Subido por Ana Rondina

La información como discurso

Anuncio
LA INFORMACIÓN COMO DISCURSO
RECORRIDOS TEÓRICOS Y PISTAS ANALÍTICAS
Alejandra Valentino
Claudia Fino
(coordinadoras)
Facultad de Periodismo y Comunicación Social
Índice
INTRODUCCIÓN
El discurso de la información como objeto de estudio _______________________________ 4
Capítulo 1
Aproximaciones a los estudios del discurso: perspectivas teóricas-analíticas ___________ 13
Capítulo 2
Disquisiciones sobre la definición de género discursivo ____________________________ 32
Capítulo 3
Inscripción del tiempo en el discurso: los tiempos verbales __________________________ 50
Capítulo 4
La inscripción de las personas en el discurso ____________________________________ 63
Capítulo 5
Modalidades: enfoques y aproximaciones analíticas _______________________________ 84
Capítulo 6
Las muchas voces del discurso ______________________________________________ 100
Capítulo 7
El valor de la subjetividad en las palabras ______________________________________ 113
Capítulo 8
La información como discurso. Apuntes teóricos y propuesta metodológica ____________ 121
AUTORES ______________________________________________________________ 133
3
INTRODUCCIÓN
El discurso de la información
como objeto de estudio
Alejandra Valentino y Claudia Fino
El presente libro, La información como discurso. Recorridos teóricos y pistas analíticas,
surge a partir de la problematización de temáticas vinculadas a los Estudios del Lenguaje, del
Discurso y la Comunicación que venimos trabajando junto a nuestros compañeros de cátedra
desde hace mucho tiempo a lo largo de nuestra actividad como docentes, investigadores y
extensionistas universitarios.
El objetivo del proyecto editorial es reunir un material de estudio destinado a los estudiantes
del nivel superior, especialmente, a los que cursan las materias de Lingüística y Métodos de
Análisis Lingüísticos en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social y Lingüística General
en la Facultad de Psicología, como a aquellos docentes y/o investigadores que problematizan
al análisis del discurso como objeto de estudio.
Partimos de pensar que siempre que se reflexiona sobre fenómenos cotidianos, familiares y
naturales, no resulta sencillo desentenderse de aquellas características instaladas sólo porque
se trata de algo cercano y, por ello, obvio. Uno de estos fenómenos es el lenguaje: los seres
humanos hablamos, por un intercambio de secuencia de sonidos con sentido, nos
comunicamos, expresamos emociones, sensaciones, sentimientos y establecemos relaciones
con otros seres humanos. Hablar es una labor que no nos requiere ningún esfuerzo, lo
hacemos rápidamente, con mucha facilidad. Sin embargo este conocimiento no es suficiente o
resulta ambiguo y vago para respondernos científicamente acerca de la naturaleza del lenguaje
y el funcionamiento de la comunicación.
Estas diferencias nos evidencian la imposibilidad de dar cuenta del lenguaje de forma
directa, siempre hay puntos de vista sistematizados que constituyen las diferentes teorías, y es
a partir de esos puntos de vista que se recorta el objeto. En los Estudios del Lenguaje y del
Discurso, entonces, el objeto nunca está dado de antemano, sino que es una construcción
teórica hecha para delimitar el campo de alcance, el objeto de conocimiento.
4
Paradigmas científicos en los Estudios del Lenguaje
Tal como señalamos, no es posible dar cuenta del lenguaje de modo directo, sino a través
de una sistematización realizada en el marco de una teoría que propone un punto de vista del
objeto, por lo cual queda recortado. De tal modo que el estudio acerca del lenguaje como un
discurso científico, presenta teorías que se incluyen en posiciones paradigmáticas
determinadas, que responden al enfoque dado en el recorte del objeto lenguaje.
Un lugar interesante desde donde revisar estas cuestiones lo presenta Herman Parret
(1995) quien aborda los presupuestos ideológicos de las teorías lingüísticas, es decir aquello
que tiene de ideológico el discurso lingüístico. Para ello distingue entre lo que es la ideología
interna y la ideología externa. Esta última es ajena a las concepciones lingüísticas y a las
consideraciones acerca del lenguaje, tiene que ver más con cuestiones de uso de las teorías o
con las ideas de los individuos, que con lo específico lingüístico.
Un primer aspecto de la ideología interna, siguiendo a Parret, es que los lingüistas adoptan
– aun a su pesar – posiciones paradigmáticas. Parret toma el sentido de paradigma según
Kuhn y Foucault, para quienes hay períodos paradigmáticos, con rupturas y cambios de
paradigma. Un paradigma es un modelo de descripción y explicación de donde surgen las
teorías (no puede ser cuestionado por éstas). Los paradigmas, naturalmente, están insertos
históricamente en una sociedad y en una cultura, las teorías nacen dentro de uno de ellos, no
pueden evitarlo o modificarlo.
Dos son las posiciones paradigmáticas de las teorías lingüísticas contemporáneas: una
responde al eje referido a la función representativa del lenguaje y otra concierne a la función
comunicativa del discurso. Ambas funciones discursivas son reconocidas por todas las teorías
del lenguaje.
La primera, la función representativa, es la relación del lenguaje con el contenido, (el
contenido privilegiado es el pensamiento) en la que la validez está dada por la adecuada
representación del mismo. Es el eje paradigmático, tradicional, que puede encontrarse en
cualquier teoría lingüística y del cual surgen dos concepciones distintas: la expresionista y
la articulista.
La concepción expresionista (representación es expresión), para la que el lenguaje
representa/expresa el pensamiento como espejo o reflejo de la mente, fue adoptada por
Descartes y – en el siglo XX – por Noam Chomsky, para quien la gramática expresa la realidad
mental de un hablante ideal. Hablar es desarrollar una facultad mental.
La otra concepción, la articulista, ve al lenguaje como modelador del pensamiento, antes
sólo hay caos. No hay pensamiento antes del lenguaje. El signo es articulus, siempre
considerado en un sistema que se presenta como molde del contenido mental. Es Saussure
quien expone desde esta posición una teoría de la lengua y del signo lingüístico, y antes de
Saussure, un filósofo del siglo XVIII, Condillac, para quien no hay pensamiento sin lenguaje, ni
conocimiento fuera del lenguaje. Conocer la verdad es conocer lo discursivo.
5
La función comunicativa, como segundo eje paradigmático, la encontramos en
Wittgenstein, para quien el lenguaje se presenta como forma de vida: hecho social, cuyo
exponente se da en el lenguaje ordinario, el de todos los días. Para Wittgenstein el lenguaje es
como una ciudad antigua, sin planificación, donde lo nuevo va rodeando lo viejo, no es algo
geométrico, no es una estructura acabada. Es abierto, heterogéneo, diversificado como todas
las prácticas sociales.
La producción teórica durante años entendió la noción de lenguaje desde una visión
racionalista y tradicional. Sostenía que lo importante de una expresión lingüística radicaba
básicamente en lo que se decía y a la que se le podía asignar un valor de verdad. Tomemos,
por ejemplo, la expresión “pobres siempre hubo”. A partir de una emisión de ese tipo, se podía
decir que era verdadera o falsa, independiente de cualquier otro elemento a tener en cuenta.
La hipótesis sobre la que se establecía esta reflexión sobre el lenguaje desestimaba otros
elementos importantísimos en el análisis de la frase. Esta visión dejaba de lado la posibilidad
de problematizar la noción de significado; este tipo de concepción sobre el lenguaje planteaba
una dicotomía, una escisión entre la mente del hablante y el mundo que lo rodea, establecía
como diferenciales el lenguaje del mundo del cual da una visión.
En términos teóricos, se ha denominado como la concepción representacionalista del
lenguaje. En esta línea de pensamiento, el lenguaje representa la realidad; en este sentido, las
expresiones de una lengua representan, traducen, expresan un determinado concepto. Si le
preguntamos a la mayoría de los hablantes de una lengua cómo definirían el lenguaje,
seguramente lo definirían desde esa perspectiva representacionalista; dirían algo así como que
el lenguaje expresa ideas, pensamientos o algo por el estilo.
En este libro proponemos revisar precisamente esta visión del lenguaje. Para ello vamos a
tratar de pensar cómo cada vez que hablamos no sólo estamos describiendo el mundo sino
que, fundamentalmente, estamos asignando sentido, resignificando eso que decimos,
intercambiando con el otro y cómo ese proceso semiótico se potencia en un discurso particular
como es el discurso de la información, generando sentidos que no están sólo en lo que digo,
sino en cómo lo digo, a quién se lo digo, en qué circunstancias digo lo que digo, entre tantos
otros tantos elementos a tener en cuenta.
Un giro discursivo
Volvamos a nuestro primer ejemplo y pensemos los múltiples sentidos que le podemos asignar
al enunciado “pobres siempre hubo”. Tratemos de imaginar si les preguntamos a distintos actores
sociales qué entienden por esa frase. Sin duda, cada una de las interpretaciones va a cambiar de
acuerdo a quién sea el locutor o la persona que produce ese enunciado; no es lo mismo esa
expresión en un determinado momento histórico que en otro, entre tantas otras posibilidades.
Es decir, pensar el lenguaje en tanto interacción implica instalarnos en otra mirada sobre los
fenómenos lingüísticos; en otras palabras, se puede decir que con el giro discursivo se pasa de
6
un conjunto de reflexiones y teorías sobre el lenguaje que ponían la introspección racional en el
centro de la observación y explicación del mundo a otro conjunto de reflexiones o paradigma
científico que focaliza y privilegia la reflexión sobre el discurso y el análisis de los discursos
sociales. A partir de este cambio epistemológico, podemos saber que es imposible producir e
interpretar un discurso – y en el caso específico del discurso de la información el problema se
agudiza- sin una amplia cantidad de conocimiento sobre el lenguaje, el discurso, la
comunicación y todo lo que rodea a eso que decimos. Por lo tanto, hablar una lengua no
significa usar oraciones gramaticalmente correctas sino que hablar y/o entender una lengua
implica un conocimiento de los múltiples discursos que la conforman, usar el lenguaje significa,
nada más y nada menos, que interactuar con el otro por medio de discursos.
Podríamos decir que con el giro discursivo se pasa de un paradigma que pone las ideas y la
introspección racional en el centro de la observación certera del mundo, a otro que prioriza la
observación y el análisis de los discursos. Todo lo anterior permite afirmar que el conocimiento
del mundo no radica en las ideas, sino en los enunciados que circulan. Como vemos, este
paradigma le reconoce al lenguaje una función no sólo referencial (informativa) y epistémica
(interpretativa), sino también realizativa (creativa), o, generativa (Echeverría, 2003).
Del sistema al discurso de la información
Es desde este lugar que el paradigma de los estudios lingüísticos, que focaliza al lenguaje
entendido como una práctica social, desarrolla teorías que establecen relaciones entre reglas
del lenguaje y operaciones de poder en el actuar de la vida social, a través de la acción de
usuarios de una lengua particular como sujetos sociales. Algunas consecuencias evidentes de
estos enfoques son:

la diferenciación de oración / enunciado; sistema abstracto / discurso. Es
obvio que el discurso siempre se dirige hacia algo más que las reglas del uso de la
lengua, “enlaza las circunstancias en las que se habla o escribe con lo que se dice”
(Charaudeau, 1997: 49);

la forma y el contenido no son disociables: las formas de hablar se unen a ideas
en el discurso social, la realización parcial del mensaje está dada en la forma del
enunciado, porque nuestras elecciones y posibilidades paradigmáticas siempre se
dan en el marco de una perspectiva ideológica;

