cursos on-line

advertisement
CURSOS ON-LINE
Material Didáctico Base
Una realidad del Tercer Sector:
EL VOLUNTARIADO
Manos Unidas es una Organización No Gubernamental para el Desarrollo
(ONGD), católica y de voluntarios, cuyo fin es la lucha contra el hambre, la
pobreza, el subdesarrollo y las causas que lo provocan. Desde su creación
en 1960, todo su trabajo se ha centrado en dos actividades
complementarias:
Sensibilización de la población española para que conozca y sea consciente
de la realidad de los países en vías de desarrollo.
Apoyo y financiación de proyectos en África, América, Asia y Oceanía para
colaborar con el desarrollo de los pueblos del Sur.
Está presente en todo el territorio nacional, a través de 71 Delegaciones.
Sus fondos proceden de las cuotas de socios, una colecta anual en
parroquias, aportaciones de colegios, empresas, donativos esporádicos y
financiación de organismos públicos.
Editor: Manos Unidas. Área de Educación para el Desarrollo. Madrid.
Edición Digital: Nosatec Consultores, S.L.U.
Coordinación: Montserrat Pantoja Zarza (Coordinadora de Formación OnLine de Manos Unidas)
Fecha Publicación: Diciembre 2010
Agradecimientos: A todas las personas que hicieron posible este cuaderno
en su edición impresa y a todos los Departamentos que han colaborado en
esta edición digital: A. Educación para el Desarrollo, (Victoria Huerga y
Montserrat Pantoja), Formación Interna y Voluntariado.
Al equipo de Educación No Formal para la Formación On-line en Manos
Unidas, por su creatividad en el desarrollo de las actividades.
Esta publicación forma parte de un proyecto financiado
por la Agencia Española de Cooperación Internacional
para el Desarrollo (AECID). El contenido de esta
publicación es responsabilidad exclusiva de “MANOS
UNIDAS” y no refleja necesariamente la opinión de la
AECID.
INDICE
INTRODUCCIÓN ............................................................................... 1
EL TERCER SECTOR .......................................................................... 3
LAS ONG y ONGD ............................................................................. 7
¿Qué entendemos por ONG?.............................................................. 8
Tipologías de las ONG altruistas ......................................................... 9
¿Qué entendemos por ONGD? .......................................................... 10
Características de una ONGD ............................................................ 12
EL VOLUNTARIADO ......................................................................... 13
Definiendo el Voluntariado ............................................................... 14
Elementos esenciales del Voluntariado ............................................... 16
LA LEGISLACIÓN EN MATERIA DE VOLUNTARIADO ........................ 18
En el Mundo ................................................................................... 18
En Europa ...................................................................................... 20
En España ...................................................................................... 21
TRAZOS DE LA EVOLUCIÓN DEL VOLUNTARIADO EN ESPAÑA ......... 23
CONCEPCIONES y ENFOQUES DEL VOLUNTARIADO ........................ 26
MOTIVACIONES DEL VOLUNTARIADO ............................................. 33
¿Por qué este auge del Voluntariado? ................................................ 35
DERECHOS Y DEBERES DEL VOLUNTARIADO................................... 37
ÉTICA DE LAS ORGANIZACIONES DE VOLUNTARIADO .................... 39
LA IDENTIDAD DEL VOLUNTARIADO............................................... 44
VALORES QUE DEBEN ORIENTAR AL VOLUNTARIADO CRISTIANO .. 46
¿Qué valores aporta la fe a la vida personal y social?........................... 46
EL VOLUNTARIADO EN MANOS UNIDAS .......................................... 49
El Voluntariado en Manos Unidas, un valor especial ............................. 50
Qué se pide al Voluntariado de Manos Unidas ..................................... 51
BIBLIOGRAFÍA................................................................................ 55
INTRODUCCIÓN
El Voluntariado es una realidad rica y plural. En Manos Unidas tiene un
matiz muy específico, que es vivir aquello por lo que se trabaja, para
conseguir el desarrollo integral de la persona en la Organización,
“respetando los criterios y principios de la misma” (artículo 11).
Es un tema importante en sí mismo e importante para Manos Unidas,
porque, como se recoge en los estatutos, Manos Unidas es “una ONGD de
voluntarios, católica, seglar, sin ánimo de lucro y de carácter benéfico”
(artículo 3).
En este curso On-line vamos a plantear aspectos generales para cualquier
Voluntariado, (tipología, motivaciones…) Y aspectos específicos del
Voluntariado cristiano y del Voluntariado en Manos Unidas.
Para entender el fenómeno del Voluntariado en su naturaleza, tipología,
aspectos jurídicos, etc. resulta imprescindible enmarcarlo en el ámbito
donde éste tiene lugar. Nos referimos al llamado Tercer Sector y, en
concreto, para nosotros, a ese espectro variado de organizaciones no
gubernamentales sin ánimo de lucro que denominamos ONG.
1
Las ONG se han
convertido en los
principales
agentes en
materia de
Voluntariado,
aglutinando a un
gran número de
personas que
trabajan de
manera libre y
altruista.
Tal ha llegado a ser su importancia que, junto a otro tipo de movimientos u
organizaciones asociativas han alcanzado la categoría de Tercer Sector,
diferenciándose del Estado y de la empresa privada.
Este curso centrado en la realidad del Voluntariado, pretende aportar una
formación básica para todos aquellos que deseen adentrarse en este
fenómeno, así como para aquellas personas que han establecido o se
plantean establecer libremente un compromiso más de colaboración
desinteresada con una ONG.
2
EL TERCER SECTOR
En nuestras sociedades industrializadas coexisten institucionalmente tres
sectores:

El Sector Público:
Se refiere a toda aquella actividad regulada por las Administraciones
Públicas.

El Sector Privado-Mercantil:
Se refiere a todas aquellas actividades de Mercado que buscan beneficios
(las empresas de iniciativa privada).

El Tercer Sector:
En este sector estarían, por eliminación, todas aquellas actividades que
no se encuentran adscritas ni al Mercado ni al Estado; lo formarían, por
tanto, entidades sin ánimo o fin de lucro y no gubernamentales.
En
los
últimos
años
han
proliferado
una
serie
de
iniciativas
heterogéneas
y
difícilmente calificables que han
cristalizado en entidades tan
diversas
como
cooperativas
sociales,asociaciones ciudadanas,
organizaciones de voluntarios,
comunidades
parroquiales,
centros de empleo protegido,
empresas de inserción, etc.
Todas ellas forman el nuevo
paisaje al que aquí nos referimos
cuando hablamos del Tercer
Sector, y se mueven en el ámbito
de lo privado y lo social, la
solidaridad, la producción de
valores de uso, la ausencia de
lucro y la participación social en
la gestión.
3
El Tercer Sector es, pues, el conjunto de entidades que no siendo ni
públicas, ni teniendo ánimo de lucro, se ocupan de realizar mediante
profesionales y voluntarios, proyectos de acción social, o defender intereses
de colectivos de cualquier tipo.
El Tercer Sector ejerce:

La mediación social para compensar las carencias del mercado y
del Estado, detectando las necesidades sociales desatendidas y
presionar para que sean cubiertas.

La sensibilización ciudadana.

La dinamización del tejido social mediante una sociedad civil más
activa y

La creación de redes de solidaridad (suplir los servicios sociales
públicos ineficientes).
Normalmente las entidades
dentro del Tercer Sector
trabajan varias áreas de
actividad simultáneamente. La
Acción Social es la más
desarrollada en España. Le
siguen Salud y asistencia
sanitaria,
Cooperación
al
Desarrollo, y Educación y
Cultura.
En este sentido, España es
uno de los países europeos
donde la atención social está
más desarrollada vía ONG. En
concreto, en nuestro país, las
actividades y programas de
las ONG de Acción Social van
dirigidas en su mayoría a
jóvenes, infancia, personas
con discapacidad, mujeres,
mayores, familias y población
en general, si bien también son bastante frecuentes las organizaciones que
trabajan con personas drogodependientes, sin techo, reclusos, inmigrantes,
refugiados, enfermos de VIH/SIDA o minorías étnicas.
4
A pesar de este rápido crecimiento, el peso
del Tercer Sector en la economía española
es ligeramente inferior al que suele
acaparar en la mayoría de los países
desarrollados y al que tiene en Europa
Occidental.
La participación del Tercer Sector en los
agregados macroeconómicos nacionales
oscila entre el 6% y el 10%.
Como consecuencia de este enfoque mixto, el sector sin ánimo de lucro ha
estado enfrentándose a nuevas oportunidades, retos y limitaciones. Su
consideración como Tercer Sector demuestra su fuerza social y su gran
aportación al bienestar social. A menudo comparten tareas con el Estado,
que promueve su desarrollo y potencia su protagonismo precisamente por
su positiva aportación al estado de bienestar.
No obstante, los críticos piensan que el Tercer Sector es hoy en día poco
más que una extensión del Estado (y también del Mercado), y que ha
perdido sus características propias, siendo menos solidario, menos
innovador y menos crítico con el estatus quo. Otros, sin embargo, salen en
defensa del sector, afirmando que el cambio obedece a mejoras en términos
de eficiencia y eficacia, en parte gracias a una mejor organización y una
mayor profesionalización, sin que necesariamente signifique una pérdida de
su naturaleza.
Dentro de las entidades del Tercer Sector distinguimos entre:

Entidades Mutualistas: dedicadas a satisfacer las necesidades de sus
miembros, por ejemplo, asociaciones de vecinos, cofradías, clubs de
futbol.
5

Entidades Altruistas: dedicadas a satisfacer desinteresadamente las
necesidades de los grupos o sectores más desfavorecidos.
A este tipo de entidades altruistas pertenecen las ONG, dentro de las
cuales muchas personas dedican su tiempo como voluntarios,
y en los que nos vamos a centrar en este curso.
6
LAS ONG y ONGD
Las características de las entidades altruistas que conforman el Tercer
Sector son las siguientes:

Todas ellas surgen con carácter voluntario y de la libre elección
ciudadana en torno a unos objetivos y fines consensuados.

