Subido por Bogado Cristino

Drogas en Asunción

Anuncio
DROGAS
EN
ASUNCIÓN
MÁS ALLA DEL MIEDO
HUGO DUARTE MANZONI
1
*Arte Nuevo Editores
Serie Ensayos N°12
*©
Arte Nuevo Editores
Montevideo 166 – 82 736
Asunción-Paraguay
1989
* 1 Edición
Mil quinientos ejemplares.
2
Tiendo mi mano a veces y está sola, y está más sola cuando no la tiendo.
(Mario Benedetti)
Necesito agradecer a mis amigos, locos y no locos, a mi familia a mis hijos a todo el
mundo que en algún momento pasó la mano para sobrellevar la angustia de llegar al final,
al final del principio del camino.
Gracias.
Miro a través de la ventana,
me preguntan cómo estoy
me quedo pensando
me quedo recordando
miro a mis hijos
miro mis amigos
busco alrededor: en mi escritorio, veo qué pasa y cómo pasa.
No puedo describir con palabras la sensación que me produce el estar dándome cuenta
constantemente de cuánta gente pasa vive pendiente de su desconocida mentira,
pendiente de su cotidiana ración de “droga” para seguir viviendo; y no es que preocupe
precisamente el hecho que en si significa esa “porción” diaria, lo que me apena es la total
inconciencia con que cada uno la consume, y es aún peor, pues como bien se puede ver
(para nuestra mayor desgracia), seguirá siendo así, irreversiblemente, hasta que la muerte
nos separe.
3
A TRAVES DE LA VIDA AL MAXIMO
EN LA BUSQUEDA DE LA MUERTE
¿Y qué es la vida al máximo?
Es la búsqueda de la felicidad.*1
Pero qué pasa cuando la búsqueda de la felicidad es una obsesión que no encuentra
límites, tan fuerte que nos hace olvidar que existen pasos previos que deberán sustentar
aquello que nos puede mantener eufóricos, ausentes de la realidad.
La felicidad, el momento cumbre, no es un momento real constante. El hombre
obsesionado por esa posibilidad de soñar, se olvida del momento que le divide de la
muerte, la muerte es el límite de la felicidad; ella, la muerte, está nada más a un paso, a
un instante: una bala, un accidente de tránsito, una jeringa, un shock eléctrico, una
sorpresa, un infarto…
* La felicidad tomada en el sentido más
vulgar que implica la meta del mundo occidental
4
DROGAS EN PARAGUAY: ¿QUÉ HACER?
Siguiendo el estilo prevalentemente usado por mi amigo Hugo Duarte en este –su libro,
trataré de hilvanar para el lector, sin cuidar mucho el orden, una serie de pensamientos o
reflexiones a propósito (del tema “drogas” y del libro en sí).
En realidad, este libro no “precisa” de prólogo alguno que sirva de aditamento, de
condimento o de enganche para su lectura. Por su tema en sí, y por la forma en que su
autor lo desarrolla, muy directo, muy cotidiano, muy confesional, es de por sí “pan
caliente”, objeto de consumo fácilmente previsible como voraz, no sólo por su valentía,
sino sobre todo el espacio vacío – oscuro que existe al respecto en nuestro país, que el
mismo viene a llenar.
En verdad, como es tantas otras cosas, este libro de Hugo no es más que una punta, una
puntita del “iceberg”. Vivimos en un medio no sólo pacato y opaco, sino también y sobre
todo, bastante crudo. En nuestro país se da aún el extraño privilegio que puede implicar,
casi para cualquier que se lo proponga, la aventura de abrir camino, desbrozar “picadas”
en el monte. Y Hugo nos está develando en este libro una realidad más, de entre las
existentes en nuestro medio y que por innúmeras razones no ha sido considerada –
analizada todavía.
Después de todo: ¿porqué no habríamos de tener en circulación las drogas peligrosas en
nuestro país? ¿ Acaso somos en realidad un pozo, una isla perdida en medio de la
civilización, aislados del mundo y de nuestros vecinos?: y si no lo somos más ahora,
después de nuestro golpe “moderno y democrático” del 2 – 3 /2/89; ¿lo fuimos en
realidad en la época de Stroessner? Habría que verlo, habría que demostrarlo. Yo no lo
creo, tanto al menos, y pienso que este trabajo de Huguito corrobora mis teorías al
respecto. A favor de la universalidad real de nuestro país, aunque siempre a la tranca,
con una alta dosis de esa droga llamada “caigüetismo” y con una enorme sobredosis de
orgullo “anticultura” antitodo (¿antídoto?) capaz de liquidar el más pintado,
empedernido y sobado drogadicto. En fin.
Ser paraguayo, ser un ser-humano hoy, aquí y en todas partes, tiene sus bemoles, sus
riesgos, sus problemas. La-fácil no existe, porque en realidad nunca existió. No nos
jodamos. Que como país nos tocan y nos tocaron siempre variantes más jodidas, de lo
peorcito, es cierto; y que siempre nos jodieron y/o trataron de jodernos al máximo,
también es cierto; pero aún todo eso no justifica la inanición, la dejadez total y absoluta;
con esa filosofía todos somos o seremos (a la corta o a la larga) drogadictos, como dice
Hugo, de mentiras, hipocresía, TV, alcohol o “drogas peligrosas”.
¿Un Paraguay moderno y democrático? Como ya lo dijo alguien, y bueno, de (¿r?)
mocrático podrá-podría ser (y acotaría yo: antes nos jodían con la dictadura y ahora nos
van a joder con la democracia), pero ¿moderno? Si algo –a bulto- puede significar
modernidad, es competencia, racional, crítica, análisis, “asumirse”. ¿Y San Fernando?,
empezando por el teatro, el arte, la historia. Habrá que ver, de todos modos y a luces
5
vista, nos falta mucho. Reconocer nuestra pequeñez, nuestras miserias, debería ser el
primer paso: pero voluntad de encarar el problema así, de frente, sin subterfugios ni
eufemismos, es lo que todavía no se nota, no se ve.
¿La “droga” es un mal? Hugo la define así. En todo caso, es o se constituye (y el libro es
claro al respecto) en toda una opción de vida, y por lo tanto valdría la pena aclarar un
poco más el asunto. Creo que él se refiere a los excesos. Y así, puede que todo exceso no
sea un bien, pero ¿para quién?, ¿para el sujeto?, ¿para la sociedad? La droga es un
camino peligroso, pero como podemos ver bien a lo largo del libro, es “la “aventura, un
camino tentador porque en primer lugar “da gusto”, y si el sujeto no está preparado, no
podrá prever los peligros, los riesgos que implica.
Para los que no vivimos tan en la luna, el problema al menos parece no tan difícil, al
menos de ser planteado, pero ¿y para el gran público?: llegamos a las conclusiones del
autor, a nuestros grandes flagelos: más que la pobreza, la ignorancia y más que la
miseria (agregaría yo) el caigüetismo. Eso de “tranquilopa”, no pasa nada, vamos a
procurar, ja’e ichupé. Mentiras. ¿Para qué cambiar, instruirse, pensar? No hacer olas,
parece seguir siendo la consigna de la hora, el momento.
El consumo de drogas peligrosas, y sobre todo la cocaina, extensamente estudiada en este
trabajo, es un “problema universal”. Cabe preguntarse, qué busca el mundo hoy en día
con esta consumición masiva de estimulantes, y sobre todo ¿por qué?, ¿por qué?. Obvian
preguntas como: ¿qué somos? ¿qué queremos?, ¿hacia dónde vamos?, y todo eso ¿sirve o
servirá para algo? Caemos en un reclamo de todo drogadicto: denme una razón, una
causa para vivir. ¿Y a quién toca, a quién reclamar?
La “droga”, además de ser aventura y prohibición, da gusto y en el fondo, a pesar de
todo, es lo más cómodo, lo más fácil. Peligroso, más que latente: patente, para una
sociedad como una sociedad como la nuestra donde las escala de valoraciones está
trastocada, acomodada, alterada o directamente no existe. Esa maldita frase de que en
nuestro país nadie gana ni pierde reputación, lastimosamente sigue siendo verdad. El
mérito, el esfuerzo y sobre todo nuestra “competitividad” internacional no pasan de ser
mitos, fantasmas groseros, grotescos: y en esto, o sea para lo peor, seguimos abusando de
las “ventajas” del aislacionismo.
Lo primero es conocer, saber e informar: esta es la preocupación primera y principal de
Hugo. Y sí, por algo, alguna vez tendremos que comenzar, no sea después el edificio
caiga sobre nuestra pequeña humanidad porque no le pusimos cimientos. Y después
habrá que formar a la gente, a los hijos… y a los padres al respecto. Coincido con el
autor en que lo primero es desterrar el miedo y la represión; eso de que “mirá que si te
drogas te pego”. Con eso no fuimos ni vamos a ir ningún lado.
Después tendrá que venir, mal que bien, cierta sabiduría al respecto y que cada quién se
vea con su cuerpito. También coincido con Hugo con eso de que “drogarse” es
básicamente un problema individual y que cada uno tendrá que saber qué y por qué lo
6
hace. ¿y la sociedad, y el tráfico y los grandes negociados? Eso dejémosle a los políticos.
¿Y la seducción? Señores: estamos casi en el siglo 21, ¡dejémosnos pues ya de macanas!,
con eso de ser siempre los desvalidos, los pobrecitos; y con esa moral o política hipócrita
(coincido una vez más con mi amigo), perseguir a los “comunistas”, a los “putos”, a los
“drogadictos”, a los “degenerados”, etc., etc. Aunque no querramos darnos cuenta y mal
que nos pese, somos o somos considerados (que a la postre es lo mismo) como grandes,
como adultos; y puesto es esa ley de jungla (que no son benévolas a las leyes del juego en
el mundo actual) cada cual tiene que defenderse como puede, y lo que propone Hugo no
me parece mal: primero rompamos la ignorancia.
¿Somos un país? A veces hay tantas cosas, tantas “falencias” que nos tientan a pensar de
que aún no hemos llegado. Puede ser. De todos modos nos seguiremos jodiendo con tanto
caigüetismo, tanta anticulturalidad inconsistente, con tanta ignorancia. Algún día
tendremos que emprender siquiera un mínimo vuelo para romper la cáscara de nuestras
ignorancias. Este libro apunta a un punto clave, difícil, ¿doloroso? La inocencia, la
inocentada, no nos valdrá, no servirá para exculparnos una vez que estemos (y bien que
ya lo estamos) bien jodidos. Y como lo demuestra cabalmente su autor, el tema drogas no
es ¨moco de pavo”; para enfrentarlas hay que estar preparado, preparados
filosóficamente, y a los paraguayos es justamente eso lo que nos falta: lectura, ideas,
criterios.
¿Operaciones o razones para vivir? Mal que bien, creo que la cultura es y ha sido
siempre (y sobre todo el arte) una de las opciones que puedan apuntalar nuestro vivir.
Pero para llegar a ello hay que pelarse el culo o quemarse las cejas. ¿Esfuerzo? Y
caemos otra vez en la fácil, el cortocircuito del que habla Hugo Duarte hacia la muerte
ya o antes o pronto o no me importa… La vida es elegir y/o saber elegir, por la sencilla
razón de que nos dará el cuero para hacerlo todo. Hay que estar en tema, elegirlo y si se
puede ser uno el lector y no a la (¿vice?) inversa.
Disiento con los optimistas, y de entre ellos también con el autor del libro, en esa su
afirmación de que es necesario-imprescindible para poder seguir (sobre) viviendo, el
tener ilusiones, esperanzas. Yo, modestamente y sin hacer escéptico, creo más en los
hechos concretos, en la acción (¿hubiera podido ser un buen político?), en los recursos y
en los valores. El resto es oropel que cae con el primer soplo. Diría con el psicoanálisis
que no es drogadicto cualquiera, que no llega a ser drogadicto quien quiere sino quien
puede. Y a esa cuenta van las generaciones anteriores, la educación y el soporte cultural
que pueda agenciarse cada uno. Por eso tal vez la culpa, la sensación de culpa familiar y
social que produce.
¿Vicios, qué es, qué son los vicios? ¿Exageración, sensualismo, desidia, toxicidad tal
vez? Los seres humanos (lo enseña le psicoanálisis y lo repiten los grandes poetas de
todos los tiempos) es-somos seres básicamente desquiciados, desmedidos, lúcidos
¿descastados? Y es por eso del ¿doloroso? camino del aprendizaje. ¡Si hasta a comer, a
coger, a convivir, a todo tenemos que aprender! Y si, pero no hay otra, siempre fue así, y
el hacerse-hacernos los otarios no mejorará el problema, la situación.
7
No sólo nuestro país sino el mundo todo vive en esta época, un período, una era de
vacuidad, y creo arriesgo que a eso se le puede deber la gran divulgación masificación del
fenómeno “droga”, que debe incluir no solamente a las sustancias químicas
supuestamente “peligrosas” para nuestro cuerpo. También TV y mentiras, para no ir más
lejos.
¿Drograrse significa buscar la muerte, como afirma su autor en el libro?, habría que
verlo. Matarse, de cualquier modo es una opción valiente, aunque la valentía a lo mejor
no es de entre las virtudes humanas, la más deseable. Pero de todos modos, está visto
también en el texto, que el suicidio no es precisamente la variante buscada por los
drogadictos. Y la muerte si se dá, como en el caso de “Lulú”, aparece más bien por error;
como los accidentes de tránsito con el alcohol.
Y creo que ya es más que suficiente. Como verán, el tema entusiasma, toca las fibras más
hondas de nuestra ¿humanidad?, y uno corre el riesgo de alargarse de perderse,
¿enviciarse?, salirse de la medida; pero no, mi misión era escribir, escribirle un prólogo a
mi amigo Hugo, un prólogo jodido pero tentador para un libro sobre “drogas en
paraguay”; pero así es la vida, unos piden y otros dan, y así seguimos-seguiremos girando
y girando ¿hasta nunca acabar?. Espero haber cumplido cabalmente con mi misión, pues
creo (una vez más con el autor) que para eso estamos o fuimos puestos en esta vida.
Jorge Kanese
Asunción, julio / 89
8
RECORRIENDO ESTA HISTORIA
Es la educación consumista el primer elemento agravante: el principal creador del
consumo de drogas en la sociedad.
Cuando el material estuvo listo para entrara en imprenta me volví a mirara al espejo:
¿Qué pasará cuando este engendro salga a luz?
Bien, estoy a prueba, y en esta sociedad prejuiciosa donde todo el mundo busaca lavarse
las manos, puede que me señalen con el dedo. Me cerrarán las puertas… pero es posible
también que otros se den cuenta qué es lo que quise y quiero en relación con este tema.
Merece cualquier sacrificio, cualquier riesgo, que nos ensuciemos las manos y con las
mangas de la camisa recogidas puedo decir que la forma en que concibo el compromiso
con mi sociedad es darle a ella parte de mi y sin querer pecar de mártir ni de
melodramático ofrezco este trabajo y espero por lo menos que aquel desconocido, que
puede estar a mi lado, o al suyo, pueda aprovecharlo
Cuando descubrí que mi posición era una mentira
Claro, como toda persona “normal”, para mi hasta el año 1980 la “droga” era un tabú.
Todo aquel que afirmaba que no era esa “la verdad”, para mi era “drogadicto”, un ser
enajenado que era en principio enemigo de la sociedad y por consiguiente yo tenía que
salvarlo ya.
Hoy sentado frente a estas hojas en blanco puedo decir que he aprendido muchísimos de
todos ellos, de la vida de la gente que anda o anduvo en “eso”. Estuve en diferentes
lugares del mundo, conocí mucha gente. Vi que la realidad no era, no es “fácil”, no
habitamos el mundo solamente los “buenos y los malos”: todos éramos tan buenos o tan
malos como la vida nos iba permitiendo y entre lo bueno y lo malo también estaba lo feo
y lo lindo y en el debatir entre lo uno y lo otro he visto bastante y luego escrito esto, que a
continuación les presento y que se refiere a mi experiencia sobre las “drogas peligrosas
en Asunción”.
Con el devenir, he llegado a la conclusión que primeramente tenía que referirme a lo más
usado en Asunción, y por consiguiente me refiero aquí, principalmente al consumo de
marihuana y cocaína. Existen desde luego otras drogas en uso, por un lado las permitidas,
por otro las rarezas, y también las que son historia, están las drogas que nos alienan, las
que nos deprimen, las que nos distraen, éstas también son una realidad diaria, hay que
contar además las que son manejadas sobre todo por médicos y siquiatras.
Pero creí que era conveniente destacar que lo más importante que podría aportar con esta
obra, era el testimonio real de mi experiencia, que confío pueda servir como un aporte
útil para cualquier persona, para la gente de la calle, para el padre o la madre que no tuvo
antes quizás la posibilidad de acceder a este tema, y que sin embargo se ha vuelto, junto
con el progreso, un asunto de importancia trascendental para el cotidiano vivir dentro de
nuestro mundo actual.
9
Podremos notar que la ignorancia, el miedo y los prejuicios nos hacen frágiles al
consumo de drogas.
Veremos en este trabajo, una descripción de las características del consumo de la
Cannabis y de la Cocaína, así como algunos detalles que hacen al mundo de los
consumidores y al hecho mismo en sí.
Pero lo más significativo es la forma con que está conceptualizada (hoy por hoy en
nuestra sociedad) la cuestión global. Es decir que si bien se puede asimilar un conjunto de
información también se podría disponer de una serie de conceptos que tienden a la
aclaración de los POR QUÉ y los CÓMO del consumo de elementos nocivos para la
salud y sus diferentes características.
Es importante también la aclaración que brinda nuestro trabajo al dejar al desnudo que la
realidad de nuestro medio se caracteriza por la total falta de información en relación con
el tema “droga”.
Pocos saben qué productos se consumen y de ellos cuáles son nocivos.
Pocos saben cuáles son sus efectos y características.
Para la mayoría de la gente la droga es un tabú.
En general todos por acción u omisión estimulamos al consumo de drogas.
Ninguno ha conseguido hasta hoy una respuesta válida a los diferentes
cuestionamientos del problema en sí.
A pesar, sin embargo, de todas estas consideraciones cada uno de nosotros cree
engañosamente que sabe todo al respecto y ello no nos permite mirar la realidad
objetivamente.
Aparentemente la carátula del expediente “DROGA” en el concepto de cada uno lleva
como subtítulo el preconcepto “LA DROGA ES MALA BASTA CON UN NO” como si
fuéramos animalitos o robotitos yanquis.
Debo y quiero agradecer otra vez todos aquellos que durante estos últimos diez año me
han apoyado, tolerado, bancado y por sobre todo comprendido. Más de un “loco” se verá
aquí retratado y quizás puedan aún recordar alguna “zapada” con “Paqui”, diminutivo de
paquidermo, mi marcante entre los “locos”.
En fin, en la esperanza de ser comprendido les dejo este material, que pretende ser, antes
que nada, una toque de alerta a la estupidez del medio que cree, sigue creyendo, en las
mentiras del prejuicio y la ignorancia, características tan nuestras como el pan de cada
día, ignorancia que de no corregirse, lamentablemente seguirá manteniéndose en el más
profundo agujero, representado por nuestro alto índice de subdesarrollo, no solamente
económico, sino también cultural y político.
10
Capítulo 1
Más allá del miedo, el final del camino
LULU, EL FRANCES
Lulú ya había pasado por todos aquellos momentos increíbles para el resto. El ya había
vivido los caminos comunes de la supervivencia. Aquella noche era suya. Una vez más
como tantas se sentía inmerso en la locura del sueño de tener al alcance de la mano ese
momento especial de significa llegar al máximo, al sumum.
¿Y cual es la diferencia, Lulú?
Los días de verano en Asunción se vuelven cada vez más pesados, la lluvia ausente nos
deja e merced del calor agobiante que nos presiona desde todos los costados, a través de
todos los poros y sentidos. En su departamento todo está calmo. Su mujer, un raro
espécimen de hembra y de pecado conjugados con el verbo de la locura, estaba tirada al
lado del equipo de música curtiendo un balada inentendible que contaba la ausencia del
amor y la pérdida del placer de tener a dos almas confundidas. Lulú en la ventana,
mirando pasar platos voladores encendidos de luces y abajo la calle, la realidad
enviciando el ambiente con los autos tocando sus bocinas en la esquina.
Aquella tarde descubrió, una vez más, que el sueño de volar lejos del mundo estaba en
sus manos, le recordó quizás ese momento en que hace muchos años, allá en Marsella,
llegó a su casa y encontró a toda la familia compungida alrededor del lecho de su padre
enfermo. El llegaba del colegio, lleno de vida, mientras en su casa ésta se iba lentamente,
casi imperceptiblemente. Dejando se su padre nada más que un recuerdo. Recordó que
eran las siete de la noche fue larga y sintióse solitario, lejos del mundo y de la penosa
realidad. Pero, hoy, ahora, ¡qué lejos y qué cerca estaba de su padre!, lejos porque habían
pasado tantos años y a tanta distancia, y cerca porque él, Lulú, tenía en sus manos la
posibilidad de estar en ese mismo momento junto a él.
La jeringa era la misma siempre, la “blanca” una compañera que cumplía fielmente los
preceptos necesarios para ser la mejor amiga.
Un “pico”, medio gramo, el acceso a la felicidad total. Graciela tumbada en la alfombra,
con los ojos duros mirando el techo se dio cuenta, a pesar de todo, que Lulú se estaba
yendo: medio gramo más, la cuchara, el agua, la jeringa y chau: se estaba yendo. Y los
miembros se le tensaron y ella que se acerca para el auxilio y él que empuja contra la
ventana, el vidrio que se rompe y la puerta corrediza que está abierta, el balcón y él que
se golpea contra la pared y grita en éxtasis.
