mucho contar

advertisement
Cuadernos de literatura de tradición oral
muchoquecontar
Nº 5
Casares (Málaga)
Casares tiene
MUCHO QUE CONTAR
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
LITERATURA DE TRADICIÓN ORAL RECOGIDA
EN CASARES (MÁLAGA, ESPAÑA)
© Juan Ignacio Pérez y Ana María Martínez
© De esta edición, Asociación LitOral (www.weblitoral.com)
Trabajo de campo realizado entre 2006 y 2009 en colaboración con la
biblioteca pública municipal y la Asociación de Personas Mayores de
Casares
Se permite la reproducción de los textos siempre que se indique la
procedencia de los mismos
Edición digital
Andalucía, 2009
Colección MUCHO QUE CONTAR
Cuadernos de literatura de tradición oral
Nº 5
Casares tiene
MUCHO QUE CONTAR
Trabajo de campo, transcripción y clasificación realizados
por Juan Ignacio Pérez y Ana María Martínez
Asociación LitOral
2009
ÍNDICE
Presentación ............................................................................................ 9
Textos narrativos
Cuentos de encantamiento ...............................................................
Leyendas ................................................................................................
Cuentos anecdóticos y sucedidos ....................................................
Cuentos de animales ...........................................................................
Romances e historias de cordel .........................................................
11
13
13
18
19
Juegos y canciones
Nanas ......................................................................................................
Juegos infantiles ....................................................................................
Canciones festivas ................................................................................
Adivinanzas y acertijos .........................................................................
Trabalenguas .........................................................................................
Diálogos teatralizados..........................................................................
25
27
40
51
59
61
Dichos y hechos
Vocabulario coloquial .........................................................................
Refranes ..................................................................................................
Expresiones y dichos .............................................................................
Oraciones ...............................................................................................
Pregones y canciones de trabajo......................................................
Brindis y piropos ....................................................................................
Costumbres y creencias .....................................................................
Fragmentos de vida .............................................................................
Blas Infante en la memoria de sus vecinos ......................................
63
65
70
73
76
78
78
81
92
Informantes ........................................................................................... 96
Este es un libro inacabado .................................................................. 97
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Presentación
Suele decirse, no sin cierta dosis de nostalgia, que la literatura de
tradición oral se pierde inexorablemente por el empuje de nuevas
formas de comunicación y por los cambios operados en los estilos de
vida.
Cierto es que los más jóvenes no suelen tener acceso espontáneo
a las mismas manifestaciones culturales que transmitían de viva voz
sus antepasados, pero también es importante resaltar, por un lado,
que las personas de más edad (y no sólo las ancianas) aún
pertenecen a esa generación que escuchó cuentos, canciones,
poemas y otras expresiones anónimas de boca de sus mayores; y, por
otra parte, que en la actualidad siguen transmitiéndose historias
anónimas entre los jóvenes que resultan igual de interesantes que las
tradicionales.
No tiene sentido, pues, lamentarse ante una posible situación sin
retorno. Antes bien, se impone la necesidad de intervenir para
devolver el sentido a la tradición oral como manifestación cultural de
primer orden.
LitOral, asociación especializada en la búsqueda, catalogación y
difusión de este patrimonio inmaterial colectivo, trabaja por esta
revalorización de personas, textos, formas y costumbres, una tarea
que cada día sentimos más necesaria como respuesta a distintas
problemáticas:
•
La necesidad de comunicación entre generaciones y entre
iguales.
•
La importancia de conocer las raíces colectivas (familiares,
geográficas, sincrónicas) para reconocerse como miembros
de un grupo.
•
La convivencia entre culturas de diversas procedencias.
•
La importancia de los aspectos socio-afectivos en una
9
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
sociedad que tiende
automatización.
a
la
individualización
y
a
la
Entre los trabajos que nos planteamos periódicamente en nuestra
asociación se encuentran las campañas de recuperación y puesta
en valor de la literatura popular en barrios o localidades concretos y
en comarcas administrativas o naturales.
Estas campañas, bajo la denominación MUCHO QUE CONTAR,
plantean una sistemática recogida de textos orales de tradición
popular cuyo objetivo principal es elaborar un catálogo de textos de
tradición oral de la zona para evaluar su transcendencia artística,
social e histórica, así como tomar el pulso a los intereses locales en
relación a dicho patrimonio.
10
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Textos narrativos
CUENTOS DE ENCANTAMIENTO
Los hijos de palo
INFORMANTE: Francisca Mena Guerrero
Había una vez tres hermanas modistas. Un día estaban
hablando y dijo la mayor:
-Si yo me casara con el rey, cuando tuviera un hijo le haría una
mudita con una cáscara de nuez.
Y dijo la segunda hermana:
-Pues si yo me casara con el rey, cuando tuviera un hijo le haría
una mudita de cáscara de almendra.
Y la pequeña dijo:
-Si yo me casara con el rey, tendría dos niños mellizos que serían
sabios y tendrían dos luceritos en la frente.
Antiguamente, el rey mandaba espías por el reino para que
escucharan por las puertas. Uno de ellos escuchó lo que la
muchacha había dicho y el rey, al enterarse, la mandó llamar.
-¿Es cierto que lo que me han dicho, que tendrías dos niños
mellizos, sabios y con luceros en la frente?
La muchacha respondió:
-Sí, majestad, es cierto.
-¿Te quieres casar conmigo?
-Sí.
Cuando se casaron, había una guerra y el rey se tuvo que ir a
luchar, así que la muchacha se quedó sola y se llevó a sus dos
hermanas a palacio. A los nueve meses tuvo dos niños
preciosos con un lucerito en la frente. A las dos hermanas les
comía la envidia, así que decidieron mandarle una carta al rey
en la que ponían que su hermana pequeña le había
engañado, que no había tenido dos niños normales sino dos
niños de palo, y que después ella había muerto.
11
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Las dos hermanas cogieron a los niños, los metieron en una
caja y los tiraron al mar y a la madre la metieron entre dos
paredes para que muriera asfixiada.
Cerca del palacio vivía una viejecita que iba todos los días a la
playa a recoger las cosas que las olas arrastraban hasta la
orilla. Una mañana, la vieja fue al mar y vio la caja, la abrió con
cuidado y vio a los dos niños con el lucero en la frente. La mujer
se los llevó a su casa y le puso un pañuelo en la frente para que
nadie les viera los luceros.
Cuando los niños se iban haciendo mayores, les fabricó unos
borriquitos de madera y les sembró hierba en el patio de la
casa para que no salieran a la calle.
Desde un balcón de palacio se veía el patio de la casa de la
vieja. Cuando el rey regresó de la guerra, todos los días se
asomaba al balcón y veía a los niños jugando, que les
sorprendían mucho por llevar la frente tapada. Un día que
jugaban a darles hierba a los borriquitos de madera, el rey les
gritó desde el balcón:
-Niños tontos, niños humanos, ¿los burros de palo comen
hierba?
Y los niños le contestaron:
-Rey tonto, rey humano, ¿las mujeres de carne y hueso tienen
hijos de palo?
Al escuchar esto, el rey les preguntó:
-¿Y cómo sabéis eso?
-A usted le dijeron que nuestra madre había tenido hijos de
palo. Mi madre está encerrada, pero todavía sigue con vida.
Cuando el rey escuchó esto, se llevó a los niños y rescató a la
madre que llevaba mucho tiempo encerrada entre dos
paredes y sin comer.
Cuando la rescataron, el rey mandó matar a las hermanas de
la muchacha, pero ella y sus hijos se opusieron, que era mejor
que se las llevaran lejos de allí.
Así lo hizo y así se acabó este cuento.
12
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
LEYENDAS
El rey de Lacipo
SIN DATOS DE INFORMANTE
RECOGIDO POR: José Manuel Pineda
Había una vez un rey que tenía una hija muy guapa y con
muchos pretendientes. El rey impuso que el que llevara el agua
a Lacipo se llevaría la mano de su hija.
Uno de los pretendientes dijo que él ganaría porque vivía en el
Genal, un río que estaba muy cerca, que subiría el agua desde
el río.
Otro dijo que aunque él vivía lejos, en la Fuente Grande (en
Sierra Crestellina), construiría canales para llevar el agua.
Este fue el que ganó porque el agua iba por los canales hacia
abajo por las laderas de la sierra.
Todavía se conservan restos de estos canales entre las rocas
que suben a Sierra Crestellina.
CUENTOS ANECDÓTICOS Y SUCEDIDOS
Cuentecillo con acertijo: El amigo contento
INFORMANTE: Eleuteria Mena
Eran dos amigos que se encuentran y hacía tiempo que no se
veían y, claro, al verse, venga a reír y venga a reír.
-¿Qué te pasa, por qué te ríes tanto?
-Nada, no me pasa nada.
-Entonces, ¿por qué estás tan contento?
-Contento cuando la tengo dentro, pero sin dejar de pensar
cuándo la iba a sacar.
Se encontró una cartera y se la guardó y estaba contento
cuando la tenía guardada, pero no dejaba de pensar que lo
fueran a ver cuando la fuera a sacar.
13
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Cuentecillo con acertijo: Careo cocoreo
INFORMANTE: Eleuteria Mena
Un señor fue a una venta y dice:
-Buenas tardes, ¿qué es lo que hay de comer?
-Pues mire usted, hay careo cocoreo y caravara vita.
Se quedó pensando el hombre: “¿Qué será eso?”
-Oiga, dígamelo usted con otras palabras porque yo esto no lo
comprendo.
-Cazuela con conejo y calabaza frita.
Cuentecillo con acertijo: La venta de los pastos
INFORMANTE: Cristóbal Rojas
-Buenas tardes, señorita,
con sus pelotitas alzás.
-Venga usted con Dios, caballerito,
con su varita estirá.
Siéntese usted en este gachupé
que se va usted a comer
una fritá de curucumés.
-Señora, que no vengo a eso
que vengo a meter mi velloso
entre medio de su rasposo.
-Señor, no puede ser,
que hace tres días que lo trasquilé.
Era una señora que tenía un cortijo y este hombre tenía otro.
Ella le vendía los pastos a este hombre y este hombre llegó
para decirle que le iba a comprar los pastos.
Él le dijo “sus pelotitas alzás” porque ella estaba haciendo bolas
de miel. Ella contestó “con su varita estirá” porque él llegaba
con una vara de cuidar cerdos. La fritá de curucumés era una
fritada de huevos. Y el rasposo era el rastrojo que había
quedado en el campo de trigo, que hacía tres días que lo
había segado.
14
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Quevedo y la hija del rey
INFORMANTE: Diego Morera
RECOGIDO POR: Domingo Gil
A Quevedo le dice el rey que se tiene que acostar en pelotas
con su hija, pero delante de la cama de la hija del rey había un
agujero. Entonces Quevedo, cuando iba a acostarse, se cae
por el agujero y cae encima del salón donde está el rey con su
sequito y dice:
-Del Cielo celeste vengo,
que nuestro Señor me envía,
a ver si en esta herrería
hacen clavos como este,
que aquí traigo la medida.
Cuentecillos con acertijo
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
Cuando había tanta hambre en Las Herraduras, se juntaba
mucha gente. Y había uno que era más adelantado que otro,
uno se llamaba Gaspar y otro Godino. Y entonces Gaspar le
dijo a Godino:
“No me seas mamarracho,
coge la mejor tajá de tocino
antes de que venga Camacho
con su cucharón divino”.
El pastor y el mes de marzo
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
El pastor le dijo a marzo:
-Marzo marcete, yo no te temo.
-Pues mira, tres días que me quedan a mí y tres que le pida a
abril, te pongo las ovejas a parir.
15
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Y fue y le mató todas las ovejas, pero una se escondió debajo
de un bombo y fue y le cortó el rabo.
-Por eso las ovejas tienen el rabo tan corto.
Versión de Isabel Valadez Ocaña:
Marzo, marcete, que te vas y me quedo con tu borreguete.
Las tres hermanas de nombre feo
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
-Si alguien os pregunta por el nombre, no vayáis a decirlo.
Y vino alguien y les preguntó:
-¿Cómo se llama usted?
-Es que…
-El nombre es el nombre y hay que decirlo.
-Yo… Cagarquiero.
-¿Y usted, cómo se llama?
Yo… Ganastengo.
-¿Y la otra?
-Yacagué.
-¡Pues no te dijo padre que no hablaras! ¿para qué hablaste?
Abril abrilete
INFORMANTE: Ana León Gil
Un soldado que se fue a Ceuta a servir y, cuando llegó allí, la
mujer le dijo que estaba embarazada, pero que él no había
pasado nada con ella ni estaban juntos ni nada.
