guerra cristera y orden público en coalcomán, michoacán (1927

advertisement
GUERRA CRISTERA
Y ORDEN PÚBLICO EN COALCOMÁN,
MICHOACÁN (1927-1932)
E n r i q u e GUERRA M A N Z O
Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco
ESTE ENSAYO EXPLORA LAS CARACTERÍSTICAS de la g u e r r a cristera
e n el m u n i c i p i o de Coalcomán, Michoacán, y el m o d o en
que sus resultados c o n d i c i o n a n la reconstrucción del o r d e n
público y el t i p o de mediación política que emerge e n la
región entre 1929 y 1932, p e r i o d o e n que se define la manera en que esta zona se entrelaza c o n el proceso de centralización d e l Estado posrevolucionario.
El argumento central es que aunque los rebeldes costeros
de Coalcomán n o estuvieron en condiciones de edificar u n a
"república autónoma" n i f u e r o n u n ejército invencible" capaz de conquistar plazas importantes y vencer al ejército federal e n enfrentamientos frontales, c o m o h a n sostenido
Jean Meyer y diversos michoacanistas, sí l o g r a r o n mante1
2
Fecha de r e c e p c i ó n : 10 de n o v i e m b r e de 2000
Fecha de a c e p t a c i ó n : 26 de a b r i l de 2 0 0 1
A q u í este término se e n t i e n d e c o m o s i n ó n i m o de g o b e r n a b i l i d a d : la
capacidad de la a u t o r i d a d política para c o n t r o l a r y encausar i n s t i t u c i o n a l m e n t e los conflictos de u n a sociedad. Véase ALCÁNTARA SÁEZ, 1995, p p . 32-34.
E l p r i m e r o e n e l a b o r a r esta i m a g e n de la g u e r r a cristera e n Coalcom á n h a s i d o MEYER, 1993, v o l . ni, p p . 155-157, m i s m a q u e h a sido r e t o m a d a de m a n e r a acrítica p o r diversos estudiosos d e l a r e g i ó n c o m o COCHET,
1 9 9 1 , p. 140; ARREÓLA, 1980, p p . 246-248; PURNELL, 1999, p p . 83-99, y SÁNCHEZ y CARREÑO, 1979, p p . 103-114.
1
2
HMex, L I : 2, 2001
325
ENRIQUE GUERRA MANZO
326
ner u n a audaz guerra de guerrillas que les permitió convertirse en el p r i n c i p a l bastión de la Cristiada en la e n t i d a d y
evitar ser derrotados, pese a su relativo aislamiento y carencia de pertrechos. Así, la fuerza que demostró el catolicismo
durante la Cristiada, aunada a la debilidad del Estado en la
región y al fracaso de la facción agrarista local para asegurar el o r d e n público entre 1929 y 1930, permitió el desarrollo de u n a mediación política apoyada en la facción católica,
poco interesada en c u m p l i r con los principios que animaban a la política estatal en materia religiosa. De ese m o d o ,
3
4
Preguntándose p o r las c o n d i c i o n e s q u e f a v o r e c e n el p a t r o n a z g o y la
m e d i a c i ó n política e n el m u n d o m e d i t e r r á n e o , GELLNER, 1 9 7 7 , a r g u m e n ta q u e las sociedades f r a g m e n t a d a s e n las q u e existe u n a dispersión d e l
p o d e r , o éste se e n c u e n t r a m u y b u r o c r a t i z a d o , así c o m o las q u e c u e n t a n
c o n u n Estado l i b e r a l débil y defectos de m e r c a d o , son propensas a l p a t r o n a z g o . E n l o q u e c o n c i e r n e a l a centralización i n c o m p l e t a d e l p o d e r
político e n c u e n t r a q u e ésta p u e d e t e n e r dos f o r m a s : t e r r i t o r i a l o c u a l i t a tiva. U n Estado p u e d e t e n e r u n c o n t r o l p a r c i a l sobre d e t e r m i n a d a s áreas
de su t e r r i t o r i o u n t a n t o aisladas, l o cual p u e d e favorecer la delegación de
la a u t o r i d a d e n ciertos i n d i v i d u o s , q u i e n e s suelen ser n o m b r a d o s oficiales d e l Estado, p e r o q u e e n los h e c h o s poseen u n a base de p o d e r r e g i o n a l , e n c a r g á n d o s e d e m e d i a r e n t r e los r e q u e r i m i e n t o s d e l c e n t r o y los
intereses locales. P o r o t r o l a d o , p u e d e h a b e r u n a situación d o n d e el Est a d o c o n t r o l e su t e r r i t o r i o , p e r o carezca d e recursos técnicos p a r a i m p l e m e n t a r p l e n a m e n t e sus políticas e n a l g u n o s aspectos de l a v i d a social
( e c o n o m í a , m e d i c i n a , e d u c a c i ó n , religión), l o q u e de nueva c u e n t a p u e d e
favorecer la e m e r g e n c i a de patrones de m e d i a c i ó n i n f o r m a l e s q u e c o n t r o lan subsidios, recursos o servicios q u e n o p u e d e n ser distribuidos o llevados
a cabo de a c u e r d o c o n las reglas oficiales. C o n s i d e r o q u e el t i p o de m e d i a c i ó n política q u e e m e r g e e n C o a l c o m á n obedece t a n t o a razones cualitativas (la i m p o s i b i l i d a d d e l Estado p a r a hacer c u m p l i r su política religiosa)
c o m o t e r r i t o r i a l e s ( e l elevado g r a d o d e a i s l a m i e n t o de la z o n a q u e i n h i bía el c o n t r o l p o l í t i c o d e l a m i s m a p o r p a r t e d e l ejecutivo estatal).
3
E n m a t e r i a r e l i g i o s a e l c l e r o y los católicos se o p o n í a n a los artículos
5, 2 4 , 2 7 y 1 3 0 c o n s t i t u c i o n a l e s , m i s m o s q u e establecían, r e s p e c t i v a m e n te: la p r o h i b i c i ó n d e c r e a r ó r d e n e s monásticas; el c o n f i n a m i e n t o de las
c e r e m o n i a s religiosas e x c l u s i v a m e n t e a los t e m p l o s y s i e m p r e b a j o v i g i l a n c i a o f i c i a l ; l a privación a l a Iglesia d e d e r e c h o s d e posesión de bienes
raíces y capitales i m p u e s t o s sobre éstos, e s t a b l e c i e n d o q u e los t e m p l o s ,
casas cúrales y locales d e asociaciones religiosas e r a n p r o p i e d a d de l a n a c i ó n ; la r e g l a m e n t a c i ó n d e las f u n c i o n e s religiosas y d e l n ú m e r o de sacerdotes a u t o r i z a d o s p a r a o f i c i a r . U n a explicación más a m p l i a aparece
en Rius FACIUS, 1 9 6 6 , p p . 1 2 - 1 5 y ss. A s i m i s m o , e l l a i c i s m o e n m a t e r i a e d u 4
GUERRA CRISTERA
327
el gobernador de Michoacán durante 1928-1932, Lázaro
Cárdenas, aprovechó pragmáticamente la a u t o r i d a d de u n
líder regional fuerte, la del ex coronel costero Ezequiel M e n doza Barragán, para garantizar el o r d e n público e n la zona.
Primero se narra la rebelión cristera en la región, confrontándola con los hallazgos de Jean Meyer. Posteriormente, me o c u p o de los duelos faccionales ocurridos e n los tres
años posteriores a la finalización d e l conflicto a r m a d o y de
la reconstrucción d e l o r d e n público.
LOS CRISTEROS COALCOMANENSES
E l distrito de Coalcomán — c o n f o r m a d o p o r los actuales m u nicipios de Coalcomán, Coahuayana, Aquila, C h i n i c u i l a
(antes V i l l a V i c t o r i a ) , Tumbiscatío, Tepalcatepec, Lázaro
Cárdenas (antes M e l c h o r O c a m p o ) y A g u i l i l l a — , ubicado al
suroeste de Michoacán, en u n a comarca esencialmente m o n tañosa, era hasta la década de 1940 el de mayor extensión en
la entidad, p e r o también el más aislado y alejado del c o n t r o l
del ejecutivo estatal (véase el mapa 1).
5
6
cativa que i n t r o d u j o el artículo 3 de la Constitución de 1 9 1 7 también
agravió a los católicos m e x i c a n o s . Su malestar se i n c r e m e n t ó c o n las sucesivas r e f o r m a s al m i s m o e n los años v e i n t e y t r e i n t a , al p r o h i b i r a los sacerdotes establecer o d i r i g i r escuelas de instrucción p r i m a r i a y d e c l a r a r
q u e las p a r t i c u l a r e s s ó l o p o d r í a n f u n c i o n a r bajo v i g i l a n c i a o f i c i a l . A d e más, c u a n d o se i n t e n t a i n t r o d u c i r la e d u c a c i ó n m i x t a ( 1 9 3 2 ) y socialista
( 1 9 3 3 ) e n las escuelas oficiales, su o p o s i c i ó n a éstas se h i z o más r a d i c a l .
GUERRA MANZO, 1 9 9 8 y MONROY, 1 9 8 5 .
9
U n i n v e s t i g a d o r e x t r a n j e r o h a d e s c r i t o r e c i e n t e m e n t e e l g r a d o de
a i s l a m i e n t o q u e todavía p r e s e n t a C o a l c o m á n : " [ . . . ] es u n a r e g i ó n m a l
c o n o c i d a . L o s relieves escarpados d e l a Sierra M a d r e d e l Sur, el c l i m a
t r o p i c a l seco, l a escasez d e vías de c o m u n i c a c i ó n y la ausencia casi t o t a l
d e tierras cultivables ( 1 % d e l t e r r i t o r i o , más o m e n o s ) la c o n v i e r t e n e n
u n a t i e r r a desprovista d e ventajas n o t a b l e s , todavía p o c o p o b l a d a y c o n
f r e c u e n c i a a b a n d o n a d a p o r los p r o g r a m a s g u b e r n a m e n t a l e s d e desarrol l o " . COCHET, 1 9 9 1 , p . 1 3 . Véase m a p a .
ANDA, 1 9 7 7 , p p . 1 7 3 - 1 7 4 . E n 1 9 3 0 el p r e s i d e n t e d e l S u p r e m o T r i b u n a l de J u s t i c i a e n l a e n t i d a d d e c l a r a b a q u e d e b i d o al a i s l a m i e n t o de
la región n o se p o d í a v i g i l a r a d e c u a d a m e n t e el e j e r c i c i o d e los j u e c e s
m e n o r e s d e l suroeste m i c h o a c a n o : " L a distancia y los difíciles m e d i o s de
5
6
328
ENRIQUE GUERRA MANZO
329
GUERRA CRISTERA
En la primera m i t a d del siglo X X esta región era habitada
p r i n c i p a l m e n t e p o r rancheros y medieros que en sucesivas
oleadas migratorias (originadas en el Bajío michoacano,
particularmente en el m u n i c i p i o de Cotija, caracterizado p o r
su fuerte catolicismo) habían llegado a ella desplazando hacia la costa a las comunidades indígenas de Coalcomán: la
p r i m e r a de ellas, e n el siglo X V I I I , la segunda, a fines del X I X
y la tercera entre 1900 y 1920.
Cochet, posiblemente el p r i n c i p a l estudioso de la zona,
argumenta que la sociedad coalcomanense prácticamente
se desarrolló al margen de cualquier estado de derecho hasta
b i e n entrada la década de 1940, cuando el Estado fue capaz
de hacer llegar las primeras carreteras a la región, d o n d e el
e m p l e o de la violencia c o m o m e d i o de resolver disputas se
hallaba m u y generalizado tanto entre las facciones criollas
c o m o en sus relaciones con los indígenas.
