Subido por octaanv

101 miniaturas brillantes

Anuncio
101
miniaturas
brillantes
Colección
JAQUE
MATE
101
miniaturas
brillantes
John Nunn
EDITORIAL HISPANO EUROPEA S. A.
Director de la Colección: Sergio Picatoste
Título de la edición original: 101 Brilliant Chess
Miniaturas.
© de la traducción: Sergio Picatoste.
Es propiedad
©John Nunn.
Este libro fue publicado por primera vez en lengua
inglesa por Gambit Publications Ltd (Inglaterra).
© de la edición en castellano 2004:
Editorial Hispano Europea, S. A.
Primer de Maig, 21 - Poi. lnd. Gran Via Sud
08908 L'Hospitalet - Barcelona, España
E-mail: [email protected] hispanoeuropea.com
Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autoriza­
ción escrita de los titulares del «Copyright», bajo
las sanciones establecidas en las Leyes, la repro­
ducción total o parcial de esta obra por cualquier
medio o procedimiento, comprendidos la repro­
grafía y el tratamiento informático, y la distribución
de ejemplares de ella mediante alquiler o présta­
mo públicos, así como la exportación o importa­
ción de esos ejemplares para su distribución en
venta fuera del ámbito de la Unión Europea.
Depósito Legal: B. 1741-2004.
ISBN: 84-255-1516-5.
Consulte nuestra web:
www.hispanoeuropea.com
PRINTED IN SPAIN
IMPRESO EN ESPAÑA
LIMPERGRAF, S. L.
-
Mogoda, 29-31 (Poi. lnd. Can Salvatella) - 0821 O Barbera del Valles
ÍNDICE
�..................
9
Símbolos y abreviaturas ............ .. . . . .. .. ........ ... .. ........ .. . . . . . .. .... . .. ....... . .. .. . ...... .......
15
1. E. Pedersen-Gallmeyer, Dinamarca, 1971. Siciliana, Najdorf .. ..... ......... . . ..
2. Tai-Uhlmann, Moscú, 1971. Francesa, Tarrasch .........................................
3. Planinc-Najdorf, Wijk aan Zee, 1973. Siciliana, Najdorf ... ....................... ...
4. Balashov-Andersson, Wijk aan Zee, 1973. Siciliana, Scheveningen ..... . . .
5. Lombardy-Quinteros, Manila, 1973. Siciliana, Najdorf.......... ............ .........
6. Spasski-Rashkovski, Cto. de la URSS, Moscú, 1973. Siciliana, Najdorf.. .
7. Velimirovié-Vasiukov, Encuentro URSS-Yugoslavia, Tiflis, 1973. Siciliana,
Taimánov . .. .. ...... .. .. .. . ............. . ... ..................................................... . .............
8. Vasiukov-Velimirovié, Encuentro URSS-Yugoslavia, Tiflis, 1973. Siciliana,
Rossolimo . ............ ................. ... . . .. ... . .. . . .. .................. .. . .. . .... ... ................. ... ..
9. lvkov-Timman, Amsterdam (IBM), 1974. Alekhine, Ataque de los Cuatro
17
18
20
22
23
24
Introducción............. .. . . ... .......... .......................................................
Peones . .... ..... .. . ........................... .... . .. .............. ...... ..... .. . ..... .... ........ ......... ... .
10. Quinteros-Ribli, Montilla, 1974. Nimzoindia, Clásica............................... .
11. Vaganián-Kupréichik, Cto. de la URSS, Leningrado, 1974. Ataque Trompowsky................... ..... .. . . ................. .. ... ........... .................. ..... .....................
12. Vaganián-Pianinc, Hastings, 1974-1975. Apertura Inglesa ............. .........
13. Tal-F. Olafsson, Las Palmas, 1975. Defensa Moderna... ..........................
14. Tal-R. Byrne, Biel (lnterzonal), 1976. Siciliana, Húngara, 4. �xd4 . . . . . .....
15. Browne-R. Byrne, Cto. de EE.UU., Mentor, 1977. Defensa Holandesa,
2. t¿jc3 . . . . .. . ... . .. .............................................................. . . . .. .. .. ..... ............ . .. .
16. Spasski-Larsen, Bugojno, 1978. Caro-Kann, 4. ... , i,fS.. ..... . . . .. ............. .
17. Gulko-Savón, Lvov (Zonal), 1978. Benoni Moderna, Taimánov ............ . . ..
18. Browne-Ljubojevié, Tilburgo, 1978. Nimzoindia, Rubinstein.... ............ . . . .
19. Hug-Korchnói, Suiza, 1978. Apertura Catalana.................................... ... .
20. Tai-Larsen, Montreal, 1979. Siciliana, Richter-Rauzer...... ................ .........
21. Spasski-Tal, Montreal, 1979. India de Dama, Clásica..... .. .............. ..........
22. Sosonko-Hübner, Tilburgo, 1979. Apertura Catalana..... ...... ..... .... ...........
23. Sax-Ljubojevié, Londres (Phillips & Drew), 1980. Siciliana, 3. c3. . .. .........
24. Korchnói-Hübner, Johannesburgo, 1981. Defensa India de Dama . . .......
25. Beliavski-Larsen, Tilburgo, 1981. Caro-Kann, 4. . . , i,fS . . . . .. . . . . . . . . . .... . . . . .
26. Psajis-Guéller, Ereván (Zonal), 1982. Gambito de Dama Rehusado, De.
fensa Tartakower... .. .. . . . ..... . . ........ .......... . . ............... . . .. . ... .. ....... .. . ... . . ...... . . .. ...
27. Kaspárov-T. Petrosián, Bugojno, 1982. Defensa Bogoindia . ...................
26
27
29
30
32
33
35
37
38
40
41
43
45
46
47
49
50
51
53
54
56
6
ÍNDICE
28. Tal-Van der Wiel, Moscú (lnterzonal), 1982. Apertura Inglesa.......... .. . .. ...
29. Van der Wiei-Ftacnik, Arhus, 1983. Siciliana, Najdorf, Peón Envenenado.
30. Ljubojevié-Kaspárov, Niksié, 1983. Ataque Indio de Rey ........... . . ...........
31. Timman-Polugaevski, Tilburgo, 1983. Nimzoindia, Samisch ...................
32. Spasski-Seirawan, Zúrich, 1984. Defensa Pire.. ....... .. . .... .. ... .... . ... ............
33. Nunn-Sosonko, Tesalónica (Olimpiada), 1984. Siciliana, Ataque Velimi-
58
59
60
62
64
rovié............. . .. .. .......... . .. .. ..... ........ ................. .. .................. .. ..... ....................
66
68
Timman-Ljubojevié, Linares, 1985. Siciliana, Najdorf, Peón Envenenado.. .
35. Yusúpov-Nogueiras, Montpellier (Candidatos), 1985. Gambito de Dama
34.
Rehusado, Variante del Cambio................... .. . ........................................... .
36. Tai-Korchnói, Montpellier (Candidatos), 1985. Siciliana, Richter-Rauzer.
37. Knaak-Adorján, Szirak, 1985. Nimzoindia, Rubinstein........ ................ ..... .
38. Korchnói-Greenfeld, Biel, 1986. Apertura Inglesa.. . .................................
39. Chandler-Vaganián, Dubai (Olimpiada), 1986. Francesa, Winawer..... . ...
40. Adorján-Kudrin, Abierto de Nueva York, 1987. Defensa India de Dama .
41. Seirawan-Beliavski, Bruselas (Copa del Mundo), 1988. Eslava, Cambio
42. Ehlvest-Andersson, Belfort (Copa del Mundo), 1988. Siciliana, Taimánov
43. Kudrin-King, Londres (NatWest Young Masters), 1988. Caro-Kann ........
44. Ehlvest-Kaspárov, Reikiavik (Copa del Mundo), 1988. Apertura Inglesa.
45. Knaak-Speelman, Tesalónica (Olimpiada), 1988. Peón de Dama............
46. l. Sokolov-Tseshkovski, Wijk aan Zee, 1989. Apertura Inglesa...............
47. Kaspárov-Speelm�n, Barcelona (Copa del Mundo), 1989. Defensa Mo-
69
71
73
74
76
77
79
80
81
83
85
87
derna............ ....... ..... ........................... . . .. .. . .............. ......................... ... .. ..... . 88
48. Polugaevski-Kudrin, Abierto de Nueva York, 1989. Grünfeld, Cambio.... 90
49. lvanchuk-Csom, Ereván, 1989. Defensa Nimzoindia, 4. f3 . ......... ............ 92
50. Hodgson-Zsu. Polgár, Cto. de Europa por equipos, Haifa, 1989. Ataque
T rompowsky............ ... ....................................... . .... ...................................... 93
51. Ki. Georgiev-Zaichik, Palma de Mallorca (GMA), 1989. Siciliana, Najdorf 94
52. Guéller-Dreev, Abierto de Nueva York, 1990. Francesa, Tarrasch............ 96
53. Adams-Wolff, Londres (Watson, Farley & Williams), 1990. Defensa Pire 98
54. Jálifman-Nikolié, Moscú (GMA), 1990. Francesa, Winawer..................... 99
55. Arencibia-Seirawan, Manila (lnterzonal), 1990. Defensa Moderna.... . .... . 101
56. Smagin-Sahovié, Abierto de Biel, 1990. Defensa Nimzowitsch ... .. . .......... 103
57. Timman-Korchnói, Tilburgo, 1991. Francesa, Rubinstein, 3. ..., dxe4 ... 105
58. Svéshnik�v-Sherbakov, Cto. de la URSS, Moscú, 1991. Siciliana, Rossolimo .. . . .. .. . . .. .................. ..... ............ ............ ...................... . . . ....... ................ 106
59. Watson-Meduna, Praga, 1992. Caro-Kann, 4. ..., �dl ... . .. . .. . . . ............... 108
60. Timman-Kaspárov, Linares, 1992. India de Rey, Samisch....................... 109
61. Beliavski-Guélfand, Linares, 1992. Gambito de Dama, Defensa Eslava. 112
62. Seirawan-Short, Amsterdam (VSB), 1992. Gambito de Dama Rehusado,
5. .i,f4................ ...... ...................................................... .......... .................... 113
63. Guéller-Chiburdanidze, Aruba, 1992. Defensa Owen.... :......................... 115
64. Krasénkov-Svéshnikov, Moscú, 1992. Defensa Semieslava................... 117
65. Fischer-Spasski, Encuentro (9), Sveti Stefan, 1992. Ruy López, Variante del Cambio............... ...... . .......... ......................... ......................... ....... ...... 119
ÍNDICE
7
66. G. Georgadze-Adorján, Cto. de Europa por equipos, Debrecen, 1992.
Grünfeld, Cambio.. ......... ................................. ............ ....... .................... ...... 121
67. Piket-Sturua, Cto. de Europa pqr equipos, Debrecen, 1992. Gambito de
Dama Rehusado ......................:................................................................... 123
68. Yákovich-Balashov, San Petersburgo (Zonal), 1993. Siciliana, Sozin. .. .. 124
69. Kaspárov-Guélfand, Linares, 1993. Siciliana, Najdorf . . .... . . . . . . . . . . . . . . . . . ... .... 125
70. Zsu. Polgár-Speelman, Cto de Holanda por equipos, 1993. Defensa Inglesa ..... . ......... .. .. . . . . . . . . .... . . . .. ... . . . . . . ... ..... ... . ... . . . . . . . . . . . . . . .. . . .. .. . . . 127
71. Suba-Sax, Budapest (Zonal), 1993. Nimzoindia, Rubinstein ..................... 129
72. Lobron-Azmaiparashvili, Groninga (Clasificatorio de la PCA), 1993. Defensa Moderna . . . . . . .. . . . . . . . . . . . ... . . .. ... . .. .. .. .. . . . .. . . . . . . .. . .. .. .. . .. .. . . . . . . .. . .. .. ... ....... . . . . . . . 131
73. An. Sokolov-Shírov, Cto. de Francia por equipos, 1994. Defensa Moderna
133
74. Adams-Tiviakov, Candidatos de la PCA (2 ), Nueva York, 1994. Defensa
Siciliana, Variante Moscú...... ..... ... .... . .. .. .... .. . . .... ...... . .... . . ........ ... . . ..... ........... 135
75. Akopián-Jenkin, Tilburgo, 1994. Defensa Siciliana..... .... ...... .... ... . . .. ......... 136
76. Spangenberg-Ftacnik, Moscú (Olimpiada), 1994. Defensa Siciliana, Ataque Grand Prix...................... . . . ....... .. ... .... .......... ... . . . .... .. .... ..... . . ... ...... . .. . ...... 139
77. Smirin-Aiterman, Haifa, 1995. Defensa Petrov . .. ... .. . . .. . . ..... . ... . .... . .. . .... . . . . . 142
78. J. Polgár-Shírov, Amsterdam (Memorial Donner), 1995. Defensa Moderna ..................... .. . .. .. . ... :........................................................................ 144
79. Krámnik-Beliavski, Belgrado, 1995. Apertura Réti ... .......................... ...... 146
80. Krámnik-Ehlvest, Riga (Memorial Tal), 1995. Gambito de Dama, Defensa Semieslava........... . .. ........... .................. . . ... . . .. . .. . . . .. ... ........................ . ...... 148
81. De Firmian-Hübner, Polanica Zdroj, 1995. Francesa, Clásica.. ........ ........ 150
82. Yurtaev-Shulman, Vladivostok, 1995. Defensa India de Rey... .......... ...... 151
83. lllescas-Sadler, Linares (Zonal), 1995. Gambito de Dama Aceptado .. . . . . . 152
84. Timoshenko-Yudasin, San Petersburgo, 1996. Siciliana, Scheveningen 153
85. Romanishin-Ehlvest, Biel, 1996. Gambito de Dama Rehusado, Ortodoxa 155
86. Miles-Atalik, Pekín, 1996. Peón de Dama ... . ..... , .................................... 157
87. Bologán-Tischbierek, Abierto de Viena, 1996. Defensa Alekhine . .......... 158
88. Smirin-Ricardi, Ereván (Olimpiada), 1996. Defensa Escandinava........ ... 160
89. Kaspárov-Hracek, Ereván (Olimpiada), 1996. Siciliana, Richter-Rauzer .. 162
90. Juzman-Minasián, Cto. de Europa por equipos, Pula, 1997. Benoni,
Schmid .. .......... .... ... .. ............... . ........ . .. . . . .... . . . . . . . . . ... .. . . . . . . . . . .
164
91. Vaganián-Fédorov, Cto. de Europa por equipos, Pula, 1997. Defensa
Moderna................ ..... .. .. .............................................. ..... . . . .................... .... 166
92. Spangenberg-Tkachev, Villa Martelli, 1992. Apertura de los Cuatro Caballos ........ . . . .. . . . .. . . .. . . . . . .
. . .. . . . . . ... .. ...... . . .............. .. . 168
93. Hellers-Cu. Hansen, Malmo, 1997. Francesa, Winawer... . . ..... . .... ............ 169
94. Emms-Summerscale, Londres (Drury Lane), 1997. Philidor. . . ... . .......... .. . 171
95. Shabálov-Stefansson, Winnipeg, 1997. Nimzoindia, Rubinstein ............. 173
96. Onischuk-Hertneck, Biel, 1997. Defensa Francesa.................................. 174
97. Leitao-Baburin, Europa contra América, Bermudas, 1998. Gambito de
Dama Aceptado ........................................................................................... 175
...
. .
. .
.
..
.
.
.
.
.....
.
....
........................................................................................... . .....................
.
.
.
.
...
.
. . . ...
.
.
.
.
.
.......
.
. .
.
. ..... . ... .
... ..
..
..
.
.
. . ... .
. .. .....
.
. ...
.
ÍNDICE
8
98. limman-Van Wely, Encuentro (6), Breda, 1998. Siciliana, Scheveningen ..
99. Krámnik-Lautier, Tilburgo, 1998. Gambito de Dama, Defensa Semieslava
1OO. Shírov- Hracek, Encuentro (2), Ostrava, 1998. Caro-Kann, Avance . . . . . .
101. Topálov-lvanchuk, Linares, 1999. Apertura Inglesa .. . . ..... . ...................
.
.
177
179
180
182
Índice de aperturas ................................................... ......................................... 183
Índice de jugadores............................................................................................ 185
INTRODUCCIÓN
¿Qué provecho se obtiene al leer un libro de miniaturas? Su lectura reporta, creo
yo, dos beneficios principales. En primer lugar, las partidas de este libro son todas
igual de entretenidas; está fuera de toda duda que es más divertido reproducir
una victoria en 20 jugadas llena de sacrificios que una partida de 80 jugadas decidi­
da gracias a la técnica en el final por más depurada que pueda ser ésta. El segundo
beneficio es de carácter pedagógico. Todo jugador ha sufrido la humillación de perder
rápidamente, seguida de una salida apresurada antes de que nadie pudiera pregun­
tar: «¿Tablas rápidas?». ¿Cómo pueden explicarse estas derrotas? ¿Son meros ac­
cidentes o pueden evitarse? La enseñanza suele ser más eficaz cuando entretiene, y
en este libro me propongo combinar ambos aspectos.
En primer lugar, me gustaría describir el proceso de redactado del libro antes
de abordar los temas planteados más arriba. Inicialmente, este libro no se proponía
concentrarse en partidas actuales, pero después de mirar muchas miniaturas fa­
mosas, realmente no acertaba a ver la utilidad de comentar otra vez las viejas par­
tidas de siempre: si tomamos, pongamos por caso, una partida como la de
Larsen-Spasski, URSS-Resto del mundo, Belgrado, 1970, tendremos que práctica­
mente todo lo sensato que puede decirse de esta partida ya se ha dicho en un lu­
gar o en otro. Mi trabajo se limitaría, en realidad, a realizar un compendio de los
comentarios existentes. Sin duda, habrá lectores que no la conozcan, pero me te­
mo que la mayoría simplemente pasaría la página para ver otra partida. Por tanto,
decidí cambiar de planteamiento y restringir el libro a las partidas jugadas después
de 1970. Incluso dentro de este periodo, me he concentrado especialmente en la
década pasada (casi exactamente la mitad de las partidas son del decenio de
1990). La mayoría de estas partidas es demasiado reciente como para que se ha­
ya incluido repetidamente en antologías y haya sufrido la «muerte de mil comenta­
rios»; espero que les sean desconocidas a muchos lectores.
El problema siguiente era que no hay una definición generalmente aceptada de
lo que es una miniatura. Autores diferentes han puesto límites diferentes, siendo
quizás el más común el de las 25 jugadas, aunque también hay una significativa
minoría que opta por las 30 jugadas. Sin embargo, pronto me decidí por un límite
de 25, lo bastante largo como para que las partidas tengan verdadera sustancia,
pero también lo bastante corto para mostrar que son algo fuera de lo corriente. Más
difícil de tomar fue la decisión de excluir las partidas que acaban en tablas. Aunque
hay unas pocas miniaturas emocionantes con este resultado, me pareció que no
encajaban realmente dentro del tema de reconocer y explotar errores de apertura y
de principios del medio juego.
Tras establecer estos criterios básicos, hice una lista de todas las partidas de­
cididas en 25 jugadas y menos que tenía en mi base de datos. Para mi desespera­
ción, había más de 65.000. Es claro que sería imposible reproducirlas todas, así
INTRODUCCIÓN
10
que opté por imponer una restricción más: ambos jugadores deberían tener una
evaluación Elo de 2.500 por lo menos. La lógica de ello está en que no quería in­
cluir partidas que consistieran meramente en una bonita combinación final o en las
que un jugador fuerte aplastase sin problemas a un adversario mucho más débil.
Quería partidas que fueran auténticas luchas y demostraran cómo refutar errores tí­
picos. Al aplicar este criterio, transigí con un puñado de partidas que son mis favo­
ritas; espero que los lectores me perdonen esta minúscula incongruencia. Todo
esto redujo el número de partidas a unas 1.300, y luego las reproduje todas a fin de
escoger 120 para el libro. Este ligero exceso se debió a que preví que algunas se
quedarían por el camino al someterlas a análisis detallados, como así fue.
Mi elección en esta etapa final, manual, se basó en varios factores. El primero
y más importante es que la partida tenía que ser una lucha emocionante y de gran
calidad. En segundo lugar, debería contener algunos aspectos instructivos. Final­
mente, hice un esfuerzo para evitar la repetición de temas conocidos; desde luego,
en algún lugar del libro debe aparecer un sacrificio de pieza como el t¿jdS de la Si­
ciliana, pero la repetición frecuente de temas tan generales se haría rápidamente
tediosa.Por tanto, incluí una proporción considerable de partidas que contienen
ideas nuevas o desconocidas.
Tras escoger las partidas, el paso siguiente fue analizarlas. En primer lugar, reu­
ní los análisis ya existentes. Todo el mundo conoce el fenómeno de «comentar se­
gún el resultado»: se elogian todas las jugadas del ganador, mientras que el pobre
derrotado recibe signos de interrogación esparcidos como confetis por todas sus ju­
gadas.Esta tendencia se da especialmente en las miniaturas. Quizás esto no sea
sorprendente, ya que se supone que el perdedor debe de haber hecho bastantes ju­
gadas malas para perder tan rápidamente, ¡y no queda tiempo para hacer las bue­
nas! Yo mismo confieso haber cometido un error en este sentido (véanse mis
comentarios de la partida 33 en ellnformator; omití por completo 18. .. . , i,xa3!). Sin
embargo, la realidad es que un sorprendente número de partidas se mantuvo en
equilibrio hasta muy cerca del final. Quizás los cercanos apuros de tiempo, o tal vez
simplemente la presión de haber estado sometido a un ataque casi desde la juga­
da 1, fueron la causa de que en muchas partidas el jugador que estaba a la defen­
siva se derrumbara después de haber mantenido a raya al adversario mediante una
defensa precisa.
Los lectores tal vez sepan que siento debilidad por los comentarios detallados.
Sin embargo, el formato «101 que está diseñado para facilitar la lectura, limita la
cantidad de espacio disponible para ellos. Ahora bien, pese a que intenté acortarlos,
seguían siendo demasiado largos, así que tuve reducirlos a lo esencial (suspiros de
alivio por parte de algunos lectores ...). La consecuencia es que, si bien figura todo lo
esencial, algunas líneas de apoyo del análisis están «entre bastidores», por decirlo
así. No obstante, lo agradable es que gracias a los abundantes diagramas las parti­
das y la mayoría de los análisis pueden seguirse sin tablero. En vista de la falta de es­
pacio, también he limitado los comentarios de las aperturas a la mención escueta de
las alternativas principales. Si a los lectores les interesan éstas, pueden seguirlas en
cualquiera de los muchos libros especializados en aperturas que están disponibles (o
simplemente consúltese el Nunn's Chess Openings).
Volviendo a las lecciones de las partidas en sí, ¿hay errores típicos que se dan
una y otra vez? La respuesta es indudablemente afirmativa. Las estadísticas sobre
>>,
INTRODUCCIÓN
11
el enroque en estas 101 partidas son muy reveladoras. El ganador enrocó en 84 ce
t
ellas (61 veces por el flanco de rey y 23 por el de dama). De estas 84 partidas, el
perdedor enrocó solamente en 27. Es claro que permanecer con el rey atascado en
el centro es un factor fundamental en muchas derrotas rápidas. En algunas de es­
tas partidas el no enrocar por parte del perdedor fue involuntario; quizás estaba ya
sometido a un ataque tan feroz que no tuvo tiempo de hacerlo o quizás todavía te­
nía piezas en la primera fila, de modo que enrocar era físicamente imposible. En
estos casos, no haber podido enrocar es meramente un síntoma de la enfermedad
y no su causa primordial; el verdadero error se cometió antes. Sin embargo, hay
también algunas partidas en las que el perdedor bien pudiera haber enrocado, pe­
ro prefirió no hacerlo (véanse las partidas 25, 45, 67, 87 y 97, por ejemplo) . ¿Por
qué estos grandes maestros llegan a cometer una equivocación tan elemental co­
mo es quedarse con el rey atrapado en el centro, cuando todo principiante sabe
que es aconsejable enrocar al principio? La respuesta, hasta cierto punto, reside en
la naturaleza ultrapragmática del ajedrez de alta competición de hoy en día. En
unas épocas, si un jugador podía enrocar, lo hacía basándose en el principio de
que usualmente era «algo bueno». En nuestros días, los jugadores son más inqui­
sitivos. Dicen: «¿Es el enroque realmente la mejor jugada? ¿Puedo emplear el
tiempo más provechosamente en alguna otra operación?». Cuando esta actitud da
resultado, se aclama la partida como un ejemplo de «Saber cuándo hay que hacer
caso omiso de las reglas». El problema es que cuando no da resultado, ¡la partida
acaba apareciendo en este libro! Si se deja el rey en el centro voluntariamente, se
está caminando por la cuerda floja sin red de protección. En estas circunstancias,
evaluar mal el factor riesgo u omitir un recurso táctico del adversario puede tener
consecuencias funestas.
La lección que debe extraerse es que hay que ponderar los posibles beneficios
de dejar el rey en el centro en relación con el riesgo que ello implica. Si usted cree
que la operación alternativa que está llevando a cabo en vez del enroque es ver­
daderamente importante, el asunto merece entonces meditarse con cuidado. Des­
de luego, el riesgo es menor si el rey está listo para enrocar en una jugada que si,
por ejemplo, tiene usted que desarrollar un alfil para poder enrocar. Sin embargo,
incluso tener el enroque al alcance de la mano puede no bastar si el adversario lo
desestabiliza con un juego dinámico (véase la partida 101 para un buen ejemplo de
esto).·
Desde luego, a éste y a otros puntos planteados en esta introducción puede
dárseles la vuelta. Si su adversario ha dejado el rey en el centro, merece la pena
buscar una manera de mantenerlo ocupado, de modo que no tenga tiempo de en­
rocar.
Otro hecho que ocurre con sorprendente frecuencia es la ruina de las negras
como resultado de tomar el peón de b2 con la dama (eche un vistazo a las partidas
11, 15, 29, 34 y 81). Una vez más, puesto que es bien sabido que esta maniobra es
muy peligrosa, ¿cómo es que tantos maestros han perdido precisamente a conse­
cuencia de esta operación? El acierto o no de tomar el peón «b» depende mucho
de la posición concreta. Todos los casos mencionados más arriba están dentro de
la tenue franja que separa lo «seguro» de lo «suicida». Una vez más, debe tener­
se el cuidado de no «comentar según el resultado». Desde luego, las negras per­
dieron las partidas citadas, pero eso no significa necesariamente que todo su plan
12
INTRODUCCIÓN
fuera desacertado. Es cierto que en los primeros tiempos de la variante del Peón
Envenenado de la Siciliana las negras a menudo perdían rápidamente; ahora
bien, más tarde, cuando se comprendieron mejor las ideas defensivas correctas,
los resultados de las negras mejoraron, y ahora se considera una de las respues­
tas más desafiantes contra el j_,g5 de la Najdorf. Sin embargo, eso no quiere de­
cir que ya no haya peligros para las negras en el Peón Envenenado (véase la
partida 29, por ejemplo, en la que una nueva idea de las blancas conduce rápida­
mente a la victoria).
Algo más controvertida es la toma del peón «b» en la partida 11; el castigo de
las negras fue tan drástico que esta línea quedó fuera de circulación·. Sin embargo,
echemos un vistazo a las posibles mejoras en las jugadas 6 y 7. Si las negras hu­
biesen jugado una de ellas y hubieran ganado, la reputación de esta toma concre­
ta del peón «b» podría ser ahora muy diferente.
Decidir si tomar un determinado peón «b» (suponiendo que sea un caso que
esté dentro de la mencionada franja) depende mucho de la actitud que usted tenga
respecto del ajedrez en general. Si se trata de una línea teórica (como la del Peón
Envenenado de la Siciliana o la Francesa de la partida 81 ), es un requisito previo
una concienzuda preparación en casa; si es una posición nueva o poco conocida,
al tomar el peón «b» tal vez incremente usted sus posibilidades tanto de ganar co­
mo de perder. Sin embargo, si su estilo no es de los que se ajustan a una defensa
cuidadosa, debería pensárselo dos veces. Un punto final es que no debería com­
prometerse a tomar el peón «b» y luego volver a pensarlo una vez llegado el mo­
mento; por ejemplo, si ha jugado ... , 'iVb6 con la única idea de impedir que el
adversario desarrolle el alfil de c1, y él lo juega de todos modos, es un poco tarde
para empezar a pensar si ..., 'iYxb2 es una buena idea.
Las blancas puntúan bien en este libro (73 victorias frente a 28 derrotas). Sin em­
bargo, es ciertamente posible perder una miniatura con blancas. Muchas de estas de­
rrotas son el resultado de otro error común: jugar como si se tuviera ventaja cuando
no se tiene. Los jugadores de niveles superiores son particularmente proclives a es­
te error cuando llevan las blancas, porque la posesión de las piezas blancas se con­
·
sidera una ventaja muy valiosa. Se ve como un fracaso salir de la apertura
«solamente» con una posición igualada. Ejemplos de este fenómeno pueden encon­
trarse, en mayor o menor medida, en las partidas 12, 26, 38, 41, 67 y 86. Al reprodu­
cirlas, surge una secuencia conocida: las blancas cometen una inexactitud en la
apertura que permite a las. negras igualar; sin embargo, las blancas o no se dan cuen­
ta de la nueva situación o no hacen caso de ella y continúan jugando agresivamen­
te, a menudo tomando material. El resultado es la pérdida de la iniciativa y un ataque
salvaje por parte de las negras. Es bastante fácil sobreestimar la ventaja que confie­
re jugar con blancas; sin embargo, no es más que un tiempo, y en posiciones diná­
micas, que no están en equilibrio, otros factores pueden ser más importantes que un
tiempo (la actividad de las piezas, la seguridad del rey, etc.). Obviamente, pensar de
manera unilateral también desempeña un papel en la derrota; el jugador que lleva las
blancas se niega a aceptar que se ha equivocado en algo y ha perdido su ventaja ini­
cial, de modo que su sentido del peligro está adormecido.
Otro error común es retirar piezas defensivas de las inmediaciones del rey.
Pueden encontrarse ejemplos en las partidas 21 (19. lL\c4?), 45 (14. lL\a4?), 93
(21. ..., ct:Jec6?) y 99 (17 ...., tLlc4?). Es interesante notar que todas son jugadas
INTRODUCCIÓN
13
de caballo. Cambiar de posición un caballo tiende a ser una decisión más com�
prometedora que cambiar de posición una pieza que se mueve por una línea. Si,
por ejemplo, usted juega la dama de f6 a a6, ésta sigue controlando algunas ca­
sillas del flanco de rey, como g6 y h6, pero si juega el caballo de e5 a c4, éste ya
no influye de ninguna manera en el flanco de rey y solamente puede alcanzarlo
volviendo sobre sus pasos. En algunos de los casos mencionados más arriba, al
perdedor le movía el deseo de generar contrajuego (partida 99, por ejemplo), pe­
ro esto tiene que evaluarse con cuidado. De poco sirve disponer las piezas para
jugar activamente en el flanco de dama si se recibe mate en el flanco de rey an­
tes de que el contrajuego llegue a materializarse. En casos así hay que ser prag­
mático: si la opción activ� no da resultado, uno debería conformarse con una
defensa tranquila y pasiva con la esperanza de que las cosas cambien para mejor
más adelante.
Quizás de manera sorprendente, no todas las partidas son remates tácticos
de ataque. Es posible ganar posicionalmente en 25 jugadas o menos (véanse, por
ejemplo, las partidas 27 y 30; ambas implican un estrangulamiento posicional no
muy paulatino). Es curioso que ambas partidas las ganara Kaspárov, que no es
precisamente un jugador al que uno asocie con estrangulamientos de tipo «pi­
tón». En otras partidas es el defensor el que triunfa; en la partida 31, Polugaevs­
ki refuta brillantemente un oportunista ataque de Timman por la columna «h»,
mientras que en la partida 76 una cuidadosa defensa es el preludio de un contra­
ataque devastador. Un juego excesivamente agresivo por parte de las blancas se
ve refutado en la partida 55, en la que Seirawan contrarresta instructivamente el
ambicioso avance de peones de las blancas por el flanco de rey y se guarda mu­
cho de permitir a su adversario, propenso a la táctica, enredar la situación. Cuan­
do el contraataque central se impone, la posición de las blancas se derrumba
como un castillo de naipes.
En resumen, pues, hay en verdad errores comunes que pueden conducir rápi­
damente a la derrota, y esos errores se dan en todos los niveles de juego hasta lle­
gar al de gran maestro. Conocer las señales de peligro debería permitirle a usted
evitarlos y también explotarlos cuando su adversario se equivoque.
JohnNunn
Chertsey, mayo de 1999
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTE S
1 . E. Pedersen-Gallmeyer
Dinamarca, 1 97 1
Defensa Siciliana, Variante Najdorf
17
B
1. e4, c5 2. fLlf3, d6 3. d4, cxd4 4. ct:Jxd4,
fLlf6 5. ct:Jc3, a6 6. i,.g5, e6 7. f4, b5 8. e5,
dxe5 9. fxe5, VJ/ic7 10. exf6, iVe5+ 11. i,.e2,
iVxg5 12. 0-0, iVe5 13. i,.f3?! Actualmente se
cree que 13. �h1 y especialmente 13. lZJf3! son
más peligrosas para las negras. 13 , �a7 14.
fLlc6!?, iVc5+?! Según el estado actual de la
1a: Después de 15. ..., �d7
teoría, 14. ... , ct:Jxc6 15. i._xc6+, i,.d7 16.
VJ/i
�
i,.xd7+, xd7 17. f3, i,.d6 es bueno para las
negras. 15. �h1, �d7 ( 1a). No 15. ... , t¿jxc6?
16. fLle4, ¡vb6 (después de 16. ... , ¡vd4 17.
t¿jd6+!, 'iVxd6 1a. fxg7, �ga 19. gxfa¡v+,
¡vxfa 20. i._xc6+, i,.d7 21. iVf3, las negras su­
frirán .debido a que su rey está expuesto) 17.
fxg7, i,.xg7 1a. fLld6+, �e7 19. i._xc6, f5 20. N
ct:Jxf5+!, exf5 21. �e1+, �f6 (21. ... , �f7 22.
jyd5+, �g6 23. jyd6+ transpone, ya que 23.
... , i,.f6 pierde por 24. i,.ea+) 22. ¡vd6+, �g5
23. h4+!, con ataque decisivo. 16. fLlxb8! Este
sacrificio de dama, que se jugó por vez primera
en la presente partida, es la única manera que
tienen las blancas de continuar el ataque. Contra­
riamente a los análisis de R. Marié en el lnformator 12, ante la mejor defensa debería conducir a
1b: Después de 18. fLle4
las tablas. 16. ..., �xd1 17. �axd1. La amenaza 16. i,.c6+ fuerza la réplica de las negras.17.
, gxf6 18. ct:Je4 ( 1b) 18 , ¡vc7? El error fa­
tídico; la mejor defensa es 1a. ... , ¡vf5! Después
de 19. � d3 (19. fLlxf6+, jyxf6 20. i,.c6+, �e7
21. �xf6, �xf6 da igualdad) 19. ... , iVf4! , las
blancas se ven forzadas a entrar en una liquida­
ción tablífera con 20. t¿jxf6+, etc. 19. t¿jxf6+, B
�e7 20. i,.h5! Amenazando un bello mate en
cuatro con 21. fLlc6+, iVxc6 22. ct:Jga+, ll xga
(22. ... , <;!tea 23. i,.xf7#) 23. �xf7+, <;!tea 24.
�g7#. 20 , i,.g7 ( 1c) 21. fLlc6+!, 'iVxc6. O
21. ... , <;t>ta 22. fLld7+, i,.xd7 23. �xf7+, �ga
24. ct:Je7#. 22. ct:Jg&+!, �ea. 22. ..., �xga 23.
�xf7+, �ea 24. �c7+, �ta 25. �da+, y mate
en la siguiente. 23. i..xf7+, �f8 24. �d8+, 1-D.
1c: Después de 20. ..., i,.g7
. .••
.•.
. ..•
• ..•
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTE S
18
2. Tal-Uhlmann
Moscú, 1 97 1
N
Defensa Francesa, Variante Tarrasch
2a: Después de 7. i,g5!
B
2b: Después de 9
• ...
, i,b4?!
1. e4, e6 2. d4, d5 3. t¿jd2, eS 4. t¿jgf3, t¿jc6
5. i,b5. Es difícil sorprender a Wolfgang Uhl­
mann en la Defensa Francesa, que ha jugado a lo
largo de su dilatada carrera, pero parece que Tal
lo logró con esta jugada, puesto que el gran ma­
estro de Alemania Oriental pensó durante veinte
minutos. De hecho, la jugada ya se había dado
antes, pero muy infrecuentemente. 5 . ..., dxe4.
En nuestros días se considera que 5. ..., a6 es un
método más simple para igualar. 6. l¿Jxe4, i. d7
7. i,g5! (2a). Como de costumbre, Tal apuesta
por desarrollar rápidamente las piezas. 7. ...,
1Va5+ 8. t¿jc3, cxd4. Pocos años más tarde, en
Nicevski-Uhlmann, Skopje 1976, Ulhmann mejo­
ró la variante con 8. ... , a6 9. i,xc6, i,xc6 10.
d5 (10. dxc5, i,xc5 11. 1Ve2, t¿jf6 da igualdad)
10. ... , i,xd5 11. 0-0, i,c6 12. l¿Je5, VJI¡c7 13.
n e1' t¿jf6 14. i,xf6, gxf6 15. ttJxc6, ifxc6 16.
'iVh5, i,e?, y esta vez Uhlmann acabó ganando.
9.l¿jxd4. Tal relata que al principio le atrajo el sa­
crificio de pieza 9. i,xc6, i,xc6 1O. 1Vxd4;
i,xt3 11. gxf3, pero 11. ..., ifxg5 12. ifa4+, b5!
13. ltJxb5, ife5+ 14. Wf1, �e? parecía insufi­
ciente. Además, las negras podían jugar sin
arriesgarse con 11 . ... , 1Vb4, sofocando las am­
biciones de ataque de las blancas. 9 , i,b4?!
(2b). Uhlmann juega a ganar un peón, pero la de­
bilidad de las casillas negras que resulta de ello
da amplia compensación al primer jugador. Es
más sólido 9. .. . , i,e7; después de 10. ifd2 (10.
i,e3, 1Vc7 11. 1Ve2, t¿jf6 12. 0-0, 0-0 y la posi­
ción está nivelada) 1O. ..., ttJf6 (pero no 1 O. ... ,
i,xg5 11. VJ�Jxg5, l¿jxd4?? 12. i,xd7+) 11. 0-00, surge una posición de doble filo. 1O. 0-0!,
i,xc3 11. bxc3, 1Vxc3? (2c). Consecuente, pe­
ro demasiado arriesgado (especialmente contra
Tal). La continuación 11. ... , a6 12. i,xc6, i,xc6
13. l¿Jxc6, ifxg5 era una posibilidad mucho me­
jor. Después de 14. VJ�id6!, l¿jh6 (pero no 14. ... ,
l¿je? 15. n fd1 !, l¿Jxc6 16. 'iVd7+, �fa 17.
VJI¡xb7, y las blancas ganan un peón y desplazan
el rey negro) 15. f4, l¿jf5 (también es jugable
15. ... , 'i'h4; p. ej.: 16. g3?, l¿jf5 17. "tJjc?,
• ...
B
2c: Después de 11. . ., 1Vxc3?
.
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTE S
19
t¿jxg3) 16. V/Jic7, V/Jif6 17. iVxb7, 0-0 1a. l¿jeS,
las blancas tienen un peón de ventaja, pero en
vista de sus peones aislados y doblados es du­ 8
doso que puedan hacer uso de él. 12. t¿jf5!! Las
blancas deben continuar enérgicamente; este bello sacrificio gana tiempo y abre la columna «e».
12.. .. , exf5. Forzada, ya que 12. ..., V/JicS 13.
t¿jd6+, �fa 14. t¿jxt7, �xt7 (14. ..., V/Jixbs 1s.
V/Jixd7 gana) 1S. V/Jixd7+, l¿jge7 16. ,.txc6, bxc6
17. ,.txe7, f/Jxe7 1a. V/Jixc6 da a las blancas un
buen peón de ventaja. 13. Me1+, ,.te6 14. V/Jid6.
2d: Después de 1 4. .. ., a6
Con dos amenazas: una, la simple 1S. Mad1, y la
otra, transferir el alfil de gS a b4 vía d2. 14. ..., a6
(2d). 014. ..., t¿jf6 1S. Mad1 (la amenaza es 16.
,.txf6, gxf6 17. MXe6+!, fxe6 1a. V/Jixe6+, �fa
19. Md7, con mate) 1S. ... , a6 16. MXe6+, fxe6
17. V/Jixe6+, wta 1a. ,.tc4, l¿jes 19. V/Jid6+,
We8 20. ,.txf6, 1-0, Mulder van Leens Dijkstra­
Balkowski, corr. 19as. ¡Es asombroso que esta lí­
nea perdedora reapareciera en una partida por
correspondencia jugada 14 años más tarde! 15.
,.td2! Se ha ejecutado la amenaza n.º 2. Ataques
así pueden parecer fáciles, pero hay muchas sen­
das falsas; aquí, por ejemplo, 1S. ,.ta4?, bS 16.
,.td2, f/ic4 17. ,.tb3, Mda! 1a. V/Jic7, Md7 con­
duciría a las tablas por repetición de jugadas. 15.
..., V/Jixc2 16. ,.tb4! (2e). No 16. Mac1?, V/Jixc1!
17. MXC1, axbS 1a. MXC6, Mda!, y las negras
2e: Después de 16. ,.tb4!
ganan. 16. ..., axb5. Las negras bien pueden to­
mar la pieza, ya que no consiguen parar el jaque
en f8. 17. V/JifB+, Wd7 18. M ed1+! 18. Mad1+,
Wc7 19. V/Jixa8, t¿jf6 20. ,.td6+, Wb6 21.
V/Jixh8, l¿je4 da un poco de contrajuego a las ne­
gras. 18. ..., Wc7 19. V/Jixa8 (21), 1-0. Un poco
pronto, pero después de 19. ... , V/Jia4 (19. ...,
t¿jf6 20. 'iVxha, l¿je4 21. ,.te1 gana ahora con N
facilidad; 19. ..., V/Jie4 20. ,.td6+, �b6 21. V/Jita,
V/Jih4 transpone) 20. ,.td6+, Wb6 21. V/Jita, V/Jih4
(21. ... , iVg4 22. ,.teS+, �c7 23. V/Jid6+, wca
24. ,.tb6, con mate) 22. ,.teS+, �c7 23. Mab1,
b4 24. ,.td6+, �b6 2S. ,.txb4, el ataque es deci­
sivo.
2f: Después de 19. V/Jixa8, 1-0
20
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTE S
3. Planinc-Najdorf
Wijk aan Zee, 1973
Defensa Siciliana, Variante Najdorf
3a: Después de 11. �h3
B
3b: Después de 12. ..., Mg8
N
3c: Después de 14. fxeS
1. e4, eS 2. t¿jf3, d6 3. d4, cxd4 4. tbxd4,
tbf6 S. ct)c3, a6 6. .i,gS, ct)bd7 7. f4, e6 8.
�f3, .i,e7 9. 0-0-0, �c7 10. .i,d3, h6. El siste­
ma Browne, actualmente considerado la respues­
ta más segura a la línea 10. .i,d3. La idea
principal es que después de 11: .i,h4, g5 12.
fxg5, éL)e5 13. �e2, t¿jfg4, las negras recupera­
rán el peón y colocarán un caballo en la poderosa
casilla central e5. El único problema de este plan
es que el rey está condenado a quedarse en el
centro durante algún tiempo. Sin embargo, la opi­
nión actual es que no hay manera de que las
blancas puedan explotar este factor. 11. �h3
(3a). Esta jugada intenta frustrar el plan de las ne­
gras de forzar ... g5 o, por lo menos, obtener al­
guna concesión si persisten en él. 11. ..., tbcS?!
Esta línea dio sus primeros pasos en 1973, y to­
davía no se había establecido que la mejor juga­
da es 11. ... , éL)b6. El quid de jugar el caballo a
b6 es que se incrementa el control sobre d5, de
modo que no pueda replicarse a un futuro ... , e5
con .i,xf6 seguido de éL)d5. 12. M he1. Otra po­
sibilidad es 12. f5, contra la cual lo mejor que tie­
nen las negras tal vez sea la sorprendente 12 . ... ,
éL)d5?! 12. ..., MQ8 (3b). Las negras quieren
que el alfil de g5 se decida; si se retira a h4, pue­
den continuar con 13. ..., g5. Una alternativa más
sólida es 12. ..., .i,d7. 13. eS!? Las blancas sim­
plemente dejan el alfil en g5 y usan el tiempo pa­
ra avanzar en el centro. Sin embargo, esto
implica sacrificar un peón, y el resultado no es del
todo claro. 13. ..., dxeS. 13. ..., hxg5 14. exf6,
.i,xf6 (no 14. ..., gxf6? 15. �h7, Mf8 16. éL)f5,
y las blancas tienen un ataque muy fuerte) 15.
ct)d5, �d8 16. �h7 también es incierto. 14.
fxeS (3c) 14. .. ., hxgS. Ciertamente no 14. ... ,
ct)d5? 15. .i,xe7, éL)xe7 (15. ..., éL)xc3 16.
.i,xc5, éL)xd1 17. .i,d6 gana) 16. �g3, t¿jxd3+
17. MXd3 seguido de éL)e4-d6. 1S. exf6, .i,xf6.
Esta partida suele describirse como una au­
téntica paliza, probablemente debido a los co­
mentarios aparecidos en el lnformator 15, en los
que ya se daba 13. e5 como «ganadora». Sin
101 MINIATURAS BRILLANTE S
21
embargo, esto dista de ser verdad, como vere­
mos. Una alternativa razonable a la jugada efectuada es 15. ... , gxf6; por ejemplo: 16. 'iVh7, 8
tt)xd3+ 17. MXd3, Mfa 1a. tt)f5, 'iVf4+ 19.
�b1, 'iVxf5 20. �xf5, exf5 21. tt)d5, Mha, con
posición incierta. 16. tt)d5, 'iVd8 (3d). 16. ...,
iVa5 recibe la adecuada réplica 17. i_c4!,
i,xd4 1a.b4, 'iVda 19. MXd4, �fa 20. bxc5,
exd5 21.'iVa3, con fuerte iniciativa. 17. i,h7?!
Una imaginativa idea, que en la partida tiene un
éxito espectacular. Sin embargo, habría sido más
3d: Después de 1 6. ..., 'iYd8
fuerte continuar con 17. �h7!, tt)xd3+ (17. ... ,
<;t>fa 1a. tt)xf6, iVxf6 19. M f1, tt)xd3+ 20.
'iVxd3, 'iVe7 21. tt)f3 también favorece a las
blancas) 1a. Mxd3, \t>fa 19. tt)xf6, �xf6 20.
tt)f3, b5 21. tt)e5, con clara ventaja. 17. ...,
Mh8? Después de esto, las negras tienen ver­
daderamente dificultades. A menudo llega un mo­
mento en el que el defensor tiene que sacrificar él
mismo material para impedir que la iniciativa del
atacante lo desborde; aquí, las negras deberían
haber jugado 17. ... , 'iVxd5 1a. i,xga (o 1a.
tt)xe6, 'iVxd1+! 19. \t>xd1, i_xe6 20. Mxe6+,
tt)xe6 21. i,xga, 0-0-0+, y la inusual horquilla da
la victoria a las negras) 1a. ..., iVxa2 19.i,xf7+
(de lo contrario, las blancas incluso estarían peor)
19. ... , �xf7 20. �h5+, �ga, con tablas. 18.
tt)f5 (3e) 18. ..., g4. Ya no hay defensa, aunque
3e: Después de 18. tt)f5
esto les facilita mucho las cosas a las blancas; el
mejor intento es 1a. ..., tt)a4, pero incluso enton­
ces, 19. tt)d6+!, �fa 20. tt)xf6, iVxf6 21. tt)c4,
'iVf4+ (21. ..., 'iVe7 22. Mf1, e5 23. Mxf7+!,
iVxf7 24. 'iVa3+, 'iVe7 25. Mda+, <;t>f7 26.
tt)d6+.gana) 22. Md2! , �xc4 23. 'iVa3+, tt)c5
(23.... , �ea 24. 'iVd6, i,d7 25. 'iVxd7+, \t>fa
26. Mf2 es decisivo) 24. Mda+, \t>e7 25. Mxha B
es muy bueno para las blancas. 19. 'iVg3. Ahora
las negras afrontan la amenaza 20. tt)c7+. 19.
... , \t>f8 (3f) 20. tt)xf6, 1-0, debido a 20....,
Wxf6 21. 'iYd6+, wea 22. ttJxg7+, con mate.
3f: Después de 19. ..., \t>f8
22
1 0 1 M IN IATURAS BR ILLANTES
4. Balashov-Andersson
Wijk aan Zee, 1 973
Defensa Siciliana, Variante Scheveningen
4a: Después de 16. 'iVh3
B
4b: Después de 19. ..., exd4
1. e4, c5 2. t2Jf3, e6 3. t2Jc3, t2Jc6 4. d4,
cxd4 5. t2Jxd4, a6 6. �e2, iVc7 7. 0-0, t2Jf6 8.
�e3, d6 9. f4, �e7 10. 'it'e1, 0-0 11. �g3,
t2Jxd4 12. �xd4, b5 13. a3, �b7 14. �d3. En
nuestros días, 14. Wh1 es la jugada abrumado­
ramente más popular, seguida en segundo lugar
por 14. �ae1. 14. ..., g6. El antídoto correcto
contra el plan de las blancas es 14. ..., eS! 1S.
fxeS, ttJhS seguido de 16. ..., dxeS; esta es la ra­
zón por la que hoy día casi nunca se juega 14.
�d3. 15. f5, �ae8?! No es una jugada muy
buena, ya que expone a las negras a la posibili­
dad de �e3-h6, cazando la torre; es mejor 1S.
... , ttJhS 16. 'iVh3, es 17. �e3, t2Jf4 18. �xf4,
exf4 19. �xf4, �f6, con buen juego por las ca­
sillas negras a cambio del peón. 16. 'iVh3 (4a).
Atacando e6. 16. ..., gxf5? Esto, ciertamente,
acaba con la amenaza 17. fxe6, pero ¡a qué pre­
cio! Es mejor 16. ..., eS 17. �e3, �c8 18. �h6,
�feS, aunque 19. �gS da ventaja a las blancas.
17. iVh6. No 17. exfS, eS, y se bloquean las dia­
gonales que conducen al rey negro. 17. ..., e5.
17. ... , �d8 pierde por 18. l:r f3. 18. �xf5,
t2Jg4. Ésta debe de ser la defensa con la que
contaba Andersson; parece que el resultado será
el cambio del alfil de d4 por el caballo de g4, con
lo que el dominio de las casillas negras da al se­
gundo jugador buenas posibilidades de resistir.
19. 'iVh3, exd4 (4b). 19. ... , t2Jf6 20. ttJdS,
�xdS 21. exdS, exd4 22. �xf6 da la victoria a
las blancas. 20. t2Jd5! Las blancas no toman el
caballo de g4, sino que simplemente aprovechan
el ataque. 20
, 'iVd7. Después de 20. ... ,
�xdS 21. exdS, las negras están impotentes pa­
ra defender h7. 21. e5! De nuevo, las blancas re­
húsan el caballo y montan el ataque usual contra
h7. 21. ..., Wh8 (4c). 21. ... , CZJxeS 22. �gS+
gana la dama. 22. �h5, f5 23. e6, 1-0, ya que
23. ..., 'iVxe6 24. �xh7+, \t>g8 2S. �h8+, �f7
26. 'iVh7# es mate.
.
4c: Después de 21. .. ., \t>h8
.•.
101 MINIATURAS BRILLANTE S
23
5. Lombardy-Quinteros
Manila, 1973
8
Defensa Siciliana, Variante Najdorf
1. e4, c5 2. ctJf3, d6 3. d4, cxd4 4. tt:Jxd4,
ctJf6 5. tt:Jc3, a6 6. j,g5, e6 7. f4, Jie7 8. 'iVf3,
h6 9. Jih4, 'iVc7 10. 0-0-0, ctJbd7. En nuestros
días, las negras suelen esperar a j,d3 antes de
jugar ... , h6. 11. Jie2! Aquí está el porqué. Contra ... , h6, el alfil de f1 está mejor situado en e2.
11. ..., .J:,b8. Emplear un tiempo adicional para
5a: Después de 13. ..., b5
preparar ... , b5 no es atrayente, pero después de
11. ... , b5 directa, las blancas pueden utilizar la
debilidad de g6, p. ej.: 12. Jixf6, ltJxf6 13. e5,
j,b? 14. 'ljig3, dxe5 15. fxe5, ltJd7 16. l2Jxe6,
fxe6 17. ¡vg6+, �da 1a. 'ljixe6, l:!ea 19. �f5,
con un ataque descomunal. 12. 'iVg3, .:g8. To­
das estas jugadas de torre no son buena señal.
13. .:hf1, b5 (5a). La alternativa es 13. ..., g5, a
pero entonces 14. fxg5, l2Je5 15. ltJf3 favorece a
las blancas. 14. l2J xe6! De nuevo explotando la
debilidad creada con ... , h6. 14. ..., fxe6 15.
'iVg6+, �d8. 15. ..., �fa pierde por 16. e5,
dxe5 17. f5, 'iVda 1a. Jixf6, gxf6 19. �xh6+,
r! g7 20. fxe6. 16. e5, dxe5 (5b) 17. f5? Las
blancas deberían haber preferido 17. Jixf6,
Jixf6 1a. 'iVf7, .: ha 19. t2Je4, con un ataque
muy fuerte. 17 , exf5. 17. ..., 'iVc6 1a. 'iff7,
5b: Después de 16. ..., dxe5
.: fa 19. ¡vxg7, b4 20. i.,f3, 'iVb6 también es in­
cierto. 18. j,xf6, i.,xf6 19. t¿jd5, � c6 20
.J:,xf5, .:f8? Mejor defensa es 20 ...., 'iVe6!, ya
que después de 21. Jig4 las negras pueden dejar sin casillas a la dama blanca con 21. ... , '»Vea
22. 'iYh7, .J:,ha. 21. Jig4, .J:,b6? (5c). Las ne­
gras se derrumban. Todavía puede jugarse 21.
... , 'iVe6 (21. ... , M b7 también es mejor que la B
textual), aunque ahora las blancas pueden conti­
nuar con 22. .: f3, iVf7 23. 'iVd3, .: b7 24.
'iVa3, y el ataque compensa la pieza como míni­
mo. 22. M xf6! Aplastante. 22. gxf6. O 22. . ..,
.: xf6 23. 'iVxg7, 1:! e6 24. 'iVf7, y ganan. 23.
¡vg7, .:b7. Las negras cooperan para hacer de
esta partida una miniatura; 23. .. ., .: ea pierde
por 24. tt:Jxb6, 'iVxb6 25. .: xd7+, Jixd7 26.
¡{txd7#. 24. 'iVe7# (1-0).
5c: Después de 21. ... , .: b6?
·
. .••
•
24
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTES
6. Spasski-Rashkovski
Cto. de la URSS, Moscú, 1973
N
Defensa Siciliana, Variante Najdorf
6a: Después de 8. i,d3
B
6b: Después de 13. ..., l¿jdS
N
Después de 16. �f2! (aná­
lisis)
6c:
1. e4, eS 2. lbf3, d6 3. d4, cxd4 4. t¿jxd4,
t¿jf6 s.l¿jc3, a6 6. i,gs, e6 7. f4, V/i/c7 8. i,d3
(6a). Una línea interesante contra 7. ..., 'Jj¡c7; por
el momento, las blancas no comprometen la da­
ma. 8. ..., t¿jbd7. Esto podría ser ya inexacto,
puesto que permite al primer jugador desarrollar
la dama a e2 y preparar e5 de manera más rápi­
da que de costumbre. Después de 8. ..., i,e7,
las blancas se verían más o menos forzadas a
transponer a líneas normales con 9. 'Jjjf3, porque
9. �e2!?, h6 10. i,h4? pierde un peón por 10.
..., l¿jxe4. 9. V/iie2, bS 10. 0-0-0, i,b7 11.
�he1. A diferencia de la línea de la dama en f3,
el peón de e4 no está clavado y, por tanto, las
blancas ya amenazan 12. e5. 11. ..., i,e7 12.
eS, dxeS 13. fxeS, t¿jdS (6b) 14. i,xe7. Quizás
un tanto inexacto, aunque se requieren análisis
excepcionalmente profundos para mostrarlo. La
alternativa 14. l¿jxe6! parece dar ventaja a las
blancas en todas las líneas, pues 14. ..., fxe6? es
muy mala debido a 15. �h5+, �d8 (o 15. ..., g6
16. i,xg6+, hxg6 17. V/i/xh8+, t¿jf8 18. i,xe7,
'fixe7 19. l¿je4 conduce a una clara ventaja de
las blancas) 16. l¿jxd5, i,xd5 17. i,xe7+,
rt;xe7 18. 'iVh4+! (la jugada clave; si el rey juega
a eS, el peón «h» está clavado y es posible
i,g6+) 18. ..., rt;ea (18. ..., g5 19. V/iixg5+,
�ea 20. �g7, �f8 21. i,xh7, �a5 22. i,e4!,
tvxa2 23. i,xd5, exd5 24. e6, lbc5 25. e7 ga­
na) 19. i,g6+, hxg6 20. V/i/xh8+, t¿jf8 21. �f1,
'iVc5 22. 'iVgB, �e7 23. �f2 seguido de 24.
�df1 y ganan. Así, las negras tienen que intentar
14. ..., i,xg5+ 15. l¿jxg5, l¿jxc3, pero entonces
16. �f2! (6c) (i Una jugada muy difícil de ver con
antelación!) 16. ..., i,d5 (16. ..., l¿jxa2+ 17.
�b1, l¿jc5 18. e6, f6 19. i,xh7 y 16. ..., tbc5
17. bxc3, l¿jxd3+ 18. �xd3, 0-0 19. �f5, g6 20.
�h3, h5 21. �d7 son peores) 17. e6, t¿jxa2+
18. �b1, t¿jf6 19. i,xh7! si bien es muy com­
plejo, probablemente es mejor para las blancas;
p. ej.: 19. ..., tbxh7 20. �xd5, t¿jxg5 21.
exf7++, �f8 22. �xg5, con ataque ganador. 14.
..., t¿jxc3. 14. ..., �xe7 pierde por 15. 'iVg4,
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTE S
t¿jxc3 16. t¿jxe6, 'jVc6 17. 'iVg5+, pero 14. ...,
t¿jxe7 15. i,.xb5, que se suele dar como gana­
dora para las blancas, no me parece completamente clara. Una línea de muestra es 15. ...,
axb5 16. t¿jcxb5, jVb6 17. t¿jd6+, <;.t>fa 1a.
nf1' C2Jf5 19. CLJ4xf5, nxa2 20. ct:Jc4, �b4 21.
c3, na1+ 22. <;,t>d2, nxd1+ 23. nxd1, iVc5
24. �c1!, y ahora las blancas, ciertamente, están mejor, ¡aunque en una variante así práctica­
mente todo es posible! 15. iVg4 (6d). 15. bxc3,
rj;;xe7 16. 'iYg4, i,.d5 17. i,.e4, i,.xe4 1a.
ct:Jxe6, jyxc3 es incierto. 15. ..., ct:Jxd1. La mejor posibilidad, porque 15. ..., t¿jxe5 16. ¡fxg7,
C2Jxd1 17. nxe5, iVxe7 1a. jyxha+, �d7 19.
'jVg7, C2Jf2 2o. i,.xh7 ciertamente favorece a las
blancas. 16. ct:Jxe6! (6e). No 16. i,.d6, ct:Jxe5!
17. i,.xe5, é2Jf2 1a. l2Jxe6 (si 1a. jVxg7, enton­
ces 1a. ..., l2Jxd3+ 19. rj;;b1, ct:Jxe5 20. 'jVxha+,
rj;;e7 21. 'iVxe5, 'iVxe5 22. nxe5, i,.xg2 da la
victoria a las negras) 18. ..., C2Jxd3+ (1a. ..., fxe6
19. iVxe6+, 'iVe7 20. iVxe7+, �xe7 también es
ligeramente mejor para las negras) 19. �b1,
¡fxe5 20. nxe5, ct:Jxe5 21. ¡fxg7, C2Jg6 22.
ct:Jc7+, �e7 23. ct:Jxa8, ,Mxaa, y las negras tie­
nen ligera ventaja. 16. ..., iVc6? Las negras se
derrumban ante el continuo fuego táctico. Tenían
que aceptar el caballo, y después de 16. ... , fxe6
17. i,.d6, iVb6 (17. ... , 'iVc6 pierde por 1a.
'jVg5, é2Jf6 19. i,.e4, 'iVd7 20. i,.xb7, ¡fxb7 21.
exf6) 18. 'iVxe6+ (1a. 'jVg5, é2Jf6 19. exf6, 0-0-0
20. fxg7, nhga 21. i,.c5, iVc7 22. nxd1,
n xg7, y, ciertamente, las blancas no tienen ven­
taja) 18. ..., �da 19. i,.f5, i,.c6 (19. ..., �c6?
20. 'JJJ/e7+, �ca 21. e6 da la victoria a las blan­
cas) 20. iVe7+, Wc8 21. e6, surge una posición
tremendamente incierta; tanto 21. ..., é2Jf6 como
21. .. ., nda parecen jugables. 17. ct:Jxg7+,
rj;;xe7 18. 'iYg5+ (6f). Ahora las blancas ganan
por fuerza. 18. ..., f6. 18. .. ., �fa 19. é2Jf5 gana
después de 19. ..., 'JJJ/g6 20. 'JJJ/e7+, �ga 21. e6,
fxe6 22. nxe6, 19. ..., 'jVxg2 20. 'iVe7+, �ga
21. e6 o 19. ..., é2Jf2 20. e6, C2Jxd3+ 21. �b1.
19. exf6++, rj;;d8 20. f7+, �c7 21. ¡ff4+, 1-0.
25
N
6d: Después de 15. jVg4
N
6e: Después de 16. ct:Jxe6!
N
6f: Después de 18. 'iVg5+
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTE S
26
7. Velimirovié-Vasiukov
Encuentro URSS-Yugoslavia, TifUs,
B
Defensa Siciliana, Variante Taimánov
7a: Después de 11. ..., e5
B
1. e4, c5 2.l¿jf3, t¿jc6 3. d4, cxd4 4.l¿jxd4,
e6 5.l¿jc3, a6 6. _te2, 'ftc7 7. 0-0, b5. La línea
más común hoy día es 7 . . . . , l¿jf6. 8. l¿Jxc6,
'ti'xc6?! Si las negras juegan 7 . . . . , b5, es para
capturar con el peón «d». El problema de la juga­
da del texto es que la dama es tácticamente vul­
nerable en c6, debido tanto a ideas por la gran
diagonal como a posibles trucos del tipo l2Jd5. 9.
.tf3, _tb7 10. .tf4, d6. Después de 1 0 . . . . ,
� ca, tanto 1 1 . � e1 como 1 1 . e5, 'f/c7 1 2. l¿je4
son buenas para las blancas. 11. �e1. Se ame­
naza ya 1 2. a4, b4 1 3. l2jd5. 11 . ..., e5 (la) 12.
a4! Fue esta innovación la que puso toda esta lí­
nea fuera de circulación para las negras. Hasta
entonces, la menos incisiva 1 2. _td2 había dado
poca cosa a las blancas después de 1 2 . . . . , t¿jt6.
12 , b4. 1 2 . . . . , exf4 1 3. e5, d5 1 4. l¿jxd5, O-O­
O 1 5. axb5, 'iYxb5 1 6. c4, 'ti'ea 1 7. 'fjb3 da un
ataque aplastante a las blancas. 13. 4Jd5, exf4
(lb) 14. c3! Una jugada asombrosamente tran­
quila; 1 4. e5 parece más natural, pero después
de 1 4 . . . . , 0-0-0 1 5. l¿Je7+, l¿Jxe7 1 6. _txc6,
l¿Jxc6, la posición dista de ser clara, ya que las
piezas menores de las negras podrían ser muy
activas. 14. ..., b3? Una tentativa desesperada
de mantener cerradas las columnas del flanco de
dama; la mejor posibilidad es 1 4 . . . . , bxc3, pero
incluso entonces 1 5. � c1 , 'ti'd7 (1 5 . . . . , � ba
1 6. e5, 'iYd7 1 7. l¿j b6, _txt3 1 a. exd6+, �da
1 9. �xf3 gana) 1 6. e5, dxe5 1 7. � xc3, _txd5
1 a. _txd5, � da 1 9. � xe5+, .te? 20. _tc6,
�xc6 21 . �xda+, <;i(xda 22. �xc6, l¿jt6 23.
�xa6 da ventaja a las blancas gracias a la acti­
vidad de las torres y a los peones pasados y liga­
dos. 15. e5!, 0-0-0. O 1 5.. . ., <t>da 1 6. jVxb3,
�ba 1 7. l¿Je7!, y la posición negra se derrumba.
16. iVxb3 (le) 16 , �b8 17.l¿jb4, jyd7 18.
_txb7, �xb7 19. 4Jd5+, �as 20. l¿jb6+,
�a7 21.l¿jxd7, �xd7 22. �ad1, 1-0.
• ...
7b: Después de 13. ..., exf4
N
• ...
7c: Después de 16. 'ti'xb3
1 973
1 0 1 MINIATURAS BRILLANTE S
8. Vasiukov-Velimirovié
Encuentro URSS-Yugoslavia, Tiflis,
Defensa Siciliana, Variante Rossolimo
1973
i Parece justo poner el desquite de Vasiukov!
1. e4, es 2. lbf3, lbc6 3. i,bS, e6 4. i,xc6. Es­
te cambio directo no es muy popular hoy día, al
preferir la mayoría de los jugadores 4. 0-0. 4. ...,
bxc6. Ciertamente, la captura correcta. Tomar con
el peón «d» no encaja con . . . , e6, que encierra el
alfil de ca. S. 0-0, �c7 (Ba). Toda jugada que lu­
che por el control de eS no puede ser mala, pero
parece más flexible sacar las piezas del flanco de
rey con S . . . . , lbe7 6. b3, lbg6 7. i,b2, f6, seguido de . . . , i,e7 y . . . , 0-0, asegurando una confortable igualdad. 6. d3, d6 7. lbc3, lb f6 8.
iYe2. Amenazando jugar 9. eS; el cambio de
peones resultante dejaría los peones «C» de las
negras particularmente débiles. 8. ..., eS (Bb).
Más o menos forzada para bloquear el amenazador avance de las blancas, pero esta jugada adi­
cional de peón deja a las negras algo atrasadas
en el desarrollo. Dada la naturaleza cerrada de la
posición, esto no es necesariamente desastroso,
pero es bien cierto que las negras deben tener
cuidado. 9. lbh4. Las blancas persiguen explotar
su ventaja de desarrollo abriendo la posición con
f4. 9. ..., g6. 9 . . . . , i,e7 1 O.f4, exf4 1 1 . i,xf4,
0-0 1 2. � h1 da ligera ventaja a las blancas, ya
que tienen el simple plan de i,g3 seguido de
lbfS, con presión por la columna «f» , y un alfil
más activo. 10. f4, exf4 (Be) 11. eS?! Una conti­
nuación muy dinámica, aunque quizás no sea ob­
jetivamente la mejor. La simple 1 1 . i,xf4, lbhS
1 2. i,gS, i,g7 1 3. lbfS (1 3. g4?, h6) 1 3 . . . . ,
i, eS 1 4. lb h6, f6 1 S. i, e3 es mejor, con posición más bien incierta, en la que ambos caballos
de la columna «h» están situados de manera ex­
traña. 11 ..., dxeS?! Las negras dejan escapar la
ocasión de cambiar su alfil de casillas blancas, el
cual, por otra parte, corre grave peligro de quedar
encerrado por . . . , lbd7.11 . . . . , i,g4! habría ex­
plotado el optimismo de las blancas; después de
1 2. lb f3 (12.'iV e1 , dxeS 1 3. i,xf4, lbd7 es bueno para las negras) 1 2 . . . . , i,xf3 1 3. M Xf3 (13.
'iVxf3, dxeS 1 4. g3, gS no es convincente) 1 3 . . . . ,
dxeS 1 4. i,xf4, lbd7 1 S. lbe4, fS, no veo mane-
27
B
8a: Después de S. ..., �c7
B
8b: Después de 8. ..., eS
B
.
8c: Después de 1O. ..., exf4
1 0 1 MINIAT U RAS BRILLANTE S
28
N
8d: Después de 1 6. i,e3
N
Be: Después de 19. t¿jfg5!
B
8f: Después de 21 .. , li e7
.
.
ra alguna de que pueda impedirse a las negras
completar el desarrollo con . . . , i, g7 (o . . . , i, e7)
seguido de . . . , 0-0. 1 2. i,xf4, t¿j d7 13. li ae1.
Las blancas tienen suficiente juego por el peón,
pero no más. 1 3. ..., i,g7 1 4. t¿j f3, f6 15. lZJe4,
0-0 16. i,e3 (Bd) 16. ..., li e8 1 7. g4. Capturar
el peón de eS da a las blancas igualdad en el me­
jor de los casos, así que deciden continuar por el
flanco de rey. Poco riesgo hay en este plantea­
miento, ya que el peón de eS está condenado de
todas maneras. 17. .. ., f5. Una jugada arriesgada
y ambiciosa, pero todavía no es un error. Una op­
ción más segura es 1 7 . . . . , t¿jf8, dirigiéndose a
e6; entonces, sería incierto 1 8. t¿jfd2, fS 1 9. gxfS,
gxfS. 1 8. gxf5, gxf5 1 9. t¿j fg5! (Be) 19. ..., t¿jf6?
Solamente esta jugada da al primer jugador la
ocasión de aprovechar el ataque; también es mala
1 9 . . . . , h6 después de 20. 'ifhS, li e7 21 . li xfS!,
hxgs (21 . . . . , t¿jfa 22. li xfB+, �xfa 23. li f1 +,
�ga 24. 'i'g6, hxgs 2S. lZJf6+, �fa 26. lZJ h7++,
�g8 27. li f8#) 22. ¡fg6, 'i'd8 (22 . . . . , �ha 23.
t¿jxgS, lZJfB 24. li xfB+, i,xfa 2S. li f1 gana) 23.
t¿jxgS, lZJfB 24. li xfB+, �xf8 2S. li f1 +, con
mate. La defensa correcta de las negras es 1 9 . . . . ,
'Lif8! 20. 'i'hS, li e7 21 . i,xcS!, h6! (21 . . . . , fxe4
pierde por 22. i,xe7, ¡fxe7 23. li f7, ¡feS+ 24.
� h1 ) 22. t¿jg3, hxgS (22 . . . . , f4 23. i,xe7,
¡fxe7 24. t¿jf3, fxg3 2S. hxg3 también es incierto)
23. i,xe7, 'ti'xe7 24. CLixfS, i,xfS 2S. li xfS,
'Lie6, con posición incierta. 20. 'Lixf6+, i,xf6 21 .
'i'h5, li e7 (Bf) 22. CLixh7!, li g7+. 22 . . . . ,
li xh7 23. 'i'e8+, �g7 24. li e2!, li h4 (24 . . . . ,
'i't7 2s. li g2+, i,gs 26. li xgS+, �f6 27.
¡fxc6+ también gana) 2S. li g2+, li g4 26.
li xg4+, fxg4 27. i,h6+!, �xh6 28. li xf6+, con
mate. 23. �h1, 'i'f7 24. lZJxf6+, 'i'xf6 25.
li g1, 1 -0, puesto que 2S . . . . , i,e6 26. li xg7+,
'i'xg7 27. c4! da un ataque decisivo a las blancas.
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
9. Ivkov-Timman
Amsterdam (IBM), 1974
Defensa Alekhine, Ataque de los Cuatro Peones
1. e4, lt)f6 2. es, lt)dS 3. d4, d6 4. c4, lt)b6
S. f4, i,.fS 6. lt)c3, e6 7. lt)f3, dxeS 8. fxeS,
i,.b4? A principios de la década de 1 970, se jugó
. . . , i,.b4 en varias posiciones del Ataque de los
Cuatro Peones. Esta idea es viable cuando las
blancas tienen el alfil en e3, pero aquí el primer
jugador puede usar el tiempo de ventaja para lanzar un feroz ataque sacrificando el peón «d». 9.
i,.d3! (9a). Este plan se ha jugado antes, como
veremos, pero la presente partida le dio un papel
tan relevante que . . . , i,.b4 desapareció práctica­
mente de la noche a la mañana contra las líneas
distintas de i,.e3. 9. ..., i,.xd3. 9 . . . . , c5 1 0.
i,.xf5, exf5 1 1 . d5, Cbxc4 1 2. 0-0 también da una
iniciativa muy fuerte a las blancas. 1O. �xd3, eS
11. 0-0, cxd4 12. t¿je4. Las blancas ya tienen
dos amenazas muy fuertes: 1 3. t¿jtg5 y 1 3. c5,
seguida de 1 4. t¿jd6+. 12. ..., Cb6d7. O 1 2 . . . . ,
Cb8d7 (1 2 . . . . , 0-0 pierde por 1 3. t¿jtg5, t¿j8d7
1 4. t¿jd6, g6 1 5. �h3, h5 1 6. t¿jgxf7) 1 3. a3,
t¿jc5 1 4. lt)xc5, i,.xc5 1 5. t¿jg5, r! f8 1 6.
Cbxh7, con una posición horrible para las negras
(Vetemaa-Ma. Tseitlin, Parnu, 1 973). 13. t¿jfgS!
Sacrificando, consecuentemente, un segundo
peón para reforzar el ataque. 13. ..., lt) xeS 14.
�g3, lt:Jbd7 (9b). Forzada, ya que 1 4 . . . . ,
lt:Jbc6 pierde por 1 5. lt:Jxe6, fxe6 1 6. ¡vxg7. 1S.
.1 f4. Una vez que el caballo de e5 retroceda, las
blancas penetrarán en f7. 1S. ..., �b6. Las ne­
gras intentan defenderse tácticamente; también
es muy malo 1 5 . . . . , ¡vas 1 6. a3, i,.e7 1 7. b4,
mientras que 1 5 . . . . , 0-0 1 6. i,.xe5, l¿Jxe5 tracasa por 1 7. lt:Jf6+!, � ha 1 8. tt:Jtxh7. 16. i,.xeS,
f6 17. i,.d6. También es decisiva 1 7. c5. 17. ...,
fxgS 18. i,.xb4, ¡vxb4 19. lt:Jd6+, �e7. Des­
pués de 1 9 . . . . , Wd8 20. t¿jf7+, las blancas ga­
nan una torre limpia. 20. r! f7+, Wd8 21.
�xgS+, �c7 22. t¿jbS+, �ca 23. r! af1. Ahora se amenaza tanto 24. ll xd7 como 24. a3. 23.
..., b6 (9c) 24. r! xd7, �xd7 2S. iVxg7+, 1-0.
Es mate o se pierde la dama.
29
N
9a: Después de 9. i,.d3!
8
9b: Después de 14. ..., lt:Jbd7
8
9c: Después de 23. ..., b6
30
10 1 M I N I A T U R A S B � I L L A N T E S
1 0. Quinteros-Ribli
Montilla, 1974
N
Defensa Nimzoindia, Variante Clásica
1 Oa: Después de 6. � f4
1 . d4, i2Jf6 2. c4, e6 3. t¿jc3, �b4 4. �c2.
La Variante Clásica, en la que las blancas prepa­
ran 5. a3, �xc3+ 6. �xc3, evitando así doblar el
peón «C». El precio es una pérdida de tiempo: las
blancas tienen que jugar la dama dos veces, y en
c3 está expuesta a ulteriores ataques con . . . ,
t2J e4. El tema de ventaja posicional frente a ven­
taja de desarrollo es central en esta partida. 4. ...,
eS 5. dxc5, 0-0 6. �f4 ( 10a). Una jugada inusual
que ahora casi ha desaparecido de la práctica;
actualmente se prefiere 6. a3, �xc5 7. i2Jf3,
t2Jc6, con ligera ventaja de las blancas. 6. . ,
t2Ja6. Mejor que 6 . . . . , �xc5 7. i2Jf3, t¿jc6, que
es parecido al último comentario con la diferencia
de que el primer jugador incluso ha evitado jugar
a3. 7. a3. Es tentadora 7. �d6, pero las blancas
no pueden conservar el peón de ventaja después
de 7 . . . . , l;:t e8 8. a3, �a5 9. l;:t c1 , �xc3+ 1 0.
