gobierno - Actividad Cultural del Banco de la República

Anuncio
-----ACCION
DEL
GOBIERNO LIBERAL
EN LAS
T{ELAeIGÑE5
Contione
EXTE~IG~E5
itTlportantÍsimos
coleccionados
Sebastián
por
l'/topeno-~pango
VOLUMEN
IKPRElTA ---mJ"'""Sll
-.
documentos
UHe,
I
BEIlU.ROO
ACCION
DEL
GOBIERNO
LIBERAL
EN LAS
EXTE"RIG"RE5
Contiene
irnportantÍsin"l.os
coleccionados
Sebastián
docutncntos
P01-
Mopeno ¡;tpango
Cada error tiene su inevitable
castigo, como cada germen su necesario y congruente desarrollo.
RAFAEL
N~i0EZ.
(El Porvenir de Cartagena
9 de
septiembre de lR82).
En el bién como en el mal hay
16gic¡: Inflexible; dado el primer
paso, ya no se puede volver ¡¡trás.
SALVADOR CAMACHO ROLDAN.
(La Opinión de 2:~de diciembre
de 1863).
BOGOTA
IMPRENTA DE SAN BERNARDO
1012.
bANCO DC: LA REPU8UCA.
IWI011CA
lUI$-ANGfL
.••••••
GO
CESION A COSTA RICA
de cuatrocientas treinta y nueve leguas cuadradas del
El extranjero
imparcial dirige
hilda nosotros su frío catalejo.
El Gobierno Británico nos ha
dado un bofetón; pero la manopla con que nos hizo el~ltraje
fue labricada por nosotros
mismos.
RAFAEL
NUtiEZ.
(Un cónsul h¡;l'::s nos insulta.
El Porvenir de Cartagena de 23
de diciembre
de 1883).
Como el asunto que vamos ti tratar en esta parte
de la publicaciÓlI ofrecida, cs sumamente delicado por(ue en ello va envuelta 1a honra de los individuos que
se prcstarc·n a csta ¡nfarre negociaciÓn, pucsto qLle se
tratéJba de la cesión de LInd parte considerable de nUEStro territorio, vamos a exhibir todos los documentos
que hemos acopiado con el fin rie prohar la asever:tción
que hemos l-;ccilO.
Damos principio con los discursos
pronunciados
el día 31 de enero a la una de la tarde ell el Salón
de recepci()lle~j diplomáticas del Palacio Presid2Ilci;¡1 por
el Sr. Dr. José María Castro, Enviado Extraordinario
y Ministro Plenipotenciario'
de Costa Rica y por ci Sr.
Dr. Manuel Murillo Toro como Presidente de Colombia.
-2Dichos discursos se encuentran publicados en' el
número 238 del Diario Oficial correspondiente al 1.° de
febrero de 1865.
Queda a los psicólogos de las frases, la interpretación del pensamiento íntimo que las dictó. Nosotros
nos hemos permitido subrayar las que Rlás nos han llamado la atención.
"El Sr. Castro, al presentar sus credenciales pronunció el discurso siguiente:
Señor Presidente:
Tengo el honor de poner en manos de V. E. el
diploma con que S. E. el Presidente de la República
de Costa Rica ha tenido a bien acreditarme Enviado
Extraordinario
y Ministro Plenipotenciario
cerca del
Gúbierno de V. E.
No es simplemente la vecindad y el común origen
de Colombia y Costa Rica la que ha movido al Presidente de esta última República a dar el pa!!o indicado.
Las relaciones de comercio, de amistad
y DE FAMILIA
entre los ciudadanos de ambos paises, se han prodigiosamente
ensanchado.
El C(.:¡siderable número de
colombianos residentes hoy en Costa Rica, donde algunos
de ellos figura!1 en honrosos destinos públicos, es una
prueba de esta verdad. Es al propio tiempo una confirmación del principio de .que dos naciones limítrofes
FACILMENTE
PYEDEN, en cuanto al bienestar de sus
hijos, NO SER MAS QUE UNA.
Ese ensanche, pues, de relaciotles es un nuevo y
especial motivo para que se estrechen las de los respectivos Gobiernos por medio ùe pactos formales, que
fundados en la justicia y la equidad, y poniendo término a toda cuestión de q~e puedan surgir lamentables
conflictos, afiancen la paz de ambas naciones y garanticen una amistad sincera y permanente entre ellas.
A tan laudable objeto se ha encaminado el fresidente
de Costa Rica, revistiéndome para ante el Goblerno de
V. E. del carácter con qu¢,'ahora me presento.
-3Fuéra de cuanto este hecho demuestra
por sí mismo, tengo especial encargo de protestar en este solemne
acto que la alta justificación
del Gobierno
de V. E. y
sus sentimientos
de confraternidad
para con las demás
naciones hispanoamericanas
inspiran una ilimitada confianza al Gobierno
qUt: represento;
y que la adhesión
del Presidente
de Costa Rica hacia la persona de V. E.
es tan desinteresada y cordial, cuanto puros y fervientes
sus votos por la marcha feliz del Gobierno y prosperidad
del pueblo colombiano."
Este discurso
file contestado
por el ciudadano
sidente en los siguientes
términos:
"Señor
Pre-
Ministro:
Es con suma complacencia que recibo de vuestras
manos
la carta de S. E. el Presidente
de Costa Rica,
acreditándoos
Envi<ïào Extraordinario
y Ministro Plenipotenciario
cerca de este Gobierno,
y os agradezco
profundamentt las benévolas declaraciones de simpatías
y con3ideración
con que habéis acompañado
esta entrega.
Me es tanto más grata cuanto que S. E. el Presidente ha tenido la amistosa inspiración de escogeros
para este encargo conocida
como es la obligante
hospitalidad
que habéis
practicado
constantemente
hacia
mis compatriotas,
ya como primer magistrado
de vuestro propio país a como simple particular.
Sed bienvenido
entre nosotros,
y contad
con que ya tenéis
adquiridos
muchos títulos a nuestra estimación.
Los dos Gobiernos
como los dos puehlos deben
cultivar
íntimo y confiado
tnto y el recíproco respeto
a los DERECHOS, asi como la probidad y la benevolencia
son los que pueden alcanzarlo.
Yo sé de antemano
cuá'¡ e/evada y proba es la
po!lti~a que practica vuestro Gobierno, y podéis asegurar/e qllc el de Colombia CORRESPONDERA
D!ONA··
MENTE' A ELLA,
GESTIOI'lES
A TENDIENDO A TODAS VUESTRAS
con la mejor
voluntad
y
recta intención
Conozco la importancia de que los- Ciobièrnos· en
sus relaciones den a los ciudadanos el ejemplo de la
equidad y de la mutua consideración a sus peculiares
condiciones ..
Hé dicho."
Concurrieron al acto los Secretarios de Estado, el
Oficial Mayor de la Secretaría de 10 Interior y Relaciones Exteriores, el Procurador General de la Nación,
el Comandante General de la 1.- Columna, el Jefe de
Estado Mayor y otros funcionarios nacionales. Acompanaba al señor Ministro de Costa Rica su Secretario
el Sr. Uladislao Durán, quien fue presentado como tál
al Presidente de la República y demás miembros del
Gobierno allí presentes.
De la exposición que. el Secretario de la Interior
y Relaciones Exteriores rindió al Congreso de 1865,
en sus sesiones ordinarias, tomamos lo que se refiere
a Costa Rica (Diario Oficial número 242, págína 927).
e05TA ~leA
Nuestra vecina la interesante República de Costa
Rica ha acreditado cer~ del Gobierno de los Estados
Unidos de Colombia una Legación que no ha empezado a funcionar todavía, pero que es probable que lo
baga próximamente.
No habiéndose APROBADO por el
Congreso el Tratado de amistad, comercio, navegación
y límites celebrado en San Jo~ .:e:1i 1856, porque Costa
Rica rechazó los aclaratorios píolluestos (1), es seguro
que la venida del nuevo Ministro facilitará la celebración de un pacto cilyq IMPORTANCIA ha sido desde
HACE TANTO TIEMpp'RECONOClDA.
-r;::,-:-- .
-.~".
(1) Véanse los ac1aratorios propuestos
en el
documento
-5Con fecha 24 de Febrero dio el Presidente de la
República, por conducto del Secretario de la Interior
y Relaciones Exteriores las siguientes
INSTRUCCIONES
al .elIor Teodoro YalcDlueia, plenipotenciario especial de lOll Eatado8 Uni•.•
dc Colombia para negociar con el seilor Caatro, enviado extraordinario
I ••Ialatro plculpolendarlo de Costa-alca, ICII tratadoll de amlslacl,
comercio, lIavegacloD I límites.
OJ
1..
Lo mejor seria que un solo tratado comprendiera
todos los puntos que han de ujustarse, pues deben
combinarse las estipulaciones, I frecuentemente las concesiones hechas en un punto serán compensadas por
las que se obtengan en el otro, no debiendo por la
mismo contenerse en actos diversos que pudieran co-rrer distinta suerte.
2,"
En materia de lImites usted sabe que el principIO
sentado en la América española es el de respetar el
uti possidetis de 1f; 10.
Pero el gobierno colombiano DA MENOR IMPORT ANClA A LA POSESION DE algunas leguas de terreno
que a la sanción de principios que, asimilando los dos
paises en su manera de ser, estrechen las relaciones
i contribuyan a formar esa alianza de que tanto necesitamos.
Bien ent;ndido que la que digo respecto a la menor importancia del territorio, debe aplicarse únicamente a los terrenos despoblados, ¡ no a las poblaciones, no creyéndose el poder ejecutivo facultado para
ceder estas quitando a sus habitantes el carácter de
colombianos.
3.a
Comprende el poder ejecutivo ]que puede ser importante para la República de Costa-Rica la poses ion
de ciertos puntos del litoral a que no le dé derecho
-~_..:-:6.-::del -uti possidetis" l· el poder. ejecutivo de COo'"
lombia no quiere aparecer como negándose a consentir en que una república l1ermana adquiera para su
comercio ventajas que en nada perjudican a esta, sin
perjuicio de que -ese mismo sistema de amistosa defe....renda sea un motivo para que' por su parte el gobierno de -~osta-Rica muestre uno semejante en las otras
estipulaciones que si menten nuestro pensamiento cardinal: la intimidad de las relaciones, la asimilacion
de los principios morales de la sociedad.
Debo fepetir, porque la juzgo importante, que lo
único en que nada puede ceder Colombia, es en cuanto a desprenderse
de pueblos cambiando el estado ;
condicion de los habitantes del país.
:laregJa
4.4
En el tratado firmado en San José a 11 de junío
de 1856 establece como línea divisoria de las dGS repúblicas la que principiando en la costa del mar Pa-cífico (en la punta Burica) a los 83° 13' de longitud
occidental ~el meridiano de Greenwich, se dirije en
linea recta a la cabecera del rio Agua-Clara en la parte mas elevada donde tienen origen sus aguas; de
continuando por otra línea reëta àl noroeste cuarto al
norte, hasta llegar a la cumbre de- ta cordillera de las
Cruces que se encuentra en esa dirección; de allí, continuanrio por la cresta de la misma cordillera a la cabecera del 'rio Doráces, i de alii aguas abajo por la
mitad del cauce principal de este rio hasta su desembocadura en el Atlántico.
Aunque este tratado no fué definitivamente aprobado, porque l.1 República de Costa-Riea no aceptó
las declaraciones que la Nueva Granada ordenó hacer,
i que hallará usted en el proyecto que se publicó en
la Gaceta Oficial de 4de abril de 1857 (número 2107)(1),
el poder ejecutivo considera que seria irregular pretender hoi un) estension mayor> j autoriza a usted para
am
(1) Véase el documento número l,~'-'
-·7proponer de nuevo esa línea como primera base de la
discusion.
Pero si deben hacerse las espresadas declaraciones que son mui esenciales, ya para cortar las dudas
que pudieran surjir de la diversidad de nombres con
que se designa el rio Doráces, ya porque fija la inviolabilidad de las concesiones hechas en tiempo hábil, i de
los títulos de propiedad lejitimamente adquiridos, puntos
que son muy importantes.
A la mas podrá prescindirse de la última parte de
la tercera declaracion relativa a los titulas de propiedad que se funden en simples nociones de equidad.
Usted comprende bien que la cesion de un territorio que ántes perteneció a la República para que
haga parte del territorio de otra nacion, no puede envolver la anulacion de lac; derechos que sobre esos
terrenos cedidos hayan adquirido lejítimamente algunos
particulares, a entidades morales de cualquiera
naturale~a que sean .
.5.8
En cllanto a las GARANTJAS y DERECHOS PERSONALES,
proponga usted la SANCION DE LOS SIGUIENTES PRINCIPIO:,
que desea el
PODER
EJECUTIVO
VER
ESTABLECI-
DOS, i que como he dicho ántes, servirán
para fundar
la alianza MORAL DE LOS DOS PUEBLOS, para estrechar
sus relaciones, no por palabras frecuentemente sin efecto,
sillo igualando la condicion de los hombres, para que
el colombiano en Costa-Rica i el costarieense en ColomJia no se consideren C0ll10estranjeros:
1. Q~e los colombianos en Costa-Rica ¡los costaricenses en Colombia gocen el pr¡Jlilejio de NO PODER
0
NUi\Ci\
SEf~ Ci\STlG,\DOS
CON LA
PENA
DE MUERTE:
2. o Que puedan entrar, salir i viajar por el respectivo territorio sin necesidad de pasaporte a licencia,
salvo el caso de perturbacion del órden público, i siempre que esa formalidad se exija a los nacionales del país:
3. Quc SEAN ABSOLUTAMENTE LlBRES DE PROFESAR LA RELljION que a bien tengan, sin que pueda
0
-8sujetárseles a prescripcion alguna
RELIjIOSA,
NI A
IM-
PUESTO O CONTRIBUCION destinada a sostener un
CUL TO RELljIOSO.
4.· Que tengan la libertad de PUBLICAR POR LA
PRENSA TODO LO QUE JUZOUJ::N CONVENIENTE
A
SUS JNTF.RESES O CONFORME
A SUS OPINIONES.
5.· Que en ningún caso puedan ser obligados a servir en el ejército o en la armada.
6.0 Que nunca se les puedan exijir contribucionei
estraordinarias
para la guerra o por causa de ella.
7.· Que no puedan ser privados de su propiedad
en ningun caso, .sinb conforme a una lei preexistente
.e indemnizándoles precisamente en dinero.
_
8.· Que nunca se les sujete a la prision por deudas.
9.· Que puedan dedicarse a todas las profesiones
e industrias
permitidas, sin necesidaù de títulos profesionales, exámenes o incorporadon.
10. Que los colombianos
naturalizados en CostaRica, así como los costaricenscs naturalizados en Colombia gocep de la plenitud de los derechos políticos,
siendo electores i clejibles para todas las funciones i
destinos públicos, sin otras condiciones que las exijidas a los que hayan nacido en el territorio.
6."
La correspondencia oficial i particular, previamente franqueada
en las oficinas de la una república en
que sea puesta por los interesados, será conducida i
entregada, sin gravámen alguno adicional, por los correos de la otra. Los periódicos, folletos, libros i cualesquiera otros impresos que se dirijan de Colombia
a Costa-Rica, i viceversa, gozarán de absoluta franquicia de porte.
7.ft
Todo acto o documento público de naturaleza civil
que establezca derechos a imponga obligaciones, estendido i autorizado en una de las dos . naciones con·
tratantes,
será exequible en la otra conforme a sus
-9. le yes parUculares de procedimient o judicial, teniéndose
como perfecta e incontrovertible la parte sustancial del
act) o documento.
El asilo, por causa política, de los individuos de
la una nacion en el territ~,rio de la otra, es un derecho perfecto para los asilados: ellos no estarán nunca
sometidos a extradicion; pero sí lo estarán a la espulsio'i del territorio a a la internadon, a solicitud de
las autoridades de la nacion a que pertenecen, siempre
que se pruebe que desde el asilo maquinan por turbar la paz l~n ella.
9:
Las dos Repúblicas contratantes se comprometen
a no enajenar ni ceder parte alguna de su territorio,
ni a que bajo cualquier título que sea quede sometido
a la jurisdicción de otra potencia.
10.
Para que el comercio de los dos países se estienda i haga mas activo, debe establecerse que los productos naturales i manufacturados de Colombia se puedan introducir i vender en Costa-Rica, i viceversa, librES de todo derecho de importadon, puerto &.
11.
Can' el objeto de favorecer ese mutuo comen.:io,
serán autorizados ambos gobiernos para nombrar cada
un) en el territorio del otro cÓnsules jenerales i particulares, vicecónsules i ajentes consulares, cuya misión
i prerrogativas
se determinarán,
sirviendo de pauta
emre Colonibia i el Ecuador.
COllvendria, sin embargo, no suprimir como la fué
allí, el asilo, porque en medio de las revueltas políticas, en muchos casos el asilo en las casas de las legaciones i consulados estranjeros ha evitado abusos escandalosos para la América.
-
1012.
El envio de ministros i ajentes diplomáticos es dederecho internacional;
pero las dos· Repúblicas contrataritespactarán
no reconocer carácter público ni exterritorialidad
de sus recíprocos funcionarios, sino en
las tres clases siguientes: enviado estraordinario
i ministro plenipotenciario, - ministro residente, - i encargado d'~ negocios.
Bogotá, febrero 24 de 1865.
ANTONIO
DEL REAL
En la misma fecha fueron enviadas las INSTRUCal Senado de la República, según se deduce det
contenido del acta del 25 que insertamos a continuación:
CIONES
SESION DEL DIA 25 DE FEBRERO
1865
En la ciudad de Bogotá, a las doce del dia veinticinco de febrero de mil ochocientos sesenta y cinco
se constituyó el Senado de Plenipotenciarios en sesión
faltando dos de los senadores presentes en la capital,
los C. C. Estrada y Neira, con excusa legal, y sin ella,
ios C. C. Gómez, Llano y Mo¡,ales. Dióse cùenta por el
Secretario con la comunicación del señor Secretario de
lo Interior y Relaciones Exteriores, fecha 24 de febrero, Departamento de Négocias Extranjeros, Sección l.
número 7 en que acompaña en copia, para conocimiento del Senado, las instrucciones que el ·P. E. cree
deber dar al Señor Doctor Teodoro Valenzuela; Plenipotenciario especial para tratar con el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario
de Costa Rica.
Leídos que fueron, el C. Louis Herrera José Maria hizo
la siguienteproposición:
"Pase el pliego de instrucciones con que se acaba de dar cuenta al Senado, a la Comisión de R. E."
Puesta en discusión el C. LIane que se presentó en el
curso de la sesión la adicionó así: I< Para que dentro
lI
-11de ocho
adición
pal con
baé.a y
días informe lo que estime conveniente. " Esta
fue negada y aprobada la proposición princila cual terminó la sesión, habiendo sido aprofirmada esta acta.
El Presidente,
JORGE
El Secretario,
DE LARA
J. de D. Riómalo.
La Comisión de Relaciones
su llIforme:
Ciudadanos
GUTIERREZ
Exteriores,
rindió
así
Senadores:
Vuestra Comisión de Relaciones Exteriores ha
examinado las instrucciones que el Poder Ejecutivo ha
dado al Plenipotenciario,
señor Teodoro Valenzuela,
para celebrar con el Ministro Plenipotenciario de Costa f,~icélun tratado de amistad, comercio, navegadon i
1ímiœs liada ha hallado ell ellas DIGNO DE GLOSARSE.
Ellinico punto dciicado que pudiera llamar vuestra atención es el quc se refiere a las antiguas pretensiones de
Costa Rica sobre una parte considerable de la Provincia
de Veráguas; mas el Poder Ejecutivo ha previsto este
caso con bastante c0rdura, i solo deja al negociador
la suficiente latitud para arreglar los límite~ de los terrenos que se hallan proind:viso enlre laG dos Repúblicas. En esta v!rtun la Comisión somete a vuestra
aprobación la proposición siguiente:
( Apruébans(~ las instrucciones LIada::;por el Poder
Ejecllt;vo al Plenipotenciario
especial, sefior Teodoro
Valcllzu~la, para celebrar uno a más tratados con (t
Mini~tr;:l :'lenipolt.:nciario de Costa Rica."
Bogot.i, 27 de febrero de 1865.
VICTORIAr:C
DE
D.
PAREDES
- 12SBSION DEL DIA 27 DE fEBRERO 1865
En la sesión de esta fecha fueron aprobadas las
por 17 balotas blancas contra t negra,
según se deduce del acta respectiva; que insertamos
a continuación:
Instrucciones
A los tres cuartos para las doce del dia veintisiete de febrero de mil ochocientos sesenta i cinco, se
constituyó. el Senado de Plenipotenciarios en sesión,.
bajo la Presidencia del C. Gutiérrez de Lata, faltando
dos de los miembros presentes en la capital, los C. C.
Estrada, legitimamente ese usado y Llano sin escusa.
Dióse cuenta por el Secretario, con el informe de la
Comisión de Relaciones Exteriores, relativo a las instrucciones que el Poder Ejecutivo cree deber dar al
señor doctor Teodoro Valenzuela Plenipotenciario especial para tratar con el Enviado Extraordinario y
Ministro Plenipotenciario de Costa Rica, sobre amistad, comercio, navegaciones i limites territoriales. Puesta en discusión la parte dispositiva del informe de.la
Comisión que dice asi:
"Apruébanse
las instrucciones
dadas por el P.
E. al Plenipotenciario
especial sefior Teodoro Valenzuela para celebrar uno o más tratados con el Ministro Plenipotenciario de Costa Rica, fue aprobada en
votación secreta por diez y siete bolas blancas contra
una negra, habiendo sido escrutadores Jos C. C. Latorre
y Louis Herrera Manuel. Con /0 cual terminó la sesión
habiendo sido aprobada y firmada la presente acta.
El Presidente,
JORGE GUTIERREZ DE LARA
El Secretario,
J. de D. Ri6malo.
-
13 --.
En la misma fecha en que fueron aprohtdas las
Instrucciones
por el Senado, se avisó al Poder Ejecutivo, segÚn se deduce de la siguiente nota:
Estados Unidos de Colombia-Poder Ejecutivo NacJonal-S?crctaría de la Interior i Relaciones Exteriores-Departamento de Negocio~~Extranjeros-Sección 1.a~Número
8.
Señar &crclario del Senado de Plenipotenciarios.
Se ha recibido en este Despacho su nota de 27
del pte. N.o 48 en que Ud. se sirvió comunicarme que
el Senado en sesión de esa misma fecha aprobó las
instrucciones
dadas por el poder ejecutivo al plenipotenciario especial para celebrar con el de Costa Rica
tntados
de amistad, comercio, navegación y límites
territoriales.
BogC>tá, Febrero 28 de 1865.
Antonio del Real.
En virtud de las instrucciones
dadas al Plenipotenciario Dr. Valenzuela éste empezó desde el mismo
dia a dis,:utir COT" d doctor José María Castro el Tratado que se firmó el 30 de marzo de 1865, al tenor
siguiente:
de amistad, comercio, navegación i límites
entre los Estados Unidos de Colombia i la
Rcpúblic¡¡ de Costa Rica.
Los Estados Unities de Colombia i la República
de Costa Rica, deseando estrechar la amistad que felizmente existe entre ellos, contracr nuevas relaciones de
mutua conve!liencia i fijar por medio de estipulacioncs
csprcséls 1m; limites de SlIS territorios, por la parte en
que estos confinan, han resuelto celebrar un tratado
qlle prodl.zca laies efectos.
14 Con este objeto, el Presidente de los Estados
Unidos de Colombia, previo acuerdo del Senado de
Plenipotenciarios,
confirió plenos poderes a Teodoro
Valenzuela, ciudadano de los mismos Estados; i el
Presidente de Costa Rica al Dr. D. José María Castro,
Enviado Estraordinario i Ministro Plenipotenciario cerca
del gobierno colombiano;
quienes habiéndose comunicado sus plenos poderes, que canjearon en copia
auténtica, i hallándolos
bastantes i en debida forma,
han convenido en los artículos siguientes:
Art. 1.0 Habrá paz perpetua i leaí amistad entre
los Estados Unidos de Colombia i la República de
Costa Rica.
Art. 2.° Las dos Repúblicas fijan por límites comunes entre sus respectivos territorios una linea que,
principiando en la costa del océano Pacifico, en la punta
Burica a los 83" y 13' de lonjitud occidental del meride Greenwich, se dirige por los cerros de la misma
punta hasta el cerro de "Limoncito";
de este en línea
recta a las vertientes del río "Chiriqui
viejo," en la
parte mas elevada, donde tienen origen sus aguas;
desde ese punto, con direccion este, por la cresta de
la cordillera que separa las aguas de los dos mares,
pasando por el cerro de "El Picacho," el de "La
Horqueta," "La Cumbre de la Playita," el cerro de
"El Hornito," hasta el cerro "Santiago";
de este cerro
en línea recta hácia el norte, hasta el orígen del río
"Cañaveral";
luégo por el cauce principal de este rio,
hasta su desembocadura
en el océano Atlántico. En
consecuencia, los Estados Unidos de Colombia renuncian en favor de la República de Costa Rica sus derechos sobre el territorio que queda al occidente de la
línea espresada, hasta el río de "San jUilll del Norte,"
que desemboca en el océano Atlántico; no incluyendo
en esta renuncia la isla del "Escudo de Veráguas"
i
las de "Providencia,"
"Santa Catalina," "San Andrés,"
" Albuquerque,"
,. Mangle-grande,"
"Mangle-chico,"
i
-
15-
demás
que correspondian
a la antigua
provincia
de
Cartajena
con et nombre de "Canton
de San Andres,"
cuyos territorios
continuarán
perteneciendo
a [os Estados Unidos de Colombia.
Art. 3.° Para que estos límites sean fijados con matefiaI precision, las dos repúblicas nombrarán
una comision
mista que asi la vcrifique, un año después
de haberlo
solicitado
cualquiera
de las dos. Esta comision
procederâ al desempeño
de su encargo,
arreglándose
al
map,l corográfico
del istmo de Panam;í, levantado
de
orden del gobierno
granadino
por el coronel
de injenieras, Agustin Cudazzi, en 1854, cuyo mapa original se
ha tenido a la vista para las estipulaciones
del artículo 2:
Art. 4." Las concesiones
particulares
hechas legítimamente
por autoridades
colombianas
en el territorio
que queda comprendido
dentm de los límites de Costa
Rica, serán inviolables;
i los interesados
en ellas no
serán turbados
en su posesión.
Por panto
jeneral se
obscrvaní
la misma regla respecto de todos los títulos
de propiedad
particular,
en el territorio
espresado.
Art. 5.° Los puertos de la bahía del Almirante
i
de la lagun,} de Chiriqui cn el Atlántico, serán en todo
tiempc francos para la importaeion
de mercaderías
con
destino a los Estados
Unidos de Colombia,
y para la
esporlacion
de efectos procedentes
de los mismos Estados.
En uno y otro caso se concederá
cspedito
el
tránsito
por tierra para las mercaderías,
hasta ¡J3sar
la frontera,
sin que puedan ser gravadas
con ninguna
clase (' e d~recl1os.
Art. 6." Las dos repúblicas
se obligan a no celebrar tr.itaùos o convenios
que puedan
afectar la integridad de sus territorios o los derechos de su soberanía
e independencia;
i lus Estados
Unido's de Colomnia
garantizan
a Costa Rica estos mismos
derechos
y la
poscshn
de Sil territorio.
Art. 1.° Los colombianos
en Costa Rica i los costaric~ns'~s
los Estados
Unid:Js de Colombia,
para
en
2
16 -
ser ciudadanos en la una u otra república donde fijen
su residencia, bastará que declaren ante la autoridad
competente que quieren serio. I en consecuencia gozarán
de la plenitud de los derechos políticos,_ siendo electores
y elegibles para todz.s las funciones y destinos públicos,
sin otras condiciones que las exijidas a los que hayan
rracido en el territorio.
Art. 8.° Los nacionales de la una de las repúblicas
tendrán en el territorio de la otra los mismos derechos
civiles i garantías individuales que se concedan a los
nacidos en él, i con especialidad los siguientes:
1.0 No PODER SER CASTIGADOS CON LAS PENAS DE
MUERTE e infamia, ni condenados a una pena corporal
por mas de diez años, ni privados de su libertad por
asuntos civiles: .
El derecho de profesar la RELlJION QUE A BIEN
pública a privadamente sin que pueda sujetarseles a prescripcion alguna en materia re/ijiosa, ni a impuesto a contribucion destinada a sostener un culto determinado
2.°
TENGAN,
con tal de que no se ejecuten hechos que puedan afectar
la soberanía nacional o el orden público:
3." La libertad de publicar, SIN RESPONSABILIDAD
LEGAL por medio de la imprenta TODO lo que JUZGUEN
CONVENIENTE
a sus intereses o conforme a sus opiniones:
4.° El derecho de entrar, residir, salir i viajar libremente por el territorio, sin necesidad de pasaporte,
escepto en caso de guerra o de arraigo judicialmente
decretado:
5.° El derecho de adquirir propiedades muebles e
inmuebles, i de disponer de ellas por cualquier medio
lejítímo:
6.° La libertad- absoluta de ejercer cualquiera clase
de comercio, industria i profesion, sin necesidad de
titulo o licencia previa, con escepcion de los ramos de
monopolio fiscal, i sin usurpar la indust~ia ajena, atacar la seguridad y salubridad públicas, ni :cmbarazar
Jas vías de comunicación:
--
17 -
7." No ser privados
de sus propiedades
sino conforme a leyes preexistentes
i por vía de contribucion
jeneral a pena; i en caso de necesidad ptíblica, previa
una ju?ta indemnizacion
en dinero Ronante:
8.° No ser obligados a servir en el ejército o armada,
ni :'11 las guardias
a milicias nacionalcs:
9.° No estar sujetos a empréstitos
forzosos, requisiciones a servicios de guerra.
Art. 9.° Ningún acto de hostilidad Cl\1tra una de
las dos repúblicas
podrá pr~pararsc
(; ejecutarse en el
tern torio de la otra.
Art 10. Los:iudadanos
de las dos repúblicas
no
podrán ocuparf,e en ningún tiempo en el comercio de
esclavos;
y la esclavitud
que actualmente
está prohibida en ambas, nunca será permitida, quedando
libres
de hecho los esclavos
que pisen el territorio de cualquiera de Jas dos repúblicas.
Art. 11. Los individuos
que pe>:- C.1usas políticas
sa1i['ren de una de las dos replÍblicas í se rdujiaren
en ¡it otra, serán obligados
a internarse,
l:lwl1do Sil
presencia
amenace la tranqlIdidad
de la república vecin::l, él una distanLia suficienk
lie la frontera, i siempre
que lo solicite la repúhlica interesad;!.
Art. 12. Los productos
naturales o dcl suelô, de
cada una de las dos repúblicas, podrán importarse libremente en :,1 territorio de la otra, i sin pagar (krecho
alguno, ya sea por la frontera terrcsíre a por los pttcrtos marítimos i en buques de cualquiera
nacionalidad.
Las rpéw'lfacil1ras, y en jeneral los productos
de toda
clase :Ie irdustrja,
no pagarán otrl)S ri mas altos derechos que los que paguen lo~; mismos productos
de
otro p(lís estl anjera.
A -t. 13. La fadura certificada ror el cónsul fi'Spectivo, i ("1 SI! defecto por el de una nacion amig;),
() par la ;l"!Orídad
superior
politic;!, será la prucha
t_l~tal1te d~ 1;1 proced:ncia
de los productos
naturales
que pueden ¡ntroducírse
libres de todo derecho del
taritorio
de la una en el de la o Ir:, rep¡íblica. la misma
r
-
18-
prul' há será necesaria para los efectos del artículo 5.'
Art. 14. Si en algún tiempo se interrumpieren las
amistosas relaciones entre las dos repúblicas, ninguna
de eHas podrá hacer la guerra a la otra, ni ejecutar
actns de hostilidad, sin intentar previamente las vias
diplomáticas. Agotadas estas será obligatorio nombrar
un árbitro a quien le sea sometida la èuestiQn, isolo
en el caso de no hacerlo ci de no cumplir con \a decision de este, la república que se repute ofendida
podréÍ obrar libremente.
Art. 15. En tiempo de guerra las hostilidades no
podrán ejecutarse sino por los gobiernos respectivos,
a por aquellos que reciban su comision; i los particulares inokll6ivos serán libres i seguros en sus personas i propiedades, mientras se mantengan neutrales
por sí.
Art. 16. La correspondencia particular, previamente
franqueada en las oficinas de la una república y dirijida al territorio de la otra, será conducida y entregada
por los correos de esta sin gravámen alguno adicional;
i los periódicos,. folletos, libros i cualesquiera
otros
impresos que se dirijan de los Estados Unidos de Colombia a Costa Rica, a viceversa, gozarán en el territorio de las dos repúblicas de absoluta franquicia. de
porte.
Art. 17. Todo acto a documento público procedente
de una de las dos repúblicas, se considerará lejítimo
en el territorio de la otra, conforme a las leyes particul3res del procedimiento judicial; i se tendrá por
pufecta e incontrovertible
la parte sustancial de tal
acto o documento, siempre que esté debidamente autenticado.
Art. 18. Los despachos dirijidos por las autoridades
competentes de la una de las dos repúblicas, se cumplirán
por las autoridades de la otra, como si emanasen de
las autoridades del propio país. I las diligencias consiguientes al cumplimiento de tales despachos se prac-
-
19-
tlcarán oficiosamente, i estos se devolverán de la misma
manera.
Art. 19. Cada una de las dos repúblicas tendrá
derecho de nombrar y mantener en el territorio de la
otra cónsules jenerales, cónsules i vicecónsules en las
ciudades i lugares en que la residencia de esta clase
de funcionarios fuere permitida a todas las naciones,
pudiendo nombrar para estos empleos a ciudadanos de
la nacion donde deben desempeñar su encargo, arreglándose p.lra ello d las respectivas leyes.
Art. 20. Los empleados consulares presentar~n sus
letras patentes al gobierno de la repÚblica en ClIyo
territorio hayan de residir, a fin de que les espida, si
lo tiene a bien, el exequatur necesario para el ejercicio
de sus funciones. El gobierno no cobrará por este acto
derecho alguno, ¡dará órden a las autoridades locales
para que reconozca'} al empleado consular en su empleo, i le guarden y hagan guardar las prerrogativas
que le corresponden.
Los gobiernos de las dos repúhlicas tienen el derecho de rehusar el exequatur, asi como el de retirarlu
despues de espedído; pero en uno i otro caso lo pondrán en noticia del gobierno a quien sirve el cónsul,
para que este nombre otro, si la cree conveniente.
/\rt. 21. Los empleados consulares de cada una de
las dos repúblicas gozarán, en· el territorio de la otra,
de estas prerrogativas:
l.a Independencia de las autoridades locales en la
esclusivamente
relativo al ejercicio de sus funciones;
2.a Derecho de enarbolar el pabellon de su república j de c;)locar saore la puerta de su habitacion el
escudo de armas de la república a que sirvan, can
una itlscripcíon que espresc el empleo que ejercen i dé
a conocer el despacho cOllsula a los que tengan que
concurrir él él.
Art. 22. Siempre que sec; necesaria la asistencia
de los empleados consulares a los tribunales o juzga-
-20dos, se les citará por escrito, dáttdoles asiento preferente entre los asistentes.
Art. 23. Los archivos i papeles de los consulados
s\:rán inviolables, de modo que las autoridades
en
ningun caso podrán apoderarse de ellos ni sujetarlos
a exárnen.
Art. 24. Los emp'~n :os consulares estarán sometidos a ¡as leyes de d repÚblica en que residan, en
todo aq'uello que no concíerna al ejercicio de sus funciones.
Art. 25. Los empleado~ consulares tendrán las facultades siguientes:
l.a Podrán dirijirge a lJS autoridades
del distrito
cunsular, i en caso nece~ario a las del gobkrno supremo, per medio del ajente diplomático de su república, si lü llubií.:re, i direclamente, en caso contrarío,
a fin de reclamar contra la infracción de este .tratado
o contra cualquiera otro abuso COlnt:tido por los empleados u autoridades del pais, en perjuicio de su nacion a de sus nacionales:
2.3 Podrán apoyar a sus nacionales ante las autoridades en las je:stioncs que entablaren por abusos
cometidos por algun funcionario, i asumir en estos
casos la representación de los il1lereses de sus na";
donales :
,3.a Podrán arreglar las averías e intervenir en ellas
de cualquier modo legal, siempre Que no haya estipulacion c(mtraria entre los armadores, cargaàores i aseguradores. Si se hallaren interesados en la averia individuos que no sean nacionales 'del empleado consular, toca a las autoridades
locales conocer i resolver
sobre la averia, i el cónsul so.lo podrá intervenir como
representante de los intereses de sus nacionales. Tambien intervendrán las autoridades locales en todo caso
en que los interesados la reclamen:
4.- Podrán decidir las diferencias suscitadas en
alta mar entre el capitan, oficiales u otros individuos
L
-
21 -
de la tripulacion de un buque de su república, cuando
no figure en ellas un individuo que no sea de sus
nacionales:
5.a Podrán intervenir en la policia interior de los
buques nacionales surtas en los puertos, i conocer i
decidir las diferencias entre capitanes i marineros, sobre
enganches i salarios. No obstante la espresado, las autoridades locales intervendrán:
1.0 Si los desórdenes ocurridos a bordo del buque surto en el puerto perturbaren la tranquilidad pública, sea en tierra a a bordo de
otros buques: 2,° Si en ese des6rden, aun cuando no
llegue a perturbarse la tranquilidad, se hubieren mezclado individuos que no pertenezcan a la tripulacion:
3.° Si fueren requeridos a intervenir, a si mediare
queja por actos que importen un grave abuso de parte
de las personas encargadas de la policía del lugar:
6.a Ademas de las funciones inherentes a la proteccion que los empleados consulares de las dos repúblicas deben prestar é. los nacionales, tanto en sus
personas como en ~us intereses, desempeñarán las de
notarios pÚblicos i oficiales del estado civil, en todos
los casos en que sus nacionales necesiten de tales servicios, de acuerdo con las leyes de la república en que
residan, i conforme a la práctica de las naciones civilizadas:
7.a Podrán arreglar
estrajudicialmente
las diferencias que sus nacionales les sometan, sobre asuntos
mercantiles; i sus decisiones como árbitros serán respetadas i cumplidas por las autoridades de la república
en que residan:
8." Podrán dirijir las operaciones relativas al salvamento de los buques de sus nacionales. En estos
casos las autoridades
locales solo intervendrán para
mantener el órden, dar seguridad a los intereses salvados, garantir los intereses a los salvadores, en caso
de no ser de las tripulaciones naufragadas, i para asegurar la ejecucion de las disposiciones que deben observarse en la entrada i salida de las me-rcaderias sal-
- 22vadas. En ausencia, i hasta la llegada del empleado
consular, las autoridades
locales tomarán todas Jas
medidas precisas para la proteccion de los individuos
i la seguridad de los efectos salvados:
9.8 Podrán, en caso de defuncion de uno de sus
nacionales, sin dejar albacea ni heredero, representar
los intereses cte estos para la seguridad de los biene~
i conforme a las leyes del pais:
10. Los empleados consulares son los representantes de todo nacional suyo que pueda tener intereses
·en una sucesion i que no esté presente, ni por sí ni
por su mandatario, en el lugar donde esta se abre.
Como tales representantes podrán ejercer los derechos
del heredero;
pero no podrán recibir los bienes sin
mandato especial de este: i entre tanto dichos bienes
se depositarán
por la autoridad en persona de la satisfaccion de esta i del cónsul.
Art. 26. Los emplead~s consulares
podrán nombrar un canciller a secretario cuando la crean necesario para el mejor desempeño de sus funciones i la
. autorizacion de sus actos
Art. 27. Los empleados consulares de cada una
de las dos repúblicas en los países estranjeros en que
no hubiere empleados consulares de la otra, prestarán
a las personas i propiedades
de esta la misma proteccion que a las personas i propiedades de sus nacionales, i ejercerán respecto de ellos los mismos oficios,
conforme a las leyes de la nación en que residan.
Art. 28. En caso de falta o impedimento de un
empleado consular, los cancilleres o secretarios ejercerán las funcion(.'s· consulares provisoriamente, con el
título i carácter Le vlcecónsules.
Art. 29. Los empleados consulares de las dos repúblicas, i sus cancilleres j secretarios, gozarán de las
prerrogativas e imTIunidadesque, fuera de las espresadas en este tratado, s~ c()~en
a los empleados consulares de otra nacion ..
Art. 30. Los ajcntes diplomáticos i empleados con-
-23sulares de una de las dos
jero podrán. ser nombrados
repúblicas
en país estranpor la otra para desempe-
flar iguales funciones;
i en todo caso prestarán,
siempre que su intervencion
fuese so:icitada,
la proteccion
oficiosa necesaria
a los nacionales
de la otra república.
Art. 31. La" concesiones
que las dos repúblicas
se
hacen reciprocamente
en este tratado, son mutuas compensaciones,
i ademas
consecuencia
inmediat~
del
deslinde territorial
que el mismo tratado contiene;
i se
declara espresamcnte
que la falta de cllllplimicnto
de
una de sus estipulaciones
por parte del gobierno
de
ulla ùe Jas dos repÚblicas,
no afectará a las restantes,
pudiendo,
por tal violacion,
exijirse 1.1 reparaci/)n
corr~spondiente.
Art. 32. Las estipulaciones
contenidas
en los artículos
1.0, 2.°, 3.°, 4.°, 5.", 6.", 7.° i 8.° del presente
tratado, seráfl perpetuas. Las restantes durarán en vigor
por diez años. contados desde el dia en que se verifique
el canje de las radficaciones;
pero si ninguna de las dos
repúblicas
anunciare
un año ántes de la espiracion
de
este plazo, de una manera oficial, su intendon
de hacerlas terminar, continuarán
siendo
obligatorias
para
am bas /Jasla un año des pues de haberse
hecho la espresaLla declaracion,
cualquiera
que sea la época en que
se haga.
Art. 33. El presente
tratado será ratificado
por el
prfsidente
de cada
una de las dos repúblicas,
previa
aprohacion
de sus congresos
respectivos;
i los inslrumentos
de ratificacion
se canjearán
en la ciudad de
Panamá en el término
de dos años,
contados
de~;de
esta fecha.
En fe de lo ';:\lal, nosotros
los plenipotenciarios
de
una i otra repÚblica, hemos firmado i sellado con n'lCStras sellos
particulares
este tratado, en la ciud;¡'
:e
Bogotcí, a los treinta
dias del mes de mariO de uil
ochDcientos
sesenta í cinco.
I
Teodoro Valenzuda.-josé
María Castro.-
-
24-
la Comisión de Relaciones Exteriores a la cual
-se le pasó el tratado para su estudio, rindió el informe siguiente:
"Ciudadanos senadores:
Vuestra comision de relaciones esteriores ha examinado con la mayor atencion el "tratado de amistad,
comercio, navegadon i límites entre los Esta~0s Unidos dt!' Colombia i la República deCosta-R..;a,"
i pasa
a esponeros su concepto en el particular.
"Desde muchos años atras se han estado haciendo
eficaces esfuerzos con el fin de celebrar un tratado con
Costa-Rica, especialmente sobre la relativo a límites,
sin que se haya llegado a un término satisfactorio.
Estando el infrascrito encargado de la legación cerca
del gobierno de los Estados Unidos, fué provisto de
plenos poderes para abrir negociaciones sobre este
punto con el plenipotenciario de Costa-Rica.
"Este renovó en ellas las exajeradas pretensiones
que ya habia manifestado en' algunos folletos que habia
dado a la prensa, pero en breves di as, convencido de
su sinrazon, mediante los documentos i clásicos mapas
que el infrascrito le puso a la vista, cedió i redujo sus
proposiciones a fijar por límites de los dos países una
línea que, partiendo del seno del Golfo Dulce, siguiera, procurándose límites naturales en los rios i cordilleras (cuyas demarcaciones ·serian el objeto de un
arreglo secundario entre comisionados de ambas partes),
hasta terminar en un puerto de la bahla del Almirante.
El infrascrito no accedió a esta proposicion:
•
"1.0 Porque nÓ hallaba razon° para dejar a CostaRica el ángulo de tierra comprendido entre la linea que
debía buscar la desembocadura del rio Doráce~ a de
las Culebras, i la que terminar;! en la bahla cita; i
"2." Porque estando de acuerdo con todos los jeógrafos i esploradores de esa rejion, en que no se halla
.en el continente americano, i quizá-..en et mundo entero, UNA BAHIA TAN ESPLENDIDA. I SEGURA conW aque.lla, la Nueva Granada no deblâ.-en
ningun caso,
Il
-
25-
';~ùer:a o enaj~narla. Entónces manifestó el plenipotenciano de Custa-Rica
conformarse
con la linea que el
de l:1 Nueva Ora1l3ùa le tLclZ1ha, siempre que a CostaRica ~e le dejara un:1 entrada i salida libre a la hahia
Je! Almirante, sin pretension de parte suya al dominio
j soberanb
de los terr2110S adyacent~s a la vía. I aun
1-3í, el p!~nir>ntel1cia:'io de la Nueva
Granada
vaciló
;;\)hn' la conveniencia
de aceptar o no esta última propuesta, j miéntras cOllsultaha con su gobierno sobrevino Ull insidcnte que frustró por lo pronto las negociaciones; las cuales no pudieron
reanudarsc
luego por
la muerte inesp~rada del negociador costaricense.
"Posteriormenk
se inició de nuevo un tratado i
se concluyó,
entre el ciudadano
jeneral
Herré1n, por
la Nueva Gr.1.n:lda, el señor J. Bernardo
Calvo, por
Costa-I~ica. cuy" tratado fraca~;ó a consecuencia, segun
entiende la comisilln, de no haber sido aprobado por
el congreso de esta últi'l1(\ república. En el artículo 41
de él se reconoció como límite d~ las dos repúblicas una
linea que empieza en la punta Burica, por el Pacífico,
i buscando las cabeceras del rio Doráces sigue el curso
de este hasta Sil desembocaùura
en el Atlántico
« Apuntados
estos antcceoentes que la comision estima conducentes
al exámen del tratado de que ahora
se OCUp'1, ella pasa a emitir su concepto en términos
jenerales sohre algunos de sus ,¡rtkulos, fijándose luego en lüs quc con:;i<.lera del tod,) inaceptables.
"Es incuestionable
que el plenipotenciario
colombiano ha tenido en poco las concesiones que ha hecho,
comparándolas
con 11 que ha conseguido.
En efecto,
pareCe 1_j.1~ imp",; iado ror espíritu progresista,
i anheloso de implantar en Costa-Rica
algunas DE NUES-
no .'11. reparado mucho en cónceder Ulla GRAN PORCIO~ DE NUESTRO TERRITORIO en
cambio de la aceptacion de ciertos PRINCIPIOS politicos.
TRAS INS rITU:'IONES,
Si la comision
GUIADO
espíritu
no se equivoca, ese ES el espíritu que ha
GRAN PARTE al negociador
colombiano,
que ella nt) puede ménos l!e aplaudir;
m3S obE'I
-
26 --
servando con detencioll, ya los diferentes medios empleados para llegar a aquel fin, ya lo efímero e incierto de los resultados, ora los compromisos
en que
Colombia queda cOlls¡itUida, i ya, en fin, la cuantía i
positívidad de las cesiones territoriales que esta hace,
las cuales son de EFECTO PERMANENTE, la comision
tiene la pena de pronunciarse decididamente contra el
tratado .
••Nada difícil seria presentar fuertes razones para
probar que este era inconstitucional, i no pocas contr.l
los artículos 11,12,18,19,31
i 32; pero en obsequio
de la brevedad, la comision las reserva para el tiempo
de la discusion. Por ahora se contrae solamente a llamar la atencion del senado sobre dos puntos cardinales que, solos, bastan para resolver la cuestion negativamente .
••Es el primero el que se refiere a los límites convenidos. Por el respectivo artículo cede Colombia •.a
Costa-Rica la parte mas valiosa i codiciada de TODOS
SUS TERRITORIOS,
a saber: la BAHIA DEL ALMIRANTE, LA LAGUNA de CHl\~IQUI con todas sus islas, i la
inmensa estension del territorio que media entre el seno
del Golfo Dulce i punta Burica, i que abraza la línea
que de alii sigue en busca de la cordillera de Chiriqui,
continúa por ella hasta tomar la direccion de las vertientes del Tio Caña veral, i sigue por el curso de este hasta el océano, frente al Escudo de Veráguas. Nadie igr.ora
la merecida importancia que en todos tiempos se ha dado
a la bahia del Almi~ante, i cómo se ha considerado
como la MEJOR DEL MUNDO, contando, ademas, con
la laguna o archipiélago de Chiriqui; i todos saben
cuán famosas son las MINAS DE CARBON que se encuentran ~ inmediaciones de esta laguna, i cuán feraces,
beLLos y salubres sail aqueLLos territorios; las preciosas maderas, bálsamos i plantas medicinales de sus
bosques i las facilidades que p~estan para la comunicacion terrestre del uno al otro océano. Si la comision
no se equivoca en los cálculos que ha formado por
-
27 -
algunos mapas, pasan de DOS MILLONES LAS F ANEGADAS de tierras que se CEDEN por el tratado, o lo
que es ln mismo, unas QUINlENT AS LEGUAS CUADRADAS, sin contar con la parte de la costa del Atlántico que se estiende hasta las bocí:ts del rio San ]uan
del Norte. Tan valiosa
cesion no puede hacerse en
CAMBIO de la ACEPTACION DE ALGUNOS PRINCIPIOS
POLITICOS,
que ror mas que se consignen en tratades,
no tendrán
de Ins puehlos
:\ill:~lIll
efecto
hasta
que
la
madurez
p'íblica no los consagren:
pr¡ncipio~
'lIlC hoi serian
de grado o por fuerza consign<ldos en las instituciones,
i que mañana serian borrado.': rie ellas a cOllseCllc:lcia de Cllalquier trastorno
P(¡,'ítiCD
j
la opinio']
en cuyo caso nada habriamos
adelantado;
pero
perdido aquella preciosa comarca. Ademas,
SI ¡lOhr¡mflOs
es precisu tener en cuenta que en la rejion cedida existen mas de MIL HABITANTES COLOMBlANOS, i que el gohierno !lO está facu!tado para enajenarlos
o ccderlos
sill
contar con la voluntad de ellos. Ceder asi aqlll'lI:t fraecial il.:! país, no c:;; otra cesa que una RE~UNCIA, ,~.: CûYl
casI) los habitantes
maAf~:\[<SE
de e:ila
PUf.'<ll'1l
para resistir
INDEPENOIENTES,lu
la cesion
cual estâ de
aCllel
~u
cun las doctrinas de los mejores tratarlistas
del derecho de
jenies.
Fu¿ siguiendo esto'\ principiDs seguramente,
que
no se llevÓ a decto la incurporacjon
(1.~ la Saboya al
imperio franc,-'s, hasta qUi: e:;t~l no manifes'.Ù su acccsion
por medio del voto unlvcr.<,1.
Al terminar este (JlInto,
séalc permitido a la comisicl1 indiC1r que la cesion de
que: se trata puede
a Cn10 ~lh;:'.do,;; resultados
110
poco serios, él saber: la !¡abi!i;'¡zc!un de un rival
pan LAS V¡'\S INTEROCEA:-llCAS, que acaSé) NOS ARREarnrejar
BATARA
TODOS
LOS !)ROVCCHOS
I VENTAJAS
que pudiÙanzos derivar del !.;(nw de Panamá, i el conflicto ell que puùiéramos
nrnos
Pl)f nllC'itros eompmmisG's COll 1J. compañía
del ierrocarril. Omite la comísio;J
hZlcer algunas reflexiones
relativJ') a lél omísinl1 Qlj(' S~
observa
tes (' la
-
en el tratado
parte
de las estip,llél2illllCS
prc.porcional
de la
dCl'da
conCCTliÎCI'-
pÚ~)~i~a
que
- 28debiera haberse imputado a Costa~Rica como corolario
de la DESMEMBRACION DEL TERRITORIO I .HABIT ANTES
COLOMBIANOS, i su agregacion a aquella república, i pasa
a hablar del segundo de los puntos cardinales que ha
enunciado.
"Consiste este en la estipulado
en el articulo 6."
por el cual' las dos repúblicas se obligan a no celebrar tratados o convenios que puedan afectar la integridad de sus territorios o los derechos de su soberanía e
independencia;
i los Estados Unidos de Colombia garantizan a Costa-Rica estos mismos derechos i la posesion de su territorio.'"
"Este solo artículo seria razon por sí mas que
s~ficiente para negar la aprobacion al tratado. Segun él,
Colombia quedaria imposibilitada
para arreglar sus
cuestiones de límites pendientes con otras naciones. Ahora, ha podido creerse que la obligacion de garantir la
soberanía de una nacion i la posesion de su territorío
es un deber que pueda cumplirse fácil í sencillamente?
En estas nuevas repúblicas hispano-americanas,
ni los
gobiernos ni las ideas han adquirido aun el aplomo i
la cohesion que hayan de dejar en reposo la efervescencia de los espfritus: léjos de eso, vemos que las
revoluciones se suceden con harta frecuencia, i desgraciadamente no siempre con razones plausibles o justificables. Por' la mismo no es prudente aventurarse a
garantir todo la que ofrece el artículo en cuestiono
Otra cosa seria si se hubiesen especificado 'los pocos
casos en que esa garantía hubiera de tener lugar. Sin
esa especificacion, Colombia tendria que aprestarse a la
guerra a CADA AMENJ\ZÀ, a cada INSUL TO o agravio
que se hiciese a Costa-Rica, ya ,conjusticia, ya sin el/a.
I obsérvese que esta garantía la ofrece Colombia gratuitamente, pues Costa-Rica no está obligada a la reciprocidt. d.
"Concluye la comision llamando vuestra atencion,
ciudadanos senadores, al artículo 12, pues en su concepto con él pueden' recibir un golpe funesto los ren-
-
29-
dímientos de las aduanas,
habida consideracion
a la
franquicia
que se concede a los productos
naturales
de los países con los cuales tenemos tratados sobre el
píl: de la nacion mas favorecida.
"En virtud Cie las razones q!le someramente
se han
apllnt:J.do, la comision opina que debcis negarle vuestra aprobadon
al tratado; i cumpliendo
con la fórmula que previene el reglamento ciel senado, os propone
el sigui(~nte proyecto de
LEI
aprobando
i limites
el tratado
entre
los
de amistad, comercio, navegacion
Estados
R.epública
EL CONGRESO
DE LOS
Unidos de Colombia I la
de Costa-Rica.
EST ADOS
UNIDOS
DE COLOMBIA;
Visto el tratado de amistad, comercio, nwegacion
í límites celebrado en esh capital en 30 de marzo
próx ¡mo pasado, cntre los señores Teocloro Valenzuela,
plenipotenciario
por Colombia, i doctor don José María Castro, enviado
estraordinarío
i ministro
plepípotenciario por la República de Costa-Rica,
DECRErA
Artículo
único.
Apruehase
el Tratado.
Bogotá,
15 de Abrii de ! 865.
VlCTO~IANO
DE
D.
PAREDES"
Ahora, suplicamos
al pJciente lector iea con Jetenimiento la relación de los debates que hubo cn el Senado, la que hemos tornado texlualmer:te
de las Actas
respectivas;
relaciÓn que insertamo'i para que por ella
se conozca la historia de esta negociaciÔn y se pueda
por lo mismo seílal<iT con baldón eterno <l los que en
el curso de ella, hic' eron inauditos esfuerzos para consegu ir la aprobación
del inicuo Tratado.
-30EN LA sesión del dia 3 de abril fue presentado a
-fa consideración del Senado el Tratado
celebrado con
Costa Rica por el senor Secretario de lo Interior y
Relaciones
Exteriores.
En la sesión del t 7 "se abrió el primer debate
del Proyecto de Ley aprobando el Tratado de Amistad, Comercio, ~avegación y Limites entre los Estados
Unidos dé Colombia y la República de Costa Rica, y
el C. Llano propuso: "Suspéndase
la discusión de este
asunto hasta que se halle presente el Secretario de lo
Interior y Relaciones Exteriores."
En la nota que con fecha
20 de abril
de
1865
(Diario Oficial, número 306) dirigió el Dr. Valenzuela
al Secretario de la Interior y Relaciones Exteriores,
trató de objetar los conceptos emitidos por la Comisión
del Senado, que informó sobre el Tratado. De dicha
nota, tomamos los. siguientes párrafos:
"Acompaña al tratado el informe del senador a
quien se le pasó para que la examinase ántes del
primer debate, y COIllO el tal informe le es del todo
desfavorable y emite conceptos que pueden estimarse
como una improbación de la conducta del negociador
colombiano, creo de mi deber rectificarlos, no obstante
que pudiera considerar a cubierto mi responsabilidad
moral en el asunto, desde que el gobierno aprobó el
tratado y lo sometió al congreso por juzgarlo "conveniente a los intereses de las dos repúblicas y acorde
con las instrucciones que se me dieron para celebrarlo."
"Desde luego hay qU'; notar la diferencia en las miras que presidieron a las distintas negociaciones. Al
principio se trataba por nuestra parte de intereses
materiales inmediatos; y a~ºra> otros tiempos han traÍdo otras ideas, y los intereses morales han alcanzado
la preferencia sobre aql:éllos, Cil los consejos del gobierno colombiano. De este modo las negociaciones
anteriores
a la presente
sólo se relacionan
con ella
-
31 -
bajo su aspecto histórico. pero no bajo su aspecto
legaL .. " .
"Así, pues, la intimidad de las relaciones y la asi-
milación de los principios morales de la sociedad eran,
no sólo una necesidad, sino también el pensamiento
cardinal de la negociación, en el concepto del poder
ejecutivo y del senado colombiano.
"Natural era que la fuesen en el concepto del negociador que los representaba, penetrado por su parte de
la importancia de aquellos objetos ....
"Yo tenía prohibición de ceder pueblos, es decir,
ciudades, villas, municipios que estuvieran organizados
bajo el amparo de las leyes colombianas;
pero en el
territorio de que se trata no existen aquellas entidades.
Hé aquí las palabras con que la comisión corográfica
pinta esos lugares: 'Si la bella y cómoda bahía del
Almirante con la vasta laguna de Chiriquí, inmenso
puerto abrigado, son dignas de admiración por presentar
a la vista una obra de ]a naturaleza, hermosa y rara
en sus formas, y sembrada de islas, islotes y peñascos
medio asomados sobre la superficie de sus aguas mansas; cubiertas de rica vejetacíÔn las unas, formados de
agria peña los otros, el ánimo, en cambio, no puede
menos que contristarse al pensar en la solitario de
aquellos lindos parajes ..:. Una espesa selva oculta la
parte llana, completamente deshabitada en la cual los
cerros cubiertos de una vejetacíón lozana, se van levantando en forma de anfiteatro, hasta la cima que
separa las aguas que vierten a ámbos mares. Una
mala trocha, apénas transitada de mes en mes, atraviesa
este país todavía salvaje, y en el cual casi puede
decirse que no estampan otras huellas que las del indio
primitivo, desnudo y ocupado, para su alimento, en la
caza pel puerco montés, la danta, el ciervo y el mono ....••'
En la sesión del 20 de abril, a el C. Gutiérrez de
Lara pidió que se le suministrara para el despacho de
una comisión el mapa del Istmo de Panamá y las
3
32 instrucciones que sirvieron al Plenipotenciario
colombiano en la comisión de celebrar los Tratados de amistad, comercio, navegación y límites con Costa Rica.
El Presidente ordenó se le dieran los documentos pedidos."
Del informe que presentó el Sr. Gutiérrez de Lara
con fecha 24 de abril, y que se haBa publicado en el
número 315 del Diario Oficial, correspondiente
al 2
de mayo, tomamos estos párrafos:
"A primera vista se nota el pensamiento dominante de los negociadores en el tratado. No ya como
antes han creído necesario solamente, la fijación de
límites y la de bases generales de amistad, comercio
y navegación; la civilización y el progreso de las ideas
liberales haclan también preciso e indispensable el dar
preferencia a los intereses morales sobre los materiales,
procurando la adopción de principios que, asimilando
los dos países en su manera de ser, estrechasen las
relaciones y contribuyesen a formar esa alianza social
de que tánto necesitamos; y los artículos 7." y 8." del
tratado, en que se oblíga la República de Costa Rica
a adoptar perpetua e irrevocablemente, para naturales
y colombianos, los derechos políticos y civiles que forman
la gran conquista de la escuela republicana, serán
siempre un timbre de gloria para Colombia, que así
pretende y solicita que los hijos de las repúblicas suramericanas, con quienes por tántos títulos estamos ligados, gocen también las más preciosas ~arantias que
consagra nuestro código fundamental....
