Subido por museosmandes

GUION SMAndes Exposicion de Cutral Co octubre de 2016 final

Anuncio
SAN MARTÍN DE LOS ANDES
A orillas del Lago Lácar, a 640 metros sobre el nivel del mar y al pie
de la cordillera de los Andes, se encuentra la ciudad de San Martín de
los Andes. Ubicada al sudoeste de la Provincia del Neuquén, es
cabecera del Departamento Lácar.
Rodeada por un entorno boscoso se ubica entre los cerros
Comandante Díaz, al sur, y el Curruhuinca, al norte. El bosque andino
patagónico domina el paisaje, compuesto por numerosos lagos y
fértiles valles que permitieron y delinearon su desarrollo económico.
1) Foto: San Martín de los Andes
1910 aprox. De Archivo APHyC- SMAndes
PRIMEROS POBLADORES
Para fines del siglo XIX la región era habitada por comunidades
mapuche y colonos que habían venido de diversas partes del mundo.
“La mayoría de los primeros colonos llegaron antes de la fundación
del pueblo, a través del cruce de la cordillera al sur de Chile. Vinieron
en carretas trayendo sus familias, sus pertenencias, sus animales y
su cultura. Los más consolidados se dedicaron a la explotación de los
recursos naturales: trabajos agropecuarios hacia el Valle del arroyo
Maipú al Este y al madereo, al pie de los bosques naturales hacia el
Oeste. Otros (…) se emplearon como mano de obra de los primeros,
fundamentalmente en la explotación maderera.”[1]
[1] Patrimonio Arquitectónico, Cultura e Identidad, publicación de la Subsecretaría
Municipal de Cultura, San Martín de los Andes, Nqn, Argentina, Febrero 2006.
2) Foto: San Martín de los Andes
1960 aprox. Del Archivo APHyC- SMAndes
FUNDACIÓN
En esos años estaba latente un litigio por estas tierras entre Chile y
Argentina. Si bien en 1881 ambas naciones habían acordado los
derechos de cada país sobre la Patagonia y habían aceptando como
límite la Cordillera de Los Andes, había un desacuerdo sin resolver
acerca de si la frontera debía pasar por las altas cumbres (posición
argentina) o por la divisoria de aguas. Si se adoptaba esta última
postura, la cuenca del Lago Lácar, cuyas aguas desembocan en el
océano Pacífico, podía ser atribuida a Chile.
Con el objetivo de tomar posesión y sentar soberanía argentina del
territorio en conflicto, el general Rudecindo Roca decidió fundar el
pueblo y otorgarle un nombre que hiciera referencia al Libertador de
ambos países. De esta manera, bloqueaba un punto de comunicación
con Valdivia.
En ese contexto, la
División de los Andes, compuesta por el
Regimiento 3 de Caballería de Línea (integrado por cuatro
escuadrones) avanzó hasta el valle del Lácar y fundó San Martín de
los Andes un 4 de Febrero de 1898.
El jefe del Regimiento 3 de Caballería, Tte. Cnel Celestino Pérez (*),
fue el encargado de estudiar el sitio más conveniente para el
emplazamiento, delinear el nuevo pueblo y organizar los preparativos
de la colocación de la piedra fundamental.
Luego de consultar a Abel Curruhuinca, hijo del cacique Bartolomé
Curruhuinca, se decidió trazar el nuevo pueblo en la costa oriental del
Lago Lácar, ya que ese era el sitio donde la comunidad Curruhuinca
pasaba los inviernos.
(*) Fuentes históricas consideran a Celestino Pérez el verdadero fundador de San Martín de
los Andes, por haber sido quien ejecutó la orden impartida por Rudecindo Roca.
3) Foto: San Martín de los Andes
1910 aprox. Del Archivo APHyC- SMAndes
El siguiente fragmento fue tomado del diario del Capitán Augusto
Spika, quien en 1898 acompañaba al General Rudecindo Roca en el
viaje de la Comandancia y Estado Mayor de la División de los Andes.
“Nace la aurora del 4 de febrero, sonrosada y brillante. La naturaleza
parece vestida de gala. El sol se levanta imponente, majestuoso,
como esperando que se despliegue la bella hija de los cielos para
abrazarla, entre sus rayos de oro y darle su calor. La selva está
callada, el lago apenas murmura...”...“Están reunidos todos los que
deben actuar en la ceremonia y los vecinos de los alrededores, el
viejo Curruhuinca se presenta a caballo con sus hijos y 20 indios y
forma en batalla detrás del Regimiento. La marcha de Ituzaingó se
hace oír y la enseña de la Patria empieza a levantarse suavemente en
el asta de 18 metros de altura, los soldados presentan las armas, la
concurrencia se descubre y todos los ojos se fijan en el prendón
querido, los corazones laten con fuerza y la emoción se pinta en los
rostros...”...“El Comandante Pérez toma la palabra y explica en
breves frases la importancia del acto, concluyendo con un Viva a la
Patria que todos repiten entusiasmados. Le sigue luego el padrino Sr.
