Guerra civil

advertisement
UNOS CAPITULOS DE LA
GUERRA CIVIL
ESPAÑOLA
Por
Ricardo Torrijos
1
Quedan rigurosamente prohibidas, sin autorización escrita del
titular del Copyright bajo las sanciones establecidas en las leyes,
la reproducción total, o parcial de esta obra, por cualquier medio o
procedimiento.
© 2009 Ricardo Torrijos Carmona
nº Registro Propiedad Intelectual M-004034/2009
2
INDICE
UNOS CAPITULOS DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA
I – INTRODUCCION
a.) Propósitos
b.) Agradecimiento
II – FASE INICIAL DE LA CONTIENDA
a.) La Sublevación de las Guarniciones
b.) El Gobierno es Apoyado por la Masa Popular y los
Sectores Democráticos
c.) Coalición Formada por los Facciosos
d.) Se Producen los Primeros Enfrentamientos Militares
e.) Avance Rebelde por Extremadura y Castilla la Nueva
f.) La Batalla de Madrid. El Asedio y sus Defensores
g.) Ofensiva Fascista Contra la Población Civil
III – LA BATALLA DEL JARAMA
IV - LAS BRIGADAS INTERNACIONALES
a.) Razón de Ser de las Brigadas y su Organización
b.) Bautismo de Fuego de las Brigadas
c.) Participación de las Brigadas en la Guerra de España
d.) Retirada de las Brigadas
e.) Resumen y Comentarios
3
UNOS CAPITULOS DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA
I - INTRODUCCION
a.) Propósitos de este libro.
En este trabajo me limito a tratar, por encima, tan solo dos
aspectos de la Guerra Civil de España: 1.) La Fase Inicial de la
Contienda. 2.) Las Brigadas Internacionales. Tiene como
finalidad divulgar estos interesantes episodios, la contienda que
marco un hito en la Historia Contemporánea.
Aquí se recogen los temas expuestos en el acto organizado por
la Asociación Socio Cultural Española de Ivry-sur-Seine. El
objeto del evento era recordar el 70 Aniversario del Fin de la
Guerra Civil Española.
b.) Agradecimiento
A varias personas y entidades debo agradecer su desinteresada
colaboración. Sin esa ayuda no me hubiese sido posible llevar a
cabo este trabajo. Como todas esas colaboraciones e ideas han
sido muy importantes, las iré enunciando en función de cómo
fueron surgiendo en el tiempo.
AGRADEZCO
A Martín Camats, un infatigable luchador antifranquista a
quiero darle su merecido crédito. Porque suya fue la idea de
incluirme en el Programa de la Celebración del 70 Aniversario
del Fin de la Guerra Civil. El evento lo organizo la “Asociación
Socio-Cultural Española de Ivry”. En dicha actividad se
presento la película: “Los Niños Españoles Acogidos por la
Alcaldía de Ivry”. Mi participación se limito a dictar unas
conferencias sobre “La Guerra Civil Española”, “Las Brigadas
4
Internacionales” y “Los Niños de la Guerra”. En las páginas de
este trabajo, se recoge el texto de las tres citadas conferencias.
La valiosa colaboración prestada por la Sub-Dirección de
Emigración del Ministerio de Trabajo, para la difundir de esta
obra
Al Archivo General de la Administración la posibilidad de
utilizar documentos graficos que ilustran este trabajo (·)
Al Centro de Estudio y Documentación de las Brigadas
Internacionales (CEDOBI), de la Universidad Castilla-La
Mancha, por el valioso material de las Brigadas que ilustra
esta obra.
A David Martín Caballero, el más joven de mis colaboradores,
por su eficiente ayuda, en materia de informática. Por ser el
quien me ayudo en el manejo de los textos.
5
II – LA FASE INICIAL DE LA CONTIENDA
a.) La Sublevación de las Guarniciones.
Comenzó la sublevación en Melilla el día 17 de julio. El Tte.
Coronel Juan Yague se apodero de la ciudad, prácticamente,
sin pegar un tiro. En los siguientes días, 18 y 19, el
levantamiento ya se había extendido a toda la península y a las
islas. La postura del Jefe de Gobierno, Casares Quiroga,
resulto nefasta. No atendió los llamados de quienes querían
defender la Republica. Lo solicito el pueblo en masa, los
dirigentes de los Partidos democráticos y de las Centrales
Obreras. Tampoco escucho
los consejos, llenos de
conocimiento de causa, de los militares leales. La cobardía e
ineficiencia de Casares Quiroga no tiene ni perdón, ni
justificación. Por su causa, por negarle las armas al pueblo,
para defenderse, no se aplasto la sublevación al principio. De
haberlo hecho, se hubiese evitado, entre otras cosas, tres años
de cruenta guerra y cuarenta de una feroz dictadura. La
sangre de un millón de españoles y el sufrimiento de otros
tantos, pesa sobre este despreciable personaje. Cuando dimitió,
días después, debió ser sometido a juicio por Alta Traición.
En algunos lugares consiguió, inicialmente, sus objetivos la
Rebelión Militar. Se impuso en el territorio de Marruecos,
Galicia, Castilla la Vieja, Navarra, parte de Andalucía,
Baleares y Canarias. Varios jefes sublevados se valieron de
estratagemas para lograr sus propósitos. El General Aranda,
pongo por caso, se apodero de Oviedo y fingiendo su adhesión
al Gobierno, envió un contingente de mineros y de oficiales no
afectos al golpe a León. Los fusiles que les entrego, carecían de
percutores. Al llegar a su destino fueron apresados, sin
posibilidad de defenderse. A Queipo del Llano le sorprendió la
6
7
8
sublevación en Sevilla. Convenció a la Guardia Civil, a la
Guardia de Asalto y a los Carabineros a sumarse a la rebelión.
Se le unieron falangistas y grupos de derechas. Con esa
heterogénea fuerza y utilizando sus argucias, se apodero de
Sevilla y del control de la zona. Estableció la base del puente
aéreo encargado de aerotransportar al ejército profesional
concentrado en Marruecos. También controlaron los rebeldes,
desde el primer momento, Granada y Zaragoza. En los mapas
de las dos páginas anteriores vemos los cambios en las 2 zonas
Sin embargo, fracasaron rotundamente en la cornisa del
Cantábrico: En Asturias, Santander y País Vasco. Asimismo,
en toda la costa de Levante, Cataluña, Valencia, Alicante y
Murcia. En Andalucía, Almería, Málaga y Córdoba. En
Castilla la Nueva, en sus cinco provincias: Madrid, Toledo,
En la grafica aparece el Presidente, Don Manuel Azaña, con el General
Vicente Rojo
Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara. Solo controlaron los
militares, sublevados, la mitad de Extremadura. El territorio
9
de los facciosos estaba dividido en dos en 1936. La mayor parte
del país y sus ciudades más importantes: Madrid, Barcelona,
Bilbao y Valencia, quedaron en manos del Gobierno. El 19 de
julio, Don Diego Martínez Barrios, por indicación del
Presidente Azaña, llamo por teléfono al General Mola.
Trato, inútilmente, de llegar a un acuerdo con los rebeldes y
evitar el inútil derramamiento de sangre. Aunque le ofreció
ventajosas condiciones, el “Director” no quiso aceptar ningún
trato. Su postura fue radical: Se resolverían las diferencias con
las armas. En la grafica de la página anterior aparece el
Presidente, Don Manuel Azaña, con el General Vicente Rojo
En Madrid el pueblo –horas antes había recibido unos fusiles-,
con algunos oficiales leales, asalto el Cuartel de la Montana,
donde se hizo fuerte el General Joaquín Fanjul. Asimismo,
tomo las instalaciones militares situadas en la periferia. En
menos de 24 horas el Gobierno fue dueño de la situación, en la
capital de España. En Barcelona ocurrió lo mismo. El General
Goded llego de Baleares, para asumir el mando de la
guarnición y apoderarse de la ciudad. De inmediato
parlamento con la Guardia Civil y otros cuerpos de orden
publico. Les pidió sumarse a la rebelión y le contestaron que
solo recibían órdenes de la Generalita y no se unieron a los
facciosos. El responsable del Orden Publico, Federico Escofet y
el Coronel Antonio Escobar de la Guardia Civil, reaccionaron
de inmediato. Junto con la masa obrera de Barcelona, contra
atacaron a los facciosos y los apresaron.
b.) El Gobierno es Apoyado por la Masa Popular y los
Sectores Democráticos.
Al producirse el golpe militar, se polarizo la nación en dos
bandos irreconciliables. De un lado estaban los partidarios del
totalitarismo fascista –tendencia a la moda en 1936- y del otro
los grupos de izquierda y de los simpatizantes con la
Democracia. El primero –alimentado con la intransigencia y el
fanatismo religioso- presentaba un carácter monolítico. El
10
segundo, era más heterogéneo y difícil de amalgamar. Ahora
bien; si estaban muy claros en una cosa, oponerse a los
facciosos con las armas. No aceptar la dictadura militar.
Con todo entusiasmo acudió la masa obrera y campesina a
defender al Gobierno legítimamente constituido. Tomaron el
Cuartel de la Montana y el de Atarazanas, los dos reductos
rebeldes de Madrid y Barcelona. Los jóvenes de la MAOC
integraron el contingente inicial del mítico Quinto Regimiento.
Los militantes de la FAI y de la CNT, organizaron sus milicias,
para enfrenar al fascismo. También se sumaron a la defensa
del país los sectores republicanos, compuesto por hombres
moderados. Estas personas idealistas gozaban de amplio
respeto en España y en el ámbito internacional.
El General Juan Modesto y el Coronel Enrique Lister, ambos iniciaron
sus actividades militares en el Vº Regimiento
11
El Quinto Regimiento se instalo en un convento salesiano, en
Franco Rodríguez, en el sector de Cuatro Caminos. Su primer
comandante fue Enrique Castro Delgado, quien se encargo de
organizarlo. Contó con la colaboración de destacadas figuras
militares, entre ellas las de Francisco y José María Galán,
hermanos del heroico capitán Fermín Galán, fusilado por
Alfonso XIII. También, con el General José Asensio Torrado
que fue su comandante honorario. El citado General participo
junto con los jóvenes de la JSU y del Cte. Ricardo Burillo, del
Cuerpo de Asalto en la toma del Cuartel de la Montaña.
c.) La Coalición Formada por los Facciosos.
Como sucedía con el grupo de defensores de la II Republica, la
coalición formada por el sector rebelde era sumamente
heterogénea. La formaban el sector reaccionario del Ejército y
de los Cuerpos de Seguridad; la Iglesia, con su jerarquía al
frente; la totalidad de los Partidos y de las Organizaciones
Políticas del bloque de derechas; los monárquicos alfonsinos y
carlistas; los latifundistas; parte de la nobleza y de la Banca.
En resumen, no podía ser mas variado el bloque creado en
torno a los generales sublevados. Ahí tuvieron cabida desde los
arcaicos requetes de Cristo Rey, hasta las gentes de las JONS.
No resulto sencillo para los conductores de la revuelta, meter
en cintura a un grupo tan dispar, establecer una rígida
disciplina y obtener la indiscutible obediencia. Sobre todo si se
toma en cuenta el poder detentado por cada uno de estos
grupos.
Al principio se fue consiguiendo la obediencia y estableciendo
la disciplina, mediante medidas rigurosas. Después, en el
transcurso de la Guerra Civil, los generales rebeldes fueron
desmontando, poco, a poco, las cuotas de poder de cada uno de
los grupos integrantes de la coalición. Al final de la contienda
no les quedaba ningún poder, les habían eliminado sus cuotas
de mando. Porque “el mando –según la tesis totalitaria- es algo
que no se comparte. Solo se delegan las funciones”.
12
d.) Se Producen los Primeros Enfrentamientos Militares.
Desde el inicio de la contienda, los rebeldes comenzaron a
trasportar a España, las unidades profesionales del Ejército
Español situadas en Marruecos. Para llevar a cabo esa
finalidad utilizaron todos los medios disponibles: barcos y
aviones. Lograr dicho objetivo era fundamental, para poder
emprender su ofensiva militar contra el territorio controlado
por el Gobierno de la Republica. Como les resultaba imposible
llevar a cabo esa faena ellos solo, Franco acudió a sus amigos
extranjeros. Pidió ayuda a Italia, el 19 de julio y de inmediato
Musolini le envió 12 bombarderos. El 25 de julio sus emisarios
llegaron a Berlín, con similar propósito. Al día siguiente, el 26
de julio, Hitler le envió al General faccioso, un abundante
cargamento. Entre otros elementos bélicos, los rebeldes
recibieron: baterías antiaéreas, aviones de caza y un
contingente de 52 de Junkers de transporte.
Decisivos fueron los resultados de la ayuda alemana e italiana a
los militares sublevados. La aviación italiana transporto, entre
julio y agosto de 1936, de Marruecos español a la península
10.500 soldados profesionales. Asimismo, los aviones italianos
transportaron 114.000 toneladas de material de guerra y
efectuaron, impune y salvajemente, 293 bombardeos de
ciudades y pueblos españoles, asesinando miles de inocentes
ciudadanos.
Tan pronto se inicio la sublevación, el General Mola, lanzo a
sus soldados a tomar Guadalajara, que ya estaba en poder de
la Republica. Se enfrento con los defensores de la ciudad y
fracaso en su intento. Con las tropas a su mando de Castilla y
León, organizo unas columnas y arremetió contra Madrid. La
ofensiva de las banderas de Falange de Castilla y de los Tercios
de requetes navarros, la pararon en seco en Guadarrama. En
el Alto de los Leones y en Somosierra, los milicianos
madrileños apoyados con soldados del ejercito regular. Fue
13
una brillante victoria del V Regimiento de donde surgirá, poco
después, la flor y nata de los mandos del Ejército Popular.
Veamos como se desarrollo ese episodio.
Tanto los partidos políticos, como las organizaciones sindicales
–simpatizantes con la Republica-, pidieron armas, para
defenderla, desde el día 17 de julio. El Jefe de Gobierno,
Casares-Quiroga –como anteriormente explique-, se negó a
entregarlas. Las autoridades en Madrid disponían de 60 mil
fusiles, pero carecían de cerrojos y percutores. Según una
disposición vigente, todos los componentes del arma –fusil,
cerrojo y percutor-, debían permanecer depositados en
lugares diferentes. Los percutores los guardaban en las
instalaciones militares de Campamento. El día 19 de julio se
entregaron unos fusiles a las milicias populares y el 20, después
de la toma del Cuartel de la Montaña, el resto del armamento.
Tan pronto se ocupa ese foco de resistencia las milicias acuden
a Campamento y sofocan la rebelión. Como el comandante de
las instalaciones se mantuvo leal a la Republica, sus oficiales lo
asesinaron. Tanto ellos, como el General Fanjul, fracasaron en
sus planes por ser indecisos. El plan –señalado por (Mola) “El
Director”- consistía en echarse a la calle, unir ambas fuerzas e
ir a su encuentro en la Sierra. Solo el Regimiento de El Pardo,
siguió el plan, salio de Madrid y se reunió con Mola. Por
cierto, se llevo como rehén al hijo de Largo Caballero, que
hacia el servicio militar en el Regimiento.
Con el primer lote de cinco mil fusiles se crearon cinco
batallones de milicias, les dotaron de mil fusiles a cada uno y
tuvieron las siguientes características:
1º) Batallón Asturias integrado por milicianos de la UGT y
comandado por el Tte Coronel Julio Mangada. Estaba en
situación de retiro, y se incorporo al servicio. Participo en la
toma del Cuartel de la Montaña y del Agrupamiento Militar de
Campamento.