" La primera de estas objeciof).es se refiere a los límites adoptados en el tratado. La comisión juzga que
se ha cedido a Costa Rica la parte más valiosa y
codiciada de todos los territorios, a saber: la. bahía
del Almirante, la laguna de Chiriqui, con todas sus
islas y la inmensa extensión del territorio que media
entre el seno del Golfo Dulce y Punta Burica, y hace
específica mención de la merecida importancia que se
ha dado a la bahía del Almirante y laguna de Chiriqui
-
33-
la feraces, bellos y salubres
que son aquellos lCrritllTÍos, y por su riqueza en minas de hulla, maderas
pre-:iosas, bálsamos
y otras producciones
naturales ....
En cuanto a la bahía del Almirante y las islas de
la laguna de Chiriquí, es cierto que ellas form:m una
podón
preciosa
de territorio, y que el puerto de la
primera se reconoce
como uno de Los mejores y más
seguros que hay en el mundo: pero (. cómo es que
hac'~ Colombia esta cesión? El artículo 5.- del tratado
lo explica satísfactoriament('.
Por él los P\\t:l'lOs de la
bahía del Almirante y de la laguna de Chiriqui en el
Atlfntico serán en todo tiempo francos para ¡a importaciÓn de mercaderías
con destino a los Estados Unidos
de Colombia, y para la ex¡::ortación de efectos protedentes de los mismos Estados, sín que las mercaderías
puedan ser gravadas con ninguna clase de derechos en
el tránsito hasta salír de la.fwntera.
Así es que Colombia, cede la bahía del Almirante y las islas de Chiriqui;
pere se reserva el derecho de sacar de sus puertos el
IÍniclJ provecho
que podría obtener
de ellos siendo
propios, y sin necesidad cie poner alii aduana, resguardo
y todo el Jernár. tfell de empleados
que deben mantenerse en los pucrtos habilitados
para la importación y
exportación ....
"Respecto
de la poblacitJll de aquel territorio, hay
datos para jl'zga'r que sólo existen allí illdíjr:nas sin
cultura, que no conocen su nacionalidad,
que vivcn
errantes y no dencn ni aun ligeras nociones del idioma
de los colombianos.
Así se ve del :iuicio que han ÎœmadI) de esos indIviduos la comisión cOlOl:;ráC;'.a y el
regidor nombrado por el Estado de Panaméí para organi~al aquel territorio. Además -Je esto, el señor Secretario de- ;(\ irJl~rii\:- y ¡t'laciones exteriores aseguró ante
vosotros, C¡;;llldn ;;è discutía en primer debate el proyeclr,
aproJatori(l
del tratildo, que el gobierno
tenía date,s
para creer qlle el t¡;rritorio cedido a la RepÚblica de
Costa Rica no estaba habitado,. pero, si corno lo asegura la comisiÓn, del debat~ resu!t;¡'.;e quc en \:fed)
pUl'
II
-34hay poblaciones en aquel territorio, entonces el tratado
no podrá aprobarse en esta parte, porque, como el
poder ejecutivo lo reconoce en las instrucciones, el
gobierno no está facultado para ceder poblaciones,
quitando a sus habitantes el carácter de colombianos ....
" Por las razones expuestas juzga vuestra comisión
de revisión que debéis adoptar en segundo debate el
proyecto de ley aprobando el tratado de amistad, comercio, navegación y límites entre los Estados Unidos
de C010mbia y la República de Costa Rica.
Bogotá, abril 24 de 1865.
Ciudadanos
<4.
senadores.
JORGE
GUTIERREZ
DE LARA."
EN LA sesión del 25de abril" abrióse el segundo
debate al proyecto de ley áprobatoria del Tratado de
amistad etc. y el C. José María Louis Herrera hizo la
siguiente proposición que fue negada: "Suspéndase
la
discusión de este proyecto .... " Leido el articulo primero del Tratado, fue aprobado después de un largo debate que más bien versó sobre las concesiones recíprocas
que por él se hacen, que sobre el contenido del artículo.
Terminada la discusión del artículo segundo, el C. José
María Louis Herrera pidiÓ que fuera nominal la votación y
el C. Correoso hizo igual solicitud, a que accedió el
Senado. Sometióse a votación el artículo y fue negado
por to votos contr:} 9, habiendo votado 'negativamente
los C. C. Acosta, Gutiérrez Santos, ,!..atorre, Louis
Herrera José Marla, Louis Herrera Manuel, Locarno,
Llano, Paredes, Morales y Quintero jácome, y afirmativamente los C. C. CORREOSO, ESPRIELLA, GONZALEZ GAIT AN, GUTIERREZ LIBORIO, LAZA GRAU,
MARTINEZ, PEREIRA GAMBA, REYES PATRIA Y
ZALDUA FRANCISCO JAVIER' Declaráronse negados
los artículos tercero, cuarto y quinto por' depender
esencialmente del segundo. Negóse et sexto, El C. Laza
-Grau hizo la siguiente proposicf6n que fue apro,bada:
- 35"Suspéndase
la discusión de este negocio y pase a una
comisión para que proponga la que estime conveniente.
En comisión nombró el Presidente al autor de la misma
proposición, C. Laxa Grau."
EN LA sesión del 2 de mayo
se dio lectura al
informe de la comisión, fecha 27 de abril, a cargo del
C. Laza Grau a quien pasó el Proyecto de Ley aprobatoria del tratado de & &. y se puso en discusión el
proyecto de resolución con que termina el informe y
que dice: "Reconsidérese
el artículo segundo del tratado de & & y los demás que fueron negados en la
sesión de ayer." Aprobado este proyecto de reso]uCΡ)1I
y. puesto en discusiÓn el artículo segundo del Tratado.
tuvo que levantarse la sesión por falta de quorum."
EL TRES de mayo "a las once y media de la mañana, bajo la Presidencia del C. ZaldÚa, se abrió la
sesión, habiendo faltado, COll excusa el C. Mogollón y
sin ella los C. C. Locarno, Louis Herrera Manuel y
Moral~s .... En virtud de hallarse presente el Secretario
de lo Interior y Relaciones Exteriores, continu6 el segundo debate del proyc:cto de ley aprobatoria del Tratado celebrado con Costa Rica. Volvió a leerse el artículo segundO" sobre límites territoriales, y obtenida la palabra
por el C. Acosta, hizo la siguiente proposición que flle
negada, después de una larga discusion: "Suspéndase
indefinidamente la discusión de este proyecto."
Continuó la discusión del artículo y sometido a
votaci('Hl fue aprobado, habiendo estado negativos los
C. C. Acosta y José María Louis Herrera.
/I Aprobóse
el tercero, el cuarto, el quinto y al aprobarse e: sexto pidj¡í el C. Llano la votación por parks hab;cnùo designado como primera. la siguiente:
.• Las dos Repúblicas se obligan a no celebrar tratados o convenios que puedan afectar la integridad de
Sl!S terntorios
o los derechos de su soberanía e independenc:a." Aprobóse esta parte y se negó la segunda
que dice: "Y los Estados Unides de Colombia garan1\
(I
1izan a Costa RiLa ¿sto:;
sión de
~d
e
mi~'llto.)S
derechos
y la pose-
iuritorin,"
"El
ClJrreoso hizo constar su voto afirmativo. En
este estado se encargó accidentalmente de la Prèsidencia d C. Pereira por haberse ausentado el Presidente,
y habienJo puesto en discLlsiÓn el artículo séptimo que
¡ue arroba It '. Siguió la discllsión de! artículo octavo
del Trdtado y f~l~ apmbaJo, así c:..)molo fueron todos
lo~ demás ¡'Jasla d treinta y tres, que es el último. Lo
rue tamhié') el únko del Proyecto de Ley aprobatoria
del mencion¿¡do Tratau'J, habiendo estado negativo
el C. .:'.• OSt3 ••••
"El C. Gómez propuso la siguiente como parágrafo
del artículo segundo, la cual fue ne~auo: "La cesión
de que habla el artículo sesundo de este Trat-l';o caducará desde el día en que la República de Costa-Rica
lIegare a perder su independencia."
"El Senado manifestÓ su voluntad de que pasar,,!
el Proyecto a t.:rcer debate.
EL 4 de Mayo "a las doce del día y bajo la Presidencia del C. Za!dúa, se abrió la sesión. Faltaron sin
excusa los C. C. Locarno, Manuel Louis Herrera y Morales y entraron despues de llamada lista los ,c. C.
Acosta, Gómez, Laza Grau, Llano y Mogollón.
" Abrióse el tercer debate del Proyecto de Ley aprobatoria del Tratado con Costa-Rica y el C. Pereira
hizo la siguiente proposición: "El Senado resuelve: de
conformidad con el artículo 5 del Acto Adicional del
Reglamento, no darle lectura a l'ste proyecto para que
sufra tercer debate," Después hiw esta otra el C. José
Maria Louis Herrera: "Suspéndase la discusión de esta
propOSición y la dél proyecto a que se refiere y considérese el de crédito adicional y el de bienes desamortizados.' '
"Negada la ~egunda continuó en discusión la primera y fue aprobada. Siguió el tercer debate del proyecto y a petición del C. José María Louis Herrera,
convino el Scnld,) que la votación fuera nominal. Apro-
- 37 -bóse después la siguiente proposición que hizo el C.
Santos Gutiérrez: •.Vuelva este proyecto a segundo debate." ....
Estando en segundo debate el proyecto
de ley aprobatoria del Tratado con Costa-Rica, antes
expresado, el C. Reyes hizo la. siguiente proposición:
Suspéndasc; el debate y pase el proyecto a una comisión para que de acuerdo con las ideas que se han
emitido en la discusión presente un nuevo artículo en
reemplazo del segundo."
" Aprobóse la proposición, habiendo estado negativo
el C. Laza Grau y el Presidente nombró en Comisión
para este asunto al mismo C. Reyes."
En la sesión del 6 de Mayo, "aprobóse la siguiente proposición del C. Gómez: "Altérese el orden del
día y túrnese en consideración el Tratado con Costa-Rica."
"Leido el Informe de la Comisión a cargo del C.
Reyes, púsose en discusión el proyecto de resolución
con que concluye y dic~: "Suspéndase
la discusión y
devuélvase al Poder Ejecutivo el Tratado de cte. etc.
que ha celebrado con el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Costa-Rica, para que la ponga en conocimiento del Gobierno del Estado Soberano
de Panamá, a fin de que haga uso del derecho que le
concede el parágrafo único de la Constitución Federal,
que contiene el artículo segundo del Tratado referido."
" Negóse este Proyecto de Resolución, habiendD estado afirmativos los C. C. José María Louis Herrera y
Manuel Louis Herrera .. "
ContinuÓ el debate del
Proyecto de Ley aprobatoria del Tratado y el C. Reyes propuso esta modificación para el articulo segundo:
"En el punto denominado Golfito, a sea el seno del
Golfo Dulce en el Océano Pacifico, siga la dirección
que determinan los limites territoriales a buscar las
aguas del río Changuinola, y por el cauce principal de
ellas, hasta su desembocadura en el Océano Atlántico."
" N ~gada esta modificación, el Presidente declaró que
el curso de este negocio, era el de discutirse todo el proyecto,
por lo clIal se puso en discusión el artículo primero.
Il
- 38••Entonces el C. Pereira hizo la siguiente proposición: "Revócase la aprobación
dad'a a la proposición
de que volviera este Proyecto a segundo debate. En
consecuencia désele el tercero. "
"Pedida la palabra por el C. Acosta hizo esta otra
que tue negada: "Suspéndase
la discusión de esta proposición para considerar la siguiente: Suspéndasè indefinidamente la discusión de este proyecto."
••Por último el C. Manuel Louis Herrera hizo la siguiente: "Suspéndase
la discusión de esta proposición
para considerar esta otra: Páse a una comisión el proyecto de ley aprobatoria del Tratado con Costa-Rica,
para que modifique el artículo segundo en los términos que prescribe el articulo tercero de la Constitución Federal."
"El Presidente la puso en discusión y levantó la sesión."
EN LA sesión del ocho de Mayo (Diario Oficial,
número 322) "faltaron con excusa el C. Manuel Louis
Herrera y sin ella los C. C. Locarno y Mogollón y se
presentaron
después de llamar lista los C. C. Gómez, Laza Grau y Pereira ... Habiéndose vuelto a dar
cuenta del proyecto de ley aprobatoria del Tratado con
Costa Rica procedióse a considerar la proposición que
hizo el C. Pereira, la cual proposición quedó pendiente
en dicha sesión y se negó la de hoy.
"Sometida·que fue a votación la del C. Pereira revocando ICi aprobación a la de que volviera el proyecto
a segundo debate, proponiendo que se le diera el tercero, se aprobó y en consecuencia se le dio tercer debate, habiéndose prescindido de su lectura, por dispo·
sición aprobada el 4 del corriente.
"A solicitud del C. Paredes el Senado convino en
que la votación fucra nominal y tue aprobado el proyecto por doce V<1tosafirmativos contra seis negativos,
habiendo sido los primeros los ciudadanos CORREOSO,
ESPRIELLA, GOMEZ, GONZALEZ GAIT AN, GUTIERRE~ DE LARA,; LA TORfŒ, LAZA GRAU, LLANO,
NEIRA, PEREIRA ,GAMBA, QUINTERO .JACOME y
-
:~9-
ZALDUA FRANCISCO JAVIER y los segundos los de
los ciudadanos Acosta, Gutiérrez Santos, Louis Herrera José María, Martinez, Paredes y Reyes Patria.
"El Senado manifestó SU VOLUNTAD DE QUE
EL PROYECTO FUERA LEY DE LA REPUBLICA y
se remitió INMEDIATAMENTE
A LA Cámara de Reprt·sentantes."
El mísmo día se le dio primer debate en la Cámara según se deduce del Acta de fecha ocho de Mayo:
"Se abrió la sesión a la tina de la tarde con asistencia de todos los Representantes a excepción del C. Useche que estaba excusado de concurrir a la prim.:ra
hora .... Tuvo primer debate y pasó a segundo y en
comisión al Señor B:¡raya (José María) el proyecto de Decreto aprobatorio del Tratado de amistad.
comercio, navegación y límites entre los Estados U nidos de Colombia y la República de Costa-Rica."
El Señor Baraya rindió así su informe, el quc tomamos de el Diario Oficial 324, de 12 de mayo:
"No teniendo tiempo, por estar al terminarse la prórroga de las sesiones, para examinarlo con la detención que quisiera, me limitaré a hacer algunas observaCiones generales.
"1.3 El tratado está petiectamcnte ajustado a las
instrucciones quc recibiera el plenipotenciario
colombiano para contratar con el encargado de negocios de
Costa-Rica, las cuales fueron previamente
aprobadas·
por el Senado:
"2.:\ Ninguna objeción que no se haya contestado
satisfactoriamente se ha heCho contra las estipulacioncs
relativas al comercio y navegaciÓn entre ambas RepÚblicas; y cn cuanto a la estipulación de límites, bastará observar: Que el territorio comprendido entre el seno
del Golfo Dulce y la Punta Burica, estaba cedido a Costa-Rica por el tratado dc 1856, aprobado por el congresJ granadino con ciertas declaratorias que no aceptó aquella República: (1)
(I) Véase
el Documcnto
número
1.
40 " 3. a La cesión que por el nuevo tratado se hace a
Costa-Rica, de la Bahia del Almirante y las islas de la
laguna de Chiriquí, está más que compensada con la
franquicia estipulada
para las mercaderías que se importen por esos puertos con destino a los Estados Unidos de Colombia y para los efectos que de estos se
exporten para ellos, con la cual reportará
Colombia
lodo el provecho que pudiera sacar de el dominio de
esos puertos.
"4. Por lo estipulado en los artícul()s 7." y 8,· las
dos RepÚblic1s contratantes fraternizan del mismo modo
que la están entre sí los Estados Unidos de Colombia,
aceptándose por Costa-Rica, y a perpetuidad, el progra3
ma de los principios politicos cO/lsagrados en /lueslra
constitución, con lo cual se ha dado un paso gigantesco en la via de unificar la politica y el derecho público
en todos los países americanos de origen español. Esta
SOLA CONSIDERACION sería bastante, señores diputados,
para aprobar un tralado que políticamente hace de Cos.ta-Rica un estado próximo a entrar en la Unión Co'lombiana, y cuyos beneficios deben ser inirados desde
ahora como los que recibiera cualquiera de los Estadoi
confederados por la Constitución de Rionegro.
"Tales son, señores diputados, las observaciones
generales que de pronto me han ocurrido en favor del
tratado. Si al discutirse en segundo debate se objetaren algunas de las estipulaciones,
procuraré contestar
a las observaciones que se hagan con las razones especiales de su conveniencia.
"Por tanto, termino proponiéndoos que aprobéis en
segundo debate el proyecto de ley venido de el senado, aprobando el tratado de amistad, comercio, navegación y límites entre los Estados Unidos de Colombia
y la república de Costa-Rica,
.
Bogotá, mayo 9 de 1865.
Señores
Diputados.
JOSE MARIA BARAYA"
-
4i
EL DIEZ de Mayo "bajo la Presidencia
del señor
Santiéw;1l Pérez, se abrió 1& sesiÓn a las doce y me:dia
ùe dia, con asistencia de todos los lTîiembros presente~ en la ea pital.
"Leída y aprobada el Acta de la s~sión anterior,el sei¡or Puigar fijó la siguiente proposiciÓn: "Altérese el orlien Llel día y considérese el Tratado de amistad, comercio,
nave~aci(Jll y límites con la Reptíblíca de Costa-Rica."
E~ta proposición
fue negada .... C'llltinuó luego la discusión interrumpida
sobre el Tratado con Costa-Rica
y consideré.Índoi'k
la modificación
propuesta
al artículo por el señor Cal.1ncl1a, el señor Barrero propuso
y la Cámara ("Olivino: "SUSpélllla;l'
la que se discute
y :lése primer debate :tI proyecto
venido del Senado
~;()brc crédito adíci()~a1."
F.i\[ LA sesi('m del once de mayo "continuó
la discusÏ<'ln sobre el decreto aprobatorio
del Tratado
con
la República de Costa-Rica,
pendiente en la modificaciÓn introducida por el señor Calancha al articulo segundo y aprobada
la proposición,
el seíïor Otálora
pmpllso:
"Revócase
la aprobaciÓn dada a la proposiciÓn anterior y suspéndase
la discusión de este proyecto hasta las próximas
sesiones dcl Congreso."
Discutida y votada por partes esta proposición
a petición
del señor Ruiz fue aprobada, haciendo constar su voto
nc¡!;>tivo a la segunda parte el señor Benjamín Núñez;."
DESPEDIDA DE S. E.
EL SE~OR MINISTRO DE COS1:A RICA
El Congreso
clausuró las sesiones el viernes 12
de mayo y al día siguiente-sábado-se
despidió
el
Sr. Castro del Presidente, según se deduce de la siguiente relación:
El sábado 13 de IllS corrientes
(mayo) fué recibido por el ciudadano Presidcnte,
en audiencia
pública,
-
42-
S. E. el Sr. José María Castro, enviado extraordinario
y ministro plenipotenciario de Costa Rica, con el objeto de despedirse del gobierno colombiano.
Con tal motivo, S. E. el senor Castro dirigió al
ciudadano Presidente de la Unión las siguientes palabras:
••Excelentísimo
señor Presidente:
He llenado los objetos de mi misión,
regreso a
mi país. Vengo a despedirme de vos.
La conmodon con que lo hago manifiesta el dolor
que esperimento al separarme de quien me ha dado
tan benévola acojida. Recibid, sefior, esa expresion
muda de mi profunda gratitud .•
Recibid tambien las gracias que os doi a nombre
de mi patria i su gobierno.
Me mandó este estrechar los vínculos de la suya
con la vuestra, i no os habéis desdeflado de estender la
. , mano de Colombia a una República
NACIENTE
i PEQUEÑA
que digna i decorosa la ha pedido.
El sentimiento americano. que habéis ejercido para
con Costa-Rica, i la adhesion que la habéis mostrado,
son tanto más laudables cuanto que no se han dirijido
a un .vecino fuerte u opulento, sino a un pueblo modesto; pero que, como ninguno de los grandes, es risuefta mansion de todos los pacíficos i honrados compatriotas vuestros que pisan Sll territorio.
Contad con el agradecimiento de ese pueblo; contad con su buena fé en el cumplimiento de sus pactos,
i contad con su lealtad, porque, la digo con orgullo,
esas cualidades forman el carácter de mi patria.
Con ella habéis celebrado ùn tratado glorioso para
Colombia i de mutua conveniencia para ambas naciones. Es el acto más positivo de fraternidad americana,
digno de imitarse, principalmente en la época que atraviesan las Repúblicas de la américa espaftola.
Ojalá que vuestros esfuerzos en esa negociación,
i los de tantos otros respetables colombianos que los
-
43-
han servido y apoyado, no
ese rasgo propio de vuestra
tamente apreciado el día en
ránea as de en sus pájinas
receis !"
se malogren. iOjalá que
ilustrada política sea jusque la historia contempoel lugar elevado que me-
El ciudadano Presidente de Colombia contestó así:
"Señor
Ministro:
Siento mllchn 4ue haya llegado el momento en
que por haber llenado los objetos de vuestra mision,
vengais a despediros. En poco tiempo habeis conquistado grandes simpatías en nuestra sociedad, i estábais
sirviendo de intermediario mui eficaz a la cordial union
de los dos pueblos i gobierrzos, de modo que vuestra
ausencia es justamente un motivo de pesar.
Pendiente de la aprobacion de nuestras cámaras
lejislativas el tratado de amistad, limites y comercio
que suscribísteis, como objeto principal de vuestra mision, abrigo la esperanza de que tan trascendental pacto
será visto en vuestro país, no solo como un testimonio irrecusable de nuestro desinteresado deseo de contribuir al dichoso porvenir de Costa-Rica, sino como llna
nueva prueba de la HABILIDAD que habeis mostrado
siempre en servicio de vuestra patria.
Llevad a vuestros conciudadanos la seguridad de
que su vecino del sur es sinceramcnte amigo y hermano;
y propagad cuanto podeis la confianza y la union moral de los pueblos de este continente, que ha de constituir
su fuerza en los dias de prueba que aun les faltan para
consohdar sus libertades y su independencia."
Despues de una conversacion amistosa, S. E. el
señor Castro se retiró.
El Oficial Mayor de la Secretaría de la interior y
relaciones
exteriores,
PróspNO Pereira Gamba.
(Diario Oficial nÚmero 327 de 16 de mayo de 1865).
-- 44-
1866
En el Senado de este año' insistió el Dr. Murillo
Toro en la aprobación del malhadado Tratado con
Costa-Rica. Del Mensaje que Con fecha 1.0 de febrero
dirigió al Congreso y que se halla publicado en el número 551 del Diario Oficial, tomamos este párrafo:
"El Tratado celebrado en el año último, con el
Gobierno de Costa-Ricn, i cuya aprobacion quedó pendiente en la Cámara de Representantes, despues d& obtener la del Senado,es un acto de la mayor trascendencia, que me permitireis recomiende a vuestra ilustrada consideracion.
CEDEMOS, ES VERDAD, UNA
PORCION NO INSIGNIFICANTE DE TERRITORIO;
PERO FUERA DE QUE ESE TERRITORIO NO ESTA
POBLADO Y DE QUE NOSOTROS NO LO POBLAREMOS EN MUCHOS AÑOS, NOS ES INNECESARIO; Y DANDOLO EN CAMBIO DE CONCESIONES
INDUSTRIALES Y POLlTICAS DE GRAN VALIA,
AQUEL PUEBLO LABORIOSO Y MORAL VIENE A
FRATERNIZAR ENTERAMENTE
CON NOSOTROS
POR UNA ASIMILACION POLlTICA DE MUY CONSIDERABLES VENTAJAS PARA LO FUTURO ...."
Y no solamente el Dr. Murillo y su Secretario en
el Ramo, Dr. Santiago Pérez, fueron los Únicos partidarios en este año de la desmembración de la Patria.
sino que Jo fueron también los Senadores Manuel Abello, Agustín Arias, Manuel de J. Quijano y Miguel Coles Redondo y hasta el mismisil110 Dr. Aquilea Pirra,
según se deduce del Acta de fecha 10 de febrero. (Diario Oficial, nÚmero 561), cuya parte pertinente insertamos a continuaciÓn;
"Bajo la Presidencia del C. Quijano, se abrio la
sesion a las once de la mañana, con asistencia de los
ciudadanos Abello (Manuel), Acosta (Santos), Amad()f
Fierro (Manuel), Anzola (Ruperta), Arias (Agustin), Buenaventura (Rafael), Barrera (Juan Manue!), Cótes Redondo (Miguel), Fernández (Ignacio), Goitía (Pedro).
-
45 -
Izquierdo ~Santiago), Largacha (Froilan), Mercado (Ramon), Noguera (Benjamin), Parra (Aquileo), Quijano
(Manucl de J.), Rocha (Nicolas), Ruiz (Lino), i Várgas (Agustin).
" ...Sc dio primer debate al proyecto de Icy aprobando el Tratado de Amistad, Comercio, Navegacion i
Límites entre los E. E. LJ. U. de Colombia y la RepÚblica de Costa-Rica .
., El C. Ruiz hizo algunas observaciones ell contra de
di:ho Tratado i el C. Parra hizo la proposicion siguiente:
"Suspéndase
la discltsion de este proyecto hasta
que se halle presente el señor Secretario de lo Interior i
Relaciones Exteriores a guíense excitará para el efecto."
"En apoyo de esta proposicioll, el C. Parra manifestó que habiendo observado 4ue dc parte de la mayoria dd Senado habia disposicion para decidir de este
proyecto en primer debate, la aprobacion de su propo~.ici()n parecia indispensable,
tanto mas cuanto que
dicho proyecto tenia cn su apoyo cI voto l11ui respctable del Scnado en SllS scsiones del año anterior; i
que el personal de esta Corporacion habia sido renovado casi íntegramente;
pero que en el caso de que
el ~·cnado insistiera en negarse a discutirIo conforme
al sentido de la proposicion anterior, él se veria Cil la
nect:sidad de darle Sil voto negativo, pues por lo qu,:
habia podido juzgar hasta ahora acerca del Tral:l(jo. S.l
conveniencia para el pais era mui cuestionable.
"Negada esta proposicion el C. Presidente preguntó al Senado si q¡:cria que este pro~'ecto tuviera ·scgundo debaíc. A pcticíon del C. Ruiz lél votadoll fue
nominal.
"Votaron afirmativamente:
Abello, Arias, Cótes i
Qui¡<JIlO; i negativamente
los C. C. Acosta, Amador
Fierro, Anzola, Barrera, Buenaventura, Fernandez, Goitía, Izquierdo, Largacha, Morales, Parra, Rocha, Ruiz
i Vár~~as."
El proyecto pues, fue ncgado en prin1t'f debat..:.
-46VEAMOS
ahora la actuación
conservadora
en este
·mismo asunto:
El Congreso conservador .del afto de 1857, para
·el efecto exclusivo de que pudieran ser ratificadas y
canjeadas las negociaciones celebradas en San José de
Costa-Rica el 11 de junio de 1856,· les impartió su aprobación, pero a condición de que al verificarse el canje
de los instrumentos de ratificación del expresado Tratado, hiciera el Plenipotenciario granadino, las declaraciones contenidas en el artículo 2.° del siguiente decreto. Como dichas declaraciones fueron rechazadas por
Costa-Rica, resolvió entonces el Senado conservador
archivar el Tratado, según puede verse por la nota de
19 de junio de 1858 (documento número 3).
DOCUMENTO NUMERO l.
Art. t." Apruébase
preinserto
para que
en todas
sus partes el tratado
pueda ser ratificado y canjeado
CON ARREGLO A ESTE DECRETO.
Art. 2." El poder ejecutivo dispondrá que al tiempo
de verificarse el canje de los instrumentos de ratificación
del espresado tratado, el plenipotenciario
granadino
que intervenga en esa operación, haga al de CostaRica las siguientes declaraciones en nombre de la Nueva
.Granada:
l.a Que el rio Doráces, Doreen a Dorados, designado por el artículo 41 (1) del preinserto tratado como
término de la ·línea divisoria de las dos Repúblicas en
el Atlántico, es el primer río que se encuentra a corta
distancia hácia el sudeste de la punta Careta; i que las
dudas que en cualquier tiempo ocurran sobre este particular, serán resueltas con arreglo a la presente declaracion i a lo que consta en la carta hidrográfica que
se tuvo a la vista durante la negociacion de dicho
tratado, y cuyo título es: Carta esférica del Mar de
(1) Véase el articulo 41, Tratado
número 4.
de 1856, en el documento
-
·47 ---
las Antiílas i de la Costa de Tierra firme desde la Isla
de Trinidad hasta el Golfo de Honduras, construida en
la dileccion Hidrográfica, i publicada de órden superior
en Madrid. Año de 1805. Correjida en 1809.
2.' Que las concesiones de tierras u otros valores
comprendidos
en las inmediaciones
del Golfo Dulce,
legalmente hechas a favor de compañías empresarias
a individuos particulares por las corporaciones a autoridades de la Nueva Granada, ántes de la celebracion
del tratado, serán en la sucesivo tan válidas como si
hubiesen sido hechas por el Gobierno de Costa-Rica i
i que por consiguiente, los interesados en tales concesiones no serán en ningun tiempo turbados en el goce
de ellas
~J.a Que por punto jenerai, los títulos de propiedad
particular que existan respecto de las tierras i demas
valores comprendidos en los· dominios que Costa-Rica
adqu iere por el espresado tratado, serán respetados
por el gobierno de esa República, ya sea que dichos
títulos se funden en justicia estricta, a en simples nociones de equidad.
Art. 3." El poder ejecutivo cuidará de que el canje
de las ratificaciones del preinserto tratado no se lleve
a efecto, sin que las declaraciones espresadas en el
artículo 2." de este decreto hayan sido aceptadas por
el respectivo plenipotenciario
de Costa-Rica .
.\rt. 4.° El canje de los instrumentos de ratíficacion
de este tratado podrá verificarse aun en el caso de que
haya caducado el término fijado en el artículo 45.
Dado en Bogotá, a veinte de abril de mil ochocient.Js cincuenta y siete."
Del informe presentado al Congreso de 1859 por
el señor Secretario de la Interior y Relaciones Exteriores, .D! Juan Antonio Pardo, conservador, tomamos de
la parte que se refiere a Costa-Rica, la siguiente:
4
-
48 -::;:::
~~
DOCUMENTO NUMERO 2.
f;H1jf
"Despues que el senado"'de la República en sus
sesiones deJ aflo pasado, con conocimiento de la resolución deJ gobierno de Costa-Rica, acerca de Jas aclaratorias que se le propusieron de 1857, sobre el tratado de
amistad, comercio, navegacion y límites firmado en San
José a 11 de junio de 1856, resolvió archivarJo, esto
es, no asentir a la aprobacionrpura
y simple como la
desea la República de Costa Rica; el poder ejecutivo,
estimando de su deber poner en conocimiento de dicho
gobierno la voluntad de una de las cámaras lejislativas
dispuso que se le dirijiera una comunicadon (documento marcado con el número 1), en la cual se reasumen
los derechos de que la República iba a desprenderse
y se abre la puerta a nuevas negociaciones, como lo
presériben el interés y la paz futura de ambos pueblos.
Al gobernador
del Estado de Panamá se le han
dado las órdenes conducentes a que conserve la posesion territorial que cumple mantener a la Confederación,
conforme a sus títulos."
•••
DOCUMENTO NUMERO 3.
"Despacho de relactones estertores.- Bogotá, 19 de
Junio de 1858.
Señor:
Participo a V. S. para que se sirva hacerla al
excelentísimo señor presidente de esa República, que
el senado granadino mandó archivar el tratado de
amistad, comercio, navegacion I límites entre las dos
naciones, despues de un detenido exámen del tlecreto
lejislativo en que el congreso de Costa-Rica rechaza
las aclaratorias propuestas por el de la Nueva Granada.
Cuando los poderes colejisladores
de este país,
buscando inalterable armonía, con un pueblo i un gobierno que le son tan simpáticos, acordaban la medida
-
•
.t9 -
que despues han visto rechazada, pensaron solamente
en fijar de una vez, respecto a límites, la que parece
había quedado sobreentendido desde las negociaciones,
i 10 que se habría defendido como incuso al dia
siguiente al del canje de las ratificaciones del pacto;
í en cuanto a concesiones i posesion territorial repitierO;l ampliamente la que ya estaba dicho en el artículo
4], i lo que es incuso en la lei internacional;
pues
las mutuas cesiones all! especificadas, i los principios
de seguridad
en la propiedad
privada, no importan
otr.1 cosa que el respeto que se debe al derecho adquirido por cualquiera
que se subrogue en el dominio
público, que lo hace siempre con las cargas i ventajas
afectas a las cosas.
Empero, hanse mirado de otro modo estas cuestiones por el gobierno que V. E. representa dignamente;
i si bien esto retrotrae el dominio de la Nueva Granada
al seno del Golfo Dulce, i la mantiene hasta el 00ráces inmediato, hácia el sudeste, a la punta Careta,
que siempre conservó, dejando también vivos sus derechos a la estensa costa atlántica de que iba a desprenderse, en nada altera la buelia amistad ni los servicios
reclprocos que están llamados a cultivar pueblos hermanos, ni impide que bajo mejores auspicios vuelvan a
entenderse cuando el gobíc'rno de V. E. la Juzgue
conveniente.
Sírvase V. E. presentar al iefe de la administradon
de Casta-Rica la espresion de alta estima qne merece
del presidente de la Nueva Granada, j aceptar p~r s\¡
parte los sentimientos de distinguido aprecio i considerac'on con que soy de V. E. mui atento servidor.f. A. Pardo.
A S. E. el s~ñor ministro de relaciones csteriore¡;
de CORta-Rica &, &, &.
(Estractado del informe del secretario de relaeiones
esteriores de la Confederacíon Granadina. 1859).
-- 50 -
DOCUMENTO NUMERO 4.
(Artículo 41 del Tratado Herrárc-Calvo,
celebrado en 1856),
"Las Repúblicas dl' Nueva Granada i Costa-Rica, reconocen por límites comúnes entre sus respectivos territorios, llna línea divisoria que, principiando en la costa del llIar Pacífico (en la punta
Burica) a los ochenta i tres grados i trece minutos de
lonjitud occidental del meridiano de Greenwich, se
dirijc en línea recta a la cabecera del río Agua-Clara
en la parte mas elevada donde tienen oríjen sus aguas,
de alii continuando
por otra línea recta al noroeste
cuarto al norte hasta llegar a la cumbre de la cordillera de las Cruces que se encuentre en esta díreccion,
de alii continuando por la cresta de la misma cordillera
a la cabecera del rio Doráces, i de allí aguas abajo
por la mitad del cauce principal de este rio hasta su
desembocadura en el Atlántico,"
CONCLUSION
En el periódico La Opinión, que se publicaba en
aquella época y en -el cual colaboraban personajes tan
distinguidos como el Dr. Salvador Camacho Roldán, se
hicieron elogios anticipados del Tratado hasta tal punto, Que parece hubiera tenido conocimiento de él antes que el Congreso, al cual no se pasaba, según el
Dr. Valenzuela, si no por mera fórmula para que cumpliera sin dilación con el deber de aprobarlo.
Los esfuerzos que se hicieron en ambas Cámaras
para precipitar en ellas los debates, constituyen una
circunstancia que también demuestra que ese pacto no
podía soportar una discusión seria, dilatada e imparcial; que la luz de la publicidad /0 consumía, y que
-
51 --
no podia fincal' esperanzas de tiempo sinG en exposiciones crrÔncas, citas truncadas para causar impresiones del momento, y, para decirlo todo de una vez, en
la fascinación y el atropellamiento unidos a las influencias personales.
La primera página de este libro dice; "Cesión c;.
Costa-Rira de 439 /eguas cuadradas del Territorio Nacional," y sin embargo de los documentos publicados
resulta.n 500 leguas cuadradas, o sean dos millones de
¡anegadas de lerrello, como puede verse en la página 27. Bien pudiéramos haber estampado 500 leguas
en lugar de 439 que pusimos, sin abrigar el temor de
que se nos hubiera contradicho;
pero deseosos de averiguar la verdad, resolvimos hacer construir un mapa
de la ;:ona cedida por el Tratado, con el ánimo de hacerlo granar y publicarlo como ilustración de la obra,
la que nu hemos !lecho por las dificultades que se nos
prcsentaron para el logro de este deseo.
Del mapa construido por el distinguido geógrafo
General Francisco J. Vergara y Velasco resulta que la
cesión que se hacía por el Tratado alcanza apenas a
CUATiWCIENT AS
TREiNTA
Y NUEVE
LEGUAS CUADRA-
o Fcan UN MILLON SETECIENTAS
CINCUENTA Y SEIS MIL f ANEGADAS DE TIERRA.
Ya hemos visto en la relación de debates, cómo
el Sr. Buenaventura
Correoso se empeñó en la discusión y aprobación del Tratado (sesión del 23 de abril,
pág-ina 34; sesión del 8 de mayo, página 38) y cómo
a pesar de esto, el Dr. Murillo Toro, posesionado nuevamente de la Presidencia
de la RepÚblica el l," de
abril de 1872, la nombró Plenipotenciario ante el Gobierno de Costa-Rica, quien en desempeño de tan altas'
funciones, firmó en San José un Tratado de Amistad y
Límites, del cual insertamos a continuación el artículo 2::
DAS
...•..•.
SANce
JlBUOrfCA
--
DE L_A REPUBLICA
lUIS-ANGEL
ARANGO
"
-
52 -
" TRATADO OE AMISTAD y LIMITES
...............................................................................................
:.
Art. 2." Las dos Repúblicas fijan por límites comunes entre sus respectivos territorios, una línea que partiendo de la Costa del Océano Pacifico en la "Punta
Burica," a los 8° y 40 Y medio minutos de lonjitud occidental del meridiano de Bogotá, 8° 18' de latitud Norte,
se dirije rectamente por las cúspides de los cerros de la
misma punta, hasta tocar con la cabecera del río "San
Bartolomé," que se encuentra a 8° 43 Y medio minutos
de lonjitud occidental del meridiano de Bogotá, y 8° Y
medio de latitud Norte; de allí, línea recta también, trasmontando la cordillera hasta encontrar hácia el Norte la
cabecera del río "Barrancos," a 8° 26 Y medio de lonjitud occidental del meridiano de Bogotá y 8° 54 Y medio de latitud Norte; y de este punto, siguiendo el curso
del mismo río, hasta su desembocadura en la bahía
del Almirante ....
En fé de lo cual, los Plenipotenciarios de ambas
Repúblicas hemos firmado y sellado con nuestros sellos particulares dos ejemplares de un mismo tenor en
la ciudad de San José de Costa-Rica, a diez y ocho
de Abril de mil ochocientos setenta y tres.
L. MONTÚFAR-B.
"Palacio
CORREOSO."
Nacional-San José, Abril veintiséis de mil
ochocientos setenta y tres.
•••
Apruébase en tanto' cuanto lo permite la fracción g.-,
artículo 102 de la Constitución.
T. GUARDIA.
El Ministro de Relaciones
Exteriores,
L. Montújar."
- 53-
"Estados Unidos de Colombia-Bogotá,
30 de Diciem-
bre de J 873.
Aprobado.
El Presidente
de la Unión,
M. MURILLO.
El Secretario de la Interior y Relaciones Exteriores,
fil Colunje.
ti
Parecía el Dr. Murillo Toro obsesionado con la
idea de ceder a la vecina República parte del territorio nadonal, pues por éste se le cedían TRESClENT AS
SESENT A y DOS leguas cuadradas a sea un millón, cuatro-
cientas cincuenta y ocho mil ¡anegadas de tierra.
y.... ¡raros contrastes los de la política entre nosotros! Los liberales de hoy, que tánto alarde han hecho contra el Partido Conservador con motivo del despojo de Panamá hecho por Roosevelt, son los mismos
que, so pretexto de allegar fondos para levantarle una
estatua al Dr. Murillo Toro, cubrieron la República con
un maLta de luto, con la infame guerra de tres añ.os,
en la cual trajeron a Panamá los forajidos de Nicaragua, así como al Norte y al Sur de la República internaron armas y soldados que les suministraron los
Gobiernos de Venezuela y del Ecuador. Y luégo con el
mayor desenfado y con la mayor tranquilidad nos hablan de la Patria grande, estos farsantes I
---<,~.-+---
- 54-
ANEXION DE LOSEST ADOS GRANADINOS
A LOS
E5TAD05 UNID05 DE AME"RleA
Se engañan los que abriguen
la creencia de que la intervención extranjera puede alguna
vez traer la libertad: el extranjero trajo siempre la servidumbre consigo: la libertad sólo
la dan los propios esfuerzos
y el ánimo esforzado de los
corazones libres. Los valientes
se hicieron siempre libres a si
mismos. Los cobardes que piden auxilio al extraño fueron
siempre esclavos de sus pretendidos Iibertadores.
SALVADOR
CAMACHO
ROLDAN.
(La Opinión, de 23 de diciem-
bre de )863).
Desde 1857 se había principiado a dar una nueva
forma al sistema de gobierno, con la creación de Estados Federales, dependientes
del Gobierno Central de
la República. El Partido Conservador abandonando su
bandera, entró en el camino de las experiencias y falseó el principio de unidad política debilitando la misión de la autoridad nacional, y en 1858 el Congreso
Constitu} ente de aquel año reorganizó la administración
pÚblica y estableció la maldecida y funesta federación.
De la República úna e indivisible formó diversos grupos que la ambición debía despedazar.
El Dr. Florentino González, corifeo el más saliente
del partido gólgota y jefe el más conspicuo del liberalismo, fue lino de los que más contribuyeron a la ex-
--------.--------------------
- 55pedicíón de la Constitución Federalista, por cuyas ideas
venía luchando de tiempo atrás. En efecto: como Procurador General de la Nación prescntó al Congreso de
la Nueva Granada un proyecto de Constitución acompañado de una extensa exposición de motivos. De ésta,
tomam,)s la parte que se refiere a nuestro objeto, de la
Gaceta Oficial, número 2,216, de 15 de febrero:
"Creo que os he demostrado que si ese proyecto
llega a ser la CÙTlstitucion del pais, la Confederacion
Gra1adina tendrá toda la importancia de tina gran nacion y será respetada por todas las demás de la tierra por la bondad de sus instituciones, por la union
que el amor a ellas establecerá entre '105 ciudadanos,
y por la fuerza que es condicion necesaria de esa union
y de ese amor.
"Nuestras instituciones politicas, basadas sobre los
principios que consagra ese proyecto, me atrevo a decir que serán mas perfectas que las de la Union Americana, por que ese proyecto adopta lo que en aquel
gran pueblo ha producido bien en los últimos ochenta
año::, y reforma lo que ha producido mal a entraña
gérmcn de disolucion.
"Yo pienso no haberme equivocado al adoptar
ciertls reformas, porque no me he fijado en creerlas
convenientes sino despues de un estudio detenido de
la Historia política de los Estados Unidos, y de las
observaciones que personalmente
he podido hacer en
aquel pais .
., Juzgo, por esta razon, que tengo derecho a ser
oido y creido por los Representantes de la Nueva Granada, y que es al mismo tiempo UTI deber mio hacer
todo esfuerzo para que la reforma que propongo sea
adoptada. Si mis votos tuvieren la buena y favorable
acogida que deseo, me parece que nosotros creemos
en la Confederacion Granadina, el núcleo de una mas
extensa y grande, que comprenda todos los Estados
Hispano-Americanos que vayan sucesivamente libertándose de la oligarquía que los domina, y buscando en
-56auestros principios amparo para las libertades y derethos de los ciudadanos.
Este es uno de los grandiosos e interesantes resultados que pueden obtenerse y
at cual es inherente la mejora general de la condicion
de nuestra raza. Pero si creyereis que no debeis adoptar la reforma que os propongo, parece necesario adoptar otro partido que el de permanecer en la situacion
en que nos ha colocado la ley de 15 de junio de 1857.
"¿ Cuál es este partido? LA INCORPORACION DE
LOS ESTADOS GRANADINOS EN LA UNION AMERICANA CON LAS MISMAS CONDICIONES DE LOS
DEMAS ESTADOS QUE AHORA LA FORMAN.
"Si no nos reorganizamos sólidamente, LA INCORPORACION ES PARA NOSOTROS EL MEDIO DE
RESOLVER LAS DIFICULTADES QUE NOS RODEAN.
" ESTE PARTIDO SERA MEJOR que el de continuar en la situadon en que ahora nos hallamos.
"PASANDO A SER PARTE DE LA UNION AMERICANA, LOS EST ADOS GRANADINOS se hal/arian
en la misma condicion que los Estados de Nueva York,
Pensilvania, y los demas Estados de la Confederacion:
gozarian de la proteccion que en el Exterior puede darles el poder de aquel gran pueblo: y conservarian su
gobierno propio, y los medios de conservar su condicion
interior sin los riesgos de esas incursiones vandálicas
d(! que ahora estamos amenazados.
"Los recursos que tiene el Pais para llenar sus
comprometimientos
adquirirán un valor inmenso: porque cesando los temores que naturalmente debe inspirar nuestra situacion precaria, y que desalientan la agricultura y el comercio, nuestros baldios tendrian gran
demanda, el cultivo de ellos se extenderia, la navegacion de los rios se mejoraría, y el movimiento comerciar se aumentaria prodigiosamente.
La renta procedente de los baldios, de I~s Aduanas y de todas las propiedades nacIonales darian al Gobierno de la Union
medios mas que suficientes para pagar Jos dereèhos
- 57que gravan el Pais, al mismo tiempo que la riqueza
individual tendria creces muy notables.
" Nuestros baldios no tienen demanda y en ellús no
5e establece una poblacion
agrícola porque no cuenta con seguridad bastante, en nuestra situacion actual,
para sacar provecho de los frutos de la tierra.
" Le falta esa seguridad, porque las 'amenazas constantes de las naciones europeas le h.1cen temer la interrupcioI1 del comercio que dada salida a los productos
de la agricultura, los reclutamientos que arrebatan los
hiio~ utiles para el trabajo, y las contribuciones para
el gasto de la guerra.
"Incorporados los Estados Granadinos a la Union
Americana, la respetabilidad de esa gran Nacion, nos
daria toda la importancia que ella tiene, y desterraría
la inseguridad que aleja de nosotros la poblacion y entorpe::e las Çmpresas de toda clase.
n Perderíamos
una nacionalidad NOMINAL, para adquirír Ulla REAL, POTENTE Y considerada por todos los
pueblos.
"Nuestra raza se mezelaria gradualmente con la
raza anglo-sajona.
"Pero todo esto, en nada pujudicaria el porvenir
de nuestros hijos, ni nos causaria mal ninguno positivo.
"Conservariamos el gobierno propio, como hoy lo
tenemos, para cuidar de nuestros negocios del interior y
'lOS desembarazariamos
de las atenciones del Exterior,
que pe<;arian todas sobre el gobierno de la Ullion Ame-
ricano.
Eda nueva condieion es, sin duda, mejor que la en
que hoy nos encontramos, y que la mas critica en que
nos Iw.'lariamos, si el pais sigue por algunos años sin
constituirse de una manera sólida que dé fundadas esperanzJs de que podamos ser una gran nacion.
Os he expuesto con sinceridad, ciudadanos Senadores y Representantes, mi opinion sobre nuestra situación política y sobre los modos diferentes como podemos
asegurarla.
- 58-
Exento de preocupaciones de raza y de nacionalidad
libre de antipatlas, ajeno de ilusiones poéticas, y franco
y leal en la expresión de mis pensamientos, os he
presentado un plan que creo nos dá seguridades de
conservar nuestra nacionalidad, os he hecho presentes
los pelig'tlOs que corremos si no se adapta, y os Ile
propuesto el PARTIDO menos desventajoso que en
CASO debemos tomar.
TAL
Si yo estoy en el error, si mis ideas no contienen
el remedio para nuestros males, la culpa será de mi
limitada inteligencia;
,.ero no de falta de patriotismo
y de buenos deseos por la felicidad de mi pais.
Yo voy a entrar en la candicion de simple ciudadano y probablemente
no volveré a tener parte en el
manejo de los negocios pÚblicos, porque espero que
mi país no tendrá necesidad de mis servicios. A vuestra sabiduría toca decidir las grandes cuestiones políticas que hoy se presentan a la consideración pública.
Ella resolverá la que crea mas acertado para el bien
de nuestra patria.
Bogotá,
l." de Febrero de 1858.
FLORENTINO
GONZÁLEZ."
(Gaceta Oficial, nÚmero 2,216, de 15 de Febrero).
-
59 .-
DESASTRES DEL SISTEMA FEDERAL (I)
Revo1ueiones
e n pan amá
Luis XVI no fue sacrificado
por faltas propias,
sino por
las de sus predecesores y especialmente
por las del Últi-
mo, Luis XV.
RAfAEL
NU;ŒZ
(" Los dos Istmos" El Porde Cartagena de 13 de
enero de 1884.)
ve/lir
1862
{ulio 25-Presidente
de la República,
Tomás
C. de
Mosquera
En la fecha indicada estalló un movimiento revolucionario en Pana.má, para deponer al Gobierno conservador presidido por el Sr. Santiago de la Guardia.
El General Francisco de Fábrega, Jefe del Ejército legitimista, hizo heróica resistencia en el combate de
Rioc"1ico, el 19 de agosto, en donde fue herido y muerto er la acción el Sr. de la Guardia. COll este motivo
fue ¡:roclamado Presidente provisorío del Estado el Sr.
Manuel María Díaz.
1864
Presidente de la República, doctor Manael
MUfillo
Toro.
l~ I 9 de marzo de este año, ci Gobierno
liberal
presidido por el Sï. José Leonardo Calancha, fue derroca(o por unD. fracción del mismo partido, con el
(I) Del libro que con este título tenemos cn preparacioll, hemos
,'reldo conveniente
tomar las 16 revolucione;:
rk P;:>.namá, como
pertinentes
al objeto deseado.
- 60apoyo del Batallón Tiradores, de la Guardia Colombiana.
El mismo dia asumió el mando el doctor JII Colunje, quien fue aclamado Presidente provisorlo por la
fuerza pública y por algunos particulares.
El Presidente Calancha se embarcó en Panamá
con dirección al vecino Estado del Cauca, en busca
de apoyo.
1865
Agosto-Presidente
de la República, doctor Murillo Toro.
A fines de este mes desembarcó
en Panamá una
invasión que del Estado del Cauca llevó el Presidente
Calancha. Entre los invasores iba el General David Peña (I), tristemente célebre en la historia del país por los
horrores y depredaciones
cometidos por él y su fuerza once años después (24 de diciembre de 1876) en
Cali. El Coronel Gabriel Neira fue nombrado Jefe de
operaciones del Ejército revolucionario, y el doctor Co··
lunje, por su parte, nombró como Jefe del Ejército al
General Vicente OIarte Galindo.
A fines del mes de agosto atacó Olarte a la:)
revolucionarios en la hacienda de ••Brujas," en el Departamento de Los Santos, y los derrotó completamente, tomando prisionero al General Neira. Siguió en persecución de los derrotados y les dio alcance en San
Francisco el 7 de septiembre, en donde obtuvo nuevo
triunfo sobre ellos. El 27 de este mes salieron de Colón para Jamáica, como desterrados,
los señores Calancha y Neira.
(I) " ...•
en cuanto a vergOenza, ¿qué tiene usted que
decirme después de que el esplritu de partido me ha obligado a
votar una ley de honores a David Peila?"
(Carta del Dr. Murillo Toro al Dr. Aníbal Oallndo.-Pág. 2:!O,
Rtcuerdos histórico•.
-
61 -
1866
Marzo-Presidente de la República, Tomás C. de
Mosquera.
El 24 de este mes varios liberales panamel'ios, comandados por el General Luis Level de Goda, intentaron derrocar el Gobierno del doctor Colunje, quien
procedió con grande actividad y logró, ayudado eficazmente por el Coronel León Villarreal, jefe del Batallón
Santander, después de un sangriento combate habido
en Jas calles de la ciudad, desalojar a los rebeldes que
se habian atrincherado en uno de los principales edificios.
1868
Marzo-Presidente
de la República, General Santos Gutiérrez.
El 3 del mes citado, por la noche, murió en un banquete el Presidente del Estado, General Vicente Olarte
Galindo, 10 mismo que su Secretario Manuel Morra,
envenenado, según las versiones que se hicieron al
dia siguiente en la ciudad. El -dia 5 se encargó
del manda el Sr. juan jasé Diaz, quien la comunicó al Gobierno Nacional en la misma fecha, según
se deduce de la siguiente nota publicada en el número 1,210 del Diario Oficial (22 de abril):
••E. E. U. U. de Colombia--Presidencia del EstadoNúmero 2-Panamá, 5 de marzo de 1868.
Al ciudadano
de Colombia.
Presidente
de los Estados
Unidos
Con profunda pena pongo en vuestro conocimiento que en la noche del 3 del mes en curso falleció en esta ciudad el ilustre ciudadano General Vicente Olarte Galindo, Presidente del Estado, suceso que
ha conmovido profundamente al pais entero. Hallándo··
se ausente el primer sustituto, me encargué ayer, ea mo
segundo, del Poder Ejecutivo, en cuyo ejercicio me será
l
-
62-
satisfactorio mantener con el Gobierno de la Unión,
que honorablemente presidís, las más sinceras consideraciones.
Con sentimientos
de distinguida
consideración,
1l0Y. señor Presidente,
vuestro respetuoso servidor,
JUAN
JOSE
DIAZ.
Para que se iuz~ue de los actos del Gobierno Nacional, veamos cómo reconoció, sin fórmulas previas
de ninguna clase, sin averiguar los hechos, el Gobierno
de Panamá, tan pronto como se recibió la nota anterior.
Dice así la contestación:
Por vuestra circular número 2 de fecha 5 de Marzo último me he impuesto con
singular sentimiento de la deplorable muerte del ilustre
ciudadano que presidía el Gobierno de ese Estado, General Vicente Olarte Galindo. Quedo también impuesto
de que hallándose ausente el primer sustituto, os habéis encargado, como segundo, del Poder Ejecutivo de
ese Estado. No dudo que estos hechos en nada alteran
las buenas relaciones que han existido entre el Gobierno de la Unión y el de ese Estado y que éste disfrute en vuestro período administrativo, de una época pacifica y progresista.·
Servíos aceptar mis cordiales felicitaciones al alto
puesto que ocupáis, y las distinguidas consideracione~,
con que me suscribo vuestro atento servidor,
C(
SANTOS
GUTIERREZ
El Secretario de lo Interior y Relaciones
Exteriores,
Santiago
Pérez."
El 21 de este -mismo mes se rebeló contra el Gobierno de Díaz el Coronel Nepomuceno Herrera, Comandante de armas de la Provincia de Chiriqui, apoyado
por una Compañia del Baiallóll Santander.
El Comandante en Jefe del Ejército del Estado,
General Fcrnando Ponce, fue enviado por el Gobiem)
a atacar a Herrera. Ocupó a viva fuerza la ciudad de
- -- 63 David el II de abril. No alcanzaron a llegar a tiempo varios comisionados de paz, que para evitar la efusión
de sangre, hahian sido enviados de Panamá por los
amigos del Coronel Herrera.
1868
/ulía-Prl!sidente de la República,
Santos Gutiérrez.
General
E! 5 del mes citado se acordó en una Junta reuarrabales de Panamá, desconocer al Sr.
Jua 11 José Diaz, quien estaba desempeñando la Prcsidencia del Estado, en su carácter de segundo Designado. A dicha Junta concurrieron
los Sres. Pablo Arosemcna, Buenave!1tura Correoso,
Pedro Goitía, Mateo
Iturraldc, Juan Mendoza y d G~neral Fernando Ponce,
los cuales resolvieron, en acta que firmaron, que desde
ese mismo día asumiéra ei mando, como Presidente
provisorio del Estado el General Ponce. Fue nombrado primer designado el ~r. Correoso. Ponce nombró
como jefe del Ejército revoluciunario al General Tímol~ón Mesa.
En las Provincias dl'! interior, los sostenedores de
la legitimidad se apercibieran para la lucha, pero el Presidente provisorio General Ponce, fue a batir al primer
grupo armado que se opu~o él la acordado.
El 22 de Julio ocupó a Santiago a viva fuerza y
regresó luégo a Panamá a ejercer el mando.
La Corte Sup('rior, en vista del atropello hecho
a la Constitución, resolvió de común aCllerdo cesar en
el ej::l'cicio de sus funciones.
Lo~ revolucionarios
adudan como argumentaci<in
de SIl procedimiento el' hecho de haber perdido ellos
las elecciones para Diputados a ia Asamblea Legisniria en los
lativa.
- 64-
1868
Agosto 29-Presidente
de la República,
tos Gutiérrez.
General San-
Los liberales descontentos con el Gobierno del General Ponce, le hicieron la oposición más violenta hasta lograr por medio del soborno, que el Batallón Panamá atacara al Batallón Santander comandado por el
General Timûleón Mesa, sostenedor éste del Gobierno
presidido por Ponce.
El combate se trabó en las calles de la ciudad el
dia 29 de agosto y fueron batidas por completo las
fuerzas del Presidente provisorio, a quien obligaron a
renunciar, y al General Mesa lo redujeron a prisión.
Asumió el mando el Sr. Buenaventura Correoso,
como primer designado nombrado por los revolucionarios que en el mes anterior habian derribado al Presidente Juan José Diaz.
1868
Septiembre 27-Presidente
de la República, General
Santos Gutiérrez.
El dia citado se declaró en ejercicio del Poder
como Presidente provisorio el Prefecto del Departamento de Chiriqui, Sr. Santiago AgUero.
- El descontento
era general contra el Gobierno,
pues el movimiento de Chi, ¡qui fue acogido con entusiasmo en los Departamentos
de los Santos y de Ve··
raguas, en donde dieron el grito de insurrección los
Sres. José C. de Obaldia y Manuel Amador Guerrero.
El Sr. Correoso resolvió, mandar parte de laH
fuerzas de que disponla a Chiriqui y él con el resto
(250 hombres), se embarcó en Panamá en el vapor
Montijo, armado en guerra, el 19 de octubre y Ilevab.l
dos cañones pequefios. Dejó encargado del Oobiem:>
at Sr. Juan Mendoza.
Llegó
a Obaldia
Santiago
t5~ -
el 21 a los Santos,
y siguió
sobre
de Veraguas.
en donde
atacó
Amador quien
y venció
se halIaba
En esta población
en
hubo
e! Últi-
mo combate que terminó con la revolución.
Antes de salit de Panamá dictó un decreto
pur ci
cual :;uspendía las garantías individuales,
cJausuraba
hs puertos del Pacifico y los declaraba
en estado de
bloqueo.
1871
Abril-Presidente
de la República, Oral. Eustorgio Salgar.
El Coronel
Tomás Herrera se puso al frente de la
rcvolución que estalló en abril en los Departamentos
df~ Verôguas, Chiriqui y los Santos y se dirigió con
fuerzas numerosas sobre la capital del Estadu. Est~,nll()
ya a las puertas de la ciudad, aceptó la propuesta
J~
paz que el Gobierno
le hizo y se firm<'t el 9 de rraya
capitulación
medi,lI1te la cual,
ba en poder de los revolucionarios
UT,a
el Gobierno dejalos ires Dcparia-
mentos que habla logrado dominar.
1873
P(('side!/te de la .Repríblir(],
El día 5 de abril
doctor Manuel Murillo Toro.
de este
año
se encargó
de' Ejecutivo de] Estado el Sr. Dámaso
su carácter de quintu DesignaJo en virtud
lución
liberal
del Po-
Cervera, en
de la revo-
que cstallÚ el mismo di? y destituyó
de
Iii Presidencia
del Estad!1 al Sr. Gabriel Neira.
Este se trasladó de Panamá a Barranquilla
él dar
cuenta al Presidente
de la República
de lo ocurrido,
quien inmediatamente
Guanl:;¡
dio
orden
a un
batallón
Cu!umbiana, estacionado en Panamá, que
tahlecicr.1 en la
lo que se efectuó
salieron derrotadas
él Cervera.