-Mira, Pedro, que voy a tener un bebé.
-¿Y eso cómo puede ser en tan poco tiempo?
-¡Pues cómo va a ser! Abril, abrilete y el mes que las viñas mete,
tres;
mayo más mayo y el mes de mayo, seis;
junio más junio y el mes de junio, nueve.
16
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
El labrador sordo
INFORMANTE: Cristóbal Tocón León
Había un hombre arando que era sordo y vio venir a un
cazador y pensó: “Este me va a preguntar primero qué buey es
el mejor y yo le voy a decir que el rabón, y después me va a
preguntar que cuánto trigo siembro al día y yo le voy a decir
que tres espuertas, y después me va a preguntar que cuánta
agua lleva el río y yo le voy a decir que hasta este nudito”.
Llegó el cazador y le dice:
-Buenos días.
Y le contesta el labrador:
-El rabón es el mejor.
Y le dice el cazador:
-No lo hartaran de cagajones.
Y le contesta:
-Tres espuertas como esta.
Y le dice:
-Anda y que le den por el culo.
Y le contesta:
-Hasta el nudito este.
El cardo
SIN DATOS DE INFORMANTE
RECOGIDO POR: Christian Delgado Piñel
Eran dos amigos que se pelearon y uno de ellos mató al otro.
Este, antes de morir, vio que volaba un cardo y dijo:
-El cardo es testigo de lo que me has hecho.
Y el otro se echó a reír.
Pasaron los años y el que había quedado vivo se casó. Un día
fue con su mujer al campo y vio volar un cardo y se rió. La
mujer le preguntó que qué le pasaba y él se lo contó. Ella, al
escuchar aquello, no pudo resistirlo y se lo contó a su madre,
que lo denunció.
17
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
No lo metieron en la cárcel porque el delito había prescrito,
pero fue verdad que el cardo sirvió de testigo de aquella
muerte.
Encontrar al hijo
INFORMANTE: Diego Morera
Una gitana que le dice a su marido:
-José, nos vamos a tener que ir de este barrio.
Y el marido dice:
-¿Por qué?
-Porque he tenido que lavar a siete niños para dar con el
nuestro.
La pareja de la Guardia Civil
INFORMANTE: Diego Morera
Dos gitanos que los cogen para un entierro de un Guardia Civil
que se ha muerto, entonces los gitanos se ponen en la puerta
del cuartel, sale el muerto y los gitanos se quedan en la puerta
y dicen:
-¿Ustedes no han venido al entierro?
-Sí, pero estamos esperando al otro, como siempre van en
pareja…
CUENTOS DE ANIMALES
El lobo, la zorra y el queso rodando
INFORMANTE: Catalina Mena Chacón
Había una vez un lobo que se creía que era más listo que la
zorra, y le decía:
-Tú te pones debajo de la calle y yo me quedo arriba. Verás
cómo yo cojo así antes las cosas.
18
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Tiraron un queso y la zorra lo cogió antes porque el queso salió
rodando, así que el lobo protestó. Así le pasó una y otra vez
hasta que se dio cuenta de que la zorra era más lista que él.
ROMANCES
Tened compasión del ciego
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Señoras y caballeros,
tened compasión de mí
que soy un pobre ciego
y no lo puedo impedir.
Cuando una madre se muere
se tendría que llevar
a sus hijos por delante
sin volver la cara atrás
pa que nadie los maltrate.
Las señas del esposo
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Estando la reina mora
bordando pañuelos de seda
pasó un caballero
de la Sierra Morena.
-Oiga usted, caballero,
¿de la guerra viene usted?
-Sí, señora, de allí vengo,
¿tiene algo allí usted?
-Allí tengo a mi marido,
siete años lleva en ella.
-Déme usted las señas, señora,
por si lo pudiera conocer.
-Mi marido es alto y rubio,
19
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
alto y rubio como usted,
y en la punta de la daga
lleva un pañuelito inglés
que lo bordé cuando chica,
cuando chica lo bordé,
y otro que le estoy bordando
y otro que le bordaré.
-Este hombre que usted dice
muerto en la guerra se queda,
que yo le estuve alumbrando
para que el testamento hiciera.
Y en el testamento dice
que me quede con su prenda.
-Siete años le he esperado
y otros siete esperaré
y si acaso no volviera
a monja me meteré
y las tres hijas que tengo
para mí las dejaré:
una para doña Ana,
otra para doña Inés
y la más pequeña
para mí la dejaré
pa que me friegue los platos
y me haga de comer.
Abre los ojos, doncella,
si me quieres conocer,
que este que está en el caballo
tu maridito es.
Por mucho que te he querido
más te voy a querer
porque has guardado la honra
de una mujer de bien.
Esta informante conoce los siguientes romances, aunque no
logra recordar más que algunos fragmentos:
Las doce palabras
La pulga y el piojo
20
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Mariana Pineda
La doncella guerrera
Las señas del esposo
Las doce palabras retorneadas
INFORMANTE. Diego Morera
De las doce palabras retorneadas
dime la una.
La una la Virgen Pura,
la media la de Moisés,
donde Cristo puso los pies,
para ir a la Casa Santa
de “Jesusalén”,
hombre varón,
quién te alumbra,
más me alumbra el sol
que no la luna.
Dime las dos: las dos las Tablas de la Ley.
Las tres, las tres Marías
Las cuatro, los cuatro evangelios
Las cinco, las cinco llagas
Las seis, los seis candeleros
Las siete, las siete palabras
Las ocho los ocho gozos
Las nueve lo nueve meses
Las diez lo Diez Mandamientos
Las once, las once vírgenes.
Las doce los doce apóstoles.
Los nombres de los naipes
INFORMANTE: Diego Morera
Estando un soldado en misa
con su carta entretenido,
21
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
ha llegado su sargento
y al momento le ha reñido.
-Para que usted no me riña
ni tampoco me haga nada,
la baraja de los naipes,
yo se la daré explicada.
Para principiar el juego
yo considero en el as
que hay un solo Dios inmenso
y que no puede haber más.
En el dos yo considero
que es la carta más hermosa:
toda la pasión de Cristo
afligida y dolorosa.
En el tres yo considero
las tres divinas personas,
las tres divinas personas
y un solo Dios verdadero.
En el cuatro considero
que son los cuatro evangelios,
aquel que no los creyera
no tendrá parte en el cielo.
En el cinco considero
las llagas del Redentor,
procurad con humildad
curárselas al Señor.
En el seis yo considero
cuando Dios el mundo hizo,
trabajaba los seis días
y descansaba el domingo.
22
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
En el siete cosidero
aquellos siete dolores
que pasó la Virgen pura
por nosotros pecadores.
En el ocho considero
aquel Divino Señor
que en el árbol de la cruz
ocho palabras habló.
En el nueve considero
que fueron los nueve meses
que María tuvo a Jesús
en su Santísimo vientre.
En la sota considero
aquella mujer piadosa
que con su toca limpió
a Jesús su cara hermosa.
En el caballo contemplo
a Longinos en el Calvario
que con su lanza rompió
aquel divino costado.
En el rey yo considero
Hombre de tanto poder
que del cielo a la tierra
ha bajado a padecer.
La baraja de los naipes
ya la tiene usted explicada
que perdonen los presentes
si he tenido alguna falta.
23
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Romance navideño: La Virgen y el ciego
INFORMANTES VARIAS
La Virgen va caminando,
caminando pa Belén,
como el camino es tan largo
el niño pidió de beber.
-No pidas agua mi vida,
no pidas agua, mi bien,
que los ríos van muy turbios
y no se pueden beber.
Que allí arriba hay una huerta
de un ciego que no ve.
-Ciego, dame una naranja
para el niño entretener.
Entre y coja las que quiera,
todas las que quiera usted.
La Virgen, como es tan buena,
no cogió na más que tres.
Una le ha dado a su hijo,
otra le dio a San José,
otra se quedó con ella
para probarla también.
Cuando se iban retirando
empezó el ciego a ver.
-¿Quien ha sido esa señora
que me ha hecho tanto bien?
Es la Virgen María
con Jesús y San José.
24
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Juegos y canciones
NANAS
Pajarito que estás en la laguna
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
Pajarito que estás en la laguna
no despiertes al niño
que está en la cuna.
Duérmete, niño,
duérmete ya,
que viene el coco
y te comerá.
A la nana, mi niña
INFORMANTE: Isabel Valadez Rojas
A la nana, mi niña,
no llores ni tengas pena,
yo te daré mi cariño
porque soy una madre buena.
Duérmete, niña,
duérmete, nana,
duérmete, lucero
de la mañana.
Duérmete, niña,
que viene el coco
y se lleva a los niños
que duermen poco.
25
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Si mi niño se durmiera
yo lo echaría en la cuna
con los piececitos al sol
y la carita a la luna.
Mi niño ya tiene sueño
y se quiere dormir
con los ojitos abiertos
como una perdiz.
Nana nanita nana
INFORMANTE: Francisca Vázquez León
Nana nanita nana,
nana nanita ea,
mi niño tiene sueño,
bendito sea.
Duerme, niño hermoso
INFORMANTE: Francisca Vázquez y Catalina Mena
Duerme, niño hermoso,
duérmete, mi cielo,
duérmete, mi vida,
mientras yo te velo,
duérmete, lucero.
Nanita nana
INFORMANTE: Juana Pérez Mora
Nanita nana,
nanita mi niño
se va a quedar dormido
con los piececitos al sol
y la carita la luna.
26
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Ea ea ea,
nanita nanita nana,
ea ea ea.
Duérmete, mi niño,
con los ojitos cerrados,
que el niño de Dios te está mirando
y te está contemplando.
Ea ea ea,
nanita nanita nana,
ea ea ea.
PRIMEROS JUEGOS
Micho gatito
INFORMANTE: María Jiménez Romo
Michu gatito,
pan conejito,
sopita de la olla,
agüita del río,
¿por qué no me guardaste?
Se la diste al vecino.
Zape, zape, zape, mínino.
En un caballito gris
INFORMANTE: María Jiménez Romo
En un caballito gris
mi niño se fue a París
al paso, al paso, al paso,
al trote, al trote, al trote,
al galope, al galope, galope.
27
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Cinco lobitos
INFORMANTE: María Jiménez Romo
Cinco lobitos
tenía la loba,
cinco lobitos
detrás de la escoba,
cinco tenía
y cinco crió
y a todos ellos
tetita les dio.
INFORMANTE: Francisca Vázquez León
Cinco lobitos
tenía la loba,
cinco lobitos
detrás de la cola,
cinco tenía
y cinco crió
y a todos ellos
tetita les dio.
Las tortitas y los tortones
INFORMANTE: Francisca Vázquez León
Las tortitas,
para mi madre
las más bonitas.
Los tortones,
para mi padre
¡que se los come!
28
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
CANCIONES DE CORRO
El patio de mi casa
INFORMANTES: Catalina Mena y Juana Pérez
El patio de mi casa
es particular,
que cuando llueve mucho
se moja la mitad.
Agáchate
y vuélvete a agachar
y no te agaches más,
verás el río,
verás el mar,
verás los pececitos
que van por el mar.
Los cordones
INFORMANTE: María Vallecillo Reyes
Los cordones que tú me dabas
ni eran de seda
ni eran de lana.
Eres buena moza, sí,
cuando por las calles va,
pero no te casarás,
carita de serafín
porque me lo han dicho a mí.
Las niñas se ponen en corro, una de ellas mirando hacia fuera,
y cantan la canción. Al llegar al estribillo corren.
Zapatilla por detrás
INFORMANTE: Catalina Mena Chacón
A la zapatilla por detrás, tristrás,
29
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
ni la ves ni la verás, ristrás.
Mirad arriba,
que caen judías,
mirad abajo, que caen garbanzos.
A dormir, a dormir,
que viene la noche.
¿A qué hora?
A las tres: una, dos y tres.
Zapatito de charol
(similar a zapatito blanco, zapatito azul)
INFORMANTE: SIN DATOS
Zapatito de charol,
botellita de licor,
hay de menta,
hay de rosas
para la niña
más hermosa.
El anillo que me diste
fue de vidrio
y se rompió,
el amor que me tuviste
fue poquito
y se acabó.
Jardinera
INFORMANTE: Francisca Vázquez León
-Jardinera, tú que entraste
en el jardín del amor,
de las flores que regaste
dime cuál es la mejor.
-La mejor es una rosa
que se viste del color,
del color que se le antoja
y verdes tiene las hojas.
Tres hojitas tiene verdes
30
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
y las demás encarnadas
y a ti te vengo a decir
“María Rosario de mi alma”.
