Experiencia de AEG en el desarrollo del Aprendizaje emocional y

advertisement
AEG
GIPUZKOAN emozioak: EZAGUTU, IKASI, LANDU, BIZI
Miguel Ángel Ugartemendia
«El rendimiento del alumnado que ha participado en
los sistemas pedagógicos que utilizan la inteligencia
emocional ha mejorado en ocasiones hasta un 60%»
Miguel Ángel Ugartemendia, responsable de AEG de Donostia, no puede evitar cierto entusiasmo a la hora de
reflexionar sobre el proyecto de aplicación de las prácticas de inteligencia emocional en su centro educativo
y no duda en invitar a las demás personas a implicarse en las mismas. “Este es un viaje que merece la pena.
Los esfuerzos económicos y personales se ven rápidamente recompensados. Es una inversión segura.”
Ugartemendia explica que “tenemos que agradecer a visionarios como José Ramón Guridi y su equipo
de trabajo en el Departamento de Innovación y Sociedad del Conocimiento de la Diputación de Gipuzkoa,
guiados por Joseba Amondarain y Nagore Manzano, por poner a nuestra disposición recursos humanos y
económicos que han supuesto el comienzo de lo que nosotros conocemos como ‘emosíntesis’, fuente de
vida y bienestar”.
¿Cómo comenzó la implicación de AEG en este proyecto de aplicación de la inteligencia emocional en los centros de
enseñanza?
En 2005, en AEG vimos la necesidad de tomar un nuevo rumbo, provocado, fundamentalmente, por una
necesidad de renovación generacional en la dirección y por el empuje innovador de los nuevos miembros. La
empresa veía la necesidad de proceder a cambiar sus relaciones internas y externas, haciéndose necesarios
también nuevos modelos de acción pedagógica-laboral, así como innovadores criterios para hacer frente a la
escasez de alumnado. Esta disminución en el número de estudiantes es debida, en gran medida, al descenso
de natalidad que se ha producido durante las últimas décadas, que se refleja en estos momentos en una
disminución de jóvenes con edad de realizar estudios de formación profesional.
Miguel Ángel Ugartemendia explica que, en aquellos momentos, AEG se enfrentaba a varios retos:
Por un lado, estaba la urgencia de hallar un nuevo modelo organizativo interno, con el que se buscaba que
“las personas que trabajan en AEG vivan su tarea como una expresión creativa e innovadora, en un lugar en
ADIMEN EMOZIONALA
1
INTELIGENCIA EMOCIONAL
GIPUZKOAN emozioak: EZAGUTU, IKASI, LANDU, BIZI
AEG
el que las relaciones son transparentes y en el que se viene a disfrutar de la labor realizada. Por otra parte, y
como señalaba anteriormente, deseamos que la empresa tenga futuro y, para ello, necesitamos alumnado. La
competencia en las ramas formativas que trabajamos es importante y es necesario ser innovadores y ofrecer
al alumnado valor añadido que le permita acceder al mercado laboral en un nivel preferencial.”
¿Cómo fueron los primeros pasos?
Accedimos a las sesiones informativas iniciales con la incertidumbre de no saber exactamente dónde nos
metíamos, si era una nueva moda, si tendría continuidad, si nos llevaría mucho trabajo, a quiénes implicaría,
qué coste supondría … En fin, que como ocurre con todo lo nuevo, el miedo, la preocupación, el temor y
la necesidad de respuestas eran un posible contrincante que podía dejarlo todo sin valor. Salimos de las
sesiones animosos, confiados, sorprendidos y convencidos de que nos encontrábamos ante la que podía
ser una de las piedras angulares en el proceso de creación de un nuevo AEG. Salimos convencidos de que
esta nueva herramienta podía responder a los retos que teníamos planteados…
“La inteligencia emocional ha sido una de las piedras angulares en la puesta en marcha del
nuevo AEG”
En opinión de Miguel Ángel Ugartemendia, aquel optimismo inicial se asentaba sobre el convencimiento de que
la adquisición de competencias emocionales (conciencia, regulación y autonomía emocional, y habilidades
para la vida y el bienestar personal, fundamentalmente) por parte de todo el personal de AEG, tendría como
resultado el aumento del nivel de bienestar personal y el incremento de los logros profesionales, lo que se
manifestaría en una mejora pedagógica que aumentaría el nivel competencial del alumnado.