Presidencia
del
Estado
de la
l't's·,
al Sr. Neira,
después de un combate en el cual
las fuerzas del Estado que sostenían
l
Por ser de slIma
imp;,nancia
par<l el fin que nos
prOpOllè!nOS con la public;¡cióQ de esta obra, y por la
costumhre que !temo:.; adoptado de cOlllprobar con do'cument"s auténticos las aseveraciones que hacemos, vamos a insertar, (Hln (¡¡ando se nos iache de prolijos,
la relación de los'esèándaltls
sucedidos en este año, en
P::Iflarn;l :
D,: la p¿Ígin:t l) Lh- :¡i \\emoria de Guerra presentada ai Congrl':-t. I!l~\ ;~74 por el Sr. Medardo Rivas,
tomamo; lo sigJ't'rt~e: "La guerra continu() en el Istmo
más encarnizada cada día, les combates en la ciudad
misma de Panamá duraron por semana:' .:nteras; fueron asesinados el Comandante de la Guarnición, Coronel Diego U~;dtegui T, ql1:~ aún no había podido salir de Panam<Í p::ro qu.' L nia orden para ello y Sil pasaporte listo, así como el intérprete oficial Sr. Manuel
de Jesú~ Rerrntídez; los e~c~ndalos se sucedieron unos
a otros, ':i I? inseguridad del tránsito fue tan absotuta
de las AUTORIDADES
(uvo que OCUPAR
para pro/eKer a los extranjeros y transeúntes la FUERZA. NAVAL que estaba a carKo del Comodoro de fa i\\ARINA NORTEAMERICANA;
hecho verdaderamente llUl11ílli:1ntey de fatales precedentes para
la RepÚblica"
(t).
qll~
a petición
EL TERHlTORIO,
De la Memoria que el Secretario de lo Interior y Relaciones Exteriores, Dr. Gil Colunje. rindió con fecha
26 de enero de 1874 al Congreso
de este año, copiamos lo siguiente:
"Dolidc más lamentahles estrag')s produjeron, y
donde más honda huelle han dejado, las perturhaciones que en la pres¡2nte Memoria tengo el penoso encargo de historiar, es (m el Estado de Panamá, tan
trabajadu, desde los primeros días de su existencia,
por toda suerte de calamidades políticas. Panamá, que,
aunque no fuera más que por su posición geográfica.
la cual la constituye un paso obligado del comercio
universal del mundo, debiera ser la sección más prós(I)
3 de noviembre de 1903.
--- 67 pera de la Unión Colombiana, es acaso la más atrasada de ellas, si no en riquezas, si en el goce pacífico
de las comodidades
que la riqueza procura, y, sobre
roda, en el dt: la seguridad que ofrece un buen Gobierno. En los recientes trastornos, como insinuado queda,
suya ha sido la peor parte. Alli se ha derramado más
hangre que cn'1ingul1o de los otros puntos perturbados.
Alli ha contado mayor duración la lucha: comenzó el
5 de ahril. y no lmede decirse terminada hasta el 14
de novit:rnbl"." purque no son de tenerse en cuenta los
días de tregua que más de una vez la interrumpieron.
f'rinci¡1iÚ por el derrocamiento del Presidente Cnll~,;tUdonal del E~.tado; renovétse luégo con la restauración
del Magistrado lanzado asi violentamente del- solio; y
"ino a acabar con su deposición formal y definitiva, por
Ifls mismos que Ic habían restahlecido en el puesto,
por411c, IlO habiendo é: de conscrvarle en una reconsti':ución provocada pOi él mismo, prefiriÓ, a resignarse
enn lu que probablemente juzgó ser mera política ve:ddad, dar un golpe de m'tno para no descender de la
altura en que se encontraba.
Fueron, por otra parte,
de tal naturaleza y magnitud los hechos que se consumaron en el tE-atro principal de la contienda,la capi'al del Estado, donde tierï.e un,) de sus estremos el Ferrocarril interoceánico-que
el tránsito por esa via se vió
sujeto a los más graves emharazos e ínconvenientes, pues
hILOS(' peligroso para el tráfico y para los pasajeros,
por no poder efectuarse sin riesgo de vida para las personas. y de pérdida para las mercaderías y demás objeh)s de transporte; y como la protecciór. especíalísima
que el Gobíerno General de la Unión debe a tal camino, y siempre ha procurado darle, resultó, en la ocaSiÓl, ínsLlficiente o ineficaz, preciso fue aceptar que en
ella la diesen fuerzas de la MARINA DE LOS EST ADOS
UNiDOS DE AMÉRICA, con mengua de la honra y dignidad del país. Confesión dolorosísima es esta, pero
reclamada por la verdad con que debe historiarse todo
género de acontecimientos; y oportuna también, por la
- 68enseftanza que el hecho sobre que versa .\Ieva en sí.
Como lo ha dicho un gra':l observador, la experiencia
ensel\a brutal pero eficazmente '" "
Sigue el Dr. Colunje:
"Tengo que hablar aqui de la complicación ocurrida ~ los disturbios de Panamá por haber tomado parte en ellos la Guarnición Nacional que alii había a
'la sazón.
"Terció efectivamenk Cil la contienda, como es rIoiorio, el Batallón "Pichincha 'l; pero no aparece claro que
lo hiciese de una manera espontánea, aunque si es eVIdente que simpatizaba con la causa del Presidente derrocado el 5 de abril, cuya restauración en mayo se debió principalmente a ese mismo cuerpo de tropas. El
derrocamiento se llevó a c"bo sin que el Batallón intentase nada para impeólrlo. La única intervención que
i'0r entonces se vio a sus Jefes tomar en ks sucesos,
fue para dar protección a la persona del Magistrado
eaído y prisionero, cuya vida se suponía en peligro en
manos de los revolucionarios.
Reclamaron, pues, esos
Jefes la persona del Presidente, y se encargaron de custodiarla; mas decretado el cstrai\amiento de ella del
territorio del Estado, rw se opusieron a él, y el estraña'miento se consumó.
"Posteriormente,
los amigos del mismo funcionario
y de su gobierno, habiendo concebido el pensamiento
de restablecerlc en la Presidencia, procedieron a ponerlo por obra, y los rev(\\nCÎonarios, dando por cierto, con razón o sin elll, que aquéllos contaban para
sus planes con el apoyo del "Pichincha,"
lanzaban
amenazas contra él. Los odios mutuos y las mutua~,
desconfianzas crecian cada día más: los individuos del
"Pichincha"
llegaron a preocuparse estremadamente, Il
lo que parece, con tales amenazas, y, creyendo que si,
en vez de tomar la ofensiva, aguardaban a ser atacados, llevada n la peor parte, optaron por la ofensivll ..
l·,
- 69De ahí todo lo demás, que todos sabemos, relacionado
con las jornadas del 7 y 8 de mayo.
"Hé aqui cómo ha apreciado las cosas el Procurador del Estado de Panamá, en una vista que produjo
el 16 de junio, y que se halla inserta en el número
2,989 del Diario Oficial, acerca de un sumario levantado para esclarecer los hechos:
"Al contemplar la situacion del Batallon II Pichincha" desde
el infausto 5 de abril hasta el 7 de mayo últimos, según se manifiesta por las declaraciones de sus Jefes y Oficiales, y el manifiesto adjunto a ellas, que usted se shvio pasarme en forma de
sumario, levantado por el Jefe de Estado Mayor de la Division,
para que abra concepto sobre la culpabilidad a inocencia de ese
Batallon por los acontecimientos que han tenido lugar aqul en
Jas fechas Indicadas, estas reflexiones se ocurren naturalmente:
"Colombianos armados al servicio de la República; celo8os
de SLl propia reputacion; COn el corazon palpitante de despecho
por el ultraj~ más grave que pudiera hacerse a nuestras institu~
ciones con la deposicion violenta e Injustificable de la primera
autoridad del Estado; verse amenalados de muerte por sus slmpatia~¡ por la causa del orden, y permanecer impasibles, arma al
brazo, aguardando la suerte que les depararan sus adversarios,
sOlo por guardar una neutralidad que se les negaba, es más de
lo que el le~islador ha podido exigir, y algo que la misma crueldad repugna.
"El hecho de que el Batallon "Pichincha,"
por solo au
aversion al movimiento del 5 de abril, era objeto de recelo,
odios y aun asechanzas por parte de los revolucionario;;, es de
públlca notoriedad.
" Este hecho es, la causa remota úe las desgracias ocurridas;
pues, desde ese día 5 de ahril, era temido, detestado, hasta el
punto de considerar su destrucción una necesidad para el triunfo
completo de los revolucionarios.
" Por consiguiente, si sin tomar el Batallón parte alguna en el
restablecimiento del gobierno legítimo, como no la tomo, supueato que consintió que el Presidente Neira, estando en sus manos,
fuera e::patriado, se le mo;estaba, se le amenazaba y se le tenia
en constante agitacion, y estas molestias, y estos amagos y esta
agitaciÓn, que ya habían disminuido considerablemente con BU
indiferencia por ellos, y su aplicacion a las faenas ordinarias, en
-
70-
el transcurso de más de un mes, fueron de repente revividos,
¿ qué otra cosa pudo hacer ese Batallón, para conjurar la tempestad que amenazaba destrulrlo, que defenderse, tomando la actitud que la prudencia aconsejaba?
"La responsabilidad de 'coque sucedió descansa, por tanto,
sobre otros hombros .
••El Batallón "Pichincha" se encontró forzado, a pesar del
sacrificio que habia hecho de sus simpatlas, en obsequio de su
deber y de la paz, a abandonar sus cuarteles que estaban, PUtde decirse, asediados, y a lanzarse contra sus adversarios, que
en número muy superior oC'Jpaban diversos puestos importantes
en la ciudad, para evitar el que se les atacara desventajosamente .
••No era por cierto gloria la que guiaba a los del Pichincha" en esa ocasión, porque no podlan esperarla en semejante
campo; no era el triunfo de su partido, porque los de ambo~
bandos aseguran pertenecer al mismo: no era la ambición de ascensos, porque más bien remociones tenlan en prospecto. ¿ Pue:;
qué era? Era la necesidad que tenian de desbaratar la presión
Qué contra ellos se ejercía, tanto para poder cumplir su mision
de dar garantías al tránsito y a los intereses extranjeros y de la
Nadon, cuanto para atender a su propia conserv/lcion, que es III
primera de todas las leyes .
••Así, a la fatalidad que colocó al Batallón" Pichincha" en
la dura necesidad d(~ defenderse, es a la que deben atribuín¡e
inmediatamente las desgracias acaecidas; no a que ese BatallÓn
faltara a su deber interviniendo en las cuestiones domésticas del
Estado porque se le antojara, por más que sea cierto que a él
debe el General Neira el haber vuelto a ocupar el alto pue~.to
que el voto popular le designara."
l.
"Hé aquí también cómo ha apreciado las mismas
cosas, en auto de 7 de agosto, inserto en el Diario, el
Juez del Crimen del Disttito Capital y del Departamento de Panamá, que conociÓ del sumario en primera instancia:
"El gobierno surgido de la revulución hacia aprestos militares y una gruesa colecta de hombres, Ciue
puso en armas en el arrabal de esta capital, deHde
cuyos cuarteles, segjn aparece del proceso, se dirigían
amenazas constante-3 a la fuerza nacional, llegando
éstas a dirigirse verbo Q verbo a los Jefes del 'Pichincha.'
-
71
.. Conjeturando
entonces
los Jefes del 'Pichincha'
que, reducidos
con la fuerza
de su mando a sólo su
clIartel, situado en la plazuela denominada
de Chiriqui,
eré, muy fácil que se efectuaran
las amenazas
hechas,
y que las fuerzas del arrabal los circuyesen
y ofendiesen a sus anchuras,
sin dejarles siquiera
un punto de
retirada,
determinaron,
resolvieron
en definitiva atacar
el cuartel del Batallón 'Istmo Número 1.0,' situado en
el interior de la dudado
en el antig-uo Convento
de
Monjas
concebidas
de esta capita:,
y en seguida a
un retén que los revolucionarios
tenian en la torre de
¡;¡glesial
de San Francisco, como avanzada atalaya dei
cuartel del Batallón 'Pichincha.'
"El mismo auto señala,
como causa primera del
cont1icto. una hastante
anterior a éste, y que no era
forzase
que la produjese
sin el concurso
de otras:
Léase al principio de él esto:
En la noche del 24 de diciembre oe 1872, una parte del
Batallàn • Pichincha Número 8.·' Y una parte del Batallón 'Istmo
Número l." andaban paseando la Nochebuena, se~uramente con
licencia de sus respectivos Jefes.
" Por motivos que se vislumbran, pero que no están perfectamente claros, varios de los paseantes del Batallón 'Istmo'
rAaltrataron e hirieron a varios de laR paseantes del 'Pichincha,'
sin que aparezca que éstos infirieran a aquéllos ningún agravio .
., De esos acontecimientos, dignos de lamentarse, nacieron
probablemente, en el corazón de Jos individuos de uno y otro
cuerpo armado, enconos, ojerizas que era imposible desarraigar
y eliminar, a pesar de la prudencia de los Jefes de dichos cuerpos, y de los medios que pusieran en juego para una razonable
conciliación, para hacer desaparecer esos odios."
., Del sumario
iniciado
no se ha dispuesto
aún
definitivamente.
La Corte Suprema
federal revocó el
sobreseimiento
decrdado
en él por el Juez, y lo mandó
ampliar. En la práctica de esta diligencia
debe de estarse a la fecha .
., A causa de lo acontecido
en mayo, cI Gobierno
hizo retirar de Panamá el 'Pichincha';
pero como siempre se ha creido indispensable
alguna fuerza Naciona:
Il
--
72 -
alH, por las exigencias del tránsito interoceánico, aquel
Batallón fue reemplazado inmediatamente por una Corn·
pailla del 'Zapadores.'
Tranquilo al parecer, se enC@lntraba el Estado cuando esa Compañia llegó a su destino, después de restaurado el Pusidente Neira: mas el
23 de septiembre estalló de nuevo la revolución contra
este Magistrado, y la pequeña fuerza se vio envuelta
también en los sucesos locales.
Al decir del Administrador Principal de Hacienda
Nacional en Panamá, si la Campania del Zapa40res'
terció, en esos sucesos. fue provocada a ello, por haber
sido agredida por los revolucionarios, a tiempo que se
hallaba custodiando
la oficina del mismo empleado."
II
I
Concluye la exposición
asl:
"Los desórdenes de que ha sido teatro el Estado de~
'Panamá durante el afto que acaba de transcurrir, han
patentizado este hecho: que la seguridad del tránsito
por el ferrocarril que allí existe, la cual está encarga··
.do de hacer efectiva el Gobierno General de Colombia,
es imposible si no se provee a su conservación con
medidas que tiendan a evitar las perturbaciones de la
paz pública en toda la zona o linea de esa via inter"l()ceánlca. Aun 51 lo sucedido últimamente, cualquiera
que conozca la localidad percibe, a primera vista, que
una función de armas de Panamá o Colón, por ejemplo, no puede dejar de afectar, ~uando menos, el ánl·
ma de los transeúntes, y que, si toma las proporciones
que tornaron las de mayo y las de septiembre a noviembre, constituye un positivo peligro para los pasa·
jeros y para los valores de toda especie que por alU
se cruzan en diferentes direcciones. Colón y Panamá
son de ordinario puntos de estada, siquiera por breves
horas, para los unos y los otros.
" Aun evitando esa estada, el paso desde los buques
hasta los muelles y los trenes, y desde los trenes y
k>s muelles hasta 108 buques, no puede efectuarse Hin
.demasiada a bastante proximidad a los centros de ! as
dos ciudades; y, por otra parle, cualquiera porción de
la línea, a la línea toda (exclusión
hecha de sus
estrcmos), podría ser el escenario de las luchas. ¿Cómo,
pues, impedir que éstas expusiesen la vida misma de
los viajeros, y pudiescn llegar a ser tausas de pérdidas
pala las mercaùclÍas y demás objetos de transporte?
Mas prescindiendo de todo esto, pesa enormemente de
suyo la sola consideración
de.. que, por pequeña que
sea h magnitud de un desorden ocurrido en cualquier
punto Je la vía férrea, él es sobrado para producir el
de~crédito del tránsito por ella, la cual tiene el Gobiernu General la obligación de evitar a toco trance.
"Tan sólo (a circunstancia de que, para llenar tal
fi" tiene ese Gobierno que inmiscuirse en el asunto de
las ,llchas armadas de la localidad, ora previniéndolas con la presencia de 5US fuerzas <lutorizadas para
úbrar en cas,) necesario, ora haciéndolas cesar con la
directa intervención de las mismas fuerzas en contra
de 105 perturbados, ha podido ser causa de vacilación
en la adopción de una determinación
semejante, por
cuanto ella parece y es efectivamente opuesta al principio, reconocido como constitucional, de la neutralidad
del Gobierno de la Unión en las contiendas domésticas de los Estados; pero entre dos deberes en conflicto, el lino positivo y el otro negativo,-el
uno indisputablemcnte mucho más alto que el otro,-la
elección,
al fin, no podía ser dudosa. La ha hecho el actual Jefe
de l<t administración
Nacional, y tal es el motivo de
la re~oluciÔn que bajo la letra A se encuentra entre los
doculr,cnlos adjuntos a esta Memoria.
" No es espontánea del todo esa resolución. Aunque
la nect:síùdll d~ que fuese adoptada venía preocupando
al Eje.:utivo, no ha llegado a serio sino después de
reclamada corI vcllemencia pur la Compañía del Ferrocarril, en protección eficaz y decidida de sus claros
derechos, de los inmensos intereses vinCUlados en la
empresa, y del comercio universal que tiene en esa vía
MI pasù obligado. Dado el alejamiento, la paralización
-- 74 o el entorpecimiento del tráfico por ella, su creciente
descrédito y su completa ruina serían <tI cabo la consecuencia forzosa; y áSlImir responsélbilidad tamafia,
mengua y baldÓn seria para la República, que no dé muestra de previsión y sagacidad, teniendo ella misma vinculada allí también parte no pequeña del grandioso porvenir a que aspira .
••y 110 es ew todo. j\penas como hipótesis que la,
discusión no rœhn;!, puede presentarse la de la ruim¡
del ferrocarril int~roceánico por causas como las de que
ven~o tratando. ¿ Es creíhle, por ventura, que las má:;
poderosas naciones de la tierra, interesadas grandemente, comn las de casi todo el mundo civilizado, en el mantenimiento franco y espedito de esa vía, consintiesen·
en su ruina, si ésta hubiese de ser debida a impotencia o ineptitud nuéstra para dar garantías al tránsito?
Pueril ilusión seria creencia semejante! Antes que til
ruina se consumara, todas e~as naciones se adherirían al
pensamiento, que surgiría desd~ luego, de que cualquiera de ellas tomase a su cargo el suplir nuestra incapacidad ... Así ci más bello florón, la más preciada joya
engastada en ci escudo de armas nacionales, sería armncada (1) de él con ignominia, para eterna deshonra de ios
CONDUCTORES
DE LOS DESTINOS DE NUESTRA PATRIAI
" Prevengamos, pues, eventualidad tan afrentosa. A
ello se encamina la resolución de que aquí doy cuenta,
cuya oportunidad ne, podrá desconocer ningún amante
sincero de la nepúhlica.
Tal resolución como insinuado lo dejo, habría sido
dictada con cnlera espontaneidad
en vista de los sucesos Últimamente ocurridos, por la intima persuasión
que àe la conveniencia de ella han lIevadQ esos hechos
al ánimo del Presidente. No ~o ha sido, sin embargo,
sino después de haber concurrido también a reclamarla la Compañia del Ferrocarril; y ha aparecido, aurlque
a posteriori, reclamándola igualmente el Gobierno de
Il
(1) 3 de noviembn: de 1903.
los
Estados
Unidos
75 --
ùe América,
"egÜn
;iê
','~
pOI
la
correspondcrlcia
colocada a continuadÓn úe la resolución misma, entre los DOLUmentos adjuntos."
\léanse
los documentos
" L:>gtlció¡¡ de !(}s F:si'ados Unidos -
a connnundón:
i1oguM,
¡g de úiciembrt'
de 1/:i7.1.
"En cunformidad
con una solicitud de los empleados de 1.\
Compañía dd rcrrocarril
de Panamá, el infrascrito,
Ministro Re:;identc de lo') 2stados Unidos dt: Anléri<:a,
ha enviadO ya al Gu:1iedl() Je S. E. l'l Honorable
Doctor Jíl Colunje,
Secretarin
dl
;0 Illtcr ior y l;é'hrio¡¡cs
Exterir r.:s de los Estados Ulliùos ûe Culombia, I\l'a manífcstaciàn y rroiesla de la misma CompaiHa
"obre ¡os reciellles
disturbios
ocurridos ell el Istmo, documento
~n el cual :>c pide que el lrál.sito ¡..or tal Ferrocarril
sea prlJteg!do en I" futun,
~Gr el Gobierno
colombiano,
eOiltra lil" vioi::ilcias ,'e I~_~ facciones loeJlcs .
.• El GI)bierno del ilJfrascrito juz~a imporiante,
en intcr~s del
cOIIICrcÎ(; cn general, y csp~cialmente
del de tránsito por aquella
ViII, el que tale»
disturbios
se eviten. Por el tratado
celebrado
CO\1
Nueva Gmnada
Cil
1846,-tratado
cuyas obligaciones se re-
tU'lotiero\1 por d sucesor Ile clla, los Estado:! Unido¡: de Colombia, -- el lIoLicl!lo dd infrascrito se comprometió a garantizar
la
m.lltralidad del I,~mo de Panamá;
pero eS3 obligilción
no se ha
entendido nunca como que comprendía la de prcteger elmenciouado
camino l'Ontr.l I"g violencias de las referidas facciones. Consldérase, por ¡auto, como deber indudable del Gobicrno de Colombia.
el ùe prùteg(,r tal via contra los ataque:' de los insurrectos de
la localidad.
"El infrascritu,
en consecuencia,
ha rCI:1t)ido insíTuccionclt
rr,.fa lIam;!r hacia este lslmto la atenciàn de S. E. y pedirle que
inantcnga e,] el Istmo unaiuerza
suficiente
l'\I('
jmpida
ataquelt
al ç,:;mÍolO, a 511S empleados y a SIlS Ù(;pcllt¡¡(:nt('~.
(_¡¡lb;
"Call
'lia,
¡l:',-¡-:¡"ilu
reít~raúas
"¡':lIC
'~'J: ',": ~_ E.,
"Ai
se~uridades
de deferl'I,Cia
d~ pilrte de $U
de aIr;, consideración
personal, el
cI h():'or de quedar lilU.>' atento, obl:díente servi-
j con expresiones
W-.LlM,j
L_ SC1Wc1GS.
/;,:.'1Ulilóle ]l! CO{lllljC;
Exlt/,ifu;
,~eCTt:ir:rí() de
!.. f,lt,-rÙ..r
¡J.- los F..•t,uJos Unidos lie Colombia
-J"ccir'),,-/')L~()
Raf:\~1 (f(, Ol''-fl',':).
y
Rdacivl1l',~
-: ':-";,' -,te:"
I::::: ITil-
-- 16El Dr. Colunje conteRtó así:
"Bogotá,
26 de Diciembre de 1873.
"El Infrascrito, Secretario de lo Interior y Relaciones Exte·
riores de lo~ Estados Unidos de Colombia, al propIo tiempo que
acusa recibo de la protesta, hecha por repre~entantes de la
Campania del Ferrocarril de Panamá, que le dirigiÓ con nota
de 6 de los corrientes el Honorable William L. Scruggs, Ministro
Residente de los Estados Unidos de América, tiene la honra de
responder a otra nota, de 19 de los mismos, en que S. S. maulfiesta que su Gobierno ju:!ga importante, en interés del comercio
en general y especialmente del de ttánsito por aquella via, el que
en la sucesivo se eviten l~n ella disturbios como los que recientemente han ocurrido allí, destinando el Gobierno de esta Uníón
una fuerza suficiente para que proteja el tránsito contra las violencias de las facciones locales, e impida ataques a la mi~ma
via, a sus empleados y a sus dependientes.
« Como el Sr. Scruggs, en la segunda nota, observa que la
estipulación del Tratadc. de 1846 por la cual su Gobierno se
comprometió a garantizé.r la neutralidad del Istmo de Panamá,
no comprende el deber de proteger el Ferrocarril contra lat. referidas violencias, el inlrascrito hace presente, ctcsde luego, que
el Gobierno colombiano ha considerado y considerará siempre
como atribución y deber exclusivamente suyos el dar esa proteccion, proteccion que en verdad este Gobierno no ha rehusad()
nunCl, bien que haya ella aparecido ineficaz durante los últimos
trastornos, por la magnitud de los hechos consumados 2, tan
¡rande distancia de es~a capital.
"Por lo demás, el infrascrito comunica al sener Ministre, que
el 15 del mes en curso se dictó una r~solución en el scnti,Jo de
que en adelante no se permitirá disturbio alguno en la linea o
zona del Ferrocarril, n:solución para cuyo puntu;¡1 cumplimiento
lIabrá siempre en Panamtt una fuerza nacional suficiente, a disposicion del Gobierno dd Estado~
••Mediante esa providencia, que el Sr. Scruggs leerá en la adjunta copia, espera el Presidente de esta Unión que se afianzar á
la tranquilidad pública en la via interoceánica, con la Ctwl quedarán satisfechos, al propio tiempo que los más ardientes deseos
del Gobierno del intrascrito, los votos del que S. S. representa
tan dignamente, los de la Compañia del Ferrocarril y los del
comercio univen.al.
-n"El lnfrascrito siente particu13r complacencia en reiterar al
honorable Sr. Scruggs las seguridadcs de su alta consideración.-·
JIL
COLUN)E.
"Ai lwnorable William Scruggs, Ministro Residtnle de los Eslados Unidos de América. "
Pnsteriormenle, el Secretario de Gobierno, Dr. Luis
Carlos Rico, se refería a lo~ acontecimientos
que eslamos relatando, de manera más explícita. Eu la sesión
del Senado, correspondiente
al LO de mayo de 1880,
decía, al discutirse en segundo debate un proyecto de
ley sobre orden público: "En 1873 se consumó un
hecto demasiado alarmante para la República. Tenía
lugar un conflicto en la ciudad de Panamá, y el G()"
BIEHNO DEL ESTADO
SOLICITÓ QUE LAS TROPAS
BUQUE DE GUERRA NORTEAMERICANO
DE UN
DESEMBARCARAN
El desembarco se.
efectuó, y en la casa municipal de aquella población se
PARA QUE DIESEN AMPARO A TODOS.
vio
FLAMEAR
EL PABELLON
DE LOS ESTADOS UNIDOS DE
AMERICA Y a soldados del mismo pals con el arma al bra-
zo .... La solicitud de la autoridad fue indebida; pero un
abismo conduce a otro abismo (1), y a<;Juel incidente es
una de las mil deplorables consecuencias a que forzosamer:te da lugar la polltica de abstención que ha venido procurando la disolución del país."
1873
Septier;lbre-Presideflte
de la República,
Murillo
doctor Manutl
Toro.
El 23 de este nes atacó a Panamá el General Rafael Ai~puro, pe o fue derrotado por la fuerza del Estado, comandada por el Secretario de Gobierno Sr. José
María Bermúdez, ayudado eficazmente por el General
Domingo Espinosa.
(I) 3 de noviembre de 19O'J.
78 -
A peslr del triunfo obtenido por los revolucionarios liberales, el Pre~idente del Estado Sr. Neirá,
renunció el puesto y se encargÓ de él el Sr. Gregorio Miró.
Como complemento de los sucesos ocurridos en el
año de 1873 en Panamá, publicamos a continuación
los siguientes documentos que hemos hállado en la
importante obra" La feria del crimen" que ha publicado
últimamente el patriota General Jorge Martínez L.
"El
infrascrito
Represe'lttll/í( por el Estado soberano
de Panamá,
CERTIFICA
"I." Que habiendo e}(pedido el Cuerpo
Legislative.
del Estado la Constitución política de 13 de Noviembrt:
de 1873, en desacuerdo con las opiniones manifiestali
del Poder Ejecutivo de aquella Sección de la República,
que lo era entonces el General Gabriel Neira, éste
después de haberla sancionado, resolvió romperla, disolver la Asamblea y proclamarse Dictador;
"2.° Que el señor Neira, para realizar su propósito,
se puso de acuerdo con varios Oficiales subalternos
del Batallón Herrera, que hacia la guarnición de Panamá, y en la madrugada del día 14 de Noviembre
del mismo año de 1873 se dirigió al cuartel con la
guardia de Palacio, y alli, de acuerdo con el Capit<in
Jaime, que era el Comandante de la Guardia de Prevención, hizo ponef centilelas
en las puertas de las
piezas en que estaban durmiendo el General Espinosa,
el Coronel Benito Martínez y el Comandante MogollÓn;
"3.° Que como a las cinco de la mañ;:¡na hizo el
General Neira formar el batallón en el patio del cuartel, y comenzó a dar las órdenes correspondientes
para
la ejecución de sus planes Iiberticidas i y habiendo
despertado los referidos jefes fueron echados a la espalda por los centinelas cuando trataron de salir y
supieron el motivo úe su prisión ~
-
79 -
"4" Que el Corone] Benito Martínez propuso entonce~ a sus compafleros de prisión salir de ella valiéndose
de sus propias armas para ponerse al frente del batallón que se hallaba formado en el patio del cuartel, y
evitar el golpe de Estado sosteniendo al Cuerpo Legislativo;
50 Que armados de revólver Espinosa y Martínez,
forzaron los centinelas,
trabándose una lucha en que
el primero quedó gravemente herido, 'mientras que el
segundo, habiendo salido ileso, pudo llegar al patio,
abriéndose paso por entre los fuegos, se puso al frente
del batallón y se hizo obedecer y respetar de sus subalternos
como su Jefe, asumiendo en seguida el
mando de la guardia de Prevención, que estaba a
cargo del Capitán Jaime, quien resultó en la lucha
mortalmente herido como el General Espinosa:
"6" Que al presentarse el Coronel Martínez frente
al Batallón, con revólver en mano, supo imponerse a
todos sus subalternos, a pesar de la presencia del Jefe
del Gobierno, quien aterrado huyó inmediatamente a
esconderse, salvándose así la situación, por el valor e
intrepidez del referido Coronel Benito Martínez.
l' Que todo esto le consta al infrascrito porque habiendo sido comisionado para ayudar al Comandante
Mogollón en la tarea de instruír el sumario respectivo
y restablecer
el orden en el cuartel como necesario,
puesto que el Coronel Martínez había asumido el mando
de la Guardia de Prevención y no podía estar en todas partes, tuvo por esta circunstancia la oportunidad
de presenciar el examen de todos los testigos presencial€s de los hechos, inmediatamente después de que ellos
ocurrieron; y también porque más tarde conoció como
Magistrado del sumario instruído por la autoridad civil
sobre el mismo asunto, resultando de ambos procesos
que el Coronel Benito Martínez ejecutó en tan dificiles
circunstancias una verdadera acción distinguida de valor, que salvó al Estado de la anarquia y al pais entero de un gran escándalo.
6
l,
-- 80
"A solicitud verbal del Coronel Martinez, expido
el presente en Bogotá, a 26 de Mayo de 1881.
El Representante por Panamá,
FELIX
J.
DE ICAZA"
"Yo Carlos !caza Arosemena, Senador
ciario por el Estado sobt;ra:lo de Panamá,
Plenipoten-
CEIHIFICO:
"Que cll4 de Noviembre de 1873 e<;taba en servicio
en Panamá el Coronel Benito Martínez, si no recuerdo
mal, como Ayudante de la Cemandancia;
"Que en dicho dia trató el ex-Presidente del Estado,
General Gabriel Neira, de efectuar un movimiento
político ('on la fuerza milítal' en servicio activo;
"Que habiendo ido al cuartel el ex-Presidente Neira
con la guardia de Palacio, a efectuar la revolución,
hubo· en él disparos, de los cuales resultó gravemente
herido el jefe del Cuerpo, Coronel Domingo Espinosa,
y un Oficial que murió de tétanos resultantes de la
herida;
"Que el Coronel Benito Martinez fue de los jefes
fieles y que mostrándose con distinguido valor y energía impidió la revolución e hizo volver sobre sus pasos a los militares que se mostrar~n adictos a la insurrección y mantuvo la disciplina, frustrando por completo el plan.
"A pedimento verbal del Coronel Benito Martinez
.expido este certificado en Bo~~otá,a 16 de abril de 1881.
CARLOS
ICAZA AROSEMENA"
"Yo josé María Vives León, Senador Plenipotenciario por el Estado Soberano de Panamá, certifico lo
siguiente:
"Conocí al señor Coronel Benito Martinez como
Ayudante General de la Comandancia General, en el
año de 1873, de la fuerza pública que hacia la guarnición de la ciudad de Panamá.
-
81 -
"Me consta, pues fui testigo presencial del hecho,
que por él y debido a él, cuando dicha fuerza, de acuerdo con el ex-Presidente Neira, trató de insurreccionarse
para disolver el Cuerpo Legislativo, a la sazón reunido, y cuyo hecho tuvo lugar el 14 de Noviembre del
afio expresado, ejecutó la distinguidlsima
acción de
valor, a pesar de los disparos que le fueron dirigidos
por los insurrectos como al primer Jefe, General Domingo Espinosa, que cayó mortalmente herido, de hacerse respetar y obedecer, sometiendo al batallón a la
obediencia y disciplina militar.
"El país se salvó por el arrojo del Coronel Martinez de presenciar un escándalo más, cometido por la
fuerza pública nacional.
"Y a petición del interesado expido el presente
en Bogotá, a 26 de Marzo de 1881.
JOSÉ MARIA
VIVES LEÓN"
1875
Presidente de la República, doctor Santiago Pérez.
El Gobierno liberal nombró al General Sergio Camargo, Jefe de la Guardia Colombiana estacionada en el
Atlámico. En virtud de este nombramiento, salió de
Bogotá con dirección a Panamá, a cuya ciudad llegó
el 20 de mayo y ese mismo día quiso poner bajo sus
órdenes el Batallón Ayacucho .. pero el Presidente del
Estado, Sr. Gregario Miró, temiendo fundadamente
de que el General Camargo fuera a derrocar con la
Guardia Colombiana el Gobierno que él presidía, la redujo a prisión. El Batallón Ayacucho no hizo oposición
alguna a este acto.
Sabedor el Gobierno Nacio:1al de la que ocurría
en el Istmo, nombró comisionados para que arreglaran
las diferencias a los Sres. Wenceslao Ibáñez, Tomás
Abello y Miguel Samper, a quienes les dio las instrucciones que contiene la siguiente nota:
-.
82 -
"Estados Unidos de Colombia-Poder Ejecutivo Nacional-Secretaria de la Interiory de Relaciones Exteriores-Sección 2.a-Ntímero5J-Bogotá,funio
de 1875.
Sr. Wenceslao
lbál'iez:
Queriendo el ciudadano Presidente de la Unión
agotar todos los medios de conciliación que la paz nacional y la conveniencia pública exigen, antes de ocurrir a las armas, con motivo de los últimos sucesos
verificados en Panamá, ha resuelto nombrar una comisión conciliadora, encomendada al seflor Secretario de
Hacienda y Fomento de la Unión, a usted y al Sr.
Tomás Abello, para que se entiendan con el Gobierno
de Panamá, sobre las bases siguientes:
1." Inmediata libertad del General Camargo y reconocimiento, por parte del Gobierno del Estado, del
carácter oficial con que aquél fue investido por el Poder Ejecutivo Nacional;
2: Desarme del Batallón Ayacucho y entrega ¿II
General Camargo, Comandante General del Atlántico,
de las armas, municiones y equipo de este cuerpo, asi
como de los soldados y clases que quieran continuar al
servicio del Gobierno General;
3.° Entrega de los Jefes y Oficiales del mismo
cuerpo, a efecto de t~ue los culpables sean sometidos
él juicio;
4: SatisfacciÓn (¡el Gobierno del Estado ai Gobierno General y al Comandante General del Atlántico, por
el ultraje irrogado a este último, y
5.° No estando en las facultades del Poder Ejeeutivo conceder amnistías, se someterán al juicio correspondiente todos los funcionarios y empleados de Panamá que resulten cOr:Jprometidos en la prisión y desconocimiento del Comandante General de las fuerzas del
Atlániico, sin perjuicio de que el Poder Ejecutivo
solicite del Congreso el ejercicio de la atribución '~ue
a éste le confiere (:1 inciso 7.• del artículo 49 dl~ la
Constitución, si la posterior conducta de los responsables los hicíera acreedores a la amnistía o al indulto.
-83Aguarda el ciudadano Presidente que usted 110. negará al país el servicio que le exíje en servicio de la
paz pública, por cuya conservación todos anhelamos,
y aprovecha el infrascrito la oportunidad para suscribirse de usted muy atento y seguro servidor,
J.
SANCHEZ."
Como los sefiores nombrados no aceptaron la comisión, resolvió entonces el Gobierno comisionar a lOi
seftores Secretarios de Hacienda y fomento y al Gobernador de Cundinamarca.
a quien le dirigió la siguiente nota:
"Estados Unidos de Colombia-Podu Ejecutivo Nacional-Secretaria de lo Interior y Relaciones Exteriores-Sección 2.8-Número 52-Bogotá, 10 de junio
de 1875.
Al señor General D. Eustorgio Salgar, ete., etc.
En vista de los graves acontecimientos que se han
consumado en el Estado de Panamá, el Poder Ejecutivo ha resuelto nombrar una comisión compuesta del
sefíor Secretario de Hacienda y de dos ciudadanos respetables que inspiren confianza a los bandos politicos.
Esta resolución que está de acuerdo con los preceptos
constitucionales y con las indicaciones que usted ha
he.ho en su carácter de Gobernador del Estado de
Cundinamarca, debe llevarse a efecto inmediatamente
para impedir la continuación
de los males que han
surgido de los referidos acontecimientos;
y como entre
los c:udadanos 'que llenan las condiciones convenientes
es usted uno de los que satisfarían la opinión pública}
el cil:dadano Presidente me ha encargado que interese
el patriotismo de usted a fin que acepte la referida
comisión.
Bien comprende el Poder Ejecutivo cuán importantes son los servicios que usted presta actualmente
como Gobernador del Estado de Cundinamarca, para
-84el mantenimiento del orden público; pero como el Gobler~o del Estado quedaría a cargo del Sr. Wenceslao
Ibáftez, quien se ha excusado de ser uno de los míembros de la comisión, por poderosas razones de carácter doméstico y en él se reúnen también todas las condiciones necesarias para ejercer el Poder Ejecutivo del
Estado en las presentes circunstancias, no duda el ciudadano Presidente que en esta ocasión prestará usted
el nuevo interesante servicio que se le exige para la
conservación de la paz general.
Las bases sobre la:; cuales debe obrar la comisión
son las siguientes:
(Las mismas dadas a los Sres. Ibánez, Abello y
Samper).
Los Sres. Abello y Samper se excusa~on.
Soy de usted atento y seguro servidor,
J.
SANCHEZ
11
El Sr. General Sa1gar aceptó la comisión y partió de esta ciudad el 14 de los corrientes a reunirsf
con el Secretario de Hacienda.
Antes de salir los comisionados, ya el Gobierno
Nacional había enviado' a la Costa al General Daniel
D~lgado y habla nombrado también Jefe de Estado
Mayor del Ejército del Atlántico al General GabriE:1
Reyes Patria.
Los comisionados salieron de Bogotá y a su p~so
por Barranquilla convinieron con el Gobierno de Bolivar que las fuerzas dèl General Delgado suspendieran
su marcha a la Costa, la Que no pud~ impedirse po;que la noticia de este compromiso contraído por los
Ores. Esguerra y Salgar llegó tarde a Bogotá, y Delgado obraba en virtud de instrucciones recibidas con
anterioridad.
Los comisionados llegaron a Panamá y el 2 de julio firmaron un convenio con los Sres. Ores. Justo Arosemena y Mateo Iturralde, comisionados por el Gobif:rno del Estado con tal fin. En virtud de este conver.io
85 -el General Camargo fue puesto en iibertad y ¡ICellO
r'2conocer por ci Batallón Ayacucho como Comandante
en Jefe de las fuerzas del Atlántico y se reconocía al
Ciobierno de Miró siempre qu~ la Guardia Colombiana
e~tu'¡iera nelltré.1 en la lucha de los Estados de I;) Costa.
D~spués de firmado ,~l Convenio, se tUVll conocil\'iento en Panamá de que la Guardia colombiana
había
atacado los Gobiernos de Bolívar y Mag-dalena, lo que
decidió al Presidente
de Panamá,
Sr. MirÓ, a declarar roto el Con'/enio del 20 de agosto en cuya fecha
declaró la guerra al Gobierno Nacional y decretÓ un
er:1préstito de cicnto diez mil pesos para los gastos de
lil campaña; pero cesaron los aprestos bélicos tan pronto como se supo que el General Reyes Patria había
entrado en arreglos eOI1 el Gobierno de Bolívar.
En efecto: el t 9 de agosto se había 1'irmado un
convenio en "La Gloria" enlre ci General Ram\Ín San(odomingo Vila, comisionado
por el Presidente
de Bolívar, el Sr. Dr. C:ugenio Baena y el Gen·oral Reyes Patri;\, después oel combate de Tenerife
dado el 6 de
agosto por las fuerzas del _ Gencral Delgado COli !Js
comandadas
por Santodomingo
Vila, y el 7 del misIJI(J
mes l'I combate
de San Juan de César en el cual
murió el Presidente
legítimo del Magdalena,
General
10a'1uín Riascos.
Pero volvamos él Panamá:
t:l 25 de agosto se
constituyó en la hacienda de Guachape!i,
del Municipio de Charne, una junta que presidió el Dr. Gerardo
Ortega, cuya junta desconociÓ el Gl1bierno de Miró,
por la actitud ùe este empleado ante lo:; hechos oc;'rridos en Bolívar y Magdalena,
y porquc no habia
hahido pureza en las elecciones.
PIOI:lé1l1laron Presidente
Provisorio
y Jefc JV\ilítar
al General ¡<afael Aizpuru, quien en la misma hacienda de Ciuachapelí asumiÓ el mando en Jefe del EstadCl.
El ~residente envió contra Jal; rebeldes lin batallón, y el 2 de septiembre
se avistaron los dos contendores en "El Calvario," en donde combatieron
todo
-
86 --
el día sin resultado níngullo y se retirÓ el batallón que
sostenía a Miró, la quc flisgustó tánto a éste que se
dirigió personalmente
a C¡lame a encargarse de lai
operaciones de la guerra; pero los revolucionarios no
le presentaron combate y resolvió regresar a Panamá
en cuya ciudad estuvo desempef'iando la Presidencia
del Estado hasta el l." d~ octubre, fecha en la cual
asumió el mando ci Dr. Pablo Arosemena, quien, como
Presidente Constitucional dd Estado prestó el juramento legal ante la Asamblea Legislativa.
El General Aizpuru, proclamado Presidente Provisorio el 25 de agosto pOI' la jun~a reunida en Guachapelí, sabedor de que el valeroso Sr. Miró había dejado el mando, resolvi(J, aprovechándose
de cierta enemistad que había cntre el General Camargo y la familia de Arosemena, marchar sobre la ciudad y el 11
de octubre ocupó parte de ella, apoyado por las fuerzas del General Camargo.
Pero p!lra evitar comentarios
vamos a dar la
historia fiel de la sucedidJ el día siguiente, con la transcripción de los siguientes documentús:
" Al ciudadano
Presidente
del Estado de Panamá.
Señor:
Tengo el honor de enviar a usted la resolución
que en esta fecha he dictado.
Para lo que usted determine en relación con ella
hago a usted las siguientes declaratorias:
l." Que usted puede constituírse arrestados en su
casa de habitación, sín otra garantía que el empeño de
su palabra de honor de guardar el arresto mientras
que doy cuenta de mi procedimiento
al Gobierno y
recibo de él respuesta; y
2.° Que los demás individuos del orden civil o del
militar, que han figurado en el Gobierno de que usted
es Jefe, quedan en libertad de salir del Estado o de
quedar en el Estado a su voluntad.
-81Tenga
pronta
usted
la
bondad
de honrarme
call
una
respuesta.
Soy de usted muy atento y seguro servidor,
SERGIO
La resolución
CAMARGO"
dice la ~iguiente:
"El infrascrito General eflJe/edel
Ejército de la República.
CONSIDERANDO:
Que el orden pÜblico federal ha sido declarado
turbado, a Célusa de actos expedidos y ejecutados por
los Gobiernos de algunos de los Estados de la Unión,
entre los que son de notar los del Gobierno del Estado de Panamá, por su repetición e insistencia, no obgtante de haber recibido del Ejecutivo Federal irrefragables pruebas de estar animados del más elevado
espiritu de conciliación;
CONSIDERANDO:
Que aunque !toy no es presidente del Estado de
Panamá el mismo ciudadano que expidió tales actos
si ha patentizado el que la gobierna su solidaridad con
aquCl, puesto que le ha confiado el mando de sus milicias, y ha nombrado Secretario de Gobierno al mismo que autorizó los actos de rebelión de su antecesor;
CONSIDERANDO:
Que después de esto el régimen legal no sólo no
puede hallar garantía de respeto en el Presidente de
Panamá, llamado por las instituciones a ser su guardián,
sino que al contrarío, será para la Iigaliáad dicho funcion"rio uña perm;,i<:nte y seria amenaza;
CONS1DERANDO;
QUí: ci Poder Ejecutivo
de la Unión, careciendo
virtu;dmente de Sll resp~ctivo Agente constitucional en
-88el Estado de Panamá, no podrá estar seguro de que
la ley se cumpla, sino en cuanto la fuerza armada que
en él mantenga sea capaz de frustrar todo intento de
conspiración.
RESUEL.VE:
Declarar enemigo del Gobierno General al actual
Presidente del Estado de Panamá, le intima arresto y
le exige el desarme de la fuerza y la entrega de todos
los elementos de guerra.
Comuníquese.
Dado en el cuartel general de Panamá, a 12 de
octubre de 1875.
SERGIO CAMARGO."
Veamos la contestación
del Sr. Arosemena:
"Estados Unidos de Colombia-Estado Soberano de Panamá-Presidencia-Panamá,
12 de oelabre de 187.5.
Senor General en Jefe del Ejército de la Unión.
Acabo de recibir con la nota de usted de esta fecha, sin número, la resolución que usted ha dictado
hoy, declarándome enemigo del Gobierno General, intimándome arresto y exigiéndomc
el desarme de la
fuerza que sostiene mi Gobierno.y la entrega de todos
los elementos de guerra.
A pesar de todos los atentados cometidos por el
Gobierno de la Unión y por sus agentes, no ha podi··
do menos que sorprenderme la resCllucién que usted
me comunica, que en Turquía daría lugar a una mani-festación pública dictada después de haberme usted di··
cho repetidas veces que reconocía mi Gobierno como
legítimo, que se entendería con él y que los rebelde~;
que lo atacaban no recibirí an de usted ningún auxilio.
Esta conducta de usted me prueba que usted observa rígidamente la (el Gobierno a cuyo servicio se
halla, que rebaja cuando dice promover, interviene descaradamente cuando se dice prescindir, despedaza las
-
89-
instiruciones cuando se jacta de defenderlas, rompe los
lazos de unión cuando hace alarde de fortificarlos.
Rehuso constituírme prisionero en mi casa, la mismo que guardar el arresto que usted pretende imponerme, con la facultad de la Guardia Colombiana a sus
órdenes. Sin fUer7.a:5para resistir a usted, yo tengo que
Iimilarme él protestar contra el enorme atentado de que
usted se ¡lace responsablc, que es un nuevo golpe descargado contra las instituciones, que revela la ausencia de todo espíritu de justicia y ofrece baldón fresco
al tihlo político que de este raro laurel ha hecho ya
tan abundante cosecha.
Protesto también, en nombre de esta Patria hoy
humillada, quc en tiempo menos infortunado resistió al
Libertador de cinco Repúblicas, y al hombre que hoy
vive en la historia y que honró en Guaspud los colores m,cionales; contra este poder perdido que ha reemplazado todo el capítulo de las garantía~ individuales
con el derecho de la guerra.
El Jefe de la Plaza entregará a usted todos los
elementos de que dispone.
PABLO AROSEMENA,"
El Sr. Arosemena fue reducido a prisi(jn, y el mismo día la Asamblea Legislativa
la SigL ¡ente protesta:
del
Est;¡do
extendia
"La Asam!Jlea f.ef[islatiI'Q del Estado Soberano de Panamá,
CON5IDERANDO;
Quc pûr la prisión impuesta al ciudadano Presidente Constitucional Jel Estado, por el General Sergio
Camargo, General en Jefe de la Guardia Colombiana,
apoyado en las fuerzas nacionales, no puede aquel
distinguido ciudadano desempeñar sus funciones:
-90CONSIDERANDO:
Que el mismo General ha sustituido un Gobier-·
no de hecho al constitucional,
prescindiendo de 10!1
sustitutos:
CONSIDERANDO:
Que faltando el Presidente constitucional, la Asamblea no tiene con quiÉ fi entenderse constitucionalmente
para lo sanción de las leyes;
CONSIDERANDO:
Que la Guardia Colombiana ha dado decidido
apoyo a los individuos rebelados contra el Gobierno
del Estado, contrariando
la Ley nacional de 16 de
abril de 1867, sobre orden público;
CONSIDERANDO:
Que el ataque a la Soberanía del Estado y el cambio del Gobierno se efectuó por la Guardia Colombiana,
RESUELVE:
Protestar como en efedo protesta ante la Nación,
y como cumple a la dignidad del Estado, contra el
atentado cometido por el Jefe de la Guardia Colombiana, aprisionando al Presidente constitucional, cambiando su Gobierno por uno de hecho y destruyendo la
Soberania del Estado, que desde este momento queda
a merced de dicha Guardia y de los revolucionarios. a
quienes ha acogido bajo su protección: denuncia el
atentado a los poderes federales y a los Gobiernos de
los demá') Estados de la Unión; y suspende sus sesiones ordinarias hasta que el régimen constitucional
vuelva a imperar en el pais.
Panamá, 12 de octubre de 1875.
j. M. Alzamora, J. M. Casís, Claudio J. Carvajal,
Joaquin Arosemena, Waldlno Arosemena, Manuel Paulino Ocai'la, I. Bracl1o, Manuel Marcelino Herrera, Ma-
-
91 -
tea lturralde, Domingo Diaz, Francisco OIaciregui, B.
VaIJarino, Alejandro Arce, Carlos I. Arosemena, José E.
Brandao, Antonio Maria Escalona, José Márquez C.
Arosemena. "
El mismo día tomó posesión de la Presidencia del
Estado el Sr. Aizpuru.
Sabedor de 10 ocurrido en la capital del Estado,
resolvió el Prefecto de Veraguas, Sr. Juan Miró, encargarse de la Presidencia del Estado ayudado por al~unas guerrillas que en el interior sostenlan el Gobierno
del Dr. Arosemena; pero el Sr. Aizpuru le envió una
comisi~n de paz compuesta de los Sres. Pablo José
Sarmiento y Agustín Jované, los cuales firmaron un convenio en ••La Estrella" el 24 de octubre, con los comisionados del Sr. Miró, Sres. Gregorio Vergara y Daniel Velarde.
t87R
Presidente de la Repûblica,
General Julián
Trujillo.
El 27 de diciembre, el General Rafael Aizpuru, temeroso del soborno que los enemigos del Gobierno del
Estado, presididos por el Sr. Buenaventura Correoso,
habian hecho en las fuerzas que sostenian a éste, se dirigió al cuartel a arengar a los soldados con el fin de
procurar desvirtuar en 10 posible, con sus palabras, las
malas impresiones que habían logrado hacer sentir a
los oficiales y soldados, los enemigos del Gobierno
seccional. En el momento de la arenga se alzó contra
el General Aizpuru el Teniente Ruiz Sandoval (Mejicano); pero fue impedido el golpe por otro oficial, quien
redujo a prisión a Ruiz y a los que 10 acompañaban.
A pesar de esto el General Correoso renunció el mando y fue reemplazado por el Sr. José Ricardo Casorla,
como segundo Designado.
--
92 -
1879
Presidente de la RepÚblica, General lulián
Trujillo.
El 17 de abril de este año tuvo lugar en Panamá
un crimen militar cuya trascendencia pudo ser estimada con exageración por el Gobierno local, que al co··
municarla al Secretario de lo Interior y Relaciones Exteriores, aseguró que se había consumado un pacto d'~
un proyectado movimiento revolucionario contra él.
El atentado se efectuó dentro del cuartel, subl~'vándose algunos oficiales y parte de la trop:¡ del Batallón 3.° de linea, contra el Jefe, Coronel Rafael Carvajal, que fue muerto en el acto de emplear su autorldad para reprimir el motín. Junto con él perecieron su
hijo, Teniente Luis M. que acudió en su auxilio y como
sesenta individuos más, entre ellos las dos terceras
partes de la oficialidad del Batallón.
Los que consumaron la defección, fueron soml;:tidos por la parte del Batallón que permaneció fiel y
por fuerzas del Estado, el Cuerpo de Polida y algunos
ciudadanos que lucharon hasta las ocho y media d{: la
maftana del dia siguiente, hora en que fue tomado el
cuartel.
Los que sobrevivieron
de los amotinados fueron
sometidos a juicio, dados inmediatamente
de haja y
trasladados a Barranquilla para que el castigo del delito se efectuase lejos de las influencias políticas que
se creía lo hablan determinado;
pero el Juez de Barranquilla se declaró incompetente por haberse verificado el motín fuéra del territorio de su jurisdicciÓn, y
el Juez del Criftlen de Panamá, a Quien se remitió el
sumario, dictó el 7 de julio un auto del cual trar,scribimos en seguida la parte pertinente:
"Respecto de la insubordinación, resulta que entre
el Coronel Jefe del Cuerpo y algunos oficialesnabia
desavenencias a causa de desconfianzas mutuas: que
estando de guardia el Capitán Antonio Obaldia mandó
tocar fagina, y aunque alguna compañ\a trató de se-
- 93pararse, el Jefc dio la voz de 'firmes!' Y el Cuerpo
obedeció: y el Subteniente Luís María Carvajal se prescntó a la formación con un rémingt(ll1, por lo que lo
reconvino el Jefe, su padre, y se dirigió al Capitán
Obaldia a causa de haber mandado tocar fagina, preguntándole si obedecía al Coronel, lo que dio lugar a
que se cruzaran algunas palabras, a que el Capitán
Otnldía atacara con su espada ai Subtenientc Carvajal
y q uc su padre le gritara: dele fuego, lo quc verificó
con el rémington, cayendo muerto el Capitán Obaldia.
El Coronel, en seguida, hizo fuego con su revólver primero al Subteniente Eustacia Pinilla, después al Subte'lientc Abanderado O. Ahumada, a quienes matÓ, siguiéndosc a esto, pero todo rápidamente, disparos de
la tropa contra el Coronel y su hijo, quienes se precipitaron a sé.!ir. A la salida, el Sargento Isa:1C Gonzáltz
atacÓ con la bayoneta al Coronel. Este cayó muerto Cil
la calle, frente a la puerta del cuartel, y el hijo Un poco
más ;ejos frente a una tienda.
"No resulta comprobada la revolución contra el 00bienw del Estado, que el Gobernador trató de averiguar.
,.Luis Mata Durán-F.
Urrio/a, Secretario,"
Corno se ve, la resoluciÓn judicial ùa al atentado
un carácter completamente militar.
La memoria del Corond Carvajal y la de su hijo
fueron recomendadas por el Poder Ejecutivo a la admiración de sus conciudadanos y se les decretaron honores.
Algunos periódicos atribuyeron la sublevación del
Batallón a sugestiones del Poder Ejecutivo, pero la manera como los hechos se v{~rifjcaron, refuta las aseveraciones dt: la prensa.
1~7()
Presidente de la República,
General Julián
Trujillo.
El dia 7 de junio atacó en Colón el General Rafael Aizpuru el cuartel defendido por un piquete de
-
94-
la Guardia Colombiana, dando muerte alevosa al centinela.
Aduefiado del cuartE~1y de algunas armas de propiedad particular, que estaban depositadas en la Oficina del Jefe del Resguardo, fue su primera medida la
de aprisionar al Presidente del Estado, Sr. Casorla,
y para el efecto se valió de una estrategia para hacerlo venir de Panamá a Colón. Sabedores en Panamá
de la prisión del Presidente, asumió la Presidencia del
Estado el segundo Designado, Sr. Gerardo Ortega.
El dia 11 despachó Ortega las fuerzas que pudo organizar para rescatar al Presidente y atacar al General
Aizpuru; pero éste estaba listo con sus \ropas en León,
cerca de la línea del ferrocarril, en donde atacó con
furia a las fuerzas que habían ido a combatirlo; pero
a pesar del denuedo de los oficiales y soldados fUi~
completamente derrotado.
El Gobierno, a pesar del triunfo obtenido, resolvió
comisionar al Sr. Domingo J. G.)Ozález, para' que Ú
acuerdo con el General Aizpuru convinieran en un tratado de paz, el que, aceptado por Aizpuru, fue firmado
el 15 de junio. Libre Casorla, reasumió el mismo día
el mando y lo renunció el 17. El 19 entró a reempla- .
¡arlo nuevamente el Sr. Ortega.
1884
Septiembre-Presidente
Rafael
de la RepÚblica, doctor
NÚñez.
En los primeros dias del mes de septiembre, un
numeroso grupo de liberales de Panamá, solicitó del
Presidente de la República su intervención para que
fuera declarado Presidente de Panamá el Dr. Justo
Arosemena, quien había sido derrotado en las elec:ciones verificadas en dicho afta, en competencia con el
Sr. José Manuel Lambert, candidato oficial impuesto
por el Gobierno del Estado, presidído por el Sr.
- 95Dámaso Cervera. El Sr. Núftez les contestó que el
Gohierno Federal era incompetente para inmiscuirse en
esos asuntos.
Dcsilusionados
los partidarios del Dr. Arosemena con la contestación dada por el Dr. Núñez, resolvieron organizar una revolución, la qu~ estalló a fines
de septiembre, encabezada por el Sr. Nicolás Sayal.
Este, acompaflado por los revolucionarios se dirigió a
David, en donde tomó pClrasalto el cuartel e inmediatamen te desconoció el Gobierno de Cervera.
El foco de la revulLlción estaba en la capital, y
consiguieron del General Benjamín Ruiz, quien como
segundo Designado había desempeñado la Presidencia
del Estado en el mes de junio anterior, que tomara los
buq Jes Morro y Al/zajuela -- perteneciente este último a
una Compañía inglesa -los
cuales se hallaban surto3
en la bahí:\ de Panami, y se diïigiera en ellos al puerto de Chame en el Depar~amento de los Santos.
El 15 de octuhre salió de Panamá en el vapor
Morro el General Gónima, Jefe de la Guardia Colombiana estacionada en el Istmo, en persecución del General Ruiz. Este atacó a sus perseguidores y los obligó a retirarse, causándole varios daños al buque enemigo, pero él perdió el Morro.
El Gobierno Nacional, por Decreto del 22 de octubre, declaró turbado el orden público.
El General Gónima que se había retirado a Panamá, le hizo reparaciones al buque, organizó más gente,
y empr~ndió nueva campaiía contra Ruiz, a quien logró
someter pacíficamente el 25 de octubre.
La Asamblea Legislativa del Estado declaró insubsistente el nombramiento hecho en Ruiz para segundo
Designado y procedió a reemplazarlo y a la vez solicitó del Gobierno Nacional que la borrara del Escalafón Milit~r la que consiguió, pues por resolución del
28 de octubre fue borrado del Escalafón el General
Benjamín Ruiz.
7
-96Concluimos el relato que hemos hecho de las 16
revoluciones en Panamá con el importante articulo del
Dr. Rafael Núfiez publicado en el periódico La Luz,
de esta ciudad, correspondiente
al 8 de noviembre
de 1884, en el cual resume toda la serie de escándalos ejecutados por los Gobiernos Nacional y del Estatadoen aquella infortunada sección de la República.
El artículo dice asi:
"Cuando acabábamos de escribir nuestro editorial
del último número de La Luz, llegó a nuestras ma··
nos-como
nueva confirmación de nuestras melancóli-·
cas impresiones-el
telegrama de Panamá que en el
mismo número insertámos sin ningún comentario. Una.
partida armada semianónima, se apoderó en la noch{:
del 14 al 15 del corriente, de un buque remolcador in··
glés, denominado MomJ, y dirigiéndose luégo al vapor
costarricense Alhajuela surto a alguna distancia de la
costa, lo aprehendió violentamente e hizo uso de él con
rumbo probable a otros puertos del Istmo. El Morro,
abandonado por los delincuentes, volvió a Panamá, y
el Sr. Cervera con alguna fuerza, siguió a su bordo,
en persecución del Alhajuela, trabóse en el mar un
combate m uy desigual por la inferioridad del remolcador, y con algunas pérdidas en el material y en la
tripulación, el Sr. Cervera tuvo que renunciar su patriótico propósito de poner a salvo el vapor costarr::cense para evitarle a la Nación la vergtienza·y el perjuicio pecuniario de las reclamaciones con que será dentro
de poco asediada.
