
19. ¿Dos sistemas socialistas de propiedad pueden coexistir durante un largo tiempo?................................................162
20. La transformación socialista de la agricultura no puede depender únicamente de las máquinas……………………162
21. La pretendida "consolidación definitiva"………………………………………………………………………………162
22. A propósito de la guerra y de la paz…………………………………………………………………………………164
23. ¿Es la "unanimidad" la fuerza motriz del desarrollo de la sociedad?.....................................................................164
24. Los derechos de los trabajadores en el sistema socialista…………………………………………………………….…164
25. ¿Es el paso al comunismo una revolución?.................................................................................................................165
26. "No es absolutamente necesario que China adopte una forma aguda de lucha de clases": ¡una pretendida tesis!.165
27. El plazo necesario para realizar la edificación del socialismo…………………………………………………………166
28. A propósito, una vez más, de las relaciones entre la industrialización y la transformación socialista……………166
29. A propósito de la contradicción entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas socialistas………167
30. El paso del sistema de la propiedad colectiva al sistema de la propiedad de todo el pueblo es inevitable………167
31. La propiedad individual………………………………………………………………………………………………168
32. La contradicción es la fuerza motriz del desarrollo de la sociedad socialista………………………………………168
5
33. El proceso dialéctico del conocimiento…………………………………………………………………………………169
34. Los sindicatos y el sistema del jefe único……………………………………………………………………………169
35. Tomar las teorías y los principios como punto de partida no es un método marxista…………………………………..169
36. ¿Pueden propagarse sin dificultad las experiencias avanzadas?..............................................................................170
37. El trabajo de planificación……………………………………………………………………………………………….170
38. El aumento prioritario de la producción de los medios de producción y el desarrollo simultáneo de la industria y la agricultura……………………………………………………………………………………………………………………….171
39. Las concepciones erróneas del determinismo de la distribución……………………………………………………171
40. La primacía de la política y el estímulo material……………………………………………………………………171
41. El equilibrio y el desequilibrio…………………………………………………………………………………………172
42. El pretendido "estímulo material"………………………………………………………………………………………173
43. Las relaciones humanas en las empresas socialistas……………………………………………………………………174
44. Las tareas de choque y las tareas a cumplir de manera acelerada………………………………………………………175
45. La ley del valor y el trabajo de planificación……………………………………………………………………………175
46. A propósito de las formas de salarios………………………………………………………………………………….176
47. Dos cuestiones sobre los precios……………………………………………………………………………………176
48. La adopción simultánea de métodos tradicionales y extranjeros y el desarrollo simultáneo de las empresas grandes, pequeñas y medianas…………………………………………………………………………………………………………176
49. ¿Los tractures primero o la cooperativización primero?........................................................................................177
50. "Primero, el agrandamiento; segundo, el reforzamiento del carácter comunitario"…………………………………….178
51. ¿Por qué se pone especialmente el acento sobre los intereses materiales?..................................................................178
52. Es el hombre el que hace las cosas………………………………………………………………………………………179
53. El transporte y el comercio………………………………………………………………………………………………179
54. El desarrollo simultáneo de la industria y de la agricultura…………………………………………………………..…179
55. El problema del nivel de la acumulación……………………………………………………………………………180
56. El problema del Estado en el comunismo………………………………………………………………………………180
57. El paso al comunismo…………………………………………………………………………………………………180
58. Las perspectivas del desarrollo del sistema de propiedad colectiva……………………………………………………..181
59. La eliminación de las diferencias entre la ciudad y el campo………………………………………………………181
60. El problema del establecimiento de un sistema económico en los países socialistas…………………………………...181
61. ¿Puede el desarrollo de los países socialistas ser "nivelado"?......................................................................................182
62. El problema fundamental es el de los sistemas………………………………………………………………………182
63. Las relaciones entre los dos sistemas económicos mundiales…………………………………………………………182
64. A propósito de las críticas dirigidas a Stalin…………………………………………………………………………….183
65. Juicio de conjunto sobre el Manual…………………………………………………………………………………….183
66. Sobre la manera de redactar un manual de economía política…………………………………………………………185
67. A propósito del método de investigación que consiste en tomar los fenómenos como punto de partida para llegar a la
esencia misma de las cosas………………………………………………………………………………………………185
68. La filosofía debe servir a la política de su tiempo……………………………………………………………………186
Addenda……………………………………………………………………………………………………………………187
1. El problema de la industrialización de China………………………………………………………………………..…187
2. A propósito del lugar del hombre en la sociedad y de sus capacidades…………………………………………….…187
3. Apoyarse en las masas…………………………………………………………………………………………………188
4. Algunas comparaciones entre los procesos de desarrollo soviético y chino…………………………………………….188
5. El proceso de la formación y la consolidación de la línea general………………………………………………………189
6. Las contradicciones entre los países imperialistas……………………………………………………………………190
7. ¿Por qué puede la revolución industrial china ser la más rápida?.................................................................................191
8. El problema demográfico…………………………………………………………………………………………………191
6
productivas del país. Su existencia es absolutamente incompatible con los objetivos de la revolución china. En particular, la clase de los grandes terratenientes y la gran burguesía
compradora se coloca siempre del lado del imperialismo y
constituyen un grupo extremadamente contrarrevolucionario. Sus representantes políticos son los estatistas 3 y el ala
derecha del Kuomintang.
ANALISIS DE LAS CLASES DE LA SOCIEDAD
CHINA1
Marzo de 1920
¿Quiénes son nuestros enemigos y quiénes nuestros amigos? Esta es una cuestión de importancia primordial para la
revolución. Si todas las anteriores luchas revolucionarias de
China sólo obtuvieron exiguos resultados, fue esencialmente porque los revolucionarios no supieron unirse con los
auténticos amigos para atacar a los verdaderos enemigos.
Un partido revolucionario es el guía de las masas, y no hay
revolución que no fracase cuando ese partido las conduce
por un camino erróneo. A fin de conquistar con seguridad la
victoria en la revolución y no conducir a las masas por un
camino erróneo, tenemos que cuidar por unirnos con nuestros auténticos amigos para. atacar a nuestros verdaderos
enemigos. Y para distinguir a los auténticos amigos de los
verdaderos enemigos, tenemos que hacer un análisis general
de la condición económica de las diversas clases de la sociedad china y de sus respectivas actitudes hacia la revolución.
La burguesía media. Esta clase representa las relaciones
de producción capitalistas en la ciudad y el campo de China.
La burguesía media, por la que entendemos principalmente
a la burguesía nacional4 tiene una actitud contradictoria hacia la revolución china: siente la necesidad de la revolución
y favorece el movimiento revolucionario contra el imperialismo y los caudillos militares cuando padece los golpes del
capital extranjero y la opresión de los caudillos militares
pero desconfía de la revolución cuando siente que, con la
valiente impetuosa participación del proletariado del país y
el activo apoyo del proletariado internacional, la revolución
amenaza su esperanza de alcanzar la condición de gran burguesía. En lo político aspira establecer un Estado dominado
por una sola clase: la burguesía nacional. Uno que dice ser
"verdadero discípulo" de Tai Chi-tao5 declaró en el Chen
Pao6 de Pekín: "Levantad el brazo izquierdo para aplastar a
los imperialistas y el derecho para aplastar a los comunistas." Estas palabras expresan el dilema y el temor de la burguesía nacional. Esta clase se opone a que el Principio de la
Vida del Pueblo del Kuomintang sea interpretado según la
teoría de la lucha de clases, a que el Kuomintang se alíe con
Rusia y admita en su seno comunistas7 y elementos de izquierda. Pero su intento de establecer un Estado dominado
por la burguesía nacional es absolutamente irrealizable, debido a que la actual situación mundial se caracteriza por el
¿Cuál es la situación de cada una de las clases de la sociedad china?
La clase terrateniente y la burguesía compradora2. En
China, país semicolonial y económicamente atrasado, la
clase terrateniente y la burguesía compradora son verdaderos apéndices de la burguesía internacional, y su existencia
y desarrollo dependen del imperialismo. Estas clases representan las relaciones de producción más atrasadas y reaccionarias de China e impiden el desarrollo de las fuerzas
Artículo escrito por el camarada Mao Tse-tung para combatir dos
tendencias existentes entonces en el Partido. La primera, representada por Chen Tu-siu, sólo se interesaba en la cooperación con el
Kuomintang y olvidaba al campesinado; era oportunismo de derecha. La segunda, representada por Chang Kuo-tao, sólo prestaba
atención al movimiento obrero e igualmente olvidaba al campesinado; era oportunismo de "izquierda". Ambas corrientes oportunistas sentían que las fuerzas de la revolución [cont. en pág. 10. -DJR] eran insuficientes, pero ninguna sabía dónde buscar refuerzos, dónde ganar aliados en gran número. El camarada Mao Tsetung señaló que el campesinado era el aliado más leal y numeroso
del proletariado chino, y resolvió así el problema de quién en el
principal aliado en la revolución china. Además, señaló que la burguesía nacional era una clase vacilante y previó que, con el ascenso
de la revolución, se produciría un división en ella y que su ala derecha se pasaría al lado del imperialismo. Esto fue confirmado por
los acontecimientos de 1927.
2 Después de la invasión del imperialismo a China, los capitalistas
extranjeros empleaban agentes chinos para llevar a cabo su agresión económica. A estos agentes se les llamaba "compradores". La
burguesía compradora, integrada por estos elementos, era mantenida por los capitalistas de los países imperialistas, servía directamente a sus intereses y estaba unida por mil vínculos a las fuerzas
feudales del país. [pág. 9]
3 Se refiere a un puñado de desvergonzados politicastros fascistas
que en esa época organizaron la Liga de la Juventud Estatista de
China, que luego cambió su nombre por el de Partido de la Juventud de China. Profesionales de la contrarrevolución, se dedicaban
a combatir al Partido Comunista y a la Unión Soviética y estaban
subvencionados por los diversos grupos reaccionarios en el Poder
y por los imperialistas. [pág. 10]
Para una comprensión más amplia del papel desempeñado por la
burguesía nacional, véase "La revolución china y el Partido Comunista de China", cap. II, 4, Obras Escogidas de Mao Tse-tung, t. II.
[pág. 10]
5 Tai Chi-tao ingresó al Kuomintang en su juventud y durante algún tiempo fue socio de Chiang Kai-shek en especulaciones bursátiles. Después del fallecimiento de Sun Yat-sen en 1925, se dedicó a la agitación anticomunista, preparando el terreno ideológico
para el golpe de Estado contrarrevolucionario de Chiang Kai-shek
en 1927 Durante muchos años fue fiel lacayo de éste en la contrarrevolución. Desesperado ante el inminente derrumbamiento del
régimen de Chiang Kai-shek, se suicidó en febrero de 1949. [pág.
10]
6 Era el periódico de la Asociación para el Estudio del Gobierno
Constitucional uno de los grupos políticos que apoyaban la dominación de los caudillos militares del Norte. [pág. 10]
7 En 1923, con la ayuda del Partido Comunista de China, Sun Yatsen decidió reorganizar el Kuomintang, establecer la cooperación
entre el Kuomintang y el Partido Comunista y admitir a comunistas en el Kuomintang. En enero de 1924 convocó en Cantón el I
Congreso Nacional del Kuomintang, en el que formuló las Tres
Grandes Políticas: alianza con Rusia, alianza con el Partido Comunista y ayuda a los campesinos y obreros. Participaron en este Congreso los camaradas Mao Tse-tung, Li Ta-chao, Lin Po-chü, Chü
Chiu-pai y otros, quienes desempeñaron un papel importante ayudando al Kuomintang a tomar el camino de la revolución. Algunos
de estos camaradas fueron elegidos miembros del Comité Ejecutivo Central del Kuomintang, y otros, miembros suplentes. [pág.
10]
1
4
7
hecho de que las dos grandes fuerzas, la revolución y la contrarrevolución, se enfrentan en la lucha final. Cada una de
ellas ha levantado una gran bandera: una es la bandera roja
de la revolución, que enarbola la III Internacional, llamando
a unirse en torno suyo a todas las clases oprimidas del
mundo; la otra es la bandera blanca de la contrarrevolución,
que enarbola la Sociedad de las Naciones, llamando a unirse
en torno suyo a todos los contrarrevolucionarios de la tierra.
Inevitablemente, se producirá pronto una división dentro de
las clases intermedias: algunos sectores se inclinarán hacia
la izquierda para unirse a la revolución, y otros, hacia la derecha para sumarse a la contrarrevolución. Para estas clases
no hay posibilidad alguna de permanecer "independientes".
Por eso, la idea concebida por la burguesía media china de
una revolución "independiente" en la que esta clase desempeñaría el papel principal, no es más que una ilusión.
los integrantes del primer sector. También desean enriquecerse, pero el Mariscal Chao no se lo permite jamás. Además, en los últimos años, víctimas de la opresión y explotación del imperialismo, de los caudillos militares, de los terratenientes feudales y de la gran burguesía compradora,
han llegado a sentir que el mundo ya no es lo que era. Se
dan cuenta de que, trabajando como antes, no pueden asegurar su subsistencia. Para ganarse la vida, tienen que prolongar su jornada de trabajo, levantándose más temprano y
acostándose más tarde, y redoblar su cuidado en el trabajo.
Se vuelven entonces un tanto insultantes y califican a los
extranjeros de "demonios extranjeros", a los caudillos militares de "generales bandidos", y a los déspotas locales y
shenshi malvados10 de "ricos desalmados". En cuanto al movimiento contra los imperialistas y los caudillos militares,
sólo dudan de su éxito (porque los extranjeros y los caudillos militares les parecen muy poderosos), e indecisos de
participar en él, prefieren mantenerse neutrales, pero de ninguna manera se oponen a la revolución. Este sector es muy
numeroso y representa aproximadamente la mitad de la pequeña burguesía. El tercer sector comprende a aquellos
cuyo nivel de vida va en descenso. Muchos de ellos, pertenecientes a familias que fueron acomodadas, están pasando
gradualmente de una situación en que a duras penas logran
mantenerse a una vida más y más precaria. Al hacer el balance de fin de año, exclaman aterrados: "¡Cómo! ¡Un
nuevo déficit!" Ya que han vivido días mejores y que su situación se agrava de año en año, sus deudas crecen y su
existencia se hace cada vez más miserable, "el solo pensar
en su porvenir les da escalofríos". Esas gentes sufren intensa
pena a causa del fuerte contraste que existe entre su vida
pasada y la presente. Ocupan un lugar bastante importante
en el movimiento revolucionario, pues constituyen una
masa numerosa y representan el ala izquierda de la pequeña
burguesía. En tiempos normales, estos tres sectores de la pequeña burguesía difieren en su actitud hacia la revolución.
Pero en tiempos de guerra, es decir, cuando la revolución
está en ascenso y se ve la aurora de la victoria, se unen a la
revolución no sólo el ala izquierda sino también el sector
intermedio de la pequeña burguesía, y hasta elementos de
su ala derecha se ven obligados a seguir la corriente de la
revolución, arrastrados por la gran marea revolucionaria del
proletariado y del ala izquierda de la pequeña burguesía. Por
la experiencia del Movimiento del 30 de Mayo de 192511 y
del movimiento campesino en diversos lugares, podemos
La pequeña burguesía. A ella pertenecen los campesinos
propietarios8, los artesanos propietarios de talleres, las capas inferiores de la intelectualidad - estudiantes, maestros
de enseñanza primaria y secundaria, funcionarios subalternos, oficinistas, tinterillos - y los pequeños comerciantes.
Tanto por su número como por su naturaleza de clase, la
pequeña burguesía merece seria atención. Los campesinos
propietarios y los artesanos propietarios de talleres se dedican a la producción en pequeña escala. Aunque las diferentes capas de la pequeña burguesía tienen todas la condición
económica propia de esta clase, se dividen en tres sectores.
El primero comprende a los que disponen de algún excedente en dinero o en grano, es decir, aquellos que por su
trabajo manual o intelectual reciben cada año ingresos superiores a sus gastos de manutención. Movidas por el vehemente deseo de enriquecerse, esas personas rinden devoto
culto al Mariscal Chao9; si bien no se hacen ilusiones de
amasar grandes fortunas, anhelan invariablemente trepar a
la posición de la burguesía media. Cuando ven el respetuoso
trato que reciben los pequeños ricachos, la boca se les hace
agua. Son gente de poco carácter, temen a las autoridades y
sienten también cierto temor a la revolución. Por su condición económica tan cercana a la de la burguesía media, dan
mucho crédito a la propaganda de ésta y desconfían de la
revolución. Este sector es una minoría dentro de la pequeña
burguesía y constituye su ala derecha. El segundo sector
está compuesto de los que en lo fundamental se mantienen
con sus propios medios económicos. Son muy diferentes de
Con el término "campesinos propietarios" el camarada Mao Tsetung designa a los campesinos medios. [pág. 11]
9 El Mariscal Chao (Chao Kung-ming) es el dios de la riqueza según la leyenda popular china. [pág. 11]
10 Los déspotas locales y shenshi malvados eran los terratenientes
campesinos ricos, funcionarios retirados o gente acaudalada de la
vieja sociedad china que, valiéndose de su influencia y poder, hacían y deshacían en el campo o en la ciudad. Como representantes
políticos de la clase terrateniente en las localidades, controlaban el
Poder local y manejaban los pleitos judiciales, se entregaban a la
corrupción y a la vida disoluta, cometían toda clase de fechorías y
oprimían cruelmente al pueblo. [pág. 12]
11 Se trata de un movimiento antiimperialista a escala nacional en
protesta contra la matanza de ciudadanos chinos perpetrada en
Shanghai por la policía inglesa el 30 de mayo de 1925. En el curso
de ese mes se habían producido importantes huelgas en fábricas
8
textiles japonesas establecidas en Chingtao y Shanghai las que fueron reprimidas por los imperialistas japoneses y sus lacayos, los
caudillos militares del Norte. El 15 de mayo, los patrones de una
fábrica textil japonesa en Shanghai asesinaron a tiros al obrero Ku
Cheng-jung e hirieron a más de diez trabajadores. El 28 del mismo
mes, ocho obreros fueron asesinados por el gobierno reaccionario
en Chingtao. El 30 de mayo, más de dos mil estudiantes de
Shanghai hicieron agitación en las concesiones extranjeras en solidaridad con los obreros en huelga y por la recuperación de las
concesiones extranjeras. Frente al cuartel general de la policía de
la concesión inglesa, se reunieron más de diez mil personas que
gritaban: "¡Abajo el imperialismo!", "¡Que se una todo el pueblo
chino!" y otras consignas. La policía imperialista inglesa abrió
fuego, dando muerte o hiriendo a muchos estudiantes. Este acontecimiento, conocido como la Masacre del 30 de Mayo, no tardó
en despertar la indignación general del pueblo chino, y se produjo
en todo el país una ola de manifestaciones y huelgas de obreros,
8
ver que esta afirmación es correcta.
parte de su fuerza de trabajo. En los tiempos de hambre y
calamidades, mendigan en préstamo a sus parientes y amigos unos cuantos dou o sheng14 de grano para mantenerse
siquiera por cuatro o cinco días; sus deudas se amontonan
como cargas sobre el lomo del buey. Constituyen un sector
campesino que vive en extrema miseria y son muy sensibles
a la propaganda revolucionaria. Los pequeños artesanos son
llamados semiproletarios, pues, aunque poseen algunos medios de producción elementales y ejercen oficios "libres",
también se ven a menudo obligados a vender parte de su
fuerza de trabajo, y su condición económica se asemeja más
o menos a la de los campesinos pobres. A causa del pesado
fardo de sus obligaciones familiares y la disparidad entre
sus ingresos y el costo de la vida, sienten constantemente el
tormento de la pobreza y el miedo a la falta de trabajo; en
este aspecto también se parecen a los campesinos pobres.
Los dependientes son empleados de establecimientos comerciales; sustentan a sus familias con un modesto sueldo
que por lo común sólo es aumentado una vez en varios años,
mientras los precios suben cada año. Si por casualidad uno
entra en íntima conversación con ellos, se desatan en interminables quejas. Con una situación a grandes rasgos similar
a la de los campesinos pobres y pequeños artesanos, son
muy sensibles a la propaganda revolucionaria. Los vendedores ambulantes, ya sean los que llevan su mercancía en
balancín, o los que instalan sus puestos en las calles, tienen
un capital insignificante, y sus exiguas ganancias no les alcanzan para el sustento ni el vestido. Se encuentran casi en
la misma situación que los campesinos pobres y, al igual
que éstos, necesitan una revolución que cambie el actual estado de cosas.
El semiproletariado. Lo que llamamos semiproletariado
comprende cinco categorías: 1) la aplastante mayoría de los
campesinos semipropietarios12, 2) los campesinos pobres,
3) los pequeños artesanos, 4) los dependientes de comercio13 y 5) los vendedores ambulantes. La aplastante mayoría
de los campesinos semipropietarios y los campesinos pobres constituyen una inmensa parte de las masas rurales. El
problema campesino es esencialmente su problema. Los
campesinos semipropietarios, campesinos pobres y pequeños artesanos se dedican a la producción en una escala aún
más pequeña que los campesinos propietarios y artesanos
propietarios de talleres. Aunque tanto la aplastante mayoría
de los campesinos semipropietarios como los campesinos
pobres pertenecen al semiproletariado, todavía se les puede
clasificar, según su condición económica, en tres capas: superior, media e inferior. Los campesinos semipropietarios
viven peor que los campesinos propietarios, porque cada
año les falta aproximadamente la mitad del sustento necesario, y tienen que compensar este déficit tomando en arriendo
tierras ajenas, vendiendo parte de su fuerza de trabajo o haciendo pequeños negocios. Entre la primavera y el verano,
cuando la cosecha pasada se ha agotado y los cultivos están
aún en cierne, piden dinero prestado a intereses usurarios y
compran grano a altos precios. Naturalmente, llevan una
existencia más difícil que los campesinos propietarios, quienes no necesitan recurrir a la ayuda de nadie. Pero viven
mejor que los campesinos pobres, porque éstos no poseen
tierra y sólo obtienen por su trabajo del año la mitad de la
cosecha, o aún menos; en cambio, los campesinos semipropietarios pueden quedarse con toda la cosecha de su propia
tierra, aunque también obtienen sólo la mitad, o aún menos,
del producto de la tierra que toman en arriendo. Los campesinos semipropietarios son, por lo tanto, más revolucionarios que los campesinos propietarios, pero menos que los
campesinos pobres. Estos últimos son arrendatarios explotados por los terratenientes. Pueden dividirse, a su vez, en
dos capas según su condición económica. Una comprende a
los que disponen de herramientas de labranza relativamente
suficientes y de ciertos fondos. Estos campesinos pueden
retener la mitad del producto de su trabajo del año. Para cubrir su déficit, hacen cultivos marginales, cogen peces y camarones, crían aves y cerdos o venden parte de su fuerza de
trabajo, y logran así a duras penas ganarse la vida. En medio
de dificultades y penurias, se consuelan con la esperanza de
mantenerse mal que bien hasta el nuevo año. Viven más penosamente que los campesinos semipropietarios, pero mejor
que la otra capa de campesinos pobres. Son más revolucionarios que los campesinos semipropietarios, pero menos
que la otra capa de campesinos pobres. Estos últimos no tienen herramientas de labranza suficientes, ni fondos; disponen de escasa cantidad de abono y sólo obtienen pobres cosechas, y, por ser muy poco lo que: les queda después de
pagar el arriendo, tienen aún mayor necesidad de vender
El proletariado. El proletariado industrial moderno asciende aproximadamente a dos millones. Tan reducida cifra
se explica por el atraso económico de China. Estos dos millones de obreros industriales están empleados principalmente en cinco sectores: ferrocarriles, minas, transporte marítimo, industria textil y astilleros; y un gran número de ellos
se hallan bajo el yugo del capital extranjero. Aunque débil
numéricamente, el proletariado industrial representa las
nuevas fuerzas productivas de China, es la clase más progresista de la China moderna y se ha convertido en la fuerza
dirigente del movimiento revolucionario. Para apreciar la
importante posición del proletariado industrial en la revolución china, basta con ver la fuerza que ha desplegado en las
huelgas de los últimos cuatro años, tales como las de los
los dependientes de comercio, que en la vieja China se dividían en
diferentes capas. La capa inferior llevaba una vida de proletarios.
[pág. 12]
14 Medidas chinas de capacidad; 1 dou = 10 sheng = 10 litros.
[pág. 14]
estudiantes y comerciantes, dando origen a un inmenso movimiento antiimperialista. [pág. 12]
12 El camarada Mao Tse-tung se refiere aquí a los campesinos empobrecidos que trabajan en parte su propia tierra y en parte tierra
tomada en arriendo. [pág. 12]
13 El camarada Mao Tse-tung se refiere aquí a la mayor parte de
9
marineros15, de los ferroviarios16, de las minas de carbón de
Kailuan y Chiaotsuo17, la huelga de Shamien18 y las huelgas
generales de Shanghai y Hongkong19 a raíz del Incidente del
30 de Mayo. La primera razón por la cual los obreros industriales ocupan esta posición es su concentración. Ningún
otro sector de la población está tan concentrado como ellos.
La segunda razón es su baja condición económica. Privados
de medios de producción, no poseen más que sus manos, ni
tienen esperanza alguna de enriquecerse; además, son víctimas del más despiadado trato por parte de los imperialistas,
los caudillos militares y la burguesía. A todo esto se debe su
gran capacidad de lucha. Los culíes de las ciudades constituyen también una fuerza que merece seria atención. Son,
en su mayoría, trabajadores portuarios y conductores de ricksha ; entre ellos se cuentan también los poceros20 y los
barrenderos. Nada tienen, salvo sus manos, y su condición
económica es similar a la del proletariado industrial, sólo
que se hallan menos concentrados y desempeñan un papel
menos importante en la producción. La agricultura capitalista moderna está aún poco desarrollada en China. Con el
término proletariado rural designamos a los asalariados
agrícolas contratados por año, por mes o por día. Desprovistos de tierra, de herramientas de labranza y de fondos,
sólo pueden subsistir vendiendo su fuerza de trabajo. De to-
dos los trabajadores, ellos tienen la más larga jornada de trabajo, reciben los más bajos salarios y el peor trato, y están
sujetos a la mayor inseguridad de empleo. Por ser los que
sufren mayores privaciones en el campo, ocupan en el movimiento campesino una posición tan importante como los
campesinos pobres.
15
allí, un pase con su fotografía, mientras que los extranjeros podían
transitar libremente. El 15 de julio, los obreros de Shamien declararon una huelga de protesta contra esta medida discriminatoria, y
los imperialistas ingleses se vieron obligados a anularla. [pág. 14]
19 Tras el Incidente del 30 de Mayo de 1925 en Shanghai, estalló
una huelga general en esa ciudad el 1.ƒ de junio y otra en Hongkong el 19 del mismo mes. Más de 200.000 obreros participaron
en la de Shanghai y 250.000 en la de Hongkong. Esta última, que
contó con el apoyo del pueblo de todo el país, duró dieciséis meses,
siendo la más larga en la historia del movimiento obrero mundial.
[pág. 14]
20 Recolectores de excrementos. [pág. 15]
21 Antiguo nombre de la actual provincia de Jopei. [pág. 15]
22 La Sociedad Tríade, la Sociedad de los Hermanos, la Sociedad
de la Gran Cimitarra, la Sociedad por una Vida Racional y la
Banda Verde, eran organizaciones secretas de tipo primitivo que
existían entre el pueblo. Sus integrantes eran principalmente campesinos arruinados, artesanos sin trabajo y otros lumpemproletarios. En la China feudal, generalmente vinculados por alguna
creencia religiosa o superstición, estos elementos organizaron numerosas sociedades de tipo patriarcal con diversos nombres, algunas de las cuales hasta poseían armas. Utilizaban esas organizaciones para ayudarse mutuamente en las diferentes circunstancias de
su vida y, en ciertos momentos, para luchar contra los burócratas
y terratenientes que los oprimían. Pera es evidente que sociedades
tan atrasadas como ésas no podían dar a los campesinos y artesanos
ninguna salida a su situación. En muchas ocasiones, fueron fácilmente controladas y utilizadas por los terratenientes y los déspotas
locales; a causa de ella y por su inclinación a la destrucción ciega,
algunas se transformaron en fuerzas reaccionarias. En su golpe de
Estado contrarrevolucionario de 1927, Chiang Kai-shek utilizó tales sociedades para quebrantar la unidad del pueblo trabajador y
destruir la revolución. Con el nacimiento y el impetuoso desarrollo
del proletariado industrial moderno, el campesinado fue creando,
bajo la dirección de la clase obrera, organizaciones de tipo enteramente nuevo, y desde entonces, semejantes sociedades atrasadas
de carácter primitivo perdieron su razón de ser. [pág. 15]
Existe además un numeroso lumpemproletariado, compuesto de campesinos que han perdido su tierra y de obreros
artesanos sin trabajo. Llevan una vida más precaria que ningún otro sector de la sociedad. Tienen en todo el país sus
organizaciones secretas, que fueron en un principio organizaciones de ayuda mutua para la lucha económica y política,
entre ellas, la Sociedad Tríade en las provincias de Fuchién
y Kuangtung, la Sociedad de los Hermanos en las provincias
de Junán, Jupei, Kuichou y Sechuán, la Sociedad de la Gran
Cimitarra en las provincias de Anjui, Jonán y Shantung, la
Sociedad por una Vida Racional en la provincia de Chili21 y
las tres provincias del Nordeste, y la Banda Verde en
Shanghai y otros lugares22. Uno de los problemas difíciles
de China es cómo tratar a esta gente. Capaz de luchar con
gran coraje, pero inclinada a las acciones destructoras,
puede transformarse en una fuerza revolucionaria si se la
conduce de manera apropiada.
Se refiere a las huelgas declaradas a comienzos de 1922 por los
marineros de Hongkong y los tripulantes de los buques del
Yangtsé. La huelga de los marineros de Hongkong duró ocho semanas. Como resultado de una lucha cruenta y tenaz, las autoridades imperialistas inglesas de Hongkong se vieron obligadas a conceder aumento de salarios, a levantar la interdicción de los sindicatos de marineros, a poner en libertad a los obreros detenidos y a
indemnizar a las familias de los mártires. Poco después, los tripulantes de los buques del Yangtsé declararon una huelga que duró
dos semanas, y también la ganaron. [pág. 14]
16 Inmediatamente después de su fundación en 1921, el Partido Comunista de China se dedicó al trabajo de organización de los ferroviarios. En 1922 y 1923, se realizaron bajo su dirección huelgas en
todas las líneas principales. La más conocida es la huelga general
que los ferroviarios de la línea Pekín-Jankou declararon el 4 de
febrero de 1923; en su lucha por el derecho a organizar una Federación de sindicatos. El 7 de febrero, los caudillos militares del
Norte, Wu Pei-fu y Siao Yao-nan, respaldados por el imperialismo
inglés, masacraron a los huelguistas. Este hecho se conoce en la
historia de China como la Masacre del 7 de Febrero. [pág. 14]
17 Minas de Carbón de Kailuan era la denominación general dada
a los dos grandes y contiguos yacimientos carboníferos de Kaiping
y Luanchou en la provincia de Jopei, donde trabajaban más de cincuenta mil mineros. En 1900, durante el Movimiento Yijetuan, los
imperialistas ingleses se apoderaron de las minas de Kaiping. Inversionistas chinos fundaron entonces la Compañía Carbonífera de
Luanchou, que fue incorporada más tarde a la Administración Minera de Kailuan. Ambas empresas cayeron así bajo el control exclusivo del imperialismo inglés. La huelga de los mineros de Kailuan se realizó de octubre a noviembre de 1922. Las Minas de Carbón de Chiaotsuo, situadas en la parte norte de la provincia de Jonán, también estaban controladas por el imperialismo inglés. La
huelga de Chiaotsuo en solidaridad con el Movimiento del 30 de
Mayo, se inició en julio de 1925 y duró más de siete meses. [pág.
14]
18 Shamien era la concesión de los imperialistas ingleses en Cantón. En julio de 1924, los imperialistas ingleses que la controlaban
expidieron una nueva ordenanza policial disponiendo que los chinos residentes en Shamien tenían que presentar, al entrar o salir de
10
De todo lo anterior se desprende que son nuestros enemigos todos aquellos que están confabulados con el imperialismo: los caudillos militares, los burócratas, la burguesía
compradora, la clase de los grandes terratenientes y el sector
reaccionario de la intelectualidad subordinado a todos ellos.
El proletariado industrial es la fuerza dirigente de nuestra
revolución. Nuestros amigos más cercanos son todo el semiproletariado y toda la pequeña burguesía. En cuanto a la
vacilante burguesía media, su ala derecha puede ser nuestro
enemigo, y su ala izquierda, nuestro amigo; pero debemos
mantenernos constantemente en guardia y no permitirle que
cree confusión en nuestro Frente.
millones de campesinos en las provincias del centro, el Sur
y el Norte de China se levantarán como una tempestad, un
huracán, con una fuerza tan impetuosa y violenta que nada,
por poderoso que sea, los podrá contener. Romperán todas
las trabas y se lanzarán por el camino de la liberación. Sepultarán a todos los imperialistas, caudillos militares, funcionarios corruptos, déspotas locales y shenshi malvados.
Todos los partidos y camaradas revolucionarios serán sometidos a prueba ante los campesinos y tendrán que decidir a
qué lado colocarse. ¿Ponerse al frente de ellos y dirigirlos?
¿Quedarse a su zaga gesticulando y criticándolos? ¿Salirles
al paso y combatirlos? Cada chino es libre de optar entre
estas tres alternativas, sólo que los acontecimientos le obligarán a elegir rápidamente.
¡ORGANIZARSE!
Por lo que respecta a los distritos del centro y del Sur de
Junán, donde el movimiento campesino ha tomado fuerza,
el desarrollo de éste se puede dividir, a grandes rasgos, en
dos períodos. El primero, comprendido entre enero y septiembre del año pasado, fue un período de organización.
Dentro de ese período, los meses de enero a junio constituyeron una fase de actividad clandestina y los de julio a septiembre, cuando el ejército revolucionario expulsó a Chao
Jeng-ti26, una fase de actividad abierta. En ese período, las
asociaciones campesinas no contaban con más de trescientos o cuatrocientos mil miembros, las masas bajo su dirección inmediata sumaban poco más de un millón de personas,
apenas si había lucha en el campo, y, por consiguiente, en
los demás sectores de la población casi no se criticaba a las
asociaciones campesinas. Debido a que sus miembros servían como guías, exploradores o cargadores para el ejército
de la Expedición al Norte, ocurría incluso que oficiales de
este ejército hablaban en términos favorables de esas asociaciones. El segundo período, comprendido entre octubre
del año pasado y enero de este año, fue un período de acción
revolucionaria. El número de miembros de las asociaciones
campesinas aumentó vertiginosamente a los dos millones, y
las masas bajo su dirección inmediata ascendieron a diez
millones. Ya que los campesinos, al ingresar en las asociaciones, generalmente inscriben sólo un nombre por familia,
a los dos millones de miembros corresponde una masa de
unos diez millones. Casi la mitad de los campesinos de Junán ya están organizados. Y en distritos como Siangtan,
Siangsiang, Liuyang, Changshá, Liling, Ningsiang, Pingchiang, Siangyin, Jengshan, Jengyang, Leiyang, Chensien y
INFORME SOBRE UNA INVESTIGACION DEL
MOVIMIENTO CAMPESINO EN JUNAN23
Marzo de 1927
LA IMPORTANCIA DEL PROBLEMA CAMPESINO
En mi reciente viaje a Junán24, he investigado sobre el
terreno la situación de cinco distritos25: Siangtan,
Siangsiang, Jengshan, Liling y Changshá. Durante treinta y
dos días, del 4 de enero al 5 de febrero, en las aldeas y capitales de distrito, reuní en conferencias de investigación a
campesinos con experiencia y camaradas dedicados al movimiento campesino y escuché atentamente sus informaciones, lo que me permitió recoger abundante material. Muchos de los cómos y porqués del movimiento campesino resultaron ser exactamente lo contrario de lo que yo había
oído decir a los shenshi en Jankou y Changshá. Vi y oí muchas cosas sorprendentes, de las que hasta ese momento no
estaba enterado. Creo que cosas semejantes ocurren también
en muchos otros lugares. Hay que poner término inmediatamente a todo comentario contra el movimiento campesino y
corregir cuanto antes todas las medidas erróneas que respecto a él han tomado las autoridades revolucionarias. Sólo
así se puede contribuir al desarrollo futuro de la revolución.
Pues el actual ascenso del movimiento campesino es un
acontecimiento grandioso. Dentro de poco, centenares de
Informe escrito por el camarada Mao Tse-tung en réplica a las
acusaciones lanzadas en aquella época, tanto dentro como fuera
del Partido, contra la lucha revolucionaria de los campesinos. Con
el propósito de responder a esas acusaciones, el camarada Mao
Tse-tung fue a Junán, investigó la situación durante treinta y dos
días y escribió el presente informe. Los oportunistas de derecha de
entonces dentro del Partido, acaudillados por Chen Tu-siu, se negaban a aceptar las opiniones del camarada Mao Tse-tung y se obstinaban en sus ideas incorrectas. Su error consistía principalmente
en que, atemorizados por la corriente reaccionaria en el [cont. en
pág. 20. -- DJR] Kuomintang, no se atrevían a apoyar las grandes
luchas revolucionarias de los campesinos, que habían comenzado
o estaban iniciándose. Por contemporizar con el Kuomintang, pre23
firieron abandonar al campesinado, el principal aliado en la revolución, y así dejaron aislados y sin apoyo a la clase obrera y al
Partido Comunista. Si, en el verano de 1927, el Kuomintang se
atrevió a cometer su traición y a desatar la campaña de "depuración
del partido" y la guerra contra el pueblo, Fue fundamentalmente
porque pudo explotar ese punto débil del Partido Comunista.
24 La provincia de Junán era en esa época el centro del movimiento
campesino en China. [pág. 19]
25 La división administrativa de China era: provincia, distrito, territorio y cantón (poblado). El cantón era la menor de las divisiones administrativas y abarcaba varias aldeas. [pág. 19]
26 Gobernador de Junán en aquel tiempo y agente de los caudillos
militares del Norte. En 1926 fue derrocado por el ejército de la
Expedición al Norte. [pág. 20]
11
Anjua, casi todos los campesinos han ingresado en asociaciones campesinas o se encuentran bajo su dirección. Contando con organizaciones tan amplias, los campesinos entraron inmediatamente en acción y, en el término de cuatro
meses, realizaron en el campo una gran revolución nunca
vista en la historia.
dar a los que en un comienzo estaban en contra de las asociaciones campesinas, diciendo: "¡A inscribirlos en el otro
registro!"
Temerosas de verse inscritas en el "otro registro", esas
personas hacen todos los esfuerzos imaginables por ingresar
en las asociaciones campesinas, y no se tranquilizan hasta
que ven sus nombres anotados en el registro de los miembros. Pero, como a menudo reciben el rechazo categórico de
las asociaciones, viven constantemente con el alma en un
hilo. Viendo cerradas las puertas de las asociaciones campesinas, se sienten como parias, o, según se dice en el
campo, "meros trastos". En una palabra, las llamadas "pandillas de campesinos", que hace cuatro meses eran despreciadas, se han convertida ahora en instituciones sumamente
honorables. Todos los que en el pasado se postraban ante el
poder de los shenshi lo hacen ahora ante el poder de los
campesinos. No hay quien no reconozca que el mes de octubre del año pasado marca la frontera entre dos mundos.
¡ABAJO LOS DESPOTAS LOCALES Y SHENSHI
MALVADOS! ¡TODO EL PODER A LAS ASOCIACIONES CAMPESINAS!
Los campesinos dirigen su ataque principal contra los
déspotas locales, shenshi malvados y terratenientes sin ley,
y de paso atacan las ideas e instituciones patriarcales, a los
funcionarios corruptos de la ciudad y las malas costumbres
en el campo. Por su potencia y su ímpetu, este ataque es
como una tempestad; quienes se inclinan ante él sobreviven,
y quienes le oponen resistencia sucumben. Como resultado,
los privilegios milenarios de los terratenientes feudales caen
hechos añicos, y toda su dignidad y arrogancia son arrastradas por el suelo. Derrocado el poder de los terratenientes,
las asociaciones campesinas han pasado a ser los únicos órganos de Poder, y se ha hecho realidad la consigna de
"¡Todo el Poder a las asociaciones campesinas!" Las asociaciones son consultadas hasta por pequeñeces tales como
una disputa entre marido y mujer. Ningún asunto se arregla
sin la presencia de la gente de la asociación. Todo en el
campo está prácticamente bajo el dictado de las asociaciones campesinas, que efectivamente "cumplen lo que dicen".
A los que están fuera, sólo se les permite hablar bien de las
asociaciones, y no se les deja decir nada malo de ellas. Los
déspotas locales, shenshi malvados y terratenientes sin ley
están privados de todo derecho a hablar, y ninguno se atreve
siquiera a murmurar media palabra en contra. Ante el poderío de las asociaciones campesinas, los déspotas locales y
shenshi malvados más importantes han huido a Shanghai;
los de segunda categoría, a Jankou; los de tercera, a
Changshá; los de cuarta, a la capitales de distrito, y los de
quinta categoría para abajo han tenido que rendirse en las
aldeas a las asociaciones campesinas.
"¡MUY MAL!" Y "¡MUY BIEN!"
La rebelión de los campesinos ha turbado el dulce sueño
de los shenshi. En cuanto las noticias del campo alcanzaron
a las ciudades, levantaron un tremendo alboroto entre los
shenshi de allí. Llegado a Changshá, me encontré con toda
clase de gente y oí muchos comentarios callejeros. Desde
las capas sociales medias para arriba hasta el ala derecha del
Kuomintang, no hay nadie que no resuma todo lo sucedido
en una sola expresión: "¡Muy mal!" Bajo el impacto de la
atmósfera creada en toda la ciudad por los rumores de los
que gritan "¡Muy mal!", incluso personas bastante revolucionarias, cerrando los ojos e imaginándose lo que pasa en
el campo, se sienten desmoralizadas e incapaces de negar
que aquello va "mal". Incluso gente muy progresista se limita a decir: "Aunque va mal, resulta inevitable en el curso
de la revolución." En resumen, a nadie le parece posible negar rotundamente la palabra "mal". Pero, como queda dicho
más arriba, la realidad es que las grandes masas campesinas
se han alzado para cumplir su misión histórica, que las fuerzas democráticas del campo se han levantado para derribar
a las fuerzas feudales rurales. La clase patriarco-feudal de
los déspotas locales, shenshi malvados y terratenientes sin
ley, constituye la base de la autocracia milenaria y es la piedra angular de los imperialistas, caudillos militares y funcionarios corruptos. Derribar a estas fuerzas feudales es el
verdadero objetivo de la revolución nacional. En unos pocos
meses, los campesinos han realizado lo que el Dr. Sun Yatsen quiso pero no logró cumplir en los cuarenta años que
consagró a la revolución nacional. Esta es una proeza extraordinaria nunca realizada, ni en cuarenta años ni en milenios. Está muy bien. No está "mal" en absoluto, ni mucho
menos "muy mal". A todas luces, "muy mal" es la teoría
que, en defensa de los intereses de los terratenientes, combate el levantamiento de los campesinos; es evidentemente
la teoría de la clase terrateniente que procura mantener el
viejo orden feudal e impedir el establecimiento de un nuevo
orden democrático; es manifiestamente una teoría contrarrevolucionaria. Ningún camarada revolucionario debe hacerse
eco de tal disparate. Quien tenga arraigadas concepciones
revolucionarias y vaya alguna vez al campo y vea lo que allí
-- Aquí tienen diez yuanes; por favor, déjenme entrar en
la asociación -- implora el shenshi malvado de poca monta.
-- ¡Maldita la falta que nos hace tu cochino dinero! -- le
replican los campesinos
Muchos terratenientes medios y pequeños, campesinos
ricos y hasta campesinos medios que antes se oponían a las
asociaciones campesinas, ahora tratan en vano de ingresar
en ellas. En los diversos lugares que visité, encontré a menudo gente así, que me suplicaba "Por favor, señor miembro
de comité, usted que viene de la capital provincial, ¡responda por mí!"
En tiempos de la dinastía Ching, las autoridades locales
tenían para el censo dos registros: el regular y "el otro"; el
primero para 1a gente de bien y el segundo para los bandidos, ladrones y demás; elementos nocivos. Y ahora, en algunos lugares, los campesinos se valen de esto para intimi-
12
sucede, de seguro se sentirá más alegre de lo que nunca ha
estado. Millones de esclavos, los campesinos, están derribando a sus enemigos, los devoradores de hombres. Lo que
hacen los campesinos es perfectamente justo, y “lo hacen
muy bien”. "Muy bien" es la teoría de los campesinos y de
los demás revolucionarios. Todos los camaradas revolucionarios deben comprender que la revolución nacional exige
una gran transformación en el campo. La Revolución de
191127 no llevó a cabo esta transformación, y por eso fracasó. Ahora sí que se está produciendo esta transformación,
la cual constituye un importante factor para dar cima a la
revolución. Todos los camaradas revolucionarios deben
apoyar esta transformación; de lo contrario, estarán adoptando la posición de la contrarrevolución.
aprovechado de su poder para tiranizar y pisotear a los campesinos; de ahí que éstos hayan reaccionado tan enérgicamente. Las rebeliones más violentas y los desórdenes más
graves han tenido lugar invariablemente allí donde los déspotas locales, shenshi malvados y terratenientes sin ley habían perpetrado los peores ultrajes. La mirada de los campesinos es penetrante. Se dan perfecta cuenta de quién e
malo y quién no lo es, quién es el peor y quién no es tan
perverso quién merece severo castigo y quién trato clemente, y muy rara vez el castigo no corresponde al crimen.
En segundo lugar, hacer la revolución no es ofrecer un banquete, ni escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un
bordado; no puede ser tan elegante, tan tranquila y delicada,
tan apacible, amable, cortés, moderada y magnánima. Una
revolución es una insurrección, es un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a otra. La revolución en el
campo es una revolución mediante la cual el campesinado
derroca el poder de la clase terrateniente feudal. Sin recurrir
a la máxima fuerza, el campesinado jamas lograría derrocar
el poder de los terratenientes, profundamente arraigado a
través de los milenios. El campo necesita de un poderoso
auge revolucionario, pues sólo éste puede agitar a los millones y millones de campesinos y convertirlos en una gran
fuerza. Los "excesos" arriba mencionados son precisamente
producto de la fuerza de los campesinos despertada por el
poderoso auge revolucionario en las zonas rurales. Estos
"excesos" son sumamente necesarios en el segundo período
del movimiento campesino, el de acción revolucionaria. En
este período, es imprescindible imponer la autoridad absoluta de los campesinos, prohibir toda crítica malévola a las
asociaciones campesinas, derrocar todo el poder de los
shenshi, derribarlos por tierra e, incluso, ponerles el pie encima. Los llamados "excesos" en este segundo período tienen todos un significado revolucionario. Para decirlo con
toda franqueza, en todas las aldeas se necesita un breve período de terror. De lo contrario, resulta absolutamente imposible aplastar las actividades de los contrarrevolucionarios en el campo y derrocar el poder de los shenshi. Para
corregir un error, hay que sobrepasar los límites justos; de
otra manera, el error no será corregido28. Los que critican
los "excesos" aparentemente se diferencian de los que gritan
"¡Muy mal!", pero en el fondo unos y otros comparten el
mismo punto de vista y sostienen la misma teoría de los terratenientes, que defiende los intereses de las clases privilegiadas. No podemos dejar de combatir resueltamente esta
LOS LLAMADOS "EXCESOS"
Hay otros que opinan: "Cierto que las asociaciones campesina son necesarias, pero están cometiendo demasiados
excesos." Así razonan los que mantienen una posición intermedia. Pero, ¿qué ocurre en realidad? Es verdad que en
las aldeas los campesinos "se han desmandado" hasta cierto
punto. Las asociaciones campesinas, que gozan de autoridad suprema, no dejan ni abrir la boca a los terratenientes y
reducen a polvo su prestigio. Todo esto viene a ser como si
después de derribarlos por tierra les pusieran el pie encima.
Lo campesinos amenazan a los déspotas locales y shenshi
malvado diciendo: "¡Te vamos a anotar en el otro registro!"
Les impone multas, los cargan de contribuciones y destruyen sus palanqueen; Irrumpen en masa en las casas de los
déspotas locales y shenshi malvados que se oponen a las
asociaciones campesinas, degüellan su cerdos y consumen
sus cereales. Se permiten incluso arrellanarse u momento en
los lujosos lechos de sus hijas y nueras. A la menor provocación, efectúan arrestos, colocan cucuruchos de papel a los
arrestados y los hacen desfilar por las aldeas, diciéndoles:
"¡Ahora sí que nos vas a conocer bien, shenshi malvado!"
Haciendo cuanto les viene en gana y volviendo todo patas
arriba, han creado un especie de terror en el campo Eso es
lo que algunos llaman comete "excesos", "sobrepasar los límites justos al corregir un error" "cometer actos abusivos".
Tales opiniones parecen razonables, pero en realidad son
también erróneas. En primer lugar, son los propios déspotas
locales, shenshi malvados y terratenientes sin ley quienes
han forzado a los campesinos a actuar así. Por siglos, se han
La Revolución de 1911 derrocó el régimen autocrático de la dinastía Ching El 10 de octubre de ese año, incitada por las organizaciones revolucionarias de la burguesía y de la pequeña burguesía, una parte del Nuevo Ejército de la dinastía Ching emprendió
un levantamiento en Wuchang, provincia de Jupei, al que siguieron
sucesivos levantamientos en otras provincias, y muy pronto la dominación de La dinastía Ching se vino abajo. El 1 de enero de 1912
se fundó en Nankín el Gobierno Provisional de la República de
China y Sun Yat-sen fue elegido Presidente Provisional La Revolución triunfó gracias a la alianza de la burguesía con los campesinos, la obreros y la pequeña burguesía urbana. Sin embargo, debido a que el grupo dirigente de la Revolución tenía un carácter
conciliador y, en lugar de dar beneficios reales a los campesinos,
cedió ante la presión del imperialismo y de las fuerzas feudales el
Poder cayó finalmente en manos de Yuan Shi-kai, caudillo militar
del Norte y así fracasó la Revolución. [pág. 23]
La antigua expresión china "sobrepasar los límites justos al corregir un error" antes era citada con frecuencia para poner trabas a
las actividades de la gente únicamente se permitían reformas dentro de los límites del orden establecido en tanto que se prohibía
todo acto dirigido a destruir por completo el viejo orden Se consideraban "justas" las acciones dentro de dichos límites, en tanto que
aquélla orientadas a la completa destrucción del viejo orden eran
descritas como "sobrepasa los límites justos". Esta es también una
teoría propia de los reformistas y de lo oportunistas dentro de las
filas revolucionarias. El camarada Mao Tse-tung refuta aquí esta
teoría reformista. Su frase "Para corregir un error, hay que sobrepasa los límites justos; de otra manera, el error no será corregido"
significa que para terminar con el viejo orden feudal hay que emplear métodos revolucionarios de masas y no métodos revisionistas, métodos reformistas. [pág. 25]
27
28
13
teoría, que obstaculiza el ascenso del movimiento campesino y, por consiguiente, socava la revolución.
LA VANGUARDIA DE LA REVOLUCION
De dos enfoques opuestos sobre una cosa o una persona
se derivan dos apreciaciones opuestas. Buenos ejemplos son
apreciaciones coma "¡muy mal!" y "¡muy bien!", "chusma"
y "vanguardia de la revolución".
EL LLAMADO "MOVIMIENTO DE LA CHUSMA"
El ala derecha del Kuomintang afirma: "El movimiento
campesino es un movimiento de la chusma, de campesinos
holgazanes."Comentarios como éste se oyen con frecuencia
en Changshá. Fui a campo y oí decir a los shenshi: "Está
bien crear asociaciones campesinas, pero los que ahora trabajan en ellas no sirven, °hay que reemplazarlos!" En nada
difiere esta opinión de lo que dice el ala derecha del Kuomintang. Tanto los shenshi como el ala derecha de Kuomintang dicen que está bien organizar el movimiento campesino
(como éste ha surgido ya, nadie se atreve a decir lo contrario), pero que la gente que lo dirige es incapaz. Sienten particular odio hacia los encargados de las asociaciones campesinas de base, y los tildar de "chusma". En suma, todos
los que en otros tiempos eran despreciados y arrojados al
barro y pisoteados por los shenshi y que no tenían un lugar
en la sociedad ni derecho a opinar, ahora han levantado la
cabeza. No sólo han levantado la cabeza, sino que se han
tomado el Poder. Ellos son ahora los dueños de las asociaciones campesinas de los cantones (el nivel más bajo), a las
que han transformado en una fuerza terrible. Levantan sus
ásperas y ennegrecidas manos y las ponen sobre la cabeza
de los shenshi. Atan a los shenshi malvados les colocan cucuruchos de papel y los hacen desfilar por las aldeas tirándolos de una soga (a esto se llama en Siangtan y Siangsiang
"hacen desfilar por los poblados", y en Liling, "hacer desfilar por los campos"). A diario machacan los oídos de los
shenshi con sus agrias e implacables acusaciones. Los campesinos dictan órdenes y lo dirigen todo. Aquellos que eran
inferiores a todos, están ahora por encima de todos, y por
eso se afirma que "el mundo se ha vuelto patas arriba"
Se ha señalado más arriba que los campesinos han llevado a cabo una obra revolucionaria nunca antes realizada
y que han cumplida una importante labor para la revolución
nacional. Pero ¿es que en esta gran obra revolucionaria, en
esta importante labor revolucionaria, han tomado parte todos los campesinos? No. Hay tres categorías de campesinos:
ricos, medios y pobres. Como viven en diferentes condiciones, tienen diferentes opiniones acerca de la revolución. Durante el primer período, lo que los campesinos ricos habían
oído decir era que el ejército de la Expedición al Norte había
sufrido una aplastante derrota en Chiangsí, y Chiang Kaishek había sido herido en una pierna29 y había regresado en
avión a Kuangtung30, que Wu Pei-fu31 había recuperado la
ciudad de Yuechou, y que las asociaciones campesinas de
ningún modo podrían mantenerse por mucho tiempo y los
Tres Principios del Pueblo32 jamás prosperarían, pues nunca
se había visto nada parecido. Y cuando un encargado (generalmente uno de la "chusma") de la asociación campesina
cantonal se presentaba, registro en mano, en casa de un campesino rico y le decía: "Lo invitamos a afiliarse a la asociación campesina", ¿qué le respondía éste? Si se trataba de un
campesino rico que tenía una actitud relativamente buena,
respondía: "¿Asociación campesina? He vivido aquí decenas de años trabajando mi tierra, y nunca he visto nada como
eso, sin embargo no me ha faltado qué echar a la olla. Mi
consejo es que no sigan en esto." Si se trataba de un campesino rico que adoptaba una actitud francamente hostil, respondía: "¡Asociación campesina! ¡La asociación de los futuros decapitados! ¡No metan a la gente en líos!" Pero, cosa
del imperialismo anglo-norteamericano. Fue él quien hizo masacrar el 7 de febrero de 1923 a los ferroviarios de la línea PekínJankou, que se habían declarado en huelga. En 1924, fue derrotado
en su guerra con Chang Tsuo-lin (conocida comúnmente como la
"guerra entre las camarillas de Chili y Fengtien") y, en consecuencia, fue despojado del Poder en Pekín. Pero, en 1926, instigado por
los imperialistas japoneses e ingleses, se alió con Chang Tsuo-lin,
y así retornó al Poder. Wu Pei-fu fue el primer enemigo derrotado
por el ejército de la Expedición al Norte, cuando éste inició su marcha desde Kuangtung en 1926. [pág. 27]
32 Los Tres Principios del Pueblo son los principios y el programa
enunciados por Sun Yat-sen para la revolución democrático-burguesa en China sobre las cuestiones del nacionalismo, la democracia y la vida del pueblo. En 1924, en el "Manifiesto del I Congreso
Nacional del Kuomintang", Sun Yat-sen reinterpretó los Tres Principios del Pueblo, entendiendo el nacionalismo como oposición al
imperialismo y expresando activo apoyo al movimiento obrero y
campesino. Así, los viejos Tres Principios del Pueblo se convirtieron en los nuevos, que entrañan las Tres Grandes Políticas: alianza
con Rusia, alianza con el Partido Comunista y ayuda a los campesinos y obreros. Los nuevos Tres Principios del Pueblo proporcionaron la base política para la cooperación entre el Partido Comunista y el Kuomintang durante el período de la Primera Guerra Civil Revolucionaria. Véase "Sobre la nueva democracia", X, Obras
Escogidas de Mao Tse-tung, t. II. [pág. 27]
29
Durante el invierno de 1926 y la primavera de 1917, cuando el
ejército de la Expedición al Norte alcanzó la cuenca del río
Yangtsé, Chiang Kai-shek aún no se había revelado completamente como contrarrevolucionario y las masas campesinas todavía
lo consideraban revolucionario. Los terratenientes y los campesinos ricos, por su parte, estaban descontentos con él y hacían correr
el rumor de que el ejército de 1a Expedición al Norte había sufrido
derrotas y que Chiang Kai-shek había sido herido en una pierna.
Chiang Kai-shek se desenmascaró completamente como contrarrevolucionario cuando efectuó el 11 de abril de 1927 el golpe de Estado contrarrevolucionario en Shanghai y otros lugares, masacrando a los obreros, reprimiendo a los campesinos y atacando al
Partido Comunista. A partir de ese momento, los terratenientes y
los campesinos ricos cambiaron de actitud y comenzaron a apoyarlo. [pág. 27]
30 La provincia de Kuangtung fue la primera base de la revolución
durante el período de la Primera Guerra Civil Revolucionaria
(1924-1927). [pág. 27]
31 Uno de los exponentes más notorios de los caudillos militares
del Norte. Junto con Tsao Kun, quien se hizo famoso por su fraudulenta elección a la presidencia en 1923, pertenecía a la camarilla
de Chili de los caudillos militares de Norte. Apoyó a Tsao Kun
para jefe de esta camarilla. Se los conocía como "Tsao Wu". Después de haber derrotado en 1920 a Tuan Chi-yui, caudillo militar
de la camarilla de Anjui, Wu Pei-fu se aseguró el control del gobierno de los caudillos militares del Norte en Pekín, como agente
14
asociación campesina? Pero ¿quién sabe si esto agradará al
Cielo?" En el primer período, cuando la gente de las asociaciones campesinas se presentaba con el registro en casa de
los campesinos medios y les decía: "Los invitamos a ingresar en la asociación campesina", ellos le contestaban: "¡No
corre prisa!" Y no comenzaron a ingresar hasta el segundo
período, cuando las asociaciones campesinas ya habían adquirido gran fuerza. Dentro de ellas se comportan mejor que
los campesinos ricos, pero por el momento no se muestran
muy entusiastas y prefieren continuar a la expectativa. Es
absolutamente necesario que las asociaciones procuren el
ingreso de los campesinos medios y hagan más trabajo de
esclarecimiento entre ellos.
asombrosa, las asociaciones campesinas llevan ya varios
meses de existencia y hasta han osado enfrentar a los
shenshi. Han detenido a los shenshi de las vecindades que
se negaban a entregar sus pipas de opio y los han hecho desfilar por las aldeas. En las capitales de algunos distritos, incluso se ha ajusticiado a shenshi importantes, entre ellos
Yen Yung-chiu, de Siangtan, y Yang Chi-tse, de Ningsiang.
Para el aniversario de la Revolución de Octubre, el mitin
antibritánico y las grandes celebraciones de la victoria de la
Expedición al Norte, unos diez mil campesinos por cantón
realizaron manifestaciones de masas en imponentes columnas, llevando banderas de todos tamaños y sus pértigas y
azadones. Fue entonces cuando los campesinos ricos empezaron a sentirse perplejos y alarmados. En las grandes celebraciones de la victoria de la Expedición al Norte, se enteraron de que Chiuchiang había sido tomada, que Chiang
Kai-shek no había sido herido en la pierna y que en realidad
Wu Pei-fu había sido derrotado. Lo que es más, vieron claramente escritas en los "anuncios rojos y verdes" (carteles)
consignas como "¡Wansui33 los Tres Principios del Pueblo!"
"¡Wansui las asociaciones campesinas!", "¡Wansui los campesinos!" "¿Cómo?", se preguntaron los campesinos ricos,
muy perplejos y alarmados, "¿Los campesinos, wansui?,
¿Es posible que a esta gente se le diga wansui?" Fue así
como las asociaciones campesinas se sintieron dueñas de la
situación. La gente de las asociaciones se puso a decir a los
campesinos ricos: "¡Les apuntaremos en el otro registro!" o
"¡Dentro de un mes, la cuota de ingreso será de diez yuanes
por persona!" Sólo ante esta situación, comenzaron los campesinos ricos a ingresar, poco a poco, en las asociaciones
campesinas34; algunos pagaron por su ingreso medio yuan o
un yuan (en tanto que la cuota regular no pasaba de cien
wen35) y otros consiguieron ser admitidos sólo después de
haber logrado que alguien intercediera en su favor. Pero aún
queda un buen número de recalcitrantes que hasta ahora no
han ingresado en las asociaciones. Al ingresar, los campesinos ricos inscriben generalmente el nombre de un anciano
de sesenta o setenta años de su familia, porque viven en
constante temor al "reclutamiento". Después de su ingreso
tampoco muestran interés por realizar ningún trabajo para
las asociaciones campesinas. Permanecen siempre inactivos.
¿Y los campesinos medios? Su actitud es vacilante. Piensan que la revolución no les traerá mayores ventajas. Tienen
arroz en sus ollas y nadie va a llamar a sus puertas en plena
noche para reclamarles el pago de tal o cual deuda. Juzgando también las cosas según hayan existido o no, se preguntan con el ceño fruncido: "¿Podrá sostenerse la asociación campesina?" "¿Prosperarán los Tres Principios del
Pueblo?" Su conclusión es: "¡Poco probable!" Se figuran
que todo depende de la voluntad celestial y piensan: "¿Una
Los campesinos pobres siempre han sido la fuerza principal en la ardua lucha en el campo. Tanto en la fase de actividad clandestina como en la de actividad abierta, siempre
han luchado con energía. Son ellos los más dispuestos a
aceptar la dirección del Partido Comunista. Son enemigos
jurados de los déspotas locales y shenshi malvados y, sin la
menor vacilación, asaltan sus fortalezas. Dicen a los campesinos ricos: "Ya hace mucho que ingresamos en la asociación campesina. ¿Por qué ustedes siguen vacilando?" Y los
campesinos ricos les responden en tono burlón: "No tienen
ustedes ni una teja encima de la cabeza, ni una pulgada de
tierra bajo los pies. “no van a ingresar en la asociación campesina!" En efecto, los campesinos pobres nada temen perder. Muchos de ellos literalmente "no tienen ni una teja encima de la cabeza, ni una pulgada de tierra bajo los pies".
¿Qué les puede impedir afiliarse a las asociaciones campesinas? De acuerdo con la investigación realizada en el distrito de Changshá, los campesinos pobres constituyen el 70
por ciento de la población rural; los campesinos medios, el
20 por ciento; los terratenientes y los campesinos ricos, el
10 por ciento. Este 70 por ciento de la población rural, los
campesinos pobres, se divide, a su vez, en dos grupos: los
indigentes36 y los relativamente indigentes37. Los primeros
constituyen el 20 por ciento de la población rural; son los
que no poseen nada en absoluto, es decir, los que no tienen
ni tierra, ni fondos, ni medio alguno de subsistencia, y se
ven obligados a abandonar sus hogares para enrolarse en el
ejército, trabajar de peones contratados o mendigar por los
caminos. Los del segundo grupo constituyen el 50 por
ciento de la población rural; son los parcialmente desposeídos, los que tienen un poco de tierra y algunos fondos, pero
no alcanzan a comer con lo que ganan y para quienes el año
entero transcurre en medio de la angustia y el trabajo agobiador; entre ellos figuran los obreros artesanos, los arrendatarios (excepto los arrendatarios ricos) y los campesinos
semipropietarios La inmensa masa de los campesinos pobres, que representa el 70 por ciento de la población rural,
es la columna vertebral de las asociaciones campesinas, la
Wansui significa literalmente "diez mil años". En la época feudal, esta expresión era utilizada como forma de trato para dirigirse
a los emperadores. Ahora sólo se emplea como exclamación en el
sentido de "¡Viva!". [pág. 27]
34 No se debía haber permitido que los campesinos ricos ingresaran
en las asociaciones campesinas; esto no lo sabían aún las masas
campesinas en 1927. [pág. 28]
35 Un yuan, la unidad monetaria, equivalía a 100 fenes. Las dos
eran monedas de plata. El wen era una moneda fraccionaria de co-
bre. Debido a sus diferentes cotizaciones en distintos lugares y períodos, resulta imposible determinar una tasa de cambio única entre el wen y el fen. En aquella época, en Junán, un fen equivalía a
60 wen. [pág. 28]
36 Aquí el camarada Mao Tse-tung se refiere a los asalariados agrícolas (proletarios del campo) y a los lumpemproletarios del
campo. [pág. 29]
37 Aquí el camarada Mao Tse-tung se refiere a los semiproletarios
del campo. [pág. 29]
33
15
estos últimos se les puede llamar, a lo sumo, "una minoría
de elementos poco sanos", pero es absolutamente inadmisible tildarlos de "chusma" a todos en bloque, haciendo coro
a los déspotas locales y shenshi malvados. El problema de
la "minoría de elementos poco sanos" sólo puede resolverse,
bajo la consigna de las asociaciones campesinas de fortalecer la disciplina, por medio de la propaganda entre las masas, la educación de dicha minoría y el reforzamiento de la
disciplina en las asociaciones campesinas; en ningún caso
se puede enviar arbitrariamente soldados a arrestar gente,
pues así se menoscaba el prestigio de la clase de los campesinos pobres y se da alas a la arrogancia de los déspotas locales y shenshi malvados. Este punto requiere particular
atención.
vanguardia en la lucha por el derrocamiento de las fuerzas
feudales y los gloriosos pioneros en el cumplimiento de la
grandiosa tarea revolucionaria, que durante tantos años ha
estado sin realizar. De no ser por la clase de los campesinos
pobres (la "chusma", como les llaman los shenshi), habría
sido imposible crear la actual situación revolucionaria en el
campo, y no se podría derrocar a los déspotas locales y
shenshi malvados y dar cima a la revolución democrática.
Por ser los más revolucionarios, los campesinos pobres han
conquistado la dirección de las asociaciones campesinas
Durante el primero y el segundo períodos, casi todos los
presidentes y miembros de los comités de las asociaciones
campesinas al nivel más bajo han sido campesinos pobres
(de los encargados de las asociaciones campesinas cantonales en el distrito de Jengshan, un 50 por ciento son campesinos indigentes; un 40 por ciento, campesinos relativamente indigentes, y un 10 por ciento, intelectuales pobres).
Esta dirección de los campesinos pobres es absolutamente
necesaria. Sin los campesinos pobres, no hay revolución.
Negar su papel es negar la revolución. Atacarlos es atacar a
la revolución. Ellos nunca se han equivocado en su orientación revolucionaria fundamental Han desprestigiado a los
déspotas locales y shenshi malvados. Los han derribado a
todos, grandes y pequeños, y les han puesto el pie encima.
Sus numerosos actos en el período de acción revolucionaria,
calificados de "excesos", han sido justamente lo que la revolución necesitaba. Algunas autoridades, direcciones del
Kuomintang y asociaciones campesinas a nivel distrital en
Junán han cometido una serie de errores. A petición de los
terratenientes, incluso han enviado soldados a detener a encargados de las asociaciones campesinas de niveles inferiores. Un considerable número de presidentes y miembros de
los comités de las asociaciones campesinas cantonales han
sido metidos en la cárcel en Jengshan y Siangsiang. Este es
un error sumamente grave, que estimula la arrogancia de los
reaccionarios. Para juzgar si es o no un error basta con ver
cuán jubilosos se ponen los terratenientes sin ley y cómo se
espesa la atmósfera reaccionaria allí donde se detiene al presidente o a miembros del comité de la asociación campesina. Debemos combatir todas las calumnias contrarrevolucionarias tales como "movimiento de la chusma" y "movimiento de campesinos holgazanes", y, en particular, cuidar
de no realizar acciones erróneas que ayuden a los déspotas
locales y shenshi malvados en sus ataques a la clase de los
campesinos pobres. Aunque entre los campesinos pobres
que ocupan puestos dirigentes en las asociaciones campesinas, algunos tenían efectivamente defectos, la mayoría de
ellos ya se han corregido. Ellos mismos están prohibiendo
enérgicamente los juegos de azar y liquidando el bandolerismo. Allí donde la asociación campesina es poderosa, los
juegos de azar han sido prohibidos y han desaparecido totalmente, y el bandolerismo se ha eliminado. En algunos lugares, es realmente cierto que nadie se guarda lo que encuentra en el camino y que no se trancan las puertas por la
noche. De acuerdo con la investigación efectuada en Jengshan, el 85 por ciento de los campesinos pobres que ocupan
puestos dirigentes han hecho grandes progresos, han probado ser capaces y enérgicos en su trabajo; sólo el 5 por
ciento restante tienen todavía uno que otro mal hábito. A
CATORCE GRANDES CONQUISTAS
En general, los que censuran a las asociaciones campesinas dicen que éstas han hecho muchas cosas malas. Ya he
señalado más arriba que los golpes asestados por los campesinos a los déspotas locales y shenshi malvados son acciones completamente revolucionarias y nada hay en ellas
de censurable. Son muchas las cosas que han hecho los campesinos, y a fin de responder a los ataques, debemos examinar detalladamente todas sus acciones, una a una, y ver qué
han hecho en realidad. He resumido y clasificado sus actividades de los últimos meses; bajo la dirección de sus asociaciones, los campesinos han logrado, en total, las siguientes catorce grandes conquistas:
1. ORGANIZACION DE LOS CAMPESINOS EN ASOCIACIONES CAMPESINAS
Esta es la primera gran conquista de los campesinos. A
este respecto, ocupan el primer lugar distritos como
Siangtan, Siangsiang y Jengshan, donde casi todos los campesinos están organizados y apenas existe algún "rincón perdido" en el que no se hayan puesto en movimiento. El segundo lugar lo ocupan distritos como Yiyang y Juayung,
donde la mayoría de los campesinos están organizados, pero
un número reducido aún no lo están. Vienen en tercer lugar
distritos como Chengpu y Lingling, donde sólo una minoría
de los campesinos están organizados mientras que la mayoría todavía no lo están. La parte occidental de Junán ocupa
el cuarto lugar; a esta región, que se encuentra bajo el control de Yuan Tsu-ming38, no ha llegado aún la propaganda
sobre la asociación campesina y, en muchos de sus distritos,
los campesinos no están en absoluto organizados. En general, los distritos de la parte central de Junán, con Changshá
como centro, son los más avanzados; los de la parte meridional vienen en segundo lugar, y en la parte occidental apenas empiezan a organizarse. Según los datos recopilados en
noviembre del año pasado por la Asociación Campesina
Provincial de Junán, en 37 de los 75 distritos de la provincia
se habían creado organizaciones con un total de 1.367.727
afiliados. De ellos, alrededor de un millón se organizaron en
38
Caudillo militar de la provincia de Kuichou, que en ese entonces
ocupaba la parte occidental de Junán. [pág. 31]
16
octubre y noviembre del año pasado, cuando estaba en pleno
ascenso el poderío de las asociaciones campesinas, en tanto
que hasta septiembre el número de miembros no pasaba de
trescientos o cuatrocientos mil. En diciembre y enero, el
movimiento campesino continuó su vigoroso crecimiento.
Hasta finales de enero, el número total de afiliados de las
asociaciones campesinas había alcanzado por lo menos a los
dos millones. Como una familia hace inscribir en general un
solo nombre al ingresar en la asociación campesina y cada
familia consta en promedio de cinco individuos, las masas
bajo la influencia de las asociaciones deben haber llegado a
unos diez millones de personas. Este acelerado y sorprendente crecimiento explica por qué los déspotas locales,
shenshi malvados y funcionarios corruptos han sido aislados, por qué la sociedad contempla con estupor que el
mundo actual es completamente diferente al del pasado y
por qué se ha realizado una gran revolución en el campo.
Esta es la primera de las grandes conquistas alcanzadas por
los campesinos bajo la dirección de sus asociaciones.
los distritos donde el movimiento campesino se ha desarrollado; su importancia estriba, más que en recuperar el dinero
malversado, en poner al descubierto los crímenes de los déspotas locales y shenshi malvados y derribarlos de su posición política y social.
Multas. Por delitos tales como los abusos e irregularidades descubiertos durante la revisión de las cuentas, los actos
de crueldad contra los campesinos en el pasado, las actividades de zapa contra las asociaciones campesinas en el presente, las infracciones a la prohibición de los juegos de azar
y la negativa a entregar las pipas de opio, los campesinos
imponen multas: ese déspota local debe pagar esta suma,
aquel shenshi malvado, tal otra. Las multas van desde algunas decenas hasta varios miles de yuanes. Desde luego, los
que han sido multados por los campesinos quedan completamente desacreditados.
Imposición de contribuciones. A los terratenientes codiciosos y desalmados, se les exigen contribuciones en dinero,
que se destinan a socorrer a los necesitados, a organizar
cooperativas y cajas de crédito campesino o a cubrir otras
necesidades. La contribución en dinero es igualmente una
forma de castigo, sólo que más suave que la multa. Para evitarse problemas, no son pocos los terratenientes que por su
propia iniciativa dan contribuciones a las asociaciones campesinas.
2. GOLPES POLITICOS A LOS TERRATENIENTES
La primera acción de los campesinos después de establecer su organización, consiste en reducir a polvo el prestigio
y autoridad políticos de la clase terrateniente, sobre todo de
los déspotas locales y shenshi malvados, es decir, en derrocar el poder de los terratenientes y establecer el poder de los
campesinos en la sociedad rural. Esta lucha es sumamente
seria y vital. Es la lucha central en el segundo período, el de
acción revolucionaria. Sin la victoria en esta lucha, es absolutamente imposible la victoria en la lucha económica por
la reducción de los arriendos y los intereses, por la obtención de tierras y otros medios de producción, etc. En muchos lugares de Junán, como en los distritos de Siangsiang,
Jengshan y Siangtan, el poder de los terratenientes ha sido
completamente derrocado y se ha implantado un único poder: el de los campesinos; naturalmente, allí se ha resuelto
el problema del Poder. Sin embargo, en Liling y algunos
otros distritos, hay todavía lugares (por ejemplo los sectores
oeste y sur de Liling) donde el poder de los terratenientes,
aunque aparentemente inferior al de los campesinos, en
realidad se le está oponiendo subrepticiamente, debido a
que allí la lucha política no ha sido suficientemente aguda.
No se puede afirmar todavía que en esos lugares los campesinos hayan alcanzado la victoria política; tienen que llevar
adelante la lucha política con redoblada energía hasta aplastar por completo el poder de los terratenientes. Los métodos
empleados por los campesinos para asestar golpes políticos
a los terratenientes son, en resumen, los siguientes:
Protestas. Cuando alguien perjudica, de palabra o en los
hechos, a la asociación campesina y el delito no es muy
grave, se reúne un grupo de campesinos e irrumpe en casa
del ofensor para protestar ante él, aunque no con mucho rigor. La persona generalmente se libra firmando un compromiso de "cesar y desistir", en el cual promete explícitamente
que no volverá a perjudicar ni de palabra ni en los hechos el
prestigio de la asociación campesina.
Manifestaciones masivas. Ocurre a menudo que los campesinos organizan manifestaciones de masas contra un déspota local o shenshi malvado, abiertamente enemigo de las
asociaciones campesinas. Los manifestantes comen en su
casa y, como es natural, sacrifican cerdos y consumen cereales. Hace poco, en Machiaje, distrito de Siangtan, una
multitud de quince mil personas realizaron una visita punitiva de este tipo a seis familias de shenshi malvados; se quedaron allí por cuatro días y degollaron más de 130 cerdos.
Estas manifestaciones terminan, por lo general, con la imposición de una multa.
Desfiles con cucuruchos de papel por las aldeas. Esta
práctica es muy frecuente en todas partes. A los déspotas
locales y shenshi malvados les ponen cucuruchos de papel
con inscripciones como: "déspota local fulano de tal" o
"shenshi malvado mengano de cual". Amarrados con una
cuerda, se les hace desfilar en medio de grandes multitudes.
A veces, se baten gongs y se agitan banderas para llamar la
atención de la gente. Esta forma de castigo, más que ninguna otra, hace temblar a los déspotas locales y shenshi malvados. El que ha sido castigado así, aunque sea una sola vez,
queda completamente desacreditado y ya no puede volver a
levantar la cabeza. Por eso, los ricos generalmente prefieren
pagar una multa a que les pongan cucuruchos de papel. Pero
Revisión de las cuentas. En la administración de los fondos públicos locales, los déspotas locales y shenshi malvados, en la mayoría de los casos, han cometido desfalcos y
adulterado las cuentas. Ahora los campesinos, sirviéndose
de la revisión de las cuentas, han derribado a muchos déspotas locales y shenshi malvados. En numerosos lugares se
han creado comisiones revisoras con el exclusivo objeto de
ajustar cuentas con los déspotas locales y shenshi malvados,
quienes tiemblan ante su sola presencia. La campaña por la
revisión de las cuentas ha tomado gran amplitud en todos
17
si los campesinos insisten, han de llevarlos, quiéranlo o no.
Cierta asociación campesina cantonal, muy ingeniosa,
arrestó a un shenshi malvado y declaró que ese mismo día
le pondría el cucurucho de papel. El shenshi malvado palideció de espanto. Pero luego la asociación campesina decidió no ponérselo ese día, considerando que si así lo hacía, el
shenshi malvado podía, aceptando su suerte, perder el
miedo al castigo, y que era mejor dejarlo irse a casa y ponérselo cualquier otro día. Sin saber cuándo le colocarían el
cucurucho de papel, el shenshi malvado vivía día tras día en
constante suspenso sin poder permanecer sentado ni dormir
tranquilo.
Tsao Yun, de Yiyang, esperan la sentencia a muerte del "tribunal especial para juzgar a los déspotas locales y shenshi
malvados". La ejecución de un déspota local o un shenshi
malvado de tanta importancia repercute en todo el distrito y
contribuye muy eficazmente a la extirpación de los males
remanentes del feudalismo. En cada distrito hay por lo menos varios déspotas locales y shenshi malvados de esa importancia y en algunos distritos se cuentan hasta por decenas. El único medio eficaz para aplastar a la reacción es
ajusticiar en cada distrito por lo menos a unos cuantos déspotas locales y shenshi malvados culpables de los más odiosos crímenes. Cuando los déspotas locales y shenshi malvados tenían todo su poder, asesinaban a los campesinos sin
pestañear. En el poblado de Sinkang, distrito de Changshá,
Je Mai-ch an, jefe de los cuerpos de defensa, durante los
diez años que ejerció sus funciones, fue personalmente responsable del asesinato de cerca de mil campesinos menesterosos, lo que describía eufemísticamente como "ajusticiamiento de bandidos". En Siangtan, mi distrito natal, los jefes
de los cuerpos de defensa del poblado de Yintien, Tang Ch
n-yen y Luo Shu-lin, en los catorce años transcurridos desde
1913, asesinaron a más de cincuenta personas y enterraron
vivas a cuatro. Las primeras víctimas fueron dos mendigos
absolutamente inocentes. Tang Ch n-yen dijo: "°Empecemos por matar a un par de mendigos!", y así perdieron la
vida dos personas. Tal era la crueldad de los déspotas locales y shenshi malvados en otros tiempos, tal era el terror
blanco que implantaron en el campo, y ahora que los campesinos se han levantado y han fusilado a unos cuantos y
han creado un poco de terror para aplastar a los contrarrevolucionarios, ¿qué razón hay para decir que no deberían
actuar así?
Reclusión en la cárcel distrital. Es un castigo más severo
que poner cucuruchos de papel. Arrestado un déspota local
o shenshi malvado, se le envía a la cárcel distrital y se encarga al jefe de distrito que lo sentencie. Hoy los que ocupan
las cárceles ya no son los mismos que antes. En el pasado
eran los shenshi quienes enviaban a los campesinos a la cárcel; ahora ocurre a la inversa.
"Destierros”. La intención de los campesinos no es desterrar a los déspotas locales y shenshi malvados notorios por
sus crímenes, pero sí arrestarlos o ejecutarlos. Estos huyen
por temor a ser detenidos o ejecutados. En los distritos
donde el movimiento campesino se ha desarrollado con
fuerza, casi todos los principales déspotas locales y shenshi
malvados han huido, lo cual equivale al destierro. De ellos,
los de primera categoría han huido a Shanghai; los de segunda, a Jankou; los de tercera, a Changshá, y los de cuarta,
a las capitales de distrito. De todos estos fugitivos, los que
se encuentran más seguros son los refugiados en Shanghai.
Algunos de los que huyeron a Jankou, por ejemplo, tres
shenshi malvados del distrito de Juayung, han terminado
siendo detenidos y llevados de vuelta. Aquellos que se han
refugiado en Changshá corren aún mayor peligro de ser
aprehendidos en cualquier momento por conterráneos suyos
que estudian en esa capital provincial. En esta ciudad vi con
mis propios ojos cómo los estudiantes detenían a dos de
ellos. Aquellos que han huido a las capitales de distrito ya
son de cuarta categoría, y es fácil que los descubran los campesinos, cuyos ojos y oídos son innumerables. Las dificultades financieras del gobierno provincial de Junán fueron
atribuidas por las autoridades correspondientes al hecho de
que los campesinos habían "desterrado" a los ricos, lo que
hacía difícil la recaudación de dinero. Esto da una idea de
hasta qué punto no se tolera en sus propias aldeas a los déspotas locales y shenshi malvados.
3. GOLPES ECONOMICOS A LOS TERRATENIENTES
Prohibición de la salida de los cereales, del alza de su precio y de su acaparamiento para la especulación. Este es uno
de los grandes acontecimientos de los últimos meses en la
lucha económica de los campesinos de Junán. Desde octubre del año pasado, los campesinos pobres han impedido la
salida de los cereales de los terratenientes y campesinos ricos y han prohibido el alza de su precio y su acaparamiento
con fines especulativos. Con ello han alcanzado plenamente
sus objetivos: está totalmente controlada la fuga de los cereales, su precio ha bajado considerablemente y ha desaparecido su acaparamiento especulativo.
Prohibición del alza de los arriendos y los depósitos de
garantía; propaganda en favor de su rebaja. En julio y agosto
del año pasado, cuando las asociaciones campesinas eran
aún débiles, los terratenientes, siguiendo su vieja práctica de
máxima explotación, notificaron uno tras otro a los arrendatarios que aumentarían sin falta los arriendos y los depósitos
de garantía. Pero hacia octubre, cuando la fuerza de las asociaciones campesinas había crecido considerablemente y los
campesinos se pronunciaban unánimemente en contra del
alza de los arriendos y los depósitos de garantía, los terratenientes no se atrevieron a musitar palabra sobre el alza. A
partir de noviembre, ganada ya la supremacía sobre los terratenientes, los campesinos, en un nuevo paso adelante,
Fusilamientos. Este castigo se reserva a los peores déspotas locales y shenshi malvados y lo imponen los campesinos
junto con otros sectores de la población. Por ejemplo, a instancias de los campesinos y otros sectores de la población,
las autoridades fusilaron a Yang Chi-tse, de Ningsiang, a
Chou Chia-kan, de Yueyang, a Fu Tao-nan y Sun Po-chu,
de Juayung. En el caso de Yen Yung chiu, de Siangtan, fueron los campesinos y otros sectores de la población los que
obligaron al jefe del distrito a que aceptara sacarlo de la cárcel, y los mismos campesinos lo fusilaron. Liu Chao, de
Ningsiang, fue muerto a golpes por los propios campesinos.
Actualmente, Peng Chi-fan, de Liling, y Chou Tien-ch e y
18
esos organismos eran prácticamente monarcas del campo.
Para los campesinos contaban menos el presidente de la República, los tuch¸n41 o los jefes de distrito que estos monarcas del campo; eran éstos sus verdaderos "amos"; bastaba
un leve carraspeo de uno de tales "amos" para que el campesino comprendiese que debía ponerse en guardia. Pero
como resultado de la actual rebelión en el campo, ha sido
derribada en todas partes la autoridad de los terratenientes,
y con ello, lógicamente se han desmoronado los órganos administrativos rurales en manos de los déspotas locales y
shenshi malvados. Los jefes de tu y de tuan se han escondido y no se atreven ni a asomar la punta de la nariz; descargan todos los asuntos locales sobre la asociación campesina. Despachan a la gente diciendo:
realizan propaganda por la rebaja de los arriendos y los depósitos de garantía. Dicen: Lástima que nuestra asociación
no hubiera sido lo bastante fuerte cuando pagamos los
arriendos el otoño pasado, si no, los habríamos rebajado entonces. Ahora, los campesinos están realizando una amplia
campaña de propaganda por la reducción de los arriendos
que deben pagar el otoño próximo; por su parte, los terratenientes andan preguntando sobre cómo ha de efectuarse la
reducción. En cuanto a la reducción de los depósitos de garantía, ya está en marcha en Jengshan y otros distritos.
Prohibición de la cancelación de los arrendamientos. Todavía en julio y agosto del año pasado hubo muchos casos
en que los terratenientes quitaban la tierra a algunos arrendatarios para dársela a otros. Pero a partir de octubre, nadie
se ha atrevido a hacerlo. Ahora ya no hay ni que hablar de
esta práctica. El único problema que existe en cierta medida
es si un terrateniente puede o no cancelar un arrendamiento
para cultivar la tierra por sí mismo. En algunos lugares, los
campesinos no permiten esto tampoco. En otros, lo permiten, pero surge entonces la cuestión de la desocupación de
los arrendatarios. A este problema no se le ha encontrado
todavía una solución uniforme.
-- °Yo no me meto en camisa de once varas!
Cuando en una conversación se refieren a esos jefes, los
campesinos comentan con ira:
-- ¿Esos tipos? °Están terminados!
Y esa expresión "están terminados" describe fielmente la
situación de los antiguos órganos administrativos rurales en
los lugares por donde ha pasado la tormenta de la revolución.
Reducción de los intereses. Se han reducido los intereses
sobre los préstamos en todo el distrito de Anjua; también ha
habido reducciones en otros distritos. Sin embargo, allí
donde las asociaciones campesinas son poderosas, los terratenientes suspenden completamente los préstamos, temerosos de que "los bienes sean comunizados"; en las aldeas ya
casi no se conceden préstamos. Actualmente, la reducción
de los intereses sobre los préstamos se limita a las antiguas
deudas No sólo se han reducido los intereses sino que incluso se ha prohibido a los acreedores urgir la devolución
de las sumas prestadas. El campesino pobre dice: "No me
reproche. La cosecha es mala. ¡Le pagaré el año que viene!"
5. DERROCAMIENTO DE LAS FUERZAS ARMADAS
DE LOS TERRATENIENTES Y CREACION DE LAS
FUERZAS ARMADAS DE LOS CAMPESINOS
Los antiguos órganos de Poder en los tu (territorios) y los
tuan (cantones), sobre todo a nivel del tu, que es inmediatamente inferior al distrito, se hallaban casi exclusivamente
en manos de los déspotas locales y shenshi malvados. En el
tu, tenían bajo su jurisdicción entre diez mil y cincuenta o
sesenta mil habitantes. Tenían fuerzas armadas propias,
como los cuerpos de defensa; facultad para establecer impuestos por su propia cuenta, como por ejemplo, el impuesto por mu de tierra 40, y facultades judiciales propias,
como la de detener, encarcelar, interrogar y castigar a su antojo a los campesinos. Los shenshi malvados que manejaban
En Junán, las fuerzas armadas de la clase terrateniente
son relativamente reducidas en la parte centro, pero más numerosas en el Oeste y en el Sur. Un promedio de unos 600
fusiles por distrito, hace un total de 45.000 para los 75 distritos; en realidad, puede haber más. En el centro y en el Sur
de Junán, donde el movimiento campesino se ha desarrollado bien y los campesinos se han levantado con tal ímpetu
que la clase terrateniente no ha podido oponerles resistencia, la mayor parte de sus fuerzas armadas se han rendido a
las asociaciones campesinas y se han puesto de parte del
campesinado, como por ejemplo, en los distritos de
Ningsiang, Pingchiang, Liuyang, Changshá, Liling,
Siangtan, Siangsiang, Anjua, Jengshan y Jengyang. Una pequeña parte de esas fuerzas, en algunos distritos como Paoching, toma una posición neutral, pero tiende a capitular.
Otra pequeña parte, en distritos como Yichang, Linwu y
Chiaje, se mantiene hostil hacia las asociaciones campesinas, pero los campesinos la están atacando y probablemente
la liquidarán dentro de poco. Las fuerzas armadas arrebatadas a los terratenientes reaccionarios son todas reorganizadas como "unidades permanentes de las milicias de casa por
casa"42, bajo la autoridad de los nuevos organismos rurales
En Junán, tu correspondía a territorio y tuan a cantón. Los viejos
órganos administrativos de los tu y de los tuan eran instrumentos
de los terratenientes para dominar a los campesinos. [pág. 38]
40 El régimen de los déspotas locales y shenshi malvados explotaba
cruelmente a los campesinos cargándoles un impuesto por mu de
tierra, además de los impuestos territoriales corrientes. [pág. 38]
41 El tuch¸n era el gobernador militar de una provincia designado
por el régimen de los caudillos militares del Norte. Reunía en sus
manos el poder político y militar de la provincia, y era un virtual
dictador. En confabulación con los imperialistas, mantenía un régimen feudo-militar en su territorio. [pág. 38]
42 Tipo de organización armada en el campo. La calificación de
"casa por casa" significa que cada familia campesina, casi sin excepción, había de participar en estas milicias. Después de la derrota
4. DERROCAMIENTO DEL PODER FEUDAL DE LOS
DESPOTAS LOCALES Y SHENSHI MALVADOS -DESTRUCCION DE LOS ORGANOS DE PODER EN
LOS TU Y LOS TUAN39
39
19
de administración autónoma, que son órganos de Poder del
campesinado. La asimilación de estas antiguas fuerzas armadas es una de las formas en que los campesinos crean las
suyas propias. Otra forma, nueva, es la organización de destacamentos armados de picas, bajo la dirección de las asociaciones campesinas. La pica es una vara larga con una
punta de hierro de dos filos; solamente en el distrito de
Siangsiang, se cuenta con 100.000 de estas armas. En otros
distritos, como por ejemplo, Siangtan, Jengshan, Liling y
Changshá, su número oscila entre 70.000 y 80.000, 50.000
y 60.000 ó 30.000 y 40.000, respectivamente. En todos los
distritos donde existe el movimiento campesino, estos destacamentos crecen rápidamente. Los campesinos armados
de picas forman "unidades irregulares de las milicias de casa
por casa". Estos enormes destacamentos armados de picas
son más poderosos que las viejas fuerzas antes mencionadas
y constituyen una fuerza armada recién nacida, ante cuya
sola vista tiemblan los déspotas locales y shenshi malvados.
Las autoridades revolucionarias de Junán deben procurar
que la organización de estas fuerzas armadas se haga efectivamente extensiva a los más de 20 millones de campesinos
de los 75 distritos de la provincia, que cada campesino, joven o de mediana edad, tenga una pica, y no deben imponer
ninguna restricción a estos destacamentos como si fueran
algo temible. ¡Quien se asuste de estos destacamentos es un
verdadero cobarde! Sólo se asustan los déspotas locales y
shenshi malvados, pero ningún revolucionario debe tenerles
miedo.
éstos como a aquéllos, aceptando algunas proposiciones de
las asociaciones campesinas y rechazando otras. Al afirmar
más arriba que la palabra de la asociación campesina está
dotada de fuerza mágica, me refiero a la época en que el
poder de los terratenientes ya ha sido totalmente derrocado
por el de los campesinos. Actualmente, la situación política
en distritos corno Siangsiang, Siangtan, Liling y Jengshan
es la siguiente:
1) Todas las decisiones se toman en un consejo conjunto
del jefe de distrito y los representantes de las organizaciones
revolucionarias de masas. El consejo es convocado por el
jefe de distrito y se reúne en las oficinas de la administración
distrital. En algunos distritos se denomina "consejo conjunto de la administración local y las organizaciones de masas", y en otros, "consejo de asuntos distritales". En estos
consejos participan, además del jefe de distrito, los representantes de las siguientes organizaciones a nivel distrital:
la asociación campesina, la federación sindical, la asociación de comerciantes, la unión de mujeres, la unión de
maestros y empleados de los centros de enseñanza, la unión
estudiantil y la dirección del Kuomintang43. En estas reuniones, el jefe de distrito es influido por las opiniones de los
representantes de las organizaciones de masas y siempre se
somete a su voluntad. Por tanto, la adopción de un sistema
democrático de comités en la administración distrital no habrá de presentar problema en Junán. Los actuales órganos
de Poder a nivel de distrito ya son bastante democráticos en
su forma y en su esencia. Y esta situación ha surgido en el
curso de los últimos dos o tres meses, es decir, después de
que los campesinos se sublevaron en todo el campo y derribaron el poder de los déspotas locales y shenshi malvados.
Los jefes de distrito no comenzaron a halagar a las organizaciones de masas sino cuando vieron que sus antiguos soportes se habían desplomado y que si no hallaban otros nuevos no podrían mantenerse en sus puestos; esto ha conducido a la situación arriba expuesta.
6. DERROCAMIENTO DEL PODER DEL SE‹OR JEFE
DE DISTRITO Y DE SUS ALGUACILES
No se puede depurar la administración distrital a menos
que los campesinos se alcen. Así lo ha demostrado ya el
caso del distrito de Jaifeng, provincia de Kuangtung, y así
lo demuestra ahora, en forma aún más evidente, el ejemplo
de Junán. En un distrito donde los déspotas locales y shenshi
malvados detentan el Poder, quienquiera que llegue a ocupar el cargo de jefe de distrito es casi invariablemente un
funcionario corrupto. En los distritos donde ya se han alzado
los campesinos, la administración es íntegra, sean quienes
fueren los jefes de distrito. En los que yo he recorrido, éstos
tienen que consultarlo todo de antemano con las asociaciones campesinas. En aquellos donde el poder de los campesinos es particularmente fuerte, la palabra de la asociación
campesina está dotada de fuerza mágica. Si la asociación
exige el arresto de un déspota local o un shenshi malvado
por la mañana, el jefe de distrito no se atreve a postergarlo
hasta el mediodía; si exige que lo haga al mediodía, no se
atreve a dejarlo para la tarde. Cuando el poder campesino
apenas comenzaba a hacerse sentir en el campo, los jefes de
distrito actuaban en contubernio con los déspotas locales y
shenshi malvados en contra de los campesinos. Cuando el
poder de los campesinos creció hasta igualar al de los terratenientes, los jefes de distrito trataron de complacer tanto a
2) El asistente judicial no tiene casos que atender. El sistema judicial de Junán está todavía organizado de tal manera
que el jefe de distrito se ocupa también de administrar la
justicia y el asistente judicial le ayuda a instruir los procesos. Para enriquecerse, los jefes de distrito y sus subalternos
recurrían a toda clase de arbitrariedades en la recaudación
de impuestos y contribuciones, en el enganche de reclutas y
en la consecución de provisiones para las fuerzas armadas,
así como a la extorsión y a la prevaricación en los juicios
civiles o criminales. Esto último constituía la más regular y
segura fuente de sus ingresos. En los últimos meses, con la
caída de los déspotas locales y shenshi malvados, han desaparecido los picapleitos. Lo que es más, todos los problemas
grandes y pequeños de los campesinos se solucionan ahora
en las asociaciones campesinas de los diferentes niveles.
Así, el asistente judicial de la administración distrital se ha
quedado prácticamente sin nada que hacer. El de Siangsiang
de la revolución en 1927, en muchos lugares estas milicias cayeron
en manos de los terratenientes y se transformaron en organizaciones armadas contrarrevolucionarias. [pág. 39]
43 En esa época, muchas de las direcciones distritales del Kuomintang, bajo liderazgo del Comité Ejecutivo Central del Kuomintang,
establecido en Wuján aplicaban las Tres Grandes Políticas de Sun
Yat-sen: alianza con Rusia, alianza con el Partido Comunista y
ayuda a los campesinos y obreros, y constituían órganos de la
alianza revolucionaria de los comunistas, el ala izquierda del Kuomintang otros revolucionarios. [pág. 41]
20
me dijo: "Cuando no había asociaciones campesinas, llegaban diariamente a las oficinas de la administración distrital
un promedio de sesenta pleitos civiles o criminales; ahora
se reciben solamente cuatro o cinco por día." De tal manera,
los jefes de distrito y sus subalternos no tienen más remedio
que quedarse con los bolsillos vacíos.
donde los campesinos pobres estaban excluidos de tales
banquetes, un grupo de ellos irrumpieron en el templo y bebieron y comieron hasta hartarse, en tanto que los déspotas
locales, shenshi malvados y otros señores de largas vestiduras, aterrados, pusieron pies en polvorosa. A la par del desarrollo del movimiento campesino, tambalea en todas partes
la autoridad religiosa. En muchos lugares, las asociaciones
campesinas han ocupado y utilizan como sede los templos
de los dioses. En todas partes propugnan la incautación de
los bienes de los templos a fin de crear escuelas para los
campesinos y cubrir los gastos de las asociaciones campesinas, y llaman a esos ingresos "rentas públicas procedentes
de la superstición". En Liling, está de moda la prohibición
de las prácticas supersticiosas y la destrucción de ídolos. En
los territorios del Norte de dicho distrito, los campesinos
prohiben las procesiones religiosas de casa en casa con el
dios del clan. En el templo de Fupoling, en Lukou, había
muchos ídolos, pero como la dirección territorial del Kuomintang no tenía suficiente espacio para instalarse, todos
esos ídolos, grandes y pequeños, fueron amontonados en un
rincón, sin que los campesinos objetaran nada. Desde entonces, rara vez se practican sacrificios a los dioses, ritos religiosos y ofrenda de lámparas, cuando muere alguien en una
familia. El iniciador de esto, Sun Siao-shan, presidente de
la asociación campesina, se ha granjeado el profundo odio
de los sacerdotes taoístas de la localidad. En el convento de
monjas de Lungfeng, del III Territorio del Norte, los campesinos y los maestros primarios convirtieron los ídolos en
leña que usaron para cocinar carne. En el monasterio de
Tungfu, en el sector sur, más de treinta ídolos fueron quemados por estudiantes y campesinos y sólo se salvaron dos
pequeñas imágenes del "Señor Pao" que les arrebató un
viejo campesino diciendo: "¡No cometan un pecado!" En los
lugares donde predomina el poder de los campesinos, sólo
los campesinos viejos siguen creyendo en los dioses; los jóvenes y los de mediana edad han perdido la fe. Y como las
asociaciones campesinas se encuentran en manos de estos
últimos, en todos esos lugares se lleva a cabo el derrocamiento de la autoridad religiosa y la erradicación de las supersticiones. En lo que concierne a la autoridad marital,
siempre ha sido relativamente débil en las familias de los
campesinos pobres porque las mujeres de estas familias, por
necesidad económica, tienen que participar en el trabajo físico en mayor medida que las mujeres de las clases acomodadas y, por consiguiente, tienen mayor derecho a hablar y
a decidir en los asuntos familiares. Durante los últimos
años, con la creciente ruina de la economía rural, se ha minado la base de la dominación del hombre sobre la mujer. Y
recientemente, con el surtimiento del movimiento campesino, las mujeres han comenzado en muchos lugares a organizar uniones de mujeres campesinas; ha llegado para ellas
la hora de levantar la cabeza, y la autoridad marital es sacudida día a día. En una palabra, con el crecimiento del poder
de los campesinos, están tambaleando la ideología y el sistema feudo-patriarcales en su conjunto. Pero en el período
actual, los esfuerzos de los campesinos se concentran en la
destrucción de la autoridad política de los terratenientes.