Por otro lado, y a través de acciones tutoriales con el alumnado, AEG también se propuso dar respuesta a las
demandas de las empresas, ya que los jóvenes tendrían cubiertas las competencias, técnicas y emocionales,
que el tejido productivo demanda. “La experiencia contrastada con los indicadores obtenidos de las empresas
en las que trabajan alumnos que han cursado ciclos formativos en nuestro centro, nos indicaba que salían
ADIMEN EMOZIONALA
2
INTELIGENCIA EMOCIONAL
AEG
con la capacitación profesional necesaria para realizar las tareas laborales que requiere su puesto laboral.
Sin embargo, estos indicadores también nos revelaban que existen competencias y habilidades que no se
trabajan directamente en el proceso de formación y que son los auténticos responsables de que una persona
sea un trabajador mediocre, bueno o estrella. Se trata de las competencias y habilidades socio-emocionales.
Por lo tanto, vemos que una buena formación profesional debe cubrir las competencias profesionales clave
relacionadas con la familia profesional que corresponda, pero también con un amplio abanico de habilidades
relacionadas con la emosíntesis.”
En AEG, la aplicación de la inteligencia emocional comenzó por la realización de un itinerario formativo por
el que pasó toda la organización.
GIPUZKOAN emozioak: EZAGUTU, IKASI, LANDU, BIZI
El equipo gestor recibió sensibilización básica en inteligencia y competencia emocional, así como en el
desarrollo de habilidades directivas.
El profesorado, por su parte, se formó en enseñanzas de sensibilización básica en inteligencia emocional y en
competencias emocionales, así como en estrategias de intervención socio-emocional de forma transversal
en el aula.
También se formó al personal no docente en eficacia y bienestar, se formaron personas facilitadoras en los
ámbitos educativo y familiar, y se diseñó la formación de las familias en este ámbito.
“Las empresas demandan, cada vez más, competencias en las áreas socioemocionales”
Al final, detalla Ugartemendia, “el 95% de las personas que trabajan en AEG ha asistido a sesiones formativas.
El equipo directivo es el primer garante de la formación y pone a disposición del personal los recursos
necesarios para que puedan completar el itinerario. Todas las personas participantes han tenido un mínimo
de 60 horas de formación en inteligencia emocional. Esto supone una importante gestión del tiempo y de
los costes laborales. Gracias a la ayuda del Departamento de Innovación y Sociedad del Conocimiento de la
Diputación de Gipuzkoa, hacemos frente a gran parte de los costes económicos, y el resto lo tomamos como
una inversión.”
¿Qué balance puede realizarse del proceso de formación?
Alrededor de un 90% del profesorado se mostró convencido con la iniciativa, mientras que un 10% la sintió
como una carga añadida a su trabajo.
Finalizado el proceso formativo, se creó en AEG un comité de apoyo formado por un representante del equipo
directivo, dos personas facilitadoras en los ámbitos educativo y familiar, y dos personas representativas de
las áreas formativas. Esta comisión tuvo que desarrollar unas funciones muy concretas: entrenar al alumnado
en el conjunto de habilidades y competencias emocionales que faciliten su éxito personal y laboral; instruir
al personal de la empresa en habilidades y competencias emocionales para la construcción de un AEG
diferente, en el que todo el mundo viva el trabajo como un lugar de expresión creativa e innovadora y en
el que las relaciones sean transparentes; y, finalmente, dotar a la sociedad de “manuales” de inteligencia
emocional aplicados a diferentes sectores: educación, empresas y familias.
¿Cómo fue la implantación de la inteligencia emocional en las aulas?
Al comienzo, se optó por realizar tutorías de inteligencia emocional cada quince días en todos los ciclos
y niveles formativos que impartimos. Éstas consisten en sesiones teórico-práctico-vivenciales guiadas
por los/as tutores/as de cada ciclo formativo y preparadas por el comité de apoyo en forma de nuevo
material pedagógico para el profesorado. Las tutorías siguen también un itinerario pedagógico previamente
establecido: conciencia, regulación y autonomía emocional; habilidades socio-emocionales, y habilidades
ADIMEN EMOZIONALA
3
INTELIGENCIA EMOCIONAL
AEG
de vida y bienestar. Al final, este itinerario tiene como punto de referencia la adquisición de las competencias
necesarias en inteligencia emocional para destacar en el entorno laboral.
GIPUZKOAN emozioak: EZAGUTU, IKASI, LANDU, BIZI
A su vez, el 20% del profesorado optó por un nuevo modelo pedagógico a utilizar en sus sesiones formativas.