�xc3, �xc3+ 1 1 . l::t xc3, i2Je4. La continuación
1 2. �c2, t¿jaxc5 1 3. �xc5, t¿jxc5 conduce a
un final igualado. 7. ..., �xc3+ 8. �xc3, t¿je4
( 10b). Las negras también pueden jugar la más
segura 8 . . . . , t2Jxc5 9. b4, t2Jce4 seguida de . . . ,
d5, con una confortable igualdad. La jugada del
texto es más de doble filo, pero probablemente es
más o menos igual de fuerte. 9. �d4, t¿jaxc5
10. l;:t d1 ?! ( 10c). Esto es demasiado lento y per­
mite a las negras tomar la iniciativa en el centro.
La mejor jugada es 1 O. b4, contra la cual la línea
crítica es 1 0 . . . . , i2Jb3 1 1 . �xe4, t2Jxa1 1 2.
� e5 (las blancas deben rodear el caballo rápi­
damente, o las negras podrán rescatarlo con . . . ,
a5-a4; si 1 2. jyb1 , entonces 1 2 . . . . , �f6, y no
está claro cómo pueden las blancas atrapar el ca­
ballo) 1 2 . . . . , a5 1 3. �xa1 (1 3. jyb1 , axb4 1 4.
axb4, �b6 1 5. �xa1 , l;:t xa1 1 6. �xa1 , jyxb4+
1 7. <i!fd1 , �b3+ 1 8. �d2, d5 da a las negras
suficiente compensación por la pieza) 1 3. . . . ,
axb4 1 4. jyd4. En esta posición clave, tanto 1 4 .
. . . , f6 como 1 4 . . . . , 'iYg5 conducen a una situa­
ción incierta.
10. . . . , d5. El resto de la partida se centra en
torno a los caballos negros. Si el primer jugador
..
1 Ob: Después de 8. ..., t¿je4
1 0c: Después de 10. l;:t d1 ?!
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
puede hacerles retroceder y completar el desa­
rrollo, los dos alfiles le darán clara ventaja; por
eso el objetivo de las negras es golpear antes de
que las restantes piezas blancas entren en juego.
Éste es otro ejemplo de la situación bastante co­
mún en la que es el poseedor de los dos caballos
el que tiene que abrir la posición. 11. b4?! Las
blancas, ambiciosamente, intentan hacer retroceder a los caballos antes de completar el desarrollo, pero el resultado es que éstos ocupan puestos
aún más avanzados. 1 1 . cxd5 (no 1 1 . f3?, '2Jb3 seguido de 1 2 . . . . , 'iVa5+, y las negras ganan)
1 1 . . . . , exd5 1 2. e3 (1 2. 'iVxd5, � e6 1 3. 'iVxd8,
.a, fxd8 da a las negras buen juego por el peón)
es la mejor posibilidad. Sin ser demasiado ambi­
ciosas, las blancas simplemente se preparan para desarrollar el flanco de rey, lo que conduciría a
una aproximada igualdad. 11. ..., '2Ja4 12. f3.
¡ Forzando al otro caballo a ir hacia delante! 12.
..., '2Jec3 (10d). 1 2 . . . . , '2Jf6? 1 3. e4 sería exce­
lente para las blancas. 13. g d3. 1 3. g c1 , dxc4
1 4. 'iVxc4, � d7 seguido de . . . , .a, c8 solamente
incrementa la ventaja de desarrollo de las negras.
13. ..., f6. Las negras frustran una vez más las
tentativas del primer jugador de desembarazarse
de los caballos intrusos; si ahora 1 4. .a, xc3, en­
tonces 14 . . . . , e5 gana la calidad. 14. �d2, eS
15. 'iVh4, d4. Amenazando 1 6 . . . . , �f5. 16. e3.
Por fin juega el peón «e» , pero es demasiado tarde. 16. ... , �f5 17. �xc3. 1 7. exd4 pierde material por 1 7 . . . . , �xd3 1 8. �xd3, e4. 17. ...,
'2Jxc3. No 1 7 . . . . , �xd3? 1 8. �xd3, y las blancas tienen las tablas por lo menos. 18. .a, d2
(10e) 18. ..., dxe3! También es muy buena 1 8 .
. . . , '2Jb1 , aunque no tan contundente como la
textual. 19. g xd8, g axd8. El.sacrificio de dama
es decisivo. 20. �e2, g d2 (10f). Con las mortí­
feras amenazas 21 . . . . , .a, fd8, seguida de 22 . . . . ,
l:I d1 +, y 21 . . . . , �d3. 21. g4, �d3. Ahora cae
el alfil de e2. 22. �f1, '2Jxe2 23. '2Jxe2, l:I xe2
24. �g1, l:I d8 0-1. No hay respuesta contra la
amenaza de jugar el alfil seguida de . . . , g d1 #.
31
8
1 0d: Después de 12. ..., '2Jec3
N
1 Oe: Después de 18. .a, d2
1 Of: Después de 20. ..., g d2
32
101 M I N I AT U R A S B R I L LA N T E S
1 1 . Vaganián-Kupréichik
Cto. de la URSS, Leningrado, 1974
8
Ataque Trompowsky
1 1 a: Después de 7. . .., g6?
N
1 1 b: Después de 13. t¿jgS!
N
1. d4, t¿jf6 2. i,gs, es 3. dS. Una aguda al­
ternativa a la más posicional 3. i,xf6. 3. ...,
\j'b6. Esto debe de ser la prueba crítica de 3. d5,
ya que las blancas se ven forzadas a sacrificar
el peón «b». 4. l¿jc3, \j'xb2 S. i,d2, \j'b6 6.
e4, d6. Una idea alternativa es bloquear el centro
con 6 . . . . , e5; p. ej.: 7. f4, d6 8. fxe5, dxe5 9. t¿jf3,
t¿jbd7, con juego incierto. 7. f4, g6? ( 1 1a). Es
una equivocación permitir a las blancas irrumpir
en el centro. Las negras deberían haber plantea­
do una lucha por la casilla e5 con 7 . . . . , t¿jbd7 8.
t¿jf3, V/Jic7. 8. eS. Un avance central prematuro
puede a veces volverse en contra del atacante,
pero no es éste el caso, ya que las blancas tienen
ventaja de desarrollo para respaldar su agresión.
8. ... , dxeS. 8 . . . . , t¿jfd7 9. t¿jf3, i,g7 1 0. _M b1 ,
\j'd8 1 1 . e6, fxe6 1 2. l¿Jg5 da a las blancas un
ataque aproximadamente igual de feroz. 9. fxeS,
t¿jfd7 10. t¿jf3, i,g7 11. _M b1, \j'd8 12. e6!
Golpeando rápidamente antes de que las negras
puedan enrocar. 12 . ... , fxe6 13. t¿jgS! ( 1 1b). Los
peones avanzados han perforado las defensas
negras; ahora las piezas pesadas suben para ex­
plotar las debilidades. 13. ..., t¿jf6 14. i,bS+,
\i?f8. Triste necesidad, ya que cubrir en d7 per­
mite 1 5. t¿jxe6. 1S. dxe6, a6?! 1 5 . . . . , \j'd4 ha­
bría sido una posibilidad mejor, pero incluso así la
posición después de 1 6. l¿je2, \j'd5 1 7. 0-0 es
muy desagradable para las negras. 16. i,e3!,
V/JiaS. O 1 6 . . . . , \j'c7 1 7. i,c4, b5 1 8. i,d5,
tt:Jc6 1 9. 0-0, i,b7 20. tt:Jce4, con enorme ini­
ciativa. 17. 0-0 ( 1 1c). El ataque de las blancas es
tan fuerte que pueden permitirse el lujo de dar el
alfil. 17 , h6. 1 7 . . . . , axb5 pierde por 1 8. _M xb5,
'J/Iic7 1 9. t¿jd5, jye5 20. i,xc5. 18. �d3. Ex­
plotando la nueva debilidad negra en g6. 18. ...,
\i?g8 19. �xg6, i,xe6 20. l¿Jxe6, .M h7 21.
_M xf6, t¿jd7 22. i,xd7, 1-0. Es muy agradable
tomar tres piezas enemigas consecutivamente
sin ninguna captura por parte del adversario.
. •..
1 1 c: Después de 17. 0-0
-
101 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
12. Vaganián-Planinc
Hastings, 1974-1975
Apertura Inglesa
1. d4, t¿j f6 2. c4, c5 3. t¿j f3, cxd4 4.
t¿jxd4, e6 5. l¿jc3, i,b4 6. t¿jb5. Una ambi­
ciosa tentativa de ganar los dos alfiles sin con­
ceder peones doblados, siendo su defecto el
tiempo que cuesta. Hoy día se considera mejor
6. g3. 6. ..., 0-0 7. a3, i,xc3+ 8. l¿Jxc3, d5 9.
�g5 ( 12a). El único intento para sacar ventaja.
Después de 9. e3, l¿jc6, el alfil blanco de casillas negras está encerrado, y las negras no tie­
nen problemas. 9. ..., h6 10. �xf6, 'iYxf6 11.
cxd5. Es posible 1 1 . e3, con una probable
transposición al comentario siguiente. 11. ...,
exd5 12. 'iYxd5? Demasiado avaricioso, ya
que la ventaja de desarrollo de las negras pro­
porciona excelente compensación por el peón;
es mejor 1 2. e3: si 1 2 . . . , l:l d8, entonces 1 3.
'iYd4 bloquea el peón «d», mientras que des­
pués de 1 2 . . . . , Qjc6 1 3. 'iYxd5, l:l d8 1 3. 'iYf3,
las posibilidades de las blancas son mucho me­
jores que en la partida, ya que la dama negra
ya no puede pasar a b6. 12. ..., l:l d8 13. �f3,
'i'b6 ( 12b). Ganando tiempo al atacar el peón
de b2. 14. l:l d1. 1 4. b4 no es, ciertamente, mejor. Después de 1 4 . . . . , l¿jc6 1 5. e3, � e6 1 6.
i,e2, a5 1 7. b5, Qje5, las negras tienen más
que suficiente por el peón (en efecto, pronto ga­
narán uno de los peones blancos del flanco de
dama). 14
, l:l xd1+ 15. Qj xd1, Qjc6 16.
'iYe3. Intentando defenderse por medios tácti­
cos, lo que siempre es peligroso cuando se está atrasado en el desarrollo. Sin embargo,
incluso después de la levemente mejor 1 6. e3,
i,e6 1 7. i,e2, l:l d8 1 8. 0-0, l:l d2, las negras
pronto recuperarán el peón con buen juego. 16.
..., l¿jd4! ( 12c) 17. 'iYe8+. Liberando el peón
«e» con ganancia de tiempo, pero la dama resulta tácticamente vulnerable en ea. 17. ...,
�h7 18. e3. Si 1 8. 'iYxf7, entonces 1 8 . . . . ,
,.tfs 1 9. e3, Qjc2+ 20. Wd2, i,g6 2 1 . �c4,
Il d8+ 22. �c1 , Qja1 gana. 18. ..., Qjc2+ 19.
�d2, i,f5! Este sacrificio de torre da ventaja a
las negras en todas las variantes. 20. 'i'xa8.
20. 'i'xf7, i,g6 transpone al comentario ante-
33
N
1 2a: Después de 9. � g5
8
.
.
1 2b: Después de 13. ..., 'iYb6
.•.
8
1 2c: Después de 16. ..., l¿jd4!
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
34
8
1 2d: Después de 20. . . . , 'iYd6+
1 2e: Después de 21 . . , lt:Ja1
.
.
1 2f: Después de 22. ..., 'i:Vc7+!
o-1
rior. 20. ..., ¡vd6+ ( 12d) 21. �c1. En primer lu­
gar, 21 . �e2 fracasa por 2 1 . , .. , ¡vd3+ 22.
�f3, 'ifxd1 + 23. �e2, lt:Jd4+! 24. exd4,
¡vb3+ 25. �f4, g5+ 26. �xf5, 'ife6#. Pierde
también 2 1 . �c3, aunque el método para ganar
no es tan simple. Veamos un resumen del análi­
sis: 21 . . . . , 'ife5+!, y ahora tanto 22. � b3,
lt:Ja1 + 23. � b4 (23. �a2, 'iYd5+ transpone al
análisis de 22. �d2 más abajo) 23 . . . . , b6 24.
'ifc6, �d7! 25. �d3+, g6 26. �xg6+, � g7
como 22. �c4, 'ifc7+ 23. � b3, �e6+ 24.
Wa4, 'ifb6 dan la victoria a las negras. Por tan­
to, las blancas tienen que intentar 22. �d2, pe­
ro incluso aqu í 22 . . . . , ¡vd5+ 23. �c3 (23.
�e2, 'ifd3+ gana como después de 21 . �e2
más arriba) 23 . . . . , 'ifa5+ 24. b4 (24. �b3,
tba1 + 25. � a2, 'iVd5+ 26. �c4, 'ifxc4+ 27.
�xa1 , jVc1 + 28. �a2, �e6+ 29. b3, 'ifc2+
30. �a1 , 'ifxb3 31 . lt:Jc3, jVxc3+ 32. �b1 ,
�f5+ 33. wa2, 'ifc2+ 34. <it>a1 , �e6 gana)
24 . . . . , 'ifxa3+ 25. �d2, 'ifxb4+ 26. �c1 (26.
lt:Jc3, lt:Ja3 da un ataque ganador a las negras;
p. ej. : 27. � e2, 'ifxc3 28. 'iYd8, lt:Jc4 29.
'ifd4, 'ifc2+ 30. �e1 , lt:J b2) 26 . . . . , lt:Ja1 27.
f3, lt:J b3+ 28. � b2, lt:Jd2+ 29. �c1 , lt:Jxf1 ga­
na. 21. . . . , lt:Ja1 ( 12e) 22. 'ifxb7? Hasta aquí
las blancas se habían defendido bastante bien,
pero ahora pierden por una jugada (atractiva,
hay que reconocerlo); una defensa mucho mejor
es 22. �c4, 'ifc5 23. t¿jc3, 'ifxc4 24. ¡vd8,
¡que es convenientemente omitida en casi todos
los comentarios que he visto de esta partida!
Las negras deberían continuar con 24. . . . ,
lt:Jb3+ 25. �d1 , 'ti'g4+ 26. lt:Je2 (26. �e1 ,
'iVxg2 27. l::r f1 , �h3 28. 'iVd3+, f5 debería dar
la victoria a las negras, ya que las blancas están
paralizadas y difícilmente pueden afrontar la
amenaza . . . , lt:Ja1 -c2+, forzando una liquida­
ción decisiva) 26 . . . . , 'iVe4! (tomar el peón «g»
no hace más que incrementar las posibilidades
defensivas del primer jugador) 27. �e1 , 'iVb1 +
28. 'iVd1 , jVxb2 29. lt:Jd4 (29. lt:Jg3, 'iVc3+ 30.
�e2, 'iVc4+ 31 . �e1 , �c2 gana) 29 . . . . ,
lt:Jxd4 30. exd4, 'i:Vxa3, con clara ventaja, ya
que a las blancas les resultará muy difícil parar
los peones pasados y ligados al tener el rey tan
expuesto. 22. . , 'iVc7+! ( 12f) 0-1.
..
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
1 3. Tal-F. Olafsson
Las Palmas, 1975
Defensa Moderna
1. e4, d6 2. d4, g6 3. i, c4, l2J f6. A causa del
extraño orden de jugadas, hemos alcanzado ya
una posición inhabitual; en una base de datos de
un millón de partidas solamente pude encontrar
36 casos. La mayoría pronto transpuso a líneas
normales, por ejemplo, después de 4. l2Jc3. 4.
'iVe2?! ( 13a). Esta jugada parece inexacta, ya
que da a las negras la oportunidad de lanzar un
temprano ataque a d4 omitiendo . . . , i,g7. 4. ...,
t¿jc6! 5. l2Jf3, i,g4. Ahora las blancas se ven
forzadas a perder un tiempo defendiendo d4. 3.
c3. No es mejor 6. i,b5; después de 6 . . . . , l¿jd7
7. c3, e5 8. d5, l¿jcb8 9. h3, i,xf3 1 0. 'iVxf3,
i,e7 1 1 . g3, i,g5, las negras igualaron en Tai­
Matulovié, Skopje (Olimpiada), 1 972. 6. ..., e5.
Prosiguiendo consecuentemente el ataque contra
d4. 7. i,b5. 7. d5, l¿Je7 8. i,g5, i,g7 9. l2Jbd2,
h6 1 0. i,e3, c6 da igualdad. 7. ..., exd4 8. cxd4,
l¿jd7. Las blancas aún no han solucionado sus
problemas con el peón de d4. 9. i,e3, i,g7
( 13b). Finalmente, la presión contra d4 fuerza a
las blancas a cambiar en c6. La posición resul­
tante es muy agradable para las negras, ya que
tienen los dos alfiles, la columna «b» abierta para la torre de dama y la posibilidad de abrir la dia­
gonal para el alfil de casillas negras jugando . . . ,
c5 más tarde. Las blancas todavía no están peor,
pero es bien cierto que deben tener cuidado. 1O.
i.xc6, bxc6 11.l¿jbd2, 0-0 12. M C1. Mejor que
1 2. 0-0, contra la que 12 . . . . , M b8 sería incómoda al tropezar 1 3. b3 con 1 3 . . . . , c5. Además, al
atacar c6, las blancas fuerzan los acontecimientos. 12 . ..., c5 13. dxc5, i,xb2 14. M C2, i,g7
15. 0-0, M eS ( 13c). La posición de las negras es
muy confortable; solamente tienen que efectuar
las jugadas más naturales. 16. M d1. 1 6. cxd6,
cxd6 1 7. h3, i,xf3 1 8. 'iVxt3 es una ruta más se­
gura para igualar; después de 1 8 . . . . , l2Je5 1 9.
�e2, d5 20. exd5, 'iYxd5 21 . l¿Jc4, las tablas
están a la vista. 16. ..., tt:Jxc5. Ahora las blancas
tienen que desprenderse del otro alfil, pero en
compensación ganan algún tiempo. 17. i,xc5,
dxc5 18. M xc5? Es el caballo y no la torre el que
35
N
1 3a: Después de 4. 'iYe2?!
8
1 3b: Después de 9. . ., i,g7
.
8
1 3c: Después de 15. ..., ld eS
36
B
1 3d: Después de 1 9. ..., jÍh6
N
1 3e: Después de 22. iVxd2
B
1 3f: Después de 25. ..., iVgS!
0-1
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
tiene que i r a eS; debería haberse jugado 1 8.
l¿j b3, iVe7 1 9. l¿jxcS, manteniendo el equilibrio.
Después de 1 9 . . . . , M ad8 20. M xd8, M xd8 21 .
h3, jÍxf3 22. 'iVxt3, iVd6 23. g3, la posición es­
tá igualada. 18. ..., iVd6 1 9. M dc1 . Debe reco­
nocerse que las blancas tienen ahora presión
sobre c7, pero ganar el peón de poco sirve si se
permite que los alfiles negros desplieguen todo
su poder. 1 9. ..., jÍh6 ( 13d) 20. M XC7?! Des­
pués de 20. M 1 c2, jÍxd2 21 . iVxd2, M xe4 22.
M xc7, jÍxf3 23. gxf3, M d4, las negras tienen
clara ventaja, pero cualquier cosa es mejor que
perder forzosamente. 20. ..., M 8d8. No 20 . . . . ,
jÍxf3? 21 . iVxf3, y el ataque contra f7 permite
escapar a las blancas. 21 . M 1 c2. El escenario
está dispuesto para una espectacular combina­
ción basada en la debilidad de la primera fila de
las blancas. La alternativa 21 . M 7c2, jÍxf3 22.
gxf3, iV d3! 23. �f1 , jÍxd2 24. iVxd3, M xd3
2S. M d1 , M xf3 26. M dxd2, M xe4 deja a las
negras con un buen peón de ventaja. 21 . ...,
jÍxd2 22. iVxd2 ( 13e) 22. ..., iVf4!! 23. M e7.
Una astuta defensa de Tal; 23. 'ife1 , M Xe4 y 23.
iVc1 , jÍxf3 24. gxf3, 'iVxf3 son absolutamente
perdedoras. 23. ..., M f8! Una réplica igualmente
astuta. Aunque las negras ya no tienen la posibi­
lidad de . . . , M Xe4, la torre indefensa de e7 es
una debilidad táctica. Tanto 23. . . . , M xd2 24.
M xe8+, �g7 2S. l¿jxd2 como 23 . . . . , 'iYxd2 24.
M xd2 incluso habrían dado ventaja a las blan­
cas. 24. 'iV aS. La dama no tiene casilla razona­
ble; por ejemplo: 24. 'iYe2, jÍxf3 2S. iVxf3 (2S.
gxf3, iVgS+ captura la torre) 2S . . . . , 'iYd6 amenaza tanto 26 . . . . , 'iYd1 + como 26 . . . . , iVxe7, o
24. ¡f c1 , jÍxf3 2S. gxf3, iVxf3 26. M d2, 'iVf4
27. M C2, 'iYg4+, y las negras ganan. 24. ...,
M d1 +. Jugar directamente 24 . . . . , ¡fgs es igual­
mente_ bueno. 25. l¿je1 , iVgS! ( 13f) 0-1 . La ex­
plotaciÓr1 iinal de la primera fila de las blancas
aprovecha también la indefensión de las piezas
de as y e7.
1 01 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
14. Tal-R. Byrne
Biel (Interzonal), 1976
Defensa Siciliana, Variante Húngara, 4. 'iVxd4
1. e4, c5 2. lbf3, d6 3. d4, cxd4 4. 'iYxd4,
tt)c6 5. _tb5. Las blancas están preparadas para entregar los dos alfiles a fin de mantener el ritmo de su desarrollo. Sin embargo, esta línea no
se considera muy amenazadora para las negras.
5. ..., _td7 6. .txc6, .txc6 7. t¿jc3, t¿jf6 8.
_tg5, e6 9. 0-0-0, _te7 10. M he1, 0-0 11.
'iYd2. Preparando tt)d4, seguido de f3 o f4. 11.
. . . , 'iYa5?! No es lo más exacto, ya que después
de c;t>b1 la dama se verá expuesta a trucos del tipo tt)d5; es mejor 11 . . . . , 'iYc7 1 2. t¿jd4, M fd8,
con igualdad. 12. tt) d4, M ac8 13. c;t>b1 ( 14a).
Ahora 1 4. t¿jd5 es una verdadera amenaza, y
pararla les cuesta a las negras un tiempo. 13. ... ,
c;t>h8. Si 1 3 . . . . , M fd8, entonces 1 4. t¿jd5, 'iYxd2
1 5. l¿Jxe7+, c;t>f8 1 6. M Xd2, c;t>xe7 1 7. f4, con la
incómoda amenaza 1 8. e5. 14. f4. Ahora las blancas pueden escoger entre continuar con e5 o f5,
según la respuesta de las negras. 14. . . . , h6?! Lo
mejor es 1 4 . . . . , M fd8, afianzando el peón de d6
y preparándose para responder a 1 5. e5 con 1 5 .
. . . , dxe5 1 6. fxe5, l¿Jga. 15. h4! ( 14b). Natural­
mente, Tal no retira el alfil, sino que lo mantiene
en g5. 15 . . . . , hxg5? Esta jugada se refuta de
manera aplastante. Lo mejor seguía siendo 1 5 .
. . . , M fd8. 16. hxg5, tt)xe4 ( 14c). Las negras in­
tentan cambiar las damas devolviendo la pieza,
pero las blancas ¡no hacen ni caso! 1 6 . . . . , t¿jh7
fracasa por 1 7. g4, �g8 (1 7 . . . . , l¿Jxg5 1 8.
1:í. h1 + gana) 1 8. 'iVh2, .txg5 1 9. M h1 , .th6
20. g5, l¿Jxg5 21 . fxg5, 'iYxg5 22. M dg1 y ga­
nan. 17. 'iVd3! Las negras no tienen defensa. 17.
. . , _txg5. O 1 7 . . . . , l¿Jxc3+ 1 8. bxc3, � g8 1 9.
n h1 ' f5 20. g6, ganando. 18. l¿Jxe4, .txe4. 1 8 .
. . . , .txf4 pierde por 1 9. M h1 +, _th6 20. t¿jf6.
19. M Xe4, .th6 20. g4, f5 21. M Xe6, _txt4. 21 .
. . . , fxg4 pierde por 22. M h1 , M C7 23. 'iVg6,
1:í. fea 24. M eB+, M xea 25. iVxeB+, � h7 26.
C2Je6. 22. t¿jxf5, 1-0. Hay, simplemente, dema­
siadas amenazas: 23. M h1 +, 23. tt)e7 y 23.
'ii' h3+, por ejemplo.
37
N
1 4a: Después de 13. <;!;>b1
N
1 4b: Después de 15. h4!
B
.
1 4c: Después de 16. ..., tt)xe4
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
38
1 5. Browne-R. Byrne
Cto. de EE.UU., Mentor, 1 977
Defensa Holandesa, 2. t2Jc3
1 5a: Después de 6. � d3
1 . d4, f5 2. t2Jc3, t¿jf6 3. �g5, d5. Una al­
ternativa sólida es 3 . . . . , e6, evitando los peones
doblados. Después de 4. e4, fxe4 5. t2Jxe4,
�e?, la teoría considera que la posición está
más o menos igualada. 4. �xf6, exf6 5. e3,
�eS 6. �d3 ( 15a) 6. ..., g6?! Las negras adop­
tan una actitud enteramente pasiva, limitándose a
apoyar los peones de d5 y f5 con . . . , c6 y . . . , g6.
Es mucho más dinámico defender los peones
con . . . , 'iVd7, usando el tiempo adicional para
desarrollar piezas. Quizás 6 . . . . , t¿jc6 7. 'iVf3,
'iVd7 sea lo más exacto, con posición aproxima­
damente nivelada. 7. 'iVf3, c6 8. t¿jge2, t¿jd7 9.
h3. Esto pone de manifiesto el aspecto negativo
del plan del segundo jugador, ya que aunque la
estructura de peones parece sólida, las blancas
pueden minarla con h3 y g4; si las negras cam­
bian entonces en g4, la torre blanca de h1 estará
muy bien situada para explotar la debilidad del
peón «h». 9. ..., 'iVb6 ( 15b). Después de 9 . . . . ,
h5 1 0. g4, hxg4 1 1 . hxg4, fxg4 1 2. �xg6+, � e?
1 3. 'iVg2, � h6 1 4. 0-0-0, el rey negro es un ob­
jetivo permanente. 1 O. g4! Excelente y valerosa
jugada, especialmente considerando que las
blancas tenían una alternativa perfectamente se­
gura con 1 0. 0-0-0. 10 . ., 'iVxb2? Desde luego,
esto es consecuente con la jugada anterior, pero
igual que en la partida 1 1 , tomar el peón de b2 re­
sulta malo para las negras; deberían haber corta­
do por lo sano con 1 0 . . . . , fxg4 1 1 . hxg4, �f7 (1 1 .
. . . , 'iVxb2 es mala a causa de 1 2 . .M b1 , 'i'a3
1 3. �xg6+) 1 2. 0-0-0, 0-0-0 1 3. _M h3, pero in­
cluso aquí las blancas pueden ejercer presión en
el flanco de rey doblando torres en la columna
«h». 1 1 . _M b1 , 'iVa3 1 2. gxf5, �f7. 12 . . . . , gxf5
1 3. _M b3, 'iVa5 1 4. _M xb7, �b4 1 5. �d2, 0-0-0
1 6. _M xb4, 'iVxb4 1 7. �a6+, �e? 1 8. _M b1 es
parecido a la partida. 1 3. _M xb7, �b4. Las ne­
gras tienen que entrar en esto, de lo contrario se
quedan con un peón menos. 1 4. 0-0 ( 15c). Tam­
bién es prometedor para las blancas 1 4. \t>d2,
'iVb2 1 5. _M e?! 1 4. ..., 0-0-0. Si 14 . . . . , J,xc3,
entonces 1 5. _M b3, 'i'xa2 1 6. t2Jxc3, 'iVa5 1 7.
,
B
1 5b: Después de 9. . ., 'iVb6
.
.
N
1 5c: Después de 1 4. 0-0
.
101 M I N I AT U RA S B R I L L A N T E S
l;I fb1 es claramente mejor para las blancas.
Después de la jugada del texto, la torre de b7 está atrapada, y el caballo de c3 está colgando. Sin
embargo, éste es precisamente el momento en el
que las blancas pueden lanzar un feroz ataque
sacrificando la calidad. 15. l;I xb4! En el lnformator 24, Byrne y Mednis dan la línea 1 5. �a6,
�xc3 1 6. iVg3, Cbe5 como claramente mejor
para las negras, si bien las blancas pueden ganar
enseguida con 1 7. l;I xa7+, � b8 1 8. l;I xt7 (las
negras tendrán suerte si escapan perdiendo «so­
lamente» una pieza). En su lugar, las negras de­
berían replicar a 1 5. �a6 con 1 5 . . . . , �d6!,
después de lo cual la batería de alfil y torre es
sorprendentemente ineficaz; de hecho, las blan­
cas se verían forzadas a ceder la calidad con 1 6.
l;I xa7+, <;t> b8 1 7. l;I xd7, l;I xd7 1 8. l;I b1 +, con
juego incierto. 15. ..., iVxb4 16. �a6+, <;t>c7 17.
l;I b1, iV d6. Debe impedirse la mortífera 1 8.
iVg3+. 18. l;I b7+, <;t>ca (15d). A primera vista,
las negras no tienen esperanzas de salvación,
pero resulta sorprendentemente enrevesado acabar con ellas. 19. l;I b3+. 1 9. l;I b6+, <;t>c7 20.
Cbb5+, cxb5 21 . l;I xd6, �xd6 22. �xb5 favorece ciertamente a las blancas, pero éstas deberían
esperar más del diagrama 1 5d. Para empezar, re­
piten jugadas. 19. ..., <;t>c7 20. l;I b7+, �ca 21.
e4. La continuación más fuerte; no solamente se
amenaza 22. exd5, sino también 22. Cbb5!, cxb5
23. iVc3+, Cbc5 24. � b6+, etc. 21. . .., Cbb8
(15e). Ni mejor ni peor que cualquier otra defensa. 22. Cbb5! Elegante conclusión. 22. ..., cxb5
23. iVc3+, Cbc6. O 23 . . . . , iVc6 24. � xa7+,
con mate. 24. eS. Una jugada terminante: no hay
manera razonable de que la dama negra siga de­
fendiendo el caballo de c6. 24. ..., iVc7. Las
blancas también ganan después de 24 . . . . , fxe5
25. dxe5, d4 26. Cbxd4. 25. e6 (15f), 1-0. Un final
cruel; las blancas atacan tanto el alfil como la dama y, ahora que d7 está batido, tienen la amenaza incluso más grave 26. � b6+. No hay defensa.
39
8
1 5d: Después de 18. ..., <;t>ca
a
1 5e: Después de 21. ..., Cbb8
N
1 5f: Después de 25. e6, 1-0
40
101 M I N I AT U RA S B R I L L A N T E S
1 6. Spasski-Larsen
Bugojno, 1 978
N
Caro-Kann, 4. :. . , �f5
1 6a: Después de 1 1 . ltje4
B
1 6b: Después de 1 4. ..., c4
B
1 6c: Después de 1 8. ..., f6
1 . e4, c6 2. d4, d5 3. ltjc3, dxe4 4. ltjxe4,
�f5 5. ltjg3, �g6 6. ltjf3, ltjd7 7. �d3. Un
plan inusual. Las blancas casi siempre juegan h4,
aquí o en la jugada anterior, a fin de ganar espa­
cio en el flanco de rey. 7. .. . , �a5+?! Es más segura 7 . . . . , e6; después de 8. 0-0, ltjgf6 9. c4,
�d6 (o 9 . . . . , �e?) la posición está igualada. 8.
�d2, �c7. La idea negra es que como la dama
blanca ya no protege el alfil de d3, las blancas es­
tán más o menos obligadas a cambiar los alfiles
ellas mismas; aunque este objetivo es deseable,
no merece la pena dar al primer jugador el tiempo
gratis �d2. 9. �xg6, hxg6 1 0. �e2, e6. 1 0 . . . . ,
ltjgf6 1 1 . 0-0-0 también es incómodo para las negras, ya que 1 1 . . . . , 0-0-0 pierde por 1 2. ltJ g5. 1 1 .
ltje4 (16a) 1 1 . ..., 0-0-0. 1 1 . . . . , ltjgf6 1 2.
ltjeg5, �e? tropieza con 1 3. ltjxf7!, �xf7 1 4.
ltjg5+, �ea 1 5. ltjxe6, �b6 1 6. 0-0-0, con un
ataque muy peligroso. 1 2. g3. Preparando � f4.
1 2. ..., c5?! Habría sido mucho mejor 1 2 . . . . ,
ltjdf6! 1 3. ltjeg5 (1 3. �f4, �a5+) 1 3 . . . . , �d6;
las blancas mantienen una ligera presión, pero
las negras podrán desarrollar el resto de las pie­
zas mediante . . . , ltJ h6-f5, con juego razonable.
1 3. �f4, �c6. 1 3 . . . . , �a5+ 1 4. c3, cxd4 1 5.
'i'c4+, ltjc5 1 6. ltjxd4, M h5 1 7. O-O también es
bueno para las blancas. 1 4. 0-0-0, c4 (16b) 1 5.
ltjc3! Las negras están impotentes para impedir
la ruptura blanca con d5. 15 . ..., ltjh6. A 1 5 . . . . ,
ltjgf6 sigue respondiéndose 1 6. ltjg5. 1 6. d5!,
exd5 1 7. M xd5. La tentativa de las negras de
bloquear la posición ha fracasado y las blancas
señorean en el centro. 1 7. ..., �c5. 1 7 . . . . , ltjf5
1 8. ltjb5, �c5 1 9. �xc4! gana, ya que 1 9 . . . . ,
�e3+ 20. fxe3, �xc4 21 . ltjxa7# es mate. 1 8.
M hd1 , f6 (16c). 1 8 . . . . , M he8 pierde por 1 9.
M Xd7. 1 9. M d6! Contundente conclusión. 1 9.
..., �xd6 20. M Xd6, �c5 21 . M d5, 1 -0, ya
que a 21 . . . . , �c6 es decisiva 22. ltjb5.
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
41
1 7. Gulko-Savón
Lvov (Zonal), 1 978
Defensa Benoni Moderna, Variante Taimánov
1. d4, tb f6 2. c4, e6 3. l2Jc3, eS 4. dS, exdS
s. cxdS, d6 6. e4, g6 7. f4, j,g7 8. j,bS+. Ac­
tualmente se cree que esto es la manera más se­
vera de poner a prueba la Benoni Moderna,
aunque es una opción solamente disponible en
secuencias de jugadas sin un temprano l2J f3. 8.
. .. , éDfd7 9. a4. La línea más flexible; las blancas
esperan a . . . , a6 antes de decidir dónde ponen el
alfil. Según las jugadas exactas de las negras, su
destino podría ser f1 , e2 o d3, o incluso podrían
cambiarlo en d7. 9. ..., 0-0. Otra posibilidad es 9 .
. . . , ¡vh4+ 1 0. g3, VJI¡e7, aunque actualmente está en desgracia. 10. éD f3, éDa6 11. 0-0, éDc7 Es
tentadora 1 1 . . . . , tD b4, pero en b4 el caballo a
menudo se queda en la estacada. 12. j,_ d3, a6
(1 7a) 13. VJii e1. Incluso hoy día no está claro cuál
es la jugada más fuerte; 1 3. tD d2 recibe adecuada réplica con 1 3 . . . . , éDf6!, pero 1 3. \t h 1 es
también muy lógica. 13. ..., _g b8 14. eS!? Las
blancas van directas a la yugular de las negras;
quienes tengan un temperamento más tranquilo
tal vez prefieran 1 4. a5, que da ligera ventaja a
las blancas. Sin embargo, éstas no pueden tener
la pretensión de continuar posicionalmente por
mucho tiempo, ya que la ruptura mediante e5 o f5
es un componente esencial de este sistema. 14.
..., éDb6 (1 7b). La única jugada razonable; las
negras se concentran en el peón débil de las
blancas de d5. 1S. fS! La última jugada de las
blancas las ha comprometido, efectivamente, a
jugar al ataque, sin importar los sacrificios que
ello implique; no pueden sacar ventaja después
de la tímida 1 5. i.e4 (1 5. éDe4 se responde con
1 5. . . . , j,_ f5) 1 5. . . . , f5 1 6. exf6, 'i/xf6 1 7. a5,
éDc4 1 8. VJii e2, b5 1 9. axb6, élJxb6. 1S. ..., dxeS
16. fxg6, fxg6! (1 7c). No 1 6 . . . . , hxg6? 1 7. tlJg5,
C2Jbxd5 (1 7 . . . . , f6 1 8. éDh7!, \txh7 1 9. 'iVh4+,
\tg8 20. j,xg6, _g f7 21 . ¡vh7+, \tf8 22. j,h6
es decisivo) 1 8. 'iVh4, '2Jf6 1 9. i.e3! (1 9.
_g xf6?, ¡vd4+ 20. ¡vxd4, cxd4 mata el ataque)
1 9 . . . . , éDce8 (1 9 . . . . , ¡vxd3 20. _g xf6, ¡vxe3+
21 . \th1 , ¡vxg5 22. iVxg5, j,xf6 23. ¡vxt6 es
muy bueno para las blancas) 20. _g ad1 , con ata-
1 7a: Después d e 12. ..., a6
.
8
1 7b: Después de 14. ..., '2Jb6
1 7c: Después de 16. ..., fxg6!
42
N
1 7d: Después de 18. �h4
N
1 7e: Después de 20. CiJxd5
N
1 7f: Después de 22. ttJxe5!
1 0 1 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
que aplastante. 17. .i,g5, �d6. No hay casillas
ideales P,ara la dama negra. Aquí está expuesta a
un ataque con CiJe4, mientras que después de
1 7 . . . . , �d7, el alfil de ca está encerrado, factor
que las blancas pueden explotar con 1 8. a5,
CiJbxd5 1 9 . .i,c4, �c6 20 . .i,e7!, � f5 21 .
'tJxd5, 'iJxd5 22 . .i,xd5+, 'iVxd5 23. � d1 , se­
guido de una invasión ganadora en d8. 18. 'iVh4
( 1 7d) 18. ..., 'tJcxd5. Gulko criticó esta jugada
en el lnformator 25, pero a mí me parece que el
verdadero error viene más tarde. Después de 1 8.
. . . , 'iJbxd5, Gulko dio 1 9. � ad1 , .i,e6 20 . .i,c4,
'iVc6 21 . .i, h6 como incierto, pero a mí me pare­
ce que las blancas están muy mal después de 21 .
. . . , 'tJxc3 22. bxc3, .i,xh6 23 . .i,xe6+, 'tJxe6
24. 'iVxh6, e4 25. CiJe5,·'iVxa4. En su lugar, de­
bería replicarse 1 9. CiJe4, 'iVc6 20. � ac1 , b6 21 .
.i, h6, con fuerte ataque a cambio de los dos peo­
nes. 19. !;I ad1, c4! 1 9 . . . . , .i,e6 20. 'tJe4, 'iYc6
21 . .i,h6 da a las blancas suficiente compensa­
ción por los peones. 20. CiJxd5 ( 1 7e). Se ha re­
comendado 20 . .i,e4, 'iVc5+ 21 . �h1 , pero
parece peor que la jugada del texto; p. ej.: 21 . . . . ,
.i,e6! (21 . . . . , CiJf6 también es jugable) 22.
'tJxd5 (22 . .i,e3?, ttJxe3 23. CiJg5, h6 24.
'tJxe6, 'tJxd1 25. � xd1 , 'iVf2 y las negras ga­
nan) 22 . . . . , CiJxd5 23. j,xd5, j,xd5 24. j,e7,
�c6 25 . .i,xta, � xf8, con ventaja de las negras.
20. ..., cxd3? Solamente esta jugada les cuesta
a las negras la partida. La línea correcta es 20 .
. . . , CiJxd5! (no 20 . . . . , 'iYxd5? 21 . j,xg6!, 'ti'c5+
22. �h1 , hxg6 23. j,e7 seguido de CiJg5, y las
blancas ganan) 21 . j,xc4, j,e6 22. �h1 (22.
'iYe4, 'ti'c5+ 23. �h1 , CiJf4 24 . .i,xe6+, 'tJxe6,
con ligera ventaja de las negras) 22 . . . . , 'ti'c6 23.
� fe1 , 'iJc7 24. j,xe6+, 'tJxe6 y, en todo caso,
las negras están un poco mejor. 21. 'tJe7+, �h8
22. 'tJxe5! ( 1 7f). Este aplastante golpe cae en
una casilla aparentemente bien defendida. 22. ... ,
j,f5. Después de 22 . . . . , 'iVxe5 23. 'tJxg6+, las
negras pierden la dama, pero incluso la jugada
efectuada les cuesta una pieza. 23. � xf5,
j,xe5 24. � xe5, � f7 1-0.
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
1 8. Browne-Ljubojevié
nlburgo, 1 978
Defensa Nimzoindia, Variante Rubinstein
1. d4, t¿j f6 2. e4, e6 3. tbe3, i,b4 4. e3, o­
5. Jid3, eS 6. tb f3, d5 7. 0-0, exd4 8. exd4,
dxe4 9. i,xe4, b6 1 0. i,gS, i,b7 11. M e1,
t¿jbd7 12. M e1, M eS (18a) 13. �b3!? Una in­
novación en la época de la partida; anteriormente
las blancas jugaban 1 3. i,d3. En nuestros días,
no se cree que haya jugada alguna que dé venta­
ja a las blancas; por ejemplo: 1 3. Ji d3, M ea 1 4.
�e2, i,xc3 1 5. bxc3, �c7, y la posición está
aproximadamente igualada. 13. ..., �e7?! La
novedad de Browne le reporta una recompensa
instantánea, pero no era fácil encontrar una buena continuación en el tablero; 1 3 . . . . , �c7? pierde por 1 4. t¿j b5!, mientras que 1 3 . . . . , i,a5 1 4.
t¿je5, tbxe5 1 5. dxe5, iYd4, que recomendó
Ljubojevié en el lnformator 26, es malo en vista
de 1 6. i,xe6!, t¿jg4 1 7. i,e3, t¿jxe3 1 a. i,xca,
y las blancas ganan material. Las dos líneas ra­
zonables de las negras son la sólida 1 3 . . . . , i,e7
y 1 3 . . . . , i,xc3 1 4. M XC3, h6 1 5. i,h4, �ea,
con igualdad. 14. i,dS! (18b). El método más
obvio para intentar explotar la clavada en la co­
lumna «e» es 1 4. d5, pero fracasa por 1 4. . . . ,
�c5 1 5. t¿ja4, �a5 1 6. dxe6, i,xe1 , y las blan­
cas no pueden justificar el sacrificio. 14. ...,
i,a6?! Las negras no pueden igualar por com­
pleto jueguen lo que jueguen; después de 1 4 . . . . ,
i,xd5 1 5. t¿jxd5, tienen que ceder la dama,
mientras que si 1 4. . . . , M ba, entonces 1 5.
i,xb7, i,xc3 1 6. iVxc3, M Xb7 1 7. d5! , t¿jc5
1 a. b4, y no pueden evitar que dxe6 deteriore su
estructura de peones. La mejor defensa es probablemente 1 4 . . . . , i,xc3!?, pero después de 1 5.
i,xb7 (no 1 5. i,xf6?, i,xe1 ! 1 6. M Xca, i,xf2+
1 7. <;!txf2, t¿jxf6, ganando un peón) 1 5 . . . . ,
i,xe1 1 6. M xca! (las blancas deben evitar 1 6.
i,xca?, i,xf2+! , ya que 1 7. �xf2 pierde un
peón por 17 . . . . , t¿je4+ 1 a. �g1 , t¿jxg5, mien­
tras que 1 7. <;!(f1 , i,xd4! 1 a. t¿jxd4, t¿jc5 1 9.
tbc6, �c7 favorece a las negras) 1 6 . . . . , h6 1 7.
i,h4, M xca 1 a. i,xca, j¿a5, las negras no
igualan por completo, ya que su alfil está mal si­
tuado en a5. 15. iYa4 (18c) 15. ..., i,xe3. 1 5.
43
B
o
1 aa: Después de 12. ..., M eS
N
1 ab: Después de 14. Jid5!
N
1 ac: Después de 15. �a4
44
1 0 1 M I N I AT U RA S B R I L L A N T E S
. . . , ct:Jba 1 6. _ixf6, gxf6 1 7. _ie4, \i'd6 1 a .
.i b 1 es bueno para las blancas en vista del de­
1 ad: Después de 18. \i'a5
1 ae: Después de 20. d5!
N
1 af: Después de 23. ct:Jd4, 1-0
bilitado flanco de rey negro, mientras que des­
pués de 1 5 . . . . , _ia5 1 6. a3, los alfiles negros
están situados muy torpemente. 16. bxc3, ct:Jb8.
Después de 1 6 . . . . , _id3, 1 7. _ib3 seguida de
ébe5 da ventaja a las blancas, pero no 1 7.
¡j¡xa7?, \i'd6, y la dama blanca tiene dificulta­
des. 17. _ib3. Amenazando 1 a. d5. El problema
de las negras es que impedir d5 implica general­
mente permitir que las blancas les destrocen el
flanco de rey con _ixf6. 17. ..., b5. O 1 7 . . . . ,
¡j¡d? 1 a. \i'a3, y las negras difícilmente pueden
evitar doblar el peón «f». 18. \i'a5 ( 18d) 18. ...,
¡j¡b7?! Esto conduce rápidamente al desastre,
pero incluso después de 1 a . . . . , ¡j¡c? 1 9. ¡ja3,
seguida de _ixf6, las negras están mal. 19.
_ixf6, gxf6 20. d5! ( 1Be). La ruptura central, te­
mática, se produce aunque la dama negra ya no
esté en la columna «e». La idea de las blancas
tiene dos aspectos: en primer lugar, quieren debi­
litar la casilla f5 y en segundo lugar, abren la cuar­
ta fila para un traslado relámpago de la dama al
flanco de rey. 20. ..., exd5. 20 . . . . , e5 21 . ¡jb4
deja a las negras con graves dificultades. 21.
\i'b4. También aquí las negras están inermes; su
destrozado flanco de rey está totalmente despro­
visto de defensores mientras que la dama, el alfil
y el caballo de las blancas están todos dispuestos
para atacar. 21. ..., \i'd7. O 21 . . . . , � fea 22.
\i'g4+, � ha 23. \i'h5, �g7 24. _ic2, � xe1 +
25. � xe1 , � ha 26. ébd4, y las blancas ganan.
22. ¡jh4, �g7. 22 . . . . , � cea 23. _ic2, f5 24.
¡jg5+, � ha 25. � xea, � xea 26. _ixf5, ¡j¡e?
27. \i'h5, f6 2a. _ixh7 es decisivo. 23. ébd4
( 1Bf), 1-0. A primera vista, un abandono prematu­
ro, pero las negras no pueden parar las dos ame­
nazas 24. _ic2 y 24. � e?; por ejemplo: 23 . . . . ,
ct:Jc6 24. _ic2 o 23 . . . . , h6 24. � e?.
101 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
45
1 9. Hug-Korchnói
Suiza, 1 978
Apertura Catalana
1 . CiJ f3, e6 2. g3, dS 3. �g2, es 4. o-o, ct:Je6
5. e4, dxe4. Una jugada más bien inusual. 6.
�a4. El orden de jugadas de las negras podría
haberse explotado con t¿ja3, seguida de t¿jc4. 6.
..., �d7 7. 'ifxe4, M eS 8. t¿je3. Es incierto 8.
d4, bS 9. �d3 (9. �xbS?, t¿jb4 gana material)
9 . . . . , cxd4 1 0. t¿jxd4, t¿jb4 1 1 . �d1 , eS 1 2. a3.
8. ..., t¿jf6 9. d4. Transponiendo a la Catalana
normal. 9. ..., b5 10. �d3, exd4. Es más seguro
1 0 . . . . , c4! 1 1 . �c2, �e7, con igualdad. 1 1 .
t¿jxd4, ct:Jes. 1 1 . . . . , t¿jxd4 1 2. 'iYxd4, �es 1 3.
'if d3 es también ligeramente mejor para las blan­
cas. 1 2. �d1, �b6 (19a) 1 3. �gS!? Demasiado lento; pocos años más tarde, en Ribli-Unzicker,
Lucerna (Olimpiada), 1 982, las blancas obtuvieron ligera ventaja con 1 3. a4! , bxa4 1 4. t¿jxa4,
iYb8 1 S. �f4, �d6 1 6. t¿jc3. 13. ..., �e7 1 4.
M e1 , 0-0. Las negras han completado el desa­
rrollo y la posición está ahora igualada. 15. ttJ f3,
t¿jxf3+ 16. �xf3, M fd8 1 7. 'iVb3?! Es mejor
1 7. CiJe4, �c6 1 8. �e1 , forzando cambios. 17.
..., b4 1 8. t¿je4? (19b). 1 8. �xf6, �xf6 1 9.
t¿je4, �e7 puede ser un poco mejor para las ne­
gras, pero ciertamente es preferible a la jugada
del texto. 18. ..., t¿jxe4! El inicio de una combi­
nación decisiva. 19. �xe7, M Xe1 20. M Xe1,
iYxt2+ 21 . �h1. Atacando la torre y el caballo,
pero las negras tienen una salida. 21
, M eS!
22. iVd1 . 22. M d1 pierde por la atractiva maniobra de caballo 22 . . . . , t¿jd2! 23. iYd3, CiJf1 24.
�g2, CiJe3, mientras que 22. M xc8+, �xc8 23.
iVd1 , iYxf3+! 24. exf3, CiJf2+ pierde una pieza.
22. ..., M Xe1 23. iYxe1, �e6! Planteando una
amenaza de la que las blancas no llegan a perca­
tarse. 24. �xb4? (19c). Por extraño que pueda
parecer, la mejor defensa es 24. �a 1 , alejando la
dama del radio de acción del caballo, aunque in­
cluso aquí 24 . . . . , aS debería ganar. 24. ...,
�xe2! 0-1 , ya que 2S. �xe2, t¿jxg3++ 26.
�g1 , ct:Jxe2+ gana una pieza.
1 9a: Después de 12
. .•.
, 'iVb6
N
1 9b: Después de 18. t¿je4?
. .•.
N
1 9c: Después de 24. �xb4?
46
101 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
20. Tal-Larsen
Montreal, 1 979
B
Defensa Siciliana, Variante Richter-Rauzer
20a: Después de 11. ..., b5
N
20b: Después de 15. i., f3!
B
20c: Después de 16. ..., VJtic4
1. e4, c5 2. 4Jf3, 4Jc6 3. d4, cxd4 4. 4Jxd4,
4Jf6 5. 4Jc3, d6 6. i.,g5, e6 7. VJtjd2, i.,e7 8.
0-0-0, a6 9. f4, ítJijc7. Un sistema más bien inu­
sual que nunca ha gozado de verdadera popula­
ridad. 10. i.,e2, 4Jxd4?! Cuando se usa este
sistema hoy día, casi siempre es con 1 0 . . . . ,
i.,d7, aunque entonces 1 1 . i.,f3 es ligeramente
mejor para las blancas. 11. VJtjxd4. El cambio pre­
maturo de las negras ha hecho que a las blancas
les resulte más fácil jugar eS. 11. ..., b5 (20a). 1 1 .
. . . , 0-0 1 2. eS, dxeS 1 3. VJtjxeS, VJtjb6 1 4. CZJ e4, y
las blancas están un poco mejor. 12. eS, dxe5 13.
fxe5, 4Jd5 14. i.,xe7, 4Jxc3. A primera vista,
las blancas no tienen ninguna continuación bue­
na, pero su próxima jugada pone a las negras en
dificultades; 1 4 . . . . , 4Jxe7? fracasa por 1 S.
i.,xbS+, axbS 1 6. CZJxbS. 15. i.,f3! (20b) 15. ...,
4Jxd1? Esta avariciosa respuesta conduce a la
catástrofe; 1 S . . . . , i.,b7? pierde una pieza por 1 6.
i.,d6, i.,xf3 1 7. bxc3!, y 1 S . . . . , �xe7? 1 6. bxc3,
� a7 1 7. i.,c6!, f6 1 8. exf6+, gxf6 1 9. � hf1 da
un ataque decisivo a las blancas. La única mane­
ra de continuar es 1 S . . . . , 4Je2+!; después de es­
to, Tal dio 1 6. i.,xe2, VJtixe7 1 7. i.,f3, i.,b7 1 8.
i.,xb7, VJtjxb7 1 9. 'i'd6, � ca (no 1 9 . . . . , VJiixg2?
20. 'i'd7+, �f8 21 . � hg1 , VJtje4 22. � gf1 , ga­
nando) 20. � d2, VJtjc6 21 . � hd1 , VJtjxd6 22.
� xd6, � a8 23. � b6 como claramente mejor
para las blancas en sus comentarios en el lnfor­
mator27. La línea entera se dio 1 8 años más tar­
de en McDonald-S. Pedersen, Londres, 1 997, en
la que el segundo jugador finalmente obtuvo ta­
blas, pero sólo después de defenderse con sumo
cuidado hasta la jugada 67. 16. i.,d6, 'iVc4 (20c)
17. 'iVb6! Ganando rápidamente, ya que las ne­
gras afrontan demasiadas amenazas: 1 8. i.,xa8,
1 8. � xd1 y 1 8. i.,c6+, i.,d7 1 9. i.,xd7, �xd7
20. VJtjb7+ son solamente unas muestras. 17. ...,
t¿jf2. 1 7 . . . . , l¿je3 1 8. VJ1Jxe3 caza la torre. 18.
i.,c6+, i.,d7 19. i.,xd7+, �xd7 20. VJtjb7+,
�d8 21. VJtjxa8+, VJtjc8 22. iVa7, 1-0 , ya que
las blancas atacan a la vez e7 y f2.
101 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
2 1 . Spasski-Tal
Montreal, 1 979
Defensa India de Dama, Variante Clásica
1 . d4, t¿jf6 2. e4, e6 3. t¿jf3, b6 4. e3, i,b7
S. i,d3, dS 6. b3, i,d6 7. 0-0, 0-0 8. i,b2,
l2Jbd7 9. t¿jbd2. Un sistema inofensivo para las
blancas. 9. . ., VJI¡e7. Esta posición ha ido apare­
ciendo de vez en cuando durante más de 1 30
años; el primer ejemplo que he podido encontrar
es Paulsen-Kolisch, Encuentro (23), Londres,
1 861 . 1 0. �e1 (2 1a). Otra posibilidad es 1 0.
l2Je5, pero 1 0 . . . . , c5 iguala. 1 0. ..., �ad8. Tal
'
sugirió 1 0. . . . , c5 y 1 0 . . . . , l2Je4 como posibles
alternativas, pero la jugada del texto también se
había jugado en el único otro ejemplo de esta
posición que pude encontrar: Calle-Yates,
Karlsbad, 1 929. 1 1 . VJI¡e2. 1 1 . VJI¡e2 recibe ade­
cuada réplica con 1 1 . . . . , tLle4; por ejemplo: 1 2.
cxd5, exd5 1 3. i,a6, i,xa6 1 4. VJ1Jxa6, t¿jxd2
1 5. t¿jxd2, c5, con igualdad. Por tanto, Spasski
juega a impedir . . . , l2Je4. Calle prefirió 1 1 . t¿je5
y acabó ganando después de un juego débil por
parte de las negras. 11 . ..., eS (2 1b) 1 2. exdS.
Las blancas toman la decisión de doble filo de
crearles a las negras los « peones colgantes» ;
l a debilidad o fortaleza d e estos peones depende mucho de la actividad de las piezas de am­
bos jugadores. Aqu í, las negras no deberían .
tener motivos para preocuparse, ya que ninguna de las piezas menores del primer jugador
ataca, de hecho, los peones. Una opción más
segura es 1 2. l2Je5, pero las blancas no pue­
den realmente tener esperanzas de sacar ven­
taja. 1 2 . ..., exdS 1 3. dxeS, bxes 1 4. ¡vea.
Otra jugada de doble filo; las blancas quieren
descartar . . . , l2Je4, pero la dama está expuesta ahora al típico avance liberador . . . , d4. 1 4.
..., �fe8 1 S. �fd1 (2 1c). 1 5. � fe1 tropieza
con dificultades tácticas después de 1 5 . . . . , c4! ;
por ejemplo: 1 6. bxc4, i,b4 1 7. VJI¡c2, dxc4 1 8.
i.. xc4, i,xf3 1 9. gxf3, i,xd2 20. VJI¡xd2, l2Je5
Y las negras ganan. 1 S . ..., d4?! Quizás el signo de jugada dudosa sea más bien severo, ya
que este sacrificio conduce rápidamente a la
victoria. Sin embargo, a la cruda luz de los aná­
lisis caseros, no resulta completamente corree-
47
N
.
21 a: Después de 1 O. � e1
B
21 b: Después de 11 . ..., eS
N
21c: Después de 1 S. � fd1
48
B
21 d: Después de 16. ..., cxd4
N
21 e: Después de 20. 'iVd2
B
21f: Después de 22. ..., l2Jg4
0-1
10 1 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
to. 16. exd4, cxd4 (2 1d) 17. ¡fas? Solamente
esta jugada da ventaja a las negras. Habiendo
jugado tan provocativamente, las blancas de­
berían haber sido consecuentes y tomar el pe­
ón, no con 1 7. ¡fxd4, l2Jc5 1 8. a_ e1 , l2Jxd3!
1 9 . .a. xe7, i,xe7 20. �c3, i,b4 21 . �c7,
i,xd2 22. l2Jxd2, l2Jxb2 23. �xb7, M Xd2 con
gran ventaja de las negras, sino con 1 7. l2Jxd4!
Entonces, las negras tienen varias continuacio­
nes, pero ninguna es muy convincente; por
ejemplo: 1 7 . . . . , i,xh2+ ( 1 7 . . . . , �e5 1 8.
l2J4f3!, ¡fh5 1 9 . .i,e4! anula el ataque negro)
1 8. <t!?xh2, l2Jg4+ 1 9. <i!;>g1 ! (1 9. \t>g3, �e5+
20. f4, �e3+ 21 . l2J2f3, i,xf3 22. l2Jxf3,
l2Jdf6 23. i,xh7+ también favorece a las blan­
cas) 1 9. . .. , �h4 20. l2J2f3! (20. l2J4f3? ,
�xf2+ 21 . <t!i> h 1 , l2Jde5! da la victoria a las ne­
gras) 20 . . . . , �xf2+ 21 . <i!;> h 1 , .a. es 22. i,f5,
a_ c5 23. i,xg4, M xc3 24. i,xc3, y las blan­
cas ganan. 17. ..., CZJe5. Ahora, las negras ob­
tienen un peligroso ataque sin sacrificio alguno.
18. t2Jxe5. 1 8. M e1 , i,xf3 1 9. t2Jxf3, t2Jxf3+
20. gxf3, 'iYb7 favorece a las negras. 18 . ... ,
i,xe5 19. t2Jc4? Alejar este caballo del flanco
de rey es buscarse dificultades, ¡especialmente
teniendo a Tal delante! Hay muchas otras sen­
das falsas: 1 9. i,a3?, �e6 20. t2Jf1 , i,f4! , con
la futura . . . , 'if g4 es muy bueno para las negras;
1 9. M e1 ?!, � d6 20. l2J f1 , t2Jg4 también les da
un peligroso ataque, y 1 9. i,b5, a, d5 es pareci­
do a la partida; la mejor defensa es relativamen­
te 1 9. l2Jf1 !, aunque las negras siguen teniendo
ventaja. 19. ..., M d5 20. 'ifd2 (21e). No hay de­
fensa; p. ej.: 20. i,a3, i.xh2+ 21 . �xh2,
t2Jg4+ 22. <i!;>g3, �f6 23. 'iYd2, CZJxf2! o 20.
�xa7, i,xh2+ 21 . <i!;>xh2, t2Jg4+ 22. <i!;>g3,
a, h5, ganando en ambos casos. 20. ...,
i,xh2+! 21. <i!;>xh2, a_ h5+! Más convincente in­
cluso que 21 . . . . , t2Jg4+. 22. <i!;>g1. O 22. �g3,
l2Je4+ 23. i,xe4, �h4+ 24. <i!;>f3, �xe4+ 25.
<i!;>g3, ¡fh4#. 22. ..., t2Jg4 (21f) 0-1. No hay de­
fensa contra las dos amenazas 23. . . . , 'iVh4 y
23 . . . . , .a. h1 +.
101 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
22. Sosonko-Hübner
íJ..lburgo, 1 979
Apertura Catalana
1. d4, (tJ f6 2. c4, e6 3. g3, d5 4. � g2, dxc4
5. (tJf3, a6 6. 0-0, b5. Esta tentativa de conservar
el peón puede parecer suicida, pero se considera
crítica. 7. (tJ e5, (tJd5. 7 . . . . , c6! ? 8. b3, cxb3 9.
(tJxc6, iVb6 1 O. (tJa5, M a7 es una alternativa
interesante. 8. (tJc3 (22a). Actualmente se pre­
fiere 8. a4. 8. . .., c6? Según la teoría, las negras
deberían continuar con 8 . . . . , �b7 9. (tJxd5,
exd5 (9 . . . . , �xd5? 1 0. e4, �b7 1 1 . �h5, g6
1 2. (tJxg6, fxg6 1 3. iVe5 da la victoria a las blan­
cas) 1 0. e4, dxe4 1 1 . iVh5, g6 (1 1 . . . . , V/ii e7? 1 2.
�g5, iVe6 1 3. M ae1 es muy peligroso para las
negras) 1 2. (tJxg6, fxg6 1 3. V/ii e 5+, �e7 1 4.
V/ii xh8, (tJd7 1 5. h4, 0-0-0, con suficiente com­
pensación por su pequeño sacrificio. Sin embargo, las blancas deberían investigar 1 6. �g5,
V/ii f7 1 7. �xd8, �g7 1 8. 'iVxh7, (tJf8 1 9.
iVxg7, V/ii xg7 20. �g5, que, aunque condenado
por la teoría, me parece incierto. 9. (tJxd5, exd5.
No es mejor 9 . . . . , cxd5; p. ej.: 1 0. e4, dxe4 (1 0 .
. . . , M a7 1 1 . exd5, exd5 1 2. M e1 , �e7 1 3.
(tJxf7! es muy peligroso, mientras que 1 O. . . . ,
�b7 1 1 . V/ii h 5, �c7 1 2. exd5, �xd5 1 3. �xd5,
exd5 1 4. M e1 gana) 1 1 . �xe4, M a7 1 2. �c6+,
CtJd7 1 3. d5 conduce a un ataque muy fuerte. 10.
e4, �e6 11. a4 (22b) 11. ..., b4. 1 1 . . . . , �e7 1 2.
axb5, cxb5 1 3. exd5, �xd5 1 4. t¿jxt7! y 1 1 . . . . , f6
1 2. exd5, cxd5 1 3. V/ii h5+, g6 1 4. t¿jxg6 son am­
bas perdedoras para las negras. 12. exd5,
itxd5. Después de 1 2. . . . , cxd5, las blancas
pueden escoger entre una clara ventaja posicional luego de 1 3. t¿jxc4 y la más ambiciosa 1 3. f4,
M a7 1 4. f5, �c8 1 5. V/iif3. 13. V/iig4!, h5 (22c).
1 3 . . . . , itxg2 1 4. M e1 !, ite7 1 5. V/iixg7, M f8
1 6. \t>xg2, 1 3 . . . . , ite6 1 4. V/ii h 5, V/ii c7 1 5.
M e1 , ite7 1 6. (tJxc6!, tt:Jxc6 1 7. M Xe6, y 1 3 .
. . . , M a7 1 4. itxd5, cxd5 1 5. M e1 , M e7 1 6.
it g5 también son perdedoras para las negras.
14. it xd5!, cxd5. O 1 4 . . . . , hxg4 1 5. itxf7+,
\t>e7 1 6. itg5+. 15. V/ii f5, M a7 16. M e1, M e7
17. itg5, g6 18. itxe7, 1-0.
49
N
22a: Después de 8. (tJ c3
N
22b: Después de 11. a4
B
22c: Después de 13. . ., h5
.
50
1 0 1 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
23. Sax-Ljubojevié
Londres (Phillips & Drew),
B
Defensa Siciliana, 3. c3
23a: Después de S. ..., C2Jc6
B
1 980
1. e4, es 2. C2Jf3, e6 3. c3, dS 4. es, d4. Un
plan más ambicioso que 4 . . . . , C2Jc6, que trans­
pone a la Variante del Avance de la Francesa
después de 5. d4. S. i, d3. 5. cxd4, cxd4 6.
i,b5+, i,d7 7. C2Jxd4, i,xb5 8. C2Jxb5, l¿jc6 re­
cupera el peón con, por lo menos, igualdad para
las negras. S. ..., C2Jc6 (23a) 6. iVe2? El inicio
de un plan malo. Aquí, lo mejor es desarrollarse
con naturalidad; después de 6. 0-0, C2Jge7 7.
l:r e1 , C2Jg6 8. g3, i,e7 9. h4, las blancas están
ligeramente mejor. 6. ..., C2Jge7 7. 0-0, C2Jg6.
Amenazando 8 . . . . , C2Jf4. 8. 'iVe4. Las blancas
quieren asediar el peón de d4 mediante C2Ja3-c2,
con objeto de forzar . . . , dxc3; aunque este plan
fracasa, la jugada del texto no merece un signo
de interrogación, puesto que las blancas ya se
han equivocado en la jugada 6. 8. ..., i,e7 8 . . . . ,
dxc3 9. dxc3, C2Jgxe5 1 O. C2Jxe5, l¿Jxe5 1 1 .
i,b5+, CLJd7 1 2. n d 1 es peligroso para las ne­
gras. 9. C2Ja3, o-o 10. cxd4, cxd4 11. C2Jc2, 'iVc7
(23b) 12. l:r e1. El problema se aclara; después
de 1 2. C2Jcxd4, C2Jcxe5, las blancas tienen un pe­
ón aislado y les resulta muy difícil desarrollar el
flanco de dama. 12 ., l:r d8. Ahora el peón de
d4 está seguro, ya que 1 3. C2Jcxd4 pierde una
pieza por 1 3 . . . . , C2Jxd4 1 4. C2Jxd4, 'iVd7; mien­
tras tanto, las negras quieren atacar el peón eS
con 1 3 . . . . , l:r dS. 13. h4. No 1 3. b3, l:r dS 1 4.
i,c4?, C2Jcxe5! 1 5. i,xd5, exd5 1 6. 'i'xd5,
C2Jxf3+ 1 7. gxf3, iVxc2 1 8. l:r xe7, 'iVd1 +, y las
negras ganan. 13. ..., hS! Renovando la amena­
za . . . , l:r d5. 14. g4? Las blancas se asustan; 1 4.
b3, n d5 1 5. i,b2 favorece a las negras, pero
las blancas deberían haberlo probado. 14
,
hxg4 1S. hS (23c) 1S , ttJcxeS! Una combina­
ción atractiva y devastadora. 16. ttJxeS, fS 17.
iV e2, t¿jf4 18. \i'f1. Las jugadas de las blancas
son forzadas. 18. ..., bS 0-1. Las blancas están
inermes ante las amenazas por la gran diagonal.
Una línea típica es 1 9. t.{Ja3, a6 20. b3, i,d6 21 .
l2Jg6, l2J h3+ 22. � g2, i,b7+.
.
23b: Después de 11. ..., ¡¡¡ c7
N
.
..
.
.
23c: Después de 1S. hS
..•
.•.
1 0 1 M I N I AT U R A S B R I L L A N T E S
24. Korchnói-Hübner
Johannesburgo, 1 98 1
Defensa India de Dama
1. d4, C2Jf6 2. c4, e6 3. C2Jf3, b6 4. C2Jc3,
j,b7 5. i,f4. Una línea claramente inusual. 5.
..., i,e7 6. 'li'c2, C2J h5?! Esto pierde tiempo y
permite a las blancas transponer a variantes re­
lativamente favorables de la India de Dama. Es
mejor 6 . . . . , 0-0. 7. jLd2, d5 8. cxd5, exd5 9.
g3, 0-0 10. i,g2, C2Jf6 11. 0-0 (24a). Mediante
un orden de jugadas inusual, hemos alcanzado
una posición a la que se llega más a menudo
después de 4. g3, jLb7 5. jLg2, i,b4+ 6.
i,d2, i,e7 7. C2Jc3, 0-0 8. 0-0, d5 9. cxd5,
exd5 1 0. 'li'c2 (desde luego, el número de juga­
das difiere en una). Se cree que esta posición
da a las blancas ligera ventaja. 11. ..., M eS?!
Una jugada más bien artificiosa; de las diversas
líneas que se han probado aquí, quizás 1 1 . . . . ,
c5 1 2. M ad1 , C2J bd7 ofrezca las mejores posi­
bilidades para igualar. 12. ct:Je5 (24b). Combi­
nada con 'iVb3, plantea una amenaza latente
contra f7, al explotar la ausencia de la torre de
f8. 12. ..., a6. Las negras quieren jugar . . . ,
C2Jbd7 en una posición en la que puedan replicar a 'iVa4 con . . . , b5; de ahí esta jugada pre­
paratoria. Las blancas también están mejor
después de 1 2 . . . . , C2J bd7 1 3. 'iVa4, C2Jxe5 1 4.
dxe5, C2Je4 1 5. t¿)xe4, dxe4 1 6. M fd1 , así que
la mejor posibilidad era 1 2 . . . . , jLd6, con la in­
tención de replicar a 1 3. C2Jc4 con 1 3 . . . . , jLe7.
13. 'iVb3, C2J bd7. 1 3 . . . . , c5 1 4. dxc5, iLxc5 1 5.
CLJd3 favorece a las blancas. 14. M &d1, b5
(24c) 15. C2Jxd5?! Una combinación en verdad
asombrosa. Objetivamente, no es del todo correcta, pero es muy difícil encontrar la réplica
correcta entre las muchas defensas plausibles.
Korchnói recomendó 1 5. jLg5, C2Jb6 1 6. C2Jd3,
que es lo bastante bueno para procurar ligera
ventaja, pero 1 5. jLf4! es probable y objetiva­
mente lo más fuerte. Una variante es 1 5 . . . . , c6
(1 5 . . . . , C2Jf8 1 6. e4, l¿j e6 1 7. exd5, lZJxf4 1 8.
d6! , l¿jxg2 1 9. l¿jxf7 gana) 1 6. e4, ttJ f8 1 7.
lbxc6! , jLxc6 1 8. exd5, jLb7 1 9. d6, jLxg2
20. dxe7, M Xe7 21 . <;i(xg2, y las blancas han
ganado un peón a cambio de una m ínima com-
51
N
24a: Después de 11. 0-0
N
24b: Después de 12. ttJe5
B
24c: Después de 14. ..., b5
1 01
52
24d: Después de 1 6. �as
·
24e: Después de 1 a. ldc1 !
24f: Después de 19 . . . . , g6
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
pensación. 1 S. . . . , CiJxdS 1 6. �as (24d). El
quid del juego blanco; al abrir la columna «d», las
blancas amenazan tomar el caballo de d5; 1 6.
�xd5, �xd5 1 7. �xd5, CiJxe5 1 8. �xd8,
�xd8 1 9. dxe5, ldxe5 solamente da igualdad.
16 . . . . , ctJ7f6?! 1 6 . . . . , �d6? 1 7. CiJxd7, �xd7
1 8. �xd5 pierde un peón, y 1 6 . . . . , CiJ 7b6 1 7.
�xb6, cxb6 1 8. e4, �f6 1 9. exd5, �d6 20.
CiJc6 es mejor para las blancas, así que la mejor
defensa es 1 6 . . . . , �f6! Entonces 1 7. f4, CiJ7b6
1 8. �xb6 (1 8. e4, �xe5 1 9. dxe5, CiJc4 20.
�c3, CiJxc3! favorece a las negras) 1 8 . . . . , cxb6
1 9. e4, �d6 (1 9 . . . . , CiJc? es incierta después
de 20. CiJxf7, �d7 o 20. �xf7+, \i?h8 21 .
�h5, \i?g8) 20. exd5, ldad8 21 . CiJc6, �xc6
22. dxc6, �xd4+ 23. \i?h 1 deberían ser tablas.
1 7. e4. La amenaza blanca no es tanto tomar el
caballo de d5 inmediatamente, sino más bien au­
mentar primero la presión con ldc1 . 17 . . . . ,
ldca. Las negras se adelantan a las tentativas
blancas de ejercer presión en la columna «C» .
1 a. ldc1 ! (24e). Ahora s e amenaza tomar en d5,
con lo que las negras serán débiles tanto en c6
como en e?. Otra amenaza es simplemente for­
talecerse con ldfd1 antes de recuperar la pieza.
1a . . . . , CiJxe4? Las negras se asustan y devuel­
ven la pieza de ventaja en condiciones desfavo­
rables. Lo mejor era 1 8 . . . . , �d6!; después de
1 9. exd5, �xe5 20. dxe5, ldxe5 21 . �h3!,
ldh5 22. �xc8, �xc8 23. f3, �xd5 24. 'fjc2,
c6 25. ldce1 , las negras tienen, obviamente,
compensación, pero no es suficiente para con­
trapesar su inferioridad material. 1 9. �xe4. Aho­
ra, el segundo jugador tiene verdaderos
problemas, ya que los puntos c6 y f7 son graves
debilidades. 19 . . . . , g6 (24!). 19 . . . . , �d6 no es
mejor; p. ej. : 20. ldc5, ldcd8 (o 20 . . . . , c6 21 .
�f5, M a8 22. �d7) 21 . M xc7!, CiJxc7 22.
�xf7+, � h8 23. �xb7, y ganan). 20. M C6!
Una jugada mortífera. Uno habría esperado tal
vez que las blancas ocupasen la debilidad de c6
con el caballo, pero hacerlo con la torre es inclu­
so más eficaz, ya que el caballo puede quedarse
en eS para mantener la presión sobre f7. 20 . . . . ,
CiJf6. Debe jugarse el caballo, pero ahora f7 se
derrumba. 21 . CiJxf7, �xd4 22. CiJ gS+, � ha
23. � c3, 1 -0. Destrucción total.
1 0 1
MIN I A T U R A S
53
B RI L LANTES
25. Beliavski-Larsen
Tilburgo,
198 1
Defensa Caro-Kann, 4 . . . . , � f5
8
1. e4, c6 2. d4, d5 3. l¿Jc3, dxe4 4. l¿Jxe4,
�f5 5. t¿j g 3, � g6 6. h4, h6 7. t¿jf3, t¿jd7 8.
h5, �h7 9. �d3, �xd3 1 0. �xd3, t¿j gf6 1 1.
i,t4, e6. La línea usual es 1 1 . . . . , �a5+ 1 2.
i,d2, 'fic7, seguido del enroque por el flanco de
dama. Con 1 1 . . . . , e6, las negras quieren enrocar
por el flanco de rey. 1 2. 0-0-0, �e7 1 3. l¿Jes, as.
25a: Después de14 . . . . , a4?
Es más exacta 1 3 . . . , 0-0, esperando a ver la
respuesta blanca antes de comprometerse. 1 4.
� he1 , a4? (25a). Esto es tomarse demasiadas
libertades; 1 4 . . . . , 0-0 aún daría a las negras una
posición jugable. 1 5. t¿j g6! ¡Ahora las negras ya
no van a poder enrocar! 1 5. . .. , t¿jd5 (25b). Es
mala 1 5 . . . . , fxg6 después de 1 6. �xg6+, � f8
1 7. � xe6, �e8 1 8. t¿jf5!, l¿Jxh5 (1 8 . . . . , �xg6 8
1 9. hxg6, �d8 20. �d6+, �g8 21 . M de1 , con
mate) 1 9. 'iYxe8+, M Xe8 20. M Xe7, M Xe7 21 .
i,d6, �f7 22. l¿Jxe7, M e8 23. t¿jf5, M e2 24.
� f1 , seguido de 25. �d1 , y las blancas conso­
lidan su peón de ventaja; una jugada astuta es
1 5 . . . . , a3, pues las blancas no deben dejarse se­
ducir por 1 6. l¿Jxh8?, axb2+ 1 7. �b1 , M a3 1 8.
