Reconstrucción de identidades

advertisement
IX Congreso Argentino de Antropología Social. Facultad de Humanidades y Ciencias
Sociales - Universidad Nacional de Misiones, Posadas, 2008.
Reconstrucción de
identidades.
Almeida Jorgelina, Brunetti, Laura, De Biassi, Marina,
Moreira, Roque Ceferino, Oitana Elisa y Urquiza, Natalia.
Cita: Almeida Jorgelina, Brunetti, Laura, De Biassi, Marina, Moreira, Roque
Ceferino, Oitana Elisa y Urquiza, Natalia (2008). Reconstrucción de
identidades. IX Congreso Argentino de Antropología Social. Facultad
de Humanidades y Ciencias Sociales - Universidad Nacional de
Misiones, Posadas.
Dirección estable: http://www.aacademica.org/000-080/482
Acta Académica es un proyecto académico sin fines de lucro enmarcado en la iniciativa de acceso
abierto. Acta Académica fue creado para facilitar a investigadores de todo el mundo el compartir su
producción académica. Para crear un perfil gratuitamente o acceder a otros trabajos visite:
http://www.aacademica.org.
1
Autores: Almeida Jorgelina; Brunetti, Laura; De Biassi, Marina; Moreira, Roque Ceferino;
Oitana Elisa; Urquiza, Natalia; Walmaggia, Juan Manuel.
Pertenencia Institucional: Estudiantes de la carrera de Antropología de la facultad de
Humanidades y Artes de la ciudad de Rosario (Sta. Fe).
Correo
electrónico:
almeidajorgelina@hotmail.com;
laub_87@yahoo.com.ar;
marina_raf@hotmail.com;
roquealpoder@yahoo.com.ar;
elicce84@hotmail.com,
dnurq@yahoo.com.ar; melcaya9@hotmail.com
Palabras claves: Desaparición forzada de personas, N.N., Muerte Violenta.
Contexto histórico
Contexto latinoamericano y mundial:
Luego de la segunda guerra mundial, es legitimada en la mayor parte de Latinoamérica una
nueva concepción de estado: el Estado de Seguridad Nacional.
EE.UU fue decisivo en la implantación de esta modalidad, ya que en 1947, mediante el “National Security Act” establece dos nuevas instituciones: el Consejo de Seguridad Nacional
(N.S.C) y la Agencia Central de Inteligencia (C.I.A), con ellas es modificado el equilibrio de
poderes constitucional. La neutralización de éstos constó en la reducción del poder Legislativo y Judicial a papeles de escasa trascendencia, ya que en situaciones de envergadura estatal
quienes juzgaban ya no eran ellos, sino los órganos de seguridad nacional. El poder Ejecutivo,
“el gobierno” de redujo a administrar una política definida por el poder supremo, es decir el
N.S.C, formado por los máximos dirigentes del sistema militar, quienes definieron la política
a seguir y designaron al presidente de la república.
En Argentina se forjó el Consejo de Seguridad Nacional (CONASE), acompañado por la Central Nacional de Inteligencia (C.N.I) con poder de intervención ilimitada sobre todas las organizaciones del estado.
Este nuevo esquema de estado junto a la ideología que lo sustentó, fue divulgándose y estableciéndose en muchos países latinoamericanos, en Brasil en 1964; en Bolivia en 1971; en
Uruguay y Chile en 1973; en Argentina en 1976, entre otros.
Frente a esto se crearon aparatos represivos multinacionales, las fuerzas de represión extranjera pasaron a integrar los grupos de tareas que se encargaban de secuestrar, interrogar, torturar,
asesinar o trasladar a sus compatriotas hacia centros de detención clandestinos de sus propios
países. Estos grupos de represión actuaron como si se tratara de una única fuerza, constituyendo así la violación de la soberanía nacional.
Contexto histórico nacional:
Desde el año 1930 Argentina sufrió el embate de sucesivos gobiernos de facto a cargo de sus
Fuerzas Armadas (FF.AA.). Éstas justificaban su accionar aludiendo la necesidad de restaurar
el orden nacional que, según ellos, los gobiernos civiles no podían asegurar. A partir de este
momento, las relaciones entre los militares y la sociedad civil fueron fluctuantes. A medida
que transcurrieron los años se forjaron oscuras pujas de poder dentro y fuera del ámbito de las
FF.AA, acrecentándose las practicas prohibitivas hacia toda la población.
En la década de los años `60, dentro del marco de la guerra fría comenzaron a gestarse movimientos guerrilleros como consecuencia de las prohibiciones implementadas. Conquistas sociales y promesas de un mundo mejor se percibían cercanas a través de la lucha en armas contra las fuerzas conservadoras. Pequeños grupos, en muchos casos siguiendo los lineamientos
del Foquismo, doctrina sustentada por el Che (en su obra “Guerra de Guerrillas”, 1960) con-
2
sideraban tres aportaciones fundamentales, dadas por la Revolución Cubana, a la mecánica de
los movimientos revolucionarios de América, ellas son:
1. “Las faenas populares pueden ganar una guerra contra el ejército.
2. No siempre hay que esperar a que se den las condiciones para la revolución; el Foco
insurreccional puede crearlas.
3. En la América subdesarrollada el terreno de la lucha armada debe ser fundamentalmente el campo.”
Siguiendo esta directiva maestra, los grupos insurgentes cuya vanguardia constituirá con las
armas focos de resistencia y zonas liberadas, hizo sentir a parte de la sociedad la sensación de
que la victoria estaba realmente próxima.
En Argentina, se forjaron organizaciones con diferentes ideologías políticas a lo largo de este
período, compuestas en su mayoría por jóvenes, entre ellas: las Fuerzas Armadas Peronistas
(FAP), las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL), el Movimiento Revolucionario Argentino,
las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), el Ejercito Revolucionario del Pueblo(ERP), y
Montoneros.
El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas, con el derrocamiento del gobierno de Maria
Estela Martínez de Perón, mas conocida como “Isabelita”, iniciaron un Golpe de Estado autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (P.R.N.) Dicho golpe fue encabezado por el
teniente general Jorge Rafael Videla.
Los militares asumieron el control del Estado con el propósito de reestructurar el ordenamiento social y político vigente en las últimas décadas. Este incluía la implantación de un nuevo
modelo económico de corte neoliberal a cargo del ministro de economía José Alfredo Martínez de Hoz, un empresario con fuertes conexiones con la banca y con los intereses de los Estados Unidos. Su plan económico favoreció a las inversiones extranjeras y al comercio exterior. Beneficiando al sector privado (especuladores financieros, exportadores agrícolas y
grandes corporaciones) en detrimento de la clase asalariada y las pequeñas y medianas industrias nacionales (Andersen, 2000). 1
La violencia represiva fue la metodología empleada por el estado de facto para reformular la
relación existente entre éste y la sociedad. Su objetivo fue dar fin a la “subversión” imponiendo el silencio sobre la sociedad mediante un plan de terror legal y paralegal que incluyó miles
de desaparecidos, muertes, torturas, violaciones y detenciones arbitrarias (Aguila, 2000). Programas educativos de todos los niveles y medios de comunicación masiva, fueron sujetos a la
censura debido a su poder de transmisión ideológica.
