contribucion a la deteccion oportuna de cancer mediante el analisis

advertisement
CONTRIBUCION A LA DETECCION OPORTUNA DE CANCER MEDIANTE
EL ANALISIS DE FACTORES DE ALTO RIESGO Y LA EVALUACION
GENOTOXICA EN CELULAS EPITELIALES
Guadalupe MARTÍNEZ1, Guillermo CABRERA1, Ma. Eugenia GONSEBATT2,
Leticia ZÁRATE1
1
CEACA, Facultad de Química, Universidad Autónoma de Querétaro.México.
Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma
de México. Centro de Estudios Académicos sobre Contaminación Ambiental
(CEACA), Facultad de Química, UAQ. Cerro de las Campanas s/n, C.P. 76010,
Querétaro, Qro. México. Tel y Fax:01(442)1921303 ext.5538, E-mail:
gpemtzg@uaq.mx
2
Palabras clave: Células epiteliales, genotoxicidad, cáncer
RESUMEN
Los cambios observados en el país en los aspectos sociales, políticos y
económicos han propiciado modificaciones en la conducta de la población y
han alterado sus hábitos alimenticios y de comportamiento, exponiendo su
organismo a un gran número de factores de riesgo que favorecen la aparición
de procesos mutagénico y carcinogénico sometidos a los efectos deletéreos de
nuevos y numerosos compuestos químicos, como los conservadores de los
alimentos, colorantes artificiales, saborizantes, alimentos ricos en sal, así
como numerosos medicamentos, junto con lo anterior se observa también el
aumento en la práctica de hábitos nocivos como el tabaquismo, el alcoholismo
y el consumo de otras drogas. Algunas evidencias indican que entre el 50 y el
80% del cáncer humano es potencialmente prevenible debido a que los
factores que determinan su incidencia son sobre todo agentes exógenos, que
han sido plenamente identificados con el cáncer en los humanos como el humo
de tabaco, químicos ocupacionales y ambientales, radiaciones, factores
dietéticos, factores socioeconómicos y estilos de vida, así como virus, bacterias
y parásitos específicos. El cáncer cérvico uterino es un tipo frecuente de
cáncer en mujeres, y consiste en una enfermedad en la cual se encuentran
células cancerosas (malignas) en los tejidos del cuello uterino .Las alteraciones
genéticas que acompañan a este proceso nos permite hacer uso de las
pruebas a corto plazo que emplean células exfoliadas de humanos tanto de
epitelio oral, nasal, tracto urinario y cérvix uterino para evaluar la presencia de
daño genotóxico . En este estudio se evaluó la frecuencia de células
micronucleadas (FCMN) en muestras cervicales de mujeres con alto riesgo a
desarrollar cáncer cervical. Dos instituciones del sistema de salud público y
privado en la ciudad de Querétaro, Qro. Méx. colaboraron en este estudio con
la donación de muestras cervicales de pacientes que asistían para su
diagnóstico y control. Mediante dos tipos de técnicas se hizo la evaluación de
FCMN. Una fue el procesamiento en el laboratorio de las muestras cervicales y
su posterior tinción mediante la técnica de Feulgen, la otra fue la lectura de MN
de frotis previamente evaluados para la prueba de Papanicolaou (Pap).
Muestras de 397 pacientes fueron codificadas y analizadas para las
evaluaciones de células micronucleadas y a través del Pap clasificadas por
1
grado de lesión de acuerdo a Bethesda. Las muestras de lesiones
epidermoides intraepitelial de bajo y alto grado (LEIBG y LEIAG)
respectivamente y carcinoma epidermoide invasivo (CEI) presentaron
significativamente más altas las frecuencias (P<0.0001) de células
micronucleadas que las muestras normales (negativas en la prueba de Pap).
Cuando las muestras se compararon por grado de lesión no presentaron
diferencia significativa entre ellas( P>0.05). Los resultados de la prevalencia de
factores de riesgo en pacientes estudiados y la frecuencia de células
micronucleadas, fueron consistentes con lo reportado en la literatura. Los
resultados indican que la frecuencia de MN en células de exfoliación cervical
puede ser un criterio adicional para establecer riesgo a padecer cáncer
cervical.
