Estudio de las poblaciones de cetáceos del litoral

advertisement
Departamento de medio ambiente y ordenación del territorio
Biodiversidad
Informe final 2005
Proyecto “Estudio de las poblaciones de cetáceos del litoral guipuzcoano y aguas
adyacentes, un lugar de interés para su protección”
Euskal izude eta Balzeleen elkartea
Asociación vasca de amigos de los delfines y las ballenas
El presente proyecto se ha realizado por la asociación EIBE, bajo el marco de
las ayudas concedidas por el Departamento de Medio Ambiente y Ordenación del
Territorio, sección de Biodiversidad, para la realización de proyectos de investigación
de la biodiversidad en el año 2004 y 2005.
Este informe ha sido realizado por los biólogos Enara Marcos Ipiña y Juan
Manuel Salazar Sierra, miembros de la asociación EIBE .
1
INDICE
1.INTRODUCCIÒN..........................................................................................................5
2. DESCRIPCIÓN DEL ÁREA DE ESTUDIO................................................................7
2.1 Características de la zona de estudio, la Costa Vasca......................................7
2.2 Breve descripción oceanográfica del Golfo de Vizcaya.................................7
2.3 Características de los límites terrestres del área de muestreo........................12
3.OBJETIVOS DEL PROYECTO.................................................................................17
4.METODOLOGÍA DE TRABAJO...............................................................................18
4.1 Definición del área de estudio.......................................................................18
4.2 Área de Muestreo..........................................................................................18
4.3 Metodología del estudio................................................................................18
4.4 Metodología de trabajo con cetáceos.............................................................23
4.5 Metodología de trabajo con otras especies de interés especial......................25
5.RESULTADOS............................................................................................................26
5.1 Descripción de las campañas de muestreo en el mar.....................................26
5.1.1 Esfuerzo de búsqueda realizado......................................................26
5.2 Descripción de los avistamientos...................................................................28
5.2.1 Diversidad de especies....................................................................28
5.2.2 Distribución de las especies en la Costa Guipuzcoana...................30
5.2.2.1 Distribución espacial........................................................30
5.2.2.2 Distribución temporal.......................................................35
5.3 Descripción de las especies............................................................................39
5.3.1 Delfín mular (Tursiops truncatus)………………………………..39
5.3.1.1 Descripción de la especie……………………………….39
5.3.1.2 Distribución espacio-temporal.........................................42
5.3.1.3 Descripción de los grupos................................................45
5.3.1.4 Abundancia de la especie. Fotoidentificación..................46
5.3.2 Delfín común (Delphinus delphis)........…………………………..47
5.3.2.1 Descripción de la especie……………………………….47
5.3.2.2 Distribución espacio-temporal.........................................49
5.3.2.3 Descripción de los grupos................................................52
2
5.3.3 Calderón común (Globicephala melas)…………………………..54
5.3.3.1 Descripción de la especie……………………………….54
5.3.3.2 Distribución espacio-temporal.........................................57
5.3.3.3 Descripción de los grupos................................................60
5.3.3.4 Abundancia de la especie. Fotoidentificación..................61
5.3.4 Delfín listado(Stenella coeruleoalba)........…………………….....62
5.3.4.1 Descripción de la especie……………………………….62
5.3.4.2 Distribución espacio-temporal.........................................64
5.3.4.3 Descripción de los grupos................................................67
5.3.5 Zifio común (Ziphius cavirostris).........…………………………..68
5.3.5.1 Descripción de la especie……………………………….68
5.3.5.2 Distribución espacio-temporal.........................................71
5.3.5.3 Descripción de los grupos................................................74
5.3.6 Marsopa común (Phocoena phocoena)…………………………..74
5.3.6.1 Descripción de la especie……………………………….74
5.3.6.2 Distribución espacio-temporal.........................................77
5.3.6.3 Descripción de los grupos................................................80
5.3.6.4 Abundancia de la especie. ...............................................80
5.4 Descripción de otras especies de interés para su conservación.....................81
5.4.1 Avifauna…………………………………………………………..81
5.4.1.1 Resultados sobre la diversidad de aves……………....…81
5.4.2 Peces medusas y tiburones..............................................................88
5.5 Descripción de las actividades humanas en el área.......................................91
5.5.1 Trafico marítimo y actividades náuticas.........................................92
5.5.2 Contaminación................................................................................95
6.CONCLUSIONES ......................................................................................................98
7.BIBLIOGRAFÍA........................................................................................................101
ANEXO I. FICHAS PARA EL ESTUDIO
ANEXO II . PUBLICACIONES CIENTÍFICAS DE LOS AUTORES
ANEXO III. REPERCUSIÓN MEDIATICA DEL PROYECTO
ANEXO IV. CONTABILIDAD
3
Agradecimientos:
Queremos expresar nuestra gratitud a todas las personas que han trabajado en
este proyecto, con el principal objetivo de preservar la riqueza natural de las aguas del
País Vasco.
En primer lugar a todos los voluntarios que han pasado tantos días de frió y
calor en compañía de los delfines de la Costa Guipuzcoana: Juan Joquera, Ekantz y
Urko Mendiburu, Lorena, Enara García y David Navarro, Marta Timón y Berbat
Etxebeste y sobre todo, a todos aquellos que desde tierra también nos han ayudado y no
han podido embarcarse.
A los arrantzales, que han respondido de una manera sin precedentes, haciendo
saber a todos, la sensibilidad y el saber hacer de este colectivo.
A los pescadores deportivos, que no dejaron nunca de contar sus anécdotas
sobre los cetáceos y recoger datos de los animales que divisaban.
A la asociación Circe que nos apoyo siempre científicamente y moralmente,
especialmente a Renaud de Stephanis y Philip Verbogh.
Y a Javier Balza, Alberto, y Leire del Parque Ecológico de Plaiaundi, que
siempre nos han alentado a trabajar y darlo todo en pro de la conservación de la
naturaleza.
A todos los que nos han enseñado a amar y respetar el mar y todas sus
criaturas, que siempre nos acompañan en nuestros viajes buscando cetáceos.
Asimismo, los autores agradecen la colaboración que las siguientes
instituciones han ofrecido. Sin su inestimable ayuda en este proyecto difícilmente
podríamos haber llegado a buen puerto. Los autores del documento agradecen, por
tanto la ayuda que CIRCE (Conservación, Información e Investigación sobre
Cetáceos), Parque Ecológico de Plaiaundi, AZTI (Instituto Tecnológico Pesquero y
Alimentario), ALBAOLA, el Museo Naval de Donostia, El Aquarium de Donostia, la
SEC (Sociedad Española de Cetáceos) y Gobierno Vasco, Departamento de
Medioambiente y Ordenación del Territorio área de Biodiversidad, nos han brindado.
4
1. INTRODUCCIÓN
El mar que baña la costa vasca se caracteriza por la cantidad de recursos
naturales que ha proporcionado durante milenios a sus habitantes. Paradójicamente, la
riqueza biológica del mar Cantábrico ha sufrido una importante regresión en las últimas
décadas, a pesar de la importancia que supone, aún hoy día su explotación, para
aspectos básicos de la economía y la sociedad vasca.
La riqueza de esta costa se debe a la gran variedad de ecosistemas costeros que
interactúan en un espacio relativamente reducido, y al hecho de que fenómenos físicos y
metereológicos proporcionan unas condiciones optimas para el desarrollo de una gran
diversidad de organismos.
El reflejo de esta ebullición de vida marina lo hemos tenido durante décadas en
las lonjas y pescaderías de nuestros pueblos. Repletas de pescado fresco extraído a
pocas millas de casa, barcos que hasta hace nada ocupaban los principales puertos de la
costa vasca, casi hasta saturarlos.
Sin embargo, en las ultimas décadas la cantidad de organismos marinos ha ido
disminuyendo progresivamente, dejando como resultado, lonjas y pescaderías en las que
especies de otras latitudes ocupan hoy el lugar del txitxarro, la lubina y la merluza del
Cantábrico, el besugo, los sapos y gallos, los bogavantes, percebes y un largo etcétera
de especies que hoy día es una excepción verlas.
La degradación de los ecosistemas marinos se ha visto agravado por los
múltiples productos tóxicos que se vierten en el, residuos sólidos inorgánicos y todo
tipo de agentes contaminantes.
A pesar del estado actual de la costa Cantábrica, todavía se constata la presencia
de cetáceos en la zona. Estas especies son excelentes bioindicadores del estado de
conservación de un ecosistema, lo que las convierte en valiosos aliados para la
conservación de la biodiversidad.
5
Una de las herramientas existentes para frenar los procesos de degradación del
ecosistema y conservar
la biodiversidad marina, es la creación de áreas marinas
protegidas.
En diversos lugares del mundo se han denominado zonas de protección
específicas para los cetáceos, como son el caso de Santuario del Mar de Liguria, en
Francia, y diversas Áreas de Especial Conservación para el delfín mular en las costas de
Gales y Escocia. En estos momentos el Gobierno español esta evaluando la posibilidad
de aplicar esta última figura de protección al mar de Alborán, dentro del Programa de
Medioambiente para la Identificación de Áreas de interés para la Conservación de los
cetáceos en el Mar Mediterráneo. La creación de este tipo de áreas de protección
comienza por detectar zonas de máximo interés para los cetáceos.
Como primera aproximación para evaluar la riqueza actual del litoral
Guipuzcoano, se ha procedido a detallar la diversidad cetológica del área, con especial
atención a aquellas especies en estado de conservación delicado incluidas en catálogos
de especies amenazadas. Y se han establecido los primeros pasos para definir los
lugares más frecuentado por las distintas especies.
Así mismo se ha estudiado la distribución y diversidad de aves, quelonios,
escualos y otras especies de interés como el pez luna.
El presente proyecto se ha realizado con el fin de incrementar la información
existente sobre éstas especies, avanzar en el conocimiento del uso del hábitat por parte
de las mismas y establecer las causas principales que afectan a su estado de
conservación.
6
2. DESCRIPCIÓN DEL ÁREA DE ESTUDIO
La zona de estudio abarca el litoral guipuzcoano desde la costa hasta la 20
primeras millas entre el Cabo de Higuer y Getaria ( 43°23N-1°47W / 43°18N-2°12W)
y el paralelo 43°40.
2.1 Características de la zona de estudio, la Costa Vasca.
Desde el punto de vista ecológico y en particular de las especies que en él
habitan, destacan la presencia de más de catorce especies de cetáceos residiendo al
menos temporalmente en la zona(Marcos-Ipiña, E., et al., 2004), así como una especie
de tortuga, la Tortuga boba, (Caretta caretta).
Por otro lado esta zona es un núcleo importante desde el punto de vista
económico, donde se concentran sectores como la pesca, el transporte-marítimo, y el
turísmo. Destaca la actividad en los dos principales puertos pesqueros de Bajura de
Guipúzcoa como son el de Hondarribia y Getaria, los puertos deportivos de Hendaia,
Hondarribia, Donostia y Getaria. También cabe destacar la gran importancia económica
que adquiere el transporte marítimo en el puerto de Pasajes.
2.2 Breve descripción oceanográfica del Golfo de Vizcaya
Desde el punto de vista oceanográfico el área de estudio se engloba en el marco
oceanográfico del sureste del Golfo de Bizkaia. Cuyas características fisiográficas se
resumirán brevemente en este punto, ya que de ellas dependen en gran medida la
distribución de la diversidad marina en el área de estudio :
El área que comprende el presente estudio se sitúa en el mar Cantábrico oriental,
denominado Golfo de Vizcaya, cuya situación se encuadra aproximadamente entre los
43° N - 50° N y 1 ° W - 5° W.
El Golfo de Vizcaya se considera geográficamente la parte del océano Atlántico
situada al este de la línea trazada desde Galicia hasta la Bretaña francesa. Desde el
punto de vista oceanográfico, la zona es todavía más amplia y el límite oeste se
7
encuentra en la línea que va desde Galicia hasta el extremo occidental de la plataforma
del mar Céltico (Fraga, 1986), ver figura 1.
Fig. 1. El mar Cantábrico, Golfo de Vizcaya.
Climatología
En dicha área el clima es templado, y como tal, reviste una enorme variabilidad
que se manifiesta entre unos días y otros, entre estaciones, y entre unos años y otros
(Ruiz Urrestarazu, 1982). Dicho autor dice lo siguiente: "Además de representar una
penetración considerable del océano en el continente europeo, su comportamiento térmico diferencial a lo largo del año le confiere una originalidad que se trasluce en un
aumento pluviométrico, apreciable en el sector costero." Y continúa:
"El propio Pedelaborde, citando los trabajos de Romanovsky, señala una
anomalía térmica positiva en el interior del Golfo de Vizcaya durante el verano. Así,
durante el mes de agosto, la temperatura del agua superficial en la Costa Vasca supera
los 20° C, mientras no se alcanzan los 18° C en la Costa Gallega occidental sometida al
proceso de "upwelling".
8
Este hecho aumenta la capacidad higrométrica de las masas de aire que lo
atraviesan o que se estancan sobre él. Las precipitaciones pueden llegar a ser intensas en
el litoral.
A partir de noviembre desaparece dicha anomalía, volviendo a tomar cuerpo a
finales de primavera."
En cuanto a la temperatura, destaca el característico aumento de la temperatura a
medida que avanzan el invierno y la primavera hacia el verano (máximo en el mes de
agosto), y posterior descenso de ésta. Las precipitaciones, por el contrario, descienden
en el verano registrándose el mínimo en el mes de julio. Desde entonces el aumento es
gradual hasta alcanzar el máximo en el mes de diciembre (Corn 1994).
Según el Centro Metereológico de Santander, el viento del NW es el más
frecuente, y presente durante todas las estaciones del año. En verano son característicos
los vientos de componente E.
El viento sur es importante en el otoño e invierno. Especialmente en estas
estaciones suelen darse vientos huracanados (hasta 140 km/h) que causan grandes estragos. También resulta muy temible en el Golfo de Vizcaya, la galerna que se produce por
un cambio brusco de sentido del viento hacia el oeste y noroeste. Su aparición es súbita
e imprevisible y ha ocasionado numerosos naufragios con pérdidas de vidas humanas.
Durante la temporada de pesca del atún son frecuentes estos temibles vientos.
Oceanografía
La oceanografía del Golfo de Vizcaya ha sido estudiada por numerosos autores.
La circulación de sus aguas es, en parte, independiente del sistema circulatorio general
del océano Atlántico formando un sistema relativamente aislado y complicado (Fraga,
1986).
De forma general, se analizan los siguientes aspectos:
- Temperatura superficial.
- Fenómeno de afloramiento ("upwelling").
- Composición del agua.
- Circulación del agua.
9
Temperatura superficial y fenómeno de afloramiento
En la figura 2 (Cort, 1990) se representa un aspecto, indicando con diferentes
colores las isotermas superficiales medias.
Figura 2. Temperatura superficial a lo largo del año
El "upwelling" (afloramiento de aguas profundas y frías hacia la superficie) de
las aguas gallegas es un fenómeno clásico similar al que tiene lugar en verano en la
Costa Africana (Marruecos), como consecuencia de la acción de vientos dominantes del
NE que arrastran las capas de agua cálida hacia el oeste, y por compensación, las aguas
profundas, más frías, las reemplazan en la zona litoral. Esta situación provoca la
escisión del lóbulo de agua caliente que viene del suroeste, remontando en latitud, a
partir del mes de marzo, como se mostraba en la figura 2. La escisión deja una
repartición desigual de temperaturas en las aguas gallegas y Golfo de Vizcaya durante
los veranos, en los que son característicos el frente térmico delante del Cabo Finisterre y
la bolsa de agua cálida del fondo del Golfo de Vizcaya(Cort, 1990).
Hay científicos que sostienen que los atunes penetran en el Golfo de Vizcaya
antes de la formación del "upweIling", cuando el recalentamiento superficial se
establece progresivamente de sur a norte, donde quedan atrapados frecuentando los
bordes de la capa de agua cálida. A partir del mes de octubre el afloramiento se
reabsorbe al mismo tiempo que las aguas se enfrían progresivamente por el norte. Esto
10
determina el desplazamiento de muchas especies marinas, incluidas las especies de
cetáceos, en particular, aquellas depredadoras de túnidos.
Composición del agua
En el citado trabajo se analizan las singularidades del agua del Golfo de Vizcaya
en la situación 44°N / 7° W, comparándola con el agua atlántica en la situación 42°N /
10°W. Las diferencias son:
-La capa de agua superior atlántica es relativamente delgada (unos 60 m) que
puede, incluso, desaparecer durante los períodos de intenso "upwelling". En el interior
del Golfo de Vizcaya esta capa es mucho más gruesa, hasta 300 m.
-La diferencia más notable se manifiesta en la capa de agua inmediatamente
inferior, llamada ACNA (Agua Central Nor-Atlántica), que en la situación 42°N /
10°W, se sitúa entre 60 y 370 m. Aquí, la variación de la temperatura y salinidad en
función de la profundidad (gradiente) es constante. En el Golfo de Vizcaya esta capa se
encuentra entre 230 y 400 m, sin apenas gradiente de temperatura y salinidad. Más
abajo, a 1.200 m, está la capa de agua mediterránea, caracterizada por un máximo de
salinidad (35,7 %., en el 44°N / 7°W; 36,1 %., en el 42°N / 10°W). Por debajo de ésta, a
1.800 m, se sitúa el agua procedente del Labrador. Finalmente, por debajo de 2.800 m,
se encuentra la llamada "agua profunda noratlántica".
Circulación del agua
Según diferentes autores: "La corriente mediterránea, lleva agua relativamente
más cálida y salada del Mediterráneo al Atlántico, atraviesa el Estrecho de Gibraltar. La
vena de agua, que es más densa, se sumerge sobre la pendiente del talud continental
hacia el oeste, encontrando la igualdad de densidad a los 1200 m. toma dirección norte a
lo largo de la Costa Ibérica. Esta vena de agua se vierte hacia el norte adherida al talud
por la fuerza de Coriolis. Hay una lenta ascensión del agua mediterránea a medida que
progresa hacia el norte. Probablemente debido a la presencia de grandes profundidades,
esta vena de agua se divide en dos ramas: la oeste, que continúa su ascensión en
dirección Norte, diluyéndose hacia la superficie; y la rama este, que penetra en el Golfo
de Vizcaya, donde toma la dirección N-NW".
11
Ibáñez (op. cit.), utilizando trazadores de deriva, estudió las corrientes
superficiales en el extremo SE del Golfo de Vizcaya. Los resultados demostraron dos
tipos fundamentales de corrientes: la primera, característica de los meses de invierno,
tiene mayor intensidad en diciembre, febrero y noviembre, circulando en sentido W - E
paralela a la Costa Cantábrica. Posteriormente asciende en sentido S - N paralela a la
Costa Francesa. La segunda, que se da en los meses de verano, es de tipo oscilatorio,
dependiendo de la dirección del viento dominante; alternan en ella las corrientes E - W
con W - E.
2.3 Características de los limites terrestres del área de muestreo.
Aunque el área de muestreo es marina, es interesante abordar someramente las
características de los espacios naturales terrestre con los cuales se encuentran
íntimamente unida y determinan la riqueza biológica de los dos ecosistemas.
Nos centraremos en los lugares de importancia comunitaria como son, de este a
oeste, las marismas de la bahía de Txingudi( Código: ES2120018), conjunto de
enclaves de indudable valor ecológico que está constituido por pequeños parches de
marisma alrededor de la bahía de Txingudi entre las poblaciones de Irún, Hondarribia y
Hendaia (Francia). Se incluyen el Parque Ecológico de Plaiaundi, las marismas de la
regata de Jaizubia, las islas del río Bidasoa (Santiago Aurrera, Galera e Iru-Kanale) y las
terrazas fluviales aguas arriba de Irún, hasta el límite con el Parque Natural de Aiako
Harria,
también
incluido
en
Red
Natura
2000
(ES2120016).
El paisaje de la marisma costera no puede entenderse sin comprender la poderosa acción
modeladora del mar y del río sobre el relieve, complementado con el secular empeño de
los pobladores de este lugar en doblegar tales fuerzas y contenerlas para su provecho.
Así, de la acción regeneradora del río en su curso bajo, surgen las islas del
Bidasoa a partir de la acumulación de sedimentos cuaternarios que encuentran descanso
en la desembocadura al disminuir la energía de las aguas. Tradicionalmente, las islas del
Bidasoa fueron transformadas lentamente por la acción del hombre en búsqueda de
tierras fértiles de cultivo. El carácter inestable y cambiante de sus márgenes fue domado
12
mediante la construcción de diques y lezones. Posteriormente, la acción de las riadas y
el abandono de los trabajos de mantenimiento de los lezones, propició la inundación de
las islas Galera y Santiago Aurrera de manera que se ha producido en fechas
relativamente recientes, una regeneración natural de la marisma convirtiéndose en las
zonas mejor conservadas de Txingudi.