Se debe resaltar que la sociedad argentina no tuvo una actitud homogénea frente al Proceso de
Reorganización Nacional. Esto puede atribuirse, no solo al aparato represivo, sino a que importantes sectores políticos y empresariales colaboraran activamente con el régimen mediante
comunicados de prensa que abogaban por la necesaria lucha anticomunista.
Rosario:
La situación política social y económica en Rosario no era disímil a la del resto del país. Al
igual que en otras urbes, gran parte de su ciudadanía recibió con agrado al denominado P.R.N.
1
El 2 de junio de 1975 asumió como ministro de economía Celestino Rodrigo (que antes había sido Secretario de Seguridad
Social). Su programa de acción representó un quiebre con el modelo que había estado vigente hasta ese momento y preparó el
terreno para el plan económico que llevaría acabo Martínez de Hoz un año después.
Kandel, Pablo. Diario Clarín. 4 de
junio del 2005. Sitio Web: http://www.clarin.com/diario/2005/06/04/elpais/p-02201.htm de 16 de junio de 2008
3
Esto trae a colación el hecho de que no podemos dejar de tener en cuenta los innumerables
mecanismos de legitimación de los que se había servido, y aun seguía haciéndolo, la cúpula
de las FF.AA A nivel político los reacomodamientos en las reparticiones municipales, provinciales y estatales se hicieron de manera rápida y deferente con las nuevas autoridades nacionales.
Como gobernador de la provincia de Santa Fe, asume en marzo de 1976 el coronel José Maria
González, quien es reemplazado en abril por el almirante Jorge Aníbal Desimoni.
La ciudad de Rosario era la sede del Segundo Cuerpo del Ejército2, integrado además, por las
provincias de Chaco, Formosa, Corrientes, Entre Ríos y Misiones. Esta región militar se encontraba en manos de Genaro Díaz Bessone, luego en el mes de octubre, pasa a manos de
Leopoldo F. Galtieri.
En la mañana del 24 de Marzo del mismo año, el intendente Rodolfo Ruggieri, electo legítimamente por voto popular es desplazado de su lugar, siendo reemplazado por el coronel Hugo
Laciar. Éste, luego de un mes en el poder ejecutivo es suplantado por el capitán Augusto Felix
Cristiani quien se mantuvo en dicho lugar de gobierno hasta 1981.
Cristiani mantuvo “estrechas” relaciones con sectores del arzobispado, la Sociedad Rural con
cede en Rosario y con gran parte de asociaciones empresariales y comerciales. Estas relaciones, junto a las que mantenía con numerosos dirigentes políticos le permitieron aplicar sin
omisiones una serie de medidas represivas sobre gran parte de las instituciones públicas de la
ciudad; Siguiendo de este modo al pie de la letra, las ordenes recibidas por sus superiores de
la Casa Rosada.
Expresiones artísticas de todo tipo, programas radiales y secciones de periódicos fueron brutalmente eliminadas y/o intervenidas. El ámbito educativo también recibió un duro golpe al
sufrir un rígido disciplinamiento basado en la erradicación de actividades políticas, implementación de cursos sobre formación moral y cívica, derogación de la ley universitaria vigente,
arancelamientos y masivas purgas docentes. El mando de la universidad quedó a cargo del
rector coronel Joaquín Sanchez Matorras, quien luego cedió su puesto al bioquímico Humberto Ricomi. Éste permaneció en el puesto hasta el año 1983.
En medio de esta situación, un importante número de docentes y estudiantes fueron secuestrados y desaparecidos de la ciudad. Gran parte de ellos pertenecían a agrupaciones políticas
dentro y fuera del ámbito educativo. Muchos no eran oriundos de la ciudad, encontrándose
allí temporariamente para realizar sus estudios universitarios. Ellos poseían el poder de enseñar y aprender, comunicarse y discutir, procesos que no entraban en las estrechas líneas demarcadas por el gobierno nacional en su proyecto de lucha contra lo que gustaban en llamar
“enemigo interno”.
La información con la que se cuenta muestra que el número de desaparecidos en la cuidad
puede considerarse bajo en relación con otros centros del país. No obstante, el número de cen2
Para llevar a cabo la Misión del Ejército impuesta en el acápite 4 de la Directiva 404/75 de 1975, se llevó a cabo la división
en zonas del territorio argentino. El Primer Cuerpo del Ejercito integraba la Capital Federal , la mayor parte de la provincia
de Buenos Aires y, hasta 1979, la provincia del a Pampa; el Segundo cuerpo del Ejercito (con cede en Rosario) tenia a su
cargo a las provincias de Chaco, Formosa, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe; el Tercer Cuerpo del Ejer-
cito (con cede en Córdoba) abarcaba las Provincias de Córdoba, San Luis, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, y Jujuy; la cuarta zona (con cede en Campo de Mayo) comprendía
los siguientes partidos de la provincia de Buenos Aires: Escobar, General Sarmiento, General San Martín, Pilar,
San Fernando, Tigre, Tres de Febrero, Vicente López; y el Quinto Cuerpo del Ejercito (con cede en Bahía Blanca) integraba el Sur de la Provincia de Buenos Aires y las provincias de Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa
Cruz y Tierra del Fuego.
Sitio Web: http://www.nuncamas.org/zonas/zonas.htm 16 de junio de 2006.
4
tros clandestinos de tortura fue superlativo. Hasta el momento son diez los lugares, localizados en la ciudad y alrededores, que funcionaron como centros de detención. Algunos de ellos
eran llamados lugares de transito, haciendo referencia a que funcionaban como “aguantaderos” donde llevaban a los secuestrados, antes de que se decidieran sus próximos destinos.
Estos lugares estaban asignados a los llamados “grupos de tareas” que pertenecían a las organizaciones celulares de las que la Unidad Regional II de Policía disponía para sus metas de
eliminar al elemento “subversivo”, enfermedad que, sostenían, aquejaba a la ciudadanía.
Agustín Feced, comandante de gendarmería, asumió en marzo del `76 el puesto de Delegado
Interventor de esta unidad regional de policía hasta marzo de 1978, mes en el que deja su
puesto alegando razones personales como motivo de su renuncia.
1981 fue un año de cambios a nivel nacional, provincial y municipal. El presidente Roberto.
E. Viola se alejó del gobierno cediendo su lugar a Galtieri. El vicealmirante retirado Rodolfo
Luschetta, asumió como nuevo gobernador de la provincia, y la intendencia rosarina pasó a
manos del abogado Alberto Natale, dirigente del Partido Demócrata Progresista. Este último
reestructuró las secretarías y direcciones comunales creando la Secretaría de Promoción Social y permitió la entrada de civiles a su gobierno.
