Subido por Ana Felicien

Impulsores genéticos. ETC

Anuncio
EXTERMINADORES
EN EL CAMPO
Impulsores genéticos: cómo favorecen
la agricultura industrial y amenazan
a la soberanía alimentaria
Sobre el Grupo ETC: El Grupo ETC aborda las cuestiones socioeconómicas y
ecológicas relacionadas con las nuevas tecnologías que impactan a las personas
marginadas del mundo. Operamos a nivel global y regional, trabajando en estrecha
colaboración con organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales,
especialmente en África, Asia y América Latina. El Grupo ETC tiene sede en Val
David, Canadá, y Davao, Filipinas, y oficinas en Ciudad de México y Guelph, Canadá
Reconocemos el apoyo de Frontier Co-op Giving Fund, CS Fund, Agroecology
Fund, 11 Hour Project, Threshold Foundation y Nell Newman Foundation para
el desarrollo de nuestro trabajo en el tema de biología sintética. Publicado en
castellano con el apoyo de la Fundación Heinrich Boell México y El Caribe.
Más información: www.etcgroup.org
Diseño: Cheri Johnson y Atziri Carranza
Imagen de cubierta: Stig
Infografía: Garth Laidlaw
Traducción al castellano: Octavio Rosas Landa
Fundación Heinrich Böll: Los objetivos que impulsan las ideas y las acciones de
la Fundación Heinrich Böll están relacionados con la promoción de la democracia
y el respeto a los derechos humanos, la realización de acciones que prevengan
la destrucción de los ecosistemas globales, el avance de la equidad entre
hombres y mujeres, la garantía de la paz, mediante la prevención de conflictos
en zonas de crisis y la defensa de la libertad de los individuos frente al excesivo
poder económico y político. Mantenemos una vinculación estrecha con el
Partido Verde Alemán (Alianza 90 / Los Verdes) y actuamos como un centro
de investigación y difusión de ideas para proyectos y visiones verdes. Somos
parte de una red internacional que comprende más de 100 proyectos asociados
en aproximadamente 60 países. La Fundación Heinrich Böll trabaja de manera
independiente y nutre un espíritu de apertura intelectual. www.boel/de/en
BY
NC
SA
Publicado bajo licencia de Creative Commons: Atribución no comercial, sin obras derivadas 3.0
Exterminadores en el campo
Impulsores genéticos: cómo favorecen
la agricultura industrial y amenazan
a la soberanía alimentaria
Octubre, 2018
7
Resumen: impulsores genéticos, agricultura y alimentación
9
1. Introducción
12
2. La promesa de la genética activa
13
3. La agroindustria se oculta tras el mamut lanudo
17
4. El futuro agrícola que promueven los impulsores genéticos
17
20
21
22
22
22
22
23
23
24
24
24
25
25
26
27
a) Malezas y plagas
i. Mosca de la fruta – Drosophila suzukii
ii. Polillas
iii. Áfidos
Iv. Saltamontes
v. Gorgojo castaño de la harina
vi. Mosca blanca
vii. Roedores
viii. Nematodos
ix. Cándida albicans
b) Rediseñar plagas para que se alejen de los cultivos
c) Resistencia a herbicidas
d) Activación de agroquímicos nuevos (y viejos)
e) Acelerar la creación y/o propagación de rasgos transgénicos
f) Controlar y dirigir los “servicios ecosistémicos”
g) Remoción de la contaminación genética
28
5. ¿Tecnología incontrolable?
34
6. Actuar con ética en un vacío de gobernanza
35
Ocho recomendaciones
35
35
36
1. Llamar al establecimiento de una moratoria a la liberación de impulsores genéticos
2. Acordar reglas para una contención segura
3. Establecer mecanismos de evaluación y monitoreo y demostrar los métodos de
reversibilidad
36
4. Asegurar el consentimiento previo, libre e informado de todas las comunidades
afectadas
36
37
37
5. Prohibir el “uso dual” militar y proteger el derecho a la alimentación
37
8. Examinar las implicaciones para la seguridad alimentaria mundial y para el
6. Aprender de la historia. Promover que la sociedad reflexione sobre el pasado
7. Practicar ciencia precautoria
derecho a la alimentación y la nutrición
38
Referencias
Resumen: impulsores genéticos, agricultura y alimentación
El problema
Los riesgos
El primer intento por emplear tecnologías de
ingeniería genética en la agricultura implicó la
alteración de cultivos comunes para hacerlos
resistentes a pesticidas o herbicidas. El enfoque
basado en cultivos genéticamente modificados
se enfrentó con múltiples problemas cuando
los consumidores rechazaron los alimentos
transgénicos y los agricultores descubrieron que los
beneficios prometidos sólo se materializaban,
si acaso, en el corto plazo. Ahora, los biotecnólogos
contemplan una nueva estrategia: diseñar
y desarrollar nuevas formas invasivas de
modificaciones genéticas para controlar insectos,
hierbas y crear nuevos monopolios. Su plan
consiste en utilizar lo que se denomina “impulsor
genético” o “forzador genético” (Recuadro 1).
Los experimentos con impulsores genéticos tienen
como objetivo habilitar organismos que diseminen
automáticamente sus genes diseñados en hábitats
y ecosistemas completos. Estos organismos
podrían –se afirma– extinguir algunas de las
principales pestes agrícolas, reducir la necesidad de
plaguicidas y acelerar los programas de obtención
de nuevas variedades de plantas. Según algunos
de sus promotores, los impulsores genéticos
podrían incluso ser compatibles con organismos no
transgénicos y con la agricultura orgánica.
La posibilidad de crear organismos invasivos
capaces de esparcir genes de diseño en campo
abierto, reedita uno de los peores escenarios
imaginados con organismos transgénicos y lo
convierte en una estrategia industrial deliberada.
Mientras que la primera generación de transgénicos
esparció sus genes principalmente por accidente,
los organismos con impulsores genéticos (desde
ahora OIG) tienen por objetivo alterar el genoma
de las poblaciones silvestres en el mundo real.
Su propagación sería deliberada. Los científicos
detrás de los impulsores genéticos apenas
comenzaron a preguntarse qué pasaría si los genes
no se comportan como sus modelos predicen.
¿Qué pasaría si, por ejemplo, genes dirigidos a
producir esterilidad femenina –que han demostrado
poder eliminar poblaciones de mosquitos en
laboratorio–, se transfirieran a especies que
polinizan nuestros cultivos o son fuente de alimento
para aves, reptiles e incluso humanos? ¿Qué pasaría
si genes benéficos se desactivaran o si la alteración
genética modificara los patrones o incrementara la
incidencia de enfermedades?
Nadie está investigando cómo regresar a la
lámpara al genio de los impulsores genéticos,
solo están buscando la forma de hacerlo
salir. La lógica detrás de la insistencia en usar
Exterminadores en el Campo
7
impulsores genéticos en agricultura asume que
problemas extraordinariamente complejos del
sistema alimentario pueden resolverse de forma
simple con innovaciones de alta tecnología.
Los actores
Actualmente, los proyectos conocidos para el
desarrollo de impulsores genéticos reciben un
financiamiento conjunto que asciende a 250
millones de dólares, provenientes principalmente
de la Agencia Militar de Proyectos de Investigación
Avanzada del gobierno de Estados Unidos
(DARPA), la Fundación Bill y Melinda Gates, la
Fundación Tata y el Proyecto de Filantropía Abierta
de Facebook. Pese al enorme financiamiento
de la DARPA, los principales promotores de los
impulsores genéticos reconocen en privado y en
sus patentes que su objetivo comercial está en
los agronegocios.
Entonces no sorprende que esté creciendo
una red de investigación de bajo perfil sobre
impulsores genéticos para usarse en agricultura.
La primera empresa centrada en impulsores
genéticos agrícolas, Agragene, se ha asociado
con una serie de grupos empresariales vinculados
a ciertos productos agrícolas, como el Consejo
Californiano de la Cereza y el Consejo para la
Investigación en Cítricos de Estados Unidos, así
como con empresas ganaderas, las cuales ven a
los impulsores genéticos como una maravillosa
bala de plata para los retos que enfrentan en las
parcelas. Entretanto, las grandes empresas de los
agronegocios, como Monsanto-Bayer, SyngentaChemChina, DowDuPont (ahora llamada Corteva
Agriscience) y Cibus acechan en las sombras de las
discusiones sobre las políticas para los impulsores
genéticos, aconsejadas por científicos y asesores de
relaciones públicas para mantenerse, por ahora, con
un bajo perfil.
8
Exterminadores en el Campo
Las políticas
Los impulsores genéticos están diseñados para
invadir, persistir y propagarse. Sus desarrolladores
afirman que podrán confinarlos o controlarlos, pero
estas presunciones retóricas deben demostrarse
y someterse a riguroso escrutinio. Entretanto, la
justicia y la precaución demandan una moratoria
a cualquier tipo de liberación de estos organismos
en campo abierto. Deben acordarse y ponerse en
práctica reglas internacionales estrictas para el
manejo de impulsores genéticos en investigaciones en
laboratorio, lo mismo que para su contención, antes
de seguir adelante con la investigación, incluso en
laboratorios. Actualmente ya hay todas las condiciones
para desarrollar organismos con impulsores genéticos
sin someter el proceso a ningún tipo de regulación
de bioseguridad. En algunas jurisdicciones, como en
Brasil, no es claro si estarán sujetos a las débiles reglas
de bioseguridad que controlan la producción y uso de
los cultivos transgénicos.
Tecnologías que se originan en el
laboratorio, como los OGM —y ahora los
impulsores genéticos—, omiten las profundas
injusticias y desequilibrios de poder que exigen
respuestas políticas y escrutinio democrático, en
vez de paliativos tecnológicos. En los ámbitos
nacional e internacional, falta abordar las
preguntas sobre evaluación de las tecnologías y
consentimiento social.
El Convenio sobre Diversidad Biológica
(CBD) de la Organización de las Naciones Unidas
(ONU) ya colocó la gobernanza de los impulsores
genéticos en el centro de sus deliberaciones.
Los tópicos que tiene pendientes el CBD son la
posible moratoria a los impulsores genéticos, así
como la necesidad del consentimiento previo,
libre e informado de los afectados, en primer
lugar los campesinos.
Este informe se publica como una alerta a
los gobiernos, las organizaciones de la sociedad
civil y los movimientos sociales en todo el mundo.
Señala cómo al tiempo que se promueven para la
medicina y la conservación, los OIG encontrarán
su uso real en la producción de alimentos y la
agricultura industrial. Este informe llama a poner
pausa a la investigación aplicada en impulsores
genéticos y a detener sus liberaciones al medio
ambiente, hasta que se haya realizado un proceso
público, exhaustivo y amplio de diálogo y se
establezcan reglas para asegurar un consentimiento
claro y la defensa de la soberanía alimentaria.
1. Introducción
Hace medio siglo, genetistas lograron hacer
el primer corte intencional al código genético
de un organismo vivo. Al desarrollar técnicas
para remover e insertar secciones de una
cadena de ADN, iniciaron una nueva etapa en
la industrialización de la vida, que comenzó a
modificar la comida, el comercio, el uso del suelo,
las formas de subsistencia, las culturas y las
características genéticas del mundo vivo.
El aumento en el uso de organismos transgénicos
por parte de los agricultores —muchas veces sin su
consentimiento plenamente informado y, a menudo,
con resultados grises— todavía genera miles de
millones de dólares a las empresas agroquímicas
como Monsanto (ahora Bayer) y Syngenta (ahora
Sinochem-ChemChina). Sin embargo, el aumento
en el uso de transgénicos se ha estancado a
medida que se han evidenciado sus riesgos
predichos, como el de la intensificación continua
y permanente del empleo de sustancias químicas
tóxicas. 1 Con la llegada de las llamadas técnicas
de “edición genética” y, particularmente, con
el desarrollo de los “impulsores genéticos”,
las grandes empresas de agronegocios están
modificando su estrategia comercial y publicitaria
para poder acelerar nuevamente el ritmo
de sus negocios.
Los organismos con impulsores genéticos
(OIG) son aquellos que, supuestamente, imponen
(con un alto grado de confiabilidad) la persistencia
de uno o más rasgos genéticos en las futuras
generaciones de una misma especie. El término
“impulsor genético” que los científicos franceses
traducen como forcage génétique (literalmente:
forzamiento genético), vuelve evidente la intención:
forzar un cambio genético de diseño humano en
toda una población o, incluso, en toda una especie.
Si funcionan (lo cual no está garantizado en el
presente), los OIG podrían acelerar la distribución
de genes de producción corporativa, desde el
laboratorio hacia el resto del mundo vivo, a una
velocidad vertiginosa, y comenzar un proceso que
podría ser irreversible.
Desde que esta poderosa técnica
irrumpió en la ciencia, los corifeos de la industria
biotecnológica han trabajado para difundir
promesas de que los OIG servirán para el bien
común: desde detener la malaria hasta salvar
de los roedores los huevos de preciadas aves
marinas. No obstante, el área de actividad que
probablemente será más impactada por la
invención de los impulsores genéticos y que
podría tener consecuencias dramáticas, apenas
se menciona: la agricultura y la pesca. Es decir,
nuestros sistemas alimentarios. Las parcelas
industriales podrían ser el escenario donde los
impulsores genéticos tengan su primer impacto.
Aunque no han sido probados más que a través
de algunos experimentos de laboratorio, los
impulsores genéticos constituyen una tecnología
tan fuerte y disruptiva que las grandes empresas
de agronegocios no pueden darse el lujo de soslayar
la investigación sobre su potencial. Los impulsores
genéticos ofrecen nuevas oportunidades de
negocios prometiendo solucionar diversos
problemas que enfrentan los agricultores.
Figura 1: Diferencia entre moscas que se comportan
según las leyes mendelianas de la herencia y cuando son
equipadas con impulsores genéticos
Herencia normal en cuatro generaciones de moscas
Insecto
modificado
Insecto
salvaje
PROCESO
NATURAL
El gen alterado
no se propaga
a toda la
descendencia
Herencia con impulsores genéticos en
cuatro generaciones de moscas
Insecto con
Impulsor Genético
IMPULSOR
GENÉTICO
Insecto
salvaje
El gen alterado
siempre se
propaga a toda
la descendencia
El impulsor genético impone el cambio de color de la especie.
Insertado en una sola mosca, el impulsor genético forzará
que su descendencia herede y exprese ese rasgo genético y
lo siga transmitiendo con alto grado de confiabilidad al resto
de las generaciones. Con el tiempo, el rasgo genético del color
modificado de la mosca se propagará a la totalidad de la población
de moscas. Imagen: Amigos de la Tierra.
Exterminadores en el Campo
9
Las primeras patentes sobre impulsores
genéticos se redactaron pensando principalmente
en aplicaciones agrícolas. Una de las primeras
empresas especializadas en trabajar con impulsores
genéticos (Agragene) se centra específicamente
en la agricultura. Las gigantes de los agronegocios
—como Bayer, Syngenta-ChemChina y Corteva
(Dow-DuPont— poseen grandes inversiones en
el desarrollo de las tecnologías para la edición
genética y calladamente cabildean con los
elaboradores de políticas en distintos países.
Las empresas comercializadoras de materias
primas agrícolas (commodities) destinan fondos
públicos y privados de forma cada vez más pública
a financiar experimentos con impulsores genéticos.
Las empresas agroindustriales y los laboratorios
públicos se están asociando para desarrollar
aplicaciones de estas tecnologías para
la agricultura.
A pesar de todas estas señales, casi nadie en
los foros globales sobre agricultura y alimentación
ha discutido públicamente los OIG. Este informe es
un intento de corregir esa omisión, argumentando
que estas tecnologías no deben aplicarse sin que
se implemente, previamente, un proceso para la
obtención de consentimiento público informado
sobre sus consecuencias.
La ausencia de la agricultura en las
discusiones sobre impulsores genéticos no es un
mero descuido. Conscientes de la fuerte oposición
global a la ingeniería genética en los sectores de
la agricultura y los alimentos, los promotores
10
Exterminadores en el Campo
de esta tecnología han planeado cuidadosamente
qué aplicaciones habrán de ser anunciadas, en una
perspectiva estrecha, para el conocimiento del
público y de los tomadores de decisiones, para
que las propuestas con mayores probabilidades de
recibir apoyo público (por ejemplo, las aplicaciones
en medicina o de conservación ambiental) sirvan
como emblema y ayuden a formar la opinión
pública y la aceptación de las tecnologías.
Anticipar únicamente escenarios de éxito
para una nueva tecnología constituye una buena
estrategia de relaciones públicas pero una mala
gobernanza. Esta fue la dolorosa lección que
aprendieron los gobiernos después de que se
constituyó una resistencia global a los transgénicos.
La intención es mantener a los agricultores y
al público general en la ignorancia sobre los
impulsores genéticos para que no puedan emitir
un juicio sobre sus implicaciones potenciales,
especialmente en caso de imponerse un sistema
alimentario forzado genéticamente.
Si la expectativa es que los OIG desempeñen
un papel central en los sistemas agrícolas y alimentarios (así como en aplicaciones de corte militar),
el debate global sobre los impulsores genéticos
debería de conducirse atendiendo las implicaciones
para la agricultura y la alimentación. Los movimientos populares, campesinos y todos aquellos que se
preocupan por el derecho a una alimentación sana
y por la agricultura sustentable, deberían exigir, hoy
mismo, un debate público urgente sobre los OIG.