Pero qué pasa que el corazón me sale por la boca, que mis piernas se endurecen, que mis
recuerdos me estiran y que el balcón me espera. No aguanto más, esto se está yendo. Me
estoy yendo. Y la vida de Lulú se va mientras Graciela se queda, un pedazo de camisa en
las manos, la espalda cortada de vidrios y Lulú volando hacia esa ansiada eternidad que
significa la muerte, allá abajo en plena calle, suspendiendo la circulación de los autos.
11
Así empieza esta historia tan conocida por algunos y tan desconocidas por otros. El
camino para llegar a los por qué, el camino para llegar a los cómo, cuándo y con quién, a
veces es el mismo pero las más de las veces es variado. De Principio la cosa viene con
quién. Cuando se cree que el camino aparentemente no es tan peligroso, entonces se va
abriendo la puerta para entrar en ese mundo especialmente ajeno, de exclusiva propiedad
de algunos, quienes temerariamente han decidido hacerlo parte suya.
¿Y en ese mundo qué encontramos? Encontramos por ejemplo que tanto aquí como en
cualquier lugar, los actores están diversamente motivados para su mantenimiento en ese
mundo. Existen aquellos, quienes utilizan la experiencia para alejarse de la realidad.
Están quienes la usan para volar: sienten y se dan cuenta. Están los enfermos. Estamos
todos implicados de alguna manera. Lo estamos desde el momento en que el consumo de
productos que pueden alterar el físico, el sentido y la conciencia son, muchos de ellos,
aceptados por nosotros y por todos como algo normal: el alcohol, el café, las aspirinas, el
cigarrillo, el juego, la televisión, el fútbol, la política, son algunos de los productos que
consiguen separar al hombre de la realidad en muchos de sus aspectos. Pero no nos
engañemos, aunque todos esos productos fueran prohibidos, el hombre igualmente
recurriría a ellos a fin de hacer que su búsqueda de la muerte llegue a su fin.
Pero, por qué una afirmación tan tajante. Pues es simple, dos Valium por día, una
cerveza cada noche o TV durante el poco tiempo que tengo para pensar, o un whisky para
festejar, o el fútbol o la mentira, o cualquier cosa, son elementos que nos acercan siempre
(o nos alejan) del otro lado de nosotros mismos. Cada uno de nosotros lo único que
busca es el fin del camino, es eso, el final, el punto último. Puede ser que tomemos
vehículos los diferentes, porque en principio parecemos todos diferentes, pero en esencia,
el fin es siempre el último puerto y eso lo sabemos todos: la muerte, y eso no tiene
remedio: es así.
Una realidad
En el cine, en la TV, en los libros, revistas y periódicos del mundo local y exterior se ven
una serie de situaciones presentadas a nosotros como si no fueran de aquí pero si de allá,
12
allende las fronteras, sin embargo no es así: En Asunción todo es tan igual a Londres,
New York o Miami, respetando las distancias.
En Asunción corren las “drogas peligrosas” de todas la calidades (o casi; no he visto
evidencias de heroína por ejemplo, aunque eso no quiere decir que sea utilizada) ¿Y qué
quiero decir con esto? Bien, quiero decir con esto, que por ejemplo la marihuana, la que
si bien no se ofrece aún en los colegios como vemos en las series de TV, es un producto
de consumo cotidiano entre una variada gama de personas que pública o privadamente
hace de ella un elemento a veces importante y otras veces más o menos importante en sus
vidas. Pero ¿Qué sabemos de ellas? ¿Quién sabe de ellas? ¿Acaso los padres de familia,
los profesores, los maestros, la gente común… sabe cuáles son sus características? ¿Sabe
acaso alguna de estas personas cómo está alguien que consume marihuana? ¿Qué
características físicas presenta?, eso no es de público conocimiento y no alcanza con
afirmar que drogarse es malo o que la droga es mala. No es de público conocimiento, lo
que afirmo porque lo he comprobado entre mucha gente, de diferente clase, en diferentes
momentos. En estos años solamente una vez (quizás dos veces) alguno me dijo: “¡pero
qué olor a macoña tiene tu alcohol!” y aún así, la respuesta tajante, lo que pasa es que es
tabaco holandés mezclado con hierbas y huele así, mirá…
Y así, días convivimos con consumidores normales de la “hierba maldita”, como la
llaman en los diarios.
Aparate que no sabemos en general cómo actúa, cómo y en que qué afecta la marihuana o
cualquier otra droga al consumidor, pocos tienen idea real de cómo, en qué, para qué, por
qué: poca gente tiene alguna mínima información en su programa mental… El único
principio es: la droga es mala. La bibliografía a disposición aquí, no podemos afirmar
que sea vasta. A parte de que leer no está precisamente dentro de las actividades
cotidianas, ni siquiera casuales del paraguayo. No obstante, “aunque usted no lo crea”,
quienes más informados e ilustrado están son los propios consumidores, quienes
acosados por la insistente presión de la sociedad contra las “drogas peligrosas” buscan
a veces insistentemente información para ir cotejando sus experiencias con lo afirmado
por la literatura que consiguen.
Se consumen en Asunción muchas clases de drogas
Pero, ¿acaso se consume en Asunción solamente marihuana? No, aquí se consumen
anfetaminas, depresivos, cocaína, hongos, cafeína, cigarrillos, alcohol y mentiras; y
volvemos a las mismas preguntas: ¿Saben el padre, la madre, los profesores, las maestras
cómo actúan cada uno de estos elementos?
Cómo es cada uno de estos consumidores. ¿Cómo se mueven, cuál es el tope, en qué
hacen mal o bien estas drogas? ¿Para qué sirven? “LA DROGA ES MALA”, es la única
afirmación. No, esto no es así de sencillo, parece así porque realmente nadie cree, nadie
se imagina que a su lado está un potencial consumidor de alguna de las prohibidísimas
drogas dañinas o de las no prohibidas pero también destructivas drogas socialmente
permitidas.
13
Objetivos
Siempre entre estas generalidades quiero ir dándole sentido a mis afirmaciones, tratando
de enfocarlas hacia la búsqueda de una visión general: qué drogas se consumen, cómo
son, quién consume, por qué, cómo se distribuye, cuánto cuesta, qué efectos produce, qué
efectos se ve que produce, cómo llega el hábito, cómo se podría hacer para el uso y abuso
de las drogas cause menos estragos…
La historia
La principio, recorrer el mundo de las drogas peligrosas fue para mí nada más que una
ocasión, un pretexto, que significaba un elemento más para definir mi supuesta diferencia
del resto. Pero cuando estuve adentro, cuando es realidad empezó a permitirme conocer a
fondo su composición, recién entonces comencé a encararla con otras miras y desde
diferentes puntos de vista.
En lo que se refiere a este trabajo, el primer escollo está en que en Asunción todo el
mundo ya lo sabe todo. Nadie puede aportar nada. Y no hablamos de la gente que por
casualidad estuvo alguna vez en el exterior o que tuvo algún trato con alguna familia con
problemas relacionados con las drogas: esto –supuestamente- le da dará, derecho a decir
que sabe cuál es el problema y que cosa es así o asado, prejuiciando de punta a pértigo,
alejándose sin medida de la realidad. Lo mismo ocurre también generalmente con los
familiares de drogadictos o ex-drogadictos, los cuales se convierten en abanderados de la
lucha anti-droga cerrando toda posibilidad de conversación o conclusión real cobre el
tema.
Y son esas afirmaciones, originadas en diferentes grupos opinantes, condicionados por su
diferente condición cultural, las que tenemos que poner en consideración cautelosamente
antes de procesar los diferentes puntos de vista de la gente que se refiere a este
conflictivo tema.
Sin embargo, el prejuicio, literalmente entendido, es el elemento más común en la
conceptualización de los asuntos que hacen a l vida humana. Consideré por ello
fundamental, para el tema al que me refiero, conocer y manejar el material en cuestión y
no convertirme en un hablador más. Me reafirmo ente el prejuicio afirmado que para
manejar una cuestión es imprescindible eso, manejarla y para ello es fundamental
primero no temerla. Sabemos que una bala disparada a quemarropa en el lugar adecuado
mata, pero podemos deducir que si ésta no llega al lugar adecuado puedo no matar.
Creo por consiguiente que con este criterio deben manejarse las cuestiones que en este
escrito nos atañen.
Se dicen muchas cosas
La “droga” constituye un estilo se vida difícil de romper. No obstante los imposibles no
existen y dependen del tipo de droga, así como la posibilidad del individuo de dejar de
relacionarse con el medio que frecuenta para que éste pueda o no desprenderse del
“habito” o la “drogadicción”.
14
En este escrito se compilan una serie de apreciaciones sobre el consumo de drogas. La
compilación abarcará conceptos vertidos en forma general y particular buscando alguna
propuesta positiva.
Las conclusiones serán personales. Las particularidades de nuestra Asunción, hacen que
su realidad pueda ser, las más de las veces, especial. Aún así su similitud con el resto del
mundo, es notable. Se puede decir desde luego que existe un término medio de
características en comparación con los ejemplos del resto del mundo.
Cuando gente que no conoce realmente el tema opina, hace que los consumidores y/o
supuestos adictos tomen a modo de burla los esfuerzos por una lucha en contra de la
“droga”. Por consiguiente consiguen en efecto negativo. El sensacionalismo y los
prejuicios no funcionan. Todo consumidor de droga generalmente entiende perfectamente
lo que ocurre. Lo que pasa es que no sabe cómo desligarse de sus costumbres (si es que
quiere no puede), por consiguiente sus actitudes tienden a ser muy variadas. De hecho,
sin embargo, en general se pueden encasillar ciertos comportamientos, pero ninguno pude
decirse que es precisamente la forma de ser de un drogadicto. En muchos casos el cliché
del drogadicto es un mito.
Este escrito pretende aclara conceptos y hacer llegar un verdad no manejada por la gente
que se está ocupando del problema a nivel nacional, o por lo menos esa gente no deja de
ver que lo entiende, pues sus opiniones a mi criterio son las más de las veces equivocas.
(Por ejemplo los videos sobre drogadicción, donde el criterio primario es atemorizar
mostrando cuadros de resultados que no necesariamente coinciden con la realidad).
No se puede pretender que “cualquier” supuesto ex-adicto dicte clase sobre drogadicción
o dependencia. Estos testimonios deben ser utilizados en privado como parte de un
dossier. No cualquiera puede hablar en público de su experiencia. Los mensajes de la
gente común a los adictos deben estar mejor planeados.
Tampoco se pueden “hacer decir” cosas a cualquiera. El consumidor de drogas conoce
bastante el tema y en las primeras treinta palabras, como ya ocurrió, se cae en total
contradicción con la realidad. No es cierto que “un cigarrillo de marihuana equivale a
trescientos cigarrillos de tabaco”.
No se puede pretender manejar a la gente a través del miedo como lo hacen ciertas
organizaciones y sectas religiosas, principalmente las venidas del norte. En cuanto a los
mensajes dirigidos a prevenir, es fundamental evitar que el sujeto objeto de la prevención
piense que lo que se le ésta advirtiendo es mentira. Si por casualidad tiene acceso a
alguna situación en la que se esté consumiendo droga (cualquiera) podrá pensar que no es
tan mala como la pintan, esto a causa de las exageraciones e inexactitudes a las que se
recurren para atemorizar en las campañas. Imagínese a una persona que está
consumiendo un cigarrillo de marihuana y el sujeto que no conoce lo ve y se da cuenta de
lo que está haciendo: inmediatamente se dará cuenta que este cigarrillo no está causando,
el efecto de 300 cigarrillos o tabaco.
15
Tanto médicos como psiquiatras, profesores o padres de familia deberían hacer un
examen de conciencia antes de hablar o afirmar en público cosas que no conocen
suficientemente.
Existen muchos mitos sobre las diferentes drogas, pero ojo, cada una es diferente. En
general los mitos son solo eso, mitos. No sirven para considerar seriamente la realidad.
No se deben utilizar elementos emocionales para orientar un problema que tiene
cuestiones químicas y por consiguientes científicas de por medio. El problema de la
droga no debe plantearse solamente como un problema moral de la sociedad porque no lo
es. Actualmente la sociedad crece de asidero moral para considerar cosa alguna. La
“droga” no es problema moral porque en principio no se refiere a la ética, no siempre el
consumidor de droga es en otros aspectos de su conducta un amoral o un inmoral. El
problema de la droga es un problema que tiene que ver solamente con cada persona
y su mundo personal. En principio deben plantearse las búsquedas se solución en cada
persona. En Asunción la droga no está envuelta en los problemas de la moral. Asunción
es mucho más amoral en muchas de sus otras cuestiones.
Por qué las drogas peligrosas como tema
El criterio que primó para que ocupara de las drogas como tema de estudio fue la
preocupación. La preocupación hizo que me ocupara. Cuando estuve adentro vi que
fácilmente el asunto droga podría destruir y destruía a mucha gente. Noté que el
problema principal y fundamental era la desinformación de muchos de los consumidores
y sobre todo de aquellos que habían llegado a una situación peligrosa. Me di cuenta que
en principio, tanto aquí como en el resto del mundo el problema de la droga arranca de la
débil educación o preparación de que dispone el individuo. El cual además generalmente
es un joven. Cuando el individuo afectado por este problema es un niño (generalmente se
da en adictos a disolventes y cola), éste con mayor razón está inerme ante la situación. Mi
primera y fundamental educación (aunque desde luego no sólo mía) es que se necesario
abocarse a la búsqueda de una educación libertadora, que estimule el interés y la
capacidad de crecer desde el punto de vista humano y cultural.
En los países desarrollados los mayores consumidores de drogas nacen de los estratos
más pobres de la sociedad, los cuales son siempre en esos países los sectores menos
instruidos.
Por eso debemos saber cuales son los alcances de cada droga, que no todas son iguales, y
que la realidad en definitiva no debe ser eludida sino enfrentada y para ello debemos
contar con los elementos para sobrevivir en este mundo.
Cada individuo debe disponer de los elementos necesarios para sobrevivir, qué comer,
cómo vivir, cómo amar, cómo relacionarse, cómo y en qué pasar el tiempo, disponer de
los medios para ello, cómo encontrar la felicidad, o a lo sumo cómo buscarla.
Si miramos la historia de la humanidad, ésta ha consumido droga desde siempre y
justamente ¿qué se destaca del pasado?, se estaca eso: la ignorancia, la desinformación,
la falta de alternativas y posibilidades.
16
Pero insistiendo aún más podemos mirar hacia el oriente y aquí sí que la ignorancia
demuestra ser la madre de esta realidad llamada droga.
Sin los elementos anteriormente citados, los jóvenes pueden ser en cualquier momento
presas de problema y como se verá no hace falta droga prohibidas, pues para ello alcanza
el alcohol, la política de gua’ú, la dejadez, la mentira, la TV, o el fútbol…
Si, de hecho, las cosas ya están planteadas así, la droga, la química, crece en campo
fértil. El hombre siempre está esperando que llegue algo que le ayude, que
supuestamente le dé la ayuda o la fuerza o el medio necesario para enfrentar la dura
realidad.
Y como no existen realmente medios válidos que otorguen al joven las herramientas
necesarias para enfrentar la vida, no queda otra. La general ausencia de medios para
enfrentar con éxito la vida es el primer escollo que debemos derribar para poder decir que
“no” a cualquier elemento que podamos concientemente denominar como droga.
Por lo general el problema de la droga en nuestro medio no acarrea una cuestión
delictiva, con perjuicio de la propiedad ajena específicamente (por ejemplo adictos que
roban para poder conseguir medios para poder drogarse). Esto ocurre aparentemente en
lugares donde la droga que circula es de características tales que crea fuerte dependencia
física y no solamente psíquica como las que usualmente se consumen en Asunción.
A pesar de que no quise ver qué está haciendo específicamente la gente que está en la
“lucha antidroga” antes de terminar este trabajo, (y ojo que lo hago aclarándolo antes);
quiero prejuiciar que, a la vista de las experiencias, poco de lo que han hecho o pretenden
hacer podrá conseguir un buen resultado. Lo afirmo porque después de haber conocido el
sub-mundo de la droga en Asunción, puedo asegurar sin dudas, que lo que hacen o
hicieron, como lo había advertido antes, causa hilaridad.
Todos somos igualmente responsables
Mucha de la gente que conocí en últimos años viviendo la experiencia de la droga sabe lo
que se hace, cómo y cuándo. Lo notable sobre todo es que, en muchos casos, es gente de
gran notoriedad pública, éxito profesional y social. Sin embargo a veces nos toca
escuchar a la gente normal, que consuetudinariamente se droga con alcohol, mentiras y
sueños, apuntando con el dedo a otro, sin conocer realmente qué está pasando y más,
sobre todo, engañándose en la idea de que fumar, alcoholizarse, tomar café, aspirinas, o
dejarse engaña, es diferente a “cualquier otro alterador del organismo que modifica sus
funciones “(de la definición de la OMS sobre las drogas).
Cabe aclarar que por regla elemental de supervivencia, en momento alguno daré nombres
reales ni haré alusión a personas ni a instituciones ligadas directa o indirectamente con
este asunto. Sí aclaro que dicha información existe y es comprobable fácilmente por
cualquiera que tuviese interés en averiguarlo.
En nuestro país todo es fácil de saber. Sin embargo creo que el problema no es una
cuestión en la que culpa la tiene precisamente los otros, en el sentido de que cualquier
17
manera –trafique quien trafique- siempre estará a disposición de quien quiera cualquier
tipo de droga, tanto aquí como en cualquier parte del mundo.
La finalidad última de este escrito es buscar que el gran público tenga acceso a una
realidad que es de todos los días y que según como se la mire no es, necesariamente,
dramática si se toman medidas adecuadas para que no nos afecten personalmente. Quiero
decir con esto que pretendo atar cabos para que luego podamos guiar a quienes
consideramos nos necesitan o dependen de nosotros, para que cuando se presente el caso
estemos debidamente informados.
Adelanto que no pretendo dictar cátedra desde los puntos de vista ni médicos, ni morales,
sino solamente transmitir experiencias, las cuales, aunque matizadas por alguna otra
emoción fuerte, puedo afirmar que fueron llevaderas. También es importante tener en
cuenta que no estaré en este escrito todo lo que uno debe saber. Pretendo, sin embargo,
ser lo más completo y claro posible a fin de brindar una información introductoria
adecuada, y concientizante desde un punto de vista comprometido con la libertad.
Quiero estacar que si tuviera que definir por qué debe ser manejado el problema de la
droga, definitivamente me inclinaría a afirmar que la pérdida más importante del hombre
ante la droga es la pérdida de la libertad. La pérdida de su libertad en el sentido de que
cualquier droga generalmente le obliga a dejar de ser humano para convertirse en un
cazador que diariamente saldrá en búsqueda de algo que no lleva a ningún lugar más
que hacia la muerte. Pero no hace falta morir, simplemente esta actitud de cazador es la
muerte misma, porque con ella se pierde la posibilidad de ser y uno se convierte en
alguien que quiere ser pero no tiene tiempo, porque se pasa la vida cazando, buscando esa
mentira que mientras la busque no lo dejará vivir.
Definir la búsqueda que lleva el consumo de drogas es una tarea relativamente fácil
mirada desde el punto de vista formal. Es decir que es fácil definir o casi notar que
algunos que algunos de los consumidores está motivado por su necesidad de evasión,
pero no se puede sin embargo generalizar.
En el Paraguay los estímulos son varios, por un lado las costumbres, la publicidad o en
contraposición la falta total de información. Por otro lado están las cuestiones que hacen
que individuo busque alguna forma de evasión: el desempleo. Los problemas
económicos, los problemas familiares, los hogares inhóspitos, la total falta de alternativas
políticas, culturales o artísticas. Algunas de estas otras desazones que nos impulsan y
allanan la búsqueda del camino hacia las drogas, las que nos harán sentir mejor más
fácilmente, ése es el promisorio resultado que nos impulsará hacia ellas.
A mi criterio cabe destacar que las tres primeras razones son las más comunes en nuestra
sociedad, ya que cuando existen las otras que son existenciales, las primeras se
convierten en casuales: Existieron desde siempre: las costumbres, la publicidad y la
desinformación son simplemente realidades que apoyarán el conflicto de turno para que
el individuo caiga en el camino de las drogas peligrosas.
18
El comienzo
Si bien el consumo de tabaco se desprende a veces de la necesidad que tiene el joven de
definirse cuando está pasando de una edad a otra, éste generalmente (el tabaco) se queda
en el hábito cotidiano de la persona que con el tiempo se siente además estimulada por el
consumo general y masivo de la sociedad, pues el tabaco se consume libremente en las
fiestas, colegios, oficinas o en los momentos de necesidad de concentración.
Podemos definir varias clases de fumadores, tenemos aquellos que fuman porque el resto
fuma, entonces lo hace ocasionalmente, tenemos a quienes fuman porque ya su cuerpo les
pide un cigarrillo como parte de su respiración cotidiana, tenemos por otra parte a
quienes fuman deleitándose y pueden disfrutar del tabaco. Pero esto no importa, en líneas
generales el tabaco aunque muy destructivo para la salud y la economía del consumidor
es una droga socialmente permitida, su consumo altamente estimulado y sus efectos
pueden causar tarde o temprano la muerte.