CZJxf7, 'iYa8! 1 9. �g6, lLJfB 20. t¿jd6++, �d7,
que da un peligroso contrajuego a las negras. En
25b: Después de 1 5 . . . . , t¿jd5
su lugar, es correcta 1 6. b3! , con un juego muy
parecido al de la partida. 1 6. lLJ f5! Otro golpe
contundente. 16 . . , �f8. Muy mala señal, pero
1 6 . . . . , exf5 1 7. l¿Jxe7, l¿Jxe7 1 8. �d6, l¿J e5
1 9. dxe5, 0-0 20. e6 no ofrece esperanzas a las
negras. 1 7. �d6. Ahora que el alfil no está col­
gando en f4, las blancas amenazan de veras to­
mar la torre de h8. 1 7. . . , M Q8. Forzada, pero N
da al primer jugador otro tiempo para el ataque.
18. c4. Desplazando la única pieza negra bien situada.1 8. ... , t¿jb419. iVh3 (25c). Apuntando a
e6. 1 9. . . . , fxg6. No hay nada mejor. 20. � xe6+,
�f7 21. hxg6+ !, �xe6 22. � e1+, l¿Je5 23.
i,xe5, 1 -0, en vista de 23 . . . . , t¿jd3+ 24. �b1 ! ,
l¿Jxe5 25. M Xe5+, �d7 26. l¿Jxg7+, ganando la
dama.
25c: Después de 1 9. �h3
.
..
.
54
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
26. Psajis-Guéller
Ereván (Zonal),
N
1982
Gambito de Dama Rehusado, Defensa Tartako­
wer
26a: Después de 1 O. 'iV d2
N
26b: Después de 1 3. dxc5?!
B
26c: Después de 1 4 . ... , d4!
1. d4, d5 2. c4, e6 3. liJc3, §ie7 4. liJf3,
liJf6 5. §igs, h6 6. §ih4, o-o 7. e3, b6 8. §ixt6.
Un tanto inusual; las l íneas más comunes son 8.
cxd5, 8. Mc1 , 8. Jte2 y 8. Jtd3, pero hay varias
l íneas secundarias para las blancas, incluida la
jugada del texto. 8. . . . , Jtxf6 9. cxd5, exd5 1 O.
� d2 (26a). Las blancas quieren ejercer presión
sobre d5 para impedir el avance liberador . . . , c5.
1 0. . . . , Jte6! A 1 0. . . . , Jtb7 puede replicarse 1 1 .
b4, c5 1 2. bxc5, bxc5 1 3. dxc5, 'iY a5 1 4. Mc1 o
simplemente 1 1 . Md 1 , refrenando con eficacia
. . . , c5. 1 1 . Md1 , 'iY e7 1 2. g3. Ésta es la jugada
crítica porque después de 1 2. Jte2, Md8 1 3.
0-0, liJd7 1 4. 'iYc2, c5, las negras se liberan e
igualan. 1 2 . . . . , eS! También es posible 1 2 . . . . ,
liJd7 1 3. Jtg2, Mfd8, aunque es menos dinámi­
co que la jugada del texto. 1 3. dxc5?! (26b). De
nuevo la jugada crítica, porque si se permite que
las negras jueguen . . . , c5 sin lucha, el plan blan­
co de jyd2 y Md1 parece más bien absurdo. Sin
embargo, resulta que la táctica está a favor de las
negras, así que mejor hubiera sido buscar la
igualdad con 1 3. Jtg2, liJc6 1 4. 0-0, cxd4 1 5.
liJxd4, liJxd4 1 6. exd4, \\Vd7. 1 3. ... , Md8! El
quid: las negras afianzan el peón de d5 y ahora
amenazan 1 4 . . . . , bxc5, con buena partida al te­
ner aún el peligroso alfil de casillas negras. 1 4.
cxb6. Consecuente, pero las blancas están real­
mente jugando con fuego. 1 4. ... , d4! (26c) 1 5.
§ig2 ?! Hay otras líneas dudosas; p. ej. : 1 5.
liJxd4?!, §ixd4 1 6. Jtg2, Jtxb6 1 7. \\Vc2, liJd7
1 8. Jtxa8, Mxa8 1 9. 0-0, Jth3 20. Mfe1 , Jtg4,
con ventaja negra en vista de la debilidad de las
casillas blancas que rodean al rey blanco; 1 5.
liJe2?!, Jtd5 1 6. Jtg2, axb6 1 7. a3, liJc6 con
una iniciativa muy fuerte de las negras, o 1 5.
liJe4?, Jtd5 1 6. liJxf6+, \\Vxf6 1 7. \\Vxd4, \\Vxf3
1 8. b7, Md7! 1 9. Jtb5 (1 9. bxa8=\\V, kxa8 y
1 9. \\Va4, Jtxb7 también dan la victoria a las ne­
gras) 1 9 . . . . , 'iVxh1 + 20. �d2, �xd1 + 21 .
�xd1 , Jtf3+ y las negras ganan. La mejor de­
fensa es, probablemente, 1 5. Jte2, contra la cual
1 01
M IN I A T U R A S
BRILLANTES
55
1 5 . . . . , l¿jcS 1 S. l¿jxd4, i,xd4 1 7. exd4, l¿jxd4
1 8. 0-0, i,c4! 1 9. �xd4, l::rxd4 20. l::rxd4,
i,xe2 21 . ll e1 , axbS es ligeramente mejor para N
las negras, aunque deberían ser tablas. 1 5 . . . . ,
t¿jc6 1 6. l¿jxd4. 1 S. l¿Je4, dxe3 1 7. �xe3,
ll xd1 + 1 8. �xd1 , axbS es claramente muy bueno para las negras, mientras que 1 S. exd4,
i,b3+ 1 7. l¿Je5, i,xd1 1 8. t¿jd5, l::rxd5 1 9.
i,xd5, i,xe5 20. �xd1 , g d8 21 . dxe5, axbS
gana. 1 6 . . . . , l¿jxd4 1 7. exd4 (26d). 1 7. i,xa8,
l::rxa8 1 8. exd4, i,d5+ 1 9. �e2, i,xh1 20.
2Sd: Después de 1 �exd4
�xe7, i,xe7 21 . bxa7, l::rxa7 favorece a las ne­
gras. Los tres peones no proporcionan suficiente
compensación por la pieza, al tener las negras
dos alfiles contra un caballo. 1 7 . . . . , i,h3+ 1 8.
�f1 . 1 8. i,e4, i,xd4 1 9. �e2, i,xc3+ 20.
bxc3, ll e8 21 . f3, axbS es malo para las blancas.
18 . . . . , l::rx d4 1 9. �e3. 1 9. ¡vxd4, i,xd4 20.
ll xd4, �fs 21 . ll f4 (21 . ll d3, ¡vfs 22. ll e3, 8
axbS 23. i,xh3, �xh3+ es parecido) 21 . . . . ,
¡ves 22. g g1 , i,xg2+ 23. l::rx g2, axbS conduce a una versión inferior (para las blancas) del final al que podría haberse llegado después de 1 5.
i,e2. 19 . . . . , �b7 (26e) 20. f3? Solamente esta
jugada conduce a la derrota. Es correcto 20.
g g1 !, ll xd1 + 21 . l¿jxd1 , al no poder las negras
alcanzar nada más que una modesta ventaja; por
ejemplo: 21 . . . . , i,xg2+ 22. l::rx g2, �aS+ 23.
2Se: Después de 19 . . . . , �b7
�e2, �xa2 24. g g1 , axbS 25. �g2, g d8 2S.
g e1 o 21 . . . . , g d8 22. �e2 (pero no 22.
l¿jc3?, i,xg2+ 23. ll xg2, i,xc3 24. bxc3,
¡vaS+! 25. �e1 , ¡vxa2 y las negras ganan) 22 .
. . . , i,xg2+ 23. l::rx g2, �xbS 24. g g1 (o 24. f3,
¡ves 25. l¿jc3, i,xc3 2S. bxc3, ¡vxc3 27. g f2)
24 . . . . , �as 25. �g2, �xa2 2S. l::re 1 . 20 .. . . ,
g xd1 + 21 . l¿jxd1 , ¡va6+ 22. �g1 . 22. �f2, 8
g d8 23. b7, �xb7 también gana. 22 . . . . , g d8
(26f) 23. t¿jf2, i, d4 24. ¡ve1 , i,xf2+! 0-1 , por­
que 25. �xf2 (25. �xf2, g d1 +) 25 . . . . , �xbS+
2S. �f1 (2S. �e3, g d2+) 2S. . . . , i,c8! gana.
2Sf: Después de 22 . . . . , ll d8
56
1 01
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
27. Kaspárov-T. Petrosián
Bugojno,
B
1982
Defensa Bogoindia
27a: Después de 7. . . . , d5
1 . d4, QJ f6 2. c4, e6 3. QJ f3, i, b4+ 4. i, d2,
o/ii e7 5. g3, i,xd2+ 6. o/ii xd2, 0-0 7. i,g2, d5
(27a). En nuestros d ías, esta variante de la Bo­
goindia se juega casi exclusivamente con idea de
. . . , d6 y . . . , e5. Es lógico que el segundo jugador
ponga los peones en casillas negras, dado que
ha cambiado el alfil de ese color. 8. 0-0, dxc4.
Las negras quieren liquidar todos los peones cen­
trales, pero el peligro es que el alfil blanco de g2
ejercerá una acuciante y duradera presión en el
flanco de dama. El plan alternativo es apoyar el
punto d5 con, por ejemplo, 8 . . . . , g d8 9. g c1 ,
c6; aunque la posición de las negras es sólida,
las blancas tienen una pequeña pero duradera
ventaja debido a su alfil más activo. 9. i{Ja3,
(27b) 9 . . . . , eS? Pero esto es definitivamente
erróneo, pues, como se ha explicado más arriba,
todo el plan de liquidar el centro tiene sus peli­
gros. Para empeorar las cosas, las negras ejecu­
tan este plan de manera que les cuesta un tiempo
valioso. Es mejor 9 . . . , g d8; por ejemplo: 1 0.
o/iic2 (o 1 0. i{Jxc4, c5 1 1 . g fd1 , i{Ja6, con sola­
mente ligera ventaja de las blancas) 1 O. . . . , c5 1 1 .
dxc5, o/iixc5 1 2. g fd1 no ofrece a las blancas
más que ligera ventaja. 1 O. dxc5! 1 O. i{Jxc4 per­
mite que las negras transpongan al comentario
anterior con 1 O . . . . , g d8. 1 O . . . . , o/ii xc5. Des­
pués de 1 O. . . . , g d8, las blancas pueden con­
servar la ventaja con 1 1 . o/iie 3, i{Jd5 1 2. o/iid4 o
1 1 . o/iib4, i{Ja6 1 2. o/iixc4, ¡vxc5 1 3. o/iixc5,
i{Jxc5 1 4. i{Je5. 1 1 . g ac1 , i{Jc6 1 2. i{Jxc4.
Más tarde o más temprano, las negras tendrán
que jugar de nuevo la dama; esta pérdida de
tiempo explica por qué su jugada 9 fue una equi­
vocación. 12. . . . , o/ii e7 (27c). 12 . . . . , g d8 1 3.
o/iif4, o/iie7 (si 1 3 . . . . , i{Jd5? , entonces 1 4.
o/iixf7+!) 1 4. QjfeS, i{Jxe5 1 5. i{Jxe5 da a las
blancas el mismo tipo de presión que en la parti­
da. 1 3. i{Jfe5, i{Jxe5 1 4. i{Jxe5. No está muy
claro cómo pueden las negras desarrollar sus pie­
zas del flanco de dama. 1 4. ... , i{Jd5 1 5. g fd1 .
Aumentando la presión; 1 5. i,xd5, g d8 permi­
te a las negras salir del atolladero. 15. .. . , i{Jb6.
.
27b: Después de 9. i{Ja3
B
27c: Después de 1 2. . . . , o/ii e7
1 01
M IN I A T U R A S
B RI L LANTES
Las negras pretenden jugar . . . , f6 y . . . , e5 para
desarrollar el alfil de c8, pero este plan no llega a
materializarse. 1 6. 'ii' a S! (27d). Pese a la presión
blanca, hay que jugar con exactitud para impedir
que las negras se liberen. Esta jugada para 1 6 .
. . . , f6 debido a 1 7. Cijc4, ttJxc4 1 8. ll xc4 seguido de la invasión en c7. 16 . . . . , g6. Jugar directa­
mente 1 6. . . . , ll d8 fracasa a causa de la
debilidad de la primera fila de las negras: 1 7.
CiJc4!, ll xd 1 + (1 7 . . . . , Cijd5 1 8. iLxd5, exd5 1 9.
Cijb6 gana) 1 8. ll xd1 , Cijd7 1 9. 'ii'c7 es decisivo. La jugada del texto prepara . . . , ll d8. 1 7.
ll d3! De nuevo impidiendo 1 7 . . . . , ll d8, esta
vez debido a 1 8. 'ii'c 5! (ahora no hay captura en
d1 con jaque) 1 8 . . . . , 'ii'xc5 1 9. ll xd8+, 'ii'f8 20.
ll xf8+, �xf8 21 . ll c7, y las blancas ganan. 17 .
... , CijdS 1 8. e4. Bloqueando el alfil del fianchet­
to, pero solamente por un momento. Desde luego, las blancas no tienen interés alguno en ganar
un peón en d5, ya que las negras obtendrían un
poco de libertad; la posición blanca es tan fuerte
que pueden ser más ambiciosas. 1 8 . . . . , Cijb6.
18 . . . . , 'ii'b4? pierde por 1 9. llxd5. 1 9. iLf1 !,
ll ea (27e). Las negras querían jugar 19 . . . . , f6,
pero ahora esta jugada fracasa por 20. Cijc4,
Cijxc4 (20 . . . . , iLd7 21 . Cijxb6, axb6 22. 'ii'xb6,
iLc6 23. a3 da a las blancas un peón más con
buena posición) 21 . ll xc4, b6 22. 'ii'c 3, iLa6
23. ll c7, puesto que la torre de d3 está defendida. La profiláctica réplica de las blancas recuerda
alguna jugada de . . . i Petrosián! 20. ll dd1 ! Otra
jugada útil, que activa el alfil de f1 . Las negras están ahora totalmente paralizadas. 20. . . . , llf8.
20 . . . . , iLd7 pierde después de 21 . Cijxd7,
Cijxd7 22. ll c7. 21 . a3!, �g7 22. b3. Las blan­
cas, lenta, pero resueltamente, preparan a4-a5.
22 . .. . , �g8 23. a4, ll d8 (27f). O 23 . . . . , �g7
24. 'ii'd 2, seguido de a5. 24. 'ii' cS!, 1-0. Des­
pués de 24 . . . . , 'ii'xc5 (si 24 . . . . , 'ii'e 8, entonces
25. Cijg4 gana) 25. llxd8+, 'ii'f8 26. ll xf8+,
�xf8 27. ll c7, es solamente cuestión de cuántos peones van a perder las negras.
57
N
27d: Después de 1 6. 'ii' aS!
8
27e: Después de 19 . .. . , ll e8
8
27f: Después de 23.... , ll d8
58
1 0 1
M I NIA T U R A S
B RIL L A N T E S
28. Tal-Van der Wiel
Moscú (Interzonal),
N
Apertura Inglesa
28a: Después de 9. d3
B
28b: Después de 1 3 . . . . , gxfS
B
28c: Después de 1 8 . . . . , VJ/ic6
1982
1 . c4, t¿jf6 2. l¿jc3, e6 3. t¿jf3, b6 4. e4,
�b7 S. � d3. Con la intención de formar un po­
deroso centro con �c2 y d4, así que las negras
deben reaccionar con rapidez. S . . . . , eS 6. 0-0,
l¿jc6 7. eS, l¿Jg4 8. � e4, VJ/ic8?! La teoría ac­
tual prefiere 8 . . . . , f5 9. exf6, l¿jxf6 1 O. �xc6,
�xc6 1 1 . d4, �xf3 1 2. VJ/ixf3, cxd4 1 3. t¿j b5,
con posición aproximadamente igualada. 9. d3,
(2Ba) 9. . . . , l¿JgxeS. Es arriesgado aceptar; 9 . . . . ,
f5 1 0. exf6, l¿jxf6 1 1 . �f4, �e7 1 2. t¿j b5, 0-0
1 3. �d6, VJ/id8!? es más seguro, con ligera infe­
rioridad en el peor de los casos. 1 O. l¿JxeS,
l¿JxeS 1 1 . f4. El rey negro dista mucho de estar
seguro. 1 1 . . . . , l¿jc6?! Es mejor 1 1 . . . . , �xe4
1 2. l¿Jxe4, l¿jc6 1 3. f5, �e7; las blancas tienen
un peligroso ataque, pero no hay nada claro. 1 2.
fS, g6?! 12 . . . . , �e7?! es más o menos igual de
dudosa; p. ej. : 1 3. VJ/ig4, �f6 1 4. t¿j b5, 0-0 1 5.
fxe6, fxe6 1 6. VJ/ih3, g6 (1 6 . . . . , h6 1 7. �xh6) 1 7.
�h6, �g7 1 8. �xg7, �xg7 1 9. t¿jd6, VJ/ic7
20. l¿jf7!, M Xf7 21 . M Xf7+, �xf7 22. VJ/ixh7+ y
ganan. La mejor posibilidad es 1 2 . . . . , l¿jd4, pero
incluso entonces 1 3. VJ/ih5, �xe4 1 4. l¿Jxe4,
exf5 1 5. �g5, h6 1 6. M ae1 , l¿je6 1 7. �h4 da
un ataque muy fuerte a las blancas. 1 3. �gS,
gxfS (2Bb) 1 4. �xfS!, �e7? La única posibili­
dad era 14 . . . . , exf5, pero después de 1 5. VJ/ie2+,
l¿Je7 1 6. M ae1 , M g8 1 7. �xe7, M Xg2+ 1 8.
VJ/ixg2, �xg2 1 9. �h4+, �e4 20. l¿Jxe4, fxe4
21 . M Xe4+, �e7 22. M Xe7+, �d8 23. M fxf7,
�c7 24. �g3+, �c6 25. M xh7, VJ/id8 26.
M hg7, las negras están maniatadas y difícilmen­
te pueden oponerse al avance del peón « h » . 1 S.
VJ/ihS. Decisiva. 1 S . . . . , �xgS. 1 5 . . . . , exf5 1 6.
M ae1 , �d8 1 7. t¿jd5 gana. 1 6. VJ/ixgS, t¿je7.
1 6. exf5 1 7. M ae1 +, �f8 1 8. VJ/ih6+, �g8 1 9.
t¿jd5 y 1 6 . . . . , VJ/ic7 1 7. t¿j b5, VJ/ib8 1 8. �xh7,
a6 1 9. M Xf7! no ofrecen esperanzas. 1 7. �e4.
Amenazando 1 8. l¿jb5. 17 . . . . , �xe4 1 8. l¿jxe4,
VJ/ic6 (28c) 1 9. M xf7! Atractivo final. 1 9 . . . . ,
�xf7 20. VJ/if6+, � g8 21 . VJ/ixe7, M f8 22.
M t1 !, 1 -o.
1 01
M IN I A T U R A S
59
B RIL L A N T E S
29. Van der Wiel-Ftacnik
Áarhus, 1983
Defensa Siciliana, Variante Najdorf, Peón Enve­
nenado
1 . e4, eS 2. t¿jf3, d6 3. d4, cxd4 4. t¿jxd4,
t¿jf6 s.t¿jc3, a6 6. i, gs, e6 7. f4, V/ii b6 8. V/ii d2,
V/ii xb2 9 . .M b1 , V/ii a3 1 O. i,e2 (29a). Esta línea
contra el Peón Envenenado se materializó de re­
pente a principios de la década de 1 980. Des­
pués de unos éxitos iniciales, se encontraron
antídotos, y ahora se ve pocas veces. 1 0 . . . . ,
i,e7 1 1 . 0-0, t¿jc6? Las negras tienen varias lí­
neas jugables, que son 1 1 . . . . , h6, 1 1 . . . . , V/iieS,
11 . . . . , t¿j bd7 y 11 . . . . , V/iia 5, pero ésta no es una
de ellas. 1 2. l2Jxc6, bxc6 1 3. eS!, dxeS 1 4. fxeS,
iYcS+ 1 S. �h1 , V/ii xeS 1 6. i,f4 (29b) 1 6 . . . ,
t¿je4. No hay nada mejor; p. ej.: 1 6 . . . . , V/iia5 1 7.
i,f3, i,d7 ( 1 7 . . . . , 0-0 1 8. t¿jdS} 1 8. _Mb7,
iY d8, y ahora las blancas pueden escoger entre
1 9. l2Ja4, 1 9. l2Je4 y 1 9 . .M d1 , todas muy desa­
gradables. 1 7. t¿jxe4, V/ii xe4 1 8. i,f3, V/ii c4. 1 8 .
. . . , V/iia4 1 9. V/iic 3, i,d7 20. V/iix g7, .M f8 21 .
i,h5, y f7 se derrumbará. 1 9. i,d6! (29c) 1 9 . . . . ,
fS?! Pierde por fuerza, al igual que 1 9 . . . . , f6 20.
i,h5+, g6 (20 . . . . , �f8 21 . ,Mxf6+! , con mate)
21 . i,xe7, �xe7 22. V/iih 6. La mejor posibilidad
es 1 9 . . . . , .M a7, aunque después de 20. i,xe7,
_Mxe7 21 . V/iid 6, f6 (21 . . . . , f5 22. i,xc6+, �f7
23 . .M xf5+, exf5 24. i,d5+, V/iixd5 25. V/iix d5+,
i, e6 tal vez sea la mejor posibilidad de las ne­
gras, aunque también deberían perder) 22.
i,h5+, g6 23. ,Mxf6! , iYdS (23 . . . . , gxh5 24 .
.M b8, con mate, mientras que 23 . . . . , .M f7 24.
,Mxf7, �xf7 25. V/iic7+, �f6 26 . .M e1 ! da un
ataque ganador a las blancas) 24. V/iib 8, iYd7 (o
24 . . . . , V/iid 8 25. i,f3, _Me? 26. V/iib2! , ,Mg8 27.
iYeS, con presión aplastante) 25. i,t3, .M f7 26.
,Mxt7, �xf7 27. V/iif4+, �g8 28. _Md1 , V/iie7 29.
iYeS, las blancas tienen una posición paralizadora. 20. .M fd1 , .M a7. 20 . . . . , i,xd6 21 . V/iix d6,
�f7 22. iYc7+, �f6 23 . .M b6! , V/iic5 24 . .M xc6,
iYa7 25. V/iid6 seguido de 26. _Mc7 gana. 21 .
.M b4, V/ii xa2 22. i,xe7, �xe7 23. V/ii d4, 1 -0 .
La horquilla en a7 y g7 gana una torre.
N
29a: Después de 1 O. i, e2
.
N
29b: Después de 1 6. i,f4
N
29c: Después de 1 9. i, d6!
101 M I N I A T U R A S B R I LL A N T E S
60
30. Ljubojevié-Kaspárov
NikSié,
B
1983
Ataque Indio de Rey
30a: Después de 8. . . , b6!?
.
B
30b: Después de 1 1 . . . , M a7
.
1 . e4, eS 2. lL:Jf3, e6 3. d3, lL:Jc6 4. g3, dS S.
lL:Jbd2, g6 6. � g2, �g7 7. 0-0, ct:Jge7 8. M e1 ,
b6!? (30a). Una jugada instructiva; si las negras
juegan 8 . . . . , 0-0, las blancas replican 9. e5, con
un ataque automático contra el flanco de rey me­
diante ttJf1 , h4 y ttJh2-g4. Las negras retrasan el
enroque a fin de no presentar al primer jugador
un objetivo tan obvio. Solamente después de crear
contrajuego en el flanco de dama o en el centro
se plantearán la posibilidad de enrocar. Desde
luego, siempre debe tenerse cuidado al dejar el
rey en el centro; aquí, sin embargo, el riesgo es
mínimo, ya que las negras están listas para enro­
car si las cosas empiezan a ponerse mal; por
ejemplo, si las blancas abren la columna «e» con
exd5, renunciando así a la opción e5, es probable
que las negras enroquen muy rápidamente. 9.
h4. 9. c3, a5 1 O. a4, �a6 es parecido a la parti­
da. 9. . . . , h6. Ahora puede responderse a h5 con
. . . , g5. 1 O. c3. Si las blancas juegan 1 O. e5, las
negras cambian de plan y enrocan por el flanco
de dama. Después de 1 0 . . . . , V/lic7 1 1 . V/lie2,
�b7 1 2. 0:Jf1 , 0-0-0, por ejemplo, la posición de
las blancas, que sería muy eficaz contra un enro­
que por el flanco de rey, parece estar un poco
fuera de lugar. 1 O , aS. La última jugada blanca
ha debilitado d3, así que las negras ganan espa­
cio en el flanco de dama y preparan . . . , �a6. Se­
ría una equivocación jugar 1 0 . . . . , �a6, ya que
1 1 . exd5, exd5 1 2. V/Ji a4 sería muy desagradable.
1 1 . a4. Es un poco incómodo para las blancas 1 1 .
e5, V/lic7, ya que 1 2. d4, cxd4 1 3. cxd4 recibiría
adecuada réplica con 1 3 . . . . , lL:Jb4. 11 . . . . , M a7
(30b). Las negras, consecuentemente, quieren
efectuar tantas jugadas útiles como sea posible
antes de enrocar; ahora tienen la intención de ju­
gar . . . , M d7 y . . . , �a6. 1 2. 0:Jb3 . Una inexacti­
tud. Debería haberse intentado 1 2. exd5, exd5
1 3. 0:Jb3, 0-0 1 4. �f4 o 1 2. e5, �a6 1 3. lL:Jf1 ,
con posición aproximadamente igualada en am­
bos casos. 12 . . . . , d4! Las negras explotan inme­
diatamente la omisión de exd5 por parte de las
blancas. Si se hubiesen cambiado los peones
. ...
N
30c: Después de 1 4. � d2?
101 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
61
«e», las blancas podrían desarrollar el alfil a f4,
mientras que ahora esto sería absurdo, ya que
las negras pueden replicar simplemente . . . , e5. 8
1 3. cxd4. 1 3. e5, dxc3 1 4. bxc3, M d7 1 5. d4,
cxd4 1 6. cxd4, 0-0 es bueno para las negras. 13 .
. .. , cxd4 1 4. �d2? (30c). Un grave error posi­
cional. Era esencial jugar 1 4. e5 para ganar espacio, pues 1 4 . . . . , �a6 1 5. Me4, Md7 1 6.
�f4 es incierto. 1 4. ... , eS! Ahora las blancas tienen dificultades. Las negras poseen más espacio
y pueden desarrollar fácilmente el resto de las
30d: Después de 16 . . . . , 0-0
piezas; por otra parte, las blancas están comple­
tamente enmarañadas: ¿Adónde pueden ir sus
piezas menores? 1 5. t¿jc1 , �e6 1 6. M e2. Las
blancas intentan solucionar el rompecabezas de
cómo mejorar la posición de las piezas, pero sus
contors i ones contrastan nítidamente con el con­
fortable desarrollo de las negras. 1 6 . . . . , 0-0
(30d). Las negras, finalmente, enrocan. Huelga N
decir que las blancas ya no tienen posibilidades
de ataque en el flanco de rey; de hecho, gracias a
la jugada debilitadora h4, es su flanco de rey el
que está en peligro. 1 7. �e1, f5 1 8. t¿jd2. 1 8.
exf5, gxf5 no ayuda. 1 8 . . . . , f4. La ventaja de es­
pacio de las negras se incrementa; ahora amenazan 1 9 . . . . , fxg3 seguida de 20 . . . . , �g4. 1 9. f3.
O 1 9. gxf4, exf4 20. t¿jf3, t¿je5 seguido de . . . ,
t¿j 7c6, y las negras acabarán instalando un ca­
30e: Después de 21 . hxg5
ballo en e5. 1 9. . .. , fxg3 20. �xg3, g 5. Empieza
el ataque directo. 21 . hxg5 (30e) 21 . . . ., t¿j g6!
Las negras preferirían tomar en g5 con la dama.
22. gxh6, �xh6. El peón es intrascendente, ya
que el flanco de rey del primer jugador está a punto de derrumbarse; once jugadas antes, cuando
Kaspárov efectuó . . . , M a?, ¡difícilmente se ha­
bría imaginado que esta torre se sumaría ahora a 8
un ataque de mate por el flanco de rey! 23. t¿jf1,
M g7 24. M f2, �e3 25. b3. 25. t¿jxe3, dxe3 26.
Mf1 (26. Me2, iVg5 27. iVe1 , t¿jd4 gana) 26 .
. . . , iVg5 27. t¿je2, t¿jf4 acaba con las blancas.
25 . . . ., t¿jf4 (30f) 0-1 . 26. Ma2, t¿jxg2 27.
�xg2, iVh4 es catastrófico.
30f: Después de 25. ... , t¿jf4
0-1
101
62
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
3 1 . Timman-Polugaevski
Tilburgo,
B
1983
Defensa Nimzoindia, Variante Samisch
31 a: Después de 9. . . . , CZJea
31 b: Después de 1 2 . . . . , f6
31 e: Después de 13
.
. . .
, cxd4!
1 . d4, CZJf6 2. c4, e6 3. CZJc3, � b4 4. e3, eS
5. �d3, 0-0 6. a3, �xc3+ 7. bxc3, ct:Jc6 8.
C2Je2, b6 9. e4. U na posición típica de la Varian­
te Samisch de la Nimzoindia; las negras quieren
ganar el peón de c4 con . . . , �a6 y . . . , CZJa5,
mientras que las blancas juegan al ataque en el
flanco de rey. Aquí, las negras deben impedir la
mortífera clavada 1 O. �g5, pero debe evitarse 9 .
. . . , h6, ya que debilita gravemente el flanco de
rey. 9. . . . , CZJea (3 1a). La solución correcta, elu­
diendo la clavada sin crear debilidades. 1 O. 0-0,
�a6 1 1 . f4. A primera vista, el ataque blanco, ba­
sado en f5-f6, parece muy peligroso, pero con un
juego exacto las negras pueden defenderse. 11 .
... , CZJas. La alternativa es 1 1 . . . . , f5, parando el
peón «f» de las blancas una jugada antes que en
la partida. La teoría considera incierta la posición
resultante. 1 2. f5, f6 (3 1b). Las negras deben im­
pedir f6 de las blancas; por ejemplo: 1 2. . .. ,
�xc4 1 3. f6, C2Jxf6 1 4. �g5 da a las blancas un
ataque extremadamente peligroso. 1 3. CZJt4. 1 3.
M f3, cxd4 1 4. M h3, exf5 1 5. exf5 condujo a una
victoria de las blancas en Cvitan-H. Grünberg,
Polanica Zdroj, 1 985, pero en este punto la posición es simplemente incierta. 1 3 . . . . , cxd4! (31c).
Lo más exacto. Es inferior 1 3 . . . . , exf5 1 4. exf5,
�xc4 a causa de 1 5. �xc4+, CZJxc4 1 6. dxc5,
amenazando 1 7. 'iYd5+. 1 4. 'iV hS. 1 4. fxe6, dxc3
1 5. e5 parece peligroso, pero después de 1 5 . . . . ,
fxe5 1 6. �xh7+ (1 6. 'iVh5, C2Jf6 1 7. 'iVxe5, dxe6
1 8. 'iVxc3, 'iYd6 también defiende) 1 6 . . . . , <;!¡xh7
1 7. 'iVh5+, <;!¡g8 1 8. CZJg6, las negras tienen una
elegante defensa con 1 8 . . . . , M xf1 + 1 9. <;!¡xf1 ,
'iVf6+ 20. <;!¡g1 , 'iVxe6 21 . �g5, C2Jf6 22. �xf6,
'iVxf6 23. M f1 , c2! 24. M Xf6, c1 ='iY+ 25. M f1 ,
'iVh6. Esta línea muestra que las capturas de
peones realizadas por las negras no están sola­
mente motivadas por la ganancia de material, si­
no que a veces constituyen un mecanismo de
contrajuego. Después de 1 4. cxd4, las negras
pueden tomar el peón «C» sin temor: 1 4 . . . . , exf5
1 5. exf5, �xc4 1 6. �xc4+, ct:Jxc4 1 7. 'iih 5,
C2Jed6 1 8. CZJg6, �e8, y las negras tuvieron cla-
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
ra ventaja en Ker-Hellers, Gausdal, 1 986. 1 4. . .. ,
exf5 (31d) 1 5. exf5? Jugando a dar mate, pero
esto es demasiado ambicioso; debería haberse
continuado con 1 5. 'iYxf5, Ci:Jd6 (1 5 . . . . , dxc3 1 6.
eS, g6 1 7. ct:Jxg6, y las blancas ganan después
de 1 7 . . . . , �f7 1 8. exf6, �xf6 1 9. 'iYd5+, �g7
20. ct:'lf4 o 1 7 . . . . , Ci:Jg7 1 8. Ci:Je7+, V/iixe7 1 9.
iVxh7+, �f7 20. exf6) 1 6. 'iVd5+, Ci:Jf7 1 7. cxd4,
�c8, y las activas piezas blancas dan bastante
compensación por la próxima pérdida del peón
de c4. 1 5 . . . , ct:'ld61 Defendiéndose con sangre
fría, al despejar e8 para la dama; ocupar esta ca­
silla forzará a las blancas a perder un tiempo para evitar el cambio de damas; sin embargo, la
acción de la dama negra en la columna «e» pro­
porcionará contrajuego. 1 6. �f3, 'iV ea. Jugar di­
rectamente 1 6. . . ., itxc4 permite 1 7. � h3, h6
1 8. Ci:Jg6, itxd3 1 9. M xd3, amenazando sacrificar en h6; p. ej.: 1 9 . . . . , M e8? 20. itxh6, gxh6
21 . M g3!, M e3 22. 'iVxh6, ct:'lxf5 23. ct:'le7++,
�f7 24. 'iVh7+, �e6 25. ct:'lxf5, con ataque de­
cisivo. 1 7. Ci:Jg6 (3 1e). Después de 1 7. 'iVh4,
iixc4 1 8. M h3, h6 1 9. Ci:Jg6, itxd3, la situación
es totalmente distinta, ya que el peón de f5 está
en prise. 1 7. . . . , itxc4. La caballería llega justo a
tiempo; las negras amenazan 1 8 . . . . , itxd3 1 9.
M Xd3, 'iVe1 #, así que las blancas tienen que in­
terrumpir el ataque. 1 8. iit4. 1 8. iixc4+,
C2Jaxc4 1 9. cxd4, ct:'lxf5 20. 'iVxf5, hxg6 deja a
las blancas con poca cosa por los dos peones.
1 8. . . . , itxd31 Ahora el alfil se acerca a la casilla
g6, y el ataque se derrumba. 1 9. M h3 (3 1 f). La
última y desesperada posibilidad, ya que 1 9.
i,xd6, hxg6 y 1 9. M xd3, ct:'lxf5 dan una fácil vic­
toria a las negras. 1 9. . . . , itxf51 No 1 9 . . . . , h6
20. M xd3, y las blancas, de repente, están mejor.
20. 'iVxh7+. Irrumpiendo finalmente en h7, pero
el precio ha sido demasiado alto. 20. . . . , �f7 21 .
M g3, ct:'le4 22. ct:'le5+. 22. M e1 , ct:Jxg3 23.
M xe8, itxg6 da a las negras demasiado por la
dama. 22 . . . . , <t!?e6 0-1 . Las blancas se quedarán
por lo menos con una pieza y dos peones menos.
63
31 d: Después de 1 4. . . . , exf5
N
31 e: Después de 1 7. C2Jg6
N
31 f: Después de 1 9. M h3
64
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
32. Spasski-Seirawan
Zúrich,
B
1984
Defensa Pire
32a: Después de 1 0. . . . , i,xe4
N
32b: Después de 1 3. VJiig4
B
32c: Después de 1 4. . . . , t¿jd7
1 . e4, d6 2. d4, t¿jf6 3. t¿jc3, g6 4. l¿jf3,
i,g7 5. h3, 0-0 6. i,e3. Este sistema fue popu­
lar en la década de 1 980, pero en nuestros días
se ve menos a menudo; las blancas retrasan el
desarrollo del alfil de f1 hasta que vean dónde es­
tará bien situado. 6. . . . , a6 7. a4, b6 8. i,c4,
i,b7?! Es arriesgado permitir que las blancas
avancen en el centro; actualmente se considera
que 8 . . . . , e6 da a las negras excelentes posibili­
dades de igualar. 9. eS, l¿Je4. 9 . . . . , dxe5 1 0.
dxe5, Viilx d1 + 1 1 . Mxd1 es simplemente malo
para las negras, ya que 11 . . . . , i,xf3 pierde ma­
terial después de 1 2. exf6, mientras que 9 . . . . ,
l¿je8 1 O. e6, f5 1 1 . d5, c6 1 2. h4 da un ataque
muy peligroso a las blancas. 1 O. l¿Jxe4, i,xe4
(32a) 1 1 . l¿jg5! A costa del peón «g», las blancas
abren una columna contra el rey negro y ganan
varios tiempos para el ataque. 11 . . . . , i,xg2?!
11 . . . . , d5? 1 2. i,b3, i,xg2 1 3. Mg1 , i,e4 1 4.
l¿Jxe4, dxe4 1 5. VJiig4 recupera el peón con una
presión tremenda sobre las casillas blancas.
Ofrece mejores posibilidades defensivas 1 1 . . . . ,
i,b7 1 2. VJiig 4, e6, pero el futuro de las negras
sigue siendo sombrío. 1 2. Mg 1 , i,c6 1 3. VJiig4
(32b). Se amenaza 1 4. e6, f5 1 5. Viilh 4, h6 1 6.
l¿jf?, con ataque decisivo, así que las negras es­
tán obligadas a hacer otra jugada que no es de
desarrollo para impedir el avance del peón «e».
13 . . . . , e6. 1 3 . . . . , dxe5 1 4. Viilh 4, h6 tropieza con
la combinación 1 5. t¿jxf7!, M Xf7 1 6. M Xg6,
i,d5 1 7. dxe5, i,xc4 1 8. Viilxc4, c6 (las negras
deben intentar liberar la torre de f7; esto amenaza
1 9 . . . . , Viild 5) 1 9. M d1 , Viilc? 20. Viile 6, con pa­
rálisis total. 1 4. 0-0-0. Completando el desarrollo.
La amenaza es 1 5. h4, y si las negras replican
15 . . . . , h5, debilitando g6, las blancas solamente
tienen que retirar la dama para amenazar un mor­
tífero sacrificio de pieza en e6. 14 . . . . , t¿jd7 (32c)
1 5. h4. Sería extremadamente difícil de ganar 1 5.
tiJxf7, M xf7 1 6. Viilx e6, Viilf8 1 7. Viilxf7 +, Viilxf7
1 8. i,xf7+, Wxf7 1 9. d5, l¿Jxe5 20. dxc6, l¿Jxc6,
así que las blancas quieren más. 15 . . . . , dxe5.
1 5 . . . . , h5 1 6. VJiig 3, Viiie? (intentando apoyar e6)
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
65
1 7. C[Jxe6, fxe6 1 8. �xg6 da la victoria a las
blancas. 1 6. dxe5. 1 6. C[Jxe6 parece prometedora, pero la cosa no es tan clara después de 1 6. 8
. . . , fxe6 1 7. iVxe6+, � h8 1 8. �xc6, exd4 1 9.
i,xd4, i,xd4 20. g,xd4, �f6! 1 6 . . . . , �e7
(32d) 1 7. g,xd7!? Un imaginativo sacrificio a fin
de ganar un tiempo para h5; difícilmente puede
criticarse esta jugada, porque da ventaja a las
blancas. Sin embargo, debe mencionarse que la
más simple 1 7. f4, les habría dado un ataque muy
fuerte sin inversión suplementaria de material. 1 7.
32d: Después de 16 . .. . , 'ijfe7
. . . , i,xd7. No es mejor 1 7 . . . . , �xd7 1 8. h5; p.
ej. : 18 . . . . , g, fe8 1 9. C[Jxh7! , �xh7 20. hxg6+,
�g8 21 . gxf7+, �xf7 22. J.,h6, g, e7 23.
i,xg7, �xg7 24. J.,xe6+, � h8 25. �h4+,
�h7 26. �f6+, g,g? 27. J.,f5 y ganan. 1 8. hS
(32e) 18 . . . . , fS?! Esto permite al primer jugador
ganar de manera más bien fácil. Otras defensas
de las negras requieren un juego exacto de las N
blancas. En primer l ugar, después de 1 8 . . . . , h6
1 9. hxg6! , hxg5 20. i,xg5, �c5 (20 . . . . , �e8
21 . gxf7+, g,xf7 22. i,f6, �f8 23. �g6, segui­
do de 24. J.,d3 gana) 21 . J.,f6, �xf2 22. J.,xg7,
�xg 1 + 23. �xg1 , �xg7 24. i,d3!, las negras
siguen teniendo graves problemas con su ex­
puesto rey; en segundo lugar, 1 8 . . . . , g,fd8 1 9.
C[Jxh7, i,xe5 pierde por 20. hxg6, f5 21 . �xf5,
i,xb2+ 22. �xb2, 'ijfb4+ 23. i,b3, 'ijfxb3+ 24.
32e: Después de 1 8. hS
cxb3, exf5 25. J.,h6!, y las blancas ganan dema­
siado material. Finalmente, 1 8 . . . . , J.,xe5 1 9.
C[Jxh7, 'ijfb4 (1 9 . . . . , g, fd8 transpone a la línea
anterior) 20. J.,d4! , 'ijfxc4 21 . J.,xe5, 'ijfxg4 22.
C[Jf6+, �g7 (22 . . . . , �h8 23. t¿jxg4+ gana) 23.
t¿jxd7+, f6 24. g,xg4, fxe5 25. g,xg6+, � h7 26.
C[Jxf8+, g,xf8 27. g,xe6 da a las blancas un final
de torres muy prometedor. 1 9. 'ijfh3, f4. 1 9 . . . . , N
h6 pierde por 20. hxg6, J.,xe5 21 . t¿jf7. 20.
hxg6, J.,xe5 21 . C[Jxe6. También gana 21 . C[Jf7.
21 . . . . , J.,xe6 22. J.,xe6+ (32f) 22 . . . . , � g7. 22 .
. . . , �h8 23. g, h1 gana. 23. gxh7+, 1 -0. Es mate en pocas jugadas.
32f: Después de 22. i,xe6+
66
1 01
M I N I A T URA S
33. Nunn-Sosonko
Tesalónica (Olimpiada),
BRILLANTES
1984
Defensa Siciliana, Ataque Velimirovié
33a: Después de 1 1 . a3
33b: Después de 13 . .. . , ttJ xdS
1 . e4, eS 2. CLJf3, ttJ c6 3. d4, cxd4 4. ttJ xd4,
ttJf6 5. ttJc3, d6 6. i,c4, e6 7. i,e3, a6 8.
� e2, � c7 9. 0-0-0, ttJ aS 1 0. i,d3, bS 1 1 . a3
(33a) 11 . . . . , i,b7. La alternativa principal es 11 .
. . . , M ba, pero las negras aún no amenazan . . . ,
b4 porque esto dejaría colgando el peón de a6.
1 2. g4, dS. La jugada crítica, ya que una vez que
se haya expulsado el caballo de f6 con g5, a las
negras les resultará mucho más difícil generar
contrajuego. 1 3. exdS, ttJ xdS (33b). Parece que
todo les va bien a las negras, puesto que la dia­
gonal abierta de b7 a h1 va en contra de las blan­
cas al exponer la torre de h1 a un ataque. 1 4.
ttJ dxbS! Si no fuese por este detalle táctico, todo
el plan blanco sería desacertado. 1 4 . . . . , axb5.
No hay mucho donde escoger: solamente entre
esto y 1 4 . . . . , �ba. Después de la jugada de da­
ma, 1 5. ttJxd5, i,xd5 1 6. ttJc3, i,xh1 1 7. M Xh1
da a las blancas bastante compensación por su
pequeño sacrificio. De manera objetiva, la posi­
ción se valoraría probablemente como «incierta» ,
pero en la práctica es mucho más fácil jugar las
blancas. Es mala 1 4 . . . . , �e5? en vista de 1 5.
ttJxd5, i,xd5 1 6. i,b6!, �f4+ (1 6 . . . . , �xe2
pierde por 1 7. ttJc7+) 1 7. �b1 , M ca 1 a. i,xa5,
i,xh1 1 9. M xh1 , axb5 20. i,xb5+, �e7 21 .
i,b4+, �f6 22. i,d2, con ataque decisivo. 1 5.
i,xb5+, � d8 Forzada, ya que 1 5 . . . . , i,c6 1 6.
ttJxd5, exd5 1 7. i,b6+, �e7 1 a. i,xa5, �xe2
1 9. i,xc6+, �e7 20. M he1 y 1 5 . . . . , ttJc6 1 6.
ttJxd5, exd5 1 7. i,c5+, i,e7 1 a. i,xc6+, i,xc6
1 9. M he1 dan la victoria a las blancas. 1 6.
ttJ xdS (33c) 1 6 . . . . , exdS. Lo mejor; después de
1 6 . . . . , i,xd5 1 7. M Xd5+!, exd5 1 a. M d1 , las
blancas tienen clara ventaja; p. ej. : 1 a . . . . , �ca
1 9. M Xd5, i,d6 20. i,a6+, CLJb7 21 . i,xb7+,
�xb7 22. �b5+, �ca 23. i,b6, M ba (23 . . . . ,
�d7 24. �c4+, �b7 25. M b5, M a6 26.
i,c7+, �a7 27. i,xd6 gana porque las negras
no pueden capturar el alfil) 24. 'iia6+, �b7 25.
�xb7+, �xb7 26. ;gxd6 y, con tres peones pa­
sados y ligados a cambio de la calidad, las blan­
cas tienen posición ganadora; 1 a . . . . , i,e7 1 9.
.
33c: Después de 1 6. t2J xd5
1 0 1
M I N I AT U R A S
67
BRILLANTES
�xd5+, e;!? es 20. �f3 (amenazando 21 . �d7)
20 . . . . , �bS 21 . jÍa6+ gana; 1 S . . . . , LtJb7 1 9. N
�g5+, e;!? es 20. �eS+, t¿jdS 21 . �xd5 gana;
1 S . . . . , G¿jc6 1 9. �c4!, LiJe? 20. �xd5+ es de­
cisivo, y, por último, 1S . . . . , �d6 1 9. �xd5,
LtJb7 (relativamente lo mejor; 19 . . . . , <;!?es trans­
pone a la primera línea) 20. �a6, �xa6 (20 . . . . ,
gbS 21 . jÍxb7, ldxb7 22. �d3, c;i?d7 23.
jÍc5, ll b6 24. �f5+, c;i?dS 25. jÍxb6, �xb6
26. c4 gana) 21 . �xa6, �e7 22. �e2 da a las
blancas tres peones y un ataque constante por la
33d: Después de 1 7. � d3!
pieza. 1 7. ll d3! (33d). El traslado de la torre a c3
cortará al rey negro la ruta de escape vía eS y bS.
17 . . . , G¿Jc4! De nuevo, las negras encuentran la
mejor defensa; 1 7 . . . . , jÍd6 1 S. ll c3, G¿Jc4 1 9 .
.]ld1 , � eS 20. jÍxc4, dxc4 21 . �xc4, 1 7 . . . . ,
�d6 1 S . .]lc3, jÍe7 1 9 . .]le1 , t¿jc6 20. jÍb6+,
c;i?d7 21 . �f3 y 1 7 . . . . , jÍc5 1 S . .]lc3, jÍxe3+
1 9. �xe3, �d6 20. b4 son todas perdedoras N
para las negras. 1 8. ll c3 (33e). Las alternativas
1 S. jÍxc4, �xc4 1 9. jÍb6+, �d7 20. �f3,
.]les 21 . �xf7+, jÍe7 y 1 S . .]le1 , G¿Jxe3 1 9.
�xe3, jÍe7 son inciertas. 1 8... . , jÍb4 ? (33f).
Solamente esta jugada les cuesta a las negras la
partida. La defensa correcta es 1 S . . . . , jÍxa3! ,
contra l a cual 1 9. bxa3 (1 9. jÍxc4? pierde por 1 9 .
. . . , jÍb4!) 1 9 . . . . , ll xa3 20. ll xa3 (20. ll xc4,
dxc4 21 . .]ld1 +, �eS 22 . .]ld7, ll a1 + 23.
33e: Después de 1 8. ll c3
Wb2, ll a2+! 24. � b1 , ll a1 + es jaque conti­
nuo) 20 . . . . , G¿Jxa3 21 . ll e1 (la amenaza es 22.
jÍg5+ seguida de 23. �eS+) 21 . . . . , � es (21 .
. . . , t¿jxb5 22. �xb5, �c6 es también solamente un poquito mejor para las blancas) 22. �d3,
G¿jxb5 23. �xb5, �c4 24. �xc4+, dxc4 25.
� d4 conduce a una insignificante ventaja blanca
en el final. 1 9 .]lxc4! Este nuevo sacrificio resul- B
ta decisivo. 1 9 . . . . , dxc4 20. ll d1 +, W c8 21 .
ll d4. La manera más convincente de ganar; las
negras deben devolver una pieza, pero entonces
se nivela el material al tiempo que persiste el ata­
que blanco. 21 . . . , jÍd5 22 . .]lxd5, jÍd6 23.
ll d4, 1 -0. Es inevitable una nueva pérdida de
material.
.
.
.
33f: Después de 18 . . . , �b4?
.
68
1 0 1
M I N I AT U R A S
B R I L L A N TE S
34. Timman- Ljubojevié
Linares,
B
1985
Defensa Siciliana, Variante Najdorf, Peón Enve­
nenado
34a: Después de 1 4. . . . , i,xf6
N
34b: Después de 1 9. � c3
N
34c: Después de 22. �h3!, 1 -0
1 . e4, es 2. t[jf3, d6 3. d4, cxd4 4. t[jxd4,
t[jf6 S. t[jc3, a6 6. i,gS, e6 7. f4, �b6 8.
�d2, �xb2 9. ldb1 , �a3 1 0. i,e2, i,e7 1 1 .
0-0, t[jbd7. Tenemos l a misma línea del Peón
Envenenado que en la partida 29; como ya se
mencionó entonces, también son jugables 11 . . . . ,
h6, 1 1 . . . . , �c5 y 1 1 . . . , � a5. La jugada del tex­
to parece la más natural, pero permite una sor­
prendente ruptura en el centro. 1 2. eS, dxeS 1 3.
fxeS, t[jxeS 1 4. i,xf6, i,xf6 (34a). Según el es­
tado actual de la teoría, lo mejor es 1 4 . . . . , gxf6
1 5. t[je4, f5 1 6. ldb3, 'iV a4, con posición incier­
ta. Sin embargo, difícilmente puede criticarse a
Ljubojevié la natural jugada del texto. 1 S. ld xf6,
gxf6 1 6. t[je4, t[jd7? Pero esto es definitiva­
mente erróneo; 1 6 . . . . , 'iV e7 1 7. 'iVf4, e;!? d8 1 8.
t[jxf6, t[jd7 1 9. t[jxd7, i,xd7 20. ldxb7 es la
mejor continuación, con la que las blancas están
ligeramente mejor. 1 7. ldb3, 'iVxa2. Después de
1 7 . . . . , 'iVa4, 1 8. 'iVc3 (amenazando 1 9. lda3)
1 8 . . . . , e5 1 9. lZJ f5 da un ataque enorme a las
blancas; p. ej.: 1 9 . . . . , 'iVc6 20. 'iVb4, t[jc5 21 .
t¿jg7+, c;!?f8 22. t[jxc5, c;!?xg7 23. t[je6+, fxe6
24. ldg3+, c;!?f7 25. i,h5#. Ahora es demasiado
tarde para 1 7. . . . , 'iV e7 en vista de 1 8. lZJ c6! ,
bxc6 1 9. t[jd6+, c;!?d8 20. 'iVa5+, t[jb6 21 .
'iVxb6+, c;!?d7 22. t[je4!, ldd8 23. ldd3+, c;!?e8
24. iVxc6+, i,d7 25. ldxd7, ganando. 1 8.
t[jd6+, c;!?f8. 1 8 . . . . , c;!?e7 fracasa por 1 9. 'iVb4,
�a1 + 20. c;!?f2. 1 9. 'iYc3 (34b) 19 . . . . , c;!?g7?!
Pierde enseguida; las negras deberían haber in­
tentado ceder una pieza para salvaguardar el rey
mediante 1 9 . . . . , ldg8 20. t[jxc8, c;!?g7 (20 . . . . ,
t[je5 21 . ldxb7 es muy bueno para las blancas).
Entonces 21 . t[jd6, t[je5 22. t[jf3 da un peligro­
so ataque a las blancas, pero las negras seguirí­
an luchando. 20. t[j4fS+, exfS. 20. . . . , c;!?f8
pierde por 21 . VJjjc 7. 21. t[jxfS+, c;!?g 6. 21 . . . . ,
c;!?f8 22. �b4+, con mate. 22. 'ith3! (34c), 1 -0.
No puede replicarse a las amenazas 23. ld g3#,
23. �g4# y 23. 'iVh5#.
.
10 1
M I N I AT U RA S
69
B RI L LANTES
35. Yusúpov-Nogueiras
Montpellier (Candidatos),
1985
Gambito de Dama Rehusado, Variante del Cambio
8
1 . d4, d5 2. c4, e6 3. l2Jc3, c6 4. C2Jt3, C2Jt6
5. �g5, l2Jbd7 6. cxd5, exd5 7. e3, �d6. Las
negras proyectan el ambicioso plan . . . , l2J f8-g6
seguido de . . . , h6, forzando el cambio del alfil
blanco de casillas negras; el defecto es que el rey
tiene que quedarse en el centro durante mucho
35a: Después de 8. . .. , C2Jt8
tiempo. 8. �d3, l2J f8 (35a) 9. l2J e5 . La réplica
más aguda; las blancas tienen la intención de ju­
gar f4, consolidando el caballo en eS. 9 . . . , �b6.
Una jugada más bien avariciosa con el peón de
b2 como objetivo (¡ya hemos visto varias tomas
fatídicas del peón de b2 en este libro!). Una alter­
nativa jugable es 9 . . . . , �e?, contra la cual 1 O. f4,
h6 1 1 . �h4, g5 1 2. fxg5, hxg5 1 3. �xg5, gg8 N
1 4. �h4, �xe5 1 5. dxe5, �xe5 1 6. �f3 es in­
cierto; sin embargo, un jugador de ataque preferiría las blancas, ya que el rey negro está atrapado
en el centro por el momento. 1 O. 0-0. Las blancas
no quieren perder un tiempo en defender el peón
«b». 1 0 . . . . , �xe5. Es muy peligroso 1 0 . . . . ,
�xb2 1 1 . gc1 ; por ejemplo: 1 1 . . . . , l2Jg6 1 2. f4,
0-0 1 3. g c2, �b6 1 4. �xf6, gxf6 1 5. l2Jg4,
�xg4 1 6. �xg4, con un ataque muy fuerte, Tim­
35b: Después de 1 1 . dxe5
man-Ljubojevié, Encuentro KRO (5), Hilversum,
1 987. El segundo jugador, por tanto, decide eliminar el peligroso caballo, pero esto produce el
efecto de debilitar las casillas negras. Las negras
todavía no están mucho peor, pero el hecho de
que su rey siga en el centro significa que incluso
el menor desliz podría resultar fatídico. 1 1 . dxe5
(35b) 1 1 . . . , l2Jg4? Esta jugada es una equivo- N
cación a causa de la fuerte réplica de las blancas.
Es correcta 1 1 . . . . , l2J6d7, contra la cual 1 2. �f4
(1 2. �a4 es dudosa debido a 1 2 . . . . , l2Je6) 1 2 .
. . . , ltJcS 1 3. l2Ja4, l2Jxa4 1 4. �xa4, l2Je6 fue
incierto en Gulko-Smagin, Moscú, 1 984. 1 2.
�a4! (35c). Esto pone de manifiesto la debilidad
de la jugada anterior de las negras: 1 2 . . . . , l2Jxe5
pierde por 1 3. C2Jxd5, mientras que 12 . . . . , l2Je6
es imposible, ya que el caballo de g4 está colgan­
35c: Después de 1 2. 'fia4!
do. 12 . . . . , �xb2. Después de 1 2 . . . . , �d7, las
blancas pueden adquirir gran ventaja tanto con
.
.
70
N
35d: Después de 1 3. M ac1
N
35e: Después de 1 4. � d4!
B
35f: Después de 1 6 . . . . , M g8
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
1 3. e6, �xe6 1 4. l¿jxd5, �xd5 1 5. �xg4 como
con 1 3. VJ/1 a3, f6 1 4. exf6, gxf6 1 5. � f4; puesto
que las alternativas son imposibles, la jugada del
texto es prácticamente la única posibilidad cons­
tructiva de las negras. Sin embargo, los peligros
son obvios. 1 3. M ac1 (35d). Desde luego, no 1 3.
l¿jxd5?, �xe5, y la amenaza de mate en h2 ha­
ce que se cambien las tornas. También es inferior
1 3. t¿j b5 porque 1 3 . . . . , cxb5 1 4. �xb5+, �d7
1 5. M ab1 , �xb5 1 6. �xg4, �d7! es incierto.
13 . . . , �d7. 1 3 . . . . , l¿Jxe5 pierde por 1 4. M C2,
�b6 1 5. t¿jxd5, mientras que 1 3 . . . . , a5 1 4.
l¿jb5!, t¿je6 1 5. t¿jd6+, �f8 1 6. �xg4, �xe5
1 7. l¿Jxc8, h5 1 8. t¿j b6 dio la victoria a las blan­
cas en Hjartarson-Ljubojevié, Tilburgo, 1 989 (otro
cero para «Ljubo» en esta línea). 1 4. �d4! (35e).
A veces son las jugadas de apariencia relativa­
mente tranquila las que resultan más mortíferas.
Alineando las dos damas en la misma diagonal,
las blancas plantean la amenaza 1 5. t¿jxd5 (se
amenazan también 1 5. tt:Je4 y 1 5. l¿j b5). Ade­
más, las negras tienen que preocuparse por la
posibilidad 1 5. e6, �xe6 1 6. �xg7, cazando la
torre. 16 . . . . , f6 . No hay defensa; p. ej.: 14 . . . . ,
t¿jg6 1 5. e6, �xe6 1 6. �xg6, hxg6 1 7. �xg7,
�d7 1 8. M b1 , y las blancas ganan; o 1 4 . . . . ,
�c8 1 5. h3, t¿j h6 (1 5 . . . . , t¿jxf2 fracasa por 1 6.
�c5) 1 6. �c5, t¿jg8 (la posición de los caballos
negros es cómica, por lo menos para cualquiera
que no sea Nogueiras) 1 7. �d6, t¿je6 (1 7 . . . . ,
l¿jd7 1 8. e6, fxe6 1 9. �xe6+, �f8 20. �f4 es
decisivo) 1 8. t¿jxd5, cxd5 1 9. M b1 , seguido de
20. � b5+. 1 5. exf6, gxf6 1 6. �xf6, M QB (35f).
O 1 6 . . . . , l2Jxf6 1 7. �xf6, M g8 1 8. l¿jxd5. 1 7.
t¿jb5! El motivo del ataque en descubierta surge
en todos los casos. Ahora las negras pierden la
dama. 17 . . . . , �xb5. 17 . . . . , �xd4 1 8. l¿jd6# es
un atractivo mate. 1 8. �xb5, t¿je6 1 9. � b2 ,
cxb5 20. �h4 , 1 -0.
.
10 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
36. Tal-Korchnói
Montpellier (Candidatos),
71
1985
N
Defensa Siciliana, Ataque Richter-Rauzer
1 . e4, eS 2. Qjt3, d6 3. d4, cxd4 4. Qjxd4,
Qjt6 5. Qjc3, Qjc6 6. �g5, e6 7. �d2, �e7 8.
0-0-0, 0-0 9. Qjb3, a5 1 0. a4, d5 1 1 . �b5! (36a).
Esta jugada, originalmente idea de Vitolins, alcan­
zó fama gracias a la presente partida. Hoy día se
considera la mejor jugada de las blancas, y es la
razón por la que la variante con 9 . . . . , a5 1 0. a4,
36a: Después d e 1 1 . i.,b5!
d5 se ve ahora pocas veces. 11 . . . . , dxe4. Tal vez
1 1 . . . . , Qjb4 sea la mejor posibilidad de las ne­
gras, aunque las blancas pueden retener una lige­
ra ventaja con 1 2. e5, Qjd7 1 3. �xe7, V/lixe7 1 4.
f4 o simplemente 1 2. I:r he1 ; 1 1 . . . . , Qjxe4 1 2.
4Jxe4, dxe4 1 3. V/lixd8, �xd8 1 4. �xd8, Qjxd8
1 5. Qjc5, f5 1 6. I:r d6 dio ventaja a las blancas en
la partida anterior Tai-Sisniega, Taxco (lnterzonal), a
1 985. Korchnói intenta mejorar la variante, pero su
jugada tampoco soluciona el principal problema
de las negras: su incapacidad para desarrollar el
alfil de casillas blancas. 1 2. V/lixd8, � xd8 (36b).
Después de 1 2. . .. , I:r xd8, Tal dio 1 3. Qjxe4,
4Jxe4 1 4. �xe7, I:í,xd 1 + 1 5. I:í,xd1 , pero esto
no parece especialmente claro después de 1 5. . . . ,
Qjxf2. Por tanto, es mejor 1 3. I:r xd8+, �xd8 1 4.
I:í,d1 , i.,e7 1 5. i.,xc6, bxc6 1 6. Qjxe4, con ven­
36b: Después de 1 2. . . . , i.,xd8
taja de las blancas. 1 3. I:r he1 . 1 3. �xf6, i.,xf6
1 4. Qjxe4 también da ligera ventaja a las blancas.
1 3 . . . . , Qja7. Otras jugadas tampoco igualan.
Después de 1 3 . . . . , i.,b6 1 4. �xf6, gxf6 1 5.
Qjxe4, f5 1 6. Qjf6+, <;!tg7 1 7. Qjd7, i.,xf2 1 8.
4Jxf8, i.,xe1 1 9. tt:Jxe6+, las blancas retienen la
ventaja sea cual sea la manera como capturen las
negras; 1 3 . . . . , h6 1 4. i.,xf6, i.,xf6 1 5. tt:Jxe4 .da N
a las blancas un útil tiempo de ventaja con res­
pecto al comentario anterior y, por último, 1 3 . . . . ,
Qjg4 1 4. i.,xd8, Qjxd8 1 5. tt:Jxe4 es claramente
mejor para las blancas. 1 4. i.,c4, h6. 1 4 . . . . , Qjc6
1 5. Qjc5 también favorece a las blancas. 1 5.
i.,xt6 gxf6. O 1 5 . . . . , i.,xf6 1 6. tt:Jxe4, i.,e7 1 7.
Qjbc5, y las negras siguen teniendo dificultades
para desarrollarse; por ejemplo: 1 7. . . . , b6 1 8.
Qjd7, �xd7 1 9. I:í,xd7, con ventaja de las blan­
36c: Después de 16. Qjxe4
cas. 16. Qjxe4 (36c) 16 . ... , f5 1 7. Qjd6, �c7
Las negras tienen la intención de jugar 1 8. . . . ,
,
.
72
B
36d: Después de 1 8. . . . , b6?
N
36e: Después de 22. t¿j d4
N
36f: Después de 24. t¿j b5, 1 -0
1 0 1
M I N IAT U R A S
BRILLANTES
l:,d8, forzando al caballo a retirarse o a cambiar­
se por el molesto alfil. 1 8. g3. Jugar directamente
1 8. l2Jc5, b6 1 9. t¿jxc8, _tt4+! (no 1 9. . . . ,
l:,axc8 20. t¿jxe6) 20. � b1 , l:,axc8 21 . t¿jxe6,
l:,xc4 22. t¿jxt8, �xf8 23. l:,d7, t2Jc6 es incier­
to. Las blancas, por tanto, suprimen el jaque en f4
que resultó tan útil a las negras en esta l ínea. 1 8.
. . . , b6? (36d). Esto tropieza con una sorprenden­
te combinación. La mejor defensa es 1 8 . . . . ,
l:,d8; sin embargo, incluso en este caso 1 9.
t¿j b5! ( 1 9. t¿jxf5, l:,xd1 + 20. �xd1 , exf5 21 .
l:,e7, _tb6 22. l:,xt7, �h8 es incierto) 1 9 . . . . ,
t¿jxb5 20. _txb5 da ventaja a las blancas; por
ejemplo: 20 . . . . , l:,xd1 + 21 . l:,xd1 , e5 22. t¿jc5,
con presión constante. 1 9. t¿j xf5! Esta inespera­
da jugada cambia dos piezas menores por torre y
peón; sin embargo, en la posición resultante las
torres blancas serán extremadamente activas. 1 9.
. . . , exf5 20. _td5, _tes. La única jugada, ya que
20 . . . . , l:,b8 pierde por 21 . l:,e7. 2 1 . _txa8,
l:,xa8. No es mejor 21 . . . . , _txb3; por ejemplo:
22. l:,d7!, _txa4 23. l:,xc7, l:,xa8 24 . .M ee7,
t¿jc6 25. l:,xf7, y las negras perderán más peo­
nes. 22. t¿j d4 (36e). Las piezas menores de las
negras, poco coordinadas, no están en condicio­
nes de resistir la presión blanca por las columnas
centrales. El caballo de a7 es particularmente ine­
ficaz. 22 .. , _td5?! Pierde más material, pero no
se puede salvar la partida; por ejemplo: 22 . . . . ,
l:,e8 23. t¿jxe6, fxe6 24. l:,d7, _tb8 25. l:,b7,
t¿jc6 26. l:,xb6, t¿jd4 27. c3, _ta7 28. l:,a6 y de
nuevo caen los peones negros. 23. l:,e7, l:,cS.
Tanto 23 . . . . , _td8 24. t¿jxf5!, _te6 25. l:,e8+,
�h7 26. t¿je3, t2Jc6 27. l:,d6 como 23 . . . . ,
_td6 24. l:,d7 dan la victoria a las blancas. 24.
t¿j b5 (36f), 1 -0, ya que 24 . . . . , t¿jxb5 25. l:,xd5,
t¿jd6 (o 25 . . . . , t¿ja7 26. l:,dd7) 26. l:, xc7,
l:, xc7 27. l:,xd6 conduce a un final de torres fá­
cilmente ganado.
.
.
1 01
MINIA T U R A S
B RI L L A N T E S
73
3 7. Knaak-Adorján
Szirak,
1985
Defensa Nimzoindia, Variante Rubinstein
N
1 . d4, CiJ f6 2. c4, e6 3. CiJ c3, i, b4 4. e3, b6
5. ct:Je2, i,a6 6. ct:Jg3, 0-0 7. e4, ct:Jc6 8. i,d3,
ct:Ja5? Error que las blancas castigan severa­
mente. Las negras pretenden ganar el peón de
c4, pero dejan al primer jugador las manos libres
en el centro. Es mejor 8. . . . , e5, impidiendo el
avance ulterior del peón «e» blanco. 9. i,g5.
37a: Después de 1 O. h4!
Planteando una clavada muy incómoda. 9. . . . , h6
1 0. h4! (37a) 1 0 . . . . , d6. Aceptarlo no es mejor;
p. ej.: 1 0 . . . . , hxg5 1 1 . hxg5, g6 (1 1 . . . . , ct:Je8 1 2.
�h5, f5 1 3. g6, con mate) 1 2. gxf6, �xf6 1 3. e5,
�g7 ( 1 3 . . . . , "iif4 1 4. CiJ h5 gana de manera ro­
tunda) 1 4. CiJe4, i,e7 1 5. "iif3, f5 1 6. exf6, i,xt6
1 7. ct:Jxf6+, "iixf6 1 8. "iih 3, .Mf7 1 9. 0-0-0, con
un ataque muy fuerte sin sacrificio de material. N
1 1 . CiJ h5. Forzando los acontecimientos. 1 1 . . . . ,
hxg5 1 2. hxg 5, ct:Jxe4. 1 2 . . . . , ct:Je8 (1 2 . . . . ,
CiJh7 1 3. e5, "iixg5 1 4. i,xh7+, c;!?xh7 1 5. f4! ,
�h6 1 6. CiJf6+, gxf6 1 7. "iid3+ gana) 1 3. "iig 4,
f5 (forzada) 1 4. exf5, exf5 1 5. i,xf5, .Mxf5 1 6.
�xf5 da una gran ventaja a las blancas; p. ej.:
1 6 . . . . , i,xc4 1 7. CiJf4, "iic8 1 8 . .Mh8+!, c;!?xh8
1 9. "iif8+ y 20. 0-0-0, ganando. 1 3. i,xe4 (37b).
Amenazando 1 4. CiJf6+ seguida de 1 5. "iih 5. 1 3.
37b: Después de 1 3. i,xe4
. . . , �xg5. La torre de a8 es la menor de las pre­
ocupaciones de las negras. Si 1 3 . . . . , .Me8, en­
tonces 1 4. ct:Jxg7! , c;!?xg7 1 5. gh7+, c;!?f8 1 6.
�h5, con mate. 1 4. f4, "iih 6 1 5. "iif3 . Las blancas podían haber ganado más rápidamente con
1 5. CiJf6+, "iixf6 1 6. i,h7+, c;!?h8 1 7. i,g6+,
c;!?g8 1 8. .M h8+, c;!?xh8 1 9. "iih 5+, c;!?g8 20.
�h7#. 1 5 . . . . , d5 1 6. i, h7+. 1 6. CiJf6+ aún ha- B
bría sido eficaz. 1 6 . . . . , c;!?h8. 1 6 . . . . , "iix h7 1 7.
CiJf6+, gxf6 1 8 . .Mxh7, c;!?xh7 1 9. "iih 5+, c;!?g7
20. "iig4+ y 21 . c;!?f2, con mate. 1 7. i,c2, c;!?g8
(37c). 1 7 . . . . , i,e7 1 8. 0-0-0, c;!?g8 1 9. CiJf6+,
i,xf6 20 . .Mxh6, gxh6 21 . cxd5 tampoco ofrece
esperanzas. 1 8. CiJf6+! ¡Finalmente, las blancas
lo ven! 1 8 . . . . , "iixf6 1 9. i, h7+, c;!?h8 20.
i,g6+, c;!?g8 21 . .Mh8+!, 1 -o.
37c: Después de 1 7...., c;!?g8
1 0 1
74
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
38. Korchnói-Greenfeld
Biel,
B
1986
Apertura Inglesa
38a: Después de 6. . . . , a6
B
38b: Después de 8. . . , �c6
.
B
1 . �f3, �f6 2. c4, c5 3. d4, cxd4 4. �xd4,
e6 5. �b5? Una jugada muy inusual. Es erróneo
jugar el caballo de d4 otra vez sin ninguna razón
concreta. Si bien los grandes maestros conocen
todo tipo de excepciones a los principios genera­
les del ajedrez, esta jugada no es una de ellas, y
ni siquiera Korchnói puede violar los principios
básicos de la apertura sin ser castigado por lo
menos alguna vez. Las jugadas más comunes
son 5. �c3 y 3. g3. 5 . . . . , d5. 5 . . . . , i,b4+ 6.
i,d2, i,xd2+ 7. 'i}'xd2, d5 8. cxd5, a6 es una lí­
nea segura que iguala. 6. cxd5. 6. i,f4, i,b4+ 7.
�1 c3, 0-0 8. �c7, �h5 es bueno para las ne­
gras, ya que el caballo nunca saldrá de a8. 6 . . . . ,
a6 (38a). Después de 6 . . . . , �xd5 7. e4, las
blancas están ligeramente mejor, pero 6 . . . . , exd5
7. �1 c3, a6 8. �d4, i,c5 9. e3, 0-0 1 O. i,e2,
�c6 1 1 . �xc6, bxc6 1 2. 0-0, i,d6 condujo a la
igualdad en Smislov-Furman, Cto. de la URSS,
1 961 . 7. �5c3?! Jugar 7. �d4 sería admitir que
la incursión del caballo por b5 fue una equivoca­
ción, pues, como en la partida Smislov-Furman
citada, las negras obtendrían fácilmente la igual­
dad. Sin embargo, esto hubiera sido mejor que la
continuación de la partida. 7 . . . . , exd5 8. i,e3 .
Después de 8. i,g5, d4 9. i,xf6, 'i}'xf6 1 O.
�d5, 'i}'e5, las negras están claramente mejor.
8 . . . . , �c6 (3Bb). Ahora las blancas se resienten
de su falta de control sobre d4 y se ven forzadas
a adoptar medidas artificiosas para impedir el
avance del peón «d» negro. 9. i,d4, �xd4 1 0.
'i}'xd4, 'i}'c7. Las negras, consecuentemente,
continúan la lucha por el control de d4; ahora pre­
paran . . . , i,c5. 1 1 . e3, i,c5 1 2. 'i}'a4+. 1 2.
�xd5, �xd5 1 3. 'i}'xd5 da a las negras una ini­
ciativa muy fuerte por el peón después de 13 . . . . ,
0-0 o 1 3 . . . . , i,e6 1 4. 'i}'e4, 'i}'b6. 1 2 . . . , b5!
(38c). Las negras deben estar preparadas para
sacrificar a fin de conservar la iniciativa. Después
de 1 2 . . . . , i,d7?! 1 3. i,b5, las blancas conse­
guirían enrocar y mantener así el equilibrio. 1 3.
i,xb5+. Tomando una calidad, pero quedándose
atrás en el desarrollo. La otra posibilidad principal
.
38c: Después de 1 2 . . . . , b5!
1 0 1
M I N IATURAS
BRILLANTES
75
es 1 3. t¿jxb5; sin embargo, después de 1 3. . . . ,
iVe5! 1 4. tLJc7++ (tanto 1 4. CZJ5c3+, i,d7 1 5.
iVa5, d4 como 1 4. t¿jd6++, �e7 1 5. t¿jxc8+, 8
g hxc8 1 6. t¿jd2, iVxb2 1 7. g b1 , iVc3 1 8.
g b7+, �f8 son claramente mejores para las ne­
gras) 1 4 . . . . , �e7 1 5. t¿jxa8 (o 1 5. iVa5, iVd6 y
las negras ganan) 1 5 . . . . , iVxb2, las negras tie­
nen ventaja; p. ej.: 1 6. t¿jc7, i,b4+ 1 7. �d1 , a5
1 8. i,d3, jyxa1 1 9. iVc2, i,b7 y las negras si­
guen con la iniciativa. 13 . . . . , axb5 1 4. iVxa8, OO (38d) 1 5. b4. Ingenioso, pero a la larga fallido;
38d: Después de 1 4. . . . , 0-0
1 5. t¿jd2, i,b7 1 6. t¿jxb5, iVb6 1 7. iVa4, i,c6
gana el caballo de b5, atrapando al mismo tiempo
al rey blanco en el centro. Otra posibilidad es 1 5.
t¿jxd5, t¿jxd5 1 6. iVxd5, pero entonces las ne­
gras ganan con 1 6 . . . . , i,b4+ 1 7. �e2 (o 1 7.
t¿jd2, g d8) 1 7 . . . . , i,e6 1 8. jye4, i,c4+ 1 9.
�f3, f5. Finalmente, 1 5. 0-0, t¿jg4 1 6. g3, i,b7
1 7. t¿jxb5, jyc6 1 8. iVa4, d4 1 9. f3, dxe3 da un 8
ataque ganador a las negras. La jugada del texto
es una tentativa para desviar el alfil negro de la
diagonal a7-g1 antes de entrar en esta última lí­
nea. 1 5 . . . . , i,xb4 1 6. 0-0, t¿jg4 (38e). El des­
nudo flanco de rey de las blancas, su escaso
desarrollo y la dama mal situada dan a las negras
un ataque demasiado fuerte. Nótese que 1 6 . . . . ,
i,xc3? 1 7. t¿jxc3, iVxc3 pierde por 1 8. g ac1 .
