Subido por Abigail Arellano

Recursos Procesales Maturana FINAL

Anuncio
Ninguna parle de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada
o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de
grabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor.
© MARIO MOSQUERA RUIZ
CRISTIÁN MATURANA MÍQUEL
© EDITORIAL JURÍDICA DE CHILE
Ahumada 131, 45 piso, Santiago
Registro de Propiedad Intelectual
Inscripción Ns 193.847, año 2010
Santiago - Chile
Se terminó de reimprimir esta primera edición
en el mes de noviembre de 2010
IMPRESORES: Editora e Imprenta Maval Ltda.
IMPRESO EN CHILE / PRINTED IN CHILE
ISBN 978-956-10-2047-4, edición rústica
ISBN 978-956-10-2048-1, edición de lujo
MARIO MOSQUERA RUIZ '
CRISTIAN MATURANA MIQUF.L
LOS RECURSOS
PROCESALES
Prólogo
Juan Carlos M arín G onzález
EDITORIAL
JURÍDICA
DE C H I L E
www.editorialjuridica.cl
O
Encontrándose entregado [jara su edición este libro. <falleció el domin­
go 28 de marzo de 2010 uno de sus autores: don Mario Mosquera
Ruiz.
Este libro se. publica para honrar su memoria y cumplir con uno
de sus últimos y más preciados deseos.
Mario Mosquera Ruiz fu e titular de una de las más prestigiosas
cátedras de Derecho Procesal en la larga historia de nuestra Facultad
de Derecho de la Universidad de. Chile.
Confiamos en que la publicación de este libro permitirá acercar­
nos al verdadero significado de la cátedra: A siento elevado desde
d on de el M aestro da lección a sus discípulos.
C r i s t ia n M a t u r a n a M i q u e i .
Santiago, m ayo 2010.
PRÓLOGO
I
Tuve la fortuna de ser alum no de M ario M osquera y de Cristian M aturana,
a m ediados de los años ochenta del siglo pasado, en la Facultad de Derecho
de la Universidad de Chile. Eran años com plicados y duros para el país. El
aire que en la Facultad se respiraba era, en 110 pocos m om entos, asfixiante.
Fue gracias a algunos profesores que muchos alumnos pudim os m antener los
deseos de concluir la carrera y de continuar nuestro viaje para convertirnos,
algún día, en abogados. Entre aquellos docentes la figura de Mario M osquera
sobresalía. Sus clases, ju n to con las de Enrique Barros, Juan Carlos Soto y
Ju an M anuel Baraona, constituían una fresca brisa que perm itía m antener
la esperanza de algún cam bio futuro. Entre los ayudantes de ese entonces
destacaba Cristián M aturana. Alegre, lúcido, jovial y siem pre dispuesto a dar
más de su tiem po para que pudiéram os com prender m ejor el árido y extenso
tem ario de derecho procesal.
Fue gracias a don M ario y a Cristián que algunos llegamos incluso a
sentir cariño y pasión por esta ram a del ordenam iento jurídico. Fue Mario
M osquera, profesor em érito de la Universidad de Chile, con la colabora­
ción de Cristián M aturana, actual Director del D epartam ento de D erecho
Procesal de nuestra Facultad, quien dio inicio a una verdadera C átedra de
D erecho Procesal en nuestro país, lo que perm itió el surgimiento de un vasto
núm ero de profesionales ligados a ella, entre otros, profesores, abogados,
m agistrados, jueces y relatores, quienes pueden dar fe de los conocim ientos
im partidos en dicha cátedra.
Muchos de los actuales abogados chilenos nos formamos con las llamadas
“separatas” de Mario M osquera y luego de Cristián M aturana. Curioso nom bre
para lo que eran y son los apuntes de clases de estos dos magníficos profeso­
res. En la actualidad, un núm ero im portante de estudiantes de derecho de
todo el país sigue form ándose con estas mismas “separatas”, las que incluso
se pueden bajar librem ente de Internet. Por ello debem os celebrar que una
de ellas se transform e ahora en un excelente libro sobre los recursos en el
ordenam iento jurídico nacional. Faltaba en Chile un libro que hiciera un
estudio completo, sistemático y actual de las diversas figuras que se enm arcan
9
1.1>S K M :l!RSC )S l’ROCESAI.ES
en cl ámbito de los llamados recursos procesales, abordando incluso el estudio
de instiuilos que, inequívocamerUc, no podem os englobar bajo el rótulo de
recursos procesales, com o son, por citar algunos, la revisión y la acción de
protección. l ie aquí el presente libro que estoy seguro será bien recibido en
el loro nacional tanto por los jueces v abogados chilenos com o por estudiosos
de otras latitudes de Iberoam érica. El mismo se enm arca en una tradición
que podem os rem ontar al denom inado procesalismo científico.
II
Corno se sabe, el procesalismo científico alude al notable trabajo de un gran
núm ero de juristas que en lengua alemana, prim ero, e italiana después, dieron
vida al derecho procesal en tanto disciplina autónom a e independiente del
derecho civil, que ya no pertenecía, por tanto, al derecho privado, sino que
encontraba mejor cabida y acom odo en el derecho público. Desde mediados
del siglo XIX hasta mediados del XX, esto es, en un arco que abarca cien años,
se dieron cita en las universidades de Europa C entral v de Italia las mejores
cabezas que en este ám bito ha tenido el m undo occidental, perm itiendo no
sólo crear y sentar las bases de una nueva disciplinajurídica, sino entregar al
m undo un sinnúm ero de magníficos tratados, m onografías, manuales y de
revistas jurídicas de prim er nivel, y que nosotros en Iberoam érica pudim os
disfrutar gracias a la extraordinaria labor de traducción que la escuela del Río
de la Plata hiciera, prim ordialm ente, en Edicionesjurídicas Europa-América
(EJEA). Fueron cien años espléndidos para nuestra disciplina, en las que el
nivel de discusión y abstracción alcanzó cotas inim aginables. Sin em bargo,
estas dos maravillosas escuelas no pudieron sobrevivir-com o tantas cosas- a
la locura que vivió Europa en la prim era m itad del siglo XX. La Segunda
Conflagración M undial, supuso, adem ás de todo su horror, el térm ino de
las dos escuelas creadoras de la m oderna ciencia procesal.
U na condensación de inteligencia y de creación de instituciones proce­
sales com o el que se dio en Alem ania e Italia en esos cien años es difícil que
vuelva a repetirse. El triunfo de EE.UU. y de su idiom a sobre lo que había sido
la cultura europea va a desplazar en nuestro terreno a las m ejores cabezas
a otras disciplinas. Por eso la llam ada ciencia procesal se queda con m ucha
gente de segundo nivel, y por eso que los temas procesales relevantes son
tratados poi especialistas de otras disciplinas: teóricos del derecho, econo­
mistas, sociólogos, filósofos del derecho, etc. Por eso que el trípode sobre el
cual se construyó la disciplina procesal cambia: acción, jurisdicción y proceso.
Ya no interesa la naturaleza jurídica del proceso (contrato, cuasicontrato,
relación jurídica o situación jurídica), sino para qué sirve en una sociedad
dem ocrática el proceso, cuáles son sus fines. ¿Cuánto dura el proceso? es lo
que ahora se cuestiona. Los estudios ya no son dogm áticos sino em píricos
(C appelletti). Ya no im porta qué es la acción -cuya discusión en el siglo XIX
sentó los fundam entos del derecho procesal- sino el acceso a la justicia de
los más débiles y desfavorecidos. La justicia es ahora una justicia de masas y,
10
l’K Q LO G O
por ello, el debate dogm ático decae. Se necesita que expertos en <ycsln miprácticas y m enos abstractas definan las políticas públicas de acceso al si .u m.i
judicial. ¿Y de la jurisdicción qué queda? Ahora se encuentra fuertem ente
anclada en el derecho constitucional y en la nueva justicia que después di
la segunda m itad del siglo XX se ha consolidado.
III
Desde esta perspectiva, no deja de ser sorprendente -p o r lo contradictorio
que es y porque el presentador 110 parece reparar en esta contradicción- In
que en 1965 escribía Fem ando de la Rúa al presentar la edición en castellano
de la obra Derecho procesal civil, de Salvatore Satta, probablem ente el último
grande de la ciencia procesal italiana. En aquella oportunidad señalaba De
la Rúa -com entando uno de los prólogos más bellos escritos a propósito <U
uno de los libros más notables del denom inado procesalismo científico- lo
siguiente:
“En 1945 se publicaba en Buenos Aires la Introducción al estudio sistemáti
co de las providencias cautelares, de Fiero Calam andrei, en prolija traducción
de Santiago Sentís M elendo. La edición llevaba un prólogo inolvidable de
E duardo ]. Couture, en el cual el m aestro uruguayo evocaba los nom bres
lim inares de la escuela procesal italiana: Chiovenda, Carnelutti, Calam an­
drei, Redenti, Betti, Liebrnan, Cristofolini, Segni, Zanzucchi, Rocco, Aliono,
Andrioli, Satta, y otros más. Persistían los ecos del com bate m undial y la
fina sensibilidad del jurista le hacían decir y preguntarse: “La guerra vino a
interrum pir esta adm irable disciplina de trabajo. ¿Qué quedará hov de tanto
esfuerzo? ¿Quiénes de todos estos maestros y jóvenes estudiosos han logrado
sobrevivir a la contienda? ¿Quiénes han caído en ella o en los ardores de
la guerra civil?’” Y agregaba su desazón y su esperanza: “En m om entos de
escribirse estas líneas, ni una sola página ha llegado de Italia posterior a la
conflagración. Ese país es un vasto escenario, cuyo telón de boca cubre la
realidad a nuestros ojos. Acaso falten pocas sem anas para que ese telón se
levante y aparezca entre nosotros el resultado de la tragedia. También aquí,
com o en la ficción, lo más grande pasa cuando el telón está caído”.
De la Rúa agregaba a continuación:
“Concluida la guerra, el vasto movimiento científico de la escuela italiana
de derecho procesal resurgió con nuevo im pulso [... ] Tras el telón caído,
ante la experiencia dolorosa de la patria en guerra, m aduraban los frutos.
La pregunta de C outure tenía respuesta”.1
Pienso que las respuestas a las dudas de C outure se deben responder en
sentido exactam ente inverso a lo que señaló De la Rúa en su presentación.
En mi opinión, el pensam iento científico procesal italiano -agreguem os
yX.
1 SALVATORE S a t t a , M anual de derecho procesal civil, v. I, EJEA, Buenos Aires, 1971, pp. IX
11
I .OS. K l'CU R SO S I’K O CI.SAI.I.S
l.mibicn el alem án- no sobrevivió a la segunda gran conflagración m undial.
Muy probablem ente ni Italia ni sus Universidades lo hayan hecho. O tra cosa
es (flie en países com o Chile hayamos recibido las noticias ele este deceso
c uarenta o cincuenta años más tarde. Acostum brados a m irar las estrellas
en el firm am ento, hemos seguido guiados por las luces de astros que se exi mj’uieron junio con la segunda guerra. El propio Salta lo dice con singular
¡ I.u idad en la presentación de la séptim a edición de su obra, sólo unas pá­
ginas más adelante que las palabras de De la Rúa. Refería el autor italiano
( on su clásico carácter irónico:
“Veinte años después de la publicación de este libro el autor ha hecho
un descubrim iento singular: tam bién él tiene ahora veinte años más. Dos
viejos, hoy, el uno frente al otro, objeto uno y otro de profunda m editación.
Si luese cierto que el juicio crece con la edad, entre el hom bre y la obra
li.ibna debido dedicarm e a una nueva edición (la última) del hom bre. Se
ve que no están así las cosas. H e ahí la razón de una nueva edición de la
o b r a , no sólo revisada y corregida, sino com pletam ente rehecha, com o dice
el li onrispicio. Y dice la verdad.
En 1948 me lanzaba con este libro hacia los años por venir; hoy me
purr cu hacer com o los adivinos de Dante, con la cabeza vuelta al dorso. Los
últimos grandes exponentes de la ciencia post-chiovendiana, Calam andrei,
K rdrm i, Carnelutti, se han ido ya, se ha ido Capograssi, se ha ido ^scarelli,
precursores de una ciencia nueva. (Yo he quedado. Pero no estoy tan seguro
il( rilo Tal vez estoy hibernando.) Había, en aquellos años, una atmósfera de
glandes coloquios, y en los coloquios se reflejaba una tierra convulsionada
pni las más duras experiencias, el tem or de estas experiencias, el coraje de
querer com prenderlas, aun a costa de em pezar otra vez desde el principio.
I )onde están las duras palabras que Carnelutti descargaba contra cada libro
mío, em pezando por éste?; ¿dónde mis respuestas irreverentes? N unca he
<um piendido m ejor el principio del contradictorio com o cuando el gran
hom bre ya no está.
Mirando, como precisam ente lo hago, al revés, me parece que hayan sido
anos que el futuro histórico del derecho considerará fundam entales en el
desenvolvimiento del pensam iento jurídico. Y el historiador será desde luego
un profesor, encontrará una etiqueta para clasificarlos, y les llam ará los años
cl< la crisis del derecho. En realidad, no había entonces libro que no hablase
de crisis, que no procurase individualizarla en sus térm inos y en sus causas,
y aun que propusiese la receta para resolverla. Ahora podem os decir que
verdaderam ente no era crisis porque se hablaba de crisis, se sentía la crisis,
y en nom bre de esta crisis el derecho reaccionaba contra sí mismo, rom pía
los vi< jos esquemas que habría creado un m undo tranquilo, ponía en el odre
ui jo el vino nuevo, buscaba com o Diógenes, y aun con la lám para apagada,
.il nom bre. No hay privilegio más grande, para un jurista, que haber vivido
e n un m undo sin derecho. El derecho se convierte entonces en política,
lilosofía, religión, más sim plem ente pensam iento, la única form a concreta
de conocim iento que pueda alcanzar el hom bre, a la par de la poesía, si es
que eso mismo no sea poesía. No es casual que los únicos verdaderam ente
12
rkoi neo
grandes prosistas italianos hayan sido en estos últim os años los juristas. El
peligro para el derecho es que la llamada crisis concluya, como sería para el
tribuno el que lo hicieran caballero”.2
Y la crisis term inó, y con ella partieron todos los grandes de la ciencia
procesal italiana. Un poco antes lo habían hecho los que escribían en lengua
alem ana. ¿Quiénes reem plazaron estas cabezas? ¿Quiénes son hoy en día los
grandes cultivadores del derecho procesal en Italia y en Alemania? ¿Dónde
están sus tratados, sistemas, instituciones, principios, lecciones y monografías?
¿Dónde sus traducciones al castellano? ¿Qué sucedió con EJEA?
IV
Por ello esta obra, fruto del trabajo de dos de los mejores profesores que
ha tenido nuestra Escuela, no sólo servirá para colm ar un grave vacío que
en esta área del derecho existía en Chile, sino para resaltar la im portancia
de la disciplina procesal, y para hacer com prender a sus innum erables crí­
ticos que la única form a de evitar la total vulgarización de la solución de
los litigios, lo que W eber denom inaba la justicia del cadí, es en parte volver
sobre los pasos y enseñanzas de aquellos que dieron vida y cultivaron con
singular cariño, com o lo hacen Mario M osquera y Cristian M aturana, esta
maravillosa disciplina jurídica, aun a riesgo de apegarse a soluciones más
form ales que prácticas.
Juan C a r lo s M arín G o n z á le z
Ciudad de México
Marzo de 2010
2 ídem , pp. XXI y XXII.
13
ABREVIATURAS
COT
CPC
C. Pol.
CPP
C. de Aguas
C. del T.
C. Sanitario
CT
Código O rgánico de Tribunales.
Código de Procedim iento Civil.
C o n stE rió n Política de Chile.
Código de Procedim iento Penal.
Código de Aguas.
Código del Trabajo.
Código Sanitario.
Código Tributario.
cs
Corte Suprem a de Chile.
DL
Decreto Ley.
DO
Diario Oficial.
Gacela
Revista Gacela Jurídica.
LOC TC
Ley O rgánica Constitucional Tribunal Constitucional.
C. Procesal Penal Código Procesal Penal.
RDJ
Revista de Derecho y Jurisprudencia y Gaceta de los Tribunales.
RP
Recurso de protección.
15
C A P ÍT U L O 1
INTRODUCCIÓN
I. CONCEPTO DE IMPUGNACIÓN
El proceso es la secuencia o serie de actos que se desenvuelven progresi­
vamente con el objeto de resolver, m ediante un juicio de la autoridad, el
conflicto som etido a su decisión.1
Todos los actos del proceso tienen una finalidad u objetivo (fines) y
deben desarrollarse conform e a reglas predeterm inadas.
Al legislador es a quien le corresponde establecer siem pre las garantías
de un racional yjuslo procedim iento, para el desarrollo de los diversos actos
del proceso.2
Si los actos que se desarrollan en el proceso son irregulares, o injustos, se
habrá incurrido en una incorrección o defectuosidad en el actuar procesal.
Las partes deben actuar para sanear las incorrecciones o defectos de los
actos procesales m ediante el ejercicio del poder de im pugnación.
En este sentido, podem os señalar que la impugnación es la acción y efecto de
atacar o refutar un acto judicial, un documento, la declaración de un testigo, el
informe de un perito, etc., con el fin de obtener su revocación o invalidación.
De acuerdo con ello, la im pugnación se nos aparece com o el género,
puesto que se puede com prender dentro de su concepto toda acción desti­
nada a obtener el saneam iento de la incorrección o defecto del cual puede
adolecer u n acto procesal. El recurso, en cambio, es una de las especies de
im pugnación. Lo verem os de inm ediato.
El principal acto procesal que em ana del proceso es la sentencia, puesto
que está destinada a resolver el conflicto m ediante una decisión del órgano
jurisdiccional.
En el evento que la sentencia se hubiere dictado en form a injusta o
irregular, es procedente que sea im pugnada, puesto que el proceso debe
tender al logro de la justicia.3
1 COUTURE, E duardo, Fundamentos del derecho procesal civil, 3a ed., D epalm a, Buenos
Aires, 1985, p. 121.
2 Véase art. 19 N° 3 de la C. Pol.
3 Com o observa Rawls: “ [l]a adm inistración de la ley regular e imparcial, y en este sentido
justa, debem os llamarla justicia como regularidad. Esto es una frase más sugestiva que la de justicia
formal”. J o h n RAWLS, Teoría de la justicia, Fondo Cultura Económica, Buenos Aires, 1993, p. 270.
17
lo s
R [■:<:i l u s o s
pro cesales
Al exisLir la posibilidad cierta de erro r o injusticia en las resoluciones
judiciales, la justicia del caso concreto queda m ejor garantizada si el propio
juez que dictó la resolución puede revisarla-m ediando p e tic ió n del interesado
periudicaclo-; y adem ás las garantías aum entan cuando el nuevo exam en de
la cuestión va decidida se conf ía a un Tribunal distinto, de jerarquía superior
v generalm ente colegiado, que tiene facultades para sustituir la decisión
pronunciada por el inferior.
Los errores denunciados a través de los medios de im pugnación abarcan
tanto el error in procedendo (interpretación y aplicación de la ley procesal)
como el error in indicando (interpretación y aplicación de la ley m aterial).
Desde el ángulo de la injusticia causada enjuicio a la parte por la resoluciónjudicial objeto de impugnación, los recursos aparecen como salvaguarda
de los intereses particulares, tanto de las partes corno del propio juez.
Así es, ya que si resulta fácil com prender cóm o la parte afectada por el
posible error recun e a la im pugnación en busca de la rem oción de la resolu­
ción injusta, respecto al órgano jurisdiccional, la posibilidad existente de que
otro Tribunal superior (unipersonal o colegiado) pueda revisar su sentencia
genera una saludable presión -n o coactiva- sobre los jueces inferiores, que
les im pulsa a analizar todos los aspectos de la cuestión que deben resolver,
v a moLivar sólidam ente la resolución que en definitiva adopten.
Ahora bien, el tom ar corno fundam ento de los m edios de impugnación la
exclusiva referencia al posible error o injusticia de las resoluciones judiciales,
plantea con frecuencia el problem a de no poder traducir dicho error en tér­
minos objetivos; de ahí que resulte preferible atender a la idea de gravamen
com o base objetiva que obra a la vez como presupuesto del recurso. En este
sentido, una resolución es recurrible, fundam entalm ente, por resultar gra­
vosa para la o las partes, con independencia de consideraciones subjetivas,
com o el considerarla errónea o no ajustada a derecho.
Desde el punto de vista externo a los efectos que causa la resolución objeto
de la im pugnación para la parte que recurre, los m edios de im pugnación
son, adem ás, un instrum ento útil para la unificación de lajurisprudencia.4
Algunos de los m edios que el legislador nacional prevé para los efectos
de im pugnar una sentencia son los siguientes:
a) Eí incidente de alzam iento de m edidas precautorias;
b) La oposición respecto de la actuación decretada con citación;
c) El incidente de nulidad procesal del rebelde (art. 80 del CPC);
d) La oposición de tercero (art. 234 inciso penúltim o del CPC);
e) El juicio ordinario posterior a la sentencia en las querellas posesorias
(art. 581 CPC);
0 La renovación de la acción ejecutiva (art. 477 del CPC);
g) El recurso de revisión, o más bien, la acción impugnativa autónoma
de una determ inada resolución judicial por concurrir las causales legales
(arts. 810-816 del CPC);
h) Los recursos.
4JA U M E SOLÉ RHvRA, El recurso tie apelación civil, J. M. Bosch, 1993, pp. 10 y 11.
18
En doctrina se hail distinguido las siguientes posibilidades de im pugna­
ción en el proceso civil:
“-M edios de im pugnación consistentes en un nuevo proceso por haber
adquirido firmeza la sentencia contra la que se dirigen, aquí se incluirían la
rescisión de sentencias dictadas en rebeldía y la revisión de sentencias firmes.
También podría entenderse que abarca los juicios declarativos posteriores
en juicios sum arios y las tercerías de dom inio y m ejor derecho;
-M edios de im pugnación consistentes en incidentes de oposición a una
resolución concreta, como son la oposición a las m edidas cautelares acorda­
das sin previa audiencia del dem andado;
-M edios de im pugnación dirigidos a producir una nueva cognición de
cuestiones ya resueltas m ediante resoluciones que 110 son firmes y que se han
dictado con las ordinarias posibilidades de audiencia previa de las partes. En
esta categoría se incluyen los recursos en sentido estricto, si bien no pode­
rnos olvidar que parte de la doctrina desgaja esta especie en dos subgrupos:
recursos propiam ente dichos y rem edios, aten dien do a que gocen o no
de efecto devolutivo; es decir, de los recursos conocerá el órgano superior
jerárquico de aquel que dictó la resolución im pugnada, m ientras que en el
rem edio será el mismo órgano que revise su propia decisión.
Pese a la disparidad de instituciones que integram os en la categoría de
m edios de im pugnación, resulta que com o sustrato com ún se encuentra
la necesidad de com binar la estabilidad de cosa juzgada con la satisfacción
de los intereses de las partes vencidas. Siendo esto así, su fundam ento será
com plejo y deberá coordinar am bos elementos:
-P o r un lado, servir com o control a la actividad del juez. El órgano pue­
de incurrir en un erro r en el desem peño de su actividad, de m odo que el
nuevo exam en, especialm ente cuando es realizado p or un Tribunal superior,
garantiza en cierta m edida el acierto de la resolución;
—Y por otro, asegurar el derecho de defensa del peijudicado por la reso­
lución, de modo que entra en juego el térm ino gravamen, justificándose la im­
pugnación por ser la resolución objeto de la misma gravosa para la parte.
Esto quiere decir que se articulan estos mecanism os para asegurar el
buen fin del proceso, perm itiendo que se revisen las resoluciones subsanando
posibles errores y autorizando a la parte respecto de la cual la resolución no
es favorable a que solicite una nueva reflexión a los órganos jurisdiccionales,
asegurándose de que se ha tom ado la decisión correcta. La idea es que se
vuelva a trabajar sobre el asunto, pero con lim itaciones garantistas del prin­
cipio de seguridad juríd ica”.5
Debem os recordar que en nuestro ordenam iento jurídico la acción or­
dinaria de nulidad se encuentra proscrita com o un m edio de im pugnación
para obtener la invalidación de una sentencia, no siendo posible jam ás iniciar
un proceso de lato conocim iento que persiga sem ejante objetivo.6
43.
5 MARCOS LORIADO COLUNGA, l,a casación civil, Tirant lo Blanch, Valencia, 2004, pp. 42 v
6 No debem os contundir la acción ordinaria de nulidad que pretende iniciar un nuevo
proceso para los efectos de invalidar una sentencia dictada en un proceso anterior, con el
19
TTT11 m 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 k1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1*
(\\r.i Ivi lit >Di i<:<:i<)N
Ninguna parle de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada
o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de
grabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor.
© MARIO MOSQUERA RUIZ
CRISTIÁN MATURANA MÍQUEL
© EDITORIAL JURÍDICA DE CHILE
Ahumada 131, 45 piso, Santiago
Registro de Propiedad Intelectual
Inscripción Ns 193.847, año 2010
Santiago - Chile
Se terminó de reimprimir esta primera edición
en el mes de noviembre de 2010
IMPRESORES: Editora e Imprenta Maval Ltda.
IMPRESO EN CHILE / PRINTED IN CHILE
ISBN 978-956-10-2047-4, edición rústica
ISBN 978-956-10-2048-1, edición de lujo
MARIO MOSQUERA RUIZ '
CRISTIAN MATURANA MIQUF.L
LOS RECURSOS
PROCESALES
Prólogo
Juan Carlos M arín G onzález
E D IT O R IA L
JURÍDICA
DE C H I L E
www.editorialjuridica.cl
O
Encontrándose entregado [jara su edición este libro. <falleció el domin­
go 28 de marzo de 2010 uno de sus autores: don Mario Mosquera
Ruiz.
Este libro se. publica para honrar su memoria y cumplir con uno
de sus últimos y más preciados deseos.
Mario Mosquera Ruiz fu e titular de una de las más prestigiosas
cátedras de Derecho Procesal en la larga historia de nuestra Facultad
de Derecho de la Universidad de. Chile.
Confiamos en que la publicación de este libro permitirá acercar­
nos al verdadero significado de la cátedra: A siento elevado desde
d on de el M aestro da lección a sus discípulos.
C r i s t ia n M a t u r a n a M i q u e i .
Santiago, m ayo 2010.
PRÓLOGO
I
Tuve la fortuna de ser alum no de M ario M osquera y de Cristian M aturana,
a m ediados de los años ochenta del siglo pasado, en la Facultad de Derecho
de la Universidad de Chile. Eran años com plicados y duros para el país. El
aire que en la Facultad se respiraba era, en 110 pocos m om entos, asfixiante.
Fue gracias a algunos profesores que muchos alumnos pudim os m antener los
deseos de concluir la carrera y de continuar nuestro viaje para convertirnos,
algún día, en abogados. Entre aquellos docentes la figura de Mario M osquera
sobresalía. Sus clases, ju n to con las de Enrique Barros, Juan Carlos Soto y
Ju an M anuel Baraona, constituían una fresca brisa que perm itía m antener
la esperanza de algún cam bio futuro. Entre los ayudantes de ese entonces
destacaba Cristián M aturana. Alegre, lúcido, jovial y siem pre dispuesto a dar
más de su tiem po para que pudiéram os com prender m ejor el árido y extenso
tem ario de derecho procesal.
Fue gracias a don M ario y a Cristián que algunos llegamos incluso a
sentir cariño y pasión por esta ram a del ordenam iento jurídico. Fue Mario
M osquera, profesor em érito de la Universidad de Chile, con la colabora­
ción de Cristián M aturana, actual Director del D epartam ento de D erecho
Procesal de nuestra Facultad, quien dio inicio a una verdadera C átedra de
D erecho Procesal en nuestro país, lo que perm itió el surgimiento de un vasto
núm ero de profesionales ligados a ella, entre otros, profesores, abogados,
m agistrados, jueces y relatores, quienes pueden dar fe de los conocim ientos
im partidos en dicha cátedra.
Muchos de los actuales abogados chilenos nos formamos con las llamadas
“separatas” de Mario M osquera y luego de Cristián M aturana. Curioso nom bre
para lo que eran y son los apuntes de clases de estos dos magníficos profeso­
res. En la actualidad, un núm ero im portante de estudiantes de derecho de
todo el país sigue form ándose con estas mismas “separatas”, las que incluso
se pueden bajar librem ente de Internet. Por ello debem os celebrar que una
de ellas se transform e ahora en un excelente libro sobre los recursos en el
ordenam iento jurídico nacional. Faltaba en Chile un libro que hiciera un
estudio completo, sistemático y actual de las diversas figuras que se enm arcan
9
1.1>S K t( :l!RSC )S l’ROCESAI.ES
en el ámbito de los llamados recursos procesales, abordando incluso el estudio
de instituios que, inequívocam ente, no podem os englobar bajo el rótulo de
recursos procesales, com o son, por citar algunos, la revisión y la acción de
protección. l ie aquí el presente libro que estoy seguro será bien recibido en
el loro nacional tanto por los jueces y abogados chilenos com o por estudiosos
de otras latitudes de Iberoam érica. El mismo se enm arca en una tradición
que podem os rem ontar al denom inado procesalismo científico.
II
Corno se sabe, el procesalismo científico alude al notable trabajo de un gran
núm ero de juristas que en lengua alemana, prim ero, e italiana después, dieron
vida al derecho procesal en tanto disciplina autónom a e independiente del
derecho civil, que ya no pertenecía, por tanto, al derecho privado, sino que
encontraba mejor cabida y acom odo en el derecho público. Desde mediados
del siglo XIX hasta mediados del XX, esto es, en un arco que abarca cien años,
se dieron cita en las universidades de Europa C entral y de Italia las mejores
cabezas que en este ám bito ha tenido el m undo occidental, perm itiendo no
sólo crear y sentar las bases de una nueva disciplinajurídica, sino entregar al
m undo un sinnúm ero de magníficos tratados, m onografías, manuales y de
revistas jurídicas de prim er nivel, y que nosotros en Iberoam érica pudim os
disfrutar gracias a la extraordinaria labor de traducción que la escuela del Río
de la Plata hiciera, prim ordialm ente, en Edicionesjurídicas Europa-América
( E J E A ). Fueron cien años espléndidos para nuestra disciplina, en las que el
nivel de discusión y abstracción alcanzó cotas inim aginables. Sin em bargo,
estas dos maravillosas escuelas no pudieron sobrevivir-com o tantas cosas- a
la locura que vivió Europa en la prim era m itad del siglo XX. La Segunda
Conflagración M undial, supuso, adem ás de todo su horror, el térm ino de
las dos escuelas creadoras de la m oderna ciencia procesal.
U na condensación de inteligencia y de creación de instituciones proce­
sales com o el que se dio en Alem ania e Italia en esos cien años es difícil que
vuelva a repetirse. El triunfo de E E .U U . y de su idiom a sobre lo que había sido
la cultura europea va a desplazar en nuestro terreno a las m ejores cabezas
a otras disciplinas. Por eso la llam ada ciencia procesal se queda con m ucha
gente de segundo nivel, y por eso que los temas procesales relevantes son
tratados poi especialistas de otras disciplinas: teóricos del derecho, econo­
mistas, sociólogos, filósofos del derecho, etc. Por eso que el trípode sobre el
cual se construyó la disciplina procesal cambia: acción, jurisdicción y proceso.
Ya no interesa la naturaleza jurídica del proceso (contrato, cuasicontrato,
relación jurídica o situación jurídica), sino para qué sirve en una sociedad
dem ocrática el proceso, cuáles son sus fines. ¿Cuánto dura el proceso? es lo
que ahora se cuestiona. Los estudios ya no son dogm áticos sino em píricos
(C appelletti). Ya no im porta qué es la acción -cuya discusión en el siglo XIX
sentó los fundam entos del derecho procesal- sino el acceso a la justicia de
los más débiles y desfavorecidos. La justicia es ahora una justicia de masas y,
10
l’K Q L O G O
por ello, el debate dogm ático decae. Se necesita que expertos en <ycsln miprácticas y m enos abstractas definan las políticas públicas de acceso al si .u m.i
judicial. ¿Y de la jurisdicción qué queda? Ahora se encuentra fuerlcinenic
anclada en el derecho constitucional y en la nueva justicia que después di
la segunda m itad del siglo XX se ha consolidado.
III
Desde esta perspectiva, no deja de ser sorprendente -p o r lo contradictorio
que es y porque el presentador 110 parece reparar en esta contradicción- lo
que en 1965 escribía Fernando de la Rúa al presentar la edición en castellano
de la obra Derecho procesal civil, de Salvatore Satta, probablem ente el último
grande de la ciencia procesal italiana. En aquella oportunidad señalaba De
la Rúa -com entando uno de los prólogos más bellos escritos a propósito <U
uno de los libros más notables del denom inado procesalismo científico- lo
siguiente:
“En 1945 se publicaba en Buenos Aires la Introducción al estudio sistemáti
co de las providencias cautelares, de Fiero Calam andrei, en prolija traducción
de Santiago Sentís M elendo. La edición llevaba un prólogo inolvidable de
E duardo ]. Couture, en el cual el m aestro uruguayo evocaba los nom bres
lim inares de la escuela procesal italiana: Chiovenda, Carnelutti, Calam an­
drei, Redenti, Betti, Liebrnan, Cristofolini, Segni, Zanzucchi, Rocco, Aliono,
Andrioli, Satta, y otros más. Persistían los ecos del com bate m undial y la
fina sensibilidad del jurista le hacían decir y preguntarse: “La guerra vino a
interrum pir esta adm irable disciplina de trabajo. ¿Qué quedará hov de tanto
esfuerzo? ¿Quiénes de todos estos maestros yjóvenes estudiosos han logrado
sobrevivir a la contienda? ¿Quiénes han caído en ella o en los ardores de
la guerra civil?’” Y agregaba su desazón y su esperanza: “En m om entos de
escribirse estas líneas, ni una sola página ha llegado de Italia posterior a la
conflagración. Ese país es un vasto escenario, cuyo telón de boca cubre la
realidad a nuestros ojos. Acaso falten pocas sem anas para que ese telón se
levante y aparezca entre nosotros el resultado de la tragedia. También aquí,
com o en la ficción, lo más grande pasa cuando el telón está caído”.
De la Rúa agregaba a continuación:
“Concluida la guerra, el vasto movimiento científico de la escuela italiana
de derecho procesal resurgió con nuevo im pulso [... ] Tras el telón caído,
ante la experiencia dolorosa de la patria en guerra, m aduraban los frutos.
La pregunta de C outure tenía respuesta”.1
Pienso que las respuestas a las dudas de C outure se deben responder en
sentido exactam ente inverso a lo que señaló De la Rúa en su presentación.
En mi opinión, el pensam iento científico procesal italiano -agreguem os
yX.
1 SALVATORE
S a tta , Manual de derecho procesal civil, v. I, E JE A , B u e n o s Aires,
11
1 9 7 1 , pp. IX
I.OS. Kl'CURSOS l’KOCr.SAU'.S
l.mibicn el alem án- no sobrevivió a la segunda gran conflagración m undial.
Muy probablem ente ni Italia ni sus Universidades lo hayan hecho. O tra cosa
es (flie en países com o Chile hayamos recibido las noticias de este deceso
c narcnta o cincuenta años más tarde. Acostum brados a m irar las estrellas
en el firm am ento, hemos seguido guiados por las luces de astros que se exi m guieron junto con la segunda guerra. El propio Satta lo dice con singular
¡ laridad en la presentación de la séptim a edición de su obra, sólo unas pá­
ginas más adelante que las palabras de De la Rúa. Refería el autor italiano
( oii su clásico carácter irónico:
“Veinte años después de la publicación de este libro el autor ha hecho
un descubrim iento singular: tam bién él tiene ahora veinte años más. Dos
viejos, hoy, el uno frente al otro, objeto uno y otro de profunda m editación.
Si luese cierto que el juicio crece con la edad, entre el hom bre y la obra
li.ibna debido dedicarm e a una nueva edición (la última) del hom bre. Se
ve que no están así las cosas. H e ahí la razón de una nueva edición de la
o b r a , no sólo revisada y corregida, sino com pletam ente rehecha, com o dice
el l'iontispicio. Y dice la verdad.
En 1948 me lanzaba con este libro hacia los años por venir; hoy me
parece hacer com o los adivinos de Dante, con la cabeza vuelta al dorso. Los
últimos grandes exponentes de la ciencia post-chiovendiana, Calam andrei,
Kcdemi, Carnelutti, se han ido ya, se ha ido Capograssi, se ha ido ^scarelli,
precursores de una ciencia nueva. (Yo he quedado. Pero no estoy tan seguro
il( ello Tal vez estoy hibernando.) Había, en aquellos años, una atmósfera de
glandes coloquios, y en los coloquios se reflejaba una tierra convulsionada
poi las más duras experiencias, el tem or de estas experiencias, el coraje de
querer com prenderlas, aun a costa de em pezar otra vez desde el principio.
I >onde están las duras palabras que Carnelutti descargaba contra cada libro
uno, em pezando por éste?; ¿dónde mis respuestas irreverentes? N unca he
<om prendido m ejor el principio del contradictorio com o cuando el gran
hom bre ya no está.
Mirando, como precisam ente lo hago, al revés, me parece que hayan sido
anos que el futuro histórico del derecho considerará fundam entales en el
desenvolvimiento del pensam iento jurídico. Y el historiador será desde luego
un profesor, encontrará una etiqueta para clasificarlos, y les llam ará los años
cl< la crisis del derecho. En realidad, no había entonces libro que no hablase
de crisis, que no procurase individualizarla en sus térm inos y en sus causas,
y .mu ({lie propusiese la receta para resolverla. Ahora podem os decir que
verdaderam ente no era crisis porque se hablaba de crisis, se sentía la crisis,
y en nom bre de esta crisis el derecho reaccionaba contra sí mismo, rom pía
los vi< jos esquemas que habría creado un m undo tranquilo, ponía en el odre
ui jo el vino nuevo, buscaba com o Diógenes, y aun con la lám para apagada,
.il hom bre. No hay privilegio más grande, para un jurista, que haber vivido
en un m undo sin derecho. El derecho se convierte entonces en política,
lilosofía, religión, más sim plem ente pensam iento, la única form a concreta
de conocim iento que pueda alcanzar el hom bre, a la par de la poesía, si es
que eso mismo no sea poesía. No es casual que los únicos verdaderam ente
12
rkoi oco
grandes prosistas italianos hayan sido en estos últim os años los juristas. El
peligro para el derecho es que la llamada crisis concluya, como sería para el
tribuno el que lo hicieran caballero”.2
Y la crisis term inó, y con ella partieron todos los grandes de la ciencia
procesal italiana. Un poco antes lo habían hecho los que escribían en lengua
alem ana. ¿Quiénes reem plazaron estas cabezas? ¿Quiénes son hoy en día los
grandes cultivadores del derecho procesal en Italia y en Alemania? ¿Dónde
están sus tratados, sistemas, instituciones, principios, lecciones y monografías?
¿Dónde sus traducciones al castellano? ¿Qué sucedió con EJEA?
IV
Por ello esta obra, fruto del trabajo de dos de los mejores profesores que
ha tenido nuestra Escuela, no sólo servirá para colm ar un grave vacío que
en esta área del derecho existía en Chile, sino para resaltar la im portancia
de la disciplina procesal, y para hacer com prender a sus innum erables crí­
ticos que la única form a de evitar la total vulgarización de la solución de
los litigios, lo que W eber denom inaba la justicia del cadí, es en parte volver
sobre los pasos y enseñanzas de aquellos que dieron vida y cultivaron con
singular cariño, com o lo hacen Mario M osquera y Cristián M aturana, esta
maravillosa disciplina jurídica, aun a riesgo de apegarse a soluciones más
form ales que prácticas.
J u a n C a r l o s M a r ín G o n z á l e z
Ciudad de México
Marzo de 2010
2 ídem , pp. XXI y XXII.
13
ABREVIATURAS
COT
Código O rgánico de Tribunales.
cpc
Código de Procedim iento Civil.
C. Pol.
C o n stE ció n Política de Chile.
CPP
Código de Procedim iento Penal.
C. de Aguas
Código de Aguas.
C. del T.
Código del Trabajo.
C. Sanitario
Código Sanitario.
CT
Código Tributario.
CS
Corte Suprem a de Chile.
DL
Decreto Ley.
DO
Diario Oficial.
Gacela
Revista Gacela Jurídica.
LOC TC
Ley O rgánica Constitucional Tribunal Constitucional.
C. Procesal Penal Código Procesal Penal.
RDJ
Revista de Derecho y Jurisprudencia y Gaceta de los Tribunales.
RP
Recurso de protección.
15
CAPÍTULO 1
INTRODUCCIÓN
I. CONCEPTO DE IMPUGNACIÓN
El proceso es la secuencia o serie de actos que se desenvuelven progresi­
vamente con el objeto de resolver, m ediante un juicio de la autoridad, el
conflicto som etido a su decisión.1
Todos los actos del proceso tienen una finalidad u objetivo (fines) y
deben desarrollarse conform e a reglas predeterm inadas.
Al legislador es a quien le corresponde establecer siem pre las garantías
de un racional yjuslo procedim iento, para el desarrollo de los diversos actos
del proceso.2
Si los actos que se desarrollan en el proceso son irregulares, o injustos, se
habrá incurrido en una incorrección o defectuosidad en el actuar procesal.
Las partes deben actuar para sanear las incorrecciones o defectos de los
actos procesales m ediante el ejercicio del poder de im pugnación.
En este sentido, podem os señalar que la impugnación es la acción y efecto de
atacar o refutar un acto judicial, un documento, la declaración de un testigo, el
informe de un perito, etc., con el fin de obtener su revocación o invalidación.
De acuerdo con ello, la im pugnación se nos aparece com o el género,
puesto que se puede com prender dentro de su concepto toda acción desti­
nada a obtener el saneam iento de la incorrección o defecto del cual puede
adolecer u n acto procesal. El recurso, en cambio, es una de las especies de
im pugnación. Lo verem os de inm ediato.
El principal acto procesal que em ana del proceso es la sentencia, puesto
que está destinada a resolver el conflicto m ediante una decisión del órgano
jurisdiccional.
En el evento que la sentencia se hubiere dictado en form a injusta o
irregular, es procedente que sea im pugnada, puesto que el proceso debe
tender al logro de la justicia.3
1 C O U T U R E , E d u a r d o , Fundamentos del derecho procesal civil, 3a ed., Depalma, Buenos
Aires, 1985, p . 121.
2 Véase art. 19 N° 3 de la C. Pol.
3 Como observa Rawls: “[l]a administración de la ley regular e imparcial, y en este sentido
justa, debemos llamarlajusticia como regularidad. Esto es una frase más sugestiva que la de justicia
formal”. John RAWLS, Teoría de la justicia, Fondo Cultura Económica, Buenos Aires, 1993, p. 270.
17
LOS K K M 'K Sas 1’ROOE.SAl.tS
Al exisLir la posibilidad d erla de erro r o injusticia en las resoluciones
judiciales, la justicia del caso concreto queda m ejor garantizada si el propio
juez que dictó la resolución puede revisarla-m ediando petición del interesado
periudicado-; y adem ás las garantías aum entan cuando el nuevo exam en de
la cuestión va decidida se confía a un Tribunal distinto, de jerarquía superior
v generalm ente colegiado, que tiene facultades para sustituir la decisión
pronunciada por el inferior.
Los errores denunciados a través de los medios de im pugnación abarcan
tanto el error in procedendo (interpretación y aplicación de la ley procesal)
como el error in indicando (interpretación y aplicación de la ley m aterial).
Desde el ángulo de la injusticia causada enjuicio a la parte por la resoluciónjudicial objeto de impugnación, los recursos aparecen como salvaguarda
de los intereses particulares, tanto de las partes corno del propio juez.
Así es, ya que si resulta fácil com prender cóm o la parte afectada por el
posible error recun e a la im pugnación en busca de la rem oción de la resolu­
ción injusta, respecto al órgano jurisdiccional, la posibilidad existente de que
otro Tribunal superior (unipersonal o colegiado) pueda revisar su sentencia
genera una saludable presión -n o coactiva- sobre los jueces inferiores, que
les im pulsa a analizar todos los aspectos de la cuestión que deben resolver,
y a moLivar sólidam ente la resolución que en definitiva adopten.
Ahora bien, el tom ar como fundam ento de los m edios de impugnación la
exclusiva referencia al posible error o injusticia de las resoluciones judiciales,
plantea con frecuencia el problem a de no poder traducir dicho error en tér­
minos objetivos; de ahí que resulte preferible atender a la idea de gravamen
com o base objetiva que obra a la vez como presupuesto del recurso. En este
sentido, una resolución es recurrible, fundam entalm ente, por resultar gra­
vosa para la o las partes, con independencia de consideraciones subjetivas,
com o el considerarla errónea o no ajustada a derecho.
Desde el punto de vista externo a los efectos que causa la resolución objeto
de la im pugnación para la parte que recurre, los m edios de im pugnación
son, adem ás, un instrum ento útil para la unificación de lajurisprudencia.4
Algunos de los m edios que el legislador nacional prevé para los efectos
de im pugnar una sentencia son los siguientes:
a) Eí incidente de alzam iento de m edidas precautorias;
b) La oposición respecto de la actuación decretada con citación;
c) El incidente de nulidad procesal del rebelde (art. 80 del CPC);
d) La oposición de tercero (art. 234 inciso penúltim o del CPC);
e) El juicio ordinario posterior a la sentencia en las querellas posesorias
(art. 581 CPC);
0 La renovación de la acción ejecutiva (art. 477 del CPC);
g) El recurso de revisión, o más bien, la acción impugnativa autónoma
de una determ inada resolución judicial por concurrir las causales legales
(arts. 810-816 del CPC);
h) Los recursos.
4JAUME SüLK
RH vRA, El recurso ite apelación civil,
18
J. M.
Bosch,
1 9 9 3 , pp. 10
y
11.
En doctrina se han distinguido las siguientes posibilidades de im pugna­
ción en el proceso civil:
“-M edios de im pugnación consistentes en un nuevo proceso por haber
adquirido firmeza la sentencia contra la que se dirigen, aquí se incluirían la
rescisión de sentencias dictadas en rebeldía y la revisión de sentencias firmes.
También podría entenderse que abarca los juicios declarativos posteriores
en juicios sum arios y las tercerías de dom inio y m ejor derecho;
-M edios de im pugnación consistentes en incidentes de oposición a una
resolución concreta, como son la oposición a las m edidas cautelares acorda­
das sin previa audiencia del dem andado;
-M edios de im pugnación dirigidos a producir una nueva cognición de
cuestiones ya resueltas m ediante resoluciones que no son firmes y que se han
dictado con las ordinarias posibilidades de audiencia previa de las partes. En
esta categoría se incluyen los recursos en sentido estricto, si bien no pode­
mos olvidar que parte de la doctrina desgaja esta especie en dos subgrupos:
recursos propiam ente dichos y rem edios, aten dien do a que gocen o no
de efecto devolutivo; es decir, de los recursos conocerá el órgano superior
jerárquico de aquel que dictó la resolución im pugnada, m ientras que en el
rem edio será el mismo órgano que revise su propia decisión.
Pese a la disparidad de instituciones que integram os en la categoría de
m edios de im pugnación, resulta que com o sustrato com ún se encuentra
la necesidad de com binar la estabilidad de cosa juzgada con la satisfacción
de los intereses de las partes vencidas. Siendo esto así, su fundam ento será
com plejo y deberá coordinar am bos elementos:
-P o r un lado, servir com o control a la actividad del juez. El órgano pue­
de incurrir en un erro r en el desem peño de su actividad, de m odo que el
nuevo exam en, especialm ente cuando es realizado p or un Tribunal superior,
garantiza en cierta m edida el acierto de la resolución;
—Y por otro, asegurar el derecho de defensa del peijudicado por la reso­
lución, de modo que entra en juego el térm ino gravamen, justificándose la im­
pugnación por ser la resolución objeto de la misma gravosa para la parte.
Esto quiere decir que se articulan estos mecanism os para asegurar el
buen fin del proceso, perm itiendo que se revisen las resoluciones subsanando
posibles errores y autorizando a la parte respecto de la cual la resolución no
es favorable a que solicite una nueva reflexión a los órganos jurisdiccionales,
asegurándose de que se ha tom ado la decisión correcta. La idea es que se
vuelva a trabajar sobre el asunto, pero con lim itaciones garantistas del prin­
cipio de seguridad juríd ica”.5
Debem os recordar que en nuestro ordenam iento jurídico la acción or­
dinaria de nulidad se encuentra proscrita com o un m edio de im pugnación
para obtener la invalidación de una sentencia, no siendo posible jam ás iniciar
un proceso de lato conocim iento que persiga sem ejante objetivo.6
5 MARCOS I.ORI:do COLUNGA,
l,a casación civil, T iran t lo
B la n d í, V alencia, 2 0 0 4 , pp. 4 2 v
43.
6 N o d eb em o s c o n tu n d ir la acc ió n o rd in aria de nu lidad q u e p re te n d e iniciar un nuevo
p ro ce so p a ra los efecto s de invalidar u n a sen ten cia d ictad a en un p ro ce so an te rio r, co n el
19
TTT11 m 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 k1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1*
( \ \ r .i l v i li( >Di i<:<:i< )N
LOS RKOURSOS PROCESALES
En efecto, al referirse al recurso de casación se señala en el Mensaje
con que el Ejecutivo de la época envió al Congreso Nacional el proyecto de
CPC, que “terminan los procedimientos especiales con el que debe servir
para el recurso de casación en la forma y en el fondo. No difiere el primero
esencialmente del actual recurso de nulidad; pero se ha procurado llenar los
vacíos y aclarar las dudas que en él se notan. Se determinan con tal objeto
los trámites cuya omisión da lugar al recurso, y se desconoce de un modo expreso
la acción ordinaria de nulidad para invalidar sentencias, no admitiéndose otro ca­
mino que el de casación para lograr este resultado; en obsequio a la brevedad de
los procedimientos y al tranquilo goce de los derechos declarados en juicio
[...]” (énfasis añadido).
En conclusión, el recurso no es más que uno de los medios para hacer valer
la impugnación en contra de las resoluciones judiciales. De acuerdo con ello, la
impugnación aparece en una relación de género a especie respecto del
recurso.7
II. LOS RECURSOS
1. ETIMOLOGÍA
Recurso quiere decir literalmente regreso al punto de partida. Es un re-correr, correr de nuevo, el camino ya hecho. Jurídicamente la palabra denota
recurso de nulidad contem plado en el C. Procesal Penal (arts. 372-387), el cual no constituye
más que un recurso extraordinario que se deduce en el mismo proceso en que ella se dictó,
y que pretende invalidar una resolución por las causales expresamente establecidas por el
legislador.
'
7
En este sentido, se ha señalado que “el concepto de medios de impugnación es más
amplio que el concepto de recursos. Aun cuando los recursos sean, seguramente, los prin­
cipales medios de impugnación -e n especial si se tiene en consideración la variedad de re­
cursos existente-, ellos no dejan de coexistir con otros medios de im pugnación que, aunque
funcionen a la manera de un recurso, no lo son sin embargo. Dicho de otro modo: medios de
impugnación es un género, del cual los recursos no son sino una especie”. EN RIQ U E T a r i g o ,
Lecciones de derecho procesal civil según el nuevo Código, Fundación de Cultura Universitaria, t. II,
T ed., M ontevideo, 1998, p. 223. En el mismo sentido, se ha señalado en nuestro país que
“existe una relación de genero a especie entre los medios de im pugnación y los recursos. Si
bien todo recurso corresponde al género de los medios de impugnación, debe reconocerse la
existencia de medios de impugnación que no son recursos. La característica principal de ios
recursos y que permite distinguirlos de otros instrumentos que, perteneciendo a la categoría
de medios de impugnación, no son, sin embargo, recursos, es su carácter intraprocesal, esto
es, se proponen y despliegan su eficacia dentro del proceso, ya sea com o un nuevo examen
parcial de ciertas cuestiones, bien com o una segunda etapa del mismo proceso. El concepto
de impugnación es pues genérico y comprende todo m edio de ataque a un acto procesal o a
un conjunto de ellos, inclusive a todo un proceso, sea que se produzca en el curso del mismo
proceso o mediante otro posterior. En cambio, el concepto de recurso es específico y com ­
prende una clase especial de impugnaciones contra los errores del juez en un acto procesal
determinado y tiene aplicación sólo dentro del mismo proceso”. G O N ZA LO CO RTÉS, El recurso
de nulidad . Doctrina y jurisprudencia, LexisNexis, Santiago, 2006, pp. 3 y 4.
20
^
CAP. I. IN T R O D U C C IÓ N
tanto el recorrido que se hace nuevam ente m ediante otra instancia como (‘1
medio de im pugnación por virtud del cual se recorre el proceso.8
2. CONCEPTO
El recurso es el acto jurídico procesal de parte o de quien tenga legitimación
para actuar, mediante el cual im pugna una resolución judicial no ejecutoriada,
dentro del mismo proceso que se pronunció, solicitando su revisión a fin de
elim inar el agravio que sostiene se le ha causado con su pronunciam iento.
El recurso es el m edio técnico que ejerce una parte dentro del proceso
en que se dictó una resolución, que no ha alcanzado el carácter de firme
o ejecutoriada, para la im pugnación y subsanación de los errores que ella
eventualm ente pueda adolecer, dirigido a provocar la revisión de la misma,
ya sea por el mismo juez que la dictó o por otro de superior jerarquía.9
La existencia de los recursos nace de la realidad de la falibilidad hum ana,
que en el caso de la sentencia recae en la persona del juez, y en la pretensión
de las partes de no aceptar la resolución que les cause un peijuicio por no
haber acogido las peticiones form uladas en el proceso.
Los recursos judiciales satisfacen la pretensión de las partes de ver revi­
sada una resolución ya sea por el mismo Tribunal que la ha dictado o bien
por el superior jerárquico, según el caso, norm alm ente en este últim o caso
ante un órgano de carácter colegiado.
En general, puede hablarse de la existencia en el proceso de un derecho a
recurrir, cuya naturaleza es estrictam ente procesal, siendo uno de los varios que
surgen de esta particular relación jurídica. Se trata de un derecho subjetivo de
quienes intervienen en el proceso a cualquier título y condición, para que se
corrijan los errores del juez que le causan gravamen o peijuicio. De allí que,
como veremos más adelante, se ha contem plado en los tratados de derechos
hum anos el derecho a recurrir como uno de los elem entos que deben con­
currir para que nos encontrem os en presencia de un debido proceso.
Los errores de las partes e intervinientes no dan lugar a recursos sino
indirectam ente, en cuanto pueden conducir al juez a com eterlos tam bién.
El recurso es un acto procesal exclusivo de los litigantes (partes e inter­
vinientes), como la sentencia lo es del juez.
El recurso es un acto del proceso y con ello se descarta la pertinencia de
hablar de recurso cuando se trata de un nuevo proceso.10
3. ELEMENTOS
Para que nos encontrem os en presencia de un recurso es m enester que con­
curran conjuntam ente todos y cada uno de los siguientes elem entos:
8 COUTURE, Fundamentos..., op. cil., p. 340.
9 Cfr. COUTURE, Vocabulario jurídico, 3a reimpresión, Depalma, Buenos Aires, p. 507.
10 DEVIS ECHANDÍA, Teoría general del proceso, t. II, Editorial Universidad, Buenos Aires,
pp. 632 y 633.
21
i .OS UI'.CI RSOS l'K< X.I'.SAl.l'.S
a) Debo estar previsto por el legislador, determ inando ei 1ribunal que debe
conocer de él y el procedim iento que debe seguirse para su resolución;
b) Es un acto jurídico procesal de parte o de quien tenga legitimación
para actuar;
c) Debe existir 1111 agravio para el recurrente;
d) Debe im pugnarse una resolución judicial no ejecutoriada, dentro del
mismo proceso en que se dictó;
e) Persigue la revisión de la sentencia im pugnada.
4. ANÁLISIS DE LOS REFERIDOS ELEMENTOS
Cada uno de los elem entos antes señalados debe concurrir para encontrar­
nos en presencia de un recurso. Ellos son los que procederem os a analizar
a continuación.
a) La existencia del recurso debe ser prevista por el legislador,
determinando el Tribunal que debe conocer del mismo y el
procedimiento que debe seguirse para su resolución
La existencia de todo recurso debe ser contem plada por parte del le­
gislador, por cuanto ello im plica reconocerle atribuciones a los tribunales
para conocer de él, resolviendo los asuntos que la ley ha entregado a su
conocim iento.
Al efecto, de conform idad a lo previsio en el art. 77 de la Constitución
Política, “ una ley orgánica constitucional determinará la organización y atribuciones
de los tribunales que fueren necesarios para la pronta y cumplida administración de
justicia en todo el territorio de la República”.
En consecuencia, debe establecerse m ediante una ley orgánica consti­
tucional el Tribunal a quien le corresponde conocer de un determ inado
recurso, por cuanto ello im porta concederle a éste determ inadas atribucio­
nes. Esta m ateria, com o regla general, se regula específicam ente en el COT al
tratar de la com petencia que corresponde al pleno y a las salas de las Cortes
de Apelaciones y de la Corte Suprem a, sin peijuicio de las leyes orgánicas
constitucionales especiales que puedan establecerse sobre esta materia.
Por otra parte, en lo que dice relación con la oportunidad y con la form a
que debe seguirse para la tramitación y resolución de un determ inado recurso,
atendido a que éste form a parte del procedim iento que debe seguirse para
la solución de un conflicto, debe tam bién ser establecido por el legislador.
Al efecto, debem os recordar que conform e a lo previsto en el art. 19
N° 3 inciso 5o de la C. Pol., “ [t]oda sentencia de un órgano que ejerza jurisdicción
debefundarse en un proceso previo legalmente tramitado. Corresponderá al legislador
establecer siempre las garantías de un procedimiento y una investigación racionales
y justos”.
Estos principios han sido expresamente reconocidos por nuestro legislador
procesal penal en el art. 352 del C. Procesal Penal, titulado Facultad de recurrir,
al prescribir que “podrán recurrir en contra de las resoluciones judiciales el
22
IN T R O D U C C IÓ N
ministerio publico y los demás intervinientes agraviados por ellas, sólo ¡xn los
medios y en los casos exfrresamente establecidos en la ley ” (énfasis añadido).
b) Acto jurídico procesal de parte o de quien tenga legitimación
para actuar
El rSturso, com o la generalidad de los actos jurídicos procesales Ique se
realizan en el proceso, es esencialm ente unilateral.
Además, la mayoría de los recursos presentan diversas solem nidades que
deben ser cum plidas en su interposición, bajo sanción de ser declarados
inadmisibles.
Com o regla general, la parte es el sujeto que se encuentra en una po­
sición que lo legitim a especialm ente para im pugnar la injusticia de una
determ inada resolución judicial.
Sin em bargo, el recurso puede ser deducido excepcionalm ente no sólo
por quien haya sido parte formal en el proceso, sino también por quien habría
podido ser parte en el procedim iento en que se pronunció la sentencia.
Se com prende así que tam bién un tercero puede estar facultado para
recurrir, el que no es un tercero cualquiera, sino que es aquel tercero que
a título de tercero principal, coadyuvante, independiente o com o sustituto
procesal, haya podido actuar en el proceso en que se dictó la resolución
respectiva.11
En la misma situación se encuentra la víctima que no hubiere deducido
una querella, haciendo valer la acción penal pública o un delito de acción
penal pública previa instancia particular en el nuevo proceso penal, la que
no es parte, sino que tan sólo un interviniente, y no obstante ello se encuen­
tra facultado para im pugnar el sobreseim iento tem poral o definitivo y la
sentencia absolutoria, aun cuando no hubiere intervenido en el respectivo
procedim iento.12
Este principio ha sido expresam ente reconocido por nuestro legislador
procesal penal en el referido art. 352 del C. Procesal Penal, titulado Facultad
de recurrir, al prescribir que “podrán recurrir en contra de las resoluciones judiciales
el ministerio público y los demás intervinientes agraviados por ellas, sólo por los me­
dios y en los casos expresam ente establecidos en la ley” (énfasis añadido).
De acuerdo con lo anterior, y por no tratarse de actos de parte, debem os
señalar que no constituyen recursos determ inadas actuaciones que llevan a
cabo de oficio los órganos jurisdiccionales, ya sea con motivo de la interposi­
ción deficiente de un recurso (como ocurre, por ejem plo, en la casación en
el fondo de oficio) o con motivo de la dictación de una resolución judicial
respecto de la cual el Tribunal superior puede invalidarla oficiosam ente,
por estim ar que se ha incurrido en vicios in procedendo (com o sucede en la
casación en la form a de oficio).
En todas estas situaciones, a pesar de haberse podido invalidar una reso­
lución judicial por un Tribunal superior, no nos encontram os en presencia
11 Véase art. 24 del CPC.
12 Véanse arts. 109 letra f) y 352 del C. Procesal Penal.
23
»m 1111111111111111 n mitin m n
I \1' I.
t
i
f
de un recurso, puesto que iu> se trata de un acto de parte, sino que estamos
e n presencia de facultades ejercidas de oficio por el propio órgano jurisdic( ional de acuerdo con las atribuciones que le confiere la ley.
Por las mismas razones no cabe tam poco considerar com o recurso,
sino como un trámite procesal, a la consulta prevista por el legislador para
la revisión de algunas sentencias definitivas e interlocutorias, de prim era
instancia, por el superior jerárquico, que no hubieren sido revisadas por
vía de apelación.
I'ii la actualidad, este trám ite casi ha desaparecido de nuestro orden
procesal, contem plándose casi exclusivam ente respecto de las sentencias
definitivas desfavorables al Fisco en los juicios de hacienda.1" Se regulaba,
um nién, en los procedim ientos especiales de nulidad de m atrim onio y de
divorcio respecto de las sentencias definitivas no apeladas que daban lugar
i |.i separación judicial, a la nulidad de m atrim onio y al divorcio.14
1.11 el antiguo sistema procesal penal, de carácter inquisitivo y en el cual
íjcsde la óptica de Damaska prim aba notoriam ente el carácter jerárquico y
.1 .niplcm entación de políticas públicas en el proceso, la consulta presenta
aplicación m ucho mayor.
I'.n electo, en el antiguo proceso penal, dado el interés de orden público
ciivui lio en estos asuntos, el legislador previo la existencia de la consulta
n'spri t<>de un mayor núm ero de resoluciones y no sólo respecto de algunas
■.iiiti iu jas definitivas, como ocurría en el proceso civil.
Al electo, el CPP contem pla la consulta respecto de la resolución que
.....g.il>a la libertad provisional en los delitos que m erecían pena aflictiva;15
rl si Iii (¡cim iento definitivo debe ser consultado cuando el juicio versa sobre
iIchii i£)ii(' merecía pena aflictiva16 y la sentencia definitiva debe ser consultada
.( indo im pone una pena privativa o restrictiva de la libertad superior a un
.i11< i liando im ponía diversas penas a un sujeto que sumadas excedían el
nlfi'/o del año mencionado y, finalmente, cuando la sentencia es condenatoria
0 .il wiluioria y se dicta en un proceso que m erece pena aflictiva.17
i i id nuevo sistema procesal penal, de carácter acusatorio y en el cual
dr de l.i óptica de Damaska prim a en el proceso su finalidad de resolución
■
l> onllií ios y su carácter paritario, no se contem pla la existencia del trámite
1Ir l.i i oiisuha respecto de ninguna resolución judicial.
t
i
i.o s rk <:i in s o s i>r o i :k sa i .ks
f
t
i
f
i
i
i
iiii.i
t
t
t
f
i
u
u
u
m
n
m
i1 Vr u r art 751 del C PC .
I
I .ul. 7 5 3 del C PC , qu e c o n te m p la b a la co n su lta d e las sen ten cias definitivas que
ilun h # ¡il i una d em an d a de nulidad d e m atrim o n io o d e div o rcio p e rp e tu o que no eran
,|„ l.id.M tur d ero g ad o p o r la nueva Ley d e M atrim onio Civil (L ey N" 1 9 .9 4 7 , de 17 de m ayo
ili 'IIII II» ha ley su prim ió el título XVII del CPC., q u e co m p re n d ía los arts. 7 5 3 a 7 5 7 , y
ii linio itii h.i m ateria en el cap ítu lo IX , p árrafo s 1° y 2", y en el art. 1“ transitorio de la Ley
ili M .iminonlu Civil, sin p erju icio d e ser aplicab le en la actu alid ad ad em ás la Ley N° 1 9 .9 6 8 ,
, |,n i i m liis Tribunales de Fam ilia.
Vean- art. 361 del CPP.
111 Véase art. 4 1 4 CPP, el qu e m od ificad o p o r la Ley N° 1 9 .8 1 0 , pu blicada en el D iario
i >i!. i il ilr I i jun io d e 2 0 0 2 , qu e su p rim ió la co n su lta del so b re se im ie n to tem poral.
’ Vc.is< art. 5 3 3 del CPP.
i
m
24
w
( Al'. I IN T K O IH K .C IÓ N
c) Agravio p ara el recu rren te
Agravio es sinónim o de peijuicio.
El agravio existe cuando hay una diferencia entre lo pedido al juez, por
una parte, y lo que éste concede al peticionario, por la otra, perjudicando a
éste la diferencia existente entre lo pedido y lo que en definitiva es concedido
en la resolución pronunciada por el juez.
El agravio no sólo es material o se refiere a la distinta m anera de entender
la aplicación de la ley m aterial al caso concreto; igualm ente existe gravamen
cuando la diferencia de lo pedido y lo conseguido se concreta a cuestiones
o peticiones de orden procesal.
El agravio propiam ente tal se entiende que concurre cuando no se
obtiene todo lo que se ha pedido en el proceso. En otras palabras, una reso­
lución causará agravio a una parte cuando ésta le ha sido desfavorable por
no haberse acogido íntegram ente las pretensiones o defensas hechas valer
por ella en el proceso.
El agravio o perjuicio es toda diferencia existente en peijuicio de la parte
recurrente, y que tratándose de la sentencia definitiva podem os identificar­
lo por la diferencia existente entre lo pedido en los escritos de dem anda y
contestación, principalm ente, y lo otorgado en la resolución judicial.
El agravio o peijuicio se determ ina y debe existir fundam entalm ente en
la parte dispositiva de la resolución sujeta a im pugnación, y no en la parte
considerativa de ella, en la que se contienen los fundam entos de hecho y de
derecho de la resolución, puesto que es aquella parte en la cual el Tribunal
se pronuncia acerca de las peticiones de las partes. De acuerdo con lo an­
terior, no nos será posible hablar de la existencia de un peijuicio o agravio
cuando la diferencia sólo existe entre los argum entos en los que las partes
han fundado sus peticiones y la parte considerativa de la resolución, mas
no entre las peticiones de una de ellas y lo resuelto en la parte dispositiva
de la sentencia.
Además, es m enester tener presente que el agravio o peijuicio puede
existir no sólo respecto de una parte, sino que respecto de todas las partes
en el proceso con motivo de la dictación de una resolución judicial, puesto
que ella puede no haber acogido en su parte dispositiva íntegram ente las
peticiones de todas las partes. En tal caso, la sentencia causará agravio o
peijuicio a ambas partes, y las dos se encontrarán facultadas para recurrir.
La existencia de este tipo de resoluciones es im portante, puesto que además
son las que generan la posibilidad de que exista la institución de adhesión a
la apelación, y el recurso de nulidad en el nuevo proceso penal.18
Ahora bien, en doctrina procesal se suele distinguir entre dos agravios
diferentes; el llam ado agravio objetivo y el denom inado agravio subjetivo.
El agravio objetivo es aquel que surge de com parar la posición del sujeto
a quien la sentencia se le aplica, debiendo existir una diferencia entre lo que
en ella se decide, y que naturalm ente es el sustento del concepto mismo de
recurso, con lo pretendido por la parte en su dem anda o defensa.
Is Véase art. 382 del C. Procesal Penal.
25
I O S R l . c r K S O S I'K O C I . S A I .I Ú S
Mas este agravio no provoca inm ediata y autom áticam ente la existencia
de un recurso procesal, va que es necesario que el agraviado objetivamente
decida interponer i I respectivo resurso, im pulsándolo en la form a dispuesta
por la ley de procedim iento, puesto que si se conform a, o 110 hace uso de
él en la oportunidad correspondiente, precluve su derecho a recurrir. Con
ello, el agravio subjetivo debe concretarse y especificarse por el recurrente
respecto de la parte de la sem encia que estima que le perjudica y que se
invoca com o el fundam ento y el objeto específico de su recurso.
En definitiva, el agravio subjetivo, que se concreta en la petición que
fórm ula el recurrente, es el que otorga com petencia al Tribunal superior,
aun cuando el agravio objetivo hubiere sido mayor para el recurrente. Tal
sería el caso, por ejem plo, en que una sentencia condene a pagar una de­
term inada indem nización de perjuicios v el recurrente, en lugar de pedir
su revocación, se limita solamente*?!solicitar la rebaja del m onto de dicha
indem nización. En tal caso, el Tribunal sólo poseerá com petencia para pro­
nunciarse respecto de la rebaja de la indem nización, aun cuando el agravio
objetivo hubiere sido mavor, por lo que habría podido solicitar la revocación
del fallo para generar el rechazo íntegro de la dem anda.
En nuestro ordenam iento jurídico se ha previsto en form a específica
el agravio objetivo para establecer los casos en que una sentencia definitiva
causa agravio o peijuicio a una de las partes. Al efecto, el art. 751 del CPC
nos señala que existe agravio -d e n tro del llamado juicio de h a B n d a - en
caso de que:
i) La sentencia no acoge totalm ente la dem anda (agravio para el de­
m andante).
ii) La sentencia no acoge totalm ente la reconvención (agravio para el
dem andado).
iii) La sentencia no desecha en todas sus partes la dem anda (agravio
para el dem andado).
iv) La sentencia no desecha en todas sus partes la reconvención (agravio
para el dem andante).
Este agravio es propio de todo recurso y tiene especial aplicación respecto
del recurso de apelación en m ateria civil.
En el antiguo sistema procesal penal, el art. 54 bis del CPP establece las
resoluciones apelables y señala la existencia del gravamen irreparable como
norm a supletoria para la procedencia del recurso de apelación.
En consecuencia, en el antiguo proceso penal no basta que la resolución
judicial cause un agravio o gravam en al recurrente, sino que requiere como
requisito adicional que no exista otro m edio distinto al recurso con el fin de
obtener la elim inación del perjuicio dentro del proceso.
Ejemplo de esta situación lo encontram os en el art. 401 respecto de la
resolución que decreta el cierre del sumario; los arts. 434 y 443 respecto de
la resolución que rechaza las excepciones de previo y especial pronuncia­
m iento de carácter perentorio; etcétera.
En el nuevo sistema procesal penal no se contem pla la existencia del
gravam en irreparable, sino que tan sólo el agravio com o fundam ento para
deducir el recurso de apelación, lo que se justifica atendida la consagración
26
i
C A I ' ] IN T R O D U C C IO N
de la procedencia específica del recurso de apelación sólo en contra de
ciertas y determ inadas resoluciones judiciales.19
No obstante, tratándose de otros recursos, com o son los que persignen
en form a extraordinaria la invalidación del tallo, el agravio es más complejo,
puesto que no basta con el hecho de ser parte y que el fallo resulte desfavo­
rable a ésta, sino que adem ás se requiere que debe afectar al recurrente la
causal en que se basa su petición de declaración de nulidad.
Así por ejemplo, en el recurso de casación en la forma, que sólo puede
ser deducido basado en algunas de las causales que la ley establece, dado su
carácter de derecho estricto, es m enester para que se configure el agravio
que concurran los siguientes elem entos:
-S e r parte en el juicio;
-Q u e la sentencia sea desfavorable;
-Q u e el recurrente invoque un vicio que lo afecta a él;
-Q u e el recurrente no hubiere consentido en el vicio, habiendo prepa­
rado el recurso en los casos previstos por la ley.
En el nuevo sistema procesal penal excepcionalm ente la anterior regla
se rom pe tratándose del recurso de nulidad sólo cuando él se interpone
basado en las causales denom inadas motivos absolutos de nulidad (art. 374
del C. Procesal Penal), dado que basta la concurrencia de la causal y que la
sentencia cause agravio al recurrente para que sea procedente dicho medio
de im pugnación, sin que sea necesario exigir que el vicio le haya generado
un perjuicio al recurrente por haberse efectuado esa calificación por parle
del legislador, la que posee un carácter vinculante para el Tribunal que debe
pronunciarse acerca de la adm isibilidad del recurso.
d) Impugnación de una resolución judicial no ejecutoriada, dentro
del mismo proceso en que se dictó
El recurso no es más que u na em anación del derecho de acción que se
ha ejercido dentro del mismo proceso en que se dictó la resolución.
“La facultad de obtener, en mayor o m enor medida, nuevosjuicios sobre
una o más cuestiones que han sido objeto de un prim er juicio contenido
en una sentencia, la conceden las norm as procesales, por cuanto, estando
la potestad de juzgar encom endada a los órganos del Estado, encarnados
por hom bres, y siendo el conocim iento hum ano relativo, subjetivo y falible,
a través de dicho aparato el derecho tiende a conseguir un producto de la
actividad intelectual y volitiva de tales órganos que corresponda lo más po­
sible a la verdad, a la justicia y a la legalidad.
Mas, para obtener este resultado, no es suficiente una pura revisión del
producto final de la actividad del órgano al cual se acudió una prim era vez,
sino que para mayor garantía de la justicia, de la verdad y de la legalidad de
la decisión, es necesario que esa obra de revisión vaya acom pañada de todo
un procedim iento que en mayor o m enor m edida consienta el reexam en
19 Véanse los arts. 352, 364 y 37U del C. Procesal Penal.
27
LOS RECl'RSOS I'ROCKSAl.l.S
d<- Lis cu< stiones ya decididas, a fin de apreciar la conform idad de ellas con
l.i justicia, la verdad y la legalidad.
I .a impugnación de la sentencia importa, por tanto, necesariam ente una
i t-novación del procedim iento según las normas y la disciplina concernientes
,i los medios para im pugnar las sentencias”.-0
I). acuerdo con lo expuesto, podem os señalar que existe una relación
del todo a parte entre la acción y el recurso, siendo éste el m edio para que
l;i p ; n U: continúe con su actividad dentro del proceso a través de tina nueva
l,i.\< , para los efectos de obten er una resolución que resuelva el conflicto,
i n esie sentido, se pod ría señalar que el recurso no viene a ser más que
<1 m edio para pasar de una a otra fase del proceso, sin rom per la unidad
de este.
La dot trina m ayoritariam ente entiende que con la interposición de un
id! tuso no se genera un nuevo proceso, sino que a lo sum o se abre una nue­
va fase dentro del mismo procedim iento. El recurso no supone un proceso
dili rente, sino qiwe en él se desarrolla el derecho de accionar para poner
en ejercicio la jurisdicción dentro de la fase procesal correspondiente, sin
ue se rom pa la unidad del proceso a través del cual se obtendrá la solución
del colilla to.
Finalmente, cabe tener presente que el recurso además de ser un acto que
debe lealizarse dentro del mismo proceso por el sujeto agraviado legitimado
en contra de una resolución judicial, requiere que ella no haya alcanzado el
estado de firmeza, esto es, que no se encuentre firme o ejecutoriada.
( ¡onforme a ello, es que el recurso debe ser ejercido en el proceso en
que se dictó la resolución dentro de un plazo fatal y de carácter individual,
por regla general, para cada parte.
EJ legislador busca que la resolución del conflicto se logre m ediante la
ic( ta aplicación del derecho o la actuación de la ley. Sin em bargo, el derecho
busta tam bién la certeza.
De allí que el legislador haya establecido un límite a la revisión de los
.utos para lograr su firm eza a través de la autoridad de cosa juzgada.
Para proveer a la certeza de la esferajurídica de los litigantes, dando un
valor fijo y constante a las prestaciones, la organización jurídica quiere que
la actividad jurisdiccional se desarrolle una sola vez (aunque ordinariam en­
te con la posibilidad de varios grados). Aplicando la ley del m ínim o m edio,
tiende al máximo resultado con el m ínim o em pleo de actividad; entre las
ventajas de la certeza juríd ica y los datos de los posibles errores del juez en
el caso concreto concede predom inio a los prim eros. Por esto, transcurri­
dos los térm inos para im pugnar una sentencia, ésta deviene firm e, y de ahí
deriva que la declaración de la voluntad de la ley que ella contiene deviene
i ndiscutible y obligatoria para el juez en cualquier juicio futuro.
“Por lo tanto, la cosa juzgada contiene en sí misma la preclusián de cual­
quier cuestión futura. La institución de la preclusión es la base práctica de la
eficacia de la sentencia; quiere decir que la cosajuzgada substancial (obliga-“ UGO ROCCO, Tratado de derecho procesal civil, vol. III, Temis-Depalma, pp. 311 y 312.
28
C A R I IN T R O D U C C IO N
torit'dad en los juicios futuros) tiene por presupuesto la cosa juzgada formal
(predusión de las im pugnaciones)”.21
De allí que el recurso se interpone siem pre en contra de una resolución
que no ha alcanzado el estado de ejecutoriedad o de firmeza, y por ello no
se ha producido la cosa juzgada formal, puesto que se trata de un proceso
que no ha term inado por restar una fase recursiva.
El térm ino del proceso se produce por la cosa juzgada formal, la que
ocurre con la predu sión de los recursos en contra de la resolución que
decide el conflicto.
e) Revisión de la sentencia impugnada
El objeto que se persigue m ediante el recurso es la elim inación del agra­
vio generado en la sentencia.
Ello se puede lograr m ediante la reform a de una resolución judicial:
-L a nulidad de una resolución judicial.
Se persigue la reform a de una sentencia cuando ha sido dictada dando
cum plim iento a los requisitos previstos por la ley, pero se estima por la parte
que recurre que ella, en su totalidad o en una parte, no ha resuelto en forma
justa el conflicto de acuerdo con lo pedido dentro del proceso, solicitando
por ello su revocación o enm ienda. La elim inación del perjuicio o agravio
puede obtenerse m ediante la revocación del fallo o m ediante su modificación
parcial, según si el agravio causado por la resolución im pugnada hubiere
sido total o parcial. Los recursos que persiguen este objetivo son los de re­
posición y apelación.
Se persigue la nulidad o invalidación de una sentencia cuando ella ha
sido dictada sin darse cum plim iento a los requisitos previstos por la ley, por
lo que se requiere por la parte perjudicada su invalidación por las causales
específicas previstas por el legislador para los efectos de elim inar el agravio
que se le ha causado con su dictación.
Los recursos en que se persigue este objetivo son los de casación en la
form a y en el fondo, tanto en el procedim iento civil com o en el antiguo
procedim iento penal, y el recurso de nulidad, en el nuevo sistema procesal
penal.
D ebem os hacer presente que en el recurso de casación en la form a,
cuando el vicio se com ete en la dictación de la sentencia, y en el recurso
de casación en el fondo no sólo existe la sentencia de casación en la que se
anula el fallo, sino que debe dictarse tam bién una sentencia de reem plazo
en la cual se resuelva correctam ente el asunto.
En el nuevo sistema procesal penal la regla general es que el Tribunal
superior que conoce del recurso anule la sentencia y /o el juicio oral, sin
que pueda dictar una sentencia de reem plazo, debiendo por ello realizarse
un nuevo juicio oral ante el Tribunal de juicio oral integrado por nuevos
jueces.
21
JO S É CH IOVENDA , Principios de derecho procesal civil, t. II, Instituto Editorial Reus, Ma­
drid, 1977, p. 446.
29
i .o s k k c i r s í >s |>Ro( :i :.s a i .I'.s
5. F IN DA M F. N T OS 1)f l OS RECURSOS
El fun dam en to objetivo que se ha contem plarlo p or el legislador para
concebir dentro del proceso la existencia de los recursos no es otro que el
erro r hum ano en que se puede incurrir por losjueces en la solución de los
conflictos, encom rándost estos medios de im pugnación concebidos com o
los m edios destinados a obtener su reparación.-En los recursos con efecto devolutivo, esto es, aquellos en que su conoci­
m iento corresponde al superior jerárquico, se prevé la posibilidad de reparar
el error por encontrarnos ante una nueva iase del proceso. Esta nueva fase se
lleva a cabo ante un órgano de superior jerarq uía cuyos integrantes se consi­
deran más expertos y con mayor experiencia en el ejercicio jurisdiccional.
Aun en los recursos no devolutivos, tam bién conocidos bajo la denom i­
nación de rem edios, esto es, aquellos en que su conocim iento corresponde
al mismo Tribunal que dictó la resolución im pugnada, se considera que es
posible subsanar el error ante los nuevos antecedentes de hecho o de dere­
cho que se hagan valer y que no se consideraron por el juez al m om ento de
dictar la resolución que se im pugna.
En este sentido, los recursos cum plirían una función social, como seria
velar por la justa com posición del conflicto, que se hace valer ante los órga­
nos jurisdiccionales, perm itiendo que se enm iende el erro r en que podría
haber incurrido el juez al dictar una resolución judicial.
Pero, por otra parte, el recurso presenta un fundam ento individual, que
no es otro que perm itir a la parte agraviada lograr su satisfacción frente a
una resolución judicial respecto de la cual se siente perjudicado.23
T ratándose de los recursos, ya sabemos que no basta el error y la mera
insatisfacción de la parle, sino que para que se encuentre legitim ada para
recurrir se requiere de la necesaria concurrencia del agravio.
Dado que el recurso es un acto voluntario de una parte, que responde
a la satisfacción del interés particular del recurrente, su ejercicio constituye
claram ente para ella una carga y no una obligación dentro del proceso, y
p uede ser objeto tanto de renuncia com o de desistim iento por la parte res­
pectiva hasta antes que el Tribunal resuelva el recurso.24
Además de la satisfacción del interés particular del recurrente y de la
justa composición del conflicto, se pretenden con la interposición de algunos
recursos otras Finalidades que m iran al interés social.
Es así com o es interés de la sociedad velar por el respeto del debido
proceso de ley com o derecho fundam ental, lo cual se logra m ediante los
recursos de casación y de nulidad; así com o es de interés del Estado lograr
la obtención de una uniform idad de la jurisprudencia en cuanto a la aplica­
ción de la ley para la solución de los conflictos, lo que se pretende alcanzar
22 C A R N E L U IT I, FRANCESCO, Derecho procesalpenal, Oxford University Press, 1999, México,
p. 174.
23 Cfr. T a v o l a r i O l i v e r o s , R a ú l , “Hacia una teoría general de la im pugnación”, en
Comentarios procesales, Edeval, Valparaíso, 1994, p. 38.
24 Véanse arts. 7o inc. 2", 217 inc. 2", 768 N1' 8 del CPC y 354 del C. Procesal Penal.
30
CAI’. 1. IN T R O D U C C IO N
en el recurso de casación cu el fondo25 y en el recurso de nulidad, por la
causal de infracción de ley al existir jurisprudencia contradictoria em anada
de tribunales s u p e r i o r e s , a l entregar su conocim iento exclusivo a la Corte
Suprema.
Debemos ten er presente que en caso de conflicto entre el interés parti­
cular del recurrente y el interés social de lograr la uniform idad de la juris­
prudencia, prim a el prim ero, lo que se dem uestra p o r el solo hecho de que
la renuncia o el desist-¡miento del recurso de la parte recu rren te im pide que
los tribunales superiores p uedan emitir algún pronu nciam iento respecto
del asunto.27
6. FUEN TES DE LOS RECURSOS
Las fuentes de los recursos son:
-C onstitución Política de la República;
-C ód igo O rgánico de Tribunales;
-C ó d ig o de Procedim iento Civil;
-C ód igo de Procedim iento Penal;
-C ód igo Procesal Penal;
-R ecursos de carácter especial contem plados fuera de los Códigos procedim entales de aplicación general;
-S istem a de los recursos respecto de los tribunales arbitrales.
6 .1.
C o n s t i t u c i ó n P o l í t i c a d e l a R e p ú b lic a
La Constitución Política puede ser considerada de dos formas como fuente:
6.1.1. Fuente directa
Nos encontram os con situaciones en que nuestra Carta Fundamental es fuente
directa respecto de todos aquellos recursos que la propia Constitución crea
y cuya reglam entación está generalm ente entregada a una ley posterior.
La Constitución Política, para que las personas se defiendan de los de­
más individuos frente a acciones u omisiones que las am enazan, perturban
o privan de los derechos y garantías más esenciales, ha consagrado acciones
para perm itirles acudir a los órganos jurisdiccionales de mayor jerarq uía en
busca de una pronta protección o am paro.
25 Véase art. 767 CPC.
-6 Véanse arts. 373 letra b y 376 inc. 3o del C. Procesal Penal.
21 En este sentido, puede consultarse la sentencia de I de febrero de 1995 del Tribunal
Constitucional, rol N ü 205, que ejerciendo el control preventivo de constitucionalidad del
proyecto de ley daría origen posteriormente a la Ley N" 19.374, declaró que era inconstitu­
cional rechazar un recurso de casación en el fondo porque carece de relevanciajurídica para
la adecuada interpretación y aplicación del derecho.
31
i.os iíeí'.urso.s I'Uoci.sai.ls
Con tal objeto, nuestra Carta Fundam ental contem pla cuatro acciones
a las que denom ina recursos:'-®
a) R ecurso de protección
Este recurso se prevé en el art. 20 de la Constitución Política. El mismo
lúe creado en el Acta Constitucional N° 3 el año 1976, co ncediéndcS en
ese mismo texto la facultad a la Corte Suprem a para que dictara un auto
acordado que lo regulara.
O riginariam ente su regulación se en contraba contenida en un auto
acordado de 2 de abril de 1977 de la Excma. Corte. Dicho auto acordado
fue posteriorm ente derogado por otro del mismo Tribunal, de 27 de jun io
de 1992, el que, por su parte, fue modificado por sendos autos acordados
de 4 de mayo de 1998 y 25 de mayo de 2007, respectivamente.
El hecho de que este recurso pueda ser invocado por cualquier persona
desvirtúa la idea de recurso tradicional. Además no se dirige, por regla ge­
neral, en contra de resoluciones judiciales, sino que en contra de acciones
ii omisiones ilegales o arbitrarias de particulares o autoridades de gobierno
que am enazan, perturban o privan a una persona de alguno de los derechos
(le rango constitucional que señala el constituyente.
b) Recurso de am paro
Este recurso se encuentra previsto en el art. 21 de la C. Pol.
Se reglam entan dos clases de acción de am paro:
- Acción preventiva: establecida en el inciso final del referido art. 21.
Señala la posibilidad de am paro para evitar las am enazas en contra de la
garantía de la libertad.
-A cción curativa o correctiva: se refiere al caso en que la garantía recién
referida ya hubiere sido violada.
La reglam entación del recurso de am paro está en el CPP y en un auto
acordado de la Excma. Corte, los cuales ponen énfasis en la rapidez con que
debe tramitarse.
En el nuevo proceso penal no se contem pló la regulación del recurso de
am paro en el C. Procesal Penal, pero dada su consagración constitucional,
y sin peijuicio de considerar adicionalm ente que su existencia se prevé en
diversos tratados internacionales ratificados por Chile, no cabe duda que esta
acción constitucional se encuentra plenam ente vigente de acuerdo con las
reglas preestablecidas a la introducción del nuevo sistema procesal penal.29
28 La mayoría de la doctrina nacional está de acuerdo en que en estos casos más bien
nos encontramos en presencia de acciones constitucionales que abren un procedimiento
para lograr la finalidad prevista en su consagración y no frente a recursos propiamente tales,
puesto que no persiguen impugnar resolucionesjudiciales, elem ento de la esencia que debe
concurrir respecto de éstos. Véase, en general, A N D RÉSjA N A y JU A N CARLOS M a r I n G ., Recurso
lie protección y contratos, Editorial Jurídica de Chile, 2006, passim.
-9 Sin peijuicio de ello, debemos tener presente que en el nuevo sistema procesal penal se
ha contemplado también una acción de amparo con rango solamente legal ante un juez infe­
rior, como es el juez de garantía, conforme a lo previsto en el art. 95 del C. Procesal Penal.
32
CAI'. I. IN T R O D U C C IÓ N
Los dos recursos ya m encionados em anan de las facultades conservadoras
de los tribunales.
t) Recurso de reclam ación p or privación de la nacionalidad
Se encuentra reglam entado en el art. 12 de la C. Pol.
De él conoce la Corte Suprem a com o jurado y en Tribunal pleno.
d) Requerimiento de inaplicabilidad de norma de rango legal y
requerimiento de inconstitucionalidad de una norma de rango
legal
El art. 80 de la Constitución Política de 1980 establecía: "La Corte Su­
prema, de oficio o a petición de parte, en las materias de que conozca, o
que le fueren sometidas en recurso interpuesto cualquiera que se siga ante
otro Tribunal, podrá declarar inaplicable para esos casos particulares todo
precepto legal contrario a la Constitución [...]”. A partir de la reform a cons­
titucional introducida por la Ley N° 20.050, publicada en el Diario Oficial
de 26 de agosto de 2005, la Corte Suprem a dejó de conocer de la acción de
inaplicabilidad.
Esta acción o requerim iento se encuentra actualm ente entregada al co­
nocim iento del Tribunal Constitucional, conform e a lo previsto en el art. 93
N° 6 de la Carta Fundam ental.
-R equerim iento de inaplicabilidad. Para deducir el requerim iento no
es necesario que existan agravios, sino que sim plem ente se solicita al Tri­
bunal Constitucional que declare que no puede aplicarse un determ inado
precepto legal por ser contrario a la Constitución Política, en una gestión
que se sigue ante un Tribunal ordinario o especial. Se puede decir que se
trata, realm ente, de una acción a través de la cual se pretende prevenir el
agravio que podría causarse por la aplicación en la sentencia definitiva de
una ley inconstitucional.
-R equerim iento de inconstitucionalidad. Además, a partir de la reform a
constitucional introducida p or la Ley N° 20.050, se entregó al conocim iento
del Tribunal Constitucional el requerim iento para la declaración de incons­
titucionalidad de una norm a legal, conform e a lo previsto en el art. 93 N° 7
de la Carta Fundam ental.
En este segundo evento, para deducir el requerim iento no es necesario que
exista un agravio, sino que sim plem ente se solicita al Tribunal Constitucional
que declare que un precepto legal es inconstitucional y que, por tanto, debe
entenderse derogado con efectos de carácter general desde la publicación en
el Diario Oficial de la sentencia que form ula dicha declaración. Constituye
un presupuesto para form ular la declaración de inconstitucionalidad que
ese precepto haya sido previam ente declarado inaplicable por el Tribunal
Constitucional. En este requerim iento se trata de una acción a través de la
cual se pretende obtener una declaración de inconstitucionalidad de un
precepto legal previam ente declarado inaplicable, para que se produzca su
derogación con efectos generales, pero sin efecto retroactivo.
33
I.(>S RK( '.l'KSt >.S l'RC l( i ' A l l-.S
(j. 1 . 2 .
]'u en li‘ ludírtela.
Se rc fitll a todas las norm as que se vinculan a instituciones generales del
derecho procesal y entre las cuales deben considerarse los recursos.
a) Bases de la instinacionalidad
El art. 7° establece la órbita de acción de los órganos del Estado, entre los
que se encuentran los tribunales. De este artículo se deduce que el sistema
de recursos forma parte de la limitación de la órbita de las funciones de los
organismos del Estado.
b) Derechos y deberes constitucionales
El art. 19 N° 3 establece que la Constitución Política asegura a todas las
personas la igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos. Esta
norm a lleva envuelta ia idea de debido proceso, para lo cual es indispensable
un sistema adecuado de recursos. El recurso responde a la idea de que el
proceso sea racional y justo.
c) El art. 19 N" 7 establece que ¡a Constitución Política asegura a todas
las personas el derecho a la libertad y a la seguridad individual. De estas
normas han nacido el recurso de am paro \ el recurso de protección.
d) En los arts. 76 y siguientes se señala la idea de jurisdicción. Se trata de
una fuente indirecta, la cual nos señala que "la facultad de conocer las causas
civiles
entendiéndose que en la facultad de conocer está incorporado
el sistema de recursos, y
e) El art. 77 reglam enta indirectam ente el sistema de recursos al señalar
que una ley orgánica constitucional regulará la organización y atribuciones de
los tribunales, no siendo los recursos más que una vía a través de la cual los
órganosjurisdiccionales pueden hacer valer el ejercicio de sus atribuciones
a petición del recurrente.
6.2.
C ó d ig o O r g á n ic o d e T r ib u n a le s
6.2.1. Fuente directa. El Código Orgánico de Tribunales es fuente directa
a) El art. 278 establece el recurso de reposición en carácter adm inistrativo
que procede sólo respecto de resoluciones que versan sobre la calificación
ele los jueces. Asimismo, establece el recurso de apelación por esta misma
causa.
b)
El Código O rgánico de Tribunales tam bién reglam enta el recurso de
queja.30 Este recurso se interpone ante una grave falta o abuso de carácter
ministerial que se produce al dictar una sentencia definitiva o interiocutoria
que pone térm ino al juicio o hace imposible su continuación, contra la que
no proceden otros recursos. Se dirige contra la persona del juez o jueces que
no Véase art. 545 COT.
34
I Al’. 1. IN T R O D U C C IO N
la hubieron protnm eiado, a diferencia de la apelación y los otros recursos
jurisdiccionales, que se dirigen directam ente contra la resolución. Puede
im portar m odificar la resolución dictada con grave falta o abuso y además
conllevar a la aplicación de una m edida disciplinaria al juez o jueces que la
hubieren pronunciado, lo que se justifica en atención a que procede sólo en
caso de no poderse interponer otros recursos ordinarios o extraordinarios
en contra de la resolución.
6.2.2. luiente indirecta
Este Código es una fuente indirecta de los recursos, ya que señala los tribu­
nales que van a conocer de cada uno de ellos. Estos tribunales son:
-L os jueces de letras, los jueces de garantía y tribunales orales en lo
penal en el nuevo sistema procesal penal.
-L os tribunales unipersonales de excepción, los que no tienen por regla
general com petencia respecto de los asuntos crim inales en el nuevo sistema
procesal penal.31 Las C.ortes de Apelaciones. El art. 63 del COT señala los
recursos que conoce la Corte de Apelaciones respectiva. Estos son:
-E n segunda instancia, conocen del recurso de apelación en contra de
resoluciones dictadas en causas civiles, penales, fam iliares y no contencio­
sas que se hayan conocido en prim era instancia los jueces de letras de su
territorio jurisdiccional, o uno de sus ministros. En el nuevo sistema proce­
sal penal conocen, excepcionalm ente, de los recursos de apelación que se
deducen en contra de las resoluciones que específicam ente se prevén en la
ley pronunciadas por el juez de garantía, siendo im procedente la apelación
en contra de las resoluciones dictadas por los tribunales de juicio oral en lo
penal. Lo mismo que se establece en el nuevo sistem a procesal penal ocurre
en el nuevo sistema procesal laboral.32
-E n única instancia conocen de los recursos de casación en la form a
que se interpongan en contra de las sentencias dictadas por los tribunales
indicados en el párrafo anterior, y de las sentencias definitivas de prim era
instancia dictadas por jueces árbitros. En el nuevo sistema procesal penal
conocen, por regla general, del recurso de nulidad deducido en contra de
las sentencias definitivas pronunciadas por un Tribunal oral en lo penal.
Por su parte, en el nuevo sistema laboral, al igual que sucede en el nuevo
sistema procesal crim inal, se establece un recurso de nulidad en contra de
la sentencia definitiva de prim era instancia en lugar del tradicional recurso
de apelación.33
31 I'.l único caso de Tribunal unipeisonal de excepción sería el contem plado en el N° 2
del art. 52 del COT respecto de un ministro de la Corle Suprema, el que deberíamos entendei derogado orgánicam ente respecto del nuevo sistema procesal penal por los actuales
arts. 73 y 80 A de la Carra Fundamental, que contemplan al ministerio público com o único
órgano encargado de dirigir exclusivamente la investigación, con la sola excepción de las
causas penales militares.
32 Véase inciso 1" del art. 476 del Código del Trabajo.
3:1 Véanse arts. 477 y 478 del Código del Trabajo.
35
IJ1S KKCI i USOS l’lít KlKSAl.KS
-E n única instancia conocen de los recursos de queja que se deduzcan
en contra de los jueces de letras, jueces de gáfantía. jueces de Tribunal oral
en lo penal, jueces de policía local, jueces árbitros y órganos que ejerzan
jurisdicción, dentro de su territorio jurisdiccional. La aplicación de la medida
disciplinaria, en caso de ser acogido el recurso de queja por la sala respectiva,
es de com petencia del pleno.
-E n única instancia, de las consultas de las sentencias civiles o criminales
dictadas por esos mismos tribunales. En el n u S o sistema procesal penal,
com o ya se ha señalado, no se prevé el trám ite de la consulta.
-E n prim era instancia conoce de los recursos de am paro, am paro eco­
nóm ico v de protección.
La Corte Suprema. Si bien, el art. 96 del COT señala en su N° 1 la com ­
petencia del pleno de la Corte Suprem a para conocer del recurso de inapli­
cabilidad, esta disposición debe entenderse derogada por la Ley N° 20.050,
que modificó el texto constitucional y entregó dicha com petencia al Tribunal
Constitucional. El art. 98 del COT, por su parte, señala la com petencia de las
salas de la Corte Suprem a. De esta form a conocerá en única instancia:
i) Del recurso de casación en el fondo.
ii) Del recurso de casación en la form a contra sentencias dictadas por
Cortes de Apelaciones o por Tribunal arbitral de segunda instancia constituido
por árbitros de derecho, en los casos en que estos árbitros hayan conocido
de negocios de la com petencia de dichas Cortes.
iii) De*fcs recursos de nulidad interpuestos en contra de las sentencias
definitivas dictadas por los tribunales con com petencia en lo criminal y labo­
ral, cuando corresponda de acuerdo con la ley, en el nuevo sistema procesal
penal y laboral. Ya hem os advertido que en el nuevo sistema procesal penal
y laboral no se prevé la existencia de los recursos de casación en la form a y
en el fondo.
iv) De las apelaciones deducidas contra resoluciones de la Corte de
Apelaciones con relación a recursos de am paro, am paro económ ico y de
protección.
v) Del recurso de revisión, cuya existencia se regula tanto en el antiguo
procedim iento penal como en el nuevo sistema procesal penal.
vi) De los recursos de queja en contra de los m iem bros de Cortes de
Apelaciones, cortes marciales y de todo otro Tribunal respecto del cual no se
haya establecido por el legislador otro Tribunal com petente para conocer del
mismo, atendida la superintendencia correctiva que posee la Corte Suprem a
sobre todos los tribunales del país, conform e á lo previsto en el art. 82 de la
Carta Fundam ental.34 La aplicación de la m edida disciplinaria, en caso de
ser acogido el recurso de queja por la sala respectiva, es de com petencia del
pleno.
!'4 Este último sería el caso, por ejemplo, de un recurso de queja deducido en contra
de los miembros del Tribunal de la Libre Competencia, puesto que se trata de un órgano
jurisdiccional que ejerce atribuciones a nivel nacional y no respecto del territorio jurisdic­
cional de una Corte de Apelaciones en particular, conform e lo establecido en el art. 63 N" 2
letra b) del COT.
36
( \l> I. IN I U O D U C C IO N
6.3.
C ó d i g o d e P r o c e d i m i e n t o C iv ii.
El CPC reglamenta inorgánicam ente los recursos procesales, id referirse a ellos
uuilo en el libro I (Disposiciones com unes a todo procedim iento) como en
el libro 111 (Procedim ientos especiales).
La form a de regular algunos de los recursos en el libro 1, sobre las nor­
mas com unes a todo procedim iento, es conveniente, porque así ellos pue­
den aplicarse a todo procedim iento general y especial del CPC, salvo norm a
expresa en contrario.
Los recursos que reglam enta este Código son:
a) El recurso de reposición (art. 181) en su doble aspecto. H abitual­
m ente se denom inan reposición ordinaria o extraordinaria según tenga que
interponerse en un plazo determ inado o no.
b) El recurso de aclaración, rectificación o enm ienda (art. 182). Este
mal denom inado recurso es una excepción a la institución del desasim iento
del Tribunal.
c) El recurso de apelación (arts. 186 y ss.).
d) El recurso de hecho, tanto el denom inado verdadero (arts. 203 y ss.)
como el falso recurso de hecho (art. 196).
e) El recurso de casación (arts. 764 y ss., título XIX clel libro III). En di­
cho título se establecen norm as com unes al recurso de casación en el fondo
y forma; y se contem plan norm as especiales respecto de cada uno de ellos.
f) El denom inado recurso de revisión (arts. 810 y ss.).
Las disposiciones com unes que se contem plan para la regulación de los
recursos presentan com o característica que ellas pueden ser alteradas, en
ciertos casos específicos, por norm as especiales.
Un claro ejem plo respecto de esta m ateria lo encontram os en la form a
de conceder el recurso de apelación, dado que se contem plan norm as de
excepción por sobre las norm as generales en diversos preceptos contenidos
a lo largo del CPC y leyes especiales, las que últim am ente se han extendido
de form a tal que han revertido la regla general a situaciones excepcionales,
como veremos al analizar el recurso de apelación.
6.4.
C ó d ig o d e P r o c e d im ie n to P e n a l
El CPP em plea el mismo sistema que el CPC, pero con m ucha m enor regla­
m entación.
En el libro I se establecen las disposiciones generales para el juicio cri­
minal. D entro de éste, el sistema de tratam iento de los recursos no es igual
que en el CPC. La mayor diferencia se encuentra en el recurso de apelación,
ya que en el CPP el recurso de apelación y los recursos en general no están
reglam entados en form a orgánica. Existen norm as dispersas a lo largo del
libro I e incluso se regula la apelación en form a especial dentro de la sen­
tencia definitiva en los arts. 510 y siguientes. Sin peijuicio de ello, el CPP
reglam enta habitualm ente la apelación en form a casuística al referirse a
diversas resoluciones.
37
1< P u .t
I ’ R S t )S I 'K O C F .V M .I- .S
lin el libro ¡I se reglanwima el recurso ele casación en la tbniui y en el
fondo (ans. 535 \ s.). Lo hace con una m odalidad trascendental ya que son
norm as especiales respecto de las norm as civiles ck' casación. Por lo tanto,
la estructura básica aplicable del recurso de casación en materia penal es la
del ('PC, salvo las modificaciones que introduce el ( ;n \
En el libro 111 se reglam enta en su titulo Vil la revisión de ías sentencias
penales condenatorias firmes por crím enes y simples delitos, sin em plear
adecuadam ente la denom inación recurso para identificar esta verdadera
acción extraordinaria de nulidad.
6.5. C odig o P rocesal P enal
El C. Procesal Penal realiza una regulación orgánica de los recursos en su
libro 111.
En dicho libro ¡U, denom inado Los recursos, se prevén en su título l
las Disposiciones generales que deben regir respecto de la interposición de
cualquier recurso, salvo norm a especial diversa
-E n el título II se regula el recurso de reposición:
-E n el título III se regula el recurso de apelación;
-E n el título IV se regula el recurso de nulidad;
-E n el párrafo III, del título VIII. del libro IV, se regula la acción de
revisión de sentencias firmes condenatorias.
Sin perjuicio de ello, debem os tener presente que en diversas disposicio­
nes del C. Procesal Penal, se contem plan norm as especiales respecto de la
procedencia del recurso de apelación; y se prevé la existencia de una acción
de am paro ante el juez de garantía.35
Respecto ele los recursos que se reglam entan en el C. Procesal Penal no
rigen supletoriam ente las norm as de los recursos civiles, como tam poco las
previstas en el libro I del CPC.36
Los recursos que se reglam entan en el C. Procesal Penal se rigen:
a) En prim er lugar, p or las reglas especiales que con relación a cada
recurso se contienen en los títulos II y siguientes de su libro III;
b) En segundo lugar, por las reglas generales previstas en el título I de
su libro III;
c) Finalm ente, los recursos en el nuevo sistema procesal penal se rigen
supletoriam ente por las reglas del título III (Del juicio oral) de su libro II,
según lo señala expresam ente el art. 361.
Por otra parte, debem os tener presente que el art. 52 del C. Procesal
Penal hace aplicables las disposiciones com unes a todo procedim iento del
libro I del CPC, por lo que debería tener aplicación lo que se contem pla en
éste respecto de la aclaración, rectificación o enm ienda.
;ir> Véase art. 95 del C. Procesal Penal.
:lfi En el mismo sentido, R aú l TAVOLARI OLIVtROS, “De los recursos en el Nuevo Código
Procesal Chileno”, Revista de Derecho Procesal, N” 20 (2005), Facultad de Derecho, Universidad
de Chile, p. 399.
38
<;,\r i.
i n t u í
>i ( | i c .c : k ')N
Finalmente. resulia obvio que tn-^1 nuevo sistema proce»sal penal deben
tener cabida los reclusos que reconocen su fuente directa o indirecta en la
(Jarea Fundam ental, com o ocurre con el recluso de am paro, el recurso d<
inaplicabilidad y el recurso de queja, aun cuando no se efectúa relerc i i.i
alguna a ellys en el C,. Procesal Penal.
(i.f). RF.CJU ACIÓN DE LOS RECURSOS FN OJ VF.RSOJ,PRO<'.EDI m i e n t o s
K.SPKCIAIXS
El l e g i s la d o r p re v é d iv e rso s p r o c e d i m i e n t o s e sp e c ia le s, e n los q u e h a r e g u ­
l a d o d iv e rso s re c u rs o s , e s t a b l e c i e n d o v a ria d a s m o d i f i c a c i o n e s e n re la c ió n
c o n las re g la s g e n e r a l e s q u e se p r e v é n p a r a su p r o c e d e n c i a , o p o r t u n i d a d y
t r a m it a c i ó n e n el CPC.
6.6.1. Derecho del trabajo
En cuanto al sistema de recursos en el antiguo sistema procesal laboral se
m antenía la idea de los recursos civiles,37 pero se alteraba la oportunidad
para hacerlos valer. La form a de interponer el recurso de apelación laboral
en este esquem a era casi idéntica a la apelación civil,38 procediendo sólo en
contra de las sentencias definitivas de prim era instancia, de las resoluciones
que pongan térm ino al juicio o hagan imposible su continuación y de las
que se pronuncien sobre m edidas precautorias.31-1
Estas normas en la actualidad se encuentran derogadas al haber comenza­
do a regir el nuevo sistema procesal laboral establecido por la Ley N° 20.022,
el cual prevé nuevos tribunales del trabajo y procedim ientos laborales, con
un nuevo régim en de recursos. En este nuevo sistem a laboral se contem pla
un recurso de apelación solam ente en contra de las sentencias interlocutorias que pongan térm ino al juicio o hagan im posible su continuación,
las que se pronuncien sobre m edidas cautelares y las que fijen el m onto
de las liquidaciones o reliquidaciones de beneficios de seguridad social.40
Respecto de las sentencias definitivas pronunciadas por los tribunales de
prim era instancia, se prevé la procedencia del recurso de nulidad.41 En
contra de las sentencias dictadas p or las Cortes de A pelaciones conociendo
del recurso de nulidad se contem pla la procedencia del recurso de unifica­
ción de jurisprudencia,42 salvo que se hubieren pronunciado conociendo
un procedim iento m onitorio.43
37 Véase art. 463 del C. del T., antes de entrada en vigencia la Ley N° 20.022.
3R Véase art. 466 del C. del T., antes de entrada en vigencia la Ley N° 20.022.
39 Véase art. 465 del C. del T., antes de entrada en vigencia la Ley N° 20.022.
411 Véase art. 476 del O. del T., luego de entrada en vigencia la Ley N“ 20.022.
11 Véanse arts. 477 y 478 del C. del T., luego de entrada en vigencia la Ley N” 20.022.
12 Véase art. 483 del C. del T., luego de entrada en vigencia la Ley N” 20.022.
13 Véase art. 502 del C. del T„ luego de entrada en vigencia la Ley N° 20.022.
39
L .O S K K C I K S O S l ’ K O C . K S A I . f t s
La Ley N ' 20.252, publicada en el Diario Oficial de 15 de febrero de 2008,
se eneargó de establece]' en su artículo prim ero transitorio el cronogram a para
la entrada en vigor de la reform a laboral en las diversas regiones del país.
Dicho cronogram a fue posible de establecer gracias a la reform a consti­
tucional que se introdujo por la Ley N° 20.245. publicada en el Diario Oficial
de 10 de enero de 2008, al art. 77 de la Carta Fundam ental, introduciendo
un inciso linal a ese precepto en el cual se señala que “I m ley orgánica coiisíi
tucional relativa a la organización y atribuciones de los tribunales, así como las leyes
procesales que regulen un sistema de enjuiciamiento, podrán fijar fechas diferentes para
s u nitrada en vigencia en las diversas regiones del territorio nacional. Sin peijuicio de
lo anterior, el plazo para la entrada en vigor de dichas leyes en todo el país no podrá
ser superior a cuatros años”.
6.6.2. Derecho de familia
K( spe< lo de los juicios de familia, rige el sistema de recursos previsto en el
( re , siempre que esas norm as no resulten incompatibles con los principios del
procedimiento que establece la lev, especialmente los relativos a la oralidad, coni miración e inmediación, que deben rigir en esos nuevos procedim ientos.14
La reposición de resoluciones pronunciadas en audiencia debe inter­
ponerse y resolverse en el acto. Las resoluciones pronunciadas fuera de
audiencia son reponibles dentro de tercero día.45
F.l recurso de apelación se concederá, por regla general, en el solo efec­
to devolutivo,16 sólo procederá en contra de las sentencias definitivas de
primera instancia y las resoluciones que pongan térm ino al juicio o hagan
imposible su continuación y las que se pronuncien sobre m edidas cautelares
y se conocerá sin esperar la com parecencia de las partes.47
Proceden los recursos de casación en la form a y en el fondo, con las
modificaciones que se limita la procedencia de la casación en la form a a las
semencias definitivas de prim era instancia y las resoluciones que pongan
n nnino il juicio o hagan imposible su continuación, como las causales del
ai l. 70K del CPC.48
Ksta regulación de los recursos hace im procedente el recurso de queja
en los asuntos entregados al conocim iento de los tribunales de familia.
6.6.3. Juzgados de policía local
Algunos de estos tribunales tienen com petencia para conocer de las faltas
en el antiguo sistema penal, pero en el nuevo sistema procesal penal la totaMVéase art. 67 inc. 1° de la Ley N r 19.968, que crea los Tribunales de Familia.
■
*5 Véase art. 67 NH 1 de la Ley N° 19.968, que crea los Tribunales de Familia.
*' Véase art. 67 N“ 3 de la Ley N° 19.968.
47 Véase art. 67 N” 2 de la Ley N° 19.968.
,|HVéase art. 67 N',s 6 y 7 de la Ley N° 19.968.
40
cai
’1
in tr o d u c c ió n
lidad del cofiocimiento de las fallas pasan a ser de com petencia del juzgado
de garantía respectivo.19
Además, los juzgados de policía local poseen com petencia para el co­
nocim iento de diversas faltas administrativas y asuntos civiles, en los cuates
pueden llW ar a dictar una sentencia de indem nización de perjuicios.