Allí donde ésta ya se ha destruido completamente, los campesinos empiezan su ataque contra la autoridad de clan, la
autoridad religiosa y la dominación del hombre sobre la mujer. Sin embargo, este ataque está aún en sus comienzos,
pues no se podrá acabar por completo con estos tres males
3) Los guardias armados, policías y alguaciles andan escondidos y no se atreven a ir a las aldeas a extorsionar. En
otro tiempo, los aldeanos temían a la gente de la ciudad;
ahora sucede lo contrario. En particular, esa infame jauría
de policías, guardias armados y alguaciles, mantenidos por
las autoridades distritales, tienen miedo de ir a las aldeas, y
si lo hacen, ya no se atreven a extorsionar a nadie. Tiemblan
de espanto apenas ven las picas de los campesinos.
7. DERROCAMIENTO DE LA AUTORIDAD DE CLAN
(AUTORIDAD DE LOS TEMPLOS ANCESTRALES Y
DE LOS JEFE DE CLAN), LA AUTORIDAD RELIGIOSA (AUTORIDAD DEL DIOS PROTECTOR DE LA
CIUDAD Y DE LAS DIVINIDADES LOCALES) Y LA
AUTORIDAD MARITAL
En China, los hombres viven dominados generalmente
por tres sistemas de autoridad: 1) el sistema estatal (la autoridad política), estructurado en órganos de Poder a nivel nacional, provincial, distrital y cantonal; 2) el sistema de clan
(la autoridad de clan), que comprende desde los templos ancestrales del clan y del linaje hasta los jefes de familia, y 3)
el sistema sobrenatural (la autoridad religiosa) constituido
en su conjunto por las fuerzas subterráneas: el rey de los
infiernos, el dios protector de la ciudad y las divinidades locales, y por las fuerzas celestiales: dioses y divinidades,
desde el Emperador de los Cielos hasta los más diversos espíritus. En cuanto a las mujeres, además de estar sometidas
a estos tres sistemas de autoridad, se encuentran dominadas
por los hombres (la autoridad marital). Estas cuatro formas
de autoridad -- política, de clan, religiosa y marital -- encarnan la ideología y el sistema feudo-patriarcales en su conjunto y son cuatro gruesas sogas que mantienen amarrado al
pueblo chino, y en particular al campesinado. Se ha descrito
más arriba cómo los campesinos derrocan la autoridad política de los terratenientes en el campo, que constituye el pilar
de los demás sistemas de autoridad. Con el derrocamiento
de la autoridad política de los terratenientes, comienzan a
tambalear la autoridad de clan, la religiosa y la marital. Allí
donde la asociación campesina es poderosa, los jefes del
clan y los que administran los dineros del templo ancestral
ya no se atreven a oprimir a los miembros de menor jerarquía del clan ni a desfalcar los dineros del templo. Los peores de ellos han sido derrocados como déspotas locales y
shenshi malvados. Ya no se atreven a infligir los crueles
castigos corporales o penas capitales que antes aplicaban en
los templos ancestrales, tales como apalear a la gente, ahogarla o enterrarla viva. Se ha roto la vieja costumbre que
prohibía a las mujeres y a los pobres participar en los banquetes del templo ancestral. En Paikuo, distrito de Jengshan,
las mujeres irrumpieron en el templo, acomodaron sus posaderas en los asientos y se pusieron a comer y a beber,
mientras los "venerables" patriarcas del clan no tuvieron
más remedio que dejarles hacer a su antojo. En otro lugar,
21
hasta que los campesinos hayan alcanzado la victoria completa en la lucha económica. Por lo tanto, en la actualidad,
debernos orientar a los campesinos a dedicar sus máximos
esfuerzos a la lucha política por el derrocamiento definitivo
del poder de los terratenientes. Y luego, hay que iniciar sin
demora la lucha económica para resolver en forma radical
el problema de la tierra y otros problemas económicos de
los campesinos pobres. En cuanto al sistema de clan, las supersticiones y la desigualdad entre el hombre y la mujer, su
eliminación será consecuencia natural de la victoria en las
luchas política y económica. Si se hacen demasiados esfuerzos para abolir forzada y prematuramente estas cosas, los
déspotas locales y shenshi malvados se valdrán de ello
como pretexto para difundir, con el propósito de socavar el
movimiento campesino, consignas contrarrevolucionarias
tales como "las asociaciones campesinas no respetan a los
antepasados", "blasfeman contra los dioses y destruyen la
religión" y "abogan por comunicar a las mujeres". Ejemplos
son los recientes casos de Siangsiang, provincia de Junán, y
de Yangsin, provincia de Jupei, donde los terratenientes explotaron la oposición de algunos campesinos a la destrucción de los ídolos. Son los propios campesinos quienes instalaron los ídolos y ellos, cuando llegue el momento, los tirarán con sus propias manos; no es necesario que otros lo
hagan en su nombre antes de tiempo. La política de la propaganda del Partido Comunista a este respecto debe ser
"tensar el arco pero no disparar la flecha, indicando solamente la postura"44. A los propios campesinos les corresponde tirar los ídolos y derribar los templos de las vírgenes
mártires y los pórticos conmemorativos en honor de las viudas castas y fieles; es erróneo que otros lo hagan por ellos.
sin que te tropieces con alguno de ellos! Y efectivamente,
en la ciudad y el campo, en los sindicatos y las asociaciones
campesinas, en el Kuomintang y el Partido Comunista, en
todos ellos, sin excepción, hay miembros de comités ejecutivos. El mundo es de verdad un mundo de miembros de
comités. Pero ¿se debe esto a los Ocho Caracteres y a la
ubicación de las tumbas de los antepasados? ¡Qué extraño!
°De súbito se han vuelto propicios los Ocho Caracteres de
todos los miserables del campo! ¡Y las tumbas de sus antepasados han comenzado de repente a favorecerlos! ¿Y los
dioses? Venérenlos tanto como quieran. Pero si sólo tuvieran al Señor Kuan47 y a la Diosa de la Misericordia, y no a
las asociaciones campesinas, ¿habrían podido derrocar a los
déspotas locales y shenshi malvados? Esos dioses y diosas
dan lástima. Ustedes los han venido venerando desde hace
siglos, ¡pero ninguno de ellos ha derrocado, en bien de ustedes, ni a un solo déspota local, ni a un solo shenshi malvado! Ahora ustedes quieren que se les rebajen los arriendos. Permítanme hacerles una pregunta: ¿Cómo piensan
conseguirlo? ¿Creyendo en los dioses o creyendo en las asociaciones campesinas?"
Mis palabras hicieron estallar en carcajadas a los campesinos.
8. DIFUSION DE LA PROPAGANDA POLITICA
Aun si se hubieran creado diez mil escuelas de ciencias
jurídicas y políticas, ¿habría sido posible dar en tan poco
tiempo una educación política a todo el mundo, hombres y
mujeres, niños y viejos, hasta en las aldeas más remotas y
los rincones más olvidados del campo, como lo han hecho
ahora las asociaciones campesinas? Creo que no. "¡Abajo el
imperialismo!", "¡Abajo los caudillos militares!", "¡Abajo
los funcionarios corruptos!" y "¡Abajo los déspotas locales
y shenshi malvados!": estas consignas políticas vuelan sin
alas hacia jóvenes, adultos, viejos, mujeres y niños de las
innumerables aldeas, penetran en sus mentes y desde dentro
afloran a sus labios. Si usted se detiene a mirar un grupo de
niños jugando, y ve que uno de ellos se enfada con otro, se
enciende su mirada, patea y agita el puño, entonces podrá
oír en seguida este grito penetrante: "¡Abajo el imperialismo!"
En el campo, también tuve ocasión de hacer propaganda
entre los campesinos contra las supersticiones. Dije entonces:
"Si usted cree en los Ocho Caracteres45, es que espera
buena suerte. Si cree en la geomancia 46, es porque espera
beneficiarse con la ubicación de las tumbas de sus antepasados. Este año, en unos pocos meses, los déspotas locales,
shenshi malvados y funcionarios corruptos han sido todos
derrocados. ¿Es posible que hasta hace unos pocos meses a
todos ellos la suerte les sonriera aún y la buena ubicación de
las tumbas de sus antepasados les fuera todavía propicia,
pero que de repente, en los últimos meses, la suerte les haya
vuelto la espalda y las tumbas de sus antepasados hayan dejado de favorecerlos? Los déspotas locales y shenshi malvados se burlan de las asociaciones campesinas de ustedes en
estos términos: ¡Qué curioso! Hoy el mundo es un mundo
de miembros de comités. ¡Fíjate, no puedes ir ni a la letrina
En la zona de Siangtan, cuando los niños que pastorean
los bueyes se ponen a jugar a la guerra, uno de ellos hace de
Tang Sheng-chi, y el otro, de Ye Kai-sin48. Poco después,
uno resulta derrotado y el otro lo persigue. El perseguidor
es Tang Sheng-chi, y el perseguido, Ye Kai-sin. Casi todos
Frase sacada del Mencio. Su significación es la siguiente: Al
enseñar su arte un gran maestro de tiro al arco sólo tensa el arco,
pero no suelta la flecha, aunque da la impresión de que está a punto
de dispararla. Aquí el autor emplea esta frase para indicar que los
comunistas deben primero guiar a los campesinos en la obtención
de plena conciencia política y después dejar que éstos, por propia
iniciativa voluntariamente, desechen las creencias supersticiosas y
otras malas costumbres hábitos, y no deben dictarles órdenes ni
hacer las cosas en vez de ellos. [pág. 45]
45 Práctica supersticiosa china para pronosticar la suerte según la
hora, el día, el mes y el año del nacimiento de las personas. [pág.
45]
Creencia supersticiosa según la cual la ubicación de las tumbas
de los antepasados influye en la fortuna de los descendientes. El
geomántico pretende ser capa de decir si un lugar determinado y
sus alrededores son propicios. [pág. 45]
47 El Señor Kuan (Kuan Yu, 160-219), guerrero de la época de los
Tres Reinos, era venerado tradicionalmente como un dios. [pág.
45]
48 Tang Sheng-chi fue un general que combatió al lado de la revolución durante la Expedición al Norte, y Ye Kai-sin, un general
secuaz de los caudillos militar del Norte, que luchó contra la revolución. [pág. 46]
44
46
22
los niños poblanos saben, por supuesto, cantar la canción
"°Abajo las potencias imperialistas!", y ahora la cantan incluso muchos niños del campo.
La asociación campesina del XIV Territorio de
Siangsiang hizo quemar dos canastas llenas de fichas de
mah-jong.
Hay también campesinos que saben recitar de memoria el
testamento del Dr. Sun Yat-sen. De él extraen términos tales
como "libertad", "igualdad", "Tres Principios del Pueblo" y
"tratados desiguales", y los aplican, aunque de manera bastante tosca, en su vida cotidiana. Cierta vez un individuo con
aspecto de shenshi y un campesino se encontraron en un
sendero. Dándose aires de importancia, el primero negó el
paso al segundo. Enojado, el campesino le gritó: "°Déspota
local! °Shenshi malvado! ¿No conoces los Tres Principios
del Pueblo?" Los hortelanos de los suburbios de Changshá
sufrían constantemente los vejámenes de la policía cuando
llevaban sus legumbres a la ciudad. Pero ahora han encontrado un arma: los Tres Principios del Pueblo. Cuando un
policía injuria o golpea a un campesino que vende legumbres, éste se defiende invocando inmediatamente los Tres
Principios del Pueblo y deja al policía sin saber qué contestar. Cierta vez que en Siangtan se produjo una discordia entre una asociación campesina de territorio y otra de cantón,
el presidente de esta última declaró: "°Nos oponemos a los
tratados desiguales que nos quiere imponer la asociación
campesina de territorio!"
Quien vaya al campo, comprobará que ya no se practica
ningún juego de fichas y naipes; al que infringe esta prohibición se le castiga inmediatamente sin el menor miramiento.
Los otros juegos de azar. Ahora, los mismos antiguos "jugadores empedernidos" están prohibiendo los juegos de
azar; en los lugares donde las asociaciones campesinas son
poderosas, estos vicios, al igual que los juegos de fichas y
naipes, han desaparecido por completo.
El opio. Su prohibición es extremadamente rigurosa.
Cuando las asociaciones campesinas ordenan la entrega de
las pipas de opio, nadie se atreve a desobedecer. En Liling,
a un shenshi malvado que no había entregado su pipa se le
hizo desfilar por la aldea.
La campaña de los campesinos por "desarmar a los fumadores de opio", en nada cede, por su impetuosidad, al
desarme de las tropas de Wu Pei-fu y de Sun Chuan-fang49
por el ejército de la Expedición al Norte. Los "wansui " (así
es corno los shenshi malvados llaman en mofa a los campesinos) han desarmado a los venerables padres de un buen
número de oficiales del ejército revolucionario, ancianos ya
enviciados y que no pueden vivir sin su pipa. Los "wansui "
han prohibido no sólo sembrar la adormidera y fumar el
opio, sino también su tráfico. Grandes partidas del opio enviado de Kuichou a Chiangsí, a través de los distritos de
Paoching, Siangsiang, Yousien y Liling, han sido interceptadas y quemadas. Esto ha afectado los ingresos del gobierno. Finalmente, tomando en consideración la necesidad
del ejército de obtener fondos para la Expedición al Norte,
la Asociación Campesina Provincial ha dado orden a las
asociaciones campesinas de base de "postergar temporalmente la prohibición del tráfico del opio". Pero esto ha provocado gran descontento entre los campesinos.
La difusión de la propaganda política en todo el campo
hay que acreditarla enteramente al Partido Comunista y a
las asociaciones campesinas. Carteles, dibujos y discursos
de fácil comprensión han producido entre los campesinos
un efecto tan amplio y rápido, que es como si cada uno hubiera pasado por una escuela política. Según las informaciones de los camaradas dedicados al trabajo rural, se hizo una
propaganda política muy amplia con ocasión de tres campañas de masas: las manifestaciones antibritánicas; la conmemoración de la Revolución de Octubre y las grandes celebraciones de la victoria de la Expedición al Norte. En esas
oportunidades, allí donde existían asociaciones campesinas
se hizo una amplia propaganda política, que puso en movimiento a todo el campo y dio enormes resultados. De ahora
en adelante, ha de prestarse atención a aprovechar todas las
oportunidades para dar a las consignas sencillas arriba mencionadas un contenido cada vez más rico y un sentido cada
vez más claro.
Aparte de estas tres cosas, hay muchas más que han sido
prohibidas o restringidas por los campesinos; citaremos algunos ejemplos:
9. PROHIBICIONES CAMPESINAS
El tambor de flores. Son representaciones teatrales indecentes; están prohibidas en muchos lugares.
Desde el momento en que las asociaciones campesinas,
bajo la dirección del Partido Comunista, implantaron su autoridad en el campo, los campesinos comenzaron a prohibir
o restringir todo lo que les disgustaba. Las tres cosas más
estrictamente prohibidas son: los juegos de fichas y naipes,
los otros juegos de azar y el opio.
Los palanquines. En muchos distritos, particularmente en
Siangsiang, ha habido casos de destrucción de palanquines.
Los campesinos, que odian profundamente a los que viajan
en palanquines, están siempre dispuestos a destruirlos, pero
las asociaciones campesinas se lo impiden. La gente que trabaja en las asociaciones explica a los campesinos: "Destruyendo los palanquines no hacen ustedes más que ahorrarles
dinero a los ricos y condenar a la desocupación a los portea-
Los juegos de fichas y naipes. Donde las asociaciones
campesinas son poderosas, el mah-jong, el dominó y los
juegos de naipes están totalmente prohibidos.
Caudillo militar que en esa época gobernaba las provincias de
Chiangsú, Chechiang, Fuchién, Chiangsí y Anjui. Fue el verdugo
que reprimió las insurrecciones de los obreros de Shanghai. En el
49
invierno de 1926, sus fuerzas principales fueron aplastadas por el
ejército de la Expedición al Norte en Nanchang y Chiuchian provincia de Chiangsí. [pág. 48]
23
dores. ¿No creen que esto perjudica a los nuestros?" Comprendido el asunto, los campesinos han ideado otro medio
para castigar a los ricos: han elevado considerablemente la
tarifa de los porteadores.
atrevió a matarlo sin antes consultar a la asociación campesina. Cuando la Cámara de Comercio de Chuchou cometió
la imprudencia de hacer degollar un buey, los campesinos
fueron a la ciudad y exigieron responsabilidades a esa entidad, la cual, además de pagar una multa, tuvo que quemar
triquitraques a modo de desagravio.
Elaboración de alcoholes y de azúcar. En todas partes se
ha prohibido el uso de cereales para fabricar alcoholes y
azúcar, lo que ha provocado incesantes quejas entre los dueños de destilerías y refinerías. En Futienpu, distrito de
Jengshan, no se prohibe la elaboración de alcohol, pero se
ha fijado un precio de venta tan bajo que los fabricantes de
bebidas alcohólicas, no teniendo perspectivas de ganancias,
se han visto obligados a interrumpir su negocio.
El vagabundeo. Una resolución aprobada en Liling
prohibe pedir limosna tocando el tambor en celebración de
la llegada de la primavera, o bendiciendo a los dueños de
casa, o bien cantando al son del Lienjua. En otros distritos,
ya nadie practica este tipo de mendicidad, sea porque ha
sido prohibida o porque ha desaparecido por sí sola. Los
"mendigos chantajistas" o "vagabundos", que solían conducirse en forma muy agresiva, ahora han tenido que someterse a las asociaciones campesinas. En Shaoshan, distrito
de Siangtan, los vagabundos, que utilizaban el templo del
dios de la lluvia como refugio habitual, no temían a nadie,
pero se marcharon furtivamente después de que surgieron
las asociaciones campesinas. En el mismo distrito, la asociación campesina cantonal de Juti detuvo a tres vagabundos y los obligó a acarrear arcilla para cocer ladrillos. También se han adoptado resoluciones prohibiendo la onerosa
costumbre de hacer visitas y regalos para el Año Nuevo Lunar.
Cría de cerdos. Se ha limitado el número de cerdos que
puede criar cada familia, ya que los cerdos consumen grano.
Cría de gallinas y patos. En Siangsiang se ha prohibido la
cría de gallinas y patos, pero las mujeres se oponen a ello.
En Yangtang, distrito de Jengshan, no se permite tener más
de tres gallinas o patos por familia, y en Futienpu, no más
de cinco. En muchos lugares, la cría de patos está absolutamente prohibida, pues los patos no sólo se comen el grano,
sino que además destruyen los brotes de arroz, haciendo así
más daño que las gallinas.
Festines. En todas partes están prohibidos los festines
suntuosos. En Shaoshan, distrito de Siangtan, se ha determinado que no se puede servir a los invitados más que tres
clases de carnes: de pollo, de pescado y de cerdo. Está prohibido servir platos preparados con brotes de bambú, algas o
tallarines de lentejas. En Jengshan, se ha resuelto que el número de platos servidos en un banquete no puede pasar de
ocho. En el III Territorio del Este del distrito de Liling, se
permite servir solamente cinco platos; en el II Territorio del
Norte, tres platos de carne y tres de legumbres; en el III Territorio del Oeste, están prohibidos los banquetes de Año
Nuevo Lunar. En Siangsiang, están prohibidos los "banquetes con rollos de huevo y carne", que en modo alguno son
suntuosos. Cierta vez que una familia del II Territorio de
Siangsiang ofreció un "banquete con rollos de huevo y
carne" con motivo de la boda de un hijo, un grupo de campesinos, al ver violada la prohibición, irrumpió en la casa y
desbarató la fiesta. En el poblado de Chiamo, distrito de
Siangsiang, se abstienen de todo plato refinado y en los sacrificios a los antepasados no se ofrecen más que frutas.
Además, en diferentes lugares se han dictado muchas
otras prohibiciones de menor importancia: en Liling, por
ejemplo, se ha prohibido efectuar procesiones de casa en
casa con el dios del clan, ofrendar comestibles refinados,
quemar vestidos y moneda de papel el Día de los Difuntos
y pegar carteles de la suerte para el Año Nuevo Lunar. En
Kushui, distrito de Siangsiang, se ha prohibido hasta fumar
las pipas de agua. En el II Territorio, se ha prohibido quemar
triquitraques y petardos de triple carga; en el primer caso, la
multa es de 1,20 yuan y, en el segundo, de 2,40 yuanes. En
los VII y XX Territorios han sido prohibidos los ritos religiosos para los difuntos, y en el XVIII Territorio, los presentes funerarios en dinero. Las cosas como éstas son tantas
que resulta imposible enumerarlas todas, y se las puede llamar en general prohibiciones campesinas.
Estas prohibiciones revisten gran importancia en dos aspectos. Primero, representan una rebelión contra las malas
costumbres sociales, como los juegos de fichas y naipes, los
otros juegos de azar y el opio, costumbres nacidas del corrupto medio político de la clase terrateniente y que son barridas a la caída del poder de esta clase. Segundo, constituyen una forma de autodefensa contra la explotación por los
negociantes de las ciudades, como ocurre con la prohibición
de festines, de ofrendas de comestibles refinados, etc. Como
los precios de los artículos industriales son sumamente altos
y los de los productos agrícolas sumamente bajos, y corno
los campesinos sufren enormes privaciones y son explotados sin piedad por los comerciantes, para defenderse tienen
que estimular la austeridad. En cuanto a la prohibición de la
salida de los cereales antes mencionada, se la impone para
evitar toda alza de su precio, pues a los campesinos pobres
no les alcanzan sus propios cereales para alimentarse y se
ven obligados a comprarlos en el mercado. Todo esto se
debe a la miseria de los campesinos y a la contradicción entre la ciudad y el campo, y en modo alguno significa que los
Los bueyes. Son considerados un tesoro por los campesinos. El dicho "quien mata un buey en esta vida será buey en
la otra" equivale prácticamente a un dogma religioso; por lo
tanto, no se puede matar bueyes. Antes de que existiera el
poder de los campesinos, éstos sólo podían recurrir al tabú
religioso para oponerse a la matanza del ganado bovino y
no tenían fuerza real para prohibirla. Desde que surgieron,
las asociaciones campesinas han hecho extensiva su jurisdicción al ganado bovino y han prohibido su matanza en la
ciudad. De las seis carnicerías de la capital de Siangtan,
cinco están ahora cerradas y la restante no sacrifica más que
bueyes enfermos o inútiles. En todo el distrito de Jengshan
está terminantemente prohibida la matanza del ganado bovino. Un campesino cuyo buey se quebró una pata, no se
24
campesinos rechacen los artículos industriales y el comercio
con la ciudad practicando la así llamada doctrina de la civilización oriental50. En defensa de sus intereses económicos,
los campesinos tienen que organizar cooperativas de consumo para la compra en común de las mercancías. También
es necesario que el gobierno ayude a las asociaciones campesinas a crear cooperativas de crédito (de préstamo). Entonces, naturalmente, los campesinos no tendrán que recurrir a la prohibición de la salida de los cereales para impedir
el alza de su precio; tampoco tendrán que rechazar, como
medio de autodefensa económica, la entrada en el campo de
algunos artículos industriales.
11. ABOLICION DE LOS IMPUESTOS EXORBITANTES
Mientras el país no sea unificado y no sean derrocadas las
fuerzas del imperialismo y de los caudillos militares, no habrá manera de liberar a los campesinos de la pesada carga
de los impuestos y las contribuciones del gobierno o, en términos más explícitos, de la carga de los gastos de guerra del
ejército revolucionario. Sin embargo, con el surgimiento y
desarrollo del movimiento campesino y la caída de los déspotas locales y shenshi malvados, se han abolido o, al menos, reducido, los impuestos exorbitantes (como el impuesto por mu de tierra) que cargaron a los campesinos los
déspotas locales y shenshi malvados cuando la administración rural estaba en sus manos. Esto también debe contarse
entre los méritos de las asociaciones campesinas.
10. ELIMINACION DEL BANDOLERISMO
En mi opinión, ningún gobernante de ninguna dinastía,
desde Yu, Tang, Wen y Wu hasta los emperadores de la dinastía Ching y los presidentes de la República, ha tenido
tanto poderío para eliminar el bandolerismo como el que tienen hoy las asociaciones campesinas. Donde éstas son fuertes, no queda ni rastro de bandidos. Es sorprendente que en
muchos sitios hayan desaparecido hasta los ladrones de legumbres. En algunos lugares aislados todavía quedan algunos rateros, pero el bandolerismo ha desaparecido por completo en todos los distritos que recorrí, incluso en aquéllos
antes infestados de bandidos. Esto se explica por las siguientes razones: 1) Los bandidos no tienen dónde esconderse, pues por todas partes, en montañas y valles, se encuentran los miembros de las asociaciones campesinas que,
a la primera llamada, acuden por centenares armados de picas y palos. 2) Con el desarrollo del movimiento campesino,
el precio del arroz ha bajado -- en la primavera pasada, un
dan51 de arroz (sin descascarillar) valía seis yuanes, pero ya
para el invierno, costaba sólo dos yuanes -- y así el problema
de la alimentación de la población se ha hecho menos grave
que antes. 3) Los miembros de las sociedades secretas52 han
ingresado en las asociaciones campesinas y a través de ellas
pueden demostrar abierta y legalmente su valentía y descargar su rencor, de manera que las organizaciones secretas
"montaña", "templo", "altar" y "agua" 53 ya no tienen razón
de ser. Matando cerdos y ovejas de la clase de los déspotas
locales y shenshi malvados e imponiéndoles fuertes contribuciones y multas, tienen suficientes oportunidades para dar
salida a su cólera contra sus opresores. 4) Los ejércitos han
reclutado gran número de soldados, y muchos "malhechores" se han alistado. Así pues, la plaga del bandolerismo se
ha extinguido con el ascenso del movimiento campesino. En
este sentido, incluso los shenshi y los ricos aprueban las asociaciones campesinas. Dicen: "¿Las asociaciones campesinas? Para ser justos, también tienen algo de bueno."
12. EL MOVIMIENTO POR LA EDUCACION
Con la prohibición de los juegos de fichas y naipes, los
otros juegos de azar y el opio, y con la eliminación del bandolerismo, las asociaciones campesinas se han ganado la
simpatía de la gente en general.
En China han tenido acceso a la educación sólo los terratenientes, y no los campesinos. Pero la cultura de los terratenientes ha sido creada por los campesinos, pues todo lo
que la constituye no es sino sangre y sudor de campesino.
El 90 por ciento de la población de China no ha recibido
ninguna educación, y de ese sector la abrumadora mayoría
son campesinos. Con la caída del poder de los terratenientes
en el campo, comenzó el movimiento de los campesinos por
la educación. Veamos con qué entusiasmo los campesinos,
que siempre detestaron las escuelas, abren ahora escuelas
nocturnas. Ellos nunca miraron con buenos ojos las "escuelas al estilo extranjero". En mis años de estudiante, cuando
volvía a mi aldea y era testigo de la oposición a esas escuelas, compartía la opinión de los "estudiantes y maestros al
estilo extranjero" y me ponía de parte de esas escuelas, pensando que los campesinos, en todo caso, estaban más o menos equivocados. En 1925, cuando era ya comunista y tenía
una concepción marxista, pasé seis meses en el campo y llegué a comprender que yo había sido el equivocado y que la
razón la tenían los campesinos. Los textos que se usaban en
las escuelas primarias rurales hablaban únicamente de las
cosas de la ciudad y no respondían a las necesidades del
campo. Además, los maestros de escuela primaria tenían
una actitud muy mala hacia los campesinos y, en lugar de
ayudarlos, se ganaban su antipatía. Por eso los campesinos
preferían la enseñanza al estilo antiguo (que ellos llamaban
"clases chinas") a las escuelas modernas (que calificaban de
"clases extranjeras"), y les gustaban los maestros al estilo
antiguo y no los de las escuelas primarias. Ahora establecen
por todas partes escuelas nocturnas, a las que denominan
escuelas campesinas. Algunas ya han abierto, otras se están
preparando; hay un promedio de una escuela por cantón.
Los campesinos ponen gran entusiasmo en la creación de
estas escuelas, y a ellas son las únicas a las que consideran
50
52
Con relación a las sociedades secretas, véase "Análisis de las
clases de sociedad china", nota 21, en el presente tomo. [pág. 52]
53 "Montaña", "templo", "altar", "agua", eran palabras usadas para
denomina a algunas de las sectas de las sociedades secretas primitivas. [pág. 52]
Doctrina reaccionaria partidaria de conservar el atrasado modo
de producción agrícola y la cultura feudal del Oriente, y opuesta a
la civilización científica moderna. [pág. 51]
51 Medida de peso china que en esa época equivalía a unos 60 kilos.
[pág. 52]
25
del surgimiento de éstas, los caminos rurales se encontraban
en pésimo estado. Sin dinero era imposible repararlos y,
como los ricos se negaban a dar, no había más remedio que
dejarlos en mal estado. Si se hacían algunas reparaciones,
era a título de obra de caridad; se recolectaban unas monedas entre las familias que "deseaban ganar méritos para el
otro mundo" y se construían algunos caminos estrechos y
malos. En cuanto aparecieron las asociaciones campesinas,
emitieron disposiciones especificando las anchuras: tres,
cinco, siete o diez chi54, según las necesidades de las diferentes vías y dieron a los terratenientes que vivían a lado y
lado de los caminos la orden de encargarse cada uno de determinado tramo. Una vez dictada la orden, ¿quién podría
atreverse a desobedecer? Pronto aparecieron numerosos caminos buenos. Y esto no es obra de la caridad, sino de la
coacción, más un poco de coacción de este tipo no es en
absoluto algo malo. Lo mismo sucedía con los diques. Los
implacables terratenientes no pensaban sino en expoliar al
máximo a los arrendatarios y no querían gastar ni un céntimo en la reparación de diques; dejaban que se secaran los
estanques y que los arrendatarios se murieran de hambre,
sin importarles nada fuera del cobro de la renta. Ahora que
hay asociaciones campesinas, se puede ordenar sin contemplaciones a los terratenientes que reparen los diques.
Cuando un terrateniente se niega a hacerlo, la asociación
campesina le dice afablemente: "Muy bien, ya que no quieres hacer la reparación, contribuye en grano: un dou por jornada." Como eso sería un mal negocio, los terratenientes se
apresuran a repararlos por su cuenta. Es así como han sido
reparados muchos de los diques que se encontraban en mal
estado.
como propias. Los recursos para las escuelas nocturnas vienen de "las rentas públicas procedentes de la superstición",
de los dineros de los templos ancestrales y de otros fondos
y propiedades públicos ociosos. Las oficinas distritales de
educación se proponían usar ese dinero para establecer escuelas públicas, es decir, "escuelas al estilo extranjero" no
adecuadas a las necesidades de los campesinos, mientras éstos querían destinarlo a crear sus propias escuelas. El resultado de la disputa fue que el dinero se distribuyó entre ambas partes, y en algunos lugares se ha entregado todo a los
campesinos. El desarrollo del movimiento campesino ha
dado por resultado una rápida elevación del nivel cultural
del campesinado. No está lejano el día en que se verán surgir
decenas de miles de escuelas en las aldeas de toda la provincia; eso será muy diferente de la vana charlatanería de
los intelectuales y de los llamados "pedagogos" en torno a
la "educación universal", que, a pesar de toda su alharaca,
jamás ha pasado de ser una frase hueca.
13. EL MOVIMIENTO COOPERATIVO
Los campesinos tienen real necesidad de cooperativas,
sobre todo de cooperativas de consumo, de compra y de crédito. Cuando compran artículos, los explotan los comerciantes; cuando venden sus productos agrícolas, los estafan los
comerciantes; cuando piden dinero o arroz prestado, los explotan los usureros. Y están ansiosos de encontrar una solución a estos tres problemas. Durante las operaciones militares en el valle del río Yangtsé, el invierno pasado, cuando
las rutas comerciales quedaron cortadas y el precio de la sal
subió mucho en Junán, numerosos campesinos organizaron
cooperativas para la compra de sal. Cuando los terratenientes suspendieron los préstamos, en muchos lugares los campesinos, necesitados de dinero, intentaron organizar cajas de
crédito. El gran problema es la falta de estatutos de organización modelo y detallados. Organizadas espontáneamente
por los propios campesinos, estas cooperativas con frecuencia no se ajustan a los principios que las rigen, por lo cual
los camaradas que trabajan entre los campesinos reclaman
con insistencia esos estatutos. Si el movimiento cooperativo
cuenta con una orientación adecuada, podrá desarrollarse
por todas partes paralelamente a las asociaciones campesinas.
Las catorce conquistas arriba mencionadas han sido logradas por los campesinos bajo la dirección de las asociaciones campesinas. Quisiera que el lector reflexionara y dijera si alguna de ellas es mala en su espíritu fundamental y
en su significación revolucionaria. Los únicos que las consideran malas, creo yo, son los déspotas locales y shenshi
malvados. Resulta harto curioso que desde Nanchang55 haya
salido la noticia de que Chiang Kai-shek, Chang Chingchiang56 y otros caballeros desaprueban sobremanera las actividades de los campesinos de Junán. Comparten su opinión los dirigentes de derecha de Junán, Liu Yue-chi57 y
compañía. Todos ellos han dicho: "°Pero si se ha vuelto todo
rojo!" Y yo pienso: °Qué quedaría de la revolución nacional
sin este poquito de rojo! Hablan a diario de "despertar a las
masas populares", pero se mueren de miedo apenas éstas se
levantan. ¿En qué se diferencia esto del amor del Señor Ye
por los dragones58?
14. REPARACION DE CAMINOS Y DIQUES
Este es otro logro de las asociaciones campesinas. Antes
54
56
Medida de longitud china que equivale a un tercio de metro.
[pág. 55]
55 Cuando Nanchang fue tomada por el ejército de la Expedición
al Norte en noviembre de 1926, Chiang Kai-shek aprovechó la
ocasión para establecer al su cuartel general. Agrupó en torno suyo
a los elementos del ala derecha del Kuomintang y a algunos politicastros de los caudillos militares del Norte, se confabuló con los
imperialistas y fraguó su complot contrarrevolucionario para enfrentarse Wuján, en ese entonces, centro de la revolución. Finalmente, el 12 de abril de 1927 traicionando a la revolución, Chiang
Kai-shek dio un golpe de Estado en Shanghai y perpetró una espantosa masacre. [pág. 55]
Uno de los jefes del ala derecha del Kuomintang y miembro del
"trust o cerebros" de Chiang Kai-shek. [pág. 55]
57 Cabecilla de la "Sociedad de Izquierda", importante organización anticomunista de entonces en Junán. [pág. 55]
58 En el libro de Liu Siang (77-6 a.n.e.) Sin S¸, escrito en tiempos
de la dinastía Jan, se narra la siguiente historia: "Al Señor Ye le
gustaban mucho los dragones; sus armas, sus instrumentos y las
esculturas que ornaban su palacio, tenían todos forma de dragón.
Enterado de ello, un dragón de verdad descendió del cielo y fue a
echar un vistazo por la ventana del Señor Ye, pero su cola se deslizó por la puerta. Al ver al dragón, el Señor Ye echó a correr abandonándolo todo, blanco de terror y como alucinado. Era que al Señor Ye no le gustaban los dragones, sino solamente lo que tuviera
26
luchas entre las potencias imperialistas. Por lo tanto, mientras China se halle dividida por las potencias imperialistas,
las diversas camarillas de caudillos militares no podrán conciliarse en ninguna circunstancia y todo compromiso a que
puedan llegar sólo será temporal. Un compromiso temporal
de hoy entraña una guerra más extensa para mañana.
¿POR QUE PUEDE EXISTIR EL PODER ROJO EN
CHINA?59
5 de octubre de 1928
China necesita con urgencia una revolución democráticoburguesa y esta revolución sólo puede ser llevada a cabo
bajo la dirección del proletariado. Debido a que el proletariado no ejerció firmemente su hegemonía en la revolución
de 1926-1927, que desde Kuangtung se extendió hacia el río
Yangtsé, la burguesía compradora y la clase de los déspotas
locales y shenshi malvados se apoderaron de la dirección, y
la revolución fue sustituida por la contrarrevolución. Así, la
revolución democrático-burguesa sufrió una derrota transitoria. Esta derrota constituyó un serio golpe para el proletariado y el campesinado chinos, y también un golpe para la
burguesía china (pero no para la burguesía compradora ni
para la clase de los déspotas locales y shenshi malvados).
Sin embargo, en los últimos meses, tanto en el Norte como
en el Sur, se han desarrollado, bajo la dirección del Partido
Comunista y de manera organizada, huelgas obreras en las
ciudades e insurrecciones campesinas en las zonas rurales.
El hambre y el frío hacen fermentar gran inquietud entre los
soldados de los ejércitos de los caudillos militares. Entretanto, incitada por el grupo de Wang Ching-wei y Chen
Kung-po, la burguesía despliega un movimiento reformista63 de considerables proporciones en las zonas litorales
y a lo largo del río Yangtsé. El desarrollo de este movimiento constituye un hecho nuevo.
I. SITUACION POLITICA NACIONAL
El actual régimen de los nuevos caudillos militares del
Kuomintang sigue siendo el de la burguesía compradora en
la ciudad y de la clase de los déspotas locales y shenshi malvados en el campo; es un régimen que, en lo externo, capitula ante el imperialismo y, en lo interno, habiendo sustituido a los antiguos caudillos militares por otros nuevos, somete a la clase obrera y al campesinado a una explotación
económica y a una opresión política aún más despiadadas
que antes. La revolución democrático-burguesa, que comenzó en la provincia de Kuangtung, se encontraba sólo a
medio camino cuando la burguesía compradora y la clase de
los déspotas locales y shenshi malvados usurparon su dirección y la desviaron de inmediato por el camino de la contrarrevolución. Los obreros, campesinos y demás gente sencilla de todo el país, e incluso la burguesía 60, siguen bajo la
dominación contrarrevolucionaria sin haber obtenido ni la
más mínima emancipación política ni económica.
Antes de tomar Pekín y Tientsín, las cuatro camarillas de
nuevos caudillos militares del Kuomintang -- la de Chiang
Kai-shek, la de Kuangsí, la de Feng Yu-siang y la de Yen
Si-shan61 -- formaban una alianza temporal contra Chang
Tsuo-lin62. Apenas se apoderaron de ambas ciudades, la
alianza se rompió dando paso a una enconada lucha entre
las cuatro camarillas, y ahora se está incubando una guerra
entre la camarilla de Chiang Kai-shek y la de Kuangsí. Las
contradicciones y luchas entre las diversas camarillas de
caudillos militares de China reflejan las contradicciones y
El contenido de la revolución democrática china, según
las directivas de la Internacional Comunista y del Comité
Central de nuestro Partido, consiste en derrocar la dominación en China del imperialismo y de sus instrumentos, los
caudillos militares, para dar cima a la revolución nacional,
y en realizar la revolución agraria para eliminar la explotación feudal de los campesinos por la clase terrateniente. En
la práctica, este movimiento revolucionario viene creciendo
día a día desde la Matanza de Chinán64 en mayo de 1928.
forma de dragón." El camarada Mao Tse-tung utiliza aquí este símil para mostrar que Chiang Kai-shek y sus congéneres tenían
siempre a flor de labios la palabra revolución, pero, en realidad,
temían y combatían la revolución. [pág. 55]
59 Parte de la resolución redactada por el camarada Mao Tse-tung
para el II Congreso de la Organización del Partido en la Región
Fronteriza de Junán-Chiangsí. El título original de esta parte era:
"Los problemas políticos y las tareas de la organización del Partido
en la Región Fronteriza".
60 El camarada Mao Tse-tung se refiere aquí a la burguesía nacional. Para una explicación detallada de la diferencia entre la burguesía nacional y la gran burguesía compradora, véanse sus obras
"Sobre la táctica de la lucha contra el imperialismo japonés" (diciembre de 1935), en el presente tomo, y "La revolución china y el
Partido Comunista de China" (diciembre de 1939), Obras Escogidas de Mao Tse-tung, t. II. [pág. 63]
61 La camarilla de Chiang Kai-shek, la de Kuangsí (encabezada por
los caudillos militares Li Tsung-yen y Pai Chung-si), la de Feng
Yu-siang y la de Yen Si-shan (caudillo militar de Shansí) lucharon
aliadas contra Chang Tsuo-lin, y se apoderaron de Pekín y Tientsín
en junio de 1928. [pág. 63]
62
Jefe de la camarilla de caudillos militares de Fengtien (hoy provincia de Liaoning). Llegó a ser el más poderoso caudillo militar
del Norte de China después de derrotar en 1924 a Wu Pei-fu en la
segunda guerra entre las camarillas de Chili y Fengtien. En 1926,
en alianza con Wu Pei-fu, se apoderó de Pekín. En junio de 1928,
cuando se retiraba de Pekín hacia el Nordeste, los imperialistas japoneses, a quienes había servido de instrumento, lo liquidaron haciendo explotar una bomba en su camino. [pág. 63]
63 Este movimiento reformista surgió después de que los invasores
japoneses ocuparon Chinán el 3 de mayo de 1928 y de que Chiang
Kai-shek entró abierta y descaradamente en componendas con el
Japón. Dentro de la burguesía nacional, que apoyó el golpe de Estado contrarrevolucionario de 1927, había un sector que, movido
por sus propios intereses, fue formando una oposición al régimen
de Chiang Kai-shek. El grupo contrarrevolucionario de arribistas
integrado por Wang Ching-wei, Chen Kung-po y otros actuó entonces en este movimiento y formó dentro del Kuomintang la facción de los "reorganizadores". [pág. 64]
64 En 1928, con el apoyo del imperialismo inglés y norteamericano,
Chiang Kai-shek avanzó hacia el Norte para atacar a Chang Tsuolin. A fin de impedir que Inglaterra y los EE.UU. extendiesen su
influencia hacia el Norte, el imperialismo japonés envió tropas a
27
creado condiciones que permiten el surgimiento y la subsistencia, en medio del cerco del régimen blanco, de una o varias pequeñas zonas rojas, dirigidas por el Partido Comunista. El territorio bajo el régimen independiente en los límites entre Junán y Chiangsí es una de esas numerosas pequeñas zonas. En los momentos difíciles y críticos, algunos
camaradas suelen dudar de si puede mantenerse el Poder
rojo, y caen en el pesimismo. Esto se debe a que no han encontrado la correcta explicación de por qué ha surgido y
subsiste este Poder rojo. Basta comprender que en China
nunca cesarán las escisiones y guerras dentro del régimen
blanco, para que no quede ninguna duda sobre la posibilidad
del surgimiento, subsistencia y continuo desarrollo del Poder rojo.
2. Las zonas de China donde el Poder rojo ha surgido primero y ha podido subsistir por largo tiempo, no son aquellas
que quedaron al margen de la revolución democrática, como
las provincias de Sechuán, Kuichou, Yunnán y las del
Norte, sino aquéllas, como las provincias de Junán,
Kuangtung, Jupei y Chiangsí, donde las masas de obreros,
campesinos y soldados se levantaron con gran ímpetu en el
curso de la revolución democrático-burguesa de 1926 y
1927. En muchas partes de estas provincias se organizaron
ampliamente sindicatos y asociaciones campesinas, y la
clase obrera y el campesinado libraron numerosas luchas
económicas y políticas contra la clase terrateniente y la burguesía. Gracias a esto, hubo en la ciudad de Cantón un Poder popular, que se mantuvo durante tres días, y surgieron
regímenes independientes de campesinos en Jaifeng y Lufeng, provincia de Kuangtung, en el Este y en el Sur de la
provincia de Junán, en los límites entre Junán y Chiangsí y
II. CAUSAS DEL SURGIMIENTO Y LA SUBSISTENCIA DEL PODER ROJO EN CHINA65
El que en un país existan por largo tiempo una o varias
pequeñas zonas bajo el Poder rojo, completamente cercadas
por el régimen blanco, es un fenómeno nunca antes conocido en ningún otro país del mundo. Semejante fenómeno
insólito no surge sin causas peculiares; para que pueda existir y desarrollarse hacen falta condiciones apropiadas.
1. No puede darse en ningún país imperialista ni en ninguna colonia directamente dominada por el imperialismo 66,
sino forzosamente en China, país semicolonial, económicamente atrasado y sometido a la dominación indirecta del imperialismo. Esto se debe a que este fenómeno insólito tiene
que ir acompañado de otro fenómeno insólito: guerras intestinas en el régimen blanco. Uno de los rasgos peculiares de
la China semicolonial es que, desde el primer año de la República de China [1912], las distintas camarillas de caudillos militares, antiguos y nuevos, sostenidas por el imperialismo y, en el país, por la burguesía compradora y la clase
de los déspotas locales y shenshi malvados, han venido librando incesantes guerras entre sí. Un fenómeno como éste
no se registra en ningún país imperialista, ni tampoco en
ninguna colonia bajo la dominación directa del imperialismo; sólo se observa en un país como China, que se halla
bajo la dominación indirecta del imperialismo. El surgimiento de este fenómeno lo explican dos causas: la existencia de una economía agrícola local (no una economía capitalista unificada) y la política imperialista de dividir y explotar a China estableciendo esferas de influencia. Las prolongadas escisiones y guerras dentro del régimen blanco han
tomar Chinán, capital de la provincia de Shantung, y cortar la línea
ferroviaria Tientsín-Pukou. El 3 de mayo, las tropas invasoras japonesas masacraron allí a gran número de chinos. Este suceso se
conoce como la Matanza de Chinán. [pág. 64]
65 La forma de organización del Poder rojo en China se asemejaba
a la del Poder soviético. El Soviet, consejo de representantes, es
una institución política creada por la clase obrera de Rusia durante
la Revolución de 1905. Basándose en la teoría marxista, Lenin y
Stalin llegaron a la conclusión de que la república soviética era la
forma más apropiada de organización político-social para el período de transición del capitalismo al socialismo. En 1917, la Revolución Socialista de Octubre en Rusia, bajo la dirección del Partido bolchevique de Lenin y Stalin, estableció por vez primera en
el mundo una República Socialista Soviética, una dictadura del
proletariado. En China, después de la derrota de la revolución en
1927, el consejo de representantes Fue adoptado como forma del
Poder popular en los levantamientos revolucionarios de masas que
se realizaron en diversos lugares bajo la dirección de las organizaciones del Partido encabezadas por el camarada Mao Tse-tung. Sin
embargo, en esa etapa de la revolución china, el Poder era, por su
carácter, una dictadura democrática popular dirigida por el proletariado y establecida en el curso de la revolución de nueva democracia, antiimperialista y antifeudal, y era diferente del Poder en la
Unión Soviética: la dictadura del proletariado. [pág. 65]
66 Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas colonias de
Oriente, que estaban dominadas por los imperialistas ingleses, norteamericanos, franceses y holandeses, Fueron ocupadas por los imperialistas japoneses. Bajo la dirección de sus respectivos Partidos
Comunistas, las masas de obreros, campesinos y pequeñoburgue-
ses urbanos y elementos de la burguesía nacional de dichas colonias, aprovechando las contradicciones entre los imperialistas ingleses, norteamericanos, franceses y holandeses, por una parte, y
los imperialistas japoneses, por la otra, organizaron un amplio
frente único contra la agresión fascista, establecieron bases de
apoyo antijaponesas y sostuvieron una dura guerra de guerrillas
contra el Japón. De este modo, empezó a cambiar la situación política existente antes de la Segunda Guerra Mundial. Cuando el imperialismo japonés fue expulsado al término de la Segunda Guerra
Mundial, los imperialistas norteamericanos, ingleses, franceses y
holandeses intentaron restaurar su dominación colonial, pero los
pueblos de esas colonias, que habían creado fuerzas armadas bastante poderosas durante la guerra antijaponesa, se negaron a volver
a la vieja forma de vida. Además, gracias al fortalecimiento del
poderío de la Unión Soviética, a la derrota o debilitamiento en la
guerra de todas las potencias imperialistas, con excepción de los
EE.UU., y particularmente, a la victoria de la revolución china, que
rompió el frente imperialista en China, todo el sistema imperialista
mundial fue seriamente sacudido. Así se ha hecho posible que, más
o menos como n China, los pueblos de las colonias de Asia, áfrica
y América Latina, o al menos algunos de ellos, mantengan durante
largo tiempo bases de apoyo revolucionarias de diversa magnitud
y regímenes revolucionarios, perseveren en una prolongada guerra
revolucionaria utilizando el campo para rodear las ciudades, y
avancen gradualmente hacia la toma de las ciudades y la conquista
de la victoria a escala nacional. A la luz de estas nuevas circunstancias, se ha modificado la apreciación que hizo el camarada Mao
Tse-tung en 1928 sobre el problema del establecimiento de regímenes independientes en las colonias bajo la dominación directa
del imperialismo. [pág. 65]
28
en Juangan, provincia de Jupei67. En cuanto al actual Ejército Rojo, se desprendió del Ejercito Revolucionario Nacional, que había recibido una preparación política democrática
y la influencia de las masas de obreros y campesinos. De
tropa; que no han tenido ninguna preparación política democrática ni han recibido jamás la influencia de los obreros
y campesinos, tales como las de Yen Si-shan y las de Chang
Tsuo-lin, sería imposible que se desprendieran ahora contingentes para crear un Ejército Rojo.
3. Que el Poder popular en pequeñas zonas pueda o no
mantenerse por largo tiempo depende de si continúa desarrollándose la situación revolucionaria en todo el país. Si así
ocurre, no cabe duda de que las pequeñas zonas rojas se
mantendrán por largo tiempo y, más aún, llegarán indefectiblemente a ser una de las numerosas fuerzas para la conquista del Poder en todo el país. Si la situación revolucionaria en todo el país, en lugar de seguir desarrollándose, permanece estacionaria por un período más o menos dilatado,
será imposible la existencia prolongada de las pequeñas zonas rojas. Actualmente, la situación revolucionaria en China
continúa desarrollándose a medida que prosiguen las escisiones y guerras en el seno de la burguesía compradora y la
clase de los déspotas locales y shenshi malvados, así como
dentro de la burguesía internacional. Por tanto, está fuera de
duda que las pequeñas zonas rojas no sólo se mantendrán
por largo tiempo, sino que continuarán extendiéndose, y así
se acercará cada día más la conquista del Poder en todo el
país.
4. La existencia de un Ejército Rojo regular bastante
fuerte es una condición indispensable para la existencia del
Poder rojo. Si contamos únicamente con destacamentos locales de guardias rojos68 y carecemos de un Ejército Rojo
regular, sólo podremos hacer frente a las "milicias de casa
por casa", pero no a las tropas blancas regulares. Así pues,
aun cuando contemos con una buena base de masas obreras
y campesinas, si no poseemos fuerzas regulares bastante poderosas, será absolutamente imposible crear un régimen independiente, y menos todavía uno que perdure y se desarrolle sin cesar. Por eso, la idea de que "los obreros y campesinos establezcan regímenes independientes mediante la
fuerza armada" es un concepto muy importante, que deben
asimilar a fondo tanto el Partido Comunista como las masas
obreras y campesinas de las zonas bajo el régimen independiente.
5. Para que el Poder rojo pueda existir por largo tiempo y
desarrollarse, se requiere, además de las condiciones arriba
mencionadas, otra condición importante: la organización
del Partido Comunista debe ser fuerte, y su política, correcta.
67
ming. Después que Chiang Kai-shek traicionó a la revolución el
12 de abril de 1927, los campesinos de la región de Jaifeng y Lufeng se sublevaron tres veces, en abril, septiembre y octubre, y establecieron allí un régimen revolucionario, que se sostuvo hasta
abril de 1928. En el Este de la provincia de Junán, los campesinos
insurrectos ocuparon en septiembre de 1927 una zona que abarcaba Liuyang, Pingchiang, Liling y Chuchou. Entretanto, en el
Nordeste de la provincia de Jupei, decenas de miles de campesinos
realizaron un levantamiento armado en Siaokan, Macheng y Juangan, y ocuparon la capital del distrito de Juangan durante más de
treinta días. En el Sur de Junán, los campesinos insurrectos de
Yichang, Chenchou, Leiyang, Yungsing y Tsising establecieron en
enero de 1928 un régimen revolucionario, que duró tres meses.
[pág. 66]
68 Fuerzas armadas de las masas en las bases de apoyo revolucionarias; sus integrantes no se apartaban de la producción. [pág. 67]
III. EL ESTABLECIMIENTO DEL REGIMEN INDEPENDIENTE EN LOS LIMITES ENTRE JUNAN Y
CHIANGSI Y LA DERROTA DE AGOSTO
Las escisiones y guerras entre los caudillos militares debilitan al régimen blanco. De tal manera, el Poder rojo ha
podido surgir en pequeñas zonas aprovechando los momentos propicios. Pero en las guerras entre los caudillos militares también hay treguas. Cada vez que el régimen blanco se
estabiliza temporalmente en una o varias provincias, las clases dominantes de allí inevitablemente se alían y hacen lo
imposible por destruir el Poder rojo. Y en aquellos lugares
donde no se ha cumplido con todas las condiciones necesarias para establecer y mantener el Poder rojo, éste corre el
peligro de ser derrocado por el enemigo. Es por esta razón
que muchos regímenes rojos surgidos en esos momentos
propicios, antes de abril de este año, en lugares como Cantón, Jaifeng y Lufeng, los límites entre Junán y Chiangsí, el
Sur de Junán, Liling y Juangan, fueron destruidos uno tras
otro por el régimen blanco. A partir de abril, el régimen independiente en los límites entre Junán y Chiangsí venía
creándose justamente en un período de estabilidad temporal
de las fuerzas dominantes en el Sur; las tropas enviadas por
las provincias de Junán y Chiangsí para las operaciones de
"aniquilamiento" contra nosotros llegaban generalmente a
ocho, nueve o más regimientos, e incluso a dieciocho. Sin
embargo, con una fuerza inferior a cuatro regimientos, luchamos contra el enemigo durante cuatro largos meses, ampliando diariamente el territorio bajo nuestro régimen independiente, profundizando la revolución agraria, extendiendo los organismos del Poder popular y engrosando las
filas del Ejército Rojo y de la Guardia Roja. Todo esto fue
posible gracias a que era correcta la política de las organizaciones del Partido Comunista (local y en el Ejército) en la
Región Fronteriza de Junán-Chiangsí. La política del Comité Especial de la Región Fronteriza y del Comité del
Cuerpo de Ejército era entonces la siguiente:
Se refiere a los primeros contraataques que el pueblo, bajo la
dirección del Partido Comunista, lanzó en diversos lugares contra
las fuerzas de la contrarrevolución luego de que Chiang Kai-shek
y Wang Ching-wei traicionaron uno después del otro a la revolución en 1927. El 11 de diciembre de 1927, en Cantón, los obreros
y los soldados revolucionarios realizaron unidos un levantamiento
y establecieron el Poder popular. Libraron encarnizados combates
con las tropas contrarrevolucionarias directamente respaldadas por
el imperialismo, pero el levantamiento popular fracasó porque la
disparidad de fuerzas era demasiado grande. De 1923 a 1925, los
campesinos de la región de Jaifeng y Lufeng, en la costa oriental
de la provincia de Kuangtung, desarrollaron bajo la dirección del
camarada Peng Pai, miembro del Partido Comunista, un poderoso
movimiento, que contribuyó grandemente a la victoria del Ejército
Revolucionario Nacional de Cantón en sus dos expediciones al
Este contra la camarilla contrarrevolucionaria de Chen Chiung-
29
de la Región Fronteriza; este régimen desempeñará un inmenso papel en el curso de la insurrección de los obreros y
campesinos de Junán, Jupei y Chiangsí para tomar el Poder
en estas tres provincias. Tareas de extrema importancia para
la organización del Partido en la Región Fronteriza, relacionadas con el desarrollo de la insurrección en las provincias
de Junán, Jupei y Chiangsí, son las siguientes: extender la
influencia de la revolución agraria y del Poder popular de la
Región Fronteriza a las partes centro y norte de las provincias de Junán y Chiangsí, e incluso a la provincia de Jupei;
aumentar constantemente los efectivos del Ejército Rojo y
elevar su calidad en el curso de la lucha, a fin de capacitarlo
para cumplir la misión que le corresponde en la futura insurrección genera de las tres provincias; aumentar la cantidad
y elevar la calidad de la fuerzas armadas locales de los diversos distritos -- la Guardia Roja: y los destacamentos insurreccionales de obreros y campesinos --, que son capaces
ahora de combatir a las "milicias de casa por casa" y a pequeñas unidades del ejército enemigo, de modo que en el
futuro puedan defender el Poder en la Región Fronteriza;
reducir paso: paso el grado en que el trabajo local depende
de la ayuda del persona del Ejército Rojo, de manera que la
Región Fronteriza disponga de personal propio para todo su
trabajo e incluso pueda proporciona cuadros al Ejército
Rojo y a nuevos territorios bajo el régimen independiente.
Luchar resueltamente contra el enemigo, establecer el Poder en el sector central de la cordillera Luosiao 69 y combatir
la tendencia a la huida;
Profundizar la revolución agraria en las zonas bajo el régimen independiente;
Desarrollar las organizaciones locales del Partido con la
ayuda de la organización del Partido en el Ejército y desarrollar las fuerzas armadas locales con la ayuda del ejército
regular;
Concentrar las unidades del Ejército Rojo para golpear,
en el momento oportuno, al enemigo que las enfrentara, y
oponerse a la división de las fuerzas a fin de evitar que fuesen derrotadas por partes; y
Seguir la política de avanzar en oleadas para extender el
territorio bajo el régimen independiente, y oponerse a la política de avance temerario.
Gracias a estas tácticas apropiadas, a un terreno favorable
para nuestra lucha y a la falta de plena coordinación entre
las tropas atacantes que venían de Junán y Chiangsí, logramos una serie de victorias en los cuatro meses transcurridos
de abril a julio. Aunque varias veces superior a nosotros en
número, el enemigo no consiguió destruir nuestro régimen
independiente, ni tampoco pudo impedir su incesante expansión, mientras que la influencia de nuestro régimen independiente sobre las provincias de Junán y Chiangsí tendía
a crecer día a día. La derrota de agosto se debió enteramente
a que algunos camaradas, sin comprender que en ese momento las clases dominantes atravesaban un período de estabilidad temporal, adoptaron una estrategia apropiada para
un período de ruptura política dentro de dichas clases y dividieron nuestras fuerzas para un avance temerario, lo cual
las condujo a la derrota tanto en la Región Fronteriza como
en el Sur de Junán. Sin tener en cuenta la situación del momento ni hacer caso de la resolución de la reunión conjunta
del Comité Especial, el Comité del Cuerpo de Ejército y el
Comité Distrital de Yungsin, el camarada Tu Siu-ching, representante del Comité Provincial de Junán, puso mecánicamente en ejecución la orden de este Comité y se hizo eco
de las opiniones de los hombres del 29.ƒ Regimiento del
Ejército Rojo, que querían eludir la lucha y volver a su lugar
natal. Cometió así un error muy grave. La situación creada
por esta derrota ha podido ser remediada gracias a las medidas de rectificación adoptadas a partir de septiembre por el
Comité Especial y el Comité del Cuerpo de Ejército.
V. PROBLEMAS ECONOMICOS
En medio del cerco de las fuerzas blancas, la escasez de
artículo; de primera necesidad y de dinero en efectivo dentro del ejército y entre la población civil ha llegado a ser un
problema sumamente serio Durante el año transcurrido, a
causa del hermético bloqueo enemigo artículos de primera
necesidad corno sal, telas y medicamento; han sido siempre
muy escasos y caros en el territorio bajo el régimen independiente de la Región Fronteriza, situación que ha traído
inseguridad, en ocasiones muy grave, a la vida de las masas
obreras, campesinas y de la pequeña burguesía70, así como
de los soldados del Ejército Rojo. El Ejército Rojo tiene que
combatir y, al mismo tiempo, procurarse provisiones. Le
faltan incluso fondos para cubrir la ración alimenticia diaria
de cinco fenes por persona, asignada aparte de los cereales;
la alimentación es insuficiente, muchos caen enfermos, y
para los heridos hospitalizados la situación es aún peor. Naturalmente, dificultades como éstas son inevitables antes de
la toma del Poder en todo el país; sin embargo, es de apremiante necesidad superarlas en cierta medida, para mejorar
aunque sea un poco las condiciones de vida y, sobre todo,
asegurar abastecimientos relativamente suficientes al Ejército Rojo. A menos que la organización del Partido en la
Región Fronteriza encuentre una solución adecuada a los
problemas económicos, el régimen independiente tropezará
con grandes dificultades en caso de que se prolongue por
algún tiempo la estabilidad de las fuerzas enemigas. La bús-
IV. SIGNIFICACION DEL REGIMEN INDEPENDIENTE DE LA REGION FRONTERIZA DE JUNANCHIANGSI PARA LAS PROVINCIAS DE JUNAN, JUPEI Y CHIANGSI
La significación del régimen independiente establecido
por los obreros y campesinos mediante la fuerza armada en
los límites entre Junán y Chiangsí, con Ningkang como centro, no está en modo alguno confinada a los pocos distritos
Gran cordillera que corre a lo largo de los límites entre las provincias de Chiangsí y Junán. Las montañas Chingkang se encuentran en su sector central. [pág. 68]
70 Con el término pequeña burguesía, el camarada Mao Tse-tung
designa aquí a los artesanos, pequeños comerciantes, profesionales
diversos e intelectuales de origen pequeñoburgués, sin incluir a los
campesinos. En China, ellos vivían principalmente en las ciudades,
pero en el campo había también un número considerable. Véase
"Análisis de las clases de la sociedad china", en el presente tomo.
[pág. 70]
69
30
queda de una solución adecuada a estos problemas económicos merece de verdad la atención de todos los miembros
del Partido.
arriendo de la tierra y, además, mediante la usura, la contratación de asalariados agrícolas o la industria y el comercio.
Pero es el arriendo de la tierra la forma principal en que los
terratenientes explotan a los campesinos. La administración
de las tierras públicas y el cobro del arriendo de las tierras
de las escuelas74constituyen igualmente formas de la explotación mediante el arriendo de la tierra.
VI. EL PROBLEMA DE LAS BASES DE APOYO MILITARES
La organización del Partido en la Región Fronteriza tiene
además otra tarea: la consolidación de las dos bases de
apoyo militares en las zonas de Wuching71 y Chiulung. La
zona montañosa de Wuching, en los límites entre los distritos de Yungsin, Lingsien, Ningkang y Suichuan, y la zona
montañosa de Chiulung, en los límites entre los distritos de
Yungsin, Ningkang, Chaling y Lienjua, ofrecen ventajas topográficas. Estas dos zonas, particularmente Wuching,
donde contamos con el respaldo del pueblo y con un terreno
de muy difícil acceso, son importantes bases de apoyo militares no sólo para la Región Fronteriza en el momento actual, sino también para la futura insurrección en las provincias de Junán, Jupei y Chiangsí. Los medios para consolidar
estas bases de apoyo son: primero, construir defensas sólidas; segundo, acumular una reserva suficiente de provisiones y, tercero, establecer hospitales del Ejército Rojo relativamente buenos. La organización del Partido en la Región
Fronteriza debe esforzarse por cumplir eficazmente estas
tres tareas.
Los terratenientes que se han arruinado pero que siguen
sin trabajar y viven de la estafa, el pillaje o la ayuda de sus
parientes y amigos, y cuyas condiciones de vida son superiores a las de los campesinos medios en general, deben seguir siendo considerados como terratenientes.
Los caudillos militares, burócratas, déspotas locales y
shenshi malvados son los representantes políticos de la clase
terrateniente y sus elementos más feroces. También entre
los campesinos ricos se encuentran a menudo déspotas locales y shenshi malvados, pero de menor importancia.
Deben ser colocados en la misma categoría que los terratenientes aquellos individuos que ayudan a éstos en el cobro
de los arriendos y en la administración de sus propiedades,
y cuya principal fuente de ingresos depende de la explotación de los campesinos por los terratenientes y cuyas condiciones de vida son superiores a las de los campesinos medios en general.
Se llaman usureros y deben ser colocados en la misma
categoría que los terratenientes aquellos individuos que tienen como fuente principal de sus ingresos la explotación
mediante la usura y cuyas condiciones de vida son superiores a las de los campesinos medios en general.
COMO DETERMINAR LAS CLASES EN LAS ZONAS RURALES72
Octubre de 1933
II. LOS CAMPESINOS RICOS
Por lo común, los campesinos ricos poseen tierras. Sin
embargo, algunos sólo poseen una parte de la tierra que cultivan, y toman en arriendo el resto; otros no poseen tierra
alguna y toman en arriendo toda la que cultivan. Los campesinos ricos generalmente disponen de instrumentos de
producción relativamente buenos y abundantes y bastante
capital líquido, y participan ellos mismos en el trabajo, mas
una parte o la mayor parte de sus ingresos proviene siempre
I. LOS TERRATENIENTES
Son terratenientes quienes poseen tierras, no trabajan
ellos mismos ose dedican sólo al trabajo secundario 73, y viven de la explotación de los campesinos. Los terratenientes
practican la explotación principalmente por medio del
Se refiere a la región de las montañas Chingkang, que comprende Taching, Siaoching, Shangching, Chungching y Siaching,
y se encuentra entre cuatro distritos: Yungsin, Ningkang y Suichuan, en el Oeste de Chiangsí, y Lingsien, en el Este de Junán.
[pág. 71]
72Documento redactado en octubre de 1933 por el camarada
Mao Tse-tung para rectificar las desviaciones surgidas en el
trabajo de la reforma agraria y dar una solución correcta al
problema de la tierra. Fue adoptado por el Gobierno Democrático Central de Obreros y Campesinos de aquella época
como criterio para determinar la pertenencia de clase en las
zonas rurales.
73En general, se clasifica a una persona como dedicada al
trabajo secundario cuando participa sólo menos de un tercio
del año en labores esenciales (esto es, lasmás importantes
faenas de la producción agrícola fundamental, como arada
siembra, cosecha, etc.), o bien, aunque trabaje durante un
tercio del año, cuando lo haga sólo en labores no esenciales
(esto es, aquellas faenas de importancia secundaria para la
producción, como ayudar en el desmalezamiento y en el cultivo de verduras o cuidar animales de tiro). [pág. 149]
74En el campo chino había muchos tipos de tierras públicas:
tierras pertenecientes a los gobiernos territoriales o cantonales, a los templos ancestrales de los clanes, a los templos
budistas o taoístas, a las iglesias católicas o a las mezquitas, y tierras cuyo arriendo debía destinarse a obras de interés público como el socorro a las víctimas del hambre y la
construcción y mantenimiento de puentes y caminos, o a cubrir gastos de instrucción pública. Estas tierras se hallaban
controladas, en su gran mayoría, por los terratenientes y los
campesinos ricos, y los campesinos de otras capas sociales
sólo tenían derecho a intervenir en la administración de una
pequeña parte de ellas. [pág. 149]
71
31
de la explotación. Su principal forma de explotación es la
explotación del trabajo asalariado (contratación de asalariados agrícolas al año). Además, pueden ejercer la explotación dando en arriendo parte de sus tierras, prestando con
usura o dedicándose a la industria y el comercio. La mayoría
de los campesinos ricos también administran tierras públicas. Deben ser considerados asimismo como campesinos ricos aquellos que poseen una superficie relativamente
grande de buenas tierras y trabajan parte de ellas por sí mismos sin contratar asalariados agrícolas, pero explotan a
otros campesinos por medio del arriendo de la tierra o de la
usura, o en otras formas. Los campesinos ricos practican
constantemente la explotación, y, para muchos de ellos, ésta
constituye la fuente principal de sus ingresos.
Si de ordinario los campesinos medios no tienen necesidad de vender su fuerza de trabajo, los campesinos pobres,
en cambio, se ven obligados a vender una pequeña parte de
la suya: éste es el criterio principal para distinguir entre éstos y aquéllos.
V. LOS OBREROS
Por regla general, los obreros (incluyendo los asalariados
agrícolas) no poseen tierras ni aperos agrícolas; algunos de
ellos poseen un insignificante pedazo de tierra y muy pocos
aperos agrícolas. Los obreros viven total o principalmente
de la venta de su fuerza de trabajo.
III. LOS CAMPESINOS MEDIOS
De los campesinos medios, muchos poseen tierras; algunos poseen sólo una parte de la tierra que trabajan y toman
en arriendo el resto; otros no tienen tierra alguna y toman en
arriendo toda la que trabajan. Todos ellos disponen de suficientes aperos agrícolas. Los campesinos medios viven total
o principalmente de su propio trabajo. Por regla general, no
explotan a nadie, sino que muchos de ellos sufren la explotación en pequeña medida pagando el arriendo de tierras o
el interés de préstamos. Pero, por lo común, los campesinos
medios no venden su fuerza de trabajo. Un sector de ellos
(los campesinos medios acomodados) explotan a otros en
pequeña medida, pero esta explotación no es constante ni
constituye la fuente principal de sus ingresos.
Mao Tse-tung
LINEAS POLITICAS, MEDIDAS Y PERSPECTIVAS
EN LA LUCHA CONTRA LA OFENSIVA JAPONESA75
23 de julio de 1937
I. DOS LINEAS POLITICAS
IV. LOS CAMPESINOS POBRES
El 8 de julio, al otro día del Incidente de Lukouchiao76, el
Comité Central del Partido Comunista de China publicó un
manifiesto en que llama a toda la nación a la resistencia armada. En este manifiesto se dice:
De los campesinos pobres, algunos poseen una parte de
la tierra que trabajan e insuficientes aperos agrícolas; otros
no poseen tierra alguna y sólo tienen insuficientes aperos
agrícolas. Por regla general, los campesinos pobres tienen
que tomar en arriendo la tierra que trabajan, y sufren la explotación pagando el arriendo de tierras o el interés de préstamos y vendiendo una pequeña parte de su fuerza de trabajo.
"¡Compatriotas! ¡Peiping y Tientsín están en peligro! ¡El
Norte de China está en peligro! ¡La nación china está en peligro! Nuestra única salida es emprender una guerra de resistencia de toda la nación. Exigimos pronta y decidida resistencia a las tropas invasoras japonesas y preparativos inmediatos para enfrentar toda eventualidad. La nación entera, de arriba abajo, tiene que desechar en el acto toda idea
de vivir en una paz humillante con los agresores japoneses.
75
mendigar subrepticiamente la paz al Japón. A todo lo largo de la
Guerra de Resistencia, Chiang Kai-shek, traicionando totalmente
su propia declaración de Lushan en la que dijo: "Una vez comenzada la guerra, cada uno, sea del Norte o del Sur, sea joven o viejo,
tendrá el deber de resistir al Japón y defender la patria", se opuso
a una guerra popular general en la que todo el pueblo fuese movilizado, y adoptó la política reaccionaria de resistencia pasiva al Japón y lucha activa contra el Partido Comunista y el pueblo. las dos
líneas políticas, dos series de medidas y dos perspectivas expuestas
por el camarada Mao Tse-tung en este artículo, reflejan precisamente la lucha entre la línea del Partido Comunista y la de Chiang
Kai-shek en la Guerra de Resistencia contra el Japón.
76 Puente situado a poco más de diez kilómetros al Suroeste de Pekín. El 7 de julio de 1937, las fuerzas invasoras japonesas atacaron
allí a la guarnición china. Bajo la influencia de la marea antijaponesa que agitaba al pueblo de todo el país, la guarnición opuso resistencia. Así comenzó la heroica Guerra de Resistencia del pueblo
chino, que duró ocho años. [pág. 7]
El 7 de julio de 1937, los imperialistas japoneses provocaron el
Incidente de Lukouchiao en su intento de anexarse toda China por
la fuerza de las armas. El pueblo chino exigió unánimemente la
resistencia armada al Japón. Pero transcurrieron diez días antes de
que Chiang Kai-shek hiciera una declaración en Lushan anunciando dicha resistencia. Esto lo hizo bajo la presión de todo el
pueblo, y también como resultado del serio golpe que la invasión
japonesa asestaba tanto a los intereses de los imperialistas ingleses
y norteamericanos en China, como a los de los grandes terratenientes y la gran burguesía, que Chiang Kai-shek representaba directamente. Pero, al mismo tiempo, el gobierno de Chiang Kai-shek siguió manteniendo negociaciones con los invasores japoneses; e incluso aceptó un supuesto arreglo pacífico [cont. en pág. 8. -- DJR]
que éstos habían concluido con algunas autoridades locales. No
fue sino el 13 de agosto de 1937, al lanzar los invasores japoneses
una gran ofensiva contra Shanghai, haciendo imposible para
Chiang Kai-shek mantener su dominio en el Sudeste de China,
cuando éste se vio obligado a emprender la resistencia armada;
peco, aun entonces, y hasta 1944, Chiang Kai-shek nunca cesó de
32
¡Compatriotas! Aclamemos y apoyemos la heroica resistencia de las tropas de Feng Chi-an. Aclamemos y apoyemos
la declaración de las autoridades del Norte de China, que
expresa su determinación de defender la patria hasta la
muerte. Exigimos que el general Sung Che-yuan ponga inmediatamente en pie de guerra a todo el 29.ƒ Cuerpo de
Ejército77 y lo envíe al frente para resistir a la agresión. Exigimos que el Gobierno Central de Nankín proporcione una
ayuda efectiva al 29.ƒ Cuerpo de Ejército, levante en seguida la interdicción impuesta a los movimientos patrióticos
de las masas populares de todo el país y deje al pueblo desplegar plenamente su espíritu de resistencia, movilice sin
demora para la guerra a todas las fuerzas de tierra, mar y
aire del país y que, a fin de consolidar la retaguardia, liquide
sin dilación a todos los colaboracionistas, vendepatrias y espías de los agresores japoneses ocultos en China. Llamamos
al pueblo entero a apoyar con todas sus fuerzas la sagrada
guerra de autodefensa contra el Japón. Nuestras consignas
son: ¡Defendamos con las armas Peiping, Tientsín y el
Norte de China! ¡defendamos la patria hasta la última gota
de sangre! ¡Que todo el pueblo, el gobierno y las fuerzas
armadas se unan y erijan la inquebrantable Gran Muralla del
frente único nacional para resistir a la agresión japonesa!
¡Que el Kuomintang y el Partido Comunista cooperen estrechamente para rechazar los nuevos ataques de los agresores
japoneses! ¡Expulsemos de China a los invasores japoneses!"
Esta es una declaración sobre la línea política.
y defender la patria."
Esta es otra declaración sobre la línea política.
He aquí dos declaraciones políticas de significación histórica acerca del Incidente de Lukouchiao, hechas por el
Partido Comunista y el Kuomintang respectivamente. El
punto común de las dos declaraciones es el pronunciamiento
por una decidida resistencia armada y la oposición al compromiso y a las concesiones.
Esta es una línea política para enfrentar la invasión japonesa, es la línea correcta.
Pero existe la posibilidad de que se adopte otra línea política. Desde hace cerca de un mes, los colaboracionistas y
elementos projaponeses en la región de Peiping-Tientsín se
muestran muy activos, intentando presionar a las autoridades de esas dos ciudades para que se plieguen a las exigencias del Japón, socavando la línea política de decidida resistencia armada y pronunciándose por el compromiso y las
concesiones. Estas son manifestaciones que encierran un
grave peligro.
Esta línea política de compromiso y concesiones es diametralmente opuesta a la línea política de decidida resistencia armada. Si no se la rechaza en seguida, Peiping, Tientsín
y todo el Norte de China caerán en manos del enemigo, y la
nación entera se verá seriamente amenazada. Todos deben
estar alerta.
El pasado 17 de julio, el señor Chiang Kai-shek hizo una
declaración en Lushan, estableciendo una línea política de
preparación para la Guerra de Resistencia, que constituye la
primera declaración correcta del Kuomintang sobre asuntos
exteriores en el curso de muchos años. Por consiguiente, ha
sido bien acogida por nosotros y por todos nuestros compatriotas. La declaración señala cuatro condiciones para la solución del Incidente de Lukouchiao:
¡Oficiales y soldados patriotas del 29.ƒ Cuerpo de Ejército, uníos! ¡Combatid el compromiso y las concesiones y
llevad a cabo resueltamente la Guerra de Resistencia!
¡Conciudadanos patriotas de Peiping, Tientsín y el Norte
de China, uníos! ¡Combatid el compromiso y las concesiones y apoyad la decidida resistencia armada!
"1) Ninguna solución debe violar la soberanía e integridad territorial de China;
2) No se admitirá ningún cambio ilegal en la estructura
administrativa de las provincias de Jopei y Chajar;
3) No se puede destituir ni reemplazar por exigencia de
nadie a ningún funcionario local nombrado por el Gobierno
Central;
4) Ninguna limitación debe ser impuesta al 29.ƒ Cuerpo
de Ejército respecto a sus actuales lugares de acantonamiento."
¡Conciudadanos patriotas de todo el país, uníos! ¡Combatid el compromiso y las concesiones y apoyad la decidida
resistencia armada! Señor Chiang Kai-shek y miembros patriotas del Kuomintang, esperamos que perseveren en su
enunciada línea política, cumplan sus promesas, combatan
el compromiso y las concesiones, se muestren resueltos en
la resistencia armada y respondan así con hechos a los ultrajes del enemigo.
¡Que todas las fuerzas armadas del país, incluido el Ejército Rojo, apoyen la declaración del señor Chiang Kai-shek,
combatan el compromiso y las concesiones y lleven a cabo
con resolución la resistencia armada!
Las observaciones finales de la declaración dicen:
"En cuanto al Incidente de Lukouchiao, el gobierno ha
determinado una línea política y una posición consecuentes.
Comprendemos que cuando toda la nación esté en guerra, la
situación nos obligará a hacer hasta el último sacrificio, y
no debemos abrigar la más leve esperanza de una salida fácil. Una vez comenzada la guerra, cada uno, sea del Norte o
del Sur, sea joven o viejo, tendrá el deber de resistir al Japón
Los comunistas, un solo corazón y una sola voluntad,
aplicamos fielmente nuestro propio manifiesto y al mismo
tiempo apoyamos decididamente la declaración del señor
Chiang Kai-shek. Estamos dispuestos a defender el suelo
patrio, junto con los miembros del Kuomintang y todos los
Este Cuerpo de Ejército, que en un Principio formó parte del
Ejército del Noroeste del Kuomintang mandado por Feng Yu77
siang, se encontraba entonces acantonado en las provincias de Jopei y Chajar. Sung Che-yuan era su comandante, y Feng Chi-an,
jefe de una de sus divisiones. [pág. 8]
33
compatriotas, hasta la última gota de nuestra sangre; combatiremos toda indecisión, vacilación, compromiso o concesión, y realizaremos con firmeza la Guerra de Resistencia.
no se apoye en las grandes masas populares no podrá triunfar. La caída de Abisinia80 debe servirnos de lección. Nadie
que quiera sinceramente sostener una decidida resistencia
armada debe pasar por alto este punto.
II. DOS SERIES DE MEDIDAS
3. Transformación del aparato gubernamental. Admitir en
el gobierno a representantes de los diversos partidos y grupos políticos y a personalidades públicas para que administren conjuntamente los asuntos del Estado, y depurar de projaponeses y traidores encubiertos el gobierno, para que así
éste y el pueblo se unan. La Guerra de Resistencia contra el
Japón es una gran tarea que nunca podrá ser cumplida por
unos cuantos individuos. Obstinarse en monopolizar esta tarea no hará más que malograrla. Para ser un verdadero gobierno de defensa nacional, el gobierno ha de apoyarse en
las masas populares y practicar el centralismo democrático;
ha de ser a la vez democrático y centralizado; un gobierno
de este tipo es el más poderoso. La Asamblea Nacional debe
representar realmente al pueblo; ha de ser el órgano supremo del Poder, determinar la política fundamental del Estado y decidir sobre las medidas políticas y los planes para
la resistencia al Japón y la salvación nacional.
Para lograr su propósito, la línea política de decidida resistencia armada exige toda una serie de medidas.
¿Cuáles son esas medidas? He aquí las principales:
1. Movilización general de las fuerzas armadas de todo el
país. Movilizar nuestras fuerzas armadas permanentes, más
de dos millones de hombres entre las fuerzas de tierra, mar
y aire, y que comprenden el Ejército Central, las tropas locales y el Ejército Rojo; enviar inmediatamente el grueso de
esas fuerzas al frente de defensa nacional, conservando una
parte de ellas en la retaguardia para mantener el orden, confiar el mando de los diversos frentes a generales leales a los
intereses de la nación. Convocar un consejo de defensa nacional para decidir la estrategia y lograr una voluntad unánime de combate, transformar el trabajo político en el ejército a fin de llegar a la unidad entre oficiales y soldados y
entre ejército y pueblo. Determinar la parte que a la guerra
de guerrillas corresponde en las tareas estratégicas, de modo
que pueda coordinarse con la guerra regular. Limpiar de
traidores el ejército. Movilizar un número conveniente de
reservas y adiestrarlas a fin de que estén en condiciones de
marchar al frente. Aumentar razonablemente el equipo y
avituallamiento de las fuerzas armadas. De acuerdo con la
línea política general de decidida resistencia armada, hay
que trazar planes militares para cumplir todas las tareas
arriba expuestas. Las tropas de China no son pocas pero, a
menos que se realicen estos planes, no podrán derrotar al
enemigo. Si se combinan los factores políticos y materiales,
nuestras fuerzas armadas serán invencibles en el Asia oriental.
4. Política exterior antijaponesa. No conceder a los imperialistas japoneses ninguna ventaja o facilidad, sino por el
contrario, confiscar sus bienes, desconocer las deudas contraídas con ellos, barrer sus lacayos y expulsar a sus espías.
Concluir sin demora una alianza militar y política con la
Unión Soviética y unirnos estrechamente con este país, el
más seguro y poderoso, el más capaz de ayudar a China en
su resistencia al Japón. Ganar la simpatía de Inglaterra, los
Estados Unidos y Francia para nuestra resistencia al Japón,
y procurar su ayuda sin menoscabo de la integridad territorial y la soberanía nacional. Para derrotar a los agresores japoneses debemos apoyarnos principalmente en nuestras
propias fuerzas; pero no se puede prescindir de la ayuda extranjera, y una política aislacionista sólo beneficiaría al
enemigo.
2. Movilización general de todo el pueblo. Levantar la interdicción que pesa sobre los movimientos patrióticos; poner en libertad a los presos políticos; derogar el "Decreto de
emergencia en represión de las actividades contra la República"78 y los "Reglamentos para la censura de prensa"79; reconocer la legalidad de las organizaciones patrióticas existentes; extender estas organizaciones entre los obreros, campesinos, hombres de negocios e intelectuales; armar a las
masas populares para la autodefensa y para apoyar al ejército en sus operaciones. En una palabra, dar al pueblo la libertad de manifestar su patriotismo. La fuerza del pueblo y
la del ejército, unidas, propinarán un golpe mortal al imperialismo japonés. Sin duda alguna, una guerra nacional que
5. Proclamación y puesta en práctica inmediata de un programa para el mejoramiento de las condiciones de vida del
pueblo. Empezar por los siguientes puntos mínimos: supresión de los impuestos y contribuciones exorbitantes; reducción del arriendo de la tierra; restricción de la usura; mejoramiento de las condiciones de vida de los obreros, de los
soldados y suboficiales y de los empleados, y asistencia a
las víctimas de las calamidades naturales. Estas nuevas medidas aumentarán el poder adquisitivo del pueblo, harán
prosperar el comercio y animarán la actividad financiera, y
de ningún modo desquiciarán las finanzas del país, como
alegan algunos. Esas medidas acrecentarán ilimitadamente
nuestra fuerza para resistir al Japón y consolidarán los cimientos del gobierno.
El 31 de enero de 1931, el gobierno del Kuomintang promulgó
el llamado "Decreto de emergencia en represión de las actividades
contra la República", utilizando el arbitrario cargo de "actividades
contra la República" como pretexto para perseguir y asesinar a patriotas y revolucionarios. Este Decreto dispuso brutales medidas
represivas. [pág. 11]
79 Se refiere a las "Disposiciones generales para la censura de
prensa", adoptadas por el gobierno del Kuomintang en agosto de
1934 para amordazar la voz del pueblo. Estas Disposiciones estipulaban que "todo artículo de prensa debe ser sometido a censura".
En las regiones dominadas por el Kuomintang, todo escrito para la
prensa debía someterse a la aprobación del censor del Kuomintang,
quien podía mutilarlo o retenerlo. [pág. 11]
80 Véase "Las tareas del Partido Comunista de China en el período
de la resistencia al Japón", 8, Obras Escogidas de Mao Tse-tung,
t. I. [pág. 11]
78
34
definidamente a China, y ésta, impotente ante él, difícilmente escapará a la suerte de Abisinia.
6. Educación para la defensa nacional. Reformar radicalmente la política y el sistema educacionales. Renunciar a
cuanto no sea urgente y a todas las medidas irrazonables.
Los periódicos y publicaciones, el cine y el teatro, la literatura y el arte deben todos responder a los intereses de la defensa nacional. Prohibir la propaganda de los colaboracionistas.
Todo aquel que sostenga sinceramente la línea política de
decidida resistencia armada debe llevar a la práctica esta serie de medidas. Y la prueba de si uno está sinceramente por
esta resistencia, es si adopta y aplica esta serie de medidas.
Hay otra serie de medidas, contraria en cada uno de sus
puntos a la que hemos expuesto:
7. Política financiera y económica de resistencia al Japón.
La política financiera debe fundarse en el principio de
"quien tenga dinero, que contribuya con dinero", y de confiscar los bienes de los imperialistas japoneses y de los colaboracionistas; la política económica debe basarse en el
principio de boicotear las mercancías japonesas y estimular
el consumo de los productos nacionales. Todo para la resistencia al Japón. La carencia de recursos proviene de medidas erróneas, y ciertamente puede superarse con la adopción
de nuevas medidas políticas que correspondan a los intereses del pueblo. Es completamente absurdo afirmar que es
irremediable la situación financiera y económica de un país
como China con un territorio tan vasto y una población tan
numerosa.
No la movilización general de las fuerzas armadas, sino
el rechazo a la movilización o la retirada.
No la libertad para el pueblo, sino la opresión.
No un gobierno de defensa nacional basado en el centralismo democrático, sino un gobierno autocrático de burócratas, burgueses compradores, déspotas locales, shenshi
malvados y terratenientes.
No una política exterior de resistencia al Japón, sino de
sumisión a él.
8. Unión de todo el pueblo, el gobierno y las fuerzas armadas de China para erigir la inquebrantable Gran Muralla
del frente único nacional. La aplicación de la línea política
de resistencia armada y de las medidas arriba enumeradas
depende de este frente único. Aquí la clave es la estrecha
cooperación entre el Kuomintang y el Partido Comunista.
Que el gobierno, las fuerzas armadas, todos los partidos y
grupos políticos y el pueblo entero se unan sobre la base de
esta cooperación. La consigna de "Unirse con toda sinceridad y hacer frente a la crisis nacional" no debe limitarse a
bellas palabras, sino que ha de traducirse en hermosas acciones. La unidad debe ser verdadera; es inadmisible proceder con engaños y estratagemas. Debe haber mayor generosidad y una visión más amplia en el manejo de los asuntos
del Estado. De nada sirven en efecto los cálculos mezquinos, las triquiñuelas, el burocratismo y el "A-Q-ismo"81. Ineficaces en la lucha contra el enemigo, son sencillamente
ridículos cuando se emplean contra los propios compatriotas. En toda cosa hay unos principios fundamentales y otros
secundarios, y los últimos deben subordinarse a los primeros. Nuestros compatriotas deben considerar seriamente las
cosas a la luz de los principios fundamentales, pues solamente así podrán orientar correctamente sus ideas y acciones. Hoy, todo aquel que no tenga un mínimo de sinceridad
con respecto a la unidad, aunque nadie se lo reproche, ha de
sentirse un poco avergonzado al examinar su conciencia en
el silencio de la noche.
No mejorar las condiciones de vida del pueblo, sino continuar exprimiéndolo, y dejarlo así sumido en sus sufrimientos e impotente para resistir al Japón.
No una educación para la defensa nacional, sino para la
subyugación del país.
No una política financiera y económica de resistencia al
Japón, sino la misma de hoy, u otra que beneficiaría aún más
al enemigo y no a nuestro propio país.
No erigir la Gran Muralla del frente único nacional antijaponés, sino derribarla, o pronunciar discursos falaces sobre la "unidad", pero no hacer nada para lograrla.
Las medidas provienen de la línea política. Si la línea política es de no resistencia, todas las medidas reflejarán la no
resistencia; hemos aprendido esta lección en los últimos seis
años. Si la línea política es de decidida resistencia, se impone entonces aplicar una serie de medidas que corresponden a esta línea política: el Programa de Ocho Puntos.
III. DOS PERSPECTIVAS
Esta serie de medidas para la realización de una decidida
resistencia armada puede llamarse Programa de Ocho Puntos.
¿Cuáles son las perspectivas? Esta cuestión nos preocupa
a todos. Si se sigue la primera línea política y se adopta la
primera serie de medidas, la perspectiva es incuestionablemente la expulsión del imperialismo japonés y la conquista
de la libertad y emancipación de China. ¿Existe aún alguna
duda al respecto? Pienso que no.
La línea política de decidida resistencia armada debe ir
acompañada de esta serie de medidas; de lo contrario, la resistencia no podrá triunfar, el Japón seguirá agrediendo in-
Si se aplica la segunda línea política y se toma la segunda
serie de medidas, la perspectiva es ciertamente la ocupación
de China por
81
Ibíd., nota 14. [pág. 13]
35
pág. 15
Pero el liberalismo rechaza la lucha ideológica y propugna una paz sin principios, dando origen a un estilo decadente y vulgar, que conduce a la degeneración política a
algunas organizaciones y miembros del Partido y demás
colectividades revolucionarias.
los imperialistas japoneses y el sometimiento del pueblo
chino a la condición de esclavos y bestias de carga. ¿Existe
aún alguna duda al respecto? Pienso que tampoco.
El liberalismo se manifiesta en diferentes formas:
IV. CONCLUSIONES
A sabiendas de que una persona está en un error, no sostener una discusión de principio con ella y dejar pasar las
cosas para preservar la paz y la amistad, porque se trata de
un conocido, paisano, condiscípulo, amigo íntimo, ser querido, viejo colega o viejo subordinado. O bien buscando
mantenerse en buenos términos con esa persona, rozar apenas! el asunto en lugar de ir hasta el fondo. Así, tanto la
colectividad como el individuo resultan perjudicados. Este
es el primer tipo de liberalismo.
Es imperativo llevar a cabo la primera línea política,
adoptar la primera serie de medidas y luchar por hacer realidad la primera perspectiva.
Es imperativo combatir la segunda línea política, oponerse a la segunda serie de medidas y esforzarse por evitar
la segunda perspectiva.
Que todos los miembros patriotas del Kuomintang y todos los militantes del Partido Comunista se unan y lleven a
cabo resueltamente la primera línea política, adopten la primera serie de medidas y luchen por hacer realidad la primera perspectiva; que combatan firmemente la segunda línea política, se opongan a la segunda serie de medidas y se
esfuercen por evitar la segunda perspectiva.
Hacer críticas irresponsables en privado en vez de plantear activamente sugerencias a la organización. No decir
nada a los demás en su presencia, sino andar con chismes a
sus espaldas; o callarse en las reuniones, pero murmurar
después. No considerar para nada los principios de la vida
colectiva, sino dejarse llevar por las inclinaciones personales. Este es el segundo tipo.
Que todos los conciudadanos patriotas, fuerzas armadas,
partidos y grupos políticos patrióticos del país se unan como
un solo hombre y lleven resueltamente a cabo la primera línea política, adopten la primera serie de medidas y luchen
por hacer realidad la primera perspectiva; que combatan resueltamente la segunda línea política, se opongan a la segunda serie de medidas y se esfuercen por evitar la segunda
perspectiva.
Dejar pasar cuanto no le afecte a uno personalmente; decir lo menos posible aunque se tenga perfecta conciencia
de que algo es incorrecto; ser hábil en mantenerse a cubierto y preocuparse únicamente de evitar reproches. Este
es el tercer tipo.
Desobedecer las órdenes y colocar las opiniones personales en primer lugar; exigir consideraciones especiales de
la organización, pero rechazar su disciplina. Este es el
cuarto tipo.
¡Viva la guerra revolucionaria nacional!
¡Viva la liberación de la nación china!
Entregarse a ataques personales, armar líos, desahogar
rencores personales o buscar venganza, en vez de debatir
los puntos de vista erróneos y luchar contra ellos en bien
de la unidad, el progreso y el buen cumplimiento del trabajo. Este es el quinto tipo. Escuchar opiniones incorrectas
y no refutarlas, e incluso escuchar expresiones contrarrevolucionarias y no informar sobre ellas, tomándolas tranquilamente como si nada hubiera pasado. Este es el sexto
tipo.
Mao Tse-tung
CONTRA EL LIBERALISMO
Al hallarse entre las masas, no hacer propaganda ni agitación, no hablar en sus reuniones, no investigar ni hacerles preguntas, sino permanecer indiferente a ellas, sin mostrar la menor preocupación por su bienestar, olvidando que
se es comunista y comportándose como una persona cualquiera. Este es el séptimo tipo.
Del
Obras Escogidas de Mao Tse-tung
CONTRA EL LIBERALISMO
7 de septiembre de 1937
No indignarse al ver que alguien perjudica los intereses
de las masas, ni disuadirlo, ni impedir su acción, ni razonar
con él, sino dejarle hacer. Este es el octavo tipo.
Estamos por la lucha ideológica activa, pues ella es el
arma con que se logra la unidad interna del Partido y demás colectividades revolucionarias en beneficio del combate. Todos los comunistas y revolucionarios deben empuñar esta arma.
Trabajar descuidadamente, sin plan ni orientación definidos; cumplir sólo con las formalidades y pasar los días
vegetando: "mientras sea monje, tocaré la campana". Este
es el noveno tipo.
36
éste se alegre si en nuestras filas persiste el liberalismo.
Por ser tal su naturaleza, no debe haber lugar para el liberalismo en las filas revolucionarias.
Considerar que se ha rendido grandes servicios a la revolución y darse aires de veterano; desdeñar las tareas pequeñas pero no estar a la altura de las grandes; ser negligente en el trabajo y flojo en el estudio. Este es el décimo
tipo.
Debemos emplear el espíritu marxista, que es positivo,
para superar el liberalismo, que es negativo. El comunista
debe ser sincero y franco leal y activo, poner los intereses
de la revolución por encima de su propia vida y subordinar
sus intereses personales a los de 1a revolución; en todo
momento y lugar ha de adherirse a los principios justos y
luchar infatigablemente contra todas las ideas y acciones
incorrectas, a fin de consolidar la vida colectiva del Partido
y la ligazón de éste con las masas ha de preocuparse más
por el Partido y las masas que por ningún individuo, y más
por los demás que por sí mismo. Sólo una persona así es
digna de llamarse comunista.
Tener conciencia de los propios errores pero no intentar
corregirlos, tomando una actitud liberal para consigo
mismo. Este es el undécimo tipo.
Podrían citarse otros tipos más, pero los once descritos
son los principales.
Todas éstas son manifestaciones de liberalismo.
En una colectividad revolucionaria, el liberalismo es extremadamente perjudicial. Es una especie de corrosivo,
que deshace la unidad, debilita la cohesión, causa apatía y
crea disensiones. Priva a las filas revolucionarias de su organización compacta y de su estricta disciplina, impide la
aplicación cabal de su política y aleja a las organizaciones
del Partido de las masas que éste dirige. Se trata de una
tendencia sumamente perniciosa.
Todos los comunistas leales, francos, activos y honrados
deben unirse para combatir las tendencias liberales, que
cierta gente tiene, y encauzar a ésta por el camino correcto.
He aquí una de nuestras tareas en el frente ideológico.
El liberalismo proviene del egoísmo de la pequeña burguesía; éste coloca los intereses personales en primer plano
y relega los intereses de la revolución al segundo, engendrando así el liberalismo en los terrenos ideológico, político y organizativo.
Mao Tse-tung
EL PROBLEMA DE LA INDEPENDENCIA Y AUTODECISION DENTRO DEL FRENTE UNICO82
5 de noviembre de 1938
Los adictos al liberalismo consideran los principios del
marxismo como dogmas abstractos. Aprueban el marxismo, pero no están dispuestos a practicarlo o a practicarlo cabalmente; no están dispuestos a sustituir su liberalismo por el marxismo Tienen su marxismo y también su
liberalismo hablan del marxismo pero practican el liberalismo el marxismo es para los demás y el liberalismo para
ellos, mismos. Llevan ambos en su bagaje y encuentran
aplicación para uno y otro. Así es como funciona el cerebro de cierta gente.
