Subido por adrianlamo743

In my dreams

Anuncio
1
Página
Esta traducción fue realizada sin fines de lucro, por lo cual, no tiene costo alguno.
Es una traducción hecha por fans y para fans.
Si el libro logra llegar a tu país, te animamos a adquirirlo.
Página
2
No olvides que también puedes apoyar a la autora siguiéndola en sus redes sociales,
recomendándola a tus amigos, promocionando sus libros e incluso haciendo una reseña en
tu blog o foro.
Índice
Sinopsis
Uno
Dos
Tres
Cuatro
Cinco
Siete
Ocho
Nueve
Diez
Once
Doce
Trece
Catorce
Quince
Dieciséis
Diecisiete
Dieciocho
Diecinueve
Veinte
Página
3
Sobre la Autora
Sinopsis
Los sueños aparecieron de nuevo.
Era algo que Elizabeth Hayes de diecisiete años creía haber superado. No los
quería; eran premoniciones detalladas de cómo las personas morirían.
Una noche, la peor pesadilla de Lizzy ocurre. Sueña con su novio, Michael
Young, y pronto descubre que su auto fue encontrado en un río, junto con su cuerpo
sin vida.
La confusión se intensifica cuando Michael aparece con vida en sus sueños.
Él le advierte, tratando de mantenerla a salvo de la misma persona que lo asesinó.
Página
4
Despierta, Lizzy debe buscar su fuerza interior, no sólo para salvarse a sí
misma, sino también a sus amigos, cuyas vidas están en peligro.
Uno
Traducido por Diana de Loera y Mae
Corregido por Nony_mo
Me tambaleé a través del oscuro bosque.
El aire estaba denso y mohoso. Una blanca neblina ocultaba la fría y húmeda
tierra debajo de mis pies mientras una exuberante y densa vegetación de árboles
enredados me rodeaban. Aunque el débil resplandor de la luna iluminaba mis
alrededores inmediatos, un sentimiento espeluznante permanecía en el aire,
disparando escalofríos por mi columna.
Necesitaba salir de aquí, rápidamente.
Mirando hacia la luna como mi guía, empecé a maniobrar a través del
laberinto de madera, buscando una salida. Mis pies desnudos se resbalaban
continuamente en las raíces cubiertas de musgo, y una alfombra de viejas y húmedas
hojas. Ramas rompiéndose me advirtieron de algo acechando en las sombras, muy
cerca. Me di la vuelta, solo para ver la amenazante oscuridad forjada. Buscando
desesperadamente una manera de salir.
¿Por qué demonios estoy aquí?
Ramas se rompieron de nuevo, esta vez más cerca. Eché un vistazo sobre mi
hombro mientras una oscura figura encapuchada en capas destrozadas de manto
emergía, flotando justo por encima de la neblina. Una ola de pavor se disparó a
través de mis venas, despertando mis sentidos. Quería correr, pero mis piernas
estaban cargadas de miedo. El terror continuó acercándose, pero mi cuerpo estaba
congelado y mis rodillas cedieron, causando que me cayera.
―Levántate, Liz. Tienes que levantarte ―gritó una voz desde la oscuridad.
―¡Liz, corre!
Página
―Michael ―grité, torciendo mi cabeza en todas direcciones para atrapar un
vistazo de él.
5
Conocía esa voz.
―¿Michael, dónde estás? ―grité, saliendo disparada ansiosamente en la
última dirección en la que había escuchado su voz.
Un orbe brillante revoloteó entre los árboles justo delante de mí, y luego
lentamente empezó a tomar forma humana. Michael estaba parado con sus manos
extendidas, haciéndome señas para que fuera. Sus relucientes ojos cafés eran
reconfortantes; su semblante luminoso, pareciendo un ángel de porcelana.
―Michael ―lloré, estirándome hacia él.
Me resbalé justo antes de que nos tocáramos, cayendo con fuerza en la tierra
helada. Miré hacia arriba, centrándome en su resplandeciente rostro. Su sonrisa
inmediatamente iluminó todo a mi alrededor. Estirándome hacia él, desapareció, y
estuve nuevamente sola en la oscuridad.
Docenas de ojos rojos destellaron en la oscuridad, observando atentamente
cada uno de mis movimientos. Ruidosas carcajadas resonaron como hienas
malvadas buscando su presa. Empujé, luchando a través de lo densa maleza,
hiriendo, encajándose y lacerando mi piel. Cada esfuerzo de dejar el oscuro laberinto
del infierno parecía inútil. Estaba débil, estaba exhausta y estaba lista para rendirme
cuando finalmente me empujé fuera de los árboles hacia un claro.
Una pequeña cabaña descansaba directamente en el centro, perfilada
pacíficamente en la luz de luna. Sin perder otro segundo, corrí hacia el refugio. No
me di la vuelta. No podía, sintiendo que la oscura criatura estaba todavía en
persecución. Cuando llegué, la puerta estaba entreabierta así que fácilmente la
empujé para abrirla y la cerré de golpe detrás de mí, presionando mi espalda contra
ésta. Intenté recuperar la respiración, temblando ante el pensamiento de cualquier
otra cosa que pudiera estar acechando en la habitación oscura como la boca de un
lobo. Froté las paredes a cada lado buscando por un interruptor. Nada, solo madera
fría y dura.
La cabaña tembló violentamente justo antes de que una puerta directamente
enfrente de mí se abriera de golpe. Luego, dos puertas más en las paredes opuestas
se abrieron repentinamente, estrellándose con fuerza contra las paredes exteriores.
Mi corazón martillaba, haciendo eco a través de mi cabeza mientras mis palmas se
acunaban fuertemente contra mis oídos.
Una persona normal hubiera corrido, pero nunca antes había estado tan
asustada en mi vida. Era una de esas irritantes personas que se congelaban, como en
Página
Mientras echaba un vistazo hacia la apertura, fui testigo de la oscura criatura
emergiendo del bosque, dirigiéndose directamente hacia mí. Mi corazón palpitaba
furiosamente contra las paredes de mi pecho, rogándome que corriera.
6
¿Qué demonios?
las películas. Los personajes a los que les gritaba con frustración. Pudieron haber
corrido y escapado, pero en su lugar se congelaron.
―Michael, ¿dónde estás? ―grité. Lágrimas corriendo por mis frías mejillas.
Mis piernas flaqueaban, apenas sosteniéndome de pie, pero reuní cada gramo de
fuerza que quedaba en mí para cerrar las puertas restantes.
Temblé con miedo mientras un fuerte viento gemía alrededor de la cabaña,
seguido por todas las cuatro puertas abriéndose simultáneamente, golpeando fuerte
contra las paredes exteriores. Estaba ahí parada indefensa, aterrorizada, mientras la
cabaña temblaba a mi alrededor.
Todo desde ese punto pareció moverse en cámara lenta. Caí hacia el suelo,
empujándome de vuelta a la esquina más alejada y observé mientras la criatura se
cernía a través de la puerta frontal. El aire se volvió helado.
La figura se detuvo a centímetros de mí. Su cara estaba cubierta por una capa
de gran tamaño, rota y destrozada, y a través de esas rasgaduras, vi muerte. Piel
podrida colgaba de los huesos de una apergaminada cara como de cadáver. La
pestilencia putrefacta de carne podrida quemaba mis fosas nasales. Togas
envejecidas goteando con carmesí donde se manchaba con el olor de cobre y sal.
Mi respiración se detuvo mientras la criatura lentamente levantó su atrofiada
extremidad. Una mano decrépita con largos y apergaminados dedos se disparó
hacia mi rostro. Grité, cerrando mis ojos apretadamente y escudando mi cara con
mis brazos.
―¡No! ―gritó una voz familiar.
Abrí mis ojos para ser testigo de una cegadora luz blanca dispararse a través
de una puerta lateral, directo hacia el centro de la criatura. Eso se tropezó hacia atrás,
gritando y retorciéndose de dolor, agarrando la carne quemada donde la luz entró.
Gritos agonizantes reverberaban de las paredes de la cabaña, perforando mis
tímpanos. Chorros de luces se disparaban de sus orificios mientras la luz brillante se
intensificaba. Luego, la criatura explotó, despedazándose en un millón de pequeñas
chispas que eran cargadas hacia afuera de la puerta por el viento.
Estos no eran la clase de sueños que te dejaban con sentimientos cálidos y
vagos. Eran sueños de muerte, detalles de cómo una persona moriría.
Página
La última vez que tuve tales sueños tan vívidos, pesadillas de hecho, era una
niña. Me habían perseguido hasta mi núcleo. Con el tiempo, aprendí que esos sueños
no eran simplemente sueños sino, en realidad, advertencias de lo que iba a venir.
7
Sin aliento, desperté en mi colchón. Mi frente estaba empapada de sudor, mi
boca estaba seca como un hueso. Sacudida por el sueño, me tambaleé hacia la cocina
por agua.
Premoniciones es lo que mi abuela solía llamar; y regalo de presagios dado a
unos pocos escogidos. Para mí, era una maldición. Era demasiado joven para poseer
tal regalo. Los sueños me aterrorizaban, y nunca se me permitió decirle a nadie fuera
de la familia cerca de ellos. Era un secreto. Uno del cual mis padres no estaban muy
orgullosos.
A la edad de siete, los sueños se detuvieron repentinamente. En ese entonces,
estaba agradecida de finalmente haberme desecho del sufrimiento porque había
estado lidiando con el divorcio de mis padres.
Un motor rugiente se aproximaba a mi entrada. Me apresuré hacia la ventana
y estiré hacia atrás la cortina para ver si Michael había llegado finalmente. Mi
anticipación rápidamente se convirtió en decepción cuando una maltratada
camioneta roja balbuceó al pasar, y mi congelada entrada permaneció desierta.
Era diciembre en Alaska y todavía no habíamos visto nieve. La ciudad de
Wasilla parecía desnuda y deprimente, esperando ansiosamente la amada magia
blanca que entregaría algo de diversión invernal y atenuaría las sucias tonalidades
de café de nuestro purgatorio estacional.
Los días de invierno avecinaban oscuridad, proveyendo de cuatro a cinco
horas de luz de día útil, si acaso. El sol se asomaría alrededor de mediodía, y luego
se escondería cerca de las cuatro de la tarde, dejándonos envueltos en la oscuridad
por unas largas diecinueve horas. Sin embargo, donde sea que estuviera con
Michael, en realidad nunca notaba la oscuridad. Todo siempre parecía más brillante
cuando él estaba cerca.
Eché un vistazo hacia el reloj digital descansando encima de mi televisión.
Brillantes números rojos iluminaban 6:02 p.m., recordándome que él estaba
retrasado. Inspiré una profunda respiración e intenté relajarme, pero mi estómago
retorciéndose lo hizo casi imposible. ¿Qué le estaba tomando tanto tiempo? Esto no
era para nada como Michael. Estaba casi una hora tarde, y no había recibido ni una
llamada para dejarme saber el porqué.
Página
Michael Young era mi novio, pero más importante, era mi mejor amigo.
Fuimos inseparables desde el momento en que nos conocimos a la edad de cinco.
Nuestra relación nunca fue complicada, simplemente era.
8
Esta noche era extra especial, y sabía que él estaba tan emocionado como yo.
Hoy era cuatro de diciembre, cuatro años desde el día en que me pidió salir.
Durante los pasados tres años, en la noche de nuestro aniversario, él había planeado
sorpresas que eran completamente al azar y arriesgadas.
El año pasado, me llevó hacia el Polo Norte para visitar la Casa de Santa
Claus. La ciudad estaba decorada con farolas de bastones de dulce, los
señalamientos de las calles con nombres navideños y decoraciones. En realidad me
senté en el aterciopelado regazo rojo de Santa, tiré de su realista barba blanca, y
susurré mis deseos secretos en su velludo oído lleno de cera. Michael debió haber
hecho un trato con el alegre anciano, porque obtuve exactamente lo que quería para
Navidad.
Estaba ansiosa por ver la sorpresa que había preparado para mí este año. Él
era demasiado bueno en guardar secretos mientras yo, por otro lado, era terrible en
esperar.
Estornudé, rompiendo mi momento de trance. La cortina café de gamuza que
había agarrado en mi mano estaba seriamente empolvada.
6:06 p.m., marcaba el reloj. Los minutos se arrastraban lentamente mientras
luchaba con mis pensamientos. Tendría que llamarlo solo una vez más para aliviar
mi mente perturbada. Esta sería mi quinto y último intento. Ojalá.
Busqué en mi nuevo bolso Coach, un regalo de graduación de los padres de
Michael, agarré mi celular y presioné dos, el número de marcación rápida de
Michael. Sonó una vez, y fue directo a su contestador.
―Michael, ¿dónde estás? ―pregunté en un tono alto, tratando de no sonar
molesta―. Llámame, lo antes posible. ¿Está bien? Te amo. Adiós. ―Enérgicamente
apreté el botón de colgar varias veces. Entonces, comprobé el volumen del teléfono,
confirmando que estuviera al máximo antes de que lo dejara en el mostrador de la
cocina junto al regalo que le había comprado.
Su regalo estaba envuelto en papel de color azul claro con iridiscentes copos
de nieve de plata uniformemente colocados a su alrededor. En el centro, se
encontraba una cinta a juego atada en un arco, había tenido mucha práctica para
llegar a la perfección.
Página
Esperando, decidí tomar mi mini aspiradora y tratar de aspirar el polvo que
se aferraba desesperadamente a mis cortinas. La succión no era buena. De hecho,
9
La caja contenía una chaqueta de cuero negro de la boutique de hombres en
el centro comercial de la Quinta Avenida. Michael la miraba cada vez que íbamos.
Por supuesto, sabía que él no poseía una y no había duda de que se vería increíble
en ella.
fracasó estrepitosamente en su trabajo, haciendo que el polvo se pegara, viéndose
peor de lo que hacía antes.
―Estás despedida ―le grité a la aspiradora con frustración, dejándola en el
contenedor bajo el fregadero de la cocina. No mucho tiempo después, suspiré y
procedí a sacarla, a regañadientes, colocándola de nuevo en su cargador. No podía
tirarla. Era útil en algunas ocasiones, aspirar insectos y otras cosas que no quería
tocar.
Lo que sea. Suspiré, mirando de nuevo al reloj, 6:11 p.m.
―¡Ay! ―Agarré la parte de atrás de mi cuello cuando un dolor intenso lo
traspasó, casi como si algo me hubiera mordido. Pero no pude sentir nada.
Una repentina ola de náuseas lo siguió, haciéndome ir al baño. Aturdida y
mareada, casi sentí como si me hubieran drogado. Mi mundo comenzó a girar
violentamente. Hormigueos, escalofríos y un sudor frío cubrieron mi cuerpo.
Apoyé la espalda contra la pared del baño y me deslicé hasta el suelo,
apoyando la frente en las rodillas. Traté de tomar respiraciones profundas y lentas,
pero una fuerte presión y dolor comenzaron a emanar de mi pecho. Me acurruqué
en posición fetal en el suelo rezando que se fuera.
¿Estoy muriendo?
Me arrastré hasta el baño y vomité. Mi cuerpo debilitado temblaba mientras
me llevaba hasta el lavamanos, me enjuagué la boca, y me eché agua fría en la cara.
―Genial. ―Suspiré, mirando mi reflejo lamentable en el espejo. La hora que
pasé tediosamente poniéndome mi maquillaje fue totalmente en vano. Manchas
negras de rímel corrían desiguales bajo mis ojos rojos e hinchados, y cualquier rastro
de color había abandonado mi cara pálida. Me veía como un payaso gótico.
Página
Michael era mi opuesto, lo que demuestra que el viejo adagio “los opuestos
se atraen” era genuino, después de todo. Él era atlético, sobresaliente en todos los
deportes que jugaba. Michael provenía de una familia rica, mientras que la mía era
pobre. También él era un estudiante de A. Yo tenía B en su mayoría. No estaba mal
teniendo en cuenta mi crianza.
10
Con mi suerte, Michael llegaría en cualquier momento. Estaba amargada,
mirando el reflejo horrible de lo que siempre pensé era una chica promedio. No era
fuerte o extraordinaria como Michael, ni siquiera cerca.
Él tenía dos padres amorosos, felizmente casados. Los míos se divorciaron
cuando yo tenía siete años.
Mi madre fue un ama de casa costurera que podía coser casi cualquier cosa.
Tenía una línea de ropa de mujer, la que diseñaba y vendía en consignación a una
boutique especializada en la línea. Sus ropas eran demandadas y tenía problemas
para mantenerse al día con los pedidos. Mi padre era un trabajador de construcción
guapo y alto, que nos dejó por un capricho y se mudó a Florida con su novia mucho
más joven.
El día se encontraba para siempre en mi memoria, dejando una cicatriz fea
invisible. Era una soleada tarde de domingo; mamá y yo fuimos a comprar
comestibles por habituales cosas semanales. Cuando nos fuimos, mi padre se las
arregló para empacar todas sus cosas, dejando nada más que una terrible carta
“Querida Jane” en el mostrador de la cocina.
A los siete años yo no tenía ni idea de qué pensar. No entendía por qué mi
papá y todas sus cosas habían desaparecido, o por qué mamá se había encerrado en
el dormitorio. Recordé colocar mi oreja en la puerta, escuchándola llorar entre
sollozos profundos y maldiciones ahogadas.
Mi estómago tenía una sensación de dolor en el interior, una sensación que
nunca había experimentado antes y no podía explicar. Solo sabía que algo estaba
muy mal, y todo estaba a punto de cambiar en el hogar Hayes.
Mi madre se quedó encerrada en su habitación el resto de la noche. Era la
primera noche que iba a la cama sin cenar. Era la primera vez que fui a la cama, sin
nadie que me arropara o me besara deseando buenas noches, y fue la primera vez
que dije mis oraciones, sola.
No oímos mucho de mi padre después de eso, con la excepción de su cheque
mensual de manutención. Esto devastó por completo a mi madre. El hombre al que
había entregado su corazón y vida, la engañó y se fue sin una sola palabra de
advertencia.
Página
El divorcio la drenó de manera constante. El dolor, envuelto con ira, empezó
a cambiarla mental y físicamente, desgastando su esencia misma. La fuerte madre
que una vez conocí se había doblado bajo la presión y tomó el camino más fácil.
Ahora pasaba la mayor parte de sus días ahogando su dolor con pastillas para
dormir y alcohol, lentamente extinguiéndose en un cascarón vacío.
11
Ella había sido una mujer increíble, una morena impresionante llena de vida
y felicidad. Era un modelo a seguir, una excelente madre, una esposa amorosa, y
dueña de un negocio exitoso.
Nuestra una vez feliz casa sufrió una ejecución hipotecaria. Mi madre no
podía llevar la hipoteca sola, por lo que nos vimos obligadas a mudarnos a un
destartalado apartamento de dos dormitorios en Palmer, apenas sobreviviendo.
Al entrar en la secundaria, por fin hice mi primera decisión adulta. Me mudé.
El estrés de mi vida en el hogar me estaba costando mis estudios y vida personal.
Había tomado el puesto de jefe de mi casa a muy joven edad. Cocinar, limpiar, y
llevar a mi madre a la cama era una rutina diaria. Finalmente tuve suficiente. Fue
entonces cuando una oportunidad inusual se presentó.
Emily Martin, mi mejor amiga, me rogó que me mudara a casa de su padre,
que había quedado vacante. Estuvieron de acuerdo en aceptar una baja renta de
doscientos dólares al mes, lo que podía pagar con mi trabajo a tiempo parcial.
Además, estaba a solo veinte minutos en carro de mi madre, a quien podía
comprobar con regularidad.
La casa era de estilo cabaña, construida con cálidos pinos nudosos que crecían
a lo largo del borde del lote de cinco acres de los Martin. Su techo de tejas y puerta
rojas destacaba entre los verdes. Durante el verano, estaba escondida detrás de los
árboles y follaje. Su césped bien cuidado se llenaba de lilas y flores silvestres.
La mamá de Emily cometió el error de dejar que su marido eligiera el interior
de la casa. Los armarios, encimeras y electrodomésticos terminaron siendo de un
blanco opaco. Él, obviamente, nunca vio un programa de decoración del hogar. Por
lo menos el suelo, de pizarra marrón natural, y las paredes rubias, rompían el blanco
monótono.
Página
Agarré un par de bolas de algodón del gabinete, untado removedor de
maquillaje bajo mis ojos y tratando de limpiar el desastre negro corriendo por mis
mejillas. Después de rebuscar en mi bolsa de maquillaje, me coloqué corrector,
añadiendo un poco de polvo y rubor y untando brillo rosado en mis labios. Eso era
12
Y tenía un dormitorio, que artísticamente acentué en verde lima, azul aqua,
naranja, rosa y marrón chocolate. El salón se ajustaba perfectamente a mi gran sofá
de ante marrón, acentuado con cojines multicolores y mi televisor de veintinueve
pulgadas. La pequeña cocina estaba abierta a la sala y todavía tenía la mayoría de
sus aparatos originales, todo en la forma adecuada, teniendo en cuenta que tenían
más de diez años de edad. Con Michael y Emily ayudando, convertimos el lugar en
un refugio de arcoíris caliente. Los colores brillantes lo hacían un lugar feliz, incluso
en el más oscuro de los días.
lo mejor que conseguiría. No quería pasar otra hora tediosamente re-aplicando
maquillaje. Nunca me gustó llevarlo, de todos modos. La sensación de líquido y
polvo sofocando mi piel no se sentía bien. Prefería ser natural, simplemente Jane,
con un toque de delineador y brillo. A Michael no parecía importarle, era todo lo
que importaba de todos modos.
Me quedé mirando mi reflejo, completamente atónita por los sentimientos
horribles que me habían abarcado. Nada de eso nunca había ocurrido antes. Me
pregunté si había algo mal con el agua que bebí.
Michael me dijo que estuviera lista a las cinco, pero pasaron las cinco. Se
suponía que debía recogerme en su nuevo Porsche 911 Carrera negro, un regalo de
graduación de sus padres. Era caro, lujoso y una contradicción completa a mi viejo
Jeep. Él, sin embargo, estaba emocionado de llevarme a dar una vuelta, y yo estaba
igualmente emocionada de ir.
Suspiré con fuerza y sacudí la cabeza, suponiendo que debería de dejarlo
tranquilo. Esta era la primera vez que había llegado tarde. Tal vez simplemente
había olvidado recoger algo. Pero, ¿y si me olvidó?
Mi decimoctavo cumpleaños se acercaba rápidamente. Por fin iba a ser
adulta; un punto de inflexión importante en mi vida. Michael había planeado
llevarme de vacaciones, sería mi primer viaje en un avión. El pensamiento hizo que
mariposas revolotearan felizmente en mi estómago.
Caminé a mi sofá marrón, me dejé caer y me hundí profundamente en sus
cojines mullidos. Metí un par de almohadas debajo de mi cabeza, agarré el control
remoto, y encendí la televisión esperando distraer mis pensamientos hasta que él
llegara.
No poco después, sentí que mis párpados caían. Mi sofá parecía tener ese
efecto en todos sus ocupantes. Era demasiado cómodo. Luché para mantenerme
despierta, pero mis párpados ganaban esta batalla. Además, Michael tenía una llave.
Podía venir por mí.
Página
13
Miré el reloj una última vez y eran las siete y media.
Dos
Traducido por Diana y Ximena Vergara
Corregido por Nony_mo
Me estiré y abrí mis ojos.
―Buenos días ―me consoló una cálida voz―, ¿o debería decir buenas
noches?
―¿Michael? ―pregunté. Mis ojos todavía estaban enfocando.
Definitivamente ya no estaba en casa. Estaba oscuro y tenía frío. Intenté
enfocarme en mis alrededores, y la primera cosa que noté fue el olor de cuero nuevo,
junto con la colonia dulce y especiada de Michael. Estaba en su carro.
―Oye, dormilona. ―Él se giró hacia mí y sonrió. Estiró su mano,
entrelazando sus cálidos dedos con los míos. Siempre un ajuste perfecto.
Michael era un caballero. Siempre tenía en cuenta mis mejores intereses y
nunca se aprovechó de mí. Tenía cierto magnetismo que atraía a las personas,
polillas a la luz. Solo que él atraía con su encanto.
Su presentable cabello castaño claro siempre estaba despeinado a la última
moda, y sus brillantes ojos chocolate siempre estaban amplios con vitalidad. Sus
rasgos eran agudos y cincelados y la mayoría de los signos de su total juventud se
habían atenuado y madurado muy agradablemente. Se veía como un joven Hércules
y era bastante envidiado por la mayoría de los deportistas.
―¿Cómo llegué aquí? ―pregunté desconcertada.
No respondió, pero una media sonrisa se curvó en sus gruesos labios. Sus ojos
se mantuvieron enfocados en el oscuro camino al frente.
Página
―¿Estás bromeando? En serio debí estar desmayada. ―Me enderecé en mi
asiento, peinando mi cabello con mis dedos, esperando que no fuera el nido de ratas
que usualmente era cuando me despertaba―. ¿Qué hiciste, me arrojaste sobre tu
hombro? ―Él soltó una risita―. Así que, ¿qué te tomó tanto tiempo? ¿Por qué no
me llamaste?
14
―Te cargué ―respondió como cuestión de hecho.
―¿Al menos puedes decirme a dónde me estás llevando? ―Estaba a la
búsqueda de una respuesta.
―Es una sorpresa ―dijo, dándome un vistazo con un guiño―. Lo verás
cuando lleguemos. ―Destelló sus perfectos dientes blancos, luego cuidadosamente
levantó mi mano y presionó el dorso en sus suaves labios.
Mi corazón aleteó por su ternura.
―Sabes que te amo, ¿cierto? ―preguntó suavemente.
―Claro que lo sé. ¿Qué tipo de pregunta es esa?
Suspiró, con un tipo de sonrisa triste.
Algo no se veía bien. Todo a nuestro alrededor parecía demasiado extraño.
Yo tenía el sueño ligero y me hubiese despertado con la caída de una moneda de
diez centavos, sin mencionar con alguien cargándome al carro y metiéndome en él.
Quizá lo que sea que me haya golpeado en el baño tenía un efecto prolongado.
Di un vistazo por la ventana y no reconocí la zona. En lo absoluto. Y conocía
casi cada camino en la ciudad como la palma de mi mano. Este camino era diferente.
Era oscuro y no había otros autos a la vista. No había visto ni un auto desde que me
desperté. Pero, ¿cuánto tiempo estuve dormida?
Me empecé a sentir inquieta. Luces rojas desde el tablero brillaban
siniestramente a través de la oscuridad, iluminando ligeramente el rostro de
Michael. Sus ojos parecían distantes, reflexivos. Su ceja se arrugaba en la mitad, lo
que significaba que estaba estresado o triste. Él era fácil de leer. Pero me conocía tan
bien y sintiendo mi ansiedad, apretó tiernamente mi mano.
Reduciendo la velocidad del carro hasta detenerlo, se giró para enfrentarme,
sus ojos buscando tiernamente los míos. Empujó su asiento hacia atrás y palmeó su
regazo. Me desabroché el cinturón, me deslicé, y envolvió sus musculosos brazos a
mí alrededor. Descansé mi cabeza en su pecho y respiré su esencia. Aquí siempre
me sentí segura. Aquí estaba en paz, envuelta en la calidez de sus brazos. Sentía el
calor de su respiración en la cima de mi cabeza mientras me besaba.
―Liz ―susurró, levantando cuidadosamente mí barbilla para encontrarme
con su mirada―. Quiero que sepas que siempre voy a estar aquí.
Página
Se inclinó presionando sus cálidos labios contra los míos, besándome siempre
con ternura. Cerré mis ojos mientras enviaba una explosión de estremecimiento a
través de mi cuerpo. Sus labios se movieron lentamente a mi mejilla, luego bajó a mi
nuca. Cepillando cuidadosamente mechones de cabello sobre mi oreja susurró
ligeramente:
15
―Lo sé. ¿Estás bien? ―pregunté, concentrándome en su cara.
―Te amo más que a nada en este mundo.
―Lo sé ―exhalé―. Yo también te amo.
La electricidad entre nosotros era suficiente para iluminar una ciudad entera.
Se inclinó y presionó sus intensos labios en los míos, esta vez, inflexible. Olas de
placer me atravesaron mientras su lengua se enredaba con la mía. Mis dedos se
retorcieron en su abundante cabello, acercándolo.
Un gruñido escapó de sus labios mientras un teléfono sonaba, ruidosamente.
Pero no era un teléfono celular. Sonaba como el teléfono de mi casa. ¿Pero cómo?
Estábamos en medio de la nada.
Luego, se detuvo.
Michael se tensó. Suspirando, acunó mi rostro amorosamente en sus manos.
Sus ojos chocolate eran intensos, quemando en los míos. Estaba escondiendo algo
detrás de su sonrisa.
―¿Qué está mal Michael? ―susurré. Odiaba verlo triste. Tratándose de
Michael, era raro.
El teléfono empezó a sonar de nuevo.
―¿De dónde viene? ―pregunté, mirando alrededor con total confusión por
algún tipo de explicación. No parecía perturbarlo. Sus ojos todavía estaban fijos en
los míos.
―Ven aquí ―dijo, envolviendo sus brazos a mi alrededor, jalándome de
vuelta a su pecho. El constante latido de su corazón hizo que me relajara un poco, y
me encontré derritiéndome en su abrazo―. Por siempre en mi corazón ―susurró.
―Por siempre ―exhalé, cerrando mis ojos, apretándolo fuertemente.
El teléfono sonó otra vez. Esto estaba tan mal, y más allá de molesto.
―¿Tú estás haciendo eso? ―pegunté.
Se rió con ganas. Adoraba el sonido de su risa, pero yo estaba completamente
perpleja.
El aire a nuestro alrededor empezó a ponerse más frío, y la oscuridad era
incluso más pesada. Me sentí inquieta y me enderecé, mirando fijamente en sus ojos
por respuestas. Él sonrió con cansancio.
Página
―¿Qué respuestas? ―Me retiré para preguntarle lo que trataba de decir, pero
el maldito teléfono sonó otra vez. Supe entonces, que todo acerca de este momento
estaba mal. Muy mal―. Michael, ¿qué está pasando?
16
―Te amo tanto, Liz ―dijo tiernamente, sus dedos tocando ligeramente el
costado de mi mejilla―. Encontrarás respuestas muy pronto.
―Necesitas despertar ahora, Liz.
―¿De qué estás hablando? ―pregunté, negando con mi cabeza.
―Necesitas despertar, amor ―respiró en mi oído. Besó mi mejilla, y luego me
sostuvo apretadamente dentro de la seguridad de sus brazos. Me congelé―. Liz,
recuerda siempre lo mucho que te amo.
El teléfono sonó más fuerte.
Di un tirón, y mis ojos se abrieron. Estaba de vuelta en mi sofá, la TV estaba
resonando, pasando un infomercial.
¿Qué demonios acaba de suceder?
El teléfono al lado de la mesa junto a mí continuó sonando, así que me estiré
sobre el brazo del sillón y lo agarré.
―¿Hola? ―dije con voz soñolienta.
―¿Elizabeth? ―preguntó una profunda y fuerte voz en el otro extremo.
―Sí.
―Elizabeth, soy el señor Young.
Era el papá de Michael. ¿Qué estaba haciendo al llamarme? Nunca antes me
había llamado.
―Hola, señor Young. ―Me senté e intenté sonar animada.
―Elizabeth… ―Hizo una pausa. Su respiración era pesada y errática―.
Michael ha tenido un accidente.
¿Él estaba llorando? Se escuchaba como si estuviera llorando. Yo estaba sin
palabras, intentando procesar sus palabras muy cuidadosamente.
―¿Está… él está bien?
―Señor Young, ¿Michael está bien? ―supliqué por una respuesta―. ¿Señor
Young?
Página
El señor Young era un hombre alto, fuerte y bien parecido. Medía cerca de un
metro noventa, de constitución media y se veía como si pudiera haber jugado fútbol
profesionalmente en sus años de juventud. Tenía grueso cabello castaño y ojos café
oscuro como los de Michael. Era una buena mezcla de nativo de Alaska/inglés por
parte de su madre y alemán por parte de su padre. Era un padre estricto pero
amoroso, y uno que enseñaba a su hijo que los hombres de verdad nunca lloraban.
Llorar mostraba debilidad. Escucharlo sollozando así, debería ser algo grave.
17
Un fuerte lamento hizo eco a través del receptor en el otro extremo.
Mi corazón empezó a latir con fuerza contra mi pecho, y mi estómago se hizo
nudos. Hubo una larga pausa. No podía soportarlo más. Antes de que yo pudiera
decir algo, se aclaró su garganta.
―Él… él está… murió ―lloró―. Mi hijo está muerto. ―Hubo un fuerte golpe
mientras el teléfono en el otro extremo golpeaba el piso.
Me congelé, y fue como si el tiempo se hubiera detenido. Mis sentidos
enmudecieron. Él no pudo haber dicho lo que pensé que escuché. No está muerto.
Michael no puede estar muerto. Está viniendo a recogerme.
Di un vistazo hacia el reloj. 10:57 p.m.
No puede ser así de tarde. Esto no puede estar sucediendo.
Una repentina ola de terror recorrió mi cuerpo cuando recordé de nuevo el
sueño que acababa de tener con Michael. ¿Era realmente un sueño? Parecía tan real.
Todavía podía recordar la conmovedora esencia. Nosotros habíamos tenido una
conversación detallada. Esto tenía que ser un sueño. Necesitaba despertar.
Necesitaba despertar ahora. Necesitaba contactarme con Michael.
La confusión al otro lado del teléfono puso fin temporalmente a mi
razonamiento.
―¿Lizzy?
Esta vez conocía la voz. Era la señora Young. La pequeña y dulce señora
Young. Ella tenía una voz suave y aguda que rara vez mostraba enojó. Medía un
metro sesenta y cinco, delgada, tenía el cabello castaño claro, que caía en una suave
cascada por sus hombros.
―Lizzy, ¿estás ahí? ―dijo en voz baja.
―Sí, estoy aquí. ―Suspiré.
―Lo siento mucho, tuvimos que decirte algo como esto. ―Me di cuenta que
había estado llorando. Su voz era suave y cansada. Michael era su único hijo, y todo
su mundo giraba a su alrededor.
Página
―Ellos no saben exactamente cómo sucedió. Una pareja de turistas que había
perdido el camino hacia el paso Hatcher, vio los faros en el río. Cuando se acercaron
más, encontraron un cuerpo en el carro e inmediatamente llamaron a la policía. ―Su
llanto hizo girar en espiral mi mundo. Los segundos los sentí como tortuosos
minutos―. Era él, Lizzy. Era mi Michael.
18
―¿Qué pasó? ―pregunté. Todavía no asimilaba la noticia. Mi mente todavía
estaba cuestionando si todo esto era sólo una horrible pesadilla.
Traté de decirle algo para consolarla, pero no pude. No había palabras en todo
el universo para expresar lo que sentía.
Pero ella continuó.
―Dijeron que probablemente era un accidente, la velocidad podría haber
sido un factor. Hay una gran cantidad de hielo en las carreteras hasta allí. Debió
haber perdido el control. ―En ese momento, ella estaba llorando, casi histérica―.
¿Por qué estaba allí? No entiendo. Él dijo que iba a buscarte. ¿Por qué? ¿Por qué?
Yo no sabía. No tenía respuestas. Y las mismas preguntas resonaban en mi
mente.
―¿Debería ir? ―le pregunté. Mi voz temblaba.
Hizo una pausa.
―No cariño. No vengas. No hay nada más que puedan hacer. Nos están
enviando a casa ahora. Lo siento mucho Lizzy. Te llamaremos mañana. ―Antes de
que pudiera decir nada más, ella colgó.
La oscuridad invadió poco a poco mi mundo. Me puse de pie, temblando, con
el teléfono en la mano.
―Michael ―susurré, pero las palabras se quedaron atascadas en mi garganta.
Cuando comencé a procesar la llamada, todo mi mundo comenzó a desmoronarse.
Todo se volvió insensible y sin brillo. Mis débiles y temblorosas piernas, lograron
llevarme a mi habitación, donde me caí sobre la cama.
Destellos de Michael llenaron mi mente. Su cara y su sonrisa jugaban
continuamente como en una presentación de diapositivas. Quería hablar con él.
Necesitaba que me llamaran para decirme que todo estaba bien. Quería que me
dijeran que todo esto era solo una horrible pesadilla, y tenía que despertar.
Levanté mi debilitado cuerpo de la cama, prácticamente corrí hacia la mesa
de la cocina, cogí mi teléfono celular, y presioné la marcación rápida para el número
de Michael. Mis ojos se calentaron mientras las lágrimas los inundaban,
derramándose por mis mejillas.
Sonó una vez y se fue directamente a su correo de voz, pero esta vez me alegré
de escuchar su voz, incluso si se trataba de una grabación. Marqué su número y otra
vez, desesperada por escuchar su voz.
Página
―Michael, no puedes estar muerto. No puedes. Esto no puede estar
pasándome ―grité. De alguna manera, regresé a mi habitación y me di cuenta que
no estaba soñando. No podía despertar de esta pesadilla, nunca volvería a ver a
Michael de nuevo. Nunca sentiría su tacto, o escucharía el sonido de su voz. Nunca
19
Estaba desconsolada, aterrorizada y sola al mismo tiempo.
volveríamos a tener la oportunidad de terminar los planes que hicimos. Planes de
casarnos, tener hijos y envejecer juntos. No era justo. ¿Por qué me estaba pasando
esto? ¿No había ya pasado por suficiente?
La percepción de mi llamada “vida perfecta” se había desintegrado en un
instante, como el hilo de una antorcha. Mi mundo se hizo aún más oscuro y más frío
de lo que jamás podría haber imaginado. Me sentía sola. Totalmente abandonada a
esta miserable vida.
Michael era mi fuerza. Él era mi roca y mi mejor amigo. Él estaba allí para mí
en los momentos más difíciles de mi vida. Mi vida, aparentemente maldecida con la
crueldad y la injusticia, ahora sería completamente insoportable.
Las lágrimas corrían por mis mejillas. Agarré mi almohada, enterrando mi
rostro profundamente en ella. No quería vivir más. Quería dormir y no despertar
jamás.
Me sentí perdida y sin esperanza. Ni siquiera podía llamar a mi propia madre
en busca de ayuda. Acabaría empujándola más cerca del borde. Además, ella
probablemente caería en el sofá.
Y no había manera de que llamara a Emily. Sí, ella era mi amiga, pero en este
momento no era con quien quería hablar. Ella no sería un apoyo para mí como lo
fue Michael.
Finalmente decidí llamar a mi madre. Tal vez estuviera lo suficientemente
sobria como para darme algunas palabras de consuelo. Después de todo, eso es lo
que las madres hacen.
Marqué cuidadosamente su número y levanté el teléfono a la oreja. Sonó una
vez, ella se tomó un tiempo para responder.
―¿Hola? ―susurró.
―¿Mamá? ¿Te desperté?
―Oh, Lizzy. ¿Dónde estás? ―arrastraba mucho las palabras en el receptor.
Ella era un caso perdido, y esto fue un error.
―Estoy en mi casa, mamá.
Estaba sola. Completamente sola.
―¿Por qué él? ¿Por qué yo? ―grité al cielo―. ¿Cómo pudiste alejarlo de mí?
Página
―Claro mamá ―le dije con tristeza de su delirio. Ni ella ni yo jamás habíamos
tenido un perro. Colgó el teléfono sin decir adiós.
20
―Lizzy. No te olvides de sacar al perro. Él va a ensuciar todo el suelo.
Me acurruqué en posición fetal, y aunque parecía una eternidad, finalmente
me dormí llorando.
Me desperté y me senté en la cama. Estaba oscuro y el mundo exterior estaba
en silencio. Me pregunté si todo lo que había pasado solo fue un sueño. Eran las tres
de la mañana, e instintivamente agarré el teléfono para llamar a Michael. Cuando
escuché su voz en el buzón de voz, mi corazón se hundió.
Entonces me golpeó como una tonelada de ladrillos. Un flujo continuo de
ladrillos cayendo sobre mi corazón maltratado. Michael no respondió. Nunca
contestaría mis llamadas de nuevo.
Mi estómago se retorció en insoportables nudos. Lágrimas calientes fluían de
manera constante de mis hinchados y adoloridos ojos. Mi cabeza se sentía como un
volcán, a punto de explotar.
Un millón de preguntas se arremolinaban en mi mente, como un tornado
causando estragos en todo lo que tocaba.
¿Por qué fue Michael al paso Hatcher? No había nada allí, excepto montañas
cubiertas de nieve, y una pequeña casa de campo cerrada por reformas. No podía
imaginar ninguna buena explicación. Ni una.
Tenía una profunda sensación en la boca de mi estómago que me decía que
había mucho más en la muerte de Michael de lo que nadie sospechaba. Conocía a
Michael. Hubiera llamado para decirme que se retrasaría. Algo debía haber sucedido
o le incomodaba tanto que no podía llamar.
Pero también sabía que la probabilidad de que encontrara las respuestas eran
probablemente cero.
Página
En poco tiempo, mis sueños se habían vuelto demasiado agotadores. Ni
siquiera podía encontrar descanso mientras estaba durmiendo. A pesar de todo, la
idea del trabajo quedó en mi mente. Quería llamar, pero no podía dejar a la anciana
señora Kelly plantada. Ella tenía una cita médica crucial en la mañana, y yo era la
única que podía remplazarla.
21
Necesitaba desesperadamente dormir. No quería estar despierta, mi mente
necesitaba descansar. Los pensamientos giraban continuamente, creando escenarios
de lo que podría haber sucedido.
La señora Kelly era dueña de una pequeña tienda en Knik Goose Bay llamada,
The Knik-Knack Paddy-Whack Shop, venta de artesanías hechas en casa, entre otros
objetos de adorno que ella y algunos de sus amigas hacían. Ella tenía como setenta
y tanto, un poco excéntrica, con un cabello rizado color rubio blanquecino hasta los
hombros. Era una mujer robusta con una cara regordeta de mejillas sonrosadas. Para
mí, se parecía a la señora Claus. Todos los días mostraba una sonrisa, no importa lo
mal que parecía.
Su marido había muerto varios años antes y no le dejó mucho. La venta de
sus artesanías era el único modo que tenía para ganarse la vida. Definitivamente no
era rica, pero parecía tener lo suficiente para mantenerse a flote. Incluso entonces,
tuvo la amabilidad de ofrecerme un trabajo a tiempo parcial. Sabía que la única
razón por la que me contrató era porque sabía la situación que viví con mi madre.
Ella y mi mamá fueron amigas antes del divorcio, cuando ella era feliz y no bebía. A
todos les gustaba mi madre cuando no estaba bebiendo.
Es por eso que no podía cerrar su tienda. Ella dependía de mí. Si supiera mi
situación, insistiría que me quedara en casa. Pero necesitaba salir de esta cabaña. Me
estaba ahogando en la tristeza y los recuerdos. La señora Kelly me ayudó en
momentos realmente difíciles, y quería estar allí para ella.
Me hundí profundamente en los acogedores cojines de mi sofá y puse el
aburrido canal de noticias esperando que me hicieran dormir. Finalmente, después
de alrededor de una hora más o menos de sollozos, mis ojos se volvieron pesados,
enviándome a un sueño profundo. Recé para que no tuviera pesadillas.
Página
22
Pero la esperanza no era suficiente.
Tres
Traducido por HeythereDelilah1007 y Xhex
Corregido por Nony_mo
Estaba de vuelta en la tierra de los sueños, en medio de una oscura zona
boscosa. Esta vez veía una cabaña a la distancia. Las luces estaban prendidas por
dentro, y podía escuchar voces, pero era un sonido débil.
Mientras me acercaba, escuché a una voz gruesa gritando. Era masculina, y
sonaba muy alterada. Poco después, una segunda voz, joven y de hombre, parecía
estar alegando con él.
Con cautela, me paré detrás de una ventana abierta, para así poder escuchar
claramente su conversación.
―Él está en camino. Lo prometo. Él tiene el dinero. Sé que va a traerlo ―
suplicó la voz más joven.
―Más te vale que tengas razón, o vas a terminar como la cabeza de alce que
está montada en la pared ―respondió la voz áspera, con un marcado acento sureño.
Mi corazón se aceleró mientras luchaba contra la indecisión de espiar por la
ventana o no meterme en lo que no me importa y alejarme. Pronto me di cuenta de
que no tenía opción. Mi cuerpo no me permitiría alejarme. Me estaba arrastrando
más cerca de la ventana.
Página
Por dentro, la cabaña se veía como si hubiese pasado un huracán y la hubiera
destrozado. Un típico “piso de soltero”, pero por el lado desordenado. Un viejo,
andrajoso y gastado sofá tenía ropa sucia encima esparcida por todas partes. El resto
del lugar estaba enterrado en bolsas de Doritos, vasos de plástico, cajas de pizza,
grumos de lodo seco del fondo de zapatos. Cada centímetro de la alfombra, o de lo
23
Contra mi mejor juicio, le seguí la corriente. La ventana, en la parte de atrás
de la cabaña, estaba ligeramente entreabierta, pero me quedaba demasiado alta.
Después de buscar, logré ver una caja de madera justo debajo de las escaleras
traseras. Cautelosamente, la saqué y la puse silenciosamente debajo de la ventana,
rezando que fuera capaz de soportar mi peso. Con mucho cuidado, trepé sobre la
caja y elevé mi cabeza hacia la ventana.
que sea que estuviera hecho el suelo, tenía algo regado encima. Era desagradable.
Este lugar debería haber tenido un letrero pegado que dijera condenado.
El sonido de una televisión salía baja desde algún lugar en el fondo. Era
probable que estuviera enterrada entre cortezas de pizza.
La voz más espesa empezó a gritar obscenidades, justo antes de que pasos
más graves retumbaran en mi dirección. Me agaché bajo el alfeizar, hasta que
pasaron más allá de mi ventana, y luego, lentamente, volví a levantar mis ojos para
ver la espalda de un chico de cabello rubio. Su rostro estaba enterrado entre sus
manos. Se mecía de delante hacia atrás, obviamente asustado.
―Te lo estoy diciendo, muchacho. Será mejor que no me estés mintiendo,
porque sería la última vez que lo hagas ―amenazó la voz áspera.
―No te estoy mintiendo. Dijo que iba a venir, y siempre cumple sus
promesas. Estará aquí. Solo espera, y verás. ―El chico se dio la vuelta en mi
dirección. Jadeé cuando pude ver su cara.
Era Tyler.
Me bajé de la ventana mientras se habría camino hacia mí. Se veía enfermo y
sucio. Sus ojos azules estaban rodeados por círculos negros. No se veía como el Tyler
que una vez había llegado a conocer.
Tyler Cross era uno de los mejores amigos de Michael cuando crecíamos.
Todos pasábamos el rato juntos cuando éramos más jóvenes. Él era un joven brillante
y apuesto, con una carrera atlética muy prometedora. Pero cuando entró a la
preparatoria se distanció de todos nosotros y se involucró con nuevos amigos, los
amigos equivocados. Empezó a usar drogas, y con el tiempo se volvió alguien
retraído, sacándonos a nosotros, y a su amor por el deporte, por completo de su vida.
El sonido de neumáticos bajando la velocidad por la entrada de gravilla me
hizo bajar de la caja y esconderme en la parte trasera de la cabaña. El carro estaba
Página
El padre de Tyler era el jefe de policía de nuestro pueblo en crecimiento,
Wasilla, y Tyler era su único hijo; del cual tenía grandes expectativas. Recientemente
se había tomado unas cuantas semanas de descanso cuando Tyler fue hospitalizado
por sobredosis de drogas. Nadie entendía por qué. Tenía unos padres felizmente
casados en un matrimonio amoroso, buenos amigos, y casi todo lo que pudiera
querer. Por qué escogería ir por ese camino tan destructivo era algo que iba más allá
de la comprensión de cualquiera.
24
Tyler lentamente se convirtió en la cascara vacía de la persona que solía ser,
algo muy parecido a lo que pasó con mi madre. Michael lo había confrontado
muchas veces sobre sus decisiones, y el futuro al que estaba renunciando, pero él no
quería escuchar. Sus consejos fueron pisoteados una y otra vez.
deslizándose hasta detenerse. Escuché que la puerta se abría, y se cerraba con un
golpe, y luego el crujido de pisadas sobre la gravilla mientras el visitante se dirigía
a la entrada principal de la cabaña. Bajé mi cabeza, mirando solo los zapatos de esta
persona misteriosa.
―Oye, Tyler. ¿Dónde estás? ―llamó la voz.
Se sentía como si me hubieran sacado todo el aire del estómago.
¿Podría realmente ser él?
Regresé a mi lugar junto a la ventana, esperando escuchar la voz de nuevo.
―¿Tyler? ―volvió a llamar.
Lágrimas llenaron inmediatamente mis ojos. Era Michael.
Golpeó fuertemente la puerta delantera.
Quería correr hacia él, saltar hasta sus brazos y rogarle que dejara este lugar,
pero había una fuerza invisible que me impedía moverme.
―Mikey, entra ―gritó Tyler desde una de las habitaciones. Michael odiaba el
apodo Mikey, y Tyler era el único que tenía permitido utilizarlo.
La puerta crujió cuando la abrió y sus pasos entraron. Un juego más pesado
de pisadas martilleó el camino a través del piso de la cabaña. Volví a subirme a la
caja y miré por la ventana. Respira, me urgí. Mi estómago se retorció con la
anticipación, esperando para verlo con mis propios ojos.
Él estaba parado ahí, a solo unos metros de mí, pero solamente podía ver su
perfil. Mi corazón se saltó un latido, feliz de verlo de nuevo, pero angustiado al
mismo tiempo. Quería estar con él, correr a sus brazos y nunca dejarlo ir.
Hubo un fuerte estruendo en una de las habitaciones. Vi a Michael caminar
en esa dirección. Entró y luego se tambaleó hacia atrás inmediatamente, sacudiendo
sus dos brazos en el aire. La expresión en su cara, solo por su perfil, me dijo que
estaba aterrado y angustiado.
―Mikey, trajiste el dinero, ¿no es cierto? Dime que lo trajiste ―suplicó Tyler,
todavía escondido dentro de la habitación.
