Marinetti en Bilbao - revista bidebarrieta

advertisement
Marinetti en Bilbao*
D. Francisco Javier Muñoz
Baionako Euskal Museoko Zuzendari ordea
Marinetti, quien en 1909 publicó el manifiesto fundador del Futurismo, tras su
estancia en Madrid y Barcelona, el 23 de febrero de 1928 llegó a Bilbao. Tan sólo la
prensa local se hizo eco de su estancia, y la conferencia que pronunció defendiendo
sus postulados estéticos causó el aplauso y la carcajada a la vez que la frontal oposición de quienes le escucharon. Pero la visita de Marinetti sirvió para que un desconocido futurista local publicase uno de sus poemas.
Marinetti, 1909. urtean Futurismoaren manifestu fundatzailea argitaratu zuenak,
Madrilen eta Bartzelonan egon eta gero, 1928ko otsailaren 23an Bilbora heldu zen.
Bertoko egunkariek bakarrik eman zuten bere egonaldiaren berri, eta bere ideia estetikoak defendatu zuen hitzaldiak txaloak eta barrea ez ezik, erabateko oposizioa sortarazi zuen entzun zutenen artean. Alabaina, Marinettiren egonaldiak bertoko futurista ezezagun batek bere poema bat argitara eman zezan lagundu zuen.
Marinetti, who in 1909 published the foundational manifesto of the Futurism, after
being in Madrid and Barcelona, arrived in Bilbao in 23 February 1928. The local press
was the only one which gave information about his stay, and the conference he gave
defending his aesthetic ideas brought the applause and laughter as well as the frontal opposition of those who heard him. However, thanks to Marinetti’s visit, an unknown local futurist dared to publish one of his poems.
* Este artículo se ha llevado a cabo bajo la financiación del Gobierno Vasco, a través de una
beca del Programa de Formación de Investigadores del Departamento de Educación, Universidades e Investigación.
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
Introducción
Las vanguardias recurrieron a los medios más diversos para la articulación
y difusión de sus planteamientos: desde la propia obra artística hasta los manifiestos o las revistas, pasando por el reportaje cinematográfico, la radio y las
conferencias.
Fue precisamente gracias a la prensa escrita y a las conferencias como se
conoció el Futurismo entre nosotros. El mismo Filippo Tomasso Marinetti, después de visitar Madrid y Barcelona recaló en Bilbao en 1928, diecinueve años
más tarde de que se publicara su conocido manifiesto futurista, que gracias a
Ramón Gómez de la Serna vio la luz en la revista Prometeo casi al mismo tiempo que su primera aparición en el diario Le Figaro1.
En su manifiesto Marinetti además de abogar por demoler los museos y
bibliotecas, señaló la guerra como única higiene del mundo.
Un automóvil de carrera, con su caja adornada de gruesos tubos
que se dirían serpientes de aliento explosivo... un automóvil de carrera, que parece correr sobre metralla, es más hermoso que la Victoria
de Samotracia- apuntaba Marinetti-.
Puesto que la literatura ha glorificado hasta hoy la inmovilidad
pensativa, el éxtasis y el sueño, nosotros pretendemos exaltar el movimiento agresivo, el insomnio febril, al paso gimnástico, el salto peligroso, el puñetazo y la bofetada2.
En 1910, desde la misma revista madrileña Marinetti lanzó una “Proclama
futurista a los españoles”, en la que animaba a los responsables del crimen de
sueño en el que se vivía, a que se atrevieran a despertar de ese letargo. Ya en
1911 se publicó una recopilación de los manifiestos de Marinetti en castellano,
a los que le siguieron en 1921 la publicación de la obra Mafarka. Por lo que
las teorías estéticas del artista italiano no fueron desconocidas en la época.
No obstante, las vanguardias en general y el futurismo en particular, nunca tuvieron el apoyo del público, y se desarrollaron bajo unas condiciones culturales adversas. De tal modo que la publicación del manifiesto futurista y sus
derivaciones posteriores, tan sólo lograron el interés de unas minorías.
1 El manifiesto se publicó en la revista madrileña Prometeo en abril de 1909, después de
publicarse en la revista italiana Poesía el 11 de marzo y en el diario francés Le Figaro el 20 de
febrero de 1909. BRIHUEGA, J., Las vanguardias artísticas en España. 1909- 1936, Madrid, Istmo, 1981, pág.154. Sobre la estancia de Marinetti en España véase: MAS, R., Dossier Marinetti,
Barcelona, Universitat de Barcelona, 1994 y GARCÍA DE CAPRI, L., “Marinetti en España”, en
Homenaje al profesor Hernández Perea, Madrid, Universidad Complutense, 1992, págs. 821- 826
2 MARINETTI, F.T., “Primer Manifiesto Futurista”, en Manifiestos y Textos Futuristas, Barcelona, Ediciones del Cotal, 1978, págs.125- 135.
264
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
Ya en 1925 José Ortega y Gasset en La deshumanización del arte apuntaba que todo arte joven además de ser impopular, tiene la hostilidad de la
mayoría del público que no entiende su obra. Tan sólo una minoría, que sabe
acomodar la visión a la obra de arte y que sabe disfrutar de la comprensión y
el goce artístico, es favorable a estas nuevas manifestaciones.
Así no es de extrañar la oposición que recibieron otras propuestas de vanguardia, como los poemas del escritor bilbaíno Juan Larrea, que al igual que
el manifiesto futurista, tan sólo consiguieron en Bilbao un leve alzarse de hombros y un frío “no me gusta” 3.
La oposición hacia las ideas de Marinetti se repitió en su conferencia de Bilbao. De hecho esta negativa hacia el arte nuevo se reprodujo cuando un año más
tarde, Ernesto Giménez Caballero, uno de los pocos defensores de Marinetti en
España, siguió los pasos del artista italiano4. En su visita a Bilbao, la prensa local
bilbaína se refirió a Giménez Caballero como un caudillo de las vanguardias del
arte joven. Y sus libros, conferencias y artículos polémicos sobre las letras y las
artes, no acababan de convencer a muchos de los articulistas bilbaínos, de modo
similar a cómo no convencieron las ideas estéticas de Marinetti.