INTRODUCCION
El cáncer es una patología conocida como neoplasia maligna que
involucra diversos factores relacionados con la regulación, la apoptosis y el
crecimiento celular. Hace poco más de 25 años cuando la "guerra contra el
cáncer" se inició, se tenía la esperanza anticipada de que las tasas de
mortalidad de las formas más comunes de la enfermedad se habrían de reducir
en forma significativa para el año 2000 , meta que no se logró. Sin embargo, la
gran inversión empleada en la investigación básica ha proporcionado los
conocimientos suficientes que permiten el diseño racional de nuevos enfoques
para su prevención. Algunas evidencias indican que entre el 50 y el 80% del
cáncer humano es potencialmente prevenible debido a que los factores que
determinan su incidencia son sobre todo agentes exógenos, que han sido
plenamente identificados con el cáncer en los humanos como el humo de
tabaco, químicos ocupacionales y ambientales, radiaciones, factores dietéticos,
factores socioeconómicos y estilos de vida, así como virus, bacterias y
parásitos específicos.
Entre los diferentes tipos de cánceres existentes, el cáncer cérvico
uterino (CaCu) es el más frecuente en la población femenina de países en vías
de desarrollo. A escala mundial, el cáncer cérvico uterino ocupa el segundo
lugar en muertes por neoplasias, superado sólo por el cáncer de mama
(Velázquez y Gariglio, 2002).
El cáncer cérvico uterino es una de las principales causas de muerte en
México entre las mujeres de más de 25 años. La OMS reporta que México
ocupa el primer lugar de mortalidad por cáncer cérvico uterino, que mueren 3
mujeres al día a causa de esta enfermedad (Secretaría de Salud, 1999).
Se tiene conocimiento que en el Estado de Querétaro se registraron para el
año de 1999, 851 casos de cáncer, 288 en los hombres (33.8%) y 563 casos
(66.2%) en las mujeres. El cáncer de cuello del útero representó el 37.1% (209
casos) de los tumores en las mujeres, el grupo de edad con mayor número de
casos fue el de 40 a 44 años con 42 casos (20.1% del total). (RHNM, 1999).
Existe una prueba muy adecuada que detecta con certeza este tipo de
cáncer, la prueba de rutina, que es la de Papanicolaou. Sin embargo la calidad
de obtención de especímenes de Papanicolaou es deficiente, se notificó que el
64% de una muestra aleatoria de especímenes carecían de células
endocervicales, moco y metaplasia epidermoide, correlacionados con error
diagnóstico en 0.87 (P<0.001). Respecto a la precisión diagnóstica en
2
Papanicolaou, existen centros de lectura con un índice de resultados falsos
negativos hasta de 54%. El Programa de Detección Oportuna de Cáncer en
México previene menos del 13% de los casos potencialmente prevenibles
(Lazcano et al., 1996). El propósito de este estudio es el de contar con una
prueba complementaria a la prueba de Papanicolaou que permita incrementar
la certeza en la detección temprana del cáncer, y correlacionar los resultados
de la evaluación genotóxica con los factores de alto riesgo como el tabaquismo
y el alcoholismo, el inicio de actividad sexual a edad temprana , así como las
infecciones producidas por el virus del papiloma humano(VPH) y las
enfermedades de transmisión sexual (ETS).
La detección de mutaciones o de expresión alterada de algunos genes
en tejidos aparentemente normales o con lesiones precancerosas, podría
ayudar a identificar individuos con alto riesgo de desarrollar cáncer, de ahí la
importancia del empleo de bioensayos que evalúen el daño genotóxico en
células de exfoliación, ya que proveen evidencia de exposición a clastógenos y
son usados para identificar individuos particulares o grupos de población de
alto riesgo para desarrollar cáncer (Guzmán et al., 1997).
De estas pruebas la que emplea células de exfoliación de epitelios tanto
de esófago, nasales, bucales como de cérvix uterino y evalúa micronúcleos
como biomarcadores de efecto ha sido validada como un dosímetro específico
para exposición a carcinógenos en el hombre (Rosin, 1992). La prueba que
evalúa micronúcleos en células endocervicales es una prueba rápida, sencilla y
económica, la estandarización de ésta técnica nos permitirá ofrecer éste tipo de
pruebas como una prueba complementaria en el diagnóstico de predicción del
desarrollo de neoplasias cervicales.