Recuadro 1: Términos clave
Impulsor genético
El término “impulsor genético” se refiere a una técnica dirigida a alterar la estructura genética de
poblaciones o especies enteras de seres vivos, mediante la liberación de “genes egoístas de diseño”.
El término “egoísta” se refiere al modo como uno o más rasgos genéticos se propaga automáticamente en una
población en cada generación sucesiva. Uno de los pioneros de los impulsores genéticos, Austin Burt del Imperial
College de Londres, reportó en 2003 que la tecnología elevaba la posibilidad de “manipular las poblaciones naturales”
y, potencialmente, de “erradicar o modificar genéticamente especies particulares”. 2
Normalmente, la descendencia de los organismos de reproducción sexuada tiene 50% de probabilidad de heredar
un gen de sus padres. Los impulsores genéticos son diseñados para ser una tecnología invasiva, asegurando que, en
unas cuantas generaciones, la descendencia completa de un organismo portará el gen de diseño deseado (Figura 1).
El interés en el uso de impulsores genéticos aumentó con el advenimiento de la edición genética por medio de
CRISPR-Cas9, técnica que puede ser usada para copiar una mutación de un cromosoma a otro, creando impulsores
genéticos sintéticos o de diseño.
Organismos con Impulsores Genéticos (OIG)
Los OIG son organismos que contienen impulsores genéticos de diseño. Están diseñados para sustituir, en el tiempo,
a los organismos sin impulsores genéticos de la misma especie en una población, por medio de una reacción en
cadena no controlada. Esta característica los puede convertir en un riesgo biológico más peligroso que el que
representan los Organismos Genéticamente Modificados (OGM o transgénicos). Samson Simon y sus colegas de la
Agencia Federal Alemana para la Conservación de la Naturaleza, han descubierto cinco niveles en los que los OIG
difieren de los OGM ya liberados al ambiente. Sus investigaciones concluyen que “una clara comprensión y análisis
de estas diferencias es crucial para cualquier régimen de evaluación del riesgo, así como para una evaluación ética y
socialmente aceptable, que es vital para la aplicación de la tecnología [de OIG]”. 3
Tal vez los impulsores genéticos no
avancen a ningún lado, al menos durante la
próxima década. Provocar alboroto en torno a
una novedad tecnológica permite a los científicos
justificar la necesidad de financiar proyectos que
prometen ser “balas de plata”4,5 y los impulsores
genéticos siguen el mismo patrón de promoción
—previamente visto— de la energía nuclear, que
se decía “demasiado barata para medirse”; o de
los transgénicos como la solución al problema del
hambre mundial, o de los biocombustibles como
solución al cambio climático. Es posible incluso
que algunos dentro de la comunidad científica,
que aún aspiran a imponer los transgénicos dentro
de los sistemas alimentarios, vean una ventaja
estratégica en la creciente controversia sobre los
impulsores genéticos, al creer que puede servir
como distracción por la que las tecnologías más
viejas de OGM puedan revalorarse como una
opción “menos radical” que los organismos con
impulsores genéticos.
Mientras que el reflector mediático se
concentra en el potencial de los impulsores
genéticos para la eliminación de mosquitos que
transmiten la malaria en África Occidental, múltiples
inversiones multimillonarias se canalizan al desarrollo
de OIG para uso agrícola. Este informe busca,
entonces, brindar información para apoyar una fuerte
respuesta precautoria de las organizaciones de la
sociedad civil y los tomadores de decisiones frente
a las amenazas que representan las tecnologías de
impulsores genéticos para los agroecosistemas y la
salud humana.
Exterminadores en el Campo
11
2. La promesa de
la genética activa
Los organismos con impulsores genéticos son
las últimas “balas de plata” tecnológicas que los
principales agentes de la agricultura industrial
quieren imponer, como presuntas soluciones a las
continuas crisis agrícolas y alimentarias. Después de
las promesas incumplidas de las semillas mejoradas,
los pesticidas y fertilizantes de la Revolución Verde,
se produjeron diversos cultivos genéticamente
modificados en las décadas de 1990 y 2000, pero
sus beneficios nunca se materializaron.
La visión de que llegaría a desarrollarse lo
que ahora se llama en inglés gene drive (impulsor
genético) para alterar las poblaciones a voluntad, se
planteó por primera vez en los años sesenta, 6 pero
es hasta ahora, con las nuevas técnicas de edición
genética, que puede convertirse en realidad, al
menos en el laboratorio.
La innovación genética clave, que transformó
a los impulsores genéticos de propuesta teórica
en prototipo, es la técnica de ingeniería genética
llamada CRISPR-Cas9. Este término hace referencia
a constructos genéticos que contienen fragmentos
de ARN obtenidos de bacterias. Consisten en una
molécula guía, denominada ARN de una sola hebra
y las “tijeras moleculares” Cas9. El sistema puede
programarse para cortar el ADN en una ubicación
específica y, por tanto, dirigirlo a secuencias
específicas. Hasta ahora, CRISPR-Cas9 ha probado
funcionar en todos los organismos que pueden
transformarse con ADN extraño. El proceso es lo que
algunos genetistas denominan edición genética.
El sistema CRISPR-Cas9 (CRISPR para
abreviar) de edición genética se usa ahora para
producir muchos tipos de transgénicos y no sólo
impulsores genéticos. Sin embargo, el uso de
CRISPR, para producir deliberadamente OIG, es la
aplicación con mayores impactos potenciales para
la agricultura. Recientemente en San Francisco,
la coinventora de CRISPR, Jennifer Doudna hizo
una predicción: “si tuviera que adivinar, el mayor
impacto de CRISPR sobre el planeta será en la
agricultura”. 7
12
Exterminadores en el Campo
El primer impulsor genético funcional
producido con CRISPR fue desarrollado en 2014
por Ethan Bier y Valentino Gantz, genetistas de
insectos de la Universidad de California en San
Diego. 8 A partir de su trabajo con moscas de la
fruta, diseñaron un impulsor genético operativo
con CRISPR que tornó amarillas todas las moscas,
y su descendencia, en un experimento. Bier
y Gantz llamaron a esta técnica la “reacción
mutagénica en cadena” (porque un cambio
genético en la población inicia una reacción
que afectaría todas las generaciones sucesivas).
Asimismo, describieron grandiosamente su
hazaña como “el amanecer de una nueva era de
genética activa”. A diferencia de los organismos
de ingeniería genética diseñados en un laboratorio,
la genética activa cambia el sitio principal de la
transformación genética al pasar del laboratorio
al ambiente natural, es decir, que el organismo
parental efectivamente diseña genéticamente
a su descendencia. En caso de funcionar, los
organismos con impulsores genéticos serían
eficaces, porque activamente cambiarían la
genética de las poblaciones al ser liberados en
el ambiente (esto es, reemplazando a una
población con un genotipo por otra con un
genotipo distinto).
Los OIG son solo parte de una nueva ola
de tecnologías genéticas que activamente alteran
e interfieren con los sistemas genéticos como se
encuentran en los ecosistemas. Otro ejemplo es
el rociador ARNi, por el que pequeñas hebras de
ARN son rociadas en el campo para interferir con
los sistemas genéticos en tiempo real. 9
“Aunque los impulsores genéticos CRISPRCas9 se construyen en laboratorio, los OIG
son diseñados para modificar genéticamente
organismos [que viven] en la naturaleza. Los
impulsores genéticos implican un cambio enorme:
de la liberación de un producto [transgénico]
terminado y probado, a la liberación, en los
ecosistemas, de una herramienta ajustable para la
modificación genética.” 10
3. La agroindustria se oculta tras el mamut lanudo
Desde su aparición en 2014, los impulsores
genéticos se han convertido en la estrella de la
industria biotecnológica. Después del desastre de
relaciones públicas de los cultivos genéticamente
modificados, la industria ha utilizado esta tecnología para relanzarse como socialmente útil. Los
impulsores genéticos son muy importantes para
atraer inversiones, pues existe la conciencia de que
los flujos de fondos están disminuyendo por la baja
en las ventas de químicos o transgénicos, mientras
en el largo plazo los mercados de productos libres
de transgénicos florecen y aumentan las querellas
judiciales de los consumidores. 11
Los financiamientos multimillonarios
para el desarrollo de impulsores genéticos,
provenientes de la fundación Bill & Melinda Gates,
la Fundación de los Institutos Nacionales de Salud
de Estados Unidos, el Open Philantropy Institute,
la Fundación Wellcome y la Agencia de Proyectos
de Investigación Avanzada del Departamento de
Defensa de Estados Unidos (DARPA), incluyen
generosos recursos para hacer ejercicios de
presentación al público, cabildeo y actividades de
comunicación. Por ejemplo, una empresa clave en
el cabildeo de la industria de los agronegocios,
Emerging Ag, Inc., recibió 1.6 millones de dólares
de la Fundación Bill & Melinda Gates para conducir
actividades de cabildeo y comunicación para
promover los impulsores genéticos y obtener
influencia en las reuniones de la ONU, incluyendo
la creación de una “Red de Divulgación de
Impulsores Genéticos”. 12 Sin embargo es notable
que a pesar del nombre y el papel que desempeña
esta empresa, su página electrónica y sus boletines
en ningún momento mencionan alguna aplicación
agrícola de los impulsores genéticos, y sólo
se enfocan en usos para la “salud global” y la
“conservación”. 13 Emerging Ag también administra
la World Farmers’ Organisation, un bien conocido
grupo de cabildeo de los agronegocios. De tal
forma que a la opinión pública se le promete que
los huevos de aves raras pueden ser protegidos
reduciendo la población de roedores. En otros
lugares, técnicas similares de edición genética se
presentan como el mecanismo para regresar de la
extinción al mamut lanudo. 14
Esta omisión de los usos agrícolas en
la promoción de los OIG no es accidental.
Encaja perfectamente con las prioridades
expresadas por los pioneros de los impulsores
genéticos, como Kevin Esvelt del MIT. Esvelt es
llamado el “inventor” de una de las dos patentes
fundacionales clave de los impulsores genéticos.
Más de una cuarta parte de su solicitud de patente
de 38 páginas describe aplicaciones agrícolas.
No obstante, en 2016, Esvelt declaró al Grupo
ETC que “las aplicaciones agrícolas deberían
esperar a las aplicaciones en salud pública y
conservación, simplemente porque los beneficios
no son tan claros para los ciudadanos ordinarios
y no repetiremos el fracaso de los transgénicos, si
yo puedo hacer algo al respecto”. En la entrevista
telefónica, Esvelt dijo que en su opinión, sería
mala idea hablar públicamente acerca de los usos
agrícolas mencionados en su patente (como, por
ejemplo, la reversión de la resistencia a herbicidas en
las malezas, explicada más adelante). Esvelt explicó
animosamente que “no tocaría ese tema de ningún
modo porque solo beneficiaría a Monsanto”. 15
El científico ha expresado que no se opone
a que empresas privadas comercialicen impulsores genéticos para uso agrícola. En una entrevista
posterior, para este informe, Esvelt afirmó que había
hablado con Monsanto (ahora Bayer) y que ésta
acordó “mantenerse alejada” del desarrollo de los
impulsores genéticos hasta que ya se hubieran establecido como aplicaciones relacionadas con la salud
y la conservación. Una posterior licencia para uso de
la tecnología CRISPR, otorgada a Bayer-Monsanto
por el Instituto Broad, que tiene vínculos con los
jefes antiguo y actual de Esvelt, con la Universidad
de Harvard y con el MIT, explícitamente excluye el
uso comercial de CRISPR para aplicaciones agrícolas
de los impulsores genéticos. 16
Esvelt no está solo. Documentos obtenidos
a partir de solicitudes de acceso a la información
pública por una coalición de organizaciones de la
sociedad civil (de la que el Grupo ETC formó parte),
muestran que los desarrolladores de los impulsores
genéticos se advierten unos a otros que sería
contraproducente hablar de usos agrícolas. 17 En un
correo electrónico fechado en julio de 2017, dirigido
al equipo de investigación en impulsores genéticos
GBIRd (Biocontrol Global de Roedores Invasivos),
Dan Tompkins, de Landcare Research, de Nueva
Zelanda, dijo prefería no hablar de la relación entre
Exterminadores en el Campo
13
los impulsores genéticos y la porque “muchos ven
el uso de los impulsores genéticos en conservación
como la puerta trasera para su adopción en usos
agrícolas, lo cual puede exponer el enfoque actual
de GBIRd a críticas inoportunas”.
Los desarrolladores de OIG pueden estarse
advirtiendo a sí mismos y a las empresas de
agronegocios de mantener un perfil bajo en relación
con los impulsores genéticos, pero la agroindustria
sigue involucrada activamente en el tema. Si BayerMonsanto está efectivamente “manteniéndose al
margen” de los impulsores genéticos, sería útil
saber lo que Tom Adams —vicepresidente de
biotecnología global de Monsanto— dijo en una
reunión a puerta cerrada con científicos militares
en junio de 2017. Correos electrónicos obtenidos
por medio de leyes de acceso a la información en
Estados Unidos revelan que un sigiloso grupo de
asesores militares, conocido como el Grupo JASON,
elaboró en 2017 un estudio clasificado sobre
impulsores genéticos, comisionado por el gobierno
de Estados Unidos. El estudio, que permanece
reservado, tenía como objetivo explorar “lo que
sería realizable en los próximos tres a diez años,
especialmente en relación con sus aplicaciones
agrícolas”. 18 Los correos electrónicos muestran que
el estudio elaborado por JASON fue presentado
en una reunión de dos días a la que se convocó
a doce investigadores en impulsores genéticos a
quienes Tom Adams, de Bayer-Monsanto, ofreció
una presentación confidencial sobre la ciencia de
los cultivos y los impulsores genéticos. 19 Entre el
pequeño grupo de expertos se encontraba Greg
Gocal, científico en jefe de Cibus, empresa de
biotecnología agrícola que vende canola editada
genéticamente y otros cultivos.
No está claro cuál es el interés específico
o las actividades para el desarrollo de impulsores
genéticos de Cibus o de Bayer-Monsanto, pero
al parecer no son los únicos actores corporativos
interesados en este campo. Otras grandes empresas
de los agronegocios, entre ellas Syngenta y Corteva
Agroscience también han estado muy involucradas
en las discusiones sobre la política estadounidense
relativa a los impulsores genéticos. 20 A finales de
2017 se estableció en California Agragene, empresa
emergente en el área de impulsores genéticos,
dirigida por los mismos ejecutivos que la empresa
de “genética activa” Synbal. Según la revista MIT
Technology Review, Agragene —fundada por
Ethan Bier y Valentino Gantz, de la Universidad de
California en San Diego— “pretende alterar plantas
e insectos” empleando impulsores genéticos. 21
Recuadro 2: Importancia comercial de la opción “local”
Aunque todavía están confinados al laboratorio, los primeros OIG construidos mediante CRISPR-Cas9 se diseñaron
para diseminarse amplia e indefinidamente, lo cual generó mucha alarma. Como respuesta, los promotores de los
impulsores genéticos prometieron diseñar OIG “locales” cuya intención es propagarse solamente de manera limitada
o dirigida, para responder a las preocupaciones sobre posibles daños ecológicos permanentes y perturbaciones
económicas asociadas a ellos. El grupo de investigación sobre diseño de la evolución del MIT (Sculpting Evolution
Research Group), liderado por Kevin Esvelt, trabaja en lo que llaman un “impulsor margarita” (Daisy drive) para resolver
este problema. 22 En la Universidad de California en San Diego, el laboratorio dirigido por Omar Akbari trabaja en una
alternativa no basada en CRISPR. 23 Sin embargo, hasta la fecha no existe reporte alguno de la existencia de impulsores
“locales” funcionales o de impulsores dirigidos y no es posible saber si los OIG creados con o sin CRISPR podrían
desempeñarse localmente.
Circunscribir el desempeño de los organismos con impulsores genéticos para volverlos más aceptables al
público tendrá también el efecto de hacerlos más interesantes para los agentes comerciales y militares. Por ejemplo,
impulsores genéticos que se esparcen para erradicar cierta plaga, maleza o, incluso, potenciar un cultivo alimentario. Si
se propagara sin detenerse, en teoría su desarrollador podría sólo venderlo una vez, limitando así su valor económico.
Sin embargo, si el impulsor genético se esparce sólo en un área o tiempo limitados, su desarrollador podría venderlo al
mismo agricultor repetidamente, como ocurre hoy con las semillas y los agroquímicos.
Algunos economistas advirtieron en el Journal of Responsible Innovation que “las aplicaciones auto-limitantes
de los impulsores genéticos podrían considerarse el prerrequisito para desarrollar y madurar la industria de los
impulsores genéticos comerciales. Con límites espaciales y temporales podría abrirse un mercado de OIG que atendiera
múltiples locaciones y múltiples liberaciones a lo largo del tiempo en la misma región”. 24
Pero incluso los impulsores genéticos menos limitados tienen posibilidades comerciales. Según observan los autores
mencionados, “productores agrícolas regionales podrían financiar privadamente (o por medio de fondos mixtos
14
Exterminadores en el Campo
público-privados) aplicaciones de impulsores genéticos que administraran cooperativas locales o instituciones sin fines
de lucro, todas ellas en posible asociación con alguna agencia gubernamental o alguna empresa comercial”. De hecho,
este modelo ya está emergiendo.