La división del movimiento sindical de la ciudad se reafirmo hacia mediados del `82, quedando dos centrales obreras: la CGT Regional Rosario (o CGT calle Córdoba) y la CGT Ubaldini
(o CGT calle Italia).
La vuelta a la democracia
Desde la puesta en marcha del Proceso de Reorganización Nacional hubo grandes pujas de
poder entre las fuerzas que lo llevaron a cabo: la Armada, la Fuerza Aérea y el Ejército, que
por primera vez en la historia de los golpes militares en Argentina, compartiría el poder.
Como se dijo anteriormente, los primeros problemas para los generales se dieron en el ámbito
de lo económico. Entre otras cosas, José Martínez de Hoz, eliminó el subsidio a la industria y
redujo las barreras arancelarias que anteriormente habían permitido crear puestos de trabajo.
El régimen no pudo disminuir el gasto público y se produjo un rápido aumento de la deuda
externa. Además se debe tener en cuenta la quiebra de varios bancos y que grandes cantidades
de dinero emigraron del país debido a la especulación financiera.
Otro de los hechos que debilitó al gobierno militar fue la guerra que el Jefe de Estado mayor
del ejército, Leopoldo F. Galtieri, declaró a Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas en 1982.
Raúl Alfonsín, miembro del Partido Radical, fue prácticamente el único que se opuso a esta
guerra, pero el apoyo público efusivo en un principio, se convirtió en indignación cuando Argentina se rindió el 14 de junio de 1982. Como consecuencia se produjo la renuncia de Galtieri, quien dejó el mando al Ministro del Interior general Alfredo Sain Jean. El primero de julio
de 1982 asume el general Reynaldo Benito Bignonge quien promete elecciones para marzo de
1984.
Debido al creciente malestar que venía forjándose tiempo antes de la guerra, sumado al descontento de la derrota y la mentira, organismos de derechos humanos, sindicatos, la organización política multipartidaria y parte de la opinión pública en general, llevaron adelante una
serie de petitorios que reclamaban la derogación del estado de sitio y la aparición con vida de
los desaparecidos.
Hacia 1983, el descubrimiento de cadáveres de NN en los cementerios del todo el país y las
movilizaciones que se volvieron cada vez más masivas, enfrentaron un poder militar en declive. Éste tenía la necesidad de dar a conocer su propia versión de la represión que incluía la
5
reivindicación de todo lo actuado, pero así mismo, el reconocimiento de “errores” o “excesos”.
En este marco de castigo social hacia las FF.AA., se produjo el último caso resonante de secuestro y desaparición de personas que tuvo por escenario a Rosario. A mediados de abril de
1983 un procedimiento en un bar de calle Córdoba y Ovidio Lagos, donde a la luz del día varios hombres armados detuvieron a Osvaldo Cambiasso y Eduardo Daniel Pereira Rossi, ambos militantes peronistas que habían estado vinculados a Montoneros y en ese momento estaban nucleados en Intransigencia y Movilización.
La respuesta de la sociedad ante la muerte de Cambiasso y Pereira Rossi fue un indicador de
la temperatura política y social de la ciudad y el país.
El fin de la veda política decretada por el presidente Bignone intensificó notablemente la actividad partidaria y de izquierda a derecha el espectro político de las agrupaciones comenzó a
reorganizarse, teniendo como horizonte las elecciones que se realizarían en octubre de 1983.
Un día antes de las elecciones, el gobierno militar levantó el estado de sitio. El domingo 30 de
octubre cerca del 90% de los rosarinos empadronados concurrieron a votar.
Con las promesas de enjuiciar a los militares responsables de la represión y negociar la deuda
externa, entre otras cosas, Ricardo Raúl Alfonsín, al frente del Partido Radical se proclamó
presidente de la nación con el 52% de los votos frente al candidato Peronista Ítalo Argentino
Luder.
En diciembre de 1983, por decisión del presidente Raúl R. Alfonsín se crea la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP, popularmente conocida como Comisión Sábato). Sus principales objetivos consistieron en el esclarecimiento de los confusos
hechos producidos en el país como consecuencia de la acción represiva llevada a cabo por el
régimen militar instaurado en 1976. Dicha comisión se encargó, y aun lo hace, de recibir las
denuncias correspondientes a la desaparición y secuestro de personas ocurridas en el periodo
y realizó un informe acerca de su trabajo. El informe fue entregado al presidente el 30 de Septiembre de 1984 y dio por cumplida su misión.
No podemos dejar de referir las organizaciones de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo quienes, desde 1977 lucharon, arriesgando sus vidas, por el esclarecimiento de las numerosas desapariciones y muertes de sus hijos y nietos y por el castigo a los culpables.
En el año 1995 se crea una nueva agrupación llamada H.I.J.O.S. Hijos Identidad y la Justicia
contra el Olvido y el Silencio) núcleando hijos de los ciudadanos desaparecidos, asesinados,
exiliados y presos políticos, trabajando conjuntamente con las organizaciones de madres,
abuelas y con la información recabada por la CONADEP para conocer al menos el destino
sufrido por sus familiares antes de su ejecución.
Desarrollo
El abordaje de estudios sobre memorias, con predominancia de las dictaduras militares en el
cono sur de América durante la década del ’70, implica una triple relación entre pasado y presente, entre lo individual y lo social, entre lo privado y lo público. Los trabajos sobre reconstrucción de memoria social de los hechos acontecidos en el pasado reciente en nuestro país, se
han basado fundamentalmente en la recopilación de relatos testimoniales, causas judiciales,
periódicos y análisis históricos-políticos centrados en el plan ejecutado por la última dictadura
militar, los que a lo largo de estos treinta años tomaron el carácter de fuentes documentales.
Si bien reconocemos como meritoria la tarea realizada por las diferentes instituciones y organismos de derechos humanos que se abocaron a los trabajos de memoria post dictadura, a ni-
6
vel de la sociedad toda pareció predominar el silencio. Esto trajo aparejado grandes dificultades a la hora de realizar investigaciones de corte social sobre la desaparición de personas,
como consecuencia de la compartimentación y dispersión de los datos recopilados.