todo lenguaje es ideológico: todo lleva la marca de maneras de conocer y de
representar el mundo que no son necesarias ni universales, que implican apuestas
sociales y ocupan una posición en la economía de los discursos sociales.
En el caso del discurso de la información – objeto de estudio de la presente publicación - se
trata de abordar a la vez la función representativa del lenguaje y –simultáneamente – el
fenómeno de su fuerza de transmisión, lo que implica considerar lo que dicen los discursos y
7
los efectos que pueden llegar a producir, cómo se produce la articulación discurso /
comunicación, cuya separación no resulta posible (Charaudeau, 2009).
El enfoque que proponemos estudiar refuta una de las visiones más clásicas acerca del
lenguaje que consiste en pensarlo como un “instrumento” de la actividad comunicativa y
sostiene que si hay comunicación e información se debe al hecho lingüístico, y éste no puede
verse como instrumento exterior al hombre, sino como fenómeno fundante de su actividad
psicológica y social. En esta visión, el lenguaje no se considera solamente un vehículo para
expresar y reflejar nuestras ideas, sino un factor que participa y tiene injerencia en la
constitución de la realidad social.
Según Charaudeau, entender la comunicación como instrumento que sirve para manipular
es propio del mundo político-mediático. Tomemos como ejemplo cuando un político expresa,
ante el fracaso de algo expuesto, que “no se supo comunicar” está oponiendo el hacer, lo
concreto, al decir, lo efímero; además de dar por hecho que hay un pensamiento previo a la
palabra que sólo viene a ornamentarlo. Por otro lado, en el periodismo se suele oponer la
finalidad de la práctica, la información, que no presenta ninguna intención manipuladora, a la
comunicación, que sí tendría un propósito manipulador. De modo que se considera que la
información, entonces, es transparente, de intención pura, transmitir información se resume en
un “hacer saber”.
Sin embargo, la información ingresa al juego de la influencia social, es un acto de
comunicación, y como todo acto de comunicación se vincula a un acto intencional, voluntario o
involuntario, cuyo propósito es influir. La comunicación se presenta en una intencionalidad de
influencia, como fenómeno englobante de distintos tipos y géneros discursivos.
Hay, entonces, efectos de sentido previstos por parte de la instancia productora de la
información, aunque no es predecible cuánto de lo previsto coincide con los efectos percibidos
por los receptores, como sucede en todo fenómeno de comunicación y lenguaje. Sólo es
posible hacer hipótesis sobre los efectos en función del imaginario colectivo, pues es a partir de
nuestras normas sociales que conceptualizamos el mundo, hablamos de él, lo interpretamos,
desde nuestros imaginarios individuales, pero en costumbres, valores, prácticas y razones que
existen en la sociedad, en esa red de prácticas y discursos que interactúa con lo individual.
Hay que considerar que, en la transmisión del saber, tanto el saber como el canal y el
receptor de la información no constituyen realidades llanas y sencillas. Por una parte, la fuente
no presenta el saber como algo simple y natural, sino como algo múltiple, compuesto y
construido; por otra parte, el canal se constituye en una puesta en escena de la información,
por lo cual interviene en la significación y los efectos posibles de quienes la receptan; y,
finalmente, el receptor no se presenta como único, sino que lo constituyen grupos variados, con
identidades dada por intereses, ocupaciones, profesiones, edades, sexos, niveles educativos,
actividades sociales.
En el discurso mediático, el sentido se construye en un doble proceso de semiotización: el
proceso de transformación y el proceso de transacción. El proceso de transacción es el que
otorga significación psicosocial al acto de lenguaje apoyándose en ciertos principios: el de
8
alteridad (donde la reciprocidad no es simétrica); el de influencia (donde se define la finalidad
del acto); el de pertinencia (que establece el “universo del discurso”) y el de regulación (que
estabiliza los datos anteriores y distribuye los roles).
Por lo tanto, la información no es fiel a los hechos, ninguna información es neutral o
transparente por el proceso de transacción, en el que hay un saber que circula, es decir que
hay un saber que alguien transmite a otro que lo recibe, lo interpreta, modifica sus
conocimientos y que, sin dudas, va a tener una reacción posible.
Desde esta perspectiva, lugar teórico que adoptamos a lo largo de la presente publicación,
los medios de información que dan cuenta de la “realidad”, construyen un reflejo y ese reflejo
no tiene transparencia, al contrario, como sostiene Charaudeau es “un espejo deformante”.
Esto permite concluir en las implicancias – siempre ideológicas - de un estudio del discurso de
la información, orientado a concebir el hecho lingüístico, no como instrumento exterior al
hombre, sino como lo que funda su actividad psicológica, ideológica y social.
El análisis del discurso de la información
La idea del libro, entonces, es proponer una reflexión teórica y metodológica en una práctica
concreta: el análisis del discurso de la información (ADI). A lo largo de los diferentes capítulos
nos proponemos explorar el papel del AD en la reflexión del discurso social, identificar las
particularidades específicas del discurso de la información, repensar algunas cuestiones
metodológicas y problematizar en qué medida el AD favorece los procesos de producción e
interpretación discursiva en un ámbito específico como son los estudios de grado y/o posgrado
en las carreras de Comunicación Social, Psicología, Letras, entre otros, territorios donde
desarrollamos nuestras tareas cotidianas.
Partimos de pensar que la reflexión sobre la emergencia del análisis del discurso como
herramienta metodológica no se limita al simple hecho de un medio más para la investigación
en Ciencias Sociales sino que se convierte en una herramienta heurística para descubrir cómo
los actores sociales dan sentido al mundo y cuáles son los recursos lingüísticos que utilizan
(sistema de categorías, modalización, heteroglosia, léxico, posicionamiento de las personas,
entre otros) de los cuales dependen esas actividades.
El libro propone un repertorio de decisiones teóricas y metodológicas que puede abordar el
analista para el análisis del discurso de la información; en el desarrollo de los diferentes
capítulos los autores plantean una serie de cuestionamientos y problematizaciones que son
esenciales a la hora de tomar definiciones analíticas.
En este sentido, el trabajo indaga acerca de cómo el discurso de la información constituye
uno de los discursos de mayor circulación en nuestras sociedades contemporáneas, en la
medida en que dicho discurso refiere, comenta, provoca distintos acontecimientos mediáticos y
cristaliza una pluralidad de sentidos que configuran diferentes constelaciones del discurso
hegemónico. La idea fundamental que atraviesa todo el estudio es precisamente develar las
9
múltiples formas en que el discurso hegemónico impone, decide, establece, impugna, cristaliza
sentidos sobre nuestras prácticas, saberes e intereses cotidianos.
En el primer capítulo, los profesores e investigadores María Belén del Manzo, Mariela
Martínez y Renzo Servera dan cuenta del itinerario de los diferentes momentos que han
transitado los estudios del Discurso desde la década de 1960. El capítulo nos brinda una
serie de datos más que importantes para resituar los estudios discursivos en la trama de los
estudios del lenguaje. También proponen, a manera de introducción a la problemática,
algunas pistas analíticas para realizar una práctica concreta, como es analizar un discurso
mediático desde la enunciación. En ese punto el artículo plantea una serie de decisiones que
debe abordar el analista a la hora de presentar un estudio sobre los diferentes discursos
sociales que circulan en nuestro medio, cuáles son los lugares teóricos que podemos revisar
para pensar un análisis discursivo, cuáles pueden ser algunos de los pasos metodológicos
que podemos realizar para analizar el discurso de la información, entre otras preguntas que
el trabajo intenta develar.
El capítulo 2, producido por el docente e investigador Pablo Pierigh, problematiza una de
las hipótesis más importantes en los estudios del discurso, el problema de los géneros. El
autor realiza una genealogía del concepto estudiado y trata de identificar continuidades y
rupturas en torno a lo que se entiende desde una visión discursiva enunciativa como género.
A lo largo del capítulo aparecen una serie de encrucijadas teóricas y metodológicas que nos
permiten inferir el valor de la problematización de la categoría estudiada, nos da pistas para
desbaratar toda exterioridad simple entre “texto” y “contexto” plantea la necesidad de tener
como punto de partida para cualquier análisis discursivo – en el caso del discurso de la
información con mayor incidencia- la necesidad de estudiar la compleja relación entre ese
discurso e institución y/o práctica social en el que ese discurso emerge. Algunas cuestiones
que el autor se propone revelar se vinculan a preguntas del tipo, ¿por qué la
problematización del género es uno de los pasos esenciales a la hora de analizar un
discurso?, ¿cuál es la importancia teórico metodológico de sostener que toda práctica social
genera formas discursivas que le son propias?, entre múltiples cuestiones que nos permite
pensar el capítulo descripto.
En el capítulo 3, la profesora e investigadora Susana Souilla estudia, problematiza y
ejemplifica una categoría central a la hora de analizar discursos y especialmente en el discurso
objeto de nuestro estudio, el problema de los tiempos verbales. A lo largo de su exposición da
cuenta de las características gramaticales/discursivas de los tiempos verbales y explora la
producción de sentido que implica revisar/analizar esta categoría en tanto que aporta una
multiplicidad de sentidos en el análisis del discurso de la información. Tal como la propia autora
señala, por ejemplo, si en el periodismo gráfico la noticia, en tanto relato de hechos, exhibe, por
las convenciones del género, un predominio de los tiempos verbales pasados característicos de
la narración, la aparición de un verbo en tiempo presente en el título o en el cuerpo de la nota
puede estar en relación con distintos efectos de sentido: la relevancia actual del evento, la
introducción de un comentario, una cierta carga de dramatismo si se trata del presente
10
histórico, entre otros posibles. El estudio nos brinda una perspectiva interesante para
profundizar el análisis del discurso de la información y comenzar a responder preguntas tales
como: ¿cuál es el valor analítico de indagar el aspecto verbal en el análisis del discurso?, ¿el
discurso de la información estandariza determinadas usos de las formas verbales?, ¿la
denominación clásica de tiempos del relato y tiempos de discurso se puede seguir sosteniendo
en la discursividad contemporánea?
Siguiendo el recorrido que hemos diseñado, el capítulo 4 “La inscripción de las personas en el
discurso” producido por la profesora e investigadora María del Carmen Saint Pierre, devela una de
las cuestiones más relevantes del análisis discursivo que sin duda se complejiza cuando
trabajamos la discursividad mediática, a saber, el estudio de las personas en el discurso.
Precisamente esta categoría analítica nos permite problematizar la noción de sujeto
discursivo como así también las múltiples maneras de la inscripción de sujeto en el
enunciado. La claridad en la explicación como la ejemplificación apropiada resume una de las
cuestiones más complejas al analizar el discurso en general y el discurso de la información
en particular, el estatuto de las personas que nos hablan en el discurso. Se plantean
problemáticas y se brindan pistas para develar quién/quiénes nos hablan en el discurso de la
información, cómo se inscriben la diferentes personas en el discurso, cuáles son los
mecanismos gramaticales que develan la posición que adopta el locutor en el discurso de la
información.
Por su parte, Cristian Secul Giusti propone, como tema de análisis para el capítulo 5, el
problema de la modalidad. En el artículo “Modalidades: enfoques y aproximaciones analíticas”,
el becario e investigador estudia la categoría de la modalidad desde diferentes perspectivas
teóricas y da cuenta de las múltiples resignificaciones que ha tenido la categoría a lo largo de
los estudios del discurso, desde sus consideraciones gramaticales hasta la posibilidad de ser
uno de los conceptos esenciales para el análisis del discurso. La riqueza del capítulo radica en
que aporta al lector una serie de ejemplos esclarecedores para entender el potencial analítico
de la forma discursiva estudiada, como así también las múltiples posibilidades que proporciona
el estudio del tema en el análisis del discurso de la información. El autor propone problematizar
cuestiones tales como la diferencia de la categoría de modalidad del resto de las categorías
analíticas desde donde trabaja los estudios de enunciación y la importancia del seguimiento de
este fenómeno gramático-discursivo en el análisis del discurso de la información.
En el capítulo 6, “Las muchas voces del discurso”, las docentes e investigadoras Luciana
Rezzónico y Fernanda Mercerat hacen un recorrido por uno de los lugares analíticos con mayor
fuerza explicativa como es problematizar la inclusión de las diferentes voces en el discurso,
excediendo el análisis simple de pensar las tradicional cita directa o indirecta, para pensar en la
posibilidad de revisar las múltiples maneras que tienen los discursos referidos para incluirse en
el discurso y cómo esta herramienta analítica devela uno de las cuestiones más interesantes
para analizar el discurso de la información, que es revisar en forma permanente a quién dice
qué en cada instancia discursiva. A lo largo del texto plantean una de las cuestiones esenciales
al analizar el discurso de la información, que consiste en problematizar quién dice qué en cada
momento, quién nos habla en el discurso de la información (¿el periodista, el editor, el medio?),
11
cuáles son los actores sociales a los que se les da la palabra y cómo se legitiman determinados
discursos a partir de la utilización de discursos referidos.
En el capítulo 7, “El valor de la subjetividad en las palabras”, las profesoras e investigadoras
Claudia Festa y Claudia Suárez nos permiten reflexionar acerca de los subjetivemas o cargas
valorativas del léxico, lugar más que interesante para revelar los diferentes posicionamientos
que adopta el sujeto enunciador frente a su enunciado. La carga valorativa del léxico es uno de
los lugares donde se hacen más visibles, más evidentes, los diferentes puntos de vista que
adoptan los sujetos enunciadores a la hora de construir sus discursos. La lectura del artículo
nos permite problematizar cuál es la incidencia de la reconstrucción de los elementos léxicos
en el discurso de la información y en qué medida la selección léxica que realiza el sujeto
enunciador da cuenta de isotopías hegemónicas en este discurso.
Por último, en el capítulo 8, “La información como discurso. Apuntes teóricos y propuesta
metodológica”, proponemos un mapa teórico y metodológico donde se explicitan, de manera
esquemática, una serie de herramientas posibles a tener en cuenta al momento de decidir
realizar un análisis del discurso de la información. El artículo problematiza cuáles son los pasos
o momentos que debe tener en cuenta el analista al estudiar un objeto discursivo desde los
estudios del discurso.
12
CAPÍTULO 1
Aproximaciones a los estudios del discurso:
perspectivas teóricas-analíticas
Mariela Soledad Martínez, Renzo Servera
y María Belén Del Manzo
En la actualidad nos enfrentamos a una multiplicidad de prácticas discursivas que se
producen y circulan en todas las esferas de la vida social: el ámbito académico, sanitario,
judicial, legislativo, familiar, mediático/informativo. Allí el uso de la palabra oral y escrita genera
piezas discursivas (una conversación, una ponencia, una noticia periodística, un fallo judicial,
una historia clínica, entre otras) que, como forman parte de nuestra cotidianeidad, rara vez son
utilizadas y leídas de manera analítica.
Por ello, a través del análisis del discurso (en adelante AD), en tanto herramienta teóricometodológica, proponemos atender a estos enunciados. Es así que ponemos en diálogo
diversos autores y lugares teóricos desde dónde abordarlos.
A partir de la revisión de algunos conceptos fundamentales de los estudios del discurso y su
vinculación con distintas disciplinas en el campo de las ciencias sociales, indagaremos en
cómo pensar y problematizar las prácticas discursivas, ya que como sostiene Charaudeau
(2000: 52): “lo que está en juego es el cómo se construye el sentido social y los imaginarios
colectivos a través del lenguaje”.
El interés en este recorrido, entonces, es aproximarnos a los complejos mecanismos que se
ocultan en el uso del lenguaje y en la producción de los enunciados. De ahí que el AD, y en
especial la teoría de la enunciación, se proponen como una posible “entrada” para el análisis de
los textos, privilegiando el discurso de la información pero sin descartar otros géneros discursivos.
Esperamos, al término de la lectura, haber aportado una mirada diferente y crítica sobre los
discursos que nos rodean, para recibirlos como un espacio marcado subjetivamente que
integra dimensiones lingüísticas y socioculturales.
La génesis del AD
El AD se inscribe en el interior del “giro discursivo” ubicado entre 1964 y 1974, es iniciado
en filosofía y se extiende a distintas disciplinas sociales (Antropología, Sociología, Psicología,
13
Historia, Lingüística, entre otras). El “giro” desvía el estudio de estructuras sintácticas
abstractas y oraciones aisladas al uso de la lengua. Va más allá de la oración en sí misma para
profundizar en los sentidos y las relaciones que se establecen entre los sujetos. El lenguaje es
concebido como lengua viva perteneciente a un contexto específico y a hablantes particulares.
No se trata de un hecho puntual sino de un fenómeno progresivo que en su desarrollo
reconoce que la realidad se construye socialmente en y con el lenguaje. Esto implica una forma
diferente de acercarnos al pensamiento social, un cambio de estatus y una crisis del paradigma
estructuralista en las ciencias del lenguaje donde comienzan a interrogarse acerca de los
límites de la lingüística saussureana.
En este marco el discurso y el AD se constituyen a partir del cuestionamiento de la
dicotomía entre lengua (“langue”) y habla (“parole”) planteada en el Curso de Lingüística
1
General (1916) de F. de Saussure .
En esta oposición la lengua es una realidad social sistemática y homogénea, y el habla, una
realidad individual, contingente y más o menos accidental. Esta perspectiva es puesta en
discusión por la lingüística post-saussureana que completa este razonamiento dicotómico
mediante el concepto de discurso y la necesidad de estudiar el lenguaje en uso sin
abstracciones. De esta manera, comienza a considerarse al sujeto hablante integrado al
funcionamiento de los enunciados que se articulan sobre formaciones ideológicas.
Algunos acontecimientos significativos
Si bien es difícil determinar un origen, podemos señalar algunos factores claves en la
conformación del AD en el orden de la lingüística y de la filosofía. En este recorrido ofrecemos
una serie de autores, tendencias y grupos de investigación para comprender cuáles son las
principales líneas de trabajo de los estudios del discurso.
Desde el punto de vista lingüístico:
a. La superación del límite de la oración. En 1928, Propp investiga las estructuras
narrativas en la literatura oral y escrita, y se interesa en los textos y no en las unidades
lingüísticas (estudia estructuras trasoracionales). Como dice Maingueneau ([1976]1989:11) “la
escuela de los formalistas rusos preparaba la toma en consideración por parte de la lingüística
de lo que después se llamaría el discurso”. Años más tarde, en 1952, encontramos en Estados
Unidos a Harris, quien estudia las estructuras lingüísticas que traspasan la frontera de la frase.
Este autor propone una teoría destinada al análisis de los encadenamientos de enunciados
(denominados por primera vez “discursos”).
1
Es importante mencionar que la ecuación lengua=colectivo y habla=individual es desmontada por ciertas relecturas e
investigaciones de las obras marginadas de F. de Saussure (se trata de notas inéditas de lingüística general
publicadas en 2002 con el título “Ecrits de linguistique générale”-ELG-). Así como se destaca la dimensión discursiva
de la producción de significación, Saussure en estos apuntes subrayó que la “lengua entra en acción” sólo en y por el
discurso (ELG, p. 245). Para ampliar ver: Riestra, D. (2010) y Saussure, F. (2004).
14
b. Redefinición e instalación en un primer plano del sujeto. Hallamos los trabajos de
Benveniste (1966, 1970) sobre la enunciación. Este autor comprende la lengua como un
sistema de signos que puede ser aprenhendido en función de parámetros situacionales y busca
“desentrañar cómo se inscribe el sujeto hablante en los enunciados que emite” (Maingueneau,
1989: 12). Del conjunto de textos y autores que definieron la teoría de la subjetividad,
destacamos a Ducrot (1972) y a Kerbrat-Orecchioni (1980), quienes enfatizan en el carácter
dialógico de la actividad discursiva y en la subjetividad del hablante, elementos que más
adelante abordaremos.
c. Preocupación por el uso del lenguaje en la comunicación. Destacamos las
investigaciones de R. Jakobson (1960) que proponen revisar el acto de comunicación verbal
según seis funciones del lenguaje (expresiva, conativa, referencial, fática, metalingüística y
poética). A partir de estos estudios la naturaleza comunicativa de los sistemas de signos se
planteó como una problemática desde diversas disciplinas: la semiología (Barthes, 1964), el
interaccionismo simbólico (Goffman, 1971), la sociolingüística interaccional (Gumperz, 1982)
y la etnografía de la comunicación (Gumperz y Hymes, 1964, 1972). De esta última corriente,
2
señalamos el concepto de competencia comunicativa, reformulado de N. Chomsky y al que
le añade aspectos pragmáticos, esto es, un conjunto de habilidades y conocimientos que
permiten que los hablantes de una comunidad lingüística puedan entenderse en la
interacción social.
Desde el campo de la filosofía:
a. La pragmática y la teoría de los actos de habla. Esta perspectiva abandona el límite de
la oración para enfocarse en el uso del lenguaje, así Austin (1962) introduce el concepto de
performatividad: considera que hablar es hacer y aporta una dimensión accional al lenguaje.
Searle (1962) continuará esta investigación a la que denomina teoría de los actos de habla.
También Bourdieu en ¿Qué significa hablar? (1982) reformula estos conceptos desde una
mirada sociológica que será retomada en diversos trabajos de análisis del discurso.
b. La propuesta arqueológica. En 1969 encontramos un texto fundante para la
constitución del AD: La arqueología del saber de Foucault. Este autor desplaza el interés de la
historia de las ideas al campo de los dispositivos enunciativos e institucionales tomando en
consideración las reglas de producción de los enunciados. De esta manera los analistas del
discurso se apropian de conceptos clave como “formaciones discursivas”, “orden del discurso”,
“regularidades discursivas”, “dispositivos”, “prácticas discursivas”.
c. La dialogicidad en el lenguaje. En la década de 1970 se traducen por primera vez al
francés los trabajos del Círculo de Bajtín (Voloshinov, 1929 y Bajtín, 1979) centrados en el
principio dialógico y en la polifonía. Sus aportes permitieron comprender la función
comunicativa e ideológica como inherente al lenguaje, imposible de estudiar por fuera de su
contexto sociohistórico-cultural. En vinculación con esta noción encontramos el concepto de
2
Noam Chomsky desarrolla la noción de competencia lingüística, desde el generativismo, para designar la aptitud de
un hablante-oyente ideal de una lengua para generar y comprender un número infinito de expresiones en esa lengua.
15
género discursivo, “cada esfera del uso de la lengua elabora sus tipos relativamente estables
de enunciados” (Bajtín, [1979] 2008: 245).
Tradiciones en el AD
El AD es una subdisciplina de las ciencias del lenguaje (Charaudeau, 2009) que ha
renovado las ciencias sociales. Como vimos, incluye distintas corrientes que se diferencian por
sus presupuestos teóricos y/o metodológicos pero no se excluyen, por el contrario, algunas se
complementan y enriquecen.
Estamos frente a una práctica de investigación compleja dada su amplia dimensión e
indeterminación. Si bien encontramos acciones decisivas en su conformación, el AD se asume
desde sus comienzos como un campo integrador, en el que las miradas sobre el lenguaje
convergen desde distintas perspectivas y el término discurso es un objeto compartido.
De esta forma, análisis de discurso y discurso son conceptos polisémicos, es decir, no
son unívocos. Existen tantas definiciones como corrientes y prácticas. Sin embargo, aparece
una pregunta transversal en las diferentes tradiciones: ¿qué hace efectivamente el hablante
cuando usa la lengua? Los distintos autores/ las teorías lingüísticas consideran el análisis del
lenguaje a partir de su uso, ya sea hablado, escrito o icónico verbal.
Dada esta complejidad, examinaremos dos tradiciones, la anglosajona y la francesa y al
interior de cada una, sólo algunas de las orientaciones y nociones más relevantes cuyos
aportes han configurado de manera significativa los estudios del discurso.
La tradición anglosajona
Un avance importante en el análisis del discurso fueron las contribuciones, de inspiración
lógico-filosófica, hechas por Austin, Searle y Grice (1975) desde el estudio de la competencia
pragmática. No se trata de una disciplina homogénea, sino de una especie de espacio donde
se entrecruzan diversas corrientes. En este sentido, nos interesa revisar algunos elementos de
la teoría de los actos de habla y el estudio de las inferencias.
Austin considera los enunciados formas específicas de acción (poseen una fuerza
ilocucionaria) y distingue lo que se dice de la intención con que se dice y el efecto que causa lo
dicho en quien recibe el enunciado. De esta manera, ubica este proceso interpretativo de
intenciones en un marco conversacional, por lo que aparecen factores sociales y también
cognitivos en el estudio de los enunciados. Por su parte, Searle hace una relectura de los
planteos de Austin y agrega ciertas nociones, como un conjunto de reglas constitutivas y
condiciones necesarias para que sean realizados los actos de habla, además de proporcionar
una clasificación de los mismos.
16
Por otro lado, Grice profundiza estos desarrollos y formula la teoría del principio de
cooperación dando lugar a los implícitos bajo la forma de presupuestos y sobreentendidos,
aquello que no está dicho pero que, sin embargo, se quiere comunicar. Se trata de procesos
inferenciales activados por los hablantes, quienes movilizan ciertas reglas en el juego
conversacional (máximas según Grice).
Además, en esta tradición anglosajona, en los años ochenta, encontramos lo que se ha
denominado “Análisis Crítico del Discurso” (ACD), una perspectiva diferente para abordar las
prácticas discursivas desde una postura problematizadora. En particular citamos las
investigaciones de Fairclough, Wodak, van Dijk, entre otros.
Esta línea de trabajo se propone un modelo de reflexión teórico metodológico que investiga,
por ejemplo, cómo los discursos reproducen el abuso de poder, la dominación o la desigualdad
social y determinan quiénes tienen acceso a estructuras discursivas y de comunicación
aceptadas y legitimadas por la sociedad. Entonces, un analista crítico del discurso, además de
tener en cuenta el vínculo entre lo discursivo y lo social, apunta a ser un "agente de cambio",
desmontar los mecanismos ideológicos de sometimiento y discriminación.
La Escuela Francesa de análisis del discurso (1960-70)
y la tendencia francesa
La Escuela Francesa (EF) aparece a mediados de los años sesenta y en ella convergen
ciertas tradiciones de investigación: el estructuralismo de esos años anuda lingüística,
psicoanálisis y filosofía. Se destaca la figura de Pêcheux (1969) influenciado por Marx,
Althusser y Lacan. Desde este espacio construyen una teoría del discurso en relación a la
ideología privilegiando los procedimientos que desestructuran, descomponen las totalidades
para acceder al sentido. Esto es lo que Maingueneau denomina concepción analítica. Entre
1969 y 1971, aparecen La arqueología del saber y El orden del discurso de Foucault. Sus
planteos, el creciente desarrollo de los trabajos sobre enunciación y el éxito de las corrientes
pragmáticas ejercieron una influencia cada vez más fuerte en los estudios del discurso mientras
que la EF fue retrocediendo para dar lugar a una nueva concepción de la discursividad. Los
trabajos son abordados desde un enfoque integrativo que piensa el discurso como un eslabón
de cadenas intratextuales y como participación en un dispositivo de habla inscripto en un lugar
social. Así comienza a gestarse una tendencia francesa que en términos de Maingueneau
(1991: 28) “no constituye ni una disciplina ni una escuela, sino el entrecruzamiento de un cierto
número de referencias teóricas y metodológicas que son compartidas por investigadores con
3
problemas muy diversos” .
Esta segunda etapa es importante porque llega hasta nuestros días. En las décadas del
ochenta y noventa, se establece un tipo de análisis del discurso centrado en la enunciación.
3
La traducción es nuestra.
17
Maingueneau y Charaudeau (2005: 229) han descripto las fronteras de esta nueva
aproximación al AD a partir de ciertas características: el interés por corpus relativamente
condicionados y que presentan una relevancia histórica; no ocuparse sólo de la función
discursiva de las unidades sino de sus propiedades en tanto unidades de la lengua; su relación
privilegiada con la teoría de la enunciación; la importancia del interdiscurso; su reflexión sobre
los modos de inscripción del sujeto en su discurso.
La teoría de la enunciación y la subjetividad en el lenguaje
Nos interesa puntualizar en este último modo de abordar los estudios del discurso que
enfatiza en la subjetividad. Es central en esta perspectiva la noción de enunciación que nos
permite analizar el papel del sujeto en el lenguaje. Su objeto de estudio consiste en tratar de
revelar las diferentes huellas/marcas lingüísticas que deja el hablante en el enunciado. De este
modo, la tarea del analista del discurso será establecer cuáles de esas formas lingüísticas son
realmente significativas para reconstruir el sentido del texto.
La corriente enunciativa se expone fundamentalmente a partir de los trabajos de Bajtín y
Benveniste quienes proponen un sujeto que se configura como productor y, a la vez, producto
del discurso.
Esta línea se profundiza en los años ochenta y principios de los noventa y sus principales
exponentes son Kerbrat-Orecchioni (1980) y Ducrot (1986), a quienes podemos sumar a
Maingueneau y Charaudeau con sus investigaciones en ese sentido.
Benveniste parte de la oposición sistema conceptual/puesta en funcionamiento por el sujeto.
“Por un lado está la lengua, conjunto de signos formales (…) dispuestos en clases, combinados
en estructuras y en sistemas; por otro la manifestación de la lengua en la comunicación
viviente” ([1966] 2010:129).
Por consiguiente, este análisis nos lleva a distinguir entre la lengua como un conjunto de
signos y sus posibles combinaciones, de la lengua como una actividad que deviene en discurso
cuando el individuo se la apropia.
Es por ello que dicho enfoque nos aproxima al sujeto como responsable de llevar
adelante esta conversión. Este autor afirma que es en y por el lenguaje que una persona se
constituye frente a otra como sujeto. Así la subjetividad del “yo” (del ego) se configura con
la presencia del otro. No sólo apunta a la “subjetividad del lenguaje” sino también a su
carácter “intersubjetivo”, marcado por la relación entre el hablante y su interlocutor que
hacen posible la comunicación lingüística.
En su trabajo “El aparato formal de la enunciación” (1966), pone el acento en los
mecanismos de producción discursiva, en el aquí y ahora de un momento histórico
determinado. Subraya que la enunciación supone la conversión individual de la lengua en
discurso y la presencia de un hablante y un oyente. Por lo tanto, los primeros elementos
18
constitutivos de este proceso son, por un lado, el locutor, el que enuncia, y por otro, el
alocutario, aquel al que se dirige el enunciado. Ambos se definen como interlocutores.
El lingüista francés sostiene que el locutor se coloca en posición de hablante por medios de
índices específicos: los deícticos (pronombres personales, adverbios, tiempos verbales, etc.) y
un conjunto de procedimientos accesorios (sintácticos, morfológicos y semánticos) que fueron
posteriormente agrupados como modalidades y subjetivemas. Se trata de elementos
lingüísticos presentes en la lengua que nos remiten a los participantes de dicha situación
comunicacional como así también a algún elemento espacio-temporal de la misma.
Precisamente el esfuerzo de la teoría es rastrear estas marcas que revelan la presencia
del sujeto hablante en lo que está diciendo, busca desentrañar cómo se inscribe el
enunciador en su discurso.
La inscripción de la subjetividad
Para Catherine Kerbrat-Orecchioni la lingüística de la enunciación se concibe en un sentido
amplio y restringido a la vez. De manera amplia, describe las relaciones entre el enunciado y
los elementos que conforman el marco enunciativo (los protagonistas del discurso, la situación
de comunicación, circunstancias de tiempo y espacio y las condiciones generales de la
producción y recepción del mensaje). En un sentido reestringido considera “como hechos
enunciativos las huellas lingüísticas de la presencia del locutor en el seno de su enunciado, los
lugares de inscripción y las modalidades de existencia de lo que con Benveniste llamaremos la
subjetividad en el lenguaje” ([1980]1997: 42).
En este sentido, su trabajo adopta una actitud descriptiva y tiene por objeto determinar que
algunos hechos lingüísticos son más pertinentes que otros, esto significa localizar y
circunscribir “esos puntos de anclaje más visibles de la subjetividad”.
La autora define la problemática planteada como la búsqueda de los procedimientos
lingüísticos (deícticos, modalizadores, términos evaluativos, etc.) con los cuales el locutor
imprime su marca al enunciado, se inscribe en el mensaje y se sitúa en relación a él
([1980]1997: 43). De esta manera, realiza la identificación, descripción y estructuración de un
conjunto de hechos enunciativos a modo de inventario (elaboración de una grilla que permita
clasificarlos). Su aporte entonces reside en un intento por ordenar algunas unidades
lingüísticas a partir de las cuales se inscribe la subjetividad, en especial, la clasificación de
sustantivos, adjetivos, verbos y adverbios bajo la categoría de subjetivemas. Sin embargo, la
propia Kerbrat advierte acerca de la posibilidad de entrecruzamiento de categorías dado por
sutiles diferencias de matiz entre unas y otras. Más aún, reconoce la complejidad de la tarea de
identificar los subjetivemas ya que, como ella misma observa, “toda unidad léxica es, en un
cierto sentido subjetiva” ([1980]1997: 91), de ahí la necesidad de flexibilizar sus esquemas.
En fin, sus investigaciones proponen ampliar y precisar algunos conceptos desarrollados por
Benveniste, como señalamos, recurre a taxonomías para sistematizar las marcas de subjetividad y
19
revaloriza la noción de “connotación”, esto es, un conjunto de significaciones segundas que se
agregan al significante y varían según el cotexto y contexto, entre otros aportes.
La visión polifónica de la enunciación
La concepción de Ducrot acerca de la enunciación presenta algunas diferencias centradas
en el estudio de los actos de habla, la argumentación y la polifonía. Para él, la enunciación es
una actividad lingüística llevada adelante por el que habla en el momento en que habla, le
imprime un carácter histórico y momentáneo.
Este autor, al igual que Bajtín, distingue oración de enunciado. Mientras que la frase es una
entidad abstracta que no pertenece a lo observable sino que es elemento del objeto teórico
construido por el lingüista y a la cual se le asigna una significación, el enunciado es la unidad
real de la comunicación discursiva con rasgos estructurales, fronteras definidas y al que se le
puede conferir un sentido. Su teoría sostiene que “es imposible preveer el sentido de un
enunciado conociendo nada más que la oración utilizada”. En esta misma línea, el intelectual
ruso destaca que la oración no se relaciona inmediatamente y por sí misma con el contexto de
la realidad extraverbal y con otros enunciados ajenos, no posee un sentido ni espera una
respuesta del otro.
Ambos lingüistas introducen la posibilidad de que en la enunciación se activen una
multiplicidad de voces. De esta manera, Ducrot realiza una crítica a la teoría de la unicidad del
sujeto hablante, esto es la idea de que en los enunciados hay un único sujeto responsable de
lo dicho. Su propuesta implica la existencia de un ser empírico que produce el discurso pero
también la existencia de otros planos subjetivos en relación de diálogo, incluye otras figuras
discursivas (locutor y enunciadores). Así, recupera de la escuela rusa la concepción dialógica
del lenguaje, según la cual todo enunciado se relaciona con otros, es decir, responde a
enunciados anteriores. En este sentido, “el discurso encuentra el discurso del otro en todos los
caminos, en todas las orientaciones que llevan a su objeto, y no puede dejar de entrar en
interacción viva e intensa con él” (Bajtín, [1979] 2011).
Su análisis también enfatiza en determinadas huellas de subjetividad: le interesa dar cuenta
de la adhesión o distanciamiento de los diferentes locutores en sus enunciados a partir de los
modalizadores y marcadores argumentativos. Estamos frente a un autor que se encuentra
entre la Pragmática (desde la argumentación) y la Teoría de la Enunciación propiamente dicha.
Dispositivos enunciativos
Para Maingueneau y Charaudeau los discursos se originan en determinada situación de
enunciación, consideran la articulación del texto con el espacio social en el que es producido, el
sujeto que enuncia y el tiempo. El primero de estos autores sostiene que
20
“el interés que orienta al análisis del discurso, no es aprehender ni la
organización textual ni la situación de comunicación, sino pensar el dispositivo
de enunciación que une una organización textual y un lugar social determinado.
El discurso es considerado como actividad relacionada a un género, como
4
institución discursiva” (Maingueneau, 1991:13).
La propuesta semiótica-discursiva de P. Charaudeau trata de articular lo externo (la
situación de comunicación) y lo interno (la puesta en escena enunciativa) de la actividad
lingüística. Integra un sujeto psicosocial y lingüístico que opera en la construcción del sentido
en el discurso. El objetivo de su análisis discursivo es identificar las características de los
comportamientos semióticos (el cómo decir) en función de las condiciones psico-sociales que
los restringen según los tipos de situación de intercambio (Charaudeau, 1995: 19-20).
Estos autores se ocupan de un tipo particular de análisis que comprende discursos que
guardan un lugar importante en nuestras vidas y un espacio en un campo más vasto como la
comunicación: el noticiero, el slogan, la publicidad, entre otros. Ambos nos invitan a un
acercamiento transdisciplinario para abordar dichos fenómenos.
Diferencias y convergencias: Pragmática
y Teoría de la Enunciación
Luego de haber revisitado estas propuestas, surgen diferencias y similitudes. Ambas
coinciden en que critican la concepción puramente “instrumental” o “representacional del
lenguaje”; conciben el lenguaje como “acto”; se esfuerzan por articular enunciado y
contexto; y asumen que el sentido se construye dinámicamente y tiene algo de inagotable
(Otaola Olano: 2006).
En cuanto a las distinciones, mientras que la Teoría de la Enunciación es de inspiración
gramatical neo-estructuralista europea y fundamentalmente de Francia, la Pragmática es de
inspiración lógico-filosófica y se inscribe en el terreno anglosajón, con fuerte implantación en
Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania.
Por otro lado, la corriente enunciativa, que entiende la importancia de la producción de discursos
y focaliza en el enunciador/locutor (quien enuncia) parte del análisis de enunciados, a través de los
índices de persona, tiempo y espacio (deícticos), la polifonía (las muchas voces en el discurso) y la
modalización (la forma en la que el contenido es enunciado) para identificar huellas lingüísticas que
deja el sujeto hablante; en tanto la Pragmática, que se interesa en el interlocutor o receptor, es decir
en la interacción y la interpretación, focaliza en los “actos de habla” y destaca el lugar de las huellas
extralingüísticas producto de la conversación y la argumentación, entre otras.
4
La traducción es nuestra.
21
Si bien ambas corrientes han aportado al AD, como nuestro objetivo es el análisis lingüístico
del discurso, nos centraremos en las nociones que responden a la Teoría de la Enunciación.
Acerca de la noción de discurso
Para definir al discurso proponemos considerarlo, de acuerdo a lo expuesto, en su relación
con el lenguaje en uso en distintos contextos relacionales y comunicacionales. Lo concebimos
no como una actividad individual sino básicamente como una práctica social, una forma de
acción entre las personas orientada hacia unos fines. De esta manera, es comprendido como la
asociación de un texto y su contexto.
Maingueneau destaca que el discurso tiene en cuenta las condiciones de producción de los
enunciados, o sea, su marco enunciativo integrado en una situación precisa de comunicación.
El discurso es parte de la vida social y, sin duda, contribuye a la construcción de identidades
sociales, de relaciones interpersonales entre los sujetos y a la creación de creencias,
conocimientos, maneras de comunicarnos y representaciones del mundo. Un discurso se
constituye entonces como el resultado de una construcción intencional de la realidad, y no
como una mera intuición.
La lengua, como materia prima del discurso, ofrece a los hablantes diversas opciones
(fónicas, léxicas, sintácticas, pragmáticas), que deberán seleccionar a la hora de interactuar.
Esta elección se lleva a cabo siguiendo parámetros contextuales dinámicos (situación,
propósitos y características de los destinatarios, entre otros) que permiten la construcción de
piezas discursivas asociadas a condiciones de producción determinadas, es decir, originadas a
partir de un género discursivo en particular.
La utilización de determinados términos, construcciones discursivas, modos de referirse al
otro, estará ligada a una ideología, una visión del mundo, metas y finalidades concretas. Son
estas opciones las que les permiten a los sujetos desplegar estrategias discursivas para
lograr determinado propósito. Este último término es clave en el AD ya que supone un conjunto
organizado de procedimientos que un hablante/escritor lleva a cabo con un fin específico en
función del contexto socio-cognitivo en el que se encuentra. Su construcción depende de la
combinación de recursos gramaticales y pragmáticos, de ahí que el analista deberá describir
estas posibles relaciones para dar cuenta de una planificación discursiva particular.
Como práctica social, el discurso es complejo y heterogéneo pero no por ello caótico.
Existen una serie de normas y reglas como así también diferentes modos de organización que
guían a las personas para la construcción de discursos coherentes y apropiados a cada
situación de comunicación (participantes, lugar y tiempo).
Desde esta mirada, entendemos por discurso “organizaciones trasoracionales que
correspondan a una tipología articulada sobre condiciones de producción sociohistóricas”
(Maingueneau, [1976]1989:25). Se trata entonces de un intento por describir y explicar quién
utiliza el lenguaje, cómo lo utiliza, por qué y cuándo lo usa.
22
Dinámica analítica
Hasta aquí hemos visto cómo las concepciones pragmáticas, interaccionistas y
enunciativas adquieren una importancia creciente en el AD. Asistimos a una proliferación
de investigaciones desde diferentes corrientes con un punto de vista propio e intereses
específicos. Esto nos lleva a pensar en una metodología de análisis diferente en cada
caso, sin embargo, cada investigador para llevar adelante cualquier práctica en el marco
del AD tendrá en cuenta algunas consideraciones generales tales como el carácter
interdisciplinario del mismo, la definición del objeto de estudio partiendo de un corpus, la
delimitación y descripción de las unidades de análisis, y el establecimiento de ciertos pasos
metodológicos que esbozamos a continuación.
Carácter interdisciplinario
Es interesante poner de manifiesto cómo el carácter interdisciplinario constituye el sentido
del AD, diferentes disciplinas ofrecen métodos y técnicas de observación para describir,
analizar e identificar efectos de sentido en el discurso.
Desde este lugar, se muestra cómo el discurso también es objeto de interés para las
ciencias sociales. “El análisis del discurso tiene el privilegio de situarse en el punto de contacto
entre la reflexión lingüística y las otras ciencias humanas” (Maingueneau, [1976]1989: 7). Es en
esta dimensión que el análisis lingüístico-discursivo se presenta como una herramienta teóricometodológica para comprender fenómenos sociales en los que el uso de la palabra se vincula
con diferentes esferas de la vida social.
Es así como el discurso se ha convertido en un objeto de estudio, de análisis y debate al
interior de las ciencias sociales. Los cruces entre las diferentes disciplinas han ampliado las
temáticas del AD y enriquecido sus aportes. Las contribuciones de la Antropología, la
Sociología, la Historia, la Psicología, entre otras disciplinas, han posibilitado que se aborden
problemáticas tales como los discursos de los medios de comunicación y las nuevas
tecnologías, nuevas formas de relacionarse entre los sujetos sociales, la construcción y
consolidación de discursos de poder por parte de los grupos dominantes, las estrategias de
resistencia de sectores oprimidos, entre otras temáticas.
A partir de este “juego interdisciplinario y transdisciplinario” consideramos el AD como una
práctica interpretativa que se ocupa de todos los discursos y que de acuerdo con los problemas
de los que parta el analista apela a disciplinas lingüísticas y no lingüísticas dentro de las
ciencias sociales.
23
Delimitación y descripción de las unidades de análisis
Uno de los aspectos principales es establecer unidades que nos permitan ordenar los
datos que obtenemos de la interacción verbal, datos empíricos que debemos observar en
su contexto de aparición para poder interpretarlos: una noticia, en un diario de unas
características concretas; una declaración, en un juicio; una clase, en un aula y en una
institución determinada; una historia clínica, en un hospital o en un sanatorio privado. En
todos los casos, debemos trabajar con textos producidos y puestos a circular por actores
sociales en situaciones específicas.
Recordemos que desde la Teoría de la Enunciación, la unidad básica del discurso es el
enunciado entendido como el producto concreto de un proceso de enunciación realizado por
un enunciador/locutor y destinado a un enunciatario/alocutario. Como vimos, para
Benveniste, la enunciación es la puesta en funcionamiento de la lengua por un acto individual
de utilización; es el acto mismo de producir un enunciado y no el texto en sí mismo. Es decir
que lo que se estará estudiando, abarcará no sólo el producto concreto del proceso, sino
también las huellas que imprime el sujeto que habla en el enunciado. De esta manera, la
importancia de la teoría de la enunciación para el AD radica en que nos permite encontrar
dentro del discurso signos específicos (deícticos, modalidades, subjetivemas, etc.) que señalan
la actitud del locutor frente a la situación en la que produce ese discurso. Esto implica dar
cuenta de la existencia de la “subjetividad en el lenguaje” reconstruyendo las relaciones
establecidas entre los protagonistas del discurso, la situación de enunciación, las
circunstancias espacio-temporales, las condiciones generales de producción/recepción, el
contexto socio-histórico.
Esta multiplicidad de elementos da forma a un momento único e irrepetible en el cual el
enunciador, a partir de sus elecciones conscientes e inconscientes, construye un discurso más
o menos subjetivo.
En este punto, es importante realizar algunas consideraciones a la hora de pensar la
relación entre discurso y contexto. Una de las formas de abordarlo está vinculada con aquel
lugar donde se inserta el enunciado o el conjunto de éstos. Otra manera es comprender el
discurso como práctica social, y, por tanto, el contexto no se orienta en una única dirección en
el discurso sino que lo constituye como tal.
Describir el discurso como práctica social implica una relación dialéctica entre un
evento discursivo particular y la situación, la institución y la estructura social que
lo configuran. Una relación dialéctica es una relación en dos direcciones: las
situaciones, las instituciones y las estructuras sociales dan forma al evento
discursivo, pero también el evento les da forma a ellas. Dicho de otra manera: el
discurso es socialmente constitutivo así como está socialmente constituido:
constituye situaciones, objetos de conocimiento, identidades sociales y
relaciones entre personas y grupos de personas. Es constitutivo tanto en el
sentido de que ayuda a mantener y a reproducir el statu quo social, como en el
24
sentido de que contribuye a transformarlo (Fairclough y Wodak, 1997 citado en
Calsamiglia y Tusón, 2008: 1).
Precisamente una de las tareas principales a la hora de realizar un análisis de este tipo es
dar cuenta de determinadas jugadas discursivas que nos permitan establecer el sentido
irrepetible que esos signos adquieren en la situación particular en que son empleados y
reconstruir ciertas formas explícitas e implícitas, a lo largo de nuestras interpretaciones 5.
En esta dinámica tratamos de responder a preguntas tales como: ¿qué dicen/no dicen los
distintos enunciadores/locutores que aparecen en el texto? ¿qué sentido tiene tal enunciado en
el contexto en cuestión? ¿por qué se dice/se significa tal cosa en este momento? Y
especialmente, ¿cuáles son las estrategias, las tácticas discursivas que utiliza el sujeto
enunciador para significar tal o cual sentido?
En consecuencia, no se trata de un análisis de contenido 6 sino que fundamentalmente
pensamos en develar y comprender los efectos y modos en la producción social del
sentido 7 describiendo estructuras y estrategias de prácticas textuales y su relación con el
proceso de enunciación.
La tarea del analista del discurso
En todo AD se recorren una serie de pasos metodológicos como: la definición del fenómeno
que se quiere analizar, la elección del material relevante (corpus) y el análisis propiamente
dicho, que implica muchas veces indagar en otras disciplinas de las ciencias sociales, o sea, la
interpelación de otros saberes.
El analista deberá formularse, en primera instancia, una cuestión que le permita establecer
una serie de preguntas: ¿Qué fenómeno social se está intentando comprender, explicar a
través del lenguaje? ¿Cómo el sujeto enunciador se inscribe en el discurso, de qué manera
aparecen huellas de subjetividad en lo que enuncia? ¿Cuál es su intención?
Lo que está en juego en el AD es, como anticipamos, revelar los posibles efectos de
sentido. Es decir, construir procedimientos analíticos que desmonten los mecanismos
discursivos que utilizan los hablantes.
Podemos establecer una serie de etapas en este proceso, la primera es, sin duda, la
identificación, selección y clasificación de aquellos elementos lingüísticos con los que el sujeto
5
6
7
En términos de Charaudeau (2009) la interdisciplinariedad permite un “análisis interpretativo”, esto consiste por un
lado, en una actividad inferencial ligada a la formulación de hipótesis, y por otro, en una operación que relaciona los
resultados del análisis con presupuestos teóricos.
Es un método de tratamiento de la información que normaliza la diversidad superficial de un conjunto de textos
para que puedan ser comparados y cuantificados. Su objetivo no es el funcionamiento de un discurso (Otaola
Olano, 2006: 32).
Se entiende por efectos de sentido, el valor particular que cobra un signo o una serie de signos en un discurso
particular (cotexto) y en una situación particular (contexto). El sentido surge de la vinculación entre las relaciones que
los signos mantienen entre sí en el discurso (qué signos aparecen y en qué orden) y la situación concreta de
enunciación (quién habla, a quién/es, cuándo y dónde habla).
25
se inscribe e inscribe la situación de enunciación en los enunciados. En efecto, el AD considera
el discurso como un espacio que exhibe las huellas del ejercicio del lenguaje por parte de los
hablantes. Esos indicios (a veces involuntarios) son formas gramaticales y léxicas que el
hablante ha elegido usar, y esa elección es portadora de sentidos. En suma, lo decisivo para el
analista será determinar cómo selecciona esas marcas lingüísticas y por qué algunas de ellas
son reveladoras de cierta regularidad significativa o a partir de las cuales permiten inferir un
8
origen o causa .
Luego, en una segunda etapa, articulamos los elementos identificados en determinada
pieza discursiva con la situación concreta de enunciación, en un tiempo y un espacio, entre
determinados participantes de características particulares, estableciendo así los posibles
efectos de sentido.
Se supone que el sujeto adopta cierto mecanismo enunciativo y modos de organizar el texto
y descarta otros. En esas opciones que realiza pueden mediar restricciones de género,
situacionales o características ideológicas y psicológicas propias del hablante. Esto puede ser
el resultado de decisiones conscientes o producto de fenómenos a los que el sujeto enunciador
no presta atención. El analista del discurso se interesará entonces en dichos elementos.
Cabe aclarar que no hay recetas para el AD, no se puede realizar un listado de efectos de
sentido y estrategias discursivas empleadas. Por el contrario, se establecen en el análisis
propiamente dicho de un discurso específico, de ahí que existen tantas posibilidades de sentido
como discursos hay.
El corpus de análisis
La búsqueda de un material relevante para realizar un AD comienza cuando el analista ha
seleccionado el fenómeno social que quiere dilucidar, teniendo en cuenta que encontrará una
multiplicidad de discursos que se entrecruzan y se relacionan unos con otros. En otra instancia,
seleccionará los materiales que le parecen pertinentes siguiendo ciertos supuestos básicos
para luego interrogarse por el problema objeto. Una vez definidas estas etapas, recortará y
organizará una selección de textos que ejemplifique los discursos que se relacionan con la
9
construcción de la problemática elegida concentrándose en aspectos más precisos.
De ahí la necesidad de reflexionar sobre el proceso por medio del cual el AD construye sus
datos, y, a partir de ellos, sus aseveraciones.
Los materiales pueden ser muy variados, diversos y heterogéneos: aquellos que pertenecen
al discurso de la información (crónicas, editoriales, notas de opinión, etc.); textos y documentos
técnicos-académicos, transcripciones de entrevistas, entre otros. En todos los casos, los textos
8
9
El AD implica un proceso conjetural, esto es, trabaja con procedimientos inferenciales que deben tener una
fuerza probatoria.
Siguiendo a Charaudeau (2009), utilizaremos el término en el sentido de un conjunto coherente de proposiciones
hipotéticas o postulados que, al interior de un campo de estudio, determina a la vez un objeto, un punto de vista del
análisis y un cuestionamiento por oposición a otros cuestionamientos posibles.
26
elegidos deben poner de manifiesto la construcción, las experiencias y el relato del proceso
social en cuestión.
El concepto de materiales o acervo no es el mismo que el de corpus en el AD. En el primer
caso se trata de la recopilación de material oral o escrito “a secas” según sus condiciones de
producción, aun cuando la selección se centre en ciertos espacios institucionales y esté
orientada por criterios temáticos. El análisis propiamente discursivo necesita de información
histórica sobre las condiciones particulares de producción de los textos. Por el contrario, se
entiende como corpus una selección de material que ha estado presidida por una interrogación
de tipo histórico y de carácter específico.
Este conjunto de textos no es espontáneo ni natural aunque tampoco forzado, deforme o
mutilado. El corpus debe provenir de un trabajo de recorte y/o selección. Dicha selección
intencionada (hablamos de “constitución del corpus” y no de “recopilación”) es efecto del
ejercicio de una atención y percepción diferenciadas por parte del analista, esto es, producto de
los “efectos de lectura o escucha” y del problema a partir de los cuales vamos estableciendo
sus límites, siempre inestables.
El trabajo analítico consistirá entonces en la conformación del corpus: para Charaudeau
(2009), no existe en sí mismo sino que depende del posicionamiento teórico a partir del
cual lo examinamos según un objeto de análisis. Ese objeto de investigación, conceptual y
empírico, se delimita y observa desde un determinado punto de vista, una perspectiva y
una focalización que producen mayor visibilidad en ciertos aspectos del fenómeno en
estudio en detrimento de otros.
Este autor señala que las ciencias del lenguaje y en particular el AD forman parte de las
disciplinas de corpus que permite categorizar los discursos por tipos, compararlos e identificar
lo que es común y lo propio de cada uno de ellos.
De esta manera, el corpus es siempre el resultado de cierta construcción en la que
podemos establecer algunos momentos: primero, se recoge el material de manera aleatoria;
luego, se procede a la “construcción” del corpus según un objetivo de análisis global; después
se deconstruye y se reconstruye atendiendo a objetivos más específicos que permiten
descartar. En este procedimiento es indispensable determinar criterios que den cuenta de
ciertos “contrastes” o “comparaciones” de los materiales que componen el corpus, ya que el
sentido se infiere de la diferencia, dimensión fundamental y constitutiva del AD.
Algunos de los problemas a trabajar están en relación con la capacidad del corpus para
exhibir rasgos significativos con respecto al asunto que se analiza (comportamientos,
regularidades, diferencias, anomalías). Otro aspecto es el de la amplitud o exhaustividad con la
que esos fragmentos son recortados: ¿Cuánto se precisa para decir? ¿Cuánto es suficiente
para generalizar? Las fronteras del corpus trazan diferentes acercamientos teóricos-empíricos.
Asimismo, es de considerar la noción de tiempo que delimita las fronteras entre unidades,
puede extenderse desde un ciclo histórico más o menos amplio, un cierto momento (o
coyuntura), escena o episodio particular. El congelamiento o fijación (sincronía) introducido no
cancela la vigencia del sistema ni su tensión temporal.
27
Un corpus nunca se establece de una vez por todas, nunca se cierra definitivamente. Su
clausura depende de una decisión provisoria. Es una construcción con geometría variable
según los criterios que se imponen al análisis. Es así que en el AD la comprensión de los
fenómenos que reconstruye es parcial, tentativa y fugaz (además de necesariamente anclada
en una posición o punto de vista). Ciertamente debemos admitir que el analista en esta
operación está atravesado por coyunturas ideológicas de ahí que pretender trabajar sobre el
discurso por fuera de todo interés socialmente situado sería una ilusión.
Posteriormente a este proceso, el analista examina detenidamente el corpus conformado
buscando la presencia de mecanismos discursivos en los que se evidencien ciertas
significaciones, miradas y órdenes del mundo. Llegado a este punto, se seleccionan las marcas
que son generadoras de determinados efectos de sentido y pertinentes respecto de lo que se
propone indagar.
Así pues, el/la analista debe establecer una relación activa con los lectores/as
de su trabajo e intentar mostrar cómo ha efectuado su lectura del texto. De este
modo, el AD se convierte en un ejercicio más de negociación que de exposición,
en el sentido de estar siempre abierto al debate y a la discusión de las
interpretaciones realizadas (Iñiguez Rueda, 2003).
En resumen, es esencial en la tarea del analista del discurso el recorrido teóricometodológico que comienza con la selección del problema/fenómeno social desde su
construcción discursiva; el “recorte” de los materiales, vale decir, la conformación, justificación y
normalización 10 del corpus; la inmersión en los textos para identificar y elegir las categorías
lingüísticas relevantes y finalmente, la reconstrucción de los posibles sentidos de los textos a
partir del análisis realizado.
Palabras finales
Este artículo presenta un recorrido tentativo para esbozar las principales líneas de trabajo
que han seguido los estudios del discurso, específicamente desde una perspectiva enunciativa.
Según lo expuesto aceptamos que el AD no es una disciplina homogénea sino más bien un
mosaico de tendencias que resultaron de aquella empresa iniciada en los años sesenta. Esas
corrientes como la etnografía de la comunicación, la sociolingüística, la pragmática, entre otras,
han aportado al AD actual.
Como dijimos, el término discurso y análisis del discurso es empleado con valores muy
variados empero, desde el acercamiento propuesto vemos que la apertura hacia campos de
estudios conexos es primordial. Charaudeau (2000: 51) augura que
10
Con este término hacemos alusión a la organización y modo de ordenar el conjunto de textos con los que trabaja el
analista del discurso.
28
“el porvenir de la lingüística del discurso está en la interdisciplinaridad” pues
esta disciplina “construye un objeto multidimensional a partir de una relación
triangular entre el mundo como realidad conceptualizada, el lenguaje como
relación no simétrica entre forma y contenido, y entre los dos, un sujeto
intersubjetivo en situación de intercambio social”.
Hasta aquí hemos transitado una suerte de espacio crítico que da lugar a interrogaciones y
procedimientos exploratorios para la formulación y abordaje de problemáticas sociales en el
marco de una propuesta teórico-metodológica que busca identificar y analizar las marcas o
huellas que los locutores dejan en sus discursos.
Esta perspectiva de las ciencias del lenguaje nos exige poner en funcionamiento todas
nuestras competencias (lingüísticas, pragmáticas, comunicativas) para poner en evidencia los
diversos modos en que el discurso está estructurado y las formas en que se vincula con el
contexto. Sin dudas, estamos frente a procesos complejos que implican toma de decisiones y
establecimiento de criterios claros y precisos.
El verdadero desafío que plantea el AD es construir un objeto discursivo que contemple la
materialidad lingüística y sociohistórica, sin privilegiar un aspecto por sobre el otro, recordando
que este campo disciplinar no está cerrado sino que se encuentra en construcción permanente.
Tal y como precisamos al inicio, existen gran cantidad de piezas discursivas en nuestra vida
cotidiana que se pueden agrupar por género y problemática social, entre otros criterios, para
ser estudiadas a través del AD. Conocer esta herramienta teórico-metodológica y ponerla en
práctica es un desafío constante para todos los que entendemos que los discursos son
construcciones y no simples reflejos de la realidad. De ahí la necesidad de deconstruir sentidos
que se nos presentan como hegemónicos, luchar por la circulación de otras significaciones o
resemantizar las existentes para dar lugar a nuevas interpretaciones y promover la creación de
instancias “críticas” en las que el AD y su vinculación con otras ciencias sociales tengan un
papel muy importante en la concreción y la reproducción de prácticas transformadoras al
momento de estudiar, leer y producir una multiplicidad de discursos sociales.
Bibliografía
Arnoux, E. (2006). “El análisis del discurso como campo interdisciplinario”, en Análisis del
discurso. Modos de abordar materiales de archivo. Buenos Aires: Santiago Arcos editor.
Bajtín, M. ([1979] 2011). “El problema de los géneros discursivos”, en Estética de la creación
verbal. Buenos Aires: Siglo XXI editores.
Benveniste, E. ([1966] 2008). Problemas de Lingüística General. Tomo I y II. México: Siglo XXI.
Bolívar, A. (2013). “La definición del corpus en los estudios del discurso”, en Revista
Latinoamericana de Estudios del Discurso, Vol. 13, Número 1, Número Monográfico.
Disponible en: http://www.aledportal.com
29
Bonnin,
J.
(2008).
Análisis
del
discurso.
Buenos
Aires:
UBA.
Disponible
en:
http://es.scribd.com/doc/7061192/Bonnin-JE
Calsamiglia Blancafort, H. y Tusón Valls, A. (2008). Las cosas del decir. Manual de análisis del
discurso. Barcelona: Ariel.
Carbó, T. (2001). “El cuerpo herido o la constitución del corpus en análisis del discurso”, en
Escritos, Revista del Centro de Ciencias del Lenguaje, número 23, pp. 17-47. México.
Charaudeau, P. (2009a). Dis-moi quel est ton corpus, je te dirai quelle est ta problématique,
Revue Corpus Nro. 8, Nice.
--------------------(2009b). “Análisis del discurso e interdisciplinariedad en las ciencias humanas y
sociales”, en Puig, L. (ed.) El discurso y sus espejos. Universidad Nacional Autónoma de
México. México. Disponible en: http://www.patrick-charaudeau.com/Analisisdel-discursoe.html
--------------------(1995). “Un análisis semiolingüístico del discurso”, en Revista Langages,
número 17. Paris: Larousse. Trad. Julio Escamilla Morales.
Charaudeau, P. y Maingueneau, D. (2002). Diccionario de Análisis del discurso. Buenos AiresMadrid: Amorrortu.
Ducrot, O. (1980). El decir y lo dicho. Buenos Aires: Paidós.
Iñiguez Rueda, L. (2003). "El análisis del discurso en las ciencias sociales: variedades,
tradiciones y práctica", en Análisis del Discurso. Manual para las ciencias sociales.
Barcelona: UOC.
Kerbrat-Orecchioni, C. ([1980]1997). La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Buenos
Aires: Edicial.
Larraín, A. y Medina, L. (2007). “Análisis de la enunciación: distinciones operativas para un
análisis dialógico del discurso”, Estudios de Psicología, Vol. 28, Nro. 3, 283-301(19),
Santiago de Chile.
Maingueneau, D. (2009). Aborder la linguistique. Paris: Éditions du Seuil.
-----------------------(2008). Términos clave del análisis del discurso. Buenos Aires: ed. Nueva
Visión.
-----------------------(1993). Analyse du discours et archive. Collection « Annales Littéraires de
l’Université de Franche-Comté». Presses Universitaires de Franche-Comté.
-----------------------(1991). L’Analyse du discours. Paris: ed. Hachette.
-----------------------([1976]1989). Introducción a los Métodos del análisis del discurso. Buenos
Aires: Hachette.
Otaola Olano, C. (2006). Análisis Lingüístico del discurso. La lingüística enunciativa. Madrid:
Ediciones Académicas.
Palleiro, Ma. I. (Coord.) (2008). Formas del discurso. De la teoría de los signos a las prácticas
comunicativas. Buenos Aires: Miño y Dávila editores.
Palací, E. (1997). “Introducción al análisis del discurso”, en Romero, D. (Comp.) Elementos
básicos para el análisis del discurso. Buenos Aires: Libros del Riel.
30
Riestra, D. (Comp.) (2010). Saussure, Voloshinov y Bajtín revisitados. Estudios históricos y
epistemológicos. Buenos Aires: Miño y Dávila editores.
Saussure, F. (2004). Escritos sobre lingüística general. Barcelona: Gedisa.
Tanius Karam, C. (2005). “Una introducción al estudio del discurso y al análisis del discurso”,
en Global Media Journal Edición Iberoamericana, Vol. 2, número 3. México. Disponible en:
http://gmje.mty.itesm.mx/articulos3/articulo_5.html
31
CAPÍTULO 2
Disquisiciones sobre la definición
de género discursivo
Pablo Pierigh
A modo de introducción
El propósito de este capítulo es esbozar un recorrido que posibilite comprender qué son los
géneros discursivos y un principio de clasificación, a partir de una selección de perspectivas. El
foco implícito en esta compilación pondera la condición de práctica social que tienen los
géneros discursivos, organizadores y constituyentes de las prácticas discursivas de una
comunidad de habla.
Aporta también formas de intervención analíticas para aquellos que realicen análisis del
discurso. Reconocer qué género discursivo está operando permite situarse en un análisis del
discurso que excede lo puramente textual y precisa del contexto ciertos indicadores que sitúan
la instancia de comunicación. En palabras de Dominique Maingueneau:
El interés que gobierna el análisis del discurso es el de aprehender el discurso
como articulación de un texto y un lugar social, es decir que su objeto no es
ni la organización textual ni la situación de comunicación, sino aquello que los
anuda a través de un modo de enunciación. Pensar los lugares
independientemente de las palabras que ellos autorizan o pensar las palabras
independientemente de los lugares de los que forman parte, sería permanecer
fuera de las exigencias en las que se basa el análisis del discurso. La noción de
“lugar social” no debe sin embargo ser considerado de manera sociológica.
Puede tratarse de un posicionamiento en un campo discursivo (político,
religioso, etc.). En todos los casos se debe poner en evidencia el carácter
central de la noción de género discursivo, que a título de “institución
discursiva” desbarata toda exterioridad simple entre “texto” y “contexto”. El
dispositivo enunciativo corresponde a la vez a lo verbal y a lo institucional
(Maingueneau, 1999: 65)
La relevancia del género discursivo para abordar trabajos de análisis del discurso es central
porque configura no solo las finalidades u objetivos del proceso de enunciación sino que
32
además visibiliza cómo materializamos dichas finalidades y objetivos, y nos permite relevar el
tipo de relación que desplegamos a partir de esta institución social.
En esta línea planteamos que los géneros discursivos pueden comprenderse mejor si el
proceso de enunciación (Benveniste; 1997: 84-87) se interpela con la noción de discurso,
entendido este último como la instancia donde convergen texto y contexto. Por ese motivo,
precisar algunas opciones para clasificar e identificar los géneros discursivos ayuda al analista
a aproximarse a su objeto de estudio, por ejemplo desde la previsibilidad que ofrece el
reconocimiento de ciertos rasgos propios del género discursivo, ya que todo ámbito de la
práctica social tiende a regular los intercambios, y consecuentemente, a instaurar regularidades
discursivas, marcas de dichos intercambios. El modo de articular este ámbito de práctica social
con el análisis del discurso es central, más cuando debemos reconocer los diversos, extensos y
situacionales contactos que estos pueden tener.
Realizar un intento de reconocimiento y clasificación de las regularidades discursivas da
cuenta, además, de la necesaria multiplicidad de recursos que utilizamos para vincularnos
comunicacionalmente, siempre y cuando mantengan una estabilidad en el tiempo que nos
permita recurrir a ellos para hacerlos operar en las interacciones que realizamos.
Reconocemos otro aspecto en lo que concierne a la importancia que tienen los géneros
discursivos para el análisis del discurso, que permite relevar cómo a partir de la práctica
discursiva nos vinculamos con el mundo, la historia y la ideología. Este planteo es
propuesto por Mijaíl Bajtín y nos permite revisar el recorrido que tienen las prácticas
discursivas en la vida de los seres humanos como configuradoras de sus prácticas
sociales. Se trata de considerar los conceptos de interdiscursividad e intertextualidad
11
que
posibilita comprender con mayor precisión esta propuesta.
Algunas situaciones que ejemplifican la complejidad en la clasificación de los géneros
discursivos es la que surge a partir de la generalización desde el soporte o dispositivo, o la
particularización que da el tipo textual (tipología textual 12) o ciertos rasgos estilísticos. Para
el caso de la generalización, el soporte permite identificar la regularidad en los espacios en
que pueden aparecer ciertos géneros discursivos. Por ejemplo: Si accedemos a un
periódico en su versión impresa o digital, seguramente encontraremos noticias,
informaciones. Pero decir que todo lo que figura dentro de este soporte es género
informativo o periodístico, en tal caso, generaliza ampliamente las opciones utilizadas en el
proceso de enunciación. Esto quiere decir que, además de la pretensión de informar que
tiene un medio de comunicación, debemos destacar que existen dentro de esa generalidad,
devenida del soporte, muchas opciones para hacerlo (crónicas periodísticas, editoriales,
11
Intertextualidad (Kristeva, J. 1969) designa a la vez una propiedad constitutiva de todo texto y el conjunto de las
relaciones explícitas o implícitas que un texto o un grupo de textos determinado mantiene con otros textos.
Interdiscursividad, su propiedad constitutiva es estar en relación multiforme con otros discursos. J.-M. Adam
(1999:85) habla de intertexto con referencias “a los ecos libres de un (o varios) texto(s) en otro texto” con total
independencia del género, y de interdiscurso para el conjunto de géneros que interactúan en un coyuntura dada.
Charaudeau (1993) ve en el interdiscurso un juego de remisiones entre discursos que han tenido un soporte textual
pero cuya configuración no se ha memorizado. Esta nota fue armada con la información extraída sucintamente del
Diccionario de análisis del discurso (págs. 334 a 338) ya referido en la bibliografía.
12
El artículo contiene un apartado donde se desarrolla una clasificación de tipos textuales o tipologías textuales
tomadas de Los textos: tipos y prototipos. Relato, descripción, argumentación, explicación, diálogo de J. M. Adam
publicado por Nathan ediciones en París, 1992.
33
informes, semblanzas, entrevistas, reseñas, historietas, entre otras). Podría argumentarse
que la finalidad es la misma, todo apunta a informar. Pero si la decisión o finalidad es
informar, la manera en cómo se decide hacerlo y la diferencia que existe en una u otra
forma se vuelve de nuestro interés a partir de las características de aquello que intentamos
definir. Si forma y contenido no son disociables (Angenot; 2010: 27) y la forma en que se
enuncia es medio o realización parcial de ese mensaje, pensar en las formas nos puede
conducir a reflexionar cómo ciertas prácticas discursivas se materializan y circulan dotando
de relevancia al soporte o dispositivo donde se enuncia.
En relación a las otras dos situaciones que enunciamos como particulares (tipos textuales y
rasgos estilísticos) y que operan en la clasificación de los géneros discursivos en un nivel de
complejidad similar al anterior, se prevé un apartado que aborda la distinción entre géneros
discursivos y tipos textuales (tipologías). Los rasgos estilísticos fueron trabajados desde el
planteo de Bajtín, donde se revisa la permeabilidad o no de ciertos géneros discursivos para
adaptarse a los estilos individuales y la funcionalidad del género como clave para adaptar estas
opciones individuales y subjetivas del enunciador.
El recorrido propuesto establece una contigüidad entre planteos analíticos que abordan la
definición y clasificación de géneros discursivos haciendo foco en el vínculo que los géneros
discursivos tienen en las prácticas discursivas entendidas como prácticas sociales.
Una revisión de propuestas para clasificar géneros literarios
Los géneros son una de las categorías más antiguas en la literatura que actuaron como
pautas normativas, modelos sobre cómo debían ser las obras para pertenecer a tal o cual
clasificación, y que funcionan –además de categorías descriptivas – como un contrato de
lectura, una guía que orienta al lector y que le permite localizar y clasificar los diferentes textos
literarios. Estos textos se circunscribían a la prosa o a la poesía 13.
Planteado de esta forma relevamos que los géneros literarios son un tipo especial de
género discursivo. Habría que aclarar que la teoría de los géneros literarios osciló a lo largo de
la historia literaria y, con ella, también los criterios para clasificar las obras.
Charaudeau y Maingueneau (2002: 86) proponen revisar las características de los criterios
de clasificación observando una tensión en torno a cómo estos criterios no pueden aplicarse
por igual para todos los casos. Postulan las siguientes tensiones:
•
Criterios a la vez de composición, forma y contenido que diferencian los géneros
entre sí: poesía, teatro, novela, ensayo. Luego, en el interior de cada uno de ellos,
el soneto, la oda, la balada, el madrigal, la endecha, la estancia, etc., para la
poesía; el épico, el elegíaco, etc., para el relato; la tragedia, el drama, la comedia,
etc., para el teatro.
13
Platón, por ejemplo, hacía una tripartición: mimético (los personajes hablan, comedia y tragedia); diegético (un
narrador cuenta, como el ditirambo) y mixto como la epopeya y ciertas poesías.
34
•
Criterios que remiten a las diferentes maneras de concebir la representación de la
realidad, definidas a través de los textos o de los manifiestos destinados a fundar
escuelas y que corresponden a períodos históricos: los géneros románticos,
realistas, naturalistas, surrealistas, entre otros.
•
Criterios que atienden a la estructura de los textos y particularmente a su
organización enunciativa: el género fantástico, la autobiografía, la novela
histórica, etcétera.
El problema que plantea esta clasificación es que un mismo tipo de texto puede acumular
varios de esos criterios de manera homogénea (la tragedia, en el siglo XVII, bajo forma teatral y
con estructura específica) o heterogénea (el género fantástico, que podemos encontrar en
diferentes épocas bajo diferentes formas y con diferentes estructuras).
La definición de género literario que plantea el Círculo Lingüístico de Praga (contó con
14
algunos representantes del Formalistas ruso ) nos acerca a la definición de género discursivo
contemporánea. Un primer postulado es el que plantea que el género está para ser reconocido,
pues es en este reconocimiento donde la obra cobra entidad, no en sí misma, sino por su
adscripción a un principio constructivo que corresponde a los términos de composición del
texto, es decir, a ciertas reglas estables del género.
El círculo de Bajtín y la teoría del lenguaje
La propuesta que Bajtín 15 ofrece se plantea como inicial para muchos, en particular para
aquellos que ven en la práctica comunicativa no solo la materialidad del acto sino una
forma de codificación social, cultural e institucional. Es en esta codificación donde se
realizan los actos de lenguaje en contextos determinados, allí donde las esferas
comunicativas –situaciones comunicativas- permiten reconocer el correlato entre un
enunciado y sus características lingüísticas formales. Este enfoque teórico plantea que no
es posible pensar la comunicación si no se utilizan y reconocen en los actos de lenguaje
estos tipos relativamente estables de enunciados.
14
Se formó en Rusia entre mediados de 1910 y comienzos de 1930 como una reacción contra el análisis
exclusivamente histórico y psicológico de las obras literarias. A esta escuela pertenecieron Víctor Schklovsky, Iuri
Tinianov, Boris Tomashevsky y Roman Jakobson, entre otros.
15