CANCIONES DE COMBA
Allá en La Habana
INFORMANTE: Josefina Quirós Márquez
Allá en La Habana cayó, cayó,
una cosita que golpeó,
que fue a parar
a las narices del capitán,
del capitán al coronel,
del coronel al general.
Tengo un salero
INFORMANTE: Josefina Quirós Márquez
Tengo un salero
lleno de sal,
no me lo rompas
que es de cristal.
Si me lo rompes
lo has de pagar
con el dinero
que vas a ahorrar.
Pan, vino y tocino
INFORMANTE: Ildefonsa Pérez Romo
Pan, vino y tocino,
la copa de vino,
la copa de aguardiente,
31
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
¿cómo la quieres,
dulce o fuerte?
Señor rey
INFORMANTE: Ildefonsa Pérez Romo
Señor rey, diga usted
con cuántos años me casaré:
con uno,
con dos,
con tres...
Sopita con arroz
INFORMANTE: Herminia Pineda Quirós
Una y dos,
sopita con arroz,
pimiento, pimentón,
que pica, que rabia,
que toca la guitarra,
que viene Guachintón
con ganas de morder,
nos quita la cuerda
y nos da la colección.
Colección una,
colección dos,
(...)
colección diez y pisotón.
Al cementerio subí
INFORMANTE: SIN DATOS
Al cementerio subí
a ver los muertos que había,
había más de sesenta
con la cabeza partía.
El nombre de María
32
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
que cinco letras tenía,
la m, la a, la r, la i y la a:
¡María!
CANCIONES DE ELÁSTICO
Chicle bazoca
INFORMANTE: Herminia Pineda Quirós
Chicle bazoca,
se estira y explota.
JUEGOS CON PELOTA
Mi pelota
INFORMANTE: Josefina Quirós Márquez
Mi pelota salta y bota,
si se rompe tengo otra.
Tengo un novio militar
que me sabe saludar.
Mi pelota ya no bota
y mi mamá me compra otra.
Tengo un pato de cristal
INFORMANTE: Josefina Quirós Márquez
Tengo un pato de cristal,
no me lo rompas
que vale un dineral.
Me pongo el sombrero,
me pongo el collar,
me pinto los labios
33
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
y me voy a pasear.
Pepe A
INFORMANTE: Herminia Pineda Quirós
Pepe A,
qué me das,
p’adelante y p‘atrás,
la caracolilla
saludó [se va] a Sevilla,
hombrito,
codito
cadera,
rodilla,
puntera,
a la media cruz,
a la cruz entera,
a la media vuelta
y a la vuelta entera.
Tengo un canastito
INFORMANTE: Francisca Rodríguez Zarza
Tengo un canastito
lleno de limones,
naranjas mandarinas
y también chocolatinas.
Botón, botón
INFORMANTE: Juana Pérez
Botón, botón,
de la bota botera,
civiritonia
y afuera.
34
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
JUEGOS CON MANOS
El verdugo Sancho Panza
INFORMANTE: Herminia Pineda Quirós
El verdugo Sancho Panza
que mató a su mujer
porque no tenía dinero
para irse al café.
El café era una casa
que tenía una pared,
por la pared pasa la vía,
por la vía pasa el tren,
en el tren había una vieja
que tenía un loro manco
y el loro repetía:
“Viva el rey, viva el rey y su mujer”.
María cucú
INFORMANTE: Ana María Carrasco Gavira
María cucú,
María cacá,
no sé que tienes
en la garganta.
Trágalo.
No puedo.
María cucú,
María cacá.
Estando la muerte un dibidibidí
INFORMANTE: Monserrat Tocón León
Estando la muerte un dibidibidí
sentada en su sillondobodobodón
miendo papel y plumadabadabadá
35
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
para escribirle al lobodobodó.
El lobodobodó le contestobodobodó
y un tiro que le pegó.
PASEILLOS
Cantinerita
INFORMANTE: María Isabel Trujillano
Cantinerita, niña bonita,
si tú supieras lo que es amor,
una semana, de buena gana,
allí en el rancho pudiera ser.
Yo soy la niña bonita,
yo soy la niña chiquita,
saludo, escuadra, al pasar
y sale usted a bailar.
María, dame la capa
INFORMANTE: SIN DATOS
-María, dame la capa,
que me voy a torear. (bis)
-La capa no te la doy
porque el toro te va a matar. (bis)
-A mí no me mata el toro
ni tampoco los toreros, (bis)
a mí me mata una niña
que tenga los ojos negros (bis)
y tú los tienes azules,
¡ay, morena, no te quiero! (bis)
Al subir por la escalera
un bichito me picó, (bis)
lo cogí por las orejas,
lo tiré por el balcón. (bis)
36
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
SUERTES
Plon
INFORMANTE: Herminia Pineda Quirós
Plon, fa, fe, fi, fo, fu, fanta.
Plon tres
INFORMANTE: Ildefonso Pérez Romo
Plon tres,
sipitón de picón,
quien se salve se salvó.
San Juan de Villanaranja
INFORMANTE: Francisca Vázquez León
San Juan de Villanaranja,
lo bien que fuma,
lo bien que canta,
lleva la barriga llena
de vino tinto, de vino azul,
¿a quién salvas tú?
Al niño Jesús
que está clavadito en la cruz.
JUEGOS DE PERSECUCIÓN Y BÚSQUEDA
La olla casca la moya
INFORMANTE: María Vallecillo Reyes
Un niño sentado le dice a los demás una fruta diferente. Otro se
queda de burro y se coloca en las piernas del que está
sentado, que le dice:
37
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
A la olla
casca la moya,
que vaya y venga
y que no se entretenga.
Y le pide que busque una fruta.
El burro tiene que adivinar qué niño es esa fruta; si lo acierta, se
cambia por él.
Escondite inglés
INFORMANTE: Milagros Torre González
Un, dos, tres,
al escondite inglés [pollito inglés],
sin mover las manos ni los pies,
mirando hacia una pared.
INFORMANTE: David Durán
Un, dos, tres,
pollito inglés,
con la i, con la e.
Mopri (pídola)
INFORMANTES: Herminia Pineda Quirós y Javier Andrades
RECOGIDO POR: Alicia Saborido y Lázaro Andrades
Mariquilla la Castañeta,
salta por encima de la escopeta,
la escopeta disparó
por detrás del callejón.
La primera, la polvera,
la segunda, que te hundas,
la tercera, que te duela,
la cuarta, que te partas
y la quinta, que te rindas.
38
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Forma de jugar: Al saltar sobre el que está agachado se le da
una patada en el culo y se dice un verso; al llegar a “la
tercera” o a “la quinta”, el agachado se levanta, tira un zapato
y al que le dé tiene que sustituirle agachado.
OTROS JUEGOS QUE FUERON MENCIONADOS
INFORMANTES DIVERSOS
•
•
•
Pase misí
Antón pirulero
Soy capitán de un barco inglés. ACABA CON:
o me casaría con la española.
o me he de casar con la morena que es la más
formal.
• Pito, pito, gogorito
• Mando carta
• Han puesto una librería con el siguiente final para coger
a un niño por la oreja y sacarlo a bailar:
Al subir por la escalera
un bichito me picó,
lo cogí por las orejas
y lo tiré por el balcón.
• En un café se rifa un gato
• Pase misí: Pase michín. Preguntando qué color le gusta
más y se lo llevan aparte para que nadie escuche su
respuesta. Al formar las dos filas, tiran una de la otra a ver
cuál tiene más fuerza.
• Al cementerio subí
• El conejo de la suerte
• Pimiento colorao
• Al pasar por el cuartel
• Miguel, Miguel, Miguel
• Ratón que te pilla el gato: si no te pilla esta noche te pilla
de madrugá
• Al pasar la barca
39
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Tengo una muñeca
Zapatito blanco
En la calle 24
El corro de la patata
El cocherito lerén
Zapatero remendero
Que llueva, que llueva
Bonny and Clade
Canicas
Carreras de sacos
Aviones de papel
Tirachinas
Aro
Escopeta de caña
Cometa de saco
Trompo
Salto a pared
Chapas
Chinos
Las prendas
Pares o nones
Muñecas de trapo
Gallinita ciega
Los cromos
Rayuela: piso
Mariquitas (=Mariquitinas)
Cuatro esquinas
Teléfono
Piedra, papel tijeras
CANCIONES FESTIVAS
Canción de Navidad: El niño era blanco
INFORMANTES VARIAS
Dicen que el Niño era blanco,
40
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
que el vellón de los corderos
(…)
del más rico colmenero.
Cantemos, cantemos,
al que raudo huía
nació derramando
coronas de amor.
Canción de Navidad: La gitanilla
INFORMANTES VARIAS
ESTRIBILLO:
Vamos, pastores, vamos,
vamos para Belén,
porque ha nacido el Niño,
la gloria de Israel.
Yo, pobre gitanilla,
al Niño le diré
yo la buenaventura
a ti te la diré.
Le diré que perdone
lo mucho que pequé
y en la mansión eterna
un ladito me dé.
ESTRIBILLO
Aunque soy gitanilla
tengo esperanza y fe
amo a Dios sobre todo
y al prójimo también.
Escúchame, hermanito,
(…)
que quien adora al Niño
siempre estará con él.
41
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
ESTRIBILLO
Coplas de fandango casareño
INFORMANTE: Javier Pineda Lazo
En el fandango casareño, popular baile que se desarrollaba en
reuniones familiares, los instrumentos necesarios eran la
bandurria, periquito, guitarra, crótalos, pandero, almirez y
castañuelas.
Soy de Casares, señores,
y lo llevo muy a gala
y en toditas las reuniones
mi fandango es el que gana,
no valen comparaciones.
Una vez que te quise
fue por el pelo,
ahora que te has pelao
ya no te quiero.
La higuera se ha secado,
por eso los higos no maduran,
por eso los casareños
tienen la cara tan dura.
Si a tu mujer se le antoja
que te tires por un tajo,
procura que no sea bajo,
que a la corta o a la larga
te tienes que tirar.
En la cárcel de una monja
no hace falta centinela,
que ningún preso se escapa
aunque esté la puerta abierta.
42
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Tu novio es como el toro,
adonde lo llamas se va,
y el mío es como la piedra,
adonde lo pones se está.
No preguntes por saber
que el tiempo te lo dirá,
que no hay nada más bonito
que el saber sin preguntar.
De Benarrabá los guapos,
de Gaucín los jaquetones,
de Casares los borrachos
y de Manilva los ladrones.
En Casares no hay vergüenza,
en Manilva se ha perdido,
en Estepona no se encuentra,
dónde leche se ha metido.
Tú me diste calabaza,
me la comí con pan tierno,
mejor quiero calabaza
que a una mujer sin gobierno.
Un limón eché por alto
y en tu ventana cayó,
hasta los limones saben
que nos queremos los dos.
INFORMANTE: Eleuteria Mena
Bailad, niñas, bailad,
y no tened pena,
que viene un barco de novios
a treinta la media docena.
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
43
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Mariquilla, tu roete
un fraile se lo halló,
creyendo que era un rosquete
a la boca se lo echó.
INFORMANTE: Segismundo Pimentel Herrera
Dicen que Casares
es un pueblo muy novelero
pero los casos que pasan
son más que verdaderos.
Canta alegre el pajarillo
cuando vienen las claras del día,
más alegre canto yo
cuando veo a la serrana mía
que es quien me alegra el corazón.
Que me casara con aquel hombre
mi madre me aconsejaba
y no llegó a comprender
que su querer era falso
y me engañaba.
Desde aquí te estoy mirando
carita de frente a frente
y no te puedo decir
lo que mi corazón siente.
Quiéreme, niña, quiéreme,
que soy operaó de carreta
y en el Cortijo Las Cañas
tengo la bandera puesta.
Debajo tu delantal
tienes un bonito tintero,
déjame que moje la pluma,
44
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
soy escribano nuevo.
Soy de Casares, señores,
y lo llevo muy a gala,
en toítas las reuniones
mi fandango es el que gana.
A un tomillo me subí
huyendo de la humedad,
el troncó lo royó un grillo
y al suelo vine a parar.
Que parecen tus pestañas
manojitos de alfileres
que cada veza que me miran
se me clavan en el alma.
Si me quieres me lo dices
y si no me desengañas,
que yo no me quiero ver
como una escoba sin caña
apegada a la pared.
Esos dos que están bailando
qué parejitos que son,
si la vista no me engaña
el novio y la novia son.
¿Te acuerdas cuando me diste
la teta por la ventana
y llorando me dijiste:
quieres una o quieres ambas?
En el fondo del mar
suspiraba un alpargate
y en su suspiro decía:
¡Ay, por Dios, ¿no hay quién me saque?