LA AYUDA Y LAS CONCESIONES DEBEN SER POSITIVAS, NO NEGATIVAS
Para una cooperación a largo plazo es necesario que haya
ayuda y concesiones mutuas entre todos los partidos y grupos políticos que forman el frente único; pero éstas deben
ser positivas, no negativas. Debemos consolidar y ampliar
nuestro Partido y nuestro ejército, y al mismo tiempo apoyar
la consolidación y ampliación de los partidos y ejércitos
amigos; el pueblo reclama del gobierno la satisfacción de
sus reivindicaciones políticas y económicas, y a la vez le
presta toda ayuda posible que vaya en beneficio de la Guerra
El liberalismo constituye una manifestación de oportunismo y es radicalmente opuesto al marxismo. Es negativo
y, objetivamente, hace el juego al enemigo. De ahí que
82
Parte de las conclusiones presentadas por el camarada Mao Tsetung en la VI Sesión Plenaria del Comité Central elegido en el VI
Congreso Nacional del Partido. La independencia y autodecisión
dentro del frente único era uno de los destacados problemas relativos al frente único antijaponés sobre los cuales existían divergencias entre el camarada Mao Tse-tung y Chen Shao-yu. Se trataba,
en esencia, del problema de la hegemonía del proletariado en el
frente único. En su informe de diciembre de 1947 ("La situación
actual y nuestras tareas"), el camarada Mao Tse-tung hizo un breve
resumen de estas discrepancias:
a las masas para la lucha, a ampliar las regiones liberadas ni a engrosar las fuerzas armadas populares en las zonas ocupadas por los
invasores japoneses, entregando así al Kuomintang 1a dirección de
la Guerra de Resistencia. Nuestro Partido luchó resueltamente contra estas ideas pusilánimes. decadentes y contrarias a los principios
del marxismo-leninismo, aplicó decididamente su línea política de
'desarrollar las fuerzas progresistas, ganarse a las intermedias y
aislar a las recalcitrantes', y amplió en forma resuelta las regiones
liberadas y el Ejército Popular de liberación. Esto aseguró que
nuestro Partido no sólo pudiera vencer al imperialismo japonés en
el período de su agresión, sino que, en el período posterior a la
rendición del Japón, durante la guerra contrarrevolucionaria desencadenada por Chiang Kai-shek, pudiera pasar, con éxito y sin
pérdidas, a oponer la guerra revolucionaria popular a la guerra contrarrevolucionaria de Chiang Kai-shek y lograr grandes victorias
en corto tiempo. Todos los miembros del Partido deben grabar
muy bien en su memoria estas experiencias de la historia."
"Durante la Guerra de Resistencia, nuestro Partido combatió
ideas semejantes a las de los capitulacionistas [se refiere a las de
Chen Tu-siu en el período de la Primera Guerra Civil Revolucionaria], a saber, hacer concesiones a la [cont. en pág. 220. -- DJR]
política antipopular del Kuomintang, tener más confianza en éste
que en las masas populares, no atreverse a movilizar audazmente
37
de Resistencia; los obreros exigen a los dueños de fábricas
que mejoren su situación, y al mismo tiempo trabajan con
ahínco en interés de la resistencia al Japón; los terratenientes deben reducir los arriendos y los intereses, y por su parte,
los campesinos deben pagarlos, con el fin de unirse contra
la agresión extranjera. Todos estos principios y orientaciones de ayuda mutua son positivos, no negativos ni unilaterales. Lo mismo se puede decir acerca de las concesiones
mutuas. Cada una de las partes debe abstenerse de socavar
la base de la otra y de formar células secretas dentro de su
partido, gobierno o ejército. Por nuestra parte, esto quiere
decir que no organizaremos células secretas en el seno del
Kuomintang, de su gobierno o de su ejército, a fin de que
este partido esté tranquilo, lo cual va en interés de la resistencia al Japón. Viene precisamente al caso la frase: "Abstenerse de hacer una cosa para poder hacer otra."83 Si no
hubiéramos reorganizado el Ejército Rojo, cambiado el régimen administrativo de las zonas rojas, ni abandonado la
política de insurrección, no se habría podido emprender una
guerra de amplitud nacional contra los invasores japoneses.
Haciendo concesiones en una cosa, hemos logrado otra; con
medidas negativas hemos obtenido resultados positivos.
"Retroceder para saltar mejor"84; esto es leninismo. Considerar las concesiones como algo puramente negativo es contrario al marxismo-leninismo. Es cierto que se han dado casos de concesiones puramente negativas, como la teoría de
la colaboración entre el trabajo y el capital preconizada por
la II Internacional85, por la que toda una clase y una revolución fueron traicionadas. En China, Chen Tu-siu y, después
de él, Chang Kuo-tao, fueron capitulacionistas; debemos
oponernos enérgicamente al capitulacionismo. Por nuestra
parte, cuando hacemos concesiones, retrocedemos, pasamos
a la defensiva o nos detenemos, ya sea con relación a los
aliados o a los enemigos, debemos considerarlo como parte
del conjunto de nuestra política revolucionaria, como un eslabón indispensable de la línea revolucionaria general,
como un recodo en un camino sinuoso. En una palabra, todo
esto es positivo.
toma la forma de lucha nacional, lo que manifiesta la identidad de las dos luchas. Por un lado, las exigencias políticas
y económicas de las diversas clases, durante un determinado
período histórico, son admisibles en la medida en que no
rompan la cooperación; por el otro toda exigencia de la lucha de clases debe partir de la necesidad de la lucha nacional
(de la resistencia al Japón). Así se establece la identidad entre la unidad y la independencia en el frente único, y la identidad entre la lucha nacional y la lucha de clases.
"TODO A TRAVES DEL FRENTE UNICO" ES UNA
CONSIGNA ERRONEA
Sostener una larga guerra por medio de una cooperación
a largo plazo, en otras palabras, subordinar la lucha de clases a la actual lucha nacional de resistencia al Japón, es el
principio fundamental del frente único. Ateniéndose a este
principio, hay que mantener el carácter independiente de los
partidos y de las clases y mantener su independencia y autodecisión dentro del frente único; no se deben sacrificar los
derechos esenciales de los partidos y de las clases en aras de
la cooperación y la unidad, sino por el contrario, defenderlos resueltamente dentro de ciertos límites; sólo así puede
promoverse la cooperación, sólo así ésta puede existir en
realidad. De otro modo, la cooperación se convertiría en una
amalgama, y el frente único inevitablemente sería sacrificado. En una lucha de carácter nacional, la lucha de clases
El Kuomintang, partido en el Poder, no ha permitido
hasta la fecha que el frente único tome una forma orgánica.
En la retaguardia enemiga, es imposible hacer "todo a través
del frente único"; allí tenemos que actuar con independencia
y autodecisión conforme a lo ya aprobado por el Kuomintang (por ejemplo, el Programa de Resistencia Armada y
Reconstrucción Nacional). 0, dando por descontado que el
Kuomintang estará de acuerdo, podemos actuar primero e
informar después. Así, por ejemplo, la creación del cargo de
comisarios administrativos y el envío de tropas a la provincia de Shantung no se habrían realizado si hubiésemos tratado de conseguirlo "a través del frente único". Se dice que
el Partido Comunista Francés lanzó en el pasado la misma
consigna, pero esto se debió tal vez a que en Francia, a pesar
de existir ya un comité conjunto de todos loa partidos, el
Partido Socialista seguía actuando por su lado sin tener en
cuenta el programa acordado en común, por lo cual el Partido Comunista creyó necesario plantear esa consigna para
limitar las actividades del Partido Socialista, pero en ningún
caso para maniatarse a sí mismo. Ahora bien, en el caso de
China, el Kuomintang ha privado a los demás partidos políticos de los derechos de que él goza y trata de someterlos a
sus órdenes. Si lanzamos esta consigna para exigir del Kuomintang que haga "todo" con nuestra aprobación, esto es
imposible y ridículo. Si lo que deseamos es obtener la aprobación previa del Kuomintang para "todo" lo que vayamos
a realizar, ¿qué haremos cuando el Kuomintang no esté de
acuerdo? Como la política del Kuomintang consiste en restringir nuestro crecimiento, no tenemos el menor motivo
para lanzar semejante consigna, que sólo puede servir para
atarnos de pies y manos. En la actualidad, hay cosas para
cuya ejecución debemos conseguir la previa aprobación del
Kuomintang, como es el engrosamiento de nuestras tres divisiones para convertirlas en tres cuerpos de ejército con sus
respectivas denominaciones; aquí se trata de "informar primero y actuar después". En otros casos, como el reclutamiento de más de doscientos mil hombres para aumentar
nuestras fuerzas, debemos colocar al Kuomintang ante el
hecho consumado antes de informarle; esto es "actuar primero e informar después". Hay también cosas, como la convocación de la Asamblea de la Región Fronteriza, que debemos hacer sin informar por el momento, a sabiendas de
que el Kuomintang no va a aprobarlas actualmente. Pero
Cita del Mencio. [pág. 220]
V. I. Lenin: Resumen del libro de Hegel " Lecciones de historia
de la filosofía ". [pág. 220]
85 Teoría reaccionaria de la II Internacional, que aboga por la co-
laboración entre el proletariado y la burguesía en los países capitalistas, y se opone al derrocamiento de la dominación burguesa
por medio de la revolución y al establecimiento de la dictadura del
proletariado. [pág. 220]
IDENTIDAD ENTRE LA LUCHA NACIONAL Y LA
LUCHA DE CLASES
83
84
38
Corresponsal: Hay quienes no comprenden todavía que el
tratado de no agresión soviético-alemán es producto de la
ruptura de las negociaciones anglo-franco-soviéticas, y consideran esta ruptura, por el contrario, como consecuencia
del tratado soviético-alemán. ¿Podría usted explicar por qué
no tuvieron éxito las negociaciones anglo-franco-soviéticas?
Mao: Las negociaciones no tuvieron éxito debido exclusivamente a la falta de sinceridad de los Gobiernos inglés y
francés. En los últimos años, la reaccionaria burguesía internacional, y ante todo la de Inglaterra y Francia, ha seguido invariablemente una política reaccionaria, la llamada
política de "no intervención", frente a las agresiones fascistas de Alemania, Italia y el Japón. El propósito de esta política es favorecer las guerras de agresión y sacar provecho de
ellas. Por eso, Inglaterra y Francia rechazaron de plano las
repetidas proposiciones soviéticas de organizar un verdadero frente contra la agresión; adoptaron una posición de
"no intervención" y, manteniéndose al margen, favorecieron
las agresiones de Alemania, Italia y el Japón. Su objetivo
era hacer que las partes beligerantes se desgastaran mutuamente, y luego salir a escena e intervenir. Siguiendo esta
política reaccionaria, han sacrificado al Japón la mitad de
China, y a Alemania e Italia, toda Abisinia, España, Austria
y Checoslovaquia87. Esta vez, trataron de sacrificar la Unión
Soviética. Su intriga quedó al desnudo en las recientes negociaciones anglo-franco-soviéticas. Estas negociaciones
duraron más de cuatro meses, del 15 de abril al 23 de agosto,
y en su transcurso la parte soviética mostró la máxima paciencia. Inglaterra y Francia, por su parte, rechazaron desde
el mismo comienzo hasta el fin el principio de igualdad y
reciprocidad; exigieron que la Unión Soviética les garantizara su seguridad, pero se negaron a hacer otro tanto respecto a ella, y también respecto a los pequeños países del
Báltico, a fin de dejar una brecha por la cual pudieran penetrar las tropas alemanas; además, no quisieron permitir que
las tropas soviéticas pasaran por Polonia para combatir a los
agresores. De ahí la ruptura de las negociaciones. Mientras
tanto, Alemania expresó su disposición a cesar en sus actividades contra la Unión Soviética y a renunciar al "Pacto
anticomintern"88, y reconoció la inviolabilidad de las fronteras soviéticas; así fue como se concluyó el tratado de no
agresión entre los dos países. La política de "no intervención" seguida por la reacción internacional y ante todo por
la reacción anglo-francesa, es la de "contemplar la pelea de
los tigres desde la cumbre", una política cabalmente imperialista de sacar beneficios a costa ajena. Iniciada cuando
Chamberlain se hizo cargo del gobierno, llegó a su punto
culminante con el acuerdo de Munich en septiembre del año
pasado y cayó en bancarrota finalmente en las recientes negociaciones anglo-franco-soviéticas. De ahora en adelante,
la situación se desarrollará hasta convertirse inevitablemente en un conflicto directo entre los dos grandes bloques
imperialistas: el anglo-francés y el germano-italiano. En octubre de 1938, dije en la VI Sesión Plenaria del Comité Central elegido en el VI Congreso Nacional del Partido Comunista de China: "El inevitable resultado de la política de
Chamberlain será como dejar caer sobre sus propios pies la
Este tratado Fue firmado el 23 de agosto de 1939. [pág. 269]
Favorecidos y estimulados por la política de "no intervención"
de los Gobiernos de Inglaterra y Francia, los fascistas alemanes e
italianos realizaron con éxito una serie de desenfrenados actos de
agresión. Italia inició su agresión armada contra Abisinia en octubre de 1935 y ocupó todo el país en mayo de 1936. En julio del
mismo año, Alemania e Italia emprendieron una intervención armada conjunta en los asuntos internos de España para apoyar al
fascista Franco en su sublevación contra el Gobierno del Frente
Popular. Tras una larga guerra contra las hordas intervencionistas
alemanas e italianas y contra las tropas sublevadas franquistas, el
Gobierno del Frente Popular cayó derrotado en marzo de 1939. Las
tropas alemanas ocuparon Austria en marzo de 1938, y en octubre
del mismo año invadieron la región de los Sudetes de Checoslovaquia, y terminaron de apoderarse del país en marzo de 1939. [pág.
270]
88 Este Pacto fue concluido entre el Japón y Alemania en noviembre de 1936. Italia se adhirió a él en noviembre de 1937. [pág. 270]
hay otras que de momento no vamos a hacer ni a plantear,
cosas que, si se hicieran, comprometerían la situación general. En resumen, no debemos ni romper el frente único ni
atarnos de pies y manos; por eso, no debe lanzarse la consigna de "Todo a través del frente único". En cuanto a la
consigna de "Someter todo al frente único", si se interpreta
como "someter todo" a Chiang Kai-shek y a Yen Si-shan, es
también un error. Nuestra política es la de independencia y
autodecisión dentro del frente único, de unidad e independencia a la vez.
ENTREVISTA SOBRE LA NUEVA SITUACION INTERNACIONAL CON UN CORRESPONSAL DEL
DIARIO NUEVA CHINA
1.ƒ de septiembre de 1939
Corresponsal: ¿Qué significación tiene el tratado de no
agresión soviético-alemán86?
Mao: El tratado de no agresión soviético-alemán es resultado del crecimiento del poderío socialista de la Unión Soviética y de la perseverancia del Gobierno soviético en la
política de paz. Este tratado ha frustrado las intrigas de la
reaccionaria burguesía internacional representada por
Chamberlain y Daladier para instigar a una guerra soviéticoalemana, ha roto el cerco de la Unión Soviética por el bloque anticomunista germano-italo-nipón, ha afianzado la paz
entre la Unión Soviética y Alemania y ha garantizado el
desarrollo de la construcción socialista de la Unión Soviética. En el Oriente, constituye un golpe para el Japón y una
ayuda para China, en la que ha fortalecido la posición de los
partidarios de la resistencia y asestado un golpe a los capituladores. Todo esto sirve de base para ayudar a los pueblos
del mundo entero en su lucha por la libertad y la emancipación. Esta es toda la significación política del tratado de no
agresión soviético-alemán.
86
87
39
piedra que ha levantado." Chamberlain comenzó con la intención de perjudicar a otros y ha terminado perjudicándose
a sí mismo. Esta es la ley del desarrollo de toda política reaccionaria.
servir de carne de cañón al imperialismo, tendrán que levantarse y luchar por todos los medios contra la guerra imperialista.
En el mundo capitalista, además de los dos grandes bloques ya mencionados, existe un tercero: el encabezado por
los Estados Unidos que abarca muchos países de Centro y
Sudamérica. En aras de sus propios intereses, este bloque,
por el momento, no entrará en la guerra. Bajo el pretexto de
neutralidad, el imperialismo norteamericano se abstiene
temporalmente de adherirse a una de las partes beligerantes,
con el propósito de salir a escena en el futuro a conquistar
la posición dirigente en el mundo capitalista. Por ahora, la
burguesía norteamericana no se propone acabar con el sistema democrático y la economía de tiempos de paz, y esto
es favorable al movimiento mundial por la paz.
Corresponsal: A su juicio, ¿cómo se desarrollará la presente situación?
Mao: La situación internacional ha tomado ya un nuevo
giro. El carácter unilateral que desde algún tiempo reviste la
Segunda Guerra imperialista, o sea, la situación en que,
como resultado de la política de "no intervención", un grupo
de países imperialistas ataca mientras el otro observa, desaparecerá necesariamente y la guerra se hará general en Europa. La Segunda Guerra imperialista ha entrado en una
nueva etapa.
En Europa, entre los bloques imperialistas germano-italiano y anglo-francés, es inminente una guerra imperialista
en gran escala para disputarse el dominio sobre los pueblos
coloniales. En esa guerra, para engañar a los pueblos y ganarse a la opinión pública, cada una de las partes beligerantes declarará descaradamente que su propia causa es justa y
la de su rival, injusta. Esto será, en realidad, un fraude, pues
ambas partes persiguen objetivos imperialistas, se disputan
el dominio de las colonias y semicolonias y de las esferas
de influencia, y hacen una guerra de rapiña. En la actualidad, están contendiendo por Polonia, la península de los
Balcanes y el litoral del Mediterráneo. De ningún modo es
justa una guerra como ésta. Las únicas guerras justas son las
de liberación, no de rapiña. Los comunistas no apoyarán
ninguna guerra de rapiña. En cambio, saldrán con valentía a
apoyar toda guerra justa, de liberación, no de rapiña, y se
colocarán en la primera fila de la lucha. Ante las amenazas
y el soborno de Chamberlain y Daladier, están dividiéndose
los partidos socialdemócratas de la II Internacional. Un sector, la reaccionaria capa superior, siguiendo el mismo camino desastroso que en ocasión de la Primera Guerra Mundial, se dispone a apoyar la nueva guerra imperialista. Pero,
otro sector pasará a formar parte, junto a los Partidos Comunistas, de un frente popular contra la guerra y el fascismo. En el presente, Chamberlain y Daladier, tras las huellas de Alemania e Italia, se vuelven cada vez más reaccionarios y aprovechan la movilización bélica para fascistizar
el aparato estatal de sus países y militarizar su economía. En
síntesis, los dos grandes bloques imperialistas se están preparando febrilmente para la guerra, y el peligro de una matanza masiva se cierne sobre millones y millones de hombres. Sin la menor duda, esto provocará movimientos de resistencia entre las grandes masas populares. Sea en Alemania o Italia, en Inglaterra o Francia, o en cualquier otro lugar
de Europa o del resto del mundo, si los pueblos no quieren
Fuertemente golpeado por el tratado soviético-alemán, el
imperialismo japonés enfrenta un futuro preñado de aún mayores dificultades. Dos fracciones pugnan en el Japón sobre
la política exterior. Los militaristas quieren una alianza con
Alemania e Italia con vistas a implantar el dominio exclusivo del Japón sobre China, invadir el Sudeste de Asia y
desplazar del Oriente a Inglaterra, Estados Unidos y Francia; en cambio, un sector de la burguesía prefiere hacer concesiones a estos países, a fin de concentrarse en el saqueo
de China. Actualmente, existe una fuerte tendencia a la conciliación con Inglaterra. Los reaccionarios ingleses ofrecerán al Japón el reparto en común de China y ayuda financiera y económica, a cambio de que éste sirva de perro guardián a los intereses británicos en el Oriente reprima el movimiento de liberación nacional de China y distraiga fuerzas
de la Unión Soviética. Por lo tanto, pase lo que pase, el Japón no cambiará su objetivo fundamental de subyugar a
China. Se ha hecho poco probable que el Japón lance grandes ofensivas militares en el frente; pero llevará adelante
con redoblada intensidad su ofensiva política destinada a
"someter a los chinos con los chinos"89 y su agresión económica para "sustentar la guerra con la guerra"90, a la vez
que proseguirá sus furiosas operaciones de "limpieza" 91 en
las zonas ocupadas; además, con Inglaterra como intermediario, tratará de forzar a China a capitular. En el momento
propicio, el Japón propondrá un Munich del Oriente y, con
la carnada de alguna concesión relativamente importante y
uniendo las amenazas a las promesas, tratará de hacer que
China acepte sus condiciones de paz para conseguir así su
objetivo de subyugarla. Mientras el pueblo japonés no se levante en revolución, este objetivo imperialista del Japón se
mantendrá invariable, cualesquiera que sean los cambios de
gabinete que realicen las clases dominantes de ese país.
Siniestra táctica aplicada por el imperialismo japonés en su agresión contra China. El imperialismo japonés siempre sostuvo en
China a fuerzas que le sirvieran para dividir el país y conseguir sus
propósitos agresivos. Después del estallido de la Guerra de Resistencia, no sólo utilizó a la camarilla abiertamente projaponesa existente dentro del Kuomintang, encabezada por Wang Ching-wei,
sino que también se valió de las fuerzas de la camarilla de Chiang
Kai-shek para distraer Fuerzas del Partido Comunista, el más firme
en la resistencia al Japón. A partir de 1939, el Japón cesó en sus
ataques contra las tropas de Chiang Kai-shek y pasó a estimular a
éste en sus actividades anticomunistas. Así aplicaba su política de
"someter a los chinos con los chinos". [pág. 272]
90 Se refiere a la política del imperialismo japonés de saquear despiadadamente las zonas de China bajo su ocupación, para satisfacer las necesidades de su guerra de agresión. [pág. 272]
91 Al atacar nuestras regiones liberadas, los invasores japoneses
aplicaban la bárbara política de incendiarlo todo, matar a todos y
saquearlo todo. A esto lo llamaban operaciones de "limpieza".
[pág. 272]
Fuera del mundo capitalista existe un mundo luminoso:
89
40
la Unión Soviética socialista. El tratado soviético-alemán
permite a la Unión Soviética brindar una ayuda aún mayor
al movimiento mundial por la paz y a la Guerra de Resistencia de China.
frente a cualquier acto divisionista, provenga del imperialismo japonés, de otros países o de los capituladores chinos.
Hay que poner fin resueltamente a todo "roce" interno, perjudicial para la Guerra de Resistencia.
Tal es mi apreciación sobre la situación internacional.
Tercero, persistir en el progreso y oponerse a todo retroceso. En interés de la Guerra de Resistencia, deben ser reconsideradas y modificadas efectivamente todas las ideas,
instituciones y medidas que le sean desfavorables en los terrenos militar, político, financiero y económico, en los asuntos de partido, en los campos cultural y educacional y en el
movimiento de masas.
Corresponsal: En estas circunstancias, ¿cuáles son las
perspectivas de China?
Mao: China enfrenta dos perspectivas: una es persistir en
la resistencia, la unidad y el progreso, o sea, la perspectiva
de renacimiento; la otra es la de compromiso, ruptura y retroceso, o sea, la perspectiva de subyugación.
Haciendo todo esto, China podrá preparar bien sus fuerzas para la contraofensiva.
Debido a la nueva situación internacional y a que el Japón
enfrenta mayores dificultades y China rechaza categóricamente la conciliación la etapa de nuestra retirada estratégica
ha tocado ya a su fin, y ha llegado la de equilibrio estratégico, que es la etapa de la preparación de nuestra contraofensiva.
De ahora en adelante, todo el país debe hacer de la "preparación para la contraofensiva" su tarea general en la Guerra de Resistencia. Actualmente, es necesario, por una parte,
sostener con decisión la defensa en el frente y dar enérgica
ayuda a las operaciones en la retaguardia del enemigo, y por
la otra, realizar reformas en los terrenos político, militar y
otros, y acumular considerables fuerzas, para poder, cuando
llegue el momento, lanzar todo el poderío de la nación contra el enemigo en una vasta contraofensiva y recuperar el
territorio perdido.
No obstante, el equilibrio en la retaguardia del enemigo
es inversamente proporcional al equilibrio en el frente; con
el surgimiento de una situación de equilibrio en el frente, se
agudizará la lucha en la retaguardia enemiga. Por eso, las
vastas operaciones de "limpieza" que, desde la caída de Wuján, ha venido realizando el enemigo en las zonas ocupadas
(principalmente en el Norte de China) no sólo continuarán,
sino que se intensificarán. Lo que es más, el peligro de que
una gran parte de China sea entregada y el de división interna han aumentado considerablemente debido a que, en la
actualidad, el enemigo pone el acento en la ofensiva política
destinada a "someter a los chinos con los chinos", y en la
agresión económica para "sustentar la guerra con la guerra",
y a que la política oriental de Inglaterra tiende a un Munich
del Extremo Oriente. En cuanto a la correlación de fuerzas,
China se halla aún muy lejos de poder equipararse con el
enemigo, y sólo a través de la unidad de todo el país y de
una ardua lucha, podrá acumular las fuerzas para la contraofensiva.
Mao Tse-tung
SOBRE LA NUEVA DEMOCRACIA
Enero de 1939
I. ¿ADONDE HA DE IR CHINA?
Desde que comenzó la Guerra de Resistencia, todo el
pueblo vivía en un ambiente de efervescencia; la sensación
general de que se había encontrado una salida hizo desaparecer las caras tristes y preocupadas. No obstante, en los últimos tiempos, repentinos clamores de conciliación y anticomunismo han llenado de nuevo el aire, y el pueblo entero
se encuentra sumido otra vez en la incertidumbre. Los intelectuales y los jóvenes estudiantes, particularmente sensibles a los acontecimientos, son los primeros afectados. Una
vez más se plantea la cuestión: ¿Qué hacer? ¿Adónde ha de
ir China? Por ello, quizá sea provechoso aclarar, con motivo
de la aparición de Cultura China92, la dinámica de la política
y la cultura chinas. Soy profano en problemas culturales; me
he propuesto estudiarlos, pero apenas he empezado a hacerlo. Por fortuna, muchos camaradas de Yenán han escrito
detalladamente a este respecto; que las generalidades que
voy a decir sean como el sonar de batintines y tambores que
anuncia una representación teatral. Para los trabajadores
avanzados de la cultura de todo el país, estas observaciones
nuestras, que quizá contengan un grano de verdad, no son
Por lo tanto, persistir en la resistencia continúa siendo
para nuestro país una tarea de extremada importancia, y en
este aspecto no cabe el menor relajamiento.
Está fuera de toda duda que China no puede en ningún
caso dejar escapar la actual oportunidad, ni tomar una decisión errónea, sino que debe adoptar una firme posición política.
En otras palabras: Primero, persistir en la resistencia y
oponerse a cualquier paso hacia el compromiso. Hay que
golpear enérgicamente a los Wang Ching-wei declarados o
encubiertos. Hay que rechazar categóricamente todo señuelo, sea del Japón o de Inglaterra; China no debe en absoluto participar en un Munich del Oriente.
Segundo, persistir en la unidad y oponerse a todo paso
hacia la ruptura. Debemos mantener una alta vigilancia
92
Revista fundada en Yenán en enero de 1940; el presente artículo
apareció en su primer número. [pág. 353]
41
más que un pedazo de ladrillo que mostramos para incitarlos
a enseñar sus jades; esperamos que una discusión en común
nos conducirá a correctas conclusiones que respondan a las
necesidades de nuestra nación. La actitud científica es "buscar la verdad en los hechos". Nada se puede resolver con
actitudes petulantes tales como "estimarse infalible" o "dárselas de maestro". Extremadamente graves son los males
que aquejan a nuestra nación, que sólo puede ser conducida
por el camino de la liberación con una actitud científica y
espíritu de responsabilidad. La verdad es una sola, y lo que
determina quién la ha descubierto no son las fanfarronerías
subjetivas, sino la práctica objetiva. La práctica revolucionaria de millones de hombres es el único criterio de la verdad. A mi juicio, ésta debe ser la actitud de Cultura China.
problema de la relación entre la conciencia y el ser, y constituye la tesis básica de la dinámica y revolucionaria teoría
del reflejo, tan profundamente desarrollada más tarde por
Lenin. No debemos olvidar esta tesis básica al discutir los
problemas culturales de China.
II. NOS PROPONEMOS CONSTRUIR LUNA NUEVA
CHINA
¿Qué se entiende por vieja política y vieja economía de
la nación china? Y ¿qué por su vieja cultura?
Desde hace años, los comunistas venimos luchando tanto
por una revolución política y económica como por una revolución cultural en China; nuestro objetivo es construir
para la nación china una nueva sociedad y un nuevo Estado,
en los cuales no solamente habrá una nueva política y una
nueva economía, sino también una nueva cultura. En otras
palabras, no sólo deseamos convertir la China políticamente
oprimida y económicamente explotada en una China políticamente libre y económicamente próspera; deseamos asimismo convertir la China ignorante y atrasada bajo el imperio de la vieja cultura en una China culta y avanzada en la
que impere una nueva cultura. En resumen, queremos construir una nueva China. Y en el terreno cultural, nuestro objetivo es forjar una nueva cultura de la nación china.
De las dinastías Chou y Chin en adelante, la sociedad
china fue feudal, feudales su política y su economía. Y la
cultura dominante, reflejo de esta política y esta economía,
fue igualmente feudal.
Así, está muy claro que lo que hay de reaccionario en la
vieja cultura de la nación china, y que nos proponemos eliminar, es inseparable de la vieja política y la vieja economía, mientras la nueva cultura de la nación china, que nos
proponemos construir, es inseparable de la nueva política y
la nueva economía. La vieja política y la vieja economía de
la nación china forman la base de su vieja cultura, del
mismo modo que su nueva política y su nueva economía
formarán la base de su nueva cultura.
Con la invasión del capitalismo extranjero y el paulatino
crecimiento de elementos de capitalismo en la sociedad
china, ésta ha pasado gradualmente a ser una sociedad colonial, semicolonial y semifeudal. Hoy, la sociedad china es
colonial en las zonas ocupadas por el Japón y básicamente
semicolonial en las zonas dominadas por el Kuomintang, y
en unas y otras prevalece el sistema feudal o semifeudal. Tal
es, pues, la naturaleza de la actual sociedad china; tal es la
índole de la China de hoy. La política y la economía de esta
sociedad son preponderantemente coloniales, semicoloniales y semifeudales, y la cultura dominante, reflejo de esa
política y esa economía, es también colonial, semicolonial
y semifeudal.
III. CARACTERISTICAS HISTORICAS DE CHINA
Queremos forjar una nueva cultura de la nación china,
pero ¿qué tipo de cultura debe ser ésta?
Nuestra revolución está dirigida precisamente contra estas formas política, económica y cultural preponderantes.
Lo que queremos eliminar es justamente esta vieja política
y esta vieja economía, coloniales, semicoloniales y semifeudales, así como la vieja cultura a su servicio. Y lo que queremos construir es lo contrario: una política, una economía
y una cultura nuevas de la nación china.
Una cultura dada (como forma ideológica) es el reflejo de
la política y la economía de una sociedad determinada y, a
su vez, influye y actúa en gran medida sobre éstas; la economía es la base, y la política, la expresión concentrada de
la economía93. Este es nuestro punto de vista fundamental
sobre la relación entre la cultura, por una parte, y la política
y la economía, por la otra, y sobre la relación entre la política y la economía. De este modo, son primero la política y
la economía de una formación social dada las que determinan la cultura de esa misma formación, y sólo después esta
cultura influye y actúa sobre aquéllas. Marx dice: "No es la
conciencia de los hombres lo que determina su ser, sino, por
el contrario, su ser social lo que determina su conciencia." 94
Y dice además: "Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata
es de transformarlo."95 Esta formulación científica, por primera vez en la historia humana, resolvió correctamente el
Ahora bien, ¿qué son esa política y economía nuevas de
la nación china, y qué es su nueva cultura?
En su curso histórico, la revolución china tiene que pasar
por dos etapas: primero, la revolución democrática, y segundo, la revolución socialista; éstos son dos procesos revolucionarios cualitativamente distintos. La democracia de
que hablamos ya no pertenece a la vieja categoría, no es la
vieja democracia, sino que pertenece a la nueva categoría,
es la nueva democracia.
Por lo tanto, puede afirmarse que la nueva política de la
Véase V. I. Lenin, "Una vez más sobre los sindicatos, el momento actual y los errores de Trotski y Bujarin". [pág. 354]
C. Marx: "Prólogo de Contribución a la crítica de la economía
política ". [pág. 354]
95 Véase C. Marx, Tesis sobre Feuerbach. [pág. 355]
93
94
42
nación china es la política de nueva democracia, que su
nueva economía es la economía de nueva democracia y que
su nueva cultura es la cultura de nueva democracia.
Sin embargo, la revolución democrático-burguesa de
China experimentó un cambio con el estallido de la Primera
Guerra Mundial imperialista en 1919 y el establecimiento
de un Estado socialista sobre una sexta parte del globo a
consecuencia de la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia.
Tal es la característica histórica de la revolución china en
la actualidad. Todo partido, grupo político o individuo participante en la revolución china que no la comprenda, será
incapaz de dirigir esta revolución y llevarla a la victoria, y
será abandonado por el pueblo y condenado a lamentarse
miserablemente en un rincón.
Antes de estos acontecimientos, la revolución democrático-burguesa china pertenecía a la vieja categoría, a la de la
revolución democrático-burguesa mundial, y formaba parte
de esta revolución.
IV. LA REVOLUCION CHINA, PARTE DE LA REVOLUCION MUNDIAL
Después de dichos acontecimientos, la revolución democrático-burguesa china pasó a pertenecer a una nueva categoría de la revolución democrático-burguesa, y el frente del
que forma parte es el de la revolución socialista proletaria
mundial.
La característica histórica de la revolución china consiste
en que se divide en dos etapas: democracia y socialismo, y
la primera ya no es la democracia corriente, sino una democracia de tipo chino, de tipo particular y nuevo, o sea, la
nueva democracia. Ahora bien, ¿cómo se ha formado esta
característica histórica? ¿Existe desde hace un siglo, o ha
surgido más tarde?
¿Por qué? Porque la Primera Guerra Mundial imperialista
y la primera revolución socialista victoriosa, la Revolución
de Octubre, han cambiado totalmente el curso de la historia
mundial, abriendo en ella una nueva era.
Basta con estudiar un poco el desarrollo histórico de
China y del mundo para comprender que esta característica
no existe desde la Guerra del Opio, sino que se ha formado
más tarde, después de la Primera Guerra Mundial imperialista y de la Revolución de Octubre en Rusia. Examinemos
ahora el proceso de su formación.
Es una era en que el frente capitalista mundial se ha derrumbado en un sector del globo (un sexto de su superficie)
y ha revelado plenamente su podredumbre en el resto; en
que lo que queda del mundo capitalista no puede sobrevivir
sin depender más que nunca de las colonias y semicolonias;
una era en que se ha fundado un Estado socialista, dispuesto,
como lo ha proclamado, a dar activo apoyo al movimiento
de liberación de todas las colonias y semicolonias, y en que
el proletariado de los países capitalistas se libera cada día
más de la influencia de los partidos socialdemócratas, social-imperialistas, y ha proclamado su apoyo al movimiento
de liberación de las colonias y semicolonias. En esta era,
toda revolución emprendida por una colonia o semicolonia
contra el imperialismo, o sea, contra la burguesía o capitalismo internacional, ya no pertenece a la vieja categoría, a
la de la revolución democrático-burguesa mundial, sino a la
nueva categoría; ya no forma parte de la vieja revolución
burguesa o capitalista mundial, sino de la nueva revolución
mundial: la revolución mundial socialista proletaria. Estas
colonias o semicolonias en revolución no pueden ser consideradas como aliadas del frente de la contrarrevolución capitalista mundial; se han convertido en aliadas del frente de
la revolución socialista mundial.
Es evidente que, dada la naturaleza colonial, semicolonial
y semifeudal de la actual sociedad, la revolución china ha
de pasar por dos etapas. La primera consiste en transformar
esa sociedad colonial, semicolonial y semifeudal en una sociedad democrática independiente, y la segunda, en hacer
avanzar la revolución y construir una sociedad socialista. La
revolución china se encuentra ahora en su primera etapa.
El período preparatorio de la primera etapa comenzó con
la Guerra del Opio de 1840, esto es, cuando la sociedad
china empezó a transformarse de feudal en semicolonial y
semifeudal. Luego se han sucedido el Movimiento del
Reino Celestial Taiping, la Guerra Chino-Francesa, la Guerra Chino-Japonesa, el Movimiento Reformista de 1898, la
Revolución de 1911, el Movimiento del 4 de Mayo, la Expedición al Norte, la Guerra Revolucionaria Agraria y la actual Guerra de Resistencia contra el Japón. Estas numerosas
fases abarcan un siglo entero y, en cierto sentido, todas forman parte de esta primera etapa; son luchas realizadas por
el pueblo chino, en diferentes ocasiones y grados, contra el
imperialismo y las fuerzas feudales, a fin de construir una
sociedad democrática independiente y llevar a cabo la primera revolución. Sin embargo, es la Revolución de 1911 la
que marca, en un sentido más completo, el comienzo de dicha revolución. La primera revolución es, por su carácter
social, democrático-burguesa, y no socialista proletaria. Todavía no está consumada, y exige ingentes esfuerzos, porque sus enemigos siguen siendo muy poderosos. Cuando el
Dr. Sun Yat-sen decía: "No se ha consumado aún la revolución; todos mis camaradas deben continuar luchando", se
refería precisamente a esta revolución democrático-burguesa.
En su primera etapa o primer paso, tal revolución de un
país colonial o semicolonial, aunque por su carácter social
sigue siendo fundamentalmente democrático-burguesa y
sus reivindicaciones tienden objetivamente a desbrozar el
camino al desarrollo del capitalismo, ya no es una revolución de viejo tipo, dirigida por la burguesía y destinada a
establecer una sociedad capitalista y un Estado de dictadura
burguesa, sino una revolución de nuevo tipo, dirigida por el
proletariado y destinada a establecer, en esa primera etapa,
una sociedad de nueva democracia y un Estado de dictadura
conjunta de todas las clases revolucionarias. Por consiguiente, esta revolución abre precisamente un camino aún
más amplio al desarrollo del socialismo. Durante su curso,
43
un artículo publicado el 30 de junio de 1925, en el que polemiza con los nacionalistas yugoslavos de la época. Este
artículo, titulado "Una vez más sobre la cuestión nacional",
se incluye en un libro traducido por Chang Chung-shi y publicado bajo el título de Stalin sobre la cuestión nacional.
En dicho artículo se lee el siguiente párrafo:
atraviesa varias fases debido a los cambios en el campo contrario y entre sus propios aliados, pero su carácter fundamental permanece inalterado.
Tal revolución combate consecuentemente al imperialismo, y por lo tanto este no la tolera y lucha contra ella. En
cambio, el socialismo la aprueba, y el Estado socialista y el
proletariado internacional socialista la ayudan.
"Semic se remite a un pasaje del folleto de Stalin El marxismo y la cuestión nacional, escrito a fines de 1912. En dicho pasaje se dice que `bajo el capitalismo ascensional, la
lucha nacional es una lucha entre las clases burguesas'. Por
lo visto, con esto, Semic quiere dar a entender que es acertada la fórmula con que determina el sentido social del movimiento nacional en las presentes condiciones históricas.
Pero el folleto de Stalin fue escrito antes de la guerra imperialista, cuando el problema nacional aún no era considerado por los marxistas un problema de significación mundial, cuando la reivindicación fundamental de los marxistas
sobre el derecho de autodeterminación no era considerada
una parte de la revolución proletaria, sino una parte de la
revolución democrático-burguesa. Sería ridículo perder de
vista que desde entonces ha cambiado radicalmente la situación internacional, que la guerra, por un lado, y la Revolución de Octubre en Rusia, por otro, han convertido el problema nacional, de parte integrante de la revolución democrático-burguesa, en parte integrante de la revolución socialista proletaria. Ya en octubre de 1926, en su artículo `Balance de la discusión sobre la autodeterminación', Lenin decía que el derecho de autodeterminación, punto básico del
problema nacional, había dejado de ser una parte del movimiento democrático general y se había convertido ya en
parte integrante de la revolución proletaria general, de la revolución socialista. No hablo ya de trabajos posteriores,
tanto de Lenin como de otros representantes del comunismo
ruso, sobre la cuestión nacional. ¿Qué significación puede
tener, después de todo esto, la referencia de Semic al indicado pasaje del folleto de Stalin, escrito en el período de la
revolución democrático-burguesa en Rusia, ahora cuando,
en virtud de la nueva situación histórica, hemos entrado en
una nueva época, en la época de la revolución proletaria?
Sólo puede tener una significación: la de que Semic cita
fuera del espacio y del tiempo, independientemente de la situación histórica real, violando así los requisitos elementales de la dialéctica, y sin tener presente que lo que es acertado en una situación histórica puede resultar desacertado
en otra."
Por eso, esta revolución no puede ser sino parte de la revolución mundial socialista proletaria.
"La revolución china es parte de la revolución mundial"
-- esta correcta tesis fue planteada ya durante la Primera
Gran Revolución china de 1924-1927. Fue planteada por los
comunistas chinos y aprobada por todos cuantos participaban entonces en la lucha antiimperialista y antifeudal. Sin
embargo, la significación de esta tesis no fue esclarecida en
aquellos días, de suerte que la gente sólo tenía una vaga idea
al respecto. "Revolución mundial" ya no se refiere a la vieja
revolución mundial, puesto que la vieja revolución mundial
burguesa tocó a su fin hace tiempo; se refiere a la nueva
revolución mundial, la revolución mundial socialista. Igualmente, "parte" ya no significa parte de la vieja revolución
burguesa, sino de la nueva revolución socialista. Este es un
formidable cambio, sin parangón en la historia de China ni
del mundo.
Esta correcta tesis, planteada por los comunistas chinos,
se basa en la teoría de Stalin.
Ya en 1918, en un artículo conmemorativo del I aniversario de la Revolución de Octubre, Stalin escribía:
"La grandiosa significación mundial de la Revolución de
Octubre consiste principalmente:
1) en que ha ensanchado el marco de la cuestión nacional,
convirtiéndola de problema particular de la lucha contra la
opresión nacional en Europa, en el problema general de liberar del imperialismo a los pueblos oprimidos, a las colonias y semicolonias;
2) en que ha abierto amplias posibilidades y caminos
efectivos para esta liberación, facilitando así considerablemente a los pueblos oprimidos del Occidente y del Oriente
su liberación y llevándolos al cauce común de la lucha victoriosa contra el imperialismo;
3) en que de este modo ha tendido un puente entre el Occidente socialista y el Oriente esclavizado, formando un
nuevo frente de revoluciones contra el imperialismo mundial, que va desde los proletarios del Occidente, pasando por
la revolución rusa, hasta los pueblos oprimidos del
Oriente."96
De esto se desprende que hay dos tipos de revolución
mundial, y el primero pertenece a la categoría burguesa o
capitalista. La era de este tipo de revolución mundial pasó
hace mucho tiempo; tocó a su fin con el estallido de la Primera Guerra Mundial imperialista de 1914, y, sobre todo,
con la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia. Desde entonces, comenzó el segundo tipo de revolución mundial: la
revolución mundial socialista proletaria. Esta revolución
tiene como Fuerza principal al proletariado de los países capitalistas, y como aliados, a las naciones oprimidas de las
colonias y semicolonias. Sean cuales fueren las clases, partidos o individuos de una nación oprimida que se incorporen
Después de escribir este artículo, Stalin ha desarrollado
en muchas ocasiones la teoría de que las revoluciones de las
colonias y semicolonias han dejado de pertenecer a la vieja
categoría y pasado a formar parte de la revolución socialista
proletaria. La explicación más clara y precisa la da Stalin en
J. V. Stalin: "La Revolución de Octubre y la cuestión nacional".
[pág. 359]
96
44
a la revolución, tengan o no conciencia de este punto, lo entiendan o no en el plano subjetivo, basta con que luchen contra el imperialismo para que su revolución sea parte de la
revolución mundial socialista proletaria, y ellos mismos,
aliados de ésta.
chino aún no había aparecido en la escena política como
fuerza de clase consciente e independiente, sino que participaba en la revolución siguiendo a la pequeña burguesía y la
burguesía. Este fue el caso, por ejemplo, en la época de la
Revolución de 1911. Después del Movimiento del 4 de
Mayo, la dirección política de la revolución democráticoburguesa de China dejó de pertenecer a la burguesía y pasó
a manos del proletariado, aunque la burguesía nacional continuó participando en la revolución. El proletariado chino,
gracias a su propio crecimiento y a la influencia de la Revolución Rusa, se convirtió rápidamente en una fuerza política
consciente e independiente. Fue el Partido Comunista de
China el que lanzó la consigna de "¡Abajo el imperialismo!"
y planteó un programa consecuente para toda la revolución
democrático-burguesa, y él fue el único partido que llevó
adelante la revolución agraria.
Hoy, la revolución china tiene una significación aún mayor. Vivimos una época en que la crisis económica y política del capitalismo hunde cada día más al mundo en la Segunda Guerra Mundial; en que la Unión Soviética ha llegado al período de transición del socialismo al comunismo
y está capacitada para dirigir y ayudar al proletariado y a las
naciones oprimidas de todo el mundo en la lucha contra la
guerra imperialista y la reacción capitalista; en que el proletariado de los países capitalistas se está preparando para derrocar el capitalismo e implantar el socialismo, y en que el
proletariado, el campesinado y los intelectuales y demás
sectores de la pequeña burguesía de China han Llegado a
constituir, bajo la dirección del Partido Comunista de China,
una gran fuerza política independiente. En esta época, ¿debemos o no atribuir a la revolución china una significación
mundial aún mayor? Creo que sí. La revolución china es una
parte muy importante de la revolución mundial.
La burguesía nacional china, por pertenecer a un país colonial y semicolonial y verse oprimida por el imperialismo,
aún tiene en ciertos períodos y hasta cierto punto un carácter
revolucionario, incluso en la época del imperialismo, en el
sentido de que se opone a los imperialistas extranjeros y,
como testimonian la Revolución de 1911 y la Expedición al
Norte, a los gobiernos de burócratas y caudillos militares
del país, y puede aliarse con el proletariado y la pequeña
burguesía contra los enemigos que a todos les interesa combatir. En esto se diferencia la burguesía china de la burguesía de la vieja Rusia zarista. Como esta última era ya una
potencia imperialista militar-feudal, un Estado agresor, su
burguesía no tenía ningún carácter revolucionario. Allí, el
deber del proletariado era luchar contra la burguesía, y no
aliarse con ella. En cambio, dado que China es un país colonial y semicolonial, víctima de la agresión, su burguesía
nacional tiene en ciertos períodos y hasta cierto punto un
carácter revolucionario. Aquí, el proletariado tiene el deber
de no pasar por alto este carácter revolucionario de la burguesía nacional y de formar con ella un frente único contra
el imperialismo y los gobiernos de burócratas y caudillos
militares.
La revolución china en su primera etapa (subdividida en
múltiples fases) es, por su carácter social, una revolución
democrático-burguesa de nuevo tipo, y no es todavía una
revolución socialista proletaria; sin embargo, hace ya mucho tiempo que forma parte de la revolución mundial socialista proletaria, y, más aún, constituye actualmente una parte
muy importante de ella y es una gran aliada suya. La primera etapa o primer paso de esta revolución, de ningún
modo es ni puede ser el establecimiento de una sociedad capitalista bajo la dictadura de la burguesía china, sino el establecimiento de una sociedad de nueva democracia bajo la
dictadura conjunta de todas las clases revolucionarias del
país dirigida por el proletariado; con ello culminará la primera etapa. Entonces, será el momento de llevar la revolución a su segunda etapa: el establecimiento en China de una
sociedad socialista.
Pero, al mismo tiempo, precisamente por pertenecer a un
país colonial y semicolonial y ser, en consecuencia, extremadamente débiles los terrenos económico y político, la
burguesía nacional china tiene también otro carácter, o sea,
su tendencia a la conciliación con los enemigos de la revolución. Aun en los momentos en que participa en la revolución, es reacia a romper por entero con el imperialismo; además, está estrechamente vinculada a la explotación que se
ejerce en el campo mediante el arriendo de la tierra. Por ello,
no quiere ni puede derrocar completamente al imperialismo
y aún menos a las fuerzas feudales. Así, no es capaz de solucionar ninguno de los dos problemas o tareas fundamentales de la revolución democrático-burguesa China. En
cuanto a la gran burguesía china, representada por el Kuomintang, se entregó en brazos del imperialismo y se confabuló con las fuerzas feudales para combatir al pueblo revolucionario durante el largo período de 1927 a 1937. A partir
de 1927, la burguesía nacional china también siguió por algún tiempo a la contrarrevolución. Y ahora, durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, el sector de la gran burguesía representado por Wang Ching-wei ha capitulado ante
el enemigo, lo que constituye una nueva traición de esta
He ahí la característica más fundamental de la actual revolución china, el nuevo proceso revolucionario de los últimos veinte años (a contar del Movimiento del 4 de Mayo de
1919) y el contenido vivo y concreto de esta revolución.
V. LA POLITICA DE NUEVA DEMOCRACIA
La revolución china se divide en dos etapas históricas, y
la primera es la revolución de nueva democracia; ésta es la
nueva característica histórica de la revolución china. Ahora
bien, ¿cómo se manifiesta concretamente esta nueva característica en las relaciones políticas y económicas internas de
China? Esto es lo que examinaremos a continuación.
Antes del Movimiento del 4 de Mayo de 1919 (que tuvo
lugar después de la Primera Guerra Mundial imperialista de
1914 y de la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia), la
pequeña burguesía y la burguesía (a través de sus intelectuales) ejercían la dirección política de la revolución democrático-burguesa de China. En esa época, el proletariado
45
clase. Esta esotra diferencia entre la burguesía china y la antigua burguesía de los países de Europa y Norteamérica, especialmente de Francia. Cuando la burguesía de estos países, y en particular la de Francia, se encontraba todavía en
su época revolucionaria, la revolución burguesa fue allí relativamente consecuente; en cambio, la burguesía china no
tiene ni siquiera ese grado de consecuencia.
una tercera forma de Estado: la república de nueva democracia. Esta es la forma que corresponde a un determinado
período histórico y, por lo tanto, es una forma de transición,
pero obligatoria y necesaria.
De esto se desprende que los múltiples sistemas de Estado en el mundo pueden reducirse a tres tipos fundamentales, si se clasifican según el carácter de clase de su Poder:
1) república bajo la dictadura de la burguesía; 2) república
bajo la dictadura del proletariado, y 3) república bajo la dictadura conjunta de las diversas clases revolucionarias.
De un lado, la posibilidad de que participe en la revolución, del otro, la tendencia a la conciliación con los enemigos de la revolución: tal es el doble carácter de la burguesía,
la que desempeña dos papeles a la vez. Este doble carácter
lo tuvo también la antigua burguesía de Europa y Norteamérica. Frente a un enemigo poderoso, la burguesía es une con
los obreros y campesinos para combatirlo, pero cuando éstos despiertan, la burguesía se alía en contra suya con el
enemigo. Esta es una ley general válida para la burguesía de
todos los países, pero dicha característica resulta aún más
pronunciada en la burguesía china.
El primer tipo lo constituyen los Estados de vieja democracia. En la actualidad, después del estallido de la Segunda
Guerra imperialista, ya no queda rastro de democracia en
muchos países capitalistas, transformados o en vías de
transformarse en Estados donde la burguesía ejerce una sangrienta dictadura militar. Pueden ser incluidos en este tipo
los Estados bajo la dictadura conjunta de los terratenientes
y la burguesía.
Está perfectamente claro que, en China, ganará la confianza del pueblo quien sepa dirigirlo en la lucha por derrocar al imperialismo y a las fuerzas feudales, porque tanto
aquél como éstas, en especial el imperialismo, son los
enemigos mortales del pueblo. En la actualidad, el salvador
del pueblo será quien sepa dirigirlo en la lucha por expulsar
al imperialismo japonés y establecer un sistema democrático. La historia ha probado que la burguesía china no es
capaz de cumplir esta tarea, la cual, por lo tanto, recae inevitablemente sobre los hombros del proletariado.
El segundo tipo es el vigente en la Unión Soviética, y se
halla en gestación en los países capitalistas. En el futuro,
ésta será la forma dominante en todo el mundo por un determinado período.
El tercer tipo es una forma de Estado de transición que
debe adoptarse en las revoluciones de los países coloniales
y semicoloniales. Cada una de dichas revoluciones tendrá
necesariamente características propias, pero éstas representarán ligeras diferencias dentro de la semejanza general.
Siempre que se trate de revoluciones en colonias o semicolonias, la estructura del Estado y del Poder será forzosamente idéntica en lo fundamental, es decir, se establecerá un
Estado de nueva democracia bajo la dictadura conjunta de
las diversas clases antiimperialistas. En la China de hoy, el
frente único antijaponés representa esta forma de Estado de
nueva democracia. Es antijaponés, antiimperialista, y es,
además, una alianza de las diversas clases revolucionarias,
un frente único. Desgraciadamente, aunque la Guerra de Resistencia lleva ya tanto tiempo, la labor de democratización
del Estado apenas si se ha iniciado en la mayor parte del país
-- salvo en las bases de apoyo democráticas antijaponesas,
dirigidas por el Partido Comunista --, debilidad fundamental que el imperialismo japonés ha explotado para penetrar
a paso largo en China. Si no se cambia de política, el futuro
de nuestra nación correrá grave peligro.
En consecuencia, como quiera que sea, el proletariado, el
campesinado y los intelectuales y demás sectores de la pequeña burguesía de China constituyen las fuerzas fundamentales que deciden el destino del país. Estas clases, unas
ya conscientes y otras en vías de serlo, necesariamente se
convertirán en los elementos básicos en la estructura del Estado y del Poder de la república democrática china, con el
proletariado como fuerza dirigente. La república democrática china que queremos establecer ahora, sólo puede ser
una república democrática bajo la dictadura conjunta de todos los sectores antiimperialistas y antifeudales, dirigida por
el proletariado, es decir, una república de nueva democracia, una república de los nuevos Tres Principios del Pueblo
auténticamente revolucionarios con sus Tres Grandes Políticas.
Esta república de nueva democracia será diferente, por
una parte, de la vieja república capitalista, al estilo europeo
y norteamericano, bajo la dictadura de la burguesía, esto es,
la república de vieja democracia, ya caduca. Por otra parte,
será diferente también de la república socialista, al estilo soviético, bajo la dictadura del proletariado, república que ya
florece en la Unión Soviética y que se establecerá también
en todos los países capitalistas y llegará a ser indudablemente la forma dominante de estructura del Estado y del Poder en todos los países industrialmente avanzados. Esta
forma, sin embargo, no puede ser adoptada, por un determinado período histórico, en la revolución de los países coloniales y semicoloniales. Consecuentemente, en todos estos
países, la revolución sólo puede adoptar en dicho período
Estamos hablando aquí de la cuestión del "sistema de Estado". Decenios de disputas, comenzadas en los últimos
años de la dinastía Ching, no han conseguido esclarecer esta
cuestión. En realidad, el problema se refiere simplemente al
lugar que ocupan las diversas clases sociales dentro del Estado. La burguesía oculta siempre el lugar que ocupan las
clases y ejerce su dictadura de una sola clase bajo la etiqueta
de "nacional". Tal ocultación no beneficia en nada al pueblo
revolucionario y a éste hay que explicarle con claridad el
asunto. El término "nacional" está bien, pero no debe abarcar a los contrarrevolucionarios y colaboracionistas. El tipo
de Estado que necesitamos hoy es una dictadura de todas las
clases revolucionarias sobre los contrarrevolucionarios y
colaboracionistas.
46
VI. LA ECONOMIA DE NUEVA DEMOCRACIA
"En los Estados modernos, el llamado sistema democrático está en general monopolizado por la burguesía y se ha
convertido simplemente en un instrumento de opresión contra la gente sencilla. En cambio, según el Principio de la Democracia sostenido por el Kuomintang, el sistema democrático es un bien común de toda la gente sencilla y no se permite que sea propiedad exclusiva de unos pocos."
La república de este tipo que se establezca en China debe
ser de nueva democracia no sólo en su política, sino también
en su economía.
Los grandes bancos y las grandes empresas industriales y
comerciales deben ser propiedad estatal en esta república.
Así lo declaró solemnemente el "Manifiesto del I Congreso Nacional del Kuomintang", en 1924, que fue un congreso de cooperación entre el Kuomintang y el Partido Comunista. En los últimos dieciséis años el propio Kuomintang ha venido violando esta declaración, lo que ha creado
la presente grave crisis nacional. Este es un craso error, y
esperamos que lo corrija en las purificadoras llamas de la
Guerra de Resistencia contra el Japón.
"Todas las empresas, pertenecientes a chinos o extranjeros, que fueren de carácter monopolista o demasiado grandes para la administración privada, tales como bancos, ferrocarriles y líneas aéreas, serán administradas por el Estado, con el fin de que el capital privado no pueda dominar
la vida material del pueblo; éste es el sentido fundamental
de la limitación del capital."
Así lo declaró también solemnemente el "Manifiesto del I
Congreso Nacional del Kuomintang", que fue un congreso
de cooperación entre el Kuomintang y el Partido Comunista, y ésa es una política correcta en cuanto a la estructura
económica de la república de nueva democracia. En esta república, dirigida por el proletariado, el sector estatal de la
economía será de carácter socialista y constituirá la fuerza
dirigente en toda la economía nacional; no obstante, la república no confiscará el resto de la propiedad privada capitalista, ni prohibirá el desarrollo de aquella producción capitalista que "no pueda dominarla vida material del pueblo",
ya que la economía china está todavía muy atrasada.
En cuanto a la cuestión del "sistema de gobierno", se trata
de la forma en que se organiza el Poder, la forma que una
clase social determinada imprime a los órganos de Poder
que establece con miras a luchar contra sus enemigos y protegerse a sí misma. Sin órganos de Poder adecuados que lo
representen, no hay Estado. En las circunstancias actuales,
China puede adoptar un sistema de asambleas populares:
asamblea popular nacional, provincial, distrital, territorial y
cantonal, correspondiendo a las asambleas populares de los
diversos niveles elegir los respectivos gobiernos. Pero este
sistema debe fundarse sobre elecciones con sufragio realmente universal e igual para todos, sin distinción de sexo,
creencia, fortuna, instrucción, etc.; sólo un sistema electoral
así dará a cada clase revolucionaria una representación
acorde con el lugar que ocupe en el Estado, permitirá expresar la voluntad del pueblo, facilitará la dirección de la lucha
revolucionaria y encarnará el espíritu de la nueva democracia. Este es el centralismo democrático. Sólo un gobierno
basado en el centralismo democrático puede poner en pleno
juego la voluntad de todo el pueblo revolucionario y luchar
con la mayor eficacia contra los enemigos de la revolución.
El espíritu de "no permitir que sea propiedad exclusiva de
unos pocos", debe reflejarse en la composición del gobierno
y del ejército; sin un sistema auténticamente democrático no
podrá alcanzarse este objetivo, y no habrá correspondencia
entre el sistema de Estado y el sistema de gobierno.
La república adoptará ciertas medidas necesarias para
confiscarlas tierras de los terratenientes y distribuirlas entre
los campesinos que no tienen tierra o tienen poca, haciendo
realidad la consigna del Dr. Sun Yat-sen de "La tierra para
el que la trabaja", con el fin de abolir las relaciones feudales
en el campo y convertir la tierra en propiedad privada de los
campesinos. Se permitirá la existencia de la economía de
campesino rico. Tal es la política de "igualamiento del derecha a la propiedad de la tierra". La consigna correcta para
esta política es "La tierra para el que la trabaja". En general,
no se establecerá aún en esta etapa una agricultura socialista; no obstante, contendrán elementos de socialismo las
diversas formas de economía cooperativa que se desarrollen
sobre la base de "La tierra para el que la trabaja".
La economía china tiene que seguir el camino de la "limitación del capital" y del "igualamiento del derecho a la
propiedad de la tierra"; nunca permitiremos que sea "propiedad exclusiva de unos pocos", ni que un puñado de capitalistas y terratenientes "dominen la vida material del pueblo", ni que se establezca una sociedad capitalista al estilo
europeo y norteamericano o subsista la vieja sociedad semifeudal. Quien se atreva a tomar un rumbo contrario, no logrará su propósito, sino que fracasará rotundamente.
Como sistema de Estado, dictadura conjunta de las diversas clases revolucionarias; como sistema de gobierno, centralismo democrático. He ahí la política de nueva democracia, la república de nueva democracia, la república de frente
único antijaponés, la república de los nuevos Tres Principios del Pueblo con sus Tres Grandes Políticas, la República
de China digna de su nombre. Hoy tenemos una República
de China de nombre, pero no de hecho, y nuestra tarea actuales hacer que la realidad llegue a corresponder al nombre.
Tales son las relaciones económicas internas que una
China revolucionaria, una China en lucha contra la agresión
japonesa, debe y ha de establecer.
Tales son las relaciones políticas internas que una China
revolucionaria, una China en lucha contra la agresión japonesa, debe y tiene que establecer; ésta es la única orientación
correcta para nuestra presente labor de "reconstrucción nacional".
Tal es la economía de nueva democracia.
Y la política de nueva democracia es la expresión concentrada de esta economía.
47
enemigas nuestras, y China no puede conseguir su independencia sin la ayuda del Estado socialista y del proletariado
internacional, esto es, sin la ayuda de la Unión Soviética y
sin la ayuda que el proletariado del Japón, Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia y otros países le presta
luchando contra el capitalismo en cada uno de estos países.
Aunque no cabe afirmar que la victoria de la revolución
china sólo será posible después del triunfo de la revolución
en todos estos países o en uno o dos de ellos está fuera de
duda que esa victoria no será posible sin contar con La
fuerza adicional del proletariado de esos países. En particular, la ayuda soviética es una condición absolutamente indispensable para la victoria final de China en su Guerra de
Resistencia. Rechazar esa ayuda es llevar la revolución al
fracaso. ¿No constituyen una lección extraordinariamente
clara las campañas antisoviéticas98 lanzadas a partir de
1927? El mundo se encuentra hoy en una nueva era de revoluciones y guerras, la era de la ruina inevitable del capitalismo y el florecimiento irresistible del socialismo. En tales circunstancias, ¿no es puro delirio querer establecer en
China una sociedad capitalista de dictadura burguesa después del triunfo sobre el imperialismo y el feudalismo?
VII. REFUTACION DE LA DICTADURA BURGUESA
Más del 90 por ciento de la población del país está por un
tipo de república cuya política y economía sean de nueva
democracia; no hay otro camino.
¿Y el camino que conduce a una sociedad capitalista bajo
la dictadura de la burguesía? Es verdad que este camino lo
tomó la burguesía europea y norteamericana, pero ni la situación internacional ni la nacional permiten a China hacer
lo mismo.
En la actual situación internacional, este camino es impracticable. La situación internacional se caracteriza hoy
fundamentalmente por la lucha entre el capitalismo y el socialismo y por la declinación del capitalismo y el ascenso
del socialismo. En primer lugar, el capitalismo internacional
o imperialismo no permitirá que se establezca en nuestro
país una sociedad capitalista de dictadura burguesa. La historia moderna de China es precisamente la historia de la
agresión imperialista contra ella, de la oposición imperialista a su independencia y al desarrollo de su capitalismo.
Las anteriores revoluciones de China fracasaron siempre
porque el imperialismo las estranguló, e innumerables mártires revolucionarios cayeron con el pesar de no haber podido cumplir su misión. Hoy, el poderoso imperialismo japonés ha invadido nuestro país y quiere convertirlo en colonia suya; es el Japón el que desarrolla su capitalismo en
China, y no ésta la que desarrolla el suyo propio, y es la
burguesía japonesa, y no la china, la que ejerce aquí su dictadura. Es cierto que vivimos en el período de los últimos
forcejeos del imperialismo, que está a punto de morir; el imperialismo es el "capitalismo agonizante" 97. Pero, justamente porque está a punto de morir, depende aún más de las
colonias y semicolonias y no permitirá en absoluto que en
ninguna de ellas se establezca una sociedad capitalista de
dictadura burguesa. Precisamente porque el imperialismo
japonés está hundido en una grave crisis económica y política, es decir, porque está a punto de morir, tiene que invadir
China y convertirla en colonia, cerrándole de este modo el
camino hacia la dictadura burguesa y el desarrollo del capitalismo nacional.
Si bien tras la Primera Guerra Mundial imperialista y la
Revolución de Octubre surgió una pequeña Turquía kemalista de dictadura burguesa99 por obra de determinadas condiciones específicas (victorea de la burguesía sobre la agresión griega y escasa fuerza del proletariado), es imposible
que, después de la Segunda Guerra Mundial y de la realización de la construcción socialista en la Unión Soviética,
surja una segunda Turquía, ni mucho menos una Turquía de
450 millones de habitantes. Debido a las condiciones específicas de China(debilidad y carácter conciliador de la burguesía, y poderío y consecuencia revolucionaria del proletariado), aquí nunca se ha obtenido una ganga como la de
Turquía. ¿Acaso los burgueses chinos no pregonaron el kemalismo tras el fracaso de la Primera Gran Revolución en
1927? Pero, ¿dónde está el Kemal de China? ¿Dónde están
la dictadura burguesa y la sociedad capitalista de China?
Más aún incluso esa Turquía kemalista ha tenido finalmente
que entregarse en brazos del imperialismo anglo-francés y
se ha convertido poco a poco en una semicolonia y en parte
del reaccionario mundo imperialista. En la actual situación
internacional, todos los "héroes" de las colonias y semicolonias o bien se ponen del lado del Frente imperialista y pasan a formar parte de las fuerzas de la contrarrevolución
mundial, o bien se ponen del lado del frente antiimperialista
En segundo lugar, el socialismo no permitirá que se establezca en China una sociedad capitalista de dictadura burguesa. Todas las potencias imperialistas del mundo son
Véase V. I. Lenin, El imperialismo, fase superior del capitalismo. [pág. 369]
98 Se refiere a una serie de campañas antisoviéticas lanzadas por el
gobierno del Kuomintang después de que Chiang Kai-shek traicionó a la revolución. El 13 de diciembre de 1927, el Kuomintang
hizo asesinar al vicecónsul soviético en Cantón, y al día siguiente
su gobierno en Nankín promulgó el "Decreto de ruptura de relaciones con Rusia", retirando el reconocimiento a los cónsules soviéticos en las provincias y ordenando la suspensión de las actividades de los establecimientos comerciales soviéticos. En agosto de
1929, Chiang Kai-shek, por instigación de los imperialistas, organizó en el Nordeste actos de provocación contra la Unión Soviética, que resultaron en encuentros armadas. [pág. 370]
99 Mustafá Kemal fue el representante de la burguesía comercial
de Turquía en el período posterior a la Primera Guerra Mundial.
Los imperialistas ingleses ordenaron a Grecia, país vasallo, agredir
a Turquía; pero el pueblo turco, con la ayuda de la Unión Soviética,
derrotó a las tropas griegas en 1922. En 1923" Kemal fue elegido
Presidente de Turquía. A este respecto, Stalin dijo:
97
"La revolución kemalista es una revolución de las altas esferas,
una revolución de la burguesía comercial nacional, nacida en la
lucha contra los imperialistas extranjeros, y que en su desarrollo
posterior va, en esencia, contra los campesinos y los obreros, contra las posibilidades mismas de una revolución agraria." (Véase
"Entrevista con los estudiantes de la Universidad Sun Yat-sen".)
[pág. 370]
48
y pasan a formar parte de las fuerzas de la revolución mundial. Una de dos, no hay otro camino.
nación y a sí mismos! Aconsejamos con toda sinceridad a
estos caballeros: Abran los ojos, miren bien a China y al
mundo, vean cuanto pasa dentro y fuera del país y cuál es la
situación actual, y no repitan sus errores. Si persiste en ellos,
el futuro de nuestra nación será, naturalmente, desastroso,
pero creo que las cosas tampoco irán bien para ustedes. Es
categórico, seguro e indudable que, si los recalcitrantes de
la burguesía china no despiertan, su futuro estará lejos de
ser brillante: sólo conseguirán su propia destrucción. Por
ello, esperamos que en China se mantendrá en frente único
antijaponés y que la causa de la Resistencia, con la cooperación de todos y no el monopolio de una camarilla, será
llevada a la victoria. Esta es la única política correcta, cualquiera otra es mala. Este sincero consejo les damos los comunistas, y no digan después que no les hemos prevenido.
En cuanto a la situación nacional, la burguesía china debería haber sacado ya las lecciones necesarias. Apenas se
hubo logrado la victorea en la revolución de 1927 gracias a
la fuerza del proletariado y del campesinado y demás sectores de la pequeña burguesía, la burguesía china, encabezada
por la gran burguesía, apartó de un puntapié alas masas populares, usurpó los frutos de la revolución, formó una
alianza contrarrevolucionaria con el imperialismo y las
fuerzas feudales y, durante diez años, se entregó de lleno a
una guerra de "exterminio de los comunistas". Pero ¿cuál
fue el resultado? Hoy, cuando un enemigo poderoso ha penetrado profundamente en el territorio nacional y la Guerra
de Resistencia lleva ya dos años, ¿es posible que todavía se
quiera calcar las anticuadas recetas de la burguesía europea
y norteamericana? Ha habido un "decenio de exterminio de
los comunistas", pero de este "exterminio" no ha salido ninguna sociedad capitalista de dictadura burguesa. ¿Se quiere
hacer una nueva tentativa? Es verdad que del "decenio de
exterminio de los comunistas" ha salido la "dictadura de un
solo partido", pero ésta es una dictadura semicolonial y semifeudal. Más todavía, tras cuatro años de "exterminio de
los comunistas" (desde 1927 hasta el Incidente del 18 de
Septiembre de 1931) apareció el "Manchukuo", y después
de otros seis años de "exterminio", en 1937, los imperialistas japoneses penetraron hasta el territorio al Sur de la Gran
Muralla. Quien desee emprender hoy otro decenio de "exterminio", tendrá que realizar un nuevo tipo de "exterminio
de los comunistas", un poco diferente del viejo tipo. Pero,
¿acaso no ha aparecido ya el hombre que, adelantándose a
todos los demás, ha tomado intrépidamente a su cargo esta
nueva empresa de "exterminio de los comunistas"? Claro
que sí; es Wang Ching-wei, que se ha convertido en la celebridad anticomunista de nuevo tipo. Quien desee sumarse a
su banda es muy dueño de hacerlo; pero, si así hace, ¿no le
daría aún más vergüenza entonar monsergas como dictadura
burguesa, sociedad capitalista, kemalismo, Estado moderno, dictadura de un solo partido, "doctrina única", etc.,
etc.? Y si, en vez de sumarse a la pandilla de Wang Chingwei, alguien desea ingresar en el campo de la Resistencia
contra el Japón, pero imagina que, una vez ganada la guerra,
podrá apartar de un puntapié al pueblo, que es quien combate al Japón, adueñarse de los frutos de la Resistencia y
representar el número: "¡Viva la dictadura de un solo partido!", ¿no es esto soñar despierto? "¡Resistir al Japón!"
"¡Resistir al Japón!" Pero ¿con el esfuerzo de quienes? Sin
los obreros y sin los campesinos y demás sectores de la pequeña burguesía, no se puede avanzar ni un solo paso. Quien
se atreva a darles el puntapié será pulverizado. ¿No es ésta
una verdad elemental? Sin embargo, parece que los recalcitrantes dela burguesía china (me refiero solamente a los recalcitrantes) no han aprendido nada durante los últimos
veinte años. ¿No hemos visto cómo siguen vociferando que
hay que "restringir", "diluir" y "combatir" al Partido Comunista? ¿No hemos visto que a las "Medidas para restringir
las actividades de los partidos ajenos" han seguido las "Medidas para solucionar el problema de los partidos ajenos" y
después el "Proyecto para solucionar el problema de los partidos ajenos"? ¡Diantre! ¡Con tanto "restringir" y "solucionar", uno se pregunta qué destino están preparando a nuestra
"Si hay comida, que la compartan todos." Esta vieja máxima china tiene mucha razón. Puesto que todos debemos
combatir al enemigo, todos deberíamos tener igual derecho
a comer, a trabajar y a estudiar. Actitudes como "todo para
mí" y "que nadie se atreva a oponérseme" no son sino viejas
prácticas de señor feudal, que no sirven ya en los años 40
del siglo XX.
Los comunistas jamás descartaremos a nadie que sea revolucionario; perseveraremos en el frente único y practicaremos la cooperación a largo plazo con todas aquellas clases
y capas sociales, partidos y grupos políticos e individuos
que estén dispuestos a resistir al Japón hasta el fin. Pero si
alguien desea descartar al Partido Comunista, no lo permitiremos jamás; tampoco permitiremos que se intente dividir
el frente único. China debe persistir en la resistencia, la unidad y el progreso, y no toleraremos que nadie imponga la
capitulación, la ruptura y el retroceso.
VIII. REFUTACION DE LA PALABRERIA DE "IZQUIERDA"
Siendo impracticable el camino capitalista de la dictadura
burguesa, ¿es posible entonces el camino socialista de la
dictadura del proletariado?
No, tampoco es posible.
No cabe duda de que la actual revolución, que es la primera etapa, se desarrollará hasta llegar al socialismo, que es
la segunda. Sólo con el socialismo conocerá China la verdadera felicidad. Pero todavía no es el momento de realizar el
socialismo. Luchar contra el imperialismo y el feudalismo
es la actual tarea de la revolución china, y mientras no se la
haya cumplido, no se puede hablar de socialismo. La revolución china pasará forzosamente por dos etapas: primero,
la de la nueva democracia, y luego, la del socialismo. Además, la primera llevará bastante tiempo, no puede consumarse de la noche a la mañana. No somos utopistas y no
podemos apartarnos de las condiciones reales que enfrentamos.
Ciertos propagandistas malintencionados, confundiendo
deliberadamente estas dos etapas distintas de la revolución,
predican la llamada "teoría de una sola revolución" con la
49
intención de demostrar que todas las etapas de la revolución
están contenidas en los 'Tres Principios del Pueblo y que,
por consiguiente, el comunismo no tiene razón de ser. Valiéndose de esta "teoría", se oponen frenéticamente al comunismo y al Partido Comunista, al VIII Ejército y al
Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y a la Región Fronteriza de
Shensí-Kansú-Ningsia. Su propósito es suprimir lisa y llanamente toda revolución, oponerse a una revolución democrático-burguesa cabal y a una resistencia consecuente al Japón, y preparar la opinión pública para la capitulación ante
el invasor. Todo esto ha sido planeado por el imperialismo
japonés. En efecto, después de haber ocupado Wuján, éste
se ha dado cuenta de que no le basta la fuerza militar para
subyugar a China, y por ello ha recurrido a una ofensiva política y a señuelos económicos. Su ofensiva política consiste
en seducir a los elementos vacilantes dentro del frente antijaponés, dividir el frente único y socavar la cooperación entre el Kuomintang y el Partido Comunista. Los señuelos
económicos son las llamadas "empresas mixtas". En el Centro y el Sur de China, los invasores japoneses permiten a los
capitalistas chinos aportar el 51 por ciento del capital de tales empresas, completando el capital japonés el 49 por
ciento restante; en el Norte de China, les permiten el 49 por
ciento, mientras que el capital japonés pone el 51 por ciento
restante. Han prometido, además, devolver a los capitalistas
chinos sus antiguos bienes en forma de acciones de capital.
Algunos capitalistas sin conciencia olvidan todos los principios morales ante la perspectiva de ganancias, y arden en
deseos de hacer la prueba. Un sector de ellos, representado
por Wang Ching-wei, ya ha capitulado. Otro sector, oculto
en el seno del frente antijaponés, también desea pasarse al
otro lado. Sin embargo, con la zozobra del ladrón, temen
que los comunistas les cierren el paso y, sobre todo, que la
gente sencilla los estigmatice como colaboracionistas. Entonces, se han reunido y han decidido, como primera medida, preparar el terreno en los círculos culturales y a través
de la prensa. Una vez decidida su política, no han tardado
en contratar algunos "traficantes en metafísica" 100 más unos
cuantos trotskistas, que, pluma en ristre, alborotan y alancean a diestro y siniestro. De aquí todo el repertorio: "teoría
de una sola revolución", "el comunismo es extraño a la índole nacional de China", "el Partido Comunista no tiene razón de ser en China", "el VIII Ejército y el Nuevo 4.ƒ
Cuerpo de Ejército sabotean la Resistencia contra el Japón
y se mueven sin combatir", "la Región Fronteriza de ShensíKansú-Ningsia es un régimen separatista feudal", "el Partido Comunista es desobediente, disociador, intrigante y
perturbador"; todo esto con el fin de engañar a quienes no
saben lo que está pasando en el mundo y suministrar a los
capitalistas buenos argumentos para que, en el momento
oportuno, puedan embolsarse su 49 ó 51 por ciento y vender
al enemigo los intereses de toda la nación. Esto se llama dorar la píldora; es la preparación ideológica, o preparación de
la opinión pública, antes de capitular. Estos caballeros, que
con fingida seriedad propugnan la "teoría de una sola revolución" para oponerse al comunismo y al Partido Comunista, no persiguen más que su 49 ó 51 por ciento. ¡Cómo se
habrán devanado los sesos! La "teoría de una sola revolución" es simplemente la teoría de no hacer la revolución;
éste es el quid del asunto.
Se refiere a Chang Chün-mai y sus secuaces. Después del Movimiento del 4 de Mayo, Chang se opuso abiertamente a la ciencia
y pregonó la doctrina metafísica de la "cultura espiritual", lo que
le valió el mote de "traficante en metafísica". Por orden de Chiang
Kai-shek, publicó en diciembre de 1938 una "Carta abierta al Sr.
Mao Tse-tung", en la que abogaba frenéticamente por la supresión
del VIII Ejército, el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y la Región
Fronteriza de Shensí-Kansú-Ningsia, con lo que prestó un servicio
a Chiang Kai-shek y a los invasores japoneses. [pág. 374]
101 Cita del manifiesto del Comité Central del Partido Comunista
de China, publicado en septiembre de 1937, anunciando el establecimiento de la cooperación entre el Kuomintang y el Partido Comunista. [pág. 375]
Pero hay otros que, al parecer sin mala fe, se han dejado
embaucar por la "teoría de una sola revolución" y por la idea
puramente subjetiva de "hacer de un solo golpe la revolución política y la revolución social"; no comprenden que la
revolución se divide en etapas, que sólo se puede pasar a la
segunda etapa luego de cumplida la primera y que es imposible hacerlo todo "de un solo golpe". Su punto de vista es
igualmente muy dañino, porque confunde las etapas de la
revolución y debilita los esfuerzos dirigidos a la tarea presente. Sería correcto y conforme a la teoría marxista del
desarrollo de la revolución decir que, de las dos etapas de la
revolución, la primera proporciona las condiciones para la
segunda y que las dos deben ser consecutivas, sin que sea
permisible intercalar una etapa de dictadura burguesa. Sin
embargo, es utópico e inaceptable para los verdaderos revolucionarios afirmar que 1a revolución democrática no tiene
sus tareas específicas ni un período determinado, sino que
simultáneamente con sus tareas se puede cumplir tareas realizables sólo en otro período, por ejemplo las tareas socialistas, hacerlo todo, como ellos dicen, "de un solo golpe".
IX. REFUTACION A LOS RECALCITRANTES
En esto, los recalcitrantes de la burguesía saltan diciendo:
Bueno, ya que ustedes, los comunistas, dejan el sistema socialista para una etapa posterior, y declaran que "siendo los
Tres Principios del Pueblo [. . .] lo que China necesita hoy,
nuestro Partido está dispuesto a luchar por su completa realización"101, entonces, ¡archiven su comunismo por el momento! Este argumento, bajo el lema de "doctrina única", se
ha convertido en una Febril batahola, cuya esencia es el despotismo burgués de los recalcitrantes. Sin embargo, por cortesía, podríamos llamarlo simplemente crasa ignorancia.
El comunismo es la ideología completa del proletariado
y, a la vez, un nuevo sistema social. Esta ideología y este
sistema social difieren de todos los demás, y son los más
completos, progresistas, revolucionarios y racionales que
haya conocido la historia humana. La ideología y el sistema
social feudales ya pasaron al museo de la historia. La ideología y el sistema social capitalistas se han convertido en
piezas de musco en una parte del mundo (la Unión Soviética), mientras que en los demás países se asemejan al "moribundo que se extingue como el sol tras las colinas de Occidente", y pronto serán también relegados al museo. Sólo
100
50
la ideología y el sistema social comunistas, llenos de juventud y vitalidad, se extienden por todo el mundo con el ímpetu del alud y la Fuerza del rayo. Desde que el comunismo
científico se introdujo en China, nuevos horizontes se han
abierto ante la gente y también ha cambiado la fisonomía de
la revolución china. Sin el comunismo como guía, la revolución democrática de China jamás podría triunfar, para no
hablar de la etapa siguiente. Esta es la razón por la cual los
recalcitrantes de la burguesía exigen con tal griterío que "se
archive" el comunismo. En realidad, no se puede "archivar"
porque en tal caso China sería subyugada. Hoy, la salvación
del mundo depende del comunismo, y China no constituye
una excepción.
comunistas reconoceremos de buen talante la derrota. Pero,
si no, "archiven" cuanto antes su paparrucha de "doctrina
única", contraria al Principio de la Democracia.
Para evitar equívocos y abrir los ojos a los recalcitrantes,
se hace necesario dejar en claro las diferencias y los puntos
comunes entre los Tres Principios del Pueblo y el comunismo.
La comparación de las dos doctrinas revela analogías y
diferencias.
Primero, las analogías. Estas se encuentran entre los programas políticos básicos de ambas doctrinas para la etapa
de la revolución democrático-burguesa en China. Los tres
postulados políticos revolucionarios: Nacionalismo, Democracia y Vida del Pueblo, según la nueva interpretación que
dio Sun Yat-sen en 1924 a los Tres Principios del Pueblo,
son en lo fundamental análogos al programa político del comunismo para la etapa de la revolución democrática de
China. Gracias a estos puntos comunes y a la puesta en práctica de los Tres Principios del Pueblo, nació el frente único
entre las dos doctrinas entre los dos partidos. Es erróneo pasar por alto este aspecto.
Es del dominio público que el Partido Comunista tiene,
respecto al sistema social que propugna, un programa para
el presente y otro para el futuro, o sea, un programa mínimo
y uno máximo. Para el presente, la nueva democracia, y para
el futuro, el socialismo: éstas son dos partes de un todo orgánico, guiadas por una y la misma ideología comunista.
¿No son el colmo del absurdo los furiosos gritos de que "se
archive" el comunismo en razón de que el programa mínimo
del Partido Comunista coincide en lo fundamental con los
postulados políticos de los Tres Principios del Pueblo? Precisamente esta coincidencia fundamental nos hace posible a
los comunistas reconocer que "los Tres Principios del Pueblo constituyen la base política del frente único nacional antijapones" y declarar que "siendo los Tres Principios del
Pueblo [. . .] lo que China necesita hoy, nuestro Partido está
dispuesto a luchar por su completa realización"; de otro
modo, no podríamos hacerlo. Aquí se trata de un frente
único entre el comunismo y los Tres Principios del Pueblo
en la etapa de la revolución democrática, el tipo de frente
único en que pensaba el Dr. Sun Yat-sen al decir: "El comunismo es el buen amigo de los Tres Principios del Pueblo."102 Rechazar el comunismo es, en realidad, rechazar el
frente único. Los recalcitrantes han urdido sus argumentos
absurdos para rechazar el comunismo justamente porque
quieren hacer valer su doctrina de un solo partido y rechazar
el frente único.
Segundo, las diferencias. 1) Diferencia parcial entre los
dos programas para la etapa de la revolución democrática.
El programa político del comunismo para todo el curso de
la revolución democrática incluye la implantación definitiva
del Poder popular, la jornada de ocho horas y una revolución
agraria cabal, pero no así los Tres Principios del Pueblo. A
menos que esto se añada a los Tres Principios del Pueblo y
haya disposición a ponerlo en práctica, ambos programas
democráticos serán análogos sólo en lo Fundamental, y no
totalmente. 2) diferencia entre incluir y no incluir la etapa
de la revolución socialista. El comunismo prevé, además de
la etapa de la revolución democrática, la etapa de la revolución socialista y, por consiguiente, no sólo tiene un programa mínimo, sino también un programa máximo, es decir,
el programa para el establecimiento del socialismo y del comunismo. Los Tres Principios del Pueblo prevén solamente
la etapa de la revolución democrática y no la de la revolución socialista, y, por ende, contienen sólo un programa mínimo y no un programa máximo, es decir, no tienen un programa para el establecimiento del socialismo y del comunismo. 3) Diferencia en la concepción del mundo. La concepción comunista del mundo es el materialismo dialéctico
y el materialismo histórico, mientras que la de los Tres Principios del Pueblo es la que explica la historia en términos de
la vida del pueblo, que en esencia es dualismo o idealismo;
estas dos concepciones del mundo son opuestas entre sí. 4)
Diferencia en cuanto a la consecuencia revolucionaria. Los
comunistas hacen concordar teoría y práctica, esto es, tienen
consecuencia revolucionaria. Entre los partidarios de los
Por su parte, la teoría de la "doctrina única" es asimismo
un absurdo. Mientras existan clases, habrá tantas doctrinas
como clases haya, e incluso distintos grupos de una misma
clase tienen sus respectivas doctrinas. Puesto que la clase
feudal tiene el feudalismo; la burguesía, el capitalismo; los
budistas, el budismo; los cristianos, el cristianismo, y los
campesinos, el politeísmo, y que, en los últimos años, alguna gente ha abogado también por el kemalismo, el fascismo, el vitalismo103 y la "doctrina de la distribución según
el trabajo"104, ¿por qué el proletariado no puede tener el comunismo? Puesto que hay innumerables "ismos", ¿por qué
a la sola vista del comunismo se alza el grito de "¡archívenlo!" Francamente, no se lo puede "archivar". Más vale
que hagamos una competencia. Si el comunismo pierde, los
Véase Sun Yat-sen, "Conferencias sobre el Principio de la Vida
del Pueblo", 1924, segunda conferencia. [pág. 376]
103 Un grupo de plumíferos reaccionarios, contratados por Chen
Li-fu, uno de los cabecillas del servicio secreto de la camarilla de
Chiang Kai-shek, escribieron, bajo el tristemente celebre nombre
de aquél y con el título de Vitalismo, un libro en el que lanzaron
102
una sarta de disparates predicando el fascismo kuomintanista.
[pág. 376]
104 Consigna de la que alardeaba impúdicamente Yen Si-shan, caudillo militar y representante de los grandes terratenientes y de los
magnates de la burguesía compradora de la provincia de Shansí.
[pág. 376]
51
Tres Principios del Pueblo, excepto los más leales a la revolución y a la verdad, no existe unidad de la teoría con la
práctica, sino contradicción entre lo que dicen y lo que hacen, o sea, no tienen consecuencia revolucionaria. 'Tales son
las diferencias entre las dos doctrinas, diferencias que distinguen a los comunistas de los partidarios de los Tres Principios del Pueblo. Indudablemente, es muy erróneo pasar
por alto estas diferencias, ver solamente la unidad y no la
contradicción.
son los nuevos Tres Principios del Pueblo. Estos, y solamente éstos, son los Tres Principios del Pueblo revolucionarios, que corresponden al nuevo período.
Estos Tres Principios del Pueblo revolucionarios del
nuevo período, los nuevos, los verdaderos, son los que entrañan las Tres Grandes Políticas: alianza con Rusia, alianza
con el Partido Comunista y ayuda a los campesinos y obreros. En el nuevo período, los Tres Principios del Pueblo serían falsos o incompletos si les faltaran las Tres Grandes Políticas o una cualquiera de ellas.
Una vez comprendido todo esto, queda claro por qué los
recalcitrantes de la burguesía exigen que "se archive" el comunismo: o por despotismo burgués, o por crasa ignorancia.
En primer lugar, los Tres Principios del Pueblo revolucionarios, los nuevos, los verdaderos, han de prever la
alianza con Rusia. Es perfectamente claro que si no se
adopta la política de alianza con Rusia, el país del socialismo, inevitablemente se adoptará la política de alianza con
el imperialismo, con las potencias imperialistas. ¿No presenciamos ya esto a raíz de 1927? Cuando la lucha entre la
Unión Soviética socialista y las potencias imperialistas se
haga más aguda, China tendrá que ponerse de un lado o del
otro. Esto es inevitable. ¿Cabe no inclinarse a ningún lado?
No, eso es una ilusión. Todos los países del mundo terminarán siendo arrastrados a uno u otro de estos dos frentes, y,
de aquí en adelante, la "neutralidad" no será más que una
simple superchería. Esto es tanto más cierto en el caso de
China por cuanto para ella, empeñada como está en la lucha
contra una potencia imperialista que ha penetrado profundamente en su territorio, resulta inconcebible la victoria final sin la ayuda de la Unión Soviética. Si se abandona la
alianza con Rusia por una alianza con el imperialismo, habrá que quitarles el adjetivo "revolucionarios" a los Tres
Principios del Pueblo, que entonces se habrán convertido en
reaccionarios. Al fin y al cabo, no hay Tres Principios del
Pueblo "neutrales"; sólo los hay revolucionarios o contrarrevolucionarios. Pero, ¿no sería heroico emprender, siguiendo la vieja fórmula de Wang Ching-wei, un "combate
entre dos fuegos"105 y sacar una versión de los Tres Principios del Pueblo que convenga a este "combate"? Desgraciadamente, hasta Wang Ching-wei, el inventor de esta versión, la ha abandonado (o "archivado") para adoptar ahora
los Tres Principios del Pueblo de alianza con el imperialismo. Se puede argüir: Como los imperialistas orientales y
los occidentales son distintos, yo, al contrario de Wang
Ching-wei, que se ha aliado con el imperialismo oriental,
me aliaré con un grupo de imperialistas occidentales y apuntaré el ataque hacia el Este. ¿No sería esto muy revolucionario? Pero el caso es que los imperialistas occidentales se
oponen a la Unión Soviética y al comunismo, y si se alía
usted con ellos, le pedirán que dirija su ataque hacia el Norte
y entonces su revolución quedará en nada. Todas estas circunstancias determinan que los Tres Principios del Pueblo
revolucionarios, los nuevos, los verdaderos, entrañen la
alianza con Rusia y en ningún caso la alianza con el imperialismo en contra de Rusia.
X. LOS VIEJOS Y LOS NUEVOS TRES PRINCIPIOS
DEL PUEBLO
Los recalcitrantes de la burguesía no tienen la menor noción de los cambios históricos; sus conocimientos son tan
pobres que prácticamente son iguales a cero. Ignoran las diferencias tanto entre el comunismo y los Tres Principios del
Pueblo como entre los nuevos y los viejos Tres Principios
del Pueblo.
Los comunistas reconocemos que "los Tres Principios del
Pueblo constituyen la base política del frente único nacional
antijaponés"; declaramos que "siendo los Tres Principios
del Pueblo [. . .] lo que China necesita hoy, nuestro Partido
está dispuesto a luchar por su completa realización", y reconocemos que el programa mínimo del comunismo y los postulados políticos de los Tres Principios del Pueblo son, en
lo fundamental, idénticos. Pero ¿de qué Tres Principios del
Pueblo se trata? De los Tres Principios del Pueblo reinterpretados por el Dr. Sun Yat-sen en el "Manifiesto del I Congreso Nacional del Kuomintang", y no de otros. Yo desearía
que los caballeros recalcitrantes echasen un vistazo a este
Manifiesto en los momentos libres que les deja su reconfortante trabajo de "restringir", "diluir" y "combatir" al Partido
Comunista. En este Manifiesto, el Dr. Sun Yat-sen dice:
"Aquí está la verdadera interpretación de los Tres Principios
del Pueblo del Kuomintang." De ahí se deduce que estos son
los únicos Tres Principios del Pueblo verdaderos y que todas las demás versiones son espurias. Sólo la contenida en
el "Manifiesto del I Congreso Nacional del Kuomintang" es
la "interpretación verdadera" de los Tres Principios del Pueblo, y todas las demás son falsas. No creo que esto sea un
"cuento" comunista, pues muchos miembros del Kuomintang y yo mismo personalmente fuimos testigos de la aprobación del Manifiesto.
El Manifiesto marca el límite entre dos épocas en la historia de los Tres Principios del Pueblo. Antes de él, los Tres
Principios del Pueblo eran de la vieja categoría, de la vieja
revolución democrático-burguesa en una semicolonia, de la
vieja democracia, eran los viejos Tres Principios del Pueblo.
En segundo lugar, los Tres Principios del Pueblo revolucionarios, los nuevos, los verdaderos, han de prever la
alianza con el Partido Comunista. O bien se es aliado del
Partido Comunista, o bien se le combate. El anticomunismo
Después de él, los Tres Principios del Pueblo pasaron a
ser de la nueva categoría, de la nueva revolución democrático-burguesa en una semicolonia, de la nueva democracia,
105
Así se titulaba un artículo escrito por Wang Ching-wei después
de su traición ala revolución en 1927. [pág. 380]
52
es la política de los imperialistas japoneses y de Wang
Ching-wei; si es eso lo que usted quiere, está muy bien, y
ellos lo invitarán a entrar en su Compañía Anticomunista.
Pero, ¿no sería eso un poco sospechoso de colaboracionismo? "Yo no sigo al Japón, sino a otra potencia." Esto es
también ridículo. Siga a quien siga, basta que usted se
oponga al Partido Comunista para que sea colaboracionista,
porque ya no puede combatir al Japón. "Voy a luchar contra
el Partido Comunista independientemente." Eso es pura quimera. ¿Cómo podrían los "héroes" de una colonia o semicolonia acometer una empresa contrarrevolucionaria de esa
magnitud sin contar con la fuerza del imperialismo? En el
pasado, el imperialismo mundial puso en juego casi todas
sus fuerzas para combatir al Partido Comunista durante diez
largos años, pero en vano. ¿Cómo es que hoy, de repente,
resulta posible combatirlo "independientemente"? Se
cuenta que hay gente de fuera de la Región Fronteriza que
dice: "Está bien combatir al Partido Comunista, pero nunca
dará resultado." Si no se trata de un rumor, esta observación
es errónea a medias, porque ¿cómo puede "estar bien" combatir al Partido Comunista? Empero, la otra mitad es correcta, pues, efectivamente, eso "nunca dará resultado". La
razón fundamental de ello no reside en los comunistas, sino
en la gente sencilla, porque ésta quiere al Partido Comunista
y no le gusta "combatirlo". La gente sencilla es severa, y le
hará pagar con la vida si usted se permite combatir al Partido Comunista en los momentos en que un enemigo de la
nación ha penetrado profundamente en el territorio patrio.
Seguro: quien quiera combatir al Partido Comunista debe
estar dispuesto a que lo hagan polvo. Si no lo está, más le
valdrá abstenerse. Este es nuestro sincero consejo a todos
los "héroes" anticomunistas. Por lo tanto, nada está más
claro: los Tres Principios del Pueblo de hoy deben entrañar
la alianza con el Partido Comunista; en caso contrario, estos
Principios perecerán. Esta es para ellos una cuestión de vida
o muerte. Aliándose con el Partido Comunista, sobrevivirán; oponiéndose al Partido Comunista, perecerán. ¿Puede
alguien probar lo contrario?
el de elevar el nivel cultural de los campesinos. La Guerra
de Resistencia contra el Japón es, en esencia, una guerra
campesina. Vivimos en la época del "montañismo" 107;
reuniones, trabajo, clases, periódicos, libros, piezas teatrales: todo se hace en las montañas y todo está destinado, en
esencia, a los campesinos. Todo lo necesario para la resistencia al Japón y para nuestra propia subsistencia es suministrado, en esencia, por los campesinos. Cuando decimos
"en esencia" queremos decir "en lo Fundamental", lo que no
significa, como el propio Stalin ha explicado, pasar por alto
a los otros sectores. Cualquier escolar sabe que el 80 por
ciento de la población de China es campesina. Por eso, el
problema campesino es el problema básico de la revolución
china, y la fuerza de los campesinos constituye la fuerza
principal de ésta. Después de los campesinos vienen los
obreros, que ocupan el segundo lugar en la población china.
Hay en China varios millones de obreros industriales y varias decenas de millones de obreros artesanos y agrícolas.
China no puede vivir sin los obreros de las distintas ramas
de la industria, puesto que son ellos los productores en el
sector industrial de la economía. La revolución no puede
triunfar sin la clase obrera industrial moderna, porque es
ésta la clase dirigente de la revolución china y la más revolucionaria. En tales circunstancias, los Tres Principios del
Pueblo revolucionarios, los nuevos, los verdaderos, son necesariamente los que entrañan la política de ayuda a los
campesinos y obreros. Está condenada a desaparecer toda
versión de los Tres Principios del Pueblo que no entrañe esta
política, que no prevea una ayuda sincera a los campesinos
y obreros y no tienda a "despertar a las masas populares".
De esto se deduce que no tiene futuro ningún tipo de Tres
Principios del Pueblo que se aleje de las Tres Grandes Políticas: alianza con Rusia, alianza con el Partido Comunista y
ayuda a los campesinos y obreros. Todo partidario honesto
de los Tres Principios del Pueblo debe reflexionar seriamente sobre este punto.
Los Tres Principios del Pueblo con sus Tres Grandes Políticas, los Tres Principios del Pueblo revolucionarios, los
nuevos, los verdaderos, son los de nueva democracia, son el
desarrollo de los viejos Tres Principios del Pueblo, una gran
contribución del Dr. Sun Yat-sen y un producto de la era en
que la revolución china se ha convertido en parte de la revolución mundial socialista. Sólo a estos Tres Principios del
Pueblo el Partido Comunista de China los considera como
"lo que China necesita hoy" y se declara "dispuesto a luchar
por su completa realización". Estos son los únicos Tres Principios del Pueblo que coinciden en lo básico con el programa político del Partido Comunista para la etapa de la revolución democrática, es decir, con su programa mínimo.