En el procedim iento que se sigue ante los juzgados de policía local sólo
procede el recurso de apelación en contra de las sentencias definitivas de
prim era instancia, y las resoluciones que pongan térm ino al juicio o hagan
imposible su continuación.50
La lev exigía con anterioridad el pago previo de la m ulta para conceder la
apelación. Esta situación lúe derogada por la Ley N° 19.574, que modificó el
art. 33 de la Ley N° 18.287, sobre procedim ientos ante losjuzgados de policía
local. Por otra parte, se estableció que las sentencias definitivas dictadas en
procesos por simples infracciones a la Ley del Tránsito, que sólo im pongan
multas, serán inapelables.51 En los procedim ientos que se siguen ante los
juzgados de policía local no procede el recurso de casación.52
6.6.4. Derecho tributario
En esta m ateria, m ientras no entre plenam ente en vigor la reform a llevada
adelante por la Ley N° 20.322, nos encontram os con una m ixtura de tribu­
nales y diversos procedim ientos según la naturaleza del asunto.
El director regional del Servicio de Impuestos Internos conoce en prim era
o única instancia de reclam aciones e infracciones varias en form a exclusiva
y excluyem e.53
C orresponde a las Cortes de Apelaciones conocer en segunda instancia
de las apelaciones de ciertas resoluciones dictadas por el director regional
del Servicio de Im puestos Internos.54
La Corte Suprema conoce del recurso de casación en el fondo y en la forma,
deducido en contra de resoluciones de segunda instancia pronunciadas por
las Cortes de Apelaciones, en los casos en que ello sea procedente conform e
a las norm as contenidas en el CPC y en el Código Tributario (C T ).55
En el procedim iento general de reclamaciones se establece que en contra
de las sentencias del director regional del Servicio de Impuestos Internos que
falle un reclamo, lo declare im procedente o haga imposible su continuación,
es procedente el recurso de reposición y de apelación, pudiendo interponerse
® Véanse arts. 14 letra d) C. Procesal Penal; 45 letra e) COT; y 13 y 14 de la Ley N° 15.231.
sobre juzgados de policía local.
pi0 Véase art. 32 de la Ley N° 18.287 sobre procedim iento ante juzgados de policía
local.
51 Véase art. 32 de la Ley N° 18.287.
52 Véase art. 38 de la Ley N” 18.287.
5;í Véanse arts. 115 a 117 del Código Tributario.
^ Véase art. 120 Código Tributario.
ñ5 Véase ari. 122 Código Tributario.
41
l.OS RECURSOS l'ROCESM LS
ambos conjuntam ente, entendiéndose que l.i apelación se deduce en forma
subsidiaria del reí tuso de apelación. ’"
Ahora bien, debem os tener presente que un nuevo sistema procesal iributario se estableció con motivo de la dictación de la Ley N” 20.322. publicada
en el Diario Oficial de 27 de enero de 2009, que fortalece y perfecciona la
jurisdicción tributaria y aduanera, creando los tribunales tributarios y adua­
neros v m odificando los procedim ientos contem plados para la tramitación de
dichas materias. Esta modificación legal prevé su entrada en vigor de m anera
gradual en las diversas regiones del país, dentro de un plazo de cuatro años
contados desde el día prim ero del mes siguiente a la fecha de su publicación en
el Diario Oficial.57 El prim er año com enzará a regir en la XV Región de Arica
v Parinacota; I Región de Tarapacá, II Región de Antofagasta, y III Región de
Atacama. En la Región M etropolitana se tiene previsto que comience a regir
a partir del cuarto año, esto es, a contar del 1 de febrero de 2013.
En el nuevo sistema los tribunales tributarios y aduaneros conocen en
prim era o única instancia de reclam aciones e infracciones varias en form a
exclusiva y excluyem e.38
C orresponde a las Cortes de Apelaciones conocer en segunda instancia
de las apelaciones de ciertas resoluciones dictadas por tribunales tributarios
y aduaneros.59
La Corte Suprem a conoce del recurso de casación en el fondo y en la
form a, deducido en contra de resoluciones de segunda instancia pronuncia­
das por las Cortes de Apelaciones, en los casos en que ello sea procedente,
conform e a las norm as contenidas en el CPC y en el C ü T .fi0
En el procedim iento general de reclamaciones se establece que en contra
de las sentencias de tribunales tributarios y aduaneros que fallen un reclamo
sólo podrá interponerse el recurso de apelación, dentro del plazo de 15 días
contado desde la fecha de su notificación.
Respecto de la resolución que declare im procedente un reclam o o haga
imposible su continuación, podrán interponerse los recuros de reposición y
de apelación en un plazo de 15 días, debiendo interponerse am bos conjun­
tam ente y entendiéndose que la apelación se deduce en form a subsidiaria
de la reposición, la que se concederá en el solo efecto devolutivo.61
6.6.5. Decreto Ley N° 211 62
El art. 27 establece el recurso de reposición en contra de todas las resolucio­
nes, con excepción de la sentencia definitiva.
5li Véase art 139 Código Tributario.
r’7 Véase art. 1' transitorio de la Ley N'1 20.322.
Véanse arts. 115 a 117 del Código Tributario.
m Véase art. 120 Código Tributario.
r>o Véase art. 122 Código Tributario.
Véase art. 139 Código Tributario.
Según texto refundido, coordinado y sistematizado fijado por el DFL 1, de 1 de
octubre de 2004. publicado en c¡ i! O de 2 ele mar/.o de 2005, luego de la promulgación de
42
( \|>. I. IN T R O D U C C IÓ N
En conlia de la sem encia definitiva que se pronuncie por el Tribunal
de Defensa de la Libre C om petencia se contem pla, excepcionalm ente, el
retarso de reclam ación para am e la Corte Suprem a, siem pre que en un
procedim ien ta c e n (.endoso se aplique en la seiaancia algunas de las medidas
del art. 26, o se absuelva de la aplicación de alguna de esas medidas.*1
Asimismo, es objeto de recurso de reclamación la sentencia definitiva dictada
por el Tribunal de Defensa de la lábre Competencia dentro de un proceso ck
consulta o que contem ple instrucciones de carácter general en ejercicio fie sus
atribuciones previstas en los Nos 2 y 3 del art. 18 deí DL 211 de 1
1
El plazo para reclam ar es de 10 días hábiles, am pliable conform e al
aum ento que corresponda al lugar en que tenga su domicilio el afectado,
si fuere distinto a la sede del Tribunal, de acuerdo con la tabla de em plaza­
m iento a que se refiere el art. 259 del CPC.
En contra de las sentencias definitivas del Tribunal de Defensa de la
Libre C om petencia en que no sea procedente el recurso de reclam ación se
sostiene que es procedente el recurso de queja, el que debe ser deducido
ante la Excma. Corte Suprem a, conform e a lo resuelto por la jurisp rud en ­
cia, al encontrarnos ante un Tribunal que ejerce su jurisdicción en todo el
territorio nacional.
Existen adem ás una m ultiplicidad de otros procedim ientos en los cuales
se prevé la procedencia de diversos recursos, com o ha acontecido con los
procedim ientos sanitarios contem plados en el Código Sanitario, los procedi­
mientos previstos en el Código de Aguas, el reclamo de ilegalidad contemplado
en la Ley O rgánica C onstitucional de M unicipalidades, etcétera.
6.7.
S is t e m a d e r e c u r s o s r e s p e c t o d e l o s t r i b u n a l e s
ARBITRALES
a) Recursos que proceden
-A rbitros de derecho.
Proceden en contra de las resoluciones de los árbitros de derecho los
mismos recursos que procederían si el asunto estuviera som etido a un Tri­
bunal ordinario en prim era instancia. Juega am pliam ente la renuncia del
recurso, la que se puede pactar en el com prom iso o la cláusula com prom i­
soria respectiva.65
-A rbitros arbitradores.
Ante él se pueden interponer los siguientes recursos:
la Ley N“ 19.911, de 14 de noviembre de 2003, que modificó el DL 211, creando el Tribunal
de la Libre Competencia, en reemplazo de [a H. Comisión Resolutiva, se previo una nueva
estructura para la Fiscalía Nacional Económica, dentro de otras radicales modificaciones.
61 Véase art. 27 del DL 211 de 1973.
,H Véase arL. 31 inciso final del DL 211, de 1973.
Véase art. 239 inc. 1" del COT
43
c
I . ( |.N K l ' ( ; l ¡ K S O A » K O C : i : S A l . I 'S
a Recurso de apelación.
La r gla general, en todo caso, es que este recurso no procede en contra
de las resoluciones de los árbitros arbitradores. Esto es im portante tenerlo
presente, porque la práctica nacional, en esta m ateria, es precisam ente
nom brar árbitros arbitradores. La excepción a la regla anterior es que se
puede interponer el recurso de apelación siem pre y cuando en el acto com ­
prom isorio las parles hubieren efecroado dos declaraciones de voluntad
conjuntas, que consisten en: a) q¿ie se reservan el derecho a apelar y b) que
hayan designado los integrantes del Tribunal de segunda instancia.1'6
• Recurso de casación en la form a.
Es un recurso más restringido que en el caso de los árbitros de derecho
y en los tribunales ordinarios en las causas por las cuales procede por la
om isión de un trámite esencial (árt. 795 CPC).
Debemos tener presente para aplicar las reglas anteriores que el árbitro
mixto es un árbitro de derecho, al que se le otorgan facultades de arbitrador
e n cuanto al procedim iento (art. 223 inciso final COT).
b) Renuncia de los recursos ante los árbitros
Las partes pueden en el m om ento de designar un árbitro renunciar a
lodos los recursos legales.
La jurisprudencia, sin em bargo, ha resuelto reiteradam ente que existen
dos recursos que no se cubren por la renuncia: i) el recurso de casación en
la form a por las causales de incom petencia del Tribunal y de ultra petita, y
ií) el recurso de queja.
Elio obedece a que la com petencia del Tribunal arbitral nace de la voluni.id de las partes. Por lo tanto, si el árbitro excediere su com petencia en su
ai Luai ion, ello no pudo ser previsto por las partes al renunciar a los recursos
y i ilaría actuando en una m ateria respecto de la cual no se le ha otorgado
( om pelencia en el com prom iso o en la cláusula com prom isoria.
Por otra parte, la ultra petita, que no es más que una manifestación de la
violación de la com petencia específica que posee el árbitro para resolver el
( Oflíliclo, im porta desconocer en definitiva los límites dentro de los cuales
excepcionahnente puede ejercerse la jurisdicción arbitral, según los térm i­
nos de la ley en el arbitraje forzoso u obligatorio, o de la voluntad de las
parles en el arbitraje facultativo, la que se m anifiesta con la celebración del
■om prom iso o cláusula com prom isoria.
7. CLASIFICACIÓN DE LOS RECURSOS
I ,os recursos p ro c e d e s suelen clasificarse atendiendo a los siguientes puntos
de visla:
"Véase art. 239 inc. 2" del COT.
44
1
( Al-, [. I N r K C m i C C I ^
7.1. Di'. AÍ'UERLK) CON 1 \ FUENTE DF. I.OS RECURSOS
Desde este punto de vista podem os distinguir entre recursos que tieno n su
fuente dilecta en la Constitución y recursos que tienen su fuente directa en
la ley.
a) Recursos constitucionales, esto es, aquellos en que está prevista la
procedencia del recurso directam ente en la Constitución, como ocurre en
el am paro, la protección, el requerim iento de inaplicabilidad e inconstitucionaiidad, y la reclam ación por privación de nacionalidad.
b) Recursos legales, esto es, aquellos en que está contem plada la pro­
cedencia de recurso solam ente en la ley, como ocurre con la aclaración,
rectificación o enm ienda, el recurso de reposición, el recurso de apelación,
el recurso de casación en la form a y en el fondo en el proceso civil y en el
antiguo sistema procesal penal, el recurso de nulidad en el nuevo proceso
penal, y el recurso de revisión.
7.2. C o n fo r m e a su procedencia m c o n t r a de la mayor
O MENOR CANTIDAD DE RESOLUCIONES JUDICIALES Y DE LAS CAUSALES
QUE LE SIRVEN DE FUNDAMENTO
Según estos puntos de vista se pueden distinguir o se habla de recursos or­
dinarios y extraordinarios.
En Chile debem os sostener que esta clasificación se basa en la concu­
rrencia copulativa de los requisitos que se indican a continuación:
a) Procedencia del o los recursos respecto de la mayoría de las
resoluciones judiciales
De acuerdo con ello, será ordinario el recurso que procede contra la
m ayoría de las sentencias.
Ejemplo típico de recurso ordinario es el caso de la reposición y el recur­
so de apelación en el sistema procesal civil y en el antiguo sistema procesal
penal.
En cam bio revestirá el carácter de extraordinario el recurso que procede
sólo en contra de ciertas y determ inadas resoluciones.
Ejem plo típico de recurso extraordinario son los recursos de casación
en la form a y en el fondo, el recurso de queja; y en el nuevo sistema procesal
penal, debem os considerar com o extraordinario al recurso de nulidad.
Desde este punto de vista el recurso de apelación deberíam os considerar­
lo com o recurso extraordinario en el nuevo sistema procesal penal, porque
si bien tiene una causal genérica de procedencia com o es el agravio,67 éste
no procede en contra de la generalidad de las resoluciones judiciales, sino
que excepcionalm ente en contra de las resoluciones que pronuncia el juez
de garantía que se contem plan específicam ente en la ley;68 yjam ás procede
1)7 Véase art. 352 C. Procesal Penal.
m Véase art. 370 C. Procesal Penal.
45
I .<)S KK< .h'UMJT l'IU)( :i; sa 1 1 s
en con ira (le la sem encia definitiva pronunciada por un Tribuna] de juicio
oral.""
D entro de un sistema procesal acusatorio, que reviste un carácter de
paritario \ que m ira sólo a la solución de los conílictos, la existencia de
los recursos, cualquiera g |a la denom inación que ellos tengan, reviste un
carácter excepcional.
De allí que no resulia sistem ico, desde nuestro punto de vista, sostener
que el recurso de apelación sea un recurso ordinario o de general p ro ­
cedencia en el nuevo sistema procesal penal. El nuevo proceso crim inal
tiende a controles horizontales más que a los controles de carácter verti­
cal, que implica un sistem a ordinario de im pugnación de las resoluciones
judiciales.
b) Procedencia del recurso según la causal prevista por el legislador
para permitir la interposición del recurso
Desde este punto de vista, es recurso ordinario aquel en el cual el legis­
lador no ha establecido causales específicas para determ inar la procedencia
del recurso, posibilitándose su interposición por la sola concurrencia del
perjuicio o agravio causado por una resolución. Ejemplo típico de recurso
ordinario son los recursos de reposición y apelación.
El recurso extraordinario es aquel en el cual el legislador ha establecido
causales específicas para determ inar la procedencia del recurso, no posibili­
tándose su interposición a una parte por la sola concurrencia del peijuicio o
agravio causado por una resolución. Además, estos recursos sólo proceden
en contra de ciertas y determ inadas resoluciones judiciales. Ejemplo típico
de recursos extraordinarios son los recursos de casación en la form a y en el
fondo, el recurso de queja; y en el nuevo sistem a procesal penal, debem os
considerar com o extraordinario al recurso de nulidad.
7.3.
S e g ú n l a f i n a l i d a d p e r s e g u id a
A tendiendo a este aspecto, podem os distinguir la siguiente clase de re­
cursos:
a) Recursos de enm ienda;
b) Recursos de nulidad;
c) Recursos, o más bien acciones, de protección de garantías constitu­
cionales;
d) Recursos, o más bien acciones, en que se persigue la declaración de
determ inadas circunstancias;
e) Recursos de finalidades disciplinarias.
W1 Véase art. 364 C. Procesal Penal.
46
CAI'. 1. IN T R O D U C C IÓ N
A continuación nos referirem os brevem ente a cada una de estas <,ii<
gorías.
a) R ecursos de enm ienda
Los recursos de enm ienda son aquellos que persiguen la revocai ion o
la m odificación de la resolución im pugnada en la parte que causa pei |iiu io
o agravio al recurrente.
Existirá lina revocación de la resolución cuando para enm endar el agí avio
es necesario dejar sin efecto la totalidad de la resolución, y en cambio, sólo
se m odificará la resolución cuando para enm endar el agravio sea necesario
alterar sólo una parte de la resolución im pugnada.
D entro de los recursos de enm ienda destacan los recursos de reposit ion
y de apelación.
b) Recursos de nulidad
Los recursos de nulidad son aquellos que persiguen la invalidación de
la resolución im pugnada por la concurrencia de una causal prevista por el
legislador.
D entro de esta especie se encuentran los recursos de casación en la forma
y en el fondo y el recurso de revisión. Axlicionalmente, se encuentra dentro
de esta categoría el recurso de nulidad en el nuevo sistema procesal penal.
c) Recursos de protección de garantías constitucionales
D entro de ellos están las acciones o recursos de am paro y de protec
ción.
d) Recursos en los que se persigue la declaración de determinadas
circunstancias
Es el caso de los requerim ientos de inaplicabilidad e inconstitucionalidad
de un precepto legal ante el Tribunal Constitucional.
e) Recursos de finalidades disciplinarias
Es el caso del recurso de queja.
En general, se puede afirm ar que todos los recursos que son em anación
de facultades jurisdiccionales son recursos de nulidad o enm ienda.
Los recursos de protección de garantías constitucionales y declaración
de inaplicabilidad y de certeza de inconstitucionalidad de la ley son más bien
acciones, y ellas son conocidas por los tribunales en ejercicio de sus faculta­
des conservadoras; y el recurso de queja es conocido por los tribunales en
ejercicio de sus facultades disciplinarias.70
7,1 Véase art. 3“ del COT
47
I.OS RKCURSÍ >S l’K( ICKSAI.ES
7.4. D e
T r ib u n a l a n t e el q u e
Y POR OL IEN SE CONOCE Y FALLA
a c u e r d o c o n el
se i n t e r p o n e n
U endiendo a este aspecto, podem os distinguir las siguientes clases de re­
cursos:
a) Recursos que se interponen ante el mism o Tribunal que dictó la
resolución para que el mismo los falle;
b) Recursos que se interp on en ante el mism o Tribunal que dictó la
resolución para que los falle el superior jerárquico;
c) Recursos que se interp on en ante el mism o Tribunal que dictó la
resolución para que los falle con com petencia per saltum no su superior
jerárquico, sino que el Tribunal de superior jerarquía de éste;
d) Recursos que se interponen directam ente ante el Tribunal que la lev
señala para los efectos qrte los falle el mismo;
A continuación nos referirem os brevem ente a cada una de estas cate­
gorías.
a) Recursos que se interponen ante el Tribunal que dictó
la resolución para que el mismo los falle
En doctrina estos recursos reciben el nom bre de “recursos de retracta­
ción” o rem edios procesales.
En nuestro ordenam iento jurídico pertenecen a este grupo el denom inado
recurso de aclaración, rectificación o enm ienda y el recurso de reposición.
lí) Recursos que se interponen ante el mismo Tribunal que dictó
la resolución para que los falle el superior jerárquico71
1- n nuestro ordenam iento jurídico pertenecen a esta categoría los recursos
<jt ipelación y de casación en la forma.
I n el nuevo sistema procesal penal, por regla general se encuentra dentro
de asía categoría el recurso de nulidad en contra de la sentencia definitiva
p io n u n u ad a por los tribunales oral en lo penal, el que es conocido por la
l .01 le de Apelaciones respectiva.72
c) Recursos que se interponen ante el mismo Tribunal que dictó
la resolución para que los falle con competencia per saltum no
su superior jerárquico, sino que el Tribunal de superior jerarquía
de éste
I 1 ( iso de com petencia per saltum para el conocim iento de un recurso
In i M'ontramos en el recurso de nulidad en contra de una sentencia defi71 En doctrina reciben el nombre de "recursos de reforma'’, denom inación que debemos
.ipli ii .il recurso de apelación, dado que la casación persigue com o objetivo principal la
nulidad de la sentencia, pudiendo sólo en casos excepcionales pronunciarse la sentencia de
CV< iimlaTo resolviendo el conflicto.
Vcase el inciso 2“ del art. 376 del C . Procesal Penal.
48
CAI'. I. IN T R O D U C C IO N
nitiva pronunciada por un Tribunal oral73 o por un juez de garantía en un
procedim iento simplificado,7'1 en el que si se interpone por algunas de las
causales y concurriendo las circunstancias específicas previstas en la ley,7"'
es conocido excepcionalm ente por la Corte Suprem a y no por la Corte de
Apelaciones respectiva.
Además, debem os tener presente que esta com petencia per saltum tiene
una fuerza atractiva, dado que la Corte Suprem a no sólo es com petente para
conocer esas dos causales del recurso, sino que tam bién puede conocer con­
juntam ente con ellas de las otras causales en que se hubiere fundam entado el
recurso y cuyo conocim iento sería de com petencia de la Corte de Apelaciones
de no haberse hecho valer alguna de las dos causales antes referidas.71’
d) Recursos que se interponen directamente ante el Tribunal que
la ley señala para los efectos que los falle el mismo
N orm alm ente, en estos casos, los recursos se interponen ante el superior
jerárquico. Pertenecen a esta clasificación los recursos de revisión, de queja
y de hecho.
Tratándose de los árbitros, el Tribunal superior jerárquico para los efec­
tos de la interposición de un recurso de queja es la Corte de Apelaciones
respectiva.77
7.5. M e d io s
d e g r a v a m e n y a c c io n e s d e im p u g n a c ió n
Esta clasificación fue creada por Calam andrei.78
Los m edios de gravam en persiguen de inm ediato la modificación de lo
resuelto por el Tribunal superior jerárquico para reparar la injusticia que
se sostiene haberse com etido en la sentencia recurrida, solicitándole que se
73 Véase art. 373 del C. Procesal Penal.
74 Véase art. 399 del C. Procesal Penal.
75 a) Cuando en la tramitación del juicio o en el pronunciam iento de la sentencia, se
hubieren infringido sustancialmente derechos o garantías asegurados por la Constitución o
por los tratados internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes (arts. 373
letra a) y 376 inc. Io); o b) cuando, en el pronunciam iento de la sentencia, se hubiere hecho
una errónea aplicación del derecho que hubiere influido sustancialmente en lo dispositivo
del fallo, siempre que respecto de la materia de derecho objeto del mismo existieren distintas
interpretaciones sostenidas en diversos fallos emanados de los tribunales superiores (arts. 373
letra b) y 376 inc. 3o del C. Procesal Penal).
7,i
Dispone al efecto el inciso 4" del art. 376 del C. Procesal Penal que “del. mismo modo,
si un recurso se fundare en distintas causales y por aplicación de las reglas contempladas en los incisos
precedentes correspondiere el conocimiento de al menos una de ellas a la Corte Suprema, esta se pronun­
ciará sobre todas. Lo mismo sucederá si se dedujeren distintos recursos de nulidad contra la sentencia
y entre las causales que los fundaren hubiere una respecto de la cual, correspondiere pronunciarse a la
Corte Suprema .
17 Véase art. 63 N” 2 letra b) del COT.
7* Véase CALAMANDREI, P t e r o , “Vicios de la sentencia y medios de gravamen", en Estudios
sobre el proceso civil. Bibliográfica Argentina. 1961, Buenos Aires, pp. 421 y ss.
49
I.OS KM ,1'RSOS l'R O U SAL.I S
pronuncie respecto del m érito de ella. Ejemplo: la apelación, va que aquí
hav un m edio absolutam ente directo.
Las acciones de im pugnación persiguen quitar vigor al fallo, pero sin
pretender su inm ediata m odificación basada en razones de mérito, aLendido
a que se fundam enta en que la sentencia adolece de defectos de construcción
que la hacen inválida. Las acciones de im pugnación persiguen por ello la
declaración de invalidación de la sentencia.
Actualm ente existen -recursos que son a la vez actos de im pugnación y
m edios de gravamen.
Uno de éstos es el recurso de casación en la form a, que para Calamandrei era un acto de im pugnación cuyo único objeto era invalidar la reso­
lución. Hoy, si bien se persigue la invalidación de una resolución por las
causales establecidas por la ley, el Tribunal superior jerárquico que conoce
del recurso, si el vicio se ha com etido en la sentencia, aparte de invalidar el
fallo, puede dictar una nueva resolución de reem plazo en la cual^e aplique
correctam ente el derecho.
O tro ejem plo es el recurso de casación en el fondo, que es a la vez un
acto de im pugnación y un m edio de gravam en. Se trata de un recurso de
nulidad que pretende invalidar la sentencia que lo motiva. El Tribunal
que decide acoger este recurso debe dictar dos sentencias: una sentencia
ele casación, en virtud de ella se invalida la sentencia anterior, y una sen­
tencia de reem plazo, que sustituye la sentencia recurrida “ i la resolución
del conflicto.
El recurso de nulidad en el nuevo proceso penal es claram ente una
acción de im pugnación y no de gravam en, puesto que, por regla general, el
Tribunal superior jerárquico que conoce del recurso sólo puede declarar la
nulidad de la sentencia im pugnada v del juicio oral, el cual se hubiere pro­
nunciado sin que sea posible, por regla general, que se dicte una sentencia
de reem plazo.79
7.6. C l a s if ic a c ió n
e n r e l a c ió n c o n l a r e s o l u c ió n o b je t o
DE LA IMPUGNACIÓN
Recurso principal es aquel que se interpone en contra de una resolución que
resuelve el conflicto som etido a la decisión del Tribunal. Ejemplo típico, el
recurso de apelación interpuesto en contra de la sentencia definitiva.
Recurso incidental es aquel que se interpone en contra de resoluciones
que no resuelven el conflicto, sino que recaen sobre incidentes o trám ites
del juicio. Ejem plo típico, el recurso de reposición con apelación subsi­
diaria respecto de la resolución que recibe la causa a prueba en el juicio
ordinario.
^iVéase art. 386 C. Procesal Penal.
50
c vi’, i.
in t r o d u c c ió n
7.7. ( ,¡ ASIFICACIQN fc N RELACIÓN CON F.I EFECTO DEV< >1.1 11 V( i
OL E l’RODl'CE LA INTKRPOSICIÓN DF.I. RECURSO
El efecto devolutivo es aquel que confiere com petencia a un lViljijii.il di
superior jerarquía al que dictó la resolución im pugnada para qut i mm/i .1
y se pronuncie acerca del recurso interpuesto.
Nos encontrarem os en presencia de un recurso que 110 com picud ■
!
electo devolutivo, denom inado también rem edio procesal, cuantío el 1 e< 111 mi
deberá ser conocido y resuelto por el mismo Tribunal que dictó la n solm: .011
im pugnada. Ejemplo típico de esta clase dt recursos es la reposición
En este caso, tendrem os un solo Tribunal com petente para conocí 1 d<
la causa, como lo es el que está conociendo del asunto, y a quien le r iiiin
pondera tam bién fallar la reposición deducida en contra de la resoliu ion
im pugnada por él pronunciada.
En cam bio, nos encontrarem os en presencia de un recurso que rom
p rende el efecto devolutivo, denom inado tam bién propiam enie recurso
procesa], cuando el recurso deberá ser conocido y resuelto por un Tribunal
de superiorjerarquía al que dicto la resolución im pugnada. Ejemplo LÍ[Ti< o
de esta clase de recursos es el recurso de apelación, casación en la forma y
fondo v recurso de nulidad.
En este caso, tendrem os dos tribunales com petentes, com o lo son el
que está conociendo del asunto, ante quien se interpone norm alm ente el
recurso, y el Tribunal superior, a quien le corresponderá conocer y fallar el
recurso deducido en contra de la resolución im pugnada.
7.8. C l a s if ic a c ió n e n r e l a c ió n c o n e l e f e c t o s u s p e n s iv o
QUE PRODUCE LA INTERPOSICIÓN DEL RECURSO
En los procesos escritos y de lato conocim iento, la regla general es que se
prevea por el legislador que la sola interposición del recurso genera la sus
pensión de la tram itación del asunto y la im posibilidad de cum plim iento d<
la resolución im pugnada.
En estos casos se señala que el recuiso se concede en am bos elegios
-devolutivo y suspensivo- y produce el efecto de suspender el cumplí míe uto
de la resolución im pugnada, encontrándonos en presencia por ello de una
resolución que no causa ejecutoria y respecto de la que no es posible por
ello pedir su cum plim iento provisional.
Ejemplo típico de ello es el recurso de apelación en el proceso civil.
Sin em bargo, esta regla general encuentra hoy lim itada su procedencia en
la práctica por las m odificaciones posteriores introducidas a la apelación
en contra de la sentencia definitiva dictada en un juicio ordinario de mayor
cuantía en el proceso civil y en contra de la sentencia definitiva dictada en
contra del ejecutante en eljuicio ejecutivo81 o dem andante de cum plim iento
™ Véanse arts. 191 y 193 del CPC.
81 Véase art. 194 del CPC.
51
I.OS KM'.l'RSOS l’RO(,tSAI.l-.S
incidental. O tro ejemplcTsería el recurso de nulidad en con ira de la sentencia
condenatoria en el nuevo sistema procesal penal.8En los procesos orales y concentrados, la regla general es que se prevea
por el legislador que la sola interposición del recurso no genera la suspensión
de la tram itación del conocim iento y por ello es posible solicitar el cum pli­
m iento de la resolución im pugnada,83 salvo que nos encontrem os ante una
sem encia condenatoria penal.
En estos casos, se señala que el recurso com prende el solo efecto devo­
lutivo m ediante el cual se otorga com petencia al superior para conocer del
recurso, pero no com prende el efecto suspensivo para, como su nom bre lo
indica, provocar la suspensión del cumplim iento de la resolución impugnada.
Aquí nos encontram os en presencia de una resolución que causa ejecutoria que
puede cum plirse provisionalm ente. En este caso, tendrem os dos tribunales
com petentes: i) el que está conociendo del asunto, ante quien se interpone
norm alm ente el recurso, que continuará conociendo del mismo, pudiendo
incluso pedirse ante él el cum plim iento provisional del fallo; ii) y el Tribunal
superior, a quien le corresponderá conocer y fallar el recurso deducido en
contra de la resolución im pugnada.
Ejemplo típico de ello son los recursos de casación en la form a y en el
fondo,84 el recurso de apelación85 y el recurso de nulidad en contra de una
sentencia absolutoria86 en el nuevo sistema procesal penal. El recurso de
apelación en el proceso civil contem pla, como principio general, su proce­
dencia en am bos efectos,87 pero en la práctica procede respecto de la m a­
yoría de las resoluciones en el solo efecto devolutivo después de las diversas
m odificaciones introducidas a ese Código.88
8. PRINCIPIOS APLICABLES AL SISTEMA
DE RECURSOS CHILENOS
Por lo que se refiere al sistema de recursos podem os distinguir claram ente
la prim acía de algunos principios respecto de ellos, com o son los principios
de jerarquía, doble instancia y predusión que veremos a continuación.
8.1.
P r in c ip io j e r á r q u i c o
Este principio se aplica preferentem ente para determ inar el Tribunal com ­
petente para conocer de un recurso, existiendo muy escasas excepciones
que son señaladas expresam ente por la ley.***
Véase art. 379 del C. Procesal Penal.
H3 Véanse arts. 355 y 379 del C. Procesal Penal.
Véase art. 773 del CPC.
rtr> Véase art. 355 del C. Procesal Penal,
H(i Véanse arts. 355 y 379 del C. Procesal Penal.
H7 Véanse aris. !91 y 193 del CPC,
SKVéase art. 194 del CPC.
52
CAI'. I i#l'KO[gS(:CK.)N
De acm-rdo c:on esta regla, el recurso interpuesto siem pre lo debe cono­
cer y fallar el superior jerárquico del Tr ibunal que pronunció la resolución
que se impugna.
1 lacen excepción a la regla de la jerarquía el recurso de reposición y el
recurso de nulidad en los casos de com petencia per salíum de la Corte Su­
prema, para conocer del mismo cuando se deduce en contra de la sentencia
pronunciada por un Tribunal oral o por el juez de garantía en el procedi­
miento simplificado.**11
8.2. P rin c ipio
de la doble instancia
Tanto en m ateria civil com o en el antiguo procedim iento penal, el legisla­
dor establece com o regla general el principio de la doble instancia para la
garantía del debido proceso.
En el antiguo sistema procesal penal se ve reforzada la existencia de la
revisión superior, en caso de no apelarse, al contem plarse el trám ite de la
consulta respecto de un gran núm ero de resoluciones.
En el nuevo sistema procesal penal la regla general la constituye la única
instancia, dado que no es procedente el recurso de apelación en contra de
las sentencias definitivas pronunciadas en el juicio oral y en el procedim iento
simplificado, y se suprim ió el trám ite de la consulta.
Además, se establece como principio general la im procedencia del recurso
de apelación en contra de las resoluciones dictadas por el Tribunal oral en
lo penal, y respecto de las sentencias dictadas por el juez de garantía sólo es
procedente en los casos expresam ente previstos por la ley.90
Respecto de las sentencias definitivas que se pronuncian en el nuevo
sistema procesal penal, sólo se prevé la procedencia del recurso de apelación
en contra de aquella que se pronuncia en el procedim iento abreviado.91
Com o observa Tavolari, las razones que se tuvieron presentes para
establecer esta lim itación respecto del recurso de apelación en el nuevo
sistema procesal penal, en que la regla general no es la doble instancia,
radican “en la cen tralidad del ju icio oral, com o m áxim a garantía que
ofrece el sistema; la p reem inencia de la inm ediación com o elem ento para
form ar la convicción del Tribunal; y la com probación de que de aceptar
la apelación im portaría la opinión de un Tribunal m enos inform ado que
aquel que conoció del asunto.92
m Tratándose del recurso de apelación, se consagra el principio de la jerarquía respecto
del Tribunal que es com petente para conocer del recurso de apelación en la regla del grado
o jerarquía, la que se contempla en el ai t. 110 del COT, norma que tiene el carácter de orden
público e irrenunciable por referirse a la organización y atribuciones de los tribunales.
'jo véanse arts. 364, 370 y 399 del C, Procesal Penal.
Véase art. 414 del C. Procesal Penal.
w R aúl T a v o l a r i O l iv e r o s , “De los recursos. of>. ni., p. 395.
53
JL
[.( >S R F .C t R S O S l ’ R O l : r . S A I i
s .:¡. P r in c ip io
'
d e l a f r e o h 's i q n
La mayoría de los recursos tienen una oportunidad o plazo fatal dentro
de los cuales¡¡¡j;eden hacerse valer, por lo que si ellos se deducen lucra de
ese plazo, deberán ser declarados inadmisibles, por haberse extinguida.) la
Facultad. Transcurrida que sea dicha oportunidad, la facultad de recurrir se
extingue o preduye por el solo ministerio de la ley.
Para ios efectos de deducir los recursos se establece por regla general
plazo de días, el que es individual \ no com ún para las partes.
Excepcionahnente. sin em bargo, existen casos en los cuales el legislador,
más que un plazo, contem pla un instante preciso para deducir el recurso,
com o ocurre en el nuevo proceso penal con el recurso de reposición en
contra de las resoluciones dictadas en audiencias orales, en las cuales éste
es procedente sólo si no hubiere precedido un debate, debiendo deducirse
el recurso tan pronto se dictare,93
Por otra parte, debemos tener presente que en los recursos se expone otra
modalidad muy im portante de predusión, como es aquella denom inada de la
consum ación, consistente en que la facultad de recurrir se agota o extingue
cuando ella se ha ejercido. En consecuencia, deducido que sea un recurso,
se agota la posibilidad de ejercer ese medio de im pugnación, cualesquiera
fueren los motivos que se hubieren om itido en la interposición del recurso
prim itivam ente deducido, o de efectuar modificaciones posteriores respecto
de las causales invocadas por el recurrente al deducir el recurso.
I Tía clara consagración de este principio la encontram os en el recurso
de casación, respecto del cual se contem pla que interpuesto el recurso no
podrá hacerse variación de ningún género. Por consiguiente, aun cuando
en el progreso del recurso se descubra alguna nueva causal en que haya po­
dido fundarse, la sentencia recaerá únicam ente sobre las causales alegadas
en tiem po y form a.94
9. OBJETIVOS DE LOS RECURSOS
Fundam entalm ente tres son los objetivos que se persiguen con los recursos,
a saber:
-L a nulidad de una resolución;
- la enm ienda de una resolución, y
-o tro s objetivos, según la naturaleza del m edio em pleado.
9.1. L a nulidad d e
una resolución
Existen dos recursos en nuestra legislación que persiguen dejar sin efecto
una resolución judicial por haberse dictado ésta con prescindencia de sus
5)3 Véase art. 363 C. Procesal Penal.
94 Véase art. 774 del CPC.
54
C A I'
I.
IN T R O D U C C IÓ N
requisitos de validez: com o ocurre con el recurso de casación en la forma y
el recurso de casación en el fondo en el sistema procesal civil y en el antiguo
procedim iento penal.
Tam bién es un recurso de nulidad el llam ado recurso de revisión.
En el nuevo proceso penal reviste sem ejante naturaleza el recurso di
nulidad.
9.2. E nmienda de una reso lu ción
Se entiende por “enm ienda" de una resolución judicial la modificación tota!
o parcial de la misma.
La finalidad de la im pugnación enm ienda va a depender de la parte que
interpone el recurso. Así, por ejemplo, puede darse el caso que una resolución
judicial sea im pugnada por ambas partes en el proceso por la razón de no
haber obtenido ninguna de ellas la plena satisfacción de sus pretensiones. Así,
por ejem plo, en un caso de indem nización de peijuicios el dem andante pide
100 unidades de fom ento, a lo cual se opone el dem andado, y la resolución
condena sólo a 50, pudiendo en tal caso ambas partes solicitar la modificación
de la resolución por causarle un agravio o peijuicio a ambas.
El recurso de enm ienda por excelencia en nuestro proceso civil respec­
to de las sentencias definitivas e interlocutorias de prim era instancia es el
recurso de apelación, com o lo es el recurso de reposición respecto de los
autos y decretos.
9.3. P u eden perseguir o tro s objetivos ,
SEGÚN SU NATURALEZA
Los recursos propiam ente tales, que son conocidos por los tribunales en
ejercicio de la función jurisdiccional, persiguen com o objetivo la enm ienda
o la nulidad de una resolución judicial.
Los m al denom inados recursos, que más propiam ente son acciones
o requerim ientos conocidos por los tribunales en ejercicio de facultades
conservadoras, no persiguen com o objetivo im pugnar una resolución ju ­
dicial, sino más bien la declaración del órgano jurisdiccional de diversas
situaciones que hacen procedentes el am paro de garantías constitucionales
frente a actos ilegales o arbitrarios que los am enazan, perturban o privan;
o reestablecer el im perio del derecho al declarar inaplicable una ley por
inconstitucional para la solución de un conflicto específico, o la expulsión
de un precepto inconstitucional del ordenam iento jurídico, por m edio de
su derogación, sin efecto retroactivo, con posterioridad a la declaración de
inaplicabilidad, por m edio del requerim iento de inconstitucionalidad ante
el Tribunal Constitucional.
55
I.OSK KCI RSO ftl'K IHH SAI.IS
9.3.1. Recurso de a mparo
Lo que se persigue con su interposición es que, respetándose la garantía de
la libertad personal y seguridad individual, se ponga térm ino o se m odifique
la form a en que se ha llevado a cabo un arraigo, arresto, detención o prisión
ilegal o arbitraria.
9.3.2. Recurso de protección
Con su interposición se persigue que la Corte de Apelaciones adopte las
medidas necesarias para hacer cesar toda acción u omisión arbitraria qtte
constituya una perturbación, amenaza o privación arbitraria o ilegal de algunos
de los derechos que la C onstitución establece y que se pueden resguardar
m ediante este recurso.
9.3.3. Requerimiento de inaplicabilidad
Se persigue que el Tribunal Constitucional declare inaplicable una ley por
ser inconstitucional para la resolución de un asunto contencioso o no con­
tencioso determ inado que se encuentra pendiente.
9.3.4. Requerimiento de inconstitucionalidad
Se persigue que, con posterioridad a la declaración de inaplicabilidad de una
ley para la resolución de una gestión específica que se encuentra pendiente,
i I Tribunal Constitucional declare inconstitucional una ley, para generar
su derogación con efectos generales y sin efecto retroactivo, a partir de la
publicación de la sentencia en el Diario Oficial.
10. FACULTADES EN VIRTUD DE LAS CUALES SE CONOCE
DE LOS DISTINTOS RECURSOS
I La regla general es que sean conocidos en virtud de la actividad ju ­
risdiccional. En el ejercicio de las facultades jurisdiccionales es que los
II illunales conocen del recurso de reposición, la apelación, el recurso de
hecho, los recursos de casación en la form a y fondo, el denom inado re­
m iso de revisión; y finalm ente, del recurso de nulidad en el nuevo sistem a
procesal penal.
2. En el ejercicio de las facultades conservadoras se conocen los recursos
dr am paro, protección, am paro económ ico y los requerim ientos de inaplii abilidad e inconstitucionalidad.
3. En virtud de las facultades disciplinarias se conoce el recurso de queja
y la queja.
56
C A I’. I. IN T R O D U C C IO N
1.
En virtud de hi actividad derivada de las facultades económicas se
conoce el llam ado recurso de aclaración, rectificación o enm ienda.
11. TRIBUNALES ANTE LOS CUALES SE INTERPONEN
Y CONOCEN LOS RECURSOS
Desde este punto de vista podem os distinguir dos tribunales: Tribunal n quo
y Tribunal ad quem.
El Tribunal a quo es el Tribunal que dictó la resolución que se pretende
im pugnar y ante el cual se presenta un recurso.
El Tribunal ad quevi es el Tribunal que falla el recurso interpuesto en
contra de la resolución pronunciada por otro órgano jurisdiccional de in­
ferior jerarquía.
A continuación nos referiremos som eram ente a los tribunales que intervie­
nen en los recursos que se contem plan en nuestro ordenam iento jurídico.
-R ecurso de aclaración, rectificación o enm ienda: este recurso se inter­
pone ante el mismo Tribunal que dictó la resolución para que lo resuelva
el mismo.
-R ecurso de reposición, este recurso se interpone ante el mismo Tribunal
que dictó la resolución para que lo resuelva el mismo.
-R ecurso de apelación, este recurso se interpone ante el Tribunal que
dictó la resolución para ante su superior jerárquico, a quien corresponde
su conocim iento y fallo.
-R ecurso de hecho, se interpone directam ente ante el superior jerár­
quico de aquel Tribunal que dictó la resolución denegando o concediendo
en form a irregular un recurso de apelación.
-R ecurso de casación en la form a, se interpone ante el Tribunal que
dictó la resolución para que lo conozca y falle el superior jerárquico.
-R ecu rso de casación en el fondo, se interp on e ante la Corte de Ape­
laciones o ante un Tribunal de árbitros de derecho que conoce asuntos
propios de la Corte de A pelaciones para que lo conozca y falle la Corte
Suprem a.
-R ecurso de nulidad, este recurso que se contem plaren el nuevo sistema
procesal penal se interpone siem pre ante el Tribunal de juicio oral o ante
el juez de garantía si la sentencia definitiva se hubiere dictado en el proce­
dim iento simplificado.
Por regla general, dicho recurso debe ser conocido y resuelto por la
Corte de Apelaciones respectiva.
E xcepcionalm ente, el recurso de nulidad es conocido en un caso de
com petencia per saltum por la Corte Suprem a, según ya lo hem os explicado,
cuando se hubiere deducido basándose en una de las dos causales referidas
con anterioridad.
-R ecurso de revisión, se interpone directam ente ante la C. Suprem a
para que lo conozca y falle ella misma.
-R ecurso de am paro, se interpone directam ente ante la Corte de Ape­
laciones respectiva para que lo resuelva ella misma.
57
I.i )S Kl-:< i UNOS Wtl X I SVI Ks
-R ecurso de protección. se interpone directam ente ante la Corte fie
Apelaciones respectiva para que lo resuelva ella misma.
-R ecurso de am paro económ ico, se interpone ante la Corle de Apela­
ciones respectiva para que lo resuelva tila misma.
-R equerim iento de inaplicabilidad e incoiistiludonalidad, se interpone
directam ente ante ei Tribunal Constitucional para que lo cono/xa v fallí el
mismo.
-R eclam ación por cancelación de nacionalidad, se interpone directa­
m ente ante la C. Suprem a para que lojesuelva ella misma.
-R ecurso de queja, se interpone ante el superior jerárquico de aquel
Tribunal que dictó una resolución con flagrante falta o abuso para quo lo
resuelva el mismo en sala, sin perjuicio de ser facultad del pleno la aplicación
de la sanción disciplinaria.
12. RESOLUCIONES JUDICIALES V LOS RECURSOS
La ley chilena com ún establece un recurso propio para cada tipo de reso­
lución.
El a rt 158 del CPC clasifica las resoluciones distinguiendo entre sentencias
definitivas, sentencias interlocutorias, autos y decretos. Este artículo no es
com pleto, puesto que dentro del mismo no es posible com prender algunas
resol uciones j udiciales.
A continuación nos referirem os a cada resolución judicial, conform e a
su naturaleza jurídica, para determ inar el recurso que respecto de ellas ha
previsto nuestro legislador.
a) Sentencia definitiva
En contra de esta resolución, salvo que se hubiere pronunciado en única
instancia, procede el recurso de apelación. Además proceden en contra de
las sentencias definitivas otros recursos, como son los de casación en el fondo
y form a, el de revisión, etc., pero com o se trata de recursos extraordinarios,
deben concurrir adicionalm ente las causales y dem ás requisitos previstos en
la ley para su interposición.
En m ateria civil y penal nunca procede el recurso de reposición contra
esta resolución.-15
En el nuevo sistema procesal penal la regla general la constituye la única
instancia, dado que no es procedente el recurso de apelación en contra de
95
Excepcionalmente, en el procedimiento fie quiebras se prevé en contra de la resolución
que declara la quiebra un recurso especial de reposición dentro del plazo de 10 días hábiles
desde la notificación de su aviso, pidiendo que sea dejada sin efecto, o que se rectifique en
cuanto a la determinación si el deudor ejerce una actividad comercial, industrial, minera o
agrícola, [.a sentencia que acoge la reposición es apelable en ambos efectos, [.a resolución que
niega lugar a la declaración de quiebra no es susceptible de recurso especial de reposición,
pero será siempre apelable en ambos efectos. Arts. 56, 57, 58 y 59 de la Lev de Quiebras, que
se contiene com o libro IV del Código de Comercio.
58
C A I ' . I.
1)1
[N’T l í l >
< : C IÍ IN
las sentencias d efinid. as pronunciadas en el juicio oral y en ei procedinm lili >
simplificado. Además, se establece como principio general la im procedencia
del recurso de apelación en contra de las resoluciones clic ladas por el lribuii.il
oral en lo penal, y icspcclo de las sentencias dictadas por el juez de garantía
sólo es procedente en los casos expresam ente previstos p or la ley.-"’
Respecto de las sentencias definitivas que se pronuncian en el nuevo sistema
procesal penal, sólo se contem pla la procedencia del recurso de apelación
en contra de aquella que se pronuncia en el procedim iento abreviado.*1?
b) Sentencias interlocutorias
Hay que distinguir entre m aterial civil v penal:
b .l. M ateria civil
El recurso propio de las sentencias interlocutorias es el de apelación.
El recurso de reposición no es procedente por regla general en contra
de las sentencias interlocutorias, salvo que la ley expresam ente lo señale,
como ocurre, por ejem plo, respecto de la resolución que recibe la causa a
prueba y la resolución que declara desierto el recurso de apelación, entre
otras.
Véanse arts. 364, 370 y 399 del C. Procesal Penal.
97 Véase art. 414 del C. Procesal Penal.
98 Véanse arts. 362 y 363 C. Procesal Penal.
99 Véase art. 363 C. Procesal Penal.
59
111 l i l i l í I I I J i «
b.2. M ateria penal
-E n el antiguo procedim iento penal.
El recurso propio de las sentencias interlocutorias es el de reposición.
-E n el nuevo sistema procesal penal.
Se prevé la misma regla anterior, pero debe distinguirse para determ inar
la procedencia y oportunidad de su interposición respecto de aquellas que
se dictan fuera o durante las audiencias orales.'"1
El recurso de reposición en contra de una sem encia interlocutoria
pronunciada en audiencia oral sólo es procedente cuando su dictación no
hubiere sido precedida de debate en la audiencia." La reposición de una
interlocutoria dictada fuera de audiencia debe deducirse en el plazo de tres
días (art. 362 del C. Procesal Penal).
A hora bien, más allá de esta distinción entre m aterias civiles y penales,
existe una especie de sentencia interlocutoria que reviste particular im por
tancia para determ inar la procedencia de algunos recursos. Nos referimos a
aquellas interlocutorias que ponen térm ino al juicio o que hacen imposible
su continuación.
El art. 54 del CPP, por su parte, establece como regla general la apelabilidad
de estas resoluciones y el art. 766 del CPC perm ite, por excepción, la proce­
dencia del recurso de casación en la form a y fondo en contra de ellas.
En el art. 370 letra a) del C. Procesal Penal se prevé expresam ente la
procedencia del recurso de apelación en contra de las resoluciones que
LOS RKOUKSOS 1’liUÍ USAI ,KS
ponen térm ino al procedim iento, hacen imposible su prosecución o lo sus­
pendieron por mas de treinta días.
Finalmente, es procedente el recurso de queja en contra de las sentencias
inLerloculorias que ponen térm ino al juicio o hacen imposible su continua­
ción. siem pre que concurran los demás requisitos legales
Se entienden por interlocutorias que ponen térm ino al juicio o hacen
imposible su continuación, aquellas resoluciones que simplemente concluyen
el juicio y el procedim iento o lo suspenden si no se puede continuar.
Ahora bien, en la práctica, tratándose del recurso de casación, la juris­
prudencia ha querido restringir la aplicación de los recursos de casación
en la form a y fondo respecto de las sentencias interlocutorias. Esto debido
a que la mayoría de las interlocutorias dictadas en los juicios ordinarios son
de secundo grado.
Recordemos que las sentencias interlocutorias de segundo grado son
aqu< lias que resuelven sobre algún trám ite que debe servir de base en el
pronunciam iento de una sentencia definitiva o interlocutoria.
Ninguna de las sentencias interlocutorias de segundo grado reviste las
<ai aotensticas de aquellas interlocutorias que ponen térm ino al juicio o
Ii.k en imposible su continuación.
I' s por esto que debem os quedarnos con las sentencias interlocutorias de
pí inicia clase11"1para poder dilucidar en qué casos ponen térm ino al juicio
o h-wen imposible su continuación.
Debem os, en prim er térm ino, desechar una m ultitud de sentencias
m trilorutorias que fallan cuestiones accesorias, porque no ponen térm ino
il ¡iii<io ni hacen imposible su continuación, sin peijuicio de resolver un
mi idenie y establecer derechos en favor de las partes. Ejemplo: la sentencia
mu i lo» utoria que resuelve sobre las tachas, denegándolas, establece derechos
u l.ivor de las partes, pero no pone térm ino al juicio ni hace imposible su
11 Himuiaoion.
I’nr lo tanto, la interlocutoria que pone térm ino al juicio o hace impoiiblc su coniinuarión se refiere a incidentes especiales que puedan tener
p i su namiale/.a la característica de establecer derechos perm anentes en
i.ivoi di las partes.
I j< tupios que perm iten verificar la existencia de estas interlocutorias.
i) ln> idente de nulidad procesal:
I a resolución que rechaza la nulidad no es una interlocutoria que pong
in mino al juicio.
I .1 resolución que acoge la nulidad tam poco pone térm ino al juicio.
I in itio de la actual reglam entación, el Tribunal al acoger un incident
de tiulid «I procesal debe establecer el punto en que queda el procedim ien­
to p.u i continuar adelante con su tram itación. Por lo tanto no se trata de
un i mleiUx utoria que ponga térm ino al juicio, sino que, por el contrario,
ili i. i mina la etapa a partir de la cual debe éste reiniciarse.
111,1
| i.i1Irv
Sun
.i<|ucllas que Callan un incidente, estableciendo derechos permanentes para la
60
< \r i
[n t r o i ) w
:< i o n
ii) A bandono del procedim iento:
La resolución que acoge el abandono hace perder c 1 procedim iento e
impide la continuación clel juicio.
Por lo tanto, la resoluc ión que acoge el abandono de! procedim iento es
una sentencia interlocutoria, porque falta un incidente estableciendo dere­
chos perm anentes en favor de las partes, v hace imposible la continuación
del juicio, siendo procedente por ello en su contra el recurso de casación.
La sentencia que rechaza el abandono se ha sostenido que no reviste la
naturaleza de una sentencia interlocutoria, pero adem ás inequívocam ente
no pone térm ino al juicio ni hace imposible su continuación.
iii) Incidente de incom petencia:
Si por la vía de la excepción dilatoria se acoge la incom petencia abso­
luta de un Tribunal, habrá que interpretar que la voz juicio (de sentencia
interlocutoria) se refiere al procedim iento en que se dicta y por lo tanto se
trataría de una interlocutoria que pone térm ino al juicio o hace imposible
su continuación, y sería procedente en su contra el recurso de casación.
La jurisprudencia ha aceptado la procedencia del recurso de casación
en el abandono del procedim iento y en el desistimiento. Por lo tanto, quiere
decir que son casos en que se pone térm ino al juicio y se trataría entonces
de una especie de interlocutoria.
En cam bio, tratándose de la incom petencia al decir que igual puede
iniciarse un nuevo juicio ante el juez com petente, la mayoría de las veces la
jurisprudencia no ha aceptado la casación en la form a o fondo, por sostener
que no ponen térm ino al juicio. No estamos de acuerdo con esta última
posición, por los argum entos antes señalados y adem ás porque la prim era
causal de casación es la incom petencia del Tribunal que dicta la sentencia
definitiva.
iv) Resolución que se pronuncia sobre m edidas precautorias:
L ajurisprudencia ha sido vacilante en cuanto a calificar la naturaleza de
esta resolución. Sin em bargo, en este caso nunca nos encontrarem os ante un
juicio, sino que ante un incidente, y por la tanto, nunca va a tener influencia
la resolución de la precautoria en cuanto a la prosecución del juicio o pro­
cedim iento en que ella se decreta o rechaza la m edida cautelar.
c) Autos y decretos
Hay que distinguir entre m ateria penal y civil.
c.L M ateria civil
El recurso propio de los autos y decretos es el recurso de reposición.
Excepcionalm ente los autos y decretos son apelables en subsidio del
recurso de reposición (nunca en form a directa) y para el evento que sea
rechazado, siem pre que alteren la substanciación deljuicio o recaigan sobre
trám ites que no están ordenados por la ley.101
101 Véase art. 188 del CPC.
61
L(»S RKCl'RSOS l’KCH :I SAl l'S
c .2 . M a te ria p e n a l
-E n el antiguo procedim iento penal.
El recurso propio de los autos y decretos es el de reposición.
-E n el nnevo sistema procesal penal.
Se contem pla la mism a regla que respecto de las interlocutorias, por
lo que debe distinguirse para d eterm inar la procedencia y oportunidad
de su interposición respecto de aquellos que se dictan fuera o durante las
audiencias orales.10E1 recurso de reposición en contra del auto y decreto pronunciado en
audiencia oral sólo es procedente cuando su dictación no hubiere sido pre­
cedida de debate en la audiencia.103
El recurso propio ele estas resoluciones es el de reposición.
13. LA VINCULACIÓN EXISTENTE ENTRE LOS RECURSOS
Y I AS RESOLUCIONES JUDICIALES
La relación existente entre los recursos y las resoluciones judiciales esta en
intima conexión y atiende a la naturaleza jurídica de estas últimas.
Según el art. 158 del CPC: “[11 as resoluciones judiciales se denom inarán
sentencias definitivas, sentencias interlocutorias, autos y decretos.
Es sentencia definitiva la que pone fin a la instancia, resolviendo la cues­
tión o asunto que ha sido objeto del juicio.
Es sentencia interlocutoria la que falla un incidente del juicio, estable­
ciendo derechos perm anentes a favor de las partes, o resuelve sobre algún
trámite que debe servir de base en el pronunciam iento de una sentencia
definitiva o interlocutoria.
Se llama auto la resolución que recae en un incidente no com prendido
en el inciso anterior.
Se llama decreto, providencia o proveído el que, sin fallar sobre inci­
dentes o sobre trámites que sirvan de base para el pronunciam iento de una
sentencia, tiene sólo por objeto determ inar o arreglar la substanciación del
proceso”.
Respecto de esta última definición, el art. 70 inc. 3° del Código Orgánico
de Tribunales se refiere en form a más clara a los decretos en los siguientes
términos: “Se entienden p or providencias de m era sustanciación las que
tienen por objeto dar curso progresivo a los autos, sin decidir ni prejuzgar
ninguna cuestión debatida entre partes”.
El art. 158 d e l CPC h a s u s c ita d o d iv e rso s c o n flic to s , ya q u e h a y r e s o lu ­
c io n e s in clasific a b le s s e g ú n el p r e c e p t o , v. gr.: la r e s o lu c i ó n q u e re su e lv e u n
r e c u r s o d e c a s a c ió n .
Por otra parte, las diferencias existentes entre algunas de las resoluciones
que allí se contem plan no son muv ciaras, v. gr.: entre la sentencia inlerlocutoria de prim era clase y los autos.
ios Véanse arts. 362 y 363 C. Procesal Penal.
'"!l Véase art. 363 C. Procesal Penal.
02
CAP. I- I N T R O D U C C IO N
La vinculación entre estas dos m aterias es muy im portante, ya que la
naturaiezajurídira de la.s resoluciones dererm ina, por regla general, la pro
cedencia de cienos recursos.
Con todo, la ley m uchas veces soluciona los posibles problemas de d<
term inación de la naturaleza jurídica de una determ inada resolución men
cionando expresam ente los recursos que proceden en su contra, siuuu ion
que acontece expresam ente en la regulación de los recursos en el nuevo
sistema procesal penal.
Por otra parte, dicha vinculación es im portante para la procedencia
del recurso, porque el legislador señaló que determ inado recurso procede
sólo frente a determ inadas resoluciones. Ei.: la casación en la form a proci
de solam ente respecto de sentencias interlocutorias que pongan term ino
al juicio o hagan im posible su continuación y respecto de las sem encias
definitivas.
Además, si la ley establece respecto de una resolución la procedencia
de un recurso, esa resolución eventualm ente nos puede servir para saber la
naturaleza jurídica de esa resolución. Ej.: el recurso de reposición procede
sólo respecto de autos y decretos en m ateria civil, por regla general.
Asimismo, es m enester exam inar cada recurso en particular para vincu­
larlo a las resoluciones judiciales.
a) Recurso de aclaración, rectificación o enmienda
Es el m edio que franquea la ley a las partes para solicitar del mismo Tri
bunal que dictó una resolución que aclare los puntos obscuros o dudosos de
ella, salve las omisiones, que rectifique los errores de copia, de referencia o
de cálculos num éricos que en ella se contienen.
G eneralm ente se ha dicho que este m edio no es propiam ente un recurso,
sino que un m edio para salvar errores form ales de u na resolución y que no
afecta el fondo del asunto.
De acuerdo con el art. 182 del CPC, este m edio procede, fundam ental­
m ente, en contra de la sentencia definitiva e interlocutoria.
Sin em bargo, según las reglas generales que inspiran el procedim iento,
es claro que tam bién procede respecto de los autos v decretos. En efecto, el
art. 84 inc. 3o del CPC' perm ite la aplicación de este m edio a las antedichas
resoluciones: “El juez podrá corregir de oficio los errores que observe en la
tram itación del proceso”.
b) Recurso de reposición
Es el medio que franquea la ley a las partes para pedir la modificación
de un auto o decreto al mismo Tribunal que lo dictó.
Este recurso en m ateria civil procede, por regla general, sólo en contra
de los autos o decretos. Por excepción procede en contra de las siguientes
sentencias interlocutorias:
i) I.a resolución que recibe la causa a prueba (art. 319 inciso 3o CPC);
ii) La resolución del Tribunal de alzada que declara inadmisible el re­
curso de apelación (art. 201 CPC);
63
LOS RECURSOS PROCESALES
han sido dictadas con infracción de ley, la cual ha influido substancialm ente
en lo dispositivo del fallo que se im pugna.
El recurso de casación en el fondo procede en contra de las sentencias
definitivas e interlocutorias que pongan térm ino al juicio o hagan imposible
su continuación. Pero adem ás esas resoluciones deben ser inapelables, y
haber sido pronunciadas por una Corte de Apelaciones o por un Tribunal
arbitral de derecho que haga sus veces (o sea, de segunda instancia).
Este recurso es de com petencia exclusiva y excluyeme de la Corte Su­
prema.
Jam ás procede en contra de las sentencias interlocutorias que no pon­
gan térm ino al juicio o hagan imposible su continuación, ni respecto de los
autos y decretos.
En m ateria penal, en el antiguo sistem ase m antiene inalterable la concu­
rrencia de todos los requisitos contem plados para el procedim iento civil.
En el nuevo sistema procesal penal no se prevé el recurso de casación
en la form a y en el fondo respecto de resolución alguna.
g) R ecurso de nulidad
En el nuevo sistema procesal penal se prevé el recurso de nulidad, en
reem plazo del recurso de apelación, casación en la form a y en el fondo pre­
visto en el procedim iento civil y en el antiguo sistema procesal penal.
En este recurso se contem pla su procedencia sólo en contra de la senten­
cia definitiva pronunciada por un Tribunal de juicio oral, o por un juez de
garantía dentro de un procedim iento simplificado o en un procedim iento
por delito de acción penal privada.107
h) R ecurso de revisión
Propiam ente no se trata de un recurso, ya que la característica de los
recursos es que m antienen pendiente la solución del asunto. En cam bio, el
recurso de revisión persigue que se deje sin efecto o invalide una sentencia
firme o ejecutoriada.
El CPP es más preciso que su hom ónim o civil para referirse a este “re­
curso”. El prim ero de los Códigos indicados reserva el título VII del libro III
para la revisión ele las sentencias firmes y no se refiere a éste con el térm ino del
“recurso de revisión”, como hace el CPC.
En el nuevo sistema procesal penal resulta aún más clara esta situación,
dado que la revisión ele las sentencias firmes se regula en el párrafo 3o del
título VIII, De la ejecución de las sentencias condenatorias y medidas de seguridad
del libro IV y no dentro del libro III, que regula los recursos.
Este mal denom inado recurso no procede contra las resoluciones dictadas
por la Corte Suprem a conociendo de recursos de casación o de revisión.
1117 Véanse art¿. 372, 399 y 405 del C. Procesal Penal.
66
i) R ecurso de queja
Es un recurso extraordinario que em ana de la facultad disciplinaria :1c
los tribunales superiores de justicia y que tiene por objeto solicitar aplicación
de una m edida disciplinaria en contra de un determ inado juez y obteuci.
adicionalm ente, la adopción de las medidas necesarias para reparar la falt
o el abuso com etido con motivo de la dictación de la resolución.
Este recurso originalm ente no se vinculaba con ninguna resolución en
atención a su naturaleza jurídica y bastaba que un Tribunal com etiera una
flagrante falta o abuso en la dictación de cualquier resolución para que
procediera su interposición.
Se afirmaba que el recurso de queja era un recurso “mentiroso”, porque la
mavoría de las veces lo que la parte perseguía no era que el superiorjerárquico
adoptara medidas disciplinarias contra eljuez que las había dictado, sino que
se m odificara o dejara sin efecto'la resolución que se estimaba abusiva.
A partir de la m odificación introducida por la Ley N° 19.374, y confor­
me a lo establecido actualm ente en el art. 545 del COT, el recurso de queja
procede no sólo cuando en la resolución judicial se hubiere incurrido en
graves faltas o abusos, sino que adicionalm ente deben concurrir los siguien­
tes requisitos:
1". Que la resolución en la cual se incurrió en la grave falta o abuso ten­
ga la naturaleza jurídica de sentencia definitiva o de smte-ncia interlocutoria que
ponga fin al juicio o haga imposible su continuación, y
2o. Q ue la resolución en la cual se incurrió en la falta o abuso no sea
susceptible de ser impugnada por otro recurso, sea ordinario o extraordinario. Se ex­
ceptúan las sentencias definitivas de prim era o única instancia dictadas por
árbitros arbitradores, en cuyo caso precederá el recurso de queja, además
del recurso de casación en la forma.
Por otra parte, se establece en el inciso final del citado art. 545, luego de
la reform a introducida por la Ley N° 19.374, que “en caso que un Tribunal
superior de justicia, haciendo uso de sus facultades disciplinarias invalide
una resolución jurisdiccional, deberá aplicar la o las medidas disciplinarias
que estime pertinentes. En tal caso, la sala dispondrá que se cié cuenta al
Tribunal pleno de los antecedentes para los efectos de aplicar las medidas
disciplinarias que procedan, atendida la naturaleza de las faltas o abusos, la
que no podrá ser inferior a am onestación privada”.
j) Recurso o requerimiento de inaplicabilidad
El requerim iento ele inaplicabilidad no se vincula directam ente con la
naturaleza juríd ica de una determ inada resolución judicial. Este recurso
se refiere a un procedim iento que se encuentra pendiente y en el que se
pretende obtener a través de él que no se aplique un determ inado precepto
legal que se considera inconstitucional.
Con tocio, existiendo un control represivo concreto en este requeri­
m iento, se presenta una cierta vinculación entre éste y la sentencia definitiva
que se va a dictar en el procedim iento pendiente, ya que lo que se persigue
respecto de una gestión judicial específica que se encuentre pendiente es
.iim irm iH tutinnt
CAP. I. IN T R O D U C C IÓ N
LOS RECU RSO S PROCESALES
que no se aplique en la sentencia definitiva el precepto legal cuestionado
en su constitucionalidad para la resolución del conflicto.
k) Requerim iento de inconstitucionalidad
En cambio, en el denom inado requerim iento de inconstitucionalidad,
en que existe un control represivo abstracto, no hay vinculación entre éste y
una sentencia definitiva que debe dictarse en un asunto judicial específico,
puesto que lo que se pretende es que el Tribunal Constitucional, respecto
de una norma legal que previam ente ha sido declarada inaplicable, proceda
a declarar su inconstitucionalidad, con efectos generales y sin efectos retro­
activos, al entenderse derogada la norm a legal desde la publicación de la
sentencia que form ule esa declaración en el Diario Oficial.
1) Recurso de am paro
Por regla general, este “recurso” no se vincula con una determ inada reso­
lución judicial, sino que con un acto de autoridad, judicial o administrativa,
que prive de la libertad personal a un sujeto.
Excepcionalmente se vincula a una resolución judicial cuando se interpone
en contra del acto jurisdiccional que hubiere ordenado en form a arbitraria
un arraigo, detención o prisión, no im portando tampoco en estos casos la
naturaleza jurídica de dicha resolución para determ inar la procedencia del
recurso.
rn) Recurso de protección
Por regla general, conforme al criterio mayoritario sustentado por nuestros
tribunales, el recurso de protección no procede en contra ele resoluciones
judiciales dictadas por los tribunales, al no encontrarse concebido com o un
medio para impugnar una determ inada resoluciónjudicial. Con todo, cuando
la resolución ha afectado a terceros, se ha admitido su procedencia.
_____.________
_________________
14. LA CONFIGURACIÓN DE UN PROCEDIMIENTO
Y SU VINCULACIÓN A LOS RECURSOS
El proceso tiene un carácter de desarrollo progresivo en el tiem po a través
de la ejecución de los diversos actos procesales que lo configuran, lo que se
tiende a prolongar m ayorm ente en el tiem po en form a fragm entada en los
procesos escritos y ele lato conocim iento. Es así como si tom amos cualquier
expediente observaremos que lo conform an escritos, resoluciones, medios
de prueba, medios de im pugnación, etc., actos que se encuentran ordena­
dam ente desarrollados en form a cronológica y sistemática.
Desde el punto ele vista procesal, los sistemas de impugnación son distintos
respecto de las resoluciones y de las actuacion'es judiciales.
Las actuaciones judiciales se impugnan directamente a través del incidente
de nulidad procesal. Por excepción, las actuaciones se pueden im pugnar en
68
\
CAP. [. IN T R O D U C C IÓ N
forma indirecta m ediante algunos recursos, principalm ente el recurso de
casación en la forma, el cual no se interpone en contra de la actuación jud i­
cial, sino que en contra de la resolución que se dictó en un procedim iento
viciado por los defectos que se hubieren generado con motivo de la práctica
u omisión de determ inadas actuaciones judiciales.
Las resoluciones judiciales se im pugnan por medio de la interposición
de los correspondientes recursos. Sin em bargo y a pesar de que los recursos
tienen por objeto im pugnar las resoluciones que resuelven el conflicto, existe
durante toda la tramitación clel procedim iento una clara vinculación entre las
resoluciones que se dictan y el proceso mismo. Dicha vinculación la podemos
apreciar, a título ejemplar, en los casos de las siguientes resoluciones:
a) La resolución que recibe la causa a prueba
L ajurisprudencia ha establecido que la sentencia definitiva no puede ir
más allá ele los hechos substanciales, pertinentes y controvertidos señalados
en la resolución que recibe la causa a prueba.
Si la parte no interpone el recurso que le concede la ley (reposición, ape­
lando en subsidio) contra esa resolución, estará determ inando la resolución
que recibe la causa a prueba los hechos que deberán darse por acreditados
o no en la sentencia definitiva que deberá dictarse en el proceso.
b) El recurso de casación en la forma
Es un recurso de nulidad por vicios del procedim iento. Para pocler
interponerlo es necesario que haya existido la preparación del recurso de
casación en la form a, la que consiste en que la parte afectada por el vicio
haya reclam ado de éste ejercitando oportunam ente y en todos sus grados
los recursos establecidos por la ley.
Así, si se interpone dem anda ante Tribunal incom petente, la parte debe
interponer la excepción dilatoria correspondiente; si se rechaza la excepción
opuesta y no apela de inm ediato, el recurso de casación en la form a que
posteriorm ente se intente será im procedente precisam ente por no haber
sido preparado. En el ejem plo, el orden debe ser el siguiente: oposición de
excepción dilatoria, recurso de apelación contra la resolución que lo rechaza
y en caso de ser tam bién rechazado, procederá la casación en la form a en
contra de la sentencia definitiva.
c) Recurso de casación en el fondo
Por regla general sólo si se hubiere interpuesto el recurso ele apelación
va a ser posible interponer el recurso de casación en el fondo, puesto que
éste procede sólo en contra de las sentencias definitivas o interlocutorias que
pongan térm ino al juicio o hagan imposible su continuación, inapelables,
dictadas por las Cortes de Apelaciones o Tribunal arbitral ele derecho de
segunda instancia en asuntos de com petencia de las Cortes ele Apelaciones
(art. 767 CPC).
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
el) R ecurso de nulidad
En el uiievo sistem a procesal penal se prevé tam bién la preparación
del recurso com o regla general en el inciso I o del art. 377 del C. Procesal
Penal.
No obstante ello, creem os que los casos en que debe darse aplicación
a esa norm a sobre preparación del recurso de nulidad serán de carácter
muy excepcional, atendida la am plitud de las excepciones contem pladas en
su inciso segundo, y especialm ente considerando la falta de necesidad de
preparar el recurso que se contem pla respecto de los motivos absolutos de
nulidad previstos en el art. 374.
15. EL ESTADO DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES
Y SU VINCULACIÓN CON LOS RECL RSOS
Respecto del estado en que se encuentran las resoluciones judiciales, debe­
mos distinguir las siguientes situaciones:
-R esoluciones pendientes;
-R esoluciones que causan ejecutoria;
-R esoluciones ejecutoriadas;
-S entencias de térm ino;
-S entencia final.
15.1. R e s o l u c io n e s p e n d ie n t e s
D entro de éstas hay que distinguir:
a) Están en curso los plazos para interponer los recursos. En este caso
no pueden cum plirse las resoluciones.
b) Resoluciones en que encuentra pendiente el fallo de los recursos
interpuestos contra ella. En este caso hay que subdistinguir:
-S i los recursos por expresa disposición de la ley no im piden el cum ­
plim iento de la resolución, ésta se convierte en una resolución que causa
ejecutoria.
-S i la ley lo prohíbe, atendido los recursos deducidos, no se podrá cum ­
plir la sentencia y por lo tanto estaremos en presencia de una resolución que
necesita llegar al estado de ejecutoriada para su cum plim iento.
15.2. R e s o l u c io n e s q u e ca u sa n e je c u t o r ia
Se trata de resoluciones que pueden cumplirse no obstante interposición
de recursos en su contra.
CAP. I. IN T R O D U C C IÓ N
Ejemplos ele estas sentencias:
a) Recurso ele apelación que es concedido en el solo efecto
devolutivo
En virtud de este efecto subsisten clos tribunales competentes: el Tribunal
de prim era instancia, para cum plir la sentencia, y el Tribunal de segunda
instancia, que conoce y falla de la apelación. La com petencia del Tribunal
de prim era instancia es condicional. Es decir, depende de que el Tribunal
de segunda instancia confirm e la sentencia apelada.
Si la resolución del Tribunal de segunda instancia revoca la resolución
apelada, habría una verdadera resolución respecto de la situación procesal
-al haber fallado la condición prevista consistente en la confirmación del
faHo apelado-, más que una nulidad respecto de lo que se hubiere actuado
ante el Tribunal a quo antes de haberse dictado la sentencia modificatoria o
revocatoria, que afecta lo actuado con anterioridad ante ese Tribunal.
c) Recursos en el nuevo proceso penal
En el nuevo proceso penal se contem pla una regla general respecto de
tocios los recursos en esta materia.
Conform e a lo previsto en el art. 355 del C. Procesal Penal la interpo­
sición de un recurso no suspenderá la ejecución de la decisión, salvo que
se im pugnare una sentencia definitiva condenatoria o que la ley dispusiere
expresam ente lo contrario.
Dicha regla general recibe una aplicación específica respecto del recurso
de apelación en el art. 368, de acuerdo con el cual la apelación se concederá
en el solo efecto devolutivo, a menos que la ley señalare expresam ente lo
contrario.
En consecuencia, en el nuevo sistema procesal penal, la regla general es
que las sentencias que se pronuncien causan ejecutoria, dado que la inter­
posición de un recurso no suspenderá la ejecución de la decisión.
Excepcionalm ente, no causan ejecutoria, provocando la interposición
de un recurso la suspensión de la ejecución o cum plim iento de la decisión
respecto de las siguientes resoluciones: a) la sentencia definitiva condena­
toria en contra de la cual se hubiere deducido algún recurso, y b) las demás
resoluciones en las cuales la ley dispusiere expresam ente que un recurso
suspende la ejecución de la decisión, com o acontece en los casos en que la
ley prevé la procedencia del recurso de apelación en ambos efectos.
ffllllftfftttttt
b) Recursos de casación en la forma y en el fondo
Por regla general la interposición de los recursos de casación en el fondo
y en la form a no suspenden el curso del juicio, por lo tanto las sentencias
en cuya contra se han interpuesto estos recursos son sentencias que causan
ejecutoria.
LCtS r e c u r s o s
p ro c e s a le s
15.3. S e n t e n c ia f ir m e o e je c u t o r ia d a
La resolución se encuentra firme o ejecutoriada:
a) Si no proceden recursos en contra de la sentencia, desde que ella ha
siclo notificada a todas las partes.
b) Desde que proceden recursos en contra de la sentencia.
Debemos subdistinguir:
-S i se interponen recursos dentro del plazo legal, desde que se notifi­
que el decreto que la m ande cum plir que dicta el Tribunal que conoció del
asunto en prim era o única instancia, lo que hará una vez que se fallen los
recursos deducidos en su contra.
-S i no se interponen los recursos dentro del plazo legal, desde que trans­
curran todos los plazos que la ley concede para la interposición cíe dichos
recursos sin que se hayan hecho valer por las partes.
Contra estas resoluciones procede el recurso de revisión (,art. 810 del
C PC ).
15.4. S e n t e n c ia d e t é r m in o
Esta sentencia se vincula a dos conceptos: instancia y recursos.
Dentro del C PC no hay ningún elem ento de juicio para poder configurar
esta sentencia, salvo la única alusión que actualm ente se realiza a la sentencia
de térm ino en el art. 98 a propósito de la acum ulación de autos, al haber­
se modificado el art. 153, que hacía alusión a ese concepto en cuanto a la
oportunidad para solicitar el abandono del procedim iento.
Pero el CPP en su art. 359 nos perm ite configurar este concepto. De esta
m anera podem os decir que sentencia de térm ino es aquella sentencia que
pone fin a la últim a instancia deljuicio.
Son así sentencias de térm ino las sentencias definitivas de única instancia
y las sentencias definitivas de segunda instancia.
Para los efectos de determ inar si es posible cum plir u na sentencia de
térm ino, habrá que estarse a si los recursos que se deducen en contra de
ella im piden o no que cause ejecutoria de conform idad a lo señalado pre­
cedentem ente.
15.5. S e n t e n c ia fin a l
Se trata de la sentencia firme o ejecutoriada.
La razón del texto es que el Código al establecer las resoluciones que
producen cosa juzgada señala las sentencias definitivas o interlocutorias
firmes.
Hay que com plem entar esto, ya que la acción de cosa juzgada no sólo
corresponde a las sentencias defmidvas ejecutoriadas, sino que tam bién a las
72
CA R I. IN T R O D U C C IÓ N
sentencias que causan ejecutoria. Por lo tanto, este es un concepto doctrinario
que alude a la sentencia definitiva o a la interlocutoria firme o ejecutoriada.
16. LA FORMA DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES
Y SU VINCULACIÓN CON LOS RECURSOS
La form a de las resoluciones judiciales se encuentra indistintam ente tratada
en el Código de Procedim iento Civil (arts. 169 a 171, inclusive'), en el CPP
(arts. 51, 53 y 500) y en el C. Procesal Penal (arts. 36, 37, 342, 413).
El perjuicio (agravio o gravamen) que sf causa con una determ inada
resolución judicial y que faculta a las partes para im pugnarla, se determ ina,
por regla general, en la parte resolutiva, cualquiera que sea la naturaleza
jurídica de la resolución.
Empero, hay que tener presente que existenjueces que fijan considerandos
con carácter resolutivo que no se repiten en la parte dispositiva del fallo.
En algunos recursos, para determ inar su procedencia no basta con ana­
lizar sólo la parte resolutiva del fallo, sino que este exam en debe realizarse
respecto de la totalidad de éste. Ej.: para ver si existen vicios de forma.
El análisis m orfologico del fallo im porta para los efectos de fundam en­
tar de una m anera más aceptable y m ejor la im pugnación de la resolución
judicial.
La lectura de la resolución implica conocer el análisis lógico que hizo
el Tribunal, esto es, la concatenación de los considerandos de hecho y de
derecho es un juicio lógico. Por lo tanto, la lectura com pleta es básica para
im pugnar una resolución judicial.
Sin em bargo, existen casos en que los recursos son de carácter intuitivo,
como ocurre, por ejem plo, en las sentencias interlocutorias y los autos, que
sólo contienen una parte resolutiva, de ahí que se debe suponer cuáles fueron
las consideraciones erradas que el juez tuvo en su m ente para dictar el fallo
equivocado y en base a ese raciocinio se debe im pugnar la resolución.
En el nuevo proceso penal, clicha situación no puede presentarse, dado
que se prevé expresam ente en el art. 36 del C. Procesal Penal la obligación
para el Tribunal de fundam entar sucintam ente y con precisión los motivos
de hecho y de derecho en que se basaren las decisiones tomadas, con ex­
cepción sólo de aquellas resoluciones que se pronunciaren sobre cuestiones
de m ero trámite.
Además de la im portancia que tiene el análisis de la resolución para de­
term inar el agravio y los motivos que erradam ente condujeron al Tribunal
a su dictación, para poder deducir el recurso debe analizarse si el Tribunal
cumplió con los requisitos de form a previstos en la ley. En efecto, si el Tri­
bunal pronuncia una sentencia definitiva sin haber dado cum plim iento a
los requisitos de form a, procederá su im pugnación por la vía del recurso de
casación en la form a conform e a lo previsto específicamente en la causal
N° 5 del art. 768 del CPC y N° 9 del art. 541 del CPP.
En el nuevo sistema procesal penal, el incumplimiento de los requisitos de
forma en la sentencia definitiva dictada por el Tribunal oral en el juicio oral
73
LO S R E C L U S O S PRO CESA LES
o el juez de garanda en un procedim iento simplificado o por crimen o sim­
ple delito de acción penal privada constituye un motivo absoluto de nulidad
contem plado en la letra e) del art. 371 del C. Procesal Penal, que hace proce­
dente la interposición en su contra del recurso de nulidad, el que prima por
su carácter específico respecto clel incum plim iento que pudiere encuadrarse
además en la causal genérica de la letra a) del art. 373 de ese cuerpo legal.
17. VINCULACIÓN EN1 RE PLAZOS Y RECURSOS
17.1.
P l a z o s y o p o r t u n i d a d e s p a r a d e d u c ir e l r e c u r s o
Por regla general, esta vinculación se encuentra presente en todo el orde­
nam iento jurídico al tener que deducirse los recursos dentro de tos plazos
fatales previstos por el legislador.
Los recursos deben ser interpuestos dentro ele plazos fatales que con
claridad fija el legislador.
Excepcionalm ente, el legislador no contem pla plazos, sino más bien
oportunidades para hacer valer algunos recursos, los que dicen relación
fundam entalm ente con aquellos denom inados recursos que más bien cons­
tituyen acciones y que no revisten una naturaleza jurisdiccional.
Por otra parte, la vinculación entre los plazos y los recursos tiene gran
im portancia para poder determ inar el estado procesal de una resolución
judicial en cuanto a su cum plim iento. Las resoluciones judiciales, por lo
general, van a encontrarse ejecutoriadas transcurridos que sean los plazos
para interponer recursos.
Sin em bargo, por excepción, en algunos recursos el legislador no ha sido
tan exigente en cuanto a los plazos para interponerlos, com o ocurre en las
siguientes situaciones:
a) Recurso de aclaración, rectificación o enmienda
Para que se pueda interponer este denom inado recurso por las partes
no existe plazo fijo, ello porque a través de este recurso lo que se quiere o
pretende es obtener una corrección formal y no una decisión de fondo o de
m érito acerca del fallo que se dictó. El plazo se contem pla como limitación
sólo cuando esta facultad pretende ejercerse de oficio por el Tribunal, pero
no a requerim iento de una de las partes.108
b) Recurso de reposición extraordinario
A él se refiere el inc. Io del art. 181 del CPC. Es aquel recurso en contra
de un auto o decreto, sin limitación en el tiempo, siempre que se hagan valer
nuevos antecedentes. La razón de ser de este recurso, sin plazo, radica en
el hecho de que los autos y decretos no producen el efecto de cosa juzgada
(art. 175 CPC).
ios Véase art. 184 del CPC.
74
r
d) R equerim iento de inconstitucionalidad
En el requerim iento de inconstitucionalidad no existe plazo para solici­
tarle al Tribunal Constitucional que ejerza el control represivo con efectos
generales, sino que solam ente una condición previa para que pueda ser
form ulado, consistente en que el Tribunal Constitucional previam ente haya
declarado inaplicable el precepto legal.
Existen otros recursos en los cuales hay plazos tácitos para su interpo­
sición:
-E n el recurso de am paro no existe plazo para su interposición, pero
debe estar vigente al m om ento de ser deducida la orden de arraigo, la de­
tención o la prisión arbitraria contra la cual se reclama.
-E n el requerim iento de inaplicabilidad es necesario que el proceso en
el que se persigue la no aplicación de un determ inado proceso legal incons­
titucional se encuentre pendiente.
En estos casos no se establece plazo para la interposición de los recursos,
sino que se exige la concurrencia de una señalada condición para determ inar
su procedencia.
Por regla general, los recursos en los cuales existe un ejercicio de la facul­
tad jurisdiccional tienen un plazo fatal para su interposición. Ej.: apelación,
reposición, casación, nulidad, etcétera.
En cambio, tratándose de los recursos en que existe un ejercicio ele las
facultades conservadoras hay un plazo tácito. Ej.: recurso de am paro y re­
querim iento de inaplicabilidad.
Sin em bargo, existen excepciones en ambas situaciones. En el segundo
caso, el recurso de protección que em ana de las facultades conservadoras
tiene un plazo de 30 días para ser interpuesto, contados desde la amenaza,
perturbación o privación ilegal o arbitraria.
Finalmente, existen recursos en los cuales para la continuidad del debate
que se lleva a cabo en form a oral es necesario que el medio de im pugna­
ción se haga valer en form a inm ediata, porque en caso contrario precluye
la oportunidad de hacerlo valer. Como ejem plo de esta situación tenemos,
en el nuevo proceso penal, el caso del recurso de reposición en contra de
m u mu t t mi
c) Recurso de revisión en m ateria penal
Este recurso tampoco tiene plazo para su interposición e incluso puede
ser deducido por los herederos en salvaguardia de la m em oria del condena­
do. La razón para que no exista plazo radica en el bien jurídico protegido
por m edio de este recurso, como lo es la m em oria de 1111 sujeto que hubiere
m uerto o el castigo injusto al que se vio él som etido; tiene mayor valor que
la seguridad jurídica que se pretende alcanzar con el establecim iento de un
plazo determ inado y fatal.
La justicia y la seguridad jurídica son principios que algunas veces pue­
den llegar a contraponerse, puesto que cuando se establecen plazos puede
m uchas veces sacrificarse el principio de la justicia en aras de la seguridad
jurídica si con ello se impide la revisión de resoluciones erradas.
1 tu m mi i mm
CAI*. 1. IN T R O D U C C IÓ N
LO S R EC U R SO S PRO UESALES
resoluciones dictadas en audiencias orales, en que se exige que ese meclio
de im pu gnación se haga valer en contra de la decisión tan pronto com o ella
se d ic te.109
17.2. L a
s u s p e n s ió n d e l o s p l a z o s
En general, no se suspenden los plazos para deducir los recursos, salvo las
siguientes circunstancias:
-E l art. 66 clel CPC en su inc. 2o establece la habilitación de feriados de
pleno derecho o judicial. En este caso seguirán corriendo los plazos.
-A dem ás, el art. 64 del CPC establece que las partes en cualquier estado
del juicio pu ed en acordar la suspensión clel procedim iento por un plazo
m áxim o de noventa días.
Puede ser así que se vea afectado el plazo por un recurso.
Finalm ente, cabe tener presente respecto de la orden de no innovar en
el recurso de queja, que existe una norm a especial respecto de los plazos, en
la cual se señala que estos se suspenden cuando hayan com enzado a correr
■
ntes de com unicarse esa orden.110
17.3. Los r e c u r s o s
Los plazos para deducir los recursos revisten el carácter de fatales, p o r lo
que la facultad precluye p o r el solo m inisterio de la ley con el trascurso del
térm ino legal.111
Sin embargo, debemos tener presente respecto ele los plazos para deducir
los recursos en el nuevo sistema procesal penal que cuando el plazo para
deducir el recurso venciere en clía feriado, se considerará ampliado hasta
las veiuicuatro horas del día siguiente que no fuere feriado.112
Finalm ente, en el nuevo sistema procesal penal cabría considerar la
situación de un nuevo plazo para deducir el recurso de concurrir los su­
puestos previstos por el legislador. En efecto, debem os recordar que el que,
por un hecho que no le fuere im putable, por defecto en la notificación, por
fuerza mayor o por caso fortuito, se hubiere visto im pedido de ejercer un
derecho o desarrollar una actividad dentro del plazo establecido por la ley,
podrá solicitar al Tribunal un nuevo plazo, que le podrá ser otorgado por el
mismo período. Dicha solicitud deberá form ularse dentro de los cinco días
siguientes a aquel en que hubiere cesado el im pedim ento.113
lm Véase art. 363 C. Procesal Penal.
I1() Véase N° 7 de auto acordado sobre el recurso de queja.
111 Véanse art. 64 del CPC y art. 16 del C. Procesal Penal.
u - Véase art. 14 inc. 2o C. Procesal Penal.
113 Véase art. 17 C. Procesal Penal.
76
CAP. I. IN T R O D U C C IÓ N
17.4. R en u n cia de lo s
plazos para la in terpo sició n
de los recursos
Para renu n ciar a los plazos o a los recursos mismos de una m anera expresa,
el m andatario judicial debe co n tar con las fi5n.il tades especiales del art. 7°
inc. 2 o del C.PC.
En cambio, para la renuncia tácita del térm ino para la interposición de
recursos no es m enester contar con esas facultades y, consiguientem ente,
con la autorización expresa que exige el precepto instrum ental civil antes
indicado.
La jurisprudencia de nuestros tribunales ha estimado que la renuncia
tácita clel térm ino para interponer recursos está contem plada dentro de las
facultades ordinarias clel art. 7o inc. I o CPC.
En el nuevo sistema procesal penal, el legislador estableíe una limitación
en cuanto a la oportunidad y a las facultades que debe poseer el defensor
para renunciar a los recursos.114 En prim er térm ino, los recursos podrán
renunciarse expresam ente, sólo una vez notificada la resolución contra la
cual procedieren. En segundo lugar, el defensor no podrá renunciar a la
interposición de un recurso, ni desistirse de los recursos interpuestos, sin
m andato expreso clel im putado.115
18. EL MANDATO JUDICIAL Y EL PATROCINIO
EN LA INTERPOSICIÓN DE LOS RECURSOS
18.1. E l m andatario ju d ic ia l y los recursos
En virtud clel art. 7o del CPC cualquier m andato judicial autoriza al m anda­
tario para interponer cualquier recurso de los existentes en nuestro sistema
jurídico.
El legislador pone cuidado en los actos de disposición de los recursos
por parte del m andatario.
Se requiere facultad especial para:
a) Renunciar a los recursos o a los términos legales
La renuncia a los térm inos legales se refiere a una renuncia expresa y
general.
La renuncia a los recursos clebe tam bién ser expresa y general, y no
puede confundirse con la actitud pasiva de dejar pasar el plazo sin deducir
el respectivo recurso. En todo caso, el m andatario con o sin poder especial
siem pre puede dejar de interponer los recursos y el m andante no puede
alegar que dicha omisión no le sea oponible. En este último evento, en todo
caso, se puede generar responsabilidad civil para el m andatario por mala
praxis profesional.
114 Véase are. 354 inc. I 1' C. Procesal Penal.
1,5 Véase art. 354 inc. 3o C. Procesal Penal.
77
LO S R E C U R » )S P ffljE S A L E S
Debem os tener présenle que para clesistirse de un recurso ya deducido
no se requiere de facultades especiales, sino que basta que el m andatario
cuente para ello con las facultades ordinarias del inciso prim ero del art. 7o
del CPC.
Debemos recordar que en el nuevo sistema procesal penal rige una norm a
especial en la materia, dado que el legislador establece que el defensor no
podrá renunciar a la interposición de un recurso, ni desistirse de los recLirsos
interpuestos, sin m andato expreso del im putado.116
Otorgar a los á r b i t r o s f a c u l t a d e s d e a r D Í t r a d o r e s
Se requiere poder especial por las amplias facultades que se le conceden
al arbitrador para la solución del conflicto, dentro de las cuales se encuentra
la relativa a que por regla general respecto de las sentencias de los arbitra­
dores no procede el recurso de apelación. Es por esto que si se le otorga el
carácter de arbitrador, se está renunciando a la posibilidad de apelar si no
se contem pló expresam ente su procedencia en el com prom iso o cláusula
com prom isoria respectiva, como asimismo el Tribunal de alzada que debe
conocer del recurso.
b)
18.2.
R o l d e l a b o g a d o p a tr o c in a n te
El abogado patrocinante no es quien tiene la representación de la parte que
lo ha designado. Si bien el patrocinio es una clase de m andato, sólo tiene
como misión asumir la defensa de su parte en el proceso.
Sin em bargo, debem os tener presente que el inciso 3o del art. I o de la
Ley de Com parecencia en juicio (Ley N° 18.120) señala que el abogado pa­
trocinante podrá tom ar la representación de su otorgante en las gestiones
o trám ites en las distintas instancias del juicio.
SegLin algunos autores, la representación por parte del patrocinante es
ocasional y en casos graves y urgentes.
Por lo tanto, el abogado patrocinante podría interponer un recurso en
el juicio.
De esta m anera, el m andato y patrocinio son concurrentes para inter­
poner recursos.
En cuanto a la rentincia, si no hay m ención expresa para el abogado
patrocinante, sólo se entiende para el m andatario.
18.3.
E l p a tr o c in io y l o s r e c u r s o s
Como regla general, no es necesario que sea patrocinado un recurso para su
interposición, bastando la com parecencia del m andatario que lo interpone
si puede com parecer ante ese Tribunal.
1,6 Véase art. 354 inc. 3“ C. Procesal Penal.
78
CAP. [. IN T R O D U C C IÓ N
Es lo que: acontece, por ejem plo, con el recurso de reposición y el re­
curso de apelación. Lo mismo sucede con el recurso de nulidad en el nuevo
sistema procesal penal.
Sin em bargo, respecto de algunos recursos se requiere como formalidad
en el escrito en que se deduce que este sea patrocinado por un abogado
habilitado para el ejercicio de la profesión.
Es así com o se contem pla el requisito del patrocinio de un abogado res­
pecto de los recursos de casación en la form a y en el fondo,117 y el recurso
de queja.118 La sanción a la falta de cum plim iento de este requisito es nada
menos que la declaración de inadmisibilidacl del recurso.
19. LA COMPARECENCIA ANTE LOS TRIBUNALES SUPERIORES
DE JUSTICIA
a) Corte de Apelaciones
Por regla general, en segunda instancia se puede com parecer a seguir
un recurso interpuesto mediante:
Abogado habilitado para el ejercicio de la profesión:
ií) Procurador del núm ero;
iii)
Personalm ente por la parte, dentro de los plazos establecidos por
la ley.
b) Corte Suprema
Se puede com parecer a seguir un recurso interpuesto mediante:
i) Abogado habilitado para el ejercicio de la profesión;
ii) P rocurador del núm ero.
Debe ser el abogado habilitado para el ejercicio de la profesión el mismo
que actúa en prim era instancia?
No se ha producido discusión por ello. La ley no señala norm a al res­
pecto, habiéndose entendido que puede ser cualquier abogado y no sólo el
que actúa en prim era instancia.
20. COMPETENCIA Y RECURSOS
Como los tribunales tienen una estructura jerárquica y piramidal respecto
de los recursos, por regla general juega el principio de lajerarquía, es decir,
el Tribunal superiorjerárquico es aquel a quien corresponde conocer de los
llamados “recursos de enm ienda”.
La norm a que se encarga de establecer la com petencia del Tribunal
superiorjerárquico para conocer de los recursos es el art. 110 del Código
117 Véase art. 772 inciso final del CPC.
118 Véase art. 548 inc. 2" clel COT.
L O S R EC U R SO S PRO CESA LES
Orgánico de Tribunales, que consagra la regla general de com petencia lla­
mada del grado o jerarquía:
'‘Una vez fijada con arreglo a la ley la com petencia de un juez inferior
para conocer en prim era instancia de un determ inado asunto, queda igual­
m ente fijada la del Tribunal superior que debe conocer del mismo asunto
en segunda instancia”.
Esta regla general de la com petenciajuega plenam ente a través de toda
la estructura jerárquica de los tribunales en los recursos de apelación y de
casación en la forma.
21. INSTANCIA Y RECURSOS
La instancia es cada uno de los grados de conocim iento y fallo de que está
investido un Tribunal para la solución de un determ inado conflicto.
Dentro de la instancia, el Tribunal, para resolver el conflicto, se encuentra
facultado para analizar todas las cuestiones de hecho y de derecho suscitadas
en el juicio.
L'n asunto se puede resolver en tínica, prim era o segunda instancia.
I; n Chile la regla general está constituida por la doble instancia en los
asuntos civiles y en el antiguo sistema procesal penal.
En el nuevo sistema procesal, como ya hemos señalado en reiteradas
oportunidades, la regla general es la única instancia, regla que reviste un
carácter absoluto respecto de las sentencias definitivas dictadas en el juicio
cu il y procedimiento simplificado por los tribunales de juicio oral en lo penal
y jueces de garantía, respectivam ente.
E1concepto de instancia en cuanto a la competencia de los tribunales para
M iar determ inado asunto fluye de los arts. 188 y 189 del Código Orgánico de
tribunales. Estos preceptos vinculan la instancia al recurso de apelación:
a) Un asunto se falla en única instancia cuando la resolución del Tribunal
no puede ser apelada;
b) Un asunto se falla en prim era instancia cuando en contra del fallo
del tribunal procede la interposición del recurso de apelación, y
c) La segunda instancia es el conocim iento y fallo por el Tribunal supe1 10< jerárquico de la apelación interpuesta.
E1 Tribunal que conoce de la instancia debe revisar las cuestiones de
hecho y de derecho que configuran el conflicto.
Partiendo de esa base se llega a la conclusión de que la casación en la
le ■rma y en el fondo, así com o el recurso de nLilidad en el nuevo sistem a proc cs.ii penal no constituyen instancia. Ello es así porque el Tribunal no puede
modificar los hechos que se hubieren establecido en el fallo im pugnado por
medio de esos recursos.
I’or excepción, la Corte Suprem a, conociendo del recurso de casación
i-ii el fondo por infracción a las leyes reguladoras de la prueba, puede
m odificar los hechos que se h ub ieren sentado en-el fallo im pugnado,
p e i o tiene una com petencia lim itada a la infracción de ley que se hubiere
¡lecho valer.
80
CAP. I. IN T R O D U C C IO N
22. EFECTOS DE LA INTERPOSICIÓN DE UN RECURSO
EN EL CUM PLIM IENTO DE LAS RESOLUCIONES
22.1. R e c u r s o de r e c t if ic a c ió n , a c l a r a c ió n o en m ie n d a
Según el art. 183 del CPC, se radica en el Tribunal la facultad de suspender o no
el cum plim iento del fallo de acuerdo con la naturaleza de la reclamación.
22.2.
R e c u r s o de r e p o s ic ió n
Hay que distinguir entre m ateria civil y penal.
a) Materia civil
No existe una norm a expresa. El art. 181 del CPC se refiere a los autos y
decretos, pero nada dice respecto al cum plim iento de ellos.
El recurso de reposición debe fallarse de plano y, por lo tanto, no in­
teresaría m ayorm ente para determ inar su efecto en el cum plim iento de la
resolución. Sin em bargo, en la práctica se suele dar traslado. En tal caso, el
auto o decreto se cum plirá cuando se encuentre firme. Por lo tanto, el re­
curso de reposición suspende el cum plim iento de la resolución im pugnada
mientras este no se falle. Esta form a de regular los efectos de la reposición es
clarísima en la im pugnación de la resolución que recibe la causa a prueba,
en donde el térm ino probatorio comienza a correr una vez que se notifica
la resolución que falla la última reposición.
b) Antiguo procedim iento penal
E l art. 56 d el CPP so lu c io n ó el p ro b le m a s e ñ a la n d o q u e la re p o sic ió n n o
tien e efecto s suspensivos.
Podríam os decir que esta norm a aclara el contenido del art. 181 del CPC
y, por lo tanto, si esta disposición no suspende el cum plim iento en materia
penal, tam poco debería hacerlo en m ateria civil.
c) Nuevo proceso penal
La reposición no tendrá efecto suspensivo, salvo cuando contra la misma
resolución procediere tam bién la apelación en este efecto.119
22.3. A p e l a c ió n
Este recurso se puede otorgar en el solo efecto devolutivo o en ambos efec­
tos, siendo esta últim a la regla general que establece el legislador, acotada
actualm ente, sin em bargo, sólo a algunas de las sentencias definitivas y en
119 Véase inciso final del are. 362 del C. Procesal Penal.
81
LOS R EC U R SO S PRO CESA LES
algunos procedim ientos.1-" En este último caso se suspenderá la competencia
del Tribunal inferior para seguir conociendo de la causa.
Una de las últimas refor mas del CPC estableció una especie de orden de
no innovar cuando la apelación se concede en el solo efecto devolutivo. De
esta form a hace que se imposibilite el cum plim iento de la sentencia, mientras
no se falle el recurso. Esta orden sólo se dicta por la Corte de Apelaciones
respectiva.
Fn el antiguo sistema procesal penal, por regla general, la apelación se
concede en ambos efectos y, por lo tanto, se suspende el cum plim iento de
la resolución objeto del recurso a menos que la ley establezca lo contrario.
El CPP m antiene la reglam entación de concesión de la apelación en am­
bos efectos, pero le entrega al Tribunal la calificación de efecto devolutivo
cuando la causa está en estado de sum ario y se ponga en peligro el éxito de
la investigación.
La sentencia definitiva es siem pre apelable en am bos efectos.
En el nuevo sistema procesal penal la apelación se concederá en el solo
efecto devolutivo, a m enos que la ley señalare expresam ente lo contrario.121
22.4.
R ecu rso de h ec h o
Existen dos tipos de recursos de hecho:
a) Verdadero recurso de hecho, también denom inado recurso
de hecho propiamente tal
Se produce cuando se ha interpuesto un recurso de apelación y se deniega
su otorgam iento, en cuyo caso se recurre ante el superiorjerárquico.
b) Falso recurso de hecho
Se produce cuando el Tribunal ante el cual se ha interpuesto el recurso
de apelación se equivoca en los efectos en que concedió el recurso, ya sea
concediéndolo en el solo efecto devolutivo cuando debió haberlo hecho
en am bos efectos y viceversa. En este caso se interpone este recurso ante el
superiorjerárquico.
Es más im portante el recurso de hecho propiam ente tal, ya que al no
existir un recurso de apelación, el fallo se cum plirá de inm ediato. Por eso
el legislador estableció a su respecto un procedim iento muy rápido para
subsanarlo.
Sin em bargo, el falso recurso de hecho tam bién puede provocar el cum ­
plim iento de la sentencia. Es en virtud de este recurso de hecho que se dio
origen a la orden de no innovar. Así, se recurre de hecho y se le solicita al
Tribunal superiorjerárquico la orden de no innovar, la cual, si es concedida,
im pedirá que la sentencia im pugnada se cumpla.
lsu Véase art. 194 del CPC.
121 Véase art. 368 del C. Procesal Penal.
82
C A R I. IN T R O D U C C IÓ N
En el antiguo sistema procesal penal es aplicable tocio lo anterior, ya
que el art. 204 del CPC se encuentra entre las disposiciones com unes a todo
procedim iento.
22.5. R e c u r s o d e c a s a c ió n
La regla general es que estos recursos no suspenden el cum plim iento de las
resoluciones a que ellos afectan, salvo los casos que la ley señala.
En el antiguo sistema procesal penal existe una am plia remisión del CPP
al CPC.
Sin em bargo, en esta m ateria la norm a penal respecto de los efectos de
la casación en una sentencia de térm ino es la siguiente: la interposición de
uo recurso de casación produce la suspensión del cum plim iento de una
resolución cuando se trata de una sentencia condenatoria. Pero si la sen­
tencia de térm ino es absolutoria, el reo será puesto en libertad aunque esté
pendiente el recurso.
22.6. R e c u r s o d e q u e j a
La regla general es que la sola interposición de este recurso no suspenda
el cum plim iento del fallo recurrido. La suspensión del procedim iento se
produce en virtud de la concesión de una orden de no innovar.
22.7. R e c u r s o d e r e v is ió n
La regla general en m ateria civil es que no se suspende la ejecución de la
sentencia im pugnada por la interposición de este recurso. Por excepción,
en vista de las circunstancias y a peüción del recurrente habiendo oído al
m inisterio público y habiéndose rendido fianza, se puede dar cum plim iento
a la sentencia.
En el antiguo sistema procesal penal no se suspende el cum plim iento
de la sentencia a menos que el Tribunal lo ordene, por lo tanto, la facultad
recae en el Tribunal.
22.8. C o n s u l t a
En m ateria civil, la regla general es que la consulta suspende el cumplimiento
del fallo.
En el antiguo sistema procesal penal los trám ites de la consulta son los
mismos que los de la apelación de la resolución y, por lo tanto, si esta se
concede en ambos efectos, la consulta suspenderá el cum plim iento del fallo.
En el nuevo sistema procesal penal debem os recordar que no se contem pla
el trám ite de la consulta.
83
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Kn el nuevo proceso penal se prevé una regla general respecto de todos
los recursos en esta materia. Conform e a lo señalado en el art. 355 del C.
I’rocesal Penal, la interposición de un recurso no suspenderá la ejecución
de la decisión, salvo que se im pugnare una sentencia definitiva condenatoria
o que la ley dispusiere expresam ente lo contrario.
Dicha regla general recibe Lina aplicación específica respecto del recurso
de apelación en el art. 368, de acuerdo con el cual la apelación se concederá
en el solo efecto devolutivo a m enos que la ley señalare expresam ente lo
contrario.
Tratándose del recurso de nulidad, su interposición suspende los efectos
de l.i sentencia condenatoria recurrida. En lo demás se aplicará lo dispuesto
en la regla general del art. 355.122
23. EFECTOS DE LA INTERPOSICION DE UN RECURSO
EN CUANTO A LA SUSPENSIÓN DEL PROCEDIMIENTO
Y EFECTOS DE LA RESOLUCIÓN
■
i) Recurso de inaplicabilidad p or inconstitucionalidad
Por regla general, el procedim iento continúa, no obstante la interpo­
sición de los recursos. Sólo el Tribunal Constitucional puede o rd en ar la
suspensión del procedim iento. Es u na facultad exclusiva de este órgano
jurisdiccional.
Reclamo por pérdida de nacionalidad
La mera interposición de este recurso suspende los efectos de la resolu­
ción o acto administrativo recurrido.
b)
c) Recurso de am paro
No existe una disposición clara al respecto. ¿Qué ocurre ante el fallo del
recurso de am paro por la Corte de Apelaciones? Este fallo es apelable para
ante la Corte Suprema.
El art. 316 distingue si el fallo de la Corte de Apelaciones es favorable o
no al recurrente de am paro.
Si e l fallo es f a v o r a b l e a l r e c u r r e n t e , la a p e l a c i ó n es e n e l solo efecto
d e v o l u t i v o , p o r lo tanto n o S L i s p e n d e el c u m p l i m i e n t o del fallo.
Si el fallo no es favorable, la apelación se concede en ambos efectos, no
pudiendo, por tanto, cumplirse el fallo.
d) Recurso de am paro económ ico
Se encuentra regulado en la Ley N° 18.971, de 10 de marzo de 1990.
- Véase art. 379 inc. 1" del C. Procesal Pen;il.
84
CAP. [. IN T R O D U C C IÓ N
Esta ley es lo que quedó de la discusión del Estado em presario. En ella
se encuentra reglam entada la protección de la garantía constitucional del
art. 19 N° 21 de la Constitución Política de la República.
Este recurso se ha interpretado por la jurisprudencia mayoritaria que
puede ser interpuesto por un particular no sólo contra el Estado, sino tam­
bién contra otra em presa u otro particular.
Consiste en denunciar infracciones que se com etan contra la garantía
establecida en el art. 19 N° 21 de la Constitución Política.
Este recurso puede ser intentado por cualquier persona, puesto que el
actor no necesita tener interés actual en los hechos denunciados.
El plazo es de seis meses desde que se hubiere producido la infrac­
ción.
Se trata de un recurso inform al, ya que no tiene más form alidad y pro­
cedimiento que el del recurso de am paro.
Se presenta en prim era instancia ante la Corte de Apelaciones respectiva
y es apelable en segunda instancia ante la Corte Suprema.
El Tribunal tiene facultades plenas de investigación (principio inquisi­
tivo).
Si no se apela, cualquiera sea el resultado de la decisión, sube la sentencia
definitiva en consulta a la Corte Suprema.
Si el fallo fundadam ente reconoce la infracción, se responderá de los
peijuicios causados.
Si no era fundado, por el contrario, y se rechaza el recurso, el actor deberá
responder por los perjuicios causados, por la interposición del recurso.
La ley no dice nada respecto de la suspensión. Sin embargo, es procedente
sostener que por tratarse de una facultad conservadora, el Tribunal podrá
ordenar que no se siga adelante con los actos que se suponen infringidos
por la garantía.
e) Recurso de protección
Este recurso se interp on e ante la existencia de una arbitrariedad o
ilegalidad que priva o perturba en el ejercicio de los derechos o garantías
constitucionales.
Por regla general, la interposición de este recurso no afecta al acto arbi­
trario o ilegal, el acto sigue vigente.
Sin embargo, la Corte de Apelaciones puede adoptar de inm ediato las
providencias que estime necesarias para restablecer el imperio del derecho
y asegurar a la persona. Esta es una típica facultad, cautelar de la Corte de
Apelaciones.
85
C A P Í T U L O II
LA ACLARACIÓN, RECTIFICACIÓN O ENMIENI) \
1. REGLAMENTACIÓN
La aclaración, rectificación o enm ienda se encuentra reglam entada en los
arts. 182 a 185 y 190 del CPC y en el art. 55 del CPP, a partir de la reforma
introducida por la Ley N° 18.857 a este últim o cuerpo legal.
En el antiguo procedim iento penal, en los aspectos de la aclaración,
rectificación o enm ienda no reglam entados por el art. 55 del CPP, se aplica­
rán las norm as de los arts. 182 a 185 y 190 del CPC, conform e a la remisión
general que efectúa el art. 43 del Código de Procedim iento Penal.
En el nuevo sistema procesal penal no se regula la aclaración, rectifica­
ción o enm ienda, salvo en el art. 97 del COT respecto de la sentencia que
pronuncia la Corte Suprem a en relación con el recurso de nulidad.
Sin embargo, dado que entendem os que dicha institución no importa un
recurso, sino que tan sólo el m ero ejercicio de una facultad para el Tribunal,
de oficio o a requerim iento de parte, en relación con aspectos m eram ente
formales y no en cuanto a la voluntad manifestada en la resolución, ella tiene
aplicación en el nuevo sistema procesal penal de conform idad a lo previsto
en el art. 52 del C. Procesal Penal, al hallarse contem plada la aclaración,
rectificación o enm ienda en el art. 182 del CPC, que se encuentra dentro
del libro I de ese cuerpo legal.
Además, si se contem pla en el COT respecto de la sentencia que pronuncia
la Corte Suprem a respecto de un recurso de nulidad, no se aprecia la razón
por la cual no habría de regir ella respecto de las resoluciones que pronuncian
los otros tribunales que intervienen en el nuevo sistema procesal penal.
En la Ley N° 19.968, que crea los Tribunales de Familia, no se contem pla
ninguna norm a que se refiera a.la aclaración, rectificación o enm ienda. Sin
em bargo, estimamos que reciben plena aplicación las norm as del Código
de Procedim iento Civil que regulan esta materia, atendida la rem isión que
se efectúa en la Ley N° 19.968 a las normas sobre disposiciones com unes a
todo procedim iento y a los recursos en los artículos 27 y 67 inc. Io de dicha
ley, respectivamente.
Por último, en el nuevo procedim iento laboral no se contem pla nin­
guna norm a que se refiere a la aclaración, rectificación o enm ienda. Sin
em bargo, estimamos que reciben plena aplicación las norm as del Código
87
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
de Procedim iento Civil que regulan esta m ateria, atendida la remisión que
se efectúa en la Ley N° 19.968 a las norm as sobre disposiciones comunes a
todo procedim iento y a los recursos de ese cuerpo legal en los artículos 432
y 474 del Código del Trabajo, respectivam ente.