En el caso del alcohol, éste también es libremente consumido lo que significa que no
existe prohibición para que el hombre se destruya públicamente. El alcohol es una droga
que tradicionalmente se consume en público, en grupo y en conjunto, a modo de
estimulo para ambientar una celebración social, familiar, de trabajo, etc., ante la
presencia irrestricta y cotidiana de menores y jóvenes.
Podemos entonces concluir que si las drogas como el tabaco y el alcohol son consumibles
libremente conociendo sus efectos negativos para la salud humana, en las grabaciones de
las conductas de los niños y jóvenes quedará necesariamente claro que aunque estas
drogas permitidas oficialmente destruyen, igual son consumibles y más: se estimula su
consumo a toda voz.
Bien, habiendo considerados estos aspectos del consumo de agentes nocivos, veremos
que el hombre se convierte necesariamente en un potencial aspirante a conocer sin
prejuicios otros productos que también dañan el cuerpo y la salud, pero no importa. Por
ello vuelvo a repetir que todos somos igualmente culpables, aunque la culpa reconocida
no exonere de nada a nadie.
Pero todo esto es harto conocido, el tema es definir por qué el aspirante a consumidor da
el primer paso. Esto cae de maduro al notar nosotros que a un poso podemos disponer de
muchos elementos que puedan darnos aparentemente más bienestar que las drogas
permitidas y efectivamente así se dá…
El primer acto
En alguna fiesta, algún paseo, en una reunión, surge la posibilidad de probar el fruto
prohibido, y lo vemos y nos tienta y vemos a primera vista que los mismos no causan
aparentemente ningún efecto que pudiéramos llamar peligroso. ¡Y ahí está! ¡Viene la
primera vez!
Con qué empezar: marihuana, cocaína, anfetamina, barbitúricos, da lo mismo. Es asunto
es romper la barrera. Más allá del miedo.
19
En lo desconocido “bajo mundo” del consumo de drogas en Asunción, los locos forman
como una hermandad que habla el mismo idioma, siente las misma cosas, las mismas
frustraciones. Todo, y no hay atisbo de cambio, no existe en la sociedad otra posibilidad
que ofrezca una alternativa diferente. En el momento de consumo de cualquiera de estos
productos las más de las veces prevalece un ambiente especial en que se está
compartiendo un nivel de relación diferente al cotidiano, se está “zapando” muchas veces
es un momento en que los niveles de conversación llegan a ser bastante profundos, quizás
por el ambiente, quizás por la solemnidad o el rito que significa el acto de compartir un
secreto. Por ¿qué se destaca en esta descripción? En esta descripción se destaca la
complicidad que busca cada uno. Cada uno quiere siempre tener la mayor cantidad de
gente a su favor, quiere sentirse apoyado, quiere coincidir, quiere que lo comprendan:
quiere que el mundo cambie y se dé cuenta de que también él existe.
La famosa disyuntiva entre el bien y el mal
Ya llegó el primer acto. Y aquí qué pasa. Pasa que nuestra educación no tiende, nunca
tendió a prepara la conciencia crítica del joven para que éste pueda considerar su
actividad sopesando conveniencia. Nos han dado a la mayoría, una instrucción vertical,
paternalista, que fija en nuestro proceder, no criterios sino advertencias que eviten la
posibilidad de disyuntivas entre el bien y mal. Ni este ni aquel son esencialmente
diferentes desde el momento en que son las circunstancias las que delimitan sus
esenciales realidades: está mal fumar y alcoholizarse y sin embargo ambas actividades se
ven desde la tierna infancia como situaciones permitidas y estimuladas, por lo tanto ¿es
bueno o malo? Qué pasa entonces cuando en la escuela uno escucha decir que drogarse es
malo: fumar es malo, alcoholizarse es malo y sin embargo son estas actividades
estimuladas irrestrictamente por todos los medio y por la realidad misma cotidianamente.
La indefinición de no decir que no o que si a las diferentes disyuntivas a las que el ser
humano se enfrenta diariamente implica necesariamente esa posibilidad que significa
poder sopesar; no decir que si o no de memoria en base a la grabación dada por el
mínimo nivel de nuestra educación tanto cultural como familiar y religioso. Poder
sopesar significa pensar en todas las posibilidades que existen a nuestro alcance para que
nosotros personalmente elijamos sin las mentiras del bien y del mal qué es mejor o qué es
peor pero porque nosotros lo decidimos.
Las campañas intimidantes contra el consumo de estimulantes y barbitúricos no están
realmente enfocadas hacia la consecución del mejor resultad; no, están enfocadas por la
misma filosofía de la beneficiencia: “te doy lo que sobra, lo que sé (y realmente ni sé, ni
te doy)”. El mensaje: “ No te drogues. Es malo. Muchos jóvenes y familias han sufrido
porque consumen drogas”. Todas estas son las demagógicas enseñanzas que tienden –en
el fondo- hacia el mal.
Hay que tomar conciencia que nuestra preparación poco se preocupa por estimular
nuestra conciencia crítica. En tanto no se pueda dar al hombre el elemento básico para su
toma de decisiones, éste estará a merced de la suerte que le toque cuando se encuentre
20
ante la disyuntiva del bien y el mal. La medida justa es la que debe darnos la posibilidad
segura de poder vivir. Es igual comer tres platos de tallarines dos veces al día, o fumar
una caja de cigarrillos, o tomar una cerveza, o mentir, o engañar todos los días, que
consumir marihuana, cocaína o barbitúricos así, sin medida, sin necesidad, sin restricción
alguna.
Tenemos necesariamente que ponernos a pensar en que todos nosotros somos partícipes
sistemáticos de la cotidiana realidad que viven los consumidores de drogas en Asunción,
así como que si no tomamos las medidas adecuadas, cualquiera de nuestros seres
queridos pueda llegar fácilmente a la misma situación, pues nada los diferenciará de
aquellos que ya han caído, si es que las bases, las estructuras de conducta, no son
modificadas con urgencia.
Generalidades
Como generalidades quería referir algunos conceptos relativos al consumo de las diversas
sustancias que alteran nuestro organismo. Desde luego estas sustancias son usadas con
diferentes fines, sin embargo, en líneas generales todas tienen el mismo proceso de
circulación dentro del organismo, además de ser absorbidas también más o menos de
acuerdo a los mismos parámetros…
Tolerancia
Con casi todas las sustancias que se usan para modificar las funciones buenas o malas de
organismo, las dosis de la droga van creando un historia en el mismo y este comienza a
acostumbrarse a su presencia, haciendo que las dosis originales vayan aumentándose a fin
que se puedan mantener los niveles de efectos deseados originalmente. Es por
consiguiente casi un hecho que el cuerpo al acostumbrase puede reaccionar de varias
formas, por un lado necesitar más, o por otro lado puede empezar a rechazar las drogas.
Pero también, la droga en cuestión puede volverse un elemento imprescindible. Esto
último como ejemplo podría darse en el caso del alcohol que es una droga que se
consume hasta que el cuerpo no pueda prescindir de él. También podemos poner como
ejemplo el caso de los cigarrillos por la nicotina o las sustancias llamadas opiáceas que
llegan a crear una fuerte dependencia. En todos estos casos es necesario proceder a un
proceso de desacostumbramiento en caso de que uno quiera eliminar sus efectos.
Dependencia
Cuando el sistema metabólico del individuo hace que la droga sea parte de si, son una
necesidad cotidiana. En este caso el cuerpo le “pide” al individuo su determinada ración
de droga y si ésta no le es proporcionada al mismo, el cuerpo reacciona causando al
individuo innumerables molestias tanto físicas como sicosomáticas.
Debo recordar que todas estas líneas comentando estos temas son nada más que
aclaratorias desde mi punto de conocimiento profesional específico sobre el asunto, no
obstante, cotejando mi información fui deduciendo estos pocos principios que espero
sean válidos.
21
Toxicidad
Por un lado debemos afirmar que no existe ninguna droga del todo inocua para el
organismo. Al ser transportada cualquier droga por el torrente sanguíneo, ésta va
depositándose en diferentes partes del mismo, con otros destinos y otros caminos finales.
La droga que había sido distribuida en todo el cuerpo, va causando una serie de
alteraciones. Estos son llamados “efectos secundarios” tan mentados en las literaturas y
prospectos médicos adjuntos a cualquiera medicina que hayamos probado. Pero estos
efectos secundarios pueden ser o no trascendentes, pueden existir un tiempo y luego
desaparecer, o pueden no ser los únicos; cualquier droga que se une a otra, puede abrir la
posibilidad de nuevos y nuevos efectos y esto quizás hasta el infinito o mejor dicho hasta
el fin. Pongamos un caso claro, el caso de los barbitúricos, los cuales son utilizados
normalmente por su capacidad sedante o anticonvulsionante. Pero qué pasa cuando uno
toma una dosis fuerte del mismo, como los “casos sociales” que se utilizan para la
inducción hacia la desinhibición o la euforia, entonces las más de las veces se lo potencia
con alcohol, y qué tenemos: en principio la posibilidad de una sobredosis, por sí misma o
porque el individuo drogado pierde la medida aumentando una u otra droga en un
momento de euforia y…
Absorción
No hace falta aclarar que existen varias formas de absorber las drogas, pudiendo algunas
disolverse en el fluido estomacal, luego ser llevadas al intestino y de allí pasar al torrente
sanguíneo. Si la droga es líquida, su absorción es más rápida que si es en tabletas,
comprimidos o cápsulas, pues su digestión es mucho más rápida. Si la disolución de la
droga es defectuosa ésta puede no ser absorbida y es entonces eliminada directamente por
el recto.
Otras drogas pueden llegar al organismo a través del pulmón. Puede ser en forma de
gases o en forma de polvo, absorbiéndose muy rápidamente. Es lógico suponer que las
sustancias gaseosas son de mucho mayor posibilidad de absorción. En el caso de las
drogas en polvo por ejemplo específicamente el de la coca inhalada, cuando el
consumidor tiene inflamadas las cavidades senoidales y las mucosas nasofaringeas
entonces la droga no puede circular y llegar al punto deseado reduciéndose gran parte de
su efecto. Este es un caso que se repite constantemente e induce al individuo a consumir
más buscando dicho efecto que no se da por las razones referidas.
Distribución de las drogas en el organismo
La sangre distribuye las drogas en el organismo. Como ella circula por todo el mismo, va
dejando algo en la sustancia trasportada por todo el cuerpo y al final generalmente un
poco parte de la misma llega al lugar específico de acción. Por ejemplo, sé que las
reacciones de antibióticos son siempre mayores a las que realmente utiliza el cuerpo para
“curar” el mal atacado. Las drogas que son estimulantes del Sistema Nervioso Central
llegan nada más que una pequeña parte (proporcional) al cerebro, no pudiéndose
determinar en realidad la cantidad definitiva que absorberá este lugar deseado, tampoco
22
puede determinarse con exactitud adónde más irá a quedarse ni qué efectos posteriores
reales tendrán.
Desde estas circunstancias, es por consiguiente incorrecto suponer que inmediatamente
todos los efectos de cada droga actuarán sobre el organismo. Se da el coso inclusive, de
que los efectos de algunas drogas van siendo dados de a poco, a medida que ésta va
liberándose de sus accidentales paradas dentro del cuerpo, siempre y cuando no haya sido
eliminada a través de los intestinos o descompuestas por las funciones renales o
hepáticas, causando en estos casos otros específicos o no especificados efectos. Un caso
típico de efecto secundario y que demás nos demuestra el tipo de absorción y el tiempo
de distribución es el caso de la aspirina, el ácido acetilsalicílico; éste es un calmante, un
anti inflamatorio, pero al diluirse causa notables efectos contra la mucosa gastrointestinal,
efectos por todos conocidos como la acidez de estómago que es producida por el estímulo
de la secreción de ácido clorhídrico en el estómago, efecto éste que se produce al ser
disuelta la aspirina…
23
Capítulo II
La Marihuana
Generalidades
En el submundo de Asunción se ven muchas cosas. Pocos se darán cuenta que entre cada
día que pasa se enciende una noche increíble para mucha gente. Esa gente es
aparentemente normal, convive con uno en el colegio, la universidad, el trabajo o las
fiestas. Pocos se dan cuenta, a su lado está un consumidor de las muy promocionadas
“drogas peligrosas”.
Antes fue un fumador, luego alcohol, café, luego mentiras y sueños. Cuando de repente
un día las desilusiones que causa la cotidianidad de la vida presionando para sobrevivir
hace que se busque algo más. ¿Un escape? Algunos se refugian en es sexo. Otros en el
trabajo, otros en el alcohol, otros en la madorra. Pero algunos otros caminan un paso más
y a veces hasta por casualidad acceden al otro mundo, al espacio, a la libertad y se
rebelan.
Rebelados ya ante la exigencia de la aplastante carga social se encuentran con lo
prohibido. Muchos empiezan con la marihuana o con las anfetaminas. También pueden
ser depresivos recetados por algún buen doctor, y luego de un largo caminar van
asociándose a los privadísimos grupos de “locos”
Los ¨locos” son aquellos quienes, ya al otro lado de “la pared”, están concentrados en el
disfrute de su “magia”.
Entre ellos, existen desde luego muchos caracteres, van variando de acuerdo a su origen
social y cultural. Su disfrute varía en proporción a lo valores que manejan. La edad de los
consumidores de marihuana es muy variable, lo cual también influye fundamentalmente
en los tipos de efectos de la droga. Los grupos que comenzaron en lo ’70, empezaron
entre los 15 y los 16 años más o menos. Los posteriores, hasta el ’83, empezaban un
poco mayores. Hoy empiezan a cualquier edad. Resta aclarar que estoy refiriéndome a la
generalidad y sobre todo al criterio que prima en el momento de la toma de decisión o
enganche. Los “locos” empiezan en general alrededor de la edad referida y siguen hasta
los cuarenta años más o menos. Desde luego algunos se alejan antes, otros siguen sin
fanatizarse y otros nunca dejan la afición. Esta referencia está dirigida especialmente
hacia los consumidores de marihuana.
Y a veces la cosa se da así: en algún momento se conoce a alguien que es “diferente”. Su
vida privada tiene características especiales que van llamándonos la atención,
características especiales comparativamente hablando. Y entonces se da y en alguna
privadísima reunión “surge” un “petardo”, un “join”. Es una ronda como la del tereré en
la cual de repente el novato se ve incluido. En la ronda se respeta seriamente el orden de
la mano. El “petardo” es consumido de boca en boca hasta que se va, se acaba. Algún
consumidor consume nada más que tres o cuatro pitadas y luego pasa…
24
Una suave sensación nos abraza entonces. El tiempo se estaciona. Generalmente la
conversación se vuelve muy aguada, a veces reímos. Está claro, estamos muy sensibles,
estamos “drogados”.
La primera vez produce varias clases de reacciones. He notado que en aquella gente con
demasiadas expectativas con relación al efecto, este efecto no aparece. Es como que la
persona está demasiada ansiosa y esa hiperactividad lucha contra los efectos relajadores
de la Cannabis Sativa. Otras veces hay arcadas y consecuentes vómitos. ¡Oh desilusión!
A algunos se les “lengua la traba”. Otros principiantes se quedarán profundamente
dormidos. Una dosis grande sin embargo golpeará siempre. ¿Qué es grande? Ello
depende exclusivamente de la calidad de la droga, aunque no obstante tiene algún peso el
hecho de que el postulante a drogadicto tenga o no el estómago lleno.
Pero sigamos con la ceremonia. El del grupo sigue disfrutando de la misma mientras el
principiante es “asistido” por su “gurú”. Entre conversación y conversación se enciende
un “tabaco” y otro y otro, los cuales muchas veces también se comparten. Pasado un
momento, entre 30 y 40 minutos, de acuerdo a la calidad, el gusto y la potencia del
“join”, así como de la cantidad de consumidores, y sobre todo si hay más, entonces se
enciende otro.
La comunicación establecida en la “zapada” varía generalmente. Cada consumidor asume
una personalidad específica y especial que es característica en él en cada ocasión. La
imaginación lanzada a volar comienza a ilimitar la realidad. Esta, convertida en un
espejismo, se relaciona con la de cada uno de los comensales. La memoria trastroca los
tiempos a veces y el humor es parte altamente activa de la atmósfera. Los efectos
interrelacionados crean un tiempo muchas veces exquisito y no reproducible.
Generalmente aumentan el bienestar y la euforia, la depresión, el bajón viene luego,
cuando se acaba o cuando ya se llegó…
Los usuarios con experiencia consiguen un excelente control sobre sus facultades
mentales y sicológicas. La experiencia vivida me ha demostrado que los fumadores
consuetudinarios, cuando aún no han “perdido” tienen una medida definida al consumir.
Es decir siempre hay alguien que llega a su tope y dice basta. Notable es el aumento de la
creatividad, la intelectualidad y la sensualidad. Pero todas estas características son
siempre fácilmente controlables. La música generalmente es el marco del fondo que
acompaña estas reuniones prohibidas. Ella es disfrutada de manera muy singular,
pudiendo por ejemplo distinguirse el sonido casi como si se lo estuviera tocando. Muchas
veces la imaginación mezclada de la concurrencia se encima y consigue entrelazarse
creando momentos rarísimos.
Aquellos fumadores que han “perdido” son los que a causa de otras drogas generalmente,
u otros abusos, han conseguido destruir químicamente alguna parte importa de su
cerebro (motriz, memoria, paranoia, agresividad, sueño profundo). Generalmente son
adictos también a barbitúricos, drogas típicas recetadas indiscriminadamente por algunos
siquiatras o clínicos. Aquellos que pudieron, no tienen medida alguna al consumir
marihuana. Si el consumidor es un esquizofrénico, los efectos son aún más imprevisibles.
25
Si el momento de consumir se da en un vehículo, la “zapada” se convierte en un paseo
alucinante en el que la imaginación consigue desprenderse de la memoria y ocurre
entonces por ejemplo que momentáneamente el consumidor desconoce lugares que en
circunstancias de vigilia son archiconocidos por el mismo. Por ejemplo parar en un
semáforo en la calle Cerro Corá y Tacuary y ver la calle que sigue, llena de árboles a los
costados como si fuera otra ciudad. Si es de noche las luces de Asunción se encenderán
brillantísimas derramando incontrolablemente su antiguo juego se ciudad feliz.
El consumo de marihuana consigue en disfrute profundo y como aparentemente detiene
el reloj, generalmente no se necesita mucho tiempo. Así como por ejemplo, dos o tres
horas que parecieron más cumplirán este primer objetivo.
En caso, por ejemplo, que el consumo se realice a solas, los efectos variarán de acuerdo a
las motivaciones que brinde el medio:
-En un automóvil: Buen paseo.
-En una fiesta de “caretas” : atraen las ganas de ver y mirar y disfrutar de las vanalidades
de las reuniones sociales. No hablaremos realmente del hambre y la sed que si no son
controlados pueden causar estragos.
-En una cama solo: relaja y produce un excelente descanso.
Sin embargo, a pesar de toda la anterior descripción existen posibilidades de que toda
esta tipología se presente en forma completamente diferente.
El los casos de que el consumidor sea muy joven y que no se haya liberado de las
característica personalidad de niño, esta puerta abierta hacia la imaginación puede
llevarlo hacia cualquier parte, pues no tendría asidero suficiente en su personalidad
impúber. Definitivamente si la Cannabis fuera consumida por un infante o adolescente
muy joven, las características podrían ser muy diferentes pues sus funciones síquicas
disfuncionarían creándosele situaciones incomprensibles que podrían llevarlo hacia la
total alucinación, quizás hasta la “locura”.
También he notado que aquel consumidor que haya sido destruido por otro tipo de droga
o por el abuso de la misma, puede reaccionar de manera muy variada, nunca previsible y
generalmente muy difícil de controlar, pues generalmente su “yo” ya tiene rupturas que
conflictuan con los demás estratos de su personalidad, creándole un shock imprevisible.
Con la marihuana he notado que la personalidad sufre una modificación que podría
llamar de división del yo. Cuando uno de ellos siente concientemente que entra en una
etapa irreal irrefrenable, desconectado, luchando con el “yo” conciente para llevarlo hacia
el mundo imaginario, de no fácil acceso en condiciones de vigilia.
En este momento he notado que si uno no cuenta con una sólida personalidad, puede
pasar cualquier cosa, pues el individuo puede perder el volante de su carruaje personal.
26
Habrán notado ustedes que durante todo el tiempo he insistido en que el equilibrio es
fundamental pues la rotura temporaria de la realidad rescinde las obligaciones creadas por
la moral, la religión o la sociedad, desprejuiciando al individuo. Como comparación de
acercamientos podría citar las diferentes características que producen los efectos del
alcohol, por todos conocidos, aunque el alcohólico no es conciente de lo que hace y el
consumidor de marihuana si…
Por otra parte, el consumo de la Cannabis en la cotidianeidad es más delicado, pues para
el caso de un empleado, este disminuiría en gran medida su capacidad laboral y su falta
de concentración y memoria lo volverían incompetente.
No vale tratar de convencer a nadie de la magnificencia o no de esta droga. Sin embargo
considero importante transmitir parte de lo que vi a fin de cargar el bagaje de información
que pongo s disposición aquí. Personalmente, como yo lo había anotado antes, creo que
la bibliografía sobre el tema es bastante limitada y si no lo fuere, a la educación de la
“familia paraguaya” no se le han aproximado antecedentes a este respecto y además ésta
nunca dispuso con facilidad de los mismos.
Como se pudo haber notado en la descripción general del momento del consumo como
experiencia, no pretendí llegar más allá del cuento, de la narración del hecho visto desde
un punto en que pretendo en todo momento ser imparcial. Esta es una compilación de
informaciones que pretenderá básicamente ilustrar y no crear adicción o antiadicción.