A partir del año 2004 un grupo de estudiantes universitarios, en ese momento, voluntarios del
Departamento de Investigaciones del Museo de la Memoria de Rosario, bajo la coordinación
de Marcela Valdata, diseñamos propuestas de investigación que, en un primer momento, contemplaron la problemática sobre las personas desaparecidas y/o asesinadas durante el período
1974-1983, en las áreas sobre las que actuó el denominado II Cuerpo de Ejército (Santa Fe,
Chaco, Misiones, Formosa, Entre Ríos y Corrientes). Otras actividades de las que nos ocupamos es de la reconstrucción de los hechos ocurridos a partir del momento del secuestro, con
su posterior desaparición o asesinato, su pasaje por Centros Clandestinos de Detención
(CCD), hasta el último lugar de enterratorio, sin tener incidencia en las exhumaciones. En el
transcurso del año 2006 a partir de los datos obtenidos de las actas de inhumación del Cementerio La Piedad, comenzamos a divisar un gran número de Muertes Violentas (MV)3 de ciudadanos con nombre y apellido de la franja etaria que va de los 18 a los 50 años. Comparamos
estos datos con los listados de victimas de desaparición forzada4 confeccionados en el departamento de investigaciones del Museo de la Memoria. A partir de esto dimos cuenta de que
una porción de la sociedad, que no tenía vinculaciones políticas pero que había muerto dentro
de este contexto de violencia, no se encontraba en estos documentos ni en los primeros listados confeccionados por la CONADEP. Descubrimos luego, que algunos de los nombres de
ciudadanos civiles con los que habíamos comenzado a trabajar, sí se correspondían con las
últimas listas ampliadas que difundió dicha institución. Actualmente, siendo parte del Área de
Estudios Antropológicos Interdisciplinarios de la Facultad de Humanidades y Artes de la
UNR, el grupo se dividió en dos partes, una de ellas continuó con la investigación abocada a
reconstruir el último lugar de enterratorio de los NN. La otra parte se centró en la reconstrucción de las situaciones de muerte violenta de ciudadanos civiles, de los cuales se desconoce
actividad política activa. Estas personas, a las que podemos llamar “anónimas” por no pertenecer explícitamente a ninguno de las fuerzas político- militares, no ven reivindicada su injusta muerte. Es por esto que consideramos necesario indagar sobre las consecuencias que recibió la ciudadanía en su totalidad en estos años aciagos (1974-1983).
En esta ponencia presentaremos un pequeño recorte de esta investigación, se trata de 3 casos
testigos: dos sobre desaparecidos-asesinados, registrados como NN en el Cementerio La Piedad de Rosario, a los que se les otorgó nombre y apellido otro referido a la reconstrucción del
hecho de muerte violenta de un ciudadano civil. Lo referenciamos como casos testigos, por
ser los primeros indicadores de eficacia del uso de las fuentes y a su vez porque han generado
dilemas en torno a las esferas de lo público y lo privado, con sus consecuentes implicancias
socio-políticas.
Fuentes documentales
3
Se entiende por muerte violenta a aquella cuyo desencadenante fue un acontecimiento o circunstancia del tipo accidental o
intencional que causó un traumatismo, intoxicación u otros efectos adversos. Sitio Web:
www.entornomedico.org/medicos/tanatologiaem/tanatologia/forense
4
“(…) Se entiende por desaparición forzada de personas, cuando se hubiere privado a alguien de su libertad
personal y el hecho fuese seguido por la desaparición de la victima, os i ésta hubiera sido alojada en lugares
clandestinos de detención o privada, bajo cualquier otra forma, del derecho a la jurisdicción.”
Ley 24.321Desaparicion forzada de personas. Sancionada: mayo 11 de 1994. promulgada: junio 8 de 1994. Sitio
Web: http://www.derhuman.jus.gov.ar/normativa/pdf/LEY_24321.pdf 19 de junio del 2008.
7
Nuestro trabajo se realiza con una metodología cualitativa, desde una perspectiva etnográfica
y con un enfoque relacional. Muchas de las fuentes con las que contamos poseen datos poco
fidedignos, es por ello que, gran parte de nuestro trabajo se basa, en principio, en supuestos
corroborados a medida que la investigación se complejiza con la obtención de nuevos datos.
Contamos con fuentes de primer orden como documentos personales y testimonios, y de segundo orden como fuentes documentales, especialmente los registros de defunciones del Cementerio La Piedad de nuestra ciudad, relevamiento de los sucesos publicados en periódicos
locales y nacionales, digitalización de la causa judicial conocida como “Causa FECED”, listas
elaboradas por organismos de Derechos Humanos. La sistematización y análisis de esta documentación, sumado a la actualización de los datos en listas de la CONADEP y listado de
desaparecidos/asesinados con que contaba el museo, permitió visualizar de modo global los
hechos acontecidos en nuestra ciudad. El registro de defunciones del Cementerio se convirtió
en el eje vertebrador sobre el que realizamos nuestra reconstrucción. Nuestro criterio de selección de los datos estuvo dado por el elevado número de muertes violentas (sean NN o por
nombres y apellidos) en el período que habíamos resuelto trabajar. En estos lugares nos encontramos con lo que sostiene Pilar Calveiro de que “... todo adoptaba la apariencia de un
procedimiento burocrático: información que se recibe, se procesa, se recicla; formularios que
indican lo realizado; legajos que registran nombres y números...”. Es necesario distinguir la
completud de los registros, los libros se encontraban en buen estado y con todos los folios,
además de poseer la documentación necesaria, a diferencia de otras instituciones donde gran
parte de la información se encuentra ausente (Jefatura de policía, Hospital Central, Hospital
de emergencia, Morgues). En la actualidad estamos trabajando con archivos que contienen
documentación subsidiaria tales como listados de agentes policiales o fuerzas de seguridad
que entregaban los cuerpos para su posterior inhumación.
Como dijimos anteriormente parte del grupo se centró en la posibilidad de otorgarle identidad
a los NN que figuraban en estos registros y a su vez localizar en ellos nombres y apellidos
vertidos en el listado de desaparecidos/asesinados del museo. La otra parte del grupo intentó
reconstruir, a través de la información obtenida de las mismas fuentes, las causas de muerte de
ciudadanos inhumados con nombres y apellido que también sufrieron, de manera indirecta, las
condiciones del estado de terror del momento.
Ambos aspectos tienen que ver con las MV, es por ello que los tomamos como partes de una
misma investigación. En los dos casos la reconstrucción sigue la misma lógica solo que de
manera inversa. En la reconstrucción de las identidades de NN partimos de un amplio cúmulo
de datos, los cuales nos condujeron a nuevas fuentes de datos reales. Así fuimos despejando el
camino que nos posibilitó otorgar identidad a aquellos cuerpos. En los casos de MV con nombre y apellido corroboramos la mínima información obtenida en el cementerio con los datos
de fuentes periodísticas y testimoniales para así poder reconstruir la vida y su situación de
muerte.
Dejándonos llevar tímidamente por la imaginación, podemos entender estas situaciones pensando a sus diferentes partes como componentes de un tejido, encontrándose, en uno de ambos casos formando una apretada trama que no deja espacios intersticiales, de manera que
para llegar a ver a través de ella es necesario desajustarla de a poco, en otro de los casos al
contrario, encontramos un tejido con hilos demasiado laxos para formar una trama, en la que
es necesario hilarlos nuevamente para que tomen forma.
En el contexto de la investigación, surgen innumerables preguntas que se convierten en disparadoras, permitiéndonos así abrir nuevos caminos dentro de la misma. Nos preguntamos:
8
¿Tiene la familia pleno conocimiento de lo ocurrido en el contexto de estas muertes? ¿Quién
les da esas explicaciones? ¿Existen los mecanismos de reparación simbólica?