La a u t o r i d a d que más respetaban los belicosos habitantes de Coalcomán era la d e l c u r a . De ahí que, si b i e n se
mantuvieron al m a r g e n de la revolución, t o m a r o n las armas
7
8
9
c o m u n i c a c i ó n c o n los D i s t r i t o s d e Apatzingán, C o a l c o m á n , A r t e a g a y Salazar y H u e t a m o , n o p e r m i t e n q u e el T r i b u n a l p u e d a ejercer u n a v i g i l a n cia estrecha respecto a l a administración de Justicia e n los m i s m o s [...]
a n t e los i n c o n v e n i e n t e s a p u n t a d o s , n o p u e d e h a c e r o t r a cosa e n esos l u gares, sino p r o c u r a r seleccionar a sus c o l a b o r a d o r e s y atenerse a su b u e n a fe para a d m i n i s t r a r j u s t i c i a [ . . . ] " A H C E M , X L I I L e g i s l a t u r a , c. 1, e x p .
16, i n f o r m e a n u a l d e l S u p r e m o T r i b u n a l de Justicia al C o n g r e s o L o c a l ,
15 de s e p t i e m b r e d e 1930.
COCHET, 1 9 9 1 , p p . 37-67.
Se i n t e n t a r e s u m i r l a e v o l u c i ó n de l a sociedad e n l a z o n a desde el sig l o xvín hasta la p r i m e r a m i t a d d e l xx, COCHET, 1 9 9 1 , p. 145, señala: " E l
s u r g i m i e n t o y el d e s a r r o l l o d e esta n u e v a sociedad a g r a r i a se d i e r o n a l
m a r g e n de c u a l q u i e r estado d e d e r e c h o y gracias al r e c u r s o sistemático a
la v i o l e n c i a . Tras las matanzas p e r p e t r a d a s c o n t r a la c o m u n i d a d i n d í g e n a de C o a l c o m á n v i n o u n a v i o l e n c i a más difusa y esporádica, p e r o n o
menos constante".
S i g n i f i c a t i v a m e n t e las relaciones e c o n ó m i c a s d e los h a b i t a n t e s de
C o a l c o m á n están p e r m e a d a s p o r el c a t o l i c i s m o : las p r i n c i p a l e s actividades de la región (la cría y v e n t a d e g a n a d o , l a p r o d u c c i ó n d e queso y cueros) t i e n e n c o m o p r i n c i p a l d e s t i n o la f e r i a de Peribán, el d o m i n g o de
r a m o s d e cada a ñ o . COCHET, 1 9 9 1 , p. 237, y MEYER, 1993, v o l . ni, p. 157.
7
8
9
330
ENRIQUE GUERRA MANZO
cuando estalló el conflicto entre la Iglesia y el Estado d u r a n te la segunda m i t a d de la década de 1920:
No es nada fortuito [aduce Cochet] que la región de Coalcomán se haya convertido en uno de los focos más activos de la
insurrección cristera [... ] al identificar claramente al enemigo
común [el gobierno], los rancheros de Coalcomán salvaguardan la cohesión social de la joven sociedad agraria que habían
construido y retrasaban el surgimiento de reivindicaciones de
clase por parte de los medieros [...]
10
De hecho, la parte de Michoacán en que más resistencia
m i l i t a r encontró el Estado durante la Cristiada fue el distrito
de Coalcomán. Incluso, aduce Cochet siguiendo a M e y e r ,
11
1 0
C O C H E T , 1 9 9 1 , p.
141.
COCHET, 1 9 9 1 , p. 138, señala q u e desde el c o m i e n z o "de las h o s t i l i d a des, l a región de C o a l c o m á n se autodeclaró a u t ó n o m a y n o r e c o n o c í a al
g o b i e r n o c e n t r a l . Se transformó e n 'zona l i b r e ' , c o n sus p r o p i a s a u t o r i d a des cristeras, y resistió las dos grandes ofensivas m i l i t a r e s organizadas p o r
el g o b i e r n o f e d e r a l " . A s i m i s m o , fue " e n la g r a n f e r i a d e Peribán, e n la q u e
se i b a n a v e n d e r cada a ñ o los novillos a los agricultores d e l Bajío, d o n d e se
estableció contacto c o n otras regiones rebeldes y se d e c i d i ó el l e v a n t a m i e n to. E n ella se mantenían los lazos c o n parientes y amigos de las zonas de
o r i g e n de l a f a m i l i a : Cotija, T o c u m b o , Quitupán, San José de G r a c i a y la
lejana región de los A l t o s de Jalisco, también e n p l e n a rebelión". E n su
o b r a sobre l a Cristiada MEYER, 1993, v o l . ni, p p . 155-157, a r g u m e n t a : " E l
t e r r i t o r i o de C o a l c o m á n se c o m p o r t a b a c o m o u n a v e r d a d e r a república
a u t ó n o m a , habiéndose separado e n a b r i l de 1927, tras h a b e r a d v e r t i d o o f i c i a l m e n t e al g o b i e r n o q u e cesaba de r e c o n o c e r l o . T e r r i t o r i o ' l i b e r a d o ' , e n
una g u e r r a de posiciones a l o largo de f r o n t e r a de fortines, y h a b i e n d o resist i d o v i c t o r i o s a m e n t e a dos grandes tentativas de r e c o n q u i s t a , seguía llevand o u n a v i d a p r ó x i m a , después de t o d o , a l a n o r m a l , ya q u e s i m p l e m e n t e
habían sido cambiadas las autoridades y el p u e b l o e n armas vivía e n t r e g a d o
a sus o c u p a c i o n e s d e a c u e r d o c o n el c a l e n d a r i o agrícola. Los ricos h u y e r o n p a r a n o volver hasta l a paz, y n o existía p r o b l e m a e c o n ó m i c o a l g u n o
en a q u e l l a r e g i ó n a c o s t u m b r a d a desde hacía m u c h o t i e m p o a vivir de l o
suyo. A p e n a s si u n a o dos veces al a ñ o , c o n ocasión d e l a f e r i a de Peribán,
salían de C o a l c o m á n convoyes de muías p a r a i r a v e n d e r queso o cueros.
P r o b l e m a de g o b i e r n o n o l o h u b o : el o r d e n estaba asegurado, la j u s t i c i a la
a d m i n i s t r a b a n los m i s m o s q u e antes de 1927, y hasta e n ocasiones desde
1910, c o m o a q u e l E z e q u i e l M e n d o z a Barragán, j e f e d e la 'acordada', a los
18 años, de l a é p o c a de P o r f i r i o Díaz. P o r e n c i m a de todas las a u t o r i d a d e s
11
331
GUERRA CRISTERA
los líderes cristeros l o l l e g a r o n a d e c l a r a r "región autónoma .
Mientras varios pueblos michoacanos ya se habían levantado en armas en marzo de 1927, Coalcomán l o hizo hasta
el 27 de abril de ese año. Fue u n d o m i n g o de ramos en la fer i a de Peribán d o n d e se t o m ó la decisión de rebelarse. N o
obstante, c o m o n i n g u n o de los rancheros coalcomanenses
se sentía capaz de asumir el liderazgo m i l i t a r , aconsejados
p o r el cura José María Martínez, p r i n c i p a l líder m o r a l de la
revuelta, d e c i d i e r o n i r a buscar a Luis Navarro O r i g e l , j e f e
de u n t e m p r a n o levantamiento e n Pénjamo, Guanajuato,
q u i e n se hallaba refugiado en U r u a p a n . L a Liga Nacional
Defensora de la Libertad Religiosa ( L N D L R , a la que en adelante me referiré simplemente c o m o la liga), misma que representaba al alto m a n d o de la g u e r r a cristera en el país,
a p r o b ó el n o m b r a m i e n t o de Navarro O r i g e l c o m o jefe de
armas en el Distrito de C o a l c o m á n .
1 4
13
a r b i t r a b a la figura t i t u l a r d e l p á r r o c o , el P.José María Martínez, v e r d a d e r o g o b e r n a d o r de t o d a l a r e g i ó n desde antes d e la g u e r r a " .
COCHET, 1991, p. 140, a f i r m a q u e u n o de los h e r m a n o s G u i l l e n — G r e g o r i o — , a p o y a d o e n 'Ta a u t o r i d a d a d q u i r i d a d u r a n t e los tres años de guer r a [ c r i s t e r a ] , se transformó e n u n a u t e n t i c o cacique de l a c o m u n i d a d i n dígena, i n t e r m e d i a r i o i n e l u d i b l e e n t r e p o b l a c i ó n i n d i a y gente 'de razón',
e n t r e a u t o r i d a d e s indígenas y g o b i e r n o . G u i l l e n era también u n o de los
mayores ganaderos de la región y recibía p o r c u e n t a p r o p i a u n a r e n t a e n
especie o e n d i n e r o de las familias mestizas q u e querían instalarse e n las
tierras c o m u n a l e s . Fue asesinado e n 1959". D e s a f o r t u n a d a m e n t e la o b r a
d e este a u t o r — c u y o p r i n c i p a l o b j e t o es l a evolución de las relaciones econ ó m i c a s e n el d i s t r i t o de C o a l c o m á n — apenas si a l u d e al m o d o en q u e a l g u n o s cristeros l l e g a r o n a transformarse e n i n t e r m e d i a r i o s políticos. C ó m o e j e r c i e r o n su p o d e r y se r e l a c i o n a r o n c o n el Estado son aspectos q u e
r e q u i e r e n mayores investigaciones.
1 2
CHOWELL, 1959, p p . 111-112, d a l a s i g u i e n t e versión: el c u r a j o s é M a ría Martínez t u v o q u e c o n t e n e r el á n i m o e x c i t a d o de los r a n c h e r o s de
C o a l c o m á n , q u e n o c o n f o r m e s c o n seguir p r a c t i c a n d o su religión l i b r e m e n t e — a pesar de la L e y Calles d e l 14 de j u n i o de 1926—, m a n i f e s t a r o n
desde el c i e r r e de las iglesias su i n t e n c i ó n d e levantarse e n armas. E l pár r o c o a p r o b a b a la i d e a , p e r o n o se r e c o n o c í a c o n i d o n e i d a d para d i r i g i r
u n ejército, y c o m o e n t r e los r a n c h e r o s n o llegó a destacarse n i n g u n o
c o m o j e f e de armas, h u b o q u e esperar q u e l a l i g a e n v i a r a a u n o desde
l a c i u d a d d e M é x i c o . Esta d e c i d i ó e n v i a r a L u i s N a v a r r o O r i g e l . Sobre l a
1 3
332
ENRIQUE GUERRA MANZO
Se trató, según Meyer, de u n alzamiento unánime — l o
cual, como se verá, es e r r ó n e o . Los jefes de la revuelta
eran las autoridades locales: " u n c o m a n d a n t e de la policía,
c o m o A n t o n i o Larios; u n j e f e de m i l i c i a c o m o Ezequiel
M e n d o z a y antiguos villistas, c o m o Serapio Cifuentes o Jesús Vaca, hombres fuertes con u n a a u t o r i d a d reconocida
p o r todos, c o m o los hermanos Guillen, de San José de la
Montaña o los Lucatero." Y refiriéndose a los hechos m i l i t a res agrega:
14
Toda la región iba a ser durante tres años una verdadera república autónoma, en la cual el gobierno no se atrevería a aventurarse sino en grandes expediciones de varios millares de
hombres, obligados siempre a batirse en retirada y condenados a perder la mitad cuando no las dos terceras partes de sus
efectivos.
El 29 de mayo, atacaron Tepalcatepec. El 11 de j u n i o combatieron con dos regimientos cerca de Coalcomán, tras de lo
cual se dispersaron para ir ha hacer la siembra. Los federales
aprovecharon esta circunstancia para penetrar en la plaza, pero desde el 16 de julio se encontraron sitiados en ella durante
varios meses.