Giménez Caballero dejó constancia de la ciudad que acogió tanto su conferencia como la de su predecesor y maestro Marinetti. Retrató la capital vizcaína
como una ciudad que poco ha poco ha ido perdiendo prestigio, esencia y dinero. Una ciudad agotada de producir financieros, escritores y artistas. Se refirió
así a la depresión actual, a la crisis de producción dinámica del actual Bilbao.
Sin embargo constata una minoría de espectadores y catadores, como José Félix
de Lequerica o Manuel de la Sota, difíciles de encontrar en el resto de la Península, así como la labor e ingeniosidad de Uceay, Mourlane Michelena o Joaquín
de Zuazagoitia que evitan que la capital vizcaína esté muda5.
Marinetti llega a España
El 11 de febrero de 1928, el precursor del Futurismo, aún no había llegado a Madrid. Se ignora el paradero de Marinetti, sentenciaba la lacónica nota,
casi perdida, que publicó el periódico El Pueblo Vasco de Bilbao6.
3 LARREA, J., Cartas a Gerardo Diego. 1916- 1980, Donostia, Mundaiz. Cuadernos Universitarios, 1986, pág.87, carta 29, Vallecas 5 de junio de 1919, pág.89
4 El 9 de febrero de 1929 Giménez Caballero acudió a la capital vizcaína para inaugurar el
Cineclub bilbaíno, que fue una más de las ramificaciones del Cineclub Español, fundado en
Madrid a finales de 1928. Pero no fue hasta el 14 de febrero hasta que se organizó la primera
sesión de la mano de Manuel de la Sota, Miquelarena y Somonte. “El Cineclub en Bilbao”, en El
Pueblo Vasco, 15/2/1929 y “Boletín del Cineclub. Noticias del Cineclub”, en La Gaceta Literaria,
11/2/1929, pág.6
5 GIMÉNEZ CABALLERO, E., “En torno a una conferencia. Articulaciones sobre Bilbao”, en
La Gaceta Literaria, 15 de febrero de 1929, pág.8
6 “Marinetti no ha llegado a Madrid”, en El Pueblo Vasco, 12/2/1928
Bidebarrieta. 14, 2003
265
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
La brevedad de esta pequeña reseña de prensa bien podría ilustrar la tibieza con la que fue acogida la llegada de Marinetti, especialmente por parte de
las publicaciones culturales y literarias de la época. Así, si nos remitimos a
nuestro ámbito más cercano, tan sólo la prensa diaria se hizo eco de la conferencia que pronunció Marinetti el 14 de febrero en la Residencia de Estudiantes de Madrid.
La frialdad de esta acogida al pionero de uno de los movimientos vanguardistas más importantes de la época, podría explicarse en que para algunos el futurismo ya no tenía vigencia. Además, todavía pesaba el recuerdo que
se tenía de sus propuestas que causaban un frontal rechazo. A lo que hay que
añadir la identificación que se hacía entre futurismo y fascismo.
Desde El Liberal T. Mendive señalaba que el futurismo es un “arte” ya pasado de moda, y que si hay algo viejo en el mundo es el futurismo7. Sus pintorescas ideas estéticas no han llegado a convencer porque son ridículas. Cada
obra de teatro, cada poema, cada partitura, cada cuadro del futurismo que
intentaba sustituir el arte antiguo y los cuadros de los museos que querían
quemar para que no quedasen vestigios del pasado, producían dolor de cabeza y eran recibidos con una carcajada. En suma, los futuristas son considerados como unos mamarrachos que algunos malos y retrasados pintores españoles imitaban e imitan8.
El futurismo, recoge este periodista, no es más que falta de imaginación y
fantasía para crear. El futurista es enemigo natural de toda finura de la mente. Y es precisamente la falta de imaginación lo que ha hecho que fracase este
movimiento. Un movimiento que quería hacer el mundo inhabitable llenándolo de versos y música que cantaban lo más feo, lo más desagradable y lo
más grosero de la vida.
Isaac Abeytua añade que el poeta italiano no deja de ser un mero provocador sin interés, cuyas referencias a la quema de museos y bibliotecas de
años atrás le dieron más celebridad que sus teorías estéticas, libros o profecías. Sin embargo, de una profecía suya nació el fascismo, y de otra la entrada
de Italia en la gran guerra9.
Abeytua coincide con T. Mendive en calificar a Marinetti como futurista
jubilado y fascista honorario, es decir, un agente propagandista del fascismo y
amigo de Mussolini. Para Mendive ello se debe a que los futuristas no han
7
MENDIVE, T., “Linterna mágica. El futurismo en España”, en El Liberal, 17/2/1928
Algunas obras del pintor bilbaíno Antonio de Guezala, como Choque de tranvías en el Arenal (1922), Noche de artistas en Ibaigane (1927), o La puerta giratoria. Retrato de Begoña de la
Sota (1927), en cierta medida se hacen eco del futurismo. Ver MUR PASTOR, P., Antonio Guezala y Ayrivie (1889-1956), Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao, 1991
9 ABEYTUA, I., “Marinetti y ‘Azorín’”, en El Liberal, 11/2/1928
8
266
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
tenido éxito y ahora Marinetti, hombre inquieto, impulsivo, hombre de acción,
ha encontrado una máquina donde agarrarse: el fascismo, que es el futurismo
político.
Mendive invita a Marinetti a que se marche con la música futurista a otra
parte y que se lleve con él a sus discípulos españoles: como Ramón Gómez
de la Serna, Ernesto Giménez Caballero y otros pelmazos vanguardistas que
tratan de disimular su vaciedad mental con excentricidades a lo Ramper o a
lo Charlot. ¡Que no nos amarguen más la existencia!