El nuevo modelo pedagógico requería tener presentes, en la planificación de cada sesión, competencias
emocionales que se trabajarían de forma transversal. Por ejemplo en el desarrollo de un programa informático,
resulta habitual encontrarse con la frustración, la desesperación, la preocupación, el pesimismo e incluso la
furia. Entonces, el profesorado prepara la sesión formativa proponiendo el reto de creación de un programa
informático, sabiendo que este desafío provocará emociones que pueden llegar a paralizar el proceso creativo.
En este sentido, supervisará o estará atento a la adquisición de competencias técnicas, pero también al
tratamiento que los alumnos hacen de las emociones que van sintiendo y ofrecerá recursos para que el
alumnado reconozca sus emociones, regule si es necesario la frustración y reconduzca su proceso creativo
terminando con sentimientos de alegría, deleite, diversión, gozo …)
“El 90% del profesorado se muestra conforme con las iniciativas emprendidas
dentro del ámbito de la inteligencia emocional”
“La experiencia de las tutorías”, afirma Miguel Ángel Ugartemendia, “ha sido buena, pero mejorable.” “Nos
hemos encontrado con grupos (un 30%) que no avanzaban, que mostraban desinterés, en los que el alumnado
se ausentaba o no tomaba en serio las sesiones, y en los que el tutor o tutora vivía las sesiones con angustia,
ansiedad, desasosiego e incluso temor. Ante esta situación, el comité de apoyo decidió cambiar el formato
de las sesiones y convertirlo en talleres, que tratan los mismos temas pero en los que la persona que dirija
el taller sea una de las que han completado la formación de facilitadoras en el ámbito educativo (en nuestro
caso, dos personas del comité de apoyo). Este nuevo formato ha sido un acierto.”
¿Es posible valorar los resultados que, en el ámbito docente, ha tenido para AEG la aplicación de prácticas de
inteligencia emocional?
Los resultados han sido muy positivos. Queríamos mejorar las relaciones internas y externas, y lo hemos
hecho. Desde el año 2006 hasta el 2009, el personal de AEG ha subido su grado de satisfacción laboral un
20%, encontrándose en la actualidad en un nivel de 4,05 en un máximo de puntación de 5. Las personas se
sienten mejor y trabajan con más entusiasmo. El ejercicio de liderazgo se ha revalorizado un 15%. Además,
el número de sugerencias se ha incrementado en un 85%, al mismo tiempo que el número de quejas
manifestadas y resueltas se ha aumentado en un 30%. El personal se implica más en los proyectos de la
organización.
En los últimos ejercicios, todos los índices son realmente positivos. Veamos algunos de ellos: el número de
felicitaciones ha subido un 90%, lo que implica claramente que el personal valora la labor de sus compañeros;
el número de personas implicadas en proyectos innovadores ha subido un 60%; se han generado herramientas
informáticas que automatizan procesos relacionados con las relaciones entre el personal de la organización;
se han generado herramientas pedagógico-artísticas para utilizar en el aula, y sí, en el lenguaje se utiliza con
más asiduidad el nombre de emociones.
“A través de la inteligencia emocional, las personas se sienten mejor y trabajan
con más entusiasmo”
¿Y con respecto al alumnado?
El rendimiento académico del alumnado que ha tenido la oportunidad de participar en los nuevos sistemas
pedagógicos que utilizan la inteligencia emocional transversalmente ha mejorado en ocasiones hasta un
60%.
ADIMEN EMOZIONALA
4
INTELIGENCIA EMOCIONAL
AEG
GIPUZKOAN emozioak: EZAGUTU, IKASI, LANDU, BIZI
El alumnado se ha implicado más en su proceso educativo, haciéndolo propio. Ha tenido oportunidad de
desarrollar y expandir su creatividad. El ausentismo ha disminuido hasta el punto de no existir. Los alumnos
son conscientes de la importancia de las habilidades emocionales que les exige el mercado laboral. Saben
que con entrenamiento se pueden adquirir competencias emocionales y disponen de modelos y técnicas de
desarrollo en este ámbito. Un elemento muy importante es que la satisfacción de las empresas en las que
nuestro alumnado realiza prácticas ha subido un 37% y valoran su educación emocional y social como el
principal elemento diferenciador. También hay otros elementos destacados que reseñar: el 80% del alumnado
que ha entrado en el mercado laboral afirma que sus habilidades socio-emocionales han sido la clave para
ser seleccionados; el número de proyectos de emprendizaje generados por el alumnado ha subido un 300%;
el número de alumnos matriculados en el curso escolar 2009-2010 ha subido un 17%, teniendo que derivar
pre-matriculaciones de algunos ciclos a otros centros formativos, al tenerlos cubiertos en su totalidad. n
ADIMEN EMOZIONALA
5
INTELIGENCIA EMOCIONAL
Descargar