En tercer lugar, los Tres Principios del Pueblo revolucionarios, los nuevos, los verdaderos, han de prever la política
de ayuda a los campesinos y obreros. Rechazar esta política,
no ayudar de todo corazón a los campesinos y obreros, y no
"despertar a las masas populares", como señalaba el Dr. Sun
Yat-sen en su Testamento, significa preparar la derrota de
la revolución y, a la vez, la propia derrota. Stalin dice que
"el problema nacional es, en esencia, un problema campesino"106. Esto quiere decir que la revolución china es, en
esencia, una revolución campesina, y la actual resistencia al
Japón, una resistencia campesina. La política de nueva democracia significa, en esencia, colocar a los campesinos en
el Poder. Los nuevos Tres Principios del Pueblo, los verdaderos, son, en esencia, la doctrina de la revolución campesina. El problema de la cultura de las masas es, en esencia,
Por su parte, los viejos Tres Principios del Pueblo fueron
producto del antiguo período de la revolución china. En
J. V. Stalin: "En torno a la cuestión nacional en Yugoslavia",
discurso pronunciado el 30 de marzo de 1925 en la Comisión Yugoslava del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista. En
el, Stalin dice que los campesinos son "el ejército básico del movimiento nacional, que sin el ejército campesino no hay ni puede
haber un movimiento nacional potente. (. . . ) el problema nacional
es, en esencia, un problema campesino". [pág. 381]
Expresión con que algunos dogmáticos dentro del Partido Comunista satirizaban al camarada Mao Tse-tung por insistir en la
importancia de las bases de apoyo revolucionarias en el campo.
Aquí, el camarada Mao Tse-tung la utiliza para recalcar el gran
papel de estas bases. [pág. 381]
106
107
53
enemigo de la nación ha penetrado profundamente en el territorio patrio, es incontestable que tales hombres se contarán por decenas y decenas de miles. Los comunistas practicaremos la cooperación a largo plazo con todos los sinceros
partidarios de los Tres Principios del Pueblo; rechazaremos
sólo a los colaboracionistas y a los anticomunistas empedernidos, y jamás abandonaremos a ningún amigo.
aquel entonces, Rusia era una potencia imperialista y, naturalmente, no podía haber política de alianza con ella; en
nuestro país no existía el Partido Comunista y, naturalmente, no podía haber política de alianza con él; tampoco el
movimiento obrero y campesino había revelado plenamente
su importancia política ni despertado la atención de la gente
y, naturalmente, no podía haber política de alianza con los
obreros y campesinos. Por ello, los Tres Principios del Pueblo del período anterior a la reorganización del Kuomintang
en 1924, pertenecen a la vieja categoría y han caducado. El
Kuomintang no habría podido seguir adelante si no los hubiera desarrollado hasta convertirlos en los nuevos Tres
Principios del Pueblo. El clarividente Dr. Sun Yat-sen se dio
cuenta de esto y, con la ayuda de la Unión Soviética y del
Partido Comunista de China, reinterpretó los Tres Principios del Pueblo, dotándolos de nuevas características adecuadas a la época, lo que permitió formar el frente único
entre los Tres Principios del Pueblo y el comunismo, establecer la primera cooperación entre el Kuomintang y el Partido Comunista, ganar la simpatía de todo el pueblo y emprender la revolución de 1924-1927.
XI. LA CULTURA DE NUEVA DEMOCRACIA
Hemos explicado arriba las características históricas de la
política china en el nuevo período y la cuestión de la república de nueva democracia. Ahora podemos pasar a la cuestión de la cultura.
Una cultura dada es el reflejo, en el plano ideológico, de
la política y la economía de una sociedad dada. Hay en
China una cultura imperialista, que es el reflejo de la total o
parcial dominación imperialista sobre China en los terrenos
político y económico. Fomentan esta cultura no sólo las instituciones culturales que manejan directamente los imperialistas en China, sino también cierto número de chinos que
han perdido todo sentido del pudor. Corresponde a esta categoría toda manifestación cultural que contenga ideas esclavizadoras. En China hay también una cultura semifeudal,
reflejo de su política y su economía semifeudales. Son representantes de esta cultura cuantos abogan por el culto a
Confucio, el estudio de los cánones confucianos, el viejo
código moral y las viejas ideas y se oponen a la nueva cultura y a las nuevas ideas. La cultura imperialista y la semifeudal, cual hermanas entrañables, forman una alianza reaccionaria en contra de la nueva cultura de China. Estas culturas reaccionarias sirven al imperialismo y a la clase feudal, y deben ser barridas. De otro modo, no será posible
construir ninguna nueva cultura. Sin destrucción, no hay
construcción; sin contención, no hay flujo; sin reposo, no
hay movimiento. La lucha entre la nueva cultura y las culturas reaccionarias es una lucha a muerte.
Los viejos Tres Principios del Pueblo eran revolucionarios en el antiguo período, y reflejaban sus características
históricas. Pero si en el nuevo período, después de establecidos los nuevos Tres Principios del Pueblo, uno sigue aferrado a lo viejo; si uno se opone a la alianza con Rusia después del nacimiento del Estado socialista, si se opone a la
alianza con el Partido Comunista después de su fundación,
si se opone a la política de ayuda a los campesinos y obreros
después de que éstos han despertado y demostrado su fuerza
política, entonces actuará en forma reaccionaria, ignorando
las circunstancias de la época. El período reaccionario posterior a 1927 fue resultado de semejante ignorancia. "Hombre sagaz es quien comprende las circunstancias de la
época", dice el proverbio. Espero que los actuales partidarios de los Tres Principios del Pueblo lo tengan presente.
Los Tres Principios del Pueblo de la vieja categoría no
presentan ninguna analogía fundamental con el programa
mínimo del comunismo, porque pertenecen al pasado y han
caducado. Y cualesquiera Tres Principios del Pueblo que se
opongan a Rusia, al Partido Comunista o a los campesinos
y obreros, serán principios reaccionarios que, lejos de tener
nada en común con el programa mínimo del comunismo,
serán enemigos del comunismo y, por lo tanto, no habrá discusión posible. Sobre esto también deben reflexionar cuidadosamente los partidarios de los Tres Principios del Pueblo.
La nueva cultura constituye el reflejo, en el plano ideológico, de la nueva política y la nueva economía, y está a su
servicio. Como ya hemos señalado en el capítulo III, la sociedad china ha cambiado gradualmente de naturaleza desde
la aparición de la economía capitalista en China; ya no es
una sociedad totalmente feudal, sino una sociedad semifeudal, aunque todavía predomina la economía feudal. Comparada con esta última, la economía capitalista es nueva. Simultáneamente con la nueva economía capitalista, han surgido y crecido nuevas fuerzas políticas: las de la burguesía,
la pequeña burguesía y el proletariado. Y la nueva cultura
es el reflejo, en el plano ideológico, de estas nuevas fuerzas
económicas y políticas, y está a su servicio. Sin la economía
capitalista, sin la burguesía, la pequeña burguesía y el proletariado y sin las fuerzas políticas que representan a estas
clases, no habría podido surgir ni la nueva ideología ni la
nueva cultura.
Pero, en todo caso, ningún hombre de conciencia abandonará los nuevos Tres Principios del Pueblo antes de que
se haya cumplido en lo fundamental la tarea antiimperialista
y antifeudal. Los únicos que los abandonan son sujetos
como Wang Ching-wei. Por más celosamente que estos elementos lleven adelante sus espurios Tres Principios del Pueblo, opuestos a Rusia, al Partido Comunista y a los campesinos y obreros, siempre habrá hombres justos y de conciencia que continúen defendiendo los verdaderos Tres Principios del Pueblo de Sun Yat-sen. Si, aun durante el período
reaccionario iniciado en 1927, fueron muchos los genuinos
partidarios de los Tres Principios del Pueblo que continuaron la lucha por la revolución china, hoy, cuando un
Estas nuevas fuerzas políticas, económicas y culturales
son todas fuerzas revolucionarias de China, que se oponen
a la vieja política, la vieja economía y la vieja cultura. Las
tres últimas se componen de dos partes: una, la política, la
54
economía y la cultura semifeudales propias de China, y la
otra, la política, la economía y la cultura imperialistas, que
predominan en la alianza entre esas dos partes. Ambas son
perniciosas y hay que destruirlas totalmente. La lucha entre
lo nuevo y lo viejo en la sociedad china es la lucha entre las
nuevas Fuerzas, las amplias masas populares (las clases revolucionarias), y las viejas fuerzas, el imperialismo y la
clase feudal. Esta lucha entre lo nuevo y lo viejo es la lucha
entre la revolución y la contrarrevolución. Dura ya todo un
siglo a contar desde la Guerra del Opio, y casi treinta años
desde la Revolución de 1911.
"retorno a los antiguos" del feudalismo chino; bastaron los
primeros contraataques de esta alianza ideológica reaccionaria para que el llamado saber nuevo arriara banderas, silenciara tambores y tocara a retirada; perdida el alma, le
quedó sólo el pellejo. En la época del imperialismo, la vieja
cultura democrático-burguesa ya estaba corrompida y no tenía ninguna vitalidad: su derrota era inevitable.
Pero, a partir del Movimiento del 4 de Mayo, las cosas
cambiaron. Surgió en China una fuerza cultural fresca, totalmente nueva: la cultura e ideología comunistas, guiadas
por los comunistas chinos, o sea, la concepción comunista
del mundo y la teoría de la revolución social. El Movimiento
del 4 de Mayo tuvo lugar en 1919, y la fundación del Partido
Comunista de China y el comienzo real del movimiento
obrero se produjeron en 1921. Todo esto sucedió después de
la Primera Guerra Mundial y de la Revolución de Octubre,
esto es, en una época en que la cuestión nacional y el movimiento revolucionario de las colonias habían tomado en el
mundo un nuevo cariz. Aquí la conexión entre la revolución
china y la revolución mundial es sumamente clara. Una
fuerza política fresca -- el proletariado y su Partido Comunista -- subió a la escena política china, y, como resultado,
la fuerza cultural fresca, con nuevo uniforme y nuevas armas, uniéndose con todos los aliados posibles y desplegando sus filas en formación de combate, lanzó una heroica
ofensiva contra las culturas imperialista y feudal. Esta
fuerza ha logrado un enorme desarrollo en el campo de las
ciencias sociales y en el de las letras y artes, o sea, en filosofía, ciencias económicas, ciencias políticas, ciencia militar, historia, literatura y arte (teatro, cine, música, escultura
y pintura). Durante los últimos veinte años, adondequiera
que esta nueva Fuerza cultural ha dirigido sus ataques, se ha
producido una gran revolución tanto en el contenido ideológico como en la forma (por ejemplo, en la lengua escrita).
Es tan imponente y poderosa que resulta invencible allí
donde llega. La movilización que ha realizado tiene una amplitud sin paralelo en la historia de China. Y el más grande
y valiente abanderado de esta nueva fuerza cultural ha sido
Lu Sin. Comandante en jefe de la revolución cultural de
China, no sólo fue un gran hombre de letras, sino también
un gran pensador y un gran revolucionario. Lu Sin fue hombre de integridad inflexible, sin sombra de servilismo ni obsequiosidad, cualidad ésta la más valiosa en los pueblos coloniales y semicoloniales. En el frente cultural, Lu Sin, representante de la gran mayoría de la nación, fue el más correcto, valiente, firme, leal y ardiente héroe nacional que
haya jamás asaltado las posiciones enemigas. El rumbo de
Lu Sin es justamente el de la nueva cultura de la nación
china.
Pero, como ya hemos indicado, también las revoluciones
pueden clasificarse en nuevas y viejas; lo que es nuevo en
un período histórico se hace viejo en otro. En China, los cien
años de revolución democrático-burguesa pueden dividirse
en dos grandes períodos: los primeros ochenta años y los
últimos veinte. Cada uno tiene su característica histórica básica: la revolución democrático-burguesa de China de los
primeros ochenta años pertenece a la vieja categoría, mientras que la de los últimos veinte, en virtud de los cambios
ocurridos en la situación política internacional y nacional,
pertenece a la nueva categoría. La vieja democracia caracteriza los primeros ochenta años; la nueva democracia, los
últimos veinte. Esta diferencia en el terreno político también
se observa en el terreno cultural.
¿Cómo se manifiesta esta diferencia en el terreno cultural? Esto es lo que a continuación explicaremos.
XII. CARACTERISTICAS HISTORICAS DE LA REVOLUCION CULTURAL DE CHINA
En el frente cultural o ideológico de China, el período anterior al Movimiento del 4 de Mayo y el que le sigue constituyen dos períodos históricos diferentes.
Antes del Movimiento del 4 de Mayo, la lucha en el frente
cultural de China fue la lucha entre la nueva cultura de la
burguesía y la vieja cultura de la clase feudal. Tal carácter
tuvieron las luchas de esa época entre el "sistema escolar
moderno" y el sistema de exámenes imperiales108, entre el
saber nuevo y el antiguo, entre el saber occidental y el tradicional. Por "sistema escolar moderno", saber nuevo o saber occidental se entendían fundamentalmente (decimos
fundamentalmente, porque todavía se mezclaban con muchos perniciosos vestigios del feudalismo chino) las ciencias naturales imprescindibles para los representantes de la
burguesía, y las teorías socio-políticas burguesas. En ese
tiempo, las ideas del saber nuevo desempeñaron un papel
revolucionario al luchar contra las ideas feudales chinas, y
sirvieron a la revolución democrático-burguesa china del
antiguo período. Sin embargo, debido a la impotencia de la
burguesía china y a la entrada del mundo en la época del
imperialismo, estas ideas burguesas fueron arrolladas en las
primeras escaramuzas por la alianza reaccionaria entre las
ideas esclavizadoras del imperialismo extranjero y las del
Antes del Movimiento del 4 de Mayo, la nueva cultura de
China era, por su carácter, la cultura de vieja democracia y
formaba parte de la revolución cultural capitalista de la burguesía mundial. A partir de dicho Movimiento, ya es la cultura de nueva democracia y forma parte de la revolución
cultural socialista del proletariado mundial.
Por "sistema escolar moderno" se entendía el sistema educacional copiado de los países capitalistas de Europa y Norteamérica.
Hacia fines del siglo XIX, los intelectuales chinos partidarios de
las reformas abogaban por la abolición del sistema de exámenes
imperiales y el establecimiento de centros de enseñanza modernos.
[pág. 386]
108
55
Hungría e Italia estaba en revolución. El Movimiento del 4
de Mayo Fue la respuesta al llamamiento de la revolución
mundial, de la Revolución Rusa y de Lenin. Fue parte de la
revolución mundial proletaria en esa época. Si bien el Partido Comunista no existía aún, había un buen número de intelectuales que aprobaban la Revolución Rusa y poseían rudimentos de la ideología comunista. Al comienzo, el Movimiento del 4 de Mayo fue el movimiento revolucionario de
un frente único de tres sectores: intelectuales de ideas comunistas, intelectuales revolucionarios de la pequeña burguesía e intelectuales de la burguesía (estos últimos formaban el ala derecha del Movimiento en aquella época). Su
punto débil consistía en que se limitaba a los intelectuales,
sin que participaran los obreros y campesinos. Pero, al desarrollarse hasta desembocar en el Movimiento del 3 de Junio109, se convirtió en un movimiento revolucionario de amplitud nacional, en el que participaron no sólo los intelectuales, sino también las amplias masas del proletariado, la
pequeña burguesía y la burguesía. La revolución cultural
emprendida por el Movimiento del 4 de Mayo fue un movimiento de oposición consecuente a la cultura feudal; nunca
se había conocido una revolución cultural tan grande y tan
consecuente desde los albores de la historia china. La revolución cultural realizó grandes proezas en esa época enarbolando las dos grandes banderas: lucha contra la vieja moral
y por la nueva moral, y lucha contra la vieja literatura y por
la nueva literatura. Sin embargo, en aquel entonces, este
movimiento cultural no pudo extenderse ampliamente entre
las masas obreras y campesinas. Planteó la consigna de "Literatura para la gente sencilla", pero, en realidad, por "gente
sencilla" se entendía sólo a los intelectuales de la pequeña
burguesía urbana y de la burguesía, esto es, a la intelectualidad urbana. Tanto ideológicamente como en materia de
cuadros, el Movimiento del 4 de Mayo preparó el terreno
para la fundación del Partido Comunista de China en 1921,
así como para el Movimiento del 30 de Mayo de 1925 y la
Expedición al Norte. Los intelectuales burgueses que constituían el ala derecha del Movimiento del 4 de Mayo transigirían en su mayoría con el enemigo durante el segundo período, pasándose a la reacción.
Antes del Movimiento del 4 de Mayo, el movimiento por
la nueva cultura o revolución cultural de China estaba dirigido por la burguesía, que aún desempeñaba el papel dirigente. Después del Movimiento del 4 de Mayo, la cultura e
ideología de la burguesía han quedado aún más atrasadas
que su política, y ya no les corresponde ningún papel dirigente; a lo sumo, pueden desempeñar, hasta cierto punto, el
papel de aliado en determinados períodos revolucionarios.
El papel dirigente en esta alianza corresponde necesariamente a la cultura e ideología del proletariado. Este es un
hecho patente, irrefutable.
La cultura de nueva democracia es la cultura antiimperialista y antifeudal de las amplias masas populares; hoy día,
es la cultura de frente único antijapones. Esta cultura sólo
puede ser dirigida por la cultura e ideología del proletariado,
es decir, por la ideología comunista, y nunca por la cultura
e ideología de ninguna otra clase. En una palabra, la cultura
de nueva democracia es la cultura antiimperialista y antifeudal de las amplias masas populares dirigida por el proletariado.
XIII. LOS CUATRO PERIODOS
La revolución cultural es el reflejo, en el plano ideológico, de las revoluciones política y económica, y está al servicio de éstas. En China, al igual que la revolución política,
la revolución cultural tiene un frente único.
La historia del frente único de la revolución cultural durante los últimos veinte años se divide en cuatro períodos.
El primero comprende dos años, de 1919 a 1921; el segundo, los seis años de 1921 a 1927; el tercero, los diez años
de 1927 a 1937, y el cuarto, los tres años de 1937 hasta el
presente.
El primer período va desde el Movimiento del 4 de Mayo
de 1919 a la fundación del Partido Comunista de China en
1921. Este Movimiento es el principal jalón de dicho período.
En el segundo período, cuyos jalones los constituyen la
fundación del Partido Comunista de China, el Movimiento
del 30 de Mayo y la Expedición al Norte, se continuó y amplió el frente único de las tres clases, formado durante el
Movimiento del 4 de Mayo, se atrajo a dicho frente al campesinado, y se estableció en el terreno político un frente
único de todas estas clases: la primera cooperación entre el
Kuomintang y el Partido Comunista. El Dr. Sun Yat-sen fue
un gran hombre no sólo porque dirigió la gran Revolución
de 1911 (aunque ésta fue una revolución democrática de la
vieja época), sino también porque, sabiendo "ajustarse a la
tendencia del mundo y responder a las necesidades de las
masas", formuló las Tres Grandes Políticas revolucionarias:
alianza con Rusia, alianza con el Partido Comunista y ayuda
El Movimiento del 4 de Mayo fue un movimiento tanto
antiimperialista como antifeudal. Su excepcional significación histórica reside en una característica que le faltó a la
Revolución de 1911: oposición consecuente e intransigente
al imperialismo y al feudalismo. Esta cualidad del Movimiento del g de Mayo se debía a que la economía capitalista
de China había dado un nuevo paso en su desarrollo, y a que
los intelectuales revolucionarios chinos concibieron nuevas
esperanzas en la liberación nacional de China al ver derrumbarse a tres grandes potencias imperialistas -- Rusia, Alemania y Austria -- y debilitarse a otras dos -- Inglaterra y
Francia --, y al ver que el proletariado ruso establecía un
Estado socialista y el proletariado de Alemania, AustriaA principios de junio de 1919, el patriótico Movimiento del 4
de Mayo entró en una nueva etapa. El 3 de junio, los estudiantes
de Pekín realizaron actos públicos y pronunciaron discursos desafiando la persecución y la represión del ejército y la policía. En
seguida, declararon una huelga, que se extendió a los obreros y
comerciantes de las ciudades de Shanghai, Nankín, Tientsín, Jangchou, Wuján y Chiuchiang y de las provincias de Shantung y Anjui. De este modo, el Movimiento del 4 de Mayo creció hasta transformarse en un amplio movimiento de masas con la participación
del proletariado, la pequeña burguesía urbana y la burguesía nacional. [pág. 389]
109
56
a los campesinos y obreros, dio una nueva interpretación a
los Tres Principios del Pueblo y así estableció los nuevos
Tres Principios del Pueblo con sus Tres Grandes Políticas.
Anteriormente, los Tres Principios del Pueblo ejercían escasa influencia en los círculos educacionales y académicos
y entre la juventud, porque no planteaban la consigna de
oponerse al imperialismo ni la de oponerse al sistema social
feudal y a la cultura e ideología feudales. Eran los viejos
Tres Principios del Pueblo, considerados por la gente como
bandera provisional de que se valía un grupo de personas
para hacerse del Poder, o sea, para ganar puestos oficiales,
una simple bandera para maniobras políticas. Pero, más
tarde, aparecieron los nuevos Tres Principios del Pueblo con
sus Tres Grandes Políticas. Gracias a la cooperación entre
el Kuomintang y el Partido Comunista y a los esfuerzos de
los militantes revolucionarios de ambos partidos, los nuevos
Tres Principios del Pueblo se extendieron por toda China,
difundiéndose entre una parte de los círculos educacionales
y académicos y la gran masa de la juventud estudiantil. Esto
se debió enteramente a que los Tres Principios del Pueblo
originales se habían desarrollado hasta convertirse en los
Tres Principios del Pueblo de nueva democracia, antiimperialistas y antifeudales, con sus Tres Grandes Políticas. Sin
este desarrollo habría sido imposible la difusión de las ideas
de los Tres Principios del Pueblo.
originariamente formaban el campo revolucionario, sólo
quedaban tres: el proletariado y el campesinado y demás
sectores de la pequeña burguesía (incluidos los intelectuales
revolucionarios) --, la revolución china entró en un nuevo
período, en el cual al Partido Comunista de China solo le
correspondió dirigir a las masas en la revolución. Este Fue
un período de campañas contrarrevolucionarias de "cerco y
aniquilamiento", por una parte, y de profundización de la
revolución, por la otra. Hubo entonces dos tipos de campañas contrarrevolucionarias de "cerco y aniquilamiento": en
el terreno militar y en el terreno cultural. También hubo dos
tipos de profundización de la revolución: la profundización
de la revolución rural y la de la revolución cultural. Por instigación de los imperialistas, las fuerzas contrarrevolucionarias de toda China y del resto del mundo fueron movilizadas para ambos tipos de campañas de "cerco y aniquilamiento", que duraron diez largos años y se distinguieron por
su inaudita crueldad: cientos de miles de comunistas y jóvenes estudiantes cayeron asesinados, y millones de obreros y
campesinos sufrieron la más salvaje represión. Los responsables de todo esto creían poder "liquidar de una vez para
siempre" al comunismo y al Partido Comunista. Sin embargo, el resultado fue todo lo contrario: ambos tipos de
campañas de "cerco y aniquilamiento" Fracasaron miserablemente. El resultado de las campañas en el terreno militar
fue la marcha del Ejército Rojo al Norte para resistir al Japón, y el de las campañas en el terreno cultural, el estallido
del Movimiento del 9 de Diciembre de 1935 una acción revolucionaria de la juventud. El resultado común de ambos
tipos de campañas fue el despertar de todo el pueblo. Estos
fueron tres resultados positivos. Lo más sorprendente es
que, encontrándose el Partido Comunista absolutamente indefenso en todas las instituciones culturales de las zonas dominadas por el Kuomintang, las campañas en el terreno cultural sufrieran allí también una rotunda derrota. ¿Por qué
ocurrió esto? ¿No da motivo para reflexionar con seriedad?
Precisamente en medio de estas campañas, el comunista Lu
Sin se convierte en el gigante de la revolución cultural
china.
Durante este período, los Tres Principios del Pueblo revolucionarios llegaron a ser la base política del frente único
entre el Kuomintang y el Partido Comunista, del frente
único de todas las clases revolucionarias; las doctrinas de
ambos partidos se unieron en este frente único, pues "el comunismo es el buen amigo de los Tres Principios del Pueblo". Por su composición de clase, fue un frente único del
proletariado, el campesinado, la pequeña burguesía urbana
y la burguesía. En esa época, utilizando como base de operaciones el semanario comunista El Guía, el periódico kuomintanista de Shanghai Diario de la República, y otros periódicos de diversas localidades, los dos partidos, conjuntamente, propagaron las ideas antiimperialistas, combatieron
la educación feudal basada en el culto a Confucio y en el
estudio de los cánones confucianos, combatieron la vieja literatura y la lengua clásica feudales, y promovieron la nueva
literatura y la lengua escrita moderna con un contenido antiimperialista y antifeudal. Durante las guerras en
Kuangtung y la Expedición al Norte, se inculcaron ideas antiimperialistas y antifeudales a las fuerzas armadas de
China, lo que hizo posible su reforma. Las consignas
"¡Abajo los funcionarios corruptos!" y "¡Abajo los déspotas
locales y shenshi malvados!" se difundieron entre los millones de campesinos y condujeron al desencadenamiento de
grandes luchas revolucionarias campesinas. Gracias a todo
esto y a la ayuda de la Unión Soviética, se logró la victoria
de la Expedición al Norte. Pero, una vez en el Poder, la gran
burguesía liquidó esta revolución, creándose así una nueva
situación política.
El resultado negativo de las campañas contrarrevolucionarias de "cerco y aniquilamiento" fue la invasión de nuestro país por el imperialismo japonés. Esta es la razón principal de que, todavía hoy, el pueblo de todo el país siga abominando esos diez años de anticomunismo.
En las luchas de ese período, el campo revolucionario
perseveró firmemente en la nueva democracia antiimperialista y antifeudal de las amplias masas populares y en los
nuevos Tres Principios del Pueblo, mientras que el campo
contrarrevolucionario practicó el despotismo de la alianza
de la clase terrateniente y la gran burguesía, alianza a las
órdenes del imperialismo. Tanto en el terreno político como
en el cultural, este despotismo decapitó las Tres Grandes
Políticas de Sun Yat-sen y sus nuevos Tres Principios del
Pueblo, acarreando así una inmensa catástrofe a la nación
china.
El tercero fue el nuevo período revolucionario de 1927 a
1937. Como al final del período precedente se había producido un cambio en el campo revolucionario -- la gran burguesía se había pasado al campo contrarrevolucionario del
imperialismo y las fuerzas feudales y la burguesía nacional
la había seguido, de manera que, de las cuatro clases que
El cuarto período es el de la actual Guerra de Resistencia
contra el Japón. En el curso zigzagueante de la revolución
china, ha reaparecido el frente único de las cuatro clases.
Pero esta vez su ámbito es mayor, pues incluye, de las capas
57
superiores, a muchos representantes de los círculos gobernantes; de las capas medias, a la burguesía nacional y la pequeña burguesía, y de las capas inferiores, a todos los proletarios. De este modo, todas las capas de la nación integran
ahora la alianza que resiste con decisión al imperialismo japonés. La primera etapa de este período duró hasta la caída
de Wuján. Durante esa etapa, el país entero vivió en un
clima de efervescencia en todos los terrenos; en lo político,
hubo una tendencia a la democratización, y en lo cultural,
una movilización bastante amplia. Con la caída de Wuján
ha comenzado la segunda etapa, durante la cual la situación
política ha sufrido muchos cambios: un sector de la gran
burguesía ha capitulado ante el enemigo, y el otro sector
desea terminar lo antes posible con la Guerra de Resistencia.
En el terreno cultural, esta situación se ha reflejado en las
actividades reaccionarias de Ye Ching110, Chang Chün-mai
y otros, y en la desaparición de la libertad de palabra y de
prensa.
de "exterminio de los comunistas" en el terreno cultural,
ahora, por lo visto, apoyan su política de "restringir" y "diluir" al Partido Comunista. No quieren que los obreros y
campesinos levanten la cabeza ni en el terreno político ni en
el cultural. Pero el despotismo cultural de los recalcitrantes
de la burguesía es un callejón sin salida; lo mismo que en el
caso del despotismo político, no cuenta con condiciones nacionales ni internacionales. En consecuencia, también sería
mejor que lo "archivaran".
En lo que concierne a la orientación de la cultura nacional, el papel dirigente le corresponde a la ideología comunista; debemos propagar activamente el socialismo y el comunismo entre la clase obrera y educar en forma adecuada
y metódica al campesinado y demás sectores de las masas
en el socialismo. Sin embargo, la cultura nacional, en su
conjunto, todavía no es socialista.
Por ser el proletariado quien dirige la política, la economía y la cultura de nueva democracia, todas ellas contienen
elementos de socialismo, que no son elementos cualesquiera, sino de importancia decisiva. Sin embargo, tomadas
en su conjunto, ni la política, ni la economía, ni la cultura
son todavía socialistas, sino de nueva democracia. Esto se
debe a que la revolución en su presente etapa es una revolución democrático-burguesa, cuya tarea básica consiste principalmente en combatir al imperialismo extranjero y al feudalismo interno, y no es una revolución socialista, llamada
a derrocar el capitalismo. Respecto de la cultura nacional,
no sería acertado creer que la existente cultura nacional es o
debe ser socialista en su totalidad. Esto sería tomar la ideología Comunista, que debemos difundir, por un programa de
acción inmediato a poner en práctica, y tomar la posición y
el método comunistas, que debemos adoptar al examinar los
problemas, realizar estudios, organizar el trabajo y formar
cuadros, por la orientación general para la educación y la
cultura nacionales en la etapa de la revolución democrática
de China. Una cultura nacional de contenido socialista será
necesariamente el reflejo de la política y la economía socialistas. Hay elementos de socialismo en nuestra política y
nuestra economía, y, como reflejo de ellos, los hay también
en nuestra cultura nacional; no obstante, tomada nuestra sociedad en su conjunto, no hemos establecido todavía una
política y una economía completamente socialistas; por lo
tanto, no podemos tener una cultura nacional totalmente socialista. Puesto que la presente revolución china forma parte
de la revolución socialista proletaria mundial, la actual
nueva cultura de China forma parte de la nueva cultura socialista proletaria mundial y es una gran aliada suya. Pero,
considerada la cultura nacional en su conjunto, si bien contiene importantes elementos de cultura socialista, no es por
entero en calidad de tal como forma parte de la cultura socialista proletaria mundial, sino en calidad de cultura de
nueva democracia, de cultura antiimperialista y antifeudal
de las grandes masas populares. Ahora bien, dado que la revolución china de hoy no puede prescindir de la dirección
del proletariado chino, la actual nueva cultura de China tampoco puede prescindir de la dirección de la cultura e ideología del proletariado chino, es decir, de la dirección de la
Para superar esta crisis, hay que luchar firmemente contra
todas las ideas opuestas a la resistencia, a la unidad y al progreso; sin destruir tales ideas reaccionarias, no habrá ninguna esperanza de ganar la guerra. ¿Qué futuro espera a esta
lucha? Este es el gran problema que preocupa al pueblo de
todo el país. A juzgar por las condiciones nacionales e internacionales, el pueblo chino tiene asegurada la victoria,
por más dificultades que surjan en el camino de la Resistencia. El progreso alcanzado en los veinte años posteriores al
Movimiento del 4 de Mayo, supera no sólo al de los ochenta
años precedentes, sino, virtualmente, al de los últimos milenios de la historia china. ¿No es de imaginar qué progresos
hará China en otros veinte años? La desenfrenada violencia
de las fuerzas tenebrosas, internas y externas, ha sumido a
nuestra nación en el desastre; pero esta misma violencia,
junto con mostrar el vigor que todavía resta a esas fuerzas,
revela que están en sus estertores finales y que las masas
populares se aproximan gradualmente a la victoria. Esto es
verdad en China, en todo el Oriente y en el mundo entero.
XIV. DESVIACIONES EN EL PROBLEMA DE LA NATURALEZA DE LA CULTURA
Todo lo nuevo se forja a través de una lucha dura y tenaz.
Así ha ocurrido con la nueva cultura, que en los últimos
veinte años ha experimentado tres virajes, describiendo una
zeta; de este modo tanto lo bueno como lo malo ha sido probado y puesto en evidencia.
Igual que en la cuestión del Poder, los recalcitrantes de la
burguesía están totalmente equivocados en la cuestión de la
cultura. No comprenden las características históricas de este
nuevo período de China ni reconocen la cultura de nueva
democracia de las amplias masas populares. Su punto de
partida es el despotismo burgués, que en el terreno cultural
es el despotismo cultural de la burguesía. Una parte de los
hombres de cultura de la llamada escuela europeo-norteamcricana111 (me refiero únicamente a una parte), que antes
aprobaron de hecho la política del gobierno del Kuomintang
Renegado del Partido Comunista, que se convirtió en trotskista
y paniaguado del servicio secreto del Kuomintang. [pág. 392]
110
111
Se refiere a un grupo cuyos representantes eran Ju Shi y otros.
[pág. 393]
58
ideología comunista. Con todo, como en la presente etapa
esta dirección significa conducir a las masas populares en
una revolución política y cultural antiimperialista y antifeudal, el contenido de la nueva cultura nacional sigue siendo,
en su conjunto, de nueva democracia, y no socialista.
sin crítica. Es erróneo preconizar la "occidentalización integral"112. China ha sufrido mucho a causa de la imitación mecánica de lo extranjero. De igual modo, al aplicar el marxismo en nuestro país, los comunistas chinos deben integrar
plena y adecuadamente la verdad universal del marxismo
con la práctica concreta de la revolución china; en otras palabras, el marxismo debe combinarse con las características
nacionales y revestir una determinada forma nacional para
poder ser útil; en ninguna circunstancia es admisible aplicarlo de manera subjetiva y formulista. Los marxistas formulistas no hacen más que mofarse del marxismo y de la
revolución china; para ellos no hay cabida en las filas de
ésta. La cultura china debe tener su propia forma, es decir,
una Forma nacional. Nacional en la forma y de nueva democracia en el contenido, tal es nuestra nueva cultura de
hoy.
Está fuera de duda que en la actualidad debemos ampliar
la difusión de la ideología comunista y poner más energía
en el estudio del marxismo-leninismo; de no proceder así,
seremos incapaces tanto de llevar la revolución china a la
futura etapa socialista como de conducir la actual revolución democrática a la victoria. Sin embargo, debemos no
solamente distinguir entre la difusión de la ideología comunista y del sistema social comunista, por una parte, y la realización práctica del programa de acción de la nueva democracia, por la otra, sino, además, distinguir entre la teoría y
el método comunistas para examinar los problemas, realizar
estudios, organizar el trabajo y formar cuadros, por un lado,
y la orientación de nueva democracia para la cultura nacional en su conjunto, por el otro. No cabe duda de que sería
muy inadecuado confundir lo uno y lo otro.
La cultura de nueva democracia es científica. Está contra
toda idea feudal y supersticiosa y por la búsqueda de la verdad en los hechos, por la verdad objetiva y por la unidad
entre la teoría y la práctica. A este respecto, el proletariado
chino, con su pensamiento científico, puede formar un
frente único contra el imperialismo, el Feudalismo y la superstición con los materialistas y hombres de ciencia de la
burguesía china que sean progresistas, pero nunca puede
formar un Frente único con ningún tipo de idealismo reaccionario. En la acción política, los comunistas pueden establecer un frente único antiimperialista y antifeudal con idealistas e incluso con creyentes, pero nunca pueden aprobar su
idealismo ni sus doctrinas religiosas. En el curso de los largos siglos de la sociedad feudal china se creó una espléndida
cultura. Analizar el proceso de desarrollo de esa cultura, eliminar su escoria feudal y asimilar su quintaesencia democrática es una condición necesaria para desarrollar la nueva
cultura nacional y reforzar la autoconfianza nacional; pero
en ningún caso podemos recogerlo todo indiscriminadamente y sin crítica. Es imperativo separar la excelente cultura antigua popular, o sea, la que posee un carácter más o
menos democrático y revolucionario, de todo lo podrido,
propio de la vieja clase dominante feudal. La nueva política
y la nueva economía actuales de China provienen de su vieja
política y su vieja economía, y su actual nueva cultura también proviene de su vieja cultura; por ello, debemos respetar
nuestra propia historia y no amputarla. Pero respetar la historia significa conferirle el lugar que científicamente le corresponde, significa respetar su desarrollo dialéctico, y no
glorificar lo antiguo para denigrar lo presente ni ensalzar el
veneno feudal. En cuanto a las masas populares y a la juventud estudiantil, lo esencial es orientarlas para que miren
hacia adelante y no hacia atrás.
Así puede verse que el contenido de la nueva cultura nacional china en la presente etapa no es ni el despotismo cultural de la burguesía, ni el socialismo proletario puro, sino
la nueva democracia antiimperialista y antifeudal de las amplias masas populares, bajo la dirección de la cultura e ideología socialistas del proletariado.
XV. CULTURA NACIONAL, CIENTIFICA Y DE MASAS
La cultura de nueva democracia es nacional. Está contra
la opresión imperialista y por la dignidad e independencia
de la nación china. Pertenece a nuestra nación y lleva sus
características. Esta cultura se alía con la cultura socialista
y la de nueva democracia de las demás naciones, establece
con ellas relaciones que permiten un enriquecimiento y
desarrollo mutuos, y con ellas forma conjuntamente una
nueva cultura mundial; pero, como cultura nacional revolucionaria, en ningún caso puede aliarse con la reaccionaria
cultura imperialista de ninguna nación. China debe tomar de
la cultura progresista de los otros países gran cantidad de
materia prima para nutrir su propia cultura, labor que en el
pasado ha sido muy insuficiente. Debemos asimilar todo lo
que hoy nos sea útil, no sólo de la actual cultura socialista y
de la de nueva democracia de otros países, sino también de
su pasada cultura, por ejemplo, de la cultura de los países
capitalistas en el siglo de las luces. No obstante, debemos
tratar todo lo extranjero como hacemos con los alimentos - primero los masticamos y luego los sometemos a un proceso de transformación por las secreciones en el estómago
y los intestinos; de este modo, los descomponemos en sustancias nutritivas, que asimilamos, y en desechos, que eliminamos --, pues solamente así podremos sacar provecho
de ello. Nunca debemos engullirnos las cosas y asimilarlas
La cultura de nueva democracia pertenece a las masas y
es, por lo tanto, democrática. Debe servir a las masas trabajadoras, a los obreros y los campesinos, que constituyen más
del 90 por ciento de la nación, y convertirse gradualmente
en su propia cultura. Hay que hacer una distinción de grado
entre los conocimientos impartidos a los cuadros revolucionarios y los impartidos a las masas revolucionarias y, a la
imitación de los países capitalistas de Europa y Norteamérica.
[pág. 396]
112
Punto de vista sostenido por un sector de intelectuales burgueses chinos que elogiaban incondicionalmente la decadente cultura
individualista de la burguesía occidental y abogaban por una total
59
vez, vincularlos, así como distinguir entre la elevación del
nivel cultural y la popularización de los conocimientos y, a
la vez, vincularlas. La cultura revolucionaria es para las
grandes masas populares una poderosa arma de la revolución. Antes de la revolución, prepara ideológicamente el terreno, y durante ella, constituye un sector necesario e importante de su frente general. Los trabajadores revolucionarios de la cultura son comandantes en diferentes niveles de
este frente cultural. "Sin teoría revolucionaria, no puede haber tampoco movimiento revolucionario" 113; de esto se desprende lo importante que es el movimiento cultural revolucionario para el movimiento práctico de la revolución.
Tanto el movimiento cultural como el práctico deben ser de
masas. Por consiguiente, los trabajadores progresistas de la
cultura deben tener, durante la Guerra de Resistencia contra
el Japón, su propio ejército cultural, y éste no puede ser sino
las grandes masas populares. Un trabajador revolucionario
de la cultura que no vaya a las masas es un "comandante sin
tropas" y no dispone de la potencia de fuego para abatir al
enemigo. Para alcanzar este objetivo, la lengua escrita debe
ser reformada bajo determinadas condiciones y nuestro lenguaje tiene que aproximarse al de las masas populares, porque son ellas la fuente inagotable de nuestra cultura revolucionaria.
20 de febrero de 1940
Es muy significativo que hoy los representantes de todos
los sectores de la población de Yenán se congreguen aquí,
en un acto para fundar la Asociación por la Promoción del
Régimen Constitucional y que todo el mundo se interese en
la cuestión constitucional. ¿Cuál es el propósito de esta Asociación? Favorecer la expresión de la voluntad popular y
contribuir a la victoria sobre el Japón y a la construcción de
una nueva China.
La resistencia al Japón, que todos apoyamos, se está llevando a cabo, y ahora todo el problema consiste en mantenerla. Pero, hay algo más, y es la democracia, que no ha sido
realizada todavía. Tanto ésta como aquella son hoy de importancia primordial para China. Sin duda, China carece de
muchas cosas, pero las principales son dos: independencia
y democracia. Con que falte una u otra, los asuntos de China
no marcharán bien. Mientras a China le faltan estas dos cosas, le sobran otras dos. ¿Cuáles? La opresión imperialista
y la opresión feudal. Por culpa de ellas, China se ha convertido en un país colonial, semicolonial y semifeudal. En la
actualidad, lo que necesita principalmente todo el pueblo es
independencia y democracia; por eso tenemos que destruir
al imperialismo y al feudalismo. Tenemos que destruirlos
resuelta y definitivamente, y sin el más mínimo asomo de
piedad. Algunos afirman que lo único que se necesita es
construcción y no destrucción. Cabe preguntar entonces:
¿No hay que destruir a Wang Ching-wei? ¿Ni al imperialismo japonés? ¿Ni al sistema feudal? Sin destruir estos males, toda construcción es inconcebible. Sólo destruyéndolos
China podrá salvarse y emprender su construcción; de otra
manera, todo será delirar y nada más. Sólo con la destrucción de lo viejo y podrido, será posible la construcción de
lo nuevo y sano. Combinando la independencia con la democracia, se logrará una resistencia basada en la democracia, es decir, una democracia al servicio de la resistencia.
Sin democracia la resistencia fracasará. Sin democracia será
imposible proseguir la resistencia; con ella, la victoria será
nuestra aunque tengamos que resistir ocho o diez años.
Cultura nacional, científica y de masas: tal es la cultura
antiimperialista y antifeudal de las amplias masas populares, la cultura de nueva democracia, la nueva cultura de la
nación china.
La política, la economía y la cultura de nueva democracia, combinadas, constituyen la república de nueva democracia, la República de China digna de su nombre, la nueva
China que nos proponemos crear.
La nueva China está a la vista. ¡Saludémosla!
Ya los mástiles del barco se divisan en lontananza. ¡Acojamos a la nueva China con una ovación!
¡Levantemos los brazos! ¡La nueva China es nuestra!
¿Qué es el régimen constitucional? Es un régimen democrático. Estoy de acuerdo con lo que acaba de decir nuestro
viejo camarada Wu115. Pero, ¿qué clase de régimen democrático necesitamos hoy? El régimen de nueva democracia,
el régimen constitucional de nueva democracia. No el de la
pretendida democracia, viejo, caduco y de estilo europeonorteamericano, que es la dictadura burguesa, y tampoco,
por el momento, la democracia de tipo soviético, que es la
dictadura del proletariado.
Mao Tse-tung
EL REGIMEN CONSTITUCIONAL DE NUEVA DEMOCRACIA114
V. I. Lenin: ¿Qué Hacer?, I, d. [pág. 397]
Discurso el camarada Mao Tse-tung ante la Asociación de Yenán por la Promoción del Régimen Constitucional. En aquel entonces. muchos camaradas el Partido, desorientados por la engañosa propaganda de Chiang Kai-shek sobre la instauración de un
régimen constitucional, creían que el Kuomintang podría realmente establecerlo. En este discurso, el camarada Mao Tse-tung
puso al descubierto la superchería de Chiang Kai-shek, arrebató de
sus manos la propaganda sobre el régimen constitucional y la convirtió en un arma para despertar al pueblo a fin de que éste exigiera
a Chiang Kai-shek democracia y libertad. De este modo, muy
pronto Chiang Kai-shek se vio obligado a guardarse su falacia y
durante toda la Guerra de Resistencia contra el Japón nunca más
se atrevió a propagar su llamado régimen constitucional.
115 Se trata del camarada Wu Yu-chang, entonces presidente de la
Asociación de Yenán por la Promoción el Régimen Constitucional. [pág. 426]
113
114
60
La democracia de viejo tipo, practicada en otros países,
está hoy en decadencia y se ha hecho reaccionaria. En ninguna circunstancia podemos aceptarla. El régimen constitucional del que hablan los recalcitrantes chinos es la democracia burguesa de viejo tipo existente en el extranjero.
Ellos pregonan su deseo de tal régimen constitucional, pero
en realidad no lo quieren, y hablan de él sólo para engañar
al pueblo. Lo que en verdad desean es la dictadura fascista
de un solo partido. La burguesía nacional china sí quiere
realmente este tipo de régimen constitucional, y anhela establecer en China la dictadura burguesa; pero nunca lo conseguirá, pues el pueblo chino no lo desea, ni acepta la dictadura uniclasista de la burguesía. Los asuntos de China tienen que ser decididos por la gran mayoría de los chinos; el
monopolio del Poder por la burguesía ha de ser rechazado
de plano. ¿Y la democracia socialista? Claro que es algo
muy bueno, y en el futuro se realizará en todo el mundo.
Pero, hoy en China es impracticable todavía y, en consecuencia, tenemos que pasarnos sin ella por el momento.
Sólo cuando las condiciones estén dadas, será posible poner
en práctica la democracia socialista. El tipo de régimen democrático que necesitamos ahora no es el viejo ni tampoco
el socialista, sino el de nueva democracia, que corresponde
a las actuales condiciones de China. El régimen constitucional que nos disponemos a implantar debe ser de nueva democracia.
"apremiar"? Si todos avanzaran, nadie tendría que ser apremiado. ¿Por qué nos hemos tornado la molestia de celebrar
esta reunión? Precisamente porque algunos, en vez de avanzar, están tendidos, inmóviles y se niegan a progresar. No
sólo rehusan marchar adelante, sino que quieren retroceder.
Aun si se les exhorta a avanzar, prefieren morir antes que
hacerlo; a tales sujetos los llamamos recalcitrantes. Y son
tan recalcitrantes que hemos tenido que celebrar esta
reunión para "apremiarlos". ¿De dónde proviene la palabra
"apremiar"? ¿Quién la aplicó por primera vez en este sentido? No hemos sido nosotros, sino un gran hombre por todos respetado, el Dr. Sun Yat-sen, quien dijo: "Durante cuarenta años me he dedicado a la causa de la revolución nacional". En su Testamento podemos leer lo siguiente: "En
los últimos días he recomendado la instauración de la
Asamblea Nacional, [. . .] es particularmente necesario
`apremiar' su realización en el plazo más breve posible. Esta
es mi más ferviente recomendación." Camaradas, no se trata
de una "recomendación" común, sino de una "ferviente recomendación". Una "ferviente recomendación" no es una
cualquiera. ¿Cómo puede ser ignorada a la ligera? Él dijo
además: "en el plazo más breve posible"; no es el más largo,
no es un plazo relativamente largo, ni es un plazo simplemente breve, sino "el plazo más breve posible". Si queremos
que la Asamblea Nacional se haga realidad en el plazo más
breve posible, tenemos que "apremiar" por ella. Hace
quince años que murió el Dr. Sun, pero hasta la fecha no ha
sido instaurada la Asamblea Nacional que él propugnaba.
Armando cada día alboroto en torno al régimen de tutela, se
ha dilapidado inútilmente el tiempo; el plazo más breve posible ha sido estirado hasta convertirlo en el más largo; y
todavía se invoca continuamente el nombre del Dr. Sun.
¡Cómo censuraría el espíritu del Dr. Sun a estos indignos
sucesores suyos! Ahora está perfectamente claro que sin
"apremiar" no habrá el menor avance; es necesario "apremiar", porque son muchos los que están echando hacia atrás,
y muchos otros no han despertado todavía.
¿Qué es el régimen constitucional de nueva democracia?
Es la dictadura conjunta de las diversas clases revolucionarias sobre los colaboracionistas y reaccionarios. Alguien
dijo una vez: "Si hay comida, que la compartan todos." Me
parece que esto puede servir de metáfora ilustrativa de la
nueva democracia. Puesto que la comida debe ser compartida por todos, es inadmisible que un solo partido, grupo o
clase ejerza la dictadura. Esta idea la expresó muy bien el
Dr. Sun Yat-sen en el "Manifiesto del I Congreso Nacional
del Kuomintang", en el que dice:
"En los Estados modernos, el llamado sistema democrático está en general monopolizado por la burguesía y se ha
convertido simplemente en un instrumento de opresión contra la gente sencilla. En cambio, según el Principio de la Democracia sostenido por el Kuomintang, el sistema democrático es un bien común de toda la gente sencilla y no se permite que sea propiedad exclusiva de unos pocos."
Como algunos no avanzan, tenemos que apremiarlos;
como otros avanzan con lentitud, tenemos que hacer otro
tanto con ellos. Esta es la razón por la cual hemos creado
tantas asociaciones para la promoción del régimen constitucional, entre los jóvenes, las mujeres y los obreros, en las
escuelas, las entidades oficiales y las unidades armadas. Todas ellas han trabajado con entusiasmo y han conseguido
éxitos. Y hoy fundamos la asociación general con el objeto
de apremiar, todos juntos, la instauración del régimen constitucional y la aplicación de las enseñanzas del Dr. Sun Yatsen.
Camaradas, para el estudio del régimen constitucional
debemos leer toda clase de libros, pero en particular este
Manifiesto, y grabarnos en la memoria las palabras que acabamos de citar. "[. . .] es un bien común de toda la gente
sencilla y no se permite que sea propiedad exclusiva de unos
pocos": he aquí el contenido concreto del régimen constitucional de nueva democracia al que nos referimos, es decir,
la dictadura democrática conjunta de las diversas clases revolucionarias sobre los colaboracionistas y reaccionarios;
éste es el régimen constitucional que necesitamos hoy. Tal
debe ser también el régimen constitucional de frente único
antijaponés.
Algunos dicen: "Ustedes están en Yenán y ellos se encuentran en distintos lugares. ¿De qué sirve entonces que
ustedes los apremien, si ellos no se dan por enterados?" De
algo sirve, porque los acontecimientos se desarrollan, y esa
gente tendrá que darse por enterada. Si celebramos más
reuniones, escribimos más artículos, pronunciamos más discursos y enviamos más telegramas, es imposible que se nieguen a escucharnos. En mi opinión, las numerosas asociaciones que creamos en Yenán para apremiar el establecimiento del régimen constitucional tienen dos propósitos:
primero, estudiar el problema y, segundo, apremiar. ¿Por
qué tenemos que estudiar? Porque, como ellos no avanzan,
La reunión de hoy tiene por objeto apremiar el establecimiento de un régimen constitucional. ¿Por qué tenemos que
61
hemos de apremiarlos; y si nos preguntan: "¿Por qué nos
apremian?", tendremos que darles una respuesta. Y para
ello, hay que hacer un serio estudio del cómo y el porqué
del régimen constitucional. Nuestro viejo camarada Wu
acaba de decir muchas cosas al respecto. Todas las escuelas,
entidades oficiales, unidades del ejército y sectores de la población deben estudiar el problema el régimen constitucional que enfrentamos hoy.
Incluso aquellos que se han opuesto siempre al régimen
constitucional116, han comenzado a hablar de él. ¿Por qué?
Porque, presionados por el pueblo, que está luchando contra
los japoneses, se ven obligados a contemporizar un poco.
Armando un gran jaleo con tambores y trompetas, hasta llegan a decir a voz en cuello: "¡Hemos preconizado siempre
un régimen constitucional!" Hace años que oímos hablar del
régimen constitucional, pero hasta la fecha no hemos visto
ni sombra de él. Esa gente dice una cosa y actúa de otra manera; esto se llama doblez en el problema del régimen constitucional. La doblez es el verdadero rasgo de su "preconizado siempre". Los recalcitrantes de hoy son precisamente
esta gente con dos caras. El régimen constitucional de que
hablan es un fraude. En un futuro no muy lejano, tal vez
ustedes podrán ser testigos de la promulgación de una constitución y del nombramiento de un presidente, por añadidura. Pero, ¿la democracia y la libertad? ¡Quién sabe cuándo
se las van a conceder! Si de constituciones se trata, China
ya tuvo una. ¿No fue Tsao Kun117 quien la promulgó? Sin
embargo, ¿dónde estaban la democracia y la libertad? En
cuanto a presidentes, ya ha habido muchos; el primero, Sun
Yat-sen, fue un buen presidente. Pero fue depuesto por
Yuan Shi-kai. El segundo fue Yuan Shi-kai; el tercero, Li
Yuan-jung118; el cuarto, Feng Kuo-chang119; y el quinto, S¸
Shi-chang120; ¡no han sido pocos! Pero, ¿en qué se diferenciaron de los despóticos emperadores? Tanto la constitución
como los presidentes fueron imposturas. El "régimen constitucional" y el "régimen democrático" de países como Inglaterra, Francia y los Estados Unidos son hoy, en realidad,
regímenes de caníbales. Lo mismo puede decirse de muchos
países de la América Central y del Sur, que exhiben el letrero de repúblicas, pero donde no hay en realidad ni rastro
de democracia. Sucede igual con los recalcitrantes de la
China actual. Hablan del régimen constitucional sólo para
"vender carne de perro exhibiendo una cabeza de cordero".
Venden la carne de perro de su dictadura unipartidista poniendo como muestra la cabeza de cordero del régimen
constitucional. No los ataco gratuitamente; mis palabras están bien fundadas pues mientras ellos hablan del régimen
constitucional, no conceden al pueblo ni un ápice de libertad.
Una vez que hayamos estudiado el tema, podremos empujar a la gente a que avance. Empujarla es "apremiarla", y
si damos un empujón en todos los terrenos, las cosas se moverán gradualmente hacia adelante. Después, numerosas pequeñas corrientes confluirán formando un gran río que
arrastrará todo lo podrido e inmundo, y entonces aparecerá
el régimen constitucional de nueva democracia. El efecto de
semejante empujón será muy grande. Nuestras actividades
en Yenán no pueden dejar de influir en todo el país.
Camaradas, ¿creen ustedes que, una vez efectuadas las
reuniones y enviados los telegramas, esos recalcitrantes se
sentirán anonadados, marcharán adelante: y obedecerán
nuestras órdenes? No, no son tan dóciles. Muchos de ellos
se han graduado en escuelas especiales para la preparación
de recalcitrantes. Son recalcitrantes hoy, lo serán mañana, e
incluso pasado mañana. ¿Qué es un recalcitrante? Es una
persona anquilosada, retrógrada, que no avanzará hoy, tampoco mañana, ni pasado mañana. Así es el recalcitrante. Hacernos oír de esta gente no es cosa fácil.
En cuanto a los regímenes constitucionales instaurados
hasta hoy en el mundo, ya sea en Inglaterra, Francia, los Estados Unidos o la Unión Soviética, ha sido siempre después
del triunfo de la revolución cuando se ha promulgado una
ley fundamental, una constitución, para reconocer la existencia de hecho de la democracia. Pero el caso de China es
distinto. En China no ha triunfado todavía la revolución y,
excepto en zonas como nuestra Región Fronteriza, el régimen democrático aún no es una realidad. El hecho es que
China se encuentra bajo un régimen semicolonial y semifeudal; e incluso si se promulgara una buena constitución,
ésta sería inevitablemente obstaculizada por las fuerzas feudales y obstruida por los recalcitrantes, y en consecuencia,
sería imposible ponerla en práctica felizmente. Así, el presente movimiento por un régimen constitucional tiene que
luchar por una democracia que aún no ha sido alcanzada, y
no se hace para reconocer una democracia ya existente. Se
trata de una gran batalla; no es nada fácil ni sencillo.
Camaradas, un auténtico régimen constitucional nunca
puede conseguirse fácilmente; sólo se logra a través de una
ardua lucha. Por eso, no esperen ustedes que, una vez concluidas estas reuniones, enviados los telegramas y escritos
los artículos, tendrán enseguida un régimen constitucional.
Ni tampoco pueden creer que cuando el Consejo Político
Nacional121 apruebe una resolución, el Gobierno Nacional
116
Se refiere a la camarilla reaccionaria del Kuomintang, encabezada por Chiang Kai-shek. [pág. 430]
117 En 1923" Tsao Kun, caudillo militar del Norte, se hizo elegir
Presidente de la República sobornando a 590 miembros el Parlamento al precio de 5.000 yuanes de plata por cabeza; luego promulgó una constitución elaborada por estos parlamentarios y que
se conoció como la "constitución de Tsao Kun" o la "constitución
nacida del soborno". [pág. 430]
118 En un principio fue comandante de brigada en las fuerzas de la
dinastía Ching. Se vio obligado a adherirse a la revolución durante
el Levantamiento de Wuchang en 1911 y llegó a ser gobernador
militar de la provincia de Jupei. Posteriormente, durante la dominación de los caudillos militares del Norte, fue Vicepresidente y
más, tarde, Presidente de la República. [pág. 430]
119 Subordinado de Yuan Shi-kai, a cuya muerte pasó a ser jefe de
la camarilla de Chili (Jopei) de los caudillos militares el Norte. En
1917 expulsó a Li Yuan-jung y se hizo así Presidente. [pág. 430]
120 Politicastro al servicio de la camarilla de caudillos militares del
Norte. En 1918, el Parlamento, controlado por Tuan Chi-yui, lo
eligió Presidente. [pág. 430]
121 Institución meramente consultiva que el gobierno del Kuomintang estableció a regañadientes, después de iniciada la Guerra de
Resistencia contra el Japón. Sus miembros eran todos "selecciona-
62
suyos, y murió después de haber sido emperador por unos
pocos meses123. Tuan Chi-yui, S¸ Shi-chang, Tsao Kun, Wu
Pei-fu y otros, pretendieron reprimir al pueblo, pero todos
ellos terminaron siendo derrocados por éste. Todo aquel que
intenta beneficiarse a expensas de otros acaba mal.
publique un decreto, y la Asamblea Nacional 122 se instaure
el 12 de noviembre, promulgue una constitución, e incluso
elija un presidente de la República, todo irá viento en popa
y reinará la paz sobre la Tierra. Esto es imposible; no hay
que dejarse confundir. Tenemos que explicar con claridad
la situación al pueblo, a fin de que no se desoriente. Las cosas no son tan fáciles.
Creo que los recalcitrantes anticomunistas de hoy no pueden escapar a esta regla, a menos que avancen. Pretenden
utilizar la "unificación" como pretexto altisonante para suprimir la progresista Región Fronteriza de Shensí-KansúNingsia, los progresistas VIII Ejército y Nuevo 4.ƒ Cuerpo
de Ejército, el progresista Partido Comunista y las organizaciones populares progresistas. Tienen una serie de planes
por el estilo. Pero, a mi juicio, el resultado futuro no será en
absoluto la liquidación de los progresistas por los recalcitrantes, sino a la inversa. Los recalcitrantes no podrán evadir
esta suerte a menos que ellos mismos marchen hacia adelante. Por eso, les hemos aconsejado con frecuencia que no
ataquen al VIII Ejército, al Partido Comunista, ni a la Región Fronteriza. Si, de todas maneras, persisten en ello, deben tener redactada una resolución con el siguiente encabezamiento: "Decididos a autoeliminarnos y a ofrecer al Partido Comunista la oportunidad de acrecentar considerablemente sus fuerzas, nosotros, los recalcitrantes, asumimos la
responsabilidad de atacar al Partido Comunista y a la Región Fronteriza." Los recalcitrantes han tenido rica experiencia en el "exterminio de los comunistas", y son libres de
volver a hacerlo si así lo desean. Bien comidos y bien dormidos como están, si todavía tienen ganas de "exterminar",
que lo hagan. Pero en tal caso, que se preparen para ver realizada dicha resolución, pues esto es inevitable. El "exterminio de los comunistas" perpetrado en los diez años pasados, se llevó a cabo invariablemente de acuerdo con esa resolución. Todo "exterminio" futuro igualmente tendrá que
hacerse en conformidad con ella. En vista de eso, les aconsejo que no se lancen a ningún "exterminio". Lo que el pueblo entero anhela es la resistencia, la unidad y el progreso,
y no el "exterminio de los comunistas". Por lo tanto, quien
intente "exterminar a los comunistas" está condenado al fracaso.
Entonces, ¿está todo perdido? ¿Son tales las dificultades
que no hay esperanzas de lograr el régimen constitucional?
No, eso tampoco es cierto. Todavía hay esperanzas, y, más
aún, grandes esperanzas; con toda certeza China llegará a
ser un Estado de nueva democracia. ¿Por qué lo afirmamos?
Las dificultades para establecer un régimen constitucional
se deben a que los recalcitrantes crean perturbaciones. Pero,
éstos no pueden ser recalcitrantes de por vida, lo cual nos
hace albergar grandes esperanzas. En todo el mundo, los recalcitrantes pueden comportarse como tales hoy, mañana, e
incluso pasado mañana, pero no eternamente, y al fin tendrán que cambiar. Ahí tienen a Wang Ching-wei; fue recalcitrante durante largo tiempo, pero cuando le fue imposible
desempeñar más ese papel en el campo de la Resistencia,
tuvo que echarse en brazos del Japón. Otro ejemplo es el de
Chang Kuo-tao, quien también fue recalcitrante durante mucho tiempo, pero puso pies en polvorosa después de que lo
combatimos en una serie de reuniones. En realidad, los recalcitrantes son testarudos, pero no inmutables; después de
serlo por un cierto tiempo, terminan por cambiar, se convierten en algo tan despreciable como heces de perro. Algunos han tenido un cambio positivo, también como resultado
de la continua lucha que hemos llevado a cabo contra ellos;
han reconocido sus errores y se han enmendado. Sea como
fuere, los recalcitrantes cambiarán. En todo momento tienen
entre manos diversas intrigas: cómo sacar beneficios a expensas de otros, cómo actuar con doblez, etc. Pero cada vez
les sale el tiro por la culata. Siempre empiezan por causar
daño a otros y terminan perjudicándose a sí mismos. Una
vez dijimos que Chamberlain estaba "levantando una piedra
sólo para dejarla caer sobre sus propios pies", y nuestras palabras han sido confirmadas. En el pasado, Chamberlain soñaba en utilizar a Hitler a modo de piedra para lanzarla contra los pies del pueblo soviético; pero en aquel día de septiembre del año pasado, cuando estalló la guerra entre Alemania, por un lado, e Inglaterra y Francia, por el otro, la
piedra que levantaba Chamberlain cayó sobre sus propios
pies y aún continúa haciéndole daño. También existen en
China muchos ejemplos parecidos. Yuan Shi-kai deseaba
aplastar los pies del pueblo, pero terminó por aplastarse los
En pocas palabras, toda acción regresiva conduce a un
resultado contrario a los deseos originales de su promotor.
Esta regla no tiene excepción ni en el pasado ni en el presente, ni en China ni en el extranjero.
Lo mismo sucede hoy con el régimen constitucional. Si
122
dos" por el gobierno el Kuomintang. Nominalmente estaba constituida por los representantes de todos los partidos y grupos políticos
antijaponeses, pero, realmente, en ella dominaba la mayoría kuomintanista. No tenía ningún poder para influir en la política o medidas del gobierno kuomintanista. Como el Kuomintang chiangkaishekista se hacía cada vez más reaccionario, la proporción de
los kuomintanistas y otros reaccionarios crecía en el Consejo
mientras que el número de los elementos democráticos disminuía
y su libertad de palabra era diariamente recortada, y así esta institución se convirtió en simple instrumento de los reaccionarios del
Kuomintang. Después del Incidente el Sur de Anjui, ocurrido en
1941. los miembros comunistas el Consejo rehusaron varias veces
asistir a sus sesiones, en señal de protesta contra las medidas reaccionarias el Kuomintang. [pág. 431]
En septiembre de 1939, a propuesta del Partido Comunista y de
los elementos democráticos de otros partidos y grupos políticos, la
IV Sesión del Consejo Político Nacional aprobó una resolución en
la que se reclamaba al gobierno del Kuomintang la instauración de
una asamblea nacional en fecha determinada para establecer un régimen constitucional. En noviembre del mismo año, la VI Sesión
Plenaria el Comité Ejecutivo Central del Kuomintang anunció que
la Asamblea Nacional sería instaurada el 12 de noviembre de 1940.
El Kuomintang aprovechó esta oportunidad para intensificar su
propaganda engañosa. La resolución no fue puesta en práctica.
[pág. 431]
123 Yuan Shi-kai se proclamó emperador el 12 de diciembre de
1915, pero se vio obligado a renunciar a su título el 22 de marzo
de 1916. [pág. 432]
63
los recalcitrantes persisten en su oposición al régimen constitucional, el resultado será desde luego contrario a sus deseos. El movimiento por un régimen constitucional no seguirá nunca el derrotero trazado por los recalcitrantes, sino
que, en contra de sus deseos, seguirá inevitablemente el
rumbo trazado por el pueblo. Y de ello no hay duda, porque
así lo exigen el pueblo de todo el país, el desarrollo histórico
de China y la tendencia general de los acontecimientos mundiales, y ¿quién puede oponer resistencia a esto? Es imposible hacer volver atrás las gigantescas ruedas del carro de la
historia. No obstante, la tarea que emprendemos requiere
tiempo y no puede realizarse de la noche a la mañana; reclama un gran esfuerzo y no puede cumplirse de cualquier
manera; exige la movilización de las grandes masas populares, y no puede ser llevada a cabo por un solo par de manos. Está muy bien que nos hayamos reunido hoy; después
de la reunión debemos escribir artículos, enviar telegramas
y celebrar otras reuniones como ésta en las montañas Wutai,
en las montañas Taijang, en el Norte y Centro y en el resto
del país. Si seguimos trabajando de esta manera durante varios años, estaremos más o menos cerca de nuestra meta.
Tenemos que cumplir bien esta tarea, alcanzar la democracia y la libertad, y poner en práctica el régimen constitucional de nueva democracia. Si en vez de actuar así, dejamos
que los recalcitrantes hagan su camino, la nación será subyugada. Para evitar la subyugación, tenemos que trabajar tal
como se ha señalado. Este objetivo exige los esfuerzos de
todos. Si lo hacemos así, habrá grandes esperanzas para
nuestra causa. También es necesario entender que, después
de todo, los recalcitrantes no son más que una minoría,
mientras la inmensa mayoría no son recalcitrantes sino
gente capaz de avanzar. Con la mayoría enfrentada a la minoría, más nuestros esfuerzos, la esperanza será aún mayor.
Por eso digo que la tarea es difícil, pero la esperanza es
grande.
tiempos de la Revolución Agraria, no sólo es totalmente inaplicable hoy, en la Guerra de Resistencia, sino que ya entonces era errónea, pues surgió de la incomprensión de dos
características fundamentales de la revolución china: revolución democrático-burguesa en un país semicolonial y revolución prolongada. Manifestaciones de esa política fueron, por ejemplo, la apreciación de la quinta campaña de
"cerco y aniquilamiento" y nuestra correspondiente contracampaña como la batalla decisiva entre el camino revolucionario y el contrarrevolucionario; la eliminación económica de la burguesía (ultraizquierdismo en los terrenos laboral y tributario) y de los campesinos ricos (adjudicándoles
malas tierras); la eliminación física de los terratenientes (no
dándoles tierras); el ataque a los intelectuales; la desviación
de "izquierda" en la liquidación de los contrarrevolucionarios; la monopolización de los órganos del Poder por los comunistas; el establecimiento de objetivos comunistas para
la instrucción pública; el ultraizquierdismo en lo militar
(ataque a las grandes ciudades y negación del papel de la
guerra de guerrillas); el putchismo en el trabajo en las zonas
blancas, y el abuso de medidas disciplinarias dentro del Partido. Esta política ultraizquierdista era expresión del error
de oportunismo de "izquierda", era exactamente lo contrario
del oportunismo de derecha de Chen Tu-siu en los últimos
tiempos de la Primera Gran Revolución. En ese lapso, la
alianza lo era todo y la lucha no significaba nada, mientras
que en los últimos tiempos de la Revolución Agraria la lucha lo era todo y la alianza no significaba nada (excepto la
alianza con las masas básicas del campesinado): manifestaciones bien claras de las dos políticas extremistas. Ambas
políticas causaron enormes pérdidas al Partido y a la revolución.
Hoy, nuestra política de frente único nacional antijaponés
no es ni de mera alianza sin lucha, ni de mera lucha sin
alianza, sino que combina la alianza y la lucha. Esto significa concretamente:
1. Unir en el frente único nacional antijaponés a todos los
que participen en la Resistencia (es decir, a todos los obreros, campesinos, soldados, intelectuales y hombres de negocios que luchen contra el invasor japonés).
A PROPOSITO DE NUESTRA POLITICA 124
25 de diciembre de 1940
2. Seguir una política de independencia y autodecisión
dentro del frente único, manteniendo tanto la unidad como
la independencia.
Ante la presente campaña anticomunista, tiene importancia decisiva la política que adoptemos. Sin embargo, muchos de nuestros cuadros aún no comprenden que la política
del Partido para el período actual debe ser muy diferente de
la aplicada durante la Revolución Agraria. Es preciso comprender que, a lo largo de todo el período de la Guerra de
Resistencia contra el Japón, el Partido no cambiará, en ninguna circunstancia, su política de frente único nacional antijaponés, y que hoy no puede simplemente repetirse la política seguida en muchos aspectos durante los diez años de
la Revolución Agraria. En particular, la política ultraizquierdista que se siguió en muchos aspectos en los últimos
3. En materia de estrategia militar, sostener con independencia e iniciativa una guerra de guerrillas dentro de una
estrategia unificada, y tomar la guerra de guerrillas como lo
fundamental, pero no perder oportunidad alguna para realizar la guerra de movimientos cuando las condiciones sean
favorables.
4. En la lucha contra los recalcitrantes anticomunistas,
explotar las contradicciones, ganarse a la mayoría, combatir
a una minoría y aplastar a los enemigos uno por uno; luchar
con razón, con ventaja y sin sobrepasarse.
124
Instrucciones internas del Partido Comunista de China, redactadas por el camarada Mao Tse-tung en nombre del Comité Central.
64
menos pronunciado. Nuestra política está basada en estas
distinciones. El que nuestra política sea diferenciada obedece a estas distinciones en las relaciones de clases.
5. En las zonas ocupadas por el enemigo o dominadas por
el Kuomintang, seguir la política de, por una parte, desarrollar al máximo el frente único y, por la otra, mantener clandestina la organización del Partido y hacerla compacta, selecta y eficaz. En cuanto a las formas de organización y de
lucha, seguir la política de mantener clandestina la organización del Partido y hacerla compacta, selecta y eficaz, permanecer a cubierto por largo tiempo, acumular fuerzas y esperar el momento propicio.
10. Nuestra actitud frente a los imperialistas debemos determinarla de esta misma manera. Si bien el Partido Comunista se opone a todos los imperialistas, debemos distinguir
entre el imperialismo japonés, que invade a China, y las
otras potencias imperialistas, que actualmente no lo hacen;
entre los imperialistas alemanes e italianos, que se han
aliado con el Japón y han reconocido al "Manchukuo", y los
imperialistas ingleses y norteamericanos, que se oponen al
Japón; y también entre la Inglaterra y los Estados Unidos
del tiempo en que seguían la política de un Munich del Extremo Oriente y socavaban nuestra resistencia al Japón, y la
Inglaterra y los Estados Unidos de hoy, que han renunciado
a esa política y se pronuncian en favor de nuestra resistencia. Nuestro principio táctico continúa siendo explotar las
contradicciones, ganarnos a la mayoría, combatir a una minoría y aplastar a los enemigos uno por uno. Nuestra política
exterior difiere de la del Kuomintang. Este declara que "el
enemigo es uno solo y todos los demás son amigos"; en apariencia, trata de igual manera a todos los países, excepto al
Japón, pero en realidad, es probritánico y pronorteamericano. Por nuestra parte, debemos distinguir: primero, entre
la Unión Soviética y los países capitalistas; segundo, entre
Inglaterra y Estados Unidos por un lado, y Alemania e Italia,
por el otro; tercero, entre los pueblos de Inglaterra y Estados
Unidos y los gobiernos imperialistas de estos países, y
cuarto, entre la política de Inglaterra y Estados Unidos de
un Munich del Extremo Oriente y su política actual. Nuestra
política está basada en estas distinciones. Nuestra línea básica, diametralmente opuesta a la del Kuomintang, es aprovechar toda la ayuda extranjera posible con sujeción al principio de hacer la guerra independientemente y apoyarnos en
nuestros propios esfuerzos, y no, como hace el Kuomintang,
depender de la ayuda extranjera ni acogernos a uno u otro
bloque imperialista, abandonando este principio.
6. En las relaciones con las distintas clases del país, aplicar la política fundamental de desarrollar las fuerzas progresistas, ganarse a las intermedias y aislar a las recalcitrantes
anticomunistas.
7. Frente a los recalcitrantes anticomunistas, seguir una
doble política revolucionaria: aliarnos con ellos en la medida en que estén en favor de la resistencia al Japón, y aislarlos en la medida en que se obstinen en combatir al Partido
Comunista. En cuanto a la resistencia al Japón, los recalcitrantes tienen también doble carácter, y nuestra política es
aliarnos con ellos en la medida en que estén en favor de la
resistencia al Japón, y combatirlos y aislarlos en la medida
en que vacilen (por ejemplo, se confabulan con los invasores japoneses y no combaten activamente a Wang Chingwei y otros colaboracionistas). En cuanto a la oposición al
Partido Comunista, tienen igualmente doble carácter, de
suerte que para con ellos debemos seguir también una doble
política: aliarnos con ellos, mientras no estén dispuestos a
romper definitivamente la cooperación entre el Kuomintang
y el Partido Comunista, pero combatirlos y aislarlos en la
medida en que sigan una política de represión y lancen ataques armados contra nuestro Partido y el pueblo. Hay que
distinguir a tales individuos de doble carácter de los colaboracionistas y projaponeses.
8. Aun entre los colaboracionistas y projaponeses hay
quienes tienen doble carácter, y respecto a ellos debemos
igualmente emplear una doble política revolucionaria: golpearlos y aislarlos en la medida en que sean projaponeses,
pero atraerlos a nuestro lado y ganarlos en la medida en que
vacilen. Hay que hacer una distinción entre tales individuos
de doble carácter y los colaboracionistas empedernidos
como Wang Ching-wei, Wang Yi-tang125 y Shi You-san126.
Para corregir los puntos de vista unilaterales de muchos
cuadros del Partido en los problemas tácticos y sus consiguientes desviaciones a "izquierda" o derecha debemos ayudarlos a adquirir una comprensión completa e integral de los
cambios y el desarrollo de la política del Partido, tanto del
pasado como del presente. Los puntos de vista ultraizquierdistas aún están causando trastornos y siguen siendo el principal peligro en el Partido. En las zonas dominadas por el
Kuomintang, muchos camaradas no pueden aplicar seriamente la política de mantener clandestina la organización
del Partido y hacerla compacta, selecta y eficaz, permanecer
a cubierto por largo tiempo, acumular fuerzas y esperar el
momento propicio, porque subestiman la gravedad de la política anticomunista del Kuomintang; al mismo tiempo, muchos otros no pueden poner en práctica la política de desa-
9. Entre los grandes terratenientes y la gran burguesía,
hay que distinguir al sector projaponés, que se opone a la
resistencia al Japón, del sector probritánico y pronorteamericano, partidario de ella; de igual modo, los grandes terratenientes y la gran burguesía que tienen doble carácter -- están en favor de la resistencia pero vacilan, están por la unidad pero combaten al Partido Comunista --, deben ser distinguidos de la burguesía nacional, los terratenientes medios
y pequeños y los shenshi sensatos, cuyo doble carácter es
Gran burócrata del período de los caudillos militares del Norte
y colaboracionista projapones. Después de los acontecimientos del
Norte de China en 1935, Chiang Kai-shek lo tomó a su servicio.
Finalmente, actuó como títere de los invasores japoneses en el
Norte de China y en 1938 fue nombrado presidente del espurio
Consejo Político del Norte de China. [pág. 463]
125
126
Tornadizo caudillo militar del Kuomintang. Nombrado comandante en jefe del X grupo de Ejércitos del Kuomintang después del
estallido de la Guerra de Resistencia contra el Japón, no hizo más
que colaborar con las Fuerzas armadas japonesas en el Sur de Jopei
para atacar al VIII Ejército, destruir el Poder democrático antijaponés y asesinar a comunistas y elementos progresistas. [pág. 463]
65
rrollar el frente único, porque consideran de manera simplista que todo el Kuomintang está podrido, y, por lo tanto,
no saben cómo actuar. Situaciones análogas existen igualmente en las zonas ocupadas por los japoneses.
el aumento de salarios ni en la reducción de la jornada de
trabajo. En las condiciones actuales de China, resulta aún
difícil aplicar en todo el país la jornada de ocho horas y es
preciso permitir todavía la jornada de diez horas en ciertos
sectores de la producción. En otros debe fijarse la jornada
de acuerdo con las circunstancias. Los obreros tienen que
observar la disciplina laboral una vez concluido un contrato
entre el trabajo y el capital; se debe permitir que los capitalistas obtengan ciertos beneficios. De otra manera, las fábricas cerrarían, lo que perjudicaría tanto a la Resistencia como
a los propios obreros. Particularmente en las zonas rurales,
el nivel de vida y los salarios de los obreros no deben ser
elevados en demasía, pues esto podría traer objeciones de
los campesinos, el desempleo entre los obreros y la disminución de la producción.
En las zonas dominadas por el Kuomintang y en las bases
de apoyo antijaponesas, hubo quienes se preocuparon sólo
de la alianza y no de la lucha y sobrestimaron uno de los
aspectos del Kuomintang, el relacionado con la resistencia
al Japón, y, de esta manera, hicieron borrosas las diferencias
de principio entre el Kuomintang y el Partido Comunista,
negaron la política de independencia y autodecisión dentro
del frente único, contemporizaron con los grandes terratenientes, la gran burguesía y el Kuomintang, se ataron de pies
y manos y no se atrevieron a desarrollar con audacia las
fuerzas revolucionarias antijaponesas ni a luchar resueltamente contra la política del Kuomintang de combatir y restringir al Partido Comunista. Estos puntos de vista derechistas, que en una época representaban un grave peligro, están
hoy básicamente superados. Pero, desde el invierno de
1939, ha aparecido en muchas partes una desviación ultraizquierdista, resultante de los "roces" anticomunistas provocados por el Kuomintang y de nuestras luchas de autodefensa. Aunque rectificada hasta cierto punto, esta desviación no ha sido eliminada por completo y, en numerosos lugares, aún se manifiesta en muchos aspectos de nuestra política concreta. Por lo tanto, es absolutamente necesario en
la actualidad examinar y definir nuestra política concreta en
sus distintos aspectos.
Política agraria. Hay que explicar a los militantes del Partido y a los campesinos que ahora no es el momento para
una revolución agraria radical, y que la serie de medidas
adoptadas durante el período de la Revolución Agraria son
hoy inaplicables. En la actualidad, nuestra política debe establecer, por un lado, que los terratenientes reduzcan los
arriendos y los intereses, pues esto elevará entre las masas
básicas del campesinado el entusiasmo en la resistencia al
Japón, pero no conviene que tales reducciones sean excesivas. Como principio general, los arriendos tienen que rebajarse en un 25 por ciento; cuando las masas campesinas reclaman una mayor reducción, pueden quedarse con un 60 ó
70 por ciento de la cosecha, pero no más. Los intereses no
deben disminuirse más de lo que admiten las condiciones de
crédito correspondientes a la economía del país. Por otro
lado, hay que estipular que los campesinos deberán continuar pagando arriendos e intereses y que los terratenientes
podrán conservar la propiedad de sus tierras y bienes. Es
preciso no reducir los intereses al punto de hacer imposible
que los campesinos obtengan préstamos, y al ajustar las
cuentas antiguas, éstos no deben recuperar sin pago las tierras hipotecadas.
En vista de que el Comité Central ha dado ya una serie de
instrucciones a este respecto, nos limitaremos aquí a señalar
en forma resumida algunos puntos.
Organos del Poder.
Hay que practicar resueltamente el "sistema de los tres
tercios", en virtud del cual a los comunistas corresponde
sólo un tercio de los puestos en los órganos del Poder y se
atrae a un gran número de personas no afiliadas al Partido
para que participen en ellos. En zonas tales como el Norte
de Chiangsú, donde hemos comenzado apenas a establecer
el Poder democrático antijapones, la proporción de comunistas puede ser hasta inferior al tercio. Es necesario atraer
a representantes de la pequeña burguesía, la burguesía nacional y los shenshi sensatos que no sean anticomunistas activos, para que participen tanto en los organismos gubernamentales como en los cuerpos representativos populares;
igualmente, debe admitirse la participación de los miembros
del Kuomintang que no se opongan al Partido Comunista.
Asimismo, puede permitirse que un pequeño número de derechistas participe en los cuerpos representativos populares.
En ningún caso nuestro Partido debe monopolizarlo todo.
No estamos destruyendo la dictadura de la gran burguesía
compradora y la clase de los grandes terratenientes para reemplazarla por la dictadura unipartidista del Partido Comunista.
Política tributaria. Deben fijarse los impuestos según los
ingresos. Excepto los más pobres, quienes serán eximidos,
todos los que tengan ingresos, es decir, más del 80 por
ciento de la población, incluidos los obreros y campesinos,
tienen que pagar impuestos al Estado; la carga tributaria no
debe pesar únicamente sobre los terratenientes y capitalistas. Queda prohibido procurar fondos para el ejército arrestando gente e imponiéndole multas. Hasta que hayamos elaborado un sistema tributario nuevo y más adecuado, podemos utilizar el existente sistema del Kuomintang, introduciendo en él las modificaciones apropiadas.
Política de contraespionaje. Es necesario aplastar resueltamente a los colaboracionistas y anticomunistas empedernidos, sin lo cual sería imposible defender a las fuerzas revolucionarias antijaponesas. Pero en ningún caso se puede
ajusticiar en exceso ni incriminar a inocentes. En cuanto a
los reaccionarios, debe tratarse con clemencia a aquellos
que vacilen o hayan obrado bajo coacción. Hay que proscribir estrictamente la violencia física contra los presos, conceder importancia a las pruebas y no fiarse a la ligera de las
declaraciones. Nuestra política con respecto a los prisione-
Política laboral. Hay que mejorar las condiciones de vida
de los obreros; sólo así será posible elevar su entusiasmo en
la resistencia al Japón. Pero debe evitarse por todos los medios las desviaciones ultraizquierdistas, y no excederse en
66
ros capturados a las tropas japonesas, títeres o anticomunistas, es ponerlos a todos en libertad, excepto a quienes hayan
incurrido en el profundo odio de las masas y no merezcan
sino la pena capital, cuya sentencia a muerte está sujeta a la
ratificación de las autoridades superiores. Debemos ganar
para el servicio de nuestro ejército a gran número de los que
hayan sido obligados a incorporarse a las fuerzas reaccionarias y que, en mayor o menor grado, se sientan inclinados
hacia la revolución, y dejar en libertad al resto de los prisioneros; si éstos vuelven a combatir contra nosotros y son capturados de nuevo, hay que volver a ponerlos en libertad. No
debemos insultarlos, despojarlos de sus efectos personales
ni arrancarles confesiones, sino tratarlos a todos con sinceridad y benevolencia. Esta tiene que ser nuestra política respecto a ellos sin excepción, por reaccionarios que fueren.
Esta política es muy eficaz para aislar al campo reaccionario. Debe darse a los renegados, salvo aquellos que han cometido crímenes monstruosos, la oportunidad de enmendares, siempre que cesen en sus actividades anticomunistas; si
desean volver al camino de la revolución podrá aceptárselos, pero no se los puede readmitir en el Partido. No debemos identificar a los agentes ordinarios del servicio secreto
del Kuomintang con los espías y colaboracionistas al servicio del Japón, sino hacer una distinción clara entre unos y
otros y tratarlos de manera diferenciada. Hay que terminar
con la situación caótica en que cualquier institución u organización se permite practicar detenciones, y, a fin de establecer el orden revolucionario en interés de la Resistencia,
se debe estipular que, a excepción de las unidades armadas
durante las operaciones militares, únicamente los organismos judiciales o de seguridad pública tendrán autoridad
para efectuar detenciones.
Guerra de Resistencia, así corno en la exaltación del sentimiento de dignidad nacional. Debemos permitir que los elementos liberales burgueses entre los pedagogos, hombres de
letras, periodistas, sabios y técnicos, vengan a nuestras bases de apoyo para cooperar con nosotros en la instrucción
pública, la edición de periódicos y otras actividades. Debemos aceptar en nuestras escuelas a cuantos intelectuales se
muestren relativamente activos en la resistencia al Japón, y,
tras un breve período de entrenamiento, darles trabajo en el
ejército, en los organismos gubernamentales o en las organizaciones de masas; debemos ser audaces al integrarlos en
nuestras filas, emplearlos y promoverlos. No debemos exagerar la cautela por temor a la infiltración de reaccionarios.
Inevitablemente, algunos de esos elementos se infiltrarán,
pero habrá tiempo para deshacernos de ellos en el transcurso
del estudio y el trabajo. Cada base de apoyo debe instalar
imprentas, editar libros y periódicos y organizar agencias de
distribución y reparto de publicaciones. Cada base debe hacer todo lo posible por abrir grandes escuelas de cuadros, y
cuanto más grandes y numerosas sean, tanto mejor.
Política militar. Es imperativo ampliar al máximo el VIII
Ejército y el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército, ya que son las
fuerzas armadas más confiables del pueblo chino para llevar
adelante la resistencia nacional al Japón. Respecto a las tropas del Kuomintang, debemos continuar la política de no
atacarlas a menos que ellas nos ataquen, y hacer todo lo posible por trabar amistad con ellas. A fin de contribuir a la
construcción de nuestro ejército desde el punto de vista militar, debemos admitir en el VIII Ejército y en el Nuevo 4.ƒ
Cuerpo de Ejército, siempre que sea posible, a aquellos oficiales, miembros del Kuomintang o sin partido, que simpaticen con nosotros. También hay que modificar la situación
actual en que los comunistas lo dominan todo numéricamente en nuestro ejército. Por supuesto, no se debe introducir el "sistema de los tres tercios" en el ejército regular, pero,
siempre que el Partido mantenga la hegemonía en el ejército
(principio indispensable e inviolable), no hay que temer que
un gran número de simpatizantes participen en el trabajo de
los departamentos militares y técnicos de nuestro ejército.
Ahora que ya han sido firmemente establecidos los fundamentos ideológicos y organizativos de nuestro Partido y
nuestro ejército, incorporar a gran número de simpatizantes
(excluyendo, claro está, a los saboteadores), lejos de constituir un peligro, es una política necesaria, pues sin ella sería
imposible ganar la simpatía de todo el pueblo y ampliar las
fuerzas revolucionarias.
Derechos del pueblo. Es preciso dejar establecido que todos los terratenientes y capitalistas que no se opongan a la
resistencia al Japón gozarán de los mismos derechos que los
obreros y campesinos: inviolabilidad de la persona, propiedad y voto, y de las mismas libertades de palabra, de
reunión, de asociación, de pensamiento y fe. El gobierno
sólo intervendrá contra aquellos que organicen sabotajes o
rebeliones en nuestras bases de apoyo, pero protegerá a todos los demás y no los molestará.
Política económica. Debemos desarrollar activamente la
industria, la agricultura y la circulación de mercancías. Es
preciso atraer a los capitalistas de otras regiones que deseen
instalar empresas en nuestras bases de apoyo antijaponesas.
Hay que estimular a las empresas privadas y comprender
que las estatales sólo constituyen una parte de las empresas.
Todo esto tiene por objeto lograr el autoabastecimiento.
Hay que evitar que sean perjudicadas las empresas útiles.
La política aduanera y la monetaria deben responder a nuestra política básica de desarrollo de la agricultura, la industria
y el comercio, y no ir contra ella. El factor esencial para
mantener por largo tiempo nuestras bases de apoyo es lograr
su autoabastecimiento, organizando su economía concienzuda y escrupulosamente sin permitir ningún descuido.
El Partido entero debe aplicar firmemente todos estos
principios tácticos relativos al frente único, y llevar a la
práctica, en sus diversos aspectos, la política concreta que
emana de dichos principios. En momentos en que los invasores japoneses intensifican su agresión contra China y los
grandes terratenientes y la gran burguesía del país practican
una política de represión y ataques armados contra nuestro
Partido y el pueblo, sólo aplicando estos principios tácticos
y esta política concreta en sus diversos aspectos podremos
perseverar en la Guerra de Resistencia, desarrollar el frente
único, ganar la simpatía de todo el pueblo y conseguir un
cambio favorable en la situación. Sin embargo, al corregir
los errores, debemos proceder metódicamente y guardarnos
Política cultural y educacional. Hay que concentrar la
atención en la promoción y difusión entre las masas populares de las técnicas y conocimientos necesarios para la
67
de toda precipitación, que podría provocar descontento entre nuestros cuadros, desconfianza entre las masas, contraataques de los terratenientes y otros fenómenos negativos.
nuestras filas; particularmente en el período de la Revolución Agraria, llegó en ocasiones a ser un problema muy serio.
Desde el ángulo histórico, el estilo de cliché del Partido
es una reacción contra el Movimiento del 4 de Mayo.
Durante este Movimiento, la gente de ideas nuevas se
opuso a la lengua clásica y preconizó la lengua escrita moderna, combatió el viejo dogma y propugnó la ciencia y la
democracia. Todo esto fue muy justo. El Movimiento era
entonces vivo, vigoroso, progresista y revolucionario. Las
clases dominantes de aquel tiempo inculcaban a los estudiantes las doctrinas confucianas y obligaban al pueblo a
venerar esas doctrinas como un dogma religioso; todos los
autores escribían en lengua clásica. En una palabra, lo que
entonces escribían y enseñaban las clases dominantes y sus
acólitos era de estilo estereotipado y dogmático, tanto en la
forma como en el contenido. Se trataba del viejo estilo de
cliché y el viejo dogma. Un gran mérito del Movimiento del
4 de Mayo consistió en que puso al desnudo ante el pueblo
la fealdad del viejo estilo de cliché y del viejo dogma y
llamó al pueblo a luchar contra ambos. Otro gran mérito,
ligado con el precedente, fue su lucha contra el imperialismo; pero, de todos modos, la lucha contra el viejo estilo
de cliché y el viejo dogma fue una de sus grandes contribuciones. Más tarde, sin embargo, hicieron su aparición el estilo de cliché y el dogma extranjeros. Cierta gente de nuestro
Partido, gente que contravenía al marxismo, los desarrolló
hasta convertirlos en subjetivismo, sectarismo y estilo de
cliché del Partido. Estos son el nuevo estilo de cliché y el
nuevo dogma. Se encuentran tan profundamente enraizados
en la mente de muchos camaradas que incluso hoy hemos
de realizar grandes esfuerzos en el trabajo de reeducación.
Vemos, pues, que el vivo, vigoroso, progresista y revolucionario movimiento del período del 4 de Mayo, que luchó contra el viejo estilo de cliché y el viejo dogma feudales, fue
convertido luego por cierta gente en su contrario, dando origen al nuevo estilo de cliché y al nuevo dogma. Estos últimos no son vivos ni vigorosos sino muertos y rígidos; no
son progresistas sino retrógrados; no son revolucionarios
sino un obstáculo para la revolución. Esto significa que el
estilo de cliché extranjero, o estilo de cliché del Partido, es
una reacción contra la naturaleza misma del Movimiento del
4 de Mayo. Sin embargo, este Movimiento tuvo también sus
defectos. Muchos de los dirigentes de entonces carecían aún
del espíritu crítico marxista, y sus métodos eran en general
los de la burguesía, es decir, métodos formalistas. Tenían
toda la razón al combatir el viejo estilo de cliché y el viejo
dogma y preconizar la ciencia y la democracia. Pero, para
Mao Tse-tung
CONTRA EL ESTILO DE CLICHE DEL PARTIDO127
8 de febrero de 1942
El camarada Kai Feng acaba de señalarnos el propósito
de la reunión de hoy. Quisiera hablar ahora acerca de cómo
el subjetivismo y el sectarismo han hecho del estilo de cliché del Partido su instrumento de propaganda o forma de
expresión. Luchamos contra el subjetivismo y el sectarismo,
mas si no liquidamos al mismo tiempo el estilo de cliché del
Partido, los dos conservarán un lugar donde esconderse. Si
terminamos con ese estilo, daremos jaque mate al subjetivismo y al sectarismo, exhibiendo a esos dos monstruos en
sus verdaderos colores. Entonces quedarán corno una rata
que cruza la calle seguida por los gritos de "¡Matadla!", y
así podremos aniquilarlos fácilmente.
No es muy grave si uno escribe en estilo de cliché del
Partido sólo para sí mismo. Pero si da a leer lo escrito a otra
persona, se duplica el número de lectores, y eso ya causa un
daño mayor. Y si fija en la pared su escrito, si lo reproduce
en mimeógrafo, lo publica en los periódicos o lo imprime
en forma de libro, el problema es verdaderamente serio, porque su influencia puede alcanzar a mucha gente. Los que
escriben en estilo de cliché del Partido siempre desean que
sus artículos sean leídos por mucha gente. Por lo tanto, es
de necesidad imperiosa denunciar y liquidar ese estilo.
El estilo de cliché del Partido es una variante del estilo de
cliché extranjero, que Lu Sin combatió hace tiempo 128. ¿Por
qué, entonces, lo llamamos estilo de cliché del Partido? Porque, aparte del olor extranjero, tiene un tufillo a suelo natal.
¡Tal vez se lo pueda considerar como una creación! ¿Quién
dice que nuestra gente no crea nada? ¡He aquí un ejemplo!
(Carcajada general.)
El estilo de cliché del Partido ya tiene una larga historia en
"El estilo de cliché, sea viejo o nuevo, debe ser extirpado radicalmente [. . .] Otro tipo de cliché es, por ejemplo, el de aquellas
personas que sólo saben 'insultar', 'intimidar' y 'pronunciar su fallo', pero no quieren utilizar, de manera concreta y en concordancia
con la realidad, las fórmulas extraídas de la ciencia, para explicar
los nuevos hechos y fenómenos cotidianos, y se limitan a copiar
fórmulas ya confeccionadas y a aplicarlas sin discernimiento a todos y cada uno de los hechos." ("Respuesta a Chu Siu-sia".) [pág.
49]
127
Discurso pronunciado por el camarada Mao Tse-tung ante una
reunión de cuadros en Yenán.
128 La oposición al estilo de cliché, nuevo y viejo, es el consecuente
espíritu de las obras de Lu Sin. EL estilo de cliché extranjero fue
desarrollado después del Movimiento del 4 de Mayo por intelectuales burgueses y pequeñoburgueses de conceptos mezquinos.
Difundido por ellos, este estilo tuvo vigencia por largo tiempo entre las filas revolucionarias del campo cultural. Contra dicho estilo
Lu Sin se manifestó en muchas de sus obras, y lo criticó en los
siguientes términos:
68
valorar la situación de aquel tiempo, la historia y lo extranjero, carecían del espíritu crítico del materialismo histórico,
consideraban lo que calificaban de malo como algo absoluta
e íntegramente malo, y lo que calificaban de bueno como
algo absoluta e íntegramente bueno. Esta manera formalista
de abordar los problemas influyó en la evolución subsiguiente del Movimiento; el cual se dividió en dos corrientes
en el curso de su desarrollo. Un sector heredó su espíritu
científico y democrático y lo transformó sobre la base del
marxismo; eso fue lo que hicieron los comunistas y algunos
marxistas que no militaban en el Partido. El otro tomó el
camino de la burguesía, lo cual significó el desarrollo del
formalismo hacia la derecha. Pero dentro del Partido Comunista tampoco había unanimidad: una parte de sus miembros, sin haber asido firmemente el marxismo, se desviaron
y cayeron en errores formalistas, es decir, en el subjetivismo, el sectarismo y el estilo de cliché del Partido, lo cual
constituyó el desarrollo del formalismo hacia la "izquierda".
De lo anterior se deduce que el estilo de cliché del Partido
es, por un lado, una reacción contra los factores positivos
del Movimiento del 4 de Mayo, y por el otro, una herencia,
continuación o desarrollo de sus factores negativos; en
modo alguno es un fenómeno fortuito. Es útil que comprendamos este punto. Si durante el Movimiento del 4 de Mayo
era revolucionario e indispensable luchar contra el viejo estilo de cliché y el viejo dogmatismo, hoy para nosotros lo es
también criticar a la luz del marxismo el nuevo estilo de cliché y el nuevo dogmatismo. Sin la lucha contra el viejo estilo de cliché y el viejo dogmatismo en el período del Movimiento del 4 de Mayo, la mente del pueblo chino no hubiera podido liberarse de esas trabas y China no hubiese tenido esperanza de libertad e independencia. El Movimiento
del 4 de Mayo no fue más que el comienzo de esta empresa,
y la liberación completa del pueblo chino de la dominación
del viejo estilo de cliché y el viejo dogmatismo requiere aún
grandes esfuerzos y sigue siendo una inmensa obra en el camino de la transformación revolucionaria. Si hoy no luchamos contra el nuevo estilo de cliché y el nuevo dogmatismo,
la mente del pueblo chino se verá sometida a otro tipo de
formalismo. Si no anulamos el efecto producido por el veneno del estilo de cliché del Partido en una parte de nuestros
camaradas (claro que sólo en una parte), si no corregimos
los errores dogmáticos que ellos han cometido, será imposible despertar el vivo y vigoroso espíritu revolucionario,
erradicar el vicio de tomar una actitud incorrecta hacia el
marxismo, y difundir y desarrollar ampliamente el auténtico
marxismo; además, no seremos capaces de sostener una
enérgica lucha contra la influencia del viejo estilo de cliché
y el viejo dogma existente entre todo el pueblo, ni contra la
del estilo de cliché y el dogma extranjeros entre mucha
gente del país, y por consiguiente no lograremos el objetivo
de destruir y barrer estas influencias.
es inevitable que ingresen en el Partido con su larga o corta
cola pequeñoburguesa. Si no se refrena el fanatismo de los
revolucionarios pequeñoburgueses ni se rectifica su unilateralidad, pueden fácilmente engendrar subjetivismo y sectarismo, una de cuyas formas de expresión es el estilo de cliché extranjero, o estilo de cliché del Partido.