Su finalidad es mejorar el bienestar de personas y colectivos
determinados.

Persiguen un progreso social solidario.

Se financian con donaciones públicas y privadas.
Dentro del Tercer Sector, las ONG se han convertido en los principales
agentes en materia de Voluntariado, moviendo a un gran número de
personas que trabajan y dedican su tiempo de modo desinteresado.
7
¿Qué entendemos por ONG?
Es un término utilizado internacionalmente, cuyas siglas corresponden a
Organización No Gubernamental, denominación acuñada por la ONU.
De forma genérica podemos decir que el término ONG se refiere a
todas aquellas entidades privadas, de naturaleza voluntaria y
altruista y con capacidad de autogobierno,
cuya actividad persigue un fin de interés general,
en beneficio de la comunidad, y sin ánimo de lucro.
Se distinguen de los partidos
políticos en que sus objetivos
no consisten en la toma del
poder político o económico,
pero sí en algo fundamental
que es la democratización
del Estado y participación
activa de la misma sociedad
civil.
Frecuentemente
se
establecen entre ellas redes
o coordinaciones para hacer
más eficaz su trabajo y en
los
últimos
años
están
alcanzando grandes niveles
de profesionalización.
© Bettmann/CORBIS
Además de un grupo de personas contratadas, las ONG deben contar con
una significativa base de Voluntariado, lo cual les permite ser más flexibles
y eficientes en su coste de funcionamiento. Jurídicamente, pueden adoptar
el estatuto legal de asociación o fundación.
La financiación de las ONG proviene de fondos públicos pertenecientes a
diversos organismos internacionales, regionales, nacionales o autonómicos,
o bien de aportaciones privadas como cuotas de socios, donativos
puntuales, colectas, legados, etc.
8
Tradicionalmente, siempre ha habido
ayudas de tipo caritativo y asistencial
promovidas por la iniciativa confesional
de las Iglesias. La complejidad y
evolución de nuestro mundo ha llevado
a la actual sociedad en la que nos
encontramos a una variedad de
problemáticas diferentes ante las
cuales el Estado no siempre puede
responder con la eficacia necesaria
(mujeres, jóvenes, parados, sin techo,
inmigrantes,
tercera
edad,
drogadicción, etc.).
Las ONG han tenido que ir adaptándose a todos estos cambios, alcanzando
un nivel de desarrollo y profesionalización capaz de hacer frente a
necesidades cada vez más diferentes y complejas.
Tipologías de las ONG altruistas
El término ONG es demasiado genérico y no se pueden atribuir, con
carácter general, las mismas características a todas las organizaciones
tipificadas como no gubernamentales. Éstas se diferencian entre sí, no sólo
por sus objetivos, sino por sus actividades y procedimientos de actuación.
Las ONG altruistas se clasifican a su vez en cuatro grandes tipos:
ONGs Organizaciones No
Gubernamentales Sociales:
que trabajan con sectores
desfavorecidos
de
nuestra
sociedad. Realizan labores de
solidaridad y ayuda social con
los grupos más desfavorecidos
y marginados.
Efectúan
trabajos
de
asistencia,
integración,
prevención de la marginación,
sensibilización de la opinión
pública, etc.
9
Los principales sectores en los que trabajan son: Inmigrantes y/o
refugiados,
comunidad
gitana,
discapacitados,
drogodependencia,
enfermos, mayores, sin techo, etc. (Cáritas, Fundación RAIS, COCEMFE…).
ONG de Derechos Humanos: organizaciones que trabajan en la denuncia
de la violación de los derechos humanos en el mundo y en la defensa de
estos derechos. Esta labor la realizan a través de campañas de
sensibilización de la opinión pública, presión a los gobiernos, estudios e
investigación, etc. En España, la mayoría de ellas están agrupadas en la
Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos
Humanos. (Amnistía Internacional, ATTAC, Survival Internacional)
ONG medioambientales: organizaciones que trabajan en la defensa del
medio ambiente. (Greenpeace, ADENA/WWF, Accionatura).
ONGD: Organizaciones No Gubernamentales de Desarrollo u Organizaciones
de Cooperación Internacional para el Desarrollo. (Manos Unidas, Intermon
Oxfam, Entreculturas, etc.)
¿Qué entendemos por ONGD?
Son organizaciones sin
ánimo de lucro, con
fuerte respaldo de la
sociedad, puestas en
marcha por iniciativa
privada con el propósito
principal de mejorar las
condiciones de vida y de
incrementar
la
participación social y
política de los grupos
más pobres de los
países del Sur y, al
mismo
tiempo,
establecer
lazos
de
mutua colaboración y
solidaridad entre los
pueblos del Norte y del
Sur.
10
Las ONGD están formadas por ciudadanos que creen que, además de la
ayuda entre los gobiernos, es necesaria la cooperación solidaria entre los
pueblos. Éstas gestionan y canalizan recursos tanto públicos como privados
para llevar a cabo proyectos en países en vías de desarrollo - en
colaboración directa con las poblaciones beneficiarias- y además, entre sus
acciones es fundamental la de sensibilizar a toda la ciudadanía.
Dependiendo de la entidad, está sensibilización hará hincapié más en unos
aspectos que otros, pero todas irán encaminadas a la defensa de la
dignidad humana, de los derechos humanos, siendo conscientes de que
nuestro mundo es interdependiente y que sin una propuesta ética y política
será difícil apostar por la democracia y el diálogo de los pueblos.
A nivel mundial, las Organizaciones No Gubernamentales de Desarrollo
(ONGD) tuvieron un impulso decisivo después de la II Guerra Mundial, en la
década de los cincuenta, con un proceso de descolonización recién iniciado.
En esos primeros años, las ONGD de los países occidentales se
desarrollaron bajo una óptica confesional y asistencial-caritativa, siendo su
labor en los pueblos del Sur el envío de ayuda humanitaria. Así, las ONGD
se han llegado a convertir en uno de los movimientos más revolucionarios
de la sociedad internacional, con tal importancia y reconocimiento que se
han llegado a establecer vínculos de cooperación muy estrecha entre las
instituciones públicas y las ONGD, con mecanismos de consulta y trabajo
permanentes entre ambos en la tarea de Cooperación Internacional.
Actualmente,
las
ONGD
han
ampliado considerablemente su
campo de acción, implementando
proyectos de Desarrollo en el Sur,
sensibilizando y educando para el
desarrollo, ejerciendo labores de
ayuda
humanitaria
y
de
emergencia
ante
catástrofes
naturales, haciendo presión social
e incidencia política, investigando,
promoviendo el comercio justo,
etc.
Como en el resto de organizaciones no gubernamentales, las de desarrollo
(ONGD) tienen en su base social el Voluntariado, y articula su estructura de
diversas formas, una de ellas es la gestión de programas específicos
dedicados a la promoción del Voluntariado internacional, para aquellos que
deseen realizar estancias en países en vía de desarrollo. El Voluntariado
Internacional ha experimentado un importante crecimiento en los últimos
años.
11
Características de una ONGD
Las ONGD son organizaciones autónomas, legalmente constituidas que
trabajan en Cooperación Internacional para el Desarrollo y que, en las dos
últimas décadas, han gozado de una enorme expansión y reconocimiento
social.
La Coordinadora española de ONGD (CONGDE), que en la actualidad
aglutina a 89 entidades y las 17 coordinadoras autonómicas de ONGD, tiene
elaborado desde 1998 un Código de Conducta en el que, entre otras
cosas, se definen las características esenciales de una ONGD:
Ser una organización estable que
dispone de un grado mínimo de
estructura.
Ser transparentes.
No poseer ánimo de lucro.
Tener independencia.
Trabajar activamente en el campo de
la Cooperación para el Desarrollo y
la Solidaridad Internacional.
Poseer recursos, tanto humanos
como económicos.
Tener una voluntad de cambio o de
transformación social.
Actuar con mecanismos
transparentes y participativos de
elección o nombramiento de sus
cargos.
Tener respaldo y presencia social.
Estar basadas y articuladas en torno
a los fines de solidaridad
internacional y cooperación.
12
EL VOLUNTARIADO
Aunque existen pocos estudios cualitativos y
cuantitativos en España, el asociacionismo y la
pertenencia a las ONG es una realidad que va
evolucionando. A pesar de que en los últimos
años la participación ha ido en aumento,
España es uno de los países europeos con
menor tradición asociativa, en parte porque los
ciudadanos
suelen
atribuir
las
responsabilidades sociales al Estado.
A pesar de que los voluntarios pueden
pertenecer a cualquier grupo de edad, la
mayoría de los estudios realizados sobre el
fenómeno del voluntariado se ha centrado en la
actividad de los jóvenes.
Este interés por el voluntariado joven puede
parecer, en un primer análisis, algo paradójico,
teniendo en cuenta la baja participación de
éstos en las ONGs. Sin embargo, esos mismos
estudios indican que prácticamente la mitad de
los jóvenes consideran muy o bastante
interesantes las actividades realizadas por las
ONGs, por lo que parece probable que el
fenómeno del voluntariado (tanto entre la
población en general, como entre los jóvenes en particular) continúe
ampliándose en los próximos años, especialmente si se dedican esfuerzos a
su promoción y a la sensibilización de la población.
Si bien la mayoría de las personas voluntarias actúan movidas por razones
altruistas, su comportamiento también puede estar, eventualmente, regido
por otro tipo de razones, sobre todo de carácter instrumental (adquirir
nuevas destrezas, ocupar su tiempo libre, etc…)
La satisfacción personal, el sentimiento de obligación moral o religiosa, el
deseo de conocer la realidad social o de conocer a otras personas se
combina con otras motivaciones como adquirir experiencia y/o formación
para una futura vida profesional y aumentar así las expectativas
profesionales. Hablamos de las motivaciones diversas que conforman
distintos tipos de Voluntariado, de los que también se ocupará el presente
curso.
13
Entre las diferentes formas de
participación ciudadana, el
Voluntariado es una forma de
colaborar un tanto especial, ya que
supone un contacto más
permanente con la realidad del
mundo, al ser una acción que
requiere continuidad en el tiempo y
con grandes dosis de implicación
personal. No hay una única forma de
ser voluntario.
Definiendo el Voluntariado
No hay una definición universal que aglutine a todas las personas
voluntarias. Cada una de ellas se mueve por motivaciones diferentes,
persigue fines distintos y cada persona es distinta, con diferentes ideas y
comportamientos.
De entre las definiciones del Voluntariado destacamos las siguientes:

Para Volonteurope, El Comité de Coordinación de Voluntariado que
promueve la acción voluntaria en los países de la Comunidad Europea
desde 1980, autor de la Carta Europea del Voluntariado, una definición
de Voluntariado debe incluir al menos los siguientes elementos:
-
Las actividades se ocupan de los intereses de otras
personas o de la sociedad.
-
Carece de interés económico personal.
-
Se desarrolla en un marco más o menos organizado.
-
Es una opción libre que se desarrolla por medios pacíficos
14

Para Cáritas, Voluntario es el que, además de sus propias labores
profesionales, de un modo continuo, desinteresado y responsable dedica
parte de su tiempo a actividades no en favor de sí mismo ni de los
asociados (a diferencia del asociacionismo), sino en favor de los demás o
de intereses sociales colectivos, según un proyecto que no se agota en la
intervención misma (a diferencia de la beneficencia), sino que tiende a
erradicar o modificar las causas de la necesidad o marginación social.

Para García Roca (1994) El voluntariado Social acaba entendiéndose
como un servicio gratuito y desinteresado que nace de la triple conquista
de la ciudadanía, como un ejercicio de la autonomía individual de la
participación social y de la solidaridad para con los últimos.

Para Ruiz de Olabuénaga (2001) Establece una definición operativa del
termino Voluntariado entendido como un comportamiento por el que un
individuo (socio o no de una organización no lucrativa) toma parte, a
favor de ésta, en actividades que, ordinariamente, serían remuneradas
por ella, constituye una figura social tan ambigua que necesita una
definición operativa estricta [...]” Las definiciones operativas que
propone son: Voluntariado en sentido amplio: Todo aquel que dedica
una hora al mes, como mínimo, a una organización no lucrativa.
Voluntariado en sentido estricto: Todo aquel que dedica más de 16 horas
mensuales a una de estas organizaciones.

Para Sastre (2004) El Voluntariado Social es un lugar donde confluyen
muchas personas y grupos, con orígenes y motivaciones y sensibilidades
muy variadas, aunque coincidan en algunos puntos básicos, tales como
la ayuda al necesitado y la mejora de la sociedad.
15
El Voluntariado social acaba entendiéndose como un servicio
gratuito y desinteresado que nace de la triple conquista de la
ciudadanía: como un ejercicio de la autonomía individual, de la
participación social y de la solidaridad para con los últimos.
Es importante darse cuenta
que
esta
concepción
de
Voluntariado fundamenta la
acción voluntaria en la puesta
en práctica por la ciudadanía.
Ser voluntario social, para
García
Roca
(1994),
es,
simplemente, la consecuencia
de tomarse en serio la
condición de ciudadano. Se
trata en consecuencia de una
ciudadanía interesada por la
justicia. Consideramos que en
esta definición se apunta a la
actividad
gratuita
y
desinteresada que realiza el
voluntario en favor de otros
pero
como
forma
de
participación dentro de la
comunidad en la cual está
inmerso.
Elementos esenciales del Voluntariado
El fenómeno del Voluntariado, de una u otra manera, ha existido siempre
aunque ha sido en las últimas décadas cuando se ha puesto de manifiesto
una mayor inquietud por entender, definir y repensar la realidad compleja
del Voluntariado.
A la vista de la diversidad de definiciones, aquí podemos destacar algunos
de los elementos esenciales del Voluntariado:
16
Es una decisión que se toma de Esta basado en el altruismo y la
forma reflexiva y responsable.
solidaridad.
Actúa de forma desinteresada, sin Supone un compromiso que se toma
contraprestación económica.
por iniciativa propia, libremente.
Dedica parte
disponible.
del
tiempo
libre Interviene
regular.
de
forma
continua
y
La acción es útil y en beneficio de la Se forma y capacita para desarrollar
comunidad.
adecuadamente su acción.
Tratan de actuar sobre la causa real La participación, como metodología y
de los problemas.
meta de trabajo.
Se realiza en el marco de una Complementario respecto al trabajo
organización sin ánimo de lucro, desarrollado por otros agentes.
dentro de programas y proyectos
claramente definidos.
17
LA LEGISLACIÓN
EN MATERIA DE VOLUNTARIADO
En el Mundo
La Organización de las
Naciones Unidas (ONU) es
la
principal
fuente
normativa
sobre
Voluntariado.
A través de sus informes,
resoluciones,
declaraciones
y
recomendaciones
ha
resaltado la contribución
de
la
participación
ciudadana al desarrollo
social de cada país y ha
insistido en el necesario
apoyo y fomento de las
acciones voluntarias por
parte de los gobiernos
nacionales.
La ONU invitó a lo gobiernos en 1985 a celebrar todos los años, el 5 de
diciembre, el Día Internacional de los Voluntarios para el Desarrollo
Económico y Social y los exhortó a adoptar medidas para que se cobrara
mayor conciencia de la importante contribución de los voluntarios en la
realidad Internacional.
La Resolución 40/212, de 17 de diciembre de 1985 considera que los
servicios de voluntarios, aportan una contribución importante a las
actividades de desarrollo socioeconómico.
Reconoce la conveniencia de estimular la labor de todos los voluntarios,
que trabajan tanto sobre el terreno como en el marco de organizaciones
multilaterales, bilaterales o nacionales, no gubernamentales o con apoyo de
los gobiernos, y de dar aliento a esos voluntarios, muchos de los cuales
prestan sus servicios a costa de considerables sacrificios personales.
18
Invita a los Gobiernos a celebrar todos los años, el 5 de Diciembre, un
Día Internacional de los Voluntarios para el desarrollo Social, y los
exhorta a adoptar medidas para que cobre mayor conciencia de la
importante contribución que aportan los voluntarios, lo cual estimulará a
más personas de toda condición a ofrecer sus servicios como voluntarios,
tanto en sus países de origen como en el extranjero.
Sumarse a la celebración
del día del Voluntariado
es
una
propuesta
que
permite
reconocer
oficialmente la labor de
todas aquellas personas que
contribuyen
de
forma
voluntaria y altruista en la
mejora de su entorno. Para
generar
una
conciencia
solidaria
que
permita
involucrarnos
en
el
desarrollo
ecuánime
y
sostenible de todo el mundo,
es importante asumir la
capacidad
de
acción
y
transformación
que,
individual y colectivamente,
todos podemos ejercer.
Más tarde en 2001, Año Internacional de los Voluntarios, la Asamblea
aprobó un conjunto de recomendaciones sobre las diversas formas en que
los gobiernos y el sistema de las Naciones Unidas podrían apoyar el
Voluntariado y pidió que se les diera amplia difusión (resolución 56/38, de 5
de diciembre de 2001).
El 18 de diciembre de 2008, la Asamblea General decidió dedicar, el 5 de
diciembre de 2011 o alrededor de dicha fecha, Día Internacional de los
Voluntarios para el Desarrollo Económico y Social, dos sesiones plenarias al
seguimiento del Año Internacional de los Voluntarios y a conmemorar su
décimo aniversario (resolución 63/153).
19
En Europa
Casi 100 millones de personas invierten su tiempo, talento y recursos
económicos en actividades de Voluntariado en Europa. La Comisión Europea
cree que el Voluntariado es una expresión de la participación cívica que
fortalece los valores europeos de solidaridad y cohesión social y por ello 10
años después del Año Internacional del Voluntariado, que 123 países
decidieron apoyar en 2001, Europa decide impulsar también el 2011
como Año Europeo de Voluntariado.
La Comisión espera alcanzar los siguientes objetivos principales:

Permitir y facilitar un ambiente propicio para el Voluntariado en la
UE.

Mejorar la calidad del Voluntariado y dar más autonomía a las
organizaciones de Voluntariado: facilitar el Voluntariado y promover las
redes de contacto, movilidad, cooperación y sinergia entre las
organizaciones de Voluntariado y otros sectores.

Recompensar y reconocer actividades de Voluntariado: promover
incentivos adecuados para las personas, empresas y organizaciones de
desarrollo de Voluntariado y fomentar el reconocimiento del
Voluntariado.