―No traje nada de dinero conmigo ―respondió Michael sombríamente.
Página
―Mikey, por favor dime que trajiste el dinero. Él solo quiere el dinero,
entonces nos dejará ir. ―La súplica de Tyler sonaba más como un llanto―. Me
matará si no se lo doy.
25
―¿A qué demonios me trajiste Tyler? ―le espetó Michael.
―¿Qué? Pero t-tú dijiste q-que me ayudarías. T-tú dijiste… ―tartamudeó
Tyler.
Hubo un crujido fuerte, seguido de gemidos llenos de dolor.
―¡Cállate! ―gritó la voz grave. Sonaba como si hubiera golpeado a Tyler.
―Vaya, hombre. No tienes que hacer esto. Todos estamos tranquilos aquí
―dijo calmadamente Michael, retrocediendo lentamente con sus manos todavía
levantadas frente a él. Era tan valiente a pesar de las circunstancias.
―Levántate ―exigió la voz áspera.
Hubo un montón de jaleo que pasó lejos de mi vista. Fijé mi mirada en
Michael, deseando poder hacer algo para ayudarlo, pero estaba congelada
involuntariamente en mi sitio.
Tyler se tambaleó hacia adelante con un hombre justo detrás de él. Su brazo
derecho estaba fuertemente doblado alrededor del cuello de Tyler, y la otra
sosteniendo una pistola apuntando a su sien. Tropezaron hacia Michael; Tyler estaba
agarrando el lado derecho de su cabeza, que estaba húmeda con sangre.
Michael suspiró, cerrando los ojos con fuerza. Él sabía que estaba en
problemas. Si hubiera habido alguna manera de que pudiera cambiar de lugar con
él, lo habría hecho en un instante. Pero no podía, y me estaba matando por dentro.
El hombre era un poco más alto que Michael, que era de un metro ochenta,
pero él parecía un vagabundo. Llevaba un largo abrigo negro gastado, vaqueros
sucios y una camiseta azul desteñida. En sus manos llevaba guantes de cuero negro,
con las puntas cortadas. Un gorro de lana negro estaba en su cabeza. Su rostro era
delgado, curtido y arrugado, con oscuros, afilados y puntiagudos rasgos. Con los
oscuros ojos hundidos en sus cuencas, y sus pupilas parecían dilatadas y malvadas.
Le faltaba un diente. Los restantes estaban amarillos y podridos.
―Mira en lo que te has metido, Tyler, ¿y ahora me arrastras a esto? ―la voz
de Michael era tensa―. No debería estar aquí. ―Negó con la cabeza en
desaprobación.
Tiene razón, él debería estar conmigo.
―Está bien ―dijo Michel calmado―. Voy a buscar el dinero y traerlo. Solo
no hagas nada de lo que te puedas arrepentir.
Página
―Boo-hoo. Dame el dinero o tu amigo muere. ―Su voz era profunda y
mortalmente seria. Haló el gatillo de su arma, presionándola con fuerza contra la
sien de Tyler. La mirada en sus ojos era pura maldad. Parecía poseído.
26
―Lo sé ―dijo Tyler gravemente, con los ojos cerrados con pesar―. Te llamé
porque eres el único con el siempre puedo contar. Lo siento.
―¿He dicho que te puedes ir? ―gritó el hombre―. No vas a hacer nada a
menos que te lo diga, muchacho. ¿Crees que soy tonto? Sé que tan pronto como
salgas por esa puerta vas a llamar a los policías. De ninguna manera. Te nos vas a
unir a Tyler y a mí aquí. ¡Ahora, muévete! ―Agitó el arma hacia Michael, haciéndole
señas para que se dirigiera a la puerta principal. Empujó a Tyler hacia adelante,
ubicando su pistola en su espalda.
Michael se volvió para salir, pero entonces se detuvo e hizo algo
completamente inesperado. Se dio la vuelta. Con sus tristes ojos fijos en mi ventana.
¿Podía verme?
―Michael ―grité, golpeando la ventana. Pero mis esfuerzos y voz estaban
mudos. Las lágrimas corrían por mi rostro sin parar, mis entrañas se sentían como
si estuvieran siendo apuñaladas. Sus grandes ojos cafés se llenaron de miedo y
desesperación, una mirada que nunca había presenciado en Michael.
Por un rápido y robado momento, sus ojos se suavizaron y me sonrió. Me
sonrió de verdad. Mi corazón se rompió en cuanto se giró y se dirigió a la puerta.
Me desprendí del horrible sueño, temblando y derramando sudor y lágrimas.
¿Por qué estaba viendo todo esto? ¿Era lo que realmente le había sucedido a
Michael? ¿Estaba Tyler involucrado? No sabía qué pensar. No tenía forma de
averiguarlo. Al menos, no todavía.
No podía dormir. No después de esa pesadilla. Mi cerebro estaba en marcha,
así que decidí preparar un poco de café y esperar a la mañana para salir. No esperaba
que el sol saliera pronto, ofreciendo una brillante mañana. Se alzaría alrededor del
mediodía.
Página
Emily era una chica pequeña y bonita con el cabello marrón corto, ojos gris
verdosos y una cara delicada parecida a la de un duendecillo. Su único defecto era
su gran boca. Donde sea que ella estuviera, nos encontrábamos ocupadas. Hablaba
tan rápido, se movía tan deprisa y siempre tenía la nariz metida en los asuntos de
otras personas. A veces estaba tan cansada como para andar por allí. Le dije que
27
A las seis de la mañana, sonó el teléfono. Sabía que era Emily. Era la única
que sabía que me despertaba a las seis, y también sabía que no debía llamar un
minuto antes. Supuse que ya habría oído las noticias. Los rumores en la ciudad eran
bastante activos.
debía revisarse por déficit de atención e hiperactividad, lo que le pareció bastante
divertido. Lástima que no supiera que hablaba en serio.
Dudé en agarrar el teléfono pero sabía que ella no se iba a detener hasta que
contestara, así que a regañadientes tomé el aparato y lo puse en mi oreja.
―Hola Em ―dije con cansancio.
―Gracias a Dios que estás bien. Estás bien, ¿cierto? ―preguntó.
―Sí, Em. Estoy bien.
―Por favor, dime que es una mentira. Que no es verdad… lo que están
diciendo sobre Michael. Dicen que murió en un accidente automovilístico. ¿No se
suponía que debías estar con él ayer por la noche? ¿Qué pasó? ¿Es cierto? ―Dejó
salir un trillón de preguntas antes de que yo pudiera responder alguna.
―¡Em! ―la regañé. No me sentía bien para responder ninguna pregunta,
especialmente cuando no tenía todas las respuestas. Y no quería hacer hincapié en
el hecho de que Michael estaba muerto. Quería lidiar con ello a mi manera, a mi
propio tiempo. Enterarme de su muerte por otros me hizo sentir mal por dentro. Se
estaba solidificando todo a lo que todavía estaba tratando de hacerle frente.
―Lo lamento, Liz. Solo quería escucharlo por mí misma. Kara me llamó. Dijo
que su novio vio a Tyler en el centro del parque, y parecía bastante apaleado. Tenía
un corte en la cabeza, un ojo negro, y estaba llorando, diciendo que Michael había
muerto en un accidente de carro anoche.
―¿Tyler? ―jadeé. El corte en la cabeza, el ojo negro… todo estaba en mi
sueño.
―Sí, Tyler Cross. Ya sabes, el hijo del jefe Cross ―susurró Emily.
―Sé quién es, Em. ―Estoy exasperada.
No podía sacudirme el sueño y me pregunté si Tyler tenía algo que ver. Quizá
supiera lo que le pasó a Michael.
―Liz, ¿sigues ahí? ―soltó Emily.
―Sí, estoy aquí.
Página
―Sí, es cierto. ―Suspiré. ―Michael está… ―Tragué la palabra. No me
atrevía a decirlo―. Sus padres me llamaron ayer por la noche y me dijeron que había
estado en un accidente, pero fueron vagos con los detalles. Y no, no estaba con él.
Dijeron que su carro se salió de la carretera en algún lugar del paso Hatcher y
terminó en el río. No sé nada más. Solo ven a la tienda cuando haya terminado.
―Traté de disimular el dolor, pero Emily me conocía mejor.
28
―¿Y bien?
―Lizzy, no puedes ir a trabajar ―exclamó.
―Tengo que hacerlo, solo por unas pocas horas. La señora Kelly tiene una
cita con el médico. Solo ven y búscame después, ¿de acuerdo?
―Claro. Allí estaré ―dijo simpáticamente.
En cuanto colgué el teléfono volvió a sonar. Gracias a Dios por el identificador
de llamadas. Era otro conocido de la escuela. Sabía que iba a estar recibiendo
llamadas toda la mañana, así que decidí apagar el timbre y dejé que el buzón de voz
tomara mis mensajes. Los padres de Michael tenían mi número de celular, por si
necesitaban ponerse en contacto conmigo.
Me tropecé por mi cabaña. Mi mente estaba confundida, preocupada por las
muchas preguntas abiertas.
Página
29
Dejé caer gotas de Visine en cada ojo rojo, froté suavemente corrector sobre el
enrojecimiento, utilicé delineador de ojos, y recogí mi cabello en una coleta
desordenada. No quería salir hoy, y definitivamente no quería hablar con nadie.
Quería estar sola. En realidad, lo que de verdad quería era encontrar a Tyler y ver si
me podía dar alguna respuesta.
Cuatro
Traducido por Apolineah17, Anna y NataliCQ
Corregido por Nony_mo
Un viento frío golpeó mi rostro tan pronto como di un paso fuera de la puerta
principal. El termómetro colgando de un costado de la cabaña marcaba seis grados.
Me estremecí, tirando de la sudadera con capucha ceñidamente sobre mi cabello
mojado.
Saltando dentro de mi Jeep, lo encendí. Su interior se sentía como un
congelador. La botella de agua que había dejado el otro día ahora era un sólido
bloque de hielo. A medida que el motor rugía a la vida, encendí la calefacción.
Gimoteé mientras el aire bajo cero me acribilló, casi poniendo mi cuerpo en un
estado criogénico.
Me estremecí hasta el núcleo, debatiéndome entre correr nuevamente dentro
y tomar mi chaqueta más gruesa. Pero la idea de salir del Jeep me hizo decidirme
contra ello, puse el carro en marcha y me dirigí hacia la tienda.
El día era como de costumbre… oscuro y brumoso, una descripción exacta de
mis sentimientos internos. Me preguntaba cómo sobreviviría este melancólico clima.
Si nevaba, no sería tan malo. Pero de nuevo, había demasiados recuerdos
maravillosos que tenía con Michael en la nieve. Mi futuro era una situación de
perder-perder sin importar cómo lo miraba.
Finalmente llegué a la tienda, justo cuando mi calefactor empezaba a soplar
signos de aire caliente.
La historia de mi vida.
Página
Mi mente no me permitiría pensar en nada más además de Michael. Sería casi
imposible reprimir mis sentimientos, pero tenía que intentarlo. Al menos hasta que
terminara mi turno. Metí las gotas Visine en mi bolsillo para mayor seguridad.
30
Me detuve en un pequeño estacionamiento, apenas iluminado por un único
y parpadeante poste de luz, y me estacioné en uno de los seis lugares vacíos.
Mientras miraba la hora, me di cuenta que llegaba media hora antes.
Cuando era niña, me había acostumbrado a apagar mis sentimientos. Mi
joven corazón había crecido con finas capas protectoras a su alrededor, finas pero
duras capas para protegerme contra el dolor. Me ayudó a funcionar a través del
estrés con el que tenía que lidiar. Pero a lo largo de los años, Michael me ayudó a
despegar esas capas endurecidas para que así pudiera aprender a vivir, amar y
confiar de nuevo.
Suspiré, mirando hacia la oficina oscura, preguntándome si debería entrar.
Era mucho más cálido dentro de la tienda de lo que estaba afuera en el Jeep. Además,
la Sra. Kelly siempre mantenía la calefacción encendida durante el invierno. Con un
suspiro, apagué el Jeep y me deslicé hacia fuera en el frío. Mientras me giraba para
agarrar mi bolso, una mano fuerte me agarró por el hombro.
Grité, saltando hacia atrás, golpeando la parte superior de mi cabeza en el
marco de la puerta.
―Lo siento. Lo siento ―exclamó una mujer, arrastrando los pies hacia atrás
a medida que sostenía sus manos levantadas. Era de mi estatura con piel bronceada,
pómulos altos, y un largo cabello negro colgando en una sola trenza sobre su
hombro izquierdo. Llevaba un anorak peludo de color marrón claro que hacía juego
con sus botas peludas. Que parecían de auténticas pieles de animales.
La preocupación en sus ojos marrones oscuros me convenció de que era
inofensiva.
―Lo siento tanto. No era mi intención asustarte ―dijo en un tranquilo acento
nativo de Alaska.
―No, no. Está bien. Simplemente me sorprendiste. Soy una gran miedosa y
toda esta oscuridad no ayuda ―murmuré frotando mi adolorida cabeza.
―¿Eres Elizabeth? ―preguntó. Sus ojos entrecerrándose, esperando mi
respuesta.
―Sí ―exhalé. ¿Cómo sabía mi nombre?
―Oh. Gracias a Dios ―exclamó, lanzando su mano sobre su corazón―. He
recorrido un largo camino para hablar contigo. ¿Tienes un momento?
Página
―S-sí, claro. ―Aunque no estaba segura en lo que me estaba metiendo, le di
un tranquilo asentimiento de cabeza―. Estoy llegando un poco temprano de todos
modos, así que por favor, ven adentro.
31
Era imposible para mí averiguar quién era ella o por qué querría hablar
conmigo. Estudié su rostro, tratando de recordar si alguna vez la había visto antes.
No lo había hecho. Esta era la primera vez que había visto a esta mujer. Me habría
acordado de ella. Su rostro era muy distinto, muy nativo.
―Mi nombre es muy difícil de pronunciar, por lo que simplemente puedes
llamarme Lucy. Lucy Crow ―dijo con una enorme y resplandeciente sonrisa.
Extendió su mano hacia mí.
―Elizabeth Hayes ―respondí―, pero puedes llamarme Lizzy.
Después de estrechar su fría y suave mano me apresuré en dirección a la
puerta principal, la abrí y la hice pasar. Encendí todas las luces y cerré la puerta
detrás de nosotros. Entonces, ella me siguió hasta la pequeña habitación en la parte
trasera que utilizábamos para los recesos del almuerzo.
―Tienes algunas cosas agradables aquí ―señaló―. ¿Las hiciste tú misma?
―Cogió e inspeccionó una muñeca hecha en casa.
―No. La señora para la que trabajo hace la mayor parte de esto. ―Hice una
pausa―. ¿Puedo ofrecerte algo? ¿Café, té, jugo o algo para comer? ―pregunté,
hurgando en el pequeño refrigerador.
―No, gracias ―respondió, dejándose caer en una silla de madera frente a mí,
quitándose su anorak y doblándolo cuidadosamente en el suelo junto a ella.
―Ese es un abrigo exquisito ―dije, admirando la gruesa piel.
―Gracias. Es un anorak, hecho de caribú. Era de mi madre ―habló con
orgullo, pasando los dedos a través de él.
Lucy de repente se distrajo, sus ojos se dispararon hacia la esquina más
alejada de la habitación. Pronto se entrecerraron, su ceño se frunció y sus labios se
fruncieron.
―Solo espera. Te dije que lo haré. Ahora tranquilízate ―exigió hacia el
espacio vacío.
―¿Perdón? ―pregunté, un poco aterrorizada por su arrebato. ¿Me estaba
hablando a mí? Sin embargo, no me estaba mirando, y yo no había dicho otra palabra
además de admirar su abrigo.
Notando mi reacción, sus mejillas se pusieron rojas de vergüenza.
―Lo siento tanto. No estaba hablando contigo, Lizzy.
―Lo siento mucho. Por favor, siéntate. ―Lucy hizo un gesto hacia el asiento
frente a ella, hablando en un tono tranquilo. Asentí, y luego me senté lentamente en
el pequeño sofá, en el extremo más cercano a la puerta.
Página
¿Acababa de dejar entrar a una psicótica en la tienda? Esperaba que no
hubiera escapado de un hospital psiquiátrico. Contemplé mi vía de escape más fácil
y traté de recordar algunos movimientos de autodefensa.
32
―Está bien. ―Respiré, ahora completamente confundida.
Ella se sentó derecha en su silla y comenzó a frotarse nerviosamente las
manos.
―¿Lizzy? ―preguntó aprehensivamente. Habló en un lento y precavido
tono―. ¿Crees en espíritus?
Impresionada por su pregunta, no estaba segura de cómo responder.
―Um, ¿te refieres a fantasmas?
―Sí. ―Asintió. Sus ávidos ojos fijos en mi rostro, esperando mi respuesta.
―Bueno, no. Supongo que no. En realidad no ―admití avergonzadamente.
Emily podía ir a mi cabaña y me obligaría a ver episodios de Ghost Hunters
o Ghost Adventures, pero realmente nunca creí nada de eso. Todo parecía tan falso
para mí, por lo cual ella me etiquetaba como escéptica.
Me di cuenta que la respuesta que di no era la que ella había previsto. Sus
labios cayeron y profundas arrugas aparecieron en su frente. Sus ojos miraron
nuevamente hacia la esquina de la habitación y luego bajaron hacia sus manos.
Estaba luchando para decirme algo. Sus manos se retorcieron ferozmente una
alrededor de la otra y nerviosamente se movió en su asiento. El silencio era
incómodo y la tensión era inquietante.
―Lizzy, hay algo muy, muy importante que tengo que decirte. ―Lucy junto
sus manos fuertemente y me miró con ojos indecisos. Tomó una larga y profunda
respiración―. Fui despertada anoche por el espíritu de un hombre joven. Él vino a
mí muy confundido y con problemas, y estaba desesperado por hablar contigo. Traté
de ignorarlo, pero solo se volvió más y más molesto y no me dejó dormir. Dijo que
solo me dejaría en paz si venía a hablar contigo y te daba un mensaje. Es por eso que
estoy aquí.
Sentí mi boca ampliamente abierta hacia ella.
¿Cómo iba a responder?
¿Podría ser Michael?
Sus ojos estaban llenos de preocupación, y me di cuenta que estaba incómoda
diciéndomelo. Antes de que pudiera decir una palabra, ella continuó.
―¿Eres una psíquica o… cómo lo llaman, una médium?
Página
Sacudí mi cabeza con asombro.
33
―Este hombre joven me hizo conducir durante muchas horas desde mi
pueblo en el norte para llegar a ti. Me dijo que podría encontrarte aquí.
―Supongo que podrías llamarlo así. Mi tátara tátara abuelo era el Angakuit
o chamán de nuestro pueblo. ¿Sabes lo que es eso?
―¿Un sanador? ―pregunté.
―Somos canales o intermediarios entre el mundo natural y el sobrenatural.
Es un don que ha sido pasado de generación en generación, un don que ahora yo
poseo. La mayoría del tiempo es útil, pero hay veces en las que se vuelve pesado.
―Hizo una pausa. Sus ojos miraron de nuevo a la esquina vacía. Inhaló
profundamente y se removió inquieta―. El joven está aquí ahora, de pie junto a ti.
Jadeé y miré al espacio vacío donde ella estaba señalando.
―Él ya no pertenece a esta tierra, es un espíritu.
No había nada allí. Solo espacio vacío. ¿Acaso esperaba que viera un
fantasma?
La conversación estaba comenzando a asustarme. ¿Iba en serio? ¿Estaba
realmente viendo a alguien que había muerto? ¿Era Michael?
Todavía tenía que mantener mi escepticismo en la vanguardia, sabiendo que
sería mi chaleco salvavidas. No quería abrirme solo para ahogarme en aún más
dolor. De cualquier manera, en algún profundo lugar en mi mente, esperaba que
estuviera en lo correcto. Esperaba que estuviese hablando sobre Michael.
―¿Con quién estás hablando? ―pregunté, intentando ver si podía darme
más información.
―Esta persona murió repentinamente. Su espíritu es inestable.
Lágrimas que se agrupan en mis ojos pensando en el espíritu de Michael
siendo inestable. Necesitaba saber más. Necesitaba descubrirlo.
―¿Puedes decirme su nombre? ―Limpié las lágrimas de mis mejillas.
Si pudiese darme su nombre, quizás estuviera más dispuesta a oír lo que tenía
para decir. Después de todo, si ella podía hablar con él, debería ser capaz de al menos
proveerme un nombre.
No pude contener la marea de lágrimas. Cada pizca de escepticismo que
sostuve anteriormente fue arrojada por la puerta. Ella estaba realmente hablando
con mi Michael. Él estaba aquí, en esta habitación. Cerca de mí. Hablando conmigo.
Página
―Su nombre es Michael ―dijo con confianza―. Insiste en que te diga que
lamenta haberse perdido su cuarto aniversario. Te ama y te echa de menos, y
quisiera poder limpiar tus lágrimas.
34
Hizo una pausa, sus ojos mirando al vacío junto a mí. Luego de un momento,
sonrió y asintió.
Solo deseaba poder verlo.
Por alguna extraña razón, él había encontrado a esta mujer que podía oírlo.
Sabiendo lo escéptica que yo era, la hizo conducir un largo camino para llegar a mí.
Mi corazón se hincho, sabiendo que se preocupaba tanto para pasar por todo
eso.
―Dile, por favor, que también lo amo y lo extraño terriblemente ―sollocé.
―Él ya lo sabe, Lizzy. Puede oírte. Dice que estuvo contigo la noche que
murió, y que odia ver tu dolor. También quiere que comparta contigo estas palabras.
“Por siempre en mi corazón”. ―Sus mejillas se sonrojaron, y luego sonrió―. Se está
inclinando y besando tu coronilla justo ahora.
Cerré los ojos e imaginé a Michael junto a mí.
―Por siempre en mi corazón ―susurré, luego de un momento abrí los ojos―.
Lucy, ¿realmente puedes verlo?
―Sí, puedo ver la energía de su espíritu. Es un joven muy apuesto, pero
también impaciente y molesto ―resopló, mirando el asiento vacío a mi lado―. Está
bien, está bien. ―Se giró hacia mí―. Esta no es la única razón por la que está aquí.
Continuó luego de recomponerse.
―Recibió una llamada de un amigo en alguna clase de problema. Un
problema con drogas. Michael sintió pena e intentó ayudar. ―Sus ojos estaban
cerrados. Se llevó las manos a las sienes y lució como si estuviese entrando en alguna
especia de trance.
Me quedé congelada y miré. No podía respirar. Intenté recuperar el aliento.
―Había otro hombre. Enojado. Un hombre con espíritu maligno. Y T-t…
Tay… Tie…
―¿Tyler? ―solté suavemente. Está bien, ella tenía la parte de la T. Estimación
afortunada, pero tuve que darle el nombre.
―¿Lucy? ―susurré.
Página
Su cabeza se movió de un lado al otro como si estuviera viendo una película
en su cabeza. Su respiración se hizo más rápida, y luego gritó. Su cabeza cayó en las
palmas de sus manos.
35
―Sí, sí, Tyler ―concordó. Sus ojos se mantuvieron cerrados―. Tyler debía
dinero a este hombre por las drogas. El hombre amenazó con matarlo si no le pagaba.
Llamó al Michael porque pensó que sería el único que podría ayudar. ―Su
respiración se volvió errática―. El hombre tenía un arma. Hizo que Michael
consiguiera el dinero, pero él no le dio todo el monto. Fue entonces…
No podía soportarlo. Necesitaba detalles. Necesitaba saber qué estaba viendo.
Ella comenzó a gemir y agarró su nuca. Lucía como si fuera a caer de su silla,
por lo que me incliné para atraparla. Pero no cayó. Sus ojos se abrieron de golpe y
sus grandes y negras pupilas miraron hacia las mías.
―Michael fue asesinado ―exhaló profundamente. Una lágrima trazó la línea
de su mejilla.
―¿Quién lo mató? ―rogué―. ¿Cómo fue asesinado?
Ella tomó mis manos y las apretó con fuerza. Estaba en silencio, casi en un
estado de trance. Sus ojos estaban vidriosos y las lágrimas continuaron
acumulándose en ellos.
Justo en ese momento, hubo un fuerte golpe en la puerta principal. La
campana resonó con fuerza. Dos señoras mayores, una corpulenta y la otra delgada,
se quedaron mirando a través de la puerta de cristal. Miré el reloj. Eran poco más de
las ocho. El negocio se suponía que abría a las ocho. Era tarde.
―Demonios ―maldije en voz baja―. Lucy, por favor espera aquí. Lo siento.
Tengo que abrir el negocio. Estaré de vuelta en un minuto.
Ella asintió y se acomodó en su silla, limpiando las lágrimas de sus mejillas.
El momento no podría haber sido peor. Me limpié la cara, puse unas gotas de Visine
en mis ojos, y luego una sonrisa falsa para saludar a las dos clientas. Esperaba que
se fueran pronto, pero en lugar de eso se demoraron, recogiendo cada artículo en la
tienda, viendo los precios, riendo y susurrando entre ellas.
Nunca me sentí tan molesta en mi vida. Mi rostro estaba caliente y mi sangre
hervía. Estaban inconscientemente torturándome. La anticipación de hablar con
Michael me consumía y me encontré cerniéndome sobre las clientas.
―¿Puedo ayudarlas a encontrar algo? ―intenté preguntar amablemente,
pero mis palabras sonaba un tanto ansiosas.
―No, gracias ―respondió la más gorda―. Solo estamos viendo.
Un sedán rojo se estacionó. Esta no era mi mañana. Corrí de vuelta a la
habitación y encontré a Lucy de pie.
Página
Luego de otros cinco minutos tormentosos, la más delgada eligió una
pequeña placa de madera. Se quedaron juntas en el mostrador cotorreando. Pasé su
compra, la metí en una bolsa, puse otra rápida sonrisa falsa y las escolté a la puerta.
36
Estuvieron mirando por casi quince minutos más, los cuales se sintieron como
quince horas. En un día típico, eso hubiese estado bien. Pero no hoy. Quería que se
fueran.
―Espera, señorita Crow… Por favor no se vaya. Tiene que decirme que pasó
con Michael. Necesito saberlo. Por favor ―le rogué con mis manos juntas,
prácticamente de rodillas cuando la campana sonó mientras dos clientes más
entraban. Una señora y una niña pequeña se dirigieron a las muñecas.
―Lizzy ―dijo Lucy apoderándose de mis temblorosas manos―. Tengo que
irme ahora.
―¿Pero, por qué? Por favor, espere. Por favor. Solo unos minutos más
―supliqué.
―Tengo pequeños en casa, y un marido que espera por mí. Vivo a muchas,
muchas horas de aquí. Es un largo camino y debería estar yendo ―me tranquilizó,
sosteniendo mis hombros, mirándome directamente a los ojos―. Michael quería que
te diera una advertencia. Debes tener cuidado. El hombre que lo asesinó es muy
peligroso. Está loco. Él robó la billetera de Michael y sabe que él tenía mucho dinero
en el banco. También sabe que tú puedes acceder a este. Tiene una foto tuya de su
billetera. Sabe cómo luces, y está buscándote. Por favor, sé cuidadosa, Lizzy.
Prométemelo.
―Lo prometo. ―Mi mundo estaba fuera de control. Me pregunté si el hombre
de mi sueño era el asesino.
Mi mundo empezó a girar.
¿Cómo sabía que tenía acceso a la cuenta de Michael?
―Lizzy, tengo que recoger un poco de medicina para los enfermos de mi
pueblo. ¿Conoces un lugar cercano, donde podría encontrar ese tipo de cosas?
―preguntó cortésmente.
―¿No se supone que eres una sanadora? ―pregunté.
―Sí. ―Rió―. Los ancianos en el pueblo vienen a mí por los métodos
antiguos, pero los más jóvenes prefieren algunas píldoras. Dicen que funciona
mucho más rápido y no los culpo.
Le di instrucciones para Walgreens, que no estaba demasiado lejos de la
tienda.
―Estaré con ustedes en breve ―dije a las clientes que vagaban alrededor de
la tienda.
Página
Cogí una de las tarjetas de visita de la señora Kelly del mostrador, y escribí
mi nombre, dirección y número de celular en la parte posterior y se la entregué a
Lucy. Entonces la acompañé hasta la puerta, donde señaló una vieja camioneta
37
―No hay problema. Todavía estamos mirando ―respondió la madre.
estacionada al lado de la calle. Había un chico con la cabeza apoyada en la ventana
del pasajero, profundamente dormido.
―Ese es mi sobrino. Mi hermana le hizo venir conmigo. Le prometí que le
compraría un poco de caramelo. Le encanta el chocolate y es difícil de conseguir de
donde venimos. Valdrá la pena el viaje. ―Sonrió ampliamente. Luego, colocó ambas
manos sobre mis hombros―. Ahora solo recuerda Lizzy, Michael estará contigo.
Mantén tu mente y corazón abiertos y verás que puedes comunicarte con él. Él estará
contigo.
―¿Hay alguna manera de que pueda ponerme en contacto contigo, en caso
de que alguna vez lo necesite? ―pregunté.
―Podría ser difícil ponerse en contacto conmigo. Mi pueblo tiene un teléfono,
que está en la plaza principal, pero los más jóvenes tienden a mantener la línea en
uso constante ―dijo, levantando una ceja y sacudiendo la cabeza.
―Oh. ―Suspiré―. ¿Cómo se supone que voy a ponerme en contacto con
Michael sin ti?
―Lizzy, no me necesitas. Como he dicho antes, solo tienes que abrir tu
corazón y buscar las señales. Michael te las dará. ―Hizo una pausa otra vez, y luego
se acercó y me susurró al oído―: Dijo que vino a ti la última noche en tus sueños.
Di un grito ahogado, incapaz de responder.
―Mientras duermes, es la manera más fácil para que puedan comunicarse.
Quiere que sepas que se reunirá contigo de nuevo esta noche en tus sueños. ―Sus
mejillas se ruborizaron en un tono rosa caliente.
Todas las palabras me habían eludido. No sabía qué pensar. Estaba
emocionada, pero también preocupada. Esto era totalmente loco para que lo
comprendiera ni siquiera remotamente, al ser la escéptica que era.
Así que Michael tenía algo que ver con mis sueños. Lo hacía. Era la única
explicación lógica. En este momento, realmente no me importaba. Si realmente
hubiera una manera de estar con Michael, la tomaría, aunque fuera en mis sueños.
―Es hermoso. ―Suspiré.
―Está tallado en marfil. Colmillo morsa ―acotó.
Página
―Quiero que tengas esto. Es un amuleto de protección hecho por mi
tatarabuelo. Se dice que es mágico y da fuerza al portador. ―Estudié
cuidadosamente la pieza tallada en mi mano. Era de un oso polar.
38
Lucy sacó un cordón de cuero negro de alrededor de su cuello y suavemente
lo puso en mi mano.
―No puedo tomar esto. Es una reliquia familiar ―dije, empujándolo de
vuelta.
―Por favor, Lizzy. Es un regalo de mí para ti. Es de mala educación rechazar
un regalo de un chamán y definitivamente no es de buena suerte ―demandó con
una sonrisa socarrona.
Decidí no discutir y gentilmente acepté el amuleto. Se inclinó y me dio un
cálido abrazo, y luego se puso rígida y dio un paso atrás.
―¿Qué te pasa? ―pregunté.
―Tienes el don, Lizzy ―susurró.
―¿Eh? ―Estaba desconcertada.
Sonrió y asintió.
―Ya verás. Con el tiempo, verás.
Suspiré, dándome cuenta que no iba a darme respuestas sólidas.
―Gracias, Lucy ―dije―. Siento mucho cualquier molestia que esto te causó,
pero estoy muy contenta de que hayas venido.
―Me dieron un don para ayudar a la gente. No es molestia. Tu novio
simplemente me despertó en medio de la noche y no dejaría de molestarme hasta
que llegara a ti. Iba a llamarte, pero me dijo que probablemente no responderías o
colgarías porque eres una no creyente.
―Él tiene razón. Hubiera pensado que estabas loca ―dije, asintiendo.
―Cuídate, Lizzy ―dijo antes de darme un abrazo más. Cuando se volvió
para irse, sentí como si un pedazo de mí estuviera saliendo con ella. Ella era mi
conexión con Michael.
Me despedí tristemente y coloqué cuidadosamente su regalo alrededor de mi
cuello, metiendo el amuleto en mi camisa. Tenía la sensación de que esta no sería la
última vez que oiría de Lucy Crow.
Página
39
Mariposas hacían volteretas dentro de mi estómago solo de pensarlo. ¿Qué
demonios estaba mal conmigo? Ahora, en todo lo que podía pensar era en ver a
Michael otra vez en mis sueños. No me importaba si me estaba perdiendo, o
volviendo loca. Solo quería volver a verlo.
El timbre de la puerta sonó ruidosamente y Emily vino haciendo maromas en
la tienda, casi al mismo tiempo que el antiguo Cadillac negro de la señora Kelly
retumbó en el estacionamiento. Faltaban cinco minutos para las doce. Mi turno casi
había terminado.
Emily corrió y me llevó a uno de sus más grandes abrazos de oso. Nunca fue
de dar abrazos simbólicos, incluso si simplemente me conocía.
―Siento mucho lo de Michael. Estoy aquí para ti. Lo sabes, ¿verdad? Puedes
contar conmigo. Si necesitas algo, cualquier cosa, házmelo saber. Eres mi chica ―dijo
solemnemente.
―Gracias, Em. ―Suspiré con una media sonrisa.
―Así que, ¿estás lista para salir? La señora Kelly acaba de entrar.
Asentí.
―Em. ―Agarré su brazo―. Hay algo que realmente necesito decirte. Algo
que me ha pasado esta mañana. Algo sobrenatural.
Pude ver las ruedas en su imaginativo cerebro girando como locas.
Me miró.
―Está bien, espera aquí ―dijo corriendo hacia la sala de descanso, se
apresuró a reunir mis cosas en sus brazos y dejó caer mis llaves en el camino de
regreso.
El timbre de la puerta sonó cuando la señora Kelly entró. Por la expresión de
su rostro, me di cuenta que había oído las noticias. Caminó directamente hacia mí,
me envolvió en un abrazo enorme y cálido.
―Oh, dulce niña. He oído lo que le pasó a Michael esta mañana ―dijo
apretando mis manos suavemente―. Estaba en el consultorio del médico esta
mañana y me encontré con la esposa del jefe Cross. Me preguntó cómo estabas, y
luego me dijo lo que pasó. No tenía ni idea, Lizzy. Lo siento mucho. Deberías
haberme llamado. Deberías haberte quedado en casa.
Pude ver dinero en él. No podía tomar su dinero.
―No, señora Kelly ―le dije, tratando de devolver el sobre.
Página
―Quiero que tomes tanto tiempo libre como sea necesario, y que me hagas
saber cuando estés lista para volver. Aquí, quiero que tengas esto. Es solo un
pequeño regalo de mí para ti. Siempre has estado aquí por mí y lo aprecio ―dijo,
colocando un pequeño sobre en mis manos.
40
―Oh, no. No lo sientas. Necesitaba salir, para mantener mi mente ocupada.
Estar sola en mi casa no ayuda. Hay demasiados recuerdos.
―Por favor, Lizzy, tómalo ―insistió, cerrando suavemente mi mano
alrededor del sobre, empujándolo hacia mí. Había aprendido de Lucy Crow a no
rechazar un regalo.
―Gracias ―le dije, luchando por contener las lágrimas. La abracé
calurosamente.
Página
41
La señora Kelly había sido una figura materna para mí desde que mi madre
había fallecido. Ella nunca tuvo hijos, pero me trató como si fuera la suya propia.
Había venido a mi casa y me había dado comestibles, llevado pasteles recién
horneados, y me invitó a su casa en ocasiones especiales a comer sus maravillosas
comidas caseras. Pero no era la única que se aseguró de que estaba bien cuidada.
Tanto Michael y los padres de Emily estaban siempre alrededor, revisándome.
Nunca me faltó nada con tantas personas amorosas.
Cinco
Traducido por AsheDarcy
Corregido por Becco
Emily me siguió hasta la cabaña, donde dejé mi Jeep y me monté en el coche
con ella. Hace poco se había comprado un Audi A3 completamente nuevo. Era
blanco, impresionante y rápido. Su pareja perfecta.
Cuando entré al coche, el olor a cuero nuevo me golpeó. Destellos inmediatos
de Michael y el sueño se reprodujeron a través de mi mente. Mis ojos comenzaron a
humedecerse, así que rápidamente me volví hacia la ventana con la esperanza de
que Emily no se diera cuenta.
Me empecé a sentir mal y con náuseas. No quería salir. Quería estar sola.
Quería saber si Michael podría en realidad contactarse conmigo.
Pero Emily era mi amiga, y si quería podía preguntarle un poco más sobre lo
paranormal. Además, no me dejaría irme sin explicar lo que pasó antes. Sólo tendría
que conseguir pasar por esto y volver a casa.
Nos detuvimos en un auténtico restaurante mexicano. Era sólo un agujero en
la pared, pero la comida era buena y no era un lugar muy frecuentado. Al menos
tendríamos algo de privacidad. Elegimos una mesa en la esquina alejada, que no
tenía ningunas vistas, pero era un poco más privada.
Una camarera un poco mayor tomó nuestros pedidos, colocando una cesta de
nachos recién fritos y salsa en nuestra mesa mientras esperábamos por nuestros
platos de enchilada.
―Así que Lizzy, ¿vas a decirme lo que pasó? ―preguntó Emily. Su voz era
cautelosa, sin querer presionarme.
Página
―Duh. Me conoces. Dime todo y no excluyas ninguna parte ―dijo, poniendo
los codos sobre la mesa. Su cabeza descansaba en las palmas de sus manos, mirando
fijamente mi cara con sus grandes ojos verdes grisáceos.
42
―¿Estás segura de que realmente quieres saber? ―Suspiré.
Tomé un nacho, partido por la mitad, lo hice girar en el tazón de la salsa, y
luego, lentamente, lo metí en mi boca y mastiqué. Podía sentir sus ojos haciendo un
agujero directamente a través de mi frente.
―Lizzy, me estás matando aquí ―dijo con impaciencia, mirándome terminar
mi nacho. Sus dedos golpearon molestamente en la mesa.
―Está bien. Hay algo que necesito de tu experiencia, y tiene que ver con lo
paranormal ―admití finalmente.
―Vamos a ello entonces. ―Sus ojos se iluminaron y su postura se enderezó.
Comencé desde el principio y no deje ningún detalle fuera. Probablemente
sería la única a la que diría algo de todos modos.
Cuando terminé, mi estómago y corazón empezaron a doler. Las lágrimas
brotaron, pero las limpié antes de que cayeran. No quería hacer una escena.
Era la primera vez que había visto a Emily tan tranquila. Sus ojos también se
llenaron de lágrimas, y con un parpadeo, se derramaron por sus mejillas.
―Bueno ―sollozó―. Eso es definitivamente una confirmación. Michael se
estaba comunicando contigo, Lizzy. ―Negó con la cabeza―. Pero podemos hablar
de eso más tarde. En este momento, es necesario ir a la policía y hacerles saber sobre
el incidente de Tyler en la cabaña.
―¿Y les digo qué, Em? ¿Que tuve un sueño al azar acerca de Michael y que
su muerte fue un asesinato, y no sólo algún extraño accidente? Y, oh sí… resulta que
sé exactamente quién es su asesino porque lo vi en un sueño. Me encerrarán en un
manicomio y tiraran la llave. ―No me di cuenta que mi voz se había vuelto más
fuerte, hasta que unos jóvenes sentados a dos mesas de distancia se volvieron y
miraron.
Me hundí en mi asiento y suspiré. Las cosas se estaban volviendo locas
rápidamente. Mi vida era una espiral constantemente fuera de control y no tenía
forma de detenerlo.
―Y eso no es todo ―dije, inclinándome hacia adelante―. ¿Lucy Crow sobre
la que te hablé? Me advirtió que el asesino de Michael estaba detrás de mí. Robó la
cartera de Michael y tiene fotos mías. Sabe cómo soy, Em.
―Oh Dios mío. ¿Lo conoces?
Página
―Bueno, no te quedes sola esta noche ―insistió Emily―. Tengo miedo y vas
a venir a mi casa. Al menos hasta que podamos saber lo que realmente ocurrió.
Puedo ayudarte.
43
―No. No lo hago.
―Gracias, Em, pero esta noche no. Dudo que este chico sepa cómo
encontrarme. ¿Cómo puede con sólo una fotografía? Realmente necesito estar sola
esta noche. Voy a tomar todas las medidas de precaución… cerrar las puertas y
ventanas, y te llamaré a primera hora de la mañana. Tal vez vaya y me quede contigo
mañana. ―Esperaba que fuera suficiente para calmarla.
Hubo un destello en sus emociones, y noté que sus ojos se veían tristes.
―¿Se lo contaste a tu madre? ¿Sabe lo que le pasó a Michael? ―preguntó.
―No. No le he dicho nada todavía. Lo intenté, pero está abatida. Además, no
quiero darle una razón más para seguir ahogando sus penas en alcohol. Ya tiene
suficiente con lo que hacer frente. Se lo diré cuando sea el momento adecuado.
Ella suspiró. Entonces un destello apareció de nuevo en sus ojos, y sus labios
se volvieron lentamente hacia arriba.
―¿Así que realmente vas a tratar de contactar con Michael esta noche?
Me di cuenta que estaba fascinada. Recientemente había encargado un kit de
Cazafantasmas de lujo por Amazon que venía con una Guía de Cazafantasmas.
El pasado Halloween había reunido a algunos de nuestros amigos para hacer
una caza de fantasmas en un cementerio local en la medianoche. Me negué, por
supuesto, pensando que estaban completamente locos. Pero al día siguiente, todos
vinieron a la escuela emocionados acerca de sus experiencias fantasmales, que por
supuesto eran todos rumores. No hubo evidencia sustancial para respaldar
cualquiera de ellos. Todos afirmaron haber visto sombras oscuras de reojo. ¿Por qué
era siempre de reojo?
Algunos dijeron que se sintieron como si les hubieran tocado, o tenían
escalofríos o habían sentido el descenso de la temperatura, mientras que sus
indicadores de cazafantasmas se apagaron. Fue una pérdida de tiempo y no quería
ser parte de ello.
―Supongo ―dije tímidamente. La forma en que me miraba me puso
nerviosa. Sabía que ella quería participar, y en contra de mi mejor criterio, le
pregunté―: ¿Por qué? ¿Tienes algún consejo para mí?
Otra pregunta estúpida.
Su rostro se iluminó con entusiasmo.
Página
Me di cuenta de que esto iba a ser bueno. Sus expresiones eran totalmente
animadas cada vez que hablaba de cosas que le apasionaban.
44
―Bueno…
―Cuando llegues a casa, enciende algunas velas y encuentra un lugar donde
puedas estar completamente tranquila y relajada. Pon música relajante y trata de
meditar. Acabo de recibir un nuevo sensor EMF para mi kit que en realidad te
permitirá saber si un espíritu está cerca ―dijo con total naturalidad.
Era difícil no reírse, pero de alguna manera me las arreglé para no hacerlo.
―No, gracias. No creo que vaya a necesitar esa cosa EMF. No quiero hacer
ninguna investigación. Sólo necesito saber la manera más fácil de ponerme en
contacto con Michael.
Sus ojos rodaron hacia arriba como si estuviera tratando desesperadamente
de sacar respuestas de su cerebro.
―Ya que sabes que él está tratando de ponerse en contacto contigo, creo que
la manera más fácil es hacer algunas preguntas de sí o no. Pero antes de hacerlo, y
esto es fundamental, dile que golpee una vez para sí, y dos veces para no. De esa
manera se podrá comunicar contigo, y no va a ser confuso. Vas a tener un plan. Los
cazadores de fantasmas que han utilizado este método han tenido algunas buenas
respuestas. ―Asintió, con los ojos muy abiertos y su rostro intenso.
Contuve una sonrisa, tratando de permanecer seria, pero toda esa
información parecía ridícula. Prefiero cerrar los ojos y desvanecerme hasta
dormirme.
Emily resopló y cruzó las manos sobre su pecho mientras se encogía de nuevo
en su asiento.
―Nunca me tomas en serio, Lizzy. ―Sus ojos se estrecharon y las comisuras
de sus labios se volvieron hacia abajo, como un niño pequeño al que le acababa de
robar el dinero del almuerzo.
―Lo siento, Em. Lo intentaré.
Agarró su tenedor y apuñaló su enchilada, que la camarera logró dejar
mientras teníamos nuestra acalorada conversación.
―Me comprometo a intentarlo, y si no me da ninguna respuesta, te llamaré.
¿Está bien? ―le dije amablemente, tratando de hacer las paces.
Página
Estaba ansiosa por llegar a casa, lejos del contacto humano. Quería aislarme
del mundo aunque sea por un día. Quería ver si podía ponerme en contacto con
Michael, y saber exactamente lo que pasó. Había oído muchas veces que los espíritus
que no habían cruzado no estaban en paz. Si esto era cierto, quería ayudarle a
encontrar la paz. En primer lugar yo tenía que averiguar cómo podía hacer que eso
suceda.
45
―Bien ―resopló, empujando un bocado de comida en su boca.
46
Página
Seis
Traducido por Ximena y BookLover;3
Corregido por Giuu
Cuando Emily finalmente me dejó en casa, me sentí aliviada y exhausta. Era
alrededor de las cuatro de la tarde y el sol se estaba desvaneciendo. Entré y escuché
mi contestador sonar como loco. Quince mensajes brillaron en la pequeña pantalla.
Subí el volumen y a regañadientes presioné el botón de reproducción, luego
entré en mi habitación para ponerme algo más cómodo. Los primeros trece mensajes
eran amigos y conocidos que enviaban sus condolencias. Todos ellos querían
detalles sobre lo que le pasó a Michael, y eso era algo que yo no tenía. El mensaje
decimocuarto era de la señora Young, la madre de Michael.
―Lizzy, el Sr. Young y yo nos preguntábamos si te gustaría venir a nuestra
casa esta noche. Nos encantaría que cenaras con nosotros. Hay algunas cosas
importantes que tenemos que discutir, y nos gustaría que estuvieras. Por favor,
llámame cuando escuches esto. Te amo.
Suspiré, sabiendo exactamente lo que eran esas cosas. Estaban planeando el
funeral de Michael. Todavía no había enfrentado el hecho de que él se había ido.
Planificar su funeral era aceptar su muerte. Pero, sabía que tenía que estar allí para
ellos. Me consideran una hija y sabía que tenía que ir.
El último mensaje era extraño. Alguien al otro lado de la línea no hablaba,
pero había una respiración pesada. Entonces, una profunda voz comenzó a cantar la
letra de "I Got You Babe". Fue horrible y fuera de tono, y luego colgó abruptamente.
Era definitivamente un hombre, pero el número era privado.
Página
Comprobé y re-comprobé mis puertas y ventanas sólo para asegurarme que
estaban bien cerradas, llamé a la señora Young aceptando su invitación, y que estaría
allí en breve.
47
Era probablemente alguna persona estúpida jugando una broma. Esa no era
la primera vez que había recibido llamadas de broma. Pero en ese momento, un
rápido pensamiento me revolvió el estómago enviando un escalofrío por mi espalda.
¿Y si era el asesino de Michael? Pero, ¿cómo iba a saber mi número? Estaba en la
guía telefónica.
Rápidamente me refresqué, me puse un perfume, tomé una chaqueta de mi
armario y salí corriendo por la puerta. La temperatura era bajo cero y la oscuridad
era densa. Corrí a mi Jeep, saltado, cerré las puertas, y lo puse en marcha… puse la
calefacción al máximo. Hacía frío, pero mi chaqueta me ayudo a mantener su
picadura fuera. El Jeep tardó unos diez minutos para entrar en calor, y treinta
minutos para llegar donde los Young que vivían en la calle S. Knik Goose Bay.
El encuentro con los padres de Michael fue exactamente como había previsto.
Nos abrazamos y lloramos, luego nos sentamos en su sala de estar y discutimos los
arreglos del funeral de Michael. Retratos y trofeos de Michael nos rodearon. Traté
de bloquear la mayor parte de la discusión, metódicamente asintiendo y
respondiendo que sí a lo que ya habían planeado.
Su funeral sería en seis días, el once de diciembre. A tan sólo diez días antes
de mi décimo octavo cumpleaños. Mi corazón se sentía como si estuviera a punto de
estallar en el dolor, sabiendo que él no estaría allí para compartirlo conmigo.
En silencio me dediqué a averiguar exactamente lo que pasó. Sabía que la
policía lo más probablemente descartaría una muerte accidental a menos que
tuvieran un testigo o alguna evidencia confiable. Pero había una persona, que podría
saber lo que pasó, que podría haber sido testigo de ello. Y ese era Tyler. Necesitaba
encontrarlo.
La cena fue difícil. Nos sentamos y estuvimos en silencio durante la mayor
parte de ella. Michael era sin duda la vida y los latidos del corazón de esta casa.
Ahora que él se había ido, no era lo mismo. Se sentía vacía y fría.
―Lizzy ―dijo la señora Young con una voz suave.
―¿Hmmm? ―murmuré mirando por encima de ella, después de empujar un
bocado de lechuga en mi boca.
―Michael dejó algo para ti en su habitación. Era algo que estaba pensando en
darte la noche pasada. Algo que realmente, realmente quería que tuvieras. ―Sonrió
con cansancio y miró a su plato, girando sus espaguetis alrededor de su tenedor―.
Puedes ir a buscarlo si lo deseas.
La habitación de Michael estaba impecable, como siempre. Sus paredes eran
azul bebé, el color del cielo. Trofeos se alineaban en las estanterías alrededor de su
Página
Ellos se quedaron en la mesa mientras poco a poco subí por la escalera a la
primera puerta a la izquierda. Me quedé allí por un momento y respiré hondo.
Mariposas revoloteaba en mis entrañas cuando di vuelta con cuidado al pomo y abrí
la puerta. Con dedos temblorosos, alcancé el interruptor y encendí la luz.