14
2º) Batallón de Milicias Socialistas de UGT, mandado por el
Tte Coronel Julio Marina
3º) Batallón de milicianos de la CNT, comandado por el Tte
Coronel Victor Lacalle.
4º) Batallón de Milicias de la UGT, comandado por el Cte
Narciso Sánchez Aparicio.
5º) Batallón de Milicias Comunistas, mandado por el Cte.
Navas. Son miembros de la MAOC de Cuatro Caminos.
Formaran el mítico 5º Regimiento que lo mandara Enrique
Castro Delgado y tendrá de Comisarios a Vittorio Vidal y
Enrique Ortega. Constituirá la flor y nata del Ejército
Popular.
En el Ministerio de la Guerra
actúa, en forma rápida y con
eficiencia, el Coronel Hernández
Sarabia (En la grafica a la
izquierda), para aclarar un
urgente asunto. Definir la
situación de unas guarniciones
cercanas. Si estaban con los
rebeldes o indecisos. Para
resolver este asunto organiza dos
fuerzas: Una, al mando del
Coronel
Puigdendolas,
se
dirigirá a Alcalá de HenaresGuadalajara. La otra, mandada
por el General Riquelme, tiene
como objetivo Toledo. En las dos
primeras guarniciones los oficiales rebeldes asesinaron a su
Jefes leales a la República. El día 23 de julio, las columnas
enviadas por el Coronel Hernández Sarabia, acabaron con
éxito la misión.
15
Como las columnas rebeldes se acercaban a Madrid, por el
Norte, el Ministerio de la Guerra envió varios Batallones de
milicias, para hacerles frente. Estaban compuestas de unos mil
hombres cada una y mandadas por el Tte. Coronel Mangada,
el General Riquelme, el Comandante Ricardo Burillo, el
Teniente Francisco Galán y Enrique Castro Delgado. Fueron
despachadas al frente y frenaron en seco a los facciosos.
Comenzó la acción la “Columna de Mangada” en el sector de
Gredos. Derroto a la columna mandada por el siniestro
Comandante Doval en Navalperal de Pinares. Ataco en
Somosierra y tomo la posición comandada por Carlos Millares
de Renovación, quien muere en el combate. También sus
tropas dieron muerte, en Labajos (Segovia) al connotado
falangista Onésimo Redondos. El pueblo de Madrid
entusiasmado por sus proezas militares le coloco el fajin de
general, pero el Gobierno solo le concedió el ascenso a coronel.
Verdaderamente, Julio Mangada era un hombre fuera de serie.
Nació en Cuba, donde su padre estaba destinado. Ingreso en la
Academia Militar en 1896 y participo en las campañas de Cuba
y de África. Sus ideas progresistas no las veían con buenos ojos
algunos de sus compañeros de armas. Mangada creía en la
“Confraternidad Universal”, le apasionaba el esperanto y
formaba parte de la masonería. Fue un ferviente republicano y
se enfrento a sus superiores en diversas oportunidades, por este
motivo. En 1932 los Generales Goded y Villegas al finalizar un
acto no dieron el ¡Viva la Republica! Como ordenaba el
protocolo militar. Mangada les recriminó por su conducta y
fue injustamente sancionado. En aquella fecha escribió el libro
“El Fascio Dentro del Ejercito”. Denuncia en sus páginas la
actividad conspirativa de algunos Jefes y Oficiales.
Desgraciadamente, las autoridades no toman en cuenta su
advertencia Al terminar la Guerra Civil, el General Julio
Mangada se traslado al Norte de África y de allí se exilo en
Méjico, donde murió
16
La Columna de Ricardo Burillo, Comandante del Cuerpo de
Asalto, tomo el Puerto de Navacerrada. La columna de
milicianos mandada por Francisco Galán, actúo en la zona de
Buitrago, Juan Modesto en esa unidad hizo sus primeras
armas. El 25 de julio tomo el mando de estas Columnas de
Milicias Populares, el General Riquelme. Posteriormente, lo
relevo en la Jefatura el Coronel de Estado Mayor, José Asensio
Torrado.
Por cierto, el General Emilio Mola era muy amigo de hacer
frases, algunas – como “la quinta columna”-, le costaron caro
al bando rebelde. En una “Rueda de Prensa”, anuncio que
tomaría café en la Puerta del Sol, para fines de julio. A su
fanfarronada le respondió jocosamente Luis de Tapia, en su
columna diaria en “La Libertad”. En sus Coplas del Día le
dedicaba al “mulo de Mola”, entre otras cosas, frases como
estas. Por supuesto, muy bien redactadas en verso: …“Después
para la Virgen de Agosto / porque a Sanjurjo recuerda/ mas
tarde para la “Melonera”/ y ni para la ostia llegas,/ atrévete ya
traidor”… El humor de los madrileños se manifestó de
múltiples maneras, lo recuerdo perfectamente. Montaron, en
medio de la Puerta del Sol, una mesa con un servicio de café y
cantándole al “generalito faccioso”, coplas como esta: “Como
el café se le ha puesto frió/ Le obsequiaremos con otra cosa/
Con diez cañones del 15 y medio/ y veinticinco
ametralladoras”.
En el Sur, durante las primeras semanas del golpe, los
“africanos” tomaron la ciudad de Huelva y todo el territorio
situado entre Sevilla y Córdoba. Seguidamente, se ocuparon de
preparar su ofensiva sobre Castilla la Nueva y Extremadura.
Para llevar a cabo dicha operación, utilizaron el contingente
militar aerotransportado de Marruecos y las armas recibidas
de Italia y Alemania. Mientras tanto, en el Norte, las tropas de
Mola habían aislado el País Vasco. El 2 de septiembre tomaron
17
Irun. Ya para esa fecha la Guerra Civil era un hecho, con
todas sus consecuencias.
e.) El Avance Rebelde por Extremadura y Castilla la Nueva
Para el 5 de agosto de 1936, las unidades del ejército
profesional, comandadas por los “africanos” (Así
denominaban a los oficiales que hicieron su carrera en
Marruecos), se hallaban preparadas. El objetivo de su ofensiva
era apoderarse de Madrid. Los “africanos”, apoyados por la
aviación alemana e italiana iniciaron el ataque. El 10 de agosto,
el Cnel. Juan Yague tomo la ciudad de Mérida. Con esta
operación quedaron unidos las zonas Norte y Sur de los
facciosos. . Después de cubrir este objetivo, lanzo sus moros y
legionarios contra la ciudad de Badajoz. Las tropas leales
resistieron heroicamente, por espacio de varios días.
Tristemente fatales fueron las consecuencias de la toma de
Badajoz, para sus esforzados defensores. Algunos soldados y
oficiales republicanos pudieron huir y se refugiaron en
Portugal. Su destino no pudo ser peor, porque Oliveira
Salazar, pisoteando el Derecho de Asilo, los entrego a los
rebeldes. De vuelta a España los pasaron por las armas. La
sangrienta represión ejercida por Yague en Badajoz fue
excesiva. La Prensa internacional clamo por la matanza de
millares de prisioneros de guerra. Yague utilizo un método
muy simple para seleccionar a sus prisioneros. Quienes tenían
una mancha morada en el hombro derecho -prueba de haber
disparado un fusil- los llevaron a la Plaza de Toros. Sin juicio
previo los fusilaron y sus cadáveres se incineraron.
Juan Yague, justifico su feroz proceder diciendo lo siguiente:
Debía seguir avanzando hacia Madrid, con su mermado
contingente. Carecía de personal para custodiar a millares de
prisioneros y constituía un riesgo el dejarlos en su retaguardia.
f.) La Batalla de Madrid. El Asedio y sus Defensores.
18
A los alrededores de Madrid llegaron las tropas del General
Valera, el día 10 de octubre de 1936. La encarnizada Batalla de
Madrid, comienza al mes siguiente. El día 4 ocuparon
Alcorcón, Leganes, Getafe y Cuatro Vientos. Algo más de dos
meses les había costado a los rebeldes recorrer el trecho
comprendido entre Andalucía y la capital de España. Su
avance fue apoyado por los aviones, tanques y artillería
suministrada por los alemanes e italianos.
A su paso, por tierras de Castilla la Nueva y Extremadura, los
facciosos y sus aliados sembraron la desolación y el miedo. El
saldo no pudo ser más espantoso. Tierra arrasada, centenares
de pueblos destruidos y millares de soldados y civiles muertos.
Una inmensa multitud de mujeres, ancianos y niños huyeron
hacia Madrid, aterrorizados. Los aviones alemanes e italianos,
redujeron a escombros pueblos enteros. Sus unidades de caza
se ocuparon de sembrar el pánico en las carreteras,
ametrallando a quienes escapaban de las hordas fascistas. En
aquella y en subsiguientes oportunidades, el salvajismo de los
moros -tolerado y alentado por sus Jefes y Oficiales-, se puso
de manifiesto. La criminal ofensiva, emprendida por los
“africanos”, no solo tenía como objetivo destruir a las fuerzas
republicanas que se oponían a su avance. También estaba
dirigida a sembrar el pánico en la población civil. Millares de
refugiados afluyeron en el verano y otoño del 36 hacia Madrid.
En los primeros días de noviembre las columnas rebeldes (En
la pagina siguientes vemos su movimientos) habían convertido
en un ejército considerable, tanto en hombres, como en
efectivos.
19
20
Su táctica también cambio, de “guerra de posiciones”, a
movimientos rápidos motorizados, a la ocupación de nudos
carreteros. Los rebeldes contaban con un importante soporte
de aviones, tanques y artillería. El apoyo militar de la Italia
fascista y de la Alemania nazi era abierto y decidido. En esas
condiciones, se consideraban imbatibles y vencedores de la
contienda. La toma de Madrid constituía, para ellos, un hecho
consumado. Así lo proclamaron, a los cuatro vientos, sus
cabecillas y sus trompeteros. Ahora bien; sucedió todo lo
contrario, “les salio el tiro por la culata”. Se cumplió el deseo
de sus defensores: ¡No Pasaran! y no pudieron entrar en
Madrid. La frase la pronuncio Dolores Ibarruri, “La
Pasionaria”, se ha utilizado en múltiples circunstancias y
todavía se recuerda.
Franco tenía un caballo blanco, preparado para su desfile
triunfal en la capital de España, pero se quedo tranquilo en su
corral. Sucedió como con el “café del General Mola”. También
Luis de Tapia le dedico una copla en “La Libertad”. Lamento,
recordar tan solo
algunos trozos: “Generalito faccioso,
montado en caballo blanco dicen las brujas que estas/ Pero lo
mejor del pueblo contra tus fuerzas esta/ Ahí, los Buitrago, con
los hermanos Galán…Ninguno lleva entorchados, ni fajas de
general/ Ninguno lleva en su pecho crucifijos de metal/ Todos
llevan en su alma amor por la libertad”.
Aquellos días –el 5 y 6 de noviembre-, el mundo entero se
mantuvo muy pendiente de Madrid. En el interior de la ciudad
reinaba el entusiasmo y la moral se hallaba en su nivel más
alto. Desde fines de septiembre el Mando Militar, ordeno la
fortificación de la capital. Dicha consigna encontró decidido
apoyo en los Partidos democráticos y en las Centrales Obreras.
Se desplegó una enorme actividad, donde participamos niños,
mujeres y ancianos. Se levantaron barricadas, en las calles de
los suburbios, se cavaron trincheras y se construyeron “nidos
de ametralladoras”. Las fortificaciones de Madrid llegaron a
ser inexpugnables. He dicho, anteriormente, “participamos”,
21
porque yo también participe. Estuve colaborando en la
construcción de un refugio antiaéreo, junto con otros chicos y
chicas de mi barrio. Tenía 14 años y recuerdo perfectamente el
suceso, porque reino la camaradería y la alegría juvenil.
Tras la toma de Cuatro Vientos, el 6 de noviembre las tropas
de Valera siguieron avanzando por Carabanchel, Casa de
Campo, vadearon el Manzanares y se extendieron a la Ciudad
Universitaria. Su propósito de cercar Madrid, no lo
consiguieron, porque la resistencia de los defensores, pegados
al terreno, fue tenaz. Los facciosos no pasaron, se cumplieron
los deseos de la Pasionaria.
Para hacerle frente al violento ataque de los rebeldes,
acudieron miles de voluntarios, de España y de todo el mundo.
Desde Barcelona vinieron las columnas de la FAI/CNT,
comandadas por Buenaventura Durruti, que allí dio su vida.
Los vi desfilar por las calles de Madrid, cuando se dirigían a
sus puestos de combate. Su consigna no podía ser mas
solidaria: “Defensar Madrid, es defensar Catalogna”.
Durante el mes de noviembre la lucha en torno a Madrid fue
encarnizada. Los ataques y contra ataques se sucedieron
murieron miles de hombres y los facciosos no pudieron tomar
la ciudad. El grito de “No Pasaran” de la Pasionaria se escucho
en el mundo entero. El Frente de Madrid quedo estabilizado,
pues no pudo ser roto por el enemigo.
g.) La Ofensiva Fascista Contra la Población Civil
Como la ciudad no pudo ser tomada, el mando rebelde adopto
otras medidas de castigo. Someterla a un duro bombardeo
aéreo. Desde la primera semana de noviembre y durante todas
las noches, oleadas sucesivas de trimotores alemanes e italianos
nos visitaban. Llegaban, puntualmente,
a descargar su
mortífera carga sobre la indefensa población civil. Las bombas
no destruían instalaciones militares, ni mataban soldados de la
22
Republica. Demolían las viviendas y masacraban a sus
ocupantes. Se contaron por miles las victimas de los salvajes
bombardeos.
En parte, se trataba de un experimento del ejército alemán,
estudiar los efectos psicológicos causados en el enemigo. La
idea de morir sepultado, o destrozado por las bombas asusta.
Ahora bien; la moral combativa del pueblo de Madrid y de sus
defensores no descendió. Por el contrario, más bien contribuyo
a elevar el espíritu combativo.
Extremadamente dura era la vida de la población civil, en la
ciudad asediada. Madrid se había llenado de gente, procedente
de los pueblos tomados por los rebeldes. Los miles de
refugiados que se congregaron en Madrid fue menester
alojarlos y alimentarlos. Este último aspecto constituyo un
verdadero problema para las autoridades de la Republica. Se
dispuso el racionamiento, debido a la escasez de alimentos, el
hambre cada vez se hizo más aguda. Quienes más sufrieron la
falta de alimentos fueron los niños, victimas inocentes de la
guerra civil, provocada por los sublevados. Muy preocupadas
estaban las autoridades republicanas e hicieron todo lo posible
por evitar el sufrimiento de la población infantil. Diariamente
morían miles de niños por los bombardeos, pero nada podían
hacer para evitarlo. Por eso decidieron evacuar cuantos niños
fuese posible, alejarlos de la zona de guerra, de Madrid.
Porque era una ciudad donde se peleaba en las calles, una
verdadera zona de guerra.
Por cierto, desde el día de la sublevación algunos extranjeros
combatieron, al lado del pueblo español, defendiendo la
Republica. Así lo hicieron los atletas que habían venido a
tomar parte en la Olimpiada Popular, organizada en
Barcelona. Se integraron con las fuerzas leales que
combatieron a los militares rebeldes. Otro caso fue el de “La
Comune de Paris”, comandada por Jules Dumont. La citada
unidad participo en agosto de 1936 en la defensa de Irun.