A simple vista, podríamos decir que estas preguntas tienen una correlación directa con las
muertes de militantes políticos, es decir, pueden aplicarse a esos casos en particular como a
los de ciudadanos civiles que citamos con anterioridad. Pero rápidamente surgen dos grandes
diferencias que se imponen ante estas aparentes similitudes el hecho de que en los casos de
MV con nombre y apellido, tanto el cuerpo como la identidad de las personas son precisos. La
familia puede ritualizar su tragedia mediante el duelo que realiza en la ceremonia de entierro,
sus padres, esposos/as e hijos/as, etc. pueden llevar flores y llorar en un lugar preciso, en el
que yace un cuerpo determinado. No ocurre así, en los otros casos, en la que no poseen lugares de duelo, en donde los epitafios se convierten en cenotafios (Guzmán, 2005).
Detallaremos a continuación 2 casos N.N., uno con ubicación en el Cementerio La Piedad y
otro sin confirmar. Luego expondremos el caso de inhumación con nombre y apellido por
muerte violenta. Estas reconstrucciones, entregadas a la justicia, siguen en procesamiento, no
los consideramos casos cerrados.
Casos testigo
1. Marta Susana Diez:
“Una victima del terrorismo, una compañera mas”
El secuestro de Marta Susana Diez y su compañero Jorge Humberto Barrantes, ocurrió en la
noche del 15 de mayo del año 1977, en la pensión donde él se alojaba, ubicada en calle
Suipacha 154. Este operativo fue realizado por las fuerzas policiales de esta provincia, se
presentaron a la dueña de esta pensión como miembros de las fuerzas del orden y se instalaron
en el lugar aguardándolo a Jorge, quien cae en la trampa. Lo sacan de su hogar junto a su
compañera, Marta Susana Diez. Desvalijando el lugar, llevándose parte de su pobre
mobiliario y el automóvil citröen 3CV que era propiedad del padre de Marta. A partir de
esta fecha ambos se encuentran desaparecidos.
Fuente: Declaraciones de las Señoras Florinda Diez de Acuña y Matilde Diez de Muzzucelli
Tías de Marta Susana Diez. Causa Feced, Agustin y otros.... Cuerpo XXX. Pp 06005 a 06009
y testimonio de Daniel Barrantes hermano de Jorge Humberto Barrantes (documento de entrevista perteneciente al Museo de la Memoria).
Ella era una chica de 33 años muy alegre y simpática que nos arrancaron por la fuerza de
nuestro entorno, como dan testimonio quienes la conocieron como puede ser el testimonio que
nos presento quien fuera su amiga desde la infancia cuando nos contaba que “...RM- era muy
alegre, tenía un temperamento muy alegre muy (...) bueno muy afectiva muy afectuosa...”5.
Ella curso sus estudios primarios en la Escuela Sarmiento, luego se graduó de Perito Mercantil, continuando sus estudios en el campo de la bibliotecología obteniendo el titulo de bibliotecaria. Pero esto no puso fin a sus ansias de continuar estudiando, ya siendo toda una visionaria
para la época comenzó una nueva carrera de Informática en la Facultad Tecnológica. Mientras tanto trabajaba en la biblioteca Argentina a la vez que continuo ayudando a su padre en la
peluquería, de lo que hoy nos quedo retratado en el tiempo, un recorte periodístico que con5
Testimonio M R Pp 6. Museo de la Memoria
9
serva su hermana. Y con referencia al mismo es que decidimos extractar este fragmento de
una entrevista a ella en la que versa lo siguiente “... “Ésta es una foto destruida de un recorte
de una revista, aparentemente, la revista se llamaba Marcel, mi papá era peinador de mujeres
y aparecemos nosotras cuando cumplimos un año. Aparecimos en la revista”...”6
Y es en su trabajo donde ella conoce a un chico que acudía allí a estudiar, no tardando el
destino en unirlos. Él era Jorge Barrantes un estudiante de derecho que a pesar de ser oriundo
de la cercana localidad de Venado Tuerto, tras cursar unos años Derecho en La Plata debe de
escabullirse a la persecución de las fuerzas represoras a consecuencia de accionar político
comprometido (militante del E.R.P.).
Quien era una persona amable y servicial, como se desprende de un tramo de la entrevista
brindada por su hermana cuando dice que la dueña de la pensión donde se alojaba lo recuerda
“...ella siempre contaba que no tenía un chico en su pensión tan buena persona como era él,
tan solidario, tan amable, cuando le ocurría algo a alguien, él era el primero en ir a ver si podía ayudar. Ella lo quería muchísimo. Por eso, bueno, se prestó a declarar y todo....”7
Su relación se vio drásticamente interrumpida por la mano de las fuerzas represoras que sesgaron sus vidas. Esta triste escena ocurrió cuando ellos después de pasar un fin de semana en
el departamento de su hermana quien había ido a pasar unos días fuera de la ciudad. Y ante la
proximidad de la semana laboral es que ella decide acercar a Jorge a la Pensión donde residía en el automóvil Citroën que era de su padre. Pero este corto viaje fue el último que hicieron, pues al llegar a la residencia de Jorge es que son victimas de la redada que les tienden las
fuerzas represoras, estas dicen desconocer lo acontecido en aquel lugar en aquella fecha.
Ya que según el informe presentado por el Comisario Inspector, Jefe de la División de informaciones de la Unidad regional II Roberto Pedro José Scardino , en Enero de 1987. Presenta un informe pedido por la cámara de Federal de apelaciones de Rosario, en la “Causa
Agustín Feced y otros S/Homicidio, Violación y Torturas” Responde textualmente lo que se
trascribe a continuación “...calle Suipacha 154 de la ciudad de Rosario, en el que habrían
resultado detenidos: Marta Susana Diez Y Jorge Hugo Barrantes, el día 15/5/77.En esta División de Informaciones UR II no se registra información sobre un procedimiento
efectuado en la calle Suipacha 154 de Rosario el 15/5/77, donde habrían sido detenidos MARIA SUSANA DIEZ y JORGE HUMBERTO BARRANTES.- ...”8
Esta negativa por los hechos también se aprecia en la declaración indagatoria del agente
policial Ramón Rito Vergara en enero de 1987. Cuando en la misma se puede leer el
siguiente extracto:
“.... PREGUNTANDO sobre el hecho imputado en autos sobre privación ilegitima de la libertad y posterior desaparición del que habría sido victima Marta Susana Diez detenida presuntamente en el servicio de informaciones a partir del 15 de mayo de 1977, CONTESTA: Desconozco...”9
Pero con respecto a su destino se supo por parte de un joven centinela de la jefatura que para
esa fecha habían estado por aquel fatídico lugar una persona con características similares a
Marta, para ilustrar esta situación es que hemos decidido dejar que sea su misma hermana
Graciela quien nos cuente a través de un fragmento de su testimonio cuando relata que
“....DG... (...)... la misma semana que ocurre esto vamos con vos (le dice a Liliana) a Jefatu6
Testimonio de G D Pp. 28. Museo de la Memoria
Testimonio de G D Pp. 7. Museo de la Memoria
8
Causa Feced, Agustin y otros.... Cuerpo XXXIV. Pp 06881.
