el siglo 1édico

advertisement
Ano
1ÉDICO
EL SIGLO
tl.'I ftfj h~it~ ml,trUlalll" t\ 1.11 l'U\UCI8!o; nutu TIIII' - Ynlut l',nq 1'1111"0
d t' l., trn1lu",.tUlUill - I.n hll't.'ltlrlllll lit.' 1" pr6 t.lt 1 -l.n'AI"·ohtem,1C rl~
¡,. ClIIHC't4 IOJf'os) r rorlt
I .'!hmmarlon dn lo mlcrl)·ur~l'lIl moS.
- 11 . [) " tllll)ltoo ,to 10M IOC~I.I\nUR - 111 Dé la t'a trano" du la mu'"
Jer eula eufl'rm 1,,), (6f\'IU"'JI ,) lIleU,,"" .~ PreD8a mttd~Ca
}'rlronitnJ: l . Lla HI~
1"lu', 10,1:u1l1 .. l'n tll tr.n.tI111l1t·nlo rt,'1 h IrIO-
~~ll~~~;~c~onn ~~~II~"l~:r~ l'lllraÉ~t~~I~l~!hlll;~ ::~ :r~~h~~~n~~[l~~~~;.
auncul re
df 1 n.
1."1 8
-
IV Trallltl11nnto
,ti"
por los bou,.."",,"",-Prescnpclones y fórmula.8
Secclon otlcla! 'hUI t, r\\) ct FOlnento.-Rt.'.ll
clOa - ~ 1'\1'11,.1 OIlJl',·ulu;.!'Il"1l E"'rauolH -
llt1\"IJ nt'nRIn1l'nto
Consultorio
0=
\rlull'uWl ll.o \tcdt·
\tolll j~ 1 iu "'llfullnlno , ~
G cot da lA. alud pUblica.: .; (:\,10, :\OItl'rlO ctf' MQ,.'~Ht.~ Crontc8. .- FollettD ~"o lu,tltlS !nl'~hl·crJllri.'I"~)
obro la hl.'fld: s.!:aVa·
cantes = Boletln blbllogrli.ftco,=Anuncl08
====
DE LA
B
I~AOGl'RACJO~E
.A.
, - OCIEDAl! DE HIGIENl::, MÜHCO'I~UIRÚRGJCA,
ACADEMIA
En In l:mle d I domingo anl rior cel bl'ó la Real
Acau mia de Mudlcina la e ion iunugul'Ul «el pre·
nl
ur,o acnuémie , con a i l nCJa nuua má
que rogular de l\cuel~mico y do publi 'o, L yó el
r lario ganeral, Excmo, r, D, Iatítls
i l , su
discurso de ecretaria, acerca d 1 cu!Ll nada diremo porqu no priyun de hacer ti U1 recido clo·
gio considel'll.cion muy atendible , y porquo, como
d co tu mbre, hun de abor arlo nue . tros su crito·
l yéudolo n la columna d EL 'rOLO,
EST U
o lOS
M É
o I e o -J
U R
IoIe os
SOBRE LAS HERIDAS
POli
uo:;
1110, , t' , 1 , Jo. é ROIhigl1 IZ BI nll\' iek!l IOYe)
Pllrle ti su xt 11 , o d l!:!(' UI'HO, '1'1 \'e I'He'.
ohl'o Lns pr0'.lrl'sos de In intljía, do lo/'! r.\1alc'~ Ita
hecho Ull inter 'fllllllo y (J)'(lcl1:1elo xll'aelo ( I eJi . ti nguido decano dd lIo pilal Gencrnl do Madrid
Ahierto el sohre qll contenín Illombrp d I anto!'
do In única !{,tl\l'Il'in prellliada, rc ulló 'er afiuél
D ,Jo é Ribera, cirujano jefe e1elllo~pital rlcl riflo
Je"tl!', y autor d otrn lemol'Ja tUll1hif'1l {ln'miada
por la misma Arnclell1ltl. n 1 OUCtll' o pa u.do,
Reciba pOI' ,te nu \'0 triunfo nue 11'0 nplnu, o l
ilustrado y jó\'en prole 01' cuyo eutusiasmo y apli
ca ion 11101' can ine 1'01\ plácem
Alguno pro fe ores se oxtrafial'on de que no se
(llera cuenta el I I'e~ultado hnbido n l 011 'l1I', o al
pI' mio de Ruhio, E to
dub á qu aún no ha
pouielo pI' elll:u BU (l!ctúmen la segunda (Jomi ion
noml radn con to ohj lo,
E l Ex
RESUMEN
BoleUn de ln. t'amn.nf\.' IIlRu:,:uruC'ltIlIlJ, - :-ioC"ü" RII tiu 1hglt HU\ ra 1nmif\ Melhco QlllrtlrJ..·lr~, - beCCl0n d Mo.dr1d· '\I'ht'prlnn
ne
Núm , 1.728
Madrid 6 de Febrero de t 887
y
<l '. pn
R
e
Lo. 'ociedad :rin cológicn. E pafiola celebró n
la tmrl d 1 miél'cole l'a 1\(10 la .e, ion inaugural
d u actual cure a adélll ico n 01 local de su saione , MOllt m, 2""
pnra lo mismo I ¡¡monlfiCO cle U80 ext rno, apli('clnclolc sobro
la hcrida , ~o"otros hC'ffiOS cmpl n<lo C?n nu Rlra pI'. chca
c1icho mcrlícnml'nlo paru la curacion dC? eRta cla~e d~ h ridn~,
y nos ha dado tnn grnncles y cxcelentes r' ulta,loR, Ilue no
vacilaruos en rccornl'ndarle A nue8tro~ compafiero, c"uros
d que obtenllr:\n con él ClI mí8mo e sultaclo que nosotros,
R lllRO Ár1U y I'I:Lt'ELA (1)
IX
De la lIIoI'dtdlCra de la víbora,
La víbora , cuando Oluerde, produce h ridas de carácter
ven nORO , Este r ptil, que Re parece. la cul~bra, tien unos
dOR piéM de largo por una pulgada de ancho, eKtn cubierto d
scamas de un color Rr1S-azulado y roji7.o, qu son nlgun
tanto oscuras en el doe o, Lo. cabczn de la \'i1.JOrt\ tltlO' la
foerua de un coruzon, con el hOCICO arrI'CDnu¡.;ndo, como el
del Cl'tllo, E ta clasc dI' bl'rida vi nen R('Olllpul1ada8 de accidentes uwaw nte 'raHS, ~l dolor '1u 'n lIuR e 8U:ot
es urente, poco d('~pur' tumcloccion de la parle, lIue 8 hmila unas v ('
la dreunf" 1 ncia de la monJc,lutll, y otra"
s propaga á to.lo el nliemuro ) Aun al Ironco, Hay en el
nC rruo dlHpncn, nn, iedad, laxitud g('m'ral, pulMo p qUl'l1o)'
desigual, d~hno, cKtllpor, y ulgunaR V('('('S h ldrofobm Para
las p lCndllrn~ ,lo l' te n'ple l 'enen oso, n~( cou,o para InH ,1
cuo);1I1lcr culebra AC 111 !'jun le, ce U1uy cun"'lIIcnt!' t'wpltoar
unn dlRolll rion ,11' IIIIIUllla,'O á Iu da_1M e11' 1\l gnloR pur 7 gm,
mOR <le agua de. tlla.la, 1I1)'I'clnn<lo dwba dlsolul'Ion por la \'1"
na lDistrla d~1 míl'mhro 6 parte alaca.la; 1.I<IIIIII'n
(l
\' ase el nlllll\!ro anlerior,
En las heridus producidas ú ocasionadas por una comalia
de un toro en lidia es UlUy convcDlC?ole el ewpleo del 111 ,lo,
porque generalmente el a~l(\ del toro quema, l'n C la dllHll
ti h mlas no c1l'1lt'l1 nunt'a dar~e punlo de uluru, y > ncalrizan olaml>ntt, I'on tirll~ a:;:llltlUal1l' , ]101"11111' (' la ChlSll
de ¡'erldUM ~uellill supurur mucho, y pOI' stl! mollvo no
t n admltidu9 lus 8uturas eu eHay,
,"1
Rc:Jlr,L'ÍO'lt,.q,
Las h{'udn ~im)ll 's y IIgl'rtls qne no inter qnn nllíq qllr
10R t ¡;UUlcntos l> nlgull(\ pordan dll mü~clllo "S 1011)' lacll
('ono '~r l¡¡ , pUlque uo Irnrll cOlllphcat'lOu de UIII~unll especie, IIlUS la. hcrlclll~ l ' UP' cxten"ion y profulldida,¡ C'B muy
chficll ,1' t1c"clIllIll', y 'lile He ocultnn ti la inMIWt'ciou 01'11 hll' Ul:\S l'"acta ¿cIIll' Al'Onl,'H MI'gllra y )losih\'llR no ]1u" II"11
8Ul1l1J11~[rlLr'l 'Slnglllln, y tit· at'llptnl' nlgnnn, 110 e~ UH' que
pur COIlJ ,t uru. 1;11 l'fel'lu; ¿'lllé medios Il'nemos pnro CUl1u\:l'r
l'on l' at'tltllcl He una '. pa,la Ú 011'0 CIlI'II1\,) cUlllljueer." 'UIplljado y ,liri;.:cclo IlIiI'm :11;':1111:1 ral'ldad, 1m )lI'U 'Ira,lo muy
ad 'nllo Ó 110'/ ¿elue Hl'llUlc~ ,cnuwo paru conoct:r SI la" (':11tes cootuncli<la~ hnn SIdo heridus ó si n hall reCibido dulio
EL SIGLO mDIOO
82
Presidía el Excmo. Sr. D. Francisco Alonso Rubio, teniendo á su lado los Dre~. Castelo, vicepresidente do la Real Academia de ~ledicína, y Salazar,
presidente de la Médico-Quirúrgica.
Leyó el Sr. D. Antonio Cospedal Tomé, sccretario, una bieu escrita y bieu resumida Memoria dando cuenta. de los trabajos de la Corporacion en el
año únimo y del estado próspero de sus interesas
administrativos, y despues el Sr. D. Ramon García
Baoza el discurso inaugural, que versó sobre La
sordo-mudez en la infancia, y es un bonito resúmen
del esta.do actual de tan importante cuestiono El
público aplaudió mereeiJamente ambos trabajos.
Despues de leerse el programa de premios que en
otro lugar publicamos se levantó la sesion, pasando los asisten les á disfrutar del lwwh con que el
discursanto obsequiaba á sus companeros.
»
SQ
portancio. de las agllo.s subterráneas como elemento
infeccioso, exponiendo ideas que valieron al orador
muchos aplausos.
Llamó la atencion el que á la sesion asistieran
varias damas, cosa extrafía en nuestl·o país; pero
la Sociedad de Higiene, convencida de que el bello
sexo puede ser un gran elemento de propaganda on
muteria de higiene, se ha propuesto utilizar su
concurso.
*••
Bajo la presidencia del Sr. Mal'tincz Pacheco celebró sesion pública la Sociedad Espallola de Higiene en la noche del mál'tss, pronunciando el Dr. Vilanova un discurso sobre las condiciones higiénicas
del suelo de Berlín, exponiendo algunos datos sobre
el de Madrid que corroboran lo expuesto en noches
anteriores por 01 secretario general Sr. Parada y
Sautin.
A continuacion habló el Sr. Torres sobre la im-
La Seccion de Vacunología de la Acadomia Médico-Quirúrgica celebró su correspondiente sesion
quincenal el sábado 29 del pasado. En ella concluyó
el Sr. Hidalgo la exposicion del tema que ha desarrollado brillantemente, y comenzó á hacer uso de
la palabra el Sr. Sierm y Carbó, quien continuará. BU
discurso el sáhado próximo 12 del corriente. 'rieue
tambien pedida la palabra para consumir un turno
el Sr. Rodriguez (D. Cayetano).
En la sesion celebrada ellúues por la Seccion de
Medicina de la misma Acadell?-ia continuó á primera hora la discusion de un caso práctico presentado
pOl' el Sl'. Salazar, interviniendo en el debate 108
Sres. Abaytúa, Mariani y Salazar.
Enlróae despues en la diacusion del tema del se1101' Francos: Los médicos alienistas 'liZOS Tribunales
de Ju.sticia. Habló primero el Sr. Osío para decir
que aplazaba dar su opinion acerca de la importan
alguno? En 1:J. lIuposicion de que algunnlo eatuviern, ¿cuál
es la que ha padecido, qué extension tiene dicha herida y
qué vasos pueden hallarse abiertos? Estas y olras muchas
dudas son las que ocurren siempre á todo cirujano en presencia de una heriJa cuya gravedad e8 imponente. En este
ca80, ¿qué partido ha de tomar el cirujano y por que medio
puede salir adelant4: de las muchas dudas en qué semejantes
eaS08 le colocan? Preguntas 80n éstas qne á la verdad no
sabemos cómo contestar; daremos, sin e,nbargo, sobre ellas
nuestra humilJe opiniou. Lo que da un exacto y grande conocimiento, no sólo de la berida, sino tambien de la eituuciou
y URO de laa partes, es la prActica arlquirida al lado de profesores ilustrados y entendidos. El cirujano debe observar
det4:nidaonente la naturaleza de los s(ntolDas; se informará
si el dolor es agudo Ó si no es más que pesadez que fatiga y cansa al t-nft:rmo ; averiguará en qué parto e/l el dolor
ó pesad4:z que se siente, y, finahnenle, atenderá en lo posible á la calidad de materias ó partes que salen de la herida.
Antes es menester informarse en qué postura estaba el enfermo cuando fué herido, lo mismo que debe examinar dete·
nidamente el instrumento con q Ile se hizo la herida, por
medio de estos conocimientos se podrá deducir con bastan·
te fundamento que tal ó cual parte esL\ herida., particularmente cuando la herida exterior es vi8iblcmente penetrante, como cuando sale alguna tle las p¡"tes contenidas Ó se
puede introducir con facilidad el dedo ó la sonda. Hay algunas heridas que, Sin Ber penetrantes, son , sin erubargo,
profundas, lo cllalse conoce fácilmente por medio de la vista
y tacto.
No basta con que el cirujano conozca la herida y sus diCerencias, sino que es necesario que forme un razonado pro-
nóstico de la misma, averiguando las consecuenciae que pue·
de traer la herida y los accidentes más ó ménos graves que
pue le acarrear al enfermo, con el fin de prevenirlos, Ó bien
para no exponerse á asegurar una curacion cierta cuando ee
está léjos de obtenerla. Para que el cirujano ante el exámen atento de una herirla pueda hacer un pron68tico bien
fundado, ea necesario queae fije : primero, en la naturaleza
de la parte herida; segundo, en la cualidad y naturaleza de
la misma. herida. relativamente á sus causas; tercero, en la
figura, direccion, magnitud y profundidad que pueda tener
la herida; cuarto, en los síntomas y accidentes que le acom('ailao; quinto, en el te'opcramento, edad, sexo y esta.do actual del berido, y sexto, en el buen ó mal uso ds las cosas
connaturales. Todas eslas circunstancias pueden contribuir
á hacer las heridas más Ó ménos peligrosas, incurables Ó
mortales. Para la cumcion de las heridas es necesario tener
presente cuatro eetados : pri mcro, aquel en que sale sangro
de la herida; segundo, el de la sUj.luracion; tercero, el de la
degeneracioo de las carnes, y cuarto, el de la cicatrizacíou.