15
D a d o que la obra de Meyer padece varias confusiones y
omisiones respecto a algunos hechos militares e n el suroeste michoacano, conviene detenerse e n ellos.
A Luis Navarro O r i g e l le interesaba d i r i g i r sus fuerzas hacia cuatro puntos estratégicos que le p e r m i t i e r a n tener simultáneamente el c o n t r o l de Coalcomán, d o n d e pensaba
establecer su cuartel general, y asegurar el abastecimiento
de pertrechos militares p o r la costa michoacana: A g u i l i l l a al
este; C h i n i c u i l a al noroeste, haciendo f r o n t e r a c o n Colima;
los puertos de la costa michoacana, al sur, y Tepalcatepec al
relación e n t r e la liga y los jefes cristeros r e g i o n a l e s e n M i c h o a c á n , véase
PURNELL, 1999, e s p e c i a l m e n t e e l capítulo 4.
P o r e j e m p l o , la facción agrarista c o a l c o m a n e n s e se d e c l a r ó callista;
además, p u e b l o s c o m o C h i n i c u i l a d e c i d i e r o n m a n t e n e r s e al m a r g e n de
l a r e v u e l t a , y o t r o s c o m o T e p a l c a t e p e c a y u d a r o n al ejército f e d e r a l .
1 4
1 5
MEYER, 1999, v o l . i , p p .
190-191.
333
GUERRA CRISTERA
n o r t e , más allá de la sierra, ubicado sobre u n a llanura seca
y ardiente conocida c o m o E l Plan o T i e r r a Caliente.
E n opinión de C h o w e l l , Navarro O r i g e l sabía que A g u i l i l l a estaba m a l defendida y a fines de abril de 1927 la tomó
prácticamente sin disparar u n t i r o . Su contingente — a l que
se le d i o el n o m b r e de Anacleto González Flores, en h o n o r a
u n o de los primeros mártires cristeros en el estado de Jalisc o — entró u n a madrugada al pueblo sorprendiendo a las
autoridades municipales. Los habitantes de A g u i l i l l a f u e r o n
despertados con u n repique de campanas del templo local,
mismas que habían permanecido mudas en los últimos meses.
Para celebrar la toma de A g u i l i l l a se llevó a cabo una misa y se
hizo una procesión pública. Este tipo de rituales eran llevados
a cabo e n cada plaza que conquistaba Navarro Origel.
Por el noroeste era difícil esperar u n ataque del e n e m i go, pues los cristeros de C o l i m a y de la Sierra M a d r e del Sur
eran barreras formidables. E n sus i n f o r m e s al comité cent r a l de la liga, Navarro O r i g e l daba cuenta d e l saldo de su
p r i m e r a j o r n a d a m i l i t a r de este m o d o : "sin d e r r a m a m i e n t o
d e sangre f u e r o n ocupadas p o r nuestras fuerzas y c o n gregaciones de A g u i l i l l a , C h i n i c u i l a (Villa V i c t o r i a ) , C u i zontla, Tehuantepec, Maquilí, A q u i l a Pómaso, San José de
la Montaña, quedando c o n t r o l a d a toda la costa de M i c h o a cán hasta los límites de G u e r r e r o " .
Los cristeros coalcomanenses calculaban que los principales desafíos vendrían p o r el norte. Por ello, era importante
q u e se apresuraran a conquistar Tepalcatepec. Meyer n o
m e n c i o n a que el p r i m e r i n t e n t o de los cristeros p o r t o m a r
Tepalcatepec —llevado a cabo la p r i m e r a semana de may o — fue u n r o t u n d o fracaso.
Antes de atacar Tepalcatepec, Navarro O r i g e l trató de reclutar al mayor número de grupos guerrilleros — s i n excluir
a ex villistas y bandoleros— que m e r o d e a b a n p o r la región,
pues tenía noticias de que esa plaza era defendida p o r u n
c o n t i n g e n t e m i l i t a r de 500 soldados. Después de u n a confe16
17
CHOWELL, 1959, p p . 114-115.
A H U N A M / C E S U , LNDLR, f. 4162, Fermín Gutiérrez (el alias de L u i s
N a v a r r o O r i g e l ) a Ejército L i b e r t a d o r N a c i o n a l , 25 d e o c t u b r e de 1927.
1 6
1 7
334
ENRIQUE GUERRA MANZO
rencia con los jefes guerrilleros, que se prolongó hasta b i e n
entrada la noche del 1° de mayo, el general Navarro reunió
a toda su gente y se rezó el "santo rosario". T e r m i n a d o este r i tual Navarro "recitó el Exorcismo, haciendo la señal de la cruz
sobre el ejército de rancheros". Repartió listones azules que
se usarían en el sombrero y e n la m a n o derecha como distintivos e n la batalla. Luego se d i o la o r d e n de descanso.
L a j u n t a de jefes acordó que se atacaría p o r la madrugada.
Dos cabecillas locales —Serapio Cifuentes y u n personaje de
a p e l l i d o Ibáñez, al que apodaban " E l P e r r o " — , conocedores del terreno, tratarían de introducirse p o r sorpresa en
el p u e b l o . Si e n c o n t r a b a n resistencia, aquéllos combatirían
e n t r a n d o e n su ayuda la brigada Anacleto González Flores;
si n o la había, la plaza debía ser t o m a d a para luego recibir a
la t r o p a de Navarro O r i g e l .
Serapio y " E l p e r r o " e n t r a r o n a Tepalcatepec — q u e los
lugareños llamaban s i m p l e m e n t e T e p e c — sin hallar resistencia. L a población estaba refugiada en sus casas atisbando
p o r las rejillas t e m i e n d o el saqueo, pero éste n o ocurrió.
Navarro O r i g e l fue notificado de que sus soldados podían
e n t r a r a Tepec. E m p e r o , c u a n d o éstos se a p r o x i m a r o n al
pueblo fueron recibidos p o r cerradas descargas de tropas de
caballería del ejército federal escondidas e n las casas — c o n
ayuda de los lugareños. C h o w e l l cita el testimonio de u n o
de los participantes e n la batalla:
18
19
La gente de Serapio, toda a pie, retrocedió desordenadamente en la mayor confusión. "El Perro" gritaba tratando de dar órdenes, pero sus hombres se dieron a huir defendiéndose. Luis
Navarro lanzó su grupo a cubrir la retirada de los de a pie [...]
Mientras todos los de a pie huían, presas de terror y dejando
trozos de carne en las púas del alambrado (que cercaba a los
potreros), u n grupo de a caballo, con Navarro y "El Perro" a la
cabeza, detuvo la avalancha de gobiernistas. Más pronto les llegaron refuerzos, y ante la superioridad numérica del enemigo,
el general ordenó una retirada rápida hacia las Animas.
C H O W E L L , 1 9 5 9 , p.
117.
C H O W E L L , 1 9 5 9 , p.
120.
GUERRA CRISTERA
335
La llegada a esta ranchería fue desastrosa. Los pocos que
llegábamos estábamos rendidos por el cansancio y cubiertos
del lodo que formaron el sudor y el polvo del camino; la boca
seca y ropa desecha o por las balas o por las cercas de alambre.
Llegamos dos y hasta tres en cada caballo [... ]
E n su parte de guerra, Navarro asentó lacónicamente:
"Mayo 2. E n las inmediaciones de Tepalcatepec fuimos sorp r e n d i d o s p o r el enemigo, avanzándonos 2 prisioneros y
d e j a n d o el enemigo e n el campo 28 muertos. Los prisioneros f u e r o n rescatados p o r sus familiares c o n d i n e r o " .
T o d o s los informes de jefes cristeros que he p o d i d o localizar t i e n d e n a m i n i m i z a r el número de sus pérdidas y max i m i z a r las del enemigo. T a n t o Meyer c o m o otros autores
panegiristas de los cristeros coalcomanenses suelen confiar
en las cifras que aquéllos m a n e j a b a n . Sin embargo, en
esos mismos i n f o r m e s , c o m o se verá p o s t e r i o r m e n t e , se
asientan quejas de los propios jefes cristeros locales c o n t r a
el comité central de la liga y cabecillas de otras regiones p o r
n o otorgarles m u c h o crédito a sus hechos de guerra. Aquí
evitaré e n lo posible p r o p o r c i o n a r cifras sobre el número
de bajas entre las partes. Pero eso n o es obstáculo para reconocer e n d ó n d e hay derrota o victoria, así c o m o la lógica de
la guerra empleada p o r cada bando c o n t e n d i e n t e . Así, es
u n hecho que la p r i m e r batalla i m p o r t a n t e que sostenían
los cristeros coalcomanenses terminó e n derrota. ¿Por qué
Meyer n o incluye e n su obra este episodio cuando cita el
parte de guerra de Navarro Origel? E n m i opinión, p o r q u e
está más interesado e n contar u n a historia romántica de los
cristeros que en narrar c o n n e u t r a l i d a d .
20
21
22
A H U N A M / C E S U , L N D L R , f. 4 1 6 2 , Fermín Gutiérrez a Ejército L i b e r t a d o r N a c i o n a l , 2 5 d e o c t u b r e de 1 9 2 7 .
Véase SÁNCHEZ y CARREÑO, 1 9 7 9 , p p . 1 0 7 - 1 1 1 .
M e y e r h a r e c o n o c i d o su identificación c o n los cristeros: " [ . . . ]
C u a n d o a los v e i n t i t a n t o s años de e d a d se e m p i e z a a t r a b a j a r sobre cualq u i e r r e v o l u c i ó n , se apasiona u n o p o r la h i s t o r i a r o m á n t i c a de los v e n c i dos: la de los zapatistas o de los cristeros. Esto s i g n i f i c a u n a ventaja: q u e
i n e v i t a b l e m e n t e se irá c o n t r a l a c o r r i e n t e d e la h i s t o r i a o f i c i a l [ . . . ] " véase MEYER y WOMACK, 1 9 8 0 , p. 4 .
2 0
2 1
2 2
336
ENRIQUE GUERRA MANZO
Meyer hace aparecer la guerra entre las partes situando a
los cristeros c o m o el actor invencible, quienes más que perd e r plazas ante el enemigo las ceden e n cada temporada de
lluvias — m o m e n t o en que dedican más t i e m p o al arado
que a sus armas—, mientras que presenta al ejército federal
c o m o el actor pasivo, siempre preso en emboscadas e incapaz
de ganar u n a batalla en u n t e r r e n o que les resulta desconocido e inhóspito. N o obstante, c o m o se muestra en seguida,
l o cierto es que los rebeldes e m p l e a r o n generalmente la
guerra de guerrillas, r e h u y e n d o siempre u n enfrentamiento f r o n t a l , mientras que el ejército se atrincheraba en las
cabeceras municipales y perseguía a los cristeros hasta que
se i n t e r n a b a n en las montañas. Estos últimos tomaban plazas importantes sólo cuando el ejército las abandonaba,
p e r o volvían a desalojarlas u n a vez que aquél trataba de recuperarlas. L a situación es m u y parecida al m o d o en que
p r o c e d i e r o n los zapatistas e n Morelos e n la década anterior
en sus enfrentamientos c o n t r a el ejército de H u e r t a y luego
c o n el de Carranza.
Así, Luis Navarro O r i g e l , a fines de mayo de 1927, rehaciendo sus fuerzas, p u d o t o m a r la plaza de Tepalcatepec
— a l parecer menos v i g i l a d a — después de tres días de c o m bate. E n su parte de guerra expresaba:
23
Se inicio el ataque a Tepalcatepec defendida por una guarnición de 105 federales al mando del Cap. Arreguín y por los agraristas del lugar encabezados por Catarino Torres. Después de
tres días de combate intentaron romper el sitio los supervivientes quedando muertos en el intento la mayor parte.4
E n j u l i o de ese m i s m o año, afirma M e y e r , el ejército
federal sufrió u n o de sus mayores descalabros. U n a c o l u m na de 1500 soldados, al m a n d o d e l general T r a n q u i l i n o
Mendoza, fue diezmada p o r los rebeldes: éstos dejaron que la
25
2 3
V é a s e W O M A C K , 1985,
p p . 1 6 3 - 1 8 6 , 256 y ss.