Gómez de la Serna y Giménez Caballero fueron los principales difusores
de Marinetti en España. Desde La Gaceta Literaria, publicación que recogió
y potenció los elementos más detonantes de las nuevas manifestaciones artísticas10, Ernesto Giménez Caballero, fue el único que defendió la visita de Marinetti y respondió al rechazo contra el futurismo diciendo:
hoy se desprecia a Marinetti entre los enterados. ¿Enterados de
qué? (...) En el agua chirle de Europa nonagentista, fue un renovador. De esa agua purificada salió en Italia un Pirandello, un Bontempelli. Salió un país latino con más fuerza que uno germánico.
Salió una política original y sin préstamos nórdicos. ¡Marinetti! Te
saludamos con la eterna admiración española ante lo que se mueve, grita, se desenfrena y revoluciona11.
En el mismo número de febrero de La Gaceta Literaria se incluía un artículo de Guillermo de Torre, que nos dio cuenta del devenir del futurismo de
la mano de la “cafeína de Europa”, y se publicó también un telegrama de Mussolini al artista italiano. [Fig.1]
De hecho Marinetti en una entrevista publicada en El Pueblo Vasco, aseveraba que el futurismo ha sido la cuna del fascismo y que ambos, futurismo y
fascismo, se complementan. Ya que el fascismo ha puesto en práctica el lema
futurista de síntesis y simplificación: de terminar con la burocracia, los contratiempos y las tradiciones. Además los fascistas, añade Marinetti, han imitado la doctrina futurista de la violencia, así como la glorificación de la velocidad, la fuerza y la revolución12.
10 SELVA, E., Ernesto Giménez Caballero. Entre la Vanguardia y el Fascismo, Valencia, Pre- textos. Institució Alfons el Magnànim, 1995, pág.81
11 GIMÉNEZ CABALLERO, E., “Conversación con Marinetti”, en La Gaceta Literaria, 15 de
febrero de 1928, pág.3
12 “Marinetti habla de las relaciones del fascismo y el futurismo”, en El Pueblo Vasco,
17/2/1928. El mismo Giménez Caballero en 1935 en Arte y Estado, sigue de alguna forma el planteamiento de Marinetti al señalar que el arte es consustancialmente político, de tal modo que se
muestra partidario del uso propagandístico del arte y del artista como un servidor del espíritu
colectivo. GIMÉNEZ CABALLERO, E., Arte y Estado, Madrid, Gráfica Universal, 1935, págs.186 y
12
Bidebarrieta. 14, 2003
267
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
Fig. 1. Retrato de Marinetti, publicado en La Gaceta Literaria,
15 de enero de 1928 y en El Pueblo Vasco, 23 de febrero de 1928.
268
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
Sin embargo, en el futurismo más que una ideología tenemos que buscar
una actitud hacia la vida. El proyecto de Marinetti no pretendía limitarse al
terreno estético sino implicar a todos los dominios de la experiencia humana.
Esto es lo que aproxima el futurismo a la política13. De hecho, en la conferencia que pronunció en Madrid el mismo Marinetti señaló que el futurismo se
manifiesta en todos los órdenes de la vida humana14.
En el campo artístico el futurismo consiste en despertar la alegría y el optimismo en el presente, creando una esperanza para el mañana. Pero el futurismo no es una Academia, ni Marinetti es su maestro, porque no hay nada
que enseñar. El artista italiano tan sólo trata de impulsar la obra del futurismo
que está en marcha, e intenta ganar adeptos que la respalden.
Una manera de intentar ganar adeptos bien pudieron ser sus conferencias.
Tras la conferencia que pronunció en Madrid, el 2o de febrero, Marinetti se
desplazó hasta Barcelona, justo el día del aniversario de la publicación del
manifiesto futurista que se celebró con una exposición de las obras de vanguardia más valiosas de Joseph Dalmau.
En la conferencia de Barcelona, a la que asistieron alrededor de ciento cincuenta personas y el que periódico bilbaíno Euzkadi resumió como un completo fracaso, el artista italiano apuntó que en Madrid sus teorías no habían
sido acogidas con el debido respeto. La prensa bilbaína, adelantado cómo iba
a ser la intervención de Marinetti en Bilbao, señaló que Marinetti disertó acerca del futurismo en el arte, declamó unas poesías en francés y en italiano y
cerró su intervención un film en la que apareció Mussolini, que fue acogido
con protestas y aplausos15.
Marinetti recala en Bilbao
Mientras Marinetti estaba aun en Barcelona, el 21 de febrero, la prensa bilbaína anunció la invitación que el Ateneo de Bilbao había cursado a Marinetti para que pronunciase una conferencia en los locales de la asociación, el jueves 23 de febrero a las siete de la tarde.
La prometida estancia del poeta italiano, quien se refirió a Bilbao como una
de las ciudades españolas más dinámicas, suscitó gran interés en la prensa
local de la época, mucho más que sus anteriores estancias en Barcelona o
Madrid. De tal modo, que la prensa bilbaína no dejó de recordar insistente y
telegráficamente la conferencia de Marinetti en el Ateneo.
13 SAN MARTÍN, F.J., La mirada nerviosa. Manifiestos y textos futuristas, Donostia, Diputación
Foral de Gipuzkoa, 1992, pág.39
14 “El señor Marinetti habla del futurismo”, en El Nervión, 15/2/1928
15 “Galerías Dalmau. Marinetti en Barcelona”, La Gaceta Literaria, 1/3/1928, pág.5. “Marinetti en Barcelona” en El Pueblo Vasco, 22/2/1928. “Barcelona. La conferencia de Marinetti no ha
sido un éxito”, en Euzkadi, 22/2/1928
Bidebarrieta. 14, 2003
269
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
Fig. 2. Retrato de Marinetti y portada de la revista Il Futurismo. El Liberal, el 22 de febrero de 1928, conservado en biblioteca de la Diputación Foral de Vizcaya.
