Subido por erguez585

Rodriguez, Ernesto (2006) Frontera sur y política migratoria en México, Foreign AffairsS

Anuncio
Frontera sur y política
migratoria en México
(circularidad, seguridad y derechos humanos)
Ernesto Rodríguex Chávez
LA FRONTERA
de México es sin duda un escenario clave para
constatar los cambios ocurridos en la complejidad, magnitud y dinámica migratoria América Central-México-Estados Unidos en los
últimos 30 años, así como para demostrar las nuevas necesidades
legales y de política que impone la migración internacional a la
región y a ~ é x i c oen particular.
No obstante haber crecido en importancia y lograrse avances en
la gestión migratoria del gobierno en el último sexenio, la frontera
sur sigue siendo un tema poco dimensionado en el debate político y
en la investigación académica en México. El tema no ha logrado
contextualizar su importancia estratégica en la definición de la política migratoria nacional ante el eclipse que provoca la magnitud y los
impactos de la emigración mexicana hacia Estados Unidos. Lo que
si ha trascendido son las manifestaciones más conflictivas y negativas de la migración en la zona, como los riesgos, accidentes, extorsiones y demás vicisitudes que sufren los emigrantes indocumentaSUR
ERNESTO
RODRÍGUEZ
C HAVEZ es profesor e investigador, especidista en migración internacional. En los últimos años ha sido profesor en
el Departamento de Relaciones Internacionales del ITAM y, en la actualidad, es director del Centro de Estudios Migratorios del Instituto
Nacional de Migración de México.
Nota: Los criterios expresados son responsabilidad exclusiva del autor.
Frontera sur y política migratoria en México
dos en tránsito por México, así como el tráfico de personas, las violaciones a los derechos de los trabajadores temporales guatemaltecos
y la presencia de algunos miembros de la Mara Salvatrucha.
MULTIPLICIDAD Y COMPLEJIDAD
MIGRATORIA
LA ZONA de la frontera sur mexicana es la parte del territorio nacional donde se expresa con mayor fuerza la condición de México como
territorio de origen, destino y tránsito de emigrantes, así como de
vida transnacional de comunidades fronterizas.
La emigración de mexicanos de los estados del sur, sobre todo de
Chiapas, hacia Quintana Roo (también en el sur), el norte del país y
Estados Unidos, se triplicó en los últimos lo años, con sus respectivas implicaciones para el funcionamiento y la estructura laboral de la
zona. En Chiapas, esto se produce en un contexto que se caracteriza por el rezago económico y social, conflictos por la tenencia de la
tierra y luchas por reivindicaciones de los pueblos indígenas, así
como por zonas controladas por fuerzas zapatistas.
Por otra parte, desde la década de 1980 la llegada de decenas de
miles de refugiados guatemaltecos, desplazados por la guerra en su
país, más sus descendientes, llevó a incrementar su tradicional presencia en los estados del sureste mexicano y a modificar la dinámica
social y cultural de la región. Buena parte de los que no retornaron a
sus lugares de origen en los años noventa, se nacionalizaron mexicanos y obtuvieron tierras en el marco de un programa especial para su
integración social permanente, coordinado por la Comisión
y el Alto Comisionado
Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR)
de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR).
Con una geografía heterogénea d e difícil acceso en sus franjas
de selva y montaña y de fácil tránsito en las tierras bajas cercanas a las
costas en sus dos extremos-, la frontera sur es una demarcación de
enorme porosidad en sus 1149kilómetros, con cientos de pasos informales y sólo ii puntos de internación con presencia de autoridades migratorias. Cada año, se realizan en ella alrededor de 2 millones
de internaciones, de las cuales alrededor de 78% son documentadas.
Tales ingresos se componen, en lo fiindamental, por visitantes locaFOREIGN AFFAIRS E N E S P A @ O L . Octubre-Diciembre2006
[ 651
Ernesto Rodriguz CháYez
les, emigrantes indocumentados de tránsito hacia Estados Unidos,
trabajadores temporales y turistas.
Como flujo poblacional dominante, encontramos los de tipo local
desde ambos lados de la frontera, con una tradición histórica y cultural de cruces diarios para visitas familiares, comerciar, comprar o
adquirir algún servicio, sobre todo en Chiapas y Quintana Roo y, en
menor medida, en Tabasco y Campeche debido a las características
propias de esa zona de la frontera que cuenta con menos población
y vías de comunicación.
En los últimos años, la presencia documentada y no documentada de trabajadores temporales guatemaltecos en la agricultura chiapaneca se ha extendido en forma no autorizada a las labores de la
construcción, el comercio y los servicios en las comunidades urbanas
cercanas a la línea fronteriza, con una circularidad diaria en más de
60% en los trabajadores no agrícolas.