Coronel Rodhe, con un corto y fogoso discurso y el Regimiento hace
tres descargas que resuenan en las abras de la cordillera y la banda
de música toca el Himno Nacional que se escucha con recogimiento
en medio de la mayor emoción. Este momento es de una
grandiosidad sublime!...”
“Se sacan vistas fotográficas y luego se firman las actas que se
colocan lacradas y selladas junto con la piedra fundamental (500kg) a
pocos pasos de la bandera. Después bebemos una copa de oporto y
queda terminado el acto.”
4) Foto: Regimiento 3 de Caballería de Línea
en la costa del Lago Lacar
San Martín de los Andes, nacida como asentamiento militar,
comenzó su gobierno civil en 1911, año en que se creó la
Primera Comisión de Fomento
5) Foto: Primera comisión de Fomento
Luego de la fundación, el ejército otorgó las autorizaciones de
ocupación a los pobladores conforme a los planos militares, como así
también fue el encargado de administrar otros aspectos de la vida del
pueblo.
A los pocos años, la población civil sintió la necesidad de plantear el
cambio de administración militar a civil y con este fin elevó la
solicitud al gobierno nacional.
En 1907 se decretó este cambio que recién se hizo efectivo el 22 de
Marzo de 1911, cuando fue creada la Primera Comisión de Fomento.
Dicha Comisión estaba integrada por José Calderón como presidente,
Paulino Avella como vicepresidente y Carlos Gingins como tesorero.
Durante los primeros años de gestión, se reunía en diferentes casas
del pueblo hasta que en 1931 se realizó una sencilla construcción
para su funcionamiento. Ese primer edificio es parte de lo que es hoy
nuestro Museo Primeros Pobladores.
6) Nota enviada al Gobernador del
Territorio del Neuquén Eduardo Elordi
7) Decreto de 1911, creando la Comisión de
Fomento de San Martín de los Andes
ACTIVIDADES ECONÓMICAS
En esa época, debido al mal estado de los caminos, era más fluido el
intercambio comercial con habitantes del otro lado de la cordillera a
través de la navegación del Lago Lácar, que con el resto del país.
De esta manera, el espacio cordillerano se dividió en sectores para la
producción de alimentos: en las vegas se cultivó trigo, cebada y maíz,
estableciéndose algunos molinos harineros; en las zonas de mallines
se desarrolló la ganadería en gran escala, por contar con buenas
pasturas para lanares, caprinos y vacunos. Por otra parte, la
población eligió preferentemente asentarse en el valle, desarrollando
una economía de autoabastecimiento a través de huertas y frutales,
la cría de animales, la extracción de madera y leña, etc.
Esta economía se reflejó en la arquitectura y en la ocupación del
espacio; la distribución de las construcciones generalmente estaba
compuesta por una casa principal y otras edificaciones menores,
destinadas a depósitos de alimentos, leña, galpones, retrete,
gallineros, etc. Es decir que, desde el punto de vista funcional, la
vivienda era una parte de un sistema mayor que servía a los
objetivos de producción y sustento.
8) Foto: (a definir)
LA INDUSTRIA DE LA MADERA
La industria maderera nació casi de inmediato a la ocupación
del espacio patagónico. Dio su impulso a la economía del lugar
brindando trabajo a balseros, hacheros, carpinteros, etc.
En la cuenca del Lago Lácar se establecieron familias que se
dedicaron a la explotación forestal. Se instalaron aserraderos en
sitios como en Hua Hum, Quechuquina, Pucará y otros.
En sus comienzos, la extracción de madera del bosque se realizaba a
hacha, la que luego fue reemplazada por la motosierra. Una vez
cortado el tronco, se lo desramaba, apilando los rollizos. Luego se
procedía a atar los rollizos con poderosas cadenas y, con la ayuda de
bueyes, se los arrastraba hasta llegar a una playa de acopio. En un
claro en el bosque se armaban cargaderos para camiones que
trasladaban los rollizos a los aserraderos.
Otra opción era armar, en las costas del lago, balsas de rollizos
(jangadas) que eran transportadas a lo largo del lago con una vela y,
más tarde, en embarcaciones. También se utilizaban balsas
compuestas de tablas de maderas ya aserradas, las cuales podían ser
trasladadas no solo por el lago sino por los ríos de la región
(Chimehuin, Collon Cura y Limay).
En 1937 se produjo un cambio sustancial con la fundación del
Parque Nacional Lanín: en pos de sus objetivos de
preservación del medio ambiente, restringió la tala de
especies arbóreas y reorientó la economía hacia el desarrollo
de la industria del turismo.