Fundamentación Teórica:
El cáncer es una forma común de designar a todos los tumores malignos y se
define como el trastorno de los mecanismos que controlan la proliferación y la
diferenciación de las células en los organismos pluricelulares (Villalón, 2004)
Hanahan y Weinberg (2000) consideran seis características de las
células cancerosas: ignoran las señales que controlan la proliferación celular,
así como las que promueven la diferenciación, adquieren capacidad para
sostener la proliferación celular, evaden la apoptosis, tienen capacidad
invasiva y angiogénica, por tanto las células cancerosas están definidas por
dos propiedades hereditarias: 1) se reproducen a pesar de las restricciones
normales e 2) invaden y colonizan territorios normalmente reservados para
otras células. Una célula anormal aislada que no prolifere más que sus vecinas
normales, no produce ningún daño significativo, pero si su proliferación esta
fuera de control, producirá un tumor o neoplasia, una masa de células
anormales. Sin embargo, si las células neoplásicas permanecen agrupadas en
una masa única, se dice que el tumor es benigno y generalmente pude
conseguirse una curación completa extrayendo la masa quirúrgicamente. Un
tumor se considera canceroso sólo si es maligno, es decir, si sus células
tienen la capacidad de invadir el tejido circundante. La capacidad invasora
implica, generalmente, la habilidad de liberarse, entrar en el torrente sanguíneo
o en los vasos linfáticos y formar tumores secundarios o metástasis en otros
lugares del cuerpo ( Doll y Peto, 1987). Las alteraciones genéticas que
acompañan a este proceso nos permite hacer uso de las pruebas a corto plazo
que emplean células exfoliadas de humanos tanto de epitelio oral, nasal, tracto
3
urinario y cérvix uterino para evaluar la presencia de daño genotóxico. Una de
las ventajas de emplear este tipo de células es que se renuevan por división de
las basales, desprendiéndose las más externas, este proceso se lleva a cabo
continuamente y con una velocidad que depende de cada órgano. Por ejemplo
se ha reportado que aproximadamente el promedio de vida en una célula
nasofaríngea es de 15 días mientras que en la vejiga es de 60 días. Este
recambio ocurre por la actividad mitótica continua de células basales no
diferenciadas. A medida que pasa el tiempo la célula así originada, madura y
se diferencia. Estos cambios normales así como algunas alteraciones
patológicas pueden ser observadas en las células que se descaman o exfolian,
de allí su utilidad diagnóstica en la citopatología (Naib, 1996), ya que la
mayoría de los cánceres se originan en tejidos epiteliales (Cairns, 1975). Los
epitelios están en contacto directo con los contaminantes presentes en el aire,
el agua y los alimentos. Por lo que los epitelios pueden estar en contacto con
los agentes tóxicos ingeridos y/o con sus metabolitos ya sea a través de la
sangre o la orina. Entre las manifestaciones importantes que distinguen a una
condición premaligna o maligna se encuentra la aparición de aberraciones
cromosómicas asociadas al proceso de transformación (Mittelman, 1994). Es
por ello, que en las evaluaciones toxicológicas, la presencia de daño
genotóxico es uno de los indicadores importantes y que se debe estudiar
cuando se desarrollan nuevos compuestos químicos, farmacéuticos y
terapéuticos (Tucker y Preston, 1996). Los indicadores de daño citogenético
más utilizados han sido tradicionalmente el ensayo de aberraciones
cromosómicas y actualmente el de micronúcleos (MN).
Los MN son pequeñas estructuras similares al núcleo principal de una
célula, que se tiñen de igual manera que el núcleo y que se originan por la
pérdida de uno o más cromosomas que se quedan rezagados durante la
división celular o por fragmentos de éstos. Los MN han sido observados e
inducidos en varios tipos de células como en linfocitos, eritrocitos, células
vegetales, etc. Recientemente se han revisado algunas metodologías para
optimizar el análisis de daño mediante este ensayo (Fenech et al., 1999).
