Subido por rochysanchez

LOS ÁRABES EN COLOMBIA

Anuncio
LOS ÁRABES EN
COLOMBIA
Este documento, busca identificar y caracterizar los aportes a la construcción de la identidad
nacional de las distintas oleadas migratorias árabes con el fin de contar con un soporte adecuado
para la formulación de políticas públicas orientadas a rescatarlos y preservarlos. Además el
documento incorpora aspectos sociológicos, históricos, económicos y culturales, de las
comunidades árabes asentadas en Colombia desde épocas coloniales.
República de Colombia
Ministerio de Cultura
MARIANA GARCÉS CÓRDOBA
Ministra de Cultura
MARÍA CLAUDIA LÓPEZ SORZANO
Viceministra de Cultura
ENZO RAFAEL ARIZA AYALA
Secretario General
MOISÉS MEDRANO BOHÓRQUEZ
Director de Poblaciones
BEETHOVEN HERRERA VALENCIA
Consultor
ELENA REPETTO, MYRIAM BAUTISTA, OSCAR DAVID BARRERA, Y HOLMAN SIERRA
SUÁREZ
Equipo Técnico
Cualquier visión u opinión expresada en este documento no refleja necesariamente la posición o
políticas del Ministerio de Cultura.
“La guerra ya pesa demasiado
En estas leves sangres de alfareros.
Oh, ascuas natales que liquidan
La fe de los limones,
El designio de los creyentes
Rauf, alista tus ojos,
Llevaremos lo que ahora somos:
Una maleta, cuatro cuerpos, y memoria”.
Fragmento de “a Beirut la salida, en camino de
Damasco” (1887) Jorge García Usta
Tabla de contenido
Presentación........................................................................................................................................ 6
Introducción ........................................................................................................................................ 8
Qué es ser árabe ............................................................................................................................... 10
La inmigración en Colombia desde el siglo XIX y su legislación ........................................................ 10
Distribución geográfica y asentamiento ........................................................................................... 23
Asentamientos árabes en la costa Caribe y San Andrés ................................................................... 24
Atlántico – Barranquilla..................................................................................................................... 24
Maicao ............................................................................................................................................... 26
Lorica ................................................................................................................................................. 26
Corozal y Sincelejo............................................................................................................................. 28
Mompox. ........................................................................................................................................... 29
Banco, Magdalena ............................................................................................................................. 30
Ciénaga, Magdalena .......................................................................................................................... 30
San Andrés......................................................................................................................................... 31
Brotes de xenofobia y discriminación ............................................................................................... 33
Las actividades económicas de los inmigrantes árabes .................................................................... 41
La llegada........................................................................................................................................... 43
Los sirio – libaneses en el Chocó. ...................................................................................................... 45
Los sirio – libaneses en el Sinú .......................................................................................................... 48
Aspectos religiosos de los árabes en Colombia ................................................................................ 51
Los árabes cristianos. ........................................................................................................................ 52
Los árabes musulmanes .................................................................................................................... 54
Las estrategias de inserción .............................................................................................................. 59
Las mujeres árabes y sus familias en Colombia ................................................................................ 63
La inmigración en la literatura colombiana....................................................................................... 82
Los árabes en la política colombiana ................................................................................................ 84
Sabores de Oriente............................................................................................................................ 85
La lengua árabe en Colombia ............................................................................................................ 87
Aportes en la arquitectura, las artes y las ciencias ........................................................................... 88
Visión de mujeres árabes e investigadoras sobre la situación de la comunidad en el país .............. 92
ENTREVISTA CON ZULEIMA SLEBI DE MANZUR ................................................................................ 92
Segunda sesión (Barranquilla, Hotel Majestic, 20 de octubre de 2011) ........................................... 93
Tercera sesión (Bogotá, 29 de octubre de 2011) .............................................................................. 94
ENTREVISTA CON LUZ MARINA SUAZA (Bogotá, 11 de octubre de 2011) ........................................ 96
ENTREVISTA CON PILAR VARGAS (Bogotá, 12 de octubre de 2011) ................................................. 98
ENTREVISTA CON KAREN DAVID DACCARETT (Barranquilla, Hotel Majestic, ................................. 100
ENTREVISTA CON AMAL MAKSOUD (Bogotá, 24 de octubre de 2011)........................................... 101
ENTREVISTA CON ZEGHER HAY HARB (Bogotá, 22 de noviembre de 2011) ................................... 106
ENTREVISTA CON YAZMYN DAJUD (Bogotá, 22 de noviembre de 2011) ....................................... 111
HALTYKA CHEDID TURBAY............................................................................................................... 113
ELVIRA ACERÍAS FAYAD ................................................................................................................... 115
TERESA Y HELENA FAYAD NAFFAH .................................................................................................. 116
Mujeres árabes con liderazgo ......................................................................................................... 117
CONCLUSIONES ............................................................................................................................... 120
RECOMENDACIONES ....................................................................................................................... 125
BIBLIOGRAFÍA .................................................................................................................................. 128
ANEXO 1 .......................................................................................................................................... 133
Directorio de Personalidades, organizaciones, investigadores e instituciones .............................. 133
ANEXO 2 .......................................................................................................................................... 143
ANEXO 3 .......................................................................................................................................... 151
Desplazamiento de árabes hacia el interior del país. ..................................................................... 152
ANEXO 4 .......................................................................................................................................... 160
COLOMBO ÁRABES RECONOCIDOS ................................................................................................. 160
ANEXO 5 MISA MARONITA EN BOGOTÁ ........................................................................................ 161
ANEXO 6 .......................................................................................................................................... 163
Estado del Arte ................................................................................................................................ 163
ANEXO 7 .......................................................................................................................................... 167
Presentación
La Constitución Política de Colombia en su artículo número siete señala que:
“El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana.”
(Constitución Política de Colombia, 1991)
Adicionalmente, en su artículo 70 establece que “La cultura en sus diversas manifestaciones es
fundamento de la nacionalidad”.
En la instalación del Tercer Encuentro Cultural Colombo Árabe, y Primero Latinoamericano, el 9 de
septiembre de 2011, el Presidente Santos expresó:
La inmigración que llegó a nuestro suelo desde fines del siglo XIX provenientes de naciones
como el Líbano, Siria o Palestina, ha marcado para siempre y de manera muy positiva el
devenir de Colombia, tanto es así que podemos decir que esta inmigración de las tres
oleadas que se cuentan desde 1880 ha sido la más trascendental y la de mayor influencia
después de la de los españoles y los afros, si bien estos últimos no vinieron por cuenta
propia.(Santos, 2011)
De acuerdo con el Director de Poblaciones del Ministerio de Cultura, Dr. Moisés Medrano:
“Este postulado muestra el significado de la cultura en el proyecto de construcción de la
nación y convoca a mirar la historia de la cultura en Colombia en sus diversos procesos (…),
y a responder a las demandas en este campo desde el Estado, desde la sociedad civil y desde
la academia” (Entrevista con el equipo investigador del 3 de octubre de 2011)
En cumplimiento del mandato constitucional, el Ministerio de Cultura tiene la misión de identificar
y caracterizar cada una de las comunidades especiales y grupos de interés social en el país para
formular políticas públicas que contribuyan, de modo efectivo, a la preservación de la diversidad
étnica y cultural del país.
Para definir una política de preservación cultural de los pueblos indígenas de Colombia, por
ejemplo, se requirió una investigación cualitativa y cuantitativa acerca de ¿quiénes son indígenas
en Colombia?, ¿cómo están divididos?, y ¿qué diferencias hay de un grupo a otro? El grado de
profundidad de dicha caracterización e identificación definirá, en gran medida, la efectividad e
impacto de las políticas encaminadas a salvaguardar la memoria cultural de estas comunidades.
A la fecha, la Dirección de Poblaciones del Ministerio ha avanzado en el trabajo con comunidades
étnicas (indígenas, afrocolombianos, palenqueros, raizales y Rrom o gitanos) y los denominados
otros grupos de interés (población en situación de discapacidad; infancia, adolescencia y juventud;
mujeres; desplazados; desmovilizados; tribus urbanas; campesinos y LGBT).
En esta misma línea, se busca ahora identificar y caracterizar los aportes a la construcción de la
identidad nacional de las distintas oleadas migratorias, en este caso la árabe, con el fin de contar
con un soporte adecuado a la formulación de políticas públicas orientadas a rescatarlos y
preservarlos.
El conocimiento de esta comunidad, le permitirá al Ministerio de Cultura atender las necesidades
de esta comunidad y así incorporarlas en la formulación de políticas que contribuyan de manera
efectiva a una mejor protección de la diversidad étnica y cultural.
Este trabajo sobre los árabes en Colombia incorpora, por tanto, aspectos sociológicos, históricos,
económicos y por supuesto culturales, de las comunidades árabes asentadas en Colombia desde
épocas coloniales.
Se realizó con base en una activa búsqueda de fuentes secundarias, de las que se ha seleccionado
lo más representativo. Esta búsqueda se benefició de los generosos aportes de Zuleima Slebi de
Manzur, Pilar Vargas Arana, Luz Marina Suaza, Karen David, Mario Muvdi, Eder Ojeda Carranza y
Amal Maksoud Maluf, a quienes van nuestros agradecimientos.
Existe un diverso nivel de disponibilidad de información para cada uno de los temas, por ejemplo,
para temas migratorios hay más estudios, y menos sobre el tema de la mujer y cultura.
Introducción
El análisis descriptivo de la situación actual de la población árabe en Colombia, exige inicialmente
precisar qué se entiende por árabes, será entonces éste el primer aparte del documento.
La revisión bibliográfica, ha permitido establecer que la mayor migración de árabes hacia el
territorio nacional independiente se dio a finales de siglo XIX, continuó hasta antes de la cuarta
década del siglo XX con menor intensidad y se reanudó a partir de la creación del Estado de Israel y
de los conflictos en Medio Oriente a finales de los sesenta (Guerra de los Seis Días) y Yom Kippur a
principios de los años setenta del siglo anterior.
La presencia de árabes en Colombia está dominada por sirios, libaneses y palestinos; cristianos
(maronitas, ortodoxos o católicos) y musulmanes. En este sentido es importante la precisión de
Pilar Vargas respecto a que la identificación como sirio – libaneses, de sirios, libaneses y palestinos,
obedece al ideal más que a la realidad de la Gran Siria, que incluía los dos países(Vargas P. ,
Diáspora del Medio Oriente: el caso de la migración sirio libanesa y palestina a Colombia. 1880 –
1980, s.f., pág. 64).
Los primeros migrantes superaron las dificultades iniciales y se encuentran hoy prácticamente
integrados a la sociedad colombiana, en su mayoría desconocen el árabe pero conservan
tradiciones de sus países de origen. Como se afirma en varios textos que serán analizados en este
documento, muchos de ellos decidieron olvidar el árabe para facilitar su inserción y para atacar la
nostalgia producida por la imposibilidad del retorno. Hoy, los descendientes de los primeros árabes,
mayoritariamente cristianos, han logrado un reconocimiento económico, político y social, que les
ha dado tiempo para interesarse en sus ancestros.
Es representativo en este sentido el testimonio de Marina Chujfi Ospina quien narra sus vivencias al
visitar Líbano y narrado en su libro Emigración árabe al Eje Cafetero, traído a colación por Pilar
Vargas (s.f., pág. 212).
Mi estadía fue muy corta, pero en ese tiempo me pude dar cuenta de que tenía una familia
que a pesar de la distancia esos lazos no se rompen, muy parecidas mis primas a nosotras,
sus ojos, su sonrisa, eran artistas unas como nosotras, una tenía los ojos de mi hermana
Suraya, la genética marca, y éramos los mismos a pesar de no habernos visto nunca.
Es así como el trabajo pionero, Libaneses, palestinos y sirios en Colombia de Louise Fawcett
de Posada en 1991, desató un interés creciente entre los científicos sociales, en conocer lo
que podríamos denominar la ‘cuestión árabe’ en Colombia.
Claramente, esto ha sido reforzado por la promulgación de la Constitución Política de Colombia de
1991, que en su artículo 7º. declara que Colombia es una nación pluriétnica y multicultural, como
se mencionó anteriormente.
De otra parte, se encuentran los árabes musulmanes, que, aunque integrados en la sociedad,
luchan por mantener su lengua y los preceptos del Islam. Conservar la lengua, es la garantía de
recibir de primera mano las enseñanzas del Corán y por tanto el bien más valioso de esta
comunidad.
Contrario a lo que se cree, aunque la colonia árabe musulmana más visible se encuentra en Maicao,
existen otras a lo largo y ancho del país. Es preciso indicar que se estima que solo una baja
proporción de los musulmanes en Colombia son árabes y que el Islam ha atraído a numerosos
colombianos a sus filas, de manera que varios centros islámicos con presencia en el país son
dirigidos por colombianos.
De la mayor importancia es resaltar que, como lo afirma el Doctor Adnan A. Musallam no hay
diferencia étnica entre un árabe musulmán y uno cristiano, porque ambos tienen el mismo idioma y
cultura, historia y aspiraciones(Musallam, 2006).
Finalmente, es necesario resaltar que aunque los tres países, Siria, Líbano, y Palestina, comparten
una historia común, “a raíz de la división geográfica trazada por ingleses y franceses, cada uno
adquirió sus propias particularidades y características”(Vargas P. , s.f., pág. 61).
Qué es ser árabe
Una caracterización efectiva de la llegada y aporte cultural de la comunidad árabe en Colombia,
debe necesariamente partir de una definición de lo que se considerará, para este estudio, la
calidad de árabe.
Para tal fin, este estudio se valdrá de la definición que ofrece Miquel (Miquel, 1991), citada por
Zuleima Slebi (2003), quien anota:
La definición de un árabe, como la de un francés, de un italiano, de un europeo... no
responde a una propuesta racial, ni siquiera étnica. Ser árabe es [ser] y sentirse hijo de una
civilización, de una cultura que se expresa en lengua árabe. (Slebi Moisés, 2003)
Sin embargo, de acuerdo con el texto ya mencionado de Slebi, un criterio más amplio, debe incluir
además de la lengua, otros rasgos compartidos como la ascendencia común, el sistema de
parentesco, la religión, su gastronomía, las costumbres y su manera de negociar.
En esa perspectiva, este estudio entenderá como árabe al individuo que más allá de su
nacionalidad, tiene un arraigo cultural y se identifica con la civilización árabe ubicada en la zona
geográfica conformada por los países de la Liga Árabe y que concurre en torno a una lengua
común.
La inmigración en Colombia desde el siglo XIX y su legislación
Durante el siglo XIX el mundo experimentó una importante transformación en términos
económicos y geopolíticos, que provocó la migración de grandes masas de población hacia
nuevas tierras, buscando mejores oportunidades y en otros casos, simplemente, huyendo de
persecuciones de carácter político y religioso.
Los principales fenómenos migratorios partieron desde Europa y tuvieron como principal destino
Norte América y en menor proporción Argentina. Según datos oficiales, el número de inmigrantes
que llegó a Estados Unidos entre 1831 y 1931 fue de 32,4 millones; y en el caso del Cono Sur,
Argentina tenía en 1869 una población de 1,7 millones y transcurridos apenas 45 años, en 1914 la
población ya había llegado 7, 9 millones, de los cuales el 42% eran extranjeros. (Carricaburo, S.f)
Colombia, en especial la costa Caribe, también fue receptora, desde finales del siglo XIX, de
tímidas oleadas migratorias, entre las que se destacaron las de sirios, libaneses y palestinos
principalmente cristianos. Es notable el hecho de que en Colombia, antes de 1930, la inmigración
nunca hubiera superado el 0,30 o el 0,35% de la población del país (Yunis Turbay, 2003, pág. 92), a
pesar de los esfuerzos realizados en distintas épocas.
Al ser testigo del gran flujo de inmigración en todo el continente, el país intentó desarrollar
políticas para atraer mayores masas migratorias, pero en la práctica, las iniciativas nunca pasaron
de ser un intento.
La historia de la legislación sobre la inmigración en Colombia encuentra sus orígenes en 1823, con
la ley promulgada por el Libertador Simón Bolívar que pretendía acoger jurídicamente a los
inmigrantes, y su posterior fortalecimiento en el gobierno de Santander, ofreciendo condiciones
materiales para su instalación y acomodo, principalmente en el manejo de tierras.(Vargas P. , s.f.)
Al respecto asegura Malcolm Deas -citado por Vargas y Suaza (2007)-: “las grandes olas de
migración trasatlánticas del siglo XIX no tocaban a Colombia, y por muchas y muy fundadas
razones. El desarrollo colombiano no daba incentivos […] los salarios eran bajos […] y el pan, la sal,
la cerveza y aún la papa estaba a precios más altos que en Inglaterra […](Vargas & Suaza, 2007,
págs. 49,50).
Las bajas tasas de inmigración han sido una constante en Colombia. Desde el siglo XVIII se
encuentran testimonios, como los señalados por Emilio Yunis cuando dice que “en la colonia,
fueron tan pocos los extranjeros que, cuando en 1720 la corona ordenó la expulsión de todos los
extranjeros que se encontraran en sus colonias, solo dos había en la provincia de Antioquia,
ambos italianos” (Yunis Turbay, 2003, pág. 86).
Sin embargo, los intentos por aumentar las cifras de extranjeros siempre se mantuvieron vigentes,
como se verá a continuación. A finales del periodo colonial “se pasó de una prohibición total de la
presencia de ciudadanos de otros países europeos en sus colonias americanas a una mayor
flexibilidad durante el periodo de los Borbones”. (García, 2006, pág. 39).
Manuel Ancízar, secretario de Relaciones Exteriores y Mejoras Internas del gobierno del general
Mosquera, lanzó en 1847 una gran campaña de promoción de inmigración y expidió una ley, muy
generosa, que reorganizaba la política en ese sentido. Fuente especificada no válida.. Se
asignaban tres millones de fanegadas de tierra para entregarlas a los inmigrantes, se daba un
auxilio de cincuenta pesos por cada inmigrante y no se restringía el ingreso al país de ciudadanos
de determinadas nacionalidades y de ciertas profesiones. Sin embargo, más tarde se concluyó que
“por desgracia […] han sido estériles todos los esfuerzos hechos para atraer al territorio de la
Nueva Granada a la población excedente de otros países” (García, 2006, pág. 39).
“[…] Los extranjeros que debían llegar al país debían ser europeos. En 1856, Lino de Pombo,
secretario de Relaciones Exteriores, explicó en el Congreso que “no ofrece ventajas
aumentar nuestra población con la raza asiática o malaya, sino con la vigorosa e inteligente
raza europea.” (Citado en (Vargas & Suaza, 2007, pág. 51)).
En las formulaciones oficiales era claro el criterio de seleccionar los inmigrantes de acuerdo a su
raza:
“[…] Había que regular, por un lado, la población ya existente […] por otro, la inmigración, la
necesaria población […] que llegara para “mejorar la sangre” […] No se podían traer razas
cuya mezcla fuera perniciosa. Había que seleccionar razas para mejorar la existente o que,
por lo menos, no la empeoraran, como sucedía con los negros.” (Vargas & Suaza, 2007, pág.
52).
Y la ley tenía claramente definidas las personas que no serían aceptadas:
“[…] la ley de 1887 dice “prohíbase la importación de chinos para cualesquiera trabajos en
el territorio colombiano, sin perjuicio de lo que se haya estipulado con determinadas
compañías antes de la expedición de la presente ley”. Sin embargo, años después se pide
que se excluya este artículo, ya que los chinos están hechos para resistir los climas calientes
y son “sufridos y laboriosos”.” (Vargas & Suaza, 2007, pág. 53).
Y las autoridades consideraban que la inmigración debía ser selectiva en función del desarrollo
económico y a ese efecto se supone que no todos son aceptables.
“La ley 114 de 1922 […] Con el fin de propender al desarrollo económico e intelectual del
país y al mejoramiento de sus condiciones étnicas, tanto físicas como morales, el Poder
Ejecutivo fomentará la inmigración de individuos y de familias que por sus condiciones
personales y raciales no puedan o no deban ser motivo de precauciones respecto del orden
social o del fin que acaba de indicarse, y que vengan con el objeto de labrar la tierra,
establecer nuevas industrias o mejorar las existentes, introducir y enseñar las ciencias y las
áreas, y en general, que sean elementos de civilización y progreso.” Diario Oficial, Ley 114
de 1922 citado por (Vargas & Suaza, 2007, págs. 53,54).
La inmigración de extranjeros de ciertas nacionalidades, entre ellas la de sirios, libaneses y
palestinos, fue objeto durante el gobierno liberal de Olaya Herrera, de un Decreto específico. Así,
en 1934, se expide el decreto 25 del 8 de enero, “por el cual se fijan cuotas de entrada al país de
extranjeros de ciertas nacionalidades. ‘Artículo único:
Durante el año de 1934 se permitirá la entrada a Colombia a: 5 armenios […] 10 libaneses,
10 palestinos, 10 sirios […]’”, firmado por Enrique Olaya Herrera, Presidente de la República
de Colombia, y Pedro Carreño, Ministro de Relaciones Exteriores (Vargas & Suaza, 2007).
Como resultado del establecimiento de estas cuotas, se negó en oportunidades el ingreso de
extranjeros.
“”[…] Bogotá tres de septiembre de mil novecientos treinta y cinco. Dígase al memorialista
[…] que por el sistema de cuotas no puede autorizarse el ingreso del mismo por estar
cerrada la cuota siria para el presente año” (Archivo General de la Nación, Bogotá Caja 12,
carpeta 70, folio 80, 1935). O el caso del señor Alí Ahmad Alama, quien deseaba ir a
radicarse a Cúcuta y la respuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores fue negativa “por
estar llenos los cupos, cerrada de libaneses” (Archivo General de la Nación, Bogotá, Caja 11,
Carpeta 63, folio 53, 1935). En 1935, el 26% (una de cada cuatro) de las solicitudes se negó
por esta misma razón.” (Vargas & Suaza, 2007, pág. 55).
Afirma Vargas, también, que uno de los criterios que primaron con mayor fuerza para regulación
de estas normas restrictivas era clasificar a los inmigrantes de acuerdo con la clase en que
viajaban. Así los que llegaban en segunda clase debían cumplir con una serie de requisitos que
dificultaban su desembarque. (Vargas P. , s.f.)
Estos hechos no son cosa del pasado. De acuerdo con Vargas (s.f., pág. 162) “de 148 solicitudes de
cartas de naturaleza presentadas por sirios y libaneses al gobierno colombiano en el periodo 2000
– 2004, se negó el 36% y se archivó el 15,2%”
Es de anotar que el presidente López Pumarejo afirmó, en julio del año 1934 en la ciudad de
México:
“Estoy plenamente convencido de que los libaneses, en cualquier parte en donde residan,
son hombres leales y trabajadores” (El Tiempo, Bogotá, 20 de julio de 1934, página 9). Sin
embargo, el decreto promulgado en 1935 declara que solo pueden entrar al país diez de
estos “hombres leales y trabajadores”, lo que evidencia una clara contradicción entre lo que
se dice y lo que se hace.” (Vargas & Suaza, 2007, pág. 55).
Así mismo, el ex presidente Turbay, en “Historia de vida de Julio Cesar Turbay” (16 de marzo de
2004), citado en Vargas (s.f., pág. 72) menciona que "Yo estaba con el presidente López, Colombia
fue uno de los países que se abstuvo de votar a favor de la creación del Estado de Israel, a pesar de
la clara presión de los Estados Unidos. El hizo un impresionante discurso […] con sentido futurista y
premonitorio. En su intervención advirtió que no era justo que la ONU creara un estado que podría
ser contrario a la paz internacional […] porque era una minoría que desalojaba de sus tierras
natales a los palestinos y creaba condiciones ingobernables y que ese estado tendría que vivir de la
influencia de potencias extranjeras. Dijo el Presidente López que Colombia no se vincularía a ese
error." Es evidente que la presencia de Turbay en ese momento debió incidir en la posición
tomada por el delegado de Colombia y eso se debe destacar.
Los siguientes apartes del libro de Vargas y Suaza (Vargas P. y., 2007), refuerzan lo afirmado arriba
en cuanto a los pocos extranjeros que residían en Colombia.
“Poco a poco el interés por la necesidad de la inmigración desapareció por razones que
tuvieron que ver con la difícil dinámica interna de la situación política y económica del país,
y Colombia, finalmente, no recibió una cantidad significativa de inmigrantes, como lo
demuestra el censo de extranjeros (Espectador, 1940, pág. 1), realizado en el mes de agosto
de 1940, donde se registra un total de 22.158 extranjeros de uno y otro sexos residentes en
el país. En 1945, el periódico El Heraldo de Barranquilla anuncia “que el número de
extranjeros que había en Colombia en el año de 1939 ascendía a 15.000 extranjeros de raza
diferente a la nuestra” (El Heraldo, 1945, pág. 10). Para el caso de la población siria,
libanesa y palestina, en 1928 el periódico cartagenero Plus Ultra (Plus Ultra, 1928, pág. 1)
registra (sin especificar en qué año) la cifra de 333 albaneses, palestinos, sirios y turcos, de
los cuales salieron nuevamente 246 y permanecieron en el país 87.” (Vargas & Suaza, 2007,
págs. 56,57).
Más adelante, las autoras concluyen:
“Evidentemente, no se consideró a los sirios, libaneses y palestinos como invitados a un
proyecto de inmigración artificial, es decir, planeada; hicieron parte de la inmigración
voluntaria y muchas veces clandestina, ya que algunos, al no cumplir con los requisitos
necesarios, entraron a través de lo que en términos contemporáneos puede denominarse ‘el
hueco’, esto es, de modo irregular por aquellos sitios fronterizos o puertos que tuvieran
menos vigilancia.” (Vargas & Suaza, 2007, págs. 60, 61).
La inmigración árabe a Colombia
Los árabes constituían una comunidad de inmigrantes pacíficos que se establecieron a
principio del siglo (XX) en los pueblos del Caribe, aún en los más remotos y pobres, y allí se
quedaron vendiendo trapos de colorines y baratijas de feria. Eran unidos, laboriosos y
católicos. Se casaban entre ellos, importaban su trigo, criaban corderos en los patios y
cultivaban el orégano y la berenjena, y su única pasión eran los juegos de baraja. Los
mayores siguieron hablando el árabe rural que trajeron de su tierra, y lo conservaron
intacto en familia, hasta la segunda generación, con excepción de Santiago Nasar, les oían a
sus padres en árabe y les contestaban en español. (García Márquez, 1982, pág. 35)
Algo más de ciento veinte años han transcurrido desde que los primeros árabes, principalmente
sirios, libaneses y palestinos cristianos, arribaron a Colombia; entre ellos, los hermanos Marun,
del Líbano; Meluk y Rumié, de Damasco, y Muvdi de Betjala(Fawcett de Posada L. , 1991). Como
afirman Vargas y Suaza (Vargas, 2007), en este periodo relativamente corto, estos primeros
inmigrantes, pasaron del rechazo a la integración, una integración que se refleja hoy en la
participación de sus descendientes en todos los ámbitos de la sociedad colombiana y que fue
facilitada por los aportes de España en la Conquista.
De acuerdo con García:
La formación de la nación colombiana se produjo mediante una variedad de influencias que
tienen su arraigo en la España conquistadora, y han dejado huellas culturales importantes.
Parte de estas huellas, tiene que ver con una fuerte influencia morisca y judía que llegó en la
época de la Conquista y que ha generado los factores de tipo histórico y cultural que
permitieron a los inmigrantes provenientes del Medio oriente en épocas posteriores y aún
en los momentos de mayor exclusión religiosa, encontrar elementos compatibles entre el
discurso hegemónico y sus discursos particulares, es decir, mecanismos de negociación y
diálogo cultural que los integró a la nación colombiana, y les permitió incluso destacarse en
todos los ámbitos, tanto económico, como político y cultural(García, 2007, pág. 138).
La emigración masiva de cristianos del territorio sirio bajo dominio otomano; y de Siria, Líbano y
Palestina bajo los mandatos británico y francés, estuvo determinada principalmente por
consideraciones económicas, aunque también influyeron razones políticas, sociales y religiosas.
… Colombia y otros países de América, eran percibidos como tierra de oportunidades, un
escape a problemas económicos y a presiones demográficas, un refugio contra
persecuciones sociales y religiosas y una manera de evadir el servicio militar(Fawcett de
Posada L. , 1991).
Es claro que los primeros sirios y libaneses que migraron, no consideraron a Colombia como su
primera opción sino que tenían como primer destino Norte América, Argentina o Brasil, de los que
tenían referencias, pero por prácticas inescrupulosas de algunas Compañías Marítimas o por
casualidad, arribaron a Sur América. (Fawcett de Posada L. , 1991).
En un primer tramo los inmigrantes viajaban por vía marítima entre Beirut o Trípoli hasta Marsella,
en barcos que en su mayoría eran de la Compagnie Generale Transatlantique Française. En esta
ciudad francesa la misma empresa naviera o a través de intermediarios les organizaban el segundo
tramo del viaje, con destino final América: “arbitrariamente, o conforme a sus conveniencias en
materia de cupos, disponía el destino final, en el Nuevo Mundo, de aquellos pasajeros”. (Viloria de
la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003, pág. 21).
Esa fue la primera ola migratoria, como se registra anteriormente, que terminó en 1930. La
creación del Estado de Israel, acabada la II Guerra Mundial, produjo la segunda ola migratoria, esta
vez mayoritaria de palestinos. Muchos años después, la guerra civil del Líbano daría origen a la
tercera ola.
Las familias ya asentadas, casi todas muy bien establecidas, trajeron a primas, primos, hermanas,
hermanos, tías, tíos, sobrinas y sobrinos.
…Elías Saer Kayata,… había escuchado en Damasco de las fabulosas oportunidades que se
abrían al otro lado del Atlántico, aunque en ese entonces sólo se oía hablar de tres países:
Estados Unidos, Argentina y Brasil. El regreso a Damasco de unos parientes que habían
probado fortuna en Colombia, y sus relatos sobre las bondades del país entre ellas, la
posibilidad de vivir bajo un régimen democrático y lejos de la represión del imperio
otomano, ofrecieron a Saer Kayata y a un grupo de amigos otros horizontes. Así, el 1o de
agosto de 1924 Elías Saer Kayata desembarcaba en Puerto Colombia en compañía de José
Bechara, Nicolás Char y Miguel y Abraham Saker. Saer Kayata siguió a Barranquilla, y de allí
se trasladó primero a la casa de una tía en Cereté y después a Ciénaga de Oro. Un año más
tarde, su hermano Teófilo abandonaba a Damasco para seguir también sus pasos. En 1929,
Elías y Teófilo Saer convencían a otro miembro de la familia que residía en Nueva York de
que en Colombia tendría mayores oportunidades económicas que en los Estados Unidos. Y
pronto los tres hermanos Saer se establecían en Cartagena, la sede de una nueva sociedad
familiar(Fawcett de Posada L. &., 1992).
La inmigración de familiares fue frecuente. Así, los Abuchar, primeros en llegar al Chocó, eran tíos
de los Meluk; los Chaljub eran cuñados de los Char; Elías Saer, familiar del señor Bechara Saer que
ya vivía en Cartagena, llegó a Colombia en 1924 junto con sus primos Miguel y Abraham Saer y
sus amigos José Bechara y Nicolás Char.
Una de las razones que con frecuencia citaron los primeros inmigrantes para traer a sus familias
fue el alto costo que tenía el envío de dinero a sus familiares en los países de origen. En carta de
Elias Muvdi dirigida al Ministerio de Relaciones Exteriores en Colombia, (citado por (Vargas P. , s.f.,
pág. 207)).
[…] mis citados parientes tienen fondos en mi poder, pero como las disposiciones de control
de cambios hacen dificultoso el envío de dinero, hemos resuelto tanto yo como ellos que
vengan a esta ciudad a fin de que reanuden los negocios que aquí tenían establecidos y para
que los niños puedan cursar sus estudios en los planteles de este país […].
Más adelante, como conclusión, Vargas afirma “como puede verse, resultaba más barato trasladar
a los familiares a Colombia, que enviarles las remesas; sin duda, esta disposición aumentó la
inmigración al país”(Vargas P. , s.f., pág. 207).
Una vez en el país, la gran mayoría sin dinero o con muy poco porque lo habían perdido en el
juego, durante la travesía, pero con algunas mercancías que traían del Líbano (la mayoría provenía
de ese país) o de Siria (otro grupo menor) comenzaron a comerciar puerta a puerta, dando las
mercancías a crédito y poco a poco lograron amasar una pequeña fortuna como para establecer
almacenes en pueblos pequeños, medianos y grandes. Pocos colombianos nacidos en pueblos de
la Costa Norte, del Valle del Cauca, de la zona cafetera, de los Santanderes y de Cundinamarca, son
aquellos que no tienen el recuerdo de los almacenes de los libaneses, denominados ‘turcos’, como
describe en su relato el señor Lakah. Hasta en Antioquia donde su presencia no es muy
significativa se encuentran apellidos árabes. Muchos se asentaron en esos remotos pueblos, pero
mandaron a estudiar a sus hijos y, en algunos casos, a las hijas, en las capitales. Como no tenían
muchos recursos trataban de no gastar demasiado y por eso adquirieron fama de ‘tacaños’, se
fundieron en la sociedad que los acogió de tal manera que no les enseñaron a sus hijos el idioma.
No es posible estimar cuántos árabes llegaron a Colombia, ni conocer con precisión su origen ya
que fueron registrados indistintamente como turcos, otomanos, sirios o árabes(Viloria de la Hoz,
Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003, pág. 24) . Esta dificultad también es señalada
por Vargas y Suaza:
“Aunque la prensa regional registra de una u otra manera la presencia de levantinos en el
país desde 1884, la información oficial comienza a producirse a partir de 1910. En el archivo
de visas del Archivo General de la Nación de Colombia, para el periodo comprendido entre
1910 y 1930, se encuentran 95 registros de sirios, libaneses y palestinos. De estos, el 82,1%
son hombres y el 17,9% mujeres, y el 34% tienen origen en el Líbano, el 33,7% en Siria y el
31,6% en Palestina” (Vargas P. y., 2007, pág. 79).
Fawcett de Posada, por su parte, indica que no es posible precisar el número de árabes que
llegaron a Colombia, por lo que es más apropiado hablar de un flujo sostenido entre 1890 y 1930.
En 1930, uno de los primeros años para los que hay cifras confiables publicadas, solo unos 300
libaneses, palestinos y sirios, llegaron a Colombia a los puertos de Barranquilla, Buenaventura y
Cartagena. Las cifras de 1931 son similares. Las posteriores, comienzan a disminuir (Fawcett de
Posada L. , 1991, pág. 13).
Distintas investigaciones coinciden en afirmar que los primeros inmigrantes sirios libaneses,
fueron en general hombres jóvenes solteros.
Por lo general los primeros inmigrantes árabes eran hombres jóvenes, que viajaban solteros y sin
familia, con la idea de trabajar duro, llevar una vida austera que les permitiera ahorrar. Además, la
mayoría era gente sana y trabajadora, aunque de bajo nivel cultural. No hay que llamarse a
engaños: estos inmigrantes no eran ni médicos ni abogados ni industriales, pero si tenían un
entendimiento ancestral del comercio superior a la media de la población colombiana.
Se debe tener en cuenta que estos jóvenes venían de una cultura de carencias en la que se
les enseñaba desde pequeños a guardar el equilibrio entre la abundancia y la escasez:
durante la cosecha se consumía lo necesario y se guardaban los excedentes, a la espera de
las estaciones o los períodos que traían consigo la falta de alimento o de producción. Esta
costumbre creó en los pueblos semíticos (árabes y judíos) un alto sentido del ahorro, que en
otras latitudes es visto como avaricia (Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas
del Río Sinú, 2003, pág. 22).
Con relación a la migración, distribuida por géneros, Vargas (s.f., pág. 226) afirma:
Durante la segunda oleada, el ingreso de árabes al país siguió siendo mayoritariamente
masculino. El porcentaje de hombres en 1940 fue del 66,7%, en 1950 del 55% y en 1960 del
91,5%. El período comprendido entre 1961 y 1980 mantuvo el mismo patrón.
En general, el recién llegado disponía de pocos recursos económicos, y llevaba comúnmente una
maleta llena de mercancías para comenzar una vida de buhonero. A pesar de ello, muchos
hablaban italiano o francés, lo que les daría luego ventajas importantes frente a los comerciantes
locales, como se verá más adelante. Frecuentemente, estas mercancías habían sido adquiridas
durante su viaje a Colombia.
El relato de Enrique Yidi sobre su familia, ilustra lo anterior:
…mi familia emigró en 1911 de Palestina, ciudad de Belén. La salida de mi familia paterna,
los Yidi, se debió al reclutamiento por parte de los otomanos de los jóvenes mayores de 15 o
16 años para que prestaran servicio militar en Turquía. Mi abuelo se vino de 15 años porque
ya había sido seleccionado para el ejército. Él se embarcó en el puerto de Yafa y vino rumbo
a Suramérica, exactamente a Colombia, porque un tío de él había llegado unos años antes y
era su único contacto. En Puerto Colombia se reunió con el tío, quien lo acogió y montaron
negocios juntos. Así fue como se radicó la familia Yidi en Colombia.
…Cuando mi abuelo llegó, trabajó con el tío en ventas ambulantes e iban a Ciénaga,
Fundación, Barranquilla y luego abrieron un almacén en Barranquilla, de artículos
importados y nacionales. Con el tiempo se independizó y abrió una perfumería, luego un
almacén de importaciones, ferreterías, encajes y más adelante formó una empresa,
Industrias Yidi1, pionera en Suramérica en la fabricación de cremalleras(Yidi, Sueños de
nácar, 2010) .
1
Información actualizada de esta empresa puede consultarse en www.induyidi.com
Esta historia parece repetirse en otros países de América. Así, en la entrevista realizada por
Vitar(Vitar Mukdsi, 2007), N.N., venezolana, hija de sirio druso, relata:
Mi padre se inició como marchante. Él llega, busca a la colonia árabe y los árabes protegen
a los recién llegados, le prestan material con un margen de ganancia, y él los sale a vender a
pie, a la calle, y a pagar, hasta que por fin se pudo instalar su almacén. (Vitar Mukdsi,
2007).
No es el caso de todos; algunos como Tufik y Amín Meluk contaban a su llegada con capital
para invertir inmediatamente y fundaron la sociedad A. & T. Meluk en Quibdó, que se
convertiría rápidamente en la más importante de todas. (González Escobar, 1997).
El patrón de inmigrante hombre joven soltero, pronto fue cambiando, en la medida en que
empezaron a llegar los parientes y cuando muchos de los jóvenes se casaron escogiendo sus
esposas entre miembros de la comunidad local, o de sus ciudades o pueblos de origen al
retornar a ellos en alguna visita.(Fawcett de Posada L. , 1991).
Los primeros inmigrantes llegaron por Puerto Colombia y muchos de ellos se asentaron en
ciudades de la costa Caribe colombiana y en las riberas de los ríos Magdalena, Sinú y Atrato. Hoy
se encuentran asentamientos de árabes a lo largo y ancho del país, con la notoria excepción de
Antioquia, donde, al parecer, por sus dotes inigualables para el comercio, no fueron bien
recibidos, por considerarse que podrían hacer competencia desleal a los comerciantes locales.
Los libaneses, palestinos y sirios se establecieron en casi todas las partes populosas del país
con excepción del departamento de Antioquia […] Después de su arribo en el norte, muchos
inmigrantes fijaron su residencia permanente en la Costa, no solamente en Barranquilla,
Cartagena, Santa Marta, sino en muchas poblaciones de la región […] otros inmigrantes se
movieron hacia el interior del país, algunos siguiendo hacia el sur el curso del rio
Magdalena, se establecieron en pueblos ribereños, Calamar, El Banco, Girardot, Honda […]
Otros continuaron hasta la capital. Otros se dirigieron hacia las provincias de Bolívar,
Córdoba, en el oeste, y a través de Antioquia y Caldas hacia el Valle del Cauca, cuya capital,
Cali, recibió buen número de inmigrantes sirios-libaneses. (Vargas P. y., 2007, pág. 80).
Las condiciones favorables que presentaba Colombia para la inmigración árabe, también son
destacadas por Louise Fawcett de Posada: “Con seguridad, los inmigrantes sirio – libaneses en
Colombia podrían encontrar muchas similitudes con sus propias sociedades en términos de
religión, concepto de la familia y otras costumbres sociales” (Fawcett de Posada L. , 1991).
El proceso de adaptación de los primeros inmigrantes fue arduo y estuvo en ocasiones
teñido de actitudes discriminatorias. El idioma, el clima y las costumbres diferentes
constituían un reto considerable para los recién llegados; algunos de ellos, prefirieron
ocultar sus dificultades para no desanimar a sus familiares o prometidas a venir al país. El
mismo Elías Saer confiesa que cuando regresó a Damasco en 1933 a casarse, prefirió no
contarle a su futura esposa las dificultades por las que pasó en Colombia (Viloria de la Hoz,
2003, pág. 50).
El desconocimiento del idioma fue tal vez la barrera más difícil de superar. Sin embargo, la
necesidad de adaptarse, hizo que prevaleciera el sentido pragmático.
“Si no hay posibilidades de volver lo mejor es ponerle al mal tiempo buena cara, aprender el
idioma y empezar a comerciar.” (Vargas P. y., 2007, pág. 68).
Este pragmatismo se ve bien reflejado en la actitud de Jorge Baladi, citada en Viloria, cuando, al
día siguiente de haber llegado a Cartagena procedente de Beirut y sin entender una sola palabra
de español, se encontraba al frente de una tienda despachando a clientes que le preguntaban por