Aumentar la concienciación sobre el valor del Voluntariado como
una expresión de participación cívica y como una actividad que
contribuya a temas de interés común.
Se espera que el año dedicado a los
voluntarios dé lugar a un aumento del
número de voluntarios, de las actividades
altruistas y también a un engrandecimiento
de la concienciación de su valor añadido.
Además, el Año Europeo del Voluntariado
facilitará la cooperación entre las personas
voluntarias y las organizaciones de toda
Europa, fomentando un intercambio de
experiencias.
La recomendación R(85), de 21 de junio de
1985, del Comité de Ministros del Consejo
de Europa sobre trabajo voluntario en
actividades de bienestar social define el
trabajo voluntario como:
20
“el realizado de manera desinteresada por personas que por su propia
voluntad participan en la acción social”
A nivel europeo
podemos encontrar muchas recomendaciones,
resoluciones, declaraciones y todo tipo de documentos oficiales, que han
insistido en el papel que asociaciones, fundaciones, ONG y sociedad civil
organizada juegan en la construcción europea.
Las autoridades comunitarias han mostrado especial interés en el
Voluntariado juvenil y han puesto en marcha programas de acción
comunitaria en ámbitos como la cooperación y el desarrollo, la protección
civil o el bienestar social.
En España
En nuestro país existen tres disposiciones de ámbito estatal específicas
sobre Voluntariado. La primera de ellas fue aprobada en 1994 y es una
orden por la que se regula el Voluntariado en los centros públicos de
enseñanza; la segunda data de 1995 y versa sobre Voluntariado cultural; y
la más reciente y la única con rango de ley es de 1996.
La Ley de Voluntariado de 15 de enero de 1996 define Voluntariado
como
“el conjunto de actividades de interés general, desarrolladas por personas
físicas, siempre que las mismas no se realicen en virtud de una relación
laboral, funcionarial, mercantil o cualquier otra retribuida y reúna los
siguientes requisitos:

Que tengan carácter altruista y solidario.

Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una
obligación personal o deber jurídico.

Que se lleven a cabo sin contraprestación económica, sin
perjuicio del derecho al reembolso de los gastos que el
desempeño de la actividad voluntaria ocasione.
21

Que se desarrollen a través de organizaciones privadas o
públicas y con arreglo a programas y proyectos concretos”.
En la ley quedan excluidas las actuaciones voluntarias aisladas, esporádicas
o prestadas al margen de organizaciones públicas o privadas sin ánimo de
lucro, ejecutadas por razones familiares, de amistad o buena vecindad. En
ella se recoge que la actividad de Voluntariado no podrá en ningún caso
sustituir al trabajo retribuido.
22
TRAZOS DE LA EVOLUCIÓN
DEL VOLUNTARIADO EN ESPAÑA
Hasta la década de los 60, la participación del Voluntariado en España, se
reducía a la acción desarrollada por la Iglesia.
En esa época no existía el Voluntariado tal y como lo entendemos hoy. No
se habla en este período del concepto de Voluntariado sino que predomina
el concepto de “militancia”, sea ésta militancia obrera, social o cristiana.
En los años 70, durante el período de transición y primeros años de la
democracia, reaparecen colectivos reivindicativos. El movimiento ciudadano,
aparece ligado por ese entonces a la lucha por las libertades y una mayor
democratización. Emergen asociaciones o grupos que se dedican a la
asistencia, otros al activismo reivindicativo, otros a la promoción o la acción
socio-cultural. Es a partir de la etapa democrática cuando se empieza a
hablar del concepto de Voluntariado, que lejos de rechazar las iniciativas
voluntarias anteriores incorporó sus experiencias.
23
Hay autores que consideran que el desarrollo de las entidades voluntarias
fue todavía escaso en los primeros años de la democracia. En este período,
los líderes de movimientos reivindicativos se pasan a la política de manera
profesional y por otro lado de manera incipiente el Estado de Bienestar a
nivel de acción social parece que quiere relegar a una actuación residual o
secundaria a las organizaciones voluntarias.
En
los
años
80
se
desarrolla en España el
Estado de Bienestar. El
Voluntariado es percibido
como un residuo de la
beneficencia. El voluntario
era una persona que
ofrecía su tiempo para
realizar
unas
labores
sociales sin cualificación
específica por lo que la
valoración del Voluntariado
por parte de la sociedad no
era muy positiva.
La acción voluntaria que éstos realizaban no era mirada con buenos ojos
por parte de los sindicatos, al considerarlas tareas sustitutorias de los
puestos de trabajo y que no contribuían monetariamente al sostenimiento
de esas estructuras gremiales.
Sin embargo, la rapidez de los cambios sociales que se van produciendo,
como el desarrollo del Estado de Bienestar, el desencanto político y las
dificultades de un sistema público como actor único de las políticas sociales,
hacen necesario la aparición de nuevas formas de participación que
irrumpen con mayor relevancia que al principio de la década.
Todo esto propicia que se modifique el concepto de Voluntariado y se
elabore uno nuevo desde otro punto de vista. Pero los voluntarios (personas
y grupos que realizaban la acción voluntaria) seguían haciendo las mismas
tareas de siempre ajenos a estos cambios de concepto e ideología. Se van
sentando así las bases para que se produzca un cambio de las valoraciones
del voluntario. El Estado empieza a dar más participación a los ciudadanos a
partir de que la crisis económica comienza a agudizarse.
24
Aparece en consecuencia un voluntario mas vacío de contenidos políticos,
atendiendo los problemas sociales desde un enfoque más técnico. Esto
modifica el curso de los acontecimientos y se originan cada vez más
voluntarios menos ideologizados políticamente, centrados en mejorar los
servicios desde un nivel técnico.
Desde 1992 el Voluntariado crece con el antecedente surgido en los años
80. ONGs, asociaciones solidarias de Voluntariado, campañas publicitarias
apuntan a reclutar voluntarios, a difundir noticias, organizar maratones
televisivos, mercadillos solidarios o recolectar fondos para los países en
vías de desarrollo o colectivos españoles con necesidades diversas,
por ejemplo los enfermos de SIDA, niños con síndrome de Down,
enfermos mentales, etc.
Retrato de Teresa de Calcuta portando a Pepo, niño con Síndrome de Down, por A. Aguijarro
Es en esta etapa fue cuando surgen las diferentes leyes de Voluntariado de
las Comunidades Autónomas, como por ejemplo la de Aragón (1992), la de
Madrid (1994). Este proceso culmina la antes mencionada Ley General del
Voluntariado Social, que tiene un ámbito estatal, del 16 de enero de 1996.
25
CONCEPCIONES y ENFOQUES
DEL VOLUNTARIADO
Al igual que no existe una
única definición universal
de
Voluntariado,
nos
encontramos enfoques y
concepciones
plurales,
tanto como la propia
realidad
que
está
influenciada y mediatizada
por el entorno, su historia,
religión y circunstancias
culturales.
El Voluntariado puede ser
abordado desde diferentes
concepciones. Cada uno de
los
enfoques
resalta
aspectos diferentes que
permiten
analizar
las
diferentes vertientes que
tiene el fenómeno del
Voluntariado.

Sociedad Civil: Los voluntarios contribuyen a reforzar el tejido social de
su comunidad, promoviendo la libertad y la democracia.

Apoyo al Estado: Los Estados piden que los ciudadanos den parte de su
tiempo en interés de todos.

Libre Mercado: Sirve para prestar servicios de alta calidad a un bajo
precio y eficaces.

Humanista: Es una demostración de la voluntad humana de cuidar a los
demás.

Entrada en el Mercado laboral: Es una manera de adquirir experiencia
que aumenta la empleabilidad y ayuda a encontrar trabajo remunerado.
26

El
Estado
es
responsable
de
prestar todos los
servicios: En este
caso, puede servir
para señalar donde
no llega o bien para
ocultar esas lagunas.

Radical:
El
Voluntariado trata de
cambiar
las
estructuras que no
funcionan.
Necesidad
económica:
El
Voluntariado ayuda a que el Estado pueda facilitar la prestación de
servicios con menos recursos.