Es en los textos de Voloshinov (publicados entre 1925-1930) donde son introducidos y desarrollados los temas
fundamentales de “tipos y formas del discurso” de la enunciación como interacción social. Después de la
desaparición de este autor, Mijaíl Bajtín retoma estos temas de manera específica y los reformula desde su
perspectiva. Las nociones de “géneros de textos” y de “dialogismo” fueron recuperadas-transformadas tardíamente
en la obra de este intelectual ruso durante el período 1946 y 1961 (Riestra, D. (Comp.) (2010) Saussure, Voloshinov
y Bajtín revisitados. Estudios históricos y epistemológicos. Buenos Aires: Miño y Dávila).
35
vida social
Bajtín plantea el vínculo entre los
usos lingüísticos y la
ideología/visión del mundo
historia
Afirma Bajtín que la riqueza y diversidad de los géneros discursivos es inmensa en correlato
con las inagotables posibilidades que la actividad humana genera, ya que se desarrollan a
partir de esa suerte de repertorios, esferas de la praxis humana:
El uso de la lengua se lleva a cabo en forma de enunciados (orales y escritos)
concretos y singulares que pertenecen a los participantes de una u otra esfera
de la praxis humana. Estos enunciados reflejan las condiciones específicas y el
objeto de cada una de las esferas no sólo por su contenido (temático) y por su
estilo verbal, o sea por la selección de los recursos léxicos, fraseológicos y
gramaticales de la lengua, sino, ante todo, por su composición o estructuración.
Los tres momentos mencionados -el contenido temático, el estilo y la
composición- están vinculados indisolublemente en la totalidad del enunciado y
se determinan, de un modo semejante, por la especificidad de una esfera dada
de comunicación. Cada enunciado separado es, por supuesto, individual, pero
cada esfera del uso de la lengua elabora sus tipos relativamente estables de
enunciados, a los que denominamos géneros discursivos. (Bajtín; 1999: 248)
Para Bajtín, los géneros dependen de la naturaleza comunicacional del intercambio
verbal, lo que le permite distinguir dos grandes categorías de base: producciones
espontáneas, cotidianas, pertenecientes a géneros simples o primarios, y producciones
construidas, institucionalizadas, pertenecientes a géneros complejos o secundarios que
derivan de los primeros.
En Estética de la creación verbal se hace referencia a lo poco que se han estudiado los
géneros discursivos primarios y la absoluta necesidad de abordarlos, puesto que en las formas
genéricas familiares se puede descubrir la importancia de la situación, de las finalidades y de la
relación entre los participantes en la selección de los estilos funcionales propios de un género,
36
así como de la relación de un enunciado con enunciados anteriores y las expectativas de
respuesta (verbal o no verbal, inmediata o diferida) que dicho enunciado genera.
Sostiene Bajtin que los géneros discursivos simples o primarios están constituidos por
enunciados de la comunicación inmediata: frases ilocutivas, interjecciones, órdenes, diálogos
cotidianos. Son los géneros implicados en una actividad de comunicación cotidiana, los
diálogos del tipo cercano en tanto relación social, espontáneos y con una menor regulación en
su composición.
Los géneros primarios (simples) que forman parte de los géneros secundarios (complejos)
se transforman dentro de estos últimos y adquieren un carácter especial: pierden su relación
inmediata con la realidad en tanto interacción, para inscribirse en una nueva enunciación. Por
ejemplo, las réplicas de un diálogo cotidiano o una carta dentro de una novela conservan su
forma y características (rasgos de género) pero como parte del contenido de la novela. Se las
puede identificar pero como recurso o parte de un suceso de la trama de la novela, y no ya
como una interacción espontánea, propia de los géneros primarios.
Los géneros discursivos complejos o secundarios son producciones construidas,
institucionalizadas, producto de la elaboración intelectual, que absorbe y reelabora diversos
géneros primarios en condiciones de comunicación cultural más compleja, desarrollada y
organizada. Ejemplos de géneros secundarios o complejos son las novelas, investigaciones
científicas, enciclopedias, artículos periodísticos, textos legislativos, entre otros discursos. Se
puede argumentar que el reconocimiento de los géneros complejos o secundarios es a partir de
la institucionalización, de instancias de formalización donde no media el intercambio inmediato.
Si una persona escribe una carta a otra para contar algún aspecto que los vincula, en tanto
relación social-afectiva, ésta está funcionando como una forma de materializar el intercambio
discursivo entre quien la escribe y su destinatario, con la intención de interactuar con un otro,
allí estaría funcionando como un género primario. Pero si esa misma carta la incluimos en una
película o en una novela, como parte de la historia-trama, pierde su condición de inmediatez en
función de ser un recurso parte de la trama narrativa que dicho género discursivo soporta. En
este último caso, la finalidad del intercambio inmediato que originalmente tenía la carta, se ve
diluido en el relato de dicha historia a partir de operar como un recurso, en este caso literario,
que media en la trama de la novela y que pasa a reconocerse como parte de un género
secundario. Es la novela la que institucionaliza la carta, no como reflejo de una situación de
comunicación entre los interlocutores sino como parte de una historia que la incluye.
Sucedería lo mismo con las instancias de diálogos. Si charlaran dos personas, podemos
decir que tenemos una expresión del intercambio comunicativo inmediato (cara a cara) que
podemos enmarcar como género primario diálogo. Pero si somos espectadores de ese mismo
diálogo en una representación teatral, estamos frente a la mediación que instala un género
complejo o secundario. La producción de este género discursivo (dramático, por ejemplo)
implica procesos de institucionalización con ciertas regularidades estables y reconocibles. En
especial, para nosotros los espectadores, si queremos comprender el sentido de la obra teatral.
37
Aquí están operando los principios de estabilidad y previsibilidad 16 que un cuerpo social valida
e institucionaliza para estas representaciones teatrales, que hacen que más o menos
reconozcamos sus características y podamos comprender la práctica discursiva.
Podríamos, también, definir los géneros discursivos a partir de una función determinada y
unas condiciones determinadas específicas para cada esfera de la comunicación discursiva,
que conciben determinados géneros, es decir: unos tipos temáticos, composicionales y
estilísticos de enunciados determinados y relativamente estables (Bajtín; 1979: 252), que
influyen significativamente en todos los niveles de textualización.
Para el tema debemos considerar que aquello de lo que trata está condicionado por las
circunstancias en que es enunciado, en particular por las características de las situaciones
y los participantes. El dominio semántico del discurso es un modelo del mundo propuesto
por el texto.
Lo composicional está vinculado con los elementos constitutivos del enunciado,
centralmente los tipos textuales y la selección de los recursos léxicos, fraseológicos y
gramaticales de la lengua.
En cuanto al estilo, Bajtín plantea que está indisolublemente vinculado con el enunciado y
con las formas típicas de enunciados, es decir, con los géneros discursivos. Todo enunciado es
individual y por lo tanto, puede reflejar la individualidad del hablante, poseer un estilo que
refleje esta condición. En este aspecto, vale aclarar que el autor menciona que no todos los
géneros discursivos son igualmente permeables a los estilos. Los géneros literarios son
pasibles de adaptarse con mayores recursos a este aspecto.
El carácter estilístico del género responde a la voluntad discursiva del hablante, ante todo,
en la elección de un género discursivo determinado. La elección se define por la especificidad
de una esfera discursiva dada, por las consideraciones del sentido del objeto o consideraciones
temáticas, por las situación concreta de la comunicación discursiva, por los participantes de la
comunicación. El género discursivo funcionaría como clave para adaptar estas opciones
individuales y subjetivas del hablante.
El caso de la crónica periodística
Para ilustrar cómo utilizar los principios de clasificación que enuncia Bajtín tomaremos como
caso la crónica periodística. Este género discursivo es considerado un género híbrido 17 por su
16
Estos rasgos de estabilidad y previsibilidad, que los géneros discursivos tienen, deben entenderse como parte de la
interdiscursividad e intertextualidad que las prácticas discursivas construyen, producto de las prácticas sociales. Es
en estas relaciones entre enunciados (discursos), como parte de una cadena, que la lengua es entendida como un
código vivo. El principio que rige que un género está para ser reconocido, fijando más o menos ciertos rasgos, abona
al de la estabilidad y previsibilidad, sostenido por la mayoría de los autores referenciados en este trabajo.
17
Existen múltiples clasificaciones de crónicas: de sucesos o negra, políticas, deportivas, de sociedad, de viajes,
informativa o blanca, interpretativa u opinativa. Estos criterios giran en torno a las temáticas que abordan o al
enfoque que el enunciador decide adoptar. Si se utilizara la clasificación del macrogénero todas ellas serían
igualmente periodísticas aunque difieran en lo temático o estilístico.
38
genealogía y derivas. Se lo inscribe en el macrogénero periodístico, se lo clasifica como no
ficcional y como parte de los géneros informativos e interpretativos, en especial, como una
forma narrativa de enunciado informativo objetivo 18 (objetivo suele entenderse erróneamente
como correlato de neutral). Haremos foco inicialmente en lo composicional para luego
relacionarlo con lo temático y estilístico.
En un análisis del discurso, realizar una distinción entre noticia y crónica periodística 19
puede fortalecer la construcción de nuestro corpus de análisis, a partir de dar una mayor
precisión de la forma en que se enuncia cierto contenido. Esto es relevante aunque no
menos complejo, observar que por el dispositivo, soporte o por su contenido, todo es
periodístico es una situación que resuelve inicialmente la clasificación, pero no
problematiza la forma en que ese contenido es enunciado. Como se dijo líneas más arriba,
forma y contenido no son disociables.
Atorresi (2000: 20-30) plantea que la noticia es la forma más simple de redacción
20
periodística y que se ciñe a la enumeración de los datos esenciales de un hecho (5W ),
pasible de reducirse a la estructura de una oración simple: sujeto-núcleo verbalcircunstanciales. Agrega que su funcionalidad es enunciar hechos por ocurrir y puntualiza en
ciertos aspectos composicionales 21.
En cuanto a la crónica periodística 22, la inscribe como un discurso narrativo que relata un
acontecimiento con la ilusión de un desarrollo cronológico representado a partir de una serie de
recursos, es decir que un aspecto relevante es la organización temporal que se haga de
aquello que se enuncia. La narración se dedica a los acontecimientos como puros procesos y,
por ello, pone el acento en el aspecto temporal de relato. De esto deriva que coexistan dos
líneas temporales en una enunciación: el tiempo de la historia efectivamente ocurrida y el
tiempo del relato que se hace de ella.
18
Charaudeau (2003: 44) plantea lo siguiente: “La información es pura enunciación. La información construye un saber
en forma de discurso y, como todo discurso, depende a la vez del campo de conocimientos que trata, de la situación
de enunciación en la se inserta y del dispositivo en el cual circula.”
19
Se toman como casos a contrastar la noticia y la crónica periodística porque sus fronteras suelen ser poco claras y la
presunción de objetividad-neutralidad es muchas veces tema de trabajo en las clases de análisis del discurso. Al
compararlas con una nota de opinión o editorial, la principal característica que se enuncia es la aparente objetividad
de las primeras frente a la subjetividad de las segundas, pues visibilizan opinión, posición sobre aquello de lo que
tratan. Aspecto problematizado dada la estrategia discursiva que opera en la noticia y en la crónica periodística.
20
Esto refiere a las cinco preguntas básicas de la noticia: qué, quién, dónde, cuándo, por qué.
21
Atorresi menciona la utilización del futuro del indicativo para dar mayor certeza a los hechos enunciados o el uso del
condicional para aquello que es probable o posible que pase. En cuanto al anclaje temporal, su focalización en
aquello que pasa o va a pasar es lo que prima, aunque puede suceder que su anclaje temporal remita a hechos
pasados pero haciendo foco en datos o elementos evitando la narración de los eventos.
22
Atorresi (2000: 22 y ss.) plantea: “Si tenemos en cuenta el orden en que la crónica relaciona estas dos líneas
cronológicas, es posible establecer dos modos básicos de organización temporal: la correspondencia o paralelismo
entre el orden de la historia y el orden del relato y las anacronías entre ambos órdenes.” El primero –
correspondencia- implica la ilusión de que se está ante los hechos en el mismo orden en que sucedieron, esto se
logra en parte a partir de la construcción de una enunciación que borra las huellas del sujeto enunciador mediante
cierta estrategia discursiva –uso de la tercera persona singular, uso del impersonal o ambas- que crea un efecto de
objetividad que fortalece la finalidad de la estrategia. Otra situación que genera es la de consecuencia a partir de
ubicar dos segmentos en posición de sucesión cronológica para que se produzca el apoyo de uno en el otro y
aparezcan no sólo asociados en sucesión temporal sino también en sucesión lógica –causalidad, finalidad, etc.-.
En las anacronías estos dos órdenes no coinciden. Hay una historia que efectivamente ocurrió pero hay también
ciertos elementos en esa historia que se presentan como irresueltos y que hacen que el cronista se retrotraiga a
datos relevados antes para reelaborarlos, rectificarlos o ratificarlos. Puede ocurrir que los enigmas lo obliguen a
formular conjeturas, a ir hacia adelante. También puede funcionar como amenizadores para crear suspenso, tensión.
En los dos casos los segmentos (secuencias textuales) posibilitan lingüísticamente realizar estos efectos de sentido.
39
Se suman a la coexistencia de líneas temporales, el anclaje pronominal que el sujeto
enunciador utiliza para inscribirse en el discurso (formas impersonales o la utilización de la
tercera persona gramatical) además de las unidades enunciativas de tiempo y espacio que
traccionan para dar coherencia y fuerza a las líneas temporales.
La referencia a su aspecto composicional como discurso narrativo y cómo éste se organiza
temporalmente, no inscribe a la crónica periodística al tipo textual como rasgo exclusivo. No
escinde, tampoco, la utilización de otros tipos textuales o secuencias que se enmarcan en lo
narrativo y que aportan ciertas características (descripciones, explicaciones, argumentos).
La diversidad de temáticas que pueden trabajarse desde esta composición es amplia,
aunque
el
ámbito
de
circulación
de
la
práctica
social,
en
este
caso
de
lo
mediático/periodístico/informativo, en mayor o menor medida, restringe y orienta las temáticas
de la práctica discursiva a la(s) finalidad(es) que este sujeto enunciador presuntamente tiene.
En lo que respecta a lo estilístico, las condiciones de exclusividad son mucho más
permeables que en los otros dos aspectos. Recordemos que Bajtín plantea que todo
enunciado es individual y, por lo tanto, puede reflejar la individualidad del enunciador,
poseer un estilo que refleje esta condición. La voluntad discursiva del enunciador se realiza
ante todo en la elección de un género discursivo determinado. Ésta se define por la
especificidad de una esfera discursiva dada, por las consideraciones del sentido del objeto
o temáticas, por las situación concreta de la comunicación discursiva, por los participantes
de la comunicación. El género discursivo funcionaría como clave para adaptar estas
opciones individuales y subjetivas del hablante.
En líneas generales, el estilo permea entre los aspectos que sostienen la previsibilidad y
regularidad del género crónica periodística y aquello que el enunciador pone en juego al momento
de enunciar en dicha institución discursiva, sin olvidar que todo género discursivo está para ser
reconocido por su enunciatario para que las finalidades que lo guían puedan operar.
Géneros discursivos desde un punto de vista comunicacional
Patrick Charaudeau realiza su aporte a la problemática de identificar y clasificar géneros
discursivos desde un enfoque semiodiscursivo 23 (2003:30), que considera significativo
cómo se percibe el mundo a través de categorías de sentido, que dependen de categorías
de formas. Éstas son relevantes para el análisis del discurso porque el contenido sólo
puede captarse a través de las formas que son las que semiotizan el mundo (Charaudeau;
23
Charaudeau (2003: 30) “Esta construcción se hace con un doble movimiento centrífugo/centrípeto: vuelto hacia lo
exterior al lenguaje, el sentido remite al mundo captado empíricamente (función referencial) y lo representa (función
representacional); vuelto hacia lo interior del lenguaje, el sentido remite a las propias formas las que, como
categorías de uso –y no de sistema-, dan testimonio de las elecciones que realiza el sujeto hablante y que al mismo
tiempo definen su identidad discursiva. Por lo tanto, las formas tienen una autonomía significante, son las que
transmiten imaginarios sociodiscursivos, lo cual nos aleja de los métodos clásicos que se limitan a analizar el
contenido sin interesarse particularmente por las formas. El contenido sólo puede captarse a través de las formas y
estas son las que semiotizan el mundo.”
40
2004: 7). Habría que mencionar que la intención del autor es anclar el discurso en lo social
pero desde una perspectiva más psicosociológica 24. Plantea trabajar sobre la instancia de
articulación de los imperativos situacionales determinados por el contrato global de
comunicación, la organización discursiva y las características de las formas textuales
localizables por la recurrencia de marcas formales.
Las condiciones de producción situacionales son centrales para el planteo de Charaudeau,
pues son éstas las que configurarán las características de la organización discursiva y formal,
en la producción de los géneros de discurso o géneros situacionales.
Así, el género se construye a través del filtro de los diferentes niveles de
estructuración del acto de lenguaje: el nivel situacional de las restricciones, el
nivel de la organización discursiva, determinada por las instrucciones
situacionales y el nivel de las marcas formales, más o menos recurrentes,
necesarias
para
configurar
lingüísticamente
la
organización
discursiva.
(Charaudeau; 2004:1).
Los aportes que realiza este planteo permiten revisar cómo el género discursivo precisa de
su anclaje social y de las prácticas sociales que se realizan, en función de la convergencia de
ciertos rasgos configuradores del intercambio verbal. A tal fin incorpora la dimensión de campo
estructurado de Bourdieu y lo redefine como campo de la práctica discursiva.
En cuanto a la clasificación de textos a partir de las marcas formales que plantea
Charaudeau (2004:5), se debe mencionar la situación de tensión al momento de identificar las
regularidades significativas que pueden llevarnos a reconocer formas diferentes o semejantes.
Al clasificar textos siguiendo estas marcas formales se presentan dos problemas: en primer
lugar, la polisemia de las formas -gramaticales y léxicas- en que se producen distintos textos a
partir de las ocurrencias formales (expresiones impersonales, conectores, nominalizaciones,
pronominalización, etc.) y la compresión de igualdad de significados cuando estas ocurrencias
se identifican en distintos textos.
Pensemos en la presencia de construcciones impersonales en el discurso de la información,
en un texto normativo y en un texto administrativo. Si dispusiéramos de estos materiales y el
principio de clasificación fuera el de las marcas formales, por ejemplo la aparición de
construcciones impersonales y nominalizaciones, ¿qué criterio utilizamos para diferenciarlos de
antemano como normativo, discurso de la información o administrativo? Parece poco
convincente, pero podemos reconocer si un texto es una ley, una crónica periodista, una carta
de reclamo o un memo independientemente de si aparecen o no con mayores regularidades de
construcciones impersonales, nominalizaciones o ciertos conectores.
24
El enfoque psicosocial postula que los hechos de lenguaje están integrados en un marco más general, el de los
comportamientos humanos, que se caracterizan principalmente por el hecho de que los individuos que viven en
comunidad son movidos a la vez por el deseo de colmar carencias (…) y por el deseo de hacer entrar al otro, su
interlocutor, en su proyecto de intencionalidad incidiendo en su intelecto o en su emoción (influencia). Charaudeau,
2003: 30-31
41
El segundo problema que Charaudeau identifica, vinculado al anterior, es si las ocurrencias
formales son exclusivas o específicas de un tipo de texto. Propone que:
[…] si son exclusivas, se contará con una base para determinar un género
textual, pero a condición de probar la exclusividad mediante un trabajo de
comparación sistemática con otros tipos de textos. Si son específicas- es
decir, propias de un tipo de texto, pero no exclusivas de éste-, entonces, hay
muchas posibilidades de que los textos que se reagrupan en torno a esta
especificidad constituyan una clase heterogénea con respecto a la situación.
(Charaudeau; 2004:6)
Dada la complejidad planteada, recuperamos la propuesta del autor de clasificar los géneros
discursivos a partir de estructurarlos en una situación de comunicación (2012: 29 y ss.). Para
ello establece tres niveles: ámbito de práctica social, situación global de comunicación y
situación específica de comunicación.
En lo concerniente al ámbito de práctica social, explica cómo esos ámbitos tienden a regular
sus intercambios y, por ende, a generar regularidades discursivas que implican formas de
relación social implícitas en él. Advierte como pendiente, a raíz de lo extensivo de los ámbitos
de práctica lingüística, encontrar la articulación entre esos ámbitos de práctica social con la
actividad discursiva, en pos de identificar cierta regularidad discursiva que permitan definir
géneros.
En este planteo recupera la noción de “discurso constituyente” de Maingueneau
(Maingueneau y Cossuta, 1995 / Charaudeau y Maingueneau, 2005) en donde se agrupan
discursos que ponen en juego una misma función en la producción simbólica de una sociedad,
que permiten establecer ámbitos de producción de discursos vinculados a ciertas
materialidades. Dichas materialidades son parte de la interdiscursividad e intertextualidad que
las sociedades producen, validan y hacen circular fijando características que son recuperadas a
modo de referencias (lo político, lo académico, lo religioso, lo jurídico, lo educativo, etc.) como
ese ámbito donde circula y se producen ciertas prácticas discursivas con cierta regularidad.
Los otros dos niveles de estructuración buscan dar precisión a ese ámbito de práctica social
y fortalecer los criterios de clasificación. La Situación Global de Comunicación (SGC)
“es un primer lugar de constitución del ámbito de práctica social en el
ámbito de intercambio comunicacional (…) donde los actores sociales se
constituyen en instancias de comunicación, alrededor de un dispositivo que
determina su identidad, la (o las) finalidad(es) que se instauran entre ellas y
el ámbito temático que constituye su basamento semántico (Shiro,
Charaudeau y Granato; 2012: 30 y 31)”
La identidad, plantea el autor, se construye en términos de estatus y de roles lingüísticos, de
acuerdo con la posición de las instancias en el dispositivo y en relación con la finalidad, la cual
se define en términos de objetivos discursivos (de prescripción, de solicitación, de incitación, de
42
información, de instrucción, de demostración). En la situación global de comunicación se
identifican los dispositivos conceptuales de la comunicación política, periodística, jurídica, entre
otras, sin una precisión que permita identificar la materialidad en que ese dispositivo conceptual
opera y los objetivos que dicha situación busca. Que uno de esos objetivos predomine por
sobre el resto no obtura la presencia de los demás, por lo que un objetivo de información puede
estar en relación con otros como demostración, instrucción, argumentación sin perder su
predominio, en este caso: informar.
La Situación Específica de Comunicación (SEC)
“La SEC es la que determina las condiciones físicas del intercambio lingüístico
y, en consecuencia, especifica los términos de la situación global de
comunicación [donde] se encuentran las instancias de comunicación definidas
globalmente, [mientras] en la situación específica de comunicación se hallan los
interlocutores con una identidad social y roles comunicaciones bien precisos.”
(Shiro, Charaudeau y Granato; 2012: 32)
La configuración de la finalidad del intercambio opera los dispositivos materiales de
comunicación y sus subconjuntos, en las circunstancias materiales concretas en las que se
realiza la situación comunicativa (pasaje del dispositivo conceptual –SGC- a un dispositivo
situacional –SEC-) teniendo como principal referencia aquello que ha venido organizando
materialmente esos intercambios discursivos. Por ejemplo: en lo mediático (ámbito de práctica
social donde circulan ciertos saberes), los dispositivos de información (SGC - dispositivo
conceptual-) donde operan ciertos dispositivos situacionales (SEC) materializan un modo de
enunciación (la crónica periodística, el editorial, la nota de opinión, la entrevista, etc.).
Existe una interrelación entre SGC y SEC dado que no hay ninguna situación global que no
se concretice en una situación específica, al tiempo que no hay situación específica que no
dependa de una situación global que la regule.
Los modos de organización del discurso incluyen una base o tipo textual como
procedimiento (narrativo, descriptivo, expositivo) lingüístico de enunciación, los actos de
habla como modos enunciativos determinados por los participantes de la situación de
comunicación, que llevan implícitos rasgos de identidad, roles y lugar social de dichos
participantes, en la instancia de interacción comunicativa que se inscriben. La finalidad o
las finalidades de esta interacción comunicativa recuperan, necesariamente desde lo
interdiscursivo, aquellos parámetros institucionalizados que proveen un primer nivel de
referencia para la producción y posterior comprensión de la interacción comunicativa, en la
que se abordan ciertas temáticas en ciertos ámbitos sociales. Ese primer nivel no excluye
los contactos que este modo de enunciación pone en juego con otros modos, y de allí la
posible mutabilidad de los géneros discursivos.
43
Tipos o tipologías textuales
En tanto los géneros discursivos se relacionan con una dimensión histórico-cultural abierta a
los cambios sociales y culturales que incluye la competencia sobre tipos discursivos; los tipos
textuales hacen referencia a una dimensión estrictamente lingüística, entendida como los
modos de estructuración de los textos en función de ciertas regularidades formales. Es de
destacar que los tipos textuales no siempre se dan en estado puro sino que, para determinar si
un texto pertenece a un tipo o a otro, hay que observar el predominio de alguno de ellos en el
texto en cuestión.
Diversos autores (Bühler, 1934; Sanding, 1972; Werlich, 1975; Isenberg, 1978; Adam, 1992;
Ciapuscio, 1994) han dedicado su atención a la discusión de los problemas que plantea la
organización de los tipos de textos. Es preciso recordar que no todos los que teorizaron sobre
la temática plantean de la misma forma estas características, pero coinciden mayormente en
ellas. Así, por ejemplo, Werlich (1975) habla de las bases textuales de los textos que se
pueden reducir a cinco modelos básicos, típicos de una clase: base descriptiva, base narrativa,
base expositiva, base argumentativa y base directiva. La hipótesis de Werlich para el
reconocimiento y el análisis de tipos de textos es valiosa, entre otras cosas, porque diferencia
claramente lo que corresponde a la dimensión social-discursiva de lo que pertenece a la
dimensión lingüístico-textual, con lo cual se solucionan algunos de los problemas de las
tipologías que no diferenciaban entre género y tipo. También tiene el valor de apuntar que las
bases textuales se organizan en secuencias, cosa que más tarde Adam (1992) recogerá en su
propuesta de clasificación de secuencias textuales prototípicas.
Cabe agregar que a la noción de género le subyacen distintos tipos de especificidad, que a
su vez presentan secuencias.
Teun Van Dijk (1996) plantea que los textos tienen una superestructura o forma global y una
macroestructura o contenido global, que pueden analizarse en partes menores pero que no
dejan de constituir el todo que es el texto. En palabras del autor:
Denominaremos superestructuras a las estructuras globales que caracterizan el
tipo de un texto. Por lo tanto, una estructura narrativa es una superestructura,
independientemente del contenido (es decir: de la macroestructura) de la
narración, aun cuando vemos que las superestructuras imponen ciertas
limitaciones al contenido del texto. (Van Dijk; 1996: 141 y ss.)
Ana Atorresi 25 (2010) plantea que la principal limitación del modelo de Van Dijk -que el
autor intentó completar- es que para el análisis de los textos solo considera la organización
sintáctica y semántica interna, es decir, excluye las condiciones externas de producción.
25
Material extraído del seminario “Tipos textuales y géneros discursivos: Introducción” en el marco de la Maestría en
Educación de la Universidad Nacional de Colombia, agosto 2010.
44
Podemos pensar cómo analizaríamos un discurso de la información en el que reconocemos
partes constitutivas de una crónica periodística 26 (volanta, título y bajada, cuerpo, epígrafe,
etc.) si dejamos de lado preguntas del orden de: ¿quién construye las noticias?, ¿para qué
se construyen noticias, ¿qué es socialmente noticiable?, entre otras.
Adam (1992) distingue texto y discurso, y recupera de Bajtín el planteo de que el discurso
es social y está determinado por contextos de uso. Esos contextos de uso activan la
incumbencia de una multiplicidad de disciplinas a las cuales le es de interés ver cómo se
materializa el discurso; no así el texto que puede ser estudiado como objeto. El análisis
composicional de los textos es el anclaje de estudio donde trabajó Adam su clasificación de
textos. Para ello divide al texto en dos planos de organización: pragmático y secuencial.
•
El plano pragmático comprende ordenamientos enunciativos (asunción de los
enunciados), pragmáticos (finalidades) y semánticos-referenciales (representación
del mundo e isotopías).
•
El plano secuencial comprende un ordenamiento que determina la organización
del texto según la textura (transfrásica y de la frase) y la estructura de la
composición.
•
El texto es un conjunto de subsistemas en constante interacción.
Secuencias
El modelo de secuencias textuales es uno de los más influyentes en lo que respecta a la
distinción de los textos. La reflexión de Adam (1992) recoge e incorpora las ideas sobre los
géneros de Bajtín, las de las bases textuales de Werlich y se relaciona a las de los esquemas o
superestructuras de Van Dijk. Su preferencia por el análisis lingüístico-retórico de los textos le
ha llevado a desarrollar a lo largo de varios años una tipología textual que ha refinado y
centrado en las secuencias, sin olvidar otros aspectos del texto. Parte del supuesto de que el
texto no suele presentarse como un conjunto de secuencias homogéneas sino más bien
heterogéneas, ve la necesidad de postular un modelo de secuencia textual prototípica que
pueda proporcionar los instrumentos necesarios para adscribir un texto a un tipo determinado,
en relación con las secuencias presentes en él.
Podríamos decir que para Adam las secuencias prototípicas responden a tipos
relativamente estables de combinación de enunciados, dotados de una organización
reconocible por su estructura jerárquica interna (esquema) y por su unidad compositiva (plan).
Se trata de unidades modélicas, que, en el estado actual de la reflexión de este autor, se
26
Se toma como objeto de estudio en el marco de la perspectiva del Discurso de la información (Charaudeau; 2003) a
partir del planteo sobre el rol que cumplen los medios de comunicación en la realidad social. En palabras del autor
(2003: 15): “los medios no transmiten lo que ocurre en la realidad social, sino que imponen lo que construyen del
espacio público. La información es esencialmente una cuestión de lenguaje, y el lenguaje no es transparente,
presenta su propia opacidad mediante la cual se construye una visión y un sentido particular del mundo (…) Los
medios, si son un espejo, sólo son un espejo deformante o, más bien, son varios espejos que (…) dan testimonio,
cada uno a su manera, de una parcela amplificada, simplificada o estereotipada del mundo.”
45
reducen a cinco: la secuencia narrativa, la secuencia descriptiva, la secuencia argumentativa,
la secuencia explicativa y la secuencia dialogal. Si bien algunos textos pueden ser
homogéneos y construidos sobre la base de una sola secuencia, en otros textos se muestran
con variedad de secuencias que pueden aparecer coordinadas linealmente o alternadas.
Para determinar la disposición de las secuencias en textos heterogéneos, Adam propone
distinguir distintos tipos de secuencias. La secuencia dominante es aquella que se manifiesta
con una presencia mayor en el conjunto del texto. La secuencia secundaria es aquella que está
presente en el texto sin ser la dominante. Si la secuencia dominante se constituye como el
marco en que otras secuencias pueden aparecer incrustadas, se le llama secuencia
envolvente. Así, el analista que pretende determinar a qué tipo pertenece un texto debe ser
capaz de identificar las secuencias y sus combinaciones.
En el caso de la crónica periodística, es interesante iniciar la clasificación de tipos textuales
a partir de las secuencias que en ellos podemos identificar. Esto nos permite relevar qué
secuencias son las que priman y adscribirlo a una tipología textual. Una vez identificado el tipo
de texto o base textual, podemos anclarlo en el contexto de uso y ver cuáles son los
indicadores de uso, las finalidades del texto y en especial, las regularidades de su organización
y estructuración para rastrear finalmente, con esta información, el género discurso.
En el supuesto de que podamos identificarlo, precisamos recordar que el trabajo con la base
textual y/o las secuencias no alcanza para dar cuenta de las diversas y múltiples prácticas
discursivas a las que los seres humanos nos enfrentamos y en las que construimos e
institucionalizamos regularidades que debemos conocer para interactuar en prácticas sociales.
Los criterios de clasificación de los géneros discursivos van de la mano con las prácticas
discursivas que realizamos, pues de ellas dependen. De esta situación surge una complicación
y una potencialidad, lo versátil de las prácticas discursivas acompañada de los cambios
sociohistóricos implican una constante revisión de criterios y posturas teóricas de las prácticas
sociales. En cuanto a las potencialidades, constituye una condición inigualable del ser humano,
al ser agentes semiotizadores capaces de construir formas de entender el mundo.
Por ello, el principio de estabilidad y previsibilidad –como anclaje de clasificación- se
sustenta en las regularidades que se institucionalizan, donde el género discursivo que
queremos identificar y clasificar se pone en relación con otras situaciones específicas de
comunicación que nos permitirán establecer un contraste. Dicho contraste abarca tanto las
diferencias como las similitudes, y recupera en el ámbito de práctica social cómo circula ese
tipo de discurso (lo académico, lo religioso, lo jurídico, lo mediático, etc.)
La situación específica de comunicación busca recuperar los modos de enunciación que se
establecen en las prácticas discursivas dentro de esos ámbitos (dentro de lo mediático, la
enunciación de lo que se conoce como información, noticia, actualidad, etc. se materializa en
varios dispositivos y soportes, se utilizan recursos lingüísticos distintos, entre otros). En dicha
totalidad, los aspectos composicional, temático y estilístico son organizadores que fortalecen
criterios de identificación; luego se relevarán, dentro de cada uno de ellos, las finalidades o los
objetivos que esa situación de comunicación busca en una práctica discursiva puntual, que
46
incluye la identidad, roles y lugares sociales implicados (el dispositivo conceptual vinculado a la
información se materializa en modos de enunciación distintos, que presentan rasgos
diferenciables en tanto macroestructuras, anclaje temporal, inscripción de la persona en el
discurso, áreas temáticas, aspectos estilísticos y recursos utilizados, entre otros).
Hemos de encontrar que aquello que se viene dando con cierta regularidad nos ofrecerá
también un principio para detectar las fronteras porosas entre géneros discursivos. Pues
adscribirlo a tal o cual regularidad ya es un principio de clasificación que en algunas situaciones
nos lleva a no identificar el matiz que modifica un modo de enunciación.
A modo de cierre
La obra de Bajtín influyó en varias corrientes y perspectivas de estudios lingüísticos,
enfocados o no en lo literario. Para el presente trabajo consideramos relevante dicha influencia,
especialmente, por el impacto considerable que tuvo, en lo vinculado a los estudios del
lenguaje, a partir del enfoque desarrollado por el autor, en tanto propuesta comunicacional y
semiológica sobre las prácticas discursivas entendidas como prácticas sociales con un fuerte
anclaje histórico y social.
Pensar a los géneros discursivos como constitutivos de las condiciones en cómo se
configuran, desarrollan y se interpretan prácticas discursivas lo inscribe en un lugar relevante
en el estudio del lenguaje. Allí donde la preocupación es cómo se construyen discursivamente
los sentidos de lo social, las prácticas sociales que se desarrollan pueden decontruirse,
analizarse y explicarse a partir de entenderlas como prácticas discursivas donde la utilización
de la lengua tiene un fuerte anclaje histórico y social inscripta en procesos más o menos
convencionalizados de dichas prácticas, a los cuales recurrimos e interpretamos en los
intercambios verbales y no verbales que desarrollamos.
En los procesos de enunciación que son objeto de estudio del análisis del discurso,
recomponer los rasgos de los géneros discursivos implicados en dicho análisis adquieren
relevancia porque estos rasgos son orientadores de la relación que establecen ciertas prácticas
discursivas entre quienes producen ese enunciado y quienes están en relación a éste. Pero
además permite establecer una genealogía con otras prácticas discursivas sea ésta dentro del
género discursivo producto del análisis o en relación a otros géneros. De aquí se desprende la
significatividad de los rasgos de estabilidad, previsibilidad que permiten reconocer y utilizar los
géneros, pero también la necesaria movilidad que estos tienen, producto del contexto
situacional, histórico de las prácticas comunicativas. Este planteo fortalece la relación existente
entre la organización del discurso y la del acontecimiento en el que se emplea dicha
organización, es decir, un modo de enunciación que no se agota con solo examinar las
propiedades de los textos. Este modo de enunciación conecta un texto a otros textos e incluye
las circunstancias sociales en las que aparece e inscribe a los interenunciadores en un tipo de
interacción y relación social.
47
Bibliografía
Adam, J.M. (1992). Los textos: tipos y prototipos. Relato, descripción, argumentación,
explicación, diálogo. Paris: Nathan ediciones.
Angenot, M. (2010). El discurso social. Los límites históricos de los pensable y lo decible.
Buenos Aires: Siglo XXI editores.
Atorresi, A. (2010). “Tipos textuales y géneros discursivos: introducción”. Material de utilizado
en la Maestría en Educación de la Universidad Nacional de Colombia, Agosto.
---------------(2000). Los Géneros Periodísticos. Buenos Aires: Ediciones Colihue S.R.L.
Bajtín, M. (1999). “El Problema de los géneros discursivos” En: Estética de la creación verbal.
Madrid: Siglo XXI editores.
Bonnin, J.E. (2005). Para una definición operativa de los géneros discursivos. Proyecto Azul,
Universidad Nacional de Luján. Fecha de captura 02/02/2011. Disponible on line en:
http://www.proyectoazul.unlu.edu.ar/ColgarF/GenerosdiscursivosdeJuan.doc
Calsamiglia Blancafort, H. y Tusón Valls, A. (2001). Las cosas del decir. Manual de análisis del
discurso. Madrid: Editorial Ariel.
Ciaspuscio, G.E. (1994). Tipos Textuales. Buenos Aires: Eudeba.
Charaudeau, P. (2004). “La problemática de los géneros. De la situación a la construcción
textual” En: Revista Signos, Valparaíso, Chile.
--------------------(2003). El discurso de la información. La construcción del espejo social.
Barcelona: Editorial Gedisa S.A.
Charaudeau, P. y Maingueneau, D. (2005). Diccionario de análisis del discurso. Madrid:
Amorrortu.
Ducrot, O. y Todorov, T. (2005). Diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje, 1ª
reimpresión. Buenos Aires: Siglo XXI editores.
Fino, C. (2012). “El discurso de la información como objeto de estudio. Enunciación, mercado y
discurso social”. En: V Congreso Internacional de letras, CIL. Facultad de Filosofía y
Letras, Universidad de Buenos Aires, Argentina. ISBN 978-987-3617-54-6, capturado en
línea
20/10/2014
en:
http://2012.cil.filo.uba.ar/sites/2012.cil.filo.uba.ar/files/0159%20FINO,%20CLAUDIA.pdf
García Berrio, A. y Huerta Calvo, J. (1992). Los géneros literarios. Sistemas e historia. Madrid:
Cátedra.
López Casanova, M. y Fernández, A. (2005). Enseñar literatura: fundamentos teóricos.
Propuesta didáctica. Buenos Aires: Manantial.
Maingueneau, D. (1999). “Peut-on assigner des limites á l’analyse du discours?”, pag. 61-70.
Modelos Lingüísticos, XX, facs. 2, Lille.
Marín, M. (2008). “La Enunciación” cap. 3. En: Lingüística y enseñanza de la lengua. Buenos
Aires: Aique.
48
Parodi, G. (2008). “Géneros discursivos y lengua escrita: Propuesta de una concepción integral
desde una perspectiva sociocognitiva”. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso/Chile.
Este artículo ha sido elaborado en el marco del Proyecto FONDECYT 1060440.
Shiro, M., Charaudeau, P. y Granato, L. (eds.) (2012). Los géneros discursivos desde múltiples
perspectivas: teorías y análisis. Madrid: Iberoamericana – Vervuert.
Van Dijk, T. (1996). La ciencia del texto. México: Editorial Paidós.
49
CAPÍTULO 3
Inscripción del tiempo en el discurso:
los tiempos verbales
Susana Souilla
Una de las categorías analíticas que permiten dar cuenta de la inscripción de la subjetividad
en el discurso es la deixis. Entendemos por deixis la localización de referentes a partir de la
situación creada por la enunciación. En efecto, hay entidades lingüísticas que no tienen un
comportamiento estable ni refieren a conceptos más o menos fijos o plenos, sino que son
producidas en la situación concreta de habla y están en íntima relación con el aquí y el ahora
del hablante. Con estas entidades lingüísticas, llamadas deícticos o elementos indexales, el
enunciador pone en relación su enunciado con los otros participantes en la situación de
comunicación, con el tiempo y con el lugar en que se produce la enunciación (Maingueneau,
1989; Otaola Olano, 2006). Teniendo en cuenta esta consideración, la deixis puede
clasificarse, según los tres dominios constitutivos de la enunciación en deixis personal, espacial
y temporal (Charaudeau, P. y Maingueneau, D., 2005: 154-155). Veamos el siguiente ejemplo:
(1) “Cuando tenía 16 años éramos tipos y tipas juzgados por una metodología no mala,
pero muy diferente de la de hoy. Entonces, un chico o una chica de quince años tenía que
apartarse de las conversaciones de los padres. El joven de hoy participa de la vida cotidiana,
social, política y cultural y hay una distancia que crea un infinito al respecto. Está hablando una
mujer que despertó a la política a los 23 años”. (Susana Rinaldi, en Página/12, 4-11-2012) 27.
Aquí podemos observar varios elementos que tienen como punto de referencia la situación
de enunciación:
•
Deixis personal dada por las desinencias o terminaciones de los verbos tener
(tenía) y (ser) éramos que refieren respectivamente al enunciador y a un colectivo
que incluye a la persona que habla.
•
Deixis temporal establecida por el adverbio hoy que refiere al momento en que se
produce la enunciación (entendiendo ese momento, en este caso, como la época
en la cual está hablando el enunciador) y por el tiempo de los verbos éramos y
27
La mayoría de los ejemplos que han sido seleccionados para ilustrar o explicar las categorías de análisis de este
trabajo son fragmentos de notas periodísticas sobre la sanción de la ley del voto a los 16 años en Argentina. En todos
los ejemplos hemos destacado en cursiva las formas verbales y otros elementos objeto de análisis.
50
tenía, que refiere a un tiempo anterior al de la enunciación, y está hablando que
indica coincidencia respecto de ese momento de enunciación.
Precisamente el propósito del presente artículo es caracterizar la deixis temporal
principalmente a partir de la noción de tiempo verbal ya que constituye un elemento sustancial
en la enunciación. En efecto, de acuerdo con Filinich, “cada enunciación inaugura un presente,
esto quiere decir que instaura un punto de referencia en función del cual se organizará la
representación de la temporalidad.” (2001:49)
El tiempo como categoría semántica se realiza en el discurso a través de los adverbios (hoy,
ahora, recién, actualmente, etc.), locuciones adverbiales temporales (dentro de un rato, hace
28
dos días, etc.), adjetivos (próximo, actual, etc.) y los tiempos verbales . De acuerdo con
Benveniste, el tiempo verbal es una categoría deíctica porque está en relación con el momento
del habla 29. Algunos tiempos establecen esta relación de manera directa y otros, de manera
indirecta. Los primeros son considerados tiempos absolutos y los segundos, tiempos relativos.
Un tiempo absoluto expresa un evento que se ubica temporalmente en relación con el
momento del habla. Un tiempo relativo o indirecto se ubica temporalmente en relación con un
punto de referencia inscripto en el discurso que a su vez se ubica en relación con el momento
de la enunciación. De ahí que Ángela Di Tullio en su “Manual de gramática en español”, para
explicar el funcionamiento de los tiempos verbales, establece tres instancias cuyas relaciones
posibles son la anterioridad o retrospección, la simultaneidad y la posterioridad o prospección:
E: momento del evento
H: momento del habla o de la enunciación
R: momento de referencia en relación con el cual se ubica E.
(2) Estoy muy contenta de que se haya instalado la posibilidad de dar crédito político a los
jóvenes desde los 16 años. (Susana Rinaldi, en Página/12, 4-11-2012)
El primer tiempo verbal estoy (presente) es un tiempo absoluto que coincide con el
momento del habla (H) y se haya instalado (pretérito perfecto del modo subjuntivo) es anterior
al momento del habla, por lo tanto ambos están en relación directa con E. En cambio en este
otro ejemplo:
(3) “La primera vez que voté tenía 21 y voté a Illia. Lo había votado porque el tipo había
prometido recuperar el petróleo.” (Carlos Nine, en Página/12, 4-11-2012)
28
Para la explicación de las relaciones temporales en presente y en pretérito, seguimos los desarrollos de Ángela Di
Tullio, en Manual de gramática del español, Catherine Kerbrat - Orecchioni en La enunciación, Concepción Otaola
Olano en Análisis lingüístico del discurso. La lingüística enunciativa y Marta Marín en Lingüística y enseñanza de la
lengua, citados en la bibliografía.
29
El término “deíctico” hace referencia, ya sea en su uso como sustantivo o como adjetivo a uno de los grandes tipos
de referencia. Para Kerbrat Orecchioni, los dos grandes tipos de referencia son la absoluta y la relativa. Dentro de
esta última encontramos la referencia cotextual o endofórica (cuando identificamos el referente en el interior del texto)
y deíctica (cuando identificamos el referente en la situación de enunciación. (Kerbrat-Orecchioni, 1997:51)
51
El tiempo verbal de había votado es relativo (R) ya que expresa anterioridad respecto de
voté y tenía, y a su vez éstos expresan anterioridad respecto de H. Tanto el pretérito
pluscuamperfecto (había amado/temido/partido) -que expresa anterioridad respecto de un
tiempo pretérito-, como el condicional simple (amaría/temería/partiría) -cuando se usa para
expresar posterioridad con respecto a un tiempo pretérito- son llamados por Di Tullio “tiempos
anafóricos” porque su remisión al tiempo del habla es indirecta (Di Tullio, 1997: 229).
El presente como instancia fundadora del tiempo
El presente tiene, de acuerdo con Benveniste, un significado básicamente deíctico, y es el
tiempo verbal a partir del cual no sólo se organiza todo el sistema temporal de los verbos sino
también la experiencia temporal humana:
Podría creerse que la temporalidad es un marco innato del pensamiento. Es
producida en realidad en la enunciación y por ella. De la enunciación procede la
instauración de la categoría del presente, y de la categoría del presente nace la
categoría del tiempo. El presente es propiamente la fuente del tiempo.
(Benveniste, 2008 [1977]: 86)
Mirta Stern define el presente como “el tiempo más neutro del sistema” (García Negroni,
2004:227). En su uso deíctico es el tiempo de la enunciación o del habla (H) que coincide con
el tiempo del evento (E). Veamos estos ejemplos:
(4) Mientras se discute el voto joven, la oposición redobla su esfuerzo para evitar una
reforma constitucional. (La Nación, 21-09-2012)
(5) El voto joven ya es oficial. (Titular de La Nación, 2-11-2012)
(6) El voto joven tiene media sanción (Titular de Página/12, 17-10-2012)
En estos ejemplos, los verbos en presente tienen un evidente carácter deíctico porque las
acciones o procesos que refieren se desarrollan en el momento del habla, es decir, de la
emisión del enunciado.
Ahora bien, el tiempo presente puede tener distintos valores donde no coinciden el tiempo
del habla con el tiempo del evento como a continuación se detallan:
•
Presente de hábito:
(7) Todos los martes tengo el práctico de Lingüística.
52
Este tiempo presente tiene un cierto carácter deíctico porque refiere una acción que si bien
no sucede estrictamente en el momento de la enunciación, sí sucede habitualmente en una
actualidad que incluye el momento del habla.
•
Descripciones:
(8) Las dos tienen 16, estudian en el colegio privado Mater Tei Admirabilis, del barrio de
San Cristóbal (…) (La Nación, 21-01-2013)
•
Reseñas de libros, películas o del contenido de cualquier otro texto:
(9) Un grupo de singulares personajes viven una situación de riesgo dentro de un avión
que se dirige a la ciudad de México. La indefensión ante el peligro provoca una catarsis
generalizada que acaba convirtiéndose en el mejor modo de escapar a la idea de la muerte.
Confesiones imprevisibles les ayudarán a olvidar la angustia del momento y a enfrentar el
mayor peligro que cada uno lleva dentro de sí mismo. (Reseña de la película Los amantes
pasajeros de Almodóvar, diario El Día, 22-09-2013)
•
Presente genérico:
(10) El calor dilata los metales.
(11) Perro que ladra no muerde.
(12) Para realizar libremente una actividad laboral hace falta tener 18 años, según la ley
de Contrato de trabajo. (Página 12, 2-09-2012)
(13) No son mocosos los votos. (Titular de Página/12, 1-11-2012)
Este uso del presente, conocido como presente gnómico es frecuente en las definiciones,
las leyes generales de las ciencias fácticas, los refranes, dichos populares y otras expresiones
que definen metafóricamente o no aspectos de la vida como si tuvieran validez universal.
Presente con valor de pasado, empleado para narrar, también conocido como presente
histórico:
(14) Candelaria, que se protege del sol con un sombrero de ala ancha, conversa con
un grupo de quince amigas en el balneario El pájaro. Es otra de las que no se pierden el
programa de Lanata. “Lo ves todo el tiempo”, le recrimina Clara, una de sus amigas, todas
estudiantes del colegio san Martín de Tours, de Barrio Parque. Candelaria se sonríe,
confiesa que le gustaría ser presidenta y responde orgullosa que también ve 6,7,8, en la
Televisión Pública. (La Nación, 21-01-2013)
Aquí vemos que en lugar de las formas verbales protegía, conversaba, se perdía,
recriminó, se sonrió, se usan verbos en tiempo presente que confieren a la situación
narrada un cierto dramatismo.
53
•
Presente con valor de pasado también conocido como presente histórico:
(15) El 23 de septiembre de 1947 Perón firma el decreto presidencial que le otorga a las
mujeres de todo el país el derecho al voto.
•
Presente con valor de futuro:
(16) Se realiza hoy la primera audiencia pública
Empieza el debate del voto a los 16
El ministro de Educación será el primero en exponer. Habrá otras dos convocatorias.
(Volanta, título y bajada de Tiempo Argentino, 09-09-2012)
En este ejemplo podemos observar que las formas verbales en presente del modo
indicativo se realiza y empieza, tienen valor de futuro. En efecto, el adverbio hoy y las dos
otras formas verbales en futuro será y habrá, confieren a las formas que morfológicamente
están en presente el significado de acciones inminentes que todavía no están sucediendo
pero están a punto de suceder. Si nos centramos en el uso del presente más próximo a su
carácter deíctico, es decir, considerándolo como expresión de una acción, estado o proceso
que tiende a coincidir con el momento del habla, las relaciones temporales que se establecen
con él son las siguientes:
•
Simultaneidad que se expresa con presente:
(17) Mientras se discute el voto joven, la oposición redobla su esfuerzo para evitar una
reforma constitucional.
•
Anterioridad que se expresa con el pretérito perfecto compuesto:
(18) Está cansado porque ha trabajado toda la noche.
Este pretérito refiere hechos que ocurrieron en el pasado pero cuyos efectos llegan hasta el
presente, por lo cual también es conocido como pasado reciente. Sin embargo también se usa
el pretérito perfecto simple para expresar anterioridad respecto del momento de la enunciación:
(19) Fue una experiencia muy buena para mí –asegura- , y creo que podemos decir quien
queremos que nos gobierne.” (Página/12, 12-08-2012. Testimonio de una joven que acaba de
votar).
•
Posterioridad que se expresa con futuro imperfecto o la forma perifrástica equivalente
(verbo ir en presente + a + infinitivo):
(20)
El Senado comenzará a tratar la semana próxima el voto a los 16. (Titular de La
Nación, 31-08-2012)
54
(21)
Lo que se sancione en el Senado va a ser acompañado en Diputados. Es una
decisión tomada. (Página/12, 2-09-2012) 30
El uso del pretérito
En cuanto a los tiempos pretéritos (es decir los tiempos del pasado), el tiempo verbal en torno
del cual se organizan las relaciones temporales es el pretérito perfecto simple (amé/temí/ partí).
Respecto de este tiempo, la simultaneidad se expresa con el pretérito imperfecto
(amaba/temía/partía) que da cuenta de acciones durativas que sirven de marco a las acciones
principales en pasado. Este uso del pretérito imperfecto se llama puesta en relieve, ya que
permite diferenciar los sucesos de los marcos o situaciones generales en los que estos se dan.
Ejemplo:
(22) Cuando era joven, voté a Horacio Sueldo, del Partido Demócrata Cristiano, pero no
eran elecciones presidenciales. (Juan Sasturain, en Página/12, 4-2012)
La anterioridad se expresa con el pretérito pluscuamperfecto (había amado/temido/ partido)
y la posterioridad con el condicional simple (amaría/temería/ partiría) o la forma perifrástica
equivalente (verbo ir en pretérito imperfecto + a + infinitivo: iba a amar) 31. En el siguiente
ejemplo podemos ver cómo se establecen estas relaciones:
(23) La oposición, en cambio, fue modificando las posturas que habían expresado en ese
plenario. El radicalismo cuestionó allí la constitucionalidad de la iniciativa y propuso que el voto
juvenil fuera obligatorio y mantuviera los mismos derechos y sanciones que el resto del
electorado, sin excepciones. A la vez anunció que no acompañaría la iniciativa si no se
modificaba este aspecto del proyecto y que redactaría su propio texto para presentar en el
recinto. (Página/12, 31-10-2012)
En este ejemplo, las formas verbales fue modificando, cuestionó, propuso, anunció
determinan el tiempo de base del enunciado, con respecto al cual, habían expresado refiere
una acción anterior y acompañaría y redactaría, acciones posteriores.
30
El futuro imperfecto del modo indicativo no sólo es empleado para expresar acciones, estados o procesos con valor
proyectivo sino que puede adquirir otros valores. Ángela Di Tullio destaca otros usos del futuro: (a) el futuro de
probabilidad o epistémico (b) el deóntico de obligación y (c) el volitivo. Los ejemplos respectivos de estos usos son:
(a) “Me contestó mal. Estará enojado”; (b) “Los alumnos entrarán a las 7.30”; (c)”Te lo devolveré en cuanto lo
termine”. En estos casos el uso del futuro está ligado a modalidades. (Di Tullio, 1997: 229)
31
El condicional simple tiene otros usos, además de la expresión de posterioridad en relación con un tiempo pasado.
Entre estos usos podemos destacar el empleo en la apódosis de las oraciones condicionales (“Si tuviera más tiempo,
leería más libros) y el que Negroni llama “condicional de rumor”, frecuentemente utilizado en el discurso periodístico
(“El gremio no aceptaría la oferta salarial realizada por el ministerio”). (Negroni, 2004: 241-242)
55
Mundo comentado y mundo narrado
Los dos grupos de tiempos verbales a los cuales hemos hecho referencia dan lugar a dos
modos fundamentales de referir discursivamente la realidad o actitudes de locución: la
narración y el comentario 32.
De acuerdo con Weinrich, cuando el locutor elige un determinado grupo de tiempos verbales
(el que se organiza en torno al presente o el que se organiza en torno al pretérito), no sólo está
haciendo referencia a la instancia temporal en la que sitúa los hechos, estados o procesos en
relación con su momento de habla, sino que también está posicionándose de una determinada
manera respecto de lo que refiere y está interpelando de un cierto modo a su interlocutor.
Cuando un discurso está organizado en base al grupo de tiempos cuyo eje es el presente, el
locutor adquiere una actitud de cercanía respecto de aquello que refiere, más propicia a la
manifestación de la subjetividad. Este modo de referir discursivamente la realidad, que
involucra en mayor medida la subjetividad del locutor por la proximidad, es el comentario,
actitud de locución que está presente en los ensayos filosóficos, en toda clase de
argumentaciones, como los textos periodísticos de opinión (notas editoriales, notas firmadas,
cartas de lectores), diálogos dramáticos, entre otros géneros discursivos. A través del empleo
de los tiempos comentativos, el locutor manifiesta una actitud que tiende a producir un efecto
de alerta en el interlocutor algo así como una atención vigilante. En esta perspectiva
comunicativa el locutor se involucra en lo referido e intenta involucrar a su interlocutor, de modo
que este grupo de tiempos es más favorable a que el efecto de subjetividad se manifieste como
más evidente en el discurso (Kornblit, 2007).
En cambio, cuando lo que predomina es el uso de los tiempos pertenecientes al grupo que se
organiza en torno del pretérito, la actitud de locución es de separación o corte respecto de aquello
que es relatado y habilita una mirada distante y más distendida o relajada. Narrar no es solo referir
hechos, acontecimientos, procesos que han tenido lugar en una instancia temporal anterior al
momento de la enunciación, sino sobre todo situarse respecto de esos sucesos narrados en una
actitud que implica una toma de distancia. Es la actitud predominante en los relatos de la vida
cotidiana, narraciones literarias, noticias y crónicas periodísticas, relatos históricos y biografías.
La mayor cantidad de tiempos verbales para expresar el mundo narrado –puesto que tiene
un tiempo, el pretérito imperfecto, para la puesta en relieve, ausente en el sistema del presentese debe, según Weinrich, a que “el lenguaje pone a disposición del mundo del relato más
tiempos porque es más difícil situarse en el mundo narrado que en el mundo comentado en el
que nos movemos con toda confianza.” (Weinrich, citado por Calsamiglia y Tusón, 2008: 122)
Cuando en un discurso aparecen tiempos verbales no concordantes con la actitud de locución,
estos adquieren, según Weinrich, una significación metafórica y producen efectos que deben ser
32
Cuando hablamos de referir discursivamente la realidad, estamos diciendo que el locutor, en la situación de
enunciación, transforma eso que llamamos realidad -y que Charaudeau llama “mundo por significar”- en un “un
“mundo significado” a partir de categorías que se expresan en formas. Estas categorías describen, narran o explican.
(Charaudeau, 2003: 50)
56
interpretados teniendo en cuenta el cotexto. En los siguientes ejemplos vemos cómo los tiempos
que aparecen en cursiva obedecen a un uso que no se corresponde con la actitud de locución:
(24) Venía a preguntarle por los horarios de inscripción” en lugar de “vengo a preguntarle
por los horarios de inscripción.”
En este caso el pretérito tiene valor de presente y produce un efecto de distancia,
respeto o cautela.
(25) Vamos a jugar a que yo era Caperucita y vos el lobo.
Aquí tenemos el uso del pretérito con valor de presente que sugiere evocación de una
situación que parece ya ideada o planeada.
(26) Santiago, un colorado de 16 años, amasa la pelota con la planta del pie izquierdo.
Cuando Franco, un amigo de la misma edad, lo arrincona contra la línea del mar, Santiago hace un
movimiento rápido, casi imperceptible, y lo deja en ridículo con un caño, que le dibuja un gesto de
fastidio. Federico, el tercer integrante del grupo, lo festeja con un “oleeee”, que aumenta la sed de
venganza de Franco y agranda la sonrisa de Santiago. (La Nación, 21-01-2013)
Aquí el presente tiene valor de pretérito y aporta un efecto de dramatismo a la narración.
Observamos que el uso de este grupo de tiempos no permite la puesta en relieve que sí
observaríamos si los tiempos fueran los de la narración. Este uso del presente es característico
en los chistes que se relatan oralmente o los relatos de la vida cotidiana en los que el locutor se
siente afectado. También es habitual en las biografías y en el relato histórico.
Tiempos verbales y tipos textuales
Es posible vincular los tipos de textos con la recurrencia de características lingüísticas. Si
tomamos la tipología textual de Werlich, vemos que entre los criterios para el establecimiento
de las distintas bases, los tiempos verbales ocupan un lugar destacado 33. Según este autor las
bases temáticas que dan lugar a los distintos tipos de textos son cinco: narrativa, descriptiva,
expositiva, argumentativa y directiva.
La base narrativa expresa ocurrencias y cambios en el tiempo y tiene en su estructura
básica un verbo que señala cambio en pasado (pretérito perfecto simple/imperfecto). Los
verbos en pasado, en esta base, son acompañados por adverbios o complementos adverbiales
de tiempo que pueden estar ligados o no al contexto. Es por estas características que la
oración típica de la narración es la que denota cambios o acciones. La base narrativa está
33
Para la relación entre tiempos verbales y tipos textuales en Werlich, hemos tomado la explicación de Guiomar
Ciapuscio en Tipos textuales, citado en la bibliografía (pp.74-87).
57
presente en numerosos géneros discursivos como los géneros periodísticos (noticia, crónica),
los literarios (novela, cuento, leyenda, etc.), el relato histórico, el relato cotidiano, entre otros.
El tiempo verbal presente es recurrente en las bases descriptiva, expositiva y
argumentativa, de modo que la diferencia entre estas tres bases está dada por los tipos de
verbo, la frecuencia de determinados adverbios o la estructura de la oración característica en
cada caso.
La base descriptiva puede distinguirse por la presencia de verbos de no cambio en presente
o en pretérito imperfecto (haber, tener, ser) y adverbios o complementos adverbiales locativos,
rasgos que dan lugar a la oración registradora de fenómenos. Encontramos esta base en
algunos géneros periodísticos (informaciones meteorológicas o de tránsito), en el discurso
literario, entre otros.
La base expositiva tiene una estructura típica en la que aparecen el verbo ser en presente
acompañado de un sintagma nominal. En su variante sintética, la oración típica es la
identificadora de fenómenos o la definición, con verbos como llamarse, definirse, referirse a; en
su variante analítica, la oración típica es la enlazadora de fenómenos, con verbos como
consistir en, contener y comprender. Como ejemplos de géneros discursivos en los que
encontramos esta base, tenemos abundantes manifestaciones en los géneros académicos:
definiciones en diccionarios y enciclopedias, establecimiento de conceptos, relaciones entre
conceptos, etc.
En cuanto a la base argumentativa, también tiene, en su estructura típica, el verbo ser en
presente, pero puede distinguirse porque este verbo enlaza un concepto con una cualidad
(expresada en general por un adjetivo), a partir de una negación. Es decir que la oración típica
de la argumentación atribuye una cualidad en relación con su alternativa negativa. La base
argumentativa es frecuente en numerosos géneros periodísticos (columnas de opinión, cartas
de lectores, artículos firmados).
Finalmente, en la base directiva encontramos expresiones que deben ser tomadas como
indicaciones de acciones en relación con el comportamiento futuro del hablante o del oyente.
Los verbos suelen estar en infinitivo, en imperativo o en futuro imperfecto del modo
indicativo. Encontramos esta base en la conversación cotidiana (ruegos, pedidos, órdenes), en
géneros académicos (consignas de exámenes y trabajos prácticos), géneros legales (artículos
de leyes y reglamentaciones), géneros instruccionales (recetas de cocina, manuales de
instrucciones), géneros publicitarios (propagandas comerciales, campañas de prevención,
llamados a la solidaridad).
Los tiempos verbales en los géneros periodísticos
Como quedó expuesto en los apartados anteriores, el uso de los tiempos verbales en los
géneros periodísticos puede estar ligado a la actitud de locución que predomina en cada caso.
En los textos de opinión es frecuente encontrar el tiempo presente, que abrevia la distancia
58
entre el enunciador y aquello que enuncia, ya que se trata de manifestaciones discursivas que
habilitan la presencia explícita de índices de subjetividad. Ejemplos:
(27) Si la violación es un delito aberrante, el homicidio lo es más aún, se produzca en el
seno materno o fuera de él. (Editorial II de La Nación, 19-11-2006)
(28) Algunos casos resultan incomprensibles, como el ocurrido en horarios centrales el
domingo en la capital federal, en donde la avenida 9 de Julio y otras principales arterias del
bajo se vieron cortadas por una competencia atlética y para la realización de algunas obras.
(Editorial de El Día, 13-10-2010)
En cambio, los tiempos verbales que predominan en las crónicas y noticias son los
pretéritos que pertenecen al mundo narrado y postulan una separación del enunciador respecto
de lo que refiere. Este rasgo, junto con el borramiento de los índices de persona, forma parte
de las convenciones discursivas de los géneros periodísticos en función de la búsqueda de
efectos de objetividad. Es decir, los rasgos de subjetividad que pueden rastrearse en noticias y
crónicas se manifiestan en las modalidades, en las cargas valorativas del léxico y en la
atribución de voces, más que en el uso de los tiempos verbales. Ejemplo:
(29) Después de dos viajes de prueba, la cápsula Fénix II descendió a las entrañas de la
mina derrumbada en Copiapó, Chile, y a la 0.10 de hoy regresó a la superficie con Florencio
Ávalos, el primer minero rescatado de los 33 que permanecieron 69 días a 700 metros de
profundidad. (Página/12, 13-10-2010)
(30) El Gobierno porteño denunció a una jueza por amenazas y discriminación (Página/12,
25-09-2009) 34
Sin embargo el uso de los tiempos pertenecientes al grupo del presente puede aparecer en
los relatos periodísticos en virtud de distintas circunstancias:
a)
Uso del presente deíctico: aparece en el relato periodístico cuando se hace referencia a
acciones que se están llevando a cabo en la misma instancia temporal de la edición del diario. En
estos casos, el uso del tiempo presente pone de manifiesto el carácter actual del hecho referido, la
repercusión o las consecuencias que el hecho referido tiene en la actualidad:
(31) El caso es investigado por el fiscal penal platense Marcelo Martini, quien ya tomó
declaración a familiares de las víctimas (…) (Clarín, 25-09-2009)
(32) Los trenes siguen funcionando de manera reducida por el paro iniciado ayer contra la
reforma jubilatoria lanzada por el gobierno de Sarkozy. (El Día, 13-10-10)
(33) Tejerina tenía 19 años cuando tuvo un parto prematuro en el baño de su casa. El
hecho terminó en tragedia. Fue el 23 de febrero de 2003. Desde entonces está presa.
(Página/12, 24-10-2007)
34
En los ejemplos extraídos de los diarios, hemos destacado en cursiva las formas verbales correspondientes a las
explicaciones.
59
En algunos casos, el uso del presente aparece con valor de futuro y refiere a acciones que
están a punto de realizarse:
(34) Sin apuro del oficialismo, comienzan los debates por el voto joven (Clarín, 12-09-12)
b)
(35)
Uso del presente para dar cuenta de una reseña:
El episodio ocurrido diez días atrás fue revelado por voceros del gobierno de Buenos
Aires que divulgaron un video tomado por una cámara de seguridad en el que se ve y escucha a
Parrilli enfurecida, gritando y amenazando a dos empleadas (…) (Página/12, 25-09-2009)
En este caso el uso del tiempo presente corresponde a la expresión de una acción ya
ocurrida pero dado que ha quedado registrada en un soporte –en este caso un video-, se
puede volver a ella y traerla al momento actual.
c)
Aparición del presente – ya sea porque se trata de un comentario, de una evaluación
general o porque refiere a la situación concreta de enunciación- en la voz de personas que son
citadas en el relato periodístico o que hablan en las entrevistas:
(36) “Está muy bien el derecho a votar, pero también hay que mirar el derecho a la
educación. No metamos una campaña electoral dentro de esta escuela que tiene pocas clases.
Hoy la llave de la ciudadanía es que los pibes tengan la secundaria terminada”, opinó Gustavo
Laes (Fundación centro de Políticas Públicas). (“Los chicos tienen la palabra”, crónica
publicada en Página/12, 27-09-2012)
d)
Aparición del presente con valor de pasado o presente histórico: en ocasiones, la
preferencia del presente frente al pretérito puede aportar a la información una carga de
dramatismo, a partir de un efecto de acercamiento a la instancia de enunciación:
(37) Camila cuenta que comenzó a participar políticamente cuando cursaba el primer año del
secundario, y que hizo trabajo en las villas y en un comedor de La Boca (Página/12, 12-08-2013)
e)
Utilización del mundo comentado en la crónica: si bien en las noticias y crónicas
periodísticas predomina el mundo narrado, es posible encontrar en ellas enunciados en
presente que se inscriben claramente en el mundo comentado:
(38) El ex capellán Christian Von Wernich fue condenado a reclusión perpetua
Un genocida que puede dar misa (Titular de Página/12, 10-10-2007)
(39) El secuestro del periodista Jacobo Timerman es uno de los hechos por los que fue
condenado el cura. (Página/12, 10-10-2007)
(40) En una recorrida por las calles pinamarenses, que no pretende servir como encuesta,
los futuros debutantes en las urnas a los que consultó LA NACION, coincidieron en criticar la
ley del voto joven. (La Nación, 21 de enero de 2013)
En este último ejemplo, el verbo en presente pretende instaurar el plano del comentario e
irrumpe como otra voz que plantea una cercanía respecto del hecho referido.
60
En algunas noticias, el comentario, y por lo tanto la dimensión subjetiva, aparece en el título,
mientras que la información de carácter narrativo, está en subtítulos o volantas:
(41) Grandes empresas rechazaron la reforma de la ley de entidades financieras
El establishment no quiere cambiar.
(Volanta y título en Página/12, 01-10-2010)
Conclusiones
De acuerdo con Charaudeau, “la información es pura enunciación” y el sentido no
puede captarse sino a partir de las formas que son el producto de un proceso de
transformación regido por un proceso de transacción. (Charaudeau, 2003: 44-50). Es por
esto que el análisis del discurso, en tanto observación de esas formas lingüísticas
entendidas como signos del lenguaje en uso, es una herramienta útil para reconstruir el
sentido de los discursos.
Los tiempos verbales constituyen una categoría importante en el análisis de los
discursos. Según Weinrich, “las formas verbales son signos obstinados (los valores de
recurrencia, expresados en términos de frecuencia son elevados) mientras que las
localizaciones temporales (fechas, adverbios, etc.) son débilmente recurrentes (…)”
(Weinrich, citado en Marafioti, 2008: 131). Esta obstinación, junto con el carácter deíctico
de la inscripción del tiempo en los discursos, justifica la atención del analista y reviste un
particular interés en el análisis del discurso de la información periodística. Por ejemplo, si
en el periodismo gráfico, la noticia, en tanto relato de hechos, exhibe, por las convenciones
del género, un predominio de los tiempos verbales en pasado característicos de la
narración, la aparición de un verbo en tiempo presente en el título o en el cuerpo de la nota
puede estar en relación con distintos efectos de sentido: la relevancia actual del evento, la
introducción de un comentario, una cierta carga de dramatismo si se trata del presente
histórico, entre otros posibles.
El uso de tiempos verbales pretéritos o pertenecientes al sistema del presente no sólo
está vinculado a características más o menos estables de los tipos textuales y géneros
discursivos, sino también a la actitud de locución, más propicia a los efectos de objetividad
o de introducción de rasgos opinativos o comentativos respectivamente. De modo que,
junto con la observación de otras categorías de análisis (los tipos de referencia, la
polifonía, las modalidades o las cargas subjetivas del léxico), es de gran utilidad una
mirada detenida sobre los tiempos verbales porque puede contribuir a descubrir efectos de
sentido relacionados con la subjetividad, es decir, con la presencia de huellas del
enunciador y de la situación de enunciación en el enunciado.
61
Bibliografía
Benveniste, É. (2008). Problemas de lingüística general. Tomo I y II. México: Siglo XXI
Editores.
Calsamiglia Blancafort, H. y Tusón Valls, A. (2004). Las cosas del decir. Manual de análisis del
discurso. Barcelona: Ariel.
Charaudeau, P. (2003). El discurso de la información. La construcción del espejo social.
Barcelona: Gedisa.
Charaudeau, P. y Maingueneau, D. (2005). Diccionario de análisis del discurso. Buenos Aires:
Amorrortu.
Ciapuscio, G. (1994). Tipos textuales. Buenos Aires: Ciclo Básico Común, UBA.
Di Tulio, Á. (1997). Manual de gramática del español. Buenos Aires: Edicial.
Filinich, M. I. (2001). Enunciación. Buenos Aires: Eudeba.
García Negroni, M. M. (coord.)(2004). El arte de escribir bien en español. Manual de corrección
de estilo. Buenos Aires: Santiago Arcos.
Kerbrat- Orecchioni, C. (1997). La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Buenos Aires:
Edicial.
Kornblit, A. L. (coord.) (2007). Metodologías cualitativas en Ciencias Sociales. Métodos y
procedimientos de análisis. Buenos Aires: Editorial Biblos.
Maingueneau, D. (1989). Introducción a los métodos de análisis del discurso. Buenos Aires:
Hachette.
Marafioti, R. (comp.) (2002). Recorridos semiológicos. Signos, enunciación y argumentación.
Buenos Aires: Eudeba.
Marín, M. (2008). Lingüística y enseñanza de la lengua. Buenos Aires: Aique.
Otaola Olano, C. (2006). Análisis lingüístico del discurso. La lingüística enunciativa. Madrid:
Ediciones Académicas.
62
CAPÍTULO 4
La inscripción de las personas en el discurso
María del Carmen Saint Pierre
El abordaje analítico del sujeto hablante resulta complejo por diversas razones, como lo
son sus características, su relación con el lenguaje, su relación con el enunciatario, con lo
que enuncia, por los efectos de su discurso. Trataremos entonces de dar cuenta de todos
los factores que intervienen en su construcción, de cómo surge ese sujeto, cómo se
presenta, cómo presenta a su interlocutor(es) y a su mundo de referencia. Estudiaremos y
ejemplificaremos distintas estrategias a las que puede apelar dicho sujeto y con las cuales
crea sentido.
Partimos de Benveniste, quien propone en su teoría de la enunciación el estudio de los
componentes del proceso por el que se desarrolla el uso de la lengua en el discurso; señala
que: “Es en y por el lenguaje como el hombre se constituye como sujeto; porque el solo
lenguaje funda en realidad, en su modalidad que es la de ser, el concepto de ‘ego’”
(Benveniste, 2004, I: 180).
A partir de la propuesta de Benveniste comienza a profundizarse el estudio de la
subjetividad en el lenguaje que se manifiesta, por ejemplo, en los trabajos sobre la
inscripción de las personas en el discurso, la polifonía (las distintas voces que aparecen en
los enunciados), la modalización (permite ver las actitudes y las perspectivas del hablante
en sus enunciados).
En este capítulo nos abocaremos al estudio de las personas. En primer lugar, trataremos la
complejidad de su abordaje (Charaudeau), seguidamente haremos una breve caracterización
de la noción de ethos vinculada al sujeto de discurso (Ducrot, Maingueneau, Amossy) y
finalmente abordaremos distintas estrategias para la presentación del “yo”, del “tú” y de la
tercera persona. Conviene apuntar que, siguiendo con la propuesta de Benveniste, se
consideran personas del discurso el “yo” y el “tú”, la tercera persona gramatical NO es persona
de discurso, constituye el tercero discursivo, el mundo de referencia, aquel o aquello de lo que
hablamos, la no persona
35
del discurso. En este sentido nos parece oportuno dedicarle un
apartado a ese “tercero o persona ausente” luego de haber recorrido el “yo” y el “tú”.
35
El destacado pertenece a Benveniste.
63
De la existencia de un sujeto del discurso
Patrick Charaudeau, desde una perspectiva semiótico-discursiva, desarrolla el concepto de
sujeto del discurso en tanto integración de un sujeto psico-social y un sujeto lingüístico, ya que
considera que lo psico-social y lo lingüístico funcionan conjuntamente en la construcción del
sentido en el discurso.
Al abordar la problemática del sujeto hablante manifiesta que hay dos maneras de plantear
el problema del sujeto. Una lo presenta como un sujeto “trascendente” (estructuralismo y
generativismo); plantea la existencia de un emisor y un receptor, un locutor y un interlocutor, un
escritor y un lector como figuras simétricas que realizan las mismas operaciones. Es un sujeto
único, ideal, ausente.
La otra propone un sujeto más complejo; considera al discurso como un desafío, una
apuesta de sentido que depende de una situación y que se construye en relación con el otro
del lenguaje. Aquí también tenemos dos posibles miradas del sujeto del discurso:

una que observa y busca describir cómo se instala la relación entre locutor e
interlocutor en el interior mismo de la producción del discurso. Es la mirada que nos propone la
problemática de la “intersubjetividad” en el lenguaje (Benveniste).

la otra mirada, más centrífuga, intenta articular las producciones discursivas con los
valores sociales de los que dan cuenta; un enunciado que ya no es individual sino colectivo,
sociológico, ideológico. Estamos aquí frente a una problemática “sociolingüística” que puede
ser abordada desde distintas teorías, según la identidad que se le dé a ese ser colectivo.
A partir de esto en Análisis del Discurso se plantea el problema sobre la naturaleza de un
sujeto del discurso, ante lo cual Charaudeau propone recuperar las dos miradas (la
intersubjetiva – sujeto portador del inconsciente- y la sociolingüística – sujeto testigo de valores
colectivos del grupo social al que pertenece o quiere representar).
Así es que propone que la puesta en discurso se hace a través de un proceso de
36
individuación cuyos agentes son el locutor y el interlocutor. Este proceso consiste en construir
sentido a través de actos de discurso, al interior de un intercambio (ya sea interlocutivo o
monolocutivo).
Considera que todo sujeto, en la medida en que quiere existir como sujeto hablante, debe
resolver tres problemas:
1.
cómo entrar en habla 37, es decir, como fundar su acto de lenguaje con una intención
respecto del otro. Dicho de otro modo, cómo entrar en contacto con el otro.
2.
cómo posicionarse respecto del otro y qué tipo de relación establecer con él. Dicho
de otro modo, cómo imponer su persona como sujeto hablante al otro, cómo conmover al
otro.
36
La individuación es el proceso psicológico, según C.G.Jung, que hace de un ser humano un individuo, una
personalidad única, indivisible, un hombre total.
37
Todos los destacados pertenecen al autor.
64
3.
cómo organizar y problematizar el contenido de lo que va a decir. Dicho de otro modo,
cómo organizar la descripción del mundo que uno propone/impone al otro.
Entrar en contacto con el otro se lleva a cabo por medio de un proceso de
legitimación que consiste en: justificar la razón por medio de la cual se toma la
palabra, porque tomar la palabra es un acto de exclusión del otro (mientras que
uno habla, el otro no lo hace) que hay que poder legitimar; establecer un cierto
tipo de relación con el otro en el cual se le otorga un lugar a este último. El cómo
imponer su persona de sujeto hablante al otro responde a la necesidad que el
sujeto hablante tiene de que se le reconozca como una persona digna de ser
escuchada (o leída), ya sea porque se le considera creíble, ya sea porque se le
puede otorgar confianza, o bien porque representa un modelo carismático que
convoca al sujeto receptor a que se identifique con el sujeto hablante. Eso
supone que este último tiene que construir una imagen de sí mismo que tenga
un cierto poder de atracción sobre el interlocutor o su auditorio. Se trata de la
problemática del ethos.
El cómo conmover al otro es el objetivo que se plantea el sujeto hablante para
hacer que ese otro no piense y se deje llevar por los movimientos de su afecto.
El sujeto hablante se vale, entonces, de estrategias discursivas que tienden a
provocar la emoción, los sentimientos, del interlocutor o del público con el fin de
seducirlo o, por el contrario, hacerle sentir miedo. Se trata de un proceso de
dramatización que consiste en provocar la adhesión pasional del otro
alcanzando sus pulsiones emocionales. Es la problemática del pathos.
El cómo organizar la descripción del mundo que uno propone/impone al otro
consiste, por un lado, en describir y narrar los acontecimientos del mundo y, por
el otro, en ofrecer explicaciones sobre el cómo y el porqué de esos
acontecimientos. Para lograrlo, el sujeto hablante recurrirá a los modos de
organización
discursiva
siguiendo
una
cierta
racionalidad
narrativa
y
argumentativa. Aquí se trata de un proceso de racionalización que se inscribe en
la problemática del logos (Charaudeau, 2011).
Esto determina tres espacios de inserción del sujeto o “espacios de habla” que se llamarán:
espacio de locución, espacio de relación y espacio de tematización-problematización:

El espacio de locución se caracteriza por el hecho de que hablar es siempre ocupar un
espacio de habla, ya sea iniciándolo o insertándose en él: tomar posesión del habla
implantándose como yo, es decir, significando que lo que se enuncia es propiedad de un ego
(Benveniste); es decirle al otro, significarle que lo que se enuncia le concierne, que es a él a
quien está dirigido el enunciado y no a otro. De ahí, el problema para todo sujeto hablante, de
su legitimidad: cómo justificar su derecho a la posesión (apropiación del ego que excluye al tú)
y esa imposición (en la que el tú está incluido);
65

el espacio de la relación se caracteriza por el hecho de que el sujeto comunicante, en
virtud de haber justificado su toma de palabra al implicar al otro debe precisar el tipo de relación
que se establece entre él y el tú, desde el punto de vista de la influencia que el sujeto hablante
intenta ejercer sobre el otro para llevarlo a su territorio de pensamiento (asimilación) o, al
contrario, alejarlo del mismo (diferenciación-rechazo);

el espacio de tematización se caracteriza por el hecho de que el sujeto comunicante
organiza un universo temático (“aquello de lo que se habla”) y lo problematiza eligiendo una
identidad discursiva (describiendo, narrando, argumentando) posicionándose con respecto a un
sistema de valores al que se adhiere (por), se rechaza (contra), se discute (ponderación)
aportando la prueba que debe validar la toma de posición.
El recurso a la noción de ethos para designar la imagen
del locutor como ser de discurso
El ethos en Ducrot, Maingueneau y Amossy
En Análisis del Discurso, quien emplea por primera vez el término ethos es O. Ducrot
(1984). Pone en cuestión el postulado imperante acerca de la unicidad del sujeto hablante, la
presencia de un único locutor en cada enunciado; por el contrario, sostiene la existencia de
varias voces en los enunciados. También nos propone que el autor de un enunciado no se
expresa directamente, sino que pone en escena personajes, figuras discursivas con los cuales
se presenta a sí mismo.
Dirá Ducrot que es el propio enunciado el que proporciona información sobre (los)
posible(s) autor(es) de la enunciación. De lo que se trata al analizar al locutor es de ver no
lo que dice de sí mismo, sino cómo aparece contenido en sus enunciados. Aquí es donde
apela a la noción de ethos:
"El ethos está vinculado a L, el locutor como tal: es en la medida en que está en
la base de la enunciación que se ve investido de algunos caracteres que, en
contrapartida, hacen que esa enunciación sea aceptable o desechable”
(Charaudeau y Maingueneau, 2005: 246).
Maingueneau elabora la idea de ethos como construcción discursiva de una imagen de sí
en el discurso. El enunciador debe conferirse y conferir a su enunciatario un determinado
estatus que dé legitimidad a sus dichos: se concede en el discurso una posición institucional y
señala su relación con un saber.
En general, se ve que el análisis del discurso según D. Maingueneau retoma las
nociones de marco figurativo adelantada por Benveniste, y de ethos propuesta
por Ducrot, dándoles una extensión significativa. La manera de decir autoriza
66
aquí la construcción de una verdadera imagen sí. En la medida en que el
alocutario se siente en el deber de ponerla de manifiesto a partir de distintos
índices discursivos, contribuye el establecimiento de una interrelación entre el
locutor y su interlocutor. Al participar de la eficacia de la palabra, la manera de
decir quiere tener un impacto y suscitar la adhesión. Al mismo tiempo, el ethos
se conecta al status del locutor y a la cuestión de su legitimidad, o más bien al
38
proceso de su legitimación mediante su palabra (Amossy, 1999: 18) .
La prueba por el ethos consiste en dar una buena imagen de sí, para ganar la confianza del
destinatario. Este último debe atribuir ciertas propiedades a la instancia que se establece como
la fuente del acontecimiento enunciativo.
El ethos no es algo estático, sino que es más bien dinámico. En él intervienen: gestos,
movimientos, tono de voz, pausas, vestimenta; todo contribuye a la imagen de sí. No se instala
en el primer plano, sino de manera lateral; debe ser percibido, no ser objeto de discurso. No
estaría bien visto, por ejemplo, un político que se autoproclame: “honesto”, “confiable”,
“inteligente”, debe parecerlo, debe sugerirlo, debe construirlo discursivamente.
Maingueneau propone ciertas ideas para pensarlo:

el ethos es una noción discursiva, se construye a través del discurso, no es una
“imagen” del locutor exterior a la palabra;

el ethos está profundamente ligado a un proceso interactivo de influencia sobre el otro;

es una noción híbrida (socio / discursiva), un comportamiento socialmente evaluado
que no puede ser aprehendido fuera de una situación de comunicación precisa, integrada ella
misma en una coyuntura socio-histórica determinada.
Dentro de estos parámetros plantea su concepción del ethos, que se inscribe en el marco
del análisis del discurso. Afirma que más allá de la persuasión por los argumentos, la noción de
ethos permite reflexionar sobre el proceso más general de adhesión de los sujetos a cierto
posicionamiento y está ligada a la identidad. Estos procesos de posicionamientos e identitarios
son particularmente evidentes cuando se trata de discursos como la publicidad, la filosofía, la
política, ejemplifica el autor.
El ethos se desarrolla en relación a la escena de enunciación. El género determina en
parte la imagen de sí que el locutor puede dar de sí, pero tiene la posibilidad de elegir con
cierta libertad la escenografía. Así, por ejemplo, un profesor, si bien está constreñido por el
género y el tipo de discurso en una situación de aula, bien puede elegir presentarse como más
o menos amigable con sus alumnos, como alguien altamente capacitado y calificado en los
suyo o como alguien que busca acompañar y guiar a sus alumnos en los procesos de
enseñanza y de aprendizaje. En fin, puede optar por una escenografía e ir construyendo
discursivamente su ethos en virtud de esa decisión.
La imagen de sí está así anclada en ciertas representaciones previas colectivas que la
determinan y que garantizan su eficacia en una cultura dada. Si bien esta idea de ethos previo
38
La traducción es nuestra.
67
o prediscursivo aparecería antes de la toma de la palabra, el locutor va a intentar
“consolidarla, rectificarla, retrabajarla o borrarla” (Charaudeau y Maingueneau, 2005:247).
Amossy nos habla de “ethos previo” para acentuar que no es extralingüístico sino que se
forma “en los discursos que circulan en la comunidad” (Arnoux, 2012: 95). Se lo puede
considerar a partir de dos tipos de elementos sociodiscursivos:

Los que están inscriptos en la materialidad discursiva (nombre del locutor y lo que dice
o recuerda explícitamente sobre su pasado).