artículos y precios en su ‘costeñol’ característico. :
“La única preocupación mía de los primeros días fue apuntar los precios y aprender el
nombre de los artículos; pasaba todo el día con una libreta apuntando el nombre del artículo
en español y al lado en árabe o en francés”. (Viloria de la Hoz, 2003, pág. 26).
Muchos de los primeros inmigrantes, decidieron olvidar su lengua, como una manera de atacar la
nostalgia por la imposibilidad del retorno, debida a las condiciones sociales y políticas de sus
países de origen. Otros, para no ser objeto de burlas, en especial los de la segunda generación,
cuando iniciaron su educación; muchos de ellos hoy, aspiran a recuperarla. Debe anotarse sin
embargo, que los inmigrantes musulmanes más recientes, especialmente a Maicao y San Andrés,
conservan aún la lengua.
[Mi abuela] me hablaba en árabe, pero yo le respondía en español porque en el fondo tenía
miedo de que si establecía contacto con sus palabras se me iba a contagiar su tristeza, iba a
ser presa de la enfermedad de las nostalgia. Amaba su ternura y su tibieza, pero tenía miedo
de sus fantasmas y tormentas. (Vargas & Suaza, 2007).
Distribución geográfica y asentamiento
“…aceptación y adaptación a la cultura local y el circunstancial debilitamiento de la propia,
manteniendo la latencia de su vigor cultural. Otra expresión es la que da cuenta del proceso
de consolidación socio económico y cultural de la población inmigrante ante la sociedad
receptora. (Slebi Moisés, 2003)”
Hasta 1905 no se encontraba en los censos la variable de población extranjera; en el de 1912 ya
aparece que esta representa el 0,2% del total y que se encuentra principalmente concentrada en
los departamentos de Norte de Santander, Bolívar y Atlántico. Es de resaltar que este censo no
consideró los datos del Magdalena que por su ubicación geográfica muy seguramente contaba con
una población extranjera significativa.
Quizá los investigadores más importantes en lo que hace referencia al tema de asentamientos
árabes en Colombia son Fawcett y Posada Carbó. Y es precisamente de sus estudios de los que
derivaremos la columna vertebral de este capítulo sobre el asentamiento árabe en Colombia.
Fawcett y Posada, intentan clasificar el asentamiento árabe en nuestro país dependiendo de la
nacionalidad de los inmigrantes.
La comunidad libanesa, por ejemplo, se distribuyó en proporciones similares en casi toda
Colombia: Se la encuentra en buen número en Barranquilla, Cartagena y Cali y es la predominante
en casi todas las zonas, excepto en Barranquilla y Santa Marta, donde los palestinos son la
mayoría.
Hay también presencia palestina en otras poblaciones, pero su número, es a menudo menor. Las
comunidades de origen sirio están menos esparcidas, aunque son el segundo grupo de
inmigrantes más importantes (después de los libaneses) de Bogotá y Cartagena”. (Fawcett &
Posada Carbó, 1998).
De acuerdo con estos autores uno de los motivos por los cuales la costa Caribe atrajo un buen
número de inmigrantes, fue su relativa facilidad en cuanto a las comunicaciones y por tanto, sus
contactos con el mundo exterior. Con referencia a Barranquilla, que fue receptora de inmigrantes
de muchas partes del mundo, no solo de árabes, afirman que la atracción radicó principalmente
en las oportunidades económicas que para entonces ofrecía la ciudad y la movilidad social.
Adicionalmente, se encuentran colonias particulares de sirios, libaneses o palestinos en algunos
municipios pequeños o regiones de Colombia, como es el caso de algunos municipios de la costa o
de pueblos ribereños. A menudo provenían de un pueblo particular de Siria, Palestina o El Líbano.
Así, por el auge del banano, Ciénaga concentró una colonia significativa de libaneses provenientes
de Balul, mientras que en San Marcos y Ayapel se formaron colonias cuyo origen es Akkar.(Fawcett
& Posada Carbó, 1998)
Asentamientos árabes en la costa Caribe y San Andrés
Atlántico – Barranquilla
Barranquilla, es quizá la Meca de llegada, no solo de árabes sino de la mayoría de comunidades
que migraban y llegaban a nuestro país. Puerto Colombia, hoy parte del área metropolitana de
Barranquilla, era la puerta de entrada. En 1890 Barranquilla, centro comercial e industrial de alto
crecimiento, era la segunda ciudad después de Bogotá y su puerto, el más importante del país.
A finales del siglo XIX, Barranquilla, era la ciudad colombiana con mayor número de
habitantes extranjeros y lugar de residencia de un importante número de judíos
provenientes de las Antillas Holandesas, además de alemanes, italianos, cubanos,
norteamericanos, franceses, venezolanos, ingleses, sirios, libaneses y palestinos. En 1857,
fue inaugurado en la ciudad, el Cementerio Universal, que incorporó los cementerios
católico, protestante y judío, anteriormente separados(Fawcett & Posada Carbó, 1998).
Su privilegiada ubicación geográfica, permitió que en 1904, Musa Abuchaibe, convirtiera a la
ciudad en el trampolín de negocios para muchos de sus compatriotas. Originario de Betyalá
(Palestina), Abuchaibe descubrió en Barranquilla el escenario perfecto para hacer negocios.
Además -según lo expresa Camargo (2004), citado por Gamero- de la facilidad para movilizarse y
mercadear los productos de una forma rápida y eficiente, el ambiente era tan agradable que no
tardaron en hacerse presentes otros palestinos o sirio-libaneses, quienes acapararon el mercado
con peines, espejos, hilos, artículos para bordar, telas, botones y demás accesorios de costura y
arreglo para el hogar, así como … cosméticos, perfumes, collares y cremas para el cuidado de la
piel, impulsando una nueva forma de hacer empresa en la región. (Igirio Gamero, s.f.)
Por otra parte, y de acuerdo con el trabajo de Slebi (2003), en el contexto de la costa Caribe,
Barranquilla es el escenario más favorable para la penetración de nuevas culturas, al ser puerto
marítimo y fluvial. De acuerdo con Zambrano Pérez(Zambrano Pérez, 1998), citado por Slebi, “En el
siglo XIX, la ciudad se convierte en el puerto más importante, al facilitar mejor que Santa Marta y
Cartagena, la vinculación entre el mar y el río con fines comerciales”.
El estudio de Slebi, destaca que en Barranquilla,
Ha existido desde siempre una marcada predisposición por aceptar lo foráneo sin mayores
prevenciones, entre estos, las colonias sirio- libanesas y palestinas, poseedoras de una experiencia
comercial acumulada, razón por la cual pudieron estar al frente de los procesos políticos,
económicos y socioculturales que transformaron a Barranquilla. (Slebi Moisés, 2003)
Finalmente, es de destacar que el nivel de inserción de estas comunidades ascendió hasta las los
niveles de que encontramos dirigentes de primer orden de la ciudad y hacia afuera:
“El posicionamiento socioeconómico de los árabes en el departamento coincide con el siglo
de su crecimiento, hasta alcanzar la dirección política del mismo con los siguientes
gobernadores: Fuad Chard Abdala (1984), Edgardo Sales Sales (1987), Alejandro Chard
Chaljud (2003), de igual manera los tempranos consulados honorarios de países árabes en
Barranquilla son prueba de este logro: Líbano (1952), Nicolás Saade Sarraf. RAU (1959) y
Egipto (1962), José M. Daccarett Abuhmud. Jordania (1963), Afif Simón Jacir. Siria (1971)
Issa Sabbag Issi” (Yidi D., 2007, pág. 6)
Maicao
Maicao es una población de 115 mil habitantes ubicada al norte del país en el Departamento de
La Guajira… Los afro guajiros, los indígenas wayúu, los mestizos, los costeños, los nacionales del
interior del país y los árabes descendientes, hacen parte del cuadro local conformado por pueblos
y grupos humanos que han venido construyendo identidad, tradición, ciudad y nación en la
frontera nororiental con Venezuela(Arismendi Morales, 2008).
Los árabes que llegaron a Maicao en 1940 (eran en su mayoría musulmanes sunitas, con algunos
drusos y chiítas, así como cristianos ortodoxos y maronitas), encabezados por las familias
Abuchaibe, Hanni, Amastha, Segebre, Awad, Nader, Malof, entre otros, echaron raíces en estas
tierras, hasta construir uno de los aportes étnicos de notable presencia en la vida económica de
esta región.
Para preservar su identidad construyeron en 1997 la mezquita de Maicao, que es sin duda el
principal atractivo de la ciudad; es la segunda en tamaño en Suramérica. Hoy en día el 80% del
comercio formal de la ciudad está en manos de ciudadanos libaneses, sirios o palestinos.
Lorica
Por su ubicación geográfica, Lorica fue el primer puerto en importancia sobre el río Sinú desde
finales del siglo XIX hasta la década de 1950. En su población predominaron los inmigrantes
libaneses, y en segundo lugar los sirios, quienes ingresaban al país por Cartagena o Puerto
Colombia, hacían la ruta por mar hasta la bahía de Cispatá, remontaban el río Sinú y se establecían
en los diferentes pueblos ribereños.
Fue tal el número de comerciantes sirio-libaneses asentados en Lorica desde las primeras décadas
del siglo XX, que la población fue llamada jocosamente por el escritor David Sánchez Juliao “Lorica
Saudita”.(Igirio Gamero, s.f.)
El dominio comercial de los sirio-libaneses en esta población era tan evidente, que en 1914 sólo
dos comerciantes colombianos introducían mercancía a Lorica: las telas y demás artículos están en
manos de la colonia siria.
Quizá el rasgo cultural más interesante que podemos rescatar de esta población, fue revelado por
Viloria:
“…Para la misma época un viajero británico encontró que lo más común en esta población
sinuana era escuchar conversaciones en idioma árabe…" (Viloria de la Hoz, Lorica, una
colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003)
En esta, como en otras regiones colombianas los inmigrantes sirios, libaneses y palestinos
monopolizaron el comercio a través de sus tiendas desde la primera década del siglo XX.
“Industriosos e inteligentes, fácilmente eclipsan a los nativos de Colombia como tenderos; ocupan
la misma posición que tienen los bengaleses en el África Oriental”.(Igirio Gamero, s.f.)
La casa comercial ‘Jattin Hermanos’ inició actividades en Lorica en la década de 1890. Además de
comerciantes en general, eran ganaderos, propietarios de una fábrica de velas y de la fábrica de
jabones La Siria, compraban toda clase de frutos del país y vendían mercancías importadas.
Por su parte, el libanés Checry S. Fayad organizó su casa comercial hacia 1900. Además de
comerciante, Fayad tenía fábricas de jabón, de curtiembres, era ganadero y agente de las lanchas
Damasco y Sinú" (Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003).
Como se verá más adelante, Lorica también fue cuna de uno de los más importantes
conglomerados económicos del país: el Grupo Empresarial Olímpica.
Sin embargo, la gran actividad económica de Lorica, empezó decaer hacia la mitad del siglo XX.
"La decadencia comercial de Lorica se hizo evidente en la década de 1950, en la misma
época en la que se creó el departamento de Córdoba, con Montería como capital, y se
construyeron las carreteras troncales. Ante el estancamiento de las poblaciones del Sinú
como Lorica, Ciénaga de Oro o San Bernardo del Viento, muchos de los comerciantes de
origen árabe se marcharon a las ciudades de mayor progreso como Barranquilla, Cartagena
e incluso Montería. (Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003,
pág. 47).
Corozal y Sincelejo
Corozal es un municipio del departamento de Sucre en Colombia, ubicado a 10 minutos de la
capital, Sincelejo. No siempre Sincelejo tuvo mayor importancia que Corozal. Entre los años 1833 y
1850 la parroquia de Sincelejo formó parte del Noveno Cantón de la Provincia de Cartagena, que
tenía como cabecera a la ciudad de Corozal (Viloria de la Hoz, Ganaderos y comerciantes en
Sincelejo, 1880 - 1920, 2001). A partir de 1850 Sincelejo fue elevada a la categoría de Cantón,
situación que generó en su población entusiasmo y dinamismo. Sincelejo perdió su condición de
cabecera en 1857, cuando pasó a formar parte del departamento de Corozal. Entre 1860 y 1910
tanto Corozal como Sincelejo se convirtieron en cabeceras de sus respectivas provincias. Al
promediar el siglo XIX, se acentuó el predominio de Sincelejo sobre Corozal, como resultado de la
apertura del camino a Tolú y el comercio a través de este pueblo.
Atraídos por el negocio del tabaco, hacia 1860, se establecieron en la región, alemanes,
holandeses de Curazao, italianos, ingleses y franceses como Abraham Wolff, Juan Federico
Hollmann, Evaristo Sourdís, Antonio Volpe, Danouille & Wessels y Adolfo Held, entre otros.(Viloria
de la Hoz, Ganaderos y comerciantes en Sincelejo, 1880 - 1920, 2001). Los alambiques
tradicionales y el negocio de la ganadería, por su parte, estuvieron principalmente en manos de
nacionales.
Una de las primeras familias libanesas establecidas a Sincelejo y su área de influencia fueron
los Chadid (los hermanos Pedro y José Chadid Raide), quienes llegaron primero a Cartagena
en 1895, y en los años finales del siglo XIX se radicaron en Sincelejo. En 1898 llegó su
hermano Fortunato,…, y luego María, Martha, Simón y Juan Chadid Raide, en 1904. Entre
1918 y 1920 siguieron llegando a Sincelejo otros miembros de la familia, como Venut, Futtin
con sus tres hijos, y Sade, la madre de los Chadid Raide(Viloria de la Hoz, Ganaderos y
comerciantes en Sincelejo, 1880 - 1920, 2001, pág. 67).
Solo José se casó con una colombiana, Cristina Buelvas. El matrimonio Chadid Buelvas se
estableció en Colosó, que en 1840 era un pequeño caserío, pero que en las décadas siguientes
atrajo a numerosos nacionales y extranjeros gracias a sus riquezas naturales como quina,
bálsamos, zarzaparrillas, tabaco y ganadería. Durante mucho tiempo, grandes cantidades de estos
productos se exportaron hacia Europa.
Las redes familiares, comerciales y políticas de los hermanos Chadid Raide se
complementaron con otros libaneses de Tannurine que llegaron a Sincelejo a principios del
siglo XX, como sus primos en primer grado Antonio Harb (Guerra) Chadid y Antonio Dájer
Raide(Viloria de la Hoz, Ganaderos y comerciantes en Sincelejo, 1880 - 1920, 2001, pág. 71).
Los libaneses que se establecieron en esta zona, pronto ampliaron sus actividades, pasando del
comercio a incursionar en la industria, la agricultura y la política, como es el caso de la familia
Guerra (Harb).
Las hermanas Chadid Raide también se casaron con libaneses: Venut con Jacob Quessep; María
con Felipe Name (abuelos del político liberal costeño José Name Terán); Futtín con José Name
(hermano de Felipe); y Martha con Antonio Samur.
Hacia 1920, además de la casa comercial ‘Chadid Hermanos’, se encontraban otros sirio-libaneses
como Arturo Samur, Arturo Elías o ‘Mebarak Hermanos’ que manejaban grandes empresas
comerciales.
Otros sirio-libaneses se establecieron en Sincelejo, como José Bitar hacia finales del siglo XIX y
Arturo Elías en 1901. (Viloria de la Hoz, Ganaderos y comerciantes en Sincelejo, 1880 - 1920,
2001).
Mompox.
Santa Cruz de Mompox fue fundada en 1540 por el gobernador de Cartagena de Indias, Juan de
Santa Cruz, de quien adoptó su nombre. Contó con una población conformada por españoles,
mestizos, esclavos de origen africano y cimarrones, quienes desplazaron a los indígenas de la
región.(Igirio Gamero, s.f.)
Durante la Colonia fue punto importante de las comunicaciones fluviales entre el puerto de
Cartagena y el interior del país y creció exclusivamente sobre una de las riberas del río adyacente.
Razón por la cual fue tan atractiva para el asentamiento de las actividades comerciales de algunas
familias árabes, que inicialmente entraron por Barranquilla y luego por barco llegaron a Magangué
y de ahí siguieron hasta su destino final Mompox.(Igirio Gamero, s.f.)
Los primeros inmigrantes eran palestinos, quienes llegaron a las tierras momposinas motivados
por amigos y familiares ya establecidos en la región. Dentro de este grupo de familias se
encuentran: Moisés Abuabara y su esposa Teresa Laraché de Abuabara, Juan Abuabara, Felipe
Bichara, Salomón Sirene, Juan Abraham Manzur, Hazbún y los Dau de origen libanés (Eddie Dau),
[...] quienes conservan sus almacenes de telas importadas y otros tienen negocios de abarrotes y
víveres.(Igirio Gamero, s.f.)
Banco, Magdalena
Este puerto sobre el Río Magdalena, fue fundado por José Domingo Ortiz, el 2 de febrero de 1680,
donde habitaron los indígenas Chimilas. A la llegada de los españoles fueron sometidos y
expropiados de sus tierras dando paso a la fundación conocida con el nombre de Nuestra Señora
de la Candelaria de El Banco, elevado a la categoría de municipio en 1871.(Igirio Gamero, s.f.)
En 1915 arriban los primeros inmigrantes libaneses, italianos y alemanes. Esto explica por qué el
comercio incipiente de El Banco estuvo en manos de apellidos libaneses (quienes hasta la fecha se
dedican al comercio de telas importadas), cuyos negocios lucían tablillas con apellidos como
Bayter, Bechara, Lissa, Sarquis, Saad, Maida, Mattar, Namen o Fraija.
Con los libaneses también llegaron italianos como Dizeo, Pisciotti, Galeano, Sesso, Laino. Hubo una
característica particular en esta ciudad y fue que los libaneses se conservaron puros étnicamente,
mientras que los italianos cruzaron sus apellidos con los naturales de la región. (Igirio Gamero, s.f.)
Ciénaga, Magdalena
La idea del ‘oro verde’ permitió que inmigrantes de variadas nacionalidades se asentaran en esta
población del departamento del Magdalena, que por estas épocas (finales del S. XIX hasta
mediados del S. XX) era uno de los pueblos más prósperos por la bonanza bananera.
Todas las poblaciones de la Zona y Santa Marta sintieron el influjo dinamizador del boom en las
exportaciones de banano. Sin embargo, debido a su ubicación a la entrada de la Zona Bananera,
Ciénaga fue tal vez la población que reflejó mejor lo que fue el auge económico, un tanto
desordenado, vivido entre fines del XIX y 1929 en esta área de Colombia.(Igirio Gamero, s.f.)
El auge de la zona, atrajo a un grupo de inmigrantes árabes (palestinos, sirios y libaneses), en su
mayoría dedicados al comercio al por menor. Entre ellos se destacan los Barake, Bendek, Hani,
Cotán, Slait, Hasbun, Yacamán, Jassir, Bichara, Iza, Nasser, Abudinen y Abdala.
En 1964 el Reverendo padre Carlos Rivas anuncia la apertura del Colegio Salesiano ‘San Juan
Bosco’, gestionado por la educadora Isabel Aarón de Martínez Zuluaga, descendiente libanesa, que
contribuyó con la educación del Municipio. De igual forma, el 26 de enero de 1975, se crea
mediante Acuerdo Municipal el Instituto Nacional de Formación Intermedia Profesional (Infip), por
gestión del reconocido médico doctor Anuar Barake, que posteriormente fue inaugurado el 23 de
junio de 1982 por el Presidente de la República Julio César Turbay Ayala.
San Andrés
Entre los primeros árabes que llegaron a San Andrés, atraídos por la declaratoria de puerto libre
de la isla durante el gobierno del General Rojas Pinilla se encuentran Joseph Tabet (Barbur
Hermanos), Nicolás Zaher, Julio Harb (el negro), Manuel y Nagib Fakih, Nicolás Jackaman,
Mohamed Harb (el blanco) Alejandro Jamis, Nicolás Amashta, Bichara Costa, Ali Zabian, Alfredo y
Adel Darwich, Ali Waked, Emilio Antun, Alfredo Said, Salomón Zardibia, Fuad K. David, Yousef
Housni, Elias Manzur y Yousef Barhum (Zogby).
Y después de los primeros, vinieron los Issa, los Saleh, los Facuseh, los Saker, los Salama, los
Chauchar, los Wazir, los Maliki, los Jacobo, los Onissi, los Gacham, los Hendaus, los Harati, los
Ibrahim, los Ismael, los Melhem, los Neji, los Okde, los Rahal, los Al Zogbi, los Ramadan, los
Soueiden, los Taha, los Tannir, los Yousef , los Zeeni y los Abi Khalil, entre otros. Los libaneses
provienen por lo general del valle de la Becaa. Entre todos los árabes, pocos cristianos (Jackaman,
Abiantun, Abi Khalil, Facuseh, Jacobo, Muallem, ) y drusos (Zabián, Onissi, Wazir), la mayor parte
profesan el islamismo.(Zogby)
La mayoría, si no todos, llegaron de Barranquilla. Los más recorridos en los negocios, -como Zaher,
quien poseía una tienda de comestibles del Medio Oriente en la zona del mercado de esa ciudad visualizaron con gran sagacidad la proyección económica que tendría la isla , mientras que otros
simplemente encontraron la oportunidad de cambiar el agotador recorrido diario que hacían por
barrios y pueblos cercanos del Atlántico colocando cortes de tela pagaderos en cuotas semanales
de cinco pesos, por perspectivas más atractivas en una isla de la que les acababan de hablar. (Igirio
Gamero, s.f.).
Los árabes fueron pioneros del comercio en San Andrés como lo habían sido de muchas ciudades
de la costa. No se espantaron con la aridez de pueblos como Maicao o el calor infernal de
Fundación, menos le iban a temer a lo que los colombianos ya empezaban a considerar como el
paraíso del Caribe. Hábiles y trabajadores de sol a sol, montaron al debe sus almacenes
aguantando privaciones nada extrañas para ellos, mientras consolidaban el primer capital propio.
Unos, más arriesgados, como Jackaman y Costa, construyeron hoteles (El Dorado, Mónaco) en
terrenos cedidos en comodato, una modalidad hasta entonces desconocida, mediante la cual el
isleño propietario cedía el lote por determinado número de años (20 por lo regular) y en
compensación, encima del almacén les construían vivienda, debiendo revertir todo lo edificado a
la expiración del plazo pactado.(Igirio Gamero, s.f.)
Entre 1980 y mediados de la década siguiente, los árabes vivieron la época más floreciente. La
colonia, predominantemente islámica, llegó a tener casi 700 miembros, incluyendo niños. En 1988,
por gestión de un grupo liderado por Saíd Waked construyeron la mezquita que se ha convertido
en símbolo de su raza.(Igirio Gamero, s.f.)
A estas alturas ya la comunidad árabe no es tan numerosa. La recesión económica y las facilidades
con que pueden adquirirse artículos importados en el continente, se confabularon para provocar
el éxodo de muchos en busca de fortuna en otros lugares.
La cultura árabe fue intercambiándose a través de los niños en los colegios, de los festivales
gastronómicos y de la solidaridad de la comunidad árabe ante las necesidades de los isleños. La
comida libanesa, por ejemplo, es conocida por los isleños y como en el resto del mundo, el quibbe
se popularizó y se encuentran en las fritangas playeras. Los árabes ya asentados con criterio de
permanencia matricularon a sus hijos en escuelas locales. La mayoría estudiaron primaria y
bachillerato en los colegios Sagrada Familia, Adventista, Bolivariano y algunos en colegios
Bautistas.
Brotes de xenofobia y discriminación
Afirma Pilar Vargas que cuando los árabes llegaron fueron recibidos bajo condiciones adversas y
con brotes xenofóbicos en su contra; y que en los primeros años de la década de los años 20 [del
siglo XX] médicos, filósofos y políticos se unieron para rechazar todo lo que tuviera visos
extranjeros(Vargas A., 2006).
Las teorías eugenistas, desarrolladas por Sir Francis Galton en Inglaterra entre 1860 y 1870 que
proponían una selección artificial de seres humanos, fueron acogidas en Colombia por varios
intelectuales de la época, entre ellos, Luis López de Mesa, Miguel Jiménez López y Rafael Bernal
Jiménez. Las discusiones sobre cuáles eran las características deseables de una raza colombiana
en formación, fueron entonces ampliamente discutidas. Las opiniones sin embargo, favorecían la
inmigración de blancos, preferiblemente europeos.
Los siguientes apartes del libro Los árabes en Colombia de las referidas autoras, ilustran lo
anterior.
“Lo que se discutía en términos generales tenía que ver con la idea de la degeneración física,
moral e intelectual de la raza colombiana. El ‘desmejoramiento de nuestra raza en
formación… por los numerosos elementos africanos e indígenas. Exhibe señales manifiestas
de inferioridad” (Vargas & Suaza, 2007, pág. 37).
Una de las formas de controlar el proceso racial degenerativo sería ‘promover una corriente
copiosa de inmigración de razas sanas, fuertes y disciplinadas por hábitos seculares de
trabajo y exentas, en cuanto sea posible, de las enfermedades sociales que están
determinando nuestra regresión (Herrera, 2001, pág. 124).
Para tal efecto, se establecen clasificaciones sobre cuál tipo de extranjero puede hacer parte
de corrientes migratorias hacia Colombia. Mientras más blanca la raza, mejor; mientras más
al norte viva, mejor. Se retoman, entonces, viejas representaciones discriminatorias sobre los
asiáticos, africanos, etc. Y se considera que estas razas pueden hacer más mal que bien.
(Vargas & Suaza, 2007, pág. 37)
En 1904 El Espectador, respondiendo a una columna de un periódico –no dice cual- en la que
se propone una ley para evitar la entrada de chinos y sirios al país, hace una defensa de los
derechos de éstos utilizando para ello argumentos que tienen que ver con la hospitalidad
como una virtud cristiana, por otros lado, considera lo siguiente: “no todos los pueblos
tienen unas mismas capacidades y virtudes ni iguales vicios y defectos; tampoco alcanzan un
mismo nivel en esas materias todos los miembros de una nación o todos los individuos de
una raza, ni hay razas, pueblos u hombres en quienes todo sea virtud o todo vicio, todo
aptitud o todo incapacidad (El Espectador, 1904, pág. 1)” (citado por Vargas & Suaza, 2007,
pág. 41).
En 1906, el diario El Porvenir de Cartagena, mediante una carta enviada por un lector,
expone un punto de vista completamente diferente: Por varias fuentes fidedignas he tenido
conocimiento de que por algunos puertos del Pacifico, han desembarcado ya algunos chinos
con ánimo de principiar a infestar nuestro territorio.
Como esta es una raza perniciosa bajo todos los aspectos, no solo por sus usos, costumbres y
vicios, sino aún más es una especie de langosta que azota el país en donde se establece,
siendo así que todos los países civilizados del mundo, con justa razón la repudian, y teniendo
yo conocimiento de que existe una ley especial que prohíbe terminantemente dicha
inmigración, espero que usted muy encarecidamente, digne llamar la atención del gobierno
sobre el particular, a fin de que, a la mayor brevedad, se dicten las medidas del caso para
evitar mayores males. Ojala usted se sirva excitar a la prensa del país para que cooperen con
su ayuda.
De usted atentamente, P.I. López. (El Porvenir, 1906, pág. 3)”, (Citado por Vargas & Suaza,
2007, págs. 41,42).
El periódico caleño Los Principios, en 1916, ve el problema de los extranjeros de la siguiente
manera: Que extranjeros, cuya inmigración es prohibida o limitada en los países civilizados
sean tolerados en el nuestro y que con grave perjuicio para los nacionales se les permita
establecer competencia en el comercio y a veces hasta monopolizarlo, pase; pero lo que sí no
puede pasar ni es siquiera explicable es que esos extranjeros, amén de los inconvenientes
apuntados, tengan la osadía y el descaro de abusar de la generosa hospitalidad que les da
un pueblo eminentemente católico para tratar de pervertirlo y corromperlo mediante el
fomento de la prensa impía y disociadora y el establecimiento de sociedades secretas que,
como la masonería, tiende directamente a atacar a la iglesia católica. Los principios, 1916
(citado en Vargas & Suaza, 2007, pág. 42).
En 1920, la concepción sobre los asiáticos no ha cambiado:
En cuanto a los asiáticos, sería nuestra salvación que se les cerrara la puerta del todo, ya
sean nipones, chinos o turcos. No queremos razas inferiores que adoren a un hombre como a
Dios., que no tienen la más ligera idea del individualismo moderno, que gastan 10 centavos
al día para comer, que abaratan el trabajo, que tienen los más bajos standard de vida
privada, y cuya sangre, al mezclarse con nuestra anomia tropical y con vuestra
intransigencia atávica, vendría a formar la más abyecta de las razas en la tierra…” El
Espectador, 1920 (citado en Vargas & Suaza, 2007, pág. 44).
En 1931 aparece una nota que es quizás la más hiriente, la más radical:
Las taras morales y atávicas a todos los turcos
Por raza y por temperamento son proclives al contrabando los turcos Jacobo e Isaac Levy.
Las causas prohibitivas para la inmigración turca en todos los países civilizados.
Descendientes de una raza inferior, los judíos Isaac y Jacobo Levy, raza pletórica de vicios y
de taras atávicas, lograron quizás bajo la ayuda de un tinterillo, obtener del gobierno de
Colombia, carta de naturaleza, son pues como se dice en el argot patriotero, nuestros
hermanos.
Para poder entrar a los Estados Unidos y a la mayor parte de los países europeos de
civilización avanzada, con los cuales necesitan comerciar en forma inescrupulosa y en
evidente perjuicio para el fisco nacional, requiérese indispensablemente la nacionalización,
este era un requisito sine qua non para que no fracasara la bochornosa industria del
contrabando. […]
De esta suerte estos asquerosos turcos, a quienes ya va señalando la opinión del
conglomerado social, como verdaderos carcomas comerciales de la localidad, se sustraían
igualmente al penoso examen al que someten las autoridades yanquis a todo infeliz
musulmán que arriba a sus eufóricas playas.
Entre las muchas taras atávicas, sujetas a los tratados de patología, que minan la raza de los
Levy, se encuentran la tracoma. Sintomatológicamente esta enfermedad, inherente a los
turcos y sirios en general, es de aspecto repugnante y de fácil contagio. […] El Periscopio,
1931 (citado en Vargas & Suaza, 2007, págs. 44,45).
…mi padre también era orgulloso y le gustaba crear sus propias reglas. Por eso cuando llegó
a Barranquilla no entendía por qué si él era descendiente de los fenicios, aquellos que se
inventaron el comercio y sobre todo el alfabeto, si había nacido en la tierra donde nació
Jesús, si hablaba árabe y francés, le ponían tantos problemas para entrar a Colombia.
Contaba que le habían puesto miles de trabas, exámenes médicos por si tenía lepra o
tracoma, certificados de solvencia económica, nombres de personas conocidas, y que él se
había negado y a pesar de eso le habían dado permiso de entrada. Como mi padre también
era inventor de historias, nosotros no le creíamos.” (Vargas & Suaza, 2007, pág. 47).
Algunos inmigrantes fueron objeto de discriminación y posteriormente, una vez su éxito
económico fue un hecho, de virulentos ataques. Tal vez, lo que más dolía a los inmigrantes, era
que se refieran a ellos como ‘turcos’, cuando justamente la ocupación otomana se hallaba entre
los principales motivos por los cuales habían tenido que abandonar sus tierras.
Por su parte el periódico El Espía muestra en sus diferentes ediciones, una posición excluyente
contra los árabes. Se queja su director de la hospitalidad colombiana, de las facilidades de créditos
para los inmigrantes y de la prosperidad de estos comerciantes:
“De la noche a la mañana aparece un señor Turco sentado a un escritorio, y en el frente de
su almacén se lee una tablilla con un nombre cualquiera y un apellido perfectamente
español2”.(Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003, pág. 29).
En varias regiones del país, el casarse con árabes, era visto como un descenso en la escala social:
Para muchas familias colombianas el hecho de emparentarse con un árabe se tomaba como
una baja en la escala social, como una especie de desafío racial y moral contra la sociedad,
ya que como hemos visto las reticencias con aquellos extranjeros que no fuesen europeos
eran muy notorias en el país.(Vargas & Suaza, 2007, pág. 147).
La entrada a instituciones de educación formal, también implicó un reto para los primeros
inmigrantes. El testimonio de Amal Abisambra demuestra lo anterior:
Cuando entré a estudiar a un colegio de monjas, me enfrenté de manera contundente al
hecho de ser diferente, mis compañeras no me decían Amal sino ‘La turca Abisambra’. Para
mí fue duro aceptar el apodo, ya que en mi casa había oído los horrores que los turcos
habían hecho a los sirios, palestinos y libaneses, por lo que ese apodo para mí era una
ofensa terrible. Con el paso del tiempo me acostumbré a él y a las burlas de mis compañeras,
que siempre tenían un dejo de envidia porque yo siempre sabía más que ellas. También
decían que mi familia parecía de camellos porque comíamos carne cruda y que olíamos feo.
Sin embargo, cuando las invitaba a mi casa y mi familia mostraba su generosidad, todo era
sonrisas y admiraciones que mi madre recibía con una sonrisa entre amable y cínica.”
(Vargas & Suaza, 2007, págs. 141, 142).
22
“Don Abraham Jattin[…] era el relacionista público del Líbano en Lorica. Cuanto “turco” llegaba... don
Abraham se encargaba de traducirle el apellido y de asignarle población para trabajar”. En Viloria de la Hoz,
Lorica, una colonia árabe a orillas del río Sinú.
Los testimonios recogidos por Vitar en la obra ya citada, también dan cuenta de ello:
La sociedad de acogida, a su vez, también marcó las fronteras étnicas, lo que resulta sobre
todo notorio en el ámbito escolar, según los testimonios aquí comentados. Durante la etapa
de escolarización, ambos informantes experimentaron la diferencia; tal lo señalaba N. N. al
hablar sobre el aspecto lingüístico, mientras que, por su parte, E. Ch. manifiesta: ‘Nosotros
éramos los turcos ‘come hierbas’. En el colegio, todo el mundo: ‘turco come hierbas’, ‘turco
come hierbas’. Claro, como comemos tantas especies: hierbabuena y no sé cuántos...’.(Vitar
Mukdsi, 2007, pág. 604).
El periódico cartagenero El Espía, [en su edición del 30 de enero de 1915] llegó incluso a incitar a la
violencia contra estos inmigrantes:
Oh, los turcos, raza maldita. Basta ya de imbecilidad! A expulsar los turcos.” En el fondo de
esta hostilidad se asomaba la mano de algunos comerciantes locales, quienes veían
amenazados sus intereses ante la presencia sirio-libanesa.
Su carga racista los llevó al extremo de proponer una limpieza étnica, y con una alta dosis de
envidia se preguntaban cómo hacían los comerciantes sirio libaneses para alcanzar en
menos de tres años un patrimonio valorado en más de sesenta mil dólares: ‘La expulsión de
los turcos es una necesidad imperiosa… Nosotros debemos limpiar la ciudad, no dejar en ella
ningún elemento perjudicial y tenerla dispuesta para recibir razas como la belga, por
ejemplo, raza portadora de la civilización, el progreso y la cultura’. (Viloria de la Hoz, Lorica,
una colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003).
Los resentimientos contra los sirio libaneses originaron a veces actos de violencia física, aunque
estos incidentes fueron raros y generalmente los inmigrantes demostraron tener gran capacidad
de autodefensa(Fawcett de Posada L. , 1991).
Ante su exclusión de los clubes tradicionales de algunas ciudades, respondieron creando los
propios.
El éxito económico de los árabes, causó con frecuencia envidias y ataques infundados, de los
que supieron defenderse gracias, entre otros, a sus redes y al buen nivel de comunicación
que mantenían. Estas redes u asociaciones étnicas como las denomina Vitar, representan un
vehículo importante en el proceso de inserción en el país receptor. En estas asociaciones, las
diferencias religiosas suelen obviarse, siendo la lengua común el elemento aglutinante (Vitar
Mukdsi, 2007, pág. 601).
En artículo del Periódico El Correo de Bolívar, núm. 17, Cartagena, 26 de octubre de 1895, citado
por González, Harum al Raschid (seudónimo del comerciante local Gonzalo Zúñiga): “Los turcos
domiciliados en el Chocó, como todos los que han invadido al país vienen organizados a obrar bajo
un plan determinado por alguna compañía de judíos o de políticos extranjeros”. (González Escobar,
1997, pág. 91).
…Escribieron al revés y con una lengua incomprensible… Las ventas puerta a puerta, el
crédito y el talento para los negocios los fueron convirtiendo en la élite comercial,
principalmente de los textiles. Ofreciendo mercancía y peleando precios, aprendieron el
idioma. Su habilidad para negociar dio pie a poquísimos brotes xenofóbicos de envidiosos
comerciantes nativos que querían fuera a los ‘turcos’ para recuperar sus ganancias. Aunque
escasas, esas manifestaciones hicieron que los árabes intentaran mimetizarse en la sociedad
costeña. Adoptaron ritos católicos, se casaron con colombianas y muchos castellanizaron sus
apellidos. Abraham Jattin era el encargado de inventar la traducción. Así, muchos Harb
terminaron siendo Guerra; los Farah, Fernández; los Abdala, Cristo y los Larach, Lara.”
(Revista Semana, 1994).
A esta castellanización de apellidos, también hacen referencia Vargas y Suaza:
“Una de las formas de ubicar a la población árabe fue por sus nombres y apellidos. Sin
embargo, en algunos casos y para evitarse problemas, algunos se cambiaron sus nombres
árabes por nombres y apellidos colombianos, en medio de diferentes circunstancias. Era tan
costoso cambiarse el apellido porque uno no puede cambiar el apellido por grupo sino
individualmente. En su tierra se llamaba Nayib Abdala Ziede. Sin embargo cuando llegó a
Colombia, por el puerto de Cartagena, quizá deslumbrado por la impotencia y belleza del
Castillo de San Felipe […] Nayib […] resolvió llamarse en su nueva patria, Felipe Abdala
Ziede..” (Hakim, Citado en Vargas & Suaza, 2007, pág. 150).
El libro “‘El camino de Damasco’, del escritor Juan Roque Lemus, publicado en Bogotá, en
1946, contra la candidatura de Gabriel Turbay, fue calificado como una publicación contra
un individuo, con estrictos propósitos electorales, no tuvo mayor eco en la opinión pública,
ya que Turbay obtuvo 100 mil votos más que el popular Jorge Eliécer Gaitán”. (Buenahora,
1948, pág. 104)
No todo fueron ataques.
“La mayoría de los artículos hostiles identificados, aparecieron en publicaciones menores,
llenos de inexactitudes, tendientes a generalizar un problema que, en realidad, fue solo
menor. El Comisionado para el Comercio de Estados Unidos, Bell, consideró al sirio – libanés
como un buen elemento para el país “.(Fawcett de Posada L. , 1991, pág. 22).
También Vargas y Suaza traen a colación en su libro sobre los árabes, la defensa a los inmigrantes:
“En 1904 El Espectador, respondiendo a una columna de un periódico –no dice cual- en la
que se propone una ley para evitar la entrada de chinos y sirios al país, hace una defensa de
los derechos de éstos utilizando para ello argumentos que tienen que ver con la hospitalidad
como una virtud cristiana, por otros lado, considera lo siguiente: “no todos los pueblos
tienen unas mismas capacidades y virtudes ni iguales vicios y defectos; tampoco alcanzan un
mismo nivel en esas materias todos los miembros de una nación o todos los individuos de
una raza, ni hay razas, pueblos u hombres en quienes todo sea virtud o todo vicio, todo
aptitud o todo incapacidad” (El Espectador, 1904, pág. 1)” (Vargas & Suaza, 2007, pág. 41).
Las actividades económicas de los inmigrantes árabes
Los inmigrantes árabes crearon negocios y empresas a lo largo y ancho del territorio nacional; sin
embargo, son pocos los casos que se encontraron aceptablemente documentados; entre ellos, los
del Chocó y los de Lorica y Sincelejo, en cuya reseña se enfatizará. Grandes empresas del país
como Chaneme (líder en el sector automotriz) que nació en Ocaña; el Grupo Empresarial Olímpica
con origen en Lorica; Industrias Yidi (fabricación de cremalleras) de Cartagena, son el resultado de
iniciativas de inmigrantes árabes.
Su aporte a la economía del país ha sido reconocido.
En 2003, el Grupo Empresarial Olímpica recibió la condecoración Orden Nacional al Mérito en el
grado de Cruz de Plata. En la ceremonia de entrega, el Presidente de la República señaló:
La llegada a tierras de Lorica en Córdoba, de don Ricardo Char, aquel pionero de origen sirio y de
religión cristiana, nacido con el siglo, orfebre de profesión, fue producto de la migración originada
en el derrumbamiento del Imperio Otomano.
Miles de sirios y libaneses, al romperse el férreo yugo político militar que les ataba a la Casa Real
Turca, iniciaron una primera diáspora que trajo a nuestras tierras, sangre experimentada, cultura
milenaria, espíritu de trabajo y disciplina empresarial.
Al contraer matrimonio con doña Erlinda Abdala, libanesa, también cristiana, culta, multilingüe y
con tradición en el comercio, don Ricardo sentó las bases para constituir la familia que luego, en
1950, se desplazó del Sinú a Barranquilla y se convirtió en uno de los pilares del progreso
económico y social del Caribe colombiano.
El grupo empresarial, al cual hacemos hoy un merecido reconocimiento, nació como muchas de las
grandes empresas colombianas: esfuerzo de la familia, iniciativa, arduo trabajo, mejoramiento
continuo, espíritu ahorrativo, capacidad para conocer el entorno y para atender necesidades de la
gente y para practicar la norma de la iniciativa privada como actividad social.
La cadena Olímpica es hija de aquel almacén del barrio que don Ricardo bautizó El Olímpico y en el
que expendía baratijas y del pequeño negocio de flores de doña Erlinda, aunque aclaran, ella
defendió a capa y espada su independencia económica.
Para que se expandiera la iniciativa, fue necesario el ingreso de Fuad, apenas un estudiante de 17
años, a la dirección de la empresa, acompañado posteriormente por sus hermanos Farid y Habid y
más tarde por Simón. Interrumpieron sus estudios para trabajar siguiendo el legado de su padre,
arduamente y con una sólida unidad familiar.
Desde entonces ha habido un crecimiento geométrico de la empresa que se expresa en múltiples
campos de la vida nacional: inmobiliarias, droguerías, supertiendas, emisoras, sector financiero,
procesadora de alimentos, empacadoras, porcícolas, avícolas, publicidad y varios otros frentes de
la actividad productiva y comercial, con expansión, reconocimiento nacional a su función social.
Gracias a la cultura de inversión en propiedad raíz, una característica de la Organización Olímpica
heredada de don Ricardo, se salvó para la cultura, el centro de reunión de esa tertulia magnífica
conocido como Grupo Barranquilla, La Cueva. Su propiedad en cabeza de los Char, impidió que
fuera demolido el local que la albergaba y ya está próximo a ser restaurado como uno de los
referentes básicos de la cultura y el carácter de Barranquilla.
…Hoy pues, reconocemos a una familia emprendedora, formada en el sacrificio personal, que es
distinguida con el afecto y la admiración de todos los colombianos. Nos ha dado un gran ejemplo
la familia Char Abdala. Con trabajo, con dedicación, han construido una fuente directa de empleo
para 12 mil colombianos, e indirecta para más de 20 mil.
Don Ricardo presagió que Colombia era tierra de promisión y vino a asentarse en ella y
seguramente al verla, exclamó como Juan de Castellanos: ‘¡tierra buena, tierra buena! ¡Tierra que
pone fin a nuestra pena!, ¡tierra para hacer perpetua a casa, tierra con abundancia de comida,
tierra de bendición clara y serena, tierra que pone fin a nuestra pena!’(Uribe Vélez, 2003).
Don Chaid Neme por su parte, fue distinguido con la Orden al Mérito en la Categoría de
comendador en 2007, con el premio ‘A toda una vida’ otorgado por Ernst & Young y la Revista
Dinero en 2008(Premio El Emprendedor del Año, 2008) y con el de Comerciante Distinguido de
Fenalco en 2009. De otra parte, en el 2006 la Universidad del Rosario lo condecoró con la Orden
del fundador de la Universidad del Rosario Fray Cristóbal de Torres, por ser benefactor del claustro
al apoyar la formación en la Facultad de Medicina. Es reconocido por haber obtenido su
ciudadanía únicamente cuando, después de la constitución de 1991, pudo hacerlo sin renunciar a
la misma en el Líbano.
Así mismo, llama especial atención la travesía que debió hacer para llegar hasta Ocaña. Desde
Buenaventura realizó un emocionante viaje - del suroccidente al nororiente del país -en el cual,
partiendo en automóvil hasta Cali, y continuó luego hasta Ibagué, de allí hacia el puerto fluvial que
le permitiera navegar por el rio Magdalena hasta Gamarra, donde usaría el cable aéreo para
completar su viaje, utilizando prácticamente todo tipo de transporte(Vargas P. , s.f.).
La llegada.
La mayoría de los inmigrantes declaró como profesión el comercio al llegar al país. Sin embargo,
no todos eran comerciantes en sus países de origen. Tampoco fue la compra y venta de
mercancías su única actividad económica. Incluso, al poco tiempo de llegar, algunos de ellos se
dedicaron al transporte fluvial, como es el caso de los Rumié, los Chagüi y los Meluk.
Son muchas las prácticas comerciales que los inmigrantes árabes introdujeron en Colombia y que
se encuentran en la base de su éxito e integración a la sociedad receptora: el crédito y los precios
bajos que facilitaron el acceso de los más pobres a bienes incluso tan básicos. “Además de precios
bajos, […] cambiaron la tradicional estrategia de ventas en Colombia, el esperar que el comprador
llegara hasta el almacén, por la forma innovadora de las ventas ambulantes y al salir a ofrecer la
mercancía de puerta en puerta. (Viloria de la Hoz, Los sirio - libaneses, 2006).
Esta estrategia es ratificada por Vargas cuando afirma:
Los palestinos, sirios y libaneses que vivían en Colombia, implementaron una forma de
comercio sustentada en ventas a domicilio, vender barato y al fiado, vender al por mayor y
al detal, atender las solicitudes de los clientes y traer productos por encargo, concentrar en
los almacenes la mayor cantidad de objetos posible e incluir productos colombianos en sus