No es fácil arrancar y barrer estas cosas. Hay que hacerlo
en la forma debida, es decir, empleando argumentos persuasivos. Si nuestros argumentos son convincentes y adecuados, surtirán efecto. En el proceso de la argumentación, debemos empezar por provocar una gran conmoción en el paciente, gritándole: "¡Estás enfermo!", y luego, cuando sude
de miedo, aconsejarle sinceramente que se haga tratar.
Analicemos ahora el estilo de cliché del Partido para ver
dónde está el mal. Vamos a presentar, a la manera del viejo
estilo de cliché, un "ensayo en ocho partes"129, administrando un veneno como antídoto de otro, y lo llamaremos
"Los ocho cargos principales".
El primer cargo contra el estilo de cliché del Partido es
que llena de palabras vacías un número interminable de páginas. Algunos camaradas gustan de escribir artículos largos
pero sin sustancia, que son como las "vendas de los pies de
una mujer indolente, tan largas como hediondas". ¿Por qué
persisten en escribir artículos tan largos y por añadidura tan
hueros? No hay más que una explicación: están decididos a
impedir que las masas los lean. Ante esos escritos tan extensos y vacíos, las masas menean la cabeza al primer vistazo.
Así, ¿qué ganas pueden tener de leerlos? Tales artículos sólo
pueden engañar a los ingenuos, extender entre ellos una influencia perniciosa e inculcarles malas costumbres. La guerra contra la agresión que la Unión Soviética sostiene desde
el pasado 22 de junio es de proporciones gigantescas; no
obstante, el discurso de Stalin del 3 de julio no fue más largo
que un editorial de nuestro Diario de la Liberación. Si uno
de nuestros señores hubiera escrito dicho discurso, habría
resultado una cosa terrible: un discurso de decenas de miles
de caracteres por lo menos. Ahora, en tiempos de guerra,
debemos estudiar la manera de escribir artículos breves y
sustanciosos. Aunque todavía no hay batallas en Yenán,
nuestras tropas combaten todos los días en el frente y la
gente de la retaguardia está muy ocupada en su trabajo. Si
los artículos son demasiado largos, ¿quién los va a leer? Algunos camaradas del frente gustan también de escribir largos informes. Gastan muchas energías para redactarlos y los
mandan aquí con el propósito de que los leamos. Pero,
¿quién tiene el coraje de leerlos? Si los artículos largos y
vacíos no son buenos, ¿qué decir de los cortos insustanciales? Tampoco lo son. Debemos terminar con toda palabreria. Pero la primera y principal tarea es echar de inmediato
al basurero las largas y hediondas vendas de la mujer indolente. Puede haber quienes pregunten: "¿Qué hacer con El
Capital, que es tan largo?" Es muy simple: continuar leyéndolo. Hay un dicho popular que reza: "Que en una nueva
montaña otra sea tu canción." Y otro dice: "Acomoda el apetito a la comida, y haz el traje según la talla." Todo lo que
hacemos debe estar en conformidad con la situación, sin exceptuar el escribir artículos y pronunciar discursos. A lo que
El subjetivismo, el sectarismo y el estilo de cliché del Partido, los tres, son antimarxistas y no responden a las necesidades del proletariado sino a las de las clases explotadoras.
Son reflejo de la ideología pequeñoburguesa en nuestro Partido. China es un país donde la pequeña burguesía es muy
numerosa; nuestro Partido está rodeado de esa enorme
clase, un gran número de sus miembros provienen de ella, y
129
Véase "Problemas estratégicos de la guerra revolucionaria de
China", nota 36, Obras Escogidas de Mao Tse-tung, t. II. [pág. 52]
69
nos oponemos es al estilo de cliché que se manifiesta en los
artículos largos y vacíos, pero esto no quiere decir que todo
deba ser corto para ser bueno. Claro que en tiempos de guerra necesitamos artículos cortos, pero sobre todo, sustanciosos. Los artículos sin contenido son los menos justificables
y los más condenables. Lo mismo puede decirse de los discursos; debemos terminar con toda clase de peroratas difusas y sin sustancia.
arma más afilada y eficaz no es otra que una seria y combativa actitud científica. El Partido Comunista no vive de la
intimidación, sino de la verdad del marxismo-leninismo, de
la búsqueda de la verdad en los hechos, de la ciencia. Huelga
decir que es infame la idea de alcanzar fama y buena posición dándose ínfulas. En resumen, cuando las entidades oficiales tomen decisiones o den instrucciones, y cuando los
camaradas escriban artículos o pronuncien discursos, deben
basarse en la verdad del marxismo-leninismo y esforzarse
porque su labor sea útil. Sólo actuando de esta manera podremos alcanzar la victoria de la revolución; de otro modo
no se logrará nada.
El segundo cargo contra el estilo de cliché del Partido es
que se da ínfulas con miras a intimidar a la gente. Algunos
artículos escritos en ese estilo no sólo son largos y vacíos,
sino que se muestran presuntuosos para intimidar a la gente,
lo que lleva en sí un veneno de la peor especie. Escribir artículos largos y vacíos puede calificarse de un acto infantil,
pero darse ínfulas con la intención de intimidar a la gente es
más que eso: es prácticamente una canallada. Criticando a
personas de este tipo, Lu Sin dijo: "Insultar e intimidar no
es en modo alguno luchar."130 Lo que es científico jamás
teme a la crítica, porque la ciencia es verdad y no tiene
miedo a la refutación. Pero el subjetivismo y el sectarismo
que se expresan en artículos y discursos en estilo de cliché
del Partido, tienen un miedo mortal a la refutación; son de
una gran cobardía, y por eso asumen una actitud presuntuosa para intimidar a la gente, calculando que con amenazas pueden reducirla al silencio y "volver triunfantes a la
corte". La presunción, lejos de reflejar la verdad, constituye
un obstáculo para ella. La verdad no asume una actitud presuntuosa para intimidar, sino que habla y actúa con honestidad y sencillez. Antes, en los artículos y discursos de muchos camaradas solían aparecer dos expresiones: "lucha
despiadada" y "golpes implacables". Estos procedimientos
son totalmente necesarios para hacer frente al enemigo u
oponerse a las ideologías enemigas, pero es erróneo utilizarlos para tratar con nuestros propios camaradas. Sucede con
frecuencia que en el Partido se infiltran enemigos e ideologías enemigas, como se señala en el punto 4 de la Conclusión del Compendio de Historia del Partido Comunista (bolchevique) de la URSS. Contra esa gente sin duda debemos
recurrir a la lucha despiadada y a los golpes implacables,
pues esos malvados usan estos mismos procedimientos contra el Partido; si los toleramos, iremos derecho a caer en sus
trampas. Pero no debemos emplear estos medios para tratar
con los camaradas que hayan cometido errores ocasionalmente, caso en el cual es necesario utilizar el método de la
crítica y la autocrítica, señalado en el punto 5 de la Conclusión de la obra citada. La razón por la cual en el pasado
aquellos camaradas gritaban en favor de la "lucha despiadada" y los "golpes implacables" contra los camaradas que
cometían errores ocasionalmente, es que, por un lado, no
hacían ningún análisis del blanco de su ataque, y por el otro,
se daban ínfulas para amedrentar a la gente. Esta táctica de
intimidación es inadmisible, no importa a quién le sea aplicada, porque es completamente ineficaz si se emplea contra
el enemigo, y no puede sino causar perjuicio si se utiliza
contra los propios camaradas. Es una táctica a la que suelen
recurrir las clases explotadoras y los lumpemproletarios,
pero el proletariado no la necesita. Para el proletariado, el
El tercer cargo contra el estilo de cliché del Partido es que
dispara la flecha sin tener un blanco, que no tiene en cuenta
a quién se dirige. Hace algunos años, se vio en la muralla de
Yenán la siguiente consigna: "¡Obreros y campesinos, uníos
para alcanzar la victoria de la Guerra de Resistencia contra
el Japón!" La idea de esta consigna era intachable, pero en
la palabra Chinese character (obreros), el carácter Chinese
character estaba escrito como Chinese character, con el
rasgo vertical en zigzag. ¿Y el carácter Chinese character?
Con tres rasgos más en su pata derecha, se había convertido
en Chinese character. El camarada que los había escrito era
sin duda un discípulo de los antiguos letrados, pero ¡cuán
incomprensible es que se escriban así estos caracteres en la
muralla de una ciudad como Yenán cuando sostenemos la
Guerra de Resistencia contra el Japón! Tal vez el autor había
jurado impedir que la gente sencilla leyera su consigna; es
bien difícil encontrar otra explicación. Si los comunistas
desean realmente hacer propaganda, deben tener en cuenta
a quién se dirigen, quién va a leer sus artículos y manuscritos o a escuchar sus discursos y charlas; si actúan de otro
modo, es como si hubieran decidido impedir que la gente
los leyera o los escuchara. Con frecuencia, muchos se imaginan que lo que han escrito y dicho es fácil de comprender;
sin embargo, la realidad es completamente distinta. Si sus
artículos y discursos están en estilo de cliché del Partido,
¿cómo los va a entender la gente? El dicho "tocar el laúd
ante un buey" implica la idea de burlarse del auditorio. Si
interpretamos el dicho de otra manera, respetando al auditorio, la burla se vuelve contra el que toca. ¿Para qué rasguear el instrumento sin considerar quién es su auditorio?
Peor aún es cuando el son que se toca es el estilo de cliché
del Partido, que es como un cuervo que insiste en graznar
ante las masas populares. Cuando uno dispara una flecha,
debe apuntar al blanco; cuando uno toca el laúd, debe tener
en cuenta quién es su auditorio. ¿Puede uno escribir artículos o pronunciar discursos sin tener en cuenta quiénes son
sus lectores u oyentes? Cuando trabamos amistad con una
persona, quienquiera que sea, ¿podemos llegar a ser íntimos
amigos si no nos conocemos a fondo, si el uno no sabe qué
piensa el otro? Los que hacen el trabajo de propaganda no
llegarán a ninguna parte si se dedican a parlotear a su capricho sin investigar, estudiar ni analizar a su auditorio.
El cuarto cargo contra el estilo de cliché del Partido es su
lenguaje insípido, que recuerda a un piesan131. Esos tipos
Título dé una obra de Lu Sin, escrita en 1932 e incluida en la
colección '"Dialectos mixtos", Obras Completas de Lu Sin, t. V.
[pág. 53]
130
131
Los habitantes de Shanghai llamaban piesan a los vagabundos
que vivían de la mendicidad o él robo y que, por lo general, eran
muy flacos. [pág. 55]
70
que los habitantes de Shanghai llaman "pequeños piesan"
son tan resecos y feos como el estilo de cliché del Partido.
¿No es cierto que un artículo o un discurso que se limita a
repetir unos cuantos términos en tono escolar y sin rastro de
viveza ni vigor, tiene un lenguaje insípido y un aspecto repelente, como un piesan ? Cuando se trata de una persona
que ingresó en la escuela primaria a los siete años, pasó a la
secundaria siendo adolescente y terminó sus estudios en la
universidad a los veinte y tantos, no podemos reprocharle la
pobreza y monotonía de su lenguaje, pues nunca ha estado
en contacto con las masas populares. Pero somos revolucionarios y trabajamos para las masas; si no aprendemos su
lenguaje, no podremos trabajar bien. Ahora incluso muchos
de nuestros camaradas que trabajan en la propaganda no estudian el idioma. Su propaganda es muy insípida, sus artículos tienen pocos lectores y sus discursos pocos oyentes. ¿Por
Qué debemos aprender el idioma, y más aún, estudiarlo con
gran empeño? Porque el idioma no se domina fácilmente;
para dominarlo hay que hacer un esfuerzo tenaz. Primero,
debemos aprender el lenguaje de las masas populares. El
vocabulario popular es muy rico y vivo, y refleja la vida
real. Como muchos de nosotros no dominamos el idioma,
nuestros artículos y discursos contienen pocas frases vivas,
precisas y vigorosas; no se parecen a un hombre saludable,
sino a un piesan desagradablemente extenuado, con un
cuerpo esquelético. Segundo, debemos asimilar de las lenguas extranjeras lo que nos sea necesario. No podemos
adoptar mecánicamente expresiones extranjeras, ni abusar
de ellas, sino asimilar de esas lenguas todo aquello que sea
bueno y convenga a nuestras necesidades. Como el antiguo
vocabulario chino era insuficiente, ya hemos incorporado a
nuestro vocabulario corriente muchas expresiones extranjeras. Por ejemplo, lo que celebramos hoy es una reunión de
kampu (cuadros), y el término kampu es de origen extranjero. Debemos seguir asimilando muchas cosas nuevas del
extranjero, no sólo las ideas progresistas sino también expresiones nuevas. Tercero, también hemos de aprender lo
que haya de vivo en el idioma de nuestros antepasados.
Como no nos hemos esforzado lo suficiente en el estudio
del idioma, no hemos podido utilizar en forma plena y adecuada lo mucho que hay de vivo en el lenguaje antiguo.
Desde luego, nos oponemos firmemente al uso de las expresiones y alusiones muertas; en esto no cabe duda alguna,
pero debemos heredar lo que es bueno y sigue siendo útil.
En la actualidad, los que están demasiado envenenados por
el estilo de cliché del Partido se niegan a hacer un esfuerzo
tenaz para estudiar lo que hay de útil en el lenguaje popular,
en las lenguas extranjeras y en el lenguaje antiguo; por eso,
las masas no acogen bien su propaganda insípida y seca, y
nosotros tampoco necesitamos de esos propagandistas tan
mediocres e incompetentes. ¿Quiénes son propagandistas?
No sólo los maestros, periodistas, artistas y escritores, sino
también todos nuestros cuadros. Tomemos a los mandos militares, por ejemplo. Aunque no hacen declaraciones públicas, tienen que hablar con los soldados y tratar con el pueblo. ¿Qué es eso sino una forma de propaganda? Cuando
una persona habla con otras, está haciendo propaganda. Y a
menos que uno sea mudo, tiene que hablar con otros. Por
eso, es de necesidad imperiosa que nuestros camaradas estudien el idioma.
que dispone las cosas según el orden A, B, C, D. . . como en
una botica de medicina china. Si ustedes echan una ojeada
en el interior de una de esas boticas, verán armarios con numerosas gavetas, cada una de las cuales lleva una etiqueta
con el nombre de un medicamento: angélica, digital, ruibarbo, sulfato sódico. . . todo lo que se quiera. Nuestros camaradas han hecho suyo este método. En sus artículos y discursos, en sus libros e informes, primero usan los numerales
chinos en mayúscula, luego en minúscula, después los signos de los sistemas decimal y duodecimal del zodíaco chino,
para seguir con las letras A, B, C, D en mayúscula, luego en
minúscula, los números árabes, y qué sé yo cuántas cosas
más. ¡Qué suerte que los antiguos chinos y los extranjeros
hayan creado todos estos signos para que nosotros podamos
instalar boticas sin ningún esfuerzo! Un artículo que esté
lleno de tales números y signos, que no plantee problemas,
no los analice ni los resuelva y que no se manifieste ni en
favor ni en contra de nada, carecerá de contenido real, y con
toda su verborrea, no pasará de ser una botica de medicina
china. No quiero decir que esos signos no puedan usarse,
sino que el método para abordar los problemas es equivocado. El método tomado de la botica de medicina china, que
deleita a tantos camaradas, es en verdad el más rudimentario, infantil y vulgar. Es un método formalista, que clasifica
las cosas de acuerdo con sus rasgos exteriores y no con sus
conexiones internas. Si en un artículo, discurso o informe
uno no hace más que poner en orden un montón de conceptos sin mutuas conexiones internas, basándose en los rasgos
exteriores de las cosas, entonces está jugando con los conceptos y puede inducir a los demás al mismo juego, y a que
se conformen con una disposición de los fenómenos en el
orden A, B, C, D. . . en lugar de servirse de su cerebro para
pensar en los problemas y estudiar la esencia de las cosas.
¿Qué es un problema? Es la contradicción en una cosa. Allí
donde la contradicción no está resuelta, hay un problema.
Cuando existe un problema, uno debe tener una posición en
favor de una parte y en contra de la otra, y tiene que plantearlo. Para esto, hay que hacer, en primer término, una investigación y un estudio en líneas generales de los dos aspectos fundamentales del problema o contradicción, de manera que se pueda comprender la naturaleza de ésta. He aquí
el proceso de descubrimiento del problema. Por medio de
una investigación y un estudio en líneas generales, se puede
descubrir y plantear el problema, pero no resolverlo. Para
resolverlo es preciso hacer una investigación y estudio sistemáticos y minuciosos. Este es el proceso de análisis. Para
plantear el problema también se requiere el análisis, pues
ante un montón de fenómenos confusos e intrincados, sin
analizar no se sabrá dónde está el problema o contradicción.
El proceso de análisis de que aquí se trata es un proceso de
análisis sistemático y minucioso. Sucede con frecuencia
que, aun después de planteado un problema, es imposible
resolverlo porque no se han puesto de manifiesto las conexiones internas entre los fenómenos, porque no se ha pasado
por un proceso de análisis sistemático y minucioso, y en
consecuencia, no se puede ver claramente los rasgos del
problema, ni sintetizarlo, ni llegar a su solución en la forma
debida. Un artículo o discurso que sea importante y esté destinado a orientar, siempre debe plantear un problema específico, analizarlo y hacer luego una síntesis a fin de precisar
su naturaleza y proporcionar el método para su solución; en
todo esto el método formalista no sirve para nada. Como
El quinto cargo contra el estilo de cliché del Partido es
71
este método formalista, infantil, rudimentario, vulgar y que
no exige ninguna actividad cerebral está muy de moda en
nuestro Partido, debemos denunciarlo; sólo así todo el
mundo podrá aprender a utilizar el método marxista para
observar, plantear, analizar y resolver los problemas, sólo
así podremos realizar bien nuestro trabajo y lograr la victoria de nuestra causa revolucionaria.
cho tiempo, pero aún no se ha enriquecido, ni extendido ampliamente. Una vez que hayamos terminado con el estilo de
cliché extranjero y con el estilo de cliché del Partido, lograremos enriquecer y extender ampliamente el nuevo estilo, y
de este modo, impulsaremos la causa revolucionaria del
Partido.
El estilo de cliché del Partido no se limita a los artículos
y discursos, aparece también en nuestras reuniones: "1.
Apertura; 2. Informes; 3. Discusión; 4. Conclusiones, y 5.
Clausura." ¿Acaso no es también una forma del estilo de
cliché del Partido el repetir este rígido orden del día en todas
las reuniones, sean grandes o pequeñas, y por todas partes?
Con frecuencia, los "informes" presentados en las reuniones
contienen los mismos puntos: "1. La situación internacional; 2. La situación nacional; 3. La situación en la Región
Fronteriza, y 4. La situación en nuestra sección"; a menudo
las reuniones duran de la mañana a la noche, y hasta los que
no tienen nada que decir tornan la palabra, como si en caso
de no hacerlo, faltaran a su deber. En resumen, esto significa
desprecio por las condiciones reales y testarudo apego a las
rígidas y viejas formas y costumbres. ¿No debemos corregir
también estas actitudes?
El sexto cargo contra el estilo de cliché del Partido es que
no tiene sentido de responsabilidad y dondequiera que aparece perjudica a la gente. Todas las faltas denunciadas más
arriba se deben en parte a la inmadurez y en parte al insuficiente sentido de responsabilidad. Tomemos, por ejemplo,
el lavado de la cara. Todos nos lavamos diariamente la cara,
y muchos, más de una vez al día, y después de lavarnos, nos
miramos al espejo a modo de "investigación y estudio" (carcajada general ), temiendo que algo no esté bien. Fíjense,
¡qué sentido de responsabilidad! Si nuestros artículos y discursos se hicieran de esta manera, serían más o menos aceptables. No se debe mostrar lo que no es presentable. Hay que
entender que lo presentado influirá en el pensamiento y en
la acción de otros. Si un hombre ocasionalmente deja de lavarse la cara uno o dos días, eso desde luego no está bien;
si, después de lavársela, le quedan todavía una o dos manchas, por cierto no tendrá un buen aspecto; sin embargo,
ninguno de los dos casos encierra un gran peligro para nadie. La cuestión es distinta cuando se trata de escribir artículos o pronunciar discursos, que están destinados especialmente a influir sobre otras personas. Sin embargo, nuestros
camaradas toman esta tarea a la ligera, lo que significa poner lo secundario por encima de lo importante. Mucha gente
escribe artículos o pronuncia discursos sin previo estudio ni
preparación y después de escribir un artículo, no se molesta
en revisarlo varias veces, como se miraría al espejo después
de lavarse la cara, sino que lo envía despreocupadamente
para su publicación. El resultado suele ser el siguiente: "De
un tirón mil palabras salidas de la pluma, pero a diez mil li
del terna." Escritores de este tipo tienen aires de genios, pero
en realidad causan daño en todas partes. Hay que corregir
esta mala costumbre, este escaso sentido de responsabilidad.
Actualmente, muchos propugnan la transformación de
nuestro estilo literario en un sentido nacional, científico y
de masas. Eso está muy bien. Pero transformación significa
un cambio de la cabeza a los pies, por dentro y por fuera.
Hay quienes propugnan la "transformación" mientras ellos
mismos no han cambiado ni siquiera un poco. Yo aconsejaría a estos camaradas que empezaran por cambiar un poco
ellos mismos antes de proceder a su "transformación"; si actúan de otra manera, no se librarán del dogmatismo ni del
estilo de cliché del Partido; esto es lo que se llama "mirar
muy alto teniendo cortos los brazos", "ser muy ambicioso
pero con escasas aptitudes", y con ello no se logrará ningún
resultado. Aquel que habla de una transformación en el sentido de grandes masas, pero que en realidad practica una
transformación en el sentido de "pequeñas masas", debe tener mucho cuidado, porque si un día se encuentra en la calle
con alguien de las masas que le diga: "Señor, sírvase mostrarme un poquito de su 'transformación'", se hallará en un
gran aprieto. Los que se pronuncian por la transformación
en el sentido de masas, no sólo de palabra, sino con un verdadero deseo de realizarla, deben aprender honestamente de
la gente sencilla; de otro modo, su "transformación" quedará
en el aire. Aquellos que claman todos los días por una transformación en el sentido de grandes masas pero no saben decir siquiera tres frases en el lenguaje de la gente sencilla,
evidentemente nunca se han decidido a aprender de ella, y
en el fondo de su corazón siguen deseando una transformación en el sentido de "pequeñas masas".
El séptimo cargo es que esparce veneno en todo el Partido
y obstaculiza a la revolución. El octavo cargo es que, al difundirse, ocasiona desastres al país y al pueblo. Estos dos
cargos son evidentes por sí mismos y no requieren más explicación. En otras palabras, si en vez de rectificar el estilo
de cliché del Partido, se le da rienda suelta, las consecuencias serán muy graves. En el estilo de cliché del Partido se
oculta el veneno del subjetivismo y del sectarismo; permitir
la difusión de este veneno causará daño al Partido y al país.
Los ocho cargos arriba expuestos constituyen nuestra declaración de guerra al estilo de cliché del Partido.
En esta reunión se han repartido ejemplares de Guía para
la propaganda, folleto que contiene cuatro documentos;
aconsejo a los camaradas que los lean una y otra vez.
Como forma de expresión, el estilo de cliché del Partido
no sólo es inadecuado para traducir el espíritu revolucionario, sino que muy fácilmente puede sofocarlo. Para desarrollar el espíritu revolucionario, debemos descartar ese estilo
y adoptar en su lugar un estilo literario marxista-leninista,
vivo, fresco y vigoroso. Este último existe desde hace mu-
El primer documento, compuesto de extractos del Compendio de Historia del Partido Comunista (bolchevique) de
la URSS, trata de la manera como Lenin llevaba la propaganda. Describe, entre otras cosas, cómo Lenin redactaba
octavillas:
72
fórmulas abstractas aprendidas de memoria. En realidad,
mirad nuestras octavillas, periódicos, resoluciones y tesis, y
veréis que con frecuencia están escritos en un lenguaje tal y
redactados de una manera tan pesada, que son difíciles de
entender incluso para los funcionarios de nuestros Partidos,
no digamos ya para los simples obreros."
"La 'Unión de lucha por la emancipación de la clase obrera' de Petersburgo fue, bajo la dirección de Lenin, la primera
organización de Rusia que llevó a cabo la fusión del socialismo con el movimiento obrero. Cuando estallaba una
huelga en cualquier fábrica, la 'Unión de lucha', que conocía
magníficamente, a través de los obreros que tomaban parte
en sus círculos de estudios, la situación en cada empresa,
reaccionaba inmediatamente, con la publicación de hojas y
proclamas socialistas. En estas hojas, se denunciaban los
abusos de que los patronos hacían objeto a los obreros, se
explicaba cómo debían luchar éstos para defender sus intereses y se reproducían sus reivindicaciones. Estas hojas
contaban toda la verdad acerca de los horrores del capitalismo, de la mísera vida de los obreros, de su trabajo brutal
y agotador, con jornadas de l2 a 14 horas, de su carencia
total de derechos. Y en estas mismas hojas se formulaban
las reivindicaciones políticas correspondientes."
¿Qué les parece? ¿No es verdad que pone el dedo en la
llaga de nuestros defectos? Obviamente, el estilo de cliché
del Partido existe tanto en China como en los países extranjeros; por lo que se ve, es una enfermedad universal. (Risas.)
Pero, de todos modos, debemos curarnos pronto de nuestra
enfermedad, de acuerdo con las indicaciones del camarada
Dimitrov:
"Cada uno de nosotros debe asimilar a fondo, como una
ley, como una ley bolchevique, la siguiente regla elemental:
Cuando escribas o hables, piensa siempre en el simple
obrero que la de entenderte, creer en tu llamamiento y seguirte de buena gana. Debes pensar en aquel para quien escribes y a quien hablas."133
Fíjense: ¡"conocía magníficamente" y "contaban toda la
verdad"!
"A fines de 1894, Lenin redactó, en colaboración con el
obrero Bábushkin, la primera de estas hojas de agitación y
una proclama dirigida a los huelguistas de la fábrica de Semiánikov, en Petersburgo."
He aquí la receta que nos prescribe la Internacional Comunista para curar la enfermedad, receta a la que debemos
atenernos. ¡Es una regla !
Para escribir una octavilla, se debe consultar a los camaradas que estén bien informados de la situación. Era sobre
la base de esta investigación y estudio sobre la que Lenin
escribía sus artículos y realizaba su labor.
El tercer documento, tomado de las Obras Completas de
Lu Sin, es la respuesta del autor a la revista Osa Mayor 134
acerca de cómo escribir. ¿Qué dijo Lu Sin? Formuló en total
ocho reglas para escribir, algunas de las cuales voy a citar
aquí.
"Cada una de ellas [esas hojas] levantaba y fortalecía el
espíritu de los obreros. Estos veían que los socialistas les
apoyaban y les defendían."132
Regla 1: "Presta atención a todo tipo de cosas; observa
más, y no escribas tan pronto como hayas visto sólo un
poco."
¿Estamos de acuerdo con Lenin? Si lo estamos, debemos
trabajar siguiendo su espíritu. Es decir, tenemos que trabajar
como Lenin, y no llenar interminables páginas con palabras
vacías, ni disparar la flecha sin tener un blanco, ni hacer
caso omiso de aquellos a quienes nos dirigimos, ni considerarnos infalibles, ni fanfarronear.
Dice que debemos "prestar atención a todo tipo de cosas",
y no a una sola cosa o a la mitad de una. Nos insta a "observar más" a no lanzar sólo una o media ojeada. ¿Y cómo actuamos nosotros? ¿No solemos proceder completamente al
contrario, empezando a escribir apenas hemos visto un
poco?
El segundo documento está compuesto de extractos del
informe de Dimitrov ante el VII Congreso de la Internacional Comunista. ¿Qué dijo Dimitrov? Lo siguiente:
Regla 2: "No te fuerces a escribir cuando no tengas nada
que decir."
¿Y de qué manera actuamos nosotros? ¿No solemos forzarnos a escribir profusamente cuando en realidad no tenemos nada que decir? Es irresponsable tornar la pluma y "forzarse a escribir" sin investigación ni estudio previos.
"Hay que aprender n hablar con las masas no en el lenguaje de las fórmulas librescas, sino en el de los Que luchan
por la causa de las masas, de los que en cada palabra, en
cada idea reflejan el pensar y el sentir de millones de seres."
"[. . .] es imposible que las amplias masas hagan suyas
nuestras decisiones si no aprendemos a hablar un lenguaje
asequible a ellas. Estamos lejos de saber hablar siempre con
sencillez, concretamente, con imágenes familiares y asequibles a las masas. Aún no somos capaces de prescindir de las
Regla 4: "Lee tu escrito por lo menos dos veces después
de haberlo terminado, y procura en lo posible suprimir sin
ninguna piedad las palabras, frases y párrafos superfluos. Es
preferible condensar en un relato el material para una novela
a estirar el material de un relato para escribir una novela."
Revista mensual publicada de 1931 a 1932 por la Unión de Escritores de Izquierda de China. El artículo de Lu Sin "Respuesta a
la revista Osa Mayor " aparece en la colección "Dos corazones",
Obras Completas de Lu Sin, t. IV. [pág. 62]
132
134
Compendio de Historia del Partido Comunista (bolchevique) de
la URSS, I, 3. [pág. 61]
133 J. Dimitrov: Por la unidad de la clase obrera contra el fascismo,
conclusiones del VII Congreso de la Internacional Comunista,
parte VI: "No es suficiente tener una línea justa". [pág. 62]
73
este informe adoptado por la VI Sesión Plenaria del Comité
Central a muchos les entra por un oído y les sale por el otro;
actúan como si se opusieran a él deliberadamente.
Confucio aconsejó: "Piensa dos veces"135; Jan Yu dijo
también: "El éxito de lo que se hace está en la reflexión." 136
Uno y otro se referían a cuestiones de los tiempos antiguos.
Hoy las cosas son mucho más complicadas y en ocasiones
ni siquiera basta con pensar en ellas tres o cuatro veces. Lu
Sin nos recomendó leer lo escrito "por lo menos dos veces",
pero ¿cuántas veces como máximo? Eso no lo dijo; en mi
opinión, si se trata de un artículo importante, es conveniente
leerlo más de diez veces, revisándolo a conciencia antes de
que se publique. Los artículos reflejan la realidad objetiva,
pero, como la realidad es intrincada y compleja, debemos
estudiarla una y otra vez antes de que podamos reflejarla
con propiedad; actuar con negligencia a este respecto es ignorar las nociones más elementales del arte de escribir.
Ahora el Comité Central ha decidido que se descarten de
una vez por todas el estilo de cliché del Partido, el dogmatismo y sus semejantes, y por eso he venido y hablado un
buen rato. Espero que los camaradas piensen en lo que he
dicho y lo analicen, y que cada cual haga un análisis de su
caso particular. Cada uno debe examinarse bien a sí mismo,
discutir con sus amigos íntimos y con los camaradas que
trabajan junto con él sobre lo que haya aclarado en su examen, y vencer de manera efectiva sus propias debilidades.
Regla 6: "No inventes calificativos u otras cosas parecidas que nadie entiende excepto tú mismo."
Hemos "inventado" demasiadas expresiones "que nadie
entiende". A veces, una sola frase contiene hasta cuarenta o
cincuenta caracteres, y está llena de "calificativos u otras
cosas parecidas que nadie entiende". Muchos que nunca se
cansan de proclamarse seguidores de Lu Sin, ¡son precisamente quienes han vuelto la espalda a sus enseñanzas!
Mao Tse-tung
INTERVENCIONES EN EL FORO DE YENAN SOBRE ARTE Y LITERATURA
Mayo de 1942
El último documento, tomado del informe adoptado en la
VI Sesión Plenaria del Comité Central elegido en el VI Congreso Nacional del Partido Comunista de China, trata de
cómo desarrollar un estilo nacional de propaganda. En esta
Sesión, celebrada en 1938, dijimos: "Si [los comunistas. . .]
hablasen del marxismo separándolo de las características de
China, su marxismo no pasaría de ser abstracto y vacío." Es
decir, hay que combatir la palabrería sobre el marxismo, y
nosotros, comunistas, que vivimos en China, debemos estudiar el marxismo ligándolo con la realidad de la revolución
china.
INTRODUCCION
2 de mayo de 1942
Camaradas: Se les ha invitado hoy a este foro para intercambiar ideas y estudiar la relación entre el trabajo artístico
y literario y el trabajo revolucionario en general; el propósito es asegurar que el arte y la literatura revolucionarios se
desarrollen correctamente y contribuyan con mayor eficacia
a la realización de los otros trabajos revolucionarios, coadyuvando así a la derrota del enemigo de nuestra nación y al
cumplimiento de la tarea de la liberación nacional.
El informe dice:
"Debe eliminarse el estilo de cliché extranjero, debe haber menos cantinelas abstractas y vacías, y debe mandarse
a descansar al dogmatismo, dando paso al estilo y espíritu
chinos llenos de vida y lozanía, que gustan a la gente sencilla de nuestro país. Separar el contenido internacionalista de
la forma nacional es la práctica de quienes no entienden
nada de internacionalismo. Nosotros, por el contrario, debemos ligar los dos estrechamente. Los graves errores que a
este respecta se cometen en nuestras filas deben ser corregidos a conciencia."
En nuestra lucha por la liberación del pueblo chino existen varios frentes, entre ellos, el de la pluma y el del fusil,
es decir, el frente cultural y el frente militar. Para vencer al
enemigo, hemos de apoyarnos ante todo en el ejército que
tiene los fusiles en la mano. Pero éste no basta por sí solo;
necesitamos también un ejército cultural, que es absolutamente indispensable para estrechar nuestras propias filas y
derrotar al enemigo. Desde el Movimiento del 4 de Mayo,
este ejército cultural ha tomado forma en el país y ha contribuido a nuestra revolución, reduciendo gradualmente el
dominio de la cultura feudal y de la cultura de la burguesía
compradora, que sirve a la agresión imperialista, y debilitando poco a poco su influencia. Para hacer frente a la nueva
cultura, ahora los reaccionarios chinos no tienen más remedio que "oponer la cantidad a la calidad"; en otras palabras,
los reaccionarios cuentan con dinero en abundancia, y aun-
En este documento se propugnaba la eliminación del estilo de cliché extranjero, pero algunos camaradas siguen fomentándolo en la práctica. En él se pedía que hubiera menos
cantinelas abstractas y vacías, pero algunos camaradas se
obstinan en repetirlas con mayor energía. Allí se instaba a
que se mandara a descansar al dogmatismo, pero algunos
camaradas lo llaman a levantarse de la cama. En resumen,
se hace está en la reflexión, y el fracaso, en la irreflexión." [pág.
63]
135
Citado de las Analectas de Confucio, libro V: "Kungye Chang".
[pág. 63]
136 Jan Yu (768-824) fue un célebre escritor de la dinastía Tang.
En su obra "Acerca de cómo estudiar", escribió: "El éxito de lo que
74
que no son capaces de crear nada de valor, están en condiciones de producir en gran cantidad. Desde el Movimiento
del 4 de Mayo, el arte y la literatura han constituido en el
frente cultural un sector importante que ha logrado éxitos.
Durante los diez años de guerra civil, el movimiento revolucionario en el arte y la literatura tuvo un gran desarrollo.
Este movimiento y la guerra revolucionaria de aquel tiempo
se orientaban en la misma dirección general, pero no estaban vinculados en su trabajo práctico, debido a que esos dos
ejércitos hermanos se encontraban aislados uno del otro por
los reaccionarios. Desde que estalló la Guerra de Resistencia contra el Japón, un número creciente de artistas y escritores revolucionarios han acudido a Yenán y las otras bases
de apoyo antijaponesas. Eso está muy bien; pero su llegada
a estas bases de apoyo no significa que se hayan integrado
totalmente con las masas populares que allí viven. Tal integración es necesaria si queremos impulsar la labor revolucionaria. El propósito de este foro es asegurar que el arte y
la literatura encajen bien en el mecanismo general de la revolución, se conviertan en un arma poderosa para unir y
educar al pueblo y para atacar y aniquilar al enemigo, y ayuden al pueblo a luchar con una sola voluntad contra el
enemigo. ¿Cuáles son los problemas a resolver para alcanzar este objetivo? En mi opinión, son los siguientes: la posición de clase, la actitud, el público, el trabajo y el estudio
de los artistas y escritores.
luego, debemos elogiarlos. El pueblo también tiene defectos. En las filas del proletariado, aún hay muchos que conservan ideas pequeñoburguesas, y tanto los campesinos
como la pequeña burguesía urbana tienen ideas atrasadas;
esto constituye un lastre en su lucha. Debemos educarles y
ayudarles, pacientemente y por un largo período, para que
se desprendan de ese lastre y luchen contra sus propios defectos y errores, de suerte que puedan avanzar a grandes pasos. En el curso de la lucha, se han reeducado o lo están
haciendo; nuestro arte y nuestra literatura deben describir
este proceso. Con relación a aquellos que no persistan en
sus errores, no debemos, viendo sólo su lado negativo, cometer la equivocación de ridiculizarlos, o peor aún, de asumir una actitud hostil hacia ellos. Nuestras obras deben ayudarles a unirse, a progresar y a llevar adelante su lucha con
una sola voluntad, a desechar lo atrasado y desarrollar lo
revolucionario, y en ningún caso lo contrario.
El público. Es decir, la cuestión de para quién se hacen
nuestras obras artísticas y literarias. En la Región Fronteriza
de Shensí-Kansú-Ningsia y en las bases de apoyo antijaponesas del Norte y Centro de China, el problema es distinto
al de las regiones dominadas por el Kuomintang y, más aún,
al de Shanghai antes de la Guerra de Resistencia. En el
Shanghai de aquel tiempo, el público al que se destinaban
las obras del arte y la literatura revolucionarios se componía
principalmente de un sector de los estudiantes, empleados
de oficina y dependientes de comercio. En las regiones dominadas por el Kuomintang, el círculo se ha ampliado un
poco desde que empezó la Guerra de Resistencia, pero el
público principal sigue siendo fundamentalmente el mismo,
porque allí el gobierno ha aislado del arte y la literatura revolucionarios a los obreros, campesinos y soldados. La situación es completamente diferente en nuestras bases de
apoyo. Aquí el público para las obras artísticas y literarias
se compone de obreros, campesinos y soldados, así como de
cuadros revolucionarios. Hay también estudiantes en las bases de apoyo, pero son distintos de los de viejo tipo; han
sido o serán cuadros. Los cuadros de toda clase, los combatientes en el ejército, los obreros en las fábricas y los campesinos en las aldeas quieren, si saben leer, libros y periódicos, y los que son analfabetos desean ver teatro, contemplar
pinturas, cantar canciones y escuchar música; ellos son el
público para nuestras obras artísticas y literarias. Tomemos,
por ejemplo, a los cuadros. No piensen ustedes que son poco
numerosos; sobrepasan en mucho el número de lectores de
un libro publicado en las regiones dominadas por el Kuomintang. Allí, la tirada de un libro suele ser solamente de
dos mil ejemplares, y en tres ediciones llega apenas a seis
mil; pero en cuanto a los cuadros en las bases de apoyo, tan
sólo en Yenán hay más de diez mil que saben leer. Además,
muchos de ellos son revolucionarios largamente templados,
que han venido de todo el país e irán a trabajar a distintos
lugares, por lo cual es de gran importancia hacer un trabajo
de educación entre ellos. Nuestros artistas y escritores tienen que realizar una buena labor en este sentido.
La posición de clase. Nuestra posición es la del proletariado y las masas populares. Para los miembros del Partido
Comunista, esto quiere decir que deben mantenerse en la
posición del Partido, ajustarse al espíritu de partido y a la
política del Partido. ¿Hay entre nuestros artistas y escritores
quienes carecen aún de una comprensión justa o clara de
esta cuestión? Creo que los hay. Muchos de nuestros camaradas se han desviado con frecuencia de la posición justa.
La actitud. De nuestra posición provienen las actitudes
específicas que adoptamos respecto a cosas específicas. Por
ejemplo, ¿debemos elogiar o denunciar? Esto es una cuestión de actitud. ¿Cuál de esas dos actitudes debemos adoptar? Yo diría que las dos; la cuestión depende de con quién
tratemos. Hay tres clases de personas: nuestros enemigos,
nuestros aliados en el frente único, y nuestra propia gente
que son las masas populares y su vanguardia. Hay que adoptar una actitud diferente hacia cada una de estas tres clases
de personas. Frente a nuestros enemigos -- los imperialistas
japoneses y todos los demás enemigos del pueblo --, la tarea
de los artistas y escritores revolucionarios consiste en revelar su crueldad y sus tretas y señalar la inevitabilidad de su
derrota, a fin de estimular al ejército y pueblo antijaponeses
a combatir resueltamente y con una sola voluntad hasta vencerlos. Respecto de nuestros diversos aliados en el frente
único, nuestra actitud debe ser de alianza y crítica, y debe
haber diferentes tipos tanto de alianza como de crítica.
Aprobamos su resistencia al Japón y elogiamos sus éxitos
en caso de que los tengan. Pero si no se muestran activos en
la Guerra de Resistencia, debemos criticarlos. Tenemos que
combatir firmemente a quienquiera que se oponga al Partido
Comunista y al pueblo y se aventure cada día más por el
camino de la reacción. En cuanto a las masas populares, su
trabajo y su lucha, el ejército y el partido del pueblo, desde
Puesto que el público al que están dedicados nuestro arte
y nuestra literatura se compone de obreros, campesinos, soldados y sus cuadros, surge el problema de comprenderlos y
conocerlos a fondo. Es preciso trabajar mucho para com-
75
manos negras y sus pies sucios de boñiga, eran más limpios
que los intelectuales burgueses y pequeñoburgueses. Esto es
lo que quiere decir un cambio de sentimientos, un cambio
de una clase a otra. Si nuestros artistas y escritores provenientes de la intelectualidad desean que sus obras sean bien
acogidas por las masas, tienen que cambiar y transformar
sus ideas y sentimientos. Sin este cambio, sin esta transformación, nada bueno podrán hacer y serán unos desadaptados.
prenderlos y conocerlos a fondo, para comprender y conocer a fondo a toda clase de gentes y de asuntos dentro de los
organismos del Partido y las instituciones del gobierno, en
las aldeas, en las fábricas y en el VIII Ejército y el Nuevo
4.ƒ Cuerpo de Ejército. Nuestros artistas y escritores tienen
por tarea la labor artística y literaria, pero su deber primordial es comprender a la gente y conocerla profundamente.
A este respecto, ¿qué ha ocurrido con nuestros artistas y escritores? Yo diría que han carecido de conocimiento profundo y de comprensión, que han sido como héroes sin escenario donde realizar sus proezas. ¿Qué quiere decir falta
de conocimiento profundo? Carencia de un conocimiento
profundo de la gente. Nuestros artistas y escritores no conocen a fondo ni a los que describen ni a su público, o incluso
casi no los conocen. No conocen bien a los obreros, los campesinos, los soldados, ni a sus cuadros. ¿Qué significa falta
de comprensión? No comprender el lenguaje, es decir, carecer de un conocimiento adecuado del rico y vivo lenguaje
de las masas. Muchos artistas y escritores permanecen apartados de las masas y llevan una vida vacía, y naturalmente
no se hallan familiarizados con el habla del pueblo; por eso
sus obras no sólo son insípidas en su lenguaje, sino que contienen a menudo expresiones estrambóticas inventadas por
ellos y completamente ajenas al uso popular. A muchos camaradas les gusta hablar de "estilo de masas", pero, ¿qué
significa realmente "estilo de masas"? Significa que las
ideas y sentimientos de nuestros artistas y escritores deben
fundirse con los de las grandes masas de obreros, campesinos y soldados. Y para realizar esta fusión tendrán que
aprender concienzudamente el lenguaje de las masas.
¿Cómo puede uno hablar de creación artística y literaria si
le resulta ininteligible gran parte del lenguaje de las masas?
Con la expresión "héroes sin escenario donde realizar sus
proezas", queremos decir que sus grandes verdades no encuentran aceptación en las masas. Mientras más presuma
uno de veterano y pose de "héroe" ante las masas, mientras
más se esfuerce por venderles estas cosas, tanto menos querrán ellas comprarlas. Si uno desea que las masas lo comprendan, si desea fundirse con ellas, tiene que decidirse a
sufrir un largo, e incluso penoso, proceso de temple. Cabe
aquí mencionar mi experiencia acerca de la transformación
de mis propios sentimientos. Yo pasé por la escuela y en ella
adquirí las costumbres estudiantiles; entonces consideraba
indigno realizar hasta el más insignificante trabajo físico, tal
como cargar con mi propio equipaje en presencia de mis
compañeros de estudio, quienes eran incapaces de llevar
nada al hombro ni en las manos. En aquel tiempo me parecía
que en el mundo sólo los intelectuales eran personas limpias, mientras que, comparados con ellos, los obreros y los
campesinos siempre estaban sucios. Podía ponerme la ropa
de otro intelectual, creyéndola limpia, pero no me hubiera
puesto la de un obrero o un campesino, pues la consideraba
sucia. Después de incorporarme a la revolución y de vivir
con los obreros, campesinos y soldados del ejército revolucionario, poco a poco me fui familiarizando con ellos, y
ellos conmigo. Fue entonces, y sólo entonces, cuando cambié radicalmente los sentimientos burgueses y pequeñoburgueses que las escuelas burguesas me habían inculcado. Fue
entonces cuando, al comparar con los obreros y los campesinos a los intelectuales que no se habían reeducado, encontré que éstos no eran limpios y que, después de todo, los más
limpios eran los obreros y campesinos, quienes, aun con sus
El estudio. Con éste, que es el último problema, me refiero al estudio del marxismo-leninismo y de la sociedad.
Quien se considere escritor revolucionario marxista, y especialmente un escritor que sea militante del Partido Comunista, debe conocer el marxismo-leninismo. Sin embargo,
todavía hoy, a algunos camaradas les faltan conceptos fundamentales del marxismo. Por ejemplo, un concepto marxista fundamental es que el ser determina la conciencia, que
la realidad objetiva de la lucha de clases y de la lucha nacional determina nuestras ideas y sentimientos. Algunos de
nuestros camaradas, sin embargo, invierten el debido orden
de este problema y sostienen que todo debe partir del
"amor". Y bien, si de amor se habla, en una sociedad de clases no puede haber más que amor de clase; pero esos camaradas andan buscando un amor por encima de las clases,
amor en abstracto, así como libertad en abstracto, verdad en
abstracto, naturaleza humana en abstracto, etc. Esto demuestra que tales camaradas han sido profundamente influidos por la burguesía. Deben desembarazarse por completo
de esa influencia y estudiar modestamente el marxismo-leninismo. Los artistas y escritores deben estudiar los problemas de la creación artística y literaria. Esto es justo. Pero el
marxismo-leninismo es una ciencia que deben estudiar todos los revolucionarios, y los artistas y escritores no constituyen una excepción. Estos deben estudiar la sociedad, es
decir, estudiar las distintas clases de la sociedad, sus relaciones mutuas y sus condiciones respectivas, su fisonomía
y su sicología. Sólo cuando todo esto haya sido comprendido con claridad, nuestro arte y nuestra literatura tendrán
un contenido rico y una orientación justa.
Hoy sólo planteo estos problemas a manera de introducción; espero que todos ustedes manifiesten su parecer acerca
de estas cuestiones y de otras con ellas relacionadas.
CONCLUSIONES
23 de mayo de 1942
Camaradas: Nuestro foro ha celebrado tres reuniones durante este mes. En busca de la verdad, se han sostenido acalorados debates; decenas de camaradas, militantes y no militantes del Partido, han intervenido para exponer y concretar los problemas. Creo que esto beneficiará en gran medida
al movimiento artístico y literario en su conjunto.
Al discutir un problema, debemos partir de la realidad y
no de definiciones. Seguiríamos un método equivocado si
buscáramos las definiciones sobre el arte y la literatura en
los libros de texto y las utilizáramos luego para determinar
la orientación del actual movimiento artístico y literario y
para juzgar las diferentes opiniones y las controversias que
76
mente, para los camaradas que se ocupan del trabajo artístico y literario en nuestras bases de apoyo antijaponesas,
este problema ha sido resuelto y no es necesario volver a
discutirlo. Pero, en realidad, la cosa no es así. Muchos camaradas no le han encontrado una solución clara. En consecuencia, sus sentimientos, sus obras, sus actos y sus opiniones concernientes a la orientación del arte y la literatura discrepan inevitablemente, en mayor o menor grado, de las necesidades tanto de las masas como de la lucha práctica.
Desde luego, entre el gran número de hombres de cultura,
artistas, escritores y otros trabajadores dedicados al arte y la
literatura que participan en la gran lucha por la liberación
junto con el Partido Comunista, el VIII Ejército y el Nuevo
4.ƒ Cuerpo de Ejército, puede haber algunos arribistas que
no permanecerán sino temporalmente a nuestro lado, pero
la inmensa mayoría trabaja con energía por la causa común.
Apoyándonos en estos camaradas, hemos logrado considerables éxitos en literatura, teatro, música y artes plásticas.
Un gran número de ellos comenzó su labor después de iniciada la Guerra de Resistencia, mientras otros muchos emprendieron el trabajo revolucionario mucho antes de esta
Guerra y han sufrido numerosas penalidades e influido en
las grandes masas populares con sus actividades y sus obras.
No obstante, ¿por qué decimos que incluso algunos de esos
camaradas no han encontrado una solución clara al problema de a quién están destinados nuestro arte y nuestra literatura? ¿Es posible que todavía existan entre ellos quienes
sostengan que el arte y la literatura revolucionarios no son
para las grandes masas populares, sino para los explotadores
y los opresores?
surgen en el presente. Somos marxistas, y el marxismo nos
exige que al examinar cualquier problema, partamos de los
hechos objetivos y no de definiciones abstractas, y que formulemos nuestra orientación, política y medidas sobre la
base del análisis de estos hechos. Del mismo modo debemos
proceder en nuestra presente discusión sobre el trabajo artístico y literario.
¿Cuáles son los hechos actuales? Son los siguientes: la
Guerra de Resistencia contra el Japón que China viene manteniendo desde hace cinco años; la guerra antifascista mundial; las vacilaciones de los grandes terratenientes y de la
gran burguesía de China en la Guerra de Resistencia y su
política de despiadada opresión del pueblo; el movimiento
revolucionario en el arte y la literatura desde el Movimiento
del 4 de Mayo -- sus grandes contribuciones a la revolución
en los últimos 23 años y sus muchas deficiencias --; las bases de apoyo democráticas antijaponesas del VIII Ejército y
el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército, y la fusión en ellas de un
gran número de artistas y escritores con estos ejércitos y con
los obreros y campesinos; la diferencia de circunstancias y
de tareas entre los artistas y escritores de nuestras bases de
apoyo y los de las regiones dominadas por el Kuomintang,
y los debates surgidos ahora sobre el trabajo artístico y literario en Yenán y las otras bases de apoyo antijaponesas. Estos son los hechos reales, innegables, a la luz de los cuales
tenemos que considerar nuestros problemas.
¿Cuáles son, pues, nuestros problemas esenciales? A mi
ver, son fundamentalmente el de servir a las masas y el de
cómo servir a las masas. Si no se resuelven estos dos problemas, o si se resuelven de manera inadecuada, nuestros
artistas y escritores se adaptarán mal a las circunstancias en
que viven y a sus tareas y tropezarán con toda una serie de
dificultades dentro y fuera de su medio. Mis conclusiones
se centrarán en estos dos problemas y tocarán algunos otros
con ellos relacionados
Existe, claro está, un arte y una literatura para los explotadores y los opresores. El arte y la literatura para la clase
terrateniente son arte y literatura feudales. Fueron el arte y
la literatura de la clase dominante de la época feudal de
China, y todavía hoy ejercen considerable influencia. El arte
y la literatura para la burguesía son arte y literatura burgueses. Aunque gentes de la calaña de Liang Shi-chiu138, criticado por Lu Sin, sostienen de palabra que el arte y la literatura están por encima de las clases, de hecho preconizan el
arte y la literatura burgueses y se oponen al arte y la literatura proletarios. El arte y la literatura para los imperialistas
-- por ejemplo, las obras de Chou Tsuo-yen, Chang Tsiping139 y sus congéneres --, son arte y literatura de traición.
Para nosotros, el arte y la literatura no deben servir a esos
grupos, sino al pueblo. Hemos dicho que la nueva cultura de
China en la etapa actual es una cultura antiimperialista y antifeudal de las amplias masas populares, dirigida por el proletariado. Hoy, todo lo que verdaderamente pertenece a las
I
El primer problema: ¿A quién deben servir nuestro arte y
nuestra literatura?
Este problema fue resuelto hace tiempo por los marxistas,
y especialmente por Lenin. Ya en 1905 Lenin subrayó que
nuestro arte y nuestra literatura deben "servir [. . .] a millones y decenas de millones de trabajadores"137. Aparente-
Véase V. I. Lenin, "La organización del Partido y la literatura
del Partido", obra en la que al analizar las características de la literatura proletaria, dice:
cialista, una literatura que establecerá una constante acción recíproca entre la experiencia del pasado (el socialismo científico, culminación del desarrollo del socialismo desde sus formas primitivas, utópicas) y la experiencia del presente (la lucha actual de los
camaradas obreros)." [pág. 74]
138 Miembro del contrarrevolucionario Partido Socialista Nacional.
Propagó durante largo tiempo las ideas de la burguesía reaccionaria de los Estados Unidos sobre arte y literatura, se opuso obstinadamente a la revolución y denigró el arte y la literatura revolucionarios. [pág. 74]
139 Chou Tsuo-yen y Chang Tsi-ping capitularon ante los invasores
japoneses después de que éstos ocuparon Pekín y Shanghai en
1937. [pág. 75]
137
"Será una literatura libre, porque no han de ser el afán de lucro
y el arribismo, sino la idea del socialismo y la simpatía por los
trabajadores las que incorporen a sus filas nuevas fuerzas. Será una
literatura libre, porque servirá no a damiselas hastiadas de todo, no
a los 'diez mil de arriba', cargados de aburrimiento y de grasa, sino
a millones y decenas de millones de trabajadores, que son la flor y
nata del país su fuerza, su futuro. Será una literatura libre que fecundará la última palabra del pensamiento revolucionario de la humanidad con la experiencia y el trabajo vivo del proletariado so-
77
de la pequeña burguesía y hacen de sus obras una autoexpresión de esa clase; esto lo podemos ver en buen número
de producciones artísticas y literarias. En muchas ocasiones,
manifiestan toda su simpatía por los intelectuales de origen
pequeñoburgués, simpatizan hasta con sus defectos e incluso llegan a alabarlos. En cambio, rara vez entran en contacto con las masas de obreros, campesinos y soldados, no
los comprenden ni estudian, no tienen amigos íntimos entre
ellos ni saben describirlos; si los describen, los presentan
con ropa de trabajador, pero rostro de intelectual pequeñoburgués. En ciertos aspectos, aman también a los obreros,
los campesinos y los soldados, así como a los cuadros que
de éstos provienen; pero, a veces, y en algunos aspectos, no
los aman: no aman sus sentimientos, sus maneras, su arte y
su literatura incipientes (periódicos y pinturas murales, canciones y cuentos populares, etc.). Algunas veces muestran
también afecto por esas cosas, pero es a la caza de novedades, para adornar sus propias obras, o incluso buscar lo que
hay de atrasado en ellas. Otras veces las desprecian abiertamente y manifiestan su preferencia por lo que pertenece a
los intelectuales pequeñoburgueses y aún por lo de la burguesía. Estos camaradas todavía tienen sus pies plantados
del lado de los intelectuales pequeñoburgueses o, para decirlo de una manera más elegante, lo recóndito de su alma
es aún reino de la intelectualidad pequeñoburguesa. Así,
pues, no han resuelto todavía, o no han resuelto claramente,
el problema de para quién deben hacerse el arte y la literatura. Esto no se refiere solamente a los recién llegados a Yenán; incluso entre los que han estado en el frente y han trabajado varios años en nuestras bases de apoyo, en el VIII
Ejército o en el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército, hay muchos
que no han resuelto totalmente este problema. Para su solución completa se requiere un largo período, por lo menos
ocho o diez años. Pero, sea cual fuere el tiempo necesario,
tenemos que resolverlo, y resolverlo de manera inequívoca
y total. Nuestros artistas y escritores tienen que cumplir esta
tarea, tienen que cambiar de posición, pasarse gradualmente
al lado de los obreros, campesinos y soldados, al lado del
proletariado, adentrándose en ellos, incorporándose a la lucha práctica y estudiando el marxismo y la sociedad. Sólo
así podremos tener un arte y una literatura que de verdad
estén al servicio de los obreros, campesinos y soldados, un
arte y una literatura verdaderamente proletarios.
grandes masas populares tiene que ser dirigido por el proletariado. Lo que está bajo la dirección de la burguesía no
puede pertenecer a las grandes masas populares. Naturalmente, lo mismo puede decirse del arte y la literatura nuevos, que forman parte de la nueva cultura. Debemos recoger
la rica herencia y las buenas tradiciones del arte y la literatura que nos han legado las épocas pasadas de China y del
extranjero, pero el objetivo será siempre servir a las grandes
masas populares. No nos negamos a utilizar las formas artísticas y literarias del pasado, pero en nuestras manos, estas
viejas formas, remodeladas y con un nuevo contenido, se
convierten en algo revolucionario al servicio del pueblo.
¿Cuáles son, pues, las grandes masas populares? Los más
amplios sectores del pueblo, que constituyen más del 90 por
ciento de la población de nuestro país, son los obreros, los
campesinos, los soldados y la pequeña burguesía urbana.
Por lo tanto, nuestro arte y nuestra literatura son, primero,
para los obreros, la clase dirigente de la revolución. En segundo lugar, para los campesinos, nuestros aliados más numerosos y resueltos en la revolución. En tercer lugar, para
los obreros y campesinos armados, o sea, el VIII Ejército, el
Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y las demás unidades armadas
del pueblo, que constituyen las fuerzas principales de la
guerra revolucionaria. En cuarto lugar, para las masas trabajadoras de la pequeña burguesía urbana y los intelectuales
pequeñoburgueses, que también son aliados nuestros en la
revolución y pueden cooperar con nosotros durante largo
tiempo. Estos cuatro tipos de gente constituyen la mayoría
aplastante de la nación china, las más amplias masas populares.
Nuestro arte y nuestra literatura deben ser para los cuatro
tipos de gente arriba mencionados. Para servirlos, tenemos
que tomar la posición del proletariado y no la de la pequeña
burguesía. Hoy, los escritores que se aferran a la posición
pequeñoburguesa, individualista, no pueden servir verdaderamente a las masas de obreros, campesinos y soldados revolucionarios; su interés se concentra principalmente en el
reducido número de intelectuales pequeñoburgueses. He
aquí la razón clave por la cual una parte de nuestros camaradas son incapaces de resolver correctamente el problema
de a quién deben servir nuestro arte y nuestra literatura. Al
decir esto, no me refiero a la teoría. Teóricamente, o de palabra, nadie en nuestras filas considera que las masas de
obreros, campesinos y soldados sean menos importantes
que los intelectuales pequeñoburgueses. Me refiero a la
práctica, a la acción. En la práctica, en la acción, ¿no dan
más importancia a los intelectuales pequeñoburgueses que
a los obreros, campesinos y soldados? Creo que sí. Muchos
camaradas se inclinan a estudiar a los intelectuales pequeñoburgueses y a analizar su sicología, se preocupan preferentemente por describirlos, excusan y defienden sus defectos en vez de conducirlos a acercarse, junto con ellos, a las
masas de obreros, campesinos y soldados, a incorporarse a
las luchas prácticas de esas masas, a describirlas y educarlas. Muchos camaradas, como son de origen pequeñoburgués y a la vez intelectuales, buscan hacer amigos sólo entre
los intelectuales y concentran su atención en el estudio y la
descripción de éstos. Tal estudio y descripción serían razonables si se hicieran desde la posición proletaria. Pero ellos
no lo hacen así, o no del todo. Se mantienen en la posición
La cuestión de a quién deben servir el arte y la literatura
es una cuestión fundamental, una cuestión de principio.
Hasta ahora, las controversias, divergencias, antagonismos
y discordias entre algunos de nuestros camaradas no han
sido sobre esta cuestión fundamental, de principio, sino
acerca de cuestiones secundarias, incluso de aquellas que no
implican ningún principio. Sobre esta cuestión de principio,
los dos lados en controversia no han mostrado divergencia
alguna, sino un acuerdo casi perfecto; han tendido, en cierta
medida, a desdeñar a los obreros, los campesinos y los soldados y a aislarse de las masas. Digo "en cierta medida"
porque, hablando en general, si estos camaradas desprecian
a los obreros, los campesinos y los soldados y se aíslan de
las masas, no lo hacen de la misma manera que el Kuomintang; mas, de todos modos, la tendencia existe. Mientras
esta cuestión fundamental no sea solucionada, será difícil
resolver muchas otras cuestiones. Tomemos, por ejemplo,
el sectarismo en los círculos artísticos y literarios. Esta es
78
también una cuestión de principio. Ahora bien, el sectarismo sólo se puede eliminar planteando y llevando a la
práctica de manera efectiva las consignas que llaman a trabajar para los obreros y los campesinos, para el VIII Ejército
y el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército, y a ir a las masas. De
otro modo, jamás podrá ser resuelto el problema del sectarismo. Lu Sin dijo una vez:
y la popularización de que hablan y, desde luego, más incapacitados aún están para hallar la relación correcta entre ambas. Puesto que nuestro arte y nuestra literatura son, en lo
fundamental, para los obreros, campesinos y soldados, popularización significa popularizar entre ellos, y elevación
significa elevar partiendo de su nivel. ¿Qué debemos popularizar entre ellos? ¿Lo que necesita y acepta con facilidad
la clase terrateniente feudal? ¿Lo que necesita y acepta con
facilidad la burguesía? ¿Lo que necesitan y aceptan fácilmente los intelectuales pequeñoburgueses? No, nada de eso;
sólo lo que necesitan y aceptan con facilidad los propios
obreros, campesinos y soldados. Por consiguiente, previa a
la tarea de educar a los obreros, campesinos y soldados, hay
otra que es la de aprender de ellos. Eso resulta todavía más
cierto en cuanto a la elevación. Para elevar, es preciso tener
una base. Un cubo de agua, por ejemplo, ¿de dónde levantarlo sino del suelo? ¿Es posible levantarlo del aire? ¿A partir de qué base, pues, debemos elevar el arte y la literatura?
¿De la base de la clase feudal? ¿De la base de la burguesía?
¿De la base de los intelectuales pequeñoburgueses? No, de
ninguna de ellas; sólo de la base de las masas de obreros,
campesinos y soldados. Y esto no significa elevar a los obreros, campesinos y soldados hasta la "altura" de la clase feudal de la burguesía o de la intelectualidad pequeñoburguesa,
sino elevar el arte y la literatura en la dirección en que avanzan los propios obreros, campesinos y soldados, en la dirección en que avanza el proletariado. Aquí, también se plantea
la tarea de aprender de los obreros, campesinos y soldados.
Sólo partiendo de ellos podremos tener una comprensión
correcta de la popularización y la elevación y encontrar la
justa relación entre ambas.
"La condición indispensable para el frente unido es tener
un objetivo común. [. . .] El hecho de que nuestro frente no
logre estar unido demuestra que no conseguimos ponernos
de acuerdo sobre nuestro objetivo, y que, o bien sólo trabajamos para los grupitos, o bien, de hecho, sólo para nuestro
interés personal. Si todos tenemos por objetivo servir a las
grandes masas de obreros y campesinos, nuestro frente se
unirá sin la menor duda."140
Este problema existía entonces en Shanghai y perdura
ahora en Chungching. En esos lugares resulta muy difícil
resolverlo por completo, porque allí los gobernantes oprimen a los artistas y escritores revolucionarios y les privan
de la libertad de ir a las masas de obreros, campesinos y soldados. Pero aquí, entre nosotros, la situación es enteramente
distinta. Estimulamos a los artistas y escritores revolucionarios a que entren en intimidad de manera activa con los obreros, los campesinos y los soldados, les damos completa libertad de ir a las masas y crear un arte y una literatura verdaderamente revolucionarios. Por eso, entre nosotros, este
problema se encuentra cerca de su solución. Pero estar cerca
de la solución no es lo mismo que llegar a una solución cabal y completa. Precisamente para llegar a una solución así,
es necesario, como lo venimos sosteniendo, estudiar el marxismo y la sociedad. Al decir marxismo nos referimos a un
marxismo vivo, que juegue un papel efectivo en la vida y la
lucha de las masas, y no un marxismo de palabra. Cuando
el marxismo de palabra se transforme en marxismo aplicado
a la vida real, ya no habrá más sectarismo. Y no sólo quedará resuelto el problema del sectarismo, sino también muchos otros.
¿Cuál es, en fin de cuentas, la fuente de todo arte y literatura? Las obras artísticas y literarias, como formas ideológicas, son producto del reflejo en el cerebro del hombre de
una existencia social determinada. El arte y la literatura revolucionarios son producto del reflejo de la vida del pueblo
en el cerebro de los artistas y escritores revolucionarios. En
la misma vida del pueblo están los yacimientos de materia
prima para el arte y la literatura, material en estado natural,
no elaborado, pero, a la vez, el más vivo, el más rico y el
más fundamental; en este sentido, ante él quedan pálidos
todo arte y literatura. Ese material constituye el manantial
único e inagotable del arte y la literatura. Es la única fuente,
la única posible, no puede haber otra. Algunos preguntarán:
¿No constituyen otra fuente los libros, las obras artísticas y
literarias de la antigüedad y del extranjero? En realidad, las
obras artísticas y literarias del pasado no son una fuente,
sino una corriente; fueron creadas por los antiguos y los extranjeros con la materia prima artística y literaria que encontraron en la vida del pueblo de sus tiempos y de sus países.
Debemos tomar posesión de todas las cosas buenas de la
herencia artística y literaria, asimilar críticamente lo útil y
usarlo corno ejemplo cuando creemos obras con la materia
prima artística y literaria hallada en la vida del pueblo de
nuestro tiempo y de nuestro país. Existe una diferencia entre
tener y no tener tales ejemplos, diferencia que hace que las
obras sean pulidas o toscas, refinadas o bastas, de alto o bajo
II
Una vez resuelta la cuestión de a quién servir, llegamos a
la de cómo servir. La cuestión, en las palabras de algunos
camaradas, se plantea así: ¿debemos esforzarnos por la elevación o por la popularización?
En el pasado, algunos camaradas menospreciaban y descuidaban bastante, o incluso gravemente, la popularización,
y daban excesiva importancia a la elevación. Es preciso dar
importancia a la elevación" pero es un error hacerlo de manera unilateral y aislada, hacerlo en exceso. También en este
aspecto se manifiesta el hecho de no haber sido resuelto todavía claramente el problema de a quién deben servir el arte
y la literatura, hecho al que me he referido antes. Además
como estos camaradas no han comprendido claramente este
problema, carecen de un criterio correcto sobre la elevación
Véase "Mi opinión sobre la Unión dé Escritores de Izquierda",
colección "'Dos corazones", Obras Completar de Lu Sin, t. IV.
[pág. 78]
140
79
actualidad tan fácil y rápidamente entre las grandes masas
populares. El problema que hoy enfrentan los obreros, campesinos y soldados es el siguiente: Sostienen una lucha despiadada y sangrienta contra el enemigo, pero son analfabetos e incultos como resultado del largo dominio de la clase
feudal y de la burguesía; por lo tanto, piden ansiosamente
una campaña general de ilustración, reclaman insistentemente educación y obras artísticas y literarias que satisfagan
sus necesidades inmediatas y que sean fáciles de asimilar, a
fin de acrecentar su entusiasmo en la lucha y su confianza
en la victoria y fortalecer su unidad en interés de la lucha
unánime contra el enemigo. Para ellos, la necesidad primordial no es de "más flores en el brocado" sino de "leña en
medio de la nevada". Así, en las condiciones presentes, la
popularización es la tarea más apremiante. Es un error menospreciarla o descuidarla.
nivel, ejecutadas con rapidez o lentamente. Por eso no debemos de ninguna manera rechazar la herencia de los antiguos y de los extranjeros, ni negarnos a tornarla como punto
de referencia, así sean estas obras de la clase feudal o la burguesía. Pero el tomar los legados del pasado y usarlos como
punto de referencia jamás debe sustituir a nuestra propia labor creadora; nada puede sustituirla. Tomar o imitar a los
antiguos y a los extranjeros sin espíritu crítico, constituye
en arte y literatura el dogmatismo más estéril y pernicioso.
Los artistas y escritores revolucionarios de China, los artistas y escritores promisorios, tienen que ir a las masas; tienen
que ir, durante largos períodos, sin reserva alguna y de todo
corazón, a las masas de obreros, campesinos y soldados, al
fragor de la lucha, y a la única fuente, la más caudalosa y
rica, para observar, experimentar, estudiar y analizar todos
los tipos de gente, todas las clases, todas las masas, todas las
formas vivas de existencia y de lucha, y toda la materia
prima artística y literaria. Sólo entonces podrán emprender
su trabajo creador. En caso contrario, uno no tendrá nada
con que trabajar, y no pasará de ser un artista o escritor vacío, el tipo de artista o escritor que, en su testamento, tan
encarecidamente aconsejó Lu Sin a su hijo que no fuera
nunca141.
Sin embargo, no puede separarse tajantemente la popularización de la elevación. Actualmente no sólo existe la posibilidad de popularizar algunas obras de alta calidad, sino
que el nivel cultural de las grandes masas se está elevando
sin cesar. Si la popularización se mantiene siempre al
mismo nivel, suministrando mes tras mes, año tras año, los
mismos materiales, siempre la misma opereta "El vaquerito"142 y los mismos textos de lectura de hombre, mano,
boca, cuchillo, vaca, cabra"143, ¿no quedarán ras con ras
educadores y educandos? ¿Qué valor tiene una popularización así? El pueblo demanda popularización, y luego, elevación, pide elevación mes tras mes y año tras año. Aquí,
popularización significa popularización para las masas y
elevación significa elevación también para las masas. Esta
elevación no se realiza desde el aire, ni a puertas cerradas,
sino con base en la popularización. Está determinada por la
popularización y, a la vez, guía a ésta. En China, tanto la
revolución como la cultura revolucionaria se desarrollan de
manera desigual y se van extendiendo sólo gradualmente.
Mientras en un lugar se ha llevado a cabo la popularización
y la elevación basada en ella, en otros lugares la popularización ni siquiera ha comenzado. Por consiguiente, las buenas
experiencias obtenidas en un lugar en la popularización y su
consecuente elevación, pueden aplicarse en otros lugares y
servir allí de guía para el trabajo de popularización y elevación, de manera que se eviten muchos rodeos. En el plano
internacional, las experiencias positivas del extranjero, en
particular las de la Unión Soviética, también nos pueden
servir de guía. Por eso, para nosotros la elevación se basa en
la popularización, mientras que la popularización es guiada
por la elevación. Precisamente por esta razón, lejos de constituir un obstáculo para la elevación, la popularización de
que hablamos proporciona una base para la elevación que
realizamos ahora en escala limitada, y prepara las condiciones necesarias para elevar en una escala mucho mayor en el
futuro.
Aunque la vida social del hombre es la única fuente del
arte y la literatura, y es incomparablemente más rica y más
viva que éstos en contenido, el pueblo no se contenta solamente con la vida y pide arte y literatura. ¿Por qué? Porque,
si bien tanto la vida como el arte y la literatura son bellos,
la vida reflejada en las obras artísticas y literarias puede y
debe estar en un plano más alto, ser más intensa, más concentrada, más típica, puede y debe estar más cercana del
ideal y resultar, por lo tanto, más universal que la realidad
de la vida cotidiana. El arte y la literatura revolucionarios
deben crear los más variados personajes extraídos de la existencia real y ayudar a las masas a impulsar la historia hacia
adelante. Por ejemplo, de un lado, hallamos que la gente sufre hambre, frío y opresión, y del otro, está la explotación y
opresión del hombre por el hombre; estos hechos existen en
todas partes y se los considera como cosas corrientes; los
artistas y escritores condensan estos fenómenos cotidianos,
tipifican las contradicciones y luchas existentes dentro de
ellos y, de este modo, crean obras capaces de despertar a las
masas, inflamarlas de entusiasmo e impulsarlas a la unidad
y a la lucha para transformar el mundo que las rodea. Sin un
arte y una literatura de este tipo, dicha tarea no podrá cumplirse, o no se cumplirá tan rápida y efectivamente.
¿Qué se entiende por popularización y por elevación en
la labor artística y literaria? ¿Cuál es la relación entre esas
dos tareas? Las obras creadas con fines de popularización,
por ser relativamente sencillas y llanas, son aceptadas con
mayor facilidad y rapidez por las grandes masas de hoy. Las
obras de un nivel más alto, por ser más elaboradas, resultan
más difíciles de crear y, en general, no se difunden en la
Véase "Muerte", "Apéndice" de "Ultima colección de las prosas
satíricas escritas en el cuchitril Chiechie", Obras Completas de Lu
Sin, t. VI. [pág. 80]
142 Opereta popular china, con sólo dos personajes, un vaquerito y
una joven aldeana, cuyo contenido se expresa por medio de preguntas y respuestas entre los dos. En los primeros días de la Guerra
141
de Resistencia, esta forma, con letra nueva, fue utilizada para hacer
la propaganda antijaponesa y alcanzó en su tiempo gran popularidad. [pág. 82]
143 En chino, son caracteres sencillos de pocos trazos, que se solían
enseñar en las primeras lecciones de las viejas cartillas de lectura
para escuelas primarias. [pág. 82]
80
Aparte de la elevación que satisface directamente las necesidades de las masas, existe otra que las satisface de manera indirecta: la elevación que necesitan los cuadros. Los
cuadros son elementos avanzados de las masas, y en general
han recibido más educación que éstas; un arte y una literatura de un nivel más alto son completamente necesarios para
ellos, y sería un error no tomar en cuenta esto. Todo lo que
se hace para los cuadros es también por entero para las masas, porque sólo a través de los cuadros se puede educar y
guiar a las masas. Si nos desviamos de este objetivo, si lo
que darnos a los cuadros no puede ayudarles a educar y
guiar a las masas, entonces nuestra labor de elevación será
como disparar la flecha sin tener un blanco y se apartará del
principio fundamental de servir a las grandes masas del pueblo.
o escritor revolucionario puede realizar un trabajo de significación, a menos que se halle vinculado con las masas, las
describa y sea su leal portavoz. Sólo como representante de
las masas podrá educarlas, y sólo haciéndose discípulo de
ellas podrá llegar a ser su maestro. Si se considera a sí
mismo dueño de las masas, aristócrata que se encuentra por
encima de "los de abajo", por mucho talento que posea, las
masas no lo necesitarán y su trabajo carecerá de perspectivas.
¿Es utilitarista nuestra actitud? Los materialistas no se
oponen al utilitarismo en general, sino al utilitarismo de la
clase feudal, de la burguesía y de la pequeña burguesía, y a
esos hipócritas que combaten de palabra el utilitarismo pero
que, de hecho, se adhieren al más egoísta y miope de todos.
En el mundo no hay nada que esté por encima de consideraciones utilitarias; en una sociedad de clases, lo que no es
utilitarismo de una clase lo es de otra. Nosotros somos utilitaristas revolucionarios proletarios y tomamos como punto
de partida la unidad de los intereses inmediatos y futuros de
las más amplias masas, que constituyen más del 90 por
ciento de nuestra población; por lo tanto, somos utilitaristas
revolucionarios que se plantean los objetivos más amplios y
de más largo alcance, y no utilitaristas de miras estrechas
que sólo ven lo parcial e inmediato. Si, por ejemplo, buscando su beneficio personal o el de su reducido grupo, alguien insiste en lanzar al mercado y divulgar entre las masas
una obra que sólo complace a unos pocos, pero que es inútil
e incluso perniciosa para la mayoría de la gente, y además
reprocha a las masas su utilitarismo, entonces no sólo agravia a las masas sino que demuestra lo poco que se conoce a
sí mismo. Una cosa es buena sólo cuando aporta beneficio
real a las masas populares. Su obra puede ser tan buena
corno "La blanca nieve primaveral", pero si por el momento
sólo tiene valor para unos pocos, mientras las masas cantan
todavía la "Canción de los pobres rústicos" 144, usted nada
logrará si se limita a vituperar a las masas en vez de intentar
elevar el nivel que representa esa canción. El problema reside ahora en unir "La blanca nieve primaveral" con la
"Canción de los pobres rústicos", en unir la elevación con la
popularización. Sin tal unidad, el arte de cualquier especialista, por sublime que sea, será inevitablemente del utilitarismo más estrecho; uno puede afirmar que este arte es
"puro y sublime", pero sólo será un criterio personal, con el
cual las masas no estarán de acuerdo.
En resumen: a través de la labor creadora de los artistas y
escritores revolucionarios, la materia prima que se halla en
la vida del pueblo es convertida en el arte y la literatura que
sirven a las grandes masas como formas ideológicas. Se incluyen aquí, por un lado, el arte y la literatura de nivel superior, que se han desarrollado sobre la base del arte y la
literatura elementales y son necesitados por los sectores de
las masas cuyo nivel se ha elevado o, de manera más inmediata, por los cuadros de las masas, y, de otro lado, el arte y
la literatura elementales, que, a la inversa, son guiados por
el arte y la literatura de un nivel superior y que en el presente
necesitan primordialmente la aplastante mayoría de las masas. Nuestro arte y nuestra literatura, ya sean de nivel superior o elemental, sirven a las grandes masas del pueblo y, en
primer lugar, a los obreros, campesinos y soldados; se crean
para ellos y son utilizados por ellos.
Ahora que hemos resuelto el problema de la relación entre popularización y elevación, podemos resolver también
el problema de la relación entre especialistas y popularizadores. Nuestros especialistas no sólo trabajan para los cuadros sino también, y principalmente, para las masas. Nuestros especialistas en literatura tienen que prestar atención a
los periódicos murales de las masas y a los reportajes escritos en las fuerzas armadas y en las aldeas. Nuestros especialistas en teatro deben prestar atención a los pequeños conjuntos teatrales de las fuerzas armadas y las aldeas. Nuestros
especialistas en música deben prestar atención a las canciones de las masas. Nuestros especialistas en artes plásticas
tienen que prestar atención a las artes plásticas de las masas.
Todos estos camaradas deben vincularse estrechamente con
los camaradas dedicados a la popularización del arte y la
literatura entre las masas; deben, por un lado, ayudarlos y
guiarlos, y por el otro, aprender de ellos y, a través suyo,
extraer savia del pueblo a fin de nutrirse y enriquecerse, de
manera que sus especialidades no se conviertan en "pabellones suspendidos en el aire", divorciados de las masas y
de la realidad y desprovistos de contenido y de vida. Debemos respetar a los especialistas, que tienen gran valor para
nuestra causa, pero hemos de recordarles que ningún artista
Una vez solucionados los problemas de nuestra orientación fundamental: servir a los obreros, los campesinos y los
soldados y cómo servirles, serán también resueltos otros
problemas, tales como el de describir la claridad o las tinieblas y el de la unidad de los artistas y escritores. Si todos
aceptamos esta orientación fundamental, tendrán que ceñirse a ella nuestros artistas y escritores, nuestras escuelas
de arte y de literatura, nuestras publicaciones y organizaciones artísticas y literarias, y todas nuestras actividades en este
campo. Es equivocado apartarse de esta orientación, y todo
Canciones del reino de Chu (siglo III a.n.e.). La música de
"Canción de los pobres rústicos" era inferior a la dé "La blanca
nieve primaveral". En "Respuestas de Sung Yu al rey de Chu", re-
copilado en Antología literaria, se dice que cuando un cantor entonaba en la capital de Chu "La blanca nieve primaveral", sólo unas
pocas decenas de personas la coreaban, pero cuando cantaba "Canción de los pobres rústicos", lo hacían miles. [pág. 84]
144
81
lo que no armonice con ella deberá ser corregido convenientemente.
cosa que los líderes de millones de políticos -- las masas --,
y su tarea consiste en recoger las opiniones de estos políticos y, después de destilarlas, devolverlas a las masas, para
que éstas las hagan suyas y las lleven a la práctica; no son
los supuestos políticos, de tipo aristocrático, que trabajan a
puertas cerradas, presumen de sabios y anuncian: "Esta es
la única firma seria, y no tiene sucursales." Tal es la diferencia de principio entre los políticos proletarios y los decadentes políticos burgueses. Precisamente por esto, puede
existir completa unidad entre el carácter político de nuestro
arte y nuestra literatura, y su veracidad. Es un error desconocer este punto y rebajar a la política y a los políticos del
proletariado.
III
Puesto que ha quedado ya claro que nuestro arte y nuestra
literatura son para las grandes masas del pueblo, podemos
pasar a discutir un problema de relaciones internas del Partido: las relaciones entre el trabajo del Partido en el arte y la
literatura y el trabajo del Partido en su conjunto, así como
un problema de relaciones externas del Partido: las relaciones entre el trabajo del Partido en el arte y la literatura y el
trabajo en este terreno de los no militantes, es decir, el problema del frente único en los círculos artísticos y literarios.
Examinemos ahora la cuestión del frente único en los
círculos artísticos y literarios. Corno el arte y la literatura
están subordinados a la política y como el primer problema,
el fundamental, de la actual política de China es la resistencia al Japón, los artistas y escritores del Partido deben, ante
todo, unirse en torno al problema de la resistencia con todos
los artistas y escritores que no pertenecen al Partido (desde
sus simpatizantes y los artistas y escritores pequeñoburgueses, hasta todos aquellos artistas y escritores de la burguesía
y de la clase terrateniente que aprueban la resistencia al Japón). En segundo lugar, debemos unirnos con ellos sobre la
cuestión de la democracia; como una parte de los artistas y
escritores antijaponeses no están de acuerdo con nosotros en
esta cuestión, el alcance de la unidad será inevitablemente
un poco más limitado. En tercer lugar, tenemos que unirnos
con ellos sobre cuestiones propias del campo artístico y literario, las referentes a la técnica y al estilo en el arte; como
somos partidarios del realismo socialista, que una parte de
ellos no aprueba, el alcance de la unidad se reducirá aún
más. Mientras sobre unas cuestiones existe unidad, en torno
a otras hay lucha y crítica. Las cuestiones están separadas y,
a la vez, ligadas entre sí, y por eso, incluso en las que engendran la unidad, tales como la resistencia al Japón, hay
también lucha y crítica. En un frente único, son políticas
erróneas la sola unidad sin lucha o la simple lucha sin unidad, como el capitulacionismo y el seguidismo de derecha
o el exclusivismo y el sectarismo de "izquierda", practicados en el pasado por algunos camaradas. Esto es cierto tanto
en política como en arte.
Comencemos por el primer problema. En el mundo actual, toda cultura, todo arte y literatura pertenecen a una
clase determinada y están subordinados a una línea política
determinada. No existe, en realidad, arte por el arte, ni arte
que esté por encima de las clases, ni arte que se desarrolle
al margen de la política o sea independiente de ella. El arte
y la literatura proletarios son parte de la causa de la revolución proletaria en su conjunto; son, como decía Lenin, "ruedecilla y tornillo"145 del mecanismo general de la revolución. Por lo tanto, el trabajo del Partido en el arte y la literatura ocupa una posición definida y precisa en el conjunto
de su labor revolucionaria, y está subordinado a las tareas
revolucionarias establecidas por el Partido para un determinado período revolucionario. Oponerse a esta subordinación
conducirá, de seguro, al dualismo o al pluralismo, es decir,
en su esencia, a lo que quería Trotski: "en la política: marxista, en el arte: burgués". No estamos de acuerdo en exagerar la importancia del arte y la literatura, pero tampoco
convenimos en subestimarla. El arte y la literatura están
subordinados a la política, pero, a su vez, ejercen una gran
influencia sobre ésta. El arte y la literatura revolucionarios
forman parte de la causa revolucionaria en su conjunto, son
ruedecilla y tornillo de ella, y en comparación con otras partes más importantes, son, naturalmente, secundarios, menos
significativos y menos urgentes, a pesar de lo cual son ruedecilla y tornillo indispensables del mecanismo general,
parte indispensable de la causa de la revolución en su totalidad. Si no hubiera arte y literatura ni siquiera en su sentido
más amplio y elemental, el movimiento revolucionario no
podría avanzar ni triunfar. Es incorrecto no comprender
esto. Además, al decir que el arte y la literatura están subordinados a la política, nos referimos a la política de clase, a
la política de masas, no a la política de un reducido número
de supuestos políticos. La política, ya sea revolucionaria o
contrarrevolucionaria, constituye la lucha de una clase contra otra, y no la actividad de unos cuantos individuos. Las
luchas revolucionarias en los frentes ideológico y artístico
tienen que subordinarse a la lucha política, porque sólo a
través de la política pueden expresarse en forma concentrada las necesidades de la clase y de las masas. Los políticos revolucionarios, especialistas en política que conocen la
ciencia o el arte de la política revolucionaria, no son otra
Los artistas y escritores pequeñoburgueses constituyen en
China una fuerza importante entre las diferentes fuerzas del
frente único en los círculos artísticos y literarios. Existen
muchos defectos en sus ideas y en sus obras, pero relativamente están inclinados a la revolución y cerca del pueblo
trabajador. Por eso, es una tarea de particular importancia
ayudarles a superar sus defectos y ganarlos para el frente
que sirve al pueblo trabajador.
IV
Uno de los principales métodos de lucha en el mundo del
arte y la literatura es la crítica artística y literaria. Hay que
Véase V. I. Lenin, "La organización del Partido y la literatura
del Partido", obra en la que dice: "La literatura debe ser parte de la
causa general del proletariado, debe ser `ruedecilla y tornillo' del
único y gran mecanismo socialdemócrata, puesto en movimiento
por toda la vanguardia consciente de toda la clase obrera." [pág.
85]
145
82
desarrollar esta crítica; como nuestros camaradas han señalado con acierto, nuestra labor a este respecto ha sido realmente insuficiente. La crítica artística y literaria constituye
un problema complejo y requiere muchos estudios especiales. Aquí sólo voy a insistir en el problema básico: los criterios en la crítica. Además, expondré brevemente mis opiniones sobre ciertos problemas particulares planteados por
algunos camaradas y sobre algunos puntos de vista incorrectos.
que haya un criterio artístico abstracto y absolutamente invariable; en toda sociedad de clases, cada clase tiene sus
propios criterios político y artístico. Pero todas las clases,
en todas las sociedades de clases, siempre colocan el criterio
político en el primer lugar y el artístico en el segundo. La
burguesía rechaza siempre las obras del arte y la literatura
proletarias, por muy grandes que sean sus méritos artísticos.
El proletariado, a su vez, debe examinar, en primer término,
la actitud hacia el pueblo de las obras artísticas y literarias
de las épocas pasadas y si tienen una significación progresista en la historia, y de este modo adoptar una actitud diferenciada hacia ellas. Algunas obras, radicalmente reaccionarias desde el punto de vista político, pueden tener al
mismo tiempo cierta calidad artística. Cuanto más reaccionario sea el contenido de una obra y cuanto más elevada su
calidad artística, tanto más puede envenenar al pueblo, y
mayor razón existe para rechazarla. La característica común
del arte y la literatura de todas las clases explotadoras en su
período de decadencia, es la contradicción entre su contenido político reaccionario y su forma artística. Lo que exigimos es la unidad de la política y cl arte, la unidad del contenido y la forma, la unidad del contenido político revolucionario y el más alto grado posible de perfección de la
forma artística. Por progresista que sea en lo político, una
obra de arte que no tenga valor artístico, carecerá de fuerza.
Por eso nos oponemos, tanto a las obras artísticas con puntos de vista políticos erróneos, como a la creación de obras
al "estilo de cartel y consigna", obras acertadas en su punto
de vista político pero carentes de fuerza artística. En el problema del arte y la literatura, tenemos que sostener una lucha en dos frentes.
En la crítica artística y literaria existen dos criterios: el
político y el artístico. Según el criterio político, es bueno
todo lo que favorece la unidad y la resistencia al Japón, estimula a las masas a proceder con una sola voluntad o se
opone al retroceso e impulsa el progreso; en cambio, es
malo todo cuanto daña la unidad y la resistencia al Japón,
fomenta entre las masas disensiones y discordias o se opone
al progreso y arrastra a la gente hacia atrás. ¿En qué basarnos para distinguir lo bueno de lo malo, en el móvil (deseo
subjetivo) o en el efecto (práctica social)? Los idealistas dan
valor al móvil y desconocen el efecto, mientras los materialistas mecanicistas dan valor al efecto y desconocen el móvil; en oposición a ambos, nosotros, materialistas dialécticos, sostenemos la unidad del móvil y el efecto. El móvil de
servir a las masas es inseparable del efecto de ganarse su
aprobación, y los dos deben estar unidos. El móvil de servir
a un individuo o a un pequeño grupo no es bueno, y tampoco
lo es el móvil de servir a las masas cuando su efecto no es
ganar su aprobación y beneficiarlas. Al examinar el deseo
subjetivo de un autor, es decir, si su móvil es justo y bueno,
no juzgamos por sus declaraciones, sino por el efecto que
sus actividades (principalmente sus obras) tienen sobre las
masas en la sociedad. La práctica social y su efecto son el
criterio para juzgar el deseo subjetivo o móvil. Rechazamos
el sectarismo en nuestra crítica artística y literaria y, ateniéndonos al principio general de unidad para la resistencia
al Japón, debemos permitir la existencia de obras artísticas
y literarias con diversas actitudes políticas. Pero al mismo
tiempo, en la crítica tenemos que mantenernos con firmeza
en nuestra posición de principio, y criticar y refutar severamente todas las obras artísticas y literarias que contengan
puntos de vista antinacionales, anticientíficos, antipopulares
o anticomunistas, porque el móvil y el efecto de esas llamadas obras artísticas y literarias es te buenas todas las obras
que poseen una calidad artística más o menos alta, y malas
o relativamente malas las que tienen una calidad artística
más o menos baja. Claro que para hacer esta diferenciación
también hay que considerar el efecto social. Casi no hay artista o escritor que no estime bellas sus propias obras, y
nuestra crítica ha de permitir la libre competición de las más
variadas obras artísticas; pero también es del todo necesario
criticarlas correctamente según los criterios de la ciencia del
arte, de manera que el arte de un nivel inferior se eleve poco
a poco a otro más alto, y que el arte que no satisface las
demandas de la lucha de las grandes masas se transforme en
un arte que las satisfaga.
Estas dos tendencias existen en la mente de numerosos
camaradas. Ya que muchos camaradas tienden a descuidar
el aspecto artístico, hay que prestar atención a elevar su nivel artístico. Pero, a mi ver, el aspecto político constituye,
en el presente, el problema más grave. Hay camaradas que
carecen de conocimientos políticos elementales, y por consiguiente tienen toda suerte de ideas confusas. Permítanme
citar algunos ejemplos sacados de Yenán.
"La teoría de la naturaleza humana." ¿Existe una cosa llamada naturaleza humana? Claro que existe. Pero sólo hay
naturaleza humana en concreto, y no en abstracto. En una
sociedad de clases, únicamente hay naturaleza humana clasista, y no existe naturaleza humana más allá de las clases.
Nosotros somos partidarios de la naturaleza humana del
proletariado y de las grandes masas populares, mientras la
clase terrateniente y la burguesía están por la naturaleza humana de sus propias clases, sólo que no lo dicen, y la presentan como la única naturaleza humana que existe. La naturaleza humana pregonada por ciertos intelectuales pequeñoburgueses está también divorciada o en contra de las
grandes masas populares; lo que ellos llaman naturaleza humana no es, en esencia, más que individualismo burgués, y
por lo tanto, a sus ojos, la naturaleza humana proletaria es
incompatible con la "naturaleza humana". Así es como se
presenta "la teoría de la naturaleza humana" que propugnan
hoy algunos en Yenán como base para su llamada teoría del
arte y la literatura. Esta teoría es enteramente errónea.
Existiendo un criterio político y un criterio artístico, ¿cuál
es la relación entre ellos? La política no equivale al arte, ni
una concepción general del mundo equivale a un método de
creación y crítica artísticas. No sólo negamos que haya un
criterio político abstracto y absolutamente invariable, sino
83
medio de la crítica y la autocrítica en el seno del pueblo, y
esta crítica y autocrítica representan también una de las tareas más importantes del arte y la literatura. Pero esto no
debe considerarse como "denunciar al pueblo". Respecto al
pueblo, el problema reside fundamentalmente en educarlo y
elevar su nivel. Sólo los artistas y escritores contrarrevolucionarios pintan al pueblo como "tontos de nacimiento" y a
las masas revolucionarias como "despóticos malhechores".
"El punto de partida fundamental para el arte y la literatura es el amor, el amor de la humanidad." Es cierto que el
amor puede servir de punto de partida, pero existe otro
punto de partida, que es el fundamental. El amor es un concepto, un producto de la práctica objetiva. En esencia, no
partimos de conceptos, sino de la práctica objetiva. Nuestros
artistas y escritores que provienen de la intelectualidad
aman al proletariado porque la sociedad les ha hecho sentir
que tienen con él un destino común. Y nosotros odiamos al
imperialismo japonés porque nos oprime. En el mundo no
existe en absoluto amor ni odio que no tenga su causa. En
cuanto al "amor de la humanidad", no ha habido un amor tal
que todo lo abarque desde que la humanidad se dividió en
clases. A todas las clases dominantes del pasado les gustaba
predicar este amor, y también a muchos de los pretendidos
santos y sabios, pero nadie lo ha llevado nunca verdaderamente a la práctica por la sencilla y simple razón de que es
impracticable en una sociedad de clases. Nacerá el verdadero amor de la humanidad, nacerá cuando hayan sido eliminadas las clases en todo el mundo. Las clases han dividido la sociedad en muchos grupos antagónicos; después de
la eliminación de las clases, vendrá el amor de toda la humanidad, pero éste todavía no existe. No podemos amar a
nuestros enemigos ni los males sociales; nuestro propósito
es eliminar a unos y otros. Esto es de sentido común; ¿puede
haber entre nuestros artistas y escritores quienes todavía no
lo comprendan?
"Estamos aún en el período de las prosas satíricas, y el
estilo de Lu Sin todavía es necesario." Lu Sin vivía bajo la
dominación de las fuerzas tenebrosas y estaba privado de la
libertad de palabra y por eso tenía toda la razón al batallar
valiéndose de esas prosas, llenas de sátira quemante e ironía
glacial. Nosotros también tenemos que ridiculizar mordazmente al fascismo, a la reacción china y a todo lo que perjudique al pueblo, pero en la Región Fronteriza de ShensíKansú-Ningsia y en las bases de apoyo antijaponesas tras
las líneas enemigas, donde se otorga plena democracia y libertad a los artistas y escritores revolucionarios y se priva
de ellas sólo a los contrarrevolucionarios, el estilo de las
prosas satíricas no debe ser simplemente igual al de Lu Sin.
Podemos gritar a voz en cuello y no tenemos necesidad de
recurrir a expresiones veladas o indirectas, difíciles de captar para las grandes masas populares. Al referirse al pueblo,
y no a los enemigos de éste, incluso el Lu Sin del "período
de las prosas satíricas" jamás ridiculizaba ni atacaba al pueblo revolucionario ni al partido revolucionario, y el estilo de
las prosas satíricas dedicadas al pueblo era completamente
distinto al de las dirigidas contra el enemigo. Es necesario
criticar los defectos del pueblo, como ya hemos dicho, pero
al hacerlo, debemos adoptar verdaderamente su posición y
hablar llenos del ardiente deseo de protegerlo y educarlo.
Tratar a los camaradas como a enemigos es pasarse a la posición del enemigo. ¿Quiere decir esto que vamos a abolir
la sátira? No, la sátira siempre es necesaria. Pero existen varias clases de sátira: sátira hacia nuestros enemigos, sátira
hacia nuestros aliados y sátira hacia nuestras propias filas,
cada una de las cuales supone una actitud distinta. No estamos en contra de la sátira en general, pero debemos descartar su abuso.
"Las obras artísticas y literarias siempre han descrito la
claridad y las tinieblas con igual énfasis, mitad y mitad."
Esta afirmación contiene muchas ideas confusas. El arte y
la literatura no han procedido siempre así. Muchos escritores pequeñoburgueses nunca han logrado encontrar la claridad. Sus obras revelan únicamente las tinieblas y reciben el
nombre de "literatura de denuncia"; algunas simplemente
han asumido como misión exclusiva la prédica del pesimismo y la misantropía. Por el contrario, la literatura soviética del período de la construcción socialista retrata principalmente la claridad. También describe defectos en el trabajo y personajes negativos, pero sólo como contraste para
hacer resaltar la claridad del cuadro en su conjunto y no en
la proporción de "mitad y mitad". Los artistas y escritores
de la burguesía en el período reaccionario de esta clase retratan a las masas revolucionarias como malhechores, y se
describen a sí mismos como santos, con lo cual intervienen
la claridad y las tinieblas. Sólo los artistas y escritores verdaderamente revolucionarios pueden resolver correctamente el problema de qué se debe ensalzar y qué denunciar.
Es preciso denunciar a todas las fuerzas tenebrosas que perjudican a las masas populares, y ensalzar todas las luchas
revolucionarias de éstas: he aquí la tarea fundamental de los
artistas y escritores revolucionarios.