En el primer estado, es decir, en aquel en que hay division
de las part.es y sus bordes se preparan A separarse los unos
de 108 otrOR, sobreviene entóncea la hemorragia. y el dolor;
no obstante, hoy ciertas heridas de armas de fuego en las
cuales las partes divididas no arrojan sangre: si la division
es simple y sin pérdida de sustancia, se detiene entónces la
11 morragla, so amortigua el dolor y se proCllra la reunion de
108 labios de la herida jLlOtándolos y mantsniéndolos unid08
algnn tiempo; on el segunrlo cstado, la supuracion Be anuncia por calentura, la cual es lanto más cODsiderabls CUlloto
mayor es la herida; si hay hinchazon,la calentura baja, psro
en cambio la supuracion se aumenta y cesa lllégo que ésta
.
*'"
EL SIGLO M:f;mOO
cia d I exámen oftulmo cópico en el diagnóstico de
la locura ba tu tanto que en cierto asunto
pronuncie el d finilivo fallo,
Despues el r, anz, decidido partidario do la
escuel:l fl'enopá(ica, pr 11.UI1'·ió un di CUI' o n 01
qu ,no ó1 mantuvo 1 ritorio radical d l!tdicba
cu la , in
ti 11 g
á la conelu ion d quo el
C'rEmen lJyocede dd csia(l() allómalo dI' las organizaciones, Hizo un estudio de la l' ponsabilidu 1, partiendo del criterio po ¡tiv! ta, y mantuvo la siguientes
conelu ion
1,a El loco e un sér enfermo; el I'i minal es un
lipo te-ralológíco,
2,& La ro pon nbilidad mat.orial es la úni n demo trabl ,
3,a
a a j tancia _' direccion del criminal, como
la del alienado, deben caer bajo el dominio del médico especiali ta,
4_a L a cr acion de c-riminalocomios ó colonias peniton inria se impone como el más importante progreso penal.
En la sesion de mañana hará. uso de la palabra
él abogado r , Fortaun.
DECIO
CARLAN,
MADRID 6 DE Fmmrm
APL IC ACIO N
87
DE L ANÁLISIS MA T EMÁTICA
A LAS O l E OlAS NATURA L ES (1)
AD\'J~RTE"
PRELr~ITNAR
OlA
Formulo a, ¡ 1 tema porquC\ he comprC\llfli<l1J que tal
m u enunciado en la Memoria que si rvit. (le l)(I se .\
la tli~cn ion, Pllm darle mayor alcane ba laria t milI'
n CaD itlcmcioD, d Apn es de la vida orgánica, {, cuya
slnlesis me propongo llegal", la vida :mimal,la de la intel igeucia, la social y hasta la rel ¡giosa,
ólo me propongo hacer bl'cví -lmas consideraciones
sobre los puntos en que me he de ocupar; trazar alguno' rtl 'o ,mnl ruenado por la pr mura uel tiempo, p ro que condllc n n iodi nI' siquiera 1 camino que
en mi sentir lleva (¡ una soluciou Bnlí fnetoria,
Si e t,uvi re equil'o ado, quien me oyera ó leyera con
mejor criterio podnl i.ntroducir las correcciones OpOI'tunns,
1
CONSIDERACIONES GENERALES
lfabr de tratll!' filo ófi amente de la cneation propuesta, ya porque ella es d e toa indole, ya tumbion
porque no hay discurso ni ejercicio de la rlzOn que !la
tenga por apoyo un punto de vista. filosófico, En vano
(1)
Discurso pronunciado 'n el Ateneo de Madrid e n la
del lema sobre que versa por la, eccion de ienciaa DRtl! ralee.
discL1~ion
8e halla perfectamente hech a, lo cual sucede más ó ménos
pronto, segun la naturaleza d la beriua, la dad y el temperamento del enf rmo, y 108 nccident 9 que 80br vienen,
En el tercer estado los jugos nutritivos de la parte llegan
con facilid ad ha la Jos labios de la herida y se derraman
sobre las xtremidades de JOB vaS09 dividirlos pllm reparar
1>1 pérdida de susl:mein qne Cltp rimentó In pnrte, En el
cuarto atado, de pues de baber reparado 1M jugos nutritivos
la pérdida de eu tancia, se distribuyen n la SliP rtici de la
herida, se secan y forman una pelicnln que Be lIallla cicalriz,
Una cicalriz se ha formarlo I)ien cuan' lo e t. blH ura, igual y
nu poco más bun lida que los t gllmentos; por 1 cont,rnrio,
está msl formad" cuando 5 U color ce de violeta, blanda, desigu:lI, elevada y llena de rosturon R, lo cual prueba que hay
nlgun vicio ó humor debajo, ,
n'pi za la cnradon ue una
herida quitanuo los cuerpos extrafi08, como la sangre coagulada. la ti rra, areno, etc" IOK cualeA, intNplI ~tos entl'e 10B
dos labios de una heriJa. iwpeJidau ~1I" 8 tOl'lIBen t o~ va80S, y por lo tanto que 8e r nni t8cn, Los !ubIOR lIt' lal,eriJtt
ee juntlln con 108 el do y s les IIH\nticne unidos con di~ .
ren tes medios, COlDO el vendaj , 10ij llglutiuan teB, In s AutufaS, etc .. empleando cste último medio cuando hun siJo inutiles 108 otrOR. uando In herirla es poco profuu,ln y longitudinal se usa d 1 vendaje unitÍ\'o, 6 si la heriun ea s u perficial y está Aituadn en la cam, donrle 1'8 preci~o evi tar Cuan lo
e a posible la deformidad, )' donde no siew lll'e JIU ,1 aplicar e l vouuaje unitivo, so 11 8UI1 l o~ aglulinanl'A, Y cunnuo
la h rida e~ prorunda )' obhcua y penetra basta 10B mÚijculoe, la sutura es (lar lo regular el único mediO c1p pl'OClIflU
la reunion; linallll nte. In .,xtraccion ,Jo 108 u~rpos Il"tmños
e bace COn los dedos ó con alguu inatruroento, como pinzas,
Buca-balas, ele; ei la abertura de la herida nO s baslante, e
dilata pOI' medio tlel bisturí, t niendo cuidado de no iDteresor ulgun vaqo, nervio Ó l ndon; si el cuerpo e tá muy prorundo y Cerca de la Ilarte opuesto.. y no puede salir por IR.
abertura de la herida ..in ca\l8Qr dislatern ion, C8 neceeari
hacer una conlraabcrtll~a pura SOC<lrlo; si fues . v, gr., \InU
un.lu ó p rdigones, q uc no Sil pu den sacar si n hucel' grandes
y profununij incisiones, con peligro d h ril' alguu vaso, nervio ó tendon, lo más acertnuo es dl'jnrlos si no causan acci dentes grR\'CS, rorque regulnrm ute sajen desJlues cOn la supurncion Ó 8e quedan n In8 cnmps Hin impedir la union de
las h debs, como se hau visto y SC VCD P l'BOnas que llevan
balas dentro ti IlIHI c,,\'itlad ualquiera del cuerpo, ya )lar
torl" su vid", ó bien por mucho tiempo, sin que les cause iu
comodldau; pero 110 sucede !leí en otros cuerpo" exll'allus.
qlle siendo designales y n.peros irrifall la parte)' es pr~ciso
sRcarlos, porquo si I'Ato no Be hu,,' suelen callsar inflamacioll,
fiebre,te.; no ohstante, ei fu so \1I1a (lRquirla que Htllvi c e
aún aJhcri,la á lo restante del hueso por alguna ¡I RUA pal'tcq. Re dehera Jljar, 1'011 In Prt'l'aucion d" retlucida ti "U sitio.
n fin de impedir 1 'lue irrite las partcR "eduns, Lo cotlg nloB
8~ sRcan COD 108 ,ledos Bi la abellurn fue".' ua 'lante grande ,
Ó con alguntllocion e(ll'a~ dc (liaol\'erlus , l,ero oi dichos coágulo" tap(ln la nlJer lul'lI de uua al'tel'Ía Ó VCIlII, Be el ben dejnr pOr no renovar In hemorragia.
por ÚHUIlO, un'uu, liul'n , <'le"
poco el' vino u a¡;ut\ tihia,
l
.1'
i ·1 CLltlrpo extraño fnese,
Iilll(linr;í entónc s cou un
( 'e cOllfIllUa¡'ti ,)
»r.:
1
84
EL SIGLO MÉDICO
es que 108 partidarios de ciertns doctrina!!, consideradas
como exclu i"amente prácticns, quiemn atencrse sólo a
lo hecho, ó. los datos que llaman po "it.i vo., para formar con ellos juicios, positivos tamhien, y no aventurarse jamas en el campo de lo hipotético, de lo imaginario
y ocasionado a errores graves. li:1I0 cs que en el hecho
mi mo de discul'l'ir desmienten su propósito de contar
sólo con los objeto ; porque los obj to ciertamente no
discurren pOlo sí, y, al contrario, quien di curre e algo
que diametrrumente se les opone y los limita como
Bujeto.
Hay, sin E'mbargo, una inten'encion impUcita del
e piritu en tocla ciencia, en todo conocimiento, y otra
inten'encion explícita, a la que pudiera reservarse el
nombre de fi1080fia. Conlentan~ con lo implícito seria
en e te ca~o hacer de mejor condicion el entimiento
que In inteligencia, lo velado entre sombras que lo iluminado por la luz. No seré yo quien me atreva ahora
á dirimir de plano 111 competencia entre la ciencia y el
sentimiento; pero i so t.endré, de acuerdo en esto con
lo mismoa partiJarios de la filosofía positiva, que la
ciencia e un fin bueno en si, y Dunca se halla de sobra,
en la parte en que puede alcanzarse, para e ciar cer y
per~ ccionar las sugestiones del sentimiento. i hemos
de dar fe t\ la verdad 6 al error sentidos, bueno eri
siempre procurar sentirlo lo mejor posible.
Mas en el ca o de que hoy se trata ni aun podria
prescindir e de la intervencion explicito. de la filosofía
conten tlinclose con la implícita; porque la cuestion se
lmUa vlantcllcb, en el terreno general 6 filo áfico y no
en el particular y practico de una serie determinada de
hechos. Lo. aplicacion en general del anilísis matematica a la ciencias natura les cUila cue tion que encier·
ra dos extremos ó elemento : la Nnturaleza y las Matemáticas, y i en el e tudio de la primera puede e tar
implícita y como larvada el ana lisis racional , el e tudio
de las egundas es ya por sí mi mo un umUisi racional.
expHcito y diferenciado Cn términos que en vano seria
no propusiéramos eludir.
Ya, empero, que voy i estudiar filosóficamente la
cuestion, entiendo que necesito, para hacerme más compl'ell~i\'¡le, indicar, siquiera sea brevemente, el criterio
que me va á guiar, la doctrina cuyas base hau de servu' de fundamento a mis juicios. Seré lo mas conciso
que pueda re pecto de este punto.
Yo no me atengo exclusivamente á ninguna de las
doclrinas filo óficas que han llegado á. mi conocimiento. Me he atrevido á. fOl'mular otra doctrina individual
que ~o. consider~ di tinta de las demas solamente po;
com]¡clOnes aCCidentales ó accesorias, sobrepuesLas á
otro tipo definitlo, sino por courliciones fundamentales
que con~tituyen un tipo primario, primitivo, irrcduci~
bie á. ninguno de los otros que con él figuran en primera línea.
Quizá. parezca esto. una pretension quimérica y :1l1U
cxlmvagnnte por su misma magnitl:td. Yo mismo me
a 'u t:\1'Ía del atrevimiento de mi propósito si mirada
desp~cio la. cuestioD, no cayera en la cuenla de que ni
elllCH:rto Ul el desacierto en mi punto de vista pueden
ser de tal naturaleza, que me coloquen ni muy por en.
cima 1Ii muy por dobajo de cualquiera de 10B pensadorea
que en el mundo h:1 habido y puede haber. Pero pase.
mo adelante.
Lo tipos fundamentales de la filosofía aparecén en
la historia revelando ciertas necesidades del pensamien.
to, que se realizan en formas muy contadas. A la mente
d e todos habrá ocurrido ya la añeja antinomia entre el
mo.teriali 000 y el espiri tualismo. Todavía apénll8 se
sabe distinguir de otro modo las sectas fil086fiCll8; por.
que el materialismo y el espiritualismo tienen banderas de colores visibles y bien deslindados, cuya cilie·
rencia a nadie se oculta. 'in embargo, entre estas dos
ectas ha. militado siempre otra con el nombre de eclec.
ticismo; buena para la practica, mala para la especula·
cion : modus vivendi que i nadie ha satisfecho completamente jama. .
Toclo e to partidos se de truyen mutuamente; lo
cual demuestra que ninguno d e ellos puede suusistiren
absoluto. ¿ Quiere esto decir que la filosoflasea impo.
sil.Jle?
Sí, miéntras nos empeñemos en llegar á una ley que
prive al hombre de la libertad misma de filosofar, de
esa libertad en cuya virtud se habla y se escribe la filo·
sofia. Mas si el hombre es libre de filo ofar, aún queda
el recurso de estudiar la filosofía en el hombre que filo·
sofa : tal es el origen de la critica.
El materialismo, el espiritualismo y el eclecticismo,
considerados como códigos de leyes universales y n&cesarias, vinieron á pal'ar al establecimiento de realidades llamadas metaflsicas. La crítica se deseutiende de
semejantes realidades, y só lo a pira á consignar leyes
ideales del sujeto pensador.
Desde luégo declaro que me pongo con Kant y los
neokantinos que le han reformado y completado, en
este punto de vista critico; pero agregandole algo que
necp.sita para no ser sim plemente nn punto de vista,
sino el tipo completo y comprensivo de todos los demas
sistema.
Si llamamos cl'Íticismo á. la filosofía sujetiva y dogo
matismo á toda filo ofía obj etiva, tendremos, para
comprender ambos aspectos, que identificarlos sin dis·
tinguirlos, 6 identificarlos disting uiéndolos. El primer
partido es el que tomaron Spinoza des pues de Descartes, helling y Hegel despues de K ant; el segundo es
el que yo propongo con el nombre de ciencia viviente.
irvan estas consideraciones, si no para desenvolver
el sistema filosófico tal como yo le concibo, al ménos
para evitar que se interpreten las frases que pueda
u~ar en lo suce ivo en el sentido estricto de alguno de
los sistemas, que no entran en m i plan sino dentro de
ciertos limites.
DR. NIETO
SERRANO.
VA LOR TERAPÉUTI CO DE LA TRAQUEOTOMfA
fE"-
COH~RENCIA. UADA POR EL DR. ARIZA EN EL INST ITUTO DI
pÉU'rICA O¡'~I\AT()lItA, CON PRI<SENTACION UK ilNFtRX(18 y PUllAS
J'ATOLÓG IOA8
. 'eñores: Algunos d e Uds., los mus antiguos en este
I nstituto, recordara n que hace años me ocupé de la
EL SIGLO MÉDICO
cne tion d la traqueotomia blljo el punto de vi ta d
las indicaciones. fada nuoI·O habría expne to entón
i ID hubi ya limitado ¡\ d ir que la traqueot.omía
indicada cuando el I'nfermo se ahoga por oh truc ion
laring u. Al decir . to no habría hecho mA que r petir lo que nndi ignora y lo que e abe dc"de r mota
nntigü dad. ,ra ia 1\ la
perieneia adquirida pud
formular alguna indicaciones nueva, e tablecieudo UDll
epara ion entre 111 laringlti agudo y crónica . E t
ele linde me permitió afirmar que en la primero la
indicacion de traqueotomiw.r e puramente vital, es de·
' ir, que se puede e perar para ejecutar la operacion a.
ue el enfermo e té en peligro iuminente de a fisia; y
que en las egullllns, como la operacion resp nde tÍ otl"OS
fine!l, tamo autorizado pRra operar aun mucho ánte de que la R firia se pre~en te.