No entraré a detallar sin embargo las características médicas ni la composición química o
la descripción del camino, efectos y demás del THC en las venas, la droga de la “hierba
maldita”; sin embargo trataré de contarles otros datos que puedan ser de interés para
nosotros los no científicos.
Distribución. Precios. Calidades.
En Asunción, la marihuana se distribuye prensada cuando es de primera mano, si no
viene de cualquier forma, picada, desprensada para hacer bulto, con rama, sin rama, con
tierra o sin ella. El tamaño medio de un “ladrillo” o de un “toco” es de aproximadamente
5 cm de espesor, como un ladrillo común, pero de más o menos 55 x 22 cm. de
superficie. Es decir 35 x 20 x 5 cm. El proveedor ocasional o el “marchante” (dependerá
del caso), corta el ladrillo en tajadas aproximadamente una pulgada de espesor que viene
a ser más o menos como una rebanada de pan francés ancha, por dar un ejemplo a mano.
Este corte se da cuando no hay escasez, si no los “toquitos” pueden ser de variadísimos
tamaños.
Influye también el hecho de que el “trafic” tenga o no dinero, vaya a viajar o no o haya
consumido mucha de su mercancía. No se puede determinar exactamente cuánto pesa un
“ladrillo” pero estimo que alrededor de 900 gramos. Viene generalmente envuelto en
polietileno negro con refuerzo de cinta adhesiva ancha de manera a hacerlo lo más
hermético posible.
27
Su precio oscila entre los 50.000, 80.000 y 120.000 guaraníes. La tajada, ya de un
vendedor intermediario cuesta entre 10, 15 y 20 mil guaraníes. En épocas de escasez un
puño de “grass” despresado está alrededor de 10 y 20 mil guaraníes.
Como su olor es fuerte, se le transporta en polietileno, generalmente. Además ello evita
que se desperdicie.
El producto viene compuesto de ramitas que prensadas conservan generalmente sus hojas
y capullos, estos con sus respectivas semillas. Las plantas macho, que no dan flores,
poseen menos cantidad de THC y producen efectos de menor fuerza.
Existen varias calidades de hierba y ello depende del curado, a veces, o del tipo de la
tierra en que crecieron, por ejemplo dicen que la marihuana marroquí es fabulosa.
Cuando está más fresca es más aromática, más potente, más rica y menos dañina para la
garganta. Su color varía entre verde oscuro y marrón, a veces rojizo, este color
especialmente proviene de las flores o capullo. Estos son los más codiciados, las hojas se
llaman “palla” y no son muy queridas si vienen solas, pues se deduce que es de una
planta macho o es el resto de un “toco”
Las semillas y las ramas no se consumen y si se consumiese una o más semillas es un
“join” ello puede producir directamente dolor de cabeza, por lo menos, las más de las
veces, sin descartar la mayor irritación de garganta. Algunos consumidores plantan las
semillas en macetas y llegan a tener sus propias plantillas.
Como había dicho antes, el “capullo” es “la verdad”, pero generalmente se lo consume
con “palla”.
También tenemos en Paraguay la “cera” o la “bolita”, que está fabricada con resina de la
planta misma. Es notable la capacidad tóxica de este producto, lo que debe a la gran
concentración de THC que contiene. La “cera”, que yo creo que es lo mismo que el
haschisch que se consume en Europa, se la consume con marihuana o con tabaco. Su
potencia es mucho mayor que en cualquiera de sus otras formas.
Una bola de cera cuesta entre 5 y 12 mil guaraníes pero no es tan fácil de conseguir como
en el caso de la marihuana.
Vale la pena aclarar también que no todo consumidor la ha probado en Asunción, quizás
por esta misma razón.
El “trafic” es el proveedor, la “mano” y tiene características diversas. Algunas veces son
gente de dinero que nada más se ocupan de proveer a gente amiga del mismo nivel.
Este tipo de proveedor generalmente recibe un pedazo que ya tiene dueños fijos. El recibe
directamente de su fuente que puede ser del interior del país o a veces de la misma
capital. Generalmente este servicio le sirve para costear su consumo personal, pues por su
situación económica no necesita más.
28
Existen taimen aquellos que tienen sus clientes fijos y que trayendo de las fuentes
distribuyen el producto en pequeñas cantidades que cuestan entre 5 mil y 20 mil
guaraníes por “toco”. Este personaje viaja en busca de hierba y a su vuelta va de visita,
previa llamada, a cada uno de sus clientes que generalmente son fijos, como en el caso
anterior, sólo que sus volúmenes de adquisición son muchas más pequeñas. Este
redistribuidor llegará a duplicar y hasta a cuadruplicar el valor de su inversión por las
ventajas que da el menudeo, aunque desde luego su actividad es mucho más riesgosa.
Otros traficantes o proveedores son más bien exportadores, teniendo su mercando allende
de las fronteras. Este tipo de vendedor la mayoría de los casos no comercia en Asunción
ni por casualidad.
La relación entre la “mano” y el comprador es de diferentes características, sin embargo
casi siempre prima una cordial amistad afianzada por el secreto común.
Cuando el “grass” escasea, entonces las transacciones se vuelven más difíciles. Los
interesados ansiosos por tener “algo” empiezan la búsqueda. “Batallar” es la consigna
entonces, y los grupos de diferentes barrios de Asunción empiezan a “moverse” para
“batallar” en cualquier lugar. Se recurre entonces a cualquier posibilidad. Se busca en la
memoria a las antiguas “mano” a gente que por diversas circunstancias se alejó, a los
proveedores de otras clases sociales, a los artistas de la desesperación. Y cuando no hay,
no hay y no queda otra cosa que esperar una próxima cosecha.
Parece ser que la escasez nunca es general, pero obedece a que se cierran o no las rutas al
interior por lluvia o que la “mano” esté presa o esté “pirada”, pero sí existe una cosa
segura, esta historia es ya definitivamente de nunca acabar.
De repente, como quien no quiere la cosa ella, la hierba, vuelve a aparecer. En el teléfono
suena una voz conocida que dice: “Hola fulano, te habla mengano, quiero saber hasta qué
hora vas a estar porque te traje el traje verde, o la camisa de la esperanza, la siempre
verde”
Procedimientos de preparación
Para el consumo se pican los capullos y pallas, limpiándolos de semillas y de ramas. La
cantidad de hierba a consumir que generalmente equivale a la misma cantidad de tabaco
que lleva un cigarrillo común corto, digamos como un negro sin filtro de nuestro
mercado, aunque un poco más fino.
Luego del procedimiento de limpieza se lía la “droga” en un papel de cigarrillos que se
vacía de tabaco para ser posteriormente rellenado, en este último caso se puede fumar el
“petardo” con filtro.
En el caso de la cera un bolita sirve infinidad de veces porque es una bola de más o
menos un centímetro de diámetro y se la va picando o derritiendo para su consumo en
pequeñas porciones y se la mezcla con tabaco, o con la marihuana misma. Generalmente
en Asunción se consume la hierba en forma de cigarrillos (petardo, petard, join), sin
29
embargo también se usan pipas. Existen pipas especiales que generalmente son más
chicas que las comunes.
El tiempo de efecto puede variar notablemente, pero va desde 20 minutos a 3 horas,
dependiendo eso del estímulo interior o exterior. Para algunos la comida o el agua sirven
como paliativo del efecto de la droga en cuestión. A veces hasta lo corta definitivamente.
Es posible sin embargo lograr con el alcohol que la embriaguez aumente
considerablemente, aunque eso no ocurra siempre.
Características del fumador
El consumidor de marihuana se distingue difícilmente en su estado de vigilia de cualquier
persona no consumidora. Ni siquiera se puede afirmar que en la actualidad se vista o
maneje de manera diferente al resto. En las décadas anteriores podíase afirmar que eran
los hippies o sus continuadores los ejemplares más definidos. Sin embargo hoy el
consumo de marihuana, por lo menos en Asunción, no se podría encasillar entre gente de
aquel o de este grupo. Trabajadores, empleados, artistas, estudiantes, intelectuales,
madres, padres e hijos de actividad completamente formal forman parte de la legión de
amantes del “fumo” sino simplemente señalar que es difícil distinguir a quienes están en
el tema.
Sin embargo, y aquí viene lo que puede ser útil, si uno ve una persona que está bajo los
efectos de la Cannabis, en ella se podrán notar algunas característica típicas como por
ejemplo: ojos rojo, labios secos, mucha sed, a veces pierde el hielo de lo que conversa. Se
mueve más lentamente, pierde más fácilmente la noción del tiempo, está contento… y no
hay más, nada más, nada más. ¿Pero qué pasa? Todas estas características son fáciles de
encontrar en cualquier persona. Creo que lo único en el consumidor de “hierba” que
pueda llamar fácilmente la atención es el olor a la misma que queda impregnado en su
ropa y huele más o menos como el Pacholí; los ojos rojos, rojísimos, a veces también son
notables, no obstante este efecto se disimula fácilmente usando cualquier colirio de efecto
vasoconstrictor, droga que suele ser constante compañía del consumidor de “grass”.
Efectos
Voy a tratar de citar algunas características que sobresale de entre todos los efectos
notados durante la experiencia con las Cannabis, refiriéndose desde luego a los efectos en
la personalidad y las reacciones físicas, no a sus cuestiones químicas o médicas.
Relajación, buenas sensaciones, cuerpo liviano, despreocupación, desinhibición, gran
sensibilidad acústica y óptica, sueño, tacto más excitante, erotismo, lapsus de memoria, el
tiempo se alarga, apetito exagerado, sed, pensamiento lúcido, taquicardia. Pero lo más
destacable es la agudización notable de la sensibilidad.
De todos estos afectos fijémonos que pocos podemos considerarlos peligrosos, partiendo
de la base que somos capaces de dominar nuestra responsabilidad y que el consumo de la
hierba no logra anular sin uno no quiere, la voluntad.
30
Lo que si podríamos considerar como peligroso es el estado de dejadez en que se puede
caer en caso de que el consumo sea crónico, esto aparte desde luego del riesgo de cáncer
pulmonar (como con el tabaco), contagio por promiscuidad, o por compartir cigarrillos,
vasos y amistades.
Sin embargo estos riegos son prácticamente los mismos para los que consumen alcohol y
tabaco, drogas socialmente permitidas.
La toxicidad de la Cannabis es entonces bastante relativa o de poca trascendencia. La
dependencia es síquica, nunca física. Hasta hoy no se ha probado ningún efecto
especialmente negativo, a pesar que bajo la presidencia de Reagan se ha editado una serie
de literaturas referidas a la marihuana como “hierba mortal” y otras inexactitudes.
Comentarios
Quiero en principio considerar que dados los aportes anteriormente detallados, las
conclusiones deben ser de cada uno. Si yo tendiera a sugerir qué hacer a favor o en
contra, estaría tomando posiciones y ello iría en contra de la libertad que se debe tener
cada uno de elegir por si solo su camino. De lo único que puedo sí estar seguro es que si
bien la marihuana no puede llevar a un mundo especial, nuestro mundo, el permitido no
pretende ningún tipo de alternativa razonable que justifique ninguna afirmación sugerente
a favor de si mismo y en contra de la “hierba”
Si nosotros los seres civilizados estamos sistemáticamente estimulados hacia el consumo
de drogas que realmente hacen mal, con qué bases morales debemos determinar que tal o
cual cosa puede o debe hacerse. Deberíamos asumir de una buena vez que la libertad del
hombre debe ser inalienable. Debemos permitimos luchar contra ese tremendo dictador
que tenemos dentro de nosotros mismos porque así nos inculcaron. Debemos buscar la
salida y ofrecer alternativas que hasta la actualidad no hay, o al menos son insuficientes
para contrarrestar esta realidad.
Qué es la Coca
No voy a buscar el detalle histórico ni su características física, pues es de público
conocimiento que la cocaína se utiliza, conoce y comercia como un polvo blanco (¡!) que
se extrae de la planta de la Coca. Se sabe que desde tiempos inmemorables los habitantes
de lo que ahora es conocido como el Altiplano utilizan la Coca (sus hojas) como
estimulante y excelente paliativo contra su pobreza, hambre y frío.
Quiero aquí repetir que hay en la literatura universal y también en otras formas de
comunicación muchas experiencias y informaciones personales como las de Huxley o
Freud, referidas a la coca y a muchas otras drogas. Pero yo lo afirmé, ese material no
está al alcance de todo el público interesado, por eso quiero contar…, quiero contar más
bien que la cocaína es sí un polvo blanco que estimula notablemente el intelecto. Quiero
31
contar que no puede calcularse siquiera cuánto dinero necesita el consumidor para
utilizarla toda las veces que le desee. Quiero contar que es destructiva, porque el
individuo adepto a sus bondades pierde absolutamente la confianza en sí mismo si no
tiene una “líneas” guardadas en la manga para enfrentarse a la vida y éste es el tema.
Resulta mucho más fácil enfrentar la vida con un refuerzo de fantasía en el bolsillo que le
asegure al luchador algo así como un cargador extra de seguro resultado ante cualquier
adversidad. Pero eso no es todo con la coca, como la dependencia no es física,
aparentemente no es peligrosa, el consumidor no se da cuenta que de apoco va cayendo
en una situación mucho más delicada quizás. Si, el hombre es hombre porque es diferente
al resto de los seres vivos, ¿cuál es su diferencia fundamental? La diferencia es
justamente la de poder razonar, reír y soñar libremente.
¿Y que tiene que ver la cocaína con ello? Pues simplemente ésta logra inhibir esa
características fundamental en el hombre que es la libertad ese poder razonar, reír o soñar
libremente.
A veces, o casi siempre, pasa que el hombre cree que a través de la droga, encontrará el
escape anhelado y no sabe que será justamente ella, la droga, la que terminará por
destruir la poca posibilidad que le quedaba justo hasta ese momento en que se decide a
tomarla como salvavidas. Y si su idea no fue la escapar de la realidad, ello no importa
porque al final el resultado será el mismo: dejará de ser libre. Lo único real de su
resultado es que acorta, la mayoría de las veces, el camino hacia el fin.
Consumo
Hoy la consume en Asunción muy variado tipo de gente; jóvenes se dejan llevar por la
agradable sensación de “Speed”, si “rápidos”, un paso más adelante que el resto.
Todo los estratos de nuestra sociedad tiene sus representantes en el mercado consumidor
de la cocaína.
Como toda nueva experiencia, algún personaje en algún momento de nuestra vida ve que
fulano tiene una puertita abierta a la aventura y en esa puertita golpea y ofrece de
“regalo” una “muestra”, nomás para que sepa cómo es. Y la cosa viene fácil: ¡como no
gozar de una sensación tan agradable! Cada prueba siempre puede conseguir un nuevo
adepto. No puedo aventurarme a decir cual es el personaje, pero puedo asegurar que es
suficientemente alto como para que nos preocupemos y ocupemos del asunto.
Y aquel que cayó en la tentación puede ser su hijo… ¿Cuántas veces están sus allegados
en condición suficientemente capaz de poder limitar el uso, dirigir el uso o negarse al
uso? No siempre. Como lo afirmaba antes, la gente tendrá que tener una preparación lo
suficientemente firme para poder sopesar qué le conviene o qué no le conviene. ¿Qué es
malo y qué es bueno? Porque, también lo afirmé antes, históricamente nuestra sociedad
nos grabó mensajes más o menos de la siguiente tónica:
-
El alcohol es una droga mala que destruye al hombre, a la familia, a la sociedad,
a todo, pero bébalo, es el gusto paraguayo… Festejamos los mejores momentos
32
con una copa de… El viejo sabor… Entre este hombre y usted hay un
diferencia… La bebida de dos colores… No se conforme con menos… Gooool,
festejamos con…
-
El tabaco es una droga que destruye… Prohibido fumar… El cirujano general
advierte que el tabaco es nocivo para la salud, pero fume usted lo mejor… El
placer de fumar… Si fuma tendrá mujeres bellas, dinero, autos… ¡Fume! Pierda
su vida y lo premiamos con… A mi me gustar fumar… Hay 250 razones para
fumar… Fume y lo tendrá todo… Yo soy un deportista, ganador y le recomiendo
que fume…
-
El café es malo para la salud, pero comience el día con el mejor café… El típico
gusto del café… El mejor estímulo para después de la cena…
-
Vlium, una pastilla antes de acostarse, otra al levantarse y así sucesivamente.
Cuando usted se vuelva estúpido vuelva a mí y le daré la próxima vez sí, algo más
fuerte y no hay drama…
Pero esto es nada más que una muestra, porque también…
-
Exporte, Paraguay debe exponer para salir adelante y tener divisas sanas, pero
cuando usted quiera cobrar su esfuerzo, el dólar se lo pagaremos 30% más bajo de
lo que usted paga para vivir. Hágale otro descuento al Estado…
Y así podremos ver miles de ejemplos en la vida cotidiana, en casi todos los campos de
nuestro quehacer; entonces ¿es bueno? ¿es bueno o malo consumir cocaína? ¿me
conviene o no? ¿qué hacer? Cómo cree usted que va a reaccionar su hijo o sea quien
fuere ante la clara ventaja que a la vista emerge después de probar una muestra bien
servida de cualquier droga y que además como la mayoría de las primeras veces es
gratis, o a lo sumo casi gratis.
Entonces la cuestión no está en que sencillamente la cuestión se puede decir que el
“pobre diablo” que supuestamente nos preocupa se contente con que le digamos que ante
las drogas basta un NO, porque nadie podrá mantenerse infranqueable y dirá siempre
NO, además hay otra característica especial del hombre y esto es ya sin embargo
concerniente a muchos seres vivos, me refiero a la curiosidad.
Antes estas evidencias no hace que especifique y quién consume cocaína en Asunción; en
Asunción; en Asunción consume cocaína mucho más gente de lo que uno se puede
imaginar.
El miedo, en cualquier momento y dependiendo de las variadas circunstancias
desaparece y es en ese momento que la puerta está abierta para conocer lo que está ahí,
al otro lado de la “pared”, la cual no es una pared, sino simplemente un prejuicio que
no tiene que no tiene base suficiente para sobrevivir: Esta “pared” que está tapando al
mundo mágico, prohibido, deberá enfrentarse por lo tanto a dos importantes y definitivos
enemigos: la ignorancia y la curiosidad. Y si esto no fuere suficiente, tendrán que
enfrentarse a la aventura, actividad que desarrolla el hombre con bastante delicadeza.
33
“Denme una razón para vivir” Esta es la cuestión que el hombre tiene que tener en claro
en el momento en que el “mal” golpee su puerta.
“Denme una razón para vivir” Es la respuesta a cualquier pregunta que pretenda
descubrir el camino correcto hacia la comprensión del mundo de las drogas. Esta frase es
la esencia de la filosofía que cualquier adicto no plantea.
Quién la vende
¡Qué compromiso!... La cocaína en Asunción la vende cualquiera. Pero afirmar por
experiencia que la vende en variado tipo de gente, de muy variadas esferas. Habrá quizás
hasta unos 200 proveedores sin contar los causales con los que se vuelven incontables.
¿Cuántos, 1.000, 2.000?
Uno no sabe, si quiere saber quiénes son, saberlos implicaría muchas cosas y esas cosas
para nosotros que no somos inquisidores, ni tampoco miembros de la cruzada antidroga y
menos aún policías, no nos incumben. No nos incumben porque no podríamos enfrentar
es responsabilidad. Las fuerzas no alcanzarían para apuntar con el dedo y decir que éste o
aquél son “agentes del narcotráfico”. Además, generalmente tratamos siempre de saber lo
justo porque si no, implicaría encubrimientos o complicidad. Ellos llegan s través del
teléfono y el mensaje es fácil: “la fiesta está preparada, ¿queres anotarte en la
lista?¿cuántas invitaciones queres?”.
Y así sobre este tema es mejor no seguir, pero esté seguro, justo donde usted menos
espera hay un tipo que hace mucho tiempo le está por ofrecer el mundo fantástico de la
coca.
Calidades
La coca en circulación varia notablemente de calidad, pudiéndose notar varias clases de
mezcla, así como su muy variada procedencia.
Está la “la más blanca” que parece maicena, la “amarillita” que se sabe es fuerte, la
“oscura” que se dicen la fabrican en Pedro Juan, la “rosadita” que pega “pega” como
ninguna. Yo no puedo saber cuál es más pura, pero sí se puede sentir tanto efectos
diferentes como calidades hubiera, así como es diferente la duración de los mismos con
cada una de ellas.
Alguien produce la “mercadería”, podrá ser Bolivia, Colombia, Pedro Juan, yo no se ni
me importa, el hecho que ella llega a Asunción de alguna manera. Tampoco sé con qué
pureza llega, es decir si su porcentaje de calidad tiene éste o aquél valor. Ahora bien, esta
mercadería de desconocido origen generalmente es mezclada por los distribuidores con
diferentes clases y calidades de aditivos, hecho conocido en el ambiente como “engordar”
o “cortar” la mercadería. Entre estos aditivos, aparentemente los más usados son el ácido
bórico, el bicarbonato de sodio, la sal de frutas, el azúcar impalpable. También se usa
geniol, aspirinas, sal de anfetaminas, etc. No pretendo con está descripción limitar los
elementos usados en las mezclas, si embargo puedo asegurar que he notado variada y
seguidamente estos componentes en la mercaderías que pasó por mis manos.
Las presencias son variadas, dicen que vine de ¨Peter¨ (Pedro Juan Caballero), sin
embargo los orígenes reales pueden ser muy distintos, desde el centro de brasil o de
Bolivia o de Colombia…dicen que la mejor calidad viene de este último país.