Stich H. F. and Stich W. (1982) así como Stich and Rosin (1983), fueron los
primeros en adaptar el ensayo de MN a células humanas exfoliadas, y
reportaron que la exposición a carcinógenos incrementa la frecuencia de MN
antes que los síntomas clínicos se hagan evidentes. El ensayo ha sido
realizado en células exfoliadas del esófago (Muñoz et al., 1987), del cérvix
uterino (Fontham et al., 1986; Stich., 1987), de las fosas nasales (Sarto et al.,
1990; Ballarin y Sarto, 1992), y de la vejiga (Reali et al., 1987; Ribeiro et al.,
1990; Anwar y Rosin, 1993; Guzmán et al., 1997). En estos estudios, se ha
observado la relación de frecuencia de MN en exposiciones asociadas con el
riesgo a desarrollar cáncer, lo que valida el ensayo como un dosímetro
específico para exposición a carcinógenos en el hombre (Rosin, 1992).
MATERIALES Y METODOS
Individuos a estudiar:
En este estudio las muestras que se procesaron para su posterior
análisis fueron obtenidas de 397 pacientes de sexo femenino de las cuales 88
de ellas son atendidas en el consultorio de Planificación Familiar (UP) 41 en el
Programa de Control de adolescentes (U) y 48 en la Clínica de Displasias (D)
4
del Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer (HENM) (Sector Salud
Público), las restantes 14 corresponden a pacientes atendidas en el Laboratorio
de Anatomía Patológica (LAP) del Hospital Los Ángeles (HA) (Sector Salud
Privado) de la ciudad de Querétaro, laboratorio que además proporcionó 34
muestras procesadas para la prueba de Papanicolaou, al igual que 172
muestras procedentes del programa de detección temprana de cáncer cérvico
uterino de la Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA) en la ciudad de
México. Las cuales fueron analizadas para la evaluación de la frecuencia de
células micronucleadas (FCMN).
Obtención de muestra
Las pacientes no recibieron previo tratamiento de quimioterapia ó
radioterapia. Ninguna de ellas presentaron una historia clínica de infecciones
crónicas, uso de drogas (incluyendo anticonceptivos), ó que estuvieran
expuestas a radiaciones.
A todas las mujeres se les realizó un examen ginecológico, del mismo se
obtuvo una muestra con cepillo citológico para la prueba de Papanicolaou
(Pap). Las muestras procesadas para Pap, fueron leídas e interpretadas por
un patólogo de acuerdo al sistema Richart. A todas las pacientes se les fue
aplicado un cuestionario el cual fue realizado con la asesoría de los
ginecólogos participantes en la toma de muestra.
Preparación citológica:
Las muestras citológicas fueron colectadas con un cepillo citológico del
área del ectocérvix y endocérvix. El material colectado fue sumergido en 5 ml
de una solución buffer de fosfatos y centrifugado a 1200 rpm por 5 min. El
botón celular fue suspendido en una solución de metanol-ácido acético en una
proporción 3:1 y centrifugado dos veces a la misma velocidad y tiempo.
Finalmente, el botón celular fue resuspendido en 1 ml de solución de metanolácido acético
y goteado sobre portaobjetos limpios, desengrasados y
codificados para su análisis. (Leal Garza et al., 2002). Los frotis se dejaron
secar al aire para posteriormente proceder a la tinción mediante el método de
Feulgen (Reactivo de Shiff´s) (Tolbert et al.,1992).
Prueba de micronúcleos:
Las preparaciones citológicas fueron teñidas por el método de Feulgen
(Reactivo de Shiff´s).
Método de tinción:
Las preparaciones, se lavaron en agua destilada por 5 min y se
hidrolizaron en HCl 1 N a temperatura ambiente durante 5 min, en HCl 1 N a
60°C por 5 min, se lavaron en agua destilada 2 veces y se tiñeron con el
Reactivo de Schiff de 10 a 20 min, se lavaron durante 30 segundos con agua
de la llave y posteriormente con agua destilada por 5 min., se contrastaron con
verde rápido de 15 a 30 seg, se enjuagaron por 30 seg con agua de la llave y
se dejaron secar al aire (Stich y Rosin, 1983).
Observación microscópica:
Para cada paciente, se leyeron dos laminillas para un conteo de al
menos 1000 células de la toma de muestra cervical y fueron analizadas en un
microscopio de luz con el lente de aceite de inmersión 100X. El análisis de
micronúcleos para los dos métodos empleados fue realizado de acuerdo a los
criterios descritos por Sarto et al (1987) y Tolbert et al (1992). Quienes sugieren
tres criterios específicos que incluyen: morfología, histoquímica y localización
en la célula.
5
RESULTADOS Y DISCUSION
Población de estudio y factores de riesgo.