48
Estaba renuente al principio, pero decidí ir a recogerlo después de que
terminara mi cena.
habitación, y docenas de medallas colgaban en grandes marcos de madera por
encima de la cómoda.
En la mesita de noche había varias fotografías que mostraban imágenes de
incalculable valor. Me acerqué y tomé una. Era una foto de nosotros en su décimo
cumpleaños. Nos reíamos y teníamos torta de chocolate untada en todo el rostro.
Tyler estaba de pie detrás de nosotros haciéndonos orejas de conejo.
La puse cuidadosamente de vuelta en la mesita y cogí otra. Era en el Alyeska
Ski Resort, era la primera vez que intentaba hacer snowboard. Estábamos en el
séptimo grado y con sus padres fuimos en coche durante las vacaciones de invierno.
Recordé que fue horrible, pero Michael tuvo paciencia y se quedó a mi lado.
Pasó todo el día sosteniéndome hasta que finalmente lo hice sin caer. Adquirí un
montón de golpes y moretones y me sentí mal que Michael perdiera la mayor parte
de su tiempo en mí. Pero él me aseguró que yo valía la pena.
Su padre tomó la foto, me veía fatal. Mi cara estaba roja y nerviosa, mientras
que él parecía un modelo, perfecto e impecable, vestido con mi sonrisa favorita. Le
dije que eliminara la imagen, pero en cambio, la enmarcó y la puso al lado de su
cama. Típico de Michael.
La tranquila habitación se llenó de un profundo llanto, rápidamente me di
cuenta que era yo. Las lágrimas brotaban de mis ojos, borrando la imagen. Me sequé
los ojos con mi camiseta y coloqué la imagen de nuevo en su mesita de noche.
Pasé la mano por la cama hecha perfectamente. El oso de peluche marrón que
le había dado en su último cumpleaños ubicado cuidadosamente en la parte superior
de la almohada. A los pies de su cama había una tarjeta y una pequeña caja de oro
con una cinta roja cuidadosamente atada en un arco. Levanté con cuidado la caja y
girándola en mis manos. La tarjeta tenía mi nombre, Liz, escrita a mano por él.
Tenía un nudo en el estómago y se incrementó mi pulso cuando me senté en
el borde de su cama, limpié las lágrimas de mi cara, cuidadosamente abrí el reverso
del sobre. Saqué una gruesa tarjeta que tenía una imagen de una sola rosa roja. En
letras de color oro donde se leía Te Amo. Abrí la tarjeta y respiré hondo antes de
leerlo.
Página
Desde el momento en que te conocí, supe que estábamos destinados a
estar juntos.
49
Liz,
Hemos sobrevivido casi doce años, incluyendo la escuela secundaria, y
ahora estamos entrando en una vida completamente nueva, una vida que
quiero compartir contigo. Para siempre.
Por favor, acepta este regalo como una promesa, una promesa de mi
amor, un amor que nunca morirá. Siempre te he amado, y siempre lo haré.
Siempre en mi corazón,
Michael.
Abracé la tarjeta a mi corazón y lloré. Cada parte de mi ser sufría por él.
―Yo también te amo, Michael. Siempre lo haré ―le susurré, deseando que
mis palabras encontraran un camino a sus oídos―. Siempre en mi corazón.
Puse la tarjeta a mi lado en la cama y agarré la caja. Mi corazón se rompió,
sabiendo que él no estaba aquí para verme abrirla. Desaté cuidadosamente el arco y
lentamente deslice la tapa.
Mi respiración se congeló y mis ojos se llenaron con nuevas lágrimas mientras
miraba el hermoso y brillante regalo. Era un anillo de compromiso. Una pequeña
banda de oro blanco con una mariposa montada en la parte superior. La cabeza de
la mariposa era un diamante, había una inscripción dentro de la banda que decía
Siempre en mi Corazón. Era el anillo más hermoso que jamás había visto.
Michael sabía lo mucho que amaba las mariposas. No podría haber elegido
un regalo más perfecto. Saqué con cuidado el anillo de su estuche y lo deslicé en mi
dedo. Tenía un ajuste perfecto. ¿Cómo lo hizo si ni siquiera sé mi tamaño de anillo?
Ni siquiera estaba segura de lo que era. Pero eso era Michael. Siempre tenía una
forma de saberlo. Creo que él me conocía mejor de lo que yo me conocía.
Me saqué el anillo de mi dedo, lo coloqué cuidadosamente de nuevo en la
caja, y la guardé en el bolsillo. Me recosté, agarré la almohada. Acerqué mi cara,
tratando de respirar cualquier aroma que quedara de él. Empujé mi cara y lloré,
dejando que la almohada amortiguara mis gritos de agonía.
Dejar su habitación y cerrar la puerta, arrancó otro gran pedazo de mi
corazón. Se sentía como si le estuviera cerrando la puerta a él… a nosotros. Mis
Página
Sabía que sus padres se estarían preguntando cómo lo estaba manejando, y
no quería quedarme por mucho tiempo. Traté de tranquilizarme y juntar mis partes
rotas, pero antes de irme, eché un vistazo a su habitación por última vez. Tomé una
imagen mental con la promesa de nunca olvidar.
50
¡No es justo! ¡No es justo!
temblorosas piernas cedieron y caí al suelo, afuera de su habitación, y en silencio
llorando.
Sus padres no se acercaron a comprobar cómo estaba, pero después de un
tiempo finalmente regrese a ellos. Sabía que mis ojos estaban rojos e hinchados, pero
estaba segura que sabían por qué.
La mesa del comedor había sido despejada y sus padres estaban sentados a la
mesa de la cocina en silencio, bebiendo café. Me acerqué a ellos y coloqué la caja
sobre la mesa.
―No puedo tomar esto ―le dije con tristeza.
―Elizabeth, Michael quería que tuvieras esto. Es tuyo. Por favor. Queremos
que lo conserves ―dijo el Sr. Young, deslizando la caja de nuevo a mí.
―Sí, cariño. Él tenía la intensión que lo tuvieras, estaba tan emocionado de
dártelo. No hablaba de otra cosa el otro día ―estuvo de acuerdo la señora Young.
Su labio tembló y una lágrima corrió por su mejilla.
―¿Lo vieron? ―les pregunté, a través de los ojos llorosos.
―Sí, estaba con él en la tienda de joyas. Me pidió que fuera, pero lo eligió él
mismo. No podía esperar a llegar a casa para mostrárselo a su papá. Prácticamente
derribo la puerta principal ―respondió, dándole al Sr. Young una débil sonrisa
mientras las lágrimas seguían rodado por sus frágiles mejillas. Él la tomo
atrayéndola hacia sí, abrazándola suavemente. Ella enterró la cara en su pecho y
sollozó.
Esto era muy duro para todos nosotros, yo no sabía cómo íbamos a hacerlo
sin él.
Les di un momento antes de despedirme y abrazarlos a ambos.
―Muchas gracias por incluirme en los planes.
―No teníamos ninguna otra manera, Lizzy. Tú eres una parte de nuestra
familia y siempre lo serás. Por favor, recuerda eso. Y por favor no te alejes ―expresó
la señora Young mientras que el Sr. Young estuvo de acuerdo.
Página
El frío, aire fresco se sentía bien contra mi cara y en mis ojos hinchados.
Caminé a mi Jeep y me despedí. Devolvieron la despedida, y después rápidamente
regresaron al cálido interior de su hogar.
51
Estaban de pie en el porche abrazándose uno al otro. Al menos todavía se
tenían entre sí para apoyarse. Michael tuvo la suerte de tener unos padres amorosos.
Era algo que yo había anhelado. Lo poco que me acordaba de mis padres estando
juntos, parecía como un brumoso sueño.
La oscuridad se asomaba y las nubes cubrían la luna y las estrellas. Mi cuerpo
tembló con tensión por el frío. Parecía mucho más frío dentro de mi Jeep que afuera.
Esperé sin hacer nada por diez minutos antes de que el calentador comenzara a
soplar alguna muestra de aire caliente. Tan pronto como lo hizo, me dirigí a casa.
Me sentía débil, temblorosa, y exhausta.
No le dije a los padres de Michael sobre mis sueños o mi encuentro con Lucy
Crow. Decirles que pensaba que su hijo había sido asesinado, sin ninguna prueba,
solo complicaría las cosas. Pensar que su muerte había sido un accidente era
probablemente la mejor cosa… por ahora.
El silencio me estaba volviendo loca, así que encendí la radio. Había una vieja
canción reproduciéndose, lo cual era totalmente extraño. Esta estación nunca
reproducía viejas canciones, porque era una estación moderna. Estaba a punto de
cambiarlo, cuando tuve una abrumadora sensación de dejarlo tocar. En su lugar,
subí el volumen y escuché las palabras de la canción.
No podría creerlo. Las palabras cortaron a través de mí como un cuchillo.
Eran exactamente lo que necesitaba oír. La música se desvaneció y el DJ apareció.
―Sí, lo sé, lo sé. Esa era una viejita, pero tienen que admitir que era una
buena. Estaba absolutamente obligado a poner esta canción para alguien especial
allí fuera. Esa era “Te Veré En Mis Sueños” por Giant. Ahora continuamos.
―Michael ―jadeé.
Esto tenía que ser una señal de él. Las palabras me golpearon como un
martillo. No podría haber sido una coincidencia, ¿verdad? Comenzaba a creer que
no lo era. Él debía haber tenido algo que ver con eso.
―Creo que estás aquí conmigo, y te extraño tanto. Por favor ayúdame a
encontrar la verdad ―sollocé. Las lágrimas inundaron mis ojos por lo que hacían
difícil ver el camino―. Voy a estar buscando para verte en mis sueños esta noche. Y,
gracias por el anillo. Es perfecto. Lo atesoraré por siempre. Te amo.
Esperaba que me oyera.
Página
La media hora conduciendo parecía interminable, y me sentí aliviada cuando
finalmente entré en mi calzada. Cuando entré, cerré la puerta detrás de mí,
encendiendo las luces mientras comprobaba las ventanas, cerciorándome que eran
seguras. Me sentía siempre más segura con las luces encendidas.
52
Lloré todo el camino a casa. Era algo que recientemente había llegado a ser
tan natural como respirar.
Saqué la preciosa caja mi bolsillo y la puse en mi aparador, junto con el
medallón y el amuleto alrededor de mi cuello. Abrí la caja y suavemente toqué la
delicada mariposa. Era tan hermosa. Tan Michael.
Agarré mi computadora portátil del escritorio y la encendí. Mientras
arrancaba, recogí mis ropas y comencé a llenar la bañera. Vertí fresas y el gel del
baño en ella y observé a la espuma formarse como un esponjoso dulce de azúcar.
Una vez que la computadora se encendió, fui a Google y busqué la canción
que sonaba en el Jeep. Escribí el título de la canción e hice clic en el enlace. Al hacer
clic en reproducir el vídeo, subí el volumen y lo llevé al cuarto de baño. Lo coloqué
en el piso y escuché otra vez las palabras mientras me preparaba para mi baño. Era
una canción muy triste, pero tenía la sensación de que Michael había hecho que el
DJ la reprodujera. Un mensaje secreto de él para mí, confirmando que me vería en
mis sueños. Por lo menos, eso es lo que esperaba.
Pensé de nuevo en las cosas que Emily compartió sobre hacer el contacto con
Michael. Fui alrededor de la casa recolectando todas las velas que poseía,
colocándolos al azar alrededor del cuarto de baño. Las encendí cuidadosamente y
apagué la luz. Las velas emanaban un cálido y pacifico resplandor mientras me
deslizaba en el agua caliente. Presioné el botón de reproducción una más vez y me
hundí en el agua caliente. Finalmente me sentí relajada y cerré mis ojos mientras la
canción sonaba.
No podría dejar de pensar en que Michael deseaba hacer contacto conmigo,
y me preguntaba si podría, por algún medio diferente a mis sueños. Necesitaba
saber, pero muy en el fondo, esperaba que no apareciera. Eso me volvería un lío.
Dado mi historia, probablemente me asustaría, débil, y deprimida.
El lado positivo… estaría con Michael. Pero sabía que él no aprobaría ni
apreciaría que fuera de esa manera. Me conocía lo bastante bien para no hacer
cualquier cosa que me asustara. Pero a la vez, tal vez lo haría. Él era un bromista.
A pesar de que iba en contra de todo lo que había creído anteriormente, decidí
darle una oportunidad.
Di una profunda respiración y aclaré mi garganta.
―Michael, si estás aquí, ¿puedes darme una señal?
Esperé algunos momentos.
―¿Michael, podrías darme una señal que estás aquí? ¿Quizá, golpear o algo?
Una vez para sí y dos veces para no.
Página
Decidiendo ser más exacta, hablé aún más lento.
53
Nada.
Decir esas palabras me hizo sentir como una completa idiota. Iba en contra de
todo lo que creía. Era humillante. Yo era la escéptica. Era la que se burlaba de Emily
y cualquier otro fanático paranormal por hacer exactamente lo mismo. Podía
imaginarme a Michael de pie en una esquina muriéndose de risa. Pero aun así, la
idea de hacer contacto con él valía la pena el golpe.
Esperé en silencio durante unos treinta segundos, pero no hubo nada, salvo
el monótono zumbido de la calefacción en marcha.
Estúpida de mí por creer que podría hacer contacto con él esta manera. Cerré
mis ojos y me hundí nuevamente dentro del agua, dejándola cubrir mis oídos.
Recordé las palabras de la canción otra vez; las palabras que no habrían
podido ser más perfectas u oportunas. Eran exactamente lo que necesitaba oír. Así
pues, decidía esperar y encontrarme con Michael en mis sueños.
Mientras mi cuerpo comenzó a calentarse en el agua, algo golpeó contra la
puerta del cuarto de baño, sacudiéndome del silencio.
¿Qué demo…? Grité y me quedé inmóvil, escuchando. Esperando. El sonido
de mis rápidos latidos del corazón palpitaba con fuerza en mis oídos.
Había estado sumergida debajo del agua, así que estaba un poco sorda. Tal
vez solo eran las frías tuberías crujiendo. Deben haber sido las tuberías. Hacían
ruidos rechinantes cuando comenzaban a calentarse, ¿no? Pero eso no parecía como
un ruido metálico. Era definitivamente una explosión.
―¿Michael, eres tú? ―susurré suavemente.
Esperé algunos segundos.
Silencio.
Deben haber sido las tuberías.
Apenas comencé a hundirme nuevamente dentro del agua, el ruido sucedió
otra vez. Era definitivamente algo o alguien que golpeaba contra la puerta del cuarto
de baño.
¡Infierno santo!
Definitivamente había algo que hacer.
Página
Estaba empezando a enloquecer. Rápidamente agarré mi toalla, salté de la
tina, y jalé del tapón de desagüe. Mis rodillas temblaron mientras caminaba hacia la
puerta. Tenía que ver si alguien estaba allí. Tomé el destapa caños, la única maldita
54
―Respira, Liz. Solo respira ―me incité. ¿Qué diablos significaba un solo
golpe? ¿Sí? Pienso que significaba sí.
cosa con la que podía defenderme dentro de este cuarto. Nunca había estado tan
asustada en mi vida.
Cuando alcancé la puerta, coloqué mis temblorosos dedos en el pomo de la
puerta. Dándome una charla mental, finalmente reuní el suficiente valor de abrir la
puerta, apenas unos centímetros. Cuando me asomé, el cuarto estaba vacío. Pero
todavía estaba aterrorizada. Agarré el destapa caños firmemente, probablemente
haciendo hendiduras con mis dedos.
La puerta chirrió cuando la abrí un poco más. Todavía nada. Mientras mi
corazón martilleaba, me obligué salir del cuarto de baño para comprobar los otros
cuartos. Poco a poco llegué a mi dormitorio dejando un rastro de huellas mojadas.
Luego fui a la sala de estar y a la cocina. El lugar estaba vacío, como sospeché.
Mi corazón todavía estaba acelerado cuando volví al cuarto de baño, cerrando
la puerta detrás de mí. Encendí la luz, regresé el estrangulado destapa caños a su
lugar, y soplé las velas. No habría más intentos de hacer contacto.
Decidía saltar en la ducha. El agua caliente golpeando mi cabeza, cuello, y
espalda era relajante. Las preguntas comenzaron a bombardear mi mente. ¿Era
Michael quien golpeó la puerta? ¿Él intentaba hacer contacto conmigo? Yo era un
gran miedoso gato.
Yo era de esas personas que amaba ver películas de terror, pero no podía
manejarlas. Cubría mis ojos durante las partes terroríficas, pero miraba a escondidas
a través de mis dedos porque tenía que ver qué sucedía. Qué tontería.
El tranquilo golpeteo del agua caliente en mis tensos músculos lentamente
comenzó a relajarme, pero justo cuando estaba tranquilizándome, mi teléfono sonó.
Imagínate. Probablemente era Emily comprobando si había hecho contacto, y
darme más consejos y trucos sobre lo paranormal. Podía dejar un mensaje.
Después de algunos segundos, sonó otra vez.
―¿Hablas en serio? Déjame en paz ―grité al celular.
Rápidamente traté de enjuagar el champú de mi cabello porque sabía que ella
no se calmaría.
Un minuto más tarde, volvió a sonar.
Extendí la mano fuera de la ducha y tomé el teléfono del lavabo.
Página
La luz en el cuarto de baño parpadeó entonces se apagó y encendió. El agua
de la ducha fue de caliente a congelada. Grité y salté, las burbujas del jabón cayendo
55
―¡Qué! ―grité. Pero no había nada más que estática.
por mi piel. Envolví una toalla alrededor de mí y comprobé en mi teléfono las
últimas llamadas.
―¡Oh Dios! ―jadeé. Las llamadas perdidas eran del teléfono celular de
Michael. Miré al espejo sobre el lavabo, y las palabras VETE AHORA eran visibles
dentro del vapor.
Entré en pánico. Mi cuerpo entero temblaba con miedo.
―Michael, deja de asustarme ―grité.
Mi teléfono de la casa sonó haciéndome saltar.
Rápidamente cerré el agua de la ducha, abrí la puerta del cuarto de baño, y
caminé cautelosamente hacia el teléfono, vacilando al tomarlo. Finalmente contesté.
―¿Hola?
―¿Lizzy? ¿Eres tú, Lizzy?
―¿Lucy? ―pregunté, reconociendo el acento.
―Sí, Lizzy, soy Lucy ―gritó sobre la estática en la línea.
―¡Lucy! Estoy tan alegre que seas tú. Hay algún loco…
Página
56
―Lizzy, escúchame. Necesitas irte. ¡Rápidamente! ―El pánico en su voz
envió un escalofrió por mi columna vertebral―. Él está viniendo por ti. El hombre
que mató a Michael. Él sabe dónde vives. Necesitas irte ahora. Por favor.
Siete
Traducido por Delilah1007, Selene1987 y NataliCQ
Corregido por Nanis
―Lizzy, ¿me escuchaste? Por favor date prisa. ¿Lizzy? ―suplicó Lucy.
―Me estoy yendo ahora. ―Colgué el teléfono con un golpe, respirando
pesadamente, intentando tranquilizarme antes de hacer cualquier movimiento. Mis
piernas se sentían entumecidas y era casi imposible hacer que mi cuerpo tembloroso
trabajara con mi cerebro.
Me apresuré a mi vestidor, abrí mis cajones, agarré los primeros vaqueros que
encontré y me metí en ellos. Mi sudadera todavía estaba sobre mi cama, así que la
metí por mi cabeza. Luego me puse el medallón y amuleto, y deslicé el anillo de
Michael en mi dedo. Solo saber que tenía algo suyo conmigo me ayudaba, y recé
porque el amuleto de Lucy para la protección funcionara.
Agarré prendas de vestir al azar, embutiéndolas en mi mochila mientras
llamaba a Emily al mismo tiempo. Iba directo al correo de voz.
¡Demonios!
Me tambaleé, cayéndome hacia atrás sobre el piso. El lobo se acercó con paso
firme, gruñendo y enseñando sus blancos y afilados dientes, empujándome lejos.
Página
Había luna llena y la luz iluminaba el cielo nocturno. Mientras corría hacia
mi Jeep, un lobo grande y blanco salió del bosque, dirigiéndose directamente hacia
mí. Se detuvo a metros de distancia, mirándome fijamente a través de penetrantes
ojos zafiro. Era la criatura más hermosa que hubiera visto alguna vez. Su piel era del
blanco más brillante, espeso y sin ninguna mancha. Estaba parado entre el Jeep y yo,
impidiéndome avanzar.
57
―¡Em! ―Me faltaba el aliento―. Voy para allá. Ese hombre, creo que está
aquí, o viene en camino. ¡Llámame! ―Colgué, agarré mis llaves, dejé todas las luces
encendidas y me apresuré por la puerta. No iba a correr hasta su casa, aunque solo
estuviera a unos metros de distancia. Iba a ir manejando. Era la manera más rápida
y segura.
La puerta de mi Jeep se abrió de golpe, sobresaltándonos a ambos. El lobo
regresó su mirada hacia mí, fijando sus enormes ojos zafiro en los míos. Dejó salir
un aullido estridente, antes de dar la vuelta y sumergirse en los árboles negros al
otro lado de la calle.
Botas negras salieron de mi Jeep, seguidas por jeans usados y guantes negros
sin dedos. Tan pronto como su rostro apareció el miedo me paralizó, volviéndome
inamovible.
Era él. La cara exacta del hombre en mi sueño. Había estado esperándome en
el Jeep.
Tenía segundos para moverme.
Estaba parado frente a mí, observando. Sus ojos, oscuros y malvados, eran
más fríos que la temperatura de afuera. Tenía un arma agarrada con fuerza. Me
deslicé hacia atrás, y tan pronto como lo hice, me atacó.
Cual fuera el instinto que tenía para mantenerme con vida tomó el control.
Salté y grité, corriendo a toda carrera por la entrada, tan rápido como mis piernas
podían llevarme.
―¡Ayuda! ¡Ayúdenme! ―grité con toda la fuerza de mis pulmones, rezando
porque alguien, quién fuera, me escuchara.
¿Dónde demonios estaba Emily? Su casa estaba tan cerca, pero mientras
corría por mi vida parecía estar a millones de kilómetros de distancia. Las luces que
salían de la ventana de su habitación estaban encendidas.
Me sentía como corriendo en cámara lenta. Él estaba persiguiéndome,
gritando obscenidades horribles. Me resbalé sobre un trozo de hielo, torciendo mi
tobillo y cayéndome hacia adelante, aterrizando sobre mis manos y rodillas encima
de la entrada de gravilla.
Me levanté de nuevo y corrí. Corrí por mi vida.
El sonido de pasos aumentaba progresivamente.
―¡Maldita perra! ―me gritó.
Un golpe en la parte de atrás de mi cabeza me hizo desmayarme. Cosquillas
salieron disparadas a través de mi cuerpo mientras quedaba entumecida, y caía al
piso.
Intenso dolor salió disparado por mi cabeza.
¡Pelea!
Página
¡Levántate y corre!
58
Cuando caí, sentí un líquido caliente chorreando por el costado de mi cara.
Sabía que no podría levantarme a tiempo, así que rodé sobre mi espalda,
pateando y lanzando golpes a todas partes.
Él estaba sobre mí.
Mi pie le dio en la cara y la garganta.
Se tambaleó hacia atrás, sus ojos salvajes con furia. Se veía poseído mientras
se lanzaba hacía mí, lanzándome de plano sobre mi espalda.
Lo rasguñé, lo pateé, y me mecí con cada gramo de energía que me quedaba.
Maldijo, conteniéndome.
Grité una y otra vez, pero mi voz se estaba debilitando.
Levantó su mano y me pegó en la cara.
Caí en la oscuridad.
Me desperté rodeada por pasto alto y suave. Mis ojos estaban ciegos por el
sol brillante sobre mí. Me levanté lentamente, mirando si estaba herida. Todo parecía
estar bien.
Mientras miraba hacia abajo me di cuenta que estaba usando un hermoso
vestido blanco. Me levanté, y mientras lo hacía miré al paisaje.
¿Dónde estoy? ¿Estoy muerta? ¿Esto es el paraíso?
No tenía ningún dolor y no había señales de sangre.
Mientras empezaba a escanear el área, me di cuenta que era extrañamente
familiar. Me recordaba a un lugar al que Michael me había llevado el día en que me
había invitado a salir. Era un lugar secreto que había encontrado en una de sus
aventuras lejos de la carretera. Belleza intacta.
Estaba parada en un prado lleno de flores salvajes de todos los colores. El área
entera estaba envuelta por abetos altísimos y abedules. En una esquina, brillando
con la luz del sol, había un lago pequeño.
Jadeé. Era el mismo lugar.
Página
Era un lugar mágico. Nuestro lugar. El día en que me trajo aquí me había
dado un medallón en forma de corazón con la inscripción Siempre En Mi Corazón
grabada en la parte de atrás, que yo había usado todos los días a partir de ese.
59
Michael lo había nombrado Lago Liz.
Era ciertamente el Lago Liz, solo que los colores eran mucho más vibrantes,
el lago era de un claro y espectacular azul cristalino. Incluso en sus días más
soleados, el Lago Liz no era ni de cerca así de espectacular.
Decidí caminar hacia el lago. Una briza fresca y gentil pasó a través del campo
y movía las flores salvajes sin ningún esfuerzo de adelante hacia atrás, como si
estuvieran diciendo hola. Caminé lentamente, sosteniendo mis brazos a mis
costados, dejando que mis dedos dejaran un rastro sobre las puntas de las flores. Se
sentían tan suaves y ligeras.
Cerca del borde del lago, me senté en un pequeño parche de hierba. Era tan
pacifico aquí. La luz del sol se reflejaba en el agua como brillantes diamantes. Más
que nunca deseé que Michael estuviera aquí para compartir este momento conmigo.
Lo extrañaba tanto. Tan pronto como pensé en él, el dolor en mi corazón regresó.
―Liz ―susurró una voz suave en el viento.
¿Estaba escuchando esto? Me di la vuelta, pero el prado estaba vacío.
―Liz ―llamó de nuevo la voz.
―¿Michael?
Me di la vuelta, atestiguando una luz brillante y trémula que rodeaba la
silueta de una persona.
―¿Michael, eres tú? ―Me levanté, entrecerrando los ojos, intentando enfocar.
No hubo respuesta. Mis ojos se quedaron fijos en la figura hasta que la luz se
desvaneció y no hubo ninguna duda.
―Michael ―dejé salir, lágrimas cayendo por mi cara.
Sonrió, abriendo sus brazos hacia mí. Dudé por un breve instante, y luego
corrí tan rápido como pude, saltando a sus brazos, que se cerraron con fuerza a mi
alrededor.
―¿Esto es real? ¿Eres real? ―lloré, mirando fijamente a sus brillantes ojos
color chocolate.
―Tan real como queramos que sea.
―Te extraño tanto ―lloré―. No puedo manejar una vida sin ti.
Página
―¿Por qué lloras? ―preguntó suavemente. Se inclinó hacia atrás y sostuvo
mi mentón en su mano.
60
Una luz brillante emanaba de su ser. Se veía como un ángel, mi ángel. Enterré
mi cara en su pecho y lloré.
Se rió ligeramente, mandando un cosquilleo suave a través de toda mi
espalda y hacia las puntas de mis orejas.
―Estoy aquí ahora, Liz. Por favor no llores ―dijo, poniendo sus cálidos labios
contra mi frente.
―¿Estoy muerta? ―pregunté.
―No, no estás muerta. ―Una sonrisa se formó en sus perfectos labios llenos.
―¿Entonces cómo llegué aquí?
―Estás soñando. Bueno, de hecho ―hizo una pausa, sus ojos se
entristecieron―, estás inconsciente.
―¿Qué? ―Jadeé con horror.
Michael nunca endulzaba la verdad. Siempre la contaba tal y cómo era.
―Has sido secuestrada por el hombre que me mató. Estás en una cabaña en
el bosque, en algún lugar cerca de Talkeetna, y no tenemos mucho tiempo aquí
―dijo preocupado, pero sus ojos eran todavía confortantes.
Esta vez, deseé que hubiera endulzado la verdad.
―No quiero dejarte ―rogué―. No quiero despertar. Por favor, deja que me
quede contigo.
―Lo siento muchísimo. ―Su agarre se endureció―. Ojalá pudiera volver
atrás y cambiar lo que viene. Daría lo que fuera por estar contigo. Te prometo, Liz,
que haré lo que esté en mi poder para mantenerte a salvo. Pero no puedo hacerlo
solo. Voy a necesitar tu ayuda. ¿Está bien?
Asentí, deseando de alguna manera quedarme dormida, envuelta en sus
brazos.
―¿Sólo podré verte cuando esté dormida?
―Es complicado. Hay reglas que tengo que cumplir, y, teniendo en cuenta
que soy nuevo, aún tengo mucho que aprender. ―Ladeó la cabeza y sonrió―.
Además, sabía que no te gustaría que apareciera en mi nueva forma fantasmal y
asustarte.
―Es cierto ―admití―. Me hubiera asustado y desmayado.
Página
―¿Cómo podemos hacerlo? Parece tan real.
61
―Y por eso decidí conectar contigo de esta manera. ―Levantó mi barbilla y
me besó ligeramente, robando el aliento de mis labios.
―Cuando sueñas, tu espíritu es libre, así que es el momento más fácil para
que pueda contactar contigo. Aún hay mucho que aprender sobre este nuevo
mundo. Hará falta algo de tiempo para leerse todo el manual de los muertos.
―¿Hay un manual de verdad? ―Jadeé.
―No. ―Se rió―. Básicamente es aprenderlo todo, como un trabajo nuevo.
―Oh. ―Suspiré. Mi corazón dolía al saber que todo esto sólo era un sueño y
que con el tiempo tendría que despertar en una pesadilla. Pero lo aplasté. Era
nuestro momento, y quería hacer que contara―. Esto es el Lago Liz, ¿no?
―Así es. ―Sonrió―. Lo he creado de mis recuerdos. Elegí este lugar porque
es tranquilo y familiar para los dos, y un lugar donde sabía que estarías cómoda.
―Es perfecto. ―Suspiré―. ¿Sientes dolor?
Su ceño se frunció.
―¿Qué quieres decir?
―Cuando falleciste, ¿dolió?
Sus ojos fueron distantes.
―No, no hubo dolor. De hecho fue algo sereno. Sabía que había muerto
porque fui de la completa oscuridad a estar rodeada por una luz brillante y cálida.
En la luz, al final de una especie de túnel, estaban mis abuelos, dándome la
bienvenida. Me han estado ayudando a adaptarme y me han dado un curso sobre el
mundo espiritual.
Estaba sorprendida y confundida. Todo esto era demasiado abrumador.
―¿Los espíritus no siguen adelante normalmente, o cruzan, cuando fallecen?
Michael meneó la cabeza.
―Oye ―dijo, apretándome dulcemente.
Página
Mi corazón parecía que iba a explotar. No había manera posible de amar a
nadie más. Era vital para mí ayudarle a encontrar paz y que cruzara. Emily me habló
una vez sobre los espíritus deambulantes, y no quería que Michael fuera uno de
ellos. Tenía que ayudarle, y haría lo que estuviera en mi poder para hacer que
ocurriera.
62
―Me negué a cruzar hasta que supiera, innegablemente, que estarías a salvo.
Sabiendo que mi asesino aún estaba ahí fuera buscándote, jamás estaría en paz. La
única manera de hacerlo es cuando esté entre rejas o muerto. ―La cara de Michael
se endureció, pero cuando me volvió a mirar, se suavizó y sonrió.
―Lo siento. Todo esto es muy abrumador, pero me alegra que estés aquí.
―Apoyé la cabeza en la comodidad de su pecho mientras él me envolvía con sus
fuertes brazos. Fue más que una bendición el que me hubieran dado esta segundad
oportunidad con él. Aunque sólo fuera un sueño.
Cambió de tema, lo que era algo que hacía cuando notaba que estaba baja de
ánimos.
―De hecho me sorprende que le pidieras a Emily consejo sobre lo
paranormal. ―Rió―. Jamás pensé, ni en un millón de años, que serías una creyente.
―Tú eres la única razón. Y lo admitiré, estaba un poco aprehensiva con
intentar contactar contigo. ―Hice una pausa―. Pero tengo una pregunta.
―Dispara ―contestó.
―¿Eras tú el que golpeaba la puerta del cuarto de baño?
Él se rió.
―Culpable. No iba a hacerlo, pero tú lo pediste. Sólo quería hacerte saber que
estaba ahí.
―Te estabas burlando de mí, ¿no? ―pregunté con el ceño fruncido.
―Sí. No voy a mentir. Fue muy gracioso, ver tu reacción. Pero lo hiciste bien,
gata asustadiza.
Me cubrí la cara con las manos.
―Oh Dios mío. Me sentí como una completa idiota, y sí que me asustaste.
Sobre todo con la llamada de teléfono desde tu móvil. Eso sin duda me acobardó.
Más que escribir en el espejo, apagar luces y poner fría mi agua caliente. Pensaba
que me iba a dar un infarto y morir.
―Lo siento, Liz. Iba en serio y necesitaba atraer tu atención. Alguien que
sabía de mi situación, me dijo que el asesino estaba cerca de ti. Fui para verlo yo
mismo y asegurarme, estaba en tu calle, mirando desde los árboles. Nunca pensé
que te encontraría, pero en cuanto lo confirmé, contacté con Lucy y le expliqué la
situación.
Me vine abajo pensando en el horror por el que había pasado, y cómo no me
―No es culpa tuya. Hiciste todo lo que pudiste para sacarme de allí.
―No lo suficiente ―susurró tristemente―. No lo suficiente.
Página
―Lo siento muchísimo, Liz. Siento haberte asustado pero incluso siento más
el no poder detenerle. No debería haberse acercado tanto a ti. ―Sabía que le dolía.
Podía verlo en sus ojos y las grietas profundas de su ceja.
63
libré.
Sabía que odiaba el hecho de no poder estar ahí para mí físicamente, y sólo
podía imaginar lo que estaba sintiendo, tanto, que se negaba a cruzar.
―¿Michael?
―¿Sí? ―preguntó, mirándome con una triste sonrisa.
―Después de que Lucy me llamara y caminara hacia mi Jeep, un enorme lobo
blanco saltó enfrente de mí. Salió de la nada, y sentí como si intentara alejarme de
mi Jeep… de ese hombre. ¿Sabes algo de eso?
Un brillo se vio en sus ojos.
―Digamos que no soy el único que te está cuidando.
Una mirada profunda se vio en sus preciosos y marrones ojos, que se
perdieron un momento, sin hablar. Estuve a punto de preguntarle cuando siguió.
―Liz, tenemos que hablar de verdad de tu situación. No tenemos mucho
tiempo.
Eran palabras que no quería oír. Me sentía débil en las rodillas, sin estar
segura de si estaba preparada para lo que iba a contarme.
―Quiero ayudarte, Michael, y haré lo que haga falta. Pero ese hombre es
mucho más fuerte que yo y tiene una pistola ―expliqué los hechos, recordando su
peso sobre mí.
―Estaré contigo, Liz, pero tienes que hacer tu parte para seguir viva. Es muy
peligroso, pero si lo haces bien, sé que podemos librarte de eso. Es imperativo. No
soy la primera persona que ha matado.
No debería haber dicho lo último. Las palabras se encogieron en mi estómago.
―¿Ya ha matado antes? ―Mi voz y todo dentro de mí se tambaleó.
Michael abrazó mi cabeza con sus manos y me miró directamente a los ojos.
―Sí, pero no serás otra estadística. No lo permitiré.
―¿Cómo se supone que voy a librarme? Perdí en mi último encuentro con él
y ahora estoy inconsciente en algún lugar. ¿Cómo me encontrará alguien?
―Sabes que oficialmente me estás asustando con esas palabras. ―Exhalé.
Sus labios se subieron lentamente.
Página
―Liz, tengo algunas cosas que contarte, pero tienes que prometerme que no
te asustarás.
64
Me miró tristemente, entonces agarró mi mano y me hizo caminar hasta una
roca cercana donde me senté. Se puso de rodillas enfrente, apretando fuertemente
mis manos con las suyas.
―Lo sé. Pero es una situación muy compleja en la que estamos, y necesito
que estés centrada y conmigo al cien por cien.
―Estoy contigo. No puedo hacer ninguna promesa, sobre todo sin estar
segura de poder mantenerla. ―Cada parte de mí estaba retorcida, pero en cuanto vi
la mirada de desesperación en sus ojos, suspiré―. Lo prometo. Lo intentaré.
Sonrió y no perdió más tiempo.
―Está bien ―dijo, agarrando un poco más fuerte mis manos, mirándome―.
Cuando te despiertes, tus manos y pies estarán atados.
Jadeé. Mi mente imaginó la imagen, haciendo que hiperventilara. Lágrimas
de desesperación bajaban por mi cara.
Se quedó mirándome nuevamente, colocando gentilmente cada mano a
ambos lados de mi cara, para mantenerme concentrada, y entonces gentilmente me
secó las lágrimas. Estaba intentando ser fuerte, pero en el fondo de sus ojos había
una mirada de miedo y preocupación.
―Michael, no sé si puedo hacerlo. ―El solo pensar en estar atada me
enfermaba―. ¿No puedo morir y estar contigo? Por favor, no me hagas volver con
ese hombre, Michael. Por favor ―rogué, llorando.
―Será duro, pero eres fuerte. Siempre has sido una luchadora, y siempre lo
has pasado todo ―dijo―. Por favor escúchame. Es vital para tu supervivencia.
Necesitarás concentrarte en liberarte. Ahora mismo, está muy intoxicado. Tendrás
ventaja, pero tendrás que moverte rápidamente.
Mi cabeza se meneó. Pensamientos de despertar ante un asesino peligroso,
sola, hizo que temblara. No era fuerte. No era valiente. Con Michael, nunca tuve que
serlo. Él era todo lo que yo no era.
La idea de estar sola, muy probablemente en un lugar muy remoto, me hizo
tener náuseas. Sabía que tendría que luchar por mi vida, con la posibilidad de ser
golpeada, torturada, o algo peor. Era totalmente insoportable.
―Vas a estar bien, Liz. Todo va a estar bien.
Me deslicé lejos de la roca entre su abrazo y me fundí con él. Me sentí más
fuerte y más segura en sus brazos. Levantó mi barbilla y suavemente presionó sus
Página
Rompió el silencio con un susurro:
65
No podía pensar en ello. Aunque en el fondo, preferiría morir antes que tener
una oportunidad. Quería quedarme aquí con Michael, pero también sabía que no
estaría de acuerdo con eso… al menos no en este momento. Él quería que yo viviera.
Quería que estuviera segura y feliz, y nunca encontraría la paz hasta que estuviera
seguro de ello.
cálidos labios contra los míos. Sentí su amor y lo mucho que se preocupaba por mí.
Pero no importaba lo cerca que estábamos, no era lo suficientemente cerca.
―Te amo tanto. ―Suspiró.
―Lo sé. También te amo. ―Tuve que tragar profundamente y ser fuerte para
él, a pesar de que me sentía débil―. ¿Así que cuál es el plan? ―Respiré, segura de
lo que estaba por venir.
Sonrió ante mi respuesta.
―¿Estás segura que estás lista para esto?
―Tan lista como puedo llegar a estar. Esto no es algo para lo que cualquiera
podría estar preparado.
Volteé y lo miré a los ojos. Nunca retiró sus brazos, sabiendo que era su
cercanía lo que me estaba sosteniendo en pie.
―Está bien, Liz. ―Suspiró―. Cuando te despiertes, estarás atada a una pata
de la cama con cinta adhesiva.
Cerré los ojos, tomando una respiración profunda para evitar volverme loca.
No dije una palabra, porque sabía que esto era demasiado importante. De vida o
muerte.
Continuó:
―Pero en la esquina derecha de la pata de la cama, hay una fuerte pieza de
metal doblada hacia el exterior en la parte trasera. Si frotas la cinta en su contra, se
romperá y podrás liberar tus manos. Pero tendrás que tener cuidado de no cortar
tus muñecas. En este momento, esa es nuestra mejor apuesta.
Lo miré conmocionada.
―¿Mi mejor apuesta? Estaba teniendo una especie de esperanza de un cien
por ciento, un plan a toda prueba. Mi cuerpo no funciona bien bajo el miedo. Para
mí, un tiro al cincuenta por ciento es como emitirme una sentencia de muerte.
Cerró los ojos y suspiró. Mis palabras le habían cortado como un cuchillo. Su
rostro estaba abrumado por la tristeza y odiaba eso.
Asentí.
―Gracias. ―Respiré, tratando de superar el triturante miedo―. Hagámoslo.
Página
―Liz, no te dejaré sufrir y morir por ese hijo de puta. ¿Me entiendes? No te
dejaré sola, y voy a hacer todo lo posible para ayudarte a obtener la liberta ―dijo en
un tono firme y seguro. Su cara y sus ojos estaban mortalmente seriamente.
66
―Lo siento, Michael. Sé que estás tratando de salvarme ―me disculpé.
―Una vez que tus manos estén libres tendrás que usar el amuleto que Lucy
te dio. Hay un borde afilado entre las piernas del oso. Frota en contra de la cinta
alrededor de tus tobillos. Debe romperla fácilmente. Tan pronto como estés libre,
corre. Corre como el infierno, y no mires atrás.
Me quedé sin habla ante los precisos detalles que me estaba dando, de una
pieza de metal que sobresale en la parte posterior de un poste de la cama. ¿Y cómo
sabía que el amuleto de Lucy tenía un fuerte punto entre las piernas del oso?
―¿Cómo se te ocurrió este plan? ―cuestioné.
―Simplemente tendrás que confiar en mí ―dijo en voz baja, pero con
confianza.
―Confío en ti. Completamente. ―Pero tan pronto como las palabras salieron
de mi boca, mi mente empezó a flaquear y los escenarios comenzaron a jugar en mi
mente, alimentando mis miedos―. Michael, ¿qué pasa si no funciona? ¿Qué pasa si
no puedo liberarme de él? ¿Qué pasa si él…? ―No podía pronunciar las palabras.
Las lágrimas brotaron de mis ojos; Me acurruqué agarrando mi estómago. Me
sentí enferma. Mis pensamientos estaban recibiendo lo mejor de mí, mi esperanza
se desvanecía, abrumada por el miedo, la duda y la ansiedad.
Me tomó en sus brazos y me abrazó.
―Va a funcionar, Liz ―aseguró―. Romperás la cinta y obtendrás la libertad.
―¿Me prometes que estarás conmigo? ―pregunté, mirándolo a los ojos.
―Sí ―susurró suavemente en mi oído―. Estaré contigo, y no hay nada, en el
cielo o en el infierno, que me puede mantener alejado. ―Miró directamente a mis
ojos. Sus palabras eran seguras e inquebrantables―. Puede que no seas capaz de
verme, pero te prometo, estaré allí.
La paz se apoderó de mí. Sabiendo que Michael estaría allí para mí, aunque
fuera en espíritu, me dio fuerza y esperanza.
A pesar de que sólo tenía diecisiete años, tuve la oportunidad de conocer y
sentir en carne propia lo que el verdadero amor era en realidad. Era Michael.
Página
Algunos dirían que era su destino morir, pero no estaba de acuerdo.
Estábamos destinados a estar juntos. Era mi pareja perfecta. La resistencia a todas
mis debilidades.
67
Sentía como si toda mi existencia fuera estar con él. Que de los millones de
personas en este vasto mundo, estábamos destinados a encontrarnos. Pero un
hombre, un asesino, un drogadicto egoísta, arrancó esa parte de mí. La parte que me
permitía respirar. La parte que me mantuvo sana y estable. Una amorosa, cariñosa
y hermosa vida, robada demasiado pronto.
Un torrente de emociones encendió una llama interior. Comenzó
profundamente en la boca de mi intestino y emanó a través de mis venas. Era una
sensación que nunca había experimentado antes, una sensación que me dio ganas
de luchar por Michael… por nosotros.
Tal vez fue su amor lo que me dio fuerzas, pero también sabía que el amor
que sentía por él alimentó el fuego. Si pudiera, habría cambiado gustosamente
lugares con él porque sabía que era una persona mucho mejor que yo.
―Ven aquí ―dijo, rompiendo mis pensamientos.
Envolvió sus brazos con fuerza a mi alrededor, rodando sobre mi espalda. Se
instaló a mi lado, descansando sobre su lado y sosteniéndose por el codo. Sus dedos
trazaron cuidadosamente las líneas de mi rostro.
―Eres tan hermosa, Liz. ―Respiró. Su boca era paciente, su lengua
deslizándose lentamente a través de mis labios. Los separé, dejándolo entrar. El
deseo quemaba mientras nuestras lenguas bailaban al unísono. Envolví mis brazos
alrededor de su cuello y bebí su amor. Electricidad zumbó alrededor de nosotros,
una corriente fluyendo a través de cada uno de nuestros seres, conectándonos,
incluso en un sueño.
Tenía ganas de quedarme aquí con él, y no me importaba si alguna vez me
despertaba. Quería estar perdida en este momento para siempre.
Se detuvo y se echó hacia atrás. Sabía que nuestro tiempo juntos estaba
terminando. Estudié cuidadosamente su rostro. Su hermoso y perfecto rostro. Y
luego sonrió, robando mi aliento.
―¿Cómo puedes hacer eso cada vez que me sonríes? ―cuestioné, mirándole
y moviendo la cabeza.
―¿Hacer qué? ―preguntó con una ceja levantada.
―Ser tan condenadamente encantador. Incluso en mis sueños.
Rió en voz alta, haciéndome sonreír. Pero al mismo tiempo dolerme el
corazón, sabiendo que nunca amaría a nadie más como lo amaba a él.
―¿Qué te pasa? ―preguntó en voz baja.
Era embriagante, pero antes de que nos dejáramos llevar, Michael se retiró de
nuevo. Respirando profundamente, dijo dos palabras aplastando mi corazón.
Página
―Es tan real como tú quieres que sea, Liz. En este momento, no hay nada más
real para mí que sostenerte en mis brazos, amándote ―respondió, sus labios se
estrellaron de nuevo en los míos.
68
―Sólo deseo que esto sea real.
―Es hora.
Después de ponerse en pie, me tendió la mano. Puse mi mano en la suya y
tiró de mí. Me agarró y me atrajo fuertemente hacia él, abrazándome como si nunca
quisiera dejar ir. Sentí su aliento cálido contra la parte superior de mi cabeza.
Mientras miraba hacia arriba, el hermoso cielo azul estaba cambiando de
manera constante, retorciéndose extrañamente en un gris oscuro. Un escalofrío se
estremeció por mi espina dorsal, directamente hacia mi centro. El viento empezó a
recoger y en cuestión de segundos, estaba azotando salvajemente a nuestro
alrededor.
Mi corazón golpeaba mi pecho; un dolor punzante atravesó mi cabeza.
Nuestro tiempo estaba llegando rápidamente a su fin.
Envolví mis brazos fuertemente alrededor de Michael, presionándome con
fuerza contra él.
―Liz ―dijo en voz alta.
No le respondí. Estaba atrapada en mi mente, tratando de bloquear lo que se
avecinaba.
―¡Elizabeth! ―gritó, agitando cuidadosamente mis hombros. Le miré con
grandes y desesperados ojos―. ¿Estás conmigo, Liz?
Asentí, temblando, no sólo por el frío, sino del terror esperándome.
El cielo se estaba volviendo de cada vez un gris más oscuro. Los vientos
azotaban a nuestro alrededor devastando el hermoso paisaje y triturándolo en trozos
en espiral hacia una oscura nada.
―No vas a estar sola, Liz. Recuerda, estaré contigo. ―Sus palabras estaban
llenas de verdad―. Recuerda lo que te dije. Lo que tienes que hacer. Es necesario
mantener la concentración ―gritó sobre los rugientes vientos.
Asentí y sus labios se estrellaron contra los míos.
El viento arrancó a nuestro alrededor como un ciclón, rompiendo el agarre
que tenía sobre él.
―Michael ―lloré. Tratando de sostenerme, pero estaba deslizándome lejos.
―Te amo, Liz ―gritó―. Recuérdalo. ¡Por favor, recuérdalo!
Fui empujada dentro de un oscuro abismo.
Página
―¡Te amo, Michael! ―grité.
69
El sueño se desvanecía rápidamente.
Ocho
Traducido por Mari NC y Becca Herondale
Corregido por Nanis
Mis ojos me dolían mientras trataba de abrirlos, y dolía concentrarse. Sabía
que había entrado en mi peor pesadilla. El hedor a carne podrida, heces y basura
olía fuertemente en mis fosas nasales, intensificando las náuseas que ya estaba
sintiendo.
Mi cabeza palpitaba, y todo dolía y temblaba por el frío intenso. Sangre seca
se apelmazaba en mi cara, agrietándose a medida que entrecerraba los ojos para ver
lo que me rodeaba.
Estaba tumbada en un viejo catre sucio. No me podía mover. Mis manos y
tobillos estaban atados, y mi boca estaba tapada con cinta. Miré por encima de mi
cabeza. Mis manos estaban aseguradas con cinta adhesiva a una pata de la vieja
cama de metal, exactamente como Michael describió.
Mis ojos, hinchados y nebulosos, intentaron fuertemente concentrarse. Y
entonces la vi. En la esquina derecha de la pata de la cama, sobresaliendo de la parte
de atrás, una pieza afilada de metal oxidado. Oh Dios mío. Él estaba en lo correcto.
Rápidamente examiné la habitación, y estaba vacía. El lugar parecía una
pequeña choza en ruinas, amontonada con trozos de madera contrachapada.
Pegotes gruesos de sellador se encontraban en cada grieta y fisura; un intento
horrible para protegerse del frío.
Página
La cocina era un pequeño mostrador improvisado con un fregadero y una
placa caliente. Un conglomerado de alimentos con moho en platos de papel se
desbordaba de una gran bolsa de basura negra. Innumerables bolsas vacías de
Doritos, latas de cerveza y ropa sucia estaban esparcidos por todas partes.
70
Dos faroles de gas propano iluminan la habitación, y un viejo televisor
descansaba en una de las esquinas conectado a un generador. Enfrente de la
televisión había un viejo, roto y andrajoso sillón. Una cabeza de alce estaba montada
de forma desigual en la pared. Sus ojos tristes miraban, empatizando con la próxima
víctima. Yo.