34
La mezcla con que eventualmente esta cortada la ¨mercadería¨ hace que los efectos de la
mima sean variados tanto desde el punto de vista de la duración como del impacto que
causa en el organismo. Los efectos características de la ¨merca¨ mezclada son por
ejemplo la inmediata corredera de nariz, lo que se va produciendo seguidamente después
de la inhalación.
Entre otras características tenemos la irritación de garganta, el amargo en la boca, o el
dulzón en caso de que tenga azúcar.
Precio
Un gramo de coca cuesta al último consumidor entre 10.000 y 20.000 guaraníes,
dependiendo esto de muchos factores como ser:
-quien la esté vendiendo
-su procedencia
-cuantos intermediarios hay de por medio
-si hay o no en plaza
(Esto también se refiere en lo que a calidad se refiere)
Sin embargo el factor más importante es la balanza: si esta pesada a la vista, la ¨merca¨
cuesta generalmente entre 13 y 15.000 guaraníes y si no esta pasada a la vista, se entrega
a ojo, entonces ya no se puede determinar su precio por que aunque cobre el distribuidor
10 o 12.000 guaraníes, el comprador no sabe cuanta cantidad esta adquiriendo. Además
en definitiva no le importa. Esto quiere decir que cuando la mercadería ya esta ahí,
cuando la ¨tranza¨ ya esta prácticamente hecha, el consumidor no le importa estos
detalles, primando el hecho mismo en sí de tener ¨la blanca¨ en ese momento.
Dentro de las considerancias del precio quiero obtener ensayar una idea sobre el
promedio del consumo, de acuerdo al tipo de consumidor.
El consumidor accidental o el medido generalmente consume de 3 a 5 gramos por
semana, es decir prácticamente esta cantidad es una buena medida.
Aquellos consumidores agudos y los crónicos, los que generalmente además se las
arreglan para distribuir, si no son gente de dinero sobre todo, llegaran a consumir todo lo
que tengan a mano, no importando resultados ni efectos en el trabajo o cualquier otro
compromiso.
Podríamos decir por consiguiente que consumir fácilmente de 3 a 15 gramos por día,
pues pueden hacerlo 24 horas seguidas (porque la coca saca el sueño) e inclusive varios
días seguidos hasta que se acabe la ¨merca¨. Esto ocurre bastante seguido con la gente
que se ¨pica¨ pues el ¨pico¨ pide siempre uno más, siempre uno más, hasta el final.
El consumidor que quiere y tiene el dinero, pero que no consigue ¨merca¨ cuando la
consigue, consume todo lo que llega, generalmente de seguido y sin ahorro.
De cualquier manera, quien haya conocido ¨la blanca¨ no pude predecir de buenas a
primeras ni definirse por cantidades determinadas por que generalmente es in
dominable. En los casos de consumo agudo y crónico, el poder dominar el deseo de
consumir todo y hasta el final es imposible. A diferencia de la Cannabis, la coca induce a
fuerte consumo, consumir…¨hasta que muera¨.
35
El acto de consumir
la operación que se realizara para consumir la coca es la que sigue…, por lo menos en
Asunción,… la ¨merca¨ viene en polvo y en rocas, que generalmente no son mas que el
mismo polvo que perdió la humedad pero que no asimiló las sucesivas mezclas, en la
mayoría de los casos.
Bien, el producto se vierte del paquetito, que generalmente es un papel de cigarrillo
(interno, el de aluminio) en una meza de vidrio, en un plato, sobre una tapa de cassette,
sobre cualquier cosa lisa y plana, aplasta el contenido vertido superficie también plana
(por ejemplo un encendedor) hasta conseguir que la ¨merca¨ esté lo mas hecha polvo
posible, luego con una superficie filosa se le va picando firmemente hasta que su aspecto
sea similar a la arena de la playa. Una vez que se consiguió convertir en polvo la droga,
se procede a hacer las líneas, lo que viene a hacer un montoncito de polvo en montañitas
de entre 4 y 10 cm. De largo por 2 a 3 mm de alto: esto depende de la cantidad de
comensales, de la cantidad de ¨merca¨, de la función que el consumidor espera que la
droga cumpla, y depende desde luego y principalmente también, de la calidad de la
droga. En relación a esto, cabe aclarar por ejemplo que eh notado efectos muy fuertes en
caso de que la droga sea muy pura y el consumidor inhale más de una línea, de 8 a 9 cm.
El particular efecto que toco ver fue una fuerte contracción del tracto respiratorio, que
golpea tremendamente hasta el punto de que casi no se puede respirar; esta es una forma
de sobredosis pocas veces descriptas, bueno, casi nunca descripta, pero sobre todo lo que
me preocupó al descubrirlo fue el hecho de que esta posibilidad no la tienen en cuenta los
consumidores habituales, creyendo éstos que la sobredosis puede sobrevenir solamente
en el caso del ¨pico¨.
Siguiendo el proceso de consumición, cuando el producto ya esta repartido se procede al
acto de inhalación, el cual se realizaron un ¨canuto¨ que generalmente es un bolígrafo sin
mina; un billete nuevo arrollado también puede cumplir esa función.
Efectos. Características
Al terminar el acto de inhalación, el consumidor comienza a sentir un aceleramiento en
sus movimientos, que no es dominable, mueve más los brazos, tiembla, le corre la nariz,
no puede mirar fijo; sus ojos se vuelven vidriosos, se ataranta (en apariencia, es decir,
físicamente), a veces se le cierra un poco la garganta…estas son solamente algunas de las
posibles, probables características de los efectos notables en el consumidor de coca. Una
vez que pasaron los primeros 5 a 10 minutos estos síntomas se van desvaneciendo.
La cochina es un estimulante; éxtasis, speed
¿Qué se puede decir? Muchos adeptos a coca han llegado a ser famosos…geniales.
¿Estaban ellos equivocados? Dieron alguna vez algo útil…Huxley, Freud, y otros y
otros…ellos disfrutaron seguramente de los efectos que a continuación irán detallándose
con la debida distancia.
El sueño desaparece. Disminuye el hambre. Desaparece el dolor, el cansancio y toda
molestia física.
36
Invita al consumo del alcohol inhibiendo su efecto y logrando que el individuo consuma
cantidades extraordinarias que en condiciones de vigilia podrían considerarse imposibles.
También podemos hacer notar el seguido consumo de tabaco que sigue a la digestión. Se
produce una suerte de necesidad de fumar, en las mayorías de los casos. Cuando la
inhalación se produce en una reunión o fiesta, ésta acompañada por el masivo consumo
de alcohol, el cual no crea los efectos normales, pudiendo el consumidor de coca ingerir,
gran cantidad, lo que crea un estado de euforia no agresiva, generalmente, a diferencia de
los efectos que causa el consumidor normal (el alcohol). Es de destacar este detalle: es
consumidor de coca mientras está consumiendo alcohol siga consumiendo determinada
cantidad de cocaína no llegara a embriagarse, por lo menos fácilmente y enseguida.
La coca afecta al sistema nervioso. Primero el periférico y luego el central. Claro, actúa
sobre los puntos que dirigen el pensamiento y las acciones. Como es un estimulante, los
efectos se apuntan exactamente hacia donde la mente del individuo quiera ir y
especialmente hacia donde éste quiera que vaya su estimulo. Esto durante los primeros
años de consumición, puesto que con los años el consumidor consuetudinario va
deteriorándose tanto física como síquicamente, por consiguiente la posibilidad que tuvo
antes de dominar la situación desaparece y es él quien es dominado por ella.
Consumiendo la coca en grupo y con tiempo se pueden pasar varios días sin dormir,
dependerá de la intención para que ello se utilice de tal o cual manera, puede ser tanto
una orgía como nada mas mantenerse despierto para beber, para hablar o para trabajar.
si el consumo (inhalado) es compulsivo, es decir de 5 líneas medianas y reforzadas cada
tanto, se llega a un estado cuyos ¨locos¨ llaman ¨duro¨, es decir que están tan acelerados
que se vuelven insensibles, es un estado poco agradable; es como un motor en punto
muerto acelerado a fondo, al vacío.
Prefiero no tocar, como ya lo anticipé, el tema de los que se inyectan cocaína pues esto
saldrá según el programa básicamente de una entrevista con alguien que lo ha vivido.
Los efectos en los adictos crónicos son fuertes, paranoia, hormiguero en la piel,
excitabilidad, irritabilidad, desprecio por la vida y una terrible ansiedad por tener más y
más, siempre.
Las sobredosis generalmente sólo se dan por vía endovenosa y sobrevienen cuando la
cocainómano, quien generalmente se va inyectando sucesivamente cada media hora más
o menos, llega a un momento en que no puede medir cuánto se va a inyectar realmente y
por ejemplo cree que es medio gramo y entonces, colapso cardíaco, criáis respiratorias y
chau.
Y como queda el habito
En el caso de la cocaína es un tema de variados matices. Generalmente, el grupo que
adoptó esta droga como compañía es un grupo que, al igual con la Cannabis, no se
deshace. Por consiguiente, el uno empuja al otro y viceversa y sucesivamente, así va
extendiéndose su uso, lo que va creando una suerte de hábito que, claro, es fácil de
dominar desde el punto de vista físico, aparentemente. Hay que tener en cuenta que la
inhalación crea una sensación especialmente ponderable, siempre y cuando el
consumidor no consuma una gran cantidad de una sola vez.
En los casos en que el consumidor solamente llegó a la inhalación esporádica, las
necesidades son relativamente fáciles de dominar.
37
La primera medida que se debe adoptar para dejar la coca es darse cuenta de que a
pesar de lo que parece, realmente esta causando graves deterioros al cuerpo y a la
siquis, aunque más no sea por decir, por el mero hecho, y este es un efecto indirecto, de
obligar al consumidor a adoptar horarios extraordinarios, excesos extraordinarios, por
ejemplo puede que la coca no mate pero la cirrosis o el cáncer del plumón si e
imaginemos a alguien consumir coca diariamente aumenta su consumo de cigarrillos a 2
cajetillas diarias…bien, si uno tiene la suficiente sensatez o inteligencia o lo que sea, y se
da cuenta y asume que la droga no le hace bien en definitiva entonces vendrá el otro paso.
El segundo paso es alejarse completamente del grupo consumidor, y cualquier tipo de
relación con dicho grupo de gente o con cualquiera del ambiente debe ser evitada. En el
periodo de abstinencia, hay que evitar de cualquier manera la posibilidad de que se dé
de hecho el consumo. Con relación a las características del periodo de abstinencia me
voy a referir especialmente. Somnolencia, irritabilidad, ansiedad.
Estos síntomas son relativamente fáciles de enfrentar, pero siempre es mejor buscar un
compañero de apoyo para llegar a un buen resultado de manera que las cosas no queden
a la mitad.
Los pequeños distribuidores, quienes hacen el trabajo de proveer a domicilio son los más
persistentes agentes para la prolongación del hábito. Estos personajes que se “mueven”
libremente cumplen con la función de distribuir a cambio de que les sobre un pedazo a
ellos, y como el pesaje no existe en su caso, los mismos hacen una serie de pequeños
paquetitos que supuestamente tienen un gramo, y los venden como una “merca” de
primera, que uno no debe perderse por nada del mundo, es una ganga, no hay que
desaprovechar; y si uno que está en periodo de abstinencia deja que uno de estos
personajes le dice no a la coca. Hay que destacar aquí que quien a consumido nunca
desaprovechará una invitación, aún si ello ocurre mucho tiempo después de que haya
dejado el consumo habitual, esto no creará de nuevo, sin embargo, interés especial en la
misma… Por lo menos no siempre.
Los proveedores callejeros de Asunción se acercan de varias maneras, llaman por
teléfono con nombres supuestos para dar con la persona que eligió de banco y como la
situación de que la traiga a uno a su casa la mercadería es cómoda, y la oferta
aparentemente buena, entonces el comensal dirá que sí.
Actualmente el nivel de consumo de coca entre los jóvenes de Asunción es muy
importante, destacándose entre éstas personas de todos los estratos sociales. No hace
precisamente falta del consumidor posea dinero, pues en caso de que no sea pudiente,
siempre se puede conseguir una “mano” a quien hacerle la redistribución el consumo y
asegurar su parte.
No insisto aún en los detalles, que significan las dependencias de aquellos consumidores
que se inyectan pues esta es una historia aparte.
38
EL CRACK. Otras fórmulas de uso.
El Crack es la nueva fórmula, el gran descubrimiento que está causando furor hace unos
años en los Estados Unidos. En Asunción su uso no está generalizado, es más, solamente
existen élites que lo “curten”.
La pasta de coca se disuelve en agua tibia y se le agrega un poco de bicarbonato de sodio.
Esta mezcla precipita los cristales de cocaína, separándolos de sus otros componentes.
Este proceso es similar al de la inyección, aunque para ella se usa nada más que agua.
Las rocas son consumidas en una pipa de agua. Esta forma de uso de la coca proporciona
un 80% de pureza evaporada actuando en el cerebro aproximadamente en 8 segundos.
Causa un ataque de euforia, taquicardia y una alta sensación de calor. El efecto a veces es
descripto como orgásmico y su duración es de 2 a 4 minutos más o menos. Sigue luego
de un efecto menor que puede extenderse entre 10 a 30 minutos. Las descripciones
indican un flash muy similar al “pico”.
Este alto grado de efectividad se debe a que en forma de gas no hay desperdicios en el
trayecto entre la aspiración y su punto objetivo de acción.
De acuerdo a las experiencias este resultado de extrema euforia es parecido a un shock
eléctrico contra las membranas del cerebro. Este primer golpe de fuerza que la droga
produce al cerebro es muy corta duración pero como parece ser que el efecto es
extremadamente placentero, la primera relación del consumidor es la de querer
inmediatamente más, lo que conduce con gran facilidad al principio del camino de una
importante adicción.
El caso del Crack también facilita la posibilidad de sobredosis por la dificultad que
significa poder medir el poder de la droga que se está utilizando.
Todas las características reacciones y sobre todo la última conlleva una serie de repetidos
síntomas que rompen los moldes éticos y morales corrientes; la ansiedad, el desasosiego,
la angustia y la desesperanza se reflejan en un paulatino aumento del desprecio por la
vida.
También se consume coca en polvo con tabaco, mezclada a un 50% con lo que dicen se
consiguen efectos similares al Crack. Lo que generalmente se hace, sin embargo, es
fumar un nevado lo que significa mojar el cigarrillo con la lengua juntando con éste los
desperdicios que quedan después que hayan “jalado” las “líneas”. Esta costumbre se
vuelve un vicio que mercadamente cambia el gusto del cigarrillo.
A veces se mezcla la coca con marihuana, esto da un efecto variable aunque se
caracteriza por una rara embriaguez.
En los Estados Unidos mezclan la coca con la heroína.
39
Siendo drogas que producen efectos contrarios, supongo que sus efectos serán
relativamente similares (aunque noen potencia) a la mezcla de la coca con alcohol o la
mezcla con marihuana.
En fin, en lo que se refiere a formas de consumo, deduzco que serán otras muchas las
posibles, no obstante considero que con lo antecede alcanza para dar una visión
panorámica al respecto.
La verdadera historia de Lulú.
Cuando ya pasó tiempo, después de pico 20 o 30 es cuando, casi indefectiblemente
empieza a “pegar” con fuerza indomable la paranoia.
El flash, que dura entre 1 a 3 minutos es más que un orgasmo, dicen, pero el “speed” que
queda luego dura entre 20 y 30minutos o más en caso de que el consumidor no se siga
inyectando. Sin embargo, las inyecciones son generalmente autoaplicadas entre cada 20 y
45 minutos más o menos hasta que se acabe la droga, por lo menos así actúan los adictos
crónicos. Ocurre en casi todas las personas el hecho irreversible de no poder suspender el
consumo hasta que la “merca” se termine. Esto actúa de diferentes formas en cada
individuo, dependiendo del tiempo de consumo, la frecuencia y la cantidad del mismo,
así como de la calidad de la droga.
El caso de Lulú es fácil de deducir. Inmediatamente después del primer “pico” le entra al
consumidor una inexplicable e indomable desesperación: se siente perseguido, mirado,
controlado: delirio de persecución: paranoia. Esta es una de las características más
notables del consumo de la coca, sobre todo en aquellos individuos que se inyectan. Esta
es una droga tan sabrosa, dicen, que no importa ese sufrimiento pues uno sabe que es
nada más que ficción, aunque a pesar de saberlo no puedan dominar el terror.
El problema surge cuando el consumidor busca desesperadamente “escapar” de sus
fantasmas perseguidores y como se pierde la medida puede entonces ocurrir cualquier
cosa: desesperados los drogadictos saltan desde el balcón, a través de una ventana de
vidrio, desde un rascacielos; huir de cualquier forma es la consigna.
Y precisamente esto le ocurrió a Lulú. El quería huir “de la policía que venía a buscarlo”
(la paranoia), y entonces trato de pasar el balcón de la sala al balcón de la pieza continua
(operación que hacía correctamente en situación de vigilia). Solo hubo un problema, sus
piernas estaban tensas, sus manos temblorosas y se cayó, y se cayó al vacío.
Estos son los imponderables que a veces también llevan a la muerte a través de la droga,
así como con el alcohol y los accidentes de tránsito
40
Apéndice del Capítulo III
“La cocaína es sabrosa. Esta mi adicción tiene 16 años de consumo, viejo. Quisiera que
me veas como me hace pelota. Ella me maneja. En ese momento no hay nada que haga
retroceder el efecto de lo químico.”
“Vos sabes que cuando va a haber una mano a la noche ya desde el mediodía me ataca
la paranoia, yo me tengo que condicionar. No me va a pasar nada, todo está bien. No
habrá nada raro. Y así es y me viene la paranoia. Yo ya no tengo memoria…”
Entrevista a un adicto crónico
Para ilustrar más intensamente el espectro referido al consumo de coca en particular,
quiero poner a consideración el resumen de una conversación realizada con una
consumidora de coca, una cocainómana de verdad.
Ella es una persona que hace 16 años está en manos de la “Reina”, una persona que a
simple vista de la impresión de haber sido mucho más que un ser maltratado, dominado y
ultrajado.
Este es el testimonio de una persona que perdió “Lo perdí todo desde mis 6 años de
estudios de medicina hasta mi familia y por sobre todo mi libertad.”
Este material no tiene correcciones de formas con el fin de que sea lo más auténtico
posible. Con esto me refiero a la terminología y a la forma de pensar y afirmar que posee
la entrevistada de manera a que tratemos de captar la evolución de la temática fue
desarrollándola ella misma siendo las preguntas insertadas, nada más que el resultado de
dicho proceso.
Aclaro además que la entrevista se hizo en dos fases, en vigilia y con efectos de la droga
encima.
Siempre hubo coca en Asunción. Yo conozco la coca desde hace 16 años. Solamente la
consumía alguna gente… pero la consumía en forma, en grandes cantidades. La mayoría
de ellos era gente extranjera o gente que vivió en el extranjero.
Yo conocí la coca en un colegio donde estaba internada, a los 14 años. Tenía una
compañera de la misma edad que se quedaba conmigo, mi compañera de todo el día.
Debe haber sido hija de un traficante supongo, porque siempre tenía merca, en bolsas de
250 grs. y eso es mucho.
La primera vez ella se me acercó y me preguntó: ¿Vos conoces la cocaína?… Traé, le
dije. Mira viejo, en el pupitre hicimos una línea de un metro. Solamente en “Scarface” yo
volví a ver tamaña forma de jalar. Poníamos la coca en el pupitre con la mano y la
alineábamos con la regla del pizarrón. Fue durante todo aquel año escolar. Después
ambas salimos del colegio y no nos volvimos a ver.
41
La coca estimula el intelecto y el físico en los primeros años, pero cuando tenés así,
muchos años de consumición ella te domina totalmente. Con el pasar de los años se
manifiesta con un efecto residual y todo estímulo se va al carajo.
La adicción es inmediata. Vos jalás una línea e inmediatamente vos querés más. Ni
hablar si te picás, en ese caso sí que querés inmediatamente otra, otro pico. La adicción a
la coca es terrible (con énfasis, lágrimas, deseos de comunicar).
El primer tipo de consumición casual, luego sos un consumidor agudo y allí ya sos,
después de más o menos 5 años, te volvés un consumidor crónico como yo.
¿Desprecio por la vida?
Cuando tenés mucha coca encima te creas una filosofía de vida. No importa nada, es
decir, nada importa, no calienta un carajo nada. Todo tiene una solución a nivel: “No,
vamo sique a fiar. Total mañana vamo a pagar”. Al día siguiente no importa, pagás
como sea para no perder el crédito, lo perdés todo si hace falta, y siempre querés más…
La cocaína afecta.
Lo primero que afecta es el Sistema Nervioso Periférico, el Parasimpático primeramente.
Jalás una línea e inmediatamente tenés ganas de ir al baño, siempre. Y esas ganas son por
la estimulación excesiva. Después es el Simpático: midriasis (dilatación de la pupila) esto
se presenta un poco después.
El Sistema Nervioso Central es estimulado posteriormente. Hipersensibilidad auditiva,
tanto para el consumidor agudo como para el crónico. Pero depende de los años de
consumición para que deje de ser una simple hipersensibilidad, para convertirse en
alucinación auditiva y con esto la alucinación visual y a continuación la paranoia: miedo,
delirio de persecución. Cuantas te picas todas estas sensaciones son más fuertes, mucho
más fuertes.
¿Cómo son las alucinaciones? ¿Son siempre iguales?