A H U N A M / C E S U , LNDLR, f. 4162, Fermín Gutiérrez a Ejército L i b e r t a d o r N a c i o n a l , 25 d e o c t u b r e de 1927.
MEYER, 1999, v o l . 1, p p . 229-230.
2 4
2 5
GUERRA CRISTERA
337
c o l u m n a arribara a Coalcomán, para luego sitiarla p o r tres
meses. " H a b i e n d o salido c o n 1500 hombres, M e n d o z a regresaba — a M o r e l i a — c o n 500 soldados apenas, agotados
p o r el h a m b r e , el c l i m a y la disentería." Posteriormente,
aduce Meyer, el g o b i e r n o buscó el desquite enviando e n d i ciembre de 1927 a u n a c o l u m n a de 3000 hombres al m a n d o del general J u a n Domínguez, misma que necesitó tres
meses para p o d e r arribar a Coalcomán, dada la resistencia
de los rebeldes. Pero e n mayo se vio forzada a batirse en retirada, p e r d i e n d o a 1000 hombres. ' Y para olvidar la pesad i l l a de la sierra, d o n d e u n enemigo invisible daba caza al
federal c o m o a u n a alimaña, el ejército renunció a conquistar aquella región, limitándose a construir u n a línea de
guarniciones y de fortines, para i m p e d i r que los cristeros
extendieran su d o m i n i o . "
Estos hechos tampoco o c u r r i e r o n c o m o los relata Meyer.
H a y indicios de que los cristeros c o n t i n u a r o n c o n sus tácticas guerrilleras sin p o d e r mantener p o r m u c h o t i e m p o el
c o n t r o l de u n a plaza i m p o r t a n t e . Estaban más interesados
e n resguardar la costa michoacana, abrigando la esperanza
de recibir pertrechos militares, y e n j u g a r a diezmar al enem i g o m e d i a n t e emboscadas o incursiones sorpresivas. Desde el p r i n c i p i o de las hostilidades bélicas hasta j u l i o de 1929
ésa fue la tónica.
De los diversos enfrentamientos militares entre las partes, los cristeros alcanzaron sus mejores triunfos c u a n d o l o graban emboscar a algunas avanzadas del ejército que se
internaban e n su búsqueda e n la sierra. Ese fue el caso de la
batalla en el cerro E l Fresquial el 10 de j u n i o de 1927.
A l respecto Navarro O r i g e l informó a la liga lo siguiente:
"Julio. 10. E n E l Fiscal [sic] (entre Coalcomán y San José de
la Montaña), u n a c o l u m n a de 350 callistas se e m p e ñ ó en u n
combate de dos días de duración con u n a c o l u m n a nuestra
compuesta p o r 200 hombres. Se le h i c i e r o n al e n e m i g o 189
muertos". Navarro afirmaba que de sus h o m b r e s sólo había
tres bajas.
26
A H U N A M / C E S U , LNDLR,
f. 4164, Fermín Gutiérrez a Ejército L i b e r t a d o r N a c i o n a l , 25 d e o c t u b r e de 1927.
2 6
338
ENRIQUE GUERRA MANZO
A n t e este revés, las tropas d e l general T r a n q u i l i n o M e n doza regresaron a Coalcomán y establecieron ahí su cuartel
general. Los cristeros que custodiaban la cabecera m u n i c i p a l p r e f i r i e r o n desalojarla, para luego sitiar al ejército entre
el 16 y el 1 de agosto, sin p o d e r derrotarlo. Este último día
a r r i b a r o n refuerzos federales que se i n t e r n a r o n p o r C h i n i cuila, lugar que los rebeldes habían dejado sin vigilancia,
sorprendiéndolos. U n testimonio, citado p o r Arreóla,
afirma: "Entonces, los cristeros se c o n v i r t i e r o n en sitiados y
para salvarse 'se dispersaron c o m o u n a parvada de c o d o r n i ces, bajo u n a lluvia de balas' [ . . . ] "
U n a vez repuestas de la sorpresa, las tropas de Navarro
O r i g e l p u d i e r o n rehacerse para realizar u n nuevo sitio e i n cursiones guerrilleras a Coalcomán, situación que se m a n tuvo hasta el 12 de o c t u b r e de 1927.
El parte de g u e r r a de Navarro O r i g e l muestra que entre
agosto y septiembre sus tropas atravesaban p o r u n a situación desesperada ante la falta de envío de pertrechos m i l i t a res p o r el alto m a n d o de la liga, pese a que d u r a n t e seis
meses habían m a n t e n i d o el c o n t r o l de los puertos de la costa. D e b i d o a eso, afirmaba Navarro, se generan
Q
27
tremendas alternativas de desalientos, defecciones y aun traiciones que he presenciado [...] tengo la convicción de que podría disponer en reses y metálico alrededor de $50 000.00 [... ]
para cambiarlos por elementos de guerra en la Costa del Pacífico. Creo hasta criminal que no se aprovechen tan grandes
ventajas por apatía o torpeza en conseguir el canje de dichos
elementos.
Por si esto fuera poco, Navarro daba cuenta de "los disparates o fricciones entre los jefes" que impedían " c o o r d i n a r
sus m o v i m i e n t o s para n o esterilizar sus fuerzas". A n t e la i n capacidad de d e r r o t a r al ejército, los cristeros descargaban
sus frustraciones i n c e n d i a n d o casas de los agraristas que e n contraban a su p a s o .
28
ARREÓLA, 1980, p p . 246-247.
A H U N A M / C E S U , LNDLR, f. 4167, Fermín Gutiérrez a Ejército L i b e r t a d o r N a c i o n a l , 25 d e o c t u b r e de 1927. PURNELL, 1999, p. 98, h a obser2 7
2 8
GUERRA CRISTERA
339
A mediados de octubre el general T r a n q u i l i n o Mendoza
decidió evacuar ia plaza r u m b o a Tepalcatepec. Las razones de esta decisión n o están claras, pero tal parece que el
sitio de los cristeros iba m e r m a n d o al ejército federal. L a
c o l u m n a militar salió d e l m u n i c i p i o acompañada de m u chos civiles —según A r r e ó l a la cifra era de 1000— que ya
sea p o r temor a los cristeros o simplemente para escapar de
la zona de guerra d e c i d i e r o n sumársele. E m p e r o , pese a este escudo de civiles el ejército fue emboscado. U n presbíter o dejo el siguiente relato de este acontecimiento:
29
A l primer ataque de los cristeros cayeron más de 100 soldados
[...] Algunas mujeres quedaron muertas con el terror reflejado en el rostro [...] U n niño lloraba abrazado al cadáver de su
madre; otra criatura estaba sin vida, envuelta en una servilleta
y colgada de un cordón de mezquite [... ]
3 0
C o m o podemos apreciar, la violencia transformaba a los
propios "defensores de Cristo" en bárbaros sedientos de
u n a victoria. Sin embargo, n i Meyer n i Navarro O r i g e l m e n c i o n a n a los civiles que acompañaban al ejército. Este últim o se limitó a escribir:
Los días 11, 12 y 13 del actual se libró un combate en la Cañada
de Ticuilucan entre Pinolapa y La Limonera con una columna de 700 soldados callistas y nuestras tropas de Coalcomán al
mando de los coroneles [Ezequiel] Mendoza y [Librado] Cla-
v a d o q u e este t i p o de r e n c i l l a s e n t r e d i r i g e n t e s enviados p o r el a l t o m a n d o de la l i g a y jefes locales se s u s c i t a r o n e n diversas regiones, p e r o e n las
q u e i m p e r a b a u n m a y o r a i s l a m i e n t o , c o m o e n los casos de C o a l c o m á n y
C o l i m a , se p r o p i c i a b a q u e los segundos operasen c o n m a y o r i n d e p e n d e n c i a de la liga.
2 9
3 0
ARREÓLA, 1980,
p.
247.
C i t a d o e n ARREÓLA, 1 9 8 0 , p. 2 4 7 . SÁNCHEZ y CARREÑO, 1 9 7 9 , p p .
108-
1 0 9 , a f i r m a n q u e a " p r i n c i p i o s de o c t u b r e llegó u n a o r d e n d e l c e n t r o
p a r a que las tropas se r e c o n c e n t r a r a n e n M o r e l i a [... ] A l salir las tropas
d e C o a l c o m á n e r a n a c o m p a ñ a d a s p o r varias familias de pacíficos q u e
huían de l a revuelta, p e r o s u f r i e r o n u n a e m b o s c a d a e n la B a r r a n c a de P i n o l a p a , e n d o n d e se registró l a más h o r r o r o s a m a t a n z a t a n t o de m i l i t a r e s
c o m o de familias q u e los a c o m p a ñ a b a n [ . . . ] "
340
ENRIQUE GUERRA MANZO
llén, logrando sitiar a los contrarios que después de tres días
de combatir, rompieron el sitio dejando alrededor de 200 doscientos muertos [ . . . ]
31
Después de estos acontecimientos, el g o b i e r n o federal
decidió ejercer mayor presión c o n t r a la revuelta cristera en
la región. Envió a los regimientos 49, 50 y 73, y a los batallones 12, 15 y 34, que sumaban 3000 hombres al m a n d o d e l
general J u a n Domínguez, e x p e r i m e n t a d o en el combate
c o n los yaquis e n Sonora. Este contingente m i l i t a r arribó a
Coalcomán el 12 de enero de 1928 — d a d o que su desplazam i e n t o hacia la región se inició en diciembre de 1927, n o se
tardó en llegar a este m u n i c i p i o tres meses, como supone M e yer. Convencido de que las fuentes de aprovisionamiento
de los rebeldes se hallaban en los rancheros de los alrededores, Domínguez decidió dejar u n a guarnición en Coalcomán
y el resto de sus fuerzas salieron a enfrentar a los cristeros
refugiados en las montañas a su paso iba q u e m a n d o lo que
consideraba sus fuentes de a p r o v i s i o n a m i e n t o . U n o de
los cronistas locales afirma: "Domínguez incendió todas las
sementeras que encontró a su paso, m a n d o trillar todos
los sembradíos y arrasó con todas las trojes de maíz, f r i j o l y
garbanzo, y hasta las casas y rancherías p o r d o n d e él pasaba [ , . . ] "
3 2
Navarro O r i g e l trataba de restarle importancia a la campaña del ejército federal: "Domínguez sólo h a matado reses y
cerdos, y q u e m a d o imágenes y algunos jacales y maíces, ya
que no ha p o d i d o con los 'Cristeros' por la V o l u n t a d D i v i n a " .
Las fuentes disponibles muestran que si b i e n los cristeros
lograban resistir la embestida del ejército federal, su ánimo
y sus fuerzas i b a n siendo mermadas. Además de la ofensiva
en su contra, resentían la falta de ayuda p o r parte d e l c o m i té central de la l i g a — y a sea p o r falta de v o l u n t a d o p o r
33
34
A H U N A M / C E S U , LNDLR, f. 4167, Fermín Gutiérrez a Ejército L i b e r t a d o r N a c i o n a l , 25 d e o c t u b r e de 1927.
3 1
3 2
3 3
gel",
3 4
C i t a d o e n A R R E O I A , 1980,
p.
248.
C i t a d o e n M i g u e l M a d r i g a l , "Biografía d e l G r a l . L u i s N a v a r r o O r i 1928, e n A H U N A M / C E S U , LNDLR, f. 5864.