2. GENERALIDADES
El art. 182 del CPC establece en la prim era parte de su inciso prim ero el
principio denom inado “desasim iento del tribunal”, según el cual *notificada
una sentencia definitiva o interlocutoria a alguna de las partes, no podrá el Tribunal
que la dictó alterarla o modificarla en manera alguna
La razón de ser de este principio viene, segi'm lo recuerda Couture,1-3 de
textos clásicos cuando se decía que “el juez que una vez pronunció la senten­
cia, deja de ser juez; el que una vez condenó en más o menos, no puede ya
corregir su sentencia; porque ya una vez desem peñó mal o bien su oficio”.
El desasimiento im porta una verdadera predusión (por consumación)
respecto del juez: pronunciada y notificada su sentencia a alguna de las par­
tes, ha cum plido con su deber esencial de adm inistrar justicia, concluye su
actividadjurisdiccional respecto del objeto de la litis y ya no puede sustituir
o m odificar su decisión, de la cual queda enteram ente desligado.
Según lo observa el mismo Couture, y tam bién Santiago Sentís M elendo,
“es posible apreciar una diferencia entre el derecho francés y el germ ánico
en torno a este punto. Para la doctrina francesa, y también para la nuestra,
el juez queda desprendido, desvinculado o separado de su fallo. Para la
teoría alem ana, en cambio, el juez queda vinculado, atado u obligado a su
sentencia.
Aparte de esta diferencia term inológica, el concepto sustancial resulta
ser el mismo: los jueces o tribunales, una vez notificadas sus sentencias, no
pueden modificarlas o alterarlas, sea porque se estime que han quedado
desprendidos o separados de sus decisiones; o bien porque se considere que
han quedado vinculados u obligados por las mismas”.124
El instante preciso en que se produce en nuestra legislación el desasi­
m iento del Tribunal es a partir del m om ento en que la sentencia definitiva
o interlocutoria es notificada a una c u a l q L i i e r a de las partes del proceso, y
desde ese instante precluye la facultad del Tribunal de alterarla o modificarla
en m anera alguna.
Com o excepción a este principio del desasim iento del Tribunal, se
establece la aclaración, rectificación o enm ienda en la segunda parte del
inciso prim ero del art. 182 del CPC, en virtud de la cual el Tribunal, luego de
notificada una sentencia a una cualquiera de las partes del proceso, puede
,-3 E d u a r d o C o u t u r e , Estudios de derecho procesal. Tomo III. Ampliación y rectificación de
sentencia, p. 329, 3a ed., Ediciones Depalma, Buenos Aires, 1989.
lS4
M a r c o s LiBEDiN SK YT., “Límites a la facultad de los jueces para aclarar o rectificar de
oficio sus sentencias", en Revista de Derecho Procesal, N" 14 (1987), Departamento de Derecho
Procesal, Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, pp. 91 y 92.
88
CAP. [I. LA A C LA R A C IÓ N , R E C TIFIC A C IÓ N O EN M IEN DA
aclarar sus puntos oscuros o dudosos, salvar las omisiones y rectificar los
errores de copia, de referencia o de cálculos num éricos que aparezcan de
manifiesto en dicho fallo.
A partir de la Ley N° 18.857 la aclaración, rectificación o enm ienda
también se contem pla expresam ente en el CPP, al establecerse en el inciso
segundo del art. 55 de este que “el Tribunal de oficio o a petición de parte,
podrá en cualquier tiem po, rectificar las sentencias en los casos previstos en
el art. 182 del CPC, especialm ente si se han com etido errores en la determ i­
nación del tiempo que el procesado ha perm anecido detenido o en prisión
preventiva”.
Esta excepción que la aclaración, rectificación o enm ienda im porta
respecto del principio del desasim iento del T ribunal se fundam enta en
“claras razones de econom ía y celeridad procesal, evitando a las partes de
un pleito la necesidad de recurrir a un Tribunal superior para subsanar
errores que pueden ser m uchas veces de fácil y rápida corrección por el
mismo juez que pronunció la sentencia que se trata de aclarar, adicionar
o rectificar”.125
3. CONCEPTO
Es el acto jurídico procesal del mismo Tribunal que dictó una sentencia
definitiva o interlocutoria, quien actuando de oficio o a requerim iento de
alguna de las partes del proceso, procede a aclarar los puntos obscuros o
dudosos, salvar las omisiones y rectificar los errores de copia, de referencia
o de cálculos num éricos que aparezcan de manifiesto en la sentencia.
4. NATURALEZA JURÍDICA
Al respecto, se han sustentado en la doctrina básicam ente dos posiciones:
a)
Para algLinos, entre los cuales cabe mencionar a Podetti, Couture, Barrios
de Angelis y Vescovi, la aclaración, rectificación o enm ienda üene la naturaleza
jurídica de recurso, puesto que tiende a modificar una sentencia, incluyendo
un punto sobre el cual no ha habido un pronunciam iento claro o no resulta
entendible por la parte. De acuerdo con ello, la aclaración se conforma a la
función de los recursos, partiendo de un concepto amplio de éstos.
En este sentido, se ha señalado que “la doctrina tradicional en el Río
de la Plata ha sostenido que realm ente se trata de recursos, conform e a su
función y partiendo de un concepto am plio de éstos”.
“Así lo sostuvo en la A rgentina Podetti, quien enseña que los Códigos
provinciales los colocan, en su mayoría, como recursos, siguiendo la línea
de continuidad histórica y el concepto am plio de recurso dentro del gene­
ro de los remedios, dice, ya que recuerda que las Partidas nom braban a la
l-5 M\KCOS L ib e d in sk y T ., ‘ Límites a la Facultad d e los jueces...", op. cít.
89
LO S RECU USOS PRO CESA LES
aclaración como form a de interpretar la sentencia, en el título dedicado a
las alzadas (Partida 3 ', título XXIII, Ley N” 15). Esta línea es seguida por
Palacios e Ibáñez Frocham ".1-1’
b)
Para otros, entre los cuales cabe m encionar a Carnelutti, Sentís Meleudo, Clariá O lm edo y en nuestro país, Marcos Libedinsky, Juan Bustos y
Jorge Mera, la aclaración, rectificación o enm ienda no tiene la naturaleza
jurídica de recurso, sino que de una acción de m era declaración de certeza
que constituye un incidente en el proceso de form ación de la sentencia.
Las razones que se sostienen para negar el carácter de recurso a la acla­
ración, rectificación o enm ienda son las siguientes:
i) No cum ple con los fines del recurso.
M ediante el recurso se im pugna una resolución a fin de obtener su re­
vocación o invalidación y sustituirla por otra.
En la aclaración, rectificación o enm ienda no se pretende la revocación
o invalidación de la resolución para sustituirla por otra para subsanar un
error de fondo o de contenido, sino que sólo se persigue reparar una m era
deficiencia de expresión contenida en el fallo. No se persigue con la aclara­
ción m odificar la voluntad declarada en la sentencia, sino que enm endar la
forma en que se ha m anifestado esa voluntad.
Por otra parte, el recurso por definición es un acto jurídico procesal de
parte, y en el caso de la aclaración, rectificación o enm ienda puede ser ella
materializada de oficio p or el Tribunal, sin que exista requerim iento alguno
de parte.
ii) No existe el agravio o gravamen que legitima al recurrente para hacer
valer un recurso.
En la aclaración, rectificación o enm ienda, cualquiera de las partes,
sea aquella que hubiere obtenido o perdido el juicio, puede requerir la
determ inación del exacto sentido y alcance de la sentencia que lo hubiere
resuelto. Si tuviere la naturaleza jurídica de un recurso, sólo podría ser in­
terpuesto por la parte que hubiere experim entado un agravio o gravamen
con la dictación del fallo.
iii) No existe plazo para su ejercicio.
La aclaración, rectificación o enm ienda no tiene plazo para los efectos de
ser solicitada por las partes, lo que obviamente conduce a negarle el carácter
de recurso, dado que en tal caso no podría pasar la sentencia en autoridad
de cosajuzgada de acuerdo a lo previsto en el art. 174 del CPC.
Todo recurso tiene establecido por la ley un plazo para su interposición,
cuyo transcurso genera la preclusion que conduce a la existencia de la cosa
juzgada formal respecto de la sentencia no im pugnada.
iv) Procede ser ejercida aun en contra de sentencias ejecutoriadas.
El recurso no cabe ser interpuesto en contra de una sentencia ejecuto­
riada, puesto que a ello se opone la institución de la cosajuzgada.
l-h EnRIQLE VESCOVT, Los recursos judiciales y derruís medios impugnativos m Iberoamérica,
Depalma, Buenos .Vires, 1988, p. 73.
90
La aclaración, rectiílcación o enm ienda procede ser interpuesta aun en
contra de sentencias ejecutoriadas, incluso durante la ejecución de ellas, con
el fui de determ inar su exacto sentido v alcance.
5. OBJETIVO
La aclaración, rectificación o enm ienda es una facultad cuyo ejercicio debe
encuadrarse dentro de los objetivos procesales, es decir, perm itir al senten­
ciador, en los casos en que el fallo resulte de difícil interpretación, que lo
aclare en form a tal que haga posible su cum plim iento, ya que este ha sido
el objeto del litigio, y la aludida facultad no tiene otra limitación que la de
no alterar la decisión de la sentencia principal, en términos de que por la
aclaración se llegue a contrariar la cosajuzgada que de ella em ane.1-7
Para que proceda la aclaración, rectificación o enm ienda contem plada
en el art. 182 del CPC, debe existir en el fallo una evidente incertidum bre
que está basada en ciertas omisiones del mismo. Debe haber de parte del
órgano jurisdiccional una voluntad resolutiva que se ha manifestado inade­
cuadam ente, pues el fin de la aclaración es evidenciar en form a definitiva y
perfectam ente inteligible dicha voluntad.
El órgano jurisdiccional al aclarar una sentencia su labor la circunscribe a
revelar su verdadero sentido y alcance, a dar a en tender de m anera explícita
el real contenido de su declaración de voluntad.
El juez no puede modificar o alterar su decisión, ya que se ha producido
el desasim iento del T ribunal.1-8
En este sentido, nuestra Excma. Corte Suprem a nos ha señalado que el
artículo 182 del Código de Procedim iento Civil, denom inado de aclaración,
rectificación o enm ienda, sólo perm ite al Tribunal aclarar puntos oscuros
y dudosos, salvar omisiones y rectificar los errores de copia, de referencia
o de cálculos num éricos que aparezcan de manifiesto en la sentencia y por
consiguiente, por esta vía no es posible cam biar la decisión del fallo que
se rectifica, pues a este respecto ha operado el desasim iento del Tribunal,
principio por el cual tiene vedado el órgano jurisdiccional, una vez dictado
el fallo, alterarlo o modificarlo de m anera alguna.129
El objetivo que se puede perseguir m ediante ejercicio de esta facultad
respecto de la sentencia puede consistir, según lo previsto en el art. 182 clel
CPC, en:
a)
Aclarar puntos obscuros o dudosos, esto es, explicar el real contenido
de la declaración ele voluntad m anifestada en el fallo, haciendo coincidir lo
querido con lo expresado.
Sólo se trata de corregir la expresión y no lograr que por este medio se
pueda m odificar el alcance o contenido cíe la sentencia.
™ RDJ, t. XLI (1943), 2' parte, sec. 1", p. 311.
159 RDJ, t. LXXIX, 2J parte, sec. 2', p. 40.
I'-KJ C. Suprema, sentencia de 19 de enero de 2005, RDJ, t. CII, sec. Ia p 44
91
i# l y u tnnmtttf tfittittiifi m u
CAP. II LA A C LA RA CIO N . R E C T IFIC A C IO N O EN M IEN DA
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
l.n este caso existe de parte del Tribunal una declaración de voluntad
/ir gr pronuncia sobre el asunto, decidiéndolo; pero el fallo origina eludas
|)iii no haberse manifestado esa voluntad con perfecta claridad. Se trata
snlo de una falta de arm onía com pleta entre la voluntad real del sentenriai l<ir y la m anera de expresarla, pero no cabe duda que dicha voluntad
d< i ¡soi ia existe. El fin de la aclaración será evidenciar en form a definida y
I» >íictainente inteligible dicha voluntad real del sentenciador equívoca o
mal.miente expresada.
En este sentido, nuestra jurisprudencia ha señalado que “si los jueces
iri m udos, m ediante el arbitrio de la aclaración, no han hecho otra cosa
que i orroborar lo dicho en la sentencia que se aclara, debe concluirse que
,il dit inr la resolución com plem entaria no han incurrido en las causales de
nulidad representadas en el recurso”.130
Finalm ente, se ha resuelto por la Excma. Corte Suprem a que el medio
priri subsanar este tipo de errores es solicitar la aclaración por las partes o
bien que dicho error sea salvado por el Tribunal que dictó la resolución, ac­
tuando de oficio, como lo autoriza expresam ente el artículo 184 del Código
tlt Procedim iento Civil, y no recurriendo de casación en la form a,131 lo que
se justifica atendido a que en este último caso lo que se persigue es modificar
l.i voluntad expresada en la resolución y no m eros errores de expresión que
no Afectan la manifestación real de voluntad.
b)
Salvar las omisiones, esto es, llenar los vacíos de la sentencia en la
decisión de peticiones que fueron form uladas por las partes oportunam ente
y t il forma dentro del proceso.
Para los efectos de poderse ejercer esta facultad, es m enester tener pré­
senle, como observa C outure,132 que se trate de un error involuntario del
Tribunal, o sea, no de una omisión por una pretensión que resulta denega­
da. Además, debemos tener presente que el ejercicio de esta facultad debe
ejercerse respecto de una sentencia que contenga una voluntad manifestada,
pero no puede ser ejercida para provocar que se em ita una voluntad om itida
de ser expresada por parte del Tribunal en la sentencia.
Si en la sentencia no se contiene una declaración de voluntad que resuelva
el conflicto o sólo una petición form ulada por alguna de las partes, ya sea por
omisión en el pronunciam iento o por contener decisiones contradictorias,
será im procedente que se ejerza la aclaración.
En estos casos no ha existido una manifestación de voluntad en el fallo,
por lo que no habrá nada sobre lo cual pueda recaer la aclaración.
El medio qLie el legislador ha establecido para los efectos de im pugnar
mi fallo que no resuelve el asunto controvertido o que contiene decisiones
contradictorias es el recurso de casación en la form a de acuerdo con lo pre­
visto en el art. 768 N°“ 5 y 7, en relación el prim ero de ellos con el N° 6 clel
irt. 170, todos ellos preceptos del CPC.
™ RDJ, t. LXXIII (1976), 2a parte, sec. 1‘, p. 57.
" C. Suprema, rol 2428 de 2003. sentencia de 30 de diciembre de 2004.
ir,í E d u a r d o C o u t u r e , Estudios de derecho procesal. Tomo III. Ampliación v rectificación tle
smlenaa, p. 333, 31 ed.. Ediciones Depalma, Buenos Aires, 1989.
92
CAP. II. LA A C LA RA CIÓ N . R EC TIFIC A C IO N O EN M IEN DA
En este sentido, nuestra jurisprudencia ha declarado que "no es excepción
que pueda salvarse la de no haber fallado una de las excepciones alegadas
por el dem andado;133 la omisión clel fallo de una tacha no puede subsanarse
ejerciendo esta facultad;134 el vicio de una sentencia de contener decisiones
contradictorias no puede salvarse por m edio de u na nueva sentencia del
mismo juez después de notificada la anterior a las partes;135 el Tribunal que
dictó la sentencia desechando las excepciones y om itió condenar en costas,
no puede subsanar con posterioridad tal omisión dictando una sentencia
com plem entaria, etc.”.136
Distinto es el caso en el cual el Tribunal ejerce esta facultad, pero sólo
para com plem entar el fallo, subsanando una m era omisión de referencia
que sirve sólo de apoyo a la voluntad que se hubiere manifestado para la
resolución del conflicto. Ello es pertinente y así lo han resuelto nuestros
tribunales al declarar que "puede subsanarse por el Tribunal sentenciador
con arreglo al art. 182 del CPC una omisión de referencia en la cita de una
disposición legal invocada por la sentencia recurrida'’.137
c) Rectificar errores de copia, de referencia o de cálculos num éricos
que aparezcan de m anifiesto en la sentencia, esto es, corregir o enm endar
los errores m ateriales que pueden haberse com etido en el docum ento en
el cual se contiene la sentencia com o m anifestación de un acto de volun­
tad.
Para los efectos de poder corregir estos errores de carácter material
contenidos en el fallo es m enester que ellos aparezcan de manifiesto en él,
puesto que en caso contrario lo que se estaría persiguiendo sería modificar
la voluntad real m anifestada en el fallo.
Esta situación no presenta mayor complejidad, y así se ha resuelto que “el
error num érico en que incurre la sentencia en su parte dispositiva al señalar
que el dem andado debe pagar una cantidad mayor de la que acepta en sus
considerandos, debe rectificarse al tenor del art. 182 del CPC”.138
A estos objetivos m encionados en el art. 182 del CPC cabe agregar, como
veremos a continuación, en m ateria penal un objetivo más específico de la
aclaración, rectificación o enm ienda conform e a lo previsto en el art. 55
del CPP.
d) Rectificar las sentencias penales si se han com etido errores en la de­
term inación del tiempo que el reo ha perm anecido detenido o en prisión
preventiva.
Conform e a lo previsto en el art. 503 del CPP, “las sentencias que con­
denen a penas tem porales expresarán con toda precisión el día desde el
cual em pezarán éstas a contarse, y fijarán el tiem po de detención o prisión
133 RDJ, t. XIII (1915), tomo 13, sec. Ia. p. 508.
RDJ, t. XXIX (1932). sec. 2a, p. 91.
Iss Gaceta, 1914, l" sem „ N° 208, p. 574.
I3fi RDJ, t. XXVIII (1931), sec. Ia, p. 585.
137 RDJ, t. IV (1906), sec. Ia, p. 114.
RDJ, t. LII (1955), sec. Ia, p. 289.
93
LO S REI U R SO S PRO CESA LES
preventiva que deberá servir de abono a aquellos reos que hubieren salido
en libertad durante la instrucción del proceso’’.139
En las causas acumuladas y en las que habiendo sido objeto de desacum u­
lación deban fallarse en la form a prevista en el antiguo art. 160 del COT, la
detención o prisión preventiva que haya sufrido el procesado en cualquiera
de las causas se tom ará en consideración para el cóm puto de la pena, aunque
resulte absuelto o sobreseído respecto de uno o mas delitos que motivaron
la privación de libertad.
Si el Tribunal incurriere en algún error en la im putación que el legislador
establece de los períodos de detención o prisión preventiva respecto de la
pena impuesta en la sentencia, éste podrá ser corregido en cualquier tiempo,
de oficio o a petición de parte, por el Tribunal, en virtud de la facultad que
expresam ente se le confiere en el citado art. 55 del CPP.
E n el n u ev o sistem a p ro c e sa l p e n a l estim am o s p ro c e d e n te el ejercicio d e
esta fa c u lta d d e a c la ra c ió n , re ctifica ció n o e n m ie n d a p o r las ra zo n e s se ñ a ­
ladas al re fe rirn o s p re c e d e n te m e n te a la re g la m e n ta c ió n d e ella, n o sie n d o
la fa cu ltad c o n te m p la d a e n el art. 55 d e l CPP m ás q u e u n a esp ecific ac ió n d e
los casos e n q u e p u e d e ella se r ejercid a.
6. RESOLUCIONES RESPECTO DE LAS CUALES
PROCEDE
De acuerdo con lo previsto en el art. 182 del CPC, la aclaración, rectifica­
ción o enm ienda procede ser ejercida respecto de la sentencia definitiva o
interlocutoria.
El art. 55 inc. 2o del CPP tam bién se refiere a rectificar “las sentencias en
los casos previstos en el art. 182 del CPC”.
En consecuencia, el legislador omitió incluir los autos y decretos como re­
soluciones respecto de las cuales puede ejercerse la facultad de aclaración.
No obstante, es posible interpretar que el Tribunal podrá aclarar un auto
o decreto haciendo uso de la facultad que le otorga la ley para corregir los
vicios del procedim iento.
Al efecto, señalan los arts. 84 inciso final del CPC y 72 inc. 3o del CPP que
el juez podrá corregir de oficio los errores que observe en la tram itación del
proceso. Podrá, asimismo, tom ar las medidas que tiendan a evitar la nuli­
dad de los actos del procedim iento. Sin em bargo, debem os tener presente
que en el nuevo proceso penal se contem pla en el art. 163 del C. Procesal
Penal, como regla general, un efecto más restringido al establecerse que el
Tribunal sólo puede p on er en conocim iento del intervim ente la existencia
del vicio para que la haga éste valer, a menos de tratarse de alguno de los
casos previstos en el art. 160 del mismo, en cuyo caso el Tribunal la faculta
para de oficio efectuar la declaración de nulidad.
I:w Este principio también se contempla en el inc. 2“ clel art. 348 clel C. Procesal Penal.
94
CAP. II. LA A C LA RA CIÓ N . R EC T IFIC A C IÓ N O EN M IEN D A
7. SUJETO V OPORTUNIDAD
La facultad de aclaración, rectificación o enm ienda puede ser ejercida, a
petición de parte o de oficio, por el Tribunal que dictó la resolución, deprn
diendo de ello en m ateria civil el plazo existente para su ejercicio.
b) A petición de parte
Respecto de las partes, el legislador dentro del CPC no ha contem plado
ningún plazo dentro del cual ellas puedan ejercer la facultad de requerir
que se aclare, rectifique o enm iende una sentencia.
La doctrina y la jurisprudencia han señalado que las partes no tienen
establecido un plazo para el ejercicio de la facultad, pudiendo requerir la
aclaración, rectificación o enm ienda en cualquier m om ento, aun cuando se
trate de sentencias firmes o ejecutoriadas o de fallos respecto de los cuales
hubiere algún recurso pendiente (art. 185 CPC).
1411 M a rc o s L ibedinskyT ., "Lím ites a la facultad d e los ju e c e s...”. »p. :il., p. 100.
95
1
111111111111111111 h 11 rT
a) De oficio por el Tribunal
De acuerdo con lo previsto en el art. 184 del CPC, “los tribunales, en el
caso del art. 182, podrán tam bién de oficio rectificar, dentro de los cinco
días siguientes a la prim era notificación de la sentencia, los errores indicados
en dicho artículo”.
Este artículo tiene gran trascendencia, por cuanto establece un plazo
fatal de cinco días contados desde la prim era notificación de la sentencia
para que el Tribunal pueda ejercer la facultad de rectificar los errores m en­
cionados en el art. 182 del CPC.
Además, se ha sostenido -fun dadam en te- que el Tribunal actuando de
oficio podría en virtud del art. 184 sólo rectificar los errores de copia, de
referencia o de cálculos numéricos que aparezcan de manifiesto en la misma
sentencia, pero en ningún caso podría ejercer en form a oficiosa la facultad
de aclarar los puntos obscuros o dudosos o salvar om isiones.140
Para ello se basa el m encionado autor en la historia fidedigna del es­
tablecim iento de los acaiales arts. 182 a 185; en la claridad del texto del
art. 184 que se refiere sólo a la rectificación de los errores m encionados
en el art. 182; y en el carácter restrictivo que debe darse a la interpretación
de aquel precepto legal atendido su carácter doblem ente excepcional: al
principio del desasim iento del Tribunal, por una parte; y al de la pasividad
de los jueces, por la otra.
En todo caso, en m ateria penal estos aspectos no tienen aplicación con­
form e a lo previsto en el inciso segundo del art. 55 del CPP.
En prim er lugar, se faculta al Tribunal para actuar de oficio o a petición
de parte en cualquier tiempo para rectificar las sentencias.
Finalm ente, dicho precepto faculta ai Tribunal para que, actuando de
oficio o a petición de parte, proceda a “rectificar las sentencias en los casos
previstos en el art. 182 del CPC”.
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
La razón de no establecerse un plazo para que las partes ejerzan esta
facultad radica en que a través de ella no se persigue alterar lo resolutivo
de la sentencia y con ello atentar en contra de la autoridad de cosajuzgada
que de ella em ana en caso de encontrarse ejecutoriada.
Ello es coincidente en la actualidad con lo previsto en el inciso segundo
del art. 55 el CPP, en el cual se establece que el Tribunal podrá, de oficio o a
petición de parte, en cualquier tiempo, rectificar las sentencias.
En todo caso, la aclaración, rectificación o enm ienda, sea que se ejerza
a petición de parte o de oficio, sólo corresponde efectuarla a “el Tribunal
que la dictó”, según el art. 182 del CPC.
Con esta expresión el legislador no se está refiriendo a la persona física del
sentenciador, sino que al órgano jurisdiccional que emitió el pronunciam ien­
to. La función jurisdiccional no es inherente a la persona del sentenciador,
por lo que puede llevarse a cabo la aclaración, rectificación o enm ienda por
cualquier otro juez que se desem peñe con ese carácter ante el Tribunal del
cual em anó la resolución.
Finalm ente, es m enester hacer presente que la aclaración, rectificación
o enm ienda podrá hacerse por el Tribunal no obstante la interposición de
recursos sobre la sentencia a que ellas se refieren de acuerdo con lo previsto
en el art. 185 del CPC.
8.
TRAMITACIÓN Y EFECTOS QUE GENERA
LA PRESENTACIÓN DE UNA SOLICITUD DE ACLARACIÓN,
RECTIFICACIÓN O ENMIENDA
El art. 183 del CPC establece la tram itación de la solicitud de aclaración,
rectificación o enm ienda al señalar:
“H echa la reclam ación, podrá el Tribunal pronunciarse sobre ella sin
más trámite o después de oír a la otra parte, y mientras tanto suspenderá o
no los trámites del juicio o la ejecución de la sentencia, según la naturaleza
de la reclam ación”.
En consecuencia, el Tribunal se encuentra facultado por la ley para resolver
de plano la solicitud de aclaración o darle la tram itación de un incidente.
En cuanto al efecto que genera la presentación de la solicitud de aclara­
ción, dicho precepto otorga al Tribunal la facilitad para decidir si suspende o
no la tramitación del juicio o la ejecución de la sentencia según la naturaleza
de la reclam ación. Al respecto, se ha resuelto que “es privativo del Tribunal
que dictó la sentencia suspender o no su ejecución si se ha reclam ado para
que se aclare o rectifique”.141
En consecuencia, si la parte desea que su solicitud de aclaración genere la
suspensión de la tram itación del juicio o la ejecución de la sentencia, deberá
solicitarlo y exponer los motivos que hagan ello plausible, siendo facultad
privativa del Tribunal el acceder o no a ella.
141 Gaceta <le los Tribunales. 1915,
sem., se ni. 421, p. 1082.
96
CAP. II. LA A C LA RA CIÓ N , R E C TIFIC A C IÓ N O EN M IEN D A
9. RECURSOS QUE PROCEDEN EN CONTRA DE LA RESOLUCION
QUE ACLARA, RECTIFICA O ENMIENDA UNA SENTENCIA
Y RELACIÓN CON OTROS RECURSOS
En esta m ateria podem os señalar que tres son básicam ente las reglas que se
señalan por el legislador:
a) La interposición de un recurso en contra de la sentencia no impide
que el Tribunal de oficio o a petición de parte efectúe una aclaración, rectifi­
cación o enm ienda de ella, conform e a lo dispuesto en el art. 185 del CPC.
b) El plazo p a ra in te rp o n e r el re c u rso d e a p e la c ió n e n c o n tra d e la se n ­
tencia d efinitiv a o in te rlo c u to ria no se su sp e n d e p o r la solicitud de aclaració n ,
rectificació n o e n m ie n d a , q u e se h u b ie re fo rm u la d o re sp e c to d e ella, seg ú n
lo p re sc rito e n el in ciso s e g u n d o d el art. 190 d e l CPC, y
c) L a re so lu c ió n e n la cu a l se e fe c tu ó la a c la ra c ió n , re c tific a c ió n , o
e n m ie n d a d e u n a re so lu c ió n , sea q u e el T rib u n a l h u b ie re a c tu a d o d e oficio
o a p e tic ió n d e p a rte , es a p e la b le '‘e n to d o s los casos e n q u e lo sería la sen ­
ten cia a q u e se refiera, c o n tal q u e la c u a n tía d e la co sa d e c la ra d a , ag re g a d a
o re ctifica d a a d m ita el re c u rs o '’, d e a c u e rd o c o n lo esta b lec id o e n la LÍltima
p a rte d e l in ciso s e g u n d o d e l art. 190 d el CPC.
E n co n se cu en cia, d os so n los re q u isito s p a ra q u e p ro c e d a la a p e lac ió n
d e la re so lu c ió n q u e e fe c tú a la a c la ra c ió n , re ctifica ció n o e n m ie n d a :
i) Q u e la s e n te n c ia a q u e d ic h o fallo se re fie ra sea ap e lab le , y
ii) Q u e la c u a n tía d e la co sa d e c la ra d a , a g re g a d a o re ctifica d a a d m ita el
re cu rso d e a p e la c ió n .14-
1 - Contarme a lo previsto en el art. 45 N 2 letra a) del COT, en las causas civiles y de
comercio la cuantía debe ser igual o superior a 10 UTM para que proceda e! recurso de ape­
lación, puesto que en tales casos en razón de su cuantía esos asuntos deben ser conocidos
en primera instancia.
97
[wA-f'
C A P Í T U L O III
EL RECURSO DE REPOSICIÓN
1
1
El recurso de reposición se encuentra regulado en los arts. 1 8 1 ,1 8 9 , 201, 212,
319 y 780 clel£PC ¿56 del CPP; 362 y 363 del C. Procesal Penal, sin perjuicio de
aplicarse ademas al recurso de reposición en el nuevo sistema procesal penal
las disposiciones generales que respecto de los recursos se contienen en los
arts. 352 a 361 de ese últim o cuerpo legal, art. 67 N° 1 de la Ley N° 19.968,
que crea los tribunales de familia, y art. 475 del Código del Trabajo, en el
nuevo sistema procesal laboral.
1
1
1. REGLAMENTACIÓN
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
«
La reposición tiene una gran trascendencia, puesto que es el recurso que
se interpone durante toda la tram itación del asunto, tanto en m ateria civil
como penal, con el obieto de corregir los vicios en que se pudiera incurrir
durante ella con motivo ele la dictación de los autos o decretos.
Estadísticamente la reposición es el recurso de mayor utilización durante
la prim era o única instancia, puesto que a través de él en procedim ientos
escritos, de lato conocim iento y fragm entados, se pueden ir corrigiendo los
errores ele tram itación del procedim iento que se va estructurando a través
de los diversos decretos que se dictan.
En los procedim ientos orales, el recurso de reposición se transform a
muchas veces en el único rem edio para im pugnar por razones de m érito las
resoluciones que se dictan durante su tram itación, si es que no ha m ediado
debate previo en la audiensia, dado que tiende a eliminarse o restringirse
la procedencia del recurso de apelación, especialm ente contra resoluciones
que se dictan durante su transcurso que no ponen térm ino al juicio o hagan
imposible su continuación, atendido el carácter oral, concentrado v continuo
de esos procedim ientos.
1
2. GENERALIDADES
1 1 1
r r
7
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
3. CONCEPTO
El recurso de reposición es el acto jurídico p rocesal de im pugnación que
em ana exclusivam ente de la partelagraviaclJ) y tiene por objeto solicitar al
mismo Tribunal que dictó la resolución que la m odifique o deje sin efecto.
4. CARACTERISTICAS
Las principales características que presenta el recurso de reposición son:
a ) Es un recurso de retractación, tam bién conocido como rem edio proces.il, dado que se interpone ante el Tribunal que dicto una resolución para
que lo resuelva el mismo, esto es, no com prende un efecto devolutivo.
b) Es u n recurso que em ana de las facultades jurisdiccionales de los
tribunales.
c) Es un recurso ordinario, puesto que procede en materia civil en contra
de la generaltcTaJcte^Tos autos y decretos y en el antiguo como en el nuevo
sistema procesal penal, erf contra de la generalidad de los decretos, autos
y sentencias interlocutorias, y por la causal genérica del agravio o peijuicio
para el recurrente.
5. RESOLUCIONES EN CONTRA DE LAS CUALES PROCEDE
Para los efectos de analizar esta m ateria es m enester distinguir lo que acon­
tece en m ateria civil y penal.
5.1. E n e l p r o c e d im ie n t o c iv il
S e g ú n lo q u e e sta b le c e el art. 181 d e l CPC, el re c u rs o d e re p o sic ió n p ro c e d e
en c o n tra d e los aritos v clecreto s.143
El recu rso p ro p io cié las sentencias in terlo cu to rias en el p ro ced im ien to civil
es el re c u rso d e ap e la c ió n , d e a c u e rd o co n lo previsto e n el art. 187 d e l CPC.
N o o b s ta n te , es p e rtin e n te e n fo rm a e x c e p c io n a l d e n tro clel p ro c e d i­
m ie n to civil el re c u rs o d e re p o sic ió n e n c o n tra d e las sig u ie n tes sen ten cias
in te rlo c u to ria s:
^ ^ i) La resolución que recibe la causa a prueba
C o n fo rm e a lo p rev isto e n el art. 319 inc. 3o d e l CPC, p ro c e d e el re cu rso
d e re p o sic ió n , c o n a p e la c ió n su b sid iaria, d e n tro d e te rc e ro d ía, e n c o n tra
d e la re so lu c ió n q u e re cib e la cau sa a p ru e b a . vU** W 4 U a’-P'-a A. •
u;l lin los procedimientos ante los tribunales de familia recibe plena aplicación esta nor­
ma. de conformidad a lo previsto en el inciso 1" del art. 67 de la Ley Nü 19.968. En cambio,
en el nuevo sistema laboral, procede la reposición en contra de decretos, autos y sentencias
interlocutorias que no pongan término aljuicio o hagan imposible su continuación (art. 475
Código del Trabajo)
100
CAP.
III.
EL R EC U R SO DE R EPO SIC IÓ N
b) La resolución
cita a las partes para oír sentencia} luego de
vencido el plazo que ellas tienen para formular observaciones a
la prueba
De acuerdo con lo previsto en el art. 432 inc. 2o del CPC, procede el
recurso de reposición, fundado en un error de hecho, dentro de tercero
día, en contra de la resolución que cita a las partes para oír sentencia luego
de vencido el plazo que las partes tienen para form ular observaciones a la
prueba. La resolución que resuelve la reposición es inapelable.
En cambio, según el art. 326 inciso 1° del CPC. si la resolución cita a las
partes para oír sentencia, luego de concluido el período de discusión y de
conciliación obligatoria, ella es apelable directam ente por tratarse de un caso
en que explícita o im plícitam ente se está denegando el trámite de recepción
de la causa a prueba, a menos que las partes hubieren solicitado que se talle
el pleito sin más trámite.
c) La resolución del Tribunal de alzada que declara inadmisible
el recurso de apelación
Conforme a lo establecido en el inciso segundo del art. 201 del CPC, procede
el recurso de reposición, dentro de tercero día, en contra de la resolución del
Tribunal de alzada que declare inadmisible el recurso de apelación.
d) La resolución que declare la prescripción del recurso
de apelación
En conform idad a lo prescrito en el art. 212 del CPC, procede el recurso
de reposición, dentro de tercero día y fundado en un error de hecho, en
contra de la resolución que declare prescrito el recurso de apelación.
e) La resolución que declara inadmisible el recurso de casación
Segiín lo establecido en el inciso segundo del art. 780 del CPC, procede el
recurso de reposición, dentro de tercero día y fundado en un error de hecho,
en contra de la resolución que declare inadmisible el recurso de casación.
f) La resolución que rechaza el recurso de casación en el fondo
por adolecer de m anifiesta falta de fundamento
El inciso tercero del art. 782 del CPC establece que procede el recurso
de reposición en contra de la resolución que rechaza el recurso de casación
en el fonclo por adolecer de manifiesta falta de fundam ento, el que deberá
ser fundado e interponerse dentro de tercero día.
g H La resolución que deniega la solicitud para que el recurso de
casación_en_eLf(yi¿fl sea conocido y resuelto por el Tribunal pleno
Por lo establecido en el inciso cuarto del art. 782 del CPC, procede el re­
curso de reposición en contra de la resolución que rechaza la solicitud para
que el recurso de casación en el fondo sea conocido y resuelto por el Tribunal
101
'
LO S R LC L'R SO S PRO CESA LES
pleno, el que deberá ser fundado e Interponerse dentro de tercero día.
La característica com ún de este recurso de reposición excepcional en
contra de las m encionadas sentencias interlocutorias es que su interposición
procede dentro de tercero día y no dentro de quinto día, como es la regla
general en el procedim iento civil.
Finalm ente, el recurso de reposición no es procedente en contra de la
sentencia definitiva.
5.2. EN EL PROCEDIMIENTO PENAL
, _-TOS
(
r» C« A' *
En el procedim iento penal, ya sea en el antiguo com o en el nuevo, la reposi­
ción adquiere mayor im portancia que en el procedim iento civil, puesto que
según lo prescrito en el art. 56 del CPP: "de las sentencias interlocutorias, de
los autos y de los decretos puede pedirse reposición al juez que los pronunció”, aconteciendo lo mismo en el nuevo sistema procesal penal, conform e
a lo previsto en los arts. 362 y 363 del C. Procesal Penal.
En consecuencia, la reposición es, tanto en el antiguo como en el nue­
vo procedim iento penal, el recurso propio no sólo de los autos y decretos,
com o acontece en m ateria civil, sino que tam bién de la generalidad de las
sentencias interlocutorias.
6. SUJETO
El sujeto legitimado para deducir el recurso de reposición es la parte agravi iq con la resolución pronunciada por el Tribunal.
Fn el nuevo sistema procesal penal, dentro de las disposiciones generales
aplicables a los recursos, se establece expresam ente en la m ateria que “po­
drán recurrir en contra de las resoluciones judiciales el m inisterio piiblico
y los clemás intervinientes agraviados por ellas
144
7. OPORTUNIDAD PROCESAL PARA DEDUCIR
EL RECURSO DE REPOSICIÓN
7.1. EN MATERIA CIVIL
Para los efectos de establecer la opo rtu nid ad procesal en que procede
el recurso de reposición en m ateria civil, debem os distinguir tres situa­
ciones:
144 Véase art. 352 del C. Procesal Penal.
102
i \P . III. EL R E C U R SO DE R E P O SIC IÓ N
7.1.1. Recurso de reposición que procede excepcionalmente en contra
de albinas sentencias interlocutorias
En todos los casos ya señalados en que procede excepcionalm ente el recurso
de reposición en contra de las sentencias interlocutorias ya mencionadas,
éste debe ser interpuesto dentro de tercero día.
Este plazo de tres días es individual, discontinuo, fatal, im prorrogable y
no adm ue am pliación alguna’.
7.1.2. Recurso de reposición ordinario
(; o I ,Z
?
\
Este recurso -así denom inado por una parte de la doctrina- corresponde a
la solicitud de reposición que se hace valer en contra de un auto o decreto
dentro de cinco días contados desde la notificación de la resolución, sin
necesidad de hacer valer nuevos antecedentes (art. 181 inc. 2° del CPC).
Este plazo de cinco días es individual, discontinuo, legal, fatal, improrrogable y no adm ite am pliación
7.1.3. Recurso de reposición extraordinario
En el evento que se presentare una reposición en contra de un auto o decreto, haciéndose valer nuevos antecedentes, no se contem pla plazo alguno
l para la interposición del recurso.
Al efecto, prescribe el inciso prim ero del art. 181 del CPC que “Los au­
tos y decretos firmes se ejecutarán y m antendrán desde que adquieran este
carácter, sin peijuicio de la facultad del Tribunal que los haya pronunciado
para modificarlos o dejarlos sin efecto, si se hacen valer nuevos antecedentes
que así lo exijan”.
En relación con este precepto legal es m enester que precisemos respecto
a su alcance los siguientes aspectos:
a) Ambito de aplicación
En m ateria civil, este precepto legal sólo es aplicable tratándose de los
autos y decretos, cuando se hacen valer nuevos antecedentes.
Tratándose del recurso de reposición que procede excepcionalm ente
en contra de algunas sentencias interlocutorias, este no es aplicable, puesto
que s'u propio texto se refiere sólo a los autos y decretos; y por otra parte, al
establecerse el recurso de reposición en contra de algunas sentencias interlo­
cutorias, éste se ha reglam entado en form a especial y con el establecimiento
de plazos específicos.
En el antiguo procedim iento penal, tam poco recibe este artículo apli­
cación, por cuanto el legislador penal, en el texto introducido al art. 56
del <?PP por la Ley N° 18.857, se ha m anten ido u na sola o po rtunidad
para deducirlo y su texto se basta a sí mismo, haciéndose im procedente
103
3
a
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
i mu ■..nía la aplicación de la rem isión que efectúa el art. 43 de ese
i 11<-1j i• >Ittgal.
ii
el n u e v o siste m a p ro c e sa l p e n a l, a d e m á s d e a p lic a rse las ra zo n e s
tl<- p le n itu d n o rm a tiv a se ñ a la d a s p re c e d e n te m e n te , n o re su lta a p lica b le el
,hi INI d d CPC, d a d o q u e e x p re s a m e n te se e s ta b le c e n co m o n o rm a s de
pin ,i< ion s u p le to ria las relativ as a las d e lju ic io o ral, y n o las c o n te n id a s en
Lis i Iim posiciones a to d o p ro c e d im ie n to d el lib ro I d e l CPC.
h) Concepto de “nuevos antecedentes”
Nuestra Corte Suprem a ha precisado el alcance de la expresión “nuevos
antecedentes” al señalar que “no existiendo definición legal del concepto
d e nuevos antecedentes’, que según el art. 181 del CPC deben hacerse valer
para que sean modificados o dejados sin efecto los autos o decretos firmes,
es raciifnal y conform e al léxico entender que tal expresión denota la idea
il< .iIltud hecho que produce consecuencias jurídicas, existente pero desco­
ido por el Tribunal cuando se dicta la respectiva decisión.
F.n consecuencia, resulta inaceptable estimar que se pueda invocar como
antee edente nuevo un precepto legal ya vigente al tiempo en que fue pronunr,i irlo el auto o expedida la providencia cuya modificación se solicita”.143
I )c acuerdo con ese fallo escueto, pero muy categórico e ilustrativo sobre
la materia, tenem os que:
-L o s nuevos antecedentes que se deben hacer valer al deducir la repo­
sé ion extraordinaria es algvin hecho que produce consecuencias jurídicas,
existentes pero desconocidas por el Tribunal al dictar el auto o decreto en
contra del cual se deduce la reposición.
- lin precepto legal vigente al m om ento de dictarse el arito o decreto en
contra del cual se deduce la reposición no constituye un nuevo antecedente
que haga este procedente.
<■) Inexistencia de plazo para la interposición del recurso
de reposición
Se ha sostenido que el recurso de reposición extraordinario no tiene
plazo para su interposición, por lo que él puede ser interpuesto en cualquier
lie mpo.
No obstante, pensam os que el plazo para la interposición del recurso no
puede ser contem plado con sem ejante am plitud.
lin prim er lugar, sabido es que en el procedim iento civil recibe plena
aplicación el orden consectitivo legal, según el cual el legislador establece
las diversas etapas o períodos por los cuales debe atravesarse dentro del
pi >ceclimiento para arribar a la decisión del asunto controvertido.
l l é
V in cu lad a co n el p rin c ip io d el o rd e n co n se cu tiv o legal se e n c u e n tra la
t p re d u s ió n jsegvin el cu al las facu ltad esjp ro cesales se e x tin g u e n e n la m e d id a
•111 <■se h u b ie re a g ó ta d o ó atrav esad o alg u n as d e las etap as c o n te m p la d a s p ara
i-I avance d e l p ro c e d im ie n to . ¿
RD/, t. LXXII,
parte, sec. P, p. 81.
104
CAP. III. EL. REC U RSO DE R EPO SIC IO N
De acuerdo con ello, no sería posible, por ejem plo, concebir que encon­
trándose el proceso ante la Corte Suprem a conociendo un recurso de casa­
ción en el fondo se interpusiera una reposición en contra de una resolución
pronunciada en prim era instancia invocando nuevos antecedentes.
Poi otra parte, la jurisprudencia, para poner un límite a la interposición
de la reposición haciéndose valer nuevos antecedentes, la ha asimilado a los
incidentes.
En tal sentido, se ha expresado que “la regla del inciso prim ero del >
art. 181 del CPC que faculta al Tribunal que dictó un auto o decreto firme
para modificarlo o dejarlo sin efecto cuando se hicieren valer nuevos ante­
cedentes que así lo exijan, debe interpretarse en arm onía con las reglas de
los arts. 84 y 85, porque al acom pañar esos nuevos antecedentes, la parte
que lo hace form ula un incidente al respecto, y si tales antecedentes dicen
relación con los trám ites esenciales del procedim iento, podrán presentarse
sin limitación de tiem po, y en caso contrario, tan pronto lleguen a conoci­
miento de la parte y m ientras esté pendiente aún la ejecución de lo resuelto,
porque estas últimas reglas que miran a la tramitación de todos los incidentes
no contienen la excepción que resulta del presente artículo y, siendo ellas
de orden público, deben cumplirse siem pre”.146
El art.{ffs):lel CPC es el que establece la sanción aplicable respecto de los
hechos nuevos que no se hacen valer en la oportunidad debida. Si entende­
mos que a través de la reposición extraordinaria se hace valer una cuestión
accesoria basada en hechos nuevos, de acuerdo con el precepto legal citado
ella debe hacerse valer tan pronto como el hecho llegue a conocim iento del
recurrente. Si consta en el proceso que el hecho ha llegado a conocim iento
de la parte y ella ha practicado una gestión posterior a ese conocimiento, precluye la facultad de solicitar la reposición extraordinaria de la resolución.
7.2.
E n m a te r ia p e n a l
7.2.1. En el antiguo procedimiento penal
Según lo previsto en el inciso segundo del art. 56 del CPP, “la reposición sólo
puede pedirse dentro de tercero día”.
En consecuencia, en el antiguo procedim iento penal existe una sola
oportunidad para deducir el recurso de reposición, teniendo ese plazo de
tres días el carácter de individual, continuo, legal, fatal, im prorrogable, pero
ampliable en los casos previstos en el inciso segundo del art. 44 del CPP.
7.2.2. En el nuevo sistema procesal penal
En el nuevo sistema procesal penal, es necesario realizar una gran distinción
para los efectos de determ inar el plazo, tram itación y efectos que produce .
N6 RDJ, t. XXXV (1933), T parte, sec. 2a, p. 9.
105
LOS R1LCL USOS PROCESALES
la interposición del recurso de reposición respecto de la resolución im pug­
nada. Para tal efecto, resulta necesario distinguir respecto del recurso de
reposición estas dos situaciones:
' Recurso de reposición de las resoluciones dictadas fuera.,
"
de audiencia
De las sentencias interlocutorias, de los autos y de los decretos dictados
fuera de audiencias, podrá pedirse reposición dentro de tercero día al Tri­
bunal que los hubiere p r o n L i n c i a d o .147148
Recurso de reposición de las resoluciones dictadas dentro •
de una audiencia
La reposición de las resoluciones pronunciadas durante audiencias orales
deberá promoverse tan pronto se dictaren.14y'151)
En las audiencias que se realizan durante el nuevo sistema procesal penal, sea
que ellas se efectríen ante el juez de garantía o Tribunal oral en lo penal, debe
regir el principio de la oralidad, concentración e inm ediación, requiriéndose
para la continuidad del debate que este sea fluido, debiendo los intervinientes
ejercer de inmediato los derechos que se les confieren por el legislador, sin que
ellos puedan, bajo el pretexto de deducir un recurso de reposición, pretender
retornar a la revisión de resoluciones que se hubieren pronunciado respecto
de actuaciones que hubieren acontecido en el pasado.
Así, por ejem plo, si en una audiencia de interrogación de un testigo
se form ula por quien presenta al testigo una pregunta que no guarda per­
tinencia con los hechos y la otra parte se opone a que ella sea form ulada,
sin que se oponga una reposición por quien form ula la pregunta respecto
de la resolución que la rechaza, no podrá pretenderse volver luego sobre
esa pregunta con posterioridad durante el curso del interrogatorio bajo el
pretexto de estar deduciendo un recurso de reposición sobre la resolución
anterior.
En consecuencia, en este caso nos encontram os más que con un plazo,
con un instante preciso para deducir el recurso de reposición en contra de
la resolución pronunciada en una audiencia, que no es otra tan pronto como
ella se hubiera pronunciado.
E ntendem os que la predusión de la facultad para deducir el recurso de
reposición en contra de una resolución en una audiencia se produce en el
mismo m om ento en que con posterioridad a la dictación de la resolución
147 Véase art. 362 del C. Procesal Penal.
l4M El mismo principio rige para la reposición en el procedimiento ante los tribunales
de familia y en el nuevo sistema laboral, conforme a lo establecido en los arts. 67 N” 1 de la
Lev N" 19.968 v 475 inc. 3" del C. del Trabajo.
149 Véase art. 363 del C. Procesal Penal.
150 El mismo principio rige para la reposición en el procedimiento ante los tribunales
de familia v en el nuevo sistema laboral, conforme a lo establecido en los arts. 67 N" 1 de la
Ley N“ 19.968 y 475 inc. 2“ del C. del Trabajo.
106 '
u
se realiza olí a actuación que no sea la de haberse repuesto la resolución por
parte ele la parte agraviada con ella.
Además, debem os tener presente que con el mismo objeto de m antener
la continuidad de la audiencia, si la resolución se hubiere pronunciado por
el Tribunal luego de un debate, esto es, de haber escuchado a ambas partes
antes de dictar la resolución, no será procedente deducir el recurso d« re­
posición en contra de la resolución que pronunciare el Tribunal. \1 electo,
dispone expresam ente el art. 363 del C. Procesal Penal que “la reposición de
las resoluciones pronunciadas durante audiencias orales deberá promover
se tan pronto se dictaren y_sólo serán admisibles cuando no hubieren sido
precedidas de debate”.
i
CAP. III. ELRECl RSO DE REPOSICION
i
i
m
i !
i
i
f
i
i
i
t
t
t
t
i
El recurso de reposición debe interponerse por escrito.
En m ateria civil, aunque el legislador no lo señale expresam ente, el
recurso de reposición deberá deducirse en form a fundada, señalando l_.
resolución en contra ríe In nínl se deduce v term inará solicitando q nr se
acoja la reposición, dejando la resolución sin efecto o m odificándola ruT i
forma que sea procedente. »
Es posible red u cir el recurso de apelación en form a subsidiaria para < .
evenfó que sea rechazada la reposición.
Ello acontecerá si lajeposición se deduce en contra de un auto o dci relo
que altera la substanciación del juicio o recae sobre trámites que no rsicii 1
expresamente ordenados por la ley^art. 188 del CPC); se Seduce en rmiii.i
de la resolución que recibe la causa a prueba fart. 319 del CPC); o se nal i de
alguna otra sentencia interlocutoria que hace procedente la reposición y cll.i
hubiere sido dictada por el Tribunal de prim era instancia (art. 187 del (:i’{I).
En aquellos casos en que la apelación se interponga con el carácter de
subsidiaria de la solicitud de reposición, no será necesario fundam enlarki m
form ular peticiones concretas, siempre que el recurso de reposición cumpla
con ambas exigencias (art. 189 inciso 3o del CPC).
Si no se deduce la apelación subsidiaria para el evento de ser rechazada
la reposición, no será posible apelar con posterioridad, puesto que la reso­
lución que rechaza la reposición es inapelable con posterioridad.
En el antiguo procedim iento penal, el legislador establece expresamenn
en el inciso segundo del art. 56 del CPP que “la reposición [...] parasei a{hni
tida deberá estar siem pre fundada”. En consecuencia, en el procedim iento
penal, la fundam entación de la reposición es claram ente un requisito de
admisibilidad del recurso de reposición.
En cuanto a la apelación subsidiaria, el legislador procesal penal esta­
blece en el inciso cuarto del art. 56 que “cuando la reposición se interponga
respecto de una resolución que también es susceptible de apelación y no se
deduzca a la vez este recurso para el caso de que la reposición sea denegada,
se entenderá que la parte renuncia a la apelación".
m
8. FORMA DE DEDUCIR EL RECURSO DE REPOSICION
j
f
M
107
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
En el nuevo procedim iento penal, para determ inar la forma en que debe
ser interpuesto el recurso de reposición, debem os distinguir si la resolución
se ha dictado dentro o fuera de una audiencia oral que se siga ante un juz­
gado de garantía o un Tribunal oral en lo penal.
El recurso de reposición en contra de una sentencia interlocutoria. auto o
decreto dictado fuera de una audiencia oral debe ser interpuesto por escrito
y en form a fu n d ad a.'Jt15E1 recurso de reposición en contra de una sentencia interlocutoria, auto
0 decreto dictado dentro de una audiencia oral debe ser interpuesto verhahnente y tan pronto se hubiere dictado la resolución, pudiendo fundarse
muy som eram ente la solicitud de reposición form ulada.153
9. TRIBUNAL ANTE EL CUAL SE INTERPONE Y DEBE CONOCER
DEL RECURSO DE REPOSICIÓN
Según los arts. 181 d e l CPC, 56 del CPP, 362 y 363 d e l C. Procesal Penal, 67
N° 1 de la Ley N° 19.968, y 475 del Codigo del Trabajo, el recurso de repo­
sición debe ser deducido ante el Tribunal que dictó la resolución reponible
y le corresponderá a este mismo Tribunal pronunciarse acerca del recurso,
acogiéndolo o rechazándolo.
10.
TRAMITACION Y EFECTOS QUE PRODUCE
LA INTERPOSICIÓN DEL RECURSO DE REPOSICIÓN
10.1. EN MATERIA CIVIL
l’ara determ inar la tram itación y el efecto que produce el recurso de re­
posición respecto de la resolución recurrida debem os referirnos en form a
separada a los autos y decretos y a la interlocutoria de prueba.
10.1.1. Respecto de autos y decretos
•i) Ll re c u rs o d e re p o s ic ió n e x tra o rd in a rio n o tie n e s e ñ a la d a u n a tra m ita c ió n
e sp e c ífic a d e n tr o d e l CPC, p o r lo q u e se s o s d e n e q u e si se h a c e n v a le r n u e v o s
1,1 Vra.se art. 362 C. Procesal Penal. En igual forma debe presentarse la reposición dictribunales de familia, art. 67 N° 1
i,iil.i fuera de audiencia oral en los procedimientos ante
,1 1,1 l ry N" 10.Ü68.
1 rl nuevo sistema laboral, el inc. 3" del art. 475 clel C. del Trabajo establece que la
1r|ii mu mu en contra de la resolución dictada fuera de audiencia, deberá presentarse dentro
i Ir ir n n o día de notificada la resolución correspondiente, a menos que dentro de dicho
i■
- 1 mino leujja lugar una audiencia, en cuyo caso deberá interponerse a su inicio, y será
i n i irli.i i'n rl acto.
I"1 Vra.ir tlít. 363 C. Procesal Penal.
mi
108
CAI'. III. EL R EC U R SO DE R EPO SIC IO N
•antecedentes a éste debe dársele la tram itación contem plada en las reglas
generales para las cuestiones accesorias o incidentes.
Por otra parte, se sostiene que la interposición del recurso de reposición
suspende los efectos o el cum plim iento del auto o decreto en contra del
cual se interpuso, desde la presentación clel recurso y hasta que el Tribunal
lo falle.
Dicha tesis encuentra su ratificación legal en lo previsto en la prim era
parte del inciso prim ero del art. 181 del CPC, el cual dispone que “los autos
y decretos firmes se ejecutarán y m antendrán desde que adquieran este
carácter [...]”. Un auto o decreto no se encontrará firme para ser ejecuta­
do mientras penda el recurso de reposición. En consecuencia, sólo fallado
el recurso de reposición será posible llevar a cabo la ejecución del auto y
decreto, ya que si se hubiere interpuesto apelación subsidiaria deberá ella
concederse en el solo efecto devolutivo, de acuerdo con lo previsto en el
N° 2 del art. 194 del CPC.
b)
Respecto del recurso de reposición ordinario, el inciso segundo del
art. 181 del CPC establece que “el Tribunal se pronunciará de plano”.
En consecuencia, al recurso de reposición ordinario no debe dársele la
tram itatión de un incidente, sino que este debe ser resuelto de plano por
el Tribunal,
Ello guarda por lo demás perfecta arm onía con la tram itación prevista
para los incidentes, puesto que dado que al no hacerse valer nuevos ante­
cedentes en la reposición ordinaria, todos los antecedentes constan en el
proceso, y en tal caso corresponde que la cuestión accesoria se resuelva de
plano, segiin lo establecido en el art. 89 del CPC.
En este caso, dado que el inciso segundo del art. 181 no establece la
suspensión del procedim iento implícita o explícitam ente y que la reposición
debe ser resuelta de plano, su interposición no suspende la ejecución de la
resolución en contra de la cual se deduce.
10.1.2. Respecto de la interlocutoria de prueba
Tratándose de la interlocutoria de prueba, el inciso segundo del art. 319 del
CPC establece expresam ente que “el Tribunal se pronunciará de plano sobre
la reposición o la tram itará como incidente”.
En consecuencia, es atribución privativa del T ribunal'determ inar si esta
reposición la resolverá de plano o le dará la tram itación ele los incidentes,
proveyendo traslado respecto de la solicitud form ulada. En la práctica, esta
última es la form a usual de tram itar y resolver la reposición form ulada en
contra de la interlocutoria de prueba.
Por otra parte, resulta clarísimo que la interposición clel recurso de
reposición suspende el cum plim iento de la resolución que recibe la causa a
prueba mientras este no sea resuelto.
El art. 319 en relación con el art. 320 del CPC nos señala que la lista de
testigos debe presentarse dentro de los prim eros cinco días a contar de la
109
LOS RECURSOS PROCESALES
íiltim a notificación de la resolución que recibe- la cansa a prueba si no se
hubiere deducido reposición; y en caso contrario, dentro de los cinco días
siguientes a la notificación por el estado de la resolución que se pronuncie
acerca de la última solicitud de reposición.
En consecuencia, el térm ino probatorio ordinario com ienza a correr
desde la notificación de resolución que falla la íiltima solicitud de reposición,
suspendiéndose el procedim iento m ientras no sea ella resuelta.
10.2. E n m a t e r i a pe n a l
10.2.1. En el antiguo procedimiento penal
En cuanto a la tram itación de la reposición en el antiguo procedim iento pe­
nal, el inciso tercero del art. 56 del CPP establece la regla general consistente
en que “el Tribunal se pronunciará de plano" respecto de ella.
Excepcionalmente, el Tribunal podrá darle la tramitación de un incidente
proveyendo traslado respecto de ella, en los siguientes casos:
a) Si se ha deducido en contra de una sentencia interlocutoria;
b) Si se ha deducido en algíin asunto cuya com plejidad aconseje oír a
la otra parte.
Respecto de estas excepciones en las cuales puede darse a la reposición
la tramitación de un incidente, debem os tener presente que ellas son faculta­
tivas y no obligatorias para el Tribunal al em plear el legislador para referirse
a estas excepciones la expresión podrá; y que la com plejidad del asunto sólo
se refiere a los autos y decretos, puesto que respecto de las interlocutorias
la sola naturaleza jurídica de la resolución perm ite al Tribunal otorgarle a
la reposición la tram itación de un incidente.
En cnanto a los efectos que genera la reposición respecto de la resolu­
ción recurrida, el inciso final del art. 56 del CPP, introducido por la reform a
contenida en la Ley N° 18.857, se pronuncia expresam ente sobre la m ateria
al señalar: “La reposición no tiene efecto suspensivo, salvo cuando contra la
mism a resolución proceda tam bién la apelación en este efecto”.
En consecuencia, en el antiguo procedim iento penal, la regla general es
que la reposición no suspende el cum plim iento del decreto, auto o sentencia
interlocutoria en contra del cual se hubiere deducido.
Excepcionalm ente, la reposición suspende el cum plim iento del decreto,
auto o sentencia interlocutoria si en contua de ella procede también el recurso
de apelación en ambos efectos. D ebem os recordar que en el antiguo proce­
dim iento penál la apelación procederá p or regla general en ambos efectos,
salvo que la ley disponga expresam ente lo contrario para casos determ inados
o que por hallarse el juicio en estado de sumario, pudiera entorpecerse la
investigación a causa del recurso segíin lo previsto en el art. 60 del CPP.
Finalm ente, pensam os que la suspensión del cum plim iento de la re­
solución objeto cíe la reposición se deberá verificar sólo en la m edida que
se hubiere interpuesto la apelación subsidiaria, puesto que si así no se ha
I ID
CAP. III. EL REC U IW O DE REPO SK iGN
hecho, no sera procedente la apelación, al entenderse por ese solo hecho
que la parte ha renunciado a ella.
10.2.2. En el nuevo sistema procesal penal
Para los efectos de distinguir la tramitación y efectos que genera la reposición
en el nuevo sistema procesal penal en contra de una resolución, debemos
distinguir si este se deduce en contra de una resolución dictada dentro o
fuera de una audiencia oral.
a)
Tram itación y efectos de una reposición deducida en contra de una
resolución pronunciada fuera de una audiencia oral.
En cuanto a la tram itación de la reposición en contra de una resolución
pronunciada fuera de una audiencia oral, el inciso segundo del art. 362 del
C. Procesal Penal establece la regla general consistente en que “el Tribunal
se pronunciará de plano” respecto de ella.
Excepcionalmente, el Tribunal podrá darle la tramitación de un incidente
proveyendo traslado respecto de ella, en el caso de haberse deducido en un
asunto cuya com plejidad aconseje oír a los demás intervinientes.
Respecto de esta excepción, en la cual puede darse a la reposición la
tram itación de un incidente, debemos tener presente que ella es facultativa
y no obligatoria para el Tribunal, al em plear el legislador para referirse a
esta excepción la expresión podrá; y que la com plejidad del asunto se puede
referir en este caso a cualquiera resolución, esto es, a una sentencia interlo­
cutoria, auto o decreto.
En cuanto a los efectos que generala reposición respecto de la resolución
recurrida, el inciso final del art. 362 del C. Procesal Penal consagra expre­
sam ente la regia general sobre la materia al señalarnos que “La reposición
no tendrá efecto suspensivo”.154
Excepcionalm ente, la reposición tendrá efecto suspensivo cuando contra
la misma resolución procediere también la apelación en este efecto.
En consecuencia, en el nuevo sistema procesal penal se aplica el mismo
principio que en el antiguo procedim iento penal, esto es, la regla general es
que la reposición no suspende el cumplimiento del decreto, auto o sentencia
interlocutoria en contra del cual se hubiere deducido. Excepcionalm ente,
sin em bargo, la reposición suspende el cum plim iento del decreto, auto o
sentencia interlocutoria si en contra de ella procede tam bién el recurso de
apelación en ambos efectos.
Debemos recordar que en el nuevo sistema procesal penal la apelación
procederá por regla general en el solo efecto devolutivo, salvo que la ley dis­
ponga expresam ente lo contrario para casos determ inados segiin lo previsto
en el art. 368 del C. Procesal Penal.
154 Dicha norma especial respecto del recurso fie reposición no es mas que una aplicación
de la regia general que se consagra respecto de los efectos que genera la interposición del
recurso en cuanto al cum plim iento de la decisión impugnada en r.\ art,
del i l'ro< esal
Penal.
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Finalm ente, pensam os que la suspensión del cum plim iento de la re­
solución objeto de la reposición se deberá verificar sólo en la m edida que
se hubiere interpuesto la apelación subsidiaria, puesto que si así no se ha
hecho, no será procedente la apelación al entenderse por ese solo hecho
que la parte ha renunciado a ella conform e a lo previsto en el inciso 3o del
art. 362 del C. Procesal Penal.
b)
Tramitación y efectos de una reposición deducida en contra de una
resolución pronunciada dentro de una audiencia oral.
En este caso, la reposición debe ser tramitada verbalmente, de inmediato,
debiendo pronunciarse de la misma m anera el fallo, conform e a lo previsto
en el art. 363 del C. Procesal Penal.155
En consecuencia, deducida una reposición en contra de una resolución
pronunciada en una audiencia oral, el Tribunal debe escuchar oralm ente
a la otra parte, y con lo que ella exponga debe resolver la reposición de
inm ediato y de la misma forma.
De acuerdo con ello, la reposición deducida no produce efecto de sus­
p ender la audiencia, sino que esta continúa en form a interrum pida una vez
que sea fallada la reposición.
Debemos recordar que la reposición será admisible en contra de una
resolución sólo en la medida que ella no hubiere sido precedida de un debate
de las partes sobre el asunto que ella se pronuncia.
11. FALLO DEL RECURSO DE REPOSICIÓN Y RECURSOS
QUE PROCEDEN EN SU CONTRA
La resolución que se pronuncia acerca del recurso de reposición puede ser
positiva, es decir, acoger el recurso de reposición deducido, o negativa, esto
es, rechazar el recurso de reposición interpuesto.
Para los efectos de determ inar los recursos que proceden en su contra
es m enester que analicemos, por separado, cada una de estas situaciones.
11.1. R e c u r s o s
e n c o n t r a d e l a r e s o l u c ió n q u e a c o g e
EL RECURSO DE REPOSICIÓN
En este caso, el sujeto que interpuso el recurso de reposición no podrá dedu­
cir recurso alguno en contra de la resolución, puesto que ella no le causará
agravio para legitimarlo a recurrir en contra de ella.
Si hubiere interpuesto el recurso de apelación en form a subsidiaria, este
no le será concedido, puesto que al acogerse la reposición se elim ina el agra­
vio que motivó la interposición de la apelación subsidiaria y que se dedujo
155
En el procedimiento ante los tribunales de familia y en el nuevo procedimiento laboral
la reposición en contra de una resolución dictada en audiencia debe interponerse inmedia­
tamente de pronunciada la resolución y resolverse en el acto, arts. 67 N° 1 Ley N° 19.968 y
475 inc. 2o C. del Trabajo.
112
CA R III. EL REC U R SO DE R E P O SIC IÓ N
para el caso ele no ser acogida la reposición. A esta situación se refieren los
arts. 181 inciso segundo y 319 inciso final del CPC.
El sujeto legitimado en este caso para recurrir en contra de la resolución
que falla acogiendo la reposición es la contraparte, esto es, aquella parte que
no interpuso el recurso de reposición.
En consecuencia, si la reposición es acogida, cabe preguntarse si puede
la contraparte intentar algún recurso.
Para analizar esta m ateria es m enester tener presente que el art. 181
del CPC, en su inciso segundo, establece que la reposición debe resolverse
de plano y que -ap aren tem en te- en su parte final concedería el recurso de
apelación a la parte que no fue oída -entiéndase la parte que no recurrió
de reposición- al disponer: k‘El Tribunal se pronunciará de plano y la reso­
lución que niegLie lugar a esta solicitud será inapelable; sin perjuicio de la
apelación del fallo reclam ado si es procedente el recurso”.
Las razones por las cuales procedería la apelación de la resolución que
acoge la reposición serían:
a) El m encionado art. 181 no dice que la resolución sea inapelable para
la contraparte si se acoge la reposición, sino que sólo contem pla la situación
contraria: es inapelable la resolución que rechaza la reposición.
b) El principio de bilateralidad de la audiencia no se encuentra excluido,
por tanto se aplicarán las reglas generales del recurso de apelación.
Sin embargo, se nos presenta el problem a que el CPC establece que, como
regla general, los autos y decretos no son apelables, sino que los revisten de este
carácter las sentencias definitivas e interlocutorias de prim era instancia.
Por otra parte, la expresión “sin perjuicio de la apelación del fallo
reclam ado, si es procedente el recurso” que em plea el citado art. 181 no
debe entenderse referida a la apelación de la contraparte, sino que debe
entenderse aplicable a la apelación subsidiaria que interpone la misma parte
que interpuso el recurso de reposición, la que va a ser procedente en forma
subsidiaria conform e a las reglas generales cuando a través del auto o decreto
se hubiere alterado la substanciación regular del juicio o hubiere ordenado
trámites no establecidos en la ley.
La contraparte podría, no obstante, deducir reciirso de apelación en
contra de la resohición qiie acoge la reposición en la m edida que a ella se
le otorgue el carácter de sentencia interlocutoria.
A hora bien, pensamos que la resolución en contra de la cual se deduce
la reposición tiene la naturalezajurídica de un auto o decreto. Con todo, en
doctrina se han form ulado diversas tesis en cuanto a la naturalezajurídica
de la resolución que falla la reposición:
Primera tesis. La resolución que falla la reposición m antiene la naturaleza
jurídica de la resolución en contra de la cual se interpuso.
En este caso, la resolución que falla la reposición será un aLito o decreto,
y procederá el recurso de apelación conform e a las reglas generales, esto
es, de acuerdo con el art. 188 del CPC será apelable en form a subsidiaria a
la reposición.
113
LOS REC U R SO S PRO CÉSA LES
Segunda tesis. La resolución que falla la reposición es un auto o decreto,
pero 110 es posible deducir la apelación.
En este caso, 110 existe norm a alguna en nuestra legislación que niegue
el recurso de reposición; sin em bargo, la tendencia de los tribunales es que
no es procedente la reposición de la reposición, y en tal caso, no sería posible
interponer la apelación en form a subsidiaria.
Tercera tesis. La resolución que falla la reposición sería una sentencia
interlocutoria y en tal caso sería posible deducir el recurso de apelación
directo en su contra.
En la especie, es m enester tener presente que esta tesis no es posible de
ser com partida, según lo previsto en el art. 158 del CPC.
La resolución que falla una reposición no es sentencia interlocutoria de
prim era clase, puesto que la reposición no reviste el carácter de un incidente,
de acuerdo con lo resuelto por nuestra Corte Suprema. En consecuencia, no
nos podem os encontrar en la especie ante esta clase de resolución, puesto
que ella es la que resuelve un incidente, estableciendo derechos perm anentes
en favor de las partes.
Por otra parte, la resolución de una reposición no es posible concebirla
en la mayoría de los casos com o el pronunciam iento acerca de un trámite
que ha de servir de base para la dictación de un auto o decreto, puesto que
los trámites que sirven de base a una sentencia interlocutoria o definitiva en
nuestro derecho son mínimos.
De allí que es prácticam ente imposible concebir que la resolución que
falla una reposición en contra de un auto o decreto se convierta en una
sentencia interlocutoria.
De acuerdo con ello, si la resolución que falla la reposición en contra de
un auto o decreto m antiene el carácter de auto o decreto, tenemos:
i) Que si ese auto o decreto es apelable, se aplica el art. 188 del CPC.
ii) Que si ese auto o decreto es inapelable, no cabe deducir nueva repo­
sición.
La imposibilidad de deducir una nueva reposición es discutible, puesto
que no existe ninguna norm a legal que específicam ente establezca su im­
procedencia.
iii) Que la resolución señalada no tiene el carácter de sentencia inter­
locutoria, ya sea de prim era o de segunda clase.
11.2.' R e c u r s o s en c o n t r a de la r e s o l u c ió n q u e r e c h a z a
EL RECURSO DE REPOSICIÓN
En la especie es m enester distinguir:
a)
Si la parte al deducir la reposición ha interpuesto el recurso de ape­
lación subsidiario, deberá darse curso a este si fuere procedente, de acuerdo
con las reglas generales establecidas en los arts. 188 y 319 del <;P( v 56 inc. 3°
d e lf P P .
114
b)
Si la ¡jarte 110 interpuso el recurso de apelación subsidiario al deducir
la reposición, no será posible deducir la apelación directam ente con poste­
rioridad cu contra de la resolución que falló la reposición.
Al respecto, debem os recordar que el art. 181 en su inciso final estable­
ce que la resolución que niegue lugar a la reposición será inapelable, sin
perjuicio de la apelación de la resolución en contra ele la cual se dedujo
reposición, si es procedente el recurso.
Por otra parte, tratándose de los autos y decretos, cabe recordar que el
art. 188 establece la procedencia de la apelación sólo en form a subsidiaria
al recurso de reposición, al igual que el art. 319 respecto de la interlcJSutoria
de prueba.
En m ateria penal, los arts. 56 del C;PP y 362 del C. Procesal Penal son más
categóricos aún, puesto que si no se deduce la apelación en contra ele una
resolución en form a subsidiaria al deducir la reposición, se entiende que la
parte renuncia a aquella.
Finalm ente, la contraparte de aquel que dedujo la reposición no podrá
deducir recurso alguno en contra de la resolución que rechazó la reposición
m anteniendo el primitivo auto o decreto, porque ella no le causa agravio
alguno.
En el nuevo sistema procesal penal, la procedencia del recurso de apelación
en contra de la resolución que falla una reposición se simplifica enormemente,
dado que ella procederá sólo en el caso de que se hubiere pronunciado por
un juzgado de garantía y el legislador hubiere contem plado expresam ente
la procedencia de dicho recurso.151’ En contra de la resolución que falla la
reposición pronunciada por un Tribunal oral en lo penal no procederá el
recurso de apelación.157'15”
Véase art. 370 C. Procesal Penal.
137 Véase art. 364 C. Procesal Penal.
En el nuevo sistema de familia y laboral sólo procederá la apelación en contra de la
resolución que Calla la reposición en caso de que se trate de algunas de las resoluciones con­
templadas en los arts. 67 N" 2 de la Lev N“ 19, 968 y 476 del Código del Trabajo.
115
k * # >t » « t « 1111 f 11111111JJUUULA
III l£[. R E C U R SO L)E R E P O SIC IO N
C A P ÍT U L O IV
EL RECURSO DE APELACIÓN
1. GENERALIDADES
El recurso de apelación es la institución contem plada por el legislador para
los efectos de perm itir la materialización en nuestro ordenam iento jurídico
de la doble instancia.
El principio de la doble instancia es aquel que persigue que la resolución
de un conflicto sea vista en dos oportunidades y a través de dos tribunales
distintos.
Atendiendo a la procedencia del recurso de apelación y a su vista es que
se determ ina la instancia en que un asunto es conocido por un Tribunal
com petente. Según lo previsto e n el art. 188 del COT, un asunto puede ser
conocido y resuelto:
a) En única instancia: un Tribunal se halla revestido de com petencia
para fallar el asunto en una sola instancia, en los casos en que la sentencia
que dicte sea inapelable;
b) En prim era instancia: un Tribunal se halla revestido de competencia
para fallar el asunto en prim era instancia, en los casos en que respecto de la
sentencia que dicte se contem ple la procedencia del recurso de apelación, y
c) En segunda instancia: es la com petencia que posee el Tribunal supe­
rior en el conocim iento y fallo del recurso de apelación deducido en contra
de la sentencia pronunciada en prim era instancia.
Además, y dado que el recurso de apelación debe ser conocido y resuelto
-e n virtud de su efecto devolutivo- por el Tribunal superiorjerárquico de
aquel que dictó la sentencia, juega el principio de la jerarquía o grado.
El p rin c ip io d e la j e r a r q u í a o g ra d o se e n c u e n tr a p re v isto e n el a rt. 110
d e l COT c o m o u n a re g la g e n e ra l d e la c o m p e te n c ia , s e g ú n la c u a l "una vez
fijada con arreglo a la ley la competencia de un juez inferior para conocer en primera
instancia de un determinado asunto, queda 'gualmente fijada la del Tribunal superior
que debe conocer del mismo asunto en segunda instancia ”.
Esta regla de lajerarquía o grado tiene el carácter de orden público y no
puede ser modificada por la voluntad de las partes. De allí que se establece
que la “prórroga de la competencia sólo procede en primera instancia [...]”(art. 182
del Código Orgánico de Tribunales).
117
LO S R E C l'R S O S PRO CESA LES
L;i existencia de la doble instancia se ha justificado sobre la base de las
siguientes razones:
a) El recurso de apelación posibilita que los tribunales superiores en­
m ienden los agravios causados a las partes en la sentencia dictada por los
tribunales inferiores;
b) La existencia del recurso de apelación perm ite a las partes contar
con un m edio para los efectos de requerir a los tribunales superiores que
enm ienden las omisiones o errores en que los inferiores pudieren haber
incurrido por cualquier causa en el fallo de prim era instancia;
c) La existencia del recurso de apelación conduce a que los tribunales de
prim era instancia actiíen con mayor celo en el desem peño de sus funciones
jurisdiccionales para la resolución de los conflictos, al saber anticipadam ente
que sus superiores podrán reparar los errores e injusticias que ellos com etan
en sus resoluciones, y
d ) El recurso de apelación perm ite que la resolución de los conflictos se
ajuste en mayor m edida a la adecuada solución de un conflicto, al ser este
resuelto en la segunda instancia por una pluralidad de jueces que cuentan
con una mayor preparación, experiencia y criterio que la de los inferiores
que pronunciaron la decisión en prim era instancia.
Con todo, la existencia de la doble instancia tam bién ha sido cuestionada,
señalándose para ello:
a)
Si la resolución de un asunto ofrece mayor garantía de seguridad y
acierto por el conocim iento del asunto por dos tribunales, esta seguridad y
acierto aum entaría en caso de ser conocido el asunto en más de dos instan­
cias, y
bj Si los tribunales de segunda instancia se justifican por la existencia
de una mayor experiencia y preparación para la solución del conflicto, sería
recom endable encom endar directam ente a estos la resolución del asunto.
Finalm ente, creemos que el carácter con el cual se contem pla la proce­
dencia del recurso de apelación en contra de las resoluciones que dentro
del mismo se dictan no puede estar disociado de los principios formativos
que inspiran al procedim iento de la cuantía de los asuntos como de la com ­
posición del Tribunal que se pronuncia acerca clel asunto.
Si nos encontram os ante procedim ientos escritos, de lato conocim ien­
to, en los cuales no rige la inm ediación, concentración, continuidad y sana
crítica, y cuyas resoluciones son pronunciadas por tribunales de prim era
instancia unipersonales, en asuntos de mayor o m enor cuantía, no nos cabe
duda que la procedencia del recurso de apelación se contem plará com o
regla general.
En cam bio, si nos encontram os ante procedim ientos orales, regidos
por la inm ediación, concentración, continuidad v sana crítica, y en que los
asuntos son resueltos por tribunales colegiados, la procedencia del recurso
de apelación no guardaría correspondencia con la efectiva vigencia de se­
m ejante sistema que se refleja en lo que Damaska caracteriza como modelos
paritarios y de resolución de conflictos.
118
(,Al>. [V EL R EC U R SO DE APELA CIO N
2. REGLAMENTACIÓN
En m ateria civil, el recurso ele apelación se encuentra orgánicam ente regla­
m entado en sus diversos aspectos en el título XVIII del libro I, arts. 186 a
230 del CPC.
Existen tam bién otras disposiciones a lo largo del CPC referentes a la
apelación en cuanto a la determ inación de la com petencia del Tribunal
de segunda instancia (arts. 160 y 692), a la form a de concederse el recurso
(arts. 307, 319, 326, etc.), a la tram itación que debe darse al recurso en la
segunda instancia, y para establecer la im procedencia de la interposición en
contra de determ inadas resoluciones.
En el antiguo proceso penal no existe una regulación orgánica del re­
curso de apelación.
En los aspectos generales, el CPP regula el recurso de apelación en los
arts. 54 bis, 55, 56, 57, 59, 60 y 61, ubicados dentro del libro I Disposiciones
generales relativas al juicio criminal.
Por otra parte, en el título VIII del libro II del CPP, arts. 510 a 532. se
reglamenta el recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva penal
de prim era instancia.
Además existen dispersas a lo largo clel CPP una serie de disposiciones
en las cuales se establecen plazos especiales para recurrir (arts. 316 y 366),
se contem pla la concesión específica del recurso respecto de determ inadas
resoluciones (arts. 283, 316, 366, 443, etc.), se contem plan norm as acerca
de la tram itación de algunas apelaciones (art. 415), la form a específica en
que deben otorgarse algunas apelaciones (arts. 283, 305 bis A, 316, 366, 443
inc. 2o, etc.), y la im procedencia de la apelación en contra de resoluciones
específicas (arts. 401, 143 inc. I o, 455, etc.).
En el nuevo proceso penal se efectúa una regulación orgánica de los
recursos, contem plándose en el título I del libro III del C. Procesal Penal,
titulado Disposiciones generales, los principios que rigen para todos los re­
cursos; y en el título III del libro III, titulado Recurso de apelación, se regula
orgánicam ente este m edio de im pugnación.
Sin peijuicio de ello, encontram os dispersas a lo largo del C. Procesal
Penal diversas disposiciones que regulan el recurso de apelación respecto de
diversas resoluciones, pucliendo citar a m odo de ejemplo los arts. 115, 120,
132 bis, 149, 158, 237, 239, 247, 253, 271. 277, 362, 414, 418, 427 y 450.
En la Ley N° 19.968, que creó los tribunales de familia, se regula el recurso
de apelación en el inciso I o y en los N'“ 2, 3, 4 y 5 del art. 67, y en el nuevo
sistema laboral se regula el recurso de apelación en los artículos 474 y 476
del Código del Trabajo. Dichas normas fundam entalm ente se encargan de
regular la procedencia excepcional del recurso de apelación sólo en contra
de alguna de las resoluciones y establecer como regla general la procedencia
del mismo en el solo efecto devolutivo, rigiendo la apelación en el resto por
las normas del Código de Procedim iento Civil.
119
LOS REC U RSO S PRO CESA LES
3. CONCEPTO
Etim ológicamente la expresión apelación proviene del vocablo latino “apellatío ”, que significa llamado, petición extrema, y cuya raíz es “apello”o “apellare”
que quiere decir llamar, citar.
El D iccionario de la Real Academia Española define el térm ino apela­
ción com o “aquel recurso que se entabla a fin de que una resolución sea
revocada total o parcialm ente por un Tribunal o autoridad superior al que
la dictó”.
D entro de la doctrina extranjera, C outure define la apelación como
el recurso ordinario, concedido al litigante que ha sufrido un agravio de
la sentencia clel juez inferior para reclam ar y obtener su revocación por el
juez superior.
En nuestro derecho podemos definir el recurso de apelación como el
acto jurídico procesal de la parte agraviada, o que ha sufrido un gravamen
irreparable con la dictación de una resolución judicial, por medio clel cual
solicita al Tribunal que la dictó que eleve el conocim iento clel asunto al
Tribunal superiorjerárquico, con el objeto de que este la enm iende con
arreglo a derecho.
Este concepto de la apelación fluye de lo establecido en el art. 186 del
CPC, el cual nos señala que el “recurso de apelación tiene por objeto obtener
del Tribunal superior respectivo que enm iende, con arreglo a derecho, la
resolución del inferior”, y de lo establecido en el art. 54 bis del CPP, que nos
señala que procede el recurso de apelación respecto ele las resoluciones que
“en general, [...] causen gravamen irreparable”.
En el nuevo proceso penal se contem pla el principio general del esta­
blecim iento clel agravio como causa de legitim ación para deducir cualquier
recurso, siendo por ello titulares para deducir el recurso el ministerio público
y el interviniente agraviado por la resolución judicial (art. 352 C. Procesal
Penal), debiendo indicarse en el recurso de apelación que debe deducirse
por escrito los fundam entos y las peticiones concretas que se form ulan al
Tribunal de alzada para que este, acogiendo el recurso, proceda a reparar
el agravio causado al recurrente por la resolución im pugnada (art. 367 C.
Procesal P enal).
En el nuevo proceso penal, al contem plarse una apelación restringida
-sólo respecto de determ inadas resoluciones que se dictan por el juez de
g arantía- y la im procedencia de este medio ele im pugnación respecto de las
resoluciones que se dictan por el Tribunal oral, ha dejado de ser concebida
como un recurso amplio, de carácter jerárquico, en que el Tribunal tiene
am plitud de conocim iento sobre todos los aspectos del proceso de prim era
instancia, porque se trata de una concepción com pletam ente contraria a
la idea de un juicio oral, concentrado, regido por la inm ediación y la sana
crítica y los demás principios que de él em anan.
UO
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓN
4. CARACTERÍSTICAS
Las características que presenta el recurso de apelación son las siguientes:
a) Es un recurso ordinario, porque procede en contra de la generalidad
de las resoluciones judiciales y para su interposición basta como causal de
procedencia la concurrencia del peijuicio o agravio.
En el nuevo proceso penal, ya lo hemos avanzado, se altera esta regla,
dado que el recurso de apelación sólo es procedente en contra de las reso­
luciones que pronuncia el juez de garantía cuando se dispone expresam ente
su procedencia (art. 379), y se establece como regla general el carácter de
inapelable de todas las resoluciones que pronuncia un Tribunal de juicio
oral en lo penal (art. 364);
b) Es un recurso que se interpone ante el Tribunal que dictó la resolución
que se im pugna para que sea resuelto por el Tribunal superiorjerárquico;
c) Es un recurso que em ana de las facultades jurisdiccionales de los
tribunales;
d) Es un recurso que tiene una causal genérica de procedencia en contra
de la resolución impugnada, como es el agravio en materia civil y en el nuevo
proceso penal y el gravamen irreparable en el antiguo proceso penal. En el
nuevo proceso penal se contem pla el agravio como causal para deducir el
recurso de apelación por parte de los intervinientes (art. 352 C. Procesal Pe­
nal) ; debiendo interponerse por escrito, con indicación de sus fundam entos
y de las peticiones concretas que se form ulen (art. 357 C. Procesal Penal);
e) Constituye la segunda instancia en la legislación chilena, lo que supone
que el Tribunal que conoce de él puede revisar los hechos y el derecho de
acuerdo con las peticiones concretas form uladas por las partes al interpo­
nerlo, con muy pocas limitaciones.
En el nuevo proceso penal, se rom pe el principio de la doble instancia
respecto de las resoluciones pronunciadas por un Tribunal de juicio oral en
lo penal, al establecerse expresam ente la improcedencia del recurso de ape­
lación en contra de las resoluciones que este pronuncia (art. 364 C. Procesal
Penal); en relación con las resoluciones pronunciadas por el juez de garantía,
cabrá el recurso de apelación sólo respecto de aquellas en que se contem ple
expresamente su procedencia por el legislador (art. 370 C. Procesal Penal);
f) Es un recurso vinculante, en el sentido de que en algunos casos su
interposición impide interponer otros recursos; y en otras situaciones, es
necesaria su interposición para los efectos de poder interponer con poste­
rioridad otros recursos en el proceso.
En el prim er sentido, la interposición del recurso de apelación en contra
de la resolución que ordene una detención, prisión preventiva o arraigo en
form a arbitraria, impide que se pueda recurrir de am paro en contra de ella
(art. 306 del CPP).
En el segundo sentido, el recurso ele apelación es uno de los medios de
preparar el recurso de casación en la form a y dar cum plim iento así a uno
121
L
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
de los requisitos de admisibilidad que se contem plan por el legislador para
la interposición de este recurso (art. 769 CPC). Por otra parte y por regla ge­
neral, sólo si se hubiere interpuesto el recurso de apelación va a ser posible
interponer el recurso de casación en el fondo, puesto que este procede en
contra de las sentencias definitivas o interlocutorias que pongan térm ino
al juicio o hagan imposible su continuación, inapelables, dictadas por las
Cortes de Apelaciones o Tribunal arbitral de derecho de segunda instancia
en asuntos de com petencia de las Cortes de \pelaciones (art. 767 CPC).
En el nuevo proceso penal, el recurso de apelación en los casos en que
sea procedente es uno de los m edios para preparar el recurso de nulidad en
contra de la resolución que em anare de un procedim iento viciado por una
causal que no sea un motivo absoluto de nulidad (art. 377);
g) En m ateria civil, el recurso de apelación procede tanto en los asuntos
contenciosos como en los no contenciosos (art. 822 del CPC);
h) Es un recurso renunciable.
El recurso de apelación se ha señalado que puede ser renunciado;
h. 1) En forma expresa y anticipada antes del inicio del proceso o dentro
de este y antes que se dicte la resolución recurrible.
Dicha facultad de las partes se deduce de lo establecido en el inciso 2° del
art. 7Udel CPC, el cual exige que el m andatariojudicial cuente con facultades
especiales para los efectos de “renunciar los recursos o términos legales”.
h.2) En form a tácita, si se deja transcurrir el plazo fatal sin interponer
el recurso. Según lo señalado por nuestrajurisprudencia, la renuncia tácita
se encuentra contem plada dentro de las facultades ordinarias o esenciales
del m andato judicial contem pladas en el inciso I o del art. 7° del CPC.
En este caso, lo que realmente se produce es la extinción de la facultad pro­
cesal de apelar por la predusión, al no ser ejercida dentro del plazo fatal.
No obstante, es m enester señalar que en algunos casos -cada vez menos
en verdad- en m ateria civil y con alguna mayor extensión en los asuntos
penales, si la revisión de una resolución no se efectúa por vía de la apela­
ción por el Tribunal superior, el legislador ha contem plado el trámite de la
consulta para esos efectos.
En el nuevo proceso penal, se preve una regla general para regular ex­
presam ente la renuncia y desistimiento de los recursos en el art. 354 del C.
Procesal Penal. En dicha regla general debem os entender com prendido el
recurso de apelación, conform e con la cual “los recursos podrán renunciarse
expresam ente, una vez notificada la resolución contra la cual procedieren”.
De acuerdo con dicha regla, respecto de la renuncia expresa, se debe
en tend er que no cabe ella con antelación a la notificación de la resolución,
debiendo entender por ello que la renuncia expresa es la que se materializa
desde la notificación de la resolución hasta antes del transcurso del plazo
para deducirlo, sin que se haya interpuesto.
Por otra parte, debem os tener presente que se contem pla una renuncia
tácita respecto del recurso de apelación en el inciso 3" del art. 362, conforme
con el cual “cuando la reposición se interpusiere respecto de una resolución
que tam bién fuere susceptible de apelación v no se dedujere a la vez este
[>■
>>■
>
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA C IÓ N
recurso para el caso de que la reposición fuere denegada, se entenderá que
la parte renuncia a la apelación”.
En relación con el desistimiento, este se contem pla en el inciso segundo
del art. 354 del C. Procesal Penal al disponerse que "quienes hubieren in­
terpuesto un recurso podrán desistirse de él antes de su resolución. En todo
caso, los efectos del desistimiento no se extenderán a los demás recurrentes
o a los adherentes al recurso”.
Finalm ente, el inciso final del art. 354 limita la exigencia de facultades
especiales para renunciar y desistirse de los recursos sólo al defensor. Al efecto,
dispone ese precepto que el defensor no podrá renunciar a la interposición
de un recurso, ni desistirse de los recursos interpuestos, sin m andato expreso
del im putado.
Muy vinculado a la renuncia y al desistim iento del recurso de apelación
se encuentra el trám ite ele la consulta.
El legislador desea que respecto de determ inadas resoluciones judiciales
se haga u na efectiva revisión por el Tribunal superiorjerárquico, cuando no
se hubiere interpuesto el recurso de apelación o se hubiere renunciado o
desistido el recurso de apelación que se hubiere interpuesto en contra de
esa resolución.
En m ateria civil, actualm ente sólo son consultables en losjuicios de ha­
cienda todas las sentencias definitivas de prim era instancias desfavorables
al Fisco (art. 751 del CPC,).
En el antiguo proceso penal, dado el interés de orden piiblico envuelto
en estos asuntos, la consulta se prevé con respecto a un mayor núm ero de
resoluciones. Al efecto, el CPP contem pla la consulta de la resolución que
otorga la libertad provisional en los delitos que m erecen pena aflictiva
(art. 3(51 CPP); el sobreseim iento definitivo debe ser consultado cuando el
juicio versare sobre delito que merece pena aflictiva (art. 414 C P P ).159 Por
su parte, la sentencia definitiva debe ser consultada cuando im ponga una
pena privativa o restrictiva de la libertad superior a un año; cuando imponga
diversas penas a un sujeto que sumadas excedan del plazo del año mencio­
nado y cuando sea condenatoria o absolutoria y se dicte en un proceso que
m erece pena aflictiva (art. 533 del CPP).
En el nuevo proceso penal no se contem pla el trám ite de la consulta de
ninguna resolución judicial.
La diferencia que existe entre ambos procesos penales respecto de la
consulta se justifica en atención al carácter inquisitivo, secreto, escrito, regi­
do por la m ediación en la práctica, y el carácter no adversarial del antiguo
proceso penal, lo que hacía procedente la revisión por el Tribunal de alzada
de las más im portantes resoluciones dictadas dentro de este.
En cambio, en el nuevo proceso penal la elim inación de la consulta se
justifica en atención al carácter predom inantem ente acusatorio, oral, público,
concentrado, de carácter adversarial, recibiendo plena aplicación de la inm e­
diación, v estableciéndose el sistema de apreciación de la prueba conform e
a la sana crítica, lo que hace im procedente la revisión de las resoluciones
l',IJ Artículo modificado por la Lev N" iy.810, publicada en el Diario Oficial de 11 de
junio de 2002, que suprimió la consulta del sobreseimiento temporal.
123
LOS RECU RSO S l’ROC. ESALES
1
iln i.iu
el Tribunal de alzada tanto por la vía de la apelación como
pCii fl m andato del legislador a través del trám ite de la consulta. Por otra
l>.ii i •, cu i'l nuevo sistema procesal penal es el ministerio público el encár­
en lo d r la protección del orden público penal, debiendo por ello ser este
(pirulo quien decluzca'el recurso de apelación en los casos en que ello sea
pr i iccdciUc por haberse dictado resoluciones que no respeten las reglas del
1111 x (■iliimcnto penal o haber infringido la ley penal.
■1 ii
*
jj<
jt
!<)• SOLUCIONES EN CONTRA DE LAS CUALES PROCEDE
5.1. EN MATERIA CIVIL
Üii m ateria civil son apelables directam ente todas las sentencias definitivas y
las sentencias interlocutorias de prim era instancia, salvo en los casos en que
1.1 ley d e n ie g u e e x p re s a m e n te e ste re c u rs o (a rt. 187 d e l CPC).
P o r re g la g e n e ra l, los a u to s y d e c re to s n o s o n a p e la b le s (a rt. 188 p rim e ra
]I.II le (:i’i ).
II.^epciBnalm ente, los autos y decretos son apelables, pero nunca en
Ii ii ni.i directa, sino que en forma subsidiaria de la reposición y para el evento
i|iu- ella no sea acogida, en los siguientes casos:
.i) Cuando alteren la substanciación del procedimiento
Imi e ste s e n tid o , la j u r is p r u d e n c ia h a s e ñ a la d o q u e es a p e la b le p o r s e r
im .i le s o lu c ió n q u e a lte ra la s u b s ta n c ia c ió n r e g u la r clel ju ic io , la q u e p ro v e e
111 i.i di m a n fla e n ju ic io s u m a rio c o n f irie n d o tra s la d o e n lu g a r d e c ita r a las
|>,irtes a c o m p a r e n d o .
I
imbién sería el caso de la resolución que ordena tram itar una dem an­
da conform e al juicio ordinario civil de mayor cuantía contem plado en el
libio II del CPC, en circunstancias que por su cuantía debía ser tram itado
confín me a las normas del procedim iento de m enor cuantía reglam entado
cii el párrafo Io del título XfV del libro III del CPC, o de m ínim a cuantía
previsto en el párrafo 2" del título XIV del libro III del CPC.
b) Cuando recaen sobre trámites que no están expresamente
ordenados por la ley
b ste s e ría el caso d e u n a re s o lu c ió n q u e .e s ta b le c ie re la c ita c ió n a c o n c ilia ( i on d e las p a rte s e n los ju ic io s e n q u e ella n o fu e re p ro c e d e n te p o r la fa lta d e
coik u r r e n c ia d e a lg u n o d e los re q u isito s q u e al e fe c to p rev é el a rt. 262 d e l CPC,
si w e stim a re q u e esa re s o lu c ió n reviste la n a tu ra le z a ju ríd ic a d e u n d e c re to , o
1.1 i |iie ordenare el trámite de la consulta de una sentencia definitiva en materia
i ivil respecto de situaciones en que ella no se encuentra contem plada.11’"
1 En la Lev N" 19-968, que creó los tribunales de familia, en su art. 67 N" 2, se contem ­
pla la, procedencia del recurso de apelación sólo en contra de las siguientes resoluciones:
124
C A R IV. EL R EC U R SO DE A PELA C IÓ N
5 .2 . E n
e l a n t i g u o p r o c e d im ie n t o p e n a l
1 n el antiguo proceso penal se establece una regla general para los efectos
de establecer la procedencia del recurso de apelación.
De acuerdo con lo previsto en el art. 54 bis, en general son apelables las
resoluciones, cualquiera sea su naturalezajurídica, que causen gravamen
irreparable.
Además, el legislador establece expresam ente la procedencia del recurso
de apelación en contra de las siguientes resoluciones específicas:
a) Las sentencias definitivas de prim era instancia;
b) Las sentencias interlocutorias de prim era instancia, pero siem pre que
pongan térm ino al juicio o hagan imposible su continuación;
c) Las demás resoluciones en contra de las cuales la ley expresam ente
concede este recurso.
En cuanto a la forma de interponerse la apelación, respecto de las sentencias
definitivas de prim era instancia, esta debe ser interpuesta en form a directa.
Respecto del resto de las resoluciones surge un problem a de carácter
interpretativo en cuanto a la form a en que debe ser interpuesta, esto es, en
form a directa o sólo en subsidio de la reposición y para el evento de ser ella
desechada.
Se ha dicho que tratándose de las interlocutorias de prim era instancia
que pongan térm ino al juicio o hagan imposible su continuación, de las
demás resoluciones respecto de las cuales la ley expresam ente contem pla
la procedencia de la apelación, y en general de los autos, decretos y senten­
cias interlocutorias que no pongan térm ino al juicio o hagan imposible su
continuación que causan gravam en irreparable, es posible sostener que la
apelación procedería sólo en form a subsidiaria de la reposición y para el
evento de no ser ella acogida.
En efecto, el art. 54 bis del CPP sólo establece la procedencia del recurso
de apelación respecto de dichas resoluciones, pero el art. 56 del CPP es el
que se encarga de señalarnos la form a en que debe ser ella interpuesta, esto
es, en form a subsidiaria de la reposición y para el evento de ser denegada,
puesto que en caso contrario se entiende que la parte renuncia a aquel.
la sentencia definitiva de primera instancia, las resoluciones que ponen término al juicio o
hacen imposible su condnuación y las que se pronuncien sobre medidas cautelares.
En el art. 476 del Código del Trabajo se contempla para el nuevo sistema procesal laboral
una procedencia más restringida del recurso de apelación que en los otros procedimientos civiles,
puesto que dicho medio de impugnación procede sólo en contra de: las sentencias intei locutorios
que ponen término al juicio o hacen imposible su continuación, las que se pronuncien sobre
medidas cautelares y las que fijen el monto de las liquidaciones o reliquidaciones de beneficios
de seguridad social. En consecuencia, en el nuevo sistema procesa] laboral no se contempla el
recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva de primera instancia, procediendo en
su contra el recurso de nulidad por las causales previstas en los arts. 477 y 478 del C. del Trabajo.
Finalmente, no basta para la procedencia del recurso de apelación con que una resolución
ponga término al juicio o haga imposible su continuación, sino que se exige aclicionalmente
que la resolución revista la naturalezajurídica de una sentencia interlocutoria.
125
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
N osotros pensam os que tratándose de las sentencias interlocutorias
de prim era instancia que pongan térm ino al juicio o hagan imposible su
continuación, y de las demás resoluciones en que se concede expresam ente
la apelación, procede que el recurso de apelación se interponga en forma
directa y no en subsidio de la reposición. Si nos atenem os a la apelación
contem plada respecto de la resolución que deniega la libertad provisional,
la que decreta el sobreseim iento y la que se pronuncia acerca de un artículo
de previo y especial pronunciam iento dilatorio, podrem os apreciar que el
legislador no contem pla dentro de esa tram itación el recurso de reposición
y parte del supuesto que la apelación se ha interpuesto en form a directa.
En cambio, respecto de las resoluciones que sean apelables según la regla
general, la apelación debería ser interpuesta en subsidio de la reposición,
puesto que este es el procedim iento contem plado por el legislador para tal
efecto.
5.3. E n e l
n u evo p roceso penal
En el nuevo proceso penal el recurso de apelación es procedente sólo respecto
de las resoluciones que expresam ente señala el legislador, contem plando a
mayor abundam iento una regla general de im procedencia de este recurso
en contra de tocias las resoluciones que se pronuncian por un Tribunal oral
en lo penal.
Respecto de las resoluciones que se pronuncian por eljuez de garantía,
se establece en el art. 370 del C. Procesal Penal que ellas serán apelables en
los siguientes casos:161
a) Cuando pusieren término al procedimiento, hicieren imposible su
prosecución o la suspendieren por más de treinta días,1132 y
b) Cuando la ley lo señalare expresamente.
uil En el Mensaje clel C. Procesal Penal se señala expresamente sobre esta materia que: “En
cuanto a la apelación de las resoluciones que se dicten durante la instrucción, éstas [no] (...)
podrán en general ser objeto de un mecanismo de revisión ante un Tribunal superior. En la
m edida en que la instrucción pasa a ser una etapa preparatoria del juicio, tocio lo que en ella
se resuelva tiene un carácter provisional y queda sujeto a la decisión definitiva que realizara el
Tribunal colegiado. Permitir la apelación significaría además de alargar y entrabar el trámite
del procedimiento, otorgar excesiva relevancia a decisiones que sólo tienen sentido en cuanto
permiten avanzar hacia el juicio”. Sin embargo, se agrega que "[...] hay algunas situaciones en
ios que la apelación ni3 ha podido ser evitada. En primer lugar, están aquellos casos en que el
Tribunal de control de la instrucción dicta resoluciones que no siendo sentencias definitivas
ponen término al procedimiento, como son los sobreseimientos. En segundo lugar, están aque­
llas resoluciones que, aun siendo provisionales, afectan de m odo irreparable los derechos de
algunos de los intervinientes, como la que ordena la prisión preventiva respecto del imputado
o en general aquellas que se refieren a medidas cautelares. En ambas situaciones ha parecido
imprescindible que las resoluciones de un Tribunal unipersonal sean revisadas por un Tribunal
con mavor número de integrantes, como es una sala de la Corte de Apelaciones".
Sobre la materia es necesario tener presente que. según lo señalado en el Segundo
Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado estimó
126
D entro de estos casos en que el legislador se encarga de contem plar
expresa y específicam ente la procedencia del recurso de apelación, dando
aplicación a la regla genérica contenida en la letra b) del art. 370, podemos
señalar las siguientes resoluciones:
-L a resolución que declare inadmisible la querella (art. 115);
-L a resolución que declare el abandono de la querella (art. 120);
-L a resolución que declare la ilegalidad de la detención será apelable
por el fiscal o el abogado asistente del fiscal, en el efecto devolutivo sólo
tratándose de los delitos establecidos en los arts. 141 (secuestro), 142
(sustracción de m enores), 361 (violación), 362 (violación de menores),
365 bis (violación calificada), 390 (parricidio), 391 (hom icidio), 433
(robo con violencia o intim idación calificado), 436 (robo con violencia
o intim idación simple y robo por sorpresa), 440 (robo con fuerza en
lugar habitado o destinado a la habitación), todos del Código Penal..y
los ilícitos de la Ley N1’ 20.000, de drogas, 141, 142, 361, 362, 365 bis,
390, 391, 433, 436 y 140 del Código Penal, y los de la Ley N'1 20.000 que
tengan pena de crimen. F.n los demás casos no será apelable (art. 132 bis,
introducido por la Ley N° 20.253);
-L a resolución que ordenare, m antuviere, negare lugar o revocare la
prisión preventiva, siem pre que ella hubiere sido pronunciada en una
audiencia (art. 149), regla que debem os hacer aplicable i los casos en
que esas resoluciones se pronuncien en una audiencia respecto de otras
m edidas cautelares conform e a lo previsto en el art. 150;
-L as resoluciones que negaren o dieren lugar a las medidas cautelares
reales, sin distinguir en este caso si se han pronunciado en una audiencia
o no (art. 158);
-L a resolución que se pronuncia acerca de la suspensión condicional
del procedim iento (art. 237);
-L a resolución que revocare la suspensión condicional del procedimiento
(art. 239);
-L a resolución que decretare el sobreseim iento definitivo de la causa
en caso de que el fiscal no com pareciere a la audiencia o se negare a
declarar cerrada la investigación, luego de haber sido apercibido en
tal sentido por el juez de garantía por haber transcurrido el plazo para
el cierre de la investigación (art. 247);
-L a resolución que declara el sobreseim iento definitivo o tem poral
(art. 253);
-L a resolución pronunciada en la audiencia de preparación del juicio
oral sobre las excepciones de incom petencia, litis pendencia y falta de
autorización para proceder crim inalm ente (art. 271);
“conveniente la Comisión acotar <fue no <ualquiersustpensión delprocedirnimlo da derecho a apelar, sino
solamente aquellas que suspendan la prosecución del procedimiento, pero siempre que lo dispongan por más
de treinta días. La razón de esto es que el procedimiento admite la posibilidad de suspensión
por muy variadas razones, y de distinta entidad, de forma tal que si cualquier suspensión que
se decretare habilitara para recurrir de apelación ante la Corte de Apelaciones, se podría ver
seriamente entrabada la normal prosecución del caso”, Véase FERNANDO LONDOÑO y OTROS,
C. M a tu r a n a (coordinador), Refunna procesal penal. Génesis. Historia sistematizada y concordancias,
Editorial Jurídica de Chile, t. III, 2003, p. 76.
127
111111! 111111111111111 m 111111117
CAI’ IV. EL RECl RSO DE APELACIÓN
LOS R EC U R SO S PRO CESA LES
L.| resolución del auto de apertura del juicio oral es apelable por el
m inisterio público sólo respecto de la parte que hubiere excluido
pruebas por provenir de diligencias declaradas nulas u obtenidas con
inobservancia de las garantías fundam entales (art. 277);
I i sentencia definitiva dictada por el juez de garantía en el procedi­
m iento abreviado (art. 414).
Respecto de las resoluciones que se pronuncian por el Tribunal de juicio
n i,11«n lo penal, se establece como regla general en el art. 364 del C. Procesal
l'i n il que ‘serán inapelables las resoluciones dictadas por un Tribunal de
|im io oral en lo penal".11’3
Los fundam entos que se desprenden de la discusión del Senado para
establecer la única instancia respecto del juicio oral fueron los siguientes:
,0 1..i cum ulación del recurso de apelación no infringía los tratados internai uníales, dado que estos contem plan sólo la posibilidad de revisión por los
intím ales superiores por cualquier m edio y no consagran la existencia de
un recurso de apelación; lo que se suple al establecer un recurso de nulidad
nfílplio, que tiende a obligar a un nuevo juicio cuando no se han respetado
las ■f.uantías procesales y los trámites que indica el C. Procesal Penal; b) El
csi.fplecimiento del recurso de apelación implicaría que el Tribunal que
ic,lím ente tom aría la decisión sería el de alzada con el m érito de la lectura
d r actas de los registros del juicio oral, con lo cual el sistema procesal penal
■
lejana de tener como centro aljuicio oral y pasaría a transformarse, en cuanlo ,i su decisión definitiva, por la vía de la apelación, en un procedim iento
escrito; y c) La consagración del juicio oral que es conocido por un Tribu­
nal colegiado integrado por com ponentes de la más alta calidad, asegura
una pronta y justa decisión del conflicto, lo que no hace aconsejable para
el cum plim iento de esos objetivos contem plar una nueva revisión por otro
Lribunal colegiado por la vía del recurso de apelación.
Finalm ente, se regula la procedencia del recurso de apelación respecto
de: a) la resolución que se pronunciare por la Corte de Apelaciones sobre
la petición de desafuero para ante la Corte Suprem a (art. 418); b) la resohi< iftn que se pronunciare por la Corte de Apelaciones sobre la querella
de capítulos para ante la Corte Suprem a (art. 427), y c) la sentencia que se
pronunciare sobre la extradición pasiva por un ministro de la Corte Suprema
sera apelable para ante la Corte Suprem a (art. 450).
I,a En el Mensaje del C. Procesal Penal se señaló que “Los cambios más importantes que
el proyecto propone se refieren a la apelación y a la consulta. Estos mecanismos de control
no resultan en general compatibles con el nuevo sistema. La primera razón para ello dice
i elación con la contradicción entre la forma de tramitación de esos recursos y la centralidad
<leí juicio oral en el procedimiento propuesto. La vigencia de un sistema oral requiere que
el fundamento fáctico de la sentencia provenga de la apreciación directa de las pruebas que
los jueces obtienen en el juicio. En consecuencia, su revisión por parte de jueces que no han
Iffiiíido aljuicio y que toman conocimiento de él por medio de actas, lo priva de su centralidad
confiriéndosela, en cambio, a la tramitación del recurso de apelación.
Precisamente, con el fin de mantener el principio de la centralidad del juicio oral se
propone que este sea conocido por un Tribunal colegiado de tres miembros. Con ello, se
obtiene que como regla general la sentencia sea objeto de una decisión colectiva, minimi­
zándose la posibilidad de errores”.
128
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
Bebemos dejar constancia que nos parece curioso que el legislador, no
obstante lijar la regla general de procedencia del recurso de apelación sólo
en los casos en que expresam ente lo regula, ha establecido diversas dispo­
siciones a lo largo del C. Procesal Penal para señalarnos específicamente el
carácter de inapelables de determ inadas resoluciones.’64 Estos preceptos
claramente tienen un carácter redundante y perturbador, y no podemos más
que entenderlo como un propósito claro de reforzar ese-principio general
de inapelabilidad respecto de determ inadas resoluciones.
5 .4 . M o t iv o s p o r l o s c u a l e s e l l e g is l a d o r e s t a b l e c e
LA IMPROCEDENCIA DEL RECURSO DE APELACIÓN
Sin perjuicio de las norm as de procedencia del recurso de Apelación ya
señaladas, debem os tener presente que el legislador prevé la im proceden­
cia del recurso en contra de determ inadas resoluciones por los siguientes
motivos:
a) La cuantía del asunto
C onform e a lo previsto en el art. 45 N° 1 del Código O rgánico de
Tribunales, los jueces de letras conocerán en única instancia de las cáusas
civiles y de com ercio cuya cuantía no exceda de 10 U nidades Tributarias
Mensuales.
Al efecto debem os tener presente que la Ley N° 19.594, publicada en el
Diario Oficial de 1 de diciem bre de 1998, modificó los arts. 703, 712, 723,
789 y 791 del CPC, referentes al procedim iento de mínim a cuantía, concor­
dando dichas norm as con lo previsto en el COT en cuanto al conocim iento
en única instancia de las causas civiles y de com ercio cuya cuantía no exceda
de 10 U nidades Tributarias Mensuales, elim inándose toda norm a legal que
establece la procedencia del recurso de apelación en este tipo de causas. En
este tipo de causas es procedente, en consecuencia, solo el recurso de casa­
ción en la forma, el que debe ser interpuesto dentro de cinco días conform e
a lo previsto en el art. 791 del CPC.
Sin embargo, debem os tener presente que el art. 45 N° 1 letras a) y b) del
COT excede la aplicación del juicio de m ínim a cuantía, dado que cualquiera
que sea el procedim iento aplicable, sea el de m ínim a cuantía o el sumario
u otro especial, la com petencia del juez de letras será en única instancia si
la cuantía no excede de 10 UTM, y en consecuencia serán inapelables las
resoluciones que se dicten, cualquiera sea el procedim iento aplicable para
la solución de esos conflictos.