Estaba atrapada en el medio de una película de terror, donde yo era la estrella.
Pero no había cámaras, no había dobles de cuerpo, no había sustitutos, y ningún
director que gritara: “¡Corte!”.
El sonido de un inodoro sacudió la comprensión que no estaba sola. Sólo
había otra puerta, en el lado izquierdo, que tenía que ser el cuarto de baño. Debía de
haber sido él.
El pánico se levantó, tratando de paralizarme.
Entonces, una familiar voz ronca y profunda comenzó a tararear la misma
canción dejada en el contestador automático. “I Got You Babe.”
Era él.
Mi corazón se aceleró. Lágrimas de horror y temor comenzaron dentro de mis
párpados ya hinchados. Mi respiración se hizo rápida y poco profunda. Necesitaba
reponerme.
Quería que él creyera que todavía estaba inconsciente, pero no había manera
de que pudiera llevarlo a cabo. Ahora no. Estaba a punto de hiperventilar. Mi boca
estaba amordazada y las membranas en mi nariz, mi única fuente de aire, estaban
hinchadas haciendo más difícil respirar.
Mis emociones comenzaron a obtener lo mejor de mí. Traté de tomar el
control de mi mente. Era imperativo obtener control de mi respiración o me
desmayaría. Pero justo cuando empecé a conseguir a tranquilizarme, la puerta del
baño se abrió de golpe.
Una figura oscura salió tambaleándose, mirando hacia abajo a su pantalón,
tratando de subir su cremallera.
No podía cerrar mis ojos o fingir. Era muy tarde. Miró hacia mí, y lo único
que podía hacer era mirarlo de vuelta a su cara completamente asquerosa. Sonrió…
la clase de sonrisa que el Grinch tenía antes de que se robara la Navidad. Mal no
adulterado, llena de malas intenciones.
―Hola cariño, ¿te gusta tu nuevo nido de amor? Bonito y acogedor, ¿no? ―Se
rió sosteniendo sus brazos hacia mí, mostrando sus dientes podridos infestados de
Página
Se arrastró hacia mí.
71
―Bueno, bueno, bueno… mira quién finalmente decidió unirse a la fiesta
―dijo arrastrando las palabras. Sus ojos eran oscuros y caídos. Sonaba como mi
madre cuando había tenido demasiado para beber. Su ojo izquierdo y mejilla
estaban muy magullados e hinchados, un regalo que le había dado durante la lucha.
Por lo menos me las arreglé para causarle un poco de dolor a ese hijo de puta.
placas. Una oleada de náuseas me golpeó como una inundación. Quería vomitar,
pero mi boca estaba cerrada y tendría que tragarlo.
Si alguna vez hubo un infierno, estaba más que segura de que este era. Estaba
totalmente impotente. No podía moverme, no podía gritar. Traté de prepararme
mentalmente para lo que viniera, pero no había manera de prepararme para esto.
En lugar de ello, luché desesperadamente para buscar mi lugar feliz.
Él se dejó caer en el borde de la cama y me miró fijamente. El hedor de su
aliento era abrumador.
―No tengas miedo, cariño. No voy a lastimarte ―dijo frotando su mano
callosa por mi mejilla. Tiré mi cabeza lejos de él. No quería a ese asesino imbécil
tocándome―. Aw, vamos. Te dije, yo no voy a lastimarte ―dijo con sarcasmo―. Eso
a menos que quieras que lo haga. ―Sus ojos se endurecieron, y una risa malvada
rugió de sus labios delgados, enviando escalofríos por mi espina dorsal.
A medida que se inclinó hacia mí, me estremecí. Sus dedos fríos frotaron
contra mi frente, tomando un mechón de mi cabello. Inclinándose más, lo inhaló.
―Hueles bien querida. Igual que una fresa madura.
Sus palabras eran aterradoras, llenándome de miedo y asco. Justo antes de
pensar que las cosas se iban a poner peor, se puso distraído.
Se levantó de la cama y se tambaleó hacia el mostrador, agarrando una bolsa
abierta de Doritos. Se metió un puñado en la boca, las migas cayeron por el suelo.
Arrugó la bolsa y la arrojó al otro lado de la habitación.
―Sabes, tu novio era muy tonto ―dijo arrastrando las palabras, arrojando
migajas mientras hablaba―. Todo lo que quería era mi dinero, pero él tenía que ir y
jugar al Sr. Héroe. Pensó que podía engañarme al sólo darme una parte, pero soy
inteligente ―dijo arrastrando las palabras, dando golpecitos con el dedo en su
frente―. La gente asume que soy estúpido, por la manera en que luzco, pero no lo
soy. Soy muy inteligente. De todos modos, él tenía más dinero del que sabía qué
hacer con él. No era su deuda, pero no me importaba de dónde saliera el dinero, sólo
quería mi dinero.
Buscó a través de una pequeña bolsa de lona negra en el suelo, sacó una
billetera. Cuando la sostuvo en alto, rápidamente me di cuenta que era la de Michael.
Página
―Lo habría dejado ir, pero su mejor amigo Tyler me debía dos mil dólares.
Ese chico tiene algunas adicciones desagradables.
72
Hizo una pausa, luego se volvió y cogió una botella abierta de cerveza,
resoplando, y luego la lanzó contra la pared. Se rompió, esparciendo cristales rotos
por el suelo.
La abrió y sacó una foto, mi foto de último año. La levantó a su boca y le dio un beso
sonoro.
Nunca me había sentido más asqueada en toda mi vida.
―Supe la primera vez que puse los ojos en esta bonita foto, que tenía que
conocerte. ―Se rió, metiéndola de nuevo en la billetera de Michael. Luego, sacó una
tarjeta bancaria y la agitó delante de mí―. La verdadera razón por la que te quería
tanto, es por este pequeño bebé de aquí. Sin decir que no hay otros. Pero este bebé
es el boleto para el resto de mi dinero, por supuesto con intereses. Y tú vas a
conseguirlo para mí querida. ―Sonrió sombríamente, empujando la tarjeta bancaria
de Michael en mi cara―. Solo recuerda qué pasó con tu novio cuando trató de
estafarme. Sé que tienes los números para este bebé. Un pajarito dijo que los tienes.
El mismo pajarito que me dijo exactamente dónde vivías.
Se rió, metiendo la tarjeta en el bolsillo de su pantalón y luego me miró.
―Sabes, los pajaritos hablan mucho con esto contra su frente. ―Sacó una
pistola de la parte trasera de su pantalón sucio y apuntó hacia mí―. Ahora, vamos
a decir que nos divertimos, juguemos, ¿de acuerdo? ―retumbó en una baja voz
impía, acechando hacia mí.
Estaba más allá de aterrorizada, pero tenía que concentrarme. No podía
congelarme. Tenía que controlar mi ingenio. Se sentó al borde de la cama. El torso
de su mano acarició mi cabello bruscamente, y luego la arrastró a través de mi mejilla
y bajó a mi cuello.
―Ya sabes, Eres una joven hermosa. Tu novio era un chico con suerte.
Tampoco se veía muy mal. Es una pena que no será capaz de cuidarte nunca más.
―Se inclinó hacia adelante. Su cabeza descansaba en el lado de la mía. Podía sentir
su respiración rápida; luego sentí presionar sus labios secos contra mi cuello.
Oh Dios. ¡Ayúdame!
Giré la cabeza en la dirección opuesta, manteniendo mis ojos fuertemente
cerrados.
Página
El mismo diablo se estaba aprovechando de mí. Podía sentir sus manos
subiendo mi cuerpo, pero me quedé con los ojos cerrados. No quería ver su rostro
repugnante. Cada célula de mi cuerpo estaba siendo torturada y atormentada y sabía
que lo peor estaba por llegar. Parecía inevitable. Iba a violarme, y yo todavía era
virgen.
73
Me quería morir.
¿Cómo pudo pasar esto? La intención de Michael era mantenerme pura antes
de que se casara conmigo primero. Pero él se había ido, asesinado por el hombre que
estaba a punto de arruinarme.
Me quería morir. Por favor Dios. Por favor, déjame morir.
Busqué con todas mis fuerzas encontrar mi lugar feliz. El lugar donde estaba
con Michael, hace unos momentos. El lugar que esperaba estaba a buen recaudo en
mi memoria. Recé para poder encontrarlo e ir allí.
Michael, por favor ayúdame a encontrarte. ¡Quiero estar contigo!
Un cálido aliento rozó mi mejilla, apestando a putrefacción, Doritos, y
cerveza. Traté de no respirar. Sus labios secos frotaron contra mi barbilla. Su fría
mano callosa barriendo de mi cuello a mi pecho, y luego poco a poco comenzó a tirar
de mi camisa.
Dios ayúdame. ¡Por favor, ayúdame!, lloré desesperadamente en mi mente.
Michael, ¿dónde estás?
Segundos que parecieron horas litigué con el aire. No era capaz de encontrar
mi lugar seguro. Lágrimas salieron de mis ojos apretados. Respirar se hacía casi
imposible por la nariz tapada. Estaba a punto de darme por vencida.
―Liz, ¡pelea! ―gritó una voz en demanda―. No te atrevas a darte por
vencida.
La voz de Michael era tan alta y clara como si estuviera gritando directamente
en mi oído. Abrí los ojos para presenciar un horrible rostro a centímetros del mío,
sus ojos cerrados. Una descarga de adrenalina se apoderó de mí. Empujé mi cabeza
hacia atrás y luego empuje hacia adelante, lo más fuerte que pude, dándole un
cabeza en la cara. Hubo un fuerte crujido. Agarró su rostro, cayendo hacia atrás fuera
del catre y cayó al suelo con un ruido sordo.
―Maldita seas, perra.
Se sorprendió cuando la sangre corría por su rostro.
Concéntrate.
Debes Liberarte.
Página
Se puso de pie y se acercó a mí con una mano levantada. Me estremecí,
preparándome para el dolor. Me golpeó en la cara y luego se arrastró al cuarto de
baño, murmurando un montón de malas palabras ininteligibles. Mi cara estaba
adormecida y hormigueaba. Mi ojo izquierdo picó y sentí la carne a su alrededor
comienza a hincharse.
74
―¡Me rompiste la maldita nariz!
Busqué la pieza de metal en la parte posterior del marco de la cama. La
encontré y frenéticamente froté las muñecas en contra, desmenuzando cinta y carne.
En este momento, no importaba. Saqué mis manos separadas tan fuerte como pude.
La cinta se arrancó en la mitad, liberando mis manos.
Lo escuché en el baño, maldiciendo y arrojando cosas. Salió. Su camisa estaba
empapada de sangre, y sus dedos estaban fuertemente pellizcando su nariz con un
pañuelo de papel. Se dio cuenta de que mis manos estaban libres y vi sus ojos
volverse mortales.
Rápidamente arranqué la cinta de mi boca y grité.
―¡Grita todo lo que quieras cariño! ¡Nadie te va a escuchar aquí! ―gritó con
voz furiosa. Cogió su arma mientras venía hacia mí, con los ojos clavados en mí
como si estuviera poseído―. Ya no es necesario que estés viva para lo que quiero
hacerte.
Una repentina ráfaga de viento frío se disparó a través de la cabaña, soplando
las linternas y apagándolas. Ahora estábamos en completa oscuridad, pero aun así
venía hacía mí.
La maldita televisión se encendió.
―¿Qué demonios? ―gruñó, tropezando hacia la luz de la televisión.
Liberar mis piernas. Tengo que liberar mis piernas.
Mis manos temblaban mientras rápidamente me sacaba el amuleto de Lucy
de mi cuello y cortaba la cinta alrededor de los tobillos. La división superior fue fácil,
así que tiré tan fuerte como pude, arrancando la cinta de alrededor de mis tobillos.
Buscó a través de una pila en la esquina, sacando una linterna con la batería
cargada. Hizo clic, a continuación arrancó el cable de la televisión desde el
generador.
El aire de la habitación se volvió frígido. Pude ver mi aliento mientras sostenía
la linterna hacia mí, dándose cuenta de que era libre.
―Perra ―gritó agarrando su arma.
La televisión resonó de nuevo.
Sabía que era Michael, tenía que ser.
Él estaba aquí, y me daba la oportunidad de escapar. Tenía que moverme.
Página
―¿Qué…? ―Una larga lista de obscenidades voló de su boca.
75
Su cabeza giró, sosteniendo la linterna hacia el generador. Se agachó y
sostuvo el cable desenchufado, completamente desconcertado.
Mi adrenalina hizo efecto.
Salté de la cama y me di cuenta de mi mochila tirada en el suelo, así que la
agarré y corrí hacia la puerta.
Un disparo fue lanzado.
La bala pasó zumbando mi oreja derecha golpeando el marco de la puerta.
Las astillas volaban por todas partes. Disparó una y otra vez, pero falló cada vez.
Corrí tan rápido como mis pies descalzos podían llevarme sobre los
fragmentos de grava, agachándose en la cubierta de la oscuridad del bosque.
Página
76
Disparó una y otra vez salvajemente entre los árboles.
Nueve
Traducido por Mae y Soulless
Corregido por Nanis
Después de correr, finalmente me agaché detrás de la seguridad de un tronco
de abedul grueso, esperando hasta que vaciara su cargador.
―¡Voy a atraparte perra! Ya no puedes esconderte de mí. ¡Conozco estos
bosques como la palma de mi mano! Voy a atraparte. Ah, y cuando lo haga, tendrás
que pagar. Te unirás a tu novio esta noche, ¡pero primero tendrás que pagarlo muy
caro! ―rugió en el bosque.
No estaba segura de si iba a sobrevivir a la noche, pero hice una promesa
silenciosa de intentarlo. Abrí mi mochila, tirando su contenido. La oscuridad era tan
espesa que apenas podía ver lo que estaba delante de mí. Sabía que había empacado
algún pantalón de pijama, una camisa y unos calcetines, así que rápidamente me los
puse en la oscuridad.
Debía estar a por lo menos veinte grados o por debajo. Mi cuerpo estaba
perdiendo rápidamente el calor, pero sabía que tenía que llegar lo más lejos que
pudiera antes de que mi adrenalina se acabara y muriera congelada.
No sabía dónde estaba. No sabía qué dirección tomar, o hasta qué punto
llegaría antes de llegar a una persona que pudiera ayudarme.
Los árboles eran densos y el suelo estaba cubierto de raíces enmarañadas y
hojas caídas. Me estaba quedando ciega, sintiendo mi camino a través. El infierno se
había congelado y estaba perdida en su interminable laberinto. Caí más veces de las
que podía contar, tropezando con cada raíz que sobresalía del suelo congelado.
Página
Si lo fuera, entonces no había esperanza para mí, porque Michael también
estaba en ese sueño. Pero yo estaba despierta, y la única vez que tuve la oportunidad
de verlo estaba en mis sueños. Sólo podía esperar. Y en este momento, la esperanza
era el único pegamento que sostenía mis pedazos.
77
Mientras caminaba, sentía un déjà vu como si estuviera reviviendo una
pesadilla. La misma pesadilla que tuve la noche anterior. ¿Podría haber sido una
visión, preparándome para este momento?
Seguí yendo tan rápido como mis débiles, piernas temblorosas me podían
llevar, tratando de mantenerme en una línea tan recta como pude. Recé por no ir en
círculos. La idea de salir del bosque y encontrarme de vuelta donde empecé, ante
una muerte inminente. Sabía que no habría luz del día por muchas más horas.
El tiempo parecía interminable en este infierno. No sabía qué hora era, pero
sabía que estuve caminando por un largo tiempo. Estaba perdida en el quinto pino
de Alaska, preguntándome si alguna vez saldría o si alguien me iba a encontrar.
Miré hacia atrás y vi una luz tenue agitarse de ida y vuelta entre los árboles.
Era el. Venía por mí. Pero estaba lo suficientemente lejos detrás, por ahora. No podía
parar. Tenía que mantenerme en movimiento.
Mi cuerpo temblaba con fuerza, tratando de mantenerse caliente del frío. Mi
cara, dedos y pies se sentían como si ardieran. Mi cabeza palpitaba de dolor. Qué no
daría por un Excedrin, un poco de chocolate caliente, y una bañera caliente de
hidromasaje.
Mis calcetines y pantalón estaban empapados por caer en innumerables
ocasiones en el suelo congelado. Mi camisa de manga larga y pijama apenas me daba
calor corporal. Mis piernas se tambaleaban como si llevara a otra persona en mi
espalda. Estaba ralentizándome de manera constante, y sabía que eran signos de
hipotermia. Era algo que me enseñaron en la clase mientras vivía en Alaska.
Hubo un ruido en los árboles cercanos. Desde la oscuridad, un lobo blanco
apareció frente a mí. Sus ojos de zafiro brillaban intensamente en la oscuridad. Era
el mismo lobo que había estado en mi casa. ¿Pero cómo? ¿Cómo diablos me
encontró?
Me congelé.
Él gimió y se volvió como si esperara que lo siguiera, así que lo hice. Empezó
a caminar en una dirección ligeramente diferente, casi diagonal, llevándome hacia
la derecha. Traté de mantener el ritmo, pero era demasiado rápido para mis piernas
cansadas, y antes de darme cuenta, mi peludo ángel blanco había desaparecido en
la oscuridad, dejándome sola.
Página
Estaba perdida en el medio de la nada. Sabía que cada segundo era precioso,
pero tenía que parar y descansar. Mis temblorosas piernas no me permitieron dar
un paso más. Incluso mis pulmones ardían por respirar el aire gélido. Me apoyé en
un tocón de árbol frío y me deslicé sobre el suelo helado. Mi respiración era
superficial.
78
―Lo siento, Michael ―dije en voz alta con la esperanza de que pudiera oír.
Mis palabras eran lentas, mi lengua hinchada. Luchar contra la fatiga y el frío era
como un enano luchando contra un gladiador. Era una situación de perder.
Me senté en silencio por un momento, antes de escuchar ramas romperse
cerca. Una sombra negra, más oscuro que la noche, pasó por entre los árboles.
¿Podría ser el asesino? Miré detrás del árbol y vi su luz en la distancia, y luego me
petrifiqué con pensamientos de osos u otros animales carnívoros que acechaban en
los bosques alrededor de mí. Oí el crujir de las ramas otra vez y vi la sombra oscura
correr detrás de unos árboles.
Mi vida pasó ante mis ojos. La muerte llamaba a todas mis puertas, pero ser
comida no era una forma en la que quisiera morir. Me quedé quieta, tratando de no
respirar; el sueño de la criatura oscura, persiguiéndome por el bosque, pasó por mi
mente.
¿Tal vez la Parca venía por mí?
Un extraño silencio cayó a mi alrededor, aparte del ruido sordo de mi corazón
contra mi pecho.
Traté de convencerme de que estaba volviéndome loca. Necesitaba algo,
cualquier cosa para mantenerme cuerda.
―Michael, ¿dónde estás? ―Respiré. Decir su nombre en voz alta me hizo
sentir mejor.
Siempre esperé que mi muerte fuera rápida y sin dolor, no una llena de dolor
y persistente miseria. Había oído hablar de gente que se quedaba dormida en las
gélidas temperaturas y no despertaba. Esa parecía una manera muy fácil morir si era
tu tiempo.
Llevé mis piernas hasta mi pecho y soplé mis manos calor, pero mi
respiración estaba tan fría como yo.
Con cada paso, sabía que se acercaba más, el cazador acechando a su presa.
Si esta era la noche que iba a morir, prefería morir congelada a muerte que dejar que
me encontrara primero. El pensamiento me enfermó completamente por dentro,
pero me estaba enfriando demasiado para importarme.
Apoyando mi cabeza sobre mis rodillas, luché desesperadamente contra la
necesidad de cerrar los ojos. Sabía que si lo hacía, probablemente me quedara
dormida y moriría.
Pelearía todo el tiempo que quedara aliento en mí, pero eso no era mucho.
―Liz ―gritó la voz de nuevo, esta vez más fuerte.
Página
Mi cabeza se elevó, pero no pude ver nada a través de los árboles densos.
Debía de escuchar cosas. Estaba constantemente delirando y me pregunté si vi
siquiera el lobo blanco, o si eso fue una ilusión también.
79
―Liz ―gritó una voz desde la oscuridad.
―¿Michael? ―respondí, pero mi voz sonó más como un susurro.
Una pequeña luz iluminó a través de los árboles adelante.
Una oleada de miedo me recorrió, y por una fracción de segundo, dejé de
respirar. El asesino estaba aquí.
La luz se hizo más brillante, acercándose a mí, pero emitía una energía que
no podía explicar. Todo lo que sabía era que mientras la miraba, mi miedo empezó
a desaparecer.
La luz se transformó lentamente delante de mis ojos. Entonces, vi el más
magnífico hombre angelical caminando hacia mí con la mano extendida.
Estaba alucinando, pero no me importaba. Esta alucinación era una por la que
valía la pena morir.
―¿Michael? ―La única explicación lógica era que me había quedado
dormida, y Michael estaba aquí para recogerme.
―Vamos nena. Tienes que levantarte. Estás tan cerca. ―Traté de tocarlo, pero
mi mano lo atravesó directamente―. Tengo que llevarte a la carretera. Tienes que
levantarte ―insistió.
―¿Michael, estoy muerta? ―dije arrastrando las palabras.
―No, no estás muerta, y no estás soñando. Estoy realmente aquí contigo.
―¿Cómo? ―pregunté, mi cerebro cerca de congelarse.
―No hay tiempo para eso, Liz. Por favor, tienes que levantarte. Es necesario
que llegues a la carretera ―insistió en un bajo tono serio.
―No me puedo mover, Michael. Estoy tan fría. No puedo sentir nada. ―Mi
mente ya se había dado por vencida.
―No vas a morir, Liz. Eres fuerte, y ahora mismo necesitas levantarte.
―No puedo ―sollocé.
―Liz, levántate ―dice con firmeza, tratando de sacarme de mi depresión―.
Voy a estar contigo en cada paso del camino.
―Pero, ¿cómo puedo verte si no estoy soñando?
―Es una de esas cosas que he estado practicando. Bastante genial. ¿Eh?
Página
Me incorpore, intentando levantarme desde el suelo, pero mis extremidades
congeladas no cooperaban. Era casi imposible de soportar.
80
Trate de sonreír. Pero mi cara estaba demasiado hinchada.
―Vamos Liz, puedes hacerlo ―urgió con un filo de protección en su voz. Se
acercó a mí, su luminosa cara a centímetros de la mía, atrayéndome a levantarme.
Un poco de calor corrió por mis venas congeladas.―. Vamos, nena. Estoy aquí
ahora. Vamos a hacerlo juntos. ―Me dirigió en voz baja. Sus manos ahuecando mi
cara. Pero no podía sentir nada. Deseaba sentir su toque.
Empujé mi espalda contra el árbol y luché con el extremo dolor y la fatiga que
tomo el levantarme. Milagrosamente, finamente me puse de pie.
―Sabía que podías hacerlo ―dijo con una sonrisa entre dientes―. Ahora,
tenemos que empezar a movernos.
Estaba mareada y vacilante, pero Michael se quedó cerca de mí. Me concentré
en él mientras se mantenía un paso por delante iluminando mi camino a través de
la oscuridad.
―Tu luz habría sido muy útil hace poco ―bromeé entre dientes―. No
creerías cuántas veces me caí.
―Lo siento. Me tomó algo de tiempo aprender a controlarme para hacer esto.
Se utiliza una gran cantidad de energía, y la mayoría de los novatos no son capaces
de hacerlo. Mis abuelos me dijeron que me estoy adaptando rápidamente.
―Tú eres excelente en todo ―dije―. Pero, ¿puede él también verte radiante?
―Creo que sí puede, así que necesitamos seguir moviéndonos. ―Se dio la
vuelta, mostrándome su sonrisa torcida. Me corazón se calentó y me dio el empujón
extra que necesitaba.
―¿Por cuánto tiempo puedes permanecer brillando así? ―pregunté.
―No estoy seguro. Eventualmente se desvanece, pero dependerá de la
cantidad de cuánta energía ponga. En este momento, me estoy quedando sin
potencia. ―Se dio la vuelta y guiñó un ojo.
Estaba confundida.
―Por favor, no te quemes ―supliqué. El pensamiento de él dejándome sola
en la oscuridad era impensable.
Página
Estaba casi sin aliento y no podía hablar demasiado de todos modos. Mis
piernas estaban en piloto automático, metódicamente paso a paso para su propia
supervivencia. Me encontré instintivamente tratando de agarrarme de Michael, pero
mi mano pasaba a través de él. Volteaba y me sonreía, pero era su sonrisa lo que me
mantenía en marcha.
81
―Creo que tengo lo suficiente para llevarte a la carretera. No es demasiado
lejos ―admitió―. Ahora deja de hablar y usa lo que te queda de energía para
mantener tus pies en movimiento.
Me sentí como un zombi congelado, lentamente dentro y fuera
conciencia, pero su voz me mantuvo coherente.
de la
Mis piernas se sentían huecas, y estaba a punto de caer, cuando Michael se
giró y me miro con un brillo en sus ojos.
―Estamos aquí Liz. Lo hiciste. Llegaste hasta la carretera.
La oscuridad era espesa, no había farolas, apenas podía ver la negra carretera
de asfalto. Me di la vuelta, viendo la luz más cerca, vagamente escuché una voz
gritando en la distancia.
―Vamos Liz, solo unos pasos más. Por favor, date prisa ―rogó.
Michael se estaba desvaneciendo y no quería que me dejara morir sola en la
fría oscuridad con un asesino detrás. Sabía que él podía ver a Michael porque se
dirigía en nuestra dirección.
¿Por qué Michael estaba conduciéndome a la carretera? Era una presa fácil en
la intemperie. Peor no importa. No podría viajar más lejos de todos modos, y no iba
a interrogarlo.
Caminé unos pocos pasos, y mis piernas se doblaron debajo de mí. Caí sin
fuerzas al pavimento. Michael se arrodilló a mi lado, inclinándose sobre mí. Él
rápidamente estaba disminuyendo y yo también. Por la comisura de mi ojo, vi una
luz en dirección a nosotros.
Él estaba aquí. El asesino finalmente nos había encontrado, y Michael pronto
se habría ido. Pero no estaba asustada esta vez. Estaba demasiado cansada como
para tener miedo. Solo quería que terminara.
―No te preocupes, Liz. Vas a estar bien. Te lo prometo. ―La dulce voz de
Michael me confortó. Desearía poder tocarlo.
La luz venía rápido.
Traté de concéntrame en el rostro de Michael.
―Te amo. ―Respiró―. Por siempre en mi corazón.
―También te amo ―susurré.
Página
Mis ojos apenas podían permanecer abiertos y se encontraban borrosos, pero
juro que vi un ángel. Un gran lobo blanco apareció y se puso entre yo y la luz se
aproximó. Sus ojos de zafiro brillaban en la oscuridad. Me estaba protegiendo,
cuidando y cubriéndome de lo que se avecinaba.
82
Cerró sus ojos, su ser explotó con luz, iluminando toda la zona que nos
rodeaba como una pequeña bomba atómica. Luego se había ido.
Mis ojos finalmente se cerraron. Ya no podía mantenerlos abiertos. El lobo
aulló. Su grito rasgó el aire de la noche. Luego frenos y neumáticos chillaron,
mientras patinaban hasta detenerse.
Escuché débilmente dos puertas cerrarse, y pasos a continuación, corriendo
hacia mí.
―¡Oh Dios mío! Es Lizzy ―gritó una voz femenina frenética.
―Rápido, limpia el asiento de atrás ―pidió la voz masculina.
Fui levantada en la comodidad de los brazos de alguien. El calor de su cuerpo
envió calidez a través de mí. Luché para abrir los ojos para ver a mi salvador.
Mis ojos se esforzaban, tratando de enfocar, y luego se hizo evidente.
Era Tyler Cross.
Con cada gramo de energía, golpeé y di patadas para estar libre de él.
―¡No me toques! Suéltame ―grité.
―Lizzy, detente. Está bien. Estás bien ―dijo suavemente.
―¡Lo mataste! Michael está muerto por tu culpa ―grité, golpeando su pecho,
lo que pareció más como un golpecito. Me abrazó con fuerza contra su cuerpo para
que dejara de moverme.
―Lo siento, Lizzy. Lo siento mucho ―dijo en tono de disculpa, abrazándome
más fuerte.
―Te odio ―traté de gritar, pero mis palabras salieron en un susurro.
―Lizzy, está aquí para ayudar ―gritó la voz femenina.
Era Emily. Sentí su mano cálida rozar mi frente.
―Tiene que ir a un hospital ahora.
Un disparo resonó en el bosque.
―Oh, Dios mío, ¡Tyler! Tenemos que sacarla de aquí. ¡Date prisa! ―gritó
Emily.
Página
―Está justo allí ―gritó―: ¡Ve, Tyler! ¡Date prisa, prisa, prisa! ―Emily golpeó
la parte trasera de su asiento. Tyler pisó el acelerador, los neumáticos chillaron
mientras se alejaba del peligro.
83
―No te preocupes, Lizzy. No voy a dejar que te toque. Él nunca te tocará otra
vez ―prometió Tyler. Me pusieron en el asiento trasero del auto y sentí a Emily a
mi lado.
―Está bien, Lizzy. Ahora estás a salvo. Te tenemos ―dijo Emily
tranquilamente, descansando suavemente mi cabeza en su regazo―. Tyler, ve al
hospital ahora ―dijo con urgencia―. Oh Dios, hay sangre por todo su cuerpo. ―Sus
palabras sonaban apagadas. Oí profundos sollozos procedentes del asiento
delantero―. Estás bien ahora, Lizzy.
Esas fueron las últimas palabras que oí de Emily. Colocó algo caliente sobre
mis brazos y piernas, rodeándome.
Página
84
Me desvanecí rápidamente, pero esta vez no me importó. Estaba demasiado
débil, hasta el punto de total agotamiento. Sabía que me encontraba a salvo con
Emily y finalmente pude dormir. La idea de soñar y la posibilidad de ver a Michael
de nuevo era todo lo que quería en este momento.
Diez
Traducido por Flochi, Apolineah17 y Mari NC
Corregido por Nanis
Pensé que estaba soñando, o quizás, finalmente estaba muerta.
Cuando abrí los ojos, me encontré yaciendo de espaldas sobre una cama de
arena suave y blanca. Me encontraba en el medio de un paraíso tropical con el sol
brillando sobre mí.
Este tiene que ser el Paraíso. Debo estar muerta.
Siempre había soñado con ir a un lugar parecido a Hawái, con un océano
interminable de fondo; acostarme en una playa recluida mientras la luz del sol
bronceaba todo mi cuerpo blanco.
Cuando miré hacia abajo, noté que estaba usando shorts de mezclilla y una
camiseta sin mangas celeste, el color que era el favorito de Michael. Mis brazos y
piernas brillaban a la luz del sol, y no había cortes o rasguños en mi piel.
Me senté en la cálida arena y decidí hacer un castillo de arena. Eso era algo
que siempre había querido hacer. Si tuviera una lista de deseos, ese sería una de mis
diez cosas elegidas.
Comencé a modelar la base de mi castillo, pero la arena seguía cayéndose a
pedazos. Rápidamente me di cuenta que ésta estaba muy seca.
―¿No sabes que la arena tiene que estar húmeda para hacer un castillo de
arena? ―dijo una melodiosa voz por encima de mi hombro izquierdo.
No pude evitar sonreír de oreja a oreja. Me di la vuelta y Michael estaba
sentado en la arena directamente detrás de mi mí. Me haló entre sus piernas y me
envolvió con sus brazos.
Página
―Lo siento, Sr. Constructor Profesional de Castillos de Arena. Soy de Alaska,
¿recuerdas?
85
Nunca había sentido más felicidad o más placer en toda mi vida.
―Pensé que provenías más del norte por el color de tu piel. Es casi cegadora
―bromeó, frotando sus manos arriba y abajo por mis brazos blancos.
―Oye ―dije con un mohín―, puede que sea blanca, pero puedo conseguir
un bronceado.
―¿Blanca? Eres casi albina ―dijo riendo.
Me reí, empujándome contra él.
―Bueno ―dijo estudiando mis brazos―, supongo que podrías broncearte,
pero por otra parte, probablemente terminarás como la mayoría de los turistas…
quemada y roja como una langosta. ―Se rió, besándome el cuello.
Me reí y recosté, apoyando mi cabeza en su pecho.
―Es un lugar tan bello. ¿Hiciste esto?
―Sí. Es otro recuerdo, un lugar llamado Secret Cove. Mis padres y yo vinimos
aquí en nuestras últimas vacaciones a Maui. Pero cuando nos fuimos, había
montones de personas desparramadas a lo largo de esta pequeña playa. Sólo pensé,
que después de todo lo que has pasado, tenías la desesperada necesidad de unas
vacaciones ―dijo pensativamente.
Suspiré, recordando los aterradores acontecimientos que parecían un sueño
distante. Gracias a Dios habían quedado atrás por el momento. Michael estaba
conmigo, y ninguna otra cosa importaba.
―Te hubiera llevado a Hawái ―susurró suavemente en mi oído.
―Lo sé. ―Suspiré―. Pero creo que esto es mucho mejor que lo real. Sin
turistas con quien pelearse por un buen lugar, ¿cierto?
―Cierto. ―Sonrió, pero sus pensamientos estaban en otra parte―. Estoy tan
orgulloso de ti, Liz ―susurró con cariño.
―Gracias, honestamente, no creí que iba a lograrlo. ¿Lo logré, o estoy
realmente muerta esta vez? ―De verdad que no estaba segura.
―Lo siento, todavía no has muerto. ―Se rió―. Te lo dije, eras fuerte. Estás
durmiendo plácidamente en la cama de un hospital. Te sedaron para que puedas
descansar.
―¿Por qué, es malo? ―pregunté, evaluando su reacción. No dijo más―.
Michael, por favor, dime si es algo malo.
Página
―Si quisiera, pero en este momento, preferiría no hacerlo ―dijo con tristeza.
86
―¿Puedes verme realmente en el hospital? ―Lo miré con completo
desconcierto.
Sabía que mi rostro había sido golpeado y probablemente estaba todo
hinchado. Tal vez tenía congelación, y mi nariz y extremidades estaban negras.
Había mirado esos programas donde las personas subían el K2 (montaña inmensa
perteneciente al Himalaya) y bajaban con congelamiento en las narices, dedos de las
manos y los pies. Algunos incluso tuvieron que ser amputados.
―Michael, por favor, dime que tengo todos mis miembros, y no me veo como
un hipopótamo golpeado y congelado.
―¿Hipopótamo? Bueno, no diría hipopótamo. Estaba pensando más bien en
las líneas de carne procesada. ―Hizo una pausa por un largo momento. Su rostro
no tenía expresión alguna, y sentí que me quedaba boquiabierta.
Entonces, estalló en carcajadas. Estaba pasmada, un poco molesta al
principio, pero la risa de Michael era contagiosa y pronto nos encontramos riendo.
―Te diré esto, definitivamente has tenido días mejores, pero sigues siendo
bella. Y no, no te faltan partes del cuerpo.
―Gracias a Dios ―exhalé en voz alta―. Mientras mis miembros estén
intactos, todo está bien.
―Bueno, señorita Hayes ―dijo poniéndose de pie y recogiéndome en sus
brazos―. Es momento de tu lección de natación. ―Salió corriendo hacia el océano,
llevándome en sus brazos sin ningún esfuerzo―. Aguanta, bebé ―gritó,
apretándome con fuerza contra su pecho. Saltó unos seis metros en el aire y cuarenta
y cinco metros de distancia.
Solté un grito, enterrando la cara en su pecho.
―Aguanta la respiración ―gritó antes de sumergirnos en el agua.
Bajamos a lo profundo y no sabía si tenía suficiente aire en mis pulmones para
lograr llegar a la superficie. Un rápido pensamientos se disparó por mi mente.
¿Podía ahogarme en un sueño? Recordé la película Matrix. Si morías en la matrix,
morías en la vida real. No iba a probar mi suerte, así que contuve la respiración tanto
como pude hasta que mis pulmones se sintieron a punto de explotar.
Página
Nunca aprendí a nadar. Viviendo en Alaska, me quedé en su mayoría sobre
el agua, ya sea en una balsa, salvavidas o bote. No me gustaba meterme en el agua
porque siempre estaba fría, o había sanguijuelas o peces raros nadando cerca que
parecían que me comerían.
87
La mano de Michael me agarró del brazo y me empujó hacia arriba en
dirección a la superficie. Tan pronto como mi rostro emergió de la cima, jadeé por
aire. Michael apareció poco después y comenzó a nadar en círculos a mi alrededor.
―Oye Liz, te ves como un perro ahogándose. ―Se rió, dándose la vuelta para
flotar sobre su espalda.
―Me siento como un perro ahogándose ―dije desesperadamente flotando en
el agua―. Se apreciaría alguna ayuda. ―Jadeé por aire, tragando lo que parecieron
galones de agua salada.
Dio brazadas de espalda hacia mí y ancló mis brazos alrededor de su pecho.
―Dios. ―Tosí―. Creo que bebí suficiente agua como para comenzar otro
océano.
―Entonces supongo que no te preguntaré si estás sedienta. ―Sonrió,
dándome palmadas en la espalda.
―Gracias. ―Puse mis ojos en blanco.
Una vez calmada, comencé a relajarme y disfrutar. Algo que se había
convertido en algo raro en los últimos días, y algo que pensé que nunca sería capaz
de lograr en un muy largo tiempo.
Fuimos a la deriva sobre las olas y las observamos estrellarse en la orilla, la
que ahora se hallaba a unos treinta metros o más.
―Dime, ¿puedes hacer cualquier cosa en mis sueños o tienes límites?
―pregunté, buscando una respuesta.
―Bueno, hay algunas limitaciones, pero generalmente ninguna. ¿Por qué?
¿Qué está flotando en esa maravillosa mente tuya? ―preguntó pícaramente. Me
pregunté qué pensó que estaba pensando. Le regresé una sonrisa sardónica―. Uh
oh, eso parece a problemas. ―Se rió entre dientes.
―Bueno, me estaba preguntando… ―Me quedé en silencio.
―Sólo escúpelo ―dijo instándome.
―¿Puedes volar?
Hizo una pausa y puso los ojos en blanco. Apuesto a que él estaba pensando
que iba a seducirlo.
―Elizabeth Ashley Hayes ―bromeó―. ¿De verdad tienes miedo?
Página
―Espera ―gemí―. No quiero volar, simplemente estaba preguntado para
ver si tú podías. ―Me estaba sintiendo un poco aprensiva. Nunca había tenido la
oportunidad de subir a un avión, mucho menos volar sin uno.
88
―Bueno, ¿si tratamos y vemos? ―Su cabeza se hundió bajo el agua y cuando
volvió a surgir, me estaba sosteniendo con fuerza contra él. Rápidamente puse mis
brazos alrededor de su cuello.
Asentí.
―Sí. ―Tenía mucho miedo.
Por lo general, en los sueños vagamente recordaba, cuando traté de volar,
apenas lo lograba separarme un par de centímetros de la tierra. Emily me iluminó,
diciéndome que era porque tenía baja autoestima. Fuera lo que fuera, apestaba y yo
estaba más allá de la frustración.
―Bueno, no hay diversión en mí tratando de volar solo, sobre todo si tú estás
aquí. Además es tu primera vez volando, y mi primera vez intentando algo como
esto. Será nuestra primera vez juntos, incluso si nos estrellamos y ardemos ―dijo
besándome rápidamente en los labios.
―Pero yo…
Él no me dio la oportunidad de responder. Al igual que un cohete nos
disparamos fuera del agua, el impulso hacia arriba me empujó hacia abajo con tal
fuerza que comencé a perder mi agarre.
―Michael ―grité.
Se rió y me ayudó a volver a fijar mis brazos alrededor de su cuello y mis
piernas alrededor de su torso. Me aferré a toda costa.
―¡Whoo-hoo! ―gritó.
Él estaba teniendo demasiada diversión, como un niño en una montaña rusa.
Podía sentirnos girando y dando vueltas, pero mantuve mis ojos cerrados con
fuerza.
―¡Oh, Dios mío! ¡Oh, Dios mío! ¡Oh, Dios mío! ―grité, empezando a sentir
un poco de náuseas.
―Liz, no puedes experimentar toda esta genialidad con los ojos cerrados
―dijo, tratando de quitar mis brazos de su cuello.
―No. Estoy bien ―admití con voz temblorosa.
―Liz ―dijo con calma―. Por favor abre los ojos.
―¿Es seguro?
Página
Después de un par de segundos debatiendo conmigo misma, finalmente
decidí echar un vistazo; conseguir un vistazo de lo que él estaba experimentando.
Poco a poco abrí mis párpados de nuevo para dar una mirada y vi su hermoso rostro,
sonriendo de oreja a oreja.
89
―¿Te pediría que abrieras los ojos si no fuera seguro?
Mis temores se desvanecieron. Estaba en su abrazo y sabía que no permitiría
que nada me pasara.
―Mira ―dijo, haciendo un gesto con su cabeza, queriendo que mirara hacia
abajo.
Giré mi cuello. Estábamos volando sin esfuerzo por encima del agua.
―Vaya.
Era excitante. Con cuidado aflojé el agarre de muerte que tenía sobre él, y con
su ayuda, me giré para quedar frente al agua. Michael me abrazó con fuerza
alrededor de la cintura mientras yo rozaba mis dedos sobre el agua viéndola
ondularse detrás de nosotros. Un poco más adelante, dos delfines saltaban fuera del
agua a medida que nos guiaban hacia algún destino desconocido. Fue el momento
más mágico que jamás había experimentado.
―¿Qué estás pensando ahora mismo? ―susurró en mi oído.
―Es asombroso. Me siento como Lois Lane tomando su primer vuelo con
Superman. Nunca quiero que esto termine.
Besó mi cuello y seguimos volando más alto sobre las islas, recuerdos de sus
vacaciones.
Volamos hasta tres mil metros de altura, hacia la cima del Parque Nacional
Haleakala. Caminé por el centro del volcán inactivo y a través de los canales de lava.
Después, me llevó a nadar en las Siete Piscinas Sagradas, piscinas frescas
alimentadas por cascadas fluyendo desde las montañas. Incluso fuimos a una
pequeña isla llamada Molokini. No era exactamente una isla, sino más un cráter
volcánico, parcialmente hundido, formando una luna creciente que se había
convertido en un santuario de peces. Miles de peces multicolores, de diferentes
formas y tamaños, nadaban en el arrecife protegido.
Michael señaló a un pez del estado de Hawái con el nombre más gracioso. El
Humuhumunukunukuapua’a, un pez ballesta con un hocico como un cerdo.
―Si así es como va a ser cada vez que sueñe, nunca querré despertar ―dije,
apoyando mi cabeza en su hombro.
Página
Parecía como si el día todavía permaneciera de pie para nosotros, y después
de que habíamos hecho todo lo que podíamos en unas vacaciones, Michael me llevó
de regreso a la orilla. Su aterrizaje fue perfecto, tocando suavemente la arena. Nos
sentamos y vimos la puesta de sol emitir las más bellas tonalidades de rosa,
anaranjado y lavanda a través del cielo azul bebé. Fue felicidad pura.
90
Era un millón de veces mejor que ir a unas verdaderas vacaciones a Hawái.
Sabía que nunca llegaría a experimentarlo de esta forma, a solas con Michael.
―Es una lástima que las cosas buenas no duren para siempre ―dijo en voz
baja. Me giré hacia él, y sus ojos tenían esa mirada. La mirada como si estuviera
ocultándome algo.
―¿Qué quieres decir? ―pregunté. Él no respondió pero siguió mirando
fijamente a la distancia―. Michael, ¿qué estás diciendo?
―No es nada para que te preocupes. ―Me miró con una sonrisa y guiñó, pero
todavía había tristeza en sus ojos.
Me le quedé viendo. Sabía que si lo hacía el tiempo suficiente, él se rendiría y
me diría lo que quería saber. No pasó mucho tiempo antes de que suspirara y negara
con la cabeza hacia mí.
―¿Cuál es el problema, Michael?
―Liz ―hizo una pausa―, una vez que cruce, ya no seré capaz de estar
contigo. No puedo interferir con tu vida. Tendré que irme, y tú tendrás que seguir
adelante y terminar tu trayecto en la Tierra.
Mi corazón cayó.
―Mi camino era estar contigo, Michael. ―Me di cuenta que mis palabras eran
duras y fuertes, pero me sentía tan apasionada―. Nuestro camino nos fue robado.
Tú no estás interfiriendo con mi vida, la estás haciendo completa. Estás acabando lo
que estaba predestinado para nosotros.
―Lo sé. Pero, así no es como funciona.
―Bueno, eso no es justo ―dije, con voz temblorosa.
―Tienes razón, Liz. No es justo. Pero es la mano con la que hemos sido
repartidos. Ahora, tenemos que decidir cómo vamos a jugarla.
―Lo sé ―dije a regañadientes―, pero no me tiene que gustar mi mano. Ojalá
pudiera cambiarlo todo por otra oportunidad.
―Prometo no dejarte hasta que esté seguro que estás a salvo ―dijo
presionándome más fuerte hacia él, envolviendo sus brazos firmemente alrededor
de mí―. Tenemos que recordar que todo sucede por una razón. Si tenemos suerte
descubriremos cuál es la razón, pero por otra parte, podemos nunca hacerlo. De
cualquier manera, justo o no justo, tenemos que superarlo. Una respiración a la vez.
Página
―Odio que siempre seas tan optimista. ―Suspiré―. No sé cómo voy a
sobrevivir esta vida sin ti.
91
Michael tenía razón, como siempre. Habría sido un excelente psicólogo.
Aunque no quería estar de acuerdo con él, entendí lo que estaba diciendo.
―Tienes más fuerza de la que te das crédito ―dijo, dándome un apretón. De
inmediato cambió de tema―. No puedo creer que rompiste la nariz de ese tipo. Fue
impresionante.
―No podría haberlo hecho sin tu ayuda. ―Suspiré.
―No. Hiciste todo eso por ti misma ―dijo, pellizcando mi nariz.
―Esas cosas que tú hiciste, apagando las linternas y haciendo que la
televisión se encendiera… ahora eso fue increíble. Ese eras tú, ¿verdad?
―Sí. ―Hizo una pausa. Su ceño fruncido y sus ojos entrecerrados―. Siento
mucho que él te tocara. Cuando te golpeó, quería matarlo. Liz, nunca había sentido
más odio hacia un ser humano en toda mi vida. La rabia en mi interior se construyó
hasta el punto de estallar, alimentándome ―dijo, mirándome a los ojos―. Él nunca
consiguió lo que merecía. Simplemente me alegro que te alejaras.
No sabía cómo responder.
―Gracias por salvarme.
Nunca había conocido a Michael poniéndose tan molesto. No era del tipo de
enojarse, pero supongo que nunca había tenido una razón para hacerlo. Era mi turno
para cambiar de tema.
―Estaba tan atrapada viendo tus actividades poltergeist1, que casi me olvidé
de huir.
Su rostro se iluminó un poco y una media sonrisa se curvó en sus labios.
―Necesitaba atraer su atención lejos de ti y darte suficiente tiempo para
escapar. Estoy agradecido de que hicieras lo que tenías que hacer.
―Tú eres mi héroe, Michael Young ―exclamé, lanzándolo de nuevo a la arena
besándolo de lleno en los labios―. Me salvaste. Sé que él me hubiera matado en esa
cabaña después de hacerme primero sepa Dios qué. Pero cuando escuché tu voz,
sentí una fuerza que me condujo a luchar.
―¿En serio? ―dijo girándome a mi espalda, mirando a mis ojos―. No iba a
dejar que nada te sucediera, incluso si tuviera que romper las reglas.
Poltergeist: es un fenómeno paranormal que engloba cualquier hecho perceptible, de naturaleza
violenta e inexplicable inicialmente por la física, producido por una entidad o energía imperceptible.
1
Página
―Pero saber que estabas ahí me hizo mucho más fuerte. No solo en la cabaña,
sino incluso cuando estaba perdida en los bosques. Estaba lista para rendirme, y no
me importaba si moría. Pero tú me salvaste. Eres mi ángel guardián. Nunca voy a
despedirte y nunca te dejaré ir.
92
―No creo que lo entiendas, Liz. Estuvo dentro de ti todo el tiempo.
―Mi caballero en brillante armadura ―le dije, envolviendo mis brazos
alrededor de su cuello, tirando de él hacia mí.
―Tú eres el amor de mi vida, Elizabeth Hayes ―exhaló. Sus labios se
encontraron con los míos, y comenzaron un rastro de besos calientes por mi nuca.
Cada lugar que sus labios tocaron, se estremeció. Se sentía tan real, como si estuviera
vivo. Se echó hacia atrás y miró a mis ojos.
―¿Qué?
―Eres tan hermosa ―susurró con una sonrisa en su rostro. Mi rostro se
sonrojó con calor. ¿Cómo fui tan afortunada de haber encontrado a alguien tan raro
como él?
Un horrible pensamiento entró en mi mente.
―¿Michael?
―¿Sí?
―¿Lo atraparon?
Vaciló y rodó a su lado.
―No. Pero Tyler le dijo todo a su papá. Tienen a la policía y a las tropas
estatales en busca de él.
―Tyler ―dije con dientes apretados―. Lo odio. Lo odio por ponerte en esa
situación, y lo odio por apartarte de mí. ―El calor llenó mis venas.
―Tranquila tigre ―bromeó―. Tyler era sólo una víctima. Estaba involucrado
con la gente equivocada, y probablemente no tenía idea de lo que el hombre era
capaz de hacer. Pero, te digo esto, si mi muerte ayuda a cambiar la vida de Tyler,
entonces valió la pena.
No miró hacia mí cuando dijo esas palabras. Miró hacia el horizonte, sabiendo
que estaría en desacuerdo.
―Michael, Tyler eligió su propio camino y eligió mal. Cada decisión que
tomó era consciente. Tu vida nunca debió haber sido tomada a cambio de la suya.
―Mi voz tembló y lágrimas de rabia corrieron por mi cara.