Desde 2013, el Consejo Californiano de la Cereza (un grupo de productores) ha gastado aproximadamente
un tercio de su presupuesto en financiar investigación y desarrollo de impulsores genéticos sintéticos en la mosca
de la fruta de alas manchadas (Drosophila suzukii) y estableció una corporación de lucro para administrar el
emplazamiento potencial de esa tecnología. El Consejo de Investigación en Cítricos de Estados Unidos también
investiga el desarrollo de impulsores genéticos en los áfidos que afectan las cosechas de cítricos. En Panamá, la
Comisión Panamá-Estados Unidos para la Erradicación y Prevención del Gusano Barrenador del Ganado es otra
entidad regional de investigación, parcialmente gubernamental, financiada por Estados Unidos, que experimenta
con insectos transgénicos y muestra interés en el enfoque del desarrollo de OIG para esta plaga común que afecta
al ganado de crianza intensiva.
No sorprende que los principales agentes de
los agronegocios estén interesados en la creación
de OIG. Dado que esta tecnología es promovida
como el siguiente paso lógico en la intensificación
de la agricultura, los líderes de los agronegocios
sienten que no pueden darse el lujo de ignorarla,
puesto que, de otra manera, sus competidores
obtendrían una ventaja en la carrera por dominar
el mercado. A esta conclusión llegó un grupo de
investigadores franceses liderados por Virginie
Courtier-Orgogozo:
“El tiempo en que actúan los impulsores
genéticos es adecuado para las estrategias
dominantes de desarrollo económico de los
agronegocios, que se concentran en el retorno
de las inversiones en corto plazo y desprecian
los aspectos de largo plazo. El actual sistema
económico, basado en la productividad, los
rendimientos, los monocultivos y el extractivismo
combina perfectamente con el modo de operar de
los impulsores genéticos. 25
Courtier-Orgogozo y sus colegas sugieren
que “en el futuro, los impulsores genéticos
podrían convertirse en la técnica más utilizada
para administrar agronegocios grandes o
pequeños, editando el genoma de organismos que
obstaculicen el crecimiento de la productividad”. 26
Las agroindustrias más grandes se encuentran
particularmente bien colocadas para ingresar a
este campo, dado que la tecnología se originó en
el ámbito de los genetistas de insectos, es decir,
una comunidad de investigación con una larga y
profunda afiliación con la industria de los plaguicidas.
Dos insectos genéticamente modificados, el gusano
rosa algodonero y la palomilla dorso de diamante
están siendo probados comercialmente (por el
momento sin impulsores genéticos) en los campos
agrícolas estadounidenses. 27
Figura 2: Ejemplos de las principales inversiones en impulsores genéticos, 2017
Agencia financiadora
Contraparte
Monto
(dólares de Estados Unidos)
DARPA
Varios proyectos, incluyendo “Genes Seguros”
65-100 millones
Fundación Gates
Target Malaria
75 millones
Fundación Tata (Tata Trusts)
Centro para la Genética Activa
70 millones
Proyecto de Filantropía Abierta
Target Malaria
17.5 millones
Fundación Gates
Fundación de los Institutos Nacionales de Salud
9.43 millones
Fundación Gates
Corporación del Hospital General de Massachusetts
2.587 millones
Proyecto de Filantropía Abierta
NEPAD/Unión Africana
2.35 millones
Fundación Gates
Emerging Ag Inc
1.6 millones
Grupo Paul G Allen Frontiers
Centro para la Genética Activa
1.5 millones
Consejo Californiano de la Cereza
Univesidad de California en Riverside
500 mil hasta ahora
(aproximados)
MaxMind
MIT y Universidad George Washington
(para esquistosomiasis)
100 mil
Financiamiento para la investigación en impulsores genéticos según su valor.
Fuentes: Centro Africano para la Biodiversidad, Grupo ETC y Red del Tercer Mundo, www.synbiogovernance.org
Exterminadores en el Campo
15
Recuadro 3: Genomas como espectro ¿nuevo modelo de agronegocio?
Vender el “servicio” de liberación organismos con
impulsores genéticos de alcance limitado o dirigido
podría ser el modelo de negocio más obvio para su
uso agrícola, pero también es posible hacer grandes
negocios de la venta de impulsores genéticos “globales”.
Algunas de las primeras propuestas para el desarrollo
de OIG apuntan hacia un modelo de negocio más
radical, que se inspira en las aplicaciones de telefonía
celular y del Internet 2.0, provenientes del mundo de
las tecnologías de información. Frecuentemente, las
empresas de software distribuyen sus aplicaciones
gratis en línea o incorporadas en los sistemas operativos
de amplia distribución, pero después requieren a
los usuarios el pago de una cuota para desbloquear
ciertas características o usos valiosos de aquellas. Del
mismo modo, las empresas de biotecnología podrían
liberar amplia y gratuitamente sus aplicaciones
biotecnológicas como OIG para integrarlos en los
genomas de los organismos silvestres, pero diseñados
de tal manera que, para poder aprovechar el OIG,
tendría que pagarse un co-producto de propiedad
intelectual que desbloqueara sus atributos.
Dos ejemplos sirven para ilustrar este enfoque:
Esvelt y otros han propuesto que impulsores genéticos
“sensibilizantes” podrían introducirse y posteriormente
liberarse en plagas que harían a esas especies
susceptibles a un compuesto químico particular,
(herbicida o plaguicida). Por ejemplo, se podría
recuperar la sensibilidad del amaranto (Amaranthus
palmeri) al RoundUp o glifosato de Bayer-Monsanto,
o a una nueva sustancia química patentada. Este
enfoque permitiría al fabricante del compuesto químico
venderlo como un complemento perfecto para la
maleza en cuestión. Y es que cuando las malezas no
son completamente erradicadas, pueden evolucionar
hasta volverse resistentes al herbicida. Mientras que
Bayer-Monsanto producía antes sus semillas “RoundUp
Ready”, (resistentes al glifosato) para elevar las ventas
de esta sustancia, ahora se busca que la maleza misma se
apreste a marchitarse en respuesta al RoundUp. En una
situación así, el impulsor genético es sólo una solución
temporal y tendría que ser aplicado repetidamente. Una
estrategia como esta podría ser parte del modelo de
negocio de empresas como Bayer-Monsanto.
“Dada la falta de una modelación confiable,
podemos asegurar que el uso de impulsores
genéticos generados con CRISPR conduciría a una
cacofonía ecológica: cada grupo de interés en la
industria de los agronegocios editaría el genoma de
16
Exterminadores en el Campo
Un segundo ejemplo, dramático, aunque
especulativo, es el de la patente asociada con Elwha LLC
(ver el inciso 4f, abajo), que propone la liberación de un
gen es decir, activado por la luz mediante un impulsor
genético en todas las abejas o en ciertas especies
consideradas plaga para que se vuelvan susceptibles
a frecuencias particulares de luz. En un escenario
posible para los impulsores genéticos, los agricultores
comprarían una fuente de luz de propiedad intelectual
para atraer a esas abejas con impulsor genético a sus
campos para polinizar sus cultivos o, alternativamente,
repeler las plagas equipadas con OIG. De este modo, a
medida que el impulsor genético se propague entre las
poblaciones de insectos silvestres, más lucrativo será el
negocio para quienes vendan la fuente de luz. 28
En efecto, propuestas como estas tratarían
los genomas de los organismos silvestres —incluyendo
las malezas y los insectos— como se trata al espectro
electromagnético en la industria de la radiodifusión,
es decir, como un medio de difusión gratuito a ser
explotado por las empresas comerciales y al servicio
de sus estrategias de negocios. En este escenario, los
desarrolladores de impulsores genéticos que puedan
alojar sus “aplicaciones” genéticas dentro de este
“espectro genómico” de especies silvestres a través de
impulsores genéticos globales, podrían tener ventaja
para vender sus compuestos, moléculas, moléculas
genéticas y fuentes de luz en el mercado agrícola. De
aplicarse este modelo de radiodifusión, sería posible
prever la competencia entre los desarrolladores de
impulsores genéticos por el espacio en los genomas de
diferentes especies silvestres para colocar en ellas sus
“aplicaciones” especulativas con fines de lucro. Podría
entonces volverse necesario introducir esquemas de
regulación y de licencia del “espectro genómico”, como
ocurre con las concesiones que otorgan las autoridades
de telecomunicaciones para distribuir el espectro
público de frecuencias electromagnéticas, o bien,
como la Corporación de Internet para la Asignación de
Nombres y Números (ICANN) regula el otorgamiento
de dominios en Internet. Las implicaciones ecológicas y
de bioseguridad que tendría el saturar los genomas de
organismos silvestres con múltiples “aplicaciones” de
impulsores genéticos competidores serían alarmantes.
aquello a lo que cada uno llama plagas, propagando
diversas mutaciones a través del impulsor genético
y ocasionando efectos de largo plazo en las
dinámicas de los ecosistemas y en las poblaciones
humanas que dependen de ellos”. 29
4. El futuro agrícola que
promueven los
impulsores genéticos
Los científicos que promueven los impulsores
genéticos están comenzando a explorar diversas
aplicaciones relevantes para la agricultura. En la
siguiente sección examinamos cómo los OIG se
conciben como solución a problemas de malezas y
plagas y describimos nueve ejemplos que ilustran
la utilización de impulsores genéticos aplicados en
la agricultura.
a) Malezas y plagas
“¿No sería fantástico si no necesitáramos rociar
herbicidas y plaguicidas en general, sino más bien,
que pudiéramos rediseñar las plagas para suprimir
su población local, o mejor aún, adecuarlas para
que simplemente les desagrade el sabor del cultivo
que atcan?” 30
La agricultura industrial tiene una larga
historia de búsqueda de productos que supriman
o eliminen “plagas”, “malezas” y otros organismos
que alteran la eficiencia de la producción. Genetistas de insectos han comenzado a investigar
si insectos con impulsores genéticos (Recuadro
4) podrían transportar genes de auto-extinción,
para que plagas agrícolas o de otro tipo puedan
suprimirse o erradicarse. 31
Las opciones de impulsores genéticos para
erradicar insectos están más avanzadas porque
son genetistas de insectos quienes han hecho la
mayor parte del trabajo para desarrollar impulsores
genéticos en plantas. Un científico que estudia
las malezas —Patrick Tranel, de la Universidad
de Illinois— declaró a The Western Producer
que está interesado en introducir impulsores
genéticos en las hierbas dioicas (es decir, plantas
en las que las partes femeninas y masculinas
ocurren en diferentes individuos). 32 “Podríamos
(hipotéticamente) controlar la ocurrencia de plantas
masculinas para volverlas el rasgo dominante
en su especie. Es decir, liberar algunas plantas
masculinas modificadas para que toda su progenie
sea masculina”. Tranel imagina que después de
unas cuantas generaciones sí sería posible eliminar
las hierbas femeninas hasta llevar a la población a
su extinción, pero se muestra preocupado por la
aplicación de genes de auto-extinción en especies
vegetales: “quizá podría alegarse en favor de
extinguir un mosquito, pero no estoy seguro de que
podríamos justificar la extinción de cierta maleza”,
y enfatiza que muchas aves se alimentan de semillas
de malezas, las cuales, además, son parte del
ecosistema. (ver Recuadro 5)
La solicitud de patente fundacional sobre
impulsores genéticos de ARN guiado presentada
por Esvelt enlista más de 180 especies de hierbas
(consideradas malezas) que podrían ser atacadas
con impulsores genéticos producidos con CRISPR,
así como 160 especies de insectos, moluscos y
nematodos considerados plagas importantes en la
agricultura industrial. 33 Una solicitud de patente,
igualmente fundacional, presentada por Ethan
Bier y Valentino Gantz enlista más de 600 plagas
agrícolas como objetivos. 34 Estas solicitudes de
patente demuestran claramente cómo los usos
agrícolas están en el centro de los planes de
quienes desarrollan impulsores genéticos.
Recuadro 4: Genes de auto-extinción
Si los OIG “sirven” una vez liberados, provocarán
una reacción en cadena potencialmente imparable.
La liberación de un OIG con genes dirigidos a
la erradicación de una especie particular podría
conducir a la eventual extinción de esa especie
en todo el mundo. Utilizamos la expresión “genes
de auto-extinción” para resaltar la naturaleza
potencialmente incontrolable de este proceso. Es
importante reconocer que la extinción podría no ser
el resultado final ya que podría surgir un fenómeno
llamado “resistencia a impulsores genéticos”
que anulara el desempeño los pretendidos
exterminadores (ver Recuadro 6).
Cada uno de los nueve organismos presentados en
este informe (Figura 3) viene acompañado de un
indicador que muestra qué tanto ha progresado la
tecnología hacia su liberación en campo abierto.
Exterminadores en el Campo
17
Figura 3: indicador de factibilidad de los impulsores genéticos
Indica qué tan cerca está un OIG de ser liberado a los agroecosistemas,
con base en información de dominio público.
Clave:
C
B
D
A
E
A
Modelo teórico: se ha publicado un modelo para
el uso de impulsores genéticos en una o más especies.
B
Financiamiento y/o patente: financiamiento
obtenido o patente publicada.
C
Inicio de pruebas de laboratorio: han comenzado
los experimentos para probar el impulsor
genético en laboratorio.
D
Conclusión de las pruebas de laboratorio: se han
completado los experimentos para probar los
impulsores genéticos en el laboratorio.
Liberación: se ha liberado el organismo impulsor
genético en los agroecosistemas.
E
I. Mosca de la fruta – Drosophila suzukii
C
B
A
D
E
(Género: Drosophila, ceratitis y otras)
Científicos de la Universidad de California en San
Diego, liderados por la analista de datos Anna
Buchman y Omar Akbari, profesor asistente de
entomología, han comenzado —con un presupuesto
anual de 100 mil dólares proporcionado por el
Consejo Californiano de la Cereza desde 2013— el
proceso para transformar una plaga invasiva, la
mosca de la fruta de alas manchadas (Drosophila
suzukii) en un OIG. Los investigadores lo consideran
un nuevo método para manipular las poblaciones
de estas plagas invasivas, las cuales, según
Buchman “de entrada, no pertenecen aquí”. 35
Drosophila suzukii es una plaga que afecta
la productividad de las plantaciones de durazno,
20
Exterminadores en el Campo
cereza y ciruela en regiones agroindustriales del
este asiático, América del Norte y Europa. Se ha
convertido en una nueva especie principal de plaga
en América del Norte y Europa.
Esta es la primera vez que una especie de
plaga relevante para el comercio ha comenzado a
ser modificada de este modo. Akbari afirma que los
OIG son una herramienta de precisión que permitirá
eliminar una especie entre miles de otras especies. 36
Más recientemente, se dio un paso adicional
rumbo al diseño de un impulsor genético en otro
género de mosca de la fruta, la mosca mediterránea
de la fruta (Ceratitis capitata), una especie nativa
del África subsahariana que se ha propagado a
muchas partes del mundo, incluyendo Australasia
y Norte y Sudamérica. Ángela Meccariello y sus
colegas reportaron la adaptación exitosa de la
alteración genética mediante CRISPR-Cas9 en la
mosca mediterránea de la fruta, lo cual contribuye
al “progreso en el desarrollo de novedosas
estrategias genéticas para el control de plagas de
insectos, por medio de impulsores genéticos”. 37
A partir de un trabajo previo con los
gorgojos castaños de la harina y la Drosophila
melanogaster, el laboratorio dirigido por Akbari
afirma haber logrado una variación del impulsor
genético que constituye un paso adelante hacia la
reducción del riesgo de liberación de los OIG en el
ambiente y el consecuente riesgo de extinciones no
controladas. 38 Akbari ha producido una variedad
de Drosophila suzukii que contiene un impulsor
genético denominado MEDEA (Detención del
Efecto Embrionario Materno Dominante). 39 Un OIG
equipado con MEDEA podría, en teoría, requerir
de un número grande de insectos para iniciar la
reacción en cadena de auto-extinción, por lo que
es menos proclive a provocar la extinción de una
especie en caso de una liberación accidental.
Las afirmaciones de Akbari respecto a MEDEA no
han sido repetidas para la Drosophila suzukii en
ningún otro laboratorio, ni tampoco se ha mostrado
que un OIG que contenga MEDEA en la Drosophila
suzukii se comporte de la manera esperada al
combinarse con un gen de extinción, incluso en
el laboratorio.
Akbari ha solicitado una patente en Estados
Unidos que cubre el uso de MEDEA no sólo en
la Drosophila suzukii, sino también en la mosca
mexicana de la fruta (Anastrepha ludens), la mosca
caribeña de la fruta (Anastrepha suspense), la
mosca del olivo (Bactrocera oleae, Dacus oleae),
la mosca de la ciruela (Anastrepha obliqua), el
mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti) y el
mosquito Anopheles gambiae, uno de los mayores
vectores de la malaria en el África subsahariana. 40
Un artículo de reciente publicación empleó
modelación matemática para predecir cómo podría
confinarse o limitarse teóricamente un método
similar de auto-extinción. 41 Sin embargo, en esta
etapa no existe evidencia de que tales mecanismos
podrían prevenir una reacción en cadena de extinción fuera de laboratorio.
Existen razones fundadas para pensar
que un OIG podría transmitir los genes de autoextinción (Recuadro 4) a especies relacionadas. 42
Los límites de las especies son desconocidos o
inciertos para muchas especies y la cruza entre
especies estrechamente relacionadas (también
conocidas como subespecies) ha sido reportada
en algunos insectos. 43, 44 Tal cruza entre especies
podría no conducir a ningún efecto negativo en
organismos sin impulsores genéticos. Sin embargo,
las propiedades auto-replicantes de los OIG y la
potencialmente ilimitada propagación de los genes
de auto-extinción en el tiempo y el espacio eleva
su potencial para llevar a la extinción a especies
de moscas relacionadas, lo que podría tener
consecuencias desastrosas para los ecosistemas y
las poblaciones humanas que dependen de ellas. 45, 46
II. Polillas
C
B
A
D
E
En estado larvario (a menudo llamados gusanos),
las polillas son plagas de muchas plantas cultivadas
y de cultivos alimentarios.