Las terrazas del río Bidasoa comprenden depósitos aluviales del Cuaternario y
han sido aprovechadas desde antaño como pastos y cultivos. Se encuentran en el barrio
irunés de Behobia, lugar de fuerte tránsito por encontrarse en plena zona aduanera y la
extensión original ha sido limitada por la transformación en plataforma de transportes.
Este tramo bajo del Bidasoa constituye un interesante refugio para tres mamíferos
amenazados: la nutria (Lutra lutra), el visón europeo (Mustela lutreola) y el desmán
pirenaico (Galemys pyrenaicus).
El Parque Ecológico de Plaiaundi se encuentra en el área comprendida entre los
puentes fronterizos sobre el río Bidasoa y la regata de Jaizubia, con vistas a la bahía de
Txingudi. Desde los años cincuenta, el lugar ha sufrido una fuerte presión urbanística
resistiendo en forma de pequeñas lagunas y carrizales. Afortunadamente, el proceso de
restauración ambiental seguido tras la protección de la zona ha conseguido regenerar en
cierta medida este valioso enclave y ha demostrado la gran capacidad de recuperación
que poseen los medios de marisma.
La regata de Jaizubia recoge las aguas que bajan del monte Jaizkibel y
desemboca en la bahía. Se trata de la única zona de marisma conectada directamente a
los valles limítrofes y por tanto, discurre por un área de campiña de relieves suaves y
con vegas cultivadas y permanece como último reducto de la marisma original en
Hondarribia. Si bien las aguas no tienen una calidad demasiado aceptable, las márgenes
todavía mantienen carrizales y extensiones de limos que se revelan durante la bajamar.
La vegetación actual responde perfectamente a este hecho y encontramos
escasos retazos de vegetación natural restringida casi únicamente a las Islas del Bidasoa
en las que se encuentra restituida la dinámica de las mareas. Destacamos, desde los
limos hasta tierra firme, las siguientes especies, Zostera noltii (planta superior acuática,
con aspecto de alga), Spartina alterniflora (aún en suelos bajo la influencia de la
marea), Salicornia ramosissima (propia de lugares salinos), Aster tripolium (por encima
13
del nivel de las pleamares medias), los juncales de Scirpus maritimus y Juncus
maritimus, el carrizo (Phragmites sp.) y la especie foránea Baccharis halimifolia, en la
medida en que su introducción ha supuesto la invasión y reducción del carrizal.
Además, es de destacar la presencia de un endemismo del Golfo de Bizkaia, Cochlearia
aestuaria, que coloniza las orillas fangosas.
El Monte Jaizkibel (Código: ES2120017) se eleva sobre la comarca del Bajo
Bidasoa como una inmensa mole de areniscas que se prolonga hacia el oeste hasta la
bocana del puerto de Pasaia. Su dirección suroeste-noreste marca la del corredor San
Sebastián-Irún, constituido por un paisaje de campiña en el que se incrustan los centros
urbanos cercanos.
El Monte Jaizkibel se eleva sobre la comarca del Bajo Bidasoa como una
inmensa mole de areniscas que se prolonga hacia el oeste hasta la bocana del puerto de
Pasaia. Su dirección suroeste-noreste marca la del corredor San Sebastián-Irún,
constituido por un paisaje de campiña en el que se incrustan los centros urbanos
cercanos.
El monte da nombre a una formación geológica caracterizada por los acantilados
y relieves estructurales marcados por la disposición de los estratos (“cuestas” y laderas
en “chevron”) y los materiales constituidos por areniscas calcáreas amarillas masivas y
lutitas dispuestas en estratos delgados. Su cota máxima (547 m) permite la
contemplación de espectaculares vistas del Golfo de Bizkaia y de los valles interiores de
Jaizubia y Bidasoa.
La vertiente septentrional del monte presenta grandes acantilados hacia el oeste
de hasta 240 m de altitud, si bien se suavizan hacia oriente con alternancia de calas,
algunas con fondos arenosos y donde la erosión deja formas sinuosas y alveoladas en
los enormes bloques de areniscas caídos al mar. Estos acantilados constituyen el hábitat
de Armeria euscadiensis, planta endémica de la Costa Vasca incluida en el Catálogo
Nacional de Especies Amenazadas como especie “en Peligro de Extinción”.
La vertiente norte se encuentra además replegada en vaguadas que han
salvaguardado la vegetación original de los incendios y permanecen en ellas auténticas
joyas botánicas como especies de helechos extremadamente raros propios de climas más
cálidos (Trichomanes speciosum y Woodwardia radicans, entre otras) y otras especies
14
características de lugares turbosos como musgos del género Sphagnum, plantas
carnívoras como Drosera intermedia, D. rotundifolia y Pinguicula lusitanica u
orquídeas como Spiranthes aestivalis.
En otros aspectos la vegetación del Monte Jaizkibel se encuentra reducida a
matorral de helechos, brezos y argomas que evidencian un pasado marcado por el
sobrepastoreo y los incendios. Como testigos de la vegetación potencial sobreviven
rebrotes de roble tocorno o marojo (Quercus pyrenaica), así como pequeños bosquetes
de roble pedunculado (Q. robur) y castaños (Castanea sativa) en aquellas zonas que han
quedado libres de la repoblación con coníferas. En la actualidad se están llevando a
cabo intensas labores de reforestación con frondosas.
En cuanto a la fauna, es de destacar la presencia del lagarto verdinegro (Lacerta
schreiberi), ya que se trata de un endemismo ibérico occidental y el Monte Jaizkibel se
encuentra en el límite oriental de su área de distribución. Otra especie escasa en el País
Vasco y presente en las proximidades es la culebra verdiamarilla (Coluber viridiflavus).
Foto 1.Delfines mulares frente de los acantilados de Jaizkibel. EIBE, Gipuzkoa2005
El magnífico promontorio que representan los acantilados de Jaizkibel en las
proximidades del cabo Higer, en Hondarribia, constituye una espléndida atalaya desde
donde contemplar el paso migratorio de las aves marinas, intensificado en los días de
15
temporal en los que alcatraces, pardelas, negrones, alcas y araos, gaviotas y cormoranes
se arriman a la costa para librar los embates del viento del noroeste.
El conjunto del Monte Ulia (Código: ES2120014) forma parte de la
“formación Jaizkibel”, constituida por materiales del Eoceno Inferior consistentes en
areniscas masivas de color amarillo con estratos muy finos de lutitas intercalados. Los
estratos se encuentran muy inclinados de forma que constituyen acantilados y relieves
de carácter estructural.
Desde la Punta Monpás en San Sebastián los acantilados del Monte Ulia
comienzan su andadura hacia el este hasta el faro de La Plata en Pasai San Pedro; bajo
éste (163 m), una pared casi vertical de 100 m se precipita al mar Cantábrico.
En los acantilados del faro de La Plata se observan rastros de antiguas
plataformas de abrasión, correspondientes a épocas remotas en las que el nivel del mar
era muy superior al actual.
La vegetación del espacio corresponde a etapas seriales de los bosques de roble
tocorno o marojo (Quercus pyrenaica) que tras repetidos incendios ha dado paso al
matorral de helechos, argomas y brezos con Erica vagans quedando muy pocos restos de
la vegetación potencial. Este matorral da paso a céspedes de Festuca rubra subsp.
pruinosa hasta el borde mismo del acantilado, donde aparecen comunidades de
vegetales adaptados a condiciones adversas, como la elevada salinidad producida por las
salpicaduras del mar, la escasez de suelo y el viento constante. Las especies más
características de estos enclaves son el hinojo marino (Crithmum marinum) y el llantén
marino (Plantago maritima). Las grietas más escondidas y frescas suelen alojar un
helecho muy típico, Asplenium marinum. Es de destacar la importante población de
Armeria euscadiensis que se halla en estos roquedos, ya que se trata de una especie
endémica del País Vasco y se encuentra catalogada como especie “en Peligro de
Extinción”, con la peculiaridad de que ejemplares recolectados en el vecino Monte
Urgull fueron utilizadas por los botánicos para describirla por primera vez. Además,
otra planta, la gramínea Festuca spadicea subsp. longiglumis también fue descrita con
ejemplares recogidos en el Monte Ulia, junto con otras de La Rhune, en Francia.
16
En cuanto a aves, son interesantes las colonias de gaviotas patiamarillas (Larus
cachinnans) con algunas parejas de gaviota sombría (L. fuscus) y la nidificación del
paíño común (Hydrobates pelagicus) y del halcón peregrino (Falco).
3.OBJETIVOS DEL PROYECTO
Los objetivos principales del proyecto, son los siguientes;
Ampliar la información existente sobre la distribución y la diversidad de
los cetáceos localizados en la franja litoral vasca, y estimar la abundancia
relativa de los mismos.
Completar los Catálogos de fotoidentificación que se vienen
desarrollando para estimar la abundancia absoluta de las poblaciones de cetáceos
de la Costa Vasca. El catálogo de fotoidentificación es común a otras bases de
datos existentes en la Unión Europea.
Procurar información científica sobre la calidad ambiental de las aguas
del litoral guipuzcoano, basando la evaluación en el estatus de las distintas
especies de cetáceos presentes en el área, haciendo hincapié en aquellas especies
que por sí solas constituyen una razón de peso para proteger el área en que se
distribuyen, como es el delfín mular (Tursiops truncatus)
Evaluar el interés del área de estudio, en relación a las poblaciones
investigadas, para que pueda ser otorgada una figura de protección en esta franja
litoral guipuzcoana, lindante con 3 LIC-s, con el fin de establecer pautas de
actuación conservacionistas que permitan un uso racional de los recursos
marinos en dicha área y proteger así la riqueza biológica que en ella se
encuentra.
Establecer un flujo de información entre organismos científicos y
encargados de gestionar los recursos marinos, especialmente con aquellas
entidades responsables de aplicar medidas de conservación para las especies
protegidas en aguas del Golfo de Vizcaya.
17
4. METODOLOGÍA DE TRABAJO
4.1 Definición del área de estudio
Una de las cuestiones más importantes del presente Proyecto fue desde el
principio la definición de área de estudio. Al contrario que ocurre con otras especies
marinas, los cetáceos, se caracterizan por su gran movilidad y desplazamiento. Por
tanto, era necesario definir un área de estudio tal que permitiera comprender en todo su
conjunto, y en la medida de lo posible, estos desplazamientos, pues forman parte del
comportamiento habitual de estos grupos animales.
4.2 Área de Muestreo
El estudio se realizó muestreando en sucesivas campañas la costa comprendida
entre el Cabo de Higer y Getaria. El muestreo se ha basado en transectos semi-aleatorios
en el área de estudio desde una embarcación adaptada.
La superficie a muestrear abarcó la longitud de la costa entre Higer y Getaria, y
el área comprendida en las 20 millas paralelas a ésta. Una superficie aproximada de
823,14 millas cuadradas.
4.3 Metodología del estudio
La realización de este estudio ha seguido los protocolos metodológicos
aprobados por la Sociedad Española de Cetáceos (SEC) en 1999 (SEC, 1999). Así
mismo, sólo se han utilizado metodologías no intrusivas con los animales.
Se realizaron 43 campañas en mar, durante los meses de; enero, febrero, marzo,
abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre. Cada mes se ha
muestreado el área predeterminada mediante transeptos aleatorios estratificados,
buscando siempre la perpendicularidad con las isobatas de profundidad, y estratificando
dichos muestreos para cubrir la zona de estudio lo más homogéneamente posible.
Toma de datos
Durante estos transeptos se tomaron datos referentes a: la navegación (rumbo,
posición del barco en cada momento); en fichas diseñadas acordes con los protocolos de
18
la Sociedad Española de Cetáceos (Anexo I ), directamente integrados en una base de
datos utilizando el programa logger 2000, facilitado por la IFAW (International
Foundation for Animal Walfare) también eran recogidos en dichas fichas las
condiciones meteorológicas(estado de la mar, viento....)y el esfuerzo que se estaba
realizando en la búsqueda de animales, determinado por las condiciones del mar y la
altitud a la cual se están realizando los avistamientos.
Una vez que se localizaban los animales, se procedía a la toma de datos sobre
comportamiento, estructura social, así como posición y rumbo, en fichas diseñadas
acordes con los protocolos de la SEC (Anexo I )
Para el estudio de distribución de avifauna y quelonios también se han
desarrollado fichas (Anexo I ), adecuadas para el estudio de estas especies, así como
para la presencia de vertidos de fuel y actividades humanas (pesca, trasporte de
mercancías, pasajeros, pescadores deportivos etc.…)
Así mismo, cuando las condiciones fueron favorables se realizaron grabaciones
acústicas (Hidrófono offshore acoustics, cuya respuesta a curva de frecuencia permite
trabajos desde 5 Hz a 40Khz., amplificador de señal adaptado al hidrófono, toma directa
a ordenador portátil) de los animales observados.
Para estimar el tamaño de la población de los cetáceos que se encuentran en el
área de muestreo, se tomaron fotografías (Nikon f80 con teleobjetivo 300mm f/4-5.6G)
para confeccionar catálogos de fotoidentificación.
Foto 2. Biólogo de EIBE realizando fotografias a delfines mulares
19
Los catálogos permitirán aplicar modelos de captura y recaptura, que darán una
idea a corto plazo, del número de individuos que existen en el área de muestreo, así
como información sobre historia natural a largo plazo; como la esperanza de vida, tasas
de natalidad, mortalidad, y tendencias poblacionales. Estos catálogos servirán a su vez
para trabajar con uso de hábitat por las diferentes especies. Y también para estimar las
áreas de campeo de las diferentes especies.
Por último, para determinar la estructura genética de las poblaciones de delfín
mular y delfín común se realizaron frotis dérmicos para obtener tejidos epidérmicos de
las especies de interés .
La labor de tomar muestras epidérmicas es un método intrusivo pero nada
agresivo en comparación por ejemplo a las biopsias mediante ballestas o rifles. Se
realiza mediante la toma de tejido epidérmico mediante el frotamiento de una superficie
abrasiva con la piel del delfín, el pequeño tejido obtenido se conserva en
dimetilsufosido para su posterior análisis.
Fotografía 3. Biólogos tomando muestras epidérmicas a un delfín común
Análisis de datos
- Por un lado se ha intentado poner en evidencia si existe alguna relación entre
la distribución espacial de las especies y la batimetría. Mediante el análisis de
distribución de las frecuencias de observación de los cetáceos, se han preparado bases
20
de datos para que en un futuro, con mayor tamaño muestral se apliquen modelos
lineales GLM (General Lineal Model).
- Por otro lado se han realizado catálogos de foto-identificación, con la ayuda
de la base de datos desarrollada.
Para la aplicación de modelos de captura y recaptura se utilizarán los
programas informáticos; Mark y Remark.
Los datos serán integrados en las bases de datos comunes, tales como la
coordinada por la SEC, Sociedad Española de Cetáceos. Así mismo, las fotografías
obtenidas serán integradas en los catálogos europeos que el programa Europhlukes está
desarrollando, a través de una Acción concertada por la Unión Europea EVR1-200100015.
Así mismo los resultados de este estudio serán presentados en el XX Congreso
de la Sociedad Europea de Cetáceos (Polonia 2006), bajo el nombre “Distribución
Espacial Anual de Cetáceos Dentados y Descripción de Grupos en la Costa de
Guipúzcoa al Sur Este del Golfo de Bizkaia ”.
En el Décimo Simposium Internacional de Oceanógrafa del Golfo de Vizcaya en
Vigo, en el congreso anual de la sociedad española de cetáceos en Murcia.
Así como el los grupos de trabajo internacionales del Golfo de Vizcaya.
21
Materiales
La mayor parte del trabajo se ha realizado desde una embarcación 10 metros,
llamada “Tía Rosari”, un yate que permite situar observadores a una altura de 3 metros
sobre el nivel del mar. Esta altura permite observar animales, siempre en función de la
agudeza visual de los observadores a una distancia de hasta 3 km. La embarcación está
dotada de un motor de 250 caballos de potencia cada uno.
Material fotográfico:
-Cámaras fotográficas
» Nikon F80
Material informático:
-Software:
» Surfer 8.0, Surface Mapping System.
» Arc View 3.2, Environmental System Research Institute.
» SPSS 10.0
» Looger 2000, IFAW.
» Cetacean Research Data Base, CEBC-CNRS-CIRCE.
» Mark
» Capture
- Hardware:
» Nikon Coolscan III
» Scanner plano primiax.
» 2 ordenadores portátiles
» Tarjeta de sonido digital con entradas ópticas RME 96/8
Sistemas de georeferenciación:
- GPS manual, Garmin 72.
Fichas de avistamiento
Prismáticos
Toma de muestras epidérmicas
Conservación de muestras epidérmicas
Hidrófono
22
4.4 Metodología de trabajo con cetáceos
Toma de datos.
Se han desarrollado fichas específicas para recoger todos los datos relevantes
sobre la biología de los delfines estudiados. En estas fichas se han recogido tanto la
especie avistada, el numero de individuos, la interacción de los delfines con otros
cetáceos o con otros animales que comparten su entorno, su comportamiento, así como
el compartimiento de estos animales en relación con el barco de investigación para
determinar el grado de intrusismo en los grupos de estudio. Los datos referentes a este
punto se recogieron el la siguiente fichas que se presentan en el Anexo I.
Fotografías.
En los últimos años, muchos autores han utilizado las técnicas de fotografía
como una de las herramientas para estudiar numerosas características de las poblaciones
de cetáceos, como el tamaño de la población, la estructura social, patrones de
nacimiento, fidelidad por una zona (“site fidelity”), etc. (Hansen, 1990).
Por esta razón, en el desarrollo y realización del presente Proyecto sobre el
estudio de las poblaciones de las aguas adyacentes a la costa vasca, se ha querido tener
presente este tipo de análisis, para la realización de catálogos de individuos
identificados de cada especie. Al reconocer los animales por sus aletas podremos saber
cuántas veces observamos los mismos individuos en la zona de estudio. Esto nos dará
una idea del grado de residencia que tiene cada una de las especies que se observen en
la zona estudiada, conocer un poco más acerca del estatus poblacional de las distintas
especies, asociación por grupos, e identificar las especies residentes y las especies
transeúntes en la zona.
Para ello, se fotografiaron aletas dorsales de delfines comunes, delfines mulares,
y calderones, utilizando una cámara fotográfica Nikon autofocus con objetivo 80-300
mm, y 1 cámaras fotográficas Canon autofocus, con objetivos 28-300 mm y 28-200 mm
utilizando carretes de diapositivas FUJI Sensia II, de 100 ASA.
23
Fotografía 4. Dos ejemplos de fotoidentificación de Delfín mular (Tursiops truncatus).
La fotografía del a izquierda fue tomada en julio de 2003, y la del a derechas fue tomada en agosto de
2005
Las fotografías obtenidas se dividieron en dos tipos:
● Fotografías de calidad que ayuden a plasmar la realidad de los cetáceos en las
aguas de Euskadi. Estas fotografías servirán para futuras exposiciones divulgativas, así
como para proyectos de educación ambiental que ya están desarrollados por la
asociación. Se ha intentado realizar una media de 20 fotografías de las especies más
representativas, aunque ello ha quedado supeditado a las condiciones de observación.
● Imágenes para la fotoidentificación. Estas últimas se agruparon por especie.
Para cada especie, se compararon las aletas dorsales o caudales, dependiendo de la
especie en cuestión. Si la diapositiva de la aleta no coincidía con ninguna de las
anteriores, se consideró una captura de un nuevo individuo. Si coincidía, una recaptura
del mismo individuo.
Interacciones con las actividades humanas (pesca profesional o deportiva. barcos
mercantes)
En los cuadernos de bitácora (Anexo I), se ha registrado la presencia de barcos
pesqueros en los alrededores de los grupos de cetáceos, así como de las interacciones
que se establecen entre ellos.
Así mismo se ha recopilado información sobre la presencia de todo tipo de
embarcaciones; mercantes, barcos de pasaje, embarcaciones de ocio, remolcadores,
dragas…Toda esta información nos permite obtener una visión sobre el tráfico marítimo
en el área de estudio, así como establecer a largo plazo posibles consecuencias en las
poblaciones de cetáceos.