"En vista de 10 ocurrido. que tan bre-vemente narra-'
mas por insuficiencia de datos, el Gobierno Nacional
dictó el veintidós del que cursa, un enérgico decreto
por el cual se declara turbado el orden general en el
Estado de Panamá, y se excita al Jefe de las fuerza:>
nacionales a que proceda a capturar a los culpable:;
y someterlos a la jurisdicción criminal reSpectiva. Sabemos que se ha dispuesto además, què el vapor Co··
lombia que debe de estar en el puerto de Buenaventu·.
-- 97 ra siga a Panamá a facilitar las operaciones encomendad:¡s al Jefe expresado.
"El General SJntodomingo Vila, nombrado Visitador
Nacional, recibió por telégrafo antes de su embarque
a Honda órdenes e instrucciones para dirigirse a Colón
y dar inmediata cooperación al Jefe de las fuerzas nacionales. Se ha hecho, pues, por parte de las autoridades
federales, cuanto el deber y la previsiÓn exigían para
cortar eficazmente en su principio .la nueva éra de desgracias y oprobio que amenaza al Estado de Panamá,
en circunstancias de hallarse más que nunca, bajo la
mirada escrutadora de la civilización universal.
"Esta página obscura de la historia politica que estamos elaborando los colombianos con la roja tinta que
nuestra sangre suministra mezclada al sudor que brota
auestra entristecida
frente, no es, como todo el Pais
sabe, una hoja aislada, sino corolario fatal de larga
serie de infaustos precedentes. Después de la conciliación patriótica del Sr. Cervera y sus amigos con el
deseo general de reconstituir el Estado de Panamá, en
sentido propicio él las sanas y urgen les exigencias del
imporl-lnte papel que su posición g-eográfica. señala a
aquel Estado nos había sonreído la g-rata esperanza
de una pacífica y magistral solución de las graves dificultades acumuladas en aquella ecuménica, por decirla así, zona del territorio colombiano. Pero !lna enfermedad orgánica se burla cou frecuencia de los paliativos
mejor combinados, y fresca todavía la tinta con que escribió
la Asamblea Leg-islatíva su reciente y cuerda convocatoria de Convención, que el País entero acogiÓ con
júbilo tenemos ya entre manos, por no decir sobre los
hombros, un nuevo amargo fruto de la venenosa ortiga
que venimos cultivando desacordadamente
hace ya algunas décadas.
"Las poblaciones que forman el actual Estado de
Panamá vivieron en tranquilidad
perfecta hasta el dia.
en que con las más loables intenciones, se las refundió,
lIamándolas a ejercer las delicadas funciones de entidad
--
!J8 --
autónoma. Esta importante transformación quedó nftdonada, como acto adicional a la Constitución de la
República en el año de 1855. La nueva entidad no goz6
sino momentáneamente, las dulzuras de la paz doméstica, porque en 1856 tuvo que soportar el estremecimiento de una tempestuosa campaña electoral que ter··
minó en un golpe de Estado, de que fue responsabl(:
la demagogia, por una parte, y por otra parte, el encargado entonces del Eje-:utivo Sr. Francisco de Fábrega (liberal). Algunos Dírutados de la oposición fuero':1
aprehendidos en el mismo recinto de las sesiones, y con-
ducidos luégo a destierro despóticamente.
"A ese primer episodio de violencias siguió el moderado y reparador Gobierno del Sr. Bartolomé Calvo
(conservador),
pero este benemérito ciudadano no ê.lcanzó a terminar su periodo, por haberse venido a esta
capital a ejercer las funciones de Procurador
General
áe la Nación, a fines de 1857 o principios de 1858. (1)
"El resto de ese período, en el que la Administración PúbliCa quedó a cargo de un Designado fue de
agitación permanente (2). Encargado de la Presidencia
a fines de 1858, por elección popular, el Sr. JOSé de
Obaldia, tuvo que habérselas pocos meses después,
con un motín del pueblo del Arrabal que no fue reprimido sin sacrificio de vidas humanas. La declaratoria de
la elección del Sr. de Obaldia había sido hecha en 'nedio de otra borrasca, en altas horas de la noche, siendo Presidente de la Asamblea Legislativa el actual Presidente de Colombia. (Núi'iez)
"El Sr. de Obaldia fue reemplazado por el Sr. Santiago de la Guardia (conservad or), que murió "erolr~mente combatiendo una revolución armada que le hicieron
con recursos nacionales, algunos Agentes del General
Mosquera en 1862.
'
(1) Creemos que está equivocado el Dr. Núftez porque ,~I Dr.
florentino González fue Procurador General de la Nacion desde
el afto de 1854 hasta 1858. Véase la biografía del Dr. Go ,1záleF.
en la página 233 del tomo 5:.-Papel
Periódico Ilustrado.
(2) Consecuencias del ¡¡¡sterna federal.
-99"En el período siguiente
ocurrió la sublevación
del
Batallón
Tiradores contra las autoridades
legítimas y
la caída estrepitosa del Presidente
accidental
Sr. Leonardo
Calancha.
Reconstituyóse
el Estado
por medio
de una Convención,
y a POCI) tiempo el Presidente
desposeído
invadiÓ el territorio
del Istmo con una legión
d~ hijos del Cauca,
enganchados
en dicho
Estado.
Hubo luégo combate fratricida
a algunas
leguas de la
capital, y triunfaroll
las fuerzas del Gobierno
establecido, que presiLlia el Sr. Gil Colunje, bajo la dirección
del General Vicente Olarte, cuyo oportuno
servicio fue
después
pr,~mídù'l con la Presidencia,
que entró a ejercer cuando
concluyeron
las fUi1ciones del Sr. Colunje.
"El
Sr. Olarte no finalizó su periodo, por haber
muerto
sübitamen(e
después
tie un banquete
en que
generalm~il[e
se dke fue envenenado,
al tiemp!J mismo
que su Secretario
Manuel Morro.
"Convocado
oportunamentl~
el pueblo a elecciones
para Uti nuevo
período,
ocurriÓ una nueva catástrofe
a tiempo de los escrutinios.
Hubo en seguida una serie
de gobernantes
J~ hecho que dio ('amino a nueva elecciÓn plJpular
() asi llamada, y resultó
Presidente
el
General Correoso.
Este le dejó el poder camn a título
de herencia, al G;:neral Gabriel Neira, el cual no logró
sostenerse
por mucho
tiempo, y Iras inauditos
escánd;:¡los en que hubo nu·;:va sangre vertida, llegó accidentalmente il la Presidencia
como cuarto
Designado,
el
Sr. Dámaso
Cervera, a quien derrocó
pocos días después el Batallón
Pichinclw de la Guardia Colombiana.
Elegido Presidente
el Sr. Gre~orio Miró, tuvo un
período administrâtivo
singularmente
inquieto por sucesivas conspiraciones
de diferente
origen y categoría.
La Ú\tima fue cncabcz;:tda por el Oeneral Rafael Aizpuru,
quien d,:cía que obraba en sostenimiento
de la política
del GolJierrto federal
en aquella tempestuosa
época de
nuestra historia .
•• El Sr, Pahlo Arosemena,
elegido en reemplazo
del
Sr. MirÓ, sólo duró doce días en su puesto, El Genel.
--
tOO -
raI Aizpuru tomó en seguida la dirección del Gobierno,
y a éste la reemplazó UI1 poco más tarde el General
Correoso, medio hermano suyo, el cual, compelido por
frecuentes asonadas, y con el propósito tal vez de evitar nuevos escándalos renunció la Presidencia a prLl~ipios de 1879, ocupando su lugar el Sr. Ricardo Casorla.
Al Sr. Casorla le hicieron dos revoluciones, y en virtud
de tragedia, como es notorio, vióse obligado también a
renunciar la Presidencia, como su predecesor. Un Designado heredó el puesto, y al cabo de pocos meses
~omenzó a funcionar, por elección popular, el Sr. Cervera, que es el que más ha sabido mantener el orden.
bien que luchando constantemente con celadas e intrigas
del más diverso y reprensible carácter.
"El Estado de Panamá ha sido, pues, el teatro
político donde el régimen federativo ha coincidido más
.con los infortunios públicos. Desde 1831 hasta 1856 no
hubo en aquella sección del pais otra anormalidad c¡ue
la transitoria e incruenta de 1841, época de trastorno
general nacional, por la intempestiva proclamación Il
favor del sistema federal que hizo la casi totalidad de
nuestras provincias. A partir de 1856, la calma no ha
imperado allí iino fugazmente. Hoy, como al principio
dijimos, nos encontramos
en presencia de atentados
que comprometen seriamente hasta la integridad de la
República. La lógica, tanto en el bien como en el mal,
es inexorable;
un abuso engendra otro abuso, JI ti
término de la fatal cadena
el común cataclismo. (1)
NO PUEDE
SER OTRO
qUt
"El orden será restablecido en Panamá, y los grandes intereses nacionales allí existentes recibirán amparo,
pero si la obra de rectificación, que con empeño reclamamos, no se realiza pronto y eficazmente, todo lo
habremos, al cabo, perdido, inclusive el honor.
La polltica es ciencia experimental, y lo qUi~ ha
sucedido y sucede en Panamá, no es sino la síntesis
fi
(I) 3 de noviembre de 1903.
-
101 -
de la que sucede, aunque con rasgos por -ahora menos
determinados, en toda la República. Los hechos palpitantes nos aconsejan, pues, que salgamos cuanto antes
de las veredas sinuosas e inextricables, para entrar en
abierto y seguro camino.
"A nadie en particular aCUS1mos, ni tampoco nos
creemos exentos de responsabLidad por los errores en
que hemos venido incurriendo. Nuestra causa politica
presente no es la de ningún círculo especial sino la de
la Nación entera. El pais estí fatigado de proscripciones recíprocas como de vanas palabras y de esfuerzos
sobrehumanos, cuyos resultados son negativos. Arriemos para siempre las banderas fratricidas;
y para la
salud de la patria agrupémonos todos en torno del
pabellón de Colombia."
Para corroborar todavfa más lo que dijimos en
las páginas 66, 67, Y 77, con relación a la intervención de
la marina de Guerra americana, en las sangrientas y
escandalosas contiendas que tuvieron lugar en el Istmo
de Panamá durante la dominación del Partido Liberal en aquella desgraciada sección de nuestra República, vamos a insertar los pá.rrafos siguientes que tomamos de .• Una página de deshonra nàcional en la historia de los Estados Unidos de América" de que es
autor el distinguido abogado norteamericano Leander T.
Chamberlain, trabajo que fue traducido y publicado
en folleto en abril de este afio por la Junta Patriótica
de los Clubs. Dicen así;
"En maja de ISoS nuestro Cónsul en Panamá
temió qlL~ ocurriera algo por motivo de algún desorden. En tonces unos pocos marinos custodiaron al Cónsul y a otros ciudadanos durante trece horas. En mayo
de 1873 una pequeña fuerza de soldados de la marina
y de marineros protegieron las personas y las propiedades de ~os ciudadanos americanos en Panamá durante quince días. En septiembre del mismo afto, se prestó un servicio semejante durante diez y seis dfas. En
enero de 1885 doce soldados de la fuerza naval cusBANCO DE U\" REPUBLICA
.lallo,KA
lUIS· ANGEL ARAHGO
,-
102 -
.1odiaron las propiedades americanas en Colón durante
trece horas y media. Más tarde en el mismo año, el
tránsito a través del Istmo fue seriamente interru'mpido
y se desembarcaron fuerzas que permanecieron en tierra
durante cincuenta y seis dias ."-A esta intervenciÓn.
solicitada reiteradas ocasiones por el Gobierno, responde la inserción de la nota (pág. 75) en la que dice:
"pero esa obligación NO se ha entendido NUNCA como
que comprendía la de proteger el mencionado camirlO
contra las violencias de las referidas facciones.-"
Seguimos con la transcripción:
"En cada caso las fuerzas obraron con la aprobación de Colombia y en ninguna ocasión hubocombë.te,
siendo suficientes las mt'didas de precaución tomadas.
En ningún caso excedió la fuerza de 824 hombres,
más aún, en cuatro de los casos no ocurrió 'interrl.1pción del tránsito' y únicamente se temió que las personas y Jas propiedades corrieran peligro. Finalmente,
el tránsito a través del Istmo fue interrumpido tan ~ólo
en tres ocasiones en los cuarenta años de la historia
de Colombia yeso únicamente durante ciento treinta y
dos dias
¡Una causa constante de disturbio:> que trae como consecuen,'ia
natural el disturbio
constante 1 "
Como hecho ~al1cionado por el Gobierno conservador en lo referente a Panamá, nos parece conveniente hacer conocer df: nuestros lectores las siguientes disposiciones del Tra t.:dt) dc1846, suscrito entre el Gobi~rno
Granadino (hoy (olomuiano) y norteamericano, euyo
prl~"lllllJulo di(c:
"La República l:~la Nueva Granada en la América del Sur y lo~, ":stados Unidos de Norte AmÜica,
deseando hacer firll:(: y duradera la amistad y buena
inteligencia que fdilmcnte existe entre ambas n~ciones, han resueíl(J it. ldar de una manera clara, distinta
y positiva las reglas qtle en lo futuro han de observarse
reliiiosamente eníre una y otra, pot medio de un tra-
-
103
tado o c{\nvención general de paz y amistad, comercio
y navegación
.
••Art. 1.0 Habrá una paz perfecta, firme e inviolable,
y amistad sincera, entre la República de la Nueva
Granada y los Estados Unidos de América, en toda la
extensión de sus posesiones y territorios: y entre sus
ciudadanos respectivamente sin distinción de personas
ni lugares
.
"Arc. 35. La República de la Nueva Granada y
los Estados Unidos de América, dc;;eando hacer tan
duraderas cuanto sea posible las relaciones que han de
establecerse entre las dos partes, en virtud del presente Tratado, han declarado solemnemente y convienen
en los pUl1to~ siguientes:
"l." Para mejor inteligencia Lie \05 artlculos preccdt~ntcs, hall estipulado y estiplllan las a!t;¡s Parteg
Cuntratantes: que los ciudadanos, buqttef; y mercancías
de los Estados Unidos, disfrutarán en los puertos de
la Nueva Granada, inclusos tûs de la parte del territorio granadino generalmente denominado Istmo de Panam:í, dcst.ie Su arranque cn el extremo del Sur hasta
la froni~ra ùe Costa-Rica, todas las franquicias, privilegins e ;wi1unidades, en lo rel;>tivo a comercio y navcga::iól1, de que ahora gocen y fn lo sucesivo gozaren
los ciudadanos
granadinos, sus l)tlques y mercancías;
y qu~ esta igualdad de favores se !lará extensiva a los
pasajeros, correspondencía y mercancías dc los Estados
Unidos que transite al través de dicho territorio, de un
mar a otro. El Gobicrno de la Nueva Granada garantiza ai Gobierno de los Estados Uni<ios que el derecho
de via a tránsito al través del Istmo de Panamá, pOI'
cua¡e~;quiera medios de comunicación
que ahora existan, ü en la sucesivo puedan abrirse estará franco y
&xpcdilo para los ciudadanos y para el Gobierno de los
Estados Unidos y para el transporte de cualesquiera
artículos a productos,
manufacturas a mercancías de
lícito comercio pertenecientes a los ciudadanos de la s
Estados Unidos; que no se impondrán ni colocarán a
-
104 --
los ciudadanos de los Estados Unidos, ni a sus mercancías de lícito comercio, otras cargas o peajes, a su paso
por cualquier camino o canal que pueda hacerse por
el Gobierno de la Nueva Granada a con su autoridad
sino los que en semejantes circunstancias se impongan
o cobren a los ciudadanos granadinos; que cualesquiera
de estos productos, manufacturas o mercancías pertene.cientes a ciudadanos de los Estados Unidos, que pasen
en cualquiera dirección del un mar al otro, con el objeto
de exportarse.a cualquier otro país extranjero, no estarán
sujetos a derecho alguno de importación;
y si la hubieren pagado, deberá reembolsarse
al verificarse la
exportación; y que los ciudadanos de los Estados Unidos, al pasar asi por el dicho Istmo, no estarán sujetos a otros derechos, peajes a impuestos de cualquiera
clase, sino a aquellos a que estuvieren sujetos los ciudadanos naturales. Para seguridad del goce tranquilo
y constante de estas ventajas, y en especial compensación de ellas y de los favores adquiridos según 105
artículos 4.°,5.° Y 6.° de este Tratado, los Estados Unidos garantizan positiva y eficazmente a la Nueva Granada, por la presente estipulación. la perfecta neutralidad del ya mencionado Istmo, con la mira de que en
ningún tiempo existiendo este Tratado, sea interrum-
pido ni embarazado el libre tránsito de uno a otro mar;
y por consiguiente,
garantizan
de la misma manerJ
los
derechos de soberania y propiedad que la Nueva Granada tiene y posee sobre dicho territorio. (1)
"2.· El presente Tratado permanecerá en plena fuer··
za y vigor por el término de veinte afios,contados
desde:
el dia del canje de las ratificaciones; y desde el mismo
dia cesará de tener efecto el Tratado concluído entre
Colombia y los Estados Unidos el 3 d~ octubre de 182-4,
no obstante la dispuesto en el primer punto de su at:
tículo 31.
(1")Más adelante l'erem~ en Qué forma cumplió el .000ierIl'
de Roosevelt esto que bemos &ubrala.dQ.
I
-
105
"3.0 Sin embargo de la anrcdicilO, si doce meses
antes de espirar el término de veinte años estioulados
arriba, ninguna de las partes contratantes notiflcare a
la OTRA su intenció" de relorm::zr alguno o todos los
articulas de este Tratado (I), continuará siendo obligatorio dicho Tratado para ambas partes más allá de los
citados veinte años, hasta doce meses después de que
una d~ la<; partes notifique su intención
de proceder
a l':l reforma.
« 6: Cualquier
ventaja
especial y sena lada que
la lJna o lel otra poten::Îa reporte de la'5 estipulaciones
ani~rior~s,
es y debe entenderse
siempre
en virtud 'J
COil;O
compensación
dè las obligaciones
que acaban
de contraer y quedan especificadas
en el número primero
de este artículo ..•
S()br~ la conveniencia
y oportunidad
de este Tratado, oigam:Js al Dr. Núñez, quien se expresa
así en
el b,iIIantc artículo "A propósito del Canal," publicado
en El Porvenir de Carta!!ena, correspondiente
al 10 de
febrc'[O de 1884:
CU1ndu estas estipulaciones
fueron convenida5.
era la época de la proyectada
expedición
d~1 General
Juan José Flórez, con recursos
bélicos suministrados
por la Reina Cristina de España,
con propósitos
agimila-jos a los de reconquista;
y aun se temian
otra¡
tentativ;ls
an:i1ogas de' parte de otras potencias
europea3.-la
Gran Bretaña especialmente,que entonces
ohe lecía a las influencias,
un tanto impregnadas
de
filibu'Íerismo,
Jel diputado
Ll)rJ Palmerston.
Las estipul.1cion('s fueron
por tanto, muy oportunas, y es
posible
que elias sirvieran
de eficaz preventivo d~
Il
I
agrcSi,JflCS
c..:!cmus . ..,
Este Tratado
no fue obra del General Herrán. Fue
celehrado
)' firmado en Bogotá el 12 de diciembre
de
1846 entre
el Dr. Manuel M. Mallarino,
Secretario
entonœs de Relaciones
Exteriores,
y el Ministro
de
(I) ¿ POi qué no lo denunclaron
la época oportuna, Dr. Mendoza?
108 gobiernos
liberales, ea
-
106 -
loa Estados Unidos, Mr. B. A. Bidlak. Al General Herrán le correspondió ~an¡earlo en Washington, en ¡uaio de 1848 con el Secretario de Relaciones Exteriores
tic los Estados Unidos, Mr. James Buchanam. La vigencia de este Tratado, que ha sido calificado de monstruoso y anticolombiano,
por el Dr. DiegQ Mendoza
Pérez, dependió exclusivamente de los Gobiernos liberales de López y de Obando, que siguieron al Gobierno
conservador
que lo celebrÓ y a los de Mosquera,
Murillo Toro, Santos Gutiérrt'z y Acosta, Sal~ar, Pérez,
Parra. Trujillo, Zaldúa etc. etc.
¿ Por qué no lo denunciaron los Gobiernos presiq,.idos por estos distinguidas liberales, cuando según las
cláusulas 2.1\ y 3.a del artículo 35, él dejaría de exístir por
completo desde el mismo día en que la denunciaran
dentro de los dos períodos de a veinte años que señalan
las cláusulas indicadas?
Oigamos al Dr. Núñez cómo contesta esta pregunta;
••El Gobierno granadino y el colombiano han hecho
reiterados esfuerzos. ell VARIAS EPOCAS para obteller de
la Gran Bretaña y de Francia partic\llarmente, un compromiso de garantía e:¡uivaleTlfe a la concedida por
los Estados Unidos y TALES ESFt1ERZOS han sido infructuosos. Es casi se,~uro qu~ el Gobierno colombiano repitió esas gestion2s a mejíados de 1881; Y puede bien
deducirse el resultado práctico de la nueva. tentativê.,
por el hecho de no haberse sometido ningún convent.'J
. de esa especie al examen
gislativas. "
de nuestras
Cámaras
Ll'-
Poco después de expedida la Constitución de 1853,
principiaron a sentirse síntomas precursores de un próximo sacudimiento social. Relámpagos siniestros cruzaban
de cuando en cuando los espacios de la atmósfera política. Nubes negras se apiñaban en los lejanos hodzontes de la patria y avanzando en varias direcciones
amenazaban
interceptamos los rayos del luminoso :;01
de la paz de que disfrutábamos
hacía cerca de seis
atlos.
-
107 _.
La inquietud y el alarma cundleron
por todai
partes y al fin la guerra estalló y vino a cubrir de luto
y sangre, de lágrimas y de desolación el suelo de la
patria.
Recia y porfiada fue la lucha; gigantescos y desesperados los esfuerzos hechos por una y otra parte para
adq uirir el triunfo.
Sabido es que el ejército revolucionario
ocupó la
capital de la República el 18 de julio; qUt: el 19, de
ordrn del Presiùente Provisorio fueron fusilados los
Sres. Plicido Morales. Andrés Aguilar y Ambrosio Hcrrándéz; q~le el día 26 se dio el decreto que lleva las
frmas de Andrés C~rón, como Secretario de Gobierno;
.!lIlí¿¡l Trujillo,
como Secretario de llacienda y JOSé
María Rojas Garrido, como Secretario de r<eJacionl's
Exteriores, Encargado dél Despacho de Guerra, por
el cUëll se explllsaba!l los jesuítas y cuyo articulo l,·
dice: "La Compafiía de JesÚs, que no ha podido es- •
tablecerse sin la ley de il1~or¡:>oración,será disue1tél por
la :nloriùad, y ocupados los bienes que ha aUljuirido
s:n rener personcría."
De tal manera, pues, que la confiscación de los
bienes de los Jesuitas se llevó a cabo purque diz que
l1J tenhn persone ría para adq:1irirlos. con la que se
ft.lseó la verdad, porque én la capital Je la República
estaban vigentes a la sazón los artículos 659 y 661 del
CÓdigo Civil de Cundil1(1marca, expedido en 1858, y
quc empezó a regir el l." de pr1l'rn de 1860. Dichos
al [ículos dicen;
"Art. 659. Llámase persona jurídica una entidad
moral a person;i ficticia, capaz de ejercer derechos y
ccntracr obligaciones civiles, y de ser representada judicial y extrajudicialmente.
"Art. 661. Son personas jurídicas las iglesias, COMUNIDADLS y congregaciones
religiosas de la ReligiÔn
Católica.
"La ley civil mantiene a dichas iglesias, COMUNIDADES Y congregaciones
religiosas de la Religión Ca
-108-
tólica, en los derechos de posesión y propiedad sobresus bienes muebles e inmuebles, de administrar los
mismos bienes, manejar sus rentas, adquirir y enajenar con arreglo a sus cánones, constituciones o estatutos y conforme a la misma ley civil, y comparecer
activa o pasivamente en juicio, reconociéndoles para
todo esto su personería jurídica, conforme a sus cánones, constituciones y estatutos."
Creemos que nadie habrá tan insensato que pretenda negar el hecho que la Compañía de Jesús es una
comunidad religiosa.
No existió pues, el fundamento legal para la confiscación aludida, y lo que se hizo fue consumar una
insigne iniquidad, sin motivo alguno real para ello.
Pero esto no era sino un débil preludio de lo Que al
mes y catorce dfas debía suceder. En efecto, el 9 de
septiembre (1861) se expidió el siguiente decreto sobre
desamortización de bienes de manos muertas:
"Tomás Cipriano de Mosquera, Presidente Provisorio de los Estados Unidos de la Nueva Granada, considerando:
"t.. Que uno de los mayores obstáculos para la
prosperidad
de la Nación, es la falta de movimiento
y libre circulación de una gran parte de las propiedades raíces, que son la base fundamental de la riqueza
pública. (1)
"2. Que las corporaciones, congregaciones y sociedades anónimas no pueden poseer a perpetuidad bienes
¡nmuebles, tanta por ser esto contrario a los principios
generales de legislación para adquirir, como porque la
Constitución de 1858 sólo concede esta garantía a las
0
(1) Si el movimiento y la circulación fueran, en término absoluto, elementos de riqueza, bastaría disponer que frecuentemente fuesen vendidos todol\ los bienes muebles e inmuebles,
para aumentar la.indetinidamente.
-
109 --
personas o individuos por los derechos que en ella
misma se reconocen. (1)
,. 3: Que los abusos que en todos tiempos han
tenido lugar por el establecimiento
de prácticas contrarias con que se han formado dichas asociaciones a
congregaciones
comúnmente conocidas con el nombre
de manos muertas han producido complicaciones y conflictos en varios países, impidiendo a tendiendo a
impedir, el ejercicio de la autoridad pública. (2)
"4." Que las rentas de los comunes o municipios,
hospitales, colegios y establecimientos de beneficencia
han perdido capitales considerables,
en concursos y
quiebras, por haber dado en venta a censo las propiedades inmuebles, con perjuicio de las mismas instituciones. (3)
"5. o Que la desamortización de los bienes ¡nmuebles
para reconocer su valor en venta sobre el Tesoro, al
mismo tiempo que respeta la posesión de la cosa.
afianza bajo la fe y responsabilidad
de la Nación la
(I) Art. 662 del CÓdigo Civil de Cundinamarca: "Los bienes
adquiridos por dichas iglesias, comunidades y congregaciones
religiosas, y los que en . la sucesivo adquieran NO TIENEN, NI
PUEDEN TENER el carácter de inenajenables:
todo pacto, condición o cláusula en contrario, es nulo y de ningún valor. ni
efecto." Art. 67 de la Constitución de 1858: "Las propiedades
y renta~ dC'stinadas al sostenimiento del culto, y las que pertenezcaFl a COMU:-iIDADES a
CORPORACIO~ES
RELlGrOSAS,
GOZARAN
que las de I!JS particulares, y no podrán ser ocupadas ni gravadas de una manera distinta que las
de éstos."
(2) La Ley l.", título 3:, libro l.. de la Recopilacion de
Indias, concordante con la bula del Papa julio /I expedida en
Roma el 28 de julio de 1508, disponía que no se podia fundar
convento alguno en las Indias sin permiso del Rey"; y cc el que
se fundaba sin ese requisito, era demolido." Es claro que ese
permiso 110 se concedió con menoscabo del ejercicio de la autoridad pública.
(3) Está en contradicción con el I: No está probado ni puede probarse que el público sufra perjuicio alguno con Que las
~ntldades posean unos cuantos bienes.
DE LAS\\ISMAS
GARANTIAS
-
1 lO -
-subsistencia de los establecimientos de utilidad y ben~
ficencia pública. (t)
"6.· Que la Nación tiene derecho de suceder en la
posesión de los bienes a las corporaciones que dejan
de existir, y que, por tanto, es a ella a quien corresponde cuidar y conservar los valores destinados a 10$
objetos de utilidad pública, como también al culto de
cualquiera denominación, en virtud de las prerrogativai
del patronato universal y dominio eminente. (2)
Las principales disposiciones del Decreto son lu
siguientes:
le Art.
1.0 Todas las propiedades rústicas y urbanas,
derechos y acciones, capitales de censos, usufructos,
servidumbres u otros bienes, que tienen o administran
como propietario o que- pertenezcan a las corporacione~¡
civiles y eclesiásticas y establecimientos de educaciór.,
beneficencia o caridad, en el territorio de los Estados
Unidos se adjudican en propiedad a la Nación por el
valor correspondiente a la venta neta que en la actualidad producen o pagan, calculada como rédito al 6
por ciento, en los términos de los articulos siguientes.
"Art. 2." Bajo el nombre de corporaciones se comprenden las Comunidades
Religiosas de uno y otro
sexo, cofradías y archicofradías, patronatos, capellanías,
congregaciones, hermandades, parroquias, cabildos, mu(1) Por muy abonable Que fuera la garantía del Gobierno,
no consideramos razonal?le obligar a los duet'1os a desprendt~rse
de sus cosas para vendetlas a otro, ya que la posesión com;iste
en la tenencia de la cosa con ánimo de señor a duelta, y la desamortización lleva consigo necesariamente la privadon de dicha
tenencia.
(2) ¿ Dónde está };¡ disposición que le conceda a la N'lción
el derecho de suceder en la posesión d~ los bienes a las Corporaciones que dejan de existir? Recordemos, además, que el mism.
Jefe de la Revolución había dicho en un Mensaje como PresIdente de la República al Congreso de 1848, lo siguiente: "E.
un pais en que se toleran todas las creencias, no se debe ingerir la autoridad en la de los católicos, que forman en la Nueva
Granada la gran mayoría del pueblo, ni encarzarst de Jo irJS¡Uccí(}n de $US rentas , propiedade~.
-
111 -
nicipalidades, hospitales, y, en general, todo establecimiento y fundación que tenga carácter de duración
perpetua o indefinida.
"Art. 3: Tanto las fincas rústicas como las urbanas
que se hallan arrendadas directamente por las corpon;cion~s, continuë:.rán en poder de los arrendatarios
hasta la conclusi611 Jd anu en curso de sus arrendamientos; y los in'.j:'¡;:¡¡1\):' se enicndl'rán Lon ios agentes
de la Suprclll" Junta del crédilo nacional, a c'lya caja
de amortización deben entrar los productos de dichas
fincas y de los bienes muebles y semüvientes anexos
a ellas,
"Art. 4." Sólo se exceptúan de la adjudicación que
queda prevenida los edificios destinados inmediata y.
direc(ameníe al servicio.u objeto del culto a del instituto, como los templos, casas de reunión episcopales
y municipales, colegios, hospi1ales, hospicios, mercados,
cárceles, penitenciarías, casas de corrección y'las habitaciones en que residan los religiosos a monjes y por
razón de oficio, 1¡IS que sirvan al objeto de la institución, como las casa~; de los párrocos, de los magistrados,
y lOCales de las oficinas públicas. Se exceptúan también
las propiedades
pertenecientes a las municipalidades,
los edificios, ejidos y terrenos destinados exclusivamente
al servicio ptíblico de las poblacioñes a que pertenezcan.
"Art. 5.° La Junta Suprema del crédito nacional
dispondrá que se forme un inventario formal de tales
propiedades tomando todos los títulos y documentos
en que conste la propiedad; y es de cargo de la Nación
cumplir .con los gravámenes que legalmente se hayan
impuesto sobre tales propiedades.
"Art. 9.° El valor neto que se adjudique a la Nación
de los fondos de propiedad de las comunidades religiosas, de uno y otro sexo, se recollocerá a los individuos que compongan la comunidad, inscri biendo en
favor de cada uno una renta viajera al 6 por ciento
anual, según el capital que corresponda, divídiendo el
L
-
112 -
total entre todos en razón del tiempo corrido desde el
dia de la profesión del.individuo
hasta el de la fecha
en que se desamortiza la propiedad, y reservando la
suma necesaria para pagar los gastos o limosnas con
que deba contribuírse sobre el valor de las propiedades,
para obras piadosas."
Para evitar la inserción'''de los diez y seis artículos
que contiene el Decreto vamos a dar una idea de los
no insertados para que el lector forme mejor concepto
sobre el conjunto del Decreto referido.
El artículo 6,° ordena que luégo que se inventarien
los bienes, se vendan con ciertas condiciones; el 7:
dice que los arrendamientos anteriores pertenecen a h
comunidad respectiva;
el 8.0 habla de los postores en
los remates; el 10 dispone que para la redención de
censos se consignen documentos de deuda pública
consolidada exterior e interior, o deudas flotantes e,e
cualquier' clase, y se reconozcan en inscripciones al 6
por ciento; el 11 declara que todo lo que fue de m:lnos muertas es del Gobierno a menos que se prue'Je
la legítima enajenación (1); el 12 da derecho a los que
denuncien bienes ocultos a que se les adjudiquen por
su avalúo en documentos de deuda pública, y ordena
que si de la ocultación tuvo conocimiento el admhistrador o superior respectivo se le juzgue criminalmente;
el 13 manda que los censos se impongan siempre sobre el Tesoro; el 14 prohibe los traspasos y ordena
que en lugar de eso haya redenciones, exceptuando
(I) En la nota número 40 de fecha 23 de febrero de 1876,
decía el Secretario de Hacienda del Cauca (Modesto Garcés) por
via de consulta al SecretarIo del Tesoro y Crédito Nacional lo
siguiente: "Al Sr. Elias Paredes se le quitó una tienda en Popayá,,:
éste la saco en el remate oficial y la cedio por escritura a la
Iglesia, y es necesario dictar las providencias convenientes para
recuperar la tienda, a cuya propiedad renuncia el Sr. Paredes,
y que en consecuencia pertenece a la Nación," La contestadon
del Sr. José M', Villamizar Gallardo, fue afirmativa. (Léase la
.ota nùmero 434 èe 13 de marzo). Luego no entendemos no!;otros
t:uándo es
/egllima la enajenación.
-
113 --
lo~ de propiedad
particular;
el 15 atribuye a la Junta
Suprema
del crédito nacional la administración
y cuidado de los bienes desamortizados;
y el 16 ordena a
1.05 P(es;d~ntes
de: los Estaùos
y Gobernador
del Distrito federal el cumplimiento
del Decreto. (1)
Tal fue
sola plumada
el inicuo
los bienes
decreto
que arrebató
de lIna
a las entidades
que él menciona.
No hay en la lengua palabras
suficientemente
severas para cundenar
tamaña iniquidad.
¿ Eran mal adquiridos lag bienes de las comunidades
religiosas?
No,
por cierto: eran el fruto de trescientos
añus de esfuerzos y fatigas en pro de la civilización
del pais.
No era el genio tutelar
del bién el que inspiraba
la desalJ\urtil.ación;
era, al contrario,
el genio del mal
que quería lanzar al pais en la más honda sima que
se haya visto nunca.
Vamos
ahora a presentar
a nucstros
lectores la
lista de los bienes que en el E~.tado de Panamá se comprendinn en el Decreto
mencionado.
Dichos datos los
hemos tomado del informe del Agente General de bienes lksallwrtiz<ldos,
rendido al ~cñor SecrC'tario dei Te~oro y Crédíto Nacional, el 10 de enero de 1812.
Los cuadros
que siguen
los hemos
seleccionado
de
los g(·ncrales.
(1) Lleva las firmas de los Sres. Mosquera, Cerón, Trujillo
'! Rojas Garrido.
114
.....a
o
lOI
•• QO••
-
..
Q, ••••
t.)
o
et
w
••
00OCJI.Or-r-OOOM8
8 \ONI.Or-MCj)-.:rOOr~lllMNr-~l{")NOCJ-.:rù")lll
-
F-
rJJ
<
o
z:
~
..J
<
z:
<
ü
w
z:
w
~
W
-<
<
z;
<
o..
w
~
Q
Q..
Q
W
Q
::J
O'
rJJ .
W
z:
w
as
rJJ
o
..J
<
;:J
Ü
-<
..J
W
Q
rJJ
<
Q
cc
-
W
<
FrJJ
W
-u..
Z
-<
~
w
:::>
O'
o
Oc:
CI
<
:::>
u
-.
-...
u
Z
o
U
W
Q
fil
Q
.¡:
-==
CIl
el
8
-
I Herederos,
Manuel Villarreal.
Salvador Herrera
Francisco Ruenes
J.Bernard y Gin
Ramón Valla:-:~s V
Carlos de icaz.;:¡..............•.•.........
Petra Santacruz
Herederos Dolores Paredes ......•.
"
José A. Santos
J ose. M . d e Alb a..........................•
José A. Bermúdez
:.
J ose. Kra t oc h'l1 ............•
Fernando Barsallo
Familia Urriola
Herederos Alonso Guerra
Familia Cajar
_
Pant~león de la .Guardia
Móm.ca de ~. VlIlalobos
Domll1go Cajar
R~m?n Villamiz~r B:
Smdlco del Semmano Panamá
Antonio Ducreux
Buenaventura Gutiérrez
I
80
Huerta ell los Samos
'
.
80
:Ca5a en Chitré
.
800
"
.
.
800
Casa, caile • Santa Bárbara»
" ..
800
800
Casa, calle d(:! ~Chidfl1Llc»
.
400
400
:Hacienùa «Bermeja!," \hile Pácora.
1540
1,540
Casa, calle de la "Chancleta"
.
400
400
ICasa, Pina de :1.~ercod'.1
'
. 1,040
1,040
:Casa, callejÓn de "Chicn,=me"
. j .771
1,771
'H aClen
'. d a "rve!TO Cie
'C'!) aora
.
800
800
'Tierras "Taimatú" y "Garachiné"
,
160
160
. M :>:na,
." en Ch,cpo
"\tH'aClenda "J esus
. 2,960 , 2,960
,Cas3, Calle Real
. 1,600
1,600
!Solar, cal!ejón "Cl;cheme"
.
1,200
ISolar en la Caile Rea!
.
144
:Solar en "Salslplledes"
.
960
800
jSolar en "Sals~p~.edes" ;,.,
:. ',;'
¡Solar en el ~aLe!~n .de ~~ramlllo
: 512
,Solar, calle Sals1p'Jedes
400
¡Casa, barri? "ChiriquI"
.
800
¡casa ColegIO S., c;dle San FelIpe
.
960
Casa en Chitre .
200
,Solar, calle Santo Domingo
400
.
-.
Pasan ....
i.
..
31,938
-
800
800
l·..·..•..·.•
--- -- --- \ _._--- .-
; 28,058
,3,880
Nombres de los censatarios
------
.. -
Vienen .
I
Fincas gravadas
.
,
Cemos I Censos
\inscritos redimidos;
1 __
.. ! 31,938
.
• 1 ••••••••••••••••••••
Arosemena Hermanos •................... jTierras "Capitana," en Chepa ...
.. lo Ma r t'wez. _
.
B nglc
1:T erren,os "e ru e es, "e n C aplra
.
Teresa Ag~ilar""'''''''''''''''''''''''''''li~Odega,
calle de Santo Domingo
José Franclscu de la Ossa
S(\lar en Panamá.
. _ __
.
Micaela del Barrio de J
Hacienda "Capireja"
, .., _
Guillermo Nelson
Haciendi\ ., Juan de D. C.¡bJilero" . __.
Manuela Pecaud de A
Casa, calle "Postigo," S_ .! li.; [J de D ¡
Ramón Gamboa
Casa, calle "Playa-Prieta," Panamá
.I
Manuel Meléndez
" !Tierras ': Rerequeté," en Capira y Chame.¡
Teresa Gómez
_
ICasa. calle de "Las Monjas," Panamá.!
Rito GÓme¡
1 Bodegas,
calle San Pablo ..
Herederos, Eusehio Delgado
:Casa,
i
Simón Maldonado
[Casa. calle San Juan de Dios
.
Gllille~mo N~!son. '"
iHacienda "Ancón," ~aboga; .. _.0.:.
'
AntonIo MeJIa
¡BOdega, calle San MIguel. f anama . - .. i
Julio Rusta
Casa, "Calle del Agua"
.
L~~:far-~:r~era de Picón
¡Casa, Plaza del T.riunfo :" _.' _.. _.. __
I\IlU
\,jVIl'~Z
•••••..•
ISolar. frente Carntcena. mtenor
.
Heredero, de Juana M. Herrera,iSolar, calle "Calzaàa," Powólmá .. o. '._
J os é
1'
lt
I
i
lt
,.
..••
'-'
388
380
480
128
400
2,000
2,848
2,000
!
Ceosos
I_
;
1·
r(:~~lr
: 18,058
i
3,880
I
388
380
480
128
!
I
400
2,000
.. '
2,000
2,848
480
480
400
800
800
400
800
800
1,600
1,600
400
880
400
880
3,688
774
360
774
360
400
400
3,688
-OJ
400
..•..
" M. Basto Bracho .. ¡Terrenos Hdas. "Baya~o" y "Chepa.";
VIctor Pltcé
Sillar, calle Santo Domingo
; 2,240
Herederos Clara Gutiérrez
SCllar er. Port;) Velo
; 360
Herederos Apo:inar Barahona.
Tierras" Cap,lana," en ChC'pCl
". _ .. :
80'J
800
Herederos Lina Picota
.'Soiar, "Calle d:1 MJta.Jero'·
.
720
Juan Méndez
! Solar, Plaza Santa Ana
__
'
Clemente Ayarza
iSular, Porto Velo
" 1,600
Hurtado Hermanos
Solar, calIe de "La M'Jralla"
. 2,400
800
(Se ignora)
Dùs solares unidos. cal~e San Pablo
.
•
lO
»
»
¡»
,\:0
•••••..••••••
»
"
».
,.»
Hurtado y ·H·e;~a;l~s: ..:..:..:.:.:
:Hacienda" San José," B1lúa, Pácora
Catalina Remón de Chary
Huerta, camino" Chûrrillo "
Herederos, Nicolás R('mi1n
"
Hacienda "Corozal"
María de la C. de Q.Jti.
;C,sa, ':éllle Compañía de Jesús
jasé Ferrera de Picón
Casa, "Calle del Triunfo"
julía Placé y A Pérez
'Hacienda" Cacería"
Pedro Laffarque
»"
Herederos de Bias Donado
¡Hacienda" Corona," en Chame
Hurtado Hermanos
"
iHacienda "San jasé," Valle Pácora
Martína y Magdalena Herrera ; Casa, calle" Las Monjas," Panamá
María A. del Barrio
_.. ,I»
"
,.,.
:o
Carlos Caballí. .. ,
':Casa, calle Santo Domingo
,
Sl1ma ....
j •••••••••••••••••••••••••
800
346
1,520
,,'
'f}
1
:
!
24J
\
'
'
480
284
60
i
180
1,600
1í2
160
1,200
318
'
,
1
I
.
400
i
69,024
172
160
1,200
318
¡ 51,17t-!
•
o ••••••
~
••
'
•
¡..••......•.
\
¡
: 17,846
.
118
m m
o-S;
=-;
r.IJ._
I
ClJUI
U ~ '
___
-=-L
.
Eloisa Bonilla de Icaza
Simón Chíari de J
Josefa Casar de Caironja
Herederos de Joaquín Moro
Santiago Dobly de Sablá
Huerta "Pue:·ta M&tJ"
;Ca3a, calle San MigueL.
1Ca~a, Plaza de Santa All.: ..
:C.1su., calle San juan de Die·s.
¡Hacienda Bernard:no
,..
,.
»
»
_.!
_ .. ' .. __ ""'"
».
__
;Hacienda de Chc'Jes. _
.. _. _
:
María A. del Barrio.
ICasa, calle cie La'- A'lonjas. _
Ramona Alba, de, Arosemena
¡Casa, calle de La:; J'v\ercedes __.'
ManuelaManaDlaz
í"
~an Juan de UIOS ......•
Josefa Pinzón
_ ,
32 cabezas de ganaào, "Río Grande" .. I
,.
".
__.. _
_
32 cabezas ganado, "Río Grande" .. _,
Catalina Herrera
_
Casa, calle dei "A víspera" .. __
_ .. •
Manuel Esquivel
" '21 ganados vacuno "Agua Dulce ",
¡
Juan P. Ortiz .. _..
_
¡50 cabezas ambo~ ganados ... _... __ ;
Carmen Paredes
Casa, calle del LIbertador..
_.' . _.. _.. I
Tesoro del Estado
2 lumbre d~ la Cas~ Munic.ipaJ
__ .. :
»
»
.. _ .¡Bonos
deuoa consolidada
ael Estado
!
Valentín Ambolorio
No ~ay hi~oteca _
_
_¡
Ramón de Icaza
" _ . _. PredlO CasIta Blanca. _
" _. _
:
José Krato Chwil
_ .. _
_. Terreno, trapiche "San Joaquin"
j
Arosemena
Hnos
)olar en la Plaza Santa Ana
¡
Florentino Llorente yA. Garibaldo. )olar, calle "Matadero"
.. ¡
,.
,.
1
"
lO
»
!
Pasan
.
..
"
"
...
"
...
"
"
"
.
"
..
••
1-·-131,753
¡
............
800
6,400
¡ ••••••••••••
480
320
-SÔO
1,600
I
720
1,600
1,600
480
280
400
536
500
162
450
65
50
92
400
3,674
80
............
1,520
320
560
1,600
720
........... ·1
400
400
t ,520
800
6.400
48(-
, 480
280
i
400
536
500
162
450
65
50
i
4~
3,674
80
i'~~::::
..::::
!
.
I ·..· ..·
----1---1
28,978
¡ 2,775
Nombres de los censatarios
-------------
il
il,---,.--------------
t
I
Vienen
- --
i
Antonío Yauguez
'
Solar calle de las Damas .. _
Hnos
-
Tíerras
del Zahino
__
~:~~~¡n~rot~~~g~'
:::::::::::::I~y~~;~sc~~e
~~j~ •.~~t~~.e~~.".':
:::
Encarnación Osorio
Manuel Taliaferro
¡Solar, calle del "Matadero"
"
Suman
¡"
".
,.
"
_
I\...........•...................................................
••••••
: : : ::
j
__
·
por
redimir
--:,
31,753
i 28,978
80
1,000
80
.
1,000
.
I
; 2,775
308
308··
.
168
168,
.
230
230
~~g 1~g <::::: .::
: 34,019
-..--.--- :-----.-31,244
1
Censos
---JI
.-..
Florentino Llorente y A. Garibaldo Solar, calle de Bolbaín
Arosemena
Censos Censos :
""
d'"d
¡
lDscrltos ¡re lml os!
Fincas gravadas
~
o
(2,715
CUADRO QUE
MANIFIESTA
LOS BIENES QUE PERTENECIAN
IGLESIAS DEL EST ADO DE PANAMA
,
Nombres de 10:5 censatarios
---~._ ..-. "+".-,.--.--
--
-"--------
!
fincas gravadas
----.----------~--,!-
,
:Tierras
Manuel Márqucz
Cruz Bosque
RamÓn de lcaz:l
Heredero5
de
León
Ramona
José
Vallarino
Alba
Ferrera
(Arrayán)
oO,
, .. ¡Casa, "Calle del Matadero,"
Panamá
' ,I • Plaza de Santa Alia, P;:namá
IBodegas, Call~ Real, P,1ll3'q,l
Paredes
A. J. de Sablá. _. '"
José Manuel de Alba
José Lafaurie Bravo. '
Ramón
"Guayabal"
!Casa.·"Calle
_.. ¡HJa.
_
:Hda.
,¡Casa,
de la Agua,"
V
de ~rosemena.,.
de PIcón
Ramona
Alba de Arosemp.na
Simona
Pinilla ..
,i
400
360
1,200
'
899
320
1,200
399
800
gOO
1,496
Bernardino,"
~ll Arrayán
"Cerro de C"bra."
);da.
':,Peñuelita:"
Va!;~ \,~cora
" 'Casa,
Plaza del Tnuo¡û
! Casa, caIre de "La Merced" .
: ....
..
':
.!
320
1,496
ROO
573
800
283
573
283
l,6CO
1,600
I
\
240
4,Coo
800
,--. . ' 15,371
~6r
rcilwlr
)-."-..
--
360
'
,I
Hda .. ' Pisbae"
Pasan ....
•••••
C([!(ll
1,600
'1.600
",
400
Panamá,.:
"Calle dd Come:cio,"
, :Casa, "Barrio
Chiriqui."
!'
\redimído$ \
--."----'
l-------
It
Rodríguez
"
G...ensos , ti~nsos
¡inscritos
Petra Mambal de :~amo .....
, ,. !Casa, Plaza de Santa Ana, l\::lam'Í.
A. J. de Sablá
, ' .. __ '
¡Solar, calie de
Las Monjas"
Ftliciano
,
A LAS
4,000
I
'
,
•
: 13,971
2~0
-.
&')0
I
i 1,400
í
I
Nombres de los censatarios
------..,.------
I
- Censos Censos \
:ïnscritos redimidos,
Fincas gravadas
iV·lenen
-·1-· -p-
.... I
.. ,15,371
Lino Ledezma.~
Solar, ca!le de "La Chancltta"
.
Guillermo Nelsoil
_
Huerta de "Porras"
.
Manuela Conte. _
_
Solar en el "Caño de Severino" .
VíctÇlr Fernández
_. _
Cien cabezas ganado, "Espabé"
..
José M. Calvo
Hda. "Lajas," en Chame
.
Juan Ponce
_
__
¡Hda. de "Trallquillas"
.
Manuel M. Jaers
_
17 cabezas ganado, "Cleto ~;i!1Cílez'~ .
Francisca Jaramillo
, .. '¡Casa, calle de "La Ciénaga " .
Januario Rodríguez
\
_.. 60 cabezas ganado ell "Coco" .
J. de ~ernar~ y Gia. _
¡Casa, calle de Santa Bárbara .
IndalecIO Gnmaldo
" .. ". ,60 cabezas ganado
.
José M. Urrutia A .. _
_
Hda. "Doscercas," en Natá
.
josé María
Urrutia
Ganados
en "Pocrí"
i
__
••••••
800
800
120
400
4.471
516
l?h
'v,",
.....•.
Luis Baruca .. _
50 cabezas de ganado
D. Bernard y Gia _
_ ",casa, calle Santa Bárbara
Tomás Jaers
_
Hda. "Valaca," en Antón
Agu§'tín Arias
¡ Hda. "Capellanía"
jû3é María Urrutia A
160 cabezas ganado en ., Co¡~ob().,
Hermanos de Atanasia Macías .. ,Casa, Calle Rea!, N;:¡t;.í ....•.
d'
Ceusos
.
.
.
.
.;
40
480
400
476
560
1,280
242
400
1,372
160e
392
144
I
rJf~lr
-
123 -
.....
Q)
<O~
•...•
.....
·000
• <O
. t- co 00
• Q)
·NtOO
· t-
-
--•...
124-
'-
en
,~
~
'0
m
•...
\O
'N
,M
'0
.:::>
.~
·M
'N
. c:>
. C't
'0
.¡q,
. N~ •
',-
'
•...
tntnl
o o
m;-=:
= ....
cU Y
Urn
I
e
. >,
o
¡::
::1
U
«$
>
~
"",,10
r:
"'O
0«$
.
¡::
~
¡::
,~
>
<'.l
.•...
<'.l
«$
'.0
:'Ü
~
:0
:"'0
::1
•...
«$
U)
¡::
:
~
-
'O
, (.O
'0
, 00
, (.O
'ON
'M CCI
,q,Ol
, U')
'o
'O
'~
,
125 ..
..-
'O
'U"lOlOO
'00
'\.0"1' ,t-(.OOlD
, 00_ N le:.
,-(Q
, (.O
'-
~_' ... _'. -.----.--------
. ..
O
N
(Y)
. O C'I O O
'O O O It') Ol O O
'MOOCOO
·('o"1'(Qt-(.OOlD
O ç¡ (.O(.O ,..- (.O
00_
N 10_
-----
'O
.(Q
•
'U"'Í
-
I
OJ
O
•...
•...
'- ..
0-
ro
OJ
M
'u...
.-<
¡::
ro ~
.r/)
. "el
::s
ro '"
•...
a.>
'u...
'-
OJ
¡::
a.>
N
.ro
.¡S
.> .~a.>
',~
¡::
ro
::s
¡::
.ro
.--. .::S
::s
-
126 -
O
-- .... '- --- ..- ".- - --.---.-..--.-.------OOtONOOC)Ogt-OOtO
'-q-OO
MtONll')ON:.o
OO-q-ll') '00000
O'lCTltOOOOt--••• ll')N'M
00
•..••...
-: N'"C'f..-'"
.
\~
lo
it-
¡ê
. .",
'E
.'"t::
.'"
.0..
rc::
E:
"-I
-
]27
'0<.00
,"'t' -:t' "'t'
. <.O N
o
l.1J
N
'M
. co
'>f)
'>f)
'
r--~
'-
'o
I~
o
CX)
'o
'0
'o
,"'¡o."'-I'
q,
oN"
.•..•
CV'l
• 'CIj
CIj
'Z
III
(\)
.o
""'
e
o
z;
,
.
~
I
r
i;
-- 128 -
RESl:JMEN
DE LOS CUADROS ANTERIORES
; Censos
Censos
inscritos
i Ce:œsol
redimidos re:~~lr
Pertenecian . al Monasterio --------de Concebidas
69,024
51,178
17.846
Id. los Hospitales del Estado
34,019 I 31,244 ¡ 2,775
id. de las Iglesias del id
101,270
77,410
2:1,860
id. al Seminario y a las Escuelas
··.. 1
5,824,
3,080
~!,744
id. a otras entidades ...........• ! 332:986 242~~
90.795.
l'
II'
Totales
' 543,123 . 405,103
138,020
~
tfJ
-<
:=;:
O
FO
FZ
.-l
t3
:z:
Ol:
Cl.
-<
U
:z:
UJ
CI
.s..• -;¡•••• e••
"10
~::2
8
o
'- ~
o
tfJ
O
ë
ll.l
Q
Z
<
::J
...••••
~
tfJ
W
Z
o:
O
-
1.I.l
..:;
!il
Z;
-<
,n
-<
O
...J
r~
<
F-
Vl
w
ti:
~
-t
:lË
UJ
;;;;¡
CI
O
O::
Q
-<
::J
U
...
o
01N
N
.-
' \O
<D
\O
• 01-
N
' r-
'0000·-
••
"O
lC')
,OONC'\lCO
: ,(')'0-
t-:
00
:tJ
o
••• ..,
'g
'oooU')o
a
C'-)'
O
Q.
IS
:=on...
8
•..•..
<
tfJ
:c
'-"
-<
· ..-
•...•
..-
..
\I)
V)
rn
· 00
III
tfJ
W
U
8
000000
0000
N"<tN
N-
-
ll.l
Q
CIl:'
~
•• ••!:l
e ••
•..
'::2
"O
Z
aJ
<
¡...
..-
N
M
r-
.., ...
<
~'"
...J
'E
~
Z
t:
· 00
· r--
Q
-<
<
...J
O
'ii
u
;;
-<
tfJ
C>
..Q
-,
O
· en
~N
<D
,....;.<:"r 0- /C-
e
.Q
.. ••
w
>-
..-
Q
••
-a
O
• <D
0gog0lf'l
"<!'O..-MM<D
Q.
-<
tfJ
-<
n..
o;
-
129
.-'"'"
..••:
.•
~o:;
¡¡.
'-
''""
.~.
<J
000000
000000
oooeo-6 <'-i .,ç (',l-
'M
M
' <.O
\O•
<D
.¡• 01
N
=>O O O :::> O O <':) O O 'Ci
=>00000000,,"),;:)O O CI) •...• O O N t'< ~
ON--iÑ
'nO
16'
l'l
00
01
U')
<D
'.::)
Ç)
C'"
N
O-
en
o
Q
e
a
I-
ti)
'fJ
l.lJ
...¡
w
O)
c::
cu
el
:o
Ul
tJl
o
<
N
Q
r.:
o.:
-
O
--=
<
tI¡
u.:
o
en
w
z
u.;
a:l
tU
Q
vi
~a: :
-l:
'O
'-"l~
(])
¡:;
~
o
c..-
..S~
if)
:2;
m
-
e ':;:::l e"j
m "--'mCL
(/Jue
U
~
<l)
<';:"0
u
-a
•
,~o
.D
(<;;
~-=
+:
e
~O
,tl
;:I
- o
Cf)
p,
aï-
~,~
'(1
~~
~
CO;::Q)
a::
m
51
<l)
4~ ~
e
o -a t., o
.Ci
_ .• u
m
Cd
rJ)
en
---<l) o o Ctl
_"._
::l O
m.:::!.....;
m
_
-Q)-
m m
Q.)
•.•'m
.9 E
ru ;-:~ e ~ C\j
..•......
_to;::_t.-:
::
"O
if)
1:>IJ
¡.....
,O
(])
m~
"O
Q;l
~
U}-ro~
N
,~
.;.j
,-;.-
~ 0_
--
m
o
if)
ê --;: co;:: e ~ ~
= e __.....)<r:::l
_-::
"O
(])
._
o m
O CJ bJJ'-a:z~
rfJ ~.
Ci ¡::: -e ::l
Ct:
... ....~
c/)(f)
lfJ
U
m
U
·
'"
· :.o
ay
e
OJ
rfJ
•
Cd
o
Cf)
o
• •...
O
.-- 130 -
Todavía tenemos que agregar a los datos anteriores Ips siguientes bícne~; semovientes, datos que puede
verlos el que dude de l'lias en la págína 152 del informe citado:
33 cabezas
iglesia
30 cabezas
nccídn
en ..
72 cabezas
necían
das
de ganado vacuno que pertenecían a la
de Antón, avaluadas en
"
330
de ganado vacullo que perte.
él la iglesia (k Calabre, avaluadas
320
de ganado caballar que pertea la íglesia de Calabre, avalua-
en
no
.
71 cabezas de ganado caballar que perteneCÍan a la iglesi" de Calabre, avaluadas en.
72 cabezas de ganado vacuno y caballar
que pertenecían a la iglesia de Santiago,
a valuadas en
"
30 cabezas de ganado vacuno y caballar
que pertenecían al Común de Indígenas de Dolega, avaluadas en
.
48 cabezas de ganado vacuno y caballar que
pertenecían al Común de Indígenas de
Gualaca, avaluadas en
.
104 cabezas de ganado vacuno y caballar
que pertenecían al Común de Indígenas de Dolega, avaluadas en
.
Suma
'110
,
120
I50
520
S
3,710
-
1:-;1 --
Tales fueron en parte lus desastres con los cuales
inició la soberanía <le los Estados ("1 Colombia. La
confisc:ación de bienes. Para lJue el lector forme su juicio sobre los motivos en que se fundó esta medida, y
~obre la responsabilidad
que e lia apareja, insertamos a
\.:untinl\ación el docllmento más aulorizado enire t\ldos
;os que de el/a trat¡¡n en aquellos
luctuosos
tiempos,
apel/iùudcI llOY con verdadero cinis_mo. la edad rie oro
ut' la ReplÍhiica:
.
:>t
'(L~IlxCUl~Al:X
, F.stados Unidos de Colombia --Poder Ejecutivo Nacional
{)pspac/:o d'!l Tesoro y Cn;dito Nacional---Sección del Cré·dito Nacional-F?amo de desamortización-- NÚmero lo
r<
Al señor
Sccretilrio
del Es(ado de ....
"Lr vasta operación ecoJló:nica que, sin orden del Presidcnte ha ¡Jrincipiado él realizarse y cuya forma exterior es
la venta de los biencs adjudicados a la Nación por el memorable Decreto de 9 de septiembre del año último, merece,
por lo ~()lllp\cJ() de su fondo y por la indefinido de sus
miras, que se hagan acerca de ella algunas explicaciones Y
comentarios; Y l'Se es el objeto con que ha redactado est~
Despacho lil presente circular.
"La desamortizaciÓn es Lina de esas medidas que tienen
311 día preci.'io, necesariu,
providencial, de realizarse en la
marcha laboriosa de los pueblos hacia la civilización; y así
ella ya es del dominio de la Historia en casi todos los
países de Europa, porque es un absurdo lIlonstnlOSO imaginar que tenga carácter religiose de ninguna especie lo
que siendo rigurosamente mundano o temporal, no se roza,
ni puede remotamente rozarse con el espíritu a la conciencia.
