Subido por Sergio Castillo

ENFERMEDADES DEL MOSQUITO

Anuncio
Universidad de panamá
Facultad de enfermería
Departamento de Salud Pública
ENf – 312 Enfermería en Salud Pública II
Charla Educativa: Enfermedades por el virus del
Dengue, Zika y Chikungunya
Profesora
Marta Rodríguez
Estudiante
Jessica Londoño 8-902-1303
Sergio Castillo 8-861-1800
Angely Rojas 8-909-198
Fecha de entrega
10 de octubre del 2016
INTRODUCCIÓN
El dengue, la enfermedad de chikungunya y la enfermedad por el virus Zika, son
enfermedades víricas transmitidas por vectores (artrópodos) y constituyen un
grupo de enfermedades que se extienden a gran velocidad, afectando, allí donde
llegan, a un porcentaje elevado de la población. Los virus que causan estas tres
enfermedades se transmiten, habitualmente, de persona a persona a través de la
picadura de mosquitos del genero Aedes.
Ha sido en el continente americano donde este crecimiento ha resultado más
evidente. Primero fue la reemergencia del dengue en los años 90, poco a poco
llegaron los cuatro serotipos del virus, y la incidencia y la presencia de cuadros
graves de la enfermedad sigue aumentando. Más recientemente llegaron dos virus
previamente desconocidos; en 2014 llegó el virus chikungunya y posteriormente
en 2015 el virus Zika y ambos han demostrado ser capaces de avanzar a gran
velocidad sin detenerse ante fronteras marítimas o terrestres, afectando a su paso
a gran número de personas.
ENFERMEDAD POR VIRUS DEL ZIKA
El virus de Zika es un flavivirus transmitido por mosquitos que se identificó por
vez primera en macacos (Uganda, 1947), a través de una red de monitoreo de la
fiebre amarilla. Posteriormente, en 1952, se identificó en el ser humano en Uganda
y la República Unida de Tanzanía. Se han registrado brotes de enfermedad por este
virus en África, las Américas, Asia y el Pacífico.
Entre los años sesenta y los ochenta se detectaron infecciones humanas en África y
Asia, generalmente acompañadas de enfermedad leve. El primer gran brote se
registró en la Isla de Yap (Estados Federados de Micronesia) en 2007. En julio de
2015 Brasil notificó una asociación entre la infección por el virus de Zika y el
síndrome de Guillain-Barré, y en octubre del mismo año su asociación con la
microcefalia.
Signos y síntomas
El periodo de incubación (tiempo transcurrido entre la exposición y la aparición de
los síntomas) de la enfermedad por el virus de Zika no está claro, pero
probablemente sea de pocos días. Los síntomas son similares a los de otras
infecciones por arbovirus, entre ellas el dengue, y consisten en fiebre, erupciones
cutáneas, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, malestar y cefaleas;
suelen ser leves y durar entre 2 y 7 días.
Complicaciones de la Enfermedad
Tras un examen exhaustivo de los datos, se ha llegado a un consenso científico
acerca de la relación causal entre el virus de Zika y la microcefalia y el síndrome de
Guillain-Barré. Prosiguen los intensos esfuerzos para investigar de forma rigurosa
las relaciones entre este virus y otros trastornos neurológicos.
Transmisión
El virus de Zika se transmite a las personas principalmente a través de la picadura
de mosquitos infectados del género Aedes, y sobre todo de Aedes aegypti en las
regiones tropicales. Los mosquitos Aedes suelen picar durante el día, sobre todo al
amanecer y al anochecer, y son los mismos que transmiten el dengue, la fiebre
chikungunya y la fiebre amarilla.
Asimismo, es posible la transmisión sexual, y se están investigando otros modos de
transmisión, como las transfusiones de sangre.
Diagnóstico
La infección por el virus de Zika puede sospecharse a partir de los síntomas y los
antecedentes recientes (por ejemplo, residencia o viaje a una zona donde haya
transmisión activa del virus). Sin embargo, su confirmación requiere pruebas de
laboratorio en muestras de sangre o de otros líquidos corporales, como la orina, la
saliva o el semen.
Tratamiento
La enfermedad por el virus de Zika suele ser relativamente leve y no necesita
tratamiento específico. Los pacientes deben estar en reposo, beber líquidos
suficientes y tomar medicamentos comunes para el dolor y la fiebre. Si los
síntomas empeoran deben consultar al médico. En la actualidad no hay vacunas.
Prevención
-
Picaduras de mosquitos
La protección contra las picaduras de mosquitos es fundamental para prevenir la
infección por el virus de Zika. Para ello se puede usar ropa (preferiblemente de
colores claros) que cubra al máximo el cuerpo, instalar barreras físicas
(mosquiteros) en los edificios, mantener puertas y ventanas cerradas, dormir bajo
mosquiteros de cama durante el día y utilizar repelentes de insectos que
contengan DEET, IR3535 o icaridina, siguiendo las instrucciones de la ficha técnica
del producto.
Hay que prestar especial atención y ayuda a quienes no puedan protegerse
adecuadamente por sí mismos, como los niños pequeños, los enfermos o los
ancianos. Los residentes en las zonas afectadas y quienes viajen a ellas deben
tomar las precauciones descritas para protegerse de las picaduras de mosquitos
.
Es importante vaciar, limpiar o cubrir regularmente los sitios que puedan
acumular agua, como cubos, barriles, macetas, canalones y neumáticos usados. Las
comunidades deben apoyar los esfuerzos de las autoridades locales por reducir los
mosquitos. Las autoridades sanitarias pueden aconsejar la fumigación de
insecticidas.
Transmisión sexual
El virus de Zika puede transmitirse en el curso de una relación sexual, hecho que
resulta preocupante porque hay una asociación entre la infección por el virus y la
presencia de resultados adversos del embarazo y de perjuicios en el feto.
En el caso de regiones donde haya transmisión activa del virus de Zika, todas las
personas que presenten infección por este virus y sus parejas sexuales (en
particular las embarazadas) deben recibir información sobre los riesgos de
transmisión del virus por vía sexual.
La OMS recomienda que a todas las personas sexualmente activas se les preste un
asesoramiento correcto y se les proponga toda la panoplia de métodos
anticonceptivos para que puedan elegir con conocimiento de causa si desean
concebir o no, y en qué momento, a fin de prevenir posibles resultados adversos
del embarazo y eventuales perjuicios para el feto.
Las mujeres que hayan mantenido relaciones sexuales sin protección y no deseen
quedarse embarazadas por temor a la infección por el virus de Zika deben tener
acceso rápidamente a servicios de anticoncepción de emergencia y a
asesoramiento en la materia. Toda embarazada debería mantener relaciones
sexuales seguras (en particular utilizando correcta y sistemáticamente
preservativos) u observar abstinencia sexual por lo menos mientras dure el
embarazo.
En el caso de regiones donde no haya transmisión activa del virus de Zika, la OMS
recomienda que, para prevenir la infección por el virus en el curso de una relación
sexual, toda persona que regrese de zonas donde se sepa que hay transmisión
activa del virus mantenga relaciones sexuales seguras u observe abstinencia sexual
durante seis meses. Las parejas sexuales de mujeres embarazadas que residan en
zonas donde haya transmisión local del virus o que regresen de una de esas zonas
deberían mantener relaciones sexuales seguras u observar abstinencia sexual
mientras dure el embarazo.
Respuesta de la OMS
La OMS colabora con los países para controlar la enfermedad por el virus de Zika
mediante la adopción de las medidas definidas en el Marco de respuesta
estratégica al Zika:

Definir las investigaciones sobre la enfermedad por el virus de Zika y darles
prioridad convocando a expertos y asociados.

Potenciar la vigilancia del virus de Zika y sus complicaciones.

Reforzar la capacidad de comunicación sobre los riesgos a fin de involucrar
a las comunidades para que comprendan mejor los riesgos asociados al
virus.

Fortalecer la capacidad de los laboratorios para detectar el virus.

Ayudar a las autoridades sanitarias a aplicar las estrategias de control de
los vectores destinadas a reducir las poblaciones de mosquitos del
género Aedes.

Elaborar recomendaciones acerca de la atención clínica y el seguimiento de
las personas con complicaciones relacionadas con la infección por el virus
de el Zika, en colaboración con expertos y otros organismos sanitarios.
ENFERMEDAD DEL DENGUE
El dengue es una infección vírica transmitida por la picadura de las hembras
infectadas de mosquitos del género Aedes. Hay cuatro serotipos de virus del
dengue (DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4). El dengue se presenta en los climas
tropicales y subtropicales de todo el planeta, sobre todo en las zonas urbanas y
semiurbanas. Los síntomas aparecen 3–14 días (promedio de 4–7 días) después de
la picadura infectiva. El dengue es una enfermedad similar a la gripe que afecta a
lactantes, niños pequeños y adultos.
Signos y síntomas
Los síntomas son una fiebre elevada
(40Cº) acompañada de dos de los
síntomas siguientes: dolor de cabeza
muy intenso