tiendas, tales como el café, los sombreros de Suaza y las maderas, entre muchos otros,
vendidos desde principios de 1900 en Cartagena en el almacén de Abuchar hermanos.
(Vargas P. , Diáspora del Medio Oriente: el caso de la migración sirio libanesa y palestina a
Colombia. 1880 – 1980, s.f., pág. 293)
Porque usted entra donde un turco y si va por un mantel le venden también un vestido de
novia y uno sale comprando algo de todas maneras, por la forma como lo atienden. El
libanés nunca muestra el interés en quererle vender sino que quiere ser amigo suyo, lo
atiende muy bien; por ejemplo, cuando llegaba la gente a comprar al almacén, había
limonada con hielo para todo el mundo, si firmaba le daban un cigarrillo, era como una cosa
social, como un intercambio y luego ya venía la venta, pero no era aquello que si va a
comprar compre o si no váyase, era la venta y charlemos y su compra qué maravilla y si no
pues nos conocimos. (Hernández, 2004). (Vargas P. y., 2007, págs. 93, 94)
Su intensa laboriosidad, exaltada por García Márquez anteriormente en su texto, fue sin embargo
atacada por Calibán, quién se declaró contrario a la inmigración, ya que los extranjeros
representaban una ‘competencia desleal’. En sus palabras, citadas por Pilar Vargas (s.f., pág. 178),
esta competencia era desleal “porque traen métodos de vida económica que no existen aquí y
laboriosidad de todos los minutos, ignorada entre nosotros […] es tiempo de proteger a los
nacionales y cerrar definitivamente la entrada a los inmigrantes buhoneros”.
El ingenio de los árabes para los negocios, les permitía identificar oportunidades en todas partes:
Hace 45 años en Canadá un libanés, peluquero, puso un negocio que consistía en alquilar
sillas a otros peluqueros; el tipo en menos de nada se volvió millonario, lo sacaban en el
periódico, y decían, cuando están pobres son palestinos y cuando hacen plata se vuelven
libaneses. Cuando yo vivía [en Bogotá], había un local abajo que siempre fracasaba, ponían
una cosa y otra hasta que llego un paisano, Gemade, hizo ese mismo sistema de arrendarle
la silla a cada peluquero, que le pagaba un arriendo mensual, y ahí duro la peluquería años
de años hasta cuando él se aburrió o se murió… (Hernández, 2004 citado por Vargas P. y.,
2007, Pág. 98.).
Aunque fueron principalmente conocidos por sus negocios de telas y ropas, también
negociaban una variedad de artículos de lujo traídos principalmente de Europa. De pequeños
establecimientos comerciales, rápidamente los árabes pasaron a casas comerciales que eran
verdaderas empresas, con representación en numerosas ciudades dentro y fuera del país.
Algunos comerciantes viajaban anualmente a Europa para renovar sus inventarios. Grandes
firmas, como Fayad Hermanos, tuvieron sucursales en París u otras ciudades europeas y
fueron fuertes importadores y exportadores. (Fawcett de Posada L., 1991, pág. 18).
Los sirio – libaneses en el Chocó.
De especial interés resulta la actividad económica de los inmigrantes árabes en el Chocó, liderada
por los Abuchar, los Meluk y los Rumié, que tuvieron su mayor auge en el periodo comprendido
entre 1914 y 1923, durante el cual la economía del Departamento ofreció condiciones
excepcionales.
Los Meluk y los Rumié, procedentes de Damasco, se asentaron inicialmente en ciudades de la
costa, pero posteriormente se desplazaron hacia otras regiones del país siguiendo las
oportunidades económicas que cada región ofrecía. Para la época (segunda mitad del S. XIX), la
economía cartagenera se fundamentaba en la explotación de recursos naturales de regiones
próximas al río Atrato (medio y bajo), en el Urabá y en el río Sinú. Se destacó la explotación de
caucho, tagua, ipecacuana, maderas, oro y platino. La atracción hacia la región de empresarios
nacionales y extranjeros se vio reforzada también por el proyecto de la construcción del Canal de
Panamá(González Escobar, 1997) .
Entre 1914 y 1923 las casas comerciales del Chocó alcanzaron su mayor auge, ya que ya la región
era la principal fuente mundial de platino. Se destaca en este periodo la expansión de las firmas
Abuchar Hermanos, A. & T. Meluk, Chagüi Hermanos, K. & B. Meluk, Malluk Hermanos y Rumié
Hermanos, aunque otras de menor tamaño también vivieron un periodo de expansión
(establecimientos de Antonio y Jorge Bechara, Alfredo Chamat y Emilio Yurgaqui). La única casa
comercial siria que no tenía en la época relaciones con Cartagena sino con Buenaventura fue la de
Juri & Cobo. Este auge se vio acompañado por la instalación de nuevas casas comerciales:
Manasseh & Mabardi y Zaher Hermanos con sedes en Cartagena y Quibdó.
Más tarde se estableció Salomón Ganem quien alcanzó gran relevancia al operar el vapor
Cartagena de Indias, el de mayor capacidad hasta entonces y una agencia de víveres y licores.
Desde 1914, la casa comercial de los Rumié tenía sedes en Cartagena, Barranquilla,
Montería, Cereté, Ocaña, Bogotá, Nueva York, Quibdó, Tadó, Condoto, Istmina y Medellín;
también fue propietaria de la fábrica de velas La Flor y de otra de materiales prefabricados.
(González Escobar, 1997, pág. 80).
El intenso tráfico fluvial desde el interior hasta Cartagena, pronto fue también aprovechado por
los sirio - libaneses:
Los barcos de sus propias líneas navieras transportaban los productos comprados en las
agencias o sucursales en el Chocó para luego llevarlos a Cartagena, de donde enviaban al
mercado nacional, a Estados Unidos o a Europa. Generalmente el platino y el oro iban con
destino a la filial de Nueva York, y de allí a París, o a otras ciudades de Europa. Desde allá
eran enviadas las mercaderías, pagadas con parte del oro o del platino exportado, en barcos
de empresas que ellos representaban en Cartagena. En este puerto se recibían las
mercancías para los mercados de las regiones del Sinú, Atrato y San Juan. (González Escobar,
1997, pág. 82).
“Río abajo y río arriba se iba construyendo una red de comercio, telas que van, maderas que
vienen, una red invisible de sirios, libaneses y palestinos, solos o con sus hijos e hijas, sus
esposas, sus primos y familiares, que de manera silenciosa se fueron desplazando por el río,
por sus afluente, por las sabanas, que subieron y bajaron montañas, que se mezclaron y
tuvieron hijos mestizos.” (Vargas & Suaza, 2007, pág. 82).
No solo fueron casas comerciales y transporte fluvial. En 1923 los Meluk, en asocio con Adán
Ferrer, introdujeron el primer autobús de servicio urbano con capacidad para 15 pasajeros. En
1926, se fundó Meluk y Nauffal, para el alquiler de automóviles, vehículos que transitaban por los
caminos construidos por Assad Malluk, que en 1920 firmó un contrato con el intendente Pedro
Sanz Rivera para la construcción, explotación y usufructo de un camino de automóviles que
“partiendo de la orilla occidental del río Atrato, frente a la ciudad de Quibdó, pasara por Istmina,
Juntas de Tamaná, Anserma Nuevo o Puerto Cháves” (González Escobar, 1997, pág. 84).
El dominio de los sirios también se extendió a las transacciones en dinero. “Al no existir en el
Chocó bancos, para las remesas o giros de dineros, entidades como la Compañía Colombiana
de Seguros, comisionistas, o las casas comerciales los suplían, mediante giros a la vista,
ordinarios y telegráficos sobre cualquier plaza de la República” (González Escobar, 1997,
pág. 83).
Tampoco las actividades agropecuarias quedaron por fuera del circuito económico de los sirio
libaneses en el Chocó. Así, hacia 1893, los Abuchar, iniciaron el montaje de una finca en Sautatá y
en 1903, Abdo Abuchar hizo lo propio en la confluencia de los ríos Arquía y Atrato.
La Hacienda Sautatá3, propiedad de Miguel Abuchar, alcanzó gran notoriedad. Contaba en 1904
con 10 000 hectáreas e inició sus actividades con la explotación maderera. Ya en 1902, luego de
finalizar la Guerra de los Mil Días, contrataba mano de obra en Cartagena, para lo que publicaba
avisos en el periódico local El Porvenir. Para albergar a los trabajadores… se levantaron muchos
edificios, “hasta convertirla en una naciente población ribereña, con una intensa actividad que
presagiaba momentos de insuperable desarrollo y progreso, según narraban quienes la visitaron
en 1907”. (González Escobar, 1997, pág. 86).
En 1904 la hacienda contenía 630 cabezas de ganado mayor de dos años, 100 de 18 meses, 15 000
árboles de cacao, 100 de coco, mil de café, mil de caucho, 50 000 matas de plátano y banano,
árboles frutales, cuatro casas grandes y 30 en diferentes puntos, entre otros. En 1919 se decidió el
montaje de un ingenio azucarero. En 1920, la hacienda tenía plantadas 500 hectáreas de caña, de
las que salieron 150 toneladas para beneficiar la primera zafra de prueba el 15 de junio de 1921
(González Escobar, 1997).
El ingenio, que se estima que alcanzó a generar mil empleos directos, tenía un sistema de
comisariato que fue fuertemente criticado, debido a la utilización de vales y luego de la
denominada ‘moneda de aluminio’, únicos medios válidos para las compras al interior de Sautatá,
ya que el Chocó estaba fuera del sistema monetario nacional y era de vital importancia mantener
moneda buena para poder comerciar tanto en el interior del país como con el extranjero.
(González Escobar, 1997).
Los buenos resultados llevaron a que entre 1927 y 1930 se aumentaran las plantaciones de caña,
se prolongaran las líneas férreas y se comprara una locomotora. Sin embargo, la expedición de la
3
Hoy este predio forma parte del Parque Nacional Natural Los Katíos.
denominada Ley de Emergencia4, que decretó una amplia rebaja arancelaria para productos
alimenticios, marcó el inicio de sus problemas financieros, los cuales se vieron luego agravados por
la competencia del azúcar del Valle del Cauca y de Cuba, que el Ingenio no pudo superar, debido,
entre otros, a los altos costos de producción y de transporte hasta Cartagena. Después de una
operación de rescate del Instituto de Fomento Industrial en 1940, la empresa suspendió
definitivamente sus labores.
La hacienda tuvo varios dueños: Abuchar Hermanos, A.&T. Meluk, nuevamente Abuchar
Hermanos en compañía de los hermanos Abarca y de los hermanos Arrieta.
La hegemonía de los sirios en el Chocó traspasó las actividades económicas. Fuad Cajale, socio
administrativo de los Rumié en el Chocó, abrió en 1920 un teatro para quinientas personas en el
que se presentaron zarzuelas y operetas.
Los sirio – libaneses en el Sinú
La presencia sirio-libanesa se notaba en todos los campos del comercio local, y en las décadas
siguientes en otras actividades como la ganadería, la finca raíz y la política. Al respecto dice un
autor: “la culpa de que yo creyera que Lorica era un pueblo del Medio Oriente la tuvo mi abuelo…
Semanalmente lo acompañaba a las escalinatas del mercado público, a la orilla del río, para recibir
parientes de sus contertulios que llegaban de Beirut en lanchas procedentes de Cartagena”. Y más
adelante, en clásico humor sinuano, afirma: “Tratando de poner en orden mi confusión infantil
llegué a pensar que El Líbano era vecino de San Pelayo, camino de Montería”. (Córdoba, 2002.
Citado por Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas del Rio Sinú, 2003, pág., 37).
Allí nació una de las más sobresalientes empresas colombianas: Grupo Empresarial Olímpica,
fundada por la familia Char. Su primer miembro, Nicolás emprendió viaje para América y llegó
[como la mayoría de los inmigrantes sirio –libaneses] a Puerto Colombia el primero de agosto de
1924, en compañía de sus paisanos Miguel y Abraham Saker, Elías Saer Kayata y José Bechara. Una
vez en Barranquilla, estos jóvenes sirios continuaron su viaje por el Magdalena hasta Calamar,
luego en tren hasta Cartagena, después por mar hasta el golfo de Morrosquillo y por último a
través del río Sinú hasta Cereté, donde los esperaban familias sirias como los Chagüi y otros
parientes, quienes les ofrecieron hospitalidad y trabajo.
4
Ley 3ª. de 1926, adoptada por Decreto 952.
En entrevista dada a Joaquín Viloria en 2003, Henry Char afirmó:
Ante la prosperidad de su hermano en Lorica y las dificultades económicas de su familia en
Damasco, el hermano mayor Ricardo decidió emprender viaje a Colombia en 1926. Una vez
en Lorica empezó a trabajar con su hermano en la tienda y al poco tiempo organizaron la
sociedad mercantil ‘Char Hermanos’, en la que explotaban las fortalezas comerciales de
Nicolás y los conocimientos de joyería que traía Ricardo. Es así como para finales de la
década de 1920 la firma ‘Char Hermanos’ se anunciaba como comerciantes en general,
plateros y joyeros establecidos en Lorica. En el transcurso de casi tres décadas todos los
hermanos Char Zaslawy fueron llegando a la Costa Caribe: Nicolás (1924), Ricardo (1926);
Rosa y Julia (1929), casadas con los hermanos Antonio y Jorge Chaljub. Luego, en 1932
llegaron Gabriel (de 11 años) y Juan (de 14 años), en 1938 llegó Abdala y por último en 1951
el hermano menor, Henry Char.(Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas del Río
Sinú, 2003, pág. 61).
Los negocios con el oro de los hermanos Char, no se limitaron al pequeño taller de joyería. Al igual
que otros comerciantes de origen árabe, como Francisco y Juan Chaljub, Elías y Jorge Bechara,
Jorge Bitar, Alfredo Chamat y los hermanos Rumié, Nicolás Char vendió oro al Gobierno Nacional y
Casa de la Moneda de Medellín, entre 1935 y 1941. (Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a
orillas del Río Sinú, 2003).
Estos negocios le permitieron a Nicolás ampliar sus negocios, por lo que decidió radicarse en
Cartagena; hacia 1936, abrió su tienda en el mercado de Getsemaní.
En 1940, […] Nicolás se trasladó a Barranquilla con su esposa y sus cinco hijos, en donde estableció
un almacén de joyas que llamó ‘Joyería Moderna’. En su peregrinaje, Nicolás liquidó sus negocios
en Barranquilla y Cartagena, vendió la ‘Joyería Moderna’ a su cuñado Antonio Chaljub, y en 1947
retornó a Damasco con su esposa y sus hijos.
Los hermanos Char fueron saliendo de Lorica, en principio detrás de los negocios que Nicolás
iba liquidando en Cartagena y Barranquilla, pero también como una manera de ofrecerle
mejor educación y relaciones sociales a sus hijos.(Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe
a orillas del Río Sinú, 2003, pág. 65).
Este fue el camino de muchos inmigrantes, que luego de haber iniciado sus negocios en ciudades
pequeñas e intermedias, se trasladaron a ciudades que les permitieran educar bien a sus hijos,
como estrategia para su definitiva inserción social.
Después de una década de trabajo duro y de austeridad, en 1936 Ricardo Char se casó con Erlinda
Abdala, hija de inmigrantes libaneses asentados en Cereté, […] con quien tuvo siete hijos: Fuad (el
primogénito, nacido en 1937), Jabib, Farid, Simón, Mari y Miguel Char Abdala.
Al igual que los inmigrantes sirio libaneses del Chocó, Ricardo Char y Moisés Jattin, fundaron los
Teatros Granada y Santa Marta respectivamente.
También, como sucedió en otras ciudades, inicialmente estos inmigrantes no fueron aceptados en
el Club local, el Lorica, por lo que fundaron el suyo: el Club Unión. Ambos fueron liquidados hacia
1950 y dieron paso a un nuevo Club Lorica del que fueron parte criollos y extranjeros.
Ricardo fue el último de los hermanos Char en salir de Lorica: con su esposa Erlinda Abdala y sus
siete hijos llegaron a Barranquilla en 1952. […] En 1953 adquirió el “Almacén Olímpico”, una
pequeña botica dedicada a la venta de abarrotes y artículos de farmacia, ubicada en la calle de las
Vacas en Barranquilla. La compra de la botica coincidió con la finalización del bachillerato de Fuad
Char Abdala, […] en el Colegio de la Esperanza de Cartagena, siendo uno de los mejores
estudiantes de su promoción.
Las limitaciones económicas de sus padres no permitieron que continuara su carrera de medicina
en la Universidad Javeriana de Bogotá, así que se conformó con ingresar a la Escuela Naval de
Cadetes de Cartagena. Un accidente de su padre ocurrido en 1954 frustró su carrera como cadete,
ya que su madre lo encargó de la atención del negocio:”Fuad tenía 17 años: era comerciante sin
remedio”. El joven Fuad captó de inmediato que el almacén tenía un inventario muy alto, así como
cuentas por pagar: “había que vender rápido y por tanto barato, para pagar las deudas. Allí nació
nuestra política de precios. Puse a rotar inventarios. Cuando al año siguiente regresó mi papá, tuve
que dejar el almacén. “Nada de lo que había hecho le gustó”. (Una Historia de novela, 1997, Citado
por Viloria de la Hoz, Lorica, una colina árabe a orillas del Río Sinú).
Esta experiencia, le permitió a Fuad conocer las bondades de las farmacias, por lo que decidió
abrir una en 1956.
Las habilidades comerciales de Fuad Char terminaron por convencer a su padre, quien le entregó
para que administrara el almacén de la calle de las Vacas, el cual pasó a denominarse ‘Droguería
Olímpica N° 1’ y la farmacia de Fuad se convirtió en ‘Droguería Olímpica N° 2’. Después de estas
dos droguerías “siguieron la tres y la cuatro y la cinco, cada hermano Char, Farid, Jabib y Simón al
frente de un mostrador, hasta que se agotaron los hermanos sin que la cascada de inauguraciones
se detuviera”. (Una historia de novela, 1997) citado por (Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe
a orillas del Río Sinú, 2003).
Ante el éxito de los negocios, Fuad, Farid, Jabib y Simón constituyeron la Compañía Char
Hermanos Ltda. Luego, en 1977, conformaron la sociedad anónima Olímpica S.A. (Viloria de la Hoz,
Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú, 2003).
El resto, ya forma parte del patrimonio empresarial colombiano.
Aspectos religiosos de los árabes en Colombia
Isabela Restrepo (2003) refiere que los primeros sirios, libaneses y palestinos cristianos que
arribaron a Colombia, provenían de la Gran Siria del Imperio Otomano; mientras que, quienes
inmigraron en los años de 1930, lo hicieron durante los mandatos británico y francés. La mayoría
eran de línea maronita, seguidos por los ortodoxos, y por último los practicantes del culto católico.
A partir de 1930, se presenta una fuerte disminución de la inmigración árabe a Colombia, aunque
esta continúa hasta nuestros días. De acuerdo con García, la inmigración se reactivó en la década
de los setenta, con la llegada sobre todo, de musulmanes chiítas libaneses, debido a la guerra civil
en ese país y de palestinos a partir de la creación del Estado de Israel y, particularmente de las
guerras de 1967 (seis días) y de la de Yom Kippur- Ramadán de 19735.(Garcia F, s.f.)
5
El trabajo de Joaquín Viloria de la Hoz, Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú, presenta un apartado
sobre lo religioso como factor de emigración. Disponible en
www.banrep.gov.co/documentos/publicaciones/regional/.../10.pdf. Recuperado el 22 de octubre de 2011.
Los musulmanes han estado presentes en Colombia desde la época de la Colonia, a través de los
moriscos provenientes de España y de esclavos procedentes de regiones africanas que habían
sido convertidas al Islam (García, 2007).
Es preciso aclarar sin embargo, que se estima que solo el 20% de los musulmanes que existen hoy
en Colombia son de origen árabe.
Los árabes cristianos.
Como se ha indicado arriba, la mayoría de los inmigrantes sirio – libaneses en Colombia, fueron
cristianos: maronitas, ortodoxos o católicos.
Los maronitas y ortodoxos de la costa Atlántica, pronto abrazaron el rito católico, mientras que en
el interior, especialmente en Bogotá, han preservado su fe y sus prácticas religiosas. De hecho,
desde el 2008, se celebran misas maronitas en Bogotá, en la Iglesia de Santa Clara.
De acuerdo con Fawcett de Posada, esto se explica “por la presencia de buen número de católicos
provenientes de Belén, particularmente en Barranquilla. Los maronitas y ortodoxos consideraron
las iglesias locales como propias aunque algunos observadores notaron la presencia ocasional de
un sacerdote sirio” (Fawcett de Posada, 1991, pág. 17).
Esto también se presentó en Ocaña, municipio que cuenta con una importante colonia árabe:
En la familia de E. Ch., de origen cristiano (maronita), la religión se practica de modo laxo,
quedando limitada a una vivencia subjetiva de la espiritualidad. Aunque en otros países se
establecieron templos maronitas a los que acudía la comunidad libanesa, en el caso de la
ciudad donde vivieron (Ocaña, Santander) hasta el traslado a la capital, Bogotá, la falta de
iglesias de ese credo no impidió la concurrencia a las católicas(Vitar Mukdsi, 2007, pág. 600).
Esta laxitud, está presente también en el testimonio de Meira del Mar: “En cuanto a la religión, mi
padre era ortodoxo y mi madre era maronita; yo tuve la suerte de que mi padre no fuera un
hombre fanático desde ningún punto de vista” (Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia,
2011, pág. 27).
De otra parte, en 1927, la importancia de la colonia siria en el Chocó, determinó la visita de
Monseñor Miguel Asaf, misionero apostólico de la Gran Iglesia Oriental, que gracias a los fuertes
lazos de la colonia siria con los claretianos, pudo dictar su conferencia en la Iglesia de San
Francisco.
Desde el siglo XIX, los árabes cristianos se vincularon a las celebraciones religiosas de las
comunidades receptoras, facilitando de este modo su inserción a las mismas.
Así, la Revista La Aurora, núm. 165, fechada el 13 de abril de 1919, citada por González en su
trabajo sobre la presencia sirio libanesa en el Chocó(González Escobar, 1997), se refiere en su
página 69 a los aportes de la comunidad árabe.
Ganar un espacio dentro de la sociedad local fue la estrategia que utilizaron primeros
inmigrantes para establecerse en la región. Las buenas relaciones con las autoridades
políticas y religiosas, las lograron apoyando obras cívicas y sociales. Los primeros
inmigrantes, como Félix Meluk, Luis Malluk o Fuad Cajale, participaron cada año en la
semana santa arreglando el monumento o las andas, como integrantes de las respectivas
comisiones(González Escobar, 1997, pág. 93).
El mismo texto, reseña la donación al templo de Quibdó, hecha por Félix Meluk en 1907, de un
altar diseñado y tallado por Luis Llach Llagostera. Zacarías Casab por su parte, donó un reloj
público para la iglesia de Istmina. En 1907, Félix Meluk, Salomón Kuri y otros miembros de la
comunidad árabe en el Chocó, enviaron una carta al Presidente Rafael Reyes, para que “acudiera
en ayuda del adelanto moral y el progreso con el envío de sacerdotes”(González Escobar, 1997,
pág. 94). Esta gestión se cristalizó en 1909 con la creación de la prefectura apostólica del Chocó y
la llegada de la comunidad claretiana, que se destaca aún hoy en la región y cuenta con uno de los
centros de formación más importantes del Departamento, la Fundación Universitaria Claretiana,
FUCLA,
creada
en
1995.
Los árabes musulmanes
Los documentos de los autores consultados, coinciden en afirmar que hay pocos datos respecto a
los musulmanes que llegaron a Colombia; sin embargo, el trabajo ya citado de García y los
documentos disponibles en páginas web especializadas, ubican la primera entrada de árabes
musulmanes en la Conquista.
… al territorio de lo que hoy se conoce como Colombia también llegaron, como pasajeros
clandestinos, muchos de los Árabes, llamados moros en la península Ibérica, que habían sido
expulsados por medio de una infinidad de guerras que adquirieron dramáticas proporciones
bajo los Reyes Católicos, quienes se propusieron a cualquier costo erradicar a los Árabes y a
su cultura después de más de setecientos años de presencia en España. Estos Árabes que
consiguieron filtrarse a través de los rigurosos controles coloniales que impedían el arribo a
tierras americanas de personas que no fueran católicas, se vieron precisados a aparentar su
cristianismo, por lo que sus prácticas religiosas y culturales inherentes al Islam se hicieron en
la absoluta clandestinidad(http://www.webislam.com).
Para aparentar su cristianismo, estos musulmanes se valieron de numerosas prácticas como la
taqiyya6 y la consulta de manuscritos aljamiados7.
De acuerdo con García, la taqiyya se daba en forma de fatwa u opinión legal por parte de un ulema
o teólogo islámico autorizado.
…los moriscos tenían permitido cumplir con las obligaciones de la iglesia católica pero, al
mismo tiempo, permanecer interiormente fieles al islam, mediante el ocultamiento de sus
verdaderas creencias, generando una resistencia callada y sutil. Las autoridades españolas
eran plenamente conscientes de esta situación (García, 2007, pág. 128).
6
Posibilidad de ocultar las creencias religiosas musulmanas cuando se consideraba que la vida corría peligro.
Se llama así a los escritos en lengua española, pero con caracteres árabes que contenían explicaciones de la
fe y de la práctica islámica
7
Ante la obligación de demostrar la pureza del linaje durante la Inquisición, los musulmanes
también hallaron el camino. El siguiente relato de Lucía Londoño de Franco, citado por García, nos
lo muestra: “La Inquisición expidió certificados acreditando la pureza de linaje a cambio de fuertes
sumas de dinero. De este modo, era posible para los conversos la compra de títulos y nuevas
identidades que les permitían abandonar el país y comenzar una nueva vida en otro lugar”(García,
2007, pág. 133). Muy probablemente, durante la Conquista, llegaron a territorio colombiano
muchos de estos conversos.
García se refiere, para el caso de los musulmanes, a una segunda oleada, la que va desde 1880
hasta 1930, que como se ha visto, estuvo dominada por sirios, palestinos y libaneses; pero éstos
eran principalmente cristianos. No existe información disponible sobre qué porcentaje de estos
inmigrantes pudo ser musulmán.
Finalmente, como se indica arriba, la inmigración árabe de la década de 1970, sí tuvo un
importante componente musulmán, destacándose los musulmanes chíitas libaneses.
Parte de los árabes musulmanes que inmigraron a Colombia, conformaron comunidades (Ummah)
claramente diferenciadas del resto de la población, como las que actualmente se encuentran en
Maicao (Guajira) y el archipiélago de San Andrés. Las inmigraciones musulmanas más recientes,
como la mencionada arriba, contribuyeron de manera decisiva a consolidar sus tradiciones
culturales.
Así mismo, estas comunidades tuvieron que generar redes intraétnicas de solidaridad para
protegerse de la intolerancia de la iglesia católica que se daba antes de la Constitución de 1991.
En Colombia, existen hoy numerosas organizaciones islámicas de las que forman parte árabes y no
árabes, así como un número creciente de colombianos (ver ANEXO 1).
El intercambio de culturas ha sido recíproco, en los últimos años, con los viajes, principalmente, de
la tercera generación, a sus países de origen, diversas expresiones culturales colombianas como el
vallenato, y algunas telenovelas, empiezan a ser conocidas en el Medio Oriente.
En el plano político, se empiezan a generar escenarios de intercambio.
La comunidad árabe musulmana de Maicao
En Maicao se encuentra la comunidad árabe más emblemática del país, que ha logrado mantener
su lengua y sus tradiciones; el ochenta por ciento de la colonia son árabes musulmanes divididos
en suníes y chiíes, pero los primeros representan la mayoría(De la Hoz Simanca, 2011). Es así
como, entre otros, en Maicao se encuentra una Mezquita que tiene un minarete o torre de 31
metros de altura, coronado por una media luna de cobre y se celebra el Ramadán. Todos los
viernes sale de sus entrañas una voz pregrabada que repite: "Allahu akbar, allahu akbar, allahu
akbar", que significa "Alá es grande". La frase hace parte del llamado a la oración del mediodía, en
el día sagrado para los musulmanes (Solano, 2009).
El Sheick [Abdul Basit] llega a paso lento a la esquina donde se levanta la mezquita inaugurada el
17 de septiembre de 1997, tras dos años de trabajos dirigidos por el arquitecto Dr. Alí Namazi. Fue
él quien concibió los vitrales con estrellas de 8 puntas y otras figuras geométricas y mandó a traer
el mármol de Venezuela para los pisos y los baños, donde los fieles realizan sus abluciones antes
de pasar al recinto principal, al que deben entrar descalzos. Sobre bancas de piedra y por
separado, hombres y mujeres se purifican antes de la oración.
Empiezan por lavarse las manos, hacen un buche de agua en la boca, se limpian la nariz, se
refriegan la cara, los brazos, primero el derecho, luego el izquierdo, se mojan el pelo, las orejas por
dentro y por fuera y terminan con los tobillos, los pies y los dedos. Siempre en el mismo orden.
Una vez limpios pueden pasar a oír las palabras de su jefe espiritual, los hombres en el primer piso,
cubierto de pared a pared por un tapete que parece nuevo.
Al fondo se instala El Sheick junto al tablero digital que marca el calendario musulmán y las horas a
las que se deben realizar las cinco oraciones diarias obligatorias. Las mujeres suben a un segundo
piso, mucho más pequeño, donde hay jihabs -velos- blancos o azules claros, disponibles para las
que no los han traído. De su boca, que no conoce la lengua del país donde vive, salen palabras que
incluso para los fieles musulmanes son difíciles de entender.
El Sheick sólo puede oficiar la oración en árabe clásico, por eso necesita de un traductor al árabe
vulgar o común. Ese trabajo lo realiza Pedro Delgado Moscarella, un samario de madre italiana
que se convirtió hace 21 años al Islam(Solano, 2009).
Tiene allí también sede el colegio colombo árabe Dar el Arkam, fundado en 1987, que está abierto
a familias de otros credos religiosos. Su Proyecto Educativo Institucional se sustenta en los
preceptos del Sagrado Corán y la Sunna (tradiciones del Profeta Muhammad).Relata Pedro
Delgado(Delgado, s.f.)Queen de una promoción de 24 bachilleres del Colegio Colombo Árabe, solo
4 están estudiando en universidades, 2 hombres y dos niñas pero estas no son árabes, sino. Más
adelante, Delgado afirma que “siempre se ha visto la tendencia por parte de los padres de fatalizar
el contexto circundante, no les permiten que tengan amigos no árabes, las que logran terminar se
dedican a quedarse en el hogar y [a] esperar que vengan las celebraciones de los matrimonios para
irse a exhibir para que un hombre las pretenda”.
Su amplia experiencia como docente del Colegio Dar el Arkam, le permite afirmar que:
Los jóvenes se consideran árabes, porque tienen sangre árabe, vienen de una familia árabe, pero si
tú te pones a conversar con ellos sobre las realidades culturales, desconocen por completo la
historia del arabismo. Yo intenté en los años que estuve en el colegio incluir la cátedra árabe; un
par de veces invité a dos personas representativas de la comunidad, a que les hablaran sobre el
origen de los árabes, su distribución geográfica y ese tipo de cosas, pero desconocen la realidad,
inclusive, dentro de la comunidad se habla el árabe coloquial, no hablan el árabe clásico, muchos
ni siquiera lo leen, porque sus niveles de preparación escolares en el Líbano han sido nulos,
muchos ni siquiera han terminado la primaria; de los que se ven aquí ni siquiera saben leer el
árabe, es por eso que en la Mezquita yo durante diez años traduje el sermón del sacerdote que se
hace los días viernes, lo hace en árabe clásico y yo lo traducía al español porque muchos me
decían que no entendían el idioma. Entonces, hay una identidad árabe pero desconocen muchos
elementos de la cultura, su historia, e inclusive su misma lengua(Delgado, s.f.).
En la entrevista, Delgado manifiesta que teme por una transculturización de la comunidad árabe
de Maicao, “no se han preocupado por fortalecer o fomentar el conocimiento de la cultura árabe
en todos los aspectos: folclórico, musical, literario; es una sociedad que va a desaparecer en cuanto
a cultura”(Delgado, s.f.). Indica sin embargo, que los mayores sí mantienen sus costumbres, y que,
si bien en su adolescencia cantan vallenatos o bailan salsa, una vez llegan a la edad adulta,
retoman sus costumbres ancestrales: juegan cartas, fuman sus pipas de agua (narguile) y escuchan
música árabe y en las reuniones, se ubican aparte hombres y mujeres.
En el cementerio musulmán de Maicao, los árabes musulmanes son sepultados según el ritual del
Islam: lavado del cuerpo y envoltura en sábanas blancas. El frente de sus calaveras apunta hacia La
Meca, el lugar sagrado(De la Hoz Simanca, 2011). Al respecto, señala Delgado:
Cuando una persona fallece en la Mezquita hay un lugar donde se lava al difunto; si es hombre, es
preferible que lo lave un hombre y si es mujer una mujer, en este momento no hay una persona
especialista que lo haga. Luego se perfuma, se tapan la nariz, oídos y boca con algodón y se
amortaja el cadáver, se envuelve en telas blancas para luego llevarlo al cementerio. Lógicamente
por estética y por no crear un impacto negativo ante la mirada de las personas que no son de la
comunidad, existen unos ataúdes, o urnas funerarias que se llevan hasta el cementerio, se saca el
cadáver, se deposita en la tumba y el ataúd vuelve a la mezquita.
Un velorio islámico consta de tres días, la mujer viste de negro, aunque es tradición dentro del
islam evitar cualquier expresión exagerada de dolor, esto en reprobación a lo que se hacían antes
del Islam en donde las mujeres rasgaban sus vestidos algunas llegaban a raparse el cabello, tirarse
en el piso y llorar por días y hasta por meses un muerto; entonces, cuando surge el Islam como
forma de vida, nos hace entender que la vida es una preparación para una vida eterna, que la
muerte hay que entenderla como un destino divino y podemos llorar al muerto pero no todo está
terminado, en algún lugar nos encontraremos después(Delgado, s.f.).
En la misma entrevista, Delgado afirma que los árabes que han accedido a la educación superior,
son mayoritariamente médicos, por lo que la comunidad no cuenta con abogados o economistas
que puedan orientar las actividades económicas y les ayuden a superar las prácticas ilegales que
aún son frecuentes y que les han dado fama de contrabandistas. En sus palabras: “Maicao es el
paraíso de la ilegalidad”.
Ciertas similitudes entre las culturas wayúu y árabe, en especial las relacionadas con las mujeres,
parecen haber facilitado la integración de los inmigrantes. Estas similitudes son resaltadas por
N:N. en el texto ya citado de Vitar:
El mayorazgo del waju (sic)… la virginidad, por ejemplo, en el mundo Waju y en el mundo
árabe. La vestimenta: la manta waju, el traje típico árabe… el pelo largo de la waju, el pelo
largo de la árabe. La waju realmente no se maquilla sino que se protege del sol… la árabe se
protege también del sol… con el manto en la cara. Veo muchas semejanzas entre las
culturas… lo que nosotros llamamos beduino, ustedes lo llaman… los ladroncitos, los que
nos roban, los kusina [rateros](Vitar Mukdsi, 2007, pág. 602).
En su tercera generación, el 90% [de los árabes de Maicao] se reconocen guajiros y nacionales
colombianos, con la única diferencia de que reivindican su origen árabe (en su mayoría del Líbano)
aspirando a ser distinguidos dentro de la pluralidad del pensamiento y el libre desarrollo de la
personalidad a través de las prácticas culturales que los identifican como pueblo(Arismendi
Morales, 2008).
Indica también Delgado, que no todos los árabes de Maicao se encuentran en la misma situación
económica. Así, “algunos de los más adinerados han dejado sus casas y apartamentos, viven en
Panamá, Margarita o el Líbano y visitan periódicamente su país dos veces al año, tienen sus
administradores libaneses a los que le pagan muchísimo mejor que a un empleado maicaero”.
Las diferencias también se perciben respecto al tipo de mercancías que venden. Según Delgado
En los inicios de Maicao los comerciantes que importaban electrodomésticos eran los de mayor
poder económico, los importadores de manufactura tenían menos poder económico, le seguían
los que vendían telas, los de calzados, a ellos se les llamaba, por parte de los mismos árabes, los
chancleteros y se ubicaron aquí en Maicao. […] en la calle13 venden pura chanclas, […] la antigua
12 que nacía en la 13, hasta la 9 le correspondía a manufactura; la calle 13 era de
electrodomésticos, así estaban configurados; hoy en día ya hay algún tipo de mezclas.(Delgado,
s.f.)
En opinión de Delgado, la comunidad árabe de Maicao no es unida, contrario a lo que
normalmente se cree y considera que existen diferencias importantes entre ellos, probablemente
como reproducción de las diferencias entre grupos que se dan en sus países de origen.
La colonia árabe de Maicao ha disminuido notoriamente en los últimos años; primero, como
resultado de la liberalización económica y los consecuentes cambios en la legislación aduanera
iniciada durante el gobierno de César Gaviria y luego, después del ataque a las Torres Gemelas en
septiembre de 2011, cuando fue vinculada a organizaciones extremistas como Al Qaeda y
Hezbolá, acusación de la que se ha defendido enfáticamente8. También fueron frecuentes los
secuestros y extorsiones, situación que ha cambiado en los últimos años. De cuatro mil árabes que
alcanzaron a vivir en Maicao, se estima que hoy solo permanecen cerca de mil.
Las estrategias de inserción
“Cuando un grupo de inmigrantes se instala en la nueva tierra, tiende a estrechar
instintivamente sus defensas culturales para enfrentar de esta forma la amenaza de la
deculturación. La emigración forzada ‘es considerada como una tragedia’, la cual explica sus
hábitos en el exilio, su retraimiento y su cautela en el aspecto económico” (Behaine de
Cendales, 1980, pág. 144)
8
Ver: Comunidad colombo – árabe de Maicao, Guajira, niega nexos con Hezbolá. El Tiempo, 28 de julio de
2009. Disponible en http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-5727807. Recuperado 23 de
octubre de 2011.
El ocaso árabe de Maicao. El Tiempo, 3 de mayo de 2099. Disponible en
www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-4904195. Recuperado 23 de octubre de 2011 .
De espaldas a Bin Laden. El Espectador, 18 de mayo de 2001. Disponible en
http://www.elespectador.com/impreso/internacional/articulo-270927-de-espaldas-bin-laden. Recuperado
23 de octubre de 2011.
Estas características se evidencian de manera reiterada en la primera generación de inmigrantes:
libaneses y sirios, las historias de bisabuelos y abuelos los retrata de cuerpo entero. La primera
generación que nació en tierra colombiana o que llegó muy pequeña sintió en carne propia
algunos episodios de racismo y chauvinismo.
La segunda estrategia podría denominarse resistencia pasiva, es decir, estar y no estar:
Consiste ésta en una adaptación relativa. ‘yo hago mi vida aquí, pero de todas maneras (yo)
soy de allá’, rechazar cualquier referente cultural que no haga parte del mundo propio,
aprender lo mínimo de español, mantener el árabe en el ámbito familiar, no introducir
variaciones a las recetas de cocina tradicionales, casarse entre los mismos. Por supuesto,
también se vive una mezcla de estas dos cosas o estas dos posturas. (Vargas & Suaza, Los
árabes en Colombia; del rechazo a la integración, 2007, págs. 69, 70).
Ahora bien el asunto es diferente para las primeras generaciones que llegan, que para los
hijos y nietos de éstos. Los primeros tenían un anclaje en el territorio en el que nacieron,
tenían contactos directos con aquellos imaginarios que les dieron sentido a sus identidades.
De entrada sabían que eran árabes. Vivieron de primera mano los olores, los colores, los
sabores, las tormentas. Aprendieron por experiencia propia su historia como grupo. Los
segundos miraron sus orígenes desde lejos. El pasado, el territorio, la historia se
interiorizaron a control remoto y fueron mediados por la nostalgia y las reelaboraciones de
sus padres. De la tercera generación en adelante puede disminuir la intensidad de la tensión
identitaria, ya no tira tanto la tierra de los antepasados, que poco a poco se va convirtiendo
en tierra extranjera. (Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a la integración,
2007, pág. 70).
De acuerdo con Vitar (Vitar Mukdsi, 2007), fueron varias las estrategias de adaptación, o de
inserción, que estos inmigrantes utilizaron. Estas fueron: la inserción profesional de los
descendientes, como resultado de sus esfuerzos de adaptación a la sociedad receptora; el
matrimonio y el asociacionismo étnico.
Mención especial merecen las donaciones, a las que someramente se ha hecho referencia en este
documento.
“Las donaciones económicas de todo tipo fueron una de las formas como las comunidades
sirias, palestinas y libanesas se integraron a la sociedad colombiana. Por medio de
contribuciones lograron prestigio, ascenso, presencia y reconocimiento social.”(Vargas
Arana, 2011)
“Los libaneses son muy propensos a darse bombo, a mostrar que ellos tienen dinero y
esperar reconocimiento por ello, pero también es cierto que en nuestra cultura la
generosidad y las leyes de la hospitalidad son muy importantes. Recuerdo que mi padre a
veces era muy avaro en los negocios - creo que él fue el modelo para la invención de todos
los chistes sobre los turcos que circulaban en la Costa-, pero cuando se trataba de dar
regalos, de ofrecer comidas y de ayudar a sus otros paisanos era espléndido. El cura del
pueblo donde vivíamos siempre le pedía sus contribuciones para las campañas de ayuda a
las pobres y desamparados que la parroquia organizaba y mi padre siempre
aportaba.”(Vargas Arana, 2011).
“Las donaciones son también una muestra de gratitud y reconocimiento con la tierra que los
acogió. El sirio George Baladí a la pregunta de por qué había regalado una escuela en
Cartagena, contestó: porque la plata la trabajé aquí, y la gané aquí. Por lo tanto pertenece a
Colombia.”(Restrepo Mejía, 1999).
“En la ciudad de Barranquilla, el parque Muvdi fue una contribución de Elías Muvdi, de
origen palestino, y uno de los comerciantes más ricos de la ciudad. Se dice que le obsequio al
gobierno colombiano un avión para que lo usara en la guerra contra el Perú y para este
enfrentamiento puso a disposición del presidente Olaya Herrera más de un millón de pesos.
Y cuando murió, en 1959, le dejó a la ciudad de Barranquilla tierras por más de dos millones
de pesos, donde se deberían construir obras de asistencia social.”(El Tiempo, 1982).
“En esa misma ciudad el también palestino Salim Zogbi se ocupó de numerosos negocios y
proyectos…uno de ellos, de especial importancia para la ciudad y la región, fue la apertura
de la primera carretera que unió Barranquilla con Cartagena, iniciada en 1922 y financiada
en su totalidad con sus propios recursos. Al despejarse el camino, después de varios meses
de luchar contra la maleza y adecuar el terreno, organizó un servicio de correo entre ambas
ciudades con una flota de automóviles de su negocio el Garaje Hudson, fundado en 1920.
Además creó una estampilla con la cual recaudó fondos para el mantenimiento y ampliación
del correo y transporte terrestre.”(Yidi, David, & Lizcano, El arte palestino de talar el nácar,
2005, pág. 95)
El señor Zogbi en 1923, para conmemorar los primeros 20 años del Departamento del Atlántico, le
regala el magistral Escudo de nácar de la República de Colombia, elaborado en Belén (1923) por su
padre Bichara Zogbi, que fue resaltado con la siguiente mención de honor:
“La Asamblea Departamental del Atlántico (República de Colombia), en la legislatura de
1925, hace presente su agradecimiento a nombre del pueblo que representa, a los señores
Bichara Zogbi e Hijos, por el artístico Escudo de la República de Colombia, que se dignaron
obsequiar al departamento y que hoy ornamenta el Salón de Sesiones de la Asamblea,
donde causa admiración el bellísimo trabajo ejecutado por Sirios y palestinos, ofrecido
como símbolo de aprecio y alta distinción a esta sección del país, que muchos de ellos
reputan como su segunda patria.”
Son bien conocidas las generosas donaciones que a principio del siglo XX hizo David Aljure a
Girardot: donó un lote para que se construyera el Colegio de La Presentación, regaló la sala de
cirugía del Hospital San Rafael y, en compañía de un colombiano, hizo el primer acueducto que
tuvo la ciudad.
En el desarrollo urbanístico de los diferentes municipios, los árabes también fueron pioneros. Por
ejemplo, entre los aportes se encuentra en Ibagué el barrio Cádiz…hecho por libaneses. Su
construcción fue idea y realización de Aníbal Yamhure y Michel Estefan, propietarios de una
compañía llamada Central Americana de Distribución, cuya sigla Cádiz dio nombre al
barrio.”(Vargas Arana, 2011).
“En los años treinta Nicolás Demetrio Abuchaive Auada jalonó el progreso de Riohacha al
proporcionarle energía eléctrica a la población una generadora de su propiedad; de igual
modo, estableció la primera planta de hielo, logros éstos que, tras mejorar la calidad de
vida,
marcaron
un
hito
histórico
en
la
evolución
social
de
la
comunidad”.(www.abuchaive.info/teatro.htm).
El libro de Pilar Vargas Arana trata de manera exhaustiva este tema de las contribuciones y es
realmente extensa la lista de obras acometidas por sirios, libaneses y palestinos a lo largo y ancho
del país. Además de la construcción de mezquitas (Maicao y Barranquilla) y de colegios para su
comunidad pero también para quienes quieran entrar.
Las mujeres árabes y sus familias en Colombia