―Si no lo haces, solo te pones enojada y frustrada. ―Me miró―. Todo el
mundo merece una segunda oportunidad, Liz.
Página
―¿Por qué le das a la gente estúpida el beneficio de la duda? Algunas
personas no merecen tanto. ―Suspiré.
93
―Tyler era mi mejor amigo. Es una buena persona que tomó malas
decisiones.
Finalmente me rendí con un suspiro. Él no iba a cambiar la forma en que se
sentía. Michael era el optimista del vaso medio lleno. Esa es la forma en que era, y
era una de las razones por las que lo amaba tanto. Es lo que atraía a la gente hacia
él.
―Lo siento ―dije, avergonzada por mi arrebato.
―Sabía que no podías ser así de perfecta. Tenías que tener al menos un
defecto. ―Se rió.
―Sí, claro. ―Me reí―. Todavía estoy buscando los tuyos.
―Eso sí, no te conviertas al lado oscuro, Liz… no lo hagas ―bromeó.
―¿Cómo supieron Tyler y Emily dónde estaba de todos modos? ¿Sólo
aparecieron en el lugar correcto, en el momento adecuado? ¿Qué pasa con eso?
―Emily recibió tu mensaje y corrió a tu casa. Cuando llegó allí, vio tu teléfono
celular en medio de tu camino de entrada y supo que algo andaba mal. Estaba a
punto de llamar a la policía cuando Tyler pasó. La vio entrar en pánico y le preguntó
qué había sucedido.
―¿Por qué diablos él estaba pasando por mi casa?
―Quería asegurarse que estabas a salvo. ―Me miró con los ojos
entrecerrados―. Estaba arrepentido de haberle dado al hombre tu dirección, así que
se quedó cerca para asegurarse que estabas a salvo.
―Bueno, llegó un poco tarde ―dije, rodando mis ojos.
Michael sonrió, sacudiendo la cabeza.
―Emily dijo que pensaba que te habían secuestrado. Le habló de tu mensaje,
y lo que compartiste con ella en el almuerzo. Tyler la instó a entrar, y explicó su
versión de los hechos mientras se dirigían hacia la cabaña. Yo sabía que tenía que
llevarte a la carretera antes de que pasaran. Era arriesgado, pero funcionó.
Todo lo que podía hacer era darle un abrazo, pero tenía una pregunta más
que había estado muriendo por preguntar. La única pregunta que ardía en el interior
que finalmente uniría todas las piezas de mi mente perpleja. No estaba segura de
cómo, o incluso si debía preguntar, pero necesitaba hacerlo.
―Michael ―pregunté en un susurro dulce―, ¿puedo hacerte una pregunta?
Página
Sabía que no importaba cómo hiciera la pregunta para la que no había una
manera correcta de preguntar. Esperaba que no arruinara el hermoso momento que
estábamos compartiendo, pero decidí arriesgarme y preguntar de todos modos.
94
―Cualquier cosa ―respondió inclinando la cabeza hacia un lado.
―Quiero saber cómo moriste. Sé que fuiste asesinado, pero quiero saber
cómo.
Dudó. Sabía que no esperaba que le hiciera esa pregunta por la expresión de
su rostro.
―¿Estás bien? ―le pregunté, notando que mi pregunta le estaba molestando.
Me sentí horrible―. Lo siento. No tienes que decirme si no quieres.
―No es eso ―dijo mirando a nuestros dedos entrelazados―. Sólo estoy
decidiendo si debo decirte… o mostrarte.
―¿Te refieres a mostrarme como lo hiciste en mis otros sueños?
―Sí, pero realmente no quiero que veas lo que pasó. La única razón por la
que iba a mostrártelo es para que supieras la verdad. Pero… ―Hizo una pausa.
―Pero, ¿qué? ―le pregunté en voz baja.
―No quiero que me veas morir ―dijo con tristeza.
Un gran pliegue se formó en el medio de su frente. Esto le estaba causando
sin duda una gran cantidad de estrés.
Profundamente, luché con la parte de mí que quería saber la verdad, y la parte
que no estaba segura de si podría soportar la verdad. ¿Realmente quería ver al amor
de mi vida morir ante mis ojos, sabiendo que no podía hacer nada para detenerlo?
Esa es la parte con la que estaba luchando, y sabía que él estaba luchando con ella
también. Tal vez sería más fácil si simplemente me decía, pero entonces… yo sabía
que no sería lo mismo y quería saber los detalles. Tal vez en algún lugar dentro de
esos detalles, podría encontrar alguna evidencia para exponer a su asesino.
―Necesito que me enseñes, Michael ―insté, tratando de sonar confiada. Pero
mi voz era temblorosa e insegura. Esperaba que no se diera cuenta.
Después de un momento de silencio, exhaló.
―Bueno. Pero ni se te ocurra decir que arruiné tus vacaciones soñadas ―dijo
levantando una ceja.
―Muy buena. ―Me reí―. Michael, nunca podrías arruinar nada. Si no
descubro lo que pasó, la incertidumbre me perseguirá para siempre. ―Esa era la
verdad. Necesitaba saber la verdad, incluso si dolía.
Página
―Tan segura como puedo llegar a estar. ―Suspiré―. Entonces, ¿qué tengo
que hacer? ¿Tengo que descansar y cerrar los ojos? Porque, técnicamente, todavía
estoy soñando…
95
―¿Estás segura que estás lista para esto?
―Sí ―se rió, sacudiendo la cabeza―, técnicamente, lo estás. Pero recuerda
que sólo serás testigo de estos eventos. Nada de lo que veas te puede perjudicar de
ninguna manera. Así que no tengas miedo.
―¿Seguirás estando conmigo?
―Por supuesto que voy a estar contigo, pero no serás capaz de verme o
sentirme. Simplemente serás testigo de los acontecimientos de lo que pasó esa noche.
Voy a tener que concentrarme para mostrarte. ¿Estás segura de esto?
Página
96
―Estoy lista.
Once
Traducido por Leogranda
Corregido por Nanis
Sólo soy un testigo y Michael estará conmigo, repetí una y otra vez en mi mente.
―¿Podrías explicar lo que tengo que hacer de nuevo? ―le pregunté.
Me besó suavemente en los labios, y luego tomó gentilmente mi cabeza entre
sus manos y la sujetó, contemplando el horizonte.
―Sólo observa ―susurró.
El paisaje cambió de la hermosa playa soleada a negra como carbón. Miré
alrededor y no vi nada excepto la inminente oscuridad. Ya no podía sentir el tacto
de Michael, o sentir su aliento en mi mejilla. El pánico comenzó a elevarse, entonces
recordé lo que dijo.
Respiré profundo y me concentré.
A lo lejos había una luz tenue, un pequeño punto de luz, creciendo más y más
brillante. Fuera de la oscuridad toda una nueva escena surgió.
Yo era un pasajero en el asiento delantero del auto de Michael. Él estaba
conduciendo. Tan pronto como lo vi me sentí a gusto, pero cuando me di la vuelta,
lo vi.
Mi estómago se apretó con disgusto. Estaba sentado a pocos centímetros de
distancia, tan cerca que hizo que mi piel se erizara. Cuando me incliné más hacia
atrás, me di cuenta que estaba sosteniendo una pistola en la parte posterior del
asiento de Michael.
Página
Avanzábamos a toda velocidad por un camino, y yo sabía a dónde. Era el
camino hacia el paso Hatcher. Me di la vuelta para presenciar al hombre sacar un
fajo de dinero de una pequeña bolsa negra que recogió del suelo. Puso su arma en
su regazo y comenzó a contar los billetes.
97
Tyler estaba sentado justo enfrente de él, sus ojos estaban llenos de miedo.
Sus manos se frotaban furiosamente hacia atrás y adelante en sus vaqueros y
respiraba con dificultad.
Miré a Michael. Él estaba agarrando el volante con tanta fuerza que sus
nudillos estaban blancos. Extendí la mano para tocarlo, para consolarlo, pero mi
mano fue directamente a través de él y el volante.
Estaba empezando a dudar si podría manejar lo que iba a suceder.
Me volví y observé al hombre finalizar su conteo. Titubeó con sus números,
teniendo que comenzar de nuevo lo que aparentemente lo hizo enojar.
En su segundo intento, finalmente contó todo. Sus ojos entrecerrados y los
labios fruncidos. Dejó escapar un gruñido malo y empezó a contar el fajo de nuevo,
lentamente. Vi a Michael echando un vistazo por el espejo retrovisor, agarrando el
volante con más fuerza, retorciendo sus manos alrededor de él.
Tyler se movió inquieto en su asiento, sus ojos reflejando el terror. Ellos
estaban indefensos, y yo conocía aquel sentimiento demasiado bien.
Después del tercer conteo, su rostro se volvió una sombra oscura de color rojo.
Sin decir una palabra, metió el dinero en la bolsa y cogió una pequeña mochila en el
suelo. Lo vi abrirla, luego, sacar una pequeña caja de plástico que guardaba una
jeringa y tres frascos de líquido claro. Quitó la tapa de una jeringa y la llenó. Una
vez que estaba llena, lo levantó, golpeó y empujó el émbolo para liberar el aire.
Luego agarró un segundo frasco, llenando la jeringa hasta arriba de líquido. Puso la
tapa en la aguja y la colocó entre sus piernas.
Mi mente daba vueltas. ¿Con qué estaba llenando la jeringa? Tenía que ser
algún tipo de droga.
Miré a Tyler, cuyos ojos estaban muy abiertos, observando al hombre desde
la esquina de su ojo.
―Detente aquí ―habló el hombre con dureza.
Michael se detuvo en una pequeña zona de estacionamiento, en la que
habíamos estado muchas veces antes. Paso Hatcher, marcador del kilómetro
dieciséis. Era un lugar de moda donde los lugareños venían y traían a sus hijos para
bajar en trineo por la montaña. En un día típico, este lugar estaba lleno de gente con
trineos y esquiadores de snowboard divirtiéndose. Pero en este momento, era uno
de desesperación y horror.
Estaba oscuro. La nieve blanca arriba en el canal brillaba con los rayos de las
luces de los autos. Miré el reloj en el tablero de Michael. 5:52 p.m.
Página
Michael lentamente salió de la carretera y estacionó el auto. Podía sentir mis
respiraciones volverse pesadas, casi jadeando.
98
Mis entrañas se retorcieron.
Se desató el infierno.
El hombre golpeó la parte posterior del asiento de Michael empujándolo hacia
adelante.
―¿Qué demonios estabas pensando, muchacho?
Michael se volvió y lo miró. Él nunca habría tomado eso de nadie, pero este
hombre tenía un arma.
―¿Piensas que estoy jugando? ¿Te parece que todo esto es una broma? ―dijo,
burlándose de Michael con su arma, golpeándolo a un lado de su cabeza.
―Buck, espera ―gritó Tyler.
Buck? Finalmente puse un nombre al odio hirviendo dentro de mí.
―Cállate ―gritó el hombre. Giró su arma, golpeando duro a Tyler en el lado
de su cabeza. Tyler se desparramo en su asiento. Quedó inconsciente.
Luego volvió la pistola, apuntando a Michael. Michael se volvió en su asiento,
con la espalda pegada a la puerta y el volante.
―¡Espera! no quieres hacer esto hombre ―instó Michael―. Sé inteligente.
―¿De verdad crees que soy tan estúpido? ¿Que podrías detenerme?
Buck agarró la bolsa con el dinero en ella y la arrojó a Michael, golpeándolo
en el pecho.
―¡Me diste quinientos malditos dólares! Eso es un precio pequeño para tu
vida ―dijo con una mortal voz fría.
Me encontré rogando por su vida.
―¡No! Por favor no ―lloré, una y otra vez mientras las lágrimas brotaban de
mis ojos. Sabía que mis palabras eran desesperadas, cayendo en el vacío, pero no
pude evitarlo.
Buck se inclinó sobre Tyler y tiró de la manija de la puerta. La puerta se abrió
de golpe y empujó el cuerpo inerte de Tyler a la nieve. Tyler gimió; sus piernas aún
en el auto. Buck torció el cuerpo de lado y lo pateo fuera, y luego cerró la puerta.
―¡Conduce! ―exigió, sosteniendo la pistola en la cabeza de Michael.
Michael puso el auto en reversa, con cuidado de no atropellar a Tyler.
Página
―Dije conduce ―gritó Buck. La saliva proyectada de su boca―. Voy a
dispararte si vacilas de nuevo.
99
―¿Qué pasa con Tyler? ―cuestionó Michael. Yo sabía que no quería dejar a
su amigo.
―¿A dónde vamos?
―Dije conduce.
Podría decir que Buck no tenía un plan y que obviamente estaba drogado.
Se deslizó atrás, detrás del asiento de Michael, liberando la pistola de su
cabeza. Michael, tranquilo y sereno, descendió lentamente del paso Hatcher. Estudié
su rostro. Sus ojos no mostraban ninguna emoción mientras miraba hacia la
oscuridad inminente por delante.
Me di la vuelta para ver a Buck buscando a tientas para tomar algo que rodaba
en el suelo. Lo encontró. La jeringa. Miré con impotencia mientras deslizaba la
cubierta de la aguja.
―Michael, ten cuidado ―gemí―. ¡Michael!
Estaba aterrorizada, abalanzándome a Buck, intentando golpear la aguja de
su agarre. Cada intento fallido, pero seguí abalanzándome, esperando, rezando, a
que solo uno conectara.
―¡Te odio! Te odio, tú, bastardo asesino ―le grité, una y otra vez. Lágrimas
de odio enturbiaron mis ojos y empaparon mi cara―. Te odio ―gemí desde mi
corazón.
Michael no sabía lo que venía, y se quedó concentrado en la carretera.
―Para ―gritó Buck.
Michael se detuvo en medio de la carretera, pero antes de que pudiera
moverse, Buck voló hacia delante, envolviendo su brazo alrededor del cuello de
Michael. Michael trató de romper su agarre, pero ya era demasiado tarde. Buck
empujó la aguja profundamente en la parte posterior del cuello de Michael forzando
el líquido blanco dentro de él. Michael gimió y se quedó inerte. Buck lo soltó y agarró
su arma, apuntando a Michael, pero él ya no era una amenaza.
Michael agarró la parte posterior de su cuello. Miré con impotencia que sus
ojos se ponían blancos. Lo que sea que disparó en él estaba matándolo.
Miré hacia abajo a su tablero y me di cuenta del reloj. Eran las seis y once de
la noche; el momento exacto en que sentí el dolor punzante en la parte posterior de
mi cuello la otra noche.
―Michael ―sollocé sin poder hacer nada.
Página
Buck se inclinó sobre el asiento delantero y sacó la billetera de Michael de su
bolsillo, luego agarró la bolsa de dinero y salió corriendo del auto.
100
Oh Dios. En realidad estaba sintiendo que Michael moría.
Michael tomó unas cuantas respiraciones profundas y trató de concentrarse.
Se agarró el volante y pisó el acelerador.
―Liz ―susurró.
Su respiración se volvió irregular y una sola lágrima le rozó la mejilla. Esta
fue la primera vez en mi vida que había visto a Michael llorar.
―Lo siento mucho, Liz. ―Respiró.
¿Estaba hablándome? No podía ser. Yo sólo soy un testigo.
Entonces me di cuenta. Estaba pensando en mí en sus últimos momentos.
Mi corazón estaba a punto de estallar en tropecientos pedazos.
―Te amo, Michael ―lloré en voz alta, sabiendo que no podía oírme―. Te
amo tanto. ―No podía soportar ver más. Su respiración era poco profunda, y sus
ojos marrones estaban dilatados y vidriosos.
Dejó escapar un fuerte gemido y agarró su corazón. Observé, impotente y
triste, mientras tomaba sus últimos alientos. Me moví lo más cerca que pude él y le
susurré al oído:
―Para siempre en mi corazón.
Su cabeza quedó inerte, apoyada en el volante. Sus ojos aún abiertos, me
miraban fijamente en blanco. Se había ido.
El auto se salió de la carretera hacia el medio congelado pequeño río Susitna.
―Michael. Michael, levántate ―le grité desesperadamente tratando de
despertarlo. Sabía que estaba muerto, pero no pude evitarlo.
Heladas aguas del río vertieron en el auto desde las ventanas.
Página
101
Una voz llamó mi nombre, y todo se volvió negro.
Doce
Traducido por Shilo, Scarlet y BookLover;3
Corregido por Nanis
―Elizabeth. Estoy aquí cariño ―llamó la voz. Luché para abrir mis ojos, pero
estaban extremadamente pesados. El dolor palpitó a través de mi cabeza y el resto
de mi cuerpo. Supe que me estaba despertando a mi realidad, de nuevo.
Mis párpados finalmente decidieron cooperar con mi cerebro y lentamente se
apartaron. Mis ojos dolían y todo estaba borroso.
―Lizzy ―llamó la voz de nuevo.
―¿Mamá? ―Mi voz era débil, apenas un susurro.
―Sí, cariño. Estoy justo aquí ―respondió claramente.
No había escuchada a mi mamá hablar con tal claridad en mucho tiempo. Su
voz era calidad y cariñosa, y no olí alcohol en su aliento, solo el dulce aroma de su
perfume floral. Me concentré en su rostro mientras se inclinaba hacia mí. Su mano
suave y cálida acarició mi mejilla.
―Corazón, gracias a Dios que estás bien ―dijo gentilmente.
Traté de sentarme, pero no pude. Mi cuerpo estaba demasiado débil. Tubos
estaban conectados a mis brazos y rostro, y vendas estaban envueltas alrededor de
mi cabeza, muñecas y tobillos. Me sentía como una momia, y probablemente me veía
como una también.
―Sí ―respondí.
Página
―Los Young trajeron las flores esta mañana, y Tyler y Emily trajeron el oso y
los globos. Todos dijeron que te diera su amor cuando te despertaras ―dijo, notando
que mi atención se había desviado―. Hermosas rosas, ¿verdad?
102
La esquina de la habitación estaba decorada con hermosos arreglos florales.
Junto a ellos yacía un oso de peluche blanco sosteniendo media docena de globos
Mylar que decían Recupérate pronto.
―Cariño, lamento no haber podido comprarte algo. Sabes las clases de
finanzas que tengo. Pero en el camino recogí algunas flores silvestres. ―Sostuvo en
alto un vaso claro de plástico lleno de flores silvestres multicolores. Eran hermosas
y me recordaban a la pradera en el Lago Liz.
―Me encantan, mamá. Gracias.
―Los Young pagaron el hospital para ponerte en esta habitación privada.
Dijeron que se estaban haciendo cargo de todo. ¿No es eso amable de su parte?
―Sí. ―Jadeé, haciendo una mueca por el dolor palpitando en mi cabeza.
―Espera cariño, ya regreso. La enfermera me dijo que la trajera si te
despertabas. ―Mamá se veía exhausta y muy nerviosa, rápidamente
desapareciendo por la puerta. Regresó unos segundos después con una enfermera
pisándole los talones.
La enfermera era una mujer mayor, probablemente en la mitad o llegando al
final de sus cuarenta. Era muy pequeña y tenía cabello rubio claro recogido en una
coleta con cerca de diez horquillas en cada lado, sosteniendo mechones sueltos.
Tenía una cara agradable pero círculos oscuros debajo de sus ojos. Se veía como si
hubiera estado trabajando por largas horas.
―Buenos días, Elizabeth. Mi nombre es Lynn. ¿Cómo te estás sintiendo?
―Además del dolor, creo que estoy bien. ―Traté de sonreír, pero mi rostro
estaba tenso.
―¿Sientes algunos dolores agudos en algún lugar en particular? ―preguntó,
tomando mis signos vitales.
―Solo tengo un fuerte dolor de cabeza ―dije, autoevaluándome.
―Bueno, cariño, puedo darte algo para ayudarte con el dolor. Ahora, no te
vayas a ningún lado. Ya vuelvo. ―Se rió.
Regresó con un vaso con agua y dos pastillas blancas, y presionó un botón
para levantar la cabecera de mi cama, por lo que estaba sentada casi derecha. Agua
se desbordó por mi boca mientras tomé un sorbo. Mis labios se sentían hinchados y
rígidos, y no podía empezar a imaginarme cómo me veía. En todo lo que podía
pensar era en un hipopótamo inflado.
Era el jefe Cross.
―Podría estar mejor ―respondí débilmente con una sonrisa.
Página
―Me alegra verte despierta, Elizabeth. ¿Cómo te estás sintiendo?
103
Hubo un golpe en la puerta.
―Sí. Diría que fuiste al infierno y regresaste. Estamos todos contentos que
hayas salido adelante.
Asentí. Mi madre gentilmente apretó mi brazo y le dio una abrupta, pero
suave caricia. Podía ver que estaba nerviosa. No había estado alrededor de tanta
gente en mucho tiempo.
―Necesito tomarte una declaración pronto. Regresaré más tarde después de
que hayas tenido tiempo para levantarte ―dijo. Su lapicero y cuaderno estaban a
mano.
―Puedo dársela ahora ―respondí, sin pensarlo.
―¿Estás segura?
―Sí ―mentí. Solo quería apartarlo del camino y superarlo.
El jefe Cross agarró una silla solitaria y la dejó caer cerca de mi lecho.
―Elizabeth, si necesitas algo, solo presiona el botón y entraré
inmediatamente ―dijo la enfermera mientras terminaba de medir mis signos vitales.
―De hecho, me encantaría un poco de jugo de naranja, ¿por favor?
―Claro. Ya regreso ―dijo con un guiño, saliendo del cuarto.
Mi mamá se levantó.
―Cariño, ya regreso también. ―Rápidamente siguió a la enfermera―. Solo
voy a comer algo. Mi estómago ―dijo frotándolo furiosamente.
Asentí.
Sus nervios la estaban superando, pero no podía creer que me fuera a dejar.
Tal vez no debería haberme sorprendido. Probablemente no sería capaz de soportar
escuchar todo lo que había pasado, de todas formas.
El jefe Cross sonrió, luego se quitó su sombrero, colocándole en la mesa de al
lado. Luego abrió su cuaderno y preparó su lapicero para escribir.
―Ahora, solo empieza desde el principio Elizabeth, y dime todo lo que
sucedió.
El jefe Cross se aclaró la garganta.
Página
Me pregunté su debería decirle acerca de ver a Michael. Probablemente
pensaría que estaba loca y me admitiría en un asilo. No estaba segura si alguien
entendería. No entendía casi nada yo misma.
104
Si le decía todo lo que me había pasado en los últimos días, necesitaría una
docena de cuadernos y lapiceros. Probablemente tendría lo suficiente para escribir
un loco thriller sobrenatural. Tal vez incluso un éxito de ventas. Me reí en silencio.
―¿Estás segura que no quieres que regrese después?
No me había dado cuenta que estaba mirando al vacío.
―No, lo siento ―dije, recomponiéndome.
―Bueno, cuando sea que te sientas cómoda, solo empieza por el principio.
―Todo empezó la noche del viernes. Estaba esperando a que Michael me
recogiera, y estaba haciéndosele tarde. Usualmente me llamaría para hacerme saber
por qué estaba tarde, pero no lo hizo, y empecé a preocuparme. Traté de llamarlo
varias veces, pero siempre me salía el correo de voz.
»Traté de ver televisión, pero terminé durmiéndome. La próxima cosa que
supe, fue que me estaba despertando con el teléfono sonando. Eran los padres de
Michael diciéndome que había fallecido en un accidente de tránsito.
―¿Dijiste que se suponía que Michael te recogiera?
―Sí.
―¿A qué hora se suponía que lo haría?
―A las cinco.
―¿Mencionó si iba a algún lado antes de recogerte?
―No.
Continuó escribiendo intensamente en su cuaderno.
―¿Qué pasó desde que empezó ayer?
―Me desperté, fui al trabajo, y luego fui a almorzar con Emily. Cuando llegué
a casa, revisé mis mensajes y había uno muy extraño. Sonaba como un hombre
respirando pesadamente contra el teléfono, y luego empezó a cantar “I’ve Got You
Babe”.
―¿Sonny y Cher? ―preguntó.
―¿Ah?
―Olvídalo, creo que fue un poco antes de tu tiempo.
―Oh. Bueno, traté de revisar el número, pero estaba marcado como privado.
Página
―Los Young me invitaron a su casa a cenar. Dejé su casa alrededor de las
nueve. Cuando llegué a casa, tomé una ducha y luego llamé a Emily para ver si podía
llegar a su casa. Decidí que no quería estar en casa sola.
105
―¿Y después de eso? ―continuó escribiendo, pasando a la siguiente página
limpia.
―Bueno. Ahora más temprano, ¿te encontraste con una señora indígena que
entró en la tienda de la señora Kelly? ―Pasó de nuevo al principio de su bloc de
notas―. Una… ¿Lucy?
¿Cómo diablos sabía de Lucy? La pregunta me desconcertó, así que dude.
¡Emily! Tenía que haber sido. ¡Su gran boca! Debería haber sabido.
Ahora me veía como una mentirosa. Manteniendo la verdad. ¿Podría ir a la
cárcel por eso?
Necesitaba encontrar una manera de hacerla ver inocente sin mentirle a él, y
hacer que parezca como si yo fuera sincera. Racionalicé cada escenario diferente en
mi mente. Entonces, encontré uno. Uno fácil.
―Sí, Lucy ―dije, exagerando lentamente su nombre―. Lo siento. Me quedé
totalmente en blanco. Tanto me pasó en estos últimos días, todo parece un borrón.
En realidad, más como una pesadilla. ―Exhalé, frotando mis dedos en mi cerebro,
esperando que lo creyera.
―Entiendo ―dijo amablemente―. Lo intentaré y bloquearé los
acontecimientos terribles que has pasado ―Él no mostró signos de ser crítico, por lo
que seguí contándole acerca de mi visita a Lucy, desde que ya estaba al descubierto.
―Lucy es una mujer indígena que simplemente estaba en la ciudad y se
dirigió a la tienda. Creo que ella dijo que era una Inuit. Se presentó y me dijo que era
la chamán de su aldea en el norte. Dijo que recibió un mensaje para mí de alguien
que había pasado.
El jefe Cross me miró, su ceja izquierda levantada. Sabía que él no creía en
este tipo de cosas. Era un fiel hombre de iglesia y probablemente pensaba que era
una broma.
―¿Dijo quién era esta persona? ―cuestionó.
Tragué saliva.
―Michael.
―¿Michael? ―preguntó, mirándome con ojos escépticos.
―Sí, ella me dijo que Michael tenía un mensaje para mí.
―Ella dijo… dijo que Michael lamentaba perder nuestra cita. ―Tragué
saliva―. Era nuestro aniversario de cuatro años.
Página
―Bueno, ¿qué tenía que decir Lucy acerca de Michael? ―cuestionó, haciendo
una pausa a sus garabatos.
106
Rodó los ojos. Esperaba nada menos.
―Oh ―respondió, lanzándome una mirada burlona.
―También dijo que Michael estaba tratando de advertirme sobre el hombre,
que ella cree, estuvo involucrado con la muerte de Michael.
―¿Por qué este hombre iría tras de ti? ¿Lo conoces?
Me pregunté si Tyler le dijo a su padre toda la verdad; que estaba involucrado
con un sicótico traficante de drogas asesino.
―No ―le respondí con firmeza―. Él me quería, porque, porque ―las
lágrimas corrían por mi cara―, asesinó a Michael. Lo mató por su dinero y robó su
billetera. Pensó que si él me tenía, podría retirar el resto del dinero de la cuenta de
Michael.
El jefe Cross dejó de escribir y me miró con los ojos abiertos.
―¿Y Lucy te dijo todo esto?
―No ―sollocé―. El asesino lo hizo. Y su nombre es Buck ―añadí.
―¿Sería usted capaz de darme detalles de cómo luce?
―Sí ―le contesté. Su cara me perseguirá por el resto de mi vida.
―Sólo quiero que sepas que Tyler ya me dio su declaración, y su descripción
del hombre. Sólo quiero compararlas entre ustedes dos, por si alguno de los dos dejó
algún detalle importante. Tyler también me dijo por qué Michael estaba
involucrado. ―Suspiró y sacudió la cabeza.
Me di cuenta por la dolorosa mirada en su cara que Tyler le dijo todo. Debió
haber sido devastador, saber que su hijo estaba involucrado con una persona así. El
tipo de persona que él caza y pone tras las rejas para ganarse la vida.
―Sólo dime todo lo que recuerdes de él, Elizabeth ―instó de nuevo.
―Mide alrededor de uno ochenta de altura, tiene una cara estrecha y curtida,
y una nariz puntiaguda. También tiene el cabello liso y negro que le llega hasta los
hombros. Sus ojos parecen negros, malvados, y están hundidos en una parte. Y le
falta un diente… en la parte inferior, en el lado izquierdo.
―¿Cualquier cicatriz visible o tatuajes?
―¿Te diste cuenta de lo que llevaba puesto?
Página
El jefe Cross se rió por lo bajo.
107
―No me di cuenta de ninguna, pero en este momento su ojo izquierdo está
hinchado y morado ―le dije con orgullo.
―Una camiseta azul oscuro. Está sucia y rota en el cuello. También tenía unos
sucios vaqueros azules, un gorro de lana negro y guantes negros con las puntas
recortadas. También llevaba botas negras y un largo abrigo negro.
―Gracias, Elizabeth. Tu descripción nos va a ayudar mucho. Es un poco más
detallada y reciente que la que Tyler fue capaz de dar. El dibujante está con él ahora
mismo. Cuanta más información tengamos, más fácil será la búsqueda. Oye Jimmy
―grito el jefe Cross al pasillo.
Unos segundos más tarde un oficial entró por la puerta. Era alto y delgado,
de unos veinticinco años, con el cabello rubio ceniza. Me miró y luego se giró
rápidamente como si no quisiera mirar. Eso no era una buena señal.
¿Cómo demonios me veo?
El jefe Cross rápidamente arrancó una hoja de su libreta y se la entregó.
―Lleva esto hasta el dibujante antes de que termine, ¿quieres?
―Sí, señor ―respondió. Cogió el trozo de papel de la mano del jefe Cross y
salió corriendo por la puerta.
―Bueno Elizabeth, ahora la gran pregunta o preguntas. En primer lugar,
¿cuáles fueron los acontecimientos que condujeron a tu secuestro?, y, por último,
¿cómo te las arreglaste para escapar?
¿Alguien me creería si les dijera que Michael me advirtió y me ayudó a
escapar? Era locura pura.
―Bueno ―me detuve.
Él debe haber notado que estaba tensa.
―Simplemente comienza desde el momento en que fuiste tomada. ¿Qué
pasó? ―preguntó amablemente.
―Bueno… ―empecé―, acababa de llegar a casa desde la de los Young y
decidí tomar una ducha. ―Dejé de lado la parte de tratar de ponerme en contacto
con Michael a propósito. No creo que esa parte fuera necesaria―. Mientras estaba
en la ducha, recibí una llamada de Lucy Crow. Ella me exigió que saliera de la casa
inmediatamente. Dijo que Michael había contactado con ella y le dijo que un hombre
iba a venir por mí.
Página
―No señor. Estaba de vuelta en su pueblo. ―Él todavía estaba escribiendo
así que continué―. Tiré algunas cosas en mi mochila y llamé a Emily para decirle
que estaría yendo a quedarme en su casa. En mi camino a mi Jeep, me di cuenta que
alguien estaba en el. La puerta se abrió de golpe, y Buck salió corriendo. Traté de
108
―¿Estaba Lucy Crow todavía en la ciudad? ―preguntó.
escapar pero él era demasiado rápido. Debe haberme noqueado porque lo siguiente
que supe, es despertar y estaba atada a un poste de la cama. Mi muñecas, tobillos y
boca estaban envueltas en cinta adhesiva.
Él exhaló con fuerza, sacudiendo la cabeza.
―Necesito contactarme con Lucy ―dijo en voz alta a sí mismo―. Tyler nos
llevó a la cabaña, pero Buck no estaba por ningún lado. La policía está rastreando la
zona. También nos enteramos de su nombre real. Es William Walter Roberts, pero
va por el apodo de Buck. Es mentalmente inestable, y estamos bastante seguros que
es buscado por asesinato en al menos tres estados. Estamos esperando volver a
escuchar de la Fed con más información. Hasta entonces, lo que tú y Tyler nos han
dado es todo lo que tenemos para continuar por el momento. Con suerte, el FBI
puede tener a este chico y enviarnos una foto.
»Probablemente pensó que podía esconderse en el desierto de Alaska.
Pensamos que probablemente esté fuera del estado ahora, pero si sigue aquí, vamos
a atraparlo ―dijo con confianza, poniendo su mano en mi hombro―. La policía y la
policía estatal están en una cacería humana en todo el estado. Tan pronto como
recibamos el boceto, y es de esperar una foto, lo publicaremos en todas partes.
Asentí, el estómago inquieto al saber que el loco estaba todavía por ahí.
―Ahora ―preguntó, mirándome con los ojos abiertos, pronunciando cada
palabra lentamente y articuladamente―, ¿cómo escapaste?
―Es complicado ―fueron las palabras que escaparon de mi boca.
Él se quedó mirándome, esperando una respuesta decente.
―Bien señor, para ser honesta, ya sabía cómo iba a liberarme incluso antes de
que recuperara la conciencia.
Su cara se torció, así que continué.
―Mientras estaba inconsciente, soñaba con Michael. Él me dio los detalles
explícitos de cómo estaba atada, y de cómo debía liberarme. Cuando volví en mí,
todo era exactamente como dijo. Seguí sus instrucciones y escapé.
Página
Continué diciéndole cómo apenas conseguí alejarme rompiendo la nariz del
hombre, entonces frotando mis muñecas en el duro pedazo de metal para soltarme.
Cómo corrí fuera de la puerta hacia los árboles mientras él me disparaba, y cómo
casi me congelé hasta la muerte. Y entonces fui allí… Le dije que si no fuera por
Michael apareciendo frente a mí y llevándome a la carretera donde Tyler y Emily
me recogieron, habría muerto.
109
Él estaba sin habla. Qué no daría por saber lo que pensaba en este mismo
momento. Sabía que era algo que no escribiría en su informe.
También le conté sobre el sueño de la muerte de Michael, y aunque sonaba
inverosímil, creía que era la verdad. Él podría tomar y desechar lo que quisiera. Por
lo menos tenía la paz de que le conté todo con sinceridad.
Me dio un pañuelo.
―Bien, supongo que lo más importante es que saliste de allí con vida. ―Se
rascó la sien con su pluma―. Realmente no puedo utilizar algo de tu testimonio sin
evidencia física o un testigo ocular. Entiendes eso, ¿verdad?
―Lo entiendo, señor. Pero Michael me mostró lo qué sucedió por una razón.
Solo tiene que comprobarlo por sí mismo. Compruebe la parte posterior de su cuello.
Compruebe su sangre. Ese hombre disparó algo en él, lo bastante para matarlo.
Michael nunca tocó drogas en su vida. Lo asesinaron, y fue por el mismo hombre
que me secuestró e intentó matar ―presioné, esperando que escuchara mi
desesperada súplica.
Me miró fijamente a los ojos.
―Te diré que. Haré una llamada a la morgue y tendré a un forense
examinando el cuello de Michael por cualquier marca. Entonces haré que me envíen
los resultados de su análisis de sangre, directamente. ―Tomó algunas notas más.
―Gracias, jefe Cross ―sollocé―. Muchas gracias.
Se encorvó en su silla y cerró de golpe su libreta.
―Bueno, Elizabeth. Ésa fue una total aventura la que pasaste. Una vez más,
me alegro de que estés a salvo ―dijo, acariciando mi mano. Metiendo su pluma y la
libreta nuevamente dentro de su bolsillo de la camisa, sonrió―. Gracias, por tu
tiempo. Siento mucho lo que le sucedió a Michael, y todo lo que has pasado. Prometo
que haremos todo lo que esté en nuestro alcance para atraparlo.
―Gracias, jefe Cross.
―De nada. Ahora descansa un poco, o mejor aún, consigue algo bueno de
comer ―dijo con un guiño, mientras salía del cuarto. Apenas lo hizo, mi mamá entró
con un sándwich, papas fritas, y la soda, entre sus brazos.
―Claire ―dijo, inclinando su sombrero a mi mamá.
Su sincronización fue impecable. Debió haber estado esperando en el pasillo.
Parecía que no había dormido mucho. Bolsas negras colgaban debajo de sus
ojos y su cabello parecía que no había sido cepillado en días.
Página
―No realmente ―contesté.
110
―Adiós, Bob ―le contestó con una sonrisa, arrastrando sus pies hacia mí―.
¿Tienes hambre? ―Se dejó caer en la silla al lado de mi cama.
―Tienen un poco de comida realmente buena allá abajo en la cafetería del
hospital ―dijo devorando la mitad del sándwich en algunas mordidas. Entonces se
tomó la mitad del refresco―. ¿Sabías que si das a luz aquí, el hospital ofrece a padres
una cena de filete y langosta? Me hace pensar en tener uno más. ―Rió.
―Sí, claro mamá ―dije, rodando mis ojos―. ¿Supongo que te sientes mejor?
―Mucho mejor ―intervino―. Cariño, no creerías el infierno que he pasado
éstos últimos días. Primero, casi tuve un ataque al corazón cuando me llamaron y
me dijeron que estabas en el hospital. Eso me quitó la borrachera bastante rápido
porque tuve pensamientos de ti muriendo. Además de eso, he estado yendo a los
retiros más horribles. Oh, Lizzy, he estado haciendo un examen de conciencia y no
puedo comenzar a decirte cuánto lo siento por hacerte vivir en mi infierno todos
estos años. No merecías nada de eso ―lloriqueó.
―No mamá. Por favor, no.
―Escucha por favor ―sorbió. Dejó a un lado su sándwich medio comido y
tomó mis manos―. He sido tan egoísta. Cuando tu padre se fue, me mató por
dentro. Le di mi corazón entero y él lo destrozó en pedazos. No pude lidiar con ello.
No sabía cómo. Necesitaba adormecer el dolor, y el alcohol lo hizo para mí. Era
egoísta y no me importaba nada además de cómo me sentía. Creciste demasiado
rápido cariño, ocupándote de mí cuando debí de haber estado cuidando de ti.
Apartó un mechón suelto de mi mejilla, pero no dije ni una palabra. Nos
miramos la una a la otra y lloramos.
―Cuando te mudaste, me trajo recuerdos horribles sobre la partida de tu
padre. Me deprimí y bebí aún más. Luego, la policía llamó, diciéndome que estabas
en el hospital. Nunca he estado más aterrorizada en toda mi vida. La idea de
perderte, la única que realmente me amó y cuidó de mí, me hizo despertar y tomar
una buena mirada en el espejo. Me di cuenta, en ese momento, que me había
convertido en una borracha sin valor, y una madre horrible. Lo siento tanto cariño.
Lo siento por todo el infierno por el que acabas de pasar, y por todos los años de
infierno que te hice pasar. Y siento mucho, mucho lo de Michael. Sé lo mucho que lo
amabas y cuánto él te amaba. Era un joven excepcional, y lamento que se haya ido
―sorbió. Apoyó su cabeza en mi regazo y lloró―. Te amo Lizzy, y estaré aquí para
ti ahora. Lo prometo.
Giró su cabeza hacia mí y sonrió. Su cara brilló con nueva esperanza, y parecía
como si un peso hubiera sido levantado de sus hombros.
Página
decir.
111
―Gracias, mamá. También te amo. Y te perdono. ―Era todo lo que podría
―No sabes cuánto significan esas palabras para mí, Lizzy. Es tiempo de que
madure y tomé el control de mi vida ―dijo, apretando sus labios, perdida en sus
pensamientos por un momento.
Sonreí y acaricié el dorso de su mano, esperando que mantuviera las
promesas. Pero también sabía que sería una batalla muy larga y agonizante.
―¿Te estás sintiendo bien? ―pregunté, notando que comenzó a frotar su sien.
―Casi me tuvieron que admitir cuando vine a verte. Son los malditos retiros.
El Dr. tuvo que darme la medicina para calmar mis ataques, y luego me dio un
sedante para poder dormir. Me siento un poco mejor hoy, excepto que mi cabeza se
siente como que va a estallar.
―Supongo que éstos últimos días han sido un inferno para nosotras, ¿huh?
―admití.
―Sí, supongo que lo fueron. Por lo menos todavía nos tenemos ―estuvo de
acuerdo, frotando mi brazo. Era optimista sobre mi mamá tratando de estar sobria.
Pero mi corazón todavía dolía cada vez que pensaba en Michael. Podía
imaginarlo caminando por la puerta con un manojo de globos y un ramo de mis
flores preferidas.
Entonces me golpeó. Michael me dijo que viera lo bueno en todo. Mi mamá
no estaría realizando estos cambios si nada de esto hubiera pasado.
La enfermera entró y respiro hondo.
―Oh, Dios mío, olvidé tu jugo de naranja. Lo siento ―se disculpó.
―Está bien, mi mamá me trajo algo beber ―dije, dando vuelta hacia ella.
Rápidamente me dio la taza medio vacía―. ¿Así pues, cuánto tiempo antes de que
salga de aquí?
―Bien, si sigues mejorando, quizá en algunos días. El doctor vendrá a verte
en un rato. Él te lo hará saber. ―Tomó mis signos vitales como un reloj. Escuchó mi
corazón, mis pulmones. Puso el pulsioxímetro sobre mi dedo índice y cómodamente
envolvió el brazalete de la presión arterial alrededor de mi brazo. Apenas le tomó
un minuto. Dio un leve asentimiento―. Parece bien.
―Genial ―animé.
Página
―Apenas una pequeña congelación de menor importancia en las puntas de
tus dedos de las manos y del pie. No te preocupes. Los mantendrás. ―Me dio un
guiño.
112
―¿Obtuve alguna congelación? ―No podía decirlo porque mis miembros
estaban envueltos.
Después de que el doctor me evaluó, su pronóstico era mantenerme en el
hospital por dos días más, solo para supervisarme y cerciorarse que estaba bien para
ir a casa.
Mi mamá se quedó todo el día y se fue temprano esa noche. Se despidió y se
fue a casa para ducharse. Prometió que volvería a primera hora de la mañana.
Página
113
Era la primera vez que había estado sola en todo el día.
Trece
Traducido por AnnaTheBrave y Selene1987
Corregido por Nanis
Buscaba a tientas con el control remoto tratando de encender la televisión,
cuando oí el eco de una risa bajando el pasillo. Era Emily. Ella y Tyler rodearon la
esquina con amplias sonrisas en sus rostros. Tyler limpio lucía bastante guapo. La
fuerte esencia de su colonia envolvió la habitación, haciendo que mi estómago se
volteara. Era la misma esencia que Michael usaba.
―Hola, amiga. ¿Cómo te sientes? ―canturreó Emily, saltando a mi cama. Se
acercó y me dio un abrazo como si no quisiera romperme. Su rostro estaba
radiante―. Te trajimos algo.
―Espero que sea algo bueno ―dije sarcásticamente.
―Me conoces. Siempre traigo buenas cosas ―bromeó.
―Bien. ¿Qué es?
―Sustento ―dijo.
Podía olerlo. No era simplemente comida… era comida rápida. Tyler reveló
una bolsa de McDonald’s de su espalda.
―Big Mac de carne, tamaño gigante con salsa extra y un Dr. Pepper
―anunció Emily como un presentador. Le sacó la bolsa a Tyler y la sacudió frente a
mí. Le disparé una mirada malvada.
―Yo no ruego.
Página
―¡Uh, oh! ―murmuré, lo que fue algo que debería haber mantenido para mí
misma. Ambos pares de mejillas se sonrojaron.
114
Tyler rió y le pasó la bebida que sostenía en la otra mano. Por una fracción de
segundo, compartieron una mirada. Una que conocía muy bien. Una mirada que
Michael y yo nos dábamos muy seguido.
―¿Qué? ―reprendió Emily, luciendo un poco avergonzada. Sonreí,
sacudiendo la cabeza hacia ella. Las comisuras de sus labios se levantaron,
convirtiéndose en una brillante sonrisa.
―No importa ―dije girando los ojos―. Entonces, ¿me trajiste comida o no?
―Por supuesto que es para ti, idiota. ―Emily puso la bandeja de comida
cerca de mi pecho y la acomodó perfectamente en esta. Tan pronto como abrió la
bolsa, el aroma tentador de patatas fritas frescas llenó la habitación. Abrió la caja de
la Big Mac y vertió las patatas en el lado vacío. Ella era así, tan eficiente. Luego se
dejó caer a los pies de mi cama
Tyler se quedó en silencio en la esquina de la habitación y me di cuenta que
se sentía un poco incómodo. Supuse que iba a tratar de ser un poco cordial con él,
pero solo por Michael. Era difícil luchar con la urgencia de odiarlo, sabiendo en la
situación en la que lo había puesto. Pero si Michael pudo olvidarlo, supongo que
podía intentarlo. Pero no había promesas.
―Hola, Tyler ―dije con la voz más bonita que era capaz―, ¿por qué no te
sientas? ―Apunté la silla contra la pared más lejana. Él sonrió, arrastrando la silla a
los pies de mi cama y se sentó, mirando al suelo para evitar mi mirada.
―¿Así que, cuándo te desharás de esto? ―preguntó Emily, robándome
patatas.
―En dos días ―dije antes de darle un gran mordisco a la Big Mac. Podía
sentir la salsa en mis labios. Emily rió y me lanzó una servilleta. Tyler miró la
pantalla negra de la televisión. Tomé el control remoto y la encendí. Pensé que era
un lindo gesto de mi parte. Sabía que Michael estaría feliz de que lo intentara―. ¿Y
que han estado haciendo, chicos? ―pregunté, llevando patatas a mi boca.
―No estoy tan seguro de que se haya ido ―interrumpió Tyler―. Tiene
muchos lugares en los que esconderse aquí. Apuesto que está esperando que todo
se calme. Luego probablemente vendrá por su dinero y por mí ―dijo tristemente,
su voz temblando.
Página
―No mucho. Solo hemos estado pasando el rato, asegurándonos que estás
segura y todo. Aún están buscando a ese tipo. ―La mención del “tipo” disparó algo
en su cerebro―. Dios mío, Lizzy, daba tanto miedo. Literalmente enloquecí cuando
te vi yaciendo en medio de la calle. Pensé que era una persona muerta. Me estaba
volviendo loca del miedo. Y cuando vi que eras tú, no podía creerlo. Luego ese chico
literalmente nos disparó. Intentaba matarnos. Bastardo. Lo tienen en todas las
noticias. Apuesto que está en Canadá ahora. Tienen a la fuerza entera buscándolo.
115
Tyler miró a Emily. Pude ver una chispa. Algo había pasado. Emily giró su
cabeza de nuevo hacia mí.
―¿No sabe que tu padre es el jefe de policía? ―preguntó Emily.
―No le importa.
―Bueno, mejor que lo haga. Tu padre tiene un arma mejor y más grande que
él ―respondió, de manera casual.
Tyler y yo nos miramos el uno al otro con una expresión confundida y luego
rompimos a reír.
―¿Qué? ―dijo Emily sin comprender. Ella no tenía idea de porqué
estábamos riendo, solo que nos reíamos de ella. Cruzó las manos delante de su pecho
y puso mala cara. Mientras Emily se sentaba en silencio, terminé el último bocado
de mi hamburguesa y empujé unas cuantas patatas fritas más a mi boca. Como oferta
de paz, les di el resto para que se las terminara, y las aceptó metiéndoselas en la
boca.
―¿Oye, Emily? ―preguntó Tyler amablemente.
―¿Sí? ―respondió dándole una gran sonrisa llena de queso.
―¿Te importaría si tengo unos minutos a solas con Lizzy?
―Por supuesto que no. Bajaré e iré al negocio de frituras. Esas patatas fueron
un reclamo. Ahora estoy hambrienta ―dijo saltando de la cama―. ¡Volveré pronto!
―Estaremos esperando ―respondí alegremente. Ella sonrió y salió por la
puerta.
―Ella es algo más ¿no lo crees? ―dijo Tyler abruptamente―. Es tan aleatoria,
pero me gusta. Me hace reír.
―Oh, no tienes idea ―dije, limpiando mi desorden y alejando la bandeja de
mí.
Tyler empuja la silla a mi lado.
Grandes lágrimas de cocodrilo comenzaron a fluir de sus ojos azules de bebé.
Supe que toda esta situación debía estar agonizándolo.
―Lizzy, lo siento, y no te culpo por odiarme.
Sabía que este momento vendría. Lo había reproducido en mi mente. Pero sin
importan cuánto quisiera odiarlo, no podía.
―¿Qué te ocurrió, Tyler? ¿Por qué nos abandonaste? ¿Por qué comenzaste a
usar drogas? ―lo interrogué. Quería una respuesta directa. Necesitaba saber por
qué, ya que por su adicción a las drogas había ocurrido este incidente.
Página
Hundió la cara en sus manos y lloró.
116
―Está bien, Tyler. Te perdono. ―Puse mi mano en su hombro.
Le tomó un momento recuperarse. Levantó su rostro y me miró,
encontrándose con mi mirada.
―No lo sé, Lizzy. Yo… yo simplemente no podía manejarlo. ―Vaciló y miró
hacia el suelo. Sus manos estaban nerviosamente entrelazadas.
―¿No podías manejar qué? ―presioné.
Aclaró su garganta y vaciló.
―Tú y Michael.
―¿Yo y Michael? ¿Por qué dices algo así?
―Lizzy ―comenzó, y luego hizo una pausa. Sus cejas se fruncieron, su
cuerpo se tensó, sus ojos se volvieron intensos.
―Solo dime, Tyler ―lo persuadí, en voz tan cálida como pude.
Él me miró y negó.
―Nunca le he dicho a nadie.
―¿Qué?
―He estado enamorado de ti desde la escuela primaria ―admitió. Sus
mejillas se sonrojaron bajo las lágrimas que cubrían sus mejillas.
Me quedé de piedra, sin palabras, mi boca colgando abierta.
―Lo mantuve para mí porque sabía que Michael tenía fuertes sentimientos
por ti también… y conoces a Michael. Nunca mantuvo sus sentimientos por ti en
secreto. Además, era mi mejor amigo. Cuando te dio el medallón, yo sabía que había
sellado el trato entre ustedes dos. No estaba seguro de poder manejar el estar a su
alrededor. Era más fácil solo alejarme.