Resulta interesante además identificar las distintas concepciones de
solidaridad que tengamos, pues la acción voluntaria quedará enmarcada y
concebida a su vez de un modo u otro.
L. Aranguren (1998) clasifica distintos modelos de solidaridad:
La solidaridad como espectáculo.
El nombre hace referencia a esos
festivales que aportan su dosis de
reacciones emocionales, posibilitan a
los
asistentes
contar
con
un
sentimiento de brindar apoyo y
utilidad,
pero
sin
modificar
sustancialmente las representaciones
sociales que se tienen. Comparado
este modelo de solidaridad con otros,
en éste la persona adquiere un
compromiso mínimo, pues prima el
comportamiento de consumidor.
En este modelo se procura asegurar el consumo solidario, por medio de la
audiencia o asistencia al evento, asegurando este consumo solidario, a
partir de la exaltación de las desgracias. Se sobredimensiona una catástrofe
natural o se publican determinados conflictos.
27
Es el Mercado quien maneja este modelo. Al igual que hace unos años se
puso de moda, ser ecológico, hoy se puede poner de moda ser solidario.
Solidaridad como campaña. Vinculada con el modelo anterior, la
solidaridad como campaña se diferencia en que ésta hace uso de una
variedad de medios de comunicación y que se extiende en el tiempo. Tanto
el modelo del espectáculo, como el de la solidaridad como campaña, acuden
a medios masivos de comunicación como la televisión en donde se publicita
una situación que puede ser de máxima urgencia o no. Esta se encuentra
difundida y divulgada masivamente, pero sin existir un análisis de la
situación y de las causas que lo generan. El modelo del espectáculo es
efímero, mientras que el de la campaña tiende a permanecer más tiempo.
Solidaridad
cooperación.
como
“La Cooperación para
el Desarrollo es el
nuevo nombre de la
solidaridad”.
Este
eslogan ampliamente
difundido a partir de
la finalización de la
Segunda
Guerra
Mundial,
llevó
a
desarrollar
vastos
programas
de
cooperación entre los
Estados.
Si bien hay que reconocer la eficacia de muchos de ellos, otros por su
carácter asistencial, por su programación verticalista o por haber sido
diseñados en otros contextos, con patrones culturales occidentales, no
alcanzaron resultados exitosos.
La solidaridad como encuentro. La solidaridad como encuentro significa
el compromiso de reconocer y encontrarse con la injusticia y el sufrimiento
humano y no quedarse indiferente ante él. A partir de esa experiencia se
trata de que la solidaridad se incorpore a otros ámbitos de la vida. Es decir,
se trata de superar la visión en la que todo lo que hacemos está en
compartimentos estancos que no tienen relación alguna entre sí.
28
Se trata de ser capaces partiendo de la experiencia del Voluntariado, de
llevar actitudes y valores surgidos de la acción voluntaria a otros ámbitos
de la vida y de integrarlos a su vez
al proyecto personal.
En este último modelo de solidaridad se enmarca el tipo de Voluntariado
maduro, responsable y comprometido. Se trata de un Voluntariado que da y
que recibe, que deja perder parte de su seguridad para dejarse transformar
por la visión de la vida que tiene la persona que es ayudada.
Se trata de realizar un acompañamiento mutuo e ir aprendiendo y dando
uno al otro.
La Solidaridad como Encuentro posibilita que personas de diferentes
estratos sociales se puedan relacionar rompiendo los grupos concéntricos
y cerrados en que a veces están sumidas
nuestras sociedades.
29
A su vez, García Roca (1994) habla de cuatro figuras sociales en que se
suele presentar el voluntario: guía, vigía, mediador y acompañante.
El voluntario “guía”
ve la realidad de
marginación
y
sufrimiento
y
se
siente
conmovido;
desde ahí proyecta
con
todas
sus
energías caminos de
rehabilitación.
El voluntario “vigía”
vive hacia la utopía
(ideales universales),
cree en la capacidad
de los pueblos y
grupos
para
organizarse y procura
estar con aquellos a
los
que hay que
devolver
el
protagonismo
social
que se les ha arrebatado.
El voluntario “mediador” hace de puente en todos los sentidos, es decir,
facilita las reacciones y las transformaciones tratando de no ser directivo;
trata de eliminar los obstáculos de todo tipo que impiden el desarrollo de los
proyectos.
El voluntario “acompañante” empatiza con el necesitado, se comunica
con él y le acompaña; se fija sobre todo en el modo personal de vivir las
situaciones y asume el sufrimiento y la lucha contra todo lo que
deshumaniza.
30
Queremos mencionar aquí ocho prototipos que nos pueden ayudar a
reflexionar donde estamos como voluntarios. Todos, en algún momento,
podemos encontrarnos en cualquiera de ellos. Lo ideal sería alcanzar y
mantenernos en el último.
1. EL IMPULSIVO
Tiene interés, pero es
poco constante y deja
“colgados” proyectos y
compañeros.
2. EL SOLITARIO
Se centra en lo que tiene
que hacer, pero vive
aislado.
3.
EL
TERAPÉUTICO 4. “LO QUE ME DIGAS”
Más que ayudar a otros, Se limita a cumplir.
trata
de
ocupar
su
tiempo.
5. EL IMPRESCINDIBLE
Se esfuerza en hacer las
cosas bien y considera
que como él, nadie.
6.EL POLIVOLUNTARIO
Está
en
muchas
organizaciones, pero sin
“aterrizar” en ninguna.
7. EL NOSTÁLGICO
Vive del pasado. Le cuesta
aceptar
lo
nuevo
y
siempre habla del pasado.
8. EL COMPROMETIDO
Se esfuerza en cambiar a
mejor la realidad, y lo
intenta
desde
su
compromiso personal y
de grupo.
31
En el siguiente cuadro sugerimos algunas EXIGENCIAS del voluntario.
Las resumimos en un decálogo:
1. Compromiso con la Organización, 2. Coherencia con el estilo de vida
con el trabajo a realizar y con el (Pensar y vivir de otro modo).
tiempo acordado.
3. Responsabilidad en el trabajo y 4. Integración
tareas encomendadas.
organizada.
en
una
acción
5. Creer en sí mismo y en los demás 6. Creer que los pasos del camino
para modificar la realidad injusta.
son importantes y necesarios para
el paso de llegada.
7. Trabajar en equipo.
9.
Preparación
permanente.
8. Sensibilidad ante las necesidades
y problemas de las personas.
y
formación 10. Creer en la utopía.
32
MOTIVACIONES DEL VOLUNTARIADO
Las
motivaciones
van
cambiando en el voluntario.
No son las mismas cuando
comienza el voluntario en la
organización, que después de
un tiempo prolongado de
actuación. En un primer
momento se basa más en
ideas preconcebidas o en
estereotipos.
No obstante hay una actitud
de búsqueda, de contacto con
la realidad y con los demás
que
van cambiando las
motivaciones personales.
Las motivaciones promotoras de la actuación de los voluntarios se pueden
clasificar en dos categorías fundamentales, lo que no quiere decir que
estén aisladas, sino que entre sí estas categorías se pueden interrelacionar,
dependiendo de las características particulares de cada voluntario.
Estas categorías son:
1. Motivaciones orientadas hacia la autorrealización: que son las
motivaciones relacionadas con el desarrollo y la autoestima personal,
derivadas de la realización de la tarea voluntaria en un grupo de
pertenencia.
2. Motivaciones orientadas hacia los demás o altruistas: en esta
motivación predomina la sensibilidad hacia la necesidad que tienen otras
personas. Esta motivación surge por el contacto directo de personas con
problemas o por cuestiones ideológicas en las que se intenta cambiar las
situaciones de penurias que viven muchos colectivos en nuestra sociedad
actual. Esto origina que al acercarse al otro se tenga la capacidad de
analizar el problema e identificar las causas desencadenantes.
33
Se pueden señalar cuatro tipos de motivaciones altruistas:

la solidaridad

la convicción de participar en tareas colectivas

las creencias religiosas, políticas y sociales

los programas, actividades y objetivos de la organización
en la que se desea participar.
Debe existir por lo tanto una
sensibilización especial hacia
los problemas sociales. Esto lo
consideramos
fundamental,
porque su interés va dirigido
ante
todo
hacia
las
necesidades más urgentes e
importantes.
El voluntario compromete su actividad desde el altruismo.
Su acción no se limita a realizar una simple función asistencial,
sino que, por el contrario, potencia las capacidades de las personas con el
objeto de comprometerlos en la solución
o soluciones posibles de la situación.
El que haya más de un millón de voluntarios organizados en ONGs se
considera un fenómeno social muy positivo e importante.
En Manos Unidas, en concreto, somos más de 4.500 personas
voluntarias.
34
¿Por qué este auge del Voluntariado?
Diversos aspectos empujan a las personas a realizar acciones solidarias.
Aquí se sugieren algunas:
Reacción frente a la situación de pobreza, marginación y exclusión
de muchas personas, generada por la crisis del Estado de Bienestar y el
Neoliberalismo imperante. La excesiva importancia dada al Mercado y al
dinero como valor supremo.
La rebelión ante el “todo vale” del relativismo moral que influye en la
sociedad. Benedicto XVI lo denuncia:
”el relativismo, es decir, el
dejarse llevar, zarandear por
cualquier viento de doctrina,
parece ser la única actitud que
está de moda.
Se
va
constituyendo
una
dictadura del relativismo que no
reconoce nada como definitivo y
que sólo deja como última
medida el propio yo y sus
ganas”
(Homilía del Cardenal Ratzinger
en la misa previa al Conclave
del que salió elegido Papa, con
el nombre de Benedicto XVI).
La mayor sensibilización con las injusticias. Esto explica que en gran
parte de la ciudadanía se susciten reacciones de preocupación e
indignación. En algunos, además surge el deseo de hacer algo por los que
sufren y por cambiar las estructuras que producen los problemas sociales.
La posibilidad de disfrutar de más tiempo libre que en épocas
anteriores. Los motivos son variados: por el tipo de trabajo que realizan o
porque después de jubilados disponen de más años de vida con calidad. El
grupo más numeroso de voluntarios pertenece a la clase media.
35
A partir del Concilio Vaticano II los cristianos han sido más
sensibles a la relación entre fe, evangelización y compromiso con la
justicia. Se ha redescubierto con fuerza la relación entre la misión de la
Iglesia y la construcción del Reino (“civilización del amor”, “cultura de la
solidaridad”). Las aportaciones de las encíclicas sociales de los últimos
Papas han sido fundamentales; la Doctrina Social de la Iglesia alienta e
ilumina el compromiso solidario no sólo de católicos, sino de hombres y
mujeres de buena voluntad.
A partir de la década de los 90 las Administraciones Públicas
comenzaron a financiar proyectos sociales. Estos proyectos han sido
llevados a cabo por entidades no lucrativas; la imagen social del voluntario
cobra relieve social, es valorada positivamente y atrae a muchas personas
que terminan colaborando en alguna organización, bien con aporte
económico, bien dedicando algunas horas o las dos cosas a la vez.
La mayor presencia de movimientos
sociales y ONGs que luchan por los
derechos
económicos,
sociales
y
culturales para todos. Desde finales de los
años 80 la sociedad civil se ha ido
organizando y cobrando fuerza, dejando
sentir su presencia y sus inquietudes.
Muchas personas ven que es necesario
pasar de la acción individual a la acción
colectiva organizada y pública. En estas
presencias priman los intereses sociales,
pero también aparecen otros intereses no
altruistas, pero importantes para las
personas, en relación con las necesidades de
los individuos, tales como nuevas relaciones,
utilización de habilidades profesionales, empleo del tiempo, compensaciones
afectivas, dar sentido a la vida, mejorar la imagen de sí mismo, de sentirse
reconocido en un grupo, etc.
La motivación más fuerte y profunda de la mayoría de los
voluntarios es la ética-religiosa. Puede que esta motivación no aparezca
a primera vista, pero está en el origen y en la base del compromiso
solidario de muchas personas como denominador común de otras
motivaciones.
36
DERECHOS Y DEBERES DEL VOLUNTARIADO
El perfil del Voluntario viene definido por la capacidad de asumir derechos y
deberes, que les vienen dados a partir de las conclusiones tomadas del
Congreso Mundial LIVE’90 y organizado por la Asociación Internacional de
Esfuerzos Solidarios (IAVE).
Para el correcto desarrollo de
la acción voluntaria se le exige
a la persona una serie de
características que faciliten la
ejecución y disposición de ésta
hacia el proyecto global,
estructurando igualmente los
derechos y deberes de la
misma.
37
DERECHOS
DEBERES
Recibir, de forma permanente, la
información, formación y apoyo para el
ejercicio de las funciones que se les
asignen.
Participar
en
las
tareas
de
formación
previstas
por
la
Organización, para el desarrollo de
las actividades confiadas.
Ser
tratados
sin
discriminación, Cumplir
con
los
compromisos
respetando su libertad, intimidad y adquiridos con la Organización en
creencias.
las que se integre, respetando los
fines y normas de la misma.
Estar asegurados contra los riesgos de Seguir las instrucciones adecuadas
accidente y enfermedad derivados del a los fines que se impartan en el
ejercicio de la actividad voluntaria.
desarrollo
de
las
actividades
encomendadas.
Reembolsar los gastos personales Actuar
de
realizados en el ejercicio de sus solidaria.
actividades.
forma
diligente
y
Disponer de una acreditación que le Rechazar cualquier contraprestación
identifique
de
su
condición
de material que pudiera recibir del
voluntario.
beneficiario o de cualquier otra
persona relacionada con la acción
Realizar su actividad en las debidas Utilizar de forma adecuada
condiciones de seguridad e higiene.
acreditación y distintivo de
Organización.
la
la
Obtener el respeto y reconocimiento Respetar y cuidar los recursos
por el valor social de su contribución.
materiales
que
ponga
a
su
disposición la Organización.
Respetar los derechos de los
beneficiarios
de
su
actividad
voluntaria
y
guardar,
cuando
proceda, la confidencialidad de la
información recibida y conocida por
el
ejercicio
de
su
actividad
voluntaria.
38
ÉTICA DE LAS ORGANIZACIONES
DE VOLUNTARIADO
Teniendo
en
cuenta
la
complejidad de la sociedad actual,
y pensando en la multitud de
personas que por caminos y
motivos
diferentes
están
dispuestos a intervenir como
voluntarios en la realidad social,
es fácil entender que la actuación
de este colectivo no puede
dejarse al arbitrio personal, sino
que es preciso respetar algunos
principios
o
normas
de
funcionamiento.
Esta necesidad se ha recogido en códigos éticos elaborados y
consensuados por las entidades de voluntariado e intenta dar criterios para
la actuación.
En el año 2000 la Plataforma del Voluntariado de España presentó el
Código Ético de las Organizaciones de Voluntariado, con la intención
de ofrecer un instrumento privilegiado para que cada voluntario o
cooperante reflexione sobre su propia actividad solidaria y sobre su
compromiso.
Contiene también las "señas de identidad" del movimiento voluntario: los
ideales comunes, los valores compartidos, las metas. Es, por tanto, más
que un código deontológico. En él se puede encontrar, sobre todo, "el
horizonte axiológico en el que se mueven los voluntarios: solidaridad,
gratuidad, entrega, respeto,... "
Más de 60 ONGs, entre las que se encuentra Manos Unidas han firmado la
adhesión a este Código Ético y se han comprometido a vivirlo y difundirlo.
39
El Código Ético del Voluntariado habla de:
1. Deberes del Voluntario hacia los
Beneficiarios.
2. Deberes del Voluntario hacia la
Organización.
3. Deberes del Voluntario hacia los
otros Voluntarios.
4. Deberes del Voluntario hacia la
Sociedad
1. Deberes del Voluntario hacia los Beneficiarios
Entrega generosa de lo mejor de
uno
mismo:
Actuar
con
profesionalidad,
humanidad
y
eficacia en las tareas encomendadas.
Reconocer, respetar y defender
activamente la dignidad personal
de los beneficiarios, conociendo
y
acatando
la
Declaración
Universal
de
los
Derechos
Humanos.
Confidencialidad
y
discreción en el uso de los datos
relativos a los beneficiarios.
Crear un clima de respeto mutuo,
evitando
posturas
paternalistas.
Fomentar en los beneficiarios la
superación personal y la autonomía.
Informar a los beneficiarios de
manera objetiva, teniendo en cuenta
sus necesidades y circunstancias
personales.
Denunciar
cualquier
violación de los Derechos Humanos.
Prestar al beneficiario una ayuda
gratuita y desinteresada sin
esperar ni aceptar ningún tipo de
compensación material.
Potenciar el desarrollo integral
como persona del beneficiario.
Comprender la situación de
partida del beneficiario. Tratar de
informarle con amabilidad de los
modos en que puede buscar su
propio desarrollo. Ser paciente a la
hora de respetar resultados de las
acciones realizadas.
40
2. Deberes del Voluntario hacia la Organización
Conocer y asumir el ideario, Colaborar de manera gratuita y
estatutos,
fines,
programas, desinteresada.
normas de regulación y métodos
de trabajo de la organización.
Participar imaginativamente en
la organización. Informar sobre las
necesidades no satisfechas de los
beneficiarios y sobre las deficiencias
en la aplicación de los programas.
Informar
sobre
la
posible
inadecuación de los programas.
Denunciar
las
posibles
irregularidades que se detecten.
Respetar la organización sin
utilizarla en beneficio propio.
Confidencialidad y discreción. Hacer
un uso responsable de los bienes
materiales que la organización ponga
a disposición del voluntario. Utilizar
debidamente la acreditación que la
organización
proporciona
al
voluntario.
Interrumpir
la
colaboración cuando la organización
justificadamente lo solicite.
3. Deberes del Voluntario hacia los otros Voluntarios
Respetar la dignidad y la libertad
de
los
otros
voluntarios,
reconociendo
el
valor
de
su
quehacer, ya sean de la propia
organización o de otras.
Facilitar
la
integración,
formación y participación de
todos
los
voluntarios,
especialmente de los nuevos, en
condiciones de igualdad. Ofrecer una
acogida cálida y sincera a quienes
inician su Voluntariado.
Promover el compañerismo para Crear lazos de unión entre
evitar la competitividad, el afán de voluntarios