23
Durante el mes de noviembre la lucha en torno a Madrid fue
encarnizada. Los ataques y contra ataques se sucedieron
murieron miles de hombres y los facciosos no pudieron tomar
la ciudad. El grito de “No Pasaran” de la Pasionaria se escucho
en el mundo entero. El Frente de Madrid quedo estabilizado,
pues no pudo ser roto por el enemigo.
En la grafica vemos al General Miaja. Le rodean el “Campesino” y
Matallana, personaje muy discutido
Debido a las circunstancias por la que atravesaba España,
Madrid se convirtió en zona de guerra, en primera línea de
combate, Se creo una Junta de Defensa, presidida por el
General Miaja y el Gobierno se traslado a Valencia. En la
grafica vemos al General Miaja. Le rodean el “Campesino” y
Matallana, personaje muy discutido. Una de las primeras
medidas de la Junta de Defensa, fue desahogar la ciudad.
Evacuar, el máximo posible de su población pasiva. En
particular a los niños. La sensata medida tenia un doble
24
objetivo: 1º) Alejarles del peligro de las bombas, de la metralla
y de la escasez de alimentos. 2º) Despejar la ciudad asediada.
La Junta de Defensa de Madrid y el Ministerio de Sanidad
controlo la evacuación de los niños. Este, documento lo
encontré en el Archivo General de la Administración, acredita
mi evacuación a Francia en enero de 1937
Después de la toma de Toledo -a fines de septiembre- y tan
pronto las tropas de Varela inician su avance hacia Madrid, se
inicia la evacuación infantil. El Ministerio de Sanidad, que
dirige Federica Montseny, tuvo a su cargo la operación.
Un personal muy competente se ocupo de estudiar, en forma
minuciosa, todos los detalles de la compleja evacuación. Estaba
25
integrado el equipo multidisciplinario de trabajo, por
calificados profesionales. La masiva migración infantil
constituyo todo un éxito. De cuanto ahora estoy diciendo puedo
dar fe. Porque viví de cerca el tema, pues soy un “Niño de la
Guerra”.
La Historia solo registra dos Migraciones Infantiles: “La
Cruzada de los Niños”, acaecida en el Siglo XII y la nuestra
“Los Niños de la Guerra”. La primera, fue promovida y
dirigida por un fraile loco, irresponsable e ignorante.
Embabuco con la idea de una Cruzada a 20 mil niños franceses
y a otros tantos alemanes. Liberar el Santo Sepulcro, tenia
como objetivo la “Cruzada de los Niños”, promovida por el
fanático. Según su disparatada idea, a los niños correspondía
la tarea que no pudieron realzar los adultos. Cuando llegasen
al Mediterráneo, -les dijo- “las aguas se retirarían, tal como
sucedió con Moisés. Así lo afirma la Biblia y así sucederá”.
Pero se equivoco, la “Cruzada de los Niños”, acabo muy mal.
Varios centenares de jóvenes cruzados murieron ahogados y el
resto fue vendido, como esclavos, en Alger.
Cuan diferente se efectuó la II Migración Infantil y cuan
distinta fue nuestra suerte. Los niños evacuados de las zonas de
guerra, se les traslado a lugares seguros y resguardados. En las
provincias de Valencia, Tarragona y Murcia. Allí, lejos de las
líneas de fuego de Madrid y Málaga, se les albergo en Colonias
Veraniegas, debidamente preparadas para atenderlos. El
mayor número, salimos de España y fuimos acogidos en países
amigos: Francia, La Unión Soviética, Méjico, Bélgica y
Dinamarca.
La cifra exacta de los niños evacuados, de “Niños de la
Guerra”, no la se. Concretamente a Francia fuimos unos 60
mil, a Rusia unos 5 mil; a Inglaterra, de 5 a 3 mil; a Bélgica,
unos 3 mil; a Dinamarca, unos 3 mil y a Méjico, 500.
Seguramente, pasamos de 100 mil los “Niños de la Guerra”.
26
En la grafica aparecen los 25 niños españoles acogidos por la
Alcaldía de Ivry-sur-Seine. Al fondo se ve al Encargado de la
Colonia, Dr. Victoriano Castellanos. Los niños procedían de
Madrid y Málaga (La foto pertenece a la Colección de la
Mairie d´Ivry. Gentilmente nos la facilito, para ilustrar este
espacio).
Nos alejaron de los peligros de la guerra y de pasar hambre a
cerca de cien mil niños. Constituye una obra digna de aplauso
la realizada por los responsables del Ministerio de Sanidad
del Gobierno de la Republica y de la Junta de Defensa de
Madrid.
Forme parte, de la Colonia de Ivry, donde fuimos acogidos 25
niños españoles por la Alcaldía. Nos instalaron en un edificio
especialmente acondicionado y nos brindaron una atención
óptima. Se ocuparon de proporcionarnos cuanto precisábamos,
para llevar una vida feliz. Ropa, comida, escolaridad y
atención medica.
Bueno es insistir en desmentir la propaganda fascista montada
en torno a los “Niños de la Guerra”. Ninguno de nosotros fue
27
arrancado del seno de su familia. No se nos adoctrino política y
religiosamente, en la Rusia comunista y en la Francia atea.
Como se canso de repetir la dictadura franquista. Tal como les
había enseñado su maestro Goebels, los trompeteros del
régimen repitieron, machaconamente esas dos mentiras. En el
empalagoso NODO, en su Prensa amordazada y en sus cursis
programas de Radio y Televisión Nacional. Ahora, es una tarea
ineludible Recuperar la Memoria Histórica. Poner las cosas en
su sitio e informar al país, como sucedieron los hechos.
Desde 1939, al concluir la Guerra Civil, Félix de Lequerica, el
representante de Franco en Francia, comenzó sus actividades
tenebrosas. Fueron variadas, pero todas tienen un
denominador común. Haberlas realizado al margen de la ley y
utilizando procedimientos subterráneos y faltos de ética.
Lequerica, asociado con la Policía de Petain, con la Gestapo y
con los agentes de la Falange Exterior, fue cómplice de graves
delitos. Raptar destacados políticos y militares republicanos y
entregarlas a Franco. Una vez en España, tras la farsa de un
juicio serian fusilados. El fue quien inicio la campaña
insidiosa, sobre el tema de los “Niños de la Guerra”. Asimismo,
se ocupo de la repatriación de los niños, a su manera y estilo.
28
III-LA BATALLA DEL JARAMA
a.) Se Inicia la Ofensiva
Un mes más tarde, el 6 de febrero de 1937, los rebeldes
lanzaron una ofensiva en el sector del Valle del Jarama. Tenía
un doble objetivo. 1.) Cortar la Carretera de Valencia, a la
altura de Arganda del Rey, para dejar a Madrid cercado y
obligar a rendirse a la Republica. 2.) Continuar el avance,
tomar Alcalá de Henares y llegar a la Carretera de Barcelona.
Los dos objetivos, antes señalados, no pudieron lograrlos los
rebeldes.
Veinte días duraron los sangrientos combates, del 6 al 27 de
febrero, Fue una batalla de envergadura donde participaron
40 mil combatientes de cada bando. Las bajas entre
desparecidos, heridos y muertos, ascendió a muchos miles de
victimas. Los republicanos perdieron 18 mil hombres, de esas
bajas 3500, corresponden a los
voluntarios de las Brigadas
Internacionales. Por su parte, los
rebeldes perdieron 15 mil.
En la grafica vemos el Puente
de Hierro de Titulcia sobre el
rió Jarama. Esta magnifica
obra
de
ingeniería
la
construyeron en 1898 con el
método de “remache en frío”,
utilizado por Eiffel, en su
famosa torre. A los rebeldes
no les fue posible tomarlo.
En consecuencia no les resulto factible ocupar el
29
estratégico sistema defensivo instalado en el Cerrón de
Titulcia. De haberlo logrado habrían llegado, con
facilidad al Pingarron. En el curso de la Guerra Civil, la
artillería de los rebeldes destrozo el puente (Foto
cortesía de J.M. Martínez). Fue reconstruido en la
década del sesenta). En resumen, la columna Burillo se
traslado a Titulcia y cumplió su misión. El enemigo no
tomo el estratégico puente, ni tampoco el pueblo de
Titulcia.
Croquis de la Batalla del Jarama
El 6 de febrero de 1936 dio comienzo uno de los episodios más
sangrientos de la Guerra Civil Española: La Batalla del
30
Jarama. Quedo establecido un largo frente de 18 Km. Se
extendía, serpenteando, desde la Cuesta de la Reina a Titulcia,
Ciempozuelos, San Martín de la Vega, Arganda, Morata de
Tajuña, Rivas-Vaciamadrid, los cerros de la Marañosa y
Coberteras, cerca de Vallecas. El Alto Mando de los rebeldes
estaba integrado por los Generales Luis Orgaz Yoldi, José E.
Varela y Ricardo Rada Peral.
Como se aprecia en el croquis, los Generales Rada y Sáenz de
Buruaga salieron de Pinto, rompieron las líneas y avanzaron
sus columnas en dirección Noroeste. Su objetivo era llegar a
Vaciamadrid y cortar la Carretera de Valencia, con lo cual
Madrid quedaría cercado. De Vaciamadrid, el propósito era
continuar avanzando, tomar Alcalá de Henares y llegar a la
Carretera de Barcelona.
La columna del General Sáez de Buruaga solo llego hasta los
altos de La Marañosa y el puente de Pidroque. Las tropas del
General Rada no pudieron alcanzar su objetivo de tomar
Vaciamadrid y cortar la Carretera de Valencia. Pero quedo a
tiro de las baterías de la columna de Barrón, el día 7 de
febrero. Cuando sus fuerzas alcanzaron el punto de unión de
los ríos Jarama y Manzanares
De Valdemoro salieron las columnas de los Coroneles Asensio
Cabanillas y Francisco García Escamez. El primero se dirigió
al Noreste, cruzo el Jarama, tomo San Martín de la Vega y la
IIª Brigada de su unidad, llego hasta el Pingaron. Las dos antes
citadas posiciones se hallan situadas en la zona más alta del
sector.
Por su parte, la Vª Brigada del Coronel García Escamez,
comenzó el combate un día antes de iniciarse la Ofensiva
General. El 6 de febrero lanzo un fuerte ataque, contra las
líneas republicanas. Para el logro de su operación utilizo dos
recursos. 1.) el factor rapidez y 2.) unas tropas de elite
veteranas. Trato de poner en práctica las técnicas de la
31
“guerra relámpago”, pero sus recursos no se lo permitieron.
Ahora bien; si logro sorprender a la XV Brigada, causándole
1300 bajas Se dirigió hacia el Sureste, tomo Ciempozuelos e
incursiono por Titulcia y Villaconejos. Al día siguiente, 7 de
febrero, se rompo el frente.
Comenzaron su ofensiva, los rebeldes con un contingente, bien
preparado, de tropas selectas. Lo componía veteranos
marroquíes, legionarios y falangistas. Todos ellos con amplia
experiencia en el combate en campo abierto. El primer grupo
lo integraba un total de 19 mil hombres de infantería,
artillería, carros de combate, caballería marroquí y abundante
apoyo aéreo. En el curso de la Batalla, esta cifra se incremento,
hasta llegar a 40 mil hombres
Lanzaron el ataque a las posiciones republicanas el 6 de
febrero. Pretendían sorprender a las fuerzas leales y llevar
acabo una guerra rápida. Pero los resultados de sus planes
estratégicos no fueron como esperaban. Porque encontraron
algo no previsto: una tenaz resistencia y un ejército bien
adiestrado. Un ejército capaz de pelear con eficiencia en campo
descubierto. Los milicianos y sus mandos se habían
transformado en auténticos soldados, dispuestos a morir por
sus ideas. Los miles de voluntarios llegados de todo el mundo,
supieron enfrentar a los mercenarios profesionales del Tercio y
marroquíes En resumen, los militares rebeldes querían
causarles una sorpresa a los republicanos y los sorprendidos
fueron ellos. No se produjo una rápida y sencilla “operación
relámpago”. La lucha fue muy dura y sangrienta.
En la Batalla del Jarama intervinieron las siguientes unidades
del Ejército Republicano. La XI, XII, XIV y XV Brigadas
Internacionales; la División de Enrique Listar y los batallones
de los Generales Miaja y Pozas. Concretamente, en la defensa
de Titulcia estuvo el Batallón Stalin. En el Jarama varias
unidades recibieron su bautismo de fuego. Como seria el caso
de la “La Lincoln” –que perdió en El Pingarron la mitad de
32
sus hombres- y de los voluntarios cubanos. La “Centuria
Guiteras”, comandada por Rodolfo de Armas, tuvo un
comportamiento heroico. La mayoría de sus integrantes
cayeron en combate. Su jefe, acribillado a balazos, continúo
avanzando hasta recibir un proyectil en la cabeza y dejarlo sin
vida.
Las columnas del General Rada, el 7 de febrero, avanzaron
desde Pinto, rompieron el frente y llegaron a los Altos de La
Marañosa. Sáenz de Buruaga tomo Gozquez de Arriba y
Asensio Cabanillas avanzo hasta San Martín de la Vega
c.) Resumen y Comentarios de la Batalla del Jarama
La lucha fue muy dura, se sucedieron los ataques y
contraataques, los golpes de mano y el cambio de posiciones. Al
concluir la batalla, las líneas apenas habían variado, pero el
tributo en sangre resulto muy alto. Equilibradas estuvieron
las fuerzas de ambos bandos, con más, o menos, el mismo
numero de combatientes, Unos 40 mil efectivos en cada lado.
Las bajas fueron cuantiosas, para los dos bandos.
Con respecto al armamento, puede decirse lo siguiente: La
superioridad en el aire la tuvo la aviación republicana. La
eficiencia de los aviones “chatos”, “moscas” y “katiuscas”
soviéticos superaban a los “junkers” de la Legión Cóndor y
asimismo su cantidad. Algo similar ocurrió con los tanques del
General Paulov, los T- 26, rusos. Resultaron muy superiores a
los panzers alemanes. De ambos aspectos: aviación y blindados
tomaron buena nota el Alto Mando de los rebeldes y los
observadores militares de Alemania y de la Unión Soviética
En la Batalla del Jarama se llevaron a cabo los mayores
combates aéreos y de carros realizados hasta ese momento, en
la Guerra Civil. Tanto el Alto Mando de los rebeldes, como los
33
observadores militares, enviados por sus amigos de la
Alemania Nazi, llegaron a la siguiente conclusión. “Del
dominio del aire, dependían los resultados de las operaciones”.
Por lo tanto, tratar de mantener la superioridad en el aire -a
toda costa-, constituía algo fundamental. Debía disponerse de
unos aviones y de unos tanques más sofisticados y superares tanto en calidad, como en cantidad- a los del enemigo.
A partir de febrero del 1937 los rebeldes pudieron lograr
dichos propósitos. En el siguiente enfrentamiento, en marzo de
1937, en la Batalla de Guadalajara, no lograron ponerlos en
práctica. Porque sus aeropuertos estaban muy alejados del
frente. Pero si lo consiguieron, con éxito, en las siguientes
Batallas: En Brunete, Belchite, Teruel y el Ebro, donde su
aviación supero en número y también en calidad a la de los
republicanos. Ese detalle influyo de manera decisiva en los
resultados de la guerra.