Fotini Koutroumpa y otros investigadores
de los laboratorios del Instituto Nacional de
Investigaciones Agrícolas (INRA), de Francia,
demostraron que el sistema CRISPR-Cas9 es
altamente eficiente para la edición del genoma del
gusano africano de la hoja del algodón (Spodoptera
littoralis). Esta especie fue catalogada como plaga
de cuarentena por la Organización Europea y
Mediterránea para la Protección Vegetal. Esta especie también fue incluida en la lista de especies
altamente invasivas en Estados Unidos.
Koutroumpa y sus colegas creen que han
dado un paso rumbo al desarrollo de impulsores
genéticos para esta especie. 47 Una vez que este
proceso tenga éxito en una especie de polilla, será
más fácil adaptar la tecnología para otras especies
de polilla, como la polilla gitana (Lymantria dispar),
cuyas larvas consumen las hojas de más de 500
especies de árboles, arbustos y plantas. El sistema
olfativo de esta especie ya fue incluido en la lista
para tratamiento con impulsores genéticos por
el laboratorio de Kevin Esvelt. 48 Otro equipo de
investigación en la Universidad de California en
Irvine propone el empleo de impulsores genéticos
para el control del gusano cogollero del maíz
(Spodoptera frugiperda). 49
La polilla dorso de diamante (Plutella
xylostella) es también una plaga de los cultivos que
afecta al brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas.
Esta polilla es responsable de daños causados a
los cultivos por más de 5 mil millones de dólares
anuales, sólo en Estados Unidos, y ya ha sido
propuesta como una de las candidatas principales
para ser convertida en OIG. 50 Sin embargo, sin
una comprensión más profunda de la relación
entre los insectos OIG y las especies naturales de
Exterminadores en el Campo
21
estas plagas, parecería imposible lograr limitar su
presencia a un solo lugar. Algunos investigadores
han planteado ya su preocupación acerca de la
posible contaminación relacionada con la liberación
de insectos de ingeniería genética como estrategia
de control de plagas. 51 El uso potencial de OIG
genera preocupaciones aún más serias relacionadas
con el riesgo de contaminación transfronteriza de
los sistemas agrícolas en todo el mundo. 52
Esta es una las principales plagas del
arroz en todo el mundo, por el daño que causa
al alimentarse de las plantas y transmitirles virus.
Fue identificada por Maxwell Scott y sus colegas
como un blanco principal para el uso de impulsores
genéticos. 54
V. Gorgojo castaño de la harina
C
III. Áfidos
B
D
C
B
A
D
A
E
Psílido asiático de los cítricos (Diaphorina citri)
Los áfidos chupadores de savia son una importante
plaga de los cítricos, puesto que son uno de los
dos vectores confirmados de la enfermedad de
Huanglongbing (HLB) (enfermedad del dragón
amarillo) o de enverdecimiento de los cítricos.
Esta enfermedad se distribuye ampliamente en el
sureste de Asia y se ha extendido a otras regiones
de cultivo de cítricos. En 2018, el Consejo para la
Investigación en Cítricos de Estados Unidos informó
que trabaja en la introducción de sistemas de
impulsores genéticos en el psílido asiático de los
cítricos, que lo volverían incapaz de transmitir la
enfermedad de enverdecimiento a los cítricos. 53
Scott et al., propusieron el desarrollo de OIG para
este escarabajo. El gorgojo es una plaga global de
los granos y cereales almacenados (especialmente
propenso a producir infestaciones grandes en
países pobres) y posee un sistema genético
adecuado para transformarlo en OIG. 55
VI. Mosca blanca
C
B
A
D
E
Mosca blanca de ala plateada (Bemisia tabaci)
IV. Saltamontes
C
B
A
D
E
Saltamontes marrón del arroz (Nilaparvata lugens)
22
E
Exterminadores en el Campo
Esta mosca fue propuesta por Scott et al., como
una “situación ideal para el desarrollo y prueba
de los sistemas impulsores genéticos en general”
y como “un sistema modelo para explorar estas
tecnologías de modo significativo”. 56 Los autores citan la contención de los OIG como una
preocupación probable en las primeras etapas
de desarrollo. Las larvas de esta mosca son
plagas particularmente devastadoras porque se
alimentan de más de 500 especies de plantas.
Se alojan frecuentemente en cultivos agrícolas
como el tomate, la calabaza, brócoli, coliflor, col,
melón, algodón, zanahoria, camote o boniato y
pepino, así como en plantas ornamentales como la
nochebuena, el árbol de Júpiter, la rosa, la lantana
y la azucena. Pueden causar daños específicos a
ciertas plantas huésped, como el blanqueamiento
de las hojas de la calabaza, la maduración
irregular de los tomates, tallo blanco en el brócoli
y la coliflor, el tallo blanco en la nochebuena y el
adelgazamiento de la raíz en la zanahoria.
investigación (obtenidos por medio de solicitudes
de acceso a la información pública) muestran que
algunos integrantes del equipo de investigación
ven esta tecnología como apropiada para usarse en
unidades productivas agrícolas en tierra firme. 59
Recientemente se informó del primer
ratón portador de impulsores genéticos mediante
CRISPR-Cas9 que alteró exitosamente la pigmentación del roedor. 60
VII. Nematodos
VII. Roedores
C
C
B
A
B
D
E
Las ratas y ratones ocasionan, cada año, miles
de millones de dólares en daños a los cultivos,
los granos almacenados y a la maquinaria
agrícola. También pueden ser portadores de hasta
60 enfermedades distintas que se propagan
entre el ganado y los seres humanos. 57 Sólo en
Estados Unidos, se estima que las ratas cuestan
a la economía más de 27 mil millones de dólares
anuales. Como tales, son un blanco prominente de
los esfuerzos de la industria de los agronegocios
para su erradicación por medio de impulsores
genéticos. Dos equipos de investigación se
concentran en ratas y ratones mediante genes
de auto-extinción: un equipo británico, en el
Instituto Roslin, desarrolla actualmente un OIG
que denomina Triturador X, porque destruye los
cromosomas X, previniendo así el nacimiento de
ratas hembras. Los investigadores principales,
MacFarlane y Whitelaw justifican su trabajo
para la erradicación de los roedores mediante
impulsores genéticos aduciendo beneficios para la
agricultura. 58 Un segundo proyecto, denominado
GBIRd (Biocontrol Global de Roedores Invasivos),
financiado por la Agencia Militar de Proyectos de
Investigación Avanzada del gobierno de Estados
Unidos (DARPA), destaca sus esfuerzos para liberar
impulsores genéticos en ecosistemas isleños como
aplicación para la conservación, pero una serie
de correos electrónicos internos del consorcio de
A
D
E
Los nematodos son gusanos cilíndricos
microscópicos no segmentados que constituyen una
de las formas de vida más numerosas existentes en
la Tierra. Aunque muchas especies de nematodos no
son parasíticos y desempeñan un papel importante
en el reciclamiento de la materia orgánica, otros
son parásitos de plantas o animales. Los nematodos
parásitos viven en las raíces y otras partes de las
plantas, causando enfermedades. Se consideran
una amenaza a la seguridad alimentaria y ocasionan
pérdidas anuales por 80 mil millones de dólares en
todo el mundo. Los científicos del laboratorio de
Kevin Esvelt trabajan para desarrollar impulsores
genéticos en la variedad Caenorhabditis elegans,
muy utilizada para pruebas por genetistas en todo el
mundo, es el primer organismo multicelular del que
se secuenció el genoma completo. 61 El éxito con el
esta variedad de lombriz facilitaría la transferencia
de la tecnología a otras variedades de nematodos.
Una solicitud de patente de Bier y Gantz nombra 66
nematodos patogénicos para las plantas contra los
cuales podrían emplearse impulsores genéticos. 62
Sin embargo, los nematodos parasíticos que atacan
a insectos que a su vez son plagas, también son
comercialmente valiosos para la agricultura. Quienes
desarrollaron la generación previa de ingeniería
genética han advertido que esta característica en
los nematodos es deseable en los campos, cuestión
que podría ser resuelta también con la tecnología de
impulsores genéticos. 63
Exterminadores en el Campo
23
IX. Candida albicans
C
B
D
A
E
Aunque se encuentran en un estado de desarrollo
temprano, algunos científicos ven a los nematodos
OIG como ayudas potenciales para la eliminación
de patógenos micóticos presentes en cultivos
vegetales y el ganado. El laboratorio de Rebecca
Shapiro en la Universidad de Columbia emplea
un impulsor genético de base CRISPR, pero
modificado para facilitar la creación rápida de
eliminadores genéticos en el hongo Candida
albicans. 64 Este tipo de levadura es la causa más
común de infección fúngica, que ocurre no sólo en
seres humanos, sino también en animales de granja
como los cerdos, vacas y pollos.
b) Rediseñar plagas para
que se alejen de los cultivos
Otro de los enfoques propuestos para el manejo
de plagas mediante impulsores genéticos consiste
en alterar su comportamiento para que se sientan
repelidas por cultivos y ganado de importancia
comercial. En esta propuesta, un impulsor genético
sería liberado dentro de la población de plagas
para cambiar su respuesta olfativa al hedor de los
cultivos o de ciertos animales, o bien, alguna otra
señal química.
En 2017, el profesor Andrew Nuss, del
Departamento de Agricultura, Nutrición y Ciencia
Veterinaria de la Universidad de Nevada en Reno,
Estados Unidos, recibió medio millón de dólares
de DARPA para desarrollar técnicas —incluida
la liberación de organismos con impulsores
genéticos— para modificar los receptores olfativos
en mosquitos. 65 Nuss informó en una reunión
cerrada sobre impulsores genéticos organizada por
DARPA que el objetivo es lograr que los mosquitos
sean atraídos por olores de animales distintos a
24
Exterminadores en el Campo
los seres humanos. 66 El coinvestigador de Nuss
trabaja con moscas de la fruta y el mismo enfoque
podría utilizarse para dirigir a las plagas, incluyendo
a los insectos, lejos de los cultivos y el ganado.
Un enfoque similar consiste en liberar OIG para
alterar el comportamiento que lleva a los insectos a
formar enjambres. En 2016, un grupo de científicos
en Beijing informó que había usado CRISPR para
alterar los genes de percepción de olores, que son
los responsables del instinto de formar enjambres
en las langostas. 67 Se ha sugerido que los
impulsores genéticos podrían usarse para propagar
esta edición genética en los saltamontes
y así proteger cultivos del daño de las langostas.
erradicar insectos están más avanzadas porque
son genetistas de insectos quienes han hecho la
mayor parte del trabajo para desarrollar impulsores
genéticos en plantas. Un científico que estudia
las malezas —Patrick Tranel, de la Universidad
de Illinois— declaró a The Western Producer
que está interesado en introducir impulsores
genéticos en las hierbas dioicas (es decir, plantas
en las que las partes femeninas y masculinas
ocurren en diferentes individuos). 32 “Podríamos
(hipotéticamente) controlar la ocurrencia de plantas
masculinas para volverlas el rasgo dominante
en su especie. Es decir, liberar algunas plantas
masculinas modificadas para que toda su progenie
sea masculina”. Tranel imagina que después de
unas cuantas generaciones sí sería posible eliminar
las hierbas femeninas hasta llevar a la población a
su extinción, pero se muestra preocupado por la
aplicación de genes de auto-extinción en especies
c) Resistencia a herbicidas
Una propuesta particularmente apetecible para el
uso agrícola de los OIG es emplearlos para superar
la resistencia a herbicidas en especies comunes de
hierbas o pastos. La resistencia a herbicidas surge
cuando las hierbas evolucionan selectivamente para
soportar dosis cada vez mayores de herbicidas
químicos, después de una exposición repetida a
ellos. Esta resistencia en las parcelas comerciales es
un dolor de cabeza mayúsculo para la agroindustria.
Según Bayer-Monsanto, las hierbas y pastos
resistentes a herbicidas en Australia incrementan
27% los costos de producción por cada acre, debido
al incremento de los costos por manejo de malezas
y por la pérdida de rendimientos productivos,
mientras que los productores estadounidenses
pagan hasta 150 dólares por acre de terreno que
debe ser desyerbado a mano en ausencia de
mejores opciones para el control de las malezas. 68
El mayor reto en relación con la resistencia
a herbicidas es el desarrollo de una resistencia
generalizada al Roundup (glifosato), el conocido
herbicida fabricado por Bayer-Monsanto,
que se propaga en hierbas como el amaranto
(Amaranthus palmeri).
En un informe emblemático sobre los
impulsores genéticos, elaborado por la Academia
Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina
(NASEM) de Estados Unidos, el único caso agrícola
examinado fue una propuesta para diseminar
impulsores genéticos en el amaranto y así volver a
hacerlo susceptible al herbicida Roundup. 69
Dado que la base molecular de la resistencia al
Roundup es plenamente comprendida (se la usa
en el frijol de soya resistente a Roundup de BayerMonsanto), un “impulsor sensibilizante” podría
diseñarse para alterar ese mecanismo. Como informó
el reporte de la NASEM, “si el impulsor genético tiene
éxito y se restablece la susceptibilidad, el glifosato
podría usarse de nuevo como herramienta para limitar
las poblaciones de plantas de amaranto”. 70 El informe
advirtió que la alteración de la especie Amaranthus
conlleva el riesgo de que las variedades de amarantos
con impulsores genéticos desplacen a las variedades
latinoamericanas, empleadas como alimento,
afectando profundamente la seguridad alimentaria.
En última instancia, no se trata sólo del
Roundup. En teoría, los impulsores genéticos
pueden emplearse para adaptar las especies de
hierbas al efecto de muchos venenos agrícolas.
La solicitud de patente fundacional de Esvelt sobre
impulsores genéticos guiados por ARN enlista
167 herbicidas comunes, incluyendo sus nombres
comerciales y sus productores, para los que las
plantas podrían hacerse susceptibles por medio de
un impulsor genético.
d) Activación de agroquímicos
nuevos (y viejos)
La propagación de impulsores genéticos
“sensibilizantes” en hierbas o plagas podría ser
también una manera de crear nuevos usos para
una amplia gama de agroquímicos patentados, o
bien, para crear nuevos mercados. En una reseña
sobre los usos de los impulsores genéticos, cuatro
miembros del grupo de investigación sobre diseño
de la evolución del MIT, proponen esta estrategia
podría abrir nuevos caminos para la agricultura
sustentable no tóxica: los “impulsores genéticos
sensibilizantes” podrían conferir vulnerabilidad a
compuestos que tal vez sean inertes y completamente inocuos para los seres humanos y el
ambiente. Esta estrategia permitiría la remoción
local de las plagas sin afectar a otras especies
o poblaciones en otros lugares. 71 Mientras que
los investigadores del MIT no especifiquen
qué compuestos inocuos tienen en mente, sus
afirmaciones deben evaluarse rigurosamente
por los defensores de la agricultura orgánica
y sustentable.
Aunque la producción orgánica emplea
cierto número de compuestos no tóxicos, la
noción de utilizar compuestos externos proviene
del paradigma de la agricultura industrial, más
que de la agroecología. No existe ninguna
razón para que las empresas de biotecnología
adapten las hierbas para hacerlas vulnerables
a compuestos de baja toxicidad. Puesto que
tales empresas tienen comprometidos miles
de millones de dólares en instalaciones para la
fabricación de sustancias agroquímicas, tiene
más sentido, desde una perspectiva económica,
manipular las malezas y las plagas para elevar su
susceptibilidad a las toxinas de marca registrada
ya existentes, cuyos mecanismos de acción se
conocen plenamente.
e) Acelerar la creación y/o
propagación de rasgos transgénicos
Hasta la fecha, las discusiones públicas sobre
impulsores genéticos se han centrado en su
uso como herramienta para diseminar genes de
diseño entre plagas, malezas y especies invasoras.
Sin embargo, el uso principal de los impulsores
genéticos podría ser como herramienta para
crianza de ganado y fitomejoramiento. Dado que
los impulsores genéticos están diseñados para
asegurar que un rasgo se mueva eficientemente
de una generación a la siguiente, tanto los
obtentores de especies vegetales como animales
podrían usar la tecnología para asegurarse que
Exterminadores en el Campo
25
los rasgos de su elección sean transmitidos a
la descendencia, o bien, para que los rasgos
entren fácilmente a la líneas genéticas para
mejoramiento de animales y semillas.
Los investigadores del ganado del
Instituto Roslin, del Reino Unido, examinaron
cómo los impulsores genéticos podrían usarse
para acelerar la “ganancia genética” (la mejora
en el desempeño) en la crianza de ganado. En un
artículo reciente, que usa cerdos como ejemplo,
(Figuras 4a y 4b), Serap Gonen y sus colegas
concluyeron que “los impulsores genéticos
podrían emplearse para aumentar la velocidad
a la que las variantes de genes editados se
propagan en poblaciones de ganado”. 72 Los
autores del artículo recomiendan los impulsores
genéticos como herramienta eficiente para
la crianza y la diseminación de alteraciones
generadas con CRISPR.