Dolor detrás de los globos
oculares

Dolores
musculares
articulares

Náuseas

Vómitos

Agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido.
y
Complicaciones
El dengue grave es una complicación potencialmente mortal porque cursa con
extravasación de plasma, acumulación de líquidos, dificultad respiratoria,
hemorragias graves o falla orgánica.
Transmisión
El dengue es una infección vírica transmitida por la picadura de las hembras
infectadas de mosquitos del género Aedes.
Diagnostico
Cada año se producen en el mundo entre 50 y 100 millones de casos de dengue,
una enfermedad tropical que causa un estado de afectación general tan intenso que
hace que se conozca también como fiebre rompe huesos, que en ocasiones podría
llegar a ser mortal y en otras no.
Tratamiento
No hay tratamiento específico del dengue ni del dengue grave, pero la detección
oportuna y el acceso a la asistencia médica adecuada disminuyen las tasas de
mortalidad por debajo del 1%. La mayoría de las personas con dengue se recupera
en unas dos semanas. Hasta entonces, beber abundantes líquidos, reposar y tomar
medicamentos contra la fiebre que no sean aspirina puede ayudar. Las personas
con las formas más peligrosas de dengue generalmente necesitan ir al hospital y
recibir líquidos.
Prevención

Evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus
huevecillos aplicando el ordenamiento y la modificación del medio
ambiente;

Eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles hábitats
artificiales;

Cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena
agua para uso doméstico:

Aplicar insecticidas adecuados a los recipientes en que se almacena agua
a la intemperie;

Utilizar protección personal en el hogar, como mosquiteros en las
ventanas, usar ropa de manga larga, materiales tratados con insecticidas,
espirales y vaporizadores;

Mejorar la participación y movilización comunitarias para lograr el
control constante del vector;

Durante los brotes epidémicos, las medidas de lucha antivectorial de
emergencia pueden incluir la aplicación de insecticidas mediante el
rociamiento.

Se debe vigilar activamente los vectores para determinar la eficacia de
las medidas de control.
Respuesta de la OMS
En su respuesta al dengue, la OMS:

Brinda apoyo técnico y orientación a los países y para el control eficaz de las
epidemias de dengue;

Apoya a los países para que confirmen los brotes por medio de la red de
laboratorios colaboradores;

Ayuda a los países a mejorar sus sistemas de notificación y a determinar la
verdadera carga de morbilidad del dengue;

Junto con algunos de sus centros colaboradores ofrece capacitación sobre el
tratamiento clínico, el diagnóstico y la lucha antivectorial en el plano regional;

Formula estrategias y políticas basadas en datos científicos;

Apoya la elaboración de instrumentos nuevos, como productos insecticidas y la
tecnología para su aplicación;

Reúne los registros oficiales de dengue y dengue grave de más de 100 países
miembros;