270
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
El Liberal publicó una fotografía junto con un artículo sobre el artista italiano [Fig. 2] en el que se decía que Marinetti no debía ser entendido al pie de
la letra, ya que el futurista es un agitador:
“¡oh, rebaño de mamuts, que arqueáis pesadamente vuestros
lomos! Os dejamos atrás”. “¡Deprisa, más deprisa, soltad los frenos!
¿No podéis? Trituradlos”. ¡Marchad, seguir, no volver la cabeza al
recuerdo!16
La libertad, la voluntariedad, la velocidad y la ubicuidad, son- según el
periodista de El Liberal - las pasiones del futurismo. Pasiones que bien podemos encontrar en el teatro de la sorpresa que intenta imponerse como sea. Se
trata de un teatro que reduce todo al mínimo de tal modo que hay tragedias
futuristas que pueden representarse en varios minutos. Un teatro que al igual
que el resto de las artes parte de Marinetti, el mismo que nos adoctrinará sobre
sus ideas, óigasele – se nos recomienda- y, si es posible, discrépese de él.
Gamito Iturralde desde El Pueblo Vasco, prosigue con esta actitud contraria al agitador italiano, y dice que Marinetti se tilda de futurista tan sólo por
lirizar el maquinismo y a los conductores de automóviles17. Y añade que lo
ininteligible mueve a los que se autodenominan minorías selectas. De tal
modo que si Marinetti escribiera de forma sencilla no tendría la notoriedad y
el dinero que tiene en la actualidad. A juicio del periodista, Marinetti en sus
poemas remeda todos los susurros, ruidos y estruendos. A Marinetti le sucede
lo mismo que a los niños que, en sus canciones, en sus juegos imitan a los
perros, a las fuentes, a las bocinas, a los jilgueros:
El taxi- exhalación
Escuchen, escuchen...
Paff- Paff- Paaaaff
Auto, vertiginosidad, rueda, rueda, rueda
¡Canalla, canalla, canalla!
Un nunca sofrenado SIEMPRE, desbocado siempre
¡Fii- fiii- fiiiii! ¡En alto!
Paff- paff- parapapaff...
¡Bandido! ¡Sinvergüenza!
¡Ay- ay- ayayayay! ¡Oh- ooooh!
Vivacísimo chofer diabólico
¡Paaff- paaf- p...
Marinetti llegó a Bilbao el 23 de febrero alrededor de las diez de la mañana acompañado de su esposa [Fig.3]. Unas horas más tarde, ante una sala aba16
Palabras de Marinetti en “Visto y oído. Marinetti”, en El Liberal, 23/2/1928
ITURRALDE, G., “El pasado que vuelve. Douglas Fairbanks y Marinetti”, en El Pueblo Vasco, 23/2/1928
17
Bidebarrieta. 14, 2003
271
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
rrotada el secretario del Ateneo, Pedro Mourlane Michelena, se encargó de
presentar la conferencia del poeta italiano, quien anunció que iba a dividir su
intervención en dos partes: la primera en italiano y la segunda en francés.
Para sorpresa de todos, la primera parte se pudo comprender sin dificultades, cuando lo más que se podía esperar era comprender alguna de las usuales frases de las óperas en italiano que se representaban en Bilbao.
En esta primera parte Marinetti preparó el ánimo del auditorio, y expuso
sus teorías sobre el futurismo con gran fluidez, elocuencia y cordialidad. Sus
palabras, acompañadas de una gran mímica y gestos teatrales, sonaron rotundas y convincentes, hasta el punto que desde el primer momento el poeta italiano supo apresar la atención de la sala, de la que consiguió arrancar algunos “bravos” y “muy bien”. Todo lo contrario a lo que sucedió en otras tumultuosas conferencias en las que sus detractores le interrumpieron
constantemente. Tal y como sentenció El Pueblo Vasco, aquella noche Bilbao
se sintió futurista, francamente futurista en la primera parte de la conferencia,
en la que Marinetti habló de su interpretación, de su teoría18.
Trató sus ideas estéticas con una mesura y un tono tales, que prometía algo
muy diferente de lo que, a juzgar por crónicas de Barcelona y Madrid, se creía que iba a ser su disertación en el Ateneo.
En sus casi dos horas de intervención Marinetti arremetió contra lo clásico
y proclamó su evangelio nuevo. Se refirió al futurismo como la religión de la
acción, del movimiento, de la dinámica, y defendió el amor hacia la velocidad, la violencia, la energía y el maquinismo.
Habló sobre el desprecio al recuerdo y al pasado, al que se tiene una enervante afición, y con el que hay que romper para ir al futuro por medio de creencias originales, nuevas y actuales.
Proclamó el vandalismo contra en Museo, panteón de la belleza oficial y
malas escuelas de un gusto aún más malo. También arremetió contra la biblioteca, la Academia, lo pedante, lo clásico y lo estacionario, y mostró su aborrecimiento hacia lo sentimental, lo cursi, lo romántico y todo tipo de plagio,
con el que se corre el peligro de caer en la imitación. Ya que el artista que
quiere llegar a una obra original debe huir del plagio, que impide toda creación y genialidad.
Puesto que somos gente nueva, novedad. Los grandes artistas
pasados no dejan de ser grandes pero pasaron. No han de servirnos
18
272
“La Actualidad. Marinetti en el Ateneo”, en El Pueblo Vasco, 24/2/1928
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
Fig. 3. Benedetta y Filipo Tomasso Marinetti en el salón de juntas de El Ateneo de Bilbao.
El Liberal, 24 de febrero de 1928, conservado en la Biblioteca de la Diputación
Foral de Vizcaya
Bidebarrieta. 14, 2003
273
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
de modelo. El arte de hoy debe mirar a hoy, y no para quedarse en
él, sino como paso, siempre febril, cambiante, hacia lo futuro19.