"La desamortización es simplemente un movimiento hacia adelante; LIna estación del itinerario que venimos recorricndo desde 1810, estación
posterior de aquellas en que
Y¿l hemos visto realizadas otras tra:1sformaciones semejantee, como la abolición de los autos de fe y el tormento, la
de los mayorazgos, la de los derechos diferencialei, la de
-
132
'u'
la esclavitud, y precursora de otras en que sólo Dios sabe
lo que veremos, siempre en el mismo sentido del progreso
por la libertad.
"La desamortización
era, pues, un;¡ cosa que se esperaba; que debía lógica:ncnte IlegJr; y que al fin ha llegado en medio de la crisis que aún experimentamos,
o acaso
por consecuenc!a de ella; porque, como ha dicho el célebre historiador contemporán~o
César Cantú: el destino .it
la humanidad es progresar pad:!ciendo.
"Son diferentes las combinaciones
colaterales hechai
en los países cn q,le e"ta medid'"! se ha adoptado para el
efecto de su consumación;
pero es seguro que ninguna de
ellas excede en previsión ni ~n amplitud y fecundidad de
tendencias a aquella que ha tocado EL HONOR de cumplir
a este Des;¡acho.
"Poque
a lui no s:; :ré~:asolamente de sacar a la vida
y a la circ¡,;lación una Ina;a considerable
de valores inertes,
la cual era bas an~c; ni se trata tampoco solamente, además
de la dicho, de a.71Ortizar /a deuda pÚblica, la cual era más
todavía; a~uí, por la índole de los precedentes,
porque se
trabaja en suelo eminentemente fértil y a la luz de una época más adeladaJa;
aquí, repito, se trata de resolver con
la desamorti¿ación.
hasta donde es posible, el arduo e inmenso problema de la distribución equitativa de la propiedad sin perjuicio de ningá.'l derecho íl/dividual anterior.
"Los benéficos resultados de la desamortización,
considerada bajo el primero de estos tres puntos de vista, casi
se tocan con la mano, por ser demasiado nutorios, ¿Quién presiente la anima~ión q:té habia de producir en el modo de ser
económico de dos milI'lllcs y medio de habitantes, la sûbila aparici6n de llna ma~a de valores cinco o seis veces
mayor, según los cáculo:; más racionales?
Pero no es :,óio
esto lo que se lo::;ra.; porque se impide también la disolución a que estaban fatalmente condenados
esos valores,
como su historia escrita en sus inventarios lo atestigua. disolución que podría decirse total, si los fraudes y los3.bu50S de confianza,
inevitables también, por desgracia, no hubieran establecido'
y no hubiesen seguido estableciendo
excepciones.
"Bajl) el punto de vista de la amortización de la deuda, los resultados deben comunicarse con números; y para
-
133 -
poncrlos Al alcance de todos usaré de una
mente sintética y alln familiar.
II
forma
rigurosa-
A saber:
Los diez o doce millones de bienes desamortizados
valen, al mayor precio de mercado
actual de nuestra deuda, veinte o veinticuatro
millones por la menos. Y toda
nuestra deuda, inclusive la aún no reconocida,
apenas alcanzará a diez a doce millones .
•• Saldo a favor del Tesoro: cinco a seis millones. (I)
"Con este saldo hay más de lo que se necesita para
pagar el gravamen
de la operación,
que es el reconocImiento de las rentas viajeras;
las cuales, por una injustificable obcecación a por un estéril egoísmo, han quedado
reducidas,
de hecho y de derecho, a cifras relativamente
insignificantes.
"Para más clarida1 de este punto importante haré observar que aun sl!pJniendo
reducido el saldo a cinco miHones y el producto anual de este saldo a un interés del
tres por ciento; con los'$ 150,000 resultantes, habrá el doble de la que se necesita para pagar el gravamen mencionado.
"La consecución del tercero de los objetos de la desamorLzadón
ha sido materia de muy detenidas meditaciones p,ua el Gobierno, por que éste deseaba llegar naturalmente a él sill sacrificar los otros, o mejor dicho, el segundo,
único que podía ser contrariado por aquél.
"Creo que esto se ha conseguido
por medio de las
disposiciones
que siguen:
•• 1." La concedún de plazos para el pago de las propieda6es adjudicadas
en remate;
"2." La división en lotes de estas propiedades;
" 3. a La supresión de la fianza personal, que no está
al alca nee de muchos conseguir; y
"4.8 La anticipación
de los remates a la época de
completa paz en que el capítal reservado y tímido en los
tiempos de peligro, da la ley en estas operaciones de una
manera absoluta.
.j
(1) No quedó tal sobrante. Al cabo de treinta años de desamortización lo que sobró fue deuda. (M. Samper, 2.' tomo, Escritos poU/ico-económicos, página 762).
- lU"Además,
s.e ha establecido
CI!l.e las. propiedades
se
enajenen libres de toda responsabilidad
proveniente de mejoras, censos cte., etc., y esto, aparte de emanciparlas de
todo obstáculo
capaz de entrabar
su circulación y mejora; en lo porvenir,
ha aumentado,
puede decirse, el dividendo real de los valores ofrecidos, y suprimido el 'privilegio de hecho de que gozarían en las ventas los respectivos acreedores.
"y es probable que se haga aun más todavía en este
sentiçlo, si la práctica
demuestra
que las disposiciones
mencionadas son insuficientes.
"Una medida tan compleja, tan vasta y trascendental,
no podía seguramente dejar cie tener-adversarios.
"Unos la han llamado expoliación.
"Otros la han llamado impiedad.
"Otros la han calificado de extemporánea.
" Lugares comunes! Todas las reformas hieren intereses,
desconciertan
esperanzas, inspiran zozobras;
y hé aquí la
causa de las resistencias que el/as de ordinario suscitan.
" ¿ Pero cuál seria el estado de la 'civilización si esa resistencia hubiera triunfado siempre del esplrittl de progreso? (1)
"Sería necesaria una grai1 DOSIS I?E JUSTICIA y de filantropta de parte de los privilegiados para que se sometan
tranquilamente al acto que se [es QUITA sus privilegios.
(¿Se
habrá visto un cinismo mayor?)
"Seria necesario ese mismo grado de jllsticia y de filantropla en los que especulaban a mansalva con la inactividad e incuria inherentes a las comunidades: para que encontraran razonable la desamortización.
"El Gobierno no ha cometido despojo en el sentido filosófico de la palabra; no ha hecho más que dar una nueva
organización
ill sistema rentístico de las corporaciones.
"Además, lo que se llama derecho, cuando por el transcurso del tiempo y. el cambio de las necesidades
pública~.
llega a convertirse ell germen de mal, debe en estricta jus-·
lieia, ser ABOLIDO a transformado consiguientemente,
y tál
es el motivo productor de las revoluciones, unas sangrientas y otras pacíficas, según la magnitud de la reforma qUI:
hay urgencia de reali/ar. La po/abra derecho, evocada ell
(1) No sabíamus ¡:uwtroli que arrebatarle
t1emás lie llamara pro¡:reso ..
108 biene¡¡ a lOI.
-
t 35 -
momentos, es más que un sofisma, IIlla IMsi se intenta con ella contrariar el movirriellto regenerador.
"ën cuanto a la inoportunidad
de la medida, a de Su
re".lización, los resultados responden elocuentemente.
El Gobierno ofreció en vcnta, en solo el Distrito federal, S 500,000,
Y er¡ pocos días ~c le han dirigido plOpuestas que no bajar;!!! de if, 700,000, aceptálldnse,
par la gener;¡1, los ayah
lilas [¡('cllo,; conforme a las disposiciones respectivas,
como
base obligada de la operación.
"Es probahlc l\ue la falta de confi3.nza haya retraido
a alguno:; d~ formular propnestas y hécl10les creer sinceratnt'IFC que 110 CI a tiempo
de (tue se principiara a consumar
la (,bra; pero, camu acaba de verse, está demostrado
píenallJfJlte lo cuntrario .
. Por otra parte, la administmcitll1 de los bienes desamonizados
es, por la naturaleza y 1.: bicaci(¡n de ellos, tan
cm;tos3, CJue sus pruductos ordinarios no han alcanzado a
cll:Hir los nuevos gastos con que ha gravado al Tesoro su
adqusición,
sin embargo dC' ser esos gastos mucho menores de lo qüe debieron ser, por consecuencia
de 10 que en
otrougar
de esta nota se ha expuesto. Era, pues, urgente
acelerar Sll enajenaci6n.
"La buclla fe y la con\,(~lliencia pública también exigían que sc cumpliesen,
sin más demora, las promesas
hechas a los tenedores de la deuùa nacional, cuyos fondos
de amortización
primitivos fueron tomados para la guerra
por el ú:timo Gobierno de la Confederación Granadina, hace
ya el espacio de tres años; originándose consecuencialmente en esos considerables
valores una deprecíación casi absoluta de que hoy principian a salir.
"La desamortización,
puesta en actividad, ha sacado, puede decirse, de la nada todos esos capitales que no lo eran ya
sino en espcranza, y ha fomentado
proporcionalmente
el
movimiento económico del país, poniéndole también nuevos
APOYOS a la actual situación política.
"La desamortización
no ha sido una medida de partido, ell el sentido apasionado de esta palabra. Prueba irrecusable de ello es, que al mismo tiempo que se diiponian
lai> ventas, se mandaba
reconocer y admitir en ellas la
deuda de Tesorería
de la Confederación,
cuyos dueños.
SOil, en la generalidad.
antipáticos al presente ré~imen.
tS(·s
solemnes
~lW!)E'ITE
CHlJELDAD
-
136 --
Tampoco ha sido una medida de odio contra nuestral
·comunidades
religiosas, aunque sea evidente que éstas HAN
PERDIDO SU RAZON DE SER, como la perdieron hace tiempo
y desaparecieron
los Templarios y Teutónicos.
Prueba de
ello es que a todos los regulares que la han solicitado se
les ha pagado y se les sigue pagando
con escrupulosa
exactitud, y au" con anticipación, su respectiva renta.
"Es seguro que cada lote que se saque a licitación
NO TENDRA MUCHOS POSTORES; pero esto no proviene de
las circunstancias
presentes, toda vez que lo UNICO que se
exige de CONTADO es el 10 por ciento (I), y para la casi totalidad de valor de los remates f-e conceden largos plazos,
la cual es una amplísima garantía aun para los especuladores más pobres de espiritu, respecto de la posibilidad
de
una contrarrevolución.
La causa de ese fenómeno es otra
más general y permanente, cual es el crecido número de
valores que deben enajenar5c para consumar la desamortización, circunstancia
que distribuye naturalmente las posturas e impide que afluyan a un solo punto, mucho más
contrayéndose
la operación a valores raíces que ni los
particulares, con todos los recursos que da el interés individual, logran enajenar fácilmente en un momento dado,
aun tratándose de pocos objetos.
Para realizar la desamortización a estilo de mo:;trador, seria preciso desnaturalizarla, seria preciso un e~pacio de tiempo suficiente para
que el resto se aniquilara del todo, después de haberse
invertido sumas considerables
en su administración.
Lo
importante, 10 racional era. pues, dar pronto principio a la
obra; (de arrebatar
los bienes para darlos en remate al
más amigo de la medida, aunque fuera sín fianza) y cuando
venga la calma, época en que aún estará en poder de]
Gobierno la mayor part~ de los bienes desamortizados,
s(:
verá prácticamente
que no se obtiene más de lo qUl~
ahora, como en proporción
tampoco se obtuvo antes dl~
la guerra, de la venta de otras propiedades
nacionrles,
aparte de que el mayor precio que tendrá entonces 1.&
deuda, principalmente
la contraída por el nuevo régimer;,
contrapesará
en los remates a la influencia que pueda ejercu
la paz en sentido favorable al valor real de los biene!J.
(I) y lo demás a plazos y sin
l\\\\¡u'l\&
~atantl •.
137
..¿ Cuál es, pues, la expoliac;ñ"
cuál ~.'i. pues, la impiedad, cuál es, pues, la inconveniencia o la ;,J;'::tidr, :!'
t?sta gran reforma?
"Ell cuanto a
en
por las sugestiones
5rado manto de la
(a impiedad, la sangre cristiana que se
la parte central del pais principalmente,
del interés mundano, envuelto en el 8areligión, y a pesar de la constante beneI'olencia del Gobierno con 105 revoltosos,
dice suficien'emente que no está, de ninguna manera, de nuestro lado
la impiedad. No hay una letra en los Evangelios en virtud
de in cual se pueda, no digo ju~tificar, dejar dl' proscribir
{ ondenar el derramamiento
de una sola gota de sangre
11lIlTl;m;¡ por cuestiones
de casas y haciendas para cI servicio del que es Padre de todos, Creador y dueño de todo
f r;¡¡ya enclnacjÓIl
eli la ;ierra fue el ejemplo vivo del
desprenrlimienjC) rie ias co!'?s temporales."
.• Grandl' t~S la labor \' grande Iii re::;ponsabi1idad que
:ie ha impucsto él Jas enc;¡rgados
d¡' l1evar a cima esta
magna reforma en todos !;t;'; varios y complicados porT1ellores, y lIlIO de los ohjetos <lue se han querido de paso,
:tlc~nzar, dando principio en estos momelltos a la ejecución
de Jas ventns, es el de adscribir él las Agencias para el
efecto de descubrir propiedades
ocultas, inventariarlas '!
aV11uarJas, tant(ls colaboradores adicionales cuantos sean
.'os interesados (1) en aquéllas. Es muy posihle que se come":an errores involuntarios, y no es difícil que haya algunas
irregularidades sobre todo a los ojos de los que, sin percibir las tendencias fundamentales de la operación, quieran
I~xarninarla como un negocio común de compraventa;
pero
todos éstos serán accidentes
secundarios de que el juicio
,lustrado del pais habrá de prescindir seguramente;
y un
dia llegará en que, palpándose por todos el inmenso bienestar resultante, TODOS, sin excepción, nos harán justicia.
'la derramado,
Bogotá,
14 de julio de 1862.
R. NÚÑEZ,"
(I) No sedan Interesados
los rematador~.
--
138 -
Pero no ~.'ecrea por el eontenidQ de esta circular, que
la& ideas en ella expresadas
contra la propiedad y contra
el derecho de asociación, fucron Únicamente las del Gobierno que las llevó ti la pr!1ctica. Esas ideas estaban y estuvieron vinculadas al liberalismo ell toda esa fatal época
llamada la edad de oro y del oro. Para comprobar nuestro
aserto vamos él reproducir la parte de un articulo del Dr.
Salvqdor
Camac/lO Roldá¡¡ publicado en el Boletin IndJ1strial de El Tiempo, correspondiente
al 8 de octubre del año
de 1861, un mes después del memorable decreto del 9 de
septiembre titulado Desamortización:
"¿ Cuáles serán lo 3 resultados de esta reforma? decfa
el Dr. Camacho.
"Hélos aqui en compendio:
"1.° La divísi{lll de las grandes propiedades,
que entre
nosotros
no pueden ser cultivacias por la escasez de los
enormes capitales que exige para SlI mejora y cultivo.
"2. o La libre circulación de la~ propiedades;
de manera
que puedan pasar de manos ineptas e indolentes a propietarios activos y emprendedores.
"3.° "La sustitución del cultivo en arrendamiento
con el
cultivo por el propietario
mismo lo cual implica la conservación y mejoras de las fincas.
II 4.0 La
extensión
los productoi
agrícolas,
los productos y la baja
"5.° La difusión de
nOmero de propietarios;
bilidad y más defensores
del círculo de la competencia entre
o sea la mejora en la calidad de
en sus precios.
la propiedad territorial entre mayor
lo que equivale a dar más respetaa la propiedad.
1/6.° En las ciudades se verá en pocos años una transformación completa de esas casas viejas, arruinadas, sucias
e incómodas, en otras elegantes, aseadas y confortables.
"7.0 Los capitales empleados hoy en la colocación estéril e insegura de la deuda flotante iran a emplearse en la
compra de fincas rafees y en las Útiles y sanas empresas
de la agricultura.
"8.° Bajará el interés de los capitales porque no volverán a encontrarse
esas colocaciones
usurarias que ofrecía
la deuda flotante desde el 18 hasta el 25 por ciento anual.
"9.0 Desaparecerán
los censos perpetuos que inmovili~ban
la propiedad e impedlan su mejora.
-
139 -
" 10. Terminará t:se ~;emillero tie pleitl':~ a que daban
lug¿¡r los grav:lmenes OlUltO~; sobrc fa.; fincas.
"11. Se evitará
millares de f¡¡rT'jlias
la tancéirrota del Tesoro
que serían consectlencia
y la ruina de
precisa de la
existencia de (res millones de pe¿os que importaha
la deuda
flotante <1.ntcJÍ(¡( a 1850, y el reconocimiento
de seis a ocho
millones !l1¿lS 'Ille cC:;';;rá la gucrra civil actual (1); sumas muy
sUpCri(lre:. il LlS f(:cur~o~ ordinúrio:, de la llaciem:a nacional.
"12. Los cstill1kcimientos
de beneficencia e instrucción,
las fundaciones religiusas y las capellanías gentilicias evitarán la extinción
que recaería sobre ellos con la ruina
lel1t¿~ ¡:tW segura de I~J~ propiedades en que estaba fincada
su l'xistencia.
En camhi;) tcndrán los poseedores de tales
derccilOs un deudor que no mucIc jamás (2), que responda de
sn :;o!vellcia con la fonuna de todos, y que, medi<1J1te la paz,
el (orden '! lit libertad en el paí~, no puede menos de galiar toúo·, lus dia:; en crédito
y consideración.
IT La situación dei Tesoro, desahogada con la amorliz"ciÚn de la deuda flotante (3), permitirá bajar el precio
de la snI y la tarifa de aduanas y de correos; medidas en
II
ga !I;,dn
C]tl';
todos.
" H. La administración públíc" será lll¿is efica? y llléÍ:;
rC~l;è.;;\hl~ P0f{1ue contará con serviCores pagado~; realmente,
y Ill, con clljal:lbres de empleados t';:mbrientos y dispuestos a
1;1
COïfllp<.:ión
CO\1iO I:a
por1i;:;o
"Culr:() ¿¡cio legislativo
l!anuldo
dicinra:~, de la propiedad terri¡u¡iaL
~i1tcder
hasta hoy.
", perfeccionar
las <.:on-
l'sta refurma es el feliz
de la aboliciÓn de /,z ("';':'i'1vi!ud y de la su-
complemento
presión de los moyo(u?.:gos, C'}1i10 r,-C:Jrso financiero, es el
¡:"£lSO mlis
útre,'ido y 1\01.\5 FELIZ qU!! s: ha dado desde /8/0;
como Tnedida económio,
está a la 'drum del monopolio
:tel tab;1.<.:o y de la libcrlad de :?xp0¡[ilciÚil
de oros."
(I) CostÓ 20 millones de pesu::;. (Lt;;;-;c el Nlensaje
,~ç~lk de la República al (:or.gres0 de I~ml).
(2) V6asc el :u[Íc¡o!o L' ¡je la Ley 8.
11l,:S adelante.
de! Preii-
àc IR77, '-lue reprodu-
,j il:l '5
í:!.l No LjuedÓ tal ~obrante.
Al cab,) ..Je t",inh ,liïas J,~de_llllwrtll<lciÓn lo ll:¡C ~;ohró fue deuda. C\ ~)~mpcr. ¿.' toril,.>. f!Ji ..
(",'[fos /'lll¡tico-c.'()/l(j;lIitOS,
página 762).
-
140 -
Para que se aprecie por el sensato lector la manera
como se cumplieron por el Gobierno Liberal las promesas
que se hacian en la circular y en el fragmento del artículo
que insertárrios vamos a transcribir la siguiente disposición,
lin comentarios:
"LEY 8." DE 1877
(19 dt marzo)
adicional a la de Crédito Público
El Congreso de los Estados U1lidos de Colombia,
DECRETA:
"Art. l.. Declárase cancelada toda la renta nominal
perteneciente a iglesias, cofradías, archicofradías, patronatos
, capellanías, y en general a todas las entidades religiosas
de cualquiera clase y denominación que sean.
"Art. 2.· La oficina del Crédito Nacional procederá inmediatamente a cancelar, en favor del Tesoro, los saldos y
la cuenta de todos los documentos de esta clase emitidos
hasta el día de la sanción de la presente Ley.
Dada en Bogotá, a trece de marzo de mil ochocientos
setenta y siete.
El Presiùente del Senado de Plenipotenciarios,
M.
MURILLO
El Presidente de la Cámara de Representantes,
TEMISTOCLES
PAREDES
El Secretario del Senado,
Tomás Rodrigllez Pérez.
El Secretario de la Cámara de Representantes,
Adolfo Cuéllar (l). "
Bogotá, 19 de Marzo de 1817.
Ptiblíqucse y ejecútese.
El Presidente de la Unión,
AQUILEO PARRA
El Secretario de Hacienda y Fomento,
I Salgar.
(I) A esta Ley se referirlan los Sres. Rodriguez Pérez y Cuéllar cuando en el afio de 1813 declan en el número 27 de El Moyimiento: ••Volveremos a 1er el grandioso partido del Congre!lO de 1877."
-
141 -
Esta Ley fue presentada y sostenida por et Dr. Anfbal
Galindo, quien, al referirse a este acto y a otros en tos
cuales tuvo él participación
directa, se expresa así en la
página 255 de sus Recuerdos Históricos: " .... para descargo de mi conciencia, dando a Dios infinitas gracias por
haberme concedido el valor de hacerla, debo decir: que conIra las partidas que quedan abonadas al crédito de mi cuenta en los Congresos, hay otras en el débito de esa misma
cuenta, dictadas por el más vergonzoso fanatismo, por el
más salvaje espíritu de intolerancia, de las cuales me avergüenzo, y por las cuales pido si:1ceramente perdón a la
1{:lesia y a la sociedad de mi pais .... "
Para demostrar
todavía más ci ORANDlSIMO RESPETO que se tenía por la propiedad
en aquellos
25
.:ios de la aprobiosa y execrable dominación de fier.:¡s,
vamos a trascribir
los siguientes
telegramas,
que no
nl~cesitan comentarios:
"Telegrama
oficial.-Abe.iorral-1879-Fehrero
13.
Seflor Secretario de Hacienda--Medcllíll.
Haga usted que los depósitos de! Banco de Af1tioquia, I'ElnENECIENTES a los CONSERVADORES
de
que I/Qblámos allá, pasen a la AdministraciÓn
General
del Tesoro. SE TENDRAN, rni~l\tra~ no se disponga
()~ra cosa por mí,
GOI3lERNO. Esto
y sin admitir evasivas de
ni:z}.;ul1!1 especie. Confío en la bicn pro bada energía de
usted. Todo sigue admirablemente.
COMO
DI:'\ERO DEL
debe hacerse inmediatamente
firmado.
Auténtico.
Adolfo
TOMAS
REN01FO
Morales."
" T cIegrama oficicial--- Abejorral--18"l9--
fe breru 14
~er or Sccr~tario ùe H.::cienda-- Medellin.
Recibí
Sl1
t~legrama
de ayer
sobre
depósitos;
110
cite leyes,. haga frasladar inmediatamente ese dinero a
la Admiflistraciún del Tesoro, pues en circunsta¡:cias como
¿sta, HAY QUE l.JONER LOS CODIGOS DEBAJO DE
LA MESA. Situación es apremiante:
en este ¡¡lOmcnto
-
142 -
parto para Sonsón a batir a D. Cosme que se encuentra allí con alguna gente. Hay, pues, que seguir obrando
con más energía y actividad que antes.
Firmado.
Auténtico,
TOMAS RENGlFO
Adolfo Morales."
En virtud de esta orden, se violaron las cajas de
un Banco, se ultrajó a personas respetabilísimas
y se
tomaron abusivamente '$ 40,478-38.
Y el radícalismo aprobÓ el robo de los caudales
del Banco de manera directa, toda vez que fue proclamado el General Rengifo candidato para la Presidencia
de la República por (os liberales del Congreso del afta
79, candidatura que fue califkada de providencial por el
Dr. AquiJen Parra (J), y que firmaron el Dr. Murillo
Toro, el Dr. Anibal Galindo, quien la" calificó después como inaceptable porque LLEVABAen una mano
fadas las violencias cometidas durante su dominación
en Antioqllia, y en la otra el patíbulo deMac Ewen.
Sobre este asesinato politico propuso el Oí. Rufo
Urueta en la sesión de la Cámara de Representantes,
correspondiente
al 30 de marzo de 1879 un voto de
censura al General Rengifo, a la cual correspondió la
Cámara con gritos de indign¡lción: El C. Jorge Isaac
dijo entre otras cosas: "El partido liberal ni puede ni
debe detenerse en el camino del progrf'so, y Los que St
asustan como mujeres, por l/na gota de sangre, NO SON
DIGNOS de llamarse liberales,. al acusar al Sr. Rengifo
par la muerle de Mac Ewe!!. seria necesario aCl/sar a
fados los que defienden lllics/ra causa." C'
A los periodistas y a ¡O~ jóvenes liberales de los
tiempos actuales que hacen ¡j.nto alarde de la importancia y de la ilustración de los que ellos llaman "SUi
personajes"
bueno será recordarles aquella célebre
frase del Dr. Núñez: Es verdad que para los qUt! ra(I) Recuerdos lfidóricos, página 220.
-
143 -
zonan de lejos es más fácil el cálculo frío, que para los
que gimen BAJO EL LATIGO DE. LA PERVERSIDAD ERIGIDA EN GOBIERNO.
(1)
La conducta ciel Gobierno cons~rvador, en relación
con la; bienes desam:::>rlizados, "lO ha podido ser más correcta. Tdunfantes
sus ejércitos en la guerra de 1885,
se expide el 6 de a¡:{oslo del año siguiente la Constitución, de la cual tomamos los siguíertcs
artículos:
"Art. 53. La Iglesia Católica podrá libremente en
Colombia
adm:nistrar
sus asuntos interiores y ejercer
actos (ie autoridad espiritual y jurisdicción
eclesiástica,
sin n(~ce:.idad de alltorizac1c)n del Poder Civil; y como
persona jurídica, representada
en cada Diócesis por el
respectivo
legítimo Prelado, podrá igualmente
ejercer
actos civil2s por derecho propio que la presente ConstituciÓn le reconoce.
"Art. 55. Los edificios destinados al cuila católico,
los seminarios
conciliares
y l:ls casas episcopates
y
curalcs, 110 podrán ser gravados con contribuciones
ni
ocupG dos para aplicarIos 3. 01.ros servicios.
c' Art. 56. El
Gobierno
podrá celebrar
convenios
con 1:1 Santa Sede Apostólica a fin de arreglar las cuestiones pendientes y definir y establecer las relaciones entre
la potestad civil y la eclesiástica.
"Se ha sancionado el desideratum de Cavour,"
dice
el Dr. Núnez ai comentar
estas disposiciones
en el
artículo titulado
'El Rem:cimiento
y la Libertad Religiosa' (2) Y agregaba: "En l'1 hora que marca el cuadranl!! de lu humanidad, el desarrollo y fortificación del
sentimiento religioso vuelve a
sC'(
el arca de la civilización."
En virtud de la autorización concedida al Ucbierno
por el artículo 56, se celehró en Roma un Convenio
que lue firmado el 31 de diciembre de 1887 en dicha
ciudad por el Cardenal
Mariano Rampolla, Secretario
(J) 1:1 lrnpulso,
ira /Jllcicl/cia.
de Cartagena, de 16 de julio de 1879. Contra
(~~)El Porvenir, de Cartagena, de septiembre 21 de 1886.
10
de Estado de S. S. León XIIJ y por et Dr. joaquin P.
Vélez, Ministro de Colombia ante la Santa Sede.
Dicho Convenio fue sometido por el Gobierno a
la consideración del Congreso de 1888, y fue aprobado por la Ley 35, expedida el 24 de febrero del mismo
afto. Dicha Ley lleva las firmas de los Sres. Carlos
Calderón R. y José María Rubio F., como Presidente
y Vicepresidente del Congreso respectivamente. Firmaron como Secretarios los Sres. Roberto Narváez y Manuel Brigard. A los tres días de su expedición (el 27).
fue sancionada por el Dr. Rafael Núñez (I) como Presidente de la República y por el Sr. Vicente Restrepo,
en su carácter de Ministro de Relaciones Exteriores.
Del Convenio expresado son los siguientes artículos:
"Art.6.·
Las propiedades eclesiásticas podrán ser
gravadas en la misma forma y extensión que las demás
propiedades particulares'; se exceptúan sin embargo, los
edificios destinados al culto, los seminarios conciliar,;!!
y las casas episcopales y curales, que no podrán nunca gravarse con contribuciones,
ni ocuparse o destinarse a usos diversos .
••Art. 22. El Gobierno de la República reconoce a
perpetuidad en calidad de deuda consolidada el valor
de los censos redimidos en su Tesoro y de los bienes
desamortizados
pertenecientes a iglesias, cofradias, patronatos, caoellanías y establecimientos de instrucci6n
y beneficencia regidos por la Iglesia, que haya sido en
cualquier tiempo inscrito en la deuda pública de la
Nación. Esta deuda reconocida ganará sin diminución
el interés anual líquido de cuatro y medio por cient,)
que se pagará' por semestres vencidos.
Art. 23. Las rentas procedentes de patronatos,
capellanías, cofradías y demás. fundaciones particulares,
se reconocerán y pagarán directamente a quienes, según las funciones, tengan derecho a percibirlas, o bien
CI
(1) Así reparo el Dr. Núftez los actos que se cometieron contra la propiedad y las comunidades religiosas, con motivo de la:1
órdenes que él impartie) eft la cin:ul.¡r que hemos insertado.
-
145
a sus apoderados legalmente constituidos.
El pago se
verificará sin diminución como en el artículo anterior,
y comEnzará desde el próximo
año de 1888. En caso
de extinguirse alguna de las entidades indicadas, previo
acuerdo entrt la competente autoridad eclesiástica y el
Gabier 10, se aplicarán los productos que le correspondan a objetos piadosos y benéficos, sin contrariar en
ningún caso la voluntad de los fundadores.
"Art. 24. La Santa Sede en vista del estado en
que se halla el Tesoro nacional de Colombia y de la
utilidad que deriva la Iglesia de la observancia de este
Convenio, hace a la República las siguientes condonadones: a) Del valor del capital no reconocido hasta
ahora en ninguna forma de los bienes desamortizados
pertenecientes, en su mayor parte a conventos a asociaciones religiosas de uno y otro sexo ya extinguidas
y no comprendidas en los anteriores artículos;
b) De
lo que deba por rédito o intereses vencidos, o por cualquier otro motivo procedente de la desamortización,
a entidades eclesiásticas,
hasta el 31 de diciembre
de 1887
., Art. 25. En compensación de esta gracia el Gobierno de Colombia se obliga a asignar a perpetuidad
una suma anual líquida que desde luégo se fija en
cien mil pesos colombianos (1) y que se aumentará
(I) Esta suma de 100,000 en lugar de aumentarse
fue reducida a oS /:l;¿,UUUen virtull de la Convención
returmatoria,
celebrada e, 4 lie agosto de IYU8, aprobada
por la Ley número 10
del mismo año, que de acuerdo
con la misma Convención
se
distribuye actualmt:nte,
a¡,i:
A la Arquiul0cesIs
de Bogotá •....•
$ 5,000
Al .\rzobrspo
de Bogotá, para que lo emplee t:1l obras propias de la aCCH'lIl civilizadora
de la Iglesia ......••••....•...•..
7,000
12,000
A
A
A
A
A
la
la
l:1
b
Diócesis de
Li(.ccsi~ tie
lJi(,ccsis del
Di0cl:his de
13 Ar4uiuiúCt:sis
Ibagué •••••..•.•••..•
l-allJpkna
••.•.••...•.•
~olorro .••••..•.••...
'I unja •••••••••••••••
de Cartagena ..•...•..
4,800
3,boo
3,óOO
2,óUO
5,uûO
Pasan
31,600
- 146 equitativamente
cuando
mejore la sjUiación del Tesorn, los clIa/es se destinarán
en la proporción
y
térmi!los que se convengan
cntre las dos Suprcrr.as
Potestades,
al auxilio de diócesis, cabildos, seminarhs,
misiones y otras obras propias de la acción civilizadora de la Iglesia.
"Art. 28. El Gobierno
devolverá a las entidades
religiosas los :'ÎCncs desamortizados
que le pertenezcan
y QUE l':U TENGAN NINGUN O;:STI;\O; en caso de que
el dUC!lO 110 apJrezca o 11') teng;¡ misiÓJl que cump'ir,
se aplicará el prc¡ducto d,~ In venta de tales bienes a
el de Sll manl:jo a objetes JnálngrlS, benéficos y piadosos según las !lccesidil(ks más apremiantes
de cada
d- ''':i.'sis, pr(lcediéndosc
Cil ello de acuerdo
con la com~
petente autoridad eclesiást:ca.
En h nola que hemos puesto al artículo 25 queda
demostr<!JJ la falsedad del Sr. Tirado Macías,
quien
aseguró en la conferencia
dictada el 10 de noviembre
en el Teatro del Bosque, 'lile los Sf; 82,000 (él dice 83)
"se envían a Roma"; "q!Je van a parar a la caja :le
Pandora del V",;¡cano ;" "que mandan a RúmJ dizqlle
(según 01) pétra devolv(:r la paz a las conciendas."
Vienen
A lit Diócesis
de Sant! Marta
.
A la Arquidiàcesis
de Medellín _ .........•
A la DiÓcesis de Antioquia
........•....
A la Dickesis de Mânizaks
.
A la Arquidiàccsis
de Popiyán
$ 6,000
Al Arzobispo de Popyán,
para que lo .destine a sn arbitrio
como auxilio a la Universidad de Popayáll
"
2,000
A la
A la
A la
partir a
mismas,
Dièlccsis de Garzon _
.
Diócesis de Pasto
Delegación Apostólic:1 Cil CUloT:lbia, para relas Misiones
según las necesidades
de las
a juicio de la Santa :;cdc
- .
Véase el informe
a la memoria
del Jefe de la Sección
del tesoro
de \9\ \ .
5,000
2,HOO
2,:;00
3,BOO
8,000
22.(100
....
$ 82,000
:.le Crédito
Público.
Total
anexo
31 /jOO
--
147 -
No sc'n auxilios dados a Roma, ni talilpucO il las
Cl'munidades
religiosas; no SJIl lam!)UUI e~o~; ;$ 82,000
tina (t1:.L;.;"ión gr:itllita hecha por ei Gobierno
de Colombh en el Acne,tin
celebrado
con r.i .I2f(' S¡:prcl1lo
(1e Id Iglesia; esos,
82,000 qli,' ¡;'\iH{i e.,\IPI)( k ¡H'Odl)c~'t1 al ~)i. Tir;ltlo,
y lJ1.'(; k sir\'ic'rnJl de (':Ise para
la Ú,I,'>p1r¡g¡a íl1:;\l¡~;¡ y d~splOvistJ
dt' verdad,
con
la ,-u;¡i .'1rn\ilcó 'l~I:;llS(JS
a un plleblo f.l1Litico de increllu ici;ld y t2X. ÎI;.a,r;'lllc
como t~1 en ~stlJS a~llntos j
esos ::; 82.UCO •. ;,..d;':·l'~',r:;pre~;ent:tn el recollodmiento
de
U'id
a que
¡wqur.j';a
,,,rte dt'
iOS
intereses
de la gran suma
a~'.:,¡J::i~~j('::¡ ¡(¡~;Íi¡C1:'~S d~saúlOt!izados,
éHTLi.Jat,,··
dos pOI \:1 (j(j~,,;O(;,O
l¡her".! del Ccne:al
M()~;quNa a
las cOlTIlInid;ll!cs rc:¡i'~iosa:;, rec,¡r;ocijj,ir:nto ql\e ha hecho
el Il¡,rtido r,llns~rv¿d()r
al 1'1~~: S<i:-!tn de los derechos;
al d(~ïechn de p':;;::eJ;:r\ 'Out' '1ll <do r.:l'lon de su
creùo
sun
los ;n:~:~'''':::;¡;S ,ic
é,,1TTFl vaior de los
rlizr¡¡¡c para pagar
con e las las deuc1a;', se 1<1 '-Î'.c!JÚblica, Mcntir"-, ~í, m~ntira WJ!1dt pi),qUC ~:,i :lUb;~[a ~'ido con este fin no 110biérallllls \':(,to al COt1gJï~Sl' NJcional
de 1864 CXIW(jir
la Le) dl ,3 de lP?fo (Diario Ojicial, número 13) por
biLi1e~. que confi,:ó
'!'l ?,ran
L: ï':',-2¡¡S'tlO
la ClIV! sc autOliz? ¡¡I Gobierno p~ra fU'1dar un Banco
de dcpó~:ito, gire y dcscuento,con
dpn~c]lO a emitir
biJJek~ al portador, admisibles en dinero en todos los
negocios propios del Gobierno Nadonl; si hubiera sido
para pa~ar las deudas de la República no hubiéramos
visto ,;ómo en 1863 se consegui:m UIl ír:illlÍn de pesos
con el London &. County Ban:, de Londres, empréstito
conseguido
por conducto del Sr, Eduardo
Redman; si
hubiera 5ido para pagar jas deudas de la RC!Jública 110
hubiéramos
visto al Ministro
Plenipotenciario
de Colombiz firmar en Londres el 27 de oCtubre de 1865 un
contra~o de empréstito con los Sres. Robinson y Fler¡,;;ng
por la enorme suma de un millón qui/!Íentôs mil libras
esterlinas (siete y medio millones de pesos), contrato
que fue aprobado por Decreto Legislativo de 29 de junio
de 1866; n; '~ln!10CO} -'biéramos visto firmado el llamado
-
148 -
Empréstito de Bremen, celebrado
por el General Mo:;quera el 9 de enero de 1866 con los Sres. G. H. <i:.
Primavesi por la cantidad de cien mil pesos, en virtud
de autorización concedida por el Poder Ejecutivo en nO':a
número 328 del 17 de octuke de 1865 (Diario Oficial, mjmero 864); ni hubiéramos visto firmado el contrato por
diez millones de pesos c..:lebrado entre el Sr. Froiliin
Largacha como Secretario del Tesoro y Crédito Nacional con los Sres. Joaquin Rizo y Willam Columba.n
Mc. Kenna, apoderados d(~1Sr. Willam Henry Cotterill,
por el cual le vendía las reservas del Ferrocarril de
Panamá, contrato que se halla publicado en el número 879 del Diario Oficial correspondiente
al 13 de
marzo de 1867, negociación infame que abrió las fauces
del enorme Dragón que 40 años más tarde se llamó
Teodoro Roosevelt para que nos engulIera omo bocado de fácil digestión. Si la confiscación se decretó
para pagar las deudas de la Repúblka
¿ por qué se
decretaban nuevos empréstitos que venían a aumentar
dicha deuda? ¿Qué se hizo entonces el dinero cole;:tado por los Agentes de Renes Desamortizados?
¿ Qué
se hizo, repetimos 7
'"
"Desde entonces, sigue el Sr. Tirado Macías, no ha
habido quien se haya presentado a las Cámaras con un
proyecto, no diré de separación de la Iglesia y el Estado, pero ni siquiera de reformas al Concordato."
Bien sabido es por todos los colombianos que en las
Asam bleas del quinquenio estuvo representado el Partido Liberal por los más distinguidos personajes de su
credo; en ellas estuvieron Quijano Wallis, Bejamín Herrera, Antonio José Restrepo, Juan E. Manrique, Francisco de P. Manotas, Rafa~J Camlcho, AJejanjro Pérez,
Bernardo de la Espriella, B. Sanín Cano, Carl-Js
Tirado Macías. Lucas Caballero, Severo F. Cehallos,
R. Restrepo Callejas, Jorge E. Delgado, y muchísimos
otros que no recordamos
por el momento que representan todos las tendencias del liberalismo y, preguntamos nosotros al Dr. Tirado; ¿por qué no propusie-
-
149 -
ron "siquiera las reformas al Concordato," los liherates
que concurrieron a la Asamblea de 1908?
Del Informe de la Comisión que en dicho año estudió para segundo debatc el proyecto de ley aprobatoria del Convenio celebrado con el representante de la
Santa Sede, la cual estaba compuesta de los Sres. Salvador Franco, Rogelio Garcia H., Alt'.dro
Herrera Restrepo, tomamos los siguientes párrafos:
"Las obligaciones que la Nación tiene contraídas
en razón de las disposiciones citadas, además de sagradé:s, tienen la condición de conformarse con la voluntad nacional. El Concordato que da origen a ellas
obedecía al sentimiento público general, que aspiraba a
cortar disensiones que mantenían en zozobra la Nación.
"Nada más natural que una ley nacional guarde
el enlace necesario entre la obligación contraída por
r.1óviles tan elevados y los medios de cumplirla. En
ese sentido el proyecto satisface una necesidad imperio~,a."
En la sesión del 12 de agosto, después de leído
y aprobado el Informe de la Comisión, "se cerró en
segundo debate y la Asamblea expresó su voluntad
UNANIME de que el proyecto pasara a tercer debate,
circunstancia
que se hace constar a solicitud de los
hononblcs Diputados Restrepo y Matéus."
y téngase en cuenta que a la Asamblea Nacional
de 1908 concurrieron
los sigvientes liberales: Carlos
de la Cuesta, Francisco de P. Manotas, Rogelio García H., Emiliano de J. Gálvez, Antonio Regina Blanco,
Antonio José Restrepo, Alejandro Herrera Restrepo,
J. Gnecco Coronado, Venancio Rueda, Daniel Aldana,
Fabio Lozano T., Francisco de P. Matéus, Nemesio
Camticho, José M. Quijano Wallis, Carlos Tirado Macías (hermano del conferencista) y otros. No creemos
que sea más liberal el Sr. Tirado, que los que estuvieron en esta Asamblea.
En la sesión del 13 de agosto se le dio tercer de-
--
I~O -
bate a la que fue Ley número 10, expedida y sancionada el 15 del mismo mes.
Para que se vea hasta dónde alcanzan las concesiones de la Santa Sede, hasta saber, una vez más,
que "según las cuentas del Presupuesto y del Tesoro,
el producto de los bienes desamortizados, desde el año
de 1864 (téngase prçsente que no se citan los años de
61, 62 Y 63) hasta 1879 a1c.:lOzaban a $ 12.707,694, que
al ~eis por ciento de interés anual producían la enor·,
me suma de 1> 762,461-64, intereses que alcanzarían
una proporción fabulosa si se agregara al capital el
valor de las fincas cedidas a particulares, la que según
el dicho de un Senador cn el Congreso de 1880, alcanzaban a valer mucho más de dos millones de pesos;
más las cedidas a I~)s Estados, puesto que al Estado
de Anlioquia se le cedieron una casa y dos terrenos;
al de Bolivar, el Convento de la Merced, el de Santa
Teresa y un terreno en Manatí; al de Boyacá, los Con
v~ntos de Santa Clara, Santo Domingo y la Concepción,
en Tunja, y el Carmen, en Leiva; al de Cúcuta, los
Conventos de San Francisco y el Carmen; en Popayán,
las tiendas de la Ermita' y el solar y parte del Convento
de la Encarnación; al de Cundinamarca, los Conventos de San Diego y San francisco y cuatro hectáreas
de terreno en las afueras de Bogotá; al del Magdalena, el Convento de Santa Teresa y el terreno del Sacramento; y, finalmente, al de Panamá, el Convento cie
San Juan de Dios y los terrenos del Santísimo. M;ís
los Conventos de Santo Domingo, la Candelaria, Santa
Inés, Santa Clara, el Carmen y San Agustín, en Bogotá
y Quedan aun por venderse 135 fincas, así: 14 en el
Estado de Bo!ív;¡;-; 25, en el de Boyacá; 30 en el del
Cauca; 7, en el de Cundinamarca; 4 en el del Magdalena; 14 en el de Panamá; 27 en el de Santander, y
13
en el del Tolima." (1)
\
(1) Véase la págIna 93 de "Lecciones de Legislaciôn Piscal"
del Sr. Dr. Ramón Guerra Azuola.
151 ---
Para que nuestros lectores puedan dar un fallo
hnparcia I acerca de los verdaderos responsables en la
sepracíón
del Istmo de Panamá, vamos a insertar a
rontinuación los siguientes apartes ciel libro titulado Story of Panamá, cuaàerno nÚmero 2, pá~ina 138, que se
publicó en Washington r que ha circulad!) profusamente en los Estados Unido:., Los conceptos del autor
lIe\ an el sr~llo de la más absoluta imparcialidad, en la
qm sr retierL' d la participación de los liberales de Colombia, ell mOlllC:1(')Sen qut' Yi!. el GUIJierno AmericaDl) había resuelto
adueñarse del Canai.
Los apartes
dicen así:
"Los Jefes liberales reconocieron las intenciones serias de Roossevelt a causa de las propuestas que les
habían hec:1o anteriormente en Wáshington.
La direcdór revolucionaria se había fijado por algún tiempo
en New York y estaba a cargo del Gcneral Vargas
San:Qs y d:J Dr. Modesto Gar;:és, abogado (sic) colombiano, que fue emisario de los revolucion31Ît.s ell rnucha~; de las conícrcncias
habidas en d DepanamC!110
de Estado, a dond~ fue enviaúo Call el objeto de tratar
de ('bItner la intcrvencicn
americana en favor de los
liberales. El 31 de julio o el1." de agosto de 1902, el
Dr. Garcés regresÓ de una de esas comisiones a W áshingtoll e informe.) que evidentclr.entl: ci Gohierno ame~
ricana deseaba que se lograrr la independencia de
Panamá, y que Mr. David Jayne Hill encargado entonces de la Secr¿taría del Estado había indicado que
podía hacerse la intervención teniendo ese objeto en
mira. El Dr. Garcés redactó en seguida, en español, el
borrador de un interrogatorio que, según él, había sido
indicado por Mr. Hill para que fuera enviado al Departé:mento de: Estado, y que debía ir firmado por el
Genual Vargas Sa I1tos, Generat en Jefe de tas fuerzas
revolucionarias, que entonces estaba en New Yok, comprando arrnJS y consiguiendo recursos. El Memorandum
prop-lesto dccía en sustancia la siguiente:
BANCO DE LA REPUBLICA
IIBLIOTECA lUIS. ANGEL
ARANGO
-
152 -
fi ¿ CUAL
SERrA LA ACTITUD DE LOS EST ADOS UNIDOS EN EL CASO DE QUE LAS FUERZAS REVOLucrONARIAS DECLARARAN LA INDEPENDENCIA DEL CAUCA Y DE
PANAMA?
"EI Memorandum fue sometido al General Vargas
Santos, quien se negó enérgicamente a firmarlo o comprometerse en cualquier inte:lt·) que tuviera como base
la desmenbración de su patria. El original del memorandum del Dr. Garcés está actualmente en poder del
GenNal Celso Rodriguez, uno de los principales ayudantes del General Vargas Santos. El Dr. G;lrcés ha muerto."
, Y para que se vea la connivencia que habia entre
el Dr. Garcés con los Agentes de la Revolución y con
su Jefe en el Istmo, insertamos aqui lus cables cruzados entre el General Benjamin Herrera y ellos; cables
que hemos tomado de un attículo publkado en La
Tribur.a, correspondiente
al martes 20 de noviembre
de este año, que dice:
"¿Puede
atacar a Panamá por mar y por tierra?
¿ D6NDE ESTÁ GARCÉS?
"Y nosotros, dice el autor del artículo, le contestámos sin vacilar y en el albf)rozo dd triunfo:
"Ataque parejo. GARC!'~SAQcL"
No figuran en los dos cables transcritos, ni las
feèhas, ni Ins lugares de donde se dirigieron.
Sab~mos además que el Dr. Antonio José Restrepo,
estuvo en los Estados Unidlls como Agente de la Revo··
lución y ya imaginarán nuestros lectores cuáles serían las
propuestas hechas por él al Gobiernode Wá5híngtoll,
cuando dicho señor escribió años después esta frase qU(~
resuena todavia en nuestros oídos como un fuerte
latigazo contra la dígnidad y soberanía de la República:
" Vale más para Colombia la amistad de los Estados
Unidos, que todo Panamá de cabo a rabo."
El Dr. Garcés había estado años antes en Venezuela, negociando con el Presidente de aquella República la nulidad del Laudo Arbitral de España, a cam-
-
153 -
bio de recursos para hacerle una poderosa guerra al
Partido Conservador.
Esto la comprobamos con los siguientes párrafos
que tomamos de la obra titulada
Disquisiciones Militares" del General Vicente S. Mestre (libera!), publicada en Barcelona en 1911, los cuales se hallan en las
páginas 516 y 517. Dicen así:
.< IV. A poco
fue vencido en la enunciada contienda el Gobierno pre~idido por el Dr. Andueza, y no bien
la había reemplazado el de hecho encabezado por el
Gei1.~ral Joaquin Crespo, cuan'lo se presentaron en Caracas los Sres. Modesto Garcés e Inocencia Cucalón
diciéndose Jefes supremos, INDISCUTIBLES E INDISCUTIDO;; del Part~do Liberal de Colombia;
y como táles
según lo tengo por cierto --ll;'gociaron con aquel analfabct:l c¿¡~ldillo ia nulidad del Lalido espaJÎol de que
antes hablé, a cambio de UIl vil puñado de dinero Call
que D. Inocencio iría a Europa a efectuar una gran falsificación de papel moneda cololnbiano para levantar
ingentes recursos con qué hacerlc UNA PODEROSA OUEIl
RHA
:¡l Partído Conservador.
"I:np'.lesto yo de esta negra infamia, cometida contra mi Patria en nombre de un nobilísimo partido que
siempe se distinguió - por medio de sus grandes esta·dista~ - CO.\10 CELOSO DEFENSOR DE LA INTEor~IDAD
NACIONAL, le escribí sin pérdida de tiempo al eminente
Dr. AquileCl Parra, v~rdadero Jefe del Lib.~ralismo referido, n:lticiándolc In que ocurrja; y el esdarecido personaje
al:umado e inqll¡~to con e3ta tan infausta noved.id, envió
incominenti al Dr. ,'v\aauel Cortés a d2sautorizar a los
pérfidos aquéllos. Enterado Crespo de la falta de personera política de éstos, su ira fue tan grande, que
D. MCJdesto tuvo que marcharse presurosamcnte a Trinidad; y si D. Inocencio no la hizo fue porque ya estaba ell MJ/ll1CO en donde jUJ[ó y nerdió el dinero recibido, Sin embargo estos desleales fueron Iuégo, por
falta de ESPIRITU NACIONAL, grandes dignatarios de Colombia y el uno a su muerte recibió honNes oficiales."
-
154 -
Las relaciones de estos dos Sres. (Garcés y Cucalón) parece que fueran de vieja data, según se deducl~
de los siguientes documentos:
••Estados Unidos de Colombia-Estado Soberano del
Cauca-Secretaría de Hacienda-Número 46-Popayán, 7 de mayo de /877.
"Senor jefe Municipal de Pupayán-Presente.
"El Poder Ejecutivo del Estado autoriza a usted
para que, baja de riguroso inventario, se sirva proceder a EXPROPIAR LOS CTlLES DE ENSEÑANZA Y EL MCBILJARlO de ambos Seminarios, el mayor y el menor,
tomándolos del poder del "funcionario o persona que los
tenga a su cargo .... Al propio tiempo se le autoriza para
que dicte un decreto expropiando la Imprenta y todos
sus l.Hiles, conocida en esta ciudad con el nombre de
u Imprenta de Los Principios,"
y la ponga en remate Plblico, para aplicar su producto a los gastos de la guerrn.
Soy de usted atento servidor,
MODESTO GARCÉS."
En virtud de esta
siguiente
"DECRETO
autorización
fue expedido
el
NUMERO 31 DE 9 DE MA YO DE 1877.
"El Jefe Municipal de Popayán, en virtud de ¡ a
autorización que le ha concedido el Poder Ejecutivo,
DECRETA:
Art. l.' Decláranse expropiados,
por cuenta del
Gobierno, todos los útiles de ensefianza y mobiliario
pertenecientes al Colegio-Seminario y Escuela Católica,
que existen en èsta ciudad, debiéndose tomar, por las
autoridades que se designe, de la persona a personas
en cuyo poder se encuentren, previo formal inventario.
"Art. 2." Toda persona que después de publicado
este Decreto, tenga en su poder útiles y mobiliario de
los que trata el articulo anterior; que tenga conocimiento del lugar donde se encuentren, y no los presentare
-
t 55 --
o ti ?nuilciare dentro
del término de 48 horas, quedará inen 11 multa de '$ 5::> a '$ 200, sin perjuicio de la
pena correccional
a que diere 1116a1'.
D;.¡do en Pupâyán, ti 9 ùe m:\)'o de ISn.
CllL;O
INOCENCIO
CUCAL6N
A.
El Secretarío,
Manuel Chaves."
El e!~ormc cúmt!lo de atropellos que nemos puesto
no pud;croll
menos de influír en el Gobierno dr Wás1lington, presidido per Teodoro
Roosevelt,
paLl (1lïcbataïI10~; el Istmo y para que de manera púh1iC8 y en documentos solemnes expresara el PrcsiJentc
de ¡os Estados Unidos en distintas oc;¡siones y lugares
las fr;lS~s r¡ue insertamos
a continuaciÓn,
que hemos
tomado de la obra citada de Mr. Chamberlain:
'El ex-Presidente
Roosevelt hizo públicamente
la
sigllj~nk ùec]ari1cf{;n hace pecos úias:
.( Debe ser molivo de orKullo para fado amaicana
llO/lwdo
y que se sicnta envanecido paF pl buen nombre
de SI; país que la adquisición de! Canal de Panamá se
llevará a calJo en todos S/lS detalles iall libre de escándalo como lo fuerol! los actos púM¡cos de George Washillgton o de Abraham 1 ineuln.
"'Los intereses del pueblo am:.'ric(llIo exigian qUI! yo
de prc~ei1tc
obrara exactamente
"Cada
de la manera
acto ejecutado
/la fUf!
ClJli¡O
lo hicc.
solumen;e ajustado q
la mÛs estricla justicia sino que se llevó a cabo de
acuerdo COll la !il,!", alta, con la lllás refinada y con la
mÚs (Ic/feadu
l1on.Ia
de moralidad
y ojïc/a/es.
"Los IÍrdef!'!s dictadas
en los actos pÚblicos
en 1903
de la t.:<;cuaúra a/l/cricano
consistían
ran litre y que ¡lO pi:rmilieran quc
{J
los jefes
navales
!'TI que malltuvie-
se interrumpiera el
-
156 -
tránsito a través del/stmo y que con ese objeto, evitaran
tI desembarco de tropas que llevaran propósitos hostiles,
tn cualquier punto, dentro de una zona, de 50 millas de
Panamá.
Todo hombre que de cualquier modo haya condenado los actos ejecutados con el fin de adquirir el derecho de excavar el Canal, se ha opuesto a todos y cada
uno de los esfuerzos que se hubieran podido ejecutar
con el fin de llevar a cabo la excavación del Canal.
No solamente fue recto, en todos sus detalles y en
todos sus puntos, el camino que se siguió respecto a
Panamá, sino que hubiera sido imposible,. desviarse de
il, en cuyo caso los resultados hubieran sido fatales. No
tan sólo hicimos nosotros lo que era técnicamente justificable, sino que lo hecho era la que exigia la moralidad, tanto nacional como internacional.
••A nadie perjudicaremos, a no ser el perjuicio que
·lt hace a un bandido un agente de policía que lo pri.·
va de la oportunidad de llevar el cabo una estafa.
u Los Estados
Unidos tienen ell su historia MUCHm:.
CAPITULaS que los honran, pero ninguno que les haga
más honor que aquel que relata la manera como tuvi-mas el derecho para excavar el Canal de Panamá y el
modo· como este trabajo se ha llevado a cabo .
II
fi
••En un discurso pronunciado anteriormente en el
aniversario de la fiesta en que se expidió la Carta Constitutiva de la Universidad de California, Mr. Roosevelt
declaró con orgullo que el lllber obtenido ese" derecho'
habia sido obra únicamente suya. Al ser reporteado dijo:
•• Tengo interés en el Canal de Panamá porque yo
lo inicié. Si yo hubiera seguido los métodos tradicioflQles de rutina hubiera presentado al Congreso un serio
documento de estado, probablemente de unas doscientas
páginas, y todavía se estar{a debatiefldo el asunto •. PER':)
YO TOMÈ LA ZONA DEL QANAL Y le dejé el debate al Congreso, y mientras el debate continúa, los trabajos dd
Canal continúan tambÙ'n.
"y antes de este discurso Q\\~ R()Cl~e'J~\\.?'i:<:l\.U\\C,;.ó
-
157 -
en California, el Presidente decia en su famoso Mensaje
que envió al Congreso el 4 de enero de 1904:
"Cuando este Gobierno sometió al de Colombia el
Tratado Hay-Herrán (enero 22 de 1903) ya estaba convenido que el Canal seria excavado. La época de las
delaciones, la época en que se permitia a cualquier Gobierno que por espiritu antisocial y por causa de un
desarrollo imperfecto impidiera que se trabajara había
pasada.
No he negada ni desea negar ya sea la validez
o la conección de la regla generalmente aceptada de
que /la debe reconocerse la independencia de un nuevo
Estado mientras no haya probado que es hábil para
mantener su independencia.
"Pero asi como el principio, de donde esto se deduce, la regla está también sujeta a excepciones; y en
mi opinión hay razones claras e imperativas para creer
que el apartarse de ese principio era en este caso preciso y aun indispensable. Estas razones abrazan: 1.° los
derechos que por los Tratados que tenemos celebrados
nos corresponden; 2.°, los intereses y las seguridades de
nuestla Nacióll, y 3.°. los intereses colectivos de la civilización.
"Al intervenir los Estados Unidos con el consentimiento de Colombia a sin él en la protección del tránsito, han negado toda obligación de defender al Gobierno colombiana contra cualquiera insU!rección doméstica
o contra la constitución de an Gobierno independiente
en el Istmo de Panamá.
"Qut? nuestra posición de mandatarios de la civilización no ha sido en manera alguna juzgada erróneamente
lo demuestra la prontitud con que las potencias, una después de otra, nos siguieron en el reconocimiento de Panamá como Estado independiente.
l<
"El Presidente, en su Mensaje de 4 de enero
1904 al Congreso, decía:
de
••En vista de estos hechos ordené al Departamento
de Marina que impartiera las instrucciones del caso a fin
--
158 -
de estar seguros de que nuestros barcos de guerra ,st
hallarían a corta distancia del Istmo en caso de que habiera necesidad de servirno.> de ellos. El 2 de noviembre
se dictaron las siguientes instrucciones a los Comandantes del "Bastan,"
del "Nashville"
y del "Dixie":
"Mantengan el tránsito libre sin dpjarlo interrumpír ... ,
IMPIDAN
EL
DES~MBAR;:;O
SEAN D2L G03IEI{NO
DE TRO?AS
O I;'¡SU.~GENTES
AR.'v\ADAS,
YA
dentro de un ra-
día de cin.cuenlLl millas de Panamá."
le Como
la he,nos visto, el 2 de noviembre de 1903,
en época de profunda pal entre Colombia y los E~,tados Unidos, y cUlndo el tránsito del Istmo no estaba
en absoluto inlerrumpiJo,
diet.) el Prcsid~nte su plSmasa" oden d~ las d,lclIenla millas." En la tarde del
3 de noviembre, a las seis, la émcllte que el Presid£:nte
esperaba tuvo luzar en la ciuùad de Panamá, siendo
su principal promotor el "cuerpo de bomberos." Un
cuerpo menor de doscientos hombres del Gobierno fue
persuadido de que toma:a parte en el movimiento. Los
po'~os Jefes gobiernistas fueron apresados. "Cuatrocientos soldados colombia¡us
desembarcaron
en Colón,"
Estas noticias se reciuían en Wáshington,
a las 9 y
50 p. tn., el 3 d.: novie:nbre. Ul13 hora y cincuenta minutos despu¿s, es decir, a las 11 y 18, el Comandante
del Nashville redbia orden de
ha.:er cuantos esfuerzos estuvierarz a su alear. ce a
fin de impedir que las tropas del Gobiemo que est,lban
en ColÓn se dirigieran a Panamá.
"Es decir, ochenta y ocho minutos después de recibida la naticia de que tenía lugar un "levantamiento" -este
era el nombre que se le dab:\ en el despacho -en la ciudad de Panamá, el Presidente hacía
efectiva la
orden de las cincuenta millas, dictada por él ·1'1 dIa
anterior, y detenía las tropas colombianas que ya estaban deatra del "límite de las cincuenta millas."