24
Interacciones con contaminantes
Se registró toda presencia de agentes contaminantes en la superficie del mar
(manchas de aceites, fuel, plásticos, botellas…….) en fichas específicas (Anexo I), así
como la presencia de grupos de animales entre estos desperdicios.
Esta información sirve para estimar las condiciones ambientales del área de
estudio, condiciones a las que se someten los animales objeto de estudio, y en general al
ecosistema marino de la zona.
Toma de muestras epidérmicas
Se realizaron frotis epidérmicos a los grupos de delfines que se aproximaban a la
embarcación. Estos frotis se realizaron a delfines mulares y delfines comunes, especies
mas propicias para realizar este tipo de trabajo, ya que su comportamiento habitual es el
de acercarse al barco y “surfear” en la ola generada por la proa.
Mediante un palo extensible, en cuya punta se coloca un tejido estropajoso se
raspa la delicada epidermis del delfín que queda adherida en el tejido. Con el fin de
conservar esta muestra para análisis genéticos posteriores, se guarda en una solución de
dimetilsufosido en el congelador.
4.5 Metodología con otras especies de intereses
Aprovechando los viajes realizados en busca de cetáceos, se tomaron datos en
fichas adecuadas (Anexo I) sobre las distintas especies de aves, peces o tortugas
presentes en la zona de estudio. En estas fichas se recogió el nombre de la especie, su
posición, número y comportamiento.
La obtención de estos datos incrementa el valor ecológico de la zona de estudio,
además de ser la base para posteriores estudios de aves y peces que todavía no se han
desarrollado en la zona.
25
5. RESULTADOS
En este apartado, se reflejan todos los datos que se han obtenido a lo largo de las
campañas realizadas desde octubre del año 2004, bajo el marco de las ayudas a la
conservación de las Biodiversidad que concede el Gobierno Vasco . En primer lugar, se
describirá y caracterizará el esfuerzo de búsqueda realizado, seguidamente, se
describirán los datos obtenidos durante las campañas, que ayudarán a conocer mejor las
características biológicas de las especies presentes en el área de estudio.
Se han incluido datos de avistamientos desde abril del año 2004, con el fín de
aumentar el tamaño muestral y obtener información más completa. Los datos se han
recopilado bajo similares condiciones de muestreo.
5.1. Descripción de las campañas realizadas en mar
5.1.1. Esfuerzo de búsqueda realizado:
Desde abril del 2004 hasta octubre del 2005 se han realizado un total de 53
muestreos en la zona de estudio, repartiéndose de manera homogénea durante la
estación otoñal (se consideran meses de septiembre a diciembre), invernal (de diciembre
a marzo) primaveral ( de abril a junio) y estival (de junio a mediados de septiembre), Se
han seguido siempre criterios de condiciones meteorológicas durante la época de
estudio. En total se han invertido 447 horas y 40 minutos de esfuerzo de búsqueda de
cetáceos, con una media de 8 horas y 30 minutos por día muestreado.
Durante estos trayectos se han recorrido 2526,11 millas, lo que corresponde a
4250,71 kilómetros, y supone una media de 43,3 millas por día muestreado. Para el
siguiente análisis solamente se han considerado los datos tomados cuando el esfuerzo
era representativo, bajo condiciones de búsqueda adecuadas, con estado de mar de 3
grados 3 en la escala Douglas como máximo. En total se han muestreado 2295,2 millas
(4250 kilómetros) con esfuerzo de búsqueda válido para el estudio. En la siguiente tabla
se resumen estos datos:
26
Horas
Millas
Kilómetros
Millas en esfuerzo
Kilómetros en esfuerzo
Total
447 horas 40 minutos
2526,11 millas
4678,36 kilómetros
2295,2 millas
4250 kilómetros
Media por día muestreado
8 horas 30 minutos
47,66 millas
88,27 kilómetros
43,30 millas
80,20 kilómetros
Tabla 1; Esfuerzo de búsqueda realizado
En el MAPA 1 que se presenta a continuación, se pueden ver reflejados los
transectos que se realizaron en la zona de estudio.
Mapa 1. Transectos realizados en el área de muestreo
Para poder comparar los resultados obtenidos a lo largo de toda la temporada ha
sido necesario homogeneizar el esfuerzo realizado.
Se ha dividido la Costa Vasca en rangos de profundidad y gracias al programa
ArcView 3.2, un Sistema de Información Geográfico (SIG), se han calculado las millas
recorridas en cada rango. Esto permitió normalizar los datos de avistamientos, y por
tanto ver cuáles son las áreas de distribución de las especies de una forma más clara.
27
En los transectos se han cubierto zonas desde la costa hasta profundidades de
1700 metros. Se presentan datos de las millas recorridas en 4 rangos de profundidad; 0200, 201-800, 801-1200, 1201-1700. Los rangos se han elegido según criterios
estadísticos, para el análisis de distribución de frecuencias de avistamientos según
profundidad, teniendo en cuenta también factores ecológicos del área de estudio.
Esfuerzo según rango de profundidad
Profundidad
Millas totales
Kilómetros totales
Porcentaje
0-200
1484,75
2749,75
64,7
201-800
473,44
876,81
20,6
801-1200
256,4
474,85
11,2
1201-1700
80,61
149,28
3,5
total
2295,2
4250,71
100
Tabla 2; Esfuerzo de búsqueda en cada rango de profundidad
El esfuerzo de búsqueda realizado en la plataforma continental, es mucho mayor
que en el resto de rangos de profundidad. La falta de homogeneidad en los transectos, se
debe a la anchura de la plataforma continental (15 millas de media), y a la velocidad
media a la que se realizaron los muestreos (5 nudos).
5.2. Descripción de los avistamientos
5.2.1. Diversidad de especies
Durante los muestreos se han realizado un total de 103 avistamientos de
cetáceos, de los que en 100 ocasiones se pudo establecer contacto A continuación se
presenta una tabla en la que se reflejan el número de encuentros con contacto y los
porcentajes de avistamiento de las seis especies de cetáceos observadas durante el
estudio.
Avistamientos totales
ESPECIES
Tursiops truncatus
Delphinus delphis
Globicephala melas
Stenella coeruleoalba
Ziphius cavirostris
Phocoena phocoena
Totales
Tabla 3; Número de encuentros por especie.
Totales
35
26
22
9
6
2
100
Porcentajes
35
26
22
9
6
2
100
28
Frecuencias absolutas por especie %
Globicephala melas
6%
2%
22%
Tursiops truncatus
Stenella coeruloalba
26%
Delphinus delphis
Ziphius cavirostris
9%
35%
Phocoena phocoena
Figura 3; Tarta de porcentajes de especies avistadas
Estos datos reflejan la presencia destacada de tres especies, siendo el delfín
mular (Tursiops truncatus) la especie más comúnmente observada, seguido de los
delfines comunes (Delphinus delphis) y los calderones comunes (Globicephala melas).
Estas tres especies representan el 82% del total de los encuentros. Los delfines listados
(Stenella coeruleoalba) suponen el 9% de los avistamientos , los zifios de cuvier
(Ziphius cavirostris) el 6% y la marsopa común (Phocoena phocoena) el 2%, la
presencia de esta especie en el área no había sido constatada hasta la fecha , por lo que
los 2 avistamientos adquieren una especial importancia en el presente estudio.
Las seis especies detectadas en el área pertenecen al grupo de los odontocetos,
dentro de la clasificación taxonómica de los cetáceos, aunque cabe citar la presencia de
rorcual común (Balaenoptera physalus), el único cetáceo misticeto avistado en la zona
en la zona, lo que aumenta la diversidad de cetáceos en la zona a 7 especies.
Hasta la fecha la detección de rorcual común ha sido fortuita y nunca bajo
condiciones de muestreo, por lo que los datos no se tendrán en cuenta en el presente
estudio sobre la ecología de los cetáceos en la Costa Guipuzcoana. Los avistamientos
sin contacto tampoco se han tenido en cuenta en los siguientes análisis de distribución
de los animales.
29
5.2.2. Distribución de las especies en la Costa Guipuzcoana
5.2.2.1.Distribución espacial
Es importante determinar dónde y en con qué frecuencia se han observado estos
animales, para poder determinar el uso el hábitat de los mismos.
Para ello, se han elaborado una serie de mapas, que reflejan la posición de los
avistamientos realizados a lo largo de los embarques. Estos mapas se presentan en los
siguientes apartados, donde se describirá la distribución espacio-temporal de cada
especie en el área de estudio.
A continuación se presenta el mapa 2 en el que se reflejan las posiciones de los
avistamientos de cetáceos observados durante los muestreos realizados entre abril 2004
y octubre del 2005.
Mapa 2; Avistamientos de cetáceos en la costa Guipuzcoana 2004-2005
30
Como se puede apreciar en el mapa, es necesario tratar estos datos, para tener una
visión más clara de cuál es la distribución real de estas especies en el litoral
Guipuzcoano. Para ello se ha vuelto a dividir el área de estudio, en los mismos rangos
de profundidad definidos anteriormente(5.1.1.), y se han normalizado el número de
avistamientos en función del esfuerzo realizado en cada uno de ellos. Esto permitirá
apreciar donde se sitúan realmente los animales, y reconocer así las zonas de mayor
importancia para éstos.
Para determinar si existe un patrón de distribución respecto a la profundidad se
han normalizado los datos según la distancia muestreada en cada rango de profundidad,
obteniéndose la siguiente tabla, donde N es la frecuencia absoluta de avistamientos y L
el esfuerzo de búsqueda realizado en cada rango de profundidad.
Profundidad
0-200
201-800
801-1200
1201-1600
TOTAL
L(millas)
1484,75
473,44
256,4
80,61
2295,2
N
Tasa de encuentro
30
41
22
7
100
2,02
8,66
8,58
8,68
27,94
Tabla 4, Tasas de encuentro según rango de profundidad
En este caso, la tasa de encuentro nos indica la frecuencia a la que se puede
observar un grupo de cetáceos dependiendo de la profundidad a la que estamos.
En el siguiente histograma se representa el número de veces que se ha detectado
un grupo de cetáceos cada 100 millas, en cada zona batimétrica; en la plataforma
continental, de 0 a 200 metros de profundidad, en el talud continental, de 200 a 800 y
finalmente en la zona profunda de la fosa oceánica, dividida entre 800 a1200 metros y
de 1200 a 1700 metros de profundidad.
31
(grupos x 100 millas)
Tasa de encuentro
Distribución de cetáceos según profundidad
10,00
9,00
8,00
7,00
6,00
5,00
4,00
3,00
2,00
1,00
0,00
0-200
200-800
800-1200
1201-1600
0-200
200-800
800-1200
1201-1600
Rangos de profundidad
Figura 4; Histograma de tasas de encuentro según profundidad
Según indican la tabla y el histograma, la mayoría de los animales se distribuyen
en aguas de profundidades a partir de 200 metros, donde se dan las tasas más altas. Por
el contrario, la afluencia de cetáceos va disminuyendo según nos alejamos de las
isobatas de mayor profundidad. Así en profundidades de 200 a 1600 metros, la tasa de
encuentro varía entre 8,6 y 8,7 animales cada 100 millas, lo que nos indica una
preferencia por los hábitat batipelágicos. En la plataforma continental, la densidad
relativa de estos animales es de 2 avistamientos cada 100 millas.
Los datos sugieren una distribución heterogénea de los animales según rangos de
profundidad, probablemente influenciada por la distribución del alimento y los hábitos
de las distintas especies. Para comprobar la existencia de heterogeneidad en la
distribución de estos animales se ha procedido a un análisis de frecuencias de bondad de
ajuste donde los resultados indican una muy significativa falta de uniformidad en la
distribución de los animales (χ2 = 50,64, df 3, p ≤ 0,000)
Distribución respecto a la profundidad de cada especie
Para una mayor comprensión de la ecología de los cetáceos se ha procedido a
analizar la distribución de cada una de las especies respecto a la profundidad. Cada
especie se caracteriza por hábitos y patrones de movimiento exclusivos por lo que su
estudio por separado es fundamental para determinar el uso del hábitat de las mismas.
32
Se ha analizado la frecuencia a la que se observa cada una de las especies en
cada área fisiográfica respecto a la profundidad, esto nos da una visión de los factores
que determinan el movimiento de los animales y nos permitirá plantear un mayor
número de variables ambientales y biológicas que definen los patrones de distribución
estas especies.
A continuación se presentan resultados de profundidad y encuentros para cada
una de las especies avistadas.
Tasas de encuentro según profundidad y especie
Tursiops
truncatus
0,94
2,75
2,73
1,24
1,52
0-200
201-800
801-1200
1201-1700
TOTAL
Delphinus
delphis
0,88
2,11
1,17
0,00
0,39
Globicephala
melas
Stenella
coeruleoalba
0,00
2,53
3,51
1,24
1,13
Ziphius
cavirostris
0,07
1,06
0,78
1,24
0,96
Phocoena
phocoena
0,00
0,21
0,39
4,96
0,26
0,13
0,00
0,00
0,00
0,09
Tabla 5; tasas de encuentro según profundidad y especie
En el histograma que a continuación se presenta, se refleja la frecuencia relativa
a la que se observan las distintas especies en las zonas batimétricas más representativas
de la zona de estudio.
Distribución espacial de las especies según profundidad
6,00
tasa de ecuentro
( grupo x 100 milas)
5,00
Tursiops truncatus
4,00
Stenella coeruleoalba
Delphinus delphis
3,00
Globicephala melas
Ziphius cavirostris
Phocoena hocoena
2,00
1,00
0,00
0-200
200-800
800-1200
Rangos de profundidad (metros)
1201-1600
Figura 5; Histograma de tasas de encuentro según profundidad y especie
33
En el histograma se aprecia la zonificación de las distintas especies atendiendo a la
profundidad. A primera vista se aprecia la dominancia de distintas especies en cada
rango batimétrico, y las profundidades en las que se desplazan.
En la plataforma continental, de 0 a 200 metros, la especie más frecuente es el
delfín mular, que a su vez domina la zona correspondiente al talud continental. Esta
especie está presente en todos los rangos batimétricos, aunque su densidad es más alta
en aguas con profundidades de 200 a 1200 metros. La misma distribución espacial
comparte el delfín común, siendo el talud la zona más frecuentada por la especie. En la
plataforma continental estas dos especies son las más presentes y en ocasiones se han
avistado delfines listados y marsopas en los límites más profundos de la plataforma, a
unas 10 millas de costa.
En el talud continental, considerado en este caso a partir de la plataforma y hasta
los 800 metros de profundidad, donde comienzan las grandes profundidades de la fosa
oceánica, se encuentran especies pelágicas como el delfín listado, cuya presencia se ha
detectado a partir de los límites de la plataforma continental. En la zona más profunda
del talud destaca la presencia de calderón común, especie que frecuenta profundidades
de a partir de 600 metros. Esta especie domina en la zona menos profunda del Cañón de
Capretón, donde la batimetría oscila entre los 800 y 1200 metros.
En la zona más profunda del área de estudio, que corresponde con la fosa
oceánica, predomina la presencia del zifio común, para este estudio se han considerado
como zona de mayor profundidad a partir de los 1200 metros, distribución que
caracteriza a esta excepcional y desconocida especie de cetáceo. Sobre esta zona
pelágica se han localizado con una frecuencia relativamente alta, especies como el
delfín mular, el delfín listado y el calderón común.
Los datos muestran de una forma global los patrones de movimiento de las
distintas especies, cada una de ellas con claras preferencias por los distintos ecotopos
marinos de la zona. En los siguientes apartados se procede a describir más
detalladamente los patrones de distribución de cada especie.
34
5.2.2.2.Distribución temporal
Para una mejor comprensión de los factores que determinan los patrones de
movimiento de los cetáceos en la Costa Guipuzcoana, se ha analizado su distribución
anual. Para ello se ha procedido a normalizar los datos de avistamientos, utilizando el
mismo parámetro biológico que para el análisis de distribución espacial, la tasa de
encuentro, que nos indica la densidad relativa de los cetáceos en el área. En la siguiente
tabla se muestra el resumen de estos datos.
Estación del año
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
Nºmillas
Nº encuentros
174,93
481,74
175,31
357,63
466,35
434,12
286,64
Tasa de encuentro
10
20
3
34
9
19
5
6
8
2
36
9
9
3
Tabla 6. Distribución anual de los cetáceos en el litoral Guipuzcoano
Para tener una visión más clara del significado de esta tabla se ha realizado el
siguiente histograma, donde se refleja la frecuencia de avistamiento de cetáceos a lo
largo de un año y medio.
Presencia de cetáceos a lo largo del año
Densidad relativa de cetáceos
Tasa de encuentro (grupo x 100 millas)
40
35
30
25
20
15
10
5
0
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04 primavera 05
verano 05
otoño 05
Figura 6; Histograma de tasas de encuentro según estación del año y especie
35
En el gráfico destaca el pico de máxima afluencia de cetáceos en la época
invernal, disminuye en primavera y verano, cuando la tasa de encuentro ronda los 8
avistamientos cada 100 millas muestreadas. Finalmente la frecuencia de avistamientos
más baja se ha dado en otoño.
Este análisis global nos permite establecer más hipótesis sobre los patrones de
movimiento de estos animales. Una vez comprobada la falta de uniformidad en la
distribución anual de las especies (animales (χ2 = 42,16, df 3, p ≤ 0,000), y teniendo en
cuenta la diversidad de especies registradas, conviene estudiar por separado la
estacionalidad de cada una de las especies y obtener así una visión más exacta de la
variación en el uso del hábitat por parte de las mismas.
A continuación se presentan los resultados obtenidos en el estudio de la
distribución anual de cada especie de cetáceo.
Distribución anual de cada especie en la Costa de Guipúzcoa
Se ha estudiado la distribución anual de cada especie en base al mismo
parámetro aplicado a la distribución espacial.
Los resultados se presentan en la
siguiente tabla, donde se muestra las tasas de encuentro de cada una de las seis especies
de cetáceos, durante las distintas estaciones del año, desde primavera del 2004 a otoño
del 2005.
estación del año nºmillas
Tasas de encuentro
Tursiops Globicephala Delphinus Stenella Ziphius Phocoena
174,93
1,7
4,0
0,0
0,0
0,0
0,0
primavera 04
481,74
0,8
0,0
1,9
0,6
0,8
0,0
verano 04
175,31
0,6
0,0
1,1
0,0
0,0
0,0
otoño 04
357,63
5,6
3,6
0,3
0,0
0,0
0,0
invierno 04
466,35
0,9
0,2
0,0
0,2
0,0
0,4
primavera 05
434,12
0,5
0,2
2,3
1,2
0,2
0,0
verano 05
286,64
0,3
0,3
1,4
0,0
0,3
0,0
otoño 05
Tabla 7. Distribución anual de cada especie de cetáceo en el litoral Guipuzcoano
La representación gráfica de esta tabla nos muestra de forma más clara las
épocas en las que las distintas especies explotan el medio marino del litoral
Guipuzcoano.
36
Distribución anual de los cetáceos
Tasa de encuentro (grupo x 100millas)
6,0
tursiops truncatus
Globicephala melas
5,0
Delphinus delphis
Stenella coeruleoalba
4,0
Ziphius cavirostris
Phocoena phocoena
3,0
2,0
1,0
0,0
primavera 04 verano 04
otoño 04
invierno 04 primavera 05 verano 05
otoño 05
Figura 7; Histograma de tasas de encuentro por especie según época del año
En el gráfico se aprecian los distintos patrones de distribución temporal que
caracterizan a cada una de las especies observadas en el área. Existen diferencias
significativas respecto a la presencia de una u otra especie a lo largo del año.
Cabe destacar la presencia continua del delfín mular en el litoral Guipuzcoano,
siendo la única especie avistada a o largo de todo el estudio. En invierno la densidad de
esta especie alcanza su máximo, siendo su tasa de encuentro la mayor de todas las
especies durante todas las estaciones del año.
Durante el invierno también es frecuente observar grupos de calderones, cuya
presencia ha sido constatada a lo largo de todo el año 2005, no así en el 2004, cuando la
especie se detectó únicamente en primavera y en invierno.
En primavera del 2005, se observaron marsopas, siendo la única ocasión de la
que se tiene constancia , también se avistaron delfines mulares, calderones y delfines
listados, estos últimos únicamente han sido detectados a finales de primera y sobre todo
en verano.
Según nos muestra el gráfico durante la época estival la especie con mayor
densidad relativa es el delfín común, el verano también es la época más adecuada para
observar a lo esquivos zifios, a principios de otoño del 2005 también han sido avistados.