Figura 4a y 4b: Impulsores genéticos en el ganado
Recuadro 5: Impulsores genéticos en plantas.
¿Propaganda exagerada?
A pesar de las afirmaciones de Patrick Tranel y
otros sobre el desarrollo de impulsores genéticos
en especies de hierbas (ver el apartado “a” sobre
malezas y plagas), la naturaleza de los genomas
de las plantas hace a los impulsores genéticos
producidos con CRISPR mucho menos simples. Los
organismos pueden emplear distintos mecanismos
para reparar su ADN dañado y los impulsores
genéticos mediante CRISPR aprovechan uno de
esos mecanismos comunes de reparación (llamado
“reparación dirigida por homología”) para copiar
el impulsor genético en ambos cromosomas. Sin
embargo, otro mecanismo existente en las plantas
(conocido como “recombinación no homóloga”) es
predominante. Esto significa que la planta puede
reparar rupturas en el ADN de una manera tal que
no integre el impulsor genético, por lo que existe una
mayor probabilidad de que el impulsor genético no
transmita a la descendencia. Esta dificultad significa
que los impulsores genéticos basados en CRISPR no
pueden ser fácilmente desarrollados en plantas en
estos momentos.
f) Controlar y dirigir los
“servicios ecosistémicos”
El diagrama muestra
a) la herencia con edición genómica y
b) la herencia mediante edición genómica con
impulsores genéticos.
Tomado de Gonen et al., 2017.
También en los cultivos, los impulsores
genéticos podrían ser vistos como medios para
acelerar la introducción de transgenes. Actualmente,
las empresas de biotecnología deben llevar a cabo
una complicada serie de pruebas de multiplicación
de semillas para producir un acervo más grande de
semillas transgénicas. Este proceso puede tomar varios
años. Teóricamente, la adición de un impulsor genético
a un nuevo rasgo transgénico podría usarse para
introducir el rasgo genético deseado más rápidamente
en las líneas de mejoramiento de semillas.
26
Exterminadores en el Campo
Muchas especies silvestres, incluyendo las llamadas
“plagas”, realizan valiosos “servicios ecosistémicos”.
Las abejas y otros insectos polinizan los cultivos;
los gusanos y nematodos mejoran la fertilidad de
los suelos y las hierbas llamadas “malezas” fijan
el nitrógeno en el suelo. Un enfoque alternativo al
uso de los impulsores genéticos en la agricultura
puede ser el intento por manipular algunos de
estos “servicios ecosistémicos” (por ejemplo, la
diseminación de genes que fijen el nitrógeno en
especies de hierbas o genes que interfieran con la
polinización).
Elwha LLC es una empresa estadounidense
asociada con Intellectual Ventures, compañía
que algunos consideran “secuestradora de
patentes”. Fue creada por Nathan Myhrvold,
científico en jefe de Microsoft. 73 Elwha fue
calificada por la CNBC (agencia de noticias
financieras) como “una de las cinco principales
propietarias de patentes y/o de solicitudes
de patente de Bitcoin”. 74 Intellectual Ventures
solicitó una patente (US2016/0310754A1) para
modificar genéticamente la abeja occidental
(Apis mellifera), la más común de las abejas
productoras de miel en el mundo, así como la
Apis cerana indica, la abeja de la India, para
introducirles impulsores genéticos y transformar
a estos insectos en OIG. Específicamente, la
patente propone un esquema hipotético para
instalar en la población de abejas, genes de
diseño “optogenético” es decir, que podrían ser
encendidos y apagados por una fuente de luz
externa. La solicitud de patente afirma que dicha
fuente de luz podría controlar el comportamiento
de la abeja, llevándola a sentir que detecta
ciertos aromas, atrayéndolas hacia los campos
de los agricultores para polinizar sus cultivos.
Dado que las abejas serían afectadas por el
haz de luz, éste operaría como una especie de
“rayo de atracción”, afirman los autores de la
solicitud. El “haz de luz de atracción” genética de
Elwha es completamente teórico y los expertos
en abejas consultados por los autores de la
solicitud de patente, han expresado un profundo
escepticismo respecto a la posibilidad de, algún
día, controlar el comportamiento de las abejas de
este modo. Sin embargo, el esfuerzo de tramitar
una patente de este tipo apunta hacia lo que
Sainath Suryanarayanan llama la “impactante
soberbia” con la que las empresas privadas
discuten sus potenciales intenciones de usar los
impulsores genéticos para controlar funciones
ecológicas básicas como la polinización, a pesar
del hecho de que, tanto las poblaciones de abejas
productoras de miel como las abejas silvestres,
están en crisis. 75
“Es de una soberbia impactante, que
no ofrece demostración conceptual alguna en
los organismos objetivo propuestos” (Sainath
Suryanarayanan, autor de Vanishing Bees:
Science, Politics and Honeybee Health, al
describir la patente de impulsores genéticos
de las abejas de Elwha). 76
g) Remoción de la
contaminación genética
Después de 20 años de usarlos en agricultura, la
primera generación de organismos transgénicos
resultó en casos de contaminación genética
involuntaria, de alto y bajo perfil, en los que los
genes de diseño se diseminaron en especies
silvestres y domesticadas de modo no intencional.
Desde 2000-2001, más de 300 productos
alimentarios fueron retirados del mercado porque
aproximadamente la mitad de la oferta de maíz
en Estados Unidos podría haberse contaminado
con una variedad transgénica no autorizada para
consumo humano, llamada StarLink, vinculada
con la aparición de alergias. Aproximadamente al
mismo tiempo, un grupo de científicos descubrió
que rasgos transgénicos se habían esparcido en
variedades indígenas de maíz en México —que
es centro global de origen y diversificación—
aún cuando estaba prohibida la siembra de
maíz transgénico en ese país. Ambos incidentes
propiciaron amplias (y costosas) operaciones de
limpieza. La industria estadounidense pagó más
de mil millones de dólares sólo para afrontar la
contaminación ocasionada por el maíz StarLink,
mientras que cientos de comunidades mexicanas
iniciaron un intenso trabajo de varios años para
identificar y remover las variedades de maíz
transgénico de sus parcelas.
Aunque podría considerarse ilógico el
uso de impulsores genéticos para remover la
contaminación ocasionada por los transgénicos,
Kevin Esvelt y sus colegas están proponiendo que
su sistema experimental de “impulsores locales”
—el “impulsor margarita”— sea empleado de tal
manera que los OIG se mezclen con las variedades
genéticamente modificadas en campo abierto y
las debiliten hasta que las variedades silvestres
puedan predominar nuevamente, eliminando la
contaminación genética.
Exterminadores en el Campo
27
Este sistema, denominado “sistema de
restauración margarita”, se desarrolla con
financiamiento del ejército de Estados Unidos
(DARPA), y Esvelt y sus colegas afirman que
podría servir para la remoción de la contaminación
genética. “Podríamos usar esto para restaurar
las variedades silvestres de cualquier población
sin ningún tipo de transgénicos, ya sea que la
contaminación haya venido de otra especie
modificada intencionalmente, o por cualquier
otra razón”.
Esta no es la primera vez que los
biotecnólogos proponen el uso de ingeniería
genética de punta para remover los OGM. Hace
algunos años, el Grupo ETC informó de un sistema
denominado “Exorcista” que prometía modificar
genéticamente los cultivos para después retirar
los genes modificados. La tecnología Exorcista no
encontró muchos adeptos entre los movimientos
defensores de la comida ni entre los campesinos
preocupados por la contaminación genética, lo
cual podría ser también el destino del “sistema de
restauración Margarita”. Usar la misma tecnología
impredecible que causó el problema originalmente
no es motivo de confianza. En el caso de la
contaminación del maíz mexicano, después de una
larga deliberación, las comunidades campesinas
decidieron no limpiar sus variedades de semillas
nativas de maíz usando métodos de identificación
genética de alta tecnología, sino desarrollar
métodos indígenas de identificación y restauración
desarrollados a partir de sus propios saberes
tradicionales. 78
28
Exterminadores en el Campo
5. ¿Tecnología incontrolable?
De modo similar a los OGM, el debate sobre
los riesgos y amenazas de los OIG comenzó
cuando la tecnología estaba desarrollándose en
laboratorio. A fines de 2014, los desarrolladores
de OIG publicaron un artículo en la revista
Science en el que perfilaban algunos de los
ámbitos de aplicación de los impulsores
genéticos mediante CRISPR, así como la
necesidad de su regulación nacional y global,
pero la regulación no seguido el paso y el ritmo
del desarrollo tecnológico. 79 A medida que más
aplicaciones de los impulsores genéticos se
aproximan a sus respectivas fases de liberación
en campo abierto, los tomadores de decisiones
deben abordar urgentemente los impactos
perjudiciales de los OIG. Esta sección esboza
esas preocupaciones.
Amenazas a la bioseguridad y riesgos ecológicos
En tanto que organismos nuevos, cuya
finalidad explícita implica su liberación en el
medio ambiente, los OIG portan consigo, al
menos, los mismos riesgos que otros OGM.
Sin embargo, el mecanismo impulsor genético
genera preocupaciones adicionales. Como
todos los OGM, los OIG tienen el potencial
de presentar comportamientos, rasgos y
efectos no previstos. Los biotecnólogos
han argumentado previamente que aún si
emergieran efectos imprevistos, sus OGM no
persistirían ni se esparcirían más allá de su uso
controlado, ni causarían cambios significativos
a los ecosistemas silvestres. Por contraste,
los OIG están diseñados expresamente para
propagarse, persistir, crear cambios de gran
escala en las poblaciones silvestres e impactar
intencionalmente ecosistemas completos. 80
Un estudio publicado por Esvelt evaluó los
resultados generados por proyectos existentes
de desarrollo de impulsores genéticos y concluyó
que, probablemente, los OIG se volverán
invasivos en poblaciones silvestres: “La creación
de un sistema estándar de impulsores genéticos
mediante CRISPR, que se auto propague, podría
equipararse a la creación de una nueva especie,
altamente invasiva”, escribieron Esvelt y su
coautor. Tanto las especies invasivas como los
OIG tienen posibilidades de diseminarse en
cualquier ecosistema en el que sean viables,
posiblemente ocasionando cambio ecológico”. 81
A diferencia de los cultivos transgénicos,
que los agricultores adquieren periódicamente,
se espera que los OIG persistan y transmitan
sus modificaciones a lo largo de varias
generaciones de especies silvestres y
domesticadas, incrementando la posibilidad
de mutaciones. En el caso de su empleo en
insectos y otras “plagas”, los organismos con
impulsores genéticos atravesarían fronteras entre
ecosistemas manejados y no manejados, muchos
de los cuales se conocen muy poco y tienen
enormes diferencias, tanto geográficas como
ecológicas entre sí. Dado que los OIG persisten
y se propagan, puede ser imposible evaluar
con un alto grado de confianza sus impactos
potenciales en distintos “ambientes receptores”,
así como prever las posibles mutaciones que
podrían generar rasgos imprevistos, que a su vez
podrían también persistir y propagarse.
Como los impulsores genéticos sintéticos
aprovechan el sistema de edición genética
CRISPR, del que se ha demostrado que tiene
efectos “fuera de objetivo”, existen razones
fundadas para preocuparse por la aparición
de cambios y/o mutaciones no anticipadas.
Este riesgo se repetirá una y otra vez con cada
generación cuando el sistema CRISPR sea
replicado continuamente, ya no en el laboratorio,
sino en campo abierto. 82
Muchos de los actuales proyectos de
desarrollo de impulsores genéticos, en la
agricultura y otros sectores, buscan erradicar
o remover especies. Eliminar una plaga puede
parecer atractivo desde el punto de vista
de la eficiente producción de monocultivos
alimentarios, pero incluso las plagas tienen un
lugar en la cadena alimentaria y pueden, en otros
contextos y circunstancias (especialmente fuera
de la producción agrícola), resultar esenciales o
clave para mantener la biodiversidad (es decir,
no siempre se consideran plagas).
Hasta la fecha, no se ha prestado
suficiente atención al modo como los
constructos impulsores genéticos,
particularmente los diseñados con características
de auto-extinción, pueden salirse de la especie
objetivo y alojarse en especies estrechamente
relacionadas. Por ejemplo, un OIG liberado con
la intención de erradicar una maleza agrícola
podría transferir las capacidades de autoextinción a otras especies silvestres, lo cual
podría resultar devastador para la biodiversidad.
Recientemente, el gen que confiere
resistencia al glifosato en una especie de
césped de amplio uso en los campos de golf fue
encontrado también en un híbrido proveniente
de una cruza entre otras especies de pasto,
demostrando así que los genes de construcción
artificial pueden pasar de una especie a otra por
medio de la hibridación. 83
La erradicación de una especie puede
crear, impredeciblemente, espacio para la
expansión de otras especies, que podrían
ser vectores de enfermedades, afectar la
polinización o amenazar a la biodiversidad
de múltiples maneras. Incluso, el intento por
atacar a los portadores de enfermedades del
ganado y de los seres humanos (por ejemplo,
los mosquitos), podría forzar que el agente
causal de las enfermedades (por ejemplo, los
parásitos), cambien de anfitrión, ocasionando el
surgimiento de nuevas amenazas para la salud
y la agricultura. Cambiar el comportamiento
de los insectos, el sentido del olfato en los
animales o la fisiología de las plantas puede
tener también consecuencias. Existen numerosas
lecciones ecológicas preventivas derivadas de
experimentos previos de “biocontrol”, donde los
organismos introducidos con fines de control
agrícola limitado se convirtieron en organismos
invasores por su propio derecho. 84
Exterminadores en el Campo
29
Solicitudes de patente clave para el uso de
impulsores genéticos en agricultura
9
12
Plagas asociadas
con el maíz
Plagas asociadas
con el algodón
13
11
Plagas asociadas
con la uva
Plagas asociadas
con la palma
Plagas de especies
de nematodo de quiste
112
Plagas asociadas con
granos pequeños
10
Plagas “dentro del ámbito
de la presente declaración”
asociadas con el frijol de soya
16
14
11
11
Plagas asociadas
Plagas asociadas con las solanáceas
con
frutas de hueso
(por ejemplo, pimiento, tomate,
calabaza italiana, tabaco, petunia y papa)
24
8
13
Especies
de escolitinos
Plagas de especies
de moluscos
Plagas de especies de polillas
186
Variedades de malezas nocivas
(19 acuáticas, 5 parasíticas
y 88 terrestres)
52
“Malezas adicionales dentro del
ámbito de la presente declaración”
(por ejemplo, ambrosía,
hiedra venenosa, solidago)
WO2015/105928A1
Título: IMPULSORES GENÉTICOS GUIADOS POR ARN
Inventores: Kevin Esvelt, Andrea Smidler
Herbicidas
de marca
46
“Especies
de pesticida”
(por ejemplo,
atrazina,
glifosato,
naftaleno,
hidróxido
de cobre)
27
Empresas de
agronegocios
mencionadas
Beneficiario: Presidente y miembros
de la Universidad de Harvard
Fecha de publicación internacional: 16 de julio de 2015
4
11
Dos solicitudes de patente clave para impulsores genéticos mediante CRISPR
describen ampliamente usos agrícolas y enlistan objetivos agrícolas
para el empleo de impulsores genéticos
301
Plagas de insectos
68
Nematodos patogénicos
de plantas
6
Plagas de moluscos
20
Plagas de ácaros agrícolas
48
Insectos vectores de
patógenos vegetales
96
Plagas de nematodos agrícolas
27
Plagas de insectos de
plantas ornamentales
18
6
Plagas de la uva
Plagas de la fresa
8
Plagas de la abeja
productora de miel
34
Malezas mencionadas que son
resistentes a herbicidas o plaguicidas
WO2017/049266 A2
Título: Métodos para la edición genética
auto-catalítica y la neutralización de la edición
genética auto-catalítica y construcciones derivadas
Beneficiario: Regentes de la Universidad de California
Inventores: Ethan Bier, Valentino Gantz,
Stephen Hedrick
Publicada: 23 de marzo de 2017
Recuadro 6: ¿Funcionarán los impulsores genéticos? La evolución contra-ataca
A pesar de los elaborados diseños de los desarrolladores de OIG, los impulsores genéticos sintéticos pueden no
funcionar tan precisa o eficazmente como sus promotores lo esperaban al inicio, especialmente cuando se extraigan
del ambiente artificial del laboratorio. Como ocurre con cualquier organismo evolutivo, los organismos con impulsores
genéticos mutarán y cambiarán con el tiempo. Antes de cumplirse un año de la invención de los impulsores genéticos
mediante CRISPR, investigadores que trabajan con mosquitos atestiguaron el surgimiento de resistencias a los
impulsores genéticos, puesto que la evolución selecciona mutaciones que desactivan o alteran el impulsor genético.
85
Una reseña publicada en la revista científica Genetics concluyó que la “resistencia al impulsor genético mediante
CIRSPR evolucionaría casi inevitablemente en la mayoría de las poblaciones naturales”, a menos que se diseñen
estrategias para superar la resistencia donde ésta aparezca. 86 Investigadores están ahora tratando de diseñar medios
para superar la resistencia, es decir, hacer más potentes e invasivos a los impulsores genéticos. 87 Las mutaciones de los
impulsores genéticos podrían también cambiar la naturaleza del rasgo genético que pretende forzarse dentro de una
población. 88 Desafortunadamente, la falta de eficacia técnica no parece ser suficiente para ralentizar el desarrollo o la
liberación de OIG agrícolas. La primera generación de cultivos transgénicos estuvo plagada de problemas técnicos y
fallas. A pesar de ello, la visión dominantes de la agricultura de “alta tecnología”, junto con manipulaciones de mercado
y coerción a escala local, significó a la larga que los cultivos transgénicos —como el algodón Bt— fueran plantados en
millones de hectáreas en todo el mundo entre los años 2000 y 2010, con consecuencias desastrosas. Esta catástrofe
fue prevista por las comunidades locales, 89 pero sólo ahora comienza a documentarse en la literatura académica. 90
Implicaciones para la agricultura agroecológica,
orgánica y campesina.