"No soy dado a la alabanza y el elogio; las obras de los
que ensalzan la claridad no son necesariamente grandes, y
las obras de los que pintan las tinieblas no son forzosamente
insignificantes." Si usted es un artista o escritor burgués, no
ensalzará al proletariado sino a la burguesía, y si es un artista o escritor proletario, no ensalzará a la burguesía sino al
proletariado y al pueblo trabajador; ha de ser lo uno o lo
otro. Las obras de los que ensalzan la claridad de la burguesía no son necesariamente grandes, ni las de los que pintan
sus tinieblas son forzosamente insignificantes; las obras de
los que ensalzan la claridad del proletariado no carecen
inevitablemente de grandeza, mientras que las de los que
pintan las llamadas "tinieblas" del proletariado son, de seguro, insignificantes. ¿No son éstos hechos que registra la
historia del arte y la literatura? ¿Por qué no hemos de ensalzar al pueblo, creador de la historia de la humanidad? ¿Por
qué no hemos de ensalzar al proletariado, al Partido Comunista, a la nueva democracia y al socialismo? Existe también
un tipo de personas que no sienten entusiasmo por la causa
del pueblo y adoptan la actitud del espectador indiferente
"La misión del arte y la literatura siempre ha sido denunciar." Esta afirmación, como la anterior, proviene de la falta
de conocimientos de la ciencia de la historia. El arte y la
literatura, como hemos explicado más arriba, nunca se han
limitado a denunciar. Para los artistas y escritores revolucionarios, el objeto de denuncia sólo pueden ser los agresores, explotadores y opresores, y su nefanda influencia sobre
el pueblo, y nunca las masas populares. Las masas populares también tienen defectos, que deben ser superados por
84
listas, del arte por el arte, aristocráticos, decadentes, pesimistas, así como todo otro impulso creador ajeno a las masas populares y al proletariado. En lo que concierne a los
artistas y escritores proletarios, ¿no deben ser destruidos semejantes impulsos? Yo creo que sí; tienen que ser destruidos totalmente, y a medida que sean destruidos, podrá edificarse lo nuevo.
ante la lucha y la victoria del proletariado y su vanguardia;
lo que les interesa y nunca se cansarán de elogiar no es otra
cosa que su propia persona y quizá algunos sujetos más de
su pequeña camarilla. Semejantes individualistas pequeñoburgueses no desean, naturalmente, alabar las hazañas y virtudes del pueblo revolucionario ni estimular su valor en la
lucha y su confianza en la victoria. Sujetos así no son más
que carcomas en las filas revolucionarias, y en verdad, el
pueblo revolucionario no necesita de semejantes "cantores".
V
"No es cuestión de posición; mi posición es acertada, mis
intenciones son buenas y todo lo comprendo bien, pero no
logro expresarme y por eso el resultado es malo." Ya he hablado acerca del punto de vista materialista dialéctico sobre
el móvil y el efecto. Ahora quisiera preguntar: ¿No es la
cuestión del efecto una cuestión de posición? Una persona
que actúa sólo según su móvil sin que le importe el efecto,
es como un médico que se limita a extender recetas sin preocuparse de cuántos pacientes mueren por culpa suya, o
como un partido político que se limita a formular declaraciones sin preocuparse de que sean llevadas a la práctica.
Cabe preguntar: ¿Es acertada tal posición? ¿Son buenas tales intenciones? Claro que es posible equivocarse, incluso
si se tiene en cuenta de antemano el efecto de una acción
determinada, pero, ¿son buenas las intenciones si se insiste
en actuar de la misma manera cuando los hechos han probado que el efecto es nocivo? Al juzgar a un partido político
o a un médico, debemos tener en cuenta la práctica y el
efecto; lo mismo tenemos que hacer al juzgar a un escritor.
Quién está animado por una intención realmente buena tiene
que tomar en consideración el efecto, resumir sus experiencias y estudiar los métodos o, como se dice en el trabajo de
creación, la técnica de expresión. Quien tiene una intención
realmente buena debe criticar con toda sinceridad las deficiencias y errores de su propio trabajo, y estar resuelto a corregirlos. Es así como los comunistas aplican el método de
la autocrítica. Esta es la única posición acertada. Y sólo mediante el proceso de una práctica seria y responsable se
puede comprender paso a paso cuál es la posición acertada
y hacerla suya gradualmente. Si uno, en vez de avanzar en
esta dirección en la práctica, se considera infalible y afirma
que "todo lo comprende bien", en realidad no habrá comprendido nada.
¿Qué revela el hecho de que los problemas arriba mencionados existan en nuestros círculos artísticos y literarios
de Yenán? Revela que en este campo subsisten en serias
proporciones estilos de trabajo erróneos, y que entre nuestros camaradas hay aún muchos defectos tales como idealismo, dogmatismo, ilusiones, palabrería, desdén hacia la
práctica y divorcio de las masas, todo lo cual requiere una
efectiva y seria campaña de rectificación.
Muchos de nuestros camaradas continúan sin distinguir
muy claramente entre el proletariado y la pequeña burguesía. Muchos miembros del Partido se han incorporado a él
en el plano organizativo, pero ideológicamente no lo han
hecho del todo o incluso no lo han hecho en absoluto. Los
que no se han incorporado al Partido ideológicamente conservan aún en sus cabezas mucha basura de las clases explotadoras y no tienen la más ligera noción de lo que es la ideología proletaria, el comunismo y el Partido. Piensan: ¿Ideología proletaria? ¡La misma cosa de siempre! No tienen idea
de que adquirirla no es nada fácil. Algunos jamás olerán a
comunista en toda su vida y acabarán marchándose del Partido. Por lo tanto, aunque la mayoría en nuestro Partido y
nuestras filas es pura, debemos emprender una concienzuda
labor de consolidación tanto en el terreno ideológico como
en el organizativo para conducir el movimiento revolucionario a un desarrollo más vigoroso y a una victoria más rápida. A fin de lograr la consolidación organizativa, se requiere primero la consolidación ideológica, esto es, la lucha
de la ideología proletaria contra las no proletarias. En los
círculos artísticos y literarios de Yenán ya ha comenzado
una lucha ideológica, lo que era muy necesario. Los intelectuales de origen pequeñoburgués siempre se obstinan por
todos los medios, incluidos los artísticos y literarios, en manifestarse, difundir sus propias opiniones y exigir que el
Partido y el mundo se remodelen a su propia imagen. En
tales circunstancias, nuestro deber es gritarles: "Camaradas", ¡eso no funciona! El proletariado no puede adaptarse
a ustedes; someterse a la voluntad de ustedes sería, en realidad, someterse a la de los grandes terratenientes y la gran
burguesía y poner en peligro de muerte al Partido y al país.
Entonces, ¿a la voluntad de quién debemos someternos?
Sólo podemos transformar el Partido y el mundo a imagen
de la vanguardia proletaria. Esperarnos que nuestros camaradas de los círculos artísticos y literarios comprendan la
importancia de esta gran controversia y participen activamente en esta lucha, de manera que cada camarada sea sano
ideológicamente y que nuestras filas, en su conjunto, lleguen a estar verdaderamente unidas y consolidadas en lo
ideológico y organizativo.
"Llamarnos a estudiar el marxismo es repetir el error del
método materialista dialéctico de creación, y perjudicará el
impulso creador." Estudiamos marxismo con el fin de aplicar el punto de vista del materialismo dialéctico y del materialismo histórico en la observación del mundo, de la sociedad, del arte y la literatura, y no con el fin de escribir disertaciones filosóficas en nuestras obras artísticas y literarias.
El marxismo sólo puede abarcar, pero no reemplazar el realismo en la creación artística y literaria, igual que sólo puede
abarcar, pero no sustituir las teorías atómica y electrónica
en la física. Las fórmulas dogmáticas, vacías y secas, destruyen el impulso creador; pero no sólo eso, sino que también, y en primer término, destruyen el marxismo. El "marxismo" dogmático no es marxismo sino antimarxismo. Entonces, ¿no destruye el marxismo al impulso creador? Sí,
ciertamente destruirá los impulsos creadores feudales, burgueses, pequeñoburgueses, liberales, individualistas, nihi-
Como resultado de su confusión ideológica, muchos de
85
nuestros camaradas no son muy capaces de hacer una distinción adecuada entre las bases de apoyo revolucionarias y
las regiones dominadas por el Kuomintang, lo cual les ha
conducido a cometer muchos errores. Numerosos camaradas llegaron aquí desde los cuchitriles de Shanghai146; al llegar de esos cuchitriles a las bases de apoyo revolucionarias,
no sólo se han trasladado de un lugar a otro sino también de
una época histórica a otra. Una corresponde a una sociedad
semifeudal y semicolonial bajo el dominio de los grandes
terratenientes y la gran burguesía, y la otra, a una sociedad
revolucionaria de nueva democracia bajo la dirección del
proletariado. Llegar a las bases de apoyo revolucionarias
significa entrar en una época sin precedentes en la milenaria
historia de China, una época en que las grandes masas populares ejercen el Poder. Tanto la gente que nos rodea, como
el público al que se dirige nuestra propaganda son enteramente diferentes. La época pasada se ha ido para no volver.
Por eso tenemos que unirnos a las nuevas masas sin ninguna
vacilación. Si, a pesar de vivir entre las nuevas masas, algunos camaradas, como dije en mi primera intervención, aún
"carecen dé conocimiento profundo y comprensión" y siguen siendo "héroes sin escenario donde realizar sus
proezas", entonces se encontrarán con dificultades no sólo
cuando vayan a las aldeas, sino también aquí mismo, en Yenán. Algunos camaradas piensan: "Lo mejor que puedo hacer es seguir escribiendo para los lectores de la Gran Retaguardia147; es un trabajo que conozco bien y que tiene importancia nacional." Esta idea es completamente errónea. La
Gran Retaguardia también cambia, y los lectores de allá no
necesitan que los autores de las bases de apoyo revolucionarias les cuenten las historias aburridas de siempre; esperan que les hablen de los nuevos hombres y del mundo
nuevo. Por lo tanto, cuanto más una obra esté escrita para
las masas de las bases de apoyo revolucionarias, tanto mayor será su importancia nacional. La novela de Alejandro
Fadéiev La derrota148 sólo relata las acciones de una pequeña guerrilla, y no fue creada para satisfacer el gusto de
los lectores del mundo viejo; no obstante, tuvo una influencia mundial, o por lo menos, como todos saben, un inmenso
efecto en nuestro país. China marcha hacia adelante, no hacia atrás, y son las bases de apoyo revolucionarias, y no
cualquier región atrasada, retrógrada, las que la dirigen en
su avance. En el curso de la campaña de rectificación, los
camaradas tienen ante todo que llegar a comprender este
problema fundamental.
Fiero el ceño, desafío fríamente al mandarín que me señala
[con el dedo,
Humillando la frente, cual manso buey sirvo gustoso al
niño.149
Al decir "mandarín" alude a nuestros enemigos, a quienes
nunca nos someteremos, por feroces que sean. Al decir
"niño" se refiere al proletariado y a las grandes masas populares. Todos los comunistas, todos los revolucionarios, todos los artistas y escritores revolucionarios deben seguir el
ejemplo de Lu Sin y ser "bueyes" para el proletariado y las
grandes masas populares, sirviéndoles con toda devoción
hasta el día de su muerte. Para unirse con las masas y servirlas, los intelectuales tienen que pasar por un proceso de
conocimiento mutuo con ellas. Este proceso puede implicar,
e implica ineludiblemente, muchos sufrimientos y fricciones, pero si ustedes están decididos a ello, podrán alcanzar
este propósito.
Cuanto hoy he dicho, se refiere tan sólo a los problemas
de la orientación fundamental de nuestro movimiento artístico y literario, pero existen muchos otros problemas específicos que exigen un estudio ulterior. Estoy convencido de
que los camaradas aquí presentes están decididos a seguir
esta orientación. Creo que, en el curso de la campaña de rectificación y en el largo período de estudio y trabajo que les
espera, ustedes serán capaces de transformarse y transformar sus obras, de crear muchas obras excelentes que tendrán
calurosa acogida entre las masas populares, y de llevar el
movimiento artístico y literario en las bases de apoyo revolucionarias y en todo el país a una nueva y luminosa etapa.
SOBRE EL GOBIERNO DE COALICION150
24 de abril de 1945
I. LAS DEMANDAS FUNDAMENTALES DEL PUEBLO
CHINO
Puesto que es necesario integrarse con la nueva época, la
época de las masas, hay que solucionar radicalmente el problema de la relación entre el individuo y las masas. Deben
ser nuestro lema estos versos de Lu Sin:
Nuestro Congreso se celebra en las siguientes circunstancias: Después de casi ocho años de la resuelta, heroica e indomable lucha contra los agresores japoneses sostenida por
En aquellos tiempos, en Shanghai, la mayoría de los artistas,
escritores, intelectuales y empleados subalternos, con escasos recursos, vivían en cuchitriles. [pág. 95]
147 Durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, la gente llamaba Gran Retaguardia a los vastos territorios del Sudoeste y Noroeste de China, no ocupados por los invasores japoneses y que se
encontraban bajo la dominación del Kuomintang, para distinguirlos de la Pequeña Retaguardia, nombre que se daba a las bases de
apoyo antijaponesas situadas tras las líneas enemigas y dirigidas
por el Partido Comunista. [pág. 95]
148 Esta novela, del célebre escritor soviético Alejandro Fadéiev,
publicada en 1927, relata la lucha sostenida, durante la guerra civil
de la Unión Soviética, por una guerrilla de obreros, campesinos e
intelectuales revolucionarios de Siberia contra los bandidos contrarrevolucionarios. Esta novela fue traducida al chino por Lu Sin.
[pág. 96]
149 Véase "Burlándome de mí mismo", "Recopilación fuera de toda
recopilación", Obras Completas de Lu Sin, t. VII. [pág. 96]
150 Informe político del camarada Mao Tse-tung ante el VII Congreso Nacional del Partido Comunista de China.
146
86
el pueblo chino a costa de incontables penalidades y sacrificios, ha surgido una nueva situación: se ha logrado la victoria decisiva en la sagrada y justa guerra en escala mundial
contra los agresores fascistas, y se avecina el momento en
que el pueblo chino, en coordinación con los países aliados,
derrotará a los agresores japoneses. Pero China continúa
desunida y sigue atravesando una grave crisis. En tales circunstancias, ¿qué debemos hacer? Sin duda alguna, en
China se necesita urgentemente establecer un gobierno provisional democrático de coalición que agrupe a los representantes de todos los partidos y grupos políticos así como
a personalidades sin partido, para realizar las reformas democráticas, superar la actual crisis, movilizar y unificar a
todas las fuerzas antijaponesas del país y, luchando en eficaz coordinación con los países aliados, derrotar a los agresores japoneses de modo que el pueblo chino se libere de
sus garras. Luego, debe convocarse una asamblea nacional
sobre una amplia base democrática y crearse un gobierno
democrático definitivo que también sea de coalición e incluya en forma aún más amplia a los representantes de todos
los partidos y grupos políticos así como a personalidades sin
partido, gobierno que habrá de dirigir a todo el pueblo liberado en la construcción de una nueva China, independiente,
libre, democrática, unificada, próspera y poderosa. En una
palabra, hay que seguir la línea de unidad y democracia, derrotar a los agresores y construir una nueva China.
En lo militar es la siguiente: El ejército soviético ha comenzado su asalto a Berlín y, en coordinación con él, las
fuerzas aliadas de Inglaterra, EE.UU. y Francia también están asestando golpes a lo que queda de las hordas hitlerianas, en tanto que el pueblo italiano se ha sublevado. Todo
ello permitirá destruir a Hitler de una vez para siempre. Y
cuando esto ocurra, no estará lejana la derrota de los agresores japoneses. Al contrario de los cálculos de los reaccionarios chinos y extranjeros, indefectiblemente las fuerzas
agresoras fascistas serán derrocadas y las fuerzas democráticas populares triunfarán. El mundo marchará por el camino del progreso, y en modo alguno por el de la reacción.
Desde luego, debemos permanecer muy alerta y tener en
cuenta la posibilidad de que en el curso de los acontecimientos se produzcan de nuevo algunos zigzags temporales, inclusive algunos serios; en muchos países todavía son poderosas las fuerzas reaccionarias, que no quieren que los pueblos de sus propios países y de los demás se unan, progresen
y se liberen. Quien pierda de vista esto cometerá errores políticos. Con todo, la tendencia general de la historia ya está
definitivamente fijada, y de ninguna manera cambiará. La
situación es desfavorable solamente para los fascistas, así
como para los reaccionarios de los diversos países, que en
la práctica los ayudan, mientras que es beneficiosa para todos los pueblos y sus fuerzas democráticas organizadas. El
pueblo, y sólo el pueblo, es la fuerza motriz que hace la historia mundial. El pueblo soviético ha creado un gran poderío
y desempeña el papel principal en la derrota del fascismo.
Son sus esfuerzos, mancomunados con los de los pueblos de
los demás aliados antifascistas, los qué hacen posible la derrota del fascismo. La guerra ha educado al pueblo, y el pueblo ganará la guerra, la paz y el progreso.
Estimamos que sólo procediendo así se puede interpretar
las demandas fundamentales del pueblo chino. Mi informe,
pues, abordará principalmente estas demandas. El que deba
o no crearse en China un gobierno democrático de coalición
ha llegado a ser un problema que preocupa mucho al pueblo
chino y a la opinión pública democrática en los países aliados. Por eso, en mi informe prestaré particular atención a
esclarecerlo.
Esta nueva situación es bien diferente de la que existió
durante la Primera Guerra Mundial. En aquel entonces, aún
no había surgido la Unión Soviética, y en numerosos países
la conciencia política del pueblo no era tan elevada como
hoy. Las dos guerras mundiales representan dos épocas
completamente distintas.
En ocho años de resistencia al Japón, el Partido Comunista de China ha superado numerosas dificultades y logrado grandes éxitos; sin embargo, en las circunstancias actuales, nuestro Partido y nuestro pueblo continúan enfrentados a serias dificultades. La presente situación exige que el
Partido se dedique en forma aún más efectiva al cumplimiento de sus tareas urgentes y siga superando las dificultades y luchando por la realización de las demandas fundamentales del pueblo chino.
La derrota de los países agresores fascistas, la terminación de la Segunda Guerra Mundial y la instauración de la
paz internacional no significarán el cese de la lucha. Las
fuerzas fascistas remanentes, ampliamente diseminadas,
continuarán creando disturbios; dentro del campo que lucha
contra la agresión fascista hay fuerzas antidemocráticas y
opresoras de otras naciones, fuerzas que no dejarán de oprimir a los pueblos de diversos países y a las colonias y semicolonias. Por consiguiente, aun después del establecimiento
de la paz internacional, en una gran parte del mundo seguirán siendo numerosas las luchas entre las masas populares
antifascistas y las fuerzas fascistas remanentes, entre las
fuerzas democráticas y las antidemocráticas, entre las fuerzas de liberación nacional y las de opresión nacional. Los
pueblos alcanzarán la más amplia victoria sólo cuando hayan eliminado, mediante prolongados esfuerzos, a las fuerzas fascistas remanentes, a las fuerzas antidemocráticas y a
todas las fuerzas imperialistas. Ese día no llegará rápida ni
fácilmente, pero llegará sin falta. La victoria en la Segunda
Guerra Mundial antifascista desbrozará el camino a la victoria de los pueblos en sus luchas de postguerra. Y, a su vez,
II. LA SITUACION INTERNACIONAL Y LA SITUACION NACIONAL
¿Podrá el pueblo chino hacer realidad dichas demandas
fundamentales? Eso depende del grado que alcancen su conciencia política, su unidad y sus esfuerzos. En todo caso, la
actual situación internacional y nacional ofrece al pueblo
chino condiciones sumamente favorables. Si sabe aprovecharlas como es debido y continúa luchando activa, resuelta
y tenazmente, no cabe duda de que vencerá a los agresores
y construirá una nueva China. El pueblo chino debe redoblar
sus esfuerzos en la lucha por el cumplimiento de sus sagradas tareas.
¿Cuál es la presente situación internacional?
87
la victoria en estas luchas es imprescindible para asegurar
una paz sólida y duradera.
mado su sangre; en la retaguardia, los obreros, los campesinos, la intelectualidad y los círculos industriales han trabajado con ahínco; los chinos de ultramar han brindado su
apoyo financiero a la guerra, y han hecho su contribución a
ella todos los partidos políticos antijaponeses, a excepción
de los elementos antipopulares. En resumen, durante ocho
largos años, el pueblo chino, con su sangre y su sudor, ha
combatido heroicamente contra los agresores japoneses. Sin
embargo, desde hace años, los reaccionarios chinos han venido propalando infundios, embaucando a la opinión pública, para ocultar al mundo el verdadero papel que desempeña el pueblo chino en esta guerra. Por otra parte, nadie ha
hecho todavía un balance completo de la experiencia adquirida por China a lo largo de sus ocho años de resistencia al
Japón. Por consiguiente, corresponde al presente Congreso
hacer un apropiado balance de toda esta experiencia, a fin
de educar al pueblo y proporcionar al Partido las bases para
la elaboración de su política.
¿Cuál es la presente situación nacional?
La larga guerra que sostiene China ha costado y costará
enormes sacrificios a su pueblo, pero, junto con ello, esta
misma guerra lo ha templado. Más que ninguna de las grandes luchas realizadas por él en los últimos cien años, esta
guerra ha contribuido a elevar su conciencia política y a promover su unidad. El pueblo chino enfrenta, además de un
formidable enemigo nacional, las poderosas fuerzas reaccionarias internas, que en la práctica ayudan a ese enemigo.
Pero esto no es más que un aspecto de la cuestión. El otro
es que el pueblo chino no sólo tiene una conciencia política
más elevada que nunca, sino que cuenta con poderosas regiones liberadas y con un movimiento democrático en escala nacional que crece día a día. Estas son las condiciones
favorables de orden interno. Si todas las luchas realizadas
en los últimos cien años por el pueblo chino fracasaron o
sufrieron reveses a causa de la ausencia de ciertas condiciones internacionales e internas necesarias, hoy la situación ha
cambiado, ya que se presentan todas las condiciones indispensables. Es perfectamente posible evitar la derrota y obtener la victoria. Si sabemos unir a todo el pueblo en una
lucha resuelta y le damos una orientación apropiada, la victoria será nuestra.
Cuando se trata de hacer tal balance, todo el mundo advierte claramente que en China hay dos líneas directrices
diferentes. Una lleva a derrotar a los agresores japoneses,
mientras que la otra, lejos de ello, en realidad los ayuda en
algunos aspectos, perjudicando a la Resistencia.
La política del gobierno del Kuomintang de resistencia
pasiva al Japón y su reaccionaria política interna de represión activa del pueblo, han acarreado los reveses militares,
la pérdida de gran parte del territorio nacional, la crisis financiera y económica, la opresión y la miseria para el pueblo y el resquebrajamiento de la unidad nacional. Estas políticas reaccionarias han obstaculizado la movilización y
unificación de todas las fuerzas antijaponesas del pueblo
chino para una eficaz prosecución de la guerra, así como el
despertar y la unión de nuestro pueblo. No obstante, el proceso del despertar y la unión del pueblo chino nunca se ha
detenido, sino que se ha desarrollado siguiendo un curso sinuoso bajo la doble opresión de los agresores japoneses y
del gobierno del Kuomintang. En China, desde hace mucho
existen nítidamente dos líneas distintas: la línea del gobierno del Kuomintang, de opresión contra el pueblo y de
resistencia pasiva, y la línea del pueblo chino, de despertar
y unirse para llevar a cabo una guerra popular. Aquí está la
clave de todos los problemas de China.
Se ha fortalecido extraordinariamente la confianza del
pueblo chino en que podrá, con su unidad, derrotar a los
agresores y construir una nueva China. Ha llegado la hora
en que el pueblo chino, superando todas las dificultades,
hará realidad sus demandas fundamentales, de trascendental
significación histórica. ¿Aún cabe duda al respecto? Creo
que no.
Tal es la actual situación general en los planos internacional y nacional.
III. LAS DOS LINEAS EN LA GUERRA DE RESISTENCIA CONTRA EL JAPON
LA CLAVE DE LOS PROBLEMAS DE CHINA
Al abordar la situación nacional, también debemos hacer
un análisis concreto de la Guerra de Resistencia contra el
Japón.
LA HISTORIA SIGUE UN CAMINO SINUOSO
Para que se comprenda por qué esta cuestión de las dos
líneas constituye la clave de todos los problemas de China,
hay que traer a la memoria la historia de nuestra Guerra de
Resistencia.
China es una de las cinco grandes potencias del mundo
que toman parte en la guerra antifascista, y el principal país
que lucha contra los agresores japoneses en el continente
asiático. El papel del pueblo chino no sólo es sumamente
grande en la guerra contra el Japón, sino que lo será también
en el mantenimiento de la paz mundial en la postguerra, y
será decisivo en el mantenimiento de la paz en el Oriente.
Para liberarse a sí misma y para ayudar a los países aliados,
China ha realizado inmensos esfuerzos durante ocho años
de guerra. Estos esfuerzos han sido hechos principalmente
por su pueblo. En el frente, gran número de oficiales y soldados de las fuerzas armadas chinas han luchado y derra-
La Guerra de Resistencia del pueblo chino contra el Japón ha seguido un camino sinuoso. Comenzó ya en 1931.
El 18 de septiembre de ese año, los agresores japoneses se
apoderaron de Shenyang, y en pocos meses ocuparon las
tres provincias del Nordeste. El gobierno del Kuomintang
adoptó una política de no resistencia. Pero el pueblo y el
sector patriota de las tropas de esas provincias, bajo la dirección o con la ayuda del Partido Comunista de China y
88
imperialistas y los elementos feudales, como aliados. Así
fue como se desencadenó un pérfido ataque por sorpresa
contra el Partido Comunista y el pueblo, y la gran revolución china, pletórica de vigor y vitalidad, fue enterrada.
Desde entonces, la unidad ha sido reemplazada por la guerra
civil, la democracia por la dictadura, y la China luminosa
por una China sumida en tinieblas. Pero el Partido Comunista y el pueblo no se dejaron amedrentar, someter ni exterminar. Se pusieron en pie, se limpiaron las manchas de
sangre, enterraron a los camaradas caídos y volvieron a la
lucha. Enarbolando la gran bandera de la revolución, empuñaron las armas para resistir y, en vastas zonas del territorio
patrio, establecieron órganos del Poder popular, llevaron a
cabo la reforma del sistema agrario, crearon un ejército popular el Ejército Rojo de China -- y preservaron e incrementaron las fuerzas revolucionarias del pueblo chino. Los Tres
Principios del Pueblo revolucionarios del Dr. Sun Yat-sen,
abandonados por los reaccionarios del Kuomintang, fueron
llevados adelante por el pueblo chino, el Partido Comunista
de China y otros demócratas.
contra la voluntad del gobierno del Kuomintang, organizaron destacamentos de voluntarios antijaponeses y el Ejército
Unido Antijaponés del Nordeste y emprendieron una heroica guerra de guerrillas. Esta guerra cobró en determinado
período grandes proporciones y, a pesar de sus numerosas
dificultades y reveses, nunca ha sido extinguida por el
enemigo. En l932, cuando los agresores japoneses atacaron
Shanghai, nuevamente un grupo de patriotas dentro del
Kuomintang desafiaron la voluntad de su gobierno y condujeron al XIX Ejército a oponer resistencia a los agresores
japoneses. En 1933, cuando éstos atacaron Yejé y Chajar,
por tercera vez un grupo de patriotas dentro del Kuomintang
desafiaron la voluntad de su gobierno: en cooperación con
el Partido Comunista, organizaron el Ejército Aliado Antijaponés y presentaron resistencia. Fueron el pueblo chino,
el Partido Comunista de China, los otros grupos democráticos y los chinos patriotas de ultramar quienes brindaron
apoyo a todas estas acciones militares contra la agresión japonesa, mientras que el gobierno del Kuomintang, ateniéndose a su política de no resistencia, no hizo nada en este
sentido. Antes por el contrario, fue ese mismo gobierno el
que torpedeó las acciones antijaponesas en Shanghai y en
Chajar. Además, destruyó el Gobierno Popular establecido
en 1933 en Fuchién por el XIX Ejército
Después de la invasión japonesa de las tres provincias del
Nordeste, el Partido Comunista planteó en 1933 a todas las
unidades militares kuomintanistas que atacaban a las bases
de apoyo revolucionarias y al Ejército Rojo, la proposición
de que, con miras a unirse para resistir al Japón, se firmara
un armisticio bajo tres condiciones: cesar los ataques, dar
libertades y derechos al pueblo y armar al pueblo. Pero las
autoridades kuomintanistas rechazaron esta proposición.
¿Por qué el gobierno del Kuomintang adoptó la política
de no resistencia? La causa principal es que el Kuomintang
había roto en 1927 su cooperación con el Partido Comunista
y socavado la unidad del pueblo chino.
En 1924, el Dr. Sun Yat-sen, aceptando las proposiciones
del Partido Comunista de China, convocó el I Congreso Nacional del Kuomintang, en el cual tomaron parte los comunistas; estableció las Tres Grandes Políticas: alianza con
Rusia, alianza con el Partido Comunista y ayuda a los campesinos y obreros; creó la Academia Militar de Juangpu, y
fundó un frente único nacional integrado por el Kuomintang, el Partido Comunista y todos los sectores del pueblo.
Todo esto permitió barrer en 1924-1925 a las fuerzas reaccionarias en Kuangtung, y realizar en 1926-1927 la victoriosa Expedición al Norte: fue ocupada gran parte de los valles de los ríos Yangtsé y Amarillo, fue derrotado el gobierno de los caudillos militares del Norte y se desplegó una
lucha popular liberadora de una envergadura sin precedentes en la historia de China. Pero, a fines de la primavera y
comienzos del verano de 1927, en el momento decisivo del
avance de la Expedición al Norte, el frente único nacional
integrado por el Kuomintang, el Partido Comunista y todos
los sectores del pueblo, que encarnaba la causa de la liberación del pueblo chino, fue destruido, junto con toda su política revolucionaria, por la traidora y antipopular política de
"depuración del partido" y de represión sangrienta adoptada
por las autoridades kuomintanistas. Los aliados de ayer, el
Partido Comunista de China y el pueblo chino, pasaron a ser
considerados como enemigos, y los enemigos de ayer, los
Desde entonces, mientras mayor era el frenesí con que el
gobierno del Kuomintang aplicaba su política de guerra civil, más y más imperiosa se alzaba la voz del pueblo chino
exigiendo el cese de la guerra civil y la unidad para resistir
al Japón. En Shanghai y muchos otros lugares, brotaron
todo tipo de organizaciones populares patrióticas. Entre
1934 y 1936, bajo la dirección del Comité Central de nuestro Partido, las fuerzas principales del Ejército Rojo, que actuaban en diversos lugares al Sur y al Norte del Yangtsé, se
trasladaron al Noroeste del país venciendo incontables dificultades y se reunieron con las fuerzas del Ejército Rojo que
operaban allí. Fue durante estos dos años cuando, en consonancia con la nueva situación, el Partido Comunista de
China estableció y comenzó a aplicar una línea política
nueva e integral, la línea de frente único nacional antijaponés, cuyo objetivo era lograr la unidad para la resistencia al
Japón y crear una república de nueva democracia. El 9 de
diciembre de 1935, dirigidas por nuestro Partido, las masas
estudiantiles de Peiping desencadenaron un heroico movimiento patriótico; crearon la Vanguardia por la Liberación
de la Nación China151 y extendieron este movimiento a todas las grandes ciudades del país. El 12 de diciembre de
1936, dos grupos de patriotas del Kuomintang, partidarios
de la resistencia al Japón -- los del Ejército del Nordeste y
Organización de la juventud revolucionaria creada en septiembre de 1936 bajo la dirección del Partido Comunista de China, por
los jóvenes progresistas que habían participado en el Movimiento
del 9 de Diciembre de 1935. Después del estallido de la Guerra de
Resistencia contra el Japón, muchos de sus miembros tomaron
parte en ella o en el establecimiento de las bases de apoyo en la
retaguardia enemiga. En las regiones dominadas por el Kuomintang, esta organización fue disuelta mediante la fuerza, en 1938,
por el gobierno de Chiang Kai-shek. En las regiones liberadas, se
incorporó más tarde a la Asociación de la Juventud por la Salvación Nacional, organización juvenil de carácter aún más amplio.
[pág. 214]
151
89
del XVII Ejército --, se unieron y se pronunciaron valientemente contra la reaccionaria política de las autoridades kuomintanistas, política de conciliación con el Japón y de represión sangrienta del pueblo en el país; así se produjo el
célebre Incidente de Sían. Al mismo tiempo, otros patriotas
dentro del Kuomintang también estaban descontentos con
esa política de las autoridades kuomintanistas. En tales circunstancias, éstas se vieron obligadas a renunciar a su política de guerra civil y a acceder a las demandas del pueblo.
El arreglo pacífico del Incidente de Sían constituyó un
punto de viraje en la situación; bajo las nuevas circunstancias, se estableció la cooperación interna y se inició una guerra de resistencia contra el Japón en escala nacional. En
mayo de 1937, poco antes del Incidente de Lukouchiao,
nuestro Partido celebró una conferencia nacional de significación histórica, que ratificó la nueva línea política seguida
por el Comité Central a partir de 1935.
y que inevitablemente habría muchas dificultades y privaciones, pero que el pueblo chino, gracias a sus esfuerzos,
lograría la victoria final.
GUERRA POPULAR
Durante ese período, las fuerzas principales del Ejército
Rojo de China, dirigido por el Partido Comunista, que se
habían trasladado al Noroeste, fueron reorganizadas como
VIII Ejército del Ejército Revolucionario Nacional de
China, y las unidades guerrilleras del Ejército Rojo que habían permanecido en diversos lugares al Norte y al Sur del
Yangtsé fueron reorganizadas como Nuevo 4.ƒ Cuerpo de
Ejército del Ejército Revolucionario Nacional de China. El
primero fue enviado a luchar al Norte del país, y el segundo,
al Centro. Durante el período de la guerra civil, el Ejército
Rojo de China conservó y desarrolló las tradiciones democráticas de la Academia Militar de Juangpu y el Ejército Revolucionario Nacional de la época de la Expedición al
Norte, y, en determinado momento, sus efectivos llegaron a
varios centenares de miles de hombres. Sin embargo, al comenzar la Guerra de Resistencia contra el Japón, los efectivos del Ejército Rojo se encontraban reducidos a sólo unas
decenas de miles debido a la salvaje represión del gobierno
kuomintanista contra nuestras bases de apoyo en el Sur, a
las pérdidas sufridas durante la Gran Marcha y a otras causas. Por ello, algunos menospreciaban a este ejército, estimando que para la resistencia al Japón había que apoyarse
principalmente en el Kuomintang. Pero el pueblo es el mejor juez. Sabía que el VIII Ejército y el Nuevo 4.ƒ Cuerpo
de Ejército, aunque de efectivos reducidos en esa época,
eran tropas de elevada calidad; que eran los únicos que podían hacer una auténtica guerra popular, y que, tan pronto
como llegaran al frente de la Resistencia y se integraran con
las amplias masas de allí, se les abrirían perspectivas ilimitadas. El pueblo tenía razón. A la hora en que hago el presente informe, nuestro ejército se ha ampliado a 910.000
hombres, y los efectivos de las milicias populares en el
campo, que no se apartan de la producción, han llegado a
más de 2.200.000. A pesar de ser numéricamente muy inferior al ejército actual del Kuomintang (teniendo en cuenta
tanto su ejército central como sus tropas locales), nuestro
ejército regular se ha convertido ya en la fuerza principal de
la Guerra de Resistencia contra el Japón, a juzgar por la cantidad de tropas japonesas y títeres a las que combate y la
extensión de las zonas en que opera, por su capacidad combativa, por el apoyo que las amplias masas populares le brindan en sus operaciones y por sus cualidades políticas, su
unidad interna y su cohesión.
Desde el Incidente de Lukouchiao, ocurrido el 7 de julio
de 1937, hasta la caída de Wuján, en octubre de 1938, el
gobierno del Kuomintang se mostró más o menos activo en
la guerra contra el Japón. Durante ese período, ante la ofensiva en gran escala de los agresores japoneses y el ascenso
de la justa indignación patriótica de todo el pueblo, el gobierno del Kuomintang tuvo que hacer de la lucha contra los
agresores japoneses el centro de gravedad de su política;
esto facilitó hasta cierto punto el auge de la resistencia antijaponesa de las fuerzas armadas y el pueblo de todo el país,
de modo que, por algún tiempo, hubo una nueva atmósfera
de vitalidad general. En aquel tiempo, todo el pueblo, nosotros los comunistas y otros partidos y grupos democráticos
depositábamos grandes esperanzas en el gobierno del Kuomintang, es decir, esperábamos que el gobierno aprovechara
la oportunidad del ascenso del fervor popular en un momento de crisis nacional para implantar reformas democráticas y poner en práctica los Tres Principios del Pueblo revolucionarios del Dr. Sun Yat-sen. Pero esas esperanzas se
vieron frustradas. Incluso durante esos dos años, mientras
participaban más o menos activamente en la Resistencia, las
autoridades kuomintanistas seguían oponiéndose a que se
llevara a cabo una guerra popular con participación de las
amplias masas e imponiendo restricciones a los esfuerzos
que, por su propia cuenta, hacía el pueblo para unirse y realizar actividades antijaponesas y democráticas. Por una
parte, el gobierno del Kuomintang modificó un poco su actitud hacia el Partido Comunista de China y otros partidos y
grupos antijaponeses, pero, por la otra, continuaba negándose a tratarlos en pie de igualdad y restringía de mil maneras sus actividades. Siguió manteniendo recluidos a muchos
presos políticos patriotas. Y, sobre todo, conservó intacta su
dictadura oligárquica, establecida en cuanto desencadenó la
guerra civil en 1927, haciendo imposible la formación de un
gobierno democrático de coalición que gozara del apoyo de
toda la nación.
Este ejército es poderoso porque todos sus hombres poseen una disciplina consciente; se han unido y luchan, no
por los intereses egoístas de unos cuantos individuos o de
un reducido grupo, sino por los intereses de las grandes masas populares y de toda la nación. El único propósito de este
ejército es mantenerse firmemente junto al pueblo chino y
servirlo de todo corazón.
En los comienzos mismos de este período, los comunistas
ya señalamos que en la Guerra de Resistencia contra el Japón había dos líneas: guerra popular, de participación general, que lleva a la victoria, y guerra de participación unilateral, en que el pueblo permanece oprimido y que lleva a la
derrota. Señalamos también que la guerra sería prolongada
Guiado por tal propósito, este ejército tiene un espíritu
intrépido; está decidido a vencer a todo enemigo y jamás se
90
dejará someter. Sean cuales fueren las dificultades y privaciones, mientras quede un solo hombre, continuará luchando.
dos partes: las fuerzas principales y las fuerzas regionales;
las primeras se mantienen listas en todo momento para operar en cualquier región, y las segundas se dedican a defender
sus propias regiones y a atacar allí al enemigo, en coordinación con las milicias populares y los cuerpos de autodefensa. Esta división del trabajo ha recibido el sincero apoyo
del pueblo. De no ser por esta correcta división del trabajo,
si, por ejemplo, se prestara atención sólo al papel de las fuerzas principales descuidando el de las regionales, tampoco
sería posible derrotar al enemigo en las condiciones de las
regiones liberadas de China. Las fuerzas regionales han organizado numerosos destacamentos de trabajo armados
compuestos de hombres bien preparados y, por lo tanto, más
aptos para el trabajo militar, político y de masas, que penetran profundamente en la "retaguardia enemiga dentro de la
retaguardia enemiga", lo atacan y movilizan a las masas
para la lucha antijaponesa, en coordinación con las operaciones militares frontales de las diversas regiones liberadas.
Estos destacamentos han obtenido grandes éxitos.
Guiado por tal propósito, este ejército ha alcanzado una
excelente unidad tanto en lo interno como en lo externo. En
el orden interno, existe unidad entre oficiales y soldados,
entre los niveles superiores e inferiores y entre el trabajo
militar, el político y el de los servicios de retaguardia. En el
orden externo, existe unidad entre el ejército y el pueblo,
entre el ejército y los organismos gubernamentales y entre
nuestras tropas y las tropas amigas. Todo lo que perjudique
a la unidad debe ser eliminado.
Guiado por tal propósito, este ejército aplica una política
correcta para ganarse a los oficiales y soldados del enemigo,
así como en el trato a los prisioneros. Acoge y reeduca en
forma apropiada a todos aquellos que se rinden voluntariamente, se pasan a nuestro lado o, después de deponer las
armas, se muestran dispuestos a incorporarse ala lucha contra el enemigo común. Prohibe matar, maltratar o humillar
a los prisioneros.
En las regiones liberadas de China, respondiendo al llamamiento del Poder democrático y bajo su dirección, toda
la población civil que se opone a la agresión japonesa se ha
agrupado en organizaciones obreras, campesinas, juveniles,
femeninas, culturales, profesionales, etc., que cumplen fervientemente todo tipo de tareas en apoyo del ejército. Se
trata no solamente de movilizar a la gente para que ingrese
en el ejército, transporte víveres para éste, se preocupe por
las familias de los soldados y ayude a las tropas a superar
sus dificultades materiales, sino también de movilizar a las
unidades guerrilleras, las milicias populares y los cuerpos
de autodefensa, para que ampliamente realicen ataques por
sorpresa y coloquen minas, efectúen acciones de reconocimiento, eliminen a los agentes del enemigo, transporten y
protejan a los soldados heridos y ayuden directamente al
ejército en sus operaciones. Al mismo tiempo, todo el pueblo de las regiones liberadas trabaja con entusiasmo en la
construcción política, económica, cultural y sanitaria. A este
respecto, lo más importante es que se moviliza a toda la población para la producción de cereales y demás artículos de
primera necesidad, y que en todas las entidades oficiales y
escuelas, salvo casos excepcionales, se dedica el tiempo libre a la producción con miras al autoabastecimiento; esto,
sumado a la campaña por la producción emprendida con el
mismo propósito por el pueblo y el ejército, ha creado un
gran auge de la producción, lo que ha permitido sostener la
prolongada Guerra de Resistencia. El enemigo ha causado
daños extraordinariamente graves en las regiones liberadas
de China; y las inundaciones, sequías y plagas también las
azotan con frecuencia. Sin embargo, bajo la dirección del
Poder democrático, el pueblo ha superado y supera en forma
organizada esas dificultades, y las grandes campañas de masas para exterminar la langosta, domeñar los ríos y proporcionar socorro a las víctimas de las calamidades naturales,
han dado resultados sin precedentes en la historia; todo esto
nos ha permitido perseverar por largo tiempo en la Guerra
de Resistencia contra el Japón. En resumen, todo para el
frente, todo para la derrota de los agresores japoneses y para
la liberación del pueblo chino: ésta es la consigna general,
la política general del ejército y el pueblo de las regiones
liberadas de China.
Guiado por tal propósito, este ejército ha elaborado una
serie de principios estratégicos y tácticos indispensables
para la guerra popular. Sabe realizar la ágil y flexible guerra
de guerrillas de acuerdo con las cambiantes condiciones
concretas, y también hacer la guerra de movimientos.
Guiado por tal propósito, este ejército ha creado un sistema de trabajo político indispensable para la guerra popular
y cuyo objetivo es promover la unidad en sus propias filas,
la unidad con los ejércitos amigos y la unidad con el pueblo,
desintegrar las fuerzas enemigas y garantizar la victoria en
el combate.
Guiado por tal propósito, todo este ejército; en las condiciones de la guerra de guerrillas, puede dedicarse, y efectivamente se dedica, en los intervalos entre batalla y batalla y
en las horas que le deja libres el adiestramiento militar, a la
producción de cereales y demás artículos de primera necesidad para poder autoabastecerse totalmente, en un 50 por
ciento o en una proporción menor, y así superar las dificultades económicas, mejorar sus condiciones de vida y aliviar
la carga del pueblo. Además, en sus diversas bases de apoyo
militares, utilizando todas las posibilidades, ha establecido
un buen número de pequeñas fábricas de armamento.
Este ejército es poderoso, además, porque en coordinación con él combaten vastas organizaciones armadas de masas: los cuerpos populares de autodefensa y las milicias. En
las regiones liberadas de China, todos los hombres y mujeres jóvenes o de mediana edad están organizados en cuerpos
populares antijaponeses de autodefensa sobre la base de la
voluntariedad y de los principios democráticos y sin apartarse de la producción. La flor y nata de dichos cuerpos, excepto aquellos que se incorporan al ejército o a las unidades
guerrilleras, pasa a formar las milicias populares. Sin la
cooperación de estas fuerzas armadas de masas no sería posible derrotar al enemigo.
Este ejército es poderoso, finalmente, porque se divide en
91
He aquí la verdadera guerra popular. Sólo con una guerra
así podemos vencer al enemigo de la nación. El Kuomintang
sufre derrotas precisamente porque se opone con frenesí a
la guerra popular.
entero. Hasta este preciso momento, las tropas del Kuomintang no han cesado de atacar a las fuerzas armadas de las
regiones liberadas, y nada indica que estos ataques vayan a
cesar. Al mismo tiempo, los reaccionarios kuomintanistas
han venido vomitando insultos y calumnias de toda clase.
Calificativos y acusaciones tales como "partido traidor",
"ejército traidor", "regiones de traidores", "sabotear la Resistencia y poner en peligro a la nación", son fabricados por
estos reaccionarios para cubrir de fango al Partido Comunista, al VIII Ejército, al Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y a
las regiones liberadas. Frente a la crisis surgida, el Comité
Central del Partido Comunista de China hizo público, el 7
de julio de 1939, un manifiesto en el que formulaba las siguientes consignas: "Persistir en la resistencia y oponerse a
la capitulación; persistir en la unidad y oponerse a la ruptura; persistir en el progreso y oponerse al retroceso". Actuando de acuerdo con estas oportunas consignas, nuestro
Partido rechazó enérgicamente, en el transcurso de esos
cinco años, las tres "campañas anticomunistas", reaccionarias y antipopulares, y superó la crisis en cada ocasión.
Una vez equipado con armas modernas, el ejército de las
regiones liberadas de China se hará aún más poderoso y podrá derrotar definitivamente a los agresores japoneses.
LOS DOS FRENTES DE LA GUERRA
En la Guerra de Resistencia de China contra el Japón ha
habido desde el mismo comienzo dos frentes: el del Kuomintang y el de las regiones liberadas.
Después de la caída de Wuján, en octubre de 1938, los
agresores japoneses cesaron su ofensiva estratégica contra
el frente del Kuomintang y trasladaron gradualmente sus
principales fuerzas militares al frente de las regiones liberadas; al mismo tiempo, ante los sentimientos derrotistas del
gobierno del Kuomintang, se declararon dispuestos a llegar
con él a una paz de compromiso, y, siguiendo una política
destinada a embaucar a la nación china, indujeron al vendepatria Wang Ching-wei a salir de Chungching y establecer
un gobierno títere en Nankín. A partir de entonces, el gobierno del Kuomintang comenzó a cambiar de política:
apartó gradualmente de la lucha contra el Japón el centro de
su atención para trasladarlo a la lucha contra el Partido Comunista y el pueblo. Esto se puso en evidencia antes que
nada en el terreno militar. Con el objeto de conservar su poderío militar, el gobierno del Kuomintang adoptó una política de resistencia pasiva al Japón e hizo que el peso de la
guerra recayera sobre el frente de las regiones liberadas, dejando que los agresores japoneses lanzaran contra ellas vastas ofensivas, mientras él "contemplaba la pelea de los tigres
desde la cumbre".
Durante esos años, en realidad no hubo serias operaciones militares en el frente del Kuomintang. Las bayonetas de
los agresores japoneses apuntaban principalmente contra las
regiones liberadas. En 1943, el ejército y el pueblo de las
regiones liberadas hacían frente al 64 por ciento de las fuerzas invasoras japonesas y al 95 por ciento de las tropas títeres, en tanto que el frente del Kuomintang no soportaba más
que el 36 por ciento de las tropas japonesas y el 5 por ciento
de las tropas títeres.
En 1944, los agresores japoneses emprendieron operaciones para asegurarse una vía de comunicación transcontinental; las tropas kuomintanistas, presas de pánico, fueron incapaces de oponer la menor resistencia. En unos pocos meses cayeron en manos del enemigo extensas zonas de las
provincias de Jonán, Junán, Kuangsí y Kuangtung. No fue
sino entonces cuando se produjo cierto cambio en el porcentaje de las fuerzas enemigas en cada uno de los dos frentes.
Aun así, en el momento en que hago este informe, de las 40
divisiones -- 580.000 hombres -- de las fuerzas invasoras
japonesas en China (sin incluir a las estacionadas en Manchuria), 22 divisiones y media -- 320.000 hombres --, o sea,
el 56 por ciento, gravitan sobre el frente de las regiones liberadas, mientras sólo 17 divisiones y media -- 260.000
hombres --, o sea, el 44 por ciento, gravitan sobre el frente
del Kuomintang. En cuanto a las tropas títeres empeñadas
en uno y otro frente, la proporción no ha cambiado en lo
más mínimo.
En 1939, el gobierno del Kuomintang puso en vigor las
reaccionarias "Medidas para restringir las actividades de los
partidos ajenos", privando al pueblo y a los partidos y grupos antijaponeses de los pocos derechos que habían conquistado al comienzo de la Resistencia. Entonces, en las regiones dominadas por el Kuomintang, los diversos partidos
democráticos, ante todo y sobre todo el Partido Comunista
de China, fueron arrojados a la clandestinidad. En todas las
provincias dominadas por el Kuomintang, las cárceles y los
campos de concentración se atestaron de comunistas, jóvenes patriotas y otros luchadores por la democracia. En cinco
años, desde 1939 hasta el otoño de 1943, el gobierno del
Kuomintang lanzó tres grandes "campañas anticomunistas"152, resquebrajando la unidad nacional y creando el
grave peligro de una guerra civil. Fue durante ese período
cuando se ordenó la "disolución" del Nuevo 4.ƒ Cuerpo de
Ejército y se aniquiló en el Sur de Anjui a más de nueve mil
de sus hombres, acontecimiento que conmovió al mundo
Téngase en cuenta, además, que las tropas títeres, con
más de 800.000 hombres (incluyendo las fuerzas regulares
y las locales), son en su mayor parte tropas que se han pasado al enemigo comandadas por generales kuomintanistas,
o bien tropas organizadas por oficiales kuomintanistas
tránsfugas. Los reaccionarios del Kuomintang proporcionaron de antemano a estas fuerzas títeres la absurda y traidora
Véase "Comentario sobre la XI Sesión Plenaria del Comité
Ejecutivo Central del Kuomintang y la II Sesión del III Consejo
Político Nacional", en el presente tomo. [pág. 221]
152
92
teoría de "salvar a la nación mediante un rodeo", y, después
de su traición, les han brindado apoyo tanto moral como organizativo en su lucha conjunta con los agresores japoneses
contra las regiones liberadas del pueblo chino. Más aún,
movilizando grandes fuerzas, que totalizan nada menos que
797.000 hombres, bloquean y atacan la Región Fronteriza
de Shensí-Kansú-Ningsia y otras regiones liberadas. Esta
grave situación la desconocen muchos chinos y extranjeros
a causa de la política de bloqueo de la información, practicada por el gobierno kuomintanista.
China necesita hoy, nuestro Partido está dispuesto a luchar
por su completa realización". Este manifiesto ha sido llevado totalmente a la práctica en las regiones liberadas de
China.
LAS REGIONES DOMINADAS POR EL KUOMINTANG
La principal camarilla gobernante del Kuomintang, persistiendo testarudamente en su régimen dictatorial, sigue
una política de resistencia pasiva al Japón y una política interna antipopular. En consecuencia, sus fuerzas armadas se
han reducido a menos de la mitad, con el agravante de que
la mayor parte de las que le restan ha perdido prácticamente
su capacidad combativa; se ha creado un abismo profundo
entre esta camarilla y las grandes masas populares, y se ha
producido una grave crisis: el pueblo vive sumido en la miseria, hierve de indignación y se rebela en todas partes; no
sólo se ha reducido a la mínima expresión el papel de esta
camarilla en la Guerra de Resistencia, sino que ella misma
ha pasado a ser un obstáculo para la movilización y unificación de todas las fuerzas antijaponesas del pueblo chino.
LAS REGIONES LIBERADAS DE CHINA
Las regiones liberadas de China, dirigidas por el Partido
Comunista, tienen en la actualidad 95.500.000 habitantes.
Se hallan situadas desde Mongolia Interior, en el Norte,
hasta la isla de Jainán, en el Sur; en la mayoría de los lugares
adonde ha llegado el enemigo, operan el VIII Ejército, el
Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército u otras fuerzas armadas populares. La vasta extensión liberada de China comprende 19
grandes regiones, que cubren una parte mayor o menor de
las provincias de Liaoning, Yejé, Chajar, Suiyuán, Shensí,
Kansú, Ningsia, Shansí, Jopei, Jonán, Shantung, Chiangsú,
Chechiang, Anjui, Chiangsí, Jupei, Junán, Kuangtung y
Fuchién. Yenán es el centro de dirección de todas estas regiones liberadas. La Región Fronteriza de Shensí-KansúNingsia, al Oeste del río Amarillo, con una población de
sólo 1.500.000 habitantes, no es sino una de las 19 regiones
del vasto territorio liberado, y, más aún, es la que tiene menor población después de la del Este de Chechiang y la de
la isla de Jainán. Algunos que desconocen esto creen que lo
que se entiende por regiones liberadas de China es principalmente la Región Fronteriza de Shensí-Kansú-Ningsia.
Este malentendido es resultado de la política de bloqueo
practicada por el gobierno del Kuomintang. En cada una de
estas regiones liberadas se aplican todas las medidas que
exige la política de frente único nacional antijaponés, y han
sido establecidos, o lo están siendo, gobiernos elegidos por
el pueblo y en los que cooperan comunistas, representantes
de otros partidos y grupos antijaponeses y personalidades
sin partido, o sea, gobiernos locales de coalición. En las regiones liberadas, todas las fuerzas del pueblo están movilizadas. Todo esto ha hecho posible que, a pesar de la presión
del formidable enemigo, del bloqueo y los ataques realizados por las tropas kuomintanistas y de la completa ausencia
de ayuda exterior, las regiones liberadas de China se hayan
mantenido inconmovibles, se hayan desarrollado incesantemente extendiendo su propio territorio y reduciendo el ocupado por el enemigo, y se hayan convertido en el modelo
para una China democrática y en la fuerza principal que, luchando en coordinación con los países aliados, expulsará a
los agresores japoneses y liberará al pueblo chino. Las fuerzas armadas de las regiones liberadas -- el VIII Ejército, el
Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y las demás fuerzas armadas
populares --, han dado ejemplo no sólo por su heroísmo en
la guerra contra el Japón, sino también en lo que se refiere
a la aplicación de las medidas democráticas que exige la política de frente único nacional antijaponés. El 22 de septiembre de 1937, el Comité Central del Partido Comunista de
China hizo público un manifiesto declarando que "siendo
los Tres Principios del Pueblo del Dr. Sun Yat-sen lo que
¿Por qué bajo la dirección de esta camarilla se ha producido tan grave situación? Porque representa los intereses de
los grandes terratenientes, los grandes banqueros y los magnates de la burguesía compradora de China, capa reaccionaria, compuesta por un ínfimo puñado de individuos, que monopoliza todos los importantes organismos militares, políticos, económicos y culturales bajo el gobierno del Kuomintang. Esta camarilla antepone la defensa de sus intereses a
la resistencia antijaponesa. Afirma que "la nación está por
encima de todo", pero sus actos nunca se ajustan a las demandas de la mayoría de la nación. Dice que "el Estado está
por encima de todo", pero entiende por "Estado" el de dictadura feudal-fascista de los grandes terratenientes, los
grandes banqueros y los magnates de la burguesía compradora, y no un Estado democrático de las amplias masas populares. Por ello, teme que el pueblo se ponga en pie, teme
a los movimientos democráticos y teme una guerra de resistencia en que se movilice seriamente a todo el pueblo. En
esto radica la causa primaria de su política de resistencia
pasiva al Japón y de su reaccionaria política interna antipopular, antidemocrática y anticomunista. Practica en todos
los terrenos una doble política. Por ejemplo, mientras por
un lado resiste al Japón, por el otro sigue una política de
resistencia pasiva; además, es constantemente objeto de las
maniobras de los agresores japoneses para inducirlo a la capitulación. Mientras declara que se propone desarrollar la
economía china, en los hechos se dedica a multiplicar el capital burocrático, o sea, el capital de los grandes terratenientes, los grandes banqueros y los magnates de la burguesía
compradora, monopoliza las palancas de la economía china
y oprime sin piedad a los campesinos, los obreros, la pequeña burguesía y la burguesía no monopolista. Habla de
practicar la "democracia" y "devolver el Poder al pueblo",
pero en realidad reprime ferozmente el movimiento democrático del pueblo y se niega a introducir la más mínima reforma democrática. Pregona que "el problema del Partido
Comunista es un problema político y debe resolverse por
medios políticos", pero en realidad descarga sobre el Partido
93
Comunista de China una feroz opresión militar, política y
económica, considerándolo como "enemigo número uno",
en tanto que mira al agresor japonés como "enemigo número dos", y día tras día se afana en intensos preparativos
para una guerra civil, rumiando planes para liquidar al Partido Comunista. Dice que quiere establecer un "Estado moderno", pero de hecho hace todo lo posible por mantener su
régimen dictatorial feudal-fascista de los grandes terratenientes, los grandes banqueros y los magnates de la burguesía compradora. Nominalmente mantiene relaciones diplomáticas con la Unión Soviética, pero en los hechos se muestra hostil hacia ella. Por una parte, entona a coro con los
aislacionistas norteamericanos: "Asia antes que Europa",
con la finalidad de prolongar la existencia de la Alemania
fascista y, por consiguiente, la de todos los fascistas y también la de su propia dominación fascista sobre el pueblo
chino; por otra parte, se disfraza de héroe antifascista especulando con toda oportunidad en el terreno diplomático. Si
se pregunta de dónde procede toda esta política doble, contradictoria, la respuesta es que toda ella tiene su causa primaria en la capa social de los grandes terratenientes, los
grandes banqueros y los magnates de la burguesía compradora.
El gobierno kuomintanista atribuye sus derrotas a la escasez de armamento. Pero, cabe preguntar: ¿A quién le falta
armamento, a las tropas del Kuomintang o a las de las regiones liberadas? De todas las fuerzas militares chinas, las
de las regiones liberadas son las que más sufren de esa escasez; sólo pueden procurarse armas capturándolas al
enemigo o fabricándolas ellas mismas en las condiciones
más adversas.
¿No es cierto que el ejército central del Kuomintang está
mucho mejor pertrechado que sus tropas locales? Sin embargo, en cuanto a capacidad combativa, el primero, en su
mayor parte, es inferior a las segundas.
El Kuomintang tiene a su disposición vastos recursos humanos, pero, a consecuencia de su errónea política de reclutamiento, tropieza con extremas dificultades para completar
sus tropas. Las regiones liberadas, en cambio, encontrándose aisladas unas de otras por el enemigo y sosteniendo
combates incesantes, tienen asegurada una inagotable
fuente de recursos humanos, porque en todas ellas se ha introducido un sistema de milicias populares y de cuerpos de
autodefensa, ajustado a las necesidades del pueblo, y se ha
evitado el empleo abusivo y el despilfarro de estos recursos.
El Kuomintang, sin embargo, no es un partido homogéneo. A pesar de estar dominado y dirigido por la mencionada camarilla reaccionaria, representante de la capa de los
grandes terratenientes, los grandes banqueros y los magnates de la burguesía compradora, no hay que identificarlo totalmente con dicha camarilla. Algunas figuras dirigentes del
Kuomintang no forman parte de esa camarilla, sino que son
atacadas, postergadas o desdeñadas por ella. Muchos de sus
cuadros y miembros de base, así como numerosos afiliados
a la Liga Juvenil de los Tres Principios del Pueblo, están
descontentos con la dirección de dicha camarilla, y algunos
hasta se oponen a ella. Análoga situación se observa en las
unidades militares, organismos gubernamentales e instituciones económicas y culturales del Kuomintang, controlados por esa camarilla reaccionaria. Dentro de todos ellos
hay no pocos elementos democráticos. Incluso la misma camarilla reaccionaria, lejos de ser un todo único, compacto,
está dividida en varias fracciones que luchan entre sí. Sería
a todas luces incorrecto considerar al Kuomintang como un
bloque homogéneo, compuesto exclusivamente de reaccionarios.
El Kuomintang controla vastas regiones ricas en cereales;
el pueblo le suministra anualmente de setenta a cien millones de dan de grano; pero, como los funcionarios desfalcan
la mayor parte de lo que pasa por sus manos, el ejército del
Kuomintang sufre de una constante escasez de víveres y sus
soldados andan esmirriados a causa del hambre. La mayor
parte de las regiones liberadas de China están situadas detrás de las líneas japonesas y sufren la destrucción que acarrea la política enemiga de "incendiarlo todo, matar a todos
y saquearlo todo", a lo que se suma la aridez de algunas de
estas regiones como el Norte de Shensí; así y todo, hemos
resuelto con éxito el problema de la alimentación desarrollando la producción agrícola mediante nuestros propios esfuerzos.
Las regiones del Kuomintang están sumidas en una gravísima crisis económica; la mayoría de sus industrias se han
arruinado, y hasta artículos de primera necesidad corno las
telas tienen que ser importados de los Estados Unidos. Las
regiones liberadas de China, en cambio, han podido autoabastecerse de telas y otros artículos de primera necesidad
desarrollando su industria.
UN CONTRASTE
En las regiones del Kuomintang, los obreros, campesinos,
dependientes de comercio, empleados públicos, intelectuales y trabajadores de la cultura viven en extrema miseria. En
las regiones liberadas de China, en cambio, toda la población tiene asegurados alimentos, ropa y trabajo.
El pueblo chino ha podido observar el vivo contraste que
existe entre las regiones liberadas y aquellas dominadas por
el Kuomintang.
¿No están las cosas claras todavía? Tenemos ante nosotros dos líneas: la de guerra popular y la de resistencia pasiva, contraria a la guerra popular; la primera conduce al
triunfo, incluso en condiciones adversas y sin la menor
ayuda exterior, como es el caso de las regiones liberadas; la
otra conduce al fracaso, incluso en condiciones extremadamente propicias y gozando de ayuda exterior, como es el
caso de las regiones dominadas por el Kuomintang.
Una de las características de las regiones del Kuomintang
es que la Guerra de Resistencia es aprovechada para amasar
fortunas a costa de los males de la nación, los funcionarios
actúan al mismo tiempo como negociantes, la corrupción es
un hábito generalizado y no queda ni rastro de pudor. En
cambio, una de las características de las regiones liberadas
es que sus cuadros dan el ejemplo de vida sencilla y lucha
dura y consagran su tiempo libre a la producción, y que la
94
integridad se tiene en alta estima y la corrupción ha quedado
rigurosamente proscrita.
Además, el gobierno del Kuomintang acusa constantemente al Partido Comunista de China de "desobediencia a
las órdenes gubernamentales y militares". A este respecto
sólo diremos: por fortuna, los comunistas chinos, conservando el sentido común del pueblo chino, no hemos obedecido a esas "órdenes gubernamentales y militares", las cuales significaban en realidad la entrega a los agresores japoneses de las regiones liberadas, que el pueblo chino les había arrancado al precio de una lucha dura y difícil. Ejemplos
de tales "órdenes" son las "Medidas para restringir las actividades de los partidos ajenos", de 1939; la de "disolver el
Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército" y la de "retirarse al Norte del
antiguo lecho del río Amarillo", ambas de 1941; la exigencia de "disolver el Partido Comunista de China", de 1943;
la exigencia de "suprimir dentro de un plazo límite todas las
tropas salvo diez divisiones", de 1944; la proposición que
durante las recientes negociaciones nos ha hecho el Kuomintang, en el sentido de que le transfiramos nuestras fuerzas armadas y gobiernos locales, a cambio, no de un gobierno de coalición, sino de la admisión de unos cuantos comunistas en el gobierno dictatorial del Kuomintang, proposición que describió como una "concesión" suya, etc. Por
fortuna, hemos desobedecido a todo esto y hemos preservado para el pueblo chino, intacta, una parte de su territorio
y también un heroico ejército antijaponés. ¿No debe el pueblo chino congratularse de esta "desobediencia"? ¿Acaso al
gobierno del Kuomintang le parece aún poco el haber entregado a los agresores japoneses, con sus propias órdenes gubernamentales fascistas y órdenes militares derrotistas, la
tierra y la población de la vasta zona que se extiende desde
la provincia de Jeilungchiang hasta la de Kuichou? Excepto
los agresores japoneses y los reaccionarios, que acogen favorablemente estas "órdenes gubernamentales y militares",
¿puede haber un chino patriota y honesto que lo haga? En
ausencia de un gobierno de coalición, no formal sino real,
no dictatorial-fascista sino democrático, ¿es concebible que
el pueblo chino permita a los comunistas entregar arbitrariamente al derrotista y fascista gobierno dictatorial del
Kuomintang las regiones liberadas, donde el pueblo se ha
emancipado, así como el ejército popular, que ha rendido
destacados servicios en la Guerra de Resistencia? De no haber existido las regiones liberadas y su ejército, ¿qué sería
hoy de la lucha del pueblo chino contra la agresión japonesa? ¿Qué porvenir esperaría a nuestra nación?
En las regiones del Kuomintang, el pueblo está privado
de todas las libertades, mientras que en las regiones liberadas de China, goza plenamente de ellas.
¿Quién tiene la culpa de todas estas anomalías que enfrentan los gobernantes kuomintanistas? ¿Los demás o ellos
mismos? ¿Los países extranjeros, por no haberles dado suficiente ayuda, o el propio gobierno del Kuomintang, por su
dominación dictatorial, su corrupción y su incompetencia?
¿No es obvia la respuesta?
¿QUIEN "SABOTEA LA RESISTENCIA Y PONE EN
PELIGRO A LA NACION"?
¿Acaso no es el mismo gobierno del Kuomintang el que
ha venido saboteando, como prueban los hechos, la Resistencia del pueblo chino y ha puesto en peligro a nuestra nación? Durante diez años enteros se dio en cuerpo y alma a
la guerra civil, apuntando la espada contra sus propios compatriotas y dejando totalmente de lado la defensa nacional;
más aún, con su política de no resistencia, regaló las cuatro
provincias del Nordeste. Cuando los agresores japoneses
irrumpieron al Sur de la Gran Muralla, no pudo sino oponerles una resistencia desordenada y se retiró desde Lukouchiao hasta la provincia de Kuichou. Y son precisamente
esos kuomintanistas los que afirman que "el Partido Comunista sabotea la Resistencia y pone en peligro a la nación"
(véanse las resoluciones de la XI Sesión Plenaria del Comité
Ejecutivo Central del Kuomintang, celebrada en septiembre
de 1943). El único hecho que aducen es que el Partido Comunista, junto con los diversos sectores del pueblo, ha
creado las regiones liberadas de China, que combaten heroicamente al Japón. Siendo la lógica de esos kuomintanistas
tan diferente de la del pueblo chino, nada tiene de extraño
que no se haya encontrado un lenguaje común sobre muchos
problemas.
Aquí surgen dos cuestiones:
En primer lugar, ¿por qué el gobierno del Kuomintang ha
abandonado una población tan numerosa y un territorio tan
vasto, que se extiende desde la provincia de Jeilungchiang
hasta Lukouchiao y desde Lukouchiao hasta la provincia de
Kuichou? ¿Acaso no será porque ha aplicado una política
de no resistencia al Japón y luego una política de resistencia
pasiva, así como una política interna antipopular?
EL PELIGRO DE UNA GUERRA CIVIL
Hasta hoy, la principal camarilla gobernante del Kuomintang se obstina en su reaccionaria política de dictadura y de
guerra civil. Numerosos indicios muestran que se prepara
desde hace mucho, y ahora más que nunca, para desencadenar una guerra civil tan pronto como las tropas de cierto país
aliado hayan expulsado a los agresores japoneses de buena
parte del territorio continental de China. Espera, además,
que los generales de cierto país aliado desempeñen en China
En segundo lugar, ¿por qué las regiones liberadas de
China han podido desbaratar los constantes y encarnizados
ataques de las tropas japonesas y títeres, recuperar de las
garras del enemigo de la nación tan grandes extensiones del
territorio patrio y liberar a una población tan numerosa?
¿Acaso no será porque han aplicado una correcta línea de
guerra popular?
"DESOBEDIENCIA A LAS ORDENES GUBERNAMENTALES Y MILITARES"
95
la misma función que el general inglés Scobie153 desempeñó
en Grecia. Aplaude las matanzas perpetradas por Scobie y
el reaccionario gobierno griego. Se propone arrojar otra vez
a China en el torbellino de una guerra civil, parecida a la de
1927-1937. Tras la cortina de humo de la "convocación de
la Asamblea Nacional" y la "solución política", está haciendo sigilosos preparativos para una guerra civil. Si nuestros compatriotas no prestan atención a este siniestro plan,
no lo denuncian y no ponen freno a tales preparativos, una
mañana de éstas oirán tronar los cañones de la guerra civil.
permita realizar las reformas democráticas; que el acento se
ponga en luchar contra el pueblo y no en luchar contra los
agresores japoneses; que aun después de la derrota de los
agresores japoneses estalle una guerra civil y China sea
arrastrada a su vieja condición de nación martirizada, carente de independencia, libertad, democracia, unificación,
prosperidad y poderío. Esta posibilidad o perspectiva subsiste; no está excluida, no es que haya desaparecido por sí
sola simplemente porque la situación internacional es propicia y porque se ha elevado la conciencia política del pueblo chino y ha crecido su fuerza organizada. Quienes esperan que esta posibilidad o perspectiva se haga realidad en
China son, en el interior, la camarilla antipopular del Kuomintang y, en el exterior, los reaccionarios con aspiraciones
imperialistas. Este es un aspecto del asunto, que debemos
tener en cuenta.
LAS NEGOCIACIONES
Con el fin de derrotar a los agresores japoneses y construir una nueva China, y para prevenir una guerra civil, el
Partido Comunista de China, previo consentimiento de otros
partidos y grupos democráticos, planteó en septiembre de
1944, en el Consejo Político Nacional, la demanda de que
se aboliese inmediatamente la dictadura unipartidista del
Kuomintang y se formase un gobierno democrático de coalición. Esta demanda, indudablemente oportuna, se ha ganado en pocos meses la aprobación de las amplias masas
populares.
Pero, de otro lado, la misma situación en su conjunto y el
análisis arriba hecho de las condiciones internacionales e internas nos infunden mayor confianza y coraje en nuestra lucha por la segunda posibilidad o perspectiva. Esta posibilidad o perspectiva significa vencer todas las dificultades,
unir a todo el pueblo, abolir la dictadura fascista del Kuomintang, introducir las reformas democráticas, consolidar y
aumentar las fuerzas antijaponesas, derrotar definitivamente
a los agresores japoneses y construir una nueva China, independiente, libre, democrática, unificada, próspera y poderosa. Quienes abrigan la esperanza de que esta posibilidad o
perspectiva se haga realidad en China son, en el interior, las
amplias masas populares, el Partido Comunista y los otros
partidos y grupos democráticos y, en el exterior, todas las
naciones que nos tratan en pie de igualdad, los progresistas
y las masas populares.
A propósito de la abolición de la dictadura unipartidista,
de la formación de un gobierno de coalición y de la realización de las reformas democráticas necesarias, más de una
vez hemos sostenido negociaciones con el gobierno del
Kuomintang, pero todas nuestras proposiciones han sido invariablemente rechazadas. El Kuomintang se niega no sólo
a abolir su dictadura unipartidista y formar un gobierno de
coalición, sino también a poner en práctica siquiera una sola
de las urgentes reformas democráticas, tales como la supresión de los servicios secretos, la derogación de las leyes y
decretos reaccionarios, atentatorios a las libertades del pueblo, la liberación de los presos políticos, el reconocimiento
de la legalidad de los diversos partidos y grupos políticos,
así como el reconocimiento de las regiones liberadas y la
retirada de las tropas que las bloquean y atacan. He aquí por
qué las relaciones políticas en China se encuentran en un
estado de extrema gravedad.
Tenemos clara conciencia de que ante nosotros y ante
todo el pueblo chino se yerguen todavía grandes dificultades
y numerosos obstáculos, y de que aún nos queda un largo y
sinuoso camino por recorrer. Pero también tenemos clara
conciencia de que, junto con todo el pueblo, podremos superar todas las dificultades y obstáculos y cumplir la misión
que la historia ha encomendado a China. Luchar con todas
nuestras fuerzas para conjurar la primera posibilidad y materializar la segunda, para hacer imposible la primera perspectiva y realizar la segunda: ésta es la gran tarea que nosotros mismos y todo el pueblo tenemos por delante. Tanto la
situación internacional como la nacional son esencialmente
favorables para nosotros y nuestro pueblo. Esto ya lo he dejado bien en claro más arriba. Esperamos que, teniendo en
cuenta la tendencia general de los acontecimientos en el
mundo y la voluntad del pueblo chino, las autoridades kuomintanistas se decidan a cambiar su actual política errónea,
a fin de facilitar la victoria en la Guerra de Resistencia contra el Japón, aliviar los sufrimientos del pueblo chino y acelerar el nacimiento de una nueva China. Debe comprenderse
DOS PERSPECTIVAS
En vista de la situación en su conjunto y del análisis hecho más arriba de las condiciones reales, tanto de orden internacional como interno, quisiera poner en guardia a todos
ustedes: no crean que todas las cosas serán fáciles para nosotros, que irán a las mil maravillas. No, no hay tal; lo cierto
es que estamos ante dos posibilidades, ante dos perspectivas, una desfavorable y otra favorable. Una posibilidad o
perspectiva es que se mantenga la dictadura fascista y no se
Comandante de las tropas agresoras del imperialismo inglés
en Grecia. En octubre de 1944, cuando en el continente europeo
las hordas alemanas en derrota se retiraban, las fuerzas armadas
inglesas al mando de Scobie penetraron en Grecia, trayendo consigo al reaccionario gobierno griego en el exilio, que había permanecido en Londres. Scobie instigó y ayudó a este gobierno
reaccionario a atacar al Ejército Popular de Liberación de Grecia,
que había sostenido una prolongada y heroica resistencia contra
los invasores alemanes, y a masacrar al pueblo patriótico, hundiendo así a Grecia en un mar de sangre y terror. [pág. 230]
153
96
que, por sinuoso que sea el camino, el pueblo chino ha de
cumplir su misión de conquistar la independencia y la liberación, y que ha llegado el momento para ello. Las grandes
aspiraciones por las cuales, durante más de cien años, han
dado su vida innumerables mártires, serán hechas realidad
por nuestra generación; y esto nadie podrá impedirlo.
A fin de movilizar y unificar a todas las fuerzas antijaponesas del pueblo chino para aplastar definitivamente a los
agresores japoneses y construir una nueva China, independiente, libre, democrática, unificada, próspera y poderosa,
nuestro pueblo, el Partido Comunista y todos los partidos y
grupos democráticos antijaponeses necesitan perentoriamente un programa común, acordado por todos.
IV. LA POLITICA DEL PARTIDO COMUNISTA DE
CHINA
Tal programa puede ser dividido en dos partes: un programa general y otro concreto. Comencemos por el programa general, para pasar después al concreto.
Acabo de analizar las dos líneas en la Guerra de Resistencia de China. Este análisis era absolutamente necesario,
pues hasta el momento muchos chinos siguen sin saber lo
que realmente pasa en esta Guerra. Con su política de bloqueo, el gobierno del Kuomintang ha ocultado la verdad a
mucha gente en las regiones bajo su dominación y en el exterior, donde apenas se sabía nada de las regiones liberadas
de China antes de la visita realizada a ellas en 1944 por un
grupo de periodistas chinos y extranjeros. No bien se marchó este grupo de periodistas, el gobierno del Kuomintang,
muy temeroso de que se conociese la situación real de las
regiones liberadas, cerró el acceso a ellas y no ha permitido
a ningún otro periodista visitarlas. Del mismo modo, impide
que se conozca la situación real de sus propias regiones. En
consecuencia, estimo que tenemos la responsabilidad de hacer conocer por todos los medios la verdad sobre los "dos
tipos de regiones". Sólo una clara noción de la situación global de China permite entender por qué son tan diferentes las
políticas de los dos mayores partidos del país, el Partido Comunista y el Kuomintang, y por qué hay una lucha tal entre
las dos líneas. únicamente así se puede comprender que la
polémica entre ambos partidos no es, como afirman algunos, una polémica innecesaria, sin importancia, y aún menos una simple rencilla, sino una polémica de principios de
la cual depende la existencia misma de centenares de millones de personas.
Sentada la exigencia general de aplastar definitivamente
a los agresores japoneses y construir una nueva China, los
comunistas nos identificamos, en la actual etapa de desarrollo de China, con la abrumadora mayoría de la población en
los siguientes puntos esenciales: Primero, el régimen estatal
de China no debe ser un régimen feudal, fascista y antipopular, de dictadura de los grandes terratenientes y la gran
burguesía, ya que los dieciocho años de dominación de la
principal camarilla gobernante del Kuomintang han demostrado la total bancarrota de semejante régimen antipopular.
Segundo, no se puede, y por consiguiente no se debe intentar, establecer en nuestro país un Estado de dictadura democrática de viejo tipo, ejercida exclusivamente por la burguesía nacional, ya que, en China, por una parte, esta clase se
ha mostrado muy débil tanto económica como políticamente, y, por la otra, ha surgido hace mucho un nuevo factor: el proletariado consciente, que, con el Partido Comunista como jefe, ha demostrado su gran capacidad en el escenario político chino y asumido la dirección de las amplias
masas del campesinado, la pequeña burguesía urbana, la intelectualidad y otros elementos democráticos. Tercero, es
igualmente imposible para el pueblo chino implantar un régimen estatal socialista en la presente etapa de desarrollo
del país, cuando su misión sigue siendo combatir la opresión
extranjera y la feudal y todavía no se presentan las condiciones socio-económicas que requiere tal régimen.
En la actual grave situación en que se encuentra nuestra
patria, el pueblo, todos los partidos y grupos democráticos
y los demócratas del país, así como cuantos en el extranjero
se preocupan por lo que pasa en China, esperan que en ella
la desunión ceda de nuevo su puesto a la unidad y se introduzcan las reformas democráticas; todos quieren conocer la
política que el Partido Comunista de China propugna para
solucionar los numerosos problemas vitales de la actualidad. Los miembros de nuestro Partido, como es natural,
sienten una preocupación aún mayor por todo ello.
¿Qué es entonces lo que preconizamos? El establecimiento, tras la completa derrota de los agresores japoneses,
de un régimen estatal de frente único, de alianza democrática, basado en la abrumadora mayoría de la población y dirigido por la clase obrera, un régimen que llamamos de
nueva democracia.
Este es un régimen estatal que se ajusta realmente a las
demandas de la mayoría aplastante de la población china, ya
que se ha ganado o puede ganarse la aprobación, primero,
de los millones de obreros industriales y de las decenas de
millones de obreros artesanos y asalariados agrícolas; segundo, del campesinado, que constituye el 80 por ciento de
la población china, o sea, 360 millones sobre un total de 450
millones de habitantes, y, tercero, de la pequeña burguesía
urbana, la burguesía nacional, los shenshi sensatos y otros
patriotas.
Nuestra política de frente único nacional antijaponés ha
sido siempre inequívoca y ha soportado la prueba de ocho
años de guerra. El presente Congreso debe sacar las conclusiones correspondientes, que nos servirán de guía en nuestra
lucha futura.
Me detendré a continuación en algunas conclusiones definitivas a las que ha llegado nuestro Partido a propósito de
los aspectos importantes de nuestra política para solucionar
los problemas de China.
Naturalmente, entre estas clases no dejarán de existir contradicciones, siendo una de las más evidentes la contradicción entre el trabajo y el capital. Por lo tanto, cada una de
estas clases tendrá demandas propias. Sería una hipocresía
NUESTRO PROGRAMA GENERAL
97
Por lo que respecta a la cuestión agraria, el Dr. Sun preconizaba "La tierra para el que la trabaja". En lo referente a la
cuestión de la industria y el comercio, planteaba en el Manifiesto arriba citado:
y un error negar la existencia de esas contradicciones y demandas. Pero, a lo largo de toda la etapa de nueva democracia, esas contradicciones y demandas no pueden ni deben
prevalecer sobre las demandas comunes. Podrán ser reajustadas, lo que permitirá a esas clases realizar conjuntamente
la construcción política, económica y cultural del Estado de
nueva democracia.
"Todas las empresas, pertenecientes a chinos o extranjeros, que fueren de carácter monopolista o demasiado grandes para la administración privada, tales como bancos, ferrocarriles y líneas aéreas, serán administradas por el Estado, con el fin de que el capital privado no pueda dominar
la vida material del pueblo; éste es el sentido fundamental
de la limitación del capital."
La política de nueva democracia, que preconizamos, consiste en derrocar la opresión extranjera y liquidar la opresión
interior feudal y fascista, para luego establecer un régimen
político de frente único de todas las clases democráticas, y
no uno de vieja democracia. Lo que preconizamos coincide
plenamente con las tesis revolucionarias del Dr. Sun Yatsen, quien escribía en el "Manifiesto del I Congreso Nacional del Kuomintang":
En la etapa actual, estamos completamente de acuerdo
con estos planteamientos del Dr. Sun sobre los problemas
económicos.
"En los Estados modernos, el llamado sistema democrático está en general monopolizado por la burguesía y se ha
convertido simplemente en un instrumento de opresión contra la gente sencilla. En cambio, según el Principio de la Democracia sostenido por el Kuomintang, el sistema democrático es un bien común de toda la gente sencilla y no se permite que sea propiedad exclusiva de unos pocos."
Hay quienes sospechan que los comunistas chinos nos
oponemos al desarrollo de la iniciativa individual, al desarrollo del capital privado y a la protección de la propiedad
privada; pero están equivocados. Son la opresión extranjera
y la feudal las que obstaculizan sin piedad el desarrollo de
la iniciativa individual del pueblo chino, obstruyen el desarrollo del capital privado y destruyen la propiedad de las
amplias masas populares. La misión del sistema de nueva
democracia, que preconizamos, consiste precisamente en
eliminar esos obstáculos y detener esa destrucción, garantizar a las amplias masas populares la posibilidad de desarrollar libremente su iniciativa individual dentro de los marcos
de la vida en la sociedad, garantizar el libre desarrollo de
una economía privada capitalista que no pueda "dominar la
vida material del pueblo", sino que la beneficie, y proteger
toda propiedad privada legítimamente adquirida.
Este es un gran precepto político del Dr. Sun Yat-sen. El
pueblo chino, el Partido Comunista de China y todos los demás demócratas deben acatarlo, ponerlo resueltamente en
práctica y luchar con decisión contra cualquier individuo o
grupo que lo viole o se oponga a él; así defenderán y desarrollarán este principio político de nueva democracia, que es
perfectamente correcto.
En cuanto a la organización del Poder de nueva democracia, debe aplicarse el centralismo democrático, siendo las
asambleas populares en los diversos niveles las que determinarán la orientación política general y elegirán los respectivos gobiernos. Este sistema será democrático y al
mismo tiempo centralizado, o sea, centralizado sobre una
base democrática y democrático bajo una dirección centralizada. Sólo tal sistema permite hacer efectiva una amplia
democracia invistiendo de plenos poderes a las asambleas
populares en los diversos niveles; por otra parte, permite administrar en forma centralizada los asuntos estatales dando
a los gobiernos en los diversos niveles la posibilidad de administrar en forma centralizada todos los asuntos que les encomienden las respectivas asambleas populares, así corno
de salvaguardar cuanto sea esencial para la vida democrática del pueblo.
De conformidad con los principios del Dr. Sun y con la
experiencia de la revolución china, la economía china en la
etapa actual debe estar integrada por tres sectores: el del Estado, el privado y el cooperativo. Pero el Estado al que nos
referimos aquí no debe ser, en absoluto, "propiedad exclusiva de unos pocos", sino forzosamente un Estado de nueva
democracia, Estado que sea "un bien común de toda la gente
sencilla", bajo la dirección del proletariado.
La cultura de nueva democracia debe ser, asimismo, "un
bien " común de toda la gente sencilla, es decir, una cultura
nacional, científica y de masas, y de ningún modo una cultura que sea "propiedad exclusiva de unos pocos".
Todo lo dicho constituye el programa general o fundamental que los comunistas postulamos para la presente
etapa, para toda la etapa de la revolución democrático-burguesa. Es nuestro programa mínimo con relación a nuestro
programa futuro o máximo, que prevé la implantación del
socialismo y del comunismo. La realización de dicho programa permitirá a China dar un paso adelante, esto es, pasar
de su actual condición de país y sociedad colonial, semicolonial y semifeudal, a ser un país y sociedad de nueva democracia.
El ejército y demás fuerzas armadas constituirán una
parte importante del aparato del Poder estatal de nueva democracia, pues sin ellos no se podría defender el Estado.
Todas las fuerzas armadas del Estado de nueva democracia,
lo mismo que el resto del aparato del Poder, pertenecerán al
pueblo y lo defenderán; no tendrán nada en común con los
ejércitos, las fuerzas policiales, etc., de viejo tipo, que pertenecen a una minoría y oprimen al pueblo.
La economía de nueva democracia, que propugnamos,
también concuerda con los principios del Dr. Sun Yat-sen.
La hegemonía política del proletariado, así como el sector
estatal y el cooperativo de la economía, dirigidos por él,
todo ello previsto en nuestro programa, son elementos de
98
socialismo. No obstante, la realización de este programa no
hará todavía de China una sociedad socialista.
de temer el capitalismo, abogamos por su desarrollo en determinadas condiciones. Nuestra respuesta es sencilla: La
sustitución de la opresión del imperialismo extranjero y del
feudalismo interno por un cierto desarrollo del capitalismo
no sólo es un progreso, sino también un proceso inevitable.
Esto no sólo será beneficioso para la burguesía, sino al
mismo tiempo, y quizás en mayor medida, para el proletariado. Lo que le sobra a la China de hoy es el imperialismo
extranjero y el feudalismo interno, y no el capitalismo nacional; por el contrario, hay en nuestro país demasiado poco
capitalismo. Cosa extraña, algunos voceros de la burguesía
china no se atreven a preconizar directamente el desarrollo
del capitalismo, sino que recurren a rodeos para hablar del
problema. Otra gente llega hasta negar categóricamente la
necesidad de un determinado desarrollo del capitalismo en
China y predica que se puede pasar de buenas a primeras a
la sociedad socialista y hacer realidad "de un solo golpe" los
Tres Principios del Pueblo y el socialismo. Es obvio que estos fenómenos son, en un caso, reflejo de la debilidad de la
burguesía nacional china, y en el otro, demagogia de los
grandes terratenientes y la gran burguesía para engañar al
pueblo. Basándonos en nuestro conocimiento marxista de
las leyes del desarrollo social, los comunistas tenemos clara
conciencia de que en China, bajo un régimen estatal de
nueva democracia, además de desarrollar la economía estatal, la economía individual de los trabajadores y su economía cooperativa, es necesario, en interés del progreso social,
facilitar el desarrollo de la economía privada capitalista,
siempre que no domine la vida material del pueblo. Los comunistas chinos tenemos suficiente discernimiento como
para no dejarnos desorientar por charlas huecas ni trampas.
Los comunistas nunca ocultamos nuestras aspiraciones
políticas. Nuestro programa futuro o máximo es llevar a
China a la sociedad socialista y a la comunista. Esto es definitivo y no admite duda. El nombre de nuestro Partido y
nuestra concepción marxista del mundo indican de manera
inequívoca este supremo ideal para el futuro, infinitamente
bello y luminoso. Al ingresar en el Partido, todo comunista
tiene presentes dos objetivos claramente definidos: la revolución de nueva democracia, en la actualidad, y el socialismo y el comunismo, en el futuro; y por estos objetivos
luchará a pesar de la hostilidad, las calumnias, las injurias y
las befas, estúpidas y abyectas, de los enemigos del comunismo, las cuales debemos combatir resueltamente. En
cuanto a los incrédulos bienintencionados, no debemos atacarlos, sino explicarles las cosas con buena voluntad y paciencia. Todo esto es sumamente claro, definitivo, y no admite equívocos.
Pero, en China, todo comunista, así como todo simpatizante del comunismo, debe luchar por el objetivo de la etapa
actual, luchar contra la opresión extranjera y la feudal, por
liberar al pueblo chino de su trágica condición colonial, semicolonial y semifeudal, y por crear una China de nueva
democracia dirigida por el proletariado, cuya tarea principal
es la emancipación del campesinado, una China de los Tres
Principios del Pueblo revolucionarios del Dr. Sun Yat-sen,
una China independiente, libre, democrática, unificada,
próspera y poderosa. Esto es lo que en efecto hemos venido
haciendo; los comunistas, junto con las amplias masas populares de China, ya llevamos veinticuatro años de lucha
heroica por este objetivo.
Hay quienes dudan de la sinceridad de los comunistas
cuando afirmamos que "siendo los Tres Principios del Pueblo [. . .] lo que China necesita hoy, nuestro Partido está
dispuesto a luchar por su completa realización". Esta duda
proviene de su incomprensión del hecho de que los postulados fundamentales de los Tres Principios del Pueblo, interpretados en 1924 por el Dr. Sun Yat-sen en el "Manifiesto
del I Congreso Nacional del Kuomintang" y aceptados por
nosotros, coinciden con ciertos principios fundamentales
del programa de nuestro Partido para la etapa actual, o sea,
de nuestro programa mínimo. Debe señalarse que estos Tres
Principios del Pueblo del Dr. Sun coinciden con el programa
de nuestro Partido para la presente etapa sólo en ciertos puntos básicos, y no en todo. El programa de nueva democracia
de nuestro Partido es, desde luego, mucho más completo
que los Tres Principios del Pueblo del Dr. Sun; sobre todo,
con el desarrollo de la revolución china en los veinte años
transcurridos desde la muerte del Dr. Sun, la teoría, el programa y la práctica de nueva democracia de nuestro Partido
se han desarrollado grandemente, y en adelante experimentarán un desarrollo aún mayor. Sin embargo, por su esencia,
estos Tres Principios del Pueblo del Dr. Sun, distintos de los
viejos Tres Principios del Pueblo, constituyen un programa
de nueva democracia y, naturalmente, son "lo que China necesita hoy" y "nuestro Partido está dispuesto a luchar por su
completa realización". Para los comunistas chinos, luchar
por el programa mínimo de nuestro Partido y luchar por los
Tres Principios del Pueblo revolucionarios, o sea, por los
nuevos Tres Principios del Pueblo del Dr. Sun, es, en lo fundamental (no en todos los aspectos), una y la misma cosa.
Si un comunista o simpatizante del comunismo no lucha
por dicho objetivo, o si, menospreciando la revolución democrático-burguesa, reduce o debilita aunque sea un poco
sus esfuerzos, flaquea un tanto en su devoción y celo por
esta causa o no está dispuesto a dar por ella su sangre y su
vida, contentándose con disertar sobre socialismo y comunismo, estará traicionando consciente o inconscientemente,
en mayor o menor medida, al socialismo y al comunismo, y
no será un combatiente consciente y leal del comunismo. Es
una ley marxista el que sólo se pueda llegar al socialismo
pasando por la etapa de la democracia. En el caso de China,
la lucha por la democracia seguirá aún por mucho tiempo.
Sería pura quimera tratar de construir una sociedad socialista sobre las ruinas del orden colonial, semicolonial y semifeudal, sin un Estado unificado de nueva democracia, sin
el desenvolvimiento del sector estatal de la economía de
nueva democracia, sin el desarrollo del sector privado capitalista y del sector cooperativo, sin el desarrollo de una cultura nacional, científica y de masas - la cultura de nueva democracia -, sin la liberación y el desarrollo de la iniciativa
individual de los centenares de millones de seres del pueblo,
en una palabra, sin una consecuente revolución democrático-burguesa de nuevo tipo, dirigida por el Partido Comunista.
Hay quienes no entienden por qué los comunistas, lejos
99
Por ello, el pasado y el presente demuestran, y el futuro lo
seguirá demostrando, que los comunistas chinos somos más
sinceros y consecuentes que nadie en llevar a la práctica los
Tres Principios del Pueblo revolucionarios.
Actualmente, el pueblo chino se encuentra ante la siguiente situación:
1) los agresores japoneses aún no han sido derrotados;
2) el pueblo chino necesita con urgencia trabajar conjuntamente por un cambio democrático, con el fin de lograr la
unidad nacional, y movilizar y unificar rápidamente a todas
las fuerzas antijaponesas para derrotar a los agresores japoneses en coordinación con los países aliados;
3) el gobierno del Kuomintang está quebrantando la unidad nacional e impidiendo este cambio democrático.
Hay quienes se preguntan si los comunistas chinos, una
vez en el Poder, no implantarán una dictadura del proletariado y un gobierno unipartidista, siguiendo el ejemplo de
Rusia. Nuestra respuesta es que un Estado de nueva democracia, basado en la alianza de las diversas clases democráticas, es por principio distinto de un Estado socialista de dictadura del proletariado. Está fuera de duda que el régimen
de nueva democracia, que preconizamos, se erigirá bajo la
dirección del proletariado, bajo la dirección del Partido Comunista; no obstante, a lo largo de la etapa de la nueva democracia, no puede y, por lo tanto, no debe haber en China
una dictadura de una sola clase ni un gobierno de un solo
partido. No tenemos motivo para negarnos a cooperar con
cualquier partido político, grupo social o individuo que
adopte hacia el Partido Comunista una actitud de cooperación y no de hostilidad. Fue la historia de Rusia la que dio
forma al sistema ruso. Allí ha sido abolido el sistema social
de explotación del hombre por el hombre y puesto en práctica un sistema político, económico y cultural del tipo más
moderno de democracia: el socialista; el pueblo ha repudiado a todos los partidos políticos antisocialistas y apoya
solamente al Partido bolchevique. Esto ha dado forma a la
situación existente en Rusia, lo que para el pueblo ruso es
del todo necesario y justificado. Pero hasta en ese país,
donde no hay otro partido político que el Partido bolchevique, el sistema adoptado en los órganos del Poder también
es el de la alianza de los obreros, campesinos e intelectuales,
o sea, el del bloque de los comunistas y los sin partido, y no
un sistema que sólo admita en los órganos del Poder a los
miembros de la clase obrera o del Partido bolchevique. En
cuanto a China, es la actual etapa de su historia la que está
dando forma al sistema chino para esta etapa. Por un largo
período existirá en China una forma particular de Estado y
de Poder, distinta del sistema ruso pero perfectamente necesaria y justificada para nosotros, esto es, la forma de Estado
y de Poder de nueva democracia, basada en la alianza de las
diversas clases democráticas.
En tales circunstancias, ¿cuál es nuestro programa concreto
o, en otros términos, cuáles son las demandas inmediatas del
pueblo chino.
Consideramos que son adecuadas y constituyen un mínimo las demandas siguientes:
Movilizar todas las fuerzas y, en coordinación con los
países aliados, derrotar definitivamente a los agresores japoneses y establecer la paz internacional;
Abolir la dictadura unipartidista del Kuomintang y formar un gobierno democrático de coalición y un mando supremo conjunto;
Castigar a los elementos projaponeses, los fascistas y los
derrotistas, que quebrantan la unidad nacional y se oponen
al pueblo, para forjar la unidad nacional;
Castigar a los reaccionarios que crean la crisis de una
guerra civil, a fin de asegurar la paz interior;
Castigar a los colaboracionistas, emprender expediciones
punitivas contra los oficiales que se han pasado al enemigo,
y castigar a los espías a sueldo del Japón;
Suprimir todos los servicios secretos, instrumentos reaccionarios de represión contra el pueblo, poner fin a toda actividad relacionada con ellos y eliminar los campos de concentración;
Revocar todas las leyes y decretos reaccionarios y atentatorios contra las libertades del pueblo: libertades de palabra, prensa, reunión, asociación, pensamiento y fe, y contra
la inviolabilidad de la persona, a fin de garantizar plenas libertades y derechos al pueblo;
Reconocer la legalidad de todos los partidos y grupos democráticos;
Poner en libertad a todos los presos políticos patriotas;
Retirar todas las tropas que rodean y atacan las regiones liberadas de China y despacharlas al frente de la Guerra de
Resistencia;
Reconocer a todas las fuerzas armadas antijaponesas de
las regiones liberadas y a los gobiernos de estas regiones,
elegidos por el pueblo;
Consolidar y expandir las regiones liberadas y sus fuerzas
armadas, y recuperar todo el territorio perdido;
Ayudar al pueblo de las regiones ocupadas por el Japón a
organizar fuerzas armadas clandestinas en preparación de
levantamientos armados;
Permitir que el pueblo se arme a sí mismo para defender
patria y hogar;
Transformar en los terrenos político y militar a las fuerzas
armadas directamente bajo las órdenes del mando supremo
del Kuomintang, las cuales no dejan de perder batallas, de
oprimir al pueblo ni de discriminar a las demás tropas, y
NUESTRO PROGRAMA CONCRETO
Sobre la base del programa general arriba delineado,
nuestro Partido debe tener asimismo un programa concreto
para cada período. Nuestro programa general de nueva democracia ha permanecido y permanecerá inalterado a lo
largo de toda la etapa de la revolución democrático-burguesa, es decir, durante varias décadas. Pero dado que la situación cambia en las diversas fases de esta etapa, no podemos dejar de introducir, como es natural, los cambios correspondientes en nuestro programa concreto. Por ejemplo,
durante la Expedición al Norte, la Guerra Revolucionaria
Agraria y la Guerra de Resistencia contra el Japón, ha permanecido sin cambio nuestro programa general de nueva
democracia, pero sí ha habido cambios en nuestro programa
concreto, porque se han producido cambios en el campo de
nuestros enemigos y en las filas de nuestros amigos durante
esos tres períodos.