Un total de 397 muestras cervicales fueron analizadas para determinar la
presencia de células endocervicales micronucleadas de las cuales el 51.89%
correspondieron a frotis de Papanicolaou (Pap) proporcionados por el
laboratorio de anatomía patológica (LAP) del sector privado de salud (HA) en la
ciudad de Querétaro, y del Programa de Detección Temprana de Cáncer
Cérvico uterino de la Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA) de la Ciudad
de México, D.F. El 48.11% fueron muestras obtenidas de pacientes que
acudían al Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer para su diagnóstico y
control. Los resultados obtenidos de las muestras una vez que fueron
procesadas y analizadas, se seleccionaron de acuerdo a los criterios
establecidos por Tolbert et al (1992), donde al menos por muestra se tuviera
un conteo de 1000 células obteniéndose así, un total de 77 casos para las
muestras que fueron procesadas mediante la técnica de Feulgen y 191 casos
para el análisis de células micronucleadas en Pap’s.
A las pacientes se les aplicó un cuestionario obteniéndose datos
generales por consultorio participante del Hospital de Especialidades del Niño y
la Mujer (HENM) donde se observa la prevalencia de los factores de riesgo
como el tabaco, alcohol, enfermedades de transmisión sexual y VPH. Además
de la edad cronológica donde para U su promedio ± SD fue de 18.1± 1.45, para
UP 36.2 ± 9 y para D 37.3 ± 12.3. En cuanto a la edad de inicio de actividad
sexual se observa que para U fue de 16 ± 1.8, para UP 20.3 ± 3.8 y para D
17.8 ± 2.8; donde se confirma para la clínica de displasias de acuerdo con
Schiffman, M.H. and Brinton, L.A. (1995) que la edad temprana de inicio de
actividad sexual es un alto factor de riesgo para cáncer cervical.
Como se muestra en las figura 1 el mayor porcentaje de pacientes
presentaron como hábito personal el tabaquismo (29.4%), seguido de la
ingesta de bebidas alcohólicas (17.6%). En menor proporción presentaron
infecciones asociadas a VPH (5.9%) y a otro tipo de enfermedades de
transmisión sexual (ETS) (1.5 %).
30
VPH
25
TABACO
20
ALCOHOL
% 15
ETS
10
5
0
1
Figura 1. Porciento de población expuesta a factores de riesgo.
6
Las frecuencias de células micronucleadas cervicales asociadas a
factores de riesgo son presentadas en la figura 2 donde se observa que para
el grupo control el tabaco y el alcohol es el factor de riesgo de mayor
prevalencia, para LEIBG es la infección por VPH y para la población estudiada
que presenta LEIAG son el tabaco, el alcohol y la infección del VPH, datos
esperados ya que se sabe que el fumar y la ingesta de bebidas alcohólicas
provocan una inmunodepresión,
que permite mayor susceptibildad a
infecciones, además se sabe que el alcohol induce el incremento en la
actividad sexual, (poligamia y promiscuidad), por lo tanto al riesgo de adquirir
enfermedades venereas o mejor conocidas como de transmisión sexual como
lo es la infección cervical por VPH. (Schiffman and Brinton, 1995).
1.8
F
R
E
C
U
E
N
C
I
A
P
R
O
M
E
D
I
O
ETS
1.6
VPH
1.4
A LC O H O L
1.2
TABACO
1
0.8
TA B A C O
0.6
A LC O H O L
0.4
0.2
VPH
0
ETS
N E G A TIV O
LE IB G
LE IA G
G R A D O D E LE S IO N
Figura 2. Frecuencias de células micronucleadas endocervicales asociadas a
factores de riesgo.
Asociación entre FCMN’s y grados de lesión de acuerdo a Bethesda.
Las muestras cervicales para las dos diferentes técnicas empleadas en
cuanto a su procesamiento fueron analizadas como muestras independientes
por no corresponder a las mismas pacientes. Al integrarse los grupos por grado
de lesión de acuerdo a la clasificación de Bethesda se compararon las FCMN
mediante una prueba de Kruskal-Wallis ANOVA de una vía (P<0.0003) y una
prueba post-hoc de Dunn’s de todos los grupos contra el control, no habiendo
diferencia significativa entre el control y LEIBG (P>0.05) y al compararse el
control contra LEIAG se encontró un nivel de significancia de (P<0.001)
igualmente hubo diferencia significativa entre el grupo de LEIBG y LEIAG
(P<0.01) cuando las muestras fueron analizadas empleando la tinción de
Feulgen , ver cuadro I.