Y,… lo que para vos es un ruidito yo ya lo escucho como un ruido mucho más
importante, más fuerte. Luego viene la paranoia. El miedo. Yo he visto gente que se
paranoiquea con su mamá se despierte, y ésta no vive en la misma casa, por ejemplo, o
miedo por el vecino. En mi caso, las alucinaciones, esas alucinaciones auditivas se
manifiestan con pasos que escucho que van increscendo, para mí es la cana. Y la
alucinación visual viene, y eso que vos ves que es una sombra cualquiera, yo veo que es
la forma de un hombre que se mueve a una cierta distancia, salgo al balcón por ejemplo y
lo que es la chimenea del vecino, para mí es una cabeza y yo intento discernir y decir que
no lo es pero no puedo, Para mí es real. Pierdo la conciencia de la realidad. Ahí está el
por qué las alucinaciones del cocainómano son una realidad inexplicable. Yo tengo
pavor, pavor… (se le nota el miedo).
42
Vos sabés Hugo, lo que es la paranoia que me ataca. Yo veo en mi balcón, miro por mi
ventana y en el balcón hay gente, yo veo, es un tipo que está ahí. Y esa es la realidad para
mí en ese momento.
¿Creés que con esta conversación podemos llegar a algo, en el sentido de hacer que
la gente conozca, que se entere de qué es lo que pasa?
Sí, sí. Y sabés que yo siempre quise hacerlo. Y aunque te parezca careta lo que te voy a
decir, Hugo, yo recomendaría a la gente que comienza con las drogas que fume un kilo
de grass pero la adicción a la cocaína, Hugo, es terrible, terrible. Es lo único que puedo
decir: es terrible. Y eso lo puedo decir ahora o jalada, concientemente.
¿Cómo se llega a eso, a la terrible parte que tanto te aterroriza? ¿Cómo se puede
demostrar a la gente que si bien en los primeros años parece que no hace nada
luego se convierte en algo irreversible que desemboca necesariamente en esto que tú
acabas de relatar?
En mi caso, y no sólo en mi caso sino en el de todos los cocainómanos se destaca el
deterioro físico. En lo que a mí como mujer más me pesa es el deterioro de mi cuerpo. Mi
piel seca, así en todo el cuerpo. Las manos, el rostro. Yo era una hermosa mujer, bella,
todo lo tenía en su lugar, después te vas a la puta porque dejás de comer mientras jalás
dos días seguidos y después del efecto rebote te estimula y comés el doble de lo necesario
haciendo ceder todos tus tejidos. Además hay todo un desequilibrio.
Después te mirás al espejo y no te imaginás. Hoy que amanecí jalando, Hugo, me miré al
espejo y vi mi piel arrugada, seca.
Cuando yo digo que la cocaína es terrible, pienso: ¿Por qué ella es la Reina? ¿Por qué te
lleva a esa adicción tan difícil de cortar? ¿Por qué te somete?.
Al día siguiente de jalar pienso y lloro: ¿Por qué picó yo?, un mina súper capaz, con
coeficiente intelectual elevadísimo, una mina inteligente. Mi capacidad de aprendizaje y
concentración se fue a la puta con el clorhidrato. Lagunas mentales: cosas básicas que yo
no manejaba de memoria ahora no puedo retener, nada me queda…
Yo tengo 16 años de jalata y de esos, 11 meses de pico. Con una persona nos picábamos
viejo. Dejé la facultad, viejo, soy humana, yo, con mi brazo todo sangrante no podía
tratar a mis pacientes, y menos aún salvarlos, si yo misma no podía conmigo.
Lo más poco que me picaba por día, viejo, eran 7 gramos, de 8 de la noche a 8 de la
mañana. De 15 a 18 gramos. Después tomábamos una pastilla y te dormías y después me
despertaba, viejo, y me miraba al espejo y lloraba, todo el cuerpo (los brazos, las
piernas, los pies, las manos) todo lleno de picadas y así todas las noches, y el cargo de
conciencia a la mañana.
Yo me vine del Brasil, viejo, me subí a un colectivo con el mambazo y vine, viejo,
porque me iba a morir. Vine y me fui al campo. Corte en seco. Me arañaban las
paredes, me estiraba de los pelos. Grandes lagunas mentales.
¿Pero sabés a qué realmente me refiero cuando digo que la cocaína es terrible?, me
refiero al grado de adicción que ella te causa.
43
Yo ni con la mayor fuerza de voluntad puedo dejar de jalar, puedo dejar si no veo, pero
sueño, sueño y quiero, quiero, pero si no veo aguanto. Pero cuando tengo, no puedo
dejar de consumir… Mi vida de vueltas alrededor de ella…
¿Cómo empieza la cuestión del pico?
Este compañero que tenía en el Brasil se picaba y le inyectaba. Pero para mí, nada que
ver. Un día me dijo que lo que yo jalaba era 3 a 4 veces lo que él se picaba. Todo el
mundo se picaba en esa época. Pero él me dijo, cuando yo quise, en medio de su locura
“yo no te voy a clavar, porque si lo hacés hoy, nunca más vas a dejar de hacerlo. Que
te aplique fulano.” Cuando te piques yo te voy a preguntar, pero yo ya sé la respuesta. Y
si así fue: “¿Querés otro, verdad?” Y mi respuesta fue inmediata: ¡quiero! El primer pico
todo lindo. No dejé de hacerlo durante 11 meses.
Cuando yo llegué aquí, después de 12 años de haber empezado con la coca, mi padre se
enteró. ¿Te dás cuenta? Un médico de experiencia y que desconoce totalmente el tema. El
viejo me mandó al siquiatra, uno, otro, el de más allá. Pero yo sabía perfectamente que ya
no iba a dejar de jalar. Yo soy una adicta crónica
La internación y los siquiatras son para aquellos que recién empiezan viejo. Después
de 12 años de consumo no puede dejar más.
Cuando dejé de picarme, viejo, ¡cómo quería seguir haciéndolo!, viejo. Y eso que yo le
tengo miedo a los picos, viejo, porque me dan una paranoia 10 veces más fuerte de
cuando jalo. Lo único que me impide picarme es el terror que le tengo a las
alucinaciones. Te repito, veo cosas tan terribles que parece que voy a morir.
Dosis.
Cuando yo me pico una dosis buena, bien fuerte, un poquito menos de medio gramo: ¡un
mambo viejo! Temblás… Cuando me sacaba la jeringa, Hugo, empezaba a escuchar
murmullos en mis oídos, escucho pasos en el techo, veo que la puerta se abre.
Yo no me clavo una dosis chiquitita, porque eso te lleva e clavarte enseguida 20 veces.
¿Cuánto dura el Flash?
Y… dura uno, dos minutos, ves cosas… enseguida te clavás otra vez. Si la dosis fue
buena te clavás otra vez. Si la dosis fue buena te clavás a los 20, 30 o una hora, depende
de la merca.
(He notado a través de otras entrevistas con gente que también ha tenido la experiencia
del pico, que entre esta entrevistada y los otros hay una diferencia importante, ella ya
pasó al otro lado de la pared y una vez que pasa el flash que por lo descripto por el total
de los adictos es genial, bien, una vez que para ella pasa el efecto del flash, a ella le ataca
sistemáticamente la paranoia, no ocurre así siempre, dicen, con otros adictos que se
pican, pues estos afirman que a posteriori de la inyección sigue un agradable speed que
supera el efecto del jale, pero también me advirtieron que sólo es así durante el primer
44
tiempo, después es igual para todos y la paranoia ataca siempre, siempre. Hago esta
advertencia porque no quiero que crea alguien que por primera vez se pica que no le irá a
pasar nada, eso parece al comienzo: “El pico es el último escalón del drogadicto”).
Con relación a esto viejo, yo tuve una experiencia de terror: Una vez un personaje recién
casado, viejo, empieza a clavarse, empieza con el pico. El ya era paranoico. Este chico
vino a casa, nosotros teníamos 15 gramos. El llevo 5 gramos. Este era un tipo que se
compraba las jeringas por cajones y su cope era preparar 5 o 6 o más jeringas para
clavarse.
El asunto es que el tipo luego de ir a casa fue a la suya a picarse. Se picó en la sala y se
fue al baño y cuando llego allí le dio la paranoia: Veía que venía la cana. Y empezó a
gritar, (esto lo contó la señora):- No me lleven, no, la policía no me debe llevar preso, no,
le va a dar un ataque al corazón a mi mamá… Y así entre gritos, en medio de su
alucinación persecutoria, se tiró por la ventana, se mató, viejo,… por el miedo a su mamá,
s la cana…, desde un quinto piso.
(Nótese la referencia del adicto en un momento cumbre: la madre. De esto podemos
quizás relacionar lo afirmado por algunos autores en relación a las características de
varios adictos, sobre las razones y orígenes sicológicos de su adicción y que se refiere a
cierto tipo especial de trato que tienen algunas madres y en especial aquellas cuyos hijos
viven sin padre y proporcionan un halo de sobreprotección a los mismos).
Yo sueño que me pico y al día siguiente quiero. En todos mis sueños siempre se tranca la
jeringa se derrama la cuchara y al día siguiente me dan unas ganas tremendas de
hacerlo. Pero yo me aguanto viejo, siempre quiero picarme, pero me aguanto. Pero si veo
un línea no me aguanto y eso que ésta igual me paranoiquea aunque no con la misma
intensidad que el pico.
¿Qué es el Flash?
Parece que todo se agranda. Parece que percibís todo. Y ahí entra lo auditivo. Sabés qué,
te picás y sentís el gusto de la garganta, inmediatamente. No te puedo definir la situación.
Es indescriptible… Tendrías que hacerlo vos para entender…
¿Se parece al orgasmo?
No, qué se va parecer. Da gusto, por ejemplo cuando jalas da gusto, pero si te picas da 10
veces más gusto. Es una sensación de choque entre el placer de la coca y el miedo a lo
que uno le alucina. Es todo junto.
Yo me pico sola. Pero ví que por ejemplo, al europeo cuando se pica no le calienta, se
pica y no le importa nada y anda por ahí con el brazo sangrante.
45
Yo asumo mi drogadicción. Y sólo quería que mi padre no se enterara. Pero cuando se
enteró ya no me importó nada. Yo soy conciente viejo, que el pico es el último peldaño
de la adicción.
(Nótese de vuelta la referencia al padre que hace la entrevistada, quien proviene de una
familia de padres separados y según referencias de ella fue su padre que siempre la tuvo
como la hija más querida, la mimada, aquella a la que se daba todos los gustos como
cuando hay cargo de conciencia de por medio. Desde luego la referencia hacia los padres
separados no es precisamente exclusiva hacia los mismos, hay otras familias que también
obtienen los mismos resultados).
¿Cómo aparecen las sobredosis?
Parada cardio-respiratoria.
Sabés que pasa con el pico: tu cuchara, verdad, vos ponés una dosis, te pegó, luego otra y
así, pero después de la 3ra. ya no pega igual, por eso nosotros cuando nos picábamos,
guardábamos para el final dos gramos, para la última, ésta tenía que ser fuerte.
Y como después de la tercera dosis ya no pega vas aumentando y de repente te das de
más, un gramo es una sobredosis, entonces de ti queda nada más que un desperdicio
junto al algodoncito en la cuchara.
¿Cómo sabes que está bien la dosis?
Y, uno prueba luego de mezclar bien en la cuchara y uno sabe cuando está bien. Con la
merca común, la de aquí, tenés que poner un algodoncito para que se queden los
desperdicios del corte, el clorhidrato se derrite…
Con fulano, que murió la otra vez de sobredosis ocurrió lo siguiente. El se estaba picando
esa merca cortada con ácido bórico, esa que todos conocemos, y se le acabó, y en la
fisura del momento encontró en la batalla otra merca, sin probar se hizo un pico, y
resultó que era mucho más fuerte y que era casi pura, y se mató viejo, perdió, y te puedo
asegurar que él no quería morir, lo que pasó es que no se dio cuenta, estaba demasiado
fisurado, demasiado ansioso.
Uno, sin embargo, se da cuenta enseguida, se clava y enseguida al inyectar te das cuenta
y sacás la jeringa, por eso nosotros dejábamos las dosis intermedias bien medidas y las
fuertes a sabiendas para la despedida.
Cuando estás cerca de la sobredosis, se te “lengua la traba” y te sale espuma por la boca
y no hay en la mayoría de los casos nada que hacer. Lo único que se puede intentar es
Valium o similar, inyectable. Lo que ocurre es que generalmente cuando te picás lo hacés
sólo y no tenés quién te inyecte nada si estás mal, no podés sólo y por último lo que
ocurre es que no tenés nunca Valium a mano para salvarte.
46
Con la coca perdés todo. Yo te voy a decir una cosa: Yo perdí todo. Mis seis años de
medicina, perdí mi marido, 8 años de casada, mi cuerpo, mi juventud, mi familia, mi
padre…
¿Vos probaste realmente volver a estudiar?
Si probé, pero ya no tengo más fuerzas ni la misma capacidad de captación. Perdí viejo,
no me da el cuero…
¿Por qué no insistís?
No puedo viejo, no me da el cuero, no me animo. Sabés que cuando me ato el pañuelo
para picarme, me pregunto, viejo, mirána lo que estás haciendo, me pregunto.
La cocaína es sabrosa…
Resumiendo
¿Cuál es tu comentario sobre la coca?
Quien la prueba perdió
Si quieren usar drogas que usen drogas leves, marihuana, anfetas, barbitúricos, si
quieren entorpecerse que lo hagan. Pero si lo van a hacer con la cocaína que sepan bien
lo que están haciendo. Ella es la Reina; quien jala una vez, sucumbió.
La cocaína causa una adicción tremenda. Al comienzo es una luna de miel, es sabrosa.
Pero que sepan bien, que estén concientes de lo que hacen si se van a dar con la Blanca.
Mirá esos pendejos de 16, 20 años que ahora están jalando en las discotecas, en los bares,
esos están fritos.
Yo tenía 14 años cuando empecé, era una nena, acababa de menstruar loco, y nunca más
paré viejo, nunca más paré.
La cocaína no se acaba con el consumo en las fiestas o por ahí, viejo, llega un momento
en que ella te chupa todo tu libertad…
La cocaína es sabrosa viejo…
47
Opiniones varias recogidas por el camino
* Para mí la jalata es a veces mi forma de evasión, de escaparme de mi responsabilidad
apática. Falta en mí posibilidad de comunicarme con la gente. Generalmente con la gente
con quien comparto la cotidianidad.
* Los valores de la gente careta inciden en el sentido de la línea que define mi tipo de
trabajo, teniendo ellos parámetros totalmente opuestos a los míos. Mis inclinaciones a
nivel profesional son inaceptados por ellos. El quid de la cuestión es que para mí el
trabajo, para que sea bueno profesionalmente debe ser 1 + 1= 2 y no como lo enfocan
ellos, que se hace a lo que viene, cuando cualquiera cumple cualquier función sin estar
capacitado para ello.
* La blanca representa par mí además la posibilidad de hacer un poco diferente mi
momento corriente. El speed es el único objetivo principal. Cuando hay, hay, cuando no,
me banco.
* Tengo ganas de jalar cuando ingiero alcohol, generalmente.
*Siempre que me invitan estoy dispuesto.
* Empecé a jalar más o menos en 1985, en una fiesta de fin de año, y como íbamos a
amanecer, me invitó un amigo.
* Sabía como venía la mano, por consiguiente no me atemorizó usar coca la primera vez.
* Las anfetas que conocí fueron Obesín, Stenamina, Pondinol, Tamilan, Apetinil, la de
del dietólogo ese…
* Aconsejo a los perros que no le bajen porque es destructiva por el desgaste físico,
mental, y por supuesto el esfuerzo económico que representa.
* Hay desgaste físico porque cuando se acaba te da el bajón con una sensación de estar
muy cansado al día siguiente.
* Hay desgaste mental porque me obliga a pensar mucho y la imposibilidad de lograr lo
que pienso me destruye, pues no se puede llevar a cabo nada en este país.
* Mi caso es discutible, hay veces que la coca me gusta y no me hace mal. Otras veces
ocurre lo contrario.
* Me ocurre a menudo el necesitar evadirme.
* Antes de jalar me evadía con grass, regularmente.
48
* El grass pega proporcionando un estado gratificante que acarrea una mayor capacidad
de concentración, para mí.
* Con la aparición de la blanca el grass pasó de moda para mí.
* El grass me copa preferentemente cuando tengo alguna actividad bien especifica que
realizar, más aún si es creativa.
* Ha llegado a regalar merca impulsando por la saturación que me acusaba,
proporcionándome a veces efectos contrarios a lo corrientemente conseguido.
* No dejo de consumir por falta de voluntad, aunque personalmente en definitiva a los
puntos negativos no son lo suficientemente fuertes, para mi tipo de consumo
especialmente.
* En otra gente que consume me llama la atención el efecto desequilibrante que crea,
claro que esto he notado en grupos socio-culturales medios y medios para abajo.
* Yo no conozco gente de mayor nivel que jale, por lo menos no las conozco
personalmente.
* En una hora más o menos después de la última línea se me pasan totalmente los efectos
pasajeros de la coca.
Comentarios
A medida que pasa el tiempo, desde que dejé de escribir específicamente sobre el trabajo,
cada día puedo decir que ocurre algo nuevo en relación al tema, así, por ejemplo voy a
citar varias situaciones circunstanciales interesantes:
1. Mi padre decide enfrentarse conmigo con relación al consumo de las drogas.
2. Aparece merca boliviana, sorprendente, el mercado ya había olvidado su gusto.
3. Una persona conocida me comenta que otra cierta persona se droga con heroína.
Tuvo inclusive que ser trasladado al exterior para tratamiento.
4. Otra persona me cuenta que cierto personaje vende unas pastillas que son especiales,
listo LSD, no me aclara bien, pero aparentemente es así o es eso. Cuesta 30.000
guaraníes.
5. Hay a mi vista entre 4 y 5 calidades distintas de mercadería.
6. Algunas personas me comentan que en ciertas ciudades y pueblos del interior hay
personas que distribuyen tanto marihuana como cocaína.
Queda sí la necesidad de comentar lo aprendido.
49
Mis luchas con la coca son rotundas. Las calidades son demasiado variables para poder
determinar dosis alguna. Creo que este es uno de los principales factores que influyen en
los casos de sobredosis, las cuales si son endovenosas son casi siempre mortales.
Me entero casualmente como y cuánto consume un adicto a Valium inyectable. Me
cuentan con detalles todas las características de su adicción.
Tengo la oportunidad de comentar con una persona importante la posibilidad de que otras
personas importantes estén involucradas en el tráfico pero le confirmo que personalmente
no me interesan los nombres porque los he olvidado.
Me siento muy cansado y deteriorado físicamente, los últimos 10 meses creo que con
suerte he dormido como máximo 3 veces en una semana, más de 5 horas.
Algunos de mis amigos me respaldan, otros me dan la espalda. Mis hermanos están entre
que me censuran y no.
La merca boliviana es la amarillita, vienen en grumos más o menos húmedos que podría
describir como esos postres tipo “mantecol”. Si uno pretende picar los grumos éstos se
hacen pasta y a lo sumo se puede volver a picar, sólo que aunque lo hiciéramos no se
logran cosa. La única salida es sacarlos en frascos provistos de antihumectante.
Como se compra húmeda, si uno la seca para usar, ésta pierde el 30% de su peso, por lo
tanto es 30% más cara con lo que llega a costar más o menos 20 dólares por gramo
pesado.
Se me ocurren mil películas durante este tiempo en que ya se acaba, aparentemente, el
meollo principal del libro. Recomienza mi cuestionamiento referido al tema de que me
castigarán los clientes, los amigos, las familias de mis amigos y la de los amigos de mis
hijos…
No puedo entender cómo fue tan fácil que ese pusher pudiera traer merca de Bolivia,
sobre todo teniendo en cuenta que las cosas están tan controladas, aparentemente por lo
menos.
La merca boliviana es pura. Se disuelve rápidamente con el calor o con la humedad. Es
altamente anestésica.
E cara. Pero, aunque sea cara se justifica comparativamente su adquisición pues se
consume en menor cantidad que las otras.
La versión de que haya alguien que consuma heroína no termina de sorprenderme, al
igual que el consumidor de Valium inyectable. Ambos son extranjeros y no están ligados
entre sí, por lo menos en forma directa, aunque sí sé que se conocen.
50
Me doy nuevamente cuenta que esta historia es de nunca acabar pero voy continuamente
confirmando mis teorías. Mi padre, una persona notablemente instruída confirma varios
planteos de mi libro:
1. Tuvieron que pasar 8 años para que él “se diera cuenta” de lo que yo estaba
haciendo.
2. Nunca tuvo en cuenta realmente la posibilidad de que alguien que trabajara a su
lado estuviera en algo “tan malo” como la droga.
3. Aseveró sin duda que yo era un adicto y que la única manera de “salvarme” era la
ayuda “profesional”.
4. Argumentó que él no esperaba menos de mí cuando me ocupé de argumentar mi
posición, sugiriendo que el libro era nada más que una excusa.
5. A pesar de todo, él está seguro que yo soy un caso perdido si no tomo medidas
urgentes con un “profesional” que me salve la vida.
6. El asegura saber todo lo que hace falta para “curarme”.
7. A pesar de ser un tipo impulsivo es una persona notablemente inteligente, su
planteo de arranque fue bueno, no esperaba menos de él, pero tuve yo que hacer
que él se refiera al tema. Aparentemente también existe la posibilidad de que
hayan informado en otra esfera de mi supuesto “problema”.