1 7. g3. O 1 7. f4, i,xc3 1 8. g c1 , iVa5, y las ne­
38e: Después de 1 6 . . . . , t¿jg4
gras ganan. 17 . . . . , i,b7 1 8. t¿jxb5. 1 8. iVa7,
i,c5 1 9. t¿jxb5, jyc6 gana como en el análisis
de 1 5. 0-0 dado más arriba. 18 . . . . , jyc6 1 9.
iVa4, d4 20. f3. Todas las jugadas de las blancas
son forzadas. 20 . . . . , jyh6! (3Bf). Incluso con el
alfil en b4 y no en c5, las negras tienen un ataque
ganador. 21 . iVc2. No hay salida, puesto que 21 .
fxg4, jyxe3+ 22. g f2, iVe4 fuerza el mate. 21 . B
. . . , d3 22. iVg2. O 22. jyb2, d2. 22 . .. . , tLJxe3
0-1 . No ocurre muy a menudo que un defensor
tan hábil como Korchnói pierda tan rápidamente.
38f: Después de 20 . . . . , �h6!
76
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
39. Chandler-Vaganián
Dubai (Olimpiada),
1986
Defensa Francesa, Variante Winawer
39a: Después de 7. Jl,bS!?
B
39b: Después de 1 6. . . . , t¿jc6
N
1 . e4, e6 2. d4, dS 3. l2Jc3, Jl, b4 4. eS, b6 5.
a3, Jl, fB. Las negras quieren conservar su alfil
«bueno» , el de casillas negras, y cambiar el «ma­
lo» , el de casillas blancas, con . . . , Jl,a6. 6. t¿jf3,
�d7 7. Jl, bS!? (39a). La maniobra Jl,b5-a4
apareció a principios de la década de 1 980 e in­
mediatamente causó problemas a las negras. La
idea del primer jugador es simplemente evitar el
cambio del alfil de casillas blancas. 7 . . . . , c6 8.
Jl,a4, Jl,a6 9. t¿je2. No solamente permitiendo
el enroque, sino también preparándose para re­
activar el alfil de a4 con c3 y Jl,c2. 9 . . . . , hS? Las
negras quieren afianzar el caballo en f5, pero . . . ,
h5 debilita de manera permanente las casillas ne­
gras del flanco de rey. El mejor intento es proba­
blemente 9 . . . . , Jl,b5; si entonces 1 0. Jl,b3, las
negras pueden iniciar un contrajuego de inmedia­
to con 1 0 . . . . , c5. 1 0. 0-0, t¿j h6 1 1 . l:r e1 , Jl,e7.
11 . . . . , ttJf5 1 2. c3, Jl, e7 1 3. Jl, g5 favorece a las
blancas. Lejos de cambiar su alfil «malo» , las ne­
gras afrontan el cambio de su alfil «bueno» . 1 2.
c3, g 6 1 3. t¿j f4, l2JfS 1 4. l2J h3. Preparando
Jl,g5. 1 4 . . . . , Jl, b5 1 5. Jl,c2, c5 1 6. Jl, gs, t¿jc6
(39b) 1 7. Jl,f6! Incluso mejor que cambiar alfiles.
17 . . . . , Jl,xf6. Después de 1 7 . . . . , l:r g8 1 8.
t¿jfg5, las blancas ya amenazan 1 9. Jl,xf5. 1 8.
exf6, �d8. 1 8 . . . . , cxd4 1 9. Jl,xf5, gxf5 20.
t¿jxd4 deja la posición del segundo jugador llena
de debilidades en las casillas negras. 1 9. dxcS,
bxc5 20. l2Jf4. Atacando d5. 20 . . . . , 'i'xf6 21 .
�xdS! 21 . t¿jxd5, �d8 da un ligero respiro a
las negras. 21 . . . . , M eS? Pierde de inmediato.
La única posibilidad era 21 . t¿jfe7, pero incluso
entonces 22. 'ii{ xc5, �xf4 23. ¡gxb5, M b8 24.
¡ya4, �xa4 25. Jl,xa4 gana un peón, ya que
25 . . , M xb2 pierde por 26. t¿je5, M b6 27.
M ab1 . 22. 'itxcs, a6. 22 . . . . , Jl,a6 23. Jl,a4,
t¿jfe7 24. t¿je5! gana más material. 23. a4,
tt:Jce7. Las negras intentan rescatar tácticamen­
te el alfil atrapado. 24. QjdS! (39c). Este atractivo
golpe gana una pieza, y 1 -0.
. .
39c: Después de 24. t¿jdS!, 1 -0
1 0 1
M I N I AT U R A S
40. Adorján-Kudrin
Abierto de Nueva York,
Defensa India de Dama
77
BRILLANTES
1987
N
1 . d4, l2jf6 2. l2Jf3, e6 3. c4, b6 4. g3, i,a6
S. l2jbd2, i,b7 6. i, g2, eS 7. e4 (40a) 7 . . . .
cxd4. La avariciosa 7 . . . . , l2Jxe4? no es una buena idea: 8. l2Je5, d5 (8 . . . . , l2Jc3 9. �h5, g6 1 O.
�h3, 8 . . . . , l2jd6 9. li,xb7, l2Jxb7 1 0. �f3 y 8 .
. . . , f5 9. l2Jxe4 seguido de 1 O. �h5+, dan todas
la victoria a las blancas) 9. cxd5, exd5 (9 . . . . ,
40a: Después de 7. e4
t¡jxd2 pierde por 1 0. l2jxf7!) 1 0. �a4+, t¿jd7 1 1 .
t¿)xe4, dxe4 1 2. i,h3, li,c8 1 3. �c6, M b8 1 4.
l¿jxf7 y ganan. 8. eS, t¿)g4?! Actualmente se
prefiere 8 . . . . , Qje4 con posibilidades aproxima­
damente iguales. 9. 0-0, �c7. Se han probado
otras jugadas con idéntica falta de éxito. 1 O.
M e1 , i,cS? (40b). lntentar conservar el peón de
ventaja es ser demasiado avaricioso. La mejor a
posibilidad de las negras es 1 0 . . . . , h5 1 1 . h3,
t¿jh6 1 2. l¿jxd4, .,ixg2 1 3. i;xg2, l¿j c6, y las
blancas tal vez puedan mantener una ligera ven­
taja, pero no más. 1 1 .l¿je4! El desarrollo de las
negras no parece tan malo, pero se resienten del
caballo mal situado en g4 y del hecho de que el
peón de e5 es una cuña en su posición. Nótese
que 1 1 . h3? es mala debido a 1 1 . . . . , t¿je3! 11 . . . .
d3. Las alternativas no son mejores; p. ej.: 1 1 . . . . ,
40b: Después de 10 . . . . , .,icS?
t¿jc6 1 2 . .,if4, 0-0 1 3. h3, Qjh6 1 4 . .,ixh6, gxh6
1 5. ttJf6+, i;g7 1 6. �d3, M h8 1 7. l2Jh5+, i;f8
1 8. � d2, con gran ventaja de las blancas, o 11 .
. . . , .,ixe4 1 2. M Xe4, f5 1 3. exf6, l2Jxf6 1 4 . .,if4,
�c8 1 5. l¿jxd4, t¿)xe4 1 6 . .,ixe4, l2Jc6 (1 6 . . . . ,
l¿ja6 1 7. �h5+, i;f8 1 8. Qjxe6+, dxe6 1 9. �f3
gana) 1 7. t¿)xc6, dxc6 1 8. b4! , .,ixb4 (1 8 . . . . ,
i,e7 1 9. �h5+, i;f8 20. �f3, .,if6 21 . M d1 es N
muy bueno para las blancas) 1 9. �a4, .,ic3 20 .
.,ixc6+, i;f7 21 . M d1 , M d8 22 . .,ixa8, M xd1 +
23. ¡vxd1 , ¡vxa8 24. ¡vd3, y las blancas ganan
un peón sin dar nada. 1 2. t¿jfgS! (40c). Una jugada valiente, pero no es del todo necesario ceder
el importante peón «e» ; 1 2. ¡vxd3 habría dado a
las blancas ventaja sin riesgos; por ejemplo: 1 2 .
. . . , t¿)xe5 1 3. l2Jxe5, 'iVxe5 1 4. li, f4, 1 2 . . . . , 0-0
1 3. t¿)xc5, ¡uxc5 1 4. M e2, l¿jc6 1 5. t¿)g5, g6
40c: Después de 1 2. t¿jfgS!
1 6. l2Je4!, �xe5 1 7. h3, o 1 2 . . . . , li,xe4 1 3.
[email protected], li,xf2+ 1 4. i;f1 , li,xe1 1 5. i;xe1 , y las
,
,
78
B
40d: Después de 1 5 . . . . , bxc5
B
1 0 1
M I N I AT U RA S
BRILLANTES
blancas están mejor en todos los casos. 1 2. . . . ,
tt:Jxe5 1 3. �f4. Amenazando 1 4. tt:Jxc5. 1 3 . . . . ,
d6. 1 3 . . . . , f6 pierde por 1 4. �h5+, �e? 1 5.
tt:Jxf6! , gxf6 1 6. g xe5!, fxe5 1 7. �f7+, �d6 1 8.
�xe5+, mientras que 1 3 . . . . , �e? 1 4. �h5, g6
1 5. �h6, j,f8 1 6. tt:Jf6+, �e? 1 7. �h4 da un
ataque enorme a las blancas. 1 4. ¡yh5. Amena­
za tormenta. Se ataca directamente el peón de
e6. 14 . . . . , �f8 ? Una concesión fundamental.
También es mala 1 4. . . . , d2? después de 1 5.
tt:Jxe6!, dxe1 =�+ 1 6. gxe1 , ¡ve? 1 7. tt:J6xc5,
�xe4 1 8. tt:Jxe4, tt:Jbc6 1 9. tt:Jxd6+, �xd6 20.
�xe5, y ganan. La mejor defensa de las negras
es 1 4 . . . . , g6 1 5. �h6, tt:J bd7! (no 1 5 . . . . , _txe4
1 6. tt:Jxe4, tt:J bc6 1 7. tt:Jf6+, �e? 1 8. ¡yh4,
�c8 1 9. �xe5, dxe5 20. tt:J g4+, ya que las
blancas ganan después de 20 . . . . , �f8 21 . �f6,
g g8 22. �f3 o 20 . . . . , �d6 21 . _txc6, �xc6
22. tt:Jxe5, �b7 23. ¡yt4) 1 6. �g7, 0-0-0, con
juego muy incierto. 1 5. tt:Jxc5, bxc5 (40d). El es­
cenario está dispuesto para la acometida final. 1 6.
g xe5! El inicio de una combinación que destroza
la posición negra. 1 6. . . . , dxe5. 1 6 . . . . , j,xg2
pierde por 1 7. gxc5! 1 7. _txe5, �d7 1 8.
j,xb7, ¡yxb7 (40e) 1 9. tt:Jxe6+! Otro golpe con­
tundente. Las negras no pueden efectuar 1 9 . . ,
fxe6 debido a 20. j,d6+, así que de nuevo tienen
que jugar el rey. 19 . . . . , � g8 20. tt:Jxg7. 20.
j,xg7, fxe6 21 . _tes también gana. 20 . . . . ,
tt:Jc6. El desarrollo del flanco de dama negro lle­
ga demasiado tarde para poder salvar al rey. Tam­
bién pierde 20 . . . . , tt:Jd7 por 21 . tt:Jf5. 21 . tt:Jf5!
(40f). El sacrificio final de las blancas. 21 . . . ,
tt:Jxe5. O 21 . . . . , f6 22. tt:J h6+, �f8 (22 . . . . , �g7
23. �g5+) 23. j,d6+, �g7 24. �g4+, �xh6
25. j,f4#. 22. �g5+, tt:Jg6 23. �f6, 1 -0, puesto
que 23 . . . . , �f8 24 . ¡vg7+, �e8 25. CLJd6+ cap­
tura la dama.
.
40e: Después de 1 8. . . . , �xb7
.
40f: Después de 21 . tt:Jf5!
.
1 0 1
M I N IAT U RAS
BRILLANTES
4 1 . Seirawan-Beliavski
Bruselas (Copa del Mundo),
79
1988
N
Defensa Eslava, Variante del Cambio
1 . d4, d5 2. c4, c6 3. CL1 c3, CL1 f6 4. cxd5,
cxd5 5. �f4, CL1c6 6. e3, �f5 7. CL1f3, e6 8.
�b5, CL1d7 9. 0-0. Otra l ínea principal es 9.
�a4. 9 . . . . , �e7 1 0. �xc6. Cambiando en c6
antes de que las negras puedan jugar . . . , l::r c8,
con lo que podrían tomar con una pieza. 1 O ,
bxc6 1 1 . l::r c1 , l::r c8. 1 1 . . . . , g5?! 1 2. �g3, h5
1 3. h3, g4 1 4. hxg4, hxg4 es prematuro, ya que
1 5. CL1d2 seguida de e4 abre el centro antes de
que el ataque negro por la columna «h» haya em­
pezado realmente. 1 2. CL1a4? (4 1a). Jugar el ca­
ballo al lejano extremo del tablero permite a las
negras iniciar un ataque por el flanco de rey. La
alternativa 1 2. CL1e5, CL1xe5 1 3. �xe5, f6 1 4.
�g3, c5 da igualdad. 1 2 . . . . , g5! Inesperada y
muy fuerte. Este ataque está completamente jus­
tificado, ya que el rey de las negras está seguro,
la estructura central de peones es sólida, y las
blancas no pueden abrir rápidamente la posición
jugando e4. 1 3. �g3, h5 1 4. h3, g4 1 5. hxg4,
hxg4 1 6. CL1e5. No hay casilla ideal para este ca­
ballo; 1 6. CL1 h2, CL1f6! 1 7. CL1c5, �xc5 1 8. dxc5,
C2Je4 favorece a las negras, ya que 1 9. C2Jxg4?
pierde por 1 9 . . . . , 'iYg5, mientras que 1 6. CL1d2,
�b4! deja el camino expedito para . . . , 'iYg5-h5.
16 . . . . , CL1xe5 1 7. �xe5. 1 7. dxe5, c5 da ventaja posicional a las negras gracias a sus activos al­
files. 1 7 . . . , f6 1 8. �g3, � f7 Creando una
senda para que la dama alcance la columna «h» .
1 9. l::r e1 ? (4 1b). E s mejor 1 9. f3, gxf3 20. 'iYxf3,
aunque las negras siguen llevando la voz cantante después de 20 . . . . , 'iYgB. 1 9. . . . , l::r h5! Las
negras se preparan para doblar torres en la co­
lumna «h» , al tiempo que se reservan la opción
. . . , 'iVa5. 20. 'iYd2. 20. �f1 , 'iVa5! corta la ruta
de escape del rey, ya que 21 . �e2? conduce al
mate después de 21 . . . . , 'iYb5+ 22. �d2,
'i/d3#. 20 . . . . , �e4! Si las negras pueden con­
quistar la casilla e2, el rey blanco estará acorralado. 21 . �f1 (4 1 c). 21 . CL1c3, �h8 22. �f1 , � f3
conduce rápidamente al mate. 21 . . . . , �f3! 0-1 .
Es mate en pocas jugadas.
.
.
...
41 a: Después de 1 2. CL1a4?
N
41 b: Después de 1 9. � e1 ?
.
N
4 1 e : Después de 21 . �f1
80
1 0 1
M I N I AT U R A S
42. Ehlvest-Andersson
Belfort (Copa del Mundo),
8
BRILLANTES
1988
Defensa Siciliana, Variante Taimánov
42a: Después de 1 2 . . . . , j,e7
8
42b: Después de 1 S . . . . , b4?
N
42c: Después de 1 9. �g8+!,
1 -0
1 . e4, eS 2. 4:Jf3, e6 3. d4, cxd4 4. 4:Jxd4,
4:Jc6 S. 4:Jc3, a6 6. j,e2, 'f/c7 7. f4, 4:Jxd4 8.
'f/xd4, bS 9. j,e3, j,b7 1 0. 0-0-0. Una línea de
doble filo en la que las blancas apuestan por un
rápido desarrollo a costa de poner el rey en pri­
mera línea de combate, en la columna «C» . 1 0 .
. . . , � ca 1 1 . � d2. Necesaria para replicar a la
amenaza . . . , b4, pero esta jugada parece ligera­
mente artificiosa. 11 . . . . , 4:Jf6 1 2. j,f3, j,e7
(42a). 1 2 . . . . , 'f/a5 1 3. 'f/a7!? es complejo,
mientras que 1 2 . . . . , j, c5 1 3. 'f/xc5, 'f/xc5 1 4.
j,xc5, � xc5 1 5. � e1 da ligera ventaja a las
blancas. 1 3. g hd1 ?! Pese a su éxito en esta
partida, la jugada del texto se considera hoy d ía
inexacta. La línea principal es 1 3. g4, d5 (1 3 . . . . ,
j,c5 1 4. 'f/xc5, 'f/xc5 1 5. j,xc5, � xc5 1 6.
g hd1 es incierto) 1 4. exd5, b4 1 5. 4:Ja4, j,xd5,
que condujo a las tablas en la partida Nijboer-J.
Polgár, Wijk aan Zee, 1 998. 1 3 . . . . , 0-0 1 4. eS,
j,xt3? Esta jugada natural es un error. En su lu­
gar, las negras deberían jugar directamente 1 4 .
. . . , b4! 1 5. 4:Ja4 (1 5. j,xb7, 'f/xb7 es un poco
mejor para las negras, mientras que 1 5. exf6,
bxc3 1 6. 'f/xc3, 'f/xc3 1 7. fxe7, 'f/xe3 1 8.
exf8='f/+, <;itf8 0-1 se dio en Hector-P. Cramling,
Valby, 1 991 ) 15 . . . . , j,xf3 1 6. gxf3 (1 6. exf6,
j,xf6 da la victoria a las negras) 1 6 . . . . , 4:Jd5 1 7.
4:Jb6, 4:Jxb6 1 8. 'f/xb6, 'f/c4 con posición in­
cierta. 1 S. gxf3, b4? (42b). El cambio preliminar
en f3 tiene graves consecuencias para las negras
debido a la apertura de la columna «g» ; 1 5 . . . . ,
4:J h5 1 6. 'f/xd7 favorece a las blancas, así que
las negras deberían haber probado 15 . . . . , 4:Je8
1 6. 'f/xd7, j,b4 1 7. 'f/xc7, 4:Jxc7 1 8. � d3,
j,xc3 1 9. � xc3, 4:Jd5, con solamente ligera
ventaja de las blancas. 1 6. exf3, bxc3 1 7. � g2!
El quid. 17 . . . . , �b7. 17 . . . . , cxb2+ 1 8. <;it b1 ,
j,c5 1 9. �xg7+, <;it h8 20. �d3, con mate. 1 8.
� xg7+, �h8 1 9. � gB+! (42c), 1 -0, ya que si­
gue 1 9 . . . . , �xg8 (1 9 . . . . , �xg8 20. �g1 +,
� h8 21 . fxe7+ gana) 20. fxe7+, � g7 21 . � g1 ,
�xb2+ 22. �d1 , �b1 + 23. j,c1 , con mate.
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
43. Kudrin-King
Londres (NatWest Young Masters),
Defensa Caro-Kann
1988
81
B
1 . e4, c6 2. d4, d5 3. CZJc3, dxe4 4. CZJxe4,
CZJt6 5. CZJxf6+, exf6. A primera vista, esta l ínea
parece antiposicional, ya que la mayoría de peones de las blancas en el flanco de dama puede
crear un peón pasado, mientras que la inmovili­
zada mayoría negra del flanco de rey no puede
hacerlo. En la Variante del Cambio de la Españo43a: Después de 9 . . . , g6?!
la, en la que tiene lugar u na transformación pare­
cida de la estructura de peones, las negras tienen
los dos alfiles como compensación, lo que aqu í
n o e s e l caso. Sin embargo, no les resulta fácil a
las blancas explotar su mejor estructura de peo­
nes, puesto que falta todavía mucho para llegar al
final. Víctor Korchnói ha tenido algunos éxitos
conduciendo las negras. 6. c3, i,d6 7. i,d3, 8
0-0 8. iYc2, �e8+ 9. CZJe2, g6?! (43a). Ligera­
mente inexacta, puesto que proporciona a las
blancas un objetivo para su ataque por el flanco
de rey. Tanto 9 . . . . , h6 como 9 . . . . , W h8 son más
sólidas que la textual. 1 O. h4, .,t e6 1 1 . hS. Ame­
nazando ya tomar dos veces en g6. 1 1 . . . . , f5
(43b) 1 2. hxg6. Este cambio preliminar es impor­
tante; 1 2. i,h6? es una grave equivocación por­
que después de 1 2 . . . . , g5 no hay defensa buena
43b: Después de 11 . . . . , f5
contra la amenaza 1 3 . . . . , iVf6. Julian Hodgson
ganó dos partidas en 1 988 gracias a esta equivo­
cación; Abramovié-Hodgson, Londres, 1 988, con­
tinuó 1 3. iY d2, f4 1 4. g3, i,g4 1 5. gxf4, i,xf4
1 6. iYxf4, gxf4 1 7. �g1 , �h4 1 8. 0-0-0, �h8,
mientras que Pereira-Hodgson, Almada, 1 988, si­
guió 1 3. i,xf5, iVf6 1 4. i,xh7+, � h8 1 5. i,g6,
�c4 1 6. i,d3, i,xd3 1 7. iYxd3, iYxh6, con po- N
sición ganadora para las negras en ambos casos.
12 . . . , fxg6 1 3. � h6 (43c). Desarrollando el alfil
a una casilla activa y preparando el enroque por
el flanco de dama. 13 . . . . , C2Jd7. También es po­
sible 1 3 . . . . , iVt6, defendiendo g6 de modo que a
g4 puede replicarse . . . , fxg4. 1 4. g4!? Las blancas golpean antes de que las negras puedan re­
forzar el flanco de rey con 1 4 . . . . , CZJf6. 1 4 . . . . ,
�d5. A primera vista esto desbarata el ataque
43c: Después de 1 3 . . . . , � h6
blanco, ya que la torre no tiene casilla segura en
la columna «h» . Sin embargo, el ataque es ahora
.
.
82
1 0 1 M I N I AT U R A S
N
43d: Después de 1 5. 0-0-0!
N
43e: Después de 1 7. i,d2
B
43f: Después de 1 8 . . . , �g7
.
BRILLANTES
tan peligroso que las blancas pueden permitirse
el lujo de invertir un poco de material. 1 5. 0-0-0!
(43d) 1 5 . . . . , i,xh1 ? Esta jugada pone a las ne­
gras en graves dificultades; su alfil de casillas
blancas, que bate la débil diagonal de b3 a g8 es
mucho más importante que la torre blanca de d1 .
La defensa correcta es 1 5. . . . , i,f8 1 6. i,d2,
fxg4, preservando el alfil de casillas blancas y re­
servándose la opción de tomar en h1 más tarde.
Las blancas aún tienen posibilidades de ataque,
pero no hay nada claro. 16 . .!l xh1 . Las debilida­
des de las casillas blancas dan más objetivos al
ataque. 16 . . . , i,ta. 1 6 . . . . , iVf6 1 7. gxf5, gxf5
1 8. i,xf5, t¿j f8 da a las blancas varias maneras
de mantener la ventaja; p. ej. : 1 9. i,xf8, �xf8
20. ll h5, con ataque constante. Desde luego,
1 6. . . . , fxg4 fracasa por 1 7. i,xg6. 1 7. i,d2
(43e). No 1 7. gxf5?? i,xh6+ 1 8 . .!l xh6, iVg5+.
Después de la jugada del texto, la amenaza prin­
cipal es 1 8. gxf5, pero las blancas podrían tam­
bién reforzar simplemente el ataque con 1 8. t¿j f4.
17 . . . . , fxg4? Pierde enseguida; 1 7 . . . . , t¿j b6 so­
lamente es un poco mejor, ya que 1 8. t¿jf4 (1 8.
gxf5, iVd5! es menos claro) 18 . . . . , t¿jd5 (no 18 .
. . . , fxg4 1 9. i,xg6, hxg6 20. iVxg6+, i,g7 21 .
t¿j h5, iVe7 22. i,h6, iVf7 23. iVxg4, y las blan­
cas ganan) 1 9. gxf5, t¿jxf4 20. i,xf4, iV d5 21 . f3
da clara ventaja a las blancas. Por tanto, 1 7 . . . . ,
t¿jf6 era la mejor posibilidad, pero 1 8. i,c4+,
t¿jd5 1 9. gxf5 sigue siendo claramente desagra­
dable para las negras. 1 8. iVb3+, �g7 (43f) 1 9.
ll xh7+ ! Acabando la partida con un atractivo sa­
crificio de torre. 1 9. . . . , � xh7 20. iVf7+, �h8.
Las blancas también ganan después de 20 . . . . ,
i,xg7 21 . iVxg6+, �g8 22. i,c4+. 21 . t¿jf4,
1 -0. No hay manera razonable de defender g6.
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
44. Ehlvest-Kaspárov
Reikiavik (Copa del Mundo),
Apertura Inglesa
1988
83
N
1 . c4, ttJf6 2. ttJc3, eS 3. ttJf3, ttJc6 4. e3,
�b4 S. 'iVc2, 0-0 6. d3. Una continuación más
crítica es 6. CLJd5. 6. . . . , .M ea 7. �d2, �xc3 8.
�xc3, dS 9. cxdS, CiJxdS 1 0. �e2 (44a). Se ha
llegado a una especie de Siciliana Scheveningen
con los colores cambiados, aunque habiendo de­
saparecido un par de piezas menores. Como su­
44a: Después de 1 0. �e2
cede tan a menudo en las aperturas con los
colores cambiados, las blancas no tienen proble­
mas para obtener la igualdad; sin embargo, jugar
para sacar ventaja resulta más difícil. 10 . . . . , �fS.
10 . . . . , �d6 también es adecuada para obtener
la igualdad. 1 1 . .M d1 . Tomándose tiempo para
contrarrestar la posibilidad . . . , CiJdb4. Después de
1 1 . e4, CiJf4!? (1 1 . . . . , ttJxc3 1 2. bxc3, �g4 1 3. a
0-0, CiJa5, con posición aproximadamente nivelada, Taimánov-Kuzmin, Cto. de la URSS, Leningrado, 1 974) 1 2. exf5, CiJd4 1 3. �xd4, exd4 1 4.
CiJg1 (1 4. 0-0, .Mxe2 1 5. 'iWb3, 'iVd5 favorece a
las negras) 1 4 . . . . , 'iVd5 1 5. 0-0-0, 'iVxa2, la posi­
ción es incierta; 1 1 . 0-0 es jugable y probablemente la más segura, porque 1 1 . . . . , CiJdb4 1 2.
�xb4, CiJxb4 1 3. 'iY c3, CiJxd3 1 4 . .Mfd1 , e4 1 5.
CiJe1 da simplemente igualdad absoluta. 1 1 . . . . ,
44b: Después de 1 3 . . . . , a4
aS 1 2. 0-0, 'iY e7 1 3. a3. No conduce a nada 1 3.
e4 después de 1 3 . . . . , CiJdb4! 1 4. Vjj b1 , �g4. 1 3 .
. . . , a4 (44b) 1 4. �e1 ?! A las blancas les gustaría
mejorar la posición de sus piezas con CiJd2-e4,
pero no es tan fácil lograrlo; por ejemplo: 1 4.
CiJd2, CiJxc3 (1 4 . . . . , CiJd4 es menos eficaz, ya
que 1 5. exd4, exd4 1 6. �f3, dxc3 1 7. �xd5,
cxd2 1 8. �xb7 es bueno para las blancas) 1 5. N
'iYxc3, CiJd4, y las negras están ligeramente mejor. Sin embargo, nada bueno puede venir de la
jugada del texto, pues aunque las blancas preserven los dos alfiles, se atrasan en el desarrollo varias jugadas; lo más conveniente es 1 4 .M fe1 ,
mejorando la posición de las torres y esperando a
ver el plan de las negras antes de comprometerse
ellas mismas. 1 4. . . . , �g6. Eludiendo fácilmente
la amenaza 1 5. e4. 1 S. 'iYc4. Sigue siendo mala
44c: Después de 1 6. CiJd2?
1 5. CLJd2, esta vez a causa de 1 5 . . . . , CiJf4. 1 S .
. . . , .M ed8 1 6. CiJd2? (44c). Las blancas piensan
.
84
B
44d: Después de 1 8. . . . , M Xd4
B
1 0 1
44f: Después de 24 . . . . , e4
B RILLANTES
que ya ha llegado el momento de cambiar el ca­
ballo de sitio, pero son víctimas de un asalto tác­
tico; 1 6. d4, t2J b6 (o 1 6 . . . . , e4 1 7. t2Jd2, 'iYg5
enseguida) 1 7. 'iV c3, e4 1 8. t2Jd2, 'iV g5 1 9.
t2Jc4, t2Jd5 20. 'iVc1 , M e8 habría reducido la
ventaja de las negras al mínimo. 1 6 . . . . , t2Jd4!
Una jugada típica de Kaspárov. 1 7. exd4. Hay
que aceptar, ya que 1 7. i. f3, CZJ b6 1 8. 'iV c3,
t2Jb5 seguido de . . . , i,xd3 da la victoria a las ne­
gras. 1 7. . . . , t2J f4 1 8. i,f3, M Xd4 (44d) 1 9.
'iYb5. Después de esto, la dama blanca queda
atrapada, pero incluso 1 9. 'iVa2 ( 1 9. 'iVc3,
i,xd3 20. g3, t2Je2+ 21 . i,xe2, i,xe2 también
es muy bueno para las negras) 1 9 . . . . , i,xd3 20.
i,xb7, M ad8 es muy malo para las blancas; p.
ej.: 21 . M a1 (a fin de capturar en f1 con el caba­
llo; 21 . i,t3, i,xf1 22. �xf1 , e4 23. i,e2, 'iYg5
da la victoria a las negras) 21 . . . . , 'iYd7 (amena­
zando 22 . . . . , c6) 22. ctJf3, 'iYb5! 23. t2Jxd4,
exd4 24. i,d2, i,xf1 25. M Xf1 , t2Je2+ 26.
�h1 , t2Jg3+ 27. hxg3, 'iVxf1 + 28. \t> h2, 'iVxf2 y
el peón «d» negro será decisivo. 1 9 . . . . , c6 20.
i,xc6. O 20. 'iYb6, M a6, y no hay escapatoria.
20. . . , bxc6 21 . 'iYxc6, 'iYd8. La inminente pér­
dida del peón de d3 es la menor de las preocupa­
ciones blancas. Debido a su constreñida masa de
piezas, las blancas se verán en apuros para evi­
tar la pérdida inmediata de la calidad después de
. . . , i,xd3. 22. t2J f3, M d6 (44e). Las dificultades
de las blancas con su dama no han terminado, y
ahora las negras ganan tiempo persiguiéndola.
23. 'iYbS. 23. 'iYb7 pierde por 23 . . . . , M b6. 23 .
. . . , M dS. 23 . . . . , i,xd3 24. 'iVxe5 es menos cla­
ro. 24. 'iYb4. O 24. 'iYb7, i,xd3 25. i,c3, i,xf1
26. t2Jxe5, t2Je2+ (pero no 26 . . . . , M xd1 ?? 27.
'iVxf7+, � h8 28. t2Jg6+, y las blancas dan mate)
27. �h1 , t2Jxc3 28. 'iVxf7+, � h8, y las negras
ganan. 24 . . . . , e4 (44f). Más fuerte incluso que
24 . . . . , =íl,xd3. 25. i,c3. 25. ctJd2 pierde des­
pués de 25 . . . . , 'iVh4! 26. g3 (26. t2Jxe4, t2Je2+
27. � h 1 , iVxh2+! 28. �xh2, M h5#} 26 . . . . ,
�h3 27. gxf4, M h5, forzando el mate. Si 25.
M d2, entonces 25 . . . . , t2Jxd3 acaba con las
blancas. 25 . . . . , t2J e2+ 0-1 .
.
44e: Después de 22 . . . . , M d6
M I N I AT U R A S
1 0 1 M I N I AT U R A S
BRILLANTES
85
45. Knaak-Speelman
Tesalónica (Olimpiada),
Peón de Dama
1988
N
1 . d4, d6 2. c4, e5 3. i1J f3, e4 4. i1J g5, f5 5.
i1Jc3, c6 6. LtJ h3, LtJa6 7. e3, LtJf6 8. d5 (45a).
Quizás una jugada un tanto inexacta; las blancas
deberían preferir 8. LtJf4 y solamente jugar d5
cuando las negras se hayan comprometido con
. . . , LtJc7 (descartando . . . , LtJc5) o . . . , i,e7 (excluyendo la posibilidad de . . . , g6 y . . . , i,g7). Otra
45a: Después de 8. d5
jugada popular es 8. i,e2, de nuevo esperando
a que las negras declaren sus intenciones. 8. . . . ,
g6. Aprovechando inmediatamente la ocasión de
desarrollar el alfil por la gran diagonal que las
blancas han abierto al avanzar el peón «d» . 9.
b3, i,g7 1 0. i,b2, 0-0. Ahora que las blancas
han jugado d5, las negras dejan alegremente el
caballo en a6, puesto que tiene un posible porve- 8
nir en c5. 1 1 . 'li' d2. Otro ligero desliz. Uno por
uno, estos pequeños errores no son especial­
mente destacables, pero tomados en conjunto,
sus efectos son significativos. Debería preferirse
1 1 . i,e2, impidiendo la siguiente jugada de las
negras en la partida. A primera vista, esto parece
malo a causa de 1 1 . . . . , 'li'a5 (1 1 . . . . , cxd5 1 2.
LtJxd5 da ligera ventaja a las blancas) 1 2. �d2,
cxd5, pero a esto puede replicarse 1 3. LtJxe4! 1 1 .
45b: Después de 11 . . . . , LtJ g4!
. . . , LtJg4! (45b). Una buena jugada: las negras
dan a las blancas motivos para preocuparse por
el destino final de su rey; si juegan 0-0, las ne­
gras tienen un ataque automático con . . . , 'li'h4 y
. . . , i,e5, mientras que 0-0-0 no es muy tentadora, ya que el rey también puede verse expuesto
en el flanco de dama; p. ej. : 1 2. 0-0-0, LtJc5 1 3.
�b1 (o 1 3. dxc6, bxc6 1 4. 'li'xd6, LtJd3+ 1 5. B
n xd3, exd3 1 6. 'li'xd3, �e7, y las negras están
un poco mejor). 1 3 . . . . , 'li'b6 1 4. dxc6, bxc6 1 5.
'li'xd6, n b8, alineando para sacrificar en b3. Por
tanto, las blancas dejan el rey en el centro. 1 2.
i,e2 , LtJc5 (45c) 1 3. n d1 ?! Aumentando la
presión sobre el peón de d6, pero resulta que las
blancas no tienen tiempo de tomar dicho peón;
también es dudosa 1 3. 0-0-0? ! después de 13 .
. . . , LtJe5, apuntando a d3, mientras que 1 3. b4,
45c: Después de 12 . . . . , LtJc5
LtJd3+ 1 4. i,xd3, exd3 1 5. �xd3, f4!? 1 6.
LtJxf4, g5 1 7. LtJh3, LtJe5 da a las negras buena
86
1 0 1
B
4Sd: Después de 1 4. . . . , f4!
N
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
compensación por los dos peones. De hecho, és­
te era el momento idóneo para 1 3. 0-0!, puesto
que 1 3 . . . . , ·¡rh4 puede contrarrestarse con 1 4.
dxc6, bxc6 1 S. ¡vxd6. En su lugar, J 3 . . . . , �eS!?
conduce a una posición incierta. No enrocarse les
cuesta caro a las blancas. 1 3. .. ., ¡vh4! 1 4.
tt:Ja4 ? Alarmadas por la creciente presión, las
blancas proponen un cambio, pero esta j ugada
descentralizadora da a las negras la posibilidad
de lanzar un ataque decisivo. Debería haberse in­
tentado 1 4. 0-0, �es 1 S. �xg4, fxg4 1 6. tiJf4,
gS 1 7. g3, 'ti'h6 1 8. tiJfe2, tiJd3 1 9. �a1 o 1 4.
dxc6, bxc6 1 S. b4 (1 S. ¡vxd6, C'¿Jxe3! 1 6. 'iVxcS,
tt:Jxg2+ 1 7. <;t>d2, ¡vxh3 1 8. 'iVxc6, l:l b8 es
muy bueno para las negras) 1 S . . . . , tiJd3+ 1 6.
�xd3, exd3 1 7. ¡vxd3, tt:Jes 1 8. 'iVe2 (no 1 8.
'iYxd6, tt:Jxc4 y ganan) 1 8 . . . . , 'iVxc4. En ambos
casos las negras tienen ligera ventaja, pero las
blancas seguirían en la partida. 1 4 . . . , f4! (45d).
Con ataque ganador. 1 5. �xg7. Forzada, pues­
to que 1 S. exf4, e3, 1 S. 0-0, f3 y 1 S. �xg4,
tiJd3+ no ofrecen esperanzas. 15 . . . . , fxe3 1 6.
'iVc3. No hay defensa; poca diferencia hay si la
dama se juega a b2, c3 o d4. 1 6 . .. , l:l xf2. Des­
pués de esto, las negras tienen muchas amenazas, siendo la más mortífera 1 7 . . . . , l:l xg2+ 1 8.
�f1 y ahora 1 8 . . . . , 'iVxh3 o 1 8 . . . . , tt:Jxh2+. 1 7.
�ha (45e). Las blancas se dan el placer de ame­
nazar mate en una ellas mismas, pero a las ne­
gras les resulta demasiado fácil bloquear la gran
diagonal. Sin embargo, otras jugadas no son me­
jores; p. ej.: 1 7. tt:JxcS, l:l xg2+ 1 8. �f1 , ¡vxh3
1 9. �xg4, l:l xg4+ 20. <;t>e2, ¡vt3+, con mate o
la elegante línea 1 7. g3, ¡vxh3 1 8. �f1 ( 1 8.
�h8, l:l xe2+) 1 8 . . . . , tt:Jxh2! 1 7. . . . , l:l xg2+ 1 8.
�f1 , tt:Je5! (45f) 0-1 . Esta jugada, que combina
ataque y defensa, deja inermes a las blancas;
p. ej.: 1 9. �xeS, �xh3 20. 'iixe3, � f8+, etc.
.
.
4Se: Después de 1 7. �h8
B
4Sf: Después de 1 8 . . . , tt:Je5!
0-1
.
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
46. l. Sokolov-Tseshkovski
Wijk aan Zee, 1989
Apertura Inglesa
87
B
1 . c4, es 2. g3, d6 3. iLg2, g6 4. e3, �g7 5.
¿¿je2, hS!? Teniendo el caballo comprometido en
e2 no es fácil vérselas con el avance del peón
«h» . 6. d4, h4 7. ¿¿j bc3, C2Jh6 . Con objeto de
ejercer presión en d4 con . . . , C2Jc6 y posiblemente . . . , C2jf5. 8. e4?! Intentando ambiciosamente
dejar fuera de juego al caballo de h6, pero se de­
46a: Después de 9. . . . , ¿¿jd7!
bilita d4. 8 . . . . , i,g4. Amenazando ya tomar en
d4. 9. 'iY d3. Desclavando el caballo y preparán­
dose para hacer retroceder a las negras con f3.
Jugar directamente 9. f3? se replica con 9 . . . . , h3.
9. . . , ¿¿jd7! (46a). De nuevo impidiendo 1 O. f3,
esta vez debido a 1 0 . . . . , exd4 1 1 . ¿¿jxd4, h3 1 2.
i,f1 , i,xd4 1 3. jyxd4, ¿¿je5. 1 0. dS. Ahora las
blancas no tienen que preocuparse por la presión 8
sobre d4, pero las negras ganan más tiempo. 1 O.
. . . , ¿¿jc5 1 1 . jye3, h3 1 2. i,f1 , f5 1 3. f3. El mo­
mento crítico. 1 3 . . . . , fxe4! (46b). Un sacrificio co­
rrecto que las blancas no deberían aceptar. 1 4.
fxg4? Ahora la iniciativa de las negras resulta de­
masiado fuerte. También es mala 1 4. fxe4?; p. ej.:
1 4 . . . . , 0-0 1 5. c¿jg1 , jyf6! 1 6. i,e2 (1 6. i,xh3,
C2jd3+! 1 7. tv'xd3, jyf2#) 1 6 . . . . , i,xe2 1 7.
tv'xe2, c¿jd3+ 1 8. tv'xd3, jyf2+ 1 9. �d1 , jyg2
46b: Después de 13 . . . . , fxe4!
y ganan. Es correcta 1 4. ¿¿jxe4! , con lo que 1 4 .
. . . , 0-0 1 5. c¿j xc5 y 1 4 . . . . , i,xf3 1 5. jyxf3,
1:r f8 1 6. C2Jf4, exf4 1 7. C2Jxc5, dxc5 1 8. iV e4+
favorecen a las blancas. Lo mejor es 1 4. . . . ,
C2jf5 1 5. tv'a3, ¿¿jxe4 1 6. fxg4, ¿¿je7, con posición incierta. 14 . . . . , ¿¿jxg 4 1 5. jyg1 . 1 5. jyg5
pierde por 1 5 . . . . , C2j d3+ 1 6. �d1 , C2jdf2+ 1 7.
�c2, jyxg5 1 8. i,xg5, ¿¿jxh 1 . 1 5 . . . . , jyf6. No B
hay defensa. 1 6. C2jd1 . 1 6. C2j b5, C2jd3+ 1 7.
�d2, tv'e7 1 8. �c3, C2j df2 sella completa­
mente el flanco de rey de las blancas. 1 6 . . . . ,
ctJd3+ 1 7. �d2, jyf3 (46c). Amenazando 1 8 .
. . . , i,h6+ 1 9. �c2, ¿¿jb4+ seguido de mate.
1 8. a3. Esto no para la amenaza, pero después
de 1 8. ¿¿j ec3, ¿¿jgf2, las negras capturan una
torre limpia. 1 8 . . . . , � h6+ 1 9. \i?c2, �:tJ b4+ 0-1 ,
ya que 20. axb4, ¡vd3# es mate.
46c: Después de 1 7 . . . . , 'iYf3
.
88
10 1 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
4 7. Kaspárov-Speelman
Barcelona (Copa del Mundo),
N
Defensa Moderna
1989
1 . d4, d6 2. e4, g6 3. c4, eS 4. ¿tJ f3, exd4 5.
t¿jxd4, itg7 6. t¿jc3, l¿jc6 7. ite3, t¿jge7 8.
h4!? (47a). El plan más directo. Las blancas quie­
ren explotar la ausencia de los caballos negros
de f6. 8 . . , h6. Con objeto de replicar a h5 con
. . . 1 g5; son alternativas jugables 8 . f5!? y 8 .
. . . 1 h5, aunque las blancas tienen buenas posibi­
lidades de retener una ligera ventaja después de
cualquier jugada. 9. ite2. Una réplica incómoda
para las negras. El debilitamiento del flanco de
rey creado por . . . , h6 descarta . . , 0-0, pero al
segundo jugador no le resulta fácil organizar . . . 1
0-0-0 porque la dama está en medio. 9. . . , f5. La
elección correcta, porque las negras deben desa­
rrollar las piezas. 1 0. exf5, l2Jxf5 1 1 . l2Jxf5,
itxf5 1 2. iVd2 (47b) 1 2 . . . . , iVd7? Ofrecía mejores posibilidades 1 2 . . . . , iVf6!?1 con la vista
puesta en el peón de h4 y ejerciendo presión so­
bre la gran diagonal. 1 3. 0-0, 0-0-0. Momento crí­
tico: las blancas deben obrar con rapidez o
lamentarán haber jugado h4. En la partida, las
negras nunca tienen ocasión de aprovechar el li­
gero debilitamiento del flanco de rey blanco por­
que están demasiado ocupadas en el otro sector
del tablero. 1 4. b4! (47c). Lo más vigoroso. La va­
riante más lenta 1 4. ,g ac1 , � b8 1 5. b4, l¿jxb4
1 6. itf31 t¿ja6 1 7. l¿jb5, l2Jc5 1 8. l¿jxa7!, iVa4!
(1 8 . . . . , �xa7? 1 9. itxc5+, dxc5 20. iVa5+,
�b8 21 . itxb71 c6 22. ita6, �as 23. ,g b1 ,
itxb1 24. ,g xb1 da la victoria a las blancas) 1 9.
t¿jb5, g5 resultó menos eficaz en Epishin-Hedke,
Groninga, 1 996. 14 . . . . , t¿jxb4. No es mejor 1 4.
. . . , �b8; p. ej.: 1 5. b5, t¿je5 1 6. t¿jd51 g5 (1 6 .
. . . , t[Jg4 1 7. itxg4, itxg4 1 8. ,g ab1 , con la in­
tención de jugar 1 9. ,g b3, también da un ataque
muy peligroso a las blancas) 1 7. a4, t[Jg4 1 8.
�xg4, �xg4 1 9. itxa7+, �xa7 20. b6+, cxb6
21 . a5, b5 (21 . . . . , �xa1 22. axb6+, �b8 23.
,g xa1 amenaza 24. ,g as+ y si 23 . . . . , �f7, en­
tonces 24. �a5, �ca 25. ¡vb5!, \ii b8 26. t[Jc7,
�xc7 27. ,g a8+, \ii xa8 28. bxc7 y mate en la si­
guiente jugada) 22. ife3+, � b8 23. a6, 'iVc6
(23 . . . . , bxa6 24. ,g xa6 gana) 24. a7+, \!¡aS 25.
.
.
.
47a: Después de 8. h4!?
. .1
.
.
N
47b: Después de 1 2. iVd2
N
47c: Después de 1 4. b4!
1 0 1
M I N I AT U R A S
89
BRILLANTES
g a5! , con ataque decisivo de las blancas,
Schón-Danner, Budapest, 1 989. 1 5. l¿jb5! (47d)
1 5 . . . , lL! c2. O 1 5 . . . . , �xa1 1 6. 'iVxb4, �e5
1 7. �f3, c5 1 8. l¿jxa7+, �b8 1 9. �a3 (amenazando 20. l¿jb5) 1 9 . . . . , 'W/c7 20. g4 (a fin de ganar b1 para la torre) 20 . . . . , �d7 (no 20 . . . . , �c2
21 . M c1 , M hf8 22. lL!b5, 'iVb6 23. �d5, ca­
zando el alfil) 21 . M b1 , M df8 22. �xb7, i;Vxb7
23. M Xb7+, �xb7 24. l¡j b5, y las blancas están
mejor. 1 6. �f3 (47e) 1 6 . . . . , d5. No hay defensa;
por ejemplo, las blancas también ganan con 1 6.
. . . , �xa1 1 7. l¡jxa7+, � b8 1 8. M b1 ! , c5 1 9.
l¡jc6+, �c8 20. i;Va5, l¡j b4 (o 20 . . . . , i;Vxc6 21 .
�xc6, bxc6 22. i;Va7 y ganan) 21 . M Xb4, cxb4
22. i;Va8+, � e? 23. �b6+!, �xb6 24. i;Va5# y
1 6 . . . . , l¿jxe3 1 7. i;Vxe3, �xa1 1 8. i;Vxa7, i;Vg7
1 9. i;Vxb7+, �d7 20. M e1 ! , M C8 21 . l¡jxd6. Si
1 6 . . . . , c5, entonces 1 7. M ad1 , �e5 1 8.
l¿jxa7+, � b8 1 9. lL! b5 da por resultado igualdad de material y un ataque fuerte y constante de
las blancas. Quizás la línea principal sea 1 6 . . . . ,
l¡jxa1 1 7. l2Jxa7+, � b8 1 8. iVa5, y ahora,
aunque hay muchas variantes, puede verse de
inmediato que las amenazas blancas son extre­
madamente fuertes. Una línea de muestra es
1 8 . . . . , M de8 1 9. l¡j bS, 'iVd8 20. iVa7+, �c8
21 . 'iVxb7+, � d7 22. l¡jxc7, iVc8 23. iVc6+,
�e? 24. �f4, M d8 25. M e1 +, �f8 26. �d5,
�f6 27. �e6, �xe6 28. l¿Jxe6+, �f7 29.
'iVdS, M d7 30. h5, y las negras tienen grandes
dificultades. 1 7. �xd5, l¿jxa1 . Tanto 1 7 . . . . , c6
1 8. l2Jxa7+, � b8 1 9. �f4+ como 1 7 . . . . ,
�xa1 1 8. l¿Jxa7+, � b8 1 9. M b1 , b6 20. i;Vas
dan la victoria a las blancas. 1 8. l¿jxa7+, �b8
1 9. 'iVb4! (47f) 1 9 . . . . , iVxd5. Esto no hace
más que prolongar un poco la partida. También
gana 1 9 . . . . , eS 20. �f4+! , � a8 21 . iVaS,
mientras que 1 9 . . . . , c6 20. �f4+, �a8 21 .
lL! bS fuerza el mate. 20. cxd5, l¡jc2 21 . i;Va5,
l¿jxe3 22. fxe3. Además de su ventaja de mate­
rial, las blancas siguen teniendo un fuerte ata­
que. 22 . . . . , M he8 23. l¿j b5, M Xd5 24.
'iVxc7+, �as 25. iVa5+, 1 -0.
N
.
47d: Después de 1 5. l¿jb5!
N
47e: Después de 1 6. �f3
47f: Después de 1 9. \i'b4!
90
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
48. Polugaevski-Kudrin
Abierto de Nueva York,
N
1989
Defensa Grünfeld, Variante del Cambio
48a: Después de 1 O. M c1 !?
N
48b: Después de 1 2. �f1 !
N
48c: Después de 1 6. dS!
1 . d4, CZJ f6 2. c4, g 6 3. CZJ c3, dS 4. cxdS,
CZJxdS S. e4, ct:Jxc3 6. bxc3, Jlg7 7. Jlc4, eS 8.
t¿je2, ct:Jc6 9. _te3, 0-0 1 O. M c1 !? (48a). Una
interesante idea que Polugaevski fue el primero
en aplicar. Durante décadas, las blancas habían
enrocado automáticamente al llegar a este punto,
pero «Polu» se dio cuenta de que jugar primero la
torre tenía algunas ventajas. 1 O. . . . , cxd4. Un
punto importante es que si las negras continúan
con 1 0 . . . . , Jlg4?! 1 1 . f3, ct:Jas 1 2. _td3, cxd4
1 3. cxd4, _te6 como si las blancas hubiesen en­
rocado, entonces 1 4. dS! ya no implica el sacrifi­
cio de calidad. 1 1 . cxd4, 'l;i'aS+. La tentativa más
natural de explotar el hecho de que las blancas
no hayan enrocado. 12. \t> f1 ! (4Bb). El punto cla­
ve de la idea blanca. No importa que se encierre
la torre de h1 , ya que el plan es iniciar un ataque
por el flanco de rey con h4-hS; esto activará la to­
rre in situ. 1 2 . . . . , Jld7. Actualmente 1 2 . . . . ,
'l;i'a3!? se considera una jugada crítica. El quid
es que después de 1 3. h4, Jlg4!, las blancas ya
no pueden jugar f3. Por tanto, tal vez no tengan
nada mejor que 1 3. 'l;i'b3, pero el cambio de da­
mas quita mucho veneno al plan blanco. 1 3. h4,
M 8C8?! 1 3 . . . . , eS?! 1 4. dS, CLJd4 1 S. ct:Jxd4,
exd4 1 6. _txd4, Jlxd4 1 7. 'l;i'xd4 dio la victoria a
las blancas en Polugaevski-Korchnói, Haninge,
1 989. Sin embargo, 1 3 . . . . , M fc8!? es probable­
mente mejor que la textual; el ataque blanco im­
plica hS y hxg6, seguidas de la transferencia de la
dama a la columna «h» . Dar al rey una casilla li­
bre en f8 significa que esta maniobra no amena­
zará mate. 1 4. hS, eS. 1 4 . . . . , e6 1 S. hxg6, hxg6
1 6. eS, ct:J e7 1 7. 'l;i'd3, M fe8!? 1 8. Jld2!, 'l;i'a4
1 9. Jl b3 ! , M XC1 + 20. _txc1 , 'l;i'b4 21 . 'l;i'h3
resultó muy desagradable para las negras en H .
Grünberg-Gauglitz, Cto. d e Alemania Oriental
(Zittau), 1 989. 1 S. hxg6, hxg6 1 6. dS! (4Bc). En
una partida anterior (Guseinov-Juzman, Bakú,
1 988, se había jugado 1 6. Jld2.
Como es habitual en él , Polugaevski tiene a
punto una profunda mejora. 1 6 . . . . , CLJd4. 1 6 . . . . ,
ct:Je7 1 7. JlgS también favorece a las blancas.
1 0 1
M I N I AT U RA S
BRILLANTES
1 7. t¿jxd4 (48d) 1 7. . . . , � xc4. La posición crítica surge después de 1 7 . . . , exd4 1 8. i,xd4,
i,b5 (o 1 8 . . . . , g xc4 1 9. l:t xc4, y ahora 1 9 . . . . ,
1®'a6 20. 'itd3 transpone a la partida, mientras
que después de 1 9 . . . . , i, b5 20. i, xg7, i,xc4+
21 . �g1 , �xg7 22. �c1 , transponemos a la lí­
nea principal de este comentario) 1 9. i,xg7,
g xc4 20. g xc4, Jixc4+ 21 . �g1 , �xg7 22.
'iYc1 !! (48e). Las negras tienen una gran varie­
dad de opciones, pero ninguna es satisfactoria:
1 ) 22 . . . . , f6 23. a, h3! ! , Jia6 (23 . . . . , 'iYxa2
24. 'iYh6+, �f7 25. 'iYh7+, �e8 26. 'iYxb7!,
'iVa1 + 27. � h2, 'iYe5+ 28. g3, 'iYd4 29. 'iYc8+,
�f7 30. 'iYd7+, con mate) 24. 'iVh6+, �f7 25.
'iYh7+, � e8 26. d6! , 'iYe5 (26 . . . . , 'iYd8 27.
a, c3, b6 28. e5! , 'iYd7 29. 'iYxg6+, 'iVf7 30.
'iYc2 gana) 27. 'iYc7, iY'a1 + 28. � h2, 'iYe5+
29. g3, 'iYe6 30. a, h7 y ganan.
2) 22 . . . . , a. c8 23. 'iVh6+, �f6 24. 'iVf4+,
r:Ji;e7 25. 'iYe5+, r:Ji;d7 26. a, h7, a, f8 27.
'iYe6+, r:Ji; d8 28. 'iYd6+, r:Ji;e8 29. 'iYb8+, 'iYd8
30. 'iVxb7, ganando el peón de a?, después de lo
cual las blancas tienen tres peones y un fuerte
ataque por la pieza.
3) 22 . . . . , 'iVc5 23. 'iYb2+!, f6 24. �xb7+,
a, f7 25. a, h7+, r:Ji;xh7 26. 'iVxf7+, r:Ji; h6 27.
'iYxf6, y los peones pasados centrales son de­
masiado fuertes.
4) 22 . . . . , �a4 23. a, h4! , f6 24. �h6+, r:Ji;f7
25. �h7+, r:Ji;e8 26. �xb7, con ataque decisivo.
5) 22 . . . . , �b4 23. a3 conduce a una de las
l íneas anteriores (con una diferencia insignifican­
te en la posición del peón «a» de las blancas).
1 8. a, c4, � a6? Pierde en el acto; 1 8 . . . . ,
exd4 1 9. i,xd4, i,b5 20. i,xg7, i,xc4+ 21 .
r:Ji;g1 , �xg7 transpone al análisis de más arriba.
1 9. �d3! , exd4 20. i,xd4, i,bS 21 . � h3! El
traslado temático de las blancas a la columna
«h» . 21 . . . . , i,xc4+ 22. r:Ji;g1 , f6 23. �h7+,
r:Ji;f7 24. a, h6! (4Bf), 1 -0. Hay demasiadas ame­
nazas; p. ej.: 24 . . . . , g5 25. a, g6 o 24 . . . . , a, h8
25. �xg6+, r:Ji;f8 26. a. xh8+, Jixh8 27. i,c5+,
con mate.
.
91
N
48d: Después d e 1 7. l¿jxd4
N
48e: Después de 22. 'iVc1 ! !
(análisis)
N
48f: Después de 24. M h6!, 1 -0
92
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
49. Ivanchuk-Csom
Ereván,
B
1989
Defensa Nimzoindia, 4. f3
49a: Después de 9. . . . , fxg3?
B
49b: Después de 1 3. . .. ,
gxh1 ='iV
B
1 . d4, t¿j f6 2. c4, e6 3. t¿j c3, � b4 4. f3, eS
S. dS, �xc3+. Si las negras van a jugar . . . ,
t¿jh5, deberían hacerlo enseguida. 6. bxc3,
t¿jhS. Una tentativa de explotar el debilitamiento
creado por f3. 7. g3. Suprimiendo el jaque en h4.
7 . . . . , fS 8. e4, f4 9. dxe6. La línea más aguda.
También son jugables 9. �xf4 y 9. t¿je2. 9. . . . ,
fxg3? (49a). Una jugada tentadora, pero inco­
rrecta. Es mejor 9 . . . . , jVf6 1 0. t¿je2, fxg3 1 1 .
�g2, aunque la teoría da ventaja a las blancas
también aquí. Es posible que las negras no pue­
dan justificar su tentativa de apoderarse de la ini­
ciativa en fase tan temprana de la partida. 1 O.
jVdS!, g2. 1 0 . . . . , t¿jf6 1 1 . �xc5, g2 1 2. �xg2,
dxe6 1 3. t¿je2, favorece a las blancas, mientras
que 1 0 . . . . , �h4 1 1 . �g5, g2+ 1 2. �xh4,
gxh1 ='iV pierde por 1 3. �xh5+, g6 1 4. !VeS. 1 1 .
!VxhS+! También favorece a las blancas 1 1 .
�xg2, jVh4+ 1 2. �f1 , pero la jugada del texto
es incluso más fuerte. 1 1 . . . . , g6 1 2. �es, !Vh4+
1 3. �e2, gxh1 ='iV (49b) 1 4. !Vxh8+, �e7 1 S.
jVg7+, �xe6. O 1 5 . . . . , �d6 1 6. �f8+, �c6
(1 6 . . . . , �xe6 1 7. �h3+, �xh3 1 8. jVg8+,
�d6 1 9. �f4+, �e7 20. �g5+, �d6 21 .
�d1 +, con mate) 1 7. �xc8+, �d6 1 8. jVf8+,
�c6 1 9. �f4 y ganan. 1 6. �h3+, �d6. 1 6 . . . . ,
!Vxh3 1 7. !V g8+ transpone al comentario ante­
rior. 1 7. jVf8+, �c7 (49c). 1 7 . . . . , �c6 1 8.
!Vxc8+, �d6 1 9. jVf8+, �c6 20. �f4, � b6
21 . �b1 +, �a6 22. !Vea, con mate. 1 8. �f4+.
Las negras se ven forzadas a entregar la dama
para evitar el mate. 1 8 . . . . , !Vxf4. 1 8 . . . . , � b6
1 9. �b1 +, �a6 20. !Vxc8 transpone al comen­
tario a la jugada 1 7 de las negras. 1 9. !Vxf4+,
d6. Se ha restablecido la igualdad de material,
pero las negras están perdidas. 20. �d1 . Prime­
ro, las blancas van por el rey . 20 . . . . , t¿jc6 21 .
!Vxd6+, � b6 22. � g3, . . . y ahora vuelven por
la dama. No hay manera de parar las amenazas
23. �g2 y 23. �xc8, �xc8 24. t¿jh3. 22 . . . . , hS
23. �xc8, � xc8 24. t¿j h3, h42S. �f2, 1 -0.
.
49c: Después de 17 . . . . , �c7
.
1 0 1
M I N I AT U RA S
BRILLANTES
50. Hodgson-Zsu. Polgár
Cto. de Europa por equipos, Haifa,
Ataque Trompowsky
1989
93
B
1 . d4, ftjf6 2 . .,t gs. Aunque esta apertura se
llama Trompowsky, Hodgson es el que más ha
hecho en la época actual por avanzar en la teoría
de 2. i,g5. 2 . . . . , e6 3. e4, h6 4. i,xf6, 'iVxf6.
Las negras han obtenido los dos alfiles, pero a
costa de considerable tiempo. 5. ftjf3, d6 6.
ftjc3, c6. Una línea sólida para las negras es 6.
50a: Después de 11 . , ftjes
. . . , ftjd? 7. 'iVd2, a6 con la intención de jugar . . . ,
'iVe7, . . . , g6 y . . . , i,g?. 7. 'iVd2, es a. o-o-o,
i,e7. a . . . . , ftjd??! 9. dxe5, dxe5? es un clásico
error garrafal de apertura que ha causado algu­
nas víctimas: 1 O. ftj b5! da un ataque decisivo a
las blancas. 9. � b1 . Impidiendo a las negras forzar el cambio de damas con . . . , 'i}rg5. 9. . . . ,
ftjd??! Es más flexible 9 . . . . , 0-0. 1 0. h4, exd4. N
Ahora 1 O. . . . , 0-0 1 1 . .,t e2 es incómoda para las
negras; el alfil de ca está encerrado, y las blancas
tienen un ataque automático con g4, etc. 1 1 .
ftjxd4, ftj es (50a). 1 1 . . . . , ftjc5 1 2. f4, i,g4 1 3.
i,e2, i,xe2 1 4. ftjdxe2 favorece a las blancas,
pero es mejor para las negras que la continuación
de la partida. 1 2. f4!, ftjg4. Ahora 1 3. ftjdb5, OO 1 4. ftjxd6, i,xd6 1 5. �xd6, ftj f2 es incierto,
así que hay que prepararlo más. 1 3. h5. Esto
50b: Después de 1 4. ftjdbS!
amenaza 1 4. g3 seguida de 1 5. e5, dxe5 1 6.
ftje4. 1 3 . . . . , i,d8. Permitiendo el sacrificio en
b5, pero no había nada mejor. 1 4. ftjdb5! (50b)
14 . . . . , cxb5 1 5. i,xbS+, i,d7?! Ahora las blan­
cas ganan sin dificultades. Es mejor 1 5 . . . . , �fa,
si bien 1 6. e5, �e6 (1 6 . . . . , �f5 1 7. �xd6+,
i,e? 1 a. �da+, i,xda 1 9. l:I xda+, �e? 20.
l:I xha es muy bueno para las blancas) 1 7. N
l:I he 1 ! , d5 1 a. ftjxd5 da a las blancas dos peo­
nes y un ataque muy fuerte por la pieza. 1 6.
i,xd7+, <;i;?xd7 1 7. 'iVe2. La utilidad de h5 de
las blancas es obvia. 1 7. . . . , 'iVxf4. La única ma­
nera de salvar el caballo. 1 8. l:I hf1 , 'iV g5. 1 a .
. . . , 'iVg3 1 9. 'iVb5+, �ca 20. l:I xf7, con mate.
1 9. l:I fS (SOc) 1 9 . . . . , �h4 20. �b5+, �ca 21 .
l:I xf7, i,e7 22. ftjdS, 1 -0.
50c: Después de 1 9. l:I f5
.
..
94
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
5 1 . Ki. Georgiev-Zaichik
Palma de Mallorca (GMA),
B
1989
Defensa Siciliana, Variante Najdorf
1 . e4, es 2. tt:Jf3, d6 3. d4, cxd4 4. tt:Jxd4,
t¿:jf6 S. tt:Jc3, a6 6. i.c4, e6 7. 0-0, bS 8. i. b3,
i.e7 9. iVf3, iVb6 1 0. i.e3. 1 0. i.g5!? está
ahora de rabiosa actualidad en la teoría. 1 O . . . ,
'i'Yb7 1 1 . 'i'Yg3, tt:J bd7. Otras alternativas son
1 1 . . . . , 0-0, 1 1 . . . . , b4 y 1 1 . . . . , t¿:jc6. La jugada
del texto es mucho más arriesgada, ya que inci­
ta a un posible sacrificio en f5. 12 . .ld fe1 . Tam­
bién es posible jugar directamente 1 2. tt:Jf5. 12
. . . , t¿jcs (S ta) 1 3. t¿j fS ¿{jxb3! La mejor de­
fensa; 1 3 . . . . , exf5 1 4. �xg7, .ld f8 1 5. i.xc5,
dxc5 1 6. exf5 conduce a un ataque decisivo de
las blancas. 1 4. ¿{jxe7!? (5 1b). 1 4. CZ'Jxg7+,
�f8 1 5. i. h6 (1 5. axb3?, h6 deja el caballo
atrapado y vulnerable ante . . . , .ld h7) 1 5. . . . ,
CZ'Jxa1 1 6. eS! es también muy incierto. 1 4 . . . . ,
¿{jxa1 . No 1 4. 'i/ii xe7 1 5. axb3, i. b7 1 6. i.g5! ,
con ventaja blanca. 1 S. � xg 7 .ld f8. Las ne­
gras podían intentar también 1 5 . . . . , ¿{jxc2 1 6.
�xf6 (1 6. i.g5, 'i/ii xe7 1 7. �xh8+, �d7 1 8.
i.xf6, �b7! 1 9. �g7, �f8, y la posición está
nivelada) 1 6 . . . . , CZ'Jxe1 (no 1 6 . . . . , g f8? 1 7.
�g5, ¿{jxe1 1 8. t¿jf5, 'fic7 1 9. t¿:jd5, exd5 20.
tt:Jxd6+, �xd6 21 . 'i'Yxd6, f6 22. �h6, .ld g8
23. iVc6+ y ganan) 1 7. tt:Jxc8, .ld xc8 1 8.
'iYxh8+, �d7 1 9. iVxh7, �c6 20. h4, con posi­
ción muy incierta. 1 6. eS! (51 e). Esta inesperada
jugada causa a las negras muchos problemas.
16 . . . . , dxeS? Otras líneas son:
1) 16 . . . . , b4? 1 7. i. h6, bxc3 1 8. i'Vxf8+,
�d? 1 9. tt:Jxc8, cxb2 20. exf6, b1 =iV 21 .
�xd6+, �xc8 22. �f8+, � d7 23. i'Vxf7+ ga­
na, ya que el rey negro se verá forzado a ir a la
columna «b».
2) 1 6 . . . . , t¿:jd?? 1 7. i.g5!, d5 (o de lo con­
trario lt:Je4) 1 8. t¿jf5, exf5 1 9. e6, con ataque ga­
nador.
3) 1 6 . . . . , lt:Jh5? 1 7. �xh7, Wixe7 1 8. ¿{je4,
tt:Jxc2 1 9. ¿{jxd6+, �xd6 (1 9 . . . . , �d7 20.
�xc2 favorece a las blancas) 20. exd6, ¿{jxe1
21 . 'i!xh5, g g8 22. �h7, ldg4 23. d7+, �xd7
24. �xf7+, �c6 (o 24 . . . . , �d6 25. i.f4+, eS
26. �f6+, �e6 27. �xe5+, �e? 28. �g3, y
.
51 a: Después de 1 2 . . . . , t¿jcs
.
,
N
,
51 b: Después de 1 4. CZ'Jxe7!?
N
51 e: Después de 1 6. eS!
1 0 1
M I N I AT U RA S
BRILLANTES
95
las negras tienen dificultades) 25. �f1 , ganando
el caballo, con lo que las blancas están mejor.
4) 1 6 . . . . , l¿Jxc2! 1 7 . .t h6 (1 7. exf6, tt:Jxe1 8
18 . .t h6, 'jVxg2+ 1 9. 'jVxg2, l¿Jxg2 da la victoria
a las negras) 1 7 . . . . , t¿jd? (o 1 7 . . . . , l¿Jxe1 1 8.
'iVxf8+, �d7 1 9. l¿jed5!, l¿jxd5 20. 'iVxd6+,
�e8, forzando las tablas) 1 8. g d1 ! , �xe7 1 9.
g xd6, �e8 20. g xd7, �xd7 21 . �xf8,
�xg2+ 22. �xg2, .tb7+ 23. �g3, g f8 24 .
.txf8 conduce a las tablas.
17 . .tes, t¿jd7 (51d). Las blancas están me51 d: Después de 17 . . . . , t2jd7
jor después de 1 7 . . . . , �c7 1 8. l¿j ed5, �xc5 1 9.
l¿jxf6+, �e7 (o 1 9 . . . . , �d8 20. t2Jce4, �e7
21 . .ld xa1 ) 20. l¿jxh7, g d8 21 . l¿J e4. 1 8. l¿Jxc8.
Esto es suficiente para ganar, pero una línea más
contundente habría sido 1 8. t2jf5!! , exf5 (1 8 . . . . ,
t2jxc5 1 9. t¿jd6+, �e? 20. t2Jxb7, .txb7 21 .
�xe5, t¿jd7 22. 'ti'g5+, f6 23. �h4, t2jxc2 24.
�xh7+, también gana) 1 9 . .ld xe5+!, �d8 (1 9. a
. . , l¿Jxe5 20. �xf8+, �d7 21 . VJ/ie7+, �c6 22.
'iVd6#) 20. l¿jd5, 'iVxd5 21 . g xd5, g e8 22.
j:Vc3!, y las negras están inermes. 1 8 . . . . , .ld xc8 .
1 8 . . . . , 'iVxc8 1 9. l¿Je4, j:Vc6 20. t¿jf6+, �d8 21 .
.txf8 gana. 1 9 . .txf8. No 1 9. l¿Je4?, j:Vxe4 20.
g xe4, g xc5, pues se cambian las tornas. 19 .
. . . , l¿jxf8 20. l¿Je4, �b6 (51e) 21 . �xe5? Sola­
mente esta jugada hace peligrar la victoria; es
más fuerte 21 . l¿jf6+, �e? 22. �g5!, contra lo
51 e: Después de 20. . . . , �b6
cual las negras están indefensas. 21 . . . . , .ld xc2.
Lo mejor, ya que 21 . . . . , l¿Jxc2? 22. t¿jf6+, �d8
23. g d 1 + y 2{ . . . , g c6 22. c3, l¿jc2 23. t¿jf6+,
�d8 24. g d 1 +, �c8 25. �e4 dan la victoria a
las blancas. 22 . .ld d1 , t¿jd7?! Las negras podían
haber forzado unas claras tablas con 22. . . . ,
é2Jg6! 23. �g5 (23. éZJf6+?, �f8 24. l¿jxh7+,
�g8 25. t2Jf6+, �g7 26. t2Jh5++, � h6 da la N
victoria a las negras; 23. �g7, �c7 24. éZJf6+,
�e7 25. é2Jg8+ también es tablas) 23 . . . . , .h6 24.
�xh6, .ld e2 25. t2Jf6+, etc. 23. t¿jd6+ (51f) 23 .
. . . , �d8? Perdiendo en el acto; 23 . . . . , �e? pro­
bablemente aún habría alcanzado las tablas; p. ej.:
24. �g5+, �f8! 25. �f4, éZJe5! 26. 'i:Vh6+ o 24.
t¿jf5+, �e8 25. ¡uh8+, t¿jf8 26. l¿je3, ¡ves 27.
g xa1 , g c1 + 28. g xc1 , �xc1 + 29. t¿jf1 . 24.
iVhB+, 1 -0. Las blancas fuerzan el mate en pocas
51f: Después de 23 . . . . , t¿jd6+
jugadas. Una partida emocionante, aunque no im­
pecable.
.
96
1 0 1
M I N I AT U R A S
52. Guéller-Dreev
Abierto de Nueva York,
B
BRILLANTES
1990
Defensa Francesa, Variante Tarrasch
52a: Después de 6. . . . , c4
B
1 . e4, e6 2. d4, d5 3. éijd2, a6 4. éijgf3, c5 5.
exd5, exd5 6. Íi, e2, c4 (52a). Una jugada ambi­
ciosa; si las negras consiguen mantener el peón
en c4, las piezas menores del primer jugador, es­
pecialmente el alfil de casillas blancas, verán su
movilidad severamente restringida. Todo depen­
de ahora de si las blancas pueden hacer saltar la
cadena de peones negros en el flanco de dama.
7. 0-0, Íi,d6 8. b3, b5 9. a4, Íi, b7. La alternativa
es 9 . . . . , c3, y una vez más debe sacrificarse una
pieza con 1 O. axb5, cxd2 1 1 . Íi,xd2. Aunque los
resultados de las blancas en esta posición han si­
do buenos en la práctica, la valoración teórica no
es tan clara. Después de 1 1 . . . . , éiJ f6 ( 1 1 . . . . ,
Íi,b7 1 2. bxa6, éijxa6 1 3. Íi,xa6, a xa6 1 4.
'iVe2+, 'iVe7 1 5. 'iVxa6!, Íi,xa6 1 6. a xa6 favo-·
reció a las blancas en Guéller-Kekki, ECC,
Matynkyla, 1 9a6) 1 2. c4, dxc4! (1 2 . . , 0-0 1 3. c5,
Íi,c7 1 4. b6, Íi,xb6 1 5. cxb6, ¡vxb6 1 6. Íi,a5 es
bueno para las blancas) 1 3. bxc4, 0-0, la posición
fue incierta en Kr. Georgiev-Nikolié, Burgas,
1 993. 1 0. bxc4, bxc4 (52b) 1 1 . Íi,xc4! Una vez
más, se necesita un sacrificio de pieza para des­
membrar los peones. 1 1 . . . . , dxc4 1 2. éijxc4.
A las negras les resultará difícil enrocar, y en el
centro su rey se verá sometido a un prolongado
ataque. 1 2 . . . . , Íi,e7. 1 2 . . . . , éije7 1 3. éijxd6+,
'iVxd6 1 4. Íi,a3, 'iVc7 1 5. a e1 ' éijc6 1 6. d5,
0-0-0 da una iniciativa tremenda a las blancas;
p. ej.: 1 7. c4 (también es prometedora 1 7. dxc6!?)
1 7 . . . . , éijf5 1 a. 'iVb1 , t¿jcd4 1 9. t¿jxd4, éijxd4
20. 'iVd3 y ganan. Así, las negras se ven forza­
das a efectuar la jugada de retroceso que indica
el texto. 1 3. a e1 , 'iVc7. Las negras sueñan con
enrocar por el flanco de dama; 1 3 . . . . , �fa 1 4.
a b1 da a las blancas una presión fuerte y dura­
dera; p. ej.: 1 4 . . . . , 'iVc7 1 5. d5, Íi,c5 1 6. d6,
iVca 1 7. t¿jfe5, éiJf6 1 a. éijxf7, �xf7 1 9.
� e7+, �fa 20. a exb7, y las negras tienen gra­
ves dificultades. 1 4. a b1 . Amenazando 1 5.
� xb7. 1 4 . . . . , �xc4 1 5. a xb7 éijc6 (52c) 1 6.
éijd2! Sería una equivocación intentar recuperar
el material con 1 6. Íi,a3?! , 0-0-0 1 7. Íi,xe7, éijg.
52b: Después de 1 O. . . . , bxc4
B
52c: Después de 1 5 . . . . , éijc6
.
1 0 1
M I N I AT U RA S
BRILLANTES
97
xe7 1 8. fr bxe7, L'¿j xe7 1 9 . : xe7, ya que des­
pués de 1 9 . . , 1d heS la iniciativa de las blancas
desaparecería por completo y las negras estarían N
ligeramente mejor. 16 . . . . , 'iVxd4. O 1 6 . . . . , 'iVxa4
(1 6 . . . . , 'iVd5 1 7. c4 solamente empeora las co­
sas) 1 7. d5, l2J a5 1 8. ]l e?, 'iVf4 ( 1 8 . . . . , �d8
1 9. d6! , �xd6 20. l2Je4 gana) 1 9. 1l c3, �f8 20.
l2Jc4, 'iVxc4 (20. . . . , 'iVf6 21 . l2Je5) 21 . M XC4,
l2Jxc4 22. 'iVg4, l2Jd6 23. c4, l2Jf6 24. 'iVd4, con
gran ventaja de las blancas. 1 7. �b2 (52d) 17 .
. . . , 'iVxa4?! Tomar este peón es suicida. Una de­
52d: Después de 17. �b2
fensa más tenaz es 1 7 . . . . , 'iVf4, pero las blancas
siguen teniendo una posición excelente después
de 1 8. l2Jf3 (no 1 8. �xg7?, 0-0-0!) 1 8. . . , ]l d8
(o 1 8 . . . . , �f8 1 9. 'iVd7) 1 9. 'iVe2, �f8 20.
'iVxa6, 1l c8 (20 . . . . , l2Jb4 21 . 'iVb6, l2Jd5 22.
'iVa5, 'iVd6 23. 1l d1 y 20 . . . . , l2Jb8 21 . 'iVb5
dan la victoria a las blancas) 21 . 1l d7, 'iVb8 22.