7
Cuadro I. Frecuencia de células micronucleadas en exfoliados cervicales de
acuerdo a la clasificación Bethesda en la población total estudiada empleando
la tinción de Feulgen.
NEGATIVO LEIBG
(NICI)
53
14
0.455±0.46 0.442±0.44
0.425
0.46
LEIAG
NICIII)
10
1.3±0.53
1.315*
(NICII-
No. Pacientes
Promedio ± SD
Mediana
* P<0.0001
Los datos obtenidos para el total de los frotis de Pap’s analizados se presentan
en el cuadro II, donde el promedio de la FCMN se ve incrementado de
acuerdo al grado de lesión, teniéndose para el grupo control o negativo a Pap
(0.21±0.356), para LEIBG (0.64±0.62) y para el grupo de LEIAG (1.05±0.95),
disminuyendo para el grupo que presentaba CEI (0.68±0.67) pero superior al
control negativo, datos que concuerdan con Guzmán, 2003. donde reporta que
la frecuencia de CMN’s incrementa en paralelo con la severidad de los cambios
fenotípicos (grado de lesión displásica) en la transición de bajo a alto grado de
lesión. Para este grupo de frotis de Pap’s en la prueba de Kruskal-Wallis se
obtiene un valor de P<0.0001 considerado extremadamente significativo, y con
la prueba de comparación múltiple de Dunn’s se obtiene P<0.01 cuando el
control se comparó contra LEIBG, P<0.001 contra LEIAG y P<0.001 cuando el
grupo control se comparó contra el grupo que presentó CEI. Sin embargo
cuando LEIBG fue comparado contra LEIAG, LEIBG contra CEI y LEIAG contra
CEI no presentaron diferencia significativa (P>0.05).
Cuadro II. Frecuencia de células micronucleadas en frotis
a la clasificación Bethesda.
NEGATIVO LEIBG
LEIAG
No.
42
46
40
pacientes
Promedio±S 0.21±0.356 0.64±0.62 1.05±0.9
D
5
Mediana
0
0.48
0.86*
de Pap’s de acuerdo
CEI
63
0.68±0.67
0.561
*P<0.0001
El cáncer resulta de la progresión de lesiones escamosas intraepiteliales de
bajo grado (NIC I) ó displasia leve a lesiones escamosas intraepiteliales de alto
grado que incluye (NIC II y III) ó displasia moderada y severa. El paso de bajo a
alto grado de lesión es caracterizado por incremento en atípias nucleares y
fallas en la diferenciación celular progresivamente en capas superficiales del
epitelio (IARC, 1995; Shiffman y Brinton, 1995). Estos cambios fenotípicos son
acompañados por incremento en la inestabilidad cromosómica, así como
pérdida ó ganancia de cromosomas ó fragmentos de cromosomas (Southern et
al.,1997; Giannoudis et al., 2000), esto explica los resultados obtenidos en el
incremento de la frecuencia de células micronucleadas de acuerdo a la
severidad de la lesión.
Amplia información epidemiológica muestra que la mayoría de LEIBG
puede tener una regresión espontánea a la normalidad en 3 años y únicamente
8
del 15 al 25% progresa a LEIAG, mientras que del 33 al 50% de LEIAG
eventualmente podría pasar a CEI si no son tratadas, de ahí la importancia de
contar con una prueba complementaria a la prueba de Papanicolaou que
permita incrementar la certeza en la detección temprana del cáncer cérvico
uterino. Los incrementos significativos de células micronucleadas en epitelio
cervical de acuerdo a la severidad de la displasia, sugieren que esta prueba
que evalúa micronúcleos puede ser de gran utilidad en el diagnóstico y
evaluación de cáncer cérvico uterino y contribuye a la validación de este
ensayo como un posible biomarcador de riesgo a cáncer (Guzmán et al., 2003).
CONCLUSIONES
•
•
•
•
•
•
El procesamiento de las muestras cervicales y su posterior tinción
mediante el método de Feulgen, permitió eliminar elementos confundentes
como, moco, eritrocitos, espermatozoides y patógenos infecciosos. Esta
técnica resultó efectiva en la identificación y conteo de células
micronucleadas.