Excepcionalm ente, respecto de causas con esta cuantía perm anecerá
vigente el recurso de apelación si en ellas intervienen las personas aforadas
que se señalan en los arts. 45 N° 2 letra g) y 50 N° 2 del COT, dado que estas
U |H Véanse arts. 115 inciso final. 132 bis, 258 inciso final, 271 inciso final y 399 del C.
Procesal Penal.
129
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
causas deben ser conocidas en prim era instancia y nunca en única instancia
por m andato expreso del legislador.11’5
En el antiguo proceso penal, en atención a la cuantía, el legislador
establece que las faltas serán conocidas en prim era instancia por los jueces
de letras (art. 45 N° 2 letra e), sin peijuicio que la apelación sólo procederá
contra la sentencia definitiva (art. 565 CPP).
En el nuevo proceso penal se establece el conocimiento en única instancia
por parte del juez de garantía del procedim iento simplificado al contemplarse
la procedencia de solo el recurso de nulidad contra la sentencia definitiva
que se dicte (art. 399 C. Procesal Penal).
b) La naturaleza del asunto
En atención a la naturaleza del asunto, el legislador a través de una nor­
ma expresa le otorga el carácter de inapelable a determ inadas resoluciones
judiciales.
Ello ocurre en m ateria civil, por ejem plo, con la resolución que se pro­
nuncia acerca de la habilitación de día y hora para la práctica de una actua­
ción judicial (art. 60 del CPC), las resoluciones que se dicten en las materias
que se refiere el art. 90 del CPC respecto de los incidentes, la resolución que
rechaza la reposición de acuerdo a lo establecido en el inciso 2o del art. 181
del CPC, la que dispone la práctica de una diligencia probatoria y la que da
lugar a la ampliación de la prueba sobre hechos nuevos alegados durante el
térm ino probatorio (art. 326 del CPC).
En el antiguo proceso penal, a tí tullo meramente ejemplar podemos señalar
que se contem pla la im procedencia del recurso de apelación en contra de la
resolución que ordena las diligencias luego de cerrado el sum ario (art. 401
del CPP); la que acoge un artículo de previo y especial pronunciam iento
perentorio form ulado en la contestación de la acusación (art. 443 inc. I o
del CPP); la resolución que decrete o rechace una diligencia probatoria en
el plenario criminal (art. 455 del CPP); y de acuerdo a lo señalado por la
jurisprudencia reviste el carácter de inapelable, por no causar gravam en
irreparable, la acusación de oficio del Tribunal.
En el nuevo proceso penal vimos que la regla general es la inversa, dado
que es procedente el recurso de apelación sólo en los casos en que la ley
lo contem ple. Sin perjuicio de ello, y a mayor abundam iento, se señalan
expresam ente casos de resoluciones inapelables en los arts. 115 inciso final,
132 bis, 258 inciso final, 271 inciso final, 364 y 399.
c) La naturalezajurídica de la resolución
Según lo señalado, en m ateria civil no es procedente la apelación en
contra de los autos y decretos cuando ordenen trámites necesarios para la
substanciación del juicio.
165 Sobre la materia y coincidente con este criterio puede consultarse GUILLERMO PlEDRABUENA RICHARD, El Rucurso de Apelación y la Cunsulla, 1999, Editorial Jurídica'de Chile,
pp. 292 a 295.
130
C \ P IV EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
d) La instancia en la cual se dicta la resolución
Las resoluciones que se dicten durante la tram itación de la segunda
instancia son inapelables.
Excepcionalm ente, son apelables las resoluciones pronunciadas por el
Tribunal de segunda instancia que tengan por objeto resolver acerca de su
com petencia (arts. 209 clel CPC y 57 del CPP).
e) El Tribunal que pronuncia la resolución
Las resoluciones que se pronuncien por la Excma. Corte Suprem a son
inapelables, puesto que ella es el m áximo Tribunal en jerarquía dentro de
nuestro país, y no existirá obviam ente un superior que pueda conocer de la
apelación (arts. 209 del CPC y 57 del CPP).
En el nuevo proceso penal son inapelables las resoluciones pronunciadas
por un Tribunal oral en lo penal (art. 364). Además, resulta obvio que no es
apelable la resolución dictada por una Corte de Apelaciones o por la Corte
Suprem a respecto de L in recurso de nulidad, estableciéndose expresam ente
en ese sentido que la resolución que fallare un recurso de nulidad no será
susceptible de r e c L i r s o algLino.166
6. CAUSAL QUE FUNDAMENTA LA INTERPOSICION
DEL RECURSO
Para los efectos de poder interponer el recurso de apelación es m enester
que la parte que lo interpone haya experim entado un peijuicio con la reso­
lución que se im pugna.
Como expresa C outure,167 entre el agravio y el recurso m edia la misma
diferencia que entre el mal y el rem edio. La apelación busca lajusticia, por­
que el agravio es la injusticia, la ofensa, el peijuicio material y moral.
iiiii Véase art. 387 inc. Io C. Procesal Penal.
11,7 COUTURE Eduardo, Fundamentos del Derecho Procesal Civil 3J ed., Depalma, Buenos
Aires, 1985, pp. 346 y 347.
131
................................................................................................................................................................................................................................... ............
En el antiguo proceso penal, los decretos, autos y sentencias interlocu­
torias que no pongan térm ino aljuicio o hagan imposible su continuación
no son apelables si no se causa un gravamen irreparable.
En el nuevo proceso penal vimos que la regla general es el carácter ele
inapelable de todas las resoluciones, a m enos que el legislador prevea la
procedencia del recurso. Sin peijuicio de ello, las reglas más im portantes
sobre el carácter inapelable de las resoluciones que expresa y específicamen­
te se contem plan son las relativas a las resoluciones pronunciadas por un
Tribunal oral en lo penal (art. 364) y respecto de la sentencia definitiva en
el procedim iento simplificado (art. 399).
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
I
n m i . i i c n . i civil, la causal genérica que fundam enta la interposición del
n i ti apelación es el agravio, el que se genera con motivo de no haber
nliii imlii la parte que im pugna todo lo que pretendía dentro del proceso.
P . i i . i los efectos de establecer el agravio es m enester determ inar en la
I >.i 111 irsuluriva de la sentencia cuál ha sido la decisión acerca de las pren ..mes, oposición a la pretensión, contrapretensiones y oposición a la
i 111111.11 ti <ii nsiou.
I lyy no establece un agravio o peijuicio m ínim o para establecer la
i.....
ni ia de la apelación, razón por la cual es posible apelar va sea por
impoMi. mn o negativa a la condena en costas, segtin corresponda, aun
i n.un Ii i l.i am en c ia hubiere acogido en su totalidad el resto de las peticiones
I• mui.idas por tina parte.
'ir 'ii lo señalado por el art. 751 del CPC, en relación a los casos en que
i i i i . i i c n i c n c ia es desfavorable al interés del Fisco para hacer procedente la
i i i i I i . i . podem os señalar que existirá agravio:
al l’.ira el demandante:
i i i . n i d o no se acoja totalm ente la dem anda por él deducida,
i i i . i n d o no se deseche totalm ente la reconvención deducida en su
I >) l ' a r a e l d e m a n d a d o :
i liando no se desech e to talm en te la d em an d a d ed u cid a en su
n uili i
i liando no se acoja totalm ente la reconvención por él deducida.
L consecuencia, la determ inación del agravio objetivo se puede establci <-n materia civil por la com paración de lo solicitado por la parte y lo
irs (vito por el Tribunal. Exisdrá agravio para la parte que le posibilitará
i i.-í m i ir en contra de la resolución, cuando a ella no se le ha concedido en
l.i dci ilion todo lo que le requiriera al Tribunal.
Di illí que en m ateria civil, de acuerdo al art. 186 del CPC: “El recurso
de i|» frición tiene por objeto obtener del Tribunal superior respectivo que
nmii ndt con arreglo a derecho, la resolución del inferior”, con el fin de
elim inar el agravio causado al recurrente.
E'.l agravio objetivo se encuentra en la parte resolutiva del fallo, en cuanto
illi se contiene la decisión acerca del asunto controvertido, cuyo m andato
pasará en autoridad de cosajuzgada.
C.n consecuencia, el agravio no se producirá en la parte considerativa
del fallo, a menos que ella sea indispensable para la interpretación de la
decisión a la cual se integra im plícita o expresam ente. Sería el caso, por
ejem plo, de la sentencia que establezca en la parte resolutiva la condena al
paijo de una indem nización de peijuicios, a liquidarse de acuerdo con las
bases establecidas en un considerando.
Finalmente, es m enester tener presente que cabe recurrir en contra de la
sentencia que acoge peticiones subsidiarias y no las principales, puesto que en
ii
i i
rm
r*
r*
V *
132
CAP. [V. EL R EC U RSO DE A PELA CIÓ N
tal caso existe un agravio consistente en que no se acojan prim eram ente las
peticiones formuladas antes de las subsidiarias acogidas, puesto que mientras
existan recursos en contra de la resolución no es posible sostener que se ha
negado definitivam ente lo solicitado en form a principal.
Además, en el recurso de apelación debe concurrir el agravio subjetivo,
el que no es más que el agravio objetivo, pero concretado y especificado por
el recurrente en sus peticiones concretas, respecto de la parte de la sentencia
que estima que le perjudica y que se invoca com o el fundam ento v el objeto
específico de su recurso.
En consecuencia, en definitiva el agravio subjetivo, que se concreta,
com o hem os visto, en la petición que form ula el recurrente, es el que
otorga com petencia al Tribunal superior aun cuando el agravio objetivo
hubiere sido mayor para el recurrente. Tal sería el caso en que una sen­
tencia condene a pagar una determ inada indem nización de perjuicios y
el recurrente, en lugar de pedir su revocación, se limita solam ente a soli­
citar la rebaja del m onto de dicha indem nización. En tal caso, el Tribunal
sólo poseerá com petencia para pronunciarse respecto de la rebaja de la
indem nización, aun cuando el agravio objetivo hubiere sido mavor, por lo
que habría podido solicitar la revocación del fallo para generar el rechazo
íntegro de la dem anda.
En el antiguo proceso penal se contem pla como causal de procedencia
del recurso de apelación que la resolución cause gravamen irreparable en
el art. 54 bis del CPP, el que no se encuentra definido ni en la historia de la
ley ni en la jurisprudencia.
No obstante, podem os señalar que entre el agravio y el gravamen irre­
parable existe una relación de género a especie.
En el gravamen irreparable siem pre va a existir el agravio o perjuicio de
la resolución, pero a ello se agrega además la necesidad de que la apelación
sea el único medio dentro del proceso para elim inarlo. Así se ha señalado
en el antiguo proceso penal que la acusación de oficio, que algunos califica­
ban como una sentencia interlocutoria, porque se pronuncia acerca de un
trám ite que debe servir de base para el pronunciam iento de una sentencia
definitiva, no causa un gravamen irreparable, porque se pueden obviar los
errores en ella com etidos a través de la contestación de la acusación.
Esta necesidad que concurra el gravamen irreparable no opera respecto
de los casos en que la ley específicamente concede el recurso de apelación,
como acontece con la sentencia definitiva de prim era instancia, las interlo­
cutorias que ponen térm ino aljuicio o hacen imposible su continuación y en
el resto de los casos en que la ley concede expresam ente el recurso en contra
de una resolución. En todos estos casos bastará la concurrencia del agravio
respecto del sujeto para que este pueda recurrir en contra de la resolución
de acuerdo a la regla general establecida en el art. 54 del CPP.
En el nuevo proceso penal se contem pla expresam ente el agravio como
causal de procedencia de todos los recursos, y por ello plenam ente también
aplicable al recurso de apelación. Al efecto, establece el art. 352, titulado,
Facultad de recurrir, qire “podrán recurrir en contra de las resoluciones judi­
ciales el ministerio público y los demás intervinientes agraviados por ellas.
133
LOS RECURSOS PROCESALES
sólo por los medios y en los casos expresam ente establecidos-en la ley”, y
contem plan las peticiones concretas como requisito para la interposición
del recurso en el art. 367.
De la exigencia del <|ravio no se encuentra excluido el ministerio priblico.
Al efecto-, en el Segundo Informe de la Comisión de Constitución, Legislación,
Justicia y Reglamento clel Senado se señala '“que el fundam ento inherente
al recurso es el agravio, de m odo que, para no asignar al ministerio público
un papel de privilegio frente a los demas intervinientes, sólo podrá recurrir
cuando es agraviado. E ntendió la preocupación del señor Fiscal referida
más bien a la dificultad que podría presentarse en algún caso concreto para
determ inar si ha sufrido agravio, y, al efecto, dejó expresa constancia que
considera que el m inisterio priblico es agraviado cuando no fueren acogidas
sus peticiones de cualquier m anera, sea en la calificación del delito, en la
extensión de la pena o en el grado de participación que le haya cabido al
im putado, es decir, tanto si la sentencia concede m enos como si concede
más de lo que el fiscal hubiere pedido”.188
7. OBJETO DEL RECURSO DE APELACIÓN
Conform e a la definición del recurso de apelación, m ediante este se persigue
la enm ienda de una resolución judicial, esto es, la modificación total o parcial
de la misma a fin de elim inar el agravio causado con ella a la parte.
En la legislación y doctrina, se han establecido diversos sistemas de
apelación para los efectos de que el Tribunal de alzada efectúe la revisión
del fallo de prim era instancia, distinguiéndose entre la apelación libre o
plena, la apelación lim itada o m eram ente revisora y un sistema ecléctico o
interm edio.
En el sistema de la apelación libre o plena, el recurso de apelación se
configura como una repetición del proceso ante el Tribunal de segunda
instancia.
De acuerdo con ello, la prueba en segunda instancia debe ser admitida
sin otras limitaciones que las que hubieran existido para su rendición en la
prim era instancia, y tanto respecto de lafundam entación del recurso, como
respecto del apelado que com parece, se le debe perm itir m anifestar todo
aquello que estime oportuno para defender sus intereses, pudiendo incluso
m odificar las pretensiones y excepciones que hubieren hecho valer en la
prim era instancia de acuerdo a los nuevos hechos y las pruebas que rindan
en la segunda instancia.
El sistema de la apelación plena am plía las facultades del Tribunal de
alzada y el de las partes, versando la resolución de la apelación sobre las
pretensiones, excepciones, hechos y pruebas existentes al m om ento de
fallarse la apelación.
ina Véase FERNANDO LONDOÑO y OTROS, C. fífÁTURAiNA (co o rd in a d o r), Reforma /mcesul pemil.
Génesis, historia sistematizada y concordancias, Editorial Ju ríd ic a de C lú lr
134
t. III, '200:5.
p. 2 4.
CAÍ. IV. EL RECURSO DE APELACIÓN
Como nos señala M arta Gisbert, si un ordenam ientojLirídico optase por
el sistema de la apelación libre o plena ello implicaría:
-P erm itir la alteración del objeto del proceso al adm itir la posibilidad de
que en la apelación se puedan introducir nuevas acciones, ya sean distintas
a las de la prim era instancia, o com plem enten a las ya ejercidas.
-P o d e r llevar a cabo am pliación de la dem anda planteada en prim era
instancia, lo cual supone un correlativo a lo anteriorm ente expuesto, así
como de los hechos narrados en un prim er m om ento.
-T riu n fo absoluto del benefkium novorum al perm itir la posibilidad de
aportar m ateriales surgidos con posterioridad al m om ento de poder incor­
porarlos al proceso en prim era instancia, o bien, que se trate de materiales
procedentes de la prim era instancia, conocidos desde entonces y no traídos
al proceso hasta la segunda instancia.
-P o d e r am pliar los medios de defensa, así com o las excepciones plan­
teadas en prim era instancia por el dem andado.
-S upresión de preclusiones drásticas.
-S upresión de formalismos.
-A m plias facultades a los tribunales que de oficio pueden tom ar nuevas
medidas instructoras.
-L a apelación com o un novum iudicium, en sentido absoluto.
Resum iendo, se puede decir que la apelación plena, libre o ilimitada
perm ite en toda su am plitud el derecho de innovar, cuyo contenido esencial
en el m arco de la apelación se circunscribe a:
-F acultad de actuar nuevas pretensiones.
-A portación de los hechos de los que ya se tenía conocim iento en la
prim era instancia, y práctica de los medios probatorios necesarios para su
probanza.
-A portación de hechos nuevos y de hechos conocidos con posterioridad
al m om ento de su aportación al proceso en prim era instancia, y práctica de
los m edios de prueba que sean necesarios.169
El sistema de la apelación plena ha sido criticado porque se minimizaría
el contenido de la prim era instancia, dejándola reducida a una etapa procesal
previa de poco valor, y además perm itiría una segunda instancia de un gran
volum en de discusión y prueba que perturbaría las funciones del Tribunal
superior y rom pería con el sistema de la inm ediación, al delegar la función
de recepción de las pruebas en uno de sus m iem bros o en el Tribunal de
prim era instancia. Por otra parte, este sistema implicaría la ruptura de la
doble instancia, puesto que el Tribunal superior se pronunciaría en tínica
instancia respecto de las nuevas pretensiones o excepciones hechas valer
en esta etapa.
En el sistema de apelación lim itada o revisora se considera que la fun­
ción de la segunda instancia no es la de repetir el proceso en que se dictó la
resolución objeto de im pugnación, sino que la de revisar lo actuado poi el
09 H a r t a G is b e r t POMATA, Tratado de la apelación civiU Editoriales de Dei echu Reunidas,
pp. 114 y 115, Madrid, 199(5.
135
LOS R EC U R SO S PRO CESA LES
|iuv de prim era instancia para com probar la corrección del fallo pronuni i,ido por éste.
I ,a resolución objeto de apelación es el eje sobre el cual gira la segunda
insia-nua. puesto que al ser aquella un resumen de todo lo acaecido en la pri­
mer.'! ¡nsLiiK ia, permitirá a través de su examen revisar lo actuado en esa fase
1 1-I pi ( k eso. LI Tribunal de alzada sólo puede entrar a considerar en la segunda
11 isi j mia las peticiones formuladas por el apelante en su escrito de interposición
del ici urso, y la resolución del Tribunal de alzada se encuentra limitada por
\ In ji?n peiiciones y por lo que las partes hubieren pedido y probado ante el
11 ihi mal de primera instancia. La prueba en la segunda instancia es aceptada en
I....... excepc jemal. En este sistema rige plenam ente la regla tantum appellatum
i¡iuinlum dn’dutnm, por cuanto el Tribunal superior sólo va a poseer compe­
len! 1.1 para conocer de aquello que le ha sido sometido a su conocimiento en
mi Ii id de la apelación. En el nuevo proceso penal rige claramente este sistema
i onloune a lo previsto en los arts. 367 y 360 del C. Procesal Penal.
t ,omo nos señala Marta Gisbert, este sistema se caracteriza en su form a
v ( onienido ideal, por:
I" Imposibilidad de alterar el objeto del proceso.
Imposibilidad de introducir nuevos materiales surgidos antes o des­
pués de su posible aportación a prim era instancia.
T' l’i ohibición de pedir y que se practiquen nuevas pruebas.
I'fli i mío se distingue, principalm ente, la apelación limitada o revisora
de l.i plena, libre o ilimitada, en:
<
>iio no existe la posibilidad de nuevos medios de actuación en la sei;iind i mslancia.
■
>en que los únicos materiales que tiene eljuez o Tribunal de apelación
píu'.i dictar sentencia son los mismos que tuvo el de prim era instancia.
I as ventajas y los inconvenientes de este sistema son, como es lógico, los
( mil! ii ios a las ventajas e inconvenientes del sistema de apelación libre.170
i I sistema ecléctico o interm edio se presenta, como nos explica Marta
t *is 1ii 11 dado que en su form a más pura tanto uno como otro sistema no
d e l i n utilizarse, porque los inconvenientes de uno y otro pueden perfectameiiic suavizarse adoptando posturas intermedias, dentro de las cuales caben
d i v e i s o s matices, ya que, por ejem plo, no es lo mismo una apelación que
p nula la aportación de algunos materiales nuevos en base a determ inadas
unstanria.s que la aportación de otros materiales de form a más am plia y
u n i d i a otros requisitos, y es en este aspecto de hasta donde debe llegarse
en l.i am plitud o reducción de posibilidades en segunda instancia, donde
s u i ^ e la polémica.171
I11 sistema de apelación contem plado en el Código de Procedim iento
( ívil es claram ente un sistema de apelación ecléctico o interm edio, puesto
i ii i
1711 ¡VI.VRTX GISBERT POMATA, Tratado íle la apelación civil Editoriales de Derecho Reunidas,
|i|i 1 1ti y 117, Madrid, 1996.
171 M.ARTA ClSBERT POMATA,
I>1 >. 117 y 118, Madrid, 1996.
Tratado de la apelación civil. Editoriales de Derecho Reunidas,
CA P [V. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
que posibilita hacer valer excepciones anóm alas en segunda instancia, pero
sin que ello implique perm itir la renovación total clel debate. En relación
con los medios de prueba, se contem pla la posibilidad de rendición, pero
con mayores limitaciones que las previstas para la prim era instancia.
Nosotros entendem os que en la m edida en que nos encontrem os ante
tribunales colegiados, paritarios y no jerarquizados, destinados exclusiva­
mente a la resolución de conflictos, con procesos orales, en los cuales reciba
plena aplicación la inm ediación, concentración, continuidad y sana crítica,
la apelación está destinada a desaparecer, o de contem plarse, concebirse
ella en form a muy limitada.
La apelación plena solo será posible de concebir en procesos que se siguen
ante tribunales unipersonales, de estructurajerarquizada y con la concepción
de cum plim iento de políticas públicas, de lato conocimiento, escritos, frag­
mentados, con mediación por la existencia de delegación para la realización
de las actuaciones, que conlleva a la aplicación de sistema de prueba legal.
Como conclusión, el sistema de apelación se encontrará condicionado por
la estructurajerárquica de los tribunales, el carácter unipersonal o colegiado
de los órganos jurisdiccionales, y los principios formativos que inspiran el
procedim iento conform e al cual deberá desarrollarse el proceso.
8. SUJETO
Para que una persona se encuentre legitimada para interponer el recurso
de apelación es m enester que:
8.1. R e v is t a e l c a r á c t e r de pa rte
Dentro del concepto de parte se com prende no sólo a las que actúan en
el carácter de principales (dem andante y d em andado en m ateria civil,
querellante e im putado en el proceso penal), sino que tam bién a los que
han intervenido como terceros en el proceso en el carácter de excluyentes,
independientes o coadyuvantes.
En el nuevo sistema procesal penal se contem pla la posibilidad de re­
currir respecto de los intervinientes agraviados por una resolución judicial,
conform e a lo previsto en los arts. 12 y 352 del C. Procesal Penal.
8.2. H a b e r
la
p a rte s u f r id o u n ag ra v io o g ravam en irre p a ra b le
CON l a r e s o l u c i ó n
De acuerdo con lo señalado, la resolución causará agravio a una parte cuando
no dé lugar en todo o parte a lo pedido por ésta o dé lugar en todo o parte
a lo solicitado por su contraparte.
En consecuencia, una resolución puede causar agravio no sólo a una de
las partes del proceso, sino que a todas ellas. Ello acontecerá, por ejemplo,
137
LOS RECURSOS PROCESALES
cuando se da lugar parcialm ente a la dem anda, en cuyo caso la sentencia
causará agravio al dem andante en la parte en que no se dio lugar a la de­
m anda y al dem andado en la parte que se dio lugar a ella.
De allí que es posible en estos casos de sentencias parciales que se pueda
deducir recurso de apelación en contra de la resolución porlunbas partes
del proceso.
En cambio, si se da lugar totalm ente a lo pedido por una de las partes,
ella no poclrá deducir recurso de apelación en contra de la resolución al no
experim entar agravio alguno.
En m ateria civil, este concepto fluye de lo establecido en los arts. 186 y
216 inciso 2o del CPC.
En el antiguo proceso penal, el art. 54 establece que “en general, el
derecho a recu rrir en contra de una resolución judicial corresponde al
agraviado por ella.
El M inisterio Público puede tam bién recurrir en favor del inculpado o
reo. Puede además intervenir en cualquier estado de todo recurso deducido
por las otras partes clel juicio, a fin de im petrar las soluciones que estime
conform e a la ley y las finalidades del proceso penal”.
Finalm ente, no debem os olvidar que en el N° 8 del art. 67 del CPP, a
pesar de no ser este parte, confiere expresam ente al inculpado el derecho
de apelar de la resolución que niegue lugar al sobreseim iento o sobresea
sólo tem poralm ente.
En el nuevo sistema procesal penal, se contem pla la posibilidad de recu­
rrir sólo respecto del m inisterio público y demás intervinientes agraviados
por una resolución judicial (art. 352).
En consecuencia, podem os señalar que, como regla general, los dos
requisitos que configuran la legitim ación para obrar en el recurso de ape­
lación son los de ser parte y de experim entar un agravio con la resolución
que se pretende im pugnar.
9. TRIBUNALES QUE INTERVIENEN EN EL RECURSO
DE APELACIÓN
El recurso de apelación se debe interponer ante el Tribunal que clictó la
resolución im pugnada, para que él sea conocido y resuelto por el Tribunal
superiorjerárquico.
En consecuencia, en el recurso de apelación intervienen dos tribunales:
9.1. E l T r i b u n a l q u e d i c t o
la
r e s o l u c i ó n q u e se im p u g n a
Es ante este Tribunal que debe ser presentado el recurso de apelación, según
se desprende de diversas disposiciones del CPC, en especial de lo previsto en
los arts. 196 y 203, los que se refieren a los errores en que puede incurrir el
inferior al conceder o denegar una apelación para los electos de presentar
el recurso de hecho.
138
CAP. IV. EL R EC U R SO DE APELA CIÓ N
Al Tribunal inferior le corresponderá pronunciarse acerca de la con­
cesión del recurso para ante el Tribunal superior a quien corresponde su
conocim iento y fallo.
En el antiguo proceso penal el art. 59 del CPP establece expresam ente
que “el recurso deberá entablarse ante el mismo Tribunal que hubiere pro­
nunciado la resolución, y éste lo concederá o lo negará segiin lo estimare
procedente”.
En el nuevo proceso penal, el art. 365 del C. Procesal Penal señala expre­
sam ente que “el recurso de apelación deberá entablarse ante el mismo juez
que hubiere dictado la resolución y éste lo concederá o lo denegará”.
9.2. E l T r i b u n a l s u p e r i o r j e r á r q u i c o d e a q u e l q u e d ic t ó
la r e s o l u c i ó n im p u g n a d a
De acuerdo con la regla del grado o jerarq uía prevista en el art. 110 del
Código Orgánico de Tribunales y del propio objeto que persigue segiin el
art. 186 del CPC, el recurso de apelación debe ser concedido por el Tribunal
inferior que dictó la resolución im pugnada para que éste sea conocido y
resuelto por el Tribunal superiorjerárquico.
En el nuevo proceso penal el recurso de apelación interpuesto en contra
de la resolución dictada por un juez de garantía es conocido en segunda
instancia por la Corte de A pelaciones respectiva (art. 63 N° 3 letra b del
C O T ).
10. PLAZO PARA INTERPONER EL RECURSO DE APELACIÓN
10.1. R e g l a g e n e r a l
La regla general en cuanto al plazo para interponer el recurso de apelación
se encuentra regulada en el art. 189 del CPC, al señalarnos que la apelación
deberá interponerse en el térm ino fatal de cinco días, contados desde la
notificación de la parte que entabla el recurso.
El art. 55 del CPP establece la misma norm a al señalar en su inciso prim ero
que “todo recurso contra una resolución judicial debe interponerse dentro
de cinco días, si la ley no fijare un térm ino especial para deducirlo”.
El art. 366 del C. Procesal Penal establece un único plazo para deducir
el recurso de apelación, al referir que “el recurso de apelación deberá enta­
blarse dentro de los cinco días siguientes a la notificación de la resolución
im pugnada”.
10.2. S e n t e n c i a
d efin it iv a
En m ateria civil, en contra de las sentencias definitivas, cualquiera sea el
proceso en que ellas se hubieren pronunciado v a falta de norm a especial
139
LOS RECURSOS PROCESALES
<■
(Ifiü a ril>e l plazo fatal para interp o n er el recurso de apelación es de 10 días,
cu itado s desde la notificación de la paijá) que entabla el recurso (art. 189
i 11. . 2” del CPC).
1' ste plazo para apelar en contra de la sentencia definitiva es aplicable
i ualquieraseael procedimiento en el cual se dicte, a menos que exista norm a
v ,pei i il, como acontece por ejemplo en el procedim iento de m enor cuantía.
Al cl(-( Lo, se ha declarado que la sentencia definitiva en un procedim iento
o rdinaria de m enor cuantía es apelable y el plazo para hacerlo es de diez
(lias, ya que el hecho que el artículo 699 del Código de Procedim iento Civil
cu,tli (fue la apelación se rige por la regla de los incidentes, ello no significa
(|iK el pla/.p para al/ffttc en contra clel fallo se reduzca a cinco días, pues
no rxi.su norm a expresa que así lo señale.172 En el mismo sentido, se ha seii.liado que de conform idad con el artículo 70 del Código de M inería, en la
i •<I k c ii ni introducida por la Ley N° 18.941, se desprende que el legislador ha
( o iilc ido a la sentencia que declara la caducidad de la pertenencia m inera
el uaiaifliento de una sentencia definitiva, en lo que dice relación con la
|ii i n i i lencia e interposición de los recursos que a su respecto se contem plan,
iim ni i ([iic debe relacionarse con el inciso 2o del artículo 189 del Código
di rtd i rdim iento, precepto que establece que el plazo para interponer el
i c( iii*b de apelación, tratándose de las sentencias definitivas es de diez días,
los que se suspenden por la interposición de feriados.173
I ,.i razón por la cual se reglam entó la am pliación clel plazo para apelar
in in ntra en la obligación que estableció el legislador de interponer el
i (■(urso de apelación fundado, exigiendo que se señalen los fundam entos
de lu lio y de derecho en que se apoya y las peticiones concretas que se
loi m uían. Si bien esta exigencia reviste un carácter general respecto de
Unías las apelaciones, pensamos que la am pliación respecto de la sentencia
drliniiiva tiene plena justificación atendiendo la mayor com plejidad que
[>ik <l<- revestir el escrito de apelación en este evento.
1 sia am pliación del plazo a diez días no rige en los procedim ientos e
que las partes sin tener la calidad de letrados litiguen personalm ente y la
ley faculte la interposición verbal del recurso de apelación. En estos casos
el plazo para apelar será de cinco días fatales, salvo disposición especial en
i oiMtrario, y ello obedece a que en estos procesos no es necesario deducir el
ici nrso de apelación en form a fundada (art. 189 inc. 3o del CPC).
1’ n el antiguo proceso penal el art. 510 del CPP establece que “toda senLrncia definitiva puede ser apelada por cualquiera de las partes, dentro de
los cinco días siguientes al de la respectiva notificación”, la que no requiere
ser fundada.
En el nuevo proceso penal se contem pla en el art. 366 del C. Procesal Penal
ese mismo plazo de cinco días, sin peijuicio de tener presente que el recurso de
apelación debe ser fundado y que sólo es procedente en contra de la sentencia
definitiva que se dicta en el procedim iento abreviado conforme a lo prescrito
C. Apelaciones de Santiago, sentencia de 9 de aSnl de 2001, RDJ, i. XCVTII, sec. 2“,
p. 33.
173 C. Suprem a, sentencia de 10 de diciem bre de 1998, RDJ, t. XCV, sec. 1", p. 199.
140
«'AP. IV. EL RECURRI DE APELACIÓN
en el art. 41 l d$l C. Procesal Penal y no respecto ele la que se pronuncia en el
juicio oral (art. 364), ni en el procedim iento simplificado (art. 399).
10.3. A p e l a c i ó n s u b s i d i a r i a d e
la
rep o sició n
En los casos en que sea procedente la interposición de la apelación en for­
ma subsidiaria de la reposición y para el evento que ella sea rechazada, el
recurso de apelación deberá ser interpuesto conjuntam ente con la reposi­
ción y dentro del plazo que la ley contem pla en cada caso para deducir este
último recurso.
El plazo para apelar en cualquiera de estas situaciones se caracteriza por
ser un plazo legal, d e días, establecido en el CPC, discontinuo, fatal, im pro­
rrogable, individual y!'especto clel cual no se contem pla ampliación alguna
en atención al núm ero de fojas del expediente, o de la distancia en que se
encuentre el Tribunal superio rjerárqu ico respecto de aquel que dictó la
resolución im pugnada y ante el cual se debe presentar el recurso.
En el antiguo proceso penal concurren iguales características, con la
salvedad que se trata de plazos establecidos en el CPP, continuos y respecto
de los cuales se contem pla la am pliación clel inciso segundo del art. 44 del
CPP.
En el nuevo sistema procesal penal rige el mismo principio conform e
a lo establecido en el inciso 3o del art. 362 del C. Procesal Penal, y en tal
caso deberá ser deducido el recurso ele apelación en forma subsidiaria de la
reposición fundada dentro de tercero día.
10.4. P l a z o s e s p e c ia l e s de a p e l a c ió n
Dentro de los plazos u oportunidades especiales para deducir el recurso de
apelación podem os m encionar, entre otros, el de veinticuatro horas para
deducir el recurso de apelación en contra de la resolución que se pronuncia
acerca del recurso de am paro; el de quince días para deducir recurso de ape­
lación en contra del laudo y ordenata, que se cuenta desde que se notifique a
las partes el hecho de su pronunciam iento (art. 664 del CPC) , o en caso de ser
necesaria la aprobación de la partición, desde que se notifique la resolución
que apruebe o modifique el fallo del partidor (art. 666), la apelación en contra
de la resolución que deniegue la libertad provisional debe ser deducida por
el procesado en el acto de la notificación (art. 366 del CPP).
Finalm ente, es m enester dejar constancia que el plazo para apelar no
se suspende por la interposición del recurso de reposición o por una solici­
tud de aclaración, rectificación o enm ienda de acuerdo a lo previsto en el
art. 190 del CPP.
En el nuevo proceso penal no se regula la solicitud de aclaración, recti­
ficación o enm ienda, pero debem os en tender que ella es procedente y que
se rige por las mismas reglas que establece el CPC conform e a lo previsto en
el art. 52 del C. Procesal Penal.
141
11. FORMA DE DEDUCIR EL RECURSO DE APEL ACIÓN
11.1. EN MATERIA CIVIL
11.1.1. Regla general
El recurso de apelación debe ser presentado por escrito y “deberá contener
los fundamentos de hecho y de derecho en que se apoya y las peticiones
concretas que se formulan”, de acuerdo a lo establecido en el inciso Io del
art. 189 del CPC.
“En aquellos casos en que la apelación se interponga con el carácter de
subsidiaria de la solicitud de reposición, no será necesario fundam entarla ni
form ular peticiones concretas, siem pre que el recurso de reposición cum pla
con ambas exigencias”, según lo prescrito en el art. 189 inciso tercero del
CPC.
De acuerdo a lo prescrito en ese precepto legal, tenemos que el recurso de
apelación debe, por regla general, cum plir con los siguientes requisitos:
a) Debe ser formulado p or escrito
No es posible, por tanto, apelar en m ateria civil de m anera verbal. De
allí que la Lev N° 18.882, al m odificar el art. 57 del CPC, elim inó com o dili­
gencia a estam par en el proceso la declaración consistente en “que se apele
en dicho acto del fallo que se notifica”.
Excepcionalm ente, sin em bargo, “en los procedim ientos o actuaciones
para los cuales la ley establezca la oralidad, se podrá apelar en form a verbal,
siem pre que som eram ente se señalen los fundam entos de hecho y de dere­
cho del recurso y se form ulen peticiones concretas, de todo lo cual deberá
dejarse constancia en el acta respectiva”.
En este caso, para deducir la apelación en form a oral se requiere que
la ley establezca que en un procedim iento se aplicará la oralidad o que
respecto de alguna actuación ella debe ser efectuada en form a verbal para
que se pueda interponer ella en form al oral, pero se aplica la protocoliza­
ción, dado que de ella debe dejarse constancia en el acta respectiva que
se levante al efecto. La excepción en este caso dice relación sólo con el
requisito de la escrituración del recurso de apelación, pero no con los de
la fundam entacion v peticiones concretas, las que deberán ser cum plidas
al interponer el recurso.
No debemos olvidar que se ha resuelto que en un procedim iento escrito
la firma constituye en los escritos una exigencia formal de la lógica y también
de la ley y representa, por ende, la tínica m anera idónea para que el Tribunal
esté en condiciones de proveer o resolver sobre su mérito.
De acuerdo con ello, el escrito de un recurso de apelación no firmado
“constituye un m edio inidóneo para el efecto y su posterior firma no ha
podido tampoco tener por.virtud el otorgarle validez retroactivam ente. La
ratificación es procesalm ente excepcional y está contem plada para la agencia
oficiosa. De este m odo el juez c^ito ha procedido correctam ente al negar
142
______
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
C A R IV. EL R E C U R SO DE A PELA CIÓ N
lugar a conceder el recurso de apelación de que se trata y por lo tanto debe
desestimarse el recurso de hecho”.174
b) La apelación debe contener los fundam entos de hecho
y de derecho en que se apoya
En prim er lugar, llama la atención que el inciso prim ero del art. 189
del CPC exija que el recurso deba contener los fundam entos de hecho y de
derecho en que se apoya y que no haya exigido, como lo hacía en el antiguo
art. 439 del Código del Trabajo, una fundam entación somera, equivalente a
ligera, superficial, hecha con poca m editación y profundidad.
No obstante, con posterioridad, m ediante la Ley N° 18.882 se agregaron
al art. 189 del CPC dos nuevos incisos, en virtud de los cuales el actual inciso
tercero establece que en el caso de interponerse la apelación en form a oral
es m enester que se señalen sólo “som eram ente los fundam entos de hecho
y de derecho del recuirso”.
Según ello, pensam os que la fundam entación en el hecho y el derecho
de la apelación debe efectuarse sólo som eram ente, pLiesto que no resulta
lógico que respecto de un mismo recurso la form a de interponerse sea dis­
tinta según si este sea deducido en form a escrita u oral cuando el plazo que
tiene para su interposición es siem pre el mismo.
En s e g L in d o lugar, d e b e m o s r e fe r ir n o s a l alcance de la expresión fu n ­
damentar. Al respecto cabe señalar que el s e n t id o natural y o b v io de fu n ­
dam entar no es otro que el apoyar con motivos y razones eficaces una c o sa ;
efec tL iar una crítica c o n c r e t a y ra z o n a d a .
De acuerdo con la jurisprudencia argentina, las maneras de efectuar la
crítica concreta y razonada del fallo pueden consistir en:
-L a indicación, punto por punto, de los errores, omisiones y demás
deficiencias que se atribuyan a la sentencia;
-U n a dem ostración de los motivos que se tienen para considerarla
errónea, analizando la prueba, señalando los errores de apreciación y la
aplicación del derecho, dem ostrando que está equivocada;
-U n a pieza jurídica en la CLial se puntualizan los errores de hecho y de
derecho y la injusticia de las conclusiones del fallo, m ediante articulaciones
fundadas y objetivas sobre los errores de la resolución recurrida.
A su vez, y m irado desde la óptica opuesta, se ha considerado que no se
cumple con dichos requisitos “cuando realiza meras afirmaciones genéricas”,
se hace “rem isión a otros escritos ya existentes en el proceso”, o se realizan
“argum entos vagos o confusos a la m era expresión de disconform idad”, o
aun “cuando se limita a citar casos de jurisprudencia y doctrina sin indicar
concretam ente su atinencia al caso”.175
En nuestro derecho, se ha señalado que cuando estamos frente a una
fundam entación en el hecho y el derecho no estamos ni con m ucho frente
174 RDJ, t. XC (1993). N° 1, 2' parte, sec. 2a, pp. 38 y ss.
175 VESCOVL Los recursos judiciales y tiernas medios impugnativos en Iberoamérica, 1988, Depal­
ma, Buenos Aires, pp. 145 y 14(5.
113
LOS RECURSOS PROCESALES
.i tin.i situación fácil. En cacla ocasión tenemos que efectuar un análisis proInnd'o los hechos y del derecho del caso concreto.
De acuerdo con ello cabría preguntamos: ¿ Cuál es el método lógico que
es ircmnendable para fundamentar una apelación? Puede ser una tarea no tan
i ompl< ja: toda sentencia definitiva, ele acuerdo al art. 170 clel CPC, tiene
ronsidtilaciones de hecho y de derecho. Dentro de la fijación de los hechos
ilcl pleito los considerandos se deben referir al análisis de la prueba rendida.
I' n lauto, una manera práctica de encarar este problema sería situar al lado
i/i |iik ido la sentencia y al lado derecho el papel y el lápiz. La crítica de esa
se 111 ( ficia debe hacerse sin vaguedades, simplemente siguiendo el mismo
orden de la sentencia. Como lo prescribe, por lo demás, el auto acordado
sol la forma de las sentencias de 30 de septiembre de 1920. El auto acorú ido dice que la decisión es simplemente el producto de un juicio lógico,
ido en las consideraciones. De modo que ahí está la manera práctica
ilc realizar el cumplimiento efectivo ele este requisito de fundamentar la
M-nlenda.
Al respecto se ha dicho: “La necesidad de fundamentar un recurso de
.iprl i. ion no se trata de un problema ele extensión o brevedad o laconismo,
iflO que de un problema de precisión, de determinación, de claridad. En
suma la fundamentación del recurso debe ser un estudio ele la sentencia,
lin lio en forma exhaustiva y crítica, indicándose los agravios que causa al
apelante y cómo se los obviaría con una resolución diferente”.176
ii
Iiiik i.
<■) L1 recurso de apelación debe contener las peticiones concretas
que se formulan
1.1 requisito de formular peticiones concretas es diverso en cuanto al
<5bj( tivfií que se persigue de contener una adecuada fundamentación del
I l'l iii so
l'.u este sentido, se ha declarado que una cosa es la adecuada fundameni ii mu del recurso, que requiere apoyar con razones eficaces una postura y
l-l m jar en forma concreta cada parte y/o aspecto del fallo recurrido que
i iin .i razonadamente para hacer comprensivos los motivos del agravio,
11
i muy diferente es que se cumpla con el requisito habilitante básico para
li|,ij l.i i.ompetencia del Tribunal ad quern, esto es, con el presupuesto de
ioui .1 iici las peticiones concretas a que se refieren los artículos 189y201,en
.i i , .n Iii.iles textos clel Código de Procedimiento Civil, lo que debió satisfacer
rl in urso en examen, que fue deducido el 9 de septiembre de 1997.177
i sii requisito ele contener la apelación peticiones concretas no era clesoiioi ido dentro de nuestra legislación.
I efecto, con anterioridad a la reforma introducida por la Ley N° 18.705
. i Icuislulor contemplaba en la segunda instancia el trámite de la expresión
1 1. .i"i .ivios respecto de algunas sentencias definitivas. Con la Ley N° 18.705
ii
11
i i l'.IHN.
■ci
M A lteos L ib e d in sk y T., E stu d io s de la R eform a Procesal, Ley N° 18.705, de
C (le Apelaciones ele San Miguel, sentencia ele 12 de junio ele 2001. RDf, t. XCY7.Il.
p. Ii5.
144
CAP. IV. EL RECURSO DE APELACIÓN
se suprimió el trámite de la expresión ele agravios, que era el instante proce­
sal en la segunda instancia y ante el Tribunal superiorjerárquico en el cual
debían form ularse las peticiones concretas, y lo generalizó respecto de la
apelación de todas las resoluciones judiciales que se im pugnan por esta vía,
al contem plarlo como un requisito al cual debe darse cum plim iento en el
escrito en el cual se interpone el recurso.
De allí que puede ser útil para analizar este requisito analizar la jurispru­
dencia que en estos años se ha icio produciendo a este respecto, y también
la jurisprudencia vertida a propósito del antiguo art. 214 clel CPC. Allí se
pueden ver los criterios que nuestros tribunales superiores señalaron sobre
lo que significaba en la expresión de agravios y la existencia de peticiones
concretas o su omisión.
Lo im portante en esta m ateria de las peticiones concretas es que no
basta la simple solicitud de revocación, sino que siem pre hay que agregar la
consecuencia que para quien apela tiene la revocación que pide. Hay que
señalar siempre, de m anera concreta y específica, sin vaguedades de ninguna
especie, en qué sentido debe modificarse la resolución que le agravia, en
virtud de cuyo agravio se ha apelado.
Ahora bien, el apelante no es libre para form ular las peticiones concretas
en el recurso de apelación, sino que ellas deben encuadrarse necesariamente
dentro de las acciones y excepciones hechas valer en la prim era instancia.
Excepcionalm ente, puede oponer en la segunda instancia las excepcio­
nes anómalas, que no se hubieren hecho valer en prim era, contem pladas
en el art. 310 del CPC. Tratándose de la nulidad absoluta que aparezca de
manifiesto en el acto o contrato, el recurrente puede hacerla presente en
su apelación para que el Tribunal la declare de oficio, el que sí la acoge no
incurrirá en ultra petita al estar facultado por el legislador para proceder en
esa forma.
Las peticiones concretas revisten gran trascendencia, puesto que ellas
fijan o determ inan la com petencia del Tribunal de segunda instancia en el
fallo del recurso.
A través de las peticiones concretas se m aterializa el principio latino:
tantum deruolutum quantum apellatum, en cuanto a que el Tribunal de alzada
solo puede conocer de los puntos que se encuentren com prendidos en las
peticiones concretas formuladas en el recurso de apelación, pero no respecto
de los consentidos o no com prendidos dentro de las peticiones concretas.
En este sentido se ha declarado que el recurso de apelación debe ser funda­
do y contener peticiones concretas que se som eten a la consideración del
Tribunal, fijándose de esa m anera la com petencia clel Tribunal de alzada, el
que no puede proceder a la revisión y análisis de otras cuestiones de hecho
o de derecho no planteadas por los litigantes en sus respectivos recursos de
apelación, salvo en los casos en que la ley expresam ente le faculte para obrar
de oficio.178 En el mismo sentido, se nos ha indicado que la, expresión de “pe­
l™ RDJ, t. XC mavo-junio (1993) N° 2, 2J parce, sec. 3“, p. 62 (Corte Suprem a. Recurso
ele queja). En el mismo sentido, véase RDJ, t. XC (1993), N” 3. 2“ parte, sec. 3“, pp. 180 y ss.
(C. Suprem a, Recurso ele queja).
145
L.OS R EC U R SO S PRO CESA LES
ticiones concretas que se form ulan” contenida en el artículo 189 clel Código
de Procedim iento Civil, tiene por objeto fijar y determ inar la com petencia
del Tribunal de segunda instancia, com petencia que sólo puede extenderse
a las cuestiones ventiladas en prim era instancia. H an de estar directam ente
vinculadas a las declaraciones que, form uladas en la sentencia im pugnada,
digan relación con las m aterias que fueron objeto de la controversia en la
prim era instancia, salvo la facultad de la Corte para fallar las cuestiones venti­
ladas en dicho grado jurisdiccional y sobre las cuales no se haya pronunciado
la sentencia apelada por ser incom patibles con lo resuelto en ella.179
De allí que si un T ribunal de segunda instancia no falla todos los puntos
som etidos a su decisión por m edio de las peticiones concretas del recurso
de apelación, se p odrá deducir en contra de esa resolución la casación
en la form a por la causal ele falta de decisión del asunto controvertido
(art. 768 N° 5 en relación con el art. 170 N° 6). Si, por el contrario, el fallo
de la apelación se extiende a puntos no com prendidos dentro de las peti­
ciones concretas form uladas, fallaría ultra petita y procedería tam bién en
su contra la casación en la form a por la causal contem plada en el art. 768
Xo 4 del CPC.
Debemos recordar que el legislador m ediante la Ley N° 18.882 subsa­
nó la omisión en que incurrió al reglam entar la form a en que debía darse
cum plim iento a la fundam entación clel recurso y de las peticiones concretas
en el recurso de apelación que se interpone en form a subsidiaria de un
recurso de reposición. De acuerdo a lo previsto en el actual inciso tercero
del art. 189 del CPC. “En aquellos casos en que la apelación se interponga
con el carácter de subsidiaria de la solicitud de reposición, no será necesario
fundam entarla ni form ular peticiones concretas, siem pre que el recurso
de reposición cum pla con am bas exigencias”. En consecuencia, por el solo
m inisterio de la ley se dan por reproducidos los fundam entos y peticiones
form ulados en la reposición para el recurso de apelación subsidiario, de allí
que para determ inar su cum plim iento deberán exam inarse en la reposición
deducida en contra de la resolución.
La sanción que se contem pla para la apelación que no dé cum plim iento
a los requisitos de ser fundada en el hecho y el derecho o de no contener
las peticiones concretas es la declaración de oficio de inadm isibilidad, tanto
por el Tribunal de prim era o de segunda instancia, de acuerdo a lo previsto
en el art. 201 del CPC.
11.1.2. Excepción
El legislador m ediante la Ley N° 18.882 introdujo un inciso final al art. 189
del CPC, m ediante el cual faculta la interposición oral y sin que se contengan
en ella los fundam entos de hecho y de derecho y las peticiones concretas en
la m edida que se cum plan copulativam ente los siguientes requisitos:
179 C. Apelaciones de San Miguel, sentencia de 1 dejunio de 2001, RDJ, t. XCVIII, sec. 2a,
p. 58.
146
CAR IV. EL RECURSO DE APELACION
a) Se trate de procedim ientos en que las partes, sin tener la calidad de
letrados, litiguen personalm ente.
En este aspecto, la excepción es de carácter personal, puesto que sólu
favorece a la parte que sin ser letrada actria personalm ente, pero no se ex­
tiende a un procedim iento en que la parte Sueliendo actuar personalm ente
lo hace a través de un m andatario judicial letrado o en los casos en que la
misma parte que actúe personalm ente tenga el carácter de letrada.
b) La ley faculta la interposición verbal de la apelación dentro del pro­
cedim iento.
En estos casos el plazo para apelar será de cinco días fatales, salvo dispo­
sición especial en contrario.
11.2. E n
el
a n tig u o p ro ceso p en al
Respecto clel recurso ele apelación en m ateria penal, no cabe exigir que
ella se interponga conteniendo los fundam entos de hecho y de derecho y
peticiones concretas.
En prim er lugar, no existe disposición alguna dentro del CPP que exija
que se dé cum plim iento a esos requisitos para interp on er el recurso de
apelación.
Por otra parte, no es clable extender las norm as civiles de la apelación
a la que se interpone en el procedim iento penal, porque ellas se oponen a
las disposiciones que regulan la apelación dentro de éste.
En efecto, tratándose clel recurso de apelación de la sentencia definitiva,
el legislador solo exige que al notificarse al reo de ella se le com unique su
derecho de apelar, y si así lo hace debe dejarse constancia de ese solo hecho
en el proceso. Si el reo manifiesta reservarse el recurso, puede hacerlo con
posterioridad dentro del plazo legal en form a verbal o por escrito (arts. 505
y 5 10 CPP). La oportunidad que el legislador contem pla para form ular ob­
servaciones escritas no es en el escrito de apelación, sino que en la segunda
instancia dentro del plazo de seis días contados desde el ingreso de los autos
en segunda instancia (art. 513 del CPP).
Por otra parte, sem ejante procedim iento se contem pla respecto de la
apelación que se interpone por el reo en contra de resolución que le niega
libertad provisional, la que debe ser deducida verbalm ente en el acto de la
notificación.
En este sentido, se ha resuelto que del artículo 510 del CPP, en cuanto
señala que “la apelación será entablada verbalm ente o por escrito; y el re­
curso se otorgará siem pre en ambos efectos”, sin ninguna otra exigencia, se
desprende que no es condición en m ateria penal que se hagan peticiones
concretas y no corresponde aplicar la normativa del CPC., que en este aspecto
está en oposición implícita con los principios que surgen clel CPP.180
y fondo.
RDJ, r.. XC (1993) N“ 1, 2“ parte, sección 4a, pp. 19 v ss., C. Suprema, casación forma
117
LOS RECURSOS PKOC.E5ALES
1L3. E n
el n u e v o pr o c e so pen a l
En el nuevo proceso penal se contem pla expresam ente el carácter formalista
del recurso de apelación, al establecerse que debe ser deducido por escrito,
en form a fundada y conteniendo peticiones concretas al igual que en el
procedim iento civil,
Al efecto, dispone el art. 367 del C. Procesal Penal que “el recurso de
apelación deberá ser interpuesto por escrito, con indicación de sus funda­
mentos y de las peticiones concretas que se form ularen”.
Los fundam entos que se tuvieron en cuenta para form ular esta exigencia
respecto de la form a de interposición del recurso de apelación en el nuevo
proceso penal, segrin lo indicado en el Segundo Inform e de la Comisión de
( .onstitución, Legislación, Justicia y Reglamento clel Senado, consistieron en
que se “estimó acertada esta norm a porque evita la presentación de recursos
sin fundam entos y facilita su resolución en segunda instancia”.131
12. LOS EFECTOS DE LA APELACION Y FORMAS
DE CONCEDERSE EL RECURSO
12.1. C o n c e p t o
Respecto del recurso de apelación se com prenden los efectos devolutivo y
suspensivo.
F1 efecto devolutivo es aquel en virtud del cual se otorga com petencia
al Lribunal superiorjerárquico para conocer y fallar el recurso de apelación
deducido en contra de la resolución pronunciada por el Tribunal inferior,
pudiendo resolver acerca de la reform a o enm ienda del fallo im pugnado.
Este efecto es de la esencia del recurso de apelación y siempre se encuen­
tra com prendido respecto de toda apelación, puesto que es el que otorga la
com petencia al Tribunal superior para fallar el recurso de apelación.
I I efecto devolutivo, en virtud del cual se otorga com petencia al Tribun
de al/ada, es el que da paso a la segunda instancia.
l'J, tem a del efecto devolutivo debe conectarse con el sentido histórico de
la jai isdicción. Así, autores como Carnelutti y Guasp han señalado que si se
concibe la jurisdicción como una facultad que em ana de un poder soberano
y que este va transm itiendo o delegando sucesivamente en los órganos infei lores, se com prende que el acto por el cual el órganojuriscliccional deja de
( i m ecer de un asunto por rem itir dicho conocim iento a un órgano superior,
sea considerado como devolución de la jurisdicción y, en consecuencia, este
electo se denom ine efecto devolutivo.
Fu este sentido, nos indica Vescovi que el efecto devolutivo responde a
una designación de origen histórico, que consiste en el desprendim iento
de la jurisdicción por el órgano que dictó el acto y, frente a la im pugnación,
IMI Vease FERNANDO LONDOÑO y OTROS, C. MATURANA (coordinador), Reformaprocesalpenal.
i u'nrsis, hustariu sistematizada y concordancias, Editorial Jurídica de Chile, t. III, 2003, p. 70.
148
CAP
IV .
EL RECURSO DE APELACIÓN
entrega la jurisdicción (facultad de juzgar) al superior. Proviene de la época
en que por derivar la facultad de juzgar del em perador y éste la delegaba
en los jueces, por lo que al recurrir ante aquél se producía realm ente la
devolución de dicho poder.132
El efecto suspensivo es aquel en virtud del cual se suspende la com peten­
cia del Tribunal inferior para seguir conociendo de la causa (art. 191 inc. I o
del CPC) , no pudiendo cum plirse la resolución im pugnada hasta que no sea
resuelto el recurso interpuesto en su contra.
Este efecto suspensivo no es de la esencia del recurso de apelación, puesto
que sólo se com prende respecto de algunas resoluciones judiciales.
Al respecto, se ha señalado que “el efecto suspensivo actáa suspendiendo
lajurisdicción, [para nosotros la competencia] deljuez inferior e impidiendo
la ejecución de la sentencia hasta que el juez superior emita una decisión
sobre ella. Las fuentes medievales y la literatura jurídica en general hasta
el siglo XVIII hablarán de la prohibición del juez de innovar en la causa
mientras la apelación está pendiente ante el juez superior: la antigua form ula
ulpianea de 'pendente appellatione nihil ent innovandum . Esta prohibición de
innovar en la causa supone que cualquier acto com etido en pendencia del
proceso en segunda instancia es nulo de pleno derecho y revocable por el
juez superior. Estos casos se calificaron por la literaturajuríclica como 'aten­
tados' y se equipararon al ‘despojo violento”’.133
En consecuencia, si se hubiere concedido una apelación que com pren­
diera el efecto suspensivo y el Tribunal de prim era instancia continu ara
actuando dentro del procedim iento, todo lo obrado por éste adolecerá de
nulidad por falta de com petencia al encontrarse ella suspendida en virtud
de ese efecto.
No obstante, a pesar de concederse la apelación com prendiendo el
efecto suspensivo, la suspensión de la com petencia del Tribunal de prim era
instancia no es total, puesto que este puede “entender en todos los asuntos en
que por disposición expresa de la ley conserve jurisdicción [más bien dicho
com petencia], especialm ente en las gestiones a que dé origen la interposi­
ción del recurso [de apelación] hasta que se eleven los autos al superior, y
en las que se hagan para declarar desierta o prescrita la apelación antes de
la rem isión del expediente”, de acuerdo a lo previsto en el inciso segundo
del art. 191 del CPC.
Por otra parte, el efecto suspensivo impide que la resolución apelada sea
cum plida mientras no sea resuelto el recurso de apelación por el Tribunal
de segunda instancia.
Esta prohibición de cum plim iento que conlleva el efecto suspensivo no
dice relación solo con las sentencias de condena, sino que también impide que
produzcan sus efectos las sentencias m eram ente declarativas y constitutivas.
Así, por ejemplo, la sentencia que declaraba la nulidad de m atrim onio no
producirá la disolución del vínculo mientras no se hubiera resuelto el recurso
iaa VeSCOVI, L os recursos judiciales y demás medios impugnativos en Iberoamérica, 1988, De pal­
ma. Buenos Aires, p. 55.
m AiKIN ARALUCE, El recurso de apelación en el derecho castellano, Madrid, 1982, p. 156
149
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
de apelación que se hubiere concedido en ambos efectos en su contra. En
la nueva ley que crea los Tribunales de Familia este efecto se produce por
m andato expreso del legislador, dado que la apelación de las sentencias
pronunciadas en procesos sobre acciones de filiación y todas aquellas que
digan relación con la Constitución o el estado civil de las personas, como las
acciones de separación, nulidad y divorcio reguladas en la Ley de M atrimo­
nio Civil, son algunos de los casos en que se contem pla la procedencia del
recurso de apelación en ambos efectos.184
12.2.
E fecto s
e n q u e p u e d e s e r c o n c e d id o e l r e c u r s o d e a p e l a c ió n
De acuerdo con lo expuesto, el recurso de apelación puede ser concedido
en una de las siguientes formas:
-E n el efecto devolutivo y suspensivo a la vez, o en ambos efectos.
-E n el solo efecto devolutivo.
-E l recurso de apelación sim plem ente se concede.
12.2.1. En el efecto devolutivo y suspensivo a la vez o en ambos efectos
En este caso, va a existir un solo Tribunal com petente para seguir conocien­
do del asunto, que no será otro que el Tribunal de segunda instancia, en
virtud del efecto devolutivo, el que deberá conocer y resolver el recurso de
apelación deducido.
El Tribunal de prim era instancia no podrá seguir conociendo del asunto
por encontrarse suspendida su com petencia hasta la resolución del recurso
de apelación, sin perjuicio de conservar su com petencia, como hemos dicho,
para las m aterias específicas señaladas en el citado art. 191 inciso segundo.
Esta es la regla general de concesión del recurso de apelación en ma­
teria civil, de acuerdo a lo previsto en el art. 195 del CPC. En efecto, dicho
precepto nos señala que fuera de los casos m encionados en el art. 194 del
CPC, la apelación debe ser otorgada en am bos efectos.
Además, el art. 193 establece que “cuando se otorga sim plem ente ape­
lación, sin limitar sus efectos, se entenderá que com prende el devolutivo y
suspensivo”. Ello significa, que si el Tribunal de prim era instancia provee el
escrito de apelación concediéndola, sin señalar los efectos en los cuales ella
es otorgada, se entiende que ella com prende am bos efectos.
D ando aplicación a esta regla general, se ha declarado que procede la
apelación en ambos efectos en contra de la sentencia que acoge la dem anda
incidental de determ inación de la cuantía de los perjuicios;185 en contra de
la sentencia dictada en procedim iento incidental, puesto que es una seniH4 v éan se arts. 67 inc. 2“ N° 3 en relación con N'“ 8 y 15 del art. 8" de la Lev
N° 19.968.
lií5 C. de Apelaciones de Santiago sentencia de 12 de enero de -004, RDJ, t. CI, sec. -A,
P 5-
150
CAP. IV. EL R E C U R SO DE A PELA CIÓ N
[encía definitiva, puesto que no obstante que se tram ita en form a incidental
la dem anda de indem nización de perjuicios en la etapa de cum plim iento
incidental clel fallo, que se rige p or el N° 6 del artículo 235 del Código de
Procedim iento Civil, la sentencia que la falla es sentencia definitiva, que
pone fin a la instancia resolviendo el asunto que ha sido objeto de juicio,1315
y en contra de la sentencia definitiva enjuicio de cobro de honorarios, dado
que la circunstancia que el artículo 697 del Código de Procedim iento Civil
disponga que la dem anda ele cobro de honorarios se sustancia y resuelve en
la forma prescrita para los incidentes, no le quita a la resolución que resuelve
la cuestión que ha sido objeto de ese procedim iento el carácter de sentencia
definitiva, por lo que de conform idad con lo dispuesto en el artículo 195 del
Código de Procedim iento Civil y no existiendo norm a expresa al respecto,
la apelación debe ser concedida en ambos efectos.137
No obstante, esta regla general sólo es nom inal, por la gran extensión de
las excepciones com prendidas en el art. 194 del CPC; porque respecto de las
sentencias definitivas se establece en diversos procedim ientos contem plados
dentro del CPC su concesión en el solo efecto devolutivo; y porque esta es la
forma de concesión del recurso respecto de las resoluciones que se dictan
en leves especiales.
Los casos de mayor aplicación práctica en que procede el otorgam iento
del recurso de apelación en ambos efectos son:
-L a apelación de la sentencia definitiva dictada enjuicio ordinario;
-L a apelación de la sentencia definitiva dictada en el juicio ejecutivo y
sumario, cuando sea deducida por el ejecutante o dem andante;
-L a apelación de la sentencia definitiva dictada en el procedim iento
incidental, cuando sea deducida por el dem andante.
En el antiguo proceso penal, el art. 60 del CPP establece al respecto que
“por regla general la apelación se concederá en ambos efectos, salvo que
ley disponga expresam ente lo contrario para casos determ inados, o que
por hallarse el juicio en estado de sum ario, pudiera entorpecerse la investi­
gación a causa del recurso. En tales casos, la apelación será otorgada en el
solo efecto devolutivo”.
En el nuevo proceso penal se altera esta regla general contem plada en
form a positiva en nuestra legislación, por la regla inversa, esto es, la regla
general es la apelación concedida en el solo efecto devolutivo y no en airmos
efectos. Dispone expresam ente el art. 368 del C. Procesal Penal que “la ape­
lación se concederá en el solo efecto devolutivo, a menos que la ley señalare
expresam ente lo contrario”.
En consecuencia, en el nuevo proceso penal la apelación sólo se con­
cederá en ambos efectos cuando exista una norm a expresa del legislador
que así lo contem ple, como ocurre por ejem plo en los casos previstos en
186 C. Apelaciones de Santiago, sentencia de 6 de abril de 2001. RDJ, t. XCVIII, sec. 2',
p. 32.
187 C. de Apelaciones de Santiago, sentencia de 3 de marzo de 1999, RDJ, t. XCV1, sec. 2a,
p. 22.
151
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Im. .h i [ t‘jflíííi (resolución que negare o revocare la prisión preventiva en
Ir, drli ios establecidos en los arts. 141, 142, 361, 3(32, 365 bis, 390, 391, 433,
l'lh y MU del Código Penal y los de la Ley N° 20.000 que tengan pena de
t i iiiicn, salvo el caso en que el im putado no haya sido puesto a disposición
del l'r il)i mal en calidad de detenido) 118'1'190 277 (auto apertura juicio oral)
y I 1 I (sentencia definitiva dictada en procedim iento abreviado) del C.
111 *mrsal renal.
12.2.2. La apelación se concede en el solo efecto devolutivo
,0 G eneralidades
Kn el c.iso que se conceda la apelación en el solo efecto devolutivo, nos
.
i encontrar con clos tribunales com petentes para seguir conociendo
del asunto.
I
I IVibimal de segunda instancia, en virtud del efecto devolutivo, ten­
dí.) la com petencia para los efectos de pronunciarse acerca del recurso de
apelai ion deducido en contra de la resolución im pugnada dictada por el
Inlnm al de prim era instancia.
I 1 Tribunal de prim era instancia o inferior, dado que no se com prende en
l.i apelación el efecto suspensivo y procede ella en el solo efecto devolutivo,
.calina conociendo de la causa hasta su term inación, inclusa la ejecución
de la sentencia definitiva (art. 192 del CPC).
I:.n consecuencia, el Tribunal de prim era instancia puede seguir acatando
<omosi no se hubiere deducido la apelación, pudiendo dictar sentencia definitiva
v iiik l s
1MMArtículo modificado por la Ley N° 20.053, publicada en el Diario Oficial de 14 de
ni.u /.o de 2008.
IM'' Pueden darse tres situaciones diferentes: a) la de un formalizado que está libre y se pide
ii i prisión preventiva; b) la del sujeto formalizado y preso que pide su libertad, y c) la que se
piodtu r en la audiencia de control de detención del detenido en flagrancia. La frase “no podrá
sn puesto en libertad" sólo puede entenderse referida al que está detenido o preso. En este
■rnudo ne señaló por el señor Ministro de Justicia, que comparte la aprensión de la Defensoría
Prual respecto de la situación de la persona que estando libre es citada a una audiencia, en
la que es formalizada; si el juez niega la solicitud de prisión preventiva, dicho sujeto quedará
dricnido mientras la Corte no resuelva. Para solucionar este efecto absurdo, esta especie de
impelísii")ii provocada por la interposición del recurso de apelación sólo debería aplicarse
i personas que llegaron detenidas a la audiencia ante el juez de garantía por un control de
identidad, por un caso de flagrancia o por orden judicial. Boletín N° 4.321-07 del Senado.
,,|() La concesión de la apelación en el solo efecto devolutivo se cuestionó por el profesor
Julián López, quien señaló en la Comisión de Constitución, Legislación.Justiciay Reglamento,
que hacer apelable la resolución que declara ilegal la detención no termina con el problema,
porque obviamente no se puede dejar a la persona detenida mientras la Corte resuelve y
porque crea una segunda instancia y una profusión de audiencias innecesarias y dilatorias,
l’nr otra parte, una solución de este dpo presupone que las Cortes de Apelaciones son menos
garantistas que los tribunales de garantía, y establece un criterio discriminatorio, porque la
apelación de la resolución que deefara la ilegalidad de una detención sólo se otorga respecto
de los delitos del nuevo art. 78 bis, que el proyecto introduce en el Código Penal. Boletín
N" 4.321-07 del Senado.
152
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
ea ki causa y proceder a conocer incluso de la ejecución de esta. La apelación
q u e se concede en el solo efecto devolutivo respecto de una resolución genera
las denominadas sentencias que causan ejecutoria, esto es, aquellas que pueden
ser cumplidas no obstante existir recursos pendientes en su contra.
No obstante, todo lo actuado ante el Tribunal de prim era instancia, con
posterioridad a la concesión del r e c L i r s o de apelación, en los casos en que
se otorga en el solo efecto devolutivo se encuentra condicionado a lo que se
resuelva respecto de la apelación por el Tribunal superiorjerárquico.
Si el Tribunal superiorjerárquico conociendo de la apelación confirma la
resolución im pugnada, todo lo actuado ante el Tribunal inferior jerárquico
con posterioridad a la concesión del recurso será válido y quedará a firme
lo actuado ante él de pleno derecho.
En cambio, si el Tribunal superiorjerárquico conociendo del recurso de
apelación resuelve modificar o dejar sin efecto el fallo impugnado, lo actuado
respecto al cum plim iento de ese fallo ante el Tribunal de prim era instancia
deberá retrotraerse total o parcialm ente al estado en que se encontraba la
causa antes de la concesión del recurso.
Sobre la m ateria Darío Benavente señalaba: “Cuando se concede la ape­
lación en el solo efecto devolutivo, el Tribunal de prim era instancia queda
con una com petencia de carácter condicional. En efecto, puede seguir tra­
mitando el juicio y ejecutarse el fallo ante el Tribunal de prim era instancia,
pero si el superior revoca la resolución apelada, todo lo obrado en el juicio
con posterioridad al recurso se retrotrae al m om ento de su interposición.
Por ello es que las sentencias definitivas e interlocutorias que se dictan por
el inferior, mientras está pendiente una apelación causan ejecutoria”.191
Este criterio ha sido confirmado por nuestra Corte Suprema, al señalar que
“la sentencia de prim era instancia apelada sólo en lo devolutivo es de aquellas
que causan ejecutoria, de m anera que su cum plim iento, pendiente el recurso
de apelación deducido en contra suya, fue sim plem ente provisorio y tuvo un
carácter condicional; y siendo así, revocado com o fue dicho fallo, deberían
naturalm ente retrotraerse las cosas al estado anterior a su pronunciam ien­
to”.192 En este mismo sentido, se nos indica que al concederse una apelación
en el solo efecto devolutivo, el Tribunal de prim era instancia queda con una
com petencia condicional para continuar conociendo del juicio, con arreglo
a lo que dice el artículo 192 del Código de Procedim iento Civil, incluso para
dictar sentencia. Lo obrado ante el Tribunal inferior, con posterioridad a la
concesión del recurso en el solo efecto devolutivo, se haya subordinado a lo
que se resuelva al respecto de la apelación interpuesta y pierde eficacia en
el evento que ella sea acogida, pues en ese caso todo lo actuado en prim era
instancia debe retrotraerse al estado en que se hallaba el juicio antes de
concederse el recurso. Por consiguiente nada im pide a las partes instar por
su prosecución, a fin de que el pleito llegue a su térm ino.103
191 BENAVENTE, D a r í o , Derecho Procesal. Juicio Ordinario y Recursos Procesales, Editorial Ju­
rídica de Chile, 1984, p. 171.
192 Seminario de reformas de la Ley N° 18.705, Colegio de Abogados de Chile, 1989.
193 C. Suprema, sentencia de 31 de mayo de 2005, RDJ, t. CII, sec. 1', p. 198.
153
LO S R E C U R SO S PRO CESA LES
De acuerdo coa ello, se ha señalado que la sentencia definitiva de primera
instancia que se encuentra sujeta a apelación tiene la naturalezajurídica de
un acto sujeto a condición resolutoria.
La sentencia pronunciada por el juez inferior sujeta a im pugnación está
provista desde el prim er m om ento de las condiciones para vivir de una ma­
nera estable, pero sujeta a p erder esta originaria eficacia por la verificación
del evento consistente en la em anación de una nueva sentencia del Tribunal
superior que la m odifique o revoque.
Para determ inar los efectos que produce la sentencia revocatoria en el
procedim iento, habiéndose ejecutado la resolución apelada, es m enester
distinguir:
i) Efectos que produce la sentencia revocatoria en el procedim iento
respecto de las partes de éste.
Si la resolución de prim era instancia apelada en lo devolutivo, se revoca o
modifica, el procedim iento deberá retrotraerse total o parcialmente al estado
que tenía al pronunciarse la resolución en contra de la cual se concedió el
recurso de apelación en el solo efecto devolutivo.
Todo lo obrado ante el Tribunal a quo con posterioridad a la resolución
im pugnada -e n virtud de un recurso de apelación concedido en el solo
efecto devolutivo- se encuentra bajo la condición resolutoria de acogerse
el recurso deducido en su contra.
La ineficacia de lo obrado no requiere de declaración judicial que expre­
sam ente lo reconozca, va que la propia naturaleza del recurso de apelación
concedido en el solo efecto devolutivo ha condicionado la actLiación del a
quo a lo que resuelva el Tribunal de alzada.
Si, en cambio, el recurso de apelación fuere desechado por el Tribunal
de alzada, confirm ando la resolución im pugnada, todo lo actuado por el
Tribunal a quo va. a quedar a firm e por no haberse producido el evento que
condicionaba su eficacia provisional.
ii) Efectos que produce la sentencia modificatoria o revocatoria en re­
lación con los terceros que celebren actos y contratos de los que resulten
derechos definitivam ente constituidos.
Al respecto, se ha expresado que “es principio general de derecho
procesal la relatividad de las resoluciones judiciales, desde que sus efectos
sólo alcanzan a las partes del juicio, no pudiéndose exigir su cum plim iento
respecto de terceros ajenos a él, a quienes no les em pece lo resuelto por no
haber litigado sobre el particLilar. Así lo consagra el art. 3° del Código Civil, al
disponer en su inciso segundo que las sentenciasjudiciales no tienen fuerza
obligatoria sino respecto de las causas en que actualm ente se pronunciaren.
Incluso, nuestro legislador procesal ha contem plado expresam ente la ex­
cepción de no em pecerle la sentencia para el tercero en contra de quien se
pida el cum plim iento del fallo (art. 234 CPC).
"Conjo las apelaciones en lo devolutivo no suspenden los efectos de lo
resuelto, perm iten gozar del derecho concedido desde cuando se otorga en
prim era instancia; pero si bien la revocatoria retrotrae los hechos, ello es
154
C AI*. IV EL R E C U R SO DE A PELA CIÓ N
en cuanto no hieren derechos de terceros legítim am ente adquiridos eu el
intertanto, ya que la apelación en lo devolutivo es una simple modalidad que
viene a alterar los efectos que norm alm ente se producen a consecuencia de
la ejecución de lo resuelto: lo norm al es que esta ejecución quede a firme,
sin sujeción a condición alguna.
"Excepcionalmente, esta ejecución de lo resuelto será provisional, ya que
quedará sujeta a una condición resolutoria cuyo cum plim iento importa la
extinción de un derecho otorgado por una resolución de prim era instancia,
y que ha sido im pugnada por un recurso procesal, pero que mientras tanto
puede cum plirse porque causa ejecutoria de conform idad a la ley: el hecho
futuro e incierto del cual depende la extinción de ese derecho otorgado en la
primera instancia es que el Tribunal acoja el recurso de apelación, revocando
la resolución im pugnada cuya ejecución se solicitó por el apelado.
”E1 restablecim iento de las cosas al estado anterior al pronunciam iento
de la resolución im pugnada, efecto prim ordial de la revocatoria, sería im­
practicable en todos aquellos casos en que en el tiem po interm edio entre
la dictación de la resolución y el pronunciam iento del Tribunal de alzada
acogiendo el recurso, una de las partes hubiera contratado con un tercero
enajenando la cosa o derecho que por la resolución de prim era instancia
se le otorgo: el tercero podría desentenderse de la sentencia que acogió el
recurso, desconocerla y no acatarla, puesto que él no ha sido parte en el
juicio en que dicha sentencia se ha pronunciado, asilándose en el inciso 2°
del art. 3o del Código Civil.
”De todos modos, revocada la sentencia en cuya virtud una de las partes
se había creído dueña, y en ese carácter enajenó la cosa o derecho por ella
otorgada, resulta que la enajenación debe reputarse de cosa o derecho ajeno,
desde que por la revocatoria se ha extinguido ese derecho.
"Sabido es que la milicladjudicialm ente pronunciada da acción reivindi­
catoría contra terceros poseedores, y hemos dicho qvie como consecuencia de
la revocatoria queda nulo todo lo obrado con posterioridad a la resolución
apelada en lo devolutivo y que a la postre resultó revocada; pero habiendo
m ediado la intervención de terceros ajenos aljuicio que se han relacionado
jurídicam ente con las partes de él, ello es sin peijuicio de los derechos del
verdadero titular de ese derecho concedido condicionalmente, cuya principal
prerrogativa es el poder reivindicarlo.
"Interpretando analógicam ente las disposiciones de la nulidad, tenemos
que la sentencia revocatoria que pronunció el Tribunal de alzada acogiendo
el recurso de apelación concedido en el solo efecto devolutivo también afecta
a los terceros, cuyos derechos se constituyeron bajo el im perio de una resolu­
ción cuyos efectos eran condicionales a causa del recurso: comoconsecuencia
de la nulidad de todo lo obrado con posterioridad al pronunciam iento de la
resolución cuyos efectos se encontraban en entredicho, el procedim iento se
retrotrae al estado anterior, y las cosas van a ser restablecidas al mismo estado
en que se hallarían com o si nunca se hubiere dictado esa resolución.
”Lo anterior es, tam bién, sin peijuicio de que los terceros, en el inter­
tanto, mientras la sentencia apelada causó ejecutoria, hayan podido adqui­
rir esos derechos por el transcurso del tiempo, ya que es conocida la regla
155
LO S REC U R SO S PR O C ESA LE S
111 ■ i, <i i <><l.i ,i< ( ion por la cual se reclam a un derecho, se extingue p or la
l*ii 111 ii mu .ii Ii ¡i usi rivLi del m ism o d erech o '. En ese caso, los efectos de la
i- >..i .ii<ii i.i im | ><x 1ían cu m p lirse a ca b alid ad , ya que no se pod ría reclam ar
«ii i iiiii|ilm u i-ii|p respecto de esos terceros p o r haberse constituido d efin i11 •111 ii iiii ii den d io s, lo cual es sin p e iju ic io de que, en tal evento, nazca
. i .:11 Ii i* Im mies derecho a las in d e m n iza cio n e s consiguientes
r.n ,i |ii«s eleeios de im p e d ir que se p ro d u zca la referida enajenación, es
.|ii. i I .ii 11 ii puede solicitar la m edida p re ju d icia l precautoria antes d e lju ic io ,
pi
n iio i i.i, d urante todo el curso d e lju ic io , de p ro h ib ició n de
■i I........ ..
i i Ii Iii i .ii lu í y i m il nos contem plada en el N ° del art.
del CPC; sin
111111 m de poder solu ila r además ord en de no in n o var para im p ed ir que la
: 11 in i.i de pi m iei i instancia respecto de la cu al se concedió la apelación
i ii i I m|i i i i, i ti i i levolwtivo pueda ser cu m p lid a .
1
”.194
4
111
I
in
: in
en q u e
d e v o lu tiv o
( .is iis
290
se d e b e c o n c e d e r la a p e la c ió n e n e l s o lo e fe c t o
i .im is en que se concede la ap e lació n en el solo efecto devolutivo se
inleni|)lados en form a exhaustiva en el art.
del CPC:
194
u n .m i
11 •l.e. ^ so lu c io n e s dictadas contra el d em and ad o en los ju ic io s eje1111Vi i-i V slllll.II il IS.
I
iiu m e iu solo debe ser a plicad o respecto de las sentencias d e fin iiis .i i puesto que de acuerdo al N ° 2 de ese a rtícu lo respecto de las otras
l
0 y vii mués, i n.ilquiera sea el apelante, siem p re debe ser concedida en el
l i l i lo devolutivo.
Sin em bargo, tratándose d e lju ic io su m ario debem os record ar que el
n i ti'il i ti ilileei que la ape lación de la sen ten cia definitiva debe ser con1 i 1 ii I.i en .unbos efectos, salvo que co n ce d id a la apelación en esta form a
1.i\ ni de eludirse sus resultados.
............ .
uencia, la ape lación de la sen ten cia definitiva en contra del
dem .intlrido en ju icio sum ario debe ser co n ce d id a en ambos efectos, a m e­
nos q i ii , oí 11 u n a la excepción consistente en que concedida de esa form a
h.iv.iu de ■ ludirse sus resultados co nform e a la regla especial contem plada
en i I ii t f lj .|l|r’
1
1
1
II > Di los autos, decretos y sentencias interlo cuto rias.
b u num ero, intro d u cid o por la L e y N °
.
, am plió notablem ente
1.1 i 'in esioii del recurso de apelación, co m p re n d ié n d o se incluso los casos
i i il,idos i ii los N °!
y de este precepto legal, los que carecen de sentido
ii I.i ii tu.ilidad por encontrarse co m p re n d id o s dentro de él.
I >' acuerdo con este núm ero , la regla g en e ral establecida por el CPC de
1.1 i tul cesión del recurso de apelación se ha re d u cid o al m áxim o, puesto que
■i 1 1. pi xlrá ser aplicable respecto de las sentencias definitivas y siem pre que
18 705
■,
3 4
1
’ jUAN PabCO G onzález M olina, Tesis de licenciatura, U. de Chile, 1992. El efecto devo­
lutivo rn el recurso ¡U apelación. Importancia y consecuencias jurídicas , inédita, pp. 106 a 109.
1" RDJ. t. XC, mavo-junio (1993) N" 2, 2“ parte, sec. 2 ', p. 117.
156
CAP. IV, EL REC U R SO DE A PELA CIÓ N
el legislador íw haya establecido una norm a especial previendo su concesión
en el solo efecto devolutivo.
En consecuencia, en la actualidad cualquiera que sea el procedim iento
o el sujeto que interponga el recurso, bastará que nos encontrem os ante una
apelación deducida en contra de un decreto, auto, o sentencia interlocutoria
para que ella sea concedida en el solo efecto devolutivo.
Pese a lo anterior, y no obstante la am plitud de la regla general, debemos
tener presente que pueden existir disposiciones especiales que dispongan la
concesión del recurso de apelación en ambos efectos respecto de las sentencias
interlocutorias, autos o decretos. Al efecto, se ha declarado que planteada la
excepción de incom petencia en el carácter de dilatoria, la resolución que la
acoge es apelable en ambos efectos, interpretando a contrario sensu el art. 307
del C P C . Esta norm a sería especial en relación a los arts. 194 y 195 del citado
Código, por lo que debe dársele aplicación preferente.1"’
iii) De las resoluciones pronunciadas en el incidente sobre ejecución
de una sentencia firme, definitiva o interlocutoria.
iv) De las resoluciones que ordenan alzar m edidas precautorias.
Estos dos núm eros se encuentran com prendidos en la actualidad en el
N° 2 del precepto legal y podrían por ello perfectam ente ser eliminados.
v) De todas las demás resoluciones que por disposición de la ley sólo
adm itan apelación en el efecto devolutivo.
Ejemplo de aplicación de este precepto respecto de sentencias definitivas
son los arts. 550, 606, 614 y 691 del CPC.
En la Ley N° 19.968, que creó los Tribunales de Familia, conform e a lo
establecido en el N° 3 del art. 67 que se puede establecer como regla general
que la apelación se concederá en el solo efecto devolutivo.
Excepcionalm ente, debe concederse la apelación en ambos efectos y no
cabe la ejecución provisoria de la sentencia en los casos de: 1) Las acciones
de filiación y todas aquellas qLie digan relación con la Constitución o mo­
dificación del estado civil de las personas; 2) La autorización para la salida
de niños, niñas o adolescentes del país, en los casos en que corresponda
de acuerdo con la ley; 3) El procedim iento de adopcion a que se refiere
el títLilo III de la Ley Nu 19.620; y 4) Las acciones de separación, nulidad y
divorcio reguladas en la Ley de M atrimonio Civil.
En el nuevo procedim iento laboral, conform e a lo previsto en el ar­
tículo 476 del Código del Trabajo, la regla general es la concesión de la apela­
ción en el solo efecto devolutivo, dado que en esa form a debe ser concedida
en contra de las que se pronuncien sobre medidas cautelares v las que fijen
el m onto de las liquidaciones o reliquidaciones de beneficios de seguridad
social. Excepcionalm ente, debe concederse la apelación en ambos efectos
en contra de las sentencias interlocutorias que ponen térm ino aljuicio o
hacen imposible su continuación.
1Bli Gaceta N° 193 (1996), julio, pp. 65yss.
I.O S R EC U R SO S PRO CESA LES
En el antiguo proceso penal, de acuerdo a lo previsto en el art. 60 del
CPP, procede el otorgam iento de ia apelación en el solo efecto devolutivo
en los siguientes casos:
i) Cuando la ley expresam ente lo disponga para casos determ inados.
Ejem plo de ello son los m encionados en los arts. 283, 316, 366, 397,
443.
ii) Cuando por hallarse la causa en estado de sumario, pudiere entorpe­
cerse la investigación a causa del recurso de apelación concedido en ambos
efectos.
En el nuevo proceso penal, ya lo hem os dicho, la regla general es que la
apelación se conceda en el solo efecto devolutivo y no en ambos efectos.
13. LA ORDEN DE NO INNOVAR EN EL RECURSO
DE APELACIÓN
Debido a la am pliación de los supuestos en los que el recurso de apelación
procede en el solo efecto devolutivo, el legislador en la reform a introduci­
da por la Ley N° 18.705 introdujo la posibilidad de solicitar la orden de no
innovar en el recurso de apelación (art. 192 incisos 2“ y 3o del CPC).
De acuerdo con lo establecido en el referido inciso 2o, en los casos en
que se hubiere concedido u na apelación en el solo efecto devolutivo “el
Tribunal de alzada a petición del apelante y m ediante resolución fundada,
podrá dictar orden de no innovar”.
13.1. R e q u is it o s
d e p r o c e d e n c i a d e l a o r d e n d e n o in n o v a r
Los requisitos que deben concurrir para que proceda la orden de no innovar
son los siguientes:
13.1.1. Que se hubiere concedido una apelación en el solo
efecto devolutivo
Resulta obvio que en los casos en que la apelación se haya concedido en
am bos efectos no será procedente la concesión de la orden de no innovar,
puesto que la com petencia del Tribunal de prim era instancia para seguir
conociendo del asunto se encuentra suspendida por el efecto suspensivo
que com prende la apelación.
La posibilidad de pedir la orden de no innovar en estos casos se introdiijo
a fin de evitar que en form a conjunta a la apelación se dedujera un recurso
de queja, para los efectos de solicitar en éste la orden de no innovar, situación
que no es posible que acontezca en la actualidad dada la incom patibilidad
expresa que prevé el legislador entre el recurso de queja y los demás recursos,
ordinarios o extraordinarios.
158
CAP. IV. EL R EC U R SO DE APELA! IO N
13.1.2. Que el apelante formule una solicitud de orden de no innovar
ante el Tribunal de alzada
La orden de no innovar solo puede ser otorgada a petición del apelante y
nunca de oficio por parte del Tribunal, salvo que exista texto expreso de ley
que así lo contemple, atendido el principio de pasividad que rige la actuación
de los tribunales.197
En la ley no se señala una o po rtunidad procesal para ejercerse esta
facultad, por lo que se ha entendido que ella puede ser solicitada desde la
concesión del recurso en el solo efecto devolutivo, aunque no se encuentren
los antecedentes de éste ante el Tribunal de alzada, y hasta la vista de la causa
del recurso de apelación.
13.1.3. Que el Tribunal de alzada dicte una resolución fundada para
los efectos de conceder la orden de no innovar
La necesidad de dictar una resolución fundada sólo es necesaria para los efectos
de conceder la orden de no innovar, no así para los efectos de rechazar ésta,
en la cual bastará un simple “no ha lugar a lo solicitado por el apelante”.
Se entiende que una resolución será fundada cuando el Tribunal señale
los motivos o razones por los cuales se justifica la concesión de la orden de
no innovar y el alcance de la misma.
Los fundam entos que se señalen por el Tribunal de alzada para funda­
m entar la concesión de la orden de no innovar no constituyen causal de
inhabilidad conform e a lo establecido en la riltima parte del inciso 2o del
art. 192, según adición realizada por la Ley N° 18.882.
13.2.
E f e c t o s d e l a o r d e n d e n o in n o v a r
DE LA RESOLUCIÓN RECURRIDA
respec to
Los efectos o alcances que puede tener la orden de no innovar respecto de
la resolución im pugnada pueden consistir en:
13.2.1. Suspender los efectos de la resolución recurrida
La SLispensión de los efectos persigue obtener que se reste eficacia a la reso­
lución recurrida dentro del proceso, la cual no'se encuentra en estado de
ser cumplida.
1,7 Véase art. 10 COT. Así, por ejemplo, el art. 47 G de la Ley N° 17.997 LOC Tribunal
Constitucional, introducido por la Ley N” 20.381, de 28.10.2009, contempla expresamente
la facultad para que una sala del Tribunal Constitucional disponga, de oficio, la suspensión
del procedimiento respecto del cual se hubiere solicitado que se declarare inaplicable un
precepto legal que se estima inconstitucional.
159
LOS R K C U R S O S P R O C E S A L E S
II '
l'nmhztir rl cumplimiento de la resolución recurrida
I i i> ii 'Ii .11 mu il l i um plim ieuto de la resolución recurrida im porta que
lt -í- in im i I i iim plim im lo de una resolución que se encuentra en estado
i¡> - l i n q i l l l .1
i-suelto (|tie la orden de innovar dada en general
ilgnilii .1 I, | 11 ,ili/.icion com pleta del expediente, de m anera que eljuez no
jim-ili 1 1!’ 11 m u^uiia actuación ni las partes hacer gestión alguna, y tiene
• líini un 1 I.i 1111 ni iii-iii 1.1 de hacer suspender los plazos que se encuentran
|i- mili un . n i Ii in .m íos.lw De allí que se ha declarado que habiéndose otor111........I> n di- 111 mi im >var 110 puede alegarse la existencia del abandono del
............11111 ti -11111 . lujándose en que habrían transcurrido más de seis meses
¡1 idi la iilinii.i diligencia útil. En virtud de lo expuesto, la sentencia que
^111 r| .t11.11 n Ii >1111 di'l procedim iento infringe el artículí) 152 del Código de
1 111 1m i 1 1111 1 1 ivil y, por lo tanto, procede acceder al recurso de casación
1 1 I ........
i
¡ i ...............il, se Ii . i i
¡i
110
■
I I . 1 1 I nudmente, el Trib unal de alzada se encuent ra facultado para
n’iliiiijnt los efectos por resolución fundada de la orden de no innovar
I II' 1 ini| 11111.1 qut los tribunales de alzada pueden especificar determinadamente
I tIi un 1 que sr le quiere otorgar a una orden de no innovar, la que puede
Ii 11 pin i-jrmpln, sólo a determ inadas actuaciones dentro del proceso.
1
ii
i
III
I KAMI'IAC ION DE LA SOLICITUD DE ORDEN DE NO INNOVAR
I I 1 1 1 1 1 1 . iimiciito q u e debe seguirse respecto de la solicitud de orden de no
........ . 11 ir m i centra contem plado en el inciso final del art. 1 9 2 del CPC.
I’i « n u d a que sea la solicitud de orden de no innovar por el apelante,
distribuida por el presidente m ediante sorteo entre las salas en
que . ncuentra dividido el Tribunal.
1 1 tula sorteada debe proceder a conocer y pronunciarse en cuenta
i> ,ir< to dr la referida orden.
rll.i ileln* > n
1 I l.l l-.CTOS (¿LE PRODUCE LA RESOLUCIÓN QUE RECAE EN LA ORDEN
DE NO INNOVAR RESPECTO DEL RECURSO DE APELACION
u .1 determ inar los efectos que respecto de la apelación se generan con
pnyiunciam iento por una sala de la Corte respecto de la orden de no
innovar, debem os distinguir:
1
rl
1
1'"* C. de Apelaciones Presidente Aguirre Cerda, sentencia de 20 de julio de 2000, RDJ,
. XCVII, sec. 2', p. 35
C. Suprema, sentencia de 5 de octubre de 1999, RDJ, t. XCVI, sec. 1“, p. 183.
160
________ CAI*. IV. EL REX I RSO DE A PELA C IÓN
13.4.1. La urden de no innovar fue concedida
En este caso, decretada la orden de no innovar se producen, respecto del
recursade apelación los siguientes efectos:
i) Su conocim iento queda radicado en la sala que concedió la orden
ele no innovar, f _
ii) Goza de preferencia para figurar en tabla, en su vista y fallo.
13.4.2. La orden de no innovar no fue concedida
En este caso no se genera ninguno de los efectos referidos precedentem ente.
El recurso será visto poi la sala y de acuerdo a la preferencia que le corres­
ponda según las reglas generales.
En el nuevo proceso penal, no obstante contem plarse como regla general
la concesión clel recurso de apelación en el solo efecto devolutivo, no se prevé,
ni se regula en form a alguna, el otorgam iento de la orden de no innovar.
De acuerdo con ello podría entenderse que son aplicables todas las nor­
mas que se refieren a la orden de no innovar contem pladas en el recurso de
apelación en m ateria civil, de conform idad a la remisión que se efectiia al
libro I del CPC, conform e a lo previsto en el art. 52 clel C. Procesal Penal.
Hay que tener presente, en todo caso, que la doctrina nacional ha señalado
que “el principio básico del C. Procesal Penal es que la interposición de un
recurso no suspende la ejecución de la decisión, a menos que impugnare una
sentencia condenatoria o que la ley disponga expresam ente lo contrario.
Pues bien, si sólo a virtud de texto expreso de la ley puecle la interposición
del recurso provocar la suspensión de la ejecución de lo resuelto, la única
consecuencia que hay que extraer, es que no cabe ya más, en los recursos
penales, la orden de no innovar o prohibición de innovar, es decir, no está
conferida al Tribunal que conoce del recurso la potestad de decretar la sus­
pensión clel procedim iento en que el recurso incide, lo que constituye una
práctica socorrida en el ám bito civil”.200
Debemos tener presente, en todo caso, que en el nuevo sistema procesal
penal se contem pló expresamente en la Ley N° 20.253 la orclen ele no innovar,
respecto ele los casos en que procede la apelación en el solo efecto devolu­
tivo en contra de la resolución que negare o revocare la prisión preventiva,
conform e a lo previsto en el inciso Io del art. 149.
Al efecto, dispone el inciso 3o clel art. 149 que “en los casos en que no
sea aplicable lo dispuesto en el inciso anterior, estando pendiente el recurso
contra la resolución que dispone la libertad, para im pedir la posible fuga clel
im putado la Corte ele Apelaciones respectiva tendrá la facultad de decretar
una orden de no innovar, desde luego y sin esperar la vista del recurso de
apelación del fiscal o clel querellante”.
Raúl T avolari O liveros , “De los recursos en el Nuevo Código Procesal Chileno",
en Revista de Derecho Procesal N" 20 (2005), Departamento de Derecho Procesal Facultad de
Derecho Universidad de Chile, p. 398.
161
LOS RECURSOS PROCESALES
Consideram os que el legislador al regular la orden de no innovar res­
pecto de un caso específico está dando la razón a quienes han sostenido su
im procedencia como regla general dentro del nuevo sistema.
En efecto, si la orden de 110 innovar hubiere procedido como regla ge­
neral y conform e a la aplicación supletoria del CPC, no tendría sentido que
la hubiere regulado respecto de una resolución específica apelable en lo
resolutivo, a menos que considerem os que en esta nueva regulación espe­
cificó aporta nuevos elem entos relevantes en cuanto a la oportunidad y los
casos en que debe ser ella otorgada conform e a las reglas generales, lo que
parece no suceder en la especie.
14. TRAMITACIÓN DEL RECURSO DE APELACIÓN
14.1.
T r a m it a c ió n
d e l r e c u r s o d e a p e l a c ió n e n p r im e r a in s t a n c ia
Los trámites que se deben seguir en prim era instancia respecto de un recurso
de apelación son los siguientes:
-C on cesión del recurso.
-N otificación de la resolución que concede o deniega el recurso.
-D ep ósito de dinero para fotocopias o compulsas en caso de ser conce­
dida la apelación en el solo efecto devolutivo.
-R em isión del proceso o de las fotocopias al Tribunal de alzada.
En consecuencia, procederem os brevem ente al estudio de estos trámi­
tes tanto en m ateria civil como penal, que corresponden al orden lógico
en que deben sucederse ellos en la tram itación de la apelación en prim era
instancia.
14.1.1. Concesión del recurso
Interpuesto el recurso de apelación por la parte, el Tribunal debe dictar
una resolución concediéndolo, ya sea en am bos efectos o en el solo efecto
devolutivo, o denegándolo.
Para los efectos de pronunciar dicha resolución el Tribunal de prim era
instancia debe efectuar el prim er control acerca de la admisibilidad del
recurso, el que com prende los siguientes aspectos:
-S i es procedente el recurso de apelación respecto de la resolución en
co ntra de la cual se interpone.
-S i el recurso de apelación se ha interpuesto dentro del plazo legal;
-S i el recurso de apelación contiene los fundam entos de hecho y de
d erech o en caso de ser ello procedente;
-S i el recurso de apelación contiene peticiones concretas.
El art. 201 del CPC obliga expresam ente al Tribunal de prim era instancia
a efectuar este control de admisibilidad del recurso de apelación, el que sólo
162
( AP. IV. EL RECURSO DE APELACIÓN
debe recaer sobre los aspectos form ales y no ele fonclo. Así, por ejemplo, el
control respecto de los fundam entos de hecho y de derecho deberá recaer
acerca de si ellos se contienen en el recurso de apelación y no acerca de si
los fundam entos m encionados son procedentes o im procedentes respecto
del fondo del asunto.
De acuerdo con ese control el Tribunal de prim era instancia deberá pro­
nunciarse de plano respecto del escrito de apelación presentado, dictando
una resolución en la cual podrá conceder el recurso o denegarlo.
En contra ele esa resolución que concede o deniega el recurso de apelación
puede interponerse el recurso de hecho, según lo veremos más adelante.
En contra de dicha resolución no cabe deducir reposición, que sólo está
prevista para el control que debe realizar el Tribunal de alzada y no para este
control que efectúa el Tribunal de prim era instancia.
E x c e p c io n a lm e n te , tr a tá n d o s e d e los casos e n q u e es p r o c e d e n t e el
d e n o m in a d o falso re cu rso d e h e c h o - l o v e re m o s m ás a d e la n te - p ro c e d e en
c o n tra d e la re so lu ció n q u e c o n c e d e la a p e la c ió n el re c u rs o d e repo sición
(art. 196 d el CPC).
En el antiguo proceso penal tam bién cabe que el Tribunal de prim era
instancia efectúe el control de adm isibilidad para conceder o denegar el
recurso de acuerdo a lo previsto en el art. 59 clel CPP, pero éste clebe recaer
sólo acerca de los aspectos referentes a la procedencia según la naturaleza
jurídica de la resolución im pugnada y el plazo, pero no acerca de los funda­
mentos y peticiones concretas que no rigen respecto a la apelación en esta
materia.
En el nuevo proceso penal, el Tribunal de prim era instancia debe efectuar
un control ele admisibilidad del recurso acerca de los mismos elem entos y en
la misma form a que la prevista respecto del procedim iento civil, conform e a
lo prevenido en el art. 365, que señala que el T ribunal de prim era instancia
debe determ inar si concede o deniega el recurso interpuesto, lo cual lleva
implícito el exam en de admisibilidad de todos los requisitos de procedencia
establecidos por el legislador.
Sobre la m ateria debem os hacer presente que en el Segundo Informe
de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Se­
nado se señaló expresam ente que “respecto de la admisibilidad, [en que]
se repite el sistema actual del doble control tanto en el Tribunal a quo como
en el ad quem, se planteó la posibilidad de que el Tribunal a quo no se pro­
nuncie sobre su procedencia dejando esta decisión al Tribunal superior, sin
embargo, se tuivo presente que las posibilidades de rechazo en esa etapa son
formales generalm ente cuándo es extem poráneo o im procedente. Además
ante una negativa injustificada del Tribunal a quo, existe siem pre el recurso
de hecho”.201
' Véase F er n a n d o L o n d o ñ u y o t r o s , C. M a tu r a n a (coordinador), Puijoima procesal
penal. Génesis, historia sistematizada y concordancias, Editorial Jurídica ele Chile, t. III, 2003,
pp. 67 y 68.
163
ni mui m u i
LO S RECU RSOS PRO CESA LES
1t.1.2. Notificación de la resolución que concede el recurso
a) En m ateria civil
La notificación de la resolución que concede o deniega el recurso de
apelación debe ser notificada a las partes por el estado diario, de acuerdo a
10 previsto e n el art. 50 del CPC.
L.a notificación de la resolución que se pronuncia acerca de la concesión
del recurso de apelación tiene gran trascendencia, por cuanto:
-E lla constituye el prim er elem ento del em plazam iento para la segunda
instancia en m ateria civil;
-A partir de su notificación comienza a correr el plazo para interponer
el verdadero recurso de hecho, en contra de la resolución que deniega el
recurso de apelación de acuerdo a lo previsto en el art. 203 clel CPC, y
-A partir de su notificación com ienza a correr el plazo para que el ape­
lante dé cum plim iento a su obligación de depositar dinero para fotocopias
0 compulsas, en caso de haberse otorgado la apelación en el solo efecto
devolutivo, de acuerdo a lo establecido en el inciso 2o del art. 197 del CPC.
b) En el antiguo proceso penal
!• n m ateria penal, es aplicable tam bién la notificación de la resolución
esrado d iario , c o m o o c u rre en m a te r ia civil, sin p erju icio d e p o d e r ser
i t-sario ta m b ié n e fe c tu a r su n o tificació n p e rs o n a l e n el ev ento d e te n e r
que ser ella n o tific a d a a los re p r e s e n ta n te s d el m in iste rio piiblico o al reo
|n i vado d e lib e rta d , d e a c u e rd o a lo e s ta b lec id o e n el art. 66 d el CPP.
Miiiiu
uuuiu
1 ii i i
e l
ik
l.a notificación de dicha resolución tiene im portancia por constituir el
único elem ento del em plazam iento para la segunda instancia en materia
penal, dado que no cabe la com parecencia de las partes como trám ite nece­
sario para su vista de acuerdo a lo establecido en el art. 63 del CPP.
1 imbién a contar de la notificación de la resolución comenzó a correr
el plazo para recurrir de hecho de acuerdo al art. 62 del CPP.
ftl último aspecto mencionado en materia civil en cuanto a la trascendencia
d<* esta notificación -depósito de dinero para fotocopias- no recibe aplicación
en la apelación penal, de acuerdo a lo previsto en el art. 61 del CPP.
c) En el nnevo proceso penal
I,a notificación de la resolución que concede o deniega el recurso de
.|H 1K ion debe ser hecha a las partes por el estado diario, de acuerdo a lo
picvisio en los arts. 50 del CPC y 28 y 32 clel C. Procesal Penal, salvo al minis11 .io publico, que debe ser notificado en sus oficinas conform e a lo señalado
cu el .n i. 27 del C- Procesal Penal.
I nulificación de la resolución que se pronuncia acerca de la concesión
del
(Je apelación tiene gran trascendencia, por cuanto:
i} I lia constituye el prim er elem ento del emplazamiento para la segunda
mji.un ia «n el nuevo proceso penal.
n
i i i i s o
164
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
lúi el recurso de apelación es requisito que se notifique a las partes por
el Tribunal de alzada la fecha y hora de la audiencias en que deban com pa­
recer como trámite necesario para su vista, de acuerdo a lo establecido en
el art. 3lil -qu e se rem ite a las normas deljuicio oral- conform e con el cual
debe fijarsa día y horas de la audiencia notificada a los intervinientes (ver
arts. 281 y 325 del C. Procesal Penal).
Efectuada la notificación de la fecha y hora en la que se realizará la vista
del recurso de apelación, “la falta de comparecencia de uno o más recurrentes
a ia audiencia ciará lugar a que se declare el abandono del recurso respecto
de los ausentes. La incom parecencia ele uno o más de los recurridos perm i­
tirá proceder en su ausencia”, conform e a lo previsto en el inciso segundo
del art. 358 del C. Procesal Penal.
ii)
A-partir de la notificación de la resolución clel Tribunal de prim era
instancia que se pronuncia concediendo o denegando el recurso de apelación,
comienza a correr el plazo de tres días para interponer el recurso de hecho
ante el Tribunal de alzada en contra de la resolución que deniega el recurso
de apelación, o lo concede en form a errada, de acuerdo a lo señalado en el
art. 369 del C. Procesal Penal, y
íii) En el nuevo proceso penal no se clebe depositar dinero para fotoco­
pias o compulsas en caso de haberse otorgado la apelación en el solo efecto
devolutivo, puesto que esa es una carga que le corresponde al Tribunal de
prim era instancia, conform e a lo regulado en el art. 371 del C. Procesal
Penal.
Al efecto, dispone ese precepto que “concedido el recurso, eljuez remitirá
al Tribunal de alzada copia fiel de la resolución y de todos los antecedentes que
fueren pertinentes para un acabado pronunciam iento sobre el recurso".
Sobre este punto resulta interesante dejar constancia que en el Segundo
Inform e de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento
del Senado se señaló que “esta norm a regula lo que hoy denom inam os las
compulsas, que en la práctica son una pérdida de tiempo, porque la Corte
norm alm ente pide que se le envíe el expediente original completo, porque
considera insuficientes los docum entos que se le rem iten. En atención a
estos antecedentes, la Comisión acordó que el Tribunal a quo se deje copias
de todos los antecedentes y envíe al Tribunal de alzada la resolución y todos
los antecedentes, originales o copias, que fueren pertinentes”, y por otra
parte indicó que “en atención a la mayor im portancia que cobran cada día
los docum entos electrónicos, la Comisión acordó dejar constancia que los
docum entos no sólo se refieren a aquellos que tienen soporte de papel, sino
a cualquier medio tecnológico que perm ita su lectura o su percepción visual
o auditiva. En cuanto a la regulación de la admisión y la forma en que deben
registrarse los docum entos tecnológicos, la Comisión estimó la conveniencia
que fuera la misma Corte Suprem a que lo hiciera a través de un auto acor­
dado, a fin de uniform ar los criterios de los tribunales”.20V é a se FERNANDO LONDOÑ O y OTROS, C. ¡VlATURANA (coordinador), Reforma procesal pemil.
Génesis, historia sistematizada y concordancias. Editorial Jurídica de Chile, t. III, 2003, p. 78.
165
LOS KEf :l RSOS PROCESALES
1 1.1.3. Depósito dii dinero [jara fotocopias o compulsas
a) En m ateria civil
En m ateria civil, es necesario que se obtenga una copia clel expediente
en los casos en que hubieren de existir luego de concedida la apelación dos
tribunales con com petencia para seguir conociendo de la causa, situación que
ocurre solam ente en los casos en que el recurso de apelación es concedido
en el solo efecto devolutivo.
De allí que cuando se concede un recurso de apelación en ambos efectos,
por suspenderse la com petencia del de prim era hasta el fallo de la apelación,
no es necesario cum plir con este trámite, puesto que toda la apelación se
continuará tram itando en los autos originales.
En consecuencia, cada vez que se concede un recurso de apelación en
el solo efecto devolutivo se deberán sacar compulsas, esto es, las fotocopias
o copias dactilográticas necesarias de las piezas del expediente para que el
Tribunal superior conozca de la apelación y el inferior continué conociendo
de la causa.
Las piezas del expediente que deben fotocopiarse o de las cuales deben
sacarse las respectivas copias, tienen que ser indicadas por el Tribunal a quo
al conceder el recurso de apelación.
Al elec to , el inciso 1“ clel art. 197 clel CPC establece: “La re so lu c ió n que
c o n c e d a la ap e lació n sólo e n el efecto devolutivo d e b e rá d e te rm in a r las piezas
d e l e x p e d ie n te q u e , a d e m á s d e la r e so lu c ió n a p e la d a , d e b a n c o m p u lsa rse o
f o to c o p ia rse p a ra c o n tin u a r c o n o c ie n d o d el p ro ceso , si se trata d e se n te n c ia
definitiva, o q u e d e b a n en v iarse al T rib u n a l s u p e r io r p a ra la re so lu c ió n del
re c u rs o , e n los clemás casos”.
En consecuencia, cuando se otorga la apelación en el solo efecto devolu­
tivo no es necesario sacar fotocopias o compulsas de todo el expediente, sino
sólo de la resolución recurrida y de las demás piezas que se determ inen como
necesarias por el Tribunal de prim era instancia al conceder la apelación.
La regla general es que las copias del expediente se obtengan a través de
fotocopias, puesto que sólo se sacarán compulsas cuando exista imposibilidad de
sacar fotocopias en el lugar de asiento del Tribunal, lo que debe ser certificado
por el secretario (art. 197 inc. 2o). Aunque el legislador no lo diga, las fotoco­
pias o compulsas deben ser debidam ente autentificadas por el secretario del
Tribunal en form a previa al envío de los antecedentes al Tribunal superior.
El apelante tiene la carga procesal de depositar en la secretaría del Tri­
bunal la cantidad de dinero que el secretario estime necesaria para cubrir
el valor de las fotocopias o de las compulsas respectivas.
Dicha obligación debe ser cum plida por el apelante dentro de los cinco
días siguientes a la notificación de la resolución que le concede el recurso
de apelación. El secretario del Tribunal deberá dejar constancia de esta cir­
cunstancia en el proceso, señalando la fecha y el m onto del depósito.
La sanción que se tiene para el apelante que no da cum plim iento a esta
obligación dentro de la oportunidad legal establecida, consiste en que “se
le tendrá por desistido del recurso, sin más trám ite” (inciso final clel art. 197
IM
C A R IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
d e l C P C ) . El legislador, a pesar de haber sustituido este artículo por la Ley
jsju 18.705, m antuvo una im propiedad de lenguaje y la omisión en que in­
c u r r í a el texto primitivo.
En prim er lugar, no cabe hablar en la especie de desistimiento, que es la
r e n u n c i a expresa del recurso efectuada por el apelante, sino directam ente
de deserción, que es e l m odo de poner térm ino al recurso en los casos en
que no se cum ple una gestión ordenada por la ley.
En segundo lugar, debió señalarse expresamente que el Tribunal de oficio
podía dictar la resolución declarando la deserción del recurso de apelación,
sin esperar la petición expresa del apelado en este sentido (principio de la
pasividad judicial del art. 10 del Código Orgánico de Tribunales).
Finalm ente, una vez obtenidas las fotocopias o compulsas, el legislador
ha establecido los antecedentes qtie deben rem itirse al Tribunal superior y
los que deben perm anecer en el Tribunal inferior:
i) La apelación se interpone en contra de una sentencia definitiva.
Las fotocopias o compidsas perm anecen en poder del Tribunal inferior
para continuar conociendo del proceso y al Tribunal superior deberán re­
mitirse los autos originales.
ii) La apelación se interpone en contra de otras resoluciones.
En este caso, los autos originales perm anecen ante el Tribunal inferior
para seguir conociendo del proceso y al Tribunal superior se rem iten las
fotocopias o compulsas.
b) En materia penal
En el antiguo proceso penal la obligación de sacar las compulsas en
los casos en que se concede una apelación en el solo efecto devolutivo no
pesa sobre el apelante, sino que ellas deben ser ordenadas por el Tribunal y
hechas por el secretario dentro del plazo que el Tribunal establezca, el que
no puede exceder de cinco días.
En consecLiencia, en m ateria penal el apelante no tiene carga procesal
alguna para los efectos que se confeccionen las comptilsas y jam ás podrá
tenerse a éste por desistido del recurso por no dar cum plim iento al art. 197
del CPC, por declararse expresam ente que éste no es aplicable en el proce­
dim iento penal (art. 61 del CPP).
En el nuevo proceso penal rige el mismo principio del antiguo sistema
procesal penal respecto del sujeto encargado de rem itir los antecedentes
necesarios para el pronunciam iento sobre el recurso de apelación, conforme
a lo previsto en el art. 371 del C. Procesal Penal.
14.1.4. Remisión del proceso o fotocopias al Tribunal superior
a) En materia civil
La regla general es que la rem isión del proceso se hará por el Tribunal
inferior al día siguiente al de la últim a notificación.