Marinetti se opuso así a la ley del tiempo, maestro supremo de los gustos
que nos sojuzga, a la vez que supone pesadez y lentitud. Propuso romper con
el tiempo porque el tiempo es la prudencia, la dulzura enervante, el saber que
disuade. Por ello es necesario suplantar la estética tradicional por otra nueva
emanada del mecanicismo industrial, por la velocidad. Y a su juicio, son los
futuristas los que están en posesión del verdadero dinamismo estético y no los
que, sin desdeñar su sano progreso artístico, se educan en el pasado.
Añadió que la representación de las imágenes por parte del futurismo y
otros movimientos de vanguardia es una consecuencia del tiempo, del mecanicismo industrial imperante. Puesto que es un absurdo dar a un automóvil la
forma de una armónica cuando nada de él lo es. Además la fuerza del progreso y la mecánica que están transformando el mundo, determinan una especie de revolución en todos las actividades humanas, de tal modo que la
máquina es la nueva estética, y con la nueva estética que da paso a la renovación artística llega la renovación moral20.
En su conferencia Marinetti también señaló que el futurismo ha liberado a
la sensibilidad humana del terror estético, razonamiento totalmente absurdo
para un de las asistentes a la conferencia21, y que el Futurismo, el Cubismo,
el Ultraísmo, el Expresionismo, el Construccionismo, el Radismo etc., son descendientes y precursores del movimiento que está sacudiendo a Italia. Un
movimiento que inicialmente fue el deseo vivo de sacudir a Italia de la tutela
extraña y el culto por lo forastero.
Además Marinetti se refirió a Goya, el Greco y Picasso, y señaló que al examinar una obra de arte no debe buscarse una emoción comparativa respecto
al arte consagrado. Debe bastar el comentario actual fundado en el sincronismo de nuestras sensaciones, con las que sintió el autor de la obra de arte. Ya
que tal y como señaló Mallarmé lo hecho no interesa ya por bello que sea.
Fue tal el fervor con el que Marinetti defendió estos principios estéticos,
tanto desde la palabra, la mirada o el gesto que hay necesidad de recogerse
19
“Futurismo. La ‘máquina lírica’ de Marinetti”, en La Tarde, 24/2/1928
Estas ideas de romper con el mimetismo del pasado y de crear una estética nueva acorde
con la época de la máquina, también estuvieron presentes en otros movimientos de vanguardia
como el racionalismo arquitectónico. Ideas que defendió en Bilbao el principal difusor de esta
arquitectura en la península Fernando García Mercadal, unos meses más tarde que nos visitara
Marinetti, y que después ratificaron los arquitectos Luis Lacasa y Rafael Sánchez Arcas en 1929 y
Walter Gropius en 1930.
21 URRACA PASTOR, María Rosa, “Marinetti y sus doctrinas”, en El Nervión, 24/2/1928
20
274
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
en uno mismo, declaraba un cronista de El Pueblo Vasco, para no dejarse
prender por su entusiasmo y no negar el magnífico legado de las generaciones pasadas.
Al anunciar la segunda parte, el público pidió a Marinetti que siguiese
hablando en italiano, a lo que accedió. Seguidamente proyectó ejemplos de
pintura y proyectos arquitectónicos futuristas que suscitaron el interés del
público. Fueron temas de aviación, el paso veloz de un automóvil titulado
“Estela del movimiento”, obra de su esposa Benedetta que fue muy aplaudida. Gracias a sus aclaraciones – señala Zuzentzale desde Euzkadi – fuimos
comprendiendo lo que significaban las manchas, líneas y borrones de sus cuadros, hemos ido de su mano22.
Con todo para María Rosa, después de haber escuchado estas teorías, es
mucho más estético un retrato en el que el realismo de la imagen, pese a su
sinteticidad, sea el espejo del alma.
Prosiguió el artista italiano con un retrato de Mussolini, con el que señaló
que el fascismo, una renovación salvadora, fue resultado político del futurismo, y continuó con proyectos de edificios futuristas, como estadios de deportes, así como el famoso edificio de la Fiat, expresión afortunada de la arquitectura moderna23. En todas estas obras la principal innovación, según pudimos entender, era reducir a lo más simple la ornamentación del hierro y del
cemento24.
Sin embargo estas ilustraciones calificadas de estrafalarias, desorientaron a
la audiencia y fueron, según el cronista de El Pueblo Vasco, el antídoto a todo
el discurso anterior de Marinetti.
A continuación y tras una hora sin parar de hablar, Marinetti recitó algunos
poemas en francés y en italiano, poemas tanto suyos como de otros autores
futuristas. Fueron “palabras en libertad”, que motivaron un nuevo movimiento de expectación en el público.
Palabras que orquestan los colores, los rumores, los olores, los
sonidos- señaló Marinetti en referencia a las palabras en libertad-;
combinan los materiales de las lenguas y los dialectos, las formas
22
ZUZENTZALE, “Ayer en el Ateneo. La Conferencia de Marinetti”, en Euzkadi, 24/2/1928
En 1919 el arquitecto bermeano Teodoro de Anasagasti desde la revista La Construcción
Moderna, señalaba que la arquitectura futurista existía más en el papel y en las ansias renovadoras que en la realidad. A pesar de que Antonio Sant’Elia, representante de la arquitectura futurista, desprecie el pasado, Anasagasti considera que hay en él más de una reminiscencia clásica,
y sus obras en papel no dejan de ser rufianerías arquitectónicas. ANASAGASTI, T., “Acotaciones. Futurismo Arquitectónico”, en La Construcción Moderna, 15 de julio de 1919, y “Acotaciones. El verdadero Futurismo”, en La Construcción Moderna, 30 de julio de 1919
24 “La Actualidad. Marinetti en el Ateneo”, en El Pueblo Vasco, 24/2/1928
23
Bidebarrieta. 14, 2003
275
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
aritméticas y geométricas, los signos musicales, las palabras viejas o
deformadas, los gritos de los animales, de las fieras, de los motores.