9
Causa Feced, Agustin y otros.... Cuerpo XXXV. Pp 07151.
7
10
ra. Me acuerdo que entramos las dos ahí y preguntamos si no había entrado una chica en un
Citroën, y una persona muy joven, como que sería un soldado nos dijo: “Sí, sí, el domingo
acá, sí, entró un Citroën”. Y bueno, nosotras salimos muy esperanzadas...”10
Con respecto a este automóvil es que fruto del trabajo de investigación realizado por este
equipo es sobre el mismo indagando en los periódicos de la época en fechas cercanas a la de
su secuestro es que hemos encontrado una serie de noticias que hacen referencia a un automóvil Citroën. El primero con fecha del 21/05 donde participa en un “asesinato” perpetrado
por “terroristas” el que dice11 … Un bárbaro asesinato se perpetro ayer pocos minutos después de la 10, cuando dos sujetos acribillaron a tiros el gerente de la firma DANERI cuya
planta fabril esta ubicada en Avenida Godoy al 5600…. un supuesto enfrentamiento en que es
participe un automotor de similares características, para ser mas específicos es trascribimos un
fragmento del mismo que en fecha del 22 de mayo en el matutino “La capital” en su tapa titula “ Fueron muertos extremistas en nuestra ciudad” “En un enfrentamiento con fuerzas de
seguridad fueron abatidos dos hombres y una mujer. El hecho se registro las primeras horas
de ayer, cuando los desconocidos que viajaban en un Citroën resistieron a la orden de detención impartida por una patrulla de efectivos (...)fuerzas legales por avenida Godoy al
5200, en dicha oportunidad el desplazamiento de un automóvil Citroën sin chapa identificatoria con dos masculinos y un femenino en su interior . Al dársele la voz de alto para proceder a su identificación detienen el móvil descendiendo del mismo un masculino armado con
una escopeta, con la cual abre fuego contra las fuerzas del orden, respondiendo estas de inmediato y sucediéndose un corto pero nutrido tiroteo. En dichas circunstancias es herido de
muerte el delincuente produciéndose casi en forma simultanea el estallido e incendio del automotor con el restante masculino y femenino que se en (continua en pag. 4 col, 8) contraban
en su interior....”12
Como se aprecia en estas líneas, no se da nombres de las personas abatidas, además de que el
enfrentamiento da las características de haber sido montado ya que el incendio y explosión del
auto con los demás tripulantes dentro del mismo es bastante sospechoso.
Y mas adelante en el tiempo más precisamente el día 24 de mayo del mismo año en el mismo
periódico aparece otra noticia relacionada con este caso bajo el titulo
“Identifican a dos extremistas muertos” en este articulo al igual que en el diario la Opinión se
transcribe el parte oficial, en el que se hace referencia al hecho descrito líneas arriba y se
identifica a dos de los abatidos como: “... 1) Retamar, Pedro, Héctor (a) “Norberto” o “Tito”
Sindicado como perteneciente a la banda de delincuentes subversivos Montoneros, donde
actuara con alta jerarquía. Participo en el desarme de un agente de policía en la ciudad de La
Plata. ..(....)
2) Bustos, Raúl, Luis, (a) “Pepo” o “Marcos” catalogado como uno de los mas importantes
activistas de l a U.E.S. colateral de la banda Montoneros.... (...) Tuvo participación en varios
enfrentamientos armados de los cuales había logrado fugar. Rosario 23 de mayo de 1977.”13
Con respecto a esta identificación de los caídos es que nos han surgido una serie de interrogantes: si el auto Citroën es el perteneciente al padre de Marta Susana Diez, ya que la fecha de
su desaparición y secuestro del vehículo es anterior al “enfrentamiento” y si la mujer que se
hallaba en el mismo no seria ella, pues tenemos que recordar que en el testimonio prestado
10
Testimonio de G D Pp. 9.Museo de la Memoria
La Capital 21 de mayo 1977.
12
La Capital 22 de mayo 1977.
13
La Capital 22 de mayo 1977.Pp 19
11
11
por su tía esta recuerda que su padre había sabido averiguar que Marta había estado en dependencias de jefatura aproximadamente 24 o 48 horas, lo que nos llevaría a la fecha 16 o 17 de
mayo, fechas cercana al de este enfrentamiento que salió en el diario con fecha 22 habiendo
ocurrido este el 21 de mayo.
Otro de los interrogantes que nos surgieron es sobre la veracidad de los datos filiatorios de los
caídos. Pues en la obra de Miguel Bonaso “Recuerdos de la Muerte” cuando se relata el encuentro de Dri con Pedro Retamar alias el Tio, sobre quien dice “…una puetra interna, que
no había visto al entrar, se abrió cautelosamente. El pelado no se hubiera sobresaltado…….
Alli estaba, vivo y sonriente, el compañero Pedro Retamar, el “Tio”, al que un comunicado
del Segundo Cuerpo de Ejercito había dado por muerto en un enfrentamiento meses
atrás…...14” sobre quien había leído en los periódicos que había sido abatido por las fuerzas
policiales.
De aquí y sustentándonos en esta fuente de información es que se creemos en la viabilidad
de que este enfrentamiento halla sido totalmente montado con la función de desinformar, y
que así se planten a muchos que han fallecido en sus tristemente celebres centros de torturas y
el incendio del auto halla sido una mas de las pantallas tendidas para evitar su identificación.
2. Eduardo Raul Germano
Eduardo, nació en Villaguay, provincia de Entre Ríos, un 20 de febrero de 1958, su apellido
materno era Salvay.
Era soltero pero estaba de novio con Norma Hessel.
Su actividad política se reflejaba en su militancia en la Juventud Peronista 3º línea. Sus compañeros lo apodaban MENCHO.
Fue detenido en la ciudad de Rosario el 17 de diciembre de 1976. Se lo ve por última vez en
el Servicio de Informaciones de la Unidad Regional II de Rosario, el día 26 de diciembre de
1976, de donde lo sacan junto a una compañera y tras un fraguación de atentado son abatidos
en la intersección de Boulevard Argentinos y Colombres de la ciudad de Rosario, en la zona
oeste de la ciudad de Rosario a la 1,30 hs de la madrugada.15
Eduardo, nacido en Villaguay, al momento de su detención se encontraba domiciliado en la
ciudad de Rosario.
Anteriormente a su detención de diciembre de 1976, fue detenido en el mes de agosto de 1976
por personal de la Policía Federal a dos cuadras de su casa en la ciudad de Paraná, en la intersección de las calles Pellegrini y Perú, frente a la zapatería “Di Preotoro”. Estuvo arrestado
durante nueves días en las celdas del Escuadrón de Comunicaciones.