Los que remiten a la situación de intercambio o a los discursos corrientes de los que se
alimenta el nuevo enunciado (la imagen de su persona como se construyó en sus toma de
palabra anteriores, lo que se dijo o se escribió sobre él, las representaciones colectivas con las
que se lo vincula y su estatus social e institucional que le otorgan legitimidad y/o autoridad.
La noción de ethos, volviendo a Maingueneau, se refiere a la imagen de sí que el locutor
construye para que se acepte su enunciación. “A través de la enunciación se muestra la
personalidad del enunciador” (Maingueneau, 2009: 90). El enunciador en su discurso se otorga
una posición institucional y marca su relación con un saber. Según su propuesta, el ethos se
apoya en una doble figura, la de un carácter y la de una corporalidad. El ethos concierne a todo
discurso. Todo discurso tiene un tono que da autoridad a lo que se dice y es ese tono el que
permite al interlocutor construir una representación del cuerpo del enunciador (no del cuerpo
del autor efectivo).
Carácter y corporalidad
El carácter corresponde a un conjunto de rasgos psicológicos y la corporalidad está
vinculada a una complexión corporal, también a una manera de vestirse y de moverse en el
espacio social. Ambos encuentran su origen en un “conjunto difuso de representaciones
sociales valorizadas o desvalorizadas sobre las cuales la enunciación se apoya y que, a
cambio, contribuye a reforzar o transformar” (Maingueneau, 2009: 91).
El universo de sentido que entrega el discurso se impone tanto por el ethos
como por las ideas que transmite; de hecho, esas ideas se presentan a través
de una manera de decir que remite a una manera de ser, a la participación
imaginaria en una vivencia. El texto no está destinado a ser contemplado, es
enunciación tendida hacia un co-enunciador que hay que movilizar, hacer
adherir físicamente a cierto universo de sentido. El poder de persuasión de un
discurso radica en parte en el hecho de que lleva al lector a identificarse con la
puesta en movimiento de un cuerpo investido de valores socialmente
especificados. La calidad del ethos, en efecto, remite a la figura de ese “garante”
que, a través de su habla, se da una identidad a la medida del mundo que
supuestamente hace surgir en su enunciado. Paradoja constitutiva: es a través
68
de su propio enunciado como el garante debe legitimar su manera de decir. Esta
asunción del ethos permite volver a tomar distancia respecto de una concepción
del discurso según la cual los “contenidos” de los enunciados serían
independientes de la escena de enunciación que los asume. De hecho, no es
posible disociar la organización de los contenidos y la legitimación de la escena
de habla. (Maingueneau: 91-92).
La inscripción del YO
El yo no puede ser identificado sino por la instancia de discurso que lo contiene y sólo por
ella, vale en la instancia en que es producido.
“Es un término que (…) no tiene otra referencia que la actual. La realidad a la que
remite es la realidad del discurso. Es en la instancia de discurso en que yo designa
el locutor donde éste se enuncia como “sujeto””, (Benveniste, 2004: 182).
Ahora bien, este autor también plantea que el yo y el tú pueden aparecer bajo formas
plurales, desde un nosotros, para el yo, y desde un Uds., para el tú. Claro está, agrega,
que ese nosotros no es un yo plural, una multiplicación de objetos idénticos, sino una
yunción entre yo y no-yo. Este no-yo puede ser: tú/Ud./Uds. (nosotros inclusivo) o bien
él/ellos (nosotros exclusivo).
La diferencia entre las formas inclusiva y exclusiva se moldea, en realidad, sobre las
relaciones entre las personas, en la inclusión o en la exclusión de tú/Ud./Uds. “…Aquí se ve la
diferenciación, que opera en el principio mismo de la persona: en el nosotros inclusivo que se
opone a él/ellos, es el tú quien sobresale, en tanto que, en el nosotros exclusivo que se opone
a “tú, vosotros” es “yo” el subrayado. Las dos correlaciones que organizan el sistema de las
personas en el singular se manifiestan en la doble expresión de “nosotros” (Benveniste, I: 170).
En suma, el yo no siempre aparece como tal, sino más bien puede aparecer desde muy
distintas variantes de acuerdo con lo que el enunciador quiera transmitir, su intencionalidad, su
propia construcción.
“La persona que habla no es un ente abstracto sino un sujeto social que se presenta a los
demás de una determinada manera. En el proceso de la enunciación y al tiempo que construye
el discurso también se construye el sujeto discursivo” (Calsamiglia y Tusón, 1999: 138-139).
Para esto puede apelar a pronombres personales, pronombres o adjetivos posesivos,
formas verbales u otras formas del sistema léxico. Veamos algunos ejemplos:

Pronombre personal de primera persona y sus variantes: yo, me.
69
Ejemplos:
1.
Yo no me siento capaz de resolver esto.
2.
No me siento capaz de resolver esto.
La presencia o ausencia del pronombre, en español39, marca una diferencia de sentido. En 1. hay
una clara intención de realzar el yo que no se siente capaz de resolver la situación. En tanto que en 2.
el me forma parte de la construcción verbal (sentirse), no es un marcador de intencionalidad.

Otras personas gramaticales
El YO puede aparecer también desde otros pronombres o personas gramaticales, por
ejemplo:

desde la segunda persona:
1.
Cuando ocurren cosas como ésta, no te sentís capacitado para resolverlas.
El uso de la 2º persona en lugar de la 1º busca compartir la experiencia incluyendo al
interlocutor en la misma y lo hace desde un tratamiento de confianza y afectividad. Equivaldría
a decir un: “a vos en mi lugar, te pasaría lo mismo”.

desde la tercera persona:
2.
Cuando ocurren cosas como ésta, uno no se siente capacitado para resolverlas.
La presentación con el impersonal UN/UNA en concordancia con la 3º persona busca
producir un efecto generalizador y el locutor se incorpora, de esta manera, a un colectivo
indefinido. Mediante esta estrategia busca justificar su posición.

desde la primera persona del plural
3.
Cuando ocurren cosas como ésta, no nos sentimos capacitados para resolverlas.
La construcción del YO desde un NOSOTROS busca su identificación con el interlocutor:
nosotros inclusivo.
■ Otros casos de la inscripción del yo en un nosotros:
Se pueden identificar diferentes valores de uso del pronombre, así por ejemplo, tenemos:
1.
La identificación de la persona que habla desde el lugar de un grupo al que representa
e incorpora en su mensaje:
Hemos pensado en la posibilidad de aplazar la fecha de examen.
Hemos podido comprobar en la presente investigación cómo se reproducen las células.
Este nosotros es llamado de “modestia” o de “autor”. Esta última denominación estaría
fundamentada en permitirle al locutor no aparecer como individuo que habla en nombre propio
39
El español es una de las lenguas naturales que se denominan pro, es decir, lenguas de sujeto nulo como el italiano y el
portugués (el sujeto puede no estar expreso). De ahí entonces que, casi siempre, cuando se expresa tiene un carácter
enfático. Fuente: Di Tullio, Á. (2007) Manual de gramática del español. La isla de la luna, Bs. As., pp. 103-109.
70
sino en representación de una comunidad científica a la cual pertenece, le da autoridad y
también lo avala.
2.
El uso del nosotros en lugar del yo cuando se trata de un uso simbólico tradicional de
autoridad que se considera un poco arcaico y que aparece sobre todo en la realeza o el papado.
Calsamiglia y Tusón vinculan este nosotros con el que utilizan los presidentes, los
representantes del gobierno, ya que queda a “medio camino entre un uso ritual de las
autoridades máximas y un uso de representación de un grupo” (1999: 140).
Ej.: Hemos decidido tomar algunas medidas que conciernen al comercio entre las provincias.
Este nosotros es llamado de “mayestático”.
Otaola Olano (2006) recupera este último sentido del nosotros y lo denomina nosotros
genérico. En él el locutor ocupa un lugar en un colectivo determinado (gobierno, empresa,
comunidad, etc.).
Ej.: Haremos lo imposible por terminar con esta injusticia. (representante de una lucha
colectiva).
3.
En el nosotros inclusivo el interlocutor es sumado por el locutor en su enunciado, este
nosotros crea proximidad. Se da en casos en los que es importante que el tú se sienta
involucrado. Sobre todo se dan en relaciones asimétricas que necesitan una señal de cercanía
para superar la diferencia jerárquica.
Ej.: Haremos algunos estudios para ver cómo anda el colesterol. (Relación médico/paciente)
Para
la
próxima
resolvemos
el
práctico
de
Personas
del
Discurso.
(Relación
docente/alumno)
4.
En el nosotros exclusivo el interlocutor es excluido. Equivale a un yo+ no tú, es decir,
un yo+él/ella/ellos/ellas, que pueden estar o no presentes en el momento de la enunciación
Ej.: Hemos decidido que Ud. no pertenezca más a la empresa.

Pronombres o adjetivos posesivos
Ej.: Mi plan es terminar cuanto antes este trabajo para tomarme unos días y disfrutar de
los míos.
Nuestra capacidad de ahorro no es tanta, así que vos vigilá tus asuntos, que nosotros
velamos por los nuestros.
71
Es de destacar que si cambiamos en los ejemplos precedentes los adjetivos posesivos mi y
nuestra por los artículos definidos el y la, se produce una variante en la producción de sentido.
Veamos la diferencia:
El plan es terminar cuanto antes este trabajo para tomarme unos días y disfrutar de los míos.
La capacidad de ahorro no es tanta, así que vos vigilá tus asuntos, que nosotros velamos
por los nuestros.
Ya no se marcaría la persona sobre la cual se quiere poner el acento en cuanto a la autoría
del plan, en el primer caso, y a la pertenencia de la capacidad de ahorro, en el segundo.

Forma verbal
En general, el español no exige la presencia del pronombre personal acompañando al
verbo 40, ya que su desinencia indica persona y número. O sea, bien puede optarse por la
presencia del pronombre o por su omisión. Claro que esta diferencia marca también una
diferencia en la producción de sentido.
Veamos: Yo solita me metí en este problema y yo solita voy a salir, no es lo mismo que
decir: solita me metí en este problema y solita voy a salir.
En el primer caso, hay una intención marcada por la presencia del pronombre yo de
acentuar, de dar énfasis a la responsabilidad personal en el hecho, lo que no ocurre en el
segundo caso.

Otras formas del sistema léxico
El locutor puede referirse a sí mismo:
1.
Con el desdoblamiento del yo (nombre propio, profesión, etc.).
Ej: Yo, Pedro García, Licenciado en Comunicación,…
2.
Con fórmulas fijas o perífrasis como:
Ej.: “La abajo firmante” solicita se le conceda…
“El que suscribe” deja constancia de su visita en ocasión de…
“Su discípulo,…”
3.
Representaciones colectivas:
Ej.: Este Gobierno no ha dejado de bregar por…
Esta Facultad ha tomado la decisión de…
40
Benveniste, É. [1966(2004)] Problemas de lingüística general I. Buenos Aires: Siglo XXI editores.
72
Este tipo de formas léxicas son marcadores de la relación que se quiere establecer 41.
■ Casos especiales de empleo de la primera persona:

Los seres que no hablan:
Ej.: ¡Qué lindo que soy! (Una madre hablando con su bebé)

Seres que no están dotados de la palabra pero que son tratados como subjetividades:
Ej.: ¡No me cortes! (Cartel indicador frente a una flor)
La inscripción del TÚ
Cada vez que tomamos la palabra no sólo nos instauramos como locutor, sino que también
implantamos a nuestro alocutario.
Tal como vimos en la presentación del YO, el TÚ también tiene distintas maneras de ser
designado, con: pronombres personales, pronombres y adjetivos posesivos, formas verbales,
nombres propios, apelativos, vocativos.

Pronombre personal y sus variantes: tú, vos, Ud., Uds., te, le, les
Ej.: Vos sos la persona indicada para…
Ud. ¿de qué se ríe?
Uds. no me van a creer, pero vi a…
¡Te lo dije mil veces!
Le ruego que tome asiento.
Les voy a contar un cuento que les va a encantar…
Nota: Como ya vimos en “La inscripción del Yo”, la presencia o ausencia del pronombre en
español marca una diferencia de sentido. Así podemos observar en los tres primeros ejemplos
que anteceden, que la presencia de la segunda persona (en singular y en plural) apunta a
enfatizar la persona, ya planteada para la primera persona (dado que el español es una lengua
de sujeto nulo). En cuanto a los otros ejemplos, los pronombres te, le y les cumplen la función
sintáctica de Objeto Indirecto y pueden admitir la duplicación (le ruego a usted que tome
asiento), por la cual se puede dar énfasis.

Pronombres y adjetivos posesivos: tu, tuyo, suyo, etc
Ej.: ¡No está nada mal tu idea!
Mi nombre es Carla ¿y el tuyo?
41
Profundizaremos al respecto, en este capítulo, en un apartado especial sobre los apelativos.
73
Mi expediente todavía no salió, el suyo sí.

Forma verbal de segunda persona del singular y del plural.
Ej.: Vení cuando quieras.
No dejen de leer para la próxima clase.

Otras formas del sistema léxico
Con distintos tipos de apelativos/vocativos 42:
Jóvenes de mi Patria…
Sr. Presidente…
Mi querida amiga…
La señora de cabellos rubios…
La inscripción de la tercera persona
Cuando hablamos de la tercera persona nos referimos a la “no-persona” del discurso,
siguiendo a Benveniste:
Lo que hay que considerar como distintivo de la “3º persona” es la propiedad de
1) combinarse con no importa qué referencia de objeto; 2) de no ser jamás
reflexiva de la instancia de discurso; 3) de disponer de un número a veces
bastante grande de variantes pronominales o demostrativos; 4) de no ser
compatible con el paradigma de los términos referenciales tales como aquí,
ahora, etc. (Benveniste, 1966[2004]: 177).
Tendremos en cuenta entonces que con la tercera persona se activa el mundo de
referencia, aquello de lo que se habla, puede ser cosa o persona, puede estar presente o
ausente.
Es de destacar que es muy usual el empleo de la tercera persona para ocultar o borrar
las marcas de la enunciación; por ejemplo en publicidad, en los textos científicos,
académicos, periodísticos. Al establecer una ruptura con la situación de enunciación, se da
en el caso de la publicidad la idea de que esa realidad tiene existencia independientemente
de toda relación publicitaria. En el caso de los textos científicos, académicos, periodísticos,
la ausencia de elementos lingüísticos que vinculen con la enunciación los torna
aparentemente más objetivos.
Aquí cabe hacer mención especial a la forma en que se presente al Otro, a la alteridad
discursiva, sobre todo en lo que se refiere a la argumentación y a la polémica. Podemos
referirnos al Otro desde distintas posibilidades, por ejemplo:
42
ibídem 35.
74

Formas impersonales:


Uso del infinitivo:
Emisiones pasivas con elisión del agente:
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/index.html
EL PAIS- “Los cambios ya no se deciden más en la mesa chica de los poderosos”
Acá estamos en presencia de un caso de pasiva con “se”. En lugar de optar por: Los
cambios ya no son decididos en la mesa chica de los poderosos. Se privilegió el uso del “se”
que es más neutro. En ambos casos se recurre a la pasiva para desplazar al agente, a aquel
que decide; el enunciado en voz activa ubicaría a quien lleva a cabo la acción en posición
temática, al iniciar el enunciado, y eso le daría mayor visibilidad (La mesa chica de los
poderosos ya no decide los cambios).
Los sujetos de las pasivas con se son, por lo general, sintagmas nominales no animados,
como es el caso de nuestro ejemplo.

“Se” impersonal
Se usa cuando la mención del agente resulta irrelevante o inoportuna. Puede tener un
significado de existencia, equivalente a “alguien” o a “la gente”, “uno”. Solo se da en la
tercera persona del singular, a diferencia del caso que acabamos de ver (Pasiva con “se”)
que tiene un sujeto con el cual concuerda el verbo, por ende, esta puede ir en singular o en
plural, según corresponda.
75
Ej.: Aquí se come bien.
En ese país se cuida mucho el patrimonio arquitectónico.
En ese discurso se ofende a los trabajadores.

Morfemas verbales:
HERNAN LORENZINO DENUNCIO LAS INTENCIONES DEL FALLO
A FAVOR DE LOS FONDOS BUITRE
“NO VAN A PODER PONER AL PUEBLO DE
RODILLAS”
El ministro de Economía recordó la situación previa al
default de 2001, la política de endeudamiento y cómo mediante
ese mecanismo “ponían al pueblo de rodillas”. Denunció que
hay sectores que pretenden volver a ese estado de cosas.
PRINCIPAL |Economía |
|Domingo, 25 de agosto de 2013

El pronombre de 3º:
Como dijimos anteriormente, el español no exige la presencia del pronombre personal
acompañando al verbo, ya que su desinencia indica persona y número. Cuando se opta por la
presencia del pronombre o por su omisión, se está haciendo una elección en cuanto a la
producción de sentido.
Como vimos en los ejemplos precedentes, se optó por la no presencia del “ellos” (los
fondos buitres) por ser demasiado conocidos. El interés está puesto en la acción que no
lograrán, no en ellos mismos.
Veamos por ejemplo, si se hubiese dicho: “Ellos no van a poder poner al pueblo de rodillas”
o “Los fondos buitres no nos van a llevar de vuelta al 2001”, el acento se desplazaría a quien
ejecuta la acción, no a la acción misma, como está planteado en los titulares.