Publica periódicamente directrices y manuales para la gestión de casos, el
diagnóstico, la prevención y el control del dengue que distribuye a los estados
miembros.
ENFERMEDAD DEL CHIKUNGUNYA
La fiebre Chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por
mosquitos. Se describió por primera vez durante un brote ocurrido en el sur de
Tanzanía en 1952. Se trata de un virus ARN del género alfavirus, familia
Togaviridae. “Chikungunya” es una voz del idioma Kimakonde que significa
“doblarse”, en alusión al aspecto encorvado de los pacientes debido a los
dolores articulares.
Signos y síntomas
La fiebre chikungunya se caracteriza por la aparición súbita de fiebre,
generalmente acompañada de dolores articulares. Otros signos y síntomas
frecuentes son: dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y
erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser muy debilitantes, pero
generalmente desaparecen en pocos días.
La mayoría de los pacientes se recuperan completamente, pero en algunos casos
los dolores articulares pueden durar varios meses, o incluso años. Se han
descrito casos ocasionales con complicaciones oculares, neurológicas y
cardiacas, y también con molestias gastrointestinales. Las complicaciones
graves no son frecuentes, pero en personas mayores la enfermedad puede
contribuir a la muerte. A menudo los pacientes solo tienen síntomas leves y la
infección puede pasar inadvertida o diagnosticarse erróneamente como dengue
en zonas donde este es frecuente.
Transmisión
La fiebre chikungunya se ha detectado en más de 60 países de Asia, África,
Europa y las Américas.
El virus se transmite de una persona a otras por la picadura de mosquitos
hembra infectados. Generalmente los mosquitos implicados son
Aedes
aegypti y Aedes albopictus, dos especies que también pueden transmitir otros
virus, entre ellos el del dengue. Estos mosquitos suelen picar durante todo el
periodo diurno, aunque su actividad puede ser máxima al principio de la
mañana y al final de la tarde. Ambas especies pican al aire libre, pero Ae.
aegypti también puede hacerlo en ambientes interiores.
La enfermedad suele aparecer entre 4 y 8 días después de la picadura de un
mosquito infectado, aunque el intervalo puede oscilar entre 2 y 12 días.
Diagnostico
Para establecer el diagnóstico se pueden utilizar varios métodos. Las pruebas
serológicas, como la inmunoadsorción enzimática (ELISA), pueden confirmar la
presencia de anticuerpos IgM e IgG contra el virus chikungunya. Las mayores
concentraciones de IgM se registran entre 3 y 5 semanas después de la
aparición de la enfermedad, y persisten unos 2 meses. Las muestras recogidas
durante la primera semana tras la aparición de los síntomas deben analizarse
con métodos serológicos y virológicos (RT–PCR).
El virus puede aislarse en la sangre en los primeros días de la infección. Existen
diversos
métodos
de
reacción
en
cadena
de
la
polimerasa
con
retrotranscriptasa (RCP-RT), pero su sensibilidad es variable. Algunos son
idóneos para el diagnóstico clínico. Los productos de RCP-RT de las muestras
clínicas también pueden utilizarse en la genotipificación del virus, permitiendo
comparar muestras de virus de diferentes procedencias geográficas.
Tratamiento
No existe ningún antivírico específico para tratar la fiebre Chikungunya. El
tratamiento consiste principalmente en aliviar los síntomas, entre ellos el dolor
articular, con antipiréticos, analgésicos óptimos y líquidos. No hay
comercializada ninguna vacuna contra el virus chikungunya.
Prevención
La prevención y el control se basan en gran
medida en la reducción del número de depósitos
de agua naturales y artificiales que puedan servir
de criadero de los mosquitos. Para ello es
necesario movilizar a las comunidades afectadas.
Durante los brotes se pueden aplicar insecticidas,
sea por vaporización, para matar los moquitos en vuelo, o bien sobre las
superficies de los depósitos o alrededor de éstos, donde se posan los mosquitos;
también se pueden utilizar insecticidas para tratar el agua de los depósitos a fin
de matar las larvas inmaduras.
Como protección durante los brotes se recomiendan llevar ropa que reduzca al
mínimo la exposición de la piel a los vectores. También se pueden aplicar
repelentes a la piel o a la ropa, respetando estrictamente las instrucciones de
uso del producto. Para quienes duerman durante el día, sobre todo los niños
pequeños, los enfermos y los ancianos, los mosquiteros tratados con
insecticidas proporcionan una buena protección. Las espirales insectífugas y los
vaporizadores de insecticidas también pueden reducir las picaduras en
ambientes interiores.
Las personas que viajen a zonas de riesgo deben adoptar precauciones básicas,
como el uso de repelentes, pantalones largos y camisas de manga larga, o la
instalación de mosquiteros en las ventanas.
Respuesta de la OMS
Para luchar contra la fiebre chikungunya, la OMS:

Formula planes basados en evidencias para gestionar los brotes.

Proporciona apoyo y orientación técnica a los países para que gestiones
eficazmente los casos y los brotes.

Presta apoyo a los países para que mejoren sus sistemas de notificación.

Junto con algunos de sus centros colaboradores, proporciona formación a nivel
regional sobre el tratamiento, el diagnóstico y el control de los vectores.

Publica directrices y manuales para los estados miembros sobre el tratamiento
y el control de los vectores.
La OMS anima a los países a crear y mantener capacidades que les permitan
detectar y confirmar casos, atender a los pacientes y poner en práctica
estrategias de comunicación social para reducir la presencia de los mosquitos
vectores.
CONCLUSIÓN
El objetivo de este trabajo es concientizar a los usuarios del centro de salud
Artemio Jaén, de la amenaza que son estos tres tipos diferentes de virus para
nuestra comunidad.
Las acciones preventivas que se habían tomado para combatir estos virus, se les
está haciendo a un lado, ya que la alerta sobre estas enfermedades ha
disminuido.
Como estudiantes de enfermería debemos recalcar a las usuarios del centro las
complicaciones que puede traer estar infectado por alguno de estos virus; sobre
todo sabiendo que los tres son transmitidos por el mismo vector y debemos
estar conscientes de que nos encontramos en la época del año donde todos los
factores benefician la proliferación de los mismo.
Todos debemos tener presente las medidas de prevención contra estos para
evitar que nuestros niños, ancianos, embarazadas y la población en general sean
infectados con estos virus.
BIBLIOGRAFÍA
OMS. (2016). Enfermedad por el Virus del Zika. Recuperado el 7 de octubre de
2016,
de
Organización
Mundial
de
la
Salud
Sitio
web:
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/zika/es/
Organización Mundial de la Salud OMS (Agosto 2016) Enfermedad del Dengue.
Consultado
el
7
de
octubre
de
2016,
disponible
en
sitio
web
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs117/es/
OMS. (2016). Enfermedad por el Virus del Chikungunya. Recuperado el 7 de
octubre
de
2016,
de
Organización
Mundial
de
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs327/es/
la
Salud
Sitio
web:
Descargar
Fichas aleatorios
Crear fichas