Las palabras en libertad separan netamente en dos la historia del
pensamiento y de la poesía humana desde Homero al último aliento
lírico de la tierra. Nosotros no contenemos en ellas la sucesión narrativa, sino la poliexpresión simultánea25.
Con ello, la teoría de la lengua vanguardista iniciada por el Futurismo italiano como teoría poética, aboga por destruir la teoría y la lengua heredadas.
Ya que lo que les interesa no es reflejar la realidad colectiva que todos interpretamos, sino componer una realidad nueva. Para ello Marinetti propone
dejar las ‘palabras en libertad’ a fin de permitir la expresión de la realidad de
la ‘imaginación sin hilos’. De ahí deriva la nueva poética futurista que afecta
desde la puntuación o la métrica, hasta la representación gráfica- espacial26.
La sintaxis es una especie de intérprete o cicerone monótono (...)
Liberación de las palabras, alas desplegadas de la imaginación,
síntesis analógica de la tierra abrazada por una sola mirada concentrada toda entera en palabras esenciales (...)
Inventaremos juntos lo que yo llamo imaginación sin hilos.
Alcanzaremos un día un arte aún más esencial cuando nos atrevamos a suprimir todos los primeros términos de nuestras analogías,
para no ofrecer nada más que la continuación ininterrumpida de
segundos términos. Será necesario, para ello, renunciar a ser comprendidos. El ser comprendidos no es necesario27.
Sin embargo, cada grupo de ‘palabras en libertad’ que recitó Marinetti, estuvo precedido de una breve explicación. Antes - se señala desde La Gaceta del
Norte - se abusaba de la hipérbole y del adjetivo para hacer poesía y ahora los
futuristas derrochan la imitación del ruido, con la desventaja que los viejos poetas se hacían entender con más que leerles, y estos tienen que explicar prolijamente sus elucubraciones líricas para que el oyente no se quede en ayunas de las
bellezas simbólicas que guardan sus pü... pü... paf... paf... y tum... pum...
tum...28
25
“Futurismo. La ‘máquina lírica’ de Marinetti”, en La Tarde, 24/2/1928
HERNÁNDEZ PRAT, H., “Lengua, gramática y expresión de la vanguardia”, en PÉREZ
BAZO, J., (ed.), La Vanguardia en España, Toulouse. París, C.R.I.C. Ophrys, 1998,págs.53-58
27 MARINETTI, F.T., “Manifiesto técnico de la literatura futurista”, en SARMIENTO, J.A., Las
palabras en libertad. Antología de la poesía futurista italiana, Madrid, Hiperión, 1986, pág.200.
Este manifiesto de 1912 junto con La imaginación sin hilos y las palabras en libertad de 1913,
recoge la poética futurista.
28 “El Futurismo. Marinetti en el Ateneo”, en La Gaceta del Norte, 24/2/1928
26
276
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
Entre los versos que declamó el artista italiano unos trataban sobre la aurora, el mar y sus olas, o eran retratos olfativos de un “donna”. Otros exaltaban
la locomotora, el automóvil o el avión:
Cra, cra, cra,
brrr, brrr.
Chissssss ¡uf!
Pi, ni, pi, pi.
ban ban ban...
Otro poema describía el bombardeo de Andrinópolis, al que Marinetti asistió como corresponsal de guerra; y la guerra quedó representad en el zumbido de las balas, el tableteo de las ametralladoras, el tac- tac del morse y demás
onomatopeyas que el artista italiano producía con inverosímil fidelidad29. Una
de las composiciones que declamó Marinetti en francés fue la que reprodujo
y tradujo el diario La Tarde [Fig.4]:
Máquina lírica
Pistón caldera
pistón caldera
pissss-ttton
pissss-ttton
pisss-ttton
Primer pistón de alegría cálida
PENETRAR en el aceite
freir reir freirreir su nostalgia
graaasa graaasa graaasa
Segundo pistón de
VOLUN VOLUN TAD
VOOO LUUN TAAD
frenado por demasiado aceite
sensualidad (grave, penosa, mal ritmada)
loca, loca, loca carrera
loca de dos correas de transmisión
(afección rencor)
TRES ruedas de recuerdos dolorosos
cuyos dientes entran en los dientes
de tres ruedas de ironías mal aceitadas
29 El poema sobre el bombardeo de Adrinópolis se publicó en MARINETTI, F.T., Zang Tumb
Tumb, Milano, Edizione Futuriste di “Poesia”, 1914
Bidebarrieta. 14, 2003
277
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
Fig. 4. Poema Machine
Lyrique de Marinetti.
La Tarde, 23 de febrero de
1928, conservado en la
Biblioteca de la Diputación
Foral de Vizcaya.
278
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
(estridencia y lentitud)
Primer tubo de escape
pan- pantomima- pan
panpantomina
panpapantomina- pan
alegríaalegría danzante
elegante y sublime
del humo de los viejos pesares quemados,
pan- pantomima – pan
en el tubo de forma de boca
de estudiante alborotador en vacación
PUFF! – PUFF!
muy alto un globo blanco
colosal de ambición – humo espeso!
DOS globos
TRES globos blancos
blancos puff fuera de la chimenea
de la locomotora
Luego con despreocupación
y desenvoltura
TRES espirales de fantasías
ligeras y grises
El público encontró la situación muy divertida y aplaudió pidiendo más y
Marinetti sudoroso, jadeante, canta, habla, declama...
Pipapa, pipapa, pipapa
¡Telégrafo Morse! 30
Marinetti lanzó estos versos erguido y ayudado por sus brazos. Unos versos, se nos dice desde la prensa local, que requieren de una gran fuerza interpretativa y el dinámico entusiasmo del agitador futurista para su mayor éxito,
y que nos muestran al poeta italiano como un gran orador y un actor insuperable.
De este modo, Marinetti pone en práctica sus ideas sobre la declamación
expresadas en el Manifiesto técnico de la literatura futurista, en el que señala que el declamador futurista tiene que desaparecer en la manifestación dinámica y sinóptica de las palabras en libertad.