Las laringiti aguda Hegmonoss, traumáticas, ede·
mato. as, crupale", e"pa ro· dica ,tetinicas, tc.,ohligan
con demasiada fr cuencia á la traqueotomía, pero se
pnede cont~mporizar ha ta que lo ata ues asfixico
e hag n frecuent " y u duracion vaya ieudo cada
vez moyor. Fúudu e la raz n de e"t.a conducta en que
dichas laringopatía terminau mucha vece de por í,
porque tal e la eV<Jlucioll de lo padecimiento aguo
do ,y t~i ju tificado, por tanto, que no e eje ute UIla
grave operacíon sino cuando ea de absoluta nece ¡dad.
La laringitis crónicas que traen aparejada la traqueotomía on las e tenósicas, y en ellas debe practical" e La opemcion ntes de que el enfermo e ahogue.
Porque hoy día, que la laringe se ha exteriorízado me·
diante cllariog "copio, podemos eguir pa_ á pa' o 109
progre os de u e t nó'! y calcular el momeuto precien que e con\" niente la inten'encion qu irúrgica. E ta
conveniencia exite cuando el e pacio glótico e ha reducido
la t re ra parte de su am plitud. Enmnce. ,
aun ne la respiracion no esté comprometida, hay que
op rar por tre razone : La, porq ue su biendo que la II •
fL'lia obrevendria irremi~iblemcnte, es m ~or traqueo·
tomiznr en completa calma ánle ue q ue la torment.
estalle; 2. 110 , porque una glóti c' trC'cha 00 p rmite la
curas endolaríngea in expon rse á que el c n~ l·mo e
quede muerto unte la me a del laringoscopio; 3. Ilo , por.
que conviene dar aire suficiente á los pulmone anles
de que el carnaje se manirle te, pues e t probado q ue
la penuria de oxígeno ogendra le ioue pulmonares
que vienen á complicar la de la laringe.
A e te punto de nueva indicaciones llegué yo n la
itada conferencia que me he permitido re ordaro . H Y
vengo con el propÓ ita d extend r ma el campo de
las indicueione . Y entrando n materia, de d lu Igo
digo que la. traqueotomiu, independientemente de Jos
tra támientos tópico y gen rales,
curad01"lL de por si,
por el mero neto operatorio, de graves enfermedades
laríngea.
Voy á demostrar e ta :úirmacion, qu quizá os parez·
ca aventurada, con la presentacion de vario eoftrmos
que han vi t:t> d aparecer su laringitis exc\usivllmen·
te por haber sido operados. Mas para que podai foro
mar idea de la gravedad de su laringopatins no ba taría con hacerlos desfilar por delante de va otro; n
5
11 e arias algunns consideraciones respecto á lo pndecimientos lurJngeo cróni.cos qn xig("n la abertura del
tubo acreo.
Los principnle 0 0 tres : l tuhl>l"culo, la sllili y el
cancer. Esta s lo. mn trilogia de 10. especialidad, el
nudo gonliano uya ao lucion a redi la á 'ualquicro. de
con ulllndo laringólogo. Para que 'oll1¡Jl'cndais basta
qué punto e esto ci l'to, o uiré que enfermo diagnos.
ticados con acierto en España han ido luégo al extranjero para con ultar con los mas afamados e peciali tas
y ban vu lto llenos d confu ion por uo baber obtenido
ino diet¡iroell s contradictorios.
La dificultades pArll J diagnóstico nacen de que lo
tre pl"oce~os mencionados tienen por lesiones las bi·
p rtrofias, la lilceras, las cxcr c ncius y los tumor s_
No e puede, por Ulnto, llegar ¡\, c nocerlo ino bu. can·
do entre estos iguales formas de le ion la variaot S
que la diferencian.
En toda la obras de la e8pecialidnd hallareis repetido que en estos casO" debeOlo tlyu doTl1o de lo anteccdente para re olver las difi ultad "; per lo an te·
cedente" fa ltan mucha Yece . A 1, en la laringíti fí mi·
a fa llan en ocasione lo síntoma d pecho, porque
ella e idiopútica; en la ifilítica lleIe estur n defecto
la anamnesia, porque 1 enfermo la igno ra la oculta;
el cAncer no tiene a ntecedentes. De modo qu I prác·
tico no tiene ma el mento diagnó tico d que disponer que la vista de la laringe, la objeti"jdad. Hay, pues,
que derivar el conocimiento de la simple in. peeeion.
Veamos si e po ible lIegar:i. te resultado t~niendo
ólo ¡\ nuestra di po icioD lo iguo reeogidos por el larin"'oscopio.
Tubérculo. - Tiene la hipertrofia do Jo a ritenoide,
de la cpiglótis y cil'l la region interaritenoid a. E tas
eran In.-; cOllocida de antiguo. Po ·teriormeutc e ha
lle"udo a reconocer que tambi n ataca la ba nda y In
cuerd y que en esto caso produce la e. tenósi". La
coloracion d e~ tas hipertrofia e>t pAlida n los vérti·
ar:it 'no ideos y en la epiglóti , mi ntm no 1Ic<'a á
ul emr e; en la l' gio n inter es de un rosa bajo; en
la banda d color oscuro; la cuerda e pre entan
'ri aceas, ueia ó inycctadM con irregularidad. La úl·
cera tuberculo a no In he vi to nunca en lo vérti es
aritenoideos, pero si en la bn e de e t carUlagos, n la
ata dura uc le cuerda, do nde alguull veces e' profunda.
Fu rn de e tos punto, la úlc rn u le ser uperfi illl y
pequeña. A í e mue trn en la epigloti " q uo sta en oca·
ione cribada c mo una esponja; en la. band. ' ma·
yor , pero uperfi ia l y cubiertauo capa hlanquecina ; Cn
las cuerda toma la forma d fi ~ ur3 Ó 8 oladu ras
emilunures de BU bordcs Hure . !leen ycgettlcionc ó
maOlelone en dicha úl ·cras, principal mente n b re·
gion inler, en In bandas y t\un en lns cuerda, donue
altewflO con depl" iones que dan un a 1 ecto serrático
a su bordes. 'fambien el tub ' rculo orilYinn pólipo' ó
verdadero tumores en alguno puntoA del órgano.
Añádase i todo e to que la lesiones so n bilalerales y
sim triCBB, y que Fólo
diferencian en q ue lu de un
Indo estan más adelanladas que las del otro, y se ten
6
EL SIGLO MÉDICO
dni una idea ex.acta de la obj tividarl do la fimin laringea.
Guiándonos exclusivamente pOl" elll'\. hemos diagnos·
ticado la tuberculósi el Sr. Uruñuda y yo en un jóven
que ba vtJuido sólo tres veces al Dispcn ario. Como su
pecho no dnoa señales de le8ion LulJerculo a se dudó
de nuestro diagnóstico, y para confirmarlo se recogieron los esputos y se hícier0n preparaciones, que ah!
las teneis colocadas en el micro copio. Examinenlas
ustedes y bs veráll cuaj ada~ de bacilos.
Sifilis. - Cuando faltan los antecedcntes, como suce·
de muchas veces, y luégo os pre entaré á un enfermo
en que asi sucedió, no queda más recur o que atenerse
á la objetividad . ta ífilis tcrciaria de la laringe, única
de que aquí tratamo ~, por ser la que suele exigir la
traqueotomía, lIlanifié tase bajo dos formas: la gomosa
y la llamada por los autores inflamatoria ó \11cerosa.
El goma puede ser nodular ó en sábana : el primero
varia desde un grano de mijo hasta el volúmen de una
avellault; es elevado, tiende á la redondez y es cir·
eun cdto; el segundo, más aplanado, mas extenso, de
superficie ondulada á. veces, aparenta estar como en·
ga tado en tejidos sanos. us coloraciones amarillentas,
ro auaB, a veces rojas. Uno y otro se ulceran, dando
lugar á. una pérdida de s llslancia profunda, cavernosa,
y más extell :t en su interior que en la abertura. Respecto á la forma denominada ulcero "a ó infl amatori!~,
, puede atImitirdc cstll denominacion teniendo presente
que la hipertrofia, por muy atenuada que sea, precedo
siempre á la destruccion. Para estudiar la úlcera terciaria sifilítica deuemos guiarll' l Ji lo que se ouserva
en la pared posterior de la faringe y ell la 1 iel. on
aquí esta úlcera verdadero lupus que comen, que
corroen los tejidos, e.useeptibles de cicatrizar por un
punto mientra~ que avanZaU por otro. Del indo que
avanzan los bordes son abruptos, eugrosnclo ; esLAn,
en una palabra, hipertrofiatIo . De modo que, bien
analizados estos casos, se ve que tu ID bien en ellos se
cumple la regla estableciJa por mi do que la hipertrofia precede siempre a la ulcemcion en la.s luringí.
tis de que nos ocupamos. Lo que \lceele es que
cuando esto, fOl' roa de sífilis laríngert viene á. nuestra ob ervaciorl, la úlcera esta ya. bastante adelnnta·
da y nos fijamos exclusivmnenLe en ella. Pero si bien
ge mira, se ve que la infUtracion sifilomatosa de los
tejido' existe al lado de la úlcera. E ta es, por lo
COIDU\1, grandc, cxten. a, de co lor amarillenLo pare·
tido al ~us, é itnposible de deteljer y limpiar; la
colorDl:ion es rojo· intensa en su alrededores, con boreles gruesos é hillchad03, y tt'jidos ellemntosos M,cia el
Itldo que progresa. La úlceru cs, pOI' lo general, única,
0, ¡\ lu más, existe otra más pequeña on los mislUos
curactCres. Su sitio predi lecto e.s la epiglótis, lo!; repliegue. {, lo,¡ ludas del vestíbulo. Es difiCIl, por tanto, con
fundirll\ COll ninguna otra clase de ulceracion; ]Jero lo
que m,b la distingue de lo!! otros procesos destructivos
e que cicat.riza faeilmente. El cancer no tiene cicatri.
ces, y aUl1q ne el tublÍrcu lo las tiene on peql1eli.as é in·
vi ibles. Asi e8 que cl1nndo veamos en la laringe seña·
Je de tejido inorlulal" podemos estar gul'Os que 8e
trata de la s[ fiJis . Tanto el goma. como ellupuB pueden
dar IUg'ltl', al cicatrizarsc, á excrctleneias Ó condilomns
que Se diferencian dc los del tubérculo y cAncer por ser
rojos, lisos y de superficie uniforme. Lns lesiones Bon
:i \'eces bilaLerale , pero se distinguen de las tubercu·
losas por sus caractéres pecnliares ya indicados y porque 110 son simétricas.
Cá·llcer. - Boton Ó mamelon hipertrófioo, con tintes
rojo oscmo y sOOlhr!os en su punto culminante, rara
vez pálido. Unilateral siempre m{l\"cha de proche en
proclte, por continuidad ele teji.do; sólo cuando ha al ·
canzado la lInea media se le ve invadir el lado opuc to
al de su nacimÍlmto. Aunque toda la laringe esté ataca·
da por la neoplasia nunca hay más que un centro de
produccion. u úlcera nltce primero en los mamelones,
es saniosa, sanguinolenta, da sangre espontaneamente
ó al menor contacto; ee extiende paulatinamente, y
cuando se ha hecho grande se excava en unos puntos,
vegeta en otros, y sus bOI'des se ranversan. Su colora·
cion varía; tiene toques saniosos, oscuros, carnosos,
detríticos. La neoplasia cancerosa es de todas las larin·
gitis productivas la que más desfigura la glótis; en
ninguna se nota una oblicuidad tan pronunciada del
espacio glótico.
Examinen Uds. esta laringe perteneciente á un enfermo que fu é Lraqueotomizado hace dos años en este
In tituto, y verán confirmado todo lo que acabo de de·
cir. Grandes masas caneero as en toda la epiglótis yen
el lado izquierdo del vestíbulo, ¡\ partir de la banda. correspondiente, Lo tnmores laterales rellenan la laringe
y la luz del tuuo aparece extraordinariamente desviada
a la dereclla; los tumores superiores epiglóticos son tan
considerables que tapan la abertura superior del órgano. Tenemos aquí un CanCel' que ocupa loa dos lados,
pero estudiando su progresion se ve que ha nacido en
ollado i7.quierdo y que se ha extendido por continui·
dad hasta invadir el derecho. Veis, pue , por esta pieza
que he sido ba tante exacto en la descl"ipcion det::lllada
que del colncer he hecho.
Expuestos ya 108 signos objetivos de las tres grandes
laringopatlas, cuyo perfecto conocimiento constituye la
parte mas dificil ele la especialidad, llego a la demost.rucion de mi tcsis, la cual, como he dicho ántes, cOn·
siste en afirmar que In traqueotomía, aparte de BUS
múltiples indicaciones ya mencionadas, tiene la virtud
de curnr, por 81 misma y sin otl"OS auxilios, la mayor
parte de estas graves lariugitis, y In de aliviar aquellas
q ne pOI' su naturn,lezú, Son incumbles.
Presento á Uus. en pri mer térmiuo nuestro querido
amigo el Dr. C., alum no de este Instituto. A fines del
año 81 llevaba uno y medio de baber o inficionado de
sífilis por Ull1"L pequeña herida que tenilt en uno de los
dedos tI e su muno del'echa ul asi tir i una parturiente.
1 o detallaré u Uds. la marcha de FlU infecciono Basta
pam mí ohjeto decir a Uds. que en Octubre del citado
año vino a verme afónico y asflxico. Recolloeidil su la·
ringe, y encontrándola llena de tumorcs gomosos, me
EL SIGLO
admiró de tal modo la e-trechez do la látis, QU me
fué dificil comprender cómo podla vivir. Y, ~ tiva.
ulent , á los dos días el DI'. Rubio tuvo qllo hacerle la
traqueotomía, pOl'qu 11 vaba veintiuna nachos in
poder dormir un momento. La fuerza 6l"upleada ioMit·
meot por u mú culo. re pil'atodo durante sto ti m·
po y la falta d de can o hflbfan ido tan granuc" que
de pue de la op raci.on el nfermo durmió et ota t\
och nta horas eguidas. El Dr. a tillo se encargó de
admini tror los mer uriales á nue tro coropnñ ro, y al
me y medio estaba curado de la laringitis: la glótis
ampli ima, lo turnore gomosos se habían resuelto sin
ulcerar e, no había, por tanto, cicatrices, la mucosa del
órgano limpia, ti a; 610 la colol'acion ubida de la
banda era el Único vestigio que quedaba.
Todavía exi. tian, in emual'go. alguna sifilide pus.
tnlo·cru t cens en la uarices. ¿Fueron los mercuriales
lo que Curaron á e te enfermo? A l parece, juzgando
el hecho por la generales de la ley ; pero yo digo que el
mercurio no hubi ra podido curarlo sin h traqu oto·
mia. Ante de ésta e le habia admini trado por varias
temporada con perfecto método y gran inteligencia, y
Due tro enfermo iba cada vez peor. De pue del tratnmiento que i"uió tí la opera ion la. laringe e taba ya
buena cuando las ~ifílid existlan todavía, señal evi·
dente de que aquélla se curó aun antes de que la infec·
cion luética hubiese desaparecido. Pero i el ca o del
Dr. C, deja e en el píritu de d. alguna duda res·
pecto á. la curacion que en él e obtuvo por el mero
hecho de la traqueotomía, como yo creo, esta duda e
de vanecer con el examen que le ruego bagan de e te
otro enfermo que fué traq\leotomizado en este Instituto
el 5 de oviembre del 5.