Después lo llevaron a la sede de la Policía Federal, lo dejan en libertad, y vuelve a Rosario y
decide permanecer allí.
Los últimos en verlo con vida fueron Carlos Molina, Blanca Osuna y su novia Norma, en la
ciudad de Buenos Aires. La cita fue el 14 de diciembre en un bar de Rivadavia y Talcahuano.
El 17 de diciembre es detenido-secuestrado por personas del Ejército y Policía de la Provincia
de Santa Fe y llevado al centro clandestino de detención que funcionaba en los sótanos de la
Jefatura de la Policía de Rosario, conocido como El Pozo. Dicha información es corroborada
con lo manifestado por otra detenida en dicho.16
14
Bonasso Miguel 2001 Recuerdo de la Muerte Editorial Planeta Cuarta edición Buenos Aires Argentina P.p
146
15
Diario La Tribuna 28/12/1976, Pág. 2 col 1.Sitio web: www.analisisdigital.com.ar, 11/10/2006
16
Testimonio de Elida Dehesa, causa Feced, Museo de la Memoria, rosario
12
Eduardo es traslado el 25 de diciembre; junto a una joven, de pelo corto. Ella era estudiante en
Santa Fe y novia de un joven entrerriano.17
Ambos son traslados en el baúl de un automóvil Ford Falcon a la esquina de Colombres y
Boulevard Argentino; horas atrás se hizo presente en el lugar personal del Ejército y la Policía
de la Provincia de Santa Fe, y el mismo Comandante Feced ordenó a los vecinos a quedarse
en sus viviendas porque se iba a producir un atentado contra la trasformadora de energía.
Pasada la medianoche llega un Ford Falcon del que bajaron a los dos jóvenes, de contextura
delgada y pelo rubio. Son colocados en el interior de un cilindro de la Brigada de Explosivos
de la Policía de la provincia de Santa Fe. A los pocos minutos se escuchó una fuerte explosión. Una bomba había sido detonada en el interior del cilindro.
La información sobre el suceso es publicada en los diarios:
“VICTIMA DE SU PROPIA BOMBA”
Ayer en Boulevard Argentino y Colombres zona residencial de Fisherton, una persona que no
ha sido identificada, fue victima de un poderoso artefacto que llevaba consigo. Numerosos
vecinos concurrieron de inmediato al lugar, comprobando el hecho. No hay informe oficial y
se espera el mismo en horas de esta tarde.18
“DOS SUBVERSIVOS FUERON MUERTOS EN ROSARIO”
Un hombre y una mujer extremista que llevaban una carga explosiva con el propósito aparente de hacer volar una estación transformadora de Agua y Energía eléctrica, fueron abatidos al resistirse a las fuerzas de seguridad que los descubrió antes de que pudieran consumar
el intento.
La información sobre el hecho fue proporcionado por el Comando del II Cuerpo del Ejercito.
Expresa:
“El Comandante del II Cuerpo del Ejercito comunica que el día 26 de diciembre siendo las
1:30 en circunstancias que personal dependiente del Área 211 realizaba un patrullaje en la
zona de Fisherton observo una pareja que portaba un bulto de regulares dimensiones y en
actitud sospechosa se mantenían próximos a la estación transformadora de energía eléctrica
instalada en la intersección de Boulevard Argentino y Colombres.
Al impartírseles la orden de detención para proceder a su identificación, intentaron fugar
cubriéndose con disparos de fuego siendo abatidos y produciéndose la detonación de un carga explosiva que transportaban.
Próximo al lugar se secuestro un bolso que contenía tres granadas, un revolver calibre38 con
3 cápsulas de proyectil disparado y una motocicleta.”19
De acuerdo a nuestra investigación y análisis de los datos, pudimos deducir que su cuerpo fue
ingresado al cementerio de La Piedad de la ciudad de Rosario en un enterratorio gratuito, el
día 5 de enero de 1977 como N/N bajo el nº de boleto 54844, transportado por Seccional 17º y
el hospital Central, inhumado en el nicho 242 solar 75.
El acta de defunción es Acta nº 20, Servicios Fúnebres Hospital Central, causa del deceso
Muerte Violenta, fecha de fallecimiento 26 de diciembre de 1976, firma autorizada Seccional
17º Agente chapa nº 1547 Jorge Almada.
Fueron descartados las posibles vinculaciones con otros desaparecidos, este caso fue presentado a la justicia por los familiares y sus representantes legales para una posible inhumación.
17
Causa Feced , Museo de la Memoria, Rosario
Diario La Tribuna, 27/12/1976, Pág.2, col.3
19
Diario La Tribuna, 28/12/1976, Pág. 2, col 1
18
13
3. Julio Félix Abraham
Julio Abraham murió el 9 de Junio de 1977 en la ciudad de Rosario, un confuso episodio en el
que fue acribillado a balazos en la oscura intersección de Ovidio Lagos y Rueda cuando el
reloj marcaba las 3 de la madrugada. Junto a él se encontraban dos amigos que también fueron
victimas de la balacera; uno de ellos, Antonio Ramón Aranda, quedó con vida y –de acuerdo a
la información oficial- fue trasladado al Hospital Central de la ciudad, falleció el 23 de junio
del mismo año. El otro murió en el acto, su nombre era Ángel Bonifacio Quintana Díaz y al
igual que Aranda pertenecían al sindicato de la construcción.20
Julio era, desde el año `65, director de un reconocido grupo folclórico de la ciudad llamado
“Tucma Trío”, “Era una persona súper alegre, muy (…) correcto, muy educado, especialmente con las damas, muy atento, muy trabajador, muy creativo (…) e interpretaba ese charango
como nadie” recuerda una amiga y compañera de escenarios. El grupo acostumbraba a tocar
los fines de semana por las noches, siempre acompañado por muchos seguidores, a pesar de
los tiempos difíciles que se vivían. El candombe para José era el tema que los identificaba,
aquel en el que Julio era visto por sus pares como un virtuoso del folclore. Con su grupo editó
dos discos, “Sones norteños” en 1973 y “Eres Imborrable” en 1976. De acuerdo con los testimonios de su hija, el día de su muerte fue el fin de Tucma Trío, sus compañeros siguieron
caminos separados, quedando en el viento los sones de aquellas chacareras.
Tucumano de nacimiento, tenía 33 años y una hija, no militaba en política ni vivía de su música, se fue junto a sus amigos. Algunas voces sostienen que eran cinco los que iban en el auto, aquel Renault Gordini que fue detenido por la policía, sus ocupantes obligados a bajar y
asesinados, sin tiempo para pensar que eran los últimos segundos de sus vidas. Sus pares se
sumieron en un desconcierto total, así lo relata una de tantos artistas que compartieron escenario con él: “(…) yo no entiendo si es que lo confundieron o con alguien, o él venia con alguien que a lo mejor estaban buscando… yo no creo, era una confusión tan grande de todos
lados que no se sabia quién era quién (…).