Para ello, básicamente mejoró la infraestructura de las vías de
comunicación y la infraestructura urbana. Asimismo, la mejora de
caminos permitió el ingreso de alimentos de otras regiones del país,
lo que incidió en la disminución de la actividad agrícola ganadera que,
al igual que la forestal, disminuyó hasta casi desaparecer.
La apertura de las vías de comunicación generó el afloramiento del
comercio, siendo característico el rubro de ramos generales.
9) Foto (a definir)
10) Foto (a defrinir)
LA IMPRONTA DE PARQUES NACIONALES
Parques Nacionales tuvo a su cargo la construcción de la Escuela Nº
5, la Sala de Primeros Auxilios, el trazado de la plaza San Martín, el
edificio de Movilidad y depósitos, la Intendencia y plazoleta, el
camping del Cerro Bandurrias, el muelle en la costanera del Lago
Lácar, el muelle en Pucará, la construcción de las lanchas Huilefun y
Hualquimil, el lanchón Aucapán, el Barrio de Empleados, el Barrio de
Maestranza, las casa de Guardaparques, casas de Camineros y
agentes Forestales.
La incorporación de lanchas en el lago, la apertura de rutas y la
creación de las primeras pistas de esquí en el cerro Chapelco,
favorecieron la actividad turística que a partir de la década de 1970
creció enormemente.
11) FOTO. Sala de primeros auxilios 1942
La creación del Parque Nacional Lanín dejó una impronta en la
arquitectura de la región, tanto pública como privada. Se caracterizó
por el uso de piedra de voladura en las bases, la madera trabajada
rústicamente en las plantas altas y tejuelas de madera en los techos.
12) Foto. Escuela n° 5- 1948
EL DESARROLLO DEL ESQUÍ
La práctica del esquí se remonta a las décadas del 40, 50 y
comienzos del 60, cuando los pioneros ascendían caminando por las
pendientes que encontraban adecuadas (ya sea dentro del pueblo o
en zonas aledañas) y recompensaban ese esfuerzo deslizándose por
las laderas.
Algunos de estos sitios eran: la cuesta en la calle Perito Moreno, que
tenía un monte achaparrado, lo que permitía el deslizamiento con
suavidad, ideal para los esquiadores principiantes; la cuesta O’Grady,
ubicada en el camino a Lolog; una canchita sobre el Cerro
Curruhuinca; y el reconocido Cerro Chapelco (de 1980 m), entre
otros.
En la práctica del esquí, en Chapelco se destaca la figura del pionero
Federico Graeff, geólogo alemán que llegó a esta zona a fines de los
años 40 y que recorrió hasta conocer palmo a palmo las pistas
naturales de este cerro. Graeff fue uno de los primeros hombres en
incentivar a los vecinos la práctica del esquí, las largas caminatas al
cerro y su feliz descenso.
Con el tiempo se construyeron refugios para poder pernoctar y poder
prolongar el disfrute. El primero de ellos fue el Refugio Graeff.
13 ) Foto. Neidelmeyer y Tito Ponce.
Gentileza del Club Lacar SMA
REFUGIO GRAEF
El refugio, nombrado en honor a Federico Graef, se ejecutó en el
verano de 1948, comunitariamente y “a pulmón”, utilizando madera
del bosque aledaño y elementos que los pioneros cargaban con cada
ascenso.
Primero se construyó un solo ambiente, donde se ubicaron una
veintena de cuchetas. Uno de los carpinteros fue el Sr. Niedermayer,
quien realizó la hazaña de subir una salamandra Instilart para equipar
el sitio de una fuente de calor.
En pleno invierno el refugio quedaba cubierto por la nieve, lo cual
dificultaba a los montañistas poder encontrarlo. Para solucionarlo, se
instaló un mástil con una pala atada en alto para poder ubicarlo. Pero
era necesario palear hasta dar con el acceso.
Posteriormente se agregó otro ambiente y se añadió, además, una
torre con ingresos desde del exterior a diferentes alturas. Dentro de
ella había una escalera de madera a la que se podía acceder según
fuera el nivel que alcanzara la acumulación de nieve.
14) Foto: Refugio Graef. Archivo APHYC
15) Foto: Sacando nieve Américo Astete. Archivo APHYC
EL NUEVO CENTRO DE ESQUÍ
En el año 1963 se instaló el primer medio de elevación en el Cerro
Chapelco. Esta innovación dio comienzo al desarrollo de Chapelco
como centro de esquí.
El gobierno de la Provincia se encargó del desarrollo y la promoción
de Chapelco como centro de deportes invernales, y su logro máximo
fue la instalación de la telecabina en el año 1983, lo que posicionó al
complejo como uno de los centros de esquí más modernos de
Sudamérica.