El r. L. lleva su ánula, tapada betllléti amente día y noche porque e ta curado de su laring[ti
e tenó ica, y la onsel'va, aun sin nece idad de pre·
senLe, porque yo le be aeon jado que no se Jo. quite
en vi~ta de que no está curado de u ífilia. Exami·
nenl Uds. BUS fosns na ales y verán un lupus activo
todavía, no cicatrizad, y que ha le-truido el tauique
nasal. El no estar curada la lue en este nfermo tiene
una historia digna de que Ja. la conozcao. Uuando
entró en te H o. pital para ser operado no pude reco·
nocerlo bien por er muy intolerante de garganta; óJo
alcancé a. ver la epiglóti , y noté que ti ésta!e faltaba un
gran pedazo central, cuya pérdida de su taneia estaba
ya cicatrizada. Esto me bn tó para diagnoAticar la !'Sífilis,
porqu ya he dich qu las grandes cicatrices do la la·
rin<Ye procedE:n siempre de úlceras Bífilltica . Pel'O como
el enfermo so abogaba, supu e, aunque DO lo vi, que n
el ventrIculo habla turnore 6 excrecencias qu e treo
chaban la glótis. Como el asunto n dll a tr gua, se
practicó la opera ion, y L. se fn ti u Ca a á. 1 pocos
dias para seguir en lIa la curacion, Cogió una bron.
quitis capilar generalizada, se puso ana árquico, gravi·
sima, y el médico, qu por mia indica ione buuía empezado con él el tratamiento anti~itiHtico, viend que
le hacia daño 10 su pendió, y le administró los ar eni·
cales y la digítal; con lo cual, aliviándose un tanto, le
mandó cambiar de clima.
Mtnrco
87
L. se fuó A Alicante, y sin hacer medica ion ninguna
\"oh'ió bu no al cvll de mlls y medio. De sto, y d que
los :mtececlentes faltaban porque no BO ha! ¡an tomado
bi n, se Quiso sacar partido par, suponer que la sifilis
no xistla; pel' r tificn.da \:J. anamn ,in, examinados
108 stigma antiguo y las manifestaci nes fiCtivas aún,
s \'e qu ' L, lieue cicntric s radiada en el fondo de la
faring , Que en ci rta época tuvo grandes dolores a la
doglucion. 1 lóbulo de su nariz e táerilJado por d pre·
sione profunda, y el tabique naSdl ulc'1rado. Asr, pues,
I enfermo sta en potencia de sífili ; lo cunl no es ex·
traño porqu 00 e ha tratado. Pue ÍI. pe 'ar de esto su
laringitis habla ya desaparecido cuando volvió de Ali·
cante, y desde entónces lleva su canula tapada.
trO ejemplo igualmente d mostrativo de la eficacia
urativn de la traqueotomÜl e8 el Sr. R., que tengo el
gusto de preséntaro . Es persona amante de la iencia,
padre de un jóvcn medico, y tnu agradecido que ha ba .
tadouna imple invitacion mla pam ofr cerse á ser reco·
nocido por d. Llevaba año y medio de ronquera y de
mole tias en el lado izquierdo de la laringe cuando en
~lurzo dIaño pa udo vino á v rme. No 1 ude verle mÍ\.
que el angula der cho de la epiglóti , el repliegue y la
parte externa del aritenoides corre pomliente ¡lo demas
del rgano invi ible porque la amlgdala izquierda, enor·
memente hipertrofiada, impedIa la iluminacion del ve .
tíbulo y d lIado izquierdo. Y aqui era justamente don·
de e 'taba la lesion que ob truia la gl6tis, puesto que
habia cornaje; de aquí partía el dolor que se propagaba
al oido del mismo lado; de aquí tambien de donde sao
lla la sangre que mancbaba llS putos materio o . J uz·
gando por todos 'to sinlomas y por la antigüedad del
mal que se trataba de una neopla ia, acon jé al enfer·
mo, para poder obrar sobre ella, la extirpacion dc su
amígdala. Pero 1 r. H. tellia de esta op mcion un re·
cuerdo pavoroso. HnJlándose en América le propuso un
médico la amigdalotomía, y "1, que no tenla. conhll ella
granJes prevencione~, e limitó á preguntar si la opora·
('ion ofreda algun peligro .• Tan encillo es, le conte Ló
~ I doctor, que mañana voy A hacerla n uno de mis
Iientc; el . me acortlpañará, y cuando la ven (-je utar
estoy seguro d que desec har, todo t mor.» H . "com·
pañó al médico y presenció el tri t espect ('ulo de
ver salir la sangre iL borl otone 1 la herida, y de \'er
morir al operado ntre las monos del operador. D spue
e]'
te relnto no vol\'l a iusi ti\' y el enfermo e ha que·
dado 011 u amigdala.
Pora nbr viar: el e rnnje igllió aumentando, In ex.
pcctoracion
anguínco.pnruhmtu· más a1Juudnntes y
I I 101' I Ol1taneo y á la de¡;lucion intolerable. El 12
de Junio, 1 mi 'mo njj ¡-mo pidió In trllqueotomia por·
que vasaL las noche en continua asfixia . .'e le hizo,
y poco á poco fué mejorando de tul modo que llando le
\'olvl á v r, en fin del ailO que acaba d onclnil', H . ha·
Lla reeobrndo su voz, no tenia dolor ni cxp ·t racio·
nes y hacía me
que llevaba u cUnuia pOl{e tllmente
tapada. E ISLa curncion me des dentó por comlleto, por·
que no ra posible que s hubi e curado la supue tu
neoplasia so pechada por m [ de sarcomlttosa. Ma hoy
yR la incógnita est.'\. de pejada.
EL SIGLO MÉDICO
Hace v iute días (1), viajando el. 'l'. H. en uua noche Encro. 1Cosa digna de nota r I A pesar de 108 agudísi.
friisima, cogió un intenso cl\t:1rro, y de de entón
tie· mos síntoma de t uberculósis la laringe permaneció
ne dolol' en el lado derecho de la laringe (el OpUClltO al sorda ¡'¡ la destmccion orgánica que en el pecho se
padecimiento antiguo), y su ,-oz, que ya era normal, es verificaba. Con cuyo ej emplo se tlemuestra que la trahoy cascada, de polichinela, como él mismo u ice. Oigan- queotomía fué basta nte cficaz para curar una fimia
lo ~ld!l. hablar y notarán qué tal e el timhre de ::u voz, Indngea hipertrófica su mamen te grave de la uníca
por más que el tono ~ea vigoroso y fuerle. No tiene, sin manera que podla cural'se: fund ienrlo y haciendo exmhargo, ningun estorbo en la r spiracion y con erl'a peler los grandes tumore tubercu losos, y ha ta las
tapada su cánu la, Como los feuóroen
pn,tológico e partes de los cartilagos atacada de illfiltraeion; pero
han de envuelto abora en l Indo derecho, único vi iblc que no pudo curar á. la enferma de su diá.te is, que
al laringo copio, puede descubrirse p rfeclamente la concluyó por matarla, dirigiéndose, de pucs de un pele ion. Con i te é tn en una gran hinchazon del ángulo ríodo de tregua, obre otros órganos.
En vi ta da la estadística q ue 08 acabo de presentar
derecho de la epiglótis, li 11, roja por punto, indicando
puede quedar la menor duda de que la traqueoto.
no
una infiamacion profLlOda extendida hasta el fibro mla tiene una virlnd curativ3. en g ravisimsB laringopa.
cal'tllago, la cual no ería extraño termina e por upuraciono . 'iendo esto a í, ya está explicado el primitivo tias. '610 admito una exeepcion: el cancer. Pero aun en
padecimiento y su curaeion: pericondritis en el lado é te tenemos q ue confes:¡,r que ejerce una gran accion
izquierdo del vestíbulo, f1emon que obstruyó la gl6tis, paliativa. Se abre la t ráquea en cstos CaBOR cuando la
eornaje, expectornciones purulentas y sanguíneas, aber- le ion cancel'O a estó, muy adelantada, cuando ha. prod ucido la estonósis del órgano; y la lesion que parecía
tW'u del foco, resolucion de las hinchazones 1 eriambiente y recuperacion de la normalidnd del órgano. El entrar ya en su úlLimo periodo Be det iene, y los enferataque presente e m UO' grave porque es extl'81arin- mos viven despues ele operados n u eve, doce, dieciocho
geo, no interfiere la respiracion y e ti al alcance de la mese y hasta do años.
L a rnzones que explican esta favorable influencia
mano y de l3. vi 'ta en el ca o de que fuera necesal"io
intervcnir. Reconózcanlo ds., y confirmaran todo lo son varias: l,ll. El desean. o fonét ico y respiratorio en
que acabo de decir.
que entro. el ól-gano. :Mo.s para comprender bien el alVoy, por último, a. referiro un caso mas demo tra- cance de e"te reposo del órgano hay que tener presente
ti\·o que los antcriorc . E l 6 de Toviembre ele 1 85 fué el trabajo que ejecuto. uua laringe esteno ada. Lo misopemt.la de traqueotomía una sellara que tenia una mo para hahl:u que para respi ra r los mú culos intra y
fimia laringea hipel·tl','¡Jica con e. tenó 'is muy gradul\- extralarínrreos tienen necesidad u e deiSarrollar una fuerda. Acoll'lpnña1'onmo en e ta 01)' t· . >l1 lo Drel:!. Rubio, za prodigiosa, y este colo al e fue rzo no puede ménos
,'ota, Ca tillo y Burgo. El 4 de Diciembre mnrchó de entret.ener y agravar la le ion. De modo que la dieta
parn SlI puehlo natal, en A turins, en gravísimo estauo de Funcion:\. que se pone la lal"Ínge con la traqueotomía
por ef(,do del e tudo general y pulmonar. Tos frccuen- no e la dieta de una funcion normal, sino la ampente, abundantes expectoraciones, re piracion corta, pulso sion de un enorme trabaj o que no puede m énoB de
débil y frecuente, edemas maleolare , inapetencia y peljudicar :ll órgano eu alto grado. 2.11. Con el paso del
flesnutricion general era la de 'cripcion que en carta ai re ó, trave de la cánula se evit.a qu e los agentes estime hacla u médico de úuuilia. Así pasaron lo meses muh1.nte que en él se contienen ( polvos, gases, vapode Enero, F brero y Marzo del 6. Por esta época em- res, elc.) at1'a\'ie en la laringe, y q ue la influencien no·
pezaron ti amainar todos los [ntomas; cesarOn las civnmentc las tcmporaLurns extremas. R especto al daño
fiebres, disminuyó la tOe", mejoró el apetito y la enfer- que stas pueden causar en los individuos predispuesma pudo dar algunos paseos. La lal"Íngítis eguía, lice tos, bastará. con decir que un catarro hace que la slfilia
el médico, su marcba ucsLructora; arrojaba. esputo con se fije en la laringe, y que tomar un sorbete, un vaSO
detritus, y por dos veC9S fragmentos ólidos que re ul- de agua. :i. la nieye ó sufrir u n frío intenso ocasiona la
taron .er pedazos de cartilagos necrosados. Cuando aparicion del cáncer en dicho órgano. 3. a El traqueotoe las c1iminacione concluyeron hubo otro :tvance en rnizado re pira una. gran cantidad de ox ígeno de que
la mejorla de la enferma. Cesó tOlla mol~. tia por parte antes earecla; u organi mo aumenta en vitalidad, se
de la l:1t"inge, la expector:1cione. e-caS:1S y implemen- nutre, 'e rc!)oue; los actos m leculares son m á activos
te mucnm., se tapó la ciLl1ula y la respiracion se veri. y las re oluciones do los infartos lad ngeoa se facilitM,
ficalm IJ'rfectllUlentc por la hoca. Con e. ta mejoría se 4. n Los esteno~ado ue laringe lleva n frecuentemente
l.:lltonó la moral lo ht enft:l'wa, e nutrió por c{)mplc. lesione. pulmonares, bronquiale siempre ; tienen, por
to, y no pensaba ma que en ser liberada de su cánu- tanto, expectoraciones, las cuales, saliendo por la canula, }Jura lo cual se }Jroponla hRcer un nuevo viaje a la, dejan de irritar el órgano vocal.
Madrid. Así 1 a 6 todo el re to del año hasta. principios
De lo ha ta aq u1 dicho e ded uce: Lo, que la trad~ Diciembre, en q\le habiendo cogido Ull inlen o
queotomía en l:l;j laringitis aguda sc debe practicar
'atal"l"O Be le de anoHó una granulia aguda pulmonar, para llenar una indicncion vital; 2.0, que en las larinque corrió sus pcriodo en poco m' ele treinta dia
g[tis orgó,nicas no hay q ue esperar la asfixia para eje1'l1cumbiendo la enferma el dla 2 de este mes d~
cutarla, pues si la glótis está estrechada no se puede,
sin que ello. haya precedido, practicar las curas endo(1) Esta conferencia se daba el 26 de Enero de 1887.
laringeas; 3.0 , q u e adem as de est.ns ventajas tiene dioha
EL SIGLO MEDICO
operacion la de urar si n otros auxilio las ro, graves
Jaring pl\lin .
LA H IP ERT ROFIA DE LA PRÓSTAT A (1)
89
En cU!\nto A la prognnta de Ai hl\y sI gua otro m dio de l
q ll e puedan esperarse rectos favorables para corregir la
hip ertrofia pros!, tien, la contcBtacion, por hoy, tiene qn
8 r negativa.
Loa estudios microgrÁficos reci entemente I racticad08 por
M . Launois, de los que hay int r<'81\l1tes noticias y reproduecion S en I Alllls de enf,'rmedarle8 de lag ~'ías llrillu,'ia8, por
1\I~1. Guyon y Rf\zy, uya trauuccion eRpllO .. la puhlicará n
hr v el "Jitor Bailly·"Baillier ,de Madrid, tieuden. á domostra.r que la hipertrofia prostática es una rnanifestacioo d 1
estado aleroroato o del si~tema art riaJ, y h"jo este plinto
de vista se recomienda teóricamente el ioduro ,le pota io;
pero hasta el día no hay ob8ervllcione~ clínicas qu j\lstifiquen la utilidad de esta medicllcion, que en todo caso habria
de propinarse durante largo tiempo.
Finalmente, nunqu I ,,~cl'Ítor no lo pregunta, de\¡o el cir que las inyecciones hipodérmicas de erg tilla sólo han
producido n mis manos mejodas transitorias de la miccioll
y nunen. accidentes, por lo que cadll vcz soy más parco en
usarlas.
La hipertrofia d la (Ir t ta, como toda la hipertrofia8,
incurable é írremeJil.bl .
Pero e 1\ hiperplnsi!l no g casi nunca un proc 80 ci l·lln~·
erito y limitado á In gl, ndnla; g nerahn ' nte va. ncompnliarla
d hipcrtrofil\ dIos plnno inferiores d la v jiga y d I te·
jido conjuntivo, constituyendo la esclerósis del fondo v sienl, la \'ez qll existe atonía de los planos uperio res d 1
re rvorio urinario la pare ia de la maror parlo d la vejiga y la re i tencia que opone I obstáculo pro tático lCplicnn la miedon frecuente y peno a de esta clase ue enfermos
y la retendon p(\fcial ue orint~ qu e nstant mont oxi to.
onocida In propied .. d de la rgotina do xcitar la contractilidad do 1(1.8 fibra mu culares lisas, surgiÓ la apli cacion de dicho medicam nto á este caso concreto y se publiDrt. SVEIIDER.
caron hi torias clínicas en que se comprobó la aceion eficaz
de la ergotina p:Ull mejorar la miccion de los prostáti o~;
ntr dichas hi torias Bon notab les las que dió á 'onocer
LOS PRO B LE MAS DE LA CLlNIC A
Laogenbeck en 1877, utilizando la ergotina en inyeccion hi (OJEOS Y RECORTES)
po érmica, pero aunque en Louos lo ca o hnbo notabilísi1. Rlirninacion de 108 micro· organismos. - n. DeJ empleo do
mo alivio d la disu ria, no con"ta que s hubiere compraba·
los p srrri08. -IrI. O la castra ion de las O1Uj reH eu
do b disminueioo de la hiportrofifl. prostática.
las enferm dades nerviosas y mentales.
Dedúcese de lo que precede que, ñun sin disminu il' la hi.&1.l)nNAt' T o~ oc. I.OS MI no -onOANTS \IOS
pertrofia, 8 po ibl mejorar la~ ondicion s de miccion de
Di e La Crónica Científica que en un e.stu io hecho en el
esta clase de nfermos merced á la ergotina.