"Al día siguiente, el 4 de noviembre a las 9 y !>Oml-
-
159 -
nuios de la maf'íana, vino la noticia del Cónsul en Que
se aseguraba que
las tropas no se movilizarán".
Todo la que hemos transcrito indica la manera
como el Gobierno americano cumplió el artículo 35 del
Tratado de 1846.
Ante declaraciones tan perentorias y terminantes y
en vista de la resolución tan firme del Gobierno americano, ¿ qué recurso le quedaba a una nación débil como
Colombía, desangrada
por una guerra la más lar!;3,
cru~nta e injusta de las 50 y tántas que ha hecho el
partido liberaI7 .... Protestar. ¿ Podrá alguno, en vista
de los documentos que hemos exhibido, hacer responsables de la pérdida del Istmo al Gobierno, a siquiera
al partido conservador? Nos atenemos a lo expuesto
y a los informes de la Comisión de ]a Cámara de Representantes, encargada de estudiar las responsabilidades en la pérdida de Panamá, la cual, sobre los àocumentos levantados por la Comisión Investigadora,
rindió el lnhrme reglamentario, del cual tomamos los
párrafos siguientes:
Dcl Informe de la mayoria:
ti ••••Está
fuéra de duda que la conspiración contra la soberanía de Colombia, Se fraguó en los Estados Unidos, y que el Gobierno de aquella Nación, después de resistencia, que consta en las investigaciones
del World, consintió en poner del lado del plan su,
para nosotros, irresistible poderío; se sabe que cuando se dio el grito de separación,
los buques de guerra americanos se hallaban surtas en nuestros puertos
del Istmo con instrucciones y fuerzas para apoyar el
movimiento ;....
_
"Debemos reconocer que entre las causas remotas
de la desmembraciÔn de nuestro territorio, una de ellas,
fue ta feroz y larga guerra civil que enardeció los ánimos, que relajó los vinculas que ligaban a los colombianos divididos en dos partidos encarnizados y dio
II
-
160 -
poderosa influencia al espíritu de destrucción sobre·
poniéndose
en más de una ocasión al interés de lél
Patria. Por el un lado, el Gobierno se creyó precisado
a solicitar el desembarco
de tropas americanas en el
Istmo para impedir el triunfo de la revolución allí; por
el otro, AGENTES del partido revolucionario iban a los
Estados Unidos a inquirir de ese Gobierno QUÉ HARIA
EN EL CASO DE QUE LA REVOLUCIÓNPROCLAMARA
LA INDEPENDENCIA
DEL ISTMO. No pudo meno,'j
de influír fado esto en despertar en los gobernantes de
Wáshington la idea de la posibilidad de arrebafarno'J
aquella sección de nuestro territorio.
Bogotá, 14 de noviembre de 19'12.
Honorables Representantes,
Vuestra Comisión,
MANUELDÁVILAFLÓREZ, LIBARDOLÓPEZ (liberal;~
JESÚS PERILLA V."
Del Informe de la minoría de la misma Comisión,
tomamos:
"En consecuencia de todo 10 expuesto, muy respetuosamente os proponemos el siguiente proyecto de
resolución:
"1.. La Cámara de Representantes no encuentra en
los expedientes
que ha estudiado,
levantados por la
Comisión Investigadora
de los asuntos de Panam~í,
prueba ni razón para acusar ante el honorable Senado,
a ninguno de los individuos acusables ante aquella alta
Corporación, por la 'separación
del Departamento de
Panamá, de la República de Colombia.
Bogotá, noviembre 13 de 1912.
Honorables Representan{es,
Vuestra Comisión,
MANUEL J. GALLEGO B."
lN
DECLARACION DEL PRESIDENTE DE LA COMISION
LA SESION DEL 16 DE NOVIEMBRE DE 1912
El honorable Representante Oávila FIórez manifesM
que la Comisión "? ha hallado traidores fuéra del te-
-
161 -
rritorio del Istmo, en relación con la rebelión de Panamá, pues ellos están únicamente en la Nación americana y en el Departamento rebelde, siendo el que la
fraguó Mr. Cmnwell, Gerente del Ferrocarril de Panamá;
que la mayoría de la Comisión se ha referido en su
Informe al estado actual de la investig<\ción, y que las
responsabilidades
que cree puede haber, son de otro
género." Dijo más: "que adelantada la investigación aún
puede aparecer que no existen algunas de esas mismas responsabilidades."
-------
------
1S30
ACONTECIMiENTOS
PRINCIPALES
Los acontecimientos que vamos a relatar se sucedlan tan rápida y casi simultáneam~nte en varios puntos del pais, que es dificil referirlos sin derta confusión, y hacerla en orden cronológico es imposible.
El 4 de abril de 1830 los vecinos más salientes
de Pare, capital de la Provincia de Casanare, celebraron un acuerdo para separarse de la Nueva Granada
y unirse a Venezuela. Como consecuencia de aquella
liolemne y espontánea declaración, se dirigieron al Gobierno de aquel pais solicitándole que '" acogiese sus
votos," y a la vez enviaron un Diputado para que los
representara en el Congreso, convocado por el General
Páez para reunirse ~n Valencia el 6 de mayo de)
mismo año.
El 9 del mismo mes dirigió el General Moreno a
Io~ casanareñlls la siguiente proclama:
"Juan Nepomuceno Moreno, de los Libertadores
de Venezuela, General de Brigada de sus Ejércitos, Gobernador l:e este Estado, etc. etc. etc.
"Casanareños:
.f
Lé!
libertad afligida viendo fugarse las cadenas con-
-
162 -
que la tiranía iba a atarla para siempre a su carro de tg··
nominia, dio UIl grito de dolor que penetró en vuestro5. corazones y os inflamásteis de un sublime ardor
y pronunciásteis:
"morir o ser libres." Vuestros votOI
serán cumplidos, y mi vida será la primera víctima
que se sacrificará escudalldo vuestros derechos y libertades ¿ Qué! habéis alguno tan vil que prefiera una vida.
ignom¡iJinsz~ a ,!!](1 lIluert\: gloriosa? No, no, no; pues i)(
Venezuela rue la cuna de la libertad, Casanare fue también su sostén.
"Identificados y unidos a la heróica Venezuela, formamos ya una sola familia, y bien pronto sus valientes se ullir:ín con nosotros para cubrir las fronteras
de IJ Patria. Desgraciados los pocos temerarios o ilusos que esperanzados en el indigno derecho de conquis'ta,
o halagados con falsas promesas intenten profanar
nuestro sllclo sélgrado. Ellos serán castigados severamente: y cuando la fortuna (nuestra protectora contra
la tiranía) nos negara sus favores, triunfaría sobre
montones de cadáveres' porque está decretado;
morir
a ser libres.
\,.
Pore, 9 de abril de 1830.
J.
NEPOMUCENO MORENO"
(1).
El 27 de abril fue anexada la Provincia de Pasto
al Ecuador, anexión que fue fomentada por el General Juan José Flórez.
Mientras estos acontecimientos ocurrian en el Sur
y en Casanare, el Congreso se ocupaba en Bogotá en
discutir la nueva Constitución de la República, la que
fue sancionada el 5 de mayo. El 8 salió para la Costa Atlántica el Libertador. El 10 clausuró las sesiones
el Congreso, después de haber elegido Presidente 'f
Vicepresidente de la República respectivamente a lOi
Sres. Joaquín Mo')quera y Domingo Caicedo.
(1) Página 289 del tomo I de las Memorias de Posada Gutiérrez. Ya veremos cómo el General Moreno, fue procla mad.
dictador de la Nueva Granada en el año de 1831, por los liberales encabezados por el Dr. Azuero.
-
163 ..-
Sobre esta elección oigamos a Restrepo, quien la
relata así, en la página 312 del tomo IV: " Verificado
tI primer escrutinio
resultó que tenía más votos el
Dr. Eusebio María Canabal y que le seguía el Sr . .Joaquín Mosquera, candídato de los republicanos exaltados Luégo que se principió el segundo escrutinio, que
anunciaba el mismo resultado, comenzó a sentirse un
grande movimiento en las galerías y gritos de que se
llamara al pueblo para impedir semejante elección: en
efecto, muchas personas salieron corriendo hacia la calle
él excitar un tumulto.
Alarmados los representantes,
que temían una tropelía, cambíaron sus votos dánoolos a Mosquera; así en breve resultó nombrado Presidente de la RepÚblica, sin que Sil elección tuviera la
absoluta libertad (1) que debía desearse en aquellas circUl'stancias criticas. Canabal era el candidato de los
amigos de Bolívar, y sin aquel movimiento se le habría elegido Presidente ,. Los exaltados celebraron este
resultado y la salida final de Bolívar con mt'tsica, con
cohetes y algazara."
Por ausencia del Sr. Mosquera, quien se hallaba
en Popayán, se encargó de la Presídenci<:l el Sr. Caiceeto como Vicepresidente hasta el 15 de junio, fecha
en la cual se encargó del mando el Sr. Mosquera, hasta el l." de agosto, en cuya fecha salió de Bogotá para
Anolaima; volvíó nuevamente a encargarse del mando
el Sr. Caicedo hasta el 18 de agosto, en que vino de
Anolaima el Presidente.
El Mariscal Sucre que había regresado de Venezuela a donde había ido a una misión de paz y que
deseaba hacer pesar sus influencias en los asuntos del
Sn, se puso en marcha para Quito. Desde su salida
de Bogotá se dijo que sería asesinado al paso por el
Cauca, noticia que circuló, con más insistencia en la
(1) Eli bueno recordar que una conducta semejante observaron los liberales en la elección de Presidente de la República
el 7 de marzo de 1849. Es cuestión de principios.
-
{64 -
capital el día 1.0 de junio (1). En efecto el día cuatro at
pasar por la montafta de Berruecos recibió tres balazoli
que le dirigieron feroces gerrilleros dírigidos por el
Coronel Apolinar Morilla, quien, doce años más tarde
en 1842 (30 de noviembre) cuando fue puesto en capilla para ser fusilado, declaró a Obando responsable del
asesinato. Entre los guerrilleros estaban Juan Gregario
Sarria y Jo~é Erazo. Este habia recibido siete días antes del asesinato del Mariscal Sucre, la siguiente bol~
ta del General Obando:
" Buesaco mayo 28.
"Mi estimado Erazo: el dJdor de ésta le advertirá
de un negocio importante que es preciso lo haga co.
él. El le dirá a la voz todo y manos a la otra. Oiga
usted todo lo que le diga, y usted dirija el golpe.
Suyo,
, JOSÉ MARIA OBANDO
(2).
II
Sobre la responsabilidad
de Obando tn el asesinato del Mariscal Sucre, no podemos resístir a la tentación de insertar el siguiente
"DOCUMENTO
AGRAVANTE
« La carta siguiente
que ha llegado en el ú\tim9
correo ordinario, es digna de trasmitirse al público,
para que agregada al número infinito de documentos
anteriores publicados sobre la materia que ella contiene, forme cada uno el concepto debido:
"Popayán,
21 de septiembre de "1830.
"Mi querido ... y mi apreciado amigo:
., He recibido la apreciable de usted del 29 del
próximo pasado, dirigida a que le informe de la que
aquí sé dice sobre la muerte del General Sucre, y tengo una satisfacción miedosa al tomar la' pluma para satisfacer a usted porque la desconfianza y e~ miedo se
han apoderado de mí, a vista del poder de la maldad.
Sabrá usted" que aquí ha habido muchos comisionado,
.05
(1) "Puede ser Que Obando haga con Sucre lo que no hiclcon Bolívar." El Demóclofa, del 1.0 de junio de 1830.
(2) R~cuerdos l¡isfóricOlde AnlbaJ Galindo, página 18.
-
165 -
de parte de Obando, para achacarles aquel delito a
las autoridades del Sur, pero Sarria uno de los asesinos que llegó aquí, le contó a P .... y a otros muchos,
que Obando la había mar dado de Pasto con todas las
instrucciones necesarias
para que hiciera la que hízo
con Sucre. Que Obando le había dado ocho onzas, que
le habla ofrecido mil primores, y que para animarlo le
sefíaló cartas de las autorídades de Bogotá, que seguramente eran fingidas, en que le decían que a Sucre
se le debía matar como al más monarquista, amigo de
Bolívar y que trataba por último recurso de vender Il
los peruanos el territorio desde Pasto hasta el Asuay,
y que contaba con que él dispondría la cosa de un modo
que Sucre no llegara a Quito.
"Aquí todos saben que Obando y Sarria y otros
fueron los de la muerte, pero infeliz del que hablara
una palabra, porque harían la mismo con él. Aquí dIcen, quién sabe si será verdad, que le están siguiendo causa en Bogotá, y que dice Obando que antes de
irse ha de mandar a los infiernos a todos los dolientes de Sucre a que se vean con él allá. Muy persuadido está Popayán de lo matador y pícaro que es este
Obando, pero con la de Sucre le tienen un miedo que
él solo sería bastante para degollar a todos sin que
nadie se le impusiera. Días nos libre de él, que es
cuanto tenemos que desear .... " (1).
El empeño en la desmcmbración
de la República
provenía principalmente de la ambiciéín de algunos caudillcs que querían dividir para reinar; Páez en Venezuela, que había convocado un Congreso para reunirlo en
Valencia el 6 de mayo; Flórez en el Ecuador, quien
convocó un Congreso para Riobamba i Obando y López en el Cauca y el General Moreno en Casanare.
El 15 de junio se posesionó de la Presidencia el
Sr. Joaquín Mosquera y nombró miembros del Ministerio a los Sres. Vicente Barrero, ex-Presidente del Con~
(I) Gaceta de Colombia número 495, de 19 de diciembre de 1830.
-
166 -
greso, a los Ores. José I. de Márquez y Alejandro Osario y al General Joaquín Paris.
Como en Bogotá se tuvo conocimiento de los hechos referentes a Casanare un poco tarde, el Ministro
de la Interior, en vista de las dificultades por las cuales atravesaba el país para enviar fuerzas que sometieran a los rebeldes, resolvió, de acuerdo con el Presidente, enviar a Venezuela al Sr. O. Juan de Dios
Aranzazu como Diplomático, para que pusiera los medios que evitaran la aceptación por parte del Congreso
de Valencia de la anexión que le proponían los hijos
desnaturalizailos de la Patria. El Sr. Aranzazu llevó la
siguiente nota:
Il
República de Colombia-Ministerio de Estado en el Departamento del Interior-Bogotá, junio 23 de 1830.
"A. S. E. el Jefe Superior Civil y Militar de Venezuela.
"Consecuente el Gobierno a lo dispuesto por la Ley
de t t de mayo, ha nombrado una comisión que presente a los pueblos de esos Departamentos la Constitución acordada por el Congreso.
"En este Estado ha tenido noticia S. E. de haber
nombrado la Provincia de Casanare, Diputados para
la Convención que se ha tenido a bien convocar en
esa parte de la República. No teme el Gobierno que
V. E. ni otra autoridad cualquiera de Venezuela acojan este procedimiento de Casanare, admitiendo a esta
Provincia, como una parte integrante de aquel territorio.
"Aún ignoramos qué lazos unirán en la sucesivo
a los Departamcntos de la República, según el acuerdo
general de la Nación relativamente a la forma de gobierno; mas sien'pre es de prometerse que ellos serán
tales que formtn el vínculo decori~iliación
entre las
partes ahora desavenidas
de Colombia. para sostener
a todo trance Sll existencia política. Si ha de ser inevitable la ~eparación de las partes integrantes mudando el régimen central, a pesar de las mejoras de las
instituciones y la remoción de los motivos que engen-
-
167 -
draron el descontento, siempre será justo y necesario
que si esta separación
llega a ejecutarse, sea por los
mismos límites que en otro. tiempo dividían la antigua
Capitanía General de Venezuela, del Virreinato de la
Nueva Granada. Los principios de justicia son aqul
tan evidentes, que ofenderla yo la ilustración de V. E.
pretendiendo inculcarlos prolijamente.
"Cualesquiera
que hayan sido las causas que impulsaron a los habitantes de Casanare para su primer
pronunciamiento, ellas han desaparecido yá, y su persistencia en desconocer el Gobierno y desprenderse
del territorio a que pertenece seria injustificable.
"Como la división territorial es un negocio de tra'5cendencia, que el Gobierno mismo no podría tocar sin
exceder sus atribuciones, para que su silencio no se interprete por indiferencia en sostener las leyes cuya ejecución le está encomendada, a como una aquiescencia
tácita, ha creído conveniente que se dirija a V. E.
esta exposición, mientras llega a esta capital el comisionado con qui~n se acordarán los puntos concernientes a la organización del Estado, existencia política
de la República y tranquilidad general de los pueblos.
Dios guarde a V. E.,
A LEJANDRO OSORIO" (1).
El Congreso reunido en Valencia, en la fecha citada, trató el asunto en la sesión del 24 de mayo, y de
la que se resolvió en ese día da cuenta la parte pertinente del Acta, qu~ insertamos:
.c
SESIÓN DEL otA 24 DE MAYO
"Leyóse el informe de la comisión ocasional, nombrada para que manifestase su concepto sobre las actas que la ciudad de Pare, capital de Casanare, y la
Villa de Arauca, cabecera de un Cantón de la misma Provincia, en que declaran su separación del Gobierno de
Bogotá y desconocimiento de la autoridad del General
I
(I) Gaceta de Colombia, nÚMero 475 de 25 de julio de 1830•.
-
168 -
Bolivar, expresando su resolución de unirse a Venezuela. La comisión concluye manifestando: Que su opInión es, que reconocido como está el incontestable
derecho que tuvo esta Pro~incia para separarse del
Gobierno de Bogotá, debe el Soberano Congreso admItir su agregación a Venezuela; pero ésta sin perjuicio
ode los arreglos y tratados en que deberá entrar esta
República con la Nueva Granada el día en que pueda
reunir libremente su representación nacional; y que de
esta determinación se le dé aviso al Excelentísimo sellor
Jefe Civil y Militar del Estado, para que confirme lai
nuevas autoridades
que han establecldo en Casanare,
• nombre otras de su confianza.
" Varios señores tomaron la palabra en contra y en
favor del informe de la comisión, y el Secretario Fortique.
~poyado por [os Sres. Vargas y Navarrete. fijó la siruiente proposición:
"Que se suspenda por ahora tratar de esta mate:rla, hasta que recibidos datos positivos sobre el estado
en que se halla la Nueva Granada pueda este Congreso deliberar con acierto en asunto de tánta importancia."
Votóse y fue aprobada."
Sobre la anexión de Casanare, dicen los Sres.
Rafael María BaraH y Ramón Diaz en su Historia de
Venezuela lo siguiente. a la página 301, tomo II:
"La circunstancia de hallarse entonces Venezuela
-eon un poderoso enemigo del cual debía temer todo
linaje de hostílidad, hacía tentadora la ocasión que se
ofrecía de alejar el peligro debilitando a su contrario
con la desmembración de aquellas importantes comarcas y hacíéndole la guerra a su mismo territorio '1
con sus propios recursos. Graves y acalorados debatel suscitaron en el Congreso estas cuestiones: la primera de ellas sobre todo encontró enérgicos y elocuentes defensores. Pero el constituyente, anteponiendo la
justicia y los dictados de la sana política, a motivo.
de momentánea conveniencia, se negó a aceptar las
agregaciones de Casanare y despidió al diputado de
-
169 -
aquella provincia. Considerando,
sin embargo, que la
conducta de los habitantes de Pore podia exponcrlos
a la animadversión
del gohierno a que pertenecían,
interpuso su mediación a fin de que no fuesen molest<,dos con motivo de las pasadas ocurrencias.
"Cuando el Congreso comunicó al Jefe del Estado
~ste acuerdo, confesó 'que en ninguna ocasión había
aparecido más contrariado el hombre público por el
hombre privado, el deber por los afectos.' Aplaudióse
generalmente tan circunspecto proceder y no menos el
que observó en orden a la intervención solicitada por
los vecinos de Cúcuta, negándose a prestarla y desaprobando como yá se ha dicho el que hubiese Mari~o
traspasado la línea divisoria,
por más que a ello se
hubiese visto compelido por la penuria que padeciaft
sus tropas y por las instancias reiteradas de los ve-·
cinos de aquella tierra, los cuales a su costa y cory
patriótica largueza las avituallarÙll.'·
La nota del Ministro Dr. Osario, no habla llegado
a su destino, cuando el Sr. Santos Michelena, Secretario de Relaciones Exteriores de Venezuela, había yá
dirigido con fecha 30 de junio (siete días después de
la del Dr. Osario) el siguiente oficio:
"(Venezuela) Secretaria de Relaciones ExterioresValencia, 30 de junio de 1830.
"El infrascrito Secretario de Estado en el Despacho
de Relaciones Exteriores de Venezuela, tiene el honor
de dirigirse de orden de su Gobierno. al señor Ministro Secretario de Estado, en igual Departamento de la
República de Colombia, llamando su atención con
motivo de las ocurrencias de la provincia de Casanare.
"V. S. debe hallarse impuesto de la acta celebrada
por la municipalidad y los vecinos más respetables
de ella el día 4 de abril del corriente alla, declarando
su irrevocable resolución de separarse de Ja Nueva
Granada y de unirse a Venezuela. En consecuencia de
este pronunciamiento, Jas nuevas autoridades de aque-
-
170 -
Ua provincia se dirigieron al Gobierno pidiendo que
ella fuese consider<!pa desde luégo como parte integrante
del Estado. Tan delicada materia fue' sometida a la
deliberación del Congreso Constituyente, y este cuerpo
poseido de los' principios de justicia, respetando el
derecho internacional y estimando en mucho la amistad
J buena intefjgencia, que debe reinar entre pueblos
hermanos, no ha tenido a bien admitir la enunciada
provincia en la asociación venezolana. Pero al mismo
tiempo, considerando
que el pronunciamiento
de sus
habitantes podría ser motivo para exponerlos
a la
animadversión del Gobierno a que pertenecen; ha acordado que se emplee la más eficaz mediación a efecto
de conseguir que no sean molestados por 108 acontecimientos que tuvieron lugar en el mes de abril.
"El Gobierno de Venezuela se apresura en consecuencia a interponer sus buenos oficios a fin de poner
término a la desavenencia ocurrida entre la provincia
de Casanare y su metrópoli. Un momento de reflexión
labre la situación en que se hallaba aquella provincia
al tiempQ de su prl)nunciamiento, bastará para inclinar
.al Gobierno de V. S. a adoptar respecto de ella la
conciliación y la indulgencia, antes que ta fuerza y
el rígor.
"Venezuela se había separado de Colombia para
constituírse en Estado soberano, y la Nueva Granada
se hallaba casi en estado de disociación.
En tales
circunstancias fue que Casanare, provincia limítrofe de
Venezuela, agitada por el temor de perder su libertad
en consecuencia de la peligrosa innovación que se
anunciaba, debía hacerse en la forma de gobierno por
el constituyente que estaba reunido en Bogotá, no men05 que de ser el punto por donde fuese atacada.
Venezuela. juzgó conyeniente para prevenir ambos males,
agregarse a un pueblo con el que se había identificado
en principios políticos, y mantiene relaciones muy activas de comercio. Su pronunciamiento, pues, si no del
todo justificado, es por su índole excusable.
-
171 -
"Todos
estamos interesados
en esta reconciliación
de familia. La Nueva Granada restablece la armonia y
la paz con una de sus provincias,
Casanare
conserva
su tranquilidad
y bienestar,
y Venezuela se liberta de
los inconvenientes
y males que traería sobre ella ta
guerra civil en una provincia antigua y sólo separada
pat un pequeño río.
"No duda por la tanto mi Gobierno que esta media-o
ción ser<Í aceptada
y eficaz.
"Respecto
de la Provincia de Casanare, cree que
habiend')
desaparecido
los temores que fueron causa
de SlI agregación, y establecídose
en la Nueva Granada
un gob¡~rno nacional, volverá a incorporarse
luégo que
sea in:puesta de la declaratoria
del Congreso venezolano, si (como es de esperarse)
el Gobierno de V. S.
obra call el tino y cordura que exigen las circunstancias, a fin de evitar la exasperación,
las animosidades
y las agitaciones
interiores.
"El infrascrito tiene orden de dirigirse a todas laâ
autoridades
de Casanare, comunicándoles
la declaratoria arriba mencionada,
y los oficios empleados
por su
Gobierno para el logro de una sincera reconciliación.
"El infrascrilo al comunicar al señor Ministro de
Estado a que se dirige, los sentimientos de su Gobierno,
tien~ .también el honor de renovarIe las s~~uridades de
su más alta consideración,
SANTOS
MICHELENA
"Al .,erlor Ministro Secretario
de El' laùo en el DcpartamcntG
de HeJaciones Exteriores
de la República de Colombia"
(1).
Habiendo llegado a su destino el Sr. ArflnZ3ZU, e
impuesto del estado en que se encontraban
los asuntos, objeto principal de su misión, dirigió a Sll Gobierno, con fecha 9 de julio un oficio, del cual tomamo~
la parte pertinentE':
(I) Gact:lll
to de 1830.
de Colombia,
número
47t:,
de fecha
15 de ago¡¡-
-
172 -
"(Venezuela) Valencia, 9 de julio di! 18JO.-Al seltor
Secretario de Estado y del Despacho del Interior.
"El Congreso no quiso admitir la agregación de
de Casanare al Estado de Venezuela, y
en consecuencia se retiró de su seno el diputado que
La representaba .
••Con sentimientos de perfecto respeto y distinguida
consideración
me suscribo de V. S. atento, obediente servidor,
la Provincia
J.
DE
D.
A~ANZAZU"
(1).
A pesar de que el Libertador estaba separado del
mando, sabedor de los pronunciamientos verificados en
favor de' la integridad nacional en los cantones de Río··
chico y Alto-Llano, lo comunicó al Dr. Vicente Azuero,.
quien a la sazón desempeñaba el puesto Que había de ..
jado el Dr. Osario. El Dr. Azuero contestó al Libertador la siguiente nota:
c. República de Colombia-Ministerio
ticia-Bogotá,
de lo Interior y Jus-
julio 21 de 1830.
"A. ~. E. el Libertador
General Simón Bolivar.
"Tuve la honra de recibir la comunicación de V. E.
de fecha 21 de junio acompaftándome el oficio del 1.'
del mismo, datado en Riochico, del Coronel Francisco
Vicente Parejo y Comandante Lorenzo Bustillos, conque dirigieron a V. E. copia de las actas celebrada:,
en los cantones de Ríochico y Alto-Llano, y una carta
del General Infante, cuyas piezas son relativas al proaunciamiento que han hecho aquellos pueblos en favor
de la integridad de Colombia y del Gobierno Nacional.
S. E. el Presidente de la República, queda informad.;)
de dichos oficios, y me encarga contestar a V. E. que
nada sería más satisfactorio que el que se lograse restablecer la integridad de la Nación por medios pacífi.cos, y sin que se empeñe en una guerra civil que vaya
a consumar la ruina del pais, en vez de producir un
(1) Gacela extraordinaria
d~ Colombia. de 12 de agosto de 1830.
-
173 -
dichoso resultado, que sólo puede obtener, usando de
las medidas prevenidas por el Congreso Constituyente.
"Con motivo de estas ocurrencias que V. E. se ha
servido participarme, ya se están haciendo a las autoridades departamentales,
las prevenciones correspondkntes.
" Acepte V. E. la distinguida consideración y profundo respeto con que soy de V. E. muy atento y obediente servidor,
VICENTE AZUERO"
(1).
El t." de agosto se retiró accidentalmente del manel Sr. Mosquera, y se dirigió a Anolaill1a a ver de
recuperar la salud y se encargó entonces el Sr. Caicedo, quien reemplazó en el Ministerio al Dr. Osario con
el Dr. Vicente Azuero, enemigo mortal del Libertador.
En estos días habían llegado a Bogotá dos batallones: Callao y Boyacá, compuesto el primero de gente
veterana y agucrrida que regresaba del Perú y constaba
de ~~50hombres, y e5taba comandado por el Coronel
Florencio Jiménez; y el Boyacá, compuesto en su mayor
parte de algunos de los conjurados del 25 de septiembre, que habían sido desterrados a Venezuela; tenía 700
hombres y la comandaba el Coronel José M. Vargas.
la entrada de éstos fue celebrada en Bogotá con música, cohetes y "vivas al General Santander," "a los héroes del 25 de septiembre" y mueras a los serviles" y
'"al General Urdaneta." Los soldados traían inscritas en
sus morrinnes en cintas encarnadas esta frase en letras
gordas: "libertad o muerte." (2) Este Batallón al principio
del aÜo estaba en Riohacha, en donde había ejecutado
un acto de traici<"m a la Patria. Copiamos del historiador Restrepo, amigo de Santander, el siguiente relato
que hemos hallado en la página 286 del Tomo IV:
do
II
(I) Gaceta de Co/ambia número 475, Bogotá, julio 25 de 1830.
(2). Téngase en cuenta bmbién la divisa de los casanareft()S, todo lo cua1'l:onduc,~ a creer que el plan era general y que
en Bogotá seria su centro.
-
174 -
" Hallábase acantonado en Riohacha el batallón
Boyacá, que contaba cerca de quinientos buenos soldados regidos por el coronel José María Vargas, natural del Socorro. Luégo que éste y otros oficiales saben
del acta celebrada en Maracaibo el 16 de enero, adhiriéndose a los demás pronunciamientos de Venezuela,
se juntan por influjo de Vargas y hacen un acta comprometiéndose:-PRIMERO,
A SOSTENERLA SEPARACION
DE MARACAIBO,a cuyo efecto marcharán inmediata··
mente hacia aquella ciudad; SEGUNDO, A PONERSE A
LAS ORDENES INMEDIATAS DEL PREFECTO Y COMANDANTE GENERALDEL ZULlA, ASI COMO A LAS SUPERIORES DE PAEZ, a fin de que éste los considerase-COMO
UNA PARTE INTEGRANTEDE SUS ESTANDARTESLIBERALES.
"En efecto, el 16 de febrero por la tarde, completó
el batallón su traición emprendiendo su marcha a Maracaibo por la ruta de la Ooagira, y enviando por ma.T
una parte de Jos equipajes, los enfermos y la familia
de Vargas. Este exigíó por la fuerza, cerca de tr£:s
mil pesos y cometió varias tropelías con el Gobernador, con las demás autoridades y con varios vecinos
de Riohacha, en donde no hallara simpatía alguna HU
deserción. Vargas la consumó entregando en Maracaibo el batallón Boyacá. Tuvo igualmente la degradante
debilidad de permitir que lo desarmaran al entrar ~n
Sinamaica, sufriendo el desprecio de los hombres de
bién, que por doquier detestan a los traidores aunque
se aprovechen a veces de la traición. No se puede
excusar la acción de un granadino que se pasara con
tropas a Venezuela, dando fuerzas contra su patria, cuan do
había tánto peligro de que estallara una guerra entre 108
dos paises, y que a pretexto de favorecer la libertad CJnculcaba asi la disciplina militar."
Desde la llegada deJ Callao empezaron los Iibf:rales de Bogotá, a ejercer influencia sobre el Vicepresidente para que la mandara a Tunja y lo disolviera en
esa ciudad; pero ya antes de esto el General Joaquín
-
175
París, había conseguido del Presidente Mosquera la
disolución de ambos batallones,
pero a tiempo de
cumplir la orden se posesionó el Sr. Caicedo e hizo
el' cambio del Ministro Dr. Osorio por el Sr. Azuero
y cambiaron las cosas por completo. Tan luégo como
supieron la orden dada por Caicedo, de la salida del
batallón, se reunieron varios padres de familia y muchísimas personas honorables de Bogotá y le dirigieron al Gobierno una manifestaciôl1, firmada por 784
personas en la que decían entre otras cosas, que consideraban inoportuna la salida del batallón "en circunstancias
de estar persuadidos que este cuerpo era
un baluarte del Gobierno y de la tranquilidad pública"
y que con este motivo ya veían "envuelta la ciudad
y sus contornos en el luto y la desolación."
Pero el batallón salió en la mañana del 9 de agosto y ellO
llegó a Gachancipá.
En la tarde de este
día llegaron a esta población los Sres. José María Serna, Buenaventura
Ahumada, Pedro Domínguez y el
Coronel Jhonson a cumplir la comisión del Gobierno
de hacerlos regresar a Bogotá. En el diario del Batallón, correspondiente al 11 de agosto, se lee: "No pudo
seguir su marcha por falta de bagajes .... a las 10 del
día fue aprisionado el Teniente Francisco Martínez, que
marchaba en comisión del Gobierno a la Provincia de
Tunja con una comisión al Comandante de armas en
la que el señor Ministro de la Guerra daba orden para
DISOLVER CON INSIDlAS el Batallón Callao."
Esto disgustó en sumo grado al Coronel Jiménez
y a los oficiales del batallón, desagrado que aumentó
cuando la mañana del 12 supiero!1 que dos compañías
del Batallón Boyacá habían llegado a Zipaquirá con
ánimo de combatirlos. Inmediatamente mandaron sobre
ellos dos compañías del Callao los que atacaron y
dispersaron en la "Peña del Aguila" a las del Gobierno, de tal manera que solamente volvieron a Bogotá
el jefe y 19 hombres. Entonces el Gobierno mandó al
12
-
176:.......
General Francisco de. Paula Vélez con 300 hombres y
el Coronel Jiménez le salió al encuentro y obligó al
General Vélez a retirarse a Bogotá con sus tropas.
El 17 de agosto regresó de Anolaima a Bogotá el
Sr. Mosquera, quien fue sorpr'endido en el tránsito por
una partida volante. Veamos cómo relata el diario da
la División (1) este incidente:
"S. E. el Presidente que por vías extraviadas venia
de su retiro para la càpital con una fuerte escolta, fue ata~
cada ésta por una partida al mando del Capitán Mugüerza y puesta en fuga; pero habiéndose reconocido
la persona de S. E. al rendirse su escolta, se respetó
ésta por decoro a S. E. y se le permitió seguir para
la capital, tanto más cuanto' que ofreció transar inmediatamente entre las tropas deJa plaza y las nuéstras.
Huyendo todos sus compañerOS y silbando las bahs
sobre su cabeza, avanza, se descubre, grita y se da a
reconocer introduciéndose entre los .•.mismos que le hacían fuego. Al ser reconocido caen las armas de las
manos de los soldados: iviva el Presidente, viva el
Sr. Mosquera! exclaman todos victoreándole. Mugiicrza
echa pie a tierra y lo invita a pasar al campamento de
Jiménez; el Presidente rehusa y Mugtíerza y su partida
lo acompañan más de media legua hacia esta capital.
Al separarse le gritan los soldados suplicantes: "Transacción, transacción senor!" El Presidente se en/:ernece,
da a todos la mano y les contesta: "adiós amigo's ml,)s:
yo haré la que pueda."
El 27 de agosto fue atacada la División "Callao"
por 900 hombres al mando del Coronel Pedro Antonio García en el (( Cerrito del Santuario," adelante de
Fontíbón. El combate se verlfiÇó y fueron derrotadas
completamente las fuerzas d'ef4Gobierno y muertos el
Coronel García, 7 jefes, 14 oficiales, 2] 8 individuos de
tropa, y prisioneros los Coroneles, Valerio FranCISco
Barriga y Ramón Espina, más 45 jefes y oficiaks y
(1) Ya se habían organizado en Division.
-
177 --
532 individuos
de tropa.
Quedaron
en poder de los
vencedores
744 fusiles,
9,000 cartuchos
de fusil, 30
tarros de metralla, .30 cajas de guerra, y 2 cañones.
La División Co Callao" tenía 280 infantes y 300 de
caballería
.
., El Coronel Gélida, dice
rol' la I)pinilín absun.1a
Posad;¡
Gutiérrez,
domi-
de que el General debe
èxpon~rse como el so!dado,
se coloca en la primera
fila y la hace entrar
en ia calzada
,il PL'SO de trote,
mezcladas ,lrtillería, caballeria ~ infantería, sin que es!lado
tas armas confundidas
pudiesl;n
obrar y desplegarse,
ni ayudarse recíprocamente.
El enemig-o, que los esperaba detnís de los parapetos ya establecidos
en semisirculo a la orilla del pantano, al término de la calzada, rompiÓ un ftlego mortífero
de Ltsilería sobre esa
masa compacta que él cada paso diezmaba sin riesgo.
Una cOll1païHa del Batallón
Cazadores de Bogotá, que
precedía a la columna, podía por pelotones hacer fuego de frente sobre las trinchera~, del enemigo; algunos
soldados
de los costados
de cada
tila cllando
las re-
vueltas de la calzada permitían
hacer uno que otro tiro,
la hacían avanzando siempre. Así llegó la columna pisoteando
c;ldÚveres
y heridos
más
bien apiñada
que
formada, hasta ponerse a medio tiro de pistola de las
trincheras.
El momento era decisivo:
un minuto más y
se habría conseguido,
a salir de la funesta .estrechura,
la que era mucho, o acaso se habría obtenido la victoria; pero aquel mom·;nto de esperanza
se cambió de
repente en momentos de desolación:
el Coronel Gar-
cía vacila sobre su caballo, SllS ojos se oscurecen, su
cara palí.Jece, y sintiéndose
herido, en la agoníé\. de su
rápido tdnsito de la vida a la muerte, manda tocar
"alto y fuego a pie firme" y espira. Los cometas
de
los CllCïP,.lS repiten el fÚnebre toque, la columna pasa,
el apiJÏ;lilliento aumenta, ya no es tropa que val'erosa-
mente aVé:nzu,
como palomas
sino un pelotón
de hombres que caen
bajo los fuegos cruzados de las trinche-
ras enemigas, sin poder defenderse ni ofender,
ni avan-
-
178 -
zar, ni retroceder. El enemigo que observa aquel de·,orden, sale de sus atrincheramientos, carga. por tres veces sobre la cabeza de la columna y a pesar de la
consternación y el desaliento que reinan en ella, es trEs
veces rechazado. Pero dos escuadrones de su cabalil~ria, compuestos de hombres prácticos en las lagun,~s,
tremedales y ciénagas de là Sabana, s~ lanzan al p,utano y aunque con dificultad y con peligro, dando un
rodeo, logran por fin salir a la calzada cerca del pu~nte, y cargando por retaguardia a )a columna del Gobierno, se consuma el cruento fratricida sacrificio, de
la manera más bárbara y terrible. Los Jefes, oficiales
y soldados veteranos de la División "Callao," se interponen y detienen los estragos de la lanza miliciana;
y abrazando a sus antiguos compafíeros y amigos, llo·
ran con ellos y entre los suspiros del moribundo y los
lamentos del herido, retumban entre los vencedores
aterrados con su triunfo el grito de "maldición a los
que nos han traído a este extremo."
Al día siguiente ocuparon a San Victorino.
Mientras tanto la ciudad estaba desierta. Los reclutas a.bandonados por sus Jefes habian desaparecido; el Comandante General, el Prefecto del Departamento y tre5 de
los Ministros Secretarios de Estado se habían ocul1ado.
No quedaban al lado del Presidente en aquel ccnflicto sino 'el Sr. Vicente Barreta, Ministro de Rel:.ciones Exteriores y el Consejero de Estado Dr. Félix de
Restrepo. En la plaza de armas sólo quedaban los Coroneles José Acebedo, José Manuel Montoya, Fra'.1cisco
Javier González y unos cicn individuos de tropa."
En este dia a las to y 40 minutos se firmÓ una
capitulación entre los comisionados del Gobierno Dr.
José María del Castillo y Luis Baralt y por parte
de los pueblos y de la División "Callao" el Coronel
Carlos Castelli , Pedro Domínguez, que dice:
"1.0 Todos los habitantes de la capital, inclu~os 108
militares, gozarán de una completa y absoluta ~;eguridad de sus vidas, personas, libertades, y propiedades,
j,
-
lïÇl
--
sin que se les pueda molestar por su conducta y opiniones politicas; pero saldrán, POR S~: PHCWL\ SEGURIDAD (I), con pasapories del Gobierno para Cartagena,
,dentro del tercer dia los ,Sres. Manuel Antonio y Juan
Manuel Arrubla, Francisco y José Manuel :1¡1o;jt'.'ya,
Vicente y Juan Nepomuceno Azuero, Ignacio Márquez,
Gew~~al José María Ma:1tilla, Coroneles José María
Gaitán, Valerio F. Barriga y Dr. Juan Vargas.
"2". Los reclutas que existan en la capital, que no
tengan aún 30 días de haber salido de sus casas, serán licen :iados en el acto, y los soldados, clases y
oficiales que se hallen en la misma, ser,ín incorporados en lit "División Callao", para la formación de un
cuerpo que reemplace los extinguidos
Cazadores y
Batallón Boyacá, debiendo presenciar esta operación
el Jefe que se nombre por parte del señor Coronel Jiméneí.
"Los oficiales excedentes recibirán sus licencias
indefinidas.
"Los c' ¡erpos de caballeria de milicias se retirarán
tan luégo como los de la plaza hayan dado cumplimiento a los artículos precedentes y siguientes, conservando el fUNO militar que anteriormente tenían y el
prime" Regimiento hará parte de la División "Callao"
siempre que se necesite.
"3." Con anuencia del Jefe, que el Coronel Comandante en Jefe de la División "Callao" nombre para el
!icencíamiento y demás operaciones de que se trata en
el artículo anterior, se recogerán todas las armas y municiones que estén en poder de los cívicos, a depositadas en partes que no sea el parque, y se colocarán
en éste.
".1." Se concederán pasaportes y demás garantías
a cuantos deseen ausentarse de~a capital para cualquicr plinto dentro o fuéra de la r~epública. Aquellos
que p,)r estar heridos, a por cualquier otro motivo no
(I) Hasta ci Jefe del Gobierno
hubiera
c'Jndiciim, en tan apuradas
circu/lstancias.
querido
para él esa
-
180 -
puedan verificarlo inmediatamente,.
podrán retíra ';e
siempre y cuando estén en estado de efectuarlo, disfrutando entre tanto de la debida seguridad, y se I,~s
asistirá
eDil
lo que necesiten.
"5. La División "Callao" entrará de guarnición ,:n
la capital a la una de este dia, en cuya hora no decerá haber ni lin solo soldado ni en la plaza de la Céledral y sus alrededores.
"6." Estos artículos serán ratiiicados en el término
de una hora per ambas partes."
0
Este convenio fue ratificado en todas sus parles
por el Presiúcnte Joaquín Mosquera y por el Sr.
Vicente Barrero como Ministro de Rel¿¡cioncs Exte '¡ores, "por ausencia de los demás Ministros."
Ahora, preguntamos nosotros: ¿ si las fuerzas del
Gobierno hubieran sido las vencedoras, ljué SUI~rte
hubieran corrido los Jefes, Oficiales y tropa de la División "Callao" 't ¿ No fi ubieran sido pasados por Ias
armas incontinentt,
como "eternos
enemigos del qrden?" Quien no conozca íntimamente la historia de
este acontecimiento, puede seguir sosteniendo la maldad de este Bata\1ón. Lo cierto es que entraron él la
ciudad en el mejor onlen, "como si regresaran de L:na
revista militar."
Que Azuero y demás compañeros tùvieran miedo,
era natural, y que luégo inventaran calumnias co1tra
los "eternos enemigos de la libertad," nos parece todavía más natural.
El General Urdaneta llegó a Bogotá. el 30 de agosto y todos confiabanen. que él "restableciera el Olden
por su influjo y firmeza de carácter." Entonces sí decían: "que venga Urdaneta, que venga," cuando e'staban bajo la presión del miedo más atroz. i Cobardes I
El 31 de agosto hizo el Presidente Mosquera los
siguientes nombramier:tos: para Ministro de Relaciones
Exteriores, el Sr. D. Pedro Gual; para Ministro de lo
Interior, el Sr. Agustín Gutiérrez Moreno; para Minis-
-
181 -
tro de Hacienda. el Sr. Rafael Caro; } para Ministro de
GUI~rr(1 y Marina,
el General Rafael Urdancta.
Ell tan críticas
circunstancias,
estando ocupada la
capital por un ejé¡cito vencedor en la lucha promovida
y s:Jstenida
por los más altos dignatarios
de la RepÚblica, ,:reenlOS no:wtros que el papel que desempeilaoa
el Gotkrno dcrro~aJo, no podía ser más infeliz y desairado, de tal suerte qlle el Presidente
y Vicepresiden~e presentaron
sendas
renuncias de sus puestos al
Consejn de EstJtlo.
En :a sesión uel 4 de septiembre
del Consejo de
Esté~do fueron consideradas
las expresadas
renuncias.
El Sr. Diego fern,ll1do Gómez dijo; "La anarquía se
evita sepaníndo::;c les Magistrados
y poniendo
los vencedores el Gobierno
que les acomode .... Consúltese
al
Gohierno que el Consejo opina que sus Excelencias
el
Presidente
y Vicepresidente
de la I~epública tien(~ll ia
libertad necesaria para retirarse de la capital, .... siemprc
que así lo estimcn necesario."
El Presidcnte
solicitó
pasaportes
para salir de!
paí~, \05 quc le fueron concedido::; cI 18 de octubre, y
el Vicepresidcnte
Sr. Caicedo, se retiró él su hacienda
del "Saldaña,
Cll la Provincia
de Neiva.
Pero volvamos atrás. El día 13 ùe agosto dirigió el
Ministro de Guerra una nota al General Mor..eno en la que
le solicitaba auxilios, los que debian venir con la mayor prontitud
a fin ùe que le ayudaran él debelar el
Bata!/Ón Co!lau; el General Moreno contestó con fecha
30 lé nota que se verá en seguiJa, la quc transcribió
al Prefecto del Dcpartamento
de Boyacá;
Il
"Estado
de VCllczuela..--Gobierno
de Casanare-Pore,
Agosto 30 de 1830.
"Al
senor l'rdecto
del Departamento
üe Boyacá.
"He tcnido la honra de recibir las dos notas oficiales de V. S. LIna del 15 del que espira, y otra sin fecha. Acompañando
al primero, vino un pliego de que
V. S. hace referencia, y contestando
al contenido
de
-
18.2 -
.
entrambas, que se contraen a que remita con la celeridad
posible el auxilio que pueda, con motivo de la rebelión que ha habido contra el Gobierno, del Batallón
Callao asociado de algunos facciosos (1), transcribo a
V. S. la contestación
que con esta misma fecha doy
al señor Ministro de Guerra, y es la que sigue:
"He tenido la honra de recibir la nota oficial de
V. S. del 13 del que espira, en que se sirvió describirme la penosa situacidn en que se hallaban ,los pueblos de la Nueva Granada, a causa de la rebelión de
algunos hombres turbulentos que consiguieron unir a.
su partido al Batallón Callao a su tránsito de esa ea··
pital para Tunia; pidiéndome V. S. en consecuencia,
de las fuerzas que envié en auxilio del Gobierno de
Colombia, vaya con la mayor celeridad, con dirección·
a aquella ciudad. ~eñor Secretario: Sin embargo de qw~
del Gobierno de Venezuela no he recibido ninguna comunicación, en orden al pronunciamiento de esta Provincia, debo asegurar a V. S. que como los males que
amenazan a la Nueva Granada con esa rebelión, son
comunes al resto de Colombia, yo ~habria volado y2l
con el auxilio que las circunstancias ·de esos pueblos
hacen tan importante y urgen~e, pues me han privado
de esta satisfacción, por una parte el tener licenciadél
la mayor pal'te de las tropas, por haber creído innf~'cesario q Ile es lU viesen acuarteladas desde que los ba·tallones que había en Bogotá yPamplona
se pusiercn
a las órdenes del Sr. General Marino; y por otra pane
la escasez de recursos que padezco de toda especie, :r
con particularidad. de bagajes,.como que cuando subiÓ
.
"(1) No sabc-n03 cuál será mayor impudencia, si la del Cobierno que ha pedido auxilio a un faccioso como Moreno, o :.a
de éste, que sieado el asesino conocido del General Carabajal,
y uno de los que más ha . contribufdoa
destruir a Colombia. y
aun despedazar a la Nueva Granada"l~me ahora facciosos a lOS
que s610 aspiraban a librar al Gobierno Nacional de la verdade~a
faccion que lo oprlmla" (2). (Esta nota está en el original).
(2) Gaceta de Colombia, número 485 de 10 de octubre de 1830.
-
183--
la columna del Sr. Coronel Torrellas el año pasado,
fue preciso que de la Provincia de Tunja mandasen
mulas hasta Labranzagrande, pues siendo todas las tropas dc caballeria y compuestas de Ilaneros, no podían
corseguirse que anduviesen a pie. Yo estoy venciendo
el primer obstáculo que es el de hallarse la gente retirada, pucs estoy con toda actividad reuniéndola, y al Gobierno de V. S. toca el vencer al segundo, dando sus
eficaces disposiciones para que de dicha Provincia de
Tunja se nos pongan en Labranzagrande quinientas mulas
y cien cobijas, y en Nunchia quinientos pares de alpargatas. Como' el asunto de la separación de esta
Provincia de la Nueva Granada, está pendiente y parece que debe resolverse definitivamente por el orden
que convenga, para entrar en este territorio necesito
que el Gobierno de V. S. me dé las correspondientes
garantias, de que durante dicha cuestión, ni yo con las
tr'Jpas que marchare, ni esta Provincia, seremos en
manera alguna hostilizados: que debiendo marchar yo
mi"mo al frente de las tropas de auxiliar, no como depC¡ldicnte de ese Gobierno, no se me pondrá con ellas
a Órdenes de ningún otro Jefe, con quien únicamente
deberé ponerme de acuerdo para obrar contra el enemigo; y que concluida que sea la .operación que me
lleva a Nueva Granada, podré regresar francamente y
sin el menor obstáculo a esta Provincia con' mI gente.
Obtenidas estas garantías que aguardo para moverme
de aquí, puedo esperar también los auxilios que pido
de la Provincia de Tunja; mas no estará de más insinuar a V. S. que si antes de que yo llegue a donde
debo obrar (por la dilación que debe causar este paso
de que no puedo prescindir)hubleren
sufrido algÚn
revés las tropas republicanas, se me avise aceleradamente para detener mi marcha por la via que se me
ha dicho, y para tratar de auxíliar la retirada en caso de
que la hagan para esa Provincia."
"No pudiendo añadir ninguna otra cosa en contestación a las dos citadas notas de V. S. sólo me queda
-
184 ~
la satisfacción de reproducir los senthilientos de la más
-distinguida consideradón con que me suscribo de V. S.
muy atento servidor,
j. NEPm\ÛCENO
MOf{~NO
El 4 de septiembre se encaigó de la Presidencia
de la República el General Rafael Urdaneta, mientras
Bolívar venía de Cartagena, por quien se pronunciaron
todos los pueblos de la Nueva Granada para que vol.,
viera a ejercer el mando y ¡¡bramai pals de la anarquía. Urdancta organizó su Ministerio asi:
Relaciones Exteriores, Sr. D. Vicente Borrero; de
la Interior, Sr. D. Estanislao. Vergara; de Hacienda,
Sr. D. jerónimo Mendoza; de Guerra, General joaquín
Paris ..
Envió una comisión a la Costa Atlántica a rogar
al Libertador viniera a encargarse del Poder j hizo desistir a los jefes del Batallón Callao del destierro de los
once,. convocó un Congreso para que se reuniera en la
Villa de Leiva; restableció las garantías individuales
y restauró el Consejo de Estado.
El Libertador contestó que no vendria a encargarse del Gobierno porque no encabezaría una revolución.
El descontento contra el Gobierno de Urdaneta se
hizo sentir bien pronto: los liberales querían que se
separara del mando, pero muchas personas de juicio
opinaban que era el General Urdaneta el único que
por sus energías era'capaz de àominar la situación, por
su influencia sobre el elemento militar.
Los Generales Obando y López llevaron su odio
al Libertador y el General Urda neta hasta el extremo
de promover la anexión del Cauca al Ecuador. Para conseguir su intento, dice el historiador Restrepo, en la
página 38 del Tomo IV, "enviaron. tropas a la Provincia del Chocó,· por medio del Comandante José
Fernández .... Fácilmente consiguieron su intento. Al mistiempo López desde Cali había dirigido hacia Buenaventura al Comandante Atanasio Vilfamarln, ponien-
mo
-
18:~-
do a sus órdenes
un destacamenw
de trl)p~s. [,;ie,
unido a varios moradores de influ\?"llcia ;:11 la ¡>rov;l'cia,
los que le allanaron
el (:am¡nv, ublig¡', a (;¡pitular al
Coronel Frallchco
Guda,
Comandante
de armas de la
capital
!scuano¿. GarCii[ vio el suceso con tinto pesar
que se quitÚ ]:1 vida ...Todas las ciudades del Valle
del C~UCil, luégo que se sometieron a Obando, celebrarOll :idas por influjo de l~ste," tod¡¡s las cuales quedaron redactadas
al tenor sí~lllellte:
(1)
m:
EL CIRCUITO
"l.'
Y ESPONTANEI',,1.iF::;\;TE
POPA
SU SJSTE.'v\A C(l;'¡STITUCIONAL
S:IMETIENDOSI·.
y AT"
Sf:: AGHEliA
l.IHIŒ
AL ESTADO DEL ECUADOH, BAJO
AL JEFE
y LEYES QUE
¡~K¡;~N.
LI)
DEL EST.\l.JO.
"2." Ei Circulli} de PopaY;]1i reCOIHlce con placer
y de acuerd:: cen ci L':'ado del Ecuador, al Lllwïtador
SimlÍn Bi)I1Vtlr ('omc) proledor y padre (k j; í';mia,
en los misnlos términos que lo ha reconocidu el Lst,¡'\n
del Ecuaùor.
"3.
o
LAS AUTORIDADES
GOKIE!~i"¡\N, COj\;TINUARAN
Fli,\'ÇlONES,
EC:jj-\DOl~
QUE ACTUALMENTE
EN
EL EJERCICIO
DJ~
i\()S
ses
HASTA QUE EL supr~t:;\\O GOBlEf<NO DEL
RESUELVA
OTRA
COS¡\,
conforme
a la Cons-
titución y leyes del Estado.
"4. Comuníquese
copia de esta acia él la MpnicipaJidad de Almaguer para que uniforme StlS sentimientos y é1 las del Valle y sus jefes politicos, a fin de que
instruidos
Po¡:.ayÚn
de la imperiosa
ck agregarse
necesidad
en
ljue
al Es~ado del E.cuador,
se halla
resuelvan
pant b~neficio comLÍn la que estimen co!\veniente a StlS
intereses, y sobre todo, lo' que evite la guerra civil.
La misma comunicaciÓn
se hará a los señores Gobernadores
de Pasto, de Buenaventura
y el Chocó, cuya
provincia se halla sumamente
interesada
en la agrega·
ción al Departamento
del Ecuador, para hacer su dicha
y contribuir a la obra común,
con la apertura
del
puerto
del Atrato.
(1) Véase la páiina 520 del Tomo I de las "Memorias"
Posada Gutiérrez.
de
-
186 -
"5." Que se oficie el señor Prefecto con copia de esta
acta para que instruido de ella se restituya con la posible
brevedad a esta capítal, a fin de promover la tranquilidad que tánto desean nuestros pueblos.
"Remítase también este acuerdo al Jefe del expresado Gobierno de Bogotá, manifestándole los deseos
pacífiéos de este pueblo y la buena correspondencia que
espera de aquel Gobierno, para conservar los vinculas
de amistad y confraternidad qued"eben unir a los pueblos de Colombia (la antigua), para que en la grande
Asamblea de Plellipocenciarios pueda aparecer ante ambos mundos siempre grande, siempre heróica, siempre
digna de su nombre."
Sobre estos acontecimielltus
dice el historiador
Restrepo (Tomo IV, página 439): " .... no podemos aprobar las agregaciones que promoviera (Obando) al Ecuador, desmemhrando indebidamente a la Nueva Granada,
preparando asi una guerra a su patria, y extendiendo
los límites del Ecuador hasta las bocas del Atrato y
golfo de Urabá en el Atlántico.
"flórez admitió con el mayor placer estas airegaCÎones que tánto lisonjeaban su ambición; dirigió al
Coronel Zubiria a felicitar a Obando por su triunfo en
Palmira (contra Mosquera) y le escribió una carta de
ainistad, contrariando Jo que tántas veces había protestado. Hizo aún más: como Jefe del Ecuador, le dió instrucciones para que se limitara a la defensa del Departamento del Cauca sin extender la guerra más allá de
sus confines."
Sabedor de estos acontecimientos el General Urdaneta, se irritó y siendo profunda su convicción de
que obraba con justicia, expidió la siguiente proclama:
« Rafael Urdaneta, General en Jefe de los ejércitos de
la República, Encargado del Poder Ejecutivo, etc. etc.
a los habitantes del Departamento del Cauca.
"iCaucanos! La desgraçia os ha colocado bajo la
autoridad de los asesinos del Gran Mariscal de Aya-
-
187 -
cucho, y ellos abusan ha}' de vuestra honradez para
ocultar su crimen.
"I Caucanos I Permitiréis
que vuestros nombres
pasen a la posteridad asociados a los nombres de insignes criminales?
Nó: la libertad misma, ese dón
del cielo, no podríamos recibirla sin valor de manos
tan impuras, teñidas con la ilustre sangre de una víctima inocente.
"j Caucanos!
Colombia está hoy en armas contra
el crimen y sin ofender a vuestro honrado carácter
nadie puede dudar que pertenecéis a la cuna de la justicia.
"¡Caucanos! La libertad que invocan y la Constitución que afectan defender los asesinos no son sino
pretextos para sustraerse de la indignación nacional y
de la vindicta de las leyes: no os manchéis con el
aimen que los cubre; negadles vuestra cooperación y
muy pronto veréis el castigo de los malvados que os
deshonran.
Bogotá, septiembre
28 de 1830.
RAFAEL URDANETA"
El General Urdaneta envió dos columnas contra
los traidores, pero éstos derrotaron en el Papayal la del
General MugÜerza. En seguida "hizo fusilar Obando,
dice Restrepo, a cuatro oficiales prisioneros, que fueron
los Capitanes Quintero y Reyes, quc le habían resistido tenazmente, y los tenientes SaldaiÏa y González; dijo
qm' Jas ejecutaba a fin de inspirar temor al populacho
de Caii. ... El mismo Obando c')nfesó después haber
pensado quitar la vida a todQs los oficiales prisioneros
que h:lbían tei1il!o parte en la matanza del Santuario,
pcr:1 ai fin 110 cometió a sangre fría este crimen revolucionario; pero sí confiscó ~ hizo vender y gastar LIll
cargamento De mercancías del comercié.ntl' L1oreda; éslas
se disiparon fácilm·::nte y costaron después una suma Clill-
-
188 -
siderable a la Nueva Granada por haber resultado d!
propiedad inglesa (I)."
{
Èn seguida marchó Obando con una parte de sus
tropas a pacificar el resto del VaIle del Cauca. Sabido
el triunfo de Palmira, se dispersaron algun'as. milicias
que había reunido Murgueitio y el pueblo mismo de
·Cartago, su patria, lo redujo a prisión y envió a Obando, quien lo remftiera a Popayán, sometiéndosele en
consecuencia el Valle entero. - .
Para que juzguen los' lectores los procedimientos de Obando en el Cauca, del que había de ser más
tarde Presidente de la República, vamos a insertar la
nota que hemos hallado en la página 19 de los "Apuntamientos para la campafia del Sur," del Sr. Posada
Gutiérrez, impreso en Cartagena en 1843, que dice:
Unos quince jóvenes (cívicos) que salieron una
noche del arrabal de Popayán en servicio de patrulla,
desatendiendo las órdenes que hablan recibido, se acercaron al egido en donde estaba la cabállería de Obando; inmediatamente que se les sintió fueron cargados,
alcanzados en la calle de San Agustín, y desp~és de
alguna resistencia envueltos, haciéndose su retirada al
cuartel absolutamente
imposible. En aquel trance congojoso, los malaventurados cívicos gritan • que se rendían' pidiendo sólo la vida; pero a la voz tremenda
de 'no hay cuartel' dada por Obando, todos fueron en
el acto (a lanza y machete) cruelísimamente asesinados;
todos, sin exceptuar ni uno sólo; ni uno (Andrés Paredes se llamaba) que postrado a_-los pies de Obando
y tendiéndole los brazos, recibió ·pór respuesta un lanzazo que le atravesó el corazón dado por la mano del
monstruo mismo a quien imploraba. Los lamentos de
ras víctimas y las risas d.e los sacrificado res resonaban
mezclados en el cuarteí y en las casas paternas de
los mártires.
"Popayán estaba en consternación cual si la hora
II
(I) Obra
citada,
Tomo
IV página
437.