No sabía qué decir. Busqué por las palabras para responder, pero no había.
Esta era la situación más incómoda en la que había estado. Finalmente sabía la
verdad; por qué Tyler se había alejado de nosotros. Había sido por mí.
―Lo lamento, Tyler ―fue todo lo que pude decir.
Todos los años que había desperdiciado porque estaba celoso de Michael y
de mí. ¿Debería enojarme con él? No era mi culpa o la de Michael.
―Él te perdonaría. En serio lo haría, y sé que es un hecho ―respondí. Tragué
el enorme nudo en mi garganta, sintiendo que Michael estaba aquí, escuchando.
Página
―Lizzy, jamás hice algo para poner en peligro la vida de Michael. Él fue el
único amigo real que tuve. Si hubiese sabido…―Comenzó a llorar.
117
Él tomó mi mano.
Tyler me miró con los ojos llenos de lágrimas.
―Desearía poder traerlo de vuelta. Desearía haber muerto en su lugar. ―No
podía responderle porque me sentía de la misma manera. Desearía que Michael
estuviese aquí en lugar de él.
―Tengo algo que decirte. ―Sentí la imperiosa necesidad de decirle sobre las
visitas de Michael―. Lo he visto.
Parecía confundido. Mis palabras eran muy vagas.
―Michael ha estado en contacto conmigo desde que murió. Hablé con él
como hablo contigo ahora. De alguna manera, ha sido capaz de visitarme en mis
sueños.
Vi el color dejar su rostro.
―Mientras sueño, Michael me mostró qué sucedió esa noche. Vi al hombre
intentando matarte por lo que le debías. Sé que llamaste a Michael por ayuda, y
cuando él se presentó sin dinero y el hombre los forzó a que se fueran a punta de
pistola. Fui testigo de todo lo que pasó arriba en el paso Hatcher. Lo vi contar el
dinero. Te vi sentado junto a él. Lo vi noquearte, luego empujarte a la nieve. Y luego,
vi cómo mató a Michael.
Su rostro estaba pálido y sus ojos se ampliaban más mientras hablaba, dando
detalles que nadie más sabía, excepto por él y Michael. Exhaló con fuerza mientras
negaba.
―¿Cómo ocurrió? ¿Cómo murió?
―Él tenía una jeringa llena de alguna clase de fluido.
―Era droga ―intervino―. Lo vi. Supe que era una dosis mortal y pensé que
era para mí. ―Enterró su rostro en sus manos de nuevo.
―Lo empujó en la parte de atrás del cuello de Michael. Michael no tuvo
ninguna oportunidad. No lo vio venir.
―Oh, Dios. Lo siento. Lo siento muchísimo, Lizzy ―lloró.
―No quería perdonarte. Te odié muchísimo por llevar a Michael a eso.
―Quería que supiera cómo me sentía.
Empezó a llorar de nuevo, meneando la cabeza como si estuviera en una
especie de sueño. Parecía un sueño o un episodio de The Twilight Zone.
Página
―Michael me contó que si tu vida cambiaba de alguna manera por esto,
entonces su muerte habría valido la pena. ¿Cómo no puedes perdonarte si él ya lo
he hecho?
118
―No te culpo. Jamás podré perdonarme yo mismo.
―¿De verdad lo dijo?
Asentí.
―Michael ―susurró, meneando la cabeza―. Intentó razonar conmigo, pero
nunca escuché. No me di cuenta de cuánto mi estupidez me había separado de todo
y de todos los que quería. Yo debería estar muerto. No él. Jamás podré compensarlo.
Ni en una vida.
―Puedes hacerlo, tomando decisiones correctas, y viviendo feliz el resto de
tu vida, sin culpa. Es lo que Michael quería para ti.
Suspiró y me miró.
―Siempre estaré aquí para ti, Lizzy. Quiero que lo sepas.
―Gracias ―dije, con una sonrisa triste. Decidí cambiar de tema. Me dolía la
cabeza―. ¿Y qué pasa contigo y con Emily?
―No estoy seguro ―dijo limpiándose las lágrimas de la cara. Su boca se
convirtió en una sonrisa―. Es muy mona y me gusta mucho. Parece que tenemos
mucho en común, y su boca mantiene ocupada mi mente, lo que me viene bien ahora
mismo.
―Sí. ―Asentí estando de acuerdo―. Su boca ocuparía la mente de
cualquiera. Sé que le gustas.
―¿De verdad?
―Oh, sí. Así que no lo estropees, porque estoy segura de que me enteraré.
Sonrió.
―Bueno, me alegra haberme quitado ese peso. Si ves a Michael de nuevo, dile
que estoy haciendo cambios. Voy a hacerlo bien esta vez por él. Haré que esté
orgulloso.
Se levantó de la silla y la llevó al otro lado de la sala.
―Oh, y dile que no tiene que preocuparse. Nunca haría nada con la chica de
mi mejor amigo ―dijo con un guiño y entonces se rió.
―Seguro que le veré pronto, y sin duda haré que lo sepa. ―Reí.
―Vaya, deben haber tenido una buena pelea. Los dos se ven fatal. ―Se rió.
Me lanzó esa mirada. La mirada de Más vale que luego me cuentes. Se giró hacia Tyler
Página
―¡Entra, Em! ―grité también. Entró dando saltos en la habitación y se dejó
caer a los pies de mi cama con un paquete de profiteroles de queso.
119
―¡Toc, toc! ―Una voz alta hizo eco desde el pasillo.
y compartieron una sonrisa mientras él se limpiaba todas las pruebas húmedas en
su cara.
―Oh, qué lindos ―dije, observándoles.
―Lizzy. ―Se sonrojó Emily.
―¿Se están yendo?
―Sí, voy a llevar a Emily a comer de verdad ya que ha devorado la mayoría
de tus patatas y está comiendo comida basura ahora mismo. ―La nariz de Emily se
arrugó con sus palabras―. Y luego probablemente la llevaré a casa.
―Bueno tengan cuidado. Recuerden, ese hombre aún está ahí fuera.
―Lo tendremos. El padre de Tyler tiene a un policía siguiéndonos. Es un poco
espeluznante, pero quería asegurarse que estuviéramos a salvo. En realidad, hay un
policía apostado justo en el pasillo ―dijo apuntando fuera de la habitación.
―¿De verdad? ―pregunté.
―Sí, tu propio guardaespaldas personal. Y es un poco lindo también
―susurró Emily.
Sonrió y miró a Tyler, quien puso los ojos en blanco. Los dos me dieron un
abrazo antes de irse.
―Oh, espera. ―Emily se detuvo en la puerta, y vino a mi cama―. Casi me
olvido. ―Metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó mi teléfono―. La
pantalla está un poco rallada, pero aún funciona.
―Gracias, Em.
―Adiós ―dijo lanzándome un beso, y desapareció por la esquina.
―Adiós, Lizzy ―dijo Tyler con un saludo.
Sola al fin.
Me dirigí al lavabo y respiré profundamente antes de mirarme en el espejo.
―¿Qué de…? ―Jadeé.
Página
Por fin podría mirarme. No tuve la oportunidad antes porque había tenido
muchos invitados, y la enfermera tuvo que asistirme dentro y fuera del baño. Busqué
entre el contenido de mi bolsa y encontré mi cepillo, cepillo de dientes y pasta.
120
Decidí esperar y me dirigí al baño, pero había un cable desde mi brazo hasta
una bolsa. Al menos mis piernas no estaban tan débiles o tambaleantes como antes.
Me di cuenta de mi mochila en la esquina de la habitación, así que fui hacia ella, la
recogí, y me dirigí al cuarto de baño.
Era peor de lo que pensaba. Mi cara parecía que había pasado por un
triturador de carne. Mi ojo y mejilla izquierdos estaban hinchados y de color
púrpura, y había vendajes alrededor de mi cabeza. Había arañazos en mi cara, la
punta de mi cariz era roja, y mis labios estaban agrietados y parecía como si me
hubieran inyectado demasiado colágeno.
¿Es lo que la gente ha estado viendo todo el día?
¡Qué vergüenza! Parecía el maldito Quasimodo.
Mis visitantes eran actores excepcionales. No podía creer que no hubieran
mostrado sorpresa en sus caras.
Agarré el cepillo y me peiné la parte de cabello que no tenía vendajes. Intenté
cepillarlo para que estuviera medio decente. No funcionó. Parecía un monje calvo
con un pequeño parche de cabello en la cabeza. No había manera de parecer normal
a menos que tuviera una especie de poción mágica.
Mi cara parecía que apenas había sobrevivido a ser aplastada por un camión.
Gracias a Dios mis brazos y mis piernas estaban bien y funcionaban. Solo unos
cuantos cardenales y cicatrices por aquí y por allí al caer, y algunas congelaciones
menores. Pero eso era todo.
Toqué la parte hinchada de mi piel alrededor de mi ojo y mi mejilla. Aún
estaba delicado. Me enfermé al recordar cómo había pasado pero rápidamente lo
quité. No quería que mis pensamientos se quedaran en ese bastardo.
Esperaba que me quitaran los vendajes mañana para poder ducharme de
verdad. Abrí el agua del lavabo y dejé que se calentara antes de enjabonar la toallita
y limpiarme. Levanté el brazo y jadeé al ver el bosque que estaba creciendo bajo mi
axila.
Rápidamente me enjaboné ahí y lo afeité.
Mi corazón se detuvo al frotarme las manos, dándome cuenta que el anillo de
Michael había desaparecido. Fui al cuello. El amuleto y el medallón también habían
desaparecido. Busqué frenéticamente en la bolsa pero no pude encontrar ninguno.
Quizás mi madre se los había llevado.
Página
Después de lavarme los dientes, me dirigí a la cama. Encendí la televisión y
me quedé viéndola una media hora antes de darme cuenta que no tenía ni idea de
lo que estaba pasando. Mi mente deambuló, pensando en todo por lo que había
pasado estos días atrás. Saltó de un pensamiento a otro. Pensamientos de Michael,
121
Abrí la cremallera del bolsillo delantero y saqué mi bálsamo labial, me cubrí
los labios y los froté. Estaban tan secos, que parecían papel de lija.
mi madre, Tyler, Emily y Buck. Necesitaba algo de ayuda para descansar la mente.
Presioné el botón de llamadas y unos segundos más tarde entró la enfermera.
―Hola, Elizabeth, ¿cómo puedo ayudarte? ―preguntó educadamente.
―Necesito algo que me ayude a dormir.
―¿Cansada, pero tu mente sigue corriendo?
―Exactamente.
―Bueno, has pasado por mucho. Iré por algo que te ayude. Ahora vuelvo.
―Sonrió y salió de la habitación.
―Gracias.
Regresó, entregó un vaso pequeño de papel con una aspirina blanca y otro
vaso de agua.
―Aquí tienes, cariño. Esto te ayudará a dormir un poco. Voy a comprobar tus
signos vitales mientras estoy aquí. ―Hizo lo suyo nuevamente, y luego salió por la
puerta.
―Perdone ―la llamé.
Se detuvo en la puerta.
―¿Sí?
―¿Sabe qué le ha pasado al anillo y los collares que llevaba?
―Oh, sí ―dijo dirigiéndose a la pequeña mesa al lado de la ventana. Abrió el
cajón superior y sacó una pequeña bolsa de plástico. El anillo, el amuleto y el
medallón estaban todos guardados a salvo en el interior.
―Muchísimas gracias. Pensaba que los había perdido.
―Hazme saber si necesitas algo más, ¿bien, cariño?
―Lo haré. Gracias.
Me puse el anillo en el dedo y el amuleto y el medallón de nuevo alrededor
de mi cuello. Para siempre en mi corazón.
Mientras la observaba empapar un pan caliente con aceite de oliva, recé por
soñar con Michael de nuevo. Después de unos veinte minutos, mis ojos empezaron
a pesar. La píldora estaba haciendo su magia. Apagué la televisión y cerré los ojos.
Página
Esperaba que la pastilla funcionara rápidamente. Pasando por los canales, me
detuve en un programa de cocina. Rachel Ray estaba preparando un plato de pollo.
Me encantaba. Me recordaba a Emily.
122
―Te quiero, Michael ―susurré―. Te veré pronto.
Página
123
Escuché a las enfermeras entrar y salir de las habitaciones adyacentes, las voces
haciendo eco por el pasillo, los teléfonos sonando, y los sonidos amortiguados de los
programas de televisión. Después de un rato, por fin me quedé dormida.
Catorce
Traducido por Leogranda, âmenoire, Jo, Paula,
Adaly y Danny Lowe
Pensé en sueños dulces con Michael, pero en su lugar me encontré en otro
lugar oscuro. A lo lejos, ubicada en medio de un semicírculo de pulcros árboles,
había una cabaña.
¿Qué diablos pasa con estas cabañas? Estaba empezando a odiarlas.
Lo bueno era que esta cabaña parecía inofensiva. Sus luces estaban
encendidas y un flujo constante de humo se elevaba de su chimenea. Un dulce aroma
de productos recién horneados se colaba a través de una ventana abierta. Me moví
sigilosamente más cerca para echar un vistazo de quién o qué había en su interior.
Era bastante buena en espionaje en mis sueños.
Me arrastré hasta el pórtico delantero y me asomé a una ventana grande.
El interior lucía como si no hubiera sido utilizado en años. El mobiliario
estaba cubierto de sábanas y polvo y telarañas colgaban de las esquinas del techo.
La estufa sostenía una olla grande, a fuego lento, con algo que olía como a chile. Una
hogaza de pan de maíz estaba enfriándose en un estante cercano.
Hubo un crujido en una de las habitaciones traseras seguido de gritos débiles.
¿Qué está pasando? ¿Por qué estaba aquí?
Poco a poco me acerqué hasta que pude ver con claridad.
¡Oh diablos, no! Un escalofrío recorrió mi cuerpo. Buck. El hijo de puta. No
solo estaba atormentándome mientras estaba despierta, sino también en mis sueños.
Iba a tener que ver a un psiquiatra, después de todo esto debido a este imbécil.
Página
Una puerta se abrió en una de las habitaciones en el pasillo de atrás, así que
me agaché debajo de la ventana. No estaba dispuesta a correr ningún riesgo y
arriesgar mi vida, incluso en un sueño. Pisadas fuertes martillaron a través del suelo
en la cocina. Tuve que mirar. Tuve que ver quién era.
124
Mantuve los ojos y los oídos abiertos. Ansiosamente esperaba a que Michael
apareciera, pero no lo hizo.
Vi que levantó la tapa de la olla, revolviendo su contenido. Luego, sorbió la
cuchara.
―Mmmm ―tarareó. ¡Oh!, cómo me hubiera gustado que se quemara su
repugnante lengua.
Se acercó a una pequeña mesa, enrolló un billete de un dólar, y olfateó una
línea blanca. Tenía que ser cocaína. En un rincón de la cocina había cajas de cerveza
y bolsas de Doritos. Asqueroso. El hedor de su aliento todavía me perseguía, y
pensar en ello me dio náuseas. Al menos no había marcado cerdo en este lugar…
todavía.
Un fuerte estruendo provino de una habitación trasera. Su cara se puso dura
cuando él pisoteó de regreso, pateando la puerta abierta.
―Será mejor que te comportes, o voy a matarte ―amenazó.
Sin quererlo, mi cuerpo fue arrastrado al interior de la cabaña con gran fuerza.
Yo no tenía control. Volé directamente a través de la pared de la cabaña, por el
pasillo, deteniéndome junto a Buck. El miedo se apoderó de mí con su cercanía.
Pateó algo en el suelo. Una pierna.
Me tiré aún más lejos, hacia la esquina trasera de la sala. Dos personas estaban
en el suelo, atados espalda con espalda. Ambas cabezas estaban cubiertas con sacos
de papas atados en los cuellos. Manchas de sangre los manchaban.
Mi corazón cayó. Tenía dos víctimas más, indefensas, y no había nada que
pudiera hacer para ayudarlos.
Él gritaba obscenidades, caminando hacia ellos.
―¿Me escuchaste? ―gritó. Se fue al cuerpo más cercano, arrancando la
capucha.
El terror se apoderó de mi pecho, amenazando con aplastarme. Me quedé
mirando con incredulidad… parpadeando, esperando a que cuando abriera los ojos,
la cara cambiaría. Pero no fue así.
Era Emily, y estaba golpeada. La sangre goteaba de su nariz; su boca estaba
cerrada con la misma cinta adhesiva plateada que había usado en mí. Sus ojos
estaban muy abiertos, llenos de horror y lágrimas.
Luego arrancó la capucha de la otra víctima.
Tyler. Tenía el rostro magullado y ensangrentado.
Página
Ella asintió. Con los ojos cerrados.
125
―¿Lo hiciste? ―le gritó a la cara.
¿Qué diablos está pasando?
Escuché un crujido en la habitación del frente y Buck desapareció
rápidamente. Estaba gritándole a alguien y luego regresó a la habitación.
―Le dije que te mataría si hacía algo estúpido ―le gritó. Apuntó el arma
hacia Emily. Su pulgar inclinó hacia atrás el martillo.
―¡No! ―grité, estirándome hacia ella. Pero estaba congelada en el lugar, mi
voz silenciosa.
El pánico se disparó a través de los ojos de Emily. Estaba histérica, las
lágrimas rodaron por sus pálidas mejillas.
―Levántate ―me grité. Esto no está bien. Esto no puede estar bien.
¡Levántate!
Apreté mis ojos cerrados, poco dispuesta a presenciar el asesinato de Emily.
¡Despierta!
El arma disparó.
Me sacudí de mi sueño, todavía en la cama del hospital. Mi corazón latía a
cien kilómetros por minuto. Agarré mi celular y comprobé la hora. Fueron tres horas
desde que Tyler y Emily me dejaron. Tomé mi teléfono y la llamé. Se fue
directamente al correo de voz.
¡Esto no está sucediendo!
Fue un déjà vu de nuevo.
―Emily, contesta tu maldito teléfono ―dije frustrada entre dientes
apretados.
Lo intenté de nuevo.
Correo de voz.
Decidí escribirle un mensaje, pero me tomó un poco de esfuerzo. Mis dedos
estaban temblando.
Yo: Em llámame lo antes posible. Necesito saber q estás bien. Liz
―Dios, por favor, que ellos estén bien ―dije en voz alta.
Unos segundos después, mi teléfono sonó.
Era un texto.
Página
Treinta segundos pasaron. Tenía la esperanza de que el sueño, la visión, o lo
que fuera, no había sucedido ya.
126
Esperé.
Emily: Hola Liz, acaba de recibirlo. Estoy bien. ¿Estás bien?
―¡Gracias! ―susurré en voz alta.
La llamé. Mis dedos estaban demasiado torpes para los mensajes de texto.
―¿Hola?
―¡Em! Gracias a Dios que estás bien. ¿Está Tyler contigo?
―No, acaba de irse. ¿Por qué, qué pasa?
―Acabo de tener la peor pesadilla ―dije, sin aliento.
―¿Sobre qué? ―Sonaba como si estuviera comiendo papas fritas.
―Tú y Tyler.
―¿Se trata de la relación? Sólo dime Liz, porque si es malo, no lo voy a
perseguir más.
―No, Em, no se trata de eso. Soñé que eras agarrada por el asesino.
―Oh ―vaciló―. Bueno, estoy en casa y estoy a salvo. Tyler tenía un auto de
la policía siguiéndolo a casa. No te preocupes Lizzy. Probablemente fue sólo un mal
sueño. Estamos bien.
―No entiendes. ¿Y si no era un sueño? ¿Y si era una visión? Cosas han estado
sucediéndome. Cosas que no puedo explicar. Cosas que he soñado se han hecho
realidad o ya han sucedido.
―¿Ves? ―Mascó―. Te dije que si te abrías experimentarías lo paranormal.
―Em, no estoy bromeando. Esto es serio. Por favor, mantente alejada de Tyler
por un par de días. Sólo hasta que capturen ese tipo. No puedo correr el riesgo de
que algo te pase. ¡Prométemelo, Em!
―Oh, está bien ―se quejó―. Pero se suponía que debía recogerme por la
mañana y llevarme a desayunar. ¿Qué se supone que debo decirle?
―Sólo dile que no te sientes bien. ¡Prométemelo, Em! ―le dije en un tono
severo.
―Lo prometo ―regresó con una voz enfurruñada.
―Está bien, llámame cuando te levantes.
Página
No estaba segura de si ella entendía la gravedad de lo que estaba tratando de
decirle. Yo fui la que tuvo el sueño y fue testigo de los terribles acontecimientos que
podrían sucederle. ¿Por qué no podían estos sueños ser entregados directamente a
Emily? De esa manera ella sabría lo importante que era. Yo no quería esta carga.
127
―Lo haré. Buenas noches, Lizzy. ―Colgó el teléfono.
Por lo menos tenía un poco de paz sabiendo que Emily estaba a salvo en casa.
Tal vez podía arreglármelas para conseguir dormir un poco. Suspiré con alivio, con
la esperanza de que esta vez soñara un sueño feliz con Michael.
―Por favor, Michael, necesito verte ―susurré antes de cerrar mis ojos.
No pasó mucho tiempo antes de que estuviera de vuelta en la tierra de los
sueños.
Esta vez me encontraba caminando por un campo de nieve blanca y brillante.
La majestuosa nieve cubría las montañas que me rodeaban. El cielo estaba pintado
en color lavanda, y todos los abetos y pinos estaban en blanco aterciopelado. Era una
belleza impresionante. Estaba vestida abrigada esta vez, vistiendo pantalón para
nieve blancos, botas blancas, una chaqueta blanca y espesa, guantes y un gorro.
Lucía como si estuviera lista para un viaje de esquí.
Sabía que todo esto era obra de Michael. Sabía lo mucho que amaba cuando
todo estaba cubierto de blanco. Era un mundo fantástico de invierno. Mi estómago
se retorció felizmente con mariposas, anticipando su aparición.
―Michael, ya sé que estás aquí. ¿Dónde estás? ―dije en voz alta. No estaba a
la vista por ningún lado, pero también sabía que era un sueño y que probablemente
aparecería de la nada.
Nieve brillante bajaba desde el cielo flotando silenciosamente. Cerré mis ojos
dejando que los fríos copos se derritieran en sobre mi rostro.
¡Zas!
Una bola de nieve se desintegraba después de golpearme en la espalda. Abrí
mis ojos y me giré. Michael se reía, dando forma a otra bola de nieve para
lanzármela.
―¡Oye, no es justo! No puedes solo aparecerte sin anunciar y hacer lo que
quieras conmigo ―grité, agachándome para armarme con un puñado de nieve.
―Sabes que no puedes lanzar tan lejos ―se burló.
―Ya no estamos en el mundo real, Michael Young. Podría tener una bola
rápida.
―Aw, vamos Liz. Sabes que sólo estoy jugando. ―Escuché sus pasos
sonando rápidamente detrás, tratando de alcanzarme. Cuando estaban lo
suficientemente cerca, me giré y le lancé una bola de nieve, golpeándolo en el brazo.
Página
―¿Me traes aquí y me atacas con bolas de nieve sin siquiera decirme “hola”?
¿Ni siquiera un abrazo o un beso? ―resoplé.
128
―Sí, seguro. ―Se rió
Se quedó ahí, con sus brazos extendidos, mirándome con ojos de cachorro
triste. Corrí hacia él y salté en sus brazos, envolviéndome a su alrededor. Caímos de
espaldas en la suave nieve.
―Lo siento ―dije riéndome―. Sabes que también tenía que hacerlo.
―Seguro, lo sientes. ―Me abrazó fuertemente.
―Estoy tan contenta que estés aquí. ―Respiré―. Realmente te necesitaba.
―Aquí estoy, Liz ―dijo acariciando mi rostro, besándome.
―Te extrañé tanto.
―También te extrañé ―susurró, enviando una corriente de calor y
electricidad a través de mí. Estar con él me hacía sentir completa.
―Michael, tuve un aterrador sueño sobre Tyler y Emily. Soñé que Buck los
secuestraba, los golpeaba e iba a matarlos. ¿Va a hacerse realidad?
―Tuviste una visión, un vistazo del futuro. Pero en raras ocasiones pueden
ser alterados. Hiciste lo correcto al decirle a Emily. Ahora está en sus manos.
―Conociendo a Emily, no soy demasiado optimista.
―Oye, no te preocupes. Es una chica grande.
Suspiré.
―Sé que has estado a través de un infierno y de regreso, pero hay algo que
tengo que decir ―dijo con una mirada confiada en sus ojos.
―Está bien. Sólo dámelo directo. Ahora ya no hay nada que pueda
sorprenderme.
―Debido a mí, has sido escogida, Liz. Te ha sido entregado un raro don que
sólo algunos poseen. Un don de visión. Serás capaz de ayudar a otros, como yo, que
están atrapados y ayudarlos a cruzar.
―¿Seré como ese chica de Ghost Whisperer2? Porque ese programa me
asusta. No seré capaz de manejar aterradores espíritus malvados.
―No, no será mucho más diferente de lo que estás experimentando conmigo.
Diferentes espíritus tienen diferentes maneras de hacer contacto y aquellos que
Ghost Whisperer: era una serie de televisión estadounidense, que trata sobre una mujer que puede
comunicarse con los espíritus.
2
Página
―Lo siento, Liz. No es una elección.
129
―Espera, espera, espera… ¿y qué si no quiero este don? ―dije sacudiendo
mi cabeza. Pero recordé que Lucy dijo cuando me dejó; que yo tenía el don―. No lo
quiero, Michael. No puedo poner las almas de otros en mis manos
vendrán a ti no serán aterradores. Lo más probable es que serán lo que están
asustados y solos. Serás un faro de luz para los perdidos. Cómo lo que Lucy fue para
mí ―explicó.
Esto era demasiado para comprender. Ya estaba cargando demasiadas
responsabilidades sobre mis debilitados hombros. ¿Cómo sería capaz de hacerme
cargo de un don como este? Apenas me mantenía cuerda con los sueños que tenía.
―No te preocupes sobre eso en este momento. En este momento… eres mía
y mía solamente ―dijo envolviéndome en sus brazos.
Miré sus hermosos ojos. Un destello de sus últimos momentos se reprodujo
en mi mente.
―¿Por qué tan triste? ―preguntó, levantando mi cara, besándome
gentilmente.
―Lo siento Michael. No hubo nada que pudiera hacer para salvarte. Desearía
haber estado ahí contigo. Desearía que hubiera podido hacer algo para consolarte.
―Me rompí, recordando sus últimos momentos y la impotencia que sentí.
―Oye, estuviste conmigo, justo aquí todo el tiempo, consolándome ―dijo,
apoyando su mano sobre su corazón―. Fuiste la última persona en la que pensé, y
fue tu bello rostro sonriendo la última imagen que vi cuando cerré mis ojos ―dijo
suavemente―. Eres mi ángel.
Me acurruqué en sus brazos.
―Te amo tanto.
Se paró y me levantó, luego limpió las lágrimas de mis ojos.
―Suficiente de tristeza. Este sueño no es para llorones. Vamos. Tengo algo
que mostrarte. ―Su rostro estaba iluminado con una amplia sonrisa.
―¿Pero qué hay con Emily y Tyler?
―Están bien. Durmiendo profundamente en sus camas, igual que tú
―señaló.
―¿Michael, estabas en la habitación cuando Tyler me habló? ―pregunté.
―Sí.
―¿Qué piensas acerca de lo que dijo?
Página
―¿Y qué? ―dijo con una sonrisa chueca.
130
―Y…
―No lo culpo ni un poco por enamorarse de ti, pero no puedo creer que
nunca me lo haya mencionado. Y estoy feliz de que decidiera hacer algunos cambios
y seguir con su vida. Dile que le agradezco por cuidar de ti. Confío en él ―dijo.
―¿Lo haces? ―le pregunté.
―¿Por qué? ¿No debería? ―preguntó. Cruzó sus brazos sobre su pecho,
mirándome. Corrí, salté a sus brazos, besando su rostro.
―No te preocupes. Parece que le gusta Emily.
―Sí, son una buena pareja.
―A él le gustan sus rarezas, y ella está completamente encariñada.
―Bien ―dijo abruptamente―. ¿Ahora podemos olvidarnos de ellos?
―Envolvió su brazo alrededor de mí y me llevó hacia los pies de una de las
montañas.
―¿Dónde me llevas?
―Es una sorpresa ―dijo emocionado.
Comencé a sentirme nerviosa.
―¿Realmente vamos a caminar hasta arriba de la montaña?
―No todo el camino ―dijo, llevándome en una curva. Detrás de algunos
pinos yacía la más grande motonieve que haya visto.
―Estás bromeando, ¿cierto? ―dije emocionada.
―Nop.
Me levantó en sus brazos y me bajó en la parte trasera de la máquina. Era
negra con alas doradas estiradas desde adelante hacia atrás. Me pasó un casco el
cual abroché en mi cabeza. Luego se puso su casco y se subió delante de mí. Su casco
era negro con llamas rojas y amarillas que se envolvían alrededor de la parte trasera
formando un corazón. Mi nombre estaba impreso adentro y Siempre en mi Corazón
estaba escrito abajo.
Sonreí por su consideración y atención a los detalles.
―¿Estás lista? ―preguntó.
Encendió la bestia y mi corazón comenzó a acelerase. Me acerqué a él,
enganchando mis brazos alrededor de su cintura.
Página
―Sí ―chillé.
131
Podía escucharlo alto y claro como si el casco tuviera una bocina incluida.
Atrás de cualquier máquina, Michael tenía dos velocidades, rápido y más
rápido. Sus amigos le dieron el sobrenombre Kamikaze.
Bajó por la montaña y a través del plano terreno, volando en lo que se
sintieron ciento sesenta kilómetros por hora. Todo era un borrón blanco. Me sostuve
tan fuerte que mis músculos dolían.
―¿Liz? ―preguntó Michael.
―¿Sí? ―dije, a través de dientes apretados.
―¿Puedes soltar tu agarre para que pueda respirar?
Estaba yendo demasiado rápido.
―No puedo. ¡Me voy a caer!
―No mientras estés conmigo. ―Rió.
Me apreté más y noté que estábamos dirigiéndonos directo a una empinada
cuesta. Él giró el acelerador volando sin esfuerzos por un lado. Grité todo el camino
hacia arriba y cerré mis ojos.
Tan pronto se detuvo miré alrededor y relajé mis músculos tensos. Estábamos
en la cima del mundo, mirando una tierra invernal maravillosa. Pequeños copos de
nieve caían suavemente desde los cielos creando una manta ondulante sobre la tierra
debajo. Parecía hermosa purpurina tornasolada brillando en la tierra y árboles. Otro
recuerdo inolvidable.
Guardé el momento, disfrutándolo antes de que Michael encendiera el motor.
Sabía que era para él, que lo que experimenté antes era sólo un vistazo de lo
que estaba por venir.
―¿Estás lista? ―preguntó.
―No sé ―respondí vacilante.
―¡Lista o no, aguanta bebé! ―Se rió.
Apreté mis brazos alrededor de él y se volvió y dio un pulgar hacia arriba.
Página
Traté de prepararme mentalmente y tenía que recordarme que era sólo un
sueño. Quería disfrutarlo, no ser una aguafiestas porque no sabía cuántos sueños
más compartiría con él.
132
En el mundo de la realidad, las cosas habrían sido muy diferentes. Pero en
mis sueños estábamos sin restricciones, y Michael estaba haciendo todo lo posible
para sacar provecho de eso. Siempre quería llevarme en la máquina de nieve, sólo
los dos, porque por lo general teníamos un montón de amigos con nosotros. Así que
supongo que esto era un sueño hecho realidad.
―¿Lista? ―gritó.
―Lista. ―Estabilicé mi aliento. Mi cuerpo se tensó mientras me preparaba
para el impulso repentino hacia atrás.
Aceleró y volamos por la empinada ladera de la montaña.
Un gran montículo, perfectamente formado como una enorme rampa, estaba
en nuestras pistas. Él sin duda se dirigía directamente hacia ella.
Traté de mantener los ojos abiertos, pero grité mientras nos acercábamos por
la pendiente. Mi estómago se retorció y cosquilleó mientras nos tirábamos sobre los
árboles, al campo abierto.
―Wuuujuuu ―grité. Esto era increíble.
Entonces, Noté la tierra. Venía con rapidez, por lo que me preparé para un
aterrizaje doloroso.
Para mi total conmoción y sorpresa, fue el aterrizaje más suave del mundo.
Apenas sentí ningún impacto. Michael hizo una vuelta de 360 de victoria antes de
llegar a una parada.
Solté los brazos y las piernas de él. Cuando se quitó el casco y se volvió hacia
mí, su hermoso rostro estaba radiante. Su cabello era un desastre despeinado, pero
le quedaba perfectamente. Su sonrisa era amplia y luminosa, con los ojos radiantes.
Michael me levantó de la máquina y entrelazó sus dedos con los míos,
llevándome detrás de unos grandes abetos. A medida que continuamos, vi una
pequeña fogata, y junto a ella un banco de tronco perfecto, con una cesta de mimbre
en la nieve. Me bajó y abrió la cesta, sacando dos tazas y un termo.
―¿Chocolate caliente? ―preguntó, levantando una ceja.
―Sabes que me encanta el chocolate caliente.
―Sí, y sé también que amas esto ―dijo revelando el contenido de la cesta:
galletas integrales, malvaviscos y chocolate.
―S'mores, mi favorito.
―Pero no hay…
―¿No hay qué? ―interrumpió señalando en la distancia.
Página
―Oye Liz, ¿quieres patinar sobre hielo? ―preguntó de la nada.
133
Nos sentamos y asamos malvaviscos, bebimos nuestro cacao, y hablamos por
lo que parecieron horas. Recordamos acerca de los años que habíamos compartido,
y lo lejos que habíamos llegado; de montar en los columpios a conducir coches.
Luces multicolores brillaban un poco más allá de los árboles. Me agarró la
mano y me llevó a una pista de patinaje perfecta bordeada con luces parpadeantes
de colores. La pista de hielo era de un azul bebé perfecto y parecía estar iluminada
por sí misma. Había una caja en la nieve en el borde de la arena. Michael se acercó,
la abrió y sacó dos pares de patines de hielo, que casualmente eran de nuestro
tamaño exacto.
―Gracias por el regalo ―susurró suavemente en mi oído.
―¿Qué regalo? ―pregunté perpleja, atando mis patines. Miré hacia arriba; él
llevaba la chaqueta que le compré para nuestro aniversario.
Lo último que recordaba era que todavía estaba envuelta en mi cocina.
―¿Cómo la…?
―Es la que quería ―dijo, metiendo las manos en los bolsillos.
Estaba sin palabras.
―¿Y bien? ―preguntó, inclinando la cabeza hacia un lado, su frente
levantada.
―Te ves tan guapo, Michael. ―Sonreí.
Me ofreció su mano y luego me acompañó hasta el borde del hielo. Tan pronto
como entramos en la pista, música de Navidad empezó a sonar suavemente a través
del aire.
―No tuve la oportunidad de agradecerte por mi regalo ―dije levantando mi
dedo enguantado―. Es perfecto, igual que tú.
―Me agradeciste ―corrigió Michael.
―¿Lo hice? ―Juro que no había sacado el tema del anillo hasta ahora.
―¿Recuerdas, en tu Jeep, después de que dejaste la casa de mis padres? ―Sus
ojos fijos en los míos, sus dedos rozaron mi mejilla―. Por un momento, pensé que
no lo ibas a tomar, pero estoy feliz de que lo hicieras.
Se giró en el hielo, frente a mí, tirándome hacia sus brazos.
Página
―Por supuesto que estaba ahí. Quería abrazarte y confortante. Me estaba
matando por dentro verte llorar. Cuando entraste en mi habitación y te sentaste en
mi cama, me senté a tu lado. Cuando abriste la caja, me arrodillé delante de ti,
deseando estar ahí para poner el anillo en tu dedo.
134
―¿Estabas ahí? ―Traté de contener las lágrimas, recordando qué tan
completamente devastada y sola me sentí.
―Elizabeth Hayes, siempre tendrás mi corazón. ―Se inclinó, presionando
sus labios cálidos contra los míos. La pasión se apoderó de mí cuando estaba
envuelta en su abrazo. Respiré profundamente; su dulce aroma llenándome,
mareándome. Mis dedos se retorcieron en su grueso cabello oscuro, acercándolo
más. Su lengua aterciopelada se deslizó dentro y fuera contra la mía, tentándome
más. Gemí contra su boca, queriendo más. Pero él se retiró, dejándome sin aliento―.
No aquí ―susurró contra mis labios.
―¿Por qué? ―Respiré.
―Porque hay un par de personas que quieren conocerte ―respondió en voz
baja.
―¿En dónde? ¿Aquí? ―pregunté, sacándome de mi dicha.
―Sí, en realidad están por allá. ―Me hizo girar y señaló.
En el otro extremo de la pista se encontraba un señor mayor y una señora,
ambos sonriendo ampliamente y saludándonos. Podía jurar que no estaban ahí hace
unos segundos. Sonreí y devolví el saludo.
―¿Están…?
―Mis abuelos. Insistieron que te presentara.
―Oh, está bien ―dije sonrojándome. Estaba sorprendida, nunca pensé que
alguna vez conocería a los abuelos de Michael. Ellos murieron hace unos años,
ambos con unos seis meses de diferencia. Vivieron en Oregón, así que nunca tuve el
placer de conocerlos.
Michael entrelazó sus dedos con los míos cuando patinamos hacia ellos.
Estaba un poco nerviosa de ser presentada a sus familiares fallecidos, y me hizo
preguntarme si alguien más aparecería en este sueño. La única familia que me
gustaría ver sería mi abuelita, pero ella aún estaba viva. No era cercana a cualquier
otro pariente vivo o muerto.
Le tendí la mano para estrechársela a su abuela, pero ella se adelantó y me
abrazo con fuerza.
―Eres tan hermosa como Michael dijo que eras ―dijo con un brillo en sus
ojos marrones oscuros.
Página
―Elizabeth, es tan agradable conocerte al fin ―dijo amablemente, besando la
palma de mi mano. Era un caballero distinguido, muy atractivo y alto, como todos
los hombres en la familia de Michael. Su cabello blanco perfecto estaba peinado
prolijamente hacia atrás; sus ojos, de un color marrón claro brillante, y llevaba un
traje blanco nuevo con zapatos blancos brillantes.
135
Patinamos hasta ellos, y el abuelo de Michael tendió su mano hacia mí.
Era pequeña y un poco más joven que su esposo. Cabello castaño claro estaba
recogido en un moño suelto. Pequeñas hebras de rizos colgaban brillantes sobre
ella, la piel como porcelana. Usaba un vestido blanco largo, con un chal blanco sobre
los hombros, retratando la belleza y la gracia de una actriz en el viejo Hollywood.
Me di cuenta por sus ojos que estaban sinceramente felices por conocerme.
Inmediatamente me sentí amada y aceptada por ambos.
―Estamos muy impresionados con cómo te manejaste durante esa situación
horrible ―señaló su abuelo.
Me volví hacia Michael, y asentí levemente.
―Bueno, no habría sobrevivido sin la ayuda de Michael. ―Él envolvió su
brazo alrededor de mi cintura.
Ambos sonrieron.
―Estaba decidido a aprender todo lo que pudiera para ayudarte, y debo
decir… estaba igualmente impresionado por él ―habló su abuela con orgullo―.
Obtuvo eso de mi lado de la familia, por supuesto. ―Se volvió y le hizo un guiño a
su marido.
―Por supuesto, cariño ―replico con una sonrisa. Cuando se volvió hacia
nosotros, rodó sus ojos.
Michael y yo reímos.
―¿Hockey alguien? ―preguntó Michael emocionado.
―¿Hockey? ―chillé.
―Sí, ¿por qué no?
―Estamos dentro ―respondió su abuelo, agarrando la mano de su esposa y
levantándola en el aire.
―Oh no. Yo no ―resopló ella.
―Michael, sabes que no puedo jugar hockey. Eres como el Sr. Todo jugador
estrella de hockey, y apenas puedo mantenerme en estos patines
―Vamos. Si tienes un hijo un día, podrás mostrarle mis movimientos
característicos.
¿Pero qué…?
Página
Me aparté de él por una fracción de segundo, y cuando di la vuelta estaba
sosteniendo un disco de hockey en una mano, y dos palos de hockey en la otra.
136
Mis ojos se estrecharon en él. ¿Cómo podía siquiera decir una cosa así?
Cuando di la vuelta a sus abuelos, se habían cambiado mágicamente a la ropa
deportiva de invierno, cada uno con un palo de hockey en su mano.
―Me doy por vencida. Todo esto es demasiado para mí ―exhalé.
Todos se rieron.
Michael lanzó el disco sobre el hielo y se colocó detrás de mí. Fallé, pero su
abuelo lo obstaculizó. Con la mayor de la facilidad se torció y giró a través de la pista
de hielo con Michael dando caza. Su risa hizo eco a nuestro alrededor. Michael
intentó robar el disco de él, pero su honesto intento falló, y su abuelo anotó.
―¿Ves de dónde Michael consiguió todos sus movimientos? ―señalo su
abuela, colocando suavemente su mano en mi hombro.
―Ahora sí ―dije, volviéndome hacia ella con una sonrisa.
Su abuelo dio un vitoreó después de sacar el disco del interior de la red y
sosteniéndolo en el aire. Michael lo palmeó en la espalda.
―Acabo de conseguir ser educado por mi abuelo ―gritó a través del hielo.
Me tomó más de un par de intentos, pero finalmente lo fui consiguiendo.
En realidad tuve un buen momento, y aunque estuvo cerca, Michael y yo
ganamos, diez a ocho. Él y su abuelo me mostraron algunos de sus movimientos
característicos, yendo a través de ellos paso por paso.
Cuando todo estaba terminado, los abuelos de Michael vinieron para decir
adiós.
―Tenemos que irnos, pero tuvimos un tiempo maravilloso. Fue un placer
conocerte, Elizabeth ―dijo su abuelo dándome la bienvenida en sus brazos.
―Sí. Fue un placer conocerte finalmente, incluso bajo estas circunstancias
―dijo su abuela abrazándome calurosamente―. Por favor cuídate. ―Se giró a
Michael―. Nos veremos pronto. Cuida de tu chica ―dijo sacudiendo su dedo a él.
―Lo hare ―respondió. Los vimos caminar mano en mano hacia los árboles
donde lentamente se desvanecieron, y luego desaparecieron.
―Tus abuelos son asombrosos. Estoy muy contenta de haber tenido la
oportunidad de conocerlos.
―No hay absolutamente ninguna razón por la que no lo harías. ―Me atrajo
fuertemente―. No tenemos mucho más tiempo juntos. Vas a despertarte pronto, y
tu madre va a llegar con el desayuno. Mis padres vendrán a visitarte también.
Página
―Gracias a Dios ―exhalé.
137
―Gracias. A ellos también les gustaste
―¿Cómo diablos has obtenido esa información? ―Lo miré boquiabierta,
sacudiendo mi cabeza.
―Tuve la oportunidad de ir ellos la noche anterior mientras estaba de visita
con tu mamá. Los escuché haciendo planes para venir y visitarte. Quieren visitarte
y ver cómo te está yendo.
Suspiré.
―Desearía que mi cara mágicamente se viera como lo hace aquí. En el mundo
real, mi cara es aterradora.
―Liz, todo el mundo sabe que escapaste de la muerte y estuviste vagando
durante horas a temperaturas bajo cero. A nadie le importa cómo te ves. Solo se
preocupan que hayas sobrevivido. Pero, para tu información sigo pensando que eres
hermosa, aunque… ―Vacilo, sus labios llenos estirados en una sonrisa―. Vamos a
dejarlo así.
―Aprecio que no entres en detalles. ―Reí―. Además, conseguí verme mejor.
Tienes que pensar dos veces si estás buscando a mi cara hinchada de hipopótamo y
el peinado de fraile.
Michael se echó a reír.
―Te he visto peor, y a pesar de tu cara de hipopótamo, y peinado de fraile,
todavía pienso que eres la chica más hermosa en el mundo ―dijo, apretándome
fuertemente.
―Gracias. ―Sonreí.
―Estaré contigo cuando despiertes.
―Junto con un nuevo conjunto de desafíos ―respondí cautelosamente.
―Oye son los desafíos lo que te mantienen viva, manteniéndote pateando.
Como desafíos para el desayuno.
―Sí, tú lo haces. Pero mis desafíos han estado comiéndome, y han sido
voraces.
―Bien ―dijo levantándome en sus fuertes brazos―. Tenemos el tiempo justo
para una vuelta más. ¿Qué piensas? Me aseguraré que consigas tu valor de soñar.
Él nunca en realidad tuvo ningún tipo de inhibiciones. Nada lo detuvo de
hacer lo que quería. Pero también tenían un alma tierna. Daría la camisa de su
Página
¿Por qué no? Era el mismo Michael que había aprendido a amar, un
extremista. Hicimos cosas interesantes que la mayoría de las parejas no sueñan
hacer.
138
Estaba a punto de responder cuando se volvió hacia la bestia.
espalda si veía una necesidad y realmente se preocupaba por la gente. Esa es la
manera en que era. Eso es lo que más amaba de él, y esa fue una de las muchas cosas
que más extrañaría.
Con sus ojos fijos en la máquina, corrió, llevándome sin ningún esfuerzo en
sus brazos. Miró hacia abajo y me guiñó un ojo, haciendo que mi corazón aleteara.
Otra imagen mental fue tomada y se colocó en los recovecos más seguros de mi
mente.
Me puso de nuevo en la moto de nieve y se puso al frente, antes de encenderla
y reanimarla con el acelerador con fuerza.
―¿Qué pasa con los cascos? ―pregunté.
―No los necesitamos en esta ocasión ―dijo con una sonrisa peligrosa.
―¿Por qué? ―farfullé.
Volvió a mirar hacia mí. Era ya una sanguijuela unida fuertemente a su
cuerpo. Apagó el motor y se volvió para mirarme.
―Liz, nunca estoy seguro de si obtendré la oportunidad de verte de nuevo
―dijo, tratando de ocultar sus emociones.
―¿Qué quieres decir? No entiendo. ―Mi cabeza y corazón comenzaron a
doler terriblemente.
No estaba segura sí estaba empezando a despertarme, o si se trataba de un
efecto secundario de sus palabras. No tenía determinado pensar mucho en cómo me
sentía si nunca me dieran la oportunidad de verlo de nuevo. El miedo de perderlo
eclipsó todos los miedos que jamás había tenido.
Me tomó en sus brazos y me besó. Su pasión abrumándome, y el fuego corría
a través de mis venas. Su olor y su sabor eran embriagantes. Era mantequilla,
fundiéndose en brazos cálidos que me abrazaban fuertemente. Electricidad zumbó
alrededor de nosotros, haciéndome olvidar acerca de todo cuidado o preocupación.
Este momento era de nosotros. Y cada fibra en mi cuerpo dolía por él.
Cuando se detuvo, abrí mis ojos y él sonrió. Estaba sin aliento, hormigueando
y sin palabras. Sabía que quería preguntarle algo, pero me había olvidado de lo que
era. Gracias a él, mi mente estaba temporalmente fuera de servicio.
Saltó de la máquina y me empujó al frente, tomando asiento detrás de mí.
Puso mi pulgar en el arranque y presionó. Comenzó a ronronear.
Página
―Nunca estaré lista para dejarte.
139
―¿Lista? ―susurró besando mi mejilla.
Me acordé de lo que quería preguntarle, pero era demasiado tarde. Puso su
mano sobre la mía y giró el acelerador.
Volamos a través de un campo de nieve recién caída, dirigiéndonos a la colina
empinada. Tuve el presentimiento de que no iba disminuir. De hecho, fue más
rápido, inclinado hacia delante, su cara apoyada en mi hombro.
La calidez de sus labios presionados contra mi cuello, pero estaba demasiado
aterrorizada para responder. Llegamos a la parte inferior de la colina y volamos
hasta en un ángulo de setenta grados.
―Michael ―grité.
Se rió entre dientes pero no se detuvo, forzando el acelerador para ir aún más
rápido. Estábamos llegando rápidamente a la cima.
―Michael, estás loco ―chillé.
Página
140
Nos lanzamos desde la parte superior del pico, volando hacia el cielo infinito.
La moto de nieve cayó debajo de nosotros. Michael me agarró de la cintura y giré
para mirarlo. Estaba firme y segura en sus brazos, y estábamos en caída libre. Esta
vez, no tenía miedo. Aseguré mis brazos alrededor de su cuello y lo besé.
Quince
Traducido por Flochi y Shilo
Corregido por Nanis
―¡Buenos días! ―cantó una voz alegre.
―No ―gemí.
No me quería despertar. Quería quedarme en mi mundo de sueños apretada
en el abrazo de Michael. Todavía podía sentir el suave cosquilleo de sus labios contra
los míos.
―Lo siento. ¿Interrumpí un buen sueño, cariño? ―preguntó mamá.
―Tal vez ―gimoteé, lanzando una almohada sobre mi rostro.
―Te hice el desayuno ―cantó con una voz chillona―. Es tu favorito.
Panqueques con chips de chocolate con tocino extra crujiente ―me tentó, quitando
el papel ocultando el producto y haciéndolo girar alrededor de mi cabeza. El aroma
era pecaminoso.
Lentamente despegué la almohada de mi cara y abrí los ojos, finalmente
sucumbiendo al mundo real. Éste era desesperado. Mi bello sueño con Michael se
había ido.
Mi madre había entrado al mundo de la recuperación alcohólica, y tuve la
preocupante sensación de que iba a asfixiarme con bondad materna, compensando
todos los años que había perdido.
―Has estado ocupada. ―Me reí.
Página
―Sólo un día más hasta que puedas venir a casa ―dijo alegremente―.
Quiero que vengas y te quedes conmigo hasta que estés mejor. Voy a cuidar de ti.
Pasé toda la noche limpiando como una mujer loca, fregando todo lo que podía ser
fregado. Incluso bajé a la tienda y compré uno de esos limpiadores de alfombras y
las lavé todas.
141
Me pregunté si se daba cuenta que estaría cumpliendo dieciocho en casi una
semana, una adulta oficial.