37
En otoño vuelve a ser el delfín común la especie que predomina ante el delfín
mular, y menos frecuentemente ante el calderón común y el zifio. El delfín común tiene
una marcada pauta de distribución en el área, durante verano y otoño su densidad es la
más alta, en invierno disminuye casi totalmente y en primavera es nula.
La distribución de cada especie obedece a pautas y a factores que todavía no son
definibles con exactitud, se requiere un esfuerzo mucho mayor y obtener más datos que
nos ayuden a interpretar con mayor propiedad la biología de estos animales. El estudio
que se ha realizado nos permite crear nuevas hipótesis que permitirá acercarnos a una
mayor comprensión de estos animales y su medio.
No obstante, el estudio de la distribución tanto espacial como temporal nos ha
permitido obtener una imagen general del uso que hacen las especies de medio. En los
apartados siguientes se procede a describir con mayor precisión la ecología de cada una
de las especies presentes en el área y sus principales características biológicas.
38
5.3. Descripción de las especies
5.3.1. Delfín mular (Tursiops truncatus)
5.3.1.1. Descripción de la especie
Nombre científico: Tursiops truncatus (Montagu, 1821).
Nombres comunes: Izurde handia (euskera), Delfín mular (castellano), Bottlenose
dolphin (inglés), Grand dauphin (francés).
Fotografía 5.Delfín mular (Tursiops truncatus).EIBE, Guipúzcoa 2005
Hábitat y distribución mundial
Presente en latitudes entre los 45º N y los 45º S de latitud, el delfín mular se
encuentra en todas las aguas del planeta, desde las frías hasta las tropicales, e incluso en
muchos mares cerrados como el Mar Negro, Mediterráneo y Rojo, se reconocen dos
formas para esta especie: costera y oceánica (o pelágica).
La primera de ellas, que parece contar con mayor número de efectivos a nivel
mundial, se establece en aguas cuya profundidad oscila entre los 100 y los 200 m, en
todo tipo de hábitat costero, desde bahías o lagunas hasta estuarios o rías. La segunda
forma, la pelágica, se encuentra en aguas alejadas de la costa. Frecuentemente los
grupos de poblaciones costeras tienen un rango de hábitat bastante estable, pero otros
grupos, los más oceánicos, suelen realizar migraciones.
39
En el litoral del País Vasco no es extraño observar ejemplares de esta especie,
algunos de los cuales pueden acercarse bastante a la costa.
Morfología
Probablemente el más y mejor conocido de los delfínidos, debido en parte a su
amplia distribución por océanos y mares de todo el mundo, pero también a su presencia
en delfinarios o a sus apariciones en anuncios de televisión o películas de cine.
El delfín mular presenta gran variabilidad, principalmente en cuanto al tamaño y
al color de su cuerpo, dependiendo fundamentalmente de su localización geográfica o
de su hábitat.
La talla en individuos adultos varía desde los 2,5 m hasta los 4 m, siendo los
machos algo mayores que las hembras. El peso también varía de una población a otra,
oscilando entre los 200 y los 650 Kg.
Su cabeza y cuerpo son robustos, con una aleta dorsal alta y falciforme, y con la
base ancha, situada en la mitad del cuerpo. Las aletas pectorales son de una longitud
moderada, anchas en la base y estrechándose hacia la punta. La aleta caudal, está
provista de una muesca en el centro del borde posterior, que es cóncavo y liso. El hocico
está bien separado del melón, que suele ser corto, por la existencia de un claro pliegue.
La cavidad bucal presenta de 18 a 26 pares de fuertes dientes en cada mandíbula,
que pueden caerse o romperse con la edad.
Su coloración típica es bastante homogénea, aunque puede presentar variaciones
locales. Su cuerpo es de un gris apagado, de tono más oscuro en su capa dorsal y en los
flancos, y de color blanco o rosado en el vientre del animal. En cada flanco, y bajo la
aleta dorsal puede observarse en muchos individuos una marca falcada de un color un
poco más oscuro. Las aletas pectorales y la caudal presentan este tono oscuro en ambas
superficies, al igual que el pedúnculo caudal, que suele ser grueso.
Biología
Los machos alcanzan la madurez sexual a los 11 años y las hembras a los 12. La
época de celo suele ser en primavera; el período de gestación oscila entre 11 y 12 meses
y el de lactancia de 12 a 18. Se han observados picos en primavera y verano, o en
40
primavera y otoño para la mayoría de las poblaciones. La hembra pare una cría cada dos
años, que al nacer tiene un tamaño entre 1 y 1,5 m y un peso de 30-40 Kg.
Al igual que ocurre con la mayoría de las especies de cetáceos, al delfín mular
sólo pueden citársele como depredadores alguna especie de tiburón, orca y el hombre.
Por otra parte, algunos ejemplares son capturados para su exhibición en acuarios y
delfinarios.
Puede asimismo citarse como amenaza algunas de las sustancias químicas que
diversos autores han descrito en los tejidos de los animales de esta especie. Otros
autores destacan además el potencial peligro que corre esta especie en determinados
puntos del litoral en los que se realicen vertidos de aguas residuales, debido a los
hábitos costeros del delfín mular.
El delfín mular posee una dieta muy variada, compuesta fundamentalmente por
varias especies de peces y cefalópodos, dependiendo de la zona geográfica donde se
encuentren, y para capturar su alimento realizan inmersiones de 2-3 minutos en el caso
de las poblaciones costeras, y algo mayores en las oceánicas.
En cuanto al comportamiento y la estructura social de esta especie, el delfín
mular, al igual que otras especies de cetáceos, también forma manadas de hasta cientos
de individuos, aunque lo más habitual es que estén formadas por 15-25 ejemplares.
Como pasa en otras especies con este carácter gregario, todo el grupo participa de las
diversas actividades, como la caza o incluso la diversión.
Cabe destacar alguna de sus pautas de comportamiento, como por ejemplo las
diferentes técnicas de caza para capturar sus presas, o también la cierta agresividad
mostrada en algunas ocasiones hacia ejemplares de otras especies de cetáceos, o incluso,
dependiendo de las poblaciones, hacia miembros de su misma especie.
Estado de conservación
Estatus UICN: Insuficientemente conocida.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: Vulnerable.
Libro Rojo de los Vertebrados Españoles: Vulnerable.
41
Directiva 97/62/CEE relativa a la conservación de los Hábitat Naturales y de la
Fauna y Flora Silvestre: incluida en su Anexo II como especie de interés
comunitario para cuya conservación es necesario designar Zonas Especiales de
Conservación.
Convenios de Barcelona, Berna y Bonn: incluida en su Anexo II como especie
prioritaria.
5.3.1.2. Distribución espacio-temporal en el área de muestreo
Las posiciones en las que se han localizado los delfines mulares se presentan a
continuación en el mapa 3.
Mapa 3; avistamientos de delfín mular
42
Según se desprende del mapa de distribución, el delfín mular, no presenta una
distribución homogénea en el área de estudio, sino que su presencia es mayor en unas
zonas que en otras.
Para determinar si existe un patrón de distribución respecto a la profundidad se
han normalizado los datos según la distancia muestreada en cada rango de profundidad,
obteniéndose la siguiente tabla, donde N es la frecuencia absoluta de avistamientos y L
el esfuerzo de búsqueda realizado en cada rango de profundidad
Profundidad
L(millas)
N
tasa de encuentro
1484,75
14
0,94
200-800
473,44
13
2,75
800-1200
256,4
7
2,73
1201-1700
80,61
1
1,24
2295,2
35
1,52
0-200
TOTAL
Tabla 8. Tasas de encuentro de delfín mular respecto la profundidad
El delfín mular es la especie con mayor representación en la Costa Guipuzcoana.
Durante el estudio ha sido observada en 35 ocasiones y su tasa de encuentro es la más
alta, siendo la especie más probable de encontrar en todo el área, con una densidad
relativa de 1,52 encuentros cada 100 millas, lo que se traduce en 1 encuentro cada 66
millas muestreadas en el área de estudio.
A continuación se representan estos datos de forma gráfica;
Distribución del delfín mular según rango de profundidad
tasa de encuentro de tursipos truncatus
2,50
( grupo x 100 millas)
tasa de encuentro
3,00
2,00
1,50
1,00
0,50
0,00
0-200
200-800
800-1200
1201-1700
rangos de profundidad
Figura 8; Histograma de densidad relativa del delfín mular según profundidad
43
El delfín mular es una especie cosmopolita y así se comporta en el litoral
Guipuzcoano, donde ocupa todos los pisos batimétricos. Así mismo, la variedad de su
dieta le permite explotar tanto nichos costeros como pelágicos, donde encuentra
cefalópodos, merlúcidos, escombridos y cupleidos, como la sardina.
A pesar de ser una especie ampliamente distribuida por la zona, cubriendo áreas
desde los 20 a los 1400 metros de profundidad, frecuenta áreas de profundidades
medias, de 200 a 1200 metros, donde su tasa de encuentro es de un avistamiento cada
39 millas recorridas, por el contrario en la plataforma continental es de tan solo 1
avistamiento cada 111 millas recorridas.
La plasticidad de esta especie también se refleja en el análisis sobre su
distribución anual que a continuación se describe;
Estación del año
nºmillas
Tasa de encuentro
primavera 04
174,93
1,71
verano 04
481,74
0,83
otoño 04
175,31
0,57
invierno 04
357,63
5,59
primavera 05
466,35
0,86
verano 05
434,12
0,46
286,64
otoño 05
Tabla 9. Tasas de encuentro de delfín mular según época del año
0,35
Distribución del delfín mular a lo largo del año
tasa de encuentro (grupo x 100 millas)
Densidad relativa de tursiops truncatus
6,00
5,00
4,00
3,00
2,00
1,00
0,00
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
Figura 9; Distribución anual de delfín mular
44
En el grafico se observa un patrón de movimiento estacional bastante bien
definido, la máxima ocupación del área por parte de la especie se da en invierno, cuando
su densidad alcanza el valor máximo, un avistamiento cada 18 millas recorridas, su
densidad va disminuyendo hasta llegar a otoño, estación donde alcanza la mínima
densidad.
El carácter oportunista de este animal le permite campar durante todo el año en
la Costa Guipuzcoana, llegando incluso a localizarse en zonas tan próximas a la costa
como la bahía de Txingudi y la bocana del puerto de Pasajes.
5.3.1.3. Descripción de los grupos
En la siguiente tabla se presentan los datos relativos al tamaño de los grupos de
delfín mular observados en el área de estudio;
Descriptivos de la variable tamaño de grupo
EstadísticosError típico
Numero de avistamientos
Media
95% Intervalo de confianza de la media
35
37,8
21,96
53,64
27
Mediana
2126,1058
Varianza
46,1097
Desviación típica
1
Minima
175
Maximo
174
Rango
1,912
Coeficiente asimetría
Tabla 10. Características de la variable tamaño de grupo de delfín mular
7,7939
Máx.
Min.
0,39
El tamaño de grupo medio de los 35 avistamientos analizados es de 38
individuos, siendo de 1 individuo el tamaño mínimo y la moda en este caso, aunque hay
que tener en cuenta la asimetría de la muestra de datos (g=1,9212). El tamaño máximo
registrado es de 175 individuos, valor que refleja las grandes concentraciones poco
frecuentes que se han detectado en el norte de la zona de estudio entre otoño e invierno.
Los valores más comunes sitúan el tamaño de grupo entre los 22 y los 54
individuos(rango intercuartílico), grupos ligeramente mayores a los observados en otros
puntos de la península, como en la Costa Andaluza, y mucho mayores que los definidos
al norte del Golfo de Vizcaya.
45
5.3.1.4. Abundancia de la especie. Fotoidentificación
La ocasión de fotografiar y marcar a estos animales, ha sido mayor que en otras
especies y el tiempo invertido en ello también. Se ha recopilado información para poder
determinar a corto y largo plazo, la estabilidad de las poblaciones de delfín mular en
aguas adyacentes a la Costa Guipuzcoana y así mismo evaluar el tamaño de las
población.
La estimación del tamaño poblacional de la especie en el área se realizará
mediante la aplicación de métodos de captura y recaptura de individuos. Para ello, en
primer lugar se requiere introducir marcas en la especie que en este caso son fotografías
nítidas y de gran calidad de las aletas dorsales que permiten diferenciar unos individuos
con otros.
A continuación se presentan resumidos los datos sobre el trabajo de marcaje
realizado con esta especie.
Grupos fotoidentificados
numero fotos
nº individuos capturados (fotoidentificados)
Individuos recapturados
Individuos re-recapturados
Tabla 11. Descripción trabajo de fotidentificación
24
694
157
40
12
Los datos aún son insuficientes para estimar con la mínima precisión requerida,
el tamaño de la población, por lo contrario nos permite establecer las hipótesis que nos
aproximan a la comprensión de la dinámica de la población.
En primer lugar el mínimo de efectivos en la población marcada son 157, de los
cuales 40 han sido recapturados lo que indica su presencia en el área a lo largo del
tiempo, dado que las recapturas se han obtenido de un año para otro y en distintas
estaciones a lo largo del año. Las dobles capturas nos indican una posible continuidad
en la ocupación del área por parte del individuo marcado y la comparación de marcas a
nivel de grupo nos indica la existencia de agrupaciones constantes a lo largo del tiempo
y el espacio.
46
Para comprobar estas hipótesis se continuará con la ampliación del catálogo de
fotoidentificación y mediante la aplicación de técnicas de análisis genético se podrán
obtener conclusiones certeras sobre las relaciones filogenéticas entre individuos y
grupos.
Así mismo el catálogo servirá para describir la dinámica poblacional del delfín
mular mediante el cálculo de parámetros como las tasas de natalidad y mortalidad,
parámetros que a fecha de hoy son desconocidos.
5.3.2. Delfín común (Delphinus delphis)
5.3.2.1.Descripción de la especie
Nombre científico: Delphinus delphis (Linnaeus, 1758).
Nombres comunes: Izurde arrunta (euskera), Delfín común (castellano),
Common dolphin (inglés), Dauphin commun (francés).
Fotografía 6. Delfín común (Delphinus delphis). EIBE.Guipúzcoa 2005.
Hábitat y distribución mundial
Existen dos especies de delfín común, ambas se encuentran ampliamente
distribuidas en las aguas templado-cálidas, subtropicales y tropicales de todos los
océanos. Mientras D. delphis posee hábitos oceánicos, hallándosele normalmente fuera
de la isóbata de los 200 m, D. capensis prefiere aguas más costeras. No obstante, es
47
posible que en algunas regiones las dos especies tengan una distribución simpátrica en
aguas profundas cercanas a la costa.
Morfología
La longitud de adulto varía geográficamente, con un máximo de 260 cm, aunque
la mayoría de los especimenes adultos no superan los 230 cm, siendo los machos
ligeramente más grandes que las hembras. El peso medio de adulto es 80 Kg., con un
máximo de 136 Kg. Posee un cuerpo esbelto y proporcionado. El melón es poco
convexo y el morro largo y afilado. Las aletas pectorales son pequeñas y la aleta dorsal
relativamente alta. El patrón de coloración posee un aspecto cruzado. La capa dorsal es
oscura, con el margen inferior afilado que forma una V bajo la aleta dorsal,
interceptando y dividiendo la coloración del flanco en dos partes: una anterior, de una
tonalidad cremosa a amarillenta y otra posterior gris clara. La garganta y el vientre son
blancos hasta detrás de la región genital, existiendo alrededor de ésta última, diferencias
entre ambos sexos. Existe una notable variación geográfica, que además de al tamaño,
afecta a la longitud del morro, el número de dientes y al patrón de coloración. Los
surcos palatinos son profundos.
Biología
La edad de madurez sexual, tanto de machos como de hembras, presenta grandes
variaciones de una población a otra. Se ha estimado la edad de madurez sexual en el
Atlántico Norte y el Pacífico tropical en unos 5 a 7 años para ambos sexos.
El período reproductivo se puede dividir en varias fases: gestación, lactancia, y
período de descanso. En general, se calcula el período de gestación del delfín común en
unos 10 a 11 meses y el período de lactancia entre 10 y 19 meses, estimándose mucho
más largo en el Atlántico y Pacífico Norte (19 meses) que en el Mar Negro (10 a 11
meses).
La época de concepción no parece estar muy bien definida y en algunas zonas
parece haber más de un pico de máxima concepción. Las épocas de mayor número de
nacimientos observados en el Pacífico Norte son en marzo-abril y septiembre-octubre,
mientras que en el Atlántico Norte y el Mar Negro este pico se observa entre junio y
48
septiembre. La tasa de nacimiento anual parece variar entre poblaciones explotadas
(normalmente debido a intensa captura accidental en artes de pesca) y no explotadas,
siendo algo superior en las poblaciones sujetas a explotación, probablemente como
mecanismo de intento de compensación.
Los delfines comunes no tienen demasiados depredadores, reduciéndose su
número prácticamente a tiburones, orcas, falsas orcas .En general, se puede decir que el
mayor predador del delfín común es el hombre (tanto por muerte directa como
accidental).
El delfín común es considerado una especie bastante oportunista en cuanto a
hábitos de alimentación. Sin embargo, suele tener una dieta predominantemente
ictiófaga, constituyendo los cefalópodos una porción menor de su alimentación habitual.
En cuanto a la estructura social de esta especie, todos los autores coinciden en
calificar al delfín común como una especie altamente gregaria, que puede ir en grupos
de hasta varios cientos e incluso miles de individuos. Sin embargo, todos los datos
apuntan a que la unidad social básica puede rondar los 20 a 30 individuos.
Conservación
Estatus UICN: Insuficientemente conocida.
Libro Rojo de los Vertebrados de España (Atlántico): Insuficientemente
conocida.
Catálogo Nacional de Especies Amenazas (Atlántico): de interés especial
Directiva 97/62/CEE relativa a la conservación de los Hábitats Naturales y de la
Fauna y Flora Silvestre: incluida en su Anexo IV como especie de interés
comunitario que requieren protección estricta.
Convenios de Barcelona y Berna: incluida en su Anexo II como especie
prioritaria.
5.3.2.2.Distribución espacio-temporal en el área de muestreo
En el mapa siguiente se representan las posiciones en las que se han localizado
los delfines comunes:
49
Mapa 4. Avistamientos de delfín común en la costa Guipuzcoana 2004-2005
En las siguientes tablas y gráficos se expresa el resumen de los datos relativos a
la distribución del delfín común en la Costa Guipuzcoana.
Profundidad
L(millas)
N
tasa de encuentro
1484,75
13
0,88
200-800
473,44
10
2,11
800-1200
256,4
3
1,17
1201-1600
80,61
0
0
0-200
TOTAL
2295,2
26
1,13
Tabla 12. Tasas de encuentro de delfín común respecto la profundidad
El delfín común es la segunda especie con mayor representación en la Costa
Guipuzcoana. Durante el estudio ha sido observada en 26 ocasiones y su tasa de
encuentro es 1,13 encuentros cada 100 millas, lo que se traduce en 1 encuentro cada
88,5 millas muestreadas en el área de estudio.
A continuación se representan estos datos de forma gráfica;
50
Distribución de delfín común según profundidad
Tasa de encuentro delphinus delphis
2
(grupo x milla)
tasa de encuentro
2,5
1,5
1
0,5
0
0-200
200-800
800-1200
1201-1600
rangos de profundidad
Figura 10; Histograma de densidad relativa del delfín común según profundidad
El delfín común se ha localizado en áreas de profundidades de entre 20 y 1000
metros. La tasa de encuentro indica que este animal es observado con más frecuencia
en aguas oceánicas, principalmente en rangos de profundidad de 200 a 800 metros
donde encontramos un grupo de delfines comunes cada 50 millas.
Esta especie oceánica también esta presente en la plataforma continental y en
ocasiones se observan grandes concentraciones de estos animales en aguas costeras
poco profundas, donde en épocas estival se le puede ver alimentándose de grandes
bancos de peces.
A continuación se presentan los resultados sobre su distribución temporal;
estación del año
nºmillas
tasa de encuentro
174,93
primavera 04
481,74
verano 04
175,31
otoño 04
357,63
invierno 04
466,35
primavera 05
434,12
verano 05
286,64
otoño 05
Tabla 13. Tasas de encuentro de delfín común según época del año
0,0
1,9
1,1
0,3
0,0
2,3
1,4
51
Presencia de delfín común a lo largo del año
Densidad relativa delphinus delphis
2,5
nº avistamientos
2,0
1,5
1,0
0,5
0,0
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
Figura 11; Distribución anual de delfín común
En el histograma se aprecia un patrón de distribución bastante bien definido a lo
largo del estudio. Su presencia destaca en verano, cuya frecuencia de avistamiento es de
un grupo cada 43-53 millas recorridas.