Elementos léxicos de connotación negativa:
FALLOS DE RAPIÑA > EL FALLO DE LA CAMARA DE NUEVA YORK RECHAZO LOS PLANTEOS DE LA ARGENTINA
TRAJE A MEDIDA PARA LOS BUITRES
› Por Cristian Carrillo
El fallo se focaliza en el carácter contractual de la emisión de deuda y desconoce el proceso de
reestructuración que hizo el país, las condiciones que condujeron al default y el posible riesgo para otras
negociaciones de naciones en problemas.
PRINCIPAL |Economía |
|Sábado, 24 de agosto de 2013
76
Los buitres, en este contexto, es un elemento léxico de connotación negativa ya que remite
al tercero discursivo a la condición de ave rapaz, y en sentido figurado, a persona que se ceba
en la desgracia de otro (RAE). La utilización del término como sustantivo autónomo y no como
un atributo de “fondos” (a pesar de que el origen del término metafórico “fondos buitres” remite
al comportamiento de las aves carroñeras que pacientemente esperan la debilidad de la presa)
permite visibilizar más la relación con los buitres y establecer otra metáfora derivada de esa
relación :“traje a medida”.
Formas de designación
Los apelativos 43
Cuando un término del léxico es empleado en el discurso para mencionar a una persona, se
convierte en apelativo. Existen apelativos usuales, son los pronombres personales ("vos",
"ustedes"), los títulos ("su majestad", "mi general"), algunos términos de relación ("compañero",
"colegas"), los términos de parentesco ("mamá", "tío") los términos que designan a un ser
humano ("muchachita", "campeón"). Otros términos, empleados metafóricamente para designar
a un ser humano, constituyen igualmente apelativos usuales ("mi gatito", "mi reina"); también
algunos adjetivos son empleados con la misma función ("mi querido", "mi amada"). Los
apelativos se usan como la primera, la segunda y la tercera persona para designar la persona
que habla, el locutor, aquella a quien se habla, el alocutario y aquella de la cual se habla, el
delocutor. Se los llama respectivamente, locutivos, alocutivos (o vocativos) y delocutivos.
Todo apelativo:
a. Tiene un carácter deíctico: permite la identificación de un referente con la ayuda de todas
las indicaciones que puede aportar la situación.
b. Tiene un carácter predicativo: el sentido del apelativo elegido, incluso si es pobre,
permite efectuar una cierta predicación explícita.
c. Manifiesta las relaciones sociales: por eso permite efectuar una segunda predicación,
sobreentendida, que remite a la relación social del locutor con la persona designada.
Caso particular del vocativo:
a. Llama la atención del alocutario por la mención de un término que lo designa y le indica
que el discurso se dirige hacia él. Por el término elegido, el locutor indica también qué relación
tiene con él y le atribuye una caracterización y un rol que tienden a hacerle interpretar el
43
Adaptación de: Perret, Delphine. Les appellatifs, en Langages, 17, París, 1970.
77
discurso de cierta manera: "compañeros", "argentinos", "ciudadanos", "hijos valientes de la
patria". A veces el vocativo constituye un enunciado: "el que está en el fondo", "la que se ríe".
b. La predicación efectuada con la ayuda del sentido de la palabra constituye un juicio
acerca del alocutario. El juicio es fácilmente reconocible en las injurias vocativas, donde
constituye la principal motivación de la enunciación del vocativo. La riqueza semántica varía en
función de la riqueza del léxico de los apelativos usuales. Pero apelativos inusuales son
también posibles, ya que el léxico injurioso constituye una serie léxica abierta: "escuchame
grandísimo...", " por tu culpa pedazo de...".
c. La enunciación de un vocativo predica una relación social que puede ser conforme a la
relación considerada determinada, como no serlo, y puede tener entonces como única
motivación la predicación de esta relación. Se llama en general constitutiva toda predicación de
una relación que no ha sido nombrada antes, incluso si se espera que sea predicada de esa
manera: "alumnos", "señores periodistas", “licenciados”.
La marca como nombre propio
Maingueneau, en Análisis de textos de comunicación, nos indica que hay un tipo de nombre
propio que desempeña un papel privilegiado en el universo de la comunicación mediática: los
nombres de marca y, sus correlatos, los nombre de los productos Ej.: Renault. El nombre
adquiere sentido puesto en relación con dos tipos de denominaciones: la categoría de producto
(auto, en nuestro ejemplo) y la de producto (Clío).
Este tipo de nombre propio permite identificar rápidamente el referente porque es único,
como ocurre con los países (no con las ciudades, ej.: Lima -Perú/Argentina-), y a diferencia del
de las personas (puede haber muchos Lucas, muchas Marías, de hecho existen muchos
homónimos).
El uso de este particular nombre propio hace que se pueda personalizar lo que representa y,
desde allí, hacer uso de la palabra: devenir enunciador. Al tomar la palabra cobra todos los
atributos de persona de discurso.
Podríamos establecer un paralelismo con el nombre de las empresas y/u organismos,
grupos, asociaciones. Toman un nombre que instalan como propio en el mundo de las
relaciones comerciales, sociales, educativas, etc. y, desde allí, se convierten en enunciadores.
En Análisis de Discurso es muy interesante ver quién está detrás de ese nombre propio y
con qué fines y estrategias elabora su discurso.
78
Algunos análisis a simple modo de ejemplo
A continuación se presentan algunos casos de análisis a simple título de aplicación y
ejemplificación de lo que venimos desarrollando. No pretende ser un análisis discursivo
completo y acabado.
Tomamos algunas publicidades tratando de cubrir el mayor número de ejemplos de lo
abordado en el capítulo y fragmentos de una nota publicada en el diario Página/12, en el año
2006, sobre violencia de género. En este último caso, sólo tomamos un extracto que nos
permitía ejemplificar con claridad el modo en que la enunciadora va tomando distintas formas
44
de construirse .
Ej. Telefónica. Nacimos para vivir en Comunidad
La empresa de telefonía móvil opta por dar la palabra al consumidor, a un “yo” que puede
ser cualquiera de nosotros (los que estamos viendo la publicidad) y que formamos parte de ese
nosotros inclusivo del postulado: Nacimos para vivir en Comunidad; esta última con “C”
mayúscula reenvía al producto que está ofreciendo la empresa y no, claro está, al sustantivo
común que refiere al hecho de vivir en sociedad.
Como decíamos, no es la empresa la que habla, sino un consumidor de ese colectivo que
ya eligió el servicio y comparte con los lectores los motivos de su elección. Desde allí, la
empresa legitima su lugar de enunciador: su imagen es la del cliente que da sus buenas
razones para la elección.
Ej.: Yo puedo elegir mi lugar… Puedo optar… mi grupo familiar… si recargo seguido mi…
me regalan… elijo…
A partir de un yo destacado por la presencia del pronombre personal, el enunciador va
apareciendo de distintas formas: la desinencia verbal, el posesivo, el pronombre me. Ese yo
inicial indica que la responsabilidad de la elección le pertenece y, a continuación, da las
razones por las cuales tomó esa decisión de pertenecer a la Comunidad.
Hay un pasaje al tercero discursivo en:
…Otra opción es... (La opción existe por fuera de la relación publicitaria)
… me regalan… Este tercero plural remite a un sujeto anónimo que regala algo a alguien sin
estar implicado en el enunciado publicitario. El sujeto que regala es un sujeto indeterminado
que remite a un grupo (ellos).
La empresa no aparece como tal en el texto cuya responsabilidad se le adjudica al
enunciador/cliente, lo hace a través de los logos que lo acompañan en la producción de
sentido. Lo mismo que la imagen que presenta un pequeño conglomerado urbano en medio de
un vasto espacio despoblado que es atravesado por caminos que lo vinculan entre sí y con
otras comunidades lejanas.
En cuanto al destinatario, a quien va dirigido el mensaje, es alguien que también forma parte
del grupo desde el cual habla el yo: los usuarios de telefonía móvil. En ningún momento se
44
La nota completa se puede consultar en: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-62297-2006-01-30.html
79
aclara, por ejemplo, qué es Comunidad y se parte de la idea de un usuario de mails, redes
sociales, que sabe qué es Full, nº free, días express.
Ej.: L’Oréal
En el caso de la publicidad de L’Oréal en primer lugar se le da la palabra a María Laura
Santillán, como garante de las bondades del producto que la marca intenta vender. Se trata de
una profesional conocida por sus investigaciones periodísticas y que pertenece a la franja
etaria a la cual va destinado el producto.
La construcción discursiva se va armando desde lo argumentativo, con elementos de
prueba que vienen del discurso científico, experto, y se dirige a las mujeres que están en
iguales condiciones que la enunciadora.
La relación propuesta es una relación amigable:
…las tres zonas que más nos preocupan a las mujeres…
(se incluye en el colectivo al cual intenta seducir: las mujeres)
…¿y vos, ya lo probaste? (tratamiento de confianza, de cercanía)
Aquí vemos una interpelación doble, ya que no sería necesaria la doble marca del alocutario
– en el pronombre y en la forma verbal-, pero se refuerza justamente con esa presencia
innecesaria.
Suma otra prueba con la presencia de un tercero de referencia:
Miles de mujeres argentinas ya lo eligieron.
La hipérbole ayuda a construir sentido en cuanto a la cantidad de mujeres como la que se
interpela que ya optaron por el producto. La aclaración del gentilicio responde al hecho de
marcar que se trata de un producto de importación y de lujo.
En este sentido, se aclara: Revitalift es un lujo que te podés dar (tratamiento de confianza,
de cercanía).
La imagen del alocutario es una imagen de mujer que gusta de los lujos, pero que tiene
ciertas restricciones. El producto es un lujo, por lo tanto, es un deseo y L’Oréal ofrece una
concesión: te podés dar (ese lujo).
En un recuadro aparte aparece otro enunciador que refuerza el sentido del discurso: desde
el mismo lugar amigable y de confianza, insiste en el elemento probatorio y propone un desafío:
Usá… si no estás conforme, te devolvemos … Aquí la marca del producto aparece
personificada y, a partir de esta personificación, toma la palabra desde un nosotros exclusivo
(el grupo empresarial L’Oréal).
Ej.: Invitación al cine – Sophia
En esta publicidad lo que aparece más remarcable es el quiebre en la construcción
discursiva en cuanto a la relación establecida con el interlocutor.
El enunciador (Sophia se trata de un revista, personificada, a los efectos discursivos) toma
la palabra y se dirige a su interlocutor desde un lugar de cercanía, de afecto, ya que se trata de
una invitación a un público infantil:
Sophia te invita a la…
Podés retirar tu entrada de regalo…
80
Al final se agrega: Una vez colmada la capacidad de la sala, no se admitirán más espectadores.
El tratamiento personalizado, amigable, pasa a convertirse en impersonal (no se admitirán),
para producir un efecto de desapego. No es Sophia la responsable de la no admisión sino un
tercero discursivo que no se sabe quién es. En la decisión no hay responsabilidad de quien
invita y tampoco hay responsable visible. El uso del impersonal “se” permite el ocultamiento.
Ej.: Sabor de la aceituna
El enunciador legitima su palabra desde la tradición construida a los largo de los “60 años
de la mejor…” “manteniendo siempre…”. Se construye desde un nosotros (exclusivo: ellos –los
maestros aceiteros- y nosotros –la empresa-), no involucra al interlocutor: Llevamos 60 años…
Nuestros maestros aceiteros…
Presenta un tercero: maestros aceiteros, verdaderos artesanos, a quienes califica con apelativos
que nos indican la profesionalidad (maestros) y lo genuino del trabajo (artesanos) que desarrollan
para lograr el mejor producto. Actúan como garantes de lo sostenido por la empresa.
Se dirige a un público al que trata de Ud. (mediante el posesivo sus), que es una fórmula de
respeto y de cierta distancia, y al que reconoce como distinguido: “…brindará a sus comidas un
toque de distinción”.
La publicidad se construye entonces desde un nosotros exclusivo (Yancaleno y los
maestros aceiteros) que legitiman lo dicho junto a los sesenta años de trayectoria que actúan
como garantes de lo sostenido.
Ej. HP
Esta publicidad de la empresa HP presenta al enunciador desde alguien que toma la
palabra en tanto conocedor del hombre de negocios y que entiende sus necesidades a las
cuales da respuesta. Lo hace con un discurso que busca la eficacidad y que va a lo esencial.
La intención es buscar la adhesión desde un discurso profesional.
El tratamiento es formal, el enunciatario aparece en los pronombres personales Ud. y le, en
las formas verbales de segunda persona, en el posesivo su.
Ej.: “Si Ud. es un hombre de negocios que viaja y desea aprovechar al máximo el potencial
de su…, no lo dude…, adquiera…, le permitirá ser productivo…, sin importar en dónde esté…,
en su oficina”. “Elija…”. “Averigüe…, visite a su distribuidor…, su equipo…”.
La elección del producto se justifica mediante argumentos probatorios que actúan como
garantes ya que el producto le permitirá (al ususario: al enunciatario) “ser productivo durante mucho
más tiempo, disfrutando de la practicidad y las ventajas de la conectividad inalámbrica, sin importar
a dónde esté: en el aeropuerto, en el avión, en el extranjero o en su oficina”. La empresa se dirige a
alguien que tiene un determinado nivel de vida y le garantiza la resolución de problemas que
conoce y sobre los cuales trabaja. Eso le permite tomar la palabra y hacer el ofrecimiento.
“Elija al Nº 1. Elija HP”.
Construcción paralela: establece un paralelo entre Nº 1 y HP que en el enunciado aparecen
como intercambiables. El empleo del verbo en imperativo, segunda persona, tiene el valor de
un consejo dado a ese enunciatario a quien trata con respetuosa distancia.
Ej.: Envametal
81
La marca es la enunciadora y se construye desde un nosotros que representa al grupo o
firma comercial que incluye en su mensaje. El nosotros aparece bajo la forma de pronombres y
en las formas verbales: nos, podamos, hacemos, nos preocupamos, sabemos.
Este publicidad que se presenta como una salutación tiene la particularidad de jugar con los
pronombres y las formas verbales: “a todos aquellos que nos eligieron para que podamos hacer
que los elijan” (se corresponde con la figura retórica polípote: el empleo de una palabra con
diferentes accidentes gramaticales para llamar la atención sobre la misma).
“…todos aquellos que nos eligieron” perífrasis para designar a un destinatario específico
pero que no se conoce con exactitud. Se trata de un colectivo no identificado, pero que tiene la
particularidad de querer dar una buena impresión de sí mismo en un momento dado, para lo
cual hizo uso del producto publicitado, y con éxito.
La marca aparece como exitosa ya que contribuyó a “hacer que los elijan” (el los remite a Uds.,
nuestros clientes). Actúa como garante de esa buena imagen de sí que el cliente necesitaba dar:
…“nos preocupamos para que”…, “sabemos lo que significa la primera impresión…”.
Ej.: Diario Página/12, 30 de enero de 2006, “Te pega y después te llora” (SELECCIÓN)
“¿Sabe quiénes golpean? Los que no tienen capacidad de dialogar. Golpean
los que vienen de una vida frustrada, porque aprendieron que la forma de
conseguir las cosas es ejerciendo el dominio sobre el otro. Tienen poder, el
poder que da la sumisión”.
“Golpean hasta que una dice basta, porque si no te das cuenta de que entrás en la
misma espiral de violencia que él y llegás a pensar que un día podes agarrar un
cuchillo –prosigue Ana– para clavárselo y no importa lo que te pase en la cárcel
porque lo único que querés es zafar de él. No sólo me golpeaba, no sólo me
torturaba psicológicamente. Me obligaba a acostarme con él. Yo no quería, pero
tenía que hacerlo, me daba asco. Un día, después de una discusión, fui a la cocina y
agarré un cuchillo. Pero en ese momento pensé: ‘no vale la pena que por este tipo
yo termine en el cárcel’.”
“Los golpes no tienen justificación. Un hombre violento te dice, después de que
te golpea, que lo perdones, que no se dio cuenta y promete que no lo volverá a
hacer más. Vos escuchás ese verso y después te golpea de nuevo”.
“Quienes padecemos estos actos tenemos un miedo que nos aprisiona, aun
cuando corre peligro nuestra vida. Yo nunca pensé en hacer la denuncia porque
probablemente lo que se me venía después era peor, sabía que la policía no me
iba a creer, que me iban a decir que algo hice. Además, cuando hacés una
denuncia te mandan a tu casa de nuevo. ¿Qué loco, no? Me vuelvo a mi casa
con el agresor”, describe Ana.
En este ejemplo analizaremos brevemente como se presenta el YO discursivo desde
distintos lugares:
Comienza con “…una dice basta…” en concordancia con la tercera persona que produce un
efecto de generalización, la locutora aparece construida desde un colectivo indefinido que
tiende a diluir lo estrictamente personal de la situación.
82
Inmediatamente pasa a una segunda persona (tú) en el intento de compartir su experiencia
incluyendo al interlocutor y buscando ampliar el ámbito en el que suceden los hechos; ya no se
trata de de un hecho absolutamente particular sino más bien general. Narra hechos como
verdades establecidas, lo que acompaña con el uso del presente.
Cuando narra lo que concierne a sus sentimientos y sensaciones personales, pasa al Yo, ya
sea utilizando el pronombre de primera YO - cuando quiere resaltar su presencia- o bien en los
morfemas verbales, pronombre personal me y el adjetivo posesivo mi.
Utiliza el nosotros cuando se identifica con las mujeres que padecen situaciones
similares y expresa, también en presente, como una verdad general compartida, los
sufrimientos a que son sometidas.
Bibliografia
Amossy, R. (1999). "La notion d’ethos de la réthorique à l’analyse de discours". En : Amossy, R.
y otros : Images de soi dans le discours. La construction de l’ethos. Laussanne – Paris:
Delachaux et Niestlé.
Amossy, R. y Koren, R. "Présentation", Semen [En ligne], 17 | 2004, mis en ligne le 29 avril
2007, consultado el 23 de agosto de 2013. URL : http://semen.revues.org/2305
Arnoux, E. y otros (2012). UNASUR y sus discursos. Integración regional. Amenaza externa.
Malvinas. Buenos Aires: Editorial Biblos, Ciencias del lenguaje.
Benveniste, E. ([1966]2004). Problemas de lingüística general. Tomo I y II. Buenos Aires: Siglo
XXI editores.
Calsamiglia Blancafort, H. y Tusón Valls, A. (1999). Las cosas del decir. Manual de análisis del
discurso. Madrid: Ariel.
Charaudeau, P. "Las emociones como efectos de discurso", revista Versión, n°26, junio 2011,
La experiencia emocional y sus razones, pp.97-118, UAM, México, 2011, consultado el 1º
de diciembre de 2012 en el sitio de Patrick Charaudeau - Livres, articles,publications. URL:
http://www.patrick-charaudeau.com/Las-emociones-como-efectos-de.html
-------------------- "Le dialogue dans un modèle de discours", en: Cahiers de Linguistique
Française n°17, Universidad de Ginebra, Suiza, 1995, consultado el 15 de agosto de 2013
en el sitio de Patrick Charaudeau - Livres, articles, publications. URL: http://www.patrickcharaudeau.com/Ledialogue-dans-un-modele-de.html
Charaudeau, P. y Maingueneau, D. (2005). Diccionario de análisis del discurso. Buenos Aires:
Amorrortu Editores.
Maingueneau, D. (2009). Análisis de textos de comunicación, 1º edición. Buenos Aires: Nueva
Visión.
Otaola Olano, C. (2006). Análisis Lingüístico del discurso. La lingüística enunciativa. Madrid:
Ediciones Académicas.
83
CAPÍTULO 5
Modalidades: enfoques
y aproximaciones analíticas
Cristian Secul Giusti
Este capítulo presenta una serie de referencias teóricas sobre el empleo sistemático de
la noción de modalidad, en relación con la teoría de la enunciación y el análisis del
discurso. Proponemos delimitar teóricamente el concepto de modalidad y el marco de su
utilización como categoría de análisis, a partir de presentar una serie de ejemplos
específicos en el discurso de la información.
La formulación del término modalidad es confusa, puesto que los términos modo, modal,
modalidad, modalizador o modalización registran una carga semántica variada según la
disciplina que las reclame, además de que pueden remitir a realidades y cuestiones diferentes.
Teniendo en cuenta esta inestabilidad, es posible definir la modalidad como una de las formas
que expresa la función de la proposición. En consecuencia, se puede advertir que la modalidad
es una de las formas que circunscribe al aquí y al ahora de la enunciación y que refleja en los
discursos la actitud del sujeto en relación a lo enunciado.
La modalización se encuadra en relación con la marca dada por el sujeto a su enunciado o
la adhesión del hablante a su propio discurso. Sobre este punto, Aristóteles (considerado uno
de los primeros pensadores que reflexionaron sobre el término modal y sus lógicas) señala que
las afirmaciones y negaciones se vinculan con una clasificación particular de la modalidad en
torno a lo posible, lo no posible, lo imposible, necesario, admisible y no admisible (Aristóteles,
1995: 207). Esta mirada aristotélica advierte sobre las relaciones entre las negaciones y
afirmaciones de lo que es posible que sea y lo que no es posible que sea. De esta manera,
Aristóteles le brinda atención a aquellas aserciones que postulan una verdad perpetua o
eterna: califica las proposiciones según el grado o fuerza de su verdad. En este aspecto, las
modalidades empleadas por Aristóteles se relacionan con lo necesario, contingente, posible,
imposible. A partir de ello, se denomina modalidad alética a la necesidad que manifiesta
estados de cosas que se vinculan con valores de verdad y, desde la lógica de Aristóteles,
permiten construir la ciencia.
En este sentido, fue a partir de la exposición de la lógica aristotélica que el término
modalidad fue tomado por la semiótica y la lingüística, a fin de convertirlo en un elemento
indispensable para la interacción discursiva, dentro del lenguaje común u ordinario. No
obstante, el concepto de modalidad también proporcionó los presupuestos básicos para que se
84
desarrollara el estudio de la modalidad a través de la denominada Lógica Modal. De manera
que a las cuatro categorías ontológicas de necesidad, imposibilidad, posibilidad y contingencia
se añadieron las categorías epistémicas de certidumbre, incertidumbre, improbabilidad y
probabilidad, sumadas a las cuatro clasificaciones deónticas de prescripción, prohibición,
permisión y elección (Parret, 1993: 45).
George Von Wright, como representante de la Lógica Modal, distingue principalmente tres
clases de modalidad que presentan similitudes y transversalidades esenciales entre las
modalidades: los modos aléticos de verdad; los modos epistémicos o modos de conocer; y los
modos deónticos de obligación (Von Wright, 1970: 16). El autor define que los modos aléticos
se relacionan con los modos de verdad y los divide en dos subclases. La primera se refiere a
los modos en los cuales una proposición es o no verdadera; en este caso la proposición será
necesaria, contingente o posiblemente verdadera: “Es necesario dar la cara, desahogarse de
esa manera” (Página/12, 20-05-2011). La segunda apunta al modo en que una propiedad está
presente o ausente en una cosa; de manera que una propiedad está necesaria, posible o
contingentemente presente o ausente en una cosa: “Se puede presumir que no procurará eludir
u obstaculizar la investigación” (Página/12, 13-05-2011).
Los modos epistémicos son los modos de conocer y se orientan hacia lo verificado
(conocido como verdadero), falsificado (conocido como falso), y no decidido (no conocido como
verdadero ni como falso). Las modalidades epistémicas marcan un grado de conocimiento que
se sitúa a partir de un punto de vista subjetivo más cercano a lo que se considera cierto (Me
parece/creo/considero/puedo afirmar) u otro que asume con certeza la realidad (Estoy
seguro/convencido/Tengo la seguridad).
Asimismo, los modos deónticos se relacionan con lo obligatorio (“deber”), lo permitido
(“poder”) y lo prohibido (“no deber”). Las modalidades deónticas entonces enfocan el tema del
enunciado en relación con el comportamiento que hay que adoptar frente a un tema
determinado: lo obligatorio, lo facultativo, lo prohibido o aquello considerado permitido (“Hay
que respetar las reglas del juego”, “Si querés, podés doblar en la esquina”, “Está prohibido
estacionar”, “El mozo nos permite servirnos”).
El proceso de enunciación no es tanto una expresión del pensamiento de un sujeto como la
interacción constantemente habitada por la presencia del co-enunciador. De allí que existen las
modalidades deónticas para las que esta presencia no pueda ser eludida. Sin embargo,
conviene considerar que es un dominio indeterminado, con distintas progresiones y una
múltiple diversidad de recursos lingüísticos: el imperativo, las postulaciones impersonales (se
autoriza, se faculta, se intima, se solicita), una correspondiente complejidad de verbos de
locución con igual significado (ordenar, requerir, dictaminar, provocar, insinuar) u opuestos
(consentir, tolerar, vedar). Por tanto, este dominio se destaca por contener un tipo de discurso
que resulta concluyente: la manera que adopta el enunciador es importante, debido a que
puede asumir directamente el yo (“estoy obligado a tomar la decisión adecuada”) o establecer
un lugar de enunciación que incluye tanto al enunciador como al co-enunciador (“Es preciso
tomar la decisión adecuada”).
85
Charles Bally: Modus y dictum
Uno de los primeros teóricos en estudiar la modalización fue el lingüista Charles Bally, quien
hacia mediados de la década del cuarenta la definió como el cambio morfológico que expresa
la subjetividad. En este aspecto, desde la teoría lingüística, la modalidad aparece como la
forma lingüística de un juicio intelectual, afectivo o voluntativo que un sujeto pensante enuncia
a propósito de una percepción o de una representación de su espíritu (Bally, 1942: 3).
La subjetividad del locutor entonces se expresa a partir de las categorías lingüísticas
denominadas modalidades. La organización de las modalidades está orientada en relación con
una comunidad enunciativa que se preocupa por la relación entre el lenguaje y el mundo. La
modalidad se concibe así de una manera amplia que la ubica como el pensamiento motor de la
acción. Bally, en este caso, retoma de las gramáticas tradicionales la categorización oracional a
partir de dos discernimientos primordiales: el dictum y el modus. El dictum admite la institución
de diferentes clases oracionales según la propia estructura (transitiva e intransitiva, por
ejemplo) y las características semánticas del predicado. Mientras que el modus se establece a
partir de la actitud del hablante y se postula como la actitud del hablante o la “operación
psíquica que tiene por objeto el dictum” (Bally 1942: 3).
La relación entre el dictum y la modalidad se ubica a una escala de lo explícito a lo implícito.
Se aplica así una oposición entre el contenido representado (dictum) y el lenguaje
representante (modus). Mientras que el dictum refiere a todo lo relativo a la comprensión y el
entendimiento (corresponde a la función de comunicación), el modus se posiciona en el
espacio de la afectividad y la voluntad (enunciada por los sujetos pensantes a propósito de una
percepción o representación del espíritu). Para Bally, entonces, la relación entre dictum y
modalidad no es constante y puede mostrarse en diferentes estratos.
De acuerdo con esto y como punto de unión de lo antedicho, la historia de la lógica desde
Aristóteles hasta la lógica formal puede leerse como una lucha por someter el lenguaje a la
precisión necesaria para dar cuenta exacta e inequívocamente de las cosas del mundo con el
propósito de confundir en algún momento el “modus” con el “dictum” (Balmayor, 1988: 139140). La lógica aristotélica, en consecuencia, contribuye a reflexionar sobre la modalidad a
partir de la relación que el término tiene con la disciplina filosófica, puesto que se preocupa
especialmente de la relación entre el mundo y el lenguaje, estableciendo la clásica oposición
entre “dictum” y “modus”.
Michael Halliday: enfoque funcional
Michael Halliday propone una primera tendencia teórica importante sobre la modalización
que se vincula con el denominado modelo funcional. Dicho enfoque admite el estudio del
lenguaje en situación y diseña el estudio del lenguaje en su contexto cultural como sistema
semiótico. De este modo, se reconoce la funcionalidad del sistema lingüístico y la dominación
86
de los componentes prácticos que pueden clasificarse en torno a las siguientes tres vertientes:
la ideativa, la interpersonal y la textual. La función ideativa se relaciona con la constitución de la
expresión lingüística de los procesos, los participantes en el mismo y las circunstancias
coligadas. Este modelo estructural codifica la gradación de iniciativas semánticas posibles y
recopila información en torno a la acción, el evento, el comportamiento, el proceso mental, el
proceso verbal, la existencia o la relación. La función interpersonal manifiesta la actitud del
hablante respecto a lo que dice y a quién se lo dice. Dicha función se advierte por razón de la
amplia variedad de medios (léxicos, gramaticales y/o fonético-fonológicos) y se codifica a partir
del sistema de modalidad, es decir, la expresión gramatical de las "‘funciones discursivas’
básicas de afirmación, pregunta, respuesta, orden y exclamación" (Halliday 1985: 167). Por su
parte, el primordial recurso de codificación que presenta la función textual es la tematización o,
para ser precisos, la organización de la cláusula en forma de Tema más Rema (exposición). El
Tema le permite al interlocutor seguir el hilo de lo que se le está diciendo y el Rema le
proporciona nueva información sobre el primero.
Halliday sostiene que la unidad fundamental del lenguaje en uso es el “texto” y el
componente textual del lenguaje lo constituyen el conjunto de alternativas que le permiten al
hablante o al escritor utilizar el lenguaje de acuerdo con el contexto (Halliday, 1985: 287). El
hablante, por tanto, instituye la relación entre la estructura del lenguaje y la estructura social, y
por ello su análisis debe realizarse en el contexto en el que se ubica la producción textual.
Halliday considera el lenguaje como parte de una totalidad vinculada al orden social y por esta
situación la denomina semiótica social, debido a que el sistema social intercambia sus
significados a través del lenguaje. Por consiguiente, el contexto social se considera como la
actualización de los significados del sistema social: el sistema lingüístico evoluciona así como
expresión de la semiótica social y como un potencial de significado que se materializa bajo la
forma de un texto que destaca la relación dialéctica existente entre la estructura semántica y el
entorno social.
Émile Benveniste: la actualización de la lengua
En cuanto a los estudios de los lenguajes, tanto en la lingüística como en el análisis del
discurso, la cuestión de la modalidad está ligada a las estrategias enunciativas que provocan
efectos de sentido. En este aspecto, resulta fundamental la manera en la que se posiciona el
sujeto de la enunciación frente al mundo que construye y procura representar en su discurso.
La modalidad, por añadidura, se ubica como la expresión, huella o marca del sujeto de la
enunciación respecto de su enunciado. El sujeto, por ende, emplea la duda o la certeza, la
afirmación, los condicionales o las expresiones de modalidad lógica de necesidad o posibilidad.
Como fenómeno discursivo, la modalidad se refiere a la expresión verbal o no verbal de la
visión del locutor respecto al contenido de sus enunciados (es decir, cómo se dicen las cosas).
La modalidad podría considerarse, a estas instancias, como expresividad: el locutor considera
87
lo dicho, emplea distintos modos de expresarse y así establece una relación coherente entre su
lugar como productor de discurso y los enunciados que emite. Las operaciones expresan la
actitud y la posición que toma el locutor en torno a sus enunciados.
La tendencia teórica distinguida es, entonces, la teoría de la enunciación, iniciada
fundamentalmente por los postulados de Émile Benveniste. Este autor señala que la
enunciación consiste en la actualización de la lengua por medio de un acto de utilización. A
partir de ello, la existencia de la lingüística discursiva le permitirá ocuparse de la lengua en
tanto que es asumida por el hombre. Benveniste estudia el proceso de elaboración de un
enunciado a través de lo que denomina los caracteres formales de la enunciación que se
erigen en torno al momento en sí, las situaciones donde se realiza y los elementos que
contribuyen en su construcción. Dicho proceso individual admite la existencia de un locutor que
asume al que habla en su habla y demanda la presencia de un alocutario. De esta forma, el
plano de la enunciación proporciona las estrategias discursivas en las que algo puede ser dicho
por un locutor e interpretado por un interlocutor. De manera que es esencial todo lo que
evidencia la posición del sujeto con relación a lo enunciado y con relación al alocutario.
La modalización, entonces, se coloca como un concepto problemático que se vincula con los
modos de decir algo a alguien y la actitud que adopta el locutor ante lo que dice: alude a expresión
verbal o no verbal de la visión del hablante respecto del contenido de sus enunciados y de la
enunciación misma. Benveniste señala que la enunciación, en tanto realización individual, puede
definirse, en relación con la lengua, como un proceso de apropiación: “El locutor se apropia del
aparato formal de la lengua y enuncia su posición de locutor mediante indicios específicos, por una
parte, y por medio de procedimientos accesorios, por otra” (Benveniste, 1987: 84-85). Así, el
hablante (locutor) está en relación constante y necesaria con su enunciación a través de formas
específicas. Estas últimas, para el autor, se vinculan con pronombres personales, demostrativos,
formas temporales, y una diversidad de funciones que relacionan al locutor con el interlocutor
(interrogación, intimación, aserción). A la vez que las actitudes del enunciador con respecto a lo que
enuncia se traslucen, para Benveniste, en los modos verbales y los modalizadores (los
denominados “procedimientos accesorios”).
De este modo, Benveniste afirma que el enunciador se sirve de la lengua para influir de
algún modo sobre el comportamiento del alocutario, a través de la aserción (considerada como
un enunciado modalizado que apunta a comunicar una certidumbre), la interrogación (que es
una enunciación construida para suscitar una respuesta) y la intimación (órdenes, llamados,
concebidos en categorías como el imperativo o el vocativo), puesto que implican una relación
inmediata entre el locutor y el interlocutor (Benveniste, 1978: 87).
Dominique Maingueneau y las tres instancias modales
Dominique Maingueneau, con respecto a las modalidades, realiza algunas precisiones
terminológicas. Por ello mismo, comienza citando y comentando lo propuesto por André
88
Meunier (que a su vez se inspira en Halliday), quien clasifica dos tipos de modalidades:
modalidades de la enunciación y modalidades del enunciado. Meunier sostiene que “la
modalidad de la enunciación define la modalidad en relación con el sujeto hablante y
caracteriza la forma de la comunicación entre enunciador y destinatario (imperativa,
interrogativa, declarativa)” (Meunier, 1981: 132). Es decir que implica una relación social
entre los integrantes de la enunciación, porque la relación es primariamente una relación
de interacción, y determinan así el tipo de comunicación que se da entre el hablante y el
interlocutor.
A su vez, Meunier destaca que la modalidad del enunciado hace referencia al sujeto del
enunciado y “caracteriza el modo con que el sujeto sitúa la proposición en relación a la
necesidad y posibilidad, a la verdad o a los juicios de valor” (Meunier, 1981: 133). Es decir, las
modalidades del enunciado se pueden clasificar en lógicas o en apreciativas según la forma en
que el que enuncia ubica su enunciado en relación con lo feliz/infeliz, lo triste/alegre, lo útil/inútil
(modalidad del enunciado apreciativa); o con la verdad/falsedad, la seguridad, la probabilidad,
la incertidumbre o la duda (modalidad del enunciado lógica).
Maingueneau, por su parte, realiza su propia clasificación y se orienta hacia tres
modalidades: de enunciación, de enunciado y de mensaje. La modalidad de enunciación
corresponde a la presencia del hablante como sujeto de la enunciación e incluye la posibilidad
de indicación de la existencia del oyente-interlocutor-alocutario. Maingueneau coincide en la
selección de modalidades declarativas, interrogativas, imperativas propuesta por Benveniste y
agrega una cuarta, denominada exclamativa. Las modalidades de enunciación son aquellas
que se corresponden con las relaciones interpersonales e interacciones que contribuyen a
continuar el discurso, puesto que, por ejemplo, tanto el interrogante pide una respuesta como el
imperativo manifiesta una relación de jerarquía que se asume y espera reconocimiento.
Los enunciados declarativos-asertivos, entonces, expresan la relación interpersonal a partir
de la cual el hablante da una perspectiva asertiva de lo que dice, presenta el enunciado como
algo cierto. El locutor reconoce algo cierto en el enunciado y orienta al interlocutor hacia la
adhesión y la construcción de lo real: “Nada cambió desde la tragedia de Once”, “Nadie busca
al joven que arrojó la bengala” (La Nación, 07-05-2013); “No hay una actitud integral del medio
hacia el tema de la pirotecnia”, (Página/12, 09-05-2011), “No se definió su situación procesal”
(Página/12, 18-05-2011);
La interrogación implica el deseo del enunciador de obtener una respuesta por parte del
enunciatario: “¿Quién dejó pasar a los asistentes con elementos pirotécnicos a un recital tan
concurrido?” (La Nación, 10-05-2011). En el caso de las preguntas retóricas, naturalmente, el
efecto de sentido es diverso porque el interrogante implica una respuesta en el propio
enunciado: “¿Qué nueva visión irresponsable vendrá a reemplazar ese “al aire libre no pasa
nada”?” (Página/12, 9-05-2011)
A partir de la modalidad imperativa el hablante hace saber al alocutario su deseo o
necesidad de que efectúe una determinada acción. El locutor busca recibir información y toma
una actitud de orden o de interpelación dirigida al interlocutor. El modalizador típico del
89
enunciado imperativo es el modo verbal. No obstante, se incluyen también en esta categoría
las construcciones con auxiliares “haber”, “deber” y “tener”: “El Estado debe instar el juicio
respectivo” (Página/12, 15-05-2011); “El juez de garantías César Melazo debe responder”
(Página/12, 20-05-2011); “Hay mucho que hacer todavía” (Página/12, 10-05-2011). Muchas
veces el futuro no expresa la temporalidad, sino la modalidad de probabilidad, de posibilidad o
de necesidad, por ejemplo: El estado tendrá que instar el juicio respectivo, El juez de garantías
deberá responder; Habrá mucho que hacer todavía.
Por último, la modalidad de enunciación exclamativa corresponde a una pronunciación
enfática. Es posible aplicar el énfasis en frases imperativas, interrogativas o declarativasasertivas: ¡Nunca más una bengala en un recital! (Página/12, 13-05-2011), “¡Déjense de joder
con las bengalas!" (La Nación, 07-05-2011), “¡Se creen los piolas por prender bengalas!" (La
Nación, 07-05-2011)
En este aspecto es importante señalar que este tipo de modalidad de enunciación
desemboca obligatoriamente en una relación interpersonal (que se corresponde con la función
interpersonal que propone Halliday) o interacción humana, que, como se dijo, contribuye a
continuar el discurso, puesto que a una interrogación le corresponde siempre una respuesta y
al imperativo le prosigue una relación de jerarquía o asimetría.
Con respecto a las modalidades del enunciado, cabe señalar que se apoyan en la relación
entre el hablante y su propio enunciado: se trata de la actitud que adopta frente al dictum y la
señalización de una actitud. Los elementos lingüísticos que actúan como modalizadores
advierten la relación que se establece entre el hablante y aquello que sostiene o mantiene.
Maingueneau divide las modalidades de enunciado en dos modos particulares: los
modalizadores que se vinculan con las disposiciones lógicas (como se dijo, en relación con la
verdad, la falsedad, la probabilidad, la verosimilitud, la certidumbre) y las apreciativas (según
juicios de apreciación: lo útil, lo feliz, lo triste).
Dentro de las modalidades de enunciado lógicas se distinguen especialmente aquellas
que sitúan el enunciado del locutor en relación con la certeza y el refuerzo de una aserción
(“Efectivamente, más allá de consideraciones sociales, políticas, judiciales, desencadenó el
horror de aquella noche”, La Nación, 10-05-2011), “Es preciso saber si el desenlace se
produjo como resultado de las heridas recibidas en el recital" (Página/12, 11-05-2011). En
tanto, también se destacan los enunciados que emplean una restricción de posibilidades y
recubren, así, muchos ámbitos: “Deshacer otra familia, arruinar presumiblemente el resto
de su vida” (Página/12, 15-05-2011), "Quizás sea uno de los más afectados por la
situación" (La Nación, 08-05-2011).
En este aspecto, los adverbios y construcciones adverbiales no constituyen el único recurso
para restringir o reforzar una aserción. De hecho, son pertinentes los condicionales; el futuro
asociado con la tercera persona (verbos modales como “suponer”, “creer”) y el auxiliar modal
“poder” combinado con el subjuntivo, puesto que reducen el sentido de certeza que el hablante
puede imprimir al enunciado (podrían, serán, supongo/creo, puede): “Habría sido una bengala
del tipo náutica” (Página/12, 07-05-2011)”; "Habría novedades sobre el responsable de haber
90
lanzado la bengala“ (La Nación, 11-05-2011); "La fiscal podría imputarle homicidio con dolo
eventual” (La Nación, 11-05-2011); "El ahora detenido habría reconocido la autoría del hecho"
(La Nación, 11-05-2011)
En lo que se refiere a las modalidades de enunciado apreciativas, se advierte una
diversidad que resulta problemática en el momento de clasificar, aunque se las puede
identificar con enunciados que expresan valoraciones afectivas o apreciativas respecto de lo
feliz, lo triste, lo útil. El locutor expresa juicios de valor que lo posicionan en referencia a
categorías de apreciación como lo bueno/ lo malo, el bien/el mal, lo laudativo/lo peyorativo.
Este registro de modalidad se encuentra en relación directa con el léxico: es posible encontrar
giros impersonales (es feliz, es insoportable, es bueno) y adverbios que acompañan el
enunciado (felizmente, por desgracia).
La apreciación se vincula con el acto mismo de la enunciación cuando el locutor caracteriza
apreciaciones del mundo y en virtud de sus interlocutores: "A pesar del catastrófico
antecedente" (La Nación, 10-05-2011); "Lamentablemente, no logra salir del shock emocional"
(La Nación, 07-05-2011).
Las modalidades de mensaje, por su parte, también se recuestan en la relación entre el
hablante y su propio enunciado, pero éste la considera desde los efectos modalizadores de las
opciones sintácticas. Esta modalidad se relaciona con la distribución de la información y la
jerarquización de algunos de los términos del enunciado. A partir de ello, se pueden destacar
tres transformaciones sintácticas fundamentales: tematización, pasivación y nominalización.
La tematización se relaciona con la posición en la estructura predicativa; el tema, en
términos de Halliday, corresponde al elemento destacado por su ubicación inicial (el llamado
"sujeto psicológico") y al cual se vincula el resto del enunciado, es decir, el rema (que
podríamos relacionarlo con el predicado gramatical).
Halliday advierte que el empleo del tema en la construcción de los textos es esencial para
comprender la organización y la elección que tienen los locutores en cuanto a los contextos y
situaciones en las se producen los discursos. El autor afirma que “la función textual de la
cláusula es construir un mensaje" y la estructura Tema/Rema es la "forma básica de la
organización de la oración como mensaje" (Halliday, 1985: 53). Por ende, la construcción
enunciativa del “Tema/Rema” contribuye con el estudio de la lengua escrita, permitiendo
indagar en las estrategias discursivas. Para ejemplificar este recurso, se puede destacar la
titulación propuestas por los diarios La Nación y Página/12 en torno al acontecimiento que
causó la muerte del joven Miguel Ramírez en un recital brindado por la banda de rock argentino
La Renga, el 30 de abril de 2011 en la Ciudad de La Plata. Mientras que La Nación titula “Lo
hirió una bengala y está grave” (07-05-2011) focalizando en el objeto, Página/12 elige colocar
un título distinto que focaliza en la persona que sufrió el hecho: “Una vida en peligro por una
bengala” (07-05-2011). En este caso específico, la focalización seleccionada por cada medio
admite un centro de atención diferente: la bengala que produjo la herida (en el caso de La
Nación) y en la vida que corría peligro a partir del suceso trágico (en Página/12).
91
Por su parte, el proceso de pasivización propone dos posibilidades ligadas con el agente: se
opera una supresión del mismo agente o se lo expresa a partir de la preposición. La
pasivización constituye un proceso sintáctico por el que se transforma en pasivos a sujetos
activos. Esto genera un efecto de sentido por el cual el sujeto-agente queda neutralizado, lo
que le permite esquivar responsabilidades o voluntades, suavizando y contrarrestando su
acción. En el caso de este recurso, la omisión del agente se lleva a cabo en virtud de hacer o
no una mención: "Se trata de la persona que tiró la bengala", "Antes de resolverlo, se tienen
que recibir 'antecedentes'" (Página/12, 18-05-2011). La forma impersonal se puede formar con
cualquier tipo de verbo y sólo va en tercera del singular. Asimismo, el sujeto puede ser
indeterminado: "Aún no se definió su situación procesal" (Página/12, 18-05-2011), "Aún no se
sabe quién fue el responsable" (La Nación, 08-05-2011).
El proceso de nominalización tiende a clasificar las acciones bajo ciertas inscripciones y
convierte al verbo en sustantivo. De este modo, se neutralizan o se remarcan las acciones de
los sujetos a partir de la modificación sintáctica y, como sucede con el proceso de pasivación,
no se advierten sujetos responsables. La nominalización permite que el discurso se enfoque en
distintos objetos o estados y desvanece a los agentes del proceso verbal con el objeto de
buscar la redundancia o la omisión específica. La nominalización, entonces, consiste en
transformar un verbo en un sustantivo o en un adjetivo, a fin de instalar el concepto en un nivel
más alto de abstracción. Al nominalizarse el verbo se pierde la información en la superficie del
texto, y se ausenta el dinamismo que conlleva el verbo. La pasivación y la nominalización, por
tanto, permiten suprimir el agente de la acción, borrando el tiempo, el modo, la persona y los
aspectos verbales. De esta manera, la nominalización contribuye a elevar la abstracción del
discurso: separa el contexto inmediato, diluye la importancia de los participantes y facilita la
compresión del discurso: “Una muerte en un recital de La Renga” (Página/12, 20-05-2011),
“Detenido bajo el cargo de homicidio” (Página/12, 20-05-2011). En este caso específico, el
participio al que se le omite el verbo (“Fue detenido”) permite conservar los modificadores del
verbo en pasiva como el complemento agente (“Por oficiales de la policía”, por ejemplo). No
obstante, este aspecto requiere también algunas consideraciones, puesto que la supresión de
agentes y la reducción sintáctica que la acompaña pueden dar como resultado ciertos
compuestos de apariencia nominal: “Testimonio del joven detenido por la muerte en el Show de
La Renga” (La Nación, 20-05-2011), “Preso por homicidio simple” (Página/12, 12-05-2011).
La nominalización de un proceso que resulta codificado en una forma lingüística compacta,
sirve para cristalizar un nuevo concepto y para hacerlo memorizable. La forma específica que
implica toda nominalización otorga una función de resumen. La decisión de no nombrar a los
agentes del proceso corresponde a una decisión ideológica: la nominalización, al permitir el
alejamiento de la referencia al agente y a los participantes, despersonaliza el sentido de
actividad en el lenguaje.
92
Los modalización en el discurso de la información
La modalidad es un rasgo de subjetividad que el enunciador asigna a sus enunciados, con
el propósito de confirmar su presencia como sujeto que ejecuta un mensaje, que razona y
construye sus textos de una forma intencional, mediante empleo de los recursos que le
proporciona el lenguaje. En consecuencia, para verificar las instancias modales, se tomará
como ejemplo el análisis de un texto perteneciente al discurso de la información.
En lo que se refiere al discurso de la información, la prensa escrita se configura como uno
de los principales medios de información a través del cual los lectores se forman una opinión
sobre los acontecimientos sociales y políticos. La acción de informar conduce a la elección y al
empleo de diferentes estrategias discursivas. Desde este lugar, la información se configura
como un espacio de enunciación: el acto de comunicar, hablar e informar contempla tanto
selecciones de contenidos como efectos de sentido que buscan persuadir e influenciar al
interlocutor-espectador-oyente. El discurso de la información, entonces, está constituido por
una multiplicidad de operaciones de enunciación que problematizan la retórica de la
objetividad, el concepto de la verdad y la libre organización de selecciones narrativas, léxicas y
modales. Patrick Charaudeau, por ejemplo, habla de un denominado “contrato de información
mediática” que estaría gobernado por una doble finalidad: informar y buscar saber lo que
sucede en el orden del espacio público, y, a su vez, captar el máximo de adherentes (lectores,
espectadores, oyentes) con el propósito de lograr sus objetivos comerciales: “los medios no
transmiten lo que ocurre en la realidad social, sino que imponen lo que construyen del espacio
público” (Charaudeau, 2003: 15). Del mismo modo, Teun Van Dijk (preocupado por los
45
discursos dominantes y de poder que circulan en la esfera social ) entiende que el rol de los
medios y sus mensajes presentan disposiciones y habilidades que se vinculan, de una manera
bidireccional, con las instituciones y la audiencia: “El contenido y forma de un encabezado en la
prensa puede influenciar sutilmente la interpretación y así los efectos persuasivos de los
reportes noticiones entre los lectores” (Van Dijk, 1995: 5)
A partir de un ejemplo analizaremos el dominio de las modalidades de enunciación,
enunciado y mensaje en el discurso periodístico. Se utilizará como referencia la información
que remite al caso de Miguel Ramírez, el seguidor de La Renga que recibió el impacto de una
bengala durante el recital que la banda brindó en el Autódromo Roberto Mouras de La Plata el
30 de abril de 2011. El acontecimiento reinstaló la temática del “peligro”, del “descontrol” y de la
“negligencia” de la cultura rock argentina en los medios de comunicación, debido a que
Ramírez falleció el 12 de mayo de 2011 tras permanecer internado en un hospital platense en
estado de coma profundo durante doce días 46.
45
El lingüista Teun Van Dijk es un propulsor del llamado “Análisis Crítico del Discurso”, una perspectiva teórica y
metodológica que busca reconocer las estrategias de abuso de poder, dominación, control y naturalización
ideológica, presentes en los discursos verbales y no verbales de la sociedad.
46
Ante esto, conviene señalar que los ejemplos de enunciados periodísticos utilizados para ilustrar las modalidades
fueron tomados de los medios escritos La Nación y Página/12, en relación con el particular desarrollo de los hechos:
desde la hospitalización de Ramírez hasta el conocimiento de su muerte y del responsable de disparar la bengala
(período que recorre los días 7 y 20 de mayo de 2011).
93
A modo de ejemplo, y como muestra de la construcción del discurso de la información a
partir de las modalidades, se realizará una aproximación analítica de una nota de opinión
publicada por el diario Página/12. La selección del artículo, en este caso, se fundamenta a
partir de la cobertura extensa sobre el tema, la disposición contextual de la noticia en el espacio
del diario, la inclusión de notas de opinión y crónicas firmadas o de autoría y el carácter
comprometido del medio.
Modalidades en práctica: un caso para ejemplificar
El artículo de opinión “Iluminados por el fuego” publicado en Página/12 el día 9 de mayo de
2011 refiere la muerte a Miguel Ramírez y tematiza sobre el empleo de la bengala en un recital
de rock o en eventos masivos. El texto seleccionado tiene una particularidad propia del género
periodístico y, primordialmente, de la estructura de los artículos de opinión que se publican en
los medios gráficos. La característica fundamental del artículo de opinión se orienta hacia el
análisis de un hecho a fin de influir en el lector e intervenir persuasivamente en su opinión
sobre ese hecho: se advierten así marcas o huellas enunciativas que se vinculan con la
modalidad de la enunciación, el enunciado y el mensaje. El propósito consiste en plantear una
tesis que le permita defender o atacar una posición, un acuerdo o una opinión contraria, y
orientar al público sobre lo expuesto. Asimismo, y con el objeto de alcanzar resultados y
corolarios, el discurso informativo de los artículos de opinión se presenta de un modo ágil,
conciso y con párrafos breves.
El artículo de opinión expresa un punto de vista personal sobre cualquier hecho noticiable
que el locutor toma como referencia desde la interpretación y la valoración subjetiva. En
consecuencia, lo que hace relevante a este artículo no es la noticia en sí, sino lo que comenta y
opina el locutor que se hace presente en el discurso de la información. En el caso de la nota
seleccionada, se entiende que interpela a los lectores del diario y, principalmente, postula sus
reflexiones hacia el ámbito que refiere a la cultura rock argentina (seguidores, músicos,
empresarios, instituciones). A continuación se expone, a modo de ejemplo, el artículo
periodístico en el que se observan aspectos modales a remarcar:
Página/12
Lunes, 9 de mayo de 2011
SOCIEDAD › OPINION
Iluminados por el fuego
Por Eduardo Fabregat
1 - ¿Ahora se entendió?
2 - En los días posteriores al 30 de diciembre de 2004, en los debates que
suscitó el uso de pirotecnia en recitales de rock y en los meses que siguieron,
hubo que escuchar la misma, estúpida teoría: “En los recitales al aire libre no
pasa nada”. No es lo mismo que Cromañón, dijeron quienes sostienen contra
94
toda lógica la teoría de que el espectáculo se conforma de un grupo arriba del
escenario y una proliferación de fuegos y banderas en el público. De nada
servían los múltiples testimonios de personas quemadas por chispas, medio
ahogadas por el humo, molestas por el peligro latente, ofendidas por la falta de
respeto a los muertos de Once. Al aire libre no pasa nada, repetía el coro.
3 - El 30 de abril, en el show de La Renga en el Autódromo de La Plata, al aire
libre, Miguel Ramírez recibió un bengalazo en el cuello. El viernes 6 de mayo,
los médicos que lo atienden diagnosticaron “muerte cerebral”.
4 - ¿Ahora sí se entendió?
5 - Han pasado apenas unos días desde el anuncio de la Cámara de
Apelaciones y las sentencias del TOC 24 sobre las muertes de Cromañón. Y
aquí estamos, hablando otra vez de las mismas cosas. De quién estaba a cargo
de la seguridad y el cacheo de los asistentes, que en este caso y para
profundizar las sensaciones lleva el pintoresco nombre de Chacal Producciones.
De por qué el público de rock tiene tantos problemas para tomar conciencia y
aprender a cuidarse más allá del cuidado que deben tener los otros. De por qué
no hay una actitud integral del medio hacia el tema de la pirotecnia: La Renga
supo parar sus shows cuando apareció una bengala, el Indio Solari deja que el
público “se exprese” libremente y hasta defendió el fuego en una entrevista de
Rolling Stone. El viernes, un comunicado atribuido al Indio señaló: “Mi posición
frente al juego de bengalas en los conciertos al aire libre siempre se sostuvo en
entender que si esos fuegos artificiales se entendían como de extrema
peligrosidad aún fuera de los locales cerrados, lo correcto y conveniente sería la
prohibición de su venta al público y no el traslado del deber policial a los
organizadores de los eventos. El control en estas reuniones multitudinarias se
hace prácticamente imposible por el hecho de que el público no concurre al
estadio sino hasta un momento cercano al inicio del show y en tan corto tiempo,
entonces, se torna muy difícil el revisar exhaustivamente a los concurrentes. De
cualquier manera y tomando en cuenta los accidentes que pueden ocasionar,
les pido a quienes se acerquen a mis conciertos que se abstengan de su uso”.
6 - Otra vez, la aparición de una víctima es lo único que viene a despertar
conciencias. ¿Por cuánto tiempo? ¿Qué nueva visión irresponsable vendrá a
reemplazar ese “al aire libre no pasa nada”? Ya habrá quien se apropie de esas
palabras del Indio y enarbole un “bueno, si el Estado no las prohíbe, la culpa no
es nuestra”, reciclando de paso ese maravilloso deporte de echarles la culpa de
todo a los gobernantes sin hacerse cargo de lo que a cada uno le toca.
7 - Cuesta creerlo, de verdad. Desde diciembre de 2004, las discusiones
alrededor de este tema fueron contaminadas por esa clase de conceptos
engañosos, que no ayudaron a aclarar la cuestión de fondo. Ahora que hay otro
joven en una cama de hospital, ahora que hay otra familia destrozada,
¿podremos discutir de verdad lo que hay que discutir? ¿Podemos dejar de lado,
de una buena vez, las teorías que defienden lo indefendible, que disculpan lo
que no puede disculparse, que se cagan en la historia reciente? ¿Podemos
recordar y subrayar que el rock es otra cosa, que las bengalas, candelas y tres
95
tiros son el entretenimiento de imbéciles que babean ante el fuego y no ante una
creación artística?
8 - Ahora que tenemos otro muerto, ¿se entendió?
7 - Fácil, también, teorizar sobre los coqueteos con la violencia simbólica y el
erotismo que genera, en la liturgia rockera, el "des-control" y caminar por el lado
salvaje. Seguramente, merezca análisis.
8 - Más oportuno sería repensar cómo en un espacio colectivo, libre, hedonista,
festivo, nuestra inconsciencia nos cuesta tan caro.
El artículo de Página/12 emplea, en su gran mayoría, la modalidad de enunciación interrogativa
a fin de instar a la reflexión en torno a la “práctica ritual” de la bengala en los recitales y su empleo a
partir de la tragedia de “República Cromañón” 47. Las preguntas, en este sentido, se vinculan de un
modo dual: tienen una intención retórica y, asimismo, funcionan de un modo circular para certificar y
reforzar la argumentación: "¿Ahora se entendió?", "¿Se entendió?", "¿Qué nueva visión
irresponsable vendrá a reemplazar ese 'al aire libre no pasa nada'?", "¿Podemos dejar de lado, de
una buena vez, las teorías que defienden lo indefendible, que disculpan lo que no puede
disculparse, que se cagan en la historia reciente"?. De la misma manera, los enunciados
imperativos (“Hay que discutir”) y aseverativos-declarativos (“No hay una actitud integral del medio
hacia la pirotecnia”, “de nada sirven los múltiples testimonios de personas quemadas”, “la aparición
de una víctima es lo único que viene a despertar conciencias”) cumplen un rol fundamental en el
artículo porque permiten que el locutor construya su discurso en consonancia con los interrogantes
insistentes. En el caso, “Ya habrá quién se apropie de esas palabras del Indio” el locutor asegura
que alguien va a repetir las palabras del Indio para desligar la culpa que le toca a los músicos y
hacerle cargo al Estado de no prohibir la venta de los fuegos de artificio.
En lo que respecta a la modalidad de enunciado, no se advierten aspectos modales
apreciativos ni lógicos que denoten posibilidad o restricción de posibilidades de un modo
abierto. Sin embargo, se expone una instancia de intención conclusiva que pretende reforzar el
enunciado y acompañar la indignación de los interrogantes perseverantes (“Cuesta creerlo, de
48
verdad”). Vale destacar además el uso del discurso directo del Indio Solari , puesto que se lo
instituye como voz autorizada en el tema (la cultura rock, los recitales masivos, las bengalas) y
posibilita analizar la modalización desde una situación comunicativa distinta. En este aspecto,
para dar cuenta del cambio de opinión después de otra desgracia, se aborda la hipótesis de
que la toma de conciencia se realiza cuando aparece otra víctima (“¿se entendió?”). A partir de
ello, el discurso referido del Indio se acerca a la modalidad que niega las posibilidades (“El
control en estas reuniones multitudinarias se hace prácticamente imposible”) y se orienta hacia
la modalización deóntica que otorga prohibiciones en torno a la pirotecnia (“Lo correcto y lo
conveniente sería la prohibición de su venta al público”).
47
República Cromañón (también conocida como República Cromagnón o simplemente Cromañón) fue
una discoteca conocida trágicamente a raíz de un incendio que comenzó la noche del 30 de diciembre de 2004,
durante un recital de la banda de rock Callejeros. El incendio provocó una de las mayores tragedias no naturales en
Argentina y dejó un saldo de 194 muertos y al menos 1432 heridos.
48
Líder de la banda Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.
96
En lo que respecta a la modalidad de mensaje, el cuadro titular se presenta de un modo
austero, certificando con una volanta que responde coherentemente a la intención del artículo
(“Opinión”) y seleccionando con un titular de orientación polifónica, referida a la Guerra de
Malvinas y vinculada que cita una obra literaria que luego devino en una reconocida película
del cine argentino: “Iluminados por el fuego”. La nominalización y la pasivación, en este caso,
no se encuentran presentes, puesto que se selecciona un titular enmarcado desde la
polifonía y la intertextualidad: no responde directamente al hecho, sino que se activa a partir
de la alusión y la metonimia (figura de contigüidad: bengala por fuego). En tanto, el empleo
de “Iluminados” podría pensarse metafóricamente, puesto que se lo relaciona con la
conciencia, la comprensión o la sabiduría.
Si bien el aspecto modal que corresponde al tratamiento periodístico del suceso señalado
aún se encuentra apenas bosquejado, resulta fundamental remarcar que durante todo el
capítulo y particularmente en lo que concierne al análisis aproximativo del artículo, se intentó
alcanzar la problemática de las modalidades en el discurso de la información. De acuerdo con
ello, conviene señalar algunos aspectos que se encuentran visibles en este muestreo y que
sirven para subrayarlos como una de las conclusiones parciales de este análisis.
Desde una mirada comparativa y a instancias de las modalidades de mensaje, es posible
señalar que el marco titular de la nota seleccionada se relaciona con el campo semántico e
isotópico del fuego, puesto que se alude a la tragedia de República Cromañón, la Guerra de
Malvinas, las bengalas, las candelas, las quemaduras y el peligro. El empleo de dichos
conceptos isotópicos se toma en cuenta a partir de una construcción discursiva que se refiere
continuamente a la responsabilidad de los públicos y de las instituciones en los desarrollos de
conciertos masivos de cultura rock.
Esta situación destacada no es menor, puesto que permite señalar la modalización
enunciativa e interpretar la pertinaz utilización de interrogantes que se advierte en “Iluminados
por el fuego” y la constante aplicación de aseveraciones/imperativos que propone “Inconsciente
y colectivo”. En consecuencia, y en lo que concierne a las modalidades de enunciado, es
posible distinguir que el artículo evita articulaciones que señalan posibilidades y utiliza
enunciados mínimos de refuerzo. La nota se orienta hacia los interrogantes y las preguntas que
buscan una respuesta en pos de colocar la opinión durante todo el desarrollo de la redacción.
Se plantea también un discurso que presenta aseveraciones como verdades y enunciados de
mandato que reordenan y reconsideran el quehacer de los públicos de cultura rock.
Consideración final
Esta aproximación teórica en un principio y analítica hacia el final permite, por tanto,
observar las marcas de la modalidad y distinguir las clasificaciones que se advierten a partir de
la subjetividad en el lenguaje. Así, desde su amplitud subjetiva, el lenguaje impone una forma
especial al contenido del universo referencial que se intenta representar, articular y organizar.
97
El abanico de posibilidades que circula a partir de la clasificación teórica de la modalidad
permite desmontar el sentido que se construye como representación y como campo de relación
y actuación.
El fenómeno modal se vincula así con el fenómeno discursivo en el que se activan los
valores socioculturales que atañen al enunciador y en el que actúan los criterios lógicosemánticos. La modalidad, por lo tanto, se comprende como un hecho enunciativo que
pertenece al discurso y que adopta expresiones diferentes en función de las intenciones
comunicativas del enunciador. Finalmente, podemos advertir (sin intenciones de ser
conclusivos) que la subjetividad se manifiesta a partir de las huellas, marcas o valoraciones que
identifican también una formación discursiva particular, relacionada íntegramente con la
enunciación, el propio enunciado y la organización semántica.
Bibliografía
Aristóteles (1995). Tratados de lógica (Órganon). México: Editorial Gredos.
Atorresi, A. (1996). “Lengua y Literatura: Los estudios semióticos. El caso de la Crónica
Periodística”. Pro Ciencia Conicet, Red Federal de Formación Docente Ministerio de
Cultura y Educación de la Nación, Buenos Aires, Argentina.
Bally, Ch. (1942). "Syntaxe de la modalité explicite", en: Cahiers de Ferdinand de Saussure N°
2, pp. 3-13.
Balmayor, E. (1997). “La enunciación del discurso". En: Marafioti, R. (comp.). Recorridos
semiológicos. Buenos Aires: Eudeba.
Benveniste, E. ([1987] 2004). Problemas de lingüística general. Tomo I y II. Buenos Aires: Siglo
XXI editores.
Cademártori, Y.; Parodi, G. y Vanegas, R. "El discurso escrito y especializado: caracterización
y funciones de las nominalizaciones en los manuales técnicos". En: Revista Literatura y
Lingüística, N° 17, págs: 243-265.
Charaudeau, P. (2003). El discurso de la Información. La construcción del espejo social.
Barcelona: Gedisa.
Chillón, A. (2001). El ‘giro lingüístico’ en Periodismo y su incidencia en la comunicación
periodística. Barcelona: Universitat Autónoma de Barcelona.
Kerbrat-Orecchioni, C. (1993). La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Buenos Aires:
Edicial.
Halliday, M. (1982). El lenguaje como semiótica social. México: Fondo de Cultura Económica.
----------------(1975). "Estructura y función del lenguaje", pp. 145-173. En: Lyons, J. (ed.), Nuevos
horizontes de la lingüística. Madrid: Alianza Editorial.
Maingueneau, D. (1980). Introducción a los métodos de análisis del discurso. Buenos Aires:
Hachette.
98
Morales Ascencio, B. (1999) "Las lógicas no clásicas y el estudio de la Modalidad". En: Revista
Thesaurus, Tomo LIV, N° 3, Centro Virtual Cervantes.
Parret, H. (1993). Semiótica y Pragmática. Buenos Aires: Edicial.
Teramón, M. y Vernino, T. (2003). “Medición de la subjetividad en la prensa escrita". En:
Communication and Society/Comunicación y Sociedad, vol. XVI, N° 1, pp.139-155.
Van Dijk, T. (1995). Prensa y Poder. México: Universidad Iberoamericana.
Von Wright, G. (1970). Ensayos de Lógica Modal. Buenos Aires: Santiago Rueda Editor.
Yépez, E. M. Pinto, “Algunas reflexiones en torno al concepto de Modalidad". En: Revista
Telos, Vol. 3, N° 1, Universidad del Zulia. Maracaibo-Venezuela, p.149-167.
99
CAPÍTULO 6
Las muchas voces del discurso
María Luciana Rezzónico y Fernanda Mercerat
Introducción / La polifonía
Cuando habla, un locutor no se contenta con expresar sus propias opiniones:
constantemente pone en escena diversas voces, más o menos claramente identificadas,
respecto de las cuales se distancia, con las que se solidariza o ante las que intenta permanecer
neutro. Observemos los siguientes fragmentos:
Los opositores se afincaron en “lo natural” y en el riesgo de contagio que puede
causar una reforma. El matrimonio gay –arguyeron varios – puede abrir la puerta
a la legalización de la poligamia, del incesto, del casamiento con infantes y otras
plagas bíblicas. El cronista relata, no exagera un ápice. (Mario Wainfeld,
“[email protected] las voces, [email protected]”, Página/12, 6 de mayo de 2010)
“El 82% móvil es perfectamente pagable haciendo una redistribución del
presupuesto”, aseguró ayer Roberto Lavagna (...). Cercano ahora al
precandidato presidencial del PJ disidente, Eduardo Duhalde, (…) Lavagna
afirmó que “se necesitan alrededor de 20 mil millones de pesos para pagar
el 82% y no la cifra que dice el Gobierno, que mezcla todas las cifras”. El
ministro de Economía, Amado Boudou, insiste en que la implementación de
la ley vetada por Cristina hubiera significado una erogación cercana a los 50
mil millones de pesos anuales. (“Para Lavagna, el 82% móvil es ‘pagable’”,
Clarín, 16 de agosto de 2010)
Sin entrar aún en un análisis pormenorizado de los diferentes procedimientos formales para
referir a las voces, ambos ejemplos ponen en evidencia que el sujeto de la enunciación no sólo
produce su propio discurso sino que además incorpora el de otros enunciadores (los
opositores, Roberto Lavagna, Amado Boudou) al tiempo que se posiciona respecto de ellos
(nótese la distancia irónica que se establece a partir de la incorporación de los subjetivemas
nominales “riesgo de contagio” y “plagas bíblicas”; la toma de posición implícita en la selección
de los verbos “aseguró” y “afirmó” frente a “insiste”) . Es este tipo de fenómeno lo que es
estudiado por las teorías llamadas de la polifonía lingüística. El término polifonía (poli: muchas;
100
foné: voz) recubre las variadas formas y posibilidades que ofrece la lengua de inscribir diversas
voces y ponerlas en interacción dentro de un mismo enunciado.
Inicialmente, esta problemática de la polifonía fue introducida en el marco de la teoría
literaria por Mijaíl Bajtín, que llamaba “polifónicas” a las novelas donde la voz del narrador no
dominaba la de los personajes. Los estudios de Bajtín, de base lingüística, pusieron en tela de
juicio un axioma establecido en las teorías lingüísticas durante siglos. Dicho axioma indicaba la
unicidad del sujeto hablante y establecía una relación necesaria entre el hablante, su
pensamiento y la lengua, dándose por descontado que un único hablante - quien materialmente
emitía el mensaje - era el responsable del enunciado. Bajtín sentó las bases para una
concepción radicalmente nueva al definir el enunciado como unidad de la comunicación
discursiva, lo que imprime un carácter dialógico a cualquier enunciado que, en tanto producto
del intercambio verbal, posee una cara que viene determinada por la persona que emite y otra
cara que viene determinada por la persona a quien va dirigido. En este marco, y como parte de
un diálogo social constante y jamás resuelto, en forma permanente nuestro discurso retoma
palabras de otros, ya que todo objeto del que se habla siempre ha sido dicho anteriormente.
Así, al utilizar una expresión resuenan las connotaciones que otros usos, otros discursos han
dado a esa expresión, y el hablante la convierte en propia cuando la empapa con su propia
intención, su propio acento. En este sentido, Bajtín sostiene que
“todo hablante es de por sí un contestatario, en mayor o menor medida: él
no es un primer hablante, quien haya interrumpido por primera vez el eterno
silencio del universo, y él no únicamente presupone la existencia del sistema
de la lengua que utiliza, sino que cuenta con la presencia de ciertos
enunciados anteriores, propios y ajenos, con los cuales su enunciado
determinado establece toda suerte de relaciones (se apoya en ellos,
polemiza con ellos, o simplemente los supone conocidos por su oyente).
Todo enunciado es un eslabón en la cadena, muy complejamente
organizada, de otros enunciados” (Bajtín, 1982: 258)
Esto determina una de las cualidades más notables del enunciado lingüístico, que Bajtín
llama heteroglosia: la multiplicidad de lenguajes y puntos de vista presentes en cada
enunciado.
Los estudios de Bajtín, desarrollados en el primer cuarto del siglo XX, suponen una
originalidad importante para la época, y en su momento, por diversas cuestiones políticas,
espaciales y temporales, no encontraron eco. Será recién a mediados de los setenta en Europa
cuando los lingüistas y sociolingüistas se interesen de manera manifiesta por las voces del
discurso, y principalmente por la presencia de distintas voces explícitas, lo que se conoce bajo
el nombre de heterogeneidad mostrada (en nuestros ejemplos, los procedimientos de
discurso referido directo e indirecto). Pero esto no es más que la parte visible de una gran
cantidad de fenómenos lingüísticos que provienen de una problemática más general que en los
años ochenta desarrolló Oswald Ducrot en el marco de la lingüística: la problemática del
101
encuentro en la misma unidad discursiva de elementos que provienen de distintas fuentes de
enunciación. La originalidad de su propuesta, sobre la que volveremos más adelante, nace de
la idea de que en un enunciado puedan estar presentes diferentes voces virtuales, abstractas,
que la propia estructura de la lengua permite incorporar (el caso, en nuestro primer ejemplo, de
una fuente de enunciación virtual responsable del punto de vista según el cual el cronista
estaría exagerando).
Como veremos más detenidamente a lo largo del presente artículo, la situación de diálogo
que toda producción verbal supone, su orientación hacia el otro, lo ya dicho, los otros textos,
así como las diversas voces sociales con sus peculiares registros, aparecen en el tejido textual
con mayor o menor grado de explicitación y de múltiples maneras. Estos fenómenos, que
dependen de la polifonía, dan cuenta de que cada unidad discursiva no tiene necesariamente
por definición un solo sujeto de enunciación.
La intertextualidad
Se entiende por intertextualidad, en sentido amplio, todo lo que pone a un texto en relación,
manifiesta o secreta, con otros textos. G. Genette (1989), utiliza el término transtextualidad
para referirse a este concepto extenso, y circunscribe bajo el nombre de intertextualidad a un
tipo específico de relación, entre otras modalidades posibles 49.
En sentido restringido, entonces, la intertextualidad es la relación que se establece entre
dos textos a partir de la inclusión de uno en otro. Su forma más explícita y literal es la cita, pero
también se incluyen el plagio (préstamo no declarado pero literal) y la alusión (cuando la
comprensión plena de un enunciado supone la percepción de su relación con otro).
El desciframiento de la intertextualidad depende, particularmente en sus formas menos
explícitas, de la competencia ideológica y cultural de los receptores. Cuanto más estereotipado
y “universal” es el enunciado aludido o citado, más fácil resulta su decodificación. Veamos un
ejemplo, extraído de la portada del diario Página/12 del 6 de mayo de 2010:
EL GRAN BONETE
Por Irina Hauser y Raúl Kollmann
Macri declaró más de seis horas por las escuchas ilegales realizadas por la
Policía Metropolitana. Intentó interrogar al juez, culpabilizó a las víctimas y, en lo
sustancial, cargó la responsabilidad en su ministro Montenegro. Después, acusó
a Kirchner por todo.
49
G. Genette establece, aparte de la intertextualidad, cuatro tipos más de relaciones transtextuales: la paratextualidad
(relación de un texto con otros textos de su periferia textual: títulos, subtítulos, prólogos, etc.); la metatextualidad
(relación que une un texto a otro que habla de él); la architextualidad (que emparenta textos en función de las
categorías generales a las que pertenecen, como tipos de discurso o géneros); la hipertextualidad (relación de
filiación entre un texto y otro anterior).
102
El título de la nota es una alusión a un juego infantil donde los participantes se deslindan de
una responsabilidad (tener el pajarillo que se la ha perdido al Gran Bonete) y se la adjudican a
un tercero. Cuando el Gran Bonete dice que uno de ellos lo tiene, se desarrolla el siguiente
diálogo: - ¿Yo, señor?/ - Sí, señor /- No, señor / - Pues, entonces ¿quién lo tiene?/ y en
respuesta se menciona a otro participante, con el cual se reincia la misma secuencia dialogal.
La “recuperación” de esta alusión está al alcance de la mayoría de los lectores, pues El Gran
Bonete es un juego tradicional muy difundido que data de la época colonial. La analogía con la
declaración de Macri en Tribunales se pone de manifiesto a partir de la selección de los verbos
del decir que realizan los periodistas (“intentó interrogar”, “culpabilizó”, “cargó la
responsabilidad en”, “acusó”), que en consonancia con la alusión establecen la posición del
50
enunciador respecto a los dichos de Macri . Este recurso polifónico, que busca cierta
complicidad con el lector, constituye un fuerte rasgo estilístico del diario Página/12.
Recordemos el fragmento de este diario citado inicialmente, correspondiente a un artículo
titulado “[email protected] las voces, [email protected]”. En este caso, se trata de una alusión al estribillo de un
canción muy popular en América Latina llamada “Canción con todos” y asimismo, una alusión
al uso contemporáneo del carácter tipográfico arroba para sustituir el uso tradicional del
masculino como genérico, ambos juegos intertextuales que resulta fácil decodificar.
Observemos ahora otros ejemplos, extraídos de la red social Facebook, donde es habitual
que los usuarios hagan referencia a otros textos para detallar, contar o comunicar lo que
sienten o piensan, sus afinidades o impresiones sobre el mundo:
50
No está de más señalar que en relación al mismo acotencimiento, el diario La Nación planteó que “Macri
declaró y está cerca del procesamiento”, y El Cronista usó pequeños espacios para indicar que “Macri negó
vinculación con las escuchas”.
103
En estos casos, en los que las citas no se hacen explícitas (al menos inicialmente), la
intertextualidad remite a universos culturales más restringidos: se trata de letras de canciones
de Jorge Drexler y de Joaquín Sabina que no son muy difundidas, de modo que algunos
lectores las descubren y otros, no (de acuerdo a su conocimiento de estos cantautores). Como
señala Marta Marín,
“la intertextualidad no explícita tiene una connotación cultural, funciona como
una señal de connivencia entre autor y lector, productor y destinatario; lo que
significa gustos o conocimientos compartidos, y sirve para provocar una
simpatía inmediata del lector” (2009: 125).
Un fenómeno vinculado con la transtextualidad (o intertextualidad en sentido amplio), es el
hipertexto informático, que conduce a otro/s texto/s relacionado/s a través de enlaces o links.
Genette llama hipertexto a aquel que se relaciona con otro anterior, del cual se deriva por
transformación o imitación (como sucede con la sátira o la parodia 51). El hipertexto informático
no se limita únicamente a ese tipo de relación de filiación, sino que los textos pueden estar
ligados por otras modalidades transtextuales: los enlaces o links pueden unir un texto literario
con su crítica, remitir a una adaptación, a una traducción, a textos del mismo autor, a textos del
mismo género, o derivar a imágenes o sonidos, entre otras opciones. Las redes de vínculos
hipertextuales permiten, además, la navegación intratextual: las remisiones directas o
encadenadas a otras partes del texto. Estas posibilidades del hipertexto informático influyen en
el periodismo digital ya que un enlace hipertextual a terceras páginas permite ampliar, aclarar o
relacionar cualquier información, bien mediante nuevos textos o bien mediante recursos
infográficos (mapas, recreaciones virtuales) o audiovisuales (declaraciones, vídeos). Por estos
motivos, el periodismo digital ha empezado a reemplazar el empleo del formato textual
conocido como pirámide invertida por nuevos modos de estructurar y escribir la información.
Las interferencias léxicas
51
Cabe aclarar que Genette concibe la parodia como un procedimiento de desviación de un texto por medio de un
mínimo de transformación, despegándola de su función burlesca. Esto le permite incluir bajo ese rótulo obras como el
Dr. Fausto de T. Mann o el Ulises de Joyce.
104
La pertenencia de un discurso a una determinada variedad, registro, estilo o género, es a
menudo quebrada por la irrupción de fragmentos que remiten a variedades distintas
generando, por contraste, diversos efectos de sentido que dependerán del funcionamiento
global del texto considerado (en algunos casos la ruptura apuntará a caracterizar un personaje
o una situación, en otros funcionará como símbolo de prestigio o índice de una pertenencia
cultural, en algunos discursos buscará la connivencia con el receptor, etc.). Los enunciados
publicitarios, en particular, hacen mucho uso de estos procedimientos.
Según Maingueneau (1989) esta ruptura en el hilo continuo del discurso puede
circunscribirse al léxico o abarcar unidades más amplias, del orden de la construcción, de la
oración, del enunciado.
Se agrupan en cuatro categorías principales:

las interferencias diacrónicas: provienen de la presencia en un mismo discurso de
palabras, frases o enunciados que pertenecen a distintos estados de lengua, a
sincronías diferentes (la incorporación de un arcaísmo, de un neologismo, de un
término en español antiguo en un texto actual, etc.). Por ejemplo, en el titular “Macri
apoya un iniciativa popular por motochorros” (La Nación, 14 de octubre de 2010),
encontramos el uso de un neologismo por composición (moto + chorros) para referir a
la existencia de delincuentes en moto: creación de una categoría especial que, usada
permanentemente por la prensa, genera una imagen estereotipada de los
motociclistas.

las interferencias diatópicas: surgen de la coexistencia de palabras que no tienen la
misma área geográfica de utilización. Los lexemas pertenecientes a lenguas
extranjeras son un claro ejemplo de ellas. En el periodismo no hispanohablante, la
referencia a los desparecidos se realiza con el término en español, sin traducción, para
subrayar cierta especificidad del fenómeno, del mismo modo que en la prensa local se
habla del apartheid para referirse al sistema político discriminatorio que existía en
Sudáfrica hasta 1994, manteniendo la variedad sudafricana del neerlandés como
extranjerismo crudo, aunque en español existen términos como racismo, discriminación
o segregación, que podrían ser equivalentes.
Otro ejemplo podría ser el uso del tú que introducen algunos periodistas argentinos –
quizá por una cuestión de mimetismo - cuando realizan entrevistas a hablantes de otras
variedades del español, ya que normalmente es el vos el que ocupa el lugar de segunda
persona en el habla local.
 las interferencias diastráticas: refieren a la percepción contrastada de variedades
sociolectales: el modo en que los hablantes emplean la lengua de acuerdo a su edad,
sexo, nivel sociocultural, profesión. Un ejemplo puede ser el empleo de la jerga juvenil
o de la jerga “tumbera” en un discurso regido por otra variedad, con el fin de
“acercarse” a determinados destinatarios o, por el contrario, para caracterizar a dichos
grupos de manera despectiva. En el titular “Un pibe asesinado por un policía”
(Página/12, 26 de octubre de 2010), el apelativo pibe implica cierta solidaridad con la
105
víctima, deja entrever una carga afectiva que desaparecería con el uso de
“adolescente” o “menor”.
 las interferencias diafásicas: provienen de la utilización, dentro de un mismo “estrato”,
de diferentes estilos o géneros. Por ejemplo, la utilización de términos científicos,
poéticos, etc., en otro tipo de discurso. Una interferencia de este tipo puede ser la
introducida por Víctor Hugo Morales en su relato del gol de Maradona frente a la
selección británica en el mundial de México del año 1986, al referirse al jugador con la
expresión metafórica “Barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste?”.
Estas categorías pueden solaparse. Pensemos en el siguiente ejemplo: “´Tenemos un
vicepresidente «okupa»’, expresó hoy la Presidenta” (La Prensa, 15 de octubre de 2010).
Podemos considerar que el término okupa es un neologismo, y por tanto una interferencia
diacrónica, o bien podemos considerarlo un lexema del registro coloquial (aunque hace ya años
que se convirtió en una palabra apta en otros registros: es usada en los medios de
comunicación, en la política, etc.; sólo se evita su uso en los textos legales, que usan otros
términos más exactos desde el punto de vista jurídico), en cuyo caso estaríamos frente a una
interferencia diastrática. En cualquier caso, la palabra okupa está siendo usada de manera
metafórica y peyorativa, porque más que aludir al militante de un movimiento social de defensa
del derecho a la vivienda, se refiere al okupa como una persona que se instala, sin tener
derecho a ello, en un inmueble que no le pertenece. Ese sentido del término es lo que permite
la comparación metafórica con el vicepresidente, que ejerce la oposición desde un cargo oficial.
Los enunciados referidos
Los enunciados referidos son aquellos que, como las interferencias léxicas, rompen la
continuidad del discurso mostrando la inserción explícita del discurso de otros en el propio
discurso. El procedimiento que incorpora un enunciado en el interior de otro es la cita. Las
diferentes formas de discurso referido son el discurso directo, el discurso indirecto y el
discurso indirecto libre, además de una cantidad de casos mixtos o formas híbridas.
Toda forma cita constituye un encadenamiento de dos acontecimientos enunciativos: un
discurso citante y un discurso citado. El primero es el discurso de base en el que se integran
los fragmentos de voces ajenas; el segundo es aquel que se incluye en el discurso de base y
es atribuido a otro locutor. El encadenamiento o la relación que se establece entre ambos
puede variar según límites que van desde la disyunción hasta la conjunción o fusión sin marcas
claras para distinguirlos.
En este sentido, es posible entender los estilos directo, indirecto e indirecto libre como
modelos morfosintácticos de inclusión de un discurso en otro, pero esta perspectiva (que
incluiremos) no resulta suficiente, dado que las citas son un hecho enunciativo que
pertenece al discurso y que adopta expresiones diferentes en función de las intenciones
106
comunicativas del enunciador. Por lo tanto, es importante entenderlas como diferentes
estrategias discursivas que se prestan a usos discursivos muy diferentes, generando
asimismo diferentes efectos de sentido.
Discurso directo:
Ejemplo:
“Fue algo planificado por la lista verde de la Unión Ferroviaria, vinieron a buscar
un muerto y se lo llevaron. La Policía nos agredía a nosotros”, contó Marcelo,
amigo del joven fallecido. (Clarín, 20 de octubre de 2010)
Supone una ruptura o una discontinuidad entre el discurso citante y el citado. La frontera
entre ambos es nítida: en los textos está marcada a menudo por dos puntos, comillas (como en
nuestro ejemplo) o guiones, y por la presencia de los verbos introductores que – ubicados al
inicio, en el medio, o pospuestos al discurso citado – anuncian que existe otro segmento cuya
voz es de otro locutor (el verbo contó, pospuesto al discurso citado en el ejemplo); en los
enunciados orales, es indicada por rasgos suprasegmentales como juntura o tono. Además,
tanto el discurso del locutor que cita como el discurso del locutor citado conservan las marcas
de su enunciación, es decir que cada uno posee una localización distinta para los deícticos
empleados en cada caso (vinieron, nosotros, son deícticos que corresponden a la situación del
locutor citado).
Discursivamente, produce un efecto de fidelidad al original, la ilusión de “reproducir” el
discurso del otro; da la impresión de constituir un documento veraz, un fragmento verbal
auténtico. Esta ilusión es evidente en el discurso directo que aparece en los textos literarios,
donde no tiene sentido hablar de reproducción fiel de las palabras de un personaje cuando éste
y su discurso son ficticios, son una creación del autor. De manera que más que “reproducir”
palabras que se dijeron, lo que se logra a través de esta estrategia discursiva es una puesta en
escena, una teatralización, cuyo efecto es colocar en primer plano la voz del otro. En el caso
puntual del discurso de la información, el discurso referido en estilo directo no tiene tanto valor
dramático, sino que tiene un valor testimonial, contribuye a crear un “efecto de verdad”. De allí
que sea explotado tanto por el periodismo como, en la conversación cotidiana, por aquellos
hablantes que quieren presentar los hechos “tal cual” reduciendo su intervención al máximo
para dar la impresión de objetividad.
Discurso indirecto:
Ejemplo:
El gremialista Pablo Díaz, líder del grupo de la Unión Ferroviaria que enfrentó
este mediodía a trabajadores tercerizados y a militantes de grupos de izquierda
107
que protestaban cerca de la estación Avellaneda, negó tajantemente que de su
sector partieran los balazos que mataron a Mariano Ferreyra e hirieron de
gravedad a Elsa Rodríguez. (Clarín, 20 de octubre de 2010)
El discurso citado pierde su autonomía, se subordina sintácticamente al discurso citante,
introducido por el verbo de decir más la conjunción “que” (negó que, en nuestro ejemplo) y éste
borra sistemáticamente las huellas de la otra enunciación: las personas y los indicadores
espacio-temporales del discurso citado, en efecto, se localizan respecto de la situación de
enunciación del discurso citante (su sector, partieran).
Al no existir ruptura sintáctica y tipográfica, podría decirse que la presencia del discurso
referido es menos fuerte dentro del texto que lo contiene. Se trata de la narración de
enunciados ajenos, es decir que las palabras de otra persona no se teatralizan, sino que se
relatan. En la medida en que no conserva la materialidad del enunciado supone una
interpretación del discurso del otro, una versión del mismo, y da lugar a síntesis o despliegues,
según los casos. Al hacerse cargo del discurso citado, al integrarlo al suyo, el hablante se
muestra, poniendo de manifiesto sus posiciones ideológicas o afectivas. Por eso es siempre
interesante comparar las distintas formas de referir en estilo indirecto un mismo enunciado.
Discurso indirecto libre:
El estilo indirecto libre se define por la imposibilidad de reconocer una fuente enunciativa
única ya que, y éste es su rasgo específico, las voces se contaminan, hablan a un mismo
tiempo, no hay marcas claras para distinguirlas. Esta forma se utiliza fundamentalmente en la
lengua escrita y, en particular, en la narración literaria. Observemos un ejemplo tomado de una
crónica periodística referida al inicio de un juicio por delitos de lesa humanidad, conocido como
“Circuito Camps”:
Chicha también estaba ahí. Pese a sus ojos casi ciegos, a su bastón, se sentó a
la espera, como en cada comienzo de juicio, de que, a lo mejor, alguno de ellos,
esta vez, diga algo. (Alejandra Dandan, “Veintiséis represores frente a sus
atrocidades” Página/12, 13 de septiembre de 2011)
El uso de la tercera persona se combina con una serie de estrategias discursivas que
ubican a la cronista en el lugar de los hechos, en la sala de audiencias, como testigo presencial
de aquello que describe y narra. En el fragmento citado, su voz se confunde con la de la
persona descripta, María Isabel Chorobik de Mariani, alias Chicha, una de las fundadoras de
Abuelas de Plaza de Mayo. La descripción da paso a una voz que bien puede leerse como
expresión de los propios pensamientos o deseos de Chicha: “que, a lo mejor, alguno de ellos,
esta vez, diga algo”. Mediante el uso del discurso indirecto libre, la cronista construye una
suerte de narrador omnisciente, contaminando su voz con la de otra fuente enunciativa, que
más adelante en la crónica será puesta en primer plano con la introducción de enunciados
referidos en discurso directo. La elección, en primer lugar, del discurso indirecto libre constituye
108
una estrategia que produce un efecto de acercamiento, de empatía, de solidaridad con Chicha.
Distintas serán las estrategias utilizadas para dar voz a los represores acusados, entre las
cuales la cronista privilegiará la elección de islotes textuales, una de las formas híbridas que
veremos a continuación.
Formas híbridas: Entre los casos mixtos mencionaremos brevemente dos muy utilizados
en la prensa escrita: el discurso directo con que, denominado directo porque no se realiza
ningún ajuste de los deícticos a la nueva situación comunicacional (Ej: Lavagna afirmó que “se
necesitan alrededor de 20 mil millones de pesos para pagar el 82% (…)”) y los islotes
textuales, estructura de discurso indirecto donde se pone entre comillas un fragmento atribuido
al locutor citado, lo que permite al locutor citante “pegarse” a su lenguaje y a su punto de vista,
pretendiendo restituir su palabra o, por el contrario, indicar que dicho fragmento es exclusivo
del discurso ajeno, del cual él mismo no se hace responsable (Ej: Los opositores se afincaron
en “lo natural”).
En el caso de la cobertura de Alejandra Dandan del juicio por delitos de lesa humanidad en
el circuito represivo de Ramón Camps, esta estrategia es privilegiada al momento de dar
cuenta de las declaraciones de los represores, como forma de “despegarse” de esos dichos:
El represor Miguel Etchecolatz abrió con su declaración indagatoria una nueva
jornada del juicio oral por el circuito Camps. Pronunció varias veces el nombre
del desaparecido Julio López, lo llamó caso “politizado” y testigo “aleccionado”.
Se presentó como “preso político” y se quejó de los escraches de los “jóvenes
idealistas”. Con una frase confusa prometió que iba a aportar “datos y
elementos” de prueba sobre Clara Anahí Mariani, la nieta de Chicha Mariani,
aquella beba de tres meses secuestrada en noviembre de 1976 cuando en el
operativo de la casa de la calle 30 de La Plata asesinaron a su madre, Diana
Teruggi, y a otros cuatro militantes. (Alejandra Dandan, “Anuncio que provoca
más sospechas”, Página/12, 4 de octubre de 2011)
Por otro lado, los islotes textuales son ampliamente utilizados en el discurso de la
información porque permiten conjugar las ventajas del discurso directo e indirecto, ya que
restituye las palabras empleadas por el locutor citado, a la vez que permite condensar el
sentido de los dichos referidos.
Como hemos visto, en la cita de las voces de otros la subjetividad aparece en tanto el
discurso ajeno, probablemente interpretado, es traído hacia el discurso de base con un
propósito concreto: buscando vivacidad, dramatismo, veracidad o autenticidad; autoridad u
orientación argumentativa. Asimismo, la elección de diferentes verbos de decir o verbos
introductorios revela cargas valorativas que producen diferentes efectos sobre el discurso
citado y muestran la distancia o la adhesión a las palabras del otro. En efecto, el verbo
introductor da un marco para la interpretación del discurso citado. Si un verbo como “decir”
puede parecer neutro, no es el caso de “confesar” que implica que el dicho referido constituye
109
una falta o de “revelar”, que presupone la verdad de lo que el discurso citado afirma, por
mencionar algunos ejemplos.
Muchos de estos verbos implican:

una toma de posición del hablante acerca del valor de verdad que hay en las palabras
o en la actitud de la otra persona (confesar, admitir, reconocer, pretender, revelar, dudar);

una explicitación de la intención perseguida (aconsejar, pedir, rogar, prometer,
ordenar, jurar);

una caracterización a partir una tipología de los discursos (argumentar, relatar,
describir, exponer);

una especificación del modo de realización fónica (gritar, susurrar, proferir);

una ubicación dentro de una cronología discursiva (repetir, reiterar, insistir, replicar,
contestar).
Volviendo al fragmento citado a propósito de los islotes textuales, nótese la carga valorativa
de verbos introductorios tales como “lo llamó caso “politizado””, “se quejó de los escarches”.
La teoría polifónica de la enunciación
Con la noción de polifonía, Ducrot (1984) formula que el autor de un enunciado no se
expresa directamente sino que pone en escena, en el enunciado mismo, un cierto número de
personajes, de figuras discursivas. El sentido del enunciado nace de la confrontación de los
diferentes personajes, es pues el resultado de diferentes voces que aparecen con estatutos
lingüísticos y funciones diferentes. Los personajes a los que nos referimos son figuras
discursivas que el propio sentido del enunciado genera. Ducrot hablará de tres figuras
esenciales: el sujeto empírico, el locutor y el enunciador.
El sujeto empírico, representado por las siglas SE, es el autor efectivo, el productor del
enunciado. Determinar quién es el autor efectivo de un enunciado resulta más complicado de lo
que parece. En los ejemplos que introdujimos al comienzo de este trabajo se puede observar
que uno de los artículos citados es realmente atribuido a un autor, Mario Wainfeld, pero
también podríamos decir que es dominado por una instancia autorial superior, llamada macro
enunciador: el diario, “la redacción”. Según la perspectiva que se adopte, puede decirse tanto
que se trata de un artículo de Mario Wanfield como de un artículo de Página/12. El segundo
artículo citado ni siquiera está firmado, lo que descansa en el hecho de que, de todos modos, el
diario es el macro enunciador del conjunto de sus artículos, que son complementarios para
formar un todo.
La determinación del SE no es un problema lingüístico.
El locutor, representado por L, es el presunto responsable del enunciado, la persona a quien
se atribuye la responsabilidad de la enunciación en el enunciado mismo. En la mayoría de los
enunciados, el locutor está inscrito en el sentido mismo del enunciado y está reflejado en las
110
marcas de primera persona. Se trata de una ficción discursiva, que no coincide necesariamente
con el SE, puede ser incluso totalmente diferente. Esta distinción entre L/SE permite conceder
la palabra a seres, o incluso a objetos, que no tienen la posibilidad de hablar. Ejemplo: Si
encontramos un perro extraviado, con una placa en su collar que dice “Me llamo Bobi, vivo en
la calle 14 N° 354”, es el perro quien se convierte en locutor, pues el “me llamo” y “vivo” lo
introducen como el responsable de dicha enunciación. Por otro lado, tal distinción hace posible
entender la existencia de enunciados que no tengan L, como por ejemplo los refranes, que sin
embargo necesariamente son producidos por un SE.
El enunciador, representado por E, es el origen de un punto de vista que se presenta en el
enunciado. Puede haber varios enunciadores, puesto que no son personas, son “puntos de
perspectiva” abstractos. Estos puntos de vista remiten a contenidos asumidos, planteados como
verdaderos por una “fuente” que no es necesariamente un individuo de carne y hueso. El locutor se
posiciona respecto de los enunciadores, coincidiendo con ellos o no. Según Ducrot, diversas
razones nos incitan a comprender muchos enunciados negativos como si fueran refutaciones de los
enunciados afirmativos correspondientes, que se atribuyen a un enunciador ficticio. Tomemos como
ejemplo este fragmento de un discurso de Néstor Kirchner, del 25 de mayo del 2003:
En nuestro proyecto ubicamos en un lugar central la idea de reconstruir un
capitalismo nacional que genere las alternativas que permitan reinstalar la
movilidad social ascendente. No se trata de cerrarse al mundo, no es un
problema de nacionalismo ultramontano, sino de inteligencia, observación y
compromiso con la Nación.
El enunciado "No se trata de cerrarse al mundo, no es un problema de nacionalismo
ultramontano" constituye una especie de diálogo cristalino en que un enunciador (que en este
caso puede ser asimilado a la oposición) afirma “Lo que ustedes proponen es cerrarse al
mundo, ésa es una posición nacionalista ultramontana” y en que un segundo enunciador (que
puede ser asimilado al locutor) lo contradice y corrige.
Otro fenómeno que puede entenderse en el marco de la polifonía es la ironía. Según
Maingueneau (2009) se puede analizar este tipo de enunciado como una suerte de puesta en
escena por la cual el enunciador deja oír por su boca a un personaje que diría seriamente algo,
pero de quien L se distancia por diversos indicios en el mismo momento en que le da la
palabra. L no es asimilado a E, origen del punto de vista expresado en la enunciación, y que L
considera absurdo. El hablante presenta una actitud de distanciamiento: dice una cosa, pero
quiere decir otra, la contraria. En la ironía no hay marca textual, se deduce por el contexto y el
conocimiento de las cosas, y suele ir acompañada de entonaciones particulares. Esto hace que
sea por esencia ambigua y no siempre descodificada correctamente: en esos casos, el
alocutario no logra establecer si el enunciador es o no es irónico.
La ironía es un recurso muy utilizado para llevar a cabo críticas y está presente en muchos
textos periodísticos de opinión, sobre todo. Por ejemplo, en ocasión de la última cumbre entre
la Unión Europa y América Latina y El Caribe, llevada a cabo en Madrid, una columnista del
111
diario español El Mundo tituló su artículo de opinión del 19 de mayo de 2010: “Lady Cristina y el
conde Evo - Los líderes de Argentina y Bolivia reemplazan a su homólogo Hugo Chávez”.
Nombrar a estos mandatarios utilizando títulos nobiliarios y de la realeza, constituye un gesto
irónico, en tanto la nota enfantiza que los mencionados líderes sostuvieron una postura de
fuerte crítica ante a la Unión Europea, que es equiparada a las intervenciones “irreverentes” del
Presidente venezolano en las reuniones internacionales.
Las formas lingüísticas presentadas en los ejemplos anteriores (negación, ironía) son sólo
algunas de las muchas posibilidades con las que un locutor puede poner en escena diversos
puntos de vista o enunciadores.
A modo de cierre
Numerosos autores se han interesado por la polifonía enunciativa y por la pluralidad de
voces del discurso, mostrando la gran variedad de posibilidades que ofrece la lengua de
inscribirlas y ponerlas en interacción dentro de un mismo enunciado.
Con este artículo, de carácter introductorio, se quiere dejar constancia de que la polifonía es
un hecho que está presente en multiplicidad de textos a los que nos enfrentamos a diario, y es
fundamental para la construcción e interpretación del sentido de éstos. De ahí la importancia de
profundizar en este fenómeno en el marco de la lingüística contemporánea y, particularmente,
en los estudios sobre el discurso de la información.
Bibliografía
Bajtín, M. (1982). Estética de la creación verbal. México: Siglo XXI editores.
Calsamiglia Blancafort, H. y Tusón Valls, A. (2001). Las cosas del decir. Manual de análisis del
discurso. Barcelona: Editorial Ariel.
Ducrot, O. (1984). El decir y lo dicho. Buenos Aires: Paidós.
García Negroni, M. M. y Tordesillas Colado, M. (2001). La enunciación en la lengua. De la
deixis a la polifonía. Madrid: Gredos.
Genette, G. (1989). Palimpsestos. La literatura en segundo grado. Madrid: Editorial Taurus.
Maingueneau, D. (2009). Análisis de textos de comunicación. Buenos Aires: Nueva Visión.
-----------------------(1989). Introducción a los métodos de análisis del discurso. Buenos Aires:
Hachette.
Marafioti, R. (comp.) (2001). Recorridos semiológicos. Buenos Aires: editorial Eudeba.
Marín, M. (2009). Conceptos clave: gramática, lingüística, literatura. Buenos Aires: Aique.
--------------(2008). Lingüística y enseñanza de la lengua. Buenos Aires: Aique.
Mendoza Zelis, P. y Bruno, M. (2001). “Facebook y las otras lecturas en una trama intertextual”.
La Plata: Actas del Primer Encuentro de la Línea de Escritura, Centro de Investigación en
Lectura y Escritura (CILE), Facultad de Periodismo y Comunicación Social – Universidad
Nacional de La Plata.
112
CAPÍTULO 7
El valor de la subjetividad en las palabras
Claudia Inés Suarez y Claudia Marcela Festa
Algunas pistas acerca de la subjetividad en el lenguaje
Uno de los lugares desde donde se puede problematizar el tema de la subjetividad en el
lenguaje 52 es la concepción clásica de enunciación de Émile Benveniste, quien plantea que
“(…) es en y por el lenguaje como el hombre se constituye como sujeto, porque el solo lenguaje
funda en realidad, en su realidad que es la del ser, el concepto de ‘ego’”. (2007: 180). Es decir,
el hombre pone a funcionar la lengua en un acto de apropiación individual y enuncia su
posición de locutor mediante lo que denomina indicios específicos y procedimientos accesorios,
“antes de la enunciación, la lengua no es más que la posibilidad de la lengua” (Benveniste,
2008: 84). Ahora bien, producido el acto de la enunciación se produce una conversión
individual de la lengua en discurso: “después de la enunciación la lengua se efectúa en una
instancia de discurso, que emana de un locutor, forma sonora que espera un auditor y que
suscita otra enunciación a cambio”. (2008: 84)
Sostiene Benveniste que cuando el sujeto se declara locutor y asume la lengua, implanta a un
otro diferente a sí mismo y a partir del cual establece un diálogo. Asimismo, es necesario destacar
en la constitución del proceso de enunciación que el locutor, en ese “acto individual de apropiación
de la lengua introduce al que habla en su habla” (2008: 85), así, cada discurso está dotado de un
centro de referencia interna que puede entenderse como un rasgo de subjetividad, que queda
definido por el estatuto lingüístico de la persona. Es decir que la enunciación se efectúa porque
cada locutor se pone como sujeto y remite a sí mismo como “yo” en su discurso, y a su vez, remite
a un “tú” a quien se dirige, por medio de su alocución. “Toda enunciación es, explícita o implícita,
una alocución, postula un alocutario.” (Benveniste, 2008: 85)
En esta suerte de diálogo ocurre una situación de reciprocidad en la que se da
una alternancia del uso del lenguaje y por su intermedio el “yo” -que se refiere al
acto de discurso individual en el que es pronunciado- se dirige a un “tú” que
luego se torna en un “yo” para dirigirse al “tú” y en esto sucede la “realidad
dialéctica, que engloba los dos términos y los define por relación mutua, (…) se
descubre el fundamento lingüístico de la subjetividad”. (2008: 181)
52
El problema de la subjetividad en el lenguaje también ha sido trabajado en los cap. 3 y 4 de esta misma edición.
113
Desde esta perspectiva se entiende la enunciación, entonces, como la puesta en
funcionamiento de la lengua por un acto individual de apropiación, el individuo se apropia del
aparato formal y en ese mismo acto deja la impronta de su propia subjetividad. Precisamente
uno de los fundamentos de la subjetividad está en el ejercicio mismo de la lengua, en este
sentido, el sujeto hablante le imprime sus propias huellas al enunciado que se traduce en
intenciones, competencias ideológicas, culturales y factores psicosociales, prejuicios, la
conceptualización de sí mismo y del mundo, entre otros tantos sentidos.
El mundo de los subjetivemas
A partir de lo que Benveniste desarrolla en “El aparato formal de la enunciación” se puede
observar que el locutor toma la lengua como instrumento y enuncia su posición mediante
indicios específicos (índices de persona, índices espacio-temporales, tiempos verbales) y
procedimientos accesorios que permiten observar cuál es la posición del enunciador frente a lo
que está enunciando.
Entre las mencionadas marcas que denotan la presencia del locutor en el discurso aparecen
los denominados subjetivemas: unidades léxicas presentes en un determinado discurso que
informan sobre un grado de evaluación (afectivo o valorativo) y se expresan en algunos
sustantivos, adjetivos, verbos y adverbios. Y es a través de la manifestación de la lengua en el
habla, por un acto individual de utilización o un “acto comunicativo individual” (KerbratOrecchioni, 1997) que el locutor selecciona, entre las opciones que ofrece el léxico, por la
construcción de un discurso objetivo – borrando las huellas de su propia subjetividad mediante
la utilización de términos que poseen cierta estabilidad - o un discurso subjetivo donde se pone
de manifiesto.
En palabras de Kerbrat Orecchioni (1997:10), “[…] el porcentaje de subjetividad varía de un
enunciado a otro en la medida en que las unidades pertinentes desde este punto de vista
pueden estar presentes en mayor número o con mayor densidad […]”, razón por la cual, es
conveniente detenerse en la exploración de las unidades significantes que presentan rasgos
subjetivos destacando el carácter gradual de la oposición objetivo/subjetivo presente en las
unidades de la lengua.
Una primera identificación, según los rasgos semánticos de los elementos léxicos
considerados subjetivos, los distingue en:

Afectivos

Evaluativos, y estos en:
a)
axiológicos, le otorga al objeto denotado un rasgo bueno/ malo
b)
modalizadores, atribuye un rasgo del tipo verdadero/falso
114
a)
Los sustantivos axiológicos
(1) GOLAZO Y TRIUNFAZO (Diario Olé 24/02/2012)
(2) GIGLIOTTI, UN ANIMAL DEL GOL QUE LE RESPONDE A CARLOS BIANCHI E
ILUSIONA A BOCA (Cancha Llena 25/10/13)
Según Kerbrat Orecchioni, el rasgo axiológico puede localizarse en un sufijo (“golazo”,
“triunfazo”) cuyo rasgo evaluativo lo otorga un soporte significante específico – en este caso
elogioso (laudatorio) -; o bien, el rasgo axiológico se puede localiza en el nivel del significado
de la unidad léxica y depende de varios elementos como el tono, el contexto, entre otros (como
en el caso de “Gigliotti, un animal del gol” donde el término animal, habitualmente peyorativo
para referirse a una persona inserto en este cotexto adquiere una connotación valorizadora).
¿Qué sucede en estos otros ejemplos?
(3) En mayo pasado, el mismo Morales se quejó de que algunos opositores a su gobierno
le tratan de "burro, animal, ignorante" en diversos comentarios en facebook (Clarín, 23/10/12)
(4) MADURO ANALIZA APLICAR UN BRUTAL TARIFAZO PARA LOS COMBUSTIBLES
(Clarín, 18/12/13)
El rasgo axiológico en el nivel del significado de la unidad “animal” del ejemplo (3) adquiere,
en este caso, un carácter evaluativo de depreciación (peyorativo) respecto del referente y por
tanto, un juicio apreciativo del hablante dando cuenta de que las palabras insertas en un
contexto y cotexto (y acompañadas de otros significantes como los entonacionales o gráficos)
pueden implicar consecuencias evaluativas, como también sucede en la unidad léxica “tarifazo”
del ejemplo (4), ya no solo por el sufijo sino por su relación con “brutal”.
Los adjetivos
En la categoría de los adjetivos la subjetividad es más compleja. Kerbrat Orecchioni distingue,
no sin antes advertir que “todo es relativo en el uso de los adjetivos”, entre dos clases: objetivos y
subjetivos y, dentro de estos últimos, distingue adjetivos afectivos y evaluativos; a su vez, los
adjetivos evaluativos se pueden clasificar como axiológicos y no axiológicos.
Por otra parte, se consideran como objetivos aquellos adjetivos donde el locutor sólo
informa sobre el objeto denotado sin tomar posición sobre él, aunque su neutralidad siempre es
relativa a su contexto.
(5) María es soltera/ casada - El cielo está azul / celeste – Es macho/ hembra
Los adjetivos subjetivos, por el contrario, expresan no solo una propiedad del objeto sino
también una reacción emocional o valorativa respecto del referente denotado:
115

Adjetivos afectivos
(6) UNA EX AMANTE ARGENTINA PUBLICA UN ESCANDALOSO LIBRO SOBRE
STRAUSS-KAHN (Revista de Cultura Ñ, Clarín, 21/02/2013)
(7) LA ESCANDALOSA MUERTE DE FORT, EN LAS TAPAS DE LOS DIARIOS
(DiarioVeloz.com 29/11/2013)
(8) RELATO ESTREMECEDOR DE LAS TORTURAS QUE SUFRIÓ UNA MUJER ANTES
DE MORIR (Página/12-13/06/2006)
Para tener en cuenta:
La anteposición de adjetivo a sustantivos puede presentarse como rasgo de afectividad,
como así también puede connotar cierta versión estereotipada del discurso poético o
simplemente rasgos de estilo. Dos ejemplos:
(9)
Y la interrogación que sube a mi garganta
al mirarlos pasar, me desciende, vencida:
hablan extrañas lenguas y no la conmovida
lengua que en tierras de oro mi vieja madre canta.
(Desolación- Gabriela Mistral- 1918)
Kerbrat Orecchioni advierte sobre la posibilidad de que el rasgo axiológico se intersecte con
el rasgo afectivo, ya que si bien no son coincidentes presentan afinidades dadas por lo
emocional y la valorización
Las dos clases (a) y (c), pues, no coinciden. Pero se intersectan, ya que
algunos términos ("admirable", "despreciable", "excitante", "irritante",
118
etc.)
deberán admitirse simultáneamente en las dos (son los axiológico-afectivos),
en tanto que otros, fundamentalmente afectivos o axiológicos, se cargarán
fácilmente en el contexto con una connotación axiológica o afectiva.
(Kerbrat-Orecchioni, 1997: 112)

Adjetivos Evaluativos (axiológicos y no axiológicos):
Los Adjetivos Evaluativos Axiológicos determinan un juicio de valor e implican una doble
norma: referida a la clase del objeto al que se atribuye una propiedad y referida al sujeto de la
enunciación y, por lo tanto, relativa a sus sistemas de evaluación (estética, ética, etc.). Son, por
lo tanto, doblemente subjetivos en tanto contienen la ideología del locutor y ponen de
manifiesto una toma de posición (por ejemplo: bueno/malo, bello/feo) como en las siguientes
muestras:
(10)
BELLO REFLEJO DE LA INTIMIDAD Y LA AMISTAD - VIRGINIA INNOCENTI Y
OSMAR NÚÑEZ RECREAN LA APASIONADA RELACIÓN DE 25 AÑOS ENTRE ANNA
MAGNANI Y TENNESSEE WILLIAMS- (Tiempo Argentino, 04.03.2013)
116
(11)
“DESDE GUATEMALA TENGO UN ESPEJO MUY FEO DEL UNIVERSO” -EL
AUTOR (RODRIGO REY ROSA) DICE QUE CADA VEZ LE CUESTA MÁS VIVIR EN SU PAÍS,
PERO SIGUE ESCRIBIENDO SOBRE GUATEMALA (Página 12, 11/11/2013)
(12)
EL PAPA REPARTIÓ MISERICORDINA, UN "REMEDIO BUENO PARA EL
CORAZÓN" -FRANCISCO BROMEÓ CON LOS FIELES Y LES OBSEQUIÓ ROSARIOS
ENVASADOS COMO MEDICINAS- (La Nación, 18/11/2013)
(13)
ESPAÑA CREÓ UN "BANCO MALO" PARA CONFORMAR A LA EUROZONA
(Página/12 31/08/2012)
(14)
"HAY QUE TRATAR DE SER UN PAÍS NORMAL" DIJO EL PRESIDENTE DE ABA,
LA CÁMARA DE BANCOS EXTRANJEROS. (La Nación, 29/5/2011 | Publicado en edición
impresa. Artículo de Florencia Donovan.
Es notable en el último ejemplo cómo el adjetivo “normal” se presenta como elogioso a partir
del objeto al que se aplica y del sistema de evaluación del agente que lo emplea.
Los Adjetivos Evaluativos No Axiológicos implican, a diferencia de los evaluativos
axiológicos, una evaluación cualitativa o cuantitativa, sin juicio de valor o actitud afectiva.
(15)
HOY LA TEMPERATURA ES BAJA.
(16)
EL HOMBRE ERA MUY ALTO.
(17)
MI DEPARTAMENTO ES PEQUEÑO.
Estas evaluaciones dependen de la idea que el locutor tenga sobre la norma de evaluación,
es decir que el uso de un adjetivo evaluativo es relativo a la idea que el hablante se hace de la
norma de evaluación para una categoría dada de objetos. Si bien no enuncian un juicio de valor
ni actitud afectiva del hablante, dejan ver las valoraciones de los grupos sociales acerca de las
cosas (en el tercer ejemplo, “pequeño” da cuenta de la norma de evaluación en la que se
coloca el locutor para su percepción del tamaño que debe tener un departamento).
Sin embargo, los evaluativos pueden tener un uso axiológico, como se evidencia en la
utilización de “enorme” (evaluativo no axiológico cuantitativo, empleado para dar cuenta del
excesivo tamaño de algo) en los siguientes ejemplos:
(18)
“UN ENORME PASO PARA LA REGIÓN” (Página/12, 30/08/2013)
Este titular del diario Página/12 se refiere al comentario que sobre la Ley de Servicios de
Comunicación Audiovisual (N. º 26.522) realizó el relator especial de Naciones Unidas para la
Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, Frank William La
Rue, quien aseguró: “fue un enorme paso para América latina y para la democratización de los
medios”. Con lo cual, respecto de la democratización (valoración positiva de enorme) esa Ley
es importante y positiva a juicio del relator.
117
(19)
“LA PRUEBA MÁS CONCRETA DE LA VERDADERA INTENCIÓN DEL GOBIERNO
CON ESTA LEY, HA SIDO LA ENORME COLONIZACIÓN OFICIAL DE MEDIOS PRODUCIDA
DESDE SU SANCIÓN” (Clarín, 29/10/13)
La cualidad de la “enorme” colonización (valorización negativa de enorme) describe la
postura del grupo Clarín expresada en la postura del medio frente al fallo por la ley de medios
emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación Argentina.
Los verbos
Del mismo modo que se han estudiado los sustantivos y los adjetivos, los verbos (como
toda unidad léxica) se presentan como subjetivos en tanto pueden evaluar la acción que
nombran pero también al sujeto que la realiza. Sostiene Kerbrat Orecchioni que “los verbos le
presentan al análisis problemas más complicados que los sustantivos y los adjetivos, cuyo valor
evaluativo eventual queda generalmente a cargo del sujeto hablante” y por ello es conveniente
analizarlos distinguiendo:

¿Quién hace el juicio evaluativo?
1.
El locutor:
(20)
MORENO PRETENDE BAJARLE EL TECHO AL DÓLAR BLUE: AHORA QUIERE
VERLO A $ 6 (Clarín, 23/03/13)
(21)
"DESEO QUE LA SELECCIÓN JUEGUE LOS SIETE PARTIDOS DEL MUNDIAL"
Julio Grondona, Canchallena, La Nación - 27/11/2013
2.
Un actante del proceso, en general el agente, que puede coincidir con el sujeto de la
enunciación
(22)
MORENO QUIERE BAJARLE EL TECHO AL DÓLAR BLUE.
(23)
JULIO GRONDONA DESEÓ QUE LA SELECCIÓN JUGARA LOS SIETE PARTIDOS
DEL MUNDIAL

¿Qué es lo que se evalúa?