167
LOS RECURSOS PROCESALES
).|l rl i ¡ : ilt i|ii<' lucio.' n e c e sa rio saca r las fo to co p ias o co m p u lsa s p o r
....................... i I.i ,ij >< Ilición e n el solo efecto devolutivo, p o d rá am pliarse
mi 11 x l<>s lu.s días (|iie, a te n d i d a la e x te n s ió n d e las copias q u e
ii m ', c n iin c n ec esa rio d ic h o T rib u n a l (art. 198 CPC).
I ni il il- ii Hni i fe i e m isió n clel p ro c e s o re ca e e n el T rib u nal, p o r lo q u e
.¡•i i|in ir cM aíTivca ip e r c ib im ie n to a lg u n o o san c ió n al a p e la n te p a ra
■ i"-, i Ir 11 .iríiye.u el p ro c e s o c o m o o c u rre e n la casación (art. 779 ;.
■
i. I.i n i.m u iIrl e x p e d ie n te al T rib u n a l d e s e g u n d a in stan cia preI i I.ii iili.nl tlr a d h e rirs e a la a p e la c ió n e n p r im e r a instancia, s e g ú n lo
I .i > m i 11 11 rl ai i ; I 7 11< I <SC.
111 I n n i.ilr i i, i p e n a l
I ii rl .mi'.Miu p ro ceso p e n a l -a rts . 61 y 512 del C P P -se c o n tie n e n basi• ...i-, ni: I.i .u n m i n o rm a s q u e e n m a te r ia civil,
I n i I iiiirvo p ro ceso p e n a l n o se c o n te m p la n n o r m a s s o b re la m ateria,
I i i I• i 111 ■pi ii Iciih is e n t e n d e r aplicables, e n c u a n to n o se o p o n g a n a la nain ili .i i Irl ijyrvo sislem a p ro cesal p e n a l, to d as las d isposiciones previstas
■ii i I 11 i ni .i 1 1 Ir a pe lar ion en m a te ria civil, d e a c u e rd o a la re m isió n q u e se
,h il lilim I del i ;p(., (art. 52 del C. P ro cesal P en al).
1 I ' lil EMPLAZAMIENTO EN LA SEGUNDA INSTANCIA
11.2.1. En materia civil
1 1,
rrl i o n lo pievisto en el art. 800 N° 1 del CPC, co nstituye u n trám ite
i lili-.;, ni r s r n r ia l e n la s e g u n d a in stan cia el e m p la z a m ie n to d e las partes,
In i h< .m ies d r q u e el s u p e r io r c o n o z c a d el recu rso.
£ ii 11 iiisri u en cia, el e m p la z a m ie n to e n la s e g u n d a in stan cia constituye
mi n .m u i' i seiu ial p a ra la validez d el p ro ceso , y si se llegare a p r o n u n c ia r
■
i 111 r 11 ■ i rs o lv ie n d o el r e c u rs o d e a p e la c ió n , sin q u e se h u b ie r e d a d o
i m i i l i n i u in p lim ie n to a este trám ite, p o d r á d e d u c irs e e n c o n tr a d e esa
i .|m m u rl re cu rso d e casación e n la fo rm a , d e a c u e rd o a lo previsto en
rl i 7iiH N ” 9 en re la ció n c o n el art. 800 N “ 1 d el CPC.
I11 r . m p i c a m i e n to en s e g u n d a in stan cia c o m p r e n d e los e le m e n to s proI ii 11 ', i Ir lo d o e m p la z a m ie n to , c o m o s o n la n o tificació n y el tra n sc u rso del
pl.i fo I a p a rtic u la rid a d e n este caso se p re s e n ta p o r q u e el p rim e ro d e ellos
■r d cl.c c u m p lir a n te el T rib u nal d e p rim e ra instancia, y el s e g u n d o a n te el
11 1 1>i i n.iI superior.
( in s t itu y e n los e le m e n to s d el e m p la z a m ie n to p a ra la s e g u n d a instancia
l< is siguientes:
a) N otificación d e la re so lu c ió n q u e c o n c e d e el re c u rs o d e ap elació n.
.ii ii
"
i.i
i .i
.ii
Esta notificación pronunciada por el Tribunal de prim era instancia y que
debe practicarse -según lo vim os- por el estado diario, constituye el prim er
elem ento del em plazam iento de la segunda instancia.
168
CAP. [V. EL RECURSO Dli APELACIÓN
b)
Transcurso clel plazo q u e tien e el a p e la n te p a ra c o m p a re c e r a n te el
T rib u nal d e alzada.
Ingresado el expediente o las fotocopias del recurso ante el Tribunal de
segunda instancia, el secretario debe certificar este hecho en el proceso.
A. contar ele dicha certificación, com ienza a correr el plazo del art. 200
para que las partes com parezcan en la segunda instancia. El referido
plazo constituye el segundo elem ento del em plazam iento de la segunda
instancia.
Es necesario advertir que en esta instancia no se efectúa notificación
alguna para que comience a correr el térm ino para comparecer, sino que
el mismo se cuenta desde el acaecim iento de un hecho material como es el
certificado de ingreso del expediente que efectiia el secretario de la Corte.
De allí que para evitar que transcurra este plazo sin que se advierta ello
por el apelante, será necesario que este vigile el tránsito del expediente del
Tribunal de prim era al de segunda instancia, para constatar la fecha en que
se efectúa el certificado clel ingreso por parte del secretario clel Tribunal de
segunda instancia.
14.2.2. En el antiguo proceso penal
En el antiguo proceso penal el em plazam iento para la segunda instancia se
encuentra constituido por un solo elem ento: la notificación que se efectúa
en prim era instancia de la resolución que se pronuncia concediendo el
recurso de apelación.
El segundo elem ento, transcurso del plazo para que las partes compa­
rezcan ante el Tribunal ad quem, no tiene aplicación en materia penal, por
cuanto:
El recurso de apelación en m ateria penal se ve ante el Tribunal que deba
conocerlo sin esperar la com parecencia de las partes (art. 63 del CPP).
A propósito de la apelación de la sentencia definitiva, el inciso final del
art. 510 del CPP establece que “las partes se considerarán emplazadas para
concurrir al Tribunal superior por el hecho de notificárseles la concesión
del recurso de apelación”.
14.2.3. En el nuevo proceso penal
• En el nuevo proceso penal constituyen los elem entos clel em plazamiento
para la segunda instancia los siguientes:
1. Notificación de la resolución que concede el recurso de apelación.
Esta resolución debe ser notificada a las partes por el estado diario, según
ya lo hem os explicado, salvo al ministerio público, que debe ser notificado
en sus oficinas, conform e a lo previsto en el art. 27 clel C. Procesal Penal.
2. Notificación de la resolución del Tribunal de alzada que fija el día y
hora de la audiencia en que será visto el recurso de apelación.
Ibü
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
En el recurso de apelación es requisito que se notifique a las partes por el
Tribunal de alzada la fecha y hora de la audiencias en que deben comparecer
las partes como trámite necesario para su vista, de acuerdo con lo establecido
en el art. 361, que se rem ite a las norm as delju icio oral, conform e con el
cual debe fijarse día y hora de la audiencia notificada a los intervinientes
(arts. 281 y 325 del C. Procesal Penal).
Efectuada la notificación de la fecha y hora en la que se realizará la vista
del recurso de apelación, “la falta de comparecencia de uno o más recurrentes
a la audiencia dará lugar a que se declare el abandono del recurso respecto
de los ausentes. La incom parecencia de uno o más de los recurridos permi­
tirá proceder en su ausencia", conform e a lo previsto en el inciso segundo
del art. 358 del C. Procesal Penal.
El incum plim iento de estas norm as posibilitará la interposición del re­
curso de nulidad en contra de la sentencia que se dicte respecto del recurso
ele apelación, si fuere procedente segtin su naturalezajurídica, de confor­
m idad a lo previsto en el art. 374 letra b), en relación con lo previsto en los
arts. 361, 281 y 325 del C. Procesal Penal.
14.3.
T r a m it a c ió n
d e l r e c u r s o d e a p e l a c ió n e n m a t e r ia c iv il
EN LA SECUNDA INSTANCIA
En m ateria civil, los trámites que se contem plan respecto de la tramitación
del recurso de apelación en la segunda instancia son los siguientes:
-C ertificado de ingreso del expediente del secretario.
-D eclaración de admisibilidad o inadm isibilidad del recurso.
-C om parecencia de las partes.
-P rim era resolución que se dicta en la segunda instancia.
-L a adhesión a la apelación.
-L as notificaciones.
-L o s incidentes.
-L a prueba.
-L o s informes en derecho.
-L a vista de la causa.
14.3.1. Certificado por el secretario del ingreso del expediente ante
el Tribunal de segunda instancia
En la segunda instancia el secretario del Tribunal de alzada debe; estampar
en el expediente o las compulsas remitidas p or el Tribunal de prim era instan­
cia, un certificado que acredita la fecha de ingreso del expediente y además
deberá incluir la causa dentro del libro de ingreso de recursos de apelación
que la Corte lleva para estos efectos, asignándole al proceso un niim ero de
rol que es distinto al que se le asignó en la prim era instancia.
Este certificado, ya lo hem os dicho, no se notifica, pero tiene una gran
trascendencia, puesto que a partir de él com ienza a correr el plazo que las
partes tienen para com parecer en la segunda instancia.
170
CAP. IV. EL REI )L RSO DE APELA CIÓN
14.3.2. Declaración de admisibilidad o inadmisibilidad
del recurso de apelación
Efectuada la certificación del ingreso del recurso ante el Tribuna] de alzada,
éste debe proceder de oficio a efectuar en cuenta un examen acerca de la
admisibilidad o inadmisibilidad del mismo (art. 214 del CPC). En todo caso,
la parte apelada podrá solicitar la declaración pertinente, verbalm ente o
por escrito.
Los aspectos que debe revisar la Corte son los mismos aspectos formales
que debió haber exam inado el Tribunal inferior conform e a lo establecido
en el art. 201 en relación con el art. 213 del CPC.
Del examen el Tribunal superior puede encontrar mérito para considerar
inadmisible o extem poráneo, pudiendo en este caso optar por:
i) Declararlo sin lugar desde luego; o
ii) M andar traer los autos en relación acerca de la inadmisibilidad o
extem poraneidad del recurso (art. 213 del CPC).
Del fallo que se dicte por el Tribunal de alzada en esta materia podrá pe­
dirse reposición dentro de tercero día (art. 201 inciso segundo del CPC).
Si el Tribunal superior declara no haber lugar al recurso, ejecutoriada
esa resolución deberá devolver el proceso al inferior para el cumplim iento
del fallo (art. 214 del CPC).
14.3.3. Comparecencia de las partes ante el Tribunal de segunda instancia
a) Plazo para comparecer
El art. 200 del CPC establece un plazo para que las partes comparezcan
ante el Tribunal superior a seguir el recurso interpuesto.
El plazo que tienen las partes para com parecer ante la segunda instancia
se determ ina segiin el lugar en que funciona el Tribunal de primera instancia,
en relación con el lugar en que se encuentra el Tribunal de segunda instancia,
pudiendo presentarse las siguientes situaciones:
i) Los autos se rem iten desde un Tribunal de prim era instancia que
funciona dentro de la com una en que reside el Tribunal de alzada (v. gr., se
rem iten los autos de la apelación desde el Prim er Juzgado Civil de Santiago
a la I. Corte de Apelaciones de Santiago).
Esta es la regla general, teniendo las partes para com parecer el plazo
fatal de cinco días contados desde que se reciben los autos en el Tribunal
de alzada, esto es, desde el día que aparece recibido el expediente en el
libro de ingresos y que se encuentra certificado en autos por el secretario
del Tribunal de alzada.
ii) Los autos se rem iten desde un Tribunal de prim era instancia que
funciona fuera de la com una, pero dentro del territorio jurisdiccional en
que funciona el Tribunal de alzada (por ejemplo, se rem iten los autos desde
171
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
un |u/ ■nlu ilc |i-!i,is ilc Melipilla a la 11una. Corte de Apelaciones de San
f t & t l f t l f f t t f ( f t t t t « t 1 1111 ti
Allnllrl i
I i >ii i .i-M> Lis pai tes te n d r á n p a ra c o m p a r e c e r el plazo d e cin c o días
mi 11 i I m m ru U í d e o tro s tres días c o n te m p la d o e n el inciso s e g u n d o del
.ni 1 i il l i i'i. (m i i ¡<> 22. del art. 200 d el CPC).
I n i on .i i urn< ia, se lia re su elto q u e la re fe re n c ia del a rtíc u lo 200 del
II i i.lr 111 h ilu iu c iito Civil a los artícu los 258 y 259 del m is m o c u e rp o
ili I. m u i - 111 - poi <>1>j<r*to a u m e n t a r el plazo p a ra c o m p a r e c e r e n s e g u n d a
in .i.iin i.i. n i rl ra s o di: q u e los au to s se re m ita n d e s d e u n T rib u n a l u bicad o
I........... Ir I.i 11 >iiniii.i q u e sirva lie asie n to al T rib u n a l d e alzada, c o n tres días
mi i i ;i r n u lo rl i¡< u ip o fijado e n la tabla d e e m p la z a m ie n to .203
I . uní is sr re m ite n d esd e u n T ribunal de p rim e ra instancia q u e fun........ .i Im i d rl ici n im io jurisdiccional en q u e resida el T rib u nal de alzada.
I .n i . un rasO re sp e c to d el cual, a p esar d e e n c o n tra rs e previsto e n el
ii i n ii | i i 2110 r n e l < nal el p lazo sería d e 8 días m ás el a u m e n to c o n te m p la d o
i l i i.ilil.i i Ir fiip la z a m ie n to p a ra c o n te s ta r d e m a n d a s (art. 259 d el CPC),
p o iililr d e ser c o n c e b id o .
II n r l n io, -I actu al art. 55 del C ó d ig o O rg á n ic o d e T rib u n a le s establece
. I h m i o i i o ju risd ic c io n a l d e las diversas C ortes d e A p e la cio n es y to d o s los
ii 11>i 111 .i Ir s i Ir p r im e r a in sta n c ia q u e d e ellas d e p e n d e n fu n c io n a n d e n tro
di i , i n i iioi io ju risd ic cio n al, p o r lo q u e n o es p o sib le c o n c e b ir el otorgamu n¡S d r i >ta u n p lia c ió n , la q u e d e b e e n te n d e r s e in ap lica b le a p a rtir d e la
I \ N" I M.77I), q u e a d e c u ó el te rrito rio d e los trib u n a le s a la region alización
ilil | , l' xi i p< io n a lm e n te , sólo p o d ría d arse esta s itu ac ió n e n caso d e suI
m u d r m a C o rte d e A p e la cio n es p o r o tra p a ra c o n o c e r d el recurso.
ii
Ii) ( !ar:u turísticas del plazo para comparecer en segunda instancia
I sir pl i7o p a ra c o m p a r e c e r e n la s e g u n d a in stan cia p re s e n ta las siguienir i ,ii,k trnsticas:
i) Ks u n plazo legal y p o r ello im p ro rro g a b le ;
ii) Ks un plazo de días establecido en el CPC, por lo que se suspende
din m íe los días feriados.
m ) Ks u n plazo fatal.
iv) Ks u n plazo q u e se c u e n ta n o d e s d e la n o tificació n d e u n a reso lu ción
)t ii Ik íal, sino q u e d e s d e u n h e c h o m aterial, c o m o es la certificación q u e efeciii .i rl S e c re ta rio d el in g re s o d el e x p e d ie n te a n te el T rib u n a l d e alzada.
v) C on stituy e su tra n sc u rso el s e g u n d o e l e m e n to d e l e m p la z a m ie n to en
la s e g u n d a in stan cia.
vi) D e n tro d e él las p artes n o sólo d e b e n c o m p are ce r, sino q u e es la o p o r­
tu n id a d fatal q u e esta b lec e el legislad or p a ra q u e c u a lq u ie ra d e ellas p u e d a
p e d ir a legatos re sp e c to d e u n a a p e lac ió n d e d u c id a e n c o n tr a d e c u a lq u ie ra
re so lu ció n q u e n o sea s e n te n c ia definitiva, y p a ra a d h e rirs e a la a p e lac ió n
e n s e g u n d a instancia.
** C. Suprema, sentencia de 8 de mayo de 2002, RDJ, t. XCIX, sec. 2*. p. 79.
172
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA C IÓ N
vii)
Constituye el plazo dentro del cual las parles deben deducir el falso
recurso de hecho de acuerdo con lo previsto en el art. 196 del CPC.
c) Forma de comparecer en segunda instancia y formalidades
de dicha comparecencia
Las partes en la segunda instancia d eben com parecer en la form a
establecida en los arts. 398 del Código O rgánico de Tribunales y 202 del
CPC. Ante las Cortes de Apelaciones deberán com parecer personalm ente o
representadas por abogado habilitado o por procurador del número. Si se
trata de litigante rebelde, sólo puede com parecer representado por abogado
habilitado o procurador del núm ero, situación que deberemos entender
limitada respecto del apelado rebelde sólo al procurador del número, según
lo establecido en el art. 202 del CPC. Ante la Corte Suprem a no se puede
com parecer personalm ente, sino que sólo representado por abogado habi­
litado o procurador del núm ero.
La form a de com parecencia en la segunda instancia no está sujeta a
ninguna form alidad, por lo que las partes pueden realizar cualquier dili­
gencia que im porte una manifestación de la intención de hacerse parte en
el recurso de apelación.
En la práctica existen algunas formas usuales ele manifestar la intención
ele hacerse parte en el recurso de apelación:
i) Presentando un escrito haciéndose p arte en el recurso de apela­
ción;
ii) Notificándose en la Corte de Apelaciones de la prim era resolución
que se dicte por el Tribunal de segunda instancia;
iii) Presentando un escrito en el cual se confiere poder a un procurador
del niim ero, o
iv) Presentando un escrito solicitando alegatos respecto de una apela­
ción interpuesta en contra de una resolución que no revista el carácter de
sentencia definitiva.
d) Sanción por la no comparecencia oportuna del apelante
en la segunda instancia
La no com parecencia clel apelante dentro del plazo legal y fatal genera
como sanción la deserción del recurso de apelación, la que producirá sus
efectos respecto de éste desde que se dicte la respectiva resolución, sin ne­
cesidad de notificación, de acuerdo con lo establecido en el art. 201 clel CPC.
Esta sanción fue consagrada expresam ente a partir de 1993 (LeyN° 19.225),
además de haberse encontrado prevista con anterioridad en el inciso final
del propio art. 201 y en el art. 768 N° 8 del CPC.
El Tribunal podría declarar de oficio la deserción, por tratarse ele una
actuación que debe realizarse en el plazo fatal, y debe en ese evento proveer
de oficio o a petición de parte lo que convenga a la prosecución deljuicio,
conform e a lo establecido en el art. 64 del CPC. En el evento que el Tribunal
no declarare de oficio la deserción, ella podrá ser solicitada por parte del
apelado.
173
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
El secretario, en todo caso, debe certificar la falta de com parecencia del
apelante.
e) Sanción por la no comparecencia oportuna del apelado dentro
de la segunda instancia
La sanción por la no com parecencia oportuna del apelado en la segunda
instancia es m enos drástica que respecto del apelante, puesto que ella no
genera el térm ino del recurso de apelación.
Al efecto, el art. 202 del CPC establece que “si no com parece el apelado,
se seguirá el recurso en su rebeldía por el solo m inisterio de la ley y no será
necesario notificarle las resoluciones que se dicten, las cuales producirán sus
efectos respecto del apelado rebelde desde que se pronuncien.
El rebelde podrá com parecer en cualquier estado del recurso, represen­
tado por el procurador del núm ero”.
En consecuencia, respecto del apelado rebelde la falta de comparecencia
señ era las siguientes sanciones:
i) Se le considera rebelde por el solo m inisterio de la ley respecto de
todos los trámites del recurso de apelación, sin necesidad de que se dicte
resolución alguna.
ii) No es necesario practicarle al apelado rebelde ninguna notificación
respecto de las resoluciones que se dicten durante la tram itación del recurso
de apelación, las que producen efecto respecto del apelado rebelde desde
que se dicten.
iii) El apelado rebelde puede com parecer en cualquier estado del re­
curso, pero sólo a través del procurador del núm ero, perdiendo el derecho
que posee de hacerlo oportunam ente de com parecer personalm ente o a
través de abogado habilitado.
14.3.4. Primera resolución que se dicta por el Tribunal de segunda instancia
Ingresado el expediente en la segunda instancia el Tribunal debe exam inar
en cuenta la admisibilidad de éste, pudiendo acontecer:
a) Que el recurso de apelación sea considerado inadmisible
En este caso, el Tribunal lo declarará así desde luego o después de ha­
ber m andado traer los autos en relación sobre este punto, disponiendo la
devolución del proceso para el cum plim iento del fallo.
b) Que el recurso de apelación sea considerado admisible
En esta situación, para determ inar la prim era resolución que deberá dic­
tarse por el Tribunal de alzada, debem os distinguir la resolución en contra
de la cual se dedujo el recurso.
ii
El recurso de apelación se dedujo en contra de una sentencia defini­
tiva.
174
CAR IV. E l. R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
En este caso, el Tribunal de alzada una vez considerado admisible el
recurso deberá proveer ordenando que se traigan los “autos en relación"
(arts. 199 y 214 del CPC).
ii)
El recurso de apelación se dedujo en contra de una resolución que
no es sentencia definitiva.
De este m odo, el Tribunal de alzada deberá dictar la prim era resolución
transcurrido el plazo que tienen las partes para com parecer en segunda ins­
tancia, dentro del cual cualquiera de ellas puede solicitar alegatos.
a) Cualquiera de las partes pide alegatos dentro del plazo para compa­
recer en segunda instancia:
En este caso, “vencido este plazo para com parecer en segunda instancia,
el Tribunal de alzada ordenará traer los autos en relación, si se hubieren
solicitado oportunam ente alegatos” (art. 199 inciso 2o del CPC).
Así, la tramitación dependerá de la solicitud que una cualquiera de las
partes presente solicitando alegatos, teniendo para ejercer ese derecho sólo
el plazo fatal para com parecer en la segunda instancia.
En consecuencia, la tram itación de apelación de la sentencia definitiva
y de los recursos que se hubieren interpuesto en contra de cualquier otra
resolución cuando se hubiere solicitado alegatos, es la misma. La prim era
resolución que dicta el Tribunal de alzada es “autos en relación”.
Si las partes solicitan alegatos y no concurren a alegar habrá responsabili­
dad para los abogados. Al efecto, establece el inciso final del art. 223 que “el
relator dará cuenta a la sala de los abogados que hubiesen solicitado alegatos
[...] y no concurrieren a la audiencia respectiva para oír la relación ni hacer
el alegato. El Presidente de la sala oirá al interesado, y, si encontrare mérito
para sancionarlo, le aplicará una multa no inferior a una ni superior a cinco
unidades tributarias mensuales, la que se duplicará en caso de reiteración
de la falta dentro de un mismo año calendario. El sancionado no podrá
alegar ante esa misma Corte m ientras no certifique el secretario de ella, en
el correspondiente expediente, que se ha pagado la m ulta im puesta”.
El auto acordado de la Corte de Apelaciones de Santiago de 9 de agosto
de 1994, publicado en el Diario Oficial de 19 de agosto del mismo año, regula
esta situación en sus letras f) y g) al señalarnos sobre la materia:
b) El relator de la causa levantará acta separada, con las constancias
pertinentes y datos que individualicen la causa y al abogado, en el caso de
que no concurra este a estrados, habiendo solicitado alegatos o habiéndose
anunciado para alegar, docum ento que entregará al presidente de la sala al
final de la vista para los fines legales pertinentes. Se elaborará un formato
adecuado al efecto.
c) Con el acta de la letra anterior el presidente, por la vía más expedita,
pedirá inform e al abogado remiso, señalándole un plazo breve para ello;
vencido ese térm ino, resolverá dentro de segundo día la sanción contem ­
plada en el inciso 223 inciso final del CPC. Si ya no estuviere en funciones
como m inistro, la decisión la adoptará quien presida la sala a la sazón. La
apelación que proceda de conform idad al art. 551 del COT será conocida
por el Tribunal pleno.
175
I.I >S R EC U R SO S PRO CESA LES
, ¡ ' i in 'mii i.i d e liis partes p id e alegatos d e n tro del plazo p a ra c o m p a re c e r
I ' ii 1111 1.i iiisI.iih ia:
I mi
i m i, v riu ido el plazo p a ra c o m p a r e c e r e n s e g n n d a instancia, el
'i im ii 1 1 ( ...i ic o r d e n a r á ciar c u e n ta re sp ec to clel recurso,
.. |i ii i . i el p resid e iitii' p r o c e d e r á a distribuir, m e d ia n te sorteo , la causa
* i.h l,i 11 iiinl.is salas e n q u e fu n c io n e el Tribunal. E x c ep cio n alm en te, n o se
i !•. 11 i a eiii un leo en el caso d e q u e la c ausa estuviere ra d ic a d a e n a lg u n a
I -I i .!■ la ( (u le | ><>i h ib erse o to rg a d o o r d e n ele n o innovar.
I i i ansas se d e l» n v er e n c u e n ta fu e r a d e las h o ra s o rd in a ria s d e
...............ia i ie 11111 , Al eli cto, el inciso final del art. 199 del CPC establece q u e
I i» i i . 111 •*. i le! >i ran e sta b le c er h oras d e fu n c io n a m ie n to ad icio nal p a ra el
.m u 11 lc> v I tllD d e las ap e lac io n e s q u e se vean e n c u e n ta ”.
.1
i .i
ii
11.3.5. La adhesión a la apelación
.1 1 Ki'^l.m u litación
i i aillu iimi a la a p e la c ió n se e n c u e n t r a re g u la d a en los arts. 216 y 217
■li l i i'<
I>i Oi'iuo.) h istó ric o
i i idhysiBn i la ap e la c ió n tuvo su o rig en e n las p ostrim erías d e la E dad
Mi <I■i, y lle(;o i su p e r f e c c io n a m ie n to en v irtud d e la o b r a d e los g losadores
v d e 11 is i im M u s í a s . Se c o n sid e ra b a la c o n se c u e n c ia lógica y n ec esa ria del
I ii ni* ipiu d e c o m u n i d a d d e a p elació n , c o n el fin d e b o r r a r a n te los litigantes
inda deniyusldad; a u n q u e se ac ep ta q u e c u a n d o el a p e la n te d e lim ita b a los
p u n to s u iju r ii (lucía su a p e lac ió n , sólo e n ellos te n ía lu g ar la c o m u n i d a d de
i i . i lai itfn, y los o tro s n o p o d ía n ser revisados p o r el ju e z ad quem. Este instiiiiio d e la ad h e s ió n a la ap e la c ió n tuvo aco gid a e n las viejas leyes españolas
I Jks I’ u lulas Ley 5, título 23, part. 3 -, h a c ie n d o p rev alecer su c o n c e p to el
i rlrlii t i ,o n de d e la C a ñ a d a -p o s te r i o r m e n te se e x te n d ió a la m ay o ría de
los países h is p a n o a m e r ic a n o s - en el sen tid o d e q u e a u n e n el caso d e que
• I ip elan te h u b ie r a lim ita d o su re cu rso a d e te rm in a d o s p u n to s, la a d h esió n
d e la o tra p arte le d a b a d e r e c h o a q u e le revisara el fallo e n lo d e m ás, p or
lo (n a l la ap e la c ió n devolvía la causa ad integro.-0*
c ) C o n c e p to
La ad h e s ió n a la a p e la c ió n es la facultad q u e tien e la p a rte q u e n o ha
in te rp u e sto d ir e c ta m e n te el re cu rs o d e a p e lac ió n p a ra p e d ir la re f o r m a de
la s e n ten c ia e n lo q u e la estim e gravosa p a ra él.
Esta d efinició n fluye d e lo establecido e n el inciso 2o del art. 216 d el CPC,
seg ú n el cual “a d h e rirs e a la ap e lac ió n es p e d ir la re fo rm a d e la sen ten cia
e n la p arte e n q u e la estim e gravosa el a p e la d o ”.
JH JaUME SOLÉ R ie ra , El recurso ele. apelación. , op. cit., p. 79.
176
CAP. IV. EL R EC U R SO DE APELA CIÓ N
La adhesión a la apelación es una institución de gran trascendencia para
el apelado, puesto que si este no ha interpuesto el recurso de apelación,
sólo podrá instar por la confirm ación de la sentencia de prim era instancia,
debiendo ser rechazada cualquiera petición que conduzca a la reform a de
la sentencia de prim era instancia en su beneficio.
En cambio, si el apelado se adhiere a la apelación, podrá este pedir la
reform a de la sentencia de prim era instancia en su favor en la parte que ella
le cause agravio. De allí que se ha señalado -coloquialm ente hablando- que
la adhesión a la apelación es la apelación del apelado.
La adhesión es una institución que sólo juega en caso de que se hubiere
pronunciado una sentencia mixta, o sea, aquella que no ha acogido íntegra­
m ente la pretensión de una u otra parte, o en que se han acogido pretensiones
de ambas partes, rechazando otras, de m anera que las dos experim entan un
perjuicio con su contenido.
La adhesión perm ite que una parte que obtuvo un fallo que no le es en­
teram ente favorable se pueda conform ar con él, sin correr el riesgo de que
si la otra parte apela no pueda con posterioridad pedir tam bién la reform a
de ese fallo. Si no existiera esta institución, nunca cabria la conform idad con
el fallo frente al riesgo de que la otra apelare.
En efecto, “junto a la apelación principal, que es aquel recurso interpuesto
originariam ente por la parte a quien peijudica la apelación recurrida, la ley
permite otra apelación que tiene lugar cuando la parte que no ha promovido
la im pugnación prim era, aprovechando la pendencia de esta, la interpone
en una segunda instancia ya provocada por una apelación principal que
otro form uló.
Así, con la apelación principal se crea la expectativa de una posible
reform a de la resolución apelada en beneficio del apelante y peijuicio del
contrario; cabe la posibilidad, tam bién aceptada, de que, en la m edida en
que la resolución dictada en la instancia cause un peijuicio a todas las partes,
todas estas partes apelen en form a principal: en este caso la expectativa de
reform a de la resolución im pugnada existiría para todas ellas por igual.
Sin em bargo, puede ciarse el caso de que una parte acepte el gravamen
que le cause la resolución dictada por el juez a quo, pero bajo la condición
de que ese peijuicio no pueda ser increm entado m ediante la substanciación
del recurso de apelación interpuesto por la parte contraria, quien además
gozaría del beneficio que supone no arriesgar un peijuicio directo para
sus intereses por ju g ar en su favor la institución de la reformatio in peius.
Para evitar esto se faculta a la parte originariam ente no apelante para que
interponga su apelación cuando ya está tram itándose la apelación de la
otra parte.
Aparece de este m odo la adhesión a la apelación o apelación adhesiva,
como una especialidad en la interposición del recurso de apelación, tanto
por el plazo en que la interposición de la apelación se admite como por
realizarse dentro de un procedim iento de segunda instancia ya incoado por
otra parte procesal”.'205
205 Ja u m e S o l é R ie ra , El m im o.. , »¡>. cit.. p. 78.
177
LO S REC U RSO S PRO CESA LES
En conform idad con lo señalado por Guasp, el nom bre de apelación ad­
hesiva resulta equívoco, por cuanto puede dar a entender que la apelación por
adhesión trata de coadyuvar a los resultados que pretende obtener la apelación
principal, cuando norm alm ente es todo lo contrario, ya que el que apela por
adhesión contradice al principal, si bien no lo hace tom ando la iniciativa en la
segunda instancia, sino en virtud de la iniciativa asumida por el contrario.‘-ür’
d) Presupuestos para la adhesión a la apelación
Los presupuestos que deben concurrir para que sea procedente la ad­
hesión a la apelación son los siguientes:
-Q u e una de las partes haya interpuesto un recurso de apelación;
-Q u e el recurso de apelación interpuesto se encuentre pendiente;
-Q u e la sentencia de prim era instancia le cause agravio al apelado, y
-Q u e el apelado manifiesta en la form a y dentro de la oportunidad legal
su intención de adherirse a la apelación.
e) Oportunidad para adherirse a la apelación
El art. 217 del CPC establece dos oportunidades para los efectos de ad­
herirse a la apelación:
i) En prim era instancia.
El apelado puede adherirse a la apelación en prim era instancia hasta
antes de elevarse los autos al Tribunal superiorjerárquico.
ii) En segunda instancia.
El apelado puede adherirse a la apelación dentro del plazo que las partes
tienen para com parecer en la segunda instancia.
No obstante, para que en cualquiera de esas oportunidades pueda el ape­
lado adherirse es m enester que se encuentre vigente la apelación original.
De allí que el legislador establece que la adhesión a la apelación “no
será, sin em bargo, adm isible desde el m om ento en que el apelante haya
presentado escrito para desistirse de la apelación”.
Para constatar la vigencia de la apelación al m om ento de presentarse la
adhesión, excepcionalm ente se establece que “en las solicitudes de adhesión
y desistim iento se anotará por el secretario del Tribunal la hora en que se
entreguen".
Si bien el legislador sólo se refiere al desistimiento como modo de poner
térm ino a la apelación para que no proceda la adhesión, nuestra jurispru­
dencia ha señalado que la deserción y la prescripción de la apelación hacen
tam bién im procedente la adhesión a la misma.
f) Formalidades del escrito de adhesión a la apelación
El escrito de adhesión a la apelación debe cum plir con los requisitos que
establece el art. 189, según lo refiere el art. 217 inc. I o del CPC.
-Hfi Jaume Solé Riera, El recurso..., ap. cit., p. 79.
178
’
CA I' IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIO N
Ello significa que el apelado deberá señalar en su escrito de adhesión los
fundam entos de hecho y de derecho en que la apoya fo rm u la r peticiones
concretas.
Si la parte en su escrito de adhesión no diere cum plim iento a esos
requisitos, o se hubiere adherido fuera de plazo, ella podrá ser declarada
inadmisible de oficio por el Tribunal correspondiente por ser aplicable al
respecto lo dispuesto en el art. 201 del CPC.
g) Tramitación de la adhesión a la apelación
El legislador contem pla una norm a en cuanto a la tramitación de la adhe­
sión a la apelación para el evento que se verifique en la prim era instancia.
Por aplicarse respecto de esta institución lo dispuesto en los arts. 200 y
201 del CPC, el apelado que en prim era instancia se hubiere adherido a la
apelación debe com parecer en la segunda instancia dentro del plazo que
establece la ley, puesto que si así no lo hace se podrá declarar la deserción
de su adhesión.
Por otra parte, el legislador posibilita que se solicite la prescripción de
la adhesión a la apelación en form a separada a la apelación al remitirse al
art. 211 del CPC.
h) Naturalezajurídica de la adhesión a la apelación
En cuanto a la naturalezajurídica de la adhesión a la apelación se han
planteado dos tesis:
i. La adhesión a la apelación es una apelación accesoria.
Los que sustentan esta teoría señalan que la adhesión a la apelación se
genera y m antiene siempre dentro del proceso como accesoria a la apelación,
por lo que si se produce el térm ino de la apelación, consecuencialm ente se
genera tam bién la extinción de la adhesión a la apelación.
Los partidarios de esta teoría la sustentan en los siguientes motivos:
1.1. La adhesión a la apelación -com o su propio nom bre lo indica- va
adherida a la apelación, es un recurso accesorio a ella, de m odo que la ad­
hesión debe seguir siem pre la suerte de la apelación, que es lo principal.
1.2. La adhesión nace com o consecuencia de la actitud del vencitlo. Si
este deduce apelación, se justifica la adhesión para el ganancioso, pero si
cesa la posibilidad de m odificar el fallo contra el ganancioso por extinción
de la apelación pierde su justificación la adhesión.
ii.
Esta institución sólo nace condicionada a la existencia de la apelación,
pero una vez materializada pasa a tener una existencia independiente de la
apelación.
Los partidarios de esta segunda tesis sostienen que la adhesión a la ap<lación requiere como presupuesto para que sea procedente que exista un
recurso de apelación pendiente. Sin embargo, una vez que se ha materializado
adquiere vida independiente de la apelación, de modo que si la apelación
term ina dentro del proceso por cualquier causa, elío no afecta la existencia
de la adhesión a la apelación.
179
LOS RECI tRSOS PROCESALES
I1ii I.i ,n i i ilidad. o.)ti m otivo d e algu n as re fo rm a s legales, se h a n visto
■I.i i ,im rn ti' irl <>i zatfas la.s a rg u m e n ta c io n e s d e los p artid arios d e esta se g u n d a
i. m I.i |iir coiisisi< 11 en:
I .i I fiiúci'Li q u e d a la ley d e la a d h e s ió n a la a p e la c ió n n o difiere funi I.i
i.ilniriiii- diT.i ap e lac ió n , salvo e n c u a n to a la c o n d ic ió n inicial q u e se
. ■ir i 11 .1 1 . i <111 <- ,r piied i e fe c tu a r la a d h e s ió n (arts. 186 y 217 del CPC).
i .i
ii ii
ii
I ,i I m n i .i d e d i d i n i r l a a d h e s i ó n a l a a p e l a c i ó n e s i g u a l a l a a p e l a c i ó n ,
10 11111 - il< muí-sil ,i la ex istencia s e p a ra d a d e ellas lu eg o d e m aterializad as en
■
-1 |il 01 eso.
I ,i i ijjeni ia oiie se c o lo q u e la h o r a e n los escritos d e a d h e s ió n y de........ mi i es pni I.i vul.i in d e p e n d i e n te q u e a d q u ie re la a d h e s ió n lu e g o de
I m n u i l . i < I . i . p y r s L o q u e si e l d e s i s t i m i e n t o d e l a a p e l a c i ó n s i e m p r e p u s i e r e
ii m i n o ,i I.i d l i e M Ó f i , c a r e c e r í a d e o b j e t o e x i g i r e s t e r e q u i s i t o ;
i
l-'J legislador c o n te m p la la c o m p a re c e n c ia d el a p e la d o d e la a d h e s ió n a
I.i 11 o-l.ii ion en lo rina in d e p e n d ie n te a la ap elació n, s a n c io n a n d o su o m ision
....... I - i lesei i io n d r la a d h e s ió n e n fo rm a in d e p e n d i e n te a la ap e lac ió n .
I' I legislador c o n te m p la la p re scrip ció n de la adh e sión a la ap e lación
i n Ii ii ii . i in d e p e n d ie n te a la apelación.
I ii k i ie i d o c o n e l l o , l a a d h e s i ó n a l a a p e l a c i ó n t e n d r í a u n a c o n f i g u r a c i ó n
m u u n u n .i i n d e p e n d i e n t e d e la a p e l a c i ó n p r i n c i p a l , la q u e s ó l o r e c o n o c e s u
............... I m . i o n r e s p e c t o d e e s t a ú l t i m a e n l o r e f e r e n t e a l m o m e n t o p r o c e s a l
ii
1• -i,i m lei pnsu ion, q u e re q u ie re - c o m o h e m o s v isto - la ex istencia d e esa
.11 >■
-1,i< m u p.u i p o d e r ad h erirse.
I- n I.i ad lu iioii a la a p e la c ió n se h ac e u n a e x c e p c ió n al p rin c ip io d e la
.i, |i sion 11 sp e cto d e la o p o r t u n id a d d e p re s e n ta r la ap elació n, p u e sto q u e
el ap e la d o q u e n o in te rp u s o la a p e la c ió n p u e d e h a c e rlo c o n p o s te rio rid a d
m rd i.in li la a d h e s ió n , s ie m p re q u e esté v ig en te la a p e la c ió n p rin c ip a l del
,1 1 >i h m u
1
i) KlVctos d e la a d h e s iu n a la a p e la c ió n
I .os p rin cipales efecto s d e la a d h e s ió n a la ap e la c ió n so n los siguientes:
Si am p lia la c o m p e te n c ia q u e tien e el T rib u n a l d e s e g u n d a instancia,
i n virtud del efecto devolutivo, p a ra los efectos d e c o n o c e r y fallar la causa.
A p artir d e la a d h e s ió n a la ap e la c ió n el T rib u n a l d e alzada d e b e e n tr a r
i c o n o c e r y p r o n u n c ia r s e n o sólo a c e rc a d e las p e tic io n e s c o n c re ta s fo r­
m u lad as p o r el a p e la n te e n su a p e la c ió n p rin cip a l, sino q u e d e b e ad e m á s
p ro n u n c ia rs e s o b re las p eticio n es co n cre ta s q u e se fo rm u la n e n el escrito
di a d h e s ió n a la ap e lac ió n .
- E l a p e la d o re sp e c to d e la a p e la c ió n p rin cip a l se co n vierte e n a p e la n te
re sp ec to d e la a d h e s ió n a la ap elació n.
- L a a p e la c ió n ad h esiv a u n a vez fo rm u la d a sigue su p ro p io c u rso y es
in d e p e n d ie n te d e la a p e la c ió n p rin cip a l, p o r lo q u e u n a vez f o r m u la d a ni
el d esistim ie n to d e la a p e la c ió n p rin c ip a l p r o d u c ir á la te rm in a c ió n d e la
a d h e s ió n , d e b ie n d o ser s ie m p re re su elta p o r el T rib u n a l d e s e g u n d a instan180
CAP. IV. EL R EC U R SO DF. APELAC ION
cia, a menos que term ine por la concurrencia ele alguna de las causales que
establece la ley.
14.3.6. Las notificaciones en segunda instancia
El art. 221 clel CPC establece una norm a especial para los efectos de regular
las notificaciones en la segunda instancia.
De acuerdo con ese precepto legal podem os establecer sobre la m ateria
las siguientes normas:
a) Regla general
La regla general es que las notificaciones ele las resoluciones que se dicten
por el Tribunal ele alzada se practiquen por el estado diario.
b) Excepciones o casos en los cuales debe aplicarse otro tipo
de notificación
-L a prim era resolución que se dicte en la segunda instancia debe noti­
ficarse personalm ente a las partes.
-E l Tribunal puede ordenar la notificación de una resolución en form a
distinta a la del estado diario, cuando lo estime conveniente.
-L a resolución que ordene la com parecencia personal de las partes debe
ser notificada por cédula segiin lo previsto en el art. 48 del CPC, puesto que
esa disposición legal prim a por su especialidad respecto a lo establecido en
el art. 221 del CPC, en conform idad con lo señalado por nuestra jurispru­
dencia.
c) Excepciones o casos en los cuales no es necesario practicar
notificación alguna de una resolución para que ella produzca
efectos
-L a resolución que declare la deserción por la no com parecencia del
apelante produce slis efectos respecto de este desde que se dicte y sin nece­
sidad de notificación (art. 201 inciso final CPC), y
-T odas las resoluciones que se dicten en segunda instancia producen
sus efectos respecto del apelado rebelde desde que se dicten, sin necesidad
de practicarle notificación alguna.
14.3.7. Los incidentes en la segunda instancia
Conforme a lo establecido en el art. 220 del CPC las cuestiones accesorias que
se susciten en el curso de la apelación se fallarán de plano por el Tribunal
o se tram itarán como incidentes.
En el evento de dársele la tram itación de les incidentes a la cuestión
accesoria, el Tribunal puede fallarlos en cuenta u ordenar que se traigan los
autos en relación para resolver.
181
I.O S R EC U R SO S PRO CESA LES
En cuanto a los recursos que pueden deducirse en contra del fallo que
se pronuncie por el Tribunal de alzada acerca del incidente, tenemos:
-S i la resolución que se pronuncia acerca del incidente tiene la naturaleza
jurídica de un auto, procederá en su contra el recurso de reposición;
-S i la resolución que se pronuncia acerca del incidente tiene la natura­
leza jurídica de sentencia interlocutoria de prim er grado, por regla general
no será procedente el recurso de reposición.
Excepcionalm ente, podrá deducirse reposición en contra de la sentencia
interlocutoria del Tribunal de alzada que declara inadmisible el recurso de
apelación (art. 201 inc. 2o del CPC) ; en contra de la resolución del Tribunal de
alzada que declara desierto el recurso de apelación por falta de comparecencia
(art. 201 inc. 2o del CPC); y en contra de la resolución que declara prescrita la
apelación si aparece fundada en un error de hecho (art. 212 del CPC'.).
-L as resoluciones que recaigan en los incidentes que se prom uevan
en segunda instancia se dictarán sólo por el Tribunal de alzada y no serán
apelables (art. 210 del CPC).
Excepcionalm ente, puede deducirse recurso de apelación en contra de
la resolución del Tribunal de alzada, siem pre que no sea la Corte Suprem a
en la cual se declare su incom petencia para conocer del asunto som etido a
su conocim iento (art. 209 del CPC).
14.3.8. La prueba en la segunda instancia
La segunda instancia se encuentra concebida dentro de nuestro derecho
con el carácter de revisora de lo actuado en prim era instancia, destinada a
com probar la exactitud de lo actuado en aquella etapa del procedim iento, y
no como una fase renovadora del proceso en que puedan volver a formularse
peticiones y rendirse pruebas distintas a las de prim era instancia.
De acuerdo con ello, el art. 207 del CPC establece com o regla general
que “en segunda instancia [...] no se adm itirá prueba alguna”.
Sin em bargo, esta regla no es absoluta, al reconocerse en ese precepto
las siguientes excepciones:
a) Si se hacen valer en segunda instancia antes de la vista de la causa
las excepciones anóm alas de prescripción, cosajuzgada, transacción y pago
efectivo de la deuda que consta en un antecedente escrito, el Tribunal de
segunda instancia las debe tram itar como incidentes y se recibirán a prueba si
el Tribunal lo estima necesario. En este Caso, las partes podrán rendir prueba
dentro del incidente, sin peijuicio de ser ellas resueltas en única instancia
(arts. 207 y 310 del CPC);
b) La prueba docum ental puede acom pañarse en segunda instancia
hasta antes de la vista de la causa, según lo previsto en los arts. 207 y 348 del
CPC;
c) Las partes pueden solicitar la absolución de posiciones por una vez
en segunda instancia y hasta antes de la vista de la causa, y una vez más si se
182
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIO N
alegan hechos nuevos, de acuerdo con lo previsto en los arts. 207 y 385 del
CPC;
d) Es posible agregar la prueba rendida por exhorto para que sea con­
siderada por el Tribunal de segunda instancia según lo establecido en el
art. 131 del CPC;
e) El Tribunal puede o rd en ar com o m edida para m ejor resolver la
práctica de alguna de las diligencias q u e contem pla el art. 159 del CPC, y
f) Es posible que el Tribunal ordene com o m edida para mejor resolver
la prueba testimonial, siempre que respecto ele ella se cumplan los siguientes
requisitos:
i) Que ella vaya a recaer sobre hechos que no figuren en la prueba
rendida en autos;
ii) Que la prueba testimonial no se haya podido rendir en la prim era
instancia, y
iii) Que los hechos sobre los cuales haya de recaer sean considerados
por el Tribunal como estrictam ente necesarios para la acertada resolución
deljuicio.
Dándose todos estos requisitos restrictivos, el Tribunal debe señalar los
hechos sobre los que deba recaer la prueba testimonial y abrirá un término
especial por el núm ero de días que fije prudencialm ente, que no puede
exceder de 8 días. La lista de testigos deberá presentarse dentro de segundo
día de notificada esa resolución por el estado diario.
Para los efectos de que pueda decretarse esta m edida para mejor resol­
ver será necesario que las partes señalen poseer la prueba testimonial como
m edida para m ejor resolver, puesto que sin esa intervención será difícil que
el Tribunal tenga conocim iento de esos testigos, los que deben además ser
incluidos por las partes en las listas que presenten.
14.3.9. Los informes en derecho en la segunda instancia
Las reglas que el CPC establece en los arts. 228 a 230 son las siguientes:
a) Los tribunales podrán mandar, a petición de parte, inform ar en de­
recho.
Esta facultad se ejercerá en los aspectos jurídicos que revistan un cierto
grado de complejidad y su mayor influencia dependerá de la fundamentación
de este y del prestigio del inform ante.
b) El térm ino para inform ar en derecho es el que señala el Tribunal y
no puede exceder de sesenta días, salvo acuerdo de las partes;
c) Los ejemplares del informe en derecho deben ser acompañados con las
firmas del abogado y de la parte o de su procurador y contener el certificado
del relator, dando fe bajo su firm a de la conform idad o disconform idad que
notare entre los hechos expuestos en él y el m érito del proceso. Un ejemplar
se entrega a cada uno de los ministros y otro se agregará a los autos.
183
u u u u f mf f f f f f t f f i f i mf f f f t i
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
1 I j. 10. La manera como las Cortes de Apelaciones conocen t resuelven
los asuntos sometidos a su decisión
■i]
G e n e r a li d a d e s
I )i-iiLio del funcionam iento de las Cortes de Apelaciones, debem os preiii
.penalm ente de la m anera como conocen y resuelven los asuntos
■iludidos a su decisión, teniendo presente que las Cortes de Apelaciones
mui ii iliuu.iles colegiados y que pueden funcionar en salas o en pleno.
I lira estos efectos, es m enester distinguir si el asunto sometido a la decic>11 rlc I.i ( lurte requiere o no de tram itación antes de ser resuelto.
i) >i el asunto requiere de tram itación antes de ser resuelto, dicha tran . mu ( en responderá a la llamada Sala Tram itadora, que es la prim era sala
i . indo I.i Corte se com ponga de más de una sala ^art. 70 inc. 1° COT). La
s.il.i Ii amit ulora conoce de los asuntos que requieren de una tramitación
I>i i vi.i ,i su resolución, por la cuenta diaria que debe dar el secretario respecto
ile las sol.t iludes que fueren presentadas por los litigantes (recuérdese que
i . m i tus casos la cuenta debe ser ciada por el relator, art. 372 N° 1 Código
( íi mu o de Tribunales). La Sala T ram itadora va ordenando la tramitación
leí | eso m ediante resoluciones que son dictadas con la concurrencia de
ii nli is sus miembros, luego de tom ar conocim iento de las solicitudes a través
d ■■i m nía. Con todo, las providencias ele m era substanciación (decretos,
i ivu len( i is, proveídos) pueden ser dictadas por un solo ministro. En efecto,
I.i 'i )lui iones que se dicten durante la tram itación clel asunto pueden ser
ile dislim a naturaleza y com plejidad. Pues bien, cuando se trata de dictar
| >i uvidi ncias de mera substanciación, esto es, aquellas “que tienen por objeto
il.ii i urso progresivo a los autos, sin decidir ni prejuzgar ninguna cuestión
Clelffiljfta entre partes", el inciso 2o del art. 70 COT autoriza que ellas sean
ilu i.id.is por un solo ministro (en la práctica son dictadas por el presidente
de I.i (. 0 1 1< o de la sala respectiva, en su caso).
ii) Si el asunto no requiere de tram itación antes de ser resuelto o si la
. i n m . u i o n respectiva está cum plida, la Corte clebe entrar a resolverlo en
,il.i o en pleno, según corresponda.
I ,.is ( ortes deben resolver los asuntos sometidos a su conocim iento “en
nenia" o “previa vista de la causa”.
I ,a resolución “en cuenta” significa que procederá a fallarse con la cuenta
que de el secretario o relator. La resolución “previa vista de la causa” signih ,i que procederá a fallarlos luego que se cum plan ciertos actos que en su
injimto reciben la denom inación de “vista de la causa” (como la relación
11111 *debe hacer el relator y los alegatos que pueden hacer los abogados;. En
c| u.s< <uencia, la tram itación del asunto som etido a la decisión ele la Corte
(Irbe necesariamente concluir con una resolución que ordena “dese cuenta"
0 con una resolución que ordena “autos en relación”.
El problem a consiste en saber cuándo la Corte clebe resolver los asuntos
en cuenta y cuándo previa vista de ellos, pues el art. 68 del Código Orgánico
1le Tribunales se limita a expresar que “las Cortes de Apelaciones resolverán
i m ii
ii
ii
i
ii
ni
I ii
i i
184
CAP. IV. EL R E tX 'R S O DE A PELA CIÓ N
los asumos en cuenta o previa vista de ellas, según corresponda”, sin señalar
cuando debe precederse de una u otra m anera.
Una interpretación sistemática de nuestro ordenam iento procesal per­
mite concluir que los asuntos jurisdiccionales se resuelven previa vista de la
causa, y que los asuntos relativos a las atribuciones disciplinarias, económicas
y conservadoras de los tribunales se resuelven en cuenta. Ello sin peijuicio
de algunas excepciones, tales com o las cuestiones relativas a la deserción
del recurso de apelación, órdenes de no innovar en recurso de apelación,
sobreseimientos tem porales y sentencias definitivas consultadas sin informe
desfavorable del fiscal (que siendo asuntos jurisdiccionales se resuelven en
cuenta por expresa disposición de lev); los recursos de queja (que deben
fallarse previa vista de la causa) o como los recursos de am paro y protección
que em anan de facultades conservadoras y tienen señaladas tramitaciones
especiales. Sin em bargo, las principales modificaciones respecto a asuntos
jurisdiccionales que se ven en cuenta son las siguientes:
-L a apelación de toda resolución que no sea sentencia definitiva se
verá en cuenta, a m enos que cualquiera de las partes, dentro del plazo para
com parecer en segunda instancia, solicite alegatos.
Vencido este plazo, el Tribunal de alzada ordenará traer los autos en re­
lación si se hubieren solicitado oportunam ente alegatos. De lo contrario, el
presidente de la Corte ordenará dar cuenta y procederá a distribuir, mediante
sorteo, la causa entre las distintas salas en que funcione el Tribunal.
Las Cortes deberán establecer horas de funcionam iento adicional para
el conocim iento y fallo de las apelaciones que se vean en cuenta.
Aplicando estas norm as, se ha resuelto que por tener el carácter de de­
finitiva, la sentencia que recae en un juicio de cobro de pesos, tram itado de
conform idad con lo que disponen los artículos 680 y siguientes del Código
de Procedim iento Civil, a la apelación que se deduzca en su contra no se le
aplica el artículo 199 del mismo Código y por tanto debe traerse en relación,
fijándose un día para su vista y alegatos;207 tratándose de la sentencia definitiva
recaída en una dem anda de cobro de honorarios, la apelación interpuesta
en su contra debe tram itarse ordenando traer autos en relación e incluirse
en la tabla, sin que sea aplicable el artículo 199 del Código de Procedimiento
Civil, que ordena ver con la sola cuenta del relator los recursos de apelación
que se deduzcan en contra de aquellas resoluciones que no revisten la natu­
ralezajurídica de sentencias definitivas.208
-L a consulta de la sentencia definitiva en el juicio de hacienda se ve en
cuenta para el solo efecto de ponderar si esta se encuentra ajustada a derecho
(art. 751 inc. 2o del CPC).
b) La vista de la causa
La vista de la causa está regulada en los arts. 162 a 166 y 222 a 230 del
CPC.
-07 C. Suprema, sentencia de 29 de julio de 1999, RDJ, t. XCVI, sec. 1“, p. 87.
-08 C. Suprema, sentencia de 21 de enero de 1999, RDJ, t. XCVI. sec. 1‘, p. 8.
185
7i
LOS RECLUSOS PROCESALES
La vista de la cansa es un trámite complejo, pues está compuesto de varios
actos. Los actos que com ponen la vista de la causa son, según el orden en
que se realizan, los siguientes:
-L a notificación de las resoluciones que ordenan traer los autos en
relación;
-L a fijación de la causa en tabla;
-L a instalación del Tribunal;
-E l anuncio;
-L a relación, y
-L o s alegatos.
No existe unanim idad para calificar estos actos como propios de la vista de
la causa, pues se suele afirm ar que los dos o tres prim eros son “actos previos
a la vista de la causa” v que los tres o dos siguientes constituyen propiam ente
“la vista de la causa” (anuncio, relación y alegato) o bien (sólo la relación y
alegatos;. Como quiera que sea, el hecho es que deben cumplirse todos estos
actos para que la Corte ele Apelaciones quede en condiciones de resolver el
asunto som etido a su decisión.
i) La notificación del decreto que m anda traer los autos en relación
Como se ha dicho, la resolución que concluye la tramitación de un asunto
ante una Corte de Apelaciones puede ser aquella que ordena traer los autos
en relación, si corresponde en la especie el trám ite de la vista de la causa.
Esta resolución debe ser notificada a las partes para que produzca los efectos
legales pertinentes. A partir de ese m om ento el asunto queda “en estado de
tabla", toda vez que se ha puesto térm ino a su tramitación.
ii) La fijación de la causa en tabla
Los asuntos que queden en “estado de tabla" deben ser incluidos en ellas
para los efectos de su vista, según el orden de la conclusión de su tramitación
(y no según el orden de su ingreso a la Corte de Apelaciones).
Sobre el particular el art. 162 del CPC expresa categóricam ente que las
causas en los tribunales colegiados deben verse y resolverse según el orden
de su conclusión (inc. I o).
A continuación, el mismo precepto legal establece una serie de excepcio­
nes que configuran lo que se llama “las causas que gozan de preferencia”.
En efecto, en el inciso 2o se dispone que gozarán de preferencia para
su vista las causas que allí se enum eran (deserción de recursos, alimentos
provisionales, com petencia, juicios sumarios y ejecutivos, etc.) y las que el
Tribunal fundado en circunstancias calificadas decida darles preferencia.
Además, gozan de preferencia para su vista los recursos de apelación en los
cuales se hubiere concedido orden de no innovar de acuerdo con lo previsto
en el inciso tercero del art. 192 del CPC.
Corresponde al presidente de la Corte de Apelaciones form ar la tabla para
la sem ana siguiente, obligación que debe cumplir en el liltimo día hábil de
cada semana. El presidente debe hacer Lina tabla para cada día de la semana,
reservando necesariamente un día para la vista de las causas criminales o aplicar
otras normas similares para otros asuntos, como los de policía local o trabajo.
186 '
(_VP
IV
E l . R E C U R SO
DE A PELA C IÓ N
De conform idad con lo previsto en el inciso final del art. 199 del CPC,
las Cortes deberán establecer horas de funcionam iento adicional para el
conocim iento y fallo de las apelaciones que se vean en cuenta.
Si la Corte funciona en varias salas, el presidente debe formar tantas tablas
como salas haya, y debe distribuir las causas entre ellas por sorteo.
Excepcionalm ente no se sortean las causas radicadas, como los recursos
de am paro, las apelaciones que se deduzcan en un mismo proceso respecto
de la resolución encargatoria de reo de cualquiera de los inculpados, de
la resolución que no da lugar a pronunciarlo, o que acoge o rechaza la
petición de m odificarlo o dejarlo sin efecto, y las apelaciones o consultas
relativas a la libertad provisional de los inculpados o reos, cuando una sala
haya conocido por prim era vez de estos recursos o consultas, pues en tales
casos estos asuntos deben verse precisam ente por dicha sala. Así lo establecen
los arts. 90 N° 3 y 69 inc. 3o del Código O rgánico ¿le Tribunales. Tampoco
se sortean para su vista los recursos de apelación en los cuales se hubiere
concedido orden de no innovar, puesto que el recurso de apelación queda
radicado para que sea conocido por la sala que hubiere otorgado esa orden
(art. 192 inc. 3“ del CPC).
El presidente debe form ar la tabla el últim o día hábil de cada semana
cum pliendo con las exigencias establecidas en el art. 163 clel CPC, esto es,
debe individualizar las causas con el nom bre de las partes en la forma como
aparece en la carátula del expediente y señalar el día en que debe verse y el
núm ero de orden que le corresponde (en la práctica se suele agregar en la
tabla el núm ero de la sala ante la cual se hará la vista de la causa, el nom bre
del relator que tendrá a su cargo la relación, e incluso m ediante abreviatu­
ras la m ateria de la vista de la causa). Además, los relatores, en cada tabla,
deberán dejar constancia de las suspensiones solicitadas por alguna de las
partes o de com ún acuerdo y de la circunstancia de haberse agotado o no
el ejercicio de tal derecho (art. 165 inciso final CPC).
N aturalm ente, se podrá incurrir en errores al fijarse la causa en tabla.
Al respecto el art. 165 inciso penúltim o del CPC prescribe que “los errores,
cambios de letras o alteraciones no sustanciales de los nom bres o apellidos
de las partes no im piden la vista de la causa”. En consecuencia, teniendo
presente este precepto legal y la circunstancia de encontrarse regida la vista
de la causa por los principios de la audiencia bilateral y de la publicidad,
es m enester concluir que los errores substanciales, esto es, los errores que
se traducen en la pérdida de la individualidad de la causa y que pueden
producir la consiguiente indefensión, vician de nulidad el acto de fijar la
causa en tabla.
En todo caso, el presidente al confeccionar la tabla debe tener presente
que en ella deberán figurar todos los recursos de carácter jurisdiccional que
inciden en una misma causa, cualquiera sea su naturaleza (art. 66 inc. 2o del
Código Orgánico de Tribunales) .‘-09
-WJ Ln materia laboral, debem os tener presente que las causas laborales gozarán de pre­
ferencia para su vista y su conocim iento se ajustará estrictamente al orden de su ingreso al
Tribunal. Sin peijuicio de lo dispuesto en el inciso tercero del artículo 69 del COT, deberá
187
LU S R EC U R SO S PRO CESA LES
l'in n ll mu i. con .ti reglo a lo previsto en el inciso 2,J del art. 163 clel CPC,
I i . il il.i i Ir !»• lijar se en un lugar visible, requisito que se cumple en la práctica
li| 1111 Ii > un c:jt in p.ki i d r la tabla en un fichero general y otro ejem plar en la
11«11 11 .i de I.i sala que corresponda.
mi i I iiisiaLit ion del Tribunal. El retardo o la suspensión de la vista de
1.1 i
llls.l
1 ,i \ isi.i dr la ( .lu sa debe hacerse en el día v en el orden establecidos en la
i.il>l.i, p.u .i ( u y ( >eí(X fii es m enester que pieriam ente se instale el Tribunal.
I ,i ínsula, mu drl Tribunal debe hacerla el presidente de la Corte, quien
•I< Im Ii.k i II.miar, si fuere necesario, a los funcionarios que deban integrar
i ii I.i >.11.i I I pi csidcnte debe levantar un acta de instalación en la que señal.u.i rl nnm liir de los ministros asistentes y de los inasistentes, expresando
1.1 i .im d r la m isistenck).Tina copia de esta acta debe fijarse en la tabla de
la i ni irs|KHi([iente sala. Así lo establece el art. 90 N° 2 del Codigo Orgánico
di 111 1>1111.11( s
liisi.iladd el Tribunal, debe iniciarse la audiencia, procediéndose a la
vi a.i d r las causas en el orden en que aparecen en la tabla.
Sin embargo, dicho orden puede verse alterado por la existencia de causas
mu r<■
11 na 11 preferencia para verse antes, o cuando alguno de los abogados
lidien uira vista o com parecencia. En estos casos se dice que la vista de la
uisa "se retarda”.
I .as ( ansas que tienen preferencia para verse antes son aquellas cuya vista
qii (In inu rrum pida en el día anterior y que en consecuencia debe conti111 i.i i se el día siguiente, y las llamadas “causas agregadas”, esto es, las causas
■
111 **g ijía f de una preferencia especial que perm ite que sean agregadas a la
ial >l.i y en los prim eros lugares (como es el caso de libertad provisional, del
i ci i n so de im paro y del recurso de protección). Así lo establece en N° 1 del
ifii Io y el inc. 2° del art. 165 del CPC, los dos últimos incisos del art. 69 del
i odii^o ( ligánico de Tribunales y el N° 3 del auto acordado sobre el recurso
d pm teeción. Según lo establecido en la letra a) del auto acordado de 9 de
agosto de 1994 de la I. Corte de Apelaciones de Santiago, publicado en el
I Jim io <Jficial de 19 de agosto de 1994, salvo en los casos de los recursos de
am paro y de la apelación y consulta de excarcelaciones, las demás causas que
deban agregarse extraordinariam ente a la tabla lo serán para una audiencia
no anterior al día subsiguiente de su ingreso a la Corte.
L.a vista de la causa puede suspenderse, es decir, es posible que la causa
no se vea el día fijado para ese efecto. Ello ocurrirá en los casos que señala el
misino art. 165 del CPC (por impedirlo el examen de causas que la anteceden,
designarse un día a la semana, a lo menos, para conocer de ellas, completándose las tablas
si no hubiere núm ero suficiente, en la forma que determine el presidente de la Corte de
Apelaciones, quien será responsable disciplinariamente del estricto cumplimiento de esta
preferencia. Si el número de causas pendientes hiciese imposible su vista y fallo en un plazo
inferior a dos meses, contado desde su ingreso a Secretaría, el presidente de la Corte de
Apelaciones que funcione dividida en más de dos salas, determinará que una de ellaj. a lo
menos, se aboque exclusivamente al conocim iento de estas causas por el lapso que estime
necesario para superar el atraso (art. 484 Código del Trabajo).
188
CAP. I ' EL R EC U R SO DE A PELA CIO N
por solicitarlo de com ún acuerdo las partes, por m uerte del p ro cu rado ra
litigante que obra por sí en el pleito, por petición de alguna de las partes,
etc.).
Entre los casos que perm iten la suspensión de la vista de la causa tiene
especial im portancia el contem plado en el N° 5 del art. 165 del C.PC.
Con arreglo a esa norm a, la vista de la causa puede suspenderse a peti­
ción de alguna de las partes, las que podrán hacer uso de este derecho por
una sola vez. Esta última limitación plantea el problem a de saber si debe
entenderse ejercido este derecho cuando la causa no hubiere podido verse
por otra razón (como por ejem plo, por haberlo im pedido el examen de
otras causas). El legislador estableció una regla legal que modificó el crite­
rio sentado por nuestros tribunales, quienes entendían que la facultad sólo
se entiende agotada si la vista sobrepasa el núm ero que corresponde en la
tabla a la causa suspendida. En la actualidad, se establece perentoriam ente
que "la sola presentación del escrito de suspensión extingue ese derecho
aun si la causa no se ve por cualquier otro motivo. El derecho a suspender
no procederá respecto del am paro.
El escrito en que se solicite la suspensión deberá ser presentado antes
de las doce horas del día hábil anterior a la audiencia correspondiente. La
solicitud presentada fuera de dicho plazo será rechazada de plano. Este
escrito pagará en la Corte Suprem a un im puesto especial de media unidad
tributaria mensual y en las Cortes de Apelaciones, de un cuarto de unidad
tributaria mensual y se pagará en estampillas de im puesto fiscal que se pe­
garán en el escrito respectivo.
iv) El anuncio
Las causas que se ordene tramitar, las suspendidas y las que por cual­
quier motivo no hayan de verse, deben ser anunciadas antes de com enzar
la relación de las demás. Asimismo, en esa oportunidad deberán señalarse
aquellas causas que no se verán durante la audiencia por falta de tiempo. La
audiencia se prorrogará si fuere necesario hasta ver la última de las causas
que resten en la tabla (art. 373 inc. 2° Código Orgánico de Tribunales).
El referido auto acordado de 9 de agosto de 1994 de la I. Corte de Ape­
laciones de Santiago establece en su letra e) que para los efectos del anuncio
de las causas que no se verán por falta de tiem po, a que se refiere el inciso
segundo del art. 165 del CPC y también, para la aplicación del art. 223 del
mismo Código, los abogados se anunciarán para alegar ante el relator de la
causa, antes de iniciarse la audiencia respectiva, señalando la duración aproxi­
m ada de su alegato, de todo lo cual dejará constancia en autos el referido
funcionario. Después de la vista de la causa, el relator certificará si el abogado
alegó, o no concurrió a la audiencia a oír la relación y hacer el alegato.
Por auto acordado de 1° de diciem bre de 2000, se modificó el N° 5 del
auto acordado de 2 de septiem bre de 1994, en el sentido de establecer que
“los abogados que quisieren hacer uso de su derecho a alegar deberán anun­
ciarse ante el respectivo relator antes del inicio de la audiencia en la que deba
verse la causa, ya sea en form a personal o por interm edio del procurador
del núm ero a quien se haya conferido poder en el proceso respectivo. Podrá
189
LOS Rl-.c;lJRSOS PRO CESA LES
también anunciarse el propio letrado 0 el procurador del núm ero designado,
m ediante escrito que deberá ser presentado con veinticuatro horas de anti­
cipación al inicio de la respectiva audiencia en que deba verse la causa. En
todo caso, siempre se indicará el tiem po aproxim ado que durará el alegato,
lo que el relator hará constar en el expediente".
El art. 163 del OPC exige que llegado el m om ento en que debe iniciarse
la vista de la causa, se anuncie ese hecho m ediante la colocación en un lugar
conveniente del respectivo núm ero de orden, el cual se m antendrá fijo hasta
que se pase a otro asunto.
v) La relación
Una vez anunciada la causa, debe procederse a su relación. Con todo,
el relator debe cumplir previam ente con ciertas obligaciones que le im pone
la ley, a saber:
-S i el Tribunal está integrado por personas que no figuran en el acta de
instalación, el relator hará .saber sus nom bres a las partes o a sus abogados para
que puedan hacer valer las implicancias y recusaciones que correspondan.
En estos casos, el reclamo que se deduzca debe formalizarse dentro de tercer
día, suspendiéndose en el intertanto la vista de la causa (art. 166 del CPC).
-E l relator debe dar cuenta al Tribunal de todo vicio u omisión sustan­
cial que notare en el proceso (art. 373 del Código Orgánico de Tribunales
y art. 222 del CPC). En este caso, es posible que el Tribunal ordene que se
com plete la tramitación de la causa, de m odo que la causa “saldrá en trám ite”
y se suspenderá su vista, aunque conservándose el núm ero de orden (ver
el auto acordado de la Corte Suprem a de fecha 12 de agosto de 1963 que
figura en el apéndice del Código O rgánico de Tribunales). •
Al respecto, hay que tener presente que de acuerdo con el N° 7 del art. 165
del CPC, cuando se trata de traer algún expediente o docum ento a la vista,
no se suspenderá la vista de la causa y la resolución se cum plirá term inada
esta. En estos casos los relatores conform e a lo previsto en el art. 372 N° 3 del
Código Orgánico de Tribunales deben revisar los expedientes para traer los
docum entos o procesos en form a previa a la vista de la causa (art. 69 inc. Io
del Código Orgánico de Tribunales).
-E l relator debe dar cuenta al Tribunal de las faltas o abusos que pudieran
dar lugar al ejercicio de las facultades disciplinarias del Tribunal (art. 373
del Código Orgánico de Tribunales), y
-A continuación, el relator debe hacer la relación de la causa al Tribunal,
esto es, debe hacer una exposición oral y sistemática para inform ar suficien­
tem ente al Tribunal del asunto que debe resolverse.
La vista de la causa se iniciará con la relación, la que se efectúa en presen­
cia de los abogados de las partes que hayan asistido y se hubieren anunciado
para alegar.210 No se perm itirá el ingreso a la sala de los abogados una vez
-111 Debemos tener presente que la vista de la causa de los recursos en los procesos penales
ie verifica sin que medie relación alguna Iart. 358 inc. 3” C. Procesal Penal), y que lo mismo
se ha dispuesto respecto del recurso de nulidad en nuevo sistema procesal laboral (art. 481
inc. 1" C. del Trabajo).
190
comenzada la relación. Los ministros podrán durante la relación formular
preguntas o hacer observaciones al relator, las que en caso alguno podrán
ser consideradas corno causales de inhabilidad.
En caso de que en un proceso penal uno o más de los abogados no ten­
gan derecho a conocer del proceso o de un cuaderno de éste, no podrán
presenciar la relación (art. 63 inciso final del CPP).
vi) Los alegatos
Los alegatos son defensas orales que pueden hacer los abogados habilita­
dos para el ejercicio de la profesión. No obstante, los postulantes que estén
realizando su práctica en las Corporaciones de Asistencia Judicial -creadas
por la Ley N° 17.995- para obtener el título de abogado “podrán hacer tales
defensas ante las Cortes de Apelaciones y Marciales en favor de las perso­
nas patrocinadas por esas entidades. Para estos fines el representante de
ellas deberá otorgar al postulante un certificado que lo acredite como tal”,
(art. 527 del Código O rgánico de Tribunales, modificado por el DL 3.637 y
Ley N° 18.271). Concluida la relación, se procederá a escuchar, en audiencia
pública, los alegatos de los abogados que se hubieren anunciado.
Durante los alegatos, el presidente de la sala podrá invitar a los abogados a
que extiendan sus consideraciones a cualquier punto de hecho o de derecho
com prendido en el proceso, pero esta invitación no obstará a la libertad del
defensor para el desarrollo ele su exposición. Una vez finalizados los alega­
tos, y antes de levantar la audiencia, podrá también pedirles que precisen
determ inados puntos de hecho o de derecho que considere im portantes
(art. 223 inc. 5o del CPC).
Está prohibido presentar en la vista de la causa defensas escritas o leer
en dicho acto tales defensas (art. 226 del CPC). Sin em bargo, al térm ino
de la audiencia, los abogados podrán dejar a disposición del Tribunal una
m inuta de sus alegatos (art. 223 inc. 6o del CPC). Según lo establecido en la
letra d) del auto acordado de 9 de agosto de 1994, los relatores certificarán
en el expediente la circunstancia de haber dejado m inuta escrita el abogado
que alegó, quedando ella en poder del miem bro del Tribunal a cargo de la
redacción del fallo, en su caso.
Sólo puede alegar un abogado por cada parte (art. 225 del CPC). Debe
alegar en prim er térm ino el abogado del recurrente y a continuación el del
recurrido sin perjuicio de que ambos posteriorm ente puedan hacer uso de
la palabra para rectificar solam ente errores de hecho, sin poder replicar en
lo concerniente a puntos de derecho (art. 223 inc. 3o del CPC). Si son varios
los apelantes, alegarán los abogados en el orden que hayan interpuesto las
apelaciones. Si son varios los apelados, los abogados intervendrán por el
orden alfabético de aquellos.
La duración de los alegatos de cada abogado se limitará a m edia hora.211
El Tribunal, a petición del interesado, podra prorrogar el plazo por el tiem211 En el nuevo sistema procesal penal no se contempla un tiempo para la duración de
los alegatos ante los tribunales superiores (art. 358 C. Procesal Penal). En el nuevo sistema
laboral, en el recurso de nulidad se contempla un tiempo máximo ele 30 minutos para las
alegaciones de cada parte (art. 481 inc. 2° C. del Trabajo).
191
I.OS REI I- KSOS PROCESALES
j. i |||l< .
.iniii c inivciiu-nU' (;in. 223 inc. 4o del CPC). La duración de las
1111111.11 .i .i una hora en los recursos de casación en la forma
i ..,,11 ii< mii .i 11 >i i ma a dos en los de casación en el fondo. En los demás
flglli ■ . . |¡ .......... . a la ( .orte Suprem a, las alegaciones sólo podrán durar
H i li- i i M Inliiiual podrá, sin em bargo, por unanim idad, prorrogar
i =i iiil ni 1111 m> la dinai ion de las alegaciones. Con todo, si se tratare de
>n* míiHí i i.i ilm inía il<- la i asarión, el Tribunal podrá prorrogar el plazo por
■
i>. i ■!< 111,i\ i n i i i ai l. 7N. >t J’(,).
i i I iiiih ii i sistema procesal penal el Tribunal resolverá las apelaciones
i in :ili i o Kiivn .til libertad provisional sin oír el alegato del abogado
1 ! i. ¡iI|,.ii | i >u pion-Mulo, si después de escuchada la relación no lo estima
i v M ili" p.u a i. oiu cilcrlA (art. 63 bis A del CPP) .
........ .. i* los alefatos debe entenderse term inada la vista de la causa.
i - mu i .i ]M>i11 a advertir, la vista de la causa es un trámite de suma importan, i.i v il, .illi i|iic la ley la considera un “trám ite o diligencia esencial”, cuya
.
! i. ii |ni,'de ai mawr la nulidad del fallo por vicio de casación en la forma
. í 11 71.:■V » n ii'l.u ion con el art. 800 N° 6 del CPC). La vista de la causa
n= I ni.il.ii :,r a I 11 ilación para oír sentencia en prim era instancia, y se dice
11111 i lia 11 uisi iiuye la citación para oír sentencia en la segunda instancia.
I .
la vista de la causa, esta puede ser fallada de inm ediato o
•111 <. 1,11 .i ai < ido. Las causas pueden quedar en acuerdo en los siguientes
m u
ii
I i.indo s< decrete una m edida para mejor resolver (art. 227 CPC);
i
iiaiidn el 11 ibtm al m ande, a petición de parte, inform ar en derecho.
U n í mino pai ,i inform ar en derecho será fijado por el Tribunal y no podrá
. .i i-ili i iU oO di is, salvo acuerdo de las partes, y
' liando el Tribunal resuelve dejarla en acuerdo para hacer un mejor
r MinllO de ella
II ii estos casos las causas civiles deben fallarse en un plazo no superior a
I mi 10 días, según si la causa ha quedado en acuerdo a petición de varios o
di m u ministro (art. 82 del Código Orgánico de Tribunales), y tratándose de
i finias pruales, deben ser falladas en un plazo de 6 días, que se prorrogará
hli.ti.i “0 días si uno o más de los jueces lo pidiere para estudiar mejor el
■u n to (art 526 in c . 2o CPP).
I’<>1' ultimo, es im portante recordar que si la causa no fuere despachada
iniiK di uam ente, los relatores deberán anotar en el mismo día de la vista
luí mimbres de los jueces que hubieren concurrido a ella (art. 372 N° 4 del
( .odii^o Orgánico de Tribunales).
<•) Los acuerdos de las Cortes de Apelaciones
foda sentencia que se pronuncia para el fallo de un asunto constituye
un juicio lógico, que es establecido luego de un examen prelim inar sobre la
trascendencia de los hechos; la interpretación de los resultados de la prue­
ba; la valorización de estos resultados; la construcción del hecho específico
concreto a base de los juicios singulares de hecho y la calificación jurídica
192
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIO N
ele adael: com paración de hecho específico cuya certeza se ha establecido
coa el hecho específico legal y la determ inación del efecto jurídico.
Cuando nos encontram os ante un Tribunal unipersonal, el estudio del
proceso para la construcción de este juicio logico no ofrece mayores difi­
cultades. por cuanto es sólo una persona la que ha de recorrer las diversas
etapas que le perm itirán llegar a pronunciar el fallo que resuelva el conflicto
sometido a su decisión. Ella tendrá el proceso a su disposición para su estu­
dio y no habrá nadie que en el recorrido de estas fases le objete las premisas
previas que vaya sentando para la form ulación del fallo.
Pero si se trata de un Tribunal colegiado, el cam ino para arribar a la for­
mulación de la sentencia que resuelve el conflicto se dificulta notoriam ente.
En este caso, el proceso debe ser estudiado por diversas personas y pueden
existir discrepancias entre ellas respecto de algunas de las diversas etapas
previas que han de recorrerse para arribar a la form ulación del juicio lógico
que resuelva el conflicto. Así, algunos podrán estimar que los hechos en que
se fundam enta la pretensión del dem andante se encuentran probados y otros
que ello no acontece; unos podrían otorgar al hecho establecido el carácter
de un contrato determ inado y el resto negárselo, etcétera.
A fin de precaver los inconvenientes que pueden suscitarse ante un
Tribunal colegiado respecto del estudio de los antecedentes del proceso y
dar una solución a las diversas discrepancias que pudieran plantearse en
la determ inación de las premisas previas que servirán de base para el pro­
nunciam iento de la sentencia por esta clase de tribunales, nuestro Código
Orgánico de Tribunales ha establecido las normas sobre los acuerdos.
Esta im portante m ateria se en cu entra regulada en el párrafo 2o del
título V del Código Orgánico de Tribunales (arts. 72 a 89), preceptos en los
cuales se resuelven los problem as referentes a las personas que intervienen
en los acuerdos y la form a en que deben adoptarse éstos.
i) Personas que intervienen en los acuerdos
Sobre el particular el Código O rgánico de Tribunales establece las si­
guientes reglas:
-N o pueden tom ar parte en un acuerdo los jueces que no hubieren
concurrido a la vista de la causa (art. 75);
-S i algún juez ha casado en sus funciones o se encuentra física o moral­
m ente imposibilitado para intervenir en el acuerdo, queda relevado de esta
obligación (art. 79);
-S i antes del acuerdo falleciera, fuere destituido o jubilara alguno de los
jueces.que concurrieron a la vista de la causa, se procederá a ver de nuevo
el negocio (art. 77);
-S i uno de los jueces que estuvieron en la vista de la causa se imposibilitara
por enferm edad, se procederá a una nueva vista de la causa si no pudiera
dicho juez com parecer dentro de los 30 días siguientes o dentro del plazo
m enor que convinieren las partes (art. 78), y
-N o se procederá a una nueva vista ele la causa en los casos de las reglas
2a, 3a y 4a, cuando el fallo fuere acordado con el voto conform e de la mayoría
total de los jueces que concurrieron a la vista (art. 80).
193
l.O S R EC U R SO S PRO CESA LES
ii) Form a de alcanzar el acuerdo
Los acuerdos son secretos y se adoptan por mayoría absoluta de votos
conform e a los arts. 72 y 81 del Código Orgánico de Tribunales. Excepcio­
nalm ente la ley establece otros quorum de votación:
-S i en m ateria criminal se produce un em pate, la opinión más favorable
al inculpado hará mayoría (art. 74 del Código O rgánico de Tribunales), y
-L a declaración de carecer un juez de la buena conducta exigida por la
Constitución y las leyes debe ser acordada por la Corte Suprema por la mayoría
del total de sus miem bros (art. 77 de la Constitución Política del Estado).
Los acuerdos se forman a través de un procedim iento reglamentado en los
arts. 85 y 84 del Código Orgánico de Tribunales. En síntesis, debe procederse
de la siguiente manera: a) Primeram ente, se resuelven las cuestiones de hecho;
b) A continuación se resuelven las cuestiones de derecho; c) Las resoluciones
parciales se tom an como base para dictar la resolución final; d) Se vota en
orden inverso a la antigüedad. El último voto será siem pre el del presidente,
y e) Hay acuerdo cuando existe mayoría legal sobre la parte resolutiva del
fallo y sobre un fundam ento a lo menos en apoyo de cada uno de los puntos
que dicho fallo com prenda, esto es, cuando hay mayoría legal sobre la parte
dispositiva de la sentencia y sobre alguna de las consideraciones de hecho y/o
de derecho que sirven de fundam ento a la parte resolutiva de la sentencia.
iii) La discordia de votos
D urante la form ación de un ¿cuerdo puede producirse discordia de
votos, sea porque hay em pate, sea porque hay dispersión de votos. En estos
casos, debe procederse con arreglo a las siguientes reglas:
a) En m ateria civil
Los arts. 86 y 87 del Código Orgánico de Tribunales establecen:
-Q u e debe votarse cada opinión separadam ente, excluyéndose la que
reúna m enor núm ero de sufragios y repitiéndose la votación hasta que se
tenga
legal;
O la mavoría
/
O ’
-Q u e si dos o más opiniones reúnen el m enor núm ero de sufragios,
debe votarse cuál de ellas debe ser excluida, y
-Q u e si no es posible aplicar estas reglas, deben llamarse tantos ministros
cuantos sean necesarios para que cualquiera opinión forme mayoría, quedando
el Tribunal constituido en cualquier circunstancia por un núm ero impar de
miembros. En estos casos se procederá a una nueva vista de la causa y si ninguna
opinión obtuviere mayoría legal, se limitará la votación a las opiniones que
hubieren quedado pendientes al m om ento de llamarse a los nuevos jueces.
b) En m ateria penal
Los arts. 74 y 88 establecen:
-Q u e si hay em pate, prevalece la opinión más favorable al inculpado
(y si se produce em pate acerca de cuál es la opinion más favorable al in­
culpado, prevalece la que cuenta con el voto del m iem bro más antiguo del
tribunal), y
-Q u e si se produce dispersión de votos, debe excluirse la opinión más
desfavorable al inculpado, repitiéndose la votación hasta que se llegue a la
mayoría legal o el em pate.
194
CAP. IV. EL R E C U R SO DE APELA CIÓ N
iv) Form alidades posteriores al acuerdo
Con arreglo a lo prescrito en los arts. 85 y 89 del Código O rgánico de
Tribunales, una vez que hay acuerdo debe procederse a la designación de
un m inistro redactor de la sentencia, por m edio de una resolución que
se notificará a las partes. En la práctica existe un turno para ese efecto. El
ministro redactor deberá en tregar el proyecto de sentencia conform e a lo
acordado y el secretario certificará el hecho de la entrega. Los ministros
deberán suscribir la sentencia d entro del tercer día. En la sentencia deberá
indicarse el nom bre del m inistro redactor y los nom bres de los ministros
que han sostenido u na opinión contraria. En el libro de acuerdos se con­
signarán los votos disidentes y sus fundam entos, y las razones especiales ele
algún m iem bro de la m ayoría que no hubieren quedado en la sentencia
(“prevenciones").
vi La tramitación en el antiguo proceso penal en segunda instancia del
recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva penal.
En segunda instancia, la tramitación que debe seguir la sentencia definitiva
penal se encuentra reglam entada en los arts. 513 y siguientes del CPP.
Los trámites que contem pla el recurso de apelación de la sentencia de­
finitiva penal son los siguientes:
a) Ingreso del expediente
Elevados los autos por el Tribunal de prim era instancia al superior jerár­
quico, el secrej^rio debe certificar el ingreso del expediente, anotándolo en
el libro de ingreso y asignándole un núm ero.
b) Examen de admisibilidad
Ingresados los autos, la Corte se pronunciará en cuenta sobre la admisi­
bilidad del recurso. Si nota algún defecto, m andará subsanarlo y si encuentra
mérito para encontrarlo inadmisible o extem poráneo, lo declarará sin lugar
desde luego o m andará traer los autos en relación sobre este punto.
c) Com parecencia de las partes
En el recurso de apelación en m ateria penal, la com parecencia de las
partes es facultativa, no cabiendo la deserción de ella por incum plim iento
de esa carga por parte del apelante.
Al efecto, el art. 63 del CPP establece que los recursos de apelación y
casación se verán ante los tribunales que deben conocer de ellos sin espe­
rar la com parecencia de las partes. En consecuencia, no tendrá aplicación
en los recursos de apelación y casación en m ateria penal lo dispuesto en el
art. 200 del CPC.
La sanción por la falta de com parecencia consiste en que “no se notifi­
carán a las partes que no hayan com parecido a la instancia las resoluciones
que se dicten, las cuales producirán sus efectos respecto de ellas desde que
se pronuncien”.
d) Observaciones de las partes
Si no se hubiere declarado la inadm isibilidad o extem poraneidad del
recurso, los autos perm anecerán en la secretaría del Tribunal ele alzada por
el plazo fatal, com ún y continuo de seis días contados desde el ingreso del
195
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
i
| >.1 1 .i q u e las p artes fo rm u le n o b serv a cio n es re sp ec to d e la sen ­
instancia.
I ii iijj ■d e #stc p lazo fatal, el a p e la d o p u e d e a d h e rirs e a la ap e lació n
n [mu In i -m b W w mlo en el inciso final d el art. 513 del CPP.
I .idln'MiJn .i la a p e la c ió n d e n tr o d e este plazo d e seis días sólo es pro. i i Ir ii i r n i m .iiciia p e n a l re sp ec to d e las sen ten cias definitivas d e p rim e ra
ni '.un i,i 1 1,is ui.ci Ii» u torias d el m isin o g ra d o q u e p o n g a n te rm in o a lju icio
¡i 11.i m ¡iTipiitiljlc su c o n m u ta c ió n (art. 54 bis CPP).
il
1
mi i.i 1 1
111 i m r i .1
• i Vista ,il lisi al
I
........................................ i ido el plazo d e seis días q u e tien en las partes p a r
I
nliM n ii ii mes, se di be proveer vista al fiscal, quien tiene para emitir su informe
mi | il.i/<■de seis días, ampliable si el proceso tuviere mas de cien fojas, con un
ili.i ni.i. | ><>1 i da veinticinco fojas que excedan del núm ero indicado; pero en
un i^i ni i ,i ,ii podía ser mayor de quince días. Debemos dejar constancia de que
.ii in uní (|itc efectúa eí art. 513 al art. 402 debe entenderse hecha al actual
ii i
101 , | t i i i - s i t > (pie el p rim e ro se e n c u e n t r a a c tu a lm e n te d ero g ad o .
!• i 11si i en su inform e puede pedir:
Mi" se confirm e o apruebe el fallo de prim era instancia;
( Mu se re v o q u e el fallo d e p r im e r a instancia, o
< > n e s e m o d ifiq u e a favor o e n c o n tr a del in cu lp ad o .
Sin i» rju itio d e este d ic ta m e n s o b re el fo n d o , el fiscal p u e d e ta m b ién
.nlii n i i|ii. se p ra c ti q u e n a q u ellas d ilig e n c ia s cuya o m isió n n o te v q u e
tiernl.m il esc la re c im ie n to d e alg ú n h e c h o im p o rta n te .
1 i ( ,oi te en su fallo debe hacerse cargo de las observaciones y concluliadas por el fiscal.
K ii k
f b im i
I) 1in stad o d e la o p in ió n o d ic ta m e n del fiscal e n caso d e ser desfavotaliii il in cu lp ad o .
I n i.tso de que la opinión del fiscal fuere desfavorable al inculpado,
se d i traslado de ella a los inculpados que hubieren com parecido por el
i Mimo latal y com ún de seis días.
Si el dictam en del fiscal n o fuere desfavorable al inculpado o éste n o h ubiere
i n m p ai ecido, n o p ro c e d e q u e se d é traslado d e ese in fo rm e al in culpado.
g) La prueba en la segunda instancia penal.
- Prueba docum ental
Antes de ser notificado el decreto de autos, podrán los interesados presentar
los docum entos de que no hubieren tenido conocimiento o que no hubieren
podido proporcionarse hasta entonces, jurand o que así es verdad.
F.1 Tribunal m andará agregar esos docum entos al proceso con citación de
las demás partes, quienes podrán deducir las objeciones que tengan contra
ellos en el térm ino de tercero día. El escrito de objeciones se agregará al
proceso con conocim iento ele las partes (art. 515 CPP).
-A bsolución de posiciones
Antes de la citación para sentencia, podrán las partes ponerse posicio­
nes sobre hechos diversos de aquellos que hubieren sido m ateria ele otras
posiciones en el curso deljuicio.
196
CA R IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
Dichas posiciones serán absneltas ante el m inistro que la Corte designe
o unte el juez a quo, si el Tribunal así lo determ inare por el inculpado bajo
simple promesa de decir verdad: y bajo juram ento por los demás interesados
(art. 516 CPP).
-R ecepción causa a prueba en segunda instancia y rendición de prueba
testimonial.
Las partes, hasta el m om ento de entrar la causa en acuerdo, pueden pedir
que esta se reciba a prueba en segunda instancia en los siguientes casos:
• Cuando se alegare algún hecho nuevo que pueda tener im portancia
para la resolución del recurso, ignorado hasta el vencimiento del térm ino
de prueba en prim era instancia, y
• Cuando 110 se hubiere practicado la prueba ofrecida por el solicitante
por causas ajenas a su voluntad, con tal que dicha prueba tienda a dem ostrar
la existencia de un hecho im portante para el éxito del juicio.
El solicitante del nuevo térm ino probatorio en la segunda instancia
además de señalar las causas que justifican la recepción de la causa a prueba
debe nom brar a los testigos de que piensa valerse.
Si la petición de recepción de la causa a prueba no apareciere a prim era
vista bastante justificada, el Tribunal dispondrá que se tenga presente para
resolverla después de la vista de la causa. Apreciados entonces los motivos en
que se funda la solicitud, resolverá si debe o no recibirse la causa a prueba.
La denegación será fundada y se la dictará al fallar el negocio.
Si el Tribunal de segunda instancia acuerda recibir la causa a prueba,
deberá dictar una resolución en la cual deberán contenerse las siguientes
menciones:
-L a recepción de la causa a prueba;
-L a fijación del término probatorio, sin que pueda extenderlo el Tribunal
a más ele la m itad del concedido por la ley para la prim era instancia, y
-D ebe determ inarlos hechos sobre los cuales debe rendirse la prueba.
Desde la notificación de la resolución que recibe la causa a prueba, cacla
una de las otras partes que no fuera el solicitante del término probatorio,
deberá presentar dentro ele tercero día la lista ele sus testigos, individualizán­
dolos com pletam ente y expresando la residencia de cada uno de ellos. Sólo
se exam inarán los testigos com prendidos en la solicitud de recepción de la
causa a prueba y en las listas de testigos presentadas por las partes.
La prueba testimonial es recibida por el m inistro del Tribunal que sea
comisionado o por el juez a quo a quien el Tribunal juzgare conveniente
cometerla.
Las pruebas de las tachas de los testigos deberán ser rendidas dentro del
térm ino probatorio. Si se quisieren acreditar las tachas m ediante la prueba
testimonial, deberá presentarse la lista de estos al menos 24 horas antes del
exam en y se m andará poner inm ediatam ente en conocim iento de las otras
partes.
Venciclij el térm ino probatorio, el secretario certificará este hecho en el
proceso y la prueba rendida por cacla una de las partes, y con la cuenta que
diere el relator, el Tribunal dictará el decreto de autos en relación.
197
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
h) Autos en relación
Evacuada la vista del fiscal, si ella no fuere desfavorable al inculpado o
este no hubiere com parecido o transcurrido el plazo de seis días para que el
inculpado evacúe el traslado respecto del inform e desfavorable o certificado
el vencimiento del termino probatorio si se hubiere recibido la causa a prueba
en segunda instancia, el Tribunal deberá proveer autos en relación.
Notificadas las partes que hayan com parecido del decreto de autos, la
causa será inscrita en el rol de las que estén para tabla y colocada en esta tan
pronto como le llegue el turno.
Si el Tribunal ejerce otrajurisdicción a más de la criminal, dará preferencia
en la tabla a las causas criminales sobre las de cualquier otro orden.
i) Vista de la causa
En la \ista de la causa se aplican las reglas generales establecidas en el
Código Orgánico de Tribunales y el CPC.
Sin em bargo, es m enester hacer presente que en la vista ele las apelacio­
nes penales y durante los alegatos, la Corte por interm edio de su presidente
podrá invitar a los abogados a que extiendan sus consideraciones a cualquier
punto de hecho v de derecho com prendido en el proceso, pero esa invitación
no constituirá una obligación para los defensores (art. 526 C P P ) , situación
que actualm ente también se contem pla respecto de las causas civiles en el
art. 223 del C P C :.
j) Procedencia v tram itación de la consulta de la sentencia definitiva
penal en el antiguo proceso penal
Es m enester hacer presente que la tram itación señalada de la apelación
de la sentencia definitiva en la segunda instancia se aplica íntegram ente
respecto de la consulta según lo previsto en el art. 534 del CPP, con la sal­
vedad de que ellas se ven en cuenta. No obstante, si el inform e del fiscal es
desfavorable al inculpado o cualquiera de las partes pidiere alegatos dentro
de los seis días siguientes a la fecha de ingreso del expediente a la secretaría
de la Corte, deberán traerse los autos en relación.
La consulta será vista, en caso de que la Corte funcione dividida en salas,
por aquella resultante de la distribución que a través de un sorteo efectúa el
presidente (art. 534 del CPP).
Es procedente la consulta de las sentencias definitivas penales de primera
instancia que no fueren revisadas por el respectivo Tribunal de alzada, en
los casos siguientes:
-C u an d o la sentencia condenatoria im ponga pena de más de un año
de presidio, reclusión, confinam iento, extrañam iento o destierro o alguna
otra superior a estas;
-C u a n d o el fallo condenatorio aplique diversas penas que sumadas
excedan de un año de privación o de restricción de libertad, debiendo en
uno y otro caso considerarse consultable el fallo respecto de todos los cielitos
sancionados;
-C u an d o el fallo, sea condenatorio o absolutorio, hubiere sido dictado
en un proceso que verse sobre cielito a que la ley señale pena aflictiva.
198 '
C A R IV. EL R E C U R SO DE A PELA CIÓ N
k) Tram itación en segunda instancia de la apelación y la consulta del
sobreseimiento definitivo en el antiguo proceso penal
Las partes se consideran em plazadas para la segunda instancia con la
notificación de la resolución del Tribunal de prim era instancia que concede
la apelación o la consulta en su caso.
Es procedente la consulta del sobreseim iento pronunciado en prim era
instancia, siem pre que sea definitivo, si no se hubiere apelado, en los si­
guientes casos:212
-C uando el juicio verse sobre delito que la ley castiga con pena aflictiva;
-C uando hubiere sido dictado contra la opinión del ministerio público.
Concedida la apelación u ordenada la consulta del sobreseim iento, el
Tribunal debe elevar los antecedentes al Tribunal de segunda instancia para
su conocim iento y fallo.
Sin em bargo, si el sobreseim iento fuere parcial, no se llevará a efecto la
consulta sino cuando se eleven los autos por alguna apelación o en consulta
de la sentencia definitiva. Pero si hubiere inculpado preso no procesado
por otro delito, respecto de quien se hubiere m andado sobreseer, se hará
inm ediatam ente la consulta y se elevará copia de los antecedentes que se
refieran al inculpado.
Ingresada la apelación o consulta del sobreseim iento, la Corte deberá
oír la opinión del fiscal, proveyendo vista al fiscal.
El fiscal en su dictam en puede informar:
-Q u e se conform a con el sobreseim iento, en cuyo caso propondrá su
aprobación-Q u e no se encuentra conform e con el sobreseim iento, en cuyo caso
por estimar que existe m érito para continuar la causa, pedirá que se revoque
el sobreseim iento y se continué con la tram itación de la causa, elevándola
a plenario;
-Q u e se reponga la causa al estado de sumario, cuando considere que
deben evacuarse otras diligencias además de las practicadas, las cuales deberá
indicar con la debida precisión.
Evacuado el inform e del fiscal y sin más trám ite, tratándose de los recur­
sos de apelación deducidos en contra de cualquier sobreseim iento y de la
consulta de sobreseim iento definitivo, se deberá proveer autos en relación,
precediéndose a colocar la causa en tabla.
En la vista de la causa las partes podrán exponer verbalm ente lo que
convenga a su derecho.
1) Tramitación en segunda instancia de la apelación en el nuevo proceso
penal.
En el nuevo proceso penal se contem pla un procedim iento general res­
pecto del recurso de apelación y no se contem pla el trám ite de la consulta.
En cuanto a las norm as que regulan la tram itación en segunda instancia de
la apelación, podem os señalar que:
s,s Art. 414, modificado por la Lev N° 19.810, publicada en el Diario Oficial de 11 de
junio de 2002, que suprimió la consulta del sobreseimiento temporal.
199
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
I mi i......... serán aplicables las reglas especiales que respecto del
•
-i di .11n-1,i< mu se contem plan en el título III del libro III del (.. Proí Mui I ■M.11.
I1
tn .iplu ablcs las reglas especiales que respecto de los recursos
I ni i ii el mulo I del libro III del C. Procesal Penal;
■
- i i'iilmn i mu se iplicaran supletoriam ente las normas del título III
di I lii¡ II lel.itivas al jtiit ¡o oral, conform e a lo previsto en el art. 361 del
I
......... ll l ' e l l . l l ,
y
I 111.1111 ii-1111 , serán aplicables las normas comunes a todo procedimiento
i .
m el libio I del CPC, conform e a lo previsto en el art. 52 del C.
t'i.<< < I l'i n.il
I i i ni 'I los trámites que se contem plan respecto de la tramitación
■
i. I ii
di ,i|ielai ion en la segunda instancia en el nuevo proceso penal
ii
ii m 11 1 . •!i m 111 m es:
< n iii.idnde ingreso del expediente del secretario.
I leí
ion d( admisibilidad o inadmisibilidacl del recurso.
I’i mu i rvsalución que se dicta en la segunda instancia.
I .i 'lhe.,inii i la apelación.
I i prueb,i
1 ii
ii
i i visi.i d e la cau sa.
Mniliui de lerm inar la apelación.
( 111 1ii ,ulo por el secretario del ingreso del expediente ante el TriIniii il de segunda instancia
I
i l.i segunda instancia, el secretario del Tribunal de alzada debe esii11 >.11 en i I expediente rem itido por el Tribunal de prim era instancia un
i ei ni" .ido que acredita la fecha de ingreso del expediente ante el Tribunal
iji segunda inslancia y además deberá incluir la causa dentro del libro de
mu,leso de lerursos de apelación que la Corte lleva para estos efectos, asigfllindnli il proceso un núm ero de rol que es distinto al que se le asignó en
l.i pi ifticf i inslancia.
b.
I )e( lal ación de admisibilidad o inaclmisibilidad del recurso de apel.n ion
i onfonne a lo previsto en el art. 382 del C. Procesal Penal, que debemos
....... . u aplicable al recurso de apelación conform e a lo previsto en el
H i. ><>1 del ( . Procesal Penal, ingresado el recurso a la Corte se abrirá un
pl.i/u de ( meo días para que las demás partes solicitaren que se le declare
■inadini ible, se adhirieren a él o le form ularen observaciones por escrito.
Ii iiiscurrido el plazo de 5 días, el Tribunal ad quernse pronunciará en
i nenia acerca de la admisibilidad del recurso conform e a lo previsto en el
un I del art. 383 del C. Procesal Penal.
Los aspectos que debe revisar la Corte son los mismos aspectos formales
que debió haber exam inado el Tribunal inferior.
Del examen el Tribunal superior puede encontrar mérito para considerar
inadmisible o extem poráneo el recurso, pudiendo en este caso optar por:
a) Declararlo sin lugar desde luego, o b) M andar traer los autos en relación
200
C A R [V. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
acerca ele la inaclmisibilidacl o extemporaueiclacl del recurso (art. 52 C. Pro­
cesal Penal en relación con el art. 213 del CPC).
Si el Tribunal superior declara no haber lugar al recurso, ejecutoriada
esa resolución deberá devolver el proceso al inferior para el cum plim iento
clel fallo (art. 214 clel CPC).
c. Com parecencia ele las partes ante el Tribunal ele segunda instancia.
No se contem pla en el nuevo proceso penal ninguna exigencia de com­
parecencia de las partes dentro de un plazo Éeterminaclo, como acontece en
materia civil. Sin peijuicio de ello, la falta ele com parecencia clel recurrente al
día fijado para la vista clel recurso trae aparejada como sanción el abandono
del recurso, y la ausencia de los recurridos no im pide que sea visto el recurso
sin su presencia (art. 358 inc. 2a C. Procesal Penal).213
el. Primera resolución que se dicta por el Tribunafcle segunda instancia
Ingresado el expediente en la segunda instancia y transcurrido el plazo
ele los 5 clías contem plados en el art. 383, el Tribunal debe exam inar en
cuenta la admisibilidad ele éste, pudienclo acontecer:
-Q u e el recurso ele apelación sea considerado inadmisible.
En este caso, el Tribunal lo declarará así cíesele luego, disponiendo la
devolución clel proceso para el cum plim iento clel fallo.
-Q u e el recurso ele apelación sea considerado admisible.
En esta situación, clebe fijarse el día y hora para el conocim iento y reso­
lución clel recurso por el Tribunal ele alzada.
e. La adhesión a la apelación
En el nuevo proceso penal, sólo se refieren a la adhesión los arts. 354 y
382 del C. Procesal Penal.
De acuerdo con esos preceptos, en tendem os que es procedente la
adhesión a la apelación en el nuevo proceso penal dentro ele los 5 clías ele
ingresado el expediente ante el Tribunal de alzada, que debe cumplir con
todos los requisitos necesarios para interponerlo, que no son otros que los
que se contem plan respecto clel recurso de apelación, y que el Tribunal se
pronunciará en cuenta y ele plano acerca ele su admisibilidad conform e a lo
previsto en el art. 382 del C. Procesal Penal, aplicable al recurso ele apelación
conform e a lo previsto en el art. 361 del C. Procesal Penal.
El efecto clel desistim iento de la apelación no afecta a los que se hubie­
ren adherido al recurso de apelación conform e a lo previsto en el art. 354
inc. 2o clel C. Procesal Penal.
f. La prueba en la segunda instancia
No se contempla la posibilidad ele rendir prueba ante el Tribunal de alzada
en el recurso ele apelación, lo que fluye claram ente de la historia clel art. 359
del C. Procesal Penal, ciado que se eliminó el recurso de apelación que se
-n En el nuevo sistema procesal del trabajo se prevé en el recurso de nulidad que la
taita de comparecencia de uno o más recurrentes a la audiencia dará lugar a que se declare
e! abandono del recurso respecto de los ausentes (art. 481 inc. 3o C. del Trabajo).
201
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
incluía en ese precepto, por la Comisión Mixta, para limitar la rendición de
prueba sólo respecto del recurso de nulidad.
Al efecto, se señala en el inform e de la Comisión Mixta en relación con
el artículo propuesto por el Senado que incluía la rendición de prueba en
el recurso de apelación, que este “fue rechazado por la H. Cámara de Dipu­
tados para lim itar la producción de prueba al recurso de nulidad, siempre
que recaiga sobre las circunstancias que constituyeren la causal invocada.
En la Comisión Mixta se observó que, como en el caso del procedim iento
abreviado sólo se admite el recurso de apelación, no procedería la rendición
de prueba en segunda instancia. No obstante ello, se consideró conveniente
los planteam rentos hechos por los HH. señoras y señores Diputados, y se
resolvió acogerlos”.-14
g.
La m anera como las Cortes de Apelaciones conocen y resuelven el
recurso de apelación som etido a su decisión en el nuevo proceso penal
En prim er lugar, el recurso de apelación es conocido por una sala de la
Corte de Apelaciones respectiva, que es la superior jerárquica del juez de
garantía que hubiere dictado la resolución.
En segundo lugar, la vista de la causa debe efectuarse en una audiencia
pública (art. 358 inc. Io. C. Procesal Penal).
En tercer lugar, la vista de la causa es un trám ite complejo, pues está
com puesto de varios actos, los que se realizan en el siguiente orden respecto
de una apelación en el nuevo proceso penal:
-L a notificación de las resoluciones que fija día y hora para la audiencia
en que debe verse el recurso de apelación;
- L a fijación d e la ca u sa e n tabla;
-L a instalación del Tribunal;
-E l anuncio;
-L o s alegatos.
a. La notificación del decreto que m anda traer los autos en relación
La Corte de Apelaciones, declarado admisible el recurso de apelación,
debería determ inar su inclusión en la tabla correspondiente indicando el
día y hora en que debería ser visto el recurso.
b. La fijación de la causa en tabla
C orresponde al presidente de la Corte de Apelaciones form ar la tabla
para la sem ana siguiente, obligación que debe cum plir en el último día hábil
de cada sem ana.
El p r e s id e n te d e b e fo rm a r la tabla el ú ltim o d ía hábil d e c a d a s e m a n a
c u m p lie n d o c o n las ex ig en cias establecid as e n el art. 163 del CPC, esto es,
individualizar las causas co n el n o m b r e de las partes e n la fo rm a co m o ap arece
e n la c a rá tu la d el e x p e d ie n te y s e ñ a la r el d ía e n q u e d e b e verse y el n ú m e r o
d e o r d e n q u e le c o rr e s p o n d e .
21'1 Véase F e RiNANDO LONDOÑO y OTROS, C. MATURANA (coordinador), Reforma ¡nocaut ¡mnaL
Génesis, historia iisternaUzada y concordancias. Edicoriai Jurídica de Chile, L III, 2003, pp. 43 y 87.
202
C \P. IV. EL. R E C U R SO DF. A PELA CIÓ N
En todo caso, el presidente al confeccionar la tabla debe tener presente
que en ella deberán figurar todos los recursos de carácter jurisdiccional que
inciden en una misma causa, cualquiera sea su naturaleza (art. 66 inc. 2o
Código Orgánico de Tribunales).
Por último, con arreglo a lo previsto en el inciso 2o del art. 163 del CPC,
la tabla debe fijarse en un lugar visible, requisito que se cumple en la práctica
fijando un ejem plar de la tabla en un fichero general y otro ejem plar en la
puerta de la sala que corresponda.
c.
La instalación del Tribunal. El retardo y la suspensión de la vista de
la causa
La vista de la causa debe hacerse en el día y en el orden establecido
en la tabla, para cuyo efecto es m enester que previam ente se instale el Tri­
bunal. La instalación del Tribunal debe hacerla el presidente de la Corte,
quien hará llamar, si fuere necesario, a los funcionarios que deban integrar
cada sala. El presidente levantará un acta ele instalación en la que señalará
el nom bre de los ministros asistentes y de los inasistentes, expresando la
causa de la inasistencia. U na copia de esta acta debe fijarse en la tabla de la
correspondiente sala. Así lo establece el art. 90 N° 2 del Código Orgánico
de Tribunales.
Instalado el Tribunal debe iniciarse la audiencia, procediénclose a la vista
de las causas en el orden en que aparecen en la tabla.
Debemos tener presente que no podrá suspenderse la vista de un recurso
penal por falta de jueces que pudieren integrar la sala. Si fuere necesario, se
interrum pirá la vista de recursos civiles para que se integren a la salajueces
no inhabilitados. En consecuencia, la audiencia sólo se suspenderá si no se
alcanzare, con los jueces que conform aren ese día el Tribunal, el mínimo
de miem bros no inhabilitados que debieren intervenir en ella (art. 356 C.
Procesal Penal).
La vista de la causa puede suspenderse, es decir, es posible que la causa
no se vea el día fijado para ese efecto, contem plándose norm as especiales
para ello en el nuevo sistema procesal penal.
Al efecto, el art. 357 del C. Procesal Penal establece que la vista de los
recursos penales no podrá suspenderse por las causales previstas en los nu­
merales 1, 5, 6 y 7 del art. 165 del CPC.
Al confeccionar la tabla o disponer la agregación extraordinaria de
recursos o determ inar la continuación para el día siguiente de un pleito, la
Corte adoptará las medidas necesarias para que la sala que correspondiere
no viere alterada su labor.
Si en la causa hubiere personas privadas de libertad, sólo se suspenderá
la vista de la cauisa por m uerte del abogado del recurrente, del cónyuge o
de alguno de sus ascendientes o descendientes, ocurrida dentro de los ocho
días anteriores al designado para la vista del recurso.
En los demas casos la vista sólo podrá suspenderse si lo solicitare el recu­
rrente o todos los intervinientes facultados para concurrir a ella, de com ún
acuerdo. Este derecho podrá ejercerse una sola vez por el recurrente o por
todos los intervinientes, por m edio de un escrito que deberá presentarse
203
Tí
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
i -1 i . l.i •11n c lim is del día hábil anterior a la audiencia correspondiente,
i ....... •111. I.i .1 ic;;;u'ion de la causa se hubiere efectuado con menos de
11
Iiflr,i> .mies de la vista, caso en el cual la suspensión podrá so!¡: ■
■.i .. Ii.ni i .inii-.s de i|iie com enzare la audiencia.
I ni •..!•, i|iic se ordene tramitar, las suspendidas y las que por cualquier
M■
■mi luyan de verse serán anunciadas en la tabla antes de com enzar
I i 11, i. >ii i Ir l:i. (Irm.is. Asimismo, en esa oportunidad deberán señalarse
.■I<i. II.r. i .nivii ipir no se verán durante la audiencia, por falta de tiempo.
I ni. 111 -11 ■i.i sr | ii <>i i ogaiá, si fuere necesario, hasta la última de las causas
.|ii. i. .i r 11 rn l.i i ibla (ait. 373 inc. 2o Código Orgánico de Tribunales).