de
diferentes
protagonismo, las tensiones y las organizaciones.
rivalidades.
Fomentar el trabajo en equipo, propiciando una comunicación fluida y un
clima de trabajo y convivencia agradable. Intercambiar sugerencias, ideas,
propuestas y experiencias en un marco de respeto mutuo con vistas a una
mayor eficacia del trabajo que se lleva a cabo. Hacer propios y asumir con
responsabilidad los compromisos adquiridos por el grupo.
41
4. Deberes del Voluntario hacia la Sociedad
Promover
la
justicia
social,
fomentando una cultura de la
solidaridad rica en valores humanos
y difundiendo el Voluntariado.
Conocer
la
realidad
sociocultural, para mejorarla, atendiendo
las necesidades e interviniendo en
las situaciones de injusticia.
Tener como referencia de la
propia actividad la Declaración
Universal
de
los
Derechos
Humanos.
Transmitir, con sus actividades,
acciones,
palabras…
aquellos
valores e ideales que persigue
con su trabajo voluntario. Ser
coherente
con
la
actitud
de
voluntario en el día a día.
Complementar la acción social de
las distintas administraciones
públicas, para dar un mejor servicio
a la sociedad, sin proporcionarles un
pretexto para eludir sus propias
responsabilidades. Comunicar a las
instituciones
pertinentes
las
situaciones
de
necesidad
o
marginación
y
reclamarles
compromisos para solventarlas.
Procurar que el voluntario no
impida la creación de empleo.
Detectar posibles yacimientos de
empleo en relación a las necesidades
cubiertas por el voluntario que
deben ser asumidas por otros
sectores.
42
Hoy, en nuestra sociedad, apenas se habla de deberes. Se habla mucho de
derechos, y sobre todo de derechos subjetivos o individuales,
sin ninguna dimensión social.
Los deberes para con los demás han perdido el carácter de imperativo
ético. Esta ética, G. Lipowetsky, la denomina “ética indolora”.
Con un ejemplo se entenderá muy
bien.
Cuando se produce una catástrofe, el
mundo mediático, a través de
imágenes
y
mensajes,
influye
momentáneamente
nuestra
sensibilidad. Entonces, se organizan
espectáculos y se piden ayudas para
la causa, a través de distintos
eventos:
maratones
televisivos,
conciertos, cenas…, apertura de
cuentas corrientes…
Todo esto puede estar muy bien,
pero resulta escaso y superficial si se
queda, solamente, en una respuesta
económica y circunstancial. Hemos
de llegar a más, esto es, a un
cambio de actitud personal y de
compromiso hacia los problemas
reales de la sociedad.
No podemos olvidar nuestro deber social
y nuestra obligación moral.
43
LA IDENTIDAD DEL VOLUNTARIADO
García Roca (1994)
nos
propone
el
siguiente decálogo
de lo que se debe
entender
como
identidad
del
Voluntariado:
1. El Voluntariado necesita descubrir la complejidad de los procesos
sociales; una idea simple es una idea simplificada. Los problemas sociales
tienen la forma de la tela de araña: están tejidos por multitud de factores.
Saber estar en una sociedad compleja disponiendo de una buena
información es una cualidad esencial del Voluntariado hoy.
2. El Voluntariado sólo tiene sentido cuando no pierde de vista el horizonte
de la emancipación. Es necesario darle ternura a un enfermo terminal o
acoger a una persona que lucha contra su adicción, pero ello sólo merece la
pena si es un paso más en la remoción de las causas de la marginalidad y
del sufrimiento innecesario.
3. La acción voluntaria sólo tiene calidad ética cuando es la opción libre de
un sujeto en el interior de una triple aspiración: la estima de sí mismo, la
solidaridad con los demás y el compromiso por una sociedad justa.
4. El Voluntariado no es una coartada para desmantelar los compromisos
del Estado, sino más bien para reclamarlos. Si su presencia es, en algún
momento, un pretexto para que la Administración se retire o reduzca sus
esfuerzos, el Voluntariado ha entrado en zona de peligro.
44
5. La acción voluntaria es como una orquesta: lo importante es que suene
bien; importa poco si la flauta es de madera o de metal, si es propiedad de
éste o de aquél. A la orquesta debemos exigirle coordinación, coherencia y
concentración de esfuerzos. El voluntario es siempre un "co-équipier". La
fragmentación no conduce a nada, y en el equipo cada cual juega en su
propio lugar colaborando con el resto en función de la partida.
6. La acción voluntaria ha de tener competencia humana y calidad técnica.
Con el amor no basta; si, por ignorancia o por incompetencia, hiciéramos
sufrir a una persona frágil, aunque fuera con la mejor intención, sólo
lograríamos aumentar su impotencia y su marginalidad.
7. El Voluntariado debe ganar espacios en las clases populares. No puede
ser una institución que interese sólo a las clases medias ni a aquellos a
quienes les sobra tiempo; más bien responde al ejercicio de la ciudadanía
que se responsabiliza de los asuntos que afectan a todos.
8. El Voluntariado estima al profesional de la acción social y buscará
siempre la complementariedad; pero, por lo mismo, no se convierte en
auxiliar ni en correa de transmisión, sino que defiende el espacio de libertad
que le es propio.
9. El Voluntariado necesita hoy disciplinar su acción. Las mejores iniciativas
se pierden por incapacidad de someterlas a un programa, a unos objetivos,
a un método, a unos plazos, a una dedicación seria, a una evaluación. La
buena intención es un camino viable si hay disciplina; si no la hay, es un
fracaso. El voluntario evita las palabras vanas y se acerca a los gestos
eficaces. Es importante servirse de palabras justas y de expresiones
exactas.
10. La acción voluntaria requiere reciprocidad: no se orienta simplemente a
la asistencia del otro, sino al crecimiento de ambos, aun cuando sean
diferentes sus contribuciones. La estima del otro no sólo exige la acogida,
sino que además espera una respuesta análoga.
45
VALORES QUE DEBEN ORIENTAR
AL VOLUNTARIADO CRISTIANO
El
Voluntariado
es,
también, una forma de
llevar
a
la
práctica
determinados valores:
La solidaridad
El compromiso
La participación
La generosidad
La escucha
La justicia
¿Qué valores aporta la fe a la vida personal y social?
Los creyentes reconocemos los logros que muchas personas e instituciones
han conseguido en la sociedad, pero también afirmamos que sin los valores
que aporta la visión cristiana es imposible
el desarrollo pleno de lo humano.
La Doctrina social de la Iglesia nos propone los siguientes valores:
1. La búsqueda de la unidad de todo el género humano. Esta unidad
es expresión del misterio trinitario y constituye el proyecto salvador de
Dios. La igualdad radicada en la dignidad humana, es la “referencia básica”
de toda forma de justicia y denuncia todas las “desigualdades
escandalosas”.
46
2. La relación entre la libertad, la verdad y el bien. “La vida en libertad
no es posible sin un alto índice de responsabilidad moral de los
ciudadanos y dirigentes, tanto en el orden político como en los demás
ámbitos de la vida social” (CVP 37).
3. El bien común, fundamento de la vida social. El hombre es “el autor,
el centro y el fin de toda la actividad económico-social” (GS 63). Las
desigualdades entre norte y Sur, entre pueblos y grupos sociales cuestionan
que el orden sociopolítico y la economía estén al servicio del ser humano.
En su Carta Encíclica Deus
Caritas
Est,
el
Papa
Benedicto XVI nos habla del
Voluntariado:
comprometerse
en
el
Voluntariado constituye un
eco de la gratitud y es la
transmisión
del
amor
recibido.
Por
tanto,
el
compromiso gratuito tiene
mucho que ver con la gracia.
Una cultura que quiere
contabilizarlo todo y pagarlo
todo, que sitúa la relación
entre los hombres en una
especie de corsé de derechos
y
deberes,
experimenta
gracias a las innumerables
personas
comprometidas
gratuitamente que la vida es
un don inmerecido.
Aunque las motivaciones y también los caminos del compromiso del
Voluntariado puedan ser diversos, múltiples e incluso contradictorios, en
resumidas cuentas todos se basan en la profunda comunión que brota de la
gratuidad.
Hemos recibido gratuitamente de nuestro Creador la vida; hemos sido
liberados gratuitamente del callejón sin salida del pecado y del mal; nos ha
sido dado gratuitamente el Espíritu, con sus múltiples dones.
47
En su encíclica escribe:
«El amor es gratuito; no se practica para obtener otros objetivos»
(Deus caritas est, 31).
«Quien es capaz de ayudar reconoce que, precisamente de este
modo, también él es ayudado; el poder ayudar no es mérito suyo ni
motivo de orgullo. Es gracia» (ibíd., 35).
Transmitamos gratuitamente,
con nuestro compromiso, con
nuestra
actividad
de
Voluntariado, lo que hemos
recibido. Esta lógica de la
gratuidad está por encima del
simple deber y poder moral.
Sin
el
compromiso
del
Voluntariado, el bien común y
la sociedad no podían, no
pueden y no podrán perdurar.
La disponibilidad espontánea
vive y se demuestra más allá
del
cálculo
y
de
la
compensación
esperada;
rompe las reglas de la
economía de Mercado.
En efecto, el hombre es mucho más que un simple factor económico, que se
valora según criterios económicos. El progreso y la dignidad de una
sociedad dependen siempre precisamente de las personas que hacen más
de lo que constituye su deber estricto.
48
EL VOLUNTARIADO EN MANOS UNIDAS
Manos Unidas es una Organización No gubernamental para el
Desarrollo (ONGD), de voluntarios, católica, seglar, sin ánimo de
lucro y de carácter benéfico” (art. 2.3).
En función de su catolicidad, Manos Unidas
está abierta a todas las personas físicas
o jurídicas, que quieran colaborar a la
consecución de sus fines (art. 11).
¿Cómo pueden colaborar las personas?
1. Voluntarios: aquellas personas físicas
que, respetando los principios y criterios de
Manos Unidas, colaboran, regularmente,
con su trabajo de forma gratuita.
2. Contratados: aquellas personas físicas que respetando, igualmente, los
principios y criterios de la Asociación, tienen en ella un trabajo retribuido,
mediante contrato laboral.
3. Colaboradores: aquellas personas físicas o jurídicas que ayudan
esporádicamente a los fines de la Asociación con su trabajo o de otra forma.
4. Socios: aquellas personas físicas o jurídicas
económicamente con una periodicidad al menos anual.
que
colaboran
5. Miembros: Manos Unidas, además de una ONGD, es una asociación
pública de fieles abierta a quienes quieran dar un paso más en su
compromiso con la Organización. Pueden ser miembros de la Asociación
aquellas personas físicas, voluntarias o contratadas, que lo soliciten
y cumplan los siguientes requisitos (art. 10):