45
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Con una rama (de) sarmiento
te voy a coser el culo,
no quedará muy bonito
pero quedará seguro.
Del casco salen las brujas
por esos aires volando
y los polvos del Cantabria
salen de la calle “El Barrio”.
Te espantas de mi pobreza
y no tienes corazón,
Jesucristo nació pobre
y mira qué grande murió.
Turrones por jubileos,
tortas fritas por Pascua,
altramuces por Carnaval
y brevas por San Juan.
Los patronos de Casares,
cuando los obreros
iban a los cortijos,
querían que llevaran
cada uno un botijo.
Antiguamente robaban
con trabucos en los caminos,
hoy roban en sus casas
con buenos trajes de abrigo.
La niña que quiere a dos
no es tonta, que es advertía,
si una luz se le apaga
otra se le queda encendía.
El pimiento ha de ser verde,
el tomate, colorao,
46
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
el pepino, largo y liso
y el higo, gordo y rayao.
Casares de mis Casares,
Casares de mis consuelos,
quién viviera en Casares
aunque durmiera en el suelo.
INFORMANTE: Diego Morera
Oiga usted, salerosita,
la sal se le va derramando,
y yo, como voy detrás,
se la voy paralizando
en un vaso de cristal.
Las Isabeles se crían
en la huerta entre los ramos,
y como son tan crueles
cautivan al hortelano
y tú a mí cautivadito me tienes.
Anita, Ana y Anita,
Anita son tres renglones,
Anita si tú quisieras
cambiaríamos corazones.
Con esos ricitos, niña,
que te corren por la frente,
parecen campanillitas
que van llamando a la gente.
Por aquel monte florido
vuela una paloma triste,
con qué sentimiento llora,
no hay mata que no registre
con qué sentimiento llora.
47
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Yo me senté en una estrebe (trébede)
porque no encontré otro asiento,
mira qué cosa tan leve
se me vino al pensamiento:
decirte que si me quieres.
Yo he visto una mujer muerta
en una piedra de mármol,
con la sangre corrompida,
la asadura hecha pedazos
por un hombre que querría.
La más bonita en el río,
la flor de la adelfa es,
y tú eres la más bonita
que mis ojos han conocido.
Arrierito que no canta
aparejando su recua
o se le ha muerto el liviano
o no le salen las cuentas.
Al pie de una candelita
lloraba yo sin consuelo,
la candela se apagó,
más pudo el llanto que el fuego.
Por el filo de una espada
se paseaba una fiera,
por mucho que corte un filo
más corta una mala lengua
cuando habla sin motivo.
A un sabio le pregunté
que cómo era la luz del día
y el sabio me contestó:
-Envidia te tengo yo
no quisiera ver tanto,
48
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
de qué me sirve el saber,
la ciencia me está engañando.
La hierba de los caminos
la pisan los caminantes,
y a la mujer del obrero
la pisan cuatro tunantes
por el maldito dinero.
Yo me tiré a un pozo para ahogarme
y el agua me echó para arriba,
yo me senté en el brocal
a contarle mis fatigas
y el agua rompió a llorar.
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Quiéreme, niña, que soy
operador de carretas,
en el cortijo Las Cañas
tengo la bandera puesta.
Jeringonza
SIN DATOS DE INFORMANTE
RECOGIDO POR: Domingo Gil
La señorita Victoria
qué creída está,
se va a morir
de tanto pensar,
si piensa en su novio,
su novio no la quiere
y ella de pena se muere.
A Victoria le vamos a dar
chocolate con aguarrás
y a su novio le daremos
chocolate con veneno.
49
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Que salga usted
que la quiero ver bailar,
saltar y brincar, María Soledad.
Copla de carnaval: El accidente de Arroyo Hondo
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
RECOGIDO POR: Yaida Ahumada Cárdenas
Recuerdo que en 1931, cuando yo tenía seis años, hubo un
accidente con un camión cargado de gente y la gente del
pueblo le sacó una copla en el carnaval que dice así:
El catorce de enero
veréis lo que aquí pasó:
En la huerta Arroyo Hondo
un camión se volcó
y este compañero nuestro
que se marchaba para el barco
la mano se la ha dañado.
Unos salieron cojos
y otros salieron heridos.
Esto ha sido una desgracia
lo que en Casares ha ocurrido.
Copla de carnaval: El primer coche que llegó a Casares
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
El primer coche que llegó aquí fue en el año 36 y aparcó en el
Puerto de la Cruz, y había una niña que quería montarse en el
camión y el hombre la llevó como de aquí a la puerta. Nada,
vamos.
La gente le sacó una copla en carnaval.
Porque el chófer
le había dicho
que se la iba a llevar
al ventorrillo de la Victoria
50
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
y en el Rulo* la dejó plantá.
* En el mismo Puerto de la Cruz
Copla de carnaval: San Antonio bendito
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
San Antonio bendito,
compasión has de tener
que tengo veinte años
y no me ha salido ni un gaché.
Y San Antonio le dice:
-Yo te daré un recovero
que todas las noches te traiga
una polla con dos huevos.
Copla de carnaval: La niña empolvada
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Copla a una mujer muy morena que se echaba muchos
polvos.
La niña parece
un pescado blanco
con bastante harina
y bien harinado.
Y si es que se entera
la fulana tal
tendrá que aguantarse
puesto que es verdad.
ADIVINANZAS
INFORMANTES VARIOS
Con la punta pincha
51
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
y con el culo aprieta
y con lo que le cuelga
le tapa la grieta.
La aguja
El chocho te pica,
la polla te arde,
no te lo digo
hasta las tres de la tarde.
El almirez
Redondo, redondo,
barrilito sin fondo.
El anillo
Voy por sus piernas
que parezco un topo,
cuando llego donde hay pelos
me vuelvo loco.
La ardilla en la caña de maíz
Largo como un camino
y hoza como un cochino.
El arroyo
Soy ave y soy llana,
pero no tengo picos ni alas.
La avellana
Saltaste tú
y salté yo
sobre el cuero
y no se rompió.
Las baquetas del tambor
Una cuarta o poco más
tiene mi hermano José,
echa leche por la punta
52
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
y hace zagales con él.
El bolígrafo o el pincel
Tan grande como una almendra
y toda la casa llena.
La bombilla
Una higuera
con cuatro pontones
y echa los higos
a rempujones.
El burro
Entre pared y pared
hay una santa mujer
que con su diente
llama a la gente.
La campana
Una torre bombeada
sin postigos y sin ventanas,
como no me lo aciertes no te lo digo
hasta las tres de la mañana.
La caña
Con la talla de una nuez
sube al monte
sin tener pies
y lleva su casa con él.
El caracol
Verde en el campo,
negro en la plaza
y colorado en mi casa.
El carbón
Lo metí zumbando
y lo saqué goteando.
53
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
El cazo en un cubo de agua
En el campo me crié
ceñida por verdes lazos,
aquel que llora por mí
me está cortando en pedazos.
La cebolla
Redondo como una taza
y tiene pelos en la panza.
La cebolla
Grande como un pepino
y pega voces por el camino.
El cencerro
Va al río y no bebe,
va al monte y no come
y dando las voces se mantiene.
El cencerro
Entra rezumbando
y sale goteando.
El cubo en el pozo
La meto zumbando
y la saco goteando.
El cubo del pozo
Fui al monte,
hinqué la estaca
y el boquetillo
me lo llevé a mi casa.
Defecar
Largo, larguero,
cuanto más largo
más agujeros.
54
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
El encaje
Es tu favorita
cuando sientes frío,
ya la tienes escrita
en el verso mío.
La estufa
Pelúo se ha montado
encima de pelao
y dice que no se baja
hasta que pelao no esté pelúo.
La gallina encima del huevo
Una señorita muy señoreada
con muchos remiendos
y ninguna puntada.
La gallina
Una madre con cien hijas
y a todas pone camisa.
La granada
Si la tienes, buscas,
si no la tienes,
ni quieres ni buscas.
El hambre
Entre dos piedras blancas
hay una flor amarilla
que se puede presentar
a la reina de Sevilla.
El huevo
Tan grande como un ratón
y guarda la casa como un león.
La Llave
55
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
El boticario y su hija,
el médico y su mujer
partieron nueve naranjas
y todos tocaron a tres.
El médico está casado con la hija del boticario
Rajado, rajado,
y tiene pelos por los lados.
El ojo
Dos colgando, dos tirando,
la cabeza en el culo
y el culo arrastrando.
Ordeñar (una persona ordeñando una cabra)
Tan grande como una taja de bacalao,
sube al monte y baja el ganado.
El peine quitando los piojos
Fui al monte,
corté un bastón,
cortarlo pude y rajarlo no
El pelo
Te metí el derindindango
y se te quedaron las pelotas colgando.
Los pendientes
Estando en mi casa con gusto y placer
vino la justicia y me quiso prender;
mi casa salió por la ventana
y yo, preso me quedé.
El pez
¿Qué es lo que es algo
y a la vez nada?
El pez
56
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Corre que corre
y nunca traspone.
La piedra del molino
Dos para correr
y diez para coger.
Los pies y los dedos de la mano
Mi madre me labró una casa
sin puertas y sin ventanas
así que cuando quiero salir
rompo antes las murallas.
El pollo
Corre que te corre
y nunca traspone.
El río
En un taller de carpintería
hay una cosa que no sirve para nada
pero sin ella no se puede hacer nada.
El ruido
Por los ojos como carne
y por la boca candela,
suéltame Micaela.
Las tenazas del herrero
Una cuarta, más o menos,
sin hueso ni coyuntura,
la gastan todos los hombres
y también el padre cura.
La tirilla del cuello
Larga como una soga
y tiene dientes de zorra.
La zarza
57
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
ACERTIJOS
INFORMANTES VARIOS
Llegan dos señores y van a un bar a tomarse un cafelito. Se
queda el camarero mirándolos y dice:
-Jefes, ¿os tocáis algo, que os parecéis mucho?
-Fíjese si nos tocamos que mi madre es la suegra de la madre
de este.
Eran un padre y un hijo y lo decía el padre
¿Qué hacen dos hombres que no pueden hacer dos mujeres?
Mear en una escupidera
¿Cuál es el animal que da de comer pero no come?
El caballo del fotógrafo
¿De qué llenarías un botijo para que pese menos?
De agujeros
¿Qué le dice un piojo a un calvo?
No te agaches, que me caigo
¿Qué le dice un semáforo a otro?
No me mires, que me estoy cambiando
¿Qué le dice una tortilla a un tenedor?
No me pinches, que tengo más huevos que tú
Por la calle abajo vienen dos personas. La chica es hija de la
grande, pero la grande no es la madre de la chica. ¿Quién es?
El padre
¿Qué le dice la sartén a la alcuza?
Retírate, que me ensucias
Un corredor le da a otro corredor quinientas pesetas y le dice
que tiene que traer cien animales:
58
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
vacas a cinco duros, gallinas a real y corderos a duro.
¿Cuántos animales trae de cada uno?
Diecinueve vacas (475 pesetas), ochenta gallinas (20 pesetas) y
un cordero (cinco pesetas)
¿Cómo cogerías un pan para partirlo?
Entero
En un cortijo una vez había veinte fanegas de trigo que retirar
en mulo, burro y caballo. Los burros a media, los caballos a dos
y los mulos a tres.
Catorce burros, cinco caballos y un mulo
TRABALENGUAS
Fui al campo godampo
INFORMANTE: Diego Morera
Fui al campo godampo pirititampo de mirititantampo
y cogí una liebre godiebre piricotiebre de mirintantiebre.
-Madre godabre pirititadre de mirintantadre,
¿tienes una olla godolla piricotolla de mirintantolla
para cocer la liebre godiebre piricotiebre de mirintantiebre
que yo cogí en el campo godampo pirititampo?
-Hijo godijo piricotijo de mirintantijo
no hay olla godolla piricotolla de mirintantolla
para cocer la liebre godiebre piricotiebre
que tú cogiste el campo godampo pirititampo.
Coge la liebre godiebre piricotiebre de mirintatiebre
y la llevas al campo godampo pirititampo.
Del caño al coro
INFORMANTE: Diego Morera
Santa Rita tiene un gato
59
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
que salta del coro al caño,
del caño al coro,
del coro al caño,
del caño al coro.
Tamaño paño
INFORMANTE: Mónica Blanco Tirado
Tamaño paño
tiñe el moño nuño
con uña de un año
y moña de puño.
El cielo está encariñublado
INFORMANTE: Juan David Durán Mena
El cielo está encariñublado,
el señor que lo desencariñuble
buen desencariñublador será.
Pancha plancha
INFORMANTE: Samuel León Rodríguez
Pancha plancha
con cuatro planchas.