Ejecución sumaria21 lo llama la CONADEP, sus compañeros de viaje, Aranda y Quintana,
también fueron incluidos en las listas de la CONADEP como REDEFA 1200 y 854 respectivamente. No sabemos donde fueron trasladados sus cuerpos ya que ni en el Diario La Tribuna, ni en el Diario La Capital fueron publicadas necrológicas en su memoria, de la misma
forma que no figuran en el archivo del Cementerio La Piedad. Distinto fue el caso de Julio22
que ingresó en el cementerio La Piedad el 10 de Junio de 1977 con el Nro. de boleto 59449,
en el nicho 101 perpetua, fila 40.
El 11 de Octubre de 1982, el cuerpo fue trasladado, no sabemos aún con certeza por quién, ni
a dónde, suponemos a su Tucumán de la infancia.
Reflexión final
A través de esta investigación, anhelamos realizar un aporte a la ciudadanía en general, por
medio del esclarecimiento de los sucesos acaecidos durante los años en que la dictadura mili20
21
Diario La Capital, 10/06/1977, Pág.16; Diario La Tribuna, 10/06/1977
Se entiende por ejecución sumaria la privación arbitraria de la vida como resultado de una sentencia impuesta mediante un
procedimiento en el que no se respetan las garantías procesales. Teniendo en cuenta que nuevos testimonios de desaparecidos
y fallecidos, cuya información presentan los causahabientes de las victimas, en 1998 se integró de forma complementaria e
independientes una base única con estos datos denominada REDEFA (Registro de Desaparecidos y Fallecidos) formalizada
pro la disposición nº 423/98 de la Subsecretaría de Derechos Humanos y Sociales.
Resolución Ministerio del Interior 1745/1999. sitio Web
http://www.derhuman.jus.gov.ar/normativa/pdf/RESOLUCION_1745.pdf 19 de junio de 2008.
22
Los avisos fúnebres pueden consultarse en el Diario La Capital, 10/06/1977. Pág. 21
14
tar se llevó a cabo. Donde no solo resultaron victimas de la misma, personas con participación
política activa, sino la sociedad en su conjunto.
Esta modalidad de trabajo no se asemeja a las investigaciones que se han llevado a cabo sobre
la misma temática, ya que la reivindicación militante no es nuestro núcleo principal, sino por
el conplementariamente dar a conocer parte de los hechos que suelen dejarse de lado por considerarse muchas veces irrelevantes.
En ocasiones nos encontramos con que nuestro modo de proceder en la investigación no fue
legitimada por nuestros pares, aunque si lo fue por diferentes medios judiciales y por familiares, quienes se mostraron profundamente agradecidos por la importancia que les dimos a sus
reclamos de información. A través de esto podemos decir, que la lógica metodológica que
implementamos puede seguir siendo utilizada ya que arribamos de manera fructífera a los
objetivos planteados en principio.
Contamos con 28 casos dilucidados y cerca de los 60 iniciados, en diferentes fases de desarrollo. Sobre el resto prima un interés y confianza familiar depositado en nosotros, con la posibilidad de esclarecimiento del caso. Si bien consideramos que aún estamos en una etapa preliminar de búsqueda, ya que recién estamos trabajando sobre el 10 % del listado sobre los
hechos que vinculan a Rosario, podemos adelantar que la lógica de inhumaciones NN implementada en el Cementerio La Piedad, está en estrecha vinculación con aquellas personas que
fueron desaparecidas en el Servicio de Informaciones.
La investigación contempla una faz privada y es la de la pertenencia de los “cuerpos” de los
desaparecidos-asesinados. En este sentido consideramos que los cuerpos, la búsqueda de
ellos, aún ese último lugar de enterratorio siempre le pertenece a la familia y no a los organismos, ni a los museos, ni a los gobiernos de turno, ni a nosotros como investigadores. Este
es nuestro principio ético sobre el cual abordamos todas las investigaciones, y esta es la razón
por la cual mantenemos en el anonimato su nombre, hasta que la familia decida hacerlo público y/o la justicia se haga cargo de ello.
“... el dispositivo desaparecedor de personas y cuerpos incluye, por medio de la fragmentación y
la burocratización, mecanismos para diluir la responsabilidad, igualarla y en última instancia desaparecerla...”
Pilar Calveiro, 2002
15
Bibliografía
-
Águila, Gabriela. 2000. “El terrorismo de estado sobre Rosario (1976-1983)” en Rosario,
su historia. Protohistoria.
Andersen, Martin Edwin. 2000. Dossier secreto. El mito de la “guerra sucia” en la Argentina. Buenos Aires: Editorial Sudamericana S.A.
Bonasso Miguel 2001 Recuerdo de la Muerte Editorial Planeta Cuarta edición Buenos
Aires Argentina
Calveiro, Pilar. 2002. Desapariciones. México: Editorial Taurus.
Causa Feced, Museo de la Memoria, Rosario.
Diario La Capital 21/05/1977.
Diario La Capital 22/05/1977, Pág. 19
Diario La Capital, 10/06/1977, Pág.16
Diario La Tribuna, 10/06/1977
Diario La Tribuna, 27/12/1976, Pág.2, col.3
Diario La Tribuna, 28/12/1976, Pág. 2, col 1
Guzmán, Luis.2005 Epitafios. Bs. As., Editorial Norma
Kandel, Pablo. Diario Clarín. 4 de junio del 2005. (Consultado el 16 de junio de 2008
desde http://www.clarin.com/diario/2005/06/04/elpais/p-02201.htm).
Ley 24.321 Desaparición forzada de personas. Sancionada: mayo 11 de 1994. promulgada: junio 8 de 1994. (Consultado el 19 de junio de 2008 desde
http://www.derhuman.jus.gov.ar/normativa/pdf/LEY_24321.pdf ).
Lozada, S. M. (1983) La ideología de la seguridad nacional. Bs. As., Argentina. Editorial
El Cid.
Resolución Ministerio del Interior 1745/1999. Sumario: registro de Desaparecidos y Fallecidos (REDEFA) –creación-. 1999. (Consultado el 19 de junio de 2008 desde
http://www.derhuman.jus.gov.ar/normativa/pdf/RESOLUCION_1745.pdf ).
16
-
Teitelbaum, Mirta. 1989. “Algunas ideas sobre la definición de las desapariciones forzadas o involuntarias como ilícito internacional” en La desaparición forzada como crimen
de lesa humanidad. Argentina: Sudamérica Impresiones.
Testimonio M R Pp 6. Museo de la Memoria.
Testimonio de G D Pp. 28. Museo de la Memoria.
Zonificación militar. (Consultado el 16 de junio de 2008 desde
http://www.nuncamas.org/zonas/zonas.htm).
(1976) El estado de seguridad nacional. DIAL. Nro. 289.
Descargar