A partir de la década del 70, se comenzó a explotar el esquí como
recurso turístico. San Martín de los Andes se fue convirtiendo en un
polo turístico con dos temporadas: una de verano (promocionada por
Parques Nacionales) y otra de invierno. Con este impulso se abrieron
nuevas vías de comunicación para generar nuevos circuitos turísticos
que permitieran al visitante recorrer las bellezas naturales; con este
objetivo, se construye la ruta nacional 237, conocida como Ruta de
los 7 lagos.
16) Foto: Obreros trabajando en el primer medio de elevación
del cerro Chapelco. Gentileza Nicandro Lema,
Trabajador de la empresa Alippi 1970
17) Foto: Obreros trabajando. Apertura de Camino 7 lagos.
Gentileza Luis Lang
Hacia los años 80, los bancos otorgaron créditos que fueron utilizados
para desarrollar emprendimientos turísticos, lo que permitió mejorar
la capacidad hotelera y gastronómica de la ciudad. Llegaron grandes
empresas, como Sol Jet, que dieron el impulso definitivo para que
San Martín de los Andes se convirtiera en una de las localidades
turísticas más importantes de Neuquén.
En los años 60, San Martín de los Andes era parte de una excursión
que partía de San Carlos de Bariloche. En la década siguiente, el
gobierno de la provincia del Neuquén hizo importantes inversiones. La
empresa Sol Jet acompañó este proceso para convertir al destino en
una estrella del turismo argentino.
Es este desarrollo económico el que fomentó la migración evidenciada
en las últimas décadas desde las grandes ciudades y produjo un
cambio que fue transformando las rutinas, los paisajes y la ciudad: la
llegada de arquitectos e ingenieros con otras idiosincrasias,
provenientes de las grandes ciudades, dio como resultado nuevas
características edilicias.
18) Imagen: Folleto Publicitario de 1978. Sol Jet promociona
el turismo de convenciones adelantándose su tiempo, en ese
momento estaba especialidad era una rareza
(Colección Pablo Luciano Potenze)
CULTURA DE MONTAÑA
Hasta la década de los 90 era común ver catangos transitando las
calles del pueblo. Antiguamente era el medio de transporte más
usado en el traslado de leña; para la llegada del nuevo siglo, se había
transformado en lo que quedaba de un recuerdo pintoresco.
19) Foto: en los catangos.
Gentileza Nicandro Lema
No obstante esto, la cultura de montaña permaneció viva y puede
darse con ella de manera amplia y evidente hasta hoy día: en la
vigencia de las actividades en el cerro Chapelco, en los distintos
grupos de escalada y de trekking o en la costumbre de salir a
acampar en zonas lacustres como paseo familiar.
Quizá sea la Fiesta Nacional del Montañés la plasmación más cabal de
la vitalidad y permanencia de esa cultura. Creada en 1981, consiste
en una serie de actividades que se llevan a cabo en la proximidad del
5 de agosto, fecha en que se conmemora el Día del Montañés:
concursos de Hacheros, Hacheras, Hacheritos, Motosierristas y Sierra
Corvina, desfile de asociaciones vinculadas al montañismo, peñas
folclóricas y un descenso de antorchas del cerro Chapelco son algunos
de los atractivos de esta tradicional fiesta local.
VOLVER LA VISTA ATRÁS
Hoy, a 118 años de su fundación, San Martín de los Andes se ha
convertido en un importante centro turístico. Muchos pobladores
nacieron aquí, pero también hay habitantes nuevos, provenientes de
otras ciudades, que decidieron cambiar de hábitos y llegaron en
busca de una mayor calidad de vida. Estos cambios sociales y
económicos fueron plasmándose en su edificación, en sus calles, su
ritmo y su gente.
Este fragmento expone instantes de una transformación. La selección
de imágenes se hizo en virtud del poder descriptivo y comunicativo
de las fotografías y, principalmente, por su valor histórico. Cada toma
nos invita a asomarnos a diferentes escenas que podrían componer
un sinfín de historias; relatos que cuentan nuestros vecinos,
recuerdan nuestros abuelos, recrean los pobladores de hoy.
20) Foto: San Martín de los Andes 1904.
Colección Thumann
21) Foto: San Martin de los Andes 2001.
Santiago Gaudio
CREDITOS
Guión Museográfico
Lic. Alejandra M. Lema
Jefe de Área. Patrimonio Histórico y Ciencias.
Subsecretaria de Cultura
Municipalidad de San Martín de los Andes
Edición y revisión
Marcelo Gobbo
Subsecretaria de Cultura
Municipalidad de San Martín de los Andes
Descargar
Fichas aleatorios
Crear fichas