“Los sirios Antonio y Jorge Charjud llegaron de Nueva York a la Costa en la época de 1920,
llamados por su padre, que vivía y trabajaba en Lorica y estaba muy enfermo. Mi padre les vendió
la idea de que él tenía dos hermanas muy lindas, Rosita y Julieta, que vivían en Damasco, que
cocinaban muy bien, que eran mujeres de hogar, que si los señores Charjud querían se las
mandaban traer, y así se casaron los dos Charjud con las dos hermanas Char”.(Char, 2004)
“Dicen los antropólogos que un matrimonio más que unir a dos personas une a dos familias,
y por tal razón las relaciones van mucho más allá de la pareja misma. Para los árabes en
Colombia un matrimonio podía ser una estrategia de inclusión o de exclusión. Por ejemplo, el
caso de un levantino casado con una colombiana, o viceversa, se puede convertir en
posibilidad de inclusión en mundos que antes habían estado vedados: un libanés en una
familia colombiana y una colombiana en una familia libanesa. Estos matrimonios mixtos
fueron, durante los primeros años, algo así como una prueba de resistencia que muchos se
atrevieron a pasar. Algunos se quedaron en el camino, pero otros lograron superar la
prueba.” (Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a la integración, 2007, pág.
146).
“Es de anotar que las resistencias no provenían únicamente de las colonias árabes. Para
muchas familias colombianas el hecho de emparentarse con un árabe se tomaba como una
baja en la escala social, como una especie de desafío racial y moral contra la sociedad, ya
que como hemos visto las reticencias con aquellos extranjeros que no fuesen europeos eran
muy notorias en el país.
A su vez, la elección de compañera o compañero dentro del mismo grupo de inmigrantes
puede afianzar los lazos entre la comunidad misma y establece un límite claro con todos
aquellos nativos que no hacen parte de las colonias. Los inmigrantes más apegados a sus
raíces mantuvieron durante mucho tiempo el anterior tipo de estrategia matrimonial.”
(Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a la integración, 2007, pág. 147).
Para escribir sobre las mujeres árabes en Colombia, una de las primeras preguntas que se hace es
por su matrimonio, ya que la iconografía, las historias de vida, los testimonios dan cuenta de
familias extensas, con muchos hijos e hijas y en ellas siempre resalta el papel cumplido por la
madre como piedra angular de las mismas. Son muy pocas las mujeres árabes que no contraen
matrimonio. De todos modos, no es fácil hablar sobre la mujer árabe, máxime si se recurre solo a
fuentes secundarias, como es el caso de este documento, por cuanto la bibliografía en la que ellas
son sujeto histórico-social-político-económico, es escasa y dentro de las generalidades y
particularidades de la inmigración libanesa, siria y palestina, desde el final del siglo XIX a la fecha,
que se afincó a lo largo y ancho del país, la mujer ha sido estudiada muy poco.
Por otro lado, se han llevado a cabo grandes cambios sociales tanto en el ámbito nacional como en
el internacional, lo que ha influido para que esa mujer que llegó muy joven con su marido o en
muchas oportunidades recién casada, o que fue mandada a traer, sea muy distinta de la mujer de
finales del siglo XX y más aún con la del XXI. Se podría decir que entre ambas no hay un trecho sino
un abismo.
“Son muy pocas las mujeres árabes convertidas en personajes y referenciadas en la prensa
entre 1884 y 1980. Tal vez porque estaban muy ocupadas en su casa, limpiando y cocinando;
tal vez porque nadie se fijaba en ellas, tal vez porque en los periódicos consideraban que no
era noticia lo que las mujeres hacían.”(Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo
a la integración, 2007, pág. 189).
“[…] Si fue la señora Claudia B. de Habeych la ganadora del premio, ¿por qué le dan el
cheque al marido y por qué no es ella la que escribe la nota de agradecimiento? […] para el
momento, la legislación colombiana no permitía a las mujeres manejar sus propios asuntos
económicos.”(Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a la integración, 2007,
pág. 190).
“El matrimonio musulmán es algo parecido al matrimonio civil que se conoce en Colombia. No se
hace en una mezquita y la novia no está presente es el papá o la persona que la representa con el
novio que se va a casar y se cogen de la mano y dicen una oración especial para el matrimonio,
después se juntan (hombre y mujer)”(Maksoud, 2011)
De todos modos, existen algunas características que se han transmitido de generación en
generación y que han quedado descritas en algunos textos, pero de manera particular, en el de
Mujeres Árabes en Colombia de Pilar Vargas y Luz Marina Suaza, en el que 24 mujeres árabes en
primera, segunda y hasta tercera generación cuentan su historia de vida.
La teoría feminista sostiene que los movimientos de mujeres se enfrentan a diario con el problema
de la identidad, porque luchan desde lo cotidiano y desde su ser femenino (cuerpo real y
simbólico); cuestionan la relación hombre-mujer, la familia, los hijos, asuntos que son la raíz de la
sociedad civil y que a la larga cuestionan los cimientos mismos del sistema; en esas estructuras se
rompe la “ley del padre” y se intenta encontrar otras formas de relación así como atacar el orden
social: primero, en la familia; y luego, en la sociedad.
Y si bien las mujeres árabes de hoy son bien distintas de las que llegaron en los primeros barcos y
sus liderazgos, en distintos campos, no se discuten, no se puede afirmar que ellas hagan parte del
movimiento feminista. Su “revolución” ha sido silenciosa y acorde con los nuevos tiempos que se
viven, tanto así que ni ellas ni ellos reconocen que se haya dado un cambio en las mujeres y en sus
familias, pero la evidencia muestra otra cosa.
Pilar Vargas Arana, en un trabajo que saldrá a la luz pública en los próximos meses, titulado
“Diáspora del Medio Oriente: el caso de la migración siria, libanesa y palestina a Colombia (18801980”, sostiene que en junio de 1933, el gobierno colombiano expidió el decreto 1060, por medio
del cual se prohibía el ingreso al país de mujeres solas, es decir, que no tuvieran marido, padre o
hermanos, salvo con un permiso especial. Este decreto pudo haber sido motivado por el elevado
número de viudas que, desde finales del siglo XIX a esas primeras décadas del XX, llegó al país
debido a las guerras en sus lugares de origen, en las que los hombres son los que más mueren.
Esas primeras mujeres que llegaron registraban como profesión “amas de casa” y eso fue lo que
hicieron a su arribo al país: recomponer su hogar, armar de nuevo los lazos familiares, levantar
hijos e hijas conservando algunas de sus costumbres pero adaptándolos a la tierra que habitaban.
Mientras los hombres salían a vender sus mercancías, ellas estrechaban lazos de amistad con sus
vecinos, recomponían el tejido social roto y disponían sus casas de tal forma que cuando los
hombres volvieran sintieran como ‘propio’ ese terruño.
Con el paso de los años los sirios y libaneses establecieron prósperos comercios, en su mayoría, y
ya no volvieron a marcharse. Sus casas se convirtieron en sitio de reunión no solo entre ellos sino
con sus comunidades, que los califican como los mejores y más generosos anfitriones. En este
escenario, la comida es fundamental porque es alrededor de ella que se ha socializado y se han
estrechado lazos de amistad. Muchas viudas árabes, como relatan ellas mismas en las historias de
vida del libro Mujeres Árabes en Colombia, Pilar Arana y Luz Marina Souza, tuvieron que hacerse
cargo de los negocios que dejaron sus maridos porque sus hijos o eran muy pequeños o estaban
estudiando y no podían interrumpir sus estudios. Lo hicieron con éxito. Del mismo modo, otras se
han destacado en negocios propios como los restaurantes, los bordados, la finca raíz y la
preparación de comida para banquetes y eventos.
De doña María Susana Awad de Ojeda a Zuleima Slebi de Manzur, hay una distancia muy grande.
Susana fue la primera mujer alcaldesa que tuvo el país; cuando le ofrecieron el cargo, ella de
manera muy espontánea le dijo al gobernador que tenía que consultarle a su marido para darle
una respuesta. Así era en su tiempo, no solo por ser mujer árabe sino por ser mujer. Zuleima, por
su parte, es una mujer que lidera la visibilidad de sus coterráneos, que ha ideado y organizado ya
tres encuentros árabes y que dice que su marido ha sido su mejor aliado, su apoyo. Las mujeres
árabes de hoy son autónomas, independientes, libres y aunque siguen conservando, en su
mayoría, sus dotes como excelsas amas de casa, cocineras sin par, madres amantísimas, fieles
esposas, religiosas fervientes, se desarrollan en distintos campos y ellas, por sí mismas, se
distinguen en campos tan diversos como la política (Zulema Jattin), la farándula (Shakira), la
organización y cohesión social (Zuleima Slebi), el diseño de moda (Amalín de Hazbún e hija), la
investigación en arte (Karen David Daccarett) y un etcétera muy largo.
La gran mayoría de clubes sociales, obras de caridad, eventos artísticos y religiosos, han sido
inspirados y sostenidos por mujeres libanesas, sirias y palestinas.
Sus matrimonios, en un altísimo porcentaje, endogámicos o mixtos, son para toda la vida, ya que
ellas aplican la máxima de que: “tanto en el amor como en la democracia la tolerancia es una
cualidad necesaria.” Sin que esta frase equivalga a la subordinación y sumisión de décadas atrás. O
como lo sostienen algunas mujeres de la comunidad árabe: Como los matrimonios son convenios
entre las familias, el amor se aprende y no se desprenden celos, que son la sal de las relaciones
matrimoniales.
De otro lado, un trabajo preliminar de la lideresa Zuleima Slebi de Manzur y la lectura de varios
textos académicos, artículos de prensa, novelas y conversaciones ‘extraoficiales’ con amigas
árabes, permiten elaborar un perfil femenino, ajustado a un período histórico delimitado. Esta
investigación, permite afirmar que los matrimonios endogámicos son los preferidos, pero también
hubo y, ahora con mayor ocurrencia, matrimonios mixtos que fueron fundamentales para la
inserción de mujeres y hombres árabes en la sociedad colombiana.
Eso sí, antes de referenciar algunas de las opiniones más relevantes de las historias de vida, es
importante destacar que para adelantar cualquier tipo de política pública o posición de Estado, se
debe fijar como interlocutora, en primer lugar a Zuleima Slebi de Manzur, quien ha organizado los
tres Encuentros Árabes, una de las cabezas visibles de esta inmigración, con un liderazgo
indiscutible.
Linda Patricia Abuchaibe, Rida Mariette Aljure Salame y Soad Louis Lakah, están en el grupo de las
conductoras de sus compatriotas y más que los hombres tienen reconocimiento y trabajo que las
acredita como interlocutoras de primer orden. En este grupo no se puede dejar por fuera Shakira,
la colombiana más importante en el mundo y tan o más conocida que nuestro nobel Gabriel
García Márquez o nuestro pintor Fernando Botero.
A continuación apartes de las historias de vida de algunas de las mujeres árabes en Colombia, que
entrevistaron Pilar Vargas Arana y Luz Marina Suaza V., que constituyen buena radiografía de la
mujer palestina, libanesa y siria, asentada en Colombia, así como de la familia que han levantado,
de sus anhelos y de sus esperanzas. Sus historias variopintas y sus sinceras opiniones nos permiten
concluir, como ya lo decíamos, que de esa mujer sometida, subyugada, que no daba un paso sin
consultárselo al marido, poco queda; ellas como la mayoría de mujeres en el mundo han
estudiado, se han cualificado y hoy son interlocutoras de primer orden en muchos temas y su voz
se oye tan fuerte como la del hombre.
Encontrarán el nombre de cada una, su lugar de residencia, su religión y su nacionalidad.
LAILA FAOUR DE SAAB. Neiva-Barranquilla-Bogotá. Católica rito maronita. Libanesa:
“Nací en Hadeth el Yibbe… Antes de comenzar a narrar mi historia, quiero anotar que así como los
países árabes son muchos, las mujeres también somos muy diferentes… Con un grupo de libaneses
hemos luchado por tener una iglesia maronita en Bogotá, porque en todas partes del mundo donde
hay libaneses hay iglesia y representación del clero, tenemos club, asociaciones, pero no todo el
mundo es socio del club ni de la asociaciones, en cambio la iglesia aglomera a todos. Fundamos la
Asociación de Nuestra Señora del Líbano. He publicado “Líbano, Aroma y Sabor”, “Recetas de
mujeres para que los hombres cocinen”, en coautoría con Nohora Manrique y Verónica de Ospina
y con otras mujeres el manual Hogares de Hoy, colección de cinco folletos. Llevo 50 años en
Colombia, he sido feliz y me han pasado cosas maravillosas. En el año 2000 decidí ‘quiero ser
colombiana porque yo amo este país; además, mi esposo y mis hijos son colombianos.’ Cuando
aprobaron la doble nacionalidad hice los papeles. Tenemos algunas diferencias culturales y de
educación, en cuanto a idiomas aprendemos árabe, francés y ahora inglés, porque nuestro país es
el más occidentalizado”.(Vargas & Suaza, Mujeres Árabes en Colombia, 2011, págs. 111-113, 117)
DIANA GEDEÓN JUAN. Cartagena. Católica. Colombiana:
“Nunca sentimos ningún tipo de marginación por razones de género. Jamás dudamos de que se
nos permitiría estudiar y trabajar, sin discriminarnos por nuestra condición de mujeres. Nos
criamos como mujeres modernas, aun cuando las tías Gedeón decían que el mundo era de los
hombres y que era necesario tener un varón en la familia para que las niñas no sufrieran.
Para ningún descendiente del Líbano en Colombia, ese origen y esa sangre producen molestia o
incomodidad; al contrario, son motivo de orgullo. El apellido Gedeón lo portamos casi con vanidad,
es un motivo de honra, de gozo y de contento. Así mismo, me enorgullecen mis ancestros libaneses
y mi patria colombiana.
Hoy, la política nos ha abandonado, mejor dicho la hemos abandonado, pues estamos más
dedicados al sector empresarial y gremial desde la Juntas Directivas de Andi, Confenalco,
Fendipetróleo, del Convention Bureau de Cartagena, del Grupo Over. Nos concentramos en la
empresa privada, en los gremios, desde donde también contribuimos con la comunidad.
No hablo árabe y es lo que más me duele. Sus palabras son familiares. Las oía, cuando niña, de
labios de mi abuela, cuando los miembros de la colonia nos visitaban. Mi bisabuela Labibe nunca le
quiso enseñar el idioma a mi abuela Jafisa, ni lo hablaba por la congoja que significaba recordar el
idioma de sus cuatro hijos muertos.”
“Los árabes en Cartagena fundaron su propio Club porque los otras les estaban vedados, el AlDunia, que más tarde se llamó Club Unión. Cuando los banqueros locales y los miembros del Club
Cartagena empezaron a ver en la colonia de sirios y de libaneses a gente con disciplina, dedicada al
trabajo, que aportaba riqueza y empleo a la ciudad, de buenas y sanas costumbres, católicos
practicantes, empezaron a abrirles las puertas del club y a aceptarlos como socios. Estoy feliz en
Cartagena. Amo mi sangre árabe y mi corazón colombiano. Soy soltera y vivo encantada.”(Vargas
& Suaza, 2011, págs. 121-123,127,130)
OLGA ISABEL CHAMS ELJACH “MEIRA DEL MAR” (QEPD). Barranquilla, católica, colombiana:
“Mis padres, inmigrantes libaneses, llegaron en la segunda mitad del siglo XIX, Turquía dominaba
el Medio Oriente y había logrado lo que todo país dominante: hacerse rechazar. El idioma árabe
está lleno de amor por lo suyo, por su idioma, por su patria, por su familia extensa, en la que están
incluidos no solo sus hermanos, sino también sus primos, sus tíos, sus sobrinos. En cuanto al
retorno al Líbano no hay un solo inmigrante del Oriente que no piense, desde el momento en pisa
tierra americana, en el regreso al bled. El bled significa patria nativa, suelo natal… Yo siempre me
he considerado pendiente de dos alas, Colombia y Líbano. No puedo separar la uno de lo otro.
Sangre y sueños van juntos, constituyen la identidad de una persona, y es que para mí el Líbano es
la patria de mi sangre y Colombia es la patria de mis sueños.”(Vargas & Suaza, 2011, págs.
26,28,31)
GEORGETTE SAKER DE FARAH (QEPD).Cereté -Cartagena. Católica. Colombiana:
Su hija habla de ella: “Cuando mis padres llegaron, hace más o menos 70 años, montaron un
pequeño supermercado que llamaron Violeta y tenían negocios de arroz, como hubo una caída del
precio de este cereal, mi mamá decidió montar una restaurante para apoyar a mi padre en 1965: el
Restaurante Árabe e Internacional de Cartagena, el primero de su clase en el país, donde se servía
el lomo al faraón y el plato mixto. Montó también la fábrica de congelados de comida árabe, hace
40 años. Publicó el libro “La cocina árabe a su alcance” que tiene varias ediciones. Nunca había
visto un entierro como el de mi mamá en Cartagena, casi todo el mundo salió a despedirla, era una
institución.”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 35,36)
TATIANA EL JEAID HAMADE Maicao. Musulmana. Colombiana:
Su padre nació en Baloul y llegó en la década de los sesenta.
“No sabía que para comer debía rezar una oración, para dormir otra y que debíamos rezar cinco
veces al día, que debíamos rezar la oración al Fatiha que es la de apertura a cualquier actividad.
Las familias musulmanas que se establecieron en el país antes de 1991 se educaron en colegios
católicos, apostólicos y romanos…a muchos los bautizaron, los confirmaron e hicieron la primera
comunión.
Cuando vi por primera vez a una señora empañoletada, me pregunté ¿qué es esto? No tenía ni idea
que eso me iba a tocar a mí. En mi familia, las mujeres usan hiyab muy entradas en años. La mujer
árabe de Maicao trata de unir las dos culturas.
Cuando en la familia hay que tomar una decisión importante ellas escuchan, no comentan no
opinan, y mientras tanto las cosas se van desarrollando y van tomando fuerzas. Solo intervienen en
el último momento. Soy muy impulsiva y no comprendo cómo las abuelitas y las mamás dejan que
el tiempo vaya pasando sin definir las cosas. Son los pilares de las familias y nos entiendo por qué
nunca buscan el reconocimiento, por qué juegan a tener bajo perfil.
Casarse con un musulmán de Maicao es complicado, ya que por lo general les da temor a
enfrentarse a una mujer preparada. El machismo es parecido en todas partes.
Soy musulmana pero soy feminista, ¿es esto compatible? Me siento más colombiana que árabe.
Sería muy difícil irme al Líbano.”(Vargas & Suaza, Mujeres Árabes en Colombia, 2011, págs.
41,43,45,47,48)
ISAB MEBARAK CHAMS. Barranquilla. Católica. Colombiana:
Sus familiares libaneses se establecieron en Cartagena y en Sabanalarga. La familia de su padre es
de Zahle y la de la madre de Trípoli. “Soy orgullosamente colombiana pero mi genética árabe es
muy fuerte. Ligaba esta fascinación a la presencia de los árabes, durante más de ochos siglos, en
España. Esa idea de la mujer árabe en la casa, sumisa, obediente no es tan cierta, no hay tal
pasividad hoy en día. La fuerza de las familias árabes tiene que ver en parte con la fuerza de las
mujeres”.(MarcadorDePosición3pág. 140)
JOLUD MUSTAFÁ. Bogotá. Musulmana. Colombiana:
“Mi padre y mi madre son palestinos, ella es de Der Tarif y él de Niabruk. En el colegio donde
estudié en Bogotá no había otra niña árabe. Les caía bien y querían ir a mi casa, porque la familia
árabe vive cómodamente, no es que tuviéramos lujos, pero siempre comíamos bien. Tres días a la
semana comíamos comida árabe, tres colombiana y el domingo íbamos a restaurante. Soy
excelente vendedora. Como buena árabe. Tengo mi clientela, vendo mercancía a las señoras que
venden flores en los alrededores de los Jardines de Paz. Es más rico vivir acá aunque la seguridad es
mejor en Jordania, pero yo no nací allí, ese no es mi país.”(Vargas & Suaza, Mujeres Árabes en
Colombia, 2011, págs. 54,57)
SOAD LATTUF DE GANDUR. Pereira. Cristiana. Siria:
Llegó a Pereira en 1949, la acompañaba su esposo Subje Gandur, también sirio, quien había venido
a Colombia en 1933 para radicarse en Cartago, Valle, él había regresado para visitar a su familia y
para buscar una buena mujer con quien casarse. Estudió en colegio de varones, a pesar de la
oposición de sus hermanos, pero su padre la respaldó. Le encantaban las matemáticas y las
estudió con éxito.
“Me quedé sola (al marido le dieron cinco infartos) con cuatro almacenes: uno en Tuluá, dos en
Cartago y uno en Pereira. Llegamos a tener un buen capital -lo manejé con cautela y precaución-,
empecé a comprar los locales que alquilábamos. Cuando Subje falleció me nombraron Cónsul de
Siria, me pareció extraño que un país mahometano me hiciera ese honor siendo mujer y cristiana.
Durante el consulado de mi marido, el primero de la RAU (Repúblicas Árabes Unidas) en Colombia
no solo fui su secretaria sino su consejera y la anfitriona de las recepciones en la casa. En mi casa
siempre hablábamos en árabe. Ahora ya grande -nunca hablo de vieja- me retiré a
descansar.”(Vargas & Suaza, 2011, págs. 61,65,67)
ZULAY SALIME Y SUS DOS HIJAS LAURA Y NATHALIA NEME. Bogotá. Católicas. Colombianas:
Mi padre era David Neme. Él fue el primero de la familia Neme que llegó a Colombia en 1924,
cuando tenía 24 años. Aun cuando mi abuela lloraba porque no quería que se fuera, él salió del
Líbano ya que sueño era venir a América, donde quería trabajar y tener su prole. Mis abuelos
tenían muchos hijos, pero mi padre fue el elegido, que según las costumbres árabes se tenía que
encargar de todo. Les dijo que no y desde que tuvo nueve años empezó a ahorrar, a trabajar, cosía
zapatos, hacía mandados, le ayudaba con las ovejas a quien necesitaba. Entró por Barranquilla, no
hablaba el idioma, llegó sin familia, acompañado solo de sus ganas de trabajar y de vivir.
Mi papá se estableció por toda la Costa pero el pueblo donde más vivió se llama Loma Arena
(Bolívar). A mi padre le daba mal genio que le dijeran ‘turco’, respondía: Soy Libanés del Líbano.
Traía telas, vendía vestidos, y siempre decía en su almacén: bueno, bonito y barato, la camisa, la
corbata, el corte, el vestido, lleve, lleve. Mi papá y mi mamá hicieron un convenio, él porque era
viudo y tenía sus hijas y ella porque era una mujer muy joven y linda que también tenía un hijo,
resultado de un romance a los 15 años, con un capitán de la marina que la abandonó. Cuando
nació José Nayib, su primer hijo, mi mamá se enamoró mucho de mi papá y él se volvió loco por
ella porque tenía el primer hijo varón. Al tener el primogénito le compró casa, le compró de todo.
Mi padre tenía una costumbre que respetaba mucho y que consiste en casarse entre los mismos
árabes como una manera preservar la raza. Según él, mis hermanas y yo debíamos casarnos con
nuestros primos de apellido Cure y si él no se hubiera muerto en el año 64, a lo mejor habría
contraído matrimonio con uno de ellos.
En el patio de la casa de Valledupar mi papá sembró rosas, les quitaba los primeros pétalos y se los
comía como dulces. Se reunía una vez a la semana con todos los árabes de Valledupar, hablaban
en árabe, jugaban cartas y tomaban un tinto negro, sin dulce en tacitas pequeñas.
Cuando tuve 16 años quise trabajar y le dije a mi mamá que quería ponerme a vender, y, ella, que
siempre fue temerosa, me respondió que Bogotá era peligrosa que vender era cosa de hombres.
Con el tiempo entré a trabajar a una Oficina y luego a estudiar Comercio Internacional en la
Universidad Jorge Tadeo Lozano pero no terminé porque tenía a mis dos hijas muy pequeñas y eran
mi responsabilidad.
Después de la muerte de mi padre me aislé de comunidad pero ingresé al Club Árabe y ahí conocí
muchas jóvenes que venden libros de cocina. Una vez compré dos de recetas y la sorpresa que me
llevé fue grande cuando vi que muchas de ellas las había degustado en mi casa.
Creé mi propia empresa, con mis hijas que son muy responsables, se llama Salime Neme e hijas
Ltda., que nació con cero pesos. En Salime Neme investigamos, diseñamos, creamos, producimos y
comercializamos prendas de vestir únicas, en colecciones limitadas.” (Vargas & Suaza, 2011, págs.
156,157,162)
VENUS ZARZUR DE CASTRO. Cali. Católica. Colombiana:
Nació en Cali pero sus primeros años los pasó en Beirut. Sus padres libaneses, llegaron a Puerto
Colombia pero terminaron en Buenaventura a mediados del siglo pasado en busca de fortuna.
Venus se casó con un español de quien se separó y recompuso su vida afectiva con Luis Fernando
Castro, valluno y ganadero, ella se volvió también ganadera de reses de lidia. “Creemos que
tenemos lo mejor, no somos humildes, deberíamos serlo más, así nuestro origen nos enorgullezca.
Tenemos muchas cualidades pero el machismo es aterrador. Quisiera quebrar el sometimiento
de ese pueblo enorme, el de las mujeres, que dolorosamente está doblegado. Siempre he
luchado para eso y aunque para otras mujeres la libertad no sea significativa, para mi es
fundamental.”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 71,77)
RIDA MARIETTE ALJURE SALAME. Girardot. Católica. Colombiana:
Nacida en Girardot. Su padre también es de allí y su madre del Espinal, los abuelos libaneses. “Mi
abuelo no era Aljure sino Aljure Sfeir pero en Puerto Colombia al hacer los papeles de inmigración,
los agentes de aduana simplificaron el apellido”. Es la hermana de Felipe Aljure el director de cine.
Se casó con un colombiano Alberto Camacho y tuvo dos hijos. Es la Embajadora de Colombia en el
Líbano y próximamente asumirá como embajadora no residente en Siria y Jordania.
“No aprendí a cocinar, me da pena confesarlo. Tampoco sé hablar árabe. Todos los domingos nos
reuníamos en la casa del abuelo Salomón y de la abuela Faride para disfrutar de la comida árabe.
En Colombia siempre fuimos ‘turcos’ y cuando llegábamos al Líbano éramos amerikene”. “Curiosa
la vida solo quería ser Alcaldesa de Girardot y cantante.”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de
Colombia, 2011, págs. 79,84)
ZHEGER HAY HARB. Bogotá. Laica. Colombiana:
“Mi mamá llegó a Colombia con sus padres en 1930 cuando tenía seis años y mi papá llegó por
esos años también, mucho mayor que ella, viudo y con tres hijos, procedían del Centro del Líbano,
mi padre de Baaloul y mi madre de El Marj. En el Líbano tenían una vida buena, eran agricultores,
pero no tenían liquidez y vinieron a hacer las Américas. Considero a todas esas mujeres que se
vinieron, muy valientes, luchadoras y para mí, fundamentales por la herencia de valor y tesón que
me dejaron y que siempre ha estado presente a lo largo de mi vida. En mi casa la influencia de las
tradiciones libanesas se notaba sobre todo en la cocina, que era exclusivamente libanesa. Cuando
estaba chiquita nos mandaban del Líbano por barco nueces, almendras, piñones, higos, garbanzo,
trigo, aceite de oliva, dulces, halawi, que aquí no se conocían. También, monturas para caballos
con alfombras persas. Cuando los hijos fuimos creciendo empezamos a decir que queríamos
sancocho, pasteles que son los tamales de la Costa y todos los platos que se comían en las casas de
amigos y conocidos. Me considero definitivamente colombiana, aquí es donde más he participado,
la vida que me interesa está aquí, están mis amigos más cercanos y las cosas que le dan sentido a
mi vida, pero culturalmente cargo con herencias de lado y lado. Hay cosas que le inculcan a uno
desde chiquito como el sentido de la hospitalidad, desde luego en Colombia también hay regiones
en donde es muy acentuado, pero entre los libaneses es su pilar fundamental. Soy una colombiana
de origen libanés, que además ha vivido en el Líbano, donde hice una vida muy particular, que no
era la misma vida que hacía la familia cuando vivía allá y tampoco era la que ellos esperaban que
yo viviera.”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 101-103,108)
LINDA PATRICIA ABUCHAIBE. Maicao. Católica. Colombiana:
Luego de casarme fui por primera vez con Juan a Palestina a visitar a su familia. Empecé a
identificarme con ese mundo, a empaparme de él, de sus costumbres. Conocí de primera mano el
sufrimiento de la familia, que ni siquiera pudo ir a recibirnos o a llevarnos al aeropuerto, porque
había que sacar un permiso especial ya que no podíamos circular libremente por lugares que son
tradicionalmente palestinos, pero que ahora parecen tierra extranjera. Es muy difícil estar en
Palestina y no ver la represión, la situación tan complicada en que están estas gentes.
Con la ayuda de mi abuelo escribí un artículo llamado “El holocausto palestino”, con el que quería
devolverles la pelota porque la palabra holocausto es para nombrar la tragedia israelí y quería
hacer notar que nos estaban infringiendo la misma violencia a nosotros. Apareció en El Heraldo, el
periódico de Barranquilla más leído en la Costa Atlántica. Ese día fui al Club Campestre del Caribe y
de inmediato me di cuenta del impacto que había tenido entre mis paisanos. En vista del impacto
de ese primer artículo, continué escribiendo semanalmente hasta que un día el director del
periódico me dijo que mis artículos se le estaban volviendo un problema. Ya tengo aquí al
Embajador de Israel y me explicó que lo estaba amenazando con quitar la publicidad de las
empresas judías. Le propuse que si no me publicaba, al menos aceptara mis respuestas cuando
ellos escribieran sobre la situación entre Israel y Palestina, pero eso no lo aceptó el Embajador de
Israel y entonces le dije que le pagaba el espacio para publicar mis denuncias, logré que algunos
paisanos me apoyaran con dinero. Cuando Ariel Sharon estuvo en Colombia, hice un artículo sobre
él, que fue primera página.
Comenzamos un trabajo muy duro porque éramos pocas, dispusimos de dinero y creamos la
Asociación de Damas Colombo-Árabes-Palestinas. Poco a poco se fue sumando gente. El objetivo
del grupo [era] hacer que se conociera a los palestinos no a los terroristas, cambiar la imagen,
mostrarnos como somos, gente pacífica, trabajadora, creativas. En el primer año de trabajo
ganamos el Gamín de Oro, reconocimiento al mejor voluntariado de Colombia.
Mi primer viaje internacional fue a Chile y cuando llegó el turno de presentarme dije con mucha
convicción interior: “Linda Patricia Abuchaibe de Colombia, soy ama de casa y mi profesión es la
causa palestina, este momento ha sido uno de los más emocionantes de mi vida, todo el mundo
se paró a aplaudir. Y cuál no sería mi sorpresa cuando me nombraron vicepresidenta de la
organización internacional.
No es costumbre ver mujeres liderando causas políticas, sobre todo en la cultura árabe que tiene
muy bien definidos los papeles y los espacios donde deben estar las mujeres. “He sido la única
mujer representante de Colombia al Consejo Nacional Palestino, los demás fueron todos
hombres. Creo que ha sido notorio el amor, el cariño y el respeto que me han demostrado en
Colombia.”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 144-146,148,150)
NAZMIA AMBRA DE NOFAL. Cúcuta, musulmana, española-palestina:
Bordadora extraordinaria, otro de los rasgos más llamativos de la cultura doméstica de la mujer
palestina.
Inicialmente ayudó en el restaurante Ramsés de Bogotá, inaugurado en 1973 por su esposo y su
cuñado Alí, que se convirtió en el sitio más frecuentado por los árabes en Bogotá. Abrieron otro
muy cerca y el éxito los llevó a abrir en 1984 El Khalifa al norte de la ciudad, con presentación de
bailarinas y shows musicales. “Hago los mismos platos que me enseñaron las abuelas, pero,
además, mi esposo que sabe mucho, me enseñó otros.”
“Tuve cuatro hijos seguiditos y para criarlos les dediqué todo mi tiempo. Son los dueños de mi
amor, de mis sueños, y también, debo decirlo, de mi paciencia. El hiyab lo empecé a usar hace seis
años cuando viajé junto a mis hijos y mi esposo a Jordania y viví tres años en Aman. De jovencita
no tenía la religión tan afianzada y por eso no lo usaba, pero ahora sí porque mis hijos y mi esposo
son muy religiosos, me tocó”.
Me siento muy feliz de vivir en Colombia, país que me acogió como un padre a su hija, además
porque tengo un buen esposo y cuatro hijos maravillosos, muy religiosos que siguen las leyes del
Islam. Siento que mi mayor conquista es mi familia. También el haber logrado que mis hijos
mantengan las costumbres árabes. Ella y su esposo le han aportado a la ciudad la cultura del
mundo levantino y un restaurante para que los ciudadanos se deleiten con los platos de comida
árabe. También han convertido El Khalifa en el lugar más árabe de la ciudad”(Vargas & Suaza,
Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 170,171,174,175).
ZULEIMA SLEBI DE MANZUR. El Plato (Magdalena). Católica. Palestina:
Sus abuelos paternos llegaron procedentes de Belén, en los comienzos del siglo pasado, se
radicaron en Ciénaga, polo de desarrollo en la época por el auge del banano.
“Mis padres se casaron en 1958 absolutamente enamorados. En esa época no era aceptado con
facilidad el matrimonio mixto (él palestino, ella libanesa) entre ciudadanos de origen árabe. Las
cuatro hijas producto de esa unión no aprendimos el idioma árabe, aunque mi padre si lo hablaba
mi madre no. Con el paso del tiempo he podido entender que su prioridad era que la sociedad
anfitriona los aceptara, lo cual consiguieron con facilidad, porque ellos eran muy respetuosos.
En mi casa se vivía un ambiente árabe: la comida, la música, el baile. A los 18 años llegó Roberto
Manzur a mi vida, hoy 32 años después, seguimos juntos, tenemos dos hijas maravillosas.
Desde que regresé a Barranquilla me dediqué a reivindicar la política palestina. Volví a la
universidad y terminé mi pregrado que me entregó herramientas para sensibilizarme aún más y
participar en los programas de la Embajada de Palestina en Colombia. Me vinculé a las actividades
iniciadas por Linda Abuchaibe. La investigación de mi tesis, titulada “Identidad cultural:
apropiación y redescubrimiento de los árabes en el Caribe colombiano”, fue un trabajo
exhaustivo y me dejo inhabilitada emocionalmente, pues los tres tutores que tuve murieron: a
Alfredo Correa de Andreis lo asesinaron, Allan Roussillon murió de un infarto y Jorgito García Usta
falleció a los 45 años a causa de un accidente cardiovascular. Me faltaban las conclusiones, pero
nadie quería dirigir la tesis.
El 8 de noviembre del 2004 se inauguró, con su activa gestión, en Barranquilla el I Encuentro con la
participación de unas mil 300 personas, bajo el lema “Los Árabes en Colombia: más de un siglo de
presencia y contribución en la historia nacional. En Cartagena en el 2006 hicimos el II Encuentro
Colombo-Árabe y I Árabe Latinoamericano. En el 2011 el tercero y segundo respectivamente.
Somos 20 millones, somos un pueblo en América Latina, podríamos tener un puesto en las
Naciones Unidas. Después de haber hecho todo el trabajo de campo de mi tesis encontré que
aquello que habíamos buscado con tanto afán estaba visualizado en la llamada memoria colectiva,
porque cuando me sentaba en La Guajira, en Córdoba o en Bolívar, los árabes y sus descendientes
me contaban la misma historia, no había cambios, era igual a lo largo y ancho de la geografía
nacional… Cuando se produjo la invasión de Estados Unidos a Irak en 2003, un buen día me levanté
y dije ‘Hay que hacer algo’. Conversé con los sindicatos, con las instituciones públicas y privadas,
con la comunidad en general y con la colonia árabe de la Costa Caribe, convocamos a todos los que
quisieran participar en una marcha, y en ocho días sacamos adelante la más grande y popular
manifestación que Barranquilla recuerde.”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011,
págs. 178-180,183,184)
SOAD LOUIS LAKAH. Ciénaga de Oro (Córdoba). Católica. Colombiana:
“La abuela María se quedó en Ciénaga de Oro y decidió que allí tenía que morir. Nunca más volvió
a su tierra, hablaba mitad en árabe y mitad en español. Era una mujer aparentemente fuerte, pero
muchas noches en su cuarto oí que mientras cantaba en árabe, lloraba hasta quedarse dormida…
Cuando llegó a Ciénaga de Oro, mi padre indagó cuáles eran los árabes solteros que tenían más
plata, se hizo amigo de ellos y les inventó una historia triste. Les dijo que un tío en Damasco le
había hecho perder toda la plata a mi abuela, luego les mostraba fotos de mis tías y les
preguntaba si querían casarse con sus hermanas. Las casó a todas el mismo día. Después de unos
meses del matrimonio les dijo a mis tías que hablaran con sus esposos para que le montaran un
negocio donde él pudiera vender cosas… Mi padre era un hombre buen mozo, vestía de lino y le
gustaba comer bien. Cuando comenzó a tener amores con mujeres de Ciénaga de Oro, mis tías se
preocuparon y le pidieron que se casara con una niña de raza árabe, de lo contrario no le seguirían
pagando nada. Él dijo que quería casar con la hija de Elías Lakah, pero cómo, esa que pasa
montando en bicicleta, esa niña no tiene ni 15 años, comentaron las tías. Pues con esa me voy a
casar… Mi madre no fue feliz con él. Cómo iba a ser feliz. Primero porque no lo quería y porque
además tenía que pasar todo el día en la cocina aprendiendo de mi abuela a preparar los
diferentes platos árabes para que él picara y tomara vino. No la dejó nunca cantar, ni maquillarse y
siempre tenía que atenderle todos sus caprichos. Como en Ciénaga de Oro no había luz, mientras él
dormía rodeado de almohadas, ella tenía que abanicarlo toda la noche entre la vigilia y el sueño.
Recuerdo a mi padre en las noches en una mecedora frente a un radio marca Philips, tratando de
localizar emisoras árabes y después de mucho ruido encontraba música y noticias, y se ponía a
cantar y me sentaba en sus piernas. Entonces comenzaba a contarme historias de camellos, de los
dátiles, de cómo eran en su tierra las cosas y también me enseñó el padre nuestro en árabe y me
cogía los deditos de la mano y contaba guaje, nen, clate… Cuando terminé el bachillerato, mi tía,
que se estaba muriendo, me dice que la mejor carrera para la mujer es el matrimonio, que me
case. Finalmente para que tuviera una seguridad, una tranquilidad me caso o me casan, con un
amigo de la familia a quien estimaba mucho. Por lo general, los matrimonios árabes son de
conveniencia y duran: ¿por qué? Porque el amor es tan frágil y cuando uno se casa enamorado,
no lo puede manejar por temor a que se quiebre, entonces la relación es complicada; mientras
que en la conveniencia, como no se siente ese amor, no se sienten celos y se vive con más
tranquilidad. Me he casado dos veces con paisanos y soy viuda dos veces. Les tuve mucho afecto,
los quise, pero pienso que nunca encontré el amor, nunca tuve la oportunidad de vivirlo… Sigo
escribiendo, quiero llevar los trabajos literarios de los escritores a documentales, así como muchas
tradiciones y manifestaciones culturales de nuestra región Caribe para que se conozcan no solo
nacional sino internacionalmente. Publiqué con Plaza y Janes la novela La Lío y otras mujeres, las
leyendas Los caprichos de Dios, editada por Colombia Nueva, y el libro de cuentos Razones de peso,
con Editorial Corsa”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 187,190,191,194)
MARÍA SUSANAAWAD DE OJEDA. Bogotá, católica. Colombiana:
Mi padre Elías José Awad Aboenk era del Líbano, Beirut. Al nacer él su madre murió y entonces
vivió sus primeros años con la madrastra. Como no se entendía con ella, resolvió venirse a buscar la
vida en América. Llegó a Barranquilla y en la época en que ponían en cuarentena a los sirios y a los
libaneses mientras les practicaban exámenes médicos de ingreso. Después se embarcó por el río
Magdalena, llegó hasta Gamarra y finalmente a Aguachica (César), donde se estableció. Mi madre
era Susana Inés Maestre Uribe, descendiente del Rafael Uribe Uribe, maestra de escuela, la
nombraron en Aguachica y allí conoció a mi padre, se casaron y luego de un tiempo se fueron a
vivir a Ocaña. Fuimos doce hijos: seis mujeres y seis hombres.
Mi padre era exportador de café. Nunca nos habló en árabe, pero si nos hablaba mucho de su
tierra, de las bellezas de los cedros del Líbano, de la educación de la mujer en su patria. Estaba
fascinado con su tierra pero nunca nos llevó hasta allí. Era de religión maronita y sus hijos somos
católicos, apostólicos y romanos como mi madre… Me ha dolido mucho la situación de la mujer,
su sumisión. Sentía rebeldía y preguntaba por qué las mujeres no podíamos hacer nada. En mi
casa veía a mi mamá y ella hacía todo lo que le dijera mi papá Elías, todo su mundo era el
marido. Años después comencé a percibir un inconformismo interior y a tomarle el gusto a la
política. La primera Alcaldesa que tuvo Ocaña, se posesionó el 17 de diciembre de 1962.(Vargas &
Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 198,199,200)
SABIHA SAFA DE ABED. Ipiales. Musulmana. Palestina:
Mi papá llegó a Colombia porque algunos primos y su suegro estaban aquí luego de haber estado
en España y en Filipinas, y sabía de Colombia porque otros familiares ya habían llegado a Bogotá.
Salió de su país por la difícil situación económica derivada de las sequías y de la guerra, muchos
emigraron para buscar un mejor futuro. Llegó en la década de los sesenta y después de tres años
volvió a traer a mi hermano mayor, Anwar Safa, quien lamentablemente fue asesinado en las más
absurdas circunstancias. Ellos estuvieron trabajando en Bogotá y luego se fueron a buscar negocios
en la frontera en Nariño, pues Ecuador era un país con muchas posibilidades de negocios e Ipiales
era un puente para la comercialización de los productos colombianos.
Después de ir y venir vendiendo mercancía pudieron abrir almacenes en Ipiales y les fue tan bien
que mi papá trajo en 1968 a mi hermano Ezedein Safa que aún habita en Colombia y en 1972 a mi
hermano Abdel Baki Safa porque eran tiempos de guerra en Palestina…Nací el 29 de diciembre de
1954 en Kafr-Malik y llegué a Colombia con mi papá en el 76, a punto de cumplir los 22 años. Mi
papá estuvo gestionando los papeles para poder traer a toda la familia. No fue posible. Él siempre
viajaba a Palestina porque nos habíamos quedado mis hermanas, mi mamá y yo y él se
preocupaba mucho por la situación. Mientras él se iba mis hermanos se quedaban encargados del
negocio. Todo los hacíamos y lo hacemos en familia.
Cuando llegué había una colonia grande de palestinos y libaneses en Ipiales...Un ambiente muy
bonito y como cerraban el negocio temprano, íbamos a la casa de mis hermanos, de los amigos,
jugábamos cartas, inclusive el 31 de diciembre había fiestas y mi papá tocaba shebbaba
(instrumento de viento que compone el acervo cultural y folclórico palestino) muy lindo y llevaba
casetes de música y mis hermanos bailaban árabe, dabke (danza típica palestina). Ahora casi no
hay colonias grandes ni en Pasto ni en Ipiales.
A las mujeres árabes en Colombia nos ha tocado diferente dependiendo de la ciudad. En Ipiales
participábamos en los negocios, en la vida social; siempre estábamos ahí, a la par de los hombres.
Mientras fueron pequeños, nunca dejé a mis hijos encargados con niñeras, sino que cuando me
desocupaba de mi casa y de mis hijos, me iba a ayudar y realmente me encantaba todo, los
pedidos para el almacén, vender lo que fuera, organizarlos. Jamás he sido una de esas mujeres que
solo están como escondidas en sus casas y que comparten solo nimiedades entre sí. Me considero
diferente a la mayoría de las que viven en Colombia, me aburren las reuniones de la típica ama de
casa que solo habla de comida o de cosas superficiales. Una cosa es dedicarse a ‘su hogar’ y otra
perder el sentido de la realidad y del criterio.
Cuando aún existía el Club de la colonia, como éramos paisanos muy unidos, palestinos y libaneses,
unos católicos y otros musulmanes, hicimos el grupo de la mujer árabe y festejábamos el 8 de
marzo. Claro, también celebrábamos el día de la madre y el 25 de diciembre hacíamos fiestas para
los niños en el Club, era muy bonito, aprendíamos danzas y bailábamos con vestidos tradicionales y
música árabe.
Las festividades religiosas son también diferentes, el ramadán (final del ayuno para los
musulmanes) y el Hajj (peregrinación que realizan los fieles musulmanes a La Meca, durante el
duodécimo mes del calendario musulmán), son para el mundo musulmán los más importantes
como el 25 de diciembre [y el] 1 de enero aquí. El año de nosotros y el nombre de los meses
también son diferentes, por ejemplo el año musulmán comienza con la migración de nuestro
profeta Mahoma de la Meca a Medina.(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs.
206,209,210)
KAREN DAVID DACCARETT. Barranquilla. Católica. Colombiana:
Mi madre, Suad, sí nace en Belén y llega al país de seis años, en mayo de 1952. Su familia elige
Colombia porque ya estaban radicados en Barranquilla algunos de sus tíos paternos… La arabidad
se mantiene fresca en mi madre y en sus álbumes familiares aparece retratada recogiendo
aceitunas, bañándose en el Mar Muerto, en las piscinas del rey Salomón o visitando la Natividad.
Después de la creación del Estado de Israel, 1947, y en vista del horror de esos años, su familia toca
el puerto en Cartagena para seguir a Barranquilla. Mi padre cuenta que él tendría unos nueve años
cuando se fue a recibir al puerto a mi madre su prima hermana por parte de mamá. Al verla en la
proa del barco se enamora de ella. Años más tarde se casan después de una tormentosa historia de