A este panorama de guatemaltecos que residen en los estados del
sureste mexicano, de desplazamientos transfronterizos y de trabajadores temporales guatemaltecos, debemos añadir la migración de
tránsito indocumentada que se interna por esta frontera con la intención de llegar a Estados Unidos. Desde su detonante en la década
de 1980 con la guerra en América Central, ese flujo se ha mantenido en crecimiento aun después de los acuerdos de paz en estos países en los años noventa, llegando a calcularse para 2005 entre 250 ooo
y 300 o00 cruces.
Esta migración de tránsito indocumentada impone una actividad
muy diferente en la frontera sur mexicana, no sólo por la diferencia
en el tipo de emigrante y sus objetivos de cruce, sino por la complejidad que se añade al coexistir con el entramado de actividades delictivas relacionadas con el tráfico y la trata de personas, así como con
el contrabando de drogas. Este flujo tan complejo y desprotegido,
que no representa más de 25% de todo el movimiento poblacional en
la frontera sur en los últimos años, tiene un peso mucho mayor en la
labor diaria de las autoridades migratorias mexicanas, en la utilización de los pocos recursos disponibles y en las críticas que reciben
sobre violaciones a los derechos de los emigrantes que se producen
durante el proceso de retención, paso por las estaciones migratorias
y devolución a sus países de origen.
[ 66 1
FOREIGN AFFAIRS EN [email protected]
- Volumen 6 Nu'mero q
Frontera sur y politiea migratoria en México
Este fenómeno creciente de la migración de tránsito que se interna por la frontera sur de México, aumenta la complejidad de la situación migratoria del país al agregarse, junto a un grupo mucho más
pequeño de emigrantes que llegan por los aeropuertos, a la gran corriente de emigración mexicana que sin los documentos requeridos trata de internarse en Estados Unidos; contingentes que se encuentran
ante una frontera cada vez más vigilada y de dificil cruce, a causa de
las medidas impuestas por el gobierno estadounidense en la última
década para tratar de impedirles el paso.
Esa situación en la frontera México-Estados Unidos aumenta la concentración de 'los emigrantes indocumentados nacionales y extranjeros
en las localidades mexicanas fronterizas, lo que lleva a una mayor presión en cuanto a necesidades locales de senicios y seguridad pública, y a
generar, a su vez, un terreno propicio para la acción de bandas de traficantes de personas, delincuentes que asaltan a los emigrantes, desarrollo
de la prostitución y la trata de personas, además de las acciones ligadas
al narcotráfico que en ocasiones utiliza a los emigrantes para sus objetivos. Lo anterior, implica el desplazamiento de los emigrantes a zonas
de más Mcil acceso y, en consecuencia, más muertes, más contratación
de "polleros"y más violencia en la frontera, reproduciendo un ciclo mortal de violaciones permanentes a los derechos de los emigrantes.
(Cómo enfrentar, entonces, los retos que impone a la política y la
acción rnigratoria del gobierno mexicano esta multiplicidad y complejidad rnigratoria en su frontera sur, en un contexto de regionalización de
los flujos migratorios y de mayores compromisos nacionales e internacionales de respeto a los derechos de los trabajadores migratorios?
ESTRATEGIA INTEGRAL Y COMPLEMENTARIA
L o HASTA AQUÍ EXPUESTO apunta a la necesidad de instrumentar
una política migratoria en la frontera sur de México, que respete
como premisa la circularidad migratoria y la vida transfronteriza en
la zona, conjugando más flexibilidad en la documentación de los flujos migratorios locales con respeto a los derechos de los emigrantes,
documentados o no, y mayor contribución a la seguridad fronteriza.
Esto con un enfoque regional y de responsabilidad compartida entre
las instituciones y los países involucrados en estos procesos.
FOREIGN AFFAIRS E N [email protected]
Octubre-Diciembre2006
[ 671
Ernesto Rodrzguez Chávez
La idea fundamental es encauzar los flujos locales de población en
la frontera sur hacia un camino ordenado y seguro a través de un
mejor mecanismo de documentación de visitantes locales y de trabajadores temporales guatemaltecos, que otorgue mayores facilidades e
información para lograr tal objetivo. Partimos del supuesto de que, en
la medida en que se consiga hacer más factible y flexible la circulación
migratoria documentada en la frontera sur, habrá menos condiciones
para violaciones a los derechos de estos emigrantes y más seguridad
en la región, sin tener por ello que necesitar interponer un muro o
limitar la movilidad en la frontera, que a la larga provocará que los
trabajadores temporales se conviertan en inmigrantes permanentes
ante la imposibilidad de cerrar su ciclo laboral entre dos lugares con
una frontera de por medio.