Desde d i c i e m b r e d e 1927, u n a d e las cartas d i r i g i d a s a l a liga p o r
GUERRA CRISTERA
341
i m p o s i b i l i d a d , dado el aislamiento de la región— y las fricciones e n t r e los propios jefes locales.
De esta manera, en j u l i o de 1928 los cristeros decidieron
i m p o n e r u n castigo ejemplar a C h i n i c u i l a , u n o de los pueblos que n o simpatizaban con su causa y que prestaba ayuda
al ejército federal. E l p u e b l o fue atacado y saqueado. E l rep a r t o d e l botín ocasionó enfrentamientos entre Navarro
O r i g e l y sus oficiales, que se i n s u b o r d i n a r o n y lo destituyer o n . Poco faltó para que Navarro fuera ejecutado p o r sus
p r o p i o s hombres de n o haber m e d i a d o el cura José María
Martínez, sugiriendo su traslado fuera de la región y de la
entidad.
Tras la destitución de Navarro O r i g e l asumió el m a n d o
L u i s Guízar Morfín, p r i n c i p a l instigador de la insubordina35
u n o de los cristeros coalcomanenses q u e usaba e l s e u d ó n i m o de José el
d e l P. d e H . , solicitaba c o n u r g e n c i a u n e n v í o de sarapes p a r a " l a g e n t e
q u e está e n l a sierra", pues " e n d o n d e a n d a n hace frío". A s i m i s m o , exp r e s a b a q u e " l a g e n t e está d e s a n i m a d a s i e n t e n q u e n o se avanza n a d a " ;
p e d í a también c o n u r g e n c i a e l envío de " p a r q u e p a r a q u e así se a n i m e la
g e n t e " . A g r e g a b a q u e "los c o n t r a r i o s " — s e g u r a m e n t e se refería a las defensas agraristas q u e a p o y a b a n al ejército f e d e r a l — q u e m a r o n santos de
las iglesias y p r o f a n a r o n los santuarios locales. A H U N A M / C E S U , LNDLR,
f. 4287.
N a v a r r o O r i g e l moriría e n agosto de ese a ñ o c o m b a t i e n d o en Jalisco, a d o n d e había sido t r a s l a d a d o p o r el a l t o m a n d o d e la liga. A p a r t i r
d e ese m o m e n t o empezaría la fabricación d e su m i t o c o m o u n o de los
" g r a n d e s h é r o e s de la C r i s t i a d a " . E l p r i m e r o e n p r o m o v e r l o a ese pedestal es el p a d r e M i g u e l M a d r i g a l , a m i g o de N a v a r r o O r i g e l , q u i e n escribió
u n esbozo biográfico e n 1928; véase l a "Biografía d e l G r a l . L u i s N a v a r r o
O r i g e l " , 1928, e n A H U N A M / C E S U , LNDLR, ff.: 5846-5866. Seguiría el artículo d e E d e l m i r o T r a s l o s h e r o s , " L u i s N a v a r r o O r i g e l " , 6 de a b r i l de
1929, A H U N A M / C E S U , MPyV, Personal, serie: ensayos, c. 26, exp. 185.
T r a s l o s h e r o s c o l o c a a b i e r t a m e n t e a mártires c o m o N a v a r r o O r i g e l a la
a l t u r a d e los c o n q u i s t a d o r e s , evangelizadores y los h é r o e s de l a i n d e p e n d e n c i a . M i g u e l P a l o m a r y V i z c a r r a e l a b o r ó también u n b o r r a d o r biográfico en m a y o d e 1935, A H U N A M / C E S U , MPyV, Personal, serie: ensayos,
c. 2 4 , e x p . 173. V e n d r í a después la biografía de CHOWELL, 1959. T o d a s
ellas t i e n e n c o m o d e n o m i n a d o r c o m ú n ensalzar la figura de N a v a r r o
O r i g e l , m o s t r a n d o p o c o espíritu crítico e n los e r r o r e s c o m e t i d o s p o r
a q u é l d u r a n t e l a g u e r r a cristera. J e a n M e y e r , c o m o se h a m o s t r a d o hasta
a q u í , hace algo s i m i l a r e n su o b r a .
3 5
342
ENRIQUE GUERRA MANZO
ción. Sin embargo, Guízar Morfín evitó pelear c o n "los callistas", se refugió en la sierra y tuvo poco tacto con los jefes
cristeros que le estaban s u b o r d i n a d o s . P r o n t o se d i o a
" m a l o d i a r " en el distrito y para tratar de reafirmar su autor i d a d o r d e n ó el fusilamiento de dos coroneles de su misma
compañía. U n o de ellos era L u c i a n o Guillen, cuyos h e r m a nos —caciques de San José de la Montaña— n o t a r d a r o n
en cobrar venganza. E n marzo de 1929 los h o m b r e s de
Francisco Guillen t e n d i e r o n u n a celada a Guízar Morfín en
la que éste encontraría la m u e r t e .
Después de esta inestabilidad en el liderazgo cristero, el
alto m a n d o de la liga decidió otorgar el n o m b r a m i e n t o de
j e f e m i l i t a r en la zona a José González R o m o , q u i e n se había desempeñado c o m o c o r o n e l a las órdenes de Navarro
Origel.
En el parte de guerra que González R o m o envió a la liga
el 5 de mayo de 1929 resumía la j o r n a d a m i l i t a r después de
la m u e r t e de Navarro O r i g e l . Destacaba las batallas del "Cerro V e r d e " y el " D e p e d i m i e n t o " c o m o los enfrentamientos
más significativos c o n agraristas y el ejército federal. E n a m bos casos se trataba de emboscadas. N o se m e n c i o n a la t o m a
de n i n g u n a plaza. Esto indica que la c o l u m n a de Domínguez
estaba haciendo recular a los cristeros a la sierra, de donde
sólo bajaban p a r a realizar i n c u r s i o n e s guerrilleras de vez
en cuando:
36
37
38
E l 31 de o c t u b r e d e 1928 el c o r o n e l José G o n z á l e z R o m o i n f o r m a ba a l a l i g a , e n t r e otras cosas, de l a falta de l i d e r a z g o d e l g e n e r a l Guízar
M o r f í n : " [ . . . ] se d i c e q u e ya están e n c a m i n o [ r e g r e s a n d o a l a r e g i ó n ]
m u c h a s f a m i l i a s de r e c o n o c i d o s e n e m i g o s [...] [ A d e m á s ] e n E l C a r m e n
ya hay Defensa A g r a r i s t a . U r g e q u e el c e n t r o vea q u é p e r s o n a se hace cargo d e esta División y d e l D i s t r i t o de C o a l c o m á n . E l g e n e r a l Guízar carece d e energías m o r a l e s y físicas y el caso d e C o a l c o m á n es a p r e m i a n t e
[ . . . ] " A H U N A M / C E S U , LNDLR, f. 6285.
Véase MEYER, 1993, v o l . III, p. 225. José G o n z á l e z R o m o al j e f e d e l comité especial d e l a LNDLR, 5 de m a y o de 1929, A H U N A M / C E S U , MPyV,
Organizaciones Católicas, serie: LNDLR, c. 59, e x p . 453.
A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie: LNDLR, c. 59,
exp. 451, José G o n z á l e z R o m o al j e f e d e l c o m i t é especial d e l a LNDLR, 5
de m a y o d e 1929.
3 6
3 7
3 8
343
GUERRA CRISTERA
En la lucha entablada con el impío Gobierno [afirmaba González Romo], hemos venido empleando siempre el sistema de
guerrillas, como se sirve aconsejarlo esa superioridad; pero
con los "agrios" [así llamaban a los agraristas], que en todos los
casos son criollos, es más difícil la campaña y sin embargo, hemos logrado de sorpresa en sorpresa combatirlos con éxito, ya
que han quedado extinguidas las de "Barreras", "La Tigra" y
otras rancherías de menor importancia, de las cuales a algunos
se les indultó, previa entrega de sus armas y pertrechos.
39
E m p e r o , parecía que las insistentes peticiones de pertrechos militares a la liga p o r parte de los cristeros coalcomanenses empezaban a ser atendidas. E l g o b i e r n o federal tuvo
noticias de que algunos barcos estaban descargando armas
p o r la costa m i c h o a c a n a . Esto, aunado a la rebelión enca40
A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie: LNDLR, c. 59,
e x p . 453. G o n z á l e z R o m o también e n f a t i z a b a la c a r e n c i a d e p e r t r e c h o s
m i l i t a r e s d e su ejército: " E n esta r e g i ó n nos f a b r i c a m o s e l p a r q u e más i n d i s p e n s a b l e p a r a nuestras e x p e d i c i o n e s [... ] T e n e m o s f a b r i c a d o u n cañ o n c i t o , q u e acaba de ser b a u t i z a d o c o n el n o m b r e d e ' E l T o r a l ' [ . . . ]
N u n c a h e m o s sido soldados n i h e m o s l l e g a d o a r e c i b i r escuela e n el serv i c i o de las a r m a s ; p e r o d a d o el a i s l a m i e n t o e n q u e nos e n c o n t r a m o s ,
c o n la p a c i e n c i a necesaria [...] h e m o s e n c o n t r a d o los m e d i o s de p r o v e e r n o s d e los más indispensables e l e m e n t o s p a r a la l u c h a [ . . . ] "
E n el a r c h i v o P a l o m a r y V i z c a r r a , A H U N A M / C E S U , Organizaciones
Católicas, serie: LNDLR,
c. 59, e x p . 4 5 1 , hay d o c u m e n t o s q u e i n d i c a n q u e
h u b o contactos e n t r e cristeros y escobaristas; e n u n o de ellos se registró
l o s i g u i e n t e : "Bases d e l A r r e g l o : A m p l i a l i b e r t a d r e l i g i o s a e i n g r e s o a escalafón d e t o d o s los nuestros [...] Participación m i l i t a r , l a . y p r i n c i p a l l a
v i g i l a n c i a y p o s e s i ó n de los p u e n t e s d e l S u d Pacífico y de los cañones
p a r a f a c i l i t a r avance tropas S o n o r a . 2a. A m a g a r las Capitales y ciudades
d e i m p o r t a n c i a p a r a distraer fuerzas e n e m i g a s . 3a. C o o p e r a r c o n dichas
fuerzas p r e v i a identificación. 4a. D e s a r r o l l a r actividades e n P u e b l a y e n la
c i u d a d de México.
Contactos.
M i c h o a c á n . T o m a r c o n t a c t o c o n el g e n e r a l E n r i q u e Ramírez [ g o b e r n a d o r d e M i c h o a c á n e n 1924-1928]
D u r a n g o y Zacatecas. C o n el g e n e r a l A g u i l e r a , q u e está e n Fresnillo, y
s o b r e t o d o c o n el g e n e r a l U r b a l e j o .
T e p i c . C o n r e g i m i e n t o q u e está e n T e p i c o San Blas.
Estado d e M é x i c o . C o n el g e n e r a l Ríos Z e r t u c h e .
O a x a c a y Puebla. C o n el g e n e r a l F o x , m a n t e n i e n d o e n j a q u e a Puebla.
Fuerzas V e r a c r u z . C o n el g e n e r a l A g u i r r e " .
3 9
4 0
344
ENRIQUE GUERRA MANZO
bezada p o r los generales anticallistas José Gonzalo Escobar,
Francisco Manzo yjesús A g u i r r e , e n marzo de 1929, y a u n a
posible alianza de éstos con los cristeros obligó al g o b i e r n o
federal a r e d o b l a r su ofensiva. E l presidente E m i l i o Portes
G i l n o m b r ó a Lázaro Cárdenas nuevo c o m a n d a n t e de operaciones militares e n la zona, en sustitución d e l general Roberto Cruz —sospechoso de simpatizar c o n la rebelión
escobarista— c o n u n a doble misión: sofocar tanto a los g r u pos de rebeldes escobaristas — c o n los que simpatizaba el
ex g o b e r n a d o r michoacano E n r i q u e Ramírez— que aparec i e r o n e n la e n t i d a d , especialmente e n el noroeste, c o m o a
los cristeros, cuyo p r i n c i p a l bastión se hallaba e n el distrito
de Coalcomán. Cárdenas n o sólo contribuyó a derrotar a
los escobaristas en Michoacán, sino también en el n o r t e del
país, l o que se logró e n a b r i l .