amor… Somos católicos. Belén está divida en 8 clanes: 5 ortodoxos, 1 latino que son los católicos,
uno musulmán y uno siriaco. La familia David ( el apellido original era Dawid) pertenece a ese clan
latino.
En nuestra vida cotidiana en Cartagena mi madre conserva el idioma para comunicarse con sus
mayores, mas no con mi hermano ni conmigo. Su arabidad también se refleja en la forma de
atendernos, cuidarnos y alimentarnos (en la familia se preparan recetas palestinas diferentes a las
que se popularizaron en Colombia)
Con la profesora Martha Lizcano Angarita emprendimos una ambiciosa investigación titulada El
Caribe colombiano: de la Colonia mudéjar al renacimiento de ‘lo árabe’ que abarca 500 años y
explora unos rasgos específicos del paisaje urbano y de la arquitectura de Cartagena, Mompox y
Barranquilla. En el año 2003, Enrique Yidi Daccarett, mi esposo, tiene la iniciativa de escribir el libro
El arte palestino de tallar el nácar y junto con Martha Lizcano nos damos a esa tarea… Considero
que en mi corazón habitan dos patrias, y cuando me doy a la tarea de escribir o de realizar mi
actividad laboral básica (un taller para la aplicación de técnicas italianas y orientales a la talla de
insumos para diseñadores, lo hago por Colombia y por Palestina (o por la cultura árabe, en
general).(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs. 215, 216, 218, 219,
220,224,225)
GLORIA MOANACK. Líbano. Católica. Colombiana:
En el caso de los libaneses la migración comenzó a principio del siglo pasado. Hablamos del éxodo
desde un país pequeño, ubicado en el Medio oriente que en ese entonces-y aún hoy- era objeto de
lucha de poderes y ambiciones de vecinos. A ese momento, digamos antes de que se iniciara la
Primera Guerra Mundial, Turquía había invadido ese pedazo de tierra. ¡Un país ni siquiera tan
grande como Cundinamarca! Y entre los invasores-que torturaron a los cristianos buscando
aniquilarlos- y las penurias del conflicto bélico que también se sintieron allí, los libaneses morían de
hambre. Era este un hecho extraño en una tierra en donde ni siquiera se hablaba ni se conocía la
desnutrición y esto llevó a muchos a retomar una tradición de siglos como la emigración heredada
de sus antepasados fenicios.
Entre ellos, se encontraba un tío de mi padre, Maroun Moanack, decidió viajar a Francia y
establecer un comercio, pero pronto el afán aventurero tomó la delantera y partió hacia América
del Sur, Colombia concretamente…Así comenzó la saga de la familia Moanack hacia este país. Una
vez establecido en Bogotá, Maroun propuso a sus sobrinos, Georges y Antonio, reunirse con él.
Georges pasó unos años pero prefirió regresar a Francia, mientras mi padre Antonio se establecía
en Colombia.
Mi padre se casó con Madeleine Nasser, con quien estando en El Líbano, tuvieron su primera hija,
Néda. En ese entonces, la sociedad cristiana libanesa, impregnada de la mentalidad francesa, se
distinguía por mantener y fomentar hábitos de avanzada. Si bien este no era el caso de las mujeres
de la religión musulmana, las cristianas habían asumido la mentalidad europea y su papel en la
sociedad era prominente. Mujeres de hogar pero que no eran sometidas a costumbres tribales de
una casi esclavitud. O, por lo menos, a una total dependencia del marido y el sometimiento al
mismo, con reclusión en el hogar y la misión casi única de satisfacer las necesidades del esposo y
engendrar hijos.
Hacia finales de los años cuarenta mis padres regresaron a Colombia y ahí nacimos las tres hijas
siguientes: Maggy, Madelene y yo… Ser libanés en Colombia fue muy pronto sinónimo de grandes
amistades y de gente emprendedora. Valga recalcar que esta es una de las grandes calidades de
los descendientes de los fenicios. Salvo raras excepciones estos libaneses no sufrieron ni rechazo
por parte de la sociedad colombiana. Y, esto por una razón bien importante que, a lo largo de los
años se fue consolidando: el libanés se establecía, echaba raíces, hacía empresa (comercio,
industria u otros), trabajaba para el progreso del país que lo había acogido. Nunca olvidaban su
tierra natal, iban echando cimientos para fomentar el crecimiento del nuevo país.
No fueron muchos los que quisieron regresar. En cambio, casi en su totalidad, todos soñaban con
que sus hijos, pero sobre todo sus hijas, regresaran al Líbano para allí encontrar cónyuge. ¿Por
qué? Nadie lo entendió muy bien. Para ellos era impensable (o casi) que el hijo o la hija se casara
con alguien distinto a su propia raza. Y esto dejó a muchos desgraciados.
A ese extraño y más comprensible afán porque los hijos retornaran a sus orígenes, tuve la fortuna
de escapar. Quizá porque logré amalgamarme tanto en Colombia y fui tan feliz ejerciendo mi
profesión en El Tiempo que nunca pensé en emigrar. Mi padre sentía orgullo al saberme realizada.
El regresar al Líbano, después de casi 40 años de ausencia, fue un choque difícil de asimilar.
Quedan huellas demasiado profundas de una guerra de casi dos décadas. Este ya no es el país que
conocí, el país de nuestros abuelos.”(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs.
230,231,232)
SHAKIRA. Barranquilla. Católica. Colombiana. No fue entrevistada. Estos datos de la reseña de su
vida:
Nació en Barranquilla de la unión entre William Mebarak, de origen libanés, con Nidia Ripoll, de
ancestros italianos y españoles. Su nombre quiere decir agradecida en lengua árabe… “Colombia
es mi país y una de las cosas más importantes de mi vida. Es un país donde la gente siempre sonríe,
aun ante los problemas, las dificultades y la crisis que les rodea. Todavía pueden sonreír y celebrar
la vida en medio de la muerte. Es un país de gente que admiro porque trabaja muy duro y no
abandonan sus sueños.”
Uno de los sueños de Shakira era poder cantar en El Líbano, en Beirut, y el 5 de junio del 2011,
pudo lograrlo ante una audiencia de más de 24 mil personas. Dedicó el concierto a su padre,
declaró su amor a ese pueblo y el orgullo de estar allí, interpretó canciones de su nuevo disco Sale
el sol. Cantó en árabe una estrofa de una canción de Fairuz, considerada la mejor cantante del
Líbano y bailó la danza del vientre. También tocó la armónica, la guitarra y sedujo a sus
admiradores, con el rito de sus caderas. Durante su actuación pronunció algunas palabras en
árabe y besó la bandera libanesa.(Vargas & Suaza, Mujeres árabes de Colombia, 2011, págs.
238,239,240)
La inmigración en la literatura colombiana
“¡Que no son galletas turcas, carajo! Es pan árabe, así respondía mi padre, al escuálido muchacho
que solía vender el pan hecho por los Usta. Se molestaba cuando lo llamaban ´turco´ ¡Solo para
ofendernos, nos dicen así, por ignorantes! Nosotros no somos turcos somos árabes, descendientes
de los semitas y fenicios.
Los turcos ocuparon nuestras tierras y dejaron su huella indeleble en nuestro pasaporte, con el
sello de Turquía. Llegamos a este continente por el mar, después de muchos meses de viaje,
huyendo de la guerra, del servicio militar obligatorio y en busca de nuevas oportunidades de
trabajo (…) Mi padre se llamaba Edmon, pero todos en San José de Ciénaga le decían turco Mon,
nació en Damasco, capital de Siria, era hijo de Maria Sabath y Namon Louis. El Louis nos viene por
la colonización francesa en Siria. A él le gustaba el vino, tocar el violín, recitar poemas, enamorar a
las muchachas que pasaban frente a su almacén de telas, fumar y guardar el humo de los
cigarrillos en los bolsillos de los pantalones (…)
Mis tías seguían consintiendo y enviándole a mi papá encomiendas que recibíamos en cajas
grandes de pino que contenían aceite de oliva, sacos con harina de trigo, barriles de aceitunas,
bolsas de pistachos, cajas de uvas, duraznos, juguetes y ropa usada de mis primos.” (Lakah, S.f)
“Hace cien años mis parientes llegaron con su equipaje de sueños desde el otro costado del
mundo y se afincaron en el suelo nutricio de San Bernardo del Viento, en un recodo perdido del río
Sinú, y allí encontraron cobijo, trabajo, una mano tendida y un plato servido. Hoy los huesos del
viejo Abdala reposan bajo una Ceiba umbrosa del viejo cementerio. Su hija y mi padre descansan
aquí mismo, en la carretera que conduce al mar de Barranquilla, una al lado del otro, para que ni
siquiera la muerte pueda separarlos.
Al final de ‘La balada de Maria Abdala’ , cuando regresa de sepultar a su mujer, el poeta
Abraham Abdala se echa a yacer bajo los árboles del patio. Según consta en la novela, antes de
quedarse dormido, teniendo por techo los primeros luceros del Caribe, se dijo para sus adentros:
“Ahora soy de aquí. Esta es mi tierra y esta es mi vida. Tierra que me ha dado de comer y ahora
cubre a mis muertos. Este es mi cielo y esta es mi luz. Este es mi palo de mango y aquel es mi
tamarindo. Y este dolor es mi dolor. Quién se iba a imaginar, cuando mi madre me parió, que este
pueblo perdido en los remiendos del planeta era el nido que a mí me correspondía en el reparto
del mundo. En cada casa de este pueblo hay un plato tapado que me espera. Tengo doscientos
compadres y una cama en la que caerme muerto cuando me llegue mi hora. Ya no estoy solo
porque ahora soy de aquí”. (Gossaín, En el nombre del Padre, 2004. Noviembre 18)
“Según mis padres me contaron Don Abraham al Humor había llegado a Lorica en 1930, es decir,
15 años antes de que yo naciera. Sin embargo, los primeros recuerdos que tengo de él me llevan
hacia 1953, todos nosotros con apenas 8,10, 12 años llegamos a ser sus buenos amigos. Cada que
íbamos a su almacén “El Barata”, don Abraham nos regalaba dulces de colores que sacaba de unos
enormes frascos de vidrio enfilados en el mostrador, junto a las telas y cacharros. El viejo caserón
de madera ocupaba el frente de la esquina norte del mercado municipal diagonal al edificio de
Schereck Fayad y quedaba junto a la tienda que habían montado unos negros
chocoanos…”(Sánchez Juliao, 2004).
Estos párrafos, tres de escritores colombianos y uno de un árabe, descendiente en primera
generación, dan buena cuenta de esos primeros inmigrantes que llegaron a Colombia por varios
motivos. Venían a “hacer la América”, buscando Estados Unidos, Argentina o Brasil, países más
desarrollados, pero como las travesías eran muy largas muchos se bajaron en el primer puerto en
tierra firme que tocaron. Por Puerto Colombia, entraron muchos. “A América Latina llegaron
muchos al principio por comodidad o inducidos por agentes marítimos inescrupulosos que les
vendían otro destino y los dejaban en Colombia sin saber a dónde habían llegado.” (Restrepo
Mejía, 1999, pág. 11)
Pero también, influyó el voz a voz. “La correspondencia de los emigrados que narra sus excitantes
aventuras en tierras lejanas, leída en las tertulias de las aldeas, aumentó los inmigrantes. Aquellos
que permanecían en su tierra se veían atraídos por las riquezas que llevaban cuando iban de visita
o por lo que enviaban.”(Restrepo Mejía, 1999, pág. 10).
“Más tarde, parientes y amigos fueron invitados por los emigrantes con resultados exitosos”
(Behaine de Cendales, 1980)
Los árabes en la política colombiana
Gabriel Turbay, nació en 1901, hijo de inmigrantes libaneses, médico de profesión, fue diputado,
senador, ministro de varias carteras, embajador y candidato presidencial, si no hubiera muerto tan
joven de seguro hubiera alcanzado la presidencia.
“Cuando Alfonso López Pumarejo le preguntó a Alejandro Galvis por qué se empeñaba en la
candidatura de Gabriel Turbay, Galvis respondió: Porque él es un santandereano como yo, y desde
los tiempos de Aquileo Parra no tenemos un presidente de nuestra región”.(Galvis Galvis, 1975)
“El departamento de Córdoba, por ejemplo, ha tenido desde su creación en 1952, seis
gobernadores de origen sirio o libanés. En la actualidad 40 congresistas, lo que representa el 18%,
son de origen árabe…Entre los apellidos que hacen parte del paisaje político colombiano están
Name, Nader, Slebi, Merek, Amin, Jattin, Maloof y Jozame…”(Revista Semana, 1994).
La evidencia de la inserción política de los árabes en el país se evidenció en 1978 cuando Julio
César Turbay Ayala, del partido liberal, llega al poder. Ha sido uno de los políticos con mayor
trayectoria en la historia reciente, pasó por todos los cargos antes de llegar a la presidencia y
después de terminado su mandato, uno de los más polémicos y paradójicos: criticado fuertemente
por la violación a los derechos humanos y al mismo tiempo el que concertó con el grupo M-19, en
la toma de rehenes en la Embajada de la República Dominicana, como expresidente jugó un papel
protagónico y volvió a ser diplomático.
De especial interés resulta la apreciación de Vargas y Suaza sobre la manera de hacer política de
Julio César Turbay:
Una de las características del tipo de política implementada por Turbay, tiene que ver con su
posibilidad de maniobra en medio de intereses diferentes. Es como si hubiera utilizado la
habilidad comercial de sus ancestros para vender la política al detal, puerta por puerta, pueblo por
pueblo, lleno de paciencia, recordando siempre los nombres y sin olvidar las deudas(Vargas &
Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a la integración, 2007, pág. 174)
Para las elecciones del 30 de octubre del 2011, la cuota árabe en las gobernaciones es así:
Atlántico, tres de 4; en Bolívar, cuatro de 5; en Córdoba, dos de 2; en Guajira uno de 2; en
Magdalena uno de 3 y en Sucre uno de 3. Y en las Alcaldías, sobre todo en las de la Costa Atlántica,
su presencia en significativa.
“También se ha destacado su participación en grupos como el movimiento guerrillero Fuerzas
Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Movimiento M-19, donde aparecen Dúmar
Aljure, que inicialmente hizo parte de la dirección de las guerrillas liberales en los conflictos de los
años cincuenta y luego de las FARC, y Álvaro Fayad, integrante del comando central del M19.”(Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia, del rechazo a la integración , 2007, pág. 27)
Sabores de Oriente
“Soy el hijo legítimo de un quibe con una arepa de huevo”(Gossaín, Las mil una historias, 2004,
pág. 62)
“Mi abuela, llamada Abir Dassum cuando soltera, vivía aferrada a su comida, nunca probó las
arepas de huevo porque prefería el pan y las aceitunas, no quería leche sino yogur, trigo y no maíz.
Manejaba hábilmente el pan como si fuese una extensión de su mano, a veces lenta, a veces rápida
pero siempre diestra. Los viñedos, los albaricoques, los piñones, las aceitunas, las berenjenas,
siempre estuvieron en su cabeza. Elaboraba cuidadosamente una y otra vez cada receta, enrollaba
amorosamente las hojas de parra, y me recordaba que en cualquier casa normal siempre debía
haber quibbes, berenjena, pan y café.”
“Era tan asombrosa su fortaleza de ánimo frente a los escombros de las mesas de juego, los
puestos de fritangas, las casetas de tiro al blanco y el callejón donde se interpretaban los sueños y
se adivinaba el porvenir, que Aureliano Segundo les pregunto su informalidad habitual de qué
recursos misteriosos se habían valido para no naufragar en la tormenta, cómo diablos habían
hecho para no ahogarse, y uno tras otro, de puerta en puerta, le devolvieron una sonrisa ladina y
una mirada de ensueño, y todos le dieron sin ponerse de acuerdo la misma respuesta: Nadando.(García Márquez, 1967)Citado por(Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo
a la integración, 2007, pág. 72).
“La permanencia de la comida de sirios, libaneses y palestinos que han habitado en Colombia hizo
necesario el contacto con sus países de origen. Las preciadas hojas de parra, el delicioso aceite de
oliva, las imprescindibles aceitunas y los exquisitos dulces atravesaban medio mundo para llegar a
las mesas a asegurarles que podrían continuar siendo árabes. Las recetas de los quibbes, el
tabbouleh, la preparación del relleno para el malfouf, las croquetas de garbanzos que nacieron en
el Medio Oriente, renacieron en Colombia; se elaboraron a otras temperaturas, con otros fuegos,
pero siguieron siendo ellas…Lograron que las delicias culinarias árabes fueran y sean hoy tan
nacionales como el suero, el chorizo, el patacón y la morcilla.”(Manzur, 2006)
“Varias veces hemos nombrado la lengua árabe y la comida. Y es que cuando no se tiene territorio,
las palabras y la comida son un tesoro muy preciado. Como hace mucho más de quinientos años en
España, en Colombia, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, la lengua árabe, la lengua de
las Mil y una noches, se encontró con la lengua del Quijote de la Mancha. Los arabescos de la
escritura árabe se mezclan con la retórica castellana y nuevas circunstancias se interpretan desde
una lengua antigua.
Para la población inmigrante, la lengua se convierte en algo así como la guardiana de lo que se es,
perderla equivale más o menos a perder el pasado y entonces algunos se aferran a ella y, otros,
dolidos por el olvido que su país hizo de ellos, tratan de olvidarla, de tirarla para la trastienda.
“estaban buscando hacer su [hogar] porque eso sé, ellos nunca pensaron en volver y por ello no
querían que uno aprendiera árabe. Mi mamá decía: no, ¿eso para qué? Es decir, no querían mirar
atrás ¿me explico?(Hernández, 2004).”(Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a la
integración, 2007, pág. 73).
“La mesa del libanés es igual en todo el mundo, las aceitunas, el encurtido, el yogur, el pan árabe,
eso es algo que llama mucho la atención y es que un libanés va siempre con su comida porque son
tradicionales en ella. (Hernández, 2004)” (Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a
la integración, 2007, pág. 73).
“Las recetas de los quibbes, el tabbouleh, la preparación del relleno para el malfouf, las croquetas
de garbanzos, que nacieron en el Medio Oriente, renacieron en Colombia; se prepararon en otras
temperaturas, con otros fuegos, pero siguieron siendo ellas.”(Vargas & Suaza, Los árabes en
Colombia; del rechazo a la integración, 2007).
[…] Lograron las delicias culinarias árabes fueran y sean hoy tan nacionales como el suero, el
chorizo, el patacón, y la morcilla. Al quibbe lo nacionalizaron, hasta tal punto que una vez en una
mesa de fritos, un nativo de Cereté expresó: “es tan bueno el quibbe, que hasta a los turcos les
gusta. Fuente especificada no válida.”. (Vargas & Suaza, Los árabes en Colombia; del rechazo a la
integración, 2007, pág. 74).
La lengua árabe en Colombia
“A comienzos del siglo XX el escritor británico Robert Cumingham Graham había observado con
sorpresa que encontró la lengua árabe en muchos de los pueblos que visitó en el sur de
Bolívar.”(Posada Carbó & Fawcet de Posada, 1992).
“En el proceso de adaptación, seguramente, el principal obstáculo que enfrentaron los inmigrantes
árabes fue el idioma. Sin embargo, este obstáculo fue superado pues el conocimiento de lenguas
latinas como el francés o el italiano les permitió familiarizarse con el español más
rápidamente.”(Posada Carbó & Fawcet de Posada, 1992).
Al respecto abundan testimonios, literatura, historias de vida que indican que los primeros árabes
conservaron su lengua y aprendieron un español suficiente para comunicarse con su clientela,
pero siguieron hablando árabe con su pareja, sus amigos y casi ninguno se lo enseñó a sus hijos
como un gesto de adaptación. Otros padres les hablaban a sus hijos en árabe y ellos contestaban
en español.
En la Universidad Externado de Colombia, Facultad de Finanzas y Relaciones Internacionales,
dictan cursos de lengua árabe, pero no es uno de los idiomas más pedidos por los estudiantes. En
entrevista dos alumnas de la profesora libanesa Amal Maksoud, contaron que de 18 inscritos solo
seis persistían porque los otros se retiraron. También cuentan que la profesora hace
presentaciones de los países que hablan árabe, que comprende la cultura, su historia, su
economía y política. “Nos hizo una clase sobre la comida, la preparó, llevó los ingredientes todos
comimos, luego nos mandó la receta por correo electrónico. También nos va a llevar una bailarina
que nos enseñará todo acerca de la danza árabe y además bailará para nosotros.”(Vidal, 2011).
Además de la Universidad Externado se dicta árabe en el Rosario, Central y Militar en Bogotá.
“Con el primer curso es suficiente para defenderse en cualquier país árabe, el buen alumno puede
hablar, escribir, hacerse entender…Al comienzo, como ocurre con cualquier idioma, parece muy
raro, pero si la persona está interesada, le gusta el idioma, es fácil. Se comienza con las letras y
mientras se familiariza se aprenden como si fuera un dibujo. Es muy fácil aprender el idioma
árabe.”(Maksoud, 2011)
Aportes en la arquitectura, las artes y las ciencias
“Muchas son las huellas dejadas en la arquitectura. En Lorica, por ejemplo, 29 construcciones
fueron declaradas, por el Ministerio de la Cultura, recientemente como de interés cultural por sus
estilos republicanos, mozárabes y ecléticos; fueron construidas en su mayoría por comerciantes
árabes.”(Restrepo Mejía, 1999).
“Son numerosas las poblaciones donde quedaron plasmadas las huellas y la influencia de la
arquitectura mudéjar en construcciones públicas y privadas. El recorrido que realizó María del Pilar
López para desarrollar la investigación sobre la cultura mudéjar en Colombia partió de Bogotá, en
el centro del país, hasta llegar al sur, a la ciudad de San Juan de Pasto; esto le permitió confirmar y
recoger vestigios de la clara herencia en influencia árabe.”(Vargas Arana, 2011).
“En el Caribe colombiano y buena parte del continente, la arquitectura mudéjar tuvo un acento
preponderante en la época colonial…El barrio Manga de Cartagena produjo los más tempranos
calcos de la arquitectura Neonazarí…En el tradicional barrio El Prado en Barranquilla se conserva el
espléndido Salón Granada, del actual Hotel Majestic…La Casa Covo, la de Elena Pombo de Vélez
(hoy Universidad Libre) y la Iglesia de Santa Bárbara en Mompox…”(Lizcano Angarita & David
Daccarett, 2010)
Otro ejemplo artístico muy importante legado por la inmigración palestina tiene que ver con el
arte de tallar el nácar. Ejemplo sin igual es el escudo de la República de Colombia, hecho en
Palestina en 1923 por Bichara Isa Zogbi y que es la portada de un importante libro sobre el tema,
que hacen dos inmigrantes con una colombiana y en el que en seis capítulos desarrollan el tema,
acompañado de una rigurosa y amplia bibliografía, un glosario de términos de especialidad y unos
apéndices con muy buena documentación.
Este libro lleva por nombre el “Arte Palestino de tallar el nácar” , escrito por Enrique Yidi
Daccarett, Karen David Daccarett y Martha Lizcano Angarita, quienes también fueron los artífices
de una importante pieza artística, al conmemorarse un siglo del nacimiento del Departamento del
Atlántico. En su catálogo los autores dicen:
“La comunidad de origen árabe, reafirmando los sólidos lazos de convivencia y permanencia en el
departamento, se hace presente en las celebraciones del Centenario con una nueva obra de arte
donada por las familias integrantes de este colectivo, cual gesto de renovada gratitud”
La iniciativa fue abrigada por la Unión Colombo-Árabe…La materialización del obsequio estuvo a
cargo del Taller Palestina, que dirige Enrique Yidi, proyecto piloto que acoge a jóvenes artistas y
artesanos oriundos de diferentes municipios del Atlántico y otras regiones del país, en pro de
rescatar y preservar una antigua tradición betlemita trasplantada a Barranquilla por descendientes
palestinos. El Taller trabaja el nácar de a la manera de los siglos XVII, XVIII, XIX y XX, cuando este
arte de árabes alcanzó su máximo esplendor en Tierra Santa y se proyectó internacionalmente.
Cabe resaltar que este libro, fruto de una investigación de quince años, fue lanzado en Colombia,
Argentina y Chile, se ha presentado en Belén y en eventos académicos de Brasil, España y
Venezuela.
El Museo del Caribe en Barranquilla, inaugurado en el 2009, tiene en la Sala de la Gente, una sala
en la que mezcla la herencia de las distintas etnias indígenas y de las migraciones árabes y judías a
la ciudad.
La pieza artística (Escudo nácar del departamento del Atlántico) –de 101.5 x 61.5 x9.2 cm,
concluida en mayo del 2005 y entregada en junio del 2007, es un cuadro en relieve alegórico al
Centenario y muestra con exquisita destreza el empleo de madreperla, abulones y piedras
semipreciosas en una composición que le da vida al escudo del departamento, a los monumentos
más significativos y a la flora del Atlántico. El puente Pumarejo, el muelle de Puerto Colombia, la
Iglesia de San Roque, la Plaza de la Aduana y las cayenas son los símbolos resaltados en
espléndidas tallas y grabados.”(Yidi Daccarett, David Daccarett, & Lizcano Angarita, 2008, págs.
1,2).
Un artículo muy importante sobre el arte múdejar en Colombia es: Valoración del patrimonio
arquitectónico mudéjar y neomudéjar del Caribe colombiano, escrito por Martha Lizcano Angarita
y Karen David Daccarett, en la revista Aguaita, del Observatorio del Caribe Colombiano, número
11, diciembre del 2004.
El artículo explica y propone el redescubrimiento y valoración de la prolongación manifiesta del
legado andalusí en el arte colonia colombiano: el mudéjar neogranadino de los siglos XVI, XVII y
XVIII, el múdejar tardío del siglo XIX de la nueva república, e, incluso, el historicista neomudéjar de
la primera mitad del siglo XX. Este legado es producto de la empresa urbanizadora de España
durante el descubrimiento y la Conquista como portadora de un patrimonio arquitectónico
cargado de técnicas constructivas, elementos estructurales, urbanismo, soluciones bioclimáticas y
estéticas, retomadas del arte islámico.
En las letras también se encuentran ejemplos de este sincretismo entre la cultura árabe y la
colombiana, porque estos nombres no se conocen como palestinos, sirios o libaneses sino como
colombianos, descendientes de árabes. El ejemplo cimero es el de Luis Fayad Naffah, nacido en
Bogotá, de padre de Honda y madre de Facatativá, pero de abuelos maternos y paternos del
Líbano, abuelos que entraron por Puerto Colombia y se radicaron en estas poblaciones del Tolima
y de Cundinamarca.
Fayad Naffah con su novela Los Parientes de Ester, 1980, hizo su arribó a la literatura colombiana
por la puerta grande. Una de sus últimas novelas, La Caída de los Puntos Cardinales, está
considerada como una de las mejores en su género del exilio árabe. Luis Fayad está radicado
desde hace 30 años en Europa y en la actualidad vive en Berlín. Es invitado continuamente a foros
y encuentros de escritores. Él dice que es colombiano, con sangre árabe, y las ciudades con B lo
han marcado: Bogotá, Beirut, Berlín y Barcelona. Su novela La Caída de los Puntos Cardinales, tuvo
una sola edición, sería bueno reeditarla.
La historia de amor que se narra, en la Caída de los Puntos Cardinales”, siendo muy diferente con
la de Florentino Ariza y Fermina Daza: “El amor en los tiempos del cólera” de Gabriel García
Márquez, la hace rememorar, sobre todo en la frase final del libro cuando dice: “Fluyó la sensación
de que si nunca se adelantaron para estar en ese momento, tampoco llegaron tarde a él.”(Fayad,
2000)
La poeta Olga Isabel Chams Eljac, nacida en Barranquilla e hija de padres venidos del Líbano, mejor
conocida como Meira del Mar, quien murió el 21 de abril del 2009, es una de las más importantes
escritoras de origen libanés y recordada en Barranquilla, su tierra natal con gran cariño.
Raúl Gómez Jattin, desaparecido en mayo de 1997, otro poeta importante que nació en Cartagena,
pero que se crió en Cereté, se refiere a su sangre árabe, en un libro escrito poco después de su
trágica muerte. “Soy un poeta árabe como Omar Khayam y el autor de Las mil y una noches. Los
Jattin vienen de una aldea homónima cercana a Beirut. Mi abuelo Miguel tenía dieciséis años
cuando llegó del Líbano, un 14 de noviembre, al puerto de Cartagena de Indias. De bellos ojos
negros y facciones nobles, medía casi dos metros y lo acompañaban tres hermanos mayores. Traía
una faltriquera de monedas de oro y un español un tanto atravesado y precario. Semanas después
los cuatro Jatin se trasladaron por mar hasta Lorica, en el bajo Sinú, e instalaron una factoría
donde montaron un almacén de telas, grapas y alambre de púas. No fueron pobres lo Jattin. Su
conocimiento milenario los enriqueció tanto como su astucia…”(Fiorillo, 2004).
Otros escritores y periodistas como Juan Gossaín, David Sánchez Juliao (qepd), Yamid Amat, Julio
Sánchez Cristo y otros y otras se han destacado en el ámbito nacional.
El libro El Emigrante de Fuad Muvdi Chain, es otro de los ejemplos literarios, el autor en la solapa
del libro se refiere a su libro así: “Describe las peripecias de una familia de origen árabe que viaja a
un país de América en busca de un mejor futuro y en especial de uno de sus miembros, médico de
profesión, quien se interesa de manera muy especial por los aspectos humanos y legales sobre la
enfermedad de Hansen en el país en el cual se desarrolla la obra.”(Muvdi Chain, 1995)
“También se destacan pintores como David Manzur, diseñadores como Hernán Zajar, Amalie de
Hazbún y su hija, Judy; fotógrafos como Abdú Eljaiek; actores como Alí Humar; deportistas como
Farid Mondragón; cineastas como Felipe Aljure; además científicos como Salomón Hakim, inventor
de la válvula para la hidrocefalia a presión normal y el genetista Emilio Yunis.”(Vargas & Suaza, Los
árabes en Colombia, del rechazo a la integración , 2007).
Merecen resaltarse también los aportes de Tufik Meluk al psicoanálisis en Colombia y de Teodoro
Tarud Jaar, quien en 1978 contribuyó a la introducción de los lentes plásticos en Colombia, y hoy
Colombia es el único país del mundo que eliminó los lentes de vidrio para uso oftalmológico,
gracias a una campaña agresiva de concienciación y a la creación de laboratorios para este fin.
Teodoro Tarud, al igual que Fuad Char, José Jabba y Juan Sabbagh, fueron alumnos destacados de
sus respectivos colegios y un alumno del colegio Colombo Árabe ‘Dar el Arkam’ de Maicao, fue
resaltado como uno de los mejores estudiantes en la pruebas del ICFES del 2009.
Visión de mujeres árabes e investigadoras sobre la situación de la comunidad en el país
El presente capítulo recopila las entrevistas realizadas a mujeres árabes y a investigadoras de la
inmigración árabe a Colombia durante el desarrollo de la investigación, realizada entre los meses
de octubre y noviembre de 2011. Concluye con algunas reflexiones acerca de su liderazgo.
ENTREVISTA CON ZULEIMA SLEBI DE MANZUR
Directora de la Fundación Encuentro Cultural Colombo Árabe
Primera sesión (Bogotá, 4 de octubre de 2011)
Beethoven Herrera Valencia: ¿Cómo explicas que estemos presenciando la realización de estos
encuentros con tal amplitud de cobertura y la buena respuesta de la convocatoria?
Zuleima Slebi de Manzur: Estamos en presencia de una efervescencia identitaria que se expresa
en el gran interés que tienen los árabes por encontrarse y reivindicar sus raíces, estrechar vínculos
y actuar en conjunto en defensa de su identidad y aporte al país.
BHV: Pero resulta novedoso que después de un siglo de existencia de esta comunidad en Colombia
sea ahora que se exprese este fenómeno.
ZS: En efecto, los árabes fuimos víctimas de mucha exclusión e intolerancia. Ello ha sido reforzado
por lo ocurrido en los conflictos de Medio Oriente y más recientemente por los problemas de los
atentados de Al Qaeda. Por ello hemos tenido que hacer una gran labor de reivindicación de la
condición pacífica de esta comunidad y el deslinde de cualquier organización terrorista o violenta.
BHV: ¿Cuáles son los motivos que han atraído a estos encuentros de las comunidades colomboárabes?
ZS: Al primer encuentro llegaron más de mil personas al teatro en Barranquilla y se encontraron
sirios, palestinos y libaneses, que no se conocían entre sí, al verlos abrazarse y llorar, yo me sentí
muy conmovida y pude entender que nuestra comunidad estaba en mora de crear estos espacios
de cohesión y fortalecimiento mutuo.
BHV: ¿Cuáles son los requerimientos que su comunidad tiene en estos momentos para hacerle al
gobierno colombiano?
ZS: Yo creo que todo lo que se haga por parte del gobierno para apoyar los encuentros que
estamos promoviendo con nuestra comunidad para contribuir a difundir nuestra cultura, serán
aportes invaluables en la consolidación del movimiento pluricultural y multiétnico que Colombia
proclama en su Constitución.
BHV: A lo largo de su trabajo, ¿cuál considera la principal carencia que la comunidad árabe tiene
en estos momentos?
ZS: Sin duda alguna el abandono de la lengua: los primeros migrantes venían huyendo de los
problemas de violencia y opresión por parte del imperio otomano y tenían claro que no iban a
regresar prontamente a su tierra de origen. Por tal razón decidieron insertarse en la cultura
colombiana, aprender el idioma, practicar la religión que más se complementara con sus orígenes
religiosos. Los abuelos y los padres hablaban entre sí en árabe, pero no lo hacían con sus hijos.
Esto condujo a un abandono del uso de la lengua y por eso los jóvenes árabes no hablan la lengua
nativa y adicionalmente no hay academias en Colombia que enseñen la lengua árabe como sí la
italiana, francesa, alemana, inglesa y portuguesa, entre otras.
Por esta razón considero como una de las prioridades de nuestra comunidad, propiciar la difusión
del estudio de la lengua árabe, como mecanismo de acceso a su cultura. Esto, junto con la
sociedad, las universidades y el Estado.
BHV: La comunidad árabe está compuesta por diversos segmentos: ¿ello no genera problemas de
cohesión entre ustedes?
ZS: En Colombia vivimos árabes de origen libanés, origen palestino y sirio; y si bien en el Medio
Oriente se han presentado problemas entre las comunidades, los árabes mantenemos intereses
comunes de solidaridad y apoyo.
Segunda sesión (Barranquilla, Hotel Majestic, 20 de octubre de 2011)
Beethoven Herrera Valencia: ¿Cuáles son los temas que a nivel normativo, jurídico, usted
considera que están pendientes de solución para la comunidad árabe?
Zuleima Slebi: Existe un problema que se presenta con la familias casadas por el rito islámico,
porque una pareja que se casa por este rito asume que es suficiente dicho vinculo para consolidar
su lazo matrimonial y no se legaliza o registra con la autoridad colombiana; de modo tal que para
efectos legales no existe tal matrimonio en Colombia.
BHV: Cuando el esposo casado por este rito repudia a la mujer (lo cual puede hacer de modo
unilateral sin que medie un juicio), este hombre puede regresar a Medio Oriente casarse de nuevo
y su primera esposa que queda en Colombia con los hijos, no queda protegida para efectos de
seguridad social, paternidad de los hijos, defensa de los bienes que les correspondan.
ZS: Convendría pensar en un proceso cultural y legal para que todos los matrimonios y parejas
entre árabes y mixtos con colombianos de otros orígenes étnicos, se legalicen ante la ley
colombiana, de modo tal que para todos los efectos queden protegidos para todas las partes.
BHV: ¿Existen algunas necesidades que las comunidades árabes tengan en aras de su auto
identificación y cohesión como comunidad?
ZS: Nosotros creemos que en el censo que el DANE realiza tendría que haber una pregunta que
permita al encuestado identificarse; y así como ocurre con los Rrom, afros, indígenas, también los
árabes puedan declararse como tales y se pueda tener una identificación más exacta de la
dimensión de nuestra comunidad.
BHV: Y de parte del Estado, en cuanto a sus políticas, ¿cuál es su opinión?
ZS: Nosotros extrañamos que todavía en el Ministerio de Cultura, cuando usted ingresa a su
página, no exista una propuesta de política para la comunidad árabe.
Los saludamos y estamos complacidos porque este estudio se esté realizando y guardamos la
aspiración de que prontamente esto sea llenado con una propuesta política que en efecto
responda a las necesidades de nuestra comunidad.
Tercera sesión (Bogotá, 29 de octubre de 2011)
Beethoven Herrera Valencia: Si se presentara un proyecto para ser financiado con los recursos del
IVA a la telefonía celular y estuviese orientado a temas de patrimonio cultural, ¿cuál sería el
componente que usted estima que debería la comunidad árabe estudiar?
Zuleima Slebi: Sin duda alguna seria la recuperación de la memoria viva de nuestros ancianos.
Nuestros abuelos y sus padres se están muriendo sin que su tradición y memoria queden escritas y
ello es muy grave.
Dada la situación de marginalidad en que vivieron los primeros inmigrantes, su condición cultural y
sobre todo el hecho de que los jóvenes no aprendieron la lengua árabe, nos encontramos con que
no existe un acopio escrito de esa memoria.
Por lo anterior considero de sumo interés que se proponga un proyecto que aprovechando que
nuestros mayores dirigentes que aún están vivos, los entrevisten y conozcan su experiencia, se
sistematice y se entregue a los jóvenes el acervo que permita consolidar su identidad.
BHV: ¿Cómo observa usted el problema de la unidad familiar entre la comunidad de ustedes,
compuesta por migrantes que se vienen, y parte de familias que se mantienen en Oriente o que
regresan desde Colombia después?
ZS: Como es bien sabido, por tradición árabe las familias se casan entre sí, y ello explica que en el
común de los casos los antiguos migrantes pedían al Medio Oriente las parejas para casarse; y la
fuerte tradición de unidad familiar explica que fueran poco propensos a casarse con colombianos
de otro origen étnico. Sin embargo, esto ha venido cambiando y cada vez más se encuentran
parejas mixtas y conviven y han superado el prejuicio de parte y parte, por ser mal mirados al
casarse con parejas de distintos orígenes étnicos y por el contrario, ello ha contribuido a un mutuo
conocimiento, a la legitimación de la presencia árabe en Colombia, y sobre todo ha significado un
grandísimo aporte de intercambio cultural.
Por ejemplo, hoy es frecuente encontrar que jóvenes de estos que vuelven al Líbano, lleven
telenovelas, vallenatos y reivindiquen su pertenencia a dos orígenes igualmente importantes, se
reivindican como árabes como cualquier otro, pero al mismo tiempo no renuncian a lo típico de su
asimilación como colombianos.
BHV: ¿Qué eventos hacia futuro tienen ustedes previstos para desarrollar en el campo del trabajo
de la comunidad colombo-árabe?
ZS: El próximo 25 de noviembre en Cartagena se realizará un encuentro de árabes colombianos
donde se van a poner en común experiencias de gastronomía, arte y cultura y el 30 de noviembre
también en Cartagena se va a producir el Encuentro Latinoamericano y sería deseable que el
estudio que ustedes realizan con el Ministerio de Cultura sea presentado allí.
ENTREVISTA CON LUZ MARINA SUAZA (Bogotá, 11 de octubre de 2011)
Luz Marina Suaza es coautora de los libros, Las mujeres árabes de Colombia y Los árabes en
Colombia: del rechazo a la integración. Es socióloga de la Universidad de Antioquia y profesora
universitaria.
Beethoven Herrera Valencia: Resulta evidente que entre el grupo de políticos que han sido
investigados por parapolítica y que han sido inclusive procesados y cuya investidura ha sido
anulada, hay un significativo grupo de políticos de origen árabe, ¿tiene esto para usted alguna
connotación especial?
Luz Marina Suaza: No creo que se pueda asociar algunas malas prácticas políticas a la pertenencia
de una comunidad étnica como los árabes.
De hecho usted encuentra personas como Santofimio Botero que no es árabe y que procede de un
Departamento del interior del país, al igual que de otros Departamentos que han sido procesadas
por prácticas precisamente iguales: lo que lleva a concluir que los árabes que llegaron a Colombia
fueron ingresando a la política como una forma de legitimar su presencia, garantizar el espacio
social que requerían y proteger sus derechos y lo hicieron adoptando las mismas prácticas y
conductas que son usuales en el país y usadas por todos los políticos.
BHV: ¿Cuáles de los asuntos o temas de sus trabajos que merecerían más atención?
LMS: Definitivamente la forma en que la mujer árabe está vinculada con sus familias, tiene una
diferencia específica en la manera en que viven y se relacionan las mujeres de otras
comunidades, por tal razón, este tema merece una mayor investigación y cuidado.
BHV: En el campo político, ¿cuál es su apreciación acerca de la posición que el estado ha asumido
con respecto al tema árabe?
LMS: Cuando el presidente López tuvo que pronunciarse acerca de la creación del estado de Israel,
su posición oficial fue la de no crear un estado que al mismo tiempo no reconociera a un estado
Palestino porque, en su entender, eso dejaba sembrado un problema de legitimidad y de
violencia; tal como ha ocurrido efectivamente.
Hay que advertir que cuando estaba en la conferencia internacional donde se tomó esta decisión
el acompañante del presidente López era el Señor Julio Cesar Turbay Ayala, el político de origen
árabe.
BHV: Ustedes han planteado en sus libros, que la comunidad árabe ha sufrido un proceso de
exclusión y de ataques xenofóbicos por parte de otros actores políticos.
LMS: La campaña que se hizo contra Gabriel Turbay cuando aspiraba a la presidencia de la
República de Colombia contra Jorge Eliecer Gaitán fue de tal agresividad y virulencia que el
terminó desengañado y se fue a París donde murió muy joven. Ello, a pesar de ser un dirigente de
grandes capacidades y competencias para ser el Presidente de la República.
Pero el hecho de que tan solo después de 30 años Turbay Ayala fuese presidente de Colombia,
muestra también de otra parte el gran avance del país en este respecto, por el reconocimiento
que esto implica a la dedicación de estos dirigentes a la política.
BHV: Usted tuvo la ocasión de conversar con el ex presidente Julio Cesar Turbay Ayala. En dicha
entrevista, ¿tuvo alguna expresión de queja con respecto a esta exclusión?
LMS: el ex presidente Turbay Ayala no acostumbraba reivindicar su condición de descendiente
árabe como un factor de favorabilidad y tampoco se quejaba de ser excluido por tal motivo.
Sus prácticas políticas y su agenda de compromisos eran siempre como las de cualquier político y
su ejercicio del cargo fue siempre como el de cualquier político colombiano.
De hecho, en la entrevista que tuvimos la ocasión de hacerle,
comprometido con sus dos orígenes.
declaró que se sentía
ENTREVISTA CON PILAR VARGAS (Bogotá, 12 de octubre de 2011)
La investigadora Pilar Vargas es sin duda alguna la especialista de mayor conocimiento de la
comunidad árabe. Sus libros, Los árabes en Colombia, editorial Planeta, año 2007 y Las mujeres
árabes de Colombia, editorial Planeta, año 2011 publicados en colaboración con la investigadora
Luz Marina Suaza, son, hasta el momento, las obras de mayor cobertura temática e histórica
acerca de la comunidad colombo-árabe. Adicionalmente, la señora Vargas acaba de terminar su
tesis doctoral con la Universidad de Cádiz en España, titulada Diáspora del Medio Oriente: el caso
de la migración Siria, Libanesa, y Palestina a Colombia (1880 - 1980).
Beethoven Herrera Valencia: ¿Cuál es el principal balance que usted tiene del estudio que ha
realizado de la comunidad árabe en Colombia?
Pilar Vargas: Considero que a pesar del largo periodo de tiempo que llevan estas generaciones en
Colombia, el periodo de exclusión que esta comunidad ha padecido en el campo social no se
corresponde con su inmenso aporte en el campo del desarrollo económico del país.
Antes de que llegaran los árabes a Colombia los comerciantes esperaban a los clientes en sus casas
o negocios y los árabes introdujeron la costumbre de ir a la casa de los clientes. Así mismo, si antes
se vendía solamente de contado, los árabes introdujeron las ventas a crédito y el pago por cuotas
fomentando así en los consumidores el hábito del ahorro. Sin embargo, a pesar de la rápida
evolución económica que ha llevado esta comunidad a lo largo de un siglo a tener un gran
protagonismo en la actividad económica y política, los prejuicios, por ejemplo llamarlos “turcos” o
la descalificación hacia ellos, ha perdurado a través del tiempo y aunque ahora ocurre en menor
medida, todavía ocurren discriminaciones de este tipo.
BHV: ¿Cómo valora usted la aportación de la comunidad árabe a la sociedad colombiana?
PV: El cúmulo de posibilidades en el campo del periodismo, ciencia, academia, política, muestra
que sin duda es una comunidad que, además de tener más de un millón de personas que tienen
mucha presencia en el país, ha hecho un recorrido dinámico y valeroso hasta llegar a tener un
reconocimiento indudable en los diversos ámbitos de la vida nacional.
BHV: ¿Cuáles son las cosas que a usted más le impactaron del estudio que ha realizado?
PV: Encontrar posiciones de los órganos gubernamentales de un claro contenido racista con
grandes restricciones a la inmigración de los árabes, cosa que no ocurría con la gente procedente
de otras culturas o razas. Se encuentra que el país ha adoptado un criterio racial equivocado pues
la limitación de otorgamiento de divisas o el acceso al país ha tenido un claro tinte discriminatorio.
Es evidente que en los exámenes que se aplican para acceder a la ciudadanía se hacen preguntas
absolutamente absurdas y no pertinentes.
BHV: ¿Cómo lograron ustedes desarrollar los estudios que han publicados y los que están en curso