100
castigar a los generales responsables de las desastrosas derrotas sufridas;
Mejorar el sistema de reclutamiento y las condiciones de
vida de oficiales y soldados;
Preocuparse por las familias de los combatientes de la
Guerra de Resistencia, de modo que los oficiales y soldados
en el frente puedan combatir libres de inquietudes familiares;
Preocuparse por las familias de los combatientes que han
entregado su vida por la patria, así como por los soldados
inválidos, y ayudar a los desmovilizados a encontrar medios
de vida y trabajo;
Desarrollar la industria de guerra en interés de la Resistencia;
Distribuir equitativamente entre todas las fuerzas armadas antijaponesas el armamento y la ayuda financiera proporcionados por los países aliados;
Castigar a los funcionarios corruptos y asegurar una administración íntegra;
Mejorar las condiciones materiales de los empleados públicos de niveles medio e inferior;
Dar al pueblo chino los derechos democráticos;
Abolir el sistema de pao y chia154, que sirve para oprimir
al pueblo;
Socorrer a los refugiados de guerra y a las víctimas de las
calamidades naturales;
Crear un fondo sustancial para auxiliar ampliamente a las
víctimas de la ocupación japonesa una vez recuperado el territorio perdido;
Abolir los múltiples impuestos y contribuciones exorbitantes y establecer un sistema único de impuestos progresivos;
Efectuar reformas en el agro, reducir los arriendos y los
intereses, proteger en forma apropiada los derechos del
arrendatario, conceder préstamos a bajo interés a los campesinos necesitados y ayudar a los campesinos a organizarse, para facilitar el desarrollo de la producción agrícola;
Proscribir el capital burocrático;
Poner fin a la actual política de controles económicos;
Detener la desenfrenada inflación y el alza vertiginosa de
los precios;
Ayudar a la industria privada ofreciéndole facilidades
para la obtención de créditos, la adquisición de materias primas y la venta de sus productos;
Mejorar las condiciones de vida de los obreros, prestar
socorro a los desempleados y ayudar a los obreros a organizarse, para facilitar el desarrollo de la producción industrial;
Poner fin al adoctrinamiento kuomintanista 155 en la instrucción pública y promover una cultura y una enseñanza
nacionales, científicas y de masas;
Garantizar la vida material del personal docente y admi-
nistrativo de los centros de enseñanza y la libertad académica;
154
mutuamente; fijaba también diversas medidas contrarrevolucionarias para imponer la prestación personal. El 7 de noviembre de
1934, el gobierno del Kuomintang decretó oficialmente la introducción de este sistema de dominación fascista en todas las provincias y municipios bajo su Poder. [pág. 243]
155 Se refiere a la enseñanza fascista, al servicio de la clase feudal
y de la burguesía compradora, impuesta por el gobierno del Kuomintang. [pág. 243]
Proteger los intereses de la juventud, la mujer y la infancia y prestar ayuda a los jóvenes que se han visto obligados
a interrumpir sus estudios, ayudar a los jóvenes y las mujeres a organizarse para participar, en pie de igualdad con los
demás, en todas las actividades que contribuyan a la Guerra
de Resistencia y al progreso social, asegurar la libertad de
matrimonio y la igualdad de sexos, e impartir a los jóvenes
y niños una educación útil;
Mejorar la situación de las minorías nacionales y reconocer su derecho a la autonomía;
Proteger los intereses de los chinos de ultramar y proporcionar ayuda a los que regresen a la patria;
Proteger a los extranjeros que se refugien en China para
escapar de la opresión japonesa, y apoyarlos en su lucha
contra el agresor japonés;
Mejorar las relaciones chino-soviéticas.
Para hacer realidad todas estas demandas, es de la mayor
importancia abolir inmediatamente la dictadura unipartidista del Kuomintang y establecer un gobierno central provisional democrático de coalición que goce del apoyo de
toda la nación y en el que participen los representantes de
todos los partidos y grupos antijaponeses, así como personalidades sin partido. A menos que se cumpla este requisito,
será imposible ejecutar en escala nacional, vale decir, en las
regiones dominadas por el Kuomintang, ninguna reforma
más o menos seria.
Todas estas demandas son la voz de las grandes masas
populares de China y también de amplios sectores de la opinión pública democrática en los países aliados.
Es completamente indispensable un programa concreto
mínimo acordado por todos los partidos y grupos democráticos antijaponeses; estamos dispuestos a celebrar consultas
con ellos sobre la base del programa arriba señalado. Cada
partido puede tener sus propias demandas, pero todos debemos convenir en un programa común.
En las regiones dominadas por el Kuomintang, un programa así es por ahora nada más que una exigencia; en las
regiones ocupadas por el Japón, a excepción del punto relativo a la organización de fuerzas armadas clandestinas en
preparación de levantamientos armados, éste es un programa que podrá llevarse a la práctica sólo después de la
recuperación de dichas regiones; en las regiones liberadas,
este programa se viene aplicando desde hace tiempo y debe
seguir aplicándose en el futuro.
Sistema administrativo de base con el que la camarilla reaccionaria del Kuomintang imponía su dominación fascista. El 1.ƒ de
agosto de 1932, Chiang Kai-shek promulgó para las provincias de
Jonán, Jupei y Anjui el "Reglamento para la organización de los
pao y chia y para el censo de la población en los distritos". El Reglamento estipulaba: "Los pao y chia se organizarán sobre la base
de familias; habrá un jefe en cada familia, en cada chia, formado
por diez familias, y en cada pao, formado por diez chia ". Establecía un sistema de responsabilidad solidaria que mantenía comprometidos a todos los habitantes, obligándolos a vigilarse y delatarse
101
se hace necesario efectuar las reformas democráticas en
todo el país, pero esto no es posible sin abolir la dictadura
unipartidista del Kuomintang y establecer un gobierno democrático de coalición.
Las antecitadas demandas inmediatas o programa concreto del pueblo chino, tocan muchos problemas vitales del
período de la guerra y de la postguerra, que requieren aquí
una explicación. Al explicarlos, criticaremos algunos de los
erróneos puntos de vista de la principal camarilla gobernante del Kuomintang y, al mismo tiempo, aclararemos algunas cuestiones planteadas por otras personas.
1.
La dictadura unipartidista del Kuomintang es, en realidad, la dictadura de la camarilla antipopular de dicho partido; es ella la saboteadora de la unidad nacional china, la
responsable de las derrotas en la Guerra de Resistencia en
el frente del Kuomintang y el principal obstáculo para la
movilización y unificación de las fuerzas antijaponesas del
pueblo chino. Por su amarga experiencia en ocho años de
guerra antijaponesa, el pueblo chino conoce ya profundamente lo criminal que es esta dictadura y, como es natural,
reclama su inmediata abolición. Esta dictadura antipopular
es también la siniestra engendradora de la guerra civil, cuyas trágicas calamidades volverán a abatirse sobre el pueblo
a menos que aquélla sea abolida inmediatamente.
Aplastar definitivamente a los agresores japoneses,
sin permitir ningún compromiso a medio camino
La Conferencia de El Cairo156 tomó la decisión de imponer a los agresores japoneses la rendición incondicional. La
decisión es correcta. Pero ahora éstos andan haciendo gestiones entre bastidores en un intento de lograr una paz de
compromiso; mientras tanto, los elementos projaponeses en
el gobierno kuomintanista coquetean con emisarios secretos
del Japón, actuando el gobierno títere de Nankín como intermediario, sin que a esto se le haya puesto freno. De ahí
que el peligro de un compromiso a medio camino aún no
haya sido del todo superado. Igualmente, la Conferencia de
El Cairo hizo bien en decidir la restitución a China de las
cuatro provincias del Nordeste, de Taiwán y de las islas
Pengju. Sin embargo, dada la política presente del gobierno
del Kuomintang, es imposible confiar en él para combatir
hasta el río Yalu y recobrar todo el territorio perdido. En
estas circunstancias, ¿qué debe hacer el pueblo chino? Exigir al gobierno del Kuomintang el aplastamiento definitivo
de los agresores japoneses y no permitir ningún compromiso a medio camino. Hay que acabar inmediatamente con
toda intriga tendiente a un compromiso. El pueblo chino
debe exigir al gobierno kuomintanista que renuncie a su actual política de resistencia pasiva y vuelque toda su fuerza
militar en una guerra activa contra el Japón. El pueblo chino
no debe apoyarse pura y simplemente en el Kuomintang,
sino acrecentar sus propias fuerzas armadas -- el VIII Ejército, el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y las demás fuerzas
armadas populares --, y organizar por su cuenta y ampliamente fuerzas armadas antijaponesas en todos los lugares
adonde ha Llegado el enemigo, a fin de recuperar, en coordinación directa con las operaciones de los países aliados,
todo el territorio perdido. Vencer a los agresores japoneses
es un derecho sagrado del pueblo chino. En caso de que los
reaccionarios intenten privarlo de este derecho, reprimir sus
actividades antijaponesas o minar sus fuerzas antijaponesas,
el pueblo chino deberá, si resulta inútil la persuasión, contraatacar con decisión en legítima defensa, pues tales actos
reaccionarios, de traición a los intereses de la nación, no significarán otra cosa que ayudar a los agresores japoneses.
La voz del pueblo chino, que reclama la abolición de dicha dictadura antipopular, se ha alzado con tal amplitud y
vigor que hasta las mismas autoridades kuomintanistas se
han visto obligadas a admitir públicamente la necesidad de
"poner fin antes del plazo previsto al régimen de tutela", hecho que demuestra cuán impopular y desacreditado ha llegado a ser este "régimen de tutela" o "dictadura unipartidista". Ya no queda en China nadie que se atreva a hablar
bien de este "régimen de tutela" o "dictadura unipartidista",
y a afirmar que no se deba abolirlo o "ponerle fin"; esto supone un gran cambio en la situación.
Ha quedado definitivamente sentada la necesidad de "ponerle fin"; sobre esto ya no cabe ninguna duda. Pero ¿cómo
hacerlo? Aquí difieren las opiniones. Unos dicen: Hay que
ponerle fin inmediatamente y establecer un gobierno provisional democrático de coalición. Otros dicen: Hay que esperar un poco; se convocará la "Asamblea Nacional" y entonces se ha de "devolver el Poder al pueblo", pero no será
entregado a un gobierno de coalición.
¿Qué quiere decir todo esto?
Se trata de dos maneras de proceder: la sincera y la hipócrita.
Primero, la manera sincera. Consiste en proclamar sin demora la abolición de la dictadura unipartidista del Kuomintang, instaurar un gobierno central provisional compuesto
por representantes del Kuomintang, del Partido Comunista
y de la Liga Democrática, así como por personalidades sin
partido, y promulgar un programa político democrático conforme a las demandas inmediatas del pueblo chino, que acabarnos de exponer, a fin de restablecer la unidad nacional y
derrotar a los agresores japoneses. Conviene, para examinar
estas cuestiones, convocar una conferencia de mesa redonda
2. Abolir la dictadura unipartidista del Kuomintang y establecer un gobierno democrático de coalición
Para aplastar definitivamente a los agresores japoneses,
acuerdo, el Gobierno norteamericano envió fuerzas navales a
controlar Taiwán, en un intento de privar a China de su soberanía
sobre dicha provincia. [pág. 245]
156
Conferencia internacional celebrada por China, EE.UU. e Inglaterra en noviembre de 1943 en la capital de Egipto. La Conferencia hizo pública la Declaración de El Cairo, en la que se estipulaba claramente que Taiwán y otros territorios debían ser devueltos a China. En junio de 1950, violando sin recato este
102
y establecer un gobierno de coalición definitivo. En resumen, en una y otra etapa se implantará un gobierno de coalición, que agrupará a los representantes de todas las clases
y partidos políticos que quieran participar en él, con miras a
luchar, siguiendo un programa democrático común, por la
Resistencia en el presente y por la reconstrucción nacional
en el futuro.
en que participen representantes de los diversos partidos y
grupos políticos y personalidades sin partido, de modo que
se llegue a un acuerdo y se pongan manos a la obra. Esta es
la política de unidad, que sostiene firmemente el pueblo
chino.
Segundo, la manera hipócrita. Consiste en convocar arbitrariamente, pasando por alto las demandas de las grandes
masas populares y de todos los partidos y grupos democráticos, una "Asamblea Nacional" acaparada por la camarilla
antipopular del Kuomintang, en la que se adopte una "constitución" que en realidad mantenga la dictadura y se oponga
a la democracia, para vestir con ropaje de legalidad al ilegal
"Gobierno Nacional", gobierno designado en privado por
unas decenas de kuomintanistas, que en modo alguno se
basa en la voluntad del pueblo, sino que ha sido impuesto a
éste por la fuerza; así, fingiendo "devolver el Poder al pueblo", en realidad no se hará más que "devolver el Poder" a
la misma camarilla antipopular del Kuomintang. Todo el
que desapruebe esto será acusado de atentar contra la "democracia" y la "unificación", y se encontrarán "motivos"
para decretar contra él una expedición punitiva. Esta es una
política de ruptura, a la que se opone firmemente el pueblo
chino.
Piensen lo que piensen sobre el particular los kuomintanistas o cualquier otro partido, grupo o individuo, quiéranlo
o no, tengan conciencia o no de ello, ése es el único camino
que China puede seguir. Esta es una ley de la historia, una
tendencia necesaria e inevitable, que ninguna fuerza puede
desviar.
Tanto en ésta como en cualquier otra cuestión relativa a
las reformas democráticas, los comunistas declaramos:
Aunque las autoridades kuomintanistas se obstinan en su
errónea política y se valen de las negociaciones para ganar
tiempo y apaciguar a la opinión pública, estamos prontos a
reanudar las negociaciones con ellas apenas muestren disposición a renunciar a su errónea política actual y a realizar
las reformas democráticas. Pero las negociaciones deben
basarse en el principio general de resistencia, unidad y democracia; no podemos estar de acuerdo con ninguna medida
o plan que se aleje de este principio general, ni con ninguna
otra palabrería, por bonita que suene.
Las medidas que nuestros héroes antipopulares están por
adoptar de acuerdo con esta política de ruptura, entrañan el
peligro de llevarlos a su propia ruina. Ellos se aprestan a
ponerse al cuello un dogal que jamás podrán desatar; ese
dogal se llama "Asamblea Nacional". Su intención es usar
la "Asamblea Nacional" corno una varita mágica, primero,
para impedir la formación de un gobierno de coalición, segundo, para mantener su régimen dictatorial, y, tercero, para
justificar una guerra civil. Pero la lógica de la historia es
contraria a sus deseos: "levantarán una piedra sólo para dejarla caer sobre sus propios pies". Pues es obvio para todo
el mundo que, en las regiones dominadas por el Kuomintang, el pueblo carece de libertades, que, en las regiones
ocupadas por los invasores japoneses, no se pueden celebrar
elecciones con participación popular, y que las regiones liberadas, donde el pueblo disfruta de libertades, no son reconocidas por el gobierno kuomintanista. En tales condiciones, ¿de dónde pueden provenir los representantes de la nación?, ¿de dónde puede provenir la "Asamblea Nacional"?
La "Asamblea Nacional" por la que se desgañitan no es otra
que la amañada por el propio gobierno dictatorial del Kuomintang hace ocho años, durante el período de la guerra civil. Si tal asamblea se reúne, inevitablemente el pueblo de
todo el país se levantará contra ella. Cabe preguntar: ¿Cómo
podrán nuestros héroes antipopulares salir entonces del
apuro? En última instancia, la convocación de la espuria
"Asamblea Nacional" no haría más que llevarlos a su propia
ruina.
3. Libertad para el pueblo
En la actualidad, la lucha del pueblo chino por la libertad
está dirigida, ante todo y sobre todo, contra los agresores
japoneses. Pero el gobierno del Kuomintang mantiene privado de la libertad al pueblo y lo tiene atado de pies y manos, imposibilitándolo de luchar contra los agresores japoneses. Sin resolver este problema no será posible movilizar
y unificar a todas las fuerzas antijaponesas del país. Si hemos planteado en nuestro programa la abolición de la dictadura unipartidista, la formación de un gobierno de coalición,
la supresión de los servicios secretos, la derogación de las
leyes y decretos atentatorios a las libertades, el castigo de
los colaboracionistas, espías, elementos projaponeses, fascistas y funcionarios corruptos, la liberación de los presos
políticos, el reconocimiento de la legalidad de todos los partidos y grupos democráticos, la retirada de las tropas que
cercan y atacan las regiones liberadas, el reconocimiento de
las regiones liberadas, la abolición del sistema de pao y chia,
así corno otras muchas demandas en los terrenos económico
y cultural y en lo relativo a los movimientos de masas, lo
hemos hecho justamente con el propósito de romper los grilletes que encadenan al pueblo y darle libertad para resistir
al Japón, lograr la unidad y conquistar la democracia.
Para poner fin a la dictadura unipartidista del Kuomintang, los comunistas proponemos dos pasos sucesivos: primero, formar en la etapa actual, previo acuerdo de los representantes de los diversos partidos y grupos políticos y personalidades sin partido, un gobierno provisional de coalición; segundo, en la próxima etapa, convocar una asamblea
nacional por medio de elecciones libres y sin restricciones,
La libertad la conquista el pueblo mismo, y no se la
otorga nadie como limosna. En las regiones liberadas de
China, el pueblo ya la ha conquistado, y en el resto del país,
también puede y debe hacerlo. Cuanta más libertad conquiste el pueblo chino y cuanto más poderosas se hagan las
fuerzas democráticas organizadas, tanto mayor será la posibilidad de instaurar un gobierno provisional unificado de
coalición. Una vez formado, este gobierno dará, a su vez,
103
plena libertad al pueblo y con ello consolidará sus propios
cimientos. Será entonces cuando se podrá, tras la derrota de
los agresores japoneses, celebrar elecciones libres y sin restricciones en todo el territorio patrio, instituir una asamblea
nacional democrática y establecer un gobierno unificado de
coalición que sea definitivo. Sin libertad para el pueblo no
puede haber ni una asamblea nacional ni un gobierno auténticamente elegidos por el pueblo. ¿Acaso no es esto claro?
retirarse hasta el monte Emei157.
Y ahora, desde la cumbre, vuelve a predicar a voz en cuello su teoría de la unificación despótica. Pero ¿a quién se
dirigen sus prédicas? ¿Puede haber algún chino patriota y
honrado que se preste a escucharlas? Habiendo vivido dieciséis años bajo la dominación de los caudillos militares del
Norte y dieciocho bajo el yugo dictatorial del Kuomintang,
el pueblo chino ha adquirido ya suficiente experiencia y
perspicacia. Está por una unificación democrática, realizada
por las grandes masas populares, y no por una unificación
despótica, impuesta por un dictador. Ya en 1935, los comunistas formulamos la política de frente único nacional antijaponés, y desde entonces no hemos cesado ni un solo día
de luchar por tal objetivo. En 1939, cuando el Kuomintang
puso en práctica sus reaccionarias "Medidas para restringir
las actividades de los partidos ajenos", creando así un grave
peligro de capitulación, ruptura y retroceso, y los kuomintanistas se desgañitaban pregonando su teoría de la unificación despótica, nosotros declaramos que la unificación debía basarse en la resistencia y no en la capitulación, en la
unidad y no en la ruptura, en el progreso y no en el retroceso; que sólo ésta podía ser una unificación genuina, y que
cualquiera otra sería falsa158. Ya han transcurrido seis años,
pero el problema sigue siendo el mismo.
Las libertades de palabra, prensa, reunión, asociación,
pensamiento y fe, así como la inviolabilidad de la persona,
son las libertades más importantes para el pueblo. En China,
sólo las regiones liberadas las han hecho plena realidad.
En 1925, el Dr. Sun Yat-sen dijo en su Testamento, redactado en su lecho de muerte:
"Durante cuarenta años me he dedicado a la causa de la
revolución nacional con el fin de alcanzar la libertad y la
igualdad para China. Mi experiencia de estos cuarenta años
me ha convencido profundamente de que, para lograr este
objetivo, debernos despertar a las masas populares y unirnos
en una lucha común con las naciones del mundo que nos
traten en pie de igualdad."
Los indignos sucesores del Dr. Sun, que lo han traicionado, lejos de despertar a las masas populares, las oprimen
y las privan de toda libertad de palabra, prensa, reunión, asociación, pensamiento y fe, así como de la inviolabilidad de
la persona; además, tildan de "partido traidor", "ejército traidor" y "regiones de traidores" al Partido Comunista, al VIII
Ejército y el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y a las regiones
liberadas, los cuales se dedican concienzudamente a despertar a las masas populares y protegen con celo sus libertades
y derechos. Esperamos que pronto se pondrá fin a esta época
de trastrueque de lo justo y lo injusto. De prolongarse esta
situación, se agotará la paciencia del pueblo chino.
¿Es acaso posible la unificación si el pueblo no tiene ni
libertad ni democracia? Tan pronto como las tenga, habrá
unificación. El movimiento del pueblo chino por la libertad,
la democracia y un gobierno de coalición es al mismo
tiempo un movimiento por la unificación. Este es también
el objetivo que perseguimos cuando formulamos en nuestro
programa concreto una serie de demandas exigiendo libertad, democracia y un gobierno de coalición. Sin abolir la
dictadura de la camarilla antipopular del Kuomintang y establecer un gobierno democrático de coalición, no sólo será
imposible llevar a cabo ninguna reforma democrática en las
regiones dominadas por el Kuomintang y movilizar allí a
todos los militares y civiles para derrotar a los agresores japoneses, sino que desembocaremos en las trágicas calamidades de una guerra civil. Esta ya es una verdad elemental
para mucha gente. ¿Por qué tantos demócratas, pertenecientes o no a partidos políticos, entre ellos muchos del Kuomintang, reclaman unánimemente la instauración de un gobierno de coalición? Justamente porque han adquirido clara
conciencia de la crisis actual y comprenden que de otra manera será imposible superarla y lograr la unidad para la lucha contra el enemigo y para la reconstrucción nacional.
4. Unificación por el pueblo
Con el fin de aplastar a los agresores japoneses, prevenir
una guerra civil y construir una nueva China, es preciso
transformar la China dividida en una China unificada. Esta
es una tarea histórica del pueblo chino.
Pero ¿de qué tipo de unificación se trata? ¿Unificación
despótica, impuesta por un dictador, o unificación democrática, realizada por el pueblo? Desde Yuan Shi-kai, los caudillos militares del Norte se empecinaron en imponer una
unificación despótica. Pero, ¿cuál fue el resultado? Contrariamente a lo que buscaban, lograron la división en lugar de
la unificación, y acabaron por ser derribados. Siguiendo los
pasos de Yuan Shi-kai, la camarilla antipopular del Kuomintang pretendió una unificación despótica, y durante diez
años enteros se dedicó a la guerra civil, con el resultado de
que franqueó la entrada a los agresores japoneses y tuvo que
5. Ejército popular
Sin un ejército que se mantenga en la posición del pueblo,
el pueblo chino no podrá conseguir la libertad y la unificación, establecer un gobierno de coalición, derrocar definitivamente a los agresores japoneses ni construir una nueva
China. En la actualidad, las únicas fuerzas armadas que se
Famoso monte en el Suroeste de la provincia de Sechuán, citado
aquí como símbolo de la región montañosa de Sechuán, último refugio de la camarilla gobernante de Chiang Kai-shek durante la
Guerra de Resistencia contra el Japón. [pág. 250]
Véanse "Los reaccionarios deben ser castigados", "Unir a todas
las fuerzas antijaponesas y combatir a los recalcitrantes anticomunistas" y "Diez demandas al Kuomintang", Obras Escogidas de
Mao Tse-tung, t. II. [pág. 251]
157
158
104
mantienen por entero en la posición del pueblo son los ejércitos, no muy numerosos aún, de las regiones liberadas, o
sea, el VIII Ejército y el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército. Estas fuerzas están lejos de ser suficientes. Sin embargo, la
camarilla antipopular del Kuomintang se desvive por socavar y liquidar a las fuerzas armadas de las regiones liberadas. En 1944, el gobierno del Kuomintang presentó un "memorándum" al Partido Comunista exigiéndole "suprimir
dentro de un plazo límite" las cuatro quintas partes de estas
fuerzas. En 1945, durante las últimas negociaciones, ha llegado a exigir al Partido Comunista que se las entregue todas, a cambio de lo cual le concedería la "legalidad".
pueblo."159 El VIII Ejército y el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército han podido obtener victorias precisamente porque, siguiendo esta orientación, se han convertido en "fuerzas armadas del pueblo", es decir, en un ejército popular. En los
primeros tiempos de la Expedición al Norte, el ejército del
Kuomintang dio el "primer paso" de que habló el Dr. Sun,
y por eso obtuvo victorias. Pero, desde las postrimerías de
la Expedición al Norte hasta la fecha, ha desandado incluso
ese "primer paso" y ha mantenido una posición antipopular,
y por ello se ha ido corrompiendo y degenerando cada día
más. Dentro de su elemento en la guerra interior, no puede
menos que estar fuera de su elemento en la guerra exterior.
Todos los oficiales patriotas y honrados del ejército del
Kuomintang deben levantarse para hacer revivir el espíritu
del Dr. Sun y transformar sus tropas.
Esta gente dice a los comunistas: Entreguen sus tropas y
les concederemos la libertad. Según su teoría, los partidos
que no poseen fuerzas armadas deberían gozar de libertad.
Ahora bien, en 1924-1927, el Partido Comunista contaba
sólo con pequeñas fuerzas armadas; no obstante, la libertad
de que gozaba se desvaneció tan pronto como el gobierno
del Kuomintang comenzó a aplicar su política de "depuración del partido" y de represión sangrienta. Y hoy día, la
Liga Democrática de China y los demócratas dentro del
Kuomintang no tienen fuerzas armadas, pero tampoco gozan de libertad. Durante los últimos dieciocho años, en las
regiones dominadas por el gobierno kuomintanista, los
obreros, campesinos, estudiantes y las personas de tendencias progresistas en los medios culturales, docentes e industriales no han contado con fuerzas armadas, pero tampoco
han gozado de libertad. ¿Acaso se les ha negado la libertad
a estos partidos y grupos democráticos y a estos sectores de
la población porque organizaron ejércitos, practicaron el
"separatismo feudal", crearon "regiones de traidores" o violaron "órdenes gubernamentales y militares"? No, de ningún
modo. Todo lo contrario, se ven privados de la libertad precisamente porque no han hecho nada de eso.
En la transformación de los viejos ejércitos, es preciso
reeducar apropiadamente a todos los oficiales susceptibles
de serlo, ayudándolos a eliminar sus viejas concepciones y
a adquirir las correctas, a fin de que puedan servir en el ejército popular.
Luchar por la formación del ejército popular de China es
deber de todo el pueblo. Sin un ejército popular, nada tendrá
el pueblo. Esta es una cuestión que no admite palabrerías.
Los comunistas estamos dispuestos a apoyar la transformación del ejército chino. El VIII Ejército y el Nuevo 4.ƒ
Cuerpo de Ejército deben considerar como ejércitos amigos,
y prestarles la debida ayuda, a todas las fuerzas armadas que
quieran unirse con el pueblo y combatir a los agresores japoneses en vez de luchar contra las regiones liberadas de
China.
6. El problema agrario
"El ejército pertenece al Estado." Nada más cierto; no
existe en el mundo un solo ejército que no pertenezca a un
Estado. Pero ¿a qué clase de Estado debe pertenecer? ¿A un
Estado de dictadura feudal-fascista de los grandes terratenientes, los grandes banqueros y los magnates de la burguesía compradora, o a un Estado de nueva democracia de las
amplias masas populares? En China sólo cabe establecer un
Estado de nueva democracia y, sobre esta base, un gobierno
de coalición de nueva democracia; todas las fuerzas armadas de China deben pertenecer a tal gobierno de tal Estado,
de modo que puedan defender la libertad del pueblo y luchar
eficazmente contra los agresores extranjeros. Tan pronto
como aparezca en China un gobierno de coalición de nueva
democracia, le serán transferidas las tropas de las regiones
liberadas. Pero tendrán que serlo también todas las tropas
del Kuomintang.
Con el fin de aplastar a los agresores japoneses y construir una nueva China, es imperativo reformar el sistema
agrario y emancipar a los campesinos. El postulado del Dr.
Sun Yat-sen de "La tierra para el que la trabaja" es correcto
para la presente época, en que hacemos una revolución de
carácter democrático-burgués.
¿Por qué decimos que nuestra revolución en la época actual es una "revolución de carácter democrático-burgués"?
Porque el blanco de esta revolución no es la burguesía en
general, sino la opresión extranjera y la feudal; porque las
medidas adoptadas en ella no están encaminadas en general
a abolir la propiedad privada, sino a protegerla, y porque, si
bien, como resultado de esta revolución, la clase obrera podrá acumular las fuerzas para conducir a China hacia el socialismo, el capitalismo se desarrollará en medida apropiada
durante un período bastante largo. "La tierra para el que la
trabaja" significa transferir la tierra de manos de los explotadores feudales a manos de los campesinos, significa transformar la propiedad privada de los terratenientes feudales
en propiedad privada de los campesinos y emancipar así a
En 1924, el Dr. Sun Yat-sen dijo: "A partir de hoy, la revolución nacional debe entrar en una nueva era. [. . .] el primer paso consiste en unir a las fuerzas armadas con el pueblo, y el segundo, en transformarlas en fuerzas armadas del
Citado de la "Declaración sobre mi partida para el Norte" del
Dr. Sun Yat-sen, del 10 de noviembre de 1924. [pág. 253]
159
105
éstos de las relaciones agrarias feudales, lo cual permitirá
convertir el país de agrícola en industrial. "La tierra para el
que la trabaja" es, por consiguiente, un postulado democrático-burgués, y no socialista proletario, un postulado de todos los demócratas revolucionarios, y no exclusivamente de
los comunistas. La diferencia está en que, en las condiciones
de China, sólo los comunistas lo tomamos con toda seriedad: no nos limitamos a hablar sobre él, sino que lo ponemos en práctica. ¿Quiénes son los demócratas revolucionarios? Además del proletariado, que es el sector más consecuente de los demócratas revolucionarios, está el campesinado, que es el más numeroso. Los campesinos en su abrumadora mayoría, o sea, con la sola excepción de los campesinos ricos, que arrastran un rabo feudal, reclaman activamente "La tierra para el que la trabaja". La pequeña burguesía urbana, que forma también un sector de los demócratas
revolucionarios, encuentra provechosa para ella la política
de "La tierra para el que la trabaja", pues ésta permite desarrollar las fuerzas productivas de la agricultura. La burguesía nacional es una clase vacilante; por su necesidad de mercados, también aprueba esta política; pero, al mismo
tiempo, como la mayoría de sus integrantes están vinculados a la propiedad de la tierra, muchos de ellos temen esta
política. El Dr. Sun Yat-sen fue el primer demócrata revolucionario de China; representando al sector revolucionario
de la burguesía nacional, a la pequeña burguesía urbana y al
campesinado, emprendió una revolución armada y formuló
sus postulados de "igualamiento del derecho a la propiedad
de la tierra" y de "La tierra para el que la trabaja". Pero, lamentablemente, cuando estuvo en el Poder, no tomó ninguna iniciativa para reformar el sistema agrario. Al llegar al
Poder, la camarilla antipopular del Kuomintang traicionó
por entero esos postulados. Es ella misma la que ahora se
opone tercamente a la política de "La tierra para el que la
trabaja", ya que representa a la capa de los grandes terratenientes, los grandes banqueros y los magnates de la burguesía compradora. En China no hay un partido político que
represente exclusivamente al campesinado, y los partidos
políticos de la burguesía nacional no tienen un programa
agrario resuelto; por eso, el Partido Comunista se ha convertido en el dirigente de los campesinos y de todos los demás demócratas revolucionarios, pues es el único que ha
elaborado y llevado a la práctica un resuelto programa agrario y ha luchado concienzudamente por los intereses del
campesinado, ganándose así en las amplias masas campesinas a un gran aliado.
terratenientes de las regiones liberadas a nuestro esfuerzo
por movilizar a las campesinos para la Guerra de Resistencia. Si no surgen obstáculos especiales, estamos dispuestos
a continuar esta política aun después de la guerra: primero
se hará extensiva a todo el país la reducción de los arriendos
y los intereses, y luego se adoptarán medidas apropiadas
para llevar a cabo gradualmente la política de "La tierra para
el que la trabaja".
Sin embargo, los que han traicionado al Dr. Sun se oponen no sólo a la política de "La tierra para el que la trabaja",
sino también a la reducción de los arriendos y los intereses.
El gobierno del Kuomintang no aplica el decreto sobre un
"25 por ciento de reducción de los arriendos" ni otros similares, que él mismo ha promulgado; nuestras regiones liberadas son las únicas que los han aplicado, crimen que les ha
valido el calificativo de "regiones de traidores".
Durante la Guerra de Resistencia, ha surgido lo que se llama
teoría de las dos etapas: la de la "revolución nacional" y la
de la "revolución por la democracia y la vida del pueblo".
Esta es una teoría errónea.
"Frente a un formidable enemigo, no hay que plantear las
reformas en favor de la democracia y de la vida del pueblo;
más vale esperar hasta que los japoneses se hayan ido." Esta
es la absurda teoría de la camarilla antipopular del Kuomintang y su objetivo consiste en impedir la victoria completa
de la Guerra de Resistencia. ¡Y que haya quienes se hacen
eco de este disparate, aprobándolo servilmente!
"Frente a un formidable enemigo, hay que resolver los
problemas de la democracia y de la vida del pueblo, porque
sin ello será imposible crear bases de apoyo antijaponesas y
resistir al ataque del Japón." Esto es lo que preconiza el Partido Comunista de China, y también lo que ha puesto en
práctica, con excelentes resultados.
Durante la Guerra de Resistencia, la reducción de los
arriendos y los intereses, así como todas las demás reformas
democráticas, están al servicio de esta Guerra. Para debilitar
la oposición de los terratenientes al esfuerzo de guerra, nos
limitamos a la reducción de los arriendos y los intereses en
lugar de abolir la propiedad de los terratenientes sobre la
tierra; además, los estimularnos a que coloquen sus haberes
en la industria, y damos a los shenshi sensatos la posibilidad
de participar, junto con los demás representantes del pueblo,
en las actividades públicas en favor de la Resistencia así
como en el trabajo de los órganos de Poder. En cuanto a los
campesinos ricos, los alentamos a desarrollar la producción.
Todas estas medidas forman parte de nuestra resuelta línea
de reformas democráticas en las zonas rurales, y son absolutamente necesarias.
Entre 1927 y 1936, el Partido Comunista de China adoptó
medidas para reformar radicalmente el sistema agrario e
hizo realidad el postulado del Dr. Sun de "La tierra para el
que la trabaja". Fue la misma camarilla antipopular del Kuomintang, que agrupa a todos los indignos sucesores de Sun
Yat-sen, la que durante esos diez años sostuvo a zarpazos y
dentelladas una guerra contra el pueblo, o sea, contra la política de "La tierra para el que la trabaja".
Existen, pues, dos líneas: una es impedir testarudamente
que los campesinos chinos resuelvan sus problemas en lo
que respecta a la democracia y a la vida del pueblo, lo que
Lleva a la corrupción e impotencia y a la incapacidad para
combatir al Japón; la otra es apoyar resueltamente a los
campesinos en la solución de dichos problemas, lo que conduce a ganarse al más grande aliado, que representa el 80
por ciento de la población, para organizar poderosas fuerzas
Durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, el Partido Comunista de China ha hecho una importante concesión: ha sustituido la política de "La tierra para el que la trabaja" por la de reducción de los arriendos y los intereses.
Esta concesión fue correcta, ya que impulsó al Kuomintang
a participar en la Resistencia y debilitó la oposición de los
106
de combate. La primera es la línea del gobierno del Kuomintang, y la segunda, la de las regiones liberadas de China.
para dirigir todo el movimiento revolucionario. A este respecto no debe haber equívocos.
Vacilar entre una y otra, apoyar de palabra al campesinado, pero carecer de decisión para reducir los arriendos y
los intereses, para armar a los campesinos y para establecer
el Poder democrático en las zonas rurales: tal es la línea de
los oportunistas.
Comprender todo esto es absolutamente necesario no
sólo para los comunistas, sino también para todos los demócratas de China.
Una vez introducidas reformas en el sistema agrario, aunque se trate sólo de una reforma tan elemental como la reducción de los arriendos y los intereses, los campesinos se
sentirán más interesados en la producción. Luego, a medida
que se ayude a los campesinos a organizarse, gradualmente
y de acuerdo con el principio de voluntariedad, en cooperativas de producción agrícola y de otro tipo, habrán de desarrollarse las fuerzas productivas. Por el momento, las cooperativas de producción agrícola no pueden pasar de ser organizaciones de trabajo colectivo y de ayuda mutua basadas
en la economía individual (o sea, en la propiedad privada)
de los campesinos, tales como brigadas de intercambio de
trabajo, grupos de ayuda mutua o equipos de intercambio de
trabajo; sin embargo, esto ya permite incrementar en forma
asombrosa la productividad del trabajo y la producción. Semejantes organizaciones se han creado ampliamente en las
regiones liberadas, y en adelante deben generalizarse lo más
posible.
Movilizando todas sus fuerzas, la camarilla antipopular
del Kuomintang viene lanzando contra el Partido Comunista de China toda clase de pérfidos ataques, abiertos y encubiertos, militares y políticos, cruentos e incruentos. Por su
naturaleza social, la controversia entre ambos partidos se refiere, en esencia, al problema de las relaciones agrarias. En
fin de cuentas, ¿en qué punto hemos provocado la ira de la
camarilla antipopular del Kuomintang? ¿No habrá sido precisamente en esta cuestión? Si dicha camarilla ha sido aclamada y estimulada por los agresores japoneses, ¿no será
precisamente porque les ha rendido un gran servicio en esta
cuestión? Si se ha pretendido que "el Partido Comunista sabotea la Resistencia y pone en peligro a la nación", si se nos
ha tildado de "partido traidor", "ejército traidor" y "regiones
de traidores", y si se nos ha acusado de "desobediencia a las
órdenes gubernamentales y militares", ¿no será precisamente porque el Partido Comunista de China ha hecho a este
respecto un trabajo serio, realmente acorde con los intereses
de la nación?
Conviene señalar aquí que entre los campesinos existían
ya organizaciones de tipo cooperativo, tales como las brigadas de intercambio de trabajo, pero no representaban sino
un medio con que los campesinos se socorrían en su trágica
vida. Ahora, las brigadas de intercambio de trabajo en las
regiones liberadas son diferentes tanto en su forma como en
su contenido; han pasado a ser para las masas campesinas
un medio de desarrollar la producción y luchar por una vida
mejor.
El campesinado es la fuente de origen de los obreros chinos. En el futuro, decenas de millones de campesinos marcharán a las ciudades e ingresarán en las fábricas. Para levantar una poderosa industria nacional y construir un buen
número de grandes ciudades modernas, China tendrá que
atravesar un prolongado proceso de transformación de población rural en urbana.
El papel, positivo o negativo, grande o pequeño, que en
la vida del pueblo chino desempeñan la política y la práctica
de un partido, se ve, en última instancia, en si contribuyen
al desarrollo de las fuerzas productivas del pueblo chino y
en qué medida lo hacen, si frenan o liberan estas fuerzas.
Aplastar a los agresores japoneses, realizar la reforma agraria, emancipar al campesinado, desarrollar una industria
moderna y crear una nueva China, independiente, libre, democrática, unificada, próspera y poderosa: sólo esto permitirá liberar las fuerzas productivas de la sociedad china y
ganará el aplauso del pueblo chino.
El campesinado desempeña el papel principal en el mercado de la industria china. Son los campesinos los que proporcionan la mayor parte de los víveres y materias primas y
absorben la mayor parte de los productos industriales.
El campesinado es la fuente de origen del ejército chino.
Los soldados son campesinos en uniforme, enemigos jurados de los agresores japoneses.
El campesinado es la principal de las fuerzas que luchan
por la democracia en China en la etapa actual. Los demócratas chinos no podrán llegar a ninguna parte si no se apoyan en los 360 millones de campesinos.
Conviene señalar aquí también que a los intelectuales que
vienen de la ciudad a trabajar al campo no les es fácil comprender que las zonas rurales están todavía basadas en la
economía individual, dispersa y atrasada, y que, además, las
regiones liberadas se encuentran temporalmente separadas
unas de otras por el enemigo y empeñadas en la guerra de
guerrillas. Por no comprender estas características, a menudo enfocan los problemas rurales y llevan el trabajo en el
campo de manera inapropiada, con los mismos puntos de
vista de la vida y el trabajo en la ciudad; como resultado, se
divorcian de la realidad de las zonas rurales y no pueden
fundirse con los campesinos. Estos fenómenos tienen que
eliminarse mediante la educación.
Es al campesinado a quien va dirigido principalmente el
movimiento cultural de China en la etapa actual. ¿No resultaría en esencia pura charlatanería hablar de liquidación del
analfabetismo, popularización de la enseñanza, arte y literatura de masas y salud pública, si se dejara de lado a los 360
millones de campesinos?
Claro está que, al decir esto, no estoy pasando por alto la
importancia política, económica y cultural de los restantes
90 millones de personas, en especial de la clase obrera, que
es políticamente la más consciente y por ello la calificada
107
y el poderío de China. El pueblo chino ha aprendido mucho
en la Guerra de Resistencia contra el Japón: ha llegado a
comprender la necesidad de crear, después de la derrota de
los agresores japoneses, una China de nueva democracia,
independiente, libre, democrática, unificada, próspera y poderosa; todos estos factores están interrelacionados, y no se
puede prescindir de ninguno. Si esto se logra, un futuro promisorio se le abrirá a China. Sólo se podrá liberar las fuerzas
productivas del pueblo chino y darles la posibilidad de desarrollarse plenamente cuando se materialicen en todo el país
las condiciones políticas de nueva democracia. Es cada vez
mayor el número de personas que comprenden esto.
Los numerosos intelectuales revolucionarios de China
deben adquirir conciencia de la necesidad de integrarse con
los campesinos, quienes necesitan de ellos y esperan su
ayuda. Deben marchar al campo con entusiasmo, despojarse
de sus atavíos de estudiante para ponerse ropa de tela basta
y comenzar de buen grado por la tarea más modesta; deben
averiguar allí lo que desean los campesinos, ayudarlos a
despertar y a organizarse en la lucha por llevar a cabo la
revolución democrática en el campo, que es una tarea importantísima de la revolución democrática china.
Tras el aplastamiento de los agresores japoneses, las tierras de que éstos se han apoderado y las de los principales
colaboracionistas deben ser confiscadas y distribuidas entre
los campesinos con poca tierra o sin ella.
Una vez dadas las condiciones políticas de nueva democracia, el pueblo chino y su gobierno deben tomar medidas
efectivas para edificar gradualmente, en el curso de un
cierto número de años, las industrias pesada y ligera, transformando así a China de país agrícola en industrial. Un Estado de nueva democracia no puede consolidarse a menos
que se base en una economía sólida, esto es, en una agricultura avanzada, mucho más desarrollada que la actual, y en
una gran industria que ocupe una posición netamente predominante en la economía nacional, con un desarrollo correspondiente de las comunicaciones, el comercio y las finanzas.
7. El problema de la industria
Para derrotar a los agresores japoneses y construir una
nueva China, es indispensable desarrollar la industria. Pero,
bajo la dominación del gobierno del Kuomintang, se depende en todo del extranjero, y la política financiera y económica de dicho gobierno socava toda la vida económica
del pueblo. La mayoría de las pocas y pequeñas empresas
industriales que hay en las regiones dominadas por el Kuomintang, no han podido evitar la quiebra. En ausencia de
reformas políticas, están condenadas a la destrucción todas
las fuerzas productivas, lo mismo en la agricultura que en la
industria.
Los comunistas estamos dispuestos a luchar por estos objetivos junto con todos los partidos y grupos democráticos
y con los círculos industriales del país. La clase obrera china
desempeñará un gran papel en el cumplimiento de esta tarea.
Considerado el problema en su conjunto, no se puede
desarrollar la industria sin una China independiente, libre,
democrática y unificada. Aplastar a los agresores japoneses
significa conquistar la independencia. Abolir la dictadura
unipartidista del Kuomintang, formar un gobierno democrático unificado de coalición, convertir todas las tropas del
país en fuerzas armadas del pueblo, realizar la reforma agraria y emancipar al campesinado, significa conquistar la libertad, la democracia y la unificación. Sin independencia,
libertad, democracia y unificación es imposible crear una
verdadera gran industria, y sin industria no hay defensa nacional sólida, ni bienestar del pueblo, ni prosperidad y poderío de la nación. La historia de los 105 años transcurridos
desde la Guerra del Opio de 1840, en particular la de los 18
años desde que el Kuomintang escaló el Poder, ha hecho
evidente este punto capital ante el pueblo chino. Una China
que no sea pobre y débil, sino próspera y poderosa, supone
una China que no sea colonial y semicolonial, sino independiente, que no sea semifeudal, sino libre y democrática, y
que no esté dividida, sino unificada. Durante tantos años,
¡cuántos no soñaron, en la China semicolonial, semifeudal
y dividida, con desarrollar la industria, edificar la defensa
nacional, forjar el bienestar del pueblo y hacer a la patria
próspera y poderosa! Pero todos sus sueños se desvanecieron. Muchos pedagogos, hombres de ciencia y estudiantes
bienintencionados se sumieron en su trabajo o estudio, manteniéndose al margen de la política, en la creencia de que
podrían servir a su país con sus conocimientos; pero sus aspiraciones resultaron ser un sueño, que también se desvaneció. Esto fue muy bueno, ya que el hundimiento de sus ingenuas ilusiones marcó el punto de partida de la prosperidad
Desde la Primera Guerra Mundial, la clase obrera china
ha venido luchando como fuerza consciente por la independencia y la liberación del país. En 1921 nació su vanguardia,
el Partido Comunista, y entonces la lucha por la liberación
de China entró en una nueva etapa. Durante tres períodos, a
saber, la Expedición al Norte, la Guerra Revolucionaria
Agraria y la Guerra de Resistencia contra el Japón, la clase
obrera y el Partido Comunista de China han realizado ingentes esfuerzos en pro de la causa de la liberación del pueblo chino y han hecho inapreciables contribuciones a ella.
La clase obrera desempeñará un importantísimo papel en la
lucha por la derrota final de los agresores japoneses, particularmente en la lucha por la recuperación de las grandes
ciudades y las principales vías de comunicación. Se puede
predecir que, después de la Guerra de Resistencia, serán aún
mayores sus esfuerzos y contribuciones. La misión de la
clase obrera china consiste en luchar no sólo por el establecimiento de un Estado de nueva democracia, sino también
por la industrialización de China y la modernización de su
agricultura.
Bajo el régimen estatal de nueva democracia, se adoptará
una política de reajuste de las relaciones entre el trabajo y el
capital. Por una parte, se protegerán los intereses de los
obreros implantando, según las circunstancias, una jornada
de ocho a diez horas, proporcionando apropiada ayuda a los
desocupados, introduciendo seguros sociales adecuados y
defendiendo los derechos sindicales. Por la otra, a las empresas estatales, privadas y cooperativas se les garantizarán
los beneficios legítimos que correspondan a una actividad
108
lícita. De este modo, tanto el Estado como los particulares y
tanto el trabajo como el capital se esforzarán conjuntamente
por el desarrollo de la producción industrial.
asimilen las nuevas concepciones y métodos y sirvan al pueblo.
La cultura nacional y la instrucción pública de China deben ser de nueva democracia; esto quiere decir que China
tiene que forjar una nueva cultura y una nueva instrucción
pública, nacionales, científicas y de masas.
Una vez derrotados los agresores japoneses, sus empresas
y bienes y los de los principales colaboracionistas deben ser
confiscados y quedar a disposición del gobierno.
Respecto a la cultura extranjera, es errónea la política de
rechazo puro y simple; hay que asimilar todo cuanto aquélla
tenga de progresista, a fin de utilizarlo como punto de referencia en el desarrollo de la nueva cultura china. Pero también es errónea la política de imitación ciega; hay que asimilar críticamente la cultura extranjera, en función de las
necesidades reales del pueblo chino. La nueva cultura
creada en la Unión Soviética debe servirnos de modelo en
la edificación de la cultura popular. De la misma manera,
tampoco debemos rechazar pura y simplemente la cultura
china antigua, ni imitarla a ciegas, sino asimilarla críticamente, de modo que sirva al desarrollo de la nueva cultura
china.
8. El problema de la cultura, la educación y los intelectuales
Entre las desgracias que la opresión extranjera y la feudal
han acarreado al pueblo chino, figuran las que se abaten sobre nuestra cultura nacional. Y éstas son particularmente
graves para las instituciones culturales y docentes progresistas, así como para los trabajadores progresistas de la cultura y de la enseñanza. A fin de barrer la opresión extranjera
y la feudal y crear un Estado de nueva democracia, hacen
falta gran número de intelectuales al servicio del pueblo: pedagogos, profesores, hombres de ciencia, ingenieros, técnicos, médicos, periodistas, escritores, literatos y artistas, así
como trabajadores corrientes de la cultura. Ellos deben poseer el espíritu de servir al pueblo, y trabajar arduamente.
Todo intelectual que rinda servicios meritorios al pueblo
debe ser respetado y considerado como un valioso bien de
la nación y la sociedad. China es un país culturalmente atrasado a consecuencia de la opresión extranjera y la feudal, y
la lucha liberadora de su pueblo necesita imperiosamente la
participación de intelectuales; de ahí la particular importancia que adquiere el problema de la intelectualidad. Los numerosos intelectuales revolucionarios han desempeñado un
importante papel en la causa de la liberación del pueblo
chino durante los últimos cincuenta años, en especial a partir del Movimiento del 4 de Mayo y durante los ocho años
de Guerra de Resistencia. En las luchas venideras les corresponderá un papel aún más importante. Por lo tanto, el gobierno del pueblo debe, en lo sucesivo, preparar planificadamente, en las diversas ramas, cuadros intelectuales salidos de las amplias masas populares, y, al mismo tiempo,
prestar atención a unir y reeducar a todos los intelectuales
existentes que puedan ser útiles.
9. El problema de las minorías nacionales
La camarilla antipopular del Kuomintang niega la multiplicidad nacional de China y llama "clanes" 160 a todas las
nacionalidades, con excepción de la jan. Haciendo suya íntegramente la reaccionaria política de la dinastía Ching y de
los caudillos militares del Norte respecto a las minorías nacionales, las oprime y explota a más no poder. De ello son
evidencia la matanza de mongoles de la Liga de Ijcho, en
1943, la represión armada de las minorías nacionales en Sinchiang, desde 1944 hasta la fecha, y las matanzas de juis en
Kansú, durante los últimos años. Estas son manifestaciones
de una concepción y una política erróneas en la cuestión nacional, inspiradas por el chovinismo de gran jan.
En 1924, el Dr. Sun Yat-sen escribió en el "Manifiesto
del I Congreso Nacional del Kuomintang":
"El Principio del Nacionalismo del Kuomintang tiene un
doble significado: de una parte, la liberación de la nación
china por sí misma, y de la otra, la igualdad de todas las
nacionalidades de China."
Una importante tarea para la nueva China es la liquidación del analfabetismo, que afecta al 80 por ciento de la población.
Y más adelante:
Hay que adoptar medidas apropiadas y enérgicas para barrer toda la cultura y educación esclavizadoras, feudales y
fascistas.
"El Kuomintang declara solemnemente que reconoce el
derecho de autodeterminación a todas las nacionalidades de
China y que, cuando triunfe la revolución contra el imperialismo y los caudillos militares, se creará una República de
China libre y unificada (basada en la libre unión de todas las
nacionalidades)."
El Partido Comunista de China está totalmente de
acuerdo con esta política del Dr. Sun respecto a las nacionalidades. Los comunistas deben ayudar activamente a las
Hay que prevenir y combatir con energía las enfermedades entre la población y ampliar los servicios populares de
asistencia médica e higiene.
En lo que se refiere a los intelectuales de viejo cuño que
trabajan en los dominios de la cultura, la enseñanza y la medicina, hay que reeducarlos de manera apropiada, para que
160
Se refiere a los disparates de Chiang Kai-shek en su contrarrevolucionario libro El destino de China. [pág. 263]
109
amplias masas populares de las diversas minorías nacionales en su lucha por la realización de esta política; deben ayudar a estas masas, incluidos los dirigentes vinculados con
ellas, en su lucha por la emancipación y el desarrollo en los
terrenos político, económico y cultural, y ayudarles a crear
fuerzas armadas propias que defiendan los intereses de las
masas. Hay que respetar su lengua, escritura, costumbres,
hábitos y creencias religiosas.
Sostenemos que el gobierno del Kuomintang debe poner
fin a su actitud hostil hacia la Unión Soviética y mejorar sin
demora las relaciones chino-soviéticas. La Unión Soviética
fue el primer país en renunciar a los tratados desiguales con
China y concluir con ella nuevos tratados en pie de igualdad. En la época del I Congreso Nacional del Kuomintang,
convocado por el Dr. Sun Yat-sen en 1924, y de la subsiguiente Expedición al Norte, la Unión Soviética fue el único
país que ayudó a China en su guerra de liberación. Después
del estallido de la Guerra de Resistencia en 1937, la Unión
Soviética, nuevamente, fue la primera en brindar ayuda a
China en su lucha contra los agresores japoneses. El pueblo
chino expresa su reconocimiento al Gobierno y al pueblo
soviéticos por esta ayuda. Opinamos que la solución definitiva y completa de los problemas del Pacífico será imposible
sin la participación de la Unión Soviética.
Desde hace años, en la Región Fronteriza de ShensíKansú-Ningsia y en las regiones liberadas del Norte de
China, se ha mantenido una actitud correcta hacia los mongoles y los juis, y el trabajo entre ellos ha sido fructífero.
10. El problema de la política exterior
El Partido Comunista de China está de acuerdo con la
Carta del Atlántico y con las decisiones de las conferencias
internacionales de Moscú, El Cairo, Teherán y Crimea 161,
porque todas ellas contribuyen a la derrota de los agresores
fascistas y al ulterior mantenimiento de la paz mundial.
Pedimos a los gobiernos de los países aliados, y en primer
lugar a los de Estados Unidos e Inglaterra, que presten seria
atención a la voz de las vastas masas populares de China y
se abstengan de perjudicar la amistad entre sus países y
nuestro pueblo contraponiendo su política exterior a la voluntad de éste. Consideramos que cometerá un garrafal error
todo gobierno extranjero que ayude a los reaccionarios chinos y se oponga a la lucha del pueblo chino por la democracia.
El principio fundamental para la política exterior preconizado por el Partido Comunista de China es: Sobre la base
de la lucha por derrotar definitivamente a los agresores japoneses, de la defensa de la paz mundial, del respeto mutuo
a la independencia y la igualdad, así como de la promoción
recíproca de los intereses y la amistad entre los Estados y
pueblos, China establecerá y fortalecerá relaciones diplomáticas con los diversos países y solucionará con ellos todos los problemas de interés común, tales como la coordinación de las operaciones militares, las conferencias de paz,
el intercambio comercial y las inversiones.
El pueblo chino aplaude los pasos que han dado muchos
gobiernos extranjeros renunciando a los tratados desiguales
impuestos a China y concluyendo con ella nuevos tratados
en pie de igualdad. Pero la conclusión de estos últimos no
significa, a nuestro juicio, que China goce ya de auténtica
igualdad. La igualdad efectiva y genuina nunca puede ser
un simple regalo de gobiernos extranjeros, sino que el pueblo chino la debe conquistar principalmente con sus propios
esfuerzos, y la manera de hacerlo es transformar a China en
un Estado de nueva democracia en los terrenos político, económico y cultural; de otro modo, la independencia y la
igualdad serán nominales y no reales. Esto quiere decir que
con la actual política del gobierno del Kuomintang, China
nunca alcanzará la independencia y la igualdad genuinas.
El Partido Comunista de China está totalmente de
acuerdo con las proposiciones de la Conferencia de Dumbarton Oaks y con las decisiones de la Conferencia de Crimea relativas a la creación de una organización encargada
de garantizar la paz y la seguridad internacionales en la
postguerra. Saluda a la Conferencia de las Naciones Unidas
sobre la Organización Internacional, en San Francisco. Ha
enviado a dicha Conferencia su propio representante, que
forma parte de la delegación china, para expresar la voluntad del pueblo chino162.
Sostenemos que, a fin de extirpar definitivamente el fascismo y el militarismo japoneses así como sus causas políticas, económicas y sociales, es preciso, tras la derrota y la
rendición incondicional de los
La Carta del Atlántico fue emitida conjuntamente por los
EE.UU. e Inglaterra al finalizar la Conferencia del Atlántico, celebrada en agosto de 1941. La Conferencia de Moscú fue la que
realizaron en octubre de 1943 los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Soviética, los EE.UU. e Inglaterra. La Conferencia de Teherán fue la que dichos países celebraron en esa capital, en noviembre y diciembre de 1943. La Conferencia de Crimea, de los mismos tres países, tuvo lugar en Febrero de 1945 en
Yalta, Unión Soviética. En todas estas conferencias internacionales se acordó derrotar a la Alemania y al Japón fascistas por medio del esfuerzo común. y, en la postguerra, impedir el renacimiento de las fuerzas agresivas y del fascismo, mantener la paz
mundial y ayudar a los pueblos de los diversos países a cumplir
sus aspiraciones de independencia y democracia. Sin embargo, en
la postguerra, los Gobiernos estadounidense e inglés infringieron
y pisotearon estos acuerdos internacionales. [pág. 264]
161
Por decisión de las Conferencias de Moscú y Teherán, los representantes de la Unión Soviética, los EE.UU., Inglaterra y
China se reunieron de agosto a octubre de 1944 en Dumbarton
Oaks, EE.UU., donde elaboraron las proposiciones para crear la
Organización de las Naciones Unidas. De abril a junio de 1945 se
celebró en San Francisco, EE.UU., la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Organización Internacional, con la participación de los delegados de cincuenta países. En ella estuvo presente
el camarada Tung Pi-wu como delegado de las regiones liberadas
de China. [pág. 265]
162
110
liberadas, lo que nos obliga a establecer distinciones entre
los tres tipos de regiones al poner en práctica estos programas. Condiciones diferentes determinan tareas diferentes.
Ya he mencionado más arriba algunas de estas tareas, y quisiera hablar de algunas otras.
pág. 266
agresores japoneses, ayudar a las fuerzas democráticas del
pueblo japonés a instaurar su propio régimen democrático.
Sin tal régimen democrático, no se podrá extirpar definitivamente el fascismo y el militarismo japoneses ni asegurar
la paz en el Pacífico.
En las regiones dominadas por el Kuomintang, el pueblo
no goza de libertad para sus actividades patrióticas, y los
movimientos democráticos son considerados ilegales; pero
están desarrollándose intensas actividades en las que toman
parte numerosas capas sociales, muchos partidos y grupos
democráticos y gran cantidad de demócratas. La Liga Democrática de China hizo público en enero último un manifiesto reclamando que se pusiera fin a la dictadura unipartidista del Kuomintang y se estableciera un gobierno de coalición. Numerosos sectores sociales han hecho declaraciones similares. Incluso en el seno del Kuomintang, mucha
gente se muestra más y más escéptica y descontenta con la
política de su propia dirección y percibe con creciente intensidad el peligro que supone el aislamiento de su partido
de las amplias masas populares; por eso, reclama reformas
democráticas que correspondan a la época. En Chungching
y otros lugares, se desarrollan movimientos democráticos
entre los obreros, campesinos, trabajadores de la cultura, estudiantes, trabajadores de la enseñanza, mujeres, industriales y comerciantes, empleados públicos y hasta en un sector
de los militares. Todo esto indica que los movimientos democráticos de todas las capas sociales oprimidas convergen
poco a poco hacia un objetivo común. Sin embargo, en el
presente, una debilidad de estos movimientos es que los sectores básicos de la sociedad todavía no toman parte ampliamente en ellos, que aún siguen sin organizarse sectores de
extraordinaria importancia y cuyas condiciones de vida son
insoportables: los campesinos, los obreros, los soldados y el
personal de niveles inferiores de la administración pública
y la enseñanza. Otra debilidad es que, entre los demócratas
que participan en estos movimientos, muchos carecen todavía de claridad y firmeza respecto a la orientación fundamental de realizar una lucha sobre una base democrática en
procura de un cambio de la situación. Con todo, la situación
objetiva está obligando a las diversas capas, partidos políticos y grupos sociales oprimidos a adquirir conciencia política y a unirse gradualmente. La represión del gobierno kuomintanista, por intensa que sea, no podrá impedir el desarrollo de estos movimientos.
Estimamos correcta la decisión de la Conferencia de El
Cairo respecto a la independencia de Corea; el pueblo chino
debe ayudar al pueblo coreano a lograr su liberación.
Esperamos que la India obtenga su independencia. Porque una India independiente y democrática es necesaria no
sólo para su propio pueblo, sino también para la paz mundial.
En lo que respecta a los países del Sudeste de Asia - Birmania, Malaya, Indonesia, Vietnam y las Filipinas -, esperamos que, después de la derrota de los agresores japoneses,
sus pueblos obtengan el derecho a crear Estados independientes y democráticos. En cuanto a Tailandia, hay que tratarla del mismo modo que a los países satélites del fascismo
en Europa.
*
*
*
Hasta aquí los puntos esenciales de nuestro programa
concreto.
Repetimos: sin un gobierno democrático de coalición que
goce del apoyo de toda la nación, no se podrá cumplir felizmente, en todo el país, este programa concreto en ninguno
de sus puntos.
Con sus veinticuatro años de lucha por la liberación del
pueblo chino, el Partido Comunista de China ha conquistado una posición tal que cualquier partido político o grupo
social, cualquier individuo, chino o extranjero, que no respete sus opiniones sobre los problemas de China, cometerá
un grave error y estará condenado al fracaso. Ha habido y
hay quienes se obstinan en actuar a su antojo, sin respetar
nuestras opiniones; sin embargo, todos ellos terminan en un
callejón sin salida. ¿Por qué? Sencillamente porque nuestras
opiniones corresponden a los intereses de las amplias masas
populares. El Partido Comunista de China es el portavoz
más fiel del pueblo chino; quien se niegue a respetarlo, de
hecho estará negándose a respetar a las amplias masas populares, y fracasará inevitablemente.
Todas las capas, partidos políticos y grupos sociales víctimas de la opresión en las regiones dominadas por el Kuomintang deben desarrollar ampliamente sus movimientos
democráticos y unificar paso a paso sus fuerzas todavía dispersas, para luchar por la unidad nacional, el establecimiento de un gobierno de coalición, la derrota de los agresores japoneses y la construcción de una nueva China. El
Partido Comunista de China y el pueblo de las regiones liberadas deben proporcionarles toda la ayuda posible.
LAS TAREAS EN LAS REGIONES DOMINADAS POR
EL KUOMINTANG
Acabo de exponer detalladamente el programa general y
el programa concreto de nuestro Partido. A no dudar, ambos
serán llevados a la práctica en toda China; la situación internacional y nacional en su conjunto abre al pueblo chino
esta perspectiva. Sin embargo, en la actualidad, son diferentes las circunstancias en las regiones dominadas por el Kuomintang, las regiones ocupadas por el Japón y las regiones
En las regiones dominadas por el Kuomintang, los comunistas deben continuar la política de amplio frente único nacional antijaponés. En la lucha por el objetivo común, debemos cooperar con todo el que no se nos oponga hoy, aun
cuando lo hubiera hecho hasta ayer.
111
nación organizando colaboracionistas para luchar contra el
pueblo chino, el Partido Comunista de China, el VIII Ejército, el Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército y las demás fuerzas
armadas populares, hay que conminarlos a arrepentirse sin
demora. De lo contrario, serán castigados sin piedad, junto
con los colaboracionistas, cuando se recupere el territorio
perdido.
LAS TAREAS EN LAS REGIONES OCUPADAS POR
EL JAPON
En las regiones ocupadas por el Japón, los comunistas deben exhortar a todos los que se oponen al Japón a que, siguiendo el ejemplo de Francia e Italia, se agrupen en distintos tipos de organizaciones y formen fuerzas armadas clandestinas en preparación de levantamientos armados, de
modo que, cuando llegue el momento, aniquilen a los agresores japoneses mediante una acción desde dentro en coordinación con las tropas que ataquen desde fuera. Con sus
atrocidades, pillajes, violaciones y vejámenes contra nuestros hermanos y hermanas en las regiones ocupadas, los
agresores japoneses y sus serviles lacayos han provocado la
ardiente cólera de todo el pueblo chino; muy pronto sonará
la hora de la venganza y el desagravio. La victoria en el
frente europeo y las victorias de nuestro VIII Ejército y
nuestro Nuevo 4.ƒ Cuerpo de Ejército han estimulado al
pueblo de las regiones ocupadas, exaltando su entusiasmo
por la lucha contra el Japón. Allí, el pueblo necesita perentoriamente organizarse para conquistar la liberación lo más
pronto posible. Por eso, debemos atribuir la misma importancia a nuestro trabajo en las regiones ocupadas que al trabajo en las regiones liberadas. Hay que enviar a las primeras
gran número de cuadros. Hay que formar y promover gran
número de activistas entre la población de esas mismas regiones para que trabajen en su localidad. Debemos intensificar nuestro trabajo clandestino en las cuatro provincias del
Nordeste, que fueron las primeras en caer en manos de los
agresores japoneses y que constituyen para ellos una región
industrial clave y una importante zona de concentración de
tropas. Con miras a la recuperación de ese territorio, debemos reforzar nuestro trabajo por aglutinar a los refugiados
que han venido al Sur de la Gran Muralla desde esas provincias.
LAS TAREAS EN LAS REGIONES LIBERADAS
En las regiones liberadas, nuestro Partido ha puesto en
práctica con señalados éxitos todo su programa de nueva
democracia y ha reunido enormes fuerzas antijaponesas, a
las que de ahora en adelante debe desarrollar y consolidar
en todos los aspectos.
En las actuales circunstancias, las tropas de las regiones
liberadas deben lanzar ampliamente ataques sobre todos los
lugares que estén ocupados por las tropas japonesas y títeres
y que podamos tomar, con el fin de expandir las regiones
liberadas y reducir las ocupadas por el enemigo.
Sin embargo, hay que tener en cuenta, al mismo tiempo,
que el enemigo todavía es fuerte y puede lanzar nuevos ataques sobre las regiones liberadas. El ejército y el pueblo de
estas últimas tienen que estar listos para frustrar en cualquier momento sus ataques, y prestar atención a la consolidación de las regiones liberadas en todos los terrenos.
Debemos aumentar los efectivos del ejército, unidades
guerrilleras, milicias populares y cuerpos de autodefensa de
las regiones liberadas y elevar su capacidad combativa intensificando su adiestramiento y consolidación, con el objeto de preparar las fuerzas suficientes para derrotar definitivamente a los agresores.
En todas las regiones ocupadas, los comunistas deben seguir la política de un frente único nacional antijaponés lo
más amplio posible. A fin de derrocar al enemigo común,
deben unirse con todas las personas, sean quienes fueren,
siempre que se opongan a los agresores japoneses y a sus
serviles lacayos.
En las regiones liberadas, el ejército debe apoyar al gobierno y amar al pueblo; los órganos del Poder democrático,
a su vez, deben conducir al pueblo a apoyar al ejército y a
preocuparse por las familias de los soldados. De esta manera, se harán aún mejores las relaciones entre ejército y
pueblo.
A las tropas y la policía títeres y a las demás personas que
ayudan al enemigo a combatir a nuestros compatriotas debemos conminarlas a que reconozcan cuanto antes el carácter criminal de sus actos, se arrepientan a tiempo y se rediman de sus crímenes ayudando a sus compatriotas en la lucha contra el enemigo. De otra manera, no escaparán a la
justicia de la nación el día del derrumbe del enemigo.
En el trabajo dentro de los gobiernos locales de coalición
y en las organizaciones de masas, los comunistas debemos
continuar nuestra buena cooperación, sobre la base del programa de nueva democracia, con todos los demócratas antijaponeses.
Del mismo modo, en el trabajo militar, los comunistas
debemos cooperar muy bien con todos los demócratas antijaponeses dispuestos a trabajar con nosotros, pertenezcan o
no a las fuerzas armadas de las regiones liberadas.
Los comunistas deben efectuar un trabajo de persuasión
en todas las organizaciones títeres que tengan masas, a fin
de ganar a las masas engañadas para el frente de la lucha
contra el enemigo de la nación. Al mismo tiempo, hay que
reunir pruebas sobre los colaboracionistas culpables de los
crímenes más atroces y que rehusen enmendarse, con miras
a castigarlos según la ley cuando se recupere el territorio
perdido.
A fin de aumentar el entusiasmo de los obreros, campesinos y demás masas trabajadoras en la Resistencia y en la
producción, es preciso aplicar consecuentemente la política
de reducción de los arriendos y los intereses y la de mejoramiento de las condiciones materiales de los obreros y empleados. Los cuadros de las regiones liberadas deben esforzarse por aprender a realizar el trabajo económico. Hay que
A los reaccionarios del Kuomintang que traicionan a la
112
causa nacional. Porque si es fácil identificar y neutralizar a
los enemigos declarados, a los que sabotean abiertamente la
causa nacional, no lo es en cuanto a los enemigos camuflados, a los que la sabotean solapadamente. De ahí la necesidad de una actitud rigurosa al respecto, sin perjuicio de una
actitud prudente al tomar las medidas del caso.
movilizar todas las fuerzas disponibles para desarrollar en
gran escala la agricultura, la industria y el comercio y para
mejorar las condiciones de vida del ejército y el pueblo. Con
este fin, es necesario organizar la emulación en el trabajo y
premiar a los héroes del trabajo y a los trabajadores modelo.
Después de que los agresores japoneses hayan sido expulsados de las ciudades, nuestros cuadros deberán aprender
rápidamente a realizar el trabajo económico urbano.
De conformidad con el principio de la libertad de fe, en
las regiones liberadas de China se permite la profesión de
todos los cultos. Los protestantes, católicos, musulmanes,
budistas y los creyentes de las demás religiones tienen asegurada la protección del gobierno popular, a condición de
que acaten las leyes de éste. Todo el mundo es libre de profesar o no una religión, y no se permite ninguna coacción ni
discriminación al respecto.
Es preciso desarrollar la cultura y la instrucción pública
en las regiones liberadas, a fin de elevar la conciencia política de las amplias masas populares, ante todo la de los obreros, campesinos y soldados, así como para formar gran número de cuadros. Los trabajadores de la cultura y de la enseñanza en estas regiones deben imprimir a su trabajo un
contenido y una forma ajustados a las peculiaridades actuales del campo y a las necesidades y deseos de la población
rural.
Conviene que nuestro Congreso proponga al pueblo de
las diversas regiones liberadas celebrar en Yenán, a la brevedad posible, una conferencia de sus representantes, a fin
de examinar los medios de coordinar las actividades de dichas regiones, reforzar su trabajo en la Resistencia, ayudar
al movimiento democrático antijaponés de la población de
las regiones dominadas por el Kuomintang, prestar ayuda a
la población de las regiones ocupadas en la organización de
fuerzas armadas clandestinas y promover la unidad de toda
la nación y la formación de un gobierno de coalición 163.
Ahora que las regiones liberadas de China se han convertido
en el centro de gravedad de la lucha de todo el pueblo contra
la agresión japonesa y por la salvación nacional, y que las
amplias masas populares del país entero tienen puestas en
nosotros sus esperanzas, es nuestra obligación no defraudarlas. La celebración de esta conferencia ha de dar un gran
impulso a la causa de la liberación nacional del pueblo
chino.
En todo nuestro trabajo en las regiones liberadas, hay que
utilizar con la mayor economía los recursos humanos y materiales del lugar, teniendo en cuenta, en todos los casos,
también el futuro, y evitando todo empleo abusivo y despilfarro. Y ello no sólo con miras a derrotar a los agresores
japoneses, sino también a construir una nueva China.
En todo nuestro trabajo en las regiones liberadas, hay que
prestar suma atención a ayudar a la gente del lugar a administrar sus asuntos, y también a preparar gran número de
cuadros nativos entre los mejores representantes de la población. La gran misión de la revolución democrática en el
campo no podrá cumplirse a menos que los camaradas venidos de fuera se fusionen con la población del lugar, ayuden entusiasta y sinceramente a los cuadros nativos de una
manera que corresponda a las condiciones reales, y los cuiden como a sus propios hermanos y hermanas.
V. ¡QUE TODO EL PARTIDO SE UNA Y LUCHE POR
EL CUMPLIMIENTO DE SUS TAREAS!
Adondequiera que lleguen, el VIII Ejército, el Nuevo 4.ƒ
Cuerpo de Ejército y las demás fuerzas armadas populares
deben ayudar sin demora a la población local a organizar no
sólo milicias populares y cuerpos de autodefensa, sino también unidades y agrupaciones militares locales, dirigidas
igualmente por cuadros del lugar. De ellas podrán surgir
más tarde unidades y agrupaciones del ejército regular, en
cuyo mando participarán cuadros nativos. Esta es una tarea
de extrema importancia. Sin cumplirla no es posible crear
sólidas bases de apoyo antijaponesas ni engrosar las fuerzas
armadas populares.
Camaradas: Ahora que conocemos nuestras tareas y la
política que hemos adoptado para cumplirlas, ¿cuál debe ser
nuestra actitud en la aplicación de esta política y en el cumplimiento de estas tareas?
La actual situación internacional y nacional abre ante nosotros y todo el pueblo chino una brillante perspectiva y
ofrece condiciones más favorables que nunca; esto es evidente, indudable. Pero, al mismo tiempo, subsisten graves
dificultades. Quien ve sólo el aspecto brillante, sin ver las
dificultades, no puede luchar eficazmente por el cumplimiento de las tareas del Partido.
Desde luego, toda la población local, por su parte, debe
dispensar cálida acogida y prestar ayuda a los cuadros revolucionarios y a las fuerzas armadas populares procedentes
de otras zonas.
En sus veinticuatro años de historia, incluidos los ocho
años de Guerra de Resistencia, nuestro Partido ha forjado
para el pueblo chino, luchando junto a él, una fuerza poderosa; y los éxitos logrados en nuestro trabajo son evidentes,
Hay que llamar la atención de todos sobre el problema de
cómo habérselas con los saboteadores camuflados de la
Después del VII Congreso Nacional del Partido Comunista de
China, se formó en Yenán el Comité Preparatorio para la Conferencia de Representantes del Pueblo de las Regiones Liberadas de
China, participando en la sesión inaugural de dicho Comité repre-
sentantes de las diversas regiones liberadas. Con la rendición japonesa cambió la situación, y la conferencia no llegó a realizarse.
[pág. 272]
163
113
indudables. Pero, al mismo tiempo, nuestro trabajo aún adolece de deficiencias. Quien ve sólo los éxitos, sin ver las deficiencias, tampoco puede luchar eficazmente por el cumplimiento de las tareas del Partido.
Otro rasgo sobresaliente que distingue al Partido Comunista de todos los demás partidos políticos, es que mantenemos la más íntima ligazón con las amplias masas populares.
Servir de todo corazón al pueblo, sin apartarnos de las masas ni por un instante; guiarnos en cada caso por los intereses del pueblo y no por los intereses de ningún individuo o
pequeño grupo; identificar nuestra responsabilidad ante el
pueblo con nuestra responsabilidad ante los organismos dirigentes del Partido: tal es nuestro punto de partida. Los comunistas deben estar dispuestos en todo momento a perseverar en la verdad, porque toda verdad concuerda con los
intereses del pueblo; los comunistas deben estar dispuestos
en todo momento a corregir sus errores, porque todo error
va en contra de los intereses del pueblo. La experiencia de
los últimos veinticuatro años nos demuestra que toda tarea,
política y estilo de trabajo correctos responden siempre a las
demandas de las masas en determinado tiempo y lugar y nos
unen con ellas, y que toda tarea, política o estilo de trabajo
erróneo no responde jamás a las demandas de las masas en
determinado tiempo y lugar y nos aparta de ellas. Enfermedades tales como el dogmatismo, el empirismo, el autoritarismo, el seguidismo, el sectarismo, el burocratismo y la
arrogancia en el trabajo son indefectiblemente perjudiciales
e intolerables, y toda persona que las padezca tiene que superarlas, porque ellas nos apartan de las masas. Nuestro
Congreso debe llamar a todo el Partido a mantenerse vigilante y velar porque ningún camarada, en ningún puesto de
trabajo, se aparte de las masas. Es necesario enseñar a cada
camarada a amar a las masas populares y a escucharlas atentamente; a fundirse con las masas dondequiera que se encuentre y, en lugar de situarse por encima, adentrarse en
ellas; a despertar a las masas y elevar su conciencia política
partiendo de su nivel, y, ciñéndose al principio de plena voluntariedad, ayudarlas a organizarse gradualmente y a desplegar paso a paso todas las luchas necesarias que permitan
las condiciones internas y externas en determinado tiempo
y lugar. El autoritarismo es erróneo en cualquier tipo de trabajo, porque rebasa el nivel de conciencia política de las
masas y viola el principio de voluntariedad, reflejando el
mal de la precipitación. Nuestros camaradas no deben dar
por sentado que lo que ellos comprenden también es comprendido por las masas. Para saber si las masas lo comprenden y están dispuestas a actuar, debemos ir a investigar entre
ellas. Actuando así, podremos evitar el autoritarismo. También es erróneo el seguidismo en cualquier tipo de trabajo,
porque queda por debajo del nivel de conciencia política de
las masas y viola el principio de dirigirlas en su avance, reflejando el mal de la lentitud. Nuestros camaradas no deben
suponer que las masas no comprenden nada de lo que ellos
todavía no han llegado a comprender. Ocurre con frecuencia
que las amplias masas se nos adelantan y están ansiosas de
avanzar un paso, mientras que nuestros camaradas, incapaces de actuar como dirigentes suyos, reflejan las opiniones
de ciertos elementos atrasados y las consideran equivocadamente corno si fueran de las amplias masas, convirtiéndose
en cola de esos elementos. En resumen, hay que hacer comprender a cada camarada que el criterio supremo para juzgar
las palabras y actos de un comunista reside en precisar si
éstos concuerdan con los intereses supremos de las grandes
masas populares y si se ganan su apoyo. Hay que hacer comprender a cada camarada que, si nos apoyamos en el pueblo,
creemos firmemente en el inagotable poder creador de las
En los veinticuatro años transcurridos desde su nacimiento en 1921, el Partido Comunista de China ha atravesado tres grandes luchas: la Expedición al Norte, la Guerra
Revolucionaria Agraria y la actual Guerra de Resistencia
contra el Japón. Desde su mismo nacimiento, el nuestro ha
sido un partido basado en la teoría marxista-leninista, pues
esta teoría es la cristalización del pensamiento científico del
proletariado mundial, el pensamiento más correcto y más
revolucionario. Al integrarse la verdad universal del marxismo-leninismo con la práctica concreta de la revolución
china, esta revolución tomó un aspecto completamente
nuevo, y comenzó toda una etapa histórica, la etapa de la
nueva democracia. Armado con la teoría e ideología marxista-leninistas, el Partido Comunista de China ha aportado
al pueblo chino un nuevo estilo de trabajo, que consiste principalmente en integrar la teoría con la práctica, forjar estrechos vínculos con las masas populares y practicar la autocrítica.
La verdad universal del marxismo-leninismo, que refleja
la práctica de la lucha del proletariado mundial, se convierte
en un arma omnipotente para el pueblo chino cuando se la
integra con la práctica concreta de la lucha revolucionaria
del proletariado y las amplias masas populares de China. Es
esto lo que ha hecho el Partido Comunista de China. Nuestro Partido ha crecido y progresado a través de una lucha
resuelta contra todas las manifestaciones del dogmatismo y
del empirismo, contrarios a este principio. El dogmatismo
se aparta de la práctica concreta, mientras que el empirismo
toma por verdad universal tal o cual experiencia fragmentaria; ambas concepciones oportunistas van en contra del marxismo. En sus veinticuatro años de lucha, nuestro Partido ha
combatido y continúa combatiendo estas concepciones erróneas, y así se ha consolidado ideológicamente en sumo
grado. Nuestro Partido cuenta en la actualidad con
1.210.000 militantes. La abrumadora mayoría de ellos se
han incorporado al Partido durante la Guerra de Resistencia,
y entre estos militantes se observa todo tipo de concepciones incorrectas. Algo semejante ocurre entre los que ingresaron en el Partido antes de la Guerra de Resistencia. La
labor de rectificación, efectuada en los últimos años, ha
dado notables resultados y contribuido considerablemente a
eliminar tales concepciones incorrectas. Hay que continuar
esta labor y desarrollar aún más la educación ideológica
dentro del Partido de acuerdo con el espíritu de "sacar lecciones de los errores pasados para evitarlos en el futuro, y
tratar la enfermedad para salvar al paciente". Es preciso hacer comprender a los cuadros dirigentes del Partido en todos
los niveles que la estrecha integración de la teoría y la práctica constituye uno de los rasgos sobresalientes que distinguen al Partido Comunista de todos los demás partidos políticos. Por consiguiente, la educación ideológica es el eslabón clave que debemos empuñar firmemente en nuestro trabajo por unir a todo el Partido para la gran lucha política.
De no proceder así, el Partido no podrá cumplir ninguna de
sus tareas políticas.
114
masas populares y, en consecuencia, confiamos en el pueblo
y nos fundimos con él, superaremos toda dificultad y aplastaremos a cualquier enemigo, en vez de ser aplastados por
él.
militantes; la mayor parte de sus organizaciones fueron destruidas más tarde por el enemigo. Durante la Guerra Revolucionaria Agraria, el Partido no rebasaba los 300.000 militantes; la mayoría de sus organizaciones corrió más tarde la
misma suerte. Ahora tenemos más de 1.200.000 militantes,
y en ninguna circunstancia debemos permitir que el
enemigo nos destruya. Si sabemos aprovechar la experiencia de esos tres períodos, ser modestos, guardarnos del engreimiento y fortalecer, dentro del Partido, la unidad entre
todos los camaradas y, fuera de él, la unidad con el pueblo
de todo el país, no seremos destruidos por el enemigo, sino
que, al contrario, nosotros destruiremos resuelta, definitiva,
cabal y totalmente a los agresores japoneses y a sus serviles
lacayos; entonces construiremos una China de nueva democracia.
Practicar a conciencia la autocrítica es otro rasgo sobresaliente que distingue a nuestro Partido de los demás partidos políticos. Hemos dicho que la habitación se debe limpiar regularmente, porque de otra manera se amontonará el
polvo, y que tenemos que lavarnos la cara con regularidad,
porque de otra manera se nos cubrirá de mugre. La mente
de nuestros camaradas y el trabajo de nuestro Partido también pueden cubrirse de polvo y hay que limpiarlos y lavarlos. "El agua corriente no se corrompe y a los goznes de la
puerta no los carcomen los gusanos." Este proverbio significa que el movimiento constante impide el ataque de los
microbios y otros organismos. Revisar regularmente nuestro trabajo, desarrollar, durante el proceso de revisión, el estilo democrático de trabajo, no temer a la crítica ni a la autocrítica y aplicar aquellas máximas populares chinas tan
instructivas como "di todo lo que sepas y dilo sin reservas",
"no culpes al que hable, antes bien, toma sus palabras como
una advertencia" y "corrige tus errores, si los has cometido,
y guárdate de ellos, si no has cometido ninguno": he aquí la
única forma eficaz de evitar que el polvo y los microbios
políticos infecten la mente de nuestros camaradas y el
cuerpo de nuestro Partido. La campaña de rectificación,
cuyo propósito es "sacar lecciones de los errores pasados
para evitarlos en el futuro, y tratar la enfermedad para salvar
al paciente", ha surtido gran efecto precisamente porque hemos desplegado una crítica y una autocrítica correctas y no
deformadas, concienzudas y no formales. Los comunistas
chinos, que en todo partimos de los intereses supremos de
las grandes masas del pueblo chino, que estamos convencidos de la completa justicia de nuestra causa, que no nos detenemos ante ningún sacrificio personal y estamos dispuestos en todo momento a dar nuestras vidas por esta causa,
¿cómo podríamos ser reacios a desprendernos de las ideas,
puntos de vista, opiniones o métodos que no respondan a las
necesidades del pueblo? ¿Cómo podríamos alegrarnos de
que el polvo y los microbios políticos ensucien nuestros
limpios rostros e infecten nuestros sanos cuerpos? Incontables mártires revolucionarios han ofrendado sus vidas por
los intereses del pueblo, y a los que vivimos se nos llena de
dolor el corazón cada vez que les recordamos. ¿Habrá interés personal que no podamos sacrificar o error que no queramos corregir?
La experiencia obtenida en los tres períodos de la revolución, especialmente en la Guerra de Resistencia, nos ha convencido a nosotros y a todo el pueblo chino de que sin los
esfuerzos del Partido Comunista de China, sin los comunistas chinos corno sostén del pueblo, no es posible alcanzar la
independencia y la liberación del país, ni tampoco su industrialización y la modernización de su agricultura.
Camaradas, estoy firmemente convencido de que contando con el Partido Comunista de China, dotado de la experiencia de los tres períodos de la revolución, cumpliremos
nuestra gran misión política.
Miles y miles de mártires han ofrendado heroicamente
sus vidas en aras de los intereses del pueblo. ¡Mantengamos
en alto su bandera y avancemos por el camino teñido con su
sangre!
Una China de nueva democracia está a punto de nacer.
¡Saludemos ese gran día!
SOBRE LA DICTADURA DEMOCRATICA POPULAR
En conmemoración del XXVIII aniversario
del Partido Comunista de China
30 de junio de 1949
Camaradas, volveremos al frente después de este Congreso y, guiados por sus resoluciones, lucharemos por la derrota final de los agresores japoneses y por la construcción
de una nueva China. Para lograr este objetivo, debemos
unirnos con el pueblo de todo el país. Repito: Debemos unirnos con todas las clases, partidos políticos, grupos sociales
e individuos que están a favor de la derrota de los agresores
japoneses y la construcción de una nueva China. Para lograr
este objetivo, debemos unir sólidamente a todas las fuerzas
de nuestro Partido bajo los principios de organización y disciplina del centralismo democrático. Debemos unirnos con
todo camarada que esté dispuesto a observar el Programa,
los Estatutos y las decisiones del Partido. Durante la Expedición al Norte, nuestro Partido contaba apenas con 60.000
El día 1ƒ de julio de 1949 señala que el Partido Comunista de China ha vivido ya veintiocho años. Lo mismo que
un ser humano, un partido político tiene niñez, juventud,
madurez y vejez. El Partido Comunista de China ya no es
un niño ni un muchacho menor de veinte años, sino un
adulto. Cuando un hombre llega a la vejez, muere; lo mismo
ocurre con un partido. Cuando las clases desaparezcan, todos los instrumentos de la lucha de clases -- los partidos y
la máquina estatal -- perderán su función y dejarán de ser
necesarios; por tanto, se extinguirán gradualmente y terminarán su misión histórica, y la sociedad humana pasará a
115
una etapa superior. Nosotros somos lo contrario de los partidos políticos de la burguesía. Ellos temen hablar de la extinción de las clases, de la extinción del Poder estatal y de
los partidos. Nosotros, al revés, declaramos de manera
abierta que luchamos con energía precisamente para crear
las condiciones necesarias que aceleren la extinción de todo
esto. La dirección del Partido Comunista y el Poder estatal
de la dictadura popular constituyen tales condiciones. Quien
no reconozca esta verdad no es comunista. Tal vez no la
comprendan aún los camaradas jóvenes que acaban de ingresar en el Partido y que no han estudiado el marxismoleninismo. Deben comprenderla, pues sólo entonces podrán
tener una concepción justa del mundo. Deben comprender
que el camino que conduce a la abolición de las clases, del
Poder estatal y de los partidos, es el que ha de seguir toda la
humanidad; es sólo cuestión de tiempo y condiciones. Los
comunistas de todo el mundo son más clarividentes que la
burguesía, conocen las leyes que rigen la existencia y el
desarrollo de las cosas, conocen la dialéctica y ven más lejos. Si la burguesía no acoge con agrado esta verdad, es porque no quiere ser derrocada. Ser derrocado resulta doloroso
y horrible de imaginar para quienes lo sufren, por ejemplo,
para los reaccionarios kuomintanistas, a quienes derrocamos actualmente, y para el imperialismo japonés; al cual
vencimos junto con otros pueblos. Pero para la clase obrera,
el pueblo trabajador y el Partido Comunista, el problema no
está en ser derrocado, sino en trabajar con ahínco para crear
las condiciones en que las clases, el Poder estatal y los partidos políticos desaparezcan de manera natural, y la humanidad entre en el reino de la Gran Armonía 164. Hemos mencionado de pasada esta perspectiva lejana del progreso humano, a fin de explicar con claridad los problemas en los
que vamos a detenemos a continuación.
Como todos saben, nuestro Partido no ha vivido estos
veintiocho años en paz, sino en medio de penalidades, obligados a luchar contra los enemigos interiores y exteriores y
contra los de dentro y fuera del Partido. Agradecemos a
Marx, Engels, Lenin y Stalin el habernos dado un arma. Esta
arma no es la ametralladora; sino el marxismo-leninismo.
164
168
En su libro La Enfermedad Infantil del "Izquierdismo" en
el Comunismo, escrito en 1920, Lenin describió cómo buscaban los rusos una teoría revolucionaria 165. Sólo después
de varios decenios de penalidades y sufrimientos encontraron el marxismo. Muchas cosas en China eran iguales, o parecidas, a las existentes en la Rusia anterior a la Revolución
de Octubre. Existía la misma opresión feudal. Existía un
atraso económico y cultural similar. Ambos países eran
atrasados, pero China aún más. Otro rasgo común: animados por el deseo de hacer renacer sus países, los hombres
avanzados no se detuvieron ante las luchas duras y acerbas
en la búsqueda de la verdad revolucionaria.
Desde la derrota de China en la Guerra del Opio de
1840166, los chinos avanzados pasaron innumerables penalidades, buscando la verdad en el ejemplo de los países occidentales. Jung Siu-chüan167, Kang You-wei168, Yen Fu169
y Sun Yat-sen representan a quienes buscaban la verdad en
el ejemplo de Occidente antes que naciera el Partido Comunista de China. En aquel entonces, los chinos que aspiraban
al progreso leían cualquier libro que contuviese las nuevas
teorías de Occidente. Era asombroso el número de estudiantes enviados al Japón, Inglaterra, EE.UU., Francia y Alemania. Dentro del país se abolió el sistema de los exámenes
imperiales, y las escuelas modernas surgieron como brotes
de bambú después de una lluvia primaveral; se hacían muchos esfuerzos por aprender de Occidente. En mi juventud,
Se refiere a una sociedad basada en la propiedad social, libre de
la explotación y opresión de clase: un noble ideal acariciado desde
hace mucho por el pueblo chino: Aquí, por reino de la Gran Armonía se entiende la sociedad comunista. [pág. 426]
165 Véase V. I. Lenin, La Enfermedad Infantil del "izquierdismo"
en el Comunismo, cap. II, en que Lenin dice:
Kang You-wei (1858-1927), natural del distrito de Nanjai, provincia de Kuangtung. En 1895, un año después que China fue derrotada por el imperialismo japonés, Kang You-wei, al frente de
1.300 candidatos al tercer grado que tomaban parte en los exámenes imperiales en Pekín, presentó al emperador Kuangsü un "memorial de diez mil palabras", en el que se le pedía una "reforma
política y modernización" y el cambio de la monarquía autocrática
por una monarquía constitucional. En 1898, con el intento de introducir reformas, el emperador incorporó a Kang You-wei, junto
con Tan Si-tung, Liang Chi-chao y otros, a la dirección de los asuntos del Estado. Más tarde, la emperatriz viuda Tsisi, que representaba a los ultraconservadores, tomó de nuevo el Poder, y el movimiento por las reformas fracasó. Kang You-wei y Liang Chi-chao
huyeron al extranjero y formaron una sociedad para proteger al
emperador; sociedad que pasó a ser una facción política reaccionaria en oposición a los revolucionarios burgueses y pequeñoburgueses representados por Sun Yat-sen. Entre las obras de Kang figuran Falsificaciones en los Clásicos de los Preceptos Confucianos, Confucio como Reformador y Tatung Shu (Libro de la Gran
Armonía).[pág. 426]
169 Yen Fu (1853-1921), de Fuchou, provincia de Fuchién, estudió
en una academia naval en Inglaterra. Después de la Guerra ChinoJaponesa en 1894, patrocinó la monarquía constitucional y diversas reformas para modernizar a China. Sus traducciones: Evolución y ética, de T. H. Huxley; La Riqueza de las Naciones, de
Adam Smith; Sistema de Lógica, de J. S. Mill; El Espíritu de las
Leyes, de Montesquieu, y otras, sirvieron de vehículos para la difusión del pensamiento burgués europeo en China. [pág. 426]
"En el transcurso de casi medio siglo, aproximadamente de 1840
a 1890, el pensamiento avanzado en Rusia, bajo el yugo del despotismo inaudito del zarismo salvaje y reaccionario, buscaba ávidamente una teoría revolucionaria justa, siguiendo con un celo y
una atención admirables cada `última palabra' de Europa y América en este terreno. Rusia hizo suya la única teoría revolucionaria
justa, el marxismo, en medio siglo de torturas y de sacrificios inauditos; de heroísmo revolucionario nunca visto, de energía increíble
y de investigación abnegada, de estudio, de experimentación en la
práctica, de desengaños, de comprobación, de comparación con la
experiencia de Europa." [pág. 426]
166 En 1840-1842, ante la oposición del pueblo chino a su tráfico
del opio, Inglaterra envió tropas a invadir la provincia de
Kuangtung y otras regiones costeras de China, so pretexto de proteger el comercio. Las tropas en Kuangtung mantuvieron una guerra de resistencia bajo el mando de Lin Tse-sü. [pág. 426]
167 Jung Siu-chúan (1814-1864), nacido en Kuangtung, fue dirigente de una guerra revolucionaria campesina a mediados del siglo
XIX. En 1851 dirigió en la provincia de Kuangsí un levantamiento
de masas y proclamó el Reino Celestial Taiping, que ocupó muchas provincias y luchó durante catorce años contra la dinastía
Ching. Esta guerra revolucionaria fracasó en 1864 y Jung Siuchüan se envenenó. [pág. 426]
116
me dediqué también a esos estudios. Se trataba de la cultura
de la democracia burguesa occidental, cultura que comprendía las teorías sociales y las ciencias naturales de ese período, o lo que se llamaba "nuevas doctrinas", en oposición
a la cultura feudal china que se llamaba "viejas doctrinas".
Durante un tiempo bastante largo, los que habían aprendido
las nuevas doctrinas confiaron en que éstas salvarían a
China, y muy pocos de ellos abrigaban las dudas que tenían
al respecto los partidarios de las viejas doctrinas. Sólo la
modernización podía salvar a China, sólo el aprender de los
países extranjeros podía modernizarla. Entre los países extranjeros de esa época, únicamente los países capitalistas de
Occidente eran progresistas, pues habían edificado con
éxito modernos Estados burgueses. Los japoneses habían
logrado éxitos al aprender de Occidente, y los chinos también deseaban aprender de los japoneses. A los ojos de los
chinos de esa época, Rusia era un país atrasado, y pocos
querían aprender de ella. Así fue cómo los chinos se esforzaron por aprender de los países extranjeros en el período
que va de la década del 40 del siglo XIX a los comienzos
del siglo XX.
la conclusión. En 1919, se produjo en China el Movimiento
del 4 de Mayo. En 1921, se fundó el Partido Comunista de
China. Sun Yat-sen, en la sima de la desesperación, se encontró con la Revolución de Octubre y el Partido Comunista
de China. Saludó la Revolución de Octubre, saludó la ayuda
de los rusos a los chinos y saludó la cooperación del Partido
Comunista de China. Luego Sun Yat-sen murió, y Chiang
Kai-shek subió al Poder. Al cabo de un largo período de
veintidós años, Chiang Kai-shek había arrastrado a China a
una situación sin salida. Durante ese período, en la Segunda
Guerra Mundial antifascista, en la que la Unión Soviética
constituía la fuerza principal, tres grandes potencias imperialistas fueron derrotadas y otras dos salieron debilitadas.
En todo el mundo, sólo una gran potencia imperialista, los
EE.UU., quedó indemne. Sin embargo, los EE.UU. sufrían
una grave crisis interna. Querían esclavizar al mundo entero; ayudaban a Chiang Kai-shek a matar varios millones
de chinos, suministrándole armas. Bajo la dirección del Partido Comunista, el pueblo chino, después de expulsar al imperialismo japonés, ha mantenido durante tres años la Guerra Popular de Liberación y ha logrado en lo fundamental la
victoria.
La agresión imperialista desvaneció el ensueño de los
chinos de aprender de Occidente. Cosa extraña: ¿por qué los
maestros siempre agredían a sus discípulos? Los chinos
aprendieron mucho de Occidente, pero lo aprendido resultó
inaplicable, y sus ideales no pudieron realizarse nunca. Las
repetidas luchas, incluyendo un movimiento de amplitud
nacional como la Revolución de 1911170, terminaron todas
en el fracaso. Día a día empeoraba la situación del país, y la
vida se hizo imposible. Las dudas surgieron; aumentaron y
se profundizaron. La Primera Guerra Mundial estremeció al
mundo entero. Los rusos hicieron la Revolución de Octubre
y crearon el primer Estado socialista del mundo. Bajo la dirección de Lenin y Stalin, la energía revolucionaria del gran
proletariado y del gran pueblo trabajador de Rusia, energía
hasta entonces latente e imperceptible para los extranjeros,
entró de pronto en erupción como un volcán, y los chinos,
así como toda la humanidad, comenzaron a mirar a los rusos
con otros ojos. Entonces, y sólo entonces, se inició una era
completamente nueva en el pensamiento y la vida de los
chinos. Encontraron el marxismo-leninismo, la verdad de
aplicación universal, y la fisonomía de China comenzó a
cambiar. Fue a través de los rusos que los chinos encontraron el marxismo. Antes de la Revolución de Octubre, los
chinos no sólo desconocían a Lenin y Stalin, sino que ni siquiera conocían a Marx y Engels. Las salvas de los cañones
de la Revolución de Octubre nos trajeron el marxismo-leninismo. La Revolución de Octubre ayudó a los hombres
avanzados de China, así como a los de la tierra entera, a
adoptar la concepción proletaria del mundo como instrumento para estudiar el destino de su país y para reconsiderar
sus propios problemas. Seguir el camino de los rusos: tal fue
De este modo, la civilización burguesa occidental, la democracia burguesa y el proyecto de una república burguesa
han caído todos en bancarrota a los ojos del pueblo chino.