La mejor forma de administrar el meuicamento s la io - tnstitnto Anatomo·Patológico do Pisa por los Ures. Trambuati y Maffucci, han trata.do ue dilllcidar estos sellores la8
yeccion hipod rmica .
aiguient $ cuestiones:
La do~is erA d 10 centigramos.
l.~
i l!l lIminacion de un microbio parti ular so haco
La fórmula para r cetar ea la ~iguiente :
por todos 108 órganos tlo la se recion, Ó si al 'UllOS de éstos
Ergotina de Bonje n. . . . . . .
2 gramos.
tienen pl'edilecciou por tal Ó cual miCrobIO_
A~ua d~ tila,la .. . - - - . . . . . 1 .- 10
Glicerina químicamente pura . . . , aa
2.'
i la olÍlninacion del virus se verIfica sea cual fuere
el perlouo de la infecciono
Mézclese.
a_ ~
i 108 microbios eliminados cooservan 8U poder pa.Una jeringa de Pravaz, de á gramo. contendr 20 gotaJj ue
tógeno, como los qu cir ulan en la sangre, ó bien son exdicha disolucion, ósea 10 c ntigrr\mos de rgotina,
No e tará demas advertir qne la ergotina es un cuerpo pulsados como cuerpos muertos ó modillcaLlos en au polen·
complejo y mal definido. del que se hallan en el omercit. cia. patogénica.
No pudi ndo aborunr aludio tan oruplicado n todae laS
muchas "ariedaJos, siendo las más conocidas y usada la
de Bonjean (extracto acuo~o de corn zuelo de ccntcn l, la enD rmedades infecciosas, lo han limitado 108 autores cita·
dos al carbunco y al tifU8.
de Vi"ger (ext racto alcohólico) y la ue Ivon (extracto hiDe sus numerOBOS xp rimeutos parece resultar que el
dro-alcohólico ).
carbun o y el tifus on eliminados uel orgr\nisOlo animal
'famhieD es oportuno con igDaf que la dosis que recocoo SlI poder pntó"en ,y no como cuerpos muertos. Hé aquí
miendo puede aumentarse gradualmente, aunque teoiendo
BUS cood usiones .
en cuenta que las do ia p quenas y ontinuadae acumul(\¡]as
L~ Los micro-organismos patógenos ¡¡tlellen sor rliminnpue en determinar renóloeno g nerales y la gnngrena; sin
embargo, uApenrli ndo su u desde qtle se obscrvar ,Iebi· dos por 1M glándulas se retorías ele nuestro organislUo, por
lidad, hormigueos, pe adez de cabeza, vértigos, dolores ell'pitolio y pOI' los vasos capiltu08 inltlcto ; al&.:llllo de es·
t s ,niero ol'gnnismoll son elimiuadoB ue prefereucill P l' un08
erráticos, aneat sia dIos derlos d laR piéH, sacul¡¡da.~ con·
m(" Lien q\l por otroa.
vulsivas tónicD.sÓclónictlB, etc., nO 11t1.lJda 'lu tCIIJ r ncciden
2.· L¡. e1imillacion Be v rifi '1\ ~ic",pr q Ile estos orgnnis.
les, que yo nunca" pre eneiad,} l,abi"lldO usad largalUOB inferiores ~e hallau "0 la cireulacioD, Bea cual fUOI'\), por
mente dicha medicacion .
lo demas, el pcríodo de la inrecdon.
Las ioyeccion e hipodérmicas de ergotina deb n hacers
3.'" Los micro-ol·ga.niRll1os ptLtógeuos, Que Bon climioa.J08
en la region glútea.
por órgAnos sauos, conserva.D siempre su poder inre tan te.
E l in!.ervalo entr una y otra será d v inti uatro lloras.
'o xisten ooncliciones special 8 que dill ulten la introDRL ¡;MI'I.~O UI: LOS PESARlOS
duceion del medicamento por In vía llipodérmica en los
El Dr. Jakins , rlue ti ne una ,;raJ\ll oxpe ri ncia sobre el
prostáticos; pero si 1 enfermo es 6. la vez nlcohóli o, diabémpleo ue los pesarios, dice en la Gazt'lle Jlüdicale d'¡lustratico ó caquéctico, se tomarÁn n cada caso pr ca.u iOll~S adelie que son preci as cuatro cond iCiOn s pa.!'3 usarlos con
cuadas para evita., acciden tes,
éxito:
l.~ Un meto muy delicado.
(1) Respuesta á la. pregunt.a 31 del Consllltorio.
8
EL SIGLO MÉDICO
90
2.& Cierlo conocimiento del mecanismo de este instrumento.
S.a Paciencia á toda prueba y mucba habilidad para vencer los dificultades que proceden especialmente de la sensibilidad exquisita de ciertas partes de 11\ vagina.
4.. Un gran número de instrumentos.
El autor no dice cuál es el mejor pes!uio, pero estima que
la manera como estÁ colocado es la priwern condiciono Jnsis·
te tambien Bobre el tratamiento preparatorio que hay nece8idad de hacer sufrir á las mujeres cuyos órganos sexuales
están congestionados. Eatima que la paciente debe ser vigilada cuando ménos de seis Á ocho meses.
DE LA
OASTRAClOIl DE LAS IOJE8ES EN' LA.S
NERVIOSAS y MEliTUE9
I>NFERMEDADES
En el Medical NtwB se da cuenta de un estudio interesante sobre el particular.
Esta operacion ha tenido siempre el don de apasionar á
los cirujanos americanos, quienes han expresado opiniones
diversas á cada instan te. Últimamellte el' ha hecho UD resú'
men de las comunicacioncs de Battey, d'Begar y de pencer
\Velle sobre tan importante asunto.
En la actualidad, el primero de estos autores no profesa
8U antigua opinion : no extirpa más Que ovarios enfermos,
!lin precisar desgraciadamente el género de afecciones á qu
'le refiere. obre 56 caBOS cuenta 23 curaciones, 7 alivios y 6
fracaBos; á propósito de estos últimos casos, piensa que la
curacion ee puede lograr al cabo de dos 6 tre años; esta ea
una asercion <tue no eetá apoyaua por hechos serios y ea muy
probablQ que encontremos aqui el defecto ordinario de 1M
estadísticas, es decir, que las mujeres operadas y no curadas
no vuelven voluntariamente al eit'ujano que les ha extirpado
los ovarios, y no viéndolaa más este último puede creer que
ee ha producido un alivio.
Begar admite que la castracion está illdicada en laa enfermedades nerviosas y mentruea producidas Ó mantenidas por
las alteraciones de 108 órganos sexuales; sucede lo mismo
en los caBOS de anemias que resultan de hemorragias produciuas por los fibromas uterinos. Para él, el hecho de que la
mujer no puede cumplir 8US deberes en Iá familia y en la
sociedad no basta para au torizar esta operacion.
No La dado cuenta de en estadística, pero se puede suplir
por la de Winckel: 16 por 100 ban sucumbido, 20 por 100 110
se han mejorado, 66 por 100 han curado.
Este reeultado no es muy favorable ; Regar lo comprueba
('on m llcha franqueza é inaillle sobre las dificultades del
diagnóstico.
Spencer \Vells mira como indicaciones ciertas las hemorragias prO~UBaEl ~ incoerci bIes por otroe medios, 10B vicios de
c~nform.aclon de los órganos genitales y de la pelvis, la oclu.
810n accluental de la vagina. Cuanto á lo que es de trastornos
nerv.i080S, ee limita. á accidentes que tienen por pUlltO de
partida una neuralgia conLÍnlla; pero precisa que 108 otros
tratamientos hayan fracasado completamente y que lo. vida
esté en peltgro.
Qui8ier~ t~mbien Que la operacion no se hiciese jamás sin
e~ COnllelltlllllellto de la enferma, mirada como sana de cs lifltU. (Gcu:. de (}yn.)
1
A. P.
PRENSA MEDICA
EXTRANJERA : 1. Las inYl'cciones iodadas en el tratamien_
to del bocio. - ll Inyeccion anLí parasitaria para el trataDliento de J~ bl.e~orragia y blen.orr~a en limbos st'X08.
- IIJ. Estmho chmco de la8 compllcaclolles auriculares del
ozeua. - IV. Tratamiento del envenenamiento por los
hongos.
1
Desde el afio 1874 trata. el Sr. Duguet los bocioe por 1&1
inyecciones iodadas. De 34 casos sometidos á esta práctica
cuellta 21 curacionos, 7 alivios y 6 resultados desconocidos.
Todos 108 bocios recientes, ora fuesen carnosos, ora quisucOI,
han curado radicalmente merced á. un corto número de inyecciones. De lo!; bocios antiguos, á. pesar de las inyecciones
más numerosas, sólo han curado dos, deteniéndose la mayoría de los demas en 8U desarrollo, retrayéndose ó redu.
ciéndose de volúmen. El método, soberano para 108 bocios
recientes no es, pues, tan eficaz para los antiguos. De e8t08
34 cae09, 29 recaían en mujeres y 6 en hombres; 6 bociOl
eran qUÍsticos, los restantes carnosos. Loe primeros han cu.
rado más rápidamente que los otros, habiendo baatado á
veces UDa sola inyeccion.
El manual operatorio no ofrece dificultades; sin embargo,
lo expondremos en detalle como hace el Dr. J. Comby en
Le ProgreB A1tdical. El liquido inyectado ea la tintura de ílJdo
pura dlll CodeJC : se emplea la jeringuilla de Pravaz ordinaria
ó mejor unn. de marfil ennegrecido ó de cautchuc endurecido.
A pesar de la accion destructora del iodo sobre el acero, 8e
harÁ uso de agujas de este metal, mucho más resistente que
el oro. Pata evitar que ee oxiden ee cuidará de lavarlas despues de cada inyeccion en una solucion ligeramente amoniacal y de sumergirlas hasta la ¡nyeccion próxima en una va·
sija. que contenga aceite puro Ó fenicado. De esta snerte,
dice el Sr. Duguet, la jeringa y las agujas que empleamos
están siempre en buen estado y pueden usarse indefinida·
mente sin necesidad de recurrir nunca á la llama para hacer
cuidadosamente nuestras inyecciones. Antes de hacer la in·
yeccion se elegirá el punto en Que ba de introducirse la aguja, es decir, la. parte Illás central, más carnosa, más resistente al dedo, evitando pinchar las venas gruesas que serpean
por la superficie del bocio. Segnros de que la jeringa funciona bien, se la llena de tintura de iodo, se expulsa las últi·
mae burbujas de uire y ee sujeta el tumor con la mano izo
quierd3. En eete momento la aguja separada de la jeringa
se introduce lcntalllcntc á 2 6 3 eentím(ltroe de profundidad.
Si sale sangre se saca la ag1lja para introducirla en otro sitio;
si Mle serosidad ó un lJquido 108áceo, se la aspira en una
jeringa vacía áotes de hacer la. inyeccion iodada. La inyec'
cion se em puja suavemente, observando el r08tro del enfermo.
La primera vez se inyecta la mitad ó las tres cuartas parteA solamente de la j eringa de Pravaz para tantear la SU8cepLibiliuad de 108 enfermos . Terminada la inyeccion se saca
la aguja, aplicando en el punto de la picadura la yema del
dedo pata detener touo flujo de sangre 6 de tintura; la CI.lJ'Q
es inútil.
A veces la inyeccion 110 provoca reaccion alguna; de ordiDa¡-io aparece una. tension ó un dolor local que puede irradiarae á 108 dientes, oiclo , nU<'a, hombro y garganta. Delpues sobreviene una especie de fiebre locnl con tumeCacciOD,
calor, dificultad en 108 movimientos del cuello y de la degl ucion. En ocasiones hny scaloCríos, caCalalgia, insomnio, etc,
Es raro que este estauo febril dure más de uno ó d08 días.
Despuea dI) esta renccion, por lo general moderada, diami.
nuye el bocio y cura á veces deBpues de ulla 801a inyeccion,
La regla es Que son necesarias varias inyecciones, entre laa
cllalea debe haber un intervalo de ocho días, cuidando de no
In
EL SIGLO MÉDICO
r novnl'l¡¡s antes d
rencciolllll. P ueden
(UaB.
z y quince
JI
El r . De lpech re omicmla 1(\ ignicntc inyeec ; nee antipara itarias para el tratawiento de la blenorl'llgia y d 111 Lle·
non a l'n umbo e. o :
Peptona hi,I"nrgírica alnóoica . . .
Agua destilada. . . . . .
ceuti¡;rn.mos.
200 i;rnlOos.
Para hacer una inyeccion por mllfif\tlll y noch despu B
de haber orinado, d 1 modo signionte: 1.0, io)' ctar l(l. pri mera \'ez la olucion D 1 cond\lct.o sin retener el líquido:
2.·, repetir esta inyeccion de la misma manera ; 3.", hacer
una inyeccion que e ret n t\ de uno IÍ do minutos. Operar
,le e te roodo dos voce , por l(l. mal1ana y por la noche.
La solucion tlebe ca.lenlar e, á Ber posible, previameote al
baño de marfa, puee las in)' cciones calientes ti nen mayor
ficacia en rawn que dilatan la roucosa y la impregnan
mejor y por todas pa rtes dell1quitlo antiparasitario.
Como la pept.onll bidrargirica amónica Delpech contie·
ne 'l. de sublimado combinado con la peptona, la inyeccion
es al 20 por 100. e la puede preparar al 1¡¡ poniendo 4 ceno
tíooramos de peptona h.dmrgirica en loSO gramos de agua destilada, pero la inyeccion tipo e!i la anterior.
II!
I Dr. WySB, en el estudio clínico de las complica.ci01.e
nu/'icula"es riel auna que acaha de publi a l', re u rrla las
opinioDes de la mayoría de los autor e qu do sta materia
ee han ocupado. El ' r. Wyss en SUB observaciones ba trata·
do de averiguar : 1.0, las lesiones auriculares exi~t nt'8; 2.',
la relacione que pnerfen exi tir entre la afeceion nasal y
la le ion riel aparat auditivo, e8tudiando an tes la tiolog(::r.
y complicaciones del ozena.
Para él lu. palaLra ozena ea sinÓnima tle rinllis crónica
[éti rla atrófica. N os s deRe nocida la prim era y \' rdadera
causn del ozen(l., pero el Sr. WySB s inclinn a a<lmitir la leo·
ria trofoneuróLicu. tle ~lorell ·Mackenl.Íe. A.l 'unas 11' iones
de lo oidos, la otitis e clero a por ejemplo, sería, segun cier·
t~6 otólogos , resultallo de trastornos trofoneurÓticos. Esta
teoria. permite, por tanto, explicar lo. relacion que exi ten
entre el ozeoa y ci rtas le .o nes anriculu"es gravtls 'lile so
considera COlDO com p!icaciones de aq ué!.
Entre la causa etiolÓgicas uel ozena debemos citar : la
h r n ia, la tob reu IÓsis ,le 108 órganos r spiratol'Ío8, )as
enfermedades eruptiva é infecciosas. Las com plicacione
corresponden á loa ojos, boca, laring , si tema glfll1glionar y
oidos. Lag últimas son las que e tudia dicho sefior.
En e te estudio, despues de oJCalOinar por los m .-Iios
ordinario las lesiones anatómi("a~, palia el autor al CXáUlOO
funcional ,lel oido por medio del aC\íOletro tle Politzer, el
diapa on, el lengun.je murtJluro.rJo, etc.
Los 60 casos de ozena stutliad08 por el , r. Wys8 Imeuen
agrupar ' en tres clase .
l."
MOS el 07. na sin síntomas ni lesion s ami ular e
apr ciables, 13 casos = 21,6 pnr 100.
2.