El análisis microscópico de frotis de Pap’s resultó práctico, sencillo y
efectivo para la evaluación de células micronucleadas.
Los grados de lesión (Displasia) en muestras de pacientes de los sectores
de salud de la ciudad de Querétaro fueron reportados de acuerdo a la
clasificación de Richart, no se emplea el sistema Bethesda que es
recomendado porque ha demostrado ser muy útil para los estudios
epidemiológicos de carcinogénesis cervical de multietapas (Shiffman y
Brinton, 1995).
Existe diferencia en la forma de reportar el diagnóstico de Pap (grado de
lesión) por sector salud: el privado reporta el diagnóstico asociando a
lesión con infección por VPH y el público no hace mención a la probable
infección por VPH.
Los resultados de la prevalencia de factores de riesgo en pacientes
estudiados y la frecuencia de células micronucleadas, fueron consistentes
con lo reportado en la literatura.
De acuerdo a la hipótesis planteada, se observó un incremento
significativo de micronúcleos en epitelio cervical de acuerdo al desarrollo
neoplásico, sin embargo debido a la gran variabilidad de datos observada
en los diferentes grados de lesión, se concluye que la prueba que evalúa
FCMN puede ser una valiosa herramienta para predecir presencia o
ausencia de displasia pero no el nivel de la lesión.
AGRADECIMIENTOS
A La Universidad Autónoma de Querétaro y al Consejo Nacional de Ciencia y
Tecnología, por fomentar la Investigación Científica. Al Hospital de
Especialidades del Niño y la Mujer, al Laboratorio de Anatomía Patológica del
Hospital Angeles, a la Jurisdicción Sanitaria No.I de la SSA de la Cd. de
Querétaro, Qro. al Programa de Detección Oportuna de Cáncer Cervico
Uterino de la Secretaria de Salubridad y Asistencia de la Cd. de México D.F.
Por el interés y las facilidades proporcionadas en la realización de este estudio.
9
REFERENCIAS
Anwar, W.A. & Rosin, M.P., (1993). Reduction in chromosomal damage in
schistosomiasis patients after treatment with praziquantel. Mutation Res 298:3
179-85
Ballarin, C., Sarto, F., Giacomelli, L., Battista, G. and Clonfero, E., (1992)
Micronucleated cells in nasal mucosa of formaldehyde-exposed workers. Mutat
Res 280:1-7.
Cairns, J. (1975). Mutational selection and the natural history of cancer. Nature
(London), 255:197-200.
Doll, R. And Peto, R. (1987). Epidemiology of cancer. En: Weatherall, D.J.,
ledingham,J. G. y Warell W.A. (Eds) Oxford textbook of medicine. Oxford, U.K.
pp.4.95-4.123
Fenech, M., Holland, N., Chang, W:P:, Zeiger, E. and Bonassi, S. (1999) The
human micronucleus project: an international collaborative study on the use of
the micronucleus technique for measuring DNA damage in humans. Mutat Res
428:271-283.
Fontham, E., Correa P., E. Rodriguez y Lin, Y. (1986). Validation of smoking
history with the micronucleous test. Mechanism in tobacco carcinogenesis,
Banbugl Report No. 23. Col Spring Harbor Laboratory Press.
Giannoudis A., Evans M.F., Southern S.A., Herrington C.S. (2000) Basal
keratinocyte tetrasomy in low-grade squamous intra-epithelial lesions of the
cervix is restricted to high and intermediate risk HPV infection but is not typespecific. Br. J Cancer 82:424-428
Guzmán, P., Gonsebatt, M. E., Vega L., Salazar, A. M., Montero, R., Blas, J.,
Del Razo, L. M., García-Vargas, G., Albores, A., Cebrián, M. E., Kelsh, M. and
Ostrosky-Wegman, P. (1997). Cytogenetic effects in human exposure to
arsenic, Mutat Res 386:219-228.
Hanahan, D. and Weinberg, R.A. (2000). The hallmark of cancer. Cell.100: 5770
Guzmán, P., Sotelo-Regil, R.C., Mohar, A., Gonsebatt, M. E. (2003) Positive
correlation Between the Frecuency of Micronucleated Cells and Dysplasia in
Papanicolaou Smears. Environ and Mol Mutag 41
IARC. (1995). Monograph on the evaluation of carcinogenic risks in Human.
