DERECHO ADMINISTRATIVO.pmd

advertisement
Área: DERECHO ADMINISTRATIVO
IV
Contenido:
INFORME ESPECIAL
Comentario sobre Precedentes del Tribunal Registral de SUNARP en Materia Societaria (Parte I) ......
IV-1
PREGUNTAS Y RESPUESTAS ...............................................................................................................................................................................
IV-2
Comentario sobre Precedentes del Tribunal Registral de SUNARP
en Materia Societaria (Parte I)
1. Introducción
Como sabemos, un gran número de actos realizados al interior de una sociedad
requieren ser inscritos ante los Registros
Públicos para dotarlos de eficacia y de
oponibilidad frente a terceros, tal como
ocurre con el mismo acto de constitución
de la sociedad, la modificación de estatutos, el nombramiento de apoderados, el
aumento y la reducción de capital, etc.
Por ello, es común que toda sociedad deba
realizar un procedimiento registral para
inscribir los actos antes referidos, pero suele ocurrir que los títulos presentados son
objeto de observación por parte del registrador público.
En algunas ocasiones, estas observaciones
obedecen simplemente a aspectos formales que pueden ser fácilmente subsanados,
aclarando el sentido del acto que desea
inscribir o presentando algún documento
adicional. Pero, en otras ocasiones, la observación requiere de un nuevo acuerdo
del órgano societario competente o, algunas veces, la observación no es subsanable y el título es tachado.
Hay que señalar también, que en algunos
casos los registradores cometen errores en
la calificación y observan títulos que en
realidad no adolecen de defectos, en cuyo
caso es necesario que el solicitante impugne la decisión del registrador para obtener un pronunciamiento del Tribunal
Registral, última instancia administrativa
a nivel de SUNARP.
Para uniformizar los criterios con los que
los registradores califican los títulos y para
aclarar el sentido de algunas disposiciones de la Ley General de Sociedades y de
los reglamentos registrales, el Tribunal de
SUNARP emite precedentes de observancia obligatoria, cuyo sentido permite tener una idea precisa sobre los requisitos
que debe cumplir el título que se desea
inscribir y también tener un sustento frente a observaciones infundadas de los registradores.
El objetivo del presente informe es difundir algunos de estos precedentes y explicar su aplicación, lo que puede servir para
evitar posibles observaciones de los registradores o, de ser el caso, cuestionar la
observación formulada.
2. Precedente sobre convocatoria judicial a junta general de accionistas - Resolución N.º 297-2003-SUNARPTR-L- del 16-05-03
«No resulta procedente cuestionar la
convocato judicial a junta general de accionistas, aun cuando no cumpla con el
requisito de mediar 3 días entre la primera y segunda convocatoria, previsto en el
artículo 116 de la Ley General de Sociedades, dado que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 117 de la norma referida, corresponde al Juez fijar, entre otros
aspectos, el día y hora de la reunión.»
Comentario
La junta general de accionistas, como regla general, debe ser convocada por el directorio cuando se considere necesario
para tratar los asuntos de la sociedad o, a
solicitud de accionistas que representen no
menos del 20% de las acciones suscritas
con derecho a voto.
Ante la solicitud de los accionistas, el directorio debe publicar el aviso de convocatoria dentro de los quince (15) días siguientes a la recepción de la referida solicitud, la que deberá indicar los asuntos
que los solicitantes propongan tratar.
La junta general debe ser convocada para
celebrarse dentro de un plazo de quince
(15) días de la fecha de la publicación de
la convocatoria.
Si la solicitud fuese denegada o transcurriesen más de quince (15) días de presentada sin que el directorio efectúe la convocatoria, los accionistas, acreditando que
reúnen el porcentaje exigido de acciones,
podrán solicitar al Juez, dentro de un proceso no contencioso, que ordene la convocatoria.
Si el Juez ampara la solicitud, ordenará la
convocatoria, señalando lugar, día y hora
de la reunión, la agenda, quién la presidirá y el notario que dará fe de los acuerdos.
Ahora bien, supongamos que no se lleva
a cabo la junta en primera convocatoria,
por lo que, conforme a lo dispuesto por el
Juez, se deberá realizar en segunda convocatoria al día siguiente.