¿Con cuántas planchas
plancha Pancha?
María Chucena
INFORMANTE: Clara Gavira Jiménez
María Chucena
su techo techaba
y le dijo un techador
60
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
que por allí pasaba:
-María Chucena,
¿techas tu choza
o techas la ajena?
-Ni techo mi choza
ni techo la ajena,
que techo la choza
de María Chucena.
En el cuerno de una vaca flaca
INFORMANTE: Carolina Jiménez
En el cuerno de una vaca flaca
hay un nido de curricingafos
con cinco curricingafitos.
Cuando trepa la curricingafa
trepan los cinco curricingafitos.
DIÁLOGOS TEATRALIZADOS
Casarse o no casarse
INFORMANTES VARIOS
Salí el otro día de mi casa
bien lavao y bien planchao
con mi zapato y calzón.
Cuando iba por mitad de la calle
me tropecé a mi amigo, buen vividor,
y me dice:
-Curro, ¡Qué de tiempo sin verte!
Sabrás que me caso con la hija de Juan Simón
y si no fuera por cosa de precisión
me gustaría que me acompañaras
hasta mañana a las dos.
Allí entraba una muchacha,
61
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
qué ojos, qué ramo, qué primor,
que aunque uno sea de pan
se le alegra el corazón.
A mí se me acercó una vieja,
vieja de dos mil demonios,
abuela de San Antón,
y al punto me preguntó:
-Curro, ¿tú no te casas?
Aquí hay unas muchachas
que quitan el sentido.
Yo, para ti, tengo un millón.
Ajusté todas mis cuentas:
“Cuatro reales p’al monaguillo,
p’al cura, cómo está tó”.
-Caramba, que no me caso,
que mozo estoy yo mejor,
que la que quiérase casar
que busque un perro rabón
y si quiere comer bien
que coma pólvora
y vomite munición.
62
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Dichos y hechos
VOCABULARIO
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno (Casares, Málaga) y
Segismundo Pimentel (y otros)
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Caramanchón: lugar de la casa donde se colocaba
una estantería para guardar herramientas, sobre todo en
las casas de campo para los aperos.
Cojollo: hojas del palmito utilizadas para hacer pleita.
Corchiza: bornizo, primer corcho del alcornoque.
Gallito campo: abubilla, también conocida como gallito
de marzo.
Gazpacho casareño: sopa de pan y fritada de hortalizas,
también conocida como gazpacho caliente.
Jardales: monte bajo.
Mazuquito: tallo o parte interior de la mazorca de maíz.
Se utilizaba para confeccionar muñecas liando un trapo
al mazuquito para el cuerpo y una cuerda para las
manos.
Panilla: medida de aceite (en desuso). Según el DRAE:
Medida que se usa solo para el aceite y es la cuarta
parte de una libra.
Sancocho: algo mal hecho.
Sinfundo: aborto. No aparece en el DRAE. Puede
proceder de fundo: m. Der. Heredad o finca rústica.
Soberao: desván (en desuso).
Sostillón: puerta de entrada al sótano, a veces situada
en el suelo.
Tagarnino: tallo de la tagarnina.
Tarabilla: (Der. del ár. hisp. aráb, y este del ár. clás.
arab, música; cf. port. tagarela).
o f. cítola ( de molino).
63
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
f. Zoquete pequeño de madera que sirve para
cerrar puertas y ventanas.
o f. Listón de madera que por torsión mantiene
tirante la cuerda del bastidor de una sierra.
o f. telera ( del arado).
o f. coloq. Persona que habla mucho, deprisa y sin
orden ni concierto.
o f. coloq. Tropel de palabras dichas de este modo.
o f. Sal. Matraca o carraca pequeña.
Tuero: leño. (Del lat. torus).
o m. trashoguero (leño grueso que se pone en el
fondo del hogar).
o m. leño (trozo de árbol cortado y limpio de
ramas).
Cortinal: cortijada, cortijo, hacienda.
Candelar: calentar.
Vea: escondite
o
•
•
•
•
Apodos de vecinos del pueblo
INFORMANTE: Segismundo Pimentel Herrera
AGUA FRESCA: antes, cuando alguien se casaba, los padrinos
le llevaban un vaso de chocolate a la cama, y este hombre
dijo que él quería un vaso de agua fresca.
BOLERA:
CACAREO:
CAPACHIVOS: porque su abuelo capaba chivos.
CHAMORRERO:
EPÍSTOLAS:
GATO:
GAZNATA: por ser persona con mucho brío.
GUANTERO:
MATALAÚVA:
MANTICHO: porque un antepasado se iba al monte a guardar
las cabras con una manta echada en el hombro.
RAJAO: porque se cayó de un árbol, se hizo una herida y decía
que se había rajado.
64
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
RIGERTA: nombre de un cortijo que se extendió a sus
moradores.
SABIA:
TORTA:
TRES CHICAS Y PERRA GORDA: lo puso un suegro a sus yernos
porque decía que con los dos yernos juntaba un real.
TRES COJONES.
TUERTO:
TURCO: su tatarabuela era de Turquía.
VINAGRITO:
YERO:
REFRANES
INFORMANTES VARIOS
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
En Casares, bebe agua y no te pares.
En Casares, compra pan y no te pares.
En Casares los burros se asoman a las ventanas.
La lechuga en mayo, para el caballo.
A abril alabo si no vuelve el rabo.
A asno lerdo, arriero loco.
A amos deudores, criados hurtadores.
A boda y bautizo no vayas sin ser llamado.
A buen amigo, buen abrigo.
A buen entendedor, pocas palabras.
A buen hambre no hay pan duro.
A buen sueño no hay cama dura.
A buenos ocios, malos negocios.
A cada pez le llega su vez.
A Dios rogando y con el mazo dando.
A fuerza de villano, palo en mano.
A perro flaco todo son pulgas.
A quien madruga Dios le ayuda.
Abril concluido, invierno ido.
Agua de febrero, mejor que la de enero.
Barba bien bañada, medio rapada.
65
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Bien ama quien olvida.
Bien obras, bien te pagan.
Como te veo el hato, así te trato.
Con quien te vi te comparé.
Cree el ladrón que todos son de su condición.
Cuando el río suena, piedras lleva.
Cuando llega San José, los pescados suben por donde
es menester.
Cuando un tonto coge un camino, el camino acaba
pero el tonto sigue.
De enero a enero, la lotería es del lotero.
De Estepona, ni las brevas.
Del agua mansa me libre Dios, que de las bravas me
libro yo.
Domingo de Ramos, quien no estrene nada se le caen
las manos.
El borracho fino, ni agua ni vino.
El heredero llora por fuera y canta por dentro.
El muerto al hoyo y el vivo al bollo.
El que a los suyos se parece honra merece.
El traje de buen paño solito se vende.
En Casares, bebe agua y no te pares.
En Casares, compra pan y no te pares.
En Casares, cuatro huevos son dos pares.
En despensa llena pronto se prepara cena
En despensa llena siempre encontrarás cena.
En Estepona, doce berenjenas son una docena.
En mayo están gordos el jurel y el caballo.
En mayo, la mosca se le quita al buey y se le va al
caballo.
Entre lo feo y lo hermoso, dame, Dios, lo provechoso.
Gallo que no canta algo tiene en la garganta.
Hambre que espera hartura no es hambre ninguna.
Hartura para hoy, hambre para mañana.
Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo.
La borrasca de San José, tres días o tres días después.
La cabra siempre tira al monte.
La suerte de la fea la bonita la desea.
66
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Las cosas claras y el chocolate, espeso.
Llegando el anochecer, cada mochuelo a su olivo.
Lloviendo para la Ascensión, albaricoque para el día del
Señor.
Mañana de arco, tarde de charcos.
Martes y trece, no vayas a casa de tu suegra que vaya
que te eche.
Marzo airoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y
hermoso.
Marzo marcero, tan pronto sol como aguacero.
Nieve en la sierra, abundancia en la vega.
No digas nunca “de esta agua no beberé”, que el
camino es largo y puede venir la sed.
No hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo
aguante.
No hay vicio sin suplicio.
No sirvas a quien sirvió ni pidas a quien pidió.
Parientes y trastos viejos, pocos y lejos.
Perro ladrador, poco mordedor.
Primavera fría, verano caliente.
Quien echa pan a perro ajeno pierde pan y pierde
perro.
Quien la sigue la consigue.
Quien llega tarde, ni escucha misa ni come carne.
Quien mucho abarca poco aprieta.
Quien no tiene burro a todo el mundo se lo presta.
Quien ríe el último ríe mejor.
Quien se alegra del mal del vecino, el suyo viene de
camino.
Rábanos sin pan, poco o nada te alimentarán.
Rana que canta, señal de agua: la de su charca.
Regla para vivir: callar después de ver y oír.
Rosa que muchos huelen, su fragancia pierde.
Rubias y morena sacan a un hombre de una pena.
Sarna con gusto no pica, pero mortifica.
Según te verán, así te tratarán.
Septiembre frutero, alegre y fiestero.
Si con niño te acuestas, cagado amaneces.
67
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Si te casas con una casareña, a los dos días te manda a
por leña.
Si vas a la venta, que sea ella la parienta. Si vas al
mesón, que sea ella y él no.
Solterito y cuarentón, qué suerte tienes, ladrón.
Tanto fue el cántaro al pozo que se rompió.
Tocando Crestellina y el Cerro Ancho, suelta las yuntas y
vete al rancho.
Una buena capa todo lo tapa.
Una mujer, por muy bonita que sea, se moja el culito
cuando mea.
Un padre es para cien hijos y cien hijos no son para un
padre.
Uvas y besos saben a besos.
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
•
•
•
•
•
•
•
•
Ay, tonta, no creérselo, que quien tenga yeguas que las
trabe, que los caballos van al prado. (advertencia a las
madres de mozas de que los muchachos andan tras
ellas)
Quién dice puta, la menda, María Cuadro (a alguien
que critica dando argumentos para ser criticado)
No comerse el tocino, que el magro, pa Pulianas (¿?)
En la quinta todos son cojos y mancos, llegando la feria
todos son guapos.
Todos los pájaros comen trigo y el que las paga es el
gorrión.
Llegando abril, pocas conversaciones en el hogaril. Y en
mayo, ni mirarlo.
Ser como la gallina, que escarba y te echa la tierra
encima.
El mejor tuero pa mayo lo quiero y el mejor costal, pa
San Juan.
INFORMANTE: Ana León Gil
•
En mayo, quien tiene un burro tiene un caballo.
68
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
•
Si el cuco no canta tres días antes de abril, o la cuquita
se ha muerto o la fin del mundo va a venir.
• Eres de la opinión del cuco, pájaro que nunca anida,
pone en nido ajeno y otro pájaro lo cría.
• Ser más feo que una noche oscura.
• Tener más mierda que el palo de un gallinero.
• No por mucho madrugar amanece más temprano.
• A perro flaco todo se le vuelven pulgas.
• No hay mal que venga que por bien no sea.
• Coge mala fama y échate a morir y cógela buena y
échate a dormir.
• Más vale pájaro en mano que doscientos volando.
Sobre pereza, diligencia.
INFORMANTE: Isabel Valadez Ocaña
•
•
•
Cuando el mirlo chirlea, si no anochece poco le queda.
Ser como los gorriones de vega (muy desvergonzado)
Estar más sucio que el barredor de un horno.
INFORMANTE: Isabel Mena Quirós
•
•
•
•
•
•
Cuando la mirla chirlea, si no ha llovido poco le queda.
Cuando con levante llueve hasta las piedras se mueven.
Gaviotas en tierra, marineros a la mierda.
Gallo que no canta algo tiene en la garganta.
Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las
tuyas a remojar.
El cerco de la luna lo enjuga y el cerco del sol remoja al
pastor.
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
•
•
•
•
El veinte de enero, saca a pasear a San Sebastián
trapero (¿).
En febrero busca la sombra el perro.
En marzo, el perro y el amo.
En mayo, el jurel y el caballo.
69
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
En junio, el agua en San Juan quita aceite, vino y pan.
En julio, entre gavilla y gavilla anda una ardilla.
En agosto, frío en rostro.
Septiembre, de San Miguel a San Miguel no te llevas
nada por hacer y lo que te llevas sabes de quién es.
La luna de octubre siete lunas cubre.
Noviembre, dichoso mes que entra con los Santos y sale
con San Andrés.
Y diciembre, Pascua florida (…)
A los casareños, por las buenas por el ojo de una aguja,
pero por las malas ni por el Arco de la Villa.
INFORMANTE: Milagros (…)
Marzo ventoso y abril lluvioso dejan a mayo florido y
hermoso.