de publicación?
PV: Han sido muchos años de un trabajo constante y aplicado, que nos ha permitido compartir con
las comunidades de diversas regiones del país, por lo que hemos tenido acceso a los voceros
representativos de la comunidad árabe en diferentes instancias; se puede decir sin duda que lo
que hemos logrado sistematizar y presentar en nuestros estudios da cuenta de la evolución
histórica, de los componentes sociales y culturales de esta sociedad y sobre todo, pone de
presente la política gubernamental, que cuando ha existido, ha sido muy limitante en la
inmigración y cuando no discriminatoria y absolutamente racista.
BHV: ¿Qué cosas podrían hacerse para que esta situación mejore?
PV: Convendría mejorar la difusión de estas realidades y vincular más el mundo académico y
buscar que los logros de esta comunidad sean más difundidos en la sociedad.
ENTREVISTA CON KAREN DAVID DACCARETT (Barranquilla, Hotel Majestic, 20 de octubre de 2011)
Este hotel se caracteriza por tener una arquitectura que conserva el patrón árabe, porque su
diseño y decoración, fuentes y arcadas están hechos siguiendo el modelo de cultura árabe.
La investigadora Karen David Daccarett, experta en arquitectura islámica y mudéjar y en historia y
sociología del arte islámico, es coautora del libro El arte palestino de tallar el nácar, junto con
Enrique Yidi Daccarett y Martha Lizcano Angarita y autora de numerosos artículos.
Beethoven Herrera Valencia: Karen, ¿cuáles son las labores que se han hecho de identificación del
patrimonio cultural árabe en Colombia?
Karen David: Hemos trabajado en la identificación de las obras del arte palestino del nácar. Como
usted recordará, el escudo que se encuentra en la Asamblea del Atlántico fue donado por la
comunidad árabe al Departamento del Atlántico; está construido en nácar.
Yo he presentado diversas ponencias en eventos internacionales, hemos logrado una gran
aceptación acerca de la validez y pertinencia de esta iniciativa.
BHV: ¿Qué otras iniciativas se están realizando de modo convergente con este proyecto?
KD: En Cartagena se ha inaugurado la Academia Superior de Bellas Artes que dirige Sacra Náder
David que busca la formación de los jóvenes en el campo cultural garantizándoles el acceso al
conocimiento de la cultura árabe para que fortalezcan su identidad como comunidad.
BHV: Hacia el futuro,¿ qué iniciativas tienen ustedes en mente?
KD: Estamos proponiendo la creación de un museo que tenga las especificaciones técnicas y que
permita acopiar en un solo espacio el patrimonio cultural de las comunidades árabes migrantes
hacia Colombia. Esta iniciativa ha sido presentada también a entidades internacionales y ha sido
bien recibida.
BHV: ¿Qué sugerencias o propuestas tendría usted, desde el campo de vista de la recuperación del
patrimonio cultural árabe para que sean tomadas en cuenta por el gobierno de Colombia?
KD: Considero de máximo interés que el gobierno se comprometiera a apoyar la iniciativa del
museo que he mencionado antes. Así mismo todo lo que se haga en el orden de la difusión de los
aportes culturales, arquitectónicos, literarios, musicales y gastronómicos que podrían ser muy
interesante para conseguir que la comunidad colombo-árabe fortalezca la recuperación de su
patrimonio y la consolidación de su propia identidad.
ENTREVISTA CON AMAL MAKSOUD (Bogotá, 24 de octubre de 2011)
Profesora de los cursos de árabe de la Universidad Externado de Colombia
Beethoven Herrera Valencia: Es un estudio que propone el Ministerio de Cultura para tener un
perfil de las comunidades árabes en Colombia, una primera aproximación de cara a una
formulación de políticas para las comunidades más adelante y en esta primera fase se va a hacer
énfasis en el tema de la vida cultural de los árabes, su lengua, su religión, vestuario, gastronomía,
los temas de familia, social, como es el trato con las mujeres, el matrimonio, entre otras.
Más adelante miraremos la parte económica, sus actividades comerciales, lo de Maicao por
ejemplo; o su proyección política que es fuerte en Córdoba por ejemplo. Como usted es profesora
de árabe por tantos años, la idea es preguntarle el grado de interés de los colombianos en el curso
de árabe, cuántos son por ejemplo hijos de árabes, si son personas de las comunidades no árabes
que lo estudian por cultura general, si viajan a Oriente cuando terminan de estudiar la lengua, con
becas por ejemplo, cuántos centros de formación en lengua árabe hay en el país.
Amal Maksoud: Algunos de los estudiantes que tengo en la Externado cursan la materia por la
cultura, ya que están muy interesados en la cultura árabe, muy pocos son de origen libanés. En el
grupo de la Universidad no siempre hay alguien de origen libanés. Yo les pregunto por qué
entraron a la clase y dicen que por ‘curiosidad’, y viajan después de terminar el curso a
profundizar el árabe, en la primera fase de Colombia de árabe son más o menos dos niveles de
otros países: entonces uno acá les enseña a escribir y a leer; en el segundo nivel se manejan la
gramática y construcción.
BHV: ¿Hay más cursos en otras universidades que tú conozcas?
AM: Hay en la Universidad de los Andes, Rosario, en la Universidad Central y Militar.
BHV: ¿Cuántos cursos de árabe dictas en la Externado?
AM: Dos, pero con el primer curso es suficiente para defenderse en cualquier país árabe, puede
hablar, escribir lo que habla.
BHV: Y entre el lenguaje hablado de un país a otro, digamos entre un libanés y un sirio, ¿se
entienden con los de otro país?, ¿o hay modismos, entonaciones o dialectos propios de cada
región?
AM: Claro que hay cambios en cada país, pero yo enseño árabe hablado y el literario, el literario ya
es un idioma oficial entre todos los países árabes, por lo tanto maneja todo el idioma.
BHV: La literatura árabe, ¿circula en todos los países de idioma árabe o está todo traducido?
AM: Es que si uno mira por ejemplo la mayoría de países usan el árabe literario igual como el
hablado. Dubai tiene el árabe literario, pero el Líbano cambia un poco la conjugación del verbo.
Estamos hablando de lo literario, que es igual en los demás países y se entienden.
BHV: En el tema de la religión encontramos que hay mezquitas, encontramos que hay
musulmanes, pero no todos son necesariamente árabes, son de otras regiones como África. ¿Qué
proporción de la comunidad que vive acá en Colombia que tú conozcas está repartida por
creencias religiosas?
AM: cuando nosotros trabajamos en la Embajada del Líbano hace alrededor de ocho años, había
como trescientos cincuenta mil libaneses en Colombia. Musulmanes más que todo hay en Maicao,
en San Andrés, al igual que en Santa Marta, pero en Bogotá son más que todo católicos,
BHV: Eran maronitas, ortodoxos.
AM: En el Líbano sí, pues los maronitas son de origen libanés y el presidente siempre debe ser
maronita.
BHV: ¿Qué grado de asimilación encuentran los estudiantes en cuanto al idioma?
AM: Claro, al principio como en cualquier idioma les parece como algo raro, interesante, les gusta
el idioma. Pero al principio lo normal es que empecemos con las letras mientras aprendes como
un dibujo, tienes que hacerlo, pero después ya tienes como en el nivel uno al final que hay
palabras dentro de estas letras que saben y lo pueden escribir perfectamente. Es muy fácil, el
árabe como lo lees lo escribes, es como el español, no como el francés que al final hay letras que
no puedes pronunciar de diversas formas, o como ocurre en el inglés. El árabe no, como lo
escribes lo lees, cada letra tiene su significado.
BHV: Respecto de la gastronomía: ¿qué grado de permanencia tiene en las fórmulas culinarias en
la concina árabe de las comunidades que aquí persisten?, ¿lo mantienen en su cocina o lo hacen
por celebración de fiestas?, o ¿lo comen diariamente como familia?
AM: Como familia nosotros cocinamos siempre árabe, claro que el ajiaco y el sancocho se
incluyen. La condimentación se puede conseguir en muchas partes, por la calle 85 con carrera 12,
ahí venden condimentos y se llama la Cafetería Árabe y consigues los condimentos para la carne y
otras cosas.
BHV: La parte familiar. Por ejemplo, ¿cómo es el matrimonio? Las mujeres van a buscar a los
hombres al Líbano?, ¿se hace un encuentro con la comunidad árabe para casarse?, ¿se pueden
casar con hombres y mujeres fuera de la comunidad árabe?
AM: si es musulmán es un poco diferente. Los musulmanes pueden hace un poder a su amigo que
se va y se casa con una mujer en el Líbano y la trae, claro que es un matrimonio por contrato no
más, como la persona que se quiere casar no puede viajar al Líbano hace un poder, pero ella es
esposa del señor que hizo el poder y que se quedó aquí.
Un libanés que vive acá en Colombia y tiene que ir a casarse (hablamos de los musulmanes que
son de familia desde que nació) y dicen ella es la esposa de tal persona y los reservan más que
todos los primos paternos y ya saben que es la esposa de ellos. Por cultura y con esa mentalidad
crece y es obediente y cree que es lo normal y si uno viene acá y mira la cultura y ve la unión libre
y no le parece bien, nosotros no tenemos el matrimonio civil, se trató pero no, es por la iglesia.
Se hace algo parecido al matrimonio civil con algo parecido como al juez civil y no se casan en una
mezquita y ni siquiera la novia está presente, es el papá o la persona que la representa con el
novio que se va a casar con ella. Se cogen las manos y dicen una oración que es para un
matrimonio: después las mujeres están solas, los hombres están solos y luego están juntos.
Ahora la gente se está convirtiendo al Islam, bastantes personas, tengo una amiga de 37años que
conoció a un hombre de Pakistán y en un mes se casó con él y se hizo musulmana.
BHV: El hecho que ustedes vivan en una sociedad en la cual hay pocas tradiciones como el
divorcio, ¿ha hecho que la comunidad se mantenga con sus tradiciones o que haya adoptado el
modelo occidentalista?
AM: Claro, comenzando por mí, uno empieza a adoptar cosas de Occidente, igual tengo creencias
que no cambio como la educación de mi hija, pero hay cosas que uno va cambiando porque uno
no lo ve tan complicado como cree pero lo hace.
BHV: ¿Cuándo llegaste a Colombia?
AM: Cuando llegué tenía 26 años, porque en el Líbano había pasado una crisis, entonces en la
familia pensamos que como yo tenía la opción de nacionalidad colombiana porque mi abuela
nació en Girardot, ya que sus papás vinieron a Colombia y la tuvieron a ella y a otros hijos, para
tener esta posibilidad vinimos acá y nos dieron la nacionalidad en cuatro meses, obviamente con
un abogado, y por esta razón me la dieron.
Yo no quería quedarme, ya que toda la familia vino solamente para tener la nacionalidad y se
regresó mi familia, pero yo me quedé.
BHV: ¿La comunidad se reúne en sectas religiosas o hacen aniversarios en el país donde se
encuentran, reviven la comunidad árabe?
AM: Acá la comunidad árabe libanesa hace muchas celebraciones, en navidad, van todos los
libaneses al club, [que] queda en la calle 87 con carrera 9.
BHV: En el tema de la danza, el vestuario, ¿tienen su propio sastre para hacer los vestidos?, ¿lo
traen de su país de origen?, ¿usan los vestidos en la vida cotidiana?, ¿en público?, ¿cómo manejan
el vestuario?
AM: El vestido que usó Zuleima en el evento que era rojo se llama abelle, es un vestido que se usa
el día de la independencia del Líbano que es el 22 de noviembre. Si uno va a asistir a un evento
público importante, entonces lleva un vestido típico del país, cuando estaba en la embajada
llevaba traje típico de mi país y se traen del país de donde uno es originario.
Ahora con lo del baile árabe hay mucha gente que puede coser o tejer, ya que es muy fácil, uno
trae el modelo y se hacen, conozco a una bailarina argentina que baila muy bien el baile árabe y
enseñó a muchas colombianas a bailar bien lo árabe y el vestido se lo hizo un sastre colombiano.
BHV: Yo tengo en la Universidad Nacional un grupo de estudiantes, que tienen la clase de danza
árabe y a la gente les gusta mucho verlas bailar. Y con lo de Shakira se ha puesto muy de moda en
el país.
AM: Es que fue por Shakira la moda. El padre de ella es libanés.
BHV: Si tú fueras a hacer recomendaciones para fortalecer la identidad árabe en Colombia en el
campo de la lengua, música, gastronomía, la cultura, ¿qué recomendarías? ¿Qué se puede hacer
para que la comunidad árabe se sienta más identificada reconocida, afianzada en sus valores,
respetada por las personas, proyectadas en el país para que se reconozca?
AM: Ya está reconocida la comida, hay muchos restaurantes. Mis alumnos se comunican con
árabes. Como no hay computadores en árabe usan letra latina, y el árabe le responde igual, yo
para chatear con mis familiares, lo hago de esta forma ya que no está el lenguaje para escribirlo
así en la red. En Arabia la mayoría de los computadores lo tienen en inglés, aunque también hay
en árabe. Hay un teclado en árabe, yo traje mi PC del Líbano y las teclas son como sticker que se
pegan y me toca cambiar el sticker, pero acá no es fácil conseguir un PC en árabe, por eso es
complicado.
BHV: Entre las comunidades hay libaneses, con musulmanes y cristianos y no tienen ningún
problema.
AM: No, no tienen ningún problema, antes si había algún tipo de inconvenientes pero ahora no, se
casan y todo.
BHV: ¿Estudios que conozcas que nos puedan servir de referencia para entender mejor el tema de
la migración, cómo llegaron, por qué llegaron a ciertos puntos?
AM: Hay un libro de los árabes en Colombia, es de Juan Gossaín. El allí entrevistó a muchos
libaneses y les preguntó cómo vinieron. Te conseguiré un libro en la Embajada del Líbano que
también habla del mismo tema.
ENTREVISTA CON ZEGHER HAY HARB (Bogotá, 22 de noviembre de 2011)
Es abogada y funcionaria de la Procuraduría General de la Nación.
Beethoven Herrera Valencia: Las parejas que se casan por rito islámico no registran su
matrimonio ante el juez colombiano, porque el rito islámico es suficientemente válido y cuando
repudian a la mujer y se van de vuelta para su país de origen llevando a sus hijos o dejándolos con
la mujer, ésta se queda sin protección social, sin seguros, sin derechos de propiedad conyugal y a
veces con los hijos, ¿qué se puede hacer?
Zegher Hay Harb: Bueno, yo creo que hay varias cosas que considerar aparte de lo de género. En
Colombia una unión marital de hecho tiene validez jurídica, entonces, desde el punto de vista de
Colombia, si la mujer exige tiene toda la protección. Lo que pasa es que generalmente no se hace y
en eso hay también mucho escapismo, machismo, y el hombre que se escapa. Conozco pocos
casos, tal vez dos y con una distancia de 50 años, no sé si haya más, pero no los conozco.
Desde luego en una sociedad tan machista y en la que se conjugan dos muy machistas la árabe y la
colombiana, puede pasar esto, pero no puedo hablar en profundidad.
BHV: Se están negando las visas a los árabes para entrar al país, sabemos que de 150 visas
solicitadas entre el 2000 y 2004 se han negado la mitad, ¿qué opinas de esto?
ZHH: En cuanto a que se les nieguen las visas a los árabes y esto impide a veces la reunificación
familiar, [creo que] desde luego este es un país donde hay un grupo de presión muy fuerte que es
el de la comunidad judía. Esta es una comunidad poderosa, económicamente fuerte y que tiene
mucho arraigo en el país en donde nunca han tenido que sufrir, pero además, está conformada
por judíos europeos que vivieron muchos años en Europa antes de venir acá, entonces, ellos están
en otras condiciones, mientras que la comunidad libanesa es una comunidad débil que no se
siente todavía con derecho a reclamar, apenas los hijos que hemos estudiado somos los que
hemos asumido posiciones más contestatarias.
BHV: Fayad es escritor, Galat es rector, y Char es muy rico y fue Gobernador, Turbay fue
presidente, es decir, hay muchas figuras destacadas. Sin embargo, la comunidad no está
reconocida en el censo del país, tampoco se hace un reconocimiento a la lengua [ni se da] mayor
facilidad de inmigración. Tienen una gran cantidad de personas en el país, más de un millón de
personas y por peso económico podrían ser reconocidas como grupo si actuaran unificadamente.
¿Qué ha faltado?
ZHH: Yo creo que estas personas que han tenido logros individuales es posible que no se hayan
preocupado nunca porque trascienda más allá del ámbito individual y no han tenido una
preocupación por la comunidad. No sé por ejemplo si Fuad Char se haya preocupado por hacer
algo por la comunidad libanesa siendo él primera generación nacida en el país, pero además, lo
que mencioné antes, la sociedad libanesa es una sociedad que en términos históricos es muy
nueva en el país y muy débil, son pocos los destacados, cien años de inmigración y realmente son
pocos, son gentes que no tienen una unidad en todo el país, entonces, son cosas que hacen que
no sea una comunidad muy fuerte.
BHV: En tu entrevista publicada por Pilar Vargas y Luz Marina Suaza tú dices que no buscas a la
gente para ser su amiga por ser árabes, sino por coincidencias de principios e ideología, y eso
habla mucho del nivel de inserción en la sociedad a la cual tú has llegado. ¿Cómo ves tú los
esfuerzos de nucleamiento de agrupaciones y asociaciones que existen y la función que cumplen?,
¿Cómo ves la eficacia que tienen en torno a recuperar la identidad, vínculos y defender derechos?
ZHH: Lo que pasa es que yo no busco a mis amigos porque sean de un lado o de otro, a mí no me
importa si son chinos, japoneses, amarillos o verdes, pero eso no quiere decir que yo no sea en su
totalidad hija de inmigrantes libaneses. Cuando estoy con mi familia hablo en árabe, y cuando no,
igual, yo tengo muchas costumbres árabes, vivo muchas costumbres libanesas, a mi hijo se las he
transmitido, mi casa es en realidad la de una colombiana hija de libaneses, entonces el hecho de
que yo no tenga nada que ver con la comunidad libanesa que está en Bogotá por el hecho de ser
libanesa, [no indica que no haya] gente libanesa que a mí me llega al corazón, con la que
comparto cosas, y me relaciono.
Cuando yo voy a Panamá trato casi solamente con la comunidad libanesa, son mis amigos, vivo
entre ellos, practico las mismas costumbres. Desde luego, yo no soy una persona religiosa,
entonces ellos van a sus mezquitas y yo no, pero los respeto, como respeto cualquier otro rito. Si a
mí me invitan a un rito budista porque van a conmemorar un acontecimiento, la muerte de
alguien o lo que sea, yo asisto con respeto; lo mismo hago con católicos o musulmanes, pero yo no
soy una persona religiosa y eso es un punto en donde no hay contacto sino respeto, como lo tengo
por toda la gente.
Pero desde luego que yo soy muy libanesa y no es que cuando estoy entre ellos soy libanesa y
cuando no, no, sino que cuando estoy con ellos tengo por ejemplo la oportunidad de hablar en
árabe. Pero tú ves y mi casa es una casa árabe y colombiana.
BHV: En tu entrevista has reivindicado esta condición laica de la vida, ¿cómo ves la altísima
incidencia del factor religioso en la comunidad de Maicao y en las comunidades que han adoptado
el rito maronita?, ¿la nucleación en torno al tema religioso y el tema de la mujer en cuanto a la
libertad de opinión, al espíritu crítico?, ¿crees que la religión está en función de facilitar el
progreso de su cultura y la inserción en la sociedad?
ZHH: Yo no sé si el progreso, la religión de todas maneras es un factor de cohesión, claro que si es
un factor de cohesión, bueno o malo es otra discusión. Yo creo que este revivir del islamismo tiene
mucho que ver con el triunfo de Khomeini en Irán, porque es cuando empieza el auge. Cuando yo
viví en el Líbano, que fue hasta el año 1981, ninguna mujer se tapaba, lo hacían como la mujer del
mediterráneo, España o Italia, que se tapaban la cabeza con una pañoleta aquellas que ya se
consideraban viejas, ya hoy en día daría risa eso - mujeres de 40 años por ejemplo-, pero ninguna
se tapaba.
Ahora esta efervescencia religiosa que no veo que haya hecho mejorar a la gente, pero creo que
esto tiene una raíz en el triunfo de Khomeini y además porque triunfaron los Chiítas que fueron
siempre los sometidos, los más pobres, los olvidados en el Líbano, Siria, Irak.
Yo veo que los jóvenes musulmanes, muchos de los que yo conozco hoy en día, son hoy menos
tolerantes de lo que era mi papá y eso que él era un hombre viejo del siglo XIX y él era un hombre
absolutamente tolerante y respetuoso; por eso no veo que haya mejorado la calidad humana de la
gente, no veo nada que haya mejorado en la gente con este auge religioso. Con respecto a los
maronitas, no tengo ni idea de nada de eso, pero de todas maneras en general y claro que hay
excepciones, hay gente que es religiosa y que lo es muy profundamente, muy honestamente, pero
esto es muy social.
¿Cuánta de la gente que se la pasa rezando, yendo a la iglesia o a la mezquita o a dónde sea, lo
haría si no fuese nadie de su comunidad que pudiera verlo?, ¿cuántos lo harían de corazón y
seguirían los preceptos exactos, exactamente cuando tienen a toda la comunidad encima?
El Islam prohíbe recibir interés del dinero, ¿cuánta gente hay que no recibe el interés del banco?
Yo solo sé de una persona que hace eso, pero para ponerles trapos encima a las mujeres sí siguen
la religión al pie de la letra, esto tiene muchas cosas que son de apariencia social y la religión
cumple mucho también esa función. Por lo tanto, no sé si esa cohesión es positiva o negativa.
BHV: Hablando con una profesora de árabe, Amal Maksoud , nos decía que a las mujeres árabes
las casan por acuerdo de familia, mandan a traer la mujer del país árabe y se casan y al rito de
boda va el papá de la muchacha o el hermano mayor y la entrega o llega al acuerdo con el novio y
después llega la muchacha.
Yo le pregunté: ¿y cómo asegurar que se gusten, que hagan vida íntima y sexual satisfactoria, qué
dure la pareja si no se quisieron, no se casaron por amor? Y me respondió que uno al final aprende
a quererse, que la gente aprende a convivir de buen agrado y que al no casarse enamorada no le
dan celos que es lo que mata las relaciones.
¿Cómo miras tú que te has criado en occidente y con la cultura occidental y que tienes ancestros
libaneses el tema de igualdad y libertad de la mujer?, ¿cómo se maneja eso cuando hay parejas
mixtas, con no árabes?
ZHH: Lo que yo he visto y he percibido desde hace muchos años es que los muchachos de familias
libanesas se casan con mujeres libanesas, pero nadie las busca, son ellos mismos los que se hablan
y los padres aprueban y muchas veces no lo aprueban, pero no es que alguien les busque la mujer
o que sean matrimonios arreglados.
[Por] lo que yo conozco, en las familias libanesas en otras comunidades es posible que las cosas no
sean así. Los matrimonios mixtos son otras cosas, yo he visto que siempre al comienzo hay mucha
resistencia a esto, porque tienen temor de que se pierdan las costumbres, pero después han
terminado aceptando y son matrimonios muy integrados; pero hay un rechazo efectivamente,
salvo personas como yo, que como siempre, no sé si se vencieron por cansancio, pero siempre
aceptaron que íbamos a hacer lo que queríamos hacer. Pero ahora lo miro no solo como una hija
de libaneses aquí integrada, sino como lo miran muchas mujeres libanesas de avanzada, porque
como en todas las sociedades ocurre, las pequeñas burguesías del mundo entero se parecen, se
diferencian los muy ricos y los muy pobres, pero las clases medias son iguales, tienen los mismos
prejuicios.
Yo he oído por ejemplo que hay hijos de libaneses que ´dicen que no son libaneses sino fenicios,
¿qué es eso? ¡Por favor! Nosotros somos árabes, somos una mezcla completa, las familias árabes
son gente rubia, de pelo negro, blancos, morenos, de ojos azules, negros, todos en una misma
familia, porque somos una mezcla de razas, pero definitivamente somos una cultura con muchos
puntos de contacto con otras culturas árabes, comenzando por el idioma.
Desde luego el Líbano tiene diferencias radicales con otros países árabes, infortunadamente hoy
en día, este renacer del Islam genera un retroceso, en el sentido de que la sociedad se ha hecho
menos tolerante.
BHV: ¿Cómo viste el grado de preservación cultural en la isla de San Andrés, donde han vivido
aislados de todo el continente?
ZHH: Es que nunca vivieron aislados, porque los que se iban tenían familia en el continente. Lo que
si no era tan común antes, es que la gente fuera con tanta frecuencia al Líbano, hoy muchas
personas van a pasar el verano y la gente ha construido sus casas allá en el Líbano, la gente va a
votar cuando hay elecciones.
El peso árabe en San Andrés ha disminuido por los problemas económicos que todos conocemos,
entonces se han quedado menos familias de las que había antes, ahora hay diferencias en la forma
como se asientan, en las partes más rurales, como las de Córdoba y Sucre, mezclan el comercio y
la ganadería porque eso es el entorno económico en el que están y por eso son gente exitosa no
solo en el comercio, sino en todo lo que hacen.
Ahora, en Maicao la comunidad es mucho más cerrada aunque no tan numerosa como antes, pero
en Maicao hay que tener en cuenta que se ha dado un repoblamiento y yo creo que lo es
paramilitar, o sea, hubo un tiempo en que a los ciudadanos árabes los secuestraban subiendo a los
apartamentos en los edificios donde vivían y se los llevaban de allí, a los que atracaban y les
robaban la camioneta, después les decían que las camionetas las tenía la policía en Riohacha y se
las vieron a los policías y lo comprobaron cuando iban a llevar el dinero a los bancos a consignarlos
en Riohacha o Santa Marta. Los atracaban cuando retiraban dinero de los bancos y los han cerrado
porque supuestamente lavaban dinero, pero no he sabido que hayan cerrado un banco en
Medellín ni en Cali y todos sabemos las cantidades inmensas de dinero que se lavaron en esas
ciudades.
ENTREVISTA CON YAZMYN DAJUD (Bogotá, 22 de noviembre de 2011)
Ingeniera industrial, funcionaria por varios años de las Secretarías de Integración Social y
Desarrollo Económico de Bogotá.
BHV: ¿Cuál es su apreciación respecto del grado de inserción que los inmigrantes árabes han
logrado en la sociedad colombiana?
YD: Creo que no obstante la difícil aceptación inicial, la inserción ha sido muy importante. Existen
muchas pruebas en general, de personas insertadas en los sectores políticos, empresariales,
periodísticos, comerciales y otros han propiciado a la sociedad colombiana importantes aportes.
BHV: ¿Cómo analiza usted la posición de la mujer árabe en su relación con la sociedad colombiana,
comparando la tradición árabe con la tradición colombiana?
YD: La veo igual a la de la mujer colombiana, las dificultades de reconocimiento al género
femenino han sido similares. Pienso que es importante resaltar que muchos inmigrantes árabes
conforman la colonia sirio- libanesa y entre ellos muchos de tradición cristiana ortodoxa. Las
religiones del mundo árabe, como las de otros sitios, marcan diferencias con respecto del estatus
de género.
BHV: ¿Cómo podrían explicarse las razones por las cuales el uso y la enseñanza de la lengua árabe
sean tan débiles?
De una parte por la necesidad imperiosa de vincularse a la nueva cultura, dadas las condiciones
que obligaron la migración y el complicado recibimiento de Colombia en el que la discriminación
obligó a estrategias fuertes de supervivencia; de otra parte, a la facilidad que la lengua árabe
otorga para asimilar, aprender y adoptar un nuevo idioma. Adicionalmente por la miopía política,
gubernamental y social de no acoger una nueva riqueza cultural, con la cual ya tenía grandes
vínculos desde la colonia española, no generando facilidades para la población de enriquecerse
con la nueva lengua, tradiciones y cultura milenaria. Aún hoy en día no existe, por ejemplo en la
Universidad Nacional de Colombia, la lengua árabe como opción para los estudiantes de idiomas y
sí se encuentran otras, quizás un poco menos vinculantes, como el farsi.
BHV: Representantes de la comunidad árabe han tenido un exitoso desempeño en el periodismo,
el comercio, la academia y la política, pero solo recientemente se han comenzado a hacer
encuentros de la comunidad colombo-árabe.
¿Podría afirmarse que esos éxitos han sido hasta ahora más el resultado del esfuerzo individual?
YD: Absolutamente sí y bastante individual.
BHV: En su experiencia personal; ¿Cómo se ha sentido aceptada en el ejercicio profesional, en la
relación social?
YD: Como una colombiana más.
BHV: ¿Cuáles son las barreras o limitaciones que usted encuentra en la actualidad para un mayor
reconocimiento social, o una mejor proyección como comunidad?
YD: Sin duda el desconocimiento, o el no reconocimiento, la indiferencia absoluta para saber de su
presencia, sus alcances y sus posibilidades. Hay quienes dicen “Aquello que no se menciona, no
existe”.
BHV: ¿Qué propuestas haría usted al gobierno respecto de la política pública y lo que ella puedes
hacer para mejorar la condición de la comunidad colombo-árabe?
YD: Primero el reconocimiento de su existencia, de su presencia, el de sus aportes históricos en el
país y a la humanidad. Y a partir de ahí la generación de oportunidades de enriquecimiento de la
sociedad colombiana con múltiples opciones pluriculturales al alcance que están presentes en
muchas personas que hoy son sus compatriotas.
El mundo árabe hoy estigmatizado, proporcionó a la humanidad grandes beneficios desde las
matemáticas, la medicina, la literatura, las artes, etc. La política pública debería crear espacios de
reconocimiento, enriquecimiento cultural y de afianzamiento de las relaciones y oportunidades
internacionales.
HALTYKA CHEDID TURBAY (Entrevista virtual, 27 de noviembre de 2011)
Beethoven Herrera Valencia: ¿Cuál es su apreciación sobre el grado de inserción?
Haltyka Chedid: No obstante que los árabes se han involucrado en el mundo colombiano tanto en
los aspectos económico, político y cultural, mi percepción es que el origen siempre está presente y
se siente la carga de un elemento negativo por parte de la sociedad colombiana. Este referente no
se ha eliminado del todo.
BHV: ¿Cómo analiza usted la posición de la mujer árabe?
HC: Aquí se entremezclan ambas culturas, que fusionan modos de ser, tiempos e identidades que
en un momento estuvieron escindidas, y que al mezclarse generan una identidad. Así, cuando las
primeras migraciones a finales del siglo XIX hasta los años 30 del siglo XX, la mujer árabe llegó a
nuestro país en una posición subordinada al hombre y encontró en el contexto cultural
colombiano una situación muy similar. A partir de la presencia liberadora de algunos países
occidentales, las mujeres colombianas y árabes han entrado en un definitivo proceso de
emancipación, de igualdad de género,
BHV: ¿Cómo podrían explicarse las razones por las cuales el uso y enseñanza de la lengua árabe
sean tan débiles?
HC: Los inmigrantes de todas las naciones siempre tienen la tendencia a adaptarse al país de
adopción como un mecanismo de sobrevivencia. Esto no ha cambiado con el tiempo. En la
segunda y tercera generación los hijos y nietos de inmigrantes van perdiendo contacto no solo
con su historia sino también con su lengua, a medida que se van fusionando con la cultura
receptora. A esto habría que adicionar el hecho de que el inglés se ha convertido en lengua
universal.
BHV: Representantes de la comunidad árabe han tenido un exitoso desempeño en el periodismo,
el comercio, la academia y la política, pero solo recientemente se han comenzado a hacer
encuentros de la comunidad colombo-árabe.
HC: Hombres y mujeres tienen conciencia de su ser histórico, saben que no están allí por azar, sino
que se preguntan lo que son y de donde provienen. Esto es una consecuencia natural que se da
para volver a los orígenes, en busca de una identidad auténtica que integra elementos definitivos
en la cultura receptora, pero simultáneamente, quieren regresar a sus raíces con estos eventos
culturales.
Hasta tanto las migraciones de origen árabe no logren puestos de liderazgo en las élites, en
número significativo, estos encuentros siempre serán el resultado del esfuerzo individual. En este
momento los árabes cada vez mas integrados a la cultura colombiana encuentran necesario
incorporar su pasado a su presente en Colombia.
BHV: En su experiencia personal; ¿cómo se ha sentido aceptada en el ejercicio profesional, en la
relación social?
HC: Hasta la fecha nunca he sentido ni recibido discriminación en ninguno de los campos de mi
actividad personal. Puede deberse en gran parte a la preparación académica que he recibido y al
desempeño.
BHV: ¿Cuáles son las barreras o limitaciones que usted encuentra en la actualidad para un mayor
reconocimiento social, o una mejor proyección como comunidad?
HC: Cada vez son menores, pero mejorará cuando se supere del todo el elemento discriminatorio
que aún persiste, y también en la medida en que los árabes se profesionalicen para superar estas
limitaciones. En general, las barreras y obstáculos se producen cuando los inmigrantes provienen
de culturas consideradas inferiores en lo educativo, económico y social. En el caso que nos ocupa,
con más de un siglo de permanencia y flotación en Colombia, los árabes avanzan en el
cumplimiento de estos logros y se integran cada día más a la sociedad colombiana.
BHV: ¿Qué propuestas haría usted al gobierno respecto de la política pública y lo que ella puedes
hacer para mejorar la condición de la comunidad colombo-árabe?
HC: En mi sentir, la realidad colombiana de hoy involucra a los inmigrantes árabes y sus
descendientes como un elemento esencial de su identidad, aunque todavía se señale el origen.
Los tiempos de la discriminación son cosa del pasado. Sin embargo, hacer consciente a la sociedad
colombiana, a través del proceso educativo, que su identidad nacional está conformada por una
pluralidad de etnias: indígenas, afrodescendientes, europeos, árabes, etc. En este sentido la
constitución del 91 reafirmó este concepto cuando dio cuotas de poder en el Congreso a las
minorías afrocolombianas e indígenas. En palabras de Edward Said “se trata simplemente de
reconocer que las culturas están siempre constituidas por discursos mixtos, heterogéneos e
incluso contradictorios, que ya nunca son en cierto sentido ellas mismas” (Said, Edwar, Reflexiones
sobre el Éxito, 2005, Pág. 18)
ELVIRA ACERÍAS FAYAD (Entrevista realizada por Myriam Bautista, 20 de noviembre de 2011)
El apellido original de su padre era Asria, pero como ni lo podían escribir ni pronunciar, lo
cambiaron por Acerias que era muy fácil de pronunciar por su asociación con Acerías Paz del Río.
El padre de Elvira provenía de Palestina, de una pequeña población llamada Coformalik, a 15
minutos de Ramala. Llegó a América buscando a un hermano mayor, primero estuvo en Brasil, en
Argentina y en Perú hasta que llegó a Colombia. Su madre nació en Barranquilla, hija de libaneses
que se fueron al Valle. Su abuelo materno fue uno de los fundadores de Ulloa (Valle del Cauca),
allá llegó quien sería su padre, le llevaba diez años a la madre, pero les propuso a sus padres el
casamiento y ellos estuvieron de acuerdo.
Los padres de Elvira tuvieron 12 hijos. El padre hablaba árabe, pero la mamá no. En su casa lo
árabe no fue muy predominante. Ni siquiera la comida, que solo hacían para ocasiones muy
especiales, en ese pueblo no había sino otra pareja de paisanos, lo que los obligó a rápidamente
mimetizarse como otros vallunos más.
La única tradición que recuerda Elvira es la música que escuchaban con asiduidad por unos
acetatos que tenía su padre y que le gustaba oír y que sus hijos oyeran. La madre, a la que solo
dejaron estudiar hasta tercer año de bachillerato, se opuso a que sus hijas fueran castigadas de
esa forma y se empeñó en que tanto sus hijas como sus hijos tuvieran estudios universitarios; para
ello, se enfrentó con el padre, pero logró su cometido y todos sus hijos fueron profesionales, sin
importar el género.
Su mamá fue independiente porque aprendió a coser y a trabajar en salones de belleza, y cosiendo
y arreglando el pelo de sus vecinas ayudó a sacar a la familia adelante; su padre fue comerciante.
Elvira dice que heredó de sus antepasados la hospitalidad, el espíritu aventurero y aunque ha sido
muy independiente y libre, le sigue quedando un poco de sus ancestros en lo que tiene que ver
con la paciencia y condescendencia en el trato hacia los hombres. No en la medida de su madre,
pero sí se siente en ese aspecto distinta, por lo menos, a las francesas, que ha conocido luego de
vivir por más de un cuarto de siglo en Paris. A su hijo le dio el nombre de Karim que en árabe
significa generoso. El padre de Karim es un mejicano del que Elvira se separó hace muchos años.
Cuando fue con su hijo a Palestina a conocer a tías y a tíos la emoción fue grande, pero ella antes
que árabe se siente caleña, luego árabe y en tercer lugar colombiana.
TERESA Y HELENA FAYAD NAFFAH (Entrevista realizada por Myriam Bautista, 20 de noviembre
de 2011)
Hermanas del escritor Luis Fayad, hijas de padre nacido en Honda y madre nacida en Facatativá,
de padres libaneses que se asentaron en el país a finales del siglo XIX, constituyéndose en la
primera de las migraciones que llegaron al país. Se conocieron en Bogotá, él era mucho mayor que
ella y sus familias convinieron el matrimonio. Vivieron en el tradicional barrio Palermo de la
capital, durante muchos años; nacieron cuatro hijos: Ramón, Luis, Teresa y Helena.
Las dos mujeres salieron a trabajar muy jóvenes en secretariado y relaciones públicas para ayudar
en su casa. La comida árabe fue para ellas el menú de domingo, su mamá cocinaba de manera
exquisita y les transmitió ese don: los quibbes, el arroz con almendras y lentejas, las berenjenas en
todas sus modalidades, los indios y demás exquisiteces eran servidas los domingos cuando
llegaban primos, tías, tíos a esa casa del barrio Palermo. Recuerdan además las onces: té de
manzana con galletas o café con cardamomo y pastas (como les decían a las galletas dulces).
Tampoco sus padres les enseñaron árabe, pero entre ellos o con sus amigos lo hablaban de modo
tal que todos recuerdan algunas palabras o cuando han tenido oportunidad de oír el idioma
entienden algo por esas veladas en su casa en las que se hablaba en árabe. Ramón, fue rector
encargado de la Universidad Nacional de Colombia. Luis, uno de los novelistas bogotanos más
apreciados por la crítica. Teresa fue durante muchos años asistente de la Relacionista Pública
Ivonne Nichols y Helena trabajó en distintas oficinas como secretaria. Es una de las pocas familias
árabes que no ha tenido que ver ni con actividades comerciales, ni políticas y que por lo tanto ni
tiene edificios, ni almacenes ni son dueños de tierras, pero su arabidad la defienden y aman de
manera entrañable. Su fisonomía los delata porque todos tienen rasgos muy particulares. Ninguno
de los cuatro se casó con árabe.
Mujeres árabes con liderazgo
La sociedad y la familia árabe son patriarcales. Nadie pone en duda esta aseveración y las mujeres
sirias, libanesas, jordanas y palestinas, a las que tuvimos acceso, lo confirmaron. De igual manera,
los testimonios de las 25 Mujeres Árabes de Colombia, lo reafirman. Sin embargo, en esta primacía
masculina, casi de manera silenciosa, sin estrépitos ni gritos, las mujeres vienen ejerciendo
liderazgos en distintos campos en el país.
“Un día me llamó Enrique Villamizar, secretario departamental de gobierno, quien me dijo que el
gobernador Eduardo Cote Lamus me a iba a elegir alcaldesa de Ocaña. Le dije a Enrique que a las
tres de la tarde le avisaba y luego de consultarlo con mi esposo le dije que sí. El 17 de diciembre de
1962, a las tres de tarde, tomé posesión de la Alcaldía de Ocaña.” (Vargas P. &., 2011)
Han transcurrido casi 50 años desde que Susana Awad de Ojeda, de padre libanés y madre
colombiana, fuera la primera Alcaldesa que tuvo Colombia. Nadie puso en duda su liderazgo ni
sacó a relucir su origen libanés. Desde hace medio siglo a hoy, la que fuera ama de casa por
excelencia y en exclusiva, ha incursionado por otros terrenos, con éxito, en solitario o con su
pareja.
Una digresión para acotar que son dos mujeres, colombianas, las que le han hincado el diente al
tema y, se han ganado el título de las mejores y mayores investigadoras, en el país, sobre
migración árabe. Se trata de Pilar Vargas A. y Luz Marina Suaza V., quienes han escrito los libros:
“Los Árabes en Colombia”,2007 y “Las Mujeres Árabes de Colombia”, 2011.
Por sus investigaciones, por ser Pilar esposa de un connotado miembro de la colonia árabe: Yamid
Amat y por los contactos que han establecido entre los árabes desperdigados a lo largo y ancho
del país, Pilar y Luz Marina tendrían que ser referentes de primer orden.
Y no se podría comenzar a listar las mujeres árabes importantes en Colombia sin contar en primer
lugar con Shakira, hija del libanés William Mebarak, no solo por ser la cantante más famosa sino
por su labor social y política que la llevó a crear la Fundación Pies Descalzos y a ser nombrada
como representante social del Presidente Barack Obama. Su poder de convocatoria, espíritu
generoso y el permanente recuerdo de sus ancestros árabes, la hacen una perfecta embajadora de
la arabidad colombiana.
Linda Patricia Abuchaibe fundó en Barranquilla, con unas paisanas, la primera reunión de señoras,
que la eligieron como su presidenta, Asociación de Damas Colombo-Árabes-Palestinas. En su
primer año de trabajo ganaron el Gamín de Oro, reconocimiento al mejor voluntariado del país. Ha
sido la única mujer representante en Colombia al Consejo Nacional Palestino, en varias
oportunidades, viajó a Gaza como representante del Consejo y se entrevistó con Arafat. Está
retirada de la política y de la militancia activa, pero a través de Facebook, mantiene una red social
de árabes muy importante. Ha sido punto de referencia para mujeres como Zuleima Slebi de
Manzur y Karen David Daccarett.
Zuleima Slebi de Manzur, de padre palestino y madre libanesa, tuvo que suspender su carrera de
Trabajo Social para incorporarse al mercado laboral, comenzando en el sector bancario. Se casó
con Roberto Manzur y después de 32 años de matrimonio siguen felizmente casados, con dos
hijas. Es la Presidenta de la Fundación Encuentro Cultural Colombo Árabe, una de las primeras
asociaciones de los árabes. Ha sido la gestora de los tres encuentros colombo-árabes y de los dos
encuentros latinoamericanos. Su militancia por la causa palestina es diaria y permanente y ningún
proyecto de investigación, audiovisual, cultural, organizativo y político le es ajeno. Se trata de la
lidereza innata y de obligada referencia e interlocución. Vive en Barranquilla.
Karen David Daccarett, su padre y su madre nacieron en Belén, Palestina y llegaron a Colombia en
1932. Casada con su primo Enrique Yidi Daccarett, posee la colección más importante del país de
libros de arte islámico. En 1994 abrió en Barranquilla la galería de muebles y objetos decorativos
Caravasar, para dar a conocer trabajos de Egipto, Siria, Irán y Palestina. Su primer libro, en
coautoría, El Arte palestino de tallar el nácar, se publicó en 2005. Junto con su esposo y Martha
Lizcano, son los mayores especialistas en el arte mudéjar y quienes más han investigado y
estudiado el tema arquitectónico árabe en Barranquilla y en la Costa Norte. Es una de las más
aguerridas promotoras culturales de los árabes en el país.
Rida Mariette Aljure Salame, nacida en Girardot, de padre girardoteño y madre espinaluna, ambos
hijos de libaneses. Es la actual embajadora de Colombia en el Líbano, y embajadora no residente
para Siria y Jordania. Es una mujer diplomática en el amplio sentido del término y una de las más
carismáticas representantes de los árabes en Colombia.
Tatiana El Jeaid Hamade, musulmana radicada en Maicao, estudió en el Colegio Colombo Árabe
Dar El Arkam, soltera y sicóloga con maestría en sicología clínica y familiar, se siente más
colombiana que árabe, pero ejerce un liderazgo indiscutible en su comunidad. Se presenta así: Soy
musulmana pero soy feminista, ¿es esto compatible?
Georgette Saker de Farah, qepd, abrió el primer restaurante árabe en el país, escribió el primer
libro de recetas de comida árabe con sus amigas Margot Beetar y Nelly de Chalela y creó la
primera fábrica de estos alimentos congelados. Sus hijos Farah Saker son los que heredaron los
negocios de su madre. Betty y Nadia están al frente del restaurante en Cartagena. Son
importantes contactos para desarrollar actividades relacionadas con la comida árabe y su
expansión dentro de las costumbres y cultura colombianas.
Patricia Lara Salive, periodista, columnista de El Espectador, política y muy sensible a los temas
árabes.
Teresa Fayad, relacionista pública, trabaja en Confidencial Colombia, gestora cultural, con muy
buenas relaciones sociales. Hermana del escritor Luis Fayad.
Gloria Moanack trabajó durante muchos años en El Tiempo, vive en Líbano, pero tiene conexión
especial con el país y es reconocida.
Zegher Hay Harb, abogada, funcionaria de la Procuraduría General de la Nación, aunque se siente
¨’definitivamente colombiana’, es reconocida en la comunidad y puede ejercer liderazgo.
CONCLUSIONES