Casos de ozena con síntomas y lesiones auriculares
que 110 ocasionaban ],1 sortlera, 32 ca80S = i\3,l por 100.
3."
a os de oz Da qnc presentallall In lomas y lesioncs
auriculares con 801',10ra, 15 ceROR = ~f) por 100.
E l autor refiero Bumariamente la )li storin. de touos estos
eDfermo~ y d(>scribe las I siones qll prCRentan, colocándo·
lOS deeplI 8 en forma tle cuadros deRtinad08 :\ facilitar 1 es·
tuclio comparativo d lae lesiones auriculares. o pud i utlo
seguir al autor en eete camino nos limitaremo á dar BUB
con clusion es.
Cottclll.~io"r8 gr¡¡et·ale~. - 1 .n El O1.em\ sta lJ:l uy fr cuente·
m 11 to COlU plicallo con lesion B au,·icl1lares. La participacion
del e pacio nMO fnríngeo Ni el proe 80 inllmllatorio predi-·
pone t\ e~ t as lesiones. Las ('0111 plípa iones auricu lar 8 8e
,1!'Rar"01lnn de pn'ferencia en I lado o ql1e 6011 ll.I d inteo·
sa~ Ills le iones .lel 7.ona.
2," En la mitad dios rnsos las leRion s auriclllaros no
VAn flromlmÚLL'Uí~ d slotOI\\[\8 subjetivos, l'uiuos de oiuos Ó
sordera.
on, Ó bien residuos el antiguos prOCC~08 inflamatorios
d I P riouo hipe rtrófico d 1 ozena, engros:uuicntos del tho·
pano, cnlci fi flcion, ó bien lesion es el 1 período atrófico, alteracion de l pabellou de la trompa, insufi i ncia funciona l
(colapso) del contlucto tubarío, huntlimiento )' rarefaccion
d I tiro pano.
3 .~
En una cuarto. par te de los caeos las complicaciones
[1.nricularea $on más grave, se producen en el período o.trÓ·
fico y van [100m pañadas generalmente de sordera y de son·
saciones su 1~ eti vas . LIUI Rf ceionéS que dicho señor ha
oh rvado son
La otitis catarral aguda ó subaguda con Ó sin exudado.
La otitis supurada aguda ó crónica.
La otítis lOedia crÓnica SeCf\ con ó sin laberintltis.
4 . a El trat!1.miento de laa complicaciones auriculares
es elmis lno que el de laB a feccione auricul[\ree:" g neral.
Ca"clllsio/t~8 especiales. - l. a La voz murtlluratla es un
medio diagnóst.ico mucho m¡\~ 8 nsible que el acúmctro.
2." La pro ba de \Yeber es un medio precioso para descubrir lar; lesione auriculares unilaterales Ó rp.ás marcadas
en UD lacto, n todo los caS09 n q uo no hay lee iones del
oido int rno.
3.a La prueba de Rin ne es siempre negativa n las lesiones d I oido mc,lio co n BOI'd ro. marc!1.ua y ruidos subjetivos
ontínuoB. Es positiva en todos 108 casos de otitiJj crónica
complicnda de laberintítis.
4 .~ La duradon de percepcion del diapasoD colocad.o en
el sincipl1cio Ó rlclante de los oidos er;t:\ por lo general coosid r,~blelTlente di minuida en las personas :tfectas de ozona,
lo cmll baco impropi al tliapa on como medio de (\iagnóstico nLre las afecciones del oido meJio é intern o.
S." Un cle~cen80 cODsirlerable d 1 límite superior ó la
existencia de luguna~ e n la percepcion ti 1 ilbat.o de alton
p rmiten tliagnostico.l· una leij ion uel aparato de 1 ercepcion.
IV
Los envenenamientos produ'ciuos por los hongos son en
t.ouoa 108 paises 10. fl' cn ntf.'K de lo que s. cr e; por ~o
juzgamos útil dar á conocer ñ nue~t"08 lectores 1 tratami oto
que pMa combalido~ acoo cjn el Dr. BeugnicR·Corbeau.
1'r 8 cllLS 8 de ind":,,cíonea Iln)' qu lIennr"n este I1VOnennmiento : iUllica lonca cHllieas, fisiológicas y quüuiclls.
A, IIl.liCI\l"ion H l'lhlÍl'aa.
1.0 Favorece!" 1 lleRcrnllllr.lzo del lubo digestivo, ai se
Il!'gll al I}rincipio de 108 IIcci,ll'ntcs, pOl" la ipecacuuua pri,
mero y por l a"eite ,le ricino Ll eBp uea ,
2.0 Recurrir l\ lOA excilrUlle !{N1eml 9 interno y exter 11014, ITI(\lllu.s calient 8. friccione" pl"l'Íféric:lH, pocíon estimulanle. LM iny >eciooe8 ~ubcl1tlillcaB tlo 6ter jJoJnío ]Jrcstar
bUellO" Ber i íos.
JO gramo$.
Ace tato ,le 11m Illaco. , . . . . , . . .
6
Ag"" rloroforluada . . . . . . . . • . .
50 gotas.
Lá ud ano ti" ·\',lcnhnm .. . . . . . . .
60 gramos.
.ramlm de llJ óta. . . . . . . , , . . . ,
250
Agun . . . . . . . . . .. •.
)1 . K. 1\. Para dl\r una C\lcharada ca la media hora ó calla
hora, s 'gul1 108 ca 80S.
EL SIGLO MtDICO
92
Jara.be de morfina. .
40 gramos.
Jarabe de éter. . . . .
20
Agua.. . . . • . . . . .
200
M , s. a. Para tomar una cucllarada cada hora.
B. Indicaciones físico-químicas .
omprenden todos loe medios aislantes ó neutralizantes.
En BU Conse ucncia, convendrtí prescribir las bebidas albu·
minoBas, las leches, la limOllada con 50 cenügt'amoB de t.anino por litro ó 1 gramo de biloduro de potasio.
Esta conducta. llena el doble objeto de satisfacer la sed
imperiosa de los enfermos y de precipitar 108 alcaloides
tóxicos.
C. Indicaciones fisiológicas.
S610 un cuerpo tiene la pretension de ser el antídoto dinámico de la muscarina : la atropina. in embargo, hay que
administrar grandes dosis de ésta. para llegar Al antidotiemo, cosa por demas peligrosn. COI110 se comprende.
8e ha propuesto un contraveneno que hasta ahora no ha
franqu eado tampoco el limite de 108 laboratorios : el nitrat.o
de pilocarpina en iayecciones subcutáneas.
8.
PRESCRIPCI01\TES y F' RMULAS
4 .0 Baños de tila prolongados.
Despues division de la membrana bímen, esciBioD de la.
carúnculas dolorosas despues de la anestesia previa con cocaina, y, en fin, dilatacion forzada si exiate conlracclon de
trasverso del periná.
Estrabismo (Colirio cont.ra el).
(BoucBEttON)
Sul fato neutro de atropina., . .•
0,05 gram08.
Agua destilada. . . . . . . . . ..
15,00
Disuálvase. Instilar mañana y noche 3 gotas de eate colirio en los dos ojos de los niños pequeños, al principio del
estrabismo convergente y miántrae aún es intermitente. Los
ojos se enderezan en algunas semanaS si el tratamiento se
estab/(:ce desde el priucipio. Más tarde, para la lectllra em.
plear cristales convexos para remediar la hipermetropia que
es la caUBa primitiv" del estrabismo. Desde que el estrabismo es constante es indispensable la operacion.
CONSULTORIO
RESP E TAS
OPOSICIONES Á MtDICOS DE
Clorhidrato de cocaina.
Pocion: Clorhidrato de cocaiua..
0,10 gramos.
Jarabe de flores de naranjo .. . . . . . . .. .
50,00
Agua destilada.. . . . . . 100,00
Disuélvase. Para toroar en las veinticuatro horas á cucharadas de sopa para combatir los vómitos inCot:rcibles.
Elixir: ClorhidrAto de cocaína.
0,20 gramos.
Vino de X.. .. . ..
200,00
Jarabe simple. . . . . .
100,00
H. s. a y mézclese.
Jarabe: Clorhidrato de cocaína.
0,20 gramos.
Jarabe de corteza de naraojas amargas. . . .. no,oo
H. s. a. y mézclese.
.Para tomar á cucharadas grandes, 5 en veinticuatro boras.
Todas estas preparaciones constituyen gargarismos, pociones de primer 6rdeo como anestésicos de las mucosas de la
boca., de la laringe y del esófago. En 108 casos de gastrnlgia
su éxito es cierto, porque se puede absorber impunemente
0,10 y hasta. 0,20 gramos de elorhidra.to de cocaina. en las
veinticuatro horas.
110 externo.
Jarabe de denticion :
0,15 gramos.
Clorhidrato de cocaina. .
Jarabe de azafrano . . .
8,00
Háganse fl:icciones sobre las encías para calmar el prurito
dentario.
Vaginismo .
(DI\. cllÉnC)N)
Cloroformo. . . . . . . . . , 20,00 gramos.
Láudano de Rou8seau.. . .. 10,00
Alcoholado de FioraveDti...
90,00
M. Para friccionea y aplicaciones por medio de compresas
al nivel de la séptima ú octava vértebra dorsal.
2.° Bromuro de potasio . . . . "
10,00 gramos.
Jarabe de cAscara de naranjas amargas. . . . . . • .. 200,00
na cucharada de las de sopa Antes de almorzar y comer.
S.o Si hay eritema aplicacion vwvar de polvo de iodofo nno.
Locíonee é inyecciones con
Valeriana triturada._
50,00 gramos.
Agua comun . . . • . . . .
1
litro.
1.0
nAfos
En vi ta de que son muchas las cartas que recibimos so.
bre motivos de la oposicion á la plazas de médicos de baños, vamos á responderlas aquí, haciendo así pública esta
contetltacion para que se enleren los euacritores intercE8dos en el mi mo asunto.
l.u A la pregunta referente al programa d~ ojJolicionr.
diremos que en las últimas no hubo pl'ogrRma ninguno.
Los jueces dell'ribunal redactaron más de cien preguntas
y las hicie"on conocer á los opositores al comenzar los ejercicios. ¿ Qué sucederá. esta vez? Dejemos al tiempo la respuesta .
2.° Las mal~ria$ soo/'e que han de 1)ersar las oposicio1lt8 80n
Geología, Chmatotel'apia, Análisis qui mica de las aguas
minel'tlJes. Terapéutica hidrológica, Hidroterapia y Enfermedades crOlllca .
3.0 Los autores que pueden utilizarse para estas materias soo: para Geolugía. Vilanova; para Climatot,·rapia,
Pietra Santa y ·V"l?ber, recien traducido por el Sr. Olecia;
para A oáh ~ is química. Lefort; para 'l'er~ péutica hidrológica, Durnnd Fardel 'i García Lopl'z; para Hidroterapia,
Castellarnau ó Fleur" y para Enfermedades crónicas los
Tratados de todos conocitlos.
31. La respuesta á la pregunta 31 la v8rán nuestros
lectores en otro lu!:\,ar de este per 6dlco. N uestro querido
amigo el reputado especialista Dr. Suceder n08 ha favorecido con una con testacion digna de su pluma.
SECCION OFICIAL
MINISTERIO DE FOMENTO
EX rOBIC ! ON
Sefiom: El Coosejo Supromo de Ioetr\lccion ptlblica, informando ti. cste Centro ministerial acerca de la cOOllulta que
le fué dirigida sobre disposiciones relativas á catedráticos
supernumerari08 y l1mdliare8, dictadas con posterioridad al
real decreto de n de Junio de 1875, elevado á ley por la
de 29 de Diciembre de 1879, demuestra, lo mismo en su dic·
támen que en el voto de la minoría, la necesidad urgente de
que sea regularizada de modo firme y seguro cueelion que
tanto importa al inlerce general de la ensefianza y á una.claee meritoria que ha pI'cetado y presta setialo.dos servicios.
Por esto el ministro que suscribe considera que áun !"el'
petando todas las disposicione.s aluditlas, hace (alta acudir
EL
IGLO Ml!.:DIOO
• la
ort 8 pnrn. qu n u dIo. pneda V. l., si lo cree conveni ent, a.ncionar uno. ley or . nica QU garantice 8to importanb hIlO sel'vicio, tnnto re peeto d~ In en ilanza., corno
del profesorado auxiliar.
Mn e te proc dlllliento, on el' el que 8(1 propon seguir
inmedialam nt I actual mini tl'O" POOl nto, oblig(' á dilacione inevitables qu dail¡tr{un ni rvicio publt 'o A\luaia.
ti 0110 ,-igentes hasta la puulicl\cion ,le nqu 11" l"y algunaa
diepoeiciooc 80br prO"islon J e ledral! por oncurso, cuya
nplicacion da lu ar reBullaJos poco eqnitntivol'l.
Hace falta re tablec r ha ta donde s 'a p ible I sentid
recto en qu 8 hallan in pimrlo los arliCulos ~2B v 227 d
la I y d Inatruccion d 1 57 Y los artículo~ 2.0 )' 4'· ti 1 reglawento de 15 ti Eoero de 1 ;0, no con.inti endo más tiem .
por la ingular deSigualdad qu 1 alto 2 o ,lel real ti {'n'to de
2i de Octubre d 1 4 coul'ligna en flLvor J los 'ntedr. tieos
supernumerario y uxiliare de Madr;'1 y en pcrjnicio de
los catedr.lic08 numerario d lo d mas dI trito univer i·
tario , al conceder ~ lo prim ros Iltl turno e clu ivo n lo
concor os para. la UnÍ\'er iJau Gentral, y á los B ).(lIorl08
otro igual, cuado , aplute de la di~tinta categoría académica
de uoo y otro, el núm r rl los primeroa no lIE'ga á la vigé ima parte del etc lo ultimo, mermando á los nuwerario derech08leg-itimo que les ha cone Jido ona ley ain de·
rogarlos otra.
Tambien e n c ario refOrmar treal el creto d 30 de
~OVI mbr d ) 3 ref rent
á provision de c teJraa por
Ira lacioo Ó eoncur80, d. do que BU art. ti.O establee un órden de preferencia, cuya falla de q uidad ba d Dlostl'l1t10 ya
en repetida oca iones la experiencia,
Lo cambi08 habiuo en los programa de estudio de las
niversiuades é In tituto hici ron d 8aparecer asignaturas
determinadas, cuya pos ~ion fué adquirida en virtud dopo·
sicioD por dignoB y benemérito catedráticos, los cuale8 por
el b cho ue ea d saparicion no pue,len ya ale"'ur la primera condicion de preferencia del itado nrt. 6.0. trol! profe ores que alcanzaron tanlbi n su prim ra cát dra por la
bonrosa y legitima vía d la oposicion ocupan en virtud de
CODCOrsO cátedra diferente, pre tando en ella grandes y á ve
ces dilatados servicios á la n eñanza, in Que por
o adqnierao efica ia ante la citada condicion primera, pudiendo
acontecer, como y aconte':ló, que profesor encar¡¡ado muchos atlos de l\8ignatura determinada sea pospue lo Quien
8610 la de empeñara e ca iBimo tiempo.
El mini tro qu
uscrJbe considera lIe ado el momento
de pClO r término á eatae anomalías res pelando por i oall os
derechos legítimos de todos los profe ores y la josta prefe·
rencia que se da á la oposicion, cuya, legitimida como modo de ingreso en el profesorauo nadie nt'gó jamás y onvie no robustecer c.'l.tla dla. Pero uoa C08a es e8table 'cr IR preferencia á fa vor de la oposlcion y otra rI s ·"nder I det"rmina ion de asignatura, Slsll ndo otrns mnchas c ndlcio·
nes que pued n conrorrir en catecJr tico dopo iClon para
marcar a ertadamente la competencia apecinl d aSlgnaturfl
determinada.