Necesidad de un consentimiento previo,
libre e informado
Las grandes empresas de los agronegocios tal vez
pueden mirar calladamente, como una bendición
futura para sus ganancias, al herramental de los
impulsores genéticos, pero la idea de rasgos
genéticamente modificados que agresivamente se
imponen y abren paso dentro de los ecosistemas
agrícolas y silvestres debería ser causa de alarma
tanto para los agricultores tradicionales como los que
producen cultivos orgánicos siguiendo los principios
de la agroecología.
La primera generación de transgénicos
continúa representando un riesgo para la agricultura
orgánica, que se promueve como “libre de OGM”, lo
cual requiere de complejas medidas de defensa contra
la contaminación genética y una vigilancia continua.
No está claro cómo los agricultores orgánicos, los
que cultivan productos libres de transgénicos y
los campesinos tradicionales podrán defender sus
sistemas de siembra contra los insectos, las hierbas, los
cultivos o los polinizadores equipados con impulsores
genéticos que ingresen a sus tierras e hibriden o
polinicen sus cultivos, o bien, pongan sus huevos o
larvas en los productos orgánicos. Varios movimientos
de defensa de la producción orgánica de alimentos,
incluyendo IFOAM (Federación Internacional de
32
Exterminadores en el Campo
Movimientos de Agricultura Orgánica) y el Consejo
Nacional de Estándares Orgánicos (NOSB), de
Estados Unidos, han reafirmado que los organismos
desarrollados mediante CRISPR y otros enfoques
de edición genética se consideran organismos de
ingeniería genética y, por tanto, quedan excluidos
de los estándares orgánicos. En septiembre de 2018,
la Corte de Justicia de la Unión Europea declaró
que los organismos editados genéticamente —
incluyendo aquellos modificados mediante el uso de
técnicas como CRISPR— están sujetos a las mismas
regulaciones que otros OGM. 91
La presencia de OIG basados en CRISPR
podría amenazar la calificación de las tierras
de producción orgánica como “libres de OGM”.
También podrían amenazar al mercado de rápido
crecimiento de productos alimentarios y de fibras
textiles no genéticamente modificados. El proyecto
estadounidense Non-GMO, por ejemplo, adoptó una
postura clara en contra de permitir que productos
derivados de la edición genética (incluyendo
los obtenidos mediante CRISPR) obtengan su
certificación “mariposa”, que actualmente aparece
en más de 50 mil artículos alimentarios, cosméticos,
textiles y de uso doméstico. Solamente la certificación
del Proyecto Non-GMO abarca un mercado de 26 mil
millones de dólares.
Algunos promotores de impulsores genéticos
alegan que el movimiento orgánico y anti OGM
debería cesar su resistencia y acoger la oportunidad
que pueden ofrecer los OIG a los sistemas agrícolas
orgánicos y sustentables. Aseguran que una reducción
en el número de plagas sin la necesidad de usar
aerosoles químicos (pero sí con OIG) podría tener
un “efecto de halo” para los agricultores orgánicos,
quienes se beneficiarían, además, de una menor
presión ejercida por las plagas en sus cultivos. La
noción de que las malezas y plagas pueden ser
modificadas para hacerlas vulnerables a compuestos
“no tóxicos” se ofrece a los productores orgánicos
como una oportunidad para transitar a una agricultura
más amable y suave, al tiempo que se elimina el uso
de sustancias agrotóxicas. Sin embargo, el nombrar
a los organismos silvestres “plagas” o “malezas”, y
después modificarlas para exterminarlas es un enfoque
que encaja perfectamente en el paradigma simplista
de la agricultura industrial de monocultivo. En vez
de definir estos elementos del paisaje agrario como
enemigos que deben vencerse con armas químicas o
genéticas, los practicantes de la agroecología, como
los campesinos y los pueblos indígenas, trabajan mejor
con la diversidad de plantas e insectos que aparecen
en las parcelas y diseñan sus propias estrategias
locales y específicas de manejo.
“Debemos tener en cuenta que un impulsor
genético también puede usarse para beneficiar los
intereses económicos de grupos particulares, los
cuales tienen muy poco en consideración el interés
general. No existe tal cosa como una “plaga” en sí:
una población es plaga en relación con intereses
específicos, lo cual no significa que dichos intereses
sean ilegítimos, sino que son relativos. Las especies
que algunos llaman “plaga”, bien pueden ser
polinizadores y alimento de otras especies, o bien,
desempeñar un papel ecológico importante para la
economía local” (Virginie Courtie-Orgogozo et al.). 92
La amenaza de introducción de OIG en
las tierras de campesinos y pueblos indígenas
es también una afrenta directa a su soberanía y
derechos asociados con el consentimiento previo,
libre e informado acerca de los proyectos de
desarrollo en sus territorios (como lo establece la
Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos
de los Pueblos Indígenas). En diciembre de 2017,
un grupo de expertos de la ONU sobre biología
sintética propuso que el consentimiento informado
de los pueblos indígenas sea una precondición para
la liberación de OIG:
“Dadas la actuales incertidumbres respecto
a los impulsores genéticos, se justificaría —para el
desarrollo y posible liberación de organismos que
contengan impulsores genéticos de diseño (incluyendo
las liberaciones experimentales)— un enfoque
precautorio y de cooperación con todos los países
y los sectores que podrían ser afectados, tomando
en consideración la necesidad del consentimiento
previo, libre e informado de los pueblos indígenas y
las comunidades locales, con el fin de evitar efectos
adversos potencialmente significativos e irreversibles
en la biodiversidad.” 93
Este sentimiento fue retomado por el Órgano
Subsidiario de Asesoramiento Científico, Técnico y
Tecnológico (OSACTT) del Convenio sobre Diversidad
Biológica, en una decisión de julio de 2018.
Como ha sido bien documentado con los OGM,
el desarrollo de OIG contradice el principio precautorio.
94
Los OIG también están en diametral oposición a los
principios de la soberanía alimentaria establecidos en
la Declaración de Nyéléni del Foro sobre Soberanía
Alimentaria (2007 y 2015), 95 la cual llama a realizar un
cambio hacia sistemas que “drásticamente reduzcan
nuestro uso de insumos adquiridos externamente y
que deben adquirirse de la industria”. Mientras que la
Declaración de Nyéléni exige “el control de los pueblos
sobre las agendas, los objetivos y las metodologías
de investigación”, una “custodia de la biodiversidad”
y “tomar de vuelta el control de las semillas y del
material reproductivo”, los impulsores genéticos
parecen ser otro medio para forzar a los campesinos
y pescadores a adoptar métodos más orientados al
monocultivo y a la dependencia respecto a insumos
de propiedad intelectual y a conocimientos científicos
especializados. Así como los OGM van contra los
principios de la agroecología, los OIG constituyen otra
“falsa solución y peligrosa nueva tecnología”, como
los llama la Declaración de Nyéléni. Contienen rasgos
diseñados en laboratorios distantes y no están, ni
podrían nunca estar bajo el control de los campesinos.
Los OIG parecen estar inspirados por la
filosofía emergida de Silicon Valley, que sugiere
que la tecnología debe “moverse rápido y romper
cosas”. 96 Cuando se combina esta idea con la visión
de una agricultura guiada por “datos masivos” (Big
data), los impulsores genéticos podrían convertirse
en una herramienta para que supuestas “plagas”
identificadas por un tractor conectado a un GPS,
sean controlados por la liberación de organismos
con impulsores genéticos, que serían versiones
modificadas de la especies consideradas plagas.
Este escenario constituye entonces una nueva
vuelta de tuerca que acumula ganancias en las
acciones de las empresas trasnacionales que
controlan este sistema de “precisión”.
Exterminadores en el Campo
33
6. Actuar con ética en un
vacío de gobernanza
“Llegó el momento de considerar si la biología
sintética puede ser una solución perversa, que está
creando ella misma problemas nuevos, algunos
de los cuales son inaceptables.” (Kent H. Redford,
William Adams, Georgina M. Mace, 2013). 97
Recientemente, un borrador de un informe
de la Unión Internacional para la Conservación
de la Naturaleza (IUCN), titulado “¿Genes para la
naturaleza?”, reconoce que la biología sintética
(término que incluye los impulsores genéticos)
constituye una “perfecta ilustración de un
‘problema perverso’: mal definido, sin una respuesta
adecuada y que depende del contexto y del juicio
político para su resolución”. 98, 99 Sin embargo, como
Kent Redford y sus colegas señalaron en su artículo
fundamental de 2013, las curas para nuestros males,
basadas en la biología sintética, podrían ser peores
que la enfermedad. 100
Muchos científicos y tomadores de
decisiones políticas que han apoyado los OGM
se negaron a aceptar que los aspectos éticos
relacionados con su desarrollo constituían un
“problema perverso”. Más bien, prometieron que los
OGM serían una ruta fácil hacia el incremento de los
34
Exterminadores en el Campo
rendimientos productivos alimentarios y, con ello,
“alimentarían al mundo”. El resultado de esta sobresimplificación de los problemas y sus supuestas
soluciones, ha sido la aplicación de un régimen
regulatorio laxo, que crea problemas aún más
perversos que aquellos que la ingeniería genética
pretendía resolver. La “cura” de los OGM probó ser
peor que la enfermedad para muchos campesinos,
consumidores y el medio ambiente. 101
Menos de cinco años después de los
primeros experimentos en laboratorio para “validar
el concepto”, el tema de la gobernanza de los
impulsores genéticos se ha movido rápidamente
para colocarse en el centro de las negociaciones
internacionales sobre la biodiversidad, donde
se ha escuchado el llamado de más de 170
organizaciones de todo el mundo exigiendo una
moratoria a la experimentación y liberación de
impulsores genéticos. 102
Correos electrónicos publicados gracias
a solicitudes de derecho a la información pública
muestran que los principales financiadores de los
impulsores genéticos están gastando millones
de dólares en campañas de relaciones públicas
y agresivas acciones de cabildeo para evitar la
aplicación de una moratoria. 103 Adicionalmente,
la Nueva Alianza para el Desarrollo de África
(NEPAD), de la Unión Africana, recibió 2.3 millones
de dólares para “promover el uso de los impulsores
genéticos”. 104
Ocho recomendaciones
1. Llamar al establecimiento de una
moratoria a la liberación de
impulsores genéticos
Un amplio espectro de organizaciones de
la sociedad civil internacional y líderes en el
movimiento global en defensa de la alimentación
recomiendan que el Convenio sobre la Diversidad
Biológica de la ONU (CBD) o un cuerpo equivalente
a nivel de la ONU establezca inmediatamente una
moratoria a la investigación aplicada, el desarrollo
y la liberación de los OIG, que incluya las pruebas
de campo. Si los OIG salen del laboratorio, su
regulación probablemente sería un reto mucho
mayor de lo que fue la regulación de los OGM,
puesto que la propagación de una modificación
genética constituye una parte integral de su diseño
e intención. De manera similar a las emisiones
industriales de gases con efecto invernadero, los
OIG constituirían un problema transfronterizo que,
potencialmente, se reproduciría indefinidamente,
generando espinosos dilemas para la gobernanza.
No existe en la actualidad un proceso
consensado para la gobernanza efectiva de los
efectos transfronterizos derivados de la liberación
de OIG. Dado que es probable que tales organismos
se propaguen más allá de las fronteras políticas
nacionales, esto constituye un vacío de gobernanza
altamente significativo, el cual ha sido señalado
por la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y
Medicina de Estados Unidos. 105 El CBD ya reconoció
previamente los riesgos ambientales, culturales y
de salud humana que representan los organismos
vivos genéticamente modificados. 106 El principio del
consentimiento previo, libre e informado respecto
al movimiento transfronterizo de organismos
genéticamente modificados se estableció a través
del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la
Biotecnología, 107 que impone a la parte exportadora
del organismo modificado el deber de solicitar y
obtener el consentimiento previo, libre e informado
del país de destino. Los procedimientos fueron
diseñados para cubrir el movimiento intencional
transfronterizo de OGM entre dos naciones
vecinas. Dado que los procedimientos fueron
diseñados para los OGM —cuya intención no es
la de propagarse en el ambiente—, claramente no
son adecuados para el movimiento de los OIG,
cuyo diseño inherente implica su propagación,
potencialmente global, independientemente de las
fronteras internacionales.
Dado que los OIG han sido deliberadamente
diseñados para cambiar o alterar especies, y dado
que estas especies objetivo están distribuidas
a través de fronteras políticas, los efectos
transfronterizos probablemente emergerían en
múltiples países. Si un OIG es propuesto para su
liberación en un país, de ello se entiende que todas
las naciones potencialmente afectadas por esa
liberación necesitarían deliberar conjuntamente
estos problemas, empleando procedimientos que
aún no existen porque no han sido diseñados
acorde a estas tecnologías.
2. Acordar reglas para una
contención segura
Los impulsores genéticos están diseñados para
persistir y propagarse. Mientras sus desarrolladores
afirman que en el futuro podrían existir los medios
técnicos y geográficos para contener eficazmente a
los OIG, estas afirmaciones y presunciones hipotéticas
deben examinarse rigurosamente. 108 Las pruebas de
laboratorio actuales conllevan un riesgo inevitable de
liberación accidental. 109 Es necesario que, a escala
internacional, se acuerden y pongan en práctica
reglas estrictas para el manejo en laboratorio y para
la contención, aplicables a toda la investigación sobre
impulsores genéticos, antes de que se lleve a cabo
nueva investigación, incluso en laboratorio.
Exterminadores en el Campo
35
3. Establecer mecanismos de evaluación y
monitoreo y demostrar los métodos de
reversibilidad
Antes de que cualquier OIG sea liberado, incluso
para pruebas en campo, sería necesario el
desarrollo de procedimientos internacionalmente
aceptados, tanto para el monitoreo y la evaluación
de impactos, como para rastrear la propagación
de los constructos de impulsores genéticos en
los ecosistemas silvestres. Esto implicaría el
desarrollo de medios prácticos para detectar
impulsores genéticos en poblaciones silvestres y
el alcance de acuerdos sobre el espectro de los
efectos que deberían ser monitoreados y, muy
importante, las metodologías que se emplearían.
Igualmente, necesitarían crearse medios verificables
para remover y revertir los efectos de los
impulsores genéticos en ecosistemas silvestres,
los cuales tendrían que ponerse a disposición
de las comunidades y los agricultores. Sin una
investigación detallada sobre estos temas, no
tiene sentido comenzar a diseñar acuerdos
para el manejo de los OIG. También se requiere
investigación respecto a quién cargará con la
responsabilidad de los costos del monitoreo y
cómo estos habrán de distribuirse, así como reglas
que incluyan la responsabilidad de remover y de
verificar la remoción de los impulsores genéticos.
4. Asegurar el consentimiento previo,
libre e informado de todas las
comunidades afectadas
Además de las provisiones ya existentes en
el Protocolo de Cartagena que requieren que
las partes obtengan consentimiento previo,
libre e informado antes de llevar a cabo un
movimiento transfronterizo de un organismo vivo
genéticamente modificado que será liberado en
el ambiente, existen deberes adicionales de los
estados que podrían tener impacto en la invasión
de OIG en las tierras y territorios de pueblos
indígenas y comunidades locales.
El concepto de consentimiento previo libre
e informado es uno de los aspectos fundamentales
consagrados en la Declaración de los Derechos de
36
Exterminadores en el Campo
los Pueblos Indígenas de la ONU. Esta necesidad
de obtener el consentimiento para los proyectos de
impulsores genéticos fue señalada explícitamente
por el Grupo Ad Hoc de Expertos Técnicos en
Biología Sintética en su informe de diciembre de 2017
y fue planteada nuevamente en la vigésimo segunda
reunión del Órgano Subsidiario de Asesoramiento
Científico, Técnico y Tecnológico del CBD. 110
5. Prohibir el “uso dual” militar y proteger
el derecho a la alimentación
Hay muy poca información disponible sobre el
potencial uso militar de los impulsores genéticos,
aunque ya quedó establecido que las agencias
militares de Estados Unidos se encuentran entre
las principales financiadoras en esta área de
investigación. El temprano predominio de la
intervención militar en este campo es distinto del
caso de los OGM, donde la mayor inversión provino
de grandes empresas de agronegocios y energía.
El empleo de los OIG como agentes de control
biológico en la agricultura permitiría al sector militar
desarrollar tecnología para la guerra. Si un mecanismo
impulsor genético puede exterminar a un insecto,
podría también usarse para guiar a un depredador de
esa plaga o, peor aun, a un tipo específico de cultivo
alimentario. La capacidad de exterminar especies
completas en regiones seleccionadas —meta explícita
del sistema de “impulsores genéticos locales”—,
podría usarse como arma de guerra para matar de
hambre al Estado enemigo, al negarle a su pueblo el
derecho a la alimentación.