La salida de los migrantes sirios, libaneses, palestinos y jordanos desde sus países de origen hacia
diversas partes del mundo, estuvo determinada por factores económicos como la búsqueda de
una mejor condición de vida y por factores políticos como los recurrentes conflictos bélicos que
han vivido dichos países: superar la precariedad económica, rehuir el servicio militar al servicio de
la potencia dominante o la negativa de aceptar la ocupación de sus países, se conjugaron para
impulsar a millones de árabes a buscar un mejor destino al otro lado del océano.

Dicha migración, en gran medida desordenada, realizada sin mucha preparación y carente de
apoyos institucionales tanto en los países de origen como en los de llegada, ha constituido un
verdadero drama por las difíciles condiciones en que estos migrantes tuvieron que desplazarse.
Aun hoy no existen programas sistemáticos de reunificación familiar y solo opera la solidaridad de
las familias para reunificarse a este lado del océano o para regresar en busca de sus orígenes.

La mayor libertad y tolerancia religiosa que se vivían en América (sobre todo en América del
Norte), la posibilidad de acceder a la política mientras que en sus países estaban oprimidos y la
amplitud de espacio y recursos que encontraban en el país de llegada, fueron poderosos
motivantes para atraer las diversas oleadas migratorias.

A pesar de que en la conquista llegaron a América muchas personas de origen árabe que ejercían
importantes funciones en la economía, tras el nacimiento de la República la identificación nacional
vinculada con la religión católica logró imponer una visión excluyente de nación, frente a
inmigrantes extranjeros de distintos orígenes.

El libertador Simón Bolívar, tras lograr la independencia promulgó medidas favorables a los
inmigrantes y el presidente Santander ofreció estímulos para atraer dicha inmigración, pero a lo
largo de todo el siglo XIX, en realidad las puertas del país estuvieron cerradas a la inmigración de
personas diferentes a los de raza blanca europea: Por todo ello los primeros inmigrantes árabes
debieron enfrentar todo tipo de barreras a la entrada, un ambiente social hostil y el cúmulo de
prejuicios difundidos en su contra.

Mientras los antiguos comerciantes instalados en Colombia esperaban en sus almacenes la llegada
del comprador que buscaba un solo producto y pagaban de contado, los árabes buscaban a los
compradores en su sitio de residencia y establecieron la venta a crédito fomentando así la cultura
del ahorro para poder pagar. Con una gran dedicación (sus críticos lo acusaban de trabajar todas la
horas del día) los árabes fueron acumulando lentamente tales fortunas que llegaron a ser los
socialmente reconocidos y las donaciones que hicieron personajes como Elías Muvdi en apoyo al
gobierno en la guerra con el Perú y Chaid Neme para la creación de la Facultad de Medicina de la
Universidad del Rosario, se fueron ganando el reconocimiento y respeto de la sociedad
colombiana.

Ubicados inicialmente en la Costa Caribe, por las facilidades de comercio a través del mar y de los
ríos Magdalena y Sinú, fueron ingresando poco a poco hacia Lorica, Ocaña, Girardot y también a
Maicao, los Santanderes y el Valle del Cauca: hay consenso entre los analistas en el sentido de que
a excepción de Antioquia cuya cultura fue siempre impermeable para recibir a los árabes, las
comunidades orientales están en todo lo largo y ancho del territorio nacional.

Es destacable la profunda unidad familiar de los árabes, expresada de una parte en la invitación
para que nuevos familiares llegaran a apoyarlos en sus negocios, y después en los viajes al país de
origen para recuperar sus raíces: si bien es cierto que las primeras oleadas de árabes que llegaron
al país no tenían el propósito de regresar, pues el ambiente allí era hostil, las nuevas generaciones
frecuentan más a sus familiares en su país de origen, incluso Shakira -de origen libanés- cantó en
Beirut.

Además de la fuerte unión familiar que explica la tendencia de los inmigrantes a traer más
familiares para vincularlos con los negocios, es notable el sentido de solidaridad con los paisanos
que llegaban a un medio desconocido y carente de recursos. La red social que se fue creando
permitió que los inmigrantes ya instalados ofrecieran posibilidades de apoyos a los recién llegados
y esto explica en gran parte el éxito económico de esta sociedad; y es asimismo un valor societario
destacable que pudiera ser resaltado como un factor de cohesión social en el país.

La decisión de las primeras familias de quedarse para siempre en Colombia por la imposibilidad de
regresar a su país de origen las condujo a no transmitir a sus descendientes la lengua árabe, para
no ser señalados como ‘diferentes’, pero además, para forzar la inserción en la cultura dominante
colombiana. Esa decisión explica la escasa difusión de la lengua árabe que hoy observamos, lo cual
constituye- en opinión de varios analistas- el principal pasivo que aqueja a estas comunidades.

Al cabo de un siglo de soportar la exclusión, la población colombo–árabe ha logrado una inserción
muy dinámica en el comercio lo cual ha servido de base a un gran protagonismo en la política, que
ha llevado a voceros árabes a desempeñarse en Alcaldías, Gobernaciones, Ministerios, Concejos
municipales, Asambleas departamentales, Congreso de la República y a ostentar las máximas
dignidades con un gran reconocimiento.

Si se recuerda la brutal campaña que se adelantó contra el candidato Gabriel Turbay en su
campaña a la presidencia en el los años 40 y se coteja con el hecho de que transcurridos solo 30
años un liberal de descendencia árabe como Julio César Turbay llegara a ostentar la máxima
dignidad del Estado colombiano, se puede constatar un acelerado proceso de aceptación que han
logrado los árabes en el período reciente de la historia colombiana.

Los importantes logros que los árabes han hecho en el campo científico (Hakim y Yunis) en el
periodismo (Gossaín, Amat, Meluk) en la academia (Aljure, Hakim Murak, Ramón Fayad y José
Galat), en la literatura (Luis Fayad, Meira del Mar), en el cine (Felipe Aljure) y en el deporte (Farid
Mondragón y Robert Farah); permiten concluir que en este momento en todos los campos de la
vida nacional hay árabes destacándose en la vida nacional sin que se mencionen cuestiones
discriminatorias por su condición de árabes hijos de inmigrantes.

Como en todos los casos de las poblaciones migrantes, sus actores viven la contradicción de
sentirse herederos de su cultura de origen y adaptarse a la cultura del país de llegada: ello puede
conducir a veces a una fractura psicológica y social, pero a medida que la comunidad inmigrante
comparte sus valores y fortalece su identidad, se descubre la inmensa riqueza de pertenecer a una
cultura que resulta ser complementaria.

Las comunidades árabes que llegaron a Colombia profesan distintas religiones y aunque en el país
de origen se vivieran conflictos entre ellas (como en el caso emblemático de la masacre de Sabra y
Shatila en 1982), en el territorio colombiano no se observan tensiones entre cristianos y
musulmanes, ni entre sirios y libaneses, ni entre jordanos y palestinos.

Esto último es muy positivo pues el hecho que la Constitución de 1991 proclame a Colombia como
un país pluricultural y multiétnico ha abierto la puerta a una mayor aceptación de la diversidad
étnica que en el pasado era poco aceptado.

El casi total abandono del uso de la lengua árabe por parte de los hijos jóvenes de los primeros
inmigrantes ha llevado a una poca difusión de esa cultura en la comunidad árabe colombiana, lo
cual constituye la principal factura que los árabes han pagado como pérdida de identidad en el
país de destino. Por ello son destacables los esfuerzos de recuperar y publicar acerca del arte
palestino del nácar de la influencia árabe en la arquitectura y de la consolidación de los colegios
colombo-árabes como experiencia.

El hecho de que las primeras generaciones árabes hayan fallecido hace que las generaciones
actuales quieran recuperar la memoria de sus ascendientes: ahora hay una efervescencia
identitaria por encontrar estas raíces y transmitirlas a las nuevas generaciones.

La comida árabe es una de las costumbres que he permanecido en el tiempo y que ha penetrado
de manera profunda las costumbres colombianas, al punto que se podría afirmar que la
berenjena, la hierbabuena, la menta, el arroz con lentejas y almendras, los quibbes, el tahini de
berenjena y de garbanzo hacen parte de la dieta colombiana en un alto porcentaje y todo
comenzó en el espacio casero de las cocinas y comedores de los árabes, quienes fueron pasando
sus recetas con generosidad, imponiendo esa comida en sus fiestas y abriendo sus restaurantes
para que quien no se atreviera a cocinar pudiera igual degustar una comida muy sana y nutritiva.

Las mujeres árabes de segunda y tercera generación han dado un salto cualitativo importantísimo
que se refleja en su liderazgo tanto en lo social (restaurantes, asociaciones), en lo artístico (Museo
del Nácar, el canto con Shakira, las diseñadoras Hazbún) en lo político (los encuentros que ha
organizado Zuleima Slebi de Manzur y la participación de algunas mujeres en cargos de elección
popular), pero además porque han sido las que han sostenido las familias y se han integrado con
gran éxito a la sociedad colombiana en pequeñas y grandes poblaciones. Por su liderazgo,
compromiso y trabajo son el sector que se debe vincular para interlocutar políticas públicas a su
favor.

Los matrimonios, como lo digo en el documento, se privilegian los endogámicos, pero desde el
primer día de su arribo hubo matrimonios mixtos, se han ido incrementando tanto que han sido
vistos también como una forma de asimilar la sociedad a la que llegaban y de estrechar familias
foráneas con las locales.

Los restaurantes árabes en la Costa Atlántica, en Bogotá y ahora en casi todas las ciudades
grandes, son muy populares y se han constituido en un punto de encuentro tan importante como
los cafés de los años cuarenta en Bogotá. Basta mencionar el Restaurante Ramsés en Bogotá, que
fue en los años setenta un mentidero político muy importante. En Cartagena, Barranquilla, San
Andrés, Maicao y "Lorica saudita", como le decía el escritor, Sánchez Juliao. Los lugares donde
venden comida árabe abundan y las señoras que venden dulces mezclan las cocadas con los dulces
árabes de manera espontánea.

Los hechos violentos derivados de la creación del estado de Israel -rechazada por los palestinos
que quedaron sin estado- han creado un clima de violencia por más de medio siglo y ha generado
un estigma por parte de algunos medios hacia los árabes que pretenden asimilarlos con una
conducta políticamente violenta. Los ataques de Al Qaeda en Estados Unidos reforzaron dicho
estigma y han colocado a los árabes en todo el mundo como personas violentas que buscan
mantener la defensa de un Estado para los palestinos, siendo asociados por algunos como fuerzas
terroristas.

La celebración de tres encuentros colombo-árabes, con participación de miles de delgados de
muchos sectores, ha constituido un gran logro en orden a cohesionar las fuerzas colombo-árabes
en la búsqueda de proyectos comunes.