L'¿je5. 1 8. 1d e4?! (52e). Esta sutileza es una liN
gera inexactitud que ofrece al segundo jugador
una pequeña posibilidad de sobrevivir; 1 8. �xg7,
0-0-0 1 9. 1l b3, recuperando el material sacrificado es simple y bueno; por ejemplo: 1 9 . . . . , � f6
20. �xh8, �xh8 21 . c4, 'iV a5 (21 . . . . , 1l xd2
22. 1l b8+) 22. iVf3, 'iVc7 23. l2Je4, con abru­
madoras amenazas. 18 . . . . , 'iVa2?! Las negras
dejan escapar la ocasión. Es correcta 1 8. . . . ,
'iVa5; después de 1 9. �xg7 ( 1 9. l2Jc4, M d8 20.
52e: Después de 1 8. ll e4?!
'iVg4, h5 21 . 'iVe2, 'iVd5, y las negras ganan)
1 9 . . . . , 0-0-0 20. ll b1 , 'iVxd2 (20 . . . . , ]l xd2 21 .
'iVf3, 'iVa2 22. ]l a1 , '1Vxc2 23. �xh8 favorece
a las blancas) 21 . 'iVg4+, �c7 22. �xh8, 'iVxc2
23. 1l ee1 , las blancas seguirían teniendo, bien
es verdad, buenas posibilidades a causa del ex­
puesto rey de las negras, pero aún habría lucha.
19. �xg7, 0-0-0 20. M b3 (52f). Con la dama re- N
tenida en a2, las negras no tienen posibilidad al­
guna. 20 . . . . , �f6. O 20 . . . . , l2Jf6 21 . 1l c4! ,
1l xd2 22. 1l xc6+, �d7 23. 'iVxd2+, �xc6 24.
'iVc3+ y ganan. 21 . 'iVg4+, � c7 22. 'iVf4+,
� ca. 22. . . . , M d6 pierde por 23. M d3. 23.
�xf6, l2Jxf6 24. 'iVxf6, 'iVxc2 25. 'iVfS+, 1 -0.
. .
�
52f: Después de 20. 1l b3
98
10 1 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
5 3. Adams-Wolff
Londres (Watson, Farley & Williams),
N
Defensa Pire
S3a: Después de 1 O. ¿tJ h3
1 . e4, d6 2. d4, g6 3. ¿iJc3, �g7 4. �e3, c6
S. �d2, b5 6. h4, CiJf6 7. f3, �c7. La elección
más popular ha sido 7 . . . . , hS, que ha alcanzado
resultados razonables para las negras. 8. � h6.
Explotando la omisión de . . . , hS. 8. . . . , �xh6 9.
¡vxh6, �e6. Después de 9 . . . . , CiJ bd7 1 0.
t¿j h3, se amenaza 1 1 . CiJ gS seguida de 1 2.
�g7. Por tanto, las negras desarrollan primero el
alfil, de modo que puedan tomar en h3. 1 0. CiJh3
(53a) 1 O . . . , �xh3. El inconveniente es que es­
ta captura les cuesta ahora un tiempo a las ne­
gras. 1 1 . .ld xh3, CiJ bd7 1 2. 0-0-0, ¿iJ b6 1 3.
� b1 , 0-0-0 1 4. ¡jt e3. La dama ha cumplido con
su deber al impedir . . . , 0-0 y puede regresar al
centro. 14 . . . . , eS. Si las negras no emprenden
nada, las blancas jugarán g4 y hS. 1 S. a3 (53b)
1 S. . . . , dS? Es arriesgado para las negras abrir el
juego al estar en inferioridad posicional habida
cuenta sobre todo de la inseguridad de su rey;
1 S . . . . , g heS habría reducido la ventaja de las
blancas al mínimo. 1 6. dxeS. También es prome­
tedor 1 6. �gS, exd4 1 7 . .ld xd4. 1 6 . . . . , ¡vxeS
1 7. f4, V/ii e7. 1 7 . . . . , �c7 1 8. eS, CiJfd7 1 9.
�xbS, cxbS 20. ¿¿jxbS, ltJc4 21 . 0/ii xa7 da a las
blancas tres peones e iniciativa por la pieza. 1 8.
es, ¿iJfd7. 1 8 . . . . , e-[Jg4 1 9. ��f3, hS 20. CiJe2 se­
guido de C¿Jd4 también es bueno para las blan­
cas. 1 9. a4!, a6? Un error que permite progresar
al ataque blanco. Lo mejor es 1 9 . . . . , b4, aunque
incluso aqu í 20. aS, bxc3 21 . axb6, axb6 22.
, xc3, \�S'c5 23. '@'d2, \!;b7 24. b4, ¡j¡e7 2S. bS
favorece a las blancas. Nót€.:;e que 19 . . . . , bxa4?
fracasa por 20. CiJxa4, CiJxa4 (o 20 . . . . , ¡j¡b4 21 .
g d4) 21 . 'ii xa7, CiJacS 22. 1d b3! 20. aS. Ga­
nando. 20 . . . . , CiJa8 (53c). 20 . . . . , CiJc4 pierde
por 21 . 'ifa7. 21 . ¿iJxdS! Una atractiva combina­
ción final. 21 . . . . , cxdS 22. ¡va7, ¿iJc7 23. g c3,
¿iJb8 24. g3!, 1 -0. Las negras no pueden replica�
a la amenaza 2S. �h3+.
.
S3b: Después de 1 � a3
S3c: Después de 20 . . . . , ¿iJa8
1990
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
54. Jálifman-Nikolié
Moscú (GMA),
1990
Defensa Francesa, Variante Winawer
99
N
1 . e4, e6 2. d4, dS 3. l¿jc3, �b4 4. eS, eS S.
a3, �xc3+ 6. bxc3, l¿Je7 7. W/ig4, 0-0 8. � d3,
l¿jbc6?! La línea principal es 8 . . . . , f5; actual­
mente, 8 . . . . , lbbc6 se considera inferior debido
a la continuación jugada en esta partida. 9. jVhS
(54a) 9 . . . . , lbtS?! Mejor posibilidad es 9 . . . . ,
l¿jg6, aunque también sea insuficiente para igua54a: Después de 9. 'i' hS
lar; p. ej.: 1 O. lb f3, 'i' c7 1 1 . � e3, c4 1 2. �xg6,
fxg6 1 3. 'i' g4, y las blancas están ligeramente
mejor; 9 . . . . , h6? es un error garrafal que ha cau­
sado algunas víctimas: 1 O. i,xh6!, gxh6 1 1 .
iVxh6, lb f5 1 2. i,xf5, exf5 1 3. 0-0-0! da un ata­
que decisivo a las blancas. 1 0. t¿jt3, f6 1 1 . g4!
(54b). Este planteamiento directo da un ataque
muy fuerte a las blancas. La dama y las piezas N
menores ya están en buena posición de ataque;
abrir la columna «g» permite a la torre sumarse a
la acción. 1 1 . . . . , c4. Es mala 1 1 . . . . , fxe5?! des­
pués de 1 2. gxf5, e4 1 3. t¿jg5, h6 1 4. t¿jxe4!,
dxe4 1 5. Jd g1 ! , mientras que si 11 . . . . , g6 1 2.
W/th3, t¿jg? 1 3. 'i'h6! también es desagradable
para las negras. 1 2. gxfS. Esta innovación, en
vez de 1 2. exf6 y 1 2. �e2, que se jugaban an­
tes, puso, efectivamente, toda la línea fuera de
54b: Después de 1 1 . g4!
circulación para las negras. 12 . . . . , cxd3 1 3.
Jd g 1 (54c) 1 3 . . . . , exfS. Ésta es la posición crítica. Primero veamos las defensas inferiores de las
negras:
1 ) 1 3 . . . . , 'Vife8 fracasa por 1 4. �xe8, 1d xe8
1 5. exf6, exf5+ 1 6. l¿je5!, l¿Jxe5 1 7. Jd xg7+, con
gran ventaja de las blancas.
2) 1 3 . . . . , dxc2 1 4. �h6, g f7 1 5. Wd2, N
i,d7 condujo a las negras a la catástrofe des­
pués de 1 6. �xg7! , Jd xg7 1 7. 'i'h6, 'i'f8 1 8.
Jd xg7+, 'i'xg7 1 9. Jd g1 , 'i'xg1 20. t¿jxg1 , fxe5
21 . f6, 1 -0 en M. Palac-V. Kovacevié, Vinkovci
1 995.
3) 1 3 . . . . , 'i'a5 1 4. Jd xg7+!, �xg7 1 5.
i,h6+, W h8 1 6. �xf8, iVxc3+ 1 7. Wf1 ,
'i'xa 1 + 1 8. Wg2, y las negras no pueden repli­
car a la amenaza 1 9. i'tf7.
54c: Después de 1 3. Jd g1
4) Solamente queda 1 3 . . . . , t¿je7, sin duda la
defensa más tenaz. Aunque quizás no se pierda
100
S4d: Después de 1 7. fxg6 (aná­
lisis)
S4e: Después de 1 5. �d2!
S4f: Después de 1 8. g g1 + ,
1 -0
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
forzosamente, esta línea no es nada atractiva pa­
ra las negras; las blancas continúan con 1 4. exf6,
l::I xf6 1 S. l::I xg7+!!, �xg7 1 6. jVgS+, l2Jg6 (1 6 .
. . . , �f7 1 7. lLJeS+ gana) 1 7. fxg6 (54d) 1 7 . . . . ,
hxg6 (o 1 7 . . . . , iVe7? 1 a. jVh6+, y ahora tanto
1 a . . . . , � ha 1 9. i,gS, l::I xg6 20. jVxg6 como
1 a . . . . , �ga 1 9. i,gS, hxg6 20. jVh4, �g7 21 .
lLJeS dan la victoria a las blancas) 1 a. i,f4!,
i,d7 (las alternativas 1a . . . . , �f7 19 . .,tes, 1a .
. . . , J::I fa 1 9. jVh6+ y 1 a . . . . , jVaS 1 9 . .,tes,
jVxc3+ 20. �f1 , jVxa1 + 21 . �g2 son todas
perdedoras para las negras) 1 9 . .,tes, dxc2 (1 9.
. . . , 1:! ca 20. cxd3, 1:! xc3 21 . �d2, y las blancas
ganan después de 21 . . . . , l::I b3 22. l::I g1 , .,tea
23. 1:! g4) 20. h4!, con las derivaciones:
4a) 20 . . . . , iVe7 21 . hS, 1:! fa (21 . . . . , .,tea
22. l2J h2 es parecido) 22. l2J h2 gana.
4b) 20 . . . . , i,a4 21 . hS, �f7 22. i,xf6,
jVxf6 23. lLJeS+, �e7 24. l2Jxg6+, �f7 2S.
lLJeS+, �e7 26. f4, 1:! ca 27. �d2 conduce a un
final ganado.
4c) 20 . . . . , .,tea 21 . l2J h2!, �f7 22. jVh6!,
�e7 (22. . . . , gS 23. jVh7+, �fa 24. jVha+, �f7
2S. l2Jg4 y 22 . . . . , i,bS 23. l2Jg4, 1:! fS 24.
jVg7+, �ea 2S. l2Jf6+, l::I xf6 26. i,xf6, jVd6
27. jVga+ tampoco ofrece esperanzas a las ne­
gras) 23. i,xf6+, �xf6 24. jVfa+, i,f7 2S.
l2Jg4+, �fS 26. iVxf7+!, �xg4 27. �e2 (forzan­
do el mate), 1 -0, Kruppa-Komarov, Jerson, 1 991 .
1 4. i, h6, 1:! f7 1 5. �d2! (54e). Despejando
la primera fila para que la última pieza de las
blancas se sume al ataque. 1 5 . . . . , i,e6 1 6.
i,xg7! Ya hemos visto este sacrificio en la l ínea
2 de más arriba; aqu í, en un escenario ligera­
mente distinto, también resulta decisivo. 1 6 . . . . ,
l::I xg7 1 7. l::I xg7+, �xg7 1 8. l::I g1 + (54f), 1 -0.
No hay defensa; p. ej.: 1 a . . . . , � ha (o 1 a . . . . ,
�fa 1 9. iVxh7, 1:! ca 20. 1:! g7) 1 9. l2J h4, l2Jxd4
(1 9 . . . . , jVd7 20. l2Jg6+, �g7 21 . l2Jf4+, �ha
22. jVh6 gana la dama como mínimo) 20.
l2Jg6+, �g7 2 1 . t¿jf4+, <;i? ha 22. cxd4, y ganan.
10 1 M I N I A T U R A S B R I L L A N T E S
101
55. Arencibia-Seirawan
Manila (Interzonal),
Defensa Moderna
1990
B
1 . d4, d6 2. l¿jc3, g6 3. h4?! De manera
asombrosa, en una base de datos de un millón de
partidas solamente pude encontrar otro ejemplo
de esta posición. 3 . . . . , i2, g7 . 3 . . . . , l¿jf6 4. e4
transpone a la línea de la Pire. 4. hS, l¿jc6 S.
l¿jf3, eS! (55a). Seirawan reacciona temática­
mente contra el avance lateral de las blancas
55a: Después de S . . . . , eS!
contraatacando en el centro. G racias al tiempo
que las blancas han perdido al avanzar el peón
« h » , las negras no están atrasadas en el desarrollo. 6. h6, i2,f6 7. dS. Las blancas cierran el centro y hacen que el caballo retroceda a su base. 7 .
. . . , l¿j b8 8. e4, i2,e7 (55b). Las negras quieren
desarrollarse con . . . , l¿jf6 y . . . , 0-0. Finalmente,
podrían buscar contrajuego con . . . , f5, pero ten- 8
drán que tener cuidado en vista de lo cerca que
está de su rey el peón «h» de las blancas. 9.
i2,bS+. 9 . i2,e2, l¿jf6 1 0. l¿jd2 seguido de l¿Jc4
da aproximadamente la igualdad 9 . . . . , l¿jd7.
No 9 . . . . , c6? 1 0. dxc6, bxc6 1 1 . i2,c4, con ligera
ventaja de las blancas. 1 O. g4? Hasta ahora, las
blancas habían jugado de manera ambiciosa, pero no habían corrido muchos riesgos. Sin embargo, con este nuevo avance de peón (destinado a
55b: Después de 8 . . . , i2,e7
impedir el desarrollo del flanco de rey de las ne­
gras) van demasiado lejos; es más seguro 1 O.
i2,e3, l¿jgf6 1 1 . l¿jd2, con igualdad. 10 . . . ,
l¿jgf6. Antes de que g5 encierre a las negras. 1 1 .
l¿j h4 (55c). 1 1 . g5, l¿j hS favorece a las negras,
ya que f4 es una casilla tentadora para el caballo,
mientras que 1 1 . g g1 , 0-0 seguida de . . . , l¿jcS
atacará e4 y g4. 1 1 . . . , a6. Las negras se guar- N
dan mucho de permitir a las blancas enredar la si­
tuación; objetivamente, 1 1 . . . . , 0-0 1 2. l¿jfS!?,
gxf5 1 3. exf5 tal vez no sea sólido, pero bien es
verdad que sería molesto en la práctica. 1 2.
i2,d3, l¿jcS. Atacando g4. Ya que tanto 1 3. f3 como 1 3. .&r g1 tropiezan con 1 3 . . . . , l¿Jxg4, las
blancas se ven forzadas a avanzar. 1 3. gS, t¿jhS
1 4. .&r g1 . Lejos de darles posibilidades de ata­
que, el prematuro avance de las blancas por el
55c: Después de 1 1. t¿j h4
flanco de rey las deja con la ardua tarea de sos­
tener sus prominentes peones. 1 4 . . . . , l¿J f4! 1 S.
.
.
.
102
B
55d: Después de 1 6 . . . . , 0- 0
B
55e: Después de 1 9. . . . , j,f6!
B
55f: Después de 21 . . . . , ¡v f6
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
j,xf4. No es mejor 1 5. L{)f3, 0-0 seguido de . . . ,
f6. 1 5 . . . . , exf4 1 6. L{) f3, 0-0 (55d). Las negras
tienen clara ventaja; gracias a todas sus jugadas
de peones, las blancas están atrasadas en el de­
sarrollo. En cambio, las negras tienen un enroque
seguro y están listas para abrir la posición con . . . ,
f6, activando el alfil de casillas negras y abriendo
líneas contra el rey blanco. 1 7. j,e2? Buscando
una solución táctica a sus problemas posiciona­
les, si bien esto suele ser casi siempre una mala
idea; 1 7. ¡vd2, f6 1 8. gxf6, j,xf6 1 9. 0-0-0 favo­
rece al segundo jugador debido a su alfil de casi­
llas negras extremadamente poderoso, pero por
lo menos seguiría habiendo lucha. 1 7 . . . . , f6 1 8.
L{) d4. Después de 1 8. ¡vd4, L{)d7 1 9. 0-0-0,
¿{)es, las blancas se ven forzadas a tomar en f6,
con lo que las negras tienen una ventaja incluso
mayor que en el comentario a la jugada 1 7 de las
blancas. 1 8 . . . . , fxg 5 1 9. b4. Ésta es la idea blan­
ca: esperan ganar material porque 1 9 . . . . , L{)d7
permite 20. L{)e6. 19 . . . , j,f6! (55e). La gran dia­
gonal negra, en la que están convenientemente
alineadas tres piezas blancas, resulta ser el talón
de Aquiles de la posición blanca. 20. ¡v d2. 20.
bxc5, dxc5 recupera la pieza con posición abru­
madora. 20 . . . . , j,es. Despejando f6 para la da111a . 21 . J:l d1 . 21 . bxc5, ¡vf6! 22. 0-0-0, dxc5
gana, mientras que 21 . 0-0-0, f3 seguido de . .. ,
j,f4 es catastrófico. Así, el rey debe quedarse en
el centro. 21 . . . . , ¡vf6 (55f). La posición de las
blancas es desesperada; su plan de ganar mate­
rial ha fracasado, tienen un peón menos, y su rey
está atrapado en el centro. 22. j,g4. 22. bxc5,
dxc5 da la victoria a las negras. 22 . . . . , j,xg4 23.
J:l xg4, L{) d7 24. L{) ce2, f3 0-1 , puesto que 25.
L{)c1 , j,f4 26. ¡vc3, ¿{)es 27. J:l g1 , j,xc1 28.
l:l xc1 , ¡vf4 conduce a nuevas pérdidas de ma­
terial. Esta partida es un ejemplo de manual de
cómo refutar un ataque prematuro.
1 0 1
M I N I AT U RA S
103
B RI LLANTES
56. Smagin-Sahovié
Abierto de Biel, 1990
Defensa Nimzowitsch
N
1 . e4, liJeS 2. d4, d5 3. es. La posición parece una Caro-Kann con 3. e5 en la que las negras
pueden desarrollar el alfil de casillas blancas por
fuera de la cadena de peones centrales. 3 . . . . ,
k t5 4. c3, e6 5. l2Jd2. Una jugada inusual; al­
ternativas más comunes son 5. l2Je2, 5. kd3 y
5. l2Jf3. 5 . . . . , f6. Otro posible plan es 5 . . . . ,
56a: Después de 9. l2Je2
'i'd7 seguida de . . . , 0-0-0. 6. f4, fxe5 7. fxe5,
l2J h6 8. l2Jdf3, l2Jf7 9. l2Je2 (56a). La idea es
dar caza al alfil de f5 con l2Jg3 y (después de . . . ,
kg6) h4. Sin embargo, este plan requiere algu­
nas jugadas de caballo que consumen tiempo. 9 .
. . . , k e7 1 0. l2Jg3, k g4? Es más lógico 1 0 . . . . ,
i,g6 1 1 . h4, 0-0, jugando para tener ventaja de
desarrollo. Después de 1 2. h5, �e4, por ejem- a
plo, las blancas no pueden jugar 1 3. l2Jxe4, ya
que 1 3 . . . . , dxe4 seguida de 1 4 . . . . , kh4+ dan
la victoria a las negras. 1 1 . k d3, l2Jg5 (56b). El
quid de la jugada anterior de las negras era ejercer presión sobre el caballo clavado, pero esto
tropieza con una inesperada respuesta táctica.
1 2. tt:Jxg5! 1 2. kxg5, kxg5 1 3. 0-0 seguido de
'i'c2 también sería favorable para las blancas,
puesto que los alfiles negros están situados in56b: Después de 1 1 . . . . , l2Jg5
cómodamente. Sin embargo, el sacrificio del texto es mucho más contundente. 1 2 . . . . , k xd1 1 3.
l2Jxe6, 'i' bB. 1 3 . . . . , 'i'd7 se refuta con 1 4.
l2Jxg7+ seguida de 1 5. k f5, cazando la dama.
Después de 1 3 . . . . , 'if c8, las blancas continúan
con 1 4. l2Jxg7+, �f7 1 5. k h6, kg4 1 6. 0-0+,
�g8 1 7. ctJ3f5, 'i'b8 1 8. l2Jxe7+, l2Jxe7 1 9. h3
(para jugar l2J h5) 1 9 . . . . , kxh3 20. l2J h5, con N
ataque decisivo. 1 4. l2Jxg7+ (56c) 1 4 . . . . , �dB.
A 14 . . . . , �f8 se replica 1 5. k h6, kg4 1 6. 00+, �g8 1 7. h3, y ahora tanto 1 7 . . . . , kf8 1 8.
� xf8+, ¡vxf8 1 9. hxg4 como 1 7 . . . . , kd7 1 8.
e6, ke8 1 9. l2Jxe8, 'ifxe8 20. � f4 son clara­
mente mejores para las blancas. Después de 1 4 .
. . . , �f7, las blancas pueden seguir por lo menos
dos rutas para llegar a la ventaja. Una es conti­
nuar simplemente con 1 5. ltJ 7f5, k g4 1 6.
56c: Después de 1 4. l2Jxg7+
ltJ ho+, con lo que, como en la partida, restable­
cen aproximadamente el equilibrio de material y
<t
104
B
56d: Después de 1 7. . . . , .i,f8
N
56e: Después de 1 9 . .i,h6!
N
56f: Después de 23. Qjf7, 1 -0
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
siguen teniendo un fuerte ataque. Sin embargo,
también es muy buena 1 5 . .i,h6!?; después de
1 5 . . . . , .,ita (1 5 . . . . , .i,g4 1 6. 0-0+, �g8 trans­
pone al análisis de 1 4 . . . . , �f8) 1 6. 0-0+, �g8
1 7. Qj 7f5!, .tg4 1 8. l:I f4! , .i,xt5 19 . .i,xf5,
Qjd8 (1 9 . . . . , iVeB 20. l:I g4+, �f7 21 . l:I f1 gana; 1 9 . . . . , .i,xh6 20 . .i,e6+, �g7 21 . Qjh5+,
�g6 22 . .i,f7+, �g5 23. h4#}, las blancas ga­
nan elegantemente con 20 . .i,e4 ! ! , .i,xh6 21 .
.i,xd5+, �g7 22. Qjh5+, �g6 23. l:I f6+,
�xh5 24 . .i,f3+, �g5 25. g3, y mate en la si­
guiente jugada. 1 5. �xd1 . Las negras tienen
una posición lamentable; su ligera ventaja de
material en modo alguno compensa el hecho
de que sus tres piezas más poderosas estén
prácticamente impotentes, y su rey está perma­
nentemente expuesto. 1 5 . . . . , b5. Una tentativa
para sacar la dama negra de su escondite de b8.
1 6. CL\e6+, �c8 1 7. Qjf5, .i,f8 (56d). El alfil re­
gresa a la base, pero no había jugada satisfacto­
ria. 1 7 . . . . , 'iYb6 1 8. CL\e3! gana el peón de d5,
mientras que 1 7 . . . . , � b7 1 8 . .i,xb5 favorece
mucho a las blancas. 1 8. g f1 !, � b7. 1 8 . . . . ,
'iYb6 pierde después de 1 9. CL\e3. La jugada del
texto tiene por objeto liberar la dama por la pri­
mera fila, pero la ruta de escape se cierra antes
de que las negras puedan hacer uso de ella. 1 9.
.i,h6! (56e). Otro duro golpe, destinado a obte­
ner la casilla c5 para uno de los caballos blan­
cos. 19 . . . . , .i,xh6. O 1 9 . . . . , � b6 20. Qje3!
(20. CL\xf8, l:I xf8 21 . .i,xt8, iVxt8 22. CL\e3,
iVgB 23. l:I f6 también gana) 20 . . . . , .i,xh6 2 1 .
Qjxd5+, �a5 (o 21 . . . . , � b7 22. CL\c5+, �c8
23. l:I f7, ganando) 22. b4+, �a4 23. a3! , � b3
24. CL\c5+, � b2 25. l:I f2+! , �xa1 26. CL\b3#.
20. CL\c5+, �ca 21 . CL\ xh6, CL\e7 22 . .te2. El
alfil de casillas blancas alcanza la diagonal h3-c8
después de todo, con efectos devastadores. 22 .
. . . , Qjg6 23. CL\ f7 (56f), 1 -0. No hay defensa
contra las dos amenazas 24. CL\xh8 y 24 . .i,g4#.
1 0 1
M I N I AT U RA S
105
BRILLANTES
57. Timman-Korchnói
Tilburgo, 199 1
Defensa Francesa, Variante Rubinstein, 3 . . . . ,
dxe4
B
1 . e4, e6 2. d4, dS 3. l¿jc3, dxe4 4. l¿jxe4,
t¿jd7 S. t¿jf3, t¿jgf6 6. i,gS, i,e7 7. l¿jxf6+,
i,xf6 8. h4. Esta línea ofrece a las blancas posi­
bilidades de sacar ligera ventaja. 8 . . . . , cS. La só­
lida, aunque aburrida 8 . . . . , 0-0 9. ¡yd2, eS da a
las negras mejores posibilidades para igualar. 9.
57a: Después de 1 0 . . . . , eS
¡yd2, cxd4. Las blancas pueden retener una leve
ventaja también después de otras jugadas; p. ej.:
9 . . . . , 0-0 1 O . 0-0-0, cxd4 1 1 . l¿jxd4 o 9 . . . . , h6 1 O.
i,xf6, ¡yxf6 1 1 . 0-0-0. 1 O. 0-0-0, eS (57a). Esta
jugada parece avariciosa, pero no es una equivo­
cación. Korchnói quiere que las blancas trabajen
un poco para recuperar el peón; 1 O . . . . , 0-0 1 1 .
l¿jxd4 transpone al comentario anterior. 1 1 . ld e1 , B
0-0.11 . . . . , ¡yb6 1 2. i,xf6, ¡yxf6 1 3. ¡yxd4, 0-0
1 4. l¿jxe5, l¿jxe5 1 5. ld xe5 da a las blancas un
útil tiempo de ventaja con respecto al comentario
siguiente. 1 2. l¿jxeS, ld e8? (57b). Un error táctico; las negras podían haber justificado su estrategia con 1 2 . . . . , l¿jxe5 1 3. ld xe5, i, e6 1 4. i,xf6,
¡yxf6 1 5. ¡yxd4, ld fd8! 1 6. ¡ye3, ld ac8, con
bastante juego por el peón sacrificado. 1 3. l¿jxf7!
Un golpe devast? jor. 1 3 . . . . , ld xe1 +. Forzada,
57b: Después de 1 2 . . . . , ld e8?
porque 1 3 . . . . , �xf7 1 4. i,c4+, �fa ( 1 4 . . . . ,
�g6 1 5. h5+ �f5 1 6. ¡yf4#) 1 5. ld xe8+, ¡yxe8
1 6. ld e1 , l¿je5 (o de lo contrario 1 7. ¡yb4+) 1 7.
�xf6, gxf6 1 8. ¡yh6+, �e7 1 9. ¡vg7+ da la vic­
toria a las blancas. 1 4. ¡y xe1 , �xf7 1 S. i,c4+,
�f8 1 6. ¡v es , i,xgS+. 16 . . . . , l¿jes 1 7. ¡vga+,
cJ;;;e7 1 8. ¡vxg7+ gana. 1 7. hxgS, ¡v xgS+ 1 8.
cJ;;; b1 , l¿jeS. O 1 8 . . . . , ¡yf6 1 9. ¡yg8+, cJ;;;e7 20. B
lde1 +, l¿je5 21 . �d5! y ganan. 1 9. ¡y g8+,
cJ;;; e7 (57e) 20. ld e1 ! Amenazando 21 . ¡yd5. 20 .
. . . , i,d7. Las negras se ven forzadas a desha­
cerse de material, ya que 20 . . . . , h6 21 . ¡yds,
cj;f6 22. ¡yd6+ conduce al mate. 21 . ¡y xa8,
¡y d2 22. ld xeS+, cj; f6 23. a3. Lo más simple;
las blancas se quedan con una pieza más. 23 . . . . ,
�xeS 24. ¡y b8+, cJ;;; fS. Tanto 24 . . . . , �e4 25.
�xb7+ como 24 . . . . , cJ;;;f6 25. �d8+ pierden una
57c: Después de 1 9 . . . . , cJ;;;e7
pieza. 2S. ¡y f8+, 1 -0, ya que 25 . . . . , cj;g6 26.
¡yf7+ de nuevo gana el alfil.
106
1 0 1
M I N I AT U RA S
BRILLANTES
58. Svéshnikov-Sherbakov
Cto. de la URSS, Moscú, 1991
N
Defensa Siciliana, Variante Rossolimo
58a: Después de 8. eS
8
58b: Después de 1 0. . . . , t¿j g6
58c: Después de 1 S. �b3
1. e4, eS 2.t¿jf3, t¿jc6 3. j, bS, e6 4. 0-0,
t¿jge7 S. c3, a6. Se cree que 5 . . . . , d5 6. exd5,
�xd5 da a las negras excelentes perspectivas
para igualar. 6. j,a4, bS 7. j,c2, dS?! Con el al­
fil en c2, esta jugada ya no es buena; una posi­
bilidad mejor es 7 . . . . , j,b7. 8. eS (5Ba). Las
blancas amenazan 9. d4, llegando a un tipo favo­
rable de Francesa en la que d4 está absoluta­
mente afianzado y el alfil de casillas blancas está
apostado activamente en la diagonal b1 -h7. 8 . . . . ,
d4. Las negras intentan impedir d4 de las blan­
cas, pero ahora la casilla e4 está disponible para
el alfil blanco. 9. j,e4, j,b7 1 0. a4. Las blancas
pueden seguir diversas rutas para llegar a una li­
gera ventaja; por ejemplo: 1 O. d3, t¿jg6 1 1 . M e1 ,
j,e7 1 2. cxd4, cxd4 1 3. t¿jbd2, 0-0 1 4. t¿jb3, To­
rre-Fedorowicz, San Francisco, 1 991 , o 1 O. cxd4,
cxd4 1 1 . d3, �b6 1 2. M e1 , M C8 1 3. a3, h6 1 4.
h4, g6 1 5. j,f4, Morozévich-J. Polgár, Amster­
dam, 1 995. 1 0 . . . . , t¿j g6 (5Bb). El peón de e5
ejerce una constrictora influencia en la posición
negra, así que las negras empiezan a asediarlo.
Sin embargo, gracias a la presión blanca por la
diagonal e4-a8, en realidad, capturarlo dista mu­
cho de ser fácil. 1 1 . axbS, axbS 1 2. M xa8,
j,xa8. 1 2 . . . . , �xa8 1 3. jVe2! (1 3. t¿ja3, t¿jc­
xe5 1 4. t¿jxb5, t¿jxf3+ 1 5. gxf3, iV a5 es menos
claro) 1 3 . . . . , b4 1 4. jVb5 es incómodo para las
negras. 1 3. t¿ja3. Las blancas golpean el débil
peón de b5. 13 . . . . , t¿ja7. Abandonando toda ten­
tativa de tomar directamente el peón de e5, pero
había poco donde escoger; por ejemplo: 1 3 . . . . ,
t¿jcxe5 ( 1 3 . . . . , jVa5 1 4. �e2 no soluciona los
problemas de las negras) 1 4. j,xa8, �xa8 1 5.
t¿jxe5, t¿jxe5 1 6. cxd4, cxd4 1 7. t¿jxb5, con
ventaja de las blancas; el peón de d4 es débil, y a
las negras les faltan aún dos jugadas para enro­
car. 1 4. j,xa8, jV xaB 1 S. �b3 (58c) 1 S . . . . ,
jV b7. La mejor defensa; 1 5 . . . . , dxc3 1 6. dxc3 no
hace más que facilitar a las blancas el desarrollo
del alfil, mientras que 1 5 . . . . , c4 1 6. t¿jxc4!?, bxc4
1 7. �a4+, �d8 ( 1 7 . . . . , �e7 1 8. t¿jxd4, tt:Jxe5
1 9. t¿jb5, t¿jec6 20. d3 también da a las blancas
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
107
ligera ventaja) 1 8. ltjxd4, ltjf4 1 9. ltjf3 gana el
peón de c4, después de lo cual, con igualdad de N
material y el rey negro permanentemente ex­
puesto, las blancas pueden contar con ventaja.
1 6. cxd4, cxd4 1 7. ltj xd4. Es lógico abrir la posi­
ción, ya que las blancas se han adelantado en el
desarrollo; 1 7. d3, ,.tes 1 8. h4 es menos eficaz
porque 1 8 . . . . , h6 impide el avance h5-h6. 1 7. . . . ,
,.txa3. 1 7 . . . . , b4 1 8. ltjc4 favorece a las blancas. 1 8. bxa3.1 8. ¡vxa3, ltjxe5 1 9. l:re1 , b4 es
más débil, ya que las blancas tienen problemas
58d: Después de 1 9. ,.tb2
para desarrollar el alfil. 1 8. . . . , ltj xe5. 1 8 . . . . , 0-0
1 9. ltjf3 conserva el peón de ventaja. 1 9. ,.tb2
(5Bd). Buscando amenazas por la gran diagonal;
1 9. a4 es una línea tentadora que fracasa, puesto que después de 1 9 . . . . , 0-0 20. ltjxb5, ltjxb5,
las blancas no pueden retener el peón de ventaja. 1 9 . . . . , ltj c4. 1 9 . . . . , 0-0 20. ltjxe6, ltjf3+ 21 .
gxf3, fxe6 22. ¡vxe6+, �h8 23. ¡ve4 da la victo- N
ria a las blancas. 20. ¡vg3. Svéshnikov piensa
que las blancas ganan ya, pero esto no es co­
rrecto, como veremos. Las blancas tienen ventaja, pero las negras todavía pueden tener
esperanzas de defenderse. 20. . . . , 0-0. 20 . . . . ,
ltjxb2? pierde en el acto por 21 . ¡vxg7, l:rf8 22.
ltjxe6. 2 1 . ,.tc3 (58e). 2 1 . ltjf5?, f6 22. ltjd6,
¡vb6 deja a las negras salir del atolladero. 21 . . . . ,
g6? Solamente esta jugada pierde. También es
58e: Después de 21 . ,.t c3
mala 21 . . . . , e5 debido a 22. ltjf5, f6 23. ,.tb4,
l:rb8 (las blancas también ganan después de 23 .
. . . , l:re8 24. d3 o 23 . . . . , l:rd8 24. ,.te?) 24. d3,
ltjb6 25. ,.te?, y las blancas ganan. La única po­
sibilidad es 21 . . . . , ¡vb8!; después de 22. ¡vgs!,
h6 (22 . . . . , f6 23. ¡vg4, e5 24. ltjf5, g6 25. d3
también da ventaja a las blancas) 23. �g4, ltJe5
24. ¡v e4, el activo alfil de las blancas les da ven- B
taja, pero las negras aún siguen en la partida. 22.
d3, ltj b6. 22 . . . . , ltjxa3 23. iVd6! caza el caballo. 23. iVeS!, ltj d7 (58f). 23 . . . . , f6 24. iVxe6+,
�g7 25. iVd6 seguido de ltje6+ también es de­
cisivo. 24. iVg7+!!, 1 -0. Un bello final: las blancas fuerzan el mate después de 24 . . . . , �xg7
25. ltjf5++, �g8 26. ltjh6#.
58f: Después de 23 . . . . , ltjd7
108
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
59. Watson-Meduna
Praga, 1992
N
Defensa Caro-Kann, 4 . . . . , CiJd7
59a: Después de 1 O. h5!
N
59b: Después de 1 2. ct:Je6!
B
59c: Después de 1 6 . . . . , ct:Je5
1 . e4, c6 2. d4, d5 3. CiJ d2, dxe4 4. ct:Jxe4,
CiJ d7 5. ct:J g5, CiJ gf6 6. � d3, g6? Hoy día, 6 .
. . . , e6 es la jugada abrumadoramente más popu­
lar. 7. CiJ 1 f3, � g7 8. 'iV e2! Una buena réplica,
evitando el enroque a fin de reservarse la opción
h4-h5. 8 . . . . , 0-0. 8 . . . . , h6 9. CiJe6!, fxe6 1 O.
�xg6+, �f8 1 1 . 0-0 da a las blancas presión
fuerte y duradera por el sacrificio. 9. h4. La única
manera de causar realmente problemas a las ne­
gras. 9 . . . . , h6 1 0. h5 ! (59a). Juego consecuente.
1 O. . .. , ct:J xh5? La única manera de poner a
prueba la idea blanca es tomar la pieza; después
de 1 0 . . . . , hxg5! ( 1 0 . . . . , gxh5 1 1 . CiJh3 seguido
de CiJf4 es desagradable para las negras) 1 1 . h6! ,
�h8 1 2. ct:Jxg5, CiJ b6! ( 1 2 . . . . , 'iVa5+ 1 3. �d2,
'iVd5 1 4. h7+, �g7 1 5. �c4, 'iVxg2 1 6. 0-0-0
da un ataque aplastante a las blancas, mientras
que 1 2 . . . . , CiJh7 1 3. �xg6!, ct:Jxg5 1 4. h7+,
�g7 1 5. �xg5, fxg6 1 6. 'iVe6!, 'iVa5+ 1 7.
�d2, CiJf6 1 8. 'iVxe7+, � f7 1 9. 'iVxf7+, �xf7
20. �xa5 conduce a un final favorable) 1 3. h7+,
�g7 1 4. 'iVd2!, 'iVd5! ( 1 4 . . . . , ct:Jg4 1 5. f3 favo­
rece a las blancas) 1 5. ct:Je4, ct:Jxe4 1 6. 'iVh6+,
�f6 1 7. 'iVxf8, �f5 1 8. 'iVh6, 'iVxd4, la situa­
ción es muy incierta. 1 1 . g4! Las negras ya tienen
graves dificultades. 1 1 . . . . , CiJ hf6. O 1 1 . . . . , hxg5
1 2. gxh5, g4 1 3. ct:Jg5, CiJf6 1 4. h6, �h8 1 5.
h7+, �g7 1 6. 'iVe3, con ataque decisivo. 1 2.
ct:Je6! (59b) 1 2 . . . . , fxe6. 1 2 . . . . , 'iVa5+ 1 3. �d2,
'iVb6 1 4. ct:Jxg7 y 12 . . . . , 'iVb6 1 3. ct:Jxg7 dan la
victoria a las blancas. 1 3. 'iV xe6+, � f7. 13 . . . . ,
� h7 1 4. �xh6, �xh6 1 5. g5 gana; por ejem­
plo: 1 5 . . . . , CiJ b6 1 6. � xh6+, �g7 1 7. � xg6+,
� h8 1 8. � h6+, �g7 1 9. � h7+! , ct:Jxh7 20.
'iVg6+, �h8 21 . 'iVxh7#. 1 4. � xg6, 'iVf8 1 5.
g5, CiJd5. O 1 5 . . . . , CiJb6 1 6. �xf7+, 'iVxf7 1 7.
'iVxf7+, �xf7 1 8. gxf6. 1 6. gxh6, ct:Je5 (59c) 1 7.
� h7+!, 1 -0, en vista de 1 7 . . . . , �xh7 ( 1 7 . . . . ,
� h8 1 8. hxg7+, 'iVxg7 1 9. �e4+! , �g8 20.
'iVxe5 ganando) 1 8. hxg7+, �xg7 1 9. 'iVh6+,
�g8 20. 'iVh8#.
1 0 1
M I N I AT U R A S
109
BRILLANTES
60. Timman-Kaspárov
Linares, 1992
Defensa India de Rey, Variante Samisch
N
1 . d4, t¿jf6 2. c4, g6 3. l¿jc3, i,g7 4. e4,
d6 5. f3, 0-0 6. i,e3, eS 7. d5, t¿j h5 8. iY' d2,
f5 9. 0-0-0, t¿jd7 1 0. i,d3, l¿Jc5. Kaspárov, de
manera más bien extraña, señala esto como
una novedad en el lnformator, si bien ya se ha­
bía j ugado nada menos que en Kotov-Szabó,
Zúrich (Candidatos), 1 9S3. 1 1 . i,c2, a6 1 2.
60a: Después de 1 2. l¿Jge2
l¿Jge2 (60a). Otras alternativas son 1 2. � b 1 y
1 2. b4, pero la jugada del texto parece la más
natural. 12 . . . . , b5!? Las negras deben jugar ac­
tivamente o sus jugadas . . . , a6 y . . . , l¿jcS no
tendrán sentido. 1 3. b4, t¿jd7 1 4. cxb5. Las
blancas deciden cambiar peones en el flanco
de dama; otras alternativas son 1 4. exfS! ? , gxfS
1 S. l¿jg3 y 1 4. eS, aS, con juego incierto en am- 8
bos casos. 1 4 . . . . , axb5 1 5. l¿jxb5. 1 S. � b2?,
t¿j b6 favorece a las negras. 15 . . . . , ,M xa2 1 6.
l¿Jec3, .M a8 (60b). Puede parecer arriesgada
la posición del rey blanco, pero la columna «a»
abierta bien pudiera serie de ayuda si se tiene
tiempo de jugar � b2 y .M a1 . La mayor potencia de fuego de las blancas en el flanco de dama significa que no hay peligros directos para
su rey, siempre que la gran diagonal negra per­
60b: Después de 1 6 . . . . , .M a8
manezca cerrada. 1 7. � b2. Puesto que las
blancas no acompañan esto con .M a1 , segura­
mente hay razones para jugar primero 1 7.
l¿Ja7. 1 7 . . . . , t¿jdf6. Despejando d7 para el alfil ; 1 7 . . . . , ,M b8?! 1 8. � b3, i,a6 1 9. l¿J a7,
l¿jcS+ 20. � a3 favorece a las blancas. 1 8.
l¿Ja7. Ahora a 1 8 . .M a1 ?! podría replicarse 1 8 .
. . . , ,M b8 1 9. � b3, i,d7, así que las blancas 8
quieren ocupar c6 en su lugar. 1 8 . . . . , fxe4 1 9.
l¿jc6, iY' d7 (60c) 20. g4!? Iniciando una se­
cuencia forzada que conduce a complicaciones
tremendas. Es bueno para las negras 20. fxe4,
l¿J g4, pero 20. i,xe4 es jugable, de nuevo con
posición enrevesada. 20 . . . . , l¿jf4 21 . g5,
l¿j6xd5! (60d). Las negras se ven forzadas a
entrar en esto, puesto que 21 . . . . , t¿j6hS 22.
fxe4 las dejaría con el flanco de rey agarrotado,
60c: Después de 1 9 . . .. , � d7
y las blancas podrían continuar entonces a su
antojo en el flanco de dama. 22. l¿jxd5. A 22.
110
B
60d: Después de 21 . . . . ,
C[J 6xd5!
B
60e: Después de 22. . .. ,
C[J d3+!
N
60f: Después de 24. fxe4 (aná­
lisis)
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RI LLANTES
i,b3 se replica 22 . . . . , 'i'xc6 23. C2Jxd5, Wh8
conservando el peón. 22 . . . . , C[J d3+! (60e). Definitivamente lo mejor; 22 . . . . , exf3 23. C2Jf4! ,
exf4+ 24. i,d4, 'iVxc6 25. i, b3+, d5 26.
i,xg7, �xg7 27. 'iVd4+ y 22 . . . . , i, b7 23.
C[Jce7+, � h8 24. i,xe4, c6 25. C[Jb6 dan la
victoria a las blancas, mientras que 22. . .. ,
� h8 23. C[Jxf4, exf4+ 24. i,d4 también es cla­
ramente favorable para ellas. 23. i, xd3? Tim­
man se equivoca y permite que se abra la gran
diagonal , precisamente lo único que debía evi­
tar a toda costa.
Tanto Timman como Kaspárov rechazan 23.
� b3 en sus comentarios a causa de 23. . . . ,
'iVxc6, citando 24. C[Je7+, � h8 25. C[Jxc6,
i,e6+ 26. �c3, M a3+ 27. i, b3, M Xb3+ 28.
�c2, M b2+ con gran ventaja de las negras
después de 29. �c3, M Xd2 30. �xd2, M Xf3.
Sin embargo, 24. fxe4 (60f) es mucho más fuer­
te, con lo que no es del todo claro si las negras
pueden obtener algo más que jaque continuo;
por ejemplo: 24 . . . . , 'iVa4+ 25. �c3, 'iVc6+,
etc. Si 24 . . . . , C[Jc5+, entonces 25. bxc5, 'iVa4+
(si 25 . . . . , i,e6, entonces 26. M a1 ) 26. �c3,
'iVa5+ 27. C[Jb4, M b8 28. 'iVd5+, � h8 29.
M b1 , M f3 30. cxd6, M xe3+ 31 . �d2, con po­
sición incierta.
La línea más crítica es 23. � b 1 ; Timman
cree que es mejor para las blancas, mientras que
Kaspárov piensa que es incierta. Ambos análisis
son muy extensos, y no los reproduciré por com­
pleto aquí porque mi propio análisis se desvía
muy pronto. La posición crítica surge después de
23 . . . . , M xf3 24. M hf1 (60g) (pero no 24. 'iV c3,
i,b7 25. 'iVc4, �h8 26. 'iVxe4, M xe3 27.
'iVxe3, �xc6, y las negras ganan). La línea prin­
cipal de Timman continúa con 24 . . . . , M Xf1 (esta
es también la única jugada examinada por Kas­
párov) 25. M Xf1 , �h8 (25 . . . . , i,b7 26. C[Jf6+! ,
i,xf6 27. gxf6, 'iVt7 28. l¿J a5, i,d5 29. i,xd3,
exd3 30. 'iVxd3, y las negras no tienen bastante
compensación por la pieza) 26. i,xd3, �xc6 27.
i,e2, �e6 28. M c1 , y ahora piensa que las
blancas están mejor después de 28 . . . . , 'iVxd5
29. iVxd5, i,xd5 30. M xc7 porque el peón «b»
es muy peligroso. Sin embargo, 28 . . . , iVa4 pare­
ce bastante segura para las negras; p. ej. : 29.
1 0 1
M I N I AT U R A S
111
BRILLANTES
J,c4, �a1 + 30. �c2, �a4+ 31 . J,b3, �a6
32. {jjxc7, J,xb3+ 33. �xb3, �a4+ 34. �c3,
'il'a3+ 35. �c2, �a4+, con tablas por jaque N
continuo. No obstante, todo esto tal vez no sea
pertinente, pues las negras no tienen por qué
cambiar torres en f1 , lo que no hace más que dar
contrajuego a las blancas por la columna «f» . En
su lugar, 24 . . . . , � h8! parece más segura, ya
que muchas líneas acaban en jaque continuo; por
ejemplo: 25. �c3 (25. M xf3, �xc6 y 25. {jjce7,
g xf1 26. M xf1 , J,b7 favorecen a las negras,
60g: Después de 24. M hf1
mientras que 25. J,xd3, �xc6 26. i,xe4, M xf1
(análisis)
27. M Xf1 , �c4 es perdedor para las blancas)
25 . . . . , J,b7 26. M Xf3 (26. b5, i,xc6 27. �xc6,
�xc6 28. bxc6, M b8+ 29. �a1 , M a8+ es ta­
blas) 26 . . . . , exf3 27. b5, e4 28. J,d4, J,xc6 29.
bxc6 (tanto 29. {jjf 6, �f5 30. �xc6, M b8 31 .
J,xd3, exd3 32. �a2, f2 como 29. J,xg7+,
�xg7 30. �xg7+, �xg7 31 . bxc6, M b8+ 32. 8
�a1 , {jjc5 favorecen a las negras) 29 . . . .
M b8+ 30. �a1 , M a8+ y de nuevo el resultado
es jaque continuo.
23 . . . . , exd3 (60h). Ahora las blancas tienen
dificultades. No pueden bloquear forzosamente la
gran diagonal con {jjf6+, puesto que las negras
pueden replicar . . . , M xf6. 24. {jj ce7+? Derrum­
bamiento total. Debería intentarse 24. �b3 o 24.
�c3, pero en ambos casos 24 . . . . , J,b7 da un
60h: Después de 23 . . . . , exd3
fuerte ataque a las negras. Otras jugadas son
peores; por ejemplo: 24. M a1 , J,b7 25. b5,
J,xc6 26. bxc6, e4+ o 24. M c1 , J,b7 25. b5,
J,xc6 26. M xc6, e4+ 27. {jjf6+, M xf6 28. gxf6,
�xf6+ 29. �b3, �e6+ 30. M c4, c6! 31 . b6, d5,
y las negras ganan en ambos casos. 24. . .. ,
� h8. Con posición ganadora de las negras. 25.
{jj xc8. 25. �c3, �b7 no ofrece esperanzas. 8
25 . . . , e4+ (60i) 0-1 . Esta jugada temática de la
India de Rey, que activa el alfil de g7, concluye la
partida; 26. {jjf 6, M Xf6 27. gxf6, J,xf6+ 28.
�b3, �e6# es mate, mientras que 26. {jjc 3,
� a4 no ofrece esperanzas.
,
.
60i: Después de 25 . . . , e4+ 0-1
.
112
1 0 1
M I N I AT U RA S
BRILLANTES
6 1 . Beliavski-Guélfand
Linares, 1992
Gambito de Dama, Defensa Eslava
61 a: Después de 1 O. a3!
N
61 b: Después de 1 S. iYxd2
1 . d4, dS 2. c4, c6 3. étJ c3, es 4. dxes, d4 S.
ét:Je4, iYaS+ 6. ét:Jd2, ét:J h6. Después del éxito
de las blancas en esta partida, la mayoría de los
jugadores se pasó a 6 . . . . , ét:Jd7. 7. ét:Jf3, ét:JfS 8.
g3, ét:Je3 9. fxe3, dxe3 1 0. a3! (61a). Esta nove­
dad dejó a 6 . . . . , ét:Jh6 prácticamente fuera de cir­
culación. 1 O. i,g2, exd2+ 1 1 . i,xd2, i,b4 se
había jugado antes, con posición igualada. 1 O .
. . . , i, fS?! Las negras quieren desarrollar las pie­
zas de manera activa, pero este alfil indefenso da
al primer jugador un tiempo gratis más tarde. Deberían intentar 1 0 . . . . , i,e6!? o 1 0 . . . . , ét:Ja6 1 1 .
i,g2, i,e6 (no 1 1 . . . . , i,e7 1 2. b4!, ét:Jxb4?,
pues 1 3. �f1 gana inesperadamente una pieza).
1 1 . i, g2, i, cS? Consecuente, pero demasiado
arriesgado; 1 1 . . . . , ét:Jd7 1 2. ét:Jd4!, exd2+ 1 3.
i,xd2, iYxe5 1 4. i,c3 da la iniciativa a las blan­
cas, pero esto sería mucho mejor que la conti­
nuación de la partida. 1 2. b4! También es bueno
1 2. ét:Jh4, i,e6 1 3. b4, i,xb4 1 4. axb4, iYxa1
1 5. ét:Je4, pero la jugada del texto es más con­
tundente. 12 . . . . , i, xb4. Las negras están obli­
gadas a aceptar el sacrificio. 1 3. axb4, iYxa1 1 4.
0-0, exd2 1 S. iYxd2 (61b) 1 S . . . . , 0-0 1 6. i, b2.
Las blancas pueden contar con dos tiempos gra­
tis: uno de la dama negra y otro del alfil indefen­
so de f5. 1 6 . . . , iYa6. Gana 1 6 . . . . , iYa4 1 7.
ét:Jd4 seguido de ]da1 . 1 7. ét:JgS, i, g6. 1 7 . . . . ,
i,e6 1 8. ¡jd3, g6 1 9. ét:Jxe6! , fxe6 20. ]dxf8+,
�xf8 21 . ¡jd8+, �f7 22. ¡jf6+ gana fácilmen­
te. 1 8. e6. El ataque es abrumador. 1 8 . . . . , f6.
O 1 8 . . . . , ¡jxc4 1 9. exf7+, i,xf7 20. ]df4, ¡jb5
21 . ]dxf7, ]dxf7 22. ¡jd8+, ]df8 23. ¡je7, y ga­
nan. 1 9. e7, ]d eS 20. i, h3!, ¡j b6+ 20 . . . . , fxg5
21 . i,e6+, �h8 22. ]d f8+, con mate. 21 . es,
iYc7 22. i, e6+, � hB 23. ]dxf6 (61c) 23 . . . . ,
ét:Jd7. 23 . . . . , iYxe7 24. ]dxg6, hxg6 25. iYd4
da mate rápidamente. 24. ]dxg6! , 1 -0. Un atrac­
tivo final es 24 . . . . , hxg6 25. �d4, ét:Jf6 26.
iYxf6! , iYxe7 27. iYxg6.
.
N
61 e: Después de 23. ]dxf6
1 0 1
M I N I AT U R A S
113
B RILLANTES
62. Seirawan-Short
Amsterdam (VSB), 1992
Gambito de Dama Rehusado, 5. j, f4
B
1 . d4, l2J fS 2. e4, eS 3. l2J f3, d S 4. l2J e3,
.,te7 S. j,f4, 0-0 S. e3, es 7. dxeS, j,xeS 8.
�e2, liJ eS 9. a3, �as 1 0. M d1 , .,te7 1 1 .
l¿jd2, eS 1 2. l¿j b3, �bS 1 3. j,gS, .,teS?!
(62a). Esta jugada era nueva en la época; aunque
condujo a una brillante victoria de las negras en su
bautismo de fuego, análisis posteriores mostraron
62a: Después de 1 3. . . . , .,teS?!
que era inferior a las alternativas habituales y desde entonces ya no se ha visto más. Es jugable 1 3 .
. . . , d4, pero quizás la línea más segura para las
negras es 1 3 . . . . , j,g4 1 4. f3, j,e6. En este refi­
namiento de la idea de Short, las negras provocan
una debilidad antes de jugar el alfil a e6. 1 4. l¿Ja4.
Las blancas también pueden asegurarse ligera
ventaja con 1 4. j,xf6 ( 1 4. cxd5? ! , l¿jxd5 1 5. B
l¿jxd5, j,xd5 1 6. M xd5, j,xg5 da solamente
igualdad) 1 4 . . . . , dxc4, y ahora 1 5. l¿jd2, j,xf6
1 6. j,xc4 o 1 5. j,xe7, cxb3 1 6. �e4, l¿Jxe7 1 7.
�xe5. La jugada del texto es igual de eficaz. 1 4 .
. . . , �aS (62b). Las negras podían haber reducido
su inferioridad al mínimo con 1 4 . . . . , �c7; p. ej. :
1 5. j,xf6, dxc4 1 6. j,xc4, j,xc4 1 7. �xc4,
j,xf6 1 8. l¿jc3, y la próxima ocupación de d5 da
ligera ventaja a las blancas, pero no más. 1 S.
62b: Después de 14 . . . . , �aS
exdS? Iniciando una secuencia táctica que tiene
un defecto. También es mala 1 5. j,xf6? debido a
1 5 . . . . , �xa4 1 6. j,xe7 ( 1 6. cxd5 transpone a la
partida) 1 6 . . . . , l¿Jxe7, con ventaja de las negras;
1 5. l¿Jac5! , j,xc5 1 6. cxd5! es lo mejor, contra lo
cual las negras no pueden igualar: 16 . . . . , �a4 (o
1 6 . . . . , j,b4+ 1 7. l2Jd2, j,xd2+ 1 8. M Xd2, �as
1 9. dxe6, M ad8 20. j,xf6, gxf6 21 . exf7+, �g7 B
22. j,c4, y las negras no pueden impedir que las
blancas se liberen con �e2) 1 7. dxe6, j,b4+ 1 8.
axb4, l¿jxb4 1 9. exf7+, �h8 (1 9 . . . . , M Xf7 20.
�c4, b5 21 . �xb5, �xb3 22. j,c4, l2Jc2+ 23.
�e2, �xb5 24. j,xb5 da a las blancas las má­
ximas posibilidades de ganar el final) 20. �f5,
�xb3 2 1 . j,xf6, y ahora 21 . . . . , �xf7 22.
j,xg7+, �xg7 23. �e4 y 21 . . . . , M Xf7 22.
j,xg7+, M xg7 23. �xe5, l2Jc2+ 24. �e2, M c8
62c: Después de 1S . . . . , iV xa4
25. f4 favorecen ambas a las blancas. 1S . . . . ,
¡v xa4 (62c) 1 S. j,xfS. Las negras están mucho
114
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
mejor después de 1 6. dxe6, (iJb4! 1 7. exf7+,
<i!fh8 1 8. axb4, �xb4+ 1 9. <i!fe2, ,Maca 20. �f5
(20. �d3, e4 21 . �d4, �b5+ gana) 20 . . . . , e4
21 . (iJd2, .M c5 22. �xf6, �b5+ 23. <i!fe1 ,
�xd2+ 24. ,M xd2, ,Mc1 + 25. _M d1 , �a5+ 26.
�c3, ,Mxc3 27. bxc3, �xg5. 1 6 . . . , (iJ b4!!
(62d). Destrozando la combinación de las blan­
cas. No 1 6 . . . . , �xd5? 1 7. ,Mxd5, �xf6 1 8.
�d3, g6 1 9. 0-0, y el primer jugador tiene clara
ventaja debido a las vulnerables casillas blancas
de las negras. 1 7. �e4. Tropezando con una se­
gunda sorpresa, pero no había nada mejor; 1 7.
axb4, j,xb4+ 1 8. <i!fe2, ,Mac8 1 9. �d3, �d7!
20 . .M a1 (20. <i!ft3, �d6 21 . e4, gxf6 recupera la
pieza con gran ventaja posicional) 20 . . . . , e4! 21 .
�xe4, �xb3 22. �d4, .M fe8 da un ataque de­
cisivo a las negras. 1 7. . . , ,M aca! (62e) 1 a.
axb4?! Desesperación, pero otras jugadas tam­
poco habrían salvado la partida a la larga. Las lí­
neas 1 8. �d3, (iJxd3+ 1 9. �xd3, �xf6 20.
dxe6, .M fd8, 1 8. f3, gxf6 1 9. dxe6, �xb3 20.
exf7+, � h8 y 1 8. �xe7, (iJc2+ 1 9. �xc2,
.M xc2 20. (iJa1 , �g4 2 1 . (iJxc2, �xd1 22.
�xf8, �xc2 23. �b4, �b1 pierden todas de
manera bastante simple; 1 8. j,c4, (iJc2+ 1 9.
�xc2, �xf6 es más complejo, pero el resultado
es el mismo después de 20. �d3 (o 20. �e2,
.M xc4 21 . (iJd2, j,g4 22. f3, .M c2 23. fxg4,
_M xb2 24. 0-0, �xa3) 20 . . . . , e4 2 1 . �b5 (21 .
�e2, _M xc4 22. (iJd2, _M c2 23. dxe6, �xb2
24. exf7+, ,Mxt7 25. 0-0, _M d7 también gana)
21 . . . . , exd3 22. �xa4, j,xd5 23. ,M xd3, �c4.
1a . . . . , �xb4+ 1 9. <i!fe2, �xb3. Las blancas
no pueden tomar la pieza porque después de
20. dxe6, fxe6! , el alfil no puede jugarse debido
a 21 . . . , .M c2+. Así, tienen una posición destro­
zada, y el rey está irremediablemente expuesto.
20. �xe5 (62f) 20 . . . . , .M c4! 21 . .M d4. 21 .
�d4 pierde por 21 . . . . , _M c2+ 22. �f3, �xd5.
21 . . . , ,M xd4 22. �xd4, �xd5 0-1 . No puede
evitarse la pérdida de la dama.
.
62d: Después de 1 6. . . . , (iJ b4!!
.
62e: Después de 1 7. . . , ,M aca!
.
N
.
.
62f: Después de 20. �xe5
1 0 1
M I N I AT U RA S
115
BRILLANTES
63. Guéller-Chiburdanidze
Aruba, 1992
B
Defensa Owen
1 . e4, b6. Chiburdanidze decide encauzar la
partida por derroteros no teóricos; ello supone
claramente correr un riesgo, que esta vez no
compensa. 2. d4, �b7 3. �d3, e6 4. l¿jf3, g6?!
(63a). La jugada más común es 4 . . . . , l¿jf6, pero
ni siquiera ésta puede recomendarse a las ne­
gras. La jugada del texto es aun más dudosa, ya
que debilita las casillas negras del flanco de rey.
5. �g5! La mejor jugada, ya que cada réplica tiene sus defectos. 5 . . . . , 'fiUc8. Perdiendo tiempo,
pero realmente no había respuesta natural; por
ejemplo: 5 . . . . , f6 (no 5 . . . . , l¿je?? 6. �f6) 6.
�e3, �g7 7. 'fiUd2, y el alfil de g7 está encerrado, o 5 . . . . , �e? 6. �e3, y el alfil está mal ubi­
cado en e?. 6. l2Jc3, �g7 7. 0-0, d6 8. M e1 .
Las blancas no pierden tiempo en innecesarias
jugadas de peones, sino que simplemente desa­
rrollan todas sus piezas hacia el centro. 8 . . . . ,
l¿jd7 9. e5! (63b). Despejando e4 para las pie­
zas. Un caballo que llegase ahí tendría como ob­
jetivos las casillas débiles d6 y f6. 9 . . . . , d5. Las
negras deciden impedir que las blancas jueguen
a e4, pero ahora se meten en un tipo inferior de
Defensa Francesa en la que el fianchetto del flanco de rey está totalmente fuera de lugar. Otras ju­
gadas también son insatisfactorias porque 9 . . . ,
dxe5 1 O. l¿Jxe5, l¿Jxe5 1 1 . dxe5 hace que el de­
sarrollo negro por el flanco de rey resulte casi im­
posible, mientras que 9 . . . , �xf3? 1 0. �xf3,
dxe5 1 1 . �a6!, 'fiUbB 1 2. �b7 cuesta material.
1 O. a4. Ganando espacio en el flanco de dama.
10 . . . . , a6. A 1 0 . . . . , �a6 puede replicarse 1 1 .
l2J b5. 1 1 . l¿je2 (63c). Las blancas tienen diver­
sas maneras de obtener clara ventaja. La sencilla
1 1 . a5 es buena, pero Guéller prefiere trasladar el
caballo al flanco de rey, preparándose al mismo
tiempo para replicar a . . . , c5 con c3. 11 . . . . , l¿Je7
1 2. l¿jf4. 1 2. �xe7?, �xe7 solamente facilitaría
las cosas a las negras, puesto que desaparecería
la presión por las casillas negras. 1 2 . . . . , l¿jc6.
12 . . . . , h6 1 3. �xe7, �xe7 1 4. �xg6!?, fxg6
1 5. l¿Jxg6+, �f7 1 6. l¿jxh8+, 'fiUxh8 1 7. l¿jh4,
seguido de M a3 es muy bueno para las blancas.
63a: Después de 4. . . . , g6?!
N
63b: Después de 9. e5!
.
.
N
63c: Después de 1 1 . l¿je2
116
N
63d: Después de 1 4. h4!
B
63e: Después de 16 . . . . , Qj xf6
B
63f: Después de 20. . . . , Q:J e4?
1 0 1
M I N I AT U R A S
B R I LL A N T E S
El tema del sacrificio en g6 después de que dicha
casilla se haya debilitado por . . . , h6 también sur­
ge en la partida. 1 3. c3, aS. Tomando medidas
para impedir la «gran tenaza)) con b4 que ame­
nazan las blancas, después de lo cual las negras
se asfixiarían. 1 4. h4! (63d) 1 4. . . . , h6. Esperar
no haría más que permitir que las blancas refor­
zasen su posición con h5, etc., así que es com­
prensible que las negras intenten forzar los
acontecimientos; sin embargo, el ataque resulta
demasiado fuerte. 1 5. i, f6, i,xf6. 1 5 . . . . , 0-0
1 6. h5, i,xf6 1 7. exf6, g5 1 8. Qjxg5, Qjxf6 1 9.
�d2 no es halagüeño para las negras: 1 9 . . . . ,
hxg5 pierde por 20. Qjxd5 mientras que, por otra
parte, las negras tienen demasiados agujeros en
el flanco de rey. Si 1 5 . . . . , Qjxf6 1 6. exf6, i,xf6,
entonces las blancas irrumpen con 1 7. i,xg6!,
fxg6 1 8. g xe6+, �f7 (1 8 . . . . , i,e7 1 9. �d3,
g g8 20. g ae1 gana) 1 9. �d3, Q:Je7 (si 1 9 . . . . ,
g g8, entonces 20. h5 es decisiva) 20. g ae1 ,
�g8 21 . Q:Je5+, i,xe5 22. g 1 xe5, y las negras
se derrumban. 1 6. exf6, Qj xf6 (63e). 1 6 . . . . , 0-0
1 7. h5 transpone al comentario anterior. 1 7.
i,xg6! El golpe temático. 1 7 . . . . , fxg6 1 8.
g xe6+, �f7 1 9. � d3, g g8. 1 9 . . . . , Q:Je4 20.
c4 y 1 9 . . . . , ¡vg8 20. h5, g5 21 . �f5 son perde­
doras para las negras. 20. g ae1 . También es
muy fuerte 20. g xc6, i,xc6 21 . Qje5+. 20 . . . . ,
Qj e4? (63f). Esto permite ganar instantáneamen­
te, pero incluso 20 . . . . , g g7 21 . g xc6, i,xc6
22. Q:Je5+, �g8 23. Q:Jxc6, �d7 24. Q:Je7+,
g xe7 25. �xg6+, g g7 26. ¡vxf6 debería ga­
nar a la larga, ya que las blancas obtienen un ter­
cer peón por la calidad. 21 . g 1 xe4! , dxe4 22.
¡v c4, 1 -0. No hay defensa; p. ej.: 22 . . . . , �g7 (o
22 . . . . , i,a6 23. ¡vd5) 23. g xg6+, � h8 24.
g xh6+, �g7 25. g g6+, �h8 26. Qjg5, �f8
27. Qjf7+, �h7 28. ¡ve6, con mate.
1 0 1
M I N I AT U R A S
117
BRILLANTES
64. Krasénkov-Svéshnikov
Moscú, 1992
Gambito de Dama, Defensa Semieslava
N
1 . ét:J f3, d5 2. d4, ét:J f6 3. c4, e6 4. ét:J c3, c6
5. e3, ét:J bd7 6. �c2, i,d6 7. g4 (64a). Esta ju­
gada de aspecto extravagante se ha hecho muy
popular en la década de 1 990. Es un ejemplo típico del planteamiento sin restricciones que adoptan los grandes maestros de hoy con respecto a
las aperturas: no importa la apariencia de la juga64a: Después de 7. g4
da; mientras dé resultado, están dispuestos a
probarla. En mi base de datos, las blancas han
conseguido con 7. g4 un excelente 61 % de la
puntuación, así que su popularidad es compren­
sible. 7 . . . . , tt:Jxg4. En mi opinión, las negras
harían mejor en rehusar el sacrificio. Una conti­
nuación lógica es 7 . . . . , dxc4 8. i,xc4, b6, con
idea de aprovecharse de la débil diagonal b7-h1 . N
8. .U g1 , ét:J h6. Una de las diversas posibilidades.
9. e4. La preparatoria 9. i,d2!? también ha lo­
grado éxitos en la práctica. 9. . . . , dxe4 1 O.
ét:J xe4, i,b4+ 1 1 . i,d2, i,xd2+ 1 2. �xd2,
ét:J f5 1 3. 0-0-0 (64b). A cambio del peón, las blan­
cas tienen ventaja de desarrollo y presión por la
columna «g» . Hablando de manera objetiva, tal
vez no tengan ventaja, pero la posición negra es
más incómoda de manejar en la práctica. 13 . . . . ,
64b: Después de 1 3. 0-0-0
ét:J f6 1 4. i,d3. Lo más directo. También se ha
probado 1 4. ét:Jc3, pero parece menos eficaz. 1 4.
. . . , 0-0. Las negras deberían evitar 1 4 . . . . , ét:Jxe4
(ciertamente no 1 4 . . . . , ét:Jxd4? 1 5. l:rxg7! , ét:Jxf3
1 6. �f4, �f8 1 7. i,e2, ganando las blancas)
1 5. i,xe4, �f6 1 6. i,xt5, �xf5 (1 6 . . . . , exf5 1 7.
�e3+, �f8 1 8. l:rge1 , i,e6 1 9. d5, cxd5 20.
cxd5, i,d? 21 . �c5+, �g8 22. 'fije? también N
favorece a las blancas) 1 7. ét:Je5, 0-0 1 8 . .U g5,
�f6 1 9. ét:Jg4, �e? 20. l:rxg7+, y las blancas
ganan. 1 5. l:r g2 (64c). El plan de doblar torres
en la columna «g» es el método más natural de
continuar el ataque. 1 5 . . . . , ét:J xe4 1 6. i,xe4,
�f6 1 7. ét:J e5, .U d8? Hasta aquí, las negras se
han defendido con calma y exactitud, pero ahora
empiezan a flaquear; mejor defensa es 1 7 . . . . ,
�h6 1 8. f4, .U d8, buscando contrajuego contra
64c: Después de 1 5 . .U g2
d4. 1 8. ét:J g4!, �e7? Esto permite que por fuerza ganen las blancas, aunque a estas alturas las
118
N
64d: Después de 22. M g 1 +
(análisis)
B
64e: Después de 20 . . . . , �h8
N
64f: Después de 23. �e2!, 1- 0
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
negras ya tienen dificultades. También es dudosa
1 8 . . . . , �xd4 debido a 1 9. t¿jh6+! , � h8 (1 9 . . . . ,
�f8? 20. �b4+ gana en el acto, mientras que
1 9 . . . . , t¿jxh6? 20. �xd4, M Xd4 2 1 . M Xd4 es
catastrófico, ya que la torre penetra en d8) 20.
t¿jxf7+, �g8 21 . 4Jxd8, �xe4 22. f3, �xc4+
23. � b1 , y las blancas mantienen una fuerte ini­
ciativa. El mejor intento de las negras es 1 8 . . . . ,
�h4, contra lo cual se debe continuar con exac­
titud para adquirir ventaja: 1 9. i,xf5, exf5 20.
4Jh6+, �f8 21 . M xg7! , �xg7 22. M g1 + (64dJ
22 . . . . , �f8 (22 . . . . , �f6 23. �e3 gana después
de 23 . . . . , �xd4 24. t¿jg8+ o 23 . . . . , �e4 24.
�g5+, �e6 25. �xd8) 23. �e3, y ahora:
1 ) 23 . . . . , �e4 24. M g8+, �e7 25. �g5+,
�e6 26. M Xd8, �e1 + 27. �c2, �xf2+ (27 .
. . . , �e2+ 28. �c3, �f3+ 29. �e3+, �xe3+
30. fxe3 da a las blancas un final ganador) 28.
� b3, �f3+ 29. �a4!, i,d7 (29 . . . . , b5+ 30.
�a5} 30. t¿jg8!, c5+ 31 . �a5, b6+ 32. �a6,
forzando el mate.
2) 23 . . . . , i,e6 24. M g8+, �e7 25. t¿jxf5+,
�d7 26. 4Jxh4, M Xg8 27. t¿jf3, con ventaja de
las blancas, aunque las negras pueden seguir lu­
chando.
1 9. i,xf5, exf5 20. t¿jh6+, �h8 (64e). Si
20 . . . . , �f8, entonces 21 . M xg7! conduce a la
misma conclusión. 21 . M xg7! El inicio de una
atractiva combinación final. 21 . . . . , �xg7. O 21 .
. . . , i,e6 22. M dg1 , �f6 (22 . . . . , �h4 23.
'iVe3, f6 24. M e7! da la victoria a las blancas)
23. d5, cxd5 24. M Xf7! , i,xt7 25. t¿jxf7+, forzan­
do el mate. 22. MQ 1 +, �h8 23. �e2! (64f), 1 -0.
Las blancas deben de haber estado muy conten­
tas por haber acabado con este sacrificio de da­
ma. Después de 23. . . . , k e6 (23. . . . , �f6 24.
4Jxf7+, �xf7 25. �e5+, con mate) 24. t¿jxf7+! ,
las negras pierden l a dama (para empezar).
1 0 1
M I N I AT U R A S
119
B RILLANTES
65. Fischer-Spasski
Encuentro (9), Sveti Stefan, 1992
Apertura Ruy López, Variante del Cambio
8
1. e4, eS 2. ct'Jf3, ct'Jc6 3. jlbS, a6 4. jÍxc6.
La actual popularidad de la Variante del Cambio
proviene de tres partidas que Fischer jugó en la
Olimpiada de La Habana en 1 966. Tiene un grupo de seguidores reducido, pero leal, entre los
grandes maestros. 4. .. . , dxc6 S. 0-0, f6 6. d4,
exd4 7. ct'Jxd4, eS 8. éL\b3, �xd1 9. ]d xd1,
65a: Después de 10. .. ., �e6
jlg4 10. f3, jle6 (65a). Las negras escogen
una línea que se considera una de las defensas
más sólidas. La preliminar . . . , i.,g4 provoca el
debilitamiento de la diagonal a7-g1 , dando así al
segundo j ugador la posibilidad de desarrollar el
alfil a c5 con ganancia de tiempo. 1 1 . éL\c3. Una
línea en la que las negras hacen uso de la jugada
debilitadora f3 es 1 1 . i.,f4, c4! 1 2. t¿jd4, 0-0-0 8
1 3. éL\c3, M Xd4 1 4. M Xd4, i.,c5. 1 1 . . , jld6
12. i.,e3 b6 1 3. a4, 0-0-0?! Aunque esto se ha
jugado con bastante frecuencia, parece mucho
más arriesgado que las dos alternativas, la ligera­
mente pasiva 1 3 . . . . , a5 y la sólida 1 3 . . . . , 'ii?f7
1 4. a5, c4 1 5. éL\d4, b5. 1 4. aS, 'ii? b7 (65b) 1S.
eS! La jugada más combativa; otra variante de la
idea e5 es 1 5. axb6, cxb6 1 6. e5, que también es
importante para la partida, ya que hay posibilida­
65b: Después de 14. . . ., 'ii?b7
des de transposiciones. Después de 1 6 . . . . , i.,e7
1 7. M Xda, i.,xda 1 a. i.,xc5, (65c) (o 1 a. éL\e4,
i.,xb3 1 9. t¿jd6+, 'ii?c6 20. cxb3, éL\e7 2 1 .
M xa6, i.,c7 22. exf6, y las posibilidades de las
blancas de explotar el peón de ventaja son míni­
mas en vista de sus peones débiles del flanco de
dama y el activo rey negro), las negras pueden
N
probar:
1 ) 1 a . . . . , i.,xb3 1 9. i.,fa, éL\e7 20. i.,xg7,
M ga 21 . exf6 es muy bueno para las blancas.
2) 1 a . . . . , éL\h6 1 9. t¿jd4, i.,d7 20. i.,d6,
M ea (20. . . . , éL\f7 21 . e6!) 21 . e6! , i.,xe6 22.
M e1 , jld? 23. M xea, jlxea 24. i.,fa gana un
peón.
3) 1 a . . . . , fxe5! 1 9. i.,fa (después de 1 9
i.,d6, i.,f6 20. M e1 , i.,xb3! 2 1 . cxb3, t¿j h6 22.
i.,xe5, M ea 23. i., g3, M xe 1 + 24. i.,xe 1 , éL\f5,
65c: Después de 1 a. i.,xc5
de nuevo tenemos la situación en que las posibi­
(análisis)
lidades de las blancas de explotar el peón de ven.
,
.
120
65d: Después de 1 7. lb e4
B
65e: Después de 1 8 . . . . , cxb6
N
65f: Después de 21 . lb b4+, 1 -0
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
taja no son precisamente excelentes en vista de
sus peones débiles del flanco de dama y la activi­
dad de las piezas negras) 1 9 . . . . , i,f6 20. lbe4,
i,xb3 21 . lbxf6, lbxf6 22. i,xg7, ldg8 23.
i,xf6, i,d5, y de nuevo a las blancas les resul­
tará difícil hacer uso de su peón de ventaja; p. ej. :
24. �f2, e 4 25. Jd d1 , i,c6 26. f4, e3+ 27.