En virtud de eatas consi(leracione
I ministro que AUScribe, rl acuerdo con el Consejo de MlOistroR, tien el honor de proponer á V . M. el adjunto proy clo de rlceroto.
Madrid 14 de Enero do 1 S7.- efiora: Á L. R. P . de
V. M.-Oá,·lo8 Navarro y Rodrigo.
REAL DE RETO
Teniendo on cu uta las razones Que hn xpu ' to d mini8tro de Fomento, de acuerdo con I on~ jo d Ministroll ' n
nomhre d wi agusto hijo e l r y D. Alfonso XlII , y como
reina regente,
Vengo en decr lIlr lo sigui nt :
1'1. 1.0 El art 6 u ti I real decr lo de 30 de oviembre
de 1883 so ntonr! rA r Jact<luo Jel modo sigui nte ·
El órden de prerer ncit, para la tra.slacion 8 rá COmo
sigue
1.0 lIaher ingresado l or oposicion en cátedra numeraria
de nivl'rsidad, si s tI ¡,to. de Facultad, 6 n át!lra nume·
raria d Instituto, si la v"cant" fucfI\ de ata clase.
2.0 Hnber, llblic¡,do obras oí >ntíficru¡ Ó becho deBcubriOlllmtos jll1 port3nte~ Bobre asuntos propios de la Mignatura,
si lupr qoe haya r caido 80ur aqu é Uas y éstoB dictl1m n
flworable tlel Consejo de lns trucciou público. 6 de alguna
Real ÁCllflemia de las e tableeidaa en Madrid.
S o Cuando no exista ninguna de Iss rlos ondi ionee xpre atla n el párrnfo preced ntc, decidirá It\ 010 icion dir ta Ji. l¡¡ cát <ira v[want , 6 la antigüedad ti clcRernp ño de
la misma a ignntum, pam lo Que 8e COJllputnrá el mérito de
l[1oposi ion directa COlDO Qllivalente ti cinco alios d d 8'
mpl'ñ de In. asignatur .
Art.2 ." Qllc,ia derogado el párrafo penúltimo de art, 7."
del mismo real de relo d SO tle Noviembre tle 1883.
Art. 3." Quedan (1 rogados lo arte. 2. 0 y 3.0 d I real de·
reto de 24 de Octubre d 18 4.
Dado n palacio catorce de Enero de mil ocilo~ie[ltos
ochenta. y eiet .- .J(fII·¡q Cris/ial!. -El ministro ele Fomeuto,
CárlO$ N'aual'l'o y Rorll·igo.
REAL ACADEM I A DE MEDtCINA
PROG rAMA OE PREMIOS PARA EL A~O DE laaa
Esta
cn.demia abr conellra sobre los puntos siguicn es '
l. -Hasta qué plinto olllrgililllll y qt,é clasificacioll aclmi·
ten lasjonllas de locw'a llamadas illlp!tI.~¡llas .
II.-Desc,·ipdotl botá/Jica y jat'maco16gica de las di/ere/lira
especi s de ,ÍflQo!'alldis, y medios de obtelLCiOlI de la piluca1"]Jina.
Para carla uno de ea los punto habrá un pl'emÍQ y un
accr il.
El pr mio consistirá 1\ a.ooo re . vn .• una medalla de oro,
diploma Rpecin l y el título et socio correspollsal, que se
conferirá al autor d' la Memoria i. no siéndolo anterior·
ment~, reunics ltlS condicione d reglamento.
El accesit ser. medalla d plata en igual for011l, diploma
es pecia l y 1 titulo de socio COrrespona 1 con las mismas
condiciones.
Las Memorias deb rán estar escritas cou 1 tra clllra 'n
espafio l ó en latin .
Las que obtuvieren el pr mio se publicar n por esta Corporacion, elltl'('gáDdo~e á 811S autores doscientos ejempl r 8 (1). La qo obtuviesen el ac~esit Ó mencioo honorífica,
se publicar 11 i la Academia lo juzga onvenienle_
PllEMI
AI. VAI\r.Z AL AL
l.-Tenda pl'Cjeriblc aUITa de la ~lIOlucioll drl tub¿l'clllo.
LI.-III}IJlP/lcicl de la illnvacioll tl"Ísplánica en lo gramlrs
Ir(lJtmati~lIIos .
Parll. cada uuo de 108 puoto q habrá un premio y un accesit.
El pr"mio coo,istir u 3.000 rs. vn., diploma "sr 'ial y
el tItulo d' f!oci corrt'sponsal, Que Be coofcrir:i al autor de
la Memoria Hi, no siéndolo allteriormente, reuniese la ·ou·
diciooes r! reglamento,
(1) Ln Academia 8 re n 'n la facult¡].,l d publicar ó no
por eo cuenta las 1 mIDas y grnb¡,d08 QO puetlan acomp .
fiar al texto.
EL SIGLO MÉDICO
94
El accnit consistirá en un diploma especial y el títolo de
socio corresponsal, con las mismas condiciones.
LIIJ! Memorias deberán clltar escritas con letra clara, en
espaflol, latin 6 francés.
PRElIIJO OFRECIDO POS
DON ANnRÉS
DEI, DUSTO
HÍlltol'ia crítica de la Cirugía espaflola el) el siglo XIX.
Para. este punto habrá un premio y un acusit.
oneilltirá. el premio en la cantidad de 1.000 rs . VD., con
diploma special y el título de socio corresponsal, qu~ se
conferirá. al autor de la Memoria si, no siéndolo anterIormente, reunieso las condiciones de reglamento.
El acccsit consistirá en un diploma especial y cl título de
socio COTl(lsponsal, con las mislllas condiciones.
Lae Memorias deberán estar escritas en espafiol, latin 6
francés.
'fouoa los referidos premios se conferirán en la sesion púo
blica del afio de 1888 á 8\1 á los autores de las Memorias
que los hubiesen merecido á j uido de la AC1\deruia..
Las Memorias serán remitidas á la ec retarla de la A.cademia, sita en la calle de la Greda, núm. 15, cuarto prin cipal, ántes tle 1.0 de JIlayo de 1888, no debiendo sus autores
firmarlas ni rubricarllU, y sí sólo distingui rlas con un lema
igual al del sobre de un pliego cerrado, que remitiráu adjunto , y el cual contendrá BU firma..
Los pliegos con spondientes á las l emorias premiadas
se abrirán en 8 aion pública del año 1888 á 89, inutilizándo·
se los restantes, á no ser que fucscn reclamados oportunamente por los autores.
Las Memorias premiadas serán propiedad de la Acade mia, y ninguna de lae remitidas podrá retil'arse del concurso.
PRElUO DEL SE On
nUBlO
Se conferirá un premio de 6.000 rs. vn. ( 1) al médico espafio! autor de la obra. original de iencias médicas de mé-
rito más sobresaliente, cuya primera edicion ee baya publicado en 108 años de 1886 y 87. A falta de obras originales,
podrá rCCl\er el premio en el inventor espafiol de algun método curativo Ó remedio evidentemente provechoso, de algun procedimiento operntorio conocitlamente ventajoso, 6
de algun aparato ó instrum ento comprobadamente útil.
Se optará á eet\) premio por instancia, 6 mediante peticion,
firmada por tres académicos.
Las instancias, acompafiadas de las obras originales, 6.
en BU C,I~O, de 109 docuru entos justificativos de los inventos
ds mlilodOB curativos, remeuio , procediwientOA operatorios
6 instrumentos, B rewilirán á la Stlcretaria de In Aca.dcmia
hasta e131 de Diciembre <l e 188i inc lll~ive. y cl premio se
conr rirá en la ijcsion públim auual de I 88 á 8l}.
Madrill 29 de Enero de 1 87. -El pr sidente, Basilío San
Mal'fin,- EI sccretario pl'l'pétuo, Malías Niefo Sen·a11O.
_
.... 'LS*
•
SOCI EDAD GI N ECOLÓGICA ESPA~O LA
PROGRAMA D>;I, CONCURSO r'AlIA.
AI)JODlCÁULE ~ ES
LA l!K~IO"
ll~
CONCESIO); DE e ATRO
PR~'1I0S
l:01AUGUlI''L DICL CURSO ACÁDtmco
1887·88
J.I'L Sociedad Gineco16gica Eapnl1ola. concederá, con
excluaion de sus SOCi08 numerarios y supernumcrariOA,
cuatro premios, en la siguicnte forUla'
Prlm r premio (costeallo pnr Excmo. , r. D. Francisco
Alonso Itubio, prCAidcnte perpétuo tle la misma): 260 pesel."
(11 Aunque e. te premio import.ubu. 10.000 rcale., como
e taba cun~JgDado en título do la Dcudn del Estado que
hlio uindo rodUCCJOD de "/" pllrtca, sólo d Ispone 111 Academia de la cantidad que se expresa.
tas y el título de aocio corresponsal, libre de gastol, para el
autor de la mejor Memoria que ee reciba. acerca del tema:
CO/locidos los blmlOs l'csIIltados del tratamiento anti'¿ptito en
las e;¡:tit'Pacioncs de los qlliste8 ováricos 11 en otras granrles
opet'<,-ciones de la Cit'¡¡gia moderna, ~sería. fundado en la,
grandes estrec/¡eus pélvicas practiear la opel'acion ctBárea
con Pl'rferencin á la IImtilacíotl delfe'a~or '/tedio de la cifalol.1'ipsia 6 de la ellLbrioiolllia,
Segundo premio (costeado por el Sr. D. Gabriel de Alarcon,
ex vicepresidente 1.0 de la mi~ma): 250 pNletlUl y el título de
socio corresponsal, libre de gastos, para el autor de la mejor
Meoloria que se reci ba, acerca del tema.: E.hulio clínico de
la eclalllp.~ia Cll el pal·to.
'rercer premio (costeado por el Excmo . Sr. D. Francisco
de Cortejarena, ex vicepre idente 1.0 de la misma): 2:;0 pes&tas y el titltlo de socio corresponsal, libre de gaatos, para el
autor de la mejor }lemoria que se reciba, acerca del tema:
E8tudio CI·itiCO de la causa 6 causas de las afecciones pllerperales gral'es .
Cuarto premio (costeado por el Dmo. Sr. D. Erluardo del
Uastillo de Piñeyro, socio bonorario, ex vicepresidente 1.0 de
la misma): 250 pesetas y el titulo de Bocio corresponsal, libre de gastos, para el autor de la mejor Memoria que se reciba, acerca del tema: Et iología, patogtmia, analomia patoMgiea, tratamiento profiláctico 11 cftrafiuo de la difterm.
2.° Las l emorias optando á premios deben\n estar escritas en castellano y con let ra perfectnmente legible.
3 .0 A cada una de las Memorias que se presenten deberá
acompal'iar un pliego cerrado en el que conste el nombre y
r esidencia del autor. Este pliego vendrá exteriormente seflala·
do con el lema que figure en la Memoria á que corresponda,
escr ito de igual letra que la con que se baila escrito dicho
lema en la respectiva Memoria. para evitar la confusion que
pudiera originar la posible coincidencia do que doa ó más
Memorias ostenten el miamo lema.
erá eltclu ido del concurRO todo trabajo que se balle fir·
mado por 8U autor 6 que contenga alguna indicacion que
pueda revelnr eu nombre.
4.° Las Memorias se dirigirán con sobre al presidente
perpetuo de la Sociedad, Excmo. Sr. D . Francisco Alon80
Rubio, calle de Villanueva, núm. 6, primero izquierda,
quien OlCpo:dirá al que lo bolicite el correspondiente recibo
de la entrega.
5 .0 El concurso quedará cerrado el día SI de Ag08to de
1887, dllspues de cuyo plazo no erá admitida ninguna Memoria Q1Ie B presente.
6.0
La Sociedad publicará oportunamente en 8U periódico oficinl loa I mas de laa 1I1emcrins recibidaA, así como
el de aquella 6 aquella" que la Corporacion juzgue acreedoras á los premios.
7.~ E tos serán públicamente adjudicados en la eelion
inaugural ti 1 afio próximo, a loe autores de las !\Iemori..
pr mladus 6 á quien para ello se presente debidamente autorizado, abriéndose en el mismo acto los sobres que deben
contener RUS nombres, á In vez que se inuti lizarán 101 que
'ol'Tespondan á 1118 1I1emorias no premiadas.
8. 0 ToJa ?lemoria recibida para el concurso qoeda"
propiedad ne la Sociedad
9.° La orporacion publiCl\rá la Memoria 6 Memol'Í8l
pl'emiatla9, en virtud del del' cho do propiedad que se reaerva, Ó '11 su deC cto autorizará al tlutor Ó autores para harerlo.
111 ad ri,1 2 ue F 'brero de 1887. _ El secretario general,
.d1l101lio JJana C081Jedal Tomé.
nó
MONTEP I O FACULTAT IV O
El curs \!IS leórirn rr¡\ctlco, gratuito, y pued n concurrir
tnuto l'fofe ore 111' , l,..o~ como "tuulanlca.
reculOs prestnr un vt'rrlud ro 8 rVICÍ con la noticia Ji
cuantos (1 B en i'JlpO/lcr.e n lo. e~rrcialirlad, pues conoci.
<1 H ~on I tOÜ08 108 trulJajoa y práctica del uistinguido ve·
nezolano.
A.n unolo de penslon .
nOB sl1pli a la. insercion de las BiguionC entenari o . lín I\S '
• '.11 clas m fI ico·farmacétltica. de Logroilo piensa ('('Iobrnr
Un ccntl'na"¡o t>n honor d I cirujano O l{o~endo ~lorrJlo Vela co, quien estando t'n ejercicio de la. profl\sio ll y COMer·
\"\J"lo ínl~l(rIIS 8U~ facu ltades inlele tuales VII á cumplir cien
afios el día 21> ue Febr ro.
• Ellt.'e otros f, t"jos se es tri cOllfcc('Íonundo un periódico
d lujo cn lino de IOH mejores stabl cimientos tipográficos
de la co,·t<), cuyo 'On tenido ser BU retrato en busto d grao
tamafiO, HI1 partiua de bo.utismo, 'opia del títlllo, la biografía, algun arlfculo ue fondo y varios autógrafos rle 10B tndivitluos el la clase m,sdico f",macputica de la lo ulidad.
,y como la ComiBion del cenlenario ti n ya num rO os pe·
didos d este periórltco, , fin d calcular la tíradll.,los que
dI! een u erilJi r e
diri 'iráo dcsd luégo al fartnacéut.co
D. Dioni io Presa, Mayor, 91>, Logroño, remitiendo uno. pe·
seta por cada J mplur . •
D ñn {aria Mendiz lml, viuda. del 80ci D. GUl1l raiodo
F rnand z de VclllRco, Aohcita pon~ion d vi\l.h~lhLll,
Lo que se publica plua cooocillucoto U la. Soci dad y
lo efectos del re lal\lento.
IIl!lrid 16 d Enero d
7. - El secr tario general,
M. Gol/U: Pamo .
ALUD PUBLICA
G
Estado sallitario de Madrid .
OBS~RVACION¡;S
METEOROI.ÓGICAS DE LA SEM.L"A.- ltuTa barométrica mÁ.Xima, 716 ,90; mínima. 711,0 ; t mpl'ratura má ima, 14r',3; minhna, - 2 0 ,2. Vientos dominantes, 'E., E. Y O.
Los estados inflamatorios de las vías r espiratorias lInn
di minuido en número y eo grnvedad durante esta semann,
en e pecial en SUB formas agudas; en la crónicas pcrsisten
Ina agravaciones cntarrales intercurrentes. Las congestiones
y h morrllglns de los centros nervio o~ tambien han sido
méno freco oles. En los niños COntinúnn prl'sent nuo e co n
fre cuencia las anginas diftéricas, aunqu con t nde ncio. más
benigna que en la8 semanas aoterior 8; tambieo sigue produciendo numeroso casos el sarampion' la morll\liuad ha sido
menor que o el resto del mes tra currido.