Justamente en el saludo que el presidente Juan Manuel Santos dirigiera al Tercer Encuentro
Colombo-Árabe en su calidad de máximo dignatario de la nación, hizo un agradecimiento explícito
al aporte que los hijos de descendientes árabes han hecho a Colombia.
RECOMENDACIONES
 El Estado colombiano está en mora de diseñar una estrategia de reconocimiento y promoción de
la identidad colombo-árabe que se corresponda con el volumen poblacional que dicha comunidad
representa, con el valioso aporte que sus voceros han hecho en diversos campos y que interprete
el mandato constitucional que a ese respecto obliga a expresar en las políticas el carácter
pluricultural y multiétnico en la sociedad colombiana.
 Por ello, la primera recomendación que se desprende de este estudio, apunta a la necesidad de
que el estado produzca un balance de lo que ha significado la inmigración árabe en la composición
demográfica y en la formación de la sociedad colombiana; pues hasta ahora este proceso es
incipiente y está confiado solo a las iniciativas particulares de las asociaciones árabes que se
ocupan del tema.
 El gobierno debería proceder a instruir al DANE para que en el próximo censo incluya la
identificación de los ciudadanos colombo-árabes lo cual no se ha hecho hasta ahora, y en cambio
si se hace con la población afrodescendiente e indígena. Preguntar a alguien en un censo de
población acerca de su identidad motiva al interesado a asumir su propia identidad y brinda al
estado un diagnostico ajustado que le permita el diseño de políticas pertinentes.
 Existen comunidades que nuclean de modo intensivo el componente económico y socio cultural
árabe (como es el caso de Lorica, Maicao, Barranquilla, Girardot y Ocaña por ejemplo) que
merecerían un trabajo específico a nivel local que dé cuenta de los perfiles de dichas comunidades
y de las necesidades que tienen y que el estado debería atender.
 La principal carencia que la comunidad árabe tiene es el rescate de su lengua para las poblaciones
jóvenes y el estado debería promover dicha educación en lengua árabe sin que ello quede limitado
exclusivamente a la iniciativa privada.
 En la búsqueda del fortalecimiento de la identidad de la población colombo-árabe la difusión de
los materiales audiovisuales ya existentes puede ser muy útil a efecto de superar los estereotipos
y prejuicios que de modo espontaneo se fueron creando y que en gran medida persisten en la
sociedad colombiana.
 Según cifras aportadas por Vargas y Suaza cerca de la mitad de las solicitudes de ingreso al país de
las comunidades árabes al país (que no son numerosas) fueron archivadas en el periodo 2000 –
2004 no parece tener sentido que para una comunidad colombo-árabe estimada en más de un
millón de personas el trámite de 154 solicitudes resulte excesivo y resulta extraño que la mitad de
ellas no sean aprobadas: si se refieren a problemas técnicos o procedimentales sería bueno crear
un programa de difusión de las normas migratorias y facilitación para su procedimiento a efecto
de ser más expedito este proceso.
 Tratándose de una población tan numerosa que tiene componentes en el país emisor y en el país
receptor sería desde todo punto de vista deseable que existiesen programas de visitas,
intercambios y apoyos a la reunificación familiar.
 Al parecer algunos segmentos de la población colombo-árabe presentan un desfase frente a la
legalidad colombiana: matrimonios contraídos por el rito islámico y no legalizados ante la
autoridad nacional están permitiendo que en caso de separación de la pareja, usualmente la mujer
quede indefensa para reivindicar sus derechos, con gran afectación en la patria potestad de los
hijos y en la participación de los bienes de la vida conyugal.
 Todos los inmigrantes independientemente de su condición religiosa- la cual es respetabledeberán cumplir la ley del Estado que los recibe y en particular legalizarlos matrimonios ante la
autoridad nacional. Esto permitirá que todas las partes, sobre todo las mujeres y los hijos queden
protegidos en sus derechos.
 El Ministerio de Cultura podría promover el estudio y difusión de la arquitectura árabe en el país sobre todo en la Costa Caribe- al rescate del arte palestino del nácar (trabajo iniciado por Karen
David en Barranquilla) e igualmente difundir más el arte, la danza árabe y la música.
 Apoyar los estudios históricos para recuperar la memoria de la comunidad árabe en Colombia que
asegure la transmisión a la comunidad colombo-árabe y al conjunto de la población colombiana de
la historia acerca de cómo fue el proceso de adaptación al país permitirá hacer una sensibilización
acerca de esta memoria histórica y del aporte de la comunidad árabe en la formación de identidad
del país.
 Apoyo del gobierno colombiano a los encuentros de la comunidad colombo-árabe como puntos de
encuentros y convergencia que fortalezca el reconocimiento de la población colombo-árabe,
teniendo en cuenta que ese encuentro es un factor cohesionante de la identidad árabe y también
es un vehículo de transmisión a las nuevas generaciones de sus raíces árabes y permitir que los
demás sectores del país conozcan a esta comunidad y el aporte que este ha hecho al país
 Existe un gran rezago en la difusión de la literatura y la cultura árabe en Colombia, lo cual resulta
lamentable dado el gran aporte que los árabes han hecho en los diversos campos del
pensamiento: promover muestras, concursos y ferias pueden ser espacios adecuados para hacer
en esta difusión.
 La iniciativa de construir un museo de arte árabe, liderada por Karen David y presentada ya a la
Unesco debería tener pleno respaldo del gobierno colombiano.
 La existencia de una Academia de Bellas Artes impulsada por los árabes en Cartagena y de varios
colegios en diversos lugares del país debería ameritar la posibilidad de que con el Ministerio de
Cultura y Educación impulsaran proyectos académicos y actividades en las cuales dichas entidades
pongan en común con el resto de las comunidades locales las actividades que realizan como
elementos de una estrategia integral de fortalecimiento identitario y de reconocimiento social.
BIBLIOGRAFÍA
Arismendi Morales, C. (23 de mayo de 2008). Maicao al día. Recuperado el 10 de octubre de 2011,
de http://maicaoaldia.blogspot.com/2008/05/los-rabes-ms-all-del-comercio.html
Behaine de Cendales, G. (1980). Anotaciones sobre Inmigraciones liibanesas a Colombia. Revista
Javeriana (467), 146.
Buenahora, G. (1948). Biografía de una Voluntad. Bogotá: sin.
Carricaburo, N. B. (S.f). El español de Buenos Aires y la Migraión Aluvional. Universidad Catolica
Argentina, CONiCET, República Argentina.
Carrillo, C. (2011). Colegio Árabe en Maicao. Cromos .
Char, F. (2004). Historia de Vida. Barranquilla: sin.
Córdoba, E. (2002). Mi pueblo, el mundo y yo. Bogotá: Ecoe.
Cultura, M. d. (s.f.). Ministerio de Cultura. Recuperado el 28 de octubre de 2011, de
http://www.mincultura.gov.co/?idcategoria=1824
De la Hoz Simanca, J. (18 de mayo de 2011). Arabes en el caribe colombiano. El Espectador .
Del mar, M. (6 de Junio de 2003). Identidad cultural: apropiación y redescubrimiento de los árabes
en el Caribe Colombiano. (Z. Slebi, Entrevistador)
Delgado, P. (s.f.). (E. Carranza Ojeda, Entrevistador)
El Tiempo. (25 de Julio de 1982).
El Tiempo, 1. (25 de julio de 1982). El legado de los Muvdi. El Tiempo , pág. 1B.
Fawcett de Posada, L. &. (1992). En la tierra de las oportunidades: los sirio - libaneses en Colombia.
Boletín Cultural y Bibliográfico , Volumen XXIX (29).
Fawcett de Posada, L. (1991). Libaneses, Palestinos y Sirios en Colombia. Documentos del Centro
de Estudios Regionales CERES de la UNiversidad del Norte , 3-27.
Fawcett, L., & Posada Carbó, E. (1998). Arabes y judíos en el desarrollo del Caribe colombiano,
1850 - 1950. Boletín Cultural y Bibliográfico , 35 (49).
Fayad, L. (2000). La Caída de los Puntos Cardinales. Bogotá: Seix Barral.
Fiorillo, H. (2004). Arde Raúl La terrible y asombrosa historia del poeta Raúl Gómez Jattin.
Barranquilla: Ediciones La Cueva.
Galvis Galvis, A. (1975). Memorias de un político. Bucaramanga: sin.
Garcia F, M. d. (s.f.). Identidad y minorías musulmanas en Colombia: ocupación y gobierno
hispánicos del territorio.
García Márquez, G. (1967). Cien años de soledad. Buenos Aires: Sudamericana.
Garcia Marquez, G. (1982). Crónica de una Muerte Anunciada. Bogotá: Oveja Negra.
García, M. d. (2007). Identidad y Minorías musulmanas en Colombia: ocupación y gobierno
hispanicos del territorio. Bogotá: Universidad del Rosaro.
Garcia, R. (2006). Los extranjeros en Colombia. Bogotá: Planeta.
González Escobar, L. F. (1997). Sirio - libaneses en el Chocó, cien años de presencia económica y
cultural. Boletín Cultural y Bibliográfico. Vol. 34. núm. 44 , 73-101.
González, L. F. (1998). Sirio-libaneses en el Chocó, Cien años de presencia Económica y Cultural.
Boletín Cultural y Bibliográfico , XXXIV (44).
Gossaín, J. (2004. Noviembre 18). En el nombre del Padre. Primer Congreso Colombo Árabe, (pág.
3). Barranquilla.
Gossaín, J. (2004). Las mil una historias. Semana (Edición 1171), 62.
Hakim, M. E. (1993). El murmullo de los cedros. Neiva: Aguila.
Hernández, C. S. (2004).
http://www.webislam.com. (s.f.). Recuperado el 22 de octubre de 2011
Igirio Gamero, K. I. (s.f.). El legado de los inmigrantes árabes y judíos al desarrollo económico de la
Costa Caribe colombiana y a la conformación de su empresariado entre 1850-2000.
Lakah, S. L. (S.f). El viento es de todos, pero la flauta es mía. Primer Encuentro Nacional Colombo
Árabe. Barranquilla.
Lizcano Angarita, M., & David Daccarett, K. (2010). Mudéjar y neonazarí: dos historias y la
evocación de una musa común en el Caribe colombiano. Huellas.Revista de la Universidad del
Norte , 36.43,44.
Maksoud, A. (10 de Octubre de 2011). La enseñanza del idioma árabe y costumbres entre los
árabes musulmanes. (B. H. Valencia, Entrevistador)
Manzur, J. (2006). Mi padre, como muchos otros descendientes de árabes, ayudaron a dibujar ese
río de comunicaciones entre el pasado y el presente de dos distintos continentes. Ponencia
presentada en el II Encuentro Cultural Colombo-Árabe y I ärabe-Latinoamericano. Cartagena.
Musallam, A. A. (2006). La diáspora palestina en Amércia Latina. Las etapas formativas, siglo 19 a
los primeros años del siglo 20. Conferencia en el II Encuentro Colombo Árabe, Belén.
Muvdi Chain, F. (1995). El Emigrante. Estados Unidos: American International Publishers.
Posada Carbó, E., & Fawcet de Posada, L. (1992). En la tierra de las oportunidades: los sirios y
libaneses en Colombia. Boletín Cultural y Bibliográfico del Banco de la República No.29 .
Premio El Emprendedor del Año. (23 de octubre de 2008). Dinero .
Restrepo Mejía, I. (1999). Encuentro entre dos mundos: la migración árabe en Colombia. Bogotá:
Universidad Externado de Colombia.
Restrepo, I. (2003). Encuentro entre dos Mundos: La Migración Árabe en Colombia. Bogotá: I
Congreso Diálogo de Civilaziones.
Revista Semana. (11-18 de Septiembre de 1994). Recuperado el 8 de octubre de 2011
Sánchez Juliao, D. (3 de Octubre de 2004). Abraham al Humor Video 1. Recuperado el 24 de
Octubre de 2011
Santos, J. M. (9 de Septiembre de 2011). Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Tercer
Encuentro Colombo Árabe. Bogotá D.C., Bogotá D.C., Colombia.
Slebi Moisés, Z. (2003). Identidad Cultural: Apropiación y Resescubrimiento de los Inmigrantes
Arabes y sus Descendientes en el Distrito de Barranquilla. Barranquilla: Tesis de grado Universidad
del Norte.
Solano, A. F. (27 de marzo de 2009). El ocaso árabe de Maicao. El Tiempo .
Una historia de novela. (1997). Poder& Dinero .
Uribe Vélez, A. (9 de septiembre de 2003). Presidencia de la República de Colombia. Recuperado el
27
de
octubre
de
2011,
de
http://web.presidencia.gov.co/discursos/discursos2003/septiembre/char.htm
Vargas A., P. (2006). Presencia de los sirio libaneses y palestinos en la política colombiana.
Conferencia en el II Encuentro Cultural Colombo Árabe y I Latinoamericano, Cartagena.
Vargas Arana, P. (2011). Pequeño equipaje, grandes ilusiones. Bogotá: Taurus.
Vargas, P. &. (2011). Las mujeres árabes de Colombia. Bogotá: Planeta.
Vargas, P. A., & Suaza, L. M. (2011). Mujeres Árabes de Colombia. Bogotá: Planeta.
Vargas, P. (2011). Diáspora del Medio Oriente: el caso de la migración Siria, Libanesa, y Palestina a
Colombia (1880 - 1980). Bogotá.
Vargas, P. (s.f.). Diáspora del Medio Oriente: el caso de la migración sirio libanesa y palestina a
Colombia. 1880 – 1980. Tesis doctoral para optar el título de Doctora en Historia de la Universidad
de Cádiz, España.
Vargas, P. y. (2007). Los árabes en Colombia: del rechazo a la integración. Bogotá: Planeta.
Vargas, P., & Suaza, L. (2007). Los árabes en Colombia, del rechazo a la integración . Bogotá:
Planeta.
Vargas, P., & Suaza, L. M. (2007). Los árabes en Colombia; del rechazo a la integración. Bogotá:
Planeta.
Vargas, P., & Suaza, L. M. (2011). Mujeres árabes de Colombia. Bogotá: Planeta.
Vargas, P., & Suaza, L. (2011). Mujeres Árabes en Colombia. Bogotá: Planeta.
Vidal, M. J. (3 de octubre de 2011). La enseñanza del idioma árabe en la Universodad Externado de
Colombia. (B. Herrera, Entrevistador)
Viloria de la Hoz, J. (2001). Ganaderos y comerciantes en Sincelejo, 1880 - 1920. (C. d. colombiano,
Ed.) Cuadernos de historia económica y empresarial .
Viloria de la Hoz, J. (2003). Lorica, una colonia árabe a orillas del Río Sinú. Cartagena: Banco de la
República.
Viloria de la Hoz, J. (28 de octubre de 2006). Los sirio - libaneses. Semana .
Vitar Mukdsi, M. B. (2007). Inmigrantes sirios y libaneses en Venezuela y Colombia. Historias de
vida. En F. Navarro Antolín, Orbis incognitvs : avisos y legajos del Nuevo Mundo. Vol. 2 (pág. 952).
Huelva: Universidad de Huelva.
www.abuchaive.info/teatro.htm. (s.f.). www.abuchaive.info/teatro.htm. Recuperado el 12 de
octubre de 2011
Yidi D., E. (2007). La migración árabe en la constitución cultural del Departamento del Atlántico.
Bogotá.
Yidi Daccarett, E., David Daccarett, K., & Lizcano Angarita, M. (2008). La Migración Árabe en la
construcción cultural del departamento del Atlántico. catálogo obra de arte, ediciones UniNorte ,
1,2.
Yidi, E. (23 de noviembre de 2010). Sueños de nácar. (S. K. Name, Entrevistador, &
http://losarabesenoccidente.blogspot.com/2010/11/suenos-de-nacar.html, Editor)
Yidi, E., David, K., & Lizcano, M. (2005). El arte palestino de talar el nácar. Bogotá: Panamericana.
Yunis Turbay, E. (2003). ¿Por qué somos así? ¿Qué paso en Colombia? Análisis de mestizaje.
Bogotá: Temis.
Zambrano Pérez, M. (1998). El desarrollo del empresariado en Barranquilla 1880- 1945.
Barranquilla: Universidad del Atlántico.
Zogby, E. (s.f.). www.comunidadcolomboarabe.com. Recuperado el 15 de octubre de 2011, de
http://comunidadcolomboarabe.com/index.php?option=com_content&view=article&id=40:lamigracin-rabe-a-san-andrs&catid=3:arabes-en-colombia&Itemid=32
ANEXO 1
Directorio de Personalidades, organizaciones, investigadores e instituciones
Ministerio de Cultura y Fundación ACUA
Investigador principal Beethoven Herrera Valencia
Nombre
Pilar Vargas
Teléfono
3153314368
Nelson
Ordoñez
315 231 81
20 /
7522756.
316 493 66
94
3168765741
Ahmad Aiel
Demetrio
Snair
Haltika de
Gerlein
Eliane
Forero
Lucy
Abuchaibe
Zuleima
Slebi de
Manzur
Directorio Proyecto
Correo Electrónico
Dirección
Cargo
K 7 # 93 A Historiadora
35 apt 806
[email protected]
Cra 9 No
11-65
Institución
Ciudad
Bogotá
Asistente
Iman
Mezquita
centro
Bogotá
Iman
Mezquita
centro
Bogotá
[email protected]
Cartagena
Asociación
Colombiana
Libanesa
Profesora
3106324621
310617602
9
[email protected]
Bogotá
Montería
Dueña
Hotel Majestic
Barranquilla
Barranquilla
Directora
Fundación
Encuentro
Cultural
Colombo
Árabe
Barranquilla
Nader,
Restaurante
árabe
Luis Jorge
Riveros
Nader
Tel: 431 41
90- Cel: 316
491 58 84 311 668 51
44 - 300 202
04 45
4222700
/ 316491588
4
Sr Nidal
315 723 70
81
Lucy
Abuchaibe
Karen David
310 632 46
21
310 6307208
Ortega
Medina
Pedro
Delgado
Diego
Castellanos
3006579246
Carrera 8
#27B - 46
Parque
Central
Bavaria
CARRERA 8
No 27 B 46
Local 8
Parque
Central
Bavaria
asociacionbeneficaislami
[email protected]
Santa Marta
Propietario
Restaurante
Nader
Santa Marta
Representante
Asociación
Benéfica
Islámica
Hotel Majestic
Barranquilla
Maicao
Barranquilla
Investigadora
de cultura
árabe
Profesor
Barranquilla
Profesor
Maicao
Profesor
Investigador
del Centro de
Estudios
Teológicos
Maicao
Universidad
del Rosario
Amal
Maksoud
3106176929
Profesora
Lengua Árabe
Mercedes
Aldana
Cecilia
Porras Eraso
300 2035525
Secretaria
3136096055
/ 2131797
[email protected]
u.com
Directora
Ejecutiva
Universidad
Externado de
Colombia
Embajada de
Argelia
Arab
Colombian
Chamber of
Commerce
Bogotá
Ministerio de Cultura y Fundación ACUA
Investigador principal Beethoven Herrera Valencia
Directorio Proyecto
Embajadas
Argelia
Tel:
6350520 /
Fax:
6350531
Egipto
Tél:
6163401 /
Fax:
2569255
Líbano
Tél:
3481781 /
Fax:
3479106
[email protected]
Carrera 11
No. 93-53, Of.
302
[email protected]
Transversal
19A No. 101 10
[email protected]
Calle 74 No.
11-88
Marruecos
Tél:
6127901/
Fax:
6193685
[email protected]
Carrera 23
No. 104A-34
www.embajadamarruecosbogota.com
Palestina
Tél.
2877691/
Fax:
2887479
[email protected]
Calle 45 No.
14-76
www.palcol.com
-DIANA
ZAHER
3124158143
HELLEN DE
LIBBOS
3134220105
ASOCIACIÓN DE
DAMAS PALESTINAS
IVETTE
JASSIR
3123797330
ASOCIACIÓN DE
DAMAS LIBANESAS
LOURDES
NEME
MEZQUITA
ESTAMBUL DE
BOGOTÁ
(57) 311 209 41 CALLE 45 A
51 y 316 7437989 No. 14-81
[email protected] [email protected]
FORO DE LOS
MUSULMANES
COLOMBIANOS
http://mx.groups.yahoo.com/group/i
slamcolombia">
CONFESIÓN CENTRO
ISLÁMICO DE
SANTAFÉ DE
BOGOTÁ D.C.
[email protected]
CENTRO ISLÁMICO Y
ASOCIACIÓN
BENÉFICA DE
MAICAO
Calle 12
No 0567, Maicao
, Guajira ,
COLOMBIA
[email protected];
[email protected]
ASOCIACIÓN
BENÉFICA ISLÁMICA
DE BOGOTÁ
33 65306
CENTRO CULTURAL
DIRECTOR:
ISLÁMICO DE
ABDUL HAQ
MEDELLÍN
CENTRO ISLÁMICO
DE PASTO
Omar
Hussein
574-260 0440
721 0556
Musala del
Centro:
Carrera 9
A No.1165 Cuarto
piso
Calle 65
No. 73 318;
Medellin,
Antioquia
04,
Colombia
Carrera 24
No. 15-79
2do piso
of. 202.
Pasto
Nariño Colombia
http://www.islambogota.tk ;
[email protected]
[email protected]
Viernes
desde las
12:30 p.m;
Charlas
sobre el
Islam:
Despues
de la
oracion;
Clase de
Arabe:
Sabados
4:00 pm
(En la
musala)
(Gratuitas)
CENTRO ISLÁMICO
DE
BUCARAMANGA (M
EZQUITA DEL IMAN
ALI)
CALLE 45
No.3 occ07 Barrio
Campoher
moso
CENTRO ISLÁMICO
DE SAN ANDRÉS
ISLA
57-8-5128959
Punta
hansabaily boat
1B-127
ASOCIACIÓN
CENTRO CULTURAL
ISLÁMICO DE
BARRANQUILLA
575-3531122
MUSALA
CRA 44
NRO 84-81
CENTRO ISLÁMICO
DE SANTA MARTA
(095) 421 3390 o
420 1846
Calle 15,
No. 21-75
CENTRO ISLÁMICO
DE VALLEDUPAR
57-55744958 FAZ 57 55 8013
52
Calle 16B
Nro 7-66,
[email protected]
kra 28 61c08, oficina
101
Bogotá
[email protected]
FUNDACIÓN CASA
CULTURAL
ISLÁMICA AHLUL
BAYT COLOMBIA
[email protected]
CENTRO CULTURAL
ISLÁMICO DE
COLOMBIA (LA
CIUDAD DEL
PROFETA BUENAVENTURA)
FUNDACIÓN
ISLÁMICA KAUSAR
Sheij Munir
valencia
Potes;
Vicepreside
nte: Ernesto
Banguera
(Abdul
Jakim)
Imam
Mahdi al
Muntazar;
Representa
nte el Waliul
Faqih
MEZQUITA OMAR
IBN AL-JATTAB
CENTRO CULTURAL
ISLÁMICO DE
PEREIRA
Dawood
AbdulGhafur AlColombia
572 – 2429169
Cel: 00573154182696
Autopista
Simón
Bolívar
Barrio
Rockefeller
No. 40 A –
18
[email protected];
http://www.islamcolombia.org/
calle 10
Nª-46-29
Autopista
3754157
sur
oriental
Cali - Valle
Carrera 7,
No. 11-10;
Maicao
Guajira Colombia
Calle 21 #
21-96
Barrio La
00-57- (63) 343
Pradera,
[email protected] /
30 21/ 00-57- 316 Dosquebra
http://islamcolombia.blogspot.com/
6948 674
das,
Pereira
Risaralda.
(Colombia)
CENTRO CULTURAL
ISLÁMICO
AN_NOOR
Mezquita AnNoor: 0057 - 2 Cali5572682 (fijo);
[email protected]
Colombia
Hermana
.com;
Carrera 38
Maryam: 0057 [email protected]
E No. 3 –
310 820 66 78
ail.com;
63 B/.
(móvil); Hermano
http://centroculturalislamicoannoor.
Santa
Abdul Rashed:
blogspot.com/
Isabel
0057 - 310 450 02
092 (móvil)
[email protected];
http://www.islamshiacolombia.org/p
ortada.html
ISLAM SHAI
COLOMBIA
INSTITUTO ÁRABE
ARGENTINO
ISLÁMICO
4611-5517
Bogotá
3449 Colombia
Colegio
Primario
Y
Secunda
rio
ASOCIACIÓN
CENTRO ISLÁMICO
DE COLOMBIA
091-2826448
Carrera 9
No. 13 - 12
of. 603 609,
Bogotá
D.E.,
Cundinam
arca ,
Colombia
FUNDACIÓN ANSAR
MAICAO
300 4621153
301 6077690
Calle 8 No.
5-19
Maicao,
Guajira
AL-MADRASA ALARABIYYA ALKOLOMBIA
5757267050 /
Fax: 5757268963
Calle 12
con Kra 7,
Maicao,
Colombia
http://ansarmaicao1.jimdo.com/
promover
el
conocimien
to del Islam
como
forma de
vida a los
diferentes
grupos
sociales y
étnicos de
Maicao
ANEXO2
Bibliografía de Vargas & Suaza
Bibliografía electrónica.
Arboleda Mora, Carlos, Aspectos históricos del pluralismo religioso en Colombia.
Disponible en Internet en:
www.naya.org.ar/congreso2000/ponencias/carlos_arboleda_mora.html {con acceso el 14 de
enero de 2008}. Pag 539
Azcarate, Graciela. La inmigración árabe en América # 1
Disponible en Internet en:
www.arabesenamerica.html {con acceso el 12 de febrero de 2004}. Pag 539
Delgado Moscarella, Pedro. La mezquita Omar Ibn Al Khattab.
Disponible desde internet en:
www.soc.culture.colombia/2008-05 {con acceso el 13 de noviembre de 2008}.
González Díaz, Andrés. Ministros del siglo XX. Bogotá, Editorial Biblioteca Virtual del Banco de la
República, 2005.
Disponible desde internet en:
www.lablaa.org/home.htm {con acceso el 15 de enero de 2007}.
Hassan, Sakia. Noticia de los árabes musulmanes en Colombia.
Disponible en internet en:
http://colombia.indymedia.org/.news///.php {con acceso el 15 de enero de 2007}.
Lizcano, Angarita, Martha; David Daccarett, Karen. Valoración del patrimonio arquitectónico
mudéjar y neomudéjar del Caribe colombiano.
Disponible desde internet en:
www.ocaribe.org/revista_aguaita {con acceso el 5 de septiembre de 2008}.
Mariana Susana Awad
Disponible desde Internet en:
www.biblio.tripo.com.co/personajes/maria_susana_awad/ {con acceso el 25 de abril de 2005}.
Bibliografía
Alingué, Madeleine (ed.), Migraciones internacionales: un mundo en movimiento. Bogotá,
Universidad Externado de Colombia – Organización Internacional para las Migraciones –IOM-,
2004.
Amat, Yamid, “Turbay y el ‘Comandante uno’ frente a frente”. El tiempo, 7 de marzo de 2004.
Amat, Yamid, “En el corazón de la reina Noor”. El tiempo, 31 de octubre de 2004.
Amat, Yamid, Vargas., Pilar. La representación social de los “turcos” en los medios de
comunicación, 1880 – 1980. 2004, ponencia presentada en el I Encuentro Cultural Colombo-Árabe,
Barranquilla.
Arango Cano, Jesús, Inmigrantes para Colombia. Bogotá, 1951.
Asociación de Damas Colombo Libanesas, Líbano, aroma y sabor. Cocina libanesa. Bogotá,
Panamericana, 2005.
Behaine de Cendales, Gladis, “Anotaciones sobre inmigraciones libanesas a Colombia”, Revista
Javeriana, Tomo XCIV, Número 467, Agosto de 1980.
Bocanegra, Sánchez, Yamit Andrés, “Cambios y permanencias de algunos rasgos culturales de los
levantinos en Barranquilla, 1880 – 1930”: Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 2009, Tesis
de grado inédita.
Bonfante Gloria, Silvana, La influencia de la cocina árabe en la construcción de la identidad
costeña. 2006, Ponencia presentada en el I Encuentro Cultural Colombo-Árabe, Barranquilla.
Dajer Chaid, Fernando, Una familia libanesa en Colombia. Bogotá, Editorial Arte, 1993.
Díaz, Agustín, Régimen legal de emigración e inmigración en Colombia. Bogotá, Editorial La Meta,
1962.
Duque Escobar, Iván, Escritos sobre Julio Cesar Turbay Ayala. Bogotá, Ediciones Grupo Coremar,
2003.
Echavarria, Enrique, Extranjeros en Antioquía. Medellín, Luis F. Villegas, 1943.
Farah, Georgette de, CHhalela, Nelly de y Beeter, Margot, La cocina árabe a su alcance. Cartagena,
Jonán, 1984.
Fares de Libbos, Helen, Lucha con amor. Bogotá, 2008.
Fawcett de Posada, Louise, Libaneses, palestinos y sirios en Colombia. Barranquilla, Ceres Universidad del Norte, 1991.
Fawcett, Luoise L´estragen, “Lebanese, Palestinians and syrians in Colombia », en Albert Hourani;
Nadim Shehadi (ed.), The Lebanese en the world. A century of emigration. Londres, The center for
Lebanese Studies – I.B. Tauris & CO. Ltd. Publishers, 1992.
Fawcett de Posada, Louise; Posada Carbó, Eduardo, “En la tierra de oportunidades: los sirioslibaneses en Colombia”, Boletín Cultural y Bibliográfico, biblioteca Luis Angel Arango, Vol. XXIX, No
29, 1992.
Fawcett de Posada, Louise; Posada Carbó, Eduardo, Árabes y judíos en el desarrollo del Caribe
colombiano 1850 – 1950”, Boletín Cultural y Bibliográfico, Biblioteca Luis Ángel Arango, Vol. XXXV
No 49, 1998.
Fayad Álvarez, Ana Milena, Aporte y presencia de inmigrantes libaneses en Girardot, Centro
Regional Banco de la República, 2002.
Fayad, Luis, La caída de los puntos cardinales. Bogotá, Seix Barral, 2000.
Fenalco Bogotá, Memoria de creadores de empresas. El comercio. Consuelo Mendoza Ediciones,
Bogotá, 2005.
Friede, Juan et al., Cultura colombiana. Contribuciones al estudio de su formación. Bogotá,
Instituto Colombiano de Cultura, 1986.
García Estrada, Rodrigo de J., Los extranjeros en Colombia. Bogotá, Planeta, 2006.
García F., María del Rosario, Una aproximación al estudio de los musulmanes en Colombia. 2003,
ponencia presentada al Primer Congreso Internacional Dialogo entre civilizaciones: Iberoamérica y
el mundo islámico, Bogotá.
García Usta, Jorge, El reino errante. Poemas de la inmigración y el mundo árabe. Cartagena, 1991.
Giraldo, Luz Mary, Inmigrantes, desplazados y exiliados en la literatura colombiana. Cahiers Alhim,
Amérique Latine Histoire et Memoire, No 3, 2001.
Hincapie Silva, César, Inmigrantes extranjeros en el desarrollo del Quindío: ¿Quiénes vinieron?
¿Quiénes se quedaron? Armenia, Editorial Quingráficos, 1995.
Issawi, Charles, “The historical background of lebanese emigration, 1880 – 1994, en Albert
Hourani; Nadim Shehadi (ed.), The Lebanese in the world. A century of emigration. Londres, The
Centre for Lebanese Studies – I.B. Tauris & Co. Ltd. Publishers, 1992.
Jiménez López, Miguel, “Algunos signos de degeneración colectiva en Colombia y en los países
similares”, en Luis López de Mesa (ed.), Los problemas de la raza en Colombia. Bogotá, Imprenta
Linotipos de El Espectador, 1920.
Jiménez García, Mayda, “La inmigración árabe en el Caribe en los siglos XIX y XX: el caso del Cuba”,
en Raymundo Kabchi (coord...), El mundo árabe y América Latina. Madrid, Ediciones LibertariasProdhufi, S.A., 1997.
Khattabi, Mohame, Algunos aspectos de la influencia de la civilización marroco-árabe-andalusi en
América Larina a través de España. 2004, ponencia presentada en el encuentro la España de las
tres culturas, mitos y realidades, Bogotá.
Laverde, María Cristina; Daza, Gisela y Zuleta, Mónica (ed.) debates sobre sujeto: perspectivas
contemporáneas. Bogotá, Universidad Central, 2004.
Libro Azul de Colombia. New York, The J.J. Litle & Ives Company, 1918.
López Pérez, María del Pilar, Itinerarios culturales, mudéjares, proyección hispánica en América.
2005, copia mecanoescrita.
López de Mesa, Luis, (ed.), Los problemas de la raza en Colombia. Bogotá, Imprenta Linotipos de El
Espectador, 1920.
López de Mesa, Luis, El factor étnico. Bogotá, Imprenta Nacional, 1927.
Louis Lakah, Soad, El viento es de todos, la flauta no es mía, 2006, ponencia presentada en el II
Encuentro Cultural Colombo–Árabe y Primer Árabe Latinoamericano, Cartagena.
Manzur, Julio, Mi padre, como muchos otros descendientes árabes, ayudaron a dibujar ese rio de
comunicaciones entre el pasado y el presente de dos distintos continentes. 2006, ponencia
presentada en el II Encuentro Cultural Colombo-Árabe y I Árabe Latinoamericano, Cartagena.
Martínez, Fréderic, “Apogeo y decadencia del ideal de la inmigración europea en Colombia, siglo
XIX”, Boletín Cultural y Bibliográfico, Biblioteca Luis Ángel Arango, Vol. XXXIV, No 44, 1997-1998.
Martínez Gómez, Ciro, Las migraciones internas en Colombia. Universidad Externado de Colombia,
Bogotá, 2006.
Mattar, Ahmad, Guía social de la colonia de habla árabe en Bolivia. Colombia, Ecuador, Perú,
Venezuela y las Islas Holandesas de Curacao y Aruba. Barranquilla, 1945.
Mesa de Abdala, Cecilia, Delicias árabes con sabor palestino. Bogotá, Planeta, 1996.
Moanak, G., El Líbano en el mundo. Los libaneses en Colombia y sus hijos de Latuf y Turbay.
Ejemplos y moralejas. Beirut, 1943.
Molina, Londoño, Luis Fernando, Empresarios colombianos del siglo XIX. El Áncora Editores.
Bogotá, 1998.
Morales Urquijo, Natalia, “La fuerza del os ancestros, los unió más que la política. La bancada
árabe”. El Espectador. Semana del 28 de agosto al 3 de septiembre de 2005, Bogotá.
Musallan, Adnan A., La diáspora palestina en América Latina: dos etapas formativas, siglo XIX a los
primeros años del siglo XX. Cartagena, Fundación Encuentro Colombo-Árabe, 2006.
Muvid, Elías Antonio, Palestina y el derecho de gentes. Bogotá, Editorial Temis, 1983.
Muvdi Chain, Fuad, El emigrante. Bryn Mawr, PA, American International Publishers, 1995.
Numa, Zajia M., Libaneses y sirios en Ocaña, Ocaña, Torcoroma, 1990.
Nweihed, Kaldone G., “La emigración de sirio, libaneses y palestinos a Venezuela, Colombia y
Ecuador: balance cultural de una relación sostenida durante 110 años”, en Raymundo Kabchi
(coord..), El mundo árabe y América Latina. Madrid, Ediciones Libertarias-Prodhufi, S.A., 1997.
Ortiz, María Paulina, “Chaid Neme. El humanista que vino de oriente”, La Revista de El Espectador,
2002.
Parias, D., María Claudia; Salazar Palacio, Hernando, “Árabes en Colombia”, Lecturas Dominicales
de El Tiempo, enero, 2004.
Puerta, Adriana, “Palestina latina”, Gatopardo, No 68, mayo, 2006.
Restrepo, Isabela, Migracion árabe en Colombia. El papel de la migración árabe en el proceso de
construcción nacional. Bogotá, Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales (CIPE),
Universidad Externado de Colombia, 2000.
Ripoll, María Teresa, “Redes familiares y el comercio en Cartagena: El caso de Rafael Castillo & Co.,
1861 – 1960”, Cuadernos de Historia Económica Y Empresarial, No 5, Banco de la República,
Cartagena, 2000.
Rivero, Mario, et al., David Manzur. Bogotá, Encuadernaciones, 1981.
Rodriguez, Becerra, Manuel; Restrepo Restrepo, Jorge, “Los empresarios extranjeros en
Barranquilla. 1980 – 1900”, Desarrollo y Sociedad No 8, mayo de 1982.
Romano Marún, Hector, “La inmigración libanesa”, en Adriana Castillo Torres (comp. Y ed.),
Memorias Seminarios de Migraciones Internacionales en Colombia. Bogotá, Departamento
Administrativo de Seguridad (DAS), Organización Internacional para las Migraciones (OIM),
Pontificia Universidad Javeriana, 1999.
Roussillon, Alain, Oriente, islamismo y diferencia. Bogotá, universidad Externado de Colombia,
2003.
Rueda, josé Olinto, “Inmigración en Colombia: un balance histórico” en Adriana Castillo Torres
(comp. y ed.), Memorias Seminario de Migraciones Internacionales en Colombia. Bogotá,
Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Organización Internacional para las Migraciones
(OIM), Pontificia Universidad Javeriana, 1999.
Saldarriaga Roa, Alberto; Fonseca, Lorenzo, M., “un siglo de arquitectura colombiana” en Álvaro
Tirado Mejía (ed.), Nueva historia de Colombia, Bogotá, Planeta, 1989.
Saldarriaga Roa, Alberto, “La imagen de la iglesia y del Estado en la arquitectura republicana.
Gotico, clasicismo y eclecticismo fueron los estilos definitorios”, Credencial Historia. Edición 86,
febrero, 1997.
Sánchez Juliao, David, “Prologo”, en Isaza, Juna Fernando y Salcedo, Luis Eduardo, Sucedió en la
Costa Atlantica. Los albores de la industria petrolera en Colombia. Bogotpa, Áncora Editores, 1991.
Santos Delgado, Adriana, “El río Madalena y el mar Caribe como ejes geohistoricos”, en Bell
Lemus, Gustavo, La región y sus orígenes. Momentos de la historia económica y política del Caribe
Colombiano. Barranquilla, Editorial Maremágnum, 2007.
Slebi de Manzur, Zuleima; Noriega, Lina. Palestina e Israel: la guerra de siempre. 2002, ensayo
presentado en la Cátedra Resolución de Conflictos 2002, Barranquilla.
Sourdis Nájera, Adelaida, El registro Oculto. Los sefardíes del Caribe en la formación de la nación
colombiana, 1813 – 1886. Bogotá, Academia Colombiana de la Historia, 2003.
Todorov, Tzvetan, Nosotros y los otros. Bogotá, Siglo XXI, 1991.
Turbay Ayala, Julio Cesar, Mensaje enviado al Comité Organizador del Primer Encuentro Nacional
Colombo-Árabe. Bogotá, 2004.
Vargas A., Pilar, Cartas de naturaleza. La migración siria libanesa y palestina a Colombia. 2004,
ponencia presentada en el I encuentro Cultural Colombo-Árabe, Barranquilla.
Vargas A., Pilar, La diáspora del Medio Oriente: migración sirio libanesa y palestina a Colombia.
1880 -1980. 2005, ponencia presentada en el Lanzamiento Oficial del Semestre Mediterráneo
Árabe, Universidad del Rosario, Bogotá.
Vargas A., Pilar, Presencia de los sirios, libaneses y palestinos en la política colombiana. 2006,
Ponencia presentada en el II Encuentro Cultural Colombo-Árabe y I Latinoamericano, Cartagena.
Vargas A., Pilar, Los árabes en la historia de las políticas públicas y la legislación inmigratoria en
Colombia. 2006, ponencia presentada en el Encuentro del Comité Organizador de la Comunidad
Colombo Libanesa, Fundación Santillana para Iberoamérica, Bogotá.
Vargas A., Pilar; Suaza V., Luz Marina, Los árabes en Colombia: del rechazo a la integración.
Bogotá, Planeta, 2007.
Vargas A., Pilar; Suaza V., Luz Marina, Mujeres árabes de Colombia. Bogotá Planeta, 2011.
Vargas A., Pilar, Política y legislación inmigratoria en Colombia: el caso de los árabes. 2008,
Ponencia presentada en el Encuentro La contribución árabe a las identidades iberoamericanas, Río
de Janeiro.
Vargas Llosa, Mario, Israel Palestina. Paz o Guerra Santa. Madrid, Aguilar, 2006.
Vélez Valencia, Cristina, “Esas gentes que vienen de Oriente como el sol”: la experiencia de los
inmigrantes sirios y libaneses a Cartagena, 1900 – 1920. Bogotá, universidad de los Andes, 2005,
Tesis de grado inédita.
Villar Borda Luis y rosales José María, La inmigración y las oportunidades de la ciudadanía. Bogotá,
Universidad Externado de Colombia, 2005.
Viloria de la Hoz, Joaquín, Los “turcos” de Lorica. Presencia de los árabes en el Caribe colombiano,
1880 – 1960. Bogotá, Universidad de los Andes, Monografía 79, 2004.
Viloria de la Hoz, Joaquín, “Los sirios-libaneses”, Revista Semana, Edición 1278, 2006.
Wade, Peter, Gente negra, nación mestiza. Dinámicas de las identidades raciales en Colombia.
Bogotá, Universidad de Antioquía-ICAHN-Siglo del Hombre Editores-Ediciones Uniandes, 1997.
Wade, Peter, “Identidad”, en Serge, Margarita Suaza, María Cristina y Pineda Camacho, Roberto,
Palabras para desarmar, una aproximación critica al vocabulario del reconocimiento cultural en
Colombia. Bogotá, Ministerio de Cultura, Instituto Colombiano de Antropología, 2002.
Yidi, Enrique, “El viaje a América”, Amalna, No 4, septiembre, 2004.
Yidi, Enrique, David, Karen, y Lizcano, Martha, La migración árabe en la construcción cultural del
departamento del Atlántico (1905 – 2000). Barranquilla, Ediciones Uninorte, 2007.
Yidi, Enrique, David, Karen, y Lizcano, Martha, El arte palestino de tallar el nácar. Bogotá,
Panamericana, 2005.
Yunis Turbay, Emilio, ¿Por qué somos así? ¿Qué pasó en Colombia? Análisis del mestizaje. Bogotá,
editorial Temis, 2003.
ANEXO
Municipios con mayor población Árabe en el país
Elaboración:
3
Los
autores
Desplazamiento de árabes hacia el interior del país.
Fuente: IGAV, Elaboración los autores.
Municipios con población Árabe en Colombia
Antioquia
CARACOLI
PUERTO BERRIO
PUERTO NARE
PUERTO TRIUNFO
CISNEROS
YOLOMBO
YARUMAL
CARAMANTA
Medellín
Atlántico
BARANOA
BARRANQUILLA
CAMPO DE LA CRUZ
CANDELARIA (ATLÁNTICO)
GALAPA
JUAN DE ACOSTA
LURUACO
MALAMBO
MANATI
PALMAR DE VARELA
PIOJO
POLONUEVO
PONEDERA
PUERTO COLOMBIA (ATLÁNTICO)
REPELON
SABANAGRANDE
SABANALARGA (ATLANTICO)
SANTA LUCIA
SANTO TOMAS
SOLEDAD
Fuente: (Vargas P. y., 2007, pág. 270)
SUAN
TUBARA
USIACURI
Distrito Capital
BOGOTA D.C.
Bolivar
ARJONA
ARROYOHONDO
CALAMAR (BOLÍVAR)
CLEMENCIA
MAHATES
SAN CRISTOBAL
SAN ESTANISLAO
SANTA CATALINA
SANTA ROSA (BOLÍVAR)
SAPLAVIENTO
TURBACO
TURBANA
VILLANUEVA (BOLÍVAR)
CORDOBA (BOLÍVAR)
EL CARMEN DE BOLÍVAR
EL GUAMO
MARIA LA BAJA
SAN JACINTO
SAN JUAN NEPOMUCENO
ZAMBRANO
ACHI
MAGANGUE
MONTECRISTO
PINILLOS
SAN JACINTO DEL CAUCA
Municipios con población Árabe en Colombia
TIQUISIO
CICUCO
HATILLO DE LOBA
MARGARITA
MOMPOS
SAN FERNANDO
TALAIGUA NUEVO
ALTOS DEL ROSARIO
BARRANCO DE LOBA
EL PEÑÓN (BOLIVAR)
REGIDOR
RIO VIEJO
SAN MARTIN DE LOBA
ARENAL
CANTAGALLO
MORALES (BOLÍVAR)
SAN PABLO (BOLÍVAR)
SANTA ROSA DEL SUR
SIMITI
CARTAGENA
Boyacá
CHIQUINQUIRA
TINJACA
EL COCUY
SOATA
SOGAMOSO
DUITAMA
PAIPA
PAZ DEL RIO
TUNJA
SANTANA (BOYACÁ)
Caldas
MANIZALES
Fuente: (Vargas P. y., 2007, pág. 271)
GUARINICITO
CHINCHINA
MANZANARES
MARQUETALIA
NEIRA
PALESTINA (CALDAS)
RIOSUCIO (CALDAS)
SALAMINA (CALDAS)
Caquetá
FLORENCIA (CAQUETA)
CURIPLAYA
Cauca
POPAYAN
SANTANDER DE QUILICHAO
Cesar
VALLEDUPAR
AGUSTIN CODAZZI
BECERRIL
BOSCONIA
EL COPEY
LA JAGUA DE IBIRRICO
MANAURE BALCÓN DEL CESAR (CESAR)
SAN DIEGO
ASTREA
CHIMICHAGUA
CHIRIGUANA
CURUMANI
EL PASO
PAILITAS
TAMALAMEUE
AGUACHICA
GAMARRA
GONZALEZ
Municipios con población Árabe en Colombia
LA GLORIA
PELAYA
PUEBLO BELLO
RIO DE ORO
ROBLES – LA PAZ (CESAR)
SAN ALBERTO
SAN MARTIN (CESAR)
Córdoba
AYAPEL
BUENAVISTA (CORDOBA)
LA APARTADA
MONTELIEBANO
PLANETA RICA
PUEBLO NUEVO
PUERTO LIBERTADOR
TIERRAALTA
VALENCIA
MONTERÍA
CANALETE
LOS CÓRDOBAS
MOÑITOS
PUERTO ESCONDIDO
CERETE
CHIMA (CORDOBA)
CHINU
CIÉNAGA DE ORO
COTORRA
LORICA
MIMOL
PURISIMA
SAHAGUN
SAN ANDRES DE SOTAVENTO
SAN ANTERO
Fuente: (Vargas P. y., 2007, pág. 272)
SAN BERNANDO DEL VIENTO
SAN CARLOS (CORDOBA)
SAN PELAYO
Cundinamarca
CHOCONTA
GIRARDOT
RICAURTE (CUNDINAMARCA)
TOCAIMA
VILLETA
CHOACHILA
PALMA
MEMOCON
ZIPAQUIRA
BOJACA
COTA
EL ROSAL
FACATATIVA
FUNZA
MADRID
MOSQUERA (CUNDINAMARCA)
ARBELAEZ
FUSAGASUGA
EL COLEGIO
LA MESA
APULO – RAFAEL REYES
VIOTA
Chocó
QUIBDO
SAUTATA
BAGADO
CONDOTO
ISTMINA
Municipios con población Árabe en Colombia
Huila
NEIVA
AIPE
BARAYA
CAMPOALEGRE
ALGECIRAS
GARZON
GIGANTE
SUAZA
ALTMIRA
ELIAS
PALESTINA (HUILA)
PITALITO
TIMANA
La Guajira
RIOHACHA
MAICAO
FONSECA
SAN JUAN DEL CESAR (LA GUAJIRA)
VILLANUEVA (LA GUAJIRA)
Magdalena
SANTA MARTA
GAIRA
ORIHUECA
GUACAMAYAL
CIÉNAGA (MAGDALENA)
ZONA BANANERA
CERRO DE SAN ANTONIO
CHIVOLO
CONCORDIA (MAGDALENA)
EL PIÑON
PEDRAZA
SABANAS DE SAN ANGEL
Fuente: (Vargas P. y., 2007, pág. 273)
TENERIFE
ZAPAYAN
ALGARROBO
ARACATACA
EL RETEN
FUNDACIÓN
PIVIJAY
PUEBLOVIEJO
REMOLINO
SALAMINA (MAGDALENA)
SITIONUEVO
ARIGUANI
NUEVA GRANADA
PIJIÑO DEL CARMEN
PLATO
SANTA ANA (MAGDALENA)
SANTA BÁRBARA DEL PINTO (MAGDALENA)
EL BANCO
GUAMAL (MAGDALENA)
SAN SEBASTIAN DE BUENAVISTA
SAN ZENOL
Meta
CUMARAL
RESTREPO (META)
ACACIAS
VILLAVICENCIO
Nariño
PASTO
IPIALES
TUQUERRES
TUMACO
Norte de Santander
Municipios con población Árabe en Colombia
CHINÁCOTA
EL CARMEN (NORTE DE SANTANDER)
OCAÑA
PAMPLONA
SAN CALIXTO
TEORAMA
CÚCUTA
VILLA DEL ROSARIO
Quindío
ARMENIA (QUINDÍO)
BUENAVISTA (QUINDIO)
CALARCÁ
CILCASIA
CÓRDOBA (QÚINDÍO)
FILANDIA
GÉNOVA
LA TEBAIDA
MONTENEGRO
PIJAO
QUIMBAYA
SALENTO
Risaralda
PEREIRA
APIA
BALBOA (RISARALDA)
BELEN DE UNBRÍA
DOS QUEBRADAS
GUATICA
LA CELIA
LA VIRGINIA
MARSELLA
MISTRATO
PUEBLO RICO
Fuente: (Vargas P. y., 2007, pág. 274)
QUINCHÍA
SANTA ROSA DE CABAL
SANTUARIO (RISARALDA)
Santander
BUCARAMANGA
FLORIDABLANCA
GIRÓN
PIEDECUESTA
CERRITO (SANTANDER)
SAN GIL
SAN JOAQUÍN
VILLANUEVA (SANTANDER)
SOCORRO
SUAITA
VELEZ
BARRANCABERMEJA
PUERTO WILCHES
Sucre
COVEÑAS
JEGUA
PALMITO
SAN ONOFRE
TOLÚ
TOLÚ VIEJO
GUARANDA
MAJAGUAL
SUCRE (SUCRE)
SINCELEJO
COLOSO
CHALAN
MORROA
OBEJAS
Municipios con población Árabe en Colombia
BUENAVISTA (SUCRE)
COROZAL
EL ROBLE
GALERAS
LOS PALMITOS
SAMPUES
SAN JUAN DE BETULIA (SUCRE)
SAN PEDRO (SUCRE)
SINCÉ
CAIMITO
LA UNIÓN (SUCRE)
SAN BENITO ABAD (SUCRE)
SAN MARCOS
Tolima
IBAGUÉ
CAJAMARCA
RONCESVALLES
ROVIRA
VENADILLO
AMBALEMA
ARMERO – GUAYABAL
HONDA
LÍBANO
DOLORES
ESPINAL
GUAMO
NATAGAIMA
PURIFICACIÓN
SALDAÑA
CHAPARRAL
ORTEGA
SAN ANTONIO (TOLIMA)
Fuente: (Vargas P. y., 2007, pág. 275)
Municipios del Valle del Cauca
BUGA
ALCALÁ
PUERTO ISAACS
CARTAGO
LA UNIÓN (VALLE)
ULLOA
BUGA LA GRANDE
CAICEDONIA
RIOFRÍO
ROLDANILLO
SEVILLA
TRUJILLO
TULUA
CALI
DAGUA
JAMUNDÍ
PALMIRA
YUMBO
BUENAVENTURA
Arauca
ARAUCA
ARAUQUITA
SARAVENA
Casanare
YOPAL
TAMARA
Putumayo
MOCOA
Archipielago de San Andrés y Providencia
SAN ANDRÉS
PROVIDENCIA
Municipios con población Árabe en Colombia
Amazonas
LETICIA
LA PEDRERA – CD
Guainía
PUERTO INIRIDA
Fuente: (Vargas P. y., 2007, pág. 276)
Guaviare
SAN JOSÉ DEL GUAVIARE
Vaupés
MITÚ
Vichada
PUERTO CARREÑO
ANEXO 4
COLOMBO ÁRABES RECONOCIDOS
CATEGORÍA
NOMBRE
SALOMON HAKIM
TEODORO TARUD
CIENCIA
TUFIK MELUK
EMILIO YUNIS
EDGAR REVEIZ
ACADEMIA
DEPORTE
POLÍTICA
EMPRESA
FARÁNDULA
RECONOCIMIENTO
Creador de la Válvula para hidrocefálea
Introdujo los lentes de contacto plásticos en el país.
Fundador Sociedad de Psicoanálisis de Colombia.
Genetista Universidad Nacional
Secretario Ejecutivo Academia Colombiana de Ciencias
Económicas, Ex - decano Uniandes.
RAMON FAYAD
EMILIO
ALJURE
Ex rector Universidad Nacional
NASSER
RAMSES
HAKIM
MURAD
GABRIEL MELUK
Periodista deportivo-El Tiempo-Bogotá
Tenista – Medallista Juegos Panamericanos Guadalajara
ROBERT FARAH
2011
GUSTAVO
Piloto de carreras
YACAMAN
JOSE
ANTONIO Gobernador Electo del Departamento del Atlántico 2011 –
SEGEBRE
2014.
FUAD CHAR
Ex Ministro de Desarrollo.
JOSÉ GALAT
Rector Universidad La Gran Colombia.
ALEJANDRO CHAR
Ex Gobernador del Atlántico
JORGE
EDUARDO
Ex Senador.
GECHEM TURBAY
MARIO MUVDI-Gerente Hotel Smart Suites –Barranquilla
CHAID NAME – Autopartes
ZOLIMA BECHARA
Ex Reina Departamento Chocó
SIAD CHAR
Presentadora Noticias.
ANEXO 5
MISA MARONITA EN BOGOTÁ
Por: Myriam Bautista
Fecha: 16 de octubre de 2011
Lugar: Iglesia de Santa Clara
Hora: 11:00 de un domingo lluvioso
Caminaba junto a una joven mujer, alta, de grandes ojos negros, vestida con bluyines estrechos,
tacones y chaqueta negra. Un joven caminaba atrás, muy apuesto, blanco, de cara sonrosada
donde sobresalían unos ojazos cafés; nos alcanzó, la tomó de la mano con brusquedad y le dijo en
voz alta:
-“Usted viene sola o qué…”
Ella lo miró con dureza pero no dijo ni mu. Comprobé que no me había equivocado de sitio.
La Santa Misa acababa de comenzar, la Iglesia muy bella, con paredes desprovistas de imágenes,
salvo a la entrada la Virgen del Líbano, a la izquierda en un arco, con la respectiva oración y a la
derecha, la imagen de San Marón, también con su oración y quien tiene más visitas que la Virgen,
a la salida.
Además de estas dos imágenes están los pasos del viacrucis y un par de imágenes más, pero llama
la atención que no está atiborrada ni de estatuas ni de cuadros como ocurre en la mayoría de
Iglesias.
Oficiaba un sacerdote vestido de rojo y dos ayudantes, uno mayor, con voz de locutor de emisora
comercial, de blanco y otro joven que podría ser el monaguillo, también de blanco.
Un joven con cara de árabe y pelo largo tocaba un órgano pequeño. Había unas cincuenta
personas, familias casi todas, padre, madre, hijas o hijos, algunas señoras solas y tal vez cinco no
árabes como yo.
La Misa transcurrió sin que me percatara de símbolos, oraciones o gestos distintos a los de los
oficios tradicionales, hasta que el sacerdote de rojo pasó a referirse al Evangelio que se acaba de
leer y en el que resaltaba el mensaje de: A Dios lo que es de Dios y al César lo que es el de César.
En su ‘homilía’ -creo que se llama así- el sacerdote después de referirse un poco a esas palabras
diciendo que poco importaba si los domingos se cumplía con el precepto de Dios, de ir a la Iglesia
en familia y cumplir con la oración y luego en la semana se hacía usura o se contradecía a todo lo
que se había prometido en la Misa.
Pasó luego a hablar de la situación política internacional y confirmé que me hallaba en el lugar
buscado. Habló del sufrimiento de los hermanos coptos en Egipto y de cómo los estaban matando
y persiguiendo. Luego que acabó, seis personas (hombre y mujeres) portando cada uno objetos,
hizo fila y se los entregó al sacerdote.
Luego, se rezó un credo más largo que el que se reza en las otras misas y el sacerdote dijo que esa
misa de ofrecía por el eterno descanso de…Cure, que murió hace tres años. El sacerdote hizo una
oración por la paz del mundo y pidió que cada uno hiciera lo propio, pero a diferencia del rito
católico dos hombres se abrazaron con el sacerdote y luego pasaron puesto por puesto abrazando
a los presentes y expresándoles su deseo de que fueran en paz.
Una mujer mayor se hizo al lado del músico y el padre invitó a rezar el padre nuestro en árabe. No
muchos seguían a la señora porque no se sabían la oración o no hablaban árabe.
Vino la comunión, casi nadie dejó de comulgar.
Entre tanto, sonó una canción como de Shakira, muy moderna.
Volvió el padre a hacer un llamado para recordar al señor Cure y al final hizo una oración en la que
sobresalía que se debería pedir por ser dulce, por tener amor y por desechar la tristeza de la vida,
muy linda y distinta su oración.
La bendición y cada uno para su casa.
La gente al final se saluda, casi todos son conocidos y amigos o familiares. Casi todos, también,
dejan su carro en el amplio parqueadero que tiene la Iglesia y unos cuantos tienen su conductor
que los espera y les abre con diligencia la puerta.
Un interesante ejercicio que lo transporta al interior de esas familias árabes que llevan años en la
ciudad y que son devotas o así lo parecen.
ANEXO 6
Estado del Arte
Estado del arte de la investigación sobre población árabe en Colombia
La inmigración de árabes a Colombia ha sido hasta ahora poco estudiada y se ha concentrado
principalmente en la de sirios, libaneses y palestinos cristianos que arribaron a Colombia desde
1880 hasta mediados del siglo pasado.
Se encuentran artículos de prensa que hacen referencia a estos inmigrantes desde principios del
siglo XX, así como la publicación en la Revista Javeriana del trabajo de Gladys Behaine de
Cendales Anotaciones sobre inmigraciones libanesas a Colombia en 1980; sin embargo, es el
trabajo de Louise Fawcett de Posada, de 1991, Libaneses, palestinos y sirios en Colombia el que
pone de manifiesto la importancia de profundizar en el conocimiento de la inmigración árabe a
Colombia. La invitación a investigar sobre esta inmigración fue aceptada por otros investigadores,
como Luis Fernando González, Joaquín Viloria de la Hoz, Luz Marina Suaza y principalmente Pilar
Vargas Arana, entre otros.
Es importante mencionar que la investigación hasta ahora realizada se concentra en los
inmigrantes de la costa Caribe, bajo el liderazgo del Centro de Estudios Regionales, CERES, de la
Universidad del Norte; así mismo, es destacable el hecho que haya sido el Banco de la República,
en su Boletín Cultural y Bibliográfico, el encargado de difundir buen número de los primeros
trabajos realizados sobre el particular.
La bibliografía disponible hasta ahora, mucha de ella con carácter de ensayo o simples notas
periodísticas, se centra en las causas de la inmigración, las Leyes y Decretos sobre el ingreso de
extranjeros a Colombia, los procesos de integración a la sociedad receptora y la indagación sobre
las prácticas comerciales que los llevaron al éxito económico.
De especial interés resultan el video elaborado por la Fundación Encuentro Cultural Colombo
Árabe, denominado Haciendo visible lo invisible, disponible en su página web y el realizado
recientemente por Sara Harb Said, titulado ¡Amrika, Amrika!
La investigación sobre la participación en política de miembros de la comunidad, es aún incipiente
como también lo es la referente a sus contribuciones a la medicina, el deporte y la educación.
Existen muy pocos estudios con relación a la lengua, la literatura, la música, la danza, la
arquitectura, e incluso la gastronomía árabes y sus aportes a la identidad cultural colombiana.
Con relación a los aspectos religiosos de los inmigrantes árabes, la información es bastante
precaria: los relativos a los cristianos se han diluido en la información respecto a estrategias de
inserción, mientras que los correspondientes a los musulmanes se centralizan en los trabajos
adelantados por el Centro de Estudios Políticos e Internacionales, CEPI, de la Universidad del
Rosario.
Respecto a mujeres, es pionero el trabajo de Pilar Vargas y Luz Marina Suaza, publicado este año
por Planeta.
.La exploración sobre inmigración de árabes musulmanes y la provocada por los conflictos del
Medio Oriente, en especial por la Guerra de los Seis Días y Yom Kippur, entre 1967 y 1973, y la
masacre de Sabra y Shatila en 1982, es aún más incipiente.
Sin lugar a dudas, la tesis doctoral de Pilar Vargas Arana, Diáspora del Medio Oriente: el caso de la
siria, libanesa y palestina a Colombia (1880-1980), próxima a ser publicada, es la más completa y
confiable fuente de información sobre los árabes en Colombia.
A continuación se presentan los investigadores, grupos de investigación y organizaciones que han
trabajado o trabajan actualmente en la cosa árabe. Así mismo, una relación del número de
investigaciones disponibles sobre cada uno de los temas:









Causas de la inmigración.
Políticas de inmigración.
Integración a la sociedad receptora.
Prácticas comerciales y empresarios.
Mujer.
Religión.
Política.
Lengua.
Artes y Cultura.
No se incluyen en esta clasificación las categorías medicina, deporte y educación ya que no se
encontraron indagaciones sobre el particular; sin embargo en anexo, se presentan personalidades
en cada una de estas áreas.
INVESTIGADORES
Behaine de Cendales, Gladys
David Dacarett, Karen
Delgado Moscarella, Pedro
Fawcett de Posada, Louise
García, María del Rosario
González Escobar, Luis Fernando
Igirio Gamero, Katya Inés
Lizcano Angarita, Martha
Martínez Albarracín, Carlos Jair
Ojeda Carranza, Eder
Posada Carbó, Eduardo
Restrepo Mejía, Isabela
Slebi de Manzur, Zuleima
Suaza, Luz Marina
Vargas Arana, Pilar
Viloria de la Hoz, Joaquín
Yidi Dacarett, Enrique
GRUPOS DE INVESTIGACIÓN
No existen grupos de investigación específicamente sobre los árabes registrados en Colciencias.
Sin embargo, el CEPI, de la Universidad del Rosario, clasificado como A1 en Colciencias ha
abordado estudios sobre el tema. Los siguientes Centros de Investigación de Universidades
colombianas han adelantado investigaciones sobre el particular:



Centro de Estudios Regionales , CERES, Universidad del Norte
Centro de Estudios en Historia, Universidad Externado de Colombia. La Facultad de Finanzas,
Gobierno y Relaciones Internacionales de la misma Universidad, ofrece cursos de lengua y cultura
árabes.
Centro de Estudios Políticos e Internacionales, CEPI, Universidad del Rosario.
ORGANIZACIONES INDEPENDIENTES
Fundación Encuentro Cultural Colombo Árabe
Fundación Ansar Maicao
INVESTIGACIONES ENCONTRADAS POR ÁREA DE ESTUDIO CLASIFICADAS DE ACUERDO CON SU
OBJETO PRINCIPAL
Problema abordado
Causas de la inmigración
Políticas de inmigración
Integración a la sociedad receptora
Prácticas comerciales y empresarios
Mujer
Religión
Política
Lengua
Artes y cultura
Pintura
Danza
Música
Arquitectura
Literatura
Gastronomía
Cine
Otros
Número de investigaciones
10
12
8
12
1
3
3
3
1
0
1
4
2
1
0
5
ANEXO 7
ENTREVISTA CON MARIA JOSE VARGAS Y DIANA VIDAL
ALUMNAS DEL CURSO DE ARABE
FACULTAD DE FINANZAS
UNIVERSIDAD EXTERNADO DE COLOMBIA
Beethoven Herrera Valencia: ¿Por qué decidieron estudiar árabe?
María José Vargas: Debido a que es un idioma muy particular y fue más por curiosidad y por saber
que existía otro idioma diferente al francés y al alemán dentro de la facultad.
Diana Vidal: Yo también lo hice por ser un idioma diferente y porque uno no tendrá la
oportunidad de verlo fuera de la universidad fácilmente, y además en Colombia casi nadie lo
conoce o lo habla y ese es un plus adicional.
BHV: ¿Cuánta gente ve la materia?
MJV: Nosotros estamos en árabe uno y hay más o menos 18 personas. Sin embargo, sabemos que
en árabe dos, son muy pocas las personas que se inscriben, son alrededor de unas cinco personas.
DV: Y dentro de la gente que encontramos viendo árabe con nosotras son de la Facultad de
Finanzas Gobierno y Relaciones Internacionales, Administración.
BHV: ¿Qué nivel de dominio se tiene del idioma en cuanto a lectura, escritura y comprensión?
MJV: Amal nos enseña árabe internacional, ella es libanesa pero nos enseña el árabe internacional
el hablado y el literario y nos hace especificaciones particularidades de ciertos países en particular,
por ejemplo algunas frases de cómo es en árabe internacional pero en particular en Egipto se dice
de tal forma.
DV: En cuanto al dominio de la lectura y escritura calificándolo de uno a diez pensamos que los
estudiantes al finalizar la materia queda en un ocho, escritura queda en nueve debido a que se
profundiza bastante el nivel de escritura y comprensión entre seis y siete debido a que es
complejo ya que la estructura es distinta y hay muchas palabras que como en el francés uno no
puede inferir cosas ya que es totalmente diferente y por eso cuesta más.
BHV: La gente que ve esa materia lo tiene planeado o dentro de sus metas a futuro piensa viajar a
algún país árabe.
MJV: Hay gente que quiere ir a Egipto especialmente por lo que he escuchado y de hecho hay un
niño en el curso con ascendencia árabe.
DV: y también pienso que de pronto puede ser un destino a futuro ya que los países árabes están
siendo fuertes por el tema del petróleo.
BHV: Durante la clase ha conocido sobre la cultura, la religión, la comida, los vestuarios.
MJV: Realmente si creemos ya que la profesora durante del semestre hace unas presentaciones
con respecto a los países que hablan árabe y comprendemos cada uno dentro de cada país, su
cultura, su historia, su economía, política, como se desarrollan y entonces si se conocen acerca de
estos países.
DV: Adicionalmente, ella nos hizo una clase sobre la comida, donde de hecho, nos preparó la
comida y nos la trajo y nos envió al correo, la receta. Además, nos va a traer una bailarina para
conocer más acerca del vestuario y las tradiciones libanesas, porque ella es libanesa.
BHV: A través de la clase podemos conocer acerca de la presencia de los árabes en Colombia?
MJV: Eso no tanto, porque no sabe concretamente la cantidad de la población árabe aquí en
Colombia, solo sabe que hay bastantes libaneses en la costa sobre todo en Maicao y que la
mayoría de los libaneses estaban en los puertos.
Descargar