E n los meses de mayo y j u n i o Cárdenas desplegó u n a
gran fuerza m i l i t a r hacia el suroeste de Michoacán. González R o m o e n su parte de guerra registró los movimientos
d e l ejército federal e n estos meses. A f i r m a b a que desde el
15 de mayo el general Ignacio O t e r o había llegado a Villa
V i c t o r i a y que desde entonces se había dedicado a explorar
el t e r r i t o r i o para observar las posiciones de los cristeros, así
c o m o a "preparar el terreno para la llegada de Lázaro Cárdenas", o c u r r i d a el 12 de j u n i o "trayendo b u e n número de
contingentes gobiernistas":
41
Teniendo en cuenta los pocos elementos de que disponíamos
[afirma González Romo] tuve a bien ordenar guerrillas en pequeños grupos [... ] con instrucciones de que emboscaran todos los caminos [... ]
Dedicándose el que suscribe, a recorrer los alrededores con
una pequeña escolta, tanto para elevar el ánimo a los soldados
como para darme cuenta de las operaciones y observar los movimientos del enemigo [...], pues hay que tener en cuenta la
propaganda extensísima que el Grai. Cárdenas hacía por conducto de los aeroplanos que arrojaban boletines de propaganda y en ello se decía que sólo esta Zona estaba en rebelión [... ]
O I K I Ó N , 2000, p p . 70-74.
345
GUERRA CRISTERA
Además de propaganda, agregaba González R o m o , los
aviones habían empezado a arrojar bombas sobre los campamentos cristeros y rancherías sospechosas de brindarles
apoyo. Así, la ofensiva de Cárdenas fue m i n a n d o el ánimo
de los cristeros, cuyas filas empezaban a sufrir deserciones,
c o m o el p r o p i o González R o m o r e c o n o c í a . N o obstante, a
pesar de que los acuerdos de paz entre Iglesia y Estado se
firmaron a fines de j u n i o , los cristeros de Coalcomán siguier o n c o m b a t i e n d o t o d o el mes de j u l i o , pues el alto m a n d o
de la liga logró entablar correspondencia c o n ellos hasta el
31 de j u l i o , c o n 16 días de retraso. E l líder m o r a l de los cristeros coalcomanenses, el cura José María Martínez, fue el
m e d i a d o r c o n Lázaro Cárdenas para lograr la pacificación
en la zona.
González R o m o , al igual que muchos jefes rebeldes, mostró su malestar p o r las negociaciones entre iglesia y Estado:
"¿Por qué se nos quiere u m i l l a r [sic] [se p r e g u n t a b a ] ante
amigos y enemigos p o r m e d i o de combinaciones y astucias,
c u a n d o el e n e m i g o n o lo ha logrado n i p o r la fuerza?".
A pesar de la reticencia de González R o m o varios jefes
cristeros e m p e z a r o n a rendirse ante Cárdenas, q u i e n para
acelerar este proceso hizo venir de la c i u d a d de México
a u n o de los dirigentes de la liga, R o d o l f o V a l l a d o l i d , para
que conferenciara c o n los rebeldes coalcomanenses. Cárdenas p r o p u s o también al cura José María Martínez ciertas
bases para llegar a u n arreglo: que los jefes cristeros conservaran sus armas para su defensa personal, p e r o n o juzgaba
conveniente que " p o r ahorita q u e d e n c o m o Jefes de Defensa [...] p o r q u e n o es lógico que, i n m e d i a t a m e n t e después
de someterse, q u e d e n c o m o autoridades". Sugería también
42
43
A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie: LNDLR, c. 60,
e x p . 456, José G o n z á l e z R o m o al j e f e s u p e r i o r d e l a G u a r d i a N a c i o n a l , 5
d e agosto d e 1929.
A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie: LNDLR, c. 59,
e x p . 4 5 1 , José G o n z á l e z R o m o a l c u r a F r a n c i s c o d e l R í o , 14 d e j u l i o
de 1929. Este último e r a p r i m o de Lázaro Cárdenas y f u e el e n c a r g a d o de
p o n e r l o e n c o n t a c t o c o n e l presbítero José María Martínez; véase e n este m i s m o e x p e d i e n t e l a misiva de Francisco d e l R í o a l c o r o n e l T r i n i d a d
Barajas, 13 d e j u l i o d e 1929.
4 2
4 3
346
ENRIQUE GUERRA MANZO
que en la zona se n o m b r a r a n c o m o autoridades civiles a
personas "que n o hayan t o m a d o n i n g u n a participación en
las diferencias que ha habido entre vecinos"; ofreciendo n o
incautar las propiedades de los sublevados, para que éstos
p u e d a n "dedicarse a sus trabajos". Esta oferta terminaba
c o n u n ultimátum:
[... ] siendo usted el Director y verdadero Jefe de la rebelión
en esta zona y el único que tuvo influencia en toda esta gente para llevarla a la rebelión, es seguro que la tendrá también
para que se someta entregando las armas, ya que no existe el
pretexto de los cultos para permanecer rebelde [... ]
Siguiendo esta gente [...] en actitud rebelde, ni los sacerdotes Miguel Martínez [hermano del cura José María], Francisco
Betancourt y Miguel Lucatero, que han permanecido en las filas rebeldes, tendrán salvoconducto para transitar en el Estado,
ni fuera de él, y este Cuartel General se verá obligado a pedir al
Gobierno Federal no se autorice la permanencia en Michoacán, de los Obispos de Tacámbaro, Morelia y Zamora [ . . . ]
44
F i n a l m e n t e , el 9 de agosto e n el r a n c h o Las Tabernas, el
emisario de la liga y el cura Martínez l o g r a r o n persuadir a
los jefes cristeros para que depusieran sus armas.
Los cristeros del distrito de Coalcomán n o f u e r o n , c o m o
p r e t e n d e Meyer, u n ejército invencible que siempre hacía
h u i r a las tropas enviadas p o r el g o b i e r n o federal, "cazándolas c o m o a u n a alimaña", n i l o g r a r o n establecer u n a república autónoma durante tres años. Por el contrario, c o m o
muestra la correspondencia de los p r o p i o s jefes cristeros,
su táctica siempre fue el e m p l e o de guerrillas que buscaban
m i n a r al e n e m i g o , pero incapaces de vencer en u n enfrentamiento frontal prolongado; la mayor parte del periodo del
conflicto bélico estuvieron aislados y c o n carencia de pertrechos militares, l o cual les impedía r e t e n e r plazas i m p o r t a n tes. Su fuerza estuvo en la sierra, d o n d e el ejército podía ser
emboscado y d o n d e éste se mostró incapaz de derrotarlos.
A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie: LNDLR, c. 59,
e x p . 4 5 1 , Lázaro Cárdenas a José María Martínez, 28 d e j u l i o de 1929.
4 4
GUERRA CRISTERA
347
Asimismo, el recuento de los hechos de guerra que hasta
aquí se ha realizado p e r m i t e reparar en la gran fortaleza
que tenía el catolicismo en la región. E n ese sentido, parecía
razonable la propuesta de Lázaro Cárdenas — q u i e n estuvo
c o m o gobernador de Michoacán entre 1928 y 1 9 3 2 — al cur a José María Martínez para p r o m o v e r autoridades civiles
neutrales. Cárdenas, sin embargo, n o respetó esa oferta: decidió apoyar a m i e m b r o s de la facción agrarista para ocup a r la presidencia m u n i c i p a l . Pero ésta p r o n t o se mostraría
incapaz de garantizar el o r d e n público y de encauzar pacíficamente los conflictos políticos p o r la vía institucional, es
decir, de garantizar la gobernabilidad. E l caso d e l asesinato
d e l presbítero E p i f a n i o M a d r i g a l , que se expondrá en el siguiente acápite, muestra los límites del p o d e r de esta nueva
facción y el m o d o e n que Cárdenas se ve en la necesidad de
apoyarse en antiguos jefes cristeros, c o m o el c o r o n e l Ezeq u i e l M e n d o z a Barragán.
45
D e s a f o r t u n a d a m e n t e , e n los archivos consultados n o h e p o d i d o l o calizar m a y o r i n f o r m a c i ó n sobre e l o r i g e n de esta f a c c i ó n , tarea q u e se
c o m p l i c a aún más al n o existir ya e l a r c h i v o m u n i c i p a l de C o a l c o m á n , el
c u a l fue d e s t r u i d o d u r a n t e l a Cristiada. E n el d i s t r i t o de C o a l c o m á n práct i c a m e n t e n o h u b o r e p a r t o a g r a r i o , salvo e n el m u n i c i p i o d e V i l l a V i c t o r i a . C o m o h a a f i r m a d o COCHET, 1 9 9 1 , p p . 1 3 6 - 1 3 7 , e n C o a l c o m á n se
r e p a r t i e r o n u n o s c u a n t o s ejidos, p e r o eso o c u r r i ó e n t r e 1 9 3 9 y 1 9 4 5 ,
a f e c t a n d o s ó l o a 4 % d e la s u p e r f i c i e d e l m u n i c i p i o . P o r l o c u a l , más q u e
d e u n a facción agrarista parece haberse t r a t a d o de u n a d e s i g n o l i b e r a l .
U n testigo d e l a g u e r r a cristera señala q u e e n C o a l c o m á n el ejército s ó l o
e n c o n t r ó a y u d a e n los l i b e r a l e s d e l p u e b l o , m i s m o s q u e n o e r a n más de
v e i n t e : "Está Tití P i m e n t e l , el p a t r i a r c a e i d e ó l o g o ; d o n N a t i v i d a d Pallares, h o m b r e de pocas palabras q u e sabe p e l e a r , p e r o de g r a n c o r a z ó n ; e l
' B u r r o ' A b a r c a , b r i l l a n t e p i s t o l a e n a c c i ó n ; M a n u e l Martínez y v e i n t e
4 5
más".
C i t a d o e n ARREÓLA, 1 9 8 0 , p . 2 4 6 . SÁNCHEZ y CARREÑO, 1 9 7 9 , p .
103,
también a r g u m e n t a n q u e " u n r e d u c i d o g r u p o de 'liberales' mantenía su
h e g e m o n í a sobre l a p r e s i d e n c i a m u n i c i p a l " , p e r o q u e l a " s u p r e m a a u t o r i d a d de l a r e g i ó n e r a e l p á r r o c o José María Martínez". N o o b s t a n t e , l a
facción católica se refería a ellos c o m o "agraristas", t a l vez d e b i d o a su
identificación c o n Lázaro Cárdenas, de ahí q u e se p r e f i e r a a q u í este últim o término p a r a caracterizar a l a f a c c i ó n anticatólica.