Varios factores perjudicaron las actividades militares de los
republicanos, en la Batalla del Jarama. Uno de ellos fue el
siguiente. El 18 de febrero de 1937 se paso a las filas enemigas
Roland Lacete, Comandante del Batallón Franco-Español, de
la XII Brigada Internacional. El desertor aporto valiosas
informaciones al Alto Mando de los Rebeldes. Ubicación de las
unidades republicanas; el armamento y las municiones
disponibles; organización detallada del flujo de los
abastecimientos a recibir –disposición de los vagones y
horarios ferroviarios- y moral de los combatientes. ¿Cómo
sucedió este lamentable hecho? ¿Por que? En verdad me
sorprende. Otros lamentables problemas fueron las malas
relaciones existentes entre los generales Pozas y Miaja.
Retrasaron las operaciones unos días, concretamente hasta que
el Gobierno le dio el mando al General Miaja.
34
Entre los hechos curiosos ocurridos en el frente de Titulcia
cabe mencionar la actuación de la Legión Irlandesa en la
Batalla del Jarama. La citada unidad de voluntarios la recluto
y fue su Comandante el General Eon O´Duffy. Este estrafalario
personaje, mantuvo una vida inquieta y absurda. Según
manifestaba: los tres hombres más grandes de Europa eran.
Hitler, Musulini y el. En 1936 había llegado a ser la máxima
figura del Partido de los “Camisas Verde de Irlanda”. Una
organización un tanto rara. Por ser abiertamente fascista y al
mismo tiempo ultra católica. El pintoresco general le ofreció a
Franco un contingente de voluntarios irlandeses para combatir
a la Republica.
Después de largas y difíciles conversaciones con el Gobierno de
Burgos, trajo a España -a finales del 36-, unos 700 hombres
Con estos voluntarios organizaron una bandera de la Legión.
Conforme iban llegando: -unos por sus propios medios y otros
en forma organizada, en pequeños grupos-, los reunían en
Cáceres. Les sometieron a un rápido entrenamiento militar, los
encuadraron en la Legión –uniformados de legionarios- y los
enviaron al frente.
La “Legión de San Patricio” tenia la bendición y el total apoyo
de la Iglesia. Porque la componía un grupo de fervientes
católicos. Aunque la ideología de los “camisas verdes” era
claramente de inspiración fascistas. Por ello no resulta del todo
extraño el siguiente hecho. Los contactos y gestiones iniciales
de su jefe –para venir a luchar a España- fueron con los
requetes
Antes de recibir su bautismo de fuego, en Ciempozuelos,
cuando se trasladaban al frente, “los legionarios de San
Patricio” protagonizasen un grotesco incidente. Como fue el
liarse a tiros con unos falangistas canarios. Ese fue su
35
bautismo de fuego y sin duda, constituyo el peor de los
comienzos.
El destino de la “Legión de San Patricio” fue el sector de
Titulcia. Por supuesto, no consiguieron ni acercarse a las
afueras del pueblo. Su actuación dejo mucho que desear y los
trasladaron a otra zona. El General Yague, que ejercía la
Inspección de la Legión, considero necesario retirar el
contingente irlandés. Porque generaba muchos problemas y
poca ayuda. Por ello, unos meses mas tarde, en junio de 1937,
Franco saco de España a los voluntarios irlandeses de la
“Legión de San Patricio”.
La Batalla del Jarama marco un hito importante en el
desarrollo de la tecnología militar. El ejercito rebelde ensayo –
sin resultado- la puesta en práctica de unas novedosas teorías.
El blitzkrieg (La Guerra Relámpago), que hasta ese momento
solo era una mera especulación teórica, sin evaluación de
campo.
El citado procedimiento consistía en una previa concentración
de fuerte fuego de artillería y bombardeo aéreo, sobre un
punto determinado del frente. Tras esta preparación previa, de
ablandamiento, romper las líneas con fuerzas acorazadas y
avanzar en profundidad, ocupando los nudos carreteros. El
objetivo era dejar a las tropas enemigas aisladas en bolsas, que
las fueras de infantería irían aniquilando.
Contrario a la creencia generalizada, la idea del blitzkrieg no se
les ocurrió a los militares alemanes. Sino a un oficial ingles,
Basil Lidell H., quien al concluir la Primera Guerra Mundial,
la enuncia por primera vez. Posteriormente, el Coronel
Charles de Gaulle, redacta un amplio estudio sobre la
utilización de las unidades acorazadas. El Alto Mando Francés
36
no tomo en cuenta esta obra y `lo pago muy caro. Sin embargo,
si le presto mucha atención el General alemán Heinz Guderian,
quien mas tarde (1939) la utiliza, con un rotundo éxito, en
Polonia.
El 10 de octubre de 1936 llegaron al puerto de Sevilla dos
buques alemanes con unas Compañías del Panzer Guppe
Drone. Estaban comandadas por Wilheen Ritter Von Thoma y
pertenecían a las tropas de tierra de la Legión Cóndor. Fueron
enviadas al Frente de Madrid y participaron en la Batalla del
Jarama, donde Von Thoma saco importantes enseñanzas. El
Alto Mando Alemán la puso en práctica, con todo éxito, en la II
Guerra,
Por su parte, el Ejército de la Republica dispuso de un
importante contingente de tanques rusos T-26. El comando del
equipo de tanquistas soviético estuvo a cargo del General
Paulov. En el curso de la Batalla del Jarama quedo
ampliamente demostrado la superioridad de los T-26, sobre los
pamzers alemanes. Los aventajaban tanto en número, como en
calidad.
Pues bien; el Ejército Rebelde no pudo poner en práctica el
blitzkrieg en el Jarama por varias razones:
1ª) No tuvo el control del aire. La aviación republicana se
impuso a los junkers y a los fiats
2ª) Los T-26 rusos superaron en eficiencia y en cantidad a los
panzers alemanes.
3ª) Lo limitado del campo de operaciones no se prestaba a la
puesta en practica de un guerra relámpago.
37
Sin embargo, el episodio supuso una fructífera experiencia
vivencial para los observadores militares alemanes y rusos,
alineados en ambos bandos
38
LAS BRIGADAS INTERNACIONALES
a.) La Razón de Ser de las Brigadas Internacionales y su
Organización
Un hito muy importante, en la Historia Contemporánea, lo
marca La Guerra Civil Española, por tres razones. 1ª)
Constituyo el escenario del primer enfrentamiento armado de
las dos tendencias políticas en pugna, en aquel momento: el
fascismo y la democracia. Allí midieron sus fuerzas el bloque
del eje, formado por la Alemania nazi y la Italia fascista, con la
Unión Soviética y los simpatizantes de la libertad y de la
democracia. 2ª) En el suelo español se probaron nuevas armas
y también nuevas técnicas militares. El blietzkrieg (La guerra
relámpago) y el vuelo en picado de los stukas). Estas técnicas
cambiarían la forma de hacer la guerra. 3ª) La Guerra Civil
Española constituye el primer capitulo de la II Guerra. En
resumen, fue una fase decisiva y los ojos del mundo entero
estuvieron muy pendientes de cuanto allí sucedió.
Un gesto de protesta y de rechazo mundial, a la agresión nazifascista, se produjo en 1936. Producto de dicho rechazo son los
hombres que acudieron, de los diversos lugares del planeta, a
defender al pueblo español. No quisieron permanecer como
espectadores impasibles, observado la descarada intervención
de las potencias del eje, Viendo como ayudaban a los facciosos
a destruir la II Republica Española.
Cuando se habla de las Brigadas Internacionales, es menester
considerar los siguientes datos, porque ponen de manifiesto su
alta calidad humana.
1º) Sus integrantes no eran mercenarios, sino un conjunto de
hombres idealistas dispuestos a dar su vida por unos
principios. Muy diferente fue su caso, al de los mercenarios
marroquíes y de las tropas del Tercio del ejército rebelde.
Tanto los moros, como los legionarios, pelearon por dinero.
39
2º) Todos los brigadistas vinieron voluntarios a España a
ofrendar su vida. De hecho, murió en la lucha casi el 25% del
total de las Brigadas: 9.934 hombres. En otras palabras, su
caso no fue igual al de las unidades extranjeras del ejército
rebelde. Enviadas a la fuerza por sus respectivos países:
Alemania, Italia y Portugal.
3º) Todos los brigadistas sabían, perfectamente, cuanto estaban
haciendo. No les movía el afán de vivir aventuras, sino el noble
gesto de defender la libertad y la justicia.
4º) Bueno es resaltar un aspecto interesante y quizás poco
conocido. Las Brigadas Internacionales fueron el contingente
mas ilustrado que registra la Historia Militar. El 45% de sus
integrantes tenían formación universitaria y el 40% eran
profesionales. Algunos dejaron sus cátedras universitarias en
los Estados Unidos e Inglaterra, para coger un fusil y venir a
regar con su sangre generosa los campos de España.
Antes
de
crearse
las
Brigadas
Internacionales,
participaron en la Guerra
Civil algunos extranjeros
residentes en España. Un
caso especial fue
el del
escritor Andre Malraux,
quien tuvo un gesto, en
verdad,
extraordinario.
Consistió en organizar y
poner en servicio –con sus
propios
mediosuna
escuadrilla de aviones de
caza, con su dotación
completa y traerla a España,
para
defender
a
la
Republica. El Congreso le otorgo el rango de coronel, ese fue
40
su primer mando militar. Después, en la II Guerra, el General
Charles De Gaulle le nombro Comandante de la División
Alsacia-Lorena, con el grado de coronel. Dicha unidad
participo en la Liberación del Nordeste de Francia y termino
su campaña en Berlín. Estaba integrada por republicanos
españoles que habían luchado en el maquis. En la grafica
aparece Andre Malraux en la última etapa de su vida. Cuando
no tenia actividades militares, sino de ideólogo del Gral.
Charles De Gaulle. El General aprovecho los extensos
conocimientos de Malraux, para utilizarlo como Ministro de la
Cultura y como ideólogo.
Durante la primavera de 1936, tuvo lugar en Barcelona un
evento de marcado significado político. “Las Olimpiadas
Populares”, donde concurrieron miembros de las Juventudes
Socialistas de diversos países. El evento constituyo la
contrapartida de las Olimpiadas de Berlín. Utilizadas por las
Juventudes Hitlerianas para desplegar su propaganda.
Entre los participantes de la “Olimpiada Popular”, estaba el
atleta austriaco Mechter. Este joven merece mención especial,
por tratarse del primer extranjero que muere defendiendo la
causa republicana. Tal como hicieron otros compañeros suyos,
de inmediato se incorporo a la lucha. El día 19 de julio cayó
mortalmente herido en el asalto al reducto rebelde. En los
primeros meses de la contienda, en el País Vasco, participo “La
Comune de Paris”, comandada por Jules Dumont. Actúo en la
defensa de Irun
Ante la descarada intervención de Alemania, Italia y Portugal,
el Komintern encargo a Maurice Thorez organizar las
Brigadas Internacionales. Se instalaron en Paris las Oficinas de
Reclutamientos, en la rue Lafayette. El asesor militar de la
Central de Alistamiento fue el general polaco Karol
Swierezenski (Walter). En el trabajo del reclutamiento,
colaboro el croata Josip Broz (Tito).
41
La grafica tomada en octubre de 1936 nos ha sido facilitada,
gentilmente por la Alcaldía de Ivry. En ella aparece Maurice Thorez (Al
centro), con un grupo de voluntarios. Algunos proceden de Ivry-
Tuvo como finalidad la organización de
las Brigadas,
mantener el equilibrio militar en la contienda y defender al
pueblo español. Porque bueno es destacar, los
hechos
siguientes. Antes de producirse la sublevación militar, la
conjura fascista contó con el apoyo extranjero, en forma
abierta y descarada. La Sociedad de Naciones nada hizo para
salvaguardar el Derecho Internacional y la no intervención
extranjera.
Tan pronto se sublevan las guarniciones, Musulini facilita los
aviones para establecer un puente aéreo entre Marruecos y
Andalucía. Hitler les envía un enorme cargamento de material
de guerra, de aviadores y de expertos en técnicas militares. Los
facciosos trataron de camuflar a esta gente, como si fuesen
moros. Les apodaron “los moros rubios”. Luis de Tapia los
satirizo en sus coplas del día: …“Era de la hitlerjunglen/ el
42
gallardo militar/ que von Franco hizo llegar/ por aguas de
Giblaltar. Gracias a tan significativa ayuda, los facciosos
pudieron trasportar a la península las tropas mercenarias
situadas en Marruecos. La Legión Extranjera y los Tabores de
Regulares. Asimismo, los irregulares marroquíes reclutados,
como carne de cañón y para sembrar el pánico.
Por cierto, los rebeldes contrataron 80 mil mercenarios
marroquíes y me pregunto ¿Qué vino a hacer esta horda,
semisalvaje, a España? Pese a que algunos quieran ahora
“dorar la píldora”, la realidad es muy clara y terminante.
Quienes vivimos la Guerra Civil lo recordamos perfectamente.
Los moros encuadrados en el Ejercito Rebelde cometieron tres
delitos sancionados por el Código Penal: 1º) Matar españoles.
2º) Violar españolas. 3º) Saquear propiedades. Considero una
monstruosidad que estos mercenarios y sus familias –con su
historial de crímenes-, puedan disfrutar de una pensión de
guerra, otorgada por España. El pueblo que vinieron a
masacrar.
Para tratar de contrarrestar la intervención de alemanes,
italianos, portugueses y moros, se formaron siete Brigadas
Internacionales. La XI, XII, XIII, XIV, XV, 129 y 150. Se
componían de tres batallones cada una. Los voluntarios fueron
enviados a España por tren, barco y en pequeños grupos al
través de la frontera de los Pirineos Orientales. La primera
expedición salio de la estación de Austerliszt y llego a Albacete
el 14 de octubre de 1936. Por cierto, recuerdo el paso a España
de algunos grupos de brigadistas. Llegaban a la Colonia de
Prats de Mollo, donde me hallaba refugiado. Ese fue uno de sus
centros reagrupamiento. Uno de nuestros supervisores -un
avezado montañero, conocedor de los Pirineos-, se encargaba
de guiarles hasta el territorio español, situado a pocos metros.
El Gobierno de la Republica autorizo las Brigadas
Internacionales el 22 de octubre de 1936. Las primeras
Brigadas en llegar a España fueron la XI, la XII y la XIII.
43
Estaban integradas por franceses, belgas, italianos y alemanes.
Los agruparon por nacionalidades, para facilitar la
comunicación. Establecieron su Cuartel General en el
aeródromo de Los Llanos, en Albacete.
Al frente del contingente internacional estuvo Andre Marty,
miembro destacado del Partido Comunista. Luigi Longo tuvo
el rango de Inspector General de las Brigadas y Guiseppe de
Vittorio de jefe de los comisarios políticos. Ambos estuvieron
en desacuerdo con los métodos y la trayectoria de Marty. Los
dos italianos demostraron ser muy competentes y contaron con
el respeto y la adhesión de todos los brigadistas.
Andre Marty estuvo en la Marina de Guerra Francesa, donde
alcanzo el grado de oficial de maquinas. En 1919 servia en el
“Jean Bart”, destacado en el Mar Negro para apoyar las
operaciones militares del Ejercito Zarista. Andre Marty, el 13
de abril del citado año, se negó a disparar contra las fuerzas
bolcheviques. Por su acto de rebeldía fue condenado a muerte
y pudo regresar a Francia cuando obtuvo la inmunidad
parlamentaria, al ser elegido diputado.