La cafeina como
chrMer y H Imerich,
en vista d numero o experimeotos practicados o cODejos,
consideran esl alcaloide como el diurético por xc I oda.
E t{lS experimentadores han d mostrado que la ahunrlante
secrecion urinaria Que la caf ina provoca es imlependiente
de la pre ion d la sangre, y COnse lltiva á un accion di rect obre los el mento secretores de 108 riñon.'s; pe.,o bacen Dotar qll ántes de st consiclero.ble aumento de orina
que sIgue á la aecion del alcaloide citado, la 8ecr cion rI 8te
humor e suspende completamente por sracio d algunos
minuto . (Del' T/Jir-rarzt; Recueil, núm. 21, I '.)
Concesiones. - Por el Mini terio de Foro nto 80 han
concedido honore y uerech08 u cat rlri\tiCOB Slip rnl1 m f[l.rio á los FJrcs. D. José urroca. D. Luis Roa, D. Joaquin
onznlez llid algo, D. Adolfo Mor no y D. PedJ'o I zqui rdo,
profeaores 'luXJliarcs rl Univ rsidades.
Intrusiones, - Di e as! La Vara ele Escu/apio, encarándose con el gobernador de Bare lonu. ·
« ¿ e ha h{'('ho V, . cnrgo ue lo que hemos r!icho Robr
un llamarlo 1" tituto Mit/¡ro-Cc/,t/or, sitnado en Iu. cllll~ Utl
Con )0 d
jpnlo, nÚlnero 324 y 326. r1on .le c ql¡\ 301,10tando la crccll1llrlad publiCo. del mnrlo máM cscn,n,lalo80 que
cl<iste con Jnt'dlcamentoB qu no liem'n I1 \'('cho i\ v~nrlt'r,
porque no hay allí farJnar~utico ni méd.co, ni qlll1'n cntil1/1' da una palabra ue Me,licina ni de Fu.rruacia, Y. ¡ror lo tnnto,
infringiéndoije lodo 10 prel'eptuado ~n ,'anj,b,t·/
• ¿ e ha fijallo V . en lo que Len.os clicho rle olro IInlllll.do Gabinete MédicoN'l1'te·Alllericonn, que e baila Nitundo 1\
la misma Rambla de Catallllh, núm. JOi, y '111(' R em'upntm
en idénticas conrlicion que I anterior, con la c.rcul1~lan ·
cia agro.vantc de que u .¡ueiio se lIawa doctor, sil1 Slljlllem
Ber bachiller '1 •
Curso de Oftalmología. - ]l.'ll siro flmigo 1 repula.lo
oculiBto. Dr, slo, que es uno \lll los C~r '('ialiKtuH 1I11l.1rilctioB
m ~ entusiastas por la 'ienria, ha abierto uu CltrSO gratuito
de Oftalmología, como en :lñoS aol riores, ell 8U cOlIsulta
(Fuencarral, 1>7), todos los ~'bados.
te~
Epidemia de p ana dizos. - En el Lyol! Médical da cueotu el Dr. Auury de una e l irlemia d panadizos desarrollados
por contagio eu una (,8cucla. En vieta de ello propu o dicho
señor apnrtal' 108 nil108 enfermos de los san08, exigir qu
811S instrum nto d (mbajo no sirvan para otros y vigilar
parn qu 108 dedos afectos estén cllbiertos siempre, oponiendo así una barrera á 10Bgérmene8 é impidieodo que ala·
quen á olro niü08.
El ' r. Audr}' concluye diciendo . 1.°, que hay E'pidemias
de pauarlizos; 2 0, ql1~ e9toH p nauiZOB pueden desarrollarso
por contagio dirccto ó indi recto, y 3.0 , que la higi ne escolar
r eclama en tales caSOH las mediuas arrIba indicadas.
Otro remed io cootra la difteria . - e ha recomenda·
do por el Dr. Corn.lleall la admioistracion ca, la dos ó tr B
horaK de una u barada pequ ña de ácido oxl\lico disuelto
o infusion de té verue, y una taza de tiBaDa de hojas de
acedera, cada bora.
Subd e legados de Madrid. - J"a Junta Di" ctiva que
ha de actuar durante e l bi nio de 18 7-88 ba quedado cooe·
titnirla en la forma sigui n te:
Presiuente del n rro y tl 111. eccion de Farmacia, don
Juan Rniz del Cerro; vicepresidente primero y presidente de
la eccion de 11edicioa, D. orberto de Arcas y Benitez; vi·
cepresi.1 'nte segunrlo y presidente de la H ccion d Veteri·
naria, D. Domingo B lIan; secretario gen ral, D. Rafael Oíaz
Argilelles; vice ecretario prim ro, D. A malio Perez l\lartID,
y vicesecretario Begundo, D. imon aocbez.
C atedrá t ico enfermo , - Lo está, 8 gun anuncian 108
peri6rlicns, y u a l ~un llidado, el Mcllor marqués del BURt .
'rn.mhi n el conori,lo dir ctord Los A"í,~09 aní/arios, eIlor Fernundez Izquierdo, ho. Sllfrido recientemllnt de uoa
plllmonla.
Excusarlo {'s d cir qu de eamos el re tablecimiento de
ambos 8e"ort'0 .
L a curacion de la rab io. - Esta ooticia ho. corrido por
108 periÓ,\icoR
< Dir un pcrió,lico de Mála a qlle el goh rnallor de aqu .
1111. pro\' int'Í1L ha en onlrarlo, boj ando un hbro, uo ¡JI\! que
puedo R('C utili1.a,lo, PU{'R MI' trata de la cxiKtencia en los
",nnt~" de ~lúlal(a .h· tina plnnta lIamaua M esto g/al/rUjero,
qUI' ticn\! la (lropi .¡ ,1 ,le cnmr ItI rabia . •
P",ro, homhrc, Iqu COBIlS t'/leu nlran 108 gob rnlluores hoj ando lrlJro~ I
V ictimas del cólera. - La pidemia colérict\ en 1883,
limitada lí 1':!!lpto, hi zo 70 000 "fclimas ptó:t:Íti,amcllle.
En 181H , l' mncia l' Italia, ILtllcallas i\ su turno, Ilerdierou 2:1 Ot8 l,nlritUllt<,", de 109 cUlII 's .71() pertenecí rOD:\
Frnnciu. y tí Ar¡wlirL rl!unirJlIs .
En 188r., E"paña, FrnncifL Ó ItlLlia su fri ron de nu \' 0 I
azote; "tn~ .10 IIlti",o~ prLi"es nO p nli rOn cada unO mt\.
que n naH ;l !lOO IJPrsonn~, pero en 'rancia y en Eepnila ~\l
registraron ll() 20 muertos.
El nlimero total de víctimas u I cólera en Espafia y eD
96
EL SIGLO MÉDIOO
Egipto, desde 1883, sin contar la epid~mia que sufren ac·
tualmente Italia y Austria, se eleva prólnmamente á 220.000.
Ni por esas. - Propon~ un periódico catalan para refor·
mar la pasividad é ineficacIa de los eubuelegllll?s en )¡t de·
fensa de los intereses profesionales, que Re trabaje y sohClte
en debida regla ante los Poneres d'l Estado. para que eS08
cargos ean n la sucesivo electivos por ma.yo~la de votos de
108 agremiados y que se ejerzan sólo portneolOs.
Nosotros creemos que de todas maneras rcsultará lo
mismo.
Ropa sucia. - Al final de un eue lto en verdad ~ada edi·
ficante que publica. cierta Revista, se leen las 81gUlent s es·
tup endas línea :
.
«y á propósito: si algu.íen sabe que el l'. X. X. tJ~ne al·
gunos bieDes ó créditos p.o~ cual.quier concepto. y hene la
bondad de a "isar á la AdmlDlBtraclOu de esta R vIsta,. sobre
agradecéllu.'lo y bacer una buena obra, puesto que ~nJugalá
la cantidad el 4 000 duros invertidos en este plCltO, se le
ofrece el 26 por lOO de lo que tlcscubra hasta cubrir el débi·
to de aquél. >
11 ... .. 11
Una dimision . - El Sr . Falres, suhdelegado de Fal·ma·
da del distrito del Hospital de sta corte, ha presentado la
dimiaion d I!U cargo. fUlldándost: en que existe lID gran nú'
Dlero de CaU8:18 y circunsta ocias, de touos conocidas. que hacen completamente estériles todas 8119 gestio nes y trabajos,
é impid 11 en absoluto que éstos produzcan aquellos r sul·
tados que debían I roducir, y que la desgraciada clase espe·
ra con justisima. razon hace ya roucho tiempo.
La eap rauza de que este estado dc cosa8 pudiera modifi·
carse le bizo continuar en el cargo; pero eu vista de q ne el
tado de los subdelegadOS de Farmacia es siempre el mis·
mo v adquirido el triste convencimiento de que no variará
nu~c~, considera irupo ible continuar por más tiempo en el
descmpeño de dicho cargo.
Esro puede servir de provechosa leeciou á los demas.
Buenos ejemplos . - Al leer los siguientes mod elos de
b eneficios por trabajos literarios que publiCan a lgunos pe·
riódicos, recordábamOs la pretenslOn de un enitor que se
irritó contra un compañero nu estro, porqu al cabo de tres
años y medio le piUló en buenos términos cnentas de untL
obra que le babía entregado para editarla. El generoso editor pretendía nada méoos que se le ref(alam el original y
parte de los gastos editoriales que de su bolsillo había costeado el autor.
Hé aqul ahora eS08 modelos citados, que por Jo visto no
están destinados á. ser jamás de autores de obras de Medi·
cina:
Byron cobró d 1 editor Mnrray la suma de 386 375 fraucos.
Cuvier vendió á Paockoucke en 10.833 francos 8US notas
para la edicion de Plinio .
Walter Seott ganó 8 millones de reales con la venta de
808 obras.
Cbateaubriand cedió á los librero!! asociados el privilegio
de la pubh cacion de 8n8 obras en 6:)0.000 francos.
Laruartine vendió dos obras á árlos G08selin en 100.000
francos; la Caída de 1111 ángel eu 35.000.
Victo)' Hugo recibió 60.0UO francos por e l manuscrilQ de
Nuestra Sellara.
Latnennais vendió SUB obras en 15.000 francos por vo .
lúm en
.Finalmente, Thi ers cedió el COllsltlado yel Imperio al li·
brero Paulin en 600.000 francos .
Funciones de las amígdalas . - Verdaflerameute na
die so había preocupado de la funcion de las amígdalas,
que se miraban como dos órganos impertinentes, colocados
en la porterla del tubo digestivo para fisgonear lo que por
allí pasa y de vez en cuando molestar con IlUS intlamacione~;
y abora parece, segun el célebre fisiÓlogo Hington Fox
(Tite Lrltlcet) , que tienen funciones y prtpnecen al tubo
digestivo. Colocada en e l trayecto del tubo alimenticio tie.
nell por objeto absorh r a lgunos t.I .. lo~ ).>rincipios coni'ni.
dos en la saliva en I inten'alo de las Comidas: esta opinion
está fundada l'n el becho de que hIt! IImig(lnJas pudieran abo
Ilorber la ~ ponzoñas Uevadas por h~ saliva.
?l1iénLras se presenta otro deeLmo aceptaremos el que se
dcsigna.
Real órden importante -Por el Minielerio de Fomen.
to acaba de expedirse la siguiente real órden, COD motivo de
la illstancia de varios alumnos de las Facultades de Medici.
na y Farmacia, soli ci tando se les conceda simultanear las
asignaturas de francés y aleman con lae del período de la
lictlucíatura:
1.° Los alumnos de las Facultades de Medicina y Farma.
cia no podrán matrieularee en el primer afio de las expreaa.
das Facultades sin ~r e8e ntar certificado de tener aprobado
un a.110 de lengua frilllcesa.
2.° El ce rtif:icado de ten er aprobado un curso de almnan
se presentará Antes dtl) exáme!! .de las asignaturas del pri.
mer aüo de la Facul tad de Medlcma.
Estas ,lisposicione8 sólo tendrán efecto en el curao de
18 7 á 1888, pues eu lo suceai "O deber' tener estricta apli.
cacion lo preceptua.do en los reales decretos de 16 y U de
Septiembre de 1886.
La catástrofe de Archidona .-D. Eosebio Martinez
juez especial nom brado para in~truir la sumaria á CODlle:
cueneia dc la cat'strofe de Archldona, que C08t.ó la Tida al
mérlico Sr. Palomero y á su eeposa, cree baber descubier.
to al autQr y A los cÓtnplices de aquel hecho, que pareció
en un principio casual y resultó ser despuee UD terrible
crimen.
Segu n Las Noticias, de Málaga, la esposa del Sr. Palomero
sostuvo relaciones ~moroalla con el regiatrador de la Propie·
dad de A rchidona ántes de con,.,cer a l que luégo rué so ma·
rido , terminando es tos amores porque, segun se dice, los novios nO eongenil\,ba.n.
Par ce qoe el registrador no logró olvidarla, y que, atoro
mentado por 108 celos, meditó el plan de dar muerle á su es·
poso pam. casarse con ella.. Ni ella ni el marido sabian nada
de los iniestros propósitos que al ce lOBO sugería su sombría
pasion.
Entónces combinó la idea de las máquinas infernales,
partl lo cual tuvo que hacer viajes á varias pohlacione, an·
daluzas. Como cómplices dicen que están presos un molO de
la est,leion y otro de UDa fonda situada en sitio céntrico de
Málaga.
Un nu e vo hospitaL-El marqués de Sardoal presentó
el juél'es último al ministrO de la Gobernacion 108 planos
para la construccion del Hospit.al de an Jnan de Dios en'
lo terrenos que posee la Diputacion provincial en la calle
de :Vl aiquez, próxima á la Plaza de Toros.
Este terreno mid e 64.000 metros cuadrados, calcullindOl8
el coste de las obras en 3.-100.000 pesetas, y eu duracion en
tres años. La eOnstruccion es del sistema Tollet.
Consta la edificacion de dos pabellones para la adminis·
tracion ; otros dos para almacenes; uno para el servicio ge.
neral; ocho salas de nfermos de nueve metros de ancbo
por seis y siete de altura; un pabellon para enfermedades
epidémicas con 84 camas; capilla, colegios, depósitos de cadá veres y correccional.
E l número de camas que se instalarán en los ocho pabe·
1I0nes para enfermedades comunes ser' de 644. Te~
adeUlas b abitacit'nes para bañot! y de cuanto es necesarIo
para la salubridad y desinfeccion.
.
Para la ejecucion del proy cto, el presidente de la D)p~'
tacíon propone al wiuistro de la Gobernacion realizarlo 81R
hacer empréstito algullO, contando para ello con 108 recura08
de la Corporacion.
Caso curioso .-l\luy pronto se ha de ver en la Audien~'
de Zamora una causa con circunstanciaa bien curioll&8 é m·
teresantes. 'e trata ne un tiro disparado por un jóve~ del
dieciocho años á un amigo suyo. El médico de an Mlgae
de la Hibera asistió al herido, dá.ndole el alta alguno•. dial
deBIJu('s . Pasó algun t.iempo y falleció, certificando el CitadO
medico haber sido del cólera.
Mnstróse parte en la causa la familia del muerto, y , inl!taneia del acuMdo r p rivado se bizo la e;thumacion del ~
dáver cuatro meses despues de enterrado, y, practicada ~
autQPsia, se encontró el proyectil incrustado en el eafend"
des . 1.1\ causa ha. venido en consulta á. 1:\ Real Academia e
Medicina.
...J"..
MADRID: 1881. - ENRIQUE 'rEODORO, IMPRBSOB
Amparo. 102. y nooda de Valencla,tI.
J:n",to.lo.e1e:=. tolo:f'o:..1ea n ....~. 15152
Descargar