El delfín común es la especie más frecuente en la zona desde verano hasta
finales de otoño. En invierno su densidad en el área es muy baja, encontrando un grupo
de estos animales cada 334 millas recorridas durante la estación, y en primavera su
presencia no ha sido detectada hasta la fecha.
5.3.2.3. Descripción de los grupos
A continuación se presentan los resultados sobre el tamaño de los grupos de
delfín común durante los avistamientos en los que fue posible su estimación;
Descriptivos de la variable tamaño de grupo
EstadísticosError típico
Numero de avistamientos
Media
95% Intervalo de confianza de la media
Mediana
Varianza
Desviación típica
Mínimo
25
Máx.
Min.
157,5
220,91
94,24
90
23545,285
153,4447
5
30,6889
52
550
Máximo
545
Rango
1,29
Coeficiente asimetría
Tabla 14. Características de la variable tamaño de grupo de delfín común
0,46
La media de individuos de los 25 encuentros considerados para el análisis es de
158 individuos, en los cuales el tamaño de grupo máximo es de 550 individuos y el
mínimo de 5.
En la mayoría de los avistamientos el tamaño de grupo oscila entre los 25 y los
75 y los grandes grupos de entre 200 y 550 animales.
En pocas ocasiones se han avistado pequeños grupos de entre 3 a 7 animales,
siendo los avistamientos menos habituales de esta especie.
Durante los avistamientos se han registrado agrupaciones y conductas muy
diferentes. Se han observado desde grupos compactos desplazándose a gran velocidad, a
pequeños grupos socializando e incluso en actitud de apareamiento.
En muchas
ocasiones se han visto manadas muy numerosas y dispersas con una gran actividad
pesquera, y en otras menos numerosas también alimentándose.
Cabe destacar el gran número de crías detectadas a finales de verano y en otoño,
cuando se observan grandes concentraciones de delfines comunes a pocas millas de la
costa, en los límites de la plataforma continental.
53
5.3.3. Calderón común (Globicephala melas)
5.3.3.1.Descripción de la especie
Nombre científico: Globicephala melas (Traill, 1809).
Nombres comunes: Potzua, Izurde pilotua (euskera), Calderón común, calderón
negro, calderón de aleta larga (castellano), Long-finned pilot whale (inglés),
Globicéphale commun (francés).
Fotografía 7. Calderón común (Globicephala melas). EIBE.Guipúzcoa 2005.
Hábitat y distribución mundial
Habita en aguas templadas y subpolares de cierta profundidad, algunas veces en
aguas pelágicas y en otras cerca de la costa, siendo frecuente observarlo a lo largo de la
cornisa continental, aunque en ocasiones puede acercarse mucho a la costa e incluso
penetrar en las rías en busca de alimento. Algunos grupos, en esta búsqueda de
alimento, realizan migraciones desde la costa hasta mar adentro.
Morfología
Son cetáceos esbeltos, aunque corpulentos, y de tamaño considerable, pues los
machos adultos alcanzan los 6-6,5 m, y las hembras 4-5,5 m. El peso puede sobrepasar
las 2 toneladas.
54
Además de las diferencias en el tamaño, cierto dimorfismo sexual se muestra en
otros rasgos morfológicos tales como la cabeza, que aunque es de forma globosa en
todos los individuos, se acusa más en los machos. La frente abultada se repliega sobre el
labio superior, algo marcado; las comisuras bucales están inclinadas hacia arriba. La
cavidad bucal alberga de 8 a 13 pares de dientes cónicos afilados, situados en la parte
anterior de ambas mandíbulas.
La aleta dorsal, de base alargada, está situada por delante de la mitad del cuerpo,
y es bastante característica de esta especie. Su forma y tamaño depende también de la
edad y el sexo del animal. Así, la aleta dorsal de los machos adultos, más bulbosa,
presenta una base más larga, y su borde posterior es fuertemente cóncavo; el borde
anterior es más grueso y ancho en los machos. La aleta dorsal de las hembras es más
recta, y por tanto no tan arqueada.
Las aletas pectorales, situadas cerca de la cabeza, son extremadamente largas
(del 18 al 27% de la longitud corporal total), terminadas en punta y con un borde curvo
a modo de “codo” que se acentúa con la edad.
El pedúnculo caudal es grueso, incluso más en los machos, y da paso a una
ancha aleta caudal con una muesca marcada separando ambos lóbulos, con bordes
cóncavos y terminados en unos extremos muy apuntados.
La coloración del calderón común también es característica, y dependiente de la
edad, pues los individuos más jóvenes son de color marrón o gris claro, mientras que los
adultos son de color negro azabache o gris oscuro. La parte ventral muestra una mancha
en forma de ancla en color gris claro que empieza en la garganta y acaba detrás del ano,
mientras que detrás de la aleta dorsal se extiende otra mancha de color gris en forma de
silla de montar. Muchos individuos presentan además una banda o línea de color gris a
cada lado de la cabeza, detrás de cada ojo. Los machos presentan en ocasiones cicatrices
y señales en el cuerpo.
Biología
Se cree que son polígamos, con una estructura social bastante marcada. Escogen
aguas cálidas para la reproducción, que aunque puede ocurrir en cualquier época del
año, parece haber picos en verano y otoño. Algo parecido ocurre con los partos. Parece
ser que el factor determinante para alcanzar la madurez sexual es el tamaño corporal, y
55
no la edad, tanto en machos como en hembras, alcanzándola éstas con una talla de 3,53,7 m, a los 6-7 años (los machos a los 12-14 años aprox.). Tras una gestación de 12-13
meses nace una cría que mide 1,7 m y pesa aproximadamente 75 Kg, que pasará un
largo período de lactancia de 23 a 27 meses. El intervalo entre partos es largo, alrededor
de 4,5-5 años, aunque las hembras más jóvenes pueden acortarlo y en ocasiones pueden
quedar preñadas mientras aún producen leche para su cría anterior.
No se conocen muchos aspectos relacionados con la predación y amenazas sobre
el calderón común. Sin embargo, sí se tienen datos bastante concretos de la actuación
del hombre sobre ciertas poblaciones, sobre todo en el Atlántico Norte, pues desde
antaño se capturaba en Groenlandia, Islas Feroe, Terranova, Noruega, Islandia y las
Hébridas.
También sufren capturas accidentales en redes de trasmallo o arrastre en el
Atlántico Noroccidental, y de deriva en el Mediterráneo.
La dieta del calderón común se compone fundamentalmente de varias especies
de cefalópodos, sobre todo calamares. Pueden alimentarse asimismo de peces de medio
tamaño, aunque también ingieren algunos crustáceos. Parece ser que la captura de unas
u otras presas varía en función de la edad, del tamaño corporal, y de su estatus
reproductor.
En cuanto a su estructura social, el calderón común es una especie de hábitos
gregarios, constituyendo grupos normalmente de 20-50 individuos, aunque en ocasiones
se concentren varios centenares. Probablemente estos grupos mantienen una
composición relativamente estable que los de otras especies de delfínidos.
Es capaz de sumergirse hasta cerca de los 600 m, aunque la mayoría de las
inmersiones las realizan a 30-60 m de profundidad.
En el mar no es difícil distinguir su soplo si el día es despejado, pues es potente
y alcanza más de 1 m de altura.
Esta especie es también tristemente conocida por los varamientos masivos que
repetidas veces se han producido en varios puntos del planeta.
56
Estado de conservación
Estatus UICN: Insuficientemente conocida
Convenios de Barcelona y Berna: incluida en sus Anexos II como especie
prioritaria.
Catálogo Nacional de Especies Amenazas: de interés especial
Directiva 97/62/CEE relativa a la conservación de los Hábitats Naturales y de la
Fauna y Flora Silvestre: incluida en su Anexo IV como especie de interés
comunitario que requiere protección estricta.
5.3.3.2. Distribución espacio-temporal en el área de muestreo
El mapa que continuación se presenta refleja las posiciones en las que se
contactaron grupos de calderón común.
Mapa 5. Avistamientos de calderón común en la costa de Guipúzcoa.
57
El calderón común, es una especie con patrones de movimiento espacial bien
determinados por la batimetría. Para comprobar la existencia de un patrón de
distribución respecto a la profundidad en las población detectada en Guipúzcoa, se han
realizado la siguiente tabla y su correspondiente grafico.
Profundidad
0-200
200-800
800-1200
1201-1700
TOTAL
L(millas)
1484,75
473,44
256,4
80,61
2295,2
N
0
12
9
1
22
tasa de encuentro
0,00
2,53
3,51
1,24
0,96
Tabla 15. Tasas de encuentro de calderón común respecto la profundidad
La marcada preferencia de esta especie por profundidades medias
queda
reflejada en el gráfico,
Distribución de calderón común según rango de profundidad
tasa de encuentro globicephala melas
4,00
(grupo x 100 millas)
tasa de encuentro
3,50
3,00
2,50
2,00
1,50
1,00
0,50
0,00
0-200
200-800
800-1200
1201-1600
rangos de profundidad
Figura 12; Histograma de densidad relativa de calderón común según profundidad
La distribución de esta especie en el área se corresponde con sus hábitos. En
este caso ha quedado patente su preferencia por zonas de entre 800 y 1200 metros de
profundidad, donde se ha registrado un avistamiento cada 28 millas. En este rango de
profundidades, su presencia domina ante las demás especies, probablemente debido a
que sus hábitos alimenticios se desarrollan incluso a 600 metros de profundidad,
permitiéndole capturar presas poco accesibles para el resto de las especies con las que
58
comparte área de distribución. Su rango de distribución en el litoral Guipuzcoano se
extiende desde los 200 a los 1250 metros de profundidad.
Los patrones de movimiento de estos animales están determinados por la
profundidad. Aunque estos datos no sean suficientes para definir el uso real del hábitat
por parte de la especie, nos permiten establecer líneas de investigación concretas para
un mayor conocimiento de esta especie y su entorno.
Los resultados sobre la distribución temporal de estos animales que se presentan
a continuación, nos proporcionan otro parámetro para analizar sus movimientos.
Estación del año
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
nºmillas
Tasa de encuentro
174,93
481,74
175,31
357,63
466,35
434,12
286,64
4,0
0,0
0,0
3,6
0,2
0,2
0,3
Tabla 16. Tasas de encuentro de calderón común según época del año
Distribución anual de calderón común
Densidad relativa de Globicephala melas
tasa de encuentro ( grupo x millas)
4,5
4,0
3,5
3,0
2,5
2,0
1,5
1,0
0,5
0,0
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
Figura 13; Distribución anual de calderón común
Tal y como se observa en el gráfico, la máxima presencia de calderón en el área
se ha dado en primavera del 2004, durante el año 2005 su presencia es constante a lo
largo del año. A principios del año 2005( invierno 2004) la frecuencia de encontrar
grupos de calderón es de un grupo cada 28 millas, dato que contrasta con el resto del
59
año, cuando se dan tasas de encuentro muy bajas, que como mucho alcanza a ser de 1
individuo cada 334 millas recorridas, en otoño.
No se aprecia ninguna pauta de distribución definida por la estación del año, no
obstante esta falta de homogeneidad nos indica bien que el tamaño de la muestra para el
análisis es aún insuficiente, que la estacionalidad no es un factor que limite su
distribución o bien que las condiciones para esta especie no han sido las mismas en el
año 2004 y el 2005.
Del estudio de distribución espacio temporal se deduce una fuerte influencia de
la profundidad, mostrando una clara preferencia por aguas con profundidades de entre
800 y 1200 metros. Los hábitos alimenticios de la especie parecen determinar los
patrones de movimiento de la misma, aunque esta hipótesis deberá ser corroborada
mediante un estudio de distribución vertical de la especie, únicamente realizable con
técnicas de medición acústicas.
5.3.3.3. Descripción de los grupos
De acuerdo con la composición y tamaño habitual de los grupos de calderón, los
resultados obtenidos en el estudio se resumen en la siguiente tabla;
Descriptivos de la variable tamaño de grupo
EstadísticosError típico
Numero de avistamientos
Media
95% Intervalo de confianza de la media
22
19,7
28,53
10,92
16
Mediana
394,3982
Varianza
19,8594
Desviación típica
3
Mínimo
100
Máximo
97
Rango
3,40
Coeficiente asimetría
Tabla 17. Características de la variable tamaño de grupo de calderón común
4,2340
Máx.
Min.
0,49
60
La media de individuos en un grupo es de 20 individuos, en los 22 avistamientos
de calderón analizados. Sin embargo lo más frecuente es que el grupo oscile entre los 15
y 30 animales generalmente dispuestos de forma compacta.
El máximo de individuos contabilizados ha sido de 100 en un grupo y el
mínimo 3, siendo 16 efectivos por grupo la mediana de la muestra, debido a la asimetría
de la misma. Estos valores son muy similares a otras poblaciones estudiadas al sur de la
Península Ibérica y Norte de Europa.
Excepcionalmente y a principios de primavera se han observado concentraciones
de hasta 100 individuos, constituyendo las definidas “súper-escuelas”( NAMMCO,
1997).
5.3.3.4. Abundancia de la especie. Fotoidentificación
Se han tomado fotografías de las aletas dorsales de calderón obteniendo
información para poder determinar a corto y largo plazo, la estabilidad de las
poblaciones de esta especie en aguas adyacentes a la Costa Guipuzcoana, definir su
estructura social y estudiar la dinámica de la población.
A continuación se presentan resumidos los datos sobre el trabajo de marcaje
realizado con esta especie.
Grupos fotoidentificados
numero fotos
nº individuos capturados (fotoidentificados)
Tabla 18. Descripción trabajo de fotidentificación
18
675
162
De los 22 ocasiones en la que se contacto con estos animales en 18 de ellas se
obtuvieron fotografías de alta calidad de las aletas dorsales, caudales y el lomo de los
animales.
Se han recolectado 675 fotografías de las cuales 162, han sido consideradas
como marcas introducidas en la población de calderón. Las marcas se organizado en un
catálogo de fotoidentificación, mediante el cual, se estimara el tamaño de población de
esta especie de cetáceo en el área de muestreo.
61
5.3.4. Delfín listado (Stenella coeruleoalba)
5.3.4.1. Descripción de la especie
Nombre científico: Stenella coeruleoalba (Meyen, 1833).
Nombres comunes: Izurde marraduna (euskera), Delfín listado (castellano),
Striped dolphin (inglés), Dauphin bleu et blanc (francés).
Fotografía 8. Delfín listado (Stenella coeruleoalba). EIBE.Guipúzcoa 2005.
Hábitat y distribución mundial
Especie ampliamente distribuida por las aguas templadas y tropicales de todo el
planeta, entre los límites de los 50º N y los 40º S de latitud; es el cetáceo más abundante
en la Península.
Suele preferir zonas pelágicas, más allá de la isóbata de los 200 m, cuyas aguas
presentan temperaturas que oscilan entre los 18º y los 25º, aunque en ocasiones se puede
observar más cerca de la costa cuando ésta alcanza grandes cotas de profundidad.
Morfología
Animal de cuerpo esbelto bastante parecido al del delfín común, pero de tamaño
algo mayor que éste, ya que la talla del delfín listado se sitúa sobre los 2,5 m
aproximadamente en los individuos adultos, siendo los machos algo más grandes. El
62
peso medio de adulto es de unos 100 Kg., aunque se han llegado a registrar valores por
encima de los 125 Kg.
Su hocico es moderadamente largo y bien definido. Las aletas pectorales son
largas, puntiagudas, y ligeramente curvadas hacia atrás. Éstas se insertan en el cuerpo a
un nivel más bajo que en el delfín común. La aleta dorsal, situada en el centro del
cuerpo, presenta forma de hoz y es grande en relación con el tamaño del cuerpo. La
boca contiene de 40 a 55 pares de dientes pequeños y puntiagudos en cada mandíbula.
La coloración de esta especie es bastante característica, con un color blancorosáceo en la zona ventral, mientras que la parte superior de la cabeza y el dorso varía
desde un gris hasta un azul oscuro. La aleta dorsal y los dorsos de las aletas pectorales y
caudal son de color oscuro. Los costados del animal son de un color azul-grisáceo claro,
presentando varias franjas que facilitan la identificación del animal en el mar. Son tres
líneas que parten desde un anillo de color azul oscuro e incluso negro que rodea al ojo, y
cada una de ellas termina en un punto distinto: la primera de ellas, la más superior, llega
hasta la hendidura anal, la segunda se pierde en el costado a la altura de las aletas
pectorales, mientras que la última de ellas, la más inferior, llega también hasta el borde
anterior de las pectorales. Los recién nacidos miden alrededor de un metro de longitud,
y presentan desde el comienzo de su vida el mismo patrón de coloración que los
adultos.
Biología
Se ha estimado que el delfín listado alcanza la madurez sexual a los 9-10 años en
los machos y 5-6 en las hembras, con una talla media de 1,8-2 m. La época de
apareamiento se extiende prácticamente a cualquier estación del año, aunque durante el
otoño minimiza esta actividad.
Las hembras paren una cría cada 2 ó 3 años, tras un período de gestación de
alrededor de un año. La lactancia se extiende unos 17-18 meses tras el nacimiento de la
cría, aunque se calcula que pueden ingerir alimento sólido a partir del tercer mes de
vida.
63
Al igual que ocurre con la mayoría de las especies de cetáceos, el delfín listado
no cuenta con demasiados depredadores, reduciéndose éstos prácticamente a tres:
tiburones, orcas, y el propio ser humano.
El hombre puede considerarse el mayor depredador de esta especie, ya que es
causa, intencionadamente o accidentalmente, de miles de muertes cada año. En el
Atlántico Norte, por ejemplo, son capturados accidentalmente miles de ellos, así como
en pesquerías de túnidos del Índico y del Pacífico Sur.
La dieta del delfín listado está compuesta principalmente por bancos de peces y
cefalópodos, principalmente calamares, aunque también pueden alimentarse de algunos
crustáceos decápodos. Estos animales pueden realizar inmersiones por encima de los
200 m de profundidad para capturar su alimento.
En cuanto al comportamiento habitual de esta especie, el delfín listado, al igual
que otras especies de delfínidos presentes en nuestras aguas, es de hábitos bastante
gregarios, formando manadas de hasta varios cientos o incluso miles de individuos.
Estado de conservación
Estatus UICN: Insuficientemente conocida
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: De interés especial.
Directiva 97/62/CEE relativa a la conservación de los Hábitats Naturales y de la
Fauna y Flora Silvestre: incluida en su Anexo IV como especie de interés
comunitario que requieren protección estricta.
Convenios de Barcelona, Berna y Bonn: incluida en su Anexo II como especie
prioritaria.
5.3.4.2.Distribución espacio-temporal en el área de muestreo
Las posiciones de los avistamientos de delfín listado se presentan en el siguiente
mapa;
64
Mapa 6. Avistamientos de delfín listado (Stenella coeruleoalba).
Tal y como se observa en el mapa, el delfín listado parece estar muy localizado
en el límite oriental de la fosa de Capretón.
Para estudiar los patrones de movimiento espacial de esta especie de una forma
más detallada se ha procedido a normalizar los datos según la distancia muestreada en
cada rango de profundidad, obteniéndose la siguiente tabla, donde N es la frecuencia
absoluta de avistamientos y L el esfuerzo de búsqueda realizado en cada rango de
profundidad.
Profundidad
L(millas)
N
tasa de encuentro
1484,75
1
0,07
0-200
473,44
5
1,06
200-800
256,4
2
0,78
800-1200
80,61
1
1,24
1201-1600
TOTAL
2295,2
9
0,39
Tabla 19. Tasas de encuentro de delfín listado respecto la profundidad
65
A pesar de ser una especie poco frecuente en el área, se observa su presencia en
todos los pisos batimétricos definidos para el estudio. A continuación se reflejan de
forma gráfica los datos de la tabla;
Distribución de delfín listado según profundidad
tasa de encuentro stenella coeruleoalba
tasa de encuentro
1,40
1,20
1,00
0,80
0,60
0,40
0,20
0,00
0-200
200-800
800-1200
1201-1600
rangos de profundidad
Figura 14; Histograma de densidad relativa del delfín listado según profundidad
Atendiendo al gráfico se observa una preferencia por aguas pelágicas, siendo la
zona con mayor profundidad del área de estudio la más frecuentada por esta especie,
donde la densidad relativa es de 1 grupo avistado cada 82 millas recorridas.
De acuerdo con su naturaleza oceánica, la distribución espacial del delfín común
en el área de estudio se extiende desde el limite exterior de la plataforma(190 metros)
hasta las grandes profundidades de la fosa oceánica (1300 metros).