8. Aunque es cierto lo de la junta, fue indebida su actuación irrestricta contra una
serie de personas que me rodearon durante los últimos años. Esto hizo que yo
tuviera que advertirles que así fue y tuvieron que alejarse.
9. Se refirió en la conversación a los “grandes gastos” que yo estaba llevando para
mantener “mi vició”. Esto no es tan así, aunque sin embargo, debo reconocer que
en esta vida nada es “gratis” y que necesariamente para llegar a lo que llegué tuve
que invertir algún dinero que no se puede decir que sea poco. Sin embargo creo
que el fin justificará ampliamente los medios.
10. La conversación quedó Stand by, por consiguiente no se habló más del asunto con
él.
Estoy ante la posibilidad de probar LSD no sé aún si me animaré a hacerlo. Hoy
noviembre de 1988.
La invasión de distribuidores y pequeños distribuidores de coca es llamativa. Me
pregunto constantemente a qué obedece el hecho.
51
La alternativa de que existan consumidores de droga tipo marihuana y cocaína en los
pueblos del interior puede llegar a ser un hecho delicado que pienso habría que
investigar. Hasta ahora no se me ocurren precisamente los medios.
El consumo de coca entre los jóvenes de 17 años en adelante, adinerados (¿o no?) crece
diariamente. En algunos lugares públicos se está comerciando con estos indefensos
personajes. Los sistemas no varían, primero viene el regalo y luego la venta.
La marihuana es una droga mucho más agradable que la coca es la afirmación
generalizada, sin embargo pocos son los que han vuelto de la coca a la marihuana.
Aunque este es un proceso bastante generalizado (el de consumir primero una droga y
luego pasar a otra), en el caso de la coca actualmente hay un fácil 60% que nunca antes
de la coca había probado marihuana, por lo menos en forma importante.
El hecho de que gente importante esté relacionada tanto con el consumo como la
comercialización de la cocaína no es una sorpresa por consiguiente no vale la pena
siquiera de que me entere de quienes son, pues ello nada más acarrearía la posibilidad de
que tomasen medidas represivas en contra mía.
Todas las circunstancias detalladas en el texto precedente hacen que me cuestione
sistemáticamente sobre la posibilidad de que, como ya lo afirmé antes, esta historia nunca
se acaba. Ahora sí tengo más claro que nunca, que lo que he escrito es nada más que un
panorama muy general de nuestra realidad. Estoy confirmando el hecho de que hay más y
más adictos cada día y he notado que los barbitúricos y las anfetaminas no han pasado de
moda.
Es preciso insistir que de este asunto no sale fácilmente. Me comentaba un adicto novato
que su proveedor no lo presiona económicamente, le “deja” la merca y que le pague
cuando quiera.
Han pasado demasiadas cosas desde que empecé este trabajo y cada día que pasa estoy
más sorprendido con las formas, fórmulas y realidades. Ya es corriente para mí que
alguien se me acerque y me comente que la copa inhalar alcohol, nafta o thinner y
cuando caigo en cuenta y miro quién es, me sorprendo al ver a un chico o a una chica,
muy jóvenes, y no se les nota nada.
Me pregunto constantemente qué es lo que puedo hacer para que mi material sea
realmente útil. Yo no quiero que sea tomado como un simple conjunto de ideas de las que
algunos se ocuparán de decir que están a favor de las drogas y otros que ellas están en
contra.
Quiero y habré de ocuparme que sea este el principio más serio y proponer la apertura de
una ocupación más real, conciente y sobre todo inteligente en la relación al consumo de
drogas peligrosas.
Quiero que toda le gente entienda que no sirve que nos engañemos prohibiendo nada a
nadie, escondiendo información, amenazando con castigos tremendos, o cualquier cosa.
52
Pretendo que todos sepamos que al lado nuestro hay 50% de conciudadanos que se droga
habitualmente. Quiero que tengamos presente que drogarnos no han enseñado a todos, se
los estamos enseñando a nuestros hijos.
En algunos comentarios de la gente de PRE-VER he visto cosas interesantes. Con
algunas de ellas coincido, ojalá siga habiendo gente así. En lo que no coincido con nadie
es en la droga es el diablo y debemos de asumir que los únicos diabólicos somos nosotros
y para defendernos adecuadamente: cualquier otra medida precautoria no sirve, cada cual
tiene que tener la fuerza y los medios suficientes para llevar adelante cualquier guerra
personal contra la droga.
Con satisfacción, hoy enero de 1989, leyendo un material referido al tema que tratamos
encuentro que de 10 puntos que se señalaron como objetivos básicos en una reunión de
expertos en Lisboa, organizada por la UNESCO en 1980, varios de ellos fueron
coincidentes con mis afirmaciones.
Objetivos de la reunión de Expertos de UNESCO, Lisboa, 1980.
1. Hay que mantener el problema de la droga en su debida perspectiva.
2. Un programa de educación que se limita a un solo organismo no basta.
3. El mejor modo de tratar el problema de la droga consiste en concebirlo como
parte integrante de un programa total de educación sanitaria.
4. El objetivo de toda labor de educación sobre la droga debe consistir en enseñar un
consumo juicioso de la misma e inculcar la idea de que no cabe pensar que las
drogas vayan a solucionar todos los problemas de la vida.
5. Esa educación debe haber sobre todo hincapié en la adopción de las decisiones y
en la esclarecimiento de los valores.
6. Los educadores sanitarios básicos son quienes conocen bien a los jóvenes.
7. Se requiere una experiencia docente positiva: por sí sola, la información no
modifica el comportamiento.
8. El miedo no es una táctica adecuada en la educación sobre la droga.
9. El método óptimo consiste en el debate de grupo.
10. Se deben fomentar las dotes de asesoramiento de los maestros y profesores.
Cuando veo la posibilidades que otorga la sociedad a cualquier enfoque nuevo son tan
exiguas, pienso si vale la pena este trabajo. Nada que no sea por fuerza de ha podido
hasta ahora introducirse en la cotidianeidad de nuestro abúlico sistema de vida. Los
53
mayores problemas siguen asentando sus bases en el perjuicio, en la autosuficiencia, en la
automentira, siendo todas estas características las principales drogas que perturban la
posibilidad de nuestro crecimiento cultural
Insisto en la experiencia que me ha aportado el trabajo. En cuanto a la actitud final que ha
tomado mi padre al respecto a mi (no es creíble para él que la conciencia sea capaz de
dominar cualquier droga a pasar de que teóricamente él es una persona debidamente
informada, además de ser un científico de trascendencia en su campo), con ella no hace
falta más que confirmar mis afirmaciones.
Después de terminado el original
Después de años de trabajo, cuando el esqueleto del mismo estuvo terminado, dejé
descansar el material a fin de que éste se asentara. Durante ese tiempo el mundo de la
droga siguió evolucionando a mí alrededor y la información sigue llegando. Los
recuentos del material de investigación traen recuerdos, los personajes en cuestión que
siguen su onda y de todas las drogas estudiadas sigue sobresaliendo la cocaína, aunque
ahora también he notado que la anfetaminas y los barbitúricos se consumen en grandes
cantidades.
Cada día que pasa más gente conoce la cocaína, o conozco más gente que consume o
consumió y me sigue intrigando el hecho aunque lo sabía inevitable.
Los más jóvenes son los más entusiasmados.
Estimulados por la indolencia del sistema social se encuentran despojados cada vez más
de toda posibilidad de defensa.
Y entonces me entero que en esta boite, en aquella discoteca o entre ellos de aquel grupo
de gente la coca, la Reina ha llegado.
Y los hombres siguen buscando sin descanso el camino más corto hacia el fin, no
importan los medios no encuentran ninguna motivación que les inspire lo suficiente como
para elegir otro camino. No existen alternativas, muchas de las personas que he conocido
durante el transcurso de la investigación han manifestado que si bien les es llevadera su
situación como consumidores recomiendan no obstante que si estuviera en sus manos
evitar la extensión del uso de cualquier droga, en principio ellos estarían de acuerdo.
Están de acuerdo porque son conciente de que el medio, una vez más, no está en
condiciones de enfrentar criteriosamente una situación de esta índole.
Ocurre que si bien hay gente que a pesar de todo puede manejar relativamente el tema de
las drogas en su persona, vemos sin embargo que las mayorías de los consumidores no
pueden hacerlo y han caído en sus garras.
Por otra parte, en una sociedad como la nuestra, las libertades están delimitadas, que
quedan pocas posibilidades de esperanzas que los panoramas cambien, por consiguientes
54
las alternativas son también limitadas en la misma medida y entonces la gente no tiene
alternativa de cambios en la mayoría de los aspectos que hacen a la vida cotidiana. Hay
que tener en cuenta que en muchos de los casos la droga es el escape alternativo que
representa un enfrentamiento a una forma determinada de la vida que presiona al
individuo no dejándole caminos aceptables dentro del contexto normal.
Pero como estos aspectos de nuestra realidad cotidiana no tienen, aparentemente,
solución cercana, tenemos entonces que mirar la cosa de la otra forma.
Quiero por consiguiente recalcar que desde mi punto de vista no queda mejor alternativa
para la lucha contra la droga que informar.
Es preciso que los jóvenes afronten la realidad con un espíritu crítico. Tiene que saber
claramente cuáles son los efectos de cada droga, sin que se les oculte siquiera sus efectos
placenteros y desde luego aclarándoles fehacientemente los peligros tanto físicos como
síquicos que conllevan.
Debemos enseñar, educar, no queda otra si queremos llegar en algún momento a cambiar
el futuro.
Está vista que estamos sumidos en uno de los más terribles flagelos humanos: La
ignorancia, disimulada por un débil conjunto de reglas mal difundidas por la ignorancia
misma
Las drogas y el sexo
En algún lugar, alguna vez o siempre cualquiera de nosotros pensó algo así como:
DROGA = SEXO = ORGIA, y si no fuese así fue algo mas o menos parecido.
Pero resulta que la cosa no es así ni mucho menos. Sólo ocurre a veces con algún tipo de
gente o con cierto tipo de drogas.
Para que realmente se dé esta hipótesis, generalmente concebida por la sociedad como
una axioma, tiene que coincidir varias cosas, por ejemplo que droga en qué momento de
la consumición se encuentra el adicto, sí todos o cada uno de los posibles actores tiene
suficiente interés en el asunto. En pocas palabras:
- La droga no significa sexo. La droga generalmente es la droga por la droga y
punto.
-
Algunas drogas como la marihuana pueden facilitar el camino hacia el sexo.
-
Otras drogas impiden sexo, como a veces la cocaína en los hombres.
-
La acción de cada droga muchas veces varía de acuerdo al individuo y de acuerdo
al sexo.
-
El sexo se maneja con la mente y es ésta la que debe funcionar.
55
-
El sexo necesita que todos los actores quieran sexo en el mismo lugar y en el
mismo momento.
Cuando llegué a pensar en el tema DROGA = SEXO, inmediatamente busqué verificar
esa posibilidad. Dentro de lo que puede ver con relación a esto y sobre todo en referencia
a la cocaína y a la marihuana, he visto lo que sigue.
La marihuana es la droga, entre ambas, a la cual vi como más motivadora de aventuras
celestiales. Es una droga que consigue estimular a la imaginación hasta donde uno quiera
convirtiendo dichas imágenes en hechos totalmente posibles. Habíamos visto también
que conseguía desinhibir, detener el tiempo, dividir el yo. Bien, pero habíamos visto
también que sólo se hacen con ella cosas que uno desea, es decir que podemos dominar
fácilmente nuestra voluntad, si queremos.
Bien, considerando esto, alguna gente utiliza esta droga expresamente para mantener
relaciones sexuales, pero aclaro que no es un efecto de la droga sino un estado del
individuo que prefiere utilizarla para este tipo de actividad.
La coca sí que es una droga difícil de catalogar. Los efectos son realmente variados de
acuerdo a la mercadería misma. Evidentemente sus componentes extras o agregados le
dan a la cocaína valores diferentes. No obstante el criterio sigue siendo el mismo, el
mismo en el sentido de que uno tiene que tener determinado interés para realizar
cualquier actividad.
He visto efectivamente la aceleración, el speed, producido por la coca consigue que la
mente desarrolle deseos o fantasías determinadas desde el punto de vista de la posibilidad
de su realización, brindando al individuo la oportunidad de conceptuar cuestiones sobre
estimulado, teniendo como resultado solamente eso. Como ejemplo, un hombre que haya
consumido un par de líneas (0,30 grs. más o menos, no mucho más) y desee tener
relaciones sexuales, se verá ante varias posibilidades:
- Que no pueda conseguir erección aunque esté excitado (está en realidad sobreexcitado).
- Que consiga hacer que el coito llegue a tener larga duración a raíz de cierta
capacidad extra de dominio de la mente que se consigue con la coca.
- Que no le afecte en nada notable.
- Que le de la posibilidad o la imposibilidad de repetir seguidamente el acto sexual.
- Que no le importe nada y siga consumiendo coca.
A algunas mujeres les afecta de manera especial, pero dichos efectos no son comentables
porque difieren especialmente en función a la pareja. Hay no obstante mujeres a quienes
antes que estímulo hacia el sexo más bien les hace sentir rechazo.
Aclaro que estas apreciaciones no pretenden dejar sentadas reglas en relación a los
efectos de estas drogas. Ellas pretenden nada más que dar algún aporte a la experiencia o
inexperiencia de los interesados.
56
Otras drogas
No pudiendo dejar de lado le realidad, necesariamente tengo que referirme a algunas de
las otras muchas drogas que se consumen en Asunción. He considerado por consiguiente
oportuno, hablar de algunas de ellas en forma más general, aclarando que no por ello es
menos importante dedicarse a estudiarlas más profundamente.
Anfetaminas
Mucha gente en Asunción conoce y utiliza esta droga. Algunos la conocieron sin querer y
otros queriendo. Los locos añoran la década del 70 cuando la Stenamina y el Obesín eran
las vedettes del mercado, legiones de adictos disfrutaban de la libertad que había para
adquirirlas.
En esa época, no obstante, era regularmente recetada por los dietólogos y clínicos por
sus propiedades anoréxicas, es decir, que cortan el apetito. Por consiguiente, muchos de
los consumidores llegaron a esclavizarse con ella, habiendo comenzado con una receta
legal.
Este comienzo de muchas de las dietas antiengordantes dejaba a cada consumidor la
marca de la influencia química dentro del contexto global de su cultura, enseñándole así
que existen medios para modificar totalmente cualquier tipo de conducta a través de una
pastilla, por lo menos aparentemente.
La falta total de apetito y sueño, así como la hiperactividad, aunque también la
irritabilidad, son sus principales características. En Asunción, su consumo es
generalmente oral, creando dependencia física y síquica, en la misma intensa medida en
que va proporcionando energía, euforia y a veces hasta desesperación.
Tenemos, de acuerdo a lo afirmado anteriormente, a mi criterio, dos tipo de
consumidores, que se pueden distinguir notoriamente, siendo sus características las
siguientes: por un lado, aquellos consumidores que son el resultado de las dietas
antiengordanataes, las cuales en sus mayoría son obesos y obesas, que generalmente
además proceden de un estrato social relativamente alto, pues primeramente un gordo
tiene que tener dinero para comer y también luego dinero para adelgazar pagando un
médico que le haga perder los kilos que tanto dinero le costaron.
Por otro lado tenemos los consumidores de anfetaminas que forman parte de la legión de
drogadictos. Estos enfocan la situación desde un punto de vista filosófico totalmente
diferente a los anteriores, pues generalmente consumen las anfetaminas conjuntamente
con otras drogas, sabiendo perfectamente qué están haciendo, conociendo y esperando
sus efectos. Regulan su consumo en función a los objetivos que se fijan en el momento de
consumir, por lo menos aparentemente. No son éstos siempre precisamente adictos a las
anfetaminas. Ocurre que la anfetamina es utilizada muchas veces como droga sustituta de
57
la cocaína por los efectos similares que se obtienen al consumirlas. Pero se da la siguiente
situación. Para mantener los efectos estimulantes las dosis de anfetaminas deben ser
aumentadas gradualmente en forma muy constante. Este hecho además se acentúa porque
los productos disponibles, desde que existe más control en el mercado, tienen valores
muy bajos del componente deseado. Llegamos entonces a la situación en que si el
consumidor pretende lograr un efecto altamente estimulante parecido al de la cocaína, se
ve obligado a consumir entre 10 y 15 comprimidos de Apetinil, por dar un ejemplo a
mano. Estas altas dosis producen un alto grado de irritación en el estómago notándose
síntomas muy desagradables que crean una alteración física seria como por ejemplo una
gastritis o una úlcera en el estómago.
Hoy en día, en Asunción, los consumidores de anfetaminas son individuos solitarios que
están dentro de un pozo difícil de dejar, sin embargo, creo que el médico de la familia
fácilmente podría manejar este tipo de situación.
Hay que aclarar no obstante que existen consumidores de esta droga por vía endovenosa,
siendo este tema mucho más delicado de tratar. Estas consideraciones además no son
todas las necesarias para analizar los casos en que el consumidor es un adicto grave de
anfetaminas, hay que investigar a cada individuo dentro de su contexto específico
personal, definiendo su nivel de consumo con sus características y motivaciones.
Las anfetaminas y la cocaína
Hacemos esta referencia en razón de su notorio parecido. Sí, proporcionan efectos
similares, sin embargo, una es más usada que otra, o una es más querida que otra, o el
consumo de anfetaminas es menos delictuoso que el consumo de cocaína o quizás es más
snob usar coca que anfetas…
Como la mayoría de los estimulantes la anfetamina quiere volver constantemente, es
decir, el usuario luego de terminado el efecto de la misma se siente invadido, fuertemente
invadido, por un letargo acompañado de depresión emocional. Lógicamente estas
sensaciones son muy poco agradables, siendo entonces la única vía de solución aparente,
la urgente vuelta al consumo.
Es notable el hecho de que a pesar de los efectos poco agradables que acompañan al
consumo de las anfetaminas como la paranoia inducida, los cortos placeres y el deseo de
sentirse fresco y ágil, sean razones más fuertes que inducen a decir, o no decir pero hacer
una vez más. Pero esto no viene solo, ocurre que ese efecto posterior al consumo que se
caracteriza por una acumulación de efectos desagradables es una reacción del cuerpo que
significa quiero más. Es decir que el organismo deja de recibir la droga, ¿qué pasa?, pues
pasa que el individuo siente que tiene que conseguir a cualquier precio que su organismo
se sienta bien, que cubra esa necesidad artificialmente creada por el consumo.
¿Y hacia adónde vamos entonces? Sí, entonces es que vamos a la búsqueda
inescrupulosa, lo cual puede convertirse, y se convierte, en un problema social.
58
Y es este problema social el que reviste gravedad, pues una vez que está constituido
empieza a afectar a terceras personas. Primero es afectado el consumidor. Luego es
afectada la familia y ella no puede absorber el problema. El problema trasciende
entonces. Y es la sociedad la que se ve afectada por la agresión del sujeto cuando sale en
búsqueda de su solución sin ningún tipo de miramientos, pudiendo recurrir a cualquier
medio en función de sus propias soluciones, desde la auto degradación hasta la
delincuencia.
Con frecuencia también las medidas de consumo da la cocaína van en constante aumento
y hacen entonces la misma maratón hasta el final. Frecuentemente me pregunto por qué
la cocaína ha logrado desplazar a la anfetamina del mercado, poniendo en consideración
que los efectos son bastantes similares con diferencia de duración y precio: la cocaína
tiene un efecto mucho menos prolongado que la anfetamina. La primera consigue en
efecto de entre 10 y 30 minutos en cambio las anfetaminas consiguen un efecto de varias
horas de duración. En lo referente al precio, las anfetaminas son llamativamente más
baratas que la cocaína. En lo referente a la disponibilidad de la una o de la otra, pienso
que es casi más fácil conseguir anfetaminas que cocaína, por lo menos en nuestro medio.
Se me ocurre que la diferencia puede ser que esté en el grado de aventura que representa
el consumo de la cocaína, o porque está de moda, o simplemente porque así se da, aunque
sea totalmente ilógico…
La opción lógica no existe
La consumición de drogas es el resultado de la falta de opciones. ¿Qué puede ofrecer la
sociedad al consumidor de drogas que sea mejor que la droga?
Aparentemente nada.
Pero si existe un posibilidad: la libertad es la única carnada que podría estimular al no
consumo, pero, ¿qué significa esto?
¿Qué necesidad de libertad puede tener alguien que no la tiene enseñada. Alguien que no
tiene esa posibilidad dentro de su esquema síquico? Claro está que nadie puede
considerar la posibilidad de disfrutar algo que de principio le está negado, por una suma
de factores o situaciones que coexisten de hecho.
Trastrocación de valores
La vigencia de los valores humanos debe ser rescatada del olvido. Es decir, los jóvenes
de hoy y siempre han sido, pero hoy más que nunca, borrados del interés del sistema. El
sistema no busca estimular los valores humanitarios sino otros que los han substituidos.
En la lucha cotidiana por la vida, el afán de producción, del tener más, de la búsqueda de
éxito, ha suplantado a la importancia de valores otrora fundamental, otrora estimulados.
59
El joven hoy ya no tiene dentro de sus expectativas la ilusión idealista, donde los valores
significan justamente la valoración de sus capacidades intelectuales filosóficos, políticas,
religiosas, artísticas, deportivas. Diciéndole en menos palabras, hablemos de valores
culturales, los cuales pueden dar tantas satisfacciones como cualquiera de los
estimulantes químicos que nos atormentan.