Dado este potencial “uso dual” de los OIG,
consideramos que existen argumentos suficientes
para recurrir al Convenio sobre la Prohibición de
Utilizar Técnicas de Modificación Ambiental con
Fines Militares u Otros Fines Hostiles (ENMOD),
tratado internacional que prohíbe el uso militar u
hostil de técnicas de modificación ambiental que
podrían tener efectos extensos, de largo plazo o
severos. 111 Sugerimos este tratado como una útil
herramienta regulatoria, dado que los OIG son
desarrollados en la mayoría de los países firmantes
del tratado.
6. Aprender de la historia. Promover que
la sociedad reflexione sobre el pasado
Incluso si la intención no es hostil, la historia está
repleta de ejemplos sobre intentos de control
biológico en los sistemas agrícolas industrializados
que han salido mal. La introducción del sapo de
caña (en Australia y el Caribe) y de la mangosta
(Hawai) son algunos de los ejemplos mejor
conocidos. En el capítulo sobre OGM del informe
fundamental sobre OGM elaborado por la Agencia
Ambiental Europea, en el que se aborda el principio
precautorio, Quist et al., escriben que:
“… los proveedores [de tecnologías
genéticas] homogenizan artificialmente tanto
la concepción del problema a resolverse como
las soluciones que proponen (como las plantas
genéticamente modificadas). Con demasiada
frecuencia, los cuestionamientos a la racionalidad
de este enfoque quedan en segundo plano en
relación con la discusión nunca cuestionada sobre
el uso de este enfoque. Tal vez se necesita una
mayor reflexión y deliberación social respecto a
por qué y para quién deben ser producidas las
innovaciones agrícolas, si es que verdaderamente
vamos a seguir rutas más sustentables para la
producción de alimentos y fibras textiles.” 112
7. Practicar ciencia precautoria
Para evitar que los OIG se impongan en el campo
de la misma manera, debemos aceptar la naturaleza
“perversa” de los problemas que enfrentan los
agricultores y adoptar una perspectiva precautoria.
Mientras algunos genetistas se mostraron
miopes durante el desarrollo temprano de los OGM,
al ignorar gigantescos puntos ciegos relativos a
saberes sociales y ecológicos, en esta ocasión
existen signos cada vez más visibles de que los
científicos mismos podrían inclinarse por un
enfoque más precautorio.
En un caso reciente en Estados Unidos, las
preocupaciones sociales llevaron a investigadores
de la Universidad de Cornell a reevaluar su
cronograma: a pesar de haber recibido permiso
para una liberación abierta, los investigadores
retrasaron las pruebas en campo abierto.
Ellos mismos llamaron a su decisión “ciencia
responsable”. 113 Ya sea que la regulación de los
OIG sea o no inminente en el futuro próximo, los
científicos que trabajan para desarrollarlos deben
adoptar esta ética y sólo avanzar cuando tengan
un claro consentimiento social y se hayan acordado
reglas globales transparentes. No existe excusa
para no detenerse a considerar los problemas tan
ampliamente como sea necesario. 114
8. Examinar las implicaciones para la
seguridad alimentaria mundial y
para el derecho a la alimentación
y la nutrición
Recomendamos también que el Panel de Expertos
de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria y
Nutrición de la Organización de las Naciones
Unidas para la Agricultura y la Alimentación
(FAO) realice una evaluación urgente de los
daños potenciales de los impulsores genéticos,
que podría considerarse en una futura reunión
del Comité de Naciones Unidas sobre Seguridad
Alimentaria (CFS). El papel de los impulsores
genéticos en nuestro sistema alimentario
debería ser parte de un debate público, amplio
e incluyente, en el que se incluya la deliberación
pública, la escucha de los valores ciudadanos e
incluso perspectivas artísticas y culturales (Figura 5). 115
Se trata de un tema que también podría abordar y
considerar el Relator Especial de la ONU sobre el
Derecho a la Alimentación.
Figura 5: Proyecto del Pollo Rosa. El arte puede resaltar lo
que pasaría con organismos con impulsores genéticos. 116
Exterminadores en el Campo
37
Referencias
13
factsheet-whats-a-gene-drive-july-2018/file.
14
1
surrection, scientists reveal”, en The Guardian,
Brief, Nature, v. 532, 21 de abril de 2016, p. 287, ht-
16 de febrero de 2017, https://www.theguardian.
tps://www.nature.com/polopoly_fs/1.19772!/menu/
com/science/2017/feb/16/woolly-mammoth-resu-
pdf?origin=ppub.
rrec-tion-scientists.
15
16
considerations”, 29 de septiembre de 2016, https://
Biological Sciences. v. 270. n. 1518, 2003, p. 921.
www.broadinstitute.org/news/licensing-crispr-agriculture-policy-considerations.
Simon Samson, Mathias Otto y Margret Engelhard,
“Synthetic gene drive: between continuity and no-
17
Ver: http://genedrivefiles.synbiowatch.org/.
velty: Crucial differences between gene drive and
18
Ver: http://genedrivefiles.synbiowatch.org/2017/12/01/
risk assessment for their use”, en EMBO reports, v.
us-military-gene-drive-development/#7.
19
Nik Brown, Sian M Beynon-Jones, “‘Reflex regula-
20
En febrero de 2018, el jefe de políticas internaciona-
tion’: An anatomy of promissory science governan-
les de Syngenta, Tichafa Munyikwa, participó en un
ce”, en Health, Risk & Society, v. 14, n. 3, 26 de marzo
seminario celebrado para desarrollar una guía de la
de 2012, pp. 223-240.
investigación realizada sobre impulsores genéticos.
Bruce L. Webber, S. Raghu y Owain R. Edwards,
En otra ocasión, estas discusiones incluyeron a Steven Evans de Dow Agrosciences.
“Opinion: Is CRISPR-based gene drive a biocontrol
silver bullet or global conservation threat?”, en Pro-
21
Antonio Regalado, “Farmers Seek to Deploy Power-
ceedings of the National Academy of Sciences, v.
ful Gene Drive”, en MIT Technology Review, 12 de
112, n. 34, 13 de agosto de 2015, pp. 10565-10567.
diciembre de 2017, https://www.technologyreview.
6
Ibíd.
com/s/609619/farmers-seek-to-deploy-powerful-
7
C.F. Curtis, “Possible use of translocations to fix
8
9
gene-drive/.
desirable genes in insect pest populations”, en Na-
22
Ver: http://www.sculptingevolution.org/.
ture, v. 218, n. 5139, p. 368.
23
O.S. Akbari, K.D. Matzen, J.M. Marshall, H. Huang,
V.M. Gantz, E. Bier, “The dawn of active genetics”,
C.M. Ward y B.A. Hay, “A synthetic gene drive sys-
Bioessays, v. 38, n. 1, enero de 2016.
tem for local, reversible modification and suppres-
Christian E. Ogaugwu, Stanley O. Agbo y Modinat
sion of insect populations.” en Current Biology, v. 23,
n. 8, 22 de abril de 2013, pp. 671-677.
A. Adekoya, “CRISPR in Sub-Saharan Africa: Applications and Education”, en Trends in Biotechnology,
10
24
“Economic Issues to Consider for Gene Drives”, en
Samson Simon, Mathias Otto y Margret Engelhard,
Journal of Responsible Innovation, v. 5, n. supl, 24 de
velty: Crucial differences between gene drive and
11
12
Paul D Mitchell, Zachary Brown, and Neil McRoberts,
agosto 2018. En prensa.
enero de 2018, pp. S180–202.
“Synthetic gene drive: between continuity and no-
38
Ver: http://genedrivefiles.synbiowatch.org/2017/12/01/
us-military-gene-drive-development/#8.
19, n. 5, 2 de abril de 2018.
5
Issi Rozen, “Licensing CRISPR for Agriculture: Policy
pulations”, en Proceedings of the Royal Society B:
genetically modified organisms require an adapted
4
Entrevista telefónica con Kevin Esvelt para el grupo
ETC – 16 de mayo de 2016.
Austin Burt, “Site-specific selfish genes as tools for
the control and genetic engineering of natural po-
3
Hannah Devlin, “Woolly mammoth on verge of re-
Nature, “Trend Watch”, in Seven Days: The News in
main/topColumns/topLeftColumn/pdf/532286a.
2
Ver:https://genedrivenetwork.org/resources/7-
25
Virginie Courtier-Orgogozo, Baptiste Morizot y Chris-
genetically modified organisms require an adapted
tophe Boëte, “Agricultural Pest Control with CRIS-
risk assessment for their use”, en EMBO reports, v.
PR-based Gene Drive: Time for Public Debate: Should
19, n. 5, 2 de abril de 2018.
We Use Gene Drive for Pest Control?”, en EMBO Reports, v. 18, n. 6, 1 de junio de 2017, pp. 878–80.
Ludwig Burger, “Bayer’s Monsanto faces 8,000
lawsuits on glyphosate”, en Reuters, 23 de agosto
26
Ibíd.
de
27
Ver: El gusano rosa transgénico de Oxitec (https://
2018,
https://uk.reuters.com/article/us-bayer-
glypho-sate-lawsuits/bayers-monsanto-fac-es-
www.oxitec.com/crop-protection/pink-boll-worm/)
8000-law-suits-on-glyphosate-idUKKCN1L81J0.
y la palomilla dorso de diamante (https://www.oxi-
Ver: https://genedrivenetwork.org/.
tec.com/crop-protection/diamond-back-moth/).
Exterminadores en el Campo
28
“Systems and methods for controlling animal be-
Drosophila suzukii”, en Proceedings of the National
haviour via optogenetics”, Solicitud de patente de
Academy of Sciences, v. 115, n. 18, 1 de mayo de 2018,
EU (US Patent Application), 24 de abril de 2015, Nú-
pp. 4725-4730.
mero de patente: US20160310754A1. Véase: https://
40
Patente: PCT/US2017/014846.
patentimages.storage.googleapis.com/27/23/4d/
41
John M. Marshall y Bruce A. Hay, “Medusa: A Novel Gene
e5c6be540ad06c/US20160310754A1.pdf.
29
Drive System for Confined Suppression of Insect Popu-
Virginie Courtier-Orgogozo, Baptiste Morizot y Christophe Boëte, “Agricultural Pest Control with CRIS-
lations”, en PLOS ONE, v. 9, n. 7, 23 de julio de 2014.
42
urgent restraint”, en GM Watch, 24 de septiembre de 2018,
We Use Gene Drive for Pest Control?”, en EMBO Re-
https://gmwatch.org/en/news/latest-news/18474-ge-
ports, v. 18, n. 6, 1 de junio de 2017, pp. 878–80.
30
31
Presentación de Kevin Esvelt en el Instituto Broad. Véa-
ne-drives-breakthrough-needs-urgent-restraint.
43
John W. Grula y Orley R. Taylor, “The Effect of X-Chro-
se: https://www.youtube.com/watch?v=qkmraCGm-bk.
mosome Inheritance on Mate-Selection Behavior in
Maxwell J. Scott, Fred Gould, Marcé Lorenzen, Na-
the Sulfur Butterflies, Colias Eurytheme and C. Philo-
thaniel Grubbs, Owain Edwards y David O’Brochta,
“Agricultural production: assessment of the poten-
dice”, en Evolution, v. 34, n. 4, 1980, pp. 688–95.
44
N. Devis et al., “Speciation in two neotropical butter-
tial use of Cas9-mediated gene drive systems for
flies: extending Haldane’s rule”. Proceedings of the
agricultural pest control”, en Journal of Responsible
Royal Society of London B: en Biological Sciences, v.
Innovation, v. 5, n. supl, 11 de diciembre de 2017, pp.
S98-S120.
32
Ricarda Steinbrecher, “Gene drives breakthrough needs
PR-based Gene Drive: Time for Public Debate: Should
264, n. 1383, 1997, 845-851.
45
Caspar A. Hallmann, Martin Sorg, Eelke Jongejans,
Robert Arnason, “Playing God: are we prepared to
Henk Siepel, Nick Hofland, Heinz Schwan, Werner
use gene drive technology?”, en Western Produ-
Stenmans, et al., “More than 75 Percent Decline
cer, 14 de diciembre de 2017, https://www.producer.
over 27 Years in Total Flying Insect Biomass in Pro-
com/2017/12/playing-god-prepared-use-gene-dri-
tected Areas”, en PLOS ONE, v. 12, n. 10, 18 de oc-
ve-tech-nology/.
tubre de 2017.
33
Patente: US2016/0333376A1.
34
Patente: WO2017049266A2.
Collapsing Due to Humans. It’s a Catastrophe”,
35
Anna Buchman et al., “Synthetically engineered Me-
The Guardian, 21 de octubre de 2017, https://www.
dea gene drive system in the worldwide crop pest
theguardian.com/environment/2017/oct/21/in-
Drosophila suzukii”, en Proceedings of the National
sects-giant-ecosystem-collapsing-human-activi-
46
Academy of Sciences, v. 115, n. 18, 1 de mayo de 2018,
pp. 4725-4730.
36
ty-catastrophe.
47
rie-Christine François, Anne de Cian, Corinne Royer,
Deploy Powerful Gene Drive”, en MIT Technology
Jean-Paul Concordet y Emmanuelle Jacquin-Joly,
Review, 12 de diciembre de 2017, https://www.te-
“Heritable Genome Editing with CRISPR/Cas9 In-
chnologyreview.com/s/609619/farmers-seek-to-de-
duces Anosmia in a Crop Pest Moth”, en Scientific
Reports, v. 6, 12 de julio de 2016, 29620.
Angela Meccariello, Simona Maria Monti, Alessandra
48
Ver: http://web.media.mit.edu/~viirj/BioFab/11.html.
Romanelli, Rita Colonna, Pasquale Primo, Maria Gra-
49
Christian E Ogaugwu, Stanley O. Agbo y Modinat
zia Inghilterra, Giuseppe Del Corsano et al., “Highly
A. Adekoya, “CRISPR in Sub-Saharan Africa: Appli-
Efficient DNA-Free Gene Disruption in the Agricul-
cations and Education”, Trends in Biotechnology,
tural Pest Ceratitis Capitata by CRISPR-Cas9 Ribonucleo-protein Complexes”, en Scientific Reports, v.
agosto de 2018. En prensa.
50
7, n. 1, 30 de agosto de 2017, p. 10061.
38
Ver:https://shelton.entomology.cornell.edu/diamondbackmoth/diamondback-moth-project-at-corne-
M.J. Wade y R.W. Beeman, “The population dynamics of maternal-effect selfish genes”, en Genetics,
39
Fontini A Koutroumpa, Christelle Monsempes, Ma-
Citado en Antonio Regalado, “Farmers Seek to
ploy-powerful-gene-drive/.
37
Michael McCarthy, “A Giant Insect Ecosystem Is
ll-university-faq/.
51
R.G. Reeves y M Phillipson, “Mass Releases of Gene-
v. 138, n. 4, pp. 1309-1314.
tically Modified Insects in Area-Wide Pest Control
Anna Buchman et al., “Synthetically engineered Me-
Programs and Their Impact on Organic Farmers”, en
dea gene drive system in the worldwide crop pest
Sustainability, v. 9, n. 1, 2017, p. 59.
Exterminadores en el Campo
39
52
Keith R. Hayes, Geoffrey R. Hosack, Genya v. Dana,
62
Patente: WO2017049266A2.
Scott D. Foster, Jessica H. Ford, Ron Thresher, Adrien
63
Dihong Lu, Tiffany Baiocchi y Adler R. Dillman, “Ge-
Ickowicz, et al., “Identifying and Detecting Potentia-
nomics of Entomopathogenic Nematodes and Impli-
lly Adverse Ecological Outcomes Associated with
cations for Pest Control”, en Trends in parasitology,
the Release of Gene-Drive Modified Organisms”, en
v. 32, n. 8, de agosto de 2016, pp. 588–598, https://
Journal of Responsible Innovation, v. 5, n. supl, 24 de
enero de 2018, pp. S139-58.
53
www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4969101/.
64
Citrus Research and Development Foundation,
gene drive platform for genetic interaction analysis
“NuPsyllid: Rear and Release Psyllids as Biological
in Candida albicans”, en Nature Microbiology, v. 3,
Control Agents– An Economical and Feasible MidTerm Solution for Huanglongbing (HLB) Disease
23 de octubre de 2017, pp. 73-82.
65
makeup of mosquitoes, fighting spread of disea-
noviembre, 2016. https://citrusrdf.org/wp-content/
se”, en Nevada Today, 7 de agosto de 2017, https://
uploads/2013/01/nuPsyllid_May-2017-Quarterly-Re-
www.unr.edu/nevada-today/news/2017/cabnr/bio-
Maxwell J. Scott, Fred Gould, Marcé Lorenzen, Na-
logy-receive-grant.
66
thaniel Grubbs, Owain Edwards y David O’Brochta,
“Agricultural production: assessment of the poten-
55
Feng Jiang, Xianhui Wang y Le Kang, “CRISPR/Cas9
agricultural pest control”, en Journal of Responsible
in Locusts: Successful Establishment of an Olfactory
Innovation, v. 5, n. supl, 11 de diciembre de 2017, pp.
Deficiency Line by Targeting the Mutagenesis of an
S98-S120.
Odorant Receptor Co-Receptor (Orco)”, en Insect
N. Shukla y S.R. Palli, “Tribolium castaneum Trans-
Biochemistry and Molecular Biology, v. 79, octubre
de 2018, pp. 27–35.
68
Bayer%20CropScience/Country-Canada-Internet/
pp. 1125–1132.