Cuando marzo mayea, mayo marcea.
INFORMANTE: Fernando Gallego
•
•
Las lluvias de marzo y abril hacen a mayo feliz.
Quien se moje en mayo se seca en mayo.
INFORMANTE: José el Pajarito
•
En mayo, el que tiene un burro tiene un caballo.
INFORMANTE: Josefina López Romo
•
•
Yo no lo veré, pero las ánimas benditas se lo tienen que
cobrar.
Calentarse el cielo de la boca (empezar a hablar).
EXPRESIONES
Comparaciones
•
Comer más que la orilla de un río.
70
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Dar más vueltas que un corcho en un remolino.
Echar más peste que un nido de búho.
Estar más flaco que un fideo.
Estar más liado que la pata de un romano.
Estar más mosqueado que un gato en una fábrica de
sifones.
Estar más sucio que la bombilla de una cuadra.
Estar más sucio que el rabo de una vaca.
Estar más sucio que el rincón de una cochinera.
Moverse más que un garbanzo en la boca de un viejo.
Moverse más que si le dieran cuerda.
Moverse más que si tuviera azogue.
Pedir más que el tonto de la gorra de cuadros.
Ser más agarrado que un chotis.
Ser más bonita que una rosa.
Ser más malo que el bicho que le picó al tren.
Ser más tonto que el que se cayó se espalda y se rompió
la nariz.
Repetirse más que un yogur de ajo.
Ser más inútil que un cenicero en una moto.
Ser más lacio que una caballa.
Ser más pesado que un avión de mármol.
Ser más simple que el mecanismo de un chupete.
Ser más tonto que los pelos del culo.
Temer más que a una espasnúa (espada desnuda).
Temer más que a una vara verde.
Tener más bollos que la escupidera de un loco.
Tener más cuento que Calleja.
Tener más dolores que un pollo con reuma.
Tener más hambre que los pavos de Manolo.
Tener más hambre que un caracol en un espejo.
Tener menos dientes que una pava.
Tener menos vergüenza que un gato en una matanza.
Ver menos que un gato de escayola.
Vivir mejor que un cura con dos parroquias.
Te conozco como si te hubiese parido.
Pueden más dos tetas que dos carretas.
71
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Dichos
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Dios le da mocos a quien no sabe sonárselos.
Eres tonto para pavo y feo para cochino.
Hace un frío que pela.
Harto de gachas, ¿quién se agacha?
Le hacen corren sus caballos y nunca le salen callos.
Mejor saltarte que darte la vuelta.
No comiendo, vamos sacando para los gastos.
No hablas latín porque no se lleva.
No me den nada, pónganme donde haya.
Por comer tanta verdura tienes la cara tan dura.
Que otro cargue con el mochuelo.
Quien sabe, sabe, y quien no, a la venta Los Nogales.
Santo Tomás, una y nada más.
Se te ha visto el plumero.
Si mi abuela tuviera ruedas yo tendría bicicleta
Si te he visto no me acuerdo.
¡Te voy a dar la del pulpo!
Tres partidas y cuatro cascás.
Una vez al año no hace daño.
Vísteme despacio que tengo prisa.
El viento
•
•
•
El levante vuelve lo de atrás delante y el vendaval, lo de
delante atrás.
Cuando de poniente llueve hasta las piedras se mueven.
Cuando se meta vendaval, suelta la yunta y vete al
lugar.
TIPOS DE VIENTO DE LOS QUE SE HABLA EN EL PUEBLO:
Rondeño
Vendaval
Poniente
Levante
72
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
ORACIONES, CONJUROS Y ENSALMOS
Oración de mayo
INFORMANTE: Ana Guerrero
Mi ramo también es bello,
es de flores variadas,
si la fe es un don divino,
qué haremos sin la esperanza
en este triste destierro,
en este mundo traidor.
Da consuelo, da paciencia
al que sufre con dolor.
Que si la fe en el cristiano
es virtud muy necesaria
porque acata los misterios
de nuestra religión santa.
Este mundo está sembrado
de espinas y amarguras
a las que pueda el Señor
a las humanas criaturas.
Aunque tengamos la fe
fundida en el corazón
desaparecer podría
con la fuerza del dolor
Si nuestro pecho no abriga
la otra virtud, la esperanza,
llevad las dos a la senda
por donde el Cielo se alcanza.
PEQUEÑA HISTORIA DE ESTE TEXTO:
Tiene su mérito porque estábamos en la escuela esmayás, en
cueras, descalzas, y mataron a mi padre cuando yo tenía siete
años, no me acuerdo de nada ni lo he conocido.
Y una que se llamaba Elvira, que todo el mundo la conocía del
Correo, pues yo estaba en la escuela y yo no sabía pero yo
quería decir un verso en la iglesia:
73
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
-Y a mí esto quién me lo enseña?
-Ven para acá, que yo te lo voy a enseñar.
¡Y no echó tiempo en enseñármelo! Pero se me ha quedado. Y
tengo ya 78 años, que voy a cumplir el 20 de mayo y ya lleva
años metido en el sentido el verso.
En el mes de mayo nos solíamos reunir muchas muchachas
diciendo versos en voz alta. Y me lo enseñó Elvira, que yo no
sabía leer ni sabía escribir, estaba esmayá, yo que muchas
veces iba allí y me daba la madre de comer. Y yo no sé cómo
tuve conocimiento para meterme eso en la cabeza.
Oración a San Antonio
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
San Antonio de Padua,
que en Padua naciste,
en Francia la gramática aprendiste,
en Roma la gracia se te perdió
y la Virgen María se lo encontró.
Tres voces te dio:
Antonio, Antonio, Antonio,
vuélvete por lo que se ha perdido
te rezo un padrenuestro
y otórgame lo que te pido.
San Antonio bendito, devoto de lo perdido
INFORMANTE: Primitiva Pimentel
San Antonio bendito,
flor de las flores,
confesor de los confesores,
en Padua naciste,
en Segovia te criaste,
en el púlpito donde predicó Jesucristo predicaste.
Estando predicando
revelación tuviste,
74
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
que a tu padre lo iban a ahorcar
y del pulpito te bajaste
y a tu padre de la muerte lo libraste
y en el camino tu breviario perdiste.
En tres horas te vi venir,
tu cuerpo humanado tres veces
lo vi que te decía:
Beato Antonio,
por tu vida y por tu cruz,
que me otorgues lo que pido:
lo perdido hallado,
lo lejos acercado.
Si por esta verdad
me socorres en mi necesidad
señas me darás:
gentes hablar,
puertas abrir y cerrar
y perros ladrar.
Oración para bañar y vestir a los niños
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Bendito y alabado
sea el santísimo sacramento del altar,
de la pura y limpia Concepción,
de María Santísima,
madre de Dios,
Señora nuestra,
ruega por nosotros,
pecadores ahora y en la hora
de nuestra muerte, amén.
Conjuro para quitar el hipo
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Hipo tengo,
75
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
a mi amor se lo recomiendo [encomiendo],
si me quiere bien
que lo deje para él
y si me quiere mal
que lo devuelva para acá.
Para el mes de mayo
INFORMANTE: Juana Pérez
Tengo un canastito
con muchas flores,
las he cogido en el campo
con mucha alegría
y la llevo para ti,
Virgen María.
PREGONES Y CANCIONES DE TRABAJO
Vendedor de muñecos
INFORMANTE: Juana Pérez Mora
Niñas, salid pa fuera,
que llega el tío
de los muñequitos azules.
El carbonero
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
El carbonero
por las esquinas
va pregonando
carbón de encina.
Carbón de encina,
picón de roble,
la confianza
no está en los hombres.
No está en los hombres
76
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
ni en las mujeres,
está en el tronco
de los laureles.
No está en el tronco
ni está en las ramas,
está en el pecho
de una serrana.
Una serrana
descolorida
me robó el alma,
también la vida.
Agujas sin ojos
INFORMANTE: Ana María León
Estos eran dos hombres que iban pregonando, uno “aguja” y
otro “sin ojo”.
Uno iba diciendo:
-¡Aguuuujaaas!
Y el otro, detrás:
-Sin ojos.
Que no tenía ojo la aguja, posiblemente porque lo que vendía
era aguja palá, pez espada.
Pregón de un pedigüeño
INFORMANTE: Isabel Muñoz Moya
Era un hombre manco que pedía por la calle:
Eran las dos de la noche
cuando la mina se hundió
y allí nos quedamos todos
a la ventura de Dios.
¡Ave María!
Y ya se ponía a pedir.
77
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
BRINDIS
Hoy brindo generalmente
INFORMANTE: Diego Morera
Hoy brindo generalmente,
brindo por todos los presentes
y por ti, María hermosa,
ojitos de cristal fino,
dime qué tiene este vaso.
Dice: “Este vaso tiene vino”.
Si el vino no me importuna
y la ocasión no te toca
ya que en la mano lo tengo
me lo llevaré a la boca.
PIROPOS
INFORMANTE: Diego Morera
-Ole en el mundo las cazuelas de papas forradas con cristales.
-¿Qué?
-Que tires p’alante que las vacas embisten.
···
Cuando te vi tan bonita y tu marido tan viejo
me entraron ganas de echarle mi perrita a tu conejo.
COSTUMBRES Y CREENCIAS
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
•
•
•
Los niños inflaban los sapos con una caña.
Los sapos, si te escupen, te quedas calvo, lo mismo que
las salamanquesas.
Si te encuentras un sapo en el camino, mala suerte.
78
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
•
•
•
•
•
•
Si el sapo se pone al sol barrunta agua.
Las hormigas, cuando se mueven mucho, barruntan
levante fuerte.
Las madres, para tener leche, se hacían un puchero de
mochuelo.
Cuando la gallina cacarea de noche barrunta muerte.
Aunque las gallinas no tienen que cacarear nunca.
Cuando yo era chica iba por un camino con mi
hermana y nos encontramos una culebra grandísima. La
cogí con un palo y la aguanté hasta que mi hermana la
mató a palos. Mi padre nos dejó siete días en la casa sin
salir porque decía que la pareja siempre vuelve al sitio a
buscarla y era peligroso pasar por allí.
Pa quitar la culebrilla se le corta el rabo y la cabecilla
(acompañado de una oración)
INFORMANTE: SIN DATOS
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Burro encogido, tormenta.
Cuando las cabras suenan cencerras, lluvia.
Gato que se lava la cara barrunta visita, y la visita llega
por donde pone el culo el gato.
Si te pica la mano derecha es que vas a coger dinero.
Cuando bostezas o es sueño o ganas de ver a su dueño.
Perro que aúlla, mala suerte.
Cuando los pajarracos (buitres) circundan el cementerio
barruntan muerto. Y si pasan por una calle, de ahí será el
que se muera.
En meses con erre las almejas y las sardinas no están
buenas (porque están criando).
Para que un lagarto no se enganche a una mujer tiene
que arrimarle un pan caliente.
Cuando Crestellina se pone la toca, va a llover.
INFORMANTE: Ana León Gil
•
Gallinas cantando y perros aullando, mala suerte.
79
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
•
Si el gallo canta a las 12 de la noche barrunta agua o
viento.
INFORMANTE: Primitiva Pimentel Herrera
•
•
•
El miércoles de ceniza los muchachos preparaban
paquetes de ceniza y la echaban desde las ventanas a
las muchachas. Era para las casaderas, pero les podía
caer a todas las que pasaran por allí. Así que, si podían,
ese día se quedaban en sus casas.
Antes, las mujeres que eran algo pudientes tenían
mantones negros que utilizaban para ir a los
cumplimientos (duelos). Quien no lo tenía lo pedía
prestado a alguna vecina. Se los colocaban tapándose
la cara.
Las mozas casaderas enseñaban una rodilla a San
Antonio para que les saliera novio.
La cencerrá
INFORMANTE: Segismundo Pimentel Herrera
La cencerrá se daba por los mozos del pueblo a modo de
serenata a la puerta de un viudo o viuda que se volvía a casar.
Las canciones se acompañaban de almirez, cencerros,
caracolas, palmadas y silbidos.
Una de las coplillas es la siguiente:
-¿Quién se casa?
-La Gabriela.
-¿Con quién?
-Con Miguel García.
¿Qué le regala?
-Una torcía.
La choza de Gabriela
se ha vuelto una fortuna,
entró Miguel García con el lucero
y salió con la luna.
80
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Los carnavales
INFORMANTE: Segismundo Pimentel Herrera
Los carnavales en Casares han sido muy sonados. La gente se
disfrazaba, se hacían bailes, la mayoría en las casas del casco
porque eran más grandes, otras veces se hacían en el quiosco.