Ser católico y estar en comunión con la Iglesia.

Haber tenido, durante el último año, dedicación desinteresada a Manos
Unidas, de forma regular, con actitud de disponibilidad.

Haber recibido la adecuada formación.
49

Compartir los principios y criterios de la Asociación.
El Voluntariado en Manos Unidas, un valor especial

El Voluntariado tiene un peso mayor que en otras ONG’s.
Solamente los miembros voluntarios pueden “ser elegidos para los
diversos cargos y órganos de gobierno” (artículo 12, d). Si son
miembros, pero están percibiendo remuneración de Manos Unidas, no
podrán ser elegidos para cargo alguno. Conviene recordar que todo
cargo ha de entenderse como un compromiso de servicio y
responsabilidad.
Por tanto, según el artículo 12, e,3) de los Estatutos, todos los puestos
de responsables de áreas y departamentos se cubrirán con miembros
voluntarios.

El trabajo más importante del voluntario en Manos Unidas no es
“el hacer”, sino “el ser”. Es un Estilo de Vida.
Es verdad que hay muchas cosas que hacer… proyectos, cursos, talleres,
campañas, sensibilización en colegios y parroquias…etc. Pero más
importante es que vaya acompañado de un desarrollo constante de
nuestra vida. Las cosas cambian más deprisa y mejor si antes existe un
cambio profundo en nuestra vida.
Si, por ejemplo, quiero trabajar por un mundo más solidario, tengo que
empezar siendo yo más solidario con los que tengo a mi alrededor. Mi
testimonio, en definitiva, producirá más cambios que mi trabajo.
Por eso es más importante “el ser” que “el hacer”.

En Manos Unidas hay interés y
preocupación
por
la
Formación de los voluntarios.
De hecho hay un Departamento
de Formación cuyo objetivo es
detectar las necesidades de
formación que tienen cada una de
las personas que trabajan en las
diferentes
áreas
de
la
Organización, y responder a ellas.
50
Qué se pide al Voluntariado de Manos Unidas

Conocer el fin de la Organización.
Dicho fin es “la lucha contra el hambre, la deficiente nutrición, la
miseria, la enfermedad, el subdesarrollo y la falta de instrucción” (art.
5).


Conocimiento de las actividades que realiza Manos Unidas para
conseguir este fin:
-
Actividades que den a conocer y denuncien la existencia del
hambre y del subdesarrollo, sus causas y sus posibles
remedios, inspirándose en el Evangelio y en los principios de la
Doctrina Social de la Iglesia (DSI).
-
Actividades que permitan reunir medios económicos para
financiar los planes de desarrollo encaminados a atender estas
necesidades (art. 6).
Respeto de los principios y criterios de Manos Unidas
Para colaborar con Manos Unidas como voluntario, no se hace distinción
de país, raza, sexo o religión. Solamente se exige, a quién trabaje en la
Asociación, que respete los principios y criterios de la misma.

Compromiso y responsabilidad con la Institución
Cada voluntario se compromete a un tiempo, a un trabajo y a una
Institución. Ante estos tres aspectos deberá responder con
responsabilidad y exactitud.
Ser voluntario en Manos Unidas, no debe de ser un mero trámite o “rato”
que una persona ocupa para pasar el tiempo.
Debe de ser un compromiso serio y responsable con la Institución y con el
trabajo y tiempo que le dedica, que,
aunque económicamente no esté remunerado,
es importante y trascendental para la Organización.
51

Compromiso y responsabilidad, también, con los compañeros de
la Organización.
Es importante que descubra que su tarea, para que sea eficaz, ha de
estar coordinada e integrada con el resto de compañeros de trabajo. Sus
acciones han de enmarcarse, siempre, dentro del grupo de trabajo y de
los fines de la organización.

Alegría
La
alegría
ha
de
caracterizarse,
en
el
voluntario, por una forma
de ser. Todos hemos oído
ese dicho: “un santo
triste es un triste santo”.
Y es verdad. La tristeza
no es buena compañera
de viaje, ni nos lleva muy
lejos, ni nos acerca a los
demás. Nos referimos a
la tristeza como actitud
permanente.
Es
más,
espanta.
Y cuando hablamos de
alegría, no hablamos de
la risa banal y superficial.
Hablamos de esa alegría que nace del interior de la persona, y que
transmite, a quienes la observan, que es feliz con lo que hace, con lo
que dice, con lo que piensa y con quienes le rodean. Son, lo sabemos
muy bien, esas personas que conocemos con nombre y apellidos y de las
que comentamos muchas veces: ¡Da gusto estar con ella, te anima!
¡Siempre está de buen humor y con la palabra amable!
52
El mismo San Pablo, desde la cárcel, recomienda a los cristianos de
Filipos: “estad siempre alegres en el Señor, os lo repito, estad
alegres. Que vuestra clemencia sea conocida de todos los hombres”
(Filipenses, 4, 4-5)

Coherencia
Cuando hablamos de la coherencia del voluntario, nos referimos a que
su trabajo y su conducta, dentro de la Organización, esté conforme a los
principios y criterios de Manos Unidas.

Disponibilidad
Al hablar de disponibilidad queremos decir que el voluntario, además de
trabajar en lo que él pueda y prefiera, debe, en determinados
momentos, adaptarse a las necesidades que tenga la
organización.

Asumir riesgos controlados
Está claro que la persona que hace siempre lo mismo, que no se renueva
y que hace exclusivamente lo que le mandan, no corre el riesgo de
equivocarse. Pero como contrapartida, se empobrece personalmente,
y también su aportación es muy limitada para la Organización.
Quien es creativo, tiene iniciativa y toma decisiones, dentro de sus
responsabilidades, puede cometer el riesgo de equivocarse, pero su
actitud, si está controlada, resulta eficaz y positiva.

Creatividad
Ser creativo es tener la mente abierta. Es buscar diferentes respuestas y
alternativas a las situaciones y problemas que se presentan. Es tratar de
buscar soluciones cuando no se ven. Es buscar lo imposible, cuando los
demás están ciegos y desanimados.
53

Esfuerzo e ilusión, ya que el beneficiario no está presente y hay
que ponerle rostro
Las
personas,
cuando
hacemos algo, nos sentimos
mejor si sabemos que aquello
que realizamos va a ser útil y
beneficioso para alguien. Y
mucho mejor nos sentimos si
ese alguien está cerca y tiene
“un rostro”.
En Manos Unidas ese rostro, la
mayoría de las veces, no está
presente, no le vemos. Esa
distancia y falta de rostro nos
exige mayor esfuerzo para
mantener la ilusión y el
sentido de utilidad de lo que
hacemos. Podemos dudar del
beneficio de nuestra acción y
pensar ¿para qué o para quién
estará sirviendo esto?
Pero nuestro pensamiento e intención tiene que ir mucho más allá. ¿Qué
importancia tiene la distancia o no conocer el rostro de la persona
beneficiada? ¿Resta algo a nuestra acción? ¿Limita el beneficio?
Además, beneficiarios somos todos. Siempre, en todo lo que hacemos
por los demás, surge una corriente benéfica en ambas direcciones.
Cuando damos, inevitablemente, también, recibimos. Y muchas veces
más de lo que damos. Es una acción de ida y vuelta.
Ya Jesús nos dejó dicho que vamos a ser juzgados por nuestra acción
con los demás.
“Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer,
tuve sed y me disteis de beber, era forastero y me acogisteis, estaba
desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis,… Señor, ¿cuando te
vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber…?
Y les dirá… cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos, más pequeños,
a mí me lo hicisteis” (Mt. 25, 34-46)…
También, Helder Câmara, nos recuerda: “no hay nadie tan pobre que no sea
capaz de dar algo, ni tan rico que no sea capaz de recibir algo”.
54
BIBLIOGRAFÍA
LIBROS

ARANGUREN, L. (2000). Cartografía del Voluntariado. PPC. Madrid.

CALLE, R. (2000). Los mejores cuentos espirituales de Oriente.
Integral. Barcelona.

ESTEVE QUIÑONES, G. (2004). Formación del Voluntariado. Editorial
CCS. Madrid 2004.

FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE SOCIEDADES DE LA CRUZ ROJA Y DE
LA MEDIA LUNA ROJA (1999). Herramientas para la elaboración de
Programas de Voluntariado.

GARCÍA ROCA, J. (1994). Solidaridad y Voluntariado. Sal Terrae.
Madrid.

MONTAÑES, M., VILLASANTE, T., ALBERICH, T. (1996). ¿Asociaciones
de voluntarios? Lo que se dice y lo que se quiere decir cuando
hablamos de Voluntariado. Revista Documentación Social nº 104.
Editorial Cáritas. Madrid.

OBSERVATORIO DEL VOLUNTARIADO (2010). Un año de artículos.
PLATAFORMA DE VOLUNTARIADO DE ESPAÑA. Madrid.

RUIZ DE OLABUENARGA, J.I. (2001). Repensar el voluntariado.
Fundación BBV, Madrid.

SASTRE, J. (2004). “Ora et Labora. El trabajo en Europa”. San
Pablo. Madrid.

SASTRE,J.(2007). Ser Voluntariado. Cuadernos de Interior. Editorial
Montecarmelo. Burgos.

VIDAL, P. y colaboradores (2009). Manual
Voluntariado. Fundación ““La Caixa”. Barcelona.
55
de
Gestión
del
DOCUMENTOS

ARANGUREN, L. (1997). Ser solidario, más que una
Suplemento de Cáritas nº 231. Editorial Cáritas España. Madrid.

OMELLA, J.J. Manos Unidas, Samaritana de los pobres. Conferencia
Jornada de Formación Octubre de 2003.

RELAÑO, Inés. Cuentos y poemas. Instituto de Estudios Almerienses.

SIMPOSIO DE PROFESORES UNIVERSITARIOS. Ora et Labora. El
trabajo en Europa. Roma, 30 de julio de 2005.

SOUTO COELHO, Juan. El trabajo voluntario cristiano. (Comunicación
presentada en el III Simposio de Profesores Universitarios, "ORA ET
LABORA. El trabajo en Europa". Roma, 30 de junio-3 de julio de 2005)
Juan Souto Coelho Profesor de Doctrina Social de la Iglesia Universidad
Pontificia de Salamanca Instituto Social "León XIII" Madrid.
56
moda.
Descargar