348
ENRIQUE GUERRA MANZO
L A " C R U Z DE P A L O "
Tres semanas después de los arreglos entre Iglesia y Estad o que d i e r o n f o r m a l m e n t e fin a la Cristiada — e l 21 de
j u n i o de 1929—, la Secretaría de Gobernación recibió u n a
d e n u n c i a del j u e z d e l distrito de Salazar e n la que se i n f o r m a b a que en el m u n i c i p i o de Arteaga — c o l i n d a n t e c o n el
de Coalcomán— u n cura estaba r e c o r r i e n d o las rancherías
i n v i t a n d o a la población a n o acudir a las escuelas oficiales;
desobedecer a los sacerdotes que se h u b i e r a n registrado ante las autoridades civiles para p o d e r oficiar; y unirse a las
hermandades que él estaba f o r m a n d o :
4 6
[...] toda la gente de la sierra [se denunciaba] la tiene organizada en hermandades de ambos sexos: les enseña sólo rezos y
cánticos sagrados, les prohibe el trabajo inculcándoles el desprecio a las riquezas [... ] El propio sacerdote no hace aún su
arribo a ésta [cabecera municipal], pero ha estado pretendiendo hacerlo acompañado de su hermandad y en procesión, esto es rezando y cantando; tampoco quiere dejar de usar traje
talar en la calle [... ]
4 7
A la Secretaría de Gobernación siguieron llegando más
denuncias sobre las actividades d e l presbítero Epifanio M a d r i g a l y el 19 de n o v i e m b r e ésta solicitó al gobernador de
Michoacán, Lázaro Cárdenas, que e m p r e n d i e r a u n a investigación al respecto. E l 29 de a b r i l de 1930 Cárdenas dirigió
u n telegrama a aquella dependencia informándole que el
c u r a M a d r i g a l había sido asesinado en el rancho Las Taber-
E n los cuales l a p r i m e r a se c o m p r o m e t í a a r e a n u d a r los cultos y el
s e g u n d o a n o t o m a r represalias c o n t r a los q u e d e p u s i e r a n las armas y dev o l v e r los t e m p l o s y casas cúrales confiscadas d u r a n t e el c o n f l i c t o , p e r o
s i n q u e se m o d i f i c a r a n i n g u n o de los artículos q u e i m p u g n a b a n los católicos. Véase OLIVERA SEDAÑO, 1966, p p . 235-236. Para esta a u t o r a la Iglesia
n o salió p e r d i e n d o c o n los " a r r e g l o s " , ya q u e éstos p e r m i t i e r o n l a sobrevivencia del catolicismo, m i s m o que p u d o prosperar posteriormente en
el á m b i t o e d u c a t i v o .
A G N , Gobernación, DGG, S: 2 . 3 4 0 ( 1 3 ) 3 8 , c. 54, exp. 5, A n t o n i o Saneen a l a Secretaría de G o b e r n a c i ó n , 12 d e j u l i o d e 1929.
4 6
4 7
349
GUERRA CRISTERA
ñas — e l m i s m o donde varios jefes cristeros habían d e c i d i d o
firmar la paz—, m u n i c i p i o de Coalcomán.
Vale la pena detenerse a analizar el caso del cura Madrigal,
puesto que revela varias de las secuelas que siguieron en la reg i ó n tras la rendición de los cristeros, especialmente el p r o b l e m a del o r d e n público y la capacidad del Estado para hacer c u m p l i r su política religiosa.
El presbítero M a d r i g a l había participado activamente e n
la rebelión cristera, e m p e r o , n o estuvo de acuerdo con los
arreglos de j u n i o de 1929. Desconoció a los obispos que
los habían aceptado, criticó la actitud del p r o p i o papa, al
q u e le negó i n f a l i b i l i d a d , y decidió recorrer las rancherías
del suroeste michoacano i n c i t a n d o a feligreses y demás párrocos a que se sumaran a su labor cismática.
48
49
M e y e r y Arreóla señalan, r e s p e c t i v a m e n t e , q u e el p a d r e M a d r i g a l
f u e a M o r e l i a a entrevistarse c o n el a r z o b i s p o de M i c h o a c á n p a r a asegurarse de si e r a n ciertos los a c u e r d o s d e l 21 de j u n i o de 1929, p e r o q u e
d a d o el r a d i c a l i s m o de aquél el a r z o b i s p o le p r o h i b i ó regresar a su p a r r o q u i a , o r d e n q u e M a d r i g a l d e s o b e d e c i ó : " [ . . . ] y m i e n t r a s se h a l l a b a o r g a n i z a n d o u n o s ejercicios espirituales e n el m o n t e [ a f i r m a MEYER, 1999, v o l .
i , p. 348, basándose e n u n a entrevista a E z e q u i e l M e n d o z a Barragán], e n t r e A g u i l i l l a y San José de la M o n t a ñ a , f u e asesinado p o r agentes d e l gob i e r n o . N o p u d o , pues, e x p l i c a r j a m á s a sus feligreses q u e R o m a había
h a b l a d o , y éstos n o v o l v i e r o n a v e r l o n u n c a [ . . . ] " ARREÓLA, 1980, p p . 259260, sigue a M e y e r e n esto. C o m o se verá aquí, ambos autores c o n f u n d e n
los hechos, pues M a d r i g a l regresó c o n sus feligreses y volvió a r e c o r r e r
c o n ellos l a sierra d e l suroeste m i c h o a c a n o .
" [ . . . ] está d e c l a r a d o r e b e l d e a l resto d e l c l e r o r o m a n o [sostenía e l
j u e z d e l d i s t r i t o de Salazar], al q u e d i c e e x c o m u l g a d o , p o r su sumisión al
G o b i e r n o e n el pasado m o v i m i e n t o c l e r i c a l , y al G o b i e r n o p o r sus p r o pias leyes antirreligiosas; p e r o esta l o c u r a es s u m a m e n t e p e l i g r o s a p o r q u e los hechos se d e s a r r o l l a n e n u n m e d i o a b s o l u t a m e n t e i g n o r a n t e y
fanático, q u e gusta más de las prédicas d e este d e s e q u i l i b r a d o , q u e halaga sus c o s t u m b r e s , semisalvajismo y de vivir s i e m p r e a r m a d o s sin o b e d e cer a n a d i e más q u e e l sacerdote d e su religión." A H P E M , Gobernación,
Religión, c. 8, e x p . 7-53-b-12-9, t r a n s c r i t o d e l o f i c i a l m a y o r de l a Secretaría
d e G o b e r n a c i ó n a Lázaro Cárdenas, 10 d e m a r z o de 1930. E l j u e z al q u e
h e v e n i d o h a c i e n d o r e f e r e n c i a p e r t e n e c í a a l a facción l i b e r a l d e l m u n i c i p i o de Arteaga, a la q u e se le había arrebatado el c o n t r o l d e l a y u n t a m i e n t o
desde s e p t i e m b r e d e 1929 p o r p a r t e de l a f a c c i ó n católica l o c a l , encabezada p o r e l c u r a H e r m e n e g i l d o R u i z — m i s m o q u e veía c o n b u e n o s
ojos al presbítero M a d r i g a l . P o r eso a f i r m a b a el j u e z : "somos u n g r u p o
4 8
4 9
350
ENRIQUE GUERRA MANZO
E n cuanto el presidente m u n i c i p a l de Coalcomán, M i guel Martínez, m i e m b r o de la facción agrarista local, tuvo
noticias de la llegada a este m u n i c i p i o de Epifanio M a d r i g a l
e n febrero de 1930, le dirigió u n a carta incitándolo a que
dejara de predicar públicamente en las rancherías de la sier r a , dado que n o contaba c o n autorización oficial, sin que
aquél se dignara a contestar su misiva. E l presidente m u n i cipal le advertía: "sus predicas e n c i e r r a n el doble fin de
m a n t e n e r los ánimos de esa gente i g n o r a n t e siempre exaltados, ya que le augura días que vendrán dizque de l i b e r t a d
religiosa absoluta; explicaciones que dejan vislumbrar p r o pósitos de u n a nueva l u c h a a r m a d a " . M a d r i g a l abandonó
el m u n i c i p i o días más tarde, p e r o e n la última semana de
a b r i l regresó.
E l presidente m u n i c i p a l fue i n f o r m a d o de que M a d r i g a l
se hallaba realizando ejercicios espirituales con 300 de sus
feligreses —algunos de ellos a r m a d o s — en el r a n c h o Las
Tabernas, ubicado e n p l e n a sierra, a p r o x i m a d a m e n t e a seis
horas de la cabecera m u n i c i p a l .
Por esos días circuló profusamente en Coalcomán u n a carta enviada desde la ciudad de México p o r el antiguo líder m o ral de los cristeros, el párroco José María Martínez — q u i e n
50
51
p e q u e ñ í s i m o de liberales y yo vivo solo y casi a e x t r a m u r o s , y n o t e n e m o s
aquí a b s o l u t a m e n t e n i n g u n a garantía [ . . . ] " Véase e n este m i s m o e x p e d i e n t e carta de A n t o n i o Saneen al secretario g e n e r a l d e l g o b i e r n o de M i c h o a c á n , 25 de f e b r e r o d e 1930. S e g u r a m e n t e , l a facción agrarista
c o a l c o m a n e n s e había t o m a d o n o t a d e l a d e r r o t a d e l a facción l i b e r a l e n
Arteaga.
50 A H P E M , Gobernación, Religión, c. 8 e x p . 7-53-B-13-a.
E l c o n t e n i d o de la misiva — f e c h a d a el 19 de m a r z o de 1 9 3 0 — más
q u e i n c i t a r a l a rebelión parecía l l a m a r a l a resignación y a la conciliación:
" H a s t a estos lugares m e l l e g a n voces de q u e U d s . sufren, l l o r a n p o r m í y
p o r las h u m i l l a c i o n e s de nuestros c o n t r a r i o s ; n o l l o r e n [... ] día a día se va
a c l a r a n d o el h o r i z o n t e d e l a paz e n n u e s t r o suelo m e x i c a n o [... ] h e m o s
estado e n l o j u s t o y asi es e l c a m i n o d e l cielo, algún día cantaremos victor i a , si n o aquí, e n l a e t e r n i d a d d o n d e j u n t o s viviremos felices [...] os p i d o
q u e hagáis a u n l a d o t o d o s e n t i m i e n t o de r e n c o r , o d i o , c a p r i c h o o v e n g a n za [... ] sufro, p e r o [... ] estoy r e s u e l t o a s u f r i r más p o r el b i e n de m i a l m a
y d e m i p a t r i a " . Estas últimas palabras f u e r o n subrayadas p o r las a u t o r i d a des m u n i c i p a l e s y las e n t e n d i e r o n c o m o u n l l a m a d o a i n c i t a r más protestas d e los católicos. A H P E M , Gobernación, Religión, c. 8, exp. 7-53-B-13-a.
5 1
351
GUERRA CRISTERA
se había visto obligado a radicar fuera de la entidad. El ayuntamiento sospechó que se tramaba u n a nueva rebelión: la policía municipal y u n destacamento de soldados establecido en
l a zona a p r e h e n d i e r o n a católicos que repartían copias de
esa carta, se catearon domicilios de algunas familias, y la correspondencia que salía y entraba al m u n i c i p i o fue abierta
p o r las autoridades. T o d o ello provocó u n a gran indignación
e n la mayoría de la p o b l a c i ó n .
E n este escenario, el presidente m u n i c i p a l dirigió el 22
de abril u n ultimátum al cura Madrigal advirtiéndole "que de
n o abandonar inmediatamente este M u n i c i p i o , suspendiend o todo ejercicio de su m i n i s t e r i o " , se ordenaría su aprehensión.
M a d r i g a l hizo caso omiso de las advertencias de las autoridades. ' Y c o m o se me diera c o n o c i m i e n t o de que Madrigal
c o n t i n u a b a con sus predicas sediciosas", c o m u n i c ó el presidente municipal a Lázaro Cárdenas el 7 de mayo de 1930, "esta Presidencia consideró p r u d e n t e tomar determinaciones
violentas, e n previsión de posibles desórdenes".