A continuación se presentan los datos sobre distribución temporal de la especie;
Estación del año
nºmillas
tasa de encuentro
174,93
primavera 04
481,74
verano 04
175,31
otoño 04
357,63
invierno 04
466,35
primavera 05
434,12
verano 05
286,64
otoño 05
Tabla 20. Tasas de encuentro de delfín listado según época del año
0,00
0,62
0,00
0,00
0,21
1,15
0,00
66
Presencia de delfín listado a lo largo del año
Densidad relativa de stenella coeruleoalba
1,40
tasa de encuentro
1,20
1,00
0,80
0,60
0,40
0,20
0,00
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
Figura 15; Distribución anual de delfín listado
Esta especie oceánica muestra una clara estacionalidad, siendo la época estival
cuando mayor es su frecuencia de avistamiento, un grupo cada 87 millas navegadas.
La distribución anual de esta especie en el área parece estar motivada por la
alimentación, ya que prácticamente en todas las ocasiones ha sido observada
alimentándose en grandes grupos, que a continuación se describen.
5.3.4.3. Descripción de los grupos
En la siguiente tabla se presentan los resultados relativos al tamaño grupal
estructura de los encuentros con delfín listado.
Descriptivos de la variable tamaño de grupo
EstadísticosError típico
Numero de avistamientos
Media
95% Intervalo de confianza de la media
9
180,22
309,06
51,38
150
Mediana
28094,9444
Varianza
167,6154
Desviación típica
3
Mínimo
500
Máximo
497
Rango
1,08
Coeficiente asimetría
Tabla 21. Características de la variable tamaño de grupo de delfín listado
55,8718
Máx.
Min.
0,71
67
En los 9 avistamientos registrados de esta especie la media de los grupos es de
180 individuos, siendo 500 el máximo observado y 3 el mínimo. La mayoría de las
ocasiones los grupos oscilan entra 70 y 170 individuos, siendo la mediana de la muestra
de 150 individuos.
Generalmente, en otras poblaciones de delfín listado los grupos suelen ser de
cientos e incluso miles de individuos, sin embargo en los grupos observados en la Costa
Guipuzcoana no es así. La excepción es encontrar grupos o bien de 400 a 600 animales
o con menos de 70 individuos. Cabe citar la presencia de numerosas crías en los grupos
más amplios.
Durante la mayoría de los encuentros los delfines se estaban alimentando,
desplazándose en pequeños grupos a gran velocidad de forma sincronizada y realizando
grandes saltos seguidos de inmersiones.
La cantidad de datos referente a la especie no es suficiente para emitir cualquier
conclusión sobre el tamaño de las poblaciones y menos sobre su estructura social, a
pesar de ello, esta información nos proporciona una base para establecer hipótesis sobre
la población, presente en las aguas pelágicas cercanas a la Costa Guipuzcoanas, en
época estival.
5.3.5. Zifio común (Ziphius cavirostris)
5.3.5.1.Descripción de la especie
Nombre cientifico: Ziphius cavirostris (G. Cuvier, 1823)
Nombres comunes: Zifio arrunta (Euskera), Zifio común ó Zifio
de Cuvier (Castellano), Cuvier´s Beaked Whale (Inglés), Ziphius (Francés).
68
Fotografía 9. Zifios comunes (Ziphius cavirostris). EIBE.Guipúzcoa 2005.
Hábitat y distribución mundial
Esta especie se encuentra por todos los mares del mundo y sólo está ausente en
las regiones circumpolares. Su distribución se ha determinado en función de
avistamientos ocasionales y al registro de varamientos. Parece que tienen una presencia
extensa en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico así como en mares cerrados como el
Mediterráneo y el Mar de Japón. Se encuentra residente en aguas de Hawai. Especie de
hábitos poco costeros que prefiere las aguas profundas a partir de los 1000 m y cañones
submarinos. Es observada cerca de la costa en zonas con estrecha plataforma
continental que alcanzan rápidamente grandes profundidades.
Morfología
La talla media de los adultos oscila entre 5.5-7 m en los machos y 5.1-6.6 m en
las hembras, mientras que en los individuos recién nacidos es aproximadamente de 2-3
m. El peso al nacer es de un 250 Kg, el de los individuos adultos varía entre 2-5
toneladas.
El aspecto que presenta su cuerpo es fusiforme, y la región correspondiente al
melón es poco convexa y su pico es de pequeño tamaño. El espiráculo se encuentra
situado entre 1/8 y 1/10 de la longitud total del cuerpo y presenta una muesca detrás de
éste.
Los machos presentan un par de dientes en el extremo de la mandíbula inferior
y en las hembras apenas asoman por encima de las encías. En algunas ocasiones puede
haber presencia de cirrípedos en los dientes. Los dientes presentan un aspecto piriforme
y miden entre 7 y 8 cm de longitud y 4 cm de diámetro aunque sólo asoman 2,5 – 3 cm
por encima de la encía en el caso de los machos.
Las aletas pectorales son pequeñas y de forma lanceolada y la dorsal se
encuentra muy retrasada en el lomo del animal. En algunas ocasiones la aleta dorsal
69
puede presentar aspecto triangular. La aleta caudal presenta en raras veces una
escotadura media.
Presentan patrones diferentes de coloración en función de la edad, el sexo, e
incluso la localización geográfica. Parece ser que los individuos juveniles son más
pardos u oscuros y los adultos más claros de color, en ocasiones casi blancos. Según son
más avanzados en edad aumenta también en su cuerpo el número de cicatrices, debido
posiblemente a interacciones con otros individuos o con sus presas. También aparecen
manchas claras en la región ventral y dibujos ondulantes característicos en algunos
individuos.
Biología
Parece ser que la madurez sexual se alcanza en ambos sexos cuando el individuo
alcanza una longitud aproximada de 5.5 m. Se carece de información en cuanto a época
de reproducción, duración de la gestación y de la lactancia aunque hay datos de
poblaciones del Golfo de Vizcaya en las que se sitúa el periodo de nacimientos en
primavera.
La alimentación de esta especie está basada fundamentalmente en cefalópodos y
peces, los cuales tienen que succionar debido a la carencia de dientes. Las especies de
presas encontradas en contenidos estomacales de animales varados, evidencian que
descienden al menos 300 m para capturarlas aunque posiblemente desciendan mucho
más. La duración de las inmersiones oscila entre 20 y 40 minutos. En superficie ventilan
durante pocos minutos con una frecuencia de 2-3 soplos cada 10-20 sg. antes de la
siguiente inmersión. El soplo está dirigido ligeramente hacia delante e izquierda, pero es
bajo y poco conspicuo.
Suelen desplazarse típicamente en grupos de 1-10 individuos aunque pueden
llegar a formar grupos de hasta 25 individuos. Los ejemplares que viajan solitarios
suelen ser machos de avanzada edad.
Suelen ser animales esquivos que evitan el acercamiento a los barcos, salvo en
algunas excepciones como el caso de Hawai donde se muestran amistosos y curiosos.
En ocasiones se les puede observar realizando saltos fuera del agua y cayendo después
70
de forma estrepitosa. Cuando van a realizar una inmersión profunda arquean mucho el
lomo y pueden llegar a sacar la aleta caudal del agua.
Estado de conservación
Estatus UICN: Insuficientemente conocida
Especie presente en la lista indicativa de cetáceos del Mediterráneo y zona
atlántica contigua a los que se aplica el acuerdo ACCOBAMS .
Especie presente en el Apéndice II del Convenio de Berna (1979) como
"Especies de la fauna estrictamente protegidas"
Especie presente como especie amenazada o en peligro en el Anexo II (Mónaco,
1996) del Convenio de Barcelona.
5.3.5.2.Distribución espacio-temporal en el área de muestreo
En el siguiente mapa se representan las posiciones de los avistamientos de zifio
común.
Mapa 7. Avistamientos de zifio común (Ziphius cavirostris).
71
El zifio de cuvier ha sido avistado en 6 ocasiones a lo largo del estudio. A
continuación se procede a describir las características espacio-temporales de estos
avistamientos.
Profundidad
L(millas)
N
tasa de encuentro
1484,75
0
0
200-800
473,44
1
0,21122001
800-1200
256,4
1
0,3900156
1201-1600
80,61
4
4,9621635
0-200
TOTAL
2295,2
6
Tabla 22. Tasas de encuentro de zifio común respecto la profundidad
0,26
Atendiendo a la tasa de encuentro global en todo el área de muestreo, diríamos
que la posibilidad de encontrar a este animal es de una vez cada 385 millas. Pero si
atendemos a su distribución espacial, observamos la alta frecuencia con la que se
observa en su área de distribución predilecta, las grandes profundidades de la fosa. A
continuación se representa de forma gráfica la información contenida en la tabla;
Distribución de zifio de cuvier según profundidad
Tasa de encuentro ziphius cavirostris
(grupo x 100 millas)
tasa de encuentro
6
5
4
3
2
1
0
0-200
200-800
800-1200
1201-1600
rangos de profundidad
Figura 16; Histograma de densidad relativa de zifio común según profundidad
Cabe destacar la alta densidad relativa de esta especie en el piso batimétrico más
profundo de la zona, de 1200 a 1700 metros de fondo, donde su presencia es de un
avistamiento cada 20 millas y la dominancia sobre otras especies es absoluta. Su rango
de distribución en el área abarca profundidades desde 500 a 1400 metros de profundidad
72
aunque la frecuencia de avistamiento de esta especie es muy baja entre los 200 y los
1200 metro de profundidad.
Esta especie parece tener un patrón de distribución espacial muy bien definido,
veamos a continuación como se distribuye en la zona a lo largo del año.
estación del año
nºmillas
tasa de encuentro
174,93
481,74
175,31
357,63
466,35
434,12
286,64
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
0,00
0,83
0,00
0,00
0,00
0,23
0,35
Tabla 23. Tasas de encuentro de zifio común según época del año
Presencia de zifio común a lo largo del año
Densidad relativa de ziphius cavirostris
0,90
0,70
(avist.x100 millas)
tasa de encuentro
0,80
0,60
0,50
0,40
0,30
0,20
0,10
0,00
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
Figura 17; Distribución anual de zifio común
Esta especie se ha localizado en el área desde primavera a principios de otoño
siendo en el verano del 2004 cuando más alta a sido su frecuencia de avistamiento.
Desde finales de otoño y en la época invernal la presencia de esta especie en el área de
estudio es nula.
Hasta la fecha no existe suficiente información para verificar un patrón de
movimiento estacional. Los datos sugieren la presencia habitual de esta rara especie en
las áreas más profundas de la Costa Guipuzcoana a partir de primavera. Para verificar
73
estas hipótesis se requiere un mayor esfuerzo de estudio, tanto temporal como espacial,
en el área.
A continuación se describen los avistamientos de esta especie.
5.3.5.3. Descripción de los grupos
A continuación se presentan los datos sobre las características de los 6
avistamientos de zifio común en la Costa Guipuzcoana:
Descriptivos de la variable tamaño de grupo
EstadísticosError típico
Numero de avistamientos
Media
95% Intervalo de confianza de la media
6
1,66
2,93
0,39
1
Mediana
1,4666
Varianza
1,2110
Desviación típica
1
Mínimo
4
Máximo
3
Rango
1,95
Coeficiente asimetría
Tabla 24. Características de la variable tamaño de grupo de zifio de cuvier
0,4944
Máx.
Min.
0,84
A pesar de que el numero de observaciones de zifio no sea lo suficientemente
alto como para concluir con propiedad sobre la estructura de los grupos, se observa que
en la mayoría de los casos se ha avistado un único individuo adulto.
En una ocasión se han detectado 4 individuos juveniles y en otra 2 adultos.
Para obtener resultados que reflejen la biología de esta extraña especie en la
Costa Guipuzcoana
se requieren más datos
y sobre todo un mayor esfuerzo de
búsqueda en su área de distribución.
5.3.6. Marsopa común (Phocoena phocoena)
5.3.6.1.Descripción de la especie
Nombre científico: Phocoena phocoena (Linneo, 1758)
Nombres comunes: Mazopa (Euskera), Marsopa común ó de puerto (Castellano),
Harbour porpoise (Inglés), Marsouin commun (Francés).
74
Hábitat y distribución mundial
La marsopa común habita en las aguas templadas y frías subpolares del
Hemisferio Norte, generalmente en aguas poco profundas cercanas a la costa, aunque en
ocasiones puede alejarse de la misma. Este hábitat incluye también bahías poco
profundas, estuarios y canales de menos de 200 m de profundidad, e incluso remonta el
curso de ciertos ríos.
Las poblaciones realizan algunos desplazamientos estaciónales casi siempre en
busca de alimento, acercándose a la costa en verano y alejándose de ella en invierno,
aunque a veces se realizan hacia el norte en verano y hacia el sur en invierno. Alguna de
estas poblaciones, no obstante, son residentes todo el año.
Morfología
Se trata de uno de los cetáceos más pequeños de talla, ya que la mayoría de los
adultos no rebasa los 1,8 m, aunque puede alcanzar incluso los 2 m. Las hembras son
ligeramente más grandes. El peso oscila entre los 45 y los 70 Kg.
El cuerpo es rechoncho y robusto, al igual que la cabeza, con el hocico romo y
corto y una comisura bucal recta, inclinada ligeramente hacia el ojo. Pasada la mitad del
cuerpo se sitúa, sobre una base ancha, una aleta dorsal baja y triangular. Las aletas
pectorales son anchas y algo redondeadas en su punta, mientras que la aleta caudal, de
bordes ligeramente cóncavos, tiene una muesca ligeramente marcada, definiendo ambos
lóbulos.
La coloración exhibida en la mayoría de los animales es de un color gris oscuro
en el dorso y blanco en el vientre. Los flancos son de un color intermedio, con el borde
de estas áreas manchadas de un sombreado gris. Las aletas dorsales y labios son
oscuros, y presenta de una a tres bandas oscuras desde la línea de la mandíbula hasta la
inserción de las aletas pectorales.
La cavidad bucal contiene de 19 a 28 pares de pequeños dientes en forma de
espátula.
La media de vida descrita para esta especie es de 8-9 años, aunque hay algún
registro de individuos que alcanzaron los 14 años.
75
Biología
Los individuos de esta especie alcanzan la madurez sexual a los 3 ó 4 años,
siendo su talla de 1,5-1,6 m, mientras que los machos lo hacen con una longitud de 1,41,5 m. Los apareamientos ocurren entre mayo y septiembre, aunque en mayor medida
de junio a agosto. Tras un período de gestación de 10-11 meses, las hembras paren
alejadas de la costa (aunque se trasladan inmediatamente a aguas menos profundas) a
una cría que al nacer mide de 70 a 90 cm y pesa de 3 a 7 Kg.
Las marsopas cuentan con tiburones, orcas, y el ser humano como principales
depredadores. El ser humano es con mucho el agente que incide más negativamente
sobre esta especie, pues al tener hábitos costeros, la hacen especialmente vulnerable.
Esta influencia se hace particularmente patente en el vertido de contaminantes al mar,
que han sido hallados en los tejidos de algunos ejemplares. Algunos científicos apuntan
a esta causa como la responsable de la probable merma que se está acusando en las
poblaciones de esta especie frente a costas norteamericanas y europeas.
El hombre cazaba antiguamente marsopas de forma habitual para obtener aceite
para lámparas, medicamentos, y alimentos. Por ejemplo, pescadores del País Vasco
solían capturar algunos individuos para su consumo mientras pescaban el bonito. Las
pesquerías mejor conocidas de esta especie se situaban a lo largo de la costa Este
estadounidense y canadiense, Mar Báltico, Groenlandia, Islandia y Mar Negro.
Hoy día esas factorías están cerradas, aunque se han descrito capturas directas
actuales en el Mar Negro y Groenlandia, donde se capturan anualmente unos mil
ejemplares para consumo humano. Por otra parte, paralelamente miles de estos animales
siguen cayendo accidentalmente en artes de pesca dedicados a la captura del salmón, el
bacalao, o el arenque, de diversos países.
La dieta exacta de esta especie varía en función de su distribución, aunque
generalmente gusta de predar sobre cefalópodos (principalmente calamares) y pequeños
grupos de peces, destacando entre éstos a especies sin espinas como el salmón, la
sardina o la caballa. Muchas de las especies de las que también se alimenta son de
hábitos demersales o bentónicos, como algunos crustáceos, preferentemente
eufausiáceos (krill).
76
La mayoría de los grupos de marsopas comunes observados son pequeños, de
menos de 8 individuos, aunque en ocasiones pueden reunirse hasta cientos de ellos, casi
siempre coincidiendo con algún fenómeno migratorio o con algún comportamiento
alimenticio. En este último caso suele subir a respirar cada 10-20 segundos, unas cuatro
veces seguidas, para luego sumergirse durante 2-6 minutos.
No suelen acercarse a las embarcaciones, y su observación en el mar no es
demasiado fácil pues sólo una pequeña parte de su cuerpo asoma fuera del agua en
superficie. Sin embargo, aunque no es fácil ver su soplo, sí lo es oírlo, pues produce un
sonido agudo característico similar al de un estornudo. La natación en superficie suele
ser lenta y pausada, saliendo a respirar cada minuto aproximadamente.
Estado de conservación
Estatus UICN: Insuficientemente conocida.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: Vulnerable.
Libro Rojo de los Vertebrados Españoles: Vulnerable.
Directiva 97/62/CEE relativa a la conservación de los Hábitat Naturales y de la
Fauna y Flora Silvestre: incluida en su Anexo II como especie de interés
comunitario para cuya conservación es necesario designar Zonas Especiales de
Conservación.
Convenios de Barcelona, Berna y Bonn: incluida en su Anexo II como
especie prioritaria
5.3.6.2.Distribución espacio-temporal en el área de muestreo
La presencia de esta especie en el área no ha sido constatada con anterioridad.
La información existente se refiere en parte a los avistamientos por parte de la flota
merlucera artesanal de San Juan de Luz, la memoria colectiva, y a los varamientos
registrados por GEFMA (Grupe d´etude dela faune marine Atlantique) que se dan
anualmente en la costa vasco-francesa adyacente al área de estudio.
A continuación se presenta el mapa donde se remarcan los lugares donde han
sido localizadas las dos marsopas estudiadas.
77
Mapa 8. Avistamientos marsopa común (Phocoena phocoena).
La marsopa, cetáceo de hábitos costeros, ha sido observada en la plataforma
continental guipuzcoana en dos ocasiones, como a continuación se refleja en la tabla y
en su correspondiente gráfico;
Profundidad
L(millas)
N
tasa de encuentro
1484,75
2
0,13470281
200-800
473,44
0
0
800-1200
256,4
0
0
1201-1600
80,61
0
0
0-200
TOTAL
2295,2
2
0,09
Tabla 25. Tasas de encuentro de marsopa común respecto la profundidad
78
Distribución de marsopa según profundidad
Tasa de encuentro phocoena phocoena
0,14
(grupo x 100 millas)
Tasa de encuentro
0,16
0,12
0,1
0,08
0,06
0,04
0,02
0
0-200
200-800
800-1200
1201-1600
rangos de profundidad
Figura 18; Histograma de densidad relativa de marsopa común según profundidad
Esta especie era habitual en nuestra costa, a menudo se observaba en bahías y
puertos pero en las últimas décadas su población ha descendido bruscamente, siendo
una excepción observarla hoy día en el litoral guipuzcoano.
En esta ocasión los avistamientos se han producido a 10 millas de Donostia, en
los límites de la plataforma continental, entre los 160 y los 175 metros de profundidad.
La falta de información de la que disponemos sobre la presencia de esta especie
en nuestra costa, hace difícil establecer cualquier hipótesis sobre su distribución. No
obstante, los dos avistamientos registrados se dieron en primavera, como a continuación
reflejan los datos.
estación del año
nºmillas
tasa de encuentro
174,93
primavera 04
481,74
verano 04
175,31
otoño 04
357,63
invierno 04
466,35
primavera 05
434,12
verano 05
286,64
otoño 05
Tabla 26. Tasas de encuentro de marsopa común según época del año
0
0
0
0
0,43
0
0
79
Presencia de mrsopa a lo largo del año
Densidad relativa de phocoena
phocoena
0,5
0,45
(avist.x100 millas)
tasa de encuentro
0,4
0,35
0,3
0,25
0,2
0,15
0,1
0,05
0
primavera 04
verano 04
otoño 04
invierno 04
primavera 05
verano 05
otoño 05
Figura 19; Distribución anual de marsopa común en la Costa Guipuzcoana
5.3.6.3. Descripción de los grupos.
Los dos únicos registros que se tienen sobre la especie fueron individuos
solitarios. Debido al carácter esquivo de este animal, se hace muy difícil la obtención de
datos sobre sus avistamientos.