- - 189 -
del juicio final fuera IIegada, mientras que los asesinos
con algazara morisca desnudaban los cadávcres, y Obande. C(ln una luz en la mano, que pidió en una casa, les
q¡,emaba las pestallas haciendo rematar al que diera la
m.b leve scríal de vida. Pocas horas después salió el
so! a alumbrar aquel campo de horror y retirados los
enemigos, los cllcrpos revolcados en el lodo que se form ua de su propia sangre, fueron recogidos por el pueblé> afligido e indignado."
El General jasé Hilario López, compalïero de Obandc- e instigador de los oueblos
del Departamento
del
Cauca, en donde desempeñaba
el puesto de Comandante
General, quiso engañar al Gobierno, con la mira de que
lo dejara en el puesto, dando la proclama que se verá
en seguida, la que mandó a Bogotá con expreso. Dicha proclama la publicamos
como documento curioso,
no sólo por la refinada malicia e hipocresía que ella
revela, sino también por las notas que lleva al pie;
proclama y notas que hemos hallado en el número 488
de la Gaceta de Colombia, correspondiente
al 31 de octubre de 1831.
Dice asi:
"PROCLAMA
"José Hilario López General de Brigada de los
Ejércitos de la República, Comandante
General del Departamento
(1).
"A los habitantes
del Valle (2).
"i CAUC¡\NOS! El exceso de la perfidia ha acabado
de llenar la copa del más horrendo delito (3). Una ridícula y miserable horda de malvados (4) ha conspira(I) lié aqui al nieto de Don Quijote de la Mancha en campaf,a desfacicndo agravios.
(2) Que ha sido la barrera contra sus atentados.
(3) V. g. el asesinato dei General Sucre y la llamada de los
peruanos el año de 28.
(4) j Ah I cotudo, antes que me la digas, dijo un cotudo a
otro cotudo.
-
190 -
do en Cali contra las autoridades legítimas (1) Y contra
la Constitución que es el código de vuestra seguridad,
(2) sin ella con nada podéis contar (3) vuestras vidas,
vuestras propiedades, vuestra religión, todo, todo está
a merced de esos bárbaros. Vuestra libertad se perderá (4) y tántos y tan grandes sacrificios que habéis
hecho (5) por esta patria querida habrán sido del todo
infructuosos ..
"¡CAUCANOS! Yo sigo a saludaras con el dulce
nombre de libertad (6). Rocordaré con vosotros los
campos de la gloria donde tántas veces hemos arrojado a los enemigos de los pueblos. Las tropas que mando son tan valientes como subordinadas. Ellas se componen de hermanos vuestros. Nada temais, bien me conocéis (7).
"Un pequeno esfuerzo es bastante para restablecer
el orden (8) en todas partes. Ayudadme con vuestra
voluntad (9) y la patria será salva. Yo llevo la paz
(to) y- mi objeto es conservar y restablecer el orden:
pero desgraciado del que se oponga al grito de la
patria. Las tropas del Batallón Vargas, los Húsares de
Patía, los refuerzos de Popayán, los patriotas de Caloto y otros muchos cuerpos que me apoyan (11) harán
arrepentir a los traidores si antes de disparar un tiro
(1) ¡Qué bobol ¿Dónde están esas autoridades legitimas?
¿ Cortada la cabeza andan los pies?
(2) El as de espadas es el comodin en la ropilla.
(3) y con ella, } con ella no habia nada seguro.
(4) Con los jacobinos no hay patria, no hay religién ni libertad.
(5) No los han hecho los caucanos para Hilario López, ni
para sus compañeros en el crimen.
(6) Alabado sea el Santísimo Sacramento del altar mi amo.
(7) Al burro por sus rebuznos y a Lopez por sus crímenes.
(8) Así está .
•
(9) Mucha gana le tenemos.
(10) j Ah I ¿Judas COli paz?
(11) ¡He! cuanta gcntc!!! Caucanos, los patianos, los paotianos.
191 no se me presentan (1). Ellos tendrán que llorar su
crimen de infidelidad (2).
"i CAUCANOS! Los traidores os engafiarán con mil
me'ltiras: no les creais porque labráis vuestra ruina y
la de todo este hermoso valle tan digno de una buena
suerte. Vosotros sabéis que siempre he sido ingenuo
y la hipocresia jamás se ha visto en mis acciones ni
en mi semblante (3).
Si me ayudáis a esta gloriosa empresa, muy pronto seréis felices. Si me abandonáis, os juro que vais
a ser desgraciados:
despedíos de la amable paz que
gozáis ahora en vuestros hogares, y disponeos para la
guerra civil más cruel que se vió en el mundo, a para
ser esclavos viles de una facción patricida.
"AMIGOS: Evitemos el azote de la anarquía mientras nuestros representantes
deliberan sobre nuestra
suerte. Antes de dos meses los pueblos oprimidos de
la Nueva Granada, serán libres. Venezuela, Casanare,
Antioquia, Cúcuta, Pamplona cooperarán eficazmente a
restablecer el reinado de la ley en Bogotá y en Cali (4)
donde ha sido interrumpida.
Creédmelo caucanos (5).
"Cuartel Generàl en Quilichao, a 30 de Septiembre de 1830.
JOSE HILARIO LOPEZ
Pedro J. Velasco, Secretario."
(1) Si su merceù se aguarda un poquito nos veremos las
cans.
(2) Esto lo ha tomado Hilario López de la proclama del
Libertador a los venezolanos desde Maracaibo el afta de 1826.
El Libertador podía hablar este lenguaje, porque era el primer
Magistrado de la Nacion, porque se trataba de una causa nacional, la de reintegrar a Colombia dilaccracta en aquel tiempo,
y porque en S. E. se hallaba la autoridad, rI prestigio, el poder,
la influencia, y era apoyado por las fuerzas física y moral de
la República; ¿ pero poctrá usarlo con decencia un López l!Ue
carece de tacto la que rodeaba al Libertador, que no es un magistrado, que está llamado a juicio para que responda de un
crimen horrenùo, y que por él ha perdido tacto el aprecio de
sus conciudadanos?
(3) San Hilario ora pro nobis.
(4) Se le olvido el Magdalena, Boyacá, Cundinamarca, con
el Socorro, el Istmo, el Sur y el Valle del Cauca.
(5) No es necesario Que lo jure."
13
-
192 -
El GobIerno, procediendo cen la mayor cordura y
acierto, resolvió reemplazar al General López, con el
General Murgueitio; no quiso éste aceptar y el Gobierno le ratificó el nombramiento,
como se verá por la
nota siguiente:
"Al señor Comandante General del Departamento del Cauca, General Pedro Murgueitio:
"S. E. el encargado del poder ejecutivo se ha impuesto de la nota de V. S. fecha 9 del próximo pasado, en la que detalla las razones en que se funda para no admitir el destino de comandante general del departamento del Cauca, para lo que la ha nombrado el
supremo gobierno en reemplazo del general Hilario López que la obtenía, e igualmente se ha orientado S. E.
,del convenio sobre el cual se apoya V. S. celebrado
en la hacienda de "Japio" el 2 del citado, entre dicho
general López (que todavía se titula com~ndante general de ese departamento,) y los sefiores 'comisionados
de las autoridades civil y militar de Cali, que V. S.
me acompaña a su citada nota; y en vista de todo,~ S. E.
me manda contestar a V. S: que el supremo gobierno está muy lejos de querer transigir con ninguno de
los asesinos del Gran Mariscal de Ayacucho; que la
voz pública, que rara vez se engafia, designa altamente al general Hilario López como uno de ellos; que las
diligencias que se han practicado en el Sur, demuestran hasta la evidencia su complicidad en aquel horrendo crimen: que el gobierno a consecuencia de la representación
dirigida en 22 de agosto último por' el
mismo Hilario López y su compañero José Maria Obando, pidiendo se les abra un juicio para responder ante
la ley el cargo de dicho asesinato, que les hace El Baluarte número 6, decretó de la apertura de dicho juicio,
exonerando al citado López de la comandancia general del
Cauca: y no habiéndose-presentado
para que se verifique el juicio que artifick>samente ha pedido y habiendo al contrario tomado lá-s armas contra su gobierno,
193éste se ve en el casn de declarado
fuera de ley, como
revoltoso,
asesino del ilustre general Sucre: que en tal
consecuencia,
el gobierno no aprueba el convenio citado,
y por el contrario,
;0 declara nulo y de ningún valor,
nrdenando
a V. S. :ermine
toda comunicaciÓn
con el
"sesino J.(lPCZ, y se pérsiga como ta! asesino.
"Esta superior y justa resolución, no puede ser sino
muy aplalluida
por jas fieles y honrados
pucblos del
Cauca ~ ellos han llorado la muerte del Oran Mariscal
de Ayacucho;
ellos todos aborreccn
a ~~us infames y
cobardes asesinos;
ellos todos saben que López y Obando son los .jefes de los--alevosos de Berruecos.
Y (. cómo
los C31lCanOS verían con indiferencia
y sin la más exaltada indignación
a López ocupar el primer empleo militar del departamento?
esto es incompatible
con el
honor bien conocido de los caucanos.
L<Ípez no puede
ser él los ojos de todo hombre de bién, sino un asesino.
que rechaza la sociedad, y ~ería cieshonrar el departamento del Cauca y al gobierno
de la h~epÚblica, si se
continnase
dándosele
por rtl,is tiempo el tílulo de comanda1te
p;enera! y reconocerlo
por tál.
"I~epito a V. S. que el gobierno
la lIa destituidu
de dicho destino, que ha conferido a V. S. Ocúpelo,
pues, con la energía y la consagraciÓn
que siempre la
han distinguido:
muestre V. S. de nuevo el amor que
nunca ha desmentido
por el Libert"dor:
trabaje V. S.
por la integridad
nacional que todos ~lS viejos patriotas y amantes
de la patri;:¡ han jurado restablecer;
y si V. S. duda de las buenas intenciones
de la Asamblea caucana,
que me dice debe reunirse, impida V. S.
dicha reunión, y sobre
todo, esfuércese
cn librar al
Cauca ùe los monstruos
que la oprimen y lo deshonran; en fin, ùe los asesinos
Obarrèo y López, y de su
pandilla.
V. S. para esto tienc yá a la raya de la provincia dl: PopaYéin, por la parie de ln Plata una columna de operadoncs
a órdenes del seiïor coronel Joaquín Posada,
la que ha sido nuevamente
engrosada
con la~; dos compañias
del Batallón Valgas, que López
--
194
había situado en Im:á, v que movidas por el amor
patrio, y por el antiguo rntriotismo
que síempre ha
dlsting:ddo a los valientes de dicho cuerpo, han abandonado ¡;{Ioriosamente las ominosas banderas de los
facciosos de Popayán, para unirla bajo las del honor.
V. S. también tendrá en pocos dias sobre la linea de
Ibagué un brillante cuerpo destinado a obrar, si es necesario, por el valle del C2!uca sobre Popayán. En conclusión digo de nuevo a V. S. que el Gobierno ha resueIto, restablecer la integridad nacional, y la destrucción de los asesinos del Gran Mariscal de Ayacucho.
"Tengo la honra de decirle' a V. S. de órden del
gobierno para su inteligencia y fines consiguientes.
Dios guarde a V. S.,
JOSÉ MIGUEL PEY" (1).
Nueve días después de publicada la nota anterior,
la Asamblea Departamental del Cauca, reunida en Buga,
en la que actuaban como Presidente y Secretario respectivamente el General Murgueitio y el Sr. Ignacio Escobar, expidió la siguiente resolución, en la cual nos hemos basado para calificar de acertada la medida del
Gobierno al ratificarle el nombramfento al mencionado
General:
"LA ASAMBLEA DEPARTAMENTAL
"Habiendo
Prefectura del
DEL CAUCA (2)
4omado en consideración la nota de la
Departamento
de 15 del presente mes,
(1) Gaceta de Colombia, número 489 de 7 de noviembre de 1830.
(2) Esta Asamblea se Instalo el Il de noviembre con el siguiente personal: Provincia de Popayán: por el Cantón de Bu,;a,
Pbro. Dr. Luis A. de la Pefta; por et de Cartago, General Pedro
Murgueitlo y Pbro. José Maria Murgueitio; por el de Cali,
José Maria Cuero y José 19nac.io Gonz,ález; por. el de Tuluá, Félix Vergara; por el de Palmira, Pedro AntoDlo Hoyos y Pedro
José Vejarano; por Anscrma, Pbro. José Gregario Benitez; por
l>opayán, José Valencia y Manuel José Castrillon; por Caloto,
José Manuel Rodríguez; por Toro, Pbro. Angel Sarmiento. Provincia del Chocó: por Quibd6, Guillermo Eduardo Coutín; ppr
Nóvita José Ignacio Valenzuela y Rafael Mosquera. Provincia de
Buena~entura: por TUlftaco, Francisco Antonio Pamba. y por el
Raposo, Vicente Micolta.
-
195
en que el señor
Prefecto
le comunica los avisos que
ha tenido, dc haberse pronunciado
e:i pueblo y gllarniciÚi1 de la ciudad de Pasto,
porque S. E. el Libertador se encargue
del Gobierno
de la República,
cuyo
gobierno
ha proclamado
también esta Asamblea;
asegurándose
al mismo ticmpo ljue el expresado
pueblo y
guarnicicín se han incorporado
a los Departamentos
del
Sur. Cumpliendo
con los deberes que la representación
de que está rcvestida,
le imponen,
de cumplir todas
las medidas que estén a su alcance para conservar
ilesa la integridad del Departamento,
Resuelve:
" \," La Asamblea del Departamento
del Cauca elevará en nombrc Je) Departamento
una representación
a S. E. el Libertador,
a quien ha proclamado
por Jefe
de la Nación, para que se digne interponer
su intllljo,
a fin Lie que se Cl'IlSerVe la integridad
del Departamento del Cauca, y que los pueblos
que se han separado de él vuclvan a restablecer
la unión, evitando discusiones y calanidades
a que pudieran
conducimos
estas separaciones.
2.' La Asamblea
:iesconoce el derecho que pretenda tener cualquier
pueblo
del Departamento
para
separarse
de hecl1o, y agregarsc
a otro Departamento:
e igualmente
desconoce
el derecho de cualquiera
autoridad que pretenda
acoger a favorecer
la desmembraciÓn de algun~ parte del Departamento,
sin intervención de la representación
nacional, y desde ahora protesta contra todo hecho ilegal que ticnda a desmembrar el Departamento
del Cauca, y ti envolvernos
en
la disociación
y guerra civil.
"3." El Presidente
de la Asamblea
elevará al supremo Gobierno
esta resolución,
como una manifestacijn de los de~eos que animan
al Departamento,
de
conservar
su integridad,
procurando
evitar hasta donde sea posible la guerra civil.
lo
Buga,
r
noviembre
16 de 1830."
196
A /a vez que dirigia al Gl'neral Murgueitio la nota
insertada, dio contestación a la que con fecha 29 de octubre le dirigiera el General López, en los siguientes
términos:
"RepÚblica de Colombia-Ministerio
de Estado en el Departamento de Marina y Guerra-Sección
CentralBogotá, noviembre 16 de. 1830 .
••Al Sr. General José Hilario Lopez.
"El Gobierno se ha impuesto de la respuesta que
V. S. me ha dirigido desde Popayán, con fecha 29
de octubre anterior, nÚmero 39, y me ha ordenado contestar/a, no con motivo de querer continuar relaciones
con V. S., sino para hacer conocer al público la conducta falaz y criminal de V. S., como igualmente su
refinada hipocresia .
." C0menzaré por decir a V. S. que el título de Cùmandante General del Departamento del Cauca, de que
aún se reviste, es usurpado; pues bien sabe V. S. que
el Gobierno le ha destituido de dicho destino, y que
los pueblos del Cauca repugnan vera la cabeza de la
autoridad militar de su Departamento a un Jefe manchado con la acusación del atroz asesinato del ilustre
y virtuoso Sucre, el que para evadir el juicio que reclama la Nación, ha levantado el estandarte 'de la rebelión, y acaudillando
algunos forajidos, oprime la
capital de Popayán ..
<IV. S. en su citada respuesta hace reparar que
cuando S. E. el Jefe del Ejecutivo dio Sil célebre
proclama a los pueblos del Cauca, pintando en ella'
a V. S. con el pincel de la verdad. no sabía entonces el
Gobierno si V. S. cumpliría 'la:résoluciÔn
que había
recaída a la solicitud en que V.S. y' el General Obando,
pedían hipócritamente un juicio, con la intenciór\ reservada de no presentarse a él. Dicha observación de V. S.
es cierta; pero lo es, tambíen que el Gobierno conocía entonces el estado de rebelión en que V. S. se había
declarado, y sabia igualmente las tentativas de inva-
-
197 -
siÓn que V. S. habia emprcndido sobre la Provincia
de Neiva, habiéndose ya apoderado por las armas del
circuito de La Plata, perteneciente al Departamento de
Cundina!TIarca. Diré además, que la upinión pública,
los documentos venidos del Sur. y la propia conciencia del Gobierno, caracterizaban
yá a V. S. como el
principal director de los alevosos asesinos que dieron
muerte al infortunado Sucre. Asi pues, no se ha equivocado V. S. cuando ha deducido que el ánimo del Gobierno, al dar la mcncionada proclama, fue el de ilustrar '\ los incautos fascinados por V. S. de hacerla
odioso a los virtuo30s callcanos; y en fin, diré también.
que el mismo gobierno al fallar contra V. S. no ha
hecho más, sino repetir el fallo :mticipado de todo el
Sur, y de toda la Nueva Granada, y dar el crédito debido a los documcl1tos irrefragable s que tiene en su poder contra V. S. y todo esto es la que la hipocresía de
V. S. Ilama jallar contra un aCllsado sill oirlo: condcnar
a un inocente por vanas conjeturas o por chismes de
enemigos personales. Gran Dios! ¿ Hasta cuándo la artería de López engañará a los caucanos? ¿ Serán por
más tiempo sus intrigas tomadas por amor a la Patria y a la libertad? No. IEl liberalismo del faccioso'
López es ahora bien conocido!
"V. S. dice que no evade un juicio, y sus hechos
prueban la contrarío:
"Bien sabe el Gobierno que V. S. nunca se Jieterminar.l a comparecer para dar sus descargos: la justicia espanta a V. S. y la pespectiva del castigo que ha
merccdo V. S. le aterra más que las prevenciones que
V. S. supone existir en los miembros del tribunal que
sería encargado de juzgarlo. El se compondría de honrados militares que nunca han bañado sus manos en la
sangre inocente e ilustre: mas estos jueces no son lus
que quiere V. S.: V. S. dese:l ser juzgado por sus cómplices en hechos a en opinión, y no por jefes íntegros
y honrados.
Todo la sabe el Gobierno;
no la ignora
. tampoco el público; y la Historia, cuya pluma invoca
·-
198 ~
V. S., fiet repetidora de Jas acciones de los hombres, si
acaso llega a pronunciar el nombre de V. S. será para
d~signarlo como uno de losprincipafes
asesinos del
Oran Mariscal de Ayacucho si V. S. no se vindica de
este terrible cargo.
Sin embargo el Gobierno, que más anhelo tiene
de encontrar inocentes que criminales, llama de nuevo
a V. S. y al General JOSé Marfa Obando, para que
comparezcan en esta capital a presentar sus descargos;
pues sus deseos serían de que los jueces imparcialës
que les daría la ley los d~c1arasen inocentes, y que por
consiguiente la página de la historia de Colombia que
debe hablar de la muerte del General en Jefe Antonio José
de Sucre, no mentase a dos Generales de brigada de
la República como asesinos de aquella ilustre víctima.
Esta respuesta, que será impresa en la Gaceta
Oficial con la citada contestación de V. S., es la que
el Gobierno me ha prevenido hecér, anadiendo que ser~
la última comunicación que V. S. recibirá por orden
del Gobierno.
Dios guarde a V. S.,
l<
tf
JOSE MIGUEL PEY"
(1).
La resolución adoptada por la Asamblea del Cauca /lO podía ser más oportuna, ya que los desleales
solicitaban auxilios al Ecuador para sostener sus pronunciamientos y que el Gobernador de la Pr~)yincia de
Buena.ventura solicitaba el envío de buques de guerra
del Ecuador, solicitud que atendió ~l Secretario del Interior de aquel país, enviando la·golet¡l Gracia de Guayas,
a condición sí, "de no mezclarse en la justicia o injusticia de ningllO partido." Leáse el siguiente documento:
"Sección de! I:lerior-Palacio de Gobierno, ell Quito a
7 de octubre deJ830-AI
señor Gobernador de la
Provincia de la Buenaventura.
"S. E. el Presidente del Estado ha visto con muy
particular satisfacción la nota que V. S. se sirve dirigirle
(1) .Qaceta de Colombia número 4Iide 21 de noviembre de 1830•.
-
199 -
con fecha 8 del pasado, acompañándole
el acta celebrada por las autoridades
y vecinos respetables
de esa capital, en la que se pronuncian
por la agregación
de esa
Provincia
al Estado
ecuatoriano
y pidiendo V. S. al
mismo tiempo se le franqueen
los auxilios necesarios
para sostener aquel pronunciamiento.
Tanto más satisfactoria ha sido para S. E. esta noticia, cuanto que según los informes que ha tenido de personas fidedignas,
todo el Departamento
del Cauca pretende
hacer la misma solicitud;
mas S. E. que se ha propuesto
marcilar
siempre por la senda de las leyes, apenas
puede disponer que vaya al puerto de la Buenaventura
la goleta
Gracia de Ouayas, con el objeto de conservar la paz,
la tranquilidad
y el orden público, sin mezclarse en la
justicia a injusticia
de ningún
partido, pues sólo para
aquel efecto está S. E. autorizado;
y en tal concepto me
encarga diga a V. E. que por ningún
caso existe ni
permite a la guarnición,
que lleva dicho buque, en saltar a tierra para que no se crea que el Gobierno
del
Ecuador usa del derecho de intervencit'm, tan reprob'ldo
por todas las naciones cultas; pues repito, que su ánimo sólo es proteger y libertar el pais de (as furores de
la anarquía,
para la cual puede V. E. y los dignos habitantes de esa provincia
contar con todos los auxilios
de este Estado.
"Aprovecho
esta oportunidad
para ofrecer a V. E.
la muy distinguida
consideración
y perfecto respeto con
que soy de V. E. atento obediente
servidor,
ESTEBAN FEBRES CORDERO"
(1).
El Gobierno
y Congreso de Venezuela,
a pesar de
las protestas
de paz que hacían al de la Nueva Granada, mandaron auxilios a Casanare, consistentes
en una
brigada de infantería,
compuesta
de los batallones
Anzoáreglli y Aragua que llegaron a Pare y una divisiÓn
de caballería compuesta
de los Bravos de Apure, que
ocupó a Chire.
(I) Gaceta de Colombia número 498, de 9 de enero de 1831.
-200Dichos auxilios los trajo de Venezuela el Coman,dante Miguel Rola quien envió al Teniente Joaquin Mo'lano en comisión a Sogamoso, para ql;le pusiera en
manos del General Joaquin Jeres la siguiente nota:
"Comisión de Venezuela a Casanare-paya,
de Diciembre de 1830.
Al Sr. Coronel Joaquín Jeres, Jefe de operaciones
de Sogamoso.
28
del Ejército
"El decreto del Congreso de Venezuela expedido
el 14 de octubre próximo pasado, habrá sin duda llegado al conocimiento de V. S. por medio de los papeles públicos. Este decreto autoriza al Poder Ejecutivo
de Venezuela para auxiliar a Cas~nare con todo la que
necesite para defender su causa, - que considera como
suya propia.
Comisionado por el Gobierno de Venezuela para
-traer dichos auxilios, he llegado con ellos a Casanare,
y en cumplimiento de las instrucciones que tengo, me
dirijo a V. S. como el jefe de operaciones sobre esta
provincia.
"No ignoro que V. S. es venezolano, y que su
'pecho encierra los nobles sentimientós que caracterizan
a estos hijos predilectos de la libertad. Ciertamente la
guerra civil es el azote más cruel que pueda afligir a
la especie humana; ella no ofrece sino tristes laureles
a los guerreros, porque están bañadas con la sangre
y lágrimas de nuestros âmigos y parientes.
"Convencido de estas verdades, espero que V. S.
no desoirá las proposiciones que le hago, sin que falte
por eso a los comprometimientos
que tiene c(m el
Gobierno de que depende ..
"Casanare
hoy dia tiene fuerzas suficientes para
repeler una agresión injusta, p~ro también para llevar
las represalias hasta donde sus--agravios la estimularían.
"El Gobierno de Venezuela no ha traspasado todavía ninguno de 108 puntos divisorios de la Nueva Ora.nada,·y
si V. S. quiere atender a mi voz, espero
/<
-
201 -
presentarlc
datos positivos, que nos pr<J1:;.:tcn ~.:: b:','vc
los términos
de un advenimiento
pa~¡fic() ¿l1tre !(Iè
hermanos
diviàidos
por ;)pini0ncs
políticas.
"Ca~;anare
él :nil:; de la fuerza
que ya tiene organ;z&c\a, acaba de redbir un auxilio más que suficiente.
Una ;')figada Je infantería compuesta
de los batallones
Allzoátegui
y Aragua ha entrado Cil Pare, y llna división (lc caballería
compuesta
de los Bravos de Apure
o;;uparÜ a Chire. Con estos refuerzos el Gobierno
de
Casanare
puede
llevar
las represalias
más alI~. de
Sogamoso,
y quizás hasta Tunja y Bogotá.
"Pero
el Gobierno
de Casanare
penetrado
de los
principios
de moderación
que Venezuela
ha adoptado
desde su tréln:;formaci(ín
política, no quiere hacer uso
dc ellas alHes de explorar
las vias conciliatorias.
Autorizado
:.:umpctcntemente
pro}Jongo, PUl'S, ;¡ V. S.
una suspensión
de hostilidades,
',;lIcdando
invio!abk-mente la línca diviso¡ia
de las provillcias
Je 'l\lllja y
Casa¡¡are, y que no vuelvan a repetirse las escenas de
devastación
de los inocentes
pucblos
de Labranzagrar:ùe, Pisba, Paya y ()tro~.
"La mejor prueba que V. S. podía dar de sus di~-,
posiciones favorables hacia fin tan laudable, sería poniendo en libertad a los Sres. José Antonio Castillo, Vicente
Niño y Juan de Dios Pérez, que una partida se llevó
de Labranzagrande
el 25 del presente.
"El
Sr. Teniente
Joaquín
Molano marcha
como
parI~entario
él entregar
a V. S. esta CO\TIUnicaci,ón:
esp,
del honor de V. S. que como tái será respetado,
y me traerá una contestación
d~ V. S. conforme él los
usos Lj1l2 rígen las naciones
cultas y civilizadas,
,. Tengo el alto honer de ser con la ùtbida
subordinaciÓn de V. S. atcnto, obediente
servidor.
El primer
Comandante,
MIGUEL
ROLl\"
El General Jeres no quiso
resolver
el punto y le
entregó el pliego al General Juan José Patria, Comandante de armas de l'unja, quien''fesolvió
mandar la nota
BANCO DE LA REPUBLICA
IIIBlIOJECA LUIS·ANGEL
~
-202de Rola al Ministro de Guerra,
siguiente documento:
según se deduce del.
" Repúbiica de Colombia-Comandancia de armas de la
Pro~'incia de Tunjâ-Sogamoso. enero 2 de 1831 .
••Seflor Ministro de Estado del Despacho de Guerra.
" Ayer ha llegado a ésta un Oficial mandado de los.
Llanos con el oficio que en copia acompaño, el que
queda en ésta hasta la superior resolución de S. E. él
quien V. S. se servirá ponerlo en su conocimiento.
Dios guarde a V. S.
J. J.
PATRIA"
El señor Ministro contestÚ asi:
"Ministerio de Guerra-Bogotá,
enero 8 de 1831.
••Al Sr. Comandante de armas de Tunja, General Juan José Patria.
"S. E. el Encargado del Gobierno queda instruido
del oficio de V. S. de 2 del corriente, fechado en Sogamasa, y de la copia adjunta él él, la cual la es de la
comunicación del oficial venido de ¡os Llanos, quien
participa su llegada al Jefe de op{~raciones que está
• situado hacia aquella parte, y hace mérito de un decreto del Congreso de Venezuela expedido en 14 de
octubre último autorizando al Poder Ejecutivo para
. auxiliar a Casanare en un todo, haciendo causa común,
y anuncia que él mismo habia conducido tropas a
aquel punto. Después deualgunas· reflexiones hace presente que el Gobierno de Venezuela ha guarda~Q una
conducta moderada y pacífica con respecto al·~
la
Nueva Granada, sin traspasar sus limites (en lo que
se equivoca, pues que el presente y -otros ejemplares
que omito mencionar prueban la contrario), y concluye proponiendo una suspensión de hostilidades, y que
se guarde inviolable la linea divisoria de la Provincia
de Tunja y Casanare, dando antes libertad a los Sres.
José Antonio Castillo, Vicente Niño y Juan de Dios
Pérez que fueron presos,.·en Labranzagrande.
S. E. en
vista de todo, me ha ordenado dirigir a V. S. esta
-
203 --
nota, lI1anifestándole
la sorpresa
que le ha causado
e[
decreto en que se apoya la determinación
del Jefe de
Venezuela
para ~uxiIiar a una provincia
de la Nueva
Granada,
que contra todo derecho
tratan de separarJa
del Gobierno
de quien depende.
"No obstante,
animado
S. E. de los más nobles
y filantrópicos
sentimientos,
quiere dar nuevas pruebas
de sus deseos para conseguir
la común concordia
por
[os medios pacíficos
que están a Su alcance, a cuyo
fin trabaja ayudado
del Consejo de Ministros,
propendiendo a [a reunión
de todos los colombianos
de un
modo lega[ y permanente, .conforme a las circunstancias.
"Asi, pues, S. E. exige como base principal para
acceder a la suspensión
de hostilidades
que se desea,
se retire de Casan,are todo auxilio
de tropas
que se
hubiere
introducido;
de modo que no quede en la
Provincia
lin solo soldado
de Venezuela,
y verificado esto, el Gobierno
establecerá
sus negociaciones
pacíficas con la mi~ma Provincia,
para lo cual había
dado ya instrucciones
al nuevo Prefecto
nombrado,
y
al señor Comandante
General del Departamento.
"Digolo
a V. S. para que lo haga entender
al
oficial autor de la comunicación
mencionada
para su
inteligencia
y fines convenientes.
"Dios
guarde
a V. S.
JOSE MIGUEL
PEY"
(1).
Mientras los enemigos
de la Patria atizaban
por
todas partes la hoguera de la discordia
y procuraban
la
dis01uCÎón de Colombia,
el Libertador,
gravemente
enfermo, se trasladó de Cartagena
a Santa Marta, y el 11
de diciembre
de 1830 a la LIna de la tarde murió en
la Quinta de San Pedro Alejandrino.
El país se conmoviÓ hondamente
al saher la terrihIe notici{";, y los partidos,
los odios y las ambiciones
enmudecieron
un instante, para dar lugar al sentimiento de estupor que se apoderó tie todos los corazones.
~) Gacela de Colombia. m'lInero 499, de lG de enero
dl' 1tD: .
-
204 --
1~81
ACONTECIMIENTOS
PRINCIPALES
, .
.
Desde el mes de enero de este año, el centro principal de los movimientos revolucionario-separatistas
que residia en la capital de la República, envió comisionados al Cauca y a Casanare con la consigna de
que armaran el mayor número. posible de ciudadanos
y que se vinieran sobre Bogotá, aprovechando
la fcliz
circunstancia del desconcierto que había producido entre
los partidarios del tirano Urda[leta, la muerte del General Bolivar.
"Los ejércitos restauradores
de la libertad"
debian estar en las cercanias de Bogotá en el mes de
abril. A la vez enviaron comisionados al General Caicedo instándole a que secundara el movimiento y a
que se encargara del Poder Ejecutivo a mediados de
abril.
El General Urdaneta tuvo conocimiento de estos
movimientos J resolvió consultar al Ministerio la línea
de conducta que debia seguir ei Gobierno en las apuradas circunstancias
que muy en breve se le presentarían. El Ministerio se reunió para deliberar sobre las
medidas que debieran adaptarse
y después de muy
serena y razonada discnsión acordaron por unanimidad
la siguiente
" EXPOSICION
que hace al Jefe del Ejecutivo el Consejo de Ministros,
sobre las medidas que demandan la actual situación
de Colombia.
" Señor:
"Llamados por vos- al despacho de los diversos
departamentos de Estado, hemos juzgado deber reunirnos· en Consejo en la actual crisis de la Repúbiica a
fín de considerar su situación, y someter a vuestra resolución algunas medidas que creemos importantes al reposo, al honor, y a la prosperidad úe Co\omn\?.
-
205 -
"Cuando por causas que no es de nuestra incumbencia examinar, tuvieron lugar en agosto último los
aconteci mientas que todos conocen, los altos funcionarios de ta RepÚblica se denegaron a ejercer en adelante ado alguno gubern<1tivo, y el Consejo de Estado omitió nombrar las personas que debían sllccderles, a pesar de estar 3uto:izado para ello por la disposición
del Congreso Constituyente de 10 de mayo de 1830.
Encontrándose entonces la capital de Colombia en la
más completa anarquía, estimó oportuno acordar algún
medio de alejar de sí las calamidades que la amenazaban, de evitar que el Estado quedase acéfalo, y se
consumara su ruina total. Convocóse una junta de sujetos respetables de ella, y haciendo inminente el peligro que todos fijasen los ojos en el Libertador, como
el Único capaz de salvar la Patria del naufragio en que
estaba próxima a zozobrar, le aclamaron Jefe de la Nación, cometiéndoos, señor, al mismo tiempo el delicado
encargo de tomar las riendas del Gobierno hasta que
el Libertador llegase a ejercer la autoridad que se le
confiaba.
"Oeneralízósc el pronundamiento
de la capital en
el Departamento de Cundinamarca; extcndióse a los de
Boyacá, Magdalena, Antioquia, Cauca; y vuestra autoridad fue reconocida en todos ellos, con exc'epción de
la Provincia de Casanare, que nunca obedeciÓ al Gobierno COQstítucional; de la de Riohacha, que se insurreccionó, pero que ya ha vuelto a su debet; del circuito de Popay¡in y de algunos cantones de la Provincia de
Buenaventura que se han agregado a los Departamentos
del Sur: y de la oe Pasto, que ha practicado condicionalmente olro t<lnto. El Istmo se gobierna por si.
"Espedbase
con fundamento que estos obstáculos
y otros mayores, se renovarían
luégo que el libertador se lIkiese cargo de la autoridad ~uprema. Mas él
juzgó no debería aceptarla, a fin de cillmar Jas inquietudes de los que le prestaban miras ambiciosas. Las
repetidas instancias que de todas partes se le hacían,
-
206
"basta por medio de comisionados; para que asumiese
-el mando, y el peligro creciente de la cosa pública,
habrían quizás vencido al cabo la repugnancia del Libertador. Pero entre tanto, y cuando menos se aguardaba, la Providencia dispuso llamar a sí al padre de
Colombia; y la Patria ha quedado en orfandad.
"En tan triste situación, disociada una gran parte
·de la República, nosotros opinamos que, tratando de
conciliar en lo posible el derecho con los hechos existentes, debe buscar el Gobierno el término o el lenitivo
de nuestros males, no menos en las leyes vigentes que
en las circunstancias contemporáneas.
"La Constitución dada ajos pueblos de Colombia
por sus legitimas representantes reunidos en Congreso
el afto de 1830 y el decreto de 5 de mayo expedido por
él, nos parece que es lo que debe servir de regla al
Poder Ejecutivo en el presente estado de cosas.
"En los distintos pronunciamientos
populares de
donde emana vuestra autoridad, está consignado el deseo de que se guarde y observe la Constitución en
todo aquello que se oponga a los objetos de los mismos pronunciamientos,
y si bien ha estado suspensa
en razón de las circunstancias,
pasadas éstas, somos
de dictamen que se restablezca en su fuerza y vigor
todo aqueilo que sea exequible, con arreglo a lo prescrito en ella misma. Importa, por una parte, calmar
cuanto sea dable la agitación y el encono di los ánimos e inspirar confianza, haciendo ver a la Nación
que el Gobierno es el primero en someterse a la ley,
y en respetar las garantías sociales. Importa, por otra,
que los enemigos del orden se convenza'n de que vuestra administración, proponiéndose por norte la justicia,
igualmente distante de la flaqueza y~de la violencia, tomando por divisa la moderación y la firmeza, lo nivelará todo por la ley, y no permitirá que alcen la cabeza
la funesta licencia y la anarquía espantosa ..
"El decreto de 5 de mayo, dictado con la mira
de impedirse que corriera en guerra fratricida la san-
-
207 -
gre preciosa de los hijos de Colombia, dispone que,
en caso de negarse las Provincias de Venezuela a aceptar la Constitución, bajo cualquiera condición a modificación, no se les obligue a ello por la fuerza, sino
que se convoque una Convención de los diputados del
resto de Colombia, la que en vista de las circunstan-
cias y estado del pais, determine lo conveniente, prescriba lo que sea necesario para la conducta del Ejecutivo, revea la Constitución, y haga en ella las variaciones que sean indispensables, a fin de que resulte perfectamente a los intereses nacionales.
"La denegación de las Provincias de Venezuela
a aceptar la Constitución,
y la autorización otorgada
por su Asamblea constituye a sus futuros Congresos
constitucionales para que se entiendan oportunamente
con las otras partes de Colombia acerca úe ju~ términos y medios de conservar la unión, ofrecían yá el
caso previsto por el Congreso constituyente, y debían
haber motivado la convocatoria
de la Convención del
resto de Colombia.
"Pero entre tanto se complicaron más los negocios. Los Departamentos
del Ecuador, Guayaquil y
Asuay, se sustrajeron a la obediencia del Gobierno Nacional; convocaron un Congreso; y al fin se constituyeron en Estado separado, aunque manifestando también, como las Provincias de Venezuela, que están dispuestos a mantener la integridad de Colombia bajo un
sistema de confederación.
Alteróse además, según hemos indicado, el régimen constitucional; y el Libertador
ha desaparecido de en medio de nosotros.
"En semejante estado, somos de dictamen, sei'ior,
que conforme al espiritu del mencionado Decreto de
5 de mayo, convoquéis una Convención de los Departamentos, Provincias a pueblos que reconocen, o espontáneamente reconociesen la autoridad del Gobierno Nacional, pues que estos serán los que compongan el
resto de Colombia. Opinamos también que debe con14
-
208 -
vocarse el Istmo, porque atendidas las circunstancias
particulares de su separación, 'puede mirarse ésta como
momentánea.
"La Convención debería ocuparse, en nuestro concepto, de los objetos que especifica el artículo 40 del
precitado Decreto de 5 de mayo, de que llevamos
hecha menciÓn. Mas como las circunstancias
han variado de entonces acá de un modo tan notable, creemos
de absoluta necesidad que aquel Cuerpo no estatuya
cosa alguna que puede oponerse al restablecimiento de
la unión entre todas las partes de la República, como
que la integridad nacional fue siempre el objeto primario e invariable del Congreso Constituyente de Colombia, no menos que de los pueblos que os han confiado la autoridad ...
"Hay además otro punto que no fue previsto por
el expresado Congreso, en razón de suponerse que subsistiría el régimen constitucional;
punto pa'ra el cual
juzgamos deber ser autorizados los Diputados a la Convención, y sobre el que estamos seguros que será bien
acogida nuestra indicación. Por lo mismo que toca muy
de cerca a vuestra delicadeza. Aludimos a la elección
de los altos funcionarios que han de ejercer la autoridad de que estáis encargado, hasta tanto que, restablecida la unión, se acuerde cuanto sea necesario sob re
nuestra definitiva organización política, y se nombren
los magistrados que, conforme a las leyes, hubieren de
regir los destinos de la Patria. La medida que aqui as
proponemos es tánto más importante, cuanto que, trastornado el sistema constitucional, no se ha verificado
sino en las Provincias de Cartagena, Mompós y el
Chocó, las elecciones que prescribe la Ley de 11 de
mayo de 1830; y habiendo fallecido el Libertador, en
quien los pueblos depositaron su confianza, se hace
indispensable el que la nación ejerza sus derechos a
este respecto, como que es la fuente de donde todo
ha de emanar, cuando no hay ley preexistente, a en
vigor, que limite su soberanía.
-
209 -
"Juzgamos
además
que, debiendo
el Gobierno
no
excusar
medio para restablecer
la mejor armonia entre
todes los colombianos,
y no omitir esfuerl.O para lograr
el incstinable
bién dc la integridad
nacional, seria conveni~nt,~ enviar
cerca de las auloïiJ:1.des
estabkcidas
en Venezuela y en el Sur, comisianac!i":;; que, aseglir<índolas de vuestras
disposicio~les
pacíríC1S, hagan cesar
toda actidud
hostil, allanen las vías a la concordia
y
fraternidad,
y procurcn
renevar
los vincidos
que han
de estrechar
él la noble y hcróica
familia colombiana.
En 1anto sc aprestan los comisionados,
sería de dcscilr
que expidiéseis
las órdenes oportunas
para que los comaldantes
de nuestras
fuerzas en la frontera del Norte
y del Sur, se m~ntengan
estrictamente
él la dcfensiva,
participando
estas
intenciones
ami~tosas
a aquellos
a
quienes
corresponda,
con mira de obtener la reciprocidad.
"Tales
son, señor, las medidas
que en la actual
condiciÓn de los n~gocios estima deber someter a vuestra consideración
un ministerio,
quc, siendo responsable de "us operaciones
y consejos,
cree no poder desviarse cie la senda que le señalan las leyes existentes.
Con la esperanza
de que os dignaréis
dar acogida a
las ideas que llevamos emitidas,
tenemos el honor de
presfntaros
unos proyectos
de decreto, que han sido
preparados
por el ministerif) respectivo.
"Al emprender
este trabajo,
hemos
consultado
el
bién común, no menos que el hallar de la administración que tan dignamente
presidis.
H21110S empleado
el
lenguaje de lél verdad, persuadidos
de que es el único que
conviene él los agenles de un gobierno
¡iberaJ ilustrado. Hemos
proct!r;:do
dar oídos tan sólo a la razón,
como qll~ es la guía que el Creador
ha dado él los
Iwmbr('s para sus procedimientos.
"Descosos
de llenar en lo posible nuestros
deberes
y de corresponder
a la confianza
con que os habéis
dignado honrarnos,
nos ocuparemos
inmediatamente
de
preparar
y someter a vuestra
res()IUt~ión los trabajos
-
210-
que juzguemos indispensables para organizar los diversos ramos de la administradón;
pues que en nuestro
sentir, no puede gobierno aiguno hacer la felicidad de
los pueblos, sin sistema, sin orden, y sin la más estricta justicia.
Sala
del
Gobierno
en
Bogotá,
a 12 de
en~ro
de 1831.
El Ministro del Interior y Justicia,
ESTANISLAO VERGARA
El Ministro de Hacienda,
JERONIMO MENDOZA
El Ministro
de Guerra y Marina,
J.
MIGUf:L PEY
El Ministro de Relaciones Exteriores,
JUA!" GARCIA DEL RIo"
(1).
Los señores Coronel José María Gaitán y Capitán José Manuel Lasprilla, fueron loS comisionados enviados de Bogotá a Casanare, los que de acuerdo con
el General Moreno, Gobernador y Comandante General de la Provincia, convocarop una junta de los empleados y vecinos notables de Pare, y levantaron la
siguiente acta:
"En el Cuartel General de Pare, a 15 de febrero
de 1831. Reunidos en junta extraordinaria a invitación
del benemérito ~r. General Juan_Nepomuceno
Moreno,
Gobernador y Comandante General de Casanare, los
Jefes del Ejército, empleados y vecinos notables de la
capital. Su Señoría expuso a la Junta que tenía entre
manos asuntos de suma gravedad y trascendencia que
demandan la más pronta resolución, y en circunstancias de no poder consultarlos con el SupÙmo Gobierno
de Venezuela, de quien depende, tampoco se atrevía a
Iibrarlos a su juicio solo, y que en consecuencia, deseabaoír
la opinión de la Junta acerca de ello: al
efecto manpó dar lectura a una exposición que le ha(I) Gace(a de Colombia,
número
500, de 23.encro
d"
\8'3L
-
211
bían pasado los Sres. Coronel
José María G~ítán
y
Ca~·yjtill José Manuel
Lasprilla,
co~;siünados
por una
mayoría considerable
de los puebios de la Nueva Granada, en la que haciendo
una triste y compasíva
píntura det inhumano
y crue! trat<lmiento que reciben
del Gobierno
del General Urdaneta
y su fa,'ción, piden
con enenría a este Gobierno auxilie
los esfuerzos
de
"
aquellos patriotas, a libertarJos de la opresión que experim¡:ntan, y restituir el régimen constitucional.
Se leyó
asirnislTlll una cllmullicaCÎón
oficial del Sr. General
Piñc,ngo, Jefe del Ejército del Centro en que participa
la horrible y escandalosa
conducta
que ha ob"'crv::do
y observa en el Departamento
de Boyacá el General
Justo Briceño
aun después
de la muerte del Ge.neral
Sol-val', en que resulta confirmado
la expuesto
por los
Sres.
comisionados
Gaitán
y Lasprilta.
Se leyeron
igu;dmcnk
ulla nota del Prefecto
de Tunja
en que
illvita a Casanare
e:;víe su representante
al Congreso
que ha convocado el General Urdaneta para julio prÓxi1110 veuidero,
en la cual abiertamente
amenaza con la
~lIe -l'a (.'n el caso de una negativa;
y otra nota del
Comandant:::
militar de San Martín que incluye una
comunicación
del Comandante
General del Circuito de
Cáqueza,
en que descubre
las miras del Gobierno
de
Bogotá de perseguir a muerte a los amigos de la libertad,
y se insulta a Casanare
tratándola
de facciosa:
últimamente se leyeron otros varios
documentos
oficiales y
cartas particulares
de individuos
residentes
en Nueva
Gré! lada que expresan los ardientes
deseos de aquellos
pneblos de que Casanare vuele en su socorro y salvaci6n.
"En vista de estos datos
varios
señores
de la
Junt'i observaron
que la doble y suspicaz conducta del
Gobierno
de Bogotá, alejaba absolutamente
toda esperanza de abandonar
la senda que había seguido el
Genera! Bolívar, y 'que por el contrarío
era conocido
que el General
Urdaneta
no deponía
sus intenciones
de hostilizar
a Casanare, pues el oficio que se acababa
de I~er del Prefecto de Boyacá era más bien una inti-
-
2'12 -
mación formal de guerra, que un medio de buscar la
paz. Que habiendo dado el General Urdaneta y Sus
partidarios tántas y tan repetidas pruebas de su perfidia
y mala fe, no era prudente, político ni razonable creer
que él fuese capaz de inspirar confianza en sus negociaciones. Que bien distante de esto a pesar de haber
muerto el General Bolívar, insiste en llevar al cabo su
sistema de terror y de muerte, inquiriendo por los que
con la fuga se evitaron el último suplicio y el destierro
que los amcnazaba, por consecuencias de los malogrados esfuerzos por la libertad en la noche del 25 de
septiembre, y la jornada del" San;uario," como lo testifica la carta del citado Comandante de Cáqueza al de
San Martin. Que cuando plegándose a las circunstancias
debía dar pruebas de que abrazaba los" principios de
justicia, equidad y libertad l'urquL: tántos sacrificios ha
hecho Venezuela y la Nueva Granada, él nos amenaza
a todos con patíbulos y proscripciones, con destierros
y exterminios, y con la práctica del más feroz despotismo, como lo acredita la comunicación del General
Piñango, y la exposición de los Sres. comisionados
Gaitán y Lasprilla. Que el General Urdaneta en vez de
rodearse de hombres conocidos
por su reputación
patriótica, por sus virtudes, por sus opiniones liberales, se
ha rodeado por el contrario de aquellos que han merecido
reputación pública por sus opiniones anU-liberales. Que
los clamores y gritos penetrantes de dolor y angustia que
dan los desgraciados pueblos que gimen bajo la feroz
administración
de Urdaneta. son capaces de "excitar
vivamente la indiferencia y el egoísmo más extremado.
Que el Gobierno de Bogotá, por todas partes testifica
abrigar intenciones hostiles contra Venezuela, pues la
manifiesta contra Casanare, qu'l. ha sido acogida bajo
la protección del Gobierno de Venezuela (1), acopiando y
discip"linando tropas en Sogamoso, y moviendo otras
hacia Pamplona, cuya conducta hace ver que si per\.
(1) Ya vimos en el Acta del Congreso de Valencia (24 de
mayo de 1830), como fue rechazada la ancxio\\.
213 -
mancce mandando en la Nueva Granada la facción del
Oeneral Urdaneta, sería preciso renunciar a la esperanza de que se organice la República, por la pugna en
que siempre vivirá el Gobierno con ios pueblos, ni
Venczuela ni el Sur podrian por este inconveniente
Legar a arreglar sus altas relacioncs sin mengua y
menoscabo de su tranquilidad y su prosperidad y del
honor nacional altamente comprometido por sus empefos interiores y exteriores. Que el Gobierno de Casanare por otra parte tendría que consumar el sacrificio
de destruír todos los recursos y propiedades del territorio de Casanare, viéndose en la necesidad de mankner
~obre el pie de guerra un ejército, para repeler las
invasiones y violencias del General Urdaneta, su enemigo capital por motivos particulares, y que él nunca
olvidará para saciar su venganza. Que no es posible
por la gran distancia que hay de Pare a Venezuela y
que consume siempre dos meses de ida y vuelta, poder consultar y esperar la resolución del Gobierno de
Venezuela sobre la crítica y violenta situación en que
se encuentra Casanarc: y en caso de hacerla se verá
obligado a paralizar sus movimientos por la estaciÓn
de invierno q'le ya se aproxima, la que le sería tan
ruinoso y comprometería de tal manera la subsistencia
del Ejérciro de Casanare y su suerte futura, que no
torr:ando un partido noble y generoso, sería p'cciso
evacuar el territorio. Se trató asimismo por la Junta
;:on respecto a los compromisos que unen a Caswwre
con Venezuela, que no se faltaba a ellos en tomar la
resoluciÓn de marchar a libertar la Nueva Granada,
pUéS además de que esta medida la considera la Junta
muy en consonancia con los intereses de Venezuela y
con los sentimientos de aquellos republicanos, todas las
probabilidades del buen éxito están del lado de la
resolución, y que la unidad de acción en las operaciones militares, lejos de disminuirse se aumentan, a la
vez que este movimiento desconcierta todos los planes
del enemigo y nos asegura el triunfo de la libertad,
-
214 -
que es el principal objeto de nuestros deseos y sacrificios. Que era de esperarse que el Gobierno de Venezuela lejos de desaprobar una resolución tan justificada
con los documentos expuestos, seria muy de su agrado
ver pronto establecido en la Nueva Granada un gobierno que identificado con ella en sentimientos, pueda con
confianza entregarse en los brazos de la paz, de la
tranquilidad .y.de la dicha. Varias otras consideraciones
de no menor peso se tuvieron presentes, y en fuerza
de todo, la Junta impelida del convencimiento, declaró
que los intereses de Venezuela y de la Nueva Granada,
que la justicia y la humanidad, constituían al Gobierno
de Casanare en la forzosa e inevitable necesidad de
auxiliar con su Ejército a los pueblos de Nueva Granada y Iibertarlos
de la facción que los oprime, con
la que hará un servicio impllrtante a la causa de la
libertad y de la humanidad afligida.
"En fe y testimonio de haberlo asi resuelto y declarado, firmamos todos los concurrentes a la presente
Junta; y requerimos del benemérito Sr. General Juan
Nepomuceno Moreno nuestro digno caudillo en quien
los pueblos de Casanare han depositado toda su confianza, se sirva elevarlo al conocimiento del Excmo. señor Presidente de Venezuela para su aprobación y fines
consiguientes:
" El General, Comandante General, Juan Nepomuceno Moreno-Calixto
Molina-Francisco
Javier VesgaJosé Miguel Pérez-El
Coronel, José María GaitánEl Capitán, José Manuel Lasprilla - Felipe José Perdomo-El
primer Comandante, Miguel Rola--Primer
Comandante, Alejo Acosta,- El primer Comand~nte, Concepción Melga:"()El primer Comar-dante, Fermín
González-BalltHa
Ripet - El primer Comandante,
Napoleón Villapol-- Dr. Salvador Camacho (1), Secretario- José Antonitl González Soto, Secretario" (2).
(1) Padre del Dr. S. Camacho
Roldán,
elegido posteriormente miembro de la Convc1!ción de la Nueva Granada por la Provincia de Tunin.
(2) Gaceta' de Culombia, nÚmero 524, de 10 de julio de 1831.
215 -
El General Moreno organiz'ó inmediatamente una
División compuesta de los siguientes escuadrones: Liberales, La Muerte, y Temibles del Sur.
El 22 de abril llegó a Socha y al dia siguiente
notició su llegada al General Juan José Patria, quien
se hallaba en Sogamoso, como Comandante de armas
de la Provincia de Tunja y le instaba a que "derrocaran al coloso que aterra a estos desgraciados pueblos. "
En la misma fecha (23) le contestó el General Patria que saldría al día siguiente a' impedir que la Provin:::ia de Tunja fuera hostilizada por la División Casanare y terminaba asi: "V. S. puede economizar la sangre colombiana, de quien V. S. sólo será responsable
ante Dios y los hombres, y puede evitar la guerra civil retirándose a su Provincia y haciendo que sus pueblos nombren sus representantes, uniéndose a Colombia,
pues V. S. no puede ignorar que la mayor parte ùe
ella está pronunciada
por la integridad nacional. La
mi~ma Venezuela que no quiso admitir a Casanarc,
está con nosotros casi toùa, y todo el Sur, excepto Pasto j Casanare, que son los únicos que resisten la voz
nacional. "
El 26 (1) se avistaron los dos ejércitos en Cerinza.
POT el informe que rindió el Coronel Fermin González
como Jefe de Estado Mayor de la División Libertadora
de la Nueva Granada, sabemos que los sostenedores
del Gobierno de Urdaneta perdieron esta batalla "y
querlaron prisioneros, el General Patria, el Coronel JoaqllÍn Barrera, los Capitanes Ramón Molano, y Luis Granados, todos los subalternos dtt Batallón Tunja, y milicias de Sogamoso, 356 individuos de tropa" y los sigui,~ntes elementos de guerra: " 8 clarines, toda ]a ban(J) En esta
por las fuerzas
Luque, después
riano Mantilla
tam(:nto.
misma fecha tue ocupada la plaza de Cartagena,
sitiadoras comandadas por el General Ignacio
de una capitulacion celebrada con el General Ma(Urdanetista), Comandante General del Depar-
-
216 -
da de los batallones, '500 fusiles, 30 carabinas, el parque y multitud de bestias." La División Casanare llegó a Zipaquirá con 1,500 hombres.
Pero veamos los acontecimientos que se cumplieron
en el Sur de la República:
'
López salió de Popayán el 6 de abril y al llegar
a Neiva dirigió a los neival10s una proclama en que
decía: "Qué gloria para mi verme invocado por los
neivanJs protector de las libertades públicas. MI GOBIERNO (el del Ecuador) OS LO JURO, NO ES INDIFERENTE A LA SITUACION DE LOS GRANADINOS. GOZANDO EL ECUADOR DE UNA PAZ OCT AVIANA, y abundando en recursos de todo género,
EL LOS PRODIGA GUSTOSO EN OBSEQUIO DE
SUS HERMANOS. Mi deber es, POR TANTO, restablecer las autoridades legitimas. ayudaros a sacudir el
yugo, y en seguida restituírme al punto de donde he
partido, con la gloria de haber contribuído a conquistar nuestra existencia politica sobre tales bases.
"El ilustre campeón, el valiente General Obando,
estará bien pronto con nosotros, y en pocos días os
veréis confundidos
con los vencedores
de Palmira,
cuyas legiones andan yá en persecución del tirano,
cuando éste bambolea sobre la silla presidencial (Recuerde el lector la proclama del General Urdaneta a
los caucanos). Los pueblos todos se arman en masa
contra el usurpador, y si él insiste en no querer así el
grito de la Patria y el de su propia conveniencia,
pronto le veréis escarmentado.
"iAmigos! un esfuerzo simultáneo es suficiente p~ra
coronar nuestra obra del mejor suceso. Vcrifiquémoslo y
la Patria será salva."
El General Urdaneta, convencido de las grandes
influencias que en el Cauca ejercitaban los Generales
Obando y López, y atendiendo el dictamen del Consejo
·de Ministros de fecha 12 de enero, resolvió enviarles una
comisión compuesta de los Sres. Vicente Barrero y Raimundo Santamaría, con quienes envió la siguiente nota:
"RcpÚblica
217 ---
de Colombia-Ministerio
ticia-Rof{otâ,
t(
A los señores
Generales
dei hteri,!! _" /115-
ohra 14 de 1831.
JOs'::
M'arí:; Ob?n<!o
i
lIilario
López.
S. E. el encaq~ado del Ejecntivo, animaùo de los
m;Í:; filantrópico5
sentimientos,
y deseando
ver restablu:idi! la concordia
entre todos los hijos de la Nueva
Granada, ha tenido a bien nombrar una comisión cerca de
V. S. S. compuesta de los Sres. Vicente Barrero y Raimundo Santamaria,
con el importante objeto de transigir las diferenr.í;¡s que desgraciadamente
reinan en esta
parte de la RepÚblica.
Como se halla convocada la
Acamblea Nacional que se debe reunir en Leiva, dc allí
,-.kbe esperan;,' cnn el mejor fundélmento un arreglo delïcitivo sobre l()~; neg0cios de la Nueva Granada, como
que sólo los 2scogidos
del pueblo deben decidir un
asunto tan gran.
Persuadido S. E. que V. S. S. deben
qrerer miÍs bien ahorrar la sangre (L~ llcrmanns, y ver
rC5tablecida la armonía y buena inteligencia por medios
humanos y pacíficos, no duda que acogerán con bcnev{,lencia esta misión, y darán entera creencia a cuanto
los comisionados
dijeren a V. S. S. de parte del Gobierno, quien no tiene otro objeto, ni le anima otro interés que ci de la paz de estos pueblos, y la felicidad
de la Nueva Granada.
Soy de V. S. S. con distinguida consideraciÓn,
muy obediente servidor,
t(
ESTANISLAO
VEIWAI~A"
(1).
Mas cuando esta comisión se ponia en marcha, el
General Caicedo se dec1ar:} en ej~rcicio del Poder Eje-'
c.ltivo en L:: Villa lif~ PurificaciÓn el 14 de abril, por
aûsencia del Presidente
Mosquera.
El 17 nombró al Oeneral Obando Ministro de GueJ'l'a, nombramiento
que ratificó en Bogotá por decreto
del 4 de mayo, y al Oeneral José Hilario López Comandante General
del Ejército.
Pero antes de seguir
(1) Gaceta de Colombia
número
51~ de 24 de abril
de 1831.
-
218 -
adelante, veamos cómo relata el General Posada Gutiérrez en la página 554 del tomo I de sus Memorias
la llegada del General López a la residencia del General Caicedo en Purificación:
"El Ministro de la Interior (1) introdujo diplomáticamente al General López, quien dirigió la palabra al
Vicepresidente
hablando de la batalla de Palmira, del
ESTADO DEL ECUADOR, DEL ACTA DE POPAYÁN, POR
LA QUE AQUEL DEPARTAMENTO SE ANEXABA A DICHO
ESTADO, Y DE QUE ÉL, COMO GENERAL ECUATORIANO
AUXILIAR, ofrecía sus servicios al Gobierno para libertar la Nueva Granada."
Creemos que tuvo que influir en el ánimo del General Caicedo, al hacer los nombramientos
en Obando
y en López para Ministro
de Guerra y Comandante
General del Ejército respe:tivamente,
a el temor a estos" ilustres campeones,"
que le eran suficientemente
conocidos por sus crueldades, los que en obedccimiento
a órdenes emanadas de Bogotá, venían sobre esta ciudad con las tropas que en el Cauca habian cometido
tántas tropelias, () también pudo determinarlo
a ohrar
en este sentido, el hecho de que siendo ellos los promotores de la anexión
del Cauca al Ecuador, podría
el Gobierno con mayor facilidad
lograr la integridad
de la Nueva Granada:
Esta idea nos la ha sugerido la lectura de las "bases bajo de las cuales el Batallón Popayán convino en
transar, las diferencias que han sobrevenido
entre las
columnas del Estado del Ecuador,"
bases que fueron
'suscritas "en el Alto del Cauca a las dos de la tarde
del día 23 de septiembre de 1831," entre "el primer
Comandante,
Apolinar
Morilla (2) y el Sr. Félix Liñán y Haro." De ellas tomamos
el artículo 1.0, que
dice: "Será puesto en libertad y de un modo satisfactorio a IOU honor, reputación y servicios, el señor Co(1) D. Pedro Mosquera.