En segunda convocada se lleva a cabo la
junta y se toman una serie de acuerdos
que requieren de inscripción ante los Registros Públicos. Al presentar el título a los
Registros Públicos, el registrador observa
el título debido a que los acuerdos adoptados en la junta son inválidos por un defecto en la convocatoria. Según el registrador, se ha infringido lo dispuesto en el
artículo 116 de la Ley General de Sociedades, que dispone que entre la primera y la
segunda convocatoria debe mediar no
menos de tres (3) días y no más de diez
(10). En el caso descrito, la segunda convocatoria se realizó al día siguiente, según
lo ordenado por el Juez.
En esta situación correspondería impugnar la decisión del registrador, pues de
acuerdo al precedente materia de comentario, cuando la convocatoria es ordenada judicialmente, no le corresponde al registrador observar los defectos que se puedan haber cometido, pues la Ley General
de Sociedades dispone que es el Juez quien
fija el día y la hora de la reunión.
Además, es un principio a nivel registral
que los actos que un Juez ordena inscribir
en los Registros Públicos no pueden ser
objetos de calificación por parte de los registradores1.
1
Código Civil - Artículo 2011.- Principio de Rogación
Los registradores califican la legalidad de los documentos en cuya
virtud se solicita la inscripción, la capacidad de los otorgantes y la
validez del acto, por lo que resulta de ellos, de sus antecedentes y de
los asientos de los registros públicos.
Lo dispuesto en el párrafo anterior no se aplica, bajo responsabilidad
del Registrador, cuando se trate de parte que contenga una resolución judicial que ordene la inscripción. De ser el caso, el Registrador
podrá solicitar al Juez las aclaraciones o información complementarias que precise, o requerir se acredite el pago de los tributos aplicables, sin perjudicar la prioridad del ingreso al Registro.
A C T U A L I D A D E M P R E S A R I A L | N . ° 13 9
E
S
P
E
C
I
A
L
S E G U N DA Q U I N C E N A - J U L I O 2 0 0 7
Cristhian Northcote Sandoval
Miembro del Staff Interno de la Revista
Actualidad Empresarial
I
N
F
O
R
M
E
IV-1
IV
INFORME ESPECIAL
3. Precedente sobre acreditación del quórum para la
celebración de la junta
«Tratándose de la calificación de junta general de accionistas de las sociedades anónimas, no se debe exigir la presentación
del libro matrícula de acciones para verificar el quórum de la junta, sino que para
ello se debe comparar el número de acciones en que está dividido el capital social inscrito con el número de acciones
concurrentes a la junta».
Comentario
Para la adopción válida de acuerdos en una
junta de accionistas, se requieren dos elementos. El quórum y el porcentaje de votación. El quórum está referido al número
de acciones que se encuentran representadas en la junta. Para determinados acuerdos, este quórum puede ser simple2 y para
otros, debe ser un quórum calificado3. El
quórum simple consiste en la presencia del
50% de las acciones suscritas con derecho a voto. En segunda convocatoria, será
suficiente la presencia de cualquier número de acciones.
Pero, si los acuerdos a ser tratados en la
junta requieren de quórum calificado, deberán estar representadas en primera convocatoria, acciones que representen por
lo menos dos tercios de las acciones suscritas con derecho a voto, y en segunda,
deberán estar representadas no menos de
las tres quintas partes de las acciones suscritas con derecho a voto.
Ahora bien, en el caso de los porcentajes
de votación, la Ley General de Sociedades
exige que los acuerdos sean adoptados por
la mayoría absoluta de las acciones suscri2
S E G U N DA Q U I N C E N A - J U L I O 2 0 0 7
3
Ley General de Sociedades - Artículo 125.- Quórum Simple
Salvo lo previsto en el artículo siguiente, la junta general queda válidamente constituida en primera convocatoria cuando se encuentre
representado, cuando menos, el cincuenta por ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.
En segunda convocatoria, será suficiente la concurrencia de cualquier número de acciones suscritas con derecho a voto.
En todo caso podrá llevarse a cabo la Junta, aun cuando las acciones
representadas en ella pertenezcan a un solo titular.
Artículo 126.- Quórum Calificado
Para que la junta general adopte válidamente acuerdos relacionados con los asuntos mencionados en los incisos 2, 3, 4, 5 y 7 del
artículo 115, es necesaria en primera convocatoria, cuando menos,
la concurrencia de dos tercios de las acciones suscritas con derecho
a voto.