Hubo brigadistas de 50 países. En primer término figuraban
los franceses, con unos 15 mil hombres. La mayoría procedían
de la zona parisina, del famoso “cinturón rojo”, algunos eran
ex combatientes de la Gran Guerra. Les seguían, en número,
los alemanes-austriacos, con unos cinco mil hombres. En tercer
lugar se hallaban los italianos, con cuatro mil brigadistas. A
continuación venían los británicos, con dos mil quinientos
hombres. Tras ellos figuraban los dos mil sufridos
norteamericanos, de “La Abrahan Lincoln” y “La Jhon
Brown”. En las Brigadas había combatientes de diversos
países: Argentina, Abisinia, Albania, Alemania, Brasil,
Bulgaria, Checoslovaquia, Italia, Francia, Méjico, Polonia,
Yugoslavia, Suecia y Suiza.
44
Procedían los brigadistas de diferentes estratos: había
intelectuales y trabajadores. Veteranos de diversas guerras,
como seria el caso del general polaco Karol Swierezenski
(“Walter”). Estuvo en el ejército ruso, durante la Gran Guerra
y se unió a la Revolución.
El General Walter con el poeta Rafael Alberti y su compañera María
Teresa Zambrano, durante una comida (Foto cortesía de CEOBI)
Otro militar, era el General Luckas, se trataba del conocido
novelista húngaro Mota Zolka. Estuvo en el ejército austriaco,
en la Gran Guerra y en 1917, se unió al Ejército Rojo.
También estaba, Lazar Manfred Stern ex capitán del ejército
austriaco en la I Guerra. Fue capturado por los rusos y lo
confinaron en Siberia. Escapo de su prisión y se unió a las
fuerzas revolucionarias. Peleo contra el ejército zarista y paso
a formar parte de la sección militar del Komintern. Actúo en
China, Abisinia y Brasil. Usaba el sobrenombre de “Kleber”, el
famoso General de la Revolución Francesa. Entre los
renombrados lideres políticos que participaron en las
Brigadas, podemos citar al social-demócrata Willy Brandt, el
socialista Pietro Nenni, Vittorio Vidale, Guiseppe de Vittorio,
Palmiro Toglitti, Josep Broz (Tito), Luigi Longo y tantos más.
45
b,) El Bautismo de Fuego de las Brigadas
Un memorable comunicado, hizo el 8 de noviembre de 1936
Don Fernando Valera Aparicio, Subsecretario de
Comunicaciones del Gobierno de la II Republica. Era un
mensaje al Madrid sitiado y al mundo espectador, resaltando
la importancia del momento, que allí se vive. “Aquí, en Madrid,
se encuentra la frontera universal, que separa la libertad de la
esclavitud. Aquí, en Madrid, se enfrentan en una gran lucha dos
civilizaciones incompatibles. El amor, contra el odio; la paz,
contra la guerra; la fraternidad de Cristo, contra la tiranía de la
Iglesia. Esto es Madrid. Madrid esta luchando por España, por la
humanidad, por la justicia y con su manto de sangre cubre a
todos los seres humanos”.
Altamente emotivo resulto, en noviembre de 1936, el desfile,
por la Gran Vía, de las Brigadas Internacionales, a su llegada a
Madrid. El gesto rebelde de los brigadistas se reflejaba en sus
rostros. Su paso firme y marcial, levantaba el ánimo, la alegría
y la confianza de la población asediada, por las hordas
fascistas. Los espectadores les gritaban: “Viva los rusos!”.
Algunos de ellos, morirían al día siguiente en el frente de la
Casa de Campo-Ciudad Universitaria.
Encabezaba el desfile de la XI Brigada, el Batallón alemán
“Thaelman Kolonne”, a continuación seguía una sección de
ametralladoras operadas por ingleses. En ella estaba el poeta
John Corford, quien murió al día siguiente, cuando cumplía
21 años. Después venia el Batallón “Comune de Paris”,
integrado por franco-belgas. Cerraba el desfile el Batallón
“Dombrowsky”, compuesto por mineros polacos. La XI
Brigada estaba bajo el mando del General Kleber.
La emoción colectiva prendió en quienes presenciábamos el
evento. Don Luis de Tapia, en las “Coplas del Día” que
publicaba en “La Libertad”, relato, en forma magistral, el
46
acontecimiento. El notable poeta destaca la forma de
reaccionar de Germinal de Souza, ante el espectáculo ofrecido
por aquel grupo de valientes. El insobornable líder anarquista
portugués, “el que nunca se cuadro”, no pudo escapar a la
emoción colectiva. En posición de firmes, saludo, con
sinceridad y respeto, al grupo de idealistas que marcialmente
desfilaban ante el. A los hombres admirables, llegados de todos
los rincones del mundo a “morir en Madrid”.
En Albacete, el 22 de octubre de 1936, se organizo la XI
Brigada. Inicialmente la integraban los Batallones “Edgar
Andre” y “Comuna de Paris”. Posteriormente se le agregó el
Batallón “Dombrowsky” y el español “Arturo Heredia.
Mandaba la Brigada el General Kleber y su comisario era
Vittorio de Nicoletti.
El día 8 de noviembre los Batallones “Edgar Andre” y
“Comuna de Paris” de la XI Brigada estaban en la línea de
fuego, Cubrían el sector de la Casa de Campo-Ciudad
Universitaria. El punto neurálgico del combate tuvo lugar en el
Puente de los Franceses. Durante 10 días, los antes citados
Batallones, aguantaron los ataques enemigos. Detuvieron el
avance de los facciosos, a costa de quedar completamente
diezmados. Fue necesario retirarlos de la línea de fuego, para
reponer las bajas y reorganizarlos.
La XII Brigada, se ocupó de relevarlos. El Batallón
“Dombrowsky” se situó junto a los hombres de Lister, en
Villaverde. Ahora bien; el 28 de noviembre la XI Brigada
regreso a sus posiciones, después de efectuar ciertos cambios.
El Batallón “Thaelman” de la XII Brigada pasó a la XI y el
“Garibaldi”, a la XII. El General Kleber fue remplazado en el
mando de la XI por el alemán Hans Kahle y la unidad fue
traslada sl sector de la carretera de la Coruña.
47
La XII Brigada, la mandaba el
General Luckas y ocupaba el
cargo de comisario el escritor
alemán Gustav Regler. Estaba
integrada la Brigada por tres
batallones: el “Thaelman”, el
“Garibaldi” y “La Comuna de
Paris”. El Cte. del“Thaelman”
era el novelista Ludwing Renn y
estaba integrado por comunistas
alemanes. Ahora bien; allí
también se encontraba un sobrino
de Winston Churchill, Edmond
Romcelly. El republicano italiano,
Randolfo Pacardi, comandaba el
Batallón Garibaldi,
donde Pietro Nenni, mandaba una
compañía. El Alto Mando del Ejército Republicano envío a la
XII Brigada al sector de la carretera de Valencia y consiguió
detener el avance del General Varela. En la grafica aparece el
General Luckas
c.) Participación de las Brigadas Internacionales en la Guerra
de España
Desde su bautismo de fuego en Madrid, hasta su retirada en
1938, las Brigadas estuvieron presentes en todas las batallas de
nuestra Guerra Civil. En el Jarama, en Guadalajara, Brunete,
Belchite, Teruel y el Ebro. Derrocharon, en todas ellas, un
valor rayano en el heroísmo. Detener al enemigo les costo
tremendos sacrificios. Sus batallones los aniquilaron en
diversas ocasiones y fue menester reponerles las bajas sufridas,
continuamente. Vemos, en la grafica, a dos voluntarios de las
48
Brigadas Internacionales recibiendo un entrenamiento en el
manejo de armas automáticas, (Foto cortesía de CEOBI)
En los primeros días de febrero las tropas rebeldes iniciaron
una fuerte ofensiva en el sector del Jarama. Tenia como
objetivo cortar la carretera de Valencia y dejar a Madrid por
completo aislado, para facilitar su captura. Con la toma de la
capital de España los facciosos esperaban ser reconocidos por
las naciones extranjeras. Dada la importancia de esta
operación el mando rebelde organizo su ofensiva con todo lujo
detalles y recursos bélicos.
49
CROQUIS DE LA BATALLA DEL JARAMA
Preparó un contingente de infantería compuesto por 19 mil
hombres, artillería, carros de combate, caballería marroquí y
abundante apoyo aéreo. Comenzó el ataque a las posiciones
republicanas el 2 de febrero y los sangrientos enfrentamientos
duraron hasta el 27 de ese mes.
Tomaron parte en la Batalla del Jarama las Brigadas XI, XII,
XIV y XV, junto con la Brigada de Enrique Lister y los
batallones de los Generales Miaja y Pozas. La lucha fue muy
dura, se sucedieron los ataques y contraataques, los golpes de
mano y el cambio de posiciones. Al concluir la batalla, las
líneas apenas habían variado, pero el tributo en sangre resulto
muy alto. Murieron 10 mil hombres del ejercito de la
50
Republica, de ellos 2.500 pertenecían a las Brigadas
Internacionales. Ahora bien; los rebeldes fracasaron en su
ofensiva, pues no pudieron lograr su objetivo de cortar la
carretera de Valencia y aislar a Madrid.
Semanas después, al comienzo de marzo, los rebeldes iniciaron
otra ofensiva –con mucho ruido y alharacas-, en el sector de
Guadalajara. En esta oportunidad con mayores recursos: con
75 mil hombres y una inmensa cantidad de material de guerra.
Tenía como propósito poner en práctica la guerra relámpago,
para llegar a Madrid. Romper el frente, abriendo una brecha
muy ancha, tomar Brihuega y avanzar al través de la
provincia de Guadalajara. Tomar Alcalá de Henares y
alcanzar Madrid por el Noroeste. Participo en la operación el
contingente italiano, mandado por el General Roata y la
División de Soria a cargo del General Moscardo.
El día 8 de marzo de 1937 los italianos, apoyados por los
hombres de Moscardo iniciaron el ataque. Rompieron el frente
y tomaron Brihuega. Pese a su superioridad en hombres y
sobre todo, en material de guerra, les resulto imposible
proseguir su avance. Por un lado, se lo impidió la tenaz
resistencia opuesta por las fuerzas del Ejército Republicano.
Las Brigadas de Lister, el Campesino, Cipriano Mera y las
Internacionales. Por otra parte, el estado del tiempo se puso
contra los rebeldes. La lluvia y la nieve, volvió los campos
arcillosos en un barrizal, donde quedaron atrapados los
tanques, los camiones y las piezas de artillería. Los campos de
aviación de Soria improvisados, tampoco les fue posible
utilizarlos. Sin embargo, los de los republicanos –situados en la
zona de Madrid-, se hallaban cerca del frente y estaban
pavimentadas las pistas de despegue. Lo cual permitió al
mando republicano castigar, duramente, desde el aire a los
atacantes.
Un papel relevante jugo en la Batalla de Guadalajara, el
Batallón Garibaldi. Se situó frente a sus compatriotas de la
51
Littorio y utilizando los altavoces, les pidió deponer sus armas.
Las unidades fascistas no necesitaron se le repitieran dos veces
la sugerencia. Comenzaron a gritar que no los matasen, pues
ellos también eran italianos y los habían traído a España
obligados y diciéndoles que les llevaban a Abisinia. Miles de
hombres del contingente italiano de Roata, abandonaron sus
armas y se entregaron a los republicanos.
Del 8 al 23 de marzo duro la Batalla de Guadalajara.
Constituyo un triunfo de la causa republicana, los fascistas
fracasaron en su intento de tomar la capital de España. Hasta
ese momento el balance se mostraba favorable para el Ejército
Leal. Los tres intentos de capturar Madrid resultaron fallidos.
El ataque frontal, llevado a cabo en noviembre, el del Jarama,
en febrero y ahora el de Guadalajara, en marzo.
El Gobierno de la II Republica preparo un “Libro Blanco” y lo
presento en la Sociedad de Naciones y en otros organismos
internacionales. Estaba bien documentado con la relación del
cuantioso material bélico tomado a los facciosos y con la lista
de italianos prisioneros. Pretendía el Gobierno Republicano,
demostrar la descarada intervención extranjera a favor de los
rebeldes y ponerle fin. Por supuesto, no le hicieron caso, pues
en esos medios su suerte ya estaba echada.
Volvieron a reanudarse las operaciones militares de
envergadura, en pleno verano de 1937. El mando del Ejército
de la Republica, decidió lanzar una ofensiva en el sector
sudoeste del frente de Madrid. El principal objetivo de la
ofensiva republicana consistía en aliviar el frente del Norte.
Para dicha fecha, Bilbao había caído en manos del Ejército
Rebelde y la situación de Santander era muy crítica. Por otra
parte, de resultar exitosa la ofensiva, las Divisiones rebeldes
situadas en el frente de Madrid –unos cien mil hombresquedarían en muy mala situación. Definitivamente aisladas,
encerradas en una bolsa y sin comunicaciones.
52
Los Generales José Miaja, del bando republicano y Enrique
Varela, del lado fascista, estuvieron a cargo del mando de las
operaciones de los ejércitos en pugna. De todas las batallas
realizadas en la Guerra Civil, hasta dicho momento, esa fue la
más sangrienta. En la lucha –según los historiadores- tomaron
parte 80 mil efectivos republicanos y 65 mil fascistas. Cada
bando dispuso de más de cien aviones y cantidades apreciables
de tanques y piezas de artillería.
Dos cuerpos de ejército organizo el Alto Mando republicano,
para llevar a cabo su ofensiva. Uno, lo comando el coronel
Modesto y lo integraban las siguientes Divisiones: la 11 de
Lister, la 46 del Campesino, la 35 de Walter donde estaban las
Brigadas 31, 32 y 108. En el otro Cuerpo de Ejercito, el XVIII,
lo mandaba el Coronel Enrique Jurado. Lo componían varias
unidades de las Brigadas Internacionales. La 15 al mando del
austro-húngaro Janos Galicz (Conocido por Gal), la XIII y la
XV Brigada, esta ultima compuesta por Británicos.
Completaban el Cuerpo de Ejercito, la 35 División de
Francisco Galán y la 10ª del Coronel Enciso. Las Reservas
estuvieron a cargo de la 45 División al mando de Kleber,
compuesta por las Brigadas Internacionales XII y 150, más la
39 División. En la grafica de la pagina siguiente, aparece el
croquis de la Batalla de Brunete
53
54
Comenzó la ofensiva el Ejército Republicano el día 6 de julio
de 1937, penetrando en el territorio enemigo. Se trataba de una
guerra de posiciones, pues no había líneas de trincheras. Los
combates se centraron en los nudos carreteros y en los
pueblos, donde se hacia fuerte el enemigo. Lister tomo Brunete
al comienzo de la ofensiva. Mientras duro la batalla –del 6 al
25 de julio-, la pelea fue encarnizada. Muriendo, diariamente,
cantidades de combatientes de ambos bandos. Algunos pueblos
los ocuparon los republicanos con relativa facilidad, pero otros
ofrecieron una tenaz resistencia.
Rápidamente, el mando del ejército fascista, traslado a Brunete
importantes unidades de sus fuerzas del frente del Norte.
Emprendió la contra ofensiva, para ir recuperando el terreno
perdido. Al concluir la Batalla las líneas quedaron, más o
menos, como estaban al principio. Los resultados fueron muy
indecisos. Ahora bien; el Ejército Republicano no pudo lograr
sus objetivos, debido a la aplastante superioridad aérea y de
carros de combate de la Legión Cóndor.