La democracia burguesa ha cedido el lugar a la democracia
popular dirigida por la clase obrera, y la república burguesa,
a la república popular. De ahí la posibilidad de llegar, a través de la república popular, al socialismo y al comunismo,
a la abolición de las clases y al mundo de la Gran Armonía.
Kang You-wei escribió el Tatung Shu (Libro de la Gran Armonía), pero no encontró ni podía encontrar el camino que
conduce a la Gran Armonía. La república burguesa, que
existe en el extranjero, no puede existir en China, porque
China es un país oprimido por el imperialismo. El único camino es el que pasa por la república popular dirigida por la
clase obrera.
Todos los demás medios se han probado y han fracasado.
Entre quienes se apegaban a ellos, algunos han caído, otros
han despertado y otros están cambiando sus ideas. Los acontecimientos se desarrollan con tanta rapidez que muchos
sienten lo repentino del cambio y la necesidad de aprender
de nuevo. Es comprensible este estado de ánimo y saludamos este buen deseo de ponerse de nuevo a aprender.
La vanguardia del proletariado chino aprendió el marxismo-leninismo después de la Revolución de Octubre y
fundó el Partido Comunista de China. Entró de inmediato
en las luchas políticas y sólo ahora, después de recorrer durante veintiocho años un camino sinuoso, ha logrado la victoria fundamental. De nuestra experiencia de veintiocho
La Revolución de 1911 derrocó el régimen autocrático de la
dinastía Ching. El 10 de octubre de ese año, un sector del Nuevo
Ejército, incitado por las sociedades revolucionarias de la burguesía y pequeña burguesía de la época, se sublevó en Wuchang; a
continuación, se sucedieron sublevaciones en otras provincias, y
se derrumbó pronto el dominio de la dinastía Ching. El 1ƒ de enero
de 1912 se estableció en Nankín el Gobierno Provisional de la Re-
pública de China, y Sun Yat-sen fue elegido Presidente Provisional. La revolución logró la victoria mediante la alianza de la burguesía, los campesinos, los obreros y la pequeña burguesía urbana.
Pero, como el grupo dirigente de la revolución era, por naturaleza,
propenso a entrar en componendas, como no proporcionaba beneficios reales a los campesinos y cedía a la presión del imperialismo
y de las fuerzas feudales, el Poder cayó en manos de Yuan Shi-kai,
caudillo militar del Norte, y la revolución fracasó. [pág. 427]
170
117
años hemos extraído una conclusión igual a la que Sun Yatsen, en su testamento, extrajo de la "experiencia de cuarenta
años"; es decir, estamos profundamente convencidos de que
para conquistar la victoria "debemos despertar a las masas
populares y unimos en una lucha común con las naciones
del mundo que nos traten en pie de igualdad". Sun Yat-sen
tenía una concepción del mundo distinta de la nuestra y partía de otra posición de clase al examinar y abordar los problemas; sin embargo, en la década del 20 de este siglo llegó
a una conclusión en lo esencial idéntica a la nuestra sobre el
problema de cómo luchar contra el imperialismo.
de los reaccionarios, despertamos la vigilancia y atención
en las filas revolucionarias, elevamos nuestra voluntad de
lucha y aplastamos la arrogancia del enemigo. Ante una
fiera, no se debe mostrar la menor timidez. Que nos sirva de
ejemplo lo que hizo Wu Sung171 en la colina de Chingyang.
A los ojos de Wu Sung, el tigre de la colina de Chingyang,
irritado o no, siempre devoraba hombres. Una de dos: o matar al tigre, o dejarse comer por él.
"Nos hace falta comerciar." Completamente justo, siempre hace falta comerciar. No estamos contra nadie, salvo los
reaccionarios nacionales y extranjeros que nos estorban
para comerciar. Todos deben saber que no son nadie más
que los imperialistas y sus lacayos, los reaccionarios
chiangkaishekistas, quienes nos estorban para comerciar y
para establecer relaciones diplomáticas con los países extranjeros. Cuando nosotros, uniéndonos con todas las fuerzas nacionales e internacionales, hayamos derrotado a los
reaccionarios interiores y exteriores, podremos comerciar y
establecer relaciones diplomáticas con todos los países sobre la base de la igualdad, del beneficio recíproco y del mutuo respeto a la integridad territorial y la soberanía.
Desde la muerte de Sun Yat-sen han pasado veinticuatro
años. La revolución china, dirigida por el Partido Comunista
de China, ha realizado tremendos avances, tanto en la teoría
como en la práctica, y esto ha cambiado radicalmente la fisonomía de China. La experiencia principal y fundamental
obtenida hasta aquí por el pueblo chino se resume en los dos
puntos siguientes:
1. En el interior del país, despertar a las masas populares.
Esto significa unir a la clase obrera, al campesinado, a la
pequeña burguesía urbana y a la burguesía nacional, formar
un frente único bajo la dirección de la clase obrera y, partiendo de ello, avanzar hacia el establecimiento de un Estado de dictadura democrática popular dirigido por la clase
obrera y basado en la alianza de los obreros y los campesinos.
"La victoria es posible incluso sin ayuda internacional."
Esta es una idea errónea. En la época en que existe el imperialismo, sin las diversas formas de ayuda de las fuerzas revolucionarias internacionales, es imposible que una verdadera revolución popular, en cualquier país que sea, logre la
victoria; aun cuando se lograra la victoria, no podría consolidarse. Así ocurrió con la victoria y la consolidación de la
Gran Revolución de Octubre, como Lenin y Stalin nos lo
dijeron hace mucho. Así ocurrió también con la derrota de
las tres potencias imperialistas en la Segunda Guerra Mundial y con el establecimiento de las Democracias Populares.
Y así ocurre también con el presente y el futuro de la China
Popular. Imagínense, sin la existencia de la Unión Soviética, sin la victoria en la Segunda Guerra Mundial antifascista, sin la derrota del imperialismo japonés, sin el nacimiento de las Democracias Populares, sin la lucha a que se
levantan las naciones oprimidas de Oriente y sin la lucha de
las masas populares de los EE.UU., Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Japón y otros países capitalistas contra sus gobernantes reaccionarios, sin el concurso de todos estos factores, las fuerzas reaccionarias internacionales que pesan
sobre nosotros serían indudablemente muchas veces mayores que ahora. En tales circunstancias, ¿habríamos podido
lograr la victoria? Evidentemente que no. E incluso si la hubiéramos logrado, sería imposible consolidarla. El pueblo
chino tiene sobrada experiencia al respecto. Esta experiencia se reflejó hace tiempo en las palabras que dijo Sun Yatsen en su lecho de muerte acerca de la necesidad de unirse
con las fuerzas revolucionarias internacionales.
2. En el exterior, unimos en una lucha común con las naciones del mundo que nos traten en pie de igualdad y con
los pueblos de todos los países. Esto significa aliamos con
la Unión Soviética, con las Democracias Populares y con el
proletariado y las amplias masas populares de todos los demás países para formar un frente único internacional.
"Ustedes se ponen de un lado." Exactamente. Ponemos
de un lado, esto es lo que nos han enseñado la experiencia
de cuarenta años de Sun Yat-sen y la experiencia de veintiocho años del Partido Comunista, y estamos firmemente
convencidos de que, a fin de lograr y consolidar la victoria,
debemos ponemos de un lado. Las experiencias acumuladas
en estos cuarenta años y en estos veintiocho años muestran
que todos los chinos sin excepción tienen que ponerse, o del
lado del imperialismo, o del lado del socialismo. No es posible cabalgar sobre una tapia entre los dos, ni existe un tercer camino. Combatimos a los reaccionarios chiangkaishekistas que se ponen del lado del imperialismo, y estamos
también contra las ilusiones acerca de un tercer camino.
"Ustedes son demasiado irritantes." Hablamos de cómo
tratar a los reaccionarios nacionales y extranjeros, o sea, a
los imperialistas y sus lacayos, y no de cómo tratar a cualquier otro. Con los reaccionarios no surge el problema de
irritarlos o no. Irritados o no irritados, seguirán siendo los
mismos, porque son reaccionarios. Podremos aislar a los
reaccionarios, vencerlos o arrancarles el Poder sólo si trazamos una clara línea de demarcación entre ellos y los revolucionarios, ponemos al desnudo las intrigas y maquinaciones
"Necesitamos la ayuda de los Gobiernos de Inglaterra y
EE.UU." Esta es también, en los tiempos que corren, una
idea ingenua. Los actuales gobernantes de Inglaterra y de
EE.UU., que son imperialistas, ¿ayudarían a un Estado popular? Si esos países llegan a comerciar con nosotros y si,
supongamos, estuvieran dispuestos en el futuro a prestamos
Uno de los héroes de la novela Shui Ju Chuan (A la Orilla del
Agua ), quien con las manos desnudas mató un tigre en la colina
de Chingyang. Este es uno de los episodios más populares de esa
Famosa novela. [pág. 430]
171
118
dinero en condiciones de beneficio mutuo, ¿por qué lo harían? Porque los capitalistas de esos países quieren ganar
dinero, y sus banqueros, cobrar intereses, para salvarse de
su propia crisis; eso no es ninguna ayuda para el pueblo
chino. Los Partidos Comunistas y los partidos progresistas
de esos países están presionando a sus gobiernos para que
comercien e incluso establezcan relaciones diplomáticas
con nosotros. Eso es muestra de buena voluntad, eso es
ayuda, y no puede colocarse en el mismo plano que la conducta de la burguesía de dichos países. A lo largo de toda su
vida, Sun Yat-sen se dirigió incontables veces a los países
capitalistas solicitando ayuda, pero nada obtuvo y, por añadidura, sufrió despiadadas repulsas. Sólo una vez en toda su
vida Sun Yat-sen recibió ayuda extranjera, y ésta fue la
ayuda de la Unión Soviética. Que los lectores se remitan al
testamento del Dr. Sun Yat-sen, en el que aconsejaba insistentemente no cifrar esperanzas en la ayuda de los países
imperialistas, sino "unimos con las naciones del mundo que
nos traten en pie de igualdad". El Dr. Sun tenía experiencia:
había sufrido, había sido engañado. Debemos tener presentes sus palabras y no dejamos engañar a nuestro turno. En el
terreno internacional, pertenecemos al frente antiimperialista encabezado por la Unión Soviética y, para obtener una
verdadera ayuda amistosa, sólo podemos dirigimos a este
lado, y no al lado del frente imperialista.
tado del pueblo -- principalmente el ejército popular, la policía popular y los tribunales populares -- a fin de consolidar
la defensa nacional y proteger los intereses del pueblo. Esta
es la condición para que China, bajo la dirección de la clase
obrera y del Partido Comunista, pueda transformarse con
pasos seguros de país agrícola en país industrial, pasar de la
sociedad de nueva democracia a la sociedad socialista y comunista, abolir las clases y realizar la Gran Armonía. El
aparato del Estado, incluyendo el ejército, la policía y los
tribunales, es el instrumento de opresión de una clase por
otra. Con respecto a las clases enemigas, es un instrumento
de opresión, es la violencia y de ningún modo la "benevolencia". "Ustedes no son benévolos." Exacto. Jamás aplicamos una política de benevolencia para con las actividades
reaccionarias de los reaccionarios y de las clases reaccionarias. Aplicamos la política de benevolencia únicamente en
el seno del pueblo, y no para con las actividades reaccionarias de los reaccionarios y de las clases reaccionarias, ajenos
al pueblo.
El Estado popular protege al pueblo. Sólo cuando existe
un Estado popular, el pueblo puede, en todo el país y con
participación de todos, educarse y transformarse por métodos democráticos, y así desembarazarse de la influencia de
los reaccionarios interiores y exteriores (influencia aún muy
fuerte en la actualidad, que subsistirá largo tiempo y que no
puede ser eliminada rápidamente), librarse de los malos hábitos e ideas adquiridos en la vieja sociedad, evitar dejarse
descarriar por los reaccionarios, y continuar el avance: el
avance hacia la sociedad socialista y comunista.
"Ustedes ejercen una dictadura." Queridos señores míos,
tienen razón, es justamente eso lo que hacemos. Toda la experiencia acumulada por el pueblo chino durante varios decenios nos enseña a ejercer la dictadura democrática popular, lo que significa privar a los reaccionarios del derecho a
la palabra y dar ese derecho sólo al pueblo.
El método que empleamos al respecto es democrático, o
sea, un método de persuasión, y no de coacción. Cuando alguien del pueblo viola la ley, también debe ser castigado,
encarcelado o incluso sentenciado a muerte; pero ésta es una
cuestión de unos pocos casos aislados, que difiere en principio de la dictadura ejercida sobre los reaccionarios como
clase.
¿Qué se entiende por pueblo? En China, en la presente
etapa, por pueblo se entiende a la clase obrera, el campesinado, la pequeña burguesía urbana y la burguesía nacional.
Dirigidas por la clase obrera y el Partido Comunista, estas
clases se unen, forman su propio Estado, eligen su propio
gobierno y ejercen la dictadura sobre los lacayos del imperialismo, es decir, sobre la clase terrateniente y la clase capitalista burocrática, así como sobre sus representantes, los
reaccionarios del Kuomintang y sus cómplices, los reprimen, sólo les permiten actuar en la forma debida y no les
toleran que se extralimiten, ni de palabra ni de hecho. Si se
extralimitan de una u otra forma, se los reprime y se los castiga inmediatamente. La democracia se practica en el seno
del pueblo, el cual goza de las libertades de palabra, de
reunión, de asociación, etc. Sólo el pueblo goza del derecho
electoral, y no los reaccionarios. La combinación de estos
dos aspectos, democracia para el pueblo y dictadura para los
reaccionarios, constituye la dictadura democrática popular.
A los miembros de las clases reaccionarias y a los elementos de la reacción, después del derrocamiento de su Poder, mientras no se rebelen, no cometan actos de sabotaje ni
provoquen disturbios, también se les dará tierra y trabajo,
para que puedan vivir, reeducarse por el trabajo y convertirse en gente nueva. Si no quieren trabajar, el Estado popular los obligará a hacerlo. Con ellos se realizará también un
trabajo de propaganda y educación, y se hará, además, en
forma tan cuidadosa y a fondo como lo hemos hecho con
los oficiales prisioneros. Si se quiere, ésta también puede
calificarse de "política de benevolencia", pero es impuesta
por nosotros a los que pertenecían a las clases enemigas y
no puede ser colocada en un mismo plano con el trabajo de
autoeducación que realizamos en el seno del pueblo revolucionario.
¿Por qué es preciso proceder de esta manera? La razón es
bastante clara para todos. Si así no se procediera, la revolución fracasaría, el pueblo sufriría y el Estado perecería.
Semejante trabajo de reeducación de los miembros de las
clases reaccionarias lo puede efectuar sólo un Estado de dictadura democrática popular bajo la dirección del Partido Comunista. Una vez que se haya llevado a cabo con éxito, serán definitivamente eliminadas las principales clases explotadoras de China, la clase terrateniente y la clase capitalista
burocrática (la clase capitalista monopolista). Queda sólo la
"¿No quieren ustedes abolir el Poder estatal?" Sí, queremos, pero no por el momento; aún no lo podemos hacer.
¿Por qué? Porque aún existe el imperialismo, porque aún
existe la reacción interior, porque aún existen las clases en
el país. Nuestra tarea actual es fortalecer el aparato del Es-
119
burguesía nacional; en la etapa actual ya podemos emprender en forma apropiada un considerable trabajo educativo
entre muchos de sus componentes. Cuando llegue el momento de realizar el socialismo, es decir, de nacionalizar las
empresas privadas, daremos un paso más en este trabajo de
educación y transformación entre sus componentes. El pueblo tiene en sus manos una poderosa máquina estatal y no
teme la rebelión de la burguesía nacional.
pueblo. Sun Yat-sen se refería precisamente a estos individuos al hablar de la burguesía de los Estados modernos, que
oprime a la gente sencilla. Y precisamente de estos canallas
reaccionarios ha aprendido Chiang Kai-shek la dictadura
contrarrevolucionaria.
Chu Si, filósofo de la dinastía Sung, escribió muchos libros y dejó muchas sentencias, hoy ya olvidadas; sin embargo, una de ellas aún se recuerda: "Trata a cada cual del
mismo modo que él trata a los demás."173 Esto es justamente
lo que hacemos; tratamos a los imperialistas y sus lacayos,
los reaccionarios chiangkaishekistas, del mismo modo que
ellos nos tratan. ¡Eso es todo y nada más!
El problema serio es la educación del campesinado. La
economía campesina es dispersa, y la socialización de la
agricultura, a juzgar por la experiencia de la Unión Soviética, requerirá un tiempo largo y un trabajo minucioso. Sin
la socialización de la agricultura, no puede haber un socialismo completo y sólido. La socialización de la agricultura
debe coordinarse en su marcha con el desarrollo de una poderosa industria que tenga como sector principal las empresas estatales172. El Estado de dictadura democrática popular
debe resolver sistemáticamente los problemas de la industrialización del país. Como este artículo no se propone tratar
en detalle las cuestiones económicas, no me extenderé al
respecto.
La dictadura revolucionaria y la dictadura contrarrevolucionaria son opuestas por naturaleza, pero de la segunda se
aprendió a ejercer la primera. Tal aprendizaje es muy importante. Sin poseer este método de dominar a las clases
contrarrevolucionarias, el pueblo revolucionario no podrá
mantener su Poder, la reacción interior y exterior derrocará
ese Poder y restaurará su dominio sobre China, y el desastre
se abatirá sobre el pueblo revolucionario.
La dictadura democrática popular se basa en la alianza de
la clase obrera, el campesinado y la pequeña burguesía urbana y, principalmente, en la alianza de los obreros y los
campesinos, porque estas dos clases constituyen del 80 al
90 por ciento de la población de China. El derrocamiento
del imperialismo y de los reaccionarios kuomintanistas se
debe principalmente a la fuerza de estas dos clases. La transición de la nueva democracia al socialismo depende principalmente de la alianza de estas dos clases.
En 1924, en el I Congreso Nacional del Kuomintang, dirigido por el propio Sun Yat-sen y en el cual participaron
los comunistas, se adoptó un famoso manifiesto que declaraba:
"En los Estados modernos, el llamado sistema democrático es generalmente monopolizado por la burguesía y se ha
convertido simplemente en un instrumento de opresión de
la gente sencilla. En cambio, el principio de democracia del
Kuomintang representa el bien común de toda la gente sencilla, y no algo que una minoría pueda arrogarse."
La dictadura democrática popular necesita la dirección de
la clase obrera, porque la clase obrera es la más perspicaz,
la más desinteresada y la más consecuentemente revolucionaria. "Toda la historia de la revolución prueba que, sin la
dirección de la clase obrera, la revolución Fracasa y que,
con la dirección de la clase obrera, la revolución triunfa. En
la época del imperialismo, ninguna otra clase en ningún país
puede conducir una verdadera revolución a la victoria. Lo
prueba claramente el hecho de que fracasaron todas las numerosas revoluciones dirigidas por la pequeña burguesía y
la burguesía nacional de China.
Aparte de la cuestión de quién dirige a quién, el principio de
democracia aquí aludido corresponde, como programa político general, a lo que llamamos democracia popular o nueva
democracia. Un sistema estatal que sólo sea bien común de
toda la gente sencilla y no algo que la burguesía pueda arrogarse, más la dirección ejercida por la clase obrera, he aquí
el sistema estatal de dictadura democrática popular.
Chiang Kai-shek traicionó a Sun Yat-sen e implantó la
dictadura de la clase capitalista burocrática y la clase terrateniente como instrumento para oprimir a la gente sencilla
de China. Esta dictadura contrarrevolucionaria reinó durante veintidós años, y sólo ahora ha sido derrocada por la
gente sencilla de China bajo nuestra dirección.
Los reaccionarios extranjeros que nos acusan de ejercer
la "dictadura" o el "totalitarismo" son precisamente quienes
los ejercen. Ejercen la dictadura o el totalitarismo de una
sola clase, la burguesía, sobre el proletariado y el resto del
La burguesía nacional es de gran importancia en la actual
etapa. Aún tenemos frente a nosotros al imperialismo,
enemigo muy feroz. La industria moderna de China todavía
representa sólo una parte muy reducida del total de la economía nacional. Por el momento no se dispone de estadísticas fidedignas, pero a juzgar por algunos datos, el valor de
la producción de la industria moderna, antes de la Guerra de
Resistencia contra el Japón, sólo constituía aproximadamente el 10 por ciento del valor global de la producción de
Para la relación entre la socialización de la agricultura y la industrialización del país, véase Sobre el Problema de la Cooperación Agrícola (secciones 7 y 8), informe presentado por el camarada Mao Tse-tung, el 31 de julio de 1955, en la Conferencia de
los Secretarios de los Comités Provinciales, Municipales y de Regiones Autónomas del Partido Comunista de China. En este in-
forme, el camarada Mao Tse-tung, a la luz de la experiencia soviética y de la práctica de nuestro país, desarrolló con amplitud la tesis
de que la socialización de la agricultura debe coordinarse en su
marcha con la industrialización socialista. [pág. 434]
173 Cita del comentario de Chu Si al libro La Doctrina del Medio,
cap. XIII. [pág. 435]
172
120
la economía nacional. Para hacer frente a la opresión imperialista y elevar su economía atrasada a un nivel más alto,
China debe utilizar todos los elementos del capitalismo de
la ciudad y del campo que sean beneficiosos y no perjudiciales para la economía nacional y la vida del pueblo, y debemos unimos con la burguesía nacional para una lucha común. Nuestra política actual es limitar el capitalismo, y no
destruirlo. Pero la burguesía nacional no puede desempeñar
el papel dirigente en la revolución, ni debe ocupar el puesto
principal en el Poder estatal. La razón de ello reside en que
su posición social y económica determina su debilidad; esta
clase carece de perspicacia y de valor suficiente, y muchos
de sus componentes tienen miedo a las masas.
si lo comparamos con un viaje, nuestro trabajo ya realizado
es tan sólo el primer paso dado en una larga marcha de diez
mil li. Aún nos quedan por liquidar los remanentes del
enemigo. Tenemos por delante la seria tarea de la construcción económica. Pronto dejaremos a un lado algunas de las
cosas que conocemos bien y nos veremos obligados a ocupamos de cosas que no conocemos bien. He aquí la dificultad. Los imperialistas calculan que no seremos capaces de
administrar bien nuestra economía; nos observan desde la
orilla, esperando nuestro fracaso.
Debemos vencer las dificultades, debemos aprender lo
que ignoramos. Debemos aprender de todos los entendidos
(sean quienes fueren) a trabajar en el terreno económico.
Debemos estimarlos como maestros, aprendiendo de ellos
respetuosa y concienzudamente. No aparentemos saber
cuándo no sabemos. No nos demos aire de burócratas. Si
ahondamos en un tema durante varios meses, durante un año
o dos, durante tres o cinco, finalmente lo dominaremos. Al
comienzo, algunos de los comunistas soviéticos tampoco
sabían administrar bien los asuntos económicos, y los imperialistas también esperaban su fracaso. Pero el Partido Comunista de la Unión Soviética salió victorioso y, bajo la dirección de Lenin y Stalin, no sólo supo hacer la revolución,
sino también realizar la construcción. Ha edificado un
grande y espléndido Estado socialista. El Partido Comunista
de la Unión Soviética es nuestro mejor maestro y debemos
aprender de él. La situación, tanto nacional como internacional, está a nuestro favor, y es plenamente posible que,
contando con el arma de la dictadura democrática popular,
unamos a toda la gente del país, salvo los reaccionarios, y
lleguemos con paso firme a nuestra meta.
Sun Yat-sen abogaba por "despertar a las masas populares" o "ayudar a los campesinos y obreros". ¿Quién, pues,
los va a "despertar" y "ayudar"? Sun Yat-sen pensaba en la
pequeña burguesía y la burguesía nacional. En realidad,
ellas no pueden hacerlo. ¿Por qué terminaron en el fracaso
los cuarenta años de actividad revolucionaria de Sun Yatsen? Porque en la época del imperialismo, la pequeña burguesía y la burguesía nacional no pueden conducir ninguna
revolución verdadera a la victoria.
Nuestros veintiocho años han sido muy diferentes. Tenemos mucha experiencia valiosa. Un Partido disciplinado,
pertrechado con la teoría marxista-leninista, que practica la
autocrítica y está ligado con las masas populares; un ejército
dirigido por tal Partido; un frente único de todas las clases
revolucionarias y de todos los grupos revolucionarios dirigido por tal Partido: éstas son las tres armas principales con
las que hemos derrotado al enemigo. Ellas nos diferencian
de nuestros predecesores. Gracias a estas tres armas, hemos
logrado la victoria fundamental. Hemos recorrido un camino sinuoso. Hemos luchado contra las desviaciones oportunistas en el Partido, tanto de derecha como de "izquierda".
Cada vez que cometíamos graves errores en estas tres materias, la revolución sufría reveses. Aleccionados por los errores y los reveses, nos hemos hecho más inteligentes y manejamos mejor nuestros asuntos. Para cualquier partido político o persona es difícil evitar los errores, pero procuramos
que se yerre menos. Una vez cometido un error, debemos
corregirlo, y cuanto más rápido y más a fondo, mejor.
SOBRE EL PROBLEMA DE LA COOPERATIVIZACION AGRICOLA174
31 de julio de 1955
I
Al resumir nuestra experiencia, podemos condensarla en
un punto: la dictadura democrática popular dirigida por la
clase obrera (a través del Partido Comunista) y basada en la
alianza de los obreros y los campesinos. Esta dictadura debe
unirse con las fuerzas revolucionarias internacionales. He
aquí nuestra fórmula, nuestra experiencia esencial, nuestro
programa principal.
En las zonas rurales de todo el país se avecina el auge de
un nuevo movimiento socialista de masas. Sin embargo, algunos de nuestros camaradas caminan tambaleándose como
una mujer de pies vendados, y a cada paso exclaman en tono
de queja: "¡Ustedes avanzan demasiado rápido, demasiado
rápido!" Hacer el papel de criticones, quejarse sin razón, encontrar en cualquier cosa motivo de aprensión y establecer
innumerables prohibiciones y restricciones: Todo esto ellos
lo toman como una orientación correcta para conducir el
movimiento socialista de masas en el campo.
Los veintiocho años de vida de nuestro Partido constituyen un largo período, en el cual sólo hemos hecho una cosa:
hemos logrado la victoria fundamental en la guerra revolucionaria. Ella merece celebrarse, porque es la victoria del
pueblo, porque es una victoria conquistada en un país tan
grande como China. Pero aún nos queda mucho por hacer;
Pero no, ésta no es una orientación correcta, sino errónea.
174
Informe presentado por el camarada Mao Tsetung en una conferencia de secretarios de comités del Partido a nivel de provincia,
municipio y región autónoma, convocada por el CC del PCCh.
121
En la actualidad, el auge de la transformación social en el
campo, el auge de la cooperativización, ya ha llegado a algunas zonas y pronto se extenderá a todo el país. Se trata de
un vasto movimiento revolucionario socialista que abarca a
más de quinientos millones de habitantes del campo y que
tiene una inmensa significación mundial. Debemos dirigirlo
de manera activa, entusiasta y planificada, y en ningún caso
hacerlo retroceder por uno u otro medio. Inevitablemente,
se cometen algunos desaciertos en el curso del movimiento,
lo que es comprensible; no es difícil corregir tales desaciertos. Los cuadros y campesinos podrán superar o rectificar
sus defectos o errores siempre que les ayudemos activamente. Ellos avanzan bajo la dirección del Partido, y el movimiento es sano en lo fundamental. En algunos sitios han
ometido ciertos errores en su trabajo. Por ejemplo, de un
lado, han impedido el ingreso de campesinos pobres en las
cooperativas sin tener en cuenta sus dificultades y, del otro,
han forzado a campesinos medios acomodados a ingresar en
ellas vulnerando así sus intereses. Hay que corregir todo
esto mediante la educación, y no recurriendo a reproches
simplistas, que no resuelven nada. Es necesario dirigir audazmente el movimiento, sin temer que el dragón nos salga
delante y el tigre por la espalda. Los cuadros y campesinos
se reeducarán por medio de las experiencias que vivan en la
lucha. Es preciso dejarlos actuar, de modo que aprendan y
se capaciten en medio de la acción. Así surgirán numerosos
hombres de valor. No se puede formar cuadros con el temor
de que el dragón nos salga delante y el tigre por la espalda.
Es indispensable que de la instancia superior se envíe al
campo gran número de cuadros que hayan pasado por un
corto período de preparación, para que orienten y ayuden al
movimiento de cooperativización. Pero esos cuadros también deben tomar parte en el movimiento mismo si quieren
aprender a trabajar. No siempre aprende uno a trabajar con
sólo asistir a un curso de capacitación y escuchar de sus profesores unas decenas de principios.
cooperativas, creerán de veras en la posibilidad de la cooperativización agrícola y en la justeza de la política del Comité
Central de nuestro Partido. Por eso, el trabajo de este año y
del próximo tiene suma importancia.
Para demostrar que es posible la cooperativización agrícola, y justa la política del Comité Central de nuestro Partido a este respecto, quizá no sea inútil que examinemos
ahora la historia del movimiento de cooperativización agrícola en nuestro país.
Durante los veintidós años de guerras revolucionarias que
precedieron a la fundación de la República Popular China,
nuestro Partido pasó por la experiencia de dirigir a los campesinos en la tarea de crear, a continuación de la reforma
agraria, organizaciones de ayuda mutua para la producción
agrícola, que encerraban ya gérmenes de socialismo. En
aquel período se formaron en Chiangsí grupos de ayuda mutua y equipos de labranza; en el Norte de Shensí, brigadas
de intercambio de trabajo; en el Norte, Este y Nordeste de
China, equipos de ayuda mutua. Aparecieron también unas
cuantas cooperativas de producción agrícola de tipo semisocialista o socialista. Por ejemplo, durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, en el distrito de Ansai, Norte de
Shensí, se creó una cooperativa de producción agrícola de
carácter socialista. Sin embargo, tales cooperativas no se generalizaron en aquella época.
Fue después de la fundación de la República Popular
China cuando nuestro Partido empezó a dirigir a los campesinos para que organizaran en forma más amplia equipos de
ayuda mutua para la producción agrícola, y para que, basándose en éstos, procedieran a crear numerosas cooperativas
de producción agrícola. Desde entonces se han invertido
casi seis años más en este trabajó.
El país contaba ya con más de 300 cooperativas de producción agrícola cuando el Comité Central de nuestro Partido elaboró, el 15 de diciembre de 1951, el primer proyecto
de resolución sobre la ayuda mutua y la cooperación en la
producción agrícola, que fue transmitido a las organizaciones locales del Partido para su aplicación a título de ensayo
(este documento no fue publicado en la prensa como resolución oficial sino en marzo de 1953). Dos años después, el
16 de diciembre de 1953, cuando el CC del Partido emitió
la "Resolución sobre las cooperativas de producción agrícola", su número ya pasaba de 14.000, es decir, en dos años
se había multiplicado por 47. En esta resolución se estipulaba que entre el invierno de 1953 y la cosecha de otoño de
1954, el número de cooperativas de producción agrícola debía ascender de las 14.000 existentes a más de 35.800, o sea,
tan sólo se preveía un aumento de una vez y media. Pero en
la práctica su número llegó en ese lapso a 100.000, más de
siete veces la cifra inicial.
En una palabra, la dirección no debe quedarse a la zaga
del movimiento de masas. Mas, lo que pasa en el momento
actual es precisamente que el movimiento de masas va delante de la dirección, la cual no marcha a la par del movimiento. Esta situación debe cambiar.
II
Ahora, aunque el movimiento de cooperativización está
tomando vastas proporciones a escala nacional, todavía tenemos que discutir cuestiones como éstas: ¿Puede desarrollarse la cooperativización? ¿Pueden consolidarse las
cooperativas? Parece que, en lo que se refiere a algunos camaradas, el quid del problema reside en el temor de que no
se pueda consolidar los cientos de miles de cooperativas semisocialistas existentes, que por lo general son pequeñas
(cada una de ellas sólo agrupa, en promedio, algo más de
veinte familias). Por supuesto, si su consolidación es imposible, ni qué hablar del desarrollo del movimiento. A algunos camaradas todavía no los convence la historia del desarrollo de la cooperativización registrada en los últimos años,
y aún quieren observar cómo marcha a las cosas este año.
Quizá luego deseen esperar y ver un año más, y únicamente
cuando se haya consolidado un número aún mayor de
En octubre de 1954, el Comité Central de nuestro Partido
decidió sextuplicar el número de cooperativas, haciéndolas
pasar de 100.000 a 600.000; en la práctica, ascendieron a
670.000. En junio de 1955 después de un primer reajuste en
que fueron suprimidas 20.000 cooperativas, quedaban
650.000, o sea, 50.000 más que la cifra prevista. El total de
familias campesinas integradas a las cooperativas llegaba a
122
cooperativas. Algunos dicen que el plan del año pasado de
creación de 500.000 cooperativas fue demasiado grande y
aventurado, y que igual ocurre con el plan de 350.000
cooperativas más para el presente año. Ellos cuestionan la
posibilidad de consolidar tantas cooperativas.
16.900.000, lo que da un promedio de 26 familias por
cooperativa.
Las cooperativas se encuentran principalmente en las
provincias del Norte que se liberaron en fecha temprana. En
las provincias liberadas más tarde, o sea, en la mayoría de
las provincias del país, se ha creado también cierta cantidad
de cooperativas de producción agrícola, pero su número todavía no es muy grande, salvo en las provincias de Anjui y
Chechiang, donde el número es relativamente mayor.
¿Se puede, en definitiva, consolidarlas?
Por supuesto que la industrialización socialista y las
transformaciones socialistas no son empresa fácil. Efectivamente, presenta muchas dificultades lograr que unos 110
millones de familias campesinas pasen de la explotación individual a la colectiva, y luego llevar a cabo la transformación técnica de la agricultura. Sin embargo, debemos tener
confianza en la capacidad de nuestro Partido para dirigir a
las masas en la superación de estas dificultades.
Por lo general, las cooperativas son pequeñas, pero también hay un reducido número de cooperativas grandes que
comprenden cada una setenta, ochenta, cien y hasta varios
centenares de familias. Estas cooperativas son, en general,
semisocialistas. Sin embargo, unas cuantas se han desarrollado hasta convertirse en cooperativas de tipo superior, socialistas.
En lo tocante a la cooperativización agrícola, a mi parecer, debemos confiar en dos cosas: primero, en que los campesinos pobres y los campesinos medios inferiores de entre
los nuevos y antiguos campesinos medios175, sienten entusiasmo por seguir el camino socialista y responden activamente al llamamiento del Partido a la cooperativización, sobre todo aquellos que poseen un nivel de conciencia más
alto, ya que la situación económica de los campesinos pobres es difícil, y la de los campesinos medios inferiores, si
bien ha mejorado un tanto respecto del período anterior a la
Liberación, no es todavía acomodada.
Paralelamente al desarrollo del movimiento campesino
por la cooperativización de la producción agrícola, ha surgido en nuestro país una pequeña cantidad de granjas socialistas del Estado. Para el año de 1957, su número ascenderá
a 3.038, con una superficie cultivada de 16.870.000 mu. Esa
cifra comprende 141 granjas mecanizadas (sumando las
existentes en 1952 a las que se habrán organizado al cabo
del Primer Plan Quinquenal) con una superficie cultivada de
7.580.000 mu, y 2.897 granjas estatales no mecanizadas, de
administración local, que dispondrán de una superficie cultivada de 9.290.000 mu. Durante el Segundo y Tercer Planes Quinquenales, habrá un gran desarrollo del sector agrícola estatal.
Y segundo, debemos confiar en que el Partido es capaz
de conducir a todo el pueblo a la sociedad socialista. Dado
que nuestro Partido dirigió victoriosamente la gran revolución democrática popular y creó la dictadura democrática
popular encabezada por la clase obrera, también podrá, sin
duda alguna; dirigir a todo el pueblo para cumplir en lo fundamental, en el curso de unos tres planes quinquenales, la
industrialización socialista y las transformaciones socialistas de la agricultura, de la artesanía y de la industria y comercio capitalistas. De ello tenemos ya pruebas convincentes y rotundas en la agricultura, lo mismo que en otros terrenos. Ahí tienen ustedes el primer contingente de 300 cooperativas, el segundo de 13.700 y el tercero de 86.000. Estas
100.00 cooperativas, creadas todas antes del otoño de 1954,
se han consolidado. Así, ¿por qué no vamos a poder consolidar el cuarto contingente (550.000 cooperativas), formado
en el período 1954-1955 y el quinto (350.000 cooperativas,
cifra provisional de control sujeta a una decisión definitiva),
que se formará en 1955-1956?
En la primavera de 1955, el Comité Central de nuestro
Partido decidió elevar a 1.000.000 el número de cooperativas de producción agrícola. Si se compara esta cifra con la
anterior -- 650.000 --, el aumento será tan sólo de 350.000,
o sea, algo más del 50 por ciento. Ese aumento me parece
un tanto exiguo. Probablemente sea necesario elevar más o
menos al doble la cifra inicial, es decir, hacer llegar el número de cooperativas a alrededor de 1.300.000, de modo
que en cada uno de los 200.000 y pico de cantones, salvo
algunas regiones fronterizas, haya una o varias pequeñas
cooperativas de producción agrícola de tipo semisocialista,
que servirán de modelo. A la vuelta de uno o dos años, estas
cooperativas habrán acumulado experiencia y llegado a ser
veteranas, y entonces la gente aprenderá de ellas. Durante
los catorce meses que nos quedan hasta la cosecha otoñal de
octubre del próximo año, debe ser posible cumplir este plan
de creación de cooperativas. Espero que, a su regreso, los
camaradas responsables de las provincias y regiones autónomas estudiarán esta cuestión, elaborarán planes adecuados de acuerdo con la situación real y los presentarán al CC
en un plazo de dos meses. Entonces volveremos a discutir
el asunto y adoptaremos una decisión definitiva.
Debemos tener confianza en las masas, debemos tener
confianza en el Partido. Estos son dos principios fundamentales. Si dudamos de ellos, nada podremos realizar.
III
El problema reside en si es posible o no consolidar las
A fin de llevar a cabo gradualmente la cooperativización
Durante la cooperativización agrícola, se llamaba nuevos campesinos medios a aquellos que habían sido originalmente campesinos pobres y que después de la reforma agraria, habían ascendido
a la condición de campesinos medios, y se denominaba antiguos
campesinos medios a los que, desde el principio, eran campesinos
medios y cuya condición económica no había sufrido hasta entonces alteración alguna. [pág. 200]
175
123
en todas las zonas rurales del país, hay que realizar una seria
labor de revisión de las cooperativas existentes.
aplicó una política que se dio en llamar de "resuelta contracción" (no fue una decisión del Comité Provincial del Partido), de las 53.000 cooperativas existentes fueron disueltas
de un solo golpe 15.000, que agrupaban 400.000 familias
campesinas, lo cual suscitó gran descontento entre las masas
y cuadros y fue una medida muy improcedente. Esa política
de "resuelta contracción" fue establecida dentro de un
marco de pánico y desconcierto. Tampoco fue adecuado tomar una medida de tal importancia sin el consentimiento del
Comité Central del Partido, menos aún cuando ya en abril
de 1955 éste había hecho la siguiente advertencia: "No se
debe repetir el error de 1953 de disolver cooperativas en
forma masiva, pues, de suceder esto, habrá que autocriticarse de nuevo." Pero algunos camaradas no quisieron escuchar.
Es preciso poner el énfasis en la calidad de las cooperativas y oponerse a la tendencia a menospreciar la calidad en
busca del simple aumento del número de cooperativas y de
familias incorporadas. Por eso, es menester prestar seria
atención al trabajo de revisión de las cooperativas.
La labor de revisión debe hacerse no una, sino dos o tres
veces al año. En aquellas cooperativas donde ya se ha hecho
este trabajo en el primer semestre del presente año (parece
que en algunos lugares la revisión se ha efectuado de manera muy superficial, sin mayor empeño), propongo realizar
una segunda revisión durante el otoño y el invierno próximos y una tercera en la primavera y el verano del año que
viene. De las 650.000 cooperativas existentes, 550.000 son
nuevas, pues fueron creadas en el invierno pasado y en la
primavera de este año. Una parte de éstas son relativamente
sólidas y se las conoce como "cooperativas de primera categoría"176. Si se les agregan las 100.000 cooperativas viejas
que ya tienen solidez, no será pequeño el número total de
las cooperativas consolidadas. ¿Podrán o no las cooperativas consolidadas conducir a las demás en su gradual consolidación? Debe decirse categóricamente que sí.
Considero que ante los éxitos pueden presentarse dos tendencias negativas: 1) Embriagarse con ellos e hincharse de
orgullo, lo cual conduce a errores de "izquierda"; esto, por
supuesto, es malo. 2) Asustarse con ellos y proceder a una
"resuelta contracción", cayendo así en errores de derecha;
esto también es malo. Lo que ahora ocurre corresponde a la
segunda tendencia: Algunos camaradas se desmayan de
susto ante el surgimiento de varios centenares de miles de
pequeñas cooperativas.
Debemos apreciar hasta el más mínimo entusiasmo socialista de los campesinos y cuadros, en vez de apagarlo.
Debemos compartir el mismo destino y respirar el mismo
aire que los miembros y cuadros de las cooperativas, que los
cuadros de distrito, territorio y cantón, y nunca refrenar su
entusiasmo.
IV
Es necesario realizar a conciencia una labor preparatoria
para la reacción de cooperativas.
Hay que atribuir importancia desde un principio a la calidad de las cooperativas y luchar contra la tendencia a perseguir exclusivamente el aumento cuantitativo.
No se debe decidir la disolución de una cooperativa a menos que la totalidad o la casi totalidad de sus miembros se
nieguen rotundamente a continuar en ella. En caso de que
sólo algunos de los miembros de una cooperativa se nieguen
en forma categórica a permanecer en ella, dejemos que se
retiren y que la mayoría restante siga trabajando. Si la mayor parte de los miembros deciden abandonar la cooperativa
y la minoría se muestra dispuesta a continuar, dejemos que
aquéllos se retiren y que éstos continúen. Ni siquiera esto
estaría mal. En la provincia de Jopei había una cooperativa
muy pequeña, de sólo seis familias. Tres de ellas, de antiguos campesinos medios, no quisieron por nada del mundo
seguir en la cooperativa, y se les dejó marcharse. Las otras
tres familias177, de campesinos pobres, manifestaron su decisión de permanecer a toda costa; se les permitió quedarse,
y la cooperativa se mantuvo. En realidad, el rumbo seguido
por estas tres familias de campesinos pobres representa el
de los quinientos millones de campesinos del país. Todos
los campesinos que ahora trabajan individualmente emprenderán, a la postre, el camino que eligieron de modo resuelto
estas tres familias de campesinos pobres.
No dar ninguna batalla sin preparación, ni dar ninguna
batalla sin tener la seguridad de ganarla: Esta fue una famosa consigna de nuestro Partido durante las pasadas guerras revolucionarias, y es aplicable también al trabajo de la
construcción socialista. Para tener a seguridad de la victoria
hay que estar preparado, plenamente preparado. La creación
de un conjunto de nuevas cooperativas de producción agrícola en una provincia, prefectura o distrito requiere muchos
trabajos preparatorios, que, a grandes rasgos, consisten en
lo siguiente:
1) Criticar las concepciones erróneas y sintetizar las experiencias del trabajo.
2) Propagar de manera sistemática y reiterada entre las
masas campesinas la orientación, las políticas y las medidas
de nuestro Partido respecto a la cooperativización agrícola.
Al hacerlo, no sólo hay que explicar a los campesinos las
ventajas de la cooperativización, sino señalarles también las
dificultades que puedan encontrar en su proceso, a fin de
que estén moralmente bien preparados.
En la provincia de Chechiang, a causa de que allí se
En aquel entonces, las cooperativas de producción agrícola eran
clasificadas generalmente en tres categorías, según fuera bueno,
regular o malo su funcionamiento. [pág. 201]
177 Se refiere aquí a tres familias de campesinos pobres: la de Wang
Yu-kun, la de Wang Siao-chi y la de Wang Siao-pang, que viven
176
en Nanwangchuang, distrito de Anping, provincia de Jopei. De la
cooperativa de producción agrícola que crearon procede la actual
brigada de Nanwangchuang, perteneciente a la Comuna Popular
del mismo nombre. [pág. 202]
124
3) Con arreglo a la situación real, elaborar un plan global
para el desarrollo de la cooperativización agrícola que abarque toda una provincia, prefectura, distrito, territorio o cantón y, sobre esta base, trazar un plan anual.
4) Formar, por medio de cursillos, cuadros para la creación de cooperativas.
y de beneficio mutuo;
2) mejorar la administración (planificación y dirección de
la producción, organización del trabajo, etc.);
3) mejorar la técnica agrícola (arada profunda y cultivo
cuidadoso, plantación compacta en pequeños manojos, aumento de las áreas de doble o triple cosecha, introducción
de semillas mejoradas, popularización de los aperos agrícolas de nuevo tipo, lucha contra las plagas y los insectos dañinos, etc.), y
4) incrementar los medios de producción (tierra de cultivo, abonos, obras hidráulicas, animales de labranza, aperos agrícolas, etc.).
5) Promover por todas partes y en forma masiva la creación de equipos de ayuda mutua para la producción agrícola
e impulsar, en la medida de lo posible, la fusión de estos
numerosos equipos en asociaciones de equipos de ayuda
mutua, sentando de este modo la base para su ulterior integración en cooperativas.
Estas son condiciones indispensables para consolidar las
cooperativas y aumentar la producción.
Dadas estas condiciones, podrá solucionarse esencialmente el problema de la unidad entre cantidad y calidad en
el desarrollo de la cooperativización; no obstante, una vez
creado un conjunto de cooperativas, debe procederse a su
revisión.
A fin de asegurar la estricta aplicación de los principios
de voluntariedad y de beneficio mutuo, en la actualidad es
preciso prestar atención, entre otras cuestiones, a las siguientes:
La posibilidad de consolidar un conjunto de cooperativas
tras su creación depende, en primer lugar, de si se ha hecho
bien el trabajo preparatorio y, en segundo lugar, de si se ha
efectuado bien la labor de revisión.
1) ¿No conviene aplazar por uno o dos años la entrega a
las cooperativas, en calidad de aportes, de los animales de
labranza y de los aperos mayores? ¿Es justo el valor que se
fija a estos bienes al ser entregados a las cooperativas? ¿No
es demasiado largo el plazo establecido para amortizar su
valor?
2) ¿Es adecuada la proporción entre la retribución por la
tierra aportada y la retribución por el trabajo?
3) ¿De qué modo reunir los fondos indispensables para
las cooperativas?
4) ¿Se podría permitir que algunos miembros de las
cooperativas dediquen parte de su fuerza de trabajo a ciertas
ocupaciones secundarias?
(Como las cooperativas de producción agrícola que hemos creado son, en general, de carácter semisocialista, es
preciso que nos ocupemos de resolver acertadamente las
cuatro cuestiones arriba planteadas, pues sólo así podremos
evitar violar el principio de beneficio mutuo entre los campesinos pobres y los campesinos medios, que es la única
base sobre la que se puede aplicar el principio de voluntariedad.)
5) ¿Cuánta tierra hay que dejar a los miembros de las
cooperativas como parcela de usufructo personal?
6) ¿Cuál debe ser la composición de clase de las cooperativas?
Los trabajos de creación y revisión deben llevarse a cabo
cimentándose en las células cantonales del Partido y la Liga
de la Juventud y, por eso, deben vincularse estrechamente
con la labor de construcción y consolidación de las organizaciones del Partido y la Liga de la Juventud en las zonas
rurales.
Tanto en la creación como en la revisión de las cooperativas, hay que contar con los cuadros locales de las zonas
rurales como fuerza principal, estimularlos en su trabajo y
hacer que asuman responsabilidades. Los cuadros enviados
por una instancia superior deben ser considerados como
fuerza auxiliar; su papel consiste en orientar y ayudar, y no
deben monopolizarlo todo.
V
En materia de producción, las cooperativas agrícolas deben arrojar un rendimiento mayor que las explotaciones individuales y los equipos de ayuda mutua. Por ningún motivo
deben mantener su rendimiento en el mismo nivel de esas
explotaciones y equipos, pues esto sería un fracaso. Y si tal
cosa sucediera, ¿para qué crear cooperativas? Es todavía
menos admisible que disminuya el rendimiento. De las
650.000 cooperativas de producción agrícola ya establecidas, más del 80 por ciento ha elevado su rendimiento. Esta
es una excelente situación, que demuestra el gran entusiasmo de los miembros de las cooperativas en la producción y las ventajas de éstas sobre los equipos de ayuda mutua, ventajas que resaltan todavía más si se las compara con
las explotaciones individuales.
Quisiera detenerme ahora en el problema de la composición de clase de las cooperativas. Creo que en los próximos
uno o dos años, en todas las zonas donde las cooperativas
apenas comienzan a generalizarse o llevan poco tiempo de
haberse generalizado, es decir, en la mayoría de las zonas
del país, conviene organizar primero a los que se destaquen
como activistas dentro de los siguientes sectores: 1) campesinos pobres, 2) nuevos campesinos medios inferiores y 3)
antiguos campesinos medios inferiores. No se debe incorporar contra su voluntad a quienes dentro de dichos sectores
se muestren por el momento apáticos. Sólo convendrá admitirlos por grupos cuando hayan elevado su nivel de conciencia política y manifiesten interés por las cooperativas.
Los sectores nombrados tienen bastantes similitudes en
cuanto a su posición económica. Ellos, o bien llevan todavía
Para conseguir el incremento de la producción agrícola se
requiere:
1) adherirse firmemente a los principios de voluntariedad
125
una vida difícil (es el caso de los campesinos pobres, que
ciertamente han recibido tierra y viven mucho mejor que
antes de la Liberación, pero siguen enfrentando dificultades
por la escasez de brazos, de animales de labranza y de aperos agrícolas), o bien no se han hecho aún acomodados (tal
el caso de los campesinos medios inferiores). De ahí su entusiasmo por organizarse en cooperativas. Sin embargo, por
tal o cual razón, no todos tienen el mismo entusiasmo. Unos
son muy activos, otros lo son menos por el momento, mientras que los demás prefieren permanecer a la expectativa.
Por eso, debemos dedicar cierto tiempo a educar a todos
aquellos que no quieran, transitoriamente, ingresar en las
cooperativas, aunque sean campesinos pobres o campesinos
medios inferiores; debemos esperar con paciencia a que
sean políticamente más conscientes y no violar el principio
de voluntariedad forzando su ingreso.
que "ha ido más allá del nivel de conciencia de las masas".
La situación de China es la siguiente: Su población es inmensa, y la superficie cultivada, insuficiente (el promedio
en el país es sólo de tres mu por habitante y, en muchos lugares de las provincias del Sur, únicamente de un mu, o aún
menos); frecuentemente se presentan calamidades naturales
(cada año una parte considerable de las tierras cultivadas se
ve afectada en mayor o menor grado por inundaciones, sequías, vendavales, heladas, granizadas y plagas), y los métodos de explotación de la tierra son atrasados. A causa de
todo esto, aunque después de la reforma agraria el nivel de
vida de las grandes masas campesinas se ha elevado, e incluso considerablemente, para gran parte de ellas la vida aún
es difícil o no holgada, y los campesinos acomodados son
relativamente pocos. De ahí el entusiasmo por el camino socialista que exterioriza la mayoría de los campesinos, entusiasmo que día a día se ve impulsado por la industrialización
socialista en nuestro país y sus éxitos. Para ellos no existe
otra salida que el socialismo. Los campesinos que se hallan
en esta situación constituyen del 60 al 70 por ciento de la
población rural del país. Esto significa que la mayoría de los
campesinos de China no podrán liberarse de la pobreza, mejorar sus condiciones de vida y hacer frente a las calamidades naturales a menos que se unan y avancen por el gran
camino del socialismo. La percepción de esto viene ganando terreno rápidamente entre las grandes masas de campesinos pobres y campesinos no acomodados. Los campesinos acomodados o relativamente acomodados sólo representan del 20 al 30 por ciento de la población rural. Son vacilantes, y algunos tratan por todos los medios de tomar el
camino capitalista. Corno he dicho, entre los campesinos
pobres y los campesinos no acomodados hay asimismo muchos que, debido a su baja conciencia política, se mantienen
por el momento a la expectativa y también vacilan; sin embargo, son más receptivos al socialismo que los campesinos
acomodados. Tal es la situación real. Pero algunos de nuestros camaradas la ignoran y consideran que la reciente creación de varios cientos de miles de pequeñas cooperativas
agrícolas semisocialistas "ha sobrepasado las posibilidades
reales", que "ha ido más allá del nivel de conciencia de las
masas". Esto indica que sólo han puesto los ojos en el reducido número de campesinos acomodados olvidándose de los
campesinos pobres y de los no acomodados, que constituyen la inmensa mayoría. Esta es la primera concepción errónea.
En cuanto a los nuevos y antiguos campesinos medios superiores, o sea, los campesinos medios cuya situación económica es relativamente acomodada -- excepto aquellos que
se hayan hecho conscientes de la necesidad de tomar el camino socialista y realmente deseen incorporarse a las cooperativas --, no conviene admitirlos por ahora y, menos aún,
forzarlos a ingresar en ellas. Esto se desprende del hecho de
que no tienen todavía la suficiente conciencia para emprender el camino socialista. Ellos sólo se decidirán a ingresar
cuando lo haya hecho la gran mayoría de la población rural,
o cuando el rendimiento de las cooperativas por unidad de
superficie alcance o rebase el que ellos obtienen, y se den
cuenta de que seguir trabajando individualmente no los beneficia en ningún sentido y que en cambio les resulta más
ventajoso afiliarse a las cooperativas.
Por tanto, lo primero que hay que hacer es organizar en
cooperativas, en los próximos años, por grupos sucesivos y
de acuerdo con su grado de conciencia, a aquellos cuya situación económica es pobre o todavía dista de ser acomodada (éstos representan aproximadamente entre el 60 y el 70
por ciento de la población rural), y sólo entonces se podrá
admitir a los campesinos medios acomodados. De esta manera se evitará el autoritarismo.
Durante los próximos años, en las zonas donde aún no se
haya realizado fundamentalmente la cooperativización, de
ningún modo se deberá admitir en las cooperativas a los terratenientes y campesinos ricos. En cambio, en las cooperativas ya consolidadas de aquellas zonas donde se haya realizado en lo esencial la cooperativización, se puede admitir,
bajo determinadas condiciones y por etapas y grupos, a
aquellos antiguos terratenientes y campesinos ricos que
desde tiempo atrás hayan renunciado a la explotación, se dediquen al trabajo físico y acaten las leyes y disposiciones
del gobierno; así participarán en el trabajo colectivo, en medio del cual continuaremos transformándolos.
Esos camaradas subestiman, además, la capacidad de dirección del Partido Comunista en el campo y el ferviente
apoyo que le prestan las amplias masas campesinas. Creen
que para nuestro Partido es difícil incluso consolidar los
cientos de miles de pequeñas cooperativas organizadas y
que, con mayor razón, es inconcebible imprimir un gran
desarrollo a la cooperativización agrícola. Describen con
pesimismo el actual estado del trabajo del Partido en materia de dirección de la cooperativización agrícola, afirmando
que "ha rebasado el nivel de experiencia de los cuadros".
Indudablemente, la revolución socialista es una revolución
nueva. Antes sólo teníamos la experiencia de una revolución democrático-burguesa, y carecíamos de la experiencia
de una revolución socialista. Pero, ¿cómo vamos a adquirirla? ¿Cruzándonos de brazos o tomando parte en la lucha
de la revolución socialista y aprendiendo en ella? ¿Cómo
VI
En cuanto al desarrollo de la cooperativización, de lo que
se trata en este momento no es de criticar un avance temerario. Es erróneo afirmar que el actual desarrollo de la
cooperativización "ha sobrepasado las posibilidades reales",
126
vamos a adquirir la experiencia de la industrialización si no
realizamos el Plan Quinquenal, si no emprendemos la labor
de la industrialización socialista? En el Plan Quinquenal hay
una sección dedicada a la cooperativización agrícola. Cabe
preguntar: Si no dirigimos a los campesinos en la organización de una o varias cooperativas de producción agrícola en
cada cantón o aldea, ¿de dónde saldrá "el nivel de experiencia de los cuadros" y desde qué base se elevará? Evidentemente, es equivocado pensar que el actual estado de desarrollo de la cooperativización agrícola "ha rebasado el nivel
de experiencia de los cuadros". Esta es la segunda concepción errónea.
roturación de tierras organizada por el Estado a base del empleo de maquinaria y el asentamiento de población en esas
tierras (en el curso de tres planes quinquenales se proyecta
roturar de cuatrocientos a quinientos millones de mu de tierras vírgenes), entonces no podremos solucionar la contradicción entre las necesidades, cada año mayores, de cereales
para el mercado y de materias primas para la industria, y el
rendimiento de los principales cultivos, que en general es
muy bajo. En tal caso, nuestra industrialización socialista
chocaría con inmensas dificultades y no podríamos realizarla. En el curso de la edificación socialista, la Unión Soviética tropezó con idéntico problema, que resolvió mediante la dirección y desarrollo planificados de la cooperativización agrícola. Nosotros no podremos resolver este problema sino empleando ese mismo método. En segundo lugar, algunos de nuestros camaradas no han reflexionado sobre la conexión entre estos dos aspectos: La industria pesada
-- el sector más importante en la industrialización socialista
-- produce para la agricultura tractores y otras máquinas,
abonos químicos, medios de transporte modernos, petróleo,
energía eléctrica, etc.; a su vez, sólo sobre la base de la gran
explotación agrícola cooperativa podrán todos estos productos ser utilizados, o utilizados en gran cantidad. En la actualidad, estamos realizando no sólo una revolución en el sistema social, esto es, la transformación de la propiedad privada en propiedad social, sino también una revolución técnica: la transformación de la producción manual en producción moderna, mecanizada y en gran escala. Ambas revoluciones se hallan ligadas entre sí. En la agricultura, dadas las
condiciones de nuestro país, hay que realizar primero la
cooperativización (lo que sucedió en los países capitalistas
fue la transformación capitalista de la agricultura), y sólo
después se podrán emplear grandes máquinas. De ahí que
en ningún caso podamos considerar la industria y la agricultura, la industrialización socialista y la transformación socialista de la agricultura, como dos cosas separadas y aisladas la una de la otra, ni destacar una en desmedro de la otra.
A este respecto, la experiencia soviética también nos señala
el rumbo. No obstante, algunos camaradas nuestros pasan
esto por alto y siempre examinan estas cuestiones aisladamente y sin relacionarlas entre sí. Por último, algunos de
nuestros camaradas tampoco han meditado sobre la conexión entre estos dos aspectos: Se requieren cuantiosos fondos para la industrialización del país y la transformación
técnica de la agricultura, pero una parte considerable de
ellos tendrá que provenir de la acumulación en el área de la
agricultura. Esta parte saldrá, además del impuesto agrícola
directo, del desarrollo de la industria ligera, que produce
gran cantidad de artículos de consumo requeridos por el
campesinado, artículos que son intercambiados por cereales
para el mercado y por materias primas para la industria ligera; así se satisfarán las necesidades materiales tanto de los
campesinos como del Estado; y se acumularán fondos para
éste. El desenvolvimiento en gran escala de la industria ligera no sólo exige expandir la industria pesada sino también
la agricultura, ya que no puede realizarse sobre la base de la
economía pequeño-campesina; para ello se requiere la gran
explotación agrícola, que en nuestro país significa agricultura cooperativa socialista, pues únicamente este tipo de explotación puede dar a los campesinos una capacidad adquisitiva incomparablemente superior a la actual. Esta experiencia también nos la ha suministrado la Unión Soviética,
La manera como estos camaradas enfocan las cuestiones
es incorrecta. En vez de considerar la esencia y el aspecto
dominante de las cosas, destacan lo no esencial y lo secundario. Es preciso señalar que no se debe pasar por alto los
problemas no esenciales y secundarios, sino resolverlos uno
por uno; mas no debemos considerarlos como la esencia y
el aspecto dominante de las cosas, so pena. de caer en la
desorientación.
Debemos estar convencidos de lo siguiente: Primero, las
grandes masas campesinas están dispuestas a tomar gradualmente el camino socialista bajo la dirección del Partido
y, segundo, el Partido es capaz de dirigir al campesinado por
este camino. Estos dos puntos constituyen la esencia y el
aspecto dominante de las cosas. Sin esta convicción no podremos alcanzar la edificación básica del socialismo en el
curso de unos tres planes quinquenales.
VII
La gran experiencia histórica de la Unión Soviética en la
edificación del socialismo inspira a nuestro pueblo y le infunde plena confianza en la construcción del socialismo en
China. Sin embargo, hasta en el enfoque de esta experiencia
internacional existen puntos de vista diferentes. Algunos camaradas desaprueban la política del Comité Central de
nuestro Partido que establece la necesidad de realizar la
cooperativización agrícola en correspondencia con la industrialización socialista, política cuya justeza ha sido demostrada ya en la Unión Soviética. Ellos consideran aceptable
el ritmo actualmente fijado para la industrialización y, sin
embargo, estiman que no es necesario que la cooperativización agrícola marche en correspondencia con el paso de la
industrialización, y que, en cambio, debe seguir un ritmo
muy lento. Esto significa pasar por alto la experiencia de la
Unión Soviética. Estos camaradas no comprenden que la industrialización socialista no se puede realizar aisladamente,
al margen de la cooperativización agrícola. En primer lugar,
como todo el mundo sabe, el actual nivel de la producción
de cereales para el mercado y de materias primas para la
industria, es muy bajo en China, mientras que las necesidades del Estado respecto a tales productos, crecen año tras
año. Se nos presenta aquí una aguda contradicción. Si en el
curso de unos tres planes quinquenales no logramos resolver
fundamentalmente el problema de la cooperativización agrícola, es decir, si no logramos dar el salto de la pequeña explotación que utiliza aperos de tracción animal a la gran explotación mecanizada, y resolver el problema de la extensa
127
mas su labor fundamental se hizo en los seis años transcurridos de 1929 a 1934 inclusive. Durante ese tiempo, como
puntualiza el Compendio de Historia del Partido Comunista
(bolchevique) de la URSS, algunas organizaciones locales
del Partido en la Unión Soviética cometieron errores que se
describen allí como "los éxitos se nos suben a la cabeza";
pero estos errores no tardaron en ser corregidos. Finalmente,
la Unión Soviética, merced a grandes esfuerzos, cumplió
con éxito la transformación socialista de toda la agricultura
y dio término a la gigantesca transformación técnica de la
misma. Este camino recorrido por la Unión Soviética es justamente nuestro modelo.
pero algunos de nuestros camaradas no la han tomado en
cuenta. Colocándose en la posición de la burguesía, de los
campesinos ricos o de los campesinos medios acomodados,
que tienden espontáneamente al capitalismo, ellos siempre
piensan en los intereses de una minoría, en lugar de considerar los intereses de todo el país y de todo el pueblo desde
la posición de la clase obrera.
VIII
Algunos camaradas han encontrado incluso en la historia
del Partido Comunista de la Unión Soviética fundamentos
para criticar lo que ellos llaman la precipitación y el avance
temerario en la actual cooperativización agrícola de nuestro
país. ¿No consta en el Compendio de Historia del Partido
Comunista (bolchevique) de la URSS que, en cuanto al
ritmo de la cooperativización, muchas organizaciones locales de ese Partido cometieron, durante un período, errores
de precipitación y avance temerario? ¿No debemos tomar
en consideración esta experiencia internacional?
En segundo lugar, en la transformación socialista de la
agricultura aplicamos el método de avance gradual. El primer paso consiste en llamar a los campesinos a organizarse,
conforme a los principios de voluntariedad y de beneficio
mutuo, en equipos de ayuda mutua para la producción agrícola, que sólo contienen ciertos gérmenes de socialismo y
que se componen, cada uno, de unas cuantas a unas diez familias campesinas. El segundo paso es llamar a los campesinos a organizarse, sobre la base de estos equipos y ateniéndose como siempre a los principios de voluntariedad y de
beneficio mutuo, en pequeñas cooperativas de producción
agrícola de tipo semisocialista, que se caracterizan por el
aporte de la tierra como cuota y la administración única.
Viene finalmente el tercer paso, que consiste en llamar a los
campesinos a desarrollar su integración para que, partiendo
de esas pequeñas cooperativas semisocialistas y según los
mismos principios de voluntariedad y de beneficio mutuo,
se organicen en grandes cooperativas de producción agrícola de carácter plenamente socialista. Estos pasos hacen
posible que, a través de su propia experiencia, los campesinos eleven gradualmente su nivel de conciencia socialista,
modifiquen poco a poco su forma de vida y, por lo tanto,
sientan menos bruscos los cambios operados en ella. Estos
pasos permiten evitar fundamentalmente que por algún
tiempo (por ejemplo, uno o dos años) sobrevenga un descenso de la producción y, además, han de asegurar su aumento anual, cosa perfectamente factible. De las 650.000
cooperativas de producción agrícola existentes, más del 80
por ciento ha aumentado su producción, más del 10 por
ciento no ha registrado aumento ni disminución y menos del
10 por ciento ha sufrido merma. Los últimos dos casos no
son deseables, y es particularmente malo el de las cooperativas que han registrado disminución. Es preciso dedicar
grandes esfuerzos a su revisión. Dado que más del 80 por
ciento de las cooperativas ha incrementado la producción
(el aumento oscila entre el 10 y el 30 por ciento), que más
del 10 por ciento, aunque no ha registrado aumento ni disminución en el primer año, después de la revisión podrá obtener aumento en el segundo, y que, finalmente, las cooperativas que han sufrido merma también tienen posibilidad
de incrementar la producción durante el año siguiente a la
revisión, o bien de llegar a un estado en que no haya ni aumento ni disminución, puede decirse, por tanto, que en su
conjunto el desarrollo de la cooperativización en nuestro
país es sano y que en lo fundamental es posible asegurar el
aumento de la producción y evitar su descenso. Estos pasos
constituyen también una magnífica escuela para preparar
cuadros y posibilitan la gradual formación de un gran número de trabajadores administrativos y técnicos para las
Creo que debemos prestar atención a esta experiencia de
la Unión Soviética y oponernos a las ideas de precipitación
y avance temerario, que ignoran la necesidad de hacer preparativos y pasan por alto el nivel de conciencia de las masas campesinas. Pero, al mismo tiempo, no debemos tolerar
que algunos camaradas utilicen esta experiencia de la Unión
Soviética para encubrir sus ideas de avance a paso de tortuga.
¿Qué decisiones ha tomado el Comité Central de nuestro
Partido para realizar la cooperativización agrícola en
China?
En primer lugar, el Comité Central decidió cumplir esencialmente el plan de cooperativización en dieciocho años.
Los tres años y pico que van desde octubre de 1949, cuando
se fundó la República Popular China, hasta 1952, fueron dedicados a la recuperación de la economía nacional. En ese
período, en la esfera de la agricultura, además de llevar a
cabo la reforma agraria y restablecer la producción agrícola,
impulsamos vigorosamente la organización de equipos de
ayuda mutua para la producción agrícola en todas las antiguas regiones liberadas, en donde emprendimos la creación
de cooperativas agrícolas semisocialistas, adquiriendo
cierta experiencia al respecto. Luego vino el Primer Plan
Quinquenal, que empezó en 1953. Han pasado casi tres años
desde entonces, y nuestro movimiento de cooperativización
agrícola está extendiéndose a todo el país, con lo cual se ha
enriquecido nuestra experiencia. Entre la fundación de la
República Popular China y la terminación del Tercer Plan
Quinquenal media un lapso de dieciocho años. En este espacio de tiempo, nos proponemos cumplir en lo fundamental la transformación socialista de la agricultura a la vez que
realizar básicamente la industrialización socialista y las
transformaciones socialistas de la artesanía y de la industria
y comercio capitalistas. ¿Es posible lograr esta meta? La experiencia de la Unión Soviética nos dice que es completamente posible. En la Unión Soviética, la guerra civil finalizó
en 1920, y en los diecisiete años que van de 1921 a 1937
inclusive, se llevó a término la cooperativización agrícola,
128
Teniendo en cuenta todo lo anterior, ¿acaso no se puede
afirmar que es correcta la política directriz del Comité Central de nuestro Partido respecto a la cooperativización agrícola, y que por ello puede asegurar plenamente el sano desarrollo del movimiento? Creo que podemos y debemos afirmar que es así. Tildar esta política de "avance temerario" es
por completo erróneo.
tivización. Nos advierten: "Si ustedes no se apean inmediatamente, la alianza obrero-campesina correrá el peligro de
romperse." Y nosotros sostenemos justamente lo contrario:
Si no montamos inmediatamente el caballo, surgirá el peligro de que se rompa la alianza obrero-campesina. Al parecer, aquí la diferencia estriba en una sola palabra: Unos dicen apearse, y los otros, montar; sin embargo, esto refleja la
divergencia entre las dos líneas. Como todos saben, hemos
forjado la alianza obrero-campesina, establecida sobre la
base de la revolución democrático-burguesa antiimperialista y antifeudal, revolución que arrancó la tierra a los terratenientes y la distribuyó entre los campesinos, liberándolos del yugo de la propiedad feudal. Pero esa revolución pertenece al pasado, y la propiedad feudal ya está liquidada. Lo
que subsiste actualmente en el campo es la propiedad capitalista de los campesinos ricos y el inmenso océano de la
propiedad campesina individual. Está a la vista de todos
que, durante los últimos años, las fuerzas espontáneas del
capitalismo han venido aumentando diariamente en el
campo. En todas partes han surgido nuevos campesinos ricos, y muchos campesinos medios acomodados procuran
hacerse campesinos ricos. Por otro lado, multitud de campesinos pobres siguen en la miseria debido a la escasez de
medios de producción; algunos se han endeudado y otros
han vendido su tierra o la han dado en arriendo. Si se deja
que esta situación prosiga, se irá agravando de día en día la
polarización en el campo. Los campesinos que hayan perdido su tierra o continúen en la pobreza, se quejarán de que
no movemos un solo dedo para salvarlos de la ruina o para
ayudarlos a salir de las dificultades. También se sentirán
descontentos con nosotros los campesinos medios acomodados, que tienen tendencia al capitalismo, pues jamás podremos satisfacer sus demandas a menos que queramos emprender el camino capitalista. ¿Puede permanecer sólida la
alianza obrera-campesina en tales circunstancias? Claro que
no. Este problema sólo puede resolverse sobre una base
nueva. Esto significa que, simultáneamente con la realización gradual de la industrialización socialista y de las transformaciones socialistas de la artesanía y de la industria y
comercio capitalistas, debemos efectuar paso a paso la
transformación socialista de toda la agricultura, en otras palabras, realizar la cooperativización, eliminando en el
campo la economía de campesino rico y la economía individual, para que prospere conjuntamente toda la población
rural. Sostenemos que ésta es la única manera de consolidar
la alianza obrero-campesina. Si no procedemos así, surgirá
el peligro de que se rompa. En este problema se equivocan
de medio a medio los camaradas que nos aconsejan "apearnos".
IX
X
Partiendo de la posición de la burguesía, de los campesinos ricos o de los campesinos medios acomodados, que tienden espontáneamente al capitalismo, algunos camaradas
abordan de manera errónea un problema de importancia capital como es el de la alianza obrero-campesina. Ellos opinan que es muy peligrosa la actual situación del movimiento
de cooperativización, y nos aconsejan "apearnos inmediatamente del caballo" en nuestro actual camino de la coopera-
Hay que prever desde ahora el auge de la transformación
socialista que pronto y a escala nacional se producirá en las
zonas rurales, cosa que es ineluctable. Para fines del último
año del Primer Plan Quinquenal y comienzos del primer año
del Segundo, es decir, para la primavera de 1958, habrán
ingresado en cooperativas de carácter semisocialista unos
250 millones de individuos, o sea, unos 55 millones de familias campesinas (calculando un promedio de 4,5 personas
por familia), cifra que representa la mitad de la población
cooperativas.
En tercer lugar, decidimos fijar una vez al año, de acuerdo
con la situación real, las cifras de control para el desenvolvimiento de la cooperativización agrícola y verificar varias
veces al año el trabajo de cooperativización. Así, en consonancia con los cambios de la situación y los resultados obtenidos, pueden determinarse las medidas concretas para el
desarrollo anual de la cooperativización en cada provincia,
distrito o cantón. En algunos lugares se puede suspender por
un tiempo la creación de cooperativas para dedicarse a la
revisión de las existentes y, en otros, proceder simultáneamente a la creación y a la revisión. A una parte de los miembros de algunas cooperativas se les puede permitir retirarse
y, en casos aislados, se puede admitir incluso la disolución
temporal de cooperativas. En ciertos lugares se debe crear
gran cantidad de nuevas cooperativas, y en otros simplemente ampliar las existentes admitiendo nuevas familias
campesinas. En todas las provincias y distritos, después de
establecer un conjunto de cooperativas, es necesario suspender durante algún tiempo el incremento de cooperativas a
fin de proceder a su revisión, y entonces sí crear otro grupo.
Es una idea errónea considerar inadmisibles las interrupciones y treguas. Por lo que se refiere a la verificación del movimiento de cooperativización, este trabajo deben tomarlo
firmemente en sus manos el Comité Central, los comités del
Partido a niveles de provincia, región autónoma, municipio
y prefectura y realizarlo no una sino varias veces al año. Si
surgen problemas, se los debe resolver sin tardanza, en vez
de dejar que se amontonen para solucionarlos en bloque.
Hay que hacer la crítica a tiempo, y no dejarse llevar por el
hábito de criticar sólo cuando se hayan consumado los hechos. Así, por ejemplo, en estos siete meses del año, por lo
que se refiere al CC, éste ha convocado tres conferencias,
incluida la presente, de camaradas responsables de diferentes localidades para discutir el problema de la cooperativización en el campo. Este método de aplicar medidas apropiadas a las condiciones concretas de cada localidad y dar
oportuna orientación, nos permite cometer menos errores en
el trabajo y corregir rápidamente los que hayamos cometido.
129
"Con el surgimiento y desarrollo de la situación ascendente de la cooperativización en el campo, en uno u otro
grado se han puesto en movimiento las diversas organizaciones de ayuda mutua y de cooperación y todas las capas
de la población rural. Las cooperativas de producción agrícola existentes ahora planean y preparan la ampliación del
número de sus miembros, y otro tanto hacen los equipos de
ayuda mutua escogidos como base para la creación de
cooperativas; los equipos de ayuda mutua que no disponen
de las condiciones necesarias para esto también quieren seguir desarrollándose y elevándose. Cierto número de campesinos están gestionando su ingreso en las nuevas cooperativas, y otros, en las viejas. Los que no se disponen a sumarse este año a las cooperativas se preparan activamente
para entrar en los equipos de ayuda mutua. Esta acción es
de gran amplitud y se ha convertido ya en un movimiento
de masas. Es una nueva y destacada peculiaridad del amplio
desarrollo de la cooperativización agrícola. Sin embargo, algunos camaradas dirigentes de ciertos distritos y territorios
no han sabido adaptarse a la nueva situación y reforzar a
tiempo la dirección; por eso, en una parte de las aldeas y tun
(en Jeilungchiang, la aldea es una unidad administrativa
equivalente al cantón en las provincias al Sur de la Gran
Muralla, mientras que el tun corresponde a la aldea en estas
provincias y no es una unidad administrativa), han empezado a aparecer fenómenos poco sanos en la mutua búsqueda de consocios. Por ejemplo, 'el fuerte busca al fuerte y
deja de lado al pobre'; 'se disputa por atraer activistas y
miembros, dando lugar a la desunión'; 'los activistas son
concentrados a ciegas'; 'los campesinos ricos y los campesinos acomodados que tienen una pronunciada tendencia al
capitalismo, aprovechan la ocasión para montar un tipo rebajado de equipos de ayuda mutua o cooperativas de campesinos ricos'. Todo esto demuestra plenamente que, dado
el amplio desarrollo de la cooperativización agrícola, ya no
es suficiente pensar solamente en términos de creación de
nuevas cooperativas al aplicar la política del Partido y dirigir este movimiento. Es necesario, además, pensar en términos del conjunto de la aldea [cantón] y de la promoción del
movimiento de cooperativización agrícola en todos sus aspectos, tomando en cuenta tanto la creación de nuevas
cooperativas como la ampliación de las viejas, tanto el incremento de las cooperativas como la elevación de los equipos de ayuda mutua a un nuevo nivel, tanto el presente año
como el próximo e incluso el que sigue. Sólo así se podrá
llevar plenamente a efecto la política del Partido y asegurar
un sano desarrollo del movimiento de cooperativización
agrícola."
rural. Para entonces, en muchos distritos y algunas provincias se habrá dado cima, en lo esencial, a la transformación
semisocialista de la economía agrícola y, en todos los lugares del país, una pequeña parte de las cooperativas semisocialistas habrán pasado a ser enteramente socialistas. Al mediar el Segundo Plan Quinquenal, o sea, en 1960, habremos
terminado, en lo fundamental, la transformación semisocialista de la economía agrícola que comprende a la otra mitad
de la población rural. Para entonces, será mayor el número
de cooperativas transformadas de semisocialistas en totalmente socialistas. Durante los dos primeros planes quinquenales, la transformación social seguirá siendo la principal en
el campo, mientras que la transformación técnica será secundaria; el número de grandes máquinas agrícolas aumentará sin duda, pero todavía no habrá muchas. En el curso del
Tercer Plan Quinquenal, las transformaciones social y técnica en el campo progresarán paralelamente; se empleará un
número cada año mayor de grandes máquinas agrícolas, y
en cuanto a la transformación social, después de 1960 las
cooperativas semisocialistas pasarán en forma gradual, por
grupos y por etapas, a ser plenamente socialistas. China no
podrá modificar por completo su fisonomía económica y social a menos que realice íntegramente la transformación socialista del sistema económico-social, y que, en lo concerniente a la técnica, se empleen máquinas en todas las ramas
y lugares donde sea factible. Dadas las condiciones económicas de nuestro país, la transformación técnica requiere
más tiempo que la social. Para consumar en lo fundamental
la transformación técnica de la agricultura en escala nacional, se estima que se necesitará aproximadamente un período de cuatro o cinco planes quinquenales, es decir, de
veinte a veinticinco años. Todo el Partido debe luchar por la
realización de esta magna tarea.
XI
Es necesario implantar la planificación global y fortalecer
la dirección.
Debemos tener un plan nacional, así como planes a nivel
de provincia, prefectura, distrito, territorio y cantón, destinados a realizar la cooperativización por etapas. Además,
hay que revisar constantemente estos planes de acuerdo con
la marcha del trabajo práctico. Las organizaciones del Partido y de la Liga de la Juventud a los niveles mencionados
deben prestar seria atención a los problemas rurales y mejorar efectivamente su dirección del trabajo en el campo. Los
principales camaradas responsables de los comités locales
del Partido y de la Liga de la Juventud deben estudiar sin
tardanza el trabajo de la cooperativización agrícola y hacerse expertos en esta materia. Resumiendo, hay que tener
iniciativa en vez de caer en la pasividad; es preciso reforzar
la dirección en lugar de abandonarla.
¿Es exclusivo de Jeilungchiang el caso arriba mencionado de que "algunos camaradas dirigentes de ciertos distritos y territorios no han sabido adaptarse a la nueva situación
y reforzar a tiempo la dirección"? ¿Sólo se da ese caso en
algunos distritos y territorios? En mi opinión, es muy probable que, en muchos organismos dirigentes del país, existan exponentes típicos de esta grave situación, en que la dirección ha quedado a la zaga del movimiento.
XII
En agosto de 1954 (ésta ya no es una novedad), el Comité
Provincial de Jeilungchiang del Partido Comunista de China
señaló en un informe:
El informe del Comité Provincial de Jeilungchiang
agrega:
"En la aldea de Sichin, distrito de Shuangcheng, se ha
130
realizado la planificación global de la aldea adoptando el
método de combinar la dirección del Partido con la participación voluntaria de las masas. Esta es una iniciativa creadora en la labor de dirección del gran desarrollo de la cooperativización. Su importancia estriba ante todo en que, por
medio de la planificación, se ha aplicado cabalmente la línea
de clase del Partido en el campo, de manera que se ha reforzado la unidad entre los campesinos pobres y los campesinos medios y se ha desplegado una vigorosa lucha contra la
tendencia propia del campesino rico. Los activistas han sido
distribuidos adecuadamente teniendo en cuenta los intereses
de la cooperativización agrícola en su conjunto. Se han reajustado y estrechado los vínculos entre las cooperativas y
entre éstas y los equipos de ayuda mutua, de manera que se
ha llevado adelante en forma planificada y en todos sus aspectos el movimiento de cooperativización agrícola. Además, gracias a esta planificación, la labor de desarrollar en
forma amplia la cooperativización ha sido puesta concretamente en manos de la dirección de base y de las grandes
masas; así, la célula del Partido en la aldea ha comprendido
cómo ejercer la dirección, las viejas cooperativas han entendido cómo seguir desarrollándose, las nuevas, cómo construirse, y los equipos de ayuda mutua han comprendido cuál
es el rumbo concreto para elevar su nivel. De este modo, la
iniciativa y el entusiasmo de la célula del Partido en la aldea
y de las grandes masas se han desplegado aún más, y ha cobrado plena vigencia el justo principio de cimentarse en las
células del Partido y en la experiencia y sabiduría de las masas. Por último, gracias precisamente a esta planificación,
se ha podido obtener un conocimiento más profundo de la
situación en el campo y aplicar concretamente y en todos
sus aspectos la política del Partido. Por eso ha sido posible
evitar tanto la precipitación y el avance temerario como el
conservatismo y la tendencia a dejar que las cosas vayan a
la deriva, y de este modo se ha podido aplicar con acierto la
política del Comité Central: 'dirección activa y avance seguro'."
¿De qué manera se ha terminado, en definitiva, con los
"fenómenos poco sanos" a que se refiere el informe del Comité Provincial de Jeilungchiang? El informe no responde
directamente a esta pregunta, mas lleva adjunto otro informe, hecho por el Comité Distrital del Partido en Shuangcheng, que da la respuesta. Allí se dice:
del Partido han sido cumplidos en lo fundamental. Las dos
cooperativas ya establecidas elevaron el número de sus
miembros en un 40 por ciento, se ha montado el armazón
para seis nuevas cooperativas y se han organizado dos equipos de ayuda mutua. Si las cosas marchan bien, estimamos
que la cooperativización de toda la aldea podrá culminar en
el curso del próximo año [es decir, en 1955]. En el momento
actual, todas las masas trabajan con ardor para cumplir el
plan de desarrollo de la cooperativización agrícola del presente año y para aumentar la producción y asegurar una
buena cosecha. La opinión general entre los cuadros de la
aldea es: 'Felizmente hemos actuado así, pues de lo contrario todo se habría ido al diablo, y entonces las cosas no sólo
marcharían mal este año, sino que las consecuencias se harían sentir en el próximo.'"
A mi juicio, es precisamente así como hay que proceder.
Planificación global y fortalecimiento de la dirección: tal
es nuestra política.
Mao Tsetung
SOBRE DIEZ GRANDES RELACIONES178
25 de abril de 1956
Durante los últimos meses, el Buró Político del Comité
Central ha escuchado informes de trabajo de treinta y cuatro
departamentos centrales de la industria, la agricultura, el
transporte, el comercio, las finanzas, etc., y ha advertido en
ellos algunos problemas relativos a la edificación socialista
y las transformaciones socialistas. Se trata, en síntesis, de
diez problemas, de diez grandes relaciones.
Estos diez problemas se plantean teniendo como eje una
orientación fundamental: movilizar todos los factores positivos de dentro y de fuera del país para ponerlos al servicio
de la causa socialista. En el pasado, a fin de acabar con la
dominación del imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático y conseguir la victoria de la revolución
democrática popular, seguimos ya la orientación de movilizar todos los factores positivos. Esta es la misma que actualmente seguimos para llevar adelante la revolución socialista
y la construcción de un país socialista. Sin embargo, existen
en nuestro trabajo algunos problemas que es preciso abordar. Algo que merece especial atención son ciertos defectos
y errores existentes en el proceso de la edificación socialista
"Como resultado de la planificación global realizada
combinando la dirección ejercida por la célula del Partido
con la participación voluntaria de las masas, se ha corregido
la desviación consistente en cerrar las puertas de las cooperativas a las familias pobres; el problema de la concentración excesiva de activistas ha sido resuelto; ha desaparecido
el fenómeno de la rebatiña por activistas y miembros; ahora
son más estrechos los vínculos entre las cooperativas y los
equipos de ayuda mutua; han fracasado las tentativas de los
campesinos ricos y de los campesinos medios acomodados
de montar cooperativas de campesinos ricos o un tipo rebajado de equipos de ayuda mutua, y los planes de la célula
en la revolución y la construcción socialistas y formuló las ideas
básicas para la línea general de edificación del socialismo según
el principio de cantidad, rapidez, calidad y economía, línea que
concuerda con las condiciones de nuestro país.
178
Discurso pronunciado por el camarada Mao Tsetung en una
reunión ampliada del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China. En este discurso, el camarada Mao
Tsetung, sacando lecciones de la experiencia soviética y resumiendo la experiencia china, expuso las diez grandes relaciones
131
de la Unión Soviética, que últimamente han salido a la luz.
¿Desea uno repetir los recodos que ellos transitaron? En el
pasado, pudimos evitar ciertos recodos gracias justamente a
que tomamos en cuenta sus experiencias y lecciones, y
ahora con mayor razón debemos escarmentar en cabeza
ajena.
La cuestión que actualmente se nos presenta es la de introducir apropiados reajustes en la proporción correlativa de
las inversiones en la industria pesada, de un lado, y la agricultura y la industria ligera, del otro, imprimiendo un mayor
desarrollo a estas dos últimas. ¿Significa esto que la industria pesada dejará de ser lo principal? No. Seguirá siéndolo,
permanecerá como el sector prioritario para las inversiones.
Sin embargo, debe aumentar en cierta medida la cuota de
inversión para la agricultura y la industria ligera.
¿Cuáles son los factores positivos de dentro y de fuera del
país? Dentro del país, los obreros y los campesinos constituyen la fuerza fundamental. Las fuerzas intermedias son
fuerzas que podemos ganar. En cuanto a las fuerzas reaccionarias, aunque representan un factor negativo, no debemos
dejar de hacer un buen trabajo para convertir, hasta donde
sea posible, lo negativo en positivo. En el plano internacional, debemos unirnos con todas las fuerzas unibles, trabajar
porque se tornen neutrales las que aún no lo son, e incluso
disgregar y utilizar fuerzas reaccionarias. En una palabra,
debemos movilizar todas las fuerzas, directas e indirectas,
en favor de la lucha por transformar a China en un poderoso
país socialista.
¿Qué resultado dará ese aumento? En primer lugar, se
abastecerá mejor al pueblo de lo necesario para su subsistencia y, en segundo, se acelerará la acumulación de fondos,
lo que permitirá desarrollar aún más y mejor la industria pesada. Es cierto que esta última también acumula fondos,
pero, dadas nuestras condiciones económicas de hoy, la industria ligera y la agricultura dan una acumulación mayor y
más rápida.
Aquí surge un interrogante: ¿Desea uno verdaderamente
o sólo en apariencia, con vehemencia o sin ella, el desarrollo
de la industria pesada? Si lo desea sólo en apariencia, o sin
vehemencia, lo que hará es golpear a la agricultura y la industria ligera y reducir las inversiones en estas ramas. Si, en
cambio, lo desea verdaderamente, o con vehemencia, atribuirá importancia a la agricultura y la industria ligera, procurando que haya más cereales y más materias primas para
la industria ligera, más Fondos de acumulación y, por consiguiente, una cantidad mayor de fondos en el futuro para
inversiones en la industria pesada.
Abordaré a continuación los diez problemas.
I. LA RELACION DE LA INDUSTRIA PESADA CON
LA INDUSTRIA LIGERA Y LA AGRICULTURA
La industria pesada es el sector prioritario en la edificación de nuestro país. Es preciso dar preferencia al desarrollo
de la producción de los medios de producción; esto ya está
determinado. Sin embargo, ello no implica en absoluto que
podamos restar importancia a la producción de medios de
subsistencia, sobre todo de cereales. Sin una cantidad suficiente de cereales y de otros artículos de necesidad diaria es
imposible, como primera cosa, asegurar la subsistencia de
los obreros; en ese caso, ¿de qué desarrollo de la industria
pesada podría hablarse? De ahí que sea indispensable tratar
correctamente: la relación entre la industria pesada, de un
lado, y la industria ligera y la agricultura, del otro.
Podemos optar entre dos métodos en el desarrollo de la
industria pesada. Uno es comunicar un desarrollo algo menor a la agricultura y la industria ligera, y el otro, imprimirles un desarrollo algo mayor. Miradas las cosas a largo
plazo, el primer método redundará en un desarrollo menor
y más lento de la industria pesada o, en el mejor de los casos,
en una insuficiente solidez de sus cimientos, lo que aparecerá como una desventaja cuando se resuman las cuentas al
cabo de unos decenios. El segundo método, en cambio, permitirá desarrollar en mayor medida y más rápidamente la
industria pesada y dotarla, además, de cimientos más sólidos para su desarrollo, ya que asegurará al pueblo lo necesario para su subsistencia.
En el tratamiento de esta relación, no hemos cometido
errores de principio; hemos trabajado mejor que la Unión
Soviética y algunos países de Europa Oriental. En nuestro
país no existen problemas corno el que se presentó en la
Unión Soviética, donde la producción cerealera no pudo alcanzar, durante largo tiempo, el nivel más alto de antes de
la Revolución de Octubre, o como aquellos serios problemas surgidos en algunos países de Europa Oriental a causa
del grave desequilibrio entre el desarrollo de la industria ligera y el de la pesada. Ellos ponen unilateralmente el
acento en la industria pesada y descuidan la agricultura y la
industria ligera, lo que ha provocado la escasez de productos
en el mercado y la inestabilidad de la moneda. Nosotros, en
cambio, prestamos una mayor atención a la agricultura y a
la industria ligera. Siempre hemos dedicado energías a la
agricultura y la hemos desarrollado, lo que ha asegurado en
buena medida el abastecimiento de cereales y de materias
primas para el desarrollo industrial. Disponemos de existencias más o menos cuantiosas de artículos de amplio consumo, y son estables los precios y la moneda.
II. LA RELACION ENTRE LA INDUSTRIA DE LA
COSTA Y LA INDUSTRIA DEL INTERIOR
En el pasado, la industria de. China se concentró en la
costa. Por costa se entienden Liaoning, Jopei, Pekín,
Tientsín, el Este de Jonán, Shantung, Anjui, Chiangsú,
Shanghai, Chechiang, Fuchién, Kuangtung y Kuangsí.
Aproximadamente un 70 por ciento de la industria ligera y
de la industria pesada del país está ubicado en la costa, y
sólo un 30 por ciento en el interior. Se trata de un estado de
cosas irracional, producto del desarrollo histórico. Es preciso utilizar plenamente las bases industriales costeras,
pero, a fin de balancear la distribución geográfica de la industria en el curso de su desarrollo, se debe desenvolver
enérgicamente la industria del interior. En el problema de la
relación entre uno y otro aspecto, tampoco hemos cometido
132
graves errores; sin embargo, en los últimos años hemos subestimado en cierta medida la industria de la costa y no hemos prestado suficiente atención a su desarrollo, fenómeno
que debe cambiar.
Agresión Norteamericana y en Ayuda a Corea, así como del
proceso de entrenamiento y consolidación de los últimos
años, nuestro ejército se ha fortalecido y es ahora algo más
poderoso que el Ejército Rojo soviético de antes de la Segunda Guerra Mundial y, además, ha mejorado su armamento. Está en vías de construcción nuestra industria de defensa. Ya hemos comenzado a construir aviones y camiones, que no supimos construir nunca antes, desde que Pan
Ku separó el cielo de la tierra.
Años atrás, la guerra de Corea todavía en curso y la gran
tirantez de la situación internacional no podían sino dejarse
sentir en nuestra manera de estimar la industria costera.
Ahora, es de suponer que no va a estallar en un futuro próximo una nueva guerra de agresión contra China ni una
nueva guerra mundial, de modo que podemos contar con un
período de paz de diez años o algo más. En estas condiciones, sería incorrecto no utilizar plenamente la capacidad instalada y la fuerza técnica de la industria costera. Aun en el
caso de que sólo dispusiéramos de cinco años, para no hablar de diez, deberíamos consagrar cuatro años a desarrollar
debidamente la industria en la costa, y la trasladaríamos en
el quinto, cuando estallara la guerra. En la industria ligera,
según los datos que poseemos, la construcción de fábricas y
su acumulación de fondos se logran en general con bastante
rapidez. En los cuatro años posteriores a su puesta en completa explotación, además de recuperar las inversiones hechas en su construcción, cada fábrica gana lo suficiente para
montar tres, dos, una o, por lo menos, media fábrica. ¿Por
qué no hemos de hacer una cosa tan ventajosa? Considerar
que la bomba atómica se cierne ya sobre nuestras cabezas
amenazando con caer dentro de unos segundos, es una apreciación que no corresponde a la realidad, y es incorrecto
adoptar, sobre esta base, una actitud pasiva hacia la industria de la costa.
Aún no tenemos la bomba atómica. Pero, en otro tiempo,
tampoco teníamos aviones ni cañones, y fue con mijo más
fusil con lo que vencimos a los imperialistas japoneses y a
Chiang Kai-shek. Ahora somos más poderosos que antes, y
lo seremos aún más en el futuro; no sólo tendremos una mayor cantidad de aviones y cañones, sino también la bomba
atómica. Esta es una cosa de la que en el mundo de hoy no
podemos prescindir si no queremos ser atropellados. ¿Qué
hacer entonces? Una solución segura es reducir, en una proporción adecuada, los gastos militares y administrativos y
aumentar las asignaciones para la construcción económica.
Sólo acelerando esta última puede avanzar todavía más la
construcción de la defensa.
En la III Sesión Plenaria del VII Comité Central del Partido, celebrada en 1950, ya planteamos la tarea de simplificar el aparato estatal y disminuir los gastos militares y administrativos, considerándola como una de las tres condiciones para lograr un mejoramiento Fundamental de la situación financiera y económica del país. En este Primer Plan
Quinquenal, los gastos militares y administrativos representan un 30 por ciento de los gastos presupuestarios del Estado. Ese porcentaje es excesivo. Hay que reducirlo a un 20
por ciento aproximadamente durante el Segundo Plan Quinquenal, a fin de poder asignar una mayor cantidad de fondos
para montar más fábricas y construir más máquinas. Así, al
cabo de algún tiempo, no sólo dispondremos de gran número de aviones y cañones, sino que, probablemente, tendremos nuestra propia bomba atómica.
Eso no quiere decir que todas las nuevas fábricas deban
construirse en la costa. Sin duda alguna, la mayor parte de
las nuevas empresas industriales deben ubicarse en el interior, con vistas a balancear gradualmente la distribución
geográfica de la industria y a facilitar los preparativos para
enfrentar una guerra. Pero también en la costa se puede
construir cierto número de nuevas fábricas y minas, algunas
de las cuales incluso pueden ser grandes. En cuanto al ensanchamiento y reconstrucción de las empresas de la industria ligera y pesada de la costa, hasta ahora hemos hecho
algo, y en adelante debemos dar un fuerte impulso a ese trabajo.
Aquí se presenta también un interrogante: ¿Desea uno
verdaderamente y con gran ardor la bomba atómica, o sólo
es tibio y no ardiente ese deseo? Si la desea verdaderamente
y con gran ardor, reducirá el porcentaje de los gastos militares y administrativos y dedicará más recursos a la construcción económica. Si no la desea verdaderamente ni con
gran ardor, seguirá la vieja rutina. Este es un problema que
concierne a la orientación estratégica, y espero que la Comisión Militar lo discuta.
Utilizando y desarrollando como es debido la vieja base
industrial, ubicada en la costa, poseeremos una fuerza todavía mayor para desarrollar y apoyar la industria del interior.
Una actitud pasiva al respecto impediría su rápido desarrollo. Por tanto, de lo que aquí se trata es asimismo de desear
verdaderamente o sólo en apariencia el desenvolvimiento de
la industria del interior. Si uno lo desea verdaderamente y
no sólo en apariencia, debe utilizar y desarrollar aún más la
industria de la costa, sobre todo la ligera.
¿Estaría bien que desmovilizáramos ahora a todos los soldados? No. Porque todavía existen enemigos, que nos atropellan y cercan. Debemos fortalecer nuestra defensa y, a ese
efecto, fortalecer en primer lugar nuestra construcción económica
III. LA RELACION ENTRE LA CONSTRUCCION ECONOMICA Y LA CONSTRUCCION DE LA DEFENSA
NACIONAL
IV. LA RELACIOON ENTRE EL ESTADO, LAS UNIDADES DE PRODUCCION Y LOS PRODUCTORES
No se puede prescindir de la defensa nacional. Actualmente nuestra capacidad defensiva ha llegado ya a un determinado nivel. A través de la Guerra de Resistencia a la
Es preciso tratar correctamente estas dos relaciones: la relación entre el Estado y las Fábricas y cooperativas y la que
133
existe entre las fábricas y cooperativas y los productores.
Por ello, no se debe tomar en consideración sólo un sector,
sino simultáneamente los tres: el Estado, la colectividad y
el individuo, o como solíamos decir antes, "tener en cuenta
tanto al ejército como al pueblo" y "tener en cuenta tanto los
intereses públicos como los individuales". En vista de la experiencia soviética y de la nuestra, en adelante es necesario
resolver este problema de manera todavía mejor.
ejemplo, en este momento estamos reunidos, lo que significa unificación; pero una vez levantada la reunión, unos
saldrán a pasearse, otros se irán a leer y otros a comer: he
aquí la independencia. Si, en lugar de permitir que cada cual
goce de esta independencia levantando la reunión, la prolongáramos por tiempo indefinido, ¿no nos moriríamos todos? Lo que es cierto para un individuo, lo es también para
una fábrica u otra unidad de producción. Cada unidad de
producción debe gozar de determinada independencia vinculada