Human papillomavirus. Vol.64. Lyon, France International Agency for Research
on Cancer. World Health Organization.
Lazcano, P.E.C., Nájera, A.P., Alonso, R.P., Buiatti, E. y Hernández, A.M.
(1996) Programa de Detección Oportuna de Cáncer Cervical en México.
Diagnóstico situacional. Cancerología, Vol. 42, Núm. 3, pp. 123-140.
Leal-Garza, C.H., Cerda-Flores, R.M., Leal-Elizondo, E. and Cortés-Gutierrez,
E.I. Micronuclei in cervical smears and peripheral blood lymphocytes from
women with and without cervical uterine cancer. Mutat. Res. 515: (2002): 57-62.
Mittelman, F., 1994. Catalog of Chromosome Aberrations in Cancer, 5th. Edn.,
Wiley , N.York.
Muñoz, N., M. Hayashi, J.B. Lu, J. Wahrendorf, M. Crespi & F.X. Bosh, (1987).
Effect of riboflavin, retinol, and zinc on micronuclei of buccal mucosa and of
esophagus: A randomized double-blind intervention study in China, J. Natl.
Cancer Inst., 79:687-691.
Naib, Z.M., (1996). Cytophatology. New York. 219-255
10
Reali, D., Marino, F.D. and Carducci, A. (1987) Micronuclei in exfoliated cells
and urine mutagenicity in smokers. Mutat Res 192:145-149.
Ribeiro, L.R., E.M.M. Cerqueira, D.M.F. Salvadori, H.S. Barbosa & E.B.
Whorton Jr., (1990). Monitoring of individuals occupationally exposed to
aromatic amines In: Mutation and the Environment, Part C, Mendelsohn and
Albertini (Eds.)Whiley-Liss, N.York, pp.387-396.
Rosin, M., (1992). Micronuclei as intermediate endpoints in intervention, In: The
biology and prevention of aerodigestive tract cancers, Newell and Hong (Eds.),
Plenum Press, N.York pp. 95-104
Sarto, F., Tomanin, R., Giacommelli, L., Giannini, G. and Cupiraggi, A.R. (1990)
the micronucleus assay in human exfoliated cells of the nose and mouth:
aplication to occupational exposure to chromic acid and ethylene oxide. Mutat
Res 244:345-351.
Schiffman, M. H., and Brinton, L.A. (1995) The Epidemiology Cervical
Carcinogenesis. Cancer Supplement 76:1888-1897.
Schmid W. (1975). The micronucleus test. Mutat Res 31:9-15
Secretaría de Salud. Dirección General de Epidemiología, Histopathological
Registry of Malignant, SSA México, (1999).
Southern S., Evans M., Herrington S., (1997) Basal cell tetrasomy in low-grade
cervical squamous intraepithelial lesions infected with hig-risk human
papillomavirus. Cancer Res 57:4210-4213
Stich, H.F. and Stich W. (1982). Chromosome damaging activity of salive of
betel nut and tabacco chewers. Cancer Lett 15:193-202
Stich, H.F., and Rosin, M., (1983). Quantitating the synergistic effect of smoking
and alcohol consumption with the micronucleus test on human buccal mucosa
cells, Int J Cancer 31:305-308.
Stich, H.F., (1987). Micronucleated cells as indicators for genotoxic damage
and as markers in chemoprevention trials, Journal of Nutrition, Growth and
Cancer, 4:9-18.
Tolbert, P.E., Shy, C.M., and Allen, J.W.(1992). Micronuclei and other nuclear
anomalies in buccal smears methods development. Mutat Res 271: 69-77.
Tucker, J.D. and Preston, R.J. (1996), Chromosome aberrations, micronuclei,
aneuploidy, sister chromatid exchange and cancer risk assessment. Mutat. Res.
365 , pp. 147-159.
Villalón, C. B. (2004). Efecto de la luteína sobre los genes K-ras y Betacatenina durante la quimioprotección del cáncer de colon en ratas SpragueDawley. Tesis de maestría en ciencia y tecnología de los alimentos. UAQ.
Velazquez,T.A. y Gariglio,V.P. (2002). Possible role of AP-1 transcription factor
in tissue-specfic regulation of human papilomavirus Revista de Investigación
Clínica. Vol 54. Núm. 3 p.p. 231-242
11
Descargar