En la retirada de Brunete perdió la vida, el 26 de julio, Gerda
Taro, la compañera del fotógrafo Robert Capa. El automóvil
donde se trasladaba, fue aplastado por un tanque. Murieron
cantidad crecida de combatientes, porque el encuentro fue muy
sangriento. Según los cálculos, de diversos historiadores, el
Ejército Republicano sufrió unas 20 mil bajas y los rebeldes de
13 a 17 mil.
En agosto de 1937 el escenario de la Guerra Civil Española, se
traslado a Aragón. Varias razones así lo requerían. El
numeroso grupo político de la zona catalana, compuesto por
los anarquistas de la FAI-CNT y los trotskistas del POUM,
estaban descontentos con el Gobierno Central. Se quejaban de
que no se ocupaba del frente de Aragón. Por otro lado, el
Gobierno Central veía con desconfianza la independencia de
los anarquistas y su renuencia a someterse a la disciplina del
55
Ejército Popular Republicano. En consecuencia, considero
oportuno iniciar operaciones en el sector.
Creo el Ejército del Este, compuesto por unos 80 mil hombres,
donde formaba parte la XI y la XV Brigada Internacional.
Disponía de un apoyo substancial: tres escuadrillas, con unos
90 aviones y 105 tanques El mando estuvo a cargo del General
Pozas. Por su parte, los rebeldes dispusieron de 50 a 100 mil
hombres.
El plan de su ofensiva consistió en desencadenar el ataque en
dos puntos clave y en otros tres de orden secundarios, en
dirección de Zaragoza. El objetivo fundamental consistía en
tomar la capital de Aragón y aliviar el frente del Norte. Las
fuerzas del General Pozas tomaron, rápidamente, los pueblos
de Quinto, Mediana, y Codo y sitiaron Belchite. En la citada
localidad, los rebeldes resistieron el ataque de los republicanos,
hasta el día 6 de septiembre, fecha en que se rindieron.
De diversos sectores, los rebeldes, trasladaron efectivos al
sector de Belchite. En particular, del frente de Madrid y del
Norte. Iniciaron su contra ofensiva y el frente quedo
estabilizado. El Ejército del Este gano un poco de terreno, pero
no logro su objetivo fundamental: tomar Zaragoza. La Batalla
de Belchite comenzó el 30 de agosto y concluyo el 9 de
septiembre. Justamente, ese mismo día, se rindió la plaza
sitiada de Belchite. Al General Pozas se le reprocho el haber
perdido mucho tiempo asediado la ciudad, en vez de atacar
Zaragoza. Posiblemente, le preocupaba dejar una bolsa de
ciertas dimensiones, en pleno territorio republicano.
Unos meses después, en diciembre de 1937, tuvo lugar la
Batalla de Teruel. Fue el siguiente acontecimiento bélico,
donde intervinieron las Brigadas Internacionales. Comenzó el
día 15 de diciembre de 1937 y se prolongo hasta el 22 de
febrero de 1938. Los responsables de dirigir las operaciones de
los dos Ejércitos fueron los Generales Juan Hernández
56
Sarabia, por el bando republicano y Fidel Dávila y Domingo
Rey de Hancourt, por el de los fascistas.
La Republica inicio su ofensiva con 77 mil hombres, 120
aviones y 100 tanques. Los rebeldes al comienzo de las
operaciones disponían en el frente de Teruel de 20 mil
soldados, 5 mil civiles armados, 140 aviones y 500 cañones.
Cuando se rompieron las lineas -y ocuparon la ciudad las
tropas republicanos-, los rebeldes enviaron 100 mil hombres,
para tratar de recuperarla.
El Alto Mando Republicano decidió emprender una ofensiva
en el sector de Teruel, por el siguiente motivo. Concluidas la
campaña del Norte y las Batallas de Brunete y de Belchite, el
enemigo disponía de un contingente bélico considerable. Tanto
en hombres, como en material. Según informaciones recibidas,
dignas de crédito, esas unidades iban a ser utilizados en una
ofensiva aplastante sobre Madrid. Tomando en cuenta dicha
situación, se discutió cual seria el punto mas indicado para
emprender la ofensiva.
Se plantearon dos opciones: Extremadura y Teruel. La
primera tenía como objeto partir la zona rebelde en dos, pero
presentaba varias dificultades debido a la distancia: 1) Operar
los aviones. 2.) Trasladar los hombres y el material. Teruel, por
el contrario, ofrecía ciertas ventajas. La primera, estar situado
en el ángulo saliente del territorio de los rebeldes. Es decir, en
una peligrosa situación estratégica, difícil de defender. Dicha
circunstancia facilitaba el movimiento envolvente, atacando
desde el Norte y desde el Sur, la ciudad quedaría por completo
sitiada. Otra ventaja de atacar en ese punto constituía en lo
siguiente. Ocupar las posiciones y los nudos carreteros
circundantes: Concud, la Muela, no suponía mayor problema.
57
CROQUIS CON EL DESARROLLO DE LAS
OPERADIONES DE LA BATALLA DE TERUEL
58
En consecuencia, frente al saliente de Teruel, situó el Alto
Mando, los 99 mil hombres de sus tres Cuerpos de Ejercito.
Los sitiados tuvieron tiempo para fortificar el terreno, con
líneas de trincheras, alambradas y nidos de ametralladoras de
hormigón, El Ejercito Republicano inicio la ofensiva el día 15
de diciembre, con 77 mil hombres y penetraron tres columnas.
Lister, con la 11 División ocupo Concud, a primeras horas de
la mañana. La 25 División tomo San Blas y el día 20 Lister
contacta las Divisiones 34 y 84. Esas dos Divisiones habían
ocupado La Muela y cortando la carretera Teruel-Zaragoza.
La operación envolvente, culmino y el 22 de diciembre varias
unidades entraron en la ciudad.
Desde el inicio de la Batalla la lucha fue encarnizada, los
combates cuerpo a cuerpo, con la bayoneta calada, constituyo
una constante. En Teruel se peleo casa, por casa y cada palmo
de terreno ganado costo mucha sangre. Para empeorar las
cosas, el frío era insoportable, pues el termómetro llego a
descender a más de 20 grados bajo cero. Muchos conductores
de los vehículos murieron congelados, pegados al volante. Los
radiadores de los camiones reventaban al congelarse. La
situación de los combatientes no pudo ser peor.
Varios reductos, donde se
atrincheraron los rebeldes
ofrecieron seria resistencia a los atacantes. Algunos soldados
de la guarnición se pasaron al bando republicano y su jefe, el
Coronel Domingo Rey de Hancourt, opto por rendirse.
Hasta el 31 de diciembre estuvieron los rebeldes preparando su
contra ofensiva. Ese día iniciaron su ofensiva con 100 mil
hombres, 500 cañones y un centenar de aviones. Tomaron
algunas posiciones en los alrededores de la ciudad. El 2 de
enero trataron de entrar en Teruel, pero el General Hernández
Saravia se lo impidió, volando los puentes. El 17 de enero se
apoderan de las posiciones que dominan la ciudad. Walter, con
sus hombres de la XI, trato de frenar el avance de Aranda,
pero le resulto imposible. El 22 completan el cerco de Teruel,
59
los fascistas. Hubo contraataques republicanos, para ayudar a
las fuerzas sitiadas, pero como no tenían el domino del aire, se
frustraron sus operaciones. El 7 de febrero los fascistas se
lanzan con todos sus recursos –que sobrepasan, con creces a los
de los republicanos- y para el día 20 el círculo queda cerrado.
Con dificultad puede romper el cerco y salir, el Campesino.
Después, el día 22, logran salir, luchando, las ultimas fuerzas
republicanas.
Al iniciarse la Batalla de Teruel la
situación
de
las
Brigadas
Internacionales no era muy buena.
Se hallaban muy escasas de
personal, por la cantidad de
hombres perdidos en las Batallas
precedentes. Además, el escaso
material disponible se encontraba en
pésimas condiciones. Pese a los
inconvenientes señalados, todas
participaron en la lucha, menos la
XIV. En el 5º Cuerpo de Ejército
actuaron la XI y la XV Brigada.
Ambas sufrieron la perdida de
muchos combatientes, durante la contra ofensiva fascista. Mas
abajo vemos en la grafica a un voluntario norteamericano de la
XV Brigada.
La XI estaba comandada por Heinrich Rau. El 29 de
diciembre combatió duramente defendiendo las posiciones de
acceso a Concud. Al no poder lograr su propósito, se
atrincheraron en la finca de Chantre. Días más tarde, del 5 al 8
de enero, peleo en el sector de La Muela. Se distinguió en los
combates por las cotas 1011, 1062 y 1076, que cambiaron de
manos varias veces. Posteriormente, la XI fue traslada a la
Alfambra, donde cayeron muchos brigadistas.
60
Durante la Batalla de Teruel el barítono Paul Robenson y su
esposa, estuvieron en el frente visitando a los combatientes de
las Brigadas Internacionales. Canto sus espirituals a los
voluntarios de la British, de la XV Brigada
Cuando concluye la Batalla de Teruel, el 20 de febrero de 1938,
los fascistas disponían de 100 mil hombres y no permanecieron
ociosos. Los lanzaron hacia el Este desde el saliente de Teruel y
el 15 de abril llegaron al Mediterráneo, ocuparon Vinaroz, a la
desembocadura del Ebro. El territorio de la España
Republicana, quedo dividido en dos. Unos días mas tarde, el 23
de junio, las tropas fascistas entraron en Castellón de la Plana.
El propósito del Alto Mando de los facciosos era proseguir su
avance hacia el Sur y tomar Valencia.
En una situación muy delicada se encontraba el Gobierno de la
Republica, al inicio del verano de 1938. La situación
reclamaba una acción inmediata, para tratar de resolverla.
Porque perder la región valenciana significaba quedarse sin los
puertos de la zona centro, sin los recursos alimentarios de la
huerta valenciana y sin los suministros de municiones
producidas por la pequeña industria bélica instalada en la
provincia.
Era cuestión de hacerle frente a la antes citada circunstancia y
poder seguir resistiendo, unos meses más. Ante la realidad de
los hechos, el Gobierno decidió emprender una nueva ofensiva.
A continuación, en la pagina siguiente, vemos el croquis de las
operaciones efectuadas en la Batalla del Ebro.
61
62
Con ello lograría levantar la moral de combate y evitar el
ataque fascista sobre Valencia. El Alto Mando escogió el lugar
por donde realizar la ofensiva y procedió a diseñar el plan de
la ofensiva. El Dr. Juan Negrin, Jefe del Gobierno, ascendió al
rango de General al Coronel Juan Modesto Guilloto y lo puso
al mando del naciente Ejército del Ebro. Medida, a mi juicio,
muy sensata, con ella demostró, una vez más, su capacidad
como Jefe de Gobierno y tener razón.
Llevar a cabo el antes citado proyecto requirió formar el
Ejército del Ebro. A los efectivos existentes en filas –
reemplazos del 1926 al 1929- se añadió el del 1941 (Quinta del
biberón). La oficialidad se constituyo con egresados de la
Escuela Popular de Guerra, con cuadros procedentes de
unidades disueltas y con heridos dados de alta en los hospitales.
Se contaba con armas ligeras y municiones, gracias a la
apertura momentánea de la
frontera francesa.
Se inicio la Batalla del Ebro a
mediados del mes de julio de
1938 y concluyo el 15 del mes
de noviembre. Cuando Manuel
Tagueña (Lo vemos en la
grafica), comienza la retirada
de las fuerzas republicanas. En
resumen, fueron 114 días de
duros
combates,
donde
murieron 100 mil hombres.
Constituye la Batalla más
prolongada y más sangrienta
de la Guerra Civil Española. El
frente se extendió en una
franja de 65 kilómetros, en el valle formado por el Ebro, en el
tramo final de su cauce. En el sudoeste de la provincia de
Zaragoza y noroeste de la provincia de Tarragona.
63
El Comandante en Jefe de las fuerzas del Ejército Republicano
fue el General Modesto. A sus órdenes combatieron Enrique
Lister, Manuel Tagueña y Etelmiro Vega. Inicialmente el
Ejército del Ebro lo integraban, el X y el XV Cuerpo de
Ejército, apostados en el margen izquierdo del río, en el sector
comprendido entre Mequinenza y Tortosa. El mando militar
de los rebeldes estuvo a cargo de los Generales Juan Yague y
Rafael García Valiño. En el bando republican intervinieron
100 mil hombres y en el de los fascista 98 mil. Los primeros
utilizaron 150 aviones y escasas baterías de artillería. Sin
embargo los rebeldes, al comienzo de la batalla, tenían 400
aviones y 200 cañones, pero en su contra ofensiva, llegaron a
desplegar 1300 aviones.
La grafica muestra las barcas utilizadas por los republican0s
para pasar el río. En aquella fecha sus condiciones, en la zona
elegida para romper el frente, eran las siguientes: Una
profundidad promedio, en su cauce, de cinco metros y no
menos de dos en sus vados. Tenia de 100 a 150 metros de ancho
y la velocidad de la corriente era de 1 a 2 metros por segundo.
64
En resumen, los especialistas militares, de la época,
consideraban al río Ebro, una defensa natural infranqueable.
Por lo tanto, constituía una locura el tratar de atravesarlo un
ejército.
El organizar y el llevar a cabo los trabajos previos a la
ofensiva tomo un cierto tiempo y realizar una tarea enorme, en
áreas diversas. Por solo citar algunas, señalare las tres que
siguen: 1º) Conseguir las embarcaciones, para trasladar de una
orilla a la otra, hombres, material de guerra y alimentos.
Algunas embarcaciones se requisaron en el litoral y otras, se
fabricaron. 2º) Preparar los puentes, las pasarelas y las balsas,
para cruzar el río los soldados y los vehículos. Por razones de
seguridad, todos estos implementos fue menester fabricarlos.
Era imposible acudir a los proveedores, porque eso equivalía a
“ponerle cascabeles al gato”. 3º) Se necesito habilitar los
caminos y hacer nuevas pistas –a campo traviesa-, para que los
camiones pudiesen llevar hasta la orilla del río el material y los
suministros.
Cuanto acabo de enunciar, en el párrafo anterior, se ejecuto en
forma rápida, con precisión matemática y algo de suma
importancia: en absoluto silencio. Si el enemigo se enteraba de
los preparativos, del movimiento de embarcaciones, de
materiales y acondicionamiento de la infraestructura, habría
deducido los propósitos. En consecuencia, hubiese fracasado el
ataque. El factor sorpresa constituía un aspecto fundamental.
Todavía no se le ha dado una respuesta satisfactoria a este
enigma. ¿Por qué el Alto Mando de los Rebeldes no se dio
cuenta de los preparativos que llevaba a cabo el Ejército del
Ebro? Todos los días los aviones de reconocimiento del
General Kindelan sobrevolaban las líneas. ¿No vieron nada
extraño? ¿Por que los escuchas no oyeron los ruidos de los
motores de los camiones que transportaban los materiales? Ni
tampoco el ruido de ensanchar los caminos. Ni de construir las
pistas. Aun en el momento actual, no se ha dado una respuesta
65
satisfactoria. En las obras escritas por algunos de los mandos
rebeldes -en forma muy velada-, se le echa la culpa a la poca
capacidad de sus compañeros. En resumen, el Servicio de
Información de los fascistas, no funciono y fue posible, a los
republicanos poder aprovechar el factor sorpresa.