En estos bailes se bebía mucho aguardiente, lo vendían los
dueños de las casas, que así ganaban unas perrillas. El
aguardiente se fabricaba en el pueblo, en unos alambiques
que había en el Llano y en la calle de la Fuente..
El único baile que se bailaba era el fandango. Los tocaores
llevaban almireces, botellas, bandurrias, guitarras, palillos,
platillos, etc. Era costumbre en el carnaval que las muchachas
se sentaran todas en una silla y los hombres las sacaran de una
en una a bailar, de forma que sólo había una pareja bailando.
A esto le llamaban “ponerse en el tálamo”.
FRAGMENTOS DE VIDA
Los quintos
INFORMANTE: Segismundo Pimentel Herrera
Antiguamente en Casares, cuando los quintos se iban a la mili,
salían de noche todos juntos en un camión.
Tenían que ir a cogerlo al garaje, arriba, en la carretera. Junto
a sus familiares venían las novias.
Siempre salían a las dos de la madrugada y todo el pueblo
estaba levantado hasta que el camión trasponía por el Puerto
de la Cruz. Entonces, las madres y las novias formaban un duelo
de llanto.
La noche antes de irse, los quintos no dormían y al otro día
amanecía el pueblo todo pintado. si alguien tenía un secreto
que le parecía que nadie lo sabía, aquella mañana lo tenía
escrito en su puerta.
Una de las coplas de quintos:
81
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Madre, ya se van los quintos,
ya se van los quintos mozos
y nosotras nos quedamos
con los gatos cenizosos.
En casa del carpintero
INFORMANTE: Primitiva Pimentel Herrera
Mi padre era carpintero y hacía ataúdes. La gente iba a mi
casa a cualquier hora y, cuando escuchábamos la puerta a las
tantas de la madrugada, decíamos: “Alguien se habrá muerto.
¿Quién habrá sido?”.
Entonces, mi padre se tenía que levantar para ir a medir al
muerto. Ya por la mañana se acercaba a comprar la tela
negra para forrar el ataúd y traía también cinta para que mi
madre y yo hiciéramos moñas y forráramos las asas del ataúd,
que eran de cuerda. Esto si el entierro iba a ser de lujo. Si no,
iba sin moñas.
El rayo
INFORMANTE: Salvadora García
Tenía diez años y estaba con mi madre, que había ido por la
tarde a recoger las cabras
que estaban por el campo. Entonces vino una tormenta, se
hizo de noche de momento y teníamos un almendro muy
grande a la vera, cayó un rayo y partió el almendro por medio.
A mi madre, que estaba en una punta, y a mí, que estaba en la
otra, nos dejó atontadas perdidas.
Conversaciones de mayores
INFORMANTE: Salvadora Trujillano Moreno
Cuando los mayores, los padres, estaban en la cama, como
toda la familia dormía en la misma habitación, se las
82
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
apañaban para que los niños no supieran lo que hacían. Y se
escuchaba:
-Mi azucena, echa p’allá las piernas.
Al rato:
-Echa p’allá las patas.
Y al rato:
-Echa p’allá las tarabillas.
De qué me sirvió saber leer y escribir
INFORMANTE: Francisco García Gil, 91 años
RECOGIDO POR: Alejandro Manuel Cózar García
Desde mi niñez me tocó vivir tiempos muy difíciles. A pesar de
ello y cuando lo habitual era que las madres prefirieran que las
hijas trabajaran en el campo, yo tuve la suerte de que mi
madre quería que fuera a la escuela, aunque no todo el
tiempo que quería porque el trabajo en el campo me lo
impedía.
Teniendo dieciocho años comenzó la Guerra Civil y fue cuando
pude desarrollar mis conocimientos: les escribía y leía cartas a
mis amigas que tenían los novios en el frente; en esas cartas les
contaban todo lo que ocurría en la casa y recuerdo que
algunas me decían que les escribiese que la cabra negra ya
había parido.
También, cuando la Guardia Civil pasaba de patrulla por la
zona, era yo la que firmaba los controles porque era de las
pocas personas que sabía leer y escribir.
Con esto quiero resaltar la importancia de la cultura en las
personas, pues es la base para todo en la vida.
Los franceses no entraron en Casares
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Los franceses no entraron en Casares. Aquí tenían unas baterías
y tiraban piedras, pero la gente se metió en el castillo para
defender el pueblo.
83
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Casares tenían antes dos puertas, una era el Arco de la Villa y
la otra la Puerta del Arrabal. Cerraban las dos puertas.
Y decimos: A los casareños, por las buenas por el ojo de una
aguja, pero por las malas ni por el Arco de la Villa.
Entierros de antes
INFORMANTE: María Salvadora Gil Rodríguez
Antiguamente había entierros de capa, que costaban cinco
duros, y entierros sin capa, que costaban un duro. El cura se
ponía la capa o iba solamente con la sotana.
En el entierro de capa, en cada parada le echaban un
responso, duraba más tiempo el entierro y por eso costaba más
caro.
Después, cuando vino don Segismundo, si no tenían dinero los
llevaban a la puerta del cuartel, y a los que tenían dinero los
llevaban a la puerta del cementerio, que eran los entierros de
capa.
Fiestas anuales de 1935
INFORMANTE: Eleuteria Mena Gutiérrez, 78 años
RECOGIDO POR: Alejandro Manuel Cózar García
Mi madre me contaba que sobre el año 1935 el carnaval era
una fiesta de mucha importancia, ya que se sacaban coplillas
de lo que sucedía durante todo el año. Había comparsas y
chirigotas y una de estas canciones que aún recuerdo decía lo
siguiente:
En la entrada de la calle del Monte
hay una perra pachona
que va de cacería
cuando el marío se va a Estepona.
Era una época en que había pocas cosas y los carnavales nos
servían de distracción, lo mismo que las Navidades, que eran
alegres y donde no faltaban las canciones y los chistes, a pesar
de que en la mesa había poco que comer.
84
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Esperábamos el día de Reyes con ilusión, el regalo eran
solamente un palmito y una rosca de pan. Un año mi madre
me regaló una muñeca de cartón y al día siguiente se me cayó
en un cubo de agua y, como era de cartón, aumentó de
tamaño como tres veces y al cogerla se deshizo, y así perdí la
ilusión de mis Reyes.
A pesar de todo, recuerdo mi infancia como una época feliz
de mi vida.
Una infancia de hace cuarenta años
INFORMANTE: José María Cózar Uceda, 46 años (1962)
RECOGIDO POR: Alejandro Manuel Cózar García
Por aquel tiempo vivía en mi casa de campo junto con mis
padres y hermana. Aún no había llegado a las zonas rurales la
electricidad, ni el agua corriente ni la televisión.
La iluminación nocturna era mediante un quinqué que se
alimentaba con petróleo y posteriormente llegó la bombona
pequeña de gas, que era recambiable.
También llegó la televisión, pero en blanco y negro, de la
marca Óptimus, que comprábamos en Electrodomésticos José
Muñoz; se alimentaba mediante batería que había que
recargar en Casares, en la tienda de Albarrán en calle Juan
Cerón. Más tarde compramos un cargador que instalamos en
nuestra casa de calle Copera; la batería era pesada y la
transportábamos en burro, que era el único medio de
transporte que teníamos. La televisión se mantenía encendida
sólo lo preciso porque la batería se agotaba rápidamente.
No había agua potable en casa, se recogía en pozos cercanos
y se utilizaba para beber nosotros y los animales, para lavar la
ropa (porque tampoco había lavadoras) y la transportábamos
en burros. En verano, cuando se secaban los pozos, había que
ir a por el agua hasta el arroyo Hondo y mi madre, para lavar,
iba hasta el arroyo de la Acedía un día a la semana. El trabajo
era muy duro.
Yo, por aquel entonces, no iba al colegio. Hay que recordar
que hace cuarenta años tener coche o motocicleta estaba al
85
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
alcance de muy pocas personas, así que me daba clases
particulares mi vecina, Pilar la Zarza, a la que recuerdo con
gran cariño y a la que aprecio mucho.
Durante el verano, mi hermana y yo nos bañábamos en el
arroyo de la Acedía y en la alberca de la Castilla; fue allí
donde aprendí a nadar porque no teníamos posibilidades de ir
a la playa aunque estuviera tan cerca.
Todo esto que os cuento es muy importante para mí porque me
ayuda a valorar lo que hoy en día poseemos.
Huida de Casares durante la Guerra Civil 1
INFORMANTE: Gregoria Parra Romero
RECOGIDO POR: Cristian Delgado Piñel
Cuando la Guerra Civil, huimos de Casares corriendo hacia
Murcia. Íbamos una familia con cinco niños y una mujer
embarazada. Llegó la noche y, como estábamos muy
cansados, buscamos un sitio para dormir.
Encontramos un puente y allí nos metimos, debajo del puente.
Cuando llegamos estaba todo muy oscuro, pero nos dimos
cuenta de que debajo del puente había mucha gente, así que
allí dormimos.
Por la mañana, al despertar, nos dimos cuenta de que toda
esa gente había sido fusilada y estaban muertos todos. No nos
habíamos dado cuenta la noche anterior de lo oscuro que
estaba.
Huida de Casares durante la Guerra Civil 2
INFORMANTE: José Tineo Romero
RECOGIDO POR: Christian Delgado Piñel
Cuando yo tenía catorce años hubo una guerra. Tiraban tantas
bombas que nos tuvimos que ir de Casares hasta Estepona. Nos
escondimos entre unos árboles durante unas cuantas semanas
hasta que vinieron unos barcos y corrimos otra vez hasta
Casares.
86
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
Cuando llegamos, no había nada, así que empezamos desde
cero. Poco a poco nos fuimos valiendo y salimos adelante.
Huida de Casares durante la Guerra Civil 3
INFORMANTE: Francisca Vázquez León
Cuando la guerra tenía yo cinco años y entonces vivíamos en
la calle Carrera, lo que es hoy la tienda de los quesos. De allí
nos fuimos de corrida [corriendo] por Los Pedregales, que
entonces era un camino de piedras. Mi padre me llevaba de la
mano y de allí fuimos a parar a Alhaurín el Chico. De más no
me acuerdo.
Mi padre y las culebras
INFORMANTE: Salvadora Trujillano
Mi padre ensoñó que en la finca de Montecolumpio, en las
higueras de la Virgen, había un tesoro debajo de una losa
grande.
Aquello lo movieron para buscar el tesoro pero nunca lo
encontraron, no tocaron la losa que había soñado él.
Mi padre ensoñaba que sí estaba el dinero allí, pero que le salía
una culebra muy grande
y a él le daba miedo y jamás la tocó. Y la piedra donde estaba
no la movían.
A mi padre le daba mucho miedo porque mi madre criaba a
un hermano de los mayores cuando se empicó una culebra a
mamarle.
Mi padre se trajo a mi madre a la casa del padre de él, pero
por el rastro la culebra se vino y lo cogió por debajo de los
brazos y lo quería estrangular.
Desde entonces le daba susto de las culebras.
Él soñó con el tesoro, pero como le había pasado aquello con
la culebra, donde había culebras no tocaba.
87
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
El novio rico y las gachas
INFORMANTE: Francisca Vázquez León
Una muchacha se echó un novio muy rico y en la familia
estaban con el novio como Martín con la guitarra, se le fuera a
ir el novio.
Los niños no tenían madre y se acostaban en el suelo para por
debajo de la cortina ver cuando iba el novio de la tía.
Y una vez, como no querían que los viera comer para que no
se diera cuenta de que comían muy “malamente”, vieron que
llegaba el novio de la tía y dicen:
-¿Quién viene?
-¡El novio!
Quitaron la mesa y las gachas, pero cuando llegó el novio
resulta que a los chiquillos se les habían quedado en la mano
las cucharas llenas de gachas, así que el novio se enteró de lo
que comían.
Visiones en los cristales de la ermita
INFORMANTE: Josefina López Romo
Pasó durante una temporada, que el hermano de esta mujer
promovió hacer la ermita y una vez que volvía de la ermita, se
le olvidaron las medicinas y él no quería volver con el coche,
así que volvió la mujer andando. Subiendo a la ermita se quedó
mirando el cristal y dice: “Pues no parece que está la Virgen en
el cristal”. Ya se fue porque era casi de noche. Se lo dijo a su
marido y él no le dijo nada, pero más adelante trajeron unas
bancas desde Ronda y le preguntaron al hombre que qué era
lo que se veía en el cristal, y dice:
-Pero si es la Virgen del Rosario.
Y una muchacha la vio también.
Después hay gente, como yo, que hemos visto a Fray
Leopoldo, pero la primera que vio algo fue Primitiva, eso fue en
el año noventa. Yo fui a la fuente a quitarle un piñón que se le
había roto y que había que quitar cada día. Al quitarlo, miré y
88
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
me descompuse porque era Fray Leopoldo. Ahora hago por
mirar, pero ya no lo veo.