•I I I .11111111 ni
l ni I iMi Id ( Procesal Penal establece expresam ente este trám ite en
i i ■iii.i i Ir |,i i iiisii, al señalar que la audiencia se iniciará con el anuncio.
I n i viv. .iiiuih iacla la causa, debe proceclerse de inm ediato a escuchar
l‘i .ii; i..'; d r los recurrentes y recurridos, sin que se contem ple el trámii. . Ir 11 iii.n ion, ( onform e a lo previsto en el inciso 3o del art. 358 del C.
I‘i ■.i . ,.il P r 11 il
I.' licúalos
I ii'.imisg.s 5" a 5" del art. 358 del C. Procesal Penal regulan los alegatos al
.. iul.il nos i |iir “la audiencia se iniciará con el anuncio, tras el cual, sin mediar
i rl.H n ni, si otorgara la palabra a el o los recurrentes para que expongan los
luí ii I iniriilos drl recurso, así como las peticiones concretas que form ularen.
I .iic ii , |>i , mi un a intervenir a los recurridos y finalm ente se volverá a ofrecer
1.1 | liibr.i ,i iodas las partes con el fin de que form ulen aclaraciones respecto
■
Ir l<is hechos o d r los argum entos vertidos en el debate.
I n i ii.il(|iiier m om ento del debate, cualquier m iem bro del Tribunal
I><■<11 i lorinular preguntas a los representantes de las partes o pedirles que
I >i i il 1111 (Iu en su argum entación o la refieran a algún aspecto específico de
1.1 i i i r s l n m d e b a t i d a .
< incluido el debate, el Tribunal pronunciará sentencia de inm ediato o,
i no lurre posible, en un clía y hora que dará a conocer a los intervinientes
m l.i misma audiencia [ .]"
15. MODOS DE TERMINAR EL REGLRSO DE APELACION
15.1. G e n e r a l id a d e s
l recurso de apelación puede term inar por diversos modos.
La m anera norm al y directa por la cual se term ina el recurso de ape­
lación es m ediante la dictación ele la resolución que se pronuncia acerca
de él, m odificando, revocando o confirm ando la sentencia im pugnada de
prim era instancia. Esta es la m anera natural de poner térm ino al recurso
de apelación, puesto que corresponde al propósito que se persigue por el
apelante desde su interposición, que no es otro que la revisión del fallo de
prim era instancia por el Tribunal de alzada.
i
204
CAP. IV EL RECURSO DE APELACION
Además, existen otros medios anorm ales y directos de poner término
al recuiso de apelación, en los que este term ina durante su tramitación sin
que el Tribunal de alzada hubiere revisado el fallo de prim era instancia
impugnado. Estos medios anorm ales, en el sentido de que ponen térm ino
a la apelación sin la revisión clel fallo im pugnado, pero directos, porque se
refieren precisam ente a la apelación y no al proceso en su totalidad, son la
deserción, la prescripción y el desistim iento del recurso de apelación. En
este caso, no consideram os la inadm isibilidad del recurso de apelación, por
cuanto ella se refiere a las situaciones en las cuales es im procedente darle
existencia al recurso de apelación.
Finalm ente, existen medios indirectos de poner término a la apelación,
que están destinados a poner fin al proceso mismo en su totalidad, pero
que consecuencialm ente producen el térm ino del recurso de apelación.
Dentro de estos medios indirectos se pueden m encionar el abandono del
procedim iento, el desistimiento de la dem anda y la transacción, avenimien­
to y conciliación; y en los procesos por delitos de acción penal privada es
aplicable el abandono de la acción.
Todos estos medios de poner térm ino al recurso de apelación tienen
aplicación en m ateria civil, a menos de encontrarnos ante asuntos en que es
procedente la consulta. En m ateria penal, tratándose de los procedim ientos
por delitos de acción penal pública, sólo existe el fallo del recurso como
medio de poner térm ino a la apelación, conduciendo a la resolución del
conflicto, puesto que si existe desistim iento, igualm ente debe ser revisado
por medio de la consulta.
A continuación procederem os a estudiar cada uno de estos medios en
form a conjunta para el proceso civil y penal, señalando la form a en que
cada uno de ellos se contem pla en m ateria civil y las razones por las cuales
algunos de estos no tienen aplicación en m ateria penal.
15.2.
Fa l l o
d e l r e c u r s o d e a p e l a c ió n
15.2.1. La competencia del Tribunal de segunda instancia en elfallo
del recurso de apelación
El Tribunal de segunda instancia en virtud del efecto devolutivo comprendido
en el recurso de apelación pasa a tener com petencia para revisar tanto las
cuestiones de hecho como de derecho com prendidas en la causa.
Para los efectos de determ inar la com petencia del Tribunal de segunda
instancia para la resolución del recurso de apelación es posible sentar las
siguientes reglas:
a) Los grados de competencia del Tribunal de segunda instancia
En nuestro ordenam iento jurídico es posible distinguir tres grados de
com petencia del Tribunal de segunda instancia para el conocim iento y fallo
del recurso de apelación; siendo ellos los siguientes:
205
i) Prim er grado
Constituye la regla general que se aplica al juicio ordinario civil de ma­
yor cuantía y a todos los procedim ientos en los cuales no exista una norm a
especial diversa.
De acuerdo con lo establecido en el art. 170 N° 6o del CPC, “las sentencias
definitivas de prim era o única instancia y las de segunda que m odifiquen o
revoquen en su parte dispositiva las de otros tribunales, contendrán: [...]
6°. La decisión del asunto controvertido. Esta decisión deberá com pren­
der todas las acciones y excepciones que se hayan hecho valer en el juicio;
pero podra omitirse la resolución de aquellas que sean incom patibles con
las aceptadas”.
Este requisito ele las sentencias de segunda instancia aparece también
previsto en losN ‘“ 10 y 11 del auto acordado sobre la form a de las sentencias,
de 30 de septiem bre de 1920.
Por otra parte, el art. 160 del CPC. establece que “las sentencias se pro­
nunciarán conforme al m érito del proceso, y no podrán extenderse a puntos
que no hayan siclo expresam ente som etidos ajuicio por las partes, salvo en
cuanto las leyes m anden o perm itan a los tribunales proceder de oficio”.
Conform e a ello, el Tribunal de segunda instancia sólo va a poder pro­
nunciarse acerca de las cuestiones de hecho y de derecho que se hubieren
discutido y resuelto en la sentencia de prim era instancia y respecto de las
cuales se hubieren form ulado peticiones concretas por el apelante al deducir
el recurso de apelación.
Si el Tribunal de segunda instancia llegara a pronunciarse acerca de
cuestiones de hecho y de derecho que no se hubieren discutido en la primera
instancia y resuelto por la sentencia definitiva dictada en ella, incurrirá en
la causal de ultra petita.
En consecuencia, este prim er grado de com petencia del Tribunal de
segunda instancia se encuentra delim itado a las cuestiones de hecho y de
derecho que se hubieren discutido y resuelto por la sentencia pronunciada
por el Tribunal de prim era instancia.
No obstante, esta regla general reconoce excepciones en cuanto el
T ribunal de segunda instancia puede pronunciarse acerca de cuestiones
no discutidas o resueltas por el fallo de prim era instancia, siendo ellas las
siguientes:
-E l Tribunal de segunda instancia podrá fallar las cuestiones ventiladas
en la prim era instancia y sobre las cuales no se haya pronunciado la sentencia
apelada por ser incompatibles con lo resuelto en ella, sin que se requiera
nuevo pronunciam iento del inferior (art. 208 del CPC).
Así, por ejemplo, si en la prim era instancia se oponen por el dem andado
las excepciones de nulidad y de pago, y el Tribunal de prim era instancia aco­
gió la de nulidad sin pronunciarse por incom patible respecto de la de pago,
puede el Tribunal de alzada pronunciarse respecto de la segunda si rechaza
la nulidad, sin que sea necesario rem itir el expediente al juez de prim era
instancia para que se pronuncie sobre esa excepción que no consideró por
estimarla incom patible con la aceptada.
CAP. IV. EL RECURSO DE APELACIÓN
-E l Tribunal de segunda instancia, previa audiencia del ministerio pú­
blico, puede hacer de oficio en su sentencia las declaraciones que por ley
son obligatorias a los jueces, aun cuando el fallo apelado no las contenga
(art. 206 CPC).
Ejemplo de declaraciones que el Tribunal puede efectuar de oficio, por
encontrarse autorizado por la ley, son la nulidad absoluta que aparece de
manifiesto en el acto o contrato (art. 1683 del C. Civil); la incom petencia
absoluta del Tribunal, la implicancia, etcétera.
En todo caso, debemos recordar que si una de esas declaraciones efectuadas
por el Tribunal de segunda instancia consiste en declarar su incompetencia,
podrá apelarse de la resolución ante el Tribunal superiorjerárquico, salvo
que la declaración sea hecha por la Corte Suprema.
-E l Tribunal de segunda instancia conociendo del recurso de apelación
puede casar en la form a de oficio el fallo de prim era instancia cuando apa­
rezca de manifiesto un vicio que dé lugar a este recurso por cualquiera de las
causales que contem pla la ley, debiendo oír sobre ese punto a los abogados
que concurran a alegar en la vista de la causa, indicándoles los posibles vicios
sobre los cuales deben alegar (art. 776 inc. 1° del CPC).
Si el vicio qtie diere lugar a la invalidación de la sentencia fuere uno de
los vicios consistentes en ultra petita, omisión de requisitos de la sentencia,
cosajuzgada o contener decisiones contradictorias, el Tribunal de segunda
instancia no sólo debe casar el fallo de prim era instancia, sino que acto con­
tinuo y sin nueva vista, pero separadam ente, debe dictar la sentencia que
corresponda con arreglo a la ley.
Si nos encontram os en presencia de otros vicios de casación diversos a
los cuatro señalados, el Tribunal de segunda instancia que case de oficio se
debe lim itar a invalidar el fallo, determ inando el estado en que queda el
proceso, rem itiéndolo para su conocimiento al Tribunal de prim era instancia
no inhabilitado correspondiente.
-E l Tribunal de segunda instancia que conoce del recurso de apelación,
si advirtiere que el fallo de prim era instancia adolece del vicio consistente
en la omisión de pronunciam iento acerca de una acción o excepción que se
haya hecho valer en eljuicio, puede limitarse a ordenar aljuez de la causa
que com plete la sentencia, dictando resolución sobre el punto omitido, y
entre tanto suspenderá el fallo del recurso de apelación (art. 776 inciso
segundo del CPC).
En el nuevo proceso penal se contem pla este grado de com petencia, al
señalarnos en el inciso I o del art. 360 que ‘‘El Tribunal que conociere de un
recurso sólo podrá pronunciarse sobre las solicitudes form uladas por los re­
currentes, quedándole vedado extender el efecto de su decisión a cuestiones
no planteadas por ellos o más allá de los límites de lo solicitado, salvo'en los
casos previstos en este artículo y en el art. 379 inciso segundo”.
Los casos de excepción en que el Tribunal de alzada puede apartarse
de esta regla general m encionados en el art. 360 del C. Procesal Penal son
solamente dos:
207
LOS RECURSOS PROCESALES
I'< ilMlid.id de extender la decisión favorable a quien no haya recurrido
un •11.11111 - declaración expresa form ulada por el Tribunal en tal sentido, la
■
|iii | iiii-<l<- efectuar siempre que ella no se basare en fundam entos que fueren
I.i imii.ilcs y lavorcciercii exclusivamente al recurrente (art. 360 inciso 2o
di i ( l'iui i .s;jl l’ciial), y
| ii i Ii mular de oficio el fallo por la concurrencia de alguna de las
U 1 previstas cu el jrt. 374 del C. Procesal Penal.
ii I Secundo grado de com petencia
I' I secundo grado de com petencia del Tribunal de segunda instancia se
i ni nriiii.i c .tablecido respecto del procedim iento o juicio sum ario en el
i‘ i'j di i i :>< , el cual prescribe al efecto que '“en segunda instancia, podrá
i I 11 iln ni.ti di il/.ada, a solicitud de parte, pronunciarse por vía de apelación
,i lin c tudas las cuestiones que se hayan debatido en prim era para ser falladas
•■i definitiva, aun cuando no hayan sido resueltas en el fallo apelado”.
Si un lo | ii evisto en el referido precepto legal, tenemos que en eljuicio
miliario H I íliunal de alzada tiene com petencia para pronunciarse sobre
ti nía-, las i in ilíones debatidas en prim era instancia, aun cuando no se hayan
i c mello . n el fallo pronunciado en ella.
I' n consecuencia, en eljuicio ordinario la com petencia del Tribunal de
i muida instancia se refiere a las cuestiones debatidas en prim era instancia
y i ("incitas en el fallo dictado en ella; en cam bio en eljuicio sum ario la comIii -1c 11<ia del Tribunal de segunda instancia es más amplia, ya que se refiere
a lai i iiestiniíes debatidas en prim era instancia, aun cuando no se hayan
ii snelto en la sentencia dictada en esta fase del procedim iento.
1'.u i Oye el Tribunal de segunda instancia posea esta com petencia, es
nien tet i | ik exista solicitud de parte, no pudiendo actuar de oficio.
I .i nkisprudencia de nuestros tribunales ha sustentado diversos criterios
n i i llanto .i la form a en que debe materializarse en el proceso esta solicitud
i Ii |i.ilt(
I l.iy tollos que sostienen que lasóla interposición del recurso de apelación
iiiijSfrt.i o implica la solicitud contem plada en el art. 692 del CPC.
I ti ( ttiibio, otros fallos han sostenido que para que el Tribunal pueda
ej it ei esa facultad contem plada en el art. 692 del CPC es m enester que exista
tina solicitud expresa de la parte en ese sentido.
ni) Tercer grado de com petencia
lil tercer grado de com petencia del Tribunal de segunda instancia para
icsolver el recurso de apelación se encuentra contem plado respecto del
antiguo proceso penal en el art. 527 del CPP, a propósito de la apelación de
la sentencia definitiva en eljuicio ordinario por crim en o simple delito de
ai ( .mi penal pública.
Al efecto, dicho precepto legal establece que “el T ribunal de alzada
lom ará en consideración y resolverá las cuestiones de hecho y las de dek i iio que sean pertinente^ v se hallen com prendidas en la causa, aunque
no haya recaído discusión sobre ellas ni las com prenda la sentencia de
prim era instancia”.
ii
208
CAP. IV. EL REC U RSO DE A PELA CIO N
Este es el grado más am plio de com petencia del Tribunal de segunda
jnsiancia conociendo del recurso de apelación, puesto que en él no es ne­
cesario que las cuestiones de hecho y de derecho hayan sido debatidas y
com prendidas en el fallo de prim era instancia, sino que basta con que ellas
sean pertinentes y se hallen com prendidas en la causa.
De allí que la ultra petita tiene una concepción más restringida en mate­
ria penal que en m ateria civil, puesto que ella se configura sólo cuando la
sentencia se extienda a puntos inconexos con los que hubieren sido materia
de la acusación y de la defensa (art. 541 N° 10 del CPP).
Esta amplia facultad que se conferían al juez penal para la resolución
en segunda instancia de la cuestión penal se pretendió hacer extensiva con
la reform a de la Ley N° 18.857 a la cuestión civil que se com prendiere en
el proceso penal.
.\1 efecto, en el informe de la Comision Conjunta de esa ley se señaló “que
en el art. 527 se extiende la facultad que se otorga para la materia penal a la
materia civil. En parte, estas omisiones causan retardos que deben evitarse.
A veces, la contradicción o anulabiliclad del fallo. "Para tal efecto, se
introdujo un inciso segundo al art. 527 del CPP, estableciéndose que ‘si la
sentencia de prim era instancia omite considerar o resolver las acciones y
excepciones civiles, el Tribunal de alzada deberá resolverlas de oficio o a
petición de p arte’”.
No obstante la intención del legislador, debem os dejar expresa constan­
cia de que la situación de la cuestión civil es diversa de la penal, puesto que
el Tribunal para pronunciarse y resolver las acciones y excepciones civiles
requiere que ellas se hubieren hecho valer en el proceso, y no sólo que ellas
sean pertinentes y se hallen com prendidas en la causa, como ocurre con la
cuestión penal.
b)^El Tribunal de segunda instancia no puede extender su fallo más
allá de lo pedido por el apelante en su apelación (principio de
congruencia), ni puede dictar un fallo que sea más gravoso para
el apelante que el fallo impugnado (prohibición de la reformado in
peius )
En m ateria civil tiene plena aplicación el principio tantum devolutum
quantum apellatum, lo que significa que entra dentro del ám bito del efecto
devolutivo, que otorga com petencia al Tribunal de alzada para conocer de
la segunda instancia, todo aquello que en virtud del recurso de apelación
es elevado al conocim iento del Tribunal de alzada. La delim itación de la
com petencia del Tribunal de alzada se determ ina por el apelante en las
peticiones concretas que debe form ular al presentar el escrito de apelación
en m ateria civil.
Ello significa que el Tribunal de segunda instancia no puede:
-O to rg ar al apelante mas de lo que hubiere solicitado en su recurso de
apelación, lo que se materializa por regla general en las peticiones concretas
que debe form ular al interponer el recurso de apelación.
209
l.O S R EC U R SO S PRO CESA LES
Ea virtud del principio tantum devolutum quantum appellatum, j^an incardinado en la esencisj del ám bito devolutivo de recurso de apelación civil, el
Tribunal superior sólo entra a revisar aquello que le es som etido a su cono­
cim iento (que le es devuelto por el juez a quo, siguiendo la ficción de que
el órgano superior inviste de jurisdicción al inferior, y por esto m ediante
el recurso de apelación la jurisdicción torna al Tribunal de quien em ana)
expresam ente por la parte recurrente.
De esta form a, y com o el apelante recurrirá de los extrem os de la sen­
tencia que le son perjudiciales, únicam ente podrá som eter al juez ad quem
la revisión respecto de los mismos; todos los dem ás extrem os de la sentencia
recurrida, que no son objeto del recurso, pasan a tener autoridad de cosa
juzgada, por quedar firmes e irrecurribles.-18
El agravio subjetivo se encuentra pues configurado por las peticiones
concretas que form ula el apelante, no obstante que el agravio objetivo que
le haya causado el fallo al apelante puede haber sido mayor.
-Resolver el recurso de apelación modificando el fallo de prim era instancia
en contra del apelante, sin que se encuentre facultado para actuar de oficio.
Como consecuencia de la aplicación del principio dispositivo en materia
civil, y específicam ente com o concreción de este respecto de la apelación de
los principios de la congruencia y del tantum devolutum quantum appellatum,
se proscribe de la apelación civil la reformado in penis.
La reformatio in peius, reform a en perjuicio o reforma peyorativa, es “aquella
regla impuesta al órgano jurisdiccional de apelación como im pedim ento para
agravar o hacer más gravosa la condena, o restringir las declaraciones más
favorables de la sentencia de prim era instancia, en peijuicio del apelante.
De esta m anera, aunque el Tribunal superior considere que la condena
im puesta por el juez de instancia debiera ser mayor, o la sentencia menos
favorable o desfavorable totalm ente para el apelante, no podrá, según los
poderes de que dispone, dictar la sentencia que hubiera dictado en caso de
haber actuado com o órgano jurisdiccional de prim era instancia; solam ente
podrá resolver dentro de los límites peijudiciales ajuicio del apelante que
hayan sido som etidos a su consideración por el mismo. Lo más que podrá
hacer el juez ad quem es dictar sentencia deses tim atoria de las peticiones del
recurrente; por su parte, el apelado únicam ente podrá solicitar el m anteni­
m iento de la resolución apelada”.216
La prohibición de reform ar la sentencia im pugnada en peijLiicio del
apelante dice relación tanto con una m odificación cualitativa com o con una
cuantitativa desfavorable a sus intereses.
Existirá una m odificación cuantitativa en peijuicio de los intereses del
apelante cuando se contem plen nuevas prestaciones de dar, hacer o no hacer
en su contra que no estuviesen contem pladas en la sentencia im pugnada.
En cambio, existirá una modificación cuantitativa en peijuicio de los
intereses del apelante cuando se aum ente el m onto de las obligaciones que
debe cumplir, determ inadas en la sentencia im pugnada.
-1;I Jau w e S o l é R ie r a .
El nruno. np. cü., p. 2 7 3 .
Icle m , p. 268.
210
( .AP. IV. EL. R EC U R SO DE A P B S& U Ó N
La prohibición de la nformatio in /m us decae, entre otros, en aquellos
casos en que 110 estemos frente a un apelante único, sino en el supuesto
de que tam bién recurra la contraparte, o bien se adhiera a la apelación.
En ambos casos, se produce un increm ento del alcance devolutivo del re­
curso, am pliando, en consecuencia, los poderes de decisión del órgano de
apelación; la cosa juzgada no afectará ahora respecto de aquellos extremos
sobre los que fundam entan su im pugnación la contraparte apelante y /o el
apelante adherido.
Si el Tribunal de segunda instancia no respetare estas reglas, incurriría
en el vicio de ultrapetita, puesto que su fallo otorgaría más de lo pedido por
las partes o se extendería a puntos no sometidos a su resolución, a menos
que exista ley que lo faculte para actuar de oficio.
En cam bio, en el antiguo proceso penal dichas reglas no tienen apli­
cación.
En prim er lugar, las solicitudes que form ulen las partes no limitan la
com petencia del Tribunal de segunda instancia, puesto que ella se extiende
a todas las cuestiones pertinentes y que se hallen com prendidas en la causa,
haya recaído discusión o no respecto de ellas y se hallen o no com prendidas
en el fallo de prim era instancia (art. 527 del C P P ).
Finalm ente, en m ateria penal recibe plena aplicación el principio de la
refonnatio in peius o reform a en peijuicio, según el cual la apelación puede
volverse en contra del apelante, m odificándose en la segunda instancia el
fallo pronunciado en prim era en su perjuicio. Este principio se encuentra
expresam ente consagrado en el art. 528 del C PP al establecer que “aun cuan­
do la apelación haya sido deducida por el procesado, podrá el Tribunal de
alzada m odificar la sentencia en form a desfavorable al apelante".
Este mismo principio se contem pla respecto del recurso de casación en
el fondo en m ateria penal en el inciso prim ero del art. 5 4 8 del C P P al señalar­
nos que “en los casos en que la Corte Suprem a acoja el recurso deducido en
interés del condenado, podrá aplicar a este, como consecuencia de la causal
acogida y dentro de los límites que la ley autoriza, una pena más severa que
la impuesta por la sentencia invalidada.
En el nuevo proceso penal, en cam bio, rigen claram ente los dos princi­
pios señalados respecto del procedim iento civil:
-N o se puede otorgar al apelante más de lo que hubiere solicitado en
su recurso de apelación, lo que se materializa por regla general en las peti­
ciones concretas que debe form ular al interponer el recurso de apelación
(art. 360 inc. 1° del C. Procesal Penal), con lasóla excepción de la extensión
de la decisión más favorable a quien no ha recurrido si ellas no se basan en
fundam entos personales que sólo pueden beneficiar al recurrente (art. 360
inc. 2o del C. Procesal Penal).217
:1/ En este sencido se ha d ec la ra d o que nad ie p u ed e ser c o n d e n a d o p o r delito, sino
cu an d o el Tribunal que lo ju z g u e ad q u iriere, m ás allá de coda d u d a razon able, la convicción
de que realm en te se h u b iere co m e tid o el h e c h o pu nible objeto de la a cu sació n , y el T ribu­
nal que c o n o c ie re de un re cu rso sólo p u ed e p ro n u n ciarse sobre las solicitudes form uladas
211
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
N o ■,( j»i h m l f r e s o l v e r e l r e c u r s o d e a p e l a c i ó n m o d i f i c a n d o e l t a l l o d e
i i i i m . i i i i 1,1 r u c o n t r a d e l a p e l a n t e , s i n q u e s e e n c u e n t r e f a c u l t a d o e l
I I i I u i i m I | i . i i .1 . 11 n i , i i d e o f i c i o .
i >>iiin i i i i i - c i ú r n d a d e l a a p l i c a c i ó n d e l p r i n c i p i o d i s p o s i t i v o e n e l
mu
j > 1 1 ii i ' \ u | n n.M , y e s p e c í f i c a m e n t e c o m o c o n c r e c i ó n d e e s t e r e s p e c t o
il. 1 .i|m l«i m u d e l o p r i n c i p i o s d e l a c o n g r n e n c i a y d e l tantum. devolutum
.ni ■•iinm it/i/ii-llatHm, si- p r o s c r i b e d e l a a p e l a c i ó n e n e l n u e v o p r o c e s o p e n a l
I -: m u i
1.1 i /.
i iihilm ¡n hutas.
\ l ! i i in d i s p o n e ei i n c i s o 3 o d e l a r t . 3 6 0 d e l C . P r o c e s a l P e n a l q u e “S i la
i ■ >11 n ii n i |im In <.1 1 h u b i e r e s i d o o b j e t o d e r e c u r s o p o r u n s o l o i n t e r v i n i e n t e ,
1.1 i m i i n o p m l i , J r r l o n n a r l a e n p e i j u i c i o d e l r e c u r r e n t e ” .
I .i .i|) c l.ii i o n i n t e r p u e s t a p o r u n a d e l a s p a r t e s n o a p r o v e c h a
.i I.i nli i
I m i.iic i i.i i ¡vil, p o r r e g l a g e n e r a l e n c a s o q u e e x i s t a p l u r a l i d a d d e p a r ­
i r .ii iiv.is ii p a s i v a s , la a p e l a c i ó n i n t e r p u e s t a p o r u n a s o l a p a r t e a c t i v a n o
i i r u i-i r r u i a s o d i .« i a c o g i d a a l r e s t o d e l a s p a r t e s a c t i v a s q u e n o h u b i e r e n
.i I 'i I .ii ti i I n n i f f t s p a l a b r a s , p o r r e g l a g e n e r a l l a s e n t e n c i a c i v i l d e s e g u n d a
m i l , u n i.i m i l i m e u n e f e c t o e x t e n s i v o p a r a f a v o r e c e r a l a s p a r t e s q u e n o
IiiiI ni i r n a p e l a r l o .
I i i 1.in iif tio p r o c e s o p e n a l, e n c a m b i o , e l le g is la d o r c o n t e m p l ó e x p re s a m r n i r r l r l n lo e x p a n s i v o d e l ta llo d e s e g u n d a i n s t a n c i a r e s p e c t o a las p a r t e s
■1 1 i r u n h u b i e r a n a p e l a d o , p e r o s ó l o r e s p e c t o d e l a c u e s t i ó n p e n a l , c o n e l
iili] n i i I r i-vi lili' l a e x i s t e n c i a d e f a l l o s c o n t r a d i c t o r i o s e n t r e sí.
Al r l n lo , 1 1 a rt. 5 2 8 b is e s t a b le c e : “S i s ó lo u n o d e v a rio s p r o c e s a d o s
|i m i I (M ism o d e l i t o h a e n t a b l a d o e l r e c u r s o c o n t r a la s e n t e n c i a , la d e c i s i ó n
l.iv iii.ib lc i |iir s e d i c te a p r o v e c h a r á a lo s d e m á s e n c u a n t o lo s f u n d a m e n t o s
Cfi.H- s r b a s i n o s e a n e x c l u s i v a m e n t e p e r s o n a l e s d e l a p e l a n t e , d e b i e n d o
I 1 1 iIh m al d o l a r a r l o a s í e x p r e s a m e n t e .
l.im liii'ii f l o r e c e r á al p r o c e s a d o e n s u r e s p o n s a b i l i d a d p e n a l e l r e c u r s o
• I r m i ii p o n s a b l e c i v i l c u a n d o e n v i r t u d d e s u i n t e r p o s i c i ó n s e e s t a b l e z c a
i 1 1 . i! 1 1 1 1 1 'u-r a s i t u a c i ó n r e l a t i v a a l a a c c i ó n p e n a l d e q u e d e b a s e g u i r s e l a a b s o lm m u d r i p r o c e s a d o , a u n q u e e s te n o h a y a a p e l a d o el fa llo d e s f a v o r a b le d e
p i m u i.i i n s t a n c i a ” .
I' i i r l n u e v o p r o c e s o p e n a l , e l i n c i s o 2 o d e l a r t . 3 6 0 r e i t e r a e l c o n c e p t o
i o u i r m p l a d o e n e l i n c i s o 1" d e l a r t . 5 2 8 b i s d e l C P P .218
Imii loa n:t lirre m e s, q u ed án d o le ved ad o e x te n d e r el e fecto de su decisión a cu estion es no
|)UinitMiU,s p o r ellos, o , más allá de los lím ites de lo solicitado, salvo los casos previstos e n los
II h i™ih
y 3" del art. 3 6 0 del C. P ro cesal P en al y el art. 3 7 9 inc. 2o, cuyos casos n o so n los de
n n i iv ( lurte d e A pelaciones d e T alca. 2 0 .3 .2 0 0 3 . R ol 6 9 1 -0 3 ,
abril 2 003,
N" H. |)|), 49 y ss.
2"
Riaiista procesal penal,
- IMArt. 3 6 0 , inciso 2°: "Si sólo u n o d e varios im putad os p o r el m ism o cielito e n ta b la re el
i ci'm so co n tra la reso lu ció n , la d ecisión favorable qu e se d ictare ap ro v e ch a rá a los d em ás, a
m en o s que los fu n d am en tos fu eren exclu sivam en te personales del re cu rre n te , d e b ie n d o el
li ihuuai d eclararlo así e x p re sa m e n te ”.
15.2.2. La sentencia que resuelve el recurso de apelación
en la segunda instancia
En est:i m ateria, d e b e m o s recordar que la sentencia de segunda instancia
es dictada por un Tribunal colegiado, por lo que deberá ciarse plena aplica­
ción a las norm as señaladas respecto ele los acuerdos, cuyo incum plim iento
puede dar lugar a la interposición del recurso de casación en la form a por
las causales contem pladas en los arts. 768 N'" 1, 2 y 3 del CPC y 541 N',s 6, 7
y 8 del C PP.
Para determ inar la form a en que debe cumplirse respecto de la sentencia
de segunda instancia y que se determ ina por la parte resolutiva, es posible
distinguir:
a) Sentencia confirmatoria
La sentencia confirm atoria es aquella pronunciada por el Tribunal de
alzada en la que m antiene en todas sus partes lo resuelto por el Tribunal de
prim era instancia, sin que por ello se acojan los fundam entos y peticiones
concretas form uladas por el apelante en su recurso.
Si la sentencia de segunda instancia confirm a una de prim era que cum ­
ple con todos los requisitos del art. 170 clel C PC o del art. 500 clel C PP. ella
sólo deberá cum plir con los requisitos com unes de toda resolución judicial
(art. 170 del C PC inc. 2o).
Si la sentencia de prim era instancia no reúne todos los requisitos ckl
art. 170 del CPC, la de segunda instancia deberá contener parte expositiva,
considerativa y resolutiva de acuerdo con lo previsto en el inciso segundo.
Sin em bargo, en la práctica los tribunales ele segunda instancia se limitan a
com plem entarla, agregándole lo que le falta y la confirman.
Sin em bargo, si la sentencia de prim era instancia hubiere incurrido
en el vicio de no haberse pronunciado acerca de una acción o excepción
hecha valer, la sentencia de segunda instancia no podrá subsanar el vicio,
sino que deberá:
-R em itir el expediente al Tribunal de prim era instancia para que com­
plem ente su fallo (art. 776 inc. 2o C P C ), o
-C asar de oficio la sentencia (art. 768 inc. 3o del CPC).
b) Sentencia modificatoria o revocatoria
La sentencia m odificatoria es aquella en que el Tribunal de alzada acoge
en parte el recurso de apelación, introduciendo adiciones o efectuando supre­
siones a lo resuelto por el Tribunal ele prim era instancia, reem plazando, por
lo tanto, parcialm ente el contenido de la parte resolutiva clel fallo ele prim era
instancia y los fundam entos necesarios para respaldar dicha decisión.
La sentencia revocatoria es aquella en que el Tribunal de alzada acoge
íntegram ente el recurso de apelación, dejando sin efecto la totalidad de la
parte resolutiva y los considerandos que le sirven de fundam ento conteni­
dos en el fallo de prim era instancia, reem plazándolos por otros conform e
a derecho.
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Si la sentencia ele prim era instancia retine todos los requisitos del art.. 170
del C P C , la de segunda instancia revocatoria o modificatoria basta con que
haga referencia a la parte expositiva contenida en la de prim era instancia y
que contem ple los considerandos de hecho y de derecho que justifican la
revocación o modificación que se efectúa respecto de la parte resolutiva de
la de prim era instancia (art. 170 inc. 2o C P C ).
En m ateria civil y penal la sentencia de segunda instancia se notifica por
el estado diario. Sin em bargo, el cúmplase de la de segunda instancia se debe
notificar en persona al procesado y no a sus representantes.
15.3.
L
a
D ESER C IÓ N D EL R E C U R S O DE A P ELA C IÓ N
15.3.1. Concepto
La deserción es aquella sanción de carácter procesal que provoca el térm ino
del recurso de apelación en el procedim iento civil, por no haber cumplido
el apelante con ciertas cargas establecidas por el legislador.
15.3.2. Casos en que se contempla la deserción; Tribunal competente
para conocer de ella; tramitación y recursos que proceden en contra
de la resolución que la declaw *
La deserción del recurso de apelación se contem pla en la actualidad en
los siguientes casos:
a) En primera instancia
Cuando el apelante en los casos en que se concede la apelación en el solo
efecto devolutivo, dentro de los cinco días siguientes a la notificación de la
resolución que concede el recurso, no entrega el dinero que el secretario
del Tribunal considere necesario para cubrir el valor de las fotocopias o de
las compulsas respectivas (art. 197 del C P C ).
Esta causal de deserción es aplicable tam bién al recurso de casación,
salvo que se hubiere interpuesto una casación en la form a conjuntam ente a
un recurso de apelación concedido en ambos efectos (art. 778 C P C ).
En este caso es com petente para conocer de la deserción el Tribunal de
prunera instancia.
La tramitación consiste en que el apelado presenta un escrito solicitando
que se declare la deserción, al cual provee el Tribunal disponiendo la certi­
ficación del secretario en orden a no haberse dado cum plim iento oportuno
y satisfactorio de la carga. Con el m érito de ese certificado, el Tribunal debe
resolver de plano la solicitud.
En contra de la resolución que acoge la deserción procede el recurso de
apelación, por tratarse de una sentencia interlocutoria, v de casación en la
forma, por ser de aquellas que ponen térm ino al juicio o hacen imposible
su continuación.
±14
CA R IV. EL R EC U R SO DE A PELA CIÓ N
En cam bio, en contra ele la resolución que rechaza la deserción solo
procede el recurso de apelación, al no ser una interlocutoria que poni>.i
térm ino al juicio o haga imposible su continuación.
En el antiguo proceso penal, no es aplicable este caso de deserción, pm
cuanto la carga de efectuar todos los trám ites para la confección material
de las compulsas se radica en el secretario del Tribunal y expresam ente se
señala que no recibe aplicación dentro del procedim iento penal el art. 197
del CPP (art. 61 del C P P ).
En el nuevo proceso penal, el art. 371 hace recaer la obligación de remi­
tir copia fiel de la resolución y de los antecedentes que hieren pertinentes
para un acabado pronunciam iento sobre el recurso en el juez d r prim era
instancia que lo hubiere concedido.
b) En segunda instancia
C uando el apelante no hubiere com parecido en segunda instancia
dentro del plazo fatal de cinco días, aum entable en la forma prevista en el
art. 200 del C P C , contados desde el ingreso de la apelación ante el Tribunal
de alzada.
Esta causal de deserción es aplicable al recurso de casación de acuerdo
con lo previsto en el art. 779 clel C PC .
En este caso es com petente para conocer de la deserción el Tribunal de
segunda instancia.
La tramitación consiste en que el Tribunal de oficio o a petición ele parte,
con el certificado del secretario del Tribunal, procede a pronunciarse acerca
de la deserción.
En contra de la resolución procede el recurso de reposición dentro
del tercer día, según lo previsto en el inciso segundo del art. 201. Además,
procede el recurso de casación en contra de la resolución, que declara la
deserción, por tratarse de una sentencia interlocutoria que pone término
al juicio o hace imposible su continuación.
En el antiguo proceso penal no es aplicable este caso de deserción,
por cuanto el apelante y el recurrente de casación no tienen la carga de
com parecer ante el Tribunal superior, estableciéndose que las apelaciones y
casaciones se verán sin esperar la com parecencia de las partes, sin que reciba
aplicación el art. 200 del CPC (art. 63 clel C P P ).
En el nuevo proceso penal no se contem pla esta sanción procesal. Sin
perjuicio de ello, en el nuevo proceso penal se prevé la institución del
abandono del recurso, la que se produce cuando el recurrente no concu­
rre a alegar en el día de la vista de la causa (art. 358 inc. 2o. C. Procesal
Penal).
15.3.3. Efectos que produce la declaración de deserción del recurso
La declaración ele deserción clel recurso de apelación produce el término
de este.
215
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
En consecuencia, la sentencia im pugnada por el recurso de apelación
va a quedar ejecutoriada si no se hubieren interpuesto otros recursos o no
fuere procedente su revisión efectiva por vía de la consulta.
Si el Tribunal de segunda instancia continuara con la tramitación de la
apelación no obstante haberse declarado su deserción y pronunciara sen­
tencia, en contra de ella se podrá deducir el recurso de casación en la forma
por la causal contem plada en el N° 8 del art. 768 del CPC.
15.4. E l DESISTIMIENTO DEL RECURSO DE APELACIÓN
15.4.1. Concepto
Es el acto jurídico procesal del apelante por medio del cual renuncia expre­
sam ente al recurso de apelación que hubiere deducido en contra de alguna
resolución en el proceso.
15.4.2. Procedencia
E1 le g isla d o r n o se h a e n c a rg a d o d e r e g u la r e x p re s a m e n te el d e s is tim ie n to
d e l re c u rs o d e a p e la c ió n , n o o b s ta n te c o n te m p la rs e su e x is te n c ia e n los
•siguientes a rtíc u lo s d e l CPC:
a)
Art. 197 inc. 3", a propósito de la sanción al apelante que no cumple
im i la ( .irga establecida por el legislador para las compulsas, caso en el cual
no eslamrts en presencia de un desistim iento por no existir una manifestai ti ni expresa de voluntad, sino que más bien de una deserción por la falta
de -,u n g im ie n to de una carga procesal;
h)
Att ’ 17, señalándonos que la adhesión a la apelación no será admisible
1 1esi 11 . i momento en que se hubiere presentado un escrito para desistirse
de I.i tp( laeuin. debiendo colocarse en ambos escritos por el secretario del
1111n111,tI I.i hora de presentación, y
i ) \i i 7M N” 8, en el cual establece que procede la casación en la forma
•un .i de las sentencias dadas en apelación legalmente declarada desierta,
1111 •>■
t ti.i o de iislula.
H iU tisiimiento del recurso de apelación puede producirse tanto en
Iii iim i .i ( .uno en segunda instancia. Además, es procedente también en male i, pendí, sin perjuicio de la consulta de la resolución si no se hubiere ella
ieviN "lo por el I> íbunal de alzada en los casos en que ella es procedente.
I ' . i i . i los e fe c to s d e d e sistirse d e l re c u rs o d e a p e la c ió n n o es n e c e s a rio
i |iie el iii,m d .lla n o -ju d icial p o s e a la fa c u lta d e x p re s a m e n te c o n fe rid a p o r
B urte d e l m a n d a n te , p u e s to q u e se c o n te m p la c o m o fa c u lta d e sp e c ia l e n el
un imi s e g u n d o d e l a rt. T d e l CPC só lo la d e “d e sistirse e n p rim e ra in s ta n c ia
d e l.i ,k io n d e d u c id a ”; y la d e " r e n u n c ia r a los re c u rs o s ” se re fie re al a cto
liiln .iiivo a n tic ip a d o y n o u n a vez q u e e ste se h u b ie re m a te ria liz a d o .
216
CAP. IV. E l. R E C U R SO DE A PELA CIÓ N
En todo caso, y sobre todo al de tratarse de una sentencia que conduce a
[a terminación del proceso, es aconsejable que el escrito de desistimiento sea
firmado por la parte para despejar cualquier duda y dejar constancia de en­
contrarse esta inform ada de las consecuencias que genera el desistimiento.
En cuanto a la oportunidad procesal, se acepta que el desistimiento de la
apelación sea presentado en cualquier estado del juicio, tanto en la prim era
como en la segunda instancia, aun cuando se haya producido la vista de este
en la segunda instancia y alcanzado el acuerdo.
El escrito de desistim iento del recurso debe ser resuelto de plano por
el Tribunal.
15.4.3. Efectos que produce la declaración del desistimiento de la apelación
La declaración del desistim iento del recurso de apelación produce el tér­
mino de este.
En consecuencia, la sentencia im pugnada por el recurso de apelación
va a quedar ejecutoriada si no se hubieren interpuesto otros recursos o no
fuere procedente su revisión efectiva por vía de la consulta.
Si el Tribunal de segunda instancia continuara con la tramitación de la
apelación no obstante haberse declarado su desistim iento y pronunciara
sentencia, en contra de ella se podrá deducir el recurso de casación en la
forma por la causal contem plada en el N° 8 del art. 768 del CPC.
En el nuevo proceso penal se regula expresam ente la renuncia y desisti­
miento de los recursos en el art. 354 del C. Procesal Penal.
15.5.
L a PRESCRIPCIÓN DEL RECURSO DE APELACIÓN
15.5.1. Concepto
Es la sanción procesal que genera la term inación del recurso de apelación
por la inactividad de las partes durante el plazo que establece la ley.
En este sentido, se ha declarado que la prescripción de la apelación,
regulada por el artículo 211 del Código de Procedim iento Civil, es una
institución que tiene por objeto sancionar la inactividad de las partes que
no hacen las gestiones necesarias según la ley “para que el recurso se lleve a
efecto y quede en estado de fallarse”. Por consiguiente, cuando la parte ha
hecho ya todo lo que se requiere por ley a fin de que el recurso quede en
condiciones de fallarse, nada más puede exigírsele y su inactividad forzada
por circunstancias que no le son im putables no puede ser sancionada con
una prescripción que, en tales circunstancias, resulta carente de base.219
En este caso no nos encontram os ante una form a de preclusión, sino
que ante una institución equivalente a la prescripción extintiva del Código
Civil.
,J1'J C. Suprema, sentencia de 10 de septiembre de 2002, RDJ, t. XCIX, sec. P, p. 203.
217
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Por otra parte, es m enester hacer presente que las norm as sobre prescrip­
ción del recurso de apelación contenidas en el art. 211 del CPC son aplicables
a los recursos de casación, en conform idad con lo prescrito en el art. 779
del mismo cuerpo legislativo.
En m ateria penal la prescripción del recurso de apelación no tiene
aplicación, puesto que las norm as del CPC que la establecen son incom ­
patibles con la regulación que respecto del recurso de apelación efectúa
el CPP. En efecto, en el procedim iento penal no se contem pla actividad
alguna de las partes en la segunda instancia para la vista de los recursos
de apelación y casación, puesto que ellos son conocidos por el Tribunal
de alzada sin necesidad de esperar la com parecencia de las partes. En
consecuencia, resulta im p rocedente aplicar la sanción de prescripción
por la inactividad de las partes en una apelación en m ateria penal, en
circunstancias de que el legislador no considera necesaria la intervención
de ellas para su conocim iento.
En el nuevo proceso penal no se contem pla esta sanción procesal, y por
otra parte, la sanción que se contem pla respecto de la inactividad del recu­
rrente, consistente en no asistir a alegar en el día de la vista de la causa, es la
de abandono del recurso, conform e a lo previsto en el inciso 2o del art. 358
del C. Procesal Penal.
15.5.2. Requisitos
Los requisitos que deben concurrir para qtie se pueda declarar la prescripción
de la apelación por parte del Tribunal son los siguientes:
-Inactividad de las partes;
-T ranscurso del plazo, y
-Solicitud de parte.
a) Inactividad de las partes
La actividad que las partes deben realizar para que no sea procedente
declarar la prescripción de la apelación, debe consistir en efectuar todas
aquellas gestiones necesarias para que se lleve a efecto y quede en estado
de fallarse la apelación.
En consecuencia, sólo se considerarán para la existencia de una activi­
dad de las partes las gestiones útiles que ellas realicen, esto es, aquellas que
conduzcan la apelación hacia la resolución del recurso.
No obstante, es m enester tener presente que la inactividad se refiere a
la omisión de algún trám ite que corresponda a las partes cumplir, pero no
a la inactividad que se hubiere generado por causas ajenas a su voluntad,
cualquiera sea el tiem po que transcurra. Así por ejemplo, si la causa no se
pone en tabla para su vista, no será procedente declarar la prescripción por
depender ello del Tribunal y no de las partes.'De allí que recientem ente se
hubiere resuelto por nuestra Corte Suprema:
218
“Séptim o: Que como ha sostenido esta Corte con anterioridad, la pres­
cripción de la apelación es una institución que tiene por objeto sancionar
la inactividad de las partes que no hacen las gestiones necesarias según la
ley ‘para que el recurso se lleve a efecto y quede en estado de fallarse’; por
ende, cuando la parte ya ha realizado todo lo que se requiere por la ley para
el cum plim iento del fin antes señalado, nada más puede exigírsele. Así, la
im posibilidad que el recurso quede en condiciones de fallarse no puede
servir de base para sancionar al apelante al que ninguna actividad le cabía,
como acontece en la especie, según se pasa a revisar; [...].220
b) Transcurso del plazo
Para que sea procedente declarar la prescripción es m enester que trans­
curra el plazo de inactividad de las partes que establece el legislador, cuya
extensión depende de la naturaleza jurídica de la resolución impugnada.
El plazo de inactividad de las partes para que sea procedente declarar la
prescripción es el siguiente:
-R especto de la apelación de las sentencias definitivas, el plazo de pres­
cripción es de tres meses contados desde la últim a gestión útil, y
-R especto de la apelación de las sentencias interlocutorias. autos y de­
cretos, el plazo de prescripción es de un mes contado desde la última gestión
útil. Estos plazos adolecen de una grave inadvertencia, en especial el de las
sentencias interlocutorias, autos y decretos.
En efecto, el plazo de meses que se señala en el C.PC no se suspende pol­
la interposición de clías feriados, conform e al art. 50 del CPC; debiendo apli­
carse la regla general de los plazos continuos que contem pla el artículo del
Codigo Civil. En consecuencia, se da el absurdo legal que las apelaciones que
se paralizan durante el feriado judicial, que com prende el mes de febrero y
el prim ero de marzo de cada año, si damos una interpretación literal a la ley,
prescribirían, sin que las partes hubieren podido efectuar gestión alguna.
Para subsanar esta situación, es aconsejable que se contem ple un plazo de
30 días y no de un mes para los efectos de la prescripción de la apelación de
las resoluciones que no fueren sentencias definitivas.
c) Solicitud de parte
La prescripción no puede ser declarada de oficio por el Tribunal al no
habersele conferido esa facultad, estableciéndose que ella debe ser declarada
a petición de cualquiera de las partes del proceso.
En consecuencia, la prescripción podrá ser alegada tanto por el apelante
como por el apelado.
Corte Suprema, 11 de agosto de 2008, Tercera Sala, rol N“ (i.057-200(5, “Fisco de Chile
con Frida Arentsen Leighton y otros”.
219
LOS RECURSOS PROCESALES
15.5.3. Interrupción ele la prescripción
I I un
i l í n il i l c l a r t . 2 1 1 c l e l CPC e s t a b l e c e q u e l a i n t e r r u p c i ó n d e l a p r e s i 1 1 1 >• m u i l i l . c i w r s o d e a p e l a c i ó n s e p r o d u c e p o r c u a l q u i e r a g e s t i ó n q u e s e
i i i i -i j i m i o a n t e s d e a l e g a r l a . , . ,
I n i ii i n i x í . 1 I i n a t u r a l e z a e le l a i n t e r r u p c i ó n d e l a p r e s c r i p c i ó n , s e g ú n
i I i m i m i ' ili l u t . 2 1 1 , s e h a s e ñ a l a d o q u e n o e s m á s q u e l a e x t i n c i ó n d e l
■I■i c i tii
p i i lii l a , t o d a v e z q u e d e r e l a c i o n a r a m b o s i n c i s o s d e e s e p r e c e p t o
1
l
m f i c r i q u e si a n t e s e le v e n c i d o e l p l a z o c u a l q u i e r a d e l a s p a r t e s h a c e
n m i , 1 1 *1 1 <t i e n t e s a q u e e l r e c u r s o s e l l e v e a e f e c t o y q u e d e e n e s t a d o d e
I i l l . m r , i. 1 1 ;k h u i d i m p i d e e ¡ u e o p e r e l a p r e s c r i p c i ó n y s ó l o c o r r e s p o n d e
ii m i
: ( D in iju to d e lo s p la z o s .- " 1
im
• i |in aprudencia ha señalado que aun cuando hubiere transcurrido
ii ii.límenle el pía o de prescripción ele la apelación, si antes de ser alegada se
i .in/,i i .i ilquicia gestión, se entiende interrum pido el plazo de prescripción.
I i i Im rmi il--1 oncebir la interrupción de la prescripción de la apelación la
li.n r di leí nci use de la prescripción extintiva civil, en la cual la interrupción
ili l ir iii'i i-sai lamente producirse antes del transcurso del plazo contem plado
11.11 ,i i|u | rila o p i re.
I i c c f l s c e u e n d a , la p r e s c r i p c i ó n n o p o d r a s e r a ie g a c ia si a n t e s d e p re <■1 1 1 .ii si- l.i s o l i c i t u d s e e f e c t ú a c u a l q u i e r a g e s t i ó n p a r a q u e s e p r o d u z c a u n
■ I
,i la i i . i m i t a c i ó n d e l a a p e l a c i ó n , a u n c u a n d o h a y a t r a n s c u r r i d o e l
p l a / u j |i s e p r e v e p o r e l l e g i s l a d o r p a r a q u e e l l a o p e r e .
I m.límente, se lia declarado que la gestión que debe hacerse para inten | •11 la prescripción debe tratarse de una gestión útil y adecuada para
iii i límenle el recurso se lleve a efecto y quede en estado de fallarse por
I 111 1 111 .i I iiiprrior, y no cualquiera gestión inicua, absurda o inoperante
ijiir se hftua en el juicio antes de alegar la prescripción.
11111
11
ii
15.5.4. Tribunal ante el cual se clebe alegar la prescripción;
tramitación de la solicitud; naturaleza jurídica de la resolución
i¡ue la declara y recursos que proceden en su contra
I >i i ido con lo previsto en el art. 211 del CPC, la prescripción de la apelación
puede ser alegada tanto ante el Tribunal ele prim era o de segunda instancia,
"Id com petente para conocer y pronunciarse acerca de la prescripción
.n|iii-1 liihunal ante quien se encuentre el expediente.
I <im secuencia, será com petente para conocer de la prescripción
d i i v i u so el Tribunal de prim era instancia, si aún no se han rem itido los
.micccdentes de la apelación al Tribunal ele alzada, o si por cualquier causa
el Iri-bunal de segunda hubiere devuelto los antecedentes al de prim era
m a <u< la para que efectúe alguna diligencia.
A partir del ingreso de la apelación en la segunda instancia, será el Tri­
bunal de alzada el com petente para pronunciarse acerca ele la prescripción
por encontrarse el expediente ante é4.
ii
ii
C Suprema, sentencia de 30 de junio de 2003, RDJ, t. C iec. 1' p. 101.
220
CAP. IV. EL R EC U R SO DE A PELA C IÓ N
En cuanto a la tram itación de la solicitud de prescripción nada señala
la ley.
Sin embargo, por tratarse de una cuestión accesoria, el Tribunal de primera
instancia, conforme a las normas de los incidentes, podrá resolverla de plano
p o r fundarse la solicitud en hechos que constan en el proceso (art. 89 del CPC ).
Tratándose del Tribunal de segunda instancia, la solicitud de prescripción
podrá ser resuelta de plano o tramitarla como incidente (art. 220 CPC).
La resolución que acoge la prescripción es una sentencia interlocutoria
de prim era clase, procediendo excepcionalm ente en su contra por disposi­
ción expresa del legislador el recurso de reposición dentro de tercero día, si
aparece fundado en un error de hecho (art. 212 C PC) . Este error de hecho se
basa en un error en el cóm puto del plazo para establecer la procedencia de la
prescripción. Si la resolución se dictare en prim era instancia, procederá la in­
terposición d5l recurso de apelación en form a subsidiaria de la reposición.
Además, com o se trata de una interlocutoria que pone término al juicio
o hace imposible su continuación, procederá en su contra el recurso de
casación de acuerdo con las reglas generales.
En contra de la resolución que rechaza la prescripción no procede la
reposición, por establecerse ella sólo respecto de la resolución que admite
la prescripción; y tam poco el recurso de casación, por no ser de aquellas
interlocutorias que ponen térm ino aljuicio o hacen imposible su continua­
ción. En consecuencia, sólo procederá la apelación en el evento que dicha
resolución se hubiere pronunciado por el Tribunal de prim era instancia,
puesto que la dictada por el de sesrunda es inapelable, seaain lo establece el
art. 210 del CPC.
15.5.5. Efectos que produce la resolución que declara la prescripción
del recurso de apelación
La declaración de prescripción del recurso de apelación produce el término
de este.
En consecuencia, la sentencia im pugnada por el recurso de apelación
va a quedar ejecutoriada si no se hubieren interpuesto otros recursos o no
fuere procedente su revisión efectiva por vía de la consulta.
Si el Tribunal de segunda instancia continuara con la tramitación de
la apelación no obstante haberse declarado su prescripción y pronunciara
sentencia, en contra de ella se podrá deducir el recurso de casación en la
forma por la causal contem plada en el N° 8 del art. 768 del CPC.
Además de estos medios directos de poner térm ino al recurso de ape­
lación, es posible que se produzca el térm ino de este por vía consecuencial
al operar alguna de las formas de poner térm ino al procedim iento en su
totalidad. Dentro de estos medios indirectos de p on er fin a la apelación se
encuentran el abandono del procedim iento, la transacción, el avenimiento,
la conciliación y el desistim iento de la dem anda en m ateria civil; y el aban­
dono de la acción, el desistimiento, la transacción y el avenimiento en los
delitos de acción penal privada.
CAPÍTULO V
EL RECURSO DE HECHO
1. REGLAMENTACIÓN
El recurso de hecho se encuentra reglamentado en los arts. 196, 203, 204, 205
y 206 del C.PC; en el art. 62 del CPP, y en el art. 369 del C. Procesal Penal.
2. CONCEPTO
El recurso de hecho es aquel acto jurídico procesal de parte que se realiza direc­
tamente ante el Tribunal superiorjerárquico, a fin de solicitarle que enmiende
con arreglo a derecho la resolución errónea pronunciada por el inferior acerca
del otorgamiento o denegación de una apelación interpuesta ante él.
3. CARACTERÍSTICAS
El recurso de hecho se caracteriza:
a) Por tratarse de un recurso extraordinario, que procede solo para im­
pugnar la resolución que se pronuncia por el Tribunal de prim era instancia
acerca del otorgam iento o denegación de una apelación deducida ante él;
b) Por ser un recurso que se interpone directam ente ante el Tribunal
superiorjerárquico a aquel que dictó la resolución para que sea resuelto por
el mismo;
c) Por ser un recurso que em ana ele las facultades jurisdicción.lies.
4. CAUSALES DE PROCEDENCIA Y CLASIFICACIÓN
El recurso de hecho es procedente para im pugnar la resolución pronunciada
por el Tribunal de prim era instancia al proveer el escrito en que se presen
ta el recurso ele apelación, por haberse incurrido en ella en los siguientes
errores:
a)
No conceder un recurso ele apelación que es procedente (recurso (le
hecho propiam ente tal o verdadero recurso ele hecho);
223
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
III
<1111 c d c i
i i i .m i c d c i
I I i.iI ic i ' 11
d)
( mu
l>. i l i i i m u i d id o
1
I n i--.iii*, lie s
i ni .i > d i 1 lu í lio.
mi
r e c u rs o d e a p e la c ió n q u e n o es p r o c e d e n t e ;
m i r e c u rs o d e a p e la c ió n e n e l s o lo e fe c to d e v o lu t iv o , deo u c e d id o e n a m b o s e fe c to s , y
d c i u n r e c u rs o d e a p e la c ió n e n a m b o s e fe cto s, d e b ie n d o h
e n e l s o lo e fe c to d e v o lu t iv o .
últimos casos nos encontram os en presencia del falso re-
11< A MI I U.’IÓN DLL RECURSO DE HECHO PROPIAMENTE
I \1 O VERDADERO RECURSO DE HECHO
5.1. C o n c e p t o
I' I v i d.ulero reí urso de hecho o recurso de hecho propiam ente tal es aquel
I '< ir uiiri |ione directam ente ante el Tribunal superiorjerárquico en contra
di 11 ii si ilm ion del Tribunal de prim era instancia que deniega la concesión
d r mi i mso dt apelación procedente, para que ella se enm iende de acuerdo
...... .. lev (art. 203 del CPC).
i -i
5.2. P a r t e
a g r a v ia d a
ir legitimada para deducir el verdadero recurso de hecho es aquella
■
1111 - I dujo el recurso de apelación procedente y que no le fue concedido
pm rl I "ibiuial de prim era instancia.
I .i | , ii
r>.:v
T r ib u n a l a n t e e l c u a l se i n t e r p o n e y r e s u e l v e e l r e c u r s o
DE HECHO VERDADERO
I I verdadero recurso de hecho debe interponerse directam ente ante el Tri­
bunal superiorjerárquico del de prim era instancia que denegó la concesión
di una apelación que es procedente (art. 203 CPC).
5.4. P l a z o
p a r a d e d u c ir e l v e r d a d e r o r e c u r s o d e h e c h o
I .i parte a quien no se concedió p or el Tribunal de prim era instancia el
recurso de apelación, tiene para deducir el recurso de hecho el plazo que
la ley concede para com parecer en segunda instancia, contem plado en el
art. 200 clel CPC, contado desde la notificación de la resolución clel Tribunal
de prim era instancia que le denegó la concesión del recurso de apelación
procedente.
Debemos recordar que el plazo del art. 200 es fatal en la actualidad
tanto para com parecer como para deducir el verdadero recurso de hecho.
22 I
CAP. V EL R E C U R SO DE H E C H O
La diferencia de cóm puto de este plazo en esas situaciones radica en que el
plazo del art. 200 para com parecer en la segunda instancia se cuenta desde
el ligcho material consistente en el ingreso de la apelación ante el Tribunal
de alzada; en cambio tratándose clel recurso ele hecho verdadero, el plazo
del art. 200 se cuenta desde la notificación de la resolución del Tribunal
de prim era instancia que deniega la concesión del recurso de apelación
interpuesto.
5.5. T r a m it a c ió n
El re cu rso d e h e c h o d e b e ser in te r p u e s to p o r escrito d ir e c ta m e n te a n te
el T rib u nal d e alzada p o r la p ro p ia p a rte o a través d e u n p r o c u r a d o r del
n ú m e ro o d e u n m a n d a ta r io ju d ic ia l h a b ilita d o p a ra c o m p a r e c e r a n te el
T ribunal s u p e rio r je rá rq u ic o .
Debemos recordar que lajurisprudencia ha establecido que no es proce­
dente la delegación de la delegación, por lo que si un abogado ha delegado
el mandato en un procurador (alum no o egresado habilitado), éste no podrá
comparecer en la segunda instancia y delegar nuevam ente el poder en un
procurador del núm ero.
Para los efectos de acreditar al Tribunal superior jerárquico la pro­
cedencia y oportunidad del recurso y la personería del que com parece
interponiéndolo en caso de ser el m andatario judicial, deberá acompañarse
un certificado del secretario del Tribunal de prim era instancia en el cual
conste a lo menos la resolución que denegó el recurso y la fecha en que
ella se notificó a la parte que lo deduce, com o asimismo el carácter de
mandatario judicial en el proceso de la persona habilitada que com parecerá
a interponerlo ante el T ribunal de segunda instancia en representación
de la parte.
El Tribunal superior proveerá el escrito pidiendo informe al Tribunal
inferior sobre el asunto en que ha recaído la negativa (art. 204), que se ma­
terializa en la resolución: “Inform e clel Tribunal recurrido”.
La ley no señala un plazo para que el Tribunal recurrido informe, pero
en la práctica se le señala un plazo breve, no superior a 8 días.
Para ese efecto, el Tribunal superior rem itirá conjuntam ente con el oficio
en el cual le solicita el inform e una fotocopia del recurso de hecho que se
hubiera deducido.
Además, el Tribunal superior podrá ordenar al inferior la remisión del
proceso, siempre que a sujuicio sea necesario exam inarlo para dictar una cesolución acertada respecto del recurso de hecho (art. 204 inc. 2° del CPC).
Finalm ente, es posible que el Tribunal superior, a petición de parte,
ordene que no se innove cuando haya antecedentes que justifiquen esta
m edida (art. 204 inc. 3" del CPC). La petición de orden de no innovar será
resuelta en cuenta y se m antendrá durante toda la tramitación del recurso
de hecho.
Con el informe del Tribunal recurrido, deberá dictarse el decreto de autos
en relación y colocarse la causa en tabla para su vista. Este procedim iento
225
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
es discutible en la actualidad, de acuerdo con lo previsto en el art. 199 del
CPC, que hace procedente la vista de la causa sólo respecto ele las sentencias
definitivas, y la vista de la causa en cuenta respecto del resto de las apela­
ciones a menos que se solicite alegato, teniendo el recurso de hecho una
tramitación contem plada dentro del título XVTII del libro I del CPC relativo
a la apelación.
El Tribunal de alzada, conociendo del recurso de hecho, puede resol­
ver:
5.5.1. Acogerlo
El Tribunal de alzada conociendo el recurso de hecho puede acoger el recurso
de hecho, en cuyo caso si la apelación procede en ambos efectos, cfrdenará
al inferior la remisión del proceso o lo retendrá si se halla en su poder, y le
dará la tram itación que corresponda a la apelación.
En este caso, todas las actuaciones realizadas ante el Tribunal de primera
instancia desde la resolución que no concedió el recurso de apelación que­
darán sin efecto, siem pre que sean una consecuencia directa e inmediata
del fallo apelado (art. 206 CPC:). Ello no es más que una consecuencia de la
falta de com petencia que afecta al Tribunal de prim era instancia, en razón
de haberse concedido la apelación en virtud del recurso de hecho en el
efecto suspensivo.
Si al acogerse el recurso de hecho se determ ina que la apelación debe
ser concedida en el solo efecto devolutivo, se ordenará al Tribunal inferior
que le rem ita las com pulsas para los efectos de ciarle la tram itación corres­
pondiente al recurso de apelación si el expediente se encontrare ante él,
com unicándole la resolución que hubiere acogido el recurso de hecho. Si
el expediente se encontrare ante el Tribunal de segunda instancia, el recu­
rrente deberá solicitarle a este que ordene sacar las compulsas respectivas,
si así no lo hubiere hecho al acoger el recurso de hecho.
En este caso, el acogim iento del recurso de hecho no genera la nulidad
de las gestiones realizadas ante el Tribunal de prim era instancia luego de
la negativa de este a conceder la apelación, puesto que al concederse en
el solo efecto devolutivo se entiende que este siem pre tuvo com petencia
para continuar tram itando el asunto. Ello es sin peijuicio de lo que suceda
respecto ele la apelación, puesto que si ella es acogida podrá generarse la
nulidad de las actuaciones realizadas ante el de prim era que se encuentran
condicionadas a la suerte que corra el recurso.
5.5.2. Rechazar el recurso de hecho
Si el Tribunal superior rechaza o declara inadmisible el recurso de hecho,
lo com unicará al inferior, devolviéndole el proceso si se hubiere elevado
durante la tram itación de este (art. 205 inc. I o del CPC ).
226
CAP. V EL R E C U R SO DE H E C H O
6. TRAMITACIÓN DEL FALSO RECURSO DE HECHO
6.1. C o n c e p t o
El falso recurso de hecho es aquel que se interpone directam ente ante el
T rib u n a l superior jerárquico en contra de la resolución del Tribunal de pri­
mera instancia que concede un recurso de apelación im procedente, concede
una apelación en el solo efecto devolutivo debiendo concederlo en ambos
efecto s; o concede una apelación en ambos efectos d e b ie n d o c o n c e d e rlo
en el solo efecto devolutivo; a fin de que ella se enm iende de acuerdo con
la lev (art. 196 del CPC).
6.2.
Pa r t e
a g r a v ia d a
En el falso recurso de hecho para determ inar la parte legitimada para deducir
el recurso debem os distinguir:
a) La parte agraviada será el apelado si se concedió una apelación impro­
cedente o se concedió una apelación en ambos efectos debiendo concederse
en el solo efecto devolutivo;
b) En cambio, será parte agraviada el apelante si la apelación se concedió
en el solo efecto devolutivo debiendo concederse en ambos.
En todo caso, es m enester hacer presente que dicha parte agraviada no
sólo puede recurrir de hecho ante el Tribunal superior jerárquico en contra
de la resolución que concedió erradam ente la apelación, sino que también
puede deducir recurso de reposición ante el Tribunal que concedió el recurso
(art. 196 incisos Io y 2o del CPC).
En el evento que no se acoja la reposición necesariamente deberá recurrir
de hecho ante el Tribunal de alzada.
6.3. T r ib u n a l a n t e el c u a l se i n t e r p o n e y r e su e l v e
EL FALSO RECURSO DE HECHO
El falso recurso de hecho, al igual que el verdadero recurso de hecho, debe
interponerse directam ente ante el T ribunal su perio r jerárq uico del de
prim era instancia que dictó resolución errónea para la concesión de una
apelación en una form a que es im procedente y para que sea resuelto por el
mismo (art. 196 CPC).
-Plazo para deducir el falso recurso de hecho
En el falso recurso de hecho la parte debe deducir el recurso ante el
Tribunal superior jerárquico “dentro del plazo que establece el art. 200"
(art. 196 del CPC).
Este plazo para deducir el falso recurso de hecho fue introducido por
el legislador en la Ley N° 18.705, term inándose así toda la discusión que se
suscitaba con anterioridad sobre la materia.
iv; vrrrrrrrrrí *nn >í
L O S R EC U R SO S PRO CÉSA LES
'I
Ni> hI>m inte, existe tina diferencia entre el plazo para interponer este recurso
■c I vi'rdridci o recurso de hecho en relación con el instante a partir del cual
111 m.i el plazo. Ln el verdadero recurso ele hecho el plazo que establece el
í
.111 ii i iln 1¡()(), .según ya lo vimos, se cuenta desde la notificación de la resolución
’♦
■
|i it- ilrnicu i la concesión del recurso (art. 203'); en cambio en el falso recurso ^
li! Iki al no señalarse en el art. 196 que el plazo se cuenta desde la noti- '
Iii mu ii, la resolución que concede en form a errónea el recurso, sino que
.iiu | ili'iui nte si ha rem itido al art. 200 del CPC, este debe com enzar a correr
1 11 le i-i ingreso de la apelación mal concedida a la segunda instancia.
,ii
6 .4 . T r a m it a c ió n
I I iri
d i hecho debe ser interpuesto por escriteJ directam ente ante
i-l 11ttjiinal <le afeada por la propia parte o a través de un procurador del
iiiim riu o de un m andatario judicial habilitado para com parecer ante el
111 bu ii a I superiorjerárquico.
I1 n el falso recurso de hecho no será necesario acom pañar certificado
.ih’iiui i para acreditar al Tribunal superiorjerárquico la procedencia y oportuiiiihildi 1recurso y la personería del que comparece interponiéndolo en caso
de si i el rñaudatariojudicial, puesto que todos esos antecedentes constarán
tjil rv< tirso de apelación ingresado, bastando que se tenga este a la vista.
Tni' la misma razón no es procedente que el Tribunal superior jerárquico
pula mliirme al Tribunal inferior acerca de las razones por las cuales se ha
i ' mn-diilo la apelación de una determ inada form a en la prim era instancia.
E n csW 1aso tam poco procede que el Tribunal superior solicite la remisión
íJi-l proceso al inferior, puesto que todos los antecedentes necesarios para
dii lai una resolución acertada respecto del recurso de hecho constarán de
l.i .ipclai ión ingresada y que se deberá tener a la vista para su resolución.
Finalmente, pensamos que en este caso no es procedente el otorgamiento
di oí i leu de no innovar, puesto que el Tribunal superiorjerárquico debe resol­
ví i el falso recurso de hecho con la sola cuenta del relator, disponiéndose de
linios los antecedentes para la resolución del asunto mismo de inmediato.
El Tribunal ele alzada, conociendo en cuenta clel falso recurso de hecho,
puede resolver:
miso
6.4.1. Acoger el falso recurso de hecho
Si el Tribunal de alzada conociendo del falso recurso de hecho lo acoge,
declarando que la apelación es im procedente o que ella debe entenderse
concedida en el solo efecto devolutivo y no en ambos efectos, lo comunicará
al Tribunal inferior para que siga conociendo de la causa.
En cambio, si el Tribunal de alzada conociendo del íálso recurso de hecho
lo acoge, declarando que la apelación debe entenderse concedida en ambos
efectos y no en el solo efecto devolutivo, lo com unicará al Tribunal inferior
para que se abstenga de seguir conociendo de la causa.
228
CA R V. EL R E C l R SO DE H E C H O
En este caso, todas las actuaciones realizadas ante el Tribunal de primera
desde la resolución que concedió el recurso de apelación en el solo
efecto devolutivo debiendo concederlo en am bos, quedarán sin efecto, aun
c u a n d o no exista en este caso una norm a sem ejante al art. 206 del CPC. Ello
ao es más que una consecuencia de la falta ele com petencia que afecta al
Tribunal de prim era instancia, en razón ele haberse concedido la apelación
en ambos efectos en virtud del recurso de hecho y no en el solo efecto de­
volutivo, como erróneam ente lo concediera.
in stan cia
6.4.2. Rechazar el recurso de hecho
Si el Tribunal superior rechaza o declara inadm isible el falso recurso de
hecho, se continuará tram itando la apelación en la form a en que hubiere
sido concedida e ingresara ante el Tribunal de alzada, no siendo necesario
efectuarle com unicación alguna al Tribunal inferior.
6.5.
Fa c u l t a d e s
del
T r ib u n a l
d e s e g u n d a in s t a n c ia
El Tribunal de segunda instancia se encuentra facultado, no obstante no
haberse interpuesto el recurso de hecho, para declarar ele oficio sin lugar
la apelación im procedente concedida por el Tribunal de prim era instancia
(art. 196 inciso 2o clel CPC). Esta norm a se encuentra en perfecta arm onía
con lo prescrito en el art. 205 del CPC, que faculta a los tribunales de alzada
para efectuar el control de admisibilidad del recurso de apelación una vez
ingresado en la segunda instancia y declarar de oficio su inaclmisibilidad en
caso de no haber sido ella interpuesta oportunam ente, en la form a y contra
una resolución de aquellas en que es procedente de acuerdo con la ley.
No obstante, el Tribunal de alzada no podrá de oficio efectuar ninguna
declaración si se hubiere incurrido en un error en cuanto a los efectos en
que se concedió el recurso de apelación, puesto que no existe norm a alguna
que rom pa en este caso con el principio de pasividad de los tribunales. En
consecuencia, el Tribunal de alzada sólo si se hubiere ocurrido de hecho por
la parte podrá m odificar la resolución que concedió la apelación en form a
errada en cuanto a sus efectos.
7. EL RECURSO DE HECHO EN EL PROCEDIM IENTO PENAL
En el antigLio proceso penal el CPP ha regulado el recurso de hecho en for­
ma orgánica en una sola disposición, sin efectuar distinción alguna entre el
verdadero v falso recurso de hecho.
Según lo establece el inciso prim ero del art. 62 del CPP, “denegado el
recurso, o concedido siendo im procedente u otorgado en el solo efecto de­
volutivo o en los efectos devolutivo y suspensivo, pneden las partes ocurrir
de hecho ante el Tribunal que debe conocer de la apelación, con el fin de
229
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
que resuelva si ha lugar o no el recurso deducido o si debe ser otorgado en
ambos efectos o en uno solo”.
El legislador procesal penal no señaló ninguna norm a especial para
la interposición del recurso, por lo que deberá acudirse a la regla general
establecida en el art. 55 del CPP, según la cual “todo recurso contra una re­
solución judicial debe interponerse dentro de cinco días, si la ley no fijare
un térm ino especial para deducirlo”.
En cuanto a su tramitación, se establece que “el recurso de hecho se fallará
en cuenta con los autos originales, si están en la secretaría del Tribunal o se
pidieren para decidirlo, o con el inform e del juez” (art. 62 del C.PP).
En el nuevo proceso penal se regula el recurso de hecho también en
una sola disposición, señalándonos en el art. 369 del C. Procesal Penal que
“denegado el recurso de apelación, concedido siendo im procedente u otor­
gado con efectos no ajustados a deredro, los intervinientes podrán ocurrir
de hecho, dentro de tercero día, ante el Tribunal de alzada, con el fin de que
resuelva si hubiere lugar o no al recurso y cuáles debieren ser sus efectos.
Presentado el recurso, el Tribunal de alzada solicitará, cuando corres­
pondiere, los antecedentes señalados en el art. 371 y luego fallará en cuenta.
Si acogiere el recurso por haberse denegado la apelación, retendrá tales
antecedentes o los recabará, si no los hubiese pedido, para pronunciarse
sobre la apelación”.
De acuerdo con ese precepto tenem os que:
a) El plazo para recurrir de hecho es dentro de tercero día a contar de la
resolución que concede o deniega erradam ente un recurso de apelación;
b) El Tribunal de alzada puede pedir al Tribunal inferior copia de la
resolución im pugnada y de todos los antecedentes necesarios para fallar el
recurso de hecho y la apelación en caso de acoger el recurso;
c) El recurso de hecho se falla en cuenta;
d) El Tribunal de alzada si acoge el recurso de hecho por haberse de­
negado la apelación, retendrá tales antecedentes o los recabará, si no los
hubiese pedido, para pronunciarse sobre la apelación.
230
CAPÍTULO
VI.
PRIMERA
PARTE
EL RECURSO DE CASACIÓN
1. REGLAMENTACIÓN
En materia civil el recurso de casación se encuentra reglamentado en título XIX
del libro III del CPC, que com prende los arts. 764 a 809 inclusive.
Los párrafos Io y 4o del título XIX son normas com unes tanto respecto
del recurso de casación en la form a com o en el fondo, refiriéndose los
párrafos 2o y 3“ de ese título sólo al prim ero de ellos.
En el antiguo procedim iento penal, los recursos de casación se encuen­
tran reglam entados separadam ente, sin peijuicio de ser com ún a ambos el
párrafo Io del título X del CPP, que com prende los arts. 535 a 540. El párrafo 2o
se refiere al recurso de casación en la form a v el párrafo 3U al recurso de
casación en el fondo.
Además, existen disposiciones dentro del libro I del CPP referentes al
recurso de casación, como ocurre con el art. 63, sin peijuicio de remitirse
además en el art. 535, en lo que no sea incom patible, a los párrafos 1° y 4“
del título XIX del libro III del CPC y al art. 798 de este.
En esta m ateria es m enester tener presente que la última gran reform a
efectuada en esta m ateria fue la que llevó adelante la Ley N° 19.374, publi­
cada en el Diario Oficial de 18 de febrero de 1995.
En el nuevo sistema procesal penal no se contem pla la procedencia del
recurso de casación en la form a y en fondo en contra de las resoluciones
judiciales que se dictan dentro del proceso penal. En ese nuevo sistema se
ha contem plado la procedencia del recurso de nulidad, regulado en form a
especial en el título TV del libro III del C. Procesal Penal, para los efectos de
im pugnar las resoluciones judiciales, con el fin de obtener su declaración de
nulidad por haberse incurrido en los vicios del procedim iento contem plados
expresam ente como causales genéricas, o específicas de nulidad, o haberse
pronunciado la sentencia con un error de derecho que influya sustancial­
m ente en lo dispositivo del fallo.
En la Ley N° 19.968, que crea los Tribunales de Familia, se contem pla la
procedencia del recurso de casación, el que se rige por las normas contem ­
pladas en el Código de Procedim iento Civil, con las modificaciones señaladas
en los Nos 6 y 7 del artículo 67 de dicha ley.
231
LOS REC U R SO S ['R O I ESALES
I i I nuevo sistema procesal laboral no se contem pla la procedencia del
n 1 ■iciijfi. Las sentencias definitivas dictadas por los Juzgados de
I i n .i .Ii i 11 .11>:111>solo pueden im pugnarse por medio de la interposición
■
Ii un ii i in .o de nulidad, el que se regula en los arts. 477 a 482 del Código
ilil h .il i.ij ' l ..is semencias dictarlas por las Cortes de Apelaciones que fallen
i ni si i de ni ilidad se pueden im pugnar sólo por medio del denom inado
ii i iii n de u 111111 ii ion de jurisprudencia, el que se regula en los arts. 483 a
i tlrl i '.i ii ^go del Trabajo, que no es procedente respecto ele las sentencias
i Ih i.id 1 c un proceso m onitorio según el art. 502 de ese cuerpo legal.
ii
’ SKM KJANZAS ENTRE EL RECURSO DE CASACIÓN
EN LA FORMA Y EN EL FONDO
t .(INFORME A LA DEFINICIÓN FORMULADA POR EL ART. 764
III' I < PC, LOS DOS RECURSOS SON MEDIOS DE HACER VALER
LA NULIDAD PROCESAL
2 1
...... I i . i m ii' lo an terior, n o se tra ta sólo d e vías d e n u lid a d p ro p ia m e n te tales
.ibsolmas. F.n efecto, siempre si se acoge el recurso de casación en el fondo,
0 11111 ilgunas causales determ inadas por la ley en el recurso de casación en
1.1 loi in.i o e n la casación d e oficio, p ro c e d e q u e el T rib u n a l n o sólo anule
1.1 senirni ia, sino que además debe fallar el fondo del asunto. En este caso,
i-1 ic< .uso sera tam bién de enm ienda.
1 .i ( .isacion en la form a, com o recurso de enm ienda, se encuentra
1onsauracla en m ateria civil en los incisos 3o y 4“ del art. 786 clel CPC. En
iii.ii. i i.i penal, el efecto ele enm ienda está establecido en los incisos 3o y 4o
d< I.ni 544 CPP.
I u el recurso de casación en la form a esta invalidación o nulidad com­
pele lauto a las Cortes ele Apelaciones como a la Corte Suprema, dado que
II
1.1 ley n o d istin g u e la j e r a r q u ía clel T rib u n a l co legiado.
En el recurso ele casación en el fondo, la invalidación o nulidad sólo
com pete a la Corte Suprema, puesto que este Tribunal es el que posee com­
petí jicia exclusiva y excluyente para conocer de él:
2.2. A m b o s r e c u r s o s s o n de d e r e c h o e s t r i c t o , l o q u e se t r a d u c e
FUNDAMENTALMENTE EN LAS SIGUIENTES CONSECUENCIAS
i) Los recursos de casación en la form a y en el fondo sólo pueden ser inter­
puestos en los casos expresam ente señalados en la ley, de conform idad con
lo establecido en el art. 764 del CPC.
El art. 768 del CPC, en relació n c o n los arts. 795 y 800 del CPC, y el art. 541
d el CPP e s ta b le c e n las causales p a ra i n te r p o n e r el re cu rso d e casación en la
form a.
El art. 767 d e l CPC d is p o n e u n a causal g e n é ric a p a ra d e d u c ir el recurso
d e casación e n el f o n d o e n m a te r ia civil, p e r o a c o ta d a sólo a los e rro re s de
232
C A R VI. 1' PA RTE. EL R EC U R SO DE CASACION
derecho, consistente en la existencia ele infracción de lev v siem pre que esta
hava influido substancialm ente en lo dispositivo de la sentencia.
En este sen tido se ha declarado por la Exenta. Corte Suprem a que el
recurso de casación, en general, es de derecho estricto porque requiere
causales específicas “com o reiteradam ente lo ha expresado esta C orte”, lo
que se advierte si se tienen en cuenta las exigencias que para su interposición
se contem plan en el artículo 772 del Código de Procedimiento Civil, y que
en el caso del recurso de casación en el fondo, a la luz de los artículos 764
y 767 del mismo Código, perm iten com o único sustento de la invalidación
de la sentencia que se pretenda, el quebrantam iento de una o más normas
legales contenidas en la decisión, siendo por ello menester que al interpo­
nerse el recurso cum pla el recurrente con expresar en qué consisten el o los
errores de derecho de que adolecería la sentencia impugnada, a saber, y de
acuerdo tanto con la doctrina com o la jurisprudencia judicial, tales yerros
han de haberse producido por haber otorgado los sentenciadores un alcance
diverso de aquel establecido por la ley a una norm a legal, sea am pliando, sea
restringiendo el m andato de sus disposiciones; o por haber aplicado una lev
a un caso no previsto en ella; o, finalm ente, por haber dado aplicación a un
precepto legal en una situación ajena a la de su prescripción. Lo anterior, sin
perjuicio, además, de tener que señalarse el m odo en que el o los errores de
derecho que se denuncian habrían influido sustancialmente en lo dispositivo
del fallo cuya invalidación se pretende.-—
En materia penal, el legislador establece en el art. 546 del CPP las causales
específicas de errores de derecho en los cuales puede fundarse el recurso de
casación en el fondo; y no una causal genérica, como acontece en m ateria
civil. Ai efecto, se ha declarado que el recurso de casación en el fonclo es
de derecho estricto y lim ita la com petencia clel Tribunal ad quem sólo a las
causales invocadas en el respectivo libelo.223
ii) Las exigencias que form ula la ley respecto del escrito en que se in­
terpone el recurso de casación son absolutam ente inusuales en el sistema
impugnatorio nacional, porque se señalan m enciones que deben interpretar­
se, y lo son con bastante rigidez, por los tribunales, en especial por la Corte
Suprema.
Mediante la reform a introducida por la Ley N° 19.374 se elim inaron algu­
nos requisitos que restaron parte de la form alidad para deducir el recurso ele
casación, como fue la elim inación de la exigencia de acom pañar una boleta
de consignación para pocler deducirlo; y tratándose del recurso de casación
en el fondo se m odificaron las m enciones que debe contener el escrito al
exigirse la m ención de los errores de derecho de que adolece la sentencia y
no la m ención expresa y determ inada de la ley o leyes infringidas.
iii) Existe un caso de preclusión contem plado en el art. 774 del CPC;
"Interpuesto el recurso, no puede hacer en él variación ele ningún género.
t Suprema, sentencia de 31 tic julio de 2000, RDJ, t. XCVII, ser. I 1, p. 141
íib j i. XC (199;’.), mavo-junio. N" 2, '_’J parte, sec. 4 \ pp. 90 v ss.
LOS
R EC U R SO S PR O C ESA LES
Por consiguiente, aun cu indo en el progreso del recurso se descubra
alguna nueva causa en que hava podido fundarse, la sentencia recaerá úni­
cam ente sobre las alegadas en tiem po y form a”.
Excepcionalm ente, por las nuevas causales, el Tribunal superior puede
ejercer la facultad de casar de oficio, dado que esta 110 queda lim itada en
m anera alguna por lo dispuesto en el citado precepto.
iv) Tratándose del recurso de casación en la form a es m enester haberlo
preparado para poder intentarlo.
v) El hecho de que la casación sea de derecho estricto se traduce, ade­
más, en una sanción de tipo procesal denom inada “inadm isibilidad”, la que
procede en los casos que oportunam ente se indicarán y analizarán.
E 11 este sentido se ha declarado que el recurso de casación en el fondo es
por naturaleza excepcional y de derecho estricto y se sustenta en la infracción
de la ley o leyes que tienen influencia en lo dispositivo del fallo, requisito
básico formal de admisibilidad. Si la sentencia recurrida de casación razona
y decide la cuestión debatida en un precepto legal determ inado, este último
tiene el carácter de decisorio litis y al no ser im pugnado como quebrantado
en el recurso, debe ser considerado com o correctam ente aplicado, e incluso
incorporado a la sentencia de reem plazo, debiendo el recurso ser declarado
inadmisible.--4
2 .3 . N i n g u n o d e l o s d o s r e c u r s o s c o n s t it u y e in s t a n c i a ,
ESTO ES, UN GRADO DE CONOCIMIENTO Y FALLO TANTO
DE LOS HECHOS Y DEL DERECHO INVOLUCRADOS EN EL ASUNTO
De allí que en el recurso de casación no se rinde prueba por regla general,
por cuanto los hechos son los que se han establecido en la instancia anterior
a su conocim iento.
Sin em bargo, existen dos circunstancias que m iran a los hechos y que
rom pen el principio anterior sobre la imposibilidad de prueba y modifica­
ción de los hechos establecidos en la instancia, perm itiendo al Tribunal de
casación conocer de los hechos. Esos casos dicen relación con:
i) La prueba de la causal invocada en el recurso de casación en la
forma.
Lo que se va a acreditar o probar es o son los hechos que constituyen
la causal, si es necesario, por ejem plo, las implicancias, las recusaciones, la
integración defectuosa del Tribunal, etcétera.
Como aquí no se están probando los hechos que se refieren al fondo del
asunto, no se altera el principio de que la casación no constituye instancia.
ii) En el recurso de casación en el fondo pueden modificarse los hechos
que m iran al fondo del asunto cuando la infracción de la ley que motivó el
recurso se refiere a las que regulan la prueba.
--4 RDJ l. XC (1993), mayo-junio, N“ 2, 2" parte, sec. IJ, p. 70.
234
< Al'. V I. 11PIARTE. E L R E C U R S O DL C A S A C IO N
En este caso tam poco se rom pe el principio, ya que prim ero habrá que
analizar si existe o no infracción a las leyes reguladoras de la prueba (erro­
res de derecho), y sólo después el Tribunal puede pasar a ocuparse de los
hechos.
Según algunos, el recurso de casación será una tercera instancia de
derecho cuando el problem a suscitado en prim era y en segunda instancia
fuera de mero derecho, ya que en este caso lo único invocado en todo el
juicio será el derecho. No com partim os clicha opinión, por cuanto la instan­
cia com prende cada uno de los grados de conocim iento y fallo tanto de los
hechos y del derecho y no sólo este último.
2.4.
E n \ m b o s r e c u r s o s e x is t e l a
“CASACIÓN DE OFICIO”
d e n o m in a d a
En m ateria civil esta facultad se encuentra contem plada en el art. 775 del
CPC, y en m ateria penal en el art. 544, inciso final del CPP.
La casación de oficio no sólo puecle ser de forma, sino que tam bién de
fondo.
El recurso de casación en la form a de oficio siem pre ha existido en nues­
tra legislación, pero la casación en el fondo de oficio sólo existe a partir del
DL N° 1.682, publicado en el Diario Oficial de 25 de enero de 1977, teniendo
un tratam iento especialísimo, y perm itiendo, prácticam ente, en un solo caso
a la Corte Suprem a ejercer esta facultad (art. 785 inc. 2o).
Estas facultades atenrian el carácter de recurso de derecho estricto que
tiene la casación.
2.5.
En
a m b o s r e c u r s o s s e m a n t i e n e e l p r in c ip io
DE LA JERARQUÍA
En efecto, el recurso de casación en la form a se interpone ante el Tribunal
que pronunció la resolución que motiva el recurso para que conozca de él
su superior jerárquico.
El recurso de casación en el fondo se presenta ante la respectiva Corte
de Apelaciones o Tribunal arbitral de derecho de segunda instancia que
conoce asuntos de com petencia ele una Corte de Apelaciones, para que lo
conozca la Corte Suprema.
3. DIFERENCIAS ENTRE LOS RECURSOS DE CASACION
EN LA FORMA Y EN EL FONDO
Entre el recurso de casación en la form a y en fondo existen las siguientes
diferencias:
235
mTTTTTTTTTTTTTÍ
LO S R EC U R SO S l'R O C ESA LE S
3.1. En c u a n t o
a l f in u o b j e t iv o q u e s e p e r s ig u e
CON SU INTERPOSICIÓN
I I recurso ele casación en el fondo persigne en su esencia la uniform e y cocela aplicación de las leyes, unificando la interpretación judicial.
Atendida esa finalidad, el recurso de casación en el fondo tiene un
01 ¡yen constitucional indirecto en una de las garantías constitucionales: la
igualdid inte la ley, ya que se pretende m antener una misma aplicación e
mu i prefación de un precepto legal frente a un mismo asunto.
I' n cambio, el recurso de casación en la form a persigue la observancia de
las garantías procesales de las partes en el proceso, v. gr., la bilateraliclacl de
la audiencia, la legitimidad e im parcialidad del Tribunal y tam bién la igual
posibilidad de defensa y de prueba para las partes. Ello se dem uestra en el
h< i lio de que las causales del recurso civil versan sobre los denom inados
“trámites esenciales”, los que apuntan a la igualdad de defensa y conocimiento
de los elem entos del proceso.
II
3.2.
En
c u a n t o a l T r ib u n a l l l a m a d o a c o n o c e r
y rallar del r ec u r so
U recurso de casación en la form a puede ser conocido y fallado por el Tribunal
superior jerárquico de los jueces letrados y las Cortes de Apelaciones.
Además, procede en contra de las resoluciones pronunciadas por cual­
quiera clase de arbitros, existiendo, sin em bargo, una m odalidad restrictiva
tratándose de los arbitradores en lo que respecta a las causales que lo hacen
procedente.
La Corte de Apelaciones ha señalado que, tratándose de la renuncia de
los recursos en eljuicio arbitral, esa renuncia no afectarájam ás a las causales
de incom petencia y ultra petita.
El conocim iento y fallo del recurso de casación en el fondo es de com pe­
tencia exclusiva de la Corte Suprem a, al igual que el recurso ele revisión.
Al ser de conocim iento de una de las salas del alto Tribunal se han
generado diferencias, a veces contradictorias, lo que ha traído com o con­
secuencia el incum plim iento de su finalidad inm ediata: la igual y uniform e
interpretación de la ley.
M ediante la reform a intro du cida p or la citada Ley N° 19.374 se ha
pretendido subsanar esta situación al perm itirse a las partes solicitar que
el recurso de casación en el fondo sea conocido por el pleno de la Excma.
Corte Suprema y no por la sala respectiva, siem pre que la solicitud se formule
dentro del plazo para hacerse parte, y se funde en que en fallos diversos se
han sostenido diversas interpretaciones sobre la m ateria objeto del recurso
(art. 780 clel CPC).
236
CAP. VI. I'P A R T E . El. R E C U R SO DE CASACIÓN
3.3. E n c u a n t o a las r e s o l u c io n e s q u e h a cen
PROCEDENTE EL RECURSO
rraUÍiidose del recurso de casación en el fondo, para que este sea procedente
en contra de una resolución se requiere que concurran copulativamente los
siguientes requisitos:
i) En cuanto a su naturaleza jurídica, que se trate de una sentencia
definitiva o interlocutorias, pero siem pre que estas últimas pongan térm ino
aljuicio o hagan imposible su continuación;
En consecuencia, el recurso de casación en el fondo no procederá en
contra de las sentencias interlocutorias que no pongan término aljuicio o
hagan imposible su continuación, de los autos y de los decretos.
ii) En cuanto a su impugnabilidacl por vía del recurso de apelación, se
requiere que dichas resoluciones judiciales sean inapelables.
En consecuencia, jam ás será posible que se deduzca en form a conjunta
un recurso de casación en el fondo con un recurso de apelación.
iii) En cuanto al Tribunal que dictó la resolución, se requiere que estas
sentencias recurribles deban haber sido pronunciadas por una Corte de
Apelaciones o por un Tribunal arbitral de segunda instancia constituido por
árbitros de derecho que hayan conocido de asuntos de la com petencia de
las Cortes de Apelaciones.
Tratándose del recurso de casación en la form a, las resoluciones en
contra de las que procede son:
a) Las sentencias definitivas, y las interlocutorias, cuando estas últimas
ponen térm ino aljuicio o hacen imposible su continuación, y
b) Por excepción, conform e a lo dispuesto en el art. 766 del CPC, tam­
bién procede contra las sentencias interlocutorias de segunda instancia que
sin poner térm ino aljuicio ni hacer imposible su continuación, hayan sido
pronunciadas sin previo em plazam iento de la parte agraviada o sin señalar
día para la vista de la causa.
3.4. U n a d e l a s m a s i m p o r t a n t e s d i f e r e n c i a s d ic e
r e la c ió n c o n l a s c a u s a le s s u s c e p tib le s de a ta c a r s e
POR LA VIA DEL RECURSO DE CASACIÓN
Para efectuar correctam ente el análisis de esta materia, sin peijuicio de que
después se reitere, es m enester efectuar una distinción en m ateria civil y en
materia penal.
En m ateria civil el recurso de casación en el fondo tiene una causal
única y genérica consistente en haberse pronunciado la resolución casable
con infracción de ley, siem pre que esta hava influido substancialm ente en
lo dispositivo del fallo.
L (j^ < E C l USOS PRO CESA LES
El recurso de casación en la form a tiene un conjunto de causales por las
que procede, las que, al igual que el art. 464 CPC, que enum era las excepciones
en el juicio ejecutivo, tienen el carácter de taxativas, pero genéricas.
En materia penal el recurso de casación en el fondo procede por infracción
de ley penal, pero en lugar de existir u na causal genérica, esta infracción de
la lev penal está configurada por casos específicos en el art. 546 clel CPP.
Él recurso de casación en la form a procede, al igual que su hom ónim o
civil, por las causales que la p ro p ia ley se encarga de establecer, las que
prácticam ente son las mismas. No obstante, el carácter genérico de la enu­
m eración no es tan claro, porque en el N° 12 del art. 541 del CPP, pudiendo
abrir su procedencia, tiene una aplicación restringida y no tan amplia como
en m ateria civil.
Además, no se contem pla en el CPP una enum eración de los trámites o
diligencias esenciales para la prim era, única o segunda instancia en el proceso
penal, como ocurre en los arts. 795 y 800 del CPC para la m ateria civil.
C A P ÍT U L O V I. S E G U N D A PA R T E
EL RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA
A
1. CONCEPTO
Es el acto jurídico procesal ele la parte agraviada destinado a obtener del
Tribunal su periorjerárquico la invalidación de una sentencia, por haber
sido pronunciada por el Tribunal inferior con prescindencia de los requi­
sitos legales o em anar de un procedim iento viciado al haberse omitido las
formalidades esenciales que la ley establece.
2. CARACTERÍSTICAS
El recurso de casación en la form a se caracteriza por ser un recurso:
a) Extraordinario, puesto que procede sólo en contra de algunas reso­
luciones judiciales y por las causales que la ley expresam ente establece.
b) Se interpone directam ente ante el Tribunal que dictó la resolución
im pugnada, para que sea conocido y resuelto por el Tribunal superior jerár­
quico.
c) Ser de derecho estricto, porque deben cumplirse una serie de for­
malidades en su interposición y tram itación, puesto que en caso contrario
es declarado inadmisible.
d) Ser conocido por los tribunales de acuerdo con sus facultades juris­
diccionales.
e) Tiene por objeto invalidar una sentencia en los casos determ inados
por la ley (art. 764 del C PC).
No obstante, puede lograrse a través de la casación en la form a no sólo
la nulidad de la resolución im pugnada, sino tam bién su modificación. Ello
sucede cuando la casación en la form a se acoge por las causales de ultra petita, infracción al art. 170, cosajuzgada y decisiones contradictorias, puesto
que en tal caso no se limita el Tribunal superior sólo a anular el fallo, sino
que debe dictar en acto continuo y sin nueva vista, pero separadam ente, la
sentencia que corresponda conform e a la ley para la resolución del conflicto
(art. 786 inc. 3° del CPC).
f) Recorre en cuanto a su procedencia toda lajerarquía de los tribunales
chilenos.
239
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
K) hocHjl* su in terp osició n e n f o rm a c o n jn n ta co n la apelación respecto
i le Lis sen ten cias ele p r im e r a in stan cia, y clel re c u rs o d e casación e n el fonclo
i <■■■!x'i lo d r las sen ten cias d e s e g u n d a in stan cia.
h) S ó |ó p u e d e ser d e d u c id o p o r la p a rte agraviada, co n fig u rá n d o s e el
.iui.iwcj no solo c o n el p erju icio q u e p ro v o c a el fallo al re c u rre n te , sino que
. 11 1<■
i n:i.s p o r el q u e le g e n e ra la causal q u e lo h a c e p ro c e d e n te .
i) N q co nstituye instancia, p u e s to q u e el T rib u n a l q u e c o n o c e d e él no
i «-vil i i " l is las cu e stio n es d e h e c h o y ele d e r e c h o c o m p re n d id a s en elju icio,
ni i (|U( su c o m p e te n c ia se lim ita a la cau sal q u e se h u b ie re in v ocad o e n la
1111 >' i ] ><>si( iqil
I) No a d m ite, p o r regla g e n e ra l, su r e n u n c ia an ticipada, p u e sto q u e ello
un-. Ilevfutíi a los p ro c e d im ie n to s co n v e n c io n a le s, c o n tra ria n d o las n o rm a s
d e dril n p u b lico q u e los esta b lec en .
I \i i |K io u alm e n te, tra tá n d o se d e los arbitrajes an te árbitros arbitrado res
■e | ii i. il niii.i jii r e n u n c ia a n tic ip a d a e n el c o m p ro m is o , p e ro ja m á s ella se va
.1 e x te n d e r a las causales d e in c o m p e te n c ia y ultra petita. Así se h a resuelto.
1)enu'o del p ro ceso es factible su re n u n c ia , p e ro e n tal caso el m an d ata rio
|iiilu i.il re q u ie re d e facultades e x tr a o rd in a r ia s s e g ú n lo previsto e n el inciso
s e c u n d o del art. 7" del CPC.
k) I e n e c o m o f u n d a m e n t o v e la r p o r r e s g u a r d a r el re s p e to p o r las
Iní iii.is del p ro c e d im ie n to establecid as p o r el legislad or y la ig u ald ad d e las
p . i l l e S d e i l ü ' o j d e él.
E ii r s i c sen tid o se h a d e c la ra d o q u e el re c u rs o d e casación en la fo rm a
t ie n e r o m o i t u n d e ser el velar p o r el ex acto c u m p lim ie n to d e las disposicio­
n e s legales q u e se re fie re n a la fo rm a e x te r n a d e los litigios y a su cu m p lid o
di .autillo p ro cesal y p o r tratarse ele u n re c u rs o d e d e re c h o estricto, e n su
mlei posición d e b e n observarse d ete rm in a d a s form alidades legales, lim itándose
llt 11 im p eten cia d el T rib u n a l ad quem p o r la causal o causales invocadas com o
11 iittl.iiiii nlo del recu rso. D e este m o d o , su p la n te a m ie n to d e b e cim en ta rse
p i e ri.s9 ij.H M U e en las ex cepcionales situ acio nes d e transgresión d e la ritualidad
( | iu p t im ite n la n u lid a d del fallo d ic ta d o e n esas circun stan cias.225
3. TRIBUNALES QUE INTERVIENEN
£1 iri iirso d e casación e n la f o rm a d e b e in te r p o n e r s e d ire c ta m e n te a n te el
11 ilm nal q u e d ic tó la re so lu ció n q u e se tra ta d e invalidar (T rib u n al a quo),
p a ia a n u a q u e l a q u ie n c o r r e s p o n d e c o n o c e r d e él c o n fo rm e a la ley, que
U aiandcise d e la ca sa ció n e n la f o r m a es el T rib u n a l s u p e r io r je r á r q u ic o
t Friliunal ad (¡uem) (art. 771 CPC).
4. TITU LA R DEL RECURSO
1,os requisitos q u e d e b e n c o n c u r r ir p a r a q u e u n a p e rs o n a p u e d a r e c u rr ir de
■isaciflt en la fo rm a e n c o n tr a ele u n a re s o lu c ió n so n los siguientes:
C. Suprema, sentencia de 31 de julio de 2000.
240
RDJ, t. XCVII, sec. Ia, p. 141.
CAP. VI. 2 ' PARTE. EL R EC U R SO DE CA SACIÓ N EN LA FORMA
a) Dt-be ser parte en el proceso en que se dictó la resolución;
b) Debe haber sufrido un agravio con la resolución pronunciada en el
proceso;
c) Debe el recurrente haber experim entado un peijuicio con el vicio
en que se funda el recurso, consistente en la privación de algún beneficio o
facultad.
El a rt. 768 in c iso p e n ú ltim o del CPC e s ta b le c e e x p re s a m e n te q u e “el
T rib u n a l p o d rá d e s e s tim a r el re c u rs o d e c a s a c ió n e n la fo rm a , si d e los a n te ­
c e d e n te s a p a re c e d e m a n ifie s to q u e el r e c u r r e n te n o h a su frid o u n p e rju ic io
re p a ra b le só lo c o n la in v a lid a c ió n d e l fa llo o c u a n d o el vicio n o h a in flu id o
e n lo d isp o sitiv o d e l m is m o ”.
A través de ese precepto legal se consagra el principio de la trascendencia,
consistente en la máxima de la nulidad sin perjuicio no opera, el que se hizo ex­
tensivo legalmende también a los incidentes de nulidad procesal en la reforma
introducida por la Ley N° 18.705, al contem plarse expresamente en el art. 83
del CPC y desprenderse de lo establecido en los arts. 70 y 71 bis del CPP.
En este sentido se ha resuelto que el recurso de casación en la forma, como
remedio de nulidad exige, como ocurre en esta materia con todas las nulidades
de caracter procesal, que se cum pla con el principio de trascendencia, como
se infiere de lo indicado en el inciso prim ero del artículo 83 del Código de
Procedimiento Civil, en cuanto se estatuye que la nulidad procesal deberá
declararse en todos aquellos casos en que exista un vicio que irrogue a alguna
de las partes un peijuicio reparable sólo con la declaración de nulidad. En el
mismo sentido hay que entender lo que se regula en el penúltim o inciso del
artículo 768 del Código aludido, puesto que tratándose del recurso de casa­
ción en la forma se dispone en dicha norm a que no obstante lo dispuesto en
ese artículo, el Tribunal podrá desestim ar este recurso cuando el vicio no ha
influido en lo dispositivo del fallo im pugnado. En este caso, es evidente que si
se acepta el defecto formal denunciado, que en verdad existe, se deberá anular
la sentencia y luego dictar otra de reem plazo que resuelva lo contrario de lo
que resolvió el fallo casado, pero si la decisión que habrá de dictarse en vez
de la anulada llega a la misma conclusión en orden a rechazar la dem anda,
es evidente que el vicio producido no influye en lo decisivo de la sentencia
recurrida y por esta sola razón, com o lo perm ite el precepto del artículo 768
referido, esta Corte no está en la obligación de acoger la casación en la
forma e invalidar ese fallo, lo cual se com prenderá más claram ente cuando
se pronuncie este Tribunal acerca del recurso de casación en el fondo, en
donde examinará los errores de derecho denunciados en contra de la misma
resolución im pugnada.226
Conforme al principio de la trascendencia, el recurso de casación en la
forma debe ser el único m edio para los efectos de poder reparar el peijuicio,
por lo que si es posible llegar a lograr ese objetivo por otro medio, deberá
ser rechazado el recurso deducido.227
--fi C. Suprema, rol 5690 de 2005, sentencia de 124 de mayo de 2007. En el mismo sentido.
C. Apelaciones de Santiago, sentencia de 24 de junio de 2003, RDJ, t. C, sec. 2a, p. 90.
--7 En este mismo sentido, véase R a ú l T a v o l v k j O liveros, Recursos de casación y queja.
Nuevo régimen, Editorial Jurídica Cono.sur Ltda., 1906, p. 65; JULIO Sa l a s VrvALDl, Estudios de
-41
LO S R EC U R SO S l'R O C ESA LE S
D ando aplicación a este principio, se ha resuelto reiteradam ente en
caso de interponerse en form a conjunta un recurso de apelación con casa­
ción en la form a, que si conociendo del recurso de apelación se modifica
el fallo apelado de m anera tal de elim inar el agravio causado por la causal
invocada en el recurso de casación, este m edio de im pugnación debe ser
rechazado.
En este sentido, se ha declarado que de acuerdo con lo establecido en
el penúltim o inciso clel artículo 768 del Código de Procedim iento Civil, el
Tribunal podrá desestim ar el recurso de casación en la form a, si de los ante­
cedentes aparece de m anifiesto que el recurrente no ha sufrido un peijuicio
reparable sólo con la invalidación del fallo, cuyo es el caso de autos, puesto
que las argum entaciones en que se funda el recurso son tam bién objeto
de la apelación y de ellas se hará cargo esta Corte al pronunciarse sobre la
misma.-’18 De los antecedentes no aparece de manifi/ssto que el recurrente
haya sufrido un peijuicio reparable con la invalidación de la sentencia que
se im pugna, toda vez que los vicios que se representan pueden perfectam en­
te ser subsanados por este Tribunal, conociendo del recurso de apelación
deducido tam bién en contra de dicha sentencia.229
d)
El recurrente debe haber reclam ado del vicio que lo afecta ejerciendo
oportunam ente y en todos sus grados los recursos que establece la ley.
Este últim o requisito se conoce con el nom bre de “preparación del re­
curso de casación en la form a”, procediendo com o regla general, a menos
que la ley lo exima, atendida la naturaleza del vicio o la oportunidad en que
llegó al conocim iento del recurrente.
5. RESOLUCIONES EN CONTRA DE LAS CUALES PROCEDE
El recurso de casación en la form a procede conform e a lo previsto en el
art. 766 del CPC, en prim era, única o segunda instancia en contra de:
-L as sentencias definitivas;
-L as sentencias interlocutorias que pongan térm ino al juicio o hagan
imposible su continuación.
Ejemplo de estas últimas son la resolución que declara el abandono del
procedim iento,230 la que acoge el desistim iento de la dem anda, la que de­
clara la prescripción o deserción del recurso de apelación, la que im pide a
Derecho Procesal. Los principios de especificidad, convalidación, trascendencia y extensión de Ui nulidad
procesal en la legislación chilena, LexisNexis, 2006, p. 188.
558 C. de Apelaciones de Santiago, sentencia de 10 de octubre de 2001, RDJ, t. XCV1II,
sec. 2”, p. 121. En el mismo sentido, C. de Apelaciones de Santiago, sentencia de 4 de julio
de 1999, RDJ. t. XCVI, sec. 2‘. p. 58.
-!9 C. de Apelaciones de Santiago, sentencia de 30 de abril de 1997, RDJ, t. XCFV, sec. 2a,
p. 39: C. de Apelaciones de Santiago, sentencia de 19 de diciembre de 1995, RDJ, t. XCII,
se.c. 2a, p. 153.
j3t> RD j t xC (1993), N" 1, 2" parte, sec. 1J, p. 46.
242
CAP. VI 2 ' PARTE. EL R EC U R SO DE CA SA CIO N EN LA FORM A
diversas personas actuar en liüsconsorcio activo en caso previsto en el art. 18
d e l CPC .--51
Por tratarse de sentencias interlocutorias que no ponen térm ino al juicio
o hagan imposible su continuación se ha declarado que es im procedente el
recurso de casación en contra de las siguientes resoluciones: la sentencia que
confirma la decisión de negar la petición de inscribir en el Conservador de
Bienes Raíces la resolución de adjudicación del inm ueble en pública subas­
ta;232 la resolución de segunda instancia que m anda anular todo lo actuado
y retrotraer la causa al estado de notificarse válidam ente al Fisco de Chile la
sentencia interlocutoria que recibe la causa a prueba;233 la resolución que
resuelve sobre nulidad de prueba rendida y aportada de un tercero coadyu­
vante;-34 la parte de Ja sentencia que resuelve el incidente de nulidad por
falta de em plazam iento.235
Excepcionalm ente, procede tam bién el recurso de casación en la form a
en contra de sentencias interlocutorias que no pongan térm ino al juicio o
hagan imposible su continuación, siem pre que:
-S e hubieren dictado en la segunda instancia, y
-S e hubieren dictado sin previo em plazam iento de la parte agraviada o
sin señalar día para la vista de la causa (art. 766 del CPC).
Este últim o requisito de dictarse la sentencia interlocutoria sin señalar
día para la vista de la causa, sólo podrá tener aplicación cuando la apelación
deducida ante ella se debió haber dictado previa vista de la causa por haber
las partes solicitado alegatos dentro del plazo para comparecer, puesto que
si no se hubiere form ulado la petición, la causa se debe ver en cuenta y en
ese evento no se configurará el vicio (art. 199 del CPC).
Finalm ente, se establece en el inciso final del art. 766 del CPC que pro­
cederá, asimismo -el recurso de casación en la form a-, en contra de las
sentencias que se dicten en los juicios o reclam aciones regidos por leyes
especiales, con excepción de aquellos que se refieran a la constitución de
las juntas electorales y a las reclam aciones de avalúos que se practiquen en
conform idad a la Ley N° 17.235, sobre Im puesto Territorial y de los demás
que prescriban las leyes.
6. LAS CAUSALES DEL RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA
6.1.
G e n e r a l id a d e s
El recurso de casación en la form a tiene el carácter de extraordinario y de
derecho estricto, por lo que procede ser interpuesto sólo por las causales
que la ley establece.
-3I RDJ, t. XC (1993), N° 1, 2a parte, sec. Ia, pp. 40 yss.
232 C. Suprema, rol 2856 de 2003, sentencia de 26 de agosto de 2004.
C. Suprema, rol 542 de 2004, sentencia de 12 de abril de 2004.
-34 C. Suprema, sentencia de 25 de marzo de 2004, RDJ, t. CI, sec. Ia, p. 41.
-:,s C. Suprema, rol 5412 de 2003, sentencia de 10 de marzo de 2004.
243
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Ii i iii.rl.in, 7l)M del cpc establece que “el recurso de casación en la forma
i. =. !■1111 n 1.11 <-i- | <*i i*ai lie me en alguna de las causas" que allí se indican.
I
il< i ilc i aia» ion en la íorm a se suelen clasificar en vicios come|| l¡. -m I.i .i micm ,i misma (causales Nos 1 a 8) y vicios cometidos durante
i ........... . ii'i 11 ilrl prcii (¡Oimiento (art. 768 N° 9 en relación con los arts. 795
'• l i l i
I i i i ti iv 11* I C l ’C ) .
i i'i n ,-<1111 ,n n mi que se efectúa respecto de las causales dice relación
iiu- ,ili-i i.m al Tribunal (Nos 1, 2 y 3); aquellas que se refieren
. I i i........i 'i I.i m' mii' ik ia im pugnada (Nos 4, 5, 6, 7 y 8) y aquellas que se
i. iii'h ii ,i I,■Infula di-l procedim iento (art. 768 N° 9, en relación con los
«tru 7 i ' i \ <110 di I Cl’C).
Ii" l VI ISAl.ES POR LAS CLALES PROCEDE EL RECURSO
ÜH CASACIÓN EN LA FORMA
I .......nli uní id i.on lo previsto en el art. 768 del CPC: “El recurso de casación
. n I i I..... lia dr lundarse precisam ente en alguna de las causas siguientes:
i.i
I I'
i ,111.<i y■
>, il igual que ocurre con el art. 464 del CPC-que se refiere
I i ]■
■miles que el ejecutado puede oponer en eljuicio ejecutivo- la
. • Ii.nr.ii> iil.nl ilc la enum eración no es absoluta. En efecto, corno tendremos
■;I>>ii iuunl.nl dr iprci iar, existe una de las causales qLie abre la enum eración
I i I> ii i- u r n r i ira
I.i omi -Irs son las siguientes:
I I' li.ihn >i(lo la sentencia pronunciada por un Tribunal incompei. nú ii inu !^i "Id en contravención a lo dispuesto por la ley.