Sin embargo, la Información del Ejercito del Ebro, si estuvo a
la altura de la circunstancia. Tuvo un conocimiento pleno de la
situación del terreno enemigo, de su sistema de fortificaciones y
del emplazamiento de sus baterías. Un equipo de nadadores –
entrenados para esa finalidad-, atravesaba sigilosamente el río,
todas las noches. Dichas operaciones tenían por objeto saber
que hacia el enemigo y mantenerse al día sobre las condiciones
de los lugares donde se efectuaría el desembarco
Llama la atención el plan diseñado por
el General Vicente Rojo, porque
constituye una verdadera lección de
Estado Mayor. Área donde el General
era un calificado maestro. Los ataques
se efectuarían en tres lugares. Los de
mayor importancia estaban situados en
las dos zonas donde el Ebro hace un
recodo. Las comprendidas entre
Maniqueniza y Fayon, al Norte y entre
Fayon y Cherta, al Centro. En ambas
zonas
las
defensas
eran
más
vulnerables. Ahí se concentraría el mayor esfuerzo, para
establecer sendas cabezas de puente. Tras alcanzar el primer
objetivo, en el primer sector, las tropas republicanas seguirían
avanzando, hasta Caspe. En el segundo, el sector de Gandesa,
se querían lograr dos objetivos, después de tomar la ciudad. Un
contingente se dirigiría a Alcañiz y otro a Morella. Los planes
del Alto Mando Republicano se realizaron con éxito en los
sectores Norte y Centro de la línea del frente. Sin embargo, en
el sector Sur –cuyo objetivo era llegar a Vinaroz-, el ataque
republicano no tuvo éxito. La División 105, mandada por
66
López Barron les opuso férrea resistencia y las fuerzas de la
Republica se vieron obligadas a retirarse. En la grafica vemos
al General Vicente Rojo, Jefe del Estado Mayor del Ejercito
Republicano.
Tal como estaba programada la ofensiva republicana se inicio
el 25 de julio de 1938, en los tres lugares previstos, amparada
en la oscuridad de la noche. Por dos veces, el comienzo de la
operación lo pospusieron 24 horas. Se produjo la demora,
porque muchos detalles debían de revisarse ante de emprender
la ofensiva. Definitivamente, el factor sorpresa desconcertó al
enemigo y sembró el nerviosismo en sus hombres. Nunca
esperaban pudiese suceder algo semejante. El ser sorprendidos
durmiendo.
Según algunos autores comentan, al General Yague casi lo
agarran en su puesto de mando. Se había retirado de ese lugar
unos momentos antes de llegar los republicanos. Tanto el
sector Norte como el Central las tropas del General Modesto
los tomaron con cierta facilidad. El Cuerpo de Ejército
Marroquí, lo comandaba el Coronel Campos y fue destituido.
Los republicanos capturaron 7 mil prisioneros y avanzaron 50
kilómetros en dos días. Constituyo una verdadera blietzkrieg
(Guerra relámpago).
Se produjo la contra ofensiva de los rebeldes, el día 8 de agosto.
Tras encarnizados combates recuperaron el terreno del sector
Norte del frente. Es decir, la bolsa formada entre Mequinenza
y Fayon. Días después, el 19 de agosto, Yague ataco en la
Sierra de Fatarella y García Valiño, en la de Cavalls. Ambas
en el teatro de operaciones del Centro. La aviación alemana se
ocupo de lanzar toneladas de bombas sobre las tropas
republicanas. Asimismo, de destruir los puentes y pasarelas
colocadas sobre el Ebro. Como se trataba de algo de suma
importancia –pues de esa infraestructura dependía el
avituallamiento del Ejército del Ebro-, el personal
de
67
ingenieros en forma rápida reparaba los daños causados por
los aviones nazis.
La contra ofensiva final fue lanzada por los fascistas, el 30 de
octubre. El 7 de noviembre los rebeldes llegan al Ebro y
ocupan Mora de Aragón. El General Modesto da la orden de
retirada de su Ejército. El 14 cae el pueblo de Fatarella y el 16,
Manuel Tagueña, vuela el puente de hierro de Flix. El 18 cae
Ribarroja de Ebro, ultimo reducto de la cabeza de puente del
Sector Norte. Los republicanos perdieron en cuatro meses el
terreno ganado en dos días. En ese lapso de tiempo opusieron
una dura resistencia a los fascistas y pudieron evacuar sus
combatientes.
Tal como sucedió en los otros combates de la Guerra Civil
Española, en la Batalla del Ebro también estuvieron presentes
las Brigadas Internacionales. El 25 de julio, la 11 División
cruzo el Ebro y prosiguió su avance por la zona de Asco.
Después de tomar esa localidad se dirigió a Fatarella y llego
hasta el cementerio de Gandesa. Ahora bien; tomar ese
importante pueblo requería controlar el Puig del Aquila. La
XI relevo a la XV y lo intento el 16 de agosto. Perdió muchos
combatientes en su afán de avanzar, pero pudo pegarse al
terreno y defender la Sierra de Pandola, hasta que los fascistas
dejaron de atacar.
La XI Brigada fue trasladada al valle de la Venta de
Camposines, de donde se vio obligada a replegarse a la Sierra
de Caballs. El 22 de septiembre la retiraron de la primera línea
y se transformo en la 11 Brigada Mixta. El 13 de noviembre
estaba en reserva y se ocupo de defender el flanco derecho de
la retirada en el sector de Ribarroja. Durante la Batalla de
Cataluña quedo destrozada en la zona de La GranadellaMayals.
Con respecto a la XII Brigada, puede decirse lo siguiente. El 27
de julio se hallaba apostada en Ginestar. Cruzo el Ebro y llego
68
hasta Venta de Camposines, donde permaneció en reserva
hasta el 14 de agosto. Ese día revelo a la 11 División en la
Sierra de Pandola. Unos días después, participa en el
contraataque en la cota de la Muerte (Puig del Aquila). Logro
llega a la cima al caer la noche. El 16 de agosto tomo el mando
de la XII Brigada el mayor de milicias Luis Rivas Amat.
En septiembre la trasladaron al sector de Venta de
Camposines. Alli, en las acciones desarrolladas en las cotas
382, 356, 357 y en el Coll del Cosso, sufrió grandes pérdidas. El
23 de septiembre retiraron del frente a los combatientes de las
Brigadas Internacionales, para ser repatriados. A la caída de
Barcelona los brigadistas que aun permanencia esperando, en
La Garriga, su salida de España, volvieron a tomar las armas.
Organizaron una XII Brigada, en pequeño. Procedieron a
retirarse por la falda Noroeste del Montseny. Resistieron en
Llagostera y peleando llegaron hasta la frontera. Allí fueron
internados por los franceses en los campos de concentración,
dando comienzo a otra dura etapa de su vida
d.) La retirada de las Brigadas Internacionales
A partir del 23 de septiembre de 1938, se inicio la retirada de
las Brigadas Internacionales. El Gobierno de la II Republica
Española se caracterizo por su respeto a las leyes. En todo
momento lo demostró y, en mi modesto criterio, ese fue su
mayor error, por varias razones. El momento histórico –era el
del fascismo- fue el del cinismo, el del asalto al poder, el de los
golpes de mano y el de la invasión armada. Donde no se
respetaban ni los principios, ni las leyes nacionales, ni las
internacionales. Y mucho menos las reglas del juego, tan solo
contaba la audacia y el hecho consumado. Las tropas de
Musulini invadieron Abisinia y la Sociedad de Naciones se
limito a regañarle, en vez de actuar militarmente.
Unos años antes, Hitler rompió el compromiso de Alemania
con el Tratado de Versalles. Amplio su armamento, su ejercito
69
y sus tropas ocuparon la zona desmilitarizada del Rurh. La
Sociedad de Naciones, no intervino.
En España también se utilizo la política de “paños calientes”.
La Guerra Civil se hubiese evitado de haber actuado
enérgicamente el Gobierno. Poniendo a cada quien en su sitio,
en otras palabras, a quienes participaban, abiertamente, en la
conspiración. Dentro del territorio nacional a
Capitanes
Generales y Generales con mando en plaza; a la Jerarquía de
la Iglesia y a los grupos políticos, implicados en la insurrección.
El no haber tomado, oportunamente, las medidas drásticas,
como el caso ameritaba, lo pago bien caro el pueblo español.
Asimismo, en el área internacional, debió atacar sin
miramientos –`porque lo hacia en legítima defensa- a las
unidades de la Armada alemana e italiana, que intervenían en
nuestro conflicto. Es mas, los aviones de la Republica debieron
bombardear objetivos en Italia. Porque aviones italianos que
bombardearon Barcelona, despegaron –con el mayor cinismode sus bases en Italia. Según las propias declaraciones de los
pilotos derribados. A Indalecio Prieto no le faltaron las ganas,
pero el Gobierno Frances le disuadió, porque esa acción
significaba la guerra. Considero un error haber actuado con
tanto miramiento
Pues bien; en 1938 volvió a incurrirse en el mismo error y a
repetirse la historia. El Gobierno de la Republica, como
siempre, quiso ser más papista que el papa. Quiso mantenerse
dentro de la legalidad, de los lineamientos del Derecho
Internacional y obedeció las directrices del nefasto Comité de
No Intervención. Donde Daladier y Chamberlain actuaban
como dos peleles siguiendo, servil y cobardemente, las
directrices de Hitler y Musulini. En ese nefasto Comité se
plateo la retirada los combatientes extranjeros de ambos
bandos. Pero solo el Gobierno de la Republica, acosado por
Francia e Inglaterra, acato la decisión. Los millares de
70
extranjeros encuadrados en el ejército rebelde, comandado por
Franco, continuaron en España.
En la grafica aparece Indalecio Prieto, cuando ejercía el Ministerio de
Defensa. A su derecha esta el General Vicente Rojo y a su izquierda, el
Dr. Juan Negrin. (·)
En Barcelona tuvo lugar una emotiva despedida a los
brigadistas. A cargo de Dolores Ibarruri, la “Pasionaria”
estuvieron las palabras de agradecimiento del pueblo español.
“Volved a nuestro lado, que aquí encontrareis patria, para los
que no tenéis patria; amigos los que tenéis que vivir privados de
amistad; y todos, todo el cariño y el agradecimiento de todo el
pueblo español”.
Cuando al irse a retirar de España, los voluntarios de las
Brigadas, tropezaron con un serio problema. El Gobierno de
Daladier no permitió cruzar la frontera a 12 mil hombres. Se
vieron obligados a quedarse en Cataluña. Solo pasaron quienes
podían acreditar estar domiciliados en Francia.
71
En la grafica vemos a oficiales del Alto Mando del Ejército
Republicano en el desfile, realizado en Barcelona para
despedir a las Brigadas Internacionales (·)
Cuando cayo el frente del Ebro –como señalamos
anteriormente-, estos 12 mil hombres volvieron a empuñar las
armas y colaboraron en la retirada del ejercito republicano a
Francia. Al pasar la frontera los internaron en los campos de
concentración ubicados en los Pirineos Orientales. Argeles,
Saint Ciprien y otros. Tal como sucedió con muchos españoles,
fueron a parar en los siniestros campos de exterminio nazis.
Ese fue el triste e injusto final de este grupo de idealistas.
Porque el sufrimiento y la persecución implacable padecida
por otros grupos -como fue el caso de los voluntarios de la
“Abraham Lincoln”-, comenzó después. Pero se prolongo por
espacio de largos años.
72
Ante el lamentable e injusto final de la
Guerra Civil Española, Albert Camus hizo
el siguiente comentario: “Fue en España
donde los hombres aprendieron que es posible
tener razón y, aun así, sufrir la derrota; que
la fuerza puede vencer al espíritu, y que hay
momentos en que el coraje no tiene
recompensa. Esto es, sin duda, lo que explica
porque tantos hombres en el mundo
consideran el drama español como una
tragedia personal”
e.) Resumen y Comentarios
Cantidad de material escrito ha producido la actuación de las
Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española. Se han
escrito, en todos los idiomas libros, artículos periodísticos y
reportajes, narrando este episodio. Solo en Internet, aparecen
centenares de comentarios. La mayoría favorables.
Al parecer, el tema es inagotable y nunca deja de despertar
interés. Porque sus ingredientes especiales y poco al uso, le
imprimen un carácter heroico y singular. Sin duda, el objeto de
las Brigadas fue oportuno y despertó la atención del mundo
entero, por tener lugar en una época saturada de egoísmo. Una
época, donde los modernos bárbaros trataban de imponerse
por la fuerza a la humanidad. El sujeto, también despertó la
atención, por su singularidad y su calidad humana. Jamás, en
la Historia Militar, había habido un contingente de sus
características. Con su nivel de cultura, su afán de combatir la
injusticia, su sentido del deber y su amor por la justicia.
El noble gesto de los brigadista de venir a defender a España a
ofrendar su vida, a “Morir en Madrid”, infunde el mayor
respetos y la admiración. Han transcurrido 73 años y el tema
no ha perdido vigencia. Los brigadistas demostraron su amor y
su desinterés personal, de la forma más elocuente y persuasiva:
73
con el ejemplo. Porque amor significa: “dar a cambio de
nada”, de ninguna recompensa material, de ningún laurel o
mención. En silencio murieron con la íntima satisfacción, con
la tranquilidad de conciencia, de saber que cumplieron consigo
mismo, con su deber, con sus ideales.
El cortijo fúnebre que acompaño al Cementerio de Valencia, los restos
del General Luckas, lo presidía el Dr. Juan Negrin. Asistieron al acto
destacadas personalidades republicanas El General murió al ser
bombardeado el vehiculo en que se trasladaba. Al finalizar el
franquismo, la familia del Gral Luckas, llevo sus restos a Hungria.
Vinieron a defender España, de todos los lugares del mundo,
unos 40 mil hombres. Según algunos autores: 35.252, para ser
exactos. Ahora bien; nunca hubo más de 20 mil en activo y de
ese contingente murieron en combate 9.934. La cifra es por
demás elocuente, las Brigadas perdieron el 25% de sus
efectivos, una contribución sumamente alta.
Aunque el origen de las Brigadas fue una idea del Koumintern
-y organizadas por Maurice Thorez-, no todos sus integrantes
74
formaban parte del Partido Comunistas. Según el historiador
Hugh Tomas, el 40% de los brigadistas tenían otras ideas. Por
ejemplo, el instructor de infantería, Ernest Adam, militaba en
el Partido Socialista, como también Pietro Neni y Willy
Brandt. Por citar algunos.
Antes de crearse, en octubre de 1936, las Brigadas
Internacionales, voluntarios de distintos países vinieron a
España a defender la Republica. Por ejemplo, Hans Beimier,
pongo por caso, al comienzo de la Guerra Civil organizo en
Barcelona, la Compañía “Thaelman”. Unos meses mas tarde,
al crearse en noviembre las Brigadas Internacionales, se
transformo en el Batallón Thaelman. Beimier fue el comisario
de todas las unidades alemanas. Lo mataron en el frente de la
Ciudad Universitaria y la ceremonia de su entierro inspiro al
poeta Alberti, un canto altamente emotivo.
Por cierto, la historia de este personaje, sin duda, es por demás
interesante. Formaba parte del Parlamento Alemán, cuando el
nazismo subió al poder. Fue apresado y encarcelado en la
siniestra prisión de Dachau. Pudo huir de ese funesto encierro
estrangulado a su carcelero y poniéndose su uniforme.
Definitivamente, se requiere valor.
Desde los primeros días de la Guerra se incorporaron a las
columnas libertarias, del Frente de Aragón voluntarios
extranjeros. En su mayoría anarquistas de diversos países
exilados en Francia. También llegaron trotskistas, como fue el
caso del escrito ingles Orwell, que se integro en las columnas
del POUM.