30
ZUZENTZALE, “Ayer en el Ateneo. La Conferencia de Marinetti”, en Euzkadi, 24/2/1928
Bidebarrieta. 14, 2003
279
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
Para el artista italiano el declamador debe desarrollar su voz con las vibraciones propias de la materia que expresan las palabras en libertad y dejarse
guiar por su propio “olfato”, a la vez que ofrecer una gesticulación gráfica y
tipográfica que cree sintéticamente en el aire cubos, conos, espirales, elipses,
etc. De este modo el declamador que necesita todo poema futurista, colabora
con el autor produciendo “nuevas leyes” y “horizontes imprevistos” para las
palabras en libertad por él interpretadas31.
Se rompe así con la caricaturesca declamación tradicional que se caracteriza
por la monotonía vocal y gestual, y que se asemeja a una marioneta controlada
por un titiritero invisible. A la vez que los recitales futuristas se nos muestran
como un espectáculo visual y fonético, que además de buscar la provocación
del público, sintetizan teoría y práctica literarias en una forma de arte total32.
REACCIONES A LA CONFERENCIA DE MARINETTI
Esta síntesis de teoría y práctica literarias que duró casi dos horas en las
que Marinetti mantuvo en todo momento el tono de su disertación, suscitó
silencio, a veces risas de asentimiento y finalmente nutridos aplausos, casi
entusiastas.
Este acto del Ateneo suscitará estas y otras opiniones, pero apasionó por
igual a simpatizantes y detractores33. Así desde El Pueblo Vasco se señala que:
quien creyó que el futurismo – o mejor dicho, el marinettismo –
era una obra incoherente y atropellada, quedó decepcionado al oír
al propio inventor de la teoría. Marinetti tiene muy distintas personalidades, que reunidas le hacen un hombre sumamente interesante. Es por ejemplo muy distinto al Marinetti de los “sketchs” – como
un periodista catalán ha llamado a sus pintorescos recitados de poemas futuristas – al Marinetti, de la política, sagaz en el juicio y punzante en la ironía34.
Zuzentzale por su parte, huyó aterrorizado de la conferencia antes de que
ésta terminase. María Rosa en cambio, sacó la conclusión de que el futurismo
es por encima de todo regocijante y divertido, y así le debió de parecer al
público que rió mucho a Marinetti.
31 MARINETTI, F.T., La declamazione dinamica e sinottica, cfr. en SARMIENTO, J. A., Las
palabras en libertad. Antología de la poesía futurista italiana, Madrid, Hiperión, 1986, págs.210215, escrito en 1916
32 GÓMEZ TORRES, A. M., La retórica de la nada: en torno a la poética de las vanguardias,
Málaga, Publicaciones del Congreso de Literatura Española Contemporánea, 1998, pág.15
33 “La conferencia de Marinetti en el Ateneo”, en El Liberal, 24/2/1928. Idea que repite El Pueblo Vasco, “Mirador de Bilbao”, 25/2/1928
34 “La Actualidad. Marinetti en el Ateneo”, en El Pueblo Vasco, 24/2/1928
280
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
Desde La Gaceta del Norte se advertía que se está abusando de la palabra
vanguardia, de tal modo que en el orden intelectual, quien más y quien menos
siente cierto temor a que se le declare anquilosado y viejo si no se incluye en
cualquiera de esos grupos de avanzada.
Pero para este articulista, no han hecho obra que merezca la pena reputarse como verdaderamente seria, ni han impresionado a la masa más que
superficialmente, yéndose a refugiar en la orgullosa pero vana torre de marfil
que llaman ellos “minorías selectas”. Las “mayorías indoctas”, siguen y seguirán pensando que es más bella una obra de Goya que la sensación de masa
y constructividad impresa al mejor calificado cuadro futurista.
Marinetti en una entrevista a El Pueblo Vasco señalaba que su plan general
de trabajo está dividido en dos partes: propaganda -manifiestos, doctrinas, teoría- y actos -labor teatral, artística-. El artista italiano apunta que antes de representarse una de sus obras suele dar una conferencia tras la cual todo el mundo está de acuerdo con lo que dice y le aplaude denodadamente. Sin embargo, tras ver la representación de Vulcao o El prisionero le silban, y eso fue lo
que sucedió en su intervención en Bilbao. Pero Marinetti sentencia:
no importa he sembrado. Aquellas gentes ya saben que es el espíritu futurista. La obra no ha llegado a ellos pero llegará un día u
otro. Que los actos no alcancen a la propaganda no tiene la menor
importancia35.
Pero la conferencia de Marinetti además de difundir las ideas futuristas,
también sirvió para que un poeta futurista bilbaíno, el único futurista del País
Vasco- navarro y de parte de la provincia de Burgos, a quien el artista italiano
para sorpresa de todos abrazó nada más bajar del tren, se atreviese a publicar
sus poemas tras más de veinte años de silencio36. Hasta ahora en este anónimo bilbaíno había pesado más el temor a la incomprensión. Sin embargo, y a
pesar de las miradas irónicas y las sonrisas de desdén de los indoctos, este
futurista local cree que tras la conferencia de Marinetti en el Ateneo puede
atreverse a publicar uno de sus poemas37:
35
El Pueblo Vasco, 17/2/1928
ASTERISCO, “Cosas del “Reporter”. Ahora se va a saber porqué me abrazó Marinetti. ¡Veinte años de solitario y recatado futurismo!”, en La Gaceta del Norte, 25/2/1928
37 El poema, que nos podría recordar a la batalla de Arianopolis de Marinetti, se inspiró en
la noche en la que la República sustituyó a la Monarquía en Portugal. Aquella noche los buques
bombardearon el Palacio real mientras el rey don Manuel tocaba la pianola, los regimientos de
infantería y artillería se combatían desde la estación del Rocío hasta el final del paseo, los paisanos armados recorrían las calles de Lisboa, y la guardia municipal de defendía en los altos de
Campodile. El poeta bilbaíno escribió esta poética impresión futurista desde su cuarto en el
Francfort Hotel, que acompaña de explicaciones para facilitar así su compresión.