¿Cuál es la naturaleza del juicio evaluativo?
En virtud de la perspectiva enunciativa adoptada por Kerbrat Orecchioni, a quien seguimos
en estos conceptos, quien hace el juicio evaluativo es lo más importante, y permite clasificar los
verbos en verbos subjetivos ocasionales y verbos intrínsecamente subjetivos.
118
3.
Verbos subjetivos ocasionales: no implican un juicio evaluativo más que cuando están
conjugados en primera persona.
(24)
“MESSI ES EL MEJOR Y PASTORE ME ENCANTA” (Dani Alves, Diario Olé)
Evaluación del tipo bueno/malo, en verbos que expresan sentimientos como encantar,
apreciar, adorar o un comportamiento verbal como pedir, denostar, alabar, etc.
(25)
“ME PARECE QUE ME INSULTABAN" (José Sand, Diario Olé)
Evaluación del tipo verdadero/ falso/ incierto en los verbos de percepciones (parecer) o de
opinión (creer, opinar, considerar)
4.
Verbos intrínsecamente subjetivos: Implican una evaluación cuya fuente siempre es el
sujeto de la enunciación. Una evaluación del tipo bueno/malo en verbos como: gritar, susurrar,
vociferar, perpetrar, cometer, reincidir, fracasar, triunfar, merecer, confesar, etc.
(26)
“CONFIESO QUE ES MUY RARA LA NOCHE QUE NO SUEÑE CON GOLES
ESPECTACULARES, HERMOSOS Y MÍOS” (Nicolás Blandi, Diario Olé)
(26) “NOS GRITABAN ‘BAJÁ LA CÁMARA, NO FILMÉS’” (Gabriela Carchak, Página/12)
Y una evaluación del tipo verdadero/ falso/ incierto como en los verbos de opinar, de juzgar
y verbos de decir, como en la siguiente serie:
(27) "LE FALLÉ A MUCHA GENTE", ADMITIÓ. SE NEGÓ A DECIR SI DEJARÁ EL
53
CARGO .
(28) "LE HE SIDO INFIEL A MI MUJER. INICIE UNA RELACIÓN CON UNA MUY
QUERIDA AMIGA DE ARGENTINA", RECONOCIÓ EL GOBERNADOR REPUBLICANO 54.
(29) "LA HE HERIDO A ELLA (A SU AMANTE). LES HE HERIDO A TODOS USTEDES. HE
HERIDO A MI ESPOSA. HE HERIDO A MIS HIJOS. HE HERIDO A AMIGOS... HE HERIDO A
MUCHA GENTE DISTINTA", HA SEÑALADO AL REVELAR QUE HA TERMINADO LA
RELACIÓN EN ARGENTINA Y QUIERE RECONCILIARSE CON SU MUJER 55.
53
http://noticias.terra.com/noticias/Gobernador_de_carolina_del_sur_admite_infidelidad/act1825347
http://edant.clarin.com/diario/2009/06/24/um/m-01945515.htm
55
http://www.abc.es/
54
119
Conclusiones
Tal como puede observarse en las consideraciones anteriores, los subjetivemas o cargas
valorativas del léxico son marcas y/o huellas que el enunciador imprime en sus enunciados y al
hacerlo, establece valoraciones sobre el mundo. Al clasificarlos, Kerbrat-Orecchioni continúa y
desarrolla los conceptos de Benveniste y, a modo de inventario, clasifica las formas lingüísticas
que implican un grado alto de subjetividad. Son, entonces, sustantivos, adjetivos, verbos y
adverbios (no hemos analizado en este apartado los adverbios ya que su estudio amerita la
introducción de otra categoría: las modalidades) las categorías a través de las cuales el
hablante pone de manifiesto su propia subjetividad.
Bibliografía
Benveniste, É. (2008). “El aparato formal de la enunciación”, pp.82-91. En: Problemas de
lingüística general. Tomo II. México: Siglo XXI editores.
---------------------(2007). “De la subjetividad en el lenguaje”, pp. 179-187. En: Problemas de
lingüística general. Tomo I. México: Siglo XXI editores.
Marín, M. (2009). Lingüística y enseñanza de la lengua. Buenos Aires: Aique.
Kerbrat-Orecchioni, C. (1997). La enunciación de la Subjetividad en el lenguaje. Buenos Aires:
Edicial.
120
CAPÍTULO 8
La información como discurso.
Apuntes teóricos y propuesta metodológica
Alejandra Valentino y Claudia Fino
En este último capítulo proponemos una reflexión teórica y metodológica en una práctica
concreta, el análisis del discurso de la información (ADI). La idea del capítulo es retomar los
temas que se han trabajado a lo largo del libro y pensar un mapa no sólo para problematizar la
teoría que nos permita estudiar el discurso de la información sino también esbozar algunas
cuestiones claves en el momento de analizar un discurso particular como es el discurso de la
información. A lo largo del capítulo se indagará acerca de cómo el discurso de la información
refiere, comenta, provoca distintos acontecimientos mediáticos en un determinado estado del
discurso social. Algunas de las líneas teóricas desde las cuales se propone introducir la
temática son: el discurso social, el análisis del discurso de la información, la teoría de la
enunciación, el problema del género discursivo, entre otras. Vinculado a ello, se explicitarán
algunas cuestiones de tipo metodológicas, absolutamente necesarias para realizar un análisis
del discurso de la información desde el marco estudiado y relevado.
Precisamente, la reflexión sobre el análisis del discurso de la información es un insumo
privilegiado para analizar el lugar del discurso mediático en las complejas desviaciones de la
simbolización democrática, como así también, una herramienta más que importante para
democratizar el acceso a la palabra de sectores sociales históricamente excluidos.
La información como discurso
Aproximaciones genéricas al DI 56
Un paso previo a todo tipo de análisis consiste en reconocer algunas de las características
genéricas del discurso estudiado 57, en este sentido podemos decir que el DI comprende un
grupo complejo y heterogéneo de géneros, tipos, tramas y formatos discursivos que se pueden
56
Parte de este desarrollo teórico fue publicado en Valentino A. y Fino C., “El discurso de la información de la
catástrofe. El caso de las inundaciones en La Plata”. Revista Question – 2013: Incidente I. Vol. 1 N° 37 Facultad de
Periodismo y Comunicación Social. UNLP.
57
Tal como se desarrolló de manera minuciosa en el capítulo 2 de la presente edición.
121
caracterizar, por ejemplo, a partir de su situación de mediación. Patrick Charaudeau sostiene
que el discurso de la información (DI) se define a partir de lo que denomina la máquina
mediática (2003: 35) y ésta está constituida por tres lugares: productor-producto-receptor;
perspectivas presentes y evidentes en cada pieza discursiva que son absolutamente solidarias
en la construcción del sentido o, mejor dicho, de los sentidos que cualquier discurso informativo
produce. Ahora bien, estos momentos de la instancia discursiva no son independientes, sino
que actúan en forma solidaria. Una consecuencia importante de esta consideración tiene que
ver con que el sentido/los sentidos resultantes del acto de información se construyen en una
co-intencionalidad, por lo tanto, estos sentidos no representan únicamente la intención del
productor de la información, ni tampoco la del receptor, sino que se dan en forma solidaria y coconstruyen lo que operativamente podemos denominar información. Esta visión constructivista
de la información, que cuestiona una visión de información como “transmisión” de un saber
determinado, es esencial para entender el formato discursivo que sometemos al análisis.
Un lugar estratégico para estudiar la información es considerarla como un saber en forma
de discurso, es decir, un tipo particular de discurso que se produce, circula, se intercambia, se
compra, se vende y se negocia en nuestras sociedades contemporáneas. El enfoque del
discurso resitúa el lugar desde donde pensar estas formaciones ideológicas y destierra una
manera de considerar la “información” como sagrada, impoluta, aséptica, objetiva, lugar desde
donde se la ha considerado tradicionalmente.
Ahora bien, el cambio epistemológico que implica pensar la información como discurso tiene
algunas derivaciones que a continuación se detallan (Charaudeau, 2003):
a. La información es pura enunciación, lo que implica que necesariamente debemos
entender la compleja relación entre discurso y situación de enunciación para aproximarnos
a los sentidos que de esa relación se construyen. La información es siempre una elección
que se concreta en discursos, no sólo de contenidos sino de efectos de sentido para influir
sobre el otro.
b. La información se materializa, se visibiliza, se transforma en una multiplicidad de discursos
que pertenecen a diferentes lenguajes, ejemplos clásicos del tema es el DI que circula en
la gráfica, en internet, en los medio audiovisuales y/o radiales.
c. El DI tiene una doble finalidad: hacer-saber, lo que implica poner en la escena del discurso
determinados conocimientos sobre la actualidad social otorgándoles un valor desde
determinadas construcciones colectivas. Según Charaudeau, el sentido se construye en
un doble proceso de semiotización: por un lado el proceso de transformación que implica
“nombrar” un hecho, evento o acontecimiento desde una multiplicidad de lenguajes y por
otro lado, un proceso de transacción que otorga significación psicosocial al acto de
lenguaje, apoyándose en ciertos principios. El DI es una reconstrucción, una especie de
“espejo deformarte de lo social” .
122
d. La información conjuga dos tipos de saberes: los de conocimiento y los de creencia. Los
primeros son los que se supone que dan cuenta de las cosas de la manera más objetiva
posible, basados en la experiencia, en la observación, o en datos científicos y técnicos, aunque
es sabido que están atravesados por la experiencia cultural, social, civilizadora. Los saberes
de creencia dependen de sistemas de interpretación de lo posible y lo probable, a través de
afirmaciones con valor de evidencia desde lo ético, lo estético, lo hedonista, lo pragmático;
juicios estereotipados que circulan en la sociedad (modelo de conformidad social).
e. En el DI se puede distinguir entre valor de verdad y efecto de verdad, porque mientras el
primero es un valor objetivante y objetivado, producto de una construcción explicativa que
se apoya en instrumentos científicos; el efecto de verdad se origina en la creencia, en la
subjetividad de los sujetos en su relación con el mundo, con un saber de opinión.
f.
En el discurso informativo, el efecto de verdad está modulado por los motivos para dar una
información, por la identidad social de quien da la información y por la pruebas que tiene el
informador para dar veracidad.
g. Informar es siempre elegir diferentes estrategias discursivas, es decir, construcciones del
discurso con ciertas intencionalidades donde la “objetividad”, la “neutralidad”, es una de las
tantas estrategias que selecciona el macro enunciador para hablar sobre un tema social
h. El discurso de la información tiene fácil accesibilidad, nuestras sociedades
contemporáneas están interpeladas en forma permanente por este tipo de discurso,
somos seres mediados e informados.
i.
El discurso de la información, al igual que todo discurso, no es transparente, esto es
debido a que los discursos son creados, formados y posicionados a través de un proceso
de construcción cada vez más complejo.
j.
Para poder reconstruir el sentido/los sentidos del discurso de la información debemos
tener en cuanta por lo menos tres dimensiones analíticas: el campo de conocimiento que
trata, la situación de enunciación en la que se inserta y el dispositivo en el que circula.
La situación comunicativa es algo así como un escenario teatral, con sus limitaciones de
espacio, tiempo, relaciones, palabras, en el cual se interpretan los intercambios sociales y
se le otorgan un valor simbólico.
k. Las transformaciones culturales y los nuevos modos de acceso a la información han
reconfigurado las formas constitutivas del DI, lo que implica un cambio radical en el
concepto de información, de actualidad en la información y de veracidad en la información.
El formato discursivo se ha modificado sustancialmente a partir de la irrupción de las
nuevas tecnologías de la comunicación como de las redes sociales, tanto en la producción
de la información como en la recepción de la misma.
Supuestos de partida
Una de las cuestiones más importantes para trabajar el Análisis del discurso de la información
(ADI) radica en sospechar en forma permanente acerca del contenido de las piezas discursivas que
123
sometemos al análisis, precisamente como partimos de entender el lenguaje desde su opacidad,
desde la consideración de que en todo intercambio lingüístico es mucho más lo que no se dice que
lo que se dice explícitamente, el dato engañoso del contenido, de lo argumental, de “lo dicho”
muchas veces atenta contra lo que buscamos en el Análisis del discurso. A continuación se
explicitan algunos de los puntos de partida para realizar un análisis del discurso de la información:
a.
La opacidad del lenguaje: implica que el contenido en ciertas circunstancias suele
comportarse como un dato engañoso, poco fiable, en la mayoría de los casos ocultador de
un análisis del tema en cuestión.
b.
El AD permite dar cuenta de manera privilegiada del carácter inferencial del lenguaje, es
decir, ir más allá de lo textual. La sola descripción de las características textuales de una
pieza discursiva desde el dato lingüístico no resulta del todo importante para indagar
acerca del sentido del discurso (Santander, 2007)
c.
Diferenciación de oración / enunciado; sistema abstracto / discurso. Es obvio que el
discurso siempre se dirige hacia algo más que las reglas del uso de la lengua, “enlaza las
circunstancias en las que se habla o escribe con lo que se dice” (Charaudeau, 1997: 49)
d.
Forma y contenido no son disociables: las formas de hablar se unen a ideas en el discurso
social, la realización parcial del mensaje está dada en la forma del enunciado, porque
nuestras elecciones y posibilidades paradigmáticas siempre se dan en el marco de una
perspectiva ideológica.
e.
Todo lenguaje es ideológico: todo lleva la marca de maneras de conocer y de representar
el mundo que no son necesarias ni universales, que implican apuestas sociales y ocupan
una posición en la economía de los discursos sociales (Angenot, 2010:25)
f.
El ADI es el punto de contacto entre la reflexión lingüística y las otras ciencias humanas y
sociales.
Algunos recorridos teóricos
Un primer lugar para pensar teóricamente el Discurso de la información (DI) es entender la
información como discurso; ahora bien, el concepto discurso es polisémico, tiene múltiples
significados; cada significado va a corresponder a una determinada visión sobre el lenguaje.
Tradicionalmente, se opuso el concepto “texto” a “discurso”, mientras que la noción de texto da
cuenta de la materialidad del intercambio, el producto en sí, el discurso se relaciona con las
condiciones de producción, interpretación, los elementos de la situación enunciativa, en otras
palabras, con el proceso textual.
Revisemos distintas definiciones del concepto discurso:
-
Discurso 1: equivalente a “parole” de Saussure (2005: 55 y ss.), sinónimo del término habla,
vale decir toda utilización individual del lenguaje.
124
-
Discurso 2: unidad lingüística superior a la frase, objeto de estudio de la “gramática del texto”.
-
Discurso 3: en el marco de las teorías de la enunciación o de la pragmática, se entiende
como un enunciado en su dimensión interactiva.
Discurso 4: una serie o sucesión de frases que componen el enunciado encadenadas por un
-
conjunto de reglas.
-
Discurso 5: en la oposición lengua/discurso, es el uso de la lengua en un contexto particular.
-
Discurso 6: discurso como práctica social, esto quiere decir que existe una relación
dialéctica entre el discurso y el contexto. El discurso como cualquier otra práctica social es
complejo y heterogéneo (Calsamiglia y Tusón, 2001: 16), lo que no implica que sea caótico
sino que, por el contrario, podemos diferenciar distintos niveles de organización a través de
los cuales se puede manifestar.
En nuestro caso, entendemos la noción de discurso básicamente como una práctica social;
es decir, una forma de acción e interacción entre las personas que se articula a partir de un uso
lingüístico contextualizado. Este concepto se identifica desde esta perspectiva como una
interacción social. La realidad concreta del lenguaje, en cuanto discurso, no es el sistema
abstracto de formas lingüísticas, ni tampoco una enunciación monológica y aislada, ni el acto
psicofísico de su realización, sino el acontecimiento social de interacción discursiva, llevado a
cabo mediante la enunciación y plasmada en enunciados (Bajtín, 1979).
El discurso, sin duda, es parte de la vida social y, a su vez, es una herramienta que crea
vida social. Desde el punto de vista discursivo, hablar o escribir no es otra cosa que construir
piezas textuales orientadas a unos fines y que se dan en interdependencia con el contexto
(lingüístico, local, cognitivo y sociocultural). Nos referimos a cómo las formas lingüísticas se
ponen en funcionamiento para construir formas de comunicación y de representación del
mundo tal como lo expresan Calsamiglia y Tusón (2001: 13 y ss).
Los recorridos propuestos
Una vez que se ha delimitado la noción de discurso, se considera pertinente delimitar el
campo teórico 58 desde el cual poder estudiar nuestro objeto de estudio. La propuesta de
análisis discursiva siempre conlleva un recorrido interdisciplinario que focaliza los lugares de
cruce intertextual, porque el discurso siempre debe ser considerado como hecho histórico,
situado y acentuado a partir de la evaluación social. Entonces, por una parte, como dice
Maingueneau (2009), este análisis otorga el privilegio de situarse en el punto de contacto entre
la reflexión lingüística y las otras ciencias humanas; y por otra parte –como consecuencia
metodológica – nos obliga a priorizar un corte sincrónico, para obtener un objeto concreto que
posibilite un marco teórico y de consistencia a la idea de discurso social.
58
Parte de esta reflexión teórica ha sido publicado en la Actas del V Congreso Internacional de Letras Buenos Aires (2012).
125
Un primer escenario en la problemática:
la teoría de la enunciación
Tal como se ha desarrollado en los capítulos precedentes, en el marco de la Teoría de la
Enunciación, Benveniste (1970) dice que “la enunciación supone la conversión individual de la
lengua en discurso”, es decir que discurso, en su extensión más amplia es: “toda enunciación
que supone un hablante y un oyente, y en el primero, la intención de influir de alguna manera
en el otro”. El hablante se apropia del aparato formal de la enunciación de modo egocéntrico
(ego/hic/nunc), se instaura como locutor e instaura al receptor como alocutario, utilizando parte
de este sistema; y lo hace mediante un conjunto de signos específicos, los deícticos, y un
conjunto de procedimientos sintácticos, morfológicos y semánticos que fueron agrupados
posteriormente como modalidades y subjetivemas. Entonces, estas marcas del sujeto productor
de enunciados remiten - en primer lugar - al locutor, a su tiempo y espacio, y - en segundo
lugar - al alocutario, cuyo tiempo y espacio son, por lo general, los mismos que los del locutor.
En la medida en que el sujeto es el origen de su discurso, que éste es una representación
de lo real, un recorte probable con la marca de su formación social e ideológica, podemos decir
la utilización del lenguaje es siempre subjetiva, y que, a su vez, la objetividad resulta un efecto
de sentido más; un discurso objetivo es solamente el que oculta a su locutor mediante una
utilización particular de los elementos del aparato formal de la enunciación.
Si bien la producción de la comunicación mediática es una entidad compleja con muchos
tipos de actores, todos contribuyen a la elaboración de una enunciación más o menos
homogénea y unitaria del discurso mediático, con un proyecto común, representante de la
ideología de ese órgano de información. Como nos vamos a ocupar de la instancia de
enunciación discursiva, lo haremos desde las herramientas que brinda la Teoría de la
Enunciación, cuyo objetivo se fundamenta en investigar acerca de la subjetividad en el
lenguaje, es decir la inscripción del sujeto hablante en el discurso.
El discurso social en el debate
Por otra parte, en la concepción del discurso social como objeto compuesto, de
interacciones generalizadas, siempre se retiene la tesis bajtiniana de ver los enunciados como
“eslabones de cadenas dialógicas (...) penetrados por visiones del mundo, tendencias, teorías
de una época” (Angenot, 2012: 25).
Coincidimos con Bourdieu en “la ilusión del comunismo lingüístico”, es decir en la
imposibilidad de concebir una “lengua común”, ya que en lo discursivo existen tensiones,
procesos de dominación y censura, que se establecen desde el momento que se hallan
situaciones sociales desiguales. Como es sabido, Bourdieu establece un paralelismo con el
mercado económico y concibe un mercado lingüístico como un conjunto de intercambios
126
lingüísticos que los miembros de una comunidad de lenguaje sostienen en un determinado
contexto social.
Habitus + Mercado Lingüístico = Expresión Lingüística, Discurso
El Habitus es aquella producción de discurso que se ajusta a una “situación”, a un mercado
lingüístico, una competencia inseparablemente técnica y social (a la vez capacidad de hablar y
hacerlo de una determinada manera, socialmente marcada).
El mercado lingüístico es una situación social determinada, más o menos ritualizada, y
también, las leyes de formación de precio de producciones lingüísticas. El mercado conforma un
campo de interacción con leyes particulares de aceptabilidad, con un conjunto de relaciones de
fuerza, y los productos discursivos se legitiman en cada mercado a partir de esa aceptabilidad. El
sistema de reglas de formación de precios contribuye a orientar por anticipado la producción
lingüística, cómo se articula y se ejerce el poder simbólico. Tener capital lingüístico o simbólico es
tener legitimidad como enunciador, es decir, ser discursivamente valorado (tener precio) en el
mercado, de acuerdo con las leyes de oferta y demanda del mismo. Por eso, no puede haber
comunismo lingüístico, la ilusión se da porque hay una base de unidad, de coherencia formal del
conjunto del mercado que la establece, por ejemplo, la lengua oficial.
Angenot, coherente con las ideas de Gramsci y la teoría de los campos de Bourdieu, define el
discurso social como toda expresión escrita u oral en sociedad, sistema genérico que organiza lo
decible, lo narrable, lo opinable (sistema regulador de los discursos: reglas de producción y de
circulación y también sus productos). La Hegemonía discursiva - un elemento de la Hegemonía
cultural (más abarcadora, establece la legitimidad y el sentido de los distintos “estilos de vida”,
costumbres, actitudes,...) - es la hegemonía que se establece en el discurso social, en la manera en
que una sociedad dada se objetiva en textos, en escritos. Es el conjunto de mecanismos
unificadores y reguladores que aseguran a la vez la división del trabajo discursivo y un grado de
homogenización de retóricas, tópicas y doxas transdiscursivas. Se compone de reglas canónicas de
los géneros discursivos, de los estatus de los distintos discursos, de las normas del lenguaje
correcto y de las formas aceptables de la narración, de la argumentación y de la cognición
discursiva, y un repertorio de temas que se “imponen” a los espíritus.

Impone dogmas, fetiches y tabúes

Instrumento de control social

Instituye la jerarquía de las legitimidades sobre un fondo de relativa homogeneidad
No corresponde a una “ideología dominante” monolítica sino a una dominancia en el juego
de las ideologías. En ese juego intervienen intereses estructurales, tradiciones, posiciones
adquiridas y defendidas, “pereza intelectual” y necesidades de adaptación a la doxa.
“No es propiedad de una clase. Pero como instituye preeminencias
legitimidades, intereses y valores, naturalmente favorece a quienes están mejor
situados para reconocerse en ella y sacar provecho.” (Angenot: 2010, 37)
Angenot, consciente de que el hecho hegemónico discursivo puede ser abordado desde distintas
perspectivas, sugiere que el investigador se puede centrar fundamentalmente en la concepción de
127
elementos que componen el hecho hegemónico, que son rasgos que focalizan aspectos del discurso
social que siempre construye un orden específico, porque la hegemonía socio-discursiva implica una
homogeneización de la realidad que al mismo tiempo muestra y oculta porciones del mundo. Estos
son: Lengua legítima; tópica y gnoseología reinantes; fetiches y tabúes; egocentrismo /
etnocentrismo; temáticas y visión del mundo; dominantes de pathos y sistema topológico.
Algunas consecuencias del enfoque explicitado
A pesar de ser un marco complejo, intentamos la propuesta de un análisis discursivo de los
medios que pueda trascender los encadenados de enunciados, los actos de habla, o la progresión
temática. Aun aquellas estrategias y recursos que tienen cierta autonomía fuera del contexto,
siempre interactúan con propiedades contextuales y sociales. El discurso como acción social se da
siempre en un marco de interacción que es parte de estructuras y procesos más amplios.
Previamente es necesario subrayar algo que surge de este marco y puede resultar obvio,
pero que es indispensable recordar para pensar un análisis fundamentado lingüísticamente:
todo lo conceptual se relaciona con un sistema ideológico, es decir con un modo de ver y de
leer la realidad, un modo de percibir que supone una teoría para la cual la porción de realidad
recortada deja de ser un hecho “crudo”. Los sistemas de conceptos que participan de la
explicación de las cosas conectan unos acontecimientos con otros y los ubican – como se dijo
anteriormente - dentro del contexto de causas y estructuras determinadas. Lo argumentativo
aparece entonces tanto en lo referido a la superestructura textual como en la construcción del
verosímil (no de lo verdadero) donde se rediseña la contingencia desde la mirada siempre
ideológica que pretende mostrarse imparcial.
Algunas pistas analíticas
En este apartado se abordarán una serie de instancias teórico-metodológicos que no deben
entenderse como independientes y sucesivas sino como diferentes momentos que se apoyan
mutuamente en la realización del trabajo analítico. Coincidimos con Antaki (2003) en que
existen una serie de “atajos analíticos” que muchas veces desvirtúan el Análisis del discurso,
como por ejemplo realizar un resumen de la pieza discursiva que estamos analizando, o sólo
transcribir una serie de citas del texto que sometemos al análisis, o que el análisis se concentre
en parafrasear lo que dice el texto y confrontar desde nuestro posicionamiento, o tal vez, el
error más frecuente, identificar y listar una serie de categorías analíticas (deícticos,
subjetivemas, modalizadores, recursos polifónicos) en forma taxonómica sin operar
analíticamente. Esos procedimientos no conforman en sí mismo un ADI en sentido estricto.
Tal como lo venimos explicitando, partimos de una sistematización, revisión y
problematización del marco teórico, sintetizando las corrientes de estudios del discurso y de
128
lenguajes. Éstas son: el discurso social (Angenot, 2010), el análisis del discurso de la
información (Charaudeau, 2003), las vinculaciones entre ideología y discurso (Van Dijk, 2001),
la teoría de la enunciación (Benveniste, 1971), (Ducrot,1984), (Mainguenau, 2009), el análisis
lingüístico de la enunciación (Otaola Olano, 2006), el discurso multimodal (Kress, G. & van
Leeuwen T., 2001), el oficio del analista (Arnoux, 2012) entre las más importantes.
Ahora bien, para realizar un Análisis del discurso de la información (ADI) debemos
considerar algunas cuestiones fundamentales –como en cualquier otro tipo de AD-. El ADI
surge de una pregunta y/o un problema de naturaleza discursiva que el analista intenta
dilucidar. Toda investigación discursiva parte de la formulación de preguntas de investigación
y/o hipótesis para analizar “lo decible”, lo narrable y lo opinable en una coyuntura discursiva.
Son muchos los ejemplos de preguntas analíticas que se pueden formular a propósito de un
ADI, sólo a manera de ejemplo se presentan algunas posibles:
¿Cuáles son las estrategias discursivas que utilizan los diferentes medios para hablar de un
tema específico (jóvenes, violencia, seguridad/inseguridad o cualquier otro tema que forme
parte de la discursividad social)? ¿Qué efectos de sentido produce dicha construcción?¿Quién
dice qué en un momento de la discursividad informativa? ¿Quién responde al artículo de un
diario: el periodista que lo ha escrito, el equipo de redacción, el editor que lo reelabora? ¿Quién
responde por el modo de presentar las noticias en el noticiero: el presentador, la redacción o la
dirección del canal? ¿Cómo aparecen las voces de los distintos enunciadores en el discurso?
¿A quién se le da la palabra en los medios de comunicación? ¿Quiénes son los actores
sociales que aparecen en los medios de comunicación?, ¿Qué dicen estos actores sociales?
¿Cómo aparecen discursivamente los actores sociales? ¿Cómo se inscriben discursivamente
cada uno de los actores sociales involucrados en el hecho? ¿Cómo se construyen
discursivamente los distintos eventos?¿Cómo se refieren los hechos? ¿Cuáles son los
potenciales de actualidad (valor de contemporaneidad), de diégesis (posibilidad de
cronologización), de causalidad (cómo se explica el hecho) o de dramatización (posibilidad de
puesta en escena ficcionalizante)?¿Cuáles son las continuidades y las rupturas genéricas que
se pueden establecer en los discursos seleccionados? ¿Cómo se construye la operación
retórica de la objetividad? ¿Cuál es el orden que se le da a la información? Entre otras tantas
preguntas analíticas que se pueden comenzar a formular para realizar un ADI.
Tal como se ha señalado, operativamente, uno de los primeros momentos en el ADI consiste en
construir un objeto discursivo. Ahora bien, en este sentido, el discurso es presentado como
construido de discursos y por los discursos, y, al mismo tiempo, como aquello de lo que trata, lo que
reviste una importancia particular. Parece una obviedad, pero no podemos realizar un ADI si no
tenemos un conjunto de discursos que pretendemos analizar. Dada la naturaleza del discurso de la
información, se trabaja tanto con textos lingüísticos como con diferentes productos semióticos tales
como imágenes fotográficas, animaciones, audios. En este sentido se prevé analizar materiales de
naturaleza lingüística, visual y audiovisual. Sostiene Santander (2011) que:
Si optamos por signos de naturaleza lingüística, realizaremos un AD de
orientación lingüística (ADL en adelante); si optamos por otro tipo de material,
129
realizaremos Análisis del Discurso de orientación semiótica (ADS en adelante);
respecto de este último caso, autores como Kress y van Leeuwen (1998),
prefieren hablar de semiótica discursiva.
En el caso de objetos de estudio como los medios de comunicación pueden
ocurrir ambas situaciones: nos puede interesar el análisis de textos en el sentido
tradicional, por ejemplo, editoriales, columnas de opinión, titulares, crónicas
informativas, etc., o productos semióticos como la imagen fotográfica,
animación, teleseries (ver, por ejemplo, Williamson 2002 o Aimone 2007).
La constitución del objeto discursivo es nodal en el análisis propuesto porque precisamente
delimita el campo material o lugar empírico en que se concreta, se materializa, la investigación.
El ADI se caracteriza como una lingüística de corpus, lo que implica que para realizar el análisis
que se propone se necesita partir de un corpus o conjunto de textos que se someten al análisis.
Esta observación que parece obvia es fundamental para entender el tipo de intervención en la
materialidad discursiva que se espera.
Uno de los lugares centrales en el ADI lo constituye la elección y la selección de los
discursos que se someterán al análisis. Ahora bien, ya que se trabaja con distintos lenguajes,
el corpus puede estar constituido por distintos materiales multimodales (gráfica, audiovisual,
radial, internet). La dimensión perimetral (¿cuántos textos someto al análisis?), como la
dimensión temporal (¿durante cuánto tiempo selecciono el material?) como el tipo discursivo
(¿selecciono crónicas, editoriales, entrevistas, notas de opinión, críticas?) están vinculados
necesariamente al problema de investigación de manera dialéctica. El corpus resignifica la/s
pregunta/s de investigación y la/s pregunta/s de investigación delimitan el material de archivo
que el analista selecciona en un momento de la discursividad social e implica una dimensión
analítica que evidencia la saturación o reiteración de las características prototípicas.
Otro atajo importante a tener en cuenta en el ADI tiene que ver con problematizar la
noción de contexto y su relación con distintas conceptualizaciones teóricas del discurso. Una
primera diferenciación puede estar en el orden de la separación entre contexto lingüístico
(cotexto) y contexto extralingüístico (con sus varios niveles: situacional, histórico, sociocultural)
Ahora bien, especialmente interesa analizar el pasaje del concepto de contexto (estático y
separado del texto) al de contextualización a partir de los indicios de contextualización o “huellas del
contexto” – unidades a través de las cuales se van creando marcos de producción e interpretación –
el analista reconstruye (va dando/se cuenta de) el modo en que el discurso es constituido por y
constituyente de su situación local, global, sociocultural. Este tipo de mirada hacia lo contextual
genera preguntas, por ejemplo: ¿Qué aspectos, de la cantidad de información del trasfondo
contextual, es necesario tener en cuenta para analizar un problema discursivo? ¿Cuáles podemos
considerar relevantes y cuáles no? ¿Cuánto de lo histórico, de lo social, de lo político, de lo
ideológico, es posible tener en cuenta para analizar una pieza discursiva?
Coincidimos con Arnoux cuando afirma que “analizar el discurso implica articularlo con lo social,
entendido ya sea como situación de enunciación, institución, estructura social, condiciones de
producción, esferas de la vida social o, simplemente, contexto” (2012: 16). Precisamente los
130
estudios del discurso plantean la centralidad del concepto de contexto. En el caso del Discurso de la
Información, la noción de contexto es determinante, ya que las diferentes constelaciones
discursivas en las cuales se inserta un discurso -como es el de la información- son centrales a la
hora de realizar el análisis porque permite dar visibilidad a una cuestión nodal que atraviesa a esta
práctica analítica: problematizar la relación siempre compleja entre lo discursivo y lo extradiscursivo.
Otro de los pasos decisivos es la selección de diferentes categorías analíticas
59
desde el
marco teórico conceptual relevado. Este punto es crucial porque constituye uno de los lugares
de la materialización de la originalidad del trabajo ya que conjuga y anuda el problema de
investigación desarrollado con el marco teórico analítico seleccionado.
Finalmente los resultados obtenidos en las diferentes fases descriptas nos permiten producir
el informe de investigación (tesina, tesis, trabajo en eventos académicos) que recopila todo el
análisis realizado.
A manera de síntesis proponemos el siguiente esquema que resume las instancias
analíticas que acabamos de desarrollar:
construir un objeto
discursivo
sistematizar, revisar y
problematizar el marco
teórico.
elegir y seleccionar
discursos
producir un informe de
investigación
problematizar la
noción de contexto
formular problemas de
naturaleza discursiva
59
seleccionar
categorías analíticas
Hacemos mención de las categorías de análisis que hemos trabajado en el libro y que podrían considerarse como
relevantes para aquellos interesados en iniciar un análisis del discurso de la información, la referencia es para: géneros
discursivos, inscripción de las personas en el discurso, las unidades enunciativas (deixis), modalidades y polifonía.
131
Conclusiones
En este capítulo tuvimos la intención de desarrollar un recorrido que acompañe la propuesta
general del libro en el esbozo de un diseño teórico-metodológico, que consideramos se ajusta,
para problematizar y desnaturalizar el discurso de la información a partir de realizar un análisis
del discurso.
Uno de los lugares desde donde estudiamos el DI fue básicamente el de la transformación
del “acontecimiento bruto” al “acontecimiento mediático”; es decir, el pasaje del hecho, del
evento, del suceso a la semiotización de ese hecho, en otras palabras, a la conversión de un
acontecimiento o algo que sucede en “el mundo real” en palabras, imágenes, sonidos que
aparece en los medios masivos. Precisamente el ADI intenta darnos algunas pistas acerca del
sentido/los sentidos que se despliegan en esa semiotización del mundo, el ADI intenta
reconstruir el sentido que implica la utilización del lenguaje o de los lenguajes en una
determinada coyuntura discursiva. Así hemos revisado y revisitado -de manera esquemática
pero operativa- diferentes cuestiones que son esenciales tener en cuenta cuando se estudian
objetos discusivos, especialmente el discurso de la información.
Estamos convencidos de que la profundización del estudio de estos objetos discursivos es
una vía de acceso para profundizar algunos debates actuales tales como el del estatuto de
autor, la estrategia retórica de la objetividad, la conformación del discurso hegemónico, la
centralidad del discurso mediático en la construcción de los consensos sociales, entre otros.
Bibliografía
Angenot, M. (2010). El discurso social. Los límites históricos de lo pensable y lo decible.
Buenos Aires: Siglo XXI editores.
Bajtín, M. ([1976]1985). “El problema de los géneros discursivos”. En: Estética de la creación
verbal, 2° edición. México: Siglo XXI editores.
Benveniste, É. (1971). “El aparato formal de la enunciación". En: Problemas de Lingüística
General. Tomo I. México: Siglo XXI editores.
Bourdieu, P. (2002). “El mercado lingüístico”, pp. 143-158. En: Sociología y cultura. México:
Grijalbo.
Charaudeau, P. (2004). “La problemática de los géneros: De la situación a la construcción
textual”. Revista Signos, Vol.37, no.56 p.23-39.
--------------------(2003). El discurso de la información. La construcción del espejo social.
Barcelona: Gedisa.
Kerbrat-Orecchioni, C. (1993). La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Buenos Aires:
Edicial.
Maingueneau, D. (2009). Análisis de textos de comunicación. Buenos Aires: Nueva Visión.
-----------------------(1996). Términos claves del Análisis del Discurso. Buenos Aires: Nueva
Visión.
Van Dijk, T. (1999). Ideología. Una aproximación multidisciplinaria. Barcelona: Gedisa
132
Autores
Alejandra Valentino
Profesora en Letras (UNMDP) Diploma en Estudios avanzados en el Doctorado en Didáctica de
las lenguas y sus culturas. Universidad de Murcia. Docente e investigadora en la UNLP y en la
UNQ. Integrante de las cátedras de Lingüística y Métodos de Análisis Lingüístico (FPyCS,
UNLP), Lingüística General de la Facultad de Psicología (UNLP) y Fundamentos de Semiótica
y Lingüística (UNQ). Ha capacitado a docentes de distintos niveles, actualmente coordina el
Módulo Discurso y Sociedad en la Especialización en Enseñanza de Escritura y Literatura en la
Escuela Secundaria del INFD (Instituto Nacional de Formación Docente). Coordinadora del
área de Prácticas del Lenguaje en los cursos de Apoyo y contención de la UNLP. Sub directora
del Laboratorio en Comunicación, Educación y Discurso(COMEDI, FPyCS, UNLP)
Claudia Fino
Profesora en Letras (UNLP), docente e investigadora de la UNLP. Integrante en las cátedras de
Lingüística y Métodos de Análisis Lingüístico de Lingüística y en Introducción a los estudios del
lenguaje y la comunicación de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la
UNLP. Docente de Literatura, Teorías del arte I y Teoría de la Comunicación en la Escuela de
Teatro de La Plata (DGCyE). Coordinadora del Programa Discurso y Sociedad en el
Laboratorio en Comunicación, Educación y Discurso(COMEDI, FPyCS, UNLP)
María Belén del Manzo
Licenciada en Comunicación Social, Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la
Universidad Nacional de la Plata y doctoranda en Comunicación (FPyCS, UNLP). Docente e
investigadora de la UNLP. Participa en las Cátedras de Lingüística y Métodos de Análisis
Lingüístico y Francés (FPyCS, UNLP) y Lingüística General de la Facultad de Psicología (UNLP).
Integrante del Laboratorio en Comunicación, Educación y Discurso(COMEDI, FPyCS, UNLP)
Mariela Soledad Martínez
Licenciada en Comunicación Social, FPyCS, UNLP. Docente e investigadora de la UNLP.
Alumna del Doctorado en Comunicación, FPyCS, UNLP. Integrante de la Cátedra de
Lingüística y Métodos de Análisis Lingüístico, FPyCS, UNLP y de la Cátedra de Lingüística
General, Facultad de Psicología, UNLP. Integrante del Laboratorio en Comunicación,
Educación y Discurso (COMEDI, FPyCS, UNLP)
133
Renzo Servera
Licenciado en Comunicación Social de la FPyCS, UNLP. Adscripto graduado e investigador de la
UNLP. Integrante de la Cátedra de Lingüística y Métodos de Análisis Lingüístico, FPyCS, UNLP.
Pablo Pierigh
Licenciado en Comunicación Social en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la
UNLP. Docente, investigador y extensionista de esta unidad académica, también se
desempeña como docente en la Facultad de Psicología de la UNLP. Doctorando en
Comunicación y Especialista en Prácticas, Medios y Ámbitos Educativo-comunicativos.
Coordinador de proyectos de voluntariado universitarios. Dicta cursos de capacitación docente.
Participa en el equipo del Programa Nacional de Formación Permanente en la Dirección
Provincial de Educación Superior dependiente de la D.G.C.y E.
María del Carmen Saint-Pierre
Profesora en Lengua y Literatura Francesas, FHyCE de la UNLP. Maestría en Lingüística,
FHyCE, UNLP. (proceso de tesis). Profesora e investigadora de la UNLP. Participa en las
cátedras de Lingüística General y en el Seminario Comunicar en la Universidad de la Facultad
de Psicología (UNLP y en Capacitación en Idioma Extranjero –Francés- y Lingüística y Métodos
de Análisis Lingüísticos (FPyCS, UNLP)
Susana Inés Souilla
Profesora en Letras. Docente e investigadora de la UNLP. Participa de la cátedras Lingüística y
Métodos de Análisis Lingüístico en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social (UNLP) y
de la cátedra Lingüística general en la Facultad de Psicología (UNLP). Maestría en Ciencias
Sociales de la Facultad de Humanidades de la UNLP (Proceso de tesis)
Cristian Secul Giusti
Lic. en Comunicación Social y Doctorando en Comunicación de la Fac. de Periodismo y
Comunicación Social de la UNLP. Becario de la UNLP. Docente e investigador de Lingüística y
Métodos de Análisis Lingüístico. También es integrante del Laboratorio en Comunicación,
Educación y Discurso (COMEDI) y del Centro de Investigación en Lectura y Escritura (CILE)
(FPyCS, UNLP)
María Luciana Rezzónico
Licenciada en Comunicación Social, FPyCS, UNLP. Docente e investigadora de la UNLP.
Integrante de la Cátedra de Lingüística y Métodos de Análisis Lingüístico,FPyCS, UNLP. Fue
becaria de iniciación y perfeccionamiento de la UNLP Ha participado en diversos proyectos de
investigación y extensión de la FPyCS. UNLP. Docente tutora en educación a distancia (INFD).
134
Fernanda Mercerat
Profesora en Letras, FHCE, UNLP. Docente e investigadora de la UNLP. Integrante de la
Cátedra de Lingüística y Métodos de Análisis Lingüístico, FPyCS, UNLP. Alumna de la
Especialización en Edición, FPyCS, UNLP. Docente tutora en educación a distancia (INFD)
.Integrante del Laboratorio en Comunicación, Educación y Discurso (COMEDI) (FPyCS).
Claudia Inés Suarez
Especialista en Ámbitos, medios y prácticas educativo-comunicacionales, Periodista y
Profesora en Comunicación Social, egresada de la Facultad de Periodismo y Comunicación
Social, Universidad Nacional de La Plata. Docente del Taller de Producción Gráfica II en
FPyCS, UNLP y en Universidad Nacional de La Pampa y en la cátedra Lingüística General,
Facultad de Psicología, UNLP; docente tutora en educación a distancia (INFD y UNLP).
Actualmente trabaja en Instituto de Investigación en Comunicación, de la Facultad de
Periodismo y Comunicación Social.
Claudia Marcela Festa
Especialista en Prácticas, Medios y Ámbitos educativos- comunicacionales, Profesora en
Comunicación Social, egresada de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social,
Universidad Nacional de La Plata. UNLP. Docente e investigadora en la UNLP. Integrante en
las cátedras Taller de Comprensión y Producción de Textos II (FPyCS) y en Lingüística
General, Facultad de Psicología, UNLP; Docente en los cursos de Apoyo y contención de la
UNLP y en la Escuela Media. Actualmente realiza su tesis de Maestría en Escritura
y Alfabetización , FHyCE de la UNLP.
135
Descargar