�xe3, ldxg2.
15 . . . . , il,e7. Es mala 15 . . . . , fxe5; por ejem­
plo: 1 6. axb6, cxb6 1 7. lbe4, il,xb3 ( 1 7 . . . . ,
i,e7 1 8. ldxd8, i,xd8 1 9. lb bxc5+ gana) 1 8.
lbxd6+, �c6 1 9. cxb3, ld xd6 20. ldxd6+,
�xd6 21 . ldxa6, lbf6 22. ldxb6+, �d5 23.
ldb7, y las blancas están claramente mejor; tam­
bién es inadecuada 1 5 . . . . , i,xb3 después de 1 6.
exd6, i,xc2 1 7. lddc1 , i,g6 1 8. dxc7. 1 6.
ld xd8, i, xd8 1 7. lbe4 (65d). Con la intención
de 1 8. lbbxc5+. 17 . . . . , � c6? Spasski comete
una grave equivocación y pierde rápidamente.
Las alternativas son:
1 ) 1 7 . . . . , i,xb3 1 8. cxb3, lbe7 1 9. axb6,
cxb6 20. exf6 (20. lbd6+, �c6 transpone al pa­
réntesis de 1 8. lbe4 en el comentario a la jugada
1 5 de las blancas) 20 . . . . , gxf6 21 . ld d1 (tanto
21 . lbd6+, �c6 22. lbf7, ldf8 23. lbxd8+,
ldxd8 24. ldxa6, ldd3 como 21 . lbxf6, lbf5 22.
lbd5, lbxe3 23. lbxe3, i,f6 son buenas para
las negras) 21 . . . . , lbf5 22. il,f2 con solamente
ligera ventaja de las blancas.
2) 1 7 . . . . , i,e7! 1 8. axb6 (1 8. i,xc5, i,xb3
1 9. i,xe7, lbxe7 20. cxb3, fxe5 21 . axb6, �xb6
con igualdad) 1 8 . . . . , i,xb3 1 9. cxb3, cxb6 20.
ldd1 (20. lbd6+, i,xd6 21 . exd6, lbh6 22.
il,xh6, gxh6 debería ser tablas) 20 . . . . , fxe5 (20.
. . . , �c6 también es jugable) 21 . ldd7+, �c8
22. ld a7, �b8 23. ld d7, �c8 nivela la posi­
ción.
1 8. axb6, cxb6 (65e). Si 18 . . . . , i,xb3, en­
tonces 1 9. b7, �xb7 20. lbxc5+, � b8 21 . cxb3,
fxe5 22. lbxa6+ gana. 1 9. lbbxcS. Aplastante.
1 9 . . . . , i, c8. O 1 9 . . . . , bxc5 20. ldxa6+, �d5
21 . lbxc5, i,f7 22. ldd6+. 20. lbxa6, fxe5 21 .
lb b4+ (65f), 1 -0. El final podría ser 21 . . . . , �b5
(21 . . . . , �c7 22. lda7+, i,b7 23. ldxb7+,
�xb7 24. lbd6+ gana) 22. lbd6+!, �xb4 23.
lda3 y 24. c3#.
1 0 1
M I N I AT U R A S
121
BRILLANTES
66. G. Georgadze-Adorján
Cto. de Europa por equipos, Debrecen, 1992
Defensa Grünfeld, Variante del Cambio
N
1 . d4, t¿jt6 2. c4, g6 3. t¿jc3, dS 4. cxdS,
l¿jxdS S. e4, l¿j xc3 6. bxc3, i,g7 7. i,bS+. En
la época en que se disputó esta partida, esta ju­
gada de aspecto un tanto extravagante dio que­
braderos de cabeza a los jugadores de la
Grünfeld. 7. . . . , c6 8. i_ a4 (66a) 8 . . . . , bS. En
nuestros días se considera más sólida 8 . . . . , 0-0,
66a: Después de 8. i_a4
pero la jugada del texto es una idea típicamente
dinámica del señor de «las NEGRAS ESTÁN
BIEN » . 9. i,b3, b4. Desde luego, es temático
para el segundo jugador minar la gran diagonal
de casillas negras en la Grünfeld, pero es muy
inusual que esto se consiga con . . . , b5-b4 y no
con la tradicional . . . , c5. 1 0. i,e3. Ahora se cree
que 1 0. iVf3, 0-0 1 1 . l¿je2 favorece a las blan- 8
cas, pero la jugada del texto tampoco es mala.
10 . . . . , bxc3 1 1 . M C 1 , t¿jd7 1 2. l¿je2. 1 2.
M xc3, c5, y verdaderamente las NEGRAS ES­
TÁN BIEN. 12 . . . . , i_ a6 (66b). Las negras deben
plantear la lucha por el peón de c3, porque si se
permite a las blancas tomarlo sin concesiones, el
peón aislado de c6 se verá expuesto a un ataque
por la columna «C» . 1 3. eS. 1 3. l¿jxc3, c5 es in­
cómodo, ya que las blancas no pueden enrocar,
66b: Después de 1 2 . . . . , i_a6
mientras que 1 3. M xc3, c5 ofrece la igualdad a
las negras. 1 3 . . . . , iVaS. A veces se juega 1 3 . . . . ,
e6 para impedir la posibilidad del comentario si­
guiente, pero probablemente no logra igualar. 1 4.
iV c2? Esto resulta demasiado lento. Las blancas
deben continuar agresivamente con 1 4. e6!, fxe6
1 5. 0-0, contra lo cual 1 5 . . . . , M d8 parece lo mejor, para replicar a 1 6. l¿jf4 con 1 6 . . . . , l¿jc5, con N
una posición totalmente incierta. 1 4 . . . . , cS. Completando el minado del centro blanco. 1 S. iVe4,
0-0 1 6. i_ xf7+ (66c). Las blancas, obviamente,
habían puesto sus esperanzas en esta jugada,
pero no tiene mucho efecto; es mala 1 6. e6? en
vista de 1 6 . . . . , cxd4! 1 7. exf7+, <;!?h8 1 8. i,xd4,
c2+ 1 9. <;!?f1 (1 9. l¿jc3, iVxc3+! , con mate) 1 9 .
. . . , iVd2, y ganan las negras. 1 6 . . . . , <;!?ha. Tam­
bién es prometedora 1 6 . . . . , <;!?xf7; por ejemplo:
66c: Después de 1 6. i.xf7+
1 7. iVd5+ (1 7. e6+, <;!?g8 1 8. exd7, i_xe2 1 9.
<;!?xe2, cxd4 20. i,xd4, iVxa2+ 21 . <;!?d3,
122
N
66d: Después de 1 7. CiJ f4
B
66e: Después de 1 8 . . . . , � f8
B
66f: Después de 21 . . . . , i,xb5
1 01
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
� ad8! gana) 1 7 . . . . , e6 1 8. iYxd7+, �g8 1 9.
iYxe6+, � h8, y es difícil ver cómo van a enrocar
las blancas. 1 7. CiJ f4 (66d). Con idea de ct:Jxg6+.
El ataque de las blancas tal vez parezca peligro­
so, pero las negras pueden desactivarlo cediendo
una modesta cantidad de material, con lo que se­
rá el propio rey blanco el que se verá sometido a
un contraataque mortífero. También es malo para
las blancas 1 7. f4, i_xe2 1 8. �xe2, cxd4 1 9.
i,xd4, iVb5+ 20. �e3, � ad8; p. ej. : 21 .
i,b3?, ct:Jc5. 1 7. . . . , � xf7! Más fuerte que 1 7.
. . . , g5, contra lo cual 1 8. i,b3, con la intención
de 1 9. i_c2, da a las blancas un contrajuego pe­
ligroso por el flanco de rey. 1 8. iY xa8+, � f8
(66e) 1 9. iYdS. Otras jugadas de dama no son
mejores: 1 9. iYxa7, cxd4 20. �xd7 (20. ¡vxd4,
ct:Jxe5) 20 . . . . , c2+! 21 . i,d2, iYxe5+ 22. i,e3,
dxe3, 1 9. iYc6, cxd4 20. i,xd4, � xf4 21 .
¡vxc3, ¡vb5 y 1 9. iYe4, cxd4 20. ¡vxd4, ct:Jxe5
dan todas la victoria a las negras. 1 9 . . . . , iYbS.
Amenazando 20 . . . . , � xf4. 20. ¡vb3. 20. � c2,
cxd4 21 . iYxb5, i,xb5 22. ct:Je6, dxe3 23. ct:Jxf8,
ct:Jxe5 gana como en la partida. 20 . . . . , cxd4! El
ataque persiste incluso sin damas en el tablero.
21 . ¡v xb5, i,xb5 (66f) 22. ct:Je6. O 22. i,xd4,
� xf4 23. i_xc3, � e4+ 24. �d2, i,h6+ y las
negras ganan. 22 . . . . , dxe3 23. ct:Jxf8, ct:Jxe5 0-1 .
El abandono parece un poco prematuro, pero el
ataque es verdaderamente decisivo; por ejemplo:
24. ct:Je6 (24. � xc3, CiJf3+ 25. gxf3, i_xc3+ 26.
�d1 , e2+ gana, o 24. fxe3, CiJd3+ 25. �d1 ,
ct:Jxc1 26. �xc1 , i,xf8) 24 . . . . , CiJd3+ 25. �d1
(25. �e2 fracasa después de 25 . . . . , ct:Jxc1 ++
26. �xe3, ct:Jxa2) 25 . . . . , ct:Jxc1 26. fxe3 (o 26.
ct:Jxg7, exf2) 26 . . . . , ct:Jxa2 27. �c2, i,a4+ 28.
�b1 , i,b3, y las blancas están acabadas.
1 0 1
M I N I AT U R A S
123
BRILLANTES
67. Piket-Sturua
Cto. de Europa por equipos, Debrecen, 1992
Gambito de Dama Rehusado
1 . d4, d5 2. c4, e6 3. CiJ c3, �e7 4. CiJ f3,
CiJ f6 5. �g5, h6 6. �xf6, �xf6 7. e3, 0-0 8.
�c2. Es más común 8. M c1 . 8 . . . . , tiJaS. Una
jugada ambiciosa; 8 . . . . , c5 basta para obtener
una segura igualdad. 9. M d1 , cS. Un correcto sa­
crificio temporal de peón. 1 0. dxc5. 1 O. cxd5,
CiJb4 1 1 . 'ii' b 3, CiJxd5 1 2. C2Jxd5, exd5 nivela la
posición. 10 . . . . , 'ii' aS 1 1 . cxd5, CiJ xcS 1 2.
CiJ d4!? Devolviendo el material con la esperanza
de jugar contra el peón «d» aislado. 1 2 . . . . , exd5
1 3. a3. 1 3. �d3, CiJxd3+ 1 4. �xd3, �e6 1 5. OO, M fd8 da igualdad. 13 . . . . , CiJ e6! (67a). Luchar
por el control de la casilla bloqueadora iguala in­
mediatamente. 1 4. CiJ bS? Demasiado arriesgado, al tener el rey en el centro; 1 4. �e2 o 1 4.
CiJ b3 habrían sido lo bastante seguras. 1 4 . . . . ,
a6! Una vez más, las negras ofrecen un peón. 1 5.
b4, 'ii'd8 1 6. M xd5, � d7! Ahora las blancas
pagan un alto precio por su escaso desarrollo en
el flanco de rey. 1 7. 'ii' d2. 1 7. CiJd6, �c6 1 8.
M d 1 , CiJd4! 1 9. exd4, 'ii'xd6 da un ataque gana­
dor a las negras. 1 7 . . . . , axb5 1 8. MXd7 (67b).
O 1 8. CiJe4, �d4! 1 9. exd4 (1 9. CiJc5, �xc5 20.
M Xd7, �f6 21 . bxc5, M Xa3 gana) 1 9 . . . . ,
M Xa3 20. �e2, M a1 + 21 . �d1 , �h4 22. 0-0,
�c6 23. M e5, �xe4 24. g3, CiJg5! , y las ne­
gras ganan. 1 8 . . . . , �xd7! Este espectacular sa­
crificio es la culminación lógica del juego negro.
1 9. 'iVxd7, �xc3+ 20. �e2. Teniendo solamente en juego la dama, no es sorprendente que las
blancas no puedan defenderse. 20. . . . , M fd8 21 .
'ii' xb7. O 21 . 'ii'x b5, CiJg5! 22. e4, M xa3 23. f3,
M d2+ 24. �e3, CiJe6!, seguido de 25 . . . . ,
�xb4+ gana. 21 . . . . , CiJ gS! (67c) 22. e4. Una
tentativa desesperada de dar un poco de aire al
rey. 22 . , M xa3 23. ¡j' xb5, M a2+ 24. �e3,
�d2 + 0-1 . 25. �e2, �f4+ 26. �e 1 , ,g a1 + 27.
� e2, M d2# es mate.
.
.
67a: Después de 13 . . . . , CiJ e6!
N
67b: Después de 1 8. M xd7
.
67c: Después de 21 . . . . , CiJ gS!
124
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
68. Yákovich-Balashov
San Petersburgo (Zonal), 1993
B
Defensa Siciliana, Ataque Sozin
68a: Después de 1 3 . . . . , eS?!
N
68b: Después de 1 6. i,xd4
N
1 . e4, eS 2. Ci:J f3, Ci:J c6 3. d4, cxd4 4. Ci:J xd4,
e6 S. Ci:J c3, d6 6. i,e3, Ci:J f6 7. i,c4, i,e7 8.
i,b3, a6 9. f4, 0-0 1 0. 'iYf3, iYaS? Una jugada
inusual e inferior que las blancas castigan de ma­
nera drástica. Las líneas usuales son 1 O. . . . ,
Ci:Jxd4 1 1 . i,xd4, bS y 1 0 . . . . , iYc7. 1 1 . 0-0-0,
Ci:Jxd4 1 2. g xd4, i,d7. El problema de 1 0 . . . . ,
iYaS es que las negras no pueden jugar ahora
1 2 . . . . , bS a causa de 1 3. eS. Así, tienen que con­
tentarse con la jugada del texto, mucho más len­
ta. 1 3. g4. Las blancas se apresuran a explotar el
rezagado desarrollo de las negras lanzando un
ataque directo en el flanco de rey. 1 3 . . . . , eS?!
(68a). Mejor posibilidad es 13 . . . . , i,c6 1 4. gS,
Ci:Jd7, pero aún dista de ser atractiva después de
1 S. h4. 1 4. Ci:J dS!! Un sacrificio sorprendente y
muy fuerte. 1 4 . . . . , exd4. 1 4 . . . . , Ci:JxdS 1 S.
g xdS, iYc7 1 6. fS da a las blancas un ataque
automático por el flanco de rey; 1 4 . . . . , i,xg4 1 S.
'iYg2, exd4 pierde por 1 6. ct:Jxe7+, � h8 1 7.
i,xd4, 'iYd8 1 8. Ci:JdS, Ci:JxdS (o 1 8 . . . . , g g8
1 9. g g1 ) 1 9. i,xdS. 1 S. ct:J xe7+, � h8 1 6.
i,xd4 (68b). La amenaza es simplemente 1 7.
gS, Ci:Jg8 ( 1 7 . . . . , Ci:Je8 1 8. iYhS} 1 8. Ci:JdS, con
un ataque inmenso por el m ínimo sacrificio de
material. 1 6 . . . . , 'iYd8. 1 6 . . . . , i,xg4 1 7. 'iYg2
transpone al análisis de 1 4. . . . , i,xg4 de más
arriba. 1 7. gS!, Ci:Je8. Forzada, ya que 1 7 . . . . ,
iYxe7 pierde por 1 8. gxf6, gxf6 1 9. iYc3. 1 8.
Ci:J dS. A costa de un sacrificio muy pequeño, las
blancas han obtenido un ataque irresistible. 1 8 .
. . . , i,e6. Contrarrestando la acción de uno de
los alfiles blancos, pero el otro no es tan fácil de
neutralizar. 1 9. iYhS, g c8 1 9 . . . . , �g8 pierde
por 20. Ci:Jf6+, gxf6 21 . gxf6, � h8 22. 'iYh6,
g g8 23. i,xe6, fxe6 24. f7+, Ci:Jg7 2S. g g1 , eS
26. fxe5. 20. fS, i,xdS 21 . g6! (68c), 1 -0. Las
blancas ganan después de 21 . . . . , g xc2+ (o 21 .
. . . , fxg6 22. fxg6, Ci:Jf6 23. i,xf6) 22. � d 1 ! ,
g c1 + (22 . . . . , fxg6 23. fxg6 e s l o mismo) 23.
�xc1 , iYc7+ 24. �d2.
.
68c: Después de 21 . g6!
1 0 1
M I N I AT U RA S
B RILLANTES
125
69. Kaspárov-Guélfand
Linares, 1993
Defensa Siciliana, Variante Najdorf
1 . e4, eS 2. tt:Jf3, d6 3. d4, cxd4 4. tt:Jxd4,
CZJf6 S. CZJ c3, a6 6. j¿ c4, e6 7. j¿ b3, bS 8. 0-0,
jl, e7 9. �f3, �c7 1 0. �g3, 0-0 1 1 . jl, h6,
tt:JeB (69a). Una variante actualmente de inte­
rés. A primera vista, las blancas parecen tener­
lo todo en orden, con las piezas ya en juego y
las torres a punto de llegar a las columnas cen­
69a: Después de 11 . . . . , tt:JeB
trales. Sin embargo, la posición de las negras
es bastante sólida, y con el tiempo éstas se
equipararán a las blancas en desarrollo, de modo que su peón central de ventaja se convertirá
en un factor importante. 1 2. g ad1 , jl, d7 1 3.
tt:Jf3!? (69b). Son posibles otras jugadas, pero
la continuación de Kaspárov se considera hoy
día la l ínea principal. 1 3 . . . . , b4. Una jugada un N
tanto arriesgada que expulsa el caballo hacia el
flanco de rey, donde ya hay una peligrosa acu­
mulación de piezas blancas. Son alternativas
más sólidas 1 3 . . . . , as y 1 3 . . . . , tt:Jc6; de hecho,
Guélfand usó la última para hacer tablas con
Kaspárov en una partida posterior en la Olim­
piada de Moscú de 1 994. 1 4. tt:Je2, as (69c).
Éste es el quid de la jugada anterior de las ne­
gras; simplemente quieren cazar el alfil de b3.
69b: Después de 1 3. CLJ f3!?
Aunque este plan es ciertamente jugable, las
negras penden de un hilo, situación en la que
nunca es agradable estar, especialmente contra
Kaspárov. 1 S. tt:Jf4!, �h8. 1 5 . . . . , a4?? 1 6.
jl,xg7, tt:Jxg7 1 7. CLJ h5, jl,f6 1 8. tt:Jxf6+, � h8
1 9. �h4, con mate. 1 6. j¿, gs, tt:Jf6. 1 6 . . . . ,
jl,xg5? 1 7. tt:Jxg5, a4 es peor después de 1 8.
�h4, y ahora tanto 1 8 . . . . , h6 1 9. jl,xe6, fxe6 B
20. tt:Jgxe6, jl,xe6 2 1 . tt:Jxe6, �f7 22. tt:Jxf8,
�xf8 23. �d8 como 1 8 . . . . , CLJf6 1 9. jl,xe6,
jl,xe6 20. tt:Jfxe6, fxe6 2 1 . tt:Jxe6, �f7 22.
tt:Jxf8, �xf8 23. �f4, g a6 24. g d4 son apre­
ciablemente mejores para las blancas. Es total­
mente errónea 1 6 . . . . , f6??, que pierde por 1 7.
jl,xe6, fxg5 1 8. tt:Jg6+, hxg6 1 9. �h3#. 1 7.
�h4! (69d) 1 7 . . . . , jl, bS? Debilita e6 de ma­
nera decisiva. Las negras tenían por lo menos
69c: Después de 1 4. . . . , aS
una y posiblemente dos alternativas jugables;
1 7. . .. , a4 es crítica y, aunque arriesgada, no
126
N
69d: Después de 1 7. iVh4!
N
69e: Después de 1 8. é¿Jd4!
N
69f: Después de 21 . eS!
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
veo cómo ganan las blancas después de 1 8.
é¿J hS, axb3 (no 1 8 . . . . , M aS? 1 9. eS, dxeS 20.
é¿Jxf6, gxf6 21 . jLxf6+, jLxf6 22. iVxf6+, �g8
23. é¿J gS, axb3 24. M d3 y ganan) 1 9. é2Jxf6,
jLxf6 (1 9 . . . . , h6? 20. j,xh6, jLxf6 21 . jLgS+,
�g8 22. jLxf6, gxf6 23. é¿JgS!, fxgS 24.
iVxgS+, � h8 2S. M d3 fuerza el mate) 20.
jLxf6 (amenazando 2 1 . é¿JgS) 20 . . . . , gxf6 (no
20 . . . . , M aS? 21 . é¿JgS, M xgS 22. �xgS,
M g8 23. M d3, y las blancas tienen un ataque
ganador) 21 . iVxf6+, �g8 22. é¿JgS, jLbS! (las
negras deben batir d3; 22 . . . . , .,tea 23. M d3,
M d8 24. é2Jxh7 gana) 23. �h6, M eS! (23 . . . . ,
f6 24. iVxf8+! , �xf8 2S. é¿Jxe6+) 24. iVxh7+,
�f8. Ahora las blancas pueden forzar las ta­
blas con 2S. eS, dS 26. M d4, é¿Jc6 27. M f4,
é¿JxeS 28. é¿Jxf7, é2Jxf7 29. iVh6+, �e? 30.
M Xf7+, �xf7 31 . iVh7+, �f6 32. iVxc7,
jLxf1 33. iVf4+, pero no acierto a ver nada me­
jor. Una jugada más práctica es 1 7 . . . . , é2Jc6 ! , y
es difícil que las blancas tengan ventaja; por
ejemplo: 1 8. c3, bxc3 1 9. bxc3, h6 o 1 8. éLJ hS,
é¿JxhS 1 9. jLxe7, é2Jxe7 20. iVxe7, M ac8, con
la intención de jugar . . . , a4 o . . . , jLbS, con po­
sición incierta en ambos casos. 1 8. é2Jd4!
(69e). Ahora es inevitable la ruptura decisiva.
18 . . . . , jLe8. Una tentativa desesperada de
aguantar la posición; 1 8 . . . . , jLxf1 pierde por
1 9. é¿Jdxe6, fxe6 20. jLxe6! (amenazando ma­
te en una) 20 . . . . , h6 (20 . . . . , g6 2 1 . é¿Jxg6+,
�g7 22. iVh6#) 2 1 . jLxh6, gxh6 22. iVxh6+,
é¿J h? 23. é¿Jg6#. 1 9. é¿J dxe6!, fxe6 20. é¿Jxe6,
iVa7. O 20 . . . . , iVb6 21 . é¿Jxf8, jLxf8 22.
jLxf6, gxf6 23. iVxf6+, jLg? 24. iVe6, con
mate. 21 . eS! (69f). i Es difícil contener a Kaspá­
rov en posiciones como esta! 21 . . . . , dxeS 22.
é¿Jxf8, jLxf8 23. jLxf6, gxf6 24. M d8. El quid
de la preliminar 2 1 . eS. 24 . . . . , é¿jd7. Las blan­
cas también ganan después de 24 . . . . , iVe?
2S. iVg4! , jLg6 (o 2S . . . . , jL g? 26. iVe6,
iVxe6 27. kxe6) 26. iVc4, iVg? 27. iVdS. 2S.
iVg4, 1 -0, ya que 2S . . . . , jLg? 26. iVe6, con
mate.
1 0 1
M I N I AT U R A S
127
BRILLANTES
70. Zsu. Polgár-Speelman
Cto. de Holanda por equipos, 1993
Defensa Inglesa
B
1 . d4, e6 2. c4, i,b4+ 3. ct:Jc3, b6 4. e4,
i,b7. Esta línea no muy convencional es una de
las favoritas de Jan Speelman. 5. d5?! Inusual.
Las líneas principales son 5. 'iVc2 y especial­
mente 5. f3. La jugada del texto tiene por objeto
bloquear el alfil de b7, pero cuesta tiempo y debi­
lita las casillas negras. 5 . . . . , 'iVe7 (70a). En mi
?Oa: Después de 5 . . . . , 'iVe7
base de datos, las negras han obtenido un 79%
de los puntos con esta posición, y aunque esta­
dísticas así pueden ser engañosas, esta vez creo
que son fiables. Las blancas deberían evitar esta
línea. 6. i,e2?! 6. ct:Je2, exd5 7. exd5, CLJf6 de­
ja a las blancas enmarañadas en la columna «e»;
6. i,e3!? tal vez sea relativamente lo mejor, pero aquí, «lo mejor» significa la igualdad para las 8
blancas. 6 . . . . , CLJf6 7. f3. Parando la amenaza
contra e4, pero cede otro tiempo de desarrollo y
expone más las casillas negras. Si 7. i,g5, h6 8.
i,h4, entonces 8 . . . . , g5 (o 8 . . . . , exd5 9. exd5,
o-o 1 0. CLJf3, .M ea 1 1 . rj¡¡ f 1 , ct:Ja6) 9. i,g3,
ct:Jxe4 1 0. 'iVd4, CLJf6 1 1 . 0-0-0, i,c5 1 2. 'iVd2,
ct:Ja6 es bueno para las negras; 7. 'iVd4, exd5 8.
exd5, 'iVe4 fue bastante seguro para las negras
en Tartakower-Réti, Gotemburgo, i 1 920! (en rea­
70b: Después de 8. . . . , c6
lidad, las negras acabaron ganando); 8 . . . . , c6!?
sería una alternativa más dinámica para aquellos
que no poseen la técnica finalística de Réti. 7. . . . ,
exd5 8. cxd5. Las blancas quieren mantener ce­
rrada la columna «e» , pero las negras tienen
otras ideas. 8 . . . . , c6 (70b). El resto de la partida
es la historia de las negras abriendo línea tras lí­
nea para explotar el escaso desarrollo de las B
blancas y la expuesta posición de su rey. 9. dxc6.
Las blancas tienen poco donde elegir, pero es
evidente que el plan de bloquear el alfil de b7 ha
sido un fracaso total. 9 . . . . , ct:Jxc6 1 0. CLJ h3, d5!
¡La columna «e» no ha estado cerrada mucho
tiempo! 1 1 . exd5, 0-0-0 1 2. i,g5. 1 2. 0-0, i,xc3
1 3. bxc3 (1 3. dxc6, .M xd 1 1 4. cxb7+, rj¡¡ xb7 1 5.
i,xd 1 , i,d4+ favorece a las negras) 1 3 . . . . ,
.M xd5 (también es buena 1 3 . . . . , ct:Jxd5) 1 4.
?Oc: Después de 12 . . . , .M heS
iV c2 ( 1 4. 'iV e 1 , .M e5 es muy malo para las blan­
cas) 1 4 . . . . , iVc5+ 1 5. rj¡¡ h 1 , CLJd4 1 6. iVb2,
.
128
8
70d: Después de 1 4. . . . , � es
8
70e: Después de 1 6 . . . . , t¿jb4
8
70f: Después de 1 8. . . . , lt:Jxc3
0-1
1 0 1
M I N I AT U RA S
B RILLANTES
lt:Jxe2 1 7. �xe2, � ea da gran ventaja de desa­
rrollo a las negras. 1 2 . . . . , � he8 (70c). Comple­
tando el desarrollo. 1 3. i_ xf6. También es muy
malo para las blancas 1 3. ltJ f4, � e5 1 4. i_xt6,
gxf6! 1 5. g3, t¿jd4. 13 . . . . , gxf6! 1 3 . . . . , �xf6 1 4.
0-0, i_xc3 1 5. bxc3, �xc3 1 6. ltJ f2 deja respirar
un poco a las blancas. 1 4. lt:Jf4. 1 4. Wf1 , i_xc3
1 5. bxc3, � xd5 1 6. �xd5 ( 1 6. �c2, �e3 tam­
bién es espantoso) 1 6 . . . . , �xe2+ 1 7. Wg1 ,
t¿je5 1 a. �d4, lt:Jxf3+ 1 9. gxf3, � ga+, con ma­
te. 1 4 . . . . , iVeS (70d) 1 5. �d2. O 1 5. �c1 ,
� xd5! 1 6. 0-0, � c5 1 7. t¿jd3, �d4+ 1 a. t¿jt2,
� xe2 1 9. lt:Jxe2, � xc1 20. lt:Jxd4, � xa1 21 .
� xa1 , t¿jxd4, y de nuevo las negras tienen gran
ventaja. Después de la jugada del texto hay que
jugar con exactitud porque las negras deben te­
ner en cuenta la posibilidad 0-0-0 además de 0-0.
1 5 . . . . , i_ xc3! No 1 5 . . . . , t¿jd4? 1 6. 0-0-0!, y las
blancas se escapan. 1 6. bxc3, t¿j b4 (70e). El
momento crítico; se amenaza recuperar el peón
con presión aplastante por las columnas centra­
les. 1 7. Wf2? Pierde enseguida, pero no había
verdadera defensa:
1 ) 1 7. 0-0-0, lt:Jxd5 1 a. lt:Jxd5, � xd5 1 9.
i,d3, � eda 20. f4 (o 20. � he1 , � xd3) 20 . . . . ,
�d6 21 . 'it>c2 (21 . i_t5+, 'it>c7 22. iVc2,
�xf4+) 21 . . . . , i,c6 y 22 . . . . , i_a4+ da la victo­
ria a las negras.
2) 1 7. � d 1 , lt:Jxd5 1 a. t¿jd3, �f5 seguido
de 1 9 . . . . , lt:Je3.
3) 1 7. � c1 , lt:Jxd5 1 a. t¿jd3, �e7 1 9. Wf2
(1 9. c4, t¿jt4!) 1 9 . . . . , t¿jt4! 20. � he1 , �c5+!
21 . t¿jxc5, � xd2 22. lt:Je4, � xe2+ 23. � xe2,
lt:Jxe2 24. t¿jd6+, Wd7 25. � d 1 , lt:Jxc3 26.
� d2, � e2+ 27. � xe2, lt:Jxe2, y ganan.
4) 1 7. Wf1 , t¿jxd5 1 a. lt:Jxd5, � xd5 1 9.
iVc2, iVe3 20. � d1 , � xd 1 + 21 . �xd 1 , � da
22. �e1 , � d2, y de nuevo ganan las negras.
1 7 . . . . , t¿jxdS. No se pueden eludir grandes
pérdidas de material. 1 8. ltJ d3, lt:Jxc3 (70f) 0-1 ,
en vista de 1 9. i_t1 , �d4+ 20. Wg3, � ga+ 21 .
W h3, i_xt3! 22. gxf3, � d5 o 1 9. � he1 , iVd4+
20. Wf1 , � xe2 21 . � xe2, lt:Jxe2.
1 0 1
M I N I AT U R A S
129
BRILLANTES
7 1 . Suba-Sax
Budapest (Zonal), 1993
Defensa Nimzoindia, Variante Rubinstein
N
1 . d4, l¿jf6 2. c4, e6 3. l¿j c3, �b4 4. e3, OO S. �d3, dS 6. l¿je2. Un sistema popular entre
las blancas. 6 . . . . , dxc4 7. �xc4, eS. Ésta es
una respuesta relativamente infrecuente. Las ne­
gras suelen jugar . . . , c5 aquí o sin cambiar en c4.
8. � b3?! (71a). Las jugadas normales son aquí
8. a3 y 8. 0-0, pero no 8. dxe5?!, �xd 1 + 9.
71 a: Después de 8. � b3?!
�xd 1 , l¿jg4, recuperando el peón y desplazando el rey blanco. La jugada del texto parece ten­
tadora, al atacar el alfil y ejercer presión sobre la
recientemente abierta diagonal b3-f7, pero la dama está mal situada y pronto tiene que jugarse de
nuevo. 8 . . . . , exd4. También es jugable 8 . . . . ,
l¿jc6. 9. l¿jxd4. Las negras también igualan des­
pués de las otras capturas; p. ej. : 9. exd4, l¿jc6 o B
9. �xb4, l¿jc6 1 0. �c5, dxc3 1 1 . l¿jxc3, l¿jd7
1 2. �h5, l¿jde5. 9 . . . , cS 1 0. l¿jf3. Después de
1 0. l¿jc2, l¿jc6, tanto 1 1 . �e2, �e6 1 2. �a4,
a6 como 1 1 . l¿jxb4, l¿ja5! favorecen a las ne­
gras. 10 . . . . , l¿jc6 (71b). Las blancas deben perder un tiempo a fin de parar la amenaza 1 1 . . . . ,
lZJa5. 1 1 . � c2, �g4 1 2. �d2, � d7. La posi­
ción de las blancas ya es ligeramente incómoda.
No pueden enrocar por el flanco de rey porque
71 b: Después de 10 . . . . , l¿jc6
. . . , �xf3 dejaría el rey demasiado expuesto, pero enrocar por el flanco de dama enfrente de la
mayoría negra de peones también entraña sus
riesgos. 1 3. a3, �as 1 4. 0-0-0. 1 4. 0-0?, �xf3
1 5. gxf3, l¿je5 1 6. �e2, �h3, por ejemplo, fa­
vorece claramente a las negras. 1 4 . . . . , �fS
(71c). Ahora que las blancas han enrocado por el
flanco de dama, el alfil poco hace en g4, así que B
las negras lo cambian de sitio con ganancia de
tiempo. 1 S. � b3? Dejar al alfil negro maestro in­
discutible de la diagonal f5-b1 representa un peligro permanente para el rey blanco. Habría sido
mejor jugar 1 5. e4, que debería mantener el equi­
librio; p. ej. : 1 5 . . . . , l¿jd4!? ( 1 5 . . . . , �g6 1 6.
�g5, �g4 1 7. �xf6, �f4+ 1 8. �b1 , �xf6 1 9.
l¿jd5 es incierto) 1 6. l¿jxd4, y ahora las negras
probablemente preferirían una segura igualdad
71 c: Después de 14 . . . . , �fS
con 1 6 . . . . , �xd4 1 7. �xf7+, _ld xf7 1 8. exf5,
�xf2 a la línea de doble filo 1 6 . . . . , cxd4 1 7. exf5,
.
130
71d: Después de 15 . . . . , IJ/Jie7
7 1 e: Después de 1 7. i,xd5
B
71f: Después de 20. . . . , IJ/J/ xa3
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
l:t ac8 1 8. l2Jd5 ( 1 8. i, b5?, dxc3! 1 9. i,xd7,
cxd2+ y 1 8. IJ/J/b3?, dxc3 1 9. i,xc3, IJ/J/xf5 son
muy buenas para las negras, mientras que 1 8.
l2Jb5, l:t xc4 1 9. IJ/J/xc4, l:t c8 20. b3 y 1 8. b3,
dxc3 1 9. i,xc3, IJ/J/e7 son inciertas) 1 8 . . . . ,
l2Jxd5 1 9. i,xa5, l:t xc4 20. IJ/J/xc4, l:t c8 21 .
l:t xd4, con lo que las blancas tal vez estén lige­
ramente mejor. 1 5 . . . . , IJ/Jie7 (71d) 1 6. l2Jd5?!
Las negras están un poco mejor tanto después
de 1 6. l:t he1 , l2Je4 1 7. CLJd5, IJ/J/d6 como de 1 6.
l2J h4, i,g4 1 7. f3, i,xc3 1 8. IJ/J/xc3 (o 1 8.
i,xc3, IJ/J/xe3+ 1 9. � b 1 , i,e6) 1 8 . . . . , l2Je4!
1 9. fxe4, IJ/J/xh4 20. l:t df1 , IJ/J/e7. Sin embargo, la
jugada del texto es incluso peor para las blancas.
1 6 . . . ., l2Jxd5 1 7. i,xd5 (71e) 1 7. . . ., c4! Si la
columna «C» se abriera, la situación del rey blan­
co sería realmente grave. 1 8. IJ/J/a4. Ahora las ne­
gras ganan por fuerza, pero las alternativas eran
funestas: 1 8. IJ/J/xc4 y 1 8. i,xc4 pierden por 1 8 .
. . . , l:t ac8, mientras que 1 8. IJ/J/a2, i, xd2+ 1 9.
l2Jxd2 (1 9. l:t xd2, l2Ja5 20. l2J d4, IJ/J/c5! 21 .
l2Jxf5, l2J b3+ gana) 1 9 . . . . , l2Je5 da gran venta­
ja a las negras. 1 8 . . . . , b5! ¡ Las negras también
están encantadas con tener la columna «b»
abierta! Para desgracia de las blancas, el segun­
do jugador puede avanzar su mayoría de peones
del flanco de dama con ganancia de tiempo. 1 9.
IJ/J/xb5, l:t ab8 20. IJ/J/xc6 20. IJ/J/a4 pierde por
20 . . . . , IJ/J/f6 2 1 . l2Jd4, l2Jxd4 22. exd4, i,xd2+
23. l:t xd2, c3, mientras que 20. IJ/J/xc4, IJ/J/xa3!
2 1 . IJ/J/a2 deja a las negras elegir entre dos atrac­
tivas maneras de ganar: 2 1 . . . . , l:t xb2! 22.
IJ/J/xb2, l:t b8 o 21 . . . . , l2Jd4! 22. l2Jxd4, l:t fc8+.
20. . . . , IJ/J/xa3 (71f) 0-1 . Es mate en pocas juga­
das; por ejemplo: 21 . bxa3, l:t b1 # o 2 1 . i,c3,
i,xc3.
.
1 0 1
M I N I AT U RA S
131
BRILLANTES
72. Lobron-Azmaiparashvili
Groninga (Clasificatorio de la PCA), 1993
Defensa Moderna
N
1 . d4, d6 2. e4, g6 3. lt:Jc3, i,g7 4. f4, lt:Jc6.
Una línea muy popular entre las negras, pues evitan 4 . . . . , ét:Jf6, que transpondría a la Pire, y en­
cauzan la partida por otros derroteros. 5. i,bS!?
(72a). Una alternativa interesante con respecto a
la común S. i, e3. Las blancas solucionan el pro­
blema del ataque a d4, si bien a costa de entregar
72a: Después d e 5 . i,bS!?
los dos alfiles. 5 . . . . , a6. Con S . . . . , i,d7, las ne­
gras pueden evitar doblar el peón «C», pero a
costa de perder tiempo. 6. i,xc6+, bxc6 7. ét:Jf3,
i,g4. El segundo jugador quiere entregar los dos
alfiles a fin de ejercer presión en d4. Las blancas
también tienen ligera ventaja después de otras ju­
gadas; p. ej. : 7 . . . . , ét:Jf6 8. 0-0 o 7 . . . . , fS 8. eS,
ét:J h6 9. 'iYe2. 8. 0-0, 'iYb8. 8 . . . . , ét:Jf6 9. h3, a
i,xf3 1 O. 'iYxf3 es claramente mejor para las
blancas. 9. h3, i,xf3 1 0. M xf3, 'iYb6 1 1 . i,e3!
La jugada crítica, al ofrecer el peón «b»; 1 1 .
lt:J e2, eS da igualdad. 1 1 . . . . , 'iYxb2 (72b). Si se
permite a las blancas completar el desarrollo, ten­
drán ventaja gracias a su centro de peones, así
que ésta es la jugada consecuente; 1 1 . . . . , ltJ f6
1 2. i, f2, 0-0 1 3. 'iY d2 da ligera ventaja al primer
jugador; p. ej.: 13 . . . . , 'iYxb2 1 4. M b1 , 'iYa3 1 S.
72b: Después de 1 1 . . . . , 'iYxb2
eS, ét:Jd7 1 6. ét:JdS, 'iYxa2 1 7. lt:Jxe7+, � h8 1 8.
M b7. 1 2. i,f2, 'iYb7. No 1 2 . . . . , ét:Jf6? 1 3.
M b1 , 'iYa3 1 4. ét:JdS, 'iYaS 1 S. i,e1 , y ganan,
mientras que 1 2 . . . . , 'iYb4 1 3. M b1 , 'iYc4 1 4.
M b7 da una fuerte iniciativa a las blancas. 1 3.
fS!, eS?! Liberar la casilla dS para el caballo hace
que el ataque blanco sea incluso más fuerte.
También es dudosa 1 3 . . . . , ét:Jf6?! después de N
1 4. es, ét:Jd7 1 S. f6! , exf6 1 6. exf6, i,xf6 (1 6 . . . . ,
ét:Jxf6 1 7. i, h4, lt:Jg8 1 8. 'iVe2+, �f8 1 9. M af1
gana) 1 7. 'iYe2+, �f8 1 8. M f1 , con terrible pre­
sión por la columna «f» . Sin embargo, es mejor
1 3 . . . . , ltJ h6. Después de 1 4. g4, el caballo está
fuera de juego, pero 1 4 . . . . , f6 1 S. lt:Je2, ét:Jf7
o_frece a las negras algunas posibilidades defen­
sivas. 1 4. M b1 , 'iYc6 1 5. ét:JdS (72c) 1 5 . . . . ,
ét:Jf6. Después de 1 S . . . . , gxfS (1 S . . . . , e6 1 6.
72c: Después de 1 5. ét:JdS
fxe6, fxe6 1 7. t¿j f4, 'iYxe4 1 8. dS gana) 1 6.
M XfS! , e6 1 7. M Xf7! ! , �xf7 1 8. 'iYhS+, �f8 1 9.
132
N
72d: Después de 1 7. e5!
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRI LLANTES
M f1 , las blancas tienen un ataque muy promete­
dor. La línea principal es 1 9 . . . . , exd5 20. �h4+,
¿¿jf6 21 . �xf6, �xf6 22. 'iVh6+!, <;t>ea (22 . . . . ,
<;t>ga? 23. M Xf6, iVea 24. 'iVg5+, 'iVg6 25.
M xg6+, hxg6 26. iVxg6+ gana) 23. iVxf6, <;t>d7
24. 'iVg7+, <;t>ca 25. iVxha+, <;t> b7 26. M b1 +,
<;t>a7 27. iVxh7, y las blancas están mucho me­
jor. 1 6. c4!, <;t>fa. 1 6 . . . . , ¿¿jxd5 (1 6 . . . . , ¿¿jd7 1 7.
l¿Jxe7!, <;t> xe7 1 a. d5 caza la dama) 1 7. exd5,
'iVd7 1 a. dxc5, dxc5 1 9. �xc5, 0-0 20. 'iVe2
también favorece a las blancas. 1 7. e5! (72d). Es­
te segundo sacrificio de peón tiene por objeto
atrapar al rey negro en la primera fila. 1 7. . . . ,
l¿Jxd5 1 8. cxd5, iV xd5 1 9. f6, �h 6 1 9 . . . . ,
exf6 20. exf6, � h6 21 . M fb3 transpone al co­
mentario siguiente. 2 0. M fb3, M d8? Perdiendo
inmediatamente, pero con una posición del rey
tan mala es difícil ver cómo van a sobrevivir las
negras. La l ínea clave es 20 . . . . , exf6 (20 . . . . ,
M ea 21 . M ba, 'iVc6 22. 'iVf3, d5 23. M xea+,
iVxea 24. fxe7+, <;t>xe7 25. iVxd5 gana) 21 .
exf6, <;t>ga (21 . . . . , M ea 22. M ba, 'iVe6 23.
'iVg4, M ga 24. M xea+, iVxea 25. 'ii h 4, �d2
26. M b2, �c1 27. M c2 caza el alfil) 22. M ba+,
�fa 23. iV e2 (72e) 23 . . . . , M xba (23 . . . . , h6 24.
'iVe7, <;t> h7 25. M xaa! , �xe7 26. M xha+,
�xha 27. fxe7, 1®'aa 2a. dxc5, '�ea 29. cxd6,
cxd6, y las blancas deberían ganar a la larga con,
por ejemplo, 30. M b7, seguida de jugar el alfil a
d6 y la torre a ba) 24. M Xba, iVe6 25. 'iVf3, d5
(no 25 . . . . , h6?, que pierde en el acto por 26.
iVaa) 26. dxc5, h5 (26 . . . . , iVe5 27. �g3,
'iVd4+ 2a. 'ii f2, ¡ud1 + 29. � h2, y ahora, 29 . . . ,
h5 30. �xc7, � h7 31 . M b7, apuntando a f7 o
29 . . . . , �h5 30. M Xfa+, <;t>xfa 31 . �b2, con
mate) 27. M da, <;t> h7 (27 . . . . , c6? 2a. �f4 gana)
2a. �xd5! , �xd5 29. M Xd5, g5 30. M d7, �g6
31 . M xc7 con final ganado para las blancas. 21 .
M b8, dxe5 22. �f3! (72f), 1 -0. Esto acaba la
partida; p. ej.: 22 . . . . , e4 23. ifxe4 o 22 . . . , 'iVd7
23. iVaa, �ea 24. M xda+, �xda 25. M ba.
.
N
72e: Después de 23. �e2
(análisis)
N
.
72f: Después de 22. ¡uf3!, 1 -0
1 0 1
M I N I AT U RA S
133
B RILLANTES
73. An. Sokolov-Shírov
Cto. de Francia por equipos, 1994
N
Defensa Moderna
1 . e4, g6 2. f2jc3, jLg7 3. f4. Una jugada
muy inusual. Las negras pueden, desde luego,
transponer a la Siciliana con 3 . . . . , c5, pero Shírov prosigue por otro camino. 3 . . . . , c6 4. �f3?!
(73a). Esto es inexacto; el objetivo es impedir . . . ,
d5, pero resulta que las negras pueden jugarla
siempre. A cambio del peón, las negras se ade­
lantan peligrosamente en el desarrollo; también
es bueno para ellas 4. jL c4, d5 5. exd5, b5 6.
jLb3, b4 7. f2jce2, cxd5, pero 4. g3, d5 5. jLg2
habría sido una posibilidad mejor. 4 . . . . , dS! Igua­
lando inmediatamente. S. d3. 5. exd5, f2jf6 6.
dxc6 (6. jLc4, 0-0 7. f2jge2, jLg4 8. '�g3, b5 9.
jLb3, b4 es incómodo para las blancas) 6 . . . . ,
f2jxc6 7. jLb5, jLd7 8. JLxc6, JLxc6 da a las
negras un juego excelente por el peón. S . . . . ,
f2jf6 6. h3. Esta jugada, que no desarrolla nada,
es quizás un poco lenta; 6. e5, f2j g4 7. h3, f2j h6
8. g4, f6 con posición incierta, habría sido más
activo. 6 . . . . , eS! (73b). Abriendo la posición para
explotar su ventaja de desarrollo. 7. fS. Una jugada de doble filo, que permite a las negras mandar
en el centro. Es más segura 7. fxe5, y después de
7 . . . . , dxe4 (7 . . . . , f2jfd7 8. d4, c5 9. jLe3 es me­
nos claro, puesto que 9. . . . , cxd4 1 O. jLxd4,
f2jc6? fracasa por 1 1 . e6) 8. t21xe4 (8. dxe4,
f2jfd7 favorece ligeramente a las negras) 8 . . . . ,
f2jxe4 9. �xe4, jLf5 1 O. 'iVe2, �a5+ 1 1 . jLd2,
�xe5, surge un final igualado. 7. . . . , gxfS 8.
exfS, 0-0. Si las blancas tuviesen tiempo, el avance del peón «g» les daría un ataque aplastante,
pero su propio rey está expuesto. 9. f2jge2? Demasiado superficial; habiéndose comprometido
en un ataque por el flanco de rey, las blancas de­
berían haber seguido adelante sin dilación; es incierto 9. g4, e4 1 0. iYg2 después de 1 0 . . . , n ea
1 1 . d4, c5 1 2. g5, t2l fd7 1 3. f2jxd5 o 1 O . . . . , exd3
1 1 . jLxd3, n e8+ 1 2. t2Jge2, d4 1 3. f2jd1 . 9 . . . . ,
e4! (73c). Apoderándose de la iniciativa. 1 O.
'iVf2. 1 O. dxe4, dxe4 1 1 . f2Jxe4, f2jxe4 1 2.
iYxe4, n ea 1 3. iYf3, f2jd7 es muy bueno para
las negras. 1 0. . . . , exd3 1 1 . cxd3, n ea. Amena­
zando 1 2 . . . . , d4. 1 2. <;bd1 . Las blancas tienen
73a: Después de 4. 'iYf3?!
8
73b: Después de 6. . . . , eS!
8
.
73c: Después de 9 . . . . , e4!
134
B
73d: Después de 1 2. . .. ,
lt:Jbd7?
B
73e: Después de 18 . . . . , �h8!
B
73f: Después de 22 . . . . , lt:Jb4+
0-1
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
dificultades jueguen lo que jueguen; ahora no hay
tiempo para 1 2. g4; p. ej.: 1 2 . . . . , d4 1 3. lt:Jd1 ,
lt:Jd5 1 4. g5, �a5+ 1 5. �d2, ctJ b4, ganando las
negras. También después de 1 2. d4, c5! 1 3.
�e3, cxd4 1 4. �xd4, lt:Jc6 1 5. 0-0-0, lt:Jxd4 1 6.
lt:Jxd4, lt:Je4 1 7. lt:Jxe4, M xe4, la posición de
las blancas se desmorona. Finalmente, 1 2. �e3,
�xf5 gana un peón y retiene la iniciativa. 12 . . . . ,
lt:Jbd7? (73d). Esto deja que las blancas revivan
en la partida. Shírov señala que 1 2 . . . . , c5! es
más fuerte; por ejemplo: 1 3. �xc5 (o de lo con­
trario 1 3 . . . . , d4) 1 3 . . . . , �xf5 1 4. lt:Jd4 ( 1 4.
�g5?, lt:Jfd7! 1 5. �xd8, lt:Jxc5 gana material)
1 4 . . . . , �g6, con gran ventaja de las negras. 1 3.
g4, ct:Jes 1 4. lt:Jg3. Ahora las blancas han con­
seguido apuntalar su posición y amenazan rea­
nudar el avance de peones por el flanco de rey.
1 4 . . . . , d4 1 5. lt:Jce4, lt:Jd5 1 6. M h2? Demasia­
do lenta; la única posibilidad era 1 6. lt:J hS! Des­
pués de 1 6 . . . . , lt:Jc4! 1 7. �gS (1 7. dxc4?,
lt:Je3+ 1 8. �d2, M xe4 es bueno para las ne­
gras) 1 7 . . . . , ct:Jce3+ 1 8. �c1 , �aS, la posición
está aproximadamente equilibrada. 1 6 . . . . , b6.
Preparándose para apuntar al débil peón de d3.
1 7. lt:J hS, �a6 1 8. �xd4. 1 8. �g5 pierde por
1 8 . . . . , f6 1 9. � h4, lt:Jxd3, mientras que 1 8.
lt:Jxg7, �xg7 1 9. �xd4, eS conduce al desastre
por la columna <<d» . 1 8 . . . . , �h8! (73e). De re­
pente, las blancas están perdidas. 1 9. f6. O 1 9.
�gS, lt:Jf3! 20. �xd8, �xd4, ganando material.
1 9. . . . , eS 20. �f2, lt:Jxd3 21 . �h4, lt:Jf2+. 21 .
. . . , M xe4 también gana. 22. � c2. Permite el
mate, pero ya no importa, ya que 22. �e1 (22.
lt:Jxf2, l¿je3++ 23. �e1 , lt:Jc2#) 22 . . . . , ct:Jxe4
23. �xa6, lt:J b4 24. �e2, l¿jc2+ 2S. �f1 ,
lt:Jxa1 captura una torre. 22 . . . . , l2J b4+ (73f) 0-1 .
Se fuerza el mate en pocas jugadas; una línea es
23. � b3, �d1 + 24. �a3, l¿jc2+ 25. �b3, c4+
26. �xc4, �xc4+ 27. �xc4, �d3#.
101
M I N I AT U R A S
135
BRILLANTES
74. Adams-Tiviakov
Candidatos de la PCA (2), Nueva York, 1994
Defensa Siciliana, Variante Moscú
1 . e4, eS 2. ¿LJ f3, d6 3. j_ bS+, ¿LJ c6 4. 0-0,
j,g4?! La alternativa más común es 4 . . . . , j,d7.
S. h3, j, hS 6. c3, 'iYb6 7. ¿¿ja3, a6 8. j,a4.
También es prometedora 8. j,e2. 8 . . . . , 'iYc7 9.
d4, bS?! (74a). Consecuente, pero el sacrificio a
que incita resulta bueno para las blancas. 1 O.
¿¿jxbS!, axbS 1 1 . j,xbS, 0-0-0. No ayuda 1 1 . . . . ,
'iYb6 1 2. a4, ya que las negras se ven forzadas a
enrocar de todos modos. 1 2. b4! Una potente no­
vedad; 1 2. 'iYa4, ¿¿jb8 1 3. dxc5, j,xf3 1 4. gxf3,
dxc5 condujo a las tablas en lskov-Larsen, Co­
penhague, 1 979. La jugada de Adams es más
fuerte, puesto que abre más líneas en el flanco de
dama. 12 . . . . , j,xf3 1 3. gxf3! (74b). La dama se
dirige a4. 1 3 . . . . , ¿¿j bS. No 1 3 . . . . , cxb4? 1 4.
cxb4, ¿¿jxb4 1 5. 'iYa4, 'iYc3 1 6. 'iYa8+, (;!;c7 1 7.
'iYa7+, �es 1 8. j,d2, y ganan. 1 4. 'iYa4. Las
blancas retrasan el cambio de peones en c5 a fin
de suprimir el recurso defensivo . . . , � d6. 14 . . . . ,
c4. Una tentativa desesperada de mantener ce­
rradas las columnas del flanco de dama; 1 4 . . . . ,
e6 pierde por 1 5. bxc5, dxc5 1 6. � b1 , � d6 (o
de lo contrario 1 7. j,a6+ gana) 1 7. j,f4. 1 S. dS!,
¿¿jf6. O 15 . . . . , e5 1 6. j,c6, ¿¿jxc6 (1 6 . . . . , ¿¿je7
1 7. b5) 1 7. dxc6, ¿¿je7 1 8. b5, con ataque gana­
dor. 1 6. j,e3, ¿¿jfd7. 1 6 . . . . , e6 1 7. j,c6 es pa­
recido. 1 7. j, c6, e6 1 8. bS. El cerco se estrecha.
1 8 . . . . , exdS 1 9. exdS, ¿¿j b6. 1 9 . . . . , ¿¿jc5 20.
'iYaB, h5 21 . � fb1 , 'iYb6 22. a4 y 1 9 . . . . , ¿¿jxc6
20. bxc6, ¿¿j b8 21 . � ab1 no ofrecen esperan­
zas. 20. 'iYb4 (74c). Con la simple amenaza a4a5. 20 . . . . , j_e7. 20 . . . . , ¿¿jxc6 21 . bxc6, ¿¿jxd5
pierde por 22. 'iYa4. 21 . a4, j,f6 22. as, ¿¿jxc6
23. bxc6, ¿¿jxdS 24. 'iYbS, � deS. 24 . . . . , ¿¿jxc3
25. 'iYa6+, � b8 26. � ab1 +, con mate. 2S.
j,b6, 1 -0, ya que 25 . . . . , ¿¿jxb6 (25 . . . . , 'iYe7 26.
'iYa6+, � b8 27. j_c7+!, con mate en pocas juga­
das) 26. axb6, 'iYbB 27. 'iYa6+ es decisivo.
8
74a: Después de 9. . . . , bS?!
N
74b: Después de 1 3. gxf3!
N
74c: Después de 20. 'iYb4
136
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
75. Akopián-Jenkin
Tilburgo, 1994
B
Defensa Siciliana
75a: Después de 6 . . . . , CiJh6
B
75b: Después de 9 . . . . , g6
1 . e4, eS 2. CiJf3, e6 3. b3. Las negras no
deberían subestimar esta l ínea inusual , puesto
que contiene cierta cantidad de veneno. 3 . . . . ,
a6 4. � b2, ct:J c6 S. c4. Otras posibilidades
son 5. g3 y 5. d4. S . . . . , f6. Después de esta
partida, no parece que se haya repetido 5 . . . . ,
f6; una opción más sólida es 5 . . . . , d6. 6. �e2.
6. d4, cxd4 7. ct:Jxd4, � b4+ 8. CiJd2, ct:Jge7 da
igualdad . 6 . . . . , CiJ h6 (75a) 7. 0-0. Ahora que
las blancas han enrocado, 8. d4 es una ame­
naza, llegando a un tipo favorable de posición
Erizo en la que las piezas negras están en ca­
sillas muy extrañas. 7 . . . . , eS. De ahí esta juga­
da, pese a la pérdida de tiempo que implica. 8.
CiJ h4. Las blancas persiguen explotar el lán­
guido desarrollo de las negras apostando por
un rápido ataque. 8 . . . . , �d6. Destinada con­
tra f4, pero bloqueando el flanco de dama ne­
gro. 9. �hS+. 9. CiJf5!?, ct:Jxf5 1 0. exf5, 0-0 1 1 .
CiJc3 da a las blancas una sólida ligera ventaja
en vista de las vulnerables casillas centrales
blancas del segundo jugador. La jugada del
texto es más ambiciosa, pero también más
arriesgada. 9 . . . . , g6 (75b). 9 . . . . , CiJf7 1 0.
CiJc3, 0-0 1 1 . CiJd5, con ideas como CiJf5,
¡v g4 y f4, da clara ventaja a las blancas. 1 O.
�xg6+!? El quid del jaque en h5. Las blancas
obtienen dos peones y un ataque duradero por
la pieza. 1 O . . . , hxg6 1 1 . ct:Jxg6, g g8. Tam­
bién es desagradable para las negras 11 . . . . ,
�f7 1 2. iVh5, �g7 1 3. ct:Jxh8, iVxh8 1 4.
CiJc3, seguido de CiJd5 y f4. 1 2. iV hS CiJf7 1 3.
f4! (75c). I mpidiendo la defensa . . . , ct:Je7, que
para otras ideas de ataque; p. ej . : 1 3. 'iVh7?,
ct:J e7 1 4. ct:Jxe7, g h8 1 5. 'iVg7, iVxe7 o 1 3.
ct:Jc3? ! , ct:Je7! 1 4. ct:Jxe7, �xe7 1 5. f4, d6, y
las negras tienen ventaja en ambos casos. 1 3 .
. . . , exf4. Lo mejor, ya que 1 3 . . . . , ct:J e7 1 4.
ct:Jxe5 ! , �xe5 1 5. fxe5, g h8 1 6. 'iVf3, iVc7
1 7. �f4 favorece claramente a las blancas,
mientras que 1 3 . . . . , g g7 1 4. CiJc3 seguido de
CiJd5 es incómodo para las negras. 1 4. ct:J c3
(75d) 1 4 . . . . , �eS. A primera vista, ésta es la
.
N
,
75c: Después de 1 3. f4!
1 0 1
M I N I AT U R AS
137
B R ILLANTES
respuesta perfecta al ataque de las blancas,
puesto que anula el peligroso alfil de b2. Los
problemas de las negras no se solucionan con
las alternativas 1 4 . . . . , /!ije7 1 5. /!ijxe7, lk,xe7
1 6. /!ijd5 seguido de 1 7. M xf4 y 1 4 . . . . , /!ijce5
1 5. /!ijxf4 (no 1 5. /!ijd5?, M Xg6 1 6. !k,xe5,
M Xg2+ 1 7. � xg2, fxe5) 1 5 . . . . , M h8 ( 1 5 . . . . ,
M g5 1 6. ¡vh7) 1 6. ¡vf5, !k,e7 1 7. /!ijcd5, y
las negras siguen bajo presión . 1 5. M xf4!!
(75e). Una respuesta brillante, que revive las
amenazas. Las blancas deben conquistar la
casilla clave f6, sin importar las pérdidas de
material. 1 5 . . . . , ik,xf4. O 1 5 . . . . , M xg6 (1 5 .
. . . , d6 1 6. M af1 , ik,xf4 1 7. /!ijd5, /!ijce5 1 8.
/!ijdxf4 transpone a la partida) 1 6. ¡vxg6, /!ije7
( 1 6 . . . . , ik,xf4 1 7. /!ij d5 da la victoria a las blan­
cas después de 1 7 . . . . , /!ije? 1 8. /!ijxf6+, �f8
1 9. /!ij h7+, � e8 20. ¡vg7! o 1 7 . . . . , ik, h6 1 8.
¡vg8+, ik,f8 1 9. ik,xf6) 1 7. ¡vg7 ! , ik,xf4 ( 1 7.
. . . , f5 1 8. ¡vg3, d6 1 9. M af1 favorece a las
blancas) 1 8. /!ijd5, /!ijxd5 ( 1 8 . . . . , !k,e5 1 9.
lk,xe5, /!ijxd5 20. ik,d6, /!ijxd6 2 1 . exd5 gana)
1 9. exd5, ¡ve? ( 1 9 . . . . , d6 20. ik,xf6 y 1 9 . . . . ,
!k,e5 20. d6! , /!ijxd6 2 1 . !k,xe5, fxe5 22. M f1
son perdedoras para las negras) 20. ik,xf6, y
ahora:
1 ) 20 . . . . , !k,e5 21 . M e1 , ¡vf8 (21 . . . . , d6 22.
M Xe5 y 21 . . . . , ik,d4+ 22. �f1 ganan) 22. ¡vg6,
d6 23. !k,xe5, dxe5 24. M xe5+, �d7 25. ¡vf6
gana, ya que las negras están paralizadas.
2) 20 . . . . , ¡vf8 21 . M e1 +, /!ije5 22. ¡vg6+,
¡v17 23. ¡vf5, ik,xh2+ 24. �xh2, d6 25. ¡vg5, y
después de la captura en e5, las blancas tendrán
tres peones y un fuerte ataque por la pieza.
1 6. /!ij d5 (75f) 1 6 . . . . , t¿jce5! La mejor posi­
bilidad; 1 6 . . . . , !k,g5 simplemente pierde después
de 1 7. h4! , d6 1 8. hxg5, ik,g4 1 9. ¡vh7, mientras
que después de 1 6 . . . . , !k,e5 1 7. !k,xe5, /!ijcxe5
(1 7 . . . . , fxe5 1 8. ¡vh7, M Xg6 1 9. M f1 , gana) 1 8.
/!ijxe5, fxe5 1 9. M f1 , M f8 (1 9 . . . . , ¡vg5 20.
¡vxf7+, �d8 21 . ¡vf8+, con mate, mientras que
si 1 9 . . . . , M xg2+ 20. �xg2, ¡vg5+ 21 . ¡vxg5,
t¡jxg5, entonces 22. /!ijc7+ gana material) 20.
M xf7, M xf7 21 . ¡vxe5+, ¡ve? (21 . . . . , �f8 22.
¡vh8#) 22. /!ijxe7, M Xe7 23. ¡vh8+, �f7 24.
¡vh5+, �f8 25. ¡vxc5, las blancas tienen ventaja. A las negras les costará otro peón liberar el
75d: Después de 1 4. /!ijc3
N
75e: Después de 1 5. M xf4!!
N
75f: Después de 1 6. /!ijd5
138
N
75g: Después de 1 8. � f1
N
75h: Después de 20. l2Jd5
N
75i: Después de 22. lb f6+, 1 -0
1 0 1
M I N IAT U RA S
BRI LLANTES
flanco de dama, y la armada de peones blancos
será difícil de contener. 1 7. l2Jdxf4. Amenazando
1 8. _txe5, fxe5 1 9. 'iVh7. Las alternativas 1 7.
_txe5?!, fxe5 1 8. 'iVh7, � xg6 1 9. 'iVxg6, 'iVg5
20. tbc7+, cJ;; e7 2 1 . 'iVxg5+, t2Jxg5 22. t2Jxa8,
l2Jxe4 23. lb b6, �d8 y 1 7. t2Jgxf4?!, � h8! 1 8.
'iVf5, d6 1 9. l2Jxf6+, cJ;; f8 ofrecen las tablas a las
blancas en el mejor de los casos. 1 7. . . . , d6. 1 7 .
. . . , � g7? 1 8. � f1 , d6 transpone a la partida,
mientras que 1 7 . . . . , LiJxg6 1 8. l2Jxg6, � g7 1 9.
� f1 da apreciable ventaja a las blancas. 1 8.
� f1 (75g) 1 8. . . . , � g7? Después de una larga
secuencia en la que ambas partes han jugado
hábilmente, la implacable presión empieza a
afectar al segundo jugador; 1 8. . . . , � xg6! 1 9.
l2Jxg6, _t e6 era una posibilidad mejor, con posi­
ción muy incierta. Las blancas tienen dos peones
por la pieza, pero todavía no han conquistado la
casilla f6, así que las negras pueden tener espe­
ranzas de defenderse. Por otra parte, 1 8. . . . ,
_td7? pierde por 1 9. _txe5, dxe5 20. l2Jd5. 1 9.
_txe5, fxe5. Las blancas ganan después de 1 9 .
. . . , dxe5? 20. l2Jd5, f5 2 1 . exf5. 20. éLldS (75h)
20 . . . . , cJ;; d7? Las negras se derrumban total­
mente. La única esperanza era 20 . . . . , 'iY g5! En­
tonces, las blancas pueden mantener la ventaja,
pero hay que jugar con exactitud: 2 1 . iVxg5,
l2Jxg5 22. � f8+, �d7 23. lb b6+, y ahora:
1 ) 23 . . . . , cJ;; c6 24. l2Jxa8, _td7 (24 . . . . ,
_te6 25. � f6) 25. � g8!, l2J h3+ (25 . . . . , � xg8
26. tbe7#; 25 . . . . , � f7 26. l2Jxe5+, dxe5 27.
� xg5 debería ganar, ya que a las negras les fal­
ta mucho para rodear el caballo) 26. �f1 , � f7+
27. �e1 , t2Jf4 (27 . . . . , t2Jf2 28. t2Jxe5+, dxe5
29. � g6+ gana) 28. l2Jxf4, � xf4 29. d3, y los
dos peones pasados y ligados deberían ser deci­
sivos pese al caballo extrañamente situado en a8.
2) 23 . . . . , �e6! 24. l2Jh4! (no es una jugada
fácil de encontrar; 24. l2Jxa8, � xg6 25. � xc8,
l2Jf3+ 26. � h 1 , CLlxd2 es incierto) 24 . . . . , � b8
25. l2Jf5, � g6 26. � e8+, cJi;f6 27. l2Jxd6,
l2Jf3+ 28. cJi;f2, l2Jxh2 29. l2Jdxc8 con clara ven­
taja de las blancas.
21 . iVf5+, cJ;; e8. 2 1 . . . . , cJ;; c6 22. t2J ge7+
gana la dama. 22. l2Jf6+ (75i), 1 -0.
1 0 1
M I N I AT U R A S
139
B RILLANTES
76. Spangenberg-Ftacnik
Moscú (Olimpiada), 1994
Defensa Siciliana, Ataque Grand Prix
B
1 . e4, eS 2. étjc3, d6 3. f4, g6 4. étjt3, � g7
5. �c4, e6 6. 0-0, étje7 7. d3, étj bc6 8. fS. Una
elección más popular es 8. 'iVe1 , siendo un
ejemplo la conocida partida Anand-Guélfand,
Wijk aan Zee, 1 996. 8 . . . . , dS 9. �b3, dxe4
(76a). También es muy incierto 9 . . . . , gxf5 1 0.
exd5, exd5. 1 0. fxg6!? Este sacrificio de pieza,
76a: Después de 9. . . . , dxe4
extremadamente peligroso, fue una innovación.
Muchos jugadores se habrían derrumbado rápi­
damente al enfrentarse a una sorpresa así, pero
Ftacnik reacciona con calma; las blancas tienen
varias alternativas: 1 0. fxe6?, exf3 1 1 . exf7+, �f8
1 2. 'iVxt3, étjd4 es claramente mejor para las ne­
gras, mientras que 1 0. dxe4?!, ¡uxd1 1 1 . .l:. xd1 ,
gxf5 les da ligera ventaja; es interesante 1 O. f6!?; N
después de 1 0 . . . . , exf3 1 1 . fxg7, 'i'id4+ 1 2 . .l:. f2,
¡uxg7 1 3. ¡uxt3 o 1 0 . . . . , i,xt6 1 1 . étjxe4, i,g7
1 2. �g5, las blancas obtienen considerable pre­
sión por las casillas negras a cambio del peón.
10 . , exf3. Debe aceptarse la pieza, ya que 1 0 .
. . . , hxg6 1 1 . '-Lixe4, b6 1 2. �g5 y 1 0 . . . . , fxg6 1 1 .
'-Lixe4 da a las blancas una posición excelente
sin ninguna pérdida de material. 1 1 . gxf7+. 1 1 .
'i'ixt3?, f5 defiende. 1 1 . . . . , �fa. No 1 1 . . . . ,
76b: Después de 1 2. 'iV xf3
�xf7? 1 2. 'i'ixf3+, y las blancas ganan. 1 2.
'i'ixf3 (76b). Las blancas tienen dos peones y un
peligroso ataque por la pieza. Esto proporciona
compensación suficiente, pero no más. 1 2 . . . . ,
¡u d4+. Con la intención de reforzar la defensa
pasando la dama al flanco de rey; 1 2 . . . . , '-Lid4
1 3. ¡uh5, étjef5 1 4. '-Li e4 parece peligroso para
las negras, pero 1 2 . . . . , '-Lif5!? es una alternativa B
posible. 1 3 . <i!;>h1 . Después de 1 3. �e3,
'i'ixe3+! 1 4. 'i'ixe3, �d4 15 . .l:. ae1 , �xe3+
(1 5 . . . . , �g7 1 6. ctJ b5!, �xe3+ 1 7 . .l:. xe3 es un
poco mejor para las blancas) 1 6 . .l:. xe3, '-Lid4
1 7. étje4, la posición es incierta. 1 3. . . . , '-Lie5 1 4.
¡ue2. 1 4. ¡uh5 (1 4. ¡ug3?!, '-Lif5) 1 4 . . . . , 'i'ig4
1 5. 'i'ixg4, ltJ xg4 1 6. '-Lie4, b6 es ligeramente
mejor para las negras. 1 4. . . . , ¡u g4 (76c). 1 4 . . . . ,
'-Lif5?! (no 1 4 . . . . , étjxf7? 1 5. i,xe6, y ganan) 1 5.
76c: Después de 1 4. . . . , 'i'ig4
'-Li b5!, ¡uh4 1 6. i,f4 es peligroso para las ne­
gras. 1 5. 'i'if2. 1 5. 'iVxg4, étjxg4 1 6. étje4, b6
.
.
.
140
B
1 0 1
B
76e: Después de 1 8 . . . . , c4?!
B
76f: Después de 1 9 . . . . , l¿jxf7
BRILLANTES
transpone al comentario a la jugada 1 4 de las
blancas. 15 . . . . , b6. No 1 5 . . . . , t¿jf5? 1 6. ¡vxc5+,
�xf7 1 7. d4, y ganan. La jugada del texto no sal­
va solamente el peón de c5, sino que ofrece la
perspectiva de un posible contrajuego por la gran
diagonal. 1 6. h3! 1 6. i,f4?, i,b7 (ahora h3 ya
no es posible) 1 7. g ae1 , t¿jf3! 1 8. gxf3, ¡vxf4
1 9. i,xe6, g d8 es bueno para las negras. 1 6 .
. ¡v g6 1 7. i, f4, i, b7 (76d). La mejor jugada.
Este alfil tiene que estar en la gran diagonal para
proporcionar contrajuego contra el rey blanco.
Después de 1 7 . . . . , l¿j7c6 (1 7 . . . . , l¿jxf7? pierde
por 1 8. ¡vf3!) 1 8. g ae1 , i,d7 (1 8 . . . . , l¿jxf7 1 9.
¡vf3, i,d7 20. i,xe6!, i,xe6 2 1 . ¡vxc6 gana)
1 9. i,xe5, tt:Jxe5 20. ¡vf4, ¡vf5 21 . ¡vh4, ¡vg6
22. d4, l¿jxf7 23. l¿je4, las blancas tienen venta­
ja. 1 8. g ae1 . La presión blanca amenaza con­
vertirse en abrumadora, de ahí la jugada
siguiente de las negras. 18 . . . . , c4?! (76e). Ofre­
ciendo un peón a fin de neutralizar el peligroso al­
fil de casillas blancas del primer jugador, por lo
menos temporalmente. Después de 1 8. . . . ,
l¿j7c6 (no 1 8 . . . . , l¿jxf7? 1 9. g xe6, ganando)
1 9. l¿je4, las blancas tienen ligera ventaja, pero
esto tal vez hubiera sido mejor que la textual. 1 9.
dxc4? Hasta aquí, las blancas han conducido el
ataque con exactitud, pero ahora, enfrentadas a
una desconcertante serie de capturas, empiezan
a flaquear; también es malo 1 9. i,xc4?! , l¿jxc4
20. dxc4, �xf7; aunque esto parece peligroso
para las negras, en realidad los jaques en descu­
bierta son ineficaces; también es errónea 1 9.
g xe5?! , ya que 1 9 . . . . , cxb3 20. g g5, ¡vf6!
ofrece a las negras buenas posibilidades defensi­
vas. La línea correcta es 1 9. i,xe5!, i,xe5 (1 9 .
. . . , cxb3 20. i,xg7+, ¡vxg7 21 . axb3, t¿jf5 22.
�h2 es mejor para las blancas) 20. g xe5, cxb3
21 . axb3, t¿jf5 22. � h2, h5 23. t¿j b5! (amena­
zando 24. l¿jc7) 23 . . . . , 'ifxf7 (23 . . . . , h4 24.
l¿jc7 de nuevo es bueno para las blancas) 24.
l¿jd4, i,c8 25. ¡vf3, g b8 26. ¡vc6, que da a
las blancas un ataque extremadamente peligro­
so; p. ej. : 26 . . . . , �g7 27. l¿jxe6+, i,xe6 28.
g xe6, g bf8 29. g e5, ¡vg6 30. 'ife4 o 26 . . . . ,
�g8 27. l¿jxe6, i,xe6 28. g xe6, y las blancas
ganan en ambos casos. 1 9 . . . . , l¿jxf7 (76f). Las
negras debieron de dar un suspiro de alivio cuan.
76d: Después de 1 7. . . . , i, b7
M I N I AT U R A S
.,
1 0 1
M I N I AT U R A S
141
BRILLANTES
do este peón desapareció del tablero. 20. lZJb5?!
Esto gana material, pero entrega la iniciativa a las
negras. Debería haberse intentado 20. c5!?,
�d4! 21 . � h6+, �g8 22. �e3, �e5 23.
�g5!?, con posición totalmente incierta. 20 . . . . ,
lZJf5 21 . CZJ c7, I;1 eS! (76g). Este sacrificio es el
inicio de un bello contraataque; menos exacta es
21 . . . . , e5, ya que 22. � h2, I;1 c8 23. lZJd5 es in­
cierto. 22. CZJxeS. No hay nada mejor que aceptar, ya que 22. c3, l;1 e7 y 22. c5, �d4 23. �d2,
I;1 g8 24. I;1 e2, e5 favorece claramente a las ne­
gras. 22 . . . . , �d4! (76h) 23. �d2? La jugada
natural pero tropieza con una apabullante refuta­
ción; 23. �e2 era una posibilidad mejor, pero in­
cluso aquí las negras retienen una ligera ventaja
con 23 . . . . , I;1 g8 24. CZJc7 (24. I;1 f3, �xe8 es
un poquito mejor para las negras) 24 . . . . , e5! (24 .
. . . , �xg2+? 25. � h2, e5 26. c5, �xf1 27.
�xf1 favorece a las blancas) 25. c5, exf4 26.
lZJe6+, �xe6 27. �xe6, CZJg3+ 28. � h2,
CZJxe2 29. I;1 xe2, �e5. 23 . . . . , I;1 gS 24. I;1 e2,
�g3!! (76i). Un apabullante golpe que deja iner­
mes a las blancas; 24 . . . , CZJg3+ sería menos
exacta debido a 25. �xg3, �xg3 26. I;1 xf7+!,
�xf7 27. CZJd6+!, �xd6 28. c3, �c5 (28 . . . . ,
�f3 29. I;1 f2!) 29. �xd6, �xd6 30. c5, y las
blancas han salido de las dificultades. 0-1 . No hay
defensa; p. ej.:
1) 25. �xd4, �xh3+ 26. � h2, �xg2+.
2) 25. � h6+, �xe8 26. �a4+, �e?.
3) 25. �xg3, CZJxg3+ 26. � h2, lZJxf1 + 27.
� h 1 , lZJxd2 28. I;1 xd2, �e3 29. I;1 e2, I;1 g3.
4) 25. �b4+, �xe8 26. I;1 xe6+, �d8 27.