Pero al afirmar esto también estoy pidiendo que quepa la posibilidad primera de que
estimulen estos intereses y segundo que cuando estos estén suficientemente estimulados
que sean posibles de ejercer.
Nos encontramos así ante el hecho de que primero tenemos que educar para la libertad y
luego tenemos que proporcionar la libertad necesaria para que cada uno pueda desarrollar
decorosamente sus intereses hacia la consecución de esos valores. Como verán, en
ninguna de mis propuestas está incluida la difusión del temor hacia las drogas o la
ocultación de su existencia y bondades aparentes o reales. No, yo quiero que el hombre
tome conciencia de su propia importancia, de su propio valor y si esta alternativa le es
permitida, necesidad alguna de terceros, elegirá el camino que le conviene y allá él si
decide que es mejor volar con la química que volar con la ilusión y la fuerza que
proporciona el hecho de poder ser uno mismo y llegar a lo alto de la escalera por el
camino del máximo desarrollo de sus potencialidades.
Dejemos las drogas a aquellos que no pudieron dejar de ser animalitos de Dios, que no
pudieron llegar a ser seres humanos.
Sin embargo, no se puede hoy aplicar estos conceptos, pues éstos primeramente tienen
que ser sembrados objetivamente en la conciencia de las clases gobernantes: la familia,
la religión, el gobierno: en suma, los responsables de la cultura, educación y
administración a nivel nacional.
Si realmente les importe llegar a la solución o por lo menos a la moderación del consumo
indebido de drogas, de estupefacientes, se torna fundamental que asumamos estos
objetivos, si no, todo seguirá siendo una comedia más en la historia de nuestra
consuetudinaria hipocresía.
Barbitúricos – Hipnóticos – Relajantes
Como la venta de este tipo de drogas es prácticamente libre, son muchos sus adeptos. Es
por consiguiente éste un problema actual. Los adictos a estas drogas son así, en su
mayoría, gente que comenzó a consumir por problemas médicos específicos. Insomnio,
stress o una gran pena o cualquier escusa, pero con el tiempo se hizo costumbre, se siguió
consumiendo. No había problema porque el farmacéutico sabe que uno siempre compró
con receta, además es una señora seria, con dinero, en resumen una buena clienta. Por
qué el farmacéutico habría de meterse en lo que ella está haciendo…
60
Aparentemente al principio, estas drogas sí que son buenas, no hacen tanto daño, no dan
pena. Pero es exactamente lo contrario, síncope cardíaco, accidentes de tránsito, sicosis,
paranoia, convulsiones, suicidio, son resultado corriente del uso de estas drogas. Cuánta
gente bien y seria está involucrada en el consumo de ellas. Cuántas familias sufren
desmesuradamente por los estragos de esta realidad…
Diazepán, Clorodiazepán , Lorazepán, Haldoperido!, y otros tantos nombres son los
habitantes de este contexto. En mayor o menor medida van apareciendo dentro de la vida
actual como salvadores del mundo. Traen consigo la paz y la tranquilidad, el sueño, pero
de a poco, su consumo va en aumento, es inevitable. Y así, lenta y suavemente, sin que
aparentemente puedan causar estragos, estas drogas van envolviendo las vidas del
consumidor y de sus familias. El adicto pasará la vida dopado, volando, volado, taciturno,
ausente, enfermo, improductivo, irritable, pero sobre todo infeliz.
Los consumidores de anfetaminas y cocaína usan estas drogas generalmente para cortar el
efecto de las mismas y poder dormir.
Personalmente creo que el consumo de estas drogas es un problema serio, pero como no
se desenvuelve en la ilegalidad, en la aventura, creo que es posible y está a la mano de
los médicos y de las familias ocuparse del mismo. Pero ojo, es un problema muy delicado
e importante como para que sea dejado de lado como lo estoy haciendo yo en este
momento. Lo hago fundamentalmente porque escapa de mis posibilidades el entrar a
investigar tan profunda problema plagado de cuestiones químicas y científicas.
Morfina, Heroína y Opio
Sobre estas drogas hay grandes historias que contar. Los opiáceos. Historias de mundos
increíbles con matices tan variados que pueden ir desde la descripción de sueños ideales
hasta situaciones sencillamente espeluznantes. En Nueva York, en Katmandú, en Asía,
África, Oceanía. Estas historias, puse en el tiempo en que recorrí a ellas, por lo menos
como consumo cotidiano del mundo nocturno o del submundo específico de la droga, el
actual de Asunción, donde los jóvenes son los principales protagonistas.
Debo aclarar, no obstante que el opio como antigua droga, junto con sus derivados puede
sí ser considerado como el Quinto jinete del Apocalipsis. Como el mayor flagelo vestido
de blanco para la humanidad. Su consumo viene de tiempos inmemoriales: el Oriente ha
forjado su cultura rodeado a veces, apoyado a veces, en el opio. Asia, Indonesia, todos
sus puertos fueron y son desde siempre las bocas del dragón que expulsaron hacia el
mundo oriental y luego hacia el occidental todo su fuego.
En nuestro mundo mucho se ha perdido y nada se ha ganado con el opio o sus derivados,
aunque en algún momento la morfina llegó y llega a ser el único alivio para pacientes de
término de graves enfermedades o en situaciones incurables. Pero salgamos de estas
situaciones extremas y miremos la extrema situación a que han llegado casi
taxativamente todos aquellos que cedieron a sus bondades aparentes. Todos y cada uno
de estos individuos estoy absolutamente seguro, tienen una mala experiencia que contar.
61
¿Qué quiere decir esto? Esto quiere decir que cualquiera que llegue a la heroína, estará
más cerca del final.
En Asunción, como ya lo afirmé, no le he visto, pero hoy, a mi criterio, no es un tema que
debe preocuparnos.
LSD – 25
Esta es otra de las drogas famosas: es un mito de los años 60.
En el tiempo que pasamos viviendo en el especial mundo paraguayo de la droga, la
buscamos insistentemente, desde luego sin encargarla al exterior. Y no la encontramos.
Todo lo que sabemos de ella es a través de algún amigo, la lectura, el cine o la TV.
Pero de entre las veces que nos contestaron al respecto los antiguos locos, alguna vez la
LSD-25 estuvo en boga en Asunción, y había ácido, y costaba entre 200 y 300 guaraníes
una pastilla rosadita que venía de Buenos Aires o de algún otro lugar del mundo. Había, y
había mucho cuando uno quería.
El comentario sobre droga exigiría también toda una historia, podríamos describir
volúmenes detallando los viajes que podrían llegar a ser realmente fantásticamente
literarios.
Lo afirmamos, en los últimos 5 años no vimos correr la LSD-25 aunque sabemos que
alguna gente la consume, pero no es una droga (a la vista por lo menos) de uso cotidiano.
Colas y disolventes
Fue un descubrimiento aunque no una experiencia para mi el uso de este tipo de
embriagantes.
A más de uno de nosotros le estimuló alguna vez el olor de nafta (antes cuando era más
pura) y si nó la nafta, el abrir un tarro de cemento de contacto.
Bien, la calle comenta que hoy hay miles de chicos, a nivel escolar, que inhalan.
Cualquier disolvente es bueno. Por ejemplo se unta en un pañuelo el solvente y se lo pone
en una bolsita de polietileno y allí está el pequeño consumidor embriagado: éxtasis,
alegría.
La literatura al respecto detalla los diferentes efectos de este tipo de droga, pero nosotros
no la detallaremos por el principio aquel de que no podemos hablar de lo que no sabemos
y manejamos, sobre todo en estos casos en el que los médicos están bastante alertas.
Sin embargo, un consumidor de coca en alguna sesión comentada que de chico había
caído en el tema a raíz de que casualmente en su casa había un gran depósito de solventes
62
y siendo niño pilló el tema y fue, dice que, una época crítica para él, pues perdió el
interés, el apetito, las ganas y además le causó sensibilidad a una larga lista de productos
que a la actualidad le causan alegrías muy molestas.
No recordamos claramente los datos brindados por el personaje en cuestión pero sí
recordamos que nos dejó el siguiente mensaje: si un loco te dice tal cosa hace mal, a mi
me hizo pelota, y yo consumí tal cosa de pendejo y lo hice saber y caí, entonces
debemos tener en cuenta, que hoy debe estar siendo sin duda un problema en Asunción.
Mi periodo de abstinencia
Luego de meses, he decido terminar. Todos los datos que me interesaban rescatar de la
realidad ya los he tenido en mis manos.
Hoy, junio de 1989, a casi diez años después de vivir al margen de la sociedad, con la
“gente rara” como yo, como lo dijo una amiga muy querida, debo enfrentarme a la
realidad que significa “dejar” las drogas.
El hábito es fuerte. Conozco todas las drogas, sus efectos. Conozco todas las excusas para
seguir. Nadie puede obligarme a dejarlos. Dispongo de todos los medios necesarios. Todo
indica que no necesito “dejar la droga”. Puedo auto convencerme de que no me hace
daño, que puedo seguir.
Pero no, mi compromiso conmigo mismo fue que cuando acabara el texto se acabara el
cotidiano consumo de cualquiera de las “malas drogas”. Y aquí estoy y les cuento como
es.
De todas las drogas que he probado y usado la última que me quedó y queda es la más
notable, la más terrible, la más linda, la más cara, la más destructora, la gran difícil de
dejar, es ella: la Reina…
Dentro de los raros síntomas que leyendo uno no puede asumir, no está en momento
alguno la necesidad de la droga como tal. El principal síntoma de sufrimiento se traduce
en sentirse mal. No es un sentirse mal corriente, doloroso. Es algo así como un fuerte
principio de gripe. Pero esto no es todo, la otra parte está cuando uno no se da cuenta que
ha perdido la seguridad en uno mismo, olvidando que antes de la coca uno podía tanto
como con ella. Eso es real. Uno tiene que enfrentarse a la realidad que implica el que no
haya bastón alguno, que uno tendrá que bancarse todo el tiempo sin ella, la Reina…
Sentirse de pronto irritado por situaciones que en estado de vigilia podrían sobrellevarse
sin mayores problemas, van golpeándolo a uno cotidianamente, castigando la aventura y
haciendo añorar los momentos blancos en que todo está OK. Todo esto ocurre más
frecuentemente cuando uno trata de no medicarse como auxilio para preverlo. Con un
ansiolítico se sobrellevan los días no laborables, con aspirinas se enfrentan los días de
63
trabajo. Con esto, todo queda más o menos equilibrado. Pero como la idea es tratar de
evitar loas drogas, estas situaciones, estos malestares aparecen, ¿y qué pasa? Justo es el
tiempo en que más golpea a la familia y a los amigos.
Es importante evitar ante el consumidor en abstinencia los comentarios inadecuados
provenientes de gente que no está al tanto del problema. Para el común de la gente un
médico podría solucionarlo todo, pero no es así. Pocos médicos podrán entender la
situación por el mero hecho de ser médicos, me atrevo a decir que hay que vivir esto para
poder pasarle la mano al prójimo.
Pasar la mano; ¿a quién? Es tan difícil tomar la resolución, puede uno asegurar que no
hay razones (en apariencia) para dejar la coca, y esa es la guerra. Sólo se podrá pasar la
mano a quien quiera, si alguien no quiere cambiar, queda poca esperanza en este asunto.
La siquis le va jugando a uno desde todos los ángulos. No hay caso, a veces uno no
consigue sentirse bien, haga lo que haga. La presión a veces es indescriptible. Parece que
uno se va a morir, debe ser como la tortura, pero se puede, se puede dejar la coca.
Esto ha durado quince días, hasta que una mañana por fin, amanecí sonriente.
No sólo puede dejar la coca, sino se puede hacer todo, todo lo que queramos siempre y
cuando pongamos en ello nuestro amor, esfuerzo, nuestra inteligencia. En síntesis cuando
nos demos nosotros mismos por completo para llegar al final del camino don la frente
levantada hacia el desconocido más allá. En definitiva somos nosotros mismos los
únicos diarios creadores del universo. No tenemos derecho a defraudarlo.
Epílogo
Y llegó el final de esta historia. Una historia larga. Una historia llena de fantasmas que
todos tenemos que enfrentar cotidianamente.
Hoy, nuevamente sentado ante las páginas en blanco del final de este camino, me
detengo. Miro. Veo a mis amigos, a mis hijos, a mi familia. Quizás todo lo que viví fue
nada más que un sueño. Quizás fue nada más que una excusa. Sólo el tiempo dirá qué
hubo en mi inconsciente todo este tiempo.
Hoy, quiero rememorar, para terminar, algunos pasajes de mi vida, de nuestra vida. Otra
vez quizás, tengo que tomar conciencia que durante todos estos años la gente me miró y
a veces me sigue mirando como un loco. Yo hasta hace muy poco tiempo creía que en
64
realidad no era diferente al resto, que era un “tipo normal” metido en un asunto raro.
Aparentemente no fue así.
Creo sin embargo que si bien, luego de mis andanzas, nadie puede contarme en “cuentos
de brujas” sobre las drogas, estoy totalmente convencido que toda nuestra sociedad es
adicta a ellas en gran escala. Pero que no acabe esta afirmación en otra afirmación,
aquella del ya lo sabemos. No, no es así.
Lo grave, lo terrible, lo no manejable, es justamente esta verdad. Todos nosotros, todos
nuestros hijos, todos, todos, debemos tomar conciencia de que si no asumimos la postura
libertadora de la concientización de nuestros actos, sin miedos, tortura, amenazas y
prejuicios, todos terminaremos o seguiremos adictos a las cotidianas drogas que son
siempre el primer paso hacia las “drogas peligrosas”
Nadie puede tirar la primera piedra y atreverse a decir que porque nunca tomó una anfeta,
fumó un petardo o le bajó un jale es mejor que alguien que lo hizo o lo hace. Debemos
asumir de una vez por todas que si queremos cambiar algo, el cambio debe venir de la
libertad y en la libertad tenemos que ofrecer a los jóvenes opciones valederas que los
inviten a valorarse a sí mismo y no a perderse en los irrestrictos desmanes a que los
impulsa esta sociedad perdida en los desmedidos vicios de la mentira, la hipocresía, la ley
de más poderoso. Ni siquiera vale la ley del mejor.
No pretendo no obstante cambiar el mundo, lo que quiero es tomar conciencia de que
todos valemos más que ese fácil escape que significa mentirme y mentir con el que todo
es como es y que no quedan esperanzas.
Nosotros somos la esperanza. No nos dejemos llevar por la angustiosa y vana teoría de
los 35 años de desgracia que hasta ha llegado a convencernos de que no servimos para
nada. Yo sirvo. Yo amo. Yo quiero. Y yo no he de bajar la cabeza para enfrentar la lucha
por el cambio.
Dejo esta carta abierta como última palabra para ofrecerme a todo aquel que sienta que
puedo hacer algo por él, especialmente en mi tema, sea padre, madre, adicto, adicta, o
simplemente un interesado en mejorar las cosas.
A veces parece fácil llegar cuanto antes al final del camino. Pero estoy seguro que tendrá
más sabor alargarlo de manera a poder disfrutar no solamente del camino mismo, sino
también de nosotros mismos.
65
Glosario
Amarillita: Variedad de cocaína. Generalmente es más húmeda que otras. Casi siempre
tiene menos mezcla. Tiene mucho éter.
Ácido: L.S.D.
Anfeta: Anfetaminas.
Alucinado: Stone. Bajo los efectos de la marihuana.
Bolita: Cera. De la resina de la Cannabis Sativa.
Batallar: Salir en busca de droga, a cualquier hora, precio. A cualquier lugar, a veces
hasta sin rumbo fijo.
Blanca: Cocaína
Bajón: Cuando termina el efecto de la marihuana o de la anfetamina
Bajarle: Consumir determinada droga
Careta: Personaje que no curte (consume). No sabe o si sabe no le gusta ni lo permite.
Cannabis Sativa: Marihuana, grass, hierba.
Capullo: Flor de la marihuana. Muy codiciada dada su potente efectividad.
Cera: Bolita de resina de marihuana.
Cortar: Mezcla que se agrega para aumentar el volumen y bajar la calidad de cualquier
droga.
Corte: Problemas.
Canuto: Elemento que se utiliza para inhalar cocaína.
Crack: Consumo de la cocaína precipitado, de fuerte efecto.
Coparse: Que gusta mucho.
Coca: Cocaína.
Curtir: Consumir.
Duro: Estar bajo los efectos de la coca o de anfetas.
66
Escama de Pixe: Variedad de cocaína que se destaca por escamas brillantes junto con el
polvo. Es muy liviana, por consiguiente su volumen es mayor es mayor que las otras
variedades. Es de sabor agradable, comparativamente, y muy apreciado.
Etil: Nombre de pila del alcohol entre los consumidores de droga.
Fumo: Consumo de la hierba.
Fisura: Situación angustiosa que se produce cuando se le acaba la coca al consumidor,
tanto al agudo como al crónico, lo que le impulsa muchas veces a salir a batallar.
Flash: Producto del pico o del crack.. Sensación muy fuerte y alucinante de muy corta
duración que se produce inmediatamente después del consumo.
Freebase: Libre de la base. Semejante el crack pero no con pasta de cocaína, sino con
polvo.
Gurú: Guía del novato en el consumo de droga.
Grass: Cannabis Sativa.
Hasta que muera: hasta que se acabe la existencia del momento.
Haschis: Resina de marihuana prensada.
Hierba: Cannabis Sativa.
Hongos: Referencia a los alucinógenos que se consumen.
Join: Cigarrillo de marihuana.
Jalar: Inhalar coca.
Jalata: Reunión para jalar
Loco: Consumidor de droga.
Ladrillo: Unidad base de comercialización de la marihuana de tamaña parecido al de un
ladrillo común.
Línea: Porción de coca preparada para el consumo.
La Reina: La Cocaína.
Mano: Proveedor de droga.
Muestra: Porción gratis de droga
Merca: Cocaína.
67
Mover: Comerciar. Conseguir.
Moverse: Irse. Ir a buscar, ir en busca de droga.
Mambo: Efecto.
Mambaso: Efecto Fuerte.
Nieve: Cocaína.
Oler: Inhalar.
Opiaceos: Derivados del opio. Heroína, Morfina, Codeína.
Perder: No tener remedio. Perder la coherencia. Caer preso.
Pálida: La policía. Situación conflictiva poco agradable y contraria al consumo mismo.
Palla: Las hojas de la Cannabis Sativa.
Pirado: Aquel que perdió.
Pegar: Hacer efecto.
Pico: Inyección endovenosa de alguna droga.
Picarse: Inyectarse droga.
Petardo: Cigarrillo de drogas.
Pusher: Proveedor de drogas.
Quemar: Consumir marihuana.
Rosadita: Variedad de cocaína notablemente fuerte. Muy raro en nuestro mercado.
Rayado: Enojado, pirado.
Speed: Acelerado. Rápido. Bajo efecto de coca o anfetas.
Stone: Situación relajada y feliz producida por la marihuana.
Surge: Aparece. Se pone a disposición.
Sin corte: Sin problema. No hay caretas, no hay pálida.
Saque: Consumo de coca con una llave o con la uña, que generalmente se hace para
probar o bien porque las condiciones dadas para el consumo no son aptas por
consiguiente debe ser rápido.
68
Tabaco: Nombre de pila del cigarrillo dado por los consumidores de droga.
THC: Compuesto de la Cannabis Sativa responsable de sus efectos. El consumidor de
refiere a él corriente. Tarda entre 4 días y una semana en ser eliminado del cuerpo.
Toco: Porción de droga.
Trafic: Pusher. Proveedor. Traficante. Mano.
Zapada: Reunión para consumir drogas con varias persona.
69
Bibliografía
1- Baudelaire, Chrales: “Un comedor de opio, Thomás de Quincey”, 1980, Tusquest
Editores, 84 pp.
2- Castaneda Carlos: “Voir” Editions Gallinard, 1973, Francia, 354 pp.
3- Cahsman John: “El fenómeno LSD” Plaza y Janes S. A. Barcelona, 1975, 185 pp.
4- Centro Didro: “La droga y nuestros hijos” Mensajero, Bilbao, España, 1984. 175 pp.
5- Coleman Vernon: “Adictos y Adicciones” Grijaldo SA, Buenos Aires, Argentina,
1988. 215 pp.
6- Doddoli Luciano: “Carta de un padre a la hija que se droga”, 172 pp. “Plaza y Janes
S.A.” , Plaza y Janes S.A.” Barcelona, España, 1985.
7- Duchaussois, Charles: “Flash”, Emece Editores, Buenos Aires, 1972. 373 pp.
8- F. Cristiane: “Wir Kinder Vom Bahnhof Zoo” Stern, Hamburg, 1981, 333 pp.
9- Ferrarini, Edson: “Toxico e Alcoholismo”. Edición de Syntex Laboratorios, Sao Paulo.
203 pp.
10- Leech Kenneth: “Lo que todo el mundo debe saber sobre las drogas” Plaza y Janes
S.A. Barcelona, 1983. 176 pp.
11- Le Tellier, Catherine: “Mi hijo se droga”. Marinez Roca, Barcelona 1982, 186 pp.
12- Jones, Ernest: “Vida y obra de Sigmund Freud” Tomo 1. Paidos, Buenos Aires, 433
pp.
13- Rodríguez Alicia: “Manual preventivo contra la drogadicción” Editorial Mitre,
Barcelona España. 1985. 163 p.
70
Descargar
Fichas aleatorios
test cards set

10 Tarjetas Антон piter

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

free fire garena

1 Tarjetas Rene Jonathan Ramos Reyes

Sunotel S.L

15 Tarjetas JOHAN Eriksson

Crear fichas