(2) El mismo que figura entre los asesinos del Mariscal Sucre. Véase la página 164 en donde tratamos de este asunto.
-
219-
ronel Juan Gregorio Sarria (1), tan luégo como sean
admitidas las proposiciones siguientes .... "
Fueron ratificadas el mismo día a las cuatro de
la tarde por el Sr. José Antonio Arroyo como Prefecto
del Departamento,
y por el Sr. Manuel Zublría, Jefe
de las columnas del Ecuador, y a las ocho de la noche las ratificó también el Comandante Militar, Sr. José
Antonio Quijano.
El General Caicedo cornisionó al Dr. José María
Céspedes para que anunciara al General Urdaneta la
determinación que había tomado. La manera como el
Dr. Céspedes trató los delicados asuntos a él encomendados, satisfizo al Jefe del Gobierno. El Ministro
del Interior, Dr. Garcia del Río, le decía al General
Caicedo en nota del 19, que "S. E. el General Rafael,
y los que sostienen su autoridad,
están dispuestos a
dar cuantos pasos decorosos y racionales puedan conducir hacia la reconciliación apetecida. Si V. S. y los
que militan bajo sus banderas se sienten animados de
iguales sentimientos, la Patria podrá ver enjugadas sus
lágrimas, y al deponer sus hijos las armas fratricidas
y al darse el oráculo de paz, bendecirán ciertamente
a los autores de tánta felicidad."
Pero a tiempo que esto sllcedía en el centro, yá
se había reunido en Cali, el 9 de marzo, el puelo en
Asamblea general, encabezado por el entonces Coronel
Eusebio Barrero, quien" en aquella ép9ca era un gran
liberal" (2), como la fueron el Dr. Mariano Ospina, el
General Emigdío Briceño, el Dr. Rufinc Cuervo y otros.
En esta Asamblea, se convino c'n jurar la Constitución
del Ecuador, la que se efectuó con gran pompa el 3
de abril. Relativo a estos acontecimíentos, hemos hai1ado en el número 512 de la Gacela de Colombia, la
siguiente, que extrdctamos del oficio que con fecha 21
(1) El mismo que figura entre los asesinos del Mariscal Sucre.
Véase la página 164 en donde tratamos de este asunto.
(2) Véase la nota de la p,í~ina 119 del tomo II de las Me/IIorias de Posada Gutiérrez.
-
220
de marzo, dirigió el Comandante General del Departamento al Jcfe de Estado Mayor de Antioquia. Dice así:
"Han llegado mis primeros espías de Cartago habiendo salido de allí en la tarde del día 17. Obando
había llegado él Cartago con sólo un escuadrón de caballería como de 70 hombres; pero allí habían hecho
movimicnto en su favor antes, y habían armado las milicias cuando prendieron al General Murgueitío: este
señor habia sido llevado hasta Buga y luégo lo devolvieron a Cartago, supongo que por unos movimientos
que hubo en Cali.
" Ultimamente Obando había enviado dos espías por
el Quíndío, de los que el uno, decían que lo habían
muerto, y el otro casi matado a palos
"
El día 13 de abril presentó el General Urdaneta
un Mensaje al Consejo de Estado en el cual hacía renuncia del puesto de Jefe del Ejecutivo y en el que
detallaba con las frases más patéticas todos los actos
de su gobierno. El mismo día fue considerada la renuncia y negada por el Consejo de Estado. Ambas
piezas tienen grandísima importancia; sentimos no insertarlas por la muy extensas y además porque ellas
no tienen relación alguna con el objeto que nos propusimos al publicar esta obra.
El 14 fueron derrotadas
en Abejorral (Antioquia)
las fuerzas urdanetistas
comandadas
por el Coronel
Carlos Castelli por las del Coronel Salvador CÓrdoba.
El día 15 salieron de Bogotá los Sres. Borrero y
Santamaría, y el 30 c~)J1ferenciaron en la hacienda de
" Peña lisa " con los señores General José Hilario López y
Coronel Joaquín Posada, comisionados del General Caicedo "para acordar los medios que pudieran conducir
a un avenimiento amistoso."
El Sr. Santa maría trajo
al Dr. García del Río las bases ciel convenio, quien en
oficio de fecha 23 dccía al General Caicedo en .:ontestación que "el General Urdaneta se encontrará en cI
sitio de Juntas el 27 del presente mes, juntamente con
-
221 -
el Dr. José María del Castíllo
y el General Luis Perú
de Lacroix"
y el mismo Dr. Garcia del Río.
El 16 salió de Bogotá el General U rdaneta,
con
el ohjeto de facilitar las transacciones
propuestas,"
después de dictar un decreto el día 15, por el cual dejaba encargados
del Poder Ejecutivo a los Ministros
Secrctarios
de Estado, los que resolverían
reunidos
todos,
los negocios del Despacho."
El 28 de abril quedó firmado el llamado Tratado
de Apulo, que a la letra dice:
¡¡
"TRATADO
DE APULO
(1)
"En el sitio de Jas Juntas, a 28 de abril de 1831,
hahiéndose
reunido desde el día anterior los F:xcclentísimos señores General en jefe Rafael Urdaneta y General de Brigada
Domingo
Caicedo, con el objeto de
conferenciar
sobre el estado en que se encuentran
los
Departamentos
del centro de Colombia,
despedazados
por divisiones
domésticas,
con dos autoridades
supremas establecidas
en ellos, y amenazados
de males; de:3eosos uno y otro de propender
por todos los medios
posibles al restablecimiento
de la concordia
y de la
tranquilidad,
vinieran en nombrar
comisionados
para
preparar
un Convenio
que sirviera de base a la tranquilización
pacífica
que la voluntad
y ci bién común
demandan. Con este fin el Excelentísimo
señor General en
Jefe Rafael Urdaneta, nombró negociadores
por su parte
il los Sres. juan
García del Río, Dr jasé María del
Ca')tillo, y General de Br:gílda Florencio
jiménez;
y el
Excelentísimo
señor General de Brigada Domingo Caicedo, designó,
por la suya a los señores General
de
Brigada José Hilario López, Coronel Joaquín Posada Gutiérrez y Pedro Mosquera;
los cuales debidamente
au[ürizados,
después
de haber discutido
con detención
sJbre los pLIntos de la negociación,
comunicaron
en los
artículos
siguielltes:
(I) Gaceta
¡ft!
Colombia, número 514, de ] .• de mayo de 1831.
-
222 -
441. Los Excelentísimos senores General en Jefe Rafael Urda neta, y General de Brigada Domingo Caicedo
se comprometen del modo más solemne y positivo, a
emplear la autoridad que respectivamente
ejercen y
a hacer uso de su influencia personal, y de cuantos
medios les sugieran su patriotismo y luces, para que
se transijan amigablemente las diferencias existentes en
los Departamentos del centro, y se reintegren bajo la
obediencia de un solo Gobierno, que refunda todos los
partidos, calme los ánimos, y mantenga el orden y la
tranquilidad, hasta \legar a la época deseada de la reunión de una Convención, que constituya los mencionados Departamentos, les dé magistrados y arregle sus
relaciones ulteriores, con las otras secciones de la República de Colombia.
2. o Se consigna a eterno y perpetuo olvido todo
la pasado; y de uno y otro lado se promete aguar~
dar la más juiciosa moderación, respecto de los acontecimientos, actos y opiniones políticos anteriores como
·que el bién público, la tranquilidad y la concordia son,
y deben ser, en adelante la base de toda operación.
3.0 Las propiedades, las garantías individuales,
los grados y ascensos militares, que por una u otra
parte se hubiesen concedido, quedan asegurados por el
presente Convenio.
4.° Las tropas veteranas que existen a las órdenes de los Excelentísimos señores General en Jefe Rafael Urda neta y General de Brigada, Domingo Caicedo,
-se mantendrán en su organización actual, y bajo los
Generales de División que los mandan, hasta que el
Gobierno, a cuya autoridad deberán prestar juramento
de obediencia y fidelidad unos y otros, determine acerca de ellos la que demanden las necesidades y la
conveniencia de los Dep:lftamentos del centro.
" 5." Restablecidas ya la buena inteligencia y la confianza, las milicias que por las circunstancias han sido
llamadas de una y otra parte al servicio, y todos las parti.dos armadas volverán a sus casas y a sus tareas pacíficas.
O
Il
Il
Il
-223.. 6.° En cuanto a las tropas del Cauca, el Gobierno procederá
del modo que lo estime conveniente,
consultadas las circunstancias.
"7.0 Debiendo
estatuir
la próxima
Convención
de
los Departamentos
del centro
sobre la naturaleza
de
sus relaciones
futuras con las otras secciones
de Colombia, queda abolida hasta entonces la odiosa distinción de granadinos
y venezolanos;
distinción
que ha
sido causa de infinitos disgustos,
y que no debe existir entre los hijos de Colombia.
"JUAN GARCIA DEL RIO, JOSE H. LOPEZ, JOSE MARIA DEL CASTILLO, JOAQUIN POSADA GUTIERREZ (1),
FLORENCIO JIMENEZ, PEDRO MOSQUERA.
"Aprobado,
DOMINGO CAICEDo-Aprobado,
RAFAEL URDANETA" (2).
(I) El Coronel Posada Gutiérrez, que estaba en La Plata con
una Columna de operaciones, enviada por el Gobierno de Urdaneta
para contener las tropas de los Generales Obando y Lopez, resalvia "por un rasgo de patriotismo,"
ponerse a las ordenes
del General Caicedo. De aqul, que aparezca la firma de él al
pie del Tratado.
(2) Para que se vea cómo cumplià el nuevo Gobierno este
Tratado, vamos a insertar parte de la nota que con fecha 28 de
agosto dlrl¡ià el General Obando como Ministro de Guerra al
Comandante General del Magdalena:
" .... dispone el Gobierno .... que los haga salir desterrados, slit
permltlrles quedar ni un momento en libertad, ni volver nunca
jamás al territorio de la República, debiendo conservárseles entre tanto en la seguridad en que están .... A todos los militare.
expulsados se les considerará borrados de la lista militar y lo
rnifmo se entenderá con los que fuesen expatriados sucesivamente." De la lista de los militares expulsados, que hemos hallado
en el mismo número del periódico citado. tomamos los siguientes:
Generales Mariano Montllla, losé María Carreflo, Laurenclo Silva,
Daniel F. O'Leary, Pedro MugUerza; Coroneles Federico Aldercreutz, José Uma, Pedro Rodríguez, Sebastián Esponda, Sebastián Osse, Narciso Francisco Martín, FLORENCIOJIMENEZ,Escolástico Andrade, Rafael Romero, Ramón Soto, Ricardo Crofton,
luan Antonio Muíloz, José Maria Melo, Francisco Adárraga; Comandantes Joaquin Franco, José María Goitía, Manuel Ortiz, Santiago de Laserna, Luis Celis, aston Trlstán, Manuel Mestre, José
de los Santos Prado y Juan Valbuena, los cuales llegaron a Curazao el 17 y el 25 de junio. Téngase en cuenta, que la orden
del General Obando fue dada en agosto, y que la Convención
se reunià en octubre, la que resolvió en una sesibn secreta borrar de la "lista militar," 17 Generales, 49 Coroneles, 52 Comandantes y 158 Oficiales subalternos, de los cuales salieron expulsados 230, en virtud de resolución acordada por la Convención, en la misma fecha.
15
-224El 30 de abril dirIgió de funza un Mensaje al
Consejo de Estado en el que manifestaba cc su resolución de separarse de los negocios públicos" y rogaba
al Consejo nombrara la persona que se encargara de
la suprema autoridad, pues It he cesado, deda, en este
instante en el ejercicio del Poder Ejecutivo."
El mismo dia dirigió las siguientes proclamas:
"CONCIUDADANOS:
Ocho meses he ejercido la
autoridad suprema que os dignásteis confiarme, esperando poneros a cubierto con ella de los horrores dé
la anarquía. Las pasiones se desencadenaron
no obstante contra mi; y para aplacarlas, he practicado cuanto estaba a mi alcance, en beneficio vuestro. Hoy desciendo del puesto a que me elevó vuestra confianza;
y desciendo con gusto, porque os dejo a ~odos reconciliados y en paz.
u CONCIUDADANOS: Al retirarme
de la escena politica, experimento la dulce satisfacción de- no haber excusado esfuerzo a sacrificio para proporcionaras reposo
y concordia. Si los resultados correspondieran a mi intención j si del seno de las agitaciones y del furor de
los partidos, renace el sosiego de esta tierra y se afianzan su prosperidad y su dicha, nada, nada tendré que
apetecer. Abrazaos, pues, todos en torno del árbol de
la libertad, y si queréis que la Patria florezca, vivid en
paz todos, y sometidos todos a la ley. "
AL EJÉRCITO:
"SOLDADOS: Un avenimiento
glorioso ha puesto
fin a las diferencias domésticas que nos tienen en armas, y la guerra ha terminado, como debla suceder
entre hermanos, en la paz y la reconciliación.
"SOLDADOS: Al haceros conocer el Tratado celebrado en las Juntas de Apulo, me felicito con vosotros
por el restablecimiento de la concordia, y por el honor
con que habéis sostenido vuestros deberes. Habéis probado que sois incorruptibles y subordinados.
- n5"SOLDADOS: En voso~ros fija la Patria sus esperanzas. La obediencia al Gobierno es el deber de todo
ciudadano y la fuerza arma.da debe servir de ejemplo.
Ne hay más partidos, todos somos hermanos, hijos
toc:os d~ esta Patria moriblnda! Ayudad, pues, a revlvirla con vuestlOs esfuerzos y con vuestra cicga obediencia al Gobierno.
"MILlCIANOS: Os doy tas gracias por vuestros servicios, y por vuestra fidelidad; y desde hoy podéis retiraras .'.1 seno de vuestra ¡'amilia con la satisfacción
de haber contribuido al log-o de la paz.
"COMPAÑEROSDE ARM/IS: Que la paz celebrada en
Apulo sea principio de la felicidad de nuestra tierra,
y que una dicha interminable sea el premio de nuestra
noble cond lIcta."
El dia 2 de mayo a las once de la noche entró
a Bogotá el General Caicedo. El 4 organizó su Ministerio y el Consejo de Estado, en los cuales siguieron
f1gur"lndo algunos miembros importantes del Gobierno
anterior, como los Sres. Garcia del Río, Castíllo, Pey,
Mendoza, aunque transitoriamente.
La conducta moderada y conciliadora del General Caicedo, causó el mayor (esagrado a los exaltado.;. El General Moreno, a
quien dejamos en Zipaquirá
no quería reconocer ni
al Gobierno ni los Tratados je Apulo; pero el General LÓpez se trasladó a Zipaquirá y de la conferencia
habida entre estos dos Generales, resultó la incorporación de las fuerzas de Casanare en las del Ejército del
centro. A éste se incorporó tarr'bién la División Callao,
con lo cual quedó el personal del Ejército compuesto
de 5,000 hombres.
El 7 d'~ mayo se dictó un decreto por el cual se
convoc'lba lIna Convención para el 15 de noviem bre y
se cOJndnÍCÚ a las autoridades
del país el día 14 de
mayo, por el Ministro del Interior. En esta fecha hízo
SlI entrada 'a la capital el Ejér,::ito.
Como el Prefecto del Departamento del Cauca, al
recibir la nota del Ministro de'! Interior, se " denegó
-
226 -
a hacerla circular y a darle cumplimiento, por cuanto
dicho Departamento
estaba sometido al Gobierno del
Ecuador," resolvió él de la Nueva Granada dirigirse
al General Juan José Flórez, Presidente del Ecuador,
en que le reclamaba el derecho al territorio por medio
de la nota siguiente:
"República de Colombia - Ministerio del Interio, y Justicia-Bogotá, julio 22 de 1831.
" Señor:
"Convocada por su S. E. el Vicepresidente Encargado del Poder Ej~utivo, una Convención Constituyente d~ Diputados de las Provincias centrales de Colombia, con inclusión de las que forman el Departamento
del Cauca, por decreto de 7 de mayo último, se comunicó esta convocatoria por el Ministerio de mi cargo con fecha 14 del propio mes, al Prefecto de dicho
Departamento: pero ést~ se denegó a circular y dar cumplimiento al decreto, alegando estar aquel territorio
sometido a la autoridad de V. E. y que era con V. E.
que debía entenderse mi Gobierno sobre la cuestión de
límites y demás de este orden que tuvieran por objeto
el expresado Departamento.
" Por consecuencia de este acontecimiento, he recibido orden del Poder Ejecutivo para reclamar esta
parte tan interesante del territorio central, no sea que
nuestro silencio vaya a interpretarse
por una tácita
aquiescencia
que con el tiempo viniere a formar un
argumento prescriptivo. No se oculta a la penetración
de V. E. la trascertdencia y gravedad de esta materia
y mientras ella no sea arreglada por una autoridad
competente, que sin duda no puede ser otra que una
Asamblea de Delegados de todas las partes competentes de Colombia, la justicia ordena que se respeten 105
derechos posesorios de cada sección.
"Cuando
S. E. el Vicepresidente
hál llamado al
Departamento del Cauca a esta futura Asamblea de
las Provincias del centro, ha tenidQ presente que iU
227
--
separación de las demás de la Nueva Granada y agregación al Estado que se ha torm;¡do en el Ecuador,
tueron unos pasos meramente prùvisorios y aconsejados por las circunstancias del tiempo. Quiso el Cauca
conservar inviolable el depósito de las instituciones
de la República de Colombia y su fidelidad a las autoridades legitimas. y estos tueron sin duda sus móviles para desconocer un gobierno a quien la usurpación
y la violencia habían elevado en esta capital sobre las
ruinas de la legilimidad. Pero restaurada hoy felizmente la administración constitucional establecida por los
representantes de los pueblos, entre ellos los del Cauca;
aceptada y jurada en todas las Provincias que constituyen el referido Departamento
la Constitución
del
afta 20 y los altos funcionarios que ella creó y fueron
elegidos por el Congreso del mismo afto; destruidos,
en fin, todos los motivos que causaron su agregación,
el Vicepresidente d\~ la República piensa, con fundamento, que él debe volver a la unión a que la naturaleza y las instituciones
políticas lo han ligado con el
resto de los Departamentos del centro.
" Por estas consideraciones, el Gobierno espera que
convencido V. E. de la justicia de esta reclamación,
prestará inmediatamente su asentimiento
para que el
expresado Departamento del Cauca vuelva a unirse al
centro de la República.
"Acepte V. E. los sentimientos de distinguida consideración y profundo respeto con que tengo el honor
de ser de V. E. muy obediente servidor,
Doctor FÉLIX RESTREPO
"Excelentísimo Sr. Juan José Flórez, General de Division
et,;., etc., etc. " (1).
Como contestación a ]a nota anterior, se recibió el
decreto siguiente del Congreso del Ecuador, con la respectiva nota remisoria:
(1) Gauta dt Colombia, número 526, de 24 de julio de ]831.
-
228 -
"EL CONGRESO CONSTITUCIONAL
DEL ECUADOR
., CONSIDERANDO:
« 1.0 Que a consecuencia
de la separación de los Departamentos de la antigua Venezuela, quedó disuelto
el pacto de unión entre los pueblos que componlan
la República de Colombia;
"2. o Que por esta disociación, y para consultar
del. modo más conveniente a sus verdaderos intereses,
se constituyeron los Departamentos
meridionales
en
Estado independiente. Que el Departamento del Cauca
en fuerza de estos motivos y de haberse destruido el
Gobierno provisorio del centro, reasumió sus derechos
y se incorporó libre y espontáneamente
al Estado del
Ecuador,
" DECRETA:
"Art. 1.0 El Departamento del Cauca queda incorporado al Estado del Ecuador, entre tanto que la Convención General compuesta 'de Diputados de todas las
secciones de la República, haga definitivamente la demarcación de dichas secciones.
"Art. 2.° Se, aprueban, corroboran y ratifican, tanto
el decreto del Ejecutivo admitiendo la incorporación
del Departamento del Cauca, como las órdenes expedidas para que concurra con sus Diputados al presente
Congreso; reputándose
desde su incorporación como
una parte integrante del Estado, y con los mismos derechos y deberes de los demás Departamentos.
"Dado en Quito, a 7 de octubre de 1831-21
de
su independencia.
"El Presidente dèl Congreso, JOSE MODESTO LARREA-MARIANO NIÑO-jOSE MARIA DE SALAZAR.
"Palacio de Gobierno en Quito, a 10 de octubre
de 1831.-Ejecútese.
JUAN JOSE FLOREZ.
"Por S. E. el Presidente, el Ministro de Estado,
JOSE FEUX V ALDlVIESO "
-229El día
siguiente
16 de
agosto
dictó
el Vicepresidente
el
"DECRETO
"Domingo Caicedo, General de Brigada de los Ejércitos de Colombia, Viccpr'~sidente de la República, Encargado del Poder Ejecutivo, cte. etc.,
II
CONSIDERANDO:
"1.' Que la Provincia de Casan are ha sido siempre
parte integrante de la qUE: antes comprendía el Virreínato y Capitanía General de la Nueva Granada;
2.0 Que por no someterse a un régimen arbitrario,
se agregó al Gobierno de Venezuela;
3.' Que ha biéndose restablecido el Gobierno constitucional en el centro, y œsando los motivos que tuvo
para agregarse a Venezuela" debe continuar siendo parte
integrante de la Nueva Granada;
4.' Que así como el Gobierno de la sección del
centro, en caso de quedar dividida la República, no se
ag"egaría una Provincia de las otras secciones, porque
estu sería consagrar un principio de disociación, cuyos
resultados serían funestos, Venezuela ha protestado no
admitir ninguna Provincia que haya sido de la sección
central;
"5,' Que en todo caso dehe respetarse el uti possidetis que ha sido la regla que ha dirigido a todos [os
Estados de la América del Sur;
"6.' Que no habiendo podido hacer tal vez las elecciones oportunamente la mencionada Provincia de Casanare, es un deber del Gobierno de facilitar por todos
los medios justos, el que tenga sus Diputados en la
prólCima Convención una Provincia tan importante y
que ha contribuido tan eficazmente a sostener la causa
de los prin~ipios y a que triunfen las instituciones;
II
II
II
"DECRETO:
" Artículo único. En cualquier tiempo en que sean
nombrados los Diputados de la Provincia de Casan are,
- 230-se tendrán por legitimas las elecciones, y serán admItidos los Diputados en la Convención.
"El Ministro Secretario de Estado en el Departamento del Interior queda encargado de comunicar este
decreto.
"Dado
en Bogotá, a 16 de agosto de 1831.
DoMINGO
El Ministro
CAICEDO
del Int~rior,
Doctor
Félix Restrepo"
(1).
La Convención se instaló el 20 de octubre.
Del Mensaje que el Vicepresidente
de la República dirigió al Congreso Constituyente, recortamos:
••Honorables
•••• ~•.••••••••••••
Representantes:
••• •••• • •••• ••• ••• •• ••••••••• u •••••.•••••••••••••.•••••
_ •••••••••••••••••••••••••••••••••
" Antes de la restauración del' Gobierno constitucional, el Departamento del Cauca y la Provincia
Casanare se vieron en la necesidad, para evitar a un tiempo los desastres de la anarquía y los furores del despotismo, de acogerse el primero al Gobíerno del Ecuador y la segunda al de Venezuela. Este, no menos
justo que prudente, no ha que"rído tocar a los limites
de su Estado, y vosotros debéis esperar el mismo acto
de justicia y prudencia del de el Ecuador .
ae
...................................................................................................•........
Bogotá, octubre 20 de 1831.
DOMlfIlGO CAICEDO"
De la respuesta de la Convención
Ejecutivo, tc!TI;¡f1}OS este párrafo:
(2).
al Mensaje
del
" Señor:
" ... y p;.¡;- último, la visible protección del cielo que
nos favorece, nos dejan esperar que muy pronto se
complete la antigua y legal integridad de nuestro te(1) Gaceta de Colombia, numero 530, de,agosto 21 de 1831.
(2) Gacda de Colombia, numero 548, TI de octubre de \~\.
-
231 -
rritorio, con la reincorporación
de las, Provincias der
Departamento del Cauca y de Casanare .
...............................................................................................................
"Vuestro
atento
obsecuente
servidor,
JOSE IGNACIO DR MARQURZ
"Bogotá,
octubre 27 de 1831.
••A S. R. el Vicepresidente
Ejecutivo"
de la República, Encargado del Poder
(I).
Mientras tanto aumentaba
el descontento de 105
antibolivianos contra las medidas conciliadoras del General Caicedo; mas como éste no aceptaba las medidas violentas que ellos le proponian,
tuvieron juntas
en las cuales se trató de deponerlo y reemplazarlo por
Obando o por Moreno. Al tratar de estas juntas, dice
el General Obando, en sus Apuntamientos para la Historia: "En este combate de mi con vencimiento y mis
indinaciones, satisfice a mis compañeros de gloria, representándoles que habiamos dirigido los esfuerzos del
pueblo y htcho derramar S1l sangre por restablecer aquello que más se aproximaba a la legal; que yo habia
llamado desde Palmira al señor Caicedo para que como
Vicepresidente se declararé! en ejercicio del Poder Ejecutivo, por la ausencia del Presidente Mosquera; que
teniendo la inconsecuencia de desconocer la autoridad
de Caicedo y nombrar un dictador, no haríamos otra
cosa que burlar al pueblo, y quedar yo haciendo el papel del General Bolívar después de la ominosa acta de
Bogotá, y del General UrdaÍleta después de la carniccría del Santuario."
"Conforme a la que públicamente se dijo en aquella época, dice el historiador Restrepo, se distinguieron
en la mencionada Junta los dos hermanos Juan Nepomuceno y Vicente Azuero, por la exageración de sus
pretensiones. Este último, que estaba adornado de talentos, de principios republicanos, de vasta lectura y
Q
(1) Gaceta de Colombia, ntímero 549, 30 de octubre de 1831.
-
232 -
que hablaba con mucha facilidad, tuvo que defenderse
de fas opiniones verdaderas o que se le atribuyeron en
aquella junta. Escandalizó principalmente a los habitantes de la capital, que el atleta más denodado contra la
dictadura de un hombre como Bolívar, la propusiera
ahora en cabeza de Obando a Moreno/, contradiciendo
de esta manera toda su. anterior conducta, y manifestando que n6 los principios y 51 las pasiones eran las
que le movían."
"Víctima de los dictadores, decia el Dr. Azuero,
soy enemigo de eHos. Pero ¿ quién ignora que en los
pueblos modelos de la libertad se suspende el acto del
habeas corpus que contiene las garantías individuales en
los caSJS de grave peligro o de di~cordia civil?"
"No perdamos el tiempo inútilmente, decían en la
Junta. Si el General en Jefe (López) no apoya nuestros
proyectos, si nos da la pena de verle separado de nuestro lado, discorde en opiniones, que él tome enhorabue-
na su partido, que nosotros tomaremos el que nos corresponda V EN QUE VA ESTAMOS TODOS CONVENIDOS."
Consíderaban al General López Como enemigo de
sus ideas únicamente porque él quería ayudar al Vicepresidente Caicedo en las medidas conciliadoras que
dicho magistrado se proponía realizar.
" Yo sé de manera evidente, dice L6pez en sus
Memorias, que se había ofrecido LA DICTApURA AL
GENERALOSANDO.... cuando en una Asamblea muy concurrida y presidida por el General Moreno, se había
tomado la resolución de echar~e sobre Urdaneta y sus
oficiales, quién sabe si para sacrificar/os, y probabl~
mente se había deliberado NO OBEDECERMAs AL GOBIERNO (del General Caicedo) y NOMBRAR UN DICTADOR, hasta la reunión de la Convención."
Convencido el General Caicedo de la inutilidad de
sus esfuerzos y temiendo -u!l desenlace funesto, renun-·
.ció el puesto de Vicepresldèrite de la República. Triun-
-
233 -
faron, pues, los exaltados. Ya que el General Caicedo
con su renuncia, les evitaba el nombramiento
de un
dictador en las personas de Moreno a de Obando, eligieron a éste Vicepresidente de la República. Para que
se palpe más el esfuerzo hecho por los exaltados sobre el elemento moderado, vamos a transcribir parte
del acta de la
"SESION
DEL 22 DE NOVIEMBRE
••Se procedió a la elecciÓn de la persona que debe
ùcupar el puesto de Vicepresidente
de la República,
Recogiéronse los votos de los 61 Diputados presentes
en la sala, y no habiendo ninguno en blanco, se hizo el
escrutinio y resultaron distribuidos de esta manera:
25 por el Sr. José I. Marquez; 22 por el Sr. José María
ObalHlu; 5 por el Sr. Miguel Uribe Restrepo; 2 por
cada Jno de los Sres. Vicente Azuero, Diego Fernando
Gómez, Juan José Neira y Félix Restrepo; y uno por
el Sr. Alejandro Vélez. Como ninguno tuviese la mayoría de las dos terceras partes de los votos que por
resolución de ayer se exige para ser nombrado, se repitió el acto, contrayéndolo a los Sres. Márquez, Obando y Uribe Restrepo; quienes, según la misma' resolución, son los que deben entrar en cántara en el escrutinio. Verificóse pues éste, después de haber examinado
que no había boletas en blanco, y obtuvo el Sr. Obando 31 votos; el Sr. Márquez, 27; Y el Sr. Ur¡be Restrepo, :-1; no resultando eleccién, se verificó un tercer
escrutinio, contrayéndolo,
según la misma resolución
de ayer, a los dos que habían tenido más votos, que
eran los Sres. Márquez y Obando, y obtuvo el Sr.
Obando 31 votos, y el Sr. Márquez 30. No habiendo
tampoco elección, se repitió el acto por la cuarta, quinta
y sexta vez con todas las formalidades
prescritas. Y
obtuvo m la cuarta el Sr. Obando 35 votos, y el Sr.
Márquez 26; en la quinta, 38 votos aquél, y 23 éste,
y en la sexta, 38 el primero, y23 el último. Al verl-
234 ficarse el séptimo escrutinio. resultó una boleta en blanco y se repitió la votación, firmando su .voto cada
Diputado, conforme a lo prevenido en el artículo 31 de
la Ley de 9 de mayo de 1830. Y habiendo resultado
útiles los 61 votos, se hizo el escrutinio y obtuvo el
Sr. Obando 35 votos, y 26 el Sr. Márquez. Como no
hubiese elección, se repitió el acto por octava, nona,
décima, undécima, duodécima decima-tercera y décimacuarta vez, previas las formalidades prescritas, y hubo
en la octava en favor del Sr. Obando 37 votos y por
el Sr. Márquez 24; en la nona, 35 votos por el Sr.
Obando, y 26 por el Sr. Márquez; en la décima, 36
por el Sr. Obado, y 25 por el Sr. Márquez; en la undécima, 39 por el Sr. Obando, y 22 por el Sr. Márquez; en la duodécima, 38 por el Sr. Obando, y 23
por el Sr. Márquez; en la décima-tercera
'j décimacuarta, el mismo número respectivamente por cada uno.
Al ir a verificar el décimo-quinto acto, se encontró en
blanco una de las boletas y hubo que repetir la votación, con las formalidades prevenida~. Hizose así y obtuvo el Sr. Obando 36 votos, y 25 el Sr. Márquez.
En consecuencia de este resultado se verificó el décimo-sexto, décimo-séptimo, decimo-octavo escrutinios, y
obtuvo 'el Sr. Obando en el décimo-sexto, 39 votos, y
22 el Sr. Mârquez; en el décimo--séptimo, 38 aquél, y
23 éste; en el décimo-octavo, 39por el primero, y 22
el segundo. En el décimo-nono resultó igualmente una
boleta en blanco, y hecho de nuevo, resultaron 39 votos por el Sr. Obando, y 22 por el Sr. Márquez. En
esta virtud, se repitió por vigésima vez la' votación y
obtuvo el Sr. Obando 40 votos, y el Sr. Márquez 21.
Hizose pues, la vigésima-primera, pero como resultase
boleta en blanco, se repitió el acto con las formalidades prev~nidas y hubo en favor del Sr. Obando 40
votos, y 21 en favor del Sr. Márquez. El mismo resultado se obtuvo con el vigésimo-segundo
escrutinio; y
últimamente en el vigésimo-tercero obtuvo el Sr. Obando 42 votos, y el Sr. Márquez 19. Y siendo el numei,
ro que resultaba
las dos terceras
vención declaró
la República, al
la sesión a Jas
235
en favor de aquél, mayor que el de
partes de los votos recogidos, la Conean6nicamente eJecto Vicepresidente de
Sr. José María Obando ..•• Se levantó
nueve y media de la noche" (1).
(I) Gaata dt Colombia número 560, de 8 de diciembre de 1831.
A la Convención asistieron como Diputados los siguientes
senores:
Por Antioquia: Félix Restrepc, Mi¡uel Uribe Restrepo, Alejandro Vélez, José Mariade
Latorre, Estanislao Gomez, Lula
Lorenzana.
Por Bogotá: Agustin Gutiérrez Moreno, Miguel Tovar, Francisco P. Lopez, Gabriel Sánchez, Bernardino Tovar, Policarpo
Uricoechea, Romualdo Liévano, Andrés Marroquin, Vicente Azuero, Manuel Cantillo, José Marla M.antilla, Mariano [Escobar y
jasé Félix Merizalde;
Por Cartagena: Juan Fernánde.: de SotomaJor, Antonio Rodriguez Torices y Antonio Fálquez;
Por Mompós: Manuel Canarete;
Por Mariquita: Manuel Antonio Camacho, Benito Palacloa,
Domingo Camacho y Luis Rieux;
Por Neiva; José María Céspedes, Domingo Ciprián Cuero,
franci~co Antonio Velasco y Joaquin .Barrera;
Por Pumplona: Francisco Soto, Juan N Toscano, José Ignacio
Ordàftez y Manuel García Herreros;
Por Riolzacha: Nicolás Prieto;
Por Santamarta: José Marla E~;tévez, Miguel Garcia Munive y Mateo Mozo;
Por Socorro: Juan de la Cruz Gómez, AIl15elMaría Flórez,
Inocencio Vargas, Miguel S. Uribe, Ignacio V:1.negas,Juan Jos~
Molina, JoaquIn Plata y Joaquín Su{rez;
Por Tanja: José Ignacio Márquez, Salvador Camacho, Mariano Acera, judas Tadeo Landínez, Eleuterio Rojas, José Scarpett, Jmé María Nina, Antonio M,lIa, Juan N. Azuero, Isidro
ChaveR, Jose Mariil Auro y Joaquín Larrarte.
Como "el Departamento del Cauca estaba sometido al Gobierno del Ecuador," no hubo CI; la ConvenciÓn Diputados por
dicho Departamento, y fi pcs<lr de e:;to fue :Idmbrado el General Obando, Vicepresidcilte de la República, ~iendo el principal
responsable de la anexiÔII del Cauca al Ecuador.
-
236 ---
CONSTITUYE HIPOTECA
el Gobierno del General Mosquera sobre todas las reatas de la
Nación, las atilidades de las vías interoceánicas, etc., ea el
siguiente Convenio secreto celebrado con el Perú:
••T. C. de Mosquera, gran General, Presidente de
los Estados Unidos de Colombia. Por cuanto entre esta
República y la del Perú, se celebró en 28 de agosto del
presente año de 1866 por los respectivos Plenipotenciarios, el siguiente
"CONVENIO SECRETO:
"En el nombre de Dios, autor y legislador d~l universo. Por cuanto las Repúblicas de los Estados Unidos de Colombia y del Perú mantienen las más amistosas relaciones desde el tratado de 6 de julio de 1822,
por el cual se unieron y confederaron a perpetuidad,
aunque modificado posl,etiormente por las estipulaciones del Tratado de pt1Z y amistad de 22 de septiembre
de 1829, en cuyo articulo 3. contrajeron el compromiso de guardar neutralidad y de no permitir que 103
enemigos puedan pasar por el territorio de una de las
dos Naciones para ofender a la otra, y se han estrechado más y más las relaciones íntimas entre las dos Naciones por el Convenio de alianza defensiva 'que acordaron sus respectivos Plenipotenciarios en el Congreso
americano, en Lima, a 23 de enero de 1865, aprobado
ya por los respectivos Congresos: y considerando que
la República del Perú, como las de Bolivia, Chile y el
Ecuador, se encuentran en guerra con España y no
puede disponer de unos buques ~de guerra y armamentos que tenía contratados en Espafta y los Estados
Unidos de América, de los cuales necesita ColombIa para aumentar su marina nacional
y arreglar
los parques, en circunstancias
que puede verse esta
República envuelta en una guerra para sostener la neutralidad del Istmo de Panamá contra los enemigos de
0
.
-
237 -
la República del Perú, o si Iltga el caso fœderis del
Tratado de Lima, han acorda.do celebrar el siguiente
Convenio secreto que se llevará a efecto tan presto
como ¡os respectivos Gobiernos (I) lo aprueben y tatifiquen en los términos en él e~tipulados.
",\1 efecto, el Presidente cie los E. E. U. U. de Colombia h;¡ conferido plenos poderes a los Sres. General f~t1desindo López, Secretario de Guerra y Marina,
y al Dr. Froilán Largacha, Secre:ario del Tesoro y Crédito Nacional de la Unión, y el Jefe Supremo del Perú,
ha conferido iguales plenos poderes al Sr. Coronel
Manuel Freyrc, Enviado Extraordinario y MInistro Plenipotenciario
de esa República cerca de los Estados
Unidos de Colombia, los cuale:;, después de haber canjeado sus respectivos plenos poderes y hallándolos en
buena y debida forma, han convenido en los artículos
siguientes:
"Art. 1.0 El Gobierno del Perú cede al de Colombia todos los derec:lOS que tiere adquiridos en los Estados Unidos de América y en Europa a diversos elementos y buques de guerra, pa:~a que pueda perfeccionar por su cuenta los contratos de compraventa y haga
suyos los expresados elementos y buques, y los arme
y tripule para su servicio como buques nacionales.
"Art. 2." Los fondos que tiene adelantados el Perú
en sus contratos iniciados, se cederán igualmente ai
Gobierno de los E. E. U. U. de: Colombia para que los
dé en pago a los contratos de dichos buques y elementos de guerra y le franqueará
además los que
pueda necesitar para que se realice cuanto antes el contrato y que ios buques de Colombia puedan estar listos
antes del mes de enero de 1867, en que se deben canjear en Lima los Convenios celebrados en el Congreso
americano.
"Art. 3.' El Gobierno de Colombia se compromete
al pago de los expresados buques por la suma que ha
(1) Para el Gobierno de Mosquera, no era nccC~Hrla la aprob¡¡ción del Convenio por el COD2reso.
-
238 -
gastado la República del Perú, y la que le franquee
según los términos de este contrato y al efecto hipote-
ca todas sus rentas, acciones, derechos. y las VALIOSAS
TIERRAS BALDIAS DE QUE PUEDE DISPONER Y las utilidades que deduzca de las vias interoceánicas y del camino de Buenaventura en que tiene un millón de pesos en
acciones.
Art. 4.· Si por cualquier accidente se viese obligado el Gobierno de Colombia a deshacerse de los elementos de guerra y de los buques mencionados, el 00bierno del Perú se compromete a recibirlos en pago,
por lo mismo que los haya contratado Colombia, sin
hacerle cargo alguno por desmejora que hayan tenido en
su servicio.
"Para este caso se reserva el Gobierno del Perú
el derecho de seftalar los puertos del Pacifico o del
Atlántico donde le convenga recibir dichos elementos
y buques de guerra, siendo de su cuenta los gastos
que esto ocasione. El Gobierno no· responde por la
II
pérdida dt los buques, ni de los elementos de guerra
hasta que ARRIBEN A LOS PUERTOS A QUE LOS DESTINE EL MISMO GOBIERNO.
"Art. 5: El Gobierno del Perú,.-' se compromete a
dar permiso a los oficiales de la marina peruana que
quieran comprometerse al servicio de Colombia, para
que ellos se encarguen de los expresados buques, los
cuales serán tripulados por la misma gente de mar, que
tenia prevista el Gobierno peruano y la que tenga a
bien aumentar el Gobierno de Colombia.
"Art. 6.· El Gobierno del Perú se obliga a prestar
al de Colombia los recursos ne~esarios para refeccionar
las fortalezas de San José y San Fernando y las baterias de Santo Domingo, San Javier y Santa Catalina
en la bahia y playa de Cartagena y el morro de SantaMarta, siempre que llegue el caso de que Colombia
se adhiera a la alianza, de las cuatro Repúblicas del
Pacífico, y si para .entonces el Perú careciere de los
elementos que al ·'ntento se necesitaren, su Gobierno
-
239 -
se compromete solemnemente a facilitar al de Colombia hasta la suma de 1> 500.000, ya sea negociándolos
p'Jr su propia cuenta, o prestándole
su garantía para
que los consiga en los mercados europeos.
"Art. 7.' El Gobierno de Colombia se compromete
a mandar un Ministro a la República de Venezuela, que
ha declarado igualmente su neutralidad en la guerra
de España, para negociar con ella el que se una a las
del Pacífico, juntamente con Colombia, en el caso Cil
que España no ceda a los consejos de la prudencia,
ni satisfaga las justas exigcncias de las Repúblicas
aliadas, pues en tal eventualidad, la liga américo-latina
debe ser perfecta .
., Art. 8: Las Repúblicas del Perú y de los Estados
Unidos de Colombia se comprometen a declarar de
co,nún acuerdo, que no aceptan como principio americano ninguna doctrina que no emane directamente de
sus pactos expresos, porque las mencionadas partes
contratantcs, son soberanas e independientes, y resolverán por sí y conforme a su propia dignidad las cuestiones que sohrevengan. Asimismo se comprometen a
no aceptar protectorados ni alianzas europeas que puedan dañar la soberania de las naciones peruana y colon: biana, como también a no estipular Tratados y Convenios que no estén en conformidad absoluta con los
principios del dereeho público Sud-americano
sancIonado por su Congreso de Plenipotenciarios.
"Art. 9.· Este Tratado se presentará a las Repúblicas de Bolivia, Chile y Ecuador para si quieren adherirse a él en la parte que a cada uno pueda convenirle en cuanto a la venta de buques y elementos de
guerra que puedan necesitar vender, y para los efectos
de los artículos 6: y 8.., el presente Convenio serâ aprobado y ratificado por los respectivos Gobiernos, dentro
-de 90 días si fuefe posible.
240••En fe de lo cual los i~pecliVos Plenipotenciarios.
han firmado y sellado. Hecho -por duplicado en Bo~otá, hoy 28 de agosto de '1866.
)0
Froilán Largacha.
R. López.
Manuel Freyre.
Firmado,
Firmado,
Firmado,
"Por tanto he venido en aprobarlo y ratificarlo, em-
peñando para su observancia el honor nacional.
En fe
de )0 cual firmo la presente ratific~ción, sellada con las
armas de la República y refrendada por el Secretario
del Estado en el Despacho de lo Interior y Relaciones.
Exteriores, en Bogotá, a 20 de noviembre de 1866.
T.
C.
DE MOSQUERA
José Marla Rojas Garrido."
¡
___ -Mt!
•
ADVERTENCIA
Esta obra, escrita rápidamente en las horas que naSe
dejaba libres el despacho de otros asuntos y a la medida en que adelantaban los trabai.9S de la imprenta, adolece, así en el plan como en la re~cci6n, de numerosos
defectos partos cuales e) autor pkJe perdón a sus lectores.
Advertimos que para la narración de las guerras
de Panamá, nos ha servido como obra de consuUa et
folleto del Sr. D. Gustavo Arboleda titulado, Las ;evo-¡
luciones locales de C-ohJmbia.
-4 •
Iii
INDICE·
Páginas
Cesión a Costa R.lca de 439 leguas cuadradas
del territorio
nacional
Discurso del Dr. José María Castro, Plenipotenciario
de Costa Rica ,
~.._.......•.. ~
Contestación del Dr. Murillo Toro, Presidente de la
República .........................................•...........•...••......••. ~...
Informe del Secretario de la Interior y Relaciones Exteriores al Congreso de 1865 (en la parte referente a Costa Rica)
~
_.._
Instrucciones dadas por el Gobierno al Dr. Teodoro
Valenzuela
Sesión del Senado, correspondiente al 25 de febrero,
en la que se consideraron las instrucciones y pasaron al estudio de la Comisión respectiva
Informe de la Comisión de Relaciones Exteriores
Son aprobadas
las instrucciones por 17 bolas blancas contra 1 negra. (Sesión del 27 de febrero) ....
Se ofjcia al Gobierno de que fueron aprobadas las
ins trucci ones ................•...................................................
Texto íntegro del Tratado celebrado entre los Ores.
Valenzuela y Castro
~
Informe de la Comisión que estudió el Tratado
Relación de debates de los días 3 y 17 de abril
Nota de 20 de. abril del Dr. Valenzuela al Secretario
de la Interior y Relaciones Exteriores
Relación de debates de la sesión del 20 de abril •.......
Informe del Sr. Jorge Gutiérrez de Lara, favorable al
Tra ta d o •...........•........••..•...••..............•.•.....•••.......•.......•..•..
Relación de debates de las sesiones del 25 de abril
y de las del 2, 3, 4 Y 6 de mayo
En la sesión del 8 de mayo, el Senado manifiesta su
voluntad de que el proyecto fuese Ley de la República, con el voto de los C. C. Correoso, Esprie-
2
3
4
5
10
II
12
13
13
24
30
30
31
32
34
- Mílla, Gómez, González Oaitán, Guti~rrez de Lara,
Latorre, Laza Grau, Llano, Neira, Péreira Gamba,
Quintero Jácome y Zaldúa Francisco J
El mismo día se le da primer debate en la Cámara y
pasa en comisión al Sr. José María Baraya
Informe favorable del Sr. Baraya
Relación de debates del 10 y el 11 de mayo. En ésta
se resuelve suspender la discusión hasta las próximas sesiones del Congreso
DiscursO de despedida del Ministro de Costa Rica
Contestación del Presidente de la República
Informe del Dr. Murillo Toro al Congreso de 1866
Sesión del 10 de febrero de 1866.........•...........................
Se da primer debate al Tratado con Costa Rica..
La actùación del Gobierno conservador en este asunto. Ley de 1857
Informe de D. Juan Antonio Pardo, al Congreso de 1859
Nota del mismo ~I Ministro de Relaciones Exteriores
de Costa Rica ..............................•.................................
Artículo 41 del TratadO' de HerrAn-Calvo, celebrado
m •••
en 1856 .....................•....................•.........................•.......
Articulo 2.0 del Tratado de 1873 en virtud del cual
cedía el Dr. Murillo Toro, 362 leguas cuadradas
Anexión de los Estados Granadinos a los
Estados Unidos de América
38
39
39
41
41
43
44
44
45
46
48
49
50
52
54
R.evoluciones en Panamá-Causas
remotas
del 3 'de noviembre de 1903
Estalla en Panamá un movimiento liberal revolucionario para deponer al Gobierno conservador presidido por Santiago de la Guardia (julio 25 de 1862)
Es derrocado el Gobierno liberal presidido por el Sr.
José Leonardo Calancha y reemplazado por Gil
Colunje (9 de marzo de 1864)
Es invadido el Estado por fuerz4s del ex-Presidente
Calancha para derrocar el Gobierno liberal del
Dr. Colunje (agosto de 1865)
Varios liberales comandados por el General Luis Level
de Goda, intentan derrocar el Gobierno del Dr.
Colunje (marzo 24 de 1866).....•.........
M •••••••••••••••••••••••
59
59
60
6\
-
243 -
Se encarga de la Presidencia de Panamá, el 5 de marzo
de 1868, el Sr. Juan José Diaz, por haber muerto
envenenado en un banquete el Presidente Vicente Olarte Galindo, y su Secretario Manuel Morro
Se rebela contra el Gobierno de Diaz, el Coronel
Nepomuceno
Herrera, el 21 de marzo de 1868....
Una Junta de liberales proclama Presidente al GcneraI Fernando Ponce, después de desconocer al
Gobierno de Diaz (5 de julio de 1868)
_
Asume el mando el Sr. Buenaventura Correoso, después de un combate en que fueron batidas las
fuerzas del Presidente Ponce (29 de agosto de 1868)
Se declara en el ejercicio del Poder el Sr. Santiago
Agüero, contra e) Gobierno de Correoso (septiembre 27 de 1868) •••....•••.....••.......•.......•...................
El Coronel Tomás Herrera, se dirige con fuerzas numerosas sobre la capital del Estado y capitula (abril
de 1871)
Es destituido de la Presidencia
el Sr. Gabriel Neira
y se encarga de ella el Sr. Dámaso Cervera (5 de
abril de 1873)
"
Se encarga de la Presidencia del Estado, el Sr. Gregario Miró, después del triunfo obtenido por los
revolucionarios
comandados
por Rafael Aizpuru
(23 de septiembre de 1873)
Acontecimientos de 1875 en Panamá. Destitución del
Dr. Arosemena. Protesta de la Asamblea Legislativa. Posesión del General Aizpuru .......................•..
El General B. Correoso es- obligado a renunciar el
puesto de Presidente del Estado, por los enemigos de su Gobierno, presididos por el Sr. Rafael
Aizpuru (27 de diciembre de 1878)
Motín militar en el cuartel dt~ Panamá contra el Coronel Hafael Carvajal, Jefe del Batallón 3. de línea
Es aprisionado el Presidente Sr. Casada, por las fuerzas del General Aizpuru (7 de junio de 1879)
Es desconocido el Gobierno df Dámaso Cervera por un
grupo de revolucionarios comandados por Nicolás
S:wal (septiembre de 1884) ....•................................•..
Articulo de) Dr. Núñez, en el que resume todas las
revolucion-ç:; de Panamá •.............................................
n
61
62
63
64
64
65
65
77
81
91
92
94
95
96
-244tomados de Una página de deshonra nacional en la historia' de los Estados Unidos de Amé-
Acápltes
rica, por Leander T. Chamberlain
ArUculo 1.0 y 35 del Tratado de 1846......•..•..................
Concepto del Dr. Núñez, sobre la oportunidad y conveniencia de este Tratado
Decreto de 9 de septiembre
de 1861 sobre desamortización de bienes de "manos muertas"
Lista general de bienes de las escuelas,
hospitales,
iglesias y monasterios
de Panamá
Circular del 14 de julio de 1862
Articulo del Dr. Camacho Roldán, de acuerdo con la
circular anteri or •......~
Ley 8.· de 1877, sobre cancelación de la renta nominal
El Dr. Anibal Galindo, pide perdón a la Iglesia y a
la sociedad
por haber contribuido' a la expedición de esta Ley
Son saqueados el Banco de Antioquia,
por Tomâs
Rengifo, quien ordena al Secretario de Hacienda "poner los Códigos
debajo de la mesa" ....
Es lanzada la candidatura
del General Rengifo, para
Presidente de la República,
por los liberales del
Congreso de 1879
Palabras de Jorge Isaacs en la Cámara (30 de marzo
de 1879), al tratarse del asesinato de Mac-Ewen
Articulos 53, 55 Y 55 de la Constitución de 1886. Palabras del Dr. Núñez al comentar estas disposiciones
Artículos 6.·, 22, 23, 24, 25 Y 28 del Concordato
Réplica a una Conferencia del Dr. Tirado Macías. Empréstitos por valor de $ 18.600,000 contratados por
el Gobierno liberal del año de 1863a 1867
Informe de la Comisión que estudió el Convenio celebrado con la Santa Sede, sobre reformas al Concordato.
Personal
de la Asamblea de 1908 que
aprobó por unanimidad el Convenio a solicitud de
los Diputados
Antonio J. Restrepo
y Francisco
de P. Matéus
Documentos importantes
sobre las concesiones de la
Santa Sede
Participación de los liberales en la separació.r de Pana.;.
má. (Acápites del libro Story of Panamá)
n
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
101
103
105
108
114
131
138
140
141
141
142
142
143
144
146
149
150
151
-
245 -
El General Vargas Santos se niega a firmar el memorandum suscrito por el Dr. Garcés. Cables de Benjamín Herrera y Antonio José Restrepo •........•.......
El Dr. Modesto Garcés y O Inocencia Cucalón negocian con el Presidente de Venezuela la nulidad del
Laudo español a cambio de dinero" con qué haeerie una poderosa guerra al Partido Conservador"
Sen expropiados los útiles de enseñanza y el mobiliario de los Seminarios de Papayán y la imprenta
de Los Principios, por los Sres. Garcés y Cucalón
Palabras de Roosevelt e intervención
del Gobierno
americano, en la separación de Panamá
Informe de la mayorfa y de la minar/a de la Comisíón
de la Cámara de Represe:ltantes de 1912, que estudió las responsabilidades
en la pérdida de Panamá
1830- Aconteclmlen:os
152
153
154
155
159
principales
Proclama del General Juan N. Moreno, anexando la
Provincia de Casanare a Venezuela ............•...........
Anexión de la Provincia de Pasto al Ecuador. Salida
del Libertador para Cartagena
Concepto del historiador
Restrepo, sobre la elección
de D. JoaquIn Mosquera y D. Domingo Caicedo
Asesinato del Mariscal Sucre. Documentos desconocidos
Nota del Dr. Alejandro Osario, al General Páez
Acta del Congreso de Valencia (sesión del 24 de mayo)
Concepto de Baralt y DIaz, sobre la anexión de Casanare
Nota de Santos Michelena, al Ministro de Relaciones
Exteriores de Colombia sobre el mismo asunto ....
Nota de D. Juan de Dios Aranzazu, sobre la misión
que lo llevó a Venezuela
Nota del Dr. Azuero al Libertador
~
Llegan a Bogotá los Batallones Callao y Boyacá
Traíción a la Patria, del Batallón Boyacá
,..
784 personas. honorables de Bogotá, dicen al Gobierno que consideran inoportuna la salida del Batallón Callao
Dos Compañfas del Callao derrotan en "La Peña del
Aguila" a dos Compañías del Boyacá ............•.. ~...
El Presidente Mosquera es atacado por una partida
volante del Batallón Callao y al ser reconocido
e s aclamad o "........•...•..........••...•................. "
"
161
162
163
164
166
167
168
169
172
172
173
174
175
17~
175
-246'Combate de "El Santuariot cerca a Pontlb6n, entre
las fuerzas del Gobierno y- las 'del Callao. Quedan vencedoras éstas y se dirigen. sobre la capital, ocupan a San Vict6rino, y tiene el Gobierno
que. capi tular
~..........•.•..•....••..••..••......
~..~ ~
177
Texto de la capitulación ..................•:..•............................... 179
Es llamado el General Urdaneta. Nuevo Ministerio.... 180
El Presidente y Vicepresidente de la República, renundan. Sesión del Consejo de Estado. Salen de
Bogotá los dos Magistrados
181
Nota del General Juan N. Moreno al Ministro de Guerra 181
Se encarga dei P. E.el General Urdaneta. Ministerio
nombrado. Comisión a la Costa ................•............... 184
Actas de la anexión del Cauca al Ecuador
185
Conceptos del historiador Restrepo, sobre este acontecimiento
_
186
Proclama del General Urdaneta a los caucanos. Envia
dos Columnas a batir los traidores
_
186
Actos de crueldad ejecutados por Obando en PopayAn 188
Proclama del General José Hilario López a los caucanos 189
El Gobierno ratifica el nombramiento al General Murgueitio, para C9mandante General del Departamento del Cauca
;...•.._........•._
192
Acta de la Asamblea del Cauca, presidida por Murgueitío, en que se pronuncian por.ta integridad national 194
Oficio del Gobierno al General JOSé Hilario López, en
que lo destituye del puesto de Comandante Generat del Departamento del Cauca ..._................•... 196
El Gobernador de Buenaventura solícita del Gobierno del Ecuador, el envio de buques de guerra. Contestación del Dr. Febres Cordero..~...•.."•.. 198
Venezuela envia auxilios a Casanare y despacha un comisionado cerca del Gobierno de la Nueva Granada 200
Contestación del Ministro de Guerra ...........•................... 202
Muerte del Libertador ...•......"..".._ ..•............•...................... 203
1831-Aconteclmientosprinclpales
Salen comisiones de Bogotá a diAtintos puntos de la
República, a organizar pronunciamientos contra
el Gobierno de Urdaneta .......•...•...•............,
204
-
247 -
Éxposición del Consejo de Ministros sobre las mcdi~
das que debieran adaptarse
204
Llegan a Casan are los Sres. José María Gaitán y
José Manuel Lasprilla. Junta de ciudadanos notables reunida en Pare"
210
Organiza el General Morene. una lucida División. Notas cruzadas con el General Justo Briceño. Detalles del combate de Cerinza
"
215
José Hilario López, coma Gweral ccuatoriano, da una
proclama a los neivano:; ...........................•.................. 216
Comisionados del Gobierno .Jara tratar con los Generales Obando y López. Se declara el General Caicedo en ejercicio del P. E. Y nombra a los Generales Obando y López Ministro de Guerra y
Comandante en Jefe del Ejército respectivamente ..... 217
El General López ofrece sus servicios al Gobierno
como General ecuatoriano auxiliar. Apolinar Morilla, primer Comandante,
celebra un Convenio
con el Jefe de las Columnas del Ecuador
218
Juran los caleños la Constitución del Ecuador •............ 219
Participación
del General Obando en este acto. El
General Urdaneta renuncia la primera Magistratura
220
Tratado de Apulo .....................................................•...........
221
Nota del Ministro de Guerra, General Obando, en que
dispone el destierro de varios militares. Nombres
de éstos. La Convención "expulsa"
del territorio
230 Jefes y Oficiales ................................................•...
223
Cesa en el ejercicio del P. E. el General Urdaneta. Proclamas de Funza ............................................•...••.......... 224
Entrada del General Caicedo a Bogotá. Nombra Ministerio y Consejo de Estado. El General Moreno
no quiere reconocer al Gobierno ni los Tratados
~
de Apulo. Se convoca una Convención ......••..•...•... 225
Nota del Dr. Félix de Restrepo ,.\ Presidente del Ecu~
226
Decreto del C~ngres~ del Ecuador
:::-="'-:.~.;228
Decreto del V Ice presidente .................•........•...~
229
Mensaje a la Convención y contestación ...................•... 230
Se organizan juntas para deponer. a: Vicepresidente y
colocar un dictador en ~""'jugar. Conceptos del
General Obando, ¥'11istoriador
Restrepo y de
López sobre ~
medidas. Se defiende el Dr.
Azuera delQ'5' cargos que le hacen ....•.•......••..•
231
M
•••
- 248 -..;
~s nombr.ado el "General Obando Vicepresidente de
- .. la Repóblica, después d~ 23 votaciones. Acta de la
sesión del 22 de novíembre de 1831~'"'''"''''''''''H''H''' 233
Nombres' de los Diputados a la Convención
235
Se empeña el honor nacloRal
en el cumplimiento de un Convenio secreto celebrado con el Perú, por el cual se hipotecan a
éste las ~entas nacíonal~s, todos los baldíos y las
utilidades de las vías interoceánicas
236
ERRATAS
Página 219-Línea I5-Dice
S.' E. el General
Léase S. E. el General Urdaneta.
Página 219-Lfnea 22~Dice otáculo--Léase
id.
Lfnea 25-Dice
puelo-Léase
y algunas más, que consisten en omis.iones
bios' de letras que el lector 'suplirá fácilmente.
CONTENIDO
DEL VOLUMEN
Rafael.
ósculo.
pueblo.
o ~am-
II
1.0 Guerra con el Perú, hasta ..el Tratado de Girón,
1829.-Participación
de los Generales Obando y López;
2.° Tratado con Venezuela, SQbre división de deuda de la Gran Colombia.-Conceptos
de D. José Eusebio Caro sobre este Tratado;
3.° Ofrecimiento de las costas colombianas del
~ántico
a los acorazados de guerra extranjeros-1875;
A.o Convenio celebrado en 1880 por el Gobierno
del ~ral
Trujillo con el Ministro alemán, con motivo de los sucesos de Bucaramanga
del 7, 8 Y 9 de
septiembre de 1879 ; .
5.° Compromisw de los liberales con el Gobierno
del Ecuador (Revoluc~
e 1899);
6.° Nota del Dr. Anton
. Restrepo como Agente
de la revolución liberal de 189
Senador americano
Morgan.
'-,
Descargar
Fichas relacionados
Crear fichas