I trl Hmus nt nder que la incom petencia puede ser absoluta o relativa,
Iii 11 «in que l« l«y no distingue, y que la causal de incom petencia relativa es sin
i inu ni i Ir la prorroga de la com petencia. La integración se aplica sólo a los
n il iiiii.ilri i licuados y sus norm as están contem pladas en el COT. Ya fueron
ikIi.hI,n il irfeiirnos a la vista de la causa en el recurso de apelación.
I1
n Ii iher sido pronunciada por un juez, o con la concurrencia d
.ni tur/, lr|;.ilini'iiie implicado, o cuya recusación esté pendiente o haya sido
I I• i I.i i .ii I.i por tribunal com petente.
".alirnuis que las implicancias y las recusaciones son inhabilidades persoi ilrs |i.u .< puder conocer y fallar im parcialm ente un asunto. Este num eral se
i rl ir i r i.uiio a los tribunales unipersonales como a los colegiados. Las impliiii. i is, por ser de orden público, basta con que se presenten “legalm ente”
i un luí;/ para que el efecto de casación, invalidez o nulidad se produzca,
un urinlt) necesaria declaración alguna.
I
cambio, al ser las recusaciones de m ero orden privado, y por ello
n.mu límente renunciables, es necesario para que se configure la causal de
i as,n ion no sólo la existencia de la causal de recusación, sino que además
rilas sr liagan valer y que la recusación se encuentre pendiente o pronunciada
ii
ii
244
i :A1’. VI. r PARTE. El, R EC U R SO DE CA SA CIÓ N EN LA FORMA
mui sentencia que la hubiere declarado al m om ento en que se pronuncia la
sentencia que se trata de casar.
3°. En haber sido acordada en los tribunales colegiados por m enor número de votos o pronunciada por m enor núm ero de jueces que el requerido
por la ley o con la concurrencia de jueces que no asistieron a la vista de la
causa, y viceversa.
La expresión “viceversa” quiere significar que también existe causal de
casación en la form a cuando los ministros asistieron a la vista de la causa,
pero no participaron en el pronunciam iento del fallo. En definitiva, este
num eral se desglosa en cuatro situaciones, aplicándose exclusivamente a las
sentencias dictadas por los tribunales colegiados. Tales son:
-E n haber sido acordada por m enor n rimero de votos;
-E n haber sido pronunciada por m enor núm ero de jueces que el re­
querido por la ley;
-E n haber sido pronunciada con la concurrencia de jueces que no asis­
tieron a la vista de la causa, y
-E n haber sido pronunciada sin la concurrencia de jueces que asistieron
a la vista de la causa.
Respecto de la concurrencia de esta casual se ha señalado que ella no se
configura por la circunstancia de que un m inistro haya asistido a la vista de
la causa y también haya concurrido al acuerdo, pero no firmado la sentencia,
por cuanto el vicio se produce cuando la sentencia ha sido “acordada” sin la
concurrencia de jueces que entraron a la vista;231*y que resulta indispensable
que todos los m iem bros del Tribunal llamado a resolver de una determ inada
controversia se encuentren presentes en la vista de la causa, oportunidad
en la que se lleva a cabo la relación. En consecuencia, habiéndose dictado
sentencia por un Tribunal integrado por un juez que no asistió a la vista de
la causa, se justifica que se acoja la causal de nulidad formal contem plada
en el N° 3 del am arlo 768 del Código de Procedim iento Civil, en relación
con los artículos 75 y 79 del Código O rgánico de Tribunales.237
4o. En haber sido dada ultra petita, esto es, otorgando más de lo pedido
por las partes, o extendiéndola a puntos no sometidos a la decisión del Tri­
bunal, sin peijuicio de la facultad que este tenga para fallar de oficio en los
casos determ inados por la ley;
En este num eral encontram os a la ultra petita, o sea, que el juez en la
sentencia otorga más de lo pedido por las partes en el proceso, v. gr., si se
solicita la restitución de una suipa determ inada de dinero y se condena
además por los intereses moratorios.
La segunda parte del num eral habla de lo que en doctrina se deno­
m ina extra petiia, esto es, extender la resolución a puntos no som etidos a
la decisión del Tribunal, com o si se pide la nulidad de un contrato y se
declara la resolución del mismo. En este sentido se ha declarado que se
231i RDJ, t. XC (1993), N" 1, 2“ parte, sec. r , pp. 1 yss.
--17 C. Suprema, sentencia de 10 de agosto de 1995, RDJ, c. XCII, sec. 1', p. 65.
245
LOS RECURSOS PROCESALES
configura esta causal cuando se otorgan reajustes e intereses no solicitados
en la dem anda.238
Esta clasificación ha sido reconocida por nuestra jurisprudencia, al
señalarnos que en la prim era sección de la norm a transcrita contem pla la
ultra petita propiam ente tal, esto es, dar más de lo pedido a alguna de las
partes. La segunda, se refiere a la figura conocida como extra petita y que, tal
como lo indica la ley, se refiere a extender la decisión a puntos ajenos a la
controversia. Esto es, ha de resolverse no abarcando y otorgando cuestiones
ajenas en el fondo a la m édula de la cuestión.239
Para saber si existe ultra petita, es m enester com parar la sentencia con el
m érito del expediente y no sólo con los escritos principales del período de
discusión (dem anda, contestación, réplica y duplica).
En ese sentido se ha resuelto en reiteradas oportunidades por la Corte
en cuanto a la form a de «configurarse la causal, al señalam os que el vicio
de ultra petita se produce cuando la sentencia, apartándose de los términos
en que las partes situaron la controversia por m edio de sus respectivas ac­
ciones y excepciones, altera el contenido de estas, cam biando de objeto o
m odificando su causa de pedir, tam bién cuando la sentencia otorga más de
lo pedido por las partes en sus respectivos escritos que fijan la com petencia
del Tribunal o cuando se em ite un pronunciam iento en relación a materias
que .no fueron som etida a la decisión clel mismo."40
En m ateria arbitral se ha señalado que no es el compromiso el que de­
limita los puntos respecto ele los cuales debe pronunciarse la sentencia, ya
que la m ateria a resolver por el Tribunal queda enm arcada por las peticiones
formuladas por las partes en los escritos fundamentales del proceso, existiendo
ultra petita sólo cuando la sentencia otorga más de lo pedido o se extiende a
puntos no sometidos en dichos escritos a la decisión del Tribunal.241
Nuestra jurisprudencia ha establecido que se incurre en ultra petita por
extenderse a puntos no som etidos a la decisión del Tribunal la sentencia
definitiva que, en un juicio ejecutivo, acoge una excepción por circunstan­
cias distintas de las enunciadas, esto es, por una causa de pedir que no fue
invocada por el ejecutado com o fundam ento de las excepciones opuestas;242
incurre en ultra petita la sentencia en que se declara de oficio la nulidad
relativa que no ha sido alegada en la dem anda, am pliación o rectificación
que de ella se haga con arreglo al art. 261 del CPC.243
Se ha resuelto que una resolución no incurre en ultra petita en el caso
en que, “tratándose de una dem anda que se refiere a una»cantidacl ele di­
nero tínica y determ inada en su cuantía en contra de dos personas conjun­
tam ente, con un único título y u na misma causa, el Tribunal que conoce
-3a C. Suprema, rol 4745 de 2002, sentencia de 23 de junio de 2004.
-39 C. Suprema, sentencia de 29 de mayo de 2003, RDJ, t. C, sec. I a, p. 70.
-4f) C. Suprema, rol 1299 de 2003, sentencia de 5 de agosto de 2004. En el mismo sentido,
C. Suprema, sentencia de 25 de enero de 2005, RDJ, t. CÍI, sec. Ia, p. 52; C. Suprema, rol 3666
de 2003, sentencia de 15 de diciem bre de 2004.
241 RDJ, t. XC (1993), N° 3, 2a parte, sec. 2a, pp. 129 y ss.
-4- RDJ, t. XC (1993), N" 1, 2a parte, sec. 2a, pp. 14 y ss.
243 RDJ, t. XC (1993), N “ 3, 2a parte, sec. Ia, pp. 145 y ss.
CA R VI. 2 ' PARTE. EL R E C U R SO DE CA SACIO N EH W V FO RM A
de la apelación de la sentencia que acoge el cobro, no puede modificar la
situación de tino de los dem andados, sin que necesariam ente modifique la
del otro dem andado, ya que si no, quedaría con consideraciones y resolu­
ciones contradictorias”.244
La causal de ultra petita no se configura en aquellos casos en que se permite
al Tribunal obrar de oficio. En este sentido, “se ha declarado que [...] [a] parece
de manifiesto, en estas condiciones, que los jueces del fondo al declarar de
oficio la nulidad absoluta, por haber entendido que al efecto se ciaban los
presupuestos de la norm a imperativa contem plada en el artículo 1683 del
Código Civil, no pudieron incurrir en el vicio formal de ultra petita denuncia­
do, más aún si se tiene en consideración que esta causal 4a del artículo 768
del Código de Procedim iento Civil se halla expresam ente denegada por este
mismo precepto, cuando el Tribunal está facultado para fallar de oficio en
los casos determ inados por la ley”.245 Asimismo, se ha resuelto “que la causal
invocada solo concurre cuando el Tribunal extiende su fallo a puntos no
sometidos a su conocim iento, cuando los mismos no constituyen un caso en
que, por disposición de la ley, aquel deba actuar de oficio; en la especie, se
observa que aunque el dem andado fundó la excepción del N° 2 del citado
artículo 464 en dos órdenes de consideraciones, el Tribunal de prim er grado
sólo se pronunció sobre uno de ellos para acoger aquella; en consecuencia, al
revocar tal decisión la Corte debía pronunciarse sobre el segundo fundamento
del dem andado, haciendo uso de la facultad que le confiere el artículo 208
del Código citado, y así dar cum plim iento al N° 6 de su artículo 170”.‘-4ti
Además, es necesario considerar que la ultra petita dice relación con las
peticiones que form ulan las partes y la causa en la cual se fundam entan las
pretensiones o excepciones, pero no con los argum entos, fundam entos o el
razonam iento conform e con el cual se form ulan las peticiones.
En este sentido, se ha declarado, “se contem plan para que se configure
la extra petita, que es el vicio invocado, la sentencia debe abordar puntos no
sometidos a la decisión del Tribunal, por lo que la irregularidad se debe
hacer patente en su parte decisoria, independientem ente de que, en la
fundam entación de la m isma, se puedan tocar puntos o form ular argum en­
taciones diversas de las efectuadas por las partes del respectivo proceso,
pues esto últim o no configura tal error. Por lo anterior, para definir si existe
ultra petita, en cualqLiiera de sus dos formas, ha de analizarse el petitorio
del escrito que contiene las pretensiones del dem andante o, en el presente
caso, del reclam ante, y com pararlo con lo decisorio del fallo im pugnado”.'247
En el mismo sentido, se ha resuelto que si los sentenciadores pronuncian
su fallo fundándose en consideraciones diversas o discordantes de aquellas
que hayan invocado las partes, tal antecedente no im porta el vicio de ultra
petita, ptiesto que la sentencia trata y decide la cuestión controvertida por
--*•* RDJ, t. XC (1993), N° 1, 2‘ parte, sec. T, pp. 35 y ss.
-',5 C. Suprema, sentencia de 24 de agosto de 2006, RDJ, t. CIII, sec. 1 \ p. 628. C. Suprema
sentencia de 22 de junio de 2006, RDJ, t. CIII, sec. 1“, p. 189.
- C. Suprema, sentencia de 12 de septiembre de 2000 RDJ, t. XCVII, sec. 1 \ p. 168.
- 17 C. Suprema, rol 3580 de 2002, sentencia de 26 de abril de 2004.
247
m m i m r r m T » »* j in rr» n r r m
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
i > 11.11 ic •. v rsi.i i alisal únicam ente puede tener lugar en la parte dispositiva
•i■l.i .. niriii ía. Por consiguiente, de acuerdo con lo expuesto, aun en el
i í • nii MIr i-.sijfíj u se que el considerando séptim o del fallo atacado es ajeno
,i l.i iim u i i.i del juicio, no se configura el vicio por cuanto los jueces hiciei-M luí; H I.i dem anda resarcitoria en los térm inos dem andados, fyando el
n ru ili I.i indf utilización, como se explica en la misma.-48
Ni >1oi.uiic, el [Yibunal no puede variar la causa de pedir, en otras palabras,
i I 11 ii ii l.mii-i ni i mmedi ito del cual derivan las acciones o excepciones hechas
\ ,i 11 i mu l.r, partes, puesto que en tal caso se incurriría en ultra petita.
Al i -i lo. se ha declarado que variándose el objeto o la causa de pedir
.i- un u n e en ultra ¡¡Hita. La causa de peclir es aquella que particularm ente
■
li iei iiiui.i l.u oudicii>njurídica de las acciones o excepciones alegadas; ahora
IH- n ,ii e| ,• i una ac(;ión*por una causa de pedir distinta de la invocada imI Hi.i ii -,i 11vi i ,tl¿o diferente a lo pedido y som etido a decisión por las partes
,il .e 111 ei ii tiulor ((’. Suprema, RDJ, tom os 12, 29 y 55). En igual sentido, el
mi ii i ,e | mu luí e en lo decisorio cuando se altera el contenido de las acciones
i- un íes y cuando se cambia o modifica el objeto o causa de pedir (C.
‘nipieni.i, uní. t. 89). Esto tiene singular relevancia en lo concerniente al
huid.mieríip>a i itado que derecham ente reconoce haber cambiado la causa
il. pedir de indemnización extracontractual a contractual.241’ En el mismo
1 ■
i■
■li i, se ni >s ha señalado que en el juicio ejecutivo, presentada la demanda,
el |iii- [leí »e exam inar el título en cjue se funda, despachando o denegando
1.1 ejei ni ion. I negó el ejecutado puede oponer alguna de las excepciones
pi evisi.is ft I i ley, las que deben deducirse en un mismo escrito, expresando
i ><n i l.u id.id y piei isión los hechos y los medios de prueba, esto es, la cuesliiiu 11 mi i uvt i uda queda limitada por dichas excepciones y su contestación,
■ 'di i 1111 kIk .im ente medios de im pugnación del título acom pañado por el
i i redi .i I ,a sentencia recurrida acoge la excepción del artículo 464 N° 7 del
i i nli;;i i de Procedim iento Civil, por un fundam ento distinto del que sirvió
de b,r.i i la oposición, que consistió en que al instrum ento acom pañado
1.1 ley un le otorgaba mérito ejecutivo, en cam bio la sentencia sostiene que
dii luí i. i UIk ido carecía de ese m érito porque no explicaba el origen de
1.1 cU ni I.i i .....o lo establecía el artículo 47 del Decreto Ley N° 3.063 sobre
Keni.is \lim u .pales. Este Tribunal puede invalidar de oficio las sentencias
m i ni i ni.is, i u.indo los antecedentes del recurso manifiesten que ellas adoli i en de vk ios (]ue dan lugar a la casación en la form a.250
< mu conclusión, y para aclararnos lo antes señalado, se ha resuelto que
im \e l.illa ultra petita si se resuelve sobre los presupuestos de la acción. En
< ■sentido, en un esclarecedor fallo que por su claridad nos permitimos
i .'pi i 'din n, se nos ha señalado que para un adecuado análisis del indicado
un iiivn de nulidad se hace necesario recordar que la acción, mejor, su contei ni lo I.i pretensión, para que pueda ser acogida es necesario que se reúnan
lu>. lím enles requisitos o presupuestos:
m
ii i
(' Suprema, rol 4159 de 2002, sentencia de 31 de mayo de 2004.
( le Apelaciones de Valparaíso, sentencia de 20 de octubre de 2000, RDJ, t. XCVII,
p. Olí.
( . .Suprema, rol 4958 de 2003, sentencia de 30 de noviembre de 2004.
248
ser:
a) Posibilidad jurídica, ello importa:
-Q u e la pretensión se halle regulada y aceptada por el derecho objeti­
vo.
-Q u e exista una adecuación entre el hecho alegado -el hecho históri­
co - y los que constituyen el supuesto fáctico de la norma.
b) Interés procesal. Se trata del móvil del actor. Este interés ademas debe
-A ctual, no basta un interés eventual, futuro o incierto.
-D irecto, o sea, particular de quien lo ejerce. Ello significa rechazar una
pretensión en defensa de un interés general, salvo que la ley conceda
acción popular.
-L egítim o, vale decir, lícito.
c) Legitimación. Esto es, la especial posición del que actúa enjuicio con
respecto a la situación jurídica pretendida.
Tales exigencias deberán ser juzgadas, en orden a su establecimiento,
independientem ente de la actividad que al respecto observe el adversario y
constituye una labor propia y esencial del Tribunal.
Siendo así, la sentencia im pugnada no ha incurrido en el vicio que se
le atribuye al hacerse cargo del tema de la legitimación activa, pues su exis­
tencia, como la del interés jurídico de los dem andantes, como se señalo,
es un presupuesto de la acción -p re te n sió n - que intentan, teniendo los
tribunales el deber de exam inar dichos presupuestos, para determ inar su
posible éxito.
De otro lado, aun de existir el vicio que se denuncia, ello no ha influido
en lo dispositivo de la sentencia, toda vez que la razón principal del rechazo
de la dem anda, según se lee del motivo decim otercero del fallo de prim er
grado, confirm ado por el de segundo, es que nunca se produjo el consenti­
m iento entre dem andado y las dem andantes en relación con la venta de la
fábrica de papel de diario sita en la ciudad de Coronel.251
Finalm ente, se ha distinguido en la doctrina la situación de muñís petita,
o sea, que el juez en la sentencia otorga m enos de lo pedido por las partes
en el proceso. Esta situación claram ente no configuraría la causal de ultra
petita, puesto que la resolución del Tribunal se encuadra dentro de lo pedido
por las partes. En este sentido, se ha señalado por nuestra jurisprudencia que
no puede extenderse esta causal por analogía al caso que se otorgue menos
de lo pedido. Como quiera que se trata de una disposición de excepción,
debe interpretarse restrictivamente, por lo que no puede extenderse su al­
cance cuando la sentencia otorgue menos de lo pedido, sea porque ello es
lo que se ha probado en el juicio o porque el juez está facultado para fijar
prudencialm ente una sum a.252
5o. En haber sido pronunciada con omisión de cualquiera de los requi­
sitos enum erados en el art. 170.
251 C. Suprema, sem encia de 13 de julio de 2000, RDJ, t. XCVI1, sec. 1‘, p. 133.
-52 C. de Apelaciones de Santiago, sentencia de 18 de noviembre de 2002, RDJ, t. X.CIX,
sec. 2a, p. 138.
249
LOS R EC U R SO S PRO CESA LES
Esta causal no es aplicable a las sentencias interlocutorias, ya que el art. 170
sólo se refiere a las sentencias definitivas.-53 Form alm ente, las sentencias
interlocutorias se encuentran reglam entadas en el art. 171 del CPC.
Tradicionalm ente se ha sostenido por lajurispm dencia que la causal del
N° 5 del art. 7(38 en relación con el N° 4 del art. 170, ambas del CPC, sólo con­
curre cuando la sentencia definitiva no contiene consideraciones de hecho y
de derecho que sirvan de fundam ento a la decisión, esto es, no se desarrollan
los razonam ientos que determ inen el fallo y carece de normas legales o de
equidad que tiendan a obtener la legalidad del mismo, pero no cuando estos
no se ajustan a la tesis sustentada por la parte que reclam a y ni aun cuando
ellas resulten equivocadas.254 En el mismo sentido, se nos ha señalado que
esta causal concurre cuando el vicio consiste en la falta de consideraciones
mas no en la im propiedad de estas;-53 la circunstancia que las consideraciones
sean erradas o deficientes no se sanciona con la nulidad del fallo, puesto que
ese vicio se constituye según la ley por la falta de consideraciones de hecho
o de derecho, situación que se ha entendido se produce, asimismo, cuando
entre sí son contradictorias o se destruven unas a otras.-51’
No obstante creemos que los razonam ientos contradictorios o incom­
pletos en cuanto al análisis de la prueba rendida claram ente configuran esta
causal, si sem ejante omisión es de tal entidad que conlleva a la modificación
de la parte resolutiva de la sentencia o no puede ser ella reparada por otro
medio, tbm o podría ser al pronunciarse respectó de un recurso de apelación
deducido.
A continuación, nos perm itirem os transcribir un fallo notable para pre­
cisar la génesis e im portancia del necesario y estricto cum plim iento de la
fundam entación de los fallos y la sanción que debe im ponerse cuando ello
no se verifica. Se declara al efecto por nuestra Excma. Corte Suprem a, en
la sentencia de 11 de abril de 2007, que en relación con la motivación de
los fallos corresponde rem ontarse al D erecho Castellano en que se prohibía
fundar las sentencias, siendo la excepción los reinos de Aragón, Valencia y
Mallorca, los que luego reciben la orden de parte de Felipe V de no expresar
las motivaciones. U na corriente contraria com ienza a abrirse paso luego de
la Revolución Francesa, corriente que llega a España en la segunda mitad
del siglo XIX.
En nuestro país el Reglamento Constitucional Provisorio de 1812 dispuso
en su artículo 18: “Ninguno será penado sin proceso y sentencia conform e
a la ley”, principio que m antienen otros textos normativos. Por su parte, el
artículo 219 de la Constitución de 1822 dispuso: “Toda sentencia civil y cri­
minal deberá ser motivada”. Posteriorm ente, encontrándose la República en
forma, el año 1836, se rem ite por el Presidente un proyecto de ley que busca
^ RDJ, t. XC (1993), N" 3, 2' parte, sec. T, pp. 131 v ss. En el mismo sentido, C. Apela­
ciones de Santiago, sentencia de 10 de abril de 2001. RDJ, t. XCV1II, sec. 2“, p. 34.
■=» R D Jt. XC (1993).N“ 1.2“ parte, sec. I', pp. 43vss.; RDJ, t. XC (1993>,N° 2.2* parte,
ser Ia, pp. 55 y ss.
-153 RDJ, t. XC (1993), N" 1, 2“ parte, sec. 1", pp. 14 y ss.
Jr’*’ RDJ, t. LXXXIX (1992), N" 1, 2“ parte, sec. Ia, p. 14. En el mismo sentido, C. de Ape­
laciones de Santiago, sentencia de 10 de noviembre de 1998, RDJ, t. XCV, sec. 2', p. 78.
250
CAR VI.
I-ARTE. EL KECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA
obtener la fundam entación de los fallos; sin em bargo, este no fue tratado por
el Congreso. Este proyecto tuvo el respaldo de don Andrés Bello desde el
editorial del diario El Araucano, de 25 de noviembre de 1836, en que señala:
“El proyecto de ley propuesto al Congreso presenta a los chilenos una de
las garantías más reales que la legislación pueda ofrecer a un pueblo. Hasta
hoy han estado sometidos nuestros derechos a las decisiones arbitrarias de
los jueces, que sujetos a las pasiones, errores y preocupaciones que forman
el patrim onio de la especie hum ana, han gozado del ominoso y extravagante
privilegio de fallar sobre las cuestiones más im portantes sin dar cuenta a la
nación de los fundam entos de sus juicios. Adm itir sentencias no fundadas
equivale en nuestro concepto a privar a los litigantes de la más precisa ga­
rantía que pueden tener para sujetarse a las decisiones judiciales”.
En lo que fue el desarrollo de la doctrina y conciencia jurídicas se en­
tendía que los jueces debían fundar los fallos aunque fuere brevemente, es
así que el Decreto Ley del 2 ele febrero de 18;)7 señala en su expresión de
motivos: “Atendido a que la obligación que se im pone a los jueces de fundar
las sentencias, es una ele las principales garantías de la rectitud ele losjuicios,
v una institución recom endada por la experiencia de las naciones más cultas”,
se decreta: "Toda sentencia se fundará breve y sencillamente. El fundam en­
to se reducirá solo a establecer la cuestión de derecho o hecho sobre que
recae la sentencia, y hacer referencia de las leyes que le sean aplicables, sin
com entarios, ni otras explicaciones”.
El decreto ley indicado modvó las consultas de la Corte Suprema, formu­
ladas al Ejecutivo el día 11 del mismo mes y año, en que solicita se le aclaren
doce interrogantes. El Ministro Diego Portales dispone la vista al Fiscal de
la Corte Suprem a el mismo día, respondiendo don M ariano Egaña el 20 de
febrero de 1837, expresando con cuidado y claridad la form a como debían
fundarse los fallos en los casos consultados. El Ministro Portales no sólo tiene
como respuesta suficiente la vista del Fiscal, sino que dispone, el I o de marzo
del mismo año, que dicho docum ento “sirva de regla a todos los juzgados y
tribunales del Estado".
El 12 de septiembre de 1851 se dictó la ley que regula el modo de acordar
y fundar las sentencias, cuyo artículo 3o dispuso: “Toda sentencia definitiva o
interlocutoria de prim era instancia y las revocatorias de las de otro Tribunal
ojuzgado, contendrá: [...] 3o. Los hechos y las disposiciones legales, en de­
fecto de estas la costum bre que tenga fuerza de ley, y a falta de unas y otra,
las razones de equidad natural que sirvan de fundam ento a la sentencia”.
El Código de Procedim iento Civil reguló las formas de las sentencias en
los actuales artículos 158, 169, 170 y 171.
El artículo 5o transitorio de la Ley N° 3.390, de 15 de julio de 1918, dispuso:
“La Corte Suprem a establecerá, por m edio de un auto acordado, la form a en
que deben ser redactadas las sentencias definitivas para dar cum plim iento a
lo dispuesto en los artículos 170 y 785 del Código de Procedim iento Civil”,
ante lo cual este Tribunal procedió a dictar el auto acordado sobre la forma
de las sentencias, de fecha 30 ele septiem bre de 1920, expresando que las
definitivas de prim era o de única instancia y las que revoquen o modifiquen
las de otros tribunales, contendrán: “5o. Las consideraciones de hecho que
251
mimumiuuumuHimhn
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
n .1
la m e n to al fallo. Se esta b lec erá n c o n p recisió n los h ec h o s sobre
ijiu m is.i I.i i uestiou q n e d e b a fallarse, c o n d istin ció n d e los q u e h ayan sido
i. i |ti.iiti »s i reí n n a i idos p o r las p artes y d e aq u ellos re sp e c to d e los cuales
i n.i m i -..iiln I.i discusión; 6 o. E n seg uida, si n o h u b ie r e d iscusión acerca d e la
.......... . ti-i n i.i legal d e la p ru e b a , los h e c h o s q u e se e n c u e n tr e n justificados con
.itii .tii i i i ley y los fu n d a m e n to s q u e sirvan p a ra estim arlos co m p ro b a d o s,
11 i, "Ii «r. i-.n riso necesario, la ap re c ia c ió n c o r r e s p o n d ie n te d e la p ru e b a
.I .mil n i oí 1 1oí rn .c las reglas legales; 7°. Si se suscitare cu e stió n acerca ele la
........ i -i Ii in i.i <1 I.i p ru e b a p ro d u c id a , la ex p osició n d e los f u n d a m e n to s q u e
ili-h ii .. i vi i |].u.i a u fitarla o rech azarla, sin p eiju icio d el e s ta b lec im ie n to de
10. Iii i lio*% i■
if I.i fo rm a e x p u e s ta e n los p árrafos p r e c e d e n te s p a ra los fines
, i ihlm i in ii i-s
E ¡tallecidos los hecho s, las c onsideraciones d e d e re c h o apli1 1ii h.ili.i.M
i 1.a e n u n c ia c ió n d e las leyes o e n su d efecto d e los principios
■Ir i i|iinl.nl ■:>n arre g lo a los cuales se p r o n u n c ia el fallo; 10°. T a n to resp ecto
i Ir l.ii i ousiilciai iones d e h e c h o c o m o las d e d e re c h o , el T rib u n a l observará
.il 11 niíigTi.ii Lis rl o rn e n lógico q u e el e n c a d e n a m ie n to d e las p ro po sicio n es
im ei a, v, al electo, se observará, e n c u a n to p u e d a ser ap licable a tribunales
1111111 < i ..ni .les, lo d isp u esto e n el artic u lo 186 del C ód ig o d e P ro c e d im ie n to
i Svil ". ii in.il .lí j e n l o 83 del C ó d ig o O rg á n ic o d e T ribunales.
I (lile ie n ies in isiones esta C o rte S u p re m a h a re sa lta d o la im p o rta n i i.i de i im iplii co n tales d isp o sicio n es, ta n to p o r la clarid ad , c o n g ru e n c ia ,
.■i11 ioi i i.i v loj>u a en los r a z o n a m ie n to s q u e d e b e n o b serv a r los fallos, en tre
i i , u n e dc*¡t n .i I.i s e n te n c ia p u b lic a d a e n la Revista de Derecho y Jurisprudencia ,
ii uno \ \ \ se< n o n 1‘, pág. 156, a ñ o 1928.
IIrtc.su >úñ texto surge to d a la distinción racional sobre lo q u e efectivamenie 11 >■i si 1 111 ve el f u n d a m e n to d el fallís p o r p a rte d e lo sju e c e s, d istin g u ie n d o
10 uní mui 1.is in o nv acio nes, f u n d a m e n ta c io n e s , ju stifica cio n es y a rg u m e n i. ii jones, icsolvi' u d o se p o r la ju r i s p r u d e n c ia c o m p a r a d a q u e hay au sen cia
de h u id .m ie n to ta n to c u a n d o este se e n c u e n t r a a u s e n te c o m o c u a n d o la
.niseiic i.i es p a n ial o so n in su ficien tes los ex p resad o s, al igual q u e al existir
un o lie ie m i.i in te rn a , a rb itra rie d a d e irrazo n ab ilid ad .
Si Ii . iii di te n id o los trib u n a le s y la d o c trin a e n el estu d io d e este re­
q u isito d e las s e n te n c ia s , p o r ra z o n e s p ro c e s a le s y e x tra p ro c e s a le s . Está
|n c v ni priní i p a lm e n te, la p o sib ilid a d d e las p artes d e re c u rr ir y c o n ello
11.n .iptn ,k ion ,il “ju sto y ra c io n a l p r o c e d im i e n to ” q u e ex ig e la C on stitució n
l'.iliii i. q u e en m ay o r m e d id a se d e b e alca n z ar e n la se n te n c ia , p o r ser la
■
n e.n 111 ii el Estado, p o r m e d io d el ó rg a n o ju risd ic c io n a l, re s p o n d e al
di 1 1 1 IH i d e p etició n y e s p e c ia lm e n te a la acción in te rp u e s ta en el proceso,
io d o lo cual sm d u d a , d e b e te n e r e n c o n sid e ra c ió n el T rib u n a l s u p e r io r al
i i -vis.ii i ''e n tn a lm e n te la d ec isió n . T an im p o rta n te c o m o lo a n te r io r es la
leiiiimi.ii ion a n te la s o c ie d a d y el esc ru tin io q u e p u e d e h a c e r c u a lq u ie r ciu11 i<In i ii > d e lo e x p u e sto p o r e lju e z , esta es u n a d e las fo rm a s c o m o el P o d e r
|udii i*l se legitim a d ía a d ía e n sus d ecisiones, se llega a la a p lica ció n ele los
|n in Ipios d e tr a n s p a re n c ia y p u b lic id a d , pilares f u n d a m e n ta le s d el Estado
d e m o i i ático y social d e d e re c h o .
I
.i ju ris p ru d e n c ia c o m p a r a d a , al ex ig ir la m o tiv ació n d e los fallos, conloi m e i la tu tela ju d ic ia l efectiva h a re s u m id o su fin a lid ad e n que:
. ii
!
ii
252
CAP. VI. 2 ' F YRTE. EL R E C U R SO DE CA SA CIO N EN LA FORM A
“1". Perm ite el control de la actividad jurisdiccional por parte de la opi­
nión pública, cum pliendo así con el requisito de publicidad”.
“2°. Logra el convencim iento de las partes, elim inando la sensación de
arbitrariedad y estableciendo su razouabilidad, al conocer el porqué concreto
de la resolución”.
“3°. Perm ite la efectividad de los recursos”.
“4o. Pone de manifiesto la vinculación del Juez a la Ley” (sentencia del
Tribunal Constitucional español, de 5 de febrero de 1987).
Los jueces para dar estricto cumplimiento a lo dispuesto por el constituyente
y el legislador han debido ponderar toda la prueba rendida en autos, puesto
que la valoración integral de la prueba así lo im pone, tanto aquella en que
se sustenta la decisión como la descartada o aquella que no logra producir la
convicción del sentenciador en el establecim iento de los hechos, lo cual no
se logra incluso con la simple enunciación de tales elementos, sino que con
una ponderación racional y porm enorizada de los mismos, con mayor razón
si sólo es referida por el nom bre de los testigos y la foja donde se agregan los
documentos. Esta mayor exigencia, si se quiere, proviene de la calificación
de justo y racional del procedim iento que debe m ediar para asentar las deci­
siones de los órganos que ejercen jurisdicción en el Estado. Tan im portante
como antigua es esta obligación im puesta a los magistrados, por lo que su
inobservancia corresponde sancionarla, privando de valor al fallo.^7
En el mismo sentido, se ha resuelto que de conform idad con lo dispuesto
en el N° 5 del artículo 768 del Código de Procedim iento Civil, es causal de
casación no haber sido extendida la sentencia en la forma que establece el
artículo 170 del mismo Código. Por su parte, el N° 4 de esta última norm a
prescribe que las sentencias definitivas de prim era o de única instancia y las
de segunda que m odifiquen o revoquen en su parte dispositiva las de otros
tribunales, contendrán las consideraciones de hecho y de derecho que le
sirven de fundam ento. Ahora bien, el contenido de la norm a antes citada
ha sido precisado por esta Corte Suprem a en el auto acordado de 30 de
septiem bre de 1920 sobre form a de las sentencia, en cuyos Nu5 6 y 7 se señala
que en estas deben establecerse con precisión los hechos que se encuentren
justificados con arreglo a la ley y los fundam entos que sirvan para estimarlos
com probados, haciéndose, en caso necesario, la apreciación correspon­
diente de la prueba de autos conform e a las reglas legales. Asimismo, si se
suscitare cuestión acerca de la prueba producida, deben exponerse en el
fallo los fundam entos que servirán de base para aceptarla o rechazarla. Del
análisis de las reglas transcritas precedentem ente, puede inferirse que los
sentenciadores de la instancia deben exam inar y aquilatar la totalidad de
las pruebas rendidas, siempre que sean pertinentes a la cuestión debatida,
cualquiera sea la convicción a que arriben en la decisión de la controversia,
tanto porque es imperativo legal -según se desprende de la norm a citada
en el motivo precedente- como porque es indispensable el establecimiento
de los hechos que digan relación con ella. En efecto, la parte considerativa
de la sentencia clebe efectuar un exam en com pleto de la prueba allegada
-’57 C. Suprema, rol 4245 de 2004, sentencia de 11 de abril de 2007.
253
C. Suprema, rol 4301 de 2005. sentencia de 18 de abril de 2007. En el mismo sentado,
C. Suprema, sentencia de 26 de mayo de 1998, RDJ, t. XCV, sec. 1', p. 54
-’5B C. Suprema, sentencia de 27 de diciembre de 2001, RDJ, t. XCVKI, sec. 1J, p. 299.
ídem , considerando 18''.
-hl C. Suprema, sentencia de 16 de abril de 1996, RDJ, t. XC1II, sec. I4, p. 44.
254
.
al pleito v de los razonam ientos que sirven para aceptarla o rechazarla. Si
el fallo om ite lo anterior y prescinde absolutam ente de considerar, analizar
y calificar la prueba rendida, le afecta la causal de nulidad que autoriza el
recurso de casación en la form a, de acuerdo con lo que dispone el citado
N“ 5 del artículo 768 clel Código de Procedim iento Civil.258
Finalm ente, debe velarse tam bién por la racionalidad de la sentencia,
im pidiendo que sean eficaces sentencias que contengan consideraciones
contradictorias.
En este sentido, se ha resuelto que de lo reseñado fluye que entre las
consideraciones destacadas existe un antagonism o esencial, siendo a tal gra­
do incompatibles que no pueden subsistir sim ultáneam ente. De este modo,
la sentencia queda privada de los fundam entos de hecho y de derecho que
sirvan de sustento a la decisión, faltándose así al requisito que im pone el
artículo 170 N" 4 Sel Código de Procedim iento Civil. La omisión apuntada es
constitutiva de un vicio de aquellos que dan lugar a la casación en la forma,
en cuanto configura la causal que estatuye el artículo 768 N° 5 del Código
de Procedim iento Civil. Tal vicio es de aquellos que no pueden subsanarse
sino con la invalidación del fallo que lo contiene.-59
En cuanto a la parte resolutiva, se ha señalado que la decisión del asun­
to controvertido deberá com prender, com o señala el N° 6 del art. 170 del
CPC;, tocias las acciones v excepciones que se hayan hecho valer enjuicio,
representando las costas una m edida ele carácter económ ico entregada
por entero a la discreción jLidicial, que no form a parte del asunto contro­
vertido.-hW
Por ello, se ha concluido en relación con el requisito que debe contener
toda sentencia establecido en el num ero 6o del artículo 170 del Código de
Procedim iento Civil, que la causal prevista en el núm ero 5o del artículo 768
del Código de Procedim iento Civil se verifica cuando la sentencia no re­
suelve la m ateria del conflicto som etida a la consideración del Tribunal.
Como la sentencia im pugnada se pronunció acerca del negocio sometido
al conocim iento del Tribunal, resolviendo el asunto litigioso, ya que rechaza
la dem anda en todas sus partes; no puede estimarse que se ha incurrido en
la causal invocada.-61
6o. En haber sido dada contra otra pasada en autoridad de cosajuzgada,
siem pre que esta se haya alegado oportunam ente en eljuicio.
El legislador ha sido cuidadoso de la cosajuzgada como causal de casa­
ción en la forma. En efecto, no obstante el hecho de que se parte de la base
de la preparación previa del recurso, la ley insiste en que la cosajuzgada
haya sido alegada oportunam ente. En eljuicio ordinario de mayor cuantía,
la cosajuzgada se puecle alegar como excepción dilatoria, como excepción
perentoria y como excepción mixta o anóm ala.
U¡>
LO S REC U RSO !) PRO CESA LES
CAI'. VI. ‘.¡‘ PARTE. EL REGI RSÜ DE CASACIÓN EN LA FORMA
La alegación oportuna de la cosajuzgada hace procedente el recurso
de casación en la forma; y su falta de alegación hace procedente el recurso
de revisión (art. 810, N° 4o).
7o. En contener decisiones contradictorias.
En relación con esta causal, debem os tener presente, como se ha fallado
por nuestrajurisprudencia, que “com o es sabido, las sentencias de la clase a
que se refiere el artículo 170 del Código de Enjuiciam iento en lo Civil con­
tienen tres secciones: la prim era, denom inada expositiva, está consagrada
por los núm eros Io, 2o y 3° de dicho precepto; la segunda, llamada consi­
derativa, está referida en los núm eros 4o y 5o y, finalm ente, la tercera parte,
denom inada decisoria o resolutiva, referida en el núm ero 6°.
Cuando se consagra dicho vicio, la lev dice claram ente que consiste en
contener decisiones contradictorias. Por lo tanto, las contradicciones deben
estar contenidas en la parte resolutiva del fallo, v no en otra de sus secciones,
porque aquella es la que contiene las decisiones.
En efecto, la contradicción de un considerando con lo decisorio no im­
plica la concurrencia del vicio, ya que lo que prim a es la determ inación que
se adopte, aun cuando no concuerde con la fundam entación de la misma.
Menos aún puede concurrir o presentarse este vicio, entre diversos consi­
derandos de un fallo, aun cuando estos sean calificados, como ha ocurrido
en el presente caso, com o ‘resolutivos’, porque la calificación que le asigne
una parte a determ inada institución de derecho no cam bia la naturaleza
jurídica de la causal que se invoca.
La existencia de consideraciones contradictorias podría, eventualmente,
configurar otro vicio, particularm ente el de falta de consideraciones de hecho
o de derecho que sean fundam ento de la sentencia, ya que considerandos*
que contengan argum entaciones contradictorias podrían anularse, lo que
eventualm ente podría privar a la sentencia que los contenga de todas o al­
gunas de sus motivaciones. Sin em bargo, nunca podrían dar origen al vicio
qtie se alegó a este respecto”.262
De acuerdo con lo anterior, la C orte Suprem a ha interpretado este
precepto señalando que existen decisiones contradictorias cuando las que
contiene un fallo son incom patibles entre sí, de m anera que no pueden
cumplirse sim ultáneam ente, pues interfieren unas con otras,2® por lo que
no contiene ni puede contener decisiones contradictorias la sentencia que
resuelve, con arreglo a derecho, la única cuestión debatida por las partes.
En consecuencia, si en la parte decisoria se contiene tan sólo una decisión,
aunque esta pudiera estar deficientem ente planteada y fundada, resulta
imposible que las haya contradictorias.265
C. Suprema, rol 32 de 2004, sentencia de 26 de octubre de 2004, En el mismo sentido.
C. Suprema, sentencia de 16 de mayo de 2002, RDJ, t. XCIX, sec. 2a, p. 109. C. de Apelaciones
de Santiago, sentencia de 17 de junio de 1998, RDJ, t. XCV, sec. 2“, p. 48; C. de Apelaciones
de Santiago, sentencia de 11 de abril de 1995, RDJ, t. XCII, sec. 2a, p. 34.
RDf, t. LXXXVH (1990), sec. 5a, p. 9.
RDJ; t. LXXXVII (1990), sec. Ia, p. 105.
313 C. Suprema, rol 4782 de 2003, sentencia de 29 de julio de 2004. En el mismo senii255
LOS RECL RSOS PROCESALES
I .1 el h u id o . ex istirán d e c isio n e s c o n tra d ic to ria s c u a n d o hay m ás de
i.i ilfi isiou en la p a rte resolutiva d e u n a m is m a sen ten cia, las cuales se
............ni i .111 en o p o sic ió n e n tr e sí y p o r ello se a n u la n .-66
I'.n.i ili'U i m ui.u la e x iste n c ia d e d ecision es c o n tra d icto rias es m e n e s te r
i h ni.n mi.i c o m p a ra c ió n e n tr e las distintas d ecision es q u e se c o n tie n e n en
1.1 i ic iesi iluiiv.i del fallo e n tr e sí y c o n el m é rito del ex p e d ie n te .
Sin p 111 u< io d e lo an te rio r, se d e b e te n e r p re s e n te q u e si b ien es cierto
i|ii I di i iMoncs se c o n tie n e n e n la p a rte resolutiva d el fallo, n o es m en o s
1 ........... . p u e d e c o n te n e r c o n sid e ra n d o s q u e co n tie n e n v erdaderas decisiones
(i ni un le i .uldcis deciso rios o resolutivos), los q u e p u e d e n ser co n tradictorios
■i >ii l<1 1 i-si iluuivo Tal es el caso o c u rrid o resp ecto ele u n a sen ten cia d e p rim era
ni.i.m i . il co im n e r el f u n d a m e n to 8o la d ecisión d e d e c la ra r la n u lid ad
.1 1 111111 -Id h o 11 ti ito d e c o m p ra v e n ta , d ec isió n q u e fue c o n tra d ic to ria con
1.1 n ',olm ion linai q u e n o d io lu g ar a la p e tic ió n d e n u lid a d .-67 E n este sen11d l> I' i d e c la ra d o q u e si u n o d e los fu n d a m e n to s d ice q u e la d e m a n d a
i Id ir sci aco gid a y e n c a m b io e n la p a rte resolutiva se te rm in a re c h a z a n d o ,
1.1 m ism a d e m a n d a d e te r m in a q u e a d o le c e d el vicio de casación e n la fo rm a
1 11 *I . tu ulo 7(W N° 7 U d el Cocligo d e P r o c e d im ie n to Civil, o sea, c o n tie n e la
-íi-i 11 <-t k i.i decision es c o n tra d ic to ria s .-68
ív l n h.ilier sid o clacla e n a p e la c ió n le g a lm e n te d e c la r a d a desierta,
1 11 < II i il.i o desistida.
( .11 .n u lo an alizam o s las causas p o r las cuales p u e d e finalizar el recurso
di iprl.it m u , ex p lic a m o s la ta m e n te estas tres p osibilidades, p o r lo q u e allí
leuiiliin os al lector.
I a ia/.on d e ser d e esta causal específica es q u e u n j u e z n o p u e d e p ro n u n i i.ii M-uieni ia si lia te r m in a d o p o r c u a lq u ie r cau sa el re cu rso d e ap elació n,
d a d o q u e p u e d e a b o c a rse al a s u n to sólo e n caso d e q u e exista u n recurso
■j 11<- i e i|iu e ra su c o n o c im ie n to .
1 ll.il m ie n te co n stitu y e n u n a e x c e p c ió n a este caso las situ acio nes en las
i n a le s un T rib u nal p u e d e a c tu a r d e oficio, c o m o o c u rre si se c o n te m p la el
n iiiin de la co n su lta y se verifica la revisión del fallo, re sp e ta n d o los trámites
i|ii‘ el legislador c o n te m p la p a ra ese efecto.
i n h a b e rse falta d o a a lg ú n trám ite o d iligencia d eclarad o s esenciales
pin I.i ley o a c u a lq u ie r o tro req u isito p o r cuyo d efe cto las leyes p rev en g an
i \p ie s ,m ie n te q u e hay n u lid a d .
I s este el n u m e r a l q u e d a el c a rá c te r d e g e n é ric a a la e n u m e r a c i ó n
i.ix.uivti tlel art. 768.
111
j i.i
i i
im
di i .Suprema, rol 1688 de 2004, sentencia de 15 de junio de 2004. C. de Apelaciones de
S.inii;i|^(i, sentencia de 23 de julio de 1997, RDJ t. XCIV, sec. 2a, p. 85.
■RDJ, t. XC (1993), N“ 3, 2a parte, sec. 2a, pp. 170 y ss.
RDJ, t. LXXXIX (1992), N° 1 ,2a parte, sec. 1", p. 34. En el mismo sentido, C. Suprema,
«■mencia de 19 de julio de 1995, RDJ, t. XCII, sec. I", p. 53.
C. Suprema, sentencia de 29 de sepdembre de 1997, RDJ, t. XCIV, sec. Ia p. 95.
256
\
(A P . VI. »* PARTE. EL REf:L RSO DE CA SA CIÓ N EN LA FORMA
Se puede aludir a la apertura de la taxatividad desde un doble punto
de vista:
a) El primero dice relación con haber faltado a algún trámite o diligencia
declarados esenciales por la ley.
Para que se configure la causal de nulidad formal invocada debe existir
en consecuencia un texto expreso legal que dé a un trámite determ inado
el carácter de esencial, o que prevenga que la omisión de dicho trámite
acarrea nulidad.-w
b) El segundo se refiere a haber faltado a cualquier otro requisito por
cuyo defecto las leyes prevengan expresam ente que hay nulidad.
Esta segunda situación prácticam ente no existe en Chile vinculada al
recurso de casación, salvo el caso señalado en el inc. 3o clel art. 61 del CPC,
que señala: “La autorización del funcionario a quien corresponda dar fe o
certificado del acto es esencial para la validez de la actuación”. Esto configura
la nulidad de una actuación judicial y no de una resolución.
En este sentido, se ha resuelto que la exigencia del artículo 648 del Código
de Procedimiento Civil, en el sentido de que los actos de los partidores serán
en todo caso autorizados por un secretario de los tribunales superiores de
ju sticiad por un notario o secretario de un juzgado de letras, im porta que
sólo pueden existir legalm ente cuando dichos actos son autorizados por el
funcionario que la ley determ ina: a contrario smsu. la falta del referido fun­
cionario autorizante im porta la inexistencia jurídica de los actos en cuestión,
haciéndolos insubstancialm ente inválidos. El vicio en cuestión im porta la
omisión de un trámite esencial, suficiente para configurar la causal de casa­
ción en la form a prevista en el N° 9o del artículo 768 del señalado Código,
conform e al artículo 795 N0 1° del mismo cuerpo legal.-70
La verdad es que lo trascendente dice relación con la omisión de trámites
declarados por la ley como esenciales. El legislador, en los artículos 795, para
la prim era o en la única instancia en los juicios de mayor o de m enor cuantía
y en los juicios especiales, y 800, para la segunda instancia de los juicios de
mayor o de m enor cuantía y en los juicios especiales, se ha preocupado de
señalar qué trámites considera esenciales.
La causal de casación consistente en haberse faltado a algún trámite o
diligencia declarados esenciales por la ley no se configura por sí sola, sino
que ella debe relacionarse con alguno de los trámites o diligencias esenciales
contem plados para la prim era o única instancia en el artículo 795 y para la
segunda instancia en el artículo 800.
De acuerdo con ello es que se ha resuelto que esta causal no se configura
§i no se la vincula con alguno de los núm eros del artículo 800 del Código de
Procedim iento Civil, tratándose de la im pugnación de un fallo de segundo
grado, o si no existe texto expreso que eleve el trámite respectivo a la cate­
goría de esencial o declare que su omisión produce nulidad. En la especie,
ni se ha vinculado la causal con alguno de los núm eros del m encionado
artículo 800 del Código de Procedim iento Civil ni hay texto legal expreso
-m C. Suprema, rol 4333 de 2003, sentencia de 22 de noviembre de 2004.
-711 C. Suprema, sentencia de 9 de enero de 1997, RDJ, t. XCIV, sec. 1J, p 6.
257
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
que eleve el trám ite que la recurrente echa en falta a la categoría de esencial
o prevenga que su omisión acarrea nulidad.371
6.3.
T r a m it e s
e s e n c ia l e s e n l a p r im e r a o ú n ic a in s t a n c ia
El art. 795 del CPC señala que “[e]n general, son trám ites o diligencias
esenciales en la prim era o en la única instancia en los juicios de mayor o de
m enor cuantía y en los juicios especiales:
I o. El em plazam iento ele las partes en la form a prescrita por la ley;
2°. El llamado a las partes a conciliación, en los casos en que corresponda
conform e a la ley;
3“. El recibim iento de la causa a prueba cuando procede con arreglo a
La ley;
4o. La práctica de diligencias probatorias cuya omisión podría producir
indefensión;
5". La agregación de los instrum entos presentados oportunam ente por
las partes, con citación o bajo el apercibim iento legal que corresponda res­
pecto de aquella contra la cual se presentan;272
6°. La citación [notificación] para alguna diligencia de prueba, y
7". La citación para oír sentencia definitiva, salvo que la ley no establezca
este trám ite”.
6.4.
T r á m it e s
e s e n c ia l e s e n l a s e g u n d a in s t a n c ia
El art. 800 d e l CPC d is p o n e q u e “ [ e ] n g e n e ra l, s o n trám ites o diligencias
esenciales e n la s e g u n d a in stan cia d e lo sjuicios d e m ay o r o d e m e n o r cuantía
y e n lo sju ic io s especiales:
I o.
El em plazam iento de las partes, hecho antes de que el superior co­
nozca del recurso;
2o. La agregación de los instrum entos presentados oportunam ente por
las partes, con citación o bajo el apercibim iento legal que corresponda res­
pecto de aquella contra la cual se presentan;
571 C. Suprema, sentencia de 19 de enero de 2005, RDJ, t. CII, sec. Ia, p. 44
-T- En esta materia, cabe tener presente la especial situación de los títulos ejecutivos que
constituyen un presupuesto del juicio ejecutivo y un instrumento fundante de la demanda, el
que no requiere ser acompañado con citación o bajo apercibimiento, dado que constituyen el
fundamento mismo del juicio, siendo las excepciones la vía contemplada para su impugnación. ^
En tal sentido, se ha resuelto que tanto el pagaré com o sus renovaciones son documentos
fundantes de la demanda y por tanto, constituyen diligencia de prueba para los efectos de
lo dispuesto en el art. 795 N° 4“ del Código de Procedimiento Civil, no pndiendo basarse
una casación en la forma en la falta de citación o apercibimii nlo on que se acompañaron.
Que lo anterior queda más en claro en el procedim iento ejecutivo, com o en el caso de autos
v en el que los docum entos constituyen el titulo que da origen a la ejecución y respecto de
los cuales la lev procesal ha establecido una foi ina y j)la/o especial de impugnación a través
de las excepciones, resguardando .usí el derecho del ejecutado a impugnarlos. C. Suprema,
sentencia de 9 de mayo HMM>, RDj. lom o XCIII, sec. 1 *, p. 64.
258
CAR VI. ‘-'J PARTE. EL RECURSO DF. CASACIÓN EN LA FORMA
3o. La citación para oír sentencia definitiva [vista de la causa];
4o. La fijación de la causa en tabla para su vista en los tribunales cole­
giados, en la t'orma establecida en el art. 163, y
5o. Los indicados en los núm eros 3o, 4o y 6o del art. 795, en caso de ha­
berse aplicado lo dispuesto en el art. 207.
7. PLAZO
Para los efectos d e d e te r m in a r el p lazo d e in te rp o s ic ió n del re cu rso d e ca­
sación e n la fo rm a d e b e m o s d istin g u ir la re so lu c ió n en c o n tra d e la cual se
recurre:
7.1. E n c o n t r a d e
u n a s e n t e n c ia p r o n u n c ia d a
EN LA PRIMERA INSTANCIA
El recurso de casación en la form a en contra de una sentencia de prim era
instancia debe interponerse dentro del plazo concedido para deducir el
recurso de apelación, y si tam bién se deduce este riltimo recurso, conjunta­
mente con él (art. 770 inc. 2" del CPC).
El plazo para apelar es el que determ ina el térm ino para deducir el re­
curso de casación en la form a en contra de prim era instancia, dependiendo
este térm ino de la naturalezajurídica de la resolución y del procedim iento
que regule la interposición del recurso de apelación.
En consecuencia, por regla general, el plazo para recurrir de casación
en la form a en contra de una sentencia definitiva de prim era instancia sera
de 10 días en m ateria civil y de 5 días en contra de las sentencias interlocu
torias que pongan térm ino aljuicio o hagan imposible su continuación, di
conform idad con la regla establecida en el art. 189 del CPC.
En cuanto a la form a de la interposición conjunta de recursos de apela
ción y de casación, no im porta el orden que se siga para ello en el escrito,
sin peijuicio de tener presente que por motivos de lógica deben hacerse
valer prim ero los recursos que im portan la nulidad, y luego los que se re­
fieren a su mérito. En este sentido se ha resuelto que “la ley no lia indicado
como requisito o exigencia que quien interpone recursos de casación en
la form a y apelación deba hacerlo recurriendo form alm ente prim ero de
casación y subsidiariam ente de apelación. En el título XIX, Del recurso de
casación, del libro III del Código de Procedim iento Civil, sólo se dispone,
sobre el particular, que en el caso que se trata el recurso de apelación debe
interponerse “conjuntam ente” con el de casación (artículo 770 inciso final);
y más adelante prescribe que la casación en la form a se ve conjuntam ente
con la apelación (artículo 798), de lo que se desprende que la ley iw> im po­
ne como requisito de admisibilidad del recurso de casación en la form a el
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
mii i | ii mci lo “u n tes” del d e a p e la c ió n , si se in te r p o n e este ú ltim o tam bién
■i mu 1 1 ii ui i c en este caso .J73
7.2. F.n c o n t r a de u n a s e n t e n c ia q u e n o sea
DE PRIMERA INSTANCIA
I I n i iiisn d e casación e n la fo rm a e n c o n tr a d e u n a s e n te n c ia q u e n o sea
ili j>i uncí i in sraiid a, esto es, d e ú n ic a o d e s e g u n d a instancia, d e b e interI>i m ri '.r d r n t r o d e los q u in c e d ías s ig u ie n tes a la fe c h a d e n o tificació n de la
ii iiirin cu n tí la cual se re c u rre .
I n i .iso i Ir- q u e se d e d u z c a re c u rs o d e ca sa ció n e n la fo rm a y fo n d o en
i iniii-i Ii u n a m ism a re so lu ció n , a m b o s re c u rs o s d e b e r á n in te rp o n e r s e sim nli.iin nu ute y e n u n m is m o escrito (art. 770 inc. I o del CPC).
i.i
i
I n< plazo no es susceptible de am pliación alguna conform e a la tabla
i Ir riii|)l,i/am iento cualquiera sea el lugar donde funcione el Tribunal a quo
r u (rl.ii ion con el ad qiirm.
7..1. E n c o n t r a de u n a sen t e n c ia DICTADA en j u i c i o
DE MÍNIMA CUANTÍA
II i ri ni so ilrh r interponerse en el plazo fatal de cinco días (art. 791 del
i
I'i
),
8. PREPARACION DEL RECURSO DE CASACION
EN LA FORMA
8.1. C o n c e p t o
I i | ii r |i n ii ión d el re c u rs o d e casación e n la f o r m a consiste e n el reclam o
n- ili in lialier e fe c tu a d o la p a rte q u e lo e n ta b la , re sp ec to d el vicio que
111 vi .i il in te rp o n e rlo , e je r c ie n d o o p o r t u n a m e n t e y en todos sus g rad o s los
i n m u)', establecid os p o r la ley (art. 769 inc. I o d el CPC).
11 1
ii
8.2. CÓMO SE PREPARA EL RECURSO DE CASACIÓN
EN LA FORMA
l’.u.i q u e se e n ti e n d a q u e se h a p r e p a r a d o el re c u rs o d e casación e n la fo rm a
rs m en ester:
*71 C. de Apelaciones de Santiago sentencia de 31 de marzo de 1995, RDJ, t. XCII,
irr. ‘J ‘, p. 20
260
CAR VI. 2" PARTE. EL RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA
8.2.1. Que se haya reclamado previamente del vicio
que constituye la causal
Debemos destacar que el legislador al establecer la procedencia del recurso
de casación en la form a señaló varias causales. U na de ellas es que ss haya
reclamado del vicio que configura la causal por la cual se interpone el recurso
v 110 de algún otro vicio no com prendido en esta.
8 .2 .2 .
Que el reclamo del vicio se haya verificado ejerciendo, oportunamente
y en todos sus grados, los recursos establecidos por la ley
Al efecto, es m enester tener presente que la voz “recursos” no se utiliza en
el art. 769 en el sentido exclusivo de acto jurídico procesal de im pugnación,
sino que en un sentido más amplio, lato, de todo “expediente, arbitrio, medio
o facultad” para reclam ar del vicio.
Por otra parte, se requiere una utilización oportuna e integral de todos
los medios que establece la lev para reclam ar del vicio v no un ejercicio
parcial de ellos.
Así, por ejemplo, si se quiere preparar el recurso de casación en la form a
por incom petencia clel Tribunal en el juicio ordinario civil, será m enesteij
que se oponga la respectiva excepción dilatoria; si ella es rechazada, se debe
apelar de dicha resolución; si la apelación no es concedida, debe recurrirse de
hecho, y luego, que sea rechazada la apelación. En tal caso, los medios para
preparar la casación en la form a fueron la excepción dilatoria, el recurso de
hecho y la apelación. Si la parte sólo hubiere hecho valer la incom petencia
del Tribunal como dilatoria y se hubiere conform ado con la resolución que
la rechazó, no habría preparado adecuadam ente la casación en la form a,
puesto que no habría utilizado todos los medios que la ley establece para
reclamar del vicio.
En este sentido, se ha resuelto que para preparar el recurso debe ale­
garse por la misma causal en todas las instancias requeridas. Al respecto,
cabe precisar que para que el recurso de casación en la form a pueda ser
adm itido, tratándose de la causal en que se funda, es indispensable que el
que lo entabla haya reclam ado de la falta, invocando la causal de nulidad de
que se trata y ejerciendo oportunam ente y en todos sus grados los recursos
establecidos por la ley, requisito al cual no se ha dado cum plim iento en la
especie, por cuanto el vicio que se le atribuye al fallo im pugnado, en caso
de existir, se habría producido en la dictación de la sentencia de prim era
instancia, de m odo que debió recurrirse de casación en la form a en su con­
tra invocando la causal del artículo 768 N° 1 del Código de Procedim iento
Civil, y en cambio recurrió ele nulidad form al respecto de dicho fallo por
causales diferentes, por cuanto la que se im pugna es confirm atoria, en lo
pertinente a ese punto.-74 Basado en el mismo principio, se ha resuelto que
-74 C. Suprema, rol 2076 ele 2004, sentencia de 21 de julio de 2004.
261
LOS REI X'RSOS PROCESALES
los recurrentes denuncian que la sentencia im pugnada contiene el vicio a
que se refiere el N° 1" del artículo 768 del Código de Procedim iento Civil,
esto es, la incom petencia del Tribunal. Este vicio fue alegado d urante el
procedim iento como un incidente de nulidad, el que fue rechazado porque
se había convalidado el acto que se dice nulo, al contestarse la dem an­
da y duplicarse y porque el incidente era extem poráneo, ya que habían
transcurrido cinco días entre el conocim iento del vicio y el incidente. La
resolución no fue apelada y, desde ese punto de vista, se echa de m enos la
preparación que como requisito form al plantea el artículo 769 inciso Io
del Código de Procedim iento Civil, lo que basta para declarar inadm isible
la casación por esta prim era causal.-73
Finalm ente, no importa preparar el recurso m ediante ejercicio oportuno
v en todos sus grados de los recursos establecidos por la ley si se deduce un
recurso v luego se desiste ele él. En este sentido, se ha resuelto que el recur­
so de casación en la form a requiere para ser adm itido, de acuerdo con el
artículo 769 del Código de Procedim iento Civil, que el que lo entable haya
reclam ado de la falta, ejerciendo oportunam ente y en todos sus grados los
recursos establecidos por la ley, exigencia que en la especie no se cumple,
desde que el vicio que se reclama lo contendría la sentencia de prim er grado,
resolución que si bien se im pugnó a través del recurso de nulidad formal
por la causal 5a del artículo 768 clel mismo Código, el dem andado luego se
desistió de aquel.™
Tratándose del vicio previsto en el art. 768 N° I o del CPC -integración
del Tribunal en contravención a lo dispuesto por la ley-, la m anera de pre­
parar el recurso consiste en la reclam ación que la parte o su abogado debe
hacer antes de la vista de la causa (art. 769 inciso final CPC) . Para tal efecto,
el art. 166 del CPC establece que “[c]uando haya ele integrarse una sala con
miem bros que no pertenezcan a su personal ordinario, antes de com enzar
la vista, se pondrá por conducto del relator o secretario en conocim iento de
las partes o de sus abogados el nom bre ele los integrantes, y se procederá a
ver la causa inm ediatam ente, a m enos que en el acto se reclame, ele palabra
o por escrito, implicancia o recusación contra alguno de ellos”.
Si el secretario o relator no pudiere dar el aviso a la parte o su abogado
por no encontrarse presentes o habiéndoselo dado no form ularen reclama­
ción, se entenderá que no han preparado el recurso para poder deducirlo
con posterioridad por la causal m encionada.
Debemos destacar que el recurso de queja no se com prende como un
medio para preparar el recurso de casación en la form a, dado su carácter
extraordinario y por em anar ele las facultades disciplinari^y no jurisdiccio­
nales de los tribunales.
Finalmente, es menester hacer presente que la preparación sólo se refiere
al recurso de casación en la form a, no requiriénclose para la interposición
del recurso de casación en el fondo.
-’7S C. de Apelaciones ele Santiago, sentencia de 27 de mayo de 2003, RDJ, t. C, sec. 2a,
p. 73.
^ C. Suprema, sentencia de 5 de noviembre de 2001. RDJ, t. \ ( 'VIII. sec. Ia, p. 234.
2 6 c2
( \C VI •."•PARTI: ELRECURSO DCCASACION EN LA FORMA
8.2.3. I a reclamación del vicio debe ser efectuada por la pane
que interpone el recurso de casación en la forma
Para que se entienda preparado el recuso de casación en la form a no sólo es
menester que se hubiere reclamado del vicio que configura la causal invocada
v que se hayan ejercido oportunam ente todos los recursos dentro del proceso,
sino que además que el que hubiere ejercido todos esos medios sea la parte
que interpone el recurso v no otra de las que intervienen en el proceso.
8.3. C a s o s
en q u e n o e s n e c e s a r io p r e p a r a r e l r e c u r s o
DE CASACIÓN EN LA FOR MA
Excepcionalm ente, no es necesario preparar con anterioridad el recurso ele
casación en la form a para poder interponerlo. Veamos:
f. Cuando la ley no adm ite recurso alguno en contra de la resolución
en que se hava com etido la falta.
2. Cuando la falta haya tenido lugar en el pronunciam iento mismo de
la sentencia que se trata ele casar.
Una falta com etida en la dictación ele la sentencia misma que se casa
sucede, por. ejem plo, en el caso de ultra petita. en haber sido pronunciada
con omisión de los requisitos del art. 170 clel CPC, en haber sido pronunciada
en contra de otra sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada alegada
oportunam ente en el juicio; y en contener decisiones contradictorias.
En estos casos, si el vicio se com ete directam ente en la sentencia pro­
nunciada, no es necesario preparar el recurso, puesto que la parte no podría
ejercer m edio alguno para reclam arlo con anterioridad a su acaecimiento.
3. Cuando la falta haya llegado al conocim iento de la parte despues de
pronunciada la sentencia.
En este evento el vicio no ha tenido lugar en el pronunciam iento de
la sentencia que se im pugna, sino que en una etapa anterior del progjdi
miento, pero este llega a conocim iento de la parte con posterioridad a su
pronunciam iento. Ejemplo: se dicta una sentencia sin que se hubiere citado
a las partes para oír sentencia.
4. Cuando el recurso de casación se interpusiere contra la sentencia de
segunda instancia por las causales de ultra petita, cosa juzgada y decisiones
contradictorias, aun cuando ella haga suvo esos vicios que se encontraren
contenidos en el fallo de prim era instancia.
Por la im portancia que el legislador les asigna a las causales referidas, se
establece la im procedencia de preparar el recurso de casación en la forma
si el fallo de segunda instancia las contiene, aun cuando estos vicios se en­
contraren contenidos en el fallo de prim era instancia y el fallo de segunda
los hubiere hecho suyos al confirm ar la sentencia.
Si la sentencia de prim e'ra instancia contuviere cualquier otro vicio
fuera de los referidos y la sentencia de segunda instancia los hiciere suvos,
2(53
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
■i ,i m r n c iii'i q u e el re cu rso ele ca sa ció n e n la f o rm a se h u b ie re p r e p a r a d o
I u m ,m irn t .1 nru a p o d e r in te r p o n e r lo . Así, p o r e je m p lo , si la s e n te n c ia de
I u n í i .1 n a ta lic ia in c u rr e e n el vicio d e h a b e r s id o d ic ta d a c o n in frac ció n
iti l ,n 1 ,i) d í l CI’C, d e b e r á in te r p o n e r s e e n c o n tr a d e esta el re c u rs o de
i ,i .,n m u n la fo rm a p a ra los efecto s d e p o d e r , c o n p o s te rio rid a d , re c u rrir
ii i i i nni r n c o i m a d e la s e n te n c ia cíe s e g u n d a in sta n c ia q u e h u b ie re
liri fu i Miyus rso s vicios al co n firm a rla . E n estos casos, el re cu rso d e casación
•nn.i d e I.i s e n te n c ia d e p r im e r a in s ta n c ia co n stitu y e el m e d io p a ra
I x i j i.i i .ii rl i . jjrso d e c a sa ció n e n la f o r m a e n c o n tr a d e la s e n te n c ia de
<1 1 1 1. i iiiül.mcia. En este s e n tid o , se h a re s u e lto q u e re sp e c to d e la causal
■11■
I .u n iilo 7()S N" 5" del C ó d ig o d e P r o c e d i m ie n to Civil, se d e b e h a c e r
p n n ú i|u> pm .i q u e sea a d m itid o el re c u rs o e n e x a m e n , es in d isp en sab le
,|iir rl i|iir lo e n ta b la haya re c la m a d o d e la falta, e je rc ie n d o o p o r tu n a m e n te
\ r n ti Ii
g ra d o s los re c u rs o s e s ta b le c id o s p o r la ley, c o n d ic ió n q ue
......... i n
la esp ecie, p o r c u a n to el vicio q u e se le atrib u y e al fallo
iindBi;n,iilci. r n caso d e existir, se h a b ría p r o d u c i d o e n el fallo d e p rim e ra
m t i ii i.i, d e m o d o tal q u e d e b ió r e c u rr irs e e n el s e n tid o in d ic a d o e n su
i n i i l i . i . d e s d e q u e la s e n te n c ia q u e se im p u g n a p o r esta vía s im p le m e n te
ii
ii
is
11111
i i
s u s
r n
Ii i i i ni I ii m.i. 1,77
8 .4 . S anc
io n a l a f a l t a d e p r e p a r a c ió n d e l r e c u r s o
I' I mi I " d rl art. 769 del CPC establece q u e la p re p a r a c ió n del re cu rso de
i ,r>,ii iñ e n la lo rm a co nstituye u n re q u isito p a ra q u e “p u e d a ser ad m itid o
el l ei
ii
lll so".
Ñ u o b si.m te lo an te rio r, la p re p a r a c ió n d el re c u rs o d e casación en la
luí in. i m i ( (instituye e n la a c tu a lid a d u n o d e los requisitos q u e el T rib u nal
11 1 / 1 1 1 ) (art. 77H) y el T rib u n a l ad quem (art. 781) d e b a n e x a m in a r p a ra proftmti i.irse ac erca d e la in ad m isib ilid a d en el c o n tro l d e ad m isib ilid a d que
di lie n ( íectuar.
11 ii nei d o c o n ello, si n o se h a p r e p a r a d o el re cu rso d e casación en la
I......... no p o d ría declararse su im p ro c e d e n c ia e n el c o n tro l d e adm isibilidad
1111 i d e b e n realzar los re fe rid o s trib un ales, p e r o sí p o d rá c o n p o ste rio rid a d
■1i.i/ dio p o r im p ro c e d e n te p o r el T rib u n a l ad quem, luego d e p ro d u c id a
I.i visi.i d e la causa.
I ..i p re p a ra c ió n del re cu rso de casación e n la fo rm a tiene g ra n im p o rtan ( i | m ii c u a n to es u n in s tru m e n to p a ra r e s g u a rd a r la b u e n a fe e n el proceso,
.il im p e d ir q u e las p artes o m ita n re c la m a r d e los vicios d u r a n te el cu rso del
pi oí e d im ie n to , re se rv án d o lo s p a ra h a c e rlo s v aler e n c o n tra d e la sen ten cia
sr^ fin la co n v e n ie n c ia q u e esta te n g a p a ra sus intereses.
(_ Suprema, rol 4427 de 2003, sentencia de 12 de abril 2004. En el mismo sentido,
( Suprema, rol 1544 de 2003, sentencia de 9 de marzo de 2004; C. Suprema, rol 8(3 de 2004,
sentencia de 4 de marzo de 2004; C. Suprema, rol 4762 de 2003, sentencia de 26 de enero de
'.’OIM; C. Suprema, sentencia de 22 de agosto de 1995, RDJ, t. XCII. sec. 1“, p. 73.
264
C A I' VI. í ‘ PARTE. EL R EC U R SO DE CA SA CIÓ N EN LA FORM A
9. FORMA DE INTERPONERLO
El recurso de casación en la form a se deduce a través de la presentación
de un solo escrito ante el Tribunal que dicto la resolución que se pretende
invalidar. Este escrito debe cum plir con los siguientes requisitos:
a) Los com unes a todo escrito.
b) M encionar expresam ente el vicio o defecto en que se funda.
Al efecto, es m enester tener presente que interpuesto el recurso no puede
hacerse en el variación de ningún género. Por consiguiente, aun cuando en
el progreso de la tram itación del recurso se descubra alguna nueva causa
en que haya pocliclo fundarse, la sentencia recaerá únicam ente sobre las
alegadas en tiempo y form a (art. 774 del CPC).
De acuerdo con ello, en el recurso de casación tiene plena aplicación
el principio de la predusión por consum ación, puesto que interpuesto el
recurso por una determ inada causal no procede introducir en este ninguna
variación y menos hacerse valer con posterioridad una nueva causal.
c) La ley que concede el recurso por la causal que se invoca.
Estos últimos dos requisitos (b y c) se establecen en el inc. 2° del art. 772
del CPC.
La jurisprudencia ha sido exigente en cuanto al cum plim iento de los
requisitos en el escrito de formalización. En este sentido, ha declarado que
no se cumple con este requisito “cuando se efectúa una cita global del art. 170
del CPC, puesto que en tal caso no indica ‘expresa y determ inadam ente’ la
causal, puesto que en dicha disposición hay seis num erandos basados en
distintos hechos, correspondiendo al recurrente indicar en cuál de ellos
queda com prendida la causal en que se funda el recurso, discernim iento
que no puede suplir el tribunal”.278 En el mismo sentido, se ha resuelto que
el recurso de casación en la form a resulta inadmisible si no se da “íntegro
y fiel cum plim iento a estos requisitos”. En efecto, el inciso segundo del
artículo 772 del Código de Procedim iento Civil previene que, tratándose
de este tipo de recursos, debe m encionarse la ley que concede el recurso
por la causal que se invoca. En la especie, se indicó que la causal era la del
N° 5o del artículo 768 del mismo Código, o sea, en haber sido pronunciada
la sentencia con omisión de cualquiera de los requisitos enum erados en el
artículo 170, razón por la cual es menester, al invocar esta causal, relacionarla
con alguno de los núm eros de la últim a disposición legal citada, lo que la
recurrente no hizo, lim itándose a referirse en general al artículo 170 del
Código de Enjuiciam iento Civil. No cum ple, luego, el recurso de nulidad
de form a con la exigencia del m encionado artículo 772 del Código de Pro­
cedim iento Civil.*79
RDJ, t. XC (1993), N* 1,2* parte, sec. 1*. pp. 14 y ss.
-■™C. Suprema, rol 5012 de 2002, sentencia de 19 de abril de 2004. En el misino sentido,
C. Suprema, sentencia de 19 de julio de 1995, RDJ, t. KCII. sec. 1 \ p. 53.
•
265
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
d) Debe ser patrocinado por un abogado habilitado, que no sea procu­
rador del núm ero (art. 772 inciso final clel CPC).
e) Debe señalarse la m anera com o se ha preparado el recurso de casa­
ción en la form a o las razones por las cuales su preparación no es necesaria
(art. 769 del CPC).
En la actualidad no rige el requisito de acom pañarse al escrito en el cual
se deduce el recurso de casación una boleta de consignación en la cuenta
corriente del Tribunal ante el cual se interponía, la que se debía a la mitad de
la cantidad que correspondía consignar para deducir el recurso de casación
en el fondo, y que se contem plaba en el hoy derogado art. 801 del CPC.
Tratándose del recurso de casación en la form a, la cuantía de la con­
signación ascendía en los asuntos susceptibles de apreciación pecuniaria al
0,5% de la cuantía, con tope de m edia unidad tributaria m ensual ( UTM ); y
en los asuntos no susceptibles de apreciación pecuniaria, la consignación
ascendía a u n cuarto de una UTM.
El art. 801 del CPC fue derogado por la Ley N° 19.374, no siendo procedente
en la actualidad para deducir el recurso de casación que ningiin recurrente
efectúe una consignación para poder deducirlo, y consiguientem ente, que
deba acom pañar una boleta de consignación en la cuenta del Tribunal con
el escrito en el cual se interpone.
10. EFECTOS DE LA CONCESIÓN DEL RECURSO
EN EL CUM PLIM IENTO DEL FALLO
10.1. R e g l a
general
Esta m ateria se encuentra regulada en el art. 773 del CPC, el que es común
tanto para el recurso de casación en la form a com o en el fondo.
De acuerdo con lo previsto en el inciso prim ero de ese precepto legal,
la regla general es que “el recurso de casación no suspende la ejecución de
la sentencia”.
En consecuencia, por regla general la sentencia im pugnada a través de
un recurso de casación -com o la concedida en el solo efecto devolutivo en
la apelación- es un ejem plo típico de sentencia que causa ejecutoria, es de­
cir, aquella respecto de la cual puede pedirse su cum plim iento no obstante
existir recursos pendientes en su contra.
10.2. E x c e p c io n e s
N o o b s ta n te , e n el p ro p io art. 773 del CPC se s e ñ a la n d o s ex c e p c io n e s en
las cuales la in te rp o s ic ió n d e la casación p u e d e s u s p e n d e r la ejec u c ió n de
la s e n te n c ia im p u g n a d a :
a)
El re cu rso d e ca sa ció n s u s p e n d e la e je c u c ió n d e la s e n te n c ia c u a n d o
su c u m p lim ie n to h a g a im p o sib le llevar a efec to la q u e se d icte si se acoge el"
re cu rso (art. 773 inc. I o d el CPC).
4
266
CAI*. VI ■
_*■1‘ARTE. EL R E C U R SO DE C A SA C IÓ N EN LA FO RM A
De acuerdo coa esta regla, la ejecución de la sentencia se suspenderá
cuando la que se haya de dictar en su lugar en caso de acogerse el recurso,
se haga imposible de cumplir o se produzca un daño de situaciones jurídicas
tan trascendentes que sea absurdo dejar sin efecto todo lo obrado en virtud
del fallo primitivo anulado por vía de casación.
El propio inc. I o del art. 773 nos señala dos ejemplos de estas situaciones,
al indicarnos que nos encontram os en presencia de ellas en caso de tratarse
de una sentencia que declare la nulidad de un m atrim onio o perm ita el de
un m enor.
La calificación de encontrarse el fallo objeto del recurso de casación en
esta situación corresponderá al Tribunal a quo a petición del recurrente.
b)
La parte vencida puede solicitar la suspensión del cumplim iento de
la sentencia im pugnada por casación, m ientras no se rinda fianza de resultas
por la parte vencedora.
En este evento quien recurre estim a que tiene posibilidades de obtener
un fallo favorable respecto del recurso de casación deducido, concediéndole
en tal caso el legislador el derecho de solicitar la suspensión de la ejecución
de este, m ientras no se rinda fianza de resultas por la contraparte.
Al efecto, el inc. 2o del art. 773 establece que “ [1]a parte vencida podrá
exigir que no se lleve a efecto la sentencia m ientras la parte vencedora no
rinda fianza de resultas a satisfacción del Tribunal que haya dictado la sen­
tencia recurrida
Este derecho debe ejercerlo el recurrente conjuntam ente con interponer
el recurso de casación y en solicitud separada que se agregará al cuaderno de
fotocopias o compulsas que deberá rem itirse al Tribunal que deba conocer
del cum plim iento del fallo. El Tribunal a quo se pronunciará de plano y en
única instancia a su respecto y fijará el m onto de la caución antes de rem itir
el cuaderno respectivo a dicho Tribunal.
El Tribunal a quo conocerá tam bién en única instancia en todo lo relativo
al otorgam iento y subsistencia de la caución.
Debem os tener presente, como se h a declarado, que “la fianza de resultas
prevista en el artículo 773 del Código de Procedim iento Civil, debe cumplir
una función de garantía efectiva, por lo que su cuantía ha de ser acorde y
suficiente para asegurar la responsabilidad en los posibles perjuicios que
pueden producirse con la ejecución de una resolución, en caso de que se
altere total o parcialm ente lo ejecutado en form a provisional”.280
Excepcionalm ente, no tiene derecho a solicitar la suspensión de la eje­
cución de la sentencia el recurrente de casación, siem pre que a su respecto
concurran los siguientes requisitos copulativos:
-Q u e se trate de un dem andado;
-Q u e interponga el recurso de casación en contra de una sentencia
definitiva, y
- Que dicha sentencia se hubiere pronunciado en un juicio ejecutivo, en jui­
cios posesorios, en los de desahucio y en los de alimentos (art. 773 inc. 2°).
-so C. Suprema, sentencia de 15 de mayo de 2006, RDJ, t. CIII, sec. 1J, p. 128.
267
LO S REC U R SO S PRO CESA LES
11. TRAMITACIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN
EN LA FORMA
l'.l r (•( iii so de casación, al igual que el recurso de apelación, reconoce una
ii.mui.K ion ante el Tribunal que dictó la resolución que se im pugna íTribu­
nal a iiut))'. v una tram itación ante el Tribunal superiorjerárquico que va a
i (fnuicr y pronunciarse acerca del recurso de casación interpuesto (Tribunal
m i ijiirm).
11.1. T r a m i t a c i ó n d e l r e c u r s o d e c a s a c i ó n e n l a f o r m a
a n t e e l T r i b u n a l a quo
' iis n ,uniLes que com prende el recurso de casación ante el Tribunal a quo
si ni los siguientes:
Kxamen acerca de su admisibilidad o inadmisibilidad;
.(impulsas, y
-Remisión del expediente al Tribunal ad quem.
1 1. 1. 1 . Exam en acerca de la adm isibilidad o inadm isibilidad
del recurso de casación en la form a
I )c conform idad con lo establecido en el inc. Io del art. 776 este exam en se
debe limitar a exam inar sólo los siguientes aspectos:
m se ha interpuesto en tiempo, y
Si ha sido patrocinado por abogado habilitado.
l'.l I nbunal a quo no debe realizar en la actualidad ninguna revisión acerca
de m alquiera de los otros requisitos que deben cumplirse para interponer
el i i-i urso de casación en la form a, lográndose así una mayor agilidad en la
providencia que deberá pronunciarse acerca de la admisibilidad o inadm i­
sibilidad del mismo.
I ste examen, en caso de interponerse el recurso de casación en la form a
.mu- un Tribunal colegiado, se deberá efectuar en cuenta. Del análisis de
estos dos requisitos puede resultar que el recurso interpuesto no cum pla
ni uno o con ambos requisitos, en cuyo caso el Tribunal a quo lo declarará
inadmisible sin más trámite.
1 n contra del fallo que se dicte sólo podrá interponerse el recurso de
k posii ion, el que deberá fundarse en un error de hecho y deducirse en el
pla/.o de tercero día. La resolución que resuelva la reposición será inapelable
(ait. 778 inc. 2o del CPC).
I’or el contrario, si el recurso cumple con ambos requisitos, el Tribunal
deberá declararlo admisible, ordenando que se proceda a sacar las compulsas
y disponiendo la rem isión de los autos originales al Tribunal ad quem y de
las compulsas al Tribunal que deba conocer de la ejecución de la sentencia
ii hubiere lugar a ello (art. 776 inc. 2° del CPC).
268
( A l' VI. "* PARTE. EL R E C U R SO DE CA SA CIO N EN LA FORMA
11.1.2. Compulsas
El Tribunal a quo al declarar la admisibilidad del recurso de casación en la
forma debe ordenar que se proceda a sacar fotocopias o compulsas de acuerdo
con lo establecido en el inciso prim ero del art. 197 del CPC.
En caso de que el recurrente no diere cum plim iento a esa obligación
-pagar el valor de dichas fotocopias-, se le aplicará lo dispuesto en el inciso
segundo del art. 197 del CPC, esto es, “se le tendrá por desistido del recurso
sin más trámite”. Cabe destacar que la remisión a los incisos 1° y 2° del art. 197
del CPC que realiza el art. 776 es errónea, debiendo entenderse efectuada a
los incisos 2o y 3o del referido art. 197.
Excepcionalm ente, no procederá que se dé cum plim iento a la obliga­
ción de sacar fotocopias o compulsas cuando contra la misma sentencia se
hubiese interpuesto y conce'dido apelación en ambos efectos (art. 776 inciso
final del C.PC:). Lo anterior es de toda lógica, porque en este evento habrá
un solo Tribunal com petente y, por tanto, no hay necesidad de fotocopiar
alguna parte del expediente.
11.1.3. Franqueo y remisión del proceso
En caso de declararse admisible el recurso de casación en la forma, el Tri­
bunal a quo deberá disponer que se rem itan los autos originales al Tribunal
superior, segt'in lo expresa el art. 776 inc. 2o del CPC.
Al recurrente le corresponde franquear la remisión del proceso al Tri­
bunal superior.
Si el recurrente no lo hace, se podrá pedir por la parte vencedora que
se le aperciba para ello, bajo apercibim iento de declararse no interpuesto
el recurso (art. 777 del CPC).
11.2. T r a m i t a c i ó n d e l r e c u r s o d e c a s a c i ó n e n l a f o r m a
a n t e e l T r i b u n a l ad quem
Los trámites ante el Tribunal ad quem son los siguientes:
-C ertificado de ingreso del expediente;
-D eclaración de admisibilidad o inadmisibilidacl;
-C om parecencia de las partes;
-D esignación de abogado patrocinante;
-P rueb a ante el Tribunal ad quem en el recurso de casación en la forma;
-V ista de la causa.
11.2.1. Certificado de ingreso del expediente
En la tramitación del recurso de casación ante el Tribunal ad quem se aplica
todo lo visto respecto del ingreso del expediente a propósito del recurso de
269
LOS R EC U R SO S PRO CESA LES
apelación, puesto que el art. 779 clel CPC se rem ite a los arts. 200, 201 -en
cuanto a la no com parecencia del recurrente dentro de plazo- y 202 del
mismo Código.
11.2.2. Declaración de adinisibilidad o inadmisibilidad
Ingresado el expediente ante el Tribunal ad quem, este debe revisar en cuenta
los requisitos de admisibilidad del recurso.
Los elem entos sobre los cuales debe recaer el referido exam en son los
siguientes:
a) Si la sentencia objeto del recurso es de aquellas contra las cuales lo
concede la ley;
b; Si ha sido interpuesto dentro de plazo;
c) Si fue patrocinado por abogado habilitado;
d) Si se m enciona expresam ente el vicio o defecto en que se funda y la
ley que concede el recurso por la causal que se invoca (art. 781 inc. I o del
CPC).
Los requisitos m encionados en las letras b) y c) precedentes, tienen un
doble control de admisibilidad, tanto en el Tribunal a quo com o en el ad
quem. En cambio, los previstos en las letras a) y d) sólo se analizan por el
Tribunal ad quein.
Respecto de estos elem entos cabe destacar, tal com o lo hemos avanzado,
que no se com prende el de la preparación del recurso para su declaración
de inadm isibilidad, lo cual no im pide su posterior rechazo al tratar el fondo
del recurso.
De acuerdo con el exam en que efectúa el Tribunal ad quem puede re­
sultar:
a) Que el recurso cum pla con todos los requisitos.
En este caso, el recurso será declarado admisible y deberá dictarse por
el Tribunal ad quem, la resolución “autos en relación”.
b) Que el recurso no cum pla con uno o más de los requisitos de admi­
sibilidad.
En este caso, “si el Tribunal encuentra m érito para considerarlo inadm i­
sible, lo declarará sin lugar desde luego, por resolución fundada”.
En contra de esta resolución la parte recurrente podrá deducir recurso
de reposición, el que deberá ser fundado, e interpuesto dentro de tercero
día de notificada la resolución (art. 781 inciso final del C P C ).
c) Que el recurso no cum pla con uno o más de los requisitos de admi­
sibilidad, pero estime posible una casación de oficio.
En este caso, el Tribunal declarará la inadmisibilidad del recurso, y podrá
decretar autos en relación, si estima posible una casación de oficio (art. 781
inc. 3o del CPC).
270
CA I' VI. »* PARTE. EL R EC U R SO DF. CASACION EN LA FORM A
11.2.3. Comparecencia de las partes
En la especie recibe plena aplicación todo lo referido respecto de la com pa­
recencia y deserción en el recurso de apelación, por rem itirse allí el art. 779
del CPC.
11.2.4. Designación de abogado patrocinante
En los recursos de casación contra sentencias pronunciadas en segunda
instancia en juicios de mayor cuantía o de m enor cuantía y en juicios es­
peciales, es facultativo designar abogado patrocinante ante el Tribunal ad
quem hasta antes de la vista del recurso, el que puede ser el mismo o no que
lo patroeinó (art. 803).
Las partes pueden, hasta el m om ento de verse el recurso, consignar en
escrito firmado por un abogado, que no sea procurador del niim ero, las
observaciones que estimen convenientes para el fallo del mismo (art. 783
inciso final).
11.2.5. La prueba ante el Tribuncd ad quem en el recurso
de casación en la forma
Si la causal alegada en el recurso de casación en la form a requiriere de
prueba, el Tribunal abrirá para rendirla un término que no exceda de 30
días (arts. 799 y 807 inc. 2o del CPC).
Tratándose del recurso de casación en el fondo, no se podrán adm itir ni
decretar de oficio para mejor proveer pruebas de ninguna clase que tiendan
a establecer o esclarecer los hechos controvertidos en el juicio en que haya
recaído la sentencia recurrida (art. 807 del CPC).
11.2.6. La vista de la causa
En esta materia, se aplican las reglas establecidas para las apelaciones, en las
cuales tratamos las normas específicas que se refieren a la casación (art. 783
del CPC).
Sobre esta materia, cabe recordar que la duración de las alegaciones de
cada abogado se limitará a una hora en los recursos de casación en la forma
y a dos horas en los de casación en el fondo; pudiendo el Tribunal por una­
nimidad prorrogar por igual tiempo la duración de las alegaciones.
Tratándose de una m ateria distinta a la casación, las alegaciones sólo
podrán durar media hora, pero para la prórroga de la duración de las ale­
gaciones se requiere solamente simple mayoría del Tribunal.
271
L O S REC U R SO S PRO CESA LES
12. MODOS DE TERMINAR EL RECURSO
DE CASACIÓN EN LA FORMA
l'.l i ( <wi so de casación en la forma termina normalmente por el pronunciamien­
to de la “sentencia” o resolución que versa sobre el fondo del recurso.
12.1. E n u m e r a c ió n
También puede term in ar-an o rm alm en te- por las siguientes formas:
1. l’or la deserción del recurso por no com parecer ante el Tribunal
supi mu dentro del plazo (art. 779);
2. l’oi la deserción del recurso por no sacar las compulsas en el caso
pievisiu en el art. 776;
l’or la deserción del recurso por no franquear el envío del expediente
il 11 ilmnal ad qutnn una vez que hubiere sido apercibido por el Tribunal a
i/iw (art. 777);
I
l’or la p re s c rip c ió n clel re cu rso d e casación e n v irtu d d e la rem isió n
r x |0 t s ; t q u e efectú a el art. 779 al art. 211, a m b o s del CPC.
ri. I’u r el d esistim ie n to del re c u rs o y
i> l’or cualquier motivo indirecto que ponga fin al proceso judicial
(v. 'j,1 . desistimiento de la dem anda, abandono del procedim iento, etc.).
12.2. E l
fallo del r ec u r so
I' n lo que respecta al fallo del recurso de casación es m enester analizar las
.n uuides que puede asum ir el Tribunal; siendo ellas las siguientes:
a) Existe una situación propia del recurso de casación en la forma, que
es mía facultad concedida por la ley al Tribunal antes de entrar a conocer
del recurso.
C onform e al inciso final del art. 768, “el Tribunal p od rá lim itarse,
asimismo, a ord en ar al de la causa que com plete la sentencia cuando el
vieio en que se funda el recurso sea la falta de pronunciam iento sobre
alguna acción o excepción que se haya hecho valer oportunam ente en
el juicio".
t i Tribunal ad quem puede ejercitar esa facultad o invalidar de oficio el
i *1lo por la causal del N° 5o del art. 768 y fallar el fondo del recurso, así como
si el vicio se produjo durante la tram itación del recurso.
b) La otra situación dice relación con el fallo propiam ente tal del recurso:
veamos el rechazo del mismo.
En caso de rechazo del recurso se m antiene la resolución recurrida y no
existen mayores complicaciones. Como se sabe, actualmente no existe norma
alguna que regule el tem a de las costas en caso de rechazarse o declararse
< AP. VI.
PA RTE. EL R EC U R SO DE C ASACIÓN EN LA FORMA
inadmisible el recurso de casación, por lo que debemos entender que en
caso de rechazo no cabe condena alguna (antiguo art. 787).231
c)
Finalm ente, en el m om ento en que el Tribunal está por fallar el re­
curso puede hacer una de las siguientes cosas:
-E nviar el asunto al Tribunal de prim era instancia para que este com­
plete el fallo si no se ha pronunciado sobre todas las acciones y excepciones
hechas valer, según lo dispone el art. 768, inciso final.
-C asar de oficio la sentencia y fallar sobre el fondo del asunto, de acuerdo
con lo prescrito por el inciso tercero del art. 786, y
-Pronunciarse derecham ente sobre el recurso.
La prim era situación ya la vimos; sobre la casación de oficio nos ocupa­
rem os más adelante, por lo que corresponde referirnos al fallo del recurso
propiam ente dicho.
El Tribunal ad quem, para determ inar si acoge o rechaza el recurso, debe
seguir los siguientes pasos vinculados a la causal o causales invocadas:
-A nalizar si la causal invocada es de aquellas que establece la ley;
-S i los hechos invocados constituyen verdadera y realm ente la causal
que se aduce;
-S i esos hechos que configuran la causal en la casación están suficien­
tem ente acreditados.
-S i el vicio ha producido al recurrente un perjuicio reparable sólo por
m edio de la invalidación del fallo.
Se discute si el Tribunal en este m om ento puede hacer un análisis de
fondo o además uno m eram ente formal, puesto que este último ya se efectuó
al declarar la admisibilidad del recurso. Si el estudio debiera remitirse acerca
del fondo, al Tribunal ad quem sólo le quedará la posibilidad de acoger el
recurso.
-S i el vicio ha influido en lo dispositivo del fallo.
No obstante, es m enester tener presente que la ley faculta al Tribunal,
aunque concurran los requisitos antes mencionados, para denegar el recurso.
¿Cuándo puede el Tribunal ejercitar esta facultad? En aquellos casos en que
concurren los requisitos del inciso penúltim o del art. 768, que señala que
“el Tribunal podrá desestim ar el recurso de casación en la form a si de los
antecedentes aparece de m anifiesto que [...] el vicio no ha influido en lo
dispositivo del fallo”. El ejercicio de esta facultad dependerá de la apreciación
del Tribunal, a quien le corresponde en form a facultativa determ inar en qué
m edida el vicio que se trata de casar influyó en el fallo recurrido.
En el precepto transcrito no se emplea la expresión "influir substancialmente
en lo dispositivo del fallo”, tal com o sucede en la casación en el fondo.
Por otra parte, es m enester tener presente que en esta oportunidad el
Tribunal ad quem siem pre podrá declarar im procedente el recurso de casa­
ción en la form a por falta de preparación, puesto que este no es uno de los
281 Sobre el particular véase M a r c o s LlBEDlNSKYT., “¿Sustitución o d erogación del art. 7 8 7
del C PC ?”, en
(1 9 9 5 ) , N° 1 8 1 , pp. 7-9.
Gaceta
273
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
requisitos de admisibilidad que deben ser exam inados tanto por el Tribunal
a quo como por el Tribunal ad quem, según ya lo hem os referido.
Existen situaciones especiales que se producen cuando se interpone otro
recurso conjuntam ente con el de casación en la form a. Tales son:
a) Casación en la form a interpuesto conjuntam ente con apelación:
Señala el art. 798 que “el recurso de casación en la form a contra la sen­
tencia de prim era instancia se verá conjuntam ente con la apelación. Deberá
dictarse una sola sentencia para fallar la apelación y desechar la casación
en la forma.
Cuando se dé lugar a este últim o recurso, se tendrá como no interpuesto
el recurso de apelación.
Si sólo se ha interpuesto recurso de casación en la form a, se m andarán
traer los autos en relación”.
Si se acoge el recurso de casación, se tiene por no interpuesto el recurso
de apelación, porque el prim ero anula la sentencia de prim era instancia y
no puede haber apelación de una resolución que ha dejado de existir.
En la práctica, suele pronunciarse prim eram ente sobre el recurso de
apelación, y si llega este a acogerse, se procede a rechazar el recurso de
casación en la form a, puesto que este no sería entonces el único medio
necesario para obtener la reparación del perjuicio causado con el vicio por
el cual se im pugna el fallo revocado o modificado al acogerse la apelación
por el Tribunal de alzada.
b) Casación en la form a interpuesto conjuntam ente con casación en el
fondo:
A este caso se refiere el art. 808 en los siguientes términos;
“Si contra una misma sentencia se interponen recursos de casación en
la form a y en el fondo, estos se tram itarán y verán conjuntam ente y se resol­
verán en un mismo fallo.
Si se acoge el recurso de form a se tendrá com o no interpuesto el de
fondo”.
Lo mismo dicho en la letra b) precedente se aplica en este evento.
c) Efectos del fallo del recurso de casación en la forma:
Los efectos procesales de las resoluciones que acogen o rechazan el
recurso son diversos.
Si el recurso es acogido, se procede a lo que se denom ina el “reenvío”
del expediente, o sea, la remisión del expediente al Tribunal que legalmente
tiene que conocer el asunto y pronunciar una nueva sentencia.
De acuerdo con el art. 786, “la misma sentencia que declare la casación
determ inará el estado en que queda el proceso, el cual se rem itirá para su
conocim iento al Tribunal correspondiente.
Este Tribunal es aquel a quien tocaría conocer del negocio en caso de
recusación del juez o jueces que pronunciaron la sentencia casada”.
Para determ inar en qué estado queda el juicio hay que tener presente
el vicio que motivó el recurso y cuándo se produjo.
No obstante, excepcionalm ente es posible que sea el mismo Tribunal
ad quem quien dicte fallo resolviendo el asunto, sin que exista una remisión
274
( :.\1\ VI.
PARTE. EL R E C U R SO DE C A SA CIÓ N EN LA FORM A
del expediente al Tribunal inferior para que dicte el fallo el juez no inha­
bilitado que corresponda. Al efecto, señala el art. 786 incs. 3o y 4o que "si el
vicio que diere lugar a la invalidación de la sentencia fuere alguno de los
contem plados en las causales 4a [haber sido dada ultra petita], 5a [haber
sido pronunciada con omisión de cualquiera de los requisitos enum erados
en el art. 170], 6a [haber sido dada contra otra pasada en autoridad de cosa
juzgada, siem pre que ésta se haya alegado oportunam ente en el juicio] y
T [contener decisiones contradictorias] del art. 768, deberá el mismo Tribu­
nal, acto continuo y sin nueva vista, pero separadam ente, dictar la sentencia
que corresponda con arreglo a la ley.
Lo dispuesto en el inciso precedente regirá, también, en los casos del
inciso prim ero del art. 776, si el Tribunal respectivo invalida de oficio la
sentencia por alguna de las causales antes señaladas".
La ley es bastante explícita en esta m ateria, ya que no sólo no faculta
(“podrá"), sino que obliga (“deberá") al Tribunal a fallar el fondo del asunto
en caso de acogerse el recurso de casación o casar de oficio por alguna de
esas causales. Con esto el recurso de casación en la form a dejó de ser un
mero recurso de nulidad.
Esta norm a se basa en el principio de la econom ía procesal, pero, a su
vez, vulnera el principio de la doble instancia, porque el Tribunal ad quem
al fallar el recurso ele este modo generalm ente lo hace en única instancia
(debem os recordar que, por regla general, las resoluciones de las Cortes de
Apelaciones son inapelables).
En este caso, la Corte de Apelaciones, que es el Tribunal natural de segunda
instancia o instancia revisora, por una ficción legal pasa a ocupar el lugar del
Tribunal de prim era instancia al anular su sentencia. El Decreto Ley N° 1.672,
que reform a los artículos 785 y 786 del Código de Procedimiento Civil, no
contiene explicaciones en tomo a la naturaleza, competencia y limitaciones
del fallo de reem plazo en la casación en la forma, de m odo que procede
aplicar extendidam ente los términos del artículo 160 del mismo Código, en
orden a que las sentencias se pronunciarán conform e al mérito del proceso,
en especial al emplazamiento de que fueron objeto las partes al recurrir a la
instancia revisora, de modo que no se podrá extender el pronunciam iento
a puntos que no hayan sido sometidos a su juicio por las partes, salvo en lo
relativo a los aspectos en que la ley m anda proceder de oficio, como ocurre al
no em itir decisión respecto de alguno de los capítulos de la dem anda.1-82 En
el mismo sentido, se ha declarado que “[n]o se puede desconocer el hecho
básico esencial que esta Corte de Apelaciones es el Tribunal natural de segun­
da instancia o instancia revisora, que por una ficción legal pasa a ocupar el
lugar del Tribunal de primera instancia al anular su sentencia, por lo que se
estima atentatorio a los intereses de la dem andada reform ar las decisiones en
su perjuicio, en circunstancias de que es la única parte que se alzó. Si bien tal
restricción no se contempla expresamente en el inciso tercero del artículo 768
clel Código de Procedimiento Civil, todo lo contrario, se impone a este Tribu-3‘- C. de Apelaciones de Santiago, sen ten cia de 5 d e ju n io de 2 0 0 3 ,
p. 82.
275
RDJ,
t. C, sec. 2 ',
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
ii.il ilii i I.i sen ten cia q u e c o rr e s p o n d a c o n arre g lo a la ley’, no se p u e d e n
iiHiui.ii |ns principios fu n d a d o re s del d e re c h o procesal civil, en especial el
extensivo del tantum devolutum quantum, appellatum, q u e p ro h íb e d a r a
I.i. p.n ir mas d e lo p ed id o , d e lo q u e se sigue q ue, al n o re cu rrir e n c o n tra
I I. I.i sentí icia d e p rim e ra instancia, la d e m a n d a n te se co n fo rm ó c o n ella en
In lét m in o s r n q u e se resolvió p o r el trib u n a l”.-83
h n .lím e n t e , el plazo p a ra fallar la ca u sa será de veinte días c o n ta d o s
ili Ii iqiii I en q u e te rm in ó la vista (art. 806).
ii
i Im Ii i
l:í. LA CASACION EN LA FORMA DE OFICIO
13.1. C o n c e p t o
I I Ir'Mshidor lia com prendido que el juez no es un mero observador en el
piDCesifll por ello puede realizar actuaciones judiciales de oficio, sea invalid iiiili >.u tos o enm endando el procedim iento cuando aparezca necesario.
l'.l in ursu de casación en la form a de oficio es la facultad otorgada
I I un I^m entalm ente a los tribunales superiores de justicia para declarar la
ni- ilidiv. d r una sentencia por las causales establecidas por la ley para el
ni
d< casación en la forma, sin que sea necesario haber interpuesto
iiis ii
" in ju rídico p ro cesal p o r u n a d e las p artes.
Es ir medio es bastante utilizado por los tribunales, siendo por eso ana­
lizado rn un párrafo aparte.
$<■mili/.a abundantem ente porque los jueces (latu sensu) están consi u iiirs d r que se requiere un factor m oderador del carácter de recurso de
di reí lio estricto de este acto jurídico procesal, y porque además perm ite
i n i ello velar por el respeto del debido proceso que debe desarrollarse,
i imipliendose en su esencia con los trámites esenciales para estar ante un
ion.il procedim iento.
1' I recurso de casación en la form a de oficio es un mensaje tácito que
el 11 ibunal superior, en especial cuando este es la Corte Suprema, envía al
inferior al indicarle que no le parece correcto el fallo pronunciado.
i .ii
13.2. Características
Fila facultad procesal presenta las siguientes características:
-L.a casación de oficio es una aplicación del principio inquisitivo o de
la oficialidad en el CPC;
-C onstituye una m era facultad del Tribunal superiorjerárquico y no
una imposición;-84
2,1:1 C. de Apelaciones de Santiago, sentencia de 5 de ju n io de 2003, RDJ, t. C sec. 2",
p. 82.
RDJ, t. LXXXIX (1992), N" 1, 2‘ parte, sec. 1*. p. 34.
276
CAP. VI. 2' PA R T E . E L R E C U R S O D E C A S A C IÓ N E N L A F O R M A
-C om o no es un acto de parte, no necesita ser preparado;
-E l Tribunal puede casar de oficio en virtud de m alquiera de las causales
del art. 768, aunque el recurso de casación en la form a no se haya interpuesto
o se haya intentado en virtud de otra causal, y
-C uand o el Tribunal ejerce la facultad de casar de oficio, el acto jurídico
procesal de parte de igual carácter que pudo hacerse valer se tiene por no
interpuesto.
13.3. R e q u is it o s
n e c e s a r io s p a r a q u e e l
PUEDA CASAR DE OFICIO
T r ib u n a l
Los requisitos m iran fundam entalm ente al m edio o situación por la que el
Tribunal está conociendo del asunto, a la existencia de un vicio qtie haga
procedente la casación y de donde consta el vicio.
El prim er requisito para que un T ribunal pueda casar de oficio una
sentencia consiste en que debe estar conociendo del asunto por alguno de
los siguientes medios:
-A pelación;
-C onsulta;
-C asación (de form a o de fondo), o
-E n alguna incidencia. Esta expresión es inexplicable en la ley, porque
lo lógico es vincular siem pre el ejercicio de esta facultad a la com petencia
propia de los tribunales por la vía de los recursos. ¿Cómo llega el Tribunal
superior jerárquico a conocer de un incidente? El Tribunal puede llegar a
conocer de un incidente que constituya u na cuestión accesoria a cualquiera
de los otros dos medios (apelación o casación), sin qLie ello signifique fallar
sobre el fondo del asunto. Ej.: el Tribunal superior debe fallar en prim er
lugar el incidente de adm isibilidad o inadm isibilidad del recurso.
Por ello, la jurisprudencia ha entendido que la expresión “alguna inci­
dencia” com prende tam bién el recurso de queja.
El segundo requisito es la existencia de un vicio que autorice la casación
en la forma, que puede ser cualquiera de las causales del art. 768. Sin embar­
go, existe una excepción. En efecto, existe una regla especial tratándose de
la causal 51 del art. 768; lo señala así el art. 775 inc. 2o: “Si el defecto que se
advierte es la om isión del fallo sobre alguna acción o excepción que se haya
hecho valer en el juicio, el Tribunal superior podrá limitarse a ordenar al
de la causa que com plete la sentencia, dictando resolución sobre el ptm to
omitido, y entre tanto suspenderá el fallo del recurso”.
Finalm ente, el tercer y últim o requisito consiste en que los anteceden­
tes del recurso m anifiesten la existencia del vicio. El Tribunal no puede
inventar el vicio, puesto que las causales están establecidas expresam ente
por el legislador, y adem ás debe constatarlo de los antecedentes que tiene
en su poder.
277
[.OS RKC.UKSOS I’ROÍ tESALES
13.4. P r o c e d im ie n t o
p a r a q u e e l T r ib u n a l c a s e
UNA SENTENCIA DE OFICIO
En prim er lugar, debe oírse a los abogados que concurren a alegar y el pre­
sidente del Tribunal o ele la sala indicarles los vicios sobre los cuales deben
hacerlo (art. 775 inc. I o).
El fallo que dicta el Tribunal en la casación de oficio produce los mismos
efectos que el fallo que acoge el recurso de casación -acto jurídico procesal
de parte-:
-Invalidez del fallo;
-R eenvío del expediente o de los antecedentes;
-D esignación del Tribunal com petente y determ inación del estado en
que queda el asunto.
No obstante, tam bién es procedente lo señalado en el art. 786, esto es,
fallar sobre el fondo del asunto en caso de casar la existencia de oficio por
la concurrencia de las causales 4a (haber sido dada ultra petita), 5a (haber
sido pronunciada con omisión de cualquiera de los requisitos enum erados
en el art. 170), 6a (haber sido dada contra otra pasada en autoridad de cosa
juzgada, siem pre que esta se haya alegado oportunam ente en el juicio) y
T (contener decisiones contradictorias) del art. 768 del CPC.
14. RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA }
EN MATERIA PENAL
14.1. R e m is ió n
El art. 535 del CPP se remite específicamente a los párrafos I a P / del titulo XIX,
libro III del CPC.
14.2. D if e r e n c ia s
Entre ambos recursos tenem os las siguientes diferencias:
a) El recurso de casación en la form a contra la sentencia de prim era
instancia penal se interp on e d entro del plazo para apelar, igual que en
m ateria civil, pero en m ateria penal los plazos son continuos (art. 536 bis
CPP). Si tam bién se deduce el recurso de apelación, se entablarán ambos
conjuntam ente a m enos que se haya apelado en el acto de la notificación o
que la ley establezca un plazo inferior para alzarse, en cuyo caso la casación
podrá presentarse por separado en el térm ino de cinco días.
b) El concepto de parte que interpone el recurso se am plía en m ateria
penal. En efecto, el legitimado para obrar es más amplio en virtud clel art. 536,
ya que puede interponerse por aquellos que sin haber litigado se vean com­
prendidos por la sentencia como terceros civilmente responsables.
278
r
( AP. VI. T PARTE. EL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA
“El actor civil puede deducirlo en cuanto la sentencia resuelva acerca
de sus pretensiones civiles”.
c)
E fe c to s d e la in te rp o s ic ió n d e l re c u rs o e n el c u m p lim ie n to d e l fallo.
E xiste u n a n o r m a d iv e rsa al CPC.
Las sentencias condenatorias nunca pueden cum plirse m ientras no
adquieran el carácter de cosa juzgada. De acuerdo con ello, siempre se sus­
pende la sentencia en cuanto a su cum plim iento mientras no transcurra el
plazo para deducir el recurso de casación o no se haya fallado el recurso en
caso de haber sido interpuesto. Las sentencias absolutorias se cumplen no
obstante la interposición de los recursos (art. 539 CPP).
el) En relación con la consignación, se establecía que regía la consigna­
ción que se ordenaba en el art. 801 del CPC respecto de los recursos que se
interponían tanto por el procesado como por las demás partes del proceso,
incluidas las civiles, y era una sola cualquiera hieran la materia del o de los
recursos (art. 537 CPP).
A d em ás d e las p e rso n a s m e n c io n a d a s e n el a rt. 802 del CPC, se e n c o n tra b a n
e x e n to s d e e fe c tu a r la c o n s ig n a c ió n los p ro c e s a d o s p re so s (a rt. 538 CPP).
En la actualidad no existe en la materia ninguna diferencia entre el recurso
de casación en la form a y en el fondo en materia civil y penal en lo relativo
a la consignación, puesto que ella fue elim inada según ya lo hemos visto.
e)
Las causales del recurso de casación en la forma están establecidas
en el art. 541 del CPP. Este precepto mezcla las causales de procedencia del
recurso con los trámites esenciales del procedim iento y no los diferencia,
como sí lo hace el CPC.
Señala el art. 541 que el recurso de casación en la form a sólo podrá
fundarse en alguna de las causales siguientes:
1 \ Falta de em plazam iento de alguna de las partes.
Se ha resuelto que incurre en esta casual la sentencia que acoge una de­
m anda civil respecto de la cual no se dio traslado ni se notificó al demandado
civil;285 la sentencia definitiva que se dicta sin haberse dado traslado de la
actisación de oficio a la m unicipalidad respectiva, querellante en los autos;286
la sentencia definitiva que se dicta sin que el acusado hubiere contestado la
acusación conform e a lo previsto en el inciso 3o del art. 448 del CPP, la que
debe aplicarse en cualquiera etapa procesal en que el órgano jurisdiccional
del Estado intervenga.287
2a. No haber sido recibida la causa a prueba, o no haberse permitido
a alguna de las partes rendir la suya o evacuar diligencias probatorias que
tengan im portancia para la resolución del negocio.