�xg3, CZJxg3+ 28. �h2, CZJxf1 + 29. � h 1 ,
�xg2#.
8
76g: Después de 21 . . . . , I;1 eS!
8
76h: Después de 22 . . . . , �d4!
8
76i: Después de 24. . . . , �g3!!
0-1
142
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
77. Smirin-Altennan
Haifa, 1995
B
Defensa Petrov
77a: Después de 8 . . . . , �g4?!
1 . e4, e5 2. Qjf3, Qjf6 3. d4, Qjxe4 4. dxe5.
Normalmente se piensa que esta alternativa inu­
sual a 4. �d3 es inofensiva. 4. . . . , d5 5. Qj bd2,
�e7. En general se considera que 5 . . . . , Qjc5
iguala sin riesgos. 6. � b5+. Una idea interesan­
te, aunque hablando de manera objetiva las blan­
cas deberían jugar probablemente 6. Qjxe4,
dxe4 7. iVxd8+, �xd8 8. Qjg5, con ligera ven­
taja. 6 . . . . , c6 7. �d3, Qjc5 8. �e2, �g4?!
(77a). Una jugada un tanto imprudente. Las ne­
gras deberían haber jugado 8 . . , 0-0 9. 0-0,
Qj bd7 o 8 . . . . , Qje6 seguida de . . . , eS y . . . ,
Qjc6, con excelentes posibilidades de igualar en
ambos casos. 9. Qjd4!, �xe2 1 0. iVxe2. Las
blancas han ganado tiempo y han liberado su
peón «f» para un posible ataque por el flanco de
rey. 1 0. . . . , Qj bd7 1 1 . 0-0, Qje6. 1 1 . . . . , 0-0 1 2.
f4, Qje6 1 3. Qj4b3, seguido de f5 favorece a las
blancas. 1 2. Qjxe6, fxe6 1 3. 'iYg4. Forzando el
ritmo antes de que las negras tengan tiempo de
enrocar. 1 3 . . . . , Qjxe5 1 4. iVxg7, Qj g6 1 5.
Qjf3, �d7!? 1 5 . . . . , 'iVd6 1 6. Qjg5, �xg5 1 7.
�xg5, 'iYd7 1 8. 'iVh6 es ligeramente mejor para
las blancas, ya que el rey negro está inmovilizado
en el centro. 1 6. c4. Si se les da tiempo, las ne­
gras montarán un ataque por las columnas abier­
tas del flanco de rey, así que las blancas deben
obrar con rapidez. 16 . . . . , 'iYg8. 1 6 . . . . , 'iVf8 1 7.
'iY c3, ll g8 1 8. ll e 1 ! es también ligeramente
mejor para las blancas, puesto que 1 8 . . . . , �b4?
fracasa por la atractiva línea 1 9. 'iYb3, �xe1 20.
'iYxb7+, �d6 21 . c5+, �xc5 22. �e3+, � d6
23. �c5+!, �xc5 24 . .ll c1 + seguido de mate.
1 7. 'iYd4 (77b). También es favorable a las blan­
cas 1 7. 'iVc3, ll f8 1 8. �h6, ll f7 1 9. cxd5, exd5
20 . .ll ae1 . 1 7. . . . , .ll f8. 1 7 . . . . , �d6 es una po­
sibilidad mejor, aunque las blancas retienen la
ventaja con 1 8. cxd5, exd5 1 9. �h6. 1 8. iVxa7!
Aceptando el desafío. 1 8. . . . , .ll xf3 1 9. 'iYxb7+,
�d6. 1 9 . . . . , � d8 p i erde por 20. 'iYb8+, �d7
21 . 'iVxg8, ll xg8 22. gxf3. 20. ll e1 ! (77c). Cor­
tando la ruta de escape al rey. 20 . . . . , e5. Libe­
rando e6 para el rey. Después de 20 . . . . , ll d3
. .
N
77b: Después de 1 7. 'iYd4
N
77c: Después de 20. ll e1 !
1 0 1
M I N I AT U R A S
143
BRILLANTES
2 1 . eS+, �xcS 22. i,d2! o 20 . . . . , i,h4 21 . eS+,
�xcS 22. i,e3+, � xe3 23. � ac1 +, �d6 24.
� xc6+, las blancas ganan fácilmente. 21 . b3! N
(77d). Otra exacta jugada de ataque; 21 . eS+?,
�e6 22. 'iYxc6+, �fS 23. 'iYd7+, �f6 es incierto. 21 . . . , � d3. La mejor defensa; por ejemplo: 21 . . . . , � e6 22. 'iYxc6+, �fS 23. cxdS,
� d3 (23 . . . . , CiJ h4 24. � xeS+!, �xeS 2S.
i,b2+ gana) 24. d6!, � xd6 2S. 'iYe4+, �f6 26.
f4!, 'iYdS 27. fxeS+, ct:JxeS 28. 'iYf4+, �e6 29.
� xeS+, 'iYxeS 30. 'iYxeS+, �xeS 31 . i, b2+, y
77d: Después de 21 . b3!
las blancas ganan, o 21 . . . . , CLJf4 22. i,a3+, es
23. i,xcS+, � xcS 24. 'iYc7+, � b4 2S. a3+,
�xb3 26. 'iYb6+, y se da mate rápidamente. 22.
i, a3+, eS?! (77e). Ahora las blancas ganan por
fuerza; mejor defensa es 22 . . . . , �e6, después
de la cual las blancas tienen que jugar con extrema exactitud: 23. cxdS+! , � xdS (23 . . . . , cxdS?
24. 'iYa6+) 24. 'iYxc6+, i,d6 (24 . . . . , �fS 2S. B
i,xe7, ct:Jxe7 26. 'iYc3, con tres peones y un
ataque constante por la pieza) 2S. � ad1 , CLJf4!
(2S . . . . , 'iYa8 26. 'iYxdS+, 'iYxdS 27. � xdS,
i,xa3 28. � as gana) 26. g3, ct:Je2+ 27. � h 1 !!
(la jugada clave) 27. . . . , CLJd4 28. � xeS+, �xeS
29. i,xd6+, �fS 30. g4+! (el quid de 27. � h 1 ! !
e s que las negras n o pueden tomar este peón)
30 . . . . , �f6 31 . � xd4, g xd4 32. i,cS+ ganando fácilmente; p. ej.: 32 . . . . , �es 33. 'iYc7+,
77e: Después de 22 . . . , eS?!
� e4 34. '{ie7+, Wd3 3S. 'ti'e3+. 23. i,xeS+!
El inicio de un espectacular final. 23 . ... , � xeS
(77f) 24. � ae1 ! Hay otras maneras de ganar;
p. ej.: 24. 'iYbS+, �d4 2S. cxdS, '{i'xdS 26.
'iYxd3+! , pero ésta es una de las más convincen­
tes. 24 . ... , dxe4. Todo pierde: 24 . . . . , �d6 2S.
eS+, � e6 26. 'ti'a6+, �f7 27. 'ti'xd3, 24 . . . . ,
i,gs 2S. cxdS+!, i,xc1 26. � xc1 +, 24 . . . . , d4 B
2S. 'iYc7+, � b4 26. Wb6+, �a3 27. '{i'aS+,
� b2 28. � b1 +, �c2 29. � ec1 # o 24 . . . . ,
�d4 2S. cxdS, 'iYxdS 26. '{i'a7+, i,cs 27.
'iYa4+, con mate. 2S. � xe4+, 1 -o, ya que 2S . . . . ,
'{i'xc4 26. 'iYc7+ gana ia dama y la torre.
.
.
77f: Después de 23. . . . , �xeS
144
1 0 1
M I N I AT U R A S
B R ILLANTES
78. J. Polgár-Shírov
Amsterdam (Memorial Donner), 1995
B
Defensa Moderna
78a: Después de 7. . . . , aS
1 . e4, g6 2. d4, J.,g7 3. ¿{Jc3, c6 4. J.,c4, d6
S. 'iYf3. Esta continuación de aspecto primitivo
es, de hecho, bastante peligrosa para las negras.
S. . . . , e6 6. ¿{Jge2, bS 7. J.,b3, aS (78a). La línea
crítica, en la que el segundo jugador intenta cau­
sar molestias al alfil de casillas blancas. El peligro
es que se retrasa en el desarrollo y, si las blancas
pueden abrir la posición, no tardará en tener difi­
cultades. 8. a3, iLa6 9. dS!? De manera típica,
Judit apuesta por atacar directamente para explo­
tar el retraso de las negras en el desarrollo; 9. 0-0
es una alternativa razonable que se ha usado en
algunas partidas más recientes. 9 . . . . , cxdS. 9 .
. . . , exd5 1 0. exd5, c5 ha recibido poca atención,
pero parece jugable para las negras. 1 O. exdS, eS
(7Bb). La posición revela una historia conocida: a
las negras no les ha importado quedarse atrás en
el desarrollo a fin de ganar ventajas estratégicas
(aquí, una mejor estructura de peones); si pueden
completarlo, probablemente adquirirán ventaja,
pero primero deben sobrevivir durante las si­
guientes jugadas. 1 1 . ¿{Je4, 'iYc7? No 1 1 . . , f5?
1 2. ct:Jg5, dirigiéndose a e6, ni 1 1 . . . . , ¿{Jf6? 1 2.
J.,g5, ganando material, pero la jugada del texto
tampoco vale mucho puesto que no hace nada
para asegurar el desarrollo del flanco de rey ne­
gro. La línea correcta es 1 1 . . . . , h6, preparando
. . . , ctJf6. Después de 1 2. g4, ctJf6 1 3. ¿{J2g3,
¿{Jxe4 1 4. ¿{Jxe4, 0-0 1 5. 'iYh3, f5!?, surge una
posición muy incierta. 1 2. c4! (78c). Atacando sin
perder tiempo. 12 . . . . , bxc4. 1 2 . . . . , ¿{Jd7 1 3.
¿{J2c3, bxc4 1 4. J.,a4 transpone a la partida,
mientras que 12 . . . . , ¿{Je7 1 3. c5 y 1 2 . . . . , a4 1 3.
cxb5, J.,xb5 1 4. ¿{J2c3!, iLd7 1 5. iLc4 favorece
a las blancas. 1 3. iLa4+, ¿{Jd7. 1 3 . . . . , 9Ji;e7 1 4.
¿{J2c3 es parecido a la partida. 1 4. ¿{J 2c3,
9Ji;e7? Un grave error, al omitir la refutación tácti­
ca; también es mala 1 4 . . . . , ¿{Je7 debido a 1 5.
iLxd7+, '®xd7 1 6. �h6, 9Ji;f8 1 7. iLxg7+,
9Ji;xg7 1 8. '�f6+, 9Ji;g8 1 9. ¿{Jxd6, ganando las
blancas, mientras que 1 4 . . . . , 9Ji;f8 1 5. �c6,
� b8 1 6. a4, creando un puesto avanzado en b5,
da ventaja a las blancas. La mejor posibilidad era
.
78b: Después de 1 O. . . . , eS
78c: Después de 1 2. c4!
.
1 0 1
M I N I AT U R A S
1 4. . . . , h6!? Después de 1 5. C[J b5, �xb5 1 6.
�xb5, f5 1 7. éLld2, las blancas tienen ventaja,
pero las negras no carecen de contrajuego. 1 5.
tLlxd6! (7Bd). Un inesperado golpe táctico. 1 5 .
. . . , �xd6. Forzada, puesto que las alternativas
1 5 . . . . , �xd6? 1 6. éLle4+, �xd5 ( 1 6 . . . . , �e?
1 7. d6+) 1 7. �xf7+, �xe4 1 8. �c2+, �d4 1 9.
�e3# y 1 5 . . . . , f5 1 6. tt:Jxf5+, gxf5 1 7. d6+,
'iVxd6 1 8. 'iVxa8, tt:Jgf6 1 9. 'iVa7 son incluso
menos atrayentes. 1 6. tLle4, 'iVxd5. Las blancas
ganan después de 1 6 . . . . , 'iVb8 1 7. �xd7, f5 1 8.
tt:Jc5 y 1 6 . . . . , 'iVb6 1 7. d6+, �f8 1 8. tt:Jg5, ata­
cando a8 y f7. 1 7. �g5+ (7Be) 1 7. . . . , éLldf6. La
única jugada, ya que 1 7 . . . . , f6 pierde por 1 8.
,g d1 , � b7 (1 8 . . . . , 'iVxd 1 + 1 9. 'iVxd 1 ) 1 9.
,g xd5, �xd5 20. 'iVd1 ! , éLl b6 21 . �e3, con lo
que, además de su inferioridad material, las ne­
gras tienen el rey fatídicamente expuesto. 1 8.
,g d1 , 'iV b7 1 8 . . . . , 'iVe6 1 9. tLlc5, 'iVc8 20.
'iV d5 da un ataque ganador a las blancas. 1 9.
,g d7+, 'iVxd7 20. �xd7 (7Bf) 20. . . . , h6? Las
negras se derrumban. La única posibilidad para
seguir luchando residía en 20 . . . . , �b7; enton­
ces 21 . �a4, �fa (21 . . . . , h6 22. 'iVe3!, hxg5
23. 'iVc5+, �e6 24. 'iVb6+, �f5 25. éLld6+ con­
duce rápidamente al mate) 22. �c2 da gran ven­
taja a las blancas, debido no tanto a su pequeña
ventaja de material como más bien a la muy incó­
moda posición del rey negro. De hecho, 2 1 . a4!
tal vez sea incluso más fuerte, ya que 21 . . . . , h6
pierde por 22. � b5!, hxg5 23. 'iVa3+, �da 24.
'iVd6+, �ca 25. tt:Jc5, ,g a? 26. éLld?!, forzando
el mate. 21 . 'iVd1 !, 1 -0. Las negras no pueden
defender d6 y por eso pierden después de 21 . . . . ,
hxg5 22. 'iVd6+, � da 23. �b5+, �ca 24.
'iVc6+, � ba (24 . . . . , �da 25. 'iVb6+, �ca 26.
éLJd6#) 25. 'iVb6+, �b7 (25 . . . . , �ca 26.
éLJd6#) 26. éLJd6, ,g a? 27. 'iVda+, �ca 2a.
'iVxca#.
.
145
B R I L LANTES
?ad: Después de 1 5. tt:Jxd6!
N
?ae: Después de 1 7. �g5+
N
78f: Después de 20. � xd7
146
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
79. Krámnik-Beliavski
Belgrado, 1995
N
Apertura Réti
79a: Después de 6. '2J bd2
N
79b: Después de 9. M e1
B
1 . '2Jf3, d5 2. g3, c6 3. i,g2, i,g4 4. 0-0,
'2Jd7 5. d4. Un interesante sistema en el que las
blancas se apartan de la estrategia pura del Ata­
que Indio de Rey (que implicaría d3 y e4) e inten­
tan convertir la partida en una especie de Ataque
Torre con los colores cambiados. 5 . . . . , e6 6.
'2Jbd2 (79a) 6. . . . , f5. Una ambiciosa tentativa de
explotar el hecho de que las negras todavía no
hayan jugado . . . , ct:Jgf6 para oponerse drástica­
mente a e4 de las blancas. Después de 6 . . . . ,
ct:Jgf6, tendríamos, en efecto, un Ataque Torre
con los colores cambiados. 7. c4, i, d6 8. 'iVb3,
M b8. 8 . . . . , 'iVb6? 9. 'iVe3! gana un peón. 9.
M e1 (79b). Las negras han hecho todo lo posible
para impedir e4 de las blancas, pero este plan les
ha costado tiempo, ha creado debilidades y les
ha dejado el rey en el centro. Si las blancas juga­
sen ahora con lentitud, las negras las alcanzarían
en el desarrollo y enrocarían, consiguiendo una
buena posición. Sin embargo, i Krámnik no tiene
intención alguna de jugar con lentitud! Otra tenta­
tiva interesante para perturbar el desarrollo del
segundo jugador es 9. cxd5, exd5 1 0. 'iVd3!? 9 .
. . . , '2Jh6. La alternativa es 9 . . . . , 'iVe7, contra la
cual las blancas pueden jugar para sacar ventaja
con 1 0. h3, i,h5 1 1 . cxd5, cxd5 1 2. g4! o 1 0.
'2Je5!, '2Jxe5 (1 0 . . . . , i,h5 tal vez sea mejor) 1 1 .
dxe5, i,xe5 1 2. cxd5, exd5 1 3. e4! , fxe4 1 4.
'2Jxe4, dxe4 1 5. M Xe4, '2Jf6 1 6. i,g5, y las ne­
gras tienen una posición difícil, Tkachev-Tregú­
bov, Wijk aan lee, 1 995. Nótese que 9 . . . . , ct:Jgf6
1 0. ct:Jg5, 'iVe7 1 1 . f3, i,h5 1 2. e4 es claramen­
te desfavorable para las negras. 1 O. cxd5, cxd5.
En verdad, 1 O . . . , exd5 1 1 . e4 favorece a las
blancas. 1 1 . h3! Una innovación; 1 1 . ct:Je5,
ct:Jxe5 1 2. dxe5, �c7 no condujo a nada en Hug­
Speelman, Altensteig, 1 994. 11 . . . . , � h5 (79c)
1 2. e4! ! Si empleas demasiado tiempo intentando
impedir que el adversario haga algo, y él consi­
gue hacerlo de todos modos, entonces casi siem­
pre tienes dificultades; la jugada del texto es el
primero de una serie de mazazos que destrozan
la posición negra. 1 2 . . . . , fxe4. 1 2 . . , dxe4 1 3.
.
79c: Después de 11 . . . . , �h5
.
.
1 0 1
M I N I AT U R A S
147
B R ILLANTES
ttJg5, �f7 1 4. tLldxe4, fxe4 1 5. CL1xe6 transpone a la partida, mientras que 1 2 . . . . , �xf3 1 3.
�xf3, fxe4 1 4. CL1xe4, dxe4 1 5. ;�xe6+, Wi/e7
(1 5 . . . . , �e? 1 6. �xh6, exf3 1 7. �xg7 gana)
1 6. M xe4, �d8 1 7. 'ii' d 5 es claramente mejor
para las blancas. 1 3. tLl g5! (79d). 1 3. CL1xe4,
dxe4 1 4. �xh6, gxh6 1 5. 'ii xe6+, �e? 1 6.
M Xe4, �d8 es menos convincente. 1 3 . . . . ,
�f7. Otras jugadas son incluso peores; por
ejemplo: 1 3 . . . . , 'iVxg5 1 4. CL1xe4, 'iVe7 1 5.
�g5, tLlf6 (1 5 . . . . , iVt8 1 6. iVxd5!) 1 6. CL1xd6+,
iVxd6 1 7. �f4, �d8 1 8. M Xe6+, �f7 1 9. M d6
o 1 3 . . . . , V/lie7 1 4. '2Jxe6!, V//i xe6 (1 4 . . . . , '2Jf6
1 5. �xe4, dxe4 1 6. t¿jxe4, '2Jxe4 1 7. M xe4 y
1 4 . . . . , �f7 1 5. '2Jxe4, dxe4 1 6. M Xe4 también
son perdedoras) 1 5. M xe4, �e5 1 6. M e1 , y la
posición de las negras es desesperada en ambos
casos. 1 4. t¿jdxe4!, dxe4. 1 4 . . . . , �e? 1 5.
t¿j xf7, '2Jxf7 1 6. t¿jc3, t¿jf8 1 7. �f4 gana. 1 5.
'2Jxe6 (79e) 1 5 . . . . , �xe6. Hay otras jugadas,
pero ninguna ofrece una salida a las negras: 1 5 .
. . . , V/lie7 1 6. M Xe4, �e5 1 7. t¿jxg7+, �f8 (o
1 7 . . . . , �d8 1 8. V//i a4) 1 8. i,xh6! , i,xb3 1 9.
t¿jf5+, 1 5 . . . . , t¿jg8 1 6. g xe4, �xe6 1 7.
M Xe6+, i,e7 1 8. i,f4, 1 5 . . . . , t¿jf5 1 6. M Xe4,
�e7 1 7. �f4, _M c8 1 8. M ae1 o 1 5 . . . . , iVf6 1 6 .
.M xe4, �e7 1 7. �f4. 1 6. V//i xe6+, iVe7. 1 6 . . . . ,
i,e? 1 7. i,f4, _M c8 1 8. �xe4, t¿jf8 1 9. V//i b3
da un ataque decisivo a las blancas. 1 7. M Xe4,
� d8. Después de 1 7 . . . . , V//i xe6 1 8. M Xe6+,
i,e7 1 9. i,xh6, �f7 20. M Xe7+, �xe7 21 .
i,xg7, las blancas tienen tres peones y gran
ventaja posicional por la calidad. 1 8. iVd5 (79f),
1 -0. El abandono de las negras es un poco pre­
maturo, aunque, de hecho, están perdidas: 1 8 .
. . . , iVt8 (1 8 . . . . , t¿jf6 1 9 . .M xe7, t¿jxd5 20.
M e6, t¿jf5 21 . i,xd5, t¿jxd4 22. M xd6+, �e?
23. �e4, �xd6 24. i,f4+, �c5 25. �xb8,
_M xb8 26. i,xh7 gana) 1 9. i,g5+, t¿jf6 20.
i,xf6+, gxf6 21 . M ae1 deja inermes a las ne­
gras; p. ej.: 21 . . . . , �d7 (21 . . . . , �e? 22. M 4e3
es extremadamente fuerte) 22. iVb5+, �e? 23.
¡va5+, �d7 24. �a4+, �d8 25. 'fi!xa7, y la
posición de las negras está ahora visiblemente
perdida.
N
79d: Después de 1 3. t¿j g5!
N
79e: Después de 1 5. t¿jxe6
N
79f: Después de 1 8. 'lt d5, 1 -0
148
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
80. Krámnik-Ehlvest
Riga (Memorial Tal), 1995
B
Gambito de Dama, Defensa Semieslava
1 . lLJ f3, dS 2. d4, lLJ f6 3. c4, c6 4. lLJ c3, e6
S. j,gs, dxc4 6. e4, bS 7. es, h6 8 .ih4, gS 9.
tLJxgS, hxgS 1 0. j,xgS, lLJ bd7. Éste es el noto­
rio Sistema Botvínnik, una de las líneas más agu­
das y complejas en la práctica actual de las
aperturas. Solamente los más valientes se aven­
turan por estas sendas; su arrojo es mayor si se
enfrentan a un renombrado experto como Krám­
nik. 1 1 . g3. La jugada más común es 1 1 . exf6. Ju­
gar g3 primero es un amago de sutileza en el
orden de jugadas; las blancas esperan poder res­
tringir las opciones de las negras, pero esta se­
cuencia tiene sus pros y sus contras. 1 1 . . . . , �aS
(BOa). 1 1 . . . . , j,b7 viene más a propósito si las
negras esperan transponer a la línea principal,
mientras que 1 1 . . . , M g8 es una tentativa de ex­
plotar el inusual orden de jugadas de las blancas.
1 2. exf6, j,a6 1 3. �f3. La opinión teórica tradi­
cional es que lo mejor es 1 3. a3, sofocando el
juego de las negras por el flanco de dama. Sin
embargo, parece que Krámnik i por lo pronto no
está de acuerdo! 13 . . . . , M C8?! (BOb). Una ten­
tativa de encauzar la partida por territorio inexplo­
rado. La principal línea teórica es 1 3 . . . . , b4, con
juego incierto (lo que no es una evaluación infre­
cuente en el Sistema Botvínnik). 1 4 . .ie2, b4. Es
muy bueno para las blancas 1 4. . . . , c5 1 5. d5,
j,b7 1 6. 0-0, b4 1 7. �e3! 1 S. 4:Je4, cS 1 6. dS!
La mejora de Krámnik con respecto a 1 6. dxc5,
4:Jxc5 1 7. 4:Jxc5, j,xc5 1 8. 0-0, j,d4, que con­
dujo a las tablas en l. Sokolov-Kamski, Belgrado,
1 991 . 1 6 . . . . , exdS 1 7. �fS! (BOc). También 1 7.
0-0!? tuvo éxito en Oskulski-Tombette, corr. ,
1 995, pero la jugada de Krámnik parece más
contundente. 1 7 . . . . , dxe4. 1 7 . . . . , d4? 1 8. j,g4
seguido de 0-0 y M fe1 da a las blancas un ata­
que enorme, mientras que después de 1 7 . . . . , c3,
el primer jugador puede adquirir clara ventaja con
1 8. �xd5, .ixe2 ( 1 8 . . . . , cxb2 1 9. M d1 , b3+ 20.
j,d2, �b6 21 . lLJ g5, �xf6 22 . .ixa6 gana) 1 9.
�xe2, cxb2 20 . .1: ae1 o 1 8. j,g4, wb5 (1 8 . . . . '
�b5 1 9. �xd5, cxb2 20. g d1 también es muy
bueno para las blancas) 1 9. i�xd5, cxb2 (1 9 . . . . ,
.
BOa: Después de 11 . . . . , �as
B
.
80b: Después de 1 3.
M C8?!
N
80c: Después de 1 7. �fS!
.
. .,
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
149
lL b7 20. t2jd6+ gana) 20. � d 1 . 18. 0-0-0. A
cambio de la pieza, las blancas tienen un ataque
extremadamente peligroso. 18. ..., � c7. 1 8 . . . . , N
VJ/ic7 pierde por 1 9. VJ/ixe4+, VJ/ie5 (o 1 9 . . . . ,
é¿je5 20. � he1 , y ahora tanto 20 . . . . , lLb7 21 .
VJ/ie3 como 20 . . . . , lLd6 2 1 . f4, \t?f8 22. fxe5,
JLxe5 23. VJ/ig4! dan la victoria a las blancas) 20.
VJ/ixe5+, é¿jxe5 21 . � he1 , � d8 22. �g4,
� xd1 + 23. \t?xd 1 , � xh2 24. � xe5+, \t?d8 25.
� d5+, �c7 26. � d7+. 1 9. �g4! (BOd). Incre­
mentar la presión sobre d7 es más fuerte incluso
80d: Después de 1 9. �g4!
que 1 9. VJ/ixe4+, �d8. 1 9 . . . ., �b5. No hay defensa; por ejemplo: 1 9 . . . . , VJ1ixa2 20. � xd7,
VJii xa1 + 2 1 . �d2, VJ1ixb2+ 22. �e3, VJiic3+ (22 .
. . . , VJ/id4+ 23. � xd4, cxd4+ 24. �d2, c3+ 25.
�c1 , y las negras avanzan demasiado lenta­
mente los peones) 23. �f4, �b7 24. � hd1 , y
ganan. 20. VJ/ixe4+, \t? d8 (BOe) 21 . �xd7,
�xd7. La alternativa 21 . . . . , � xd7 fracasa por 8
22. � f4! , VJ/i a6 (las blancas también ganan des­
pués de 22 . . . . , l::[ d3 23. VJii a B+, �d7 24.
l::[ he1 ) 23. VJ1ia8+, VJ1ic8 24. VJ/ixa7, l::[ xd1 + 25.
l::[ xd1 +, �d7 26. VJ1ib6+, �e8 27. �c7!, y no
hay respuesta a la amenaza 28. 1::[ e 1 +, � e6 29.
iVc6+, VJ/id7 30. �a8+. 22. 1::[ he1 , 1L h6. 22 .
. . . , lLd6 (22 . . . . , �c8 23. �a8#) 23. � xd6,
'®'xa2 24. �a8+, � c8 25. :t xd7+, con mate.
23. VJJi aB+, 1::[ ca (BOf) 24. 1::[ xd7+!, �xd7 25.
80e: Después de 20. . .. , � d8
VJjJd5+, 1 -0, ya que hay mate después de 25 . . . . ,
�c7 26. l::[ e7+, � b6 27. VJ1ib7#. Esta partida
es un buen ejemplo del moderno «ajedrez poten­
te». Krámnik introdujo una innovación bien prepa­
rada y siguió con juego dinámico e incisivo;
aunque Ehlvest es un fuerte gran maestro, perdió
esta partida sin haber tenido realmente posibilidad alguna.
B
80f: Después de 23 . . . . , 1r eS
150
1 0 1
M I N I AT U R A S
B R ILLANTES
8 1 . De Finnian-Hübner
Polanica Zdroj, 1 995
Defensa Francesa, Variante Clásica
81 a: Después de 1 6. l¿jxdS
81 b: Después de 1 8. l¿jf6+!
1 . e4, e6 2. d4, dS 3. l¿jc3, lt:Jf6 4. eS, l¿jfd7
S. f4, es 6. lt:Jf3, lt:Jc6 7. j,e3, cxd4 8. l¿jxd4,
iVb6 9. iVd2, iVxb2. Esta línea es parecida a la
del Peón Envenenado: el segundo jugador toma
un peón y domina algunas casillas negras, pero
tiene que afrontar un ataque duradero. 1 O. � b1 ,
iVa3 1 1 . j,bS, l¿jxd4 1 2. j,xd4, j,b4. Ahora
las blancas deben escoger entre dos líneas. 1 3.
� b3. Actualmente se prefiere 1 3. 0-0. 1 3 . . . . ,
iVaS 1 4. a3, j,e7. No 1 4 . . . . , .ixa3? 1 5. lt:Jxd5,
iVxd2+ 1 6. �xd2, exd5 1 7. � xa3, y las blancas
tienen fuerte presión por el peón. 1 S. fS!? 1 5.
iV e3, 0-0 1 6. 0-0 es más lento, pero también bastante peligroso. 1 S . . . . , exfS 1 6. l¿jxdS (81a) 1 6 .
. . . , j, h4+!? 1 6 . . . . , iVxd2+ 1 7. �xd2, j,d8
transpone al comentario a la jugada 1 7 de las ne­
gras. 1 7. �d1 . 1 7. g3, iVxd2+ 1 8. �xd2, j,d8
es bueno para las negras, ya que � g3 ya no es
posible. 17 . . . . , iVdS? Pierde por fuerza; 17 . . . . ,
iVxd2+ 1 8. �xd2, j,d8! 1 9. � g3, a6 20 .
.ixd7+, j,xd7 21 . � xg7 solamente ofrece una
leve ventaja a las blancas. Al intentar evitar esto,
Hübner comete un error fatídico. 1 8. l¿jf6+! (81b).
Este sacrificio gana por fuerza; las blancas tenían
incluso otra continuación extremadamente fuerte
con 1 8 . .ic5. 1 8 . . . , gxf6. O 1 8 . . . . , j,xf6 1 9.
exf6, 0-0 ( 1 9 . . . . , gxf6 20. � e1 +, �f8 21 . iVh6+
gana) 20. j,xd7, iVxd7 21 . � g3, � d8 (21 . . . . ,
g6 22. �c1 , f4 23. iVxf4, � h8 24. iVh6, � g8
25. � h3 también es decisivo) 22. � xg7+, � h8
23. � e1 , con ataque ganador. 1 9. exf6, 0-0. Aho­
ra las blancas tienen forzosamente mate en seis,
pero no había nada mejor; p. ej.: 1 9 . . . . , .ixt6 20.
� e1 +, j,e7 21 . kxh8, 19 . . . . , h6 20. iVb4, f4
21 . g3 o 1 9 . . . . , a6 20. � e1 +, kxe1 21 . �xe1 +,
�f8 22. �b4+. 20. � g3+!, � h a 21 . �h6
(8 1c) 2 1 . . . . , � g8. O 21 . . . . , j,xf6 22. �g7+! ,
j,xg7 23. j,xg7+, �g8 24. j,f6#. 22. � g7,
l¿jta 1 -0, en vista de 23. � xg8+, �xg8 24.
�g7#.
.
81 e: Después de 21 . \ih6
1 0 1
M I N I AT U R A S
151
BRILLANTES
82. Yurtaev-Shulman
Vladivostok, 1 995
Defensa India de Rey
N
1 . d4, c¿jf6 2. c4, g6 3. c¿jc3, i,g7 4. e4, d6
S. C2Jf3, o-o 6. i,e2, es 7. dS, as 8. h3, c¿ja6 9.
g4!? Una jugada inusual y ambiciosa en vez de la
común 9. i,e3. 9 . . . . , c¿jcS 1 0. �c2, c6 1 1 .
i,e3, a4!? Una innovación. Previamente se había jugado 11 . . . . , cxd5. 1 2. 0-0-0 (82a). 1 2. dxc6,
bxc6 1 3� 0-0-0, ¡j¡c7 1 4. i,xc5, dxc5 1 5. g5,
82a: Después de 1 2. 0-0-0
c¿j h5 1 6. C2Jxa4 gana un peón, pero después de
1 6 . . . . , c¿jf4, las negras tienen buena compensa­
ción. 1 2 . . . . , cxdS 1 3. cxdS. 1 3. i,xc5, dxc5 1 4.
cxd5, ¿¿j ea es incierto. 1 3 . . . . , �as 1 4. c¿jd2,
i,d7. Las blancas deben obrar con rapidez o de
lo contrario . . . , b5-b4 será muy fuerte. 1 S. gS? Es
mejor 1 5. c¿jc4. Después de 1 5 . . . . , �c7 1 6. g5,
c¿j h5 1 7. i,xh5, gxh5, la posición es de doble ti- 8
lo. 1 S . . . . , c¿jfxe4 ! (82b). Un sacrificio bien calcu­
lado. La apertura de las diagonales que
conducen al rey blanco revierte en un ataque casi decisivo para las negras. 1 6. c¿jdxe4. Desde
luego, cualquier cosa es mejor que perder forzo­
samente, pero las alternativas son bastante malas para las blancas: 1 6. c¿jc4, C2Jxc3 1 7. c¿jxa5,
C2Jxa2+ 1 8. �d2, _a. xa5 da excelente compen­
sación por la dama, mientras que 1 6. C2Jcxe4,
82b: Después de 1 S. . . , CiJfxe4!
C2Jxe4 1 7. C2Jc4, �d8! 1 8. jVxe4, i,f5 1 9.
�h4, b5 20. ctJ b6, _a. c8+ 21 . �d2 (21 . c¿jxc8,
�c7+ 22. i,c4, .a. xc8 favorece a las negras)
21 . . . . , .a, b8 22. i,g4 (22. .a, c1 , .a, xb6 23.
i,xb6, �xb6 24. _a. c6, 'ti' a5+ también es bueno para las negras) 22 . . . . , .a, xb6 23. i,xf5, gxf5
24. i,xb6, �xb6 da excelente compensación a
las negras. 1 6. . . . , c¿jxe4 1 7. �xe4. 1 7. C2Jxe4, N
.a, fc8 1 8. C2Jc3, a3 da la victoria a las negras. 1 7.
. . . , i,fS 1 8. �h4. O 1 8. 'iVc4, .a, fc8 1 9. 'iYb5,
.a. xc3+!, con mate. 1 8. . . . , .a, fc8 1 9. � d2 (82c).
1 9. i,d2, a3 20. b4, 'ti'a4, con mate. 1 9. . . . ,
.a. xc3! Aplastante. 20. bxc3, �xdS+ 21 . i,d3.
21 . � c1 , 'ti'xa2 22. i, d3, i,xd3 23. _a. xd3,
¡fa1 + gana. 21 . . . . , i,xd3 22. 'iYb4. O 22.
wc1 , 'iVxa2. 22 . . . . , i.t1 + 23. wc1 , 'iVxh1 24.
'iVxd6, �xh3 0-1 .
82c: Después de 1 9. Wd2
.
152
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
83. Illescas-Sadler
Linares (Zonal), 1 995
8
Gambito de Dama Aceptado
83a: Después de 6 . . . . , l2Ja5!
B
83b: Después de 9 . . . . , aS
8
83c: Después de 1 1 . . . . , c3! 0-1
1 . d4, d5 2. c4, dxc4 3. e4, l¿jc6 4. i,e3,
l¿jf6 5. l¿jc3. Una alternativa es 5. f3. 5 . . . . , eS 6.
d5, l¿ja5! (83a). La línea crítica, obligando a las
blancas a luchar para recuperar el peón de c4. 7.
l¿jf3, i,d6!? Una innovación; hasta ahora se habían jugado 7 . . . . , a6 y 7 . . . . , l¿jg4. 8. �a4+,
i,d7! El notable quid de 7 . . . . , i,d6!?, ofreciendo una pieza ya en la jugada 8. 9. �xa5, aS
(83b). Las negras amenazan ganar la dama con
1 O . . . . , b6. A fin de sacar a su majestad, las blan­
cas deben hacer una concesión fundamental. 1 O.
l¿jb1 ?? Anonadadas por el sacrificio, las blancas
se equivocan inmediatamente. Después de 1 O.
l¿ja4, �e? ( 1 0 . . . . , g b8!? 1 1 . t¿jd2, b6 1 2.
l¿jxb6, cxb6 1 3. iVxa6, l¿jg4 es incierto) 1 1 . a3,
l¿jxe4 1 2. i,xc4, b5, tanto 1 3. i,b3, bxa4 1 4.
i,xa4, 0-0 como 1 3. i,d3, l¿jf6 1 4. l¿jc3, e4 1 5.
l¿jxe4, l¿jxe4 1 6. 0-0, 0-0 1 7. ld fe1 , f5 dan
igualdad. La continuación crítica es 1 O. b4! En­
tonces, 1 0 . . . . , b6 1 1 . �a3, a5 1 2. �c1 , axb4
1 3. l¿je2, l¿jxe4! (también es posible 1 3 . . . . , b5,
pero dudo de que las negras tengan suficiente
compensación después de 1 4. l¿jg3) 1 4. �xc4,
f5 1 5. t¿jg3 ( 1 5. t¿jd2, t¿jf6 1 6. i,g5, h6 1 7.
i,xf6, �xf6 1 8. l¿jg3, e4 1 9. ld b 1 , 0-0 es in­
cierto) 1 5 . . . . , l¿jc3 1 6. i,g5, �ca conduce a
una posición en la que no les resulta fácil a las
blancas completar el desarrollo. 1 O . . . . , l¿jxe4.
Impidiendo la retirada de la dama. 1 1 . �d1 ? Es­
te nuevo error acorta la partida, pero incluso 1 1 .
b4, �e? 1 2. l¿jbd2, b6 1 3. �a3, i,xb4 1 4.
�c1 , b5 da a las negras tres peones y fuerte
presión por la pieza. 11 . . . . , c3! (83c). No se per­
mite volver a la dama. 0-1 . La única posibilidad es
1 2. b4, pero incluso ésta fracasa por 1 2 . . . . , b6
1 3. �a3, a5 1 4. i,d3 ( 1 4. �c1 , i,a4+ 1 5.
�e1 , axb4 es simplemente malo) 1 4 . . . . , axb4
1 5. �c1 , l¿jc5 1 6. i,xc5, i,xc5, y las blancas
están absolutamente perdidas.
1 0 1
M I N I AT U R A S
153
BRILLANTES
84. Timoshenko-Yudasin
San Petersburgo, 1996
Defensa Siciliana, Variante Scheveningen
N
1 . e4, es 2. ¿zjf3, d6 3. d4, cxd4 4. ¿zjxd4,
C2Jf6 S. ct:Jc3, a6 6 . .,te2, e6 7. 0-0, .,te7 8. f4,
o-o 9. �h1 , VJj¡c7 1 0. a4, b6 1 1 . .,tf3, j,b7 1 2.
fS. Una alternativa inusual a las líneas principales
1 2. ¡ve1 y 1 2. e5. 12 . . . . , eS 1 3. ¿zjde2 (84a).
También se ha jugado 1 3. ¿zjb3, pero sin mucho
éxito. La jugada del texto parece más lógica en el
84a: Después de 1 3. l¿jde2
sentido de que no se sabe bien qué está haciendo
el caballo en b3, mientras que en e2 tiene futuro
en el flanco de rey. 1 3 . . . . , ¿zjbd7 1 4. g4, h6?! Es­
ta jugada pasiva da a las blancas la ocasión de
abrir líneas en el flanco de rey; es lógica y temáti­
ca 1 4 . . . . , d5! Después de 1 5. exd5, e4 1 6. j,g2
( 1 6. ¿zjxe4, ¿zjxd5 1 7. j,g2, l:l ad8 también da a
las negras un juego activo por el peón) 1 6 . . . . , N
¿zjxg4 1 7. ¿zjg3, ¿zjdf6 1 8. ct:Jcxe4, ct:Jxe4 1 9.
j,xe4, ¿zjf6, las negras tienen bastante compen­
sación por el peón. 1 4 . . . . , ¿zjc5 1 5. ¿zjg3, h6 se
jugó en Mercuri-T. Petrosián, Leipzig (Olimpiada),
i 1 960! Entonces, 1 6. g5 (en vez de 1 6 . .,te3, como jugó Mercuri) sería parecido a la partida. 1 S.
gS. Se dan unas condiciones muy favorables para
este avance, pues el alfil va a g5 sin parar prelimi­
narmente en e3, y la jugada � h 1 facilita a las
84b: Después de 1 6. j,xgS
blancas la ocupación de la columna «g»; es com­
pletamente erróneo 1 5. h4?, ¿zjh7 1 6. Vi'e1 ,
VJjJd8, ya que las blancas deben sacrificar un peón
o aceptar el bloqueo total de los peones del flanco
de rey. 1 S. . . . , hxgS 1 6. j,xgS (84b) 1 6 . . . . ,
l:l fe8. 1 6 . . . . , l:l fc8 1 7. g g1 , �f8 1 8. VJJi e 1 ,
�e8 1 9. jVh4, .,tf8 20. jVh8 favoreció a las
blancas en Glek-Rodríguez López, Budapest, B
1 998. 1 7. ¿zjg3, g ad8? Las negras se dan cuenta de que deben generar contrajuego rápidamente o de lo contrario el ataque blanco por el flanco
de rey será abrumador. Sin embargo, este plan de
preparar . . . , d5 es simplemente demasiado lento;
un método más rápido de crear juego sería 1 7 . . . . ,
b5!?; después de 1 8. VJjJd2 (o 1 8. axb5, axb5 1 9.
l:l xa8, l:l xa8 20. ¿zjxb5, 'ii c5 21 . ¿zjc3, �b4
22. j,c1 , l:l a1 , y las negras tienen buen juego
84c: Después de 19 . . . . , e4
por el peón) 1 8 . . . . , b4 1 9. l¿jd5, j,xd5 20. exd5,
g ac8 21 . l:l f2, ¡vc4!, las negras tienen suficien-
154
B
84d: Después de 21 . . . . , l¿je5
N
84e: Después de 23. ltJf6+!
1 0 1
84f: Después de 25. ViDg2+, 1 -0
B RILLANTES
te contrajuego para mantener el equilibrio. 1 8.
ViDd2, d5 1 9. exd5, e4 (84c). Un método típico pa­
ra generar contrajuego en la Siciliana, pero fraca­
sa en esta posición porque las piezas blancas no
son menos activas que las negras; es bueno para
las blancas 1 9 . . . . , i,b4 20. �g2!, puesto que
20 . . . . , i,xc3 21 . bxc3, iYxc3 pierde por 22.
l¿Je4, l¿Jxe4 23. i,xe4, f6 24. n g1 ! 20. l¿J gxe4,
l¿Jxe4. 20 . . . . , jye5 se refuta con 21 . II, ae1 !,
l¿Jxe4 (las blancas también ganan después de
21 . . . . , 'i!Vxf5 22. i,h5, iYh7 23. i,xf7+, �xf7
24. i,xt6 o 21 . . . . , l¿jxd5 22. i,xe7, .M xe7 23.
l¿jg3) 22. n xe4, i,xg5 23. �xg5, y las blancas
se quedan con dos peones de ventaja. 21 . l¿J xe4.
También es prometedor 2 1 . i,xe4, i,xg5 22.
iYxg5, n xe4! 23. n g1 , g6 24. l¿J xe4, i,xd5
25. ¡je7. 21 . . . . , l2Je5 (84d). Las negras intentan
solucionar sus problemas tácticamente, pero caen
en un ataque de mate. Sin embargo, incluso des­
pués de 2 1 . . . . , i,xg5 22. ¡jxg5 (22. l¿Jxg5?,
l¿jf6 23. II, ae1 , I! fB es menos claro) 22 . . . . , f6
(22 . . . . , �xc2 23. f6 y 22 . . . . , II, eS 23. II, g1 , g6
24. iYh6 dan la victoria a las blancas) 23. 'i'g2,
i,xd5 24. n ad1 , i,xe4 25. i,xe4, las blancas
tienen un peón más y ataque. 22. i,xe7, l¿jxf3.
22 . . . . , ¡jfxe7 23. f6, gxf6 (23 . . . . , l¿jxt3 24. fxe7)
24. 'i'h6 y 22 . . . . , II, xe7 23. f6!, l¿jxt3 24. 'ij'g2,
g6 25. fxe7, iYxe7 26. c4 no ofrecen esperanzas
a las negras. 23. ltJf6+ (84e). Un golpe terminan­
te. 23. . . , gxf6. 23 . . . . , <i!?hB 24. II, xt3, i,xd5 25.
'i'xd5 fuerza el mate. 24. n xf3, i,xd5. O 24 .
. . . , .M xe7 25. �h6. 25. ¡j¡g2+ (84f), 1 -0. Un
atractivo final: la dama desclava la torre para dar
mate en la jugada siguiente.
.
N
M I N I AT U RA S
1 0 1
M I N I AT U R A S
155
B RILLANTES
85. Romanishin-Ehlvest
Biel, 1996
Gambito de Dama Rehusado, Defensa Ortodoxa
N
1 . étJf3, dS 2. d4, étJf6 3. e4, e6 4. éiJe3,
ii,e7 s. ii,gs, o-o 6. e3, étJ bd7 7. M c1 , e6 a.
ii,d3, a6 9. eS (85a). Esta posición surge más a
menudo a partir del orden 7 . . . . , a6 8. c5, c6 9.
ii,d3. 9 . . . , eS 1 0. dxeS, LiJeS 1 1 . h4. Las alter­
nativas son 1 1 . il,f4 y 1 1 . il,xe7. 1 1 . . . , ttJ xe S
1 2. ii, b1 , LiJeS. 1 2 . . . . , f6 1 3. �c2, g6 1 4. ii,h6,
85a: Después de 9. eS
étJg7 1 5. h5, il,f5 1 6. �e2, ii,xb1 1 7. M Xb1 da
ligera ventaja a las blancas, mientras que 12 . . . . ,
f5? pierde por 1 3. t¿jxd5!, cxd5 1 4. M xc5. 1 3.
�e2!? (85b). 1 3. étJd4, g6 no dio ventaja al pri­
mer jugador en Korchnói-Agdestein, Tilburgo,
1 989. 13 . . . . , ttJxgS. Esto es ciertamente arries­
gado, ya que da a las blancas la posibilidad de
abrir el flanco de rey negro con un sacrificio, que, N
sin ser claramente correcto, es de los que a me­
nudo dan resultado en la práctica; una defensa
relativamente más segura para las negras es 1 3 .
. . . , g6 ( 1 3 . . . . , f5? pierde por 1 4. exf6, éiJxf6 1 5.
il,xf6) 1 4. ii,h6, LtJ8g7 ( 1 4 . . . . , t¿j6g7?! 1 5. h5,
iLf5 1 6. e4, dxe4 1 7. éiJxe4, �a5+ 1 8. ii,d2,
�d5 1 9. hxg6, iLxg6 20. iLc3 fue ligeramente
mejor para las blancas en lzeta-Sulskis, Ereván
(Olimpiada), 1 996); entonces 1 5. h5, M e8 1 6.
85b: Después de 1 3. 'i'c2!?
hxg6, fxg6 1 7. M d1 , 'i'a5 fue incierto en Lipins­
ki-Jaritónov, Berlín, 1 997. Si bien Jaritónov ganó
finalmente esta partida, a mí me pondría muy ner­
vioso jugar esta línea con negras: las blancas ob­
tienen un fuerte ataque sin sacrificar nada, y el
contrajuego negro tarda en materializarse. 1 4.
étJxgS, g6 (85c) 1 S. t2J xh7! Como mínimo, esto
plantea muchos problemas prácticos a las ne- B
gras. 1 S . . . . , <;!?xh7. Es peor 1 5 . . . . , iLf5? por­
que 1 6. e4, iLxe4 1 7. t2Jxe4, �xh7 1 8. h5, dxe4
1 9. hxg6++ da un ataque enorme a las blancas;
por ejemplo: 1 9 . . . . , �g8 20. �xe4, �d5 (20 .
. . . , f5 21 . �e3! gana) 21 . �f5, M d8 22. 0-0,
con la mortífera amenaza 23. g7, o 1 9 . . . . , �g7
20. M h7+, �g8 21 . �xe4, �d5 (21 . . . . , �a5+
22. M c3 gana) 22. 'i:Yf5, M d8 23. �f1 ! , y las
negras no pueden replicar a las múltiples amena­
85c: Después de 14 . . . . , g6
zas (p. ej. : 24. �h5). 1 6. hS, �g7? Después de
esto el ataque progresa rápidamente. Sin embar.
.
156
N
85d: Después de 1 7. exf6 (aná­
lisis)
N
85e: Después de 1 8. � e21
N
85f: Después de 24. g h1 , 1 -0
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
go, no era fácil escoger la defensa correcta entre
las diversas opciones. También es inferior 1 6 . . . . ,
�g8? ! porque 1 7. hxg6, f5 1 8. �e2, ttJg7 1 9.
�f3, f4 (para impedir 20. �h3) 20. exf4 da a las
blancas tres peones por la pieza, y sigue habien­
do la amenaza de transferir la dama a la columna
«h» mediante �g3-h2.
La mejor defensa es 1 6 . . . . , f5! Entonces 1 7.
exf6 (85d) (1 7. hxg6++, �xg6! es menos peligro­
so para las negras) 1 7 . . . . , g xf6! (pero no 1 7 . . . . ,
tL1xf6 1 8. iVxg6+, � h8 1 9. g4, y ahora tanto 1 9.
. . . , ii,xg4 20. g g1 , Vjrd7 21 . �h6+, �g8 22.
f3 como 19 . . . . , d4 20. g d1 son buenas para las
blancas) 1 8. hxg6++, �g8 da por resultado una
posición en la que las blancas no tienen más que
llevar la dama a la columna «h» para acabar la
partida. Sin embargo, esto dista de ser fácil, ya
que las piezas negras vigilan las rutas directas,
así que el segundo jugador tiene posibilidades de
defenderse.
1 7. hxg6. Con ( ¡ por lo menos!) dos amena­
zas mortíferas: 1 8. gxf7 y 1 8. g h7+, �g8 1 9.
g7. 1 7. . . . , f5 1 8. �e21 (85e). Amenazando tanto
1 9. �h5 como 1 9. g h7+, �g8 20. �h5. No
hay defensa razonable. 18 . . . . , ii, h4 1 9. g3,
g h8 20. gxh4, g xh4 21 . �f3. El rey negro es­
tá demasiado expuesto para poder sobrevivir por
mucho tiempo. 21 . . . . , ttJc7. Es aplastante 21 .
. . . , g xh1 + 22. �xh 1 , �xg6 23. �d2. 22. �e2.
La llegada de la otra torre sella el destino de las
negras. 22 . . . . , tL1e6. O 22. . . . , d4 23. g xh4,
�xh4 24. g h 1 , �g4 25. �xg4, fxg4 26.
g h7+, �g8 27. tL1e4, y ganan. 23. g xh4,
�xh4 24. g h1 (85f), 1 -0, ya que 24 . . . . , �g4
25. g h7+, �g8 (25 . . . . , �xg6 26. ¡vxg4+) 26.
�xg4, fxg4 27. tL1a4 seguido de ltJ b6 acaba
con toda resistencia.
1 0 1
M I N I AT U R A S
157
BRILLANTES
86. Miles-Atalik
Pekín, 1996
Apertura del Peón de Dama
N
1 . d4, ltJ f6 2. c4, e6 3. ltJ f3, es 4. e3, g6 S.
dxcS. Es más común 5. l¿jc3. S . . . . , l¿ja6 6.
l¿jc3, l¿jxcS. 6 . . . . , �g7 7. 'i'd6, 'i'a5 (7 . . . . ,
�f8? 8. 'i'eS!) 8. �d2, 'i'xc5 9. l¿j b5 sola­
mente da ligera ventaja a las blancas. 7. 'i'd4!?,
d6 8. b4, eS 9. iVd1 . 9. l¿jxe5?? pierde por 9 .
. . . , l¿j e6. 9. . . , l¿j ce4 1 0. l¿jxe4, l¿jxe4 1 1 .
86a: Después de 1 1 . �b2
�b2 (86a). Si se les da tiempo, las blancas ad­
quirirán ventaja debido al vulnerable peón «d»
negro, así que las negras deben obrar con rapi­
dez. 11 . . . . , a5 1 2. a3?! Ahora las negras igualan;
1 2. iYc2, liJf6 (no 1 2 . . . . , 'iYb6? 1 3. a3, liJf6 1 4.
eS! , dxc5 1 5. l¿jxeS, que es muy bueno para las
blancas) 1 3 . .M d1 , iYc7 1 4. b5! , �f5 1 S. �d3,
�xd3 1 6. iYxd3 habría dado a las blancas lige- 8
ra ventaja posicional. 1 2 . . . . , axb4 1 3. axb4,
.M xa1 1 4. �xa1 ?! Debería haberse jugado 1 4.
iYxa1 , �b6 1 S. �a4+, �d7 1 6. iYa8+, �el
1 7. iYa3, � h6 1 8. eS!?, manteniendo el equili­
brio. 14 . . . . , 'iYb6! (86b). De repente, las negras
se hacen con la iniciativa. 1 S. �a4+? El inicio de
una falsa maniobra que desplaza al rey negro,
pero que deja a las blancas peligrosamente atra­
sadas en el desarrollo; es mejor 1 5. 'iYb1 . 1 S . . . . ,
86b: Después de 1 4. . . . , 'iYb6!
�d7 1 6. �a8+, � e7. El rey está relativamente
seguro en e?. 1 7. � a3. Después de 1 7. �a5,
iYxa5 1 8. bxaS, �g7, los peones blancos del
flanco de dama tienen dificultades. 17 . . . . , �h6!
1 8. �e2?! Pierde forzosamente, pero las alter­
nativas eran desalentadoras: 1 8. � d3?, l¿jxf2
1 9. �xf2, iYxe3+ 20. �f1 , .M a8 2 1 . iYxa8,
�xd3+ gana con facilidad; o 1 8. l¿jd2, l¿jxd2! N
1 9. �xd2, �e6!, con clara ventaja negra. 1 8. . . . ,
.M aS! 1 9. 'iYb2 (86c). 1 9. iYxa8, 'iYxb4+ 20.
�f1 , �b1 +, con mate. 19 . . . . , �xe3! 20. fxe3,
�xe3 21 . cS. No hay defensa: 21 . l¿jxe5 (21 .
.M f1 , iYa? vence elegantemente) 21 . . . . , �f2+
22. �d1 , �a4+ 23. �c1 , 'iYe3+ 24. �b1 ,
l¿jd2+ gana la dama blanca. 2 1 . . . . , �bS 22.
l¿jg1 , 'i'f2+ 23. �d1 , �a4+, 0-1 . Hay mate
dentro de poco.
86c: Después de 1 9. 1{Wb2
.
158
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
87. Bologán-Tischbierek
Abierto de Viena, 1996
N
Defensa Alekhine
87a: Después de 1 0. d5!?
N
87b: Después de 1 5. g4!
N
1 . e4, ttJ f6 2. e5, ttJ d5 3. d4, d6 4. ttJ f3,
�g4 5. �e2, e6 6. h3, �h5 7. c4, 4:J b6 8.
exd6. Una interesante alternativa a la usual 8.
4:Jc3, �e? 9. 0-0. 8 . . . . , cxd6 9. 4:Jc3, �e7 1 0.
d5!? (87a). Emprendiendo acciones directas an­
tes de que las negras puedan enrocar; 1 O. 0-0,
0-0 transpondría a las líneas normales. 1 O , e5
1 1 . �e3. 1 1 . g4!? , �g6 1 2. h4, h6 1 3. �d3
también condujo a las blancas al éxito en Bolo­
gán-Agdestein, Ereván (Olimpiada), 1 996 Ougada
después de la presente partida). 1 1 . . . . , �xf3.
También es jugable 1 1 . . . . , 4:J 8d7 1 2. g4, �g6.
Después de 1 3. h4, h5 1 4. g5, a6 1 5. b3, 'f;Jfc?
1 6. �d3, 0-0 1 7. 4:Je4, �xe4 1 8. �xe4, g6, la
posición fue incierta en Vescovi-Leitao, Cto. de
Brasil, ltabirito, 1 998. 1 2. �xf3, 4:JBd7 1 3. iVe2,
� ca 1 4. b3, f5? Un grave error. Desde luego, . . . ,
f5 es el plan principal de las negras, pero es
arriesgado jugarla antes de enrocar; 1 4. . . . , 0-0
1 5. g4, �g5 habría dado aproximadamente
igualdad. 1 5. g4! (Blb). Las blancas ponen de
manifiesto el defecto de la última jugada de las
negras. 1 5 . . . . , e4. O 1 5 . . . . , f4 (1 5 . . . . , g6? pierde
por 1 6. gxf5, gxf5 1 7. � h5+, Wf8 1 8. � h6+,
mientras que 1 5. . . . , 0-0 1 6. gxf5, .&í xf5 1 7.
�g4, � f8 1 8. ,M g1 impide . . . , �g5 y da venta­
ja a las blancas) 1 6. �d2, tt:Jc5 1 7. 4:Je4, 4:Jbd7
1 8. 4:Jxc5, tt:Jxc5 1 9. b4, 4:Jd7 20. � c1 , y las
casillas blancas del segundo jugador son débiles
permanentemente. 1 6. � g2, �f6. Las negras
no pueden impedir el derrumbamiento de su ca­
dena central de peones, así que quieren explotar
la debilidad táctica de la gran diagonal negra. 1 7.
4:Jb5!! (87c). La respuesta de las blancas es sa­
crificar una torre limpia; es mala 1 7. g c1 ?, en
vista de la réplica 1 7. . . , �xc3+ 1 8. g xc3,
4:Jxd5. 1 7. . . . , �xa1 . Si 1 7 . . . . , tt:Jc5 1 8. �xc5,
g xc5 1 9. g d1 , las negras ven cómo se desinte­
gra su centro sin compensación alguna. 1 8.
4:Jxd6+, W f8. 1 8 . . . . , rj¡;e? 1 9. 4:Jxf5+, Wf8 20.
0-0 es incluso peor que la continuación de la par­
tida; p. ej. : 20 . . . . , �f6 21 . g5, �xg5 22. 4:Jd4,
tt:Jc5 23. b4, 4:J bd7 24. bxc5, tt:Jxc5 25. ¡vg4,
• •••
.
87c: Después de 1 7. 4:Jb5!!
1 0 1
M I N I AT U R A S
159
BRILLANTES
con ataque aplastante. 1 9. 0-0, jÍ e5 . Después
de 1 9 . . . . , jÍf6 20. g5! , jÍxg5 (o 20 . . . . , jÍe5 21 .
,Q:Jxf5, g6 22. f4! , de nuevo con un ataque muy N
fuerte) 21 . ¡vh5, g6 22. 1fixg5, 1fixg5 23. jÍxg5,
ll ba 24. f3, exf3 25. jÍxf3, las blancas tienen
más que suficiente por la calidad; p. ej. : 25 . . . . ,
.Q:Jca (25 . . . . , ,Q:Je5 26. jÍf6, ,Q:Jxf3+ 27. ll xf3,
ll ga 2a. ll e3, y las negras están inermes) 26.
jÍf4, g5 27. ll e1 !, ,Q:J bc6 2a. jÍe3, con la futura
c5. 20. ,Q:J xf5 (87d). Demoler el centro de las ne­
gras es más importante que tomar la calidad. A
a7d: Después de 20. lL\ xf5
cambio de la torre, las blancas tienen solamente
dos peones, pero la tarea defensiva de las negras
es muy difícil: su rey está expuesto de manera
permanente, la torre de ventaja de h8 no influye
en nada en la partida, y las piezas blancas son
extremadamente activas. 20. . . . , h5? Intentando
poner la torre en juego, pero no hay tiempo para
ello. Sin embargo, después de 20 . . . . , g6 (20 . . . . , N
� ga 21 . f4, exf3 22. 'iVxf3, h6 23. d6, jÍf6 24.
,Q:Je7+, �fa 25. 'iYxb7 gana) 21 . ,Q:Jd4, jÍxd4
(21 . . . . , 'iVf6 22. f3!?, �ea 23. fxe4, 'iVe7 24.
lL\e6, lL\fa 25. jÍ g5, 'iYd7 26. jÍf4 retira el blo­
queo de eS, con lo que los peones centrales pue­
den ponerse en movimiento) 22. jÍxd4, �f7 (22 .
. . . , ll g8 23. 'iVxe4, 'iVe7 24. 'iVf4+, �ea 25.
d6, M fa 26. 'iYg3, 'iVe2 27. jÍc3 gana) 23.
'iYe3! (garantizando que f3 abrirá la columna «f»)
a7e: Después de 21 . f4!
23 . . . . , lL\f6 24. f3, M fa 25. fxe4, � ga 26. e5, la
posición habla por sí sola. 21 . f4! (87e) 21 . ,
exf3. No hay nada mejor; p. ej.: 21 . . . . , jÍf6 22.
g5, jÍe7 (22 . . . . , g6 23. lL\d6) 23. d6 o 21 . . . . ,
iLba 22. iLd4, M ga 23. 'iYb2, lL\t6 24. g5,
.Q:Jea 25. 'iVa3+. 22. 'iV xt3, '\t>g8. Ganan 22 . . . . ,
l2Jf6 23. g5 y 22 . . . . , 'iVf6 23. g5, 'iVt7 24. 'iVe2.
23. d6, lL\ f6. O 23 . . . . , jÍf6 (23 . . . . , hxg4 24. N
jyxg4, jÍf6 25. lL\e7+, �f7 26. 'iYg6+, c:;t>ta
27. jÍd4 gana) 24. g5, jÍxg5 25. jÍxg5, jyxg5
26. lL\e7+, '\t> h7 27. �e4+, g6 2a. M f7+, � h6
29. h4, �c5+ 30. � h 1 , que conduce rápida­
mente al mate. 24. g5 (87f), 1 -0, ya que 24 . . . . ,
,Q:J bd7 25. ,Q:J e7+, <i!/f7 (25 . . . . , <i!/ h7 26. g6#;
25 . . . . , <;!ita 26. ,Q:Jg6+) 26. iVd5+ acaba con las
negras.
a7f: Después de 24. g5, 1 -0
.
..
160
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
88. Smirin-Ricardi
Ereván (Olimpiada), 1996
N
Defensa Escandinava
88a: Después de 9. 'i}J e2
1 . e4, d5 2. exd5, 'i}fxd5 3. l¿jc3, 'i}fa5 4.
d4, 'Llf6 5. 'Llf3, i,f5. Un orden más común es
5 . . . . , c6, pero 5 . . . . , i. f5 apenas puede conside­
rarse aparte, ya que el juego casi siempre trans­
pone a las líneas normales. Esta partida, sin
embargo, es una excepción. 6. 'Lle5. 6. i,d2, c6
7 . .,tc4 alcanza otra línea principal de la Escan­
dinava. 6 . . . . , c6 7. .,tc4, e6 8. g4, j,g6 9. 'i}fe2
(BBa). Un tanto inusual; se juegan más a menudo
9 . .,td2 y 9. h4. Me parece que es poco probable
que las blancas adquieran ventaja después de la
jugada del texto. 9 . , j,b4 1 0. i,d2, t¿j bd7.
Favorece a las blancas 1 0 . . . . , .,txc2 1 1 . t¿jxf7!,
0-0 1 2. l¿Jg5. 1 1 . f4. Una agresiva tentativa de
causar molestias al alfil de g6, pero este plan es
de doble filo: si no funciona, el avance del peón
«f» no hará más que debilitar la posición blanca;
es más seguro 1 1 . 0-0-0, l¿Jxe5 1 2. dxe5, t¿jd5,
pero es probable que los cambios resultantes
conduzcan a una anodina igualdad. Las blancas
esperaban más, pero acaban con menos. 11 . . . . ,
0-0-0 1 2. 0-0-0. 1 2. f5, exf5 1 3. gxf5, .,txf5 1 4.
i_xf7, n hf8 es muy bueno para las negras,
mientras que incluso 1 2. 0-0, 'i}fb6 les da ligera
ventaja. 12 . . . . , t¿j b6!? (BBb). Juego ambicioso
por parte de las negras, especialmente porque
podían haber igualado con facilidad mediante 1 2 .
. . . , l¿Jxe5 1 3. fxe5, t¿j d5 1 4. l¿jxd5, j,xd2+ 1 5.
'i}fxd2, 'i}fxd2+ 1 6. M Xd2, cxd5. 1 3. f5?! Tam­
bién es malo 1 3. i, b3?, M Xd4 1 4. a3, M Xd2!
1 5. 'i}fxd2, l¿Je4, así que la mejor posibilidad era
1 3. a3. Después de 1 3 . . . . , .,txa3 1 4. 'Lla2! (no
1 4. t¿jd5?, i,xb2+ 1 5. c;i;>xb2, l¿Jxc4+, y las ne­
gras ganan) 1 4 . . . . , 'i}Ja4 1 5 . .,tb3, 'i}fxd4! 1 6.
c3, la posición es muy incierta. 1 3 . . . . , exf5 1 4.
a3? 1 4. ltJxf7, .,txf7 1 5 . .,txf7, fxg4 1 6. a3,
.,txc3 1 7. i_xc3, 'i}fg5+ reduce al m ínimo la
ventaja negra. 1 4. . . . , M heS! (BBc). Un sacrificio
de pieza correcto; es incierto 1 4 . . . . , j,xa3 1 5.
'Lla2, pero 1 4 . . . . . , M xd4! también es muy fuer­
te; p. ej. : 1 5. j,xt7 (1 5. axb4, �a1 + 1 6. t¿j b 1 ,
M e4 gana) 1 5 . . . . , M xd2 1 6. 'iVxd2 (las blancas
pierden tanto con 1 6 . .,te6+, c;i;>bB 1 7. ct:Jxc6+,
...
8
88b: Después de 12 . . . . , 'Llb6!?
88c: Después de 14 . . . . , J:r he8!
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
161
bxc6 1 8. �xd2, i,xc3 1 9. �d6+, �b7 20.
bxc3, �xc3 como con 1 6. b( xd2, i,xc3 1 7.
i,e6+, � b8) 1 6 . . . . , �xe5 1 7. i,xg6, i,xc3 8
1 8. i,xf5+, �xf5 1 9. gxf5, i,xd2+ 20. b( xd2,
b( e8 21 . b( g 1 , b( e?, y las negras deberían ganar el final. 1 5. axb4. Es forzado aceptar, puesto
que 1 5. gxf5, i,h5 y 1 5. �f1 , b( xd4 no ofrecen
esperanzas. 1 5 . . . . , �a1 + 1 6. t¿jb1 , l¿Ja4 1 7.
i,c3. La única manera de defender b2. 1 7 . . . . ,
l¿Je4 (BBd). Todas las piezas negras están en ex­
celentes posiciones de ataque, y las blancas es88d: Después de 1 7. . . . , l¿Je4
tán bajo una presión tremenda tanto en el flanco
de dama como en las columnas centrales. 1 8.
b( d3. No hay verdadera defensa; p. ej.: 1 8.
iYe1 , l¿Jexc3 1 9. bxc3, f6 y 1 8. iYe3, l¿Jexc3
1 9. bxc3, f4 20. iVxt4, l¿Jxc3 dan ambas la victoria a las negras. 1 8. . . . , f4. También es eficaz 1 8 .
. . . , l¿Jexc3 1 9. bxc3, f6. 1 9. iYf3. Quitando la dama del punto de mira de la torre de e8; 1 9. 8
l¿Jxg6, l¿Jexc3 20. l¿Je7+, b( xe7 2 1 . iYxe7,
iYxb 1 + 22. �d2, iYxh1 23. bxc3, l¿jb2 es ca­
tastrófico para las blancas. 1 9 . . . . , l¿Jexc3 20.
bxc3, ¡vb2+ 21 . �d2, t¿j b6! (BBe). La curiosa
estructura de peones blanca ha dejado vulnerable el punto c4. 22. i,a6. Las alternativas 22.
i,xf7, b( xe5! 23. dxe5, b( xd3+, 22. i, b3,
b( xe5 23. iYxf4, i,xd3 24. 'iVxe5, i,xc2 y 22.
b( e1 , b( xe5! dan todas la victoria a las negras.
88e: Después de 21 . . . . , t¿jb6!
22 . . . . , bxa6 23. 'lixc6+, � b8 24. l2Jc4. 24.
l¿J xg6 se refuta con 24 . . . . , b( c8! 25. iYd6+ (25.
t¿je5, b( xe5!) 25 . . . . , �a8 26. l2J e5, b( xe5 27.
dxe5, l¿Jc4+ 28. �e2, l¿jxd6 29. b( xd6,
iYxc2+. 24. . . . , t¿jxc4+ 25. iYxc4, b( e3! (BBf)
0-1 . Un sorprendente y elegante final. Debido a
las clavadas de b2 a d2 y de g6 a c2, la torre de
d3 está extrañamente atrapada. Desde luego, no B
vale la pena continuar con 26. b( xe3, iVxc2+ 27.
<i!;>e1 , fxe3.
88f: Después de 25. . . . , b( e3!
0-1
162
1 0 1
M I NIAT U R A S
BRILLANTES
89. Kaspárov-Hracek
Ereván (Olimpiada), 1996
N
Defensa Siciliana, Variante Richter-Rauzer
89a: Después de 1 2. eS!
1 . e4, eS 2. LtJf3, d6 3. d4, cxd4 4. LtJxd4,
LtJf6 S. LtJ c3, LtJ c6 6. i,gS, e6 7. 'tj'd2, a6 8.
o-o-o, t¿jxd4. Esta alternativa a las usuales 8 . . . . ,
h6 y 8 . . . . , i,d7 se ha popularizado mucho re­
cientemente. 9. 'iVxd4, i,e7 1 0. f4, bS 1 1 .
i,xf6, gxf6 1 2. eS! (89a). Antes de esta partida,
las blancas habían probado toda una serie de po­
sibilidades, pero gracias al espectacular éxito de
Kaspárov aquí, 1 2. e5 se convirtió instantánea­
mente en la línea principal. 1 2
dS. Forzada,
ya que las dos capturas en e5 son malas: 1 2 . . . . ,
dxe5 1 3. 'tj'e4, i,d? 1 4. M Xd7, �xd7 1 5.
i,xb5+, axb5 1 6. M d1 +, i,d6 1 7. Qjxb5 favo­
rece a las blancas, mientras que 1 2 . . . . , fxe5 1 3.
fxe5, dxe5 1 4. 'tj'xe5, i,g5+ 1 5. � b1 , jyf6 1 6.
'iYe4 seguido de iVc6+ incluso les da la victoria.
1 3. � b1 , b4? Un claro error; las negras expul­
san el caballo hacia el flanco de rey, donde resul­
ta aún más peligroso. En partidas posteriores, las
negras probaron 1 3 . . . . , i,b7 o 1 3 . . . . , M g8
(¡para más detalles consulte su base de datos!)
1 4. LtJe2. Tomar un peón con 1 4. exf6?! , i,xf6
1 5. iVxb4, iV c7 no hace más que activar las pie­
zas negras. 14 . . . . , aS (89b). Las negras no pue­
den enrocar en vista de su destrozado flanco de
rey, así que esperan crear contrajuego con el rey
en el centro. Es importante para el plan de las
blancas que 1 4 . . . . , M b8 1 5. f5, 'iVb6 no fuerza
el cambio de damas; el primer jugador puede
continuar con 1 6. 'tj'g4, fxe5 1 7. 'tj'g?, M f8 1 8.
�xe5, �d6 1 9. 'fjg?, con ventaja. 1 5. LtJg3.
Dirigiéndose a h5. 1 5 . . . . , f5. 1 5 . . . . , i,a6 1 6.
LtJ h5, f5 1 7. i,xa6, M xa6 1 8. h3 seguido de g4
favorece a las blancas, mientras que 1 5 . . . . , h5
1 6. �e2, h4 1 7. LtJ h5 no ayuda en nada a la po­
sición negra. 1 6. LtJ h 5 , M b8 (89c). Después de
1 6 . . . . , M g8 1 7. h3, a4 1 8. g4, fxg4 1 9. hxg4,
M xg4 20. i,e2, M g8 21 . LtJf6+, �xf6 22. exf6,
las blancas tienen un ataque muy fuerte por el pe­
ón sacrificado. 1 7. g4! Esto es el inicio de una im­
presionante ruptura mediante sacrificios. 17 . . . . ,
fxg4 1 8. fS, M g8. 1 8 . . . . , exf5 fracasa por 1 9. e6,
M g8 ( 1 9 . . . . , f6 20. iVt4, M b6? 21 . LtJg7+, �f8
.
B
89b: Después de 1 4. . . . , aS
B
89c: Después de 1 6 . . . . , M b8
• . .,
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
163
22. �h6 gana) 20. exf7+, �xf7 21 . �g2, �b7
(21 . . . . , �e6 22. t2Jf4 es decisivo) 22. M hf1 ,
M gS 23. t2Jg3, �g6 (23 . . . . , �f6 24. 'ii f4 es N
muy agradable para las blancas) 24. �d3, �d7
2S. h4, gxh3 26. �xh3, M f8 27. M xfS, M fxfS
28. tt:JxfS, M xfS 29. M f1 , y la clavada resulta fa­
tídica. 1 9. t2Jf6+! 1 9. f6, �f8 20. t2Jg7+, M Xg7
21 . fxg7, �xg7 es menos claro. 1 9 . . . . , �xf6 20.
exf6 (89d) 20. . . . , 'iVd6. 20 . . . . , exfS 21 . �eS+,
�e6 22. M XdS! , iYxdS 23. iYxb8+, �d7 24.
�bS+ gana la dama. 21 . � g2. También es muy
89d: Después de 20. exf6
prometedor 21 . fxe6, fxe6 22. �e2. 21 . . . . ,
M g5? Las negras se derrumban y permiten a las
blancas irrumpir en el centro. Las líneas 21 . . . . ,
exf5 22. �xdS, �e6 23. iYa7, 21 . . . . , eS 22.
M he1 , �xfS 23. M XeS+, �e6 24. �xdS y 21 .
. . . , �f8 22. iVe3, a4 23. iYh6+, <;t>e8 24.
iYxh7, M f8 25. M he1 tampoco ofrecen a las
negras posibilidades de defensa. La única mane- N
ra de continuar la lucha era 21 . . . . , M b7!, aunque
las blancas retienen una clara ventaja después
de 22. iYe3, <;t>d8 23. �h6. 22. � xd5! (89e).
La captura del bastión central de las negras abre
más líneas para que las piezas avancen hacia el
rey enemigo. 22 . . . . , �d7. Las alternativas son
igualmente malas; p. ej.: 22 . . . . , iYxd5 23. iYf4,
iVxf5 24. iYxb8, 22 . . . . , � b7 23. �xb7, iYxd4
24. � c6+ o 22 . . . . , �f8 23. iY e3. 23. ll he1 . La
89e: Después de 22. � xd5!
última pieza se suma al ataque. 23 . . . . , h6. Con
semejante despliegue de fuerzas en el centro, no
es sorprendente que las negras no puedan de­
fenderse. Las variantes son: 23 . . . . , l:l xf5 24.
�xe6, iYxd4 25. �xf5+, �f8 26. M xd4, �xf5
27. l:l e5, 23 . . . . , b3 24. axb3, g b4 25. iYa7,
iYb6 26. fxe6, iYxa7 27. exd7++, �d8 28.
l:l e8+, �xd7 29. g e7+, �d6 30. �c4+ y 23. N
. . . , M C8 24. fxe6, fxe6 25. iYe4, con victoria de
las blancas en todos los casos. 24. fxe6, fxe6 25.
iYa7 (89f), 1 -0. La amenaza 26. �xe6 es impa­
rable.
89f: Después de 25. >Jj/¡a7, 1 -0
164
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
90. Juzman-Minasián
Cto. de Europa por equipos, Pula, 1 997
N
Defensa Benoni, Variante Schmid
90a: Después de 7. l¿jgS!
N
90b: Después de 9. l¿jge4!
90c: Después de 1 1 . l¿jgS
1 . d4, t¿jt6 2. t¿jt3, eS 3. dS, g6 4. l¿jc3,
i, g7 S. e4, 0-0. Durante muchos años, éste fue
el orden de jugadas aceptado para las negras (en
vez de 5 . . . . , d6), pero a mediados de la década
de 1 990, apareció de repente una nueva idea pa­
ra las blancas, dirigida precisamente contra este
orden de jugadas. Hasta ahora, los resultados se
inclinan mayoritariamente del lado de las blancas.
