Subido por vergelhernandezdenis

EL MATRIMONIO

Anuncio
1
ENSAYO “EL MATRIMONIO AMOR O CONVENIENCIA”
ALUMNA: MARIOLIS OÑATE CASELLES
MATERIA: LENGUA CASTELLANA
INSTITUCION EDUCATIVA LOPERENA GARUPAL
GRADO 11- 02
VALLEDUPAR 2020
2
EL MATRIMONIO, AMOR O CONVENIENCIA…
Se pretende dar respuesta al interrogante ¿el matrimonio se debe dar por amor o por
conveniencia?. Los seres humanos necesitan crear una interdependencia de otros lo que hace que
formen parejas, la mayor aspiración es que esta pareja pueda establecerse para siempre “hasta
que la muerte los separe” sin embargo hoy día vemos con preocupación que muchas de estas
parejas, rápidamente se disocian y es aquí donde muchos se preguntan, porque la pareja no tiene
éxito, si la gran mayoría tiene el deseo de durar mucho tiempo, tener hijos, alcanzar un bienestar
económico entre otros objetivos.
El autor nos narra varios ejemplos entre estos el de la telenovela caribeña, donde la matrona
vieja sostiene un dialogo con su joven sobrina “Querida en la vida hay una cosa fácil enamorase
y una cosa difícil es casarse “ lo que nos lleva a pensar que el matrimonio no debe ser una ilusión
de momento, requiere compromiso y que como dice el autor el matrimonio no es el final sino es
el principio del calvario, es decir no se trata de un cuento de hadas con un final feliz, se debe
tener conciencia de que con el siempre vendrán responsabilidades, compromisos, disciplina,
perseverancia y al planteárnoslo no debemos imaginárnoslo como algo color de rosas sino
también imaginarnos que las rosas poseen espinas.
Por otra parte, el filósofo Immanuel Kant, mira el matrimonio como un contrato relacionado
con el derecho y como todo contrato con acuerdo de voluntades, aquí se trata de mirarlo no como
un fin sino como un medio para que la vida transcurra más fácil por lo menos desde el punto de
vista económico y social y como buen crítico de la razón pura para Kant el matrimonio debía
3
estar fundado en principios de razón. Samuel Johnson consideraba que “el hombre que se casa
por amor es una persona débil de carácter”
Tolstoi en sus grandes novelas lo llamaba “el viacrucis matrimonial” y consideraba que se
debía dejar de estar enamorado de la mujer a elegir como esposa, en una de sus novelas
publicada en 1889 llamada “La sonata a Kreutzer” plantea una conversación donde un
personaje llamado Pozdnychev plantea que las mujeres deben permanecer vírgenes aun después
de casadas y los hombre célibes, es decir se le debe eliminar la sensualidad al matrimonio, esto
genera como resultado que no se deja descendencia, lo cual hace que las personas virtuosas se
vayan extinguiendo por selección natural, al tiempo que los lascivos se reproducen como ratas.
Aunado a lo anterior Karen Blixwn en 1923 escribe un ensayo dedicado a su hermano
Thomas con el fin de disuadirlo del propósito del matrimonio, donde cuestiona el amor como
propósito del matrimonio, decía Blixwn la aberración moderna consiste en haber confundido el
matrimonio con el amor.
Tolstoi acotaba que los matrimonios antiguos duraban porque las personas no se casaban con
un hombre o mujer en específico, se casaban con la institución matrimonial, la verdadera esencia
matrimonial ha de ser la conveniencia, el cálculo, unión de patrimonios, continuidad del nombre,
legalidad de los hijos por lo tanto el amor quedaba por fuera del matrimonio.
Para finalizar el matrimonio como institución tiene que ser algo superior al mismo amor, debe
pretender una duración permanente. Los cimientos del amor según Blixen son demasiado
endebles para sostener una institución como el matrimonio. En América Latina hemos caído en
la ilusión de confundir el matrimonio con el amor, según Menandro casarse es un mal necesario,
porque hasta ahora no hemos sido capaces de inventar formas de amor, de convivencia y crianza
4
de los hijos, que sean una verdadera alternativa razonable al milenario invento cultural que es el
matrimonio.
Para concluir, frente al interrogante planteado al inicio si el matrimonio se debe dar por amor
o conveniencia se puede deducir que por el amor ser libre, sin ataduras, no conviene al
matrimonio como una institución que pretende perdurar en el tiempo pese a las adversidades,
para consolidar bases en la sociedad con respecto al papel que cumple la familia en la formación
y educación de generaciones de relevo. Pues si el matrimonio se forma solo por amor correría el
riesgo de desintegrarse al faltar este y si le incluimos al mismo amor y “otros intereses” entonces
ya no sería el matrimonio creado por amor sería un hibrido de amor y “otros intereses”; esto si
miramos el amor como sinónimo de libertad, ilusiones, cuentos encantados etc.
Lo importante es mantener relaciones basadas en valores que perduren en el tiempo para ser
capaces de mantenernos como parejas, es una tarea larga pues como decíamos anteriormente
todavía no ha surgido en el seno de nuestras sociedades una alternativa al matrimonio para
remplazar el papel que este ha cumplido y sigue cumpliendo en nuestra sociedad.
Descargar