Se ha resuelto que procede invalidar de oficio la sentencia si no obstante
haberse aceptado la prueba testimonial ofrecida por la defensa del procesado,
esta no se recibió ni se produjo en oportunidad alguna.288
v RDJ t. XC
RDJ, t. XC
-s? RDJ, t. XC
RDJ, t. XC
(1993), N° 2, 2“ parte, sec. 4a, p. 133.
(1993). N” 3, 2a parte, sec. 4“, p. 239.
(1993), N” 3, 2“ parte, sec. 4*, p. 278.
(1993), N" 3, 2* parte, sec. p. 272.
279
LO S R E C U R S O S P R O C E S A L E S
r Nn haberse agregado los instrum entos presentados por las partes.
I' No haberse hecho la notificación de las partes para alguna diligencia
! 11
| II III I I I
'V No haberse fijado la causa en la tabla para su vista en los tribunales
. olí "Milus, en la forma establecida en el art. 163 del CPC.
ii ’ I l.iln i .Klo pronunciada la sentencia por un Tribunal manifiestamente
...........pcii rile, o no integrado por los funcionarios designados por la ley.
I (líber sido pronunciada por un juez o con la concurrencia de un
,n Ii ;,ilmenTc implicado, o cuya recusación estuviere pendiente o hubiere
mlii il laiaita por Tribunal com petente.
I I iber sido acordada en un Tribunal colegiado por m enor núm ero
. 11■vnlii'. o pronunciada por m enor núm ero de jueces que el requerido por
la 11■
v; o i on la concurrencia de jueces que no hayan asistido a la vista de la
i ansa o I 'liando alguno de los que hayan asistido a ella.
1 No haber sido extendida en la fonna dispuesta por la ley.
lll’1. I laber sido ciada ultra petita, esto es, extendiéndola a puntos inco.......... ni los que hubieren sido m ateria de la acusación y de la defensa.
Sc lia resuelto que incurre en esta causal la sentencia que condena al
M Misado como autor del delito de giro doloso de un cheque por el cual
ii■i imiuo ai usarlo.™
11' II iber sido dictada en oposición a otra sentencia criminal pasada
■
-ii aiiioinlad de cosajuzgada, y
I r 1l.iberse om itido, durante el juicio, la práctica de algún trámite o
dili^i-iu ia dispuestos expresam ente por la ley bajo pena de nulidad.
( lia n d o el re c u rs o d e c a s a c ió n e n la fo r m a se d irija c o n tra la d e c is ió n
i ivil, podrá fu n d a rs e e n las c a u sa le s a n te r io r e s , e n c u a n to le s e a n a p lic a b le s
y ad< m as e n a lg u n a d e las c a u sa le s 4a, 6a y 7a d e l a rt. 768 d e l CPC.
I n lo que respecta a la ultra petita penal, hay que hacer un alcance.
II n materia penal se basa en la inconexidad ele los hechos y no en la
i ililn ación jurídica de los mismos. Por ello es que no habría en principio
ultra petita si se acusa, por ejem plo, por hurto y finalm ente se condena por
lobo Asimismo, se ha interpretado que la expresión “puntos” que em plea
el N" 10 significa o es sinónim o de “hechos”. De allí que en m ateria penal
la ultra petita es difícil de configurar.
f) En cuanto a la prueba, el art. 542 del CPP establece que “cuando la
causa alegada necesitare de prueba, el Tribunal abrirá para rendirla un tér­
mino prudencial, que no exceda de diez días”.
En materia civil el térm ino de prueba es de hasta treinta días.
g) En relación con la vista de la causa, el art. 543 com plem enta la remi­
sión del art. 535 en lo que respecta a la vista de la causa.
a» RDJ, t. XC (1993), N“ 2, T parte, sec. 4*. p. 133.
280
C AP. VI. 2‘ PARTE. EL R EC U R SO DE CA SA CIÓ N EN L.A FORMA
Señala el precepto que “la vista de la causa se hará en la misma fonna
que la del recurso ele apelación; y el fallo se expedirá en el término fijado
para dicho recurso”.
Si se casa una sentencia interlocutoria, el CPP no señala una tramitación
especial, por lo que hay que aplicar las disposiciones del CPC, y la prim era
resolución será “autos en relación”. La rem isión del art. 543 sólo se refiere
a la apelación penal de la sentencia definitiva, obviamente.
h) En cuanto a la responsabilidad de los jueces que dictaron el fallo que
se invalida, el art. 545 del CPP establece que “cuando el Tribunal estimare
que la falta de observancia de la ley de procedim iento que ha dado causa a la
nulidad, proviene de mera desidia del juez o jueces que dictaron la sentencia
anulada, im pondrá a estos el pago de las costas causadas, sin perjuicio de
alguna otra medida correccional indicada por la ley.
Si hay antecedentes para estimar que la contravención a la ley fue com e­
tida a sabiendas o por negligencia e ignorancia inexcusables, se ordenará
som eter ajuicio al juez o jueces a quienes se presum a culpables”.
Norm a análoga no se contem pla dentro del CPC.
i) Respecto del recurso de casación en la form a de oficio en materia
penal, señala el art. 544 que “la sentencia que se pronuncia sobre el recurso
de casación en la forma expondrá brevem ente las causales de nulidad de­
ducidas y los fundam entos alegados; las razones en cuya virtud el Tribunal
acepta una o rechaza cada una de las causales deducidas; y la decisión que
declare la validez o la nulidad de la sentencia atacada.
A ceptando una de las causales, el Tribunal no necesita pronunciarse
sobre las otras.
Cuando se acoja un recurso de casación en la form a por algunas de las
causales 9a, 10a y 1 Ia del art. 541, el Tribunal dictará acto condnuo y sin nueva
vista, pero separadam ente, la sentencia que crea conforme a la ley y al mérito
del proceso, pudiendo para estos efectos reproducir los fundam entos de la
resolución casada que en su concepto sean válidos para fundar la decisión.
Las mismas reglas se aplicarán si la sentencia es casada de oficio.
E n los d e m á s casos se p ro c e d e r á c o m o lo o r d e n a el art. 786 d el CPC”.
En consecuencia, a partir de la Ley N° 18.857, que modificó el art. 544
del CPP, no se limita sólo a la Corte Suprem a la casación de oficio en materia
penal, sino que ella puede ser practicada por el Tribunal superiorjerárquico,
cualquiera sea la jerarquía de este.
Además, se contem pla obligatoriam ente que el Tribunal su p erio rje­
rárquico, en caso que acoja un recurso de casación en la form a o case de
oficio la sentencia, por las causales de no ser extendida conform e a la ley,
ultra petita y cosa juzgada, proceda a dictar sentencia sobre el fondo del
asunto.
En consecuencia, nos encontram os tam bién en materia penal en la ac­
tualidad con casos en que el asunto va a ser resuelto en única instancia en
caso de casarse el fallo de prim era instancia y dictarse en acto continuo pero
separadam ente sentencia sobre el fondo.
281
LOS RE< ’.URSOS PROCESALES
En m ateria penal, no se prevé la causal ele contener el fallo decisiones
contradictorias y por ello no se señala com o uno de los casos en que puede
ejercerse esta facultad com o ocurre en m ateria civil.
j) En el recurso de casación en la form a penal no se aplican las siguientes
causales de term inación del recurso:
-L a deserción por no com parecencia al establecerse en el art. 63 del CPP
que las apelaciones y los recursos de casación se verán ante los tribunales
que deben conocer de ellos sin esperar la comparecencia de las partes. En con­
secuencia, no tendrá aplicación en los recursos de apelación y casación en
m ateria penal lo dispuesto en el art. 200 del CPC.
- L a d eserció n d el re c u rs o p o r n o sacar las co m p u lsa s p o r n o ser aplicable
e n el p ro c e d im ie n to p e n a l el art. 197 clel CPC (art. 61 d el CPP).
-L a deserción del recurso por no franquearse la remisión del proceso
una vez apercibido el recurrente al efecto, por cuanto dicha obligación le
corresponde al Tribunal a quo (art. 540 CPP), y
-L a prescripción del recurso de casación, porque no es necesaria la
com parecencia de las partes para que estos se vean y no siendo necesaria
actuación alguna de ellas es im posible llegar a sancionar su inactividad.
CAPITULO
VI.
TERCERA
PARTE
RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO
1. ORIGEN Y EVOLUCIÓN HISTÓRICA
Como antecedentes del recursos de casación, nos encontramos en la Baja
Edad Media con la querella nullitatis msanabilis, concebida como un medio
extraordinario de im pugnación que se dirige contra las sentencias en que se
ha producido un defecto procesal, abuso o exceso de poder, contradicción
con lo ya juzgado o para asegurar la observancia de la ley y, en todo caso,
dando prioridad a los intereses públicos sobre los privativos de las partes, en
cuanto cumple una función esencialm ente nomofiláctica.'-1-10
En el derecho francés, hacia el año 1000 la facultad jurisdiccional se
fue radicando paulatinam ente en los señores feudales, quienes la ejercían a
través de sus Cortes. Entre esa fecha y la Revolución Francesa los monarcas,
tratando de reivindicar sus prerrogativas, fueron creando una superestructura
judicial dedicada a anular sentencias dictadas en forma injusta por violentar
sus decisiones. Este es el origen directo de las Cortes de casación y del recurso
de casación. El rey se transform a en juez suprem o delegando tal facultad en
su propia Corte de Justicia.
De este modo la palabra cassation, que originalmente tenía el significado
genérico de “anulación”, tom ó el significado técnico y específico de aquella
anulación que sólo el rey podría llevar a cabo sobre una sentencia por razones
de índole política. La casación nace así como acto de soberanía legislativa,
no jurisdiccional.
Con la división en 1578 clel Consejo del rey en dos secciones, se estable­
ció por prim era vez un Tribunal de casación denom inado Conseil privé, con
facultad de conocer recursos de los particulares.
A partir de la Revolución Francesa se produce la independencia del
Poder Judicial y se declara la garantía de igualdad ante la justicia.
Nacen el Tribunal de casación y el recurso de casación.291
La finalidad de la casación será perm itir el control político de la activi­
dad de los jueces para asegurar el respeto de la ley, permitiendo, a iniciativa
de los particulares, que el Tribunal de casación provea a la anulación de las
-yü M a RCOS LOREDO COL ü NGA, La casación civil, Tirant lo Blanch, Valencia, 2004, p. 63.
291 C a la m a n DREI, La casación civil, t. I, p. 225.
283
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
• ii in ias de segunda instancia que se dicten en contravención del texto
t n i. si i de la ley, reenviando el asunto al órgano de la instancia al no ser su
Inni ion la di resolver el pleito.292
i ;>n posterioridad, progresivam ente a partir de 1795, la Corte de casai mu 1 11-], i de ser un órgano de control político del Poder Judicial para pasar
i i oír iii> c en un órgano jurisdiccional encargado de asegurar la unificai ii ni de los i ritei ios jurisprudenciales de interpretación y aplicación de las
......... pasando a conocer no sólo de las sentencias que se dictan contra
li-y, -ano qin también se hace procedente el recurso contra las sentencias
<11>. un ui icu en una errónea interpretación y falsa aplicación.293
I n i hile, en el Mensaje con que el Ejecutivo de la época (1893) envío
el prtfyi io de CPC al Congreso Nacional se señaló: “La casación en el fondo
inli o»!u( »■en nuestra legislación una novedad reclam ada por las necesidades
di' il.ii m ullirm e aplicación a las leyes. Se ha lifnitado sólo a las sentencias
de las i ni n i de alzada, como encargadas ele dar la norm a para el correcto
11111 ( niii.uinem o de los tribunales inferiores”.
2. OBJETIVOS Y SITUACIÓN ACTUAL
I I luí p iim o n li il del legislador p a ra e sta b lec er este recu rso fue h a c e r efectiva
I.i r.nlj.i c o n stitu cio n al d e la ig u a ld a d a n te la ley.
•ii lurii es cierto que el art. 3o inc. 2o del CC señala que “las sentencias
»In i.ilt-s no tienen fuerza obligatoria sino respecto de las causas en que
,ii 11 i.ilfficnci- se pronunciaren”, no lo es m enos que a través de los fallos que
IH i >ni n ii i ,n los tribunales superiores de justicia, al interpretar los preceptos,
liiiiil.m I.is bases [jara que otro Tribunal resuelva en un mismo sentido.
Asi B.'illrsitfro, en su notable com entario a la Ley de organización y atribui itifit's ilf los tribunales de Chile, señalaba en la introducción de su obra: “Otro
I m i l l o d e vista, bajo el cual hem os precedido al exam en de la ley, ha sido el
i o ni lio i le nuestros tribunales, que fijan su sentido y alcance. Este estudio es
i ,r.i iiii.i novedad entre nosotros. No existiendo todavía en Chile el recurso
•11
,i mu, lalta a nuestra jurisprudencia su base fundam ental; pero no
>i • o di ja de tener im portancia el conocim iento de la inteligencia que
II iliun iles ilan a la ley, y, sobre todo, de los motivos en que se fundan sus
1 11 isiones".'-'1'*
111
M a r c o s L o r iíü O C o l u n Ga , La casación. ., op. cit., pp. 72 y 73.
Mrm. pp. 76 y 77.
"H M a n u e l E. B a l l e s t e r o , La ley ele organización y atribuciones lle los tribunales de Chile,
concordancia y apiiradán práctica, t. I, Santiago, 1890, p. X. Más adelante, en
i '.n misma obra, al citar alguna de las discusiones que el proyecto de ley generó entre los
<niimiiMi.illos se señala: “El señor Covarrubias combatió también las indicaciones del señor
ii i .mi M oxó, apoyando en esca parte el proyecto de la comisión. Expuso al efecto en cuanto
i I.i puniera que, tratanclose de Formar de ¡a Corte Suprema un Tribunal de casación, era
indispensable darle un número de ministros superior al de cualquiera de las Cortes de Ape­
la ruines, porque concurriendo la inteligencia, las luces y los conocimientos de siete hombres,
rl publico tendría más garantías que en el caso de concurrir solamente la inteligencia y los
284
1 \P . VI. J ‘ HARTE R EC U R SO DE CA SACIÓ N EN EL FO N D O
Sin em bargo, el proposito clel legislador ele obtener la uniform idad en
la aplicación de la ley a través del recurso de casación en el fondo no se ha
hecho efectivo en atención a diversas causas.
Para poder cum plir con el objetivo indicado es necesario un criterio
unitario jurisprudencial, lo que en un principio podía obtenerse al ser el
recurso de com petencia del pleno de la Corte Suprema. Sin em bargo, con
posterioridad la norm a fue modificada, pasando a ser el recurso de casación
en el fondo del conocim iento ele una sala de la Corte. Con motivo de ello,
el criterio se diversifica al tener cada sala uno distinto, cosa que ha sido
demostrada en diferentes oportunidades a lo largo del estudio de nuestra
jurisprudencia.
Con el fin ele dar una solución a este problem a, la Ley N° 19.374 intro­
dujo dos modificaciones en nuestro ordenam iento jurídico:
a.l) Se estableció la distribución de la Corte Suprem a en salas especia­
lizadas, las que conocerán de los recursos de casación en la form a y en el
fondo que se interpongan en las diversas materias (art. 99 del CO T).
Esta norm a es de gran im portancia, puesto que de acuerdo con lo
establecido en el auto acordado de la Excma. Corte de distribución de los
asuntos en salas, le corresponderá a una sola de ellas el fallo de los recursos
de casación en el fondo según la materia que se trate.
Sin embargo, la m edida referida adolece ele una imperfección que no
permite asegurar con certeza la existencia en el futuro de una estabilidad en la
uniformidad de criterio jurisprudencial, a saber: la ele durar la distribución de
los ministros en las salas sólo dos años, pudiendo el cambio ele sus miembros
alterar el criterio que se haya sustentado durante el período anterior;-15
conocimientos de cinco, así com o la concurrencia de cinco da más garantías que las de uno
solo. [...] ¿Qué se busca en la formación de un Tribunal tan numeroso? Unicamente la ga­
rantía para el público respecto de las resoluciones de un Tribunal inapelable, que pueden
afectar la honra y la vida de los ciudadanos. Y no sólo está llamado este Tribunal a conocer
de cuestiones de esa naturaleza, sino de cuestiones en que se trata de fijar la jurisprudencia
en los puntos en que los distintos tribunales puedan estar en desacuerdo. Hoy mismo existe
ese desacuerdo en nuestros tribunales superiores en muchos puntos: pero com o nadie está
autorizado para resolver la cuestión, cada Tribunal se mandene en su teoría que muchas veces
está en oposición con resoluciones dictadas por otros tribunales. Actualmente hay desacuerdo
en las teorías que predominan en las Cortes de Apelaciones sobre algunos puntos. La Corte
Suprema tiene también teorías que no son las de otros tribunales. Y cada uno mantiene la
suya, porque no hay ningún Tribunal llamado a uniformar la legislación y la jurisprudencia,
y que pueda decir que el Tribunal que está.en la verdad es la Corte Suprema o las Cortes de
Apelaciones de La Serena, de Concepción o de Santiago”. ídem, pp. 492 y 493.
295 Hay que destacar, ton todo, que la situación descrita no se ha presentado en la
práctica y los ministros no han sido todos cambiados cada dos años respecto de las salas que
integran. Otro defecto original de la Ley N n 19.734 -posteriorm ente remediado—fue que no
se aumentó el número de ministros de la Excma. Corte Suprema de 17 a 21, com o proponía
el proyecto, lo que implicaba que para funcionar de manera extraordinaria en cuatro salas
especializadas, la Corte Suprema debía integrarse con un numero significativo de abogados
integrantes, con el consiguiente cambio de criterio.
285
LOS RL.CURSOS PROCESALES
a.2) Se posibilita que interpuesto un recurso de casación en el fondo
cualquiera de las partes pueda solicitar, dentro del plazo para hacerse parte
ante el Tribunal ad quem (Corte Suprem a), que el mismo sea conocido y
resuelto por el pleno del Tribunal. La petición sólo podrá fundarse en el
hecho de que la Corte Suprem a, en fallos diversos, ha sostenido distintas
interpretaciones sobre la m ateria de derecho objeto del recurso.
b)
El recurso de casación es un m edio de im pugnación em inentem ente
form alista y, al serlo, lo norm al respecto de su interposición es que fuere
declarado inadm isible por cualquier omisión de los requisitos legales. La
realidad mostró que la mayoría de los recursos interpuestos eran desechados
por cuestiones m eram ente form ales y no de fondo.
Al estudiar el recurso de queja veremos que las causales por las que
procede, esto es. la falta o a^uso del Tribunal al pronunciar una determ i­
nada resolución, com prende las del recurso de casación. Pues bien, al ser
un recurso formalista el de queja, pero no en el extrem o de la casación, y
al conceder al Tribunal superior amplias facultades para conocer y fallar el
asunto, el recurso de casación en el fondo fue perdiendo su im portancia
inicial, pasando a ser desplazado por el recurso de queja.
Ahora bien, con el fin de dar una solución al problem a antes referido,
en la Lev N° 19.374 se introdujeron dos modificaciones en nuestro ordena­
m iento jurídico procesal:
-S e eliminó la consignación como requisito para interponer el recurso
de casación y recursos de queja y revisión.
Tratándose del recurso de casación en el fondo, la elim inación de este
requisito tiene particular im portancia, puesto que uno de los aspectos forma­
listas que perm itían declarar la inadmisibilidad de m uchos de ellos, eran los
errores en que se incurría en la fijación de la cuantía que hacía procedente
el recurso en la prim era o única instancia, y de acuerdo con la cual debía
efectuarse la consignación.
-S e persiguió elim inar el carácter formalista del escrito de interposición
del recurso de casación sustituyendo el requisito de hacer mención expresa y
determinada de la ley o leyes que se suponen infringidas, la form a en que se ha
producido la infracción y de la m anera como esta influye en lo dispositivo del
fallo, por el requisito de expresar sólo el error o errores de derecho de que adolece
la sentencia recurrida, y el m odo en que esos errores de derecho influyen en
lo dispositivo del fallo (art. 772).
Dado que con las referidas reformas se restó parte im portante del carácter
formalista del recurso, se introdujo, como contrapartida, otra modificación
destinada a perm itir que la Corte Suprem a tuviera un medio para evitar una
proliferación de estos recursos, que le generara un gran aum ento de causas
en form a infundada.
Para tal efecto, se estableció que la sala que conociera del recurso podía,
aun cuando el mismo reuniera todos los requisitos formales de interposición,
rechazarlo de inm ediato si en opinión unánim e de sus integrantes adolecía
de m anifiesta falta de fundam ento (art. 782 inc. 2o CP('). Esta disposición no
286
'
CA P VI ;}' PARTE. R EC U R SO DE C A SA C IÓ N EN EL FO N D O
es aplicable en el proceso penal respecto de las sentencias condenatorias que
apliquen penas privativas de libertad (art. 535 inc. 2o del CPP).
Además, para im pedir la utilización del recurso de queja como sustituto
del recurso de casación en el fondo, se estableció la naturalezajurídica de las
resoluciones que hacen procedente el recurso de queja y su incompatibilidad
en caso de proceder en contra de la resolución otros recursos jurisdicciona­
les, como el de casación.
De todos modos, y pese a los intentos legislativos de los últimos años,
hay que observar que el problem a de la casación no parece ser un tema de
fácil solución y que su crisis es propia de todos los ordenam ientos jurídicos
que la han adoptado.
En prim er térm ino, respecto del derecho italiano, se ha expresado que
existe un incontenible exceso de carga de trabajo de la Corte que conduce a
una excesiva duración del procedimiento, y a una variabilidad, incoherencia
y contradictoriedad de la inm ensa jurisprudencia que la Corte produce.-w
A la fecha, no se ha introducido un criterio de selección eficiente, sino que,
por el contrario, las ultimas reformas conducen a establecer un sistema en
que el núm ero de recursos debería aumentar.397
En segundo lugar, la casación no logra cum plir adecuadam ente con la
función de monofilaquia jurídica-198 al no generar precedentes que conduz­
can a su efectiva utilización para la decisión por losjueces sucesivos de los
conflictos de m anera uniform e, para lo cual se requiere que el Tribunal de
casación resuelva m ucho menos casos que los actuales.-99
En tercer lugar, debe optarse por establecer una regulación clara en que
se opte por u na casación como tal con sistema de reenvío, o por una tercera
instancia, en la cual no exista sistema de reenvío y se faculte a la Corte para
decidir la causa de fondo.300
Finalmente, el legislador debe abordar claramente el control por la Corte
de casación de la motivación de la sentencia dentro de sistemas probatorios
en que prima la prueba racional sobre la legal o tasada, estableciendo límites
claros en los cuales pudiera permitirse que se llevara este a cabo, si es que se
decide encom endarle, excepcionalmente, esa función.
Dado que lo anterior constituye misiones difíciles de lograrse, se justi­
ficaría recoger lo contem plado en el nuevo sistema procesal penal, en el
cual sólo nos encontram os ante un recurso de nulidad, en el cual la Corte
-"Jh MlCHELLE T a RUFFO, *VUna reforma de la casación civil?", en Proceso civil. Hacia una
nueva justicia civil, Editorial Jurídica de Chile, 2007, p. 518.
-UT ídem, pp. 520 y 521.
-w La monofilaquia jurídica se puede concebir como la función que se entrega a la
Corte de casación para que actúe como órgany de conu-ol en defensa del derecho objetivo
y asegure en el Estado la uniformidad de jurisprudencia y la igualdad en la aplicación del
derecho objetivo por los tribunales. Debemos tener presente que, como nos señala Michelle
Taruffo, la función de control de legitimidad y aquella que consiste en asegurar la uniformidad
de la jurisprudencia no son funciones distintas y separadas; al contrario, ellas representan
dos caras de la misma moneda, o sea. dos aspectos de la misma función fundamental que es
encomendada a la Corte de Casación. ídem. p. 522.
ídem . pp. 524 y 525.
.mu idemi p p . 538 y 539.
287
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Suprema pasa a tener una com petencia residual y en la que se privilegia
el ejercicio de sus facultades conservadoras y de m onofilaquia jurídica,
como vamos a ver al estudiar sus causales de procedencia, existiendo en
ese recurso un privilegio del ejercicio de la función jus constituciemis sobre
i-l jus litigatoris, debiendo volverse a pensar incluso en introducir los cam­
bios constitucionales que se requieran para brindarle a la Corte Suprema
I uli ules para proceder a efectuar una selección de los asuntos que ella
debe conocer.301-'0-'303
ii
3. CONCEPTO
I'i lecurso de casación en el fondo es un acto jurídico procesal de parte
agraviada con determ inadas resoluciones judiciales, para obtener de la Corte
Suprem a que las invalide por haberse pronunciado con una infracción de
la Ii que h i influido substancialm ente en lo dispositivo del fallo, y que las
reem place por otra resolución en que la ley se aplique correctam ente.
4. CARACTERÍSTICAS
l'.l k t msu de casación en el fondo presenta las siguientes peculiaridades:
a) Es un recurso extraordinario, por cuanto procede en contra de dei i min idas resoluciones judiciales y por una causal específica, en materia
1111 Sin perjuicio de lo anterior, no debemos olvidar que al tratar de la casación es necesario
irn n en claro cuál es la función que se desea entregar a la Corte Suprema dentro del sistema
jiitlíi i.il, puesto que, com o observa Tamffo, la primera distinción está referida a los modelos
que pueden ser em pleados para configurar globalmente el rol de la casación en el sistema
gldlni! de la administración de justicia. AJ respecto, es útil tener presente que la casación es
idlti uno de los tipos posibles de corte suprema y que el análisis comparativo ofrece, en camInn, un abanico muy diferenciado de modelos. Por ejemplo, uno es el rol institucional de la
<!or te Suprema en los Estados Unidos, que efectúa al mismo tiempo el control de legitimidad
y rl dr con.ititucionalidad de las leyes, resolviendo pocos centenares de casos cada año, y otro
0 r l m o d e lo d e la R e v is ió n a l e m a n a , q u e c o n t r o l a la le g it im i d a d d e a p lic a c ió n d e la le y e n
r l ( ¡m u c o n c r e t o , r e s o lv ie n d o t a m b i é n e l m é r i to d e la c o n tr o v e r s ia . L u e g o , c o s a d iv e r s a e s e l
" m o d r l o d e c a s a c ió n " , que im p l ic a o a d m it e la e x is te n c ia d e o tr a s c o r te s s u p r e m a s d e n tr o
d e l m is m o M istem a, p e r o c o n f ía a la c a s a c ió n , a l m e n o s te n d e n c i a l m e n t e , s ó lo e l c o n t r o l d e
le g it im i d a d s e p a r a d o d e l p r o n u n c i a m i e n t o s o b r e e l m é r i to d e la c a u s a (M lC H E LL E TARUFFO,
El tfñtuie ambiguo. Ensayos sobre la casación civil, Paletra E d ito r e s , L im a , 2005, p . 11).
El aertioran es la facultad de algunos tribunales en el derecho comparado (la Corte Su|ni'iii,i norteamericana es el caso más evidente) de decidir sobre los casos que resulta interesante
pitra ellos resolver. Es una facultad que en Chile está directamente excluida por el principio
dr mexi usabilidad, que es, podríamos decir, su opuesto funcional (véase F e r n a n d o A t r i a ,
'lYocrso civil...", RevisLa de Derecho de la Universidad Adolfo Ibáñn., V. 2 (2005), p. 719).
w,:1 En el nuevo sistema procesal laboral, no se contempla la existencia dei recurso de
en el fondo, sino que se regula un recurso de unificación de jurisprudencia en los
«iiIjí. 4¡S‘J a 483 C, 482 dei Código del Trabajo, el que no es procedente en los procesos m o
nnoi ios según art. 502 de ese cuerpo legal.
1 jis .u h ju
288
CAP. VI. 3 ‘ PARTE. REC U RSO DE CA SA CIÓ N F.N EL FO N D O
civil, esto es, por haberse pronunciado la sentencia con una infracción de
lev que lia influido substancialm ente en lo dispositivo del fallo.
En el antiguo sistema procesal penal también es un recurso extraordinario,
dado que sólo procede contra determ inadas resolucionesjudiciales, pero por
las causales taxativas de infracción de lev penal que indica el legislador.
b) Es un recurso de nulidad, pero persigue otro objetivo, como es el
reemplazo del fallo en que se com etió la infracción de ley por otro en que
esta se aplique correctam ente.
Cuando la Corte Suprem a acoge el recurso de casación en el fondo pro­
nuncia dos resoluciones, a saber, una sentencia de casación, en la que anula
la resolución recurrida denunciando la infracción de ley o error de derecho
en que se ha incurrido, y una sentencia de reem plazo, en la que resuelve el
conflicto aplicando correctam ente el derecho.
c) Es un recurso de com petencia exclusiva y excluyeme de la Corte
Suprema, quien la conoce en sala.
d) Procede ser deducido sin que se contem ple una cuantía mínima para
su procedencia y no se requiere cum plir con la exigencia de efectuar una
consignación previa para su interposición.
e) AI igual que su hom ónim o de form a, el recurso de casación en el
fondo es de derecho estricto y formalista.
f) El recurso se presenta directam ente ante el Tribunal que dictó la re­
solución im pugnada (Tribunal a quo) para ante la Corte Suprem a (Tribunal
ad quem).
El Tribunal a quo en el recurso de casación en el fondo es siempre una
Corte de Apelaciones o un Tribunal arbitral de segunda instancia, compuesto
por árbitros de derecho en los casos en que estos árbitros hayan conocido
asuntos de la com petencia de dichas Cortes.
Asimismo, puede revestir el carácter de Tribunal a quo algún Tribunal
especial, com o es el caso, v. gr., de las Cortes marciales en la jurisdicción
penal militar.
g) No constituye instancia, porque la Corte Suprem a no va a conocer
de las cuestiones de hecho, sino que solam ente de las de derecho y por las
infracciones de ley denunciadas en el recurso (arts. 805 y 807 CPC).
En este sentido se ha declarado que el recurso de casación en el fondo
es de derecho, ello desde que no constituye una instancia judicial, pues de
ser así el Tribunal de casación se encontraría facultado para revisar tanto las
cuestiones de hecho como de derecho, lo que no ocurre precisamente porque
el recurso en cuestión es esencialm ente de derecho y por ello la sentencia
que en dicho recurso recaiga “debe limitarse exclusivamente a confrontar
si en la sentencia que se trata de invalidar se ha aplicado correctam ente la
ley, respetando en toda su m agnitud los hechos, tal com o estos se han dado
por establecidos soberanam ente por los jueces sentenciadores. De m anera
que el exam en y consideración de tales hechos y de todos los presupuestos
fácticos previos en que se sustenta la decisión que se revisa, por disposición
289
I.OS RKpJlLSlJS t'ROCESALES
ele la ley, escapan al conocim iento del Tribunal de casación”. La señalada
limitación a la actividadjurisdiccional de esta Corte se encuentra legalmente
establecida en el artículo 785 del Código de Procedim iento Civil, que dispone
que la sentencia de reem plazo que se dicte será la “que crea conform e a la
ley y al m érito de los hechos tales como se han dado por establecidos en el
fallo recurrido”, respecto a este último, tjue excepcionalm ente podrá verse
alterado cuando la infracción que se denuncia lo sea de una o más normas
reguladoras de la prueba, pero no de aquellas concernientes a las reglas
de apreciación de las probanzas rendidas, “cuya aplicación resulta privativa
del T ribunal”, sino que únicam ente aquellas relacionadas con alteraciones
al peso de la prueba; o a dar por establecido un hecho por medios que no
resultan legalm ente admisibles; o por variar el valor de los medios proba­
torios que la ley perm ite o rechazar aquellos que el ordenam iento jurídico
contem pla."04
En consecuencia, se ha declarado que conociendo la Corte Suprem a de
un recurso de casación en el fondo, como Tribunal de derecho debe aceptar,
como definitivos e inamovibles, los hechos sentados por los jueces del mérito,
salvo que se invoque y se acredite que en el establecim iento de estos se hayan
vulnerado normas que gobiernen la prueba; circunstancias que, como ha
quedado establecido, no han sido dem ostradas en autosjf05
No obstante lo anterior, existe un caso en que pueden modificarse los
hechos en el recurso de casación en el fondo. En efecto, ello ocurre cuando
las leyes infringidas son de aquellas denom inadas “reguladoras de la prueba",
pero sólo en lo que respecta a tres de sus aspectos, a saber:
-C u an d o se adm ite un m edio probatorio no señalado por la ley o se
rechaza uno que ella señala;
-C u a n d o se infringen las leves que regulan el valor probatorio de los
m edios de prueba, y
-C u an d o se altera la carga de la prueba.
No puede invocarse com o causal de casación en el fondo el hecho de
que se haya infringido una ley referente a la form a y oportunidad para hacer
valer los medios de prueba.
Al no constituir instancia, el Tribunal ad quem tiene una com petencia
limitada al conocer el recurso.
Al efecto, se ha declarado que a la luz de la doctrina y jurisprudencia a
que alude la sentencia que se trae a colación, el recurso de casación en el
fondo no puede extenderse a asuntos ajenos a la controversia y a la cues­
tión debatida, va que el Tribunal de casación se encuentra llamado a velar
por el derecho pero en arm onía con los antecedentes del negocio que han
sum inistrado las partes al Tribunal, no siendo por ello “lícito proponer en
el recurso de casación en el fondo, por prim era vez, asuntos o problemas
nuevos”jurídicos o de hecho “que no hayan sido m ateria de discusión entre
los litigantes y sobre los cuales no haya recaído pronunciam iento alguno en
:;"4 C. Suprema, rol 2265 de 2006, sentencia de 27 de noviembre de 2007.
C. Suprema, rol 3117 de 2003, sentencia de 16 de agosto de 2004.
290
CAP- VI.
y
PARTE. R EC U R SO DE CA SA CIO N EN EL FO N D O
el fallo reclam ado”, cuestiones todas que han de term inar con la sentencia
en alzada.301’
h)
Es renunciable, sea expresa o tácitam ente, dado que está concedido
a favor de la parte agraviada.
5. RESOLUCIONES EN CONTRA DE LAS QUE PROCEDE
EL RECURSO
El recurso de casación en el fondo procede respecto de las resoluciones
judiciales que reúnen los siguientes requisitos:
-Q u e sean sentencias definitivas o sentencias interlocutorias que pongan
térm ino al juicio o hagan imposible su continuación;
-E stas sentencias deben tener el carácter de inapelables, en virtud de
m andato expreso de la ley;
-L as sentencias inapelables deben haber sido pronunciadas por las “Cortes
de Apelaciones o por un Tribunal arbitral de segunda instancia constituido
por árbitros de derecho en los casos en que estos árbitros hayan conocido
de negocios de la com petencia de dichas Cortes" (art. 767 CPC).
Pasemos a referirnos brevem ente a cada uno de estos requisitos que
conjuntam ente deben concurrir para la procedencia del recurso.
5.1.
Q u e s e a n s e n t e n c ia s d e f in it iv a s o s e n t e n c ia s in t e r l o c u t o r ia s
QUE PONGAN TÉRMINO AL JUICIO O HACAN IMPOSIBLE SU CONTINUACIÓN
En cuanto a la naturalezajurídica de las resoluciones que hacen procedem e
el recurso de casación, se distinguen claram ente dos situaciones;
-E n prim er lugar, procede en contra de las sentencias definitivas;
-E n segundo lugar, procede en contra de las sentencias interlocutorias,
pero siem pre que ellas pongan térm ino al juicio o hagan imposible su con­
tinuación.
En consecuencia, tratándose de las sentencias interlocutorias, no basta
con acudir a la sola naturalezajurídica de la resolución, sino que es menester
además que ellas pongan térm ino al juicio o hagan imposible su continua­
ción, siendo estas dos situaciones distintas.
Al efecto, se señaló en las Actas de la Comisión Mixta por el Sr. Rodrí­
guez que deben m antenerse estos dos términos, porque corresponden a d o s
situaciones diferentes.
“Pone término al juicio” una resolución interlocutoria que declara una
deserción o prescripción, por ejemplo, o en el caso en que incidentalmentc
se resuelva una cuestión que es materia de un juicio ordinario.
“Hacen imposible la prosecución del juicio" las resoluciones recordadas
los com entadores españoles, sobre privilegio de pobreza, que sin resolver
p u l­
3IMi C. Suprema, rol 2265 de 2006, sentencia de 27 de noviembre de 2007
291
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
ni i -i m in a r el pleito, im p id e n d e h e c h o p ro s e g u irlo al litigante q u e carece
d< t í ursos. Se n ie g a a u n a p e r s o n a la p e r s o n a lid a d ju ríd ic a p a ra e n tr a r al
|iu< ni pus 1 1 0 h a b e r sido a p r o b a d o s sus e sta tu to s c o n fo rm e a la ley; e n este
i .isii ii.ida se falla s o b re el litigio m ism o , p e r o n o p u e d e seg uirse a d e la n te
mi 11 .im itación. T a m p o c o p o d r á c o n tin u a r s e si se tra ta ra d e i m p u g n a r la
|i,nití.rfi;iuúi> d e u n hijo y se o b je ta ra al d e m a n d a n t e te n e r la falta d e in terés
■Iuc i-l .u i. 217 del C ó d ig o Civil ex ig e p a ra q u e p u e d a ser o íd o , etc., y esta
nli|i¡.......i fu era a c e p ta d a c o in o in c id e n te previo.
I1 n vista d e estas c o n sid e ra c io n e s se a p r o b ó el inciso en la fo rm a in d ica d a
|nu • i Sr. R odríguez: “Se c o n c e d e c o n tra las sen ten cias interlocutorias c u a n d o
|Min ii i< im iu o a lju ic io o h a c e n im p o sib le su c o n tin u a c ió n ".
I' I Si V ergara p r o p o n e a m p lia r las d isp o sicio n es d e este artíc u lo a las
<ilm u m t s q u e fijan a lim e n to s p rovisionales. El Sr. R o d ríg u ez cree q u e el
ii i m so d e casación, c o m o to d o re c u rs o e x tr a o rd in a r io , d e b e n a tu ra lm e n te
i rs n ilien se y n o a c e p ta la in d ic a c ió n del s e ñ o r V erg a ra p o r las razo nes q u e
li.i ¡umiiii ido a n te rio rm e n te . Así lo a c o rd ó ta m b ié n la C o m isió n .au7
I >i ii uncir) co n lo e x p u e sto , y c o n la h isto ria d e la ley, se h a n d istin gu id o
i l,u > iu rn ir d os catego rías d e s e n te n c ia s in te rlo c u to ria s p a ra los efectos de
i -.i . i 1>l< ><-i la p ro c e d e n c ia d el re c u rs o d e ca sa ció n e n el fo n d o .
I‘.íi pf im r r lugar, nos e n c o n tr a m o s c o n las sen ten cias in te rlo cu to rias q u e
¡miifii irnmrw al jlucio, d e n tr o d e las cuáles n o ca b e d u d a q u e n os e n c o n tra iiiins i im iquellas in te rlo c u to ria s q u e se p r o n u n c ia n ac erca d e las form as
.un ii ni.u< s ile te rm in a c ió n d el p ro c e s o , las q u e n o sólo p o n e n fin al p ro ceso
«•ii i ni mi, sino q u e a d e m á s, al c o n stitu ir p r o n u n c ia m ie n to s o b re el fo n d o
i mi I n r i / i d e cosa ju zg ad a , im p id e n el p la n te a m ie n to d e o tro s p ro ceso s
mui rl misiiKi o b je to .308 E n esta situ ac ió n se e n c u e n t r a n las re so lu cio n es q u e
.ii i>{¿«.-ii rl d esistim ie n to d e la d e m a n d a o d e la re c o n v e n c ió n , la q u e a p ru e b a
un .iv rn m iien to , etcé tera.
Sin i m bargo, es posible tam bién e n c o n tra m o s con sentencias interlocutorias
«Hir | HHirii té rm in o al p ro ceso e n curso, h a c ie n d o im posible su c o n tin u ac ió n ,
I ii 111 Hiendo posible instar s e g u id a m e n te o tro p ro ceso c o n id én tico objeto, sin
|in ¡«I.i o p o n e rs e la ex c ep ció n d e cosa ju z g a d a q u e e m a n a d e la resolución
iIh i .i) I.i r n rl p ro ceso al cual d ic h a in te rlo c u to ria le h a p u e sto té rm in o . E n
«1 1 .i titu ic m u se e n c u e n t r a n las re so lu cio n es q u e ac o g e n el a b a n d o n o del
I ii i H rd iiniru U ), las q u e d e c la ra n la in c o m p e te n c ia d el T rib u nal, etc. E n este
i .iM i, r í a n d r m o s q u e ta m b ié n es p r o c e d e n t e el re cu rso d e casación, p u e sto
1 11 1«■
I.i ex p resió n ¡junen término al juicio está re fe rid a al m ism o p ro ceso e n q u e
II dii i.i I.i M'iolucióri y n o a posibles p ro ceso s fu tu ro s. A dem ás, la ex p resió n
fim i(i hfi sido utilizada p o r n u e s tro legislad or n o c o m o u n s in ó n im o d e pro■i'mi, sino q u e d e procedimiento a lo larg o d el CPC, y n o ca b e d u d a q u e esas
M iiIih iones p o n e n té rm in o al p r o c e d im ie n to , n o o b sta n te q u e c o n ellas n o
•>«■irs jrlva rl conflicto s o m e tid o a la d ecisión d el T ribunal.
.NaNTIAí ;o L a z o , Los Códigos chilenos anotados. CPC, Poblete Cruzat Hermanos Editores,
.iiiii.ik'', l'll.S, pp. 744 y 745.
"IMN l< (ítÁS CONZÁLEZ-CuÉLLAR SERRANO, Los recursos en el proceso civil El recurso de casación,
l ii mi ln lllandi, Valencia, 1995, p. 406.
292
CA R VI. 3* PA RTE. R EC U R SO DE CA SA CIÓ N EN EL FO N D O
En segundo lugar, nos encontram os con las sentencias interlocutorias
que hacen imposible la prosecución del juicio, esto es, aquellas interlocutorias
que sin resolver ni term inar el pleito im piden de hecho proseguirlo al liti­
gante, sea por no reconocerle su capacidad o legitim ación para actuar, por
no reconocerle los m edios m ateriales para proseguir con el proceso, por
no designarle el abogado o procurador que le corresponda por m andato
de la ley, etcétera.
En estos casos, el proceso debe q uedar de hecho paralizado, puesto
que con motivo de la dictación de la sentencia interlocutoria se genera un
obstáculo tal que im pide a una de las partes poder seguir actuando en el
proceso, siendo bastante claros los ejemplos que al efecto se establecen en
la propia historia de la ley.
Este requisito respecto de la naturaleza juríd ica de la resolución es
comLin tanto para la m ateria civil como la penal, contrariam ente a lo que
podría pensarse.
Podemos señalar, a título ejemplar, que nuestra Corte Suprem a ha de­
clarado que no es procedente el recurso de casación en el fondo en contra
de las siguientes resoluciones: la resolución que rechazó el recurso de repo­
sición deducido contra la sentencia que declaró la prescripción del recurso
de apelación;309 la parte de la resolución que resuelve sobre las excepciones
dilatorias del art. 164;3UI la resolución que se pronuncia sobre las costas, aun
cuando m aterialm ente se haga en la sentencia definitiva;311 la resolución
que rechaza la excepción de falta de personería o capacidad (artículo 464
N° 2) no es sentencia definitiva o interlocutoria que ponga térm ino aljuicio
o haga imposible su continuación;312 la decisión que se adopte respecto de
las tachas;313 la resolución confirm atoria de otra que rechaza incidente ele
nulidad;314 la sentencia que rechaza recurso de hecho;315 la sentencia que
confirma la anterior que ordena alzar una m edida precautoria;316 la resolu­
ción que rechaza excepciones dilatorias que m iran a la corrección del pro­
cedim iento no pueden ser objeto de casación en el fondo,317 y, finalm ente,
que no puede fundarse un recurso de casación por infracciones al art. 318
relativo a la sentencia que recibe la causa a prueba.318
309 C. Suprema, rol 5709 de 2006, sentencia de 18 de octubre de 2007.
310 C. Suprema, rol 4545 de 2005, sentencia de 23 de abril de 2007.
311 C. Suprema, rol 4173 de 2004, sentencia de 7 de octubre de 2004; C. Suprema, rol
4192 de 2004, sentencia de 7 de octubre de 2004; C. Suprema, sentencia de 24 de enero de
2005, RDJ, t. CII, sec. Ia, p. 48.
312 C. Suprema, rol 3031 de 2004, sentencia de 25 de octubre de 2004.
313 C. Suprema, rol 3002 de 2004, sentencia de 27 de septiembre de 2004; C. Suprema,
rol 4962 de 2002, sentencia de 26 de mayo de 2004; C. Suprema, sentencia de 20 de mayo de
2003, RDJ, t. C, sec. Ia, p. 50; C. Suprema, sentencia de 31 enero de 1996, RDJ, tomo XCIII,
sec. 1“, p. 26.
314 C. Suprema, rol 259 de 2004, sentencia de 2 de marzo de 2004.
315 C. Suprema, rol 362 de 2004, sentencia de 17 de febrero de 2004.
31(1 C. Suprema, rol 5156 de 2003, sentencia de 28 de enero de 2004.
317 C. Suprema, sentencia de 23 de mayo de 2000, RDJ, t. XCVII, sec. 1 \ p. 90.
318 C. Suprema, sentencia de 18 de marzo de 1999, RDJ, t. XCVI, sec. I1, p. 29.
293
[.OS KE<;B.KSOS PROCESALES
5.2.
E stas
s e n t e n c i a s d e b e n t e n e r e l c a r á c t e r d e in a p e l a b l e s ,
EN VIRTUD DI MANDATO EXPRESO DE LA LEY
Si la Corte de Apelaciones pronuncia una resolución declarando su incom­
petencia, esa resolución no puede ser atacada por la vía de la casación.
Asimismo, jam ás pueden interponerse conjuntam ente los recursos de
apelación y de casación en el fondo, por existir una evidente incom patibili­
dad: si procede la apelación, no procede la casación en el fondo.
5 .3 .
L a s SENTENCIAS INAPELABLES DEBEN HABER SIDO PRONUNCIADAS
p o r l a s “C o r t e s d e A p e l a c i o n e s o p o r u n T r i b u n a l a r b i t r a l
DE SEGUNDA INSTANCIA CONSTITUIDO POR ÁRBITROS DE DERECHO
EN LOS CASOS EN QUE ESTOS ÁRBITROS HAYAN CONOCIDO DE NECOCIOS
DE LA COMPETENCIA DE DICHAS CORTES” (ART. 767 CPC)
Nunca puede interponerse casación en el fondo contra una sentencia dictada
en segunda instancia por árbitros arbitradores.31-’
El requisito consistente en que las resoluciones indicadas debían haber sido pro­
nunciadas en juicios cuva cuantía hacía procedente el recurso en estudio fue derogado por
la Ley Nu 19.374. Al efecto, señalaba perentoriamente el inc. 3o del art. 767, antes de la Ley
Nw 19.374, que el recurso en materia civil procedía en las causas que versaban sobre el estado
civil o la capacidad de las personas o en los negocios que no sean susceptibles de apreciación
pecuniaria o en los negocios cuya cuantía excedía de 15 UTM.
En los juicios en que se demandaba el cumplimiento, la nulidad, rescisión, resolución
o inoponibilidad de un acto jurídico cualquiera o se ejercitaban otras acciones análogas y se
formulaban además pedciones susceptibles de apreciación pecuniaria que sean consecuencia
de aquellas acciones, la cuantía deljuicio se determinaba por el valor de estas últimas.
Tratándose de negocios susceptibles de apreciación pecuniaria y en los casos contem­
plados en el inciso anterior, el Tribunal de primera instancia, de oficio o a petición de parte
y antes de citar las partes para oír sentencia, debía fijar el valor de lo disputado, conforme a
las normas del párrafo segundo del título Vil del Código Orgánico de Tribunales. El valor
así establecido, para los efectos de determinar la procedencia del recurso, era transformado
en unidades tributarias mensuales conforme a la equivalencia que la UTM tenía a la fecha de
la resolución. Ejecutoriada ésta, la cuantía determinada regía para los efectos legales y para
todos los tribunales que conocieran de la causa.
Si el Tribunal de primera instancia omitía expresar el valor de lo disputado en la forma
indicada en los negocios susceptibles de apreciación pecuniaria, se consideraba que la cuantía
del negocio no excedía de quince UTM, lo que hacía inadmisible el recurso.
Todo este mecanismo de la fijación de cuantía para los efectos de interponer el recurso
de casación en el fondo ha sido derogado por la Ley N° 19.374, puesto que la cuantía de
la causa no es un elem ento que determ ine en la actualidad la procedencia del recurso de
casación en el fondo.
Al efecto, se señala en el informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia
y Reglamento del Senado que “la Comisión, por la unanimidad de sus miembros presentes,
H. H. senadores señores Fernández, Letelier, Otero y Vorianovic, fue de opinión que en materia
civil el recurso de casación en el fondo debe proceder cualquiera sea la materia y cuantía dei
asunto sobre el que recae la resolución contra la cual se interpone, por lo que acorrió suprimir
las normas contenidas en los incisos tercero, cuarto, quinto y sexto riel art. 707".
294
CAP. VI. 3 'PARTE. RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO
6. SUJETOS
Una parte se entiende legitimada para intentar el presente recurso de casación
en el fondo cuando a su respecto concurren los siguientes requisitos:
-S e r parte en el juicio;
- Debe ser parte agraviada, entendiéndose por tal aquella que se encuentra
perjudicada por la sentencia y por la infracción de ley en que ha incurrido,
la que ha influido substancialm ente en lo dispositivo del fallo.
En cuanto al concepto de agraviado, se ha resuelto que de acuerdo con
lo dispuesto en el artículo 771 del Código de Procedim iento Civil, el recurso
de casación debe interponerse por el agraviado, esto es, aquel a quien no se
le acogieron, en todo o en parte, las alegaciones o defensas esgrimidas en
juicio. En consecuencia, es inadmisible la casación en el fondo que tiene su
fundam ento en alegaciones que nunca fueron sometidas a la consideración
del Tribunal.3211
7. CAUSAL OUE AUTORIZA LA INTERPOSICIÓN
DEL RECURSO
En m ateria civil la causal es una sola y se contem pla en la parte final del
art. 767 clel CPC: El recurso de casación en el fondo tiene lugar contra sen­
tencia pronunciada “con infracción de ley y [siempre que] esta infracción
haya influido substancialm ente en lo dispositivo de la sentencia”.
En m ateria penal, en cambio, existe una modificación de trascendencia.
En efecto, la causal no es genérica, como en materia civil, sino que sólo pro­
cede por las causales taxativamente indicadas en el art. 546 del CPP.
En esta parte analizarem os sólo la casación en el fondo civil.
7.1.
Alcance
d e l a v o z “ ley ”
La Corte Suprem a le ha dado am plio significado a dicha expresión, enten­
diendo por ley:
a) La Constitución Política de la República.
Debem os tener presente que en la actualidad lo que se ha resuelto y
se ha sostenido que “la Corte Suprem a carece de com petencia para casar
una sentencia por infracción a la Constitución es, en rigor, indudable. Los
tribunales están sujetos a la C onstitución en la medida que están sujetos
a las leyes y dem ás norm as dictadas conform e a ella, y por eso no puede
com eter infracción de ley un juez que falla de acuerdo con la ley aunque
eso pueda alegarse que es contrario a la Constitución. Como sostiene la
Corte en el segundo grupo de casos comentados aquí, si la objeción de
una parte es a la constim cionalidad de la aplicación de la lev a un caso,
C. Suprema, sentencia de 11 de junio de 1996, RDJ, tomo XCIII, sec. IJ, p. 91
295
LOS RECURSOS PROCESALES
I|■
11 >< i dimijuiLo correcto es el recurso de inaplicabilidad por inconstitu......
No habiendo sido una ley declarada inaplicable para el caso
IM i iln (i di (pie se trate, el juez tiene el deber de aplicarla, y por lo tanto
■11......... . ei rur de derecho si no lo hiciera, aunque fuera porque a sujui......... inconstitucional. Estas consideraciones son más evidentes desde la
In i." n 11*1 d<' la Ley N° 20.050, en virtud de la cual la Corte Suprem a perdió
■>n i oinpt "•uci.i para pronunciarse sobre la inaplicabilidad de la ley. Hoy
•i ii 'i 11■d< u se que, con excepción del procedim iento de protección, los
rtfctmulcs ndipaiios carecen de com petencia para interpretar o aplicar
i i iinstitm; ifirv^1-1
Silbrc I.i materia, no cabe duda que es correcto lo señalado en cuanto a
me los uibim ales, con excepción del Tribunal Constitucional, no pueden
li'|,n di iplicar un ley por ser inconstitucional y por ello deben necesariamen<■.i|>1ii .ii la pai i la solución del conflicto si es que no se hubiere efectuado
.i di-i Mi.ii mu de inaplicabilidad, a menos que opte el propio Tribunal de
.i i u's.i por u querir de oficio esa declaración al Tribunal Constitucional,
.u les dii i>i iinundarse |¿)bre el asunto.
mi i .iib.ir^o, la afirmación no puede ser absoluta, puesto que la sentencia
.i pin di coiuravenir con su clictacion la Constitución y /o la ley, dado que
iim , | HMle ii ios encontrar ante situaciones en que una m ateria se ha regulado
solo rn I.i ( ¡institución y por ello no cabe más que darle aplicación, como
ni ii- por ejem plo en el recurso de am paro y requerim iento de inaplicabilnl.nl o inronsiitucioiialidad.
I .s asi como en caso de que una Corte de Apelaciones resolviera que n
Pvii'i le conocer del recurso de am paro por no encontrarse regulado en el
i IV m rs.il Penal, o que un Tribunal declarara que no puede el Tribunal
> in-iiiiin ion il declarar la inconstitucionalidad de una ley, previam ente dei I.i i .!£)■'< por este inaplicable, por no haberse contem plado aún esa facultad en
1.1 lev oi^ánu a constitucional al no haberse modificado en ese sentido dicho
i uei po lej^al t la techa, nos encontraríam os en presencia de un Tribunal que
1.111.1 cortil i texto expreso de la Carta Fundam ental.
m exi.ii n■
i < una sentencia que se dicte desconociendo esa normativa
i m i,mui ion.il, lo que cabe es recurrir ante los tribunales y no acudir al req i'■i lím enlo de inaplicabilidad, dado que lo que se solicita es enm endar el
• i i «i i le i li i vi lio contenido en una sentencia, m ateria sobre la cual carece
di I n n l'n le el Tribunal Constitucional, al no poder jam ás m odificar este
ie-, >11ii iflru s judiciales, y en caso alguno pretender que se declare la inaplii ibilni.nl de un precepto legal.
I .o mismo sucedería si la sentencia se dicta contrariando el texto de la
' ni 'tilín ion y de la ley, como ocurriría, por ejem plo, si se declarara que no
prcn edt '’I pago de indem nización de un bien en caso de expropiación.
II h estos casos, la pretensión no es que declare inaplicable una ley por
ifili.ivi mi la Constitución, sino que, por el contrario, se anule una sentencia
i|in dicta con infracción de la Constitución y de la ley.
K k k n a n u o A tr ia , “Proceso civil...", i/p. al., p p . 28 4 y 285.
296
\
CAP. VI. 3‘ PARTE. R EC U R SO DE CA SA CIO N EN EL FO N D O
-b) L.a ley propiam ente tal.
c) Los decretos leyes, los decretos con fuerza de ley y los tratados inter­
nacionales.
d) La costum bre, en los casos en que la ley se rem ita a ella o en silencio
de ley, cuando así cleba aplicarse.
e) La ley extranjera, cuando la ley chilena la incorpore al estatuto ju rí­
dico nacional a través del mecanism o del reenvío.
f) La ley del contrato.
Esta infracción posible de lo señalado en un contrato se desprende de lo
establecido en el art. 1545 del CC, en cuya virtud “todo contrato legalmente
celebrado es una ley para los contratantes, y no puede ser invalidado sino
por su consentim iento m utuo o por causas legales”.
U na parte de la doctrina considera que la “ley del contrato”, al ser
transgredida, es susceptible de ser casada en el fondo, cuando concurran
los demás requisitos legales.
Un fundam ento para sostener esta doctrina sería el siguiente: los con­
tratos, en virtud del principio res Ínter altos acta, sólo afectan a las partes
contratantes, las que se encuentran sujetas por un vínculo obligatorio, a
juicio del legislador, similar si no igual al de una ley particular. Pues bien,
al resolverse un conflicto entre particulares, lo que se está haciendo es, en
materia contractual, determ inar quién infringió la ley, y como, además, las
sentencias por regla general sólo producen efectos relativos, la violación
sólo puede ser invocada por una de las partes contratantes. Una sentencia
resuelve un asunto particular, donde rige una ley particular, cual es la de un
contrato. Asimismo, es la propia ley la que le da esta fuerza al contenido de
un contrato.
O tra parte de la doctrina considera que la ley del contrato no es una ley
en senüdo estricto y, por tanto, no puede ser atacada por la vía de la casación.
En todos los casos anteriores, es la autoridad pública y no la voluntad de
los particulares la que señala una norm a que tiene un carácter obligatorio y
general, a la que se le denom ina ley. El legislador civil, al señalar que “todo
contrato legalm ente celebrado es una ley para los contratantes” no hizo
sino indicar m etafóricam ente que su cum plim iento era obligatorio para
éstos.322
En este últim o sentido, se ha resuelto que el alcance del artículo 1545
del Código Civil se reduce al hecho de que las partes que han concurrido
a celebrar un contrato quedan obligadas, como si lo estuvieran en virtud
de una disposición legal, a cum plirlo, porque otorga a este tipo de actos
jurídicos, de m anera ficta, idéntica fuerza que la que em ana de una norm a
jurídica del tipo señalado, pero su transgresión no puede significar que se
ha vulnerado la ley, sino que una posible infracción queda limitada a una
violación de ese actojurídico sin que se pueda incurrir en infracción de ley
Véase JORGE LÓPEZ SANTA M a ría , Los contratos. Part" general, E d ito ria l |u ríd ic a de
Chile, 1986.
297
[.OS KKCURSOS PROCESALES
entendida según la concepción de los artículos I o del Código Civil y 767 del
Código de Procedim iento Civil.
Respecto de lo que no cabe duda alguna es que no resulta procedente
fundar una casación en norm as de inferior jerarquía que las de ley, como
serían un reglam ento, decreto suprem o, circular, instrucciones, auto acor­
dado, etc. En este sentido, se ha declarado que para principiar el análisis
del recurso de nulidad de fondo, y en cuanto a la infracción del artículo 74
clel Código Civil, y las otras norm as que se han relacionado con ellas, cabe,
en prim er lugar, recordar que de conform idad con lo que dispone el ar­
tículo 767 del Código de Procedim iento Civil, no resulta procedente fundar
una casación en norm as ele inferior jerarq uía que las de ley, como lo es el
Reglamento General de Cem enterios,324 no procede contra una ordenanza,
com o lo es la de U rbanism o y Construcciones y que es norm a dictada por
el Ejecutivo con disposiciones generales para la aplicación de la respectiva
ley;K5 excluye la infracción de norm as jurídicas de rango inferior, como lo
son los decretos suprem os, actos jurídicos administrativos em anados del
Presidente de la Repiiblica a través clel M inisterio del ramo, que no tienen
carácter ele ley;”26 no pueden basarse en la infracción de cualquier otro tipo
de norm as jurídicas de rango inferior, com o lo son las resoluciones dictadas
por el Director de Aguas;327 como tampoco resulta procedente basar dicho
m edio de im pugnación jurídico procesal en disposiciones de rango inferior
al de ley, como lo es un auto acordado.328
7.2.
N aturaleza
d e l a l e y t r a n s g r e d id a
De partida hemos de indicar que las leyes substandvas o materiales siempre
son susceptibles de casación en el fondo cuando son infringidas.
Ahora, ¿procede este recurso contra u na sentencia que infringe una ley
procesal?
Al respecto, nuestra Corte Suprem a ha sentado las siguientes bases:
a) N unca procede el recurso de casación en el fondo contra u na infrac­
ción de ley procesal si esa infracción es susceptible de invalidarse por vía del
recurso de casación en la forma.
b) A fin de indicar qué leyes procesales pueden atacarse por el recurso
en estudio, la jurisprudencia ha procedido a clasificar las leyes en:
-Leyes ordenatoria litis, que son las que regulan las formas y el avance del
procedim iento. Ej.: aquella que establece la oportunidad para h acer valer la
excepción de cosajuzgada.
323 C. Suprema, sentencia de 6 de abril de 2004, RDJ, t. CI, sec. 10, p. 64.
324 C. Suprema, rol 4212 de 2002, sentencia de 29 de abril de 2004.
325 C. Suprema, sentencia de 19 de julio de 1995, RDJ, t. XOII, sec. 1", p. 53.
326 C. Suprema, sentencia de 16 de mayo de 2002, RDJ, t. XC.IX, sec. 2 \ p. 109.
327 C. Suprema, sentencia de 16 de septiembre de 2002, RDJ, t. XCIX, sec. i J, p. 210.
32H C. Suprema, rol 5542 de 2003. sentencia de 15 de abril de 2004.
298
C A R VI,
y
PARTK. R EC U R SO DE CASACIO N EN EL FO N D O
—Leyes decisoria litis, que se caracterizan porque sirven para resolver la
controvertida al ser aplicadas. Ej.: aquella que establece la triple
identidad para los efectos de hacer valer la cosa juzgada.
En este sentido se ha señalado que “de acuerdo con lo que esta Corte de
Casación ha fallado perm anentem ente sobre la materia, las consideraciones y
decisiones contenidas en la sentencia impugnada en cuanto a la formulación
de tachas no atañe a lo decisorio del pleito y por consiguiente las normas
que se dan por vulneradas (arts. 341 y 358 N°"4 y 5 del CPC, que en relación
con la prueba de testigos indican las causales de inhabilidad que pueden
afectar a los testigos) no son de carácter decisorio litis, siendo una materia
incidental y, por lo tanto, de carácter accesorio. En consecuencia, no pueden
ser atacadas m ediante el recurso de casación en el fondo y siendo así cabe
desestimar el recurso”.329
Según esta clasificación, la Corte Suprema ha establecido que sólo la
infracción de ley procesal decisoria litis posibilita la interposición del recurso
de casación en el fondo, mas no las que revisten el carácter de ordenatono
litis. En este sentido, se ha declarado que los errores de derecho que denun­
cia el recurrente en su recurso de casación en el fondo (arts. 83, 84, 160,
388, 392 y 425) tienen evidentem ente el carácter de leyes ordenatono litis,
esto es, de carácter procesal que no pueden ser m ateria de un recurso de
fondo y pueden servir de base a un recurso de casación en la form a por no
haberse respetado el debido proceso e incurrido en alguna de las causales
establecidas al electo, tal es así que en la especie los errores invocados son
prácticam ente idénticos que los señalados en el re c u P i de form a deducido
y que se analizó precedentem ente.™ Asimismo, ha resuelto que la alegación
relativa a que el fallo no contendría pronunciamiento acerca de la dem anda
reconvencional, es constitutiva de un vicio de naturaleza formal, que no
puede ser m ateria de un recurso de derecho estricto, como el recurso de
casación en el fondo.331
Vinculada a las leyes procesales, encontramos como causal del recurso
de casación en el fondo la infracción de las leyes reguladoras de la prvieba,
en los aspectos antes analizados.
Las leyes reguladoras de la prueba son el conjunto de disposiciones que
se refieren al señalam iento de los medios de prueba, su valor probatorio, la
apreciación de la prueba por el Tribunal y la form a de hacerlos valer.
La jurisp rud en cia ha establecido que nunca p ued e interponerse la
casación en el fondo en contra de una infracción a las leyes que regulan
la apreciación de la prueba por el Tribunal, porque esa es una atribución
exclusiva de los jueces de la instancia.
Al respecto, se ha declarado por la Corte Suprema que “tal como reite­
radam ente se ha expresado por este Tribunal de Casación, en recursos que
abordan la misma materia, la valoración o apreciación de la prueba no es
una m ateria que pueda ser revisada por medio de un recurso de nulidad de
c u e stió n
*» RDJ. t. XC (1993), N" 1. 2“ parte, sec. 1*, pp. 31 y ss.
330 C. Suprema, rol 1298 de 2003, sentencia de 6 de abril de 2004.
331 C. Suprema, rol 86 de 2004, sentencia de 4 de marzo de 2003.
299
LO S REC U R SO S PR O C ESA LE S
j <: 1111 <• i ii liiialisfcid es invalidar u n a s e n te n c ia e n los casos ex p re s a m e n te
■
! hIim |x>i l,i ley. E n el p re s e n te caso, c o m o c la r a m e n te se d ice en el
i . ni .... In n pn ii lies que se form ulan se relacionan con la form a como los
ilc I.i instancia an a liz a ro n las p ro b a n z a s re n d id a s en el p ro c e s o para
■ii.il >1 <'< i-i Ins lie. hos, llegar a las c o n c lu s io n e s q u e e x p re s a r o n y, a partir
.1. . II. i, ti nlvii-riiii lo q u e e s tim a ro n p e rtin e n te . S e g ú n lo an te rio r, se trata
iiiiii
.i 11 ii -1111 - I un problema de apreciación o valoración ele la prueba, como
1., .i In d e m á s s< í presa a b ie rta m e n te e n el re cu rso , la b o r q u e c o rre s p o n d e a
1... ii i.ii^i .i i ,ii los ya aludidos, s e g ú n se d e s p r e n d e d e diversas n o rm a s d e orden
|n n i i -,.il. i niiiii p o r ejem p lo , el artíc u lo 426 d el C ó d ig o d e P ro c e d im ie n to
i iwl, v 11 ii -st-i ( o r t e n o p u e d e variar, a m e n o s q u e se haya d e n u n c ia d o y
. .■
i n 1111 >1 lio I.i in fracció n d e d isp o sicio n es legales re g u la d o ra s d el valor de
I.i- i (£13111 q u e en sítm ism as d e te r m in e n u n valor p ro b a to rio fijo, lo que
i
11 1 1
. i .s
'1111*1 1 . ni 1 ha sucedido. Am pliando lo expresado precedentem ente, la
in 11111.11 iva 1 im- en relació n c o n la p r u e b a se h a in d ic a d o co m o v u ln e rad a , es
I ,i<|i k'II.i q u e establece, típ ic a m e n te , la p o n d e r a c i ó n o v alo ra ció n judicial
1 Ir l pi iiübri, sin q u e se trate d e n o r m a s re g u la d o ra s d e los m e d io s d e con• m i del lipo q u e se indicó, esto es, q u e establezcan p a rá m e tro s fijos de
ifth;i 1,11 11 ni 1 le su m érito .3#»E n el m is m o se n tid o , se señ ala q u e la p o n d e ra . i. ni 1 11• l.is p ro b a n z as n o co nstituye u n a c u e stió n q u e p u e d a ser im p u g n a d a
m i'ili.niir 1111,1 casación en el fo n d o , p o r c u a n to la la b o r d e ap re c ia c ió n o
1 11 mili'i •( i1 11 d e las p ru eb as re n d id a s c o r r e s p o n d e , e n f o rm a privativa, a los
1111 ■
1 1 dí'l lo n d o , los q u e n o p u e d e n in frin g ir la ley al h ac erlo , s in o q u e , por
r l ........11 ni, c u m p le n c a b a lm e n te c o n su f u n c ió n . 333
I .1 l.ic ull id d e p o n d e r a c ió n d e la p r u e b a , s e g ú n lo h a re s u e lto reitei d í t i r n i e i-sia t ,orte, c o r r e s p o n d e al ejercic io d e a trib u c io n e s privativas
1 11 li is si-nieiu i.idoies d e la in stan cia y n o a d m ite c o n tro l p o r esta vía, pues
11
il ,11 iivul.cd, e je rc id a c o n f o r m e a las reglas d e la s a n a crítica, dichos
Tii< 1 es son so b e ra n o s , a m e n o s q u e e n la d e te r m in a c ió n d e los h e c h o s hav.i■
1 d e s a te n d id o las ra zo n e s s im p le m e n te lógicas, científicas, técn icas o de
rx|i< rfi-uc i.t, en cuya v irtu d h a c o r r e s p o n d i d o a s ig n a r valor o d e s e s tim a r la
•■
I n .11 1.11 le tales p ro b a n z as, cu e stió n q u e n o h a o c u rrid o e n la e s p e c ie .334 En
. I mismo .icniulo, se in d ica q u e [...] L a p o n d e r a c i ó n d e las p ru e b a s , según
In hfí lesiielto re ite ra d a m e n te esta C o rte , se c o r r e s p o n d e c o n a trib u cio n es
pf ivaiivas d e los s e n te n c ia d o r e s d e la in sta n c ia y n o a d m ite c o n tro l p o r la
vi . 1 d e I.i casación , pues, e n esa actividad, e je rc id a c o n fo rm e a las reglas de
1.1 .síhi.i 1 1 inca, d ich o s ju e c e s s o n s o b e ra n o s , a m e n o s q u e e n la d e te rm in a I ion d e lales h e c h o s h ay an d e s a te n d id o las ra z o n e s s im p le m e n te lógicas,
m il 11 as, té cn ic as o d e e x p e rie n c ia , e n cu y a v irtu d h a c o r r e s p o n d i d o
isii^nar valor o d e s e s tim a r la eficacia d e tales p ro b a n z a s , c u e stió n q u e no
11.1 im 111 rid o e n la e s p e c ie .335
1 1
1
Suprema, rol 4173 de 2004, sentencia de 7 de octubre de 2004. C. Suprema, rol
II tf2 de 2004, sentencia de 7 de octubre de 2004.
1:1:1 C. Suprema, rol 3002 de 2004, sentencia de 27 de septiembre de 2004.
™ C. Suprema, rol 1896 de 2004, sentencia de 15 de septiembre de 2004.
™ C. Suprema, rol S6 de 2004, sentencia de 4 de marzo de 2004.
300
CAP. VI.
y
PA RTE. R EC U R SO DE CA SA CIÓ N EN EL FO N D O
Ln este sentido, se ha declarado con relación a la ponderación de un
medio.de prueba especifico que la apreciación de los docum entos es pri­
vativa de los jueces de fondo. Aun en el evento de haberse infringido el
art. 346 del Código de Procedim iento Civil, ello no justifica el recurso de
casación en el fondo, por cuanto se trata de la apreciación del m érito de los
documentos acom pañados a la ejecución, m ateria privativa de los jueces de
fondo, salvo que se hubiere violado alguna norm a reguladora de la prueba,
lo que no se ha alegado;336 si constituyen o no las declaraciones de testigos
v hechos confesados presunciones suficientes para dar por acreditada una
obligación, son m aterias de apreciación de la prueba que corresponde a
los tribunales de las instancias respectivas calificar, y su revisión escapa al
objetivo de un recurso de casación que tiene como finalidad controlar la
infracción de leyes reguladoras de ella y no así su apreciación”;337 que en
cuanto a la infracción del artículo 425 clel Código de Procedim iento Civil,
debe tam bién desestimarse, pues la apreciación que los jueces del fondo
realizan sobre la fuerza probatoria del dictam en pericial queda entregada a
las reglas de la sana crítica, y siendo facultad privativa suya, queda también
fuera del control de la Corte de casación,338 y finalm ente, que la estimación
referente a la existencia o no de las presunciones es una cuestión que queda
entregada a la apreciación de los jueces del fóndo, que no corresponde al
control de la Corte Suprem a.339
De acuerdo con este criterio, las causales de casación en el fondo por
infracción de leyes reguladores de la prueba serán las que consisten en:
-A lterar la carga de la prueba.
- Dar por probado un hecho por un m edio de prueba que la ley no ad­
mite para ello. Ej.: en m ateria civil eljuez da por probado un contrato que
contiene una obligación de dar de más de dos unidades tributarias mensuales
con declaraciones de testigos.
-A lterar el valor probatorio que la ley ha establecido o rechazar los medios
de prueba admitidos por la ley. Ej.: una sentencia que establece la existencia
de un acto o contrato solem ne por una vía distinta a su solem nidad o que
rechaza la confesión personal para acreditar un hecho, por otorgarle un
carácter de indisponible a un hecho que no reviste tal carácter.
En este sentido, se ha señalado por la Corte Suprema que “tanto la doctrina
como lajurisprudencia coinciden en que la infracción a las leyes reguladoras
de la prueba sólo es procedente cuando tal vicio implica alterar el peso de la
prueba, el dar por probado un hecho por m edios no admitidos legalmente,
alterar el tfalor de los medios probatorios legales o rechazar los medios de
prueba perm itidos por la ley”.340 En el mismo sentido, se ha reiterado que
se entienden vulneradas las normas que gobiernan la prueba, fundamenC. Suprema, sentencia de 9 de mayo de 1996, RDJ, tomo XCIII, sec. 1J, p. 64.
:,:17 RDJ, t. XC (1993), Nu 1, 2a parte, sec. Ia, pp. 35 y ss.
C. Suprema, rol 544 de 2003, sentencia de 20 de septiembre de 2004.
™ C. Suprema, rol 590 de 2003, sentencia de 5 de agosto de 2004.
:w" Gama (1995), N° 180, pp. 87-89.
301
LO S R E C U R SO S PRO CESA LES
talm ente cuando los sentenciadores invierten el o n u s p ro b a n d i, rechazan las
pruebas que la ley adm ite, aceptan las que esta rechaza, desconocen el valor
probatorio de las que se produjeron en el proceso cuando la ley le asigna
uno determ inado de carácter obligatorio o alteran el orden de precedencia
que la ley le señala.341 Recientem ente, la Corte Suprem a nos ha reiterado la
doctrina al indicarnos que para un adecuado análisis de los errores de derecho
denunciados por el recurrente, debe consignarse que las leyes reguladoras
de la prueba, como lo ha reconocido reiteradam ente esta Corte, se entien­
den vulneradas, fundam entalm ente, cuando los sentenciadores invierten
el o n u s p ro b a n d i , rechazan las pruebas que la ley adm ite, aceptan las que la
ley rechaza, desconocen el valor probatorio de las que se produjeron en el
proceso cuando la ley le asigna uno determ inado de carácter obligatorio o
alteran el orden de precedencia que la ley le diere. Se ha repetido que ellas
constituyen normas básicas de juzgam iento, que contienen deberes, limita­
ciones o prohibiciones a que deben sujetarse los sentenciadores. Luego, los
jueces del fondo son soberanos para apreciar las pruebas, dentro del marco
establecido por las norm as pertinentes. Por ello, no son susceptibles de ser
revisadas por la vía de la casación las decisiones de los sentenciadores basadas
en disposiciones que entregan librem ente la justipreciación de los diversos
elem entos probatorios (considerando cuarto).:u7 .3. M a n e r a
d e i n f r in g ir l a ley
Desde esta perspectiva, la doctrina y jurisprudencia han señalado que la
infracción de ley puede com eterse de tres maneras:
a) En los casos de contravención formal de la ley, o sea, aquellos en que
el Tribunal a quo prescinde de la ley o falla en oposición al texto expreso de la
ley. Ej.: si el fallo de la Corte de Apelaciones resuelve que un deudor solidario
no responde de las obligaciones solidarias, por no tener interés en ellas.
b) En los casos de errónea interpretación de la ley, esto es, cuando el
Tribunal a quo da al precepto legal un alcance diverso a aquel que debía
haberle dado, si hubiera aplicado las norm as de interpretación de la ley que
se establecen en los arts. 19 a 24 del Código Civil.
c) En los casos en que hay falsa aplicación de la ley, cosa que puede
producirse:
-C u an d o la ley se aplica a un caso no regulado por la norm a, Ej.: caso
en que el Tribunal aplique la costum bre en silencio de la ley en m ateria civil
(art. 4o CC).
:541' C. Suprema, rol 544 de 2003, sentencia de 20 de septiembre de 2004. En el mismo
sentido, C. Suprema, rol 1289 del año 2003, sentencia de 11 de agosto de 2004; C. Suprema,
rol 2820 de 2002, sentencia de 8 de junio de 2004; C. Suprema, sentencia de 31 de julio
de 2000, RDj, t. XCVII, sec. Ia, p. 141. C. Suprema, sentencia de 13 de julio de 2000, RDJ,
t. XCVII. sec. Ia, p. 132.
:54í C. Suprema, rol 2410-2008, sentencia de 13 de agosto de 2009.
302
CAP. VI. 3‘ PARTE R EC U R SO DF. CA SA CIO N EN EL. FO N D O
-C u a n d o el Tribunal prescinde de la aplicación de la ley para los casos
en que ella se ha dictado. Ej.: el Tribunal a quo da por establecida una prenda
especial sin aplicar las normas especiales que regulan su constitución. Aquí
no sólo se infringe la ley com ún, sino que tam bién la ley especial que no se
aplicó.
La Corte Suprem a ha señalado que no sólo se infringe la ley que se apli­
có erróneam ente, sino que tam bién la que dejó de aplicarse y que regulaba
verdaderam ente el conflicto.
7.4. I n f l u e n c ia
f
;
s u b s t a n c ia l e n l o d is p o s it iv o d e l fa l l o .
S ig n if ic a d o
La infracción de la ley influye substancialm ente en lo dispositivo del fallo
cuando la corrección del vicio com etido en la sentencia recurrida importa
la modificación total o parcial de su parte resolutiva. Este significado tiene
su origen en las Actas de la Comisión Revisora del CPC.
En efecto, en la sesión 87, “el Señor Gandarillas, con el propósito de impedir el que, por cualquier error o mala apreciación de la ley, se eche mano
a este recurso extraordinario, propone que se exprese que sólo da lugar
al recurso de casación en el fondo la infracción de ley cuando determina
precisam ente el sentido de la sentencia”.343
Esta misma interpretación ha sido adoptada por la Corte Suprema.
8.
LIMITACIONES QUE TIENE LA CORTE SUPREMA PARA
CONOCER Y FALLAR EL RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO
Una de las características de mayor trascendencia del recurso de casación,
en general, y del de fondo, en particular, es que no constituye instancia, por
eso la Corte Suprema no puede revisar las cuestiones de hecho contenidas en
el fallo del Tribunal a quo. Esta limitación fluye claramente de lo dispuesto
en los arts. 785 y 807 del CPC.
El prim ero de ellos obliga a la Corte Suprema a m antener los hechos
de la causa cuando acoge el recurso, “reproduciendo los fundamentos de
derecho de la resolución casada que no se refieran a los puntos que hayan
sido m ateria del recurso y la parte del fallo no afectada por este” (inc. Io).
El art. 807, más categórico aún, señala que “en el recurso de casación
en el fondo, no se podrán admitir ni decretar de oficio para mejor proveer
pruebas de ninguna clase que tiendan a establecer o esclarecer los hechos
controvertidos en el juicio en que haya recaído la sentencia recurrida”
(inc. 1°).
En este sentido, se ha declarado que las cuestiones de hecho, en general,
quedan al margen de consideración en el recurso de casación en el fondo
"'•** S an tiago Lazo, L os Códigos chilenos anouuhs. CPC. Poblete Cruzat Hermanos Editores,
Santiago, 1918, p. 752.
303
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
■
i < ntiegidas al conocim iento y facultades soberanas de losjueces del
iit ,ilvn cuando en su establecimiento se vulneren las leyes reguladoras de
I i i n ni Ii.i, i aso ( ii que a la Corte de casación le corresponde conocer de tales
111. .11 hiik para comprobar si los hechos se han establecido de acuerdo con la
li-í l uí ' ,1.1 atribución o facultad de establecimiento délas cuestiones de hecho
i indispensable distinguir entre aquellas que se refieren a la determ inación
cli l I i luí mismo, que indudablem ente quedan entregadas exclusivamente al
iin mfm im io de los sentenciadores de prim era y segunda instancia, y las que
■
i u ní i i-n a 1 1 calificación jurídica que de ellas se haga y a las consecuencias
i> i I<-i ims i¡11<• de ellas se deriven, materias que son estrictamente de derecho
\ iiim cpul>lcs de ser objeto del recurso de casación en el fondo.
I1 ii el establecim iento de los hechos losjueces del fondo determ inan
|n. 11 ui- son relevantes para decidir el asunto entregado a su conocim iento,
i lili-i er o determ inar los hechos del pleito significa dejar dem ostrada y
n i me
. idea, una teoría, un principio, fijar los términos de una cosa, toiii.ii irsoliu iüii, es decir, deben los sentenciadores resolver, especialm ente
i u.iniln hav hechos controvertidos, cuáles quedan establecidos con el mérito
de l.i.s pm ebas rendidas y de lo que exponen las partes en el pleito. Pero
e\i»icu otros hechos relevantes que no requieren que el juez establezca o
deiei mme, m ediante un proceso de análisis, ponderación y raciocinio, por­
que i onsian del proceso y no son susceptibles de ser controvertidos atendida
>u naturaleza.344
Nn obstante que las cuestiones de hecho, en general, quedan al margen
di i msM le ración en el recurso de casación en el fondo por estar entregadas
,iI rniiQt im iento y facultades soberanas de losjueces del mérito, existe una
i .nisal ilt infracción de ley a través de la que la Corte Suprem a puede entrar
.i ...... Jificar los hechos del juicio. Ello ocurre cuando la ley infringida es de
acuellas denom inadas “reguladoras de la prueba”.
( >tra limitación de la Corte Suprema en el conocimiento y fallo del recurso
dice i Ilación con un aspecto formal. En efecto, la Corte Suprema se encuentra
i in unscrita por el escrito en que se presentó el recurso, o sea, conocerá de
!.i in tracción de la ley que se hubiera reclam ado en el referido escrito.
Es por ello que el art. 774, en las disposiciones generales de la casación,
señala que “interpuesto el recurso, no puede hacerse en él variación de
ningún género.
I’or consiguiente, aun cuando en el progreso del recurso se descubra
alguna nueva causa en que haya podido fundarse, la sentencia recaerá úni­
cam ente sobre las alegadas en tiempo y form a”.
El problem a que mayor trascendencia tiene en este estadio y que im­
plícitam ente fue esbozado al comienzo de este párrafo dice relación con la
delim itación de dos conceptos fundam entales: las cuestiones de hecho y las
de derecho.
De acuerdo con nuestra jurisprudencia, los hechos del pleito son los
acontecim ientos de carácter material que lo constituyen y sin los cuales no
puede subsistir.
iiii i
:i+l C. Suprema, sentencia de 26 de septiembre de 2000, RDJ, t. XCVTI, sec. Ia, p. 170.
304
CAR VI. 3J PARTE. REC U RSO DE CA SACIÓ N UN EL FO ND O
Como se puede apreciar, esta idea se vincula íntinfifcente a la de hechos
substanciales y pertinentes de la resolución que recibe la causa a prueba.
Lo que no com prende la antedicha definición son las cuestiones de de­
recho, esto es, todo aquello que mira a la calificación jurídica de los hechos
y al establecim iento de las consecuencias jurídicas que derivan de la previa
calificación jurídica de los mismos.
Un ejem plo puecle ser bastante ilustrativo al respecto: A dem anda a B
la restitución de US$ 1.000.000, entregados en calidad de m utuo y que se
encuentra en mora de devolver. En este caso se debe acreditar:
a) Si ha existido o no la entrega de la suma indicada;
b) Si la entrega de A a B se debió al cum plim iento de su obligación de
m utuante, o sea, si ha existido una entrega por virtud de un mutuo;
c) Ante qué contrato nos encontram os, y
el) En caso de haberse establecido lo anterior, si B esta o no obligado a
restituir la suma indicada.
Tanto las letras a) como b) son cuestiones de hecho e integran el con­
flicto, debiendo acreditarse en el proceso. Las letras c) y d) son cuestiones
de derecho.
9. TRIBUNALES QUE INTERVIENEN
El recurso de casación en el fondo se interpone directam ente ante el Tribu­
nal que pronunció la resolución recurrible para que conozca una sala de la
Corte Suprem a (art. 771 CPC).
10. FORMA DE INTERPONER EL RECURSO DE CASACIÓN
EN EL FONDO
El recurso de casación en el fondo, al igual que el recurso de casación en la
form a, a partir de la reform a introducida por la Ley N° 18.705, se interpone
m ediante la presentación de un solo escrito, que algunos continúan deno­
m inándolo de formalización.
El escrito m ediante el cual se interpone el recurso de casación en el
fondo debe reunir los siguientes requisitos:
a) Los comunes a todo escrito.
b) Debe contener la firma de un abogado que no sea procurador del
núm ero y que asuma el patrocinio del recurso.
En cuanto a la form a de cumplir con el patrocinio del recurso de casación
en la form a y en el fondo, se ha resuelto: que no cumple con el artículo 772
del Código de Procedim iento Civil el recurso de casación en la form a y en
el fondo cuyo abogado patrocinante circunscribe el patrocinio al recurso
de casación en el fondo, sin agregar que también lo hace respecto del de
305
1
L.OS R EC U R SO S PRO CESA LES
forma, razón por la. cual debe declararse inadm isible;341"’ no se cum ple coa
el requisito si se limita el recurrente a encabezar el libelo señalando qne lo
deduce com o abogado, en calidad de patrocinante de la parte, sin asumir
el patrocinio del recurso, de m anera que deberá necesariam ente declararse
inadmisible por carecer de patrocinio de abogado habilitado;34” y que el
inciso final del artículo 772 del texto legal citado señala que el recurso -sea
de form a o de fondo- deberá ser patrocinado por abogado habilitado, que
110 sea procurador del núm ero, requisito que, en la especie, no se cumple
íntegram ente, desde que el abogado com pareciente dice asumir el patrocinio
“del presente recurso", olvidando que en defensa de su representado dedujo
nulidad de form a y fondo."47
c)
Debe expresar en qué consiste el o los errores de derecho de que
adolece la sentencia recurrida.
Este requisito, que clebe cum plirse en el recurso de casación en el fon­
do, se introdujo por la Ley N° 19.374, sustituyendo el que se contem plaba
anteriorm ente y que requería “m encionar expresa y determ inadam ente, la
ley o las leyes que se suponen infringidas; y m encionar, de m anera expresa
y determ inada, la form a com o se produjo la infracción de ley”.
De acuerdo con la anterior redacción clel precepto, se entendió que
en el escrito de interposición clel recurso de casación en el fondo debían
m encionarse expresa y determ inadam ente todas y cada una de las leyes que
se suponían infringidas, considerándose com o tales no sólo todas y cada
disposición o disposiciones legales que se aplicaron erróneam ente, sino que
tam bién aquella o aquellas que debieron ser aplicadas para la resolución del
asunto y que no lo fueron,348 para lo cual debía el recurrente indicar el cuerpo
legal en que se encontraban esos preceptos y el artículo o artículos precisos
de este que se hubieran infringido. Además, debía mencionarse, de m anera
expresa y determ inada, la form a como se produjo la infracción de ley.
La omisión de estos requisitos o la m ención incom pleta de los mismos
conform aban las vías más frecuentes por las que el recurso de casación en
el fondo era declarado inadmisible.
Ello se veía agravado porque no debem os olvidar la limitación que el
escrito de formalización representa para la propia Ciarte, en los términos
señalados en el art. 774: “Interpuesto el recurso, no puede hacerse en él
variación de ningún género.
Por consiguiente, aun cuando en el progreso del recurso se descubra
alguna nueva causa en que haya podido fundarse, la sentencia recaerá úni­
cam ente sobre las alegadas en tiem po y form a”.
Ello no es más que la aplicación de la sanción procesal de la predusión,
en su m odalidad de haberse ejercitado válidam ente una facultad.
C. Suprema, sentencia de 29 de marzo de 2005. RDf, t. CII, sec. T, p. 93. En el mismo
sentido, C. Suprema, rol 2553 de 2004, sentencia de 22 de diciembre de 2004.; C. Suprema,
rol 2236 de 2004, sentencia de 13 de septiembre de 2004.
!4(i C. Suprema, rol 3630 de 2003, sentencia de 22 de junio de 2004.
"■
'I7 C. Suprema, rol 5202 de 2003, sentencia de 28 de enero de 2004.
RDJ, t. XC (1993), N° 1, 2J parte, sec. 1 \ p. 1.
306
CAI* VI. :i‘ PARTE. RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO
El cam bio de redacción introducido por la Ley N° 19.374 tuvo yian
im portancia, porque con él se pretende restar un excesivo formalismo al
escrito en que se interpone el recurso de casación en el fondo.
Al efecto, es m enester dejar constancia de que, según lo señalado por el
senador O tero, con esta m odificación “lo que se trata de evitar es qu<* p< ,i |.t
omisión de una sola ley infringida se declare inadmisible el recurso". '*'1
Por otra parte, en el inform e de la Comisión de Legislación de la Cáma­
ra de Diputados (boletín 858-07) se señala respecto de esta materia que "la
innovación más im portante es que no se obliga a hacer mención expresa y
determ inada de la lev o leyes que se suponen infringidas, motivo de muchas
declaraciones de inadmisibilidad, sino que basta con precisar el error o errores
de derecho de que adolece la sentencia recurrida y de qué modo ese o esos
errores influyen substancialm ente en lo dispositivo del fallo".
De acuerdo con lo anterior, entendem os que la causal de procedencia
del recurso de casación en el fondo, “infracción de ley que influye substan­
cialm ente en lo dispositivo del fallo", ha perm anecido vigente sin modifica­
ciones, y que sólo se ha generado con la modificación legal una liberación
de los requisitos en el sentido de elim inar la inadmisibilidad por la omisión
en la m ención de una o más leyes infringidas.
No obstante ello, se m antiene la exigencia de desarrollar en el recurso de
casación en el fondo la m anera en que la sentencia ha incurrido en el error
de derecho que motiva el recurso, para lo cual deberá señalar el recurrente
por qué se ha aplicado u na ley que no corresponde, se dejó de aplicar para la
resolución del caso concreto la ley correspondiente o se dio en la sentencia
una interpretación o extensión a la ley que no corresponde en la sentencia
recurrida para resolver erradam ente el conflicto.
En este sentido, se ha declarado por nuestrajurisprudencia que “esta Corte
Suprema ha señalado que si bien de la historia fidedigna del establecimiento
de la modificación introducida al artículo 772 clel Código de Procedimiento
Civil, por la Ley N° 19.374 de 1995, se dispuso que en el escrito que se inter­
pone el recurso de casación en el fondo debe expresarse en qué consiste el o
los errores de derecho de que adolece la sentencia recurrida, constituyéndo­
se, en concepto del legislador, en la innovación más importante, puesto que
no se obliga a hacer m ención expresa y determ inada de la ley o leyes que se
suponen infringidas, pero que se limita a precisar que lo anterior se produce
como reacción a muchas declaraciones de inadmisibilidad bastando ahora
con precisar en qué consiste el error o los errores de derecho que adolece la
sentencia recurrida, modificación legislativa que no altera lo dispuesto en el
artículo 767 del Código citado, el cual dispone que el recurso de casación en
el fondo tiene lugar contra las sentencias que indica, siempre que se hayan
pronunciado con infracción de ley, con lo cual la competencia de la Corte
Suprema al conocer de un recurso de casación en el fondo no se ha alterado.
Es así como, en la misma historia fidedigna del establecimiento de la modifica­
ción al aludido artículo 772, se deja constancia de que una senadora presento
;l4a R a ú l TaVOLAW O liv e r o s . Recursos (le casación y ffueja. Nuevo régimen, p. 193, Editorial
Jurídica Conosur Ltda., 199ti
307
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
‘í “ 'ii i'.u.i ■
11k- no fuera alterado su texto, pues en la práctica no se han
¡ i ■itu'.idii |iiolilciiias de interpretación en lo que com prende la nocion de
■nf* i- ¡ -"ii ilc ley. Con lo que se evitarían futuras dificultades respecto de la
¡■i- Ii ■in i.i de en »r de derecho
3511
I ..r nii ,| (i.ii te. se h a re su e lto q u e “el a rtíc u lo 772 se refiere a los requili
Im in.i Poi eso, h a b la m o s d e ‘e r r o r d e d e r e c h o ’, el cual ju stifica el
I i .i ..il Íi >il t n el fo n d o . Y d e b e m o s d istin g u irlo del e r r o r d e p ro cen n 1 ic >< .i e r r o r in jjrncedendoy o tro el e r r o r in indicando. Y este últim o
........I i ......... 111 s tV n(lam entos: la ap lica ció n d e u n a ley q u e n o c o rresp o n d e ;
i i n-i .i g>11 1 ... ion d e u n a n o rm a tiv a q u e clebió ap licarse, y, p o r u ltim o , u n a
in!' 1 1 •11 1 ii 'in o e x te n s ió n d e la ley d istin tas d e las q u e le Ira d a d o el fallo
I | I i | . |>miblc e x p re s a r e n lo q u e c o n siste n las in frac cio n es d e ley, p ero
C'lil^.ii 1( i, bajo s a n c ió n d e in a d m is ib ilid a d d e la im p u g n a c ió n , a
,:*n.il.n ludas y > ida u n a d e las n o r m a s legales q u e se estim an v ulnerad as,
11,¡ .i.ini Ii i i mi e x p re s a r e n q u é co n siste el in c o rr e c to análisis y ap licació n
d. |,r. ii< ii i ii.i.i legales p o r los s e n te n c ia d o r e s [...] El re c u rs o d e casación en
i I In iidn lie ;á .i ser e x tr e m a d a m e n te rig u ro s o al referirse a estos tópicos,
|hi. .in i|iic >i luen e n p a rte se d e s fo rm a liz ó la in te rp o s ic ió n del m ism o , al
. ............. s o la m e n te se s e ñ a le n g e n é r i c a m e n te los e rro re s d e d e r e c h o de
■ 11n
d o l e i c la s e n t e n c i a , e l T r i b u n a l d e C a s a c i ó n s ó l o d e b e r e s o l v e r t a le s
e l 11 H ( , v n o o í r o s ” !
in
!1
i i >] is •( u e n c i a , p a r a l a j u r i s p r u d e n c i a , e l e r r o r d e d e r e c h o s e a s e m e j a
,i I.i i n l i . i i . i o n d e le y , y a q u e n o s h a s e ñ a l a d o q u e a q u e l “c o n s i s t e e n l a a p l i . " n i - l e u n » le y q u e n o c o r r e s p o n d e ; l a n o a p l i c a c i ó n d e u n a n o r m a t i v a
i n i r d e liK .
i p l i c a r s e y, p o r ú l t i m o , u n a i n t e r p r e t a c i ó n o e x t e n s i ó n d e l a le y
d r , m i l . i i d e la s q u e le h a d a d o e l f a l l o
.352
I' in.ilmeiiK , d e b e rn o s te n e r p re s e n te q u e la C o rte S u p re m a h a resu elto
■11 H- n o es posible e n el re cu rso d e casación e n el f o n d o fo rm u la r p eticion es
iiiIiikIi.iilas, ev entu ales o c o n tra d icto rias.
I' n ese s em id o , d e c la ra q u e los requ isitos se ñ a la d o s e n los artícu los 767
\ i'7'J del ( .odigo d e P ro c e d im ie n to Civil se c u m p le n c u a n d o e n el libelo
I ii 1111 ii nte se señ ala n , e n fo rm a c o n c re ta y d ire cta, los e rro re s d e d e re c h o
i n q u e li.m in c u rrid o lo sju e c e s d el f o n d o al d ic ta r la re so lu c ió n ju d ic ia l. Lo
.mi 'im im plica q u e el r e c u r r e n te d e b e o p t a r p o r u n a sola lín e a d e arguitk b p inju i fdicos y m a n te n e rla e n el d esarro llo q u e efectú a e n su recu rso. N o
piH -í. n p lan tearse los e rro re s d e d e r e c h o d e m a n e r a ev entu al o s ub sidiaria
0 en fo rm a c o n tra d ic to ria .353 E n el m is m o se n tid o , sé in d ica q u e resu ltan
in ad m isib les aq u ellos re cu rso s d e casación e n el f o n d o q u e p la n te a n infrac1 iones diversas, p e ro u n a s e n s ub sidio d e í a s otras, p o r q u e al p ro c e d e rs e d e
esi.i m.im la no se re sp eta el c a rá c te r d e re c u rs o d e d e re c h o estricto q u e
1 Suprema, sentencia de 26 de septiembre de 2006, RDJ, t. CIII, sec. 1 \ p. 679.
( Suprema, rol 309 de 2007, sentencia de 2 de junio de 2008.
' l Suprema, sentencia de 26 de septiembre de 2006, RDJ, t. CIII, sec. 1', p. 679.
™ ( . Suprema, sentencia de 7 dejulio de 1997, RDJ, t. XCIV, sec. Ia, p. 52. En el mismo
n-niuli 1 Suprema,sentenciade 23de abril de 1997, RDJ, t. XCIV,sec. P, p. 35; C. Suprema,
mi ' " de 2004, sentencia de 27 de septiembre de 2004; C. Suprema, sentencia de 23 de
iii.iv ii dr ‘2 000, RDJ, t. XCVII, sec. I a, p. 91.
CAP. VI. 3* PA RTE. R EC U R SO DE C A SA C IÓ N EN EL FO N D O
posee la casación en el fondo y que exige que las infracciones legales que
se atribuyen al fallo recurrido se planteen franca y derecham ente y no en
form a dubitativa, contradictoria o subsidiaria.354 Los requisitos señalados en
los artículos 767 y 772 del Código de Procedim iento Civil se cumplen cuando
en el libelo pertinente se señalan, en form a concreta y directa, los errores
de derecho en que han incurrido losjueces del fondo al dictar la resolución
judicial. Lo anterior implica que el recurrente debe optar por una sola línea
de argum entos jurídicos y m antenerla en el desarrollo que efectúa en su
recurso. No pueden plantearse los errores de derecho de m anera eventual
o subsidiaria o en form a contradictoria.355
d)
Debe señalar de qué modo ese o esos errores de derecho influyen
substancialm ente en lo dispositivo del fallo.
En otras palabras, el recurrente debe dem ostrar que el Tribunal, aplicando
correctam ente la ley, debió fallar a su favor y no en su contra.
La Corte Suprem a ha señalado, interpretando el art. 772 del CPC, que
el escrito en que se deduzca el recurso de casación en el fondo debe expre­
sar en qué consiste el o los errores de derecho de que adolece la sentencia
recurrida y señalar de que m odo ese o esos errores de derecho influyen
substancialm ente en lo dispositivo del fallo.
Para tal efecto es m enester precisar en relación con las disposiciones
infringidas en qué consisten esos errores de derecho y la m anera en que
ellos influyen en lo dispositivo del fallo.356
En general, la Corte Suprem a nos ha señalado que la exigencia de fundam entación no se entiende satisfecha o cum plida por la sola transcripción
de uno o más preceptos legales cuando “no se realiza un debido desarrollo
de tal fundam ento, ni razona con la necesaria precisión que la ley exige
para explicar en qué habría consistido el o los errores de derecho de que
adolecería la sentencia recurrida con relación a la citada norm ativa”, o,
cuando careciendo el recurso “de razonam ientos concretos y precisos di­
rigidos a dem ostrar el erro r de derecho en que habrían incurrido los sen­
tenciadores” su exposición se ve constreñida a “u n extenso planteam iento
basado en cuestiones de hecho que se derivarían del fallo”. Y tampoco se
satisfacen las exigencias en cuestión cuando se aducen com o motivos de
la vulneración de una o más disposiciones legales “las mismas razones que
concurrirían respecto” de otras leyes tam bién estim adas como infringidas.
En otras palabras, según la jurisprudencia, para cum plir con la exigencia
del N° 2 del artículo 772 del Código de P rocedim iento Civil, no basta con
expresar en el recurso de casación en el fondo que la sentencia com etió
erro r de derecho o infracción de ley con influencia sustancial en lo dispo­
sitivo del fallo, sino que debe explicarse el m odo en que ello ocurrió. El
señalado recurso debe exponer uno a uno los errores de derecho, sin que
ellos puedan ser alternativos, ni subsidiarios, no contradictorios, pues ello
C. Suprema, sentencia de 14 de julio de 1997, RDJ, t. XCIV, ser. 1", p. 54.
:15r> C. Suprema, sentencia de 7 de julio de 1997, RDJ, t. XCIV, sec. Ia, p. 52. En el mismo
sentido, C. Suprema, sentencia de 23 de abril de 1997, RDJ, t. XCIV, sec. 1“, p. 35.
Corte Suprema, casación en el fondo, rol 3208-96.
309
L( ).‘i R EC U K SO S P R O C E SA L E S
im porta un error de lógica en el que se adm ite la inexistencia del prim er
error."57
Tratándose de la exigencia de tener que señalarse precisa y fundadam ente
la influencia que la pretendida iti fracción habría tenido lugar en lo dispositivo
de la sentencia im pugnada, ha dicho esta Corte que ella “110 se cum ple” con
el hecho de afirmar que tienen influencia, pero sin indicar la m anera como
influyen en lo dispositivo”, puesto que “Lo que el Código quiere al establecer
que debe hacerse mención expresa a la form a como las infracciones influyen
en lo dispositivo del fallo, es todo un razonam iento dirigido a demostrar, de
un m odo indubitable, a qué resultado habría llegado el Tribunal recurrido en
el caso de haber aplicado la ley en la form a que el recurrente cree correcta; y
demostrar, asimismo, que el haberlo hecho en una form a diversa y errada ha
acarreado consecuencialm ente un fallo equivocado”.358
En caso de interponerse en form a conjunta los recursos de casación
en la form a y en el fondo en un mismo escrito, ello debe hacerse separa­
dam ente, no siendo posible que se efectúe una misma fundam entación y
peticiones que com prenda la resolución de am bos recursos. Lo lógico será
que en lo principal se deduzca el recurso de casación en la forma, y en otrosí
se deduzca el recurso de casación en el fondo, si tenem os presente que si
se acoge el recurso de forma, se tendrá com o no interpuesto el de fondo,
según lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 808. En este sentido se
ha declarado que “corresponde m anifestar que los recursos cuyo examen de
admisibilidad se lleva a cabo adolecen de defectos formales que los hacen
inviables. El prim ero de ellos consiste en que ambos medios de impugnación
jurídico-procesal fueron interpuestos en form a conjunta, en la sección prin­
cipal de fs. 326, y con un petitorio com ún, lo que contraviene la normativa
que se acaba de m encionar (art. 772 en relación con los arts. 781 y 782)”.359
En el mismo sentido, se ha indicado que del artículo 808 del Codigo de
Procedim iento Civil se desprende que cuando se interponen en contra de
la sentencia de segunda instancia los recursos de casación en la form a y en
el fondo, el desarrollo de los petitorios de dichos recursos debe plantearse
separadam ente para cada uno de ellos. Son inadmisibles los recursos de
casación en la form a y en el fondo que se interponen conjuntam ente y en
los cuales se solicita que se tengan por interpuestos a fin de que se revoque
la resolución de prim era instancia, en circunstancias de que el petitorio
debe ocuparse de la sentencia de segunda instancia.3™ Se ha señalado que
si la casación en el fondo plantea una cuestión diam etralm ente opuesta a
las alegaciones que se form ularon en la casación formal, se incurre en una
contradicción que torna inadmisible el recurso de nulidad de fondo, porque
lo expuesto constituye un error o deficiencia grave en su formalización.31’1 En
síntesis, como ha señalado la Corte Suprem a, la presentación de los recursos
:157 C. Suprema, sentencia de 120 de julio de 2005, IfflJ, t. CI1, sec. 1J, p. 629.
C. Suprema, rol 2265 de 2006, sentencia de 27 de noviembre de 2007.
C. Suprema, rol 2593 de 2004, sentencia de 23 de noviembre de 2004
:Uin C. Suprema, sentencia de 23 de septiembre de 2003, RDJ, t. C, sec. 1J, p 167
,,lil C. Suprema, rol 4782 de 2003, sentencia de 29 de julio de 2004.
310
CAP. VI. ".'PA R T E R E C U R S O DE C A SA C IÓ N EN EL FO N D O
de casación en la forma y en el fondo debe ser sim ultánea, no subsidiaria.
La referida form a de plantear los recursos de casación no es procesalmente
aceptable, poique de conform idad con lo que estatuye el artículo 808 del
Código de enjuiciam iento en lo civil, “Si contra una misma sentencia se
interponen recursos de casación en la form a y en el fondo, estos se tramita­
rán y verán conjuntam ente v se resolverán en un mismo fallo. Si se acoge el
recurso de forma, se tendrá com o no interpuesto el de fondo”, de donde se
sigue que no se puede interponer alguno de ellos en subsidio clel otro, sino
que se debe hacer en la form a explícitam ente indicada por la ley, esto es, se
deben presentar ambos sim ultáneam ente.3112
Finalm ente, cabe tener presente que se ha resuelto que debe formularse
la solicitud de pronunciam iento de sentencia de reemplazo bajo sanción de
declarar su inadmisibilidad. En este sentido se ha resuelto que “cabe consignar .
que, estudiado el libelo que contiene el recurso de nulidad de fondo, esta
Corte Suprem a ha advertido que adolece de un defecto formal que impide
acogerlo a tramitación, consistente en que la recurrente de casación se limitó
a solicitar la invalidación de la sentencia que se ha pretendido impugnar, incu­
rriendo en la omisión de pedir que se dicte la ele reemplazo correspondiente.
En efecto, el petitorio clel referido escrito expresa únicam ente que “se acoja
a tramitación el presente recurso y se eleven los antecedentes a la Excma.
Corte Suprem a de Justicia a fin de que el máximo Tribunal se pronuncien
(sic) sobre la infracción a la ley en que ha incurrido la sentencia casada, la
cual ha influido en lo dispositivo del fallo, procediendo a invalidarla según
corresponda a derecho". En tales condiciones, no resulta posible el acogi­
miento del recurso de que se trata, habida cuenta que, en caso de estimarse
que concurren las infracciones de ley denunciadas, y de anularse la sentencia
impugnada, este Tribunal no podría dictar sentencia de reemplazo, clesde
que, como se precisó, ella no fue pedida.363
En síntesis, según nuestra jurisprudencia, de conformidad con lo que
establece el articulo 764 del Código de Procedim iento Civil, el petitorio de
un recurso de casación debe plantear la solicitud de que se acoja el recurso, se
anule la sentencia im pugnada y se clicte la sentencia de reemplazo en la cual
se revoque o confirme la de prim er grado, según sea el caso, decidiéndose
del m odo como interesa al recurrente, bajo los parámetros que estabkce el
artículo 785 del mismo texto legal. Si los recursos de casación en la forma y en
el fondo no cumplen con lo anterior, deben ser declarados inadmisibles.3W
11. PLAZO
El recurso debe interponerse siem pre dentro de los quince días siguientes
a la fecha de notificación de la sentencia contra la cual se recurre (art. 770
CPC).
Suprema, rol 3263 de 2003, sentencia de 29 de marzo de 2604.
»o c Suprema, rol 064 de 2004. sentencia de 26 de abril de 2004
«*• C . Suprema, sentencia de 20 de octubre de 2004, RDJ, t. CI, sec. Ia. p. 290.
311
LO S R EC U R SO S PRO CESA LES
Icdui cu recursos de casación en la form a y en el fondo en contra
■
l> m i............ i resolución, ambos recursos deberán interponerse simultánea111 ■
nii v n i iiu mismo escrito.
| 1111.1 piui(di- la interposición conjunta de la casación en el fondo
i mi I.i .ipi l.ii ion, puesto que aquel procede sólo contra sentencias inape-
l.llilra
I 1 l i l i TOS DE LA INTERPOSICIÓN DEL RECURSO
I >1 i ASAC .ION EN EL FONDO EN EL CUMPLIMIENTO
DE LA SENTENCIA IMPUGNADA
'mu lu mismos que pjoduce el recurso de casación en la form a y que se
11 niirm pl.m i'ii el art. 773 ya analizado.
13. TRAMITACIÓN DEL RECURSO
I .i n ,iiiiil.ii ion del recurso de casación en el fondo es básicam ente la misma
II* l.i m ■
i.il.i< l.t respecto del recurso d e casación en la forma, con las modiIii .<• n >iii-s <(ii<- indicarem os a continuación.
< .mi nvipri to a la tram itación del recurso de casación en el fondo ante
rl 11 ibim.il a i¡iio no existe ninguna m odificación referente a la tramitación
uii.i p.ira la casación en la forma.
I ii k-I.h uiii con la tram itación de este recurso ante el Tribunal ad quem
i i i >111 c 111 [11a 11 las siguientes modificaciones:
.i) In luí puesto que él sea, cualquiera de las partes tiene derecho a solicitar,
ili iiiio del plazo para hacerse parte en el Tribunal ad quem, que el recurso
i oiioi ido y resuelto por el pleno de la Corte Suprema. Esta solicitud
<1- i» limdarse en el hecho de que la Corte Suprem a en diferentes fallos ha
Mi.m nulo diversas interpretaciones sobre la m ateria de derecho objeto del
Ire III so
l'ii prim er lugar, es m enester tener presente que los titulares de esta
I
uli i d ion cualquiera de las partes del recurso de casación en el fondo, y
mi solo el recurrente.
I
i i segundo lugar, en cuanto al Tribunal ante quien debe form ularse la
iiud y la oportunidad para ejercer esta facultad, es m enester tener prem■
1111 que ella debe ser ejercida por cualquiera de las partes del recurso de
i asa* ion en el fondo ante la Corte Suprem a, y para tal efecto disponen de
un plazo fatal, que no es otro que el contem plado para hacerse parte ante
ese tribunal ad quem.
En tercer lugar, es m enester tener presente que esta facultad consiste
n i solicitar que se altere la regla respecto de la forma en que el Tribunal ad
qifiim deberá conocer y fallar el recurso.
Por regla general, el recurso de casación en el fondo debe ser resuelto
por la sala especializada de la Corte Suprem a respectiva, según la m ateria del
111
ii
s o
Ih
312
CA R VI. 3 ' PARTE. R E C U R SO DF. CA SACIÓ N EN EL FO N D O
recurso. M ediante ejercicio de esta facultad lo que se solicita por las partes
es que se altere esta regla, disponiéndose que el recurso sea resuelto por el
pleno del máximo Tribunal nacional.
En consecuencia, la alteración de esta regla se contem pló por el legis­
lador que sea ejercida por la Corte Suprem a sólo a petición de parte y no
de oficio, lo que habría sido de desear se hubiera contem plado, dado el
propósito de uniform ar la jurisprudencia de nuestro más alto Tribunal que
se persigue por ese precepto.
En cuarto lugar, es m enester tener presente que la solicitud de las partes
en el recurso de casación en el fondo para que sea visto por el pleno debe
tener un solo fundam ento, el cual consiste solam ente en el hecho de que
la Corte Suprem a en fallos diversos ha sostenido distintas interpretaciones
sobre la materia de derecho objeto clel recurso.
Para los efectos de ciar cum plim iento a este requisito, estimamos que
a lo m enos debe señalarse por el recurrente cuáles son los referidos fallos,
acompañándolos idealm ente a la solicitud, y además dem ostrar cómo la exis­
tencia de esas diversas interpretaciones tiene incidencia para la materia de
derecho que debe ser conocida y resuelta en virtud del recurso de casación
en el fondo interpuesto.
En otras palabras, no basta para que se acoja la solicitud el dem ostrar
en ella que existen fallos diversos de la Corte Suprem a sobre una materia
de derecho, sino que adem ás es m enester que esos fallos disímiles tengan
influencia para resolver la m ateria de derecho que debe ser resuelta en virtud
del recurso de casación interpuesto.
Respecto de los fallos que deben ser invocados para dem ostrar la exis­
tencia de interpretaciones diversas, ellos sólo pueden em anar de la Corte
Suprem a y no de otros tribunales.
Además, el legislador no ha sido muy expl&iacut