6. eS!, l¿Jg4. La jugada más natural. La única al­
ternativa real de las negras es 6 . . . . , lLJ eB, pero
después de 7. h4, d6 8. e6, fxe6 9. h5, exd5 1 O.
hxg6, hxg6 1 1 . 'iYxd5+, e6 1 2. 'iYd3, las blancas
tienen buen juego por el peón. 7. t¿jgS! (90a).
Este es el quid de la idea de las blancas. 7 . . . . ,
t¿jh6. Un momento crítico; es definitivamente
mala 7 . . . . , l¿Jxe5? después de 8. f4, f6 (8 . . . . ,
h6? pierde una pieza por 9. t¿j h3) 9. l¿jxh7!,
\t>xh7 1 O. fxe5, fxe5 1 1 . i, d3, con gran ataque.
Se han sugerido o jugado otras dos alternativas,
pero tanto 7 . . . . , h5 8. f4, d6 9. h3, t¿j h6 1 0. e6
como 7 . . . . , d6 8. e6, f5 9. h3, t¿jt6 1 0. g4 me pa­
recen buenas para las blancas. 8. h4. Las blan­
cas están preparadas para ceder el peón de e5 a
fin de abrir la columna «h» contra el rey enemigo.
8. . . . , f6. 8 . . . . , i,xe5 9. h5, t¿jf5 (o 9 . . . . , i,g7
1 O. l¿jxh7!, �xh7 1 1 . hxg6+, fxg6 1 2. i,xh6,
i,xh6 1 3. 'iYd2, y ganan) pierde por 1 0. l¿jxh7!,
�xh7 1 1 . hxg6++, �g7 1 2. ,S h7+, � g8 1 3.
'iYh5, fxg6 1 4. 'iYxg6+, i,g7 1 5. i, h6, .S f7 1 6.
i,d3, con ataque ganador. 9. l¿jge4! (90b). Más
fuerte que 9. t¿jt3, como se había jugado antes
de esta partida. 9 . . . . , t¿jf7. 9 . . . . , fxe5 1 O. h5,
l¿jt5 1 1 . hxg6, hxg6 1 2. �g4, �b6 1 3. l¿Ja4!
expulsa la dama de la tercera fila y gana. 1 O. hS!
Prosiguiendo el ataque de manera consecuente;
1 O. exf6, exf6 1 1 . l¿Jxc5 gana un peón, pero da
contrajuego a las negras después de 1 1 . . . . ,
'f/e7+ 1 2. i,e3, d6 1 3. t¿jb3, f5. 1 0 . . . . , fS. 1 0 .
. . . , l¿Jxe5 1 1 . hxg6, hxg6 1 2. f4, t¿jf7 1 3. �g4
es claramente mejor para las blancas. 1 1 . t¿jgS
(90c) 1 1 . . . . , l¿JxgS. 1 1 . . . . , l¿Jxe5 1 2. l¿jxh7!,
�xh7 1 3. hxg6++, �ga 1 4. 'iYh5, .S ea 1 5.
'it4'h7+, �f8 1 6. i,h6, con mate; 1 1 . . . . , i,xe5
1 0 1
M I NIAT U RAS
165
BRILLANTES
fracasa por 1 2. t¿jxh7!, i,xc3+ (1 2 . . . . , �xh7
1 3. hxg6++, �xg6 conduce forzosamente al mate después de 1 4. �hS+, �f6 1 S. ifh4+, �g6 N
1 6. 'iV h7+, �f6 1 7. i,gS+! , �xgS 1 8. M hS+)
1 3. bxc3, �xh7 1 4. hxg6++, �xg6 1 S. 'iVhS+,
�f6 1 6. '1Vh4+, �es ( 1 6 . . . . , �g6 1 7. '1Vg3+,
�f6 1 8. i,gS+, t¿jxgS 1 9. M h6+, �f7 20.
�xgS, con mate) 1 7. i,c4!, �d6 1 8. i,f4+,
t¿jes 1 9. i,xeS+, �xeS 20. 0-0-0, y ganan. 1 2.
i,xg5, i,xe5. Las negras eliminan finalmente el
constrictivo peón de eS, pero la iniciativa de las
90d: Después de 1 4. d6!
blancas es demasiado fuerte. Si 1 2 . . . . , h6, en­
tonces 1 3. hxg6!, hxgS 1 4. M h8+! !, i,xh8 1 S.
¡vhs, M f7 1 6. gxf7+, �g7 1 7. i,d3, e6 1 8. o-o-o
seguido de M h1 gana. 1 3. hxg6, hxg6 1 4. d6!
(90d). Enterrando el alfil de c8 y abriendo la dia­
gonal c4-g8. 1 4 . . . . , i,f6. 1 4 . . . . , i,xd6 1 S.
i,c4+, �g7 1 6. i, h6+, �f6 1 7. t¿jdS+ es deci­
sivo. 1 5. i,xf6, M Xf6. Después de 1 S . . . . , exf6, N
las blancas ganan con 1 6. ¡vd2, ¡ves+ 1 7.
�d1 , gS 1 8. t¿jdS. 1 6. i,c4+, e6. 1 6 . . . . , �g7
pierde por 1 7. �d2. 1 7. ¡vd2, ¡vta. 17 . . . . , � f7
conduce más o menos al mismo tipo de final des­
pués de 1 8. CLJdS!, exdS 1 9. i,xdS, ¡vf6 ( 1 9 . . . . ,
¡vf8 transpone af comentario a la jugada 1 9 de
las negras) 20. ¡ve3, �f8 21 . i,xt?, �xf7 (21 .
. . . , �xf7 22. � h8+, �g7 23. ¡vh6+, �f6 24.
� f8) 22. � h7+, �g8 23. ¡ve?!, ¡vxe7+ 24.
90e: Después de 1 8. t¿jd5!
dxe7 y ganan. 1 8. lbd5! (90e). Forzando la aper­
tura de la diagonal c4-g8. 1 8. . . . , exd5. 1 8 . . . .
� f7 1 9. lbc?. 1 9. i,xd5+, � e6+. Las blancas
ganan después de 1 9 . . . . , � f7 20. ¡vgs, <;!tg?
(20 . . . . , ¡vxd6 2 1 . ¡vd8+, ¡vta 22. ¡vt6) 21 .
i,xf7, �xf7 22. � h7+, �e6 23. ¡ve?+! 20.
i,xe6+, dxe6 21 . V/i{ g5. La posición de las ne­
gras es desesperada: todas sus piezas están en N
la primera fila, y solamente la dama intenta de­
fender el flanco de rey. 21 . . . . , i,d7. 21 . . . . , �g7
22. '/i'h6+, �f7 23. ¡vxf8+, <;bxf8 24. � h8+
gana. 22. 0-0-0, i,ea. 22 . . . . , t¿jc6 pierde después de 23. � h6, i,e8 (23 . . . . , lb eS 24. f4) 24.
d7, i,f? 2S. ¡vh4!, ¡fg? 26. d8=1f!V+. 23. 1f!Vd8!
(90f), 1 -0. Las negras están totalmente paraliza­
das. Las blancas ganan después de 23 . . . . , � g 7
24. d7, i,xd7 2S. � h7+ o 23 . . . . , �f7 24. d7,
90f: Después de 23. '�VdS!, 1 -0
t¿jxd7 2S. 1f!Vxa8.
,
166
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
9 1 . Vaganián-Fédorov
Cto. de Europa por equipos, Pula, 1 997
B
Defensa Moderna
9 1 a: Después de 1 0. . . . , � ea
N
91 b: Después de 1 3 . .i, g5!?
N
1 . lZjf3, g6 2. e4, .i,g7 3. d4, d6 4. c3, lLJf6
5. .i,d3, 0-0 6. 0-0, lLJbd7. Otra continuación po­
pular es 6 . . . . , lLJc6. 7. � e1 , e5 a. lLJ bd2, b6 9.
lLJ f1 , .i,b7 1 0. lLJ g3, ,M ea (91a). Las piezas ne­
gras están todas bastante bien situadas; las ne­
gras se han ahorrado tiempo en comparación con
la Variante Cerrada de la Española, ya que han
evitado las típicas maniobras españolas . . . , lLJc6b8-d7 y . . . , .i,e7-f8-g7. Es verdad que las blan­
cas también se han ahorrado tiempo con su alfil
de casillas blancas, pero las negras llevan definiti­
vamente la delantera en cuestión de tiempos. 11 .
.i,d2. 1 1 . d5, c6 1 2. c4, lZJc5 1 3 . .i,f1 , a5 1 4. b3,
b5 fue bueno para el segundo jugador en Miles­
Bologán, Wijk aan Zee, 1 996. 11 . . . . , d5!? Las ne­
gras se aprovechan del lento juego de las blancas
para liquidar los peones centrales. Sin embargo,
abrir la posición puede ser un arma de doble filo,
ya que tiende a ampliar los efectos de la ventaja
de desarrollo. 1 2. exd5. 1 2. dxe5, lLJxe4 1 3.
lLJxe4, dxe4 1 4 . .i,g5, 'iVc8 1 5 . .i,xe4, lLJxe5
da igualdad. 12 . . . . , lZJxd5 1 3 . .i,g5!? (91b). 1 3.
c4, lLJ5f6 1 4. d5, c6 no da ventaja a las blancas.
13 . . . , '»Vea. Ahora que la posición empieza a
abrirse, las negras deben tener cuidado; 1 3 . . . . ,
.i, f6 es inexacta, ya que 1 4. .i,xf6, '»Vxf6 1 5.
'»V a4, .i, c6 1 6. .i, b5, .i,xb5 1 7. '»Vxb5, c6 1 8.
'»Ve2 es muy incómodo. Sin embargo, 1 3 . . . . , f6!?
14 . .i,d2, exd4 es lo más simple; después de 1 5.
cxd4 (o 1 5. lZjxd4, lLJe5) 1 5 . . . . , .M xe1 + 1 6.
'»Vxe1 , '»Vt8, la posición está igualada. 1 4. '»Vd2,
exd4 1 5. lZjxd4, � xe1 +?! Esta jugada superfi­
cial da a las blancas, efectivamente, un tiempo
más de desarrollo (las negras cambian la torre de
e8, ya desarrollada, por la de a1 , no desarrollada).
Es correcta 1 5 . . . . , lLJe5!, con excelentes pers­
pectivas de igualdad. 1 6 .M xe1 , lZJe5 1 7. �f5!?
(9 1c). Un imaginativo y sorprendente sacrificio.
Las negras afrontan considerables dificultades
prácticas, incluso si objetivamente el sacrificio tal
vez no dé más que tablas. 1 7. . . . , gxf5. Es forza­
do aceptarlo, ya que 1 7 . . . . , '»Vf8 1 8. lLJe6 y 1 7 .
. . . , '»Vb8 1 8. lZje6, .i,h8 1 9. lLJf4 favorece a las
.
.
91 c: Después de 1 7 . .i, f5!?
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RILLANTES
167
blancas. 1 8. ct:Jdxf5 (91d) 1 8. . . . , f6. No 1 8. . . . ,
�h8? 1 9. �e7, h6 20. ct:Jxh6+, � h7 21 . CLJxf7!,
ct:Jxf7 22. �d3+, �g7 23. ct:Jf5+, y las blancas N
ganan. Sin embargo, 1 8 . . . . , ct:Jc4 1 9. �d1 , f6
(no 1 9 . . . . , CLJd6 20. ct:Jxg7, �xg7 21 . c4! , y las
negras no tienen defensa aceptable; por ejemplo:
21 . . . . , ct:Jxc4 22. �d4+, f6 23. CLJ h5+, �g8 24.
�xc4, fxg5 25. ct:Jf6+ o 21 . . . . , f6 22. cxd5, fxg5
23. ll e7+, ct:Jf7 24. �d4+, �f8 25. �f6, �xd5
26. CZJ f5, con clara ventaja de las blancas en ambos casos) ofrece algunas posibilidades defensi­
91 d: Después de 1 8. ct:Jdxf5
vas. Entonces 20. ct:Jxg7, fxg5 21 . CZJ3f5, CLJd6
es incierto, mientras que 20. �h6, �xh6 21 .
ct:Jxh6+, � h8 22. CLJf7+, �g8! 23. �h5, ct:Jd6
24. ct:Jxd6, cxd6 25. CLJf5, �h8 frena a las blan­
cas. Lo mejor parece 20. �h4! Las blancas sim­
plemente preservan su formación de ataque y
amenazan 21 . �g4. 1 9. ct:Jxg7, �xg7 20. c4!?
Ofreciendo un peón para ganar tiempo. 20. . . . , a
ct:Jxc4 (91e). 20 . . . . , ct:Jf7? 21 . �h4 caza el ca­
ballo de d5. 21 . �d4!? Las blancas podían forzar
las tablas con 21 . �xf6+, ct:Jxf6 22. �g5+, �f7
23. ct:Jf5, ct:Je4 (23 . . . . , �e4 24. �g7+, �e6 25.
ct:Jd4+, �e5 26. CLJf3+, �f5 27. CLJd4+ también
es tablas) 24. �e7+, �g6 25. g4, �f8 26.
ct:Jh4+, � h6 27. CLJf5+, pero Vaganián, valiente­
mente, juega a ganar pese a los riesgos que ello
implica. 21 . . . . , �g6? La decisión de las blancas
91 e: Después de 20. . . . , ct:Jxc4
se ve recompensada con una grave equivocación
de las negras, que deberían haber intentado 21 .
. . . , �d7!? o 21 . . . . , �f8 22. CLJf5+, �h8 23.
ll e7, CLJd6! , y no es fácil ver una buena conti­
nuación del ataque. 22. �e4+! (91f). Muy fuerte,
ya que 22 . . . . , �xg5 23. �xh7 fuerza el mate.
22 . . . . , f5?! 22 . . . . , �g7 era la única posibilidad,
pero 23. ct:J h5+, �g8 24. �xc4, fxg5 25. ct:Jf6+, N
�g7 26. ct:Jxd5 es claramente muy malo para las
negras. 23. �h4. Ganando. 23 . . . . , �g8 24.
�h6+, �f7 25. ll e7+, 1 -0 .
9 1 f: Después de 22. ¡ve4+!
168
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
92. Spangenberg-Tkachev
Villa Martelli, 1 992
B
Apertura de los Cuatro Caballos
92a: Después de 6 . . . . , d5!?
N
1 . e4, es 2. t¿jc3, t¿jt6 3. t¿jf3, tt:Jc6 4.
i,b5, t¿jd4 5. i,c4. La línea principal es 5.
i,a4. 5 . . . . , i,c5 6. tt:Jxe5, d5!? (92a). Es inu­
sual que una innovación se dé ya en la jugada 6
en las partidas abiertas; hasta ahora, la teoría da­
ba 6 . . . . , 'iVe7, jugada que se remonta a Berns­
tein-Rubinstein, Vil na, 1 91 2. 7. t¿jxd5? Esto es
ya un grave error. De hecho, es con diferencia la
peor de las tres capturas en d5; 7. exd5, 0-0 a.
0-0 da a las negras un juego razonable por los
peones después de a . . . . , n ea 9. t¿jf3, i,g4 o
a . . . . , 'iVd6, así que 7. i,xd5 es probablemente
lo mejor. Después de 7 . . . . , t¿jxd5 a. t¿jxd5, 0-0
(a . . . . , 'iVg5 9. t¿jxc7+, �ta 1 0. �f1 , 'iVxe5 1 1 .
t¿jxaa, 'iVxe4 es demasiado optimista; p. ej.: 1 2.
d3, 'iVc6 1 3. i,e3, b6 1 4. b4!, i,b7 1 5. n g1 , y
las blancas están mucho mejor) 9. c3, n ea 1 o.
cxd4, i,xd4 1 1 . 0-0, n xe5 1 2. d3, las blancas
tuvieron ligera ventaja en Shírov-Krámnik, En­
cuentro (6) organizado por el WCC, Cazarla,
1 99a. 7 . . . , t¿jxd5 8. 'iVh5 (93b). Las blancas in­
tentan solucionar sus problemas por medios tác­
ticos, pero como he comentado tantas veces,
entrar en complicaciones tácticas estando en una
mala posición usualmente no hace más que em­
peorar las cosas. Sin embargo, incluso a. i,xd5
(a. tt:Jxf7, 'iVh4! 9. d3, t¿j b4 1 0. 0-0, i,g4 1 1 .
'iVd2, t¿je2+ 1 2. � h 1 , i,xf2 da la victoria a las
negras) a . . . . , 'iVg5 9. i,xf7+, �e7 1 O. i,h5,
'iVxe5 1 1 . d3, t¿jxc2+! 1 2. 'iVxc2, 'iVxh5 es muy
bueno para las negras. 8 . . . . , g6 9. t¿jxg6,
tt:Jxc2+. El quid del juego blanco es 9 . . . . , fxg6
1 O. VJ/i eS+, pero las negras no tienen por qué en­
trar en el plan del primer jugador. 1 O. � f1 . Triste
necesidad, ya que 1 0. �d1 pierde por 1 0 . . . . ,
i,g4+! 1 1 . iVxg4, ltJde3+ 1 2. fxe3, ct:Jxe3+ 1 3.
�e1 , ct:Jxg4 1 4. ct:Jxha, 'iVd4. 1 0 . . . . 'iVf6!
(92c). La posición blanca se derrumba: a 1 y g6
están sometidos a un ataque, y se amenaza ma­
te en f2. 1 1 . f3. 1 1 . �e5+, �xe5 1 2. ct:Jxe5,
ct:Jxa1 y 1 1 . ¡ve2, hxg6 1 2. exd5+, �fa tampoco
ofrecen esperanzas. 1 1 . . . . , hxg6 1 2. 'iVxd5,
n hs o-1 .
.
92b: Después de 8. 'iV h5
B
,
92c: Después de 1 0 . . . . , �f6!
1 0 1
M I N I AT U R A S
169
BRILLANTES
93 . Hellers- Cu. Hansen
Malmo, 1 997
Defensa Francesa, Variante Winawer
B
1 . e4, e6 2. d4, dS 3. Q:)c3, ,.t b4 4. es, es S.
a3, ,.txc3+ 6. bxc3, V/lc7 7. Q:)f3, Q:)e7 8. a4,
h6. Esta jugada (en vez de las usuales 8 . . . . ,
Q:) bc6 o 8 . . . . , b6) parece más bien lenta, pero
las blancas no tienen manera real de explotarla, y
el juego transpone a menudo a otras líneas. 9.
,.td3, b6. El quid del orden de jugadas de las ne­
93a: Después de 1 0 . . . . , ..ta6
gras es suprimir líneas que impliquen un ,.tb5+
de las blancas. 1 0. 0-0, ,.ta6 (93a) 1 1 . ,.txa6,
Q:)xa6 1 2. V/ld3, Q:) b8 1 3. Q:) h4. Las ventajas
objetivas de este ambicioso plan son cuestiona­
bles, pero en la práctica no les resulta fácil a las
negras jugar contra él; una continuación más po­
sicional habría sido 1 3. aS. 13 . . . . , Q:) bc6. Tam­
bién parece buena 1 3 . . . . , Q:)d7; después de 1 4. 8
f4, cxd4 1 5. cxd4, M c8 a las blancas les resulta
difícil proceder con el ataque. 1 4. f4, 0-0 1 S.
,.ta3. 1 5. f5, exf5 1 6. Q:)xf5, Q:)xf5 1 7. M xf5,
M ae8 es bueno para las negras. 1 S . . . . , Q:)aS
(94b) 1 6. M ae1 . 1 6. g4, Q:)c4 1 7. f5, f6 va en
contra de las blancas, ya que están atadas a la
defensa del alfil de a3. 1 6 . . . . , V/lc6! Mejor que
1 6 . . . . , Q:)c4 1 7. ,.tc1 , amenazando 1 8. f5. 1 7.
g4, V/lxa4 1 8. ,.t c1 , cxd4 1 9. fS. Las blancas es­
93b: Después de 1S . . . . , Q:)aS
tán totalmente comprometidas en el flanco de rey
y no pueden perder tiempo en capturar meros
peones. 1 9 . . . . , M ac8? (93c). En posiciones tan
agudas, el mínimo desliz puede tener conse­
cuencias devastadoras; una mejora es 1 9. . . . ,
dxc3!?; después de 20. M f4, Q:)c4 21 . f6, Q:)c6
22. fxg7 (22. g5, Q:)6xe5 parece bueno para las
negras) 22 . . . . , <i!txg7 23. Q:)f5+, exf5 24. V/lxf5, B
M ae8, las blancas tal vez tengan bastante com­
pensación para hacer tablas, pero no más; tam­
bién es jugable 1 9 . . . . , Vilc4!? La continuación
podría ser 20. V/lg3, V/lxc3 2 1 . M f3, V/lxc2 22.
f6, Q:)g6 y de nuevo las blancas quizás pudieran
forzar las tablas; p. ej.: 23. fxg7, <i!txg7 24.
Q:)xg6, fxg6 25. ,.txh6+, <i!txh6 26. V/lh4+, �g7
27. 'f/e7+, <i!tg8 28. 'i#xe6+, pero no pueden es­
perar nada más. 20 ..txh6! Esta jugada crea
93c: Después de 1 9 , M ac8?
graves problemas a las negras, aunque en modo
alguno está claro que las blancas tengan ya posi.
.
. . .
170
N
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
ción ganadora. 20 . . . . , gxh6. 20 . . . . , � xc3 21 .
'iVd2, gxh6 (21 . . . . , � e3 22. f6! también favore­
ce a las blancas) 22. 'iVxh6, 'iVxc2 es malo en
vista de 23. 'iVg5+, ¿¿jg6 24. fxg6, fxg6 25.
� xfa+, �xfa 26. ¿¿jxg6+, y ganan. 21 . f6 (93d)
21 . . . , ¿¿jec6? Alejar la última pieza defensiva
del flanco de rey es como pedir que se les dé ma­
te (a lo que las blancas acceden con sumo pla­
cer). Las negras tampoco pueden sobrevivir
después de 21 . . . . , � fea? a causa de 22. 'iVd2!,
dxc3 (o 22. . . . , �h7 23. fxe7, � xe7 24. � f6)
23. 'iVxh6, "iixg4+ 24. � h 1 , ganando; 21 . . . . ,
� xc3 es la mejor posibilidad y tal vez alcance las
tablas, pero las negras, ciertamente, penden de
un hilo. El análisis se inicia con 22. �d2, y ahora:
1 ) 22 . . . . , iYxc2 23. �xh6, 'iYh7 24.
�xh7+, � xh7 25. fxe7, � ea 26. � xf7+ (93e)
26 . . . . , �ga! (26 . . . . , � h6 27. � ef1 , �g5 2a.
t¿jf3+ gana después de 2a . . . . , �xg4 29. � h 1 !
o 2a . . . . , � xf3 29. � 1 xf3, ¿¿jc6 30. � fa, � xe7
31 . � ga+) 27. � ef1 , � cea 2a. ¿¿jg6, d3! 29.
� fa+, � h7! (29 . . . . , �g7 30. l¿jf4 gana) 30.
h4, d2! (30. . . . , �xg6 31 . � af7, � c1 32. h5+,
�g5 33. � xc1 , l¿jc4 34. � g7+ gana) 31 . h5,
� c1 (31 . . . . , � h6 32. �f2, l¿jc4 33. � e2 fa­
vorece a las blancas) 32. � xea, � xf1 + 33.
�g2, � g1 + (no 33 . . . . , d 1 ='iV?? 34. � ha+,
�g7 35. ea=tt:J+, �f7 36. � fa#) 34. �f2,
� f1 + 35. �g3, � g1 + 36. � h4, � xg4+ 37.
�xg4 (37. � h3?, <i!7 h6! 3a. � ha+, �g5 39.
ea=�. d 1 ='iY favorece a las negras) 37 . . . . ,
d1 ='iY+ 3a. �g5, �g1 + 39. �f6, �f1 + 40.
�xe6, "ii h3+ 41 . �d6, 'iYa3+ es tablas.
2) 22 . . . . , � e3 23. fxe7, � ea 24. g5 1o de­
secha Hellers en el lnformator al evaluarlo como
ganador para las blancas, pero esto probable­
mente también es tablas después de 24. . . . ,
� xe1 25. � xe1 (25. ¡vxe1 , 'iVxc2 26. gxh6,
�c3 parece bueno para las negras) 25 . . . . , d3!
26. gxh6, 'iVg4+ 27. � h 1 , l2Jc4 2a. 'iVf2, d2 29.
� g1 , d 1 =¡v 30. h7+, �xh7 31 . ¡vxf7+, � h6
32. ¡vfa+, � h7, con jaque continuo.
22. ¡v d2!, � h7. 22 . . . . , d3 23. h3 no cambia
nada. 23. � fS! (93f). Un bello final. 23 . . . . , dxc3.
23. . . . , exf5 24. t2Jxf5 fuerza el mate. 24.
�xh6+!, �xh6 25. � hS# ( 1 0).
.
93d: Después de 21 . f6
N
93e: Después de 26. � xf7+
(análisis)
N
93f: Después de 23. � fS!
-
1 0 1
M I N I AT U R A S
171
BRILLANTES
94. Emms-Summerscale
Londres (Drury Lane), 1 997
Defensa Philidor
N
1 . e4, d6 2. d4, eS 3. ttJf3, exd4 4. ¿¿jxd4,
g6 S. ¿¿jc3, �g7 6. �e3, ttJf6 7. � d2, 0-0 a.
0-0-0, ld ea 9. f3, ¿¿jc6. Esta interesante posición
puede surgir de diferentes aperturas (p. ej. , la Pire
y la l ínea 1 . e4, e5 2. ttJf3, ¿¿jc6 3. ¿¿jc3, g6). 1 0.
h4 (94a). La alternativa principal es 1 O. g4, Qje5
1 1 . �e2. 1 0 . . . . , ¿¿jeS. Probablemente lo mejor;
94a: Después de 1 O. h4
cambiar en d4 no hace más que ayudar a las
blancas al traer el alfil a la gran diagonal. 1 1 .
�h6, �ha. Esto parece l a Variante del Dragón
con la excepción de que las negras no tienen
contrajuego por la columna «C» . Sin embargo, el
desaparecido peón de e7 1es da un poco más de
espacio para defender el flanco de rey (por ejem­
plo, por la segunda fila). En realidad, los resulta- N
dos de las negras a partir de esta posición han
sido bastante buenos en la práctica. 1 2. hS!
(95b). Sorprendentemente, esta jugada fue una
innovación. Hasta entonces se habían jugado las
menos enérgicas 1 2. �g5 y 1 2. �e2. Sacrificar
el peón «h» es un tema tan conocido en la Va­
riante del Dragón que es asombroso que nadie lo
hubiese probado antes aqu í. 1 2 . . . . , QjxhS 1 3.
g4, ¿¿jg3. 1 3 . . . . , Qjf6 pone más a prueba el sa­
94b: Después de 1 2. hS!
crificio. Las blancas tienen muchas ideas de ata­
que peligrosas, pero no hay nada claro. 1 4.
� h3, t¿jxf1 1 S. � xf1 . El cambio del desarrollado caballo negro por el alfil blanco que todavía no
se había jugado ha mejorado las perspectivas del
primer jugador. Las negras han perdido una uni­
dad defensiva importante mientras que las blan­
cas han ganado tiempo; en efecto, ya amenazan N
doblar torres en la columna «h». 1 S . . . . , cS. Las
negras intentan solucionar sus problemas por la
fuerza, pero, como de costumbre, forzar el juego
tiende solamente a poner de manifiesto las debili­
dades de la propia posición. 1 6. QjfS! (94c) 1 6 .
. . . , Qjc4. 1 6 . . . . , gxf5 1 7. gxf5, y las blancas ga­
nan después de 1 7 . . . . , t¿jg6 1 8. ld hh1 (o 1 8.
� g2, transponiendo al comentario siguiente des­
pués de 20. �g2) 1 8 . . . . , �a5 1 9. � g5, �xc3
94c: Después de 1 6. t¿jfS!
20. bxc3, �xa2 21 . �h2 o 1 7 . . . . , �f6 1 8.
ld g1 +, � h8 1 9. � g7+!!, �xg7 20. ld xg7,
172
N
94d: Después de 20. 'iV d2
B
94e: Después de 21 . . . . , 'iVb4
N
94f: Después de 24. M xh8+!,
1 -0
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
�xg7 21 . 'iVh6+, �g8 22. l¿jdS, y el mate es
inevitable. 1 7. 'iVd3, �e6. O 1 7 . . . . , l¿jes 1 8.
VJi¡ e2, y sigue siendo muy arriesgado para las ne­
gras tomar la pieza; p. ej. : 1 8 . . . . , gxfS 1 9. gxfS,
l2Jg6 20. Wg2, Was 21 . M g3, �xc3 22. bxc3,
Wxc3 (22 . . . . , �h8 23. fxg6, fxg6 24. M Xg6,
hxg6 2S. Wxg6 gana) 23. fxg6, 'iVa1 + 24. � d2,
'iYd4+ 2S. �e2, Wc4+ 26. �e1 , y ganan. 1 8.
�f4 , 'iVb6. Una vez más 1 8 . . . . , gxfS 1 9. gxfS,
�es 20. M g1 +, � h8 21 . �xeS+, l¿JxeS 22.
'iVd2 da a las blancas un ataque extremadamen­
te fuerte; una variante es 22 . . . . , �xfS 23. exfS,
'iVf6 24. f4, l2Jd7 2s. 'iVh2, Wxfs 26. M hs, y
ganan. 1 9. b3, l¿jeS 20. �d2 (94d). Las blancas
están listas para doblar o incluso triplicar en la columna «h». 20 . . . . , �xf5?! Esto les facilita las cosas, pero 20 . . . . , gxf5 21 . gxtS, l2Jg6 22. M fh1 de
nuevo es muy fuerte. Una continuación atractiva
es 22 . . . . , Wa5 23. fxg6, �xc3 24. gxf7+, �xf7
25. M g3+, �g6 26. 'iVdS+, �g7 27. M Xg6+,
hxg6 28. �h6+, �f6 29. �g5+, �g7 30.
Wxb7+, seguido de mate , mientras que 22 . . . . ,
�xc3 23. Wxc3, l¿jxf4 24. M xh7, l¿je2+ 2S.
� b2, l¿Jxc3 26. f6, con mate, es otra bonita lí­
nea. 21 . gxfS. Las posibilidades de ataque de las
blancas aumentan gracias a su dominio de las
casillas de este color. 21 . . . . , \i'b4 (94e) 22.
M xh7! Un final espectacular. 22 . . . . , �xh7. 22.
. . . , 'iYa3+ 23. �b1 , �xh7 no es de mucha ayu­
da. Las blancas ganan con 24. M h1 +, �g7 (24 .
. . . , �g8 25. M Xh8+, � xh8 26. �xeS+, con
mate) 2S. �xeS+, M Xe5 26. f6+, �xf6 27.
\i'xd6+, M e6 28. 'iVf4+, � g7 (las negras tam­
bién reciben mate después de 28 . . . . , �e7 29.
4:JdS+) 29. iVh6+, �f6 30. 4:JdS+, �es 31 .
iVf4+, �d4 32. M d 1 #. 23. M h1 +, �g8. 23 . . . . ,
�g7 24. �xeS+, M xeS 2S. f6+, �xf6 26.
¡vxd6+ gana como en el comentario anterior. 24.
M Xh8+! (94f), 1 -0. La otra torre también se sa­
crifica. El final sería 24 . . . . , �xh8 (24 . . . . , �g7
2S. f6+, �xf6 26. iVxd6+, �g7 27. �h6+,
�xh8 28. iVf6+, con mate) 2S. �xeS+, y ahora
tomar en eS pierde por 26. iVh6+, �g8 27. f6,
mientras que 2S . . . . , �g8 26. ¡vh6, con mate de
todos modos.
1 0 1
M I N I AT U RA S
173
B RILLANTES
95. Shabálov-Stefansson
Winnipeg, 1 997
Defensa Nimzoindia, Variante Rubinstein
1 . d4, 'iJf6 2. c4, e6 3. tt:Jc3, _tb4 4. e3, 0-0
s. i,d3, dS 6. 'iJf3, es 7. o-o, tt:Jc6 8. a3, _txc3
9. bxc3, VJtic7. Si las negras retrasan . . . , dxc4,
las blancas suelen intentar aprovecharlo jugando
1 O. cxd5. Sin embargo, en esta partida deciden
continuar como en las líneas normales. 1 0. h3,
dxc4 1 1 . i,xc4, b6. 1 1 . . . . , e5 1 2. _ta2 transpone a la línea principal, pero las negras prosiguen
por otro camino. 1 2. VJjj e2!? Quitando la dama de
la potencialmente peligrosa columna «d» y pre­
parando e4. 1 2 . . . . , i, b7. 1 2 . . . . , M d8 1 3. e4,
cxd4 1 4. eS, l2J e8 1 5. i,g5 da a las blancas una
peligrosa iniciativa por el peón. 1 3. e4, cxd4. 13 .
. . . , e5 1 4. _tgs es incómoda. 1 4. es, tt:Jas (95a).
Esto es obviamente arriesgado, pero la verdadera equivocación se produce más tarde. 1 S. exf6,
VJjj xc4 1 6. VJjjes, VJjj d 3?! Las negras están co­
rriendo demasiados riesgos. Es mejor 1 6. . . . ,
VJjj d s 1 7. VJjj g 3, g6; p. ej.: 1 8. �h4 ( 1 8. VJjj f4,
VJjj h S) 1 8 . . . . , 'iVh5 1 9. 'iYxh5, gxh5 20. tt:Jxd4,
M fc8, con posición incierta. 1 7. 'iJ h4, i,e4? 1 7 .
. . . , g6 es fea, pero esencial. 1 8. _th6!! (96b). No
es frecuente que una pieza se desarrolle de ma­
nera tan espectacular. Las blancas amenazan 1 9.
_txg7 y suprimen la defensa 1 8 . . . . , g6. No 1 8.
fxg7?! , M fc8, y el ataque por el flanco de rey
queda bloqueado. 1 8 . . . . , gxh6. 1 8 . . . . , M fd8 1 9.
M ad1 , M d5 20. 'iVf4, 'iYxc3 2 1 . 'iYxe4, gxh6
22. ttJ f5! favorece a las blancas. 1 9. M fd1 ,
VJj¡ c4. Las blancas ganan después de 1 9. . . . ,
tt:Jc4 20. 'iVt4 o 1 9 . . . . , 'iYc2 20. M ac1 . 20.
M xd4, 'iYxc3. 20 . . . . , 'iYcS 21 . 'iYxe4!, � ha
22. M ad1 es parecido a la partida. 21 . M ad1 !
(95c) 21 . . . . , � h8. O 21 . . . . , i,g6 22. VJjjt4,
� h8 23. 'i'xh6, M g8 24. l2Jxg6+, con mate
después de 24. . . . , M xg6 25. M d8+ o 24. . .. ,
fxg6 25. �xh7+. 22. VJj¡xe4. Amenazando 23.
VJtixaB. 22 . . . . , iVxa3 23. 'iJf3, 'iJb3 24. M 4d3,
1 -0. Las negras no pueden impedir 25. "Vii e3,
que ataca b3 y h6.
B
95a: Después de 14 . . . . , lL\aS
N
95b: Después de 1 8. _th6!!
N
95c: Después de 21 . M ad1 !
174
1 0 1
M I NIAT U R A S
BRILLANTES
96. Onischuk-Hertneck
Biel, 1997
N
Defensa Francesa
96a: Después de 9. f4!
N
96b: Después de 1 2. lt:Jg3
B
96c: Después de 1 8 . . . . , lt:Jb6
1 . e4, e6 2. d4, dS 3. lt:Jd2, lt:Jf6 4. eS, lt:Je4.
Una línea inusual con una mala reputación teóri­
ca. S. t¿)xe4, dxe4 6. i.,c4. La alternativa princi­
pal es 6. i., e3. 6 . . . . , eS 7. dS, ¡vb6?! Una idea
arriesgada; las negras amenazan 8 . . . . , ¡v b4+,
pero esto se para fácilmente, y la dama no está
bien situada en b6. 8. c3, �d7 9. f4! (96a). Una
jugada excelente: si las negras cambian en f3, se
acelera el desarrollo de las blancas, mientras que
si no lo hacen, las blancas afianzan su peón de
eS y dejan a las negras con una débil posición en
e4. 9 . . . . , exdS. 9 . . . . , exf3 1 0. lt:Jxf3, exdS 1 1 .
�xdS, �e6 1 2. �xe6+, fxe6 1 3. 0-0, lt:Jb6 1 4.
i,d3 favorece a las blancas. 1 0. �xdS, �g6
1 1 . lt:Je2. En g3, el caballo protegerá g2 y ataca­
rá el peón de e4. 1 1 . . . . , i,e7. 1 1 . . . . , lt:J b6 1 2.
i,bS+, i,d7 1 3. i,xd7+, lt:Jxd7 1 4. lt:Jg3 gana
un peón, mientras que 1 1 . . . . , �xg2 1 2. �xf7+,
e;!;> da 1 3. M g1 , �xh2 1 4. iL e3 da un ataque
decisivo a las blancas. 1 2. lt:Jg3 (97b). No es ma­
la, pero probablemente era mejor incluso jugar
1 2. fS!, �xfS 1 3. M f1 , �e6 (o 1 3 . . . . , ¡vhS 1 4.
�xf7+, �xf7 1 S. i,xf7+, c;!;>dB 1 6. i,f4, y las
negras están paralizadas) 1 4. �xe4, �xeS 1 S.
i.,xf7+, � da 1 6. ¡vg4, seguido de i., f4 y 0-0-0,
con posición aplastante de las blancas. 12 . . . . ,
i,h4?! 1 2 . . . . , fS es ligeramente mejor, pero des­
pués de 1 3. exf6! (1 3. i.,bS, a6 1 4. i.,a4 tropieza
con la sorprendente defensa 1 4 . . . . , M a7! 1 S. e6,
bS 1 6. exd7+, M Xd7 1 7. �a8, 0-0, y las negras
están bien) 1 3 . . . . , lt:Jxf6 1 4. �eS, las blancas
tienen clara ventaja, ya que las negras tienen di­
ficultades para enrocar. 1 3. 0-0, i,xg3 1 4. hxg3,
0-0 1 S. fS, �xg3. 1 S . . . . , 'Wtc6 1 6. e6, ¡vxdS 1 7.
i,xdS gana. 1 6. i,t4, 'Wf g4. La combinación de­
cisiva es inusualmente atractiva. 1 7. e6!, fxe6.
1 7 . . . . , lt:J b6 1 8. exf7+, c;!;> hB 1 9. 'iVxcS, i,xfS
20. i,d6 gana. 1 8. fxe6, lt:J b6 (96c) 1 9. e7+!,
lt:JxdS 20. exf8=�+, c;!;>xf8 21 . i.,d6++, We8
22. i,bS+, i,d7 23. M t8# (1 -0).
101
M I N I AT U R A S
175
BRILLANTES
97. Leitao-Baburin
Europa contra América, Bermudas, 1998
Gambito de Dama Aceptado
B
1 . d4, d5 2. c4, dxc4 3. e3, e6 4. �xc4, eS 5.
t¿jf3, a6 6. 0-0, t¿jf6 7. t¿j c3 Una jugada un tanto inusual, aunque a menudo transpone a líneas
normales. 7. . . . , b5 8. � b3, �b7 9. �e2,
t¿j bd7 1 0. e4. 1 0. g d1 alcanza una posición tí­
pica, pero las blancas prefieren avanzar directa­
mente en el centro. 1 O . . . . , cxd4. 1 O . . . . , b4 1 1 .
97a: Después de 1 3. . . . ,
e5!?, t¿jg4 (1 1 . . . . , bxc3 1 2. exf6, iYxf6 1 3. d5 es
tt:Je5?!
bueno para las blancas) 1 2. t¿je4, cxd4 1 3. �a4
es incierto. 1 1 . t¿jxd4, �c5 1 2. �e3, iVb6 1 3.
1d fd1 , t¿je5?! (97a). Era más sólido jugar la simple 1 3 . . . . , 0-0. 1 4. Jd ac1 ?! Una jugada segura,
pero 1 4.a4! habría incomodado a las negras; p. ej.:
1 4 . . . . , b4 1 5. a5, iYc? 1 6. t¿jdb5! , axb5 1 7.
t¿jxb5, iVc6 1 8. �xc5, iVxc5 1 9. t¿jd6+, y ga- N
nan. 1 4. . . . , Jd cS?! Dejando pasar una segunda
oportunidad de enrocar; 14 . . . . , 0-0 1 5. f3, 1d fd8
habría dado igualdad. 1 5. t¿ja4!! (98b). Un sacri­
ficio apabullante y completamente correcto. Es
forzado aceptarlo. 1 5. . .. , bxa4 1 6. �xa4+,
�e7! Leitao puso un signo de interrogación a esta jugada en el lnformator, pero hasta donde yo
acierto a ver, ¡ es la mejor defensa! 1 6 . . . . , �f8
pierde por 1 7. Jd xc5, Jd xc5 1 8. t¿jb3, mientras
97b: Después de 1 5. t¿ja4!!
que 1 6 . . . . , t¿jed7 1 7. Jd xc5, Jd xc5 ( 1 7 . . . . ,
iYxc5 1 8. t¿jxe6 transpondrá al análisis de 1 6 .
. . . , t¿jfd7) 1 8. t¿jb3, �c6 1 9. t¿jxc5, �xa4 (1 9 .
. . . , t¿jxc5 20. 1d d6! gana) 20. tt:Jxa4 deja a las
blancas con un peón más. La otra única defensa
es 1 6 . . . . , t¿jfd7 (97c), y ahora las blancas tienen
dos l íneas prometedoras:
1 ) 1 7. Jd xc5, iYxc5 ( 1 7 . . . . , Jd xc5 1 8. t¿j b3, B
�c6 1 9. �xc6, iYxc6 20. �xc5, t¿jxc5 21 .
1d c1 , t¿jed3 22. �xd3, t¿jxd3 23. 1d xc6, �e?
24. 1d xa6, y las blancas tienen un buen peón de
ventaja en el final) 1 8. tt:Jxe6, iYc4 (1 8 . . . . , �b4
1 9. �xd7+, t¿jxd7 20. t¿jxg7+, �d8 21 .
�g5+! , �e? 22. �f4+, �d8 23. �g4! da un
ataque ganador a las blancas, mientras que 1 8 .
. . . , �a5 1 9. �xd7+, t2Jxd7 20. tt:Jxg7+, �d8
21 . 'iff3 es claramente mejor para las blancas)
97c: Después de 16 . . , t2Jfd7
1 9. �xd7+, t2Jxd7 20. tt:Jxg7+, �f8 2 1 . 'iVxc4,
(análisis)
Jd xc4 22. � h6!, Jd c6 (las alternativas 22 . . . . ,
.
. .
176
N
97d: Después de 1 8. l¿jb3
N
1 0 1
N
97f: Después de 20. b4!
BRILLANTES
� xe4 23. t¿jf5+, �ea 24. t¿jd6+, �e? 25.
l¿Jxe4, i,.xe4 26. � e1 y 22 . . . . , �e7 23. l¿jf5+,
� d8 24. C2Jd6, � c6 25. C2J xb7+, �e? 26.
i,.f4+ también son muy buenas para las blancas)
23. � xd7, � xh6 24. l2Jf5, � e6 25. � xb7,
n xe4 26. g3, � e6 27. n a?, y las blancas ga­
nan además el peón «a», con gran ventaja en el
final.
2) 1 7. b4, �xb4 (las negras también están
peor después de 1 7 . . . . , i,.xd4 1 8. i,.xd4, �xb4
1 9. i,.xd7+, l¿jxd7 20. � b1 o 1 7 . . . . , i,.xb4 1 8.
l¿jf3!) 1 8. i,.xd7+, l¿jxd7 1 9. � b1 , �a4 (1 9 .
. . . , �xb1 20. � xb1 , i,.xe4 21 . � d1 favorece a
las blancas) 20. � xb7, l¿jf6 21 . l¿Jxe6!, i,.xe3
22. � e?!, i,.xf2+ 23. �xf2, � xc7 24. l¿Jxc7+,
�e? 25. �d3!, l¿Jxe4+ 26. �g1 , y las negras
tienen dificultades.
1 7. � xcS!, � xcS. No 1 7 . . . . , �xc5 1 8.
l¿jf5+, exf5 1 9. i,.xc5+, � xc5 20. exf5, y cae
más material. 1 8. l¿j b3 (97d). La posición crítica.
1 8 , � heS? Éste es el error realmente grave.
La única jugada es 1 8 . . . . , l¿Jxe4, y las blancas
pueden llegar a un final un poco mejor, pero no
pueden conseguir más: 1 9. l¿Jxc5, l¿Jxc5 20.
�d2 (97e) 20 . . . . , i,.d5! (las alternativas 20 . . . . ,
l¿Je4 21 . �d7+, l¿jxd7 22. � xd7+, �f6 23.
i,.xb6, � c8 24. h4, 20 . . . . , l¿Jg4 21 . �d7+,
l¿jxd7 22. � xd7+, �f6 23. i,.xb6, 20. l¿jed3
21 . i,.xc5+, �xc5 22. �xd3, i,.d5 23. �g3, g6
24. �h4+, f6 25. �h6 y 20. .. ., C2Jc4 21 .
i,.xc5+, �xc5 22. ¡vd7+, �f6 23. ¡vxb7, lbb6
24. i,b3 favorecen todas a las blancas en mayor
o menor grado) 2 1 . b4 (21 . � c1 , l¿Je4 22.
'i'xd5, exd5 23. i,xb6, � b8 es incierto) 21 . . . . ,
lb e4 22. i,xb6, l2J xd2 23. i,c5+, �f6 24.
� xd2, y, aunque las blancas tienen los dos alfi­
les, las piezas negras están firmemente atrinche­
radas en el centro. Si bien las blancas retienen
una ligera ventaja, las tablas son el resultado más
probable. 1 9. l¿JxcS, � xcS 20. b4! (97f). Babu­
rin debe de haber omitido este elegante final. 20 .
. . . , �xb4 21 . �d2, 1 -0. Las blancas ganan ma­
terial.
.
97e: Después de 20. �d2
(análisis)
M I N I AT U R A S
. . .
1 0 1
M I N I AT U R A S
177
BRILLANTES
98. Timman-Van Wely
Encuentro (6), Breda, 1998
B
Defensa Siciliana, Variante Scheveningen
1 . e4, eS 2. tiJf3, d6 3. d4, cxd4 4 .. 'LJxd4,
tiJf6 S. 'LJc3, a6 6. i,e3, 'LJc6 7. h3, e6 8. g4,
i,e7 9. i,g2, h6 (9Ba). Una decisión astuta. A
las negras les gustaría impedir g5 de las blancas,
pero el peligro es que, si enrocan por el flanco de
rey, las blancas bien pudieran finalmente jugar g5
de todos modos, con lo que se abrirían líneas
98a: Después de 9. . . . , h6
contra el rey negro. La alternativa es 9 . . . . , 0-0 1 0.
f4. 1 0. f4, V/ii c7 1 1 . 0-0, 'LJxd4?! Probablemente,
es mejor retrasar esta captura, porque si las blan­
cas juegan, por ejemplo, 'iVd2, las negras pue­
den ganar un tiempo. De hecho, después de 1 1 .
. . . , i,d7, las blancas no tienen jugada de espera
aceptable y probablemente, deberían continuar
con 1 2. 'LJb3, descartando para siempre el cam- 8
bio en d4. 1 2. V/ii xd4, eS 1 3. 'iVd2, exf4 1 4.
M xf4, i, e6. El plan de las negras ha dado más
tiempo a las blancas (han ganado las jugadas
V/ii d2 y M Xf4 casi gratis), y Timman lo usa para
movilizar las reservas. 1 S. M 8f1 , 0-0?! (98b). In­
cita a un sacrificio muy peligroso, pero 1 5. . . . ,
tiJd7 tampoco iguala después de 1 6. tiJd5,
i,xd5 1 7. V/ii x d5, i,f6 (no 17 . . . . , tiJe5? 1 8.
M Xf7) 1 8. e5! , 'LJxe5 (1 8 . . . . , dxe5 1 9. M C4,
98b: Después de 1 S . . . . , 0-0?!
V/ii d8 20. V/ii x b7, M b8 21 . V/ii xa6 también favo­
rece a las blancas) 1 9. V/ii x b7, V/ii xb7 20. i,xb7,
M b8 21 . M b4, �d7 22. M b3, y las blancas tie­
nen ligera ventaja en el final. 1 6. M xf6! Este doble sacrificio de calidad es notable porque no da
por resultado amenazas instantáneas, sino que
las negras, simplemente, son incapaces de impedir que la dama y las piezas menores de las blan- N
cas converjan lentamente en el rey negro. 1 6 . . . . ,
i,xf6 1 7. M Xf6, gxf6 1 8. 'iVf2 (9Bc) 1 8 . . . .
�g7? Esto es un grave error que pierde rápida­
mente. De las alternativas, 1 8 . . . . , 'iVd8 1 9.
V/ii h 4, M c8 20. 'iVxh6, M c4 (intentando impedir
i,d4) 21 . i,f1 , M b4 22. a3, M Xb2 23. i,d4 y
1 8 . . . . , M fe8 1 9. i,d4, 'iVd8 20. i,xf6, V/ii a5 21 .
V/ii h 4, V/ii b6+ 22. � h2, 'iVe3 23. g5 dan ambas
la victoria a las blancas; 1 8 . . . . , ¡fas es ligera­
98c: Después de 1 8. 'iVt2
mente mejor, pero después de 1 9. i,xh6 ( 1 9. e5,
fxe5 20. 'LJe4, f5 defiende) 1 9 . . . . , V/ii c5 (1 9 . . . . ,
,
178
N
98d: Después de 22. h4 (análi­
sis)
N
98e: Después de 1 9. eS!
1 0 1
M I N I AT U R A S
.ld fc8 20. t¿jdS, i,xdS 2 1 . iV xf6 gana) 20.
i_e3, ¡vas 21 . i,d4, ¡vgs 22. i_xf6, las ne­
gras siguen teniendo dificultades. Curiosamente,
la posición después de 1 8. 'iYf2 se dio pocos me­
ses más tarde en una partida de la Olimpiada de
Elista. En esa partida, las negras encontraron la
mejor defensa, 1 8 . . . . , ¡ve? con objeto de trans­
ferir la dama a f8. El juego continuó 1 9. i,d4,
.ld fc8 20. i_xf6, ¡vta 21 . ¡vg3, .ld eS 22. h4
(98d) (con la mortífera amenaza gS), y después
de 22 . . . . , .ld eS, las blancas ganaron con 23. gS,
�h7 24. t¿je2, .ld ca 2S. t¿jf4, ¡vga 26. c3,
.ld c4 27. ¡vf3, ¡vta 28. ¡vhs, i,fs 29. exfS,
.ld xf4 30. g6+, �g8 31 . g7, ¡vea 32. ¡vxh6,
¡ves+ 33. � h2, .ld xh4+ 34. ¡vxh4, 1 -0, Nguyen
Anh Dung-Mohd, Elista (Olimpiada), 1 998. Jugar
directamente 22 . . . . , �h7 parece una posibilidad
mejor; por ejemplo: 23. t¿jdS, .ld xc2 24. eS,
.ld xg2+ 2S. ¡vxg2, i,xdS 26. ¡vxdS, dxeS o 23.
eS, .ld xeS 24. i_xeS, dxeS 2S. ¡vxes, ¡vda, y
las negras deberían tener tablas; aunque no está
claro que el ataque blanco sea verdaderamente
ganador, es bien cierto que las negras tienen que
padecer grandes dificultades defensivas. 1 9. eS!
(98e). Despejar la casilla e4 para el alfil de casi­
llas blancas refuerza el ataque; 1 9. i_xh6+?,
�xh6 20. ¡vxf6+, � h7 es solamente tablas. 19 .
. . . , fxeS. O 1 9 . . . . , .ld h8 20. ¡vxf6+, �g8 21 .
exd6, ¡vxd6 22. i,d4, .ld h7 23. lLJe4, y las ne­
gras no pueden tener esperanzas de sobrevivir;
p. ej.: 23 . . . . , ¡ve? 24. ¡vf2, �f8 2S. t¿jf6, .ld h8
26. i,cS+, �g7 27. ¡vd4! y ganan. 20. i,xh6+!
(98f) 20 . . . . , �g6 Después de 20 . . . . , �xh6, las
blancas fuerzan el mate con 21 . ¡vf6+, �h7 22.
i_e4+, �g8 23. ¡vgs+, � h8 24. ¡vh6+, �g8
2S. ¡vh7#. 21 . ¡vh4 , 1 -0, puesto que 21 . . . . , f6
22. iVhS+, � h7 23. i, xf8+, �g8 24. i, h6 ga­
na fácilmente.
.
N
98f: Después 20. i_xh6+!
B RILLANTES
101
M I N I AT U R A S
179
BRILLANTES
99. Krámnik-Lautier
Tilburgo, 1998
Gambito de Dama, Defensa Semieslava
N
1 . d4, d5 2. e¿j f3, c6 3. c4, e6 4. 1Jjj¡ c2. Evi­
tando las líneas principales de la Semieslava. 4 .
. . . , dxc4. Es un poco inusual cambiar en c4 tan
pronto; es más común 4 . . . . , e¿jf6. 5. 1J/ii xc4,
e¿jf6 6. i,.g5, i,.e7 7. e3, 0-0 8. i,.d3, h6 9.
i,.xf6. También es jugable 9. i,.h4, pero Krámnik
prefiere adelantarse en el desarrollo. 9 . . . . , i,.xf6
99a: Después de 1 3. 0-0
1 0. '2Jc3, e¿jd7 1 1 . ,M d1 , 1J/ii e7 1 2. i,.b1 . Las
blancas no pueden impedir . . . , e5; por ejemplo:
1 2. e¿je4, e5 1 3. d5, cxd5 1 4. 1J/ii x d5, 1J/ii b4+ 1 5 .
.M d2, e¿j b6! solamente conduce a la igualdad.
1 2 . . . . , eS 1 3. 0-0 (99a). 1 3. d5, e¿jb6 1 4. 1J/ii d 3,
e4!? 1 5. e¿jxe4, e¿jxd5 es seguro para las ne­
gras. 13 . . . . , exd4. Ahora las negras perderán
inevitablemente un tiempo por la columna «e»; lo a
mejor es probablemente 1 3 . . . . , g6, con lo que
1 4. 1J/ii b3 ( 1 4. i,.xg6?, e¿jb6 1 5. 1J/ii b 3, i,.e6) 14 .
. . . , exd4 1 5. exd4, e¿j b6 es mejor para las negras
que la continuación de la partida, ya que la dama
blanca está situada de manera menos activa. 1 4.
exd4, e¿jb6 1 5. 1J/ii d 3, g6 1 6 .M fe1 , 1J/ii b4?! El
inicio de un plan defectuoso que aleja demasia­
das piezas del flanco de rey; 1 6 . . . . , 1J/ii d8 1 7.
1J/ii e3 daría solamente ligera ventaja a las blan­
99b: Después de 1 8. . . . , e¿jxb2
cas. 1 7. 1J/ii d2. Atacando h6 y amenazando 1 8.
'2Je4. 1 7 . . . . , e¿jc4? Es demasiado arriesgado
permitir que la dama blanca se acerque tanto al
rey negro. Es mejor 1 7 . . . . , i,.g7, aunque las
blancas tienen ventaja después de 1 8. a3, 1J/ii d6
1 9. '2Je5, i,.e6 20. e¿je4, 1J/ii c7 21 . e¿jc5 o 1 8.
'2Je5, '2Jc4 1 9. e¿jxc4, 1J/ii xc4 20. a3, i,.g4 21 .
i,.a2, 1J/ii a6 22. f3, i,.d7 23. ,M e7. 1 8. 1J/ii x h6, N
e¿jxb2 (99b). Atacando c3 y d1 . 1 9. i,.xg6!, fxg6
20. e¿jg5! Éste es el quid. No 20. 1J/ii x g6+?, i,.g7
seguida de . . . , i,.f5. 20. . . . , i,.xg5 21 . 1J/ii xg6+,
� h8 22. 1J/ii h 5+, �g7 23. 1J/ii xg5+, �f7. O 23 .
. . . , �h8 24 . .M e4, y ganan. 24 . .M e3! (99c), 1 -0,
puesto que 24 . . . . , i,.e6 (o 24 . . . . , e¿jxd1 25.
1J/iif4+, �g7 26 . .M g3+, � h7 27. 1J/ii h4#} 25 .
.M de1 , .M ae8 permite el mate con 26 . .M f3+.
99c: Después de 24. .M e3!, 1-Q
.
180
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
1 00. Shírov-Hracek
Encuentro (2), Ostrava, 1 998
N
Defensa Caro-Kann, Variante del Avance
1 OOa: Después de 8. b3
B
1 0Gb: Después de 1 1 . . . . , �d8
N
1 OOc: Después de 1 S. fS!
1 . e4, c6 2. d4, dS 3. eS, �fS 4. l2Jc3. Uno
de los sistemas más agresivos contra la Caro­
Kann. 4. . . . , �b6. Una alternativa perfectamente
razonable a la más común 4 . . . . , e6. Esta tem­
prana salida de dama se popularizó después de
la partida Velimirovié-Kaspárov, Moscú (lnterzo­
nal), 1 982. S. lLJf3. Una de las virtudes de retra­
sar . . . , e6 es que se puede replicar a 5. g4 con 5 .
. . . , �d7. S . . . . , e6 6. � e2, lLJd7 7. 0-0, tt:J e7 8.
b3 (1 OOa). Un método directo de solucionar el
problema del ataque de la dama contra b2. 8 . . . . ,
eS!? También se han jugado 8 . . . . , �g4 y 8 . . . . ,
a6, pero Hracek prefiere buscar contrajuego in­
mediatamente. 9. dxcS, tt:JxcS 1 0. lLJd4. 1 0.
�e3, l2Jc6 1 1 . lLJbS!? tal vez dé una ligera ven­
taja a las blancas, pero no 1 1 . lLJ a4? , que no
consigue nada después de 1 1 . . . . , �as. 10 . . . . ,
a6 1 1 . �e3, � da (100b). Las negras no necesi­
tan jugar la dama inmediatamente, porque des­
pués de 1 1 . . . . , �g6!? la línea táctica 1 2. tt:Jxe6,
fxe6 1 3. l2Ja4, l2Jxa4 1 4. �xb6, tt:Jxb6 es bue­
na para ellas. 1 2. g4?! Más bien demasiado am­
bicioso; es más sólida 1 2. f4!?, aunque creo que
las negras no tienen problemas ni siquiera des­
pués de esto. 12 . . . . , �g6 1 3. f4. De manera tí­
pica, Shírov da poca importancia a la seguridad
de su propio rey y juega directamente al ataque.
13 . . . . , l2Je4! 1 4. l2Ja4, hS! H racek se defiende
mediante un contraataque; esta jugada implica un
posible sacrificio de pieza. 1 S. fS! (1 OOc). 1 5.
gxh5, lLJf5 es bueno para las negras. 1 S . . . . ,
hxg4 1 6. fxe6! Es más importante demoler la es­
tructura de peones negra que tomar material.
Después de 1 6. fxg6, tt:Jxg6 1 7. �xg4, �h4 1 8.
�e2, tt:Jxe5, las negras tienen un ataque muy
fuerte; p. ej. : 1 9. �f3, �d6 20. �xe4, l2Jc4!, y
las blancas tienen dificultades. 1 6 . . . . , g3? De
nuevo, el segundo jugador escoge la jugada más
activa, pero esta vez es probablemente una equi­
vocación. Es mejor 1 6 . . . . , f5, agrupando sólida­
mente los peones del flanco de rey. Después de
1 7. exf6 ( 1 7. c4!? es otra interesante tentativa)
1 7 . . . . , gxf6 1 8. �f4! (1 8. �xg4, f5 es excelente
1 0 1
M I N I AT U R A S
B RI LLANTES
181
para las negras después de 1 9. l¿jxf5, l¿jxf5 20.
�xf5, �xf5 21 . b1 xf5, �h4 o 1 9. � f3, b5 20.
t¿j b2, �c7 21 . �e2, �g7) 1 8 . . . . , �g7 1 9. c4, 8
la posición es muy de doble filo. 1 7. exf7+, �xf7
1 8. h3! Frenando el contraataque negro; 1 8.
hxg3?, l¿Jxg3 es bueno para las negras, mientras
que 1 8. �g4?. gxh2+ 1 9. �g2, t¿jg6 20. e6,
l¿jh4+ 21 . �xh2, �c7+ 22. �f4, t¿j g6+ 23.
�g1 , l¿jxf4 24. exf7+, �xf7 incluso les da la
victoria. 18 . . . . , g2 (100d). Shírov considera esto
una equivocación, pero bajo mi punto de vista, las
1 OOd: Después d e 1 8 . . . . , g2
negras están ya muy mal. Shírov sugiere 1 8 . . . . ,
t¿jf2 (1 8 . . . . , bl xh3? 1 9. �g4 seguida de �f3
favorece claramente a las blancas) 1 9. �xf2,
gxf2+ 20. b1 xf2, l¿jc6 e indica en el lnformator
que las negras tienen compensación por el peón.
Sin embargo, hasta donde yo acierto a ver, están
perdidas después de 21 . �g4! ; por ejemplo: 21 .
. . . , �c7 (21 . . . . , l¿Jxe5 22. 'iVe1 , �d6 23. l2Jf3, N
'iVc7 24. l¿Jxe5, �xe5 25. b1 f5 y 21 . . . . , l¿jxd4
22. tiVxd4, 'iVc7 23. b1 af1 , �g6 24. �xd5 tam­
bién dan la victoria a las blancas) 22. l¿Jxc6,
'iVxc6 (o 22 . . . . , bxc6 23. 'iVd3 con un peón de
ventaja y un ataque aplastante) 23. e6, �g6 24.
�d4, �e4 (24 . . . . , b5 25. e7! gana) 25. e7,
�xe7 26. l¿jc3, y las blancas deben ganar. 1 9.
bl xf7!, �xf7 20. �g4! (100e). La debilidad de
e6 proporciona el motivo de la combinación. 20.
1 00e: Después de 20. �g4!
. . . , �c7. Las negras no tienen nada mejor. 21 .
�f3+, �ea 22. � e6 , l¿jc6. No se puede repeler el ataque; por ejemplo: 22 . . . . , 'iVxe5 23.
�f7+!, �d8 24. l¿je6+, �d7 25. b1, d1 o 22 . . . . ,
t¿jg6 23. �xd5, l2Jc5 24. tiVxg2! , l¿jh4 25.
�g4, 'iVxe5 26. b1 e1 , y el rey negro, atrapado
en el centro, no tiene escapatoria. 23. �xd5,
l¿j xd4 24. �xe4 (100f), 1 -0, porque 24 . . . . , N
l¿je2+ 25. �xg2 y 24 . . . . , 'iVxc2 25. �xd4 no
ofrecen esperanzas.
1 OOf: Después de 24. �xe4,
1 -0
182
1 0 1
M I N I AT U R A S
BRILLANTES
1 0 1 . Topálov-Ivanchuk
Linares, 1 999
Apertura Inglesa
1 01 a: Después de 1 4. �d3
1 01 b: Después de 1 8. �b2
B
1 01 c: Después de 21 . . . . , fS
1 . t¿jf3, eS 2. c4, t¿jc6 3. d4, cxd4 4. t¿jxd4,
e6 S. g3. Un orden de jugadas un tanto inusual
(en vez de 5. t¿jc3, t¿jf6 6. g3). lvanchuk lo apro­
vecha inmediatamente retrasando . . . , t¿jf6. S . . . . ,
i,b4+ 6. t¿jc3, �as 7. t¿jbS, dS! 8. a3, i,xc3+
9. bxc3?! Una novedad dudosa; 9. t¿jxc3, d4 1 O.
b4, t¿jxb4 1 1 . axb4, �xa1 1 2. t¿jb5, t¿jf6 fue in­
cierto en Lerner-Juzman, Kuibyshev, 1 986. 9 . . . . ,
t¿jf6 1 0. i,g2, 0-0. Las blancas están perdiendo
la iniciativa; todavía tienen que enrocar, mientras
que las negras ya están bien desarrolladas. 1 1 .
�b3, dxc4 1 2. �xc4, eS. Liberando el alfil de
casillas blancas para que entre en acción. 1 3.
t¿j d6, i,e6 1 4. �d3 (101a) 1 4 . . . . , e4! lvanchuk
explota el dudoso juego de apertura de las blan­
cas con gran energía. 1 S. t¿jxe4. Las blancas
bien pueden aceptar, ya que la dama no tiene ca­
silla buena; p. ej. : 1 5. �e3, t¿jg4 1 6. �d2,
M ad8! 1 7. t¿jxb7, �a4 1 8. t¿jxd8, M Xd8, y las
negras ganan. 1S . . . . , t¿jxe4 1 6. i,xe4, M ad8
1 7. �c2. Después de 1 7. �e3, M feS las blan­
cas no encuentran una buena manera de desen­
marañar sus piezas de la columna «e». 17 . . . . ,
t¿jd4! 1 8. �b2 (10 1b) 1 8 . . . . , t¿jxe2! Mucho
más incisiva que las alternativas. 1 9. <;t>xe2. A
1 9. �b4 se replica 1 9 . . . . , t¿jxc3! 1 9 . . . . , M fe8!
20. �b4. Solamente se puede escoger entre
males: 20. f3, f5! 21 . i,xb7, i,c4+ 22. <;t>f2,
�b6+ 23. <;t>g2 (23. �xb6, M e2+ 24. <;t>f1 ,
M d1 #) 23. . . . , M e2+ 24. �xe2, i,xe2 25.
M e1 , �xb7 26. M xe2, M d3 debería dar la vic­
toria a las negras, mientras que 20. i,e3, i,c4+
2 1 . �f3, M Xe4 22. �xe4, �d5+ 23. �f4, h5
da mate en pocas jugadas. 20. . . . , �hS+! 21 . f3,
fS (101c) 22. g4. 22. �es, b6 23. �b5, a6 des­
clava el peón de f5. 22 . . . . , �h3 23. gxfS. O 23.
<;t>f2, fxe4 24. �xe4, i,d5, y ganan. 23 . . . . ,
i,xfS 24. �c4+, <;t>h8 2S. M e1 , M xe4+! Una
atractiva conclusión. 0-1 . 26. fxe4 conduce al ma­
te después de 26 . . . . , i,g4+ 27. <;t>f2, �xh2+
28. �e3 (o 28. �f1 , i,h3#) 28 . . . . , �g3#.
Í N D I C E
D E
A P E RT U RA S
(Los números corresponden a las parti­
das)
a) Aperturas abiertas
Apertura de los Cuatro Caballos, 92
Apertura Española, Variante del Cam­
bio, 65
Defensa Petrov, 77
Defensa Philidor, 94
b) Aperturas semiabiertas
Defensa Alekhine
Ataque de los Cuatro Peones, 9
Variante Moderna, 87
Defensa Caro-Kann
4 . . . . , �f5, 1 6, 25
4 . . . . , QJd7, 59
Variante Flohr, 43
Variante del Avance, 1 00
Defensa Escandinava, 2 . . . . , �xd5, 88
Defensa Francesa
Variante Clásica, 81
Variante Rubinstein, 57
Variante Tarrasch, 2, 52, 96
Variante Winawer, 39, 54, 93
Defensa Inglesa, 70
Defensa Moderna, 1 3, 47, 55, 72, 73,
78, 91
Defensa Nimzowitsch, 56
Defensa Owen, 63
Defensa Pire, 32, 53
Defensa Siciliana
3. b3, 75
3. c3, 23
Grand Prix, 76
Húngara, 1 4
Moscú, 74
Najdorf, 1 , 3, 5, 6, 51 , 69
Peón Envenenado, 29, 34
Richter-Rauzer, 20, 36, 89
Rossolimo, 8, 58
Scheveningen, 4, 84, 98
Sozin, 68
Taimánov, 7, 42
Velimirovié, 33
e) Aperturas cerradas
Apertura Catalana, 1 9, 22
Gambito de Dama Aceptado, 83, 97
Gambito de Dama Rehusado
5. � f4 62
Variante del Cambio, 35
Defensa Ortodoxa, 67, 85
Variante Tartakower, 26
Defensa Eslava
Contragambito Winawer, 61
Variante del Cambio, 41
Defensa Semieslava, 64, 80, 99
d) Aperturas semicerradas
Defensa Benoni, Variante Schmid, 90
Defensa Benoni moderna, Variante Tai­
mánov, 1 7
Defensa Bogoindia, 27
Defensa Grünfeld, Variante del Cambio,
48, 66
Defensa India de Dama, 24, 40
Variante Clásica, 21
Defensa India de Rey
Variante Samisch, 60
Variante Makagonov, 82
Defensa Nimzoindia
3. f3, 49
Variante Clásica, 1 O
Variante Rubinstein, 1 8, 37, 71 , 95
Variante Samisch, 31
Apertura del Peón de Dama, 45, 86
Ataque Trompowsky, 1 1 , 50
184
e) Aperturas de flanco
Ataque Indio de Rey, 30
Defensa Holandesa, 2. l¿jc3, 1 5
Apertura Inglesa, 1 2, 28, 38, 44, 46, 1 01
Apertura Réti, 79
ÍNDICE
DE
A P E RT U R A S
Í N D I C E
D E
J U G A D O RE S
(Los números corresponden a las partidas; el jugador que aparece en negrita juega
con blancas)
ADAMS
Tiviakov, 74
Wolff, 53
ADORJÁN
Georgadze, 66
Knaak, 37
Kudrin, 40
CHANDLER
Vaganián, 39
CHIBURDANIDZE
Guéller, 63
CSOM
lvanchuk, 49
DE FIRMIAN
Hübner, 81
DREEV
Guéller, 52
EHLVEST
Andersson, 42
Kaspárov, 44
Krámnik, 80
Romanishin, 85
EMMS
Summerscale, 94
FÉDOROV
Vaganián, 91
FISCHER
Spasski, 65
AKOPIÁN
Jenkin, 75
ALTERMAN
Smirin, 77
ANDERSSON
Balashov, 4
Ehlvest, 42
ARENCIBIA
Seirawan, 55
ATALIK
Miles, 86
AZMAIPARASHVILI
Lobron, 72
BABURIN
Leitao, 97
BALASHOV
Andersson, 4
Vákovich, 68
FTACN I K
Van der Wiel, 29
Spangenberg, 76
BELIAVSKI
Guélfand, 61
Krámnik, 79
Larsen, 25
Seirawan, 41
GALLMEYER
E. Pedersen, 1
GUÉLFAND
Beliavski, 61
Kaspárov, 69
BOLOGÁN
Tischibierek, 87
GUÉLLER
BROWNE
R. Byrne, 1 5
Ljubojevié, 1 8
Chiburdanidze, 63
Dreev, 52
Psajis, 26
G. GEORGADZE
Adorján, 66
R. BYRNE
Browne, 1 5
Tal, 1 4
Ki. GEORGEV
Zaichik, 51
1 86
ÍNDICE
GREENFELD
Korchnói, 38
GULKO
Savón, 1 7
Cu. HANSEN
Hellers, 93
HELLERS
Cu. Han sen, 93
HERTNECK
Onischuk, 96
HODGSON
DE
JUGADORES
KORCHNÓI
Greenfeld, 38
Hübner, 24
Hug, 1 9
Tal, 36
Timman, 57
KRÁMNIK
Beliavski, 79
Ehlvest, 80
Lautier, 99
Zsu. Polgár 50
KRASÉNKOV
Svéshnikov, 64
HRACEK
Shírov, 1 00
Kaspárov, 89
KUDRIN
Adorján, 40
King, 43
Polugaevski, 48
HÜBNER
De Firmian, 81
Korchnói, 24
Sosonko, 22
KUPRÉICH I K
Vaganián, 1 1
LARSEN
Beliavski, 25
Spasski, 1 6
Tal, 20
HUG
Korchnói, 1 9
I LLESCAS
Sadler, 83
LAUTI ER
Krámnik, 99
IVANCHUK
Csom, 49
Topálov, 1 01
LEITÁO
Baburin , 97
IVKOV
Timman, 9
LJUBOJEVIé
JÁLIFMAN
Nikolié, 54
Browne, 1 8
Kaspárov, 30
Sax, 23
Timman, 34
JENKIN
Akopián, 75
LOBRON
Azmaiparashvili, 72
JUZMAN
Minasián, 90
LOMBARDY
Quinteros, 5
KASPÁROV
Ehlvest, 44
Guélfand, 69
Hracek, 89
Ljubojevié, 30
T. Petrosián, 27
Speelman, 47
Timman, 60
MEDUNA
Watson, 59
MILES
Atalik, 86
MINASIÁN
Juzman, 90
NAJDORF
Planinc, 3
NIKOLié
Jálifman, 54
NOGUEIRAS
Vusúpov, 35
KING
Kudrin, 43
KNAAK
Adorján, 37
Speelman, 45
ÍNDICE
DE
NUNN
Sosonko, 33
F.
Tal, 1 3
OLAFSSON
187
J U GADORES
Beliavski, 41
Short, 62
Spasski, 32
ONISCHUK
Hertneck, 96
SHABÁLOV
Stefansson, 95
E.PEDERSEN
Gallmeyer, 1
SHERBAKOV
Svéshnikov, 58
T. PETROSIÁN
Kaspárov, 27
SHÍROV
PIKET
Sturua, 67
Hracek, 1 00
J. Polgár, 78
An. Sokolov, 73
PLANINC
Najdort, 3
Vaganián, 1 2
SHORT
Seirawan, 62
SHULMAN
Yurtaev, 82
J. POLGÁR
Shírov, 78
SMAGIN
Sahovié, 56
Zsu. POLGÁR
Hodgson, 50
Speelman, 70
SMIRIN
Alterman, 77
Ricardi, 88
Kudrin, 48
Timman, 31
AN. SOKOLOV
Shírov, 73
PSAJIS
Guéller, 26
l. SOKOLOV
Tseshkovski,46
QUINTEROS
Lombardy, 5
Ribli, 1 0
SOSONKO
Hübner, 22
Nunn, 33
RASHKOVSKI
Spasski, 6
SPANGENBERG
RIBLI
Quinteros, 1 O
Ftacnik, 76
Tkachev, 92
SPASSKI
RICARDI
Smirin, 88
ROMANISHI N
Ehlvest, 85
Fischer, 65
Larsen, 1 6
Rashkovski, 6
Seirawan, 32
Tal, 21
SADLER
lllescas, 83
SPEELMAN
SAHOVIé
Smagin, 56
Kaspárov, 47
Knaak, 45
Zsu. Polgár, 70
SAVÓN
Gulko, 1 7
STEFANSSON
Shabálov, 95
SAX
Ljuvojevié, 23
Suba, 71
STURUA
Piket, 67
Arencibia, 55
SUBA
Sax, 71
POLUGAEVSKI
SEI RAWAN
ÍNDICE DE JUGADORES
188
SUMMERSCALE
Emms, 94
SVÉSHNIKOV
Sherbakov, 58
VELIMIROVIé
Vasiukov, 7
Vasiukov,8
TAL
Krasénkov, 64
WATSON
Meduna, 59
R. B yrne, 1 4
WOLFF
Adams, 53
YÁKOVICH
B alashov, 68
YUDASIN
Timoshenko, 84
Van der Wiel, 28
YURTAEV
Shulman, 82
lvkov, 9
YUSÚPOV
N ogueiras, 35
ZAICHIK
Ki. Georgiev, 51
Korchnói, 36
Larsen, 20
F. Olafsson, 13
Spasski, 21
Uhlmann, 2
TIMMAN
Kaspárov, 60
Korchnói, 57
Ljuvojevié, 34
Polugaevski, 31
Van Wely, 98
TI MOSHENKO
Yudasin, 84
TISCHIBIEREK
Bologán,87
TIVIAKOV
Adams,74
TKACHEV
Spangenberg, 92
TOPÁLOV
lvanchuk, 1 01
TSESHKOVSKI
l. Sokolov, 46
UHLMANN
Tal,2
VAGANIÁN
Chandler, 39
Fédorov, 91
Kupréichik, 11
Planinc, 1 2
VAN DER WIEL
Ftacnik, 29
Tal,28
VAN WELY
Timman, 98
VASIUKOV
Velimirovié, 8
Velimirovié, 7
Descargar