36
Bidebarrieta. 14, 2003
281
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
La Luna
ha tomado localidad
de Paraíso
para presenciar
el drama.
De la gran bolsa
del estuario
de Lisboa,
ha sacado el maravilloso
espejo del Tajo.
¡Quiere darse en los labios
el carmín
de la sangre de la Revolución!
De la inmensa polvera
del firmamento
toma la borla de una nube
redonda.
¡Quiere que sus mejillas
sean más pálidas
y empapa la borla en el polvo
de estrellas de la vía Láctea!
¡Uiiiiiii!... ¡Uiiiiiii!... ¡Uiiiiiii!...
¡Ui!... ¡Ui!... ¡Ui!...
(Estos son los silvidos con los que los
revolucionarios avisan desde tierra al Vasco de Gama)
¡Pi!... ¡Pi!... ¡Pipiripipiii...!
¡Pipipí!... ¡Pipipí!... ¡Pi!... ¡Pi!...
(Un contramaestre del Vasco de Gama contesta
a los revolucionarios terrestres)
¡Pac!... ¡Pac!... ¡Pac!...
(Tres tiros de fusil Rémington. Es el preludio
de la que se va a armar)
¡Allo!... ¡Allo!... ¡Centraaal!...
¡tres!... ¡uno!... ¡cuatro!... ¡seis!
¿Jefatura de policía?
¡¡Sí!!
¡¡Pac!!... ¡¡Pac!!... ¡¡Pac!!...
¡¡Papác!!... ¡¡Papapác!!... ¡¡Pac!!
Dorremisol... mifasolá... mi... mi
mifasolfadó... misolfadó...
(Esto es que el rey Manuel está tocando la pianola)
¡¡Buuum!!... ¡¡Buuum!!...
(Los dos primeros cañonazos del
Vasco de Gama al Palacio real)
¡¡Rrrraasss!!... ¡¡Crischsss!!... ¡¡Rrrass!!
282
Bidebarrieta. 14, 2003
MARINETTI EN BILBAO
(Un marco de una ventosa y un cristal hecho papilla)
¡Bum!... ¡Bum!... ¡Bum!...
¡Talarí!... ¡Talarí!... ¡Ti!... ¡Ti!...
¡Pac!... ¡Papac!... ¡Papapac!
Sobre la plebe
enardecida, jadeante,
sudorosa,
álzase trémulo
el poeta del pueblo.
¡Veio por fim, a noite preceiosa.
Ameaçando apagar ten nome e jama...
Tua voz, porem erguéndose alterosa
A Independençia e a Libertade aclama!
¡Viva a revoluçao!...
(Esto se canta al recitar la poesía)
¡Dos regimientos al Rocío!...
¡¡¡Central!!!... Tres, uno, cuatro, seis
¡Comunica!...
.................................................................
.................................................................
¡Tracatá!... ¡Tracatá!... ¡Tracatá!...
¡Tracatá!... ¡Tracatá!... ¡Tracatá!...
(Es una sesión de caballería que arranca al trote largo
para ver si puede alcanzar a los amigos de Paiva
Conceiro que defienden la Monarquía en lo alto de
Campadile)
¡Viva a Monarquía!
¡Viva a República!
¡¡Buuum!!... ¡¡Buuum!!... ¡¡Buuum!!...
¡Pac!... ¡Pac!... ¡Pac!...
¡Ssssssssss!... ¡Ssssssssss!...
¡Silencio! ¡Silencio!...
.................................................................
.................................................................
¡Todos han muerto!
¡Cri... cri!... ¡Cri... cri!... ¡Cri!
¡Cri... cri!... ¡Cri... cri!... ¡Cri!
El grillo
mudo testigo
hasta entonces
de la tragedia,
cuenta a la
Luna
la inmensidad de su dolor
y de su soledad
Bidebarrieta. 14, 2003
283
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ
bajo la margarita
que le ha servido de casamata
¡Central!!... ¡¡¡Centraaaaaaal!!!...
Tres... uno... cuatro... seis
¡Sigue hablando!
Paradójicamente desde la misma La Gaceta del Norte que publicó este poema, Salvador Minquijón, un poco más tarde, se refiere a este nuevo arte como
una inquietud estética que se preocupa por la originalidad absoluta que crea
una atadura tal vez más limitadora y compresora que la cultura clásica. En el
arte ya no se canta en música, ni se cuenta en literatura, ni se representa en
plástica, sino que se busca la esencia. Sin embargo a esta nueva estética le falta explicar de forma coherente la ordenada realidad del universo38.
Por lo tanto, esta nueva estética que defendió Matinetti fue rechazada tanto antes como después de su conferencia en Bilbao. Ya que si bien es cierto
que su llegada a la capital vizcaína suscitó gran expectación y atención por
parte de la prensa local, y sus ideas merecieron el aplauso del público que las
escuchó, en ningún momento tuvieron respaldo alguno.
De hecho su intervención en Bilbao se entendió más como un divertimento
gracioso que como una nueva propuesta poético- artística. Sus “palabras en
libertad” no dejaron de asombrar a los asistentes a la conferencia del Ateneo.
Poemas que provocaron la despavorida huída de algunos de los asistentes, a
la vez que imprimieron el coraje suficiente a un anónimo poeta local para que
se atreviera a publicar su trabajo. Todo ello nos da cuenta de la difusión y asimilación que tuvieron el futurismo y las vanguardias entre nosotros: generalmente rechazadas, o a lo sumo interpretadas minoritariamente de manera
superficial.
38 MINQUIJÓN, S., “Nuestros colaboradores. La Nueva Estética”, en La Gaceta del Norte,
1/1/1929
284
Bidebarrieta. 14, 2003
Descargar