5.3.6.4. Abundancia de la especie.
La falta de datos impide hacer estimación alguna del tamaño de la población en
la zona. Antes es preciso constatar la presencia de la especie en la zona o áreas
adyacentes y determinar su situación en el área cotejando datos de varamientos.
80
5.4. Descripción de otras especies de interés para su conservación
5.4.1 Avifauna
En este apartado, se reflejan todos los datos obtenidos sobre la fauna avícola, a
lo largo de las campañas realizadas en los meses de 2004 y 2005. El esfuerzo de
búsqueda es idéntico al expuesto anteriormente con el trabajo de cetáceos. Se
describirán los datos obtenidos durante las campañas, que ayudarán a conocer mejor las
características biológicas de las especies presentes en aguas adyacentes al litoral
Guipuzcoano.
5.4.1.1 Resultados relativos sobre la diversidad de aves
Durante los muestreos que se realizaron, se obtuvieron un total de 499
avistamientos de aves. En las páginas siguientes se presentan una serie de tablas y
tartas de porcentajes que representan estas observaciones:
Fotografía 10.Pardelas sobrevolando las aguas del litoral Vasco.EIBE 2005
A continuación se presenta una tabla en la que se reflejan el número de
encuentros y los porcentajes de avistamiento de las diez especies de aves observadas
durante el estudio.
81
Especie
Alca torda
Uria aalge
Sterna hirundo
Catharacta skua
Phalacrocorax sp
Sterna sp.
Fulmarus glacialis
Hydrobates pelagicus
Puffinus sp
Murus bassanuss
Paseriformes
Anades
Aves no Identificadas
TOTAL
Totales
41
14
10
12
11
11
4
84
73
228
7
2
2
499
Porcentaje
8
3
2
2
2
2
1
17
15
46
1
0
0
100
Tabla 27; Número de encuentros por especie.
47%
15%
0%
17%
1%
2%
8%
3%
2% 1% 0%
2%
2%
Alca torda
Uria aalge
Aves no Identificadas
Paseriformes
Sterna hirundo
Catharacta skua
Phalacrocorax sp
Sterna sp.
Fulmarus glacialis
Hydrobates pelagicus
Anades
Puffinus sp
Murus bassanuss
Figura 20 ; Tarta de porcentajes de especies avistadas
Estos datos reflejan claramente que las diez especies de aves comúnmente
observadas, son; los alcatraces Atlántico (Murus bassanus) seguidos de paiños comunes
(Hidrobates pelagicus), los distintos tipos de pardelas (Puffinus sp.), alcas (Alca torda),
arao común (Uria aalge) y cormoranes (Phalacrocórax sp.), págalos (Catharcta Skua),
charranes comunes (Sterna hirundo), fulmares (Fulmaris Glacialis ), golongrinas de
mar (Sterna sp), y aves muy difíciles de identificar como las paseriformes y distintas
anátidas que vuelan a gran altura.
82
Es importante ver también donde se observaron estos animales. Por ello, se han
elaborado una serie de mapas, que reflejan la posición de los avistamientos realizados a
lo largo de los embarques en la zona de estudio. Estos mapas se presentan en el
siguiente apartado, como reflejo de una posible distribución de las especies de aves en
el área muestreada.
A continuación se presenta el siguiente mapa en el que se reflejan las posiciones
de los avistamientos de aves observados durante los muestreos realizados en 2005.
Mapa 9; Avistamientos de especies de aves
Como se puede apreciar en el mapa, la presencia de aves en el área de estudio es
notoria, a continuación se presenta una breve descripción de las especies más
importantes así como su distribución.
83
Alcatraz Atlántico (Morus bassanuss)
Fotografía 11. Alcatraz (Morus bassanuss).EIBE 2005
El alcatraz común ha sido la especie más observada, representando el 47% del
total de las especies. Esta especie está presente en todo el área de muestreo, desde la
costa hasta el talud continental. La presencia de alcatraces en la zona de estudio es
continua durante todo el año, incrementándose la ocasión de observar alcatraces
jóvenes, durante el verano.
Podemos decir que el alcatraz es una de las especies que más interacciona con
los delfines en la zona de muestreo, y sobre todo, destacar la relación con especies de
hábitos alimenticios ictiófagos, como son los delfines mulares, comunes y listados. Es
muy frecuente observar a estas especies alimentándose al mismo tiempo de sus presas
preferidas, como las sardinas y los lanzones.
Se propone un estudio profundo sobre la distribución y biología de estas aves
marinas, que comparten nicho ecológico con los cetáceos y con otras aves de interés
para su conservación.
84
Paiño común(Hidrobates pelagicus)
Fotografía 12. Paiño (Hidrobates pelagicus).EIBE 2005
El paiño común ha sido la segunda especie más observada en el área de
muestreo. Como se puede ver en el mapa, esta especie se distribuye heterogéneamente
por toda el área, desde zonas cercanas a la costa, hasta aguas oceánicas.
En el estudio realizado en 2004 y 2005, se ha registrado la presencia de paiño
común en la zona de estudio desde el mes de mayo al mes de noviembre, lo que
significa un grado de residencia muy alto en la zona.
Los estudios de esta espacie en la zona de Guipúzcoa son escasos, no existen
zonas de reproducción determinadas, aunque se baraja la Isla de Amuitz como un lugar
idóneo para la cría de esta especie.
Debido al largo periodo que los paiños comunes pasan en la zona de estudio, se
puede deducir, aunque siempre con cautela ya que los datos son referentes a un año de
estudio, que esta zona puede ser un importante lugar de alimentación para el esta
especie.
Teniendo en cuenta el estatus de protección en el que se encuentra esta especie,
es un aliciente más para determinar un área marina protegida en su entorno .
85
Alcas(Alca torda) y Araos (Uria aalge)
Fotografía 13. Arao (Uria aalge).EIBE 2005
La presencia de estas aves en la zona de estudio esta limitada a los meses más
fríos del año, de finales de noviembre ha principios de mayo, siendo abundantes sus
avistamientos en enero y febrero.
Al igual que las especies anteriores, presentan hábitos tanto costeros como
oceánicos, tendiendo a localizarse en zonas de la plataforma continental.
Siempre aconsejando un estudio profundo, se propone estos espacios como
lugares de interés para la conservación, debido a la riqueza biológica que en el habita y
la falta de protección en la que se encuentra en estos momentos.
Pardelas (Puffinus sp)
Existen distintos tipos de pardelas que se alimentan en el área. Se han llegado a
observar hasta tres tipos de pardelas diferentes; la pardela pichoneta (Puffinus puffinus
mauretanicus), pardela capirotada (Puffinus gravis) y la pardela sombria (Puffinus
griseus).
La presencia de pardelas en el área de muestreo se ha registrado desde mediados
de junio hasta principios de noviembre.
Los patrones de comportamiento de estos animales suelen ser alimenticios,
interrelacionados con el atún y pequeños cetáceos, debido a que su presa potencial son
86
las anchoas jóvenes en superficie, tal y como se ha observado durante todo el verano y
parte del otoño.
Cormoranes (Phalacrocorax sp)
En la zona de estudio se han detectado dos especies de cormoranes, el cormorán
moñudo (Phalacrocorax aristotelis) y el cormorán grande (Phalacrocorax carbo).
Ämbos poseen hábitos costeros y se han observado principalmente en la bahía de
Txingudi, sobre todo el cormorán grande,
en cambio el cormorán moñudo se ha
observado en las primeras millas frente a Jaizkibel.
Las poblaciones de cormoranes se encuentran en estos momentos en progresión
y se supone que Jaizkibel es un posible lugar de cría para el cormorán moñudo. La
presencia de estos animales en la zona puede apoyar esta tesis, hasta que se encuentren
los nidos en sus abruptos acantilados.
Ambas especies están catalogadas como aves de interés comunitario, de hay la
importancia de proseguir los estudios y promover áreas protegidas, tanto en los lugares
de cría como de alimentación.
Charranes(Sterna sp)
En el área de muestreo los charranes se han avistado en un porcentaje del 3%,
distribuyéndose heterogéneamente por la zona .
Además de charrán común (Sterna hirundo) se a avistado charrán patinegro
(Sterna sandvicensis) y charrancito (Sterna albifrons), todas estas especies catalogadas
de interés comunitario
Gaviotas (Larus sp) y Págalos grandes (Catharacta skua)
Durante todo el año y en todo el área de muestreo, se han observado distintas
especies de gaviotas. Debido a los grandes bandos que forman estas aves, a la mezcla de
distintas especies y edades en dichos bandos, no se ha podido estudiar a nivel de
especie.
El págalo grande(Catharacta skua), al igual que las gaviotas, está presente
durante todo el año y se distribuye tanto por zonas costeras como oceánicas.
87
Fulmar( Fulmarus glacialis)
Los fulmares representan tan solo el 1% de los avistamientos de aves en esta
zona, los avistamientos se han registrado en los meses de abril y noviembre en zonas
lejanas a la costa, cerca del talud continental.
Otras especies de aves
Durante los transectos de mar realizados durante el 2005 se ha observado la
presencia de aves migratoria como patos y palomas, que cruzan el área de muestreo
viajando hacia sus lugares de reproducción y cría .
Tal y como se deduce de los datos anteriores, existe una alta presencia de aves,
que permanecen durante largas temporadas o indefinidamente en la zona de estudio.
La zona de estudio supone un hábitat importante para 8 especies de interés
comunitario; el paiño, el charrán común, el charrán patinegro, el charrancito, el
cormorán grande, el cormorán moñudo, la pardela cenicienta, la pardela pichoneta y dos
especies de especial interés , el alcatraz atlántico y el fulmar.
Todas estas especies requieren de un profundo y continuado estudio. Los datos
obtenidos son muy valiosos para futuros proyectos de investigación a largo plazo y para
poder determinar lugares de interés para la conservación de esta aves.
5.4.2 Peces, medusas y tiburones
Durante los muestreos que se realizaron, se obtuvieron un total de 112
avistamientos entre peces, medusas y en su minoría tiburones. En las páginas siguientes
se presentan una serie de tablas, y tartas de porcentajes, que representan estas
observaciones
Especie
TUNIDO
LANZON
MEDUSAS
PECES LUNA
PESCADO
ESCUALOS
Total
Totales
Tabla 28; Número de registros por especie.
Porcentaje
28
8
9
55
10
2
112
25
7
8
49
9
2
100
88
Estos datos reflejan que el área de estudio alberga a gran diversidad de fauna
marina. Debido a las limitaciones de metodología aplicada en el estudio, se han descrito
básicamente especies de hábitos pelágicos, como los túnidos y los peces lunas. Además
de otras especies que aunque pelágicas, no se encuentran en la superficie y se han
identificado mediante sondas marinas, como las anchoas y las sardinas.
9%
2%
25%
7%
49%
8%
TUNIDO
LANZON
MEDUSAS
PECES LUNA
PESCADO
ESCUALOS
Figura 21 ; Tarta de porcentajes de las especies avistadas
Según se aprecia en este gráfico, la especie mas observada durante las campañas
de 2005 han sido el pez luna (Mola mola),49%, seguido de los distintos túnidos que se
suelen visitar en estas aguas alimentándose en época estival. Especies como el atún
blanco o bonito(Thunnus alalunga), el atún rojo o cimarrón (Thunnus thynnus) y el atún
listado(Thunnus sp) avistados un 25%. También han sido frecuentes los avistamientos
de anchoa (Engraulis encrasicolus), sardina (Sardina pichardus), lanzón (Hyperoplus
lanceolatus) 24%. También se registraron medusas y tiburones en un 8% y 2% de las
ocasiones respectivamente.
A continuación se presenta el mapa 10 en el que se reflejan las posiciones de los
avistamientos observados durante los muestreos realizados.
89
Mapa 10; Avistamientos de peces, medusas y escualos
Peces Luna (Mola mola)
Como se puede apreciar en el mapa los peces lunas se distribuyen
heterogéneamente en el área de muestreo pudiéndose observar en aguas muy cercanas a
la costa y también en aguas oceánicas.
La presencia de peces luna se ha constatado durante los meses de abril a
septiembre, épocas en las que las aguas de la zona de estudio se encuentran más
calientes.
Túnidos (Thunnus Sp) y pequeños peces.
Los túnidos observados en el área de estudio presentan hábitos poco costeros,
distribuyéndose preferentemente en la plataforma continental y en el talud.
90
Los primeros en llegar son los atunes rojos en el mes de junio, después aparecen
los bonitos en el mes de agosto, y por último, en el mes de septiembre llegan los atunes
listados.
La distribución de estos animales esta condicionada por el alimento, sus presas
potenciales son las anchoas, los lanzones y las sardianas juveniles, por lo que es muy
frecuente verlos compartiendo área de distribución con cetáceos de preferencia
ictiófaga.
Medusas y Tiburones
Por último cabe destacar que en la zona se suelen ver frecuentemente medusas
durante todo el año, dándose en invierno el mayor numero de avistamientos.
La presencia de tiburones en la zona no es muy frecuente y tan solo se han visto
dos tiburones de 2 metros de longitud, posiblemente marrajos (Isirus oxyrhinchus), en
época estival.
Además de todas estas especies, cabe destacar, aunque en el presente estudio no
se ha recogido ningún dato sobre quelonios, que en agosto de 2004 se registro un
avistamiento de tortuga boba (Caretta carreta) especie de interés comunitario que se
avistó al norte de la zona de estudio.
5.5 Descripción de las actividades humanas en el área de estudio
Uno de los principales objetivos que busca este proyecto es determinar lugares
de interés para los cetáceos y otras especies que comparten el mismo hábitat. En este
sentido también es interesante el estudio de las posibles afecciones a las que pueden ser
sometidos estos animales por las distintas acciones antropogenias que se realizan en
estas áreas.
Para ello se ha iniciado un estudio preliminar cuyo objetivo es determinar cuales
son las posibles agresiones sobre estas poblaciones.
Estas agresiones son la contaminación marina y en el trafico marítimo.
91
5.5.1 Tráfico marítimo y actividades náuticas
Durante el año 2005 se registraron todos los barcos que navegaban o trabajaban
en el área de muestreo. Los cetáceos son animales muy sensibles a la contaminación
acústica y un trafico masivo en sus lugares de distribución puede determinar la
disminución o el abandono de estos lugares.
Se registraron 89 barcos en el área de muestreo como se representa en la
siguiente tabla
Clase de buque
Totales Porcentajes
17
19
ARRASTRERO
43
49
DEPORTIVOS
7
8
MERCANTE
1
1
PALANGRERO
19
21
CAÑEROS
2
2
OTROS
Total
89
100
Tabla 29; Número y clase de embarcaciones observadas.
21%
2%
19%
1%
8%
49%
ARRASTRERO
DEPORTIVOS
MERCANTE
PALANGRERO
CAÑEROS
OTROS
Figura 22 ; Tarta de porcentajes de las embarcaciones registradas
Los barcos de pesca deportiva han sido los más avistados en la zona 49%,
seguido de buques pesqueros con distintas artes 41 % y por último grandes mercantes
92
que entran a pasajes que corresponden a un 8% del total de los buques registrados en la
zona de muestreo.
La distribución de estos buques es muy diferente dependiendo del trabajo que
realicen como se puede ver en el siguiente mapa:
Mapa 11; Avistamientos y tipos de buque
Buques pesqueros
En el área de muestreo la presencia de buques pesqueros es constante,
exceptuando los meses de diciembre a febrero que corresponden al paro biológico que
realiza la flota.
Existen distintas artes de pesca en la zona, destacándose los buques de arrastre
pelágico en la zona del cañón de Capretón y arrastre de fondo en la plataforma
continental, Merluceras que se localizan cerca del cañón en su parte más oriental cuyo
principal arte es el palangre piedra bola y buques de cacea, cerco y cebo vivo
dependiendo de la época del año, localizándose tanto cerca de costa como en aguas
oceánicas.
93
No se han registrado casos de capturas accidentales por redes en la zona de
muestreo, aunque durante las campañas se han localizado un total de cuatro cetáceos
muertos a la deriva, pero no se pudo determinar la causa de su muerte.
Las conclusiones en este punto son muy difíciles de determinar a falta de un
estudio profundo y continuado en el tiempo.
Mercantes
El puerto de pasajes recoge todo el trafico marítimo de Guipúzcoa y como se
puede apreciar en el mapa, los mercantes avistados reflejan la ruta de entrada a Pasajes.
Al igual que caso anterior las afecciones que pueden derivar de la contaminación
acústica producida por los mercantes tiene que ser estudiada profundamente y a lo largo
del tiempo con medios adecuados.
Deportivos
Los pesqueros deportivos se concentran en el área de estudio cerca de la costa a
lo largo de todo el año a excepción del verano en los que es frecuente verlos cerca de la
zona del cañón donde suele aparecer el atún.
Se han constatado interacción de deportivos con cetáceos principalmente cuando
los pescadores deportivos avistan un grupo de delfines y se acercan a observarlos, a
falta de una normativo en cuanto al acercamiento a estas especies, estas bruscas
aproximaciones interfieren en el comportamiento de los animales, aunque deberían de
hacerse estudios profundos respecto a este aspecto.
Fotografía 14. Interacción embarcación deportiva y grupo de delfines mulares.EIBE 2005
94
5.5.2 Contaminación
La contaminación marina es una de las agresiones principales a las que se ven
sometidos los cetáceos de la zona, de hecho, según la asociación GEFMA (Grupe
d¨stude de la faune marine Atlantique) que realiza trabajos de varamientos desde hace
20 años en la costa francesa adyacente al área de estudio, en el 60% de los casos, la
causa de la muerte de los cetáceos es la contaminación marina.
Debido a esto, durante las campañas de 2004-2005 se recogieron datos de todos
los elementos contaminantes presentes en la superficie marina, desde vertidos de
hidrocarburos a basuras orgánicas exógenas al medio marino.
Se registraron vertidos en 25 ocasiones durante el año, como se puede apreciar
en la siguiente tabla;
Clase de vertido
VERTIDOS DE HIDROCARBURO
VERTIDOS DE BASURAS Y PLASTICOS
VERTIDOS ORGANICOS
Total
Tabla 30; número y tipo de vertidos observados
Total
Porcentajes
10
11
4
25
40
44
16
100
16%
40%
44%
VERTIDO HIDROCARBURO
VERTIDO BASURA Y PLATICOS
VERTIDOS ORGANICOS
Figura 23 ; Tarta de porcentajes de los vertidos registradas
Casi la mitad de los vertidos registrados eran derivados hidrocarburos, como
gasoil o pequeñas manchas de fuel-oil, la otra mitad eran basuras, en su mayoría con
componentes plásticos como botellas y bolsas.
Todos los vertidos registrados se representan en el siguiente mapa;
95
Mapa 12; Vertidos detectados
Hidrocarburos
Como se observa en el mapa, los derivados de hidrocarburos se concentran en la
zona de la bahía de Txingudi, debido principalmente a la gran cantidad de pescadores
deportivos que utilizan esta zona para sus actividades, y en zonas alejadas a la costa,
posiblemente como resultado de la limpieza de sentinas de los grandes buques
mercantes.
Vertidos plásticos y orgánicos
Estos vertidos se localizan en todo el área y son frecuentes, al igual que los
vertidos anteriores, a partir de los meses de primavera hasta otoño, debido a que en
estos meses las actividades humanas se multiplican, tanto la pesca profesional, como la
deportiva y el ocio.
Deberían de analizarse y estudiarse profundamente todos los aspectos incluidos
en este punto. La contaminación es uno de los problemas enquistado en nuestros mares
96
y la educación ambiental el remedio más eficaz, por eso la asociación Eibe, lleva
desarrollado distintos proyectos con el objetivo de concienciar a los usuarios del mar de
la importancia del cuidado y el desarrollo sostenible del ecosistema marino.
La labor es dura y debe ser continua para ver resultados positivos a medio y
largo plazo.
6.
CONCLUSIONES
Poblaciones de cetáceos en la costa Guipuzcoana.
Existe una alta diversidad de cetáceos en el zona de estudio. En las primeras 20
millas de costa se han localizado siete especies, lo que corresponde a un 30 % del total
de las especies descritas hasta la fecha en la zona templada del Océano Atlántico.