Growers%20Tools/CPG/West/2018/BCS10798787_
Ver:https://shelton.entomology.cornell.edu/diamon-
2018CPG_The%20True%20Cost%20of%20Herbici-
ll-university-faq/.
de-Resistant%20Weeds.ashx.
69
Medicine, Gene Drives on the Horizon: Advancing
ment/rodent-dam-age-costing-agriculture-indus-
Science, Navigating Uncertainty, and Aligning Re-
try-millions.
search with Public Values, National Academies
G.R. McFarlane, C.B.A. Whitelaw y S.G. Lillico, “CRIS-
Press, 2016.
70
M. Esvelt, “Harnessing Gene Drive.” en Journal of
Ver las copias de los correos electrónicos en el si-
Responsible Innovation, v. 5, n. supl, 24 de enero de
viewer?url=http://genedrivefiles.synbiowatch.org/
2018, pp. S40–65.
71
J. Mileham, C. Bruce A. Whitelaw y John M. Hickey,
d/20170726-Re_Two+Action+Items Decisions+Nee-
“Potential of Gene Drives with Genome Editing to
ded+from+GBIRd+Steering+ Committe-42pdf.
Increase Genetic Gain in Livestock Breeding Pro-
H.A. Grunwald, V.M. Gantz, G. Poplawski, S.X. Xiang-
grams”, en Genetics Selection Evolution, v. 49, n. 1, 4
ce mediated by CRISPR/Cas9 in the female mouse
40
Serap Gonen, Janez Jenko, Gregor Gorjanc, Alan
wp-content/uploads/special/Edward+Hammon-
ru, E. Bier y K.L. Cooper, “Super-Mendelian inheritan-
61
John Min, Andrea L. Smidler, Devora Najjar y Kevin
in Biotechnology, v. 36, n. 2, 2018, pp. 130-133.
guiente vínculo: https://docs.google.com/viewerng/
60
National Academies of Sciences, Engineering, and
Ver:http://www.westernfarmpress.com/manage-
PR-Based Gene Drives for Pest Control”, en Trends
59
Ver:https://www.cropscience.bayer.ca/~/media/
chemistry and Molecular Biology, v. 43, n. 12, 2013,
dbackmoth/diamondback-moth-project-at-corne-
58
Yan Li, Jie Zhang, Dafeng Chen, Pengcheng Yang,
tial use of Cas9-mediated gene drive systems for
pment in Both Males and Females”, en Insect Bio-
57
Ver: http://genedrivefiles.synbiowatch.org/as-noteson-darpa-safe-genes-rollout-san-diego-may-2-2017/.
67
former-2 Regulates Sex Determination and Develo-
56
Robyn Feinberg, “Research delves into the sensory
of Citrus”, en Quarterly Report para el periodo de
port.pdf.
54
Rebecca S Shapiro et al., “A CRISPR–Cas9-based
de enero de 2017, p. 3.
72
Un secuestrador de patentes es una compañía que
germline”, en BioRxiv, 1 de enero de 2018, p. 362558.
intenta ejercer derechos de patente contra un in-
Artículo pre-impreso.
fractor por encima del valor original de la patente
Ver: http://www.sculptingevolution.org/genedrives/
o de la contribución a una invención anterior recu-
current/nematodes.
rriendo a tácticas legales. Normalmente, los troles
Exterminadores en el Campo
de patentes no generan productos u ofrecen servi-
82
cios basados en las patentes que ostentan. Sin em-
vide: gene flow produces intergeneric hybrid in feral
bargo, en algunos casos, organismos que no ejercen
transgenic creeping bentgrass population”, en Mo-
los derechos de su patente pueden no ser considerados “troles de patentes” cuando solicitan sus tec-
lecular Ecology, v. 21, n. 19, 2012, pp. 4672-4680.
83
nologías patentadas bajo términos razonables.
73
noviembre de 2017.
84
gence of resistance organisms”, en Nature News, 31
L. Maxim y J. van der Sluijs, “Seed-dressing systemic
de enero de 2017, https://www.nature.com/news/
insecticides and honeybees”, en Late lessons from
gene-drives-thwarted-by-emergence-of-resis-
ropean Environment Agency: Copenhague, 2013,
tant-or-ganisms-1.21397.
85
https://www.eea.europa.eu/publications/late-lester-16/view.
febrero de 2017, pp. 827-841.
86
sistance to population-suppressing homing-based
Science, Politics, and Honeybee Health, Rutgers Uni-
gene drives”, en Scientific Reports, v. 7, 19 de junio
versity Press: Nueva Jersey, 2016.
de 2017, https://www.nature.com/articles/s41598-
Presentación de Kevin Esvelt en el Instituto Broad.
017-02744-7.
87
arise easily,’ en Science News, 20 de julio de 2017, ht-
Venetia Thompson, “Ancient Corn is Coming to
tps://www.sciencenews.org/article/resistance-cris-
en Civil Eats, 27 de octubre de 2017, https://civileats.
pr-gene-drives-may-arise-easily.
88
jury/scenario workshop on food and farming futu-
foods-but-remains-out-of-reach-in-mexico/.
res for Andhra Pradesh”, en Economic and Political
Kenneth A. Oye, Kevin Esvelt, Evan Appleton, Fla-
Weekly (India), v. 32, n. 27, 2002, pp.2778-2787.
89
Shlomiya Bar-Yam Lightfoot, Julie McNamara, AnDrives”, en Science, v. 345, n. 6197, 8 de agosto de
Sciences, Society and Policy, v. 13, n. 8, 2017.
90
Ver el comunicado de prensa de la Corte de Justicia
2014, p. 626.
de la Unión Europea, n. 111/18, Luxemburgo, 25 de
Samson Simon, Mathias Otto y Margret Engelhard,
julio de 2018: https://curia.europa.eu/jcms/upload/
“Synthetic gene drive: between continuity and novelty: Crucial differences between gene drive and
docs/application/pdf/2018-07/cp180111en.pdf.
91
Jennifer Baltzegar, Jessica Cavin Barnes, Johanna
genetically modified organisms require an adapted
E. Elsensohn, Nicole Gutzmann, Michael S. Jones,
risk assessment for their use”, en EMBO reports, v.
Sheron King y Jayce Sud-weeks, “Anticipating com-
19, n. 5, 2 de abril de 2018.
plexity in the deployment of gene drive insects in
Kevin M. Esvelt y Neil J. Gemmell, “Conservation de-
agriculture”, en Journal of Responsible Innovation,
mands safe gene drive”, en PLOS Biology, v. 15, n. 11,
5: supl, pp. S81-S97, 2017: https://www.tandfonline.
noviembre de 2017.
81
G. Thomas y J. De Tavernier, “Farmer-suicide in India: debating the role of biotechnology”, en Life
drea Smidler y James P. Collins, “Regulating Gene
80
M.P. Pimbert y T. Wakeford, “Prajateerpu: A citizens
com/2017/10/27/ancient-corn-is-coming-to-whole-
minia Catteruccia, George Church, Todd Kuiken,
79
Tina Seay, ‘Resistance to CRISPR gene drives may
CGm-bk.
Whole Foods. Just Don’t Try to Buy it in Mexico”,
78
John M. Marshall et al., “Overcoming evolved re-
S. Suryanarayanan y D.L. Kleinman, Vanishing Bees:
Véase: https://www.youtube.com/watch?v=qkmra77
R.L. Unckless et al., “Evolution of Resistance Against
CRISPR/Cas9 Gene Drive”, en Genetics, v. 205, n. 2,
sons-2/late-lessons-chapters/late-lessons-ii-chap-
76
Ewen Callaway, “Gene drives thwarted by emer-
blockchain.html.
early warnings: science, precaution, innovation, Eu-
75
Kevin M. Esvelt y Neil J. Gemmell, “Conservation demands safe gene drive”, en PLOS Biology, v. 15, n. 11,
Ver: https://www.cnbc.com/2017/12/19/a-new-formof-bitcoin-mining-patent-trolls-coming-for-the-
74
M.L. Zapiola y C.A. Mallory-Smith, “Crossing the di-
European Network of Scientists for Social and En-
com/doi/full/10.1080/23299460.2017.1407910.
92
Virginie Courtier-Orgogozo, Baptiste Morizot y
vironmental Responsibility, “ENSSER Statement on
Christophe Boëte, “Agricultural Pest Control with
New Genetic Modification Techniques: products
CRISPR-based Gene Drive: Time for Public Deba-
of new genetic modification techniques should
te: Should We Use Gene Drive for Pest Control?”
be strictly regulated as GMOs”, 27 de septiembre
en EMBO Reports, v. 18, n. 6, 1 de junio de 2017, pp.
de 2017,
https://ensser.org/topics/increasing-pu-
blic-information/ngmt-statement/.
878–80.
93
CBC, “Report of the Ad Hoc Technical Expert Group
Exterminadores en el Campo
41
on Synthetic Biology”, Montreal, Canadá, 5-8 di-
106
ciembre de 2017, CBD/SYNBIO/AHTEG/2017/1/3,ht-
Vivos Modificados u OVMs. Ver: http://bch.cbd.int/
tps://www.cbd.int/doc/c/aa10/9160/6c3fcedf265dbee686715016/synbio-ahteg-2017-01-03-en.pdf.
94
protocol/cpb_faq.shtml#faq3.
107
Biotecnología del Convenio sobre la Diversidad Bio-
thways from GM crops to agroecology”, en Euro-
lógica puede descargarse aquí: http://bch.cbd.int/
warnings: Science, precaution, innovation, European
97
http://www.foodsovereignty.org/wp-content.
de 2017, https://www.wired.com/story/this-gene-edi-
Ver:http://www.foodsovereignty.org/wp-content/
ting-tech-might-be-too-dangerous-to-unleash/.
109
Scott D. Foster, Jessica H. Ford, Ron Thresher, Adrien
Jonathon Taplin, Move Fast and Break Things: How
Ickowicz, et al., “Identifying and Detecting Potentia-
Facebook, Google, and Amazon Cornered Culture
lly Adverse Ecological Outcomes Associated with
and Undermined Democracy, Boston: Little, Brown
the Release of Gene-Drive Modified Organisms”, en
and Company, 2017.
Journal of Responsible Innovation, v. 5, n. supl, 24 de
K.H. Redford, W. Adams y G.M. Mace, “Synthetic biolo-
enero de 2018, pp. S139-58.
110
on Synthetic Biology”, Montreal, Canadá, 5-8 di-
Ver el resumen y mensajes clave de la evaluación de
ciembre de 2017, CBD/SYNBIO/AHTEG/2017/1/3, ht-
IUCN: “Genes for Nature? An Assessment of Synthe-
tps://www.cbd.int/doc/c/aa10/9160/6c3fcedf265dbee686715016/synbio-ahteg-2017-01-03-en.pdf.
111
of_synthetic_biology_and_biodiversity_conservaUna definición útil del concepto de “problema per-
VI_01p.pdf.
112
thways from GM crops to agroecology”, in Late
dia.org/wiki/Problema_retorcido.
lessons from early warnings: Science, precaution,
K.H. Redford, W. Adams y G.M. Mace, “Synthetic biolo-
innovation, European Environment Agency: Copen-
wicked solutions”, en PLOS Biology, v. 11, n. 4, 2013.
hague, 2013.
113
K.J. Boor, “Commitment to responsible science
Consulte un resumen en inglés aquí: http://www.
guides CALS plans for moth Trials”, en College of
genewatch.org/sub-568235. Para ver los informes
Agriculture and Life Sciences, Cornell University:
recientes: http://www.genewatch.org/sub-405258 y
Ithaca, 31 de marzo de 2016, https://cals.cornell.edu/
https://gmwatch.org/en/articles/gm-myths.
about/news/commitment-responsible-science-gui-
Grupo ETC, “170 organizaciones de todo el mundo llaman a una moratoria sobre la nueva tecnolo-
des-cals-plans-moth-trials/.
114
R.G. Reeves et al., “Agricultural Research, or a new
gía de “extinción genética” en reunión de la ONU”,
bioweapon system? Insect-delivered horizontal ge-
2016, http://www.etcgroup.org/es/content/160-glo-
netic alteration is concerning”, en Science, v. 362, n.
bal-groups-call-moratorium-new-genetic-extinction-technology-un-convention.
6410, 5 de octubre de 2018.
115
People’s Knowledge Editorial Collective, Everyday
103
Ver: http://genedrivefiles.synbiowatch.org/.
Experts: How people’s knowledge can transform the
104
Véase: http://www.nepad.org/content/towards-ze-
food, Coventry: The Centre for Agroecology, Water
ro-malaria-2030-biological-control-mosquitoes.
and Resilience (CAWR, 2017, http://www.fao.org/
105
National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine, Gene Drives on the Horizon: Advancing Science, Navigating Uncertainty, and Aligning Research
with Public Values, National Academies Press, 2016.
42
David A. Quist et al., “Hungry for innovation: pa-
verso” puede ser consultada acá: https://es.wikipe-
gy and conservation of nature: wicked problems and
102
V e r : h t t p s : // t r e a t i e s . u n . o r g / d o c / T r e a ties/1978/10/19781005%2000-39%20AM/Ch_XX-
tion_-_peer_review_draft.compressed.pdf.
101
CBD, “Report of the Ad Hoc Technical Expert Group
wicked solutions”, en PLOS Biology, v. 11, n. 4, 2013.
www.iucn.org/sites/dev/files/iucn_assessment_
100
Keith R. Hayes, Geoffrey R. Hosack, Genya v. Dana,
logy-Nyeleni-2015.pdf.
tic Biology and Biodiversity Conservation: https://
99
Megan Molteni, “This Gene-Editing Tech Might Be Too
Dangerous To Unleash”, en Wired, 16 de noviembre
gy and conservation of nature: wicked problems and
98
protocol/text/.
108
Environment Agency: Copenhague, 2013. Véase:
uploads/2015/02/Download-declaration-Agroeco96
El Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la
David A. Quist et al., “Hungry for innovation: papean Environment Agency, Late lessons from early
95
El Convenio de Biodiversidad los llama Organismos
Exterminadores en el Campo
agroecology/database/detail/en/c/1148947/.
116
Ver: https://pinkchickenproject.com/#intro.
Diseñado en castellano con el apoyo de:
A todos los que firmaron la carta para llamar a
una moratoria sobre los impulsores genéticos
A quienes organizaron discusiones y distribución
de información sobre esta tecnología de exterminio
Este 29 de noviembre, durante de la reunión del Convenio sobre Diversidad
Biológica (CBD), en Egipto, 196 gobiernos adoptaron una decisión global
sobre los impulsores genéticos. La decisión urge a la precaución y establece
que debe buscarse el consentimiento informado o aprobación de parte de las
comunidades y pueblos indígenas potencialmente afectados, antes siquiera
de considerar la liberación en el ambiente de organismos equipados con
impulsores genéticos.
Específicamente, el texto establece tres precondiciones antes de “considerar la
liberación de los impulsores genéticos”: los gobiernos necesitarán realizar una
exhaustiva evaluación de riesgos, asegurar que haya medidas adecuadas para el
manejo de riesgos para “prevenir o minimizar los efectos adversos” y asegurar
que se busque el consentimiento de “los pueblos indígenas y las comunidades
locales”. Puesto que los impulsores genéticos de diseño pueden esparcirse
mucho más allá del sitio en el que se liberan, el término “potencialmente
afectados” debe considerar la cobertura de un área sumamente amplia. La
decisión enfatiza específicamente que una liberación de impulsores genéticos
podría impactar negativamente “el conocimiento tradicional, la innovación,
las prácticas, las formas de vida y sustento y el uso de la tierra y el agua” de
los pueblos indígenas y comunidades locales. Se trata de una decisión que
devuelve, con toda razón, el control a las comunidades para decidir si los
experimentos de esta tecnología deben realizarse en sus tierras y territorios.
Más aún, la decisión de la 14ava Conferencia de las Partes del CBD reconoce
que antes de que esos organismos se consideren para liberación en el ambiente,
se necesitan investigación, análisis y directrices específicas. Esas directrices
serán desarrolladas por un Grupo Ad-Hoc de Expertos Técnicos, que también se
estableció en otra de las decisiones adoptadas. El desarrollo de esas directrices
formales puede tomar varios años y esperamos que los Estados responsables
respeten el hecho de que dichas directrices deben desarrollarse antes de
considerar cualquier aprobación de esta tecnología de manipulación genética.
En términos prácticos, el proceso de elaboración de las directrices puede
actuar como otro freno sobre la aprobación de liberaciones de organismos con
impulsores genéticos.
Si bien esta no es la moratoria formal legal que todos deseábamos, sentimos
que esta decisión es muy fuerte y significativa, y establece barreras sólidas a
la liberación de los impulsores genéticos. Aún más importante, sin embargo,
establece la trayectoria para la gobernanza global de los impulsores genéticos
bajo un principio de justicia llano y sumamente importante: no meterse con
territorio, el ambiente y las tierras de otros sin su consentimiento y mucho
menos sin mostrar que lo que se pretende hacer es seguro.
La carta continúa en la siguiente página...
Entre las organizaciones firmantes se incluyen:
El movimiento mundial por la alimentación y la agricultura dice NO a la liberación de impulsores genéticos
Descargar
Fichas aleatorios
Prueba

4 Tarjetas Arthas Quinzel

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

notas de enfermeria

0 Tarjetas Karen LCHB

“DIDÁCTICA PASADO Y PRESENTE

0 Tarjetas BENILDA RINCON PEÑA

Crear fichas