―Oh, y fui a Walmart y compré un acolchado. Son increíbles. Vienen con
todo ―notó, poniendo la bandeja frente a mí, acomodando mi plato de desayuno.
Agarró un pequeño cartón de jugo de naranja de su bolso y le metió un popote, luego
desenrolló una servilleta e intentó envolverla en mi cuello.
―Está bien ―dije, tomando la servilleta―. Lo tengo, pero gracias.
―Lo siento. ―Se ruborizó―. Estoy…
―Lo entiendo. ―Le acaricié la mano―. Está bien. No tienes que cuidar de
mí.
―Sé que no tengo. Es sólo que me siento horrible por no estar contigo todos
estos años. Intentaré no ser muy controladora.
―Está bien, mamá, en serio. Te dejaré cuidarme hasta que esté mejor.
―Trato. ―Su rostro se alegró, sus labios se alzaron en una amplia sonrisa.
Mi mamá estaba de vuelta y por el aspecto de las cosas, estaba en pleno modo
mamá. Me alegraba verla sobria, regresar del estado comatoso inducido por el
alcohol.
Retiró la cortina para revelar la increíble oscuridad de Alaska.
―¿Qué hora es? ―pregunté.
―Nueve. El sol debería estar alto en unas horas ―dijo moviéndose nerviosa
con el bolso. Sus manos estaban temblando―. ¿Dónde están esas malditas pastillas?
―susurró en voz alta.
Sacando una pequeña botella de su bolso, lo sacudió sobre su palma liberando
dos píldoras, las cuales metió en su boca. Agarró mi vaso de agua y tragó.
―Temblores ―señaló, alzando los ojos y meneando la cabeza―. Ayuda
cuando me mantengo activa. Supongo que es porque he estado tan ajetreada
limpiando.
―Bueno, supongo que eso es algo bueno.
―Es bueno ―admitió.
Comí un panqueque y dos tiras de tocino, luego le di el resto a mamá.
Supongo que estaba hambrienta porque se comió lo que quedaba en nada de tiempo.
―Quiero darme una ducha ―dije, sabiendo que los padres de Michael
aparecerían. Quería al menos verme medio decente―. La enfermera dijo que
podrían quitarme mis vendajes hoy.
Página
―¿Hay algo con lo que pueda ayudarte?
142
Después de poner todo a un lado, finalmente se sentó.
―Bien ―dijo, poniéndose de pie y saliendo al corredor. Asumí que estaba
buscando a una enfermera. Se sentía estupendo ser des-momificada.
Le entregué a mamá el mando a distancia y me dirigí al baño. Me resultaba
más sencillo caminar, pero de verdad, lo que estaba esperando era que la cara se
viera mejor. No quería que alguien viniera e intentara fingir que yo no era una bestia,
como hicieron ayer.
El espejo fue amable y mostró mucho menos hinchazón, pero el lado
izquierdo de mi rostro seguía de un color púrpura oscuro. Probablemente podría
ocultar la mayor parte con maquillaje. Por otra parte, quizás no. seguramente
necesitaría litros y litros de corrector y base.
Abrí la ducha y esperé a que se calentara para entrar. El vapor del agua
caliente se sintió relajante cuando golpeó contra mis hombros. La parte trasera de
mi cabeza todavía estaba sensible, pero no tenía un dolor de cabeza como el que tuve
más temprano.
Que alguien llamara a la puerta dispersó mis pensamientos.
―Lizzy, tenemos invitados ―anunció mamá detrás de la puerta.
―Saldré en un minuto ―contesté.
Me tomó más de un minuto salir de la ducha y ponerme mi ropa. Se sentía
increíble estar limpia.
Presioné el oído contra la puerta preguntándome quién podría ser
exactamente. Apostaba que se trataba de los padres de Michael, aunque podría ser
Emily.
Unas voces suaves amortiguadas y una risa profunda lo delataron. Era el
señor Young.
Gracias a Dios decidí darme un baño.
Cuando salí del baño, me saludaron con los brazos abiertos. El cuarto estaba
lleno de aromas a perfume afrutado y colonia especiada.
―Elizabeth, estamos tan contentos de que estés bien ―dijo el Sr. Young
abrazándome como si no quisiera romperme.
Ellos probablemente estuvieron en el cuarto mientras yo me encontraba
inconsciente, mientras estaba probablemente volando con Michael en Hawái. El
pensamiento calentó mis entrañas y me hizo sonreír.
Página
―¿Cómo te sientes? Te vez mucho mejor que la primera vez que te trajeron
―indicó amablemente.
143
La señora Young me abrazó a continuación.
―Gracias. Me siento mucho mejor.
―Tu madre nos dijo que vas a casa mañana ―señaló la señora Young.
―Sí. ―Exhalé ruidosamente―. No puedo esperar.
Hubo un incómodo momento de silencio, por lo que el Sr. Young sacó una
silla apartada contra la pared y se sentó donde podía ver el televisor. La Sra. Young
se sentó a los pies de mi cama.
―Te trajimos el desayuno ―dijo, levantando un paquete de uno de los
restaurantes más caros de la ciudad―. Sabemos cómo puede ser la comida del
hospital. Esperamos que te gusten los huevos benedictinos.
―Me encanta esa comida ―dije, con gratitud tomándolo de ella.
―Espero que tengas hambre ―agregó.
―Sí ―mentí. Seguía llena por el tocino y los panqueques.
Le eché un vistazo a mi madre, y me dio un guiño, empujando la bolsa vacía
de evidencia bajo la cama con su pie.
Regresé a la cama mientras mi mamá me ayudaba empujándome la bandeja
de vuelta. Abrí cuidadosamente la comida empacada con esmero mientras todos los
ojos observaban. Se veía y olía delicioso.
Supuse que si tenía un ritmo constante sería capaz de terminar la mayoría.
El señor Young encontró Comidas Extrañas en el Canal de Viajes para
mantenerse ocupado. Me lamentaba por él, sabiendo que su esposa probablemente
lo había arrastrado aquí a visitar. Se encorvó en el asiento incómodo, tratando de
encontrar una posición cómoda. Su amplia figura se veía incómoda en la pequeña
silla. Finalmente la acercó a la pared donde levantó sus pies, descansándolos contra
la repisa.
Los Young probablemente tenían un millón de preguntas acerca de lo que
pasó. Con suerte, el jefe Cross los puso al corriente con algunos detalles, pero tenía
la sensación que querían escucharlo directo de la fuente.
Continué comiendo lentamente, tratando de evadir cualquier interrogatorio.
Página
La señora Young se movía nerviosamente en el borde de la cama. Sus manos
con manicura perfecta se retorcían intranquilas alrededor la una de la otra. Trataba
de ver la televisión, pero no estaba concentrada. Cada pequeño sonido la hacía
volverse. Se volteó varias veces, sonriendo, y probablemente revisando para ver si
había terminado. Sabía que quería preguntar o decir algo.
144
Esto iba a ser más difícil que hablar con el jefe Cross, solo lo sabía. No quería
que pensaran que era una loca.
Traté de comer tanto como pude, dejando la mitad de lo que originalmente
estaba en el plato. Estaba en mi límite. No había espacio para otro bocado. Si lo
tomaba, mi estómago explotaría.
Doblando la cubierta de vuelta sobre la comida, se la entregué a mamá, quien
la tomó y la añadió a su bolsa.
―Muchas gracias. Estuvo increíble ―dije, limpiando mi boca.
―Con gusto, querida. Me alegra que te gustara ―dijo la señora Young
dulcemente.
Empujé la bandeja a un lado, y la señora Young no perdió tiempo.
Inmediatamente se me acercó. Con el rabillo del ojo, vi al señor Young volver su
cabeza hacia nosotros.
La señora Young agarró mis manos y se inclinó hacia mí. Mi mamá
automáticamente se inclinó también.
―Lizzy ―habló suavemente―, sé que esto va a sonar loco, pero tuve un
sueño acerca de Michael anoche. ―Sus ojos se llenaron de lágrimas y corrieron por
sus frágiles mejillas―. Fue tan real. Lo abracé y hablé con él. Le pregunté cosas y las
respondió. Me dijo que no tenía dolor, y me dijo lo mucho que me amaba.
Estaba sin palabras, pero contenta que hubiera experimentado a Michael
también.
―Soñé con él también ―dijo el señor Young del otro lado de la habitación.
Todos nos volvimos hacia él―. Estábamos cazando en el mismo sitio al que vamos
todos los años. Estábamos conversando como si estuviera vivo todavía. Me dijo que
me amaba y me agradeció por ser su papá, y luego me dijo que fuera fuerte. ―La
voz del señor Young tembló. Se volvió y enterró su rostro en sus manos.
Verlo llorar te retorcía el corazón.
Pronto, no había un ojo seco en la habitación.
La señora Young se volvió hacia mí, quitando suavemente la humedad bajo
sus ojos.
Página
Estaba conmocionada y abrumada. Sabía que su fondo para la universidad,
regalos de cumpleaños, y trabajos de verano lo dejaron con un poco más de ciento
cincuenta mil dólares en su cuenta.
145
―Michael quería que me asegurara que te estaban cuidando. Me dijo que
quiere que todos sus ahorros se transfieran a ti, y también quería que tuvieras su
auto. La compañía de seguros lo va a reemplazar.
―No puedo. Ustedes son sus padres, todo debería ir a ustedes ―resalté―.
No puedo aceptar el dinero de Michael o su auto. Ni siquiera estábamos casados.
―Lizzy, estamos cumpliendo los últimos deseos de nuestro hijo. Estaba
ahorrando ese dinero porque esperaba casarse contigo y cuidarte por el resto de su
vida. Quiere que lo tengas; una pequeña prueba de su amor ―reiteró la señora
Young.
―Me dijo exactamente lo mismo ―agregó el señor Young―. Tienes que
aceptar.
Estaba estupefacta y sin palabras. No había nada más que pudiera decir. Ya
se habían decidido y eran inflexibles acerca de mantener las promesas que le habían
hecho a su hijo.
Sabía que mi mamá probablemente se estaba volviendo loca. De hecho,
cuando me volví a ella, sus ojos estaban amplios y llenos de lágrimas.
Nerviosamente acarició y palmeó mi brazo.
―¿Lo has visto también, verdad, Lizzy? ―preguntó bajo la señora Young,
mirando fijamente mis ojos con atención.
―Sí. Ha estado en mis sueños casi cada noche desde su muerte. Me ayudó a
escapar de ese asesino. Y cuando estaba perdida en el bosque, se me apareció,
guiándome al camino donde Emily y Tyler me encontraron.
―¿Lo hizo? ―preguntó la señora Young.
―Sí. Habría muerto si no fuera por Michael. Me salvó la vida.
―¿Te dijo cómo murió? ―cuestionó la señora Young―. No compartió eso
conmigo.
Podía sentir mis vías respiratorias cerrándose, por lo que lo dejé salir.
―Fue asesinado.
―Lo sabía. Ese hombre lo drogó, ¿verdad? Encontraron una fuerte dosis de
drogas en la sangre de Michael, pero sabía que mi hijo nunca consumió drogas
―sollozó.
Mi mamá permaneció callada y quieta, aparte del ocasional sorbido de nariz
que me dejaba saber que estaba todavía ahí.
Página
―También me dijo que no fue culpa de Tyler. No quiere que lo culpemos de
su muerte ―dijo, secándose las lágrimas―. Me gustaría hablar con Tyler y dejarle
saber, pero no lo he visto cerca.
146
―Sí, así es exactamente cómo murió. Michael nunca consumiría drogas ―le
aseguré.
―Vino anoche con Emily. Estoy segura que le encantaría escuchar lo que
tienes que decir. ―Sabía que Tyler sanaría más rápido si sabía que los padres de
Michael no lo culpaban.
―Bueno, tal vez deberíamos llamar a su padre y coordinar un momento para
reunirnos con él ―dijo volviéndose al señor Young, quien asintió en acuerdo―. No
queremos tomar demasiado de tu tiempo ―dijo agarrando mis manos entre las
suyas.
―Tengo todo el tiempo del mundo.
Todos se rieron.
―Bueno, en realidad tengo que alistarme para mostrar una casa esta tarde
―dijo la señora Young, levantándose de la cama. El señor Young se levantó, empujó
su silla de vuelta a la pared y le entregó a mamá el control remoto.
―Elizabeth, si necesitas algo, cualquier cosa, por favor déjanos saber. ―El
señor Young se acercó y me abrazó cariñosamente.
―Sí, cariño. Estamos aquí para ti. Solo porque Michael se… ―hizo una pausa.
Sus ojos se llenaron de lágrimas de nuevo, pero respiró profundamente,
recuperando su compostura―, solo porque se haya ido no quiere decir que no seas
parte de la familia, Lizzy. Siempre serás como una hija para nosotros y eres
bienvenida en nuestra casa en cualquier momento. Resolveremos los detalles de los
asuntos de Michael cuando estés bien. Por favor, no dudes en llamarnos si necesitas
algo.
Verla tan emocional y tratando de mantener la compostura, me rompió el
corazón.
―Muchas gracias. A ambos, por todo lo que han hecho. Y gracias por esta
habitación ―dije agradecidamente.
―No fue nada. Lo menos que podíamos hacer. Te queremos, Lizzy ―susurró,
dándome un último abrazo.
―Los quiero también ―repliqué.
Ambos se despidieron de mi mamá y se dirigieron a la puerta.
Página
Estaba contenta cuando finalmente tuve algún tiempo a solas. Pero tan pronto
como todos se fueron, y el cuarto estaba en silencio, me sentí vacía y sola.
147
Mi mamá se quedó un rato más, pero tuvo que irse por su primer tratamiento
de rehabilitación.
Dieciséis
Traducido por Soulless
Corregido por Nanis
Caminé a la ventana y abrí las persianas. La luz del sol no duraba mucho en
esta parte del mundo, y quería disfrutar cada pizca que pudiera. Mi habitación daba
al estacionamiento con hermosas montañas cubiertas de nieve como fondo. La
ciudad seguía siendo marrón y sin vida, sin nada de nieve. Suspiré, pensando en mi
mágica aventura blanca con Michael. Deseaba que sus fuertes brazos estuvieran
envueltos a mi alrededor, y anhelaba sentir sus labios contra los míos.
Por el rabillo de mi ojo, vi un poco de movimiento. Saliendo detrás de un
camión azul, apareció un lobo blanco, exactamente el mismo lobo que estaba en mi
entrada, y en el bosque.
Se paró en medio del estacionamiento, mirando hacia arriba a mi ventana.
Había personas caminando al lado como si no lo notaran. ¿Cómo no pueden ver al
hermoso lobo blanco de pie a pocos pasos de ellos?
Permaneció congelado; sus ojos color zafiro brillan en la luz de sol
desvaneciéndose.
Tenía la sensación de que el lobo estaba estudiándome. Sus ojos, aunque a
una distancia considerable, lucían tristes. Si no fuera por el hecho de que esta
hermosa criatura trató de salvarme dos veces, estaría aterrorizada.
Más personas pasaron junto a él. ¿Era un fantasma?
Mi primer pensamiento fue que tal vez podría haber sido Michael. Pero me
dijo que no lo era y le creía. Si no era él, ¿entonces quién?
Página
Entonces, saltó, se desvaneció en el cada vez más oscuro fondo. Mis
pensamientos fueron automáticamente a Michael. Él dijo que iba a estar conmigo.
Me pregunté si podía oírme.
148
Mi cerebro se agitó mientras los ojos del lobo permanecieron aferrados en mi
ventana.
―Michael ―susurré―. Desearía que estuvieras aquí, sosteniéndome,
besándome, asegurándome que todo estaría bien. Te amo tanto que duele.
Mi celular comenzó a zumbar. Era un número privado, pero decidí contestar
de todas maneras. Solo había unas pocas personas que tenían mi número, y algunas
veces los chicos llamaban de teléfonos que no estaban registrados.
―¿Hola? ―respondí.
―Lizzy. ¿Eres tú? Es Lucy. ―Su voz hacía eco y había un montón de estática
en la línea.
―Sí. ¿Cómo estás? ―pregunté, sorprendida de que me llamara.
―Estoy bien. Estaba llamándote para ver cómo estás. Lo siento por la
llamada aterradora de la otra noche. Cuando Michael vino a mí y me dijo que su
asesino vendría por ti, corrí tan rápido como pude al teléfono. Mis dedos temblaban
mientras marcaba tu número. Estaba tan preocupada por ti y no sabía qué decir. Lo
siento si te asusté, y siento mucho no haberlo hecho cuanto antes.
―No los sientas. Estaba agradecida por la advertencia. Siento por todos los
problemas que te hemos hecho pasar.
―¿Te hizo daño, Lizzy? ―preguntó, vacilando entre palabras.
―Ah, me dio un ojo negro y un golpe en la parte posterior de mi cabeza, pero
eso es todo ―le contesté, tratando de no hacerlo parecer muy malo.
Escuché que suspiró.
―Michael me dijo que él se te apareció. Que lo viste.
―Sí, lo hizo. Él era mi ángel de la guarda. Hubiera muerto de no ser por él.
―Mi voz tembló mientras recordé.
―Tú tienes el don de la visión, Lizzy. Podía sentirlo en ti tan pronto como tú
yo nos tocamos.
Esta era la segunda vez que lo mencionaba. Ella tenía razón, pero esto no era
un regalo. Era una maldición con la que nací, que desapareció durante unos diez
años. No lo quería a menos que fuera la razón por la que era capaz de vez a Michael.
―Lucy, ¿puedo hacerte una pregunta?
Página
―La noche en que fui secuestrada, un lobo blanco con ojos de zafiro apareció
justo afuera de mi puerta. Trataba de mantenerme lejos de mi Jeep, que era donde el
asesino se estaba escondiendo. Entonces lo vi de nuevo cuando estaba perdida en el
bosque. Era como si estuviera guiándome a la seguridad. Luego antes de que me
149
―Por supuesto ―dijo. La línea todavía estaba llena de estática.
llamaras hace un momento, estaba parado de pie en el estacionamiento, mirándome.
¿Tienes alguna idea de porqué lo estoy viendo?
Hubo una breve pausa en la línea.
―Es muy raro ver a un lobo blanco. Se dice que si un lobo blanco alguna vez
pone los ojos en ti, estás protegida por los dioses. Incluso en tus horas más oscuras,
posees la habilidad de ver la luz. Los lobos blancos se identifican como guardianes
del hombre y se refieren a ellos como símbolos de pureza, esperanza, y protección.
Me quedé sin palabras, considerando sus palabras, aunque sabía que eran
ciertas. El lobo estaba tratando de protegerme, y en mi hora más oscura apareció,
dándome esperanza.
―Eso es increíble. Gracias ―contesté.
―Es buena suerte. Eres una chica muy afortunada, Lizzy ―dijo.
―He sido afortunada de tener a grandes personas mi alrededor ―estuve de
acuerdo.
―Bueno, hay una línea de jóvenes de pie detrás de mí. Me están dando malas
caras porque quieren usar el teléfono. Así que tengo que irme. Por favor cuídate
mucho ―dijo.
―Gracias por todo, Lucy. Estoy tan contenta de que llamaras.
―De nada. Ah, y antes de irme, Michael quería que te dijera que había
escuchado todo lo que dijiste antes. Dijo que está siempre contigo, excepto cuando
viene aquí a molestarme. ―Se echó a reír―. Adiós, Lizzy.
―Adiós, Lucy. ―Reí.
Página
150
Me hizo feliz escuchar su voz otra vez. Ella ayudó a derramar un poco de luz
en mi oscuridad circundante. Miré hacia afuera una vez más. Había unas pocas
horas de luz de sol antes de que se fuera así que dejé las persianas abiertas y decidí
ir a la bañera para refrescarme.
Diecisiete
Traducido por Scarlet_danvers y âmenoire
Corregido por Nanis
Tan pronto como entré en el baño mi celular sonó de nuevo. Esta vez era
Emily. Su elección de momento fue impecable. Probablemente estaba llamando para
quejarse por perder el desayuno con Tyler. Terminé de cepillarme los dientes
mientras el teléfono sonaba.
Tan pronto como terminé, lo contesté justo cuando ella colgaba. Figúrate.
Estaba a punto de colocarlo de nuevo cuando volvió a sonar.
Le contesté alegremente.
―¡Hola, Em! ¿Qué pasa?
―Sabía que contestarías, tarde o temprano ―respondió una baja, ronca, voz.
Cada vello de mi cuerpo se erizó. Era Buck, llamando desde el teléfono de
Emily. Un pensamiento de horror se disparó a través de mi mente. La pesadilla. Él
la tenía.
―¿Qué quieres? ¿Dónde está Emily? ―pregunté bruscamente.
―Lizzy, Lizzy Lizzy. ¿Pensaste que simplemente podías irte sin decir
“adiós”? ―bromeó en un tono frío.
―¿Dónde está Emily? ―exigí.
―Ella está un poco atada en el momento con su novio. Oh, espera… parece
que ella de verdad quiere decir hola.
Hubo respiración ruidosa en el otro extremo.
―No ―se lamentó―. Tienes que ayudarnos. No quiero morir. Por favor
ayúdanos.
―¿Dónde estás?
Página
―Em, ¿estás bien? ―Pánico me envolvió.
151
―Lizzy ―gritó Emily histéricamente en el teléfono―. ¡Ayúdanos!
―Yo… yo no sé ―gritó.
El teléfono en su lado cayó, pero todavía podía oír a Emily.
―No, no, por favor, no ―suplicó. Sus gritos desesperados me dieron dolor
de estómago.
Entonces el repugnante sonido de cinta adhesiva desenrollándose y
rasgándose fue seguido por sus sollozos apagados.
―Lizzy ―dijo el imbécil.
El miedo apretó su vicioso agarre alrededor de mi pecho, exprimiendo la vida
misma fuera de mí. No podía ceder. Tenía que ser fuerte por el bien de Emily.
―¿Qué demonios quieres? ―le espeté en mi voz más valiente.
―Ya sé exactamente lo que quiero. Quiero mi dinero, y quiero que tú me lo
traigas. Sola. Sólo que esta vez, serán cinco mil dólares en efectivo.
―¿Cómo se supone que voy a conseguir eso? Tengo menos de tres mil en mi
cuenta.
Se detuvo.
―Es una pena, pero el precio se sitúa en cinco mil, y ni un centavo menos. Y
tienes exactamente dos horas para entregarlo. Si pienso que has contactado a la
policía o cualquier otra persona, tus amigos morirán. ―Yo sabía que él estaba
diciendo la verdad porque ya era un asesino despiadado.
―¿Que se supone que haga? Estoy bajo vigilancia.
―El Audi de tu amigo está en el estacionamiento. Las llaves están en el
cenicero y la tarjeta bancaria de tu novio está en la guantera. Voy a llamarte en una
hora. Sera mejor que estés en el coche y lista para instrucciones. No salgas con
negocios raros o me divertiré con tus amigos. ¿Me entiendes?
―Sí ―le dije y colgué el teléfono. Todo estaba sucediendo de nuevo. ¿Qué
demonios iba a hacer? No podía arriesgarme a decirle a la policía, y no había nadie
más a quien pudiera acudir… por lo menos nadie vivo.
Tenía una hora para averiguar cómo iba a salir hacia el auto.
Página
Sabía que tenía que ir sola, pero necesitaba un arma. Michael me había dado
un arma de fuego hace unos años, que escondí en mi armario. Odiaba las armas y
no las quería, pero él había insistido en que la guardara con fines de seguridad.
Nunca pensé que llegaría el día en que la iba a necesitar. Esa era mi mejor defensa.
Mi única defensa. Sólo tenía que encontrar la manera de conseguirla.
152
―Michael ―susurré―. Te necesito ahora más que nunca. No sé qué hacer.
Todavía tenía un problema importante. Tenía que escaparme del hospital sin
ser descubierta, con un oficial estacionado al final del pasillo. Esto no iba a ser fácil.
Me asomé por la puerta. El oficial parecía estar ocupado leyendo un periódico
con una taza de café en la mano.
Necesitaba un plan.
¿Tal vez sería capaz de arreglármelas si pensaba que era una visitante?
Rápidamente me vestí con vaqueros y una camiseta, y me puse un gorro bajo
en mi cabeza. Luego agarré mis globos de buenos deseos los cuales harían un escudo
excelente.
Me asomé por el pasillo de nuevo. El oficial Jimmy se había vuelto aún más
distraído, hablando con una de las enfermeras más jóvenes, su espalda estaba frente
a mí. En otra habitación, voces sonaron:
―¡Adiós! ―Dos jóvenes adolescentes, un chico y una chica, se abrazaban a
un paciente mayor en la sala justo enfrente de mí. Parecía que estaban a punto de
irse.
Este era un gran descanso, y probablemente mi única oportunidad para
escapar.
A medida que caminaron en el pasillo, salí justo detrás de ellos. Al acercarse
el oficial, me acerqué a la parte derecha de la chica, tratando de protegerme la cara
con los globos.
―Hola, ¿cómo estás? ―le pregunté, tratando de mezclarme en calidad de
visitante.
Se volvió hacia mí y me sonrió.
―Estoy bien gracias.
―¿A quién estabas visitando?
―Nuestra abuela.
recuperándose bien.
Tuvo
un derrame
cerebral, pero
parece
estar
¿Qué hubiera pasado si el asesino entraba mientras él estaba coqueteando?
Increíble. Bueno, al menos estaba funcionando a mi favor.
Página
―Siento mucho oír eso ―dije girando mi cara lejos de ella. Mi pulso se aceleró
mientras caminamos pasando la recepción, pero el oficial sonaba como si estuviera
coqueteando.
153
Hice una pausa, mirando al oficial, cuya espalda todavía se volvía hacia mí.
Pero la enfermera miró en nuestra dirección.
Tan pronto como entramos en el ascensor y las puertas se cerraron, dejé
escapar un suspiro de alivio. Los chicos me miraban extrañamente pero se
mantuvieron en silencio.
Había pasado el primer obstáculo. Ahora tenía que sacar el arma.
Era una horrible tiradora. Cuando Michael me llevó a la práctica de objetivos,
siempre había fallado el blanco. Quiero decir, ni siquiera cerca. Todo el blanco estaba
limpio para cuando terminé mi ronda. ¿Quién sabía a dónde fueron esas balas
perdidas? Con suerte, no tendría que usarla. Pero sabía que tenía que prepararme
física y mentalmente para cualquier cosa. Michael siempre decía: "Si alguna vez estás
en una situación y traes un arma, prepárate para usarla, o van a tomarla y usarla en
tu contra". Sabía que Buck no dudaría en dispararme.
Traté de mentalizarse, por si acaso, pero al mismo tiempo me estaba
asustando sin sentido. ¿Cómo voy a ser capaz de sacar esto adelante? Apenas logré
salvarme a la última vez, y si no fuera por Michael, sabía que estaría muerta. Ahora,
¿tenía que salvarnos a nosotros tres?
La puerta del ascensor se abrió en el piso inferior. Rápidamente me salí,
caminando al estacionamiento, liberando mis globos. El auto de Emily estaba en un
rincón, como él dijo. Corrí hacia él, abrí la puerta y abrí el cenicero. La llave estaba
dentro. Abrí la guantera y la tarjeta bancaria de Michael estaba allí.
Tenía treinta y siete minutos para llegar a casa, sacar el arma, y estar de vuelta
en el estacionamiento para más instrucciones. Puse el coche en S, que asumí
significaba velocidad3. El Audi era rápido y me llevó a mi casa en sólo once minutos.
Si estuviera conduciendo mi Jeep, hubiera tomado por lo menos veinte.
Me dirigí a mi mesa de noche y abrí el cajón superior. En la parte de atrás
había una caja de balas. Lo abrí, cargando municiones en la cámara del cilindro
3
En el original Speed, de ahí la S.
Página
Si esta pieza de metal va a salvar mi vida o la vida de mis amigos, supongo
que no tenía precio. La agarré, apuntándola hacia la ventana, mirando a través de
su mira. Esta arma podría literalmente hacerme o romperme.
154
Corrí por las escaleras delanteras, agarré la llave escondida bajo mi planta
muerta, y abrí la puerta. Una vez que estuve dentro, corrí a mi habitación, abrí las
puertas del armario, y tiré la decoración navideña del estante superior. Encontré la
pequeña caja de zapatos escondida en la parte trasera y la llevé a mi cama. Mis dedos
temblaban mientras levantaba la tapa, desenvolviendo una camisa vieja alrededor
del arma. Era un revólver Magnum Colt Python .357 con un cañón de tres pulgadas.
Michael mencionó que era la mejor arma que jamás se ha hecho y ya no estaba en
producción, supuestamente vale mucho dinero.
giratorio. Uno por uno, como Michael me mostró. Cupieron seis rondas. Descansé
mi pulgar en el martillo, con la esperanza de no tener que amartillarla de nuevo.
Nunca pensé que iba a necesitar un arma, una que posiblemente podría ser
utilizada para matar a alguien. Si la usaba, sería en defensa propia. Él ya había
intentado matarme una vez, y sabía que no tendría que pensarlo dos veces al matar
a cualquiera de nosotros. Eso es lo que era. Un asesino a sangre fría. Un monstruo.
Tenía que verlo como tal. Asesinó a Michael y ahora pagaría.
Sabía que no tenía mucho tiempo. Quince minutos, trece segundos, y
contando. Me puse una chaqueta cálida, metí la caja de balas en un bolsillo, la pistola
en el otro, y luego cogí las llaves y corrí hacia la puerta.
Una vieja abuela iba delante de mí empujando mi paciencia. Iba a veinte en
una zona de cuarenta y cinco. Estaba frustrada más allá de las palabras y estaba
tentada a pasarla en la doble línea amarilla.
¿Estaba destinada a vivir el resto de mi vida condenada por la ley de Murphy?
Si algo podía ir mal, lo haría
Tenía tres minutos para llegar al hospital y estaba como a siete minutos de
distancia. Afortunadamente, conduje alrededor de la señorita Daisy y giré en una
calle lateral y llegué a la carretera, empujando el pedal hasta el fondo. Mis manos
empezaron a temblar mientras llegaba al estacionamiento, estacionándome en el
primer lugar disponible.
Treinta y tres segundos.
Saqué mi celular rápidamente y metí mi mano en mi bolsillo. El frío metal del
arma envió un estremecimiento a través de mí. Mi corazón latía furiosamente ante
la idea de tener que usarla.
¿Qué diría Michael en este momento? Me diría que fuera fuerte pero todavía
estaba débil físicamente después del último incidente. Cerré mis ojos y me lo
imaginé sentándose junto a mí, sosteniendo mi mano, diciéndome que todo estaría
bien.
Justo entonces, mi teléfono sonó, sobresaltándome. Sostuve el teléfono en mi
mano por un segundo y reuní suficiente coraje para contestarlo.
―Sí.
―¿Alguien te vio?
―No.
Página
―¿Estás afuera? ―preguntó él.
155
―¿Qué? ―pregunté inmediatamente.
―¿Le dijiste a alguien?
―No ―resoplé apretando mis dientes.
―Buena chica ―dijo oscuramente―. Ahora si haces exactamente lo que te
diga, tus amigos vivirán, pero si crees que eres más lista que yo e intentas algo, les
dispararé. Y empezaré con tu amiga Emily aquí. ―Podía escuchar los gritos de terror
de Emily en el fondo. Mi estómago se revolvió, pero era la rabia lo que empezaba a
abrumarme.
―¿Ahora qué? ―pregunté, manteniendo mi tono regular y firme.
―Obtén el dinero y tráemelo. El tiempo pasa y a tus amigos no les queda
mucho.
―¿A dónde lo llevo?
―Dirígete hacia Palmer. Cuando tengas el dinero, me llamas. Te daré más
instrucciones. ¿Entiendes?
―Sí ―dije furiosa. Él colgó el teléfono abruptamente.
Me estaba poniendo enferma de seguir sus instrucciones. No era de usar
lenguaje vulgar, pero me estaba empujando hasta mi límite y un millón de
obscenidades corrían a través de mi mente.
Fui primero a mi banco, sacando todo de mi cuenta. Luego, corrí hacia
algunos cajeros en Wasilla para sacar el saldo de la tarjeta de Michael, luego me
dirigí a Palmer a hacer una última parada. Me orillé en una tienda que tenía un cajero
al frente. Salí del auto y corrí dentro. Un anciano me ganó el cajero. Estuvo de pie
ahí por un momento, farfullándole a su cartera, antes de sacar su tarjeta y lentamente
deslizarla dentro y fuera de la máquina.
Lo juró. Él reencarnaría en una tortuga.
¿Cada anciano estaba fuera para terminar conmigo? Quiero decir, vamos.
El tiempo pasaba y mi sangre empezaba a hervir.
Si solo supiera que mi transacción era un asunto de vida o muerte.
Respondió:
―¿Tienes mi dinero?
Página
Finalicé mi transacción, metiendo el montón de dinero en mi bolsillo y
marqué el número de Emily mientras caminaba hacia el auto.
156
Finalmente terminó, sacando su billete de veinte dólares del dispensador.
Antes que diera dos pasos fuera del camino, salté hacia la pantalla, mi estómago
retorciéndose y mi cuerpo temblando.
―Sí. ―No merecía más que una simple palabra.
―Sal de Palmer y toma la Glenn hacia Sutton. Háblame cuando llegues a
North Jonesville Road. ―Colgó el teléfono.
Tomé una muy profunda respiración y arranqué el auto.
Mi teléfono sonó, pero era el tono que había escogido para números
desconocidos. Alguien debió haber notado mi ausencia en el hospital. Muy
seguramente mi mamá o el jefe Cross. Decidí no tomar la llamada. Con suerte,
dejarían un mensaje.
Sonó de nuevo. Número desconocido. No podía responder y arriesgar las
vidas de Tyler y Emily. Era mejor no hablar con nadie.
El teléfono sonó de nuevo y mi corazón se detuvo.
Era el tono para Michael.
Lo tomé y presioné la tecla para hablar.
―¿Hola? ―contesté, casi sin aliento.
Pesada estática crujía en la línea y luego la llamada se desconectó.
Sonó de nuevo, vibrando en mi mano. Salté, dejando caer el teléfono entre los
asientos. Esta vez era una persona desconocida. Sólo lo contestaría.
Frenéticamente saqué el teléfono y lo contesté.
―¿Hola?
―Es Lucy ―dijo frenética.
―Oh Dios mío, Lucy. Me alegra tanto que seas tú. ―Exhalé con alivió. La
línea tenía un monto de estática y batallé para escuchar lo que decía.
―¿Estás bien? ―gritó.
―Yo… no lo sé. Yo… ―dude. No sabía qué decirle.
Ella empezó a hablar, pero iba y venía con estática.
―Michael quiso que te contactara… dejarte saber que está contigo… no
vayas… no es seguro. ¿Estás segura que estás bien? ¿Hay algo… pueda hacer?
―No ―dije, pero no debía haberme escuchado.
―¿Quieres… llamar a la policía?
Página
―Aquí estoy. No puedes ayudarme. Es demasiado arriesgado. Estoy en esto
sola. Gracias por llamar ―dije tristemente. Me alegró escucharla decir que Michael
estaba conmigo.
157
―Lizzy, ¿estás ahí?
―No, por favor no. Si se involucran, mis amigos morirían.
―Oh… ¿qué debo hacer? ―Su voz estaba consternada.
Sabía que había dado demasiada información.
―Nada. Estaré bien ―mentí―. Ya has hecho más que suficiente.
―Diré una oración de protección para ti. Lizzy. Por favor mantente segura.
―Lo haré. Gracias, Lucy. Adiós.
―Adiós.
Colgué, contenta de que llamara. Solo saber que Michael estaba conmigo me
daba fuerza. Él conocía mi situación y hacia dónde me dirigía y tenía la sensación
que estaría completamente en contra de ello. Caminaba hacia una trampa, la guarida
del león, sabiendo que un completamente hambriento y voraz asesino vivía ahí.
Pero Michael también sabía que no podía abandonar a nuestros amigos. Él
hubiera hecho exactamente lo mismo.
Pero incluso si decidía no ir y correr en cambio, Buck era el tipo de persona
que me localizaría solo por diversión. También sabía que si yo no aparecía, mataría
a Tyler y a Emily. No dejaría que eso pasara. Tenía que terminar con esto de una vez
por todas, incluso si moría en el proceso.
Llegué a North Jonesville en catorce minutos. Me orillé a un costado y le
marqué.
―¿Ya estás ahí? ―contestó abruptamente.
―Sí, ¿ahora qué?
―Conduce por el camino cerca de cinco kilómetros. Verás un camino de tierra
a tu izquierda y una roca con un círculo blanco pintado en ella. Fíjate bien o no lo
verás, porque hay arbusto crecidos sobre ella. Síguelo todo el camino hasta que veas
la cabaña al final. Te estaré esperando, querida. ―Se rió oscuramente y luego colgó
―¡Sí y yo tengo un regalo para ti también, maldito bastardo! ―grité
agarrando el volante hasta que mis nudillos se volvieron blancos.
Página
Tenía que enfrentar lo inevitable y estaba tan lista como lo estaría alguna vez.
Sabía que Michael estaba conmigo y tenía una sensación de que él haría todo lo que
estuviera en su poder para ayudar.
158
Lo que hubiera dado por tener la habilidad de disparar a través del teléfono,
estallando un enorme hoyo justo a través de esa fea cara del bastardo. Pero tenía que
enfrentar la realidad y justo ahora la realidad apestaba.
―Sé que no quieres que haga esto, pero tengo que hacerlo ―dije en voz alta,
sabiendo que podía escucharme―. Sabes que lo hago. Espero que me perdones si
no resulta bien. Espero verte de nuevo. Te amo, Michael.
Disminuí la velocidad cuando me acerqué a los cinco kilómetros. La piedra
con el círculo blanco estaba oscurecida por matorrales, pero la encontré. Giré hacia
un camino pobremente mantenido, el Audi apenas cabía. Matorrales y arbustos
chirriaban, se rozaba y se raspaban contra la nueva pintura blanca. Pero esa era la
menor de mis preocupaciones. No creía que a Emily le importara dado que intentaba
salvar su vida.
Necesitaba un plan, pero antes que siquiera pudiera pensar, golpeé los frenos.
Frente a mí estaban dos brillantes ojos color zafiro, fijos en mí. Había un lobo blanco
bloqueando el camino. Lentamente me acerqué a él, pero estaba inmóvil, congelado
como una estatua.
―Tengo que ir o mis amigos morirán ―grité, sin importarme si entendía. No
se inmutó, así que me moví incluso más cerca.
Cuando alcancé sus patas delanteras, se agachó, abalanzándose en el capo del
auto. Sus ojos taladraban y mostraba afilados colmillos blancos, amenazándome
sobre ir más lejos.
―Tengo que ir. Nunca seré capaz de vivir conmigo si no lo hago ―razoné en
voz baja.
Bajó su parte trasera y aulló hacia el aire frío y luego brincó sobre el techo y
por la parte trasera del auto. Lentamente arranqué, viéndolo por el retrovisor. Sus
ojos zafiro brillaban con angustia.
―Lo siento ―susurré.
Mientras pasaba una curva, vi la cabaña. Necesitaba una estrategia
desesperadamente.
Página
159
Tal vez podía pasarle el dinero y cuando empezara a contar, sacaría mi arma
y le dispararía, en algún lugar de la cabeza o el corazón. Eso sonaba suficientemente
fácil. De hecho, parecía demasiado fácil. Para mí, las cosas nunca habían sido tan
fáciles como parecían. Además era una terrible tiradora. Probablemente le daría a
una inocente ardilla en un árbol cercano antes de darle a él.
Dieciocho
Traducido por Adaly, Danny Lowe y LizC
Corregid por Nanis
Era exactamente como lo había soñado. La cabaña estaba asentada dentro de
un semicírculo de abetos. La nube de humo de la chimenea, y hasta el olor a pan de
maíz flotaba en el aire.
Dios, nunca me acostumbraría a esta cosa del déjà vu. Era completamente
desconcertante.
Una figura oscura estaba de pie detrás de la puerta mosquitera. Mi mente se
nubló, cubriendo todos mis planes. Todos los sentimientos de valentía e hidalguía
volaron por la ventana.
Tuve que reenfocar. Tuve que encontrar una manera de desconectarme de mí
misma. Pero en este momento, era completamente imposible.
Estacioné el coche a un lado e inhalé profundamente. Me estiré hacia atrás,
agarrando una bolsa de plástico moviéndose por el asiento trasero de Emily,
empujando todo el dinero en ella. Entonces, saqué la caja de balas del bolsillo de la
chaqueta y la coloqué en el suelo. No tendría tiempo de recargar de todos modos.
Sabía que no podía ocultar el arma en mi bolsillo. Era demasiado grande y
voluminosa, así que en su lugar rápidamente la metí en la parte de atrás de mis
vaqueros, como los gánster harían. Sin embargo, yo era lo más alejado de un gánster
que podría llegar a ser.
Página
Buck abrió la puerta y se paró al borde de la terraza con las manos cruzadas
sobre su pecho. La hinchazón en su rostro había disminuido, y los moretones
parecían estarse curando. Maldita sea, odiaba a ese bastardo y estaba plenamente
dispuesto a lesionar su cara engreída y fea.
160
Empujé la puerta del coche y salí. Sostuve la bolsa de dinero en una mano y
bajé la parte de atrás de la chaqueta para cubrir la pistola con la otra. El aire era
helado, pero estaba sudando.
Traté de dar un paso, pero mis piernas estaban pesadas con miedo. Mi cuerpo
estaba fallando y necesitaba cada parte de él para ser fuerte. No me podía congelar
ahora. Tenía que reponerme.
El viento comenzó a levantar y con él un lamento suave y triste, cantando en
una lengua nativa, tranquilamente se arremolinaba en el aire a mi alrededor. Cerré
los ojos y respiré profundamente. Mi cuerpo pareció llenarse con calidez y una
fuerza interior.
Lucy. Tenía que ser Lucy.
―Bueno, bueno, bueno. Es un placer verte de nuevo, Lizzy ―dijo Buck con
frialdad, rompiendo mi trance―. ¿Trajiste mi regalo?
Me mantuve firme y sin miedo, al menos por el momento. Su arma era visible,
escondida en la parte delantera de su pantalón.
Estabilizándome, me dirigí hacia él, sosteniendo la bolsa de dinero enfrente.
La arrancó de mi agarré.
―Eres una buena chica ―dijo mirando adentro. Quería el arma y dispararle
en el momento, pero el tiempo era todo.
―¿En dónde están mis amigos? Tienes tu dinero, ahora dejarlos ir.
―¿Cuál es la prisa? Parece que tienes una mala costumbre de irte demasiado
pronto. ¿Por qué no entras por un minuto mientras voy y traigo a tus amigos?
Él estaba haciendo tiempo. Sabía que no iba a ser tan fácil. No quise entrar en
donde los problemas esperaban, pero tuve que hacerlo. Por el bien de Tayler y
Emily.
De mala gana lo seguí al umbral del infierno.
―Chaqueta ―dijo extendiendo su mano hacia mí. Me volví hacia él,
quitándomela, y dándosela. Metió las manos en los bolsillos. Gracias a Dios que
quité la pistola.
Página
Se acercó a la estufa y levantó la tapa de la olla. Pan de maíz situado enfriando
sobre una rejilla al lado. Estaba fuera de mí con el déjà vu. Si todo estaba como era
en mi sueño, sabía exactamente en donde estaban Tyler y Emily, al final del pasillo
en la habitación a la derecha. Pero también sabía la serie de eventos y no podía
permitir que mi pesadilla se convierta en realidad.
161
Di unos pasos hacia atrás, tomando asiento en una silla junto a la puerta. La
pistola se me clavó en la espalda haciéndome hacer una mueca, pero aguanté el
dolor. Tenía que ser cuidadosa. Él no podía sospechar nada.
La imagen mental que tenía de ellos unidos espalda a espalda, sus cabezas
cubiertas con sacos y sus bocas pegadas con cinta adhesiva, me puso ansiosa. Traté
de escuchar por cualquier sonido, pero estaba en silencio. Tenía esperanza la que
estaban bien. Esperaba que no fuera demasiado tarde.
Tan pronto como Buck se apartó de mí, rápidamente tiré de la pistola de la
parte de atrás de mi pantalón y la puse a mi lado, empujando el cañón hacia abajo
en la almohada. Rápidamente lo oculté con un cojín y lo posicioné, si la necesitaba,
sería fácil de agarrar.
Agitó el contenido de la olla y luego llevó la cuchara hasta sus labios y sorbió.
―Mmm ―canturreó relamiéndose sus finos labios―. Ahora eso es de lo que
estoy hablando.
Se dio la vuelta, deambulando hacia una pequeña mesa en donde estaba una
línea blanca de polvo, una navaja y un billete enrollado. Aspiró la línea e inclinó la
cabeza hacia atrás. Entonces, sus ojos perversos repararon en los míos.
Una fuerte explosión vino del cuarto de atrás.
―No te muevas ―amenazó―. Te mueves… ellos mueren. ―Sacó la pistola
de su pantalón y pisoteó al cuarto de atrás. Como un hombre loco, pateó la puerta
abierta y pisoteo al interior―. ¿Qué demonios fue eso? ¿Te sientes con ganas de
morir? ―rugió.
¡Oh Dios! Estaba reviviendo mi pesadilla.
Tenía que recordar lo que sucedía después. Él había escuchado un ruido que
venía de mi zona, salió corriendo y ahí es cuando hubo dos disparos.
¿Disparé esos tiros?
Debí de hacerlo y fallado. Eso es lo que probablemente provocó su ira. Fue
cuando corrió de regreso a la habitación de Tyler y Emily, y…
Tragué fuerte.
Tuve que reconsiderar mi situación. No podía cometer el mismo error dos
veces, apresurándome al abrir fuego, especialmente sabiendo que fallaría. Tenía que
ser paciente y esperar hasta que tuviera un tiro libre. Tal vez si lo hiciera, cambiaría
todo.
Tendría que terminar con esto. Tendría que eliminarlo, o iba a matarnos a
todos.
Página
Emily.
162
Estaba gritando de nuevo, y esta vez escuché los gritos aterrorizados de
Metí mi mano detrás de la almohada y la sostuve fuertemente para empuñar
la pistola. Puse mi dedo en el gatillo y lentamente retiré el detonador con mi pulgar.
Mi corazón estaba golpeando contra mi pecho, y cada parte de mí estaba temblando.
Puedes hacerlo, canté en mi mente, repitiéndolo una y otra vez. Estaba tratando
de mentalizarme, pero lo podía escuchar yendo de un lado a otro, gritando
obscenidades.
Estaba agitado y drogado con cocaína.
Su figura oscura reapareció en el pasillo; sus pesados pies golpeaban hacia
mí. Me miró con los ojos rojos y furiosos, esgrimió su arma en la mano.
―¡Levántate! ―rugió, apuntando la pistola directamente hacia mí. No sabía
qué hacer. Me congelé. No estaba esperando esto―. ¡Dije que te levantes, perra!
Estaba todo alterado por las drogas que acababa de tomar. Sabía que no podía
hacer ningún movimiento rápido o decisiones precipitadas. Cuidadosamente deslicé
mi dedo fuera del gatillo y puse mis manos en el aire.
―Escapaste de mí una vez, pero no lo vas hacer de nuevo. Y esta vez tus
amigos van a ver ―gruñó. Sus ojos parecían poseídos; sus pupilas estaban dilatadas,
haciéndolos lucir pura maldad. Parecía irreal, como un demonio―. Si tratas
cualquier mierda vudú de nuevo, te dispararé en la cabeza.
Desearía no haber soltado el arma, pero era demasiado tarde. Él ya estaba
junto a mí, agarrando mi brazo y empujándome hacia el cuarto de atrás. Forzó la
puerta abierta y me empujó. Tropecé, cayendo con fuerza en el suelo.
Los ojos de Emily estaban en mí y por un momento se llenaron con sorpresa
y alivio. Pero no podía ofrecerle alivio.
Exactamente como en mi sueño, ella y Tyler estaban en el suelo, atados
espalda con espalda. Sus bocas cerradas con cinta adhesiva.
Estábamos todas las victimas indefensas en el mundo macabro de Buck.
Él apretó mi brazo, jalándome desde el suelo, luego empujándome en una
pequeña cama contra la pared. Luego se giró hacia Tyler y Emily y pisoteando sobre
ellos, presionando el cañón de su arma en cada una de sus frentes.
―Si escuchó una palabra, voy a disparar en la cabeza. ¿Entienden?
―Quítatela ―demandó, señalando mi camisa.
Su arma se volvió hacia mí, y yo era incapaz de hacer nada.
Página
Buck se giró y me miró.
163
Ellos asintieron, lágrimas corrían por sus mejillas ensangrentadas.
Dentro, el miedo estaba siendo sofocado por el asco y el odio. Estaba
comenzando a aceptar mi destino, y no tenía miedo de morir, sabiendo que Michael
estaría esperando por mí. Poco a poco pasé la camisa sobre mi cabeza y miré por
encima a Emily. Sus ojos estaban cerrados con fuerza, su cuerpo entero temblando.
La mirada de Tyler encontró la mía. Sus amplios, desesperados ojos
agonizaban con frustración. Haciéndome una promesa; una promesa que él nunca
dejaría que Buck me tocara otra vez. Detrás de su espalda, sus manos se estaban
convirtiendo en purpura, luchando por liberarse de la cinta atada demasiado fuerte
alrededor de sus muñecas. Estaba tratando de mantener su promesa.
Buck acometió, agarrando mi camisa en su mano y desgarrándola, pero tenía
una camisola blanca. Me empujó hacia atrás. Mi cabeza golpeó la pared con tal
fuerza, que casi me desmayé.
Antes de que pudiera tomar una respiración, estaba sobre mí.
―No ―grité, agarrando sus muñecas. Su mano derecha se deslizó libre,
golpeando contra mi cara. Inmediatamente convirtiéndose entumecida.
Se sentó a horcajadas sobre mí, apuntando su arma en mi pecho.
Mi vida paso ante mis ojos. Volví mi cara a Tyler y Emily por última vez.
Emily había metido la cabeza entre sus rodillas, sus sollozos apagados de temor
hicieron que mi corazón doliera, sabiendo probablemente que ella sería la siguiente.