INSTITUTO PACÍFICO
tas con derecho a voto presentes en la junta, es decir, más del 50% de las acciones
representadas en la junta.
Pero, si los acuerdos a ser adoptados son
los señalados en los incisos 2, 3, 4, 5 y 7
del artículo 1154 de la Ley General de Sociedades, se requiere del voto favorable de
la mayoría absoluta de las acciones suscritas con derecho a voto, es decir, no de las
acciones presentes en la junta, sino del
total de acciones suscritas.
De acuerdo a lo señalado en el precedente, cuando el registrador requiera revisar
si se cumplió con el requisito de quórum
en la junta, no debe solicitar la presentación del libro de matrícula de acciones de
la sociedad, sino que la verificación del
quórum debe hacerse comparando la cantidad de acciones registrada en la partida
registral de la sociedad y la indicada en el
acta de la junta que contiene los acuerdos
a ser inscritos.
Este precedente tiene por finalidad aclarar
una situación que se producía en los Registros Públicos, por la cual los registradores solicitaban la presentación del libro de
matrícula de acciones de la sociedad para
verificar el cumplimiento del quórum. El
problema con esta situación es que el libro de matrícula de acciones de la sociedad es un registro de carácter privado y
no debería tener relevancia para efectos
de la información que figura ante los Registros Públicos.
La solicitud que efectuaban los registradores en el sentido antes mencionado,
implicaba la modificación del procedimiento registral, que no tiene una etapa probatoria y que no está previsto para que se
En segunda convocatoria basta la concurrencia de al menos tres quintas
partes de las acciones suscritas con derecho a voto.
4 Artículo 115.- Otras Atribuciones de la Junta
Compete, asimismo, a la junta general:
1. Remover a los miembros del directorio y designar a sus reemplazantes;
2. Modificar el estatuto;
3. Aumentar o reducir el capital social;
4. Emitir obligaciones;
5. Acordar la enajenación, en un solo acto, de activos cuyo valor
contable exceda el cincuenta por ciento del capital de la sociedad;
6. Disponer investigaciones y auditorías especiales;
7. Acordar la transformación, fusión, escisión, reorganización y
disolución de la sociedad, así como resolver sobre su liquidación; y,
8. Resolver en los casos en que la ley o el estatuto dispongan su
intervención y en cualquier otro que requiera el interés social.
presente y se tome en cuenta información
de carácter extraregistral.
Además, debe tenerse en cuenta que el
cómputo del quórum es un acto que le
corresponde efectuar al presidente de la
junta, que por defecto sería el presidente
del directorio, y que se debe realizar en
función de la cantidad de acciones que figura en los Registros Públicos, la cual debería coincidir con la cantidad registrada
en el libro de matrícula de acciones.
Si hubiera una discrepancia entre el número de acciones registradas en la matrícula y el número inscrito en los Registros
Públicos, significa que existe algún acuerdo de aumento o de reducción de capital
que no ha sido formalizado.
Pero, si ese fuera el caso, el registrador
sólo debe tomar en cuenta la información que figura en la partida registral y
no la de la matrícula de acciones, pues
esa es información que no forma parte
de los antecedentes del acto que se desea inscribir y rompería con el principio
de tracto sucesivo previsto en el artículo
2015 del Código Civil:
«Artículo 2015.- Principio de Tracto Sucesivo
Ninguna inscripción, salvo la primera, se
hace sin que esté inscrito o se inscriba el
derecho de donde emane.»
De acuerdo a este principio, no puede acceder al Registro Público un acto que no
tenga sus antecedentes en el propio registro, salvo que se trate de la primera inscripción. Esto implica que si se solicita la
inscripción de un acuerdo de la junta de
accionistas, la cantidad de acciones que
deben considerarse para computar el
quórum y los porcentajes de votación en
dicha junta, es la que figura inscrita en los
Registros Públicos y no la que aparezca en
la matrícula de acciones, si es que hubiera
diferencia entre una y otra.
En el caso de las otras formas societarias
no se presenta este problema, debido a
que el control de las participaciones no se
lleva en un registro privado sino a nivel de
Registros Públicos.
Continuará en la siguiente edición...
Descargar