A c o m p a ñ a d o de seis m i e m b r o s de la policía m u n i c i p a l ,
u n capitán del ejército federal y 30 soldados, el presidente
m u n i c i p a l salió a las 21 horas d e l 26 de a b r i l al rancho Las
Tabernas con el propósito de aprehender al cura. A las cuat r o de l a m a d r u g a d a a r r i b a r o n a las i n m e d i a c i o n e s d e l
lugar y d e c i d i e r o n detener su m a r c h a hasta rayar el alba.
Entonces, afirmó el presidente m u n i c i p a l e n su declaración
ministerial, c o n t i n u a r o n su c a m i n o , p e r o al tratar de acercarse al r a n c h o d o n d e estaba el cura:
52
53
54
[...] fueron recibidos por una descarga de la Gente armada
que tenía [este último] en la barranca [por lo] que se vieron
precisados a contestar el fuego para intimidarlos y ver si era
posible la aprehensión, pero viendo que se les echaban encima, tuvieron entonces sí, que hacer uso de sus armas [...] lo-
A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie:
e x p . 457.
A H P E M , Gobernación, Religión, c. 8, e x p . 7-53-B-13-a.
A H P E M , Gobernación, Religión, c. 8, e x p . 7-53-B-13-a.
5 2
5 3
5 4
LNDLR,
c. 60,
352
ENRIQUE GUERRA MANZO
grando dispersarlos y al recoger el campo se encontró el cadáver del cura Madrigal y el de otro individuo de apellido Leyva,
resultando además, herido en u n brazo, u n individuo de la
Defensa [... ] el que mandaba la gente que se encontraba con
el Cura era el llamado General Rafael Jasso, miembro de la L i ga de Defensa Religiosa, el que se encontraba como con quince armados y como cincuenta más que se encontraban
escuchando al Cura, así como también se encontraban como
doscientas mujeres de la misma Liga [...] al emprender el regreso dos veces más en los puntos denominados "El Mayate" y
"Las Parrillas" [fueron emboscados] [...] Lo sucedido no acarreará ninguna consecuencia n i trastocará el orden [ . . . ]
55
Así, el presidente m u n i c i p a l creía que su decisión de e m plear la coerción e n el caso M a d r i g a l había sido la correcta
para garantizar el o r d e n público. A l enterarse de los acontecimientos, el g o b e r n a d o r de la e n t i d a d n o opinaría l o
mismo.
Pero, ¿ c ó m o percibió los hechos la facción católica? M o i sés O r t i z — u n ex c r i s t e r o — recibió en la c i u d a d de México
u n a carta de su padre, fechada e n Coalcomán el 11 de m a yo de 1930, e n la que le ponía al tanto d e l clima que se vivía
e n este lugar:
Esta no es contestación a ninguna tuya, porque las dos últimas
las tienen en el Ayuntamiento, pues desde que llegaron a esta las
cartas abiertas que el Sr. Cura [José María Martínez] dirigía a
sus hijos de Coalcomán, se pusieron las cosas muy revueltas y
peludas, parece que retrocedimos a los meses de j u n i o y j u l i o
[de 1929].
Con las cartas que el Sr. Cura mandó aunque nada tenían
de malo, en cuanto se dieron cuenta hicieron un mitote grande
[... ] [En el rancho Las Tabernas] dieron el asalto con tanta bizarría que hubo más de cinco muertos, siendo uno de ellos el
padre mismo [... ] Los esbirros al regresar de su gloriosa hazaA H P E M , Gobernación, Religión, c. 8, e x p . 7-53-R-13-a. A c t a m i n i s t e r i a l
d e l 4 de m a y o d e 1930. L o s t e s t i m o n i o s d e l c o m a n d a n t e de l a policía
y d e l capitán d e l ejército q u e p a r t i c i p a r o n e n los a c o n t e c i m i e n t o s son sim i l a r e s al d e l p r e s i d e n t e m u n i c i p a l ; véase al respecto el m i s m o e x p e diente.
5 5
353
GUERRA CRISTERA
ña empezaron a tomar presos a todos los que trataban en plática el hecho del padre [... ] y destacaron un servicio de policía
secreta para cuidar a los que son de opinión del ex partido.
Desde entonces se viola el pensamiento humano, pues todas
las cartas que van para Méjico o vienen de allá son abiertas y recogidas [... ] Los catecismos los recogieron [... ]
5 6
Desde la distribución de la carta d e l sacerdote José María
Martínez, las autoridades locales estaban empleando la
coerción y el espionaje para tratar de m a n t e n e r a raya a los
católicos coalcomanenses. Y si b i e n muchos de ellos n o se
s u m a r o n a las hermandades del cura M a d r i g a l —mismas
que tras la m u e r t e de éste, además de c o n t i n u a r con su p r o cesiones p o r la sierra, f u n d a r o n u n a secta religiosa llamada
" L a Cruz de Palo"—, l o cierto es que lo veían c o m o a u n o
de los suyos. Su asesinato los agraviaba. E l 12 de mayo enviar o n u n m e m o r i a l de los hechos — a c o m p a ñ a d o de 1359 firm a s — tanto a la Secretaría de Gobernación c o m o al
Vaticano. A la p r i m e r a expresaban:
[... ] Para nosotros no ha habido arreglos y sólo se nos ha platicado. Se nos ataca todavía en nuestras creencias religiosas,
pues se ha dado muerte a u n sacerdote que en nada les perjudicó, y j u n t o con él a nuestras familias, sólo por asistir a sus actos religiosos.
Respecto a las autoridades agraristas que nos gobiernan,
sentimos respirar la atmósfera de 1926 [...]
Finalizaban su escrito a Gobernación solicitando la i m partición de justicia "retirándonos a las autoridades actuales,
p o r q u e mientras ellas nos g o b i e r n e n n o habrá paz". E n
cambio, al papa manifestaban:
[...] lo que más nos duele es no tener libertad para educar
cristianamente a nuestros hijos, habiendo llegado la actitud de
nuestros gobernantes hasta el grado de imponer multas y otros
castigos a los padres de familia que se rehusan a llevar a sus
A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie:
e x p . 457.
5 6
LNDLR,
c. 60,
354
ENRIQUE GUERRA MANZO
hijos a la escuela sin Dios [... ] únicamente pedimos de Su Santidad palabra de aliento y consuelo [... ] que fortifiquen nuestra almas para continuar con la entereza de los primeros
cristianos en la lucha por nuestros más santos ideales [... ]
5 7
A raíz d e l caso M a d r i g a l la facción agrarista vio c o m o se
erosionaba su poder. N o bastó su e m p e ñ o en m a n t e n e r
una celosa vigilancia sobre las actividades de la facción católica, a u n v i o l a n d o su correspondencia, pues n o tardaría e n
p e r d e r el c o n t r o l del ayuntamiento. A p a r t i r de 1931 llegarían a la presidencia m u n i c i p a l personas identificadas c o n
la facción católica.
Cárdenas, p o r su parte, n o tardó e n recular e n su política adoptada al finalizar la Cristiada e n Coalcomán. Pues, si
en j u l i o de 1929 se había negado a concederle al c u r a José
María Martínez que los jefes cristeros asumieran l a j e f a t u r a
de las defensas rurales de sus respectivas regiones, después de
los acontecimientos e n el rancho Las Tabernas c o m p r e n d í a
que ésa era la m e j o r salida. C o n o c e d o r de la belicosidad y
el celo religioso de los rancheros coalcomanenses temía
que se alterara la paz. De i n m e d i a t o , envió al general Pedro
C. Figueroa a realizar u n a investigación de los hechos, que
terminaría c o n la destitución d e l presidente m u n i c i p a l M i guel Martínez. Asimismo, Cárdenas n o m b r ó c o m a n d a n t e
de las Defensas Rurales de Coalcomán a u n o de los exjefes
cristeros, Ezequiel Mendoza Barragán — q u e c o n el grado
58
59
60
A m b o s m e m o r i a l e s e n A H U N A M / C E S U , MPyV, Organizaciones Católicas, serie: L N D L R , c. 60, e x p . 457.
U n a lista d e los p r e s i d e n t e s m u n i c i p a l e s d e C o a l c o m á n e n t r e 1920
y 1960 aparece e n ARREÓLA, 1980, p p . 292-293.
Este ú l t i m o c o m u n i c ó a Lázaro Cárdenas e l 7 de m a y o d e 1930 q u e
el g e n e r a l F i g u e r o a , p a r a l e l a m e n t e a sus investigaciones sobre e l caso
M a d r i g a l , o r d e n ó a las t r o p a s " e n p l e n a plaza y d e l a n t e de algún público", q u e r e c o r r i e r a n las rancherías d e l m u n i c i p i o e " i n f o r m a r a n a t o d o
transeúnte q u e e n c o n t r a r a n " q u e los a c o n t e c i m i e n t o s e n "Las T a b e r n a s
estaban m u y m a l h e c h o s , q u e había sido u n a a r b i t r a r i e d a d l a q u e se h a bía c o m e t i d o p o r l a A u t o r i d a d M u n i c i p a l y q u e las a u t o r i d a d e s m i l i t a r e s
la r e p r o b a b a n " . P o r l o c u a l , e l p r e s i d e n t e m u n i c i p a l solicitaba l a r e m o c i ó n de d i c h o g e n e r a l . A H P E M , Gobernación, Religión, c. 8, e x p . 7-53-B-13-a.
SÁNCHEZ y CARREÑO, 1979, sostienen q u e ésa f u e l a política d e C a r d e 5 7
5 8
ó 9
6 0
GUERRA CRISTERA
355
de c o r o n e l había sido m i e m b r o de la brigada Anacleto
González Flores, f u n d a d a p o r Navarro O r i g e l — , cargo en
el que se mantendría hasta 1942, cuando éste decidió radicar e n el estado de G u e r r e r o . D u r a n t e este p e r i o d o M e n doza Barragán fungiría c o m o la p r i n c i p a l a u t o r i d a d de la
región: Cárdenas, además de encargarle diversas comisiones — c o m o la búsqueda de posibles minas en Coalcomán,
la supervisión de los trabajos para la construcción de la car r e t e r a que debería u n i r a este m u n i c i p i o c o n Tepalcatepec y la capital d e l estado, l o que a su vez permitiría u n a
m a y o r integración de la zona al resto de la e n t i d a d — , lo
consultaba sobre los presidentes municipales que deberían
ser postulados para el cargo y le d i o a u t o r i d a d para supervisar las escuelas rurales de Coalcomán.
U n a de las primeras acciones de M e n d o z a Barragán fue
vengar la muerte de los caídos en Las Tabernas. Reunió a
u n g r u p o de hombres armados y se dedicó a perseguir a los
asesinos, a unos se les sacó de sus casas y a otros se les embosc ó : "Les matamos 7 a ellos p o r 7 que ellos nos habían matado
a nosotros, entonces [afirma M e n d o z a Barragán] sintieron
61
62
ñas e n los d i f e r e n t e s m u n i c i p i o s q u e i n t e g r a b a n e l d i s t r i t o de Coalcom á n : " a n t i g u o s jefes cristeros después de l a pacificación, pasaron a o c u p a r cargos oficiales d e n t r o de las defensas rurales q u e e m p e z a r o n
a f u n c i o n a r e n C o a l c o m á n a p a r t i r de 1 9 3 0 , a l g u n o s de ellos siguen o c u p a n d o e l cargo de jefes o c o m a n d a n t e s de dichas defensas. A l g u n o s de
ellos, c o m o e n el caso d e l G e n e r a l G u i l l e n f u e r o n p r e s i d e n t e s m u n i c i p a les de C o a l c o m á n " .
6 1
ARREÓLA, 1 9 8 0 , p . 2 6 0 , y MEYER, 1 9 9 3 , v o l . I I I , p. 1 5 7 . S e g ú n M E N D O Z A
BARRAGÁN, 1 9 9 0 , p. 3 2 9 , Lázaro Cárdenas le e x p r e s ó : '"Yo pienso que sigas
e n la z o n a y el g o b i