Luego se llevaba la gente hasta botellas de lejía para limpiar los
cristales. Ha habido gente que lo veía y otra gente, no.
¿Quién es el rey?
INFORMANTE: Isabel Muñoz Moya
Dicen que a Alfonso XII le gustaba mucho la cacería y venía
por los campos de Ronda y se encontró a un pastor que era
muy bruto que le dijo:
-Parece que viene mucha gente.
-Porque venimos de cacería.
-¿Y quién viene?
-Pues viene el rey, el duque de no sé qué, el otro… toda gente
grande.
-Pues a mí me gustaría ver al rey.
-¿Sí?
Cogió y tocó una trompeta y todos vinieron a ellos.
-Pero, ¿en qué voy a conocer yo quién es el rey, qué señal me
da usted?
-Cuando usted vea a alguno cubierto, ese es el rey.
Tocó la trompeta, vinieron todos y todos tenían el sombrero
quitado, y el rey y el pastor lo tenían puesto, así que dijo el
pastor:
-Pues yo, por lo que veo, o el rey es usted o soy yo.
Dos hermanos con extrañas enfermedades
INFORMANTE. Josefina López Romo
Había aquí dos hermanos y uno decía:
-Yo soy politicúo y mi hermano, recencio del colorín.
Y era que él era epiléptico y al hermano le había quedado el
recencio (secuelas) del sarampión.
89
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
El soldado que volvió a casa
INFORMANTE: Isabel Muñoz Moya
En la Guerra de la Independencia había un muchacho al que
se lo llevaron con catorce años al frente y en su familia ya no lo
vieron más.
Estuvo catorce años por ahí y un día volvió con otros soldados
al cortijo, pero sus familiares, que estaban a punto de comer, se
asustaron, se escondieron y dejaron las gachas encima de la
mesa.
Y cuando llegaron, uno de los soldados dijo:
-Bueno, vamos a comer, que aquí no aparece nadie.
Y al poco tiempo les escribió el hijo diciéndoles que ellos habían
sido los que se habían comido las gachas. ¡Pasó de largo y no
vio a su familia!
Y a los catorce años vino y se casó con una prima suya que
había nacido el mismo año que él se fue, así que ella tenía
catorce años. Y ya de ahí vino su descendencia.
Eso lo contaba el bisabuelo de mi madre. Es algo muy antiguo,
pero es de los Moya, que es mi familia.
Las romerías de antes
INFORMANTES: Josefina López Romo, Isabel Muñoz Moya,
Francisca Vázquez León y Catalina Mena Valadez
Antes la romería era andando. Salíamos el siete de septiembre
por la tarde con las viandas y llegábamos al oscurecer y había
que cruzar el río, que entonces el río llevaba agua.
Cuando llegábamos íbamos a saludar a la Virgen y después
íbamos a comer antes de que se hiciera de noche. Allí no
había agua. Llevábamos siempre uvas y los churretes de las
uvas nos llenaban las manos.
Después, por la noche, cada uno buscaba dónde se iba a
acurrucar.
Había su baile, un hombre con un acordeón, otras veces otro
con una trompeta. Había un sombrajo y a la espalda de la
90
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
ermita, otro sombrajo, y allí todo el mundo bailando, pero la
candileja era la luz que había.
A la mañana siguiente nos íbamos al río, hacíamos nuestras
necesidades, nos lavábamos los churretes, nos lavábamos la
cara y después para arriba.
Y cuando íbamos para el río Genal, nos preguntaba la gente:
-¿Dónde vais?
Y decíamos muy contentas:
-¡¡¡A la ermita!!! (con alegría)
Y después, cuando veníamos para aca:
-¿De dónde venís?
-¡De la ermitaaa! (con cansancio)
Dicen que hace muchos años se cayó una carreta en el
Tablazo (que es donde se juntan los ríos Guadiaro y Genal) y
que cuando hacía viento sonaba el cencerro de los bueyes
que se ahogaron.
Yo recuerdo haber pasado el Tablazo seco, seco, como una
carretera.
Iba muchísima gente descalza y dicen que hay catorce
kilómetros desde el pueblo.
Dentro del mismo camarín hay una piedra que no han podido
quitar, así que el camarín lo han puesto encima de la piedra.
Tesoros escondidos
INFORMANTE: Isabel Muñoz Moya
Había una casa donde había un susto, como un fantasma,
pero al obrar en la casa se encontraron un puchero vacío. Por
lo menos, eso es lo que dijeron, si sacaron dinero a nadie se lo
dijeron. A mí me dijo el yerno del dueño que habían
encontrado el puchero pero vacío. Lo del susto sería porque
estaba guardando el tesoro que estaba escondido.
Otra vez, un hombre fue a guardar unas joyas de plata en un
puchero y lo echó en una olla donde su mujer había cocinado
unas coles. Eso es lo que decía la gente.
91
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
Lugares ocultos del pueblo
INFORMANTE: Isabel Muñoz
El convento está hueco y tiene nichos de los frailes que
habitaron allí.
Aquí hubo un cura, don Gilberto, que se deslizó a una zona por
unos ventanucos y contó que hay nichos con sus fechas
puestas, pero después empezaron a entrar los niños y lo
pusieron más estrecho para que no pudieran entrar.
También había gente que se metía en el caño de la Bobia,
cerca de la discoteca y de la radio, y salían por debajo del
llano.
Nuestra maestra inventó la fregona
INFORMANTE: Isabel Muñoz
Cogía un cubo con agua y, para que nosotras no nos tiráramos
a fregar el suelo, con la escoba mojada le sacábamos brillo y
así fregábamos la escuela las niñas porque no había quien
limpiara la escuela ni nada.
Y yo digo muchas veces que la señorita Rosario fue la que
inventó la fregona.
También había un aparato de los afiladores y allí sacábamos
punta al pizarrín.
A la maestra le teníamos mucho respeto. Todo lo que sabemos
lo aprendimos de ella. Era muy buena maestra.
BLAS INFANTE EN LA MEMORIA DE SUS PAISANOS
La cabeza del toro
INFORMANTE: Isabel Valadez (recogido en Guadiaro)
Esto era un hombre que se llamaba Blas Infante y que
escarbaba en un sitio que le llaman el Torrejón porque había
muchas cosas enterradas (por lo menos, eso es lo que me
92
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
contaba mi madre). Este hombre siempre decía que enfrente
de la cabeza del toro estaba escondido el tesoro. Dicen que él
encontró el toro, que encontró una galería, pero que el tesoro
no lo encontraron nunca porque estaba en la frente de la
cabeza del toro, que es lo que querían decir.
La calavera de Blas Infante
INFORMANTE: Ana López (Casares, Málaga)
Mi padre era un muchacho y trabajaba con doña Ginesa, la
madre de Blas Infante, en la calle de la Villa.
Dese que mi padre entró vio que Blas Infante tenía una
calavera encima de la mesa y como mi padre era un
muchacho y no dejaba nada quieto…
-¡Ay, doña Ginesa, que tiene un muerto, que tiene un muerto
ahí Blas en la habitación!
-¡Francisquito, hijo, déjame, chiquillo, que cuando venga Blas
verás lo que va a hacer!
-¡Que yo me voy, que tiene un muerto, que a mí me da mucho
miedo!
Y mi padre salió corriendo y doña Ginesa lo quería coger.
La calavera la tenía porque Blas estaba estudiando. Él
estudiaba de todo y tenía sus preparos. Hoy ve un niño una
calavera y se harta de reír, pero entonces no. Entonces, con
dieciséis años, salió corriendo.
Esto me lo contaba a mí mi padre.
¿Quién mató a Blas Infante?
INFORMANTE: Primitiva Pimentel Herrera
Su prima Eduarda siempre decía:
-A mi Blasito lo mató mi cuñado.
Se refería al hermano de su mujer, que quiso vengarse por un
pleito que Blas le ganó. El otro aprovechó el momento de la
guerra para matarlo.
93
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
INFORMANTE: SIN DATOS
Tuvo un juicio y el cuñado lo denunció. Muchos dicen que lo
mató Franco, pero fue su cuñado. Dicho por su misma mujer a
un hombre que no hace mucho que se murió, García.
Él estuvo varios años sin niños, y venía de vacaciones al Cerrillo,
cerca de la ermita. Iban todos los días a rezarle el rosario a la
Virgen para tener hijos.
Cómo estudiaba Blas Infante
INFORMANTE: Primitiva Pimentel Herrera
Por aquí, esta calle no era como ahora, era de piedra y hacía
un poquito así para que la reguera pasara, y la madre de Blas,
la seña Ginesa, se ponía a lavar los trapos en el suelo. Eso no
era malo, se aprovechaba el agua clarita que bajaba, porque
el agua sucia se tiraba al vacie. Una mujer tenía una cochina
que se paseaba por el pueblo y se iba metiendo en todos los
vacies que había en cada calle para comérselo todo.
Después se fueron a vivir a la calle de la Villa, pero mientras
vivieron aquí, ahí se ponía a lavar.
También me contaba Diego García que enfrente eran herreros
y de día no podía estudiar con los martillazos de la herrería, así
que de noche estudiaba sentado en el respaldo de la silla para
no quedarse dormido.
También tenían un perrito, cosa que no era costumbre dentro
del pueblo.
Él salía poco y los vecinos lo veían desde sus ventanas como
escondido en el patio, todo el día estudiando.
Se llevó la placa de los baños de la Hedionda
INFORMANTE: Primitiva Pimentel Herrera y Josefina López Romo
Cuando Blas Infante se casó y se fue a Sevilla, alquilaba una
casa y venía a los Baños de la Hedionda.
94
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
La inscripción que dejó Julio César cuando se estuvo curando
en los Baños, se la llevó Blas Infante a Sevilla y yo he escuchado
que ahora está en un museo de Sevilla.
Blas Infante y la agitación social
INFORMANTE: Primitiva Pimentel Herrera
Blas Infante se ponía en un balcón de la plaza a leer un
discurso. Y dicen que toda la gente del campo iba.
El iba con los pobres y decía:
-Vamos a ir a quemar la casa de mi primo.
Y dicen que se fueron todos a quemarla, y le dijeron:
-Blasillo, sujeta a este gente, sujétalos, que queman la casa de
tu primo.
Él atraía a los pobres y decía que su primo merecía que se le
quemara la casa.
Él daba el discurso donde está ahora La Bodeguita. Como
hablaba tan bien que atraía a los del campo, a los pobres, y
ponía al rico de vuelta y media. Y su primo era rico.
95
JUAN IGNACIO PÉREZ Y ANA MARÍA MARTÍNEZ
INFORMANTES
Ana Guerrero Mora
Ana León Gil
Antonia Zarza Andrades
Catalina Mena Valadez
Cristóbal Rojas
Diego López
Diego Morera
Eleuteria Mena
Francisca Mena Guerrero
Francisca Vázquez León
Isabel Muñoz Moya
Josefina López Romo
Antonio Moreno
Juana Pérez Mora
Manuel Quirós Andana
Margarita López Rodríguez (1925)
María Salvadora Gil Rodríguez
Primitiva Pimentel Herrera
Salvadora García
Salvadora Trujillano Moreno
Segismundo Pimentel Herrera
Juan Álvarez
María Pérez
Josefina Quirós Márquez
Herminia Pineda Quirós
Francisca Rodríguez Zarza
Ana María Carrasco Gavira
María Isabel Trujillano
Monserrat Tocón León
Milagros Torre González
David Durán
Francisco García Gil
96
Casares tiene MUCHO QUE CONTAR
ESTE ES UN LIBRO INACABADO
Seguramente, el lector estará pensando que otros muchos
textos podrían haberse incluido en este libro. Claro que sí.
Algunos los hemos dejado para un próximo volumen, pero otros
no nos los llegaron a contar.
Por eso, con objeto de completar el repertorio de la zona,
animamos a realizar un pequeño esfuerzo memorístico o un
sencillo trabajo de campo en su entorno más cercano y a
ponerse en contacto con la Asociación LitOral, donde
clasificaremos sus textos y les daremos difusión en próximas
ediciones.
No olvide recoger datos referentes a la persona informante
(nombre y apellidos, lugar y fecha de nacimiento...), así como
aportar sus propios datos personales para incluirle como
colaborador de la obra.
CONTACTO:
Asociación LitOral
www.weblitoral.com
info@weblitoral.com
asociacionlitoral@hotmail.com
97
Cuadernos de literatura de tradición oral
www.weblitoral.com
muchoquecontar
Descargar