En particular, la extensión de la documentación de trabajadores
temporales guatemaltecos hacia otros sectores económicos, además
de la agricultura y hacia otros estados del sureste mexicano aparte de
Chiapas, ejercerá un fuerte impacto sobre la protección de los derechos de estos emigrantes, ya que podrían demostrar así su estancia legal en el país. Ello también influirá en el mercado laboral regional, en
un contexto geográfico complicado, crecimiento de la emigración chiapaneca hacia Estados Unidos y falta de mano de obra en sectores como
la construcción en algunas zonas de Chiapas y Q_uintanaRoo.
La más completa y mejor documentación de los flujos migrator i o ~contribuirá de manera importante a la seguridad fronteriza. Al
tener identificadas a la mayor parte de las personas que se internan
por esa frontera y poseer un mejor registro de sus entradas y salidas, ello permitirá un mejor control y verificación de la estancia
legal de los extranjeros en el país. A su vez, ayudará a distinguir
mejor y trabajar de diferente manera con el flujo migratorio que
contribuye al desarrollo local y la migración de tránsito indocumentada que se interna al territorio nacional para llegar a Estados
Unidos.
Lo anterior lleva también a la necesidad de mejorar los procesos
de aseguramiento (retención) y repatriación de los emigrantes indocumentado~que entran por esa frontera, junto a la lucha contra la
corrupción entre las autoridades y el combate al tráfico y la trata de
emigrantes de acuerdo con los estándares internacionales.
[ 68 1
FOREIGN AFFAIRS EN [email protected]
fifumen 6 Númeroq
Frontera sur y política migratoria en México
Los actuales movimientos de población en la frontera sur, no obstante se busque facilitarlos o retenerlos, deben ser incorporados al
tradicional acento humanitario que ha distinguido la atención de
refugiados y asilados políticos en México.
La modernización de los procesos migratorios y la ampliación de
la infraestructura del Instituto Nacional de Migración en la frontera sur, así como la adecuación de la legislación a la dinámica migratoria actual y a los convenios internacionales suscritos por México,
deberán ser el soporte básico y obligado para impulsar el desarrollo
de la documentación y el mejor control migratorio, así como el respeto de los derechos de los emigrantes y la posibilidad de ofrecer
mejores servicios.
Respecto a todo lo anterior, constituye un avance sustantivo la
"Propuesta de política migratoria integral en la frontera sur de
México", publicada por el Instituto Nacional de Migración de México
en noviembre de 2005, con líneas estratégicas, programas, proyectos y
acciones concretas, parte de las cuales ya se están ejecutando y otras
dependerán de la disponibilidad de recursos humanos, financieros y
tecnológicos, así como de cambios necesarios en la normatividad
migratoria vigente y sus procedimientos de operación migratoria.
Al margen de las criticas que diariamente reciben las autoridades
migratorias mexicanas, fundadas o no, y de todos los cambios normativos y operativos instrumentados en los últimos años, la realidad
es que la multiplicidad, manifestaciones, complejidad y magnitud de
la migración actual en la frontera sur de México, aunada a la regionalización del fenómeno y la situación internacional de lucha contra
el terrorismo y el narcotráfico, rebasan la infraestructura y los recursos disponibles por la institución, así como la legislación vigente y las
prácticas históricas de atención a este fenómeno.
Avanzar en la formulación y aplicación de una política migratoria integral para la frontera sur de México, que contribuya a la mejora de la seguridad fronteriza, pero que busque facilitar en primer
lugar los flujos migratorios documentados y la protección de los
derechos de los emigrantes, constituye un importante aporte a la
construcción de una política migratoria de Estado que incluye, también, a la frontera norte y la emigración mexicana hacia Estados
Unidos. A su vez, consolidará la postura de México frente a una
FOREIGN AFFAIRS EN [email protected]
Oct~bre-Diciembre2006
[69]
Ernesto Rodn'pez Chávez
negociación con ese país en materia migratoria que, aunque cada
proceso lleva su propio ciclo, ambos deben verse en un contexto
regional.
La importancia de la frontera sur mexicana, en la dinámica actual
de la migración centro y sudamericana que transita por México
hacia Estados Unidos, trasciende lo binacional con Guatemala y
Belice, para convertirse en un componente estratégico regional en la
relación, la cooperación y la gestión de los flujos migratorios de
México y Estados Unidos. Este componente regional de la migración, no limita o subordina la trascendencia nacional del fenómeno,
sino que lo coloca en un contexto más complejo de interacciones
locales e internacionales. e)
[ 701
FOREIGN AFFAIRS EN E S P A ~ O L Kfrmcn 6 Número g
Descargar