Pues bien; al efectuar un análisis de lo acaecido en el bando
republicano, al hacer un balance de lo ocurrido se llega a las
siguientes conclusiones.
1º) En todos los partidos hay gente buena y menos buena;
capacitada y limitada. 2º) Los grupos políticos, en particular al
75
comienzo de la Guerra, se mostraron muy independientes.
Cada uno oriento sus acciones en función de sus prioridades
ideológicas, ocupando posiciones de poder y haciendo ensayos
revolucionarios. Se descuido el objetivo principal: ganar la
Guerra.
Dentro de este orden de ideas, el objetivo de los comunistas fue
ganar la guerra. Para lograrlo -como era un suceso “avisado”-,
comenzaron a prepararse desde antes de iniciarse el conflicto.
Asesores militares se ocuparon de instruirles. Organizaron la
MAOC (Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas) y tan
pronto se inicia la sublevación el Quinto Regimiento. De ese
mítico agrupamiento salio la flor y nata de los mandos de
milicias. Ahí comenzó la formación de dos militares
sobresalientes, los Generales Juan Modesto Guilloto y Enrique
Lister. Por supuesto, también de otros. Dos cosas tenían muy
claras los comunistas; Una, la Guerra debe ser manejada por
expertos en el tema, por militares. Dos, ellos no eran expertos
en el tema, no eran militares.
En consecuencia, abrieron sus puertas a los militares; trataron
de aprender el manejo de la guerra con ellos y lo lograron. No
existe mejor Academia Militar que el campo de batalla. No
existe mejor sistema de aprendizaje que la vivencia. Por ser
“un hecho de experiencia, que con participación consciente, o
inconsciente, del sujeto se incorpora a su personalidad”. En
otras palabras, hablar se aprende hablando y nadar se aprende
nadando. Se aplicaron dicha metodología y lograron aprende.
Su actitud socrática de “saber que no sabían las técnicas
militares”, les ayudo a captar las enseñanzas. No estaban
descaminados en su decisión, quizás en otras si lo estuvieron,
porque no hay nada perfecto.
Con respecto al desarrollo y al resultado de las Batallas puede
decirse lo siguiente. Los tres primeros enfrentamientos de la
Guerra: Batallas de Madrid, del Jarama y de Guadalajara, los
gano el Ejército Republicano. Sobre todo, este ultimo, fue una
76
victoria, aplastante, republicana. Tomaron miles de
prisioneros del ejército italiano y cantidad de material de
guerra. La derrota resulto intolerable a Musuloni, quien
decidió poner todos los recursos de Italia y no permitir la
presencia roja en el Mediterráneo. Así lo manifestó,
abiertamente, a la opinión mundial. En resumen, las tres
primeras Batallas las gano el Ejército Republicano. Los
rebeldes no consiguieron su objetivo de tomar Madrid. El “No
Pasaran” se cumplió.
Motoristas de la Brigada Lincoln, en el frente de Brunete
La ofensiva republicana en Brunete (6 de julio al 25 de julio de
1937) tenia un diseño impecable, como todo lo que hacia el
General Vicente Rojo. Sin duda el hombre mas calificado en el
tema de Estado Mayor, del Ejercito Español. Tanto el sector
donde se debía realizar la ofensiva, como los movimientos a
ejecutar por las tropas, estaban acertados. La operación tenia
como objetivo formar una gigantesca bolsa, donde quedarían
atrapados más de cien mil hombres. El contingente rebelde
apostado frente a Madrid.
77
Lister, con su División ocupo Brunete y las tropas republicanas
tomaron otras posiciones. Los rebeldes desencadenaron una
contraofensiva con todos sus recursos. Porque si fracasaban en
esta operación habría significado para ellos, perder la Guerra.
Se combatió en forma encarnizada, por espacio de varios días y
al final los republicanos se vieron forzados a replegarse. No se
consiguió el objetivo fundamental, debido a la cantidad de
aviones y de carros de combates utilizado por la Legión
Cóndor. Al concluir la Batalla las líneas del frente habían
cambiado muy poco.
En el frente de Aragón, en agosto de 1937, tuvo lugar otra
ofensiva republicana. La realizo el Ejercito del Este, compuesto
por 80 mil hombres y comandado por el General Pozas. Varios
fines políticos y militares tenía la operación. Sus resultados
fueron indecisos, porque los objetivos se lograron en parte. Se
tomo Belchite y algunos otros pueblos. Asimismo se alivio el
Frente del Norte, pero no se cubrió el objetivo principal, la
toma de Zaragoza.
La siguiente Batalla se libro en Teruel, en unas condiciones
climáticas terribles, el termómetro bajo a niveles polares. Las
operaciones tuvieron lugar entre los días 7 de diciembre de
1937 y 22 de febrero de 1938. Al concluir la campaña del
Norte y las Batallas de Brunete y Belchite, los fascistas cotaban
con de muchas unidades disponibles. Esto suponía un peligro
para Madrid. El saliente formado por el frente de Teruel
constituía el lugar más indicado, por ser el más vulnerable. El
plan de la ofensiva, diseñado magistralmente, por el General
Vicente Rojo, se realizo con facilidad y prontitud.
Simultáneamente, el Ejercito Republicano, ataco el morro
saliente por sus costados Norte y Sur, en una operación
circundante. En pocos días, ambas columnas atacantes se
unieron y Teruel quedo cercado. Una tercera columna
emprendió un ataque frontal y penetro en la ciudad. Ahí fue
menester emprender combates cuerpo a cuerpo, con la
78
bayoneta calada e ir tomando casa por casa. En los edificios
más sólidos se hicieron fuertes los grupos rebeldes más
numerosos. Hasta que el Jefe de la Guarnición, Coronel
Domingo Rey De Hancourt se rindió. El 31 de diciembre los
fascistas emprendieron una contra ofensiva con 100 mil
hombres. Concentraron sus ataques en los sectores Norte y
Sur, donde rompieron el frente los republicanos. Otra vez
volvió a iniciarse el cerco de Teruel. Atacaron frontalmente la
ciudad, cuando la tenían cercada, pero no pudieron tomarla
porque, el General Hernández Saravia, había volado los
puentes de acceso. El 22 de febrero salieron de Teruel las
últimas unidades republicanas, precisaron abrirse paso entre el
enemigo luchando cuerpo a cuerpo. En la Batalla de Teruel
murieron 100 mil hombres.
Ese mismo año se libro la última Batalla de la Guerra de
España en el Ebro, fue la más larga y la más sangrienta. Duro
114 días, pues comenzó el 25 de julio y concluyo el 15 de
noviembre. Los muertos de ambos bandos pasan de cien mil.
La ofensiva republicana tenía por objeto mantener la lucha y
detener el avance de los rebeldes en la provincia de Valencia.
Porque, tras la toma de Castellón, hacia ahí apuntaban sus
propósitos, por dos motivos. Uno, la zona carecía de defensas
naturales e invitaba a ser invadida. Dos, para la Republica
tenia un alto valor estratégico. Porque allí se hallaban sus
puertos y sus recursos alimentarios. En consecuencia, los
rebeldes precisaban tomarla y los republicanos defenderla.
Para llevar a cabo la ofensiva, la Republica creo el Ejercito del
Ebro y un plan de ataque que se cumplió, con todo éxito, en
dos de sus fases y solo en una no se realizo. Para comandar la
operación se designo al General Juan Modesto Guilloto. Los
preparativos tomaron cierto tiempo y se efectuaron con pleno
sigilo. A las 0 horas del dia 25 de julio de 1937, las tropas del
General Modesto vadearon el Ebro en tres zonas. Hicieron dos
bolsas –sectores Norte y Centro- y en dos días avanzaron 50
kms y tomaron 7 mil prisioneros del Cuerpo de Ejército
Marroquí. El 8 de agosto comenzó la contraofensiva de los
79
rebeldes. El desenlace de los acontecimientos cambio por
completo debido a la desigualdad de los pertrechos militares.
Al inicio de la ofensiva republicana (25-07-39) cada uno de los
contendientes disponía de 150 aviones. Unos días mas tarde, los
rebeldes cuentan con 400 aviones y en el curso de su
contraofensiva llegan a operar con 1300. Si ambos bandos
hubiesen dispuesto de un número parecido de aviones, los
resultados de la Batalla del Ebro y en consecuencia de la
Guerra de España habrían sido muy distintos.
¿Qué sucedió en el Ebro? A los alemanes les urgía el tiempo.
Necesitaban terminar la Guerra Civil con un triunfo nazifascista. No podían dejar en su retaguardia un territorio tan
vulnerable, por su condición peninsular. Menos aun un
contingente militar fogueado y dispuesto a pelear. Al mando
nazi no le quedaba más remedio que poner todos los recursos
en juego –de la manera más descarada- y acabar con el ejército
republicano.
Todo se le facilito a los nazi-fascistas, con la entupida y
equivocada actitud asumida por Chamberlain y Daladier.
Ambos observaron cobardemente la descarada intervención de
Alemania e Italia, sin decir una palabra. Consistiendo esta
agresión traicionaban los ideales democráticos y a los pueblos
que representaban.
Sobre el final de la Guerra Civil, vale decir lo siguiente.
Constituyo un espectáculo lamentable el Golpe de Estado de
Segismundo Casado. Más lamentable aun, por quienes lo
secundaron. Personas con un honesto historial revolucionario,
unos y con un historial democrático, otros. El Dr. Juan Negrin
y quienes lo seguían tenían toda la razón. El Ejército del
Centro debió continuar peleando. De haberlo hecho la Historia
de España hubiese sido diferente y el desenlace de la II Guerra
distinto. Ahora seriamos una Republica y las operaciones
militares también habrían sido diferentes. El puesto del
80
Gobierno de la II Republica y de sus Fuerzas Armadas,
hubiese estado al lado de los Aliados.
Cuanto estoy aquí manifestando no es una utopia, es la pura
verdad. En la zona Centro se hallaban más de cien mil
hombres activos del Ejército Popular, dispuestos a luchar.
Asimismo, los mandos superiores y los cuadros intermedios,
mantenían su capacidad y alta la moral. En Francia estaba
todo el Ejército del Ebro. Un convoy con armas y aviones venia
de la Unión Soviética, para sostener la defensa. Constituyo una
verdadera desgracia la traición de Segismundo Casado. El
Ejército del Centro debió mantenerse firme y continuar la
lucha. La “paz honrosa” fue un verdadero desastre.
La Guerra Civil Española termino el 1º de abril de 1939 y el
9 de septiembre Francia e Inglaterra declararon la guerra a
Alemania, cuando invadió Polonia. Me pregunto ¿el Ejercito
del Centro habría podido resistir cuatro meses? ¿Qué habría
sucedido con los combatientes del Ejército del Ebro y las
Divisiones de Cataluña internadas en Francia? ¿Qué hubiese
sucedido con el Ejercito Franquista, agarrado entre dos fuegos
y sin los recursos ilimitados de la Legión Cóndor?
En resumen, el Dr. Juan Negrin y las fuerzas políticas y
militares que le apoyaban tenían razón. Fue un grave error no
hacer caso a estas personas y muy caro lo estamos pagando. El
balance no puede ser más desastroso. El país padeció 40 años
de salvaje dictadura, miles de ciudadanos fueron asesinados en
la posguerra por los tribunales militares del dictador. Y lo mas
grave, se perdió la Republica.
81
CROQUIS DE LAS ULTIMAS OPERACIONES
MILITARES REALIADAS EN EL MES MARZO DE
1939 DANDO FIN A LA GUERRA CIVIL
82
Las nuevas generaciones deben restaurarla, ese su deber.
Porque “A cada hombre, a cada generación, le es prefijada,
por su circunstancia, una misión histórica por cumplir. Ahora
bien, hay pueblos y generaciones que no la cumplen y se
convierten en generaciones ci-devant y de ellos no queda nada.
Solo la gran polvareda que dejan al través de su paso por la
Historia”. Así me lo enseñó Ortega, un ferviente republicano.
La instauración de la III Republica Española constituye un
deber nacional. Es la deuda que tenemos con los miles de
hombres que dieron su vida por defenderla. Es el gran reto de
las nuevas generaciones y es cuanto espero de ellas. Porque la
esperanza constituye el mas importante de los sentimientos.
Por ello espero que sabrán cumplir su misión y no se
convertirán en unas generaciones ci-devant.
83
PERFIL DEL AUTOR
El autor nació en Madrid en 1922. Es un apasionado helenista
y en su ya larga vida se desempeñó como profesor y periodista. En
el área de la docencia se inició en el nivel más modesto, como
maestro de Educación Primaria, en los
Campos de Refugiados Españoles en
Francia y culminó como profesor de
Post-Grado, en la Facultad de Medicina
de la Universidad Central de Venezuela.
En el área del periodismo, también
comenzó
en
forma
autodidacta.
Posteriormente, fue Director de un
Semanario; ganó dos veces el Premio
Nacional de Periodismo YMCA; se
graduó en la especialidad y fue
catedrático en la Escuela de Comunicación Social, de la UCAB de
Caracas.
Cursó su Educación Media en la Fundación Caldeiro de
Madrid. Realizó sus Estudios Superiores, después de cumplir los 35
años, en el College des Sciences Sociales et Economiques de Paris,
donde se diplomó en tres disciplinas: Relaciones Públicas e
Información, Relaciones en el Trabajo y Economía. Siguió
programas formativos de Gestión en la North West University; de
“Enseñar a Enseñar” en la AID; de Sociometría (Fue discípulo
directo del Dr. Jacob L. Moreno); de “Investigaciones en
Profundidad” (Fue ayudante del Dr. Ernest Dichter) y de
“Formación de Instructores de Gerencia por Objetivos”, en la
American Management, de Nueva York. En el campo del
pensamiento es un seguidor de las doctrinas del Dr. José Ortega y
Gasset. A su estudio y difusión –en sus cátedras y en su obra
escrita- consagró gran parte de su vida.
Es autor de los siguientes ensayos: “La Colonia Tovar”,
“Finlandia como Modelo”, “La Forja de la Cultura de Occidente”,
“Contenido y Significado del Ágora de Atenas”, “Meditaciones
84
Sobre Grecia”, “Niza como Posibilidad”, “Meditaciones Sobre la
Buena Mesa”, “Andanzas de un Niño de Francia”, “Unas
Instituciones Madrileñas”.y “Los Niños Españoles Acogidos por la
Alcaldía de Ivry” Su material didáctico es muy extenso. Entre
otras obras, es el autor de: “Dinámica de las Relaciones Públicas”,
“Caracterología”, “Oratoria”, “Retórica”, “Relaciones Públicas e
Información” y “Enseñar a Enseñar Procesos de la Industria
Hotelera”.
Ha sido profesor de varias universidades: Central de
Venezuela, “Andrés Bello” de Caracas, y “Experimental Simón
Rodríguez” de Venezuela; “APEC” y “O&M”, de República
Dominicana. Dictó cursos y conferencias en: Madrid, Washington,
Atenas, El Pireo, Caracas, Santo Domingo, San Juan de Puerto
Rico y en el Mediterráneo a bordo de las naves de “Royal Olympic
Cruises”. Asimismo, fue asesor de importantes empresas
multinacionales y centros oficiales.
Fue Director del Semanario Español, publicación al servicio
del Gobierno en el Exilio de la II República Española y editor de
“Venezuela & Caribe Internacional”.
85
Descargar