Los cetáceos se distribuyen heterogéneamente en el área de estudio, ocupando
áreas tanto costeras como oceánicas. El uso del hábitat por parte de las distintas especies
es continuo a lo largo del tiempo y del espacio. Cada especie ocupa y explota los
distintos nichos ecológicos del litoral Guipuzcoano a lo largo de todo el año, alguna de
ellas con marcada estacionalidad.
Entre todas las especies observadas el delfín mular requiere de una especial
atención. Es la especie más frecuente y más ampliamente extendida en el área de
estudio, además de un reconocido biondicador y regulador del ecosistema marino. Estas
características convierten a ésta especie en un valor ecológico en sí mismo, por lo que el
área de distribución de este animal toma prioridad en políticas de espacios protegidos y
planes de gestión según la legislación europea actual.
Avifauna, ictiofauna y otras especies de interés para cu conservación.
La gran diversidad y abundancia de aves presentes en el área de estudio reflejan,
a su vez, el alto valor ecológico de la zona y la importancia de la misma para multitud
de especies. Ocho de las diez especies identificadas son especies LIC, consideradas de
interés comunitario
Así mismo se ha determinado la presencia de otras especies de especial interés
para la conservación como es la tortuga boba (Caretta caretta). Y otras especies que
97
aún sin estar incluidas en catalogo alguno suponen un valor añadido a la biodiversidad
en el área, como son los peces luna y los escualos oceánicos detectados en la zona.
Actividades antropogénicas y grado de amenaza que suponen para los cetáceos y
el ecosistema en general
El tráfico marino en la zona se compone de buques mercantes, pesqueros y de
ocio que se concentran principalmente en las rutas de entrada a los puertos de Pasajes,
Hondarribia y Donostia. Durante la temporada de pesca la actividad pesquera tanto
profesional como deportiva se extiende por todo el área de estudio.
El efecto negativo de estas embarcaciones sobre los cetáceos y al ecosistema
marino, se debe principalmente al arrojo de basuras de todo tipo y al vertido de
hidrocarburos al mar, desechos detectados con gran frecuencia en el área.
La contaminación, la actividad pesquera y el trafico marítimo pueden suponer un
problema para conservación de la biodiversidad de la zona, siendo necesario un análisis
más profundo y completo para conocer cuales son las amenazas reales y en que medida
afectan al ecosistema.
Conservación. Propuesta para la creación de un Área Marina Protegida
La presencia de gran diversidad de cetáceos durante todo el año, y la alta
frecuencia con la que se observan, indican un alto valor ecológico de la zona.
Básicamente por dos motivos;
- Por una parte el ecosistema soporta una intensa predación por parte de los
cetáceos, lo que presupone una abundancia de multitud de especies de cefalópodos y
una rica ictiofauna.
- Por otro lado el delfín mular y la marsopa se encuentran incluidas en calidad de
vulnerables en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, y así mismo están
contempladas en el Anexo II de la Directiva de Hábitats de la Unión Europea. Según la
cual aquellas especies catalogadas en el Anexo II requieren de Áreas de Especial
Conservación (AEC).
Según esta Directiva, una Área de Especial Conservación, es un Lugar de Interés
Comunitario(LIC) donde es necesario tomar medidas para mantener o restaurar, un
estado conservación favorable el hábitat y/o la especie para la cual el área es designada.
98
El alto valor ecológico del ecosistema estudiado y la presencia de especies de
interés para su conservación, exigen realizar estudios continuos y dedicados a largo
plazo. Por lo que la conclusión al respecto es la necesidad de continuar con las líneas de
investigación iniciadas, profundizar en el conocimiento de la especie para poder evaluar
y gestionar un área marina de alto valor ecológico, cuyo equilibrio se encuentra afectado
en estos momentos.
Así mismo y como primera medida a tomar se propone a las autoridades
competentes que consideren la necesidad de definir un plan de actuación inmediata para
la creación de un Área de Especial Conservación (AEC) para el delfín mular en el área
de estudio y aguas adyacentes. Por otro lado, y debido a la existencia de tres LIC-s
terrestres limitantes con el área de estudio; Jaizkibel (ES2120017), Txingudi-Bidasoa
(ES2120018) y Monte Ulia (ES2120014) sería de gran interés ecológico definir un área
marina protegida que contenga las distintas zonas representativas del litoral.
La implantación inmediata de un plan de gestión para el delfín mular (Tursiops
truncatus) beneficiaría en gran medida a la conservación de la biodiversidad marina del
área de distribución del cetáceo. Gracias a su alta movilidad y su papel ecológico,
interactúa con multitud de especies sobre las que se extiende la figura de protección
convirtiéndose así en una herramienta inmejorable para la conservación de la
biodiversidad.
Necesidades y carencias
Se ha realizado un intenso esfuerzo en la obtención de datos directos sobre las
poblaciones de cetáceos en el litoral guipuzcoano, y se ha obtenido información muy
valiosa sobre las mismas, no obstante estos datos no son suficientes para concluir, ni
para determinar con exactitud cuales son las áreas de campeo de las distintas especies.
Tampoco son suficientes para definir sus estructuras sociales y establecer dinámicas
poblacionales, ni como para detectar interacciones entre los cetáceos y sus presas. Por
todo ello se requiere continuar con el estudio y profundizar en el conocimiento de las
especies, obtener más información y ampliar las bases de datos desarrolladas por la
asociación.
99
Ampliar líneas de investigación basándonos en los resultados obtenidos hasta
ahora. Para ello se necesita acondicionar la infraestructura actual y proveer de nuevo
material que posibilite desarrollar técnicas de investigación como la acústica y la
genética, hoy día inaplicables.
En definitiva, se requieren condiciones adecuadas para una dedicación intensa a
lo largo del tiempo y poder así garantizar la conservación de este excepcional grupo
animal y su entorno.
Fotografía 15. Delfines mulares frente a la costa de Jaizkibel. EIBE 2005
100
7.BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS EMPLEADAS
Aguilar, A. 1992. En: Blanco J. C. y González J. G. (eds.). Libro Rojo de los Vertebrados de España.
1992. ICONA.
Aguilar, A.., Forcada, J., Arderiu, A., Gazo, M. & Silvani,L., 1999. Status and Conservation treats of
small cetaceans in Spanish waters. Pp.75-76. European Research on Cetaceans – 13. Proc. 13th. Ann.
Conf. ECS, Valencia, Spain (Ed. P.G.H. Evans). European Cetacean Society. 488pp.
André, M., Degollada, E. y Fernández, A. 2000. Effects of Fast Ferry Acoustic Pollution on Cetaceans
Mortality: Evidences and Solutions. Presentado en el 14th Ann. Meeting European Cetacean Society,
Cork, Ireland, 5-9 April.
Azpiazu, J.A., 2000. Balleneros Vascos en el Cantábrico. Ttarttalo estudios. 172 pp.
Brereton, T. M, Williams, A. U. y Williams, R. (2000) Distribution and relative abundance of the
Common Dolphin (Delphinus delphis) in the Bay of Biscay. Proceedings of the European Cetacean
Society Vol. 13,: 4 - 9 pp.
Brereton, T. M y Williams, A. D. (2001a). A low cost method to determine bathypelagic and seasonal
occupancy of Balaenoptera physalus (Fin Whale) in the Bay of Biscay. Proceedings of the European
Cetacean Society,Vol. 14,: 3 - 9pp.
Brereton, T. M. y Williams, A.D. (2001b). Distribution and seasonal abundance of cetaceans in the
English Channel. Biscay Dolphin Research Program, Janurary 2001. 18 pp.
Bontigui, J.A., 2002.Jugando con ballenas. Servicio Central de publicaciones del Gobierno Vasco.158 pp.
Browning, L.J. & E.J. Harland, 1999. Are bottlenose dolphins disturbed by Fast-ferries? Pp.92-98.
European Research on Cetaceans – 13. Proc. 13th. Ann. Conf. ECS, Valencia, Spain (Ed. P.G.H. Evans).
European Cetacean Society. 488pp.
Buckland, S. T., Anderson, D. R., Burnham, K. P., Laake, J. L., Borchers, D. L. and Thomas, L. 2001. Introduction to
Distance Sampling. Estimating abundance of biological population. (Eds. S. T. Buckland, D. R. Anderson, K. P.
Burnham, J. L. Laake, D. L. Borchers and L. Thomas). Oxford University Press. Oxford. 432 pp.
Cañadas, A., Sagarminaga, R., 1999. Resultados preliminares del primer muestreo de cetáceos del norte
central del mar de Alborán.
Cañadas, A. 2000b. El delfín común (Delphinus delphis) [on line]. Madrid: SEC. Disponible desde:
http://www.cetaceos.com [Acceso 20 enero 2000].
Cañadas, A., Sagarminaga, R., García Tiscar, S., 2002. Cetacean distribution related with deep and slope
in the Mediterranean waters off southern Spain. Deep Research, Vol. 49(11): 2053-2073
Cañadas, A., De Stephanis, R., Sagarminaga, R., Urquiola, E., and Hammond, P. S., En prensa. Habitat
preference modelling as a conservation tool: proposals for marine protected areas for cetaceans in
Southern Spanish waters. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater ecosystems.
Cañadas, A. and Hammond, P. S. En revisión. Model-based abundance estimates for bottlenose dolphin
(Tursiops truncatus) off Ssouthern Spain: implications for conservation. Journal if Cetacean Research and
Management.
Casinos, A. y Filella, S. 1984. Los Cetáceos. Penthalon ediciones S.A., Madrid. 151 pp.
101
Catálogo de flora y fauna amenazada del País Vasco. [on line].
www.ingurumena.ejgv.euskadi.net [Ultima modificación; 23 febrero 2005].
Disponible
desde:
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (R.D. 439/1990)
Cawardine, M., 1995. Manuales de identificación. Ballenas y Delfines. Ediciones Omega, S.A.
Barcelona. 256 pp.
Cawardine, M., Hoyt, E., Fordyce, R.E., Gill, P., 1999. Ballenas, delfines y marsopas. Ediciones Omega,
S.A. Barcelona. 288 pp.
Cendrero O., 1993. Nota sobre hallazgo de cetáceos en el norte de España. Boletín Instituto
Oceanografía 9(1):251:255
De La Fuente Pareja, M. J. (Coordinadora), 2001. Sistema español de indicadores ambientales: subárea de
costas y medio marino. Centro de publicaciones, Secretaría General Técnica, MIMAM-Dirección General
de Calidad y Evaluación Ambiental. 75 pp.
Directiva 97/62/CE del consejo, de 27 de octubre de 1997, por la se adapta al progreso científico y
técnico la directiva 92/43/CEE, relativa a la conservación de los habitats naturales y de fauna y flora
silvestres.
Donovan, G.P. (ed.), 2001. Classification of the Order Cetacea (whales, dolphins and porpoises). J.
Cetacean Res. Manage, 3(1):xi-xii
Donovan, G.P., Lockyer, C.H. and Martin, A.R. (eds.), 1993. Biology of Northern Hemisphere pilot
whales. International Whaling Commission. Cambridge. 486 pp.
Donovan, G., 1999. Human-induce problems in cetacean conservation: can we manage to reduce them?.
European Research on Cetaceans – 13. Proc. 13th. Ann. Conf. ECS, Valencia, Spain (Ed. P.G.H. Evans).
European Cetacean Society. 488pp.
Evans, P.G.H., 1987. The Natural History of Whales & Dolphins. Christopher Helm (Publishers) Kent,
London, 344 pp.
Evans, P.G.H. and Nice , H. 1996. Review of the Effects of Underwater Sound generated by Seismic
Surveys on Cetaceans. Report to UKOOA. Sea Watch Foundation, Sussex. 50pp.
Evans, P. G. El. (1981). A guide to identification of cetaceans in the Northeast Atlantic. Ocasional
Publicatíon, Mammal Society.
Fariñas, F., Fernández, E.J., Silva, S., Fernández, M. & Mons, J.L. 1999. Frequency and dominance of
bacteriological pathogens in common dolphins (Delphinus delphis) stranded along the coast of Andalucía.
Pp.406-407. European Research on Cetaceans – 13. Proc. 13th. Ann. Conf. ECS, Valencia, Spain (Ed.
P.G.H. Evans). European Cetacean Society. 488pp.
Fernández-Casado, M. 2000. Especies amenazadas. [on line]. Madrid: SEC. Disponible desde:
http://www.cetaceos.com [Acceso 10 febrero 2000].
García-Perea, R. y Gisbert, J. 1997. Lista patrón de los mamíferos de la Península Ibérica, Islas Baleares y
Canarias. Galemys, 9 (NE):1-38.
Garret, C., Thompson, K. and Blanchard, W. 1990. Sea level flips. Nature, 1382: 292.
GEFMA, Grupe d´stude de la faune Marine et Atlantique, Bulletin de liaison nº2, 2003.Les échhouages
sur la coté landaise en 2001.Statistiques.
102
Hábitats y especies de Interés Comunitario del País Vasco. [on line]. Disponible desde:
www.ingurumena.ejgv.euskadi.net [Ultima modificación; 23 febrero 2005].
Hansen, L.J. and Defran, R.H. 1990. A comparison of photo-identification studies of California coastal
bottlenose dolphins (SC/A88/P8). Individual recognition of cetaceans. Int. Whal. Comm. Ed. P.S.
Hammond, S.A. Mizroch and G.P. Donovan.
Harvell, C.D., K. Kim, J.M. Burkholder, R.R. Colwell, E.R. Epstein, D.J. Grimes, E.E. Hofmann, E.K.
Lipp, A.D.M.E. Osperhaus, R.M. Overstreet, J.W. Porter, G.W. Smith & G.R. Vasta. 1999. Emerging
marine diseases-climate links and anthropogenic factors. Review Marine Ecology, Science, vol. 285:
1505-1510.
Hedley, S. H., Buckland, S. T. and Borchers, D. L. 1999. Spatial modelling from line transect data.
Journal of Cetacean Research and Management, 1 (3): 255-264
Hooge PN, Eichenlaub B, (2000) Animal movement extension to Arcview, ver 2.0. Alaska Science Center Biological
Science
Office,
U.S.
Geological
Survey,
Anchorage,
AK,
USA
(http://www.absc.usgs.gov/glba/gistools/index.htm#ANIMAL MOVEMENT)
Jefferson, T.A., Leatherwood, S. and Webber, M.A. 1993. FAO species identification guide. Marine
mammals of the world. Rome, FAO. 320 pp.
Katona, K. and Kraus, S.D. 1999. Efforts to conserve the North Atlantic Right Whale. In Twiss, J.R. e
Reeves, R., Eds. Conservation and management of marine mammals. Smithsonian Institution Press.
Washington and London. 311-331 pp.
Knowlton, A. R., Korsmeyer, F. T., Wu, H. and B. Hynes. 1995. The hydrodynamic effects of large
vessels on right whales. Final report for National Marine Fisheries Service Contract No. 46EANF60004
(unpublished). Available from NEFSC, 166 Water St., Woods Hole, MA 02543. 35pp.
Knowlton, A. R., Korsmeyer, F. T., and Hynes, B. 1998. The hydrodynamic effects of large vessels on
right whales, phase two. Final report for National Marine Fisheries Service Contract No. 46EANF60004
(unpublished). Available from NEFSC, 166 Water St., Woods Hole, MA 02543. 13pp.
Laist, D.W., Knowlton, A.R. Mead, J.G., Collet, A.S. and Podesta M. 2000. Collisions between ships and
whales. Marine Mammal Science. 17 (1): 35-75
Lehner N., P., (1979) Handbook of ethological methods. Garland STPM prees, New York & London.
López-Jurado, L.F. & A.C. Andreu, 1997. Caretta caretta (Linnaeus, 1758). En: Reptiles. Salvador, A.
(Coordinador), 1997. Fauna Ibérica, vol. 10. RAMOS, M.A. et al. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias
Naturales. CSIC. Madrid: 42-56.
Marcos-Ipiña E, Salaza-Sierra JM., De Stephanis, R. Cetacean population in coast of the Basque
Country: Diversity and distribution spring-summer 2003-2004.European Research on cetaceans – 19.
Proceedings of the 19th Annual Conference of the European Cetacean Society, La Rochelle, France, 2-7
April 2005.
Marques, F. F. C. 2001. Estimating wildlife distribution and abundance from line transect surveys
conducted from plataforms of opportunity. PhD Thesis. University of St. Andrews.
Matthews, J.N., Rendell,L.E., Gordon,J.C.D., And Macdonald, D.W. 1999. A review of frequency and
time parameters of cetacean tonal calls. Bioacustics. The International Journey of Animal Sound and its
recording, Vol.10, pp.47-71.
Nores, C., Perez, C., 1988. Overlapping range betwen Globicicephala macrorynchus and Globiephala
melaena in the northeastern Atlantic. Mammalia 52, nº1.
103
Notarbartolo di Sciara, G., Venturino, M.C., Zanardelli, M., Bearzi, G., Borsani, F.J., Caballoni, B., 1993.
Cetaceans in the central Mediterranean Sea: distribution and sighting frecuencies. Bolletin Zoologique
60, 131-138.
Nowak, R. 1991. Walker’s mammals of the world. Fifth Edition. Ed. Johns Hopkins. 1630 pp.
Ottensmeyer, C. A., and Whitehead, H. (2003). "Behavioural evidence for social units in long-finned pilot whales."
Can.J.Zool, 81, 1327-1338.
Quiroga Lorenzo, H. 1996. Guía de cetáceos. Edita Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
Madrid. 198 pp.
Resendes, A., Juan-Salles C.&. Domingo, M. 1999. Hepatic sarcocystosis in a stripe dolphins (Stenella
coeruleoalba) stranded in the Spanish mediterranean coast. Pp.447-448. European Research on
Cetaceans – 13. Proc. 13th. Ann. Conf. ECS, Valencia, Spain (Ed. P.G.H. Evans). European Cetacean
Society. 488pp.
Rogan, E. &. Mackey, M.J. 1999. Cetacean by-catch in a driftnet fisheries for Albacore tuna in the Celtic
sea.. Pp.135-136. . European Research on Cetaceans – 13. Proc. 13th. Ann. Conf. ECS, Valencia, Spain
(Ed. P.G.H. Evans). European Cetacean Society. 488pp.
Sanpera, C. & Aguilar, A. 1992. Modern Whaling off the Iberian Peninsula during the 20th Century. Rep.
Int. Whal. Commn, 42: 723-730.
SEC. Sociedad Española de cetáceos. 1999. Recopilación, Análisis, Valoración y Elaboración de
Protocolos sobre las Labores de Observación, Asistencia a Varamientos y Recuperación de Mamíferos y
Tortugas Marinas de las Aguas Españolas. Ministerio de Medio Ambiente Español.
Smeenk, C., 1997. Sperm whale deaths in the North Sea. Science and management. Bulletin de l’Institut
Royal des sciences naturelles de Belgique. Biologie. Vol. 67, suppl.: 15-28.
Schultz, R.D and Bailey, J.A. 1978. Responses of National Park Elk to human activity. J.Wildlife
Management 4 (1): 91-100
Taleb, M.Z. & Boutiba, Z. 1999. The organochlorines compounds: threat to the cetaceans of the Argelian
waters.Pp 449 . European Research on Cetaceans – 13. Proc. 13th. Ann. Conf. ECS, Valencia, Spain (Ed.
P.G.H. Evans). European Cetacean Society. 488pp.
Tomascik, T., A.J. Mah, A. Nontji & M.K. Moosa, 1997. The ecology of the Indonesian Seas. Part II
chapters 13-23. Periplus Editions (HK) Ltd.
Van Bressem, M.-F., Van Waerebeek., K & Raga, J.A. 1999. Viruses Of Cetaceans: a review with an
inside on their potential impact at the population level. Pp.451-452.European Research on Cetaceans –
13. Proc. 13th. Ann. Conf. ECS, Valencia, Spain (Ed. P.G.H. Evans). European Cetacean Society. 488pp.
Watkins, W.A. 1981. Activities and underwater sounds of fin whales. Sci. Rep. Whales Res. Inst., Tokyo,
33, 83-117.
Watkins, W.A. & Watkins, W.A. 1980. Acoustics and the behavior of sperm whales. In: Busnel, R.-G.
and Fish, J.F. (eds.), Animal Sonar Systems, Plenum, New York, NY, pp. 283-90.
Wilson, D.E. & Reeder, D. (eds.), 1993. Mammal species of the world. A taxonomic and geographic
reference. Second Edition. Smithsonian Institute Press. Washigton D.C. 1206 pp.
Würtz, M. & N. Repetto., l998. Whales and Dolphins. A guide to the biology and behavior of cetaceans.
Swan-Hills, press. England. 168 pp.
104
Descargar