Tyler todavía luchaba por liberarse, su rostro lleno con ira desenfrenada.
Buck empujó el cañón del arma en mi pecho. Hice una mueca de dolor
cerrando mis ojos, esperando lo inevitable. No quería que su rostro fuera lo último
que viera.
―Bájese de ella ―vociferó una voz tan fuerte que sacudió las vigas de la
cabaña.
Una repentina ráfaga explotó a través de la habitación como un tornado.
―¡Tócala otra vez y te mataré! ―retumbó la voz.
Página
―¡Voodoo! ―vociferó apuntando el arma hacia mí.
164
El aire de la habitación se volvió helado, un fuerte viento crepitó a través de
la puerta, rasgando sus bisagras. Una neblina blanca se deslizó a través de la puerta,
y luego disparó hacia nosotros. En un instante, Buck voló de mí y se arrojó por la
habitación como una muñeca de trapo. Su cuerpo golpeó la pared de lado, y luego
cayó con fuerza en el suelo. Gimió, mareado, tambaleándose en sus pies, apuntó su
arma en todas las direcciones, tratando de averiguar quién lo atacó.
La niebla apareció a través de la habitación y se disparó a Buck. El arma voló
de su mano, y su cuerpo fue forzado hacia atrás, chocando en la pared. Se encogió
de dolor mientras su brazo derecho se levantaba en el aire, luego sus dedos se
retorcieron extrañamente hasta que oímos el sonido de huesos romperse.
Él gritó cuando su cuerpo levitó por la pared hasta que sus pies estaban fuera
del suelo. Sus ojos rodaron hacia atrás mientras jadeaba por aire como si alguien le
apretara el cuello.
La niebla que lo rodeaba empezó a cambiar. Tomó forma, cambiando de
translucido en una forma definida.
Mi respiración se congeló, mis ojos fijos en el caballero de brillante armadura
que había venido a rescatar a su doncella.
Era Michael. Era escultural, luminoso, e impresionantemente fuerte. Su mano
derecha estaba envuelta con fuerza alrededor del cuello de Buck, sosteniéndolo
firme en el aire.
Los ojos de Buck estaban muy abiertos con miedo, mirando al fantasma de la
persona que asesinó a sangre fría.
Michael era la persona más agradable que jamás había conocido, pero ahora
mismo, se veía enojado. Sus ojos estaban ardiendo en su duro rostro.
―E-e-estás muerto ―tartamudeó Buck, tratando de tomar aire. La mano de
Michael apretó alrededor de su garganta.
―Sí y tú eres el siguiente. ―Michael se esforzó levantándolo sobre su cabeza
y lo empujó al otro lado de la habitación. Buck se estrelló en la pared, dejando un
enorme agujero. Su cuerpo cayó al suelo en un montón. Se precipitó a sus rodillas,
tratando de escapar por la puerta, pero Michael estaba sobre él. Moviéndose con una
agraciada velocidad, le dio una patada en el estómago, mandándolo a volar hacia
atrás hacia la cama. El cuerpo de Buck cayó flojo a mi lado.
Las tornas se habían volteado, y ahora era él quien se acurrucaba en una bola
lloriqueando como un bebé.
Emily.
Sin dudarlo, me lancé hacia ellos, desgarrando la cinta de sus muñecas y
tobillos.
Página
―Liz, sácalos de aquí ―dijo con firmeza, haciendo un gesto hacia Tyler y
165
Michael me miró por primera vez. Sus ojos fueron suaves por un momento,
pero luego se endurecieron de nuevo mientras se dio cuenta del cuerpo de Buck
junto al mío.
―Vete ―demandó Michael. Ninguno de nosotros lo cuestionó. Todos
corrimos fuera de la habitación, al final del pasillo y hacia la puerta principal. Nos
pusimos de pie en el porche delantero sorprendidos, viéndonos unos a otros en
silencio.
¿Qué demonios estaba haciendo?
No podía dejar que Michael hiciera esto solo. ¿Qué si los espíritus no le
permitían matar a los vivos? ¿Qué pasaría si rompía las reglas? No quiero que
arriesgue lo que ya tenía por mí. Tenía que ayudarlo. Siempre estaba allí para mí, y
no estaba dispuesta a dejarlo solo.
Sin pensarlo, corrí de vuelta a la puerta principal.
―¡Lizzy! ―gritó Emily.
―Lizzy no, ―gritó Tyler detrás de mí―. ¿Qué estás haciendo?
―Poner fin a esto ―respondí con firme determinación.
Un fuego estaba construyéndose en mis huesos, en erupción a través de mis
venas, incendiando mi miedo. Llegué por mi arma, ladeando hacia atrás el martillo
y posicionándola en mi mano.
La casa retumbó mientras otro estruendo fue escuchado. Buck estaba
gimiendo, pero no tenía un gramo de dolor por él. Se merecía todo lo que estaba
consiguiendo.
Corrí a la habitación con el arma en mano. Mientras llegaba a la puerta, Buck
estaba en el suelo. Michael se volvió hacia mí, y en una fracción de segundo Buck se
zambulló hacia adelante. Agarró su arma y le apuntó a Michael.
Disparó dos tiros.
―¡Michael! ―grité. Las balas pasaron a través de él y se mantuvo
imperturbable.
Todo desde ese momento pareció suceder en cámara lenta.
Buck se volvió hacia mí, dirigió su arma y disparó.
―¡No! ―bramó Michael. Voló hacia mí, con los brazos extendidos.
Levanté el arma hacia Buck y apreté el gatillo.
Vi mi bala impactar en el pecho de Buck. Él vaciló, y dejó caer su arma. Sus
dedos temblorosos tocaron la sangre brotando de un enorme agujero.
Página
pared.
166
Una presión repentina en mi hombro izquierdo me forzó a regresar contra la
Líquido caliente corría por mi brazo. Al mirar hacia abajo, mi camisa blanca
estaba empapada de carmesí.
Me dio.
Michael estuvo a mi lado en un instante, atrapándome a medida que
empezaba a caer. Mi mundo comenzó a tornarse borroso y mi cuerpo se estremecía
por completo. La pistola cayó de mi agarre y golpeó el suelo.
Por el rabillo de mi ojo, vi a Tyler corriendo por el pasillo hacia nosotros.
Emily estaba gritando, pero todo sonaba amortiguado.
A través de la bruma, oí un sonido inconfundible. El sonido del martillo del
arma siendo echado hacia atrás. Cuando volví mi cabeza, Buck estaba sentado, su
arma dirigida hacia mí, sus ojos estrechados en su última víctima.
―Tyler ―rugió Michael.
Tyler se lanzó al suelo, deslizándose frente a nosotros, protegiéndonos del
disparo de Buck. Él agarró mi arma y la apuntó.
Dos disparos sonaron a la vez.
El tiro de Buck falló, pasando más allá de Tyler, y desapareciendo en la pared.
Cuando me moví, fui testigo de los ojos de Buck tornándose vidriosos. Una línea
constante de sangre corría por el medio de su cara. La vida en sus ojos se apagó.
Quedó inerte y cayó en el suelo.
Se había acabado. Había terminado.
Michael me puso suavemente sobre el piso, sosteniendo mi cabeza en su
regazo.
―Vas a estar bien, Liz ―exhaló―. Vas a estar bien.
Tyler estaba pálido, mirando boquiabierto a Michael. No lo culpo. Estaba
mirando a un fantasma. Rápidamente se quitó la camisa y se la entregó a Michael,
quien la apretó contra mi herida.
―Michael ―Suspiré.
―Sí ―respondió con tristeza.
―Le disparé primero ―dije con orgullo.
Mi corazón se agitó viendo a mi héroe, mi ángel, mi caballero en brillante
armadura.
Página
―Sí, lo hiciste.
167
Él rió entre dientes, sacudiendo la cabeza.
―Pero, Liz, ¿qué estabas pensando? Podría haberte matado. ―Suspiró
Michael.
―Nunca me dejaste, y yo no iba a dejarte ―protesté.
―No podía haberme hecho daño. Tenía todo bajo control.
―No lo sé. ―Respiré, haciendo una mueca del dolor insoportable en mi
hombro.
―Todo está bien ahora. Vas a estar bien ―me aseguró, acunando mi cara
entre sus manos.
Las sirenas sonaban en la distancia, y Tyler finalmente rompió el silencio.
―Michael ―habló en voz baja. Michael volvió su atención a él.
La mirada en el rostro de Tyler y en sus ojos dijeron más que mil palabras.
Palabras de remordimiento, arrepentimiento y dolor.
―Está bien ―le aseguró Michael, sonriendo a su amigo.
Gemí. El dolor haciéndose insoportable.
―Tienes que llamar a la policía. Ella necesita una ambulancia. ―La voz de
Michael era urgente.
Tyler saltó y corrió, pero se detuvo al final del pasillo.
―Lo siento, Michael.
―Ya te he perdonado.
―Gracias. ―Tyler parpadeo rápidamente, una lágrima cayendo por su
mejilla cuando se volvió y corrió hacia la puerta.
―Aguanta, nena ―exhaló Michael, acariciando suavemente mi cabello.
―Está bien. No tengo miedo de morir ―dije débilmente.
―No vas a morir. ―Suspiró.
―¿En serio? Pensé que después de tres strike, finalmente quedaría fuera.
Él rió y negó.
―No si puedo evitarlo.
―Me conoces. Me gusta hacer una gran entrada y ser parte de la acción, sobre
todo si te implica ―dijo, tomando mi mano en la suya.
Página
―Pensé que nunca volvería a verte.
168
Traté de sonreír, pero el dolor era demasiado.
―¿Cómo puedo sentirte? ¿Y cómo llegaste a ser tan fuerte? ―Podía sentirme
cada vez más débil, deslizándome dentro y fuera de la consciencia, tratando de
mantenerme centrada en su hermoso rostro.
―No importa ―respondió. La tristeza llenaba sus ojos―. Todo va a estar bien
ahora. Vienen por ti.
―No me dejes. ―Respiré, desmayándome. La oscuridad estaba invadiendo
poco a poco mis ojos.
―Nunca te dejaré, Liz. Siempre estaré aquí ―dijo poniendo su mano sobre
mi corazón―. Y siempre estarás aquí. ―Levantó mi mano y la colocó sobre su
pecho―. Siempre en mi corazón.
Su cabeza se inclinó hacia abajo, y sus cálidos labios encontraron los míos,
debilitándome aún más. Luego levantó suavemente mi cabeza y con cuidado la puso
en el suelo.
―¿Michael? ―Mi voz sonó débil.
―Te amo, Liz ―exhaló.
Ruidosas voces y fuertes pasos se escucharon por las escaleras delanteras. Al
entrar, Michael se desvaneció.
Los agentes de policía entraron a toda prisa con armas en la mano, gritando
órdenes entre sí. Uno de los oficiales se acercó y se arrodilló a mi lado, pero lo único
que pude hacer fue levantar un dedo, señalando en la habitación donde Buck yacía
inmóvil.
El dolor atravesó mi hombro y por mi pecho. Empecé a desmayarme, pero oí
una voz diciendo mi nombre. Abrí mis ojos pesados para ver la cara del jefe Cross.
―Elizabeth, aguanta. La ayuda está aquí ―dijo, agarrando mi mano.
―¿Cómo? ―exhalé.
Varias manos fuertes me levantaron en una camilla y en una ambulancia. Oí
a Emily llamándome por mi nombre, pero sonaba distante y yo estaba demasiado
débil para responder. Sentí la presión y el dolor de las personas que trabajaban
Página
Y con esas palabras, sentí paz. No podía mantener los ojos abiertos por más
tiempo.
169
―Recibimos una llamada de tu amiga Lucy Crow. Dijo que estabas en
peligro. Cuando nos enteramos que no estabas en tu habitación del hospital,
rastreamos tu teléfono celular y eso nos trajo hasta aquí ―dijo, poniendo su mano
fría en mi frente. Suspiró profundamente―. Bueno, ahora todo terminó. Él no le hará
daño a nadie nunca más.
desesperadamente para detener el sangrado. La sirena aulló a medida que salíamos
a toda velocidad hacia el hospital.
Me deslicé en la oscuridad.
Esta vez no soñé con Michael.
Página
170
De hecho, no soñé nada en absoluto.
Diecinueve
Traducido por PaulaMayfair y Adaly
Corregido por Nanis
Era el más oscuro, frío y triste día de todos. Me senté en el borde de mi cama,
sintiendo el dolor de la herida de bala que no logró darle a mis órganos vitales.
Dijeron que era afortunada. Fue un tiro limpio en el hombro, dentro y fuera.
Le rogué al doctor que me dejara recuperarme en casa, así que me permitió
salir después de tres días, y sólo bajo la supervisión de mi mamá. Ella lo estaba
haciendo bien, continuando sus tratamientos a pesar de los dolores de cabeza y
temblores.
En los últimos cinco días, había estado temiendo el día de hoy, tratando de
bloquearlo. Pero a pesar de mis esfuerzos, mostraba su persistente y levantada fea
cabeza. En el exterior, parecía fuerte, ya que tenía que estarlo para los que me
rodeaban. Pero por dentro, apenas me sostenía unida; mi corazón a punto de
romperse en mil pedazos.
Hoy era el funeral de Michael.
Bajé la vista al sencillo vestido blanco que llevaba puesto. Un regalo de la
mamá de Michael. Ella no quería que nos vistiéramos de negro porque era una de
esas cosas de las que a Michael no le gustaba de los funerales. “Todo el mundo ya
está de luto, así que, ¿por oscurecer el momento?”, decía.
No sé por qué importaba de todos modos. El vestido se ocultaría bajo capas
de ropa abrigadora.
El viaje hasta el cementerio se hizo en completo silencio. Mi mente daba
vueltas, preguntándose por qué Michael no había venido a mí desde el tiroteo. Lo
Página
Mi madre pidió que viajara con ella, pero insistí en conducir yo misma. El
cementerio no estaba lejos de donde vivíamos, y no tenía ningún problema de
conducir con mi brazo sano. Además, anticipaba permanecer un rato después.
171
Mi brazo derecho tenía cabestrillo manteniendo mi hombro estable, pero el
dolor insoportable en el pecho superaba todo el dolor físico.
único que podía pensar era que había cruzado. No había nada más para retenerlo.
Buck había muerto, y él me salvó la vida. Estaba finalmente libre.
Sólo deseaba que se me diera otra oportunidad de decir adiós. Todavía había
mucho que quería decirle, pero sobre todo, necesitaba que supiera lo mucho que lo
amaba. Sabía que mis palabras no estarían a la altura de lo que había hecho por mí.
Él me dio la vida… su vida. Y también se la dio a Tyler, Emily, y mi mamá en el
proceso.
Entré en el cementerio. Los familiares y amigos ya se habían reunido cerca de
la tumba recién cavada. Un hermoso ataúd yacía junto a ella.
El aire se sentía como que estaba siendo desviado del Jeep, mi pecho se apretó
y sentí como si me estuviera sofocando. El dolor me atravesó el corazón, enviando
un flujo constante de lágrimas de mis ojos. No podía romperme. No ahora.
Me tranquilicé, decidiendo quitarme el cabestrillo del brazo antes de caminar
a la tumba.
Durante la ceremonia, me quedé con los padres de Michael, por un lado, y mi
mamá en el otro. Ella sostuvo fuertemente mi brazo todo el tiempo, temblando,
probablemente por una combinación de nervios, abstinencia, y estar en público. Sin
embargo, me alegraba que estuviera conmigo.
Cientos de personas se presentaron, y aunque estaba rodeada de ellos,
todavía me sentía completamente sola. Estaba entumecida. Todo y todos a mi
alrededor habían sucumbido a la tristeza. El sacerdote habló en voz baja, monótona,
haciendo el evento aún más terrible.
Michael no habría querido que su funeral fuera así. Habría querido una fiesta,
con todos en ropa de colores brillantes, riendo y divirtiéndose. Hubiera querido que
celebráramos su hermosa vida, y la felicidad que compartió con nosotros; no
lamentando su muerte.
Sonreí ante el pensamiento e imagen de Michael inclinándose sobre el
hombro del sacerdote, bostezando.
Página
La señora Young lo tomó especialmente duro. Cayó al suelo, tapándose la
cara y lloró. Su esposo se arrodilló a su lado y la abrazó con fuerza entre sus brazos,
suavemente susurrando lo mucho que la amaba, y que pasarían a través de esto
juntos.
172
Todo el servicio fue un completo borrón. Mis sentidos estaban embotados a
todo lo que sucedía a mi alrededor. Antes de darme cuenta, bajaban el ataúd de
Michael a la tierra.
Una larga fila se formó, y vi a todos dar sus respetos. Susurraron sus adioses
definitivos y lanzaron flores sobre su ataúd.
Imaginando mi futuro sin Michael era como arrancar la parte más grande de
mi corazón y lanzarlo en una llama. Era cruel e injusto. Él era un regalo, un ángel
terrenal enviado para ayudarme por los últimos doce años de mi vida. Pero en un
abrir y cerrar de ojos, se había ido.
Tyler y Emily caminaron hacia mí. Su brazo estaba envuelto alrededor de su
cintura, y las lágrimas llenaban sus ojos.
Emily sollozó, abrazándome con fuerza.
―Estamos aquí para ti. Lo sabes, ¿cierto?
―Lo hago. Gracias, Em. ―Reuní la fuerza suficiente para darle una sonrisa.
Tyler se inclinó y me dio un abrazo suave, tratando de mantenerse alejado de
mi lesión. Era la primera vez que lo había visto desde el incidente. Aunque él
comenzó esta serie de acontecimientos terribles, cumplió su promesa y la terminó.
―Gracias ―lloré.
―No, gracias a ti. Y a Michael ―corrigió él, inclinándose y besándome en la
mejilla―. Liz, si alguna vez me necesitas…
―Te llamaré ―respondí, asintiendo con una sonrisa. Él sonrió y se alejó
mientras una lágrima se arrastraba por su mejilla y caía al suelo.
―¿Quieres que nos quedemos? ―preguntó Emily.
―No. Vete. Me voy a quedar por un tiempo. Te llamaré cuando llegue a casa.
―Muy bien ―dijo inclinándose para un último abrazo.
Dije demasiadas despedidas y permanecí hasta que la multitud finalmente se
disipó y era la última en el cementerio. Mi mamá tenía que tomar su medicación,
por lo que se fue tan pronto como lo hicieron el señor y la señora Young.
El sol comenzaba a ponerse cuando me senté cerca de la tumba de Michael y
lloré, tratando de atar una foto de los dos alrededor del tallo de una rosa roja. La
coloqué sobre su tumba, queriendo dejarle algo sólo de mí.
―Oh, me verás más pronto de lo que piensas.
Di un grito ahogado. Mi corazón bailó con entusiasmo, y una sonrisa se
amplió sobre mis labios.
Página
Una voz melodiosa habló desde detrás de mí.
173
―Nunca voy a llegar a verte de nuevo, ¿cierto? ―susurré. Mi corazón
rompiéndose.
Cuando me volví, Michael estaba de pie directamente detrás de mí, vestido
con un traje negro. Su cabello estaba perfectamente peinado hacia atrás, y su rostro
era luminoso. Nunca lo había visto más guapo.
―Elizabeth Hayes, ¿puedo tener este baile? ―preguntó, sosteniendo su mano
hacia mí. Se inclinó ligeramente, como un caballero.
―Michael. Yo… yo… ―No quería hacerlo adivinar, así que tomé su mano.
Él la cogió y me acercó, tirando de mi cuerpo firmemente contra el suyo. Sus
brazos me envolvieron, abrazándome estrechamente todavía con cuidado.
Acariciando mi cara entre sus manos, me besó, robándome el aliento. Estaba
mareada cuando se detuvo, y se rió de mi nula expresión.
Apretó suavemente sus labios contra mi frente, luego tomó una mano en la
suya y envolvió la otra alrededor de mi cintura. Nos balanceamos de un lado a otro,
bailando nuestra canción en silencio en medio del cementerio.
Lo sostuve tan fuerte como pude, sabiendo que esto podría ser nuestro último
baile. Nuestro último toque. Nuestro último beso. Nuestro último adiós.
A medida que nuestros ojos se encontraban, el más puro y verdadero amor
fluyó entre y alrededor de nosotros, para siempre vinculando y conectando nuestros
corazones. Sabía que nunca podría amar a nadie más de lo que lo amaba.
―Nunca pensé que te vería de nuevo. Pensé que habías cruzado ―susurré,
abrazándolo con fuerza.
―Nunca me iría sin decir adiós ―dijo besando mi mejilla.
―Te amo tanto, Michael. Más de lo que nunca sabrás. Gracias por estar
siempre ahí cuando más te necesitaba.
―Eres mi chica. Nunca te habría dejado en peligro ―dijo cariñosamente,
cepillando el cabello apartándolo de mi rostro y metiéndolo detrás de mi oreja. Me
miró a los ojos con nostalgia―. Nunca he amado a nadie más que a ti, Liz.
A medida que lentamente girábamos, noté una figura oscura acercándose
desde los árboles, justo detrás del cementerio. Aproximándose cada vez más, sus
ojos nunca oscilaron de nuestra posición.
Página
No sabía cuánto tiempo bailamos, pero me aferré con fuerza, sabiendo que el
momento no duraría para siempre. Quería aferrarme a él hasta que no pudiera más.
174
Mis labios temblaron y lágrimas descendieron por mi rostro. Apoyé mi
cabeza en su pecho, un lugar en el que siempre me había sentido segura y protegida,
y cerré los ojos. Su dulce esencia me rodeaba, y me di cuenta que no sentía ningún
dolor mientras estaba con él.
―Michael, ¿quién es ese?―le pregunté señalando.
Permaneció en silencio, sosteniéndome aún más fuerte contra sí mismo.
Cuando se giró, sus ojos se llenaron de angustia.
Criaturas oscuras, inhumanos, acechaban en las sombras de los árboles,
detrás del hombre. Estaban encapuchados en velos, parecidos a la criatura en mi
sueño.
―¿Michael?
Tenía la sensación de que este hombre se dirigía a hablarnos.
Era alto y delgado, vestido con un traje negro y zapatos de color negro
brillante, similar a Michael. Tenía un hermoso rostro y rasgos oscuros cincelados.
Se detuvo a unos cuantos metros de nosotros, con la mirada perdida hacia el
ataúd de Michael. Me pregunté si era un invitado, o como conoció a Michael.
Sabía que algo no estaba bien cuando Michael comenzó a inquietarse.
―¿Puedo ayudarte? ―pregunté finalmente.
Levantó la vista y sus ojos oscuros se encontraron con los de Michael.
―Es hora de irnos ―dijo, guiándolo a venir con un movimiento de su cabeza.
Michael se volvió hacia mí y me miró a los ojos.
―¿Quién es él, Michael?
―Supongo que no se lo has dicho ―comentó el hombre en el traje oscuro,
mirándome.
―No necesita saber ―espetó Michael.
El hombre se echó a reír.
―¿De qué está hablando, Michael? ¿Qué es lo que no me estás diciendo? ―le
supliqué.
―No importa, Liz ―exhaló, abatido.
―Deberías de haberle dicho ―se burló el hombre.
―Bueno, la cosa es… tú eres mi asunto ―respondió con una sonrisa
petulante, cruzando sus manos por encima de su pecho.
―Por favor, dime qué está pasando ―le supliqué―. Nunca te has guardado
nada de mí.
Página
―¿Michael? ―sollocé, sorprendida con su arrebato. ¿Qué demonios estaba
pasando?
175
―Cállate y metete en tus propios asuntos ―espetó Michael.
Michael negó.
―Esto es diferente, Liz. Es complicado ―susurró.
Miré fijamente al hombre esperando que tal vez él podría darme una idea de
lo que estaba pasando.
―Ella quiere saber, Michael. Creo que le debes una explicación ―habló,
inclinando la cabeza hacia mí.
Michael negó, entonces cerró sus ojos y respiro profundo. Pero permaneció
en silencio.
El hombre se echó a reír.
―Bueno, Elizabeth. Tu novio aquí…
―No ―gruñó Michael.
Nunca lo había visto tan trastornado, y eso me asustaba.
―Él hizo un trato. Fuerza y poder a cambio de su alma. Así es como fue capaz
de patear el trasero de Buck ―respondió el hombre con un destello de arrogancia en
sus ojos.
Miré a Michael.
―No entiendo. ¿A qué se refiere con a cambio de tu alma?
―No significa nada ―habló finalmente Michael―. La única razón por la que
me resistí a cruzar fue para mantenerte a salvo. Y, ahora lo estás ―susurró―.
Cumplí mi promesa.
―¿A dónde lo llevas? ―pregunté, girándome hacia el hombre por una
respuesta.
―A donde todos ellos van. Esas desafortunadas almas que no consiguieron
ir hacia la luz ―dijo girando sus dedos hacia el cielo y riendo.
―No. ―Jadeé―. No lo puedes tomar. No te dejaré. Solo lo hizo para
salvarme. Llévame en su lugar ―supliqué, tratando de alejarlo de Michael.
―Liz, no ―dijo Michael, manteniéndome en mi lugar.
―Yo Michael, bla-bla-bla, doy mi alma bla-bla, a cambio de gran poder
―Pinchó el final―. ¿Ves? Su firma justo ahí.
Página
Abrió la mano y un pergamino apareció en su mano por arte de magia.
Cuidadosamente lo desenredó y lo leyó.
176
―Bueno, bueno. Que dulce. Pero lo siento, cariño. Tengo un contrato
firmado.
Era la firma de Michael, firmado en lo que parecía sangre.
―¡No! ―Agarré el pergamino y lo rompí por la mitad, tirándolo al suelo.
El hombre rodo los ojos irritantemente.
―Humanos. ―Suspiró.
Rápidamente cerró y luego abrió su mano, y otro pergamino apareció.
Miré al suelo, y el que rompí había desaparecido.
―Es un contrato vinculante, cariño. No puede ser cambiado o deshecho…
incluido desgarrado. Ahora basta de evasivas, Michael. Tengo lugares para ir, y
almas que recolectar ―dijo chasqueando los dedos.
Me agarré de los brazos de Michael.
―¿Por qué, Michael?
Me abrazó como si fuera su último adiós.
―Porque te amo ―susurró. Agarró la parte de atrás de mi cuello y me jaló a
un beso. Tan pronto como nuestros labios se tocaron, todo se paralizó y estaba en el
cielo con él.
―Tick, tick, tick ―insistió el hombre, dando golpecitos a su reloj con el
dedo―. Realmente nos tenemos que ir.
Página
177
Un trueno retumbó por encima de nosotros, sacudiendo el suelo. Una luz
brillante cruzo el cielo y golpeó el suelo frente a nosotros.
Veinte
Traducido por LizC y âmenoire
Corregido por Nanis
Cuando la luz tocó el suelo, un hombre se puso de pie, vestido con un traje
blanco. Era alto, su rostro era hermoso y luminoso, sus rasgos afilados. Cabello rubio
ceniza caía justo por encima de sus hombros. Pero cuando me miró, supe que había
algo muy extraño, y muy familiar en sus brillantes ojos zafiro.
Una sonrisa se ensanchó sobre sus labios carnosos.
Se acercó a nosotros con los brazos bien abiertos.
―Michael. Elizabeth. Soy Jonathan. Es un placer conocerte. ―Tendió su
mano, y Michael la estrechó. Su rostro estaba resplandeciendo, al igual que el de
Michael, y sentí que eso era bueno.
Se dio la vuelta y se enfrentó al hombre vestido de negro.
―Ah, Ayden. Nos reunimos de nuevo. ―Sus palabras estuvieron llenas de
sarcasmo.
―Bueno, Jonathan. Nunca es un placer ―respondió Ayden, pareciendo
completamente molesto. Se movió con inquietud, haciendo que Jonathan riera.
Michael me empujó lentamente detrás de él, escudándome.
―Parece que has estado rompiendo las reglas de nuevo, Ayden. ―Jonathan
rápidamente se movió de nuevo frente a él.
―¿De qué diablos estás hablando? No he roto ninguna regla. Él es nuestro.
Es un contrato vinculante sellado con su sangre. ―Ayden tendió el pergamino.
―Por supuesto que sí. Ahora, ¿por qué no te vas a volar y fastidiar a alguien
más? ―Habló con los dientes apretados.
Página
Ayden frunció el ceño.
178
―Ya veo. ¿Y te has tomado el tiempo para leer la letra pequeña? ―insistió
Jonathan.
―Está claro que has estado tomando atajos. ¿Demasiados bla-bla-bla quizás?
Tu vocabulario se ha reducido en los últimos años.
―¿Me estás retando? ―Ayden se lanzó hacia delante, a centímetros de su
cara.
―¿Retándote? ―respondió Jonathan, empujándolo hacia atrás con un
dedo―. Sabes que no puedes ganar.
Ayden frunció el ceño y dio un paso atrás.
Jonathan tocó el pergamino con un dedo, y se prendió en fuego. Ayden lo
dejó caer, tratando desesperadamente de pisar las llamas. Pero no pudo, y este se
quemó hasta un montón de cenizas.
―No puedes hacer eso ―rugió Ayden.
Sus demonios acompañantes avanzaron, siseando y gruñendo en el fondo.
Supuse que eran demonios, pero no podía ver sus rostros.
Jonathan chasqueó los dedos y tres más aparecieron a su lado. Cada uno de
ellos era muy apuesto, de pie, fuertes y majestuosos, a sólo unos pasos detrás de él.
―Dominic, Malachi, Thomas. ―Jonathan se volvió, reconociendo a cada uno
a modo de saludo―. Gracias por venir.
―Amigo, hola ―respondió Dominic, golpeando a Jonathan en la espalda. Sus
ojos se cruzaron con los míos, y tan pronto como lo hicieron, guiñó un ojo,
haciéndome sonrojar. Era alto y musculoso con el cabello castaño claro y ojos verdes
esmeralda―. Estábamos de camino a otra asignación, en algún lugar al norte, antes
de que nos desviáramos. Entonces, ¿qué hay de nuevo? ¿Necesitas ayuda para
patear algún culo demonio?
―Obviamente, no estaríamos aquí si no lo hiciera ―resopló Malachi. Se
detuvo junto a Dominic. Era un poco más grande con la piel bronceada y un bigote
bien cuidado y perilla que le hacía parecer un poco intimidante. Sus ojos estaban
ocultos detrás de las cortinas oscuras de unos Oakley.
―Amigo, siempre estoy listo para patear algunos culos ―respondió Thomas.
Él era el tercero y tenía cabello rubio y ojos azules celeste. Parecía que pertenecía a
una tabla de surf en la soleada California.
―Parece que Ayden necesita que le aclaren algunas cosas ―respondió
Jonathan―. Estaba a punto de resumir su contrato vinculante usando algunas
palabras fáciles.
Página
―Amigo, relájate. ¿Qué se te metió en las bragas? ―preguntó Dominic.
179
―Esto es una mierda ―gruñó Ayden―. No tengo tiempo para esto.
―¿Qué contrato? ―preguntó Thomas.
―Aquel ―señaló Jonathan, apuntando hacia abajo.
―¿Ese montón de cenizas? ―preguntó Thomas.
―Eso es lamentable, hombre ―añadió Dominic, riendo.
Un gruñido gutural profundo retumbó de Ayden.
Jonathan dio un paso adelante y continuó.
―El contrato queda anulado si la parte “involucrada” toma su poder dado y
lo utiliza para buenas intenciones. Así como, salvar una vida por amor verdadero.
―Jonathan se volvió hacia nosotros y asintió.
Estaba fuera de mí, siendo testigo de algo que sólo había oído hablar o visto
en las películas. Michael se estiró y entrelazó sus dedos con los míos, todavía de pie
al frente, escudándome de ellos.
―Estás mintiendo ―refutó Ayden.
―Si fuera verdaderamente vinculante, no se habría desintegrado. Por lo
tanto, te sugiero que te vayas ahora mismo y te lleves a tu banda de inútiles vidas
reprochables sin valor contigo. ―Jonathan hablaba con autoridad. El suelo tembló
con sus palabras.
―No me iré sin él ―dijo Ayden con firmeza, señalando a Michael.
―Si no te vas, tenemos permiso para sacarte a la fuerza ―dijo Jonathan
cruzando los brazos frente a su pecho―. Mis amigos están ansiosos por llegar a su
próxima misión.
―Si vuelvo con las manos vacías, él va a acabar conmigo. ―La mandíbula de
Ayden se tensó mientras señalaba hacia abajo.
―Bueno, realmente es una mierda ser tú porque yo no lo permitiré ―replicó
Jonathan―. Lucifer puede encontrar otra alma. Hay muchas almas malvadas que
deberían ser reclamadas. Esta no. Michael es nuestro.
Grité cuando Jonathan corrió hacia delante, tomando una postura defensiva
contra él. Luego, con la precisión sagaz de un hábil guerrero, echó hacia atrás su
Página
Antes de poder decir una palabra, el demonio invocado gruñó, corriendo
hacia nosotros a una velocidad sobrenatural.
180
Vi a Ayden con cuidado. Tenía los puños apretados. Sus ojos entrecerrados
cambiaron, pero apenas; con la cabeza inclinada hacia una de las criaturas a su
izquierda, dando una imperceptible inclinación de cabeza. Fue tan discreta que no
creo que nadie se diera cuenta.
brazo y condujo su puño directo en el pecho del demonio. Cuando lo apartó, un
corazón aún latiendo se encontraba aferrado fuertemente en su mano.
Los ojos negros del demonio cambiaron lentamente a un alabastro espantoso
a medida que su vida se extinguía. Su cuerpo inerte cayó al suelo, ardiendo en un
montón de cenizas.
Los otros tres detrás de él preparaban sus armas. Dominic tenía dos espadas
curvas cortas. Los otros dos tenían ya espadas de aspecto medievales que parecían
muy afiladas.
Ayden nos miró a Michael y a mí con completo odio. Volviéndose hacia
Jonathan, inclinó la cabeza en sumisión y dio unos pasos hacia atrás. El blanco de
sus ojos brillaba de color rojo sangre.
Sabía que algo malo iba a suceder. Podía sentirlo en mis entrañas.
Entonces, todo sucedió tan rápido. En un instante, Ayden se agachó y se
abalanzó sobre nosotros, y al mismo tiempo, fui empujada hacia atrás. Michael me
sacó del peligro, arrojándose delante para enfrentarlo.
―No ―grité.
Gruñidos profanos estallaron alrededor del cementerio. Decenas de
demonios acechaban en el fondo, abalanzándose hacia delante.
Michael esquivó el avance de Ayden pero logró agarrar su brazo. Su fuerza
no era como nada que jamás había visto. Esquivó a Ayden en el aire golpeándolo
contra el suelo con tanta fuerza que hizo que la tierra alrededor de ellos ondulara.
Michael saltó sobre su pecho, clavándolo contra el piso. Ayden intentó
liberarse, golpeando sus puños en Michael, pero Michael no se inmutó.
Entonces, vi con asombro total y absoluto terror que Michael levantó el brazo
en el aire. Con una velocidad y fuerza que nunca había atestiguado, empujó su puño
hacia abajo, directamente a través de la mitad de la caja torácica de Ayden.
Una batalla comenzó. Ángeles y demonios luchando por nuestras almas.
Página
Mi estómago dio un vuelco ante el sonido de los huesos rompiéndose y
Ayden ahogándose en su propia sangre. Entonces Michael terminó. Con un tirón
rápido, arrancó el corazón de Ayden de su pecho, y con un último aliento, los ojos
de Ayden se tornaron blanco lechoso. Michael se puso de pie, colocando el corazón
aún latiendo dentro de las manos de Ayden, y en cuestión de segundos su cadáver
se incendió, reducido en polvo y cenizas.
181
Me quedé congelada, incapaz de apartar la mirada.
Dominic, con sus dobles espadas, cargó hacia delante girando como un
tornado. Dos demonios que avanzaban hacia él fueron decapitados. Sus cuerpos se
incendiaron antes incluso de llegar al suelo. Sus restos en llamas se derrumbaron en
la tierra.
Aunque en gran medida superados en número, Jonathan, Malachi y Thomas
corrieron hacia delante sin dudarlo. Jonathan no tenía ningún arma, excepto sus
manos, que utilizó con una fuerza mortal, rasgando los corazones de las criaturas
malvadas.
Malachi utilizó su fuerza bruta para matar todo a su paso. Su espada
rasgando a través de músculos y huesos como si fuera mantequilla. Thomas también
luchó con valentía, y me di cuenta que estos seres sobrenaturales fueron criados para
la batalla. Cada uno de ellos era valiente, luchando con abandono imprudente.
Una mano suave rozó mi brazo, y cuando me di vuelta, Michael estaba
sonriendo. Me llevó en sus brazos y me abrazó con fuerza contra su pecho. La fuerza
y la satisfacción iluminaban su rostro, sabiendo que él me había salvado, de nuevo.
Envolví mis brazos alrededor de su cuello y me centré en su hermoso rostro. Me
abrazó fuertemente en respuesta mientras veíamos la batalla desplegarse ante
nosotros.
Me volví para presenciar algo totalmente increíble, algo que ningún ojo
humano hubiera visto nunca antes. Una batalla del bien contra el mal. Gritos de
dolor y agonía retumbando y llenando el aire mientras Jonathan y sus amigos
luchaban. Eran hábiles y rápidos, eludiendo los ataques de las criaturas oscuras y
fácilmente matándolos uno por uno.
Después de un tiempo, el cementerio quedó en silencio.
―Se acabó ―anunció la dulce voz de Jonathan.
Montones de cenizas ardientes y residuos se esparcían por el suelo. Los
guerreros lucían poderosos, intactos, sin mostrar signos de haber participado en la
batalla hace sólo unos momentos.
―Gracias, hermanos ―dijo Jonathan, inclinándose hacia sus amigos.
―En realidad, los seis. Es una prioridad, involucra a los Nephilim
―respondió Thomas.
Página
―¿Los tres están asignado a una misma misión? ―preguntó Jonathan―. Eso
es inusual.
182
―Me alegro de haber podido ayudar ―dijo Dominic, estrechándole la
mano―. Vivimos para luchar otro día.
―Bueno, han asignado a los mejores. Voy a estar por aquí si me necesitan
―ofreció Jonathan, dándoles una inclinación de su cabeza.
―Gracias ―contestaron.
Los tres guerreros se giraron hacia nosotros, se despidieron y en un instante…
se había ido.
―Es hora que ahora tú vayas a casa, Michael ―dijo suavemente Jonathan,
descansando su mano sobre el hombro de Michael. El traje negro de Michael cambió
a un blanco inmaculado.
Jadeé, mi corazón tembló ante su belleza.
Jonathan le señaló a Michael que mirara detrás de él. En la distancia, una
pareja caminando tomada de la mano, se dirigía hacia nosotros. Su abuelo y abuela
pronto se distinguieron, sonriendo y saludando entusiastamente. Los saludamos de
vuelta, pero se detuvieron, sin acercarse más.
―Esperan por ti ―dijo Jonathan, sonriéndole a Michael.
―¿Quién o debo decir, qué eres tú? ―le pregunté. Tenía curiosidad y quería
saber si mis sospechas eran correctas.
―¿Quién crees que soy? ―preguntó. Sus ojos zafiro brillaban, esperando mi
respuesta.
―El lobo. Tienes los mismos inolvidables ojos.
Él asintió y su sonrisa creció.
―Estás en lo correcto. Soy el lobo. Pensé que la criatura era apropiada, dado
que vives en Alaska ―sonrió tímidamente―, pero esa solo es una pequeña parte de
lo que puedo hacer.
―Eres un ángel ―contesté. Ciertamente lucía como un ángel. Todos lo
hacían, excepto que no tenían alas.
―Soy un ángel, pero mi actual título es guardián ―dijo, extendiendo su
mano hacia mí. Coloqué mi mano en la suya y él gentilmente besó la parte trasera.
Sus ojos zafiro encontraron los míos―. Soy tu guardián, Elizabeth.
―¿Los ángeles guardianes son reales? ―respiré.
―Sí ―contestó Jonathan―. Pero con la afluencia de almas humanas en los
últimos siglos, hemos estado asignando hombres adicionales para vigilar. Hoy, tú
Página
Miré a Michael, quien portaba una sonrisa. Este momento estaba más allá de
mi más salvaje imaginación.
183
―¿Mío? ―susurré, sin aliento. Él asintió.
eres mi prioridad. ―Entonces se giró hacia Michael y palmeó su hombro―. Y ahora,
Elizabeth, parece que te han dado otro guardián.
Michael se señaló a sí mismo y Jonathan asintió. Nunca había visto a Michael
sonreír más brillantemente. Su rostro resplandecía con orgullo y satisfacción. Este
era su pináculo, su momento culminante. Sonreí hacia él, mi corazón a punto de
estallar.
―¿Exactamente qué hace un guardián? ―pregunté a Jonathan.
―Es complicado. Tenemos nuestro propio grupo de reglas que nos permiten
la mayor parte del tiempo mirar y algunas veces alentar ―contestó―. ¿Alguna vez
has tenido esa sensación, profunda en el fondo de tu estómago, que te susurra
silenciosamente advertencias al oído?
―De hecho, sí ―contesté―. He estado experimentando eso un montón
últimamente.
―La mayoría del tiempo, somos nosotros ―dijo, estableciendo un hecho―.
Como dije, podemos alentar pero no podemos intervenir. Al final tú tomas tus
propias decisiones y ya sea que estés bien o mal, vives con las consecuencias.
―Entonces, ¿por qué me ayudaste esa noche a mitad del camino? Eso no fue
realmente un aliento ―sonreí.
Una sonrisa ladina creció en sus labios.
―Supongo que doblé las reglas un poco con esa situación. Michael hizo lo
mejor que pudo para ponerte en el camino y pensé que no sería apropiado que fueras
atropellada por lo que venías a ayudar.
―Gracias ―dije.
―Ha sido un placer ―contestó. Sus ojos se movieron hacia Michael―. ¿Estás
listo para ir a casa?
Michael asintió y se giró hacia mí. Sus ojos estaban llenos de tristeza.
―Michael. ―Mi voz tembló. Mi corazón se rompía de nuevo―. ¿Qué haré
sin ti?
Lágrimas llenaron sus grandes ojos color chocolate y luego sonrió.
―Todavía estaré vigilándote dado que ahora soy oficialmente tu guardián
―dijo con una chispa en sus hermosos ojos marrones.
Página
Caliente lágrimas bajaron por mis mejillas.
184
―Vivir, Liz ―dijo―. Vive y sé feliz.
―Elizabeth, todos mantendremos un ojo adicional sobre ti ―añadió
Jonathan.
―Gracias ―dije, tratando de forzar una sonrisa, pero el dolor en mi corazón
no me lo permitía.
―Y por favor no te preocupes por Michael. Lo cuidaremos muy bien y lo
mantendremos ocupado.
Sonreí y asentí, pero las lágrimas siguieron fluyendo. Michael se rió
jalándome cerca de él, haciendo que mi corazón se angustiara.
Jonathan sonrió y se hizo hacia atrás. Sabiendo que nuestro tiempo era corto.
―Te estaremos observando, Elizabeth ―dijo Jonathan suavemente.
En un instante, Michael y yo estuvimos solos en el cementerio.
―Pronto será tu cumpleaños número dieciocho ―dijo envolviendo sus dos
brazos a mi alrededor. Lo abracé fuertemente, sabiendo que era nuestra última
despedida.
―No será lo mismo sin ti ―sollocé.
―Ahí estaré ―prometí.
―No seré capaz de verte.
―Lo sé. Pero ahí estaré. ―Besó mi frente gentilmente―. No me lo perdería.
Mi cabeza y corazón palpitaban.
―Pensaré en ti cada día del resto de mi vida.
Su abrazo se apretó.
―Pronto deberás recibir el Porsche. Pero recuerda… solo porque puede ir
rápido, no seas kamikaze y choques.
―¿Tal vez esa sería una buen cosa?
Siempre amaría la manera en que sus tiernas manos se sentían contra mi
rostro, su cálido aliento haciendo cosquillas en mi mejilla o la manera en que sus
labios se sentían contra los míos. Era mágico y nunca olvidaría este momento
mientras estuviera viva.
Página
Sus ojos chocaron con los míos sin reservas. Nuestros alientos estaban al
unísono, nuestras bocas desesperadas, sabiendo que el tiempo estaba contra
nosotros.
185
―Ni siquiera lo pienses ―dijo, sus ojos entrecerrándose―. Un día estaremos
juntos de nuevo, pero no demasiado ―dijo suavemente. Sus manos se extendieron,
sus dedos rozaron gentilmente cada lado de mi rostro―. Te amo, Elizabeth Hayes.
Su cuerpo empezó a desvanecerse, transformándose lentamente en una
visión intocable.
―Michael ―lloriqueé, cuando mis manos empezaron a deslizarse a través de
su ser etéreo―. No.
Se iba.
―Prométeme que vivirás, Liz ―respiró.
No pude hablar. Las lágrimas nublaban mi visión, así que rápidamente las
limpié.
Michael yéndose sería el obstáculo más difícil que alguna vez tendría que
superar. Durante los últimos doce años, había estado ahí para mí. Era mi mejor
amigo, mi hombro, mi roca, mi proyector. Sostuvo mi mano, guiándome y
ayudándome a superar las partes difíciles en mi vida, un obstáculo a la vez.
Su rostro traslucido se acercó al mío.
―Siempre recuerda que te amo. Siempre lo he hecho y siempre lo haré.
Asentí.
―Siempre te amaré, Michael ―sollocé. Mi pecho apretado, no podía respirar.
―Estaré esperando ―susurró.
A través de mis ojos llenos de lágrimas, observé a la gentil brisa llevarse su
brillante esencia hacia el cielo hasta que finalmente se fue.
―Yo también ―susurré al viento―. Adiós mi amor.
Mi débil cuerpo colapsó en el suelo. Mi frágil corazón se rompió en mil
pedazos, el dolor era casi insoportable.
Luego, algo frío y húmedo besó mi piel. Levanté la mirada y como por arte
de magia, copos de nieve comenzaron a caer desde el cielo. Nuestra primera nevada
de la temporada.
Página
Mis pensamientos fueron interrumpidos por los sonidos de llanto. Me giré
para encontrar a una pequeña niña paseando a través del cementerio. Estaba sola y
tenía alrededor de ocho años. Era pequeña y tenía rizos rubios que se enroscaban
justo debajo de sus hombros. Debía estarse congelándose porque solo vestía un
vestido rosa con volantes. Definitivamente no era adecuado para el invierno de
Alaska.
186
Michael se había ido, pero saber que finalmente estaba en paz, me daba algo
de consuelo. Me enseñó lo mucho que me amaba, lo suficiente para vender su alma.
Pero ese mismo amor, el más puro y verdadero de todos, fue lo que nos salvó.
El sol caía rápidamente y el piso ahora estaba espolvoreado por una final capa
de blanco.
―Oye, ¿estás bien? ―le dije a la niña.
Me miró sorprendida pero no contestó. Sus ojos estaban llenos de ansiedad.
―¿Cuál es tu nombre? ―pregunté cálidamente.
―Annie ―contestó entre sollozos―. ¿Puedes verme?
Su pregunta me confundió.
―Por supuesto que puedo verte. ¿Estás perdida?
―No puedo encontrar a mi mami. La he buscado por todos lados, pero nadie
me ayuda a encontrarla. Todos me ignoran como si no pudieran verme. ¿Por qué no
me ayudan? ―sollozó.
Fue un golpe bajo, experimentando la realidad de mi nuevo don.
Esta pequeña niña era Michael y yo era su Lucy. De alguna manera, me había
encontrado.
Miré a sus grandes ojos aterrorizados y sentí compasión. Era tan joven.
Me preguntaba si sus padres sabían que estaba perdida o si se habían dado
cuenta que su pequeña niña estaba muerta.
¿Cómo sucedió? ¿Alguien sabía?
Estas preguntas bombardeaban mi mente y sabía que tenía que ayudarla.
Sus grandes ojos azules mi miraron y no pude evitar sonreír.
―¿Por qué no vienes conmigo, Annie? ―dije amablemente, mirando sobre
ella―. Te ayudaré a encontrar tu camino a casa.
―¿En serio? ―preguntó, secando sus lágrimas.
―En serio.
Sonrió, revelando dos grandes hoyuelos, luego rápidamente me siguió.
Página
―Te amo, Michael ―susurré, esperando que pudiera oír―. Por siempre en mi
corazón.
187
Mientras salíamos del cementerio, mis pensamientos giraron hacia Michael.
Con una sonrisa en mi rostro y una nueva esperanza, miré hacia el cielo. Una lágrima
escapó de mi ojo y bajó por mi mejilla.
188
Página
Fin
Sobre la Autora
Mi nombre es Cameo Renae Rosete, pero como autor, me conocen por Renae
Cameo. En realidad, fue idea de mi marido.
Mi familia es lo que mantiene latiendo mi corazón, y mi mundo en un lugar
feliz.
Nací en San Francisco, crecí en Maui, Hawái, y recientemente me mudé con
mi marido y los niños a Alaska.
Soy una soñadora, adicta a la cafeína y la menta. Me encanta reír, amo leer y
amo escapar de la realidad. Una de mis mayores alegrías es crear mundos de fantasía
llenos de aventura y romance, y compartirlo con los demás.
Un día espero encontrar mi propio armario mágico, y pasear en un unicornio
mágico. Hasta entonces… ¡seguiré escribiendo!
Página
189
¡FELIZ LECTURA!
Créditos
Moderadores:
NataliCQ
PaulaMayfair
Scarlet_danvers
Mae
Soulless
Selene1987
Shilo
Soulless
Traductores:
Xhex
Ximena Vergara
Adaly
âmenoire
AnnaTheBrave
Apolineah17
AsheDarcy
Becca Herondale
Booklover;3
Danny Lowe
Diana de Loera
Flochi
HeythereDelilah1007
Jo
Correctores:
Becco
Giuu
Nony_mo
Nanis
Recopilación y revisión:
LizC y Nanis
Mae
Mari NC
Diseño:
Mae
Página
LizC
190
Leogranda
191
Página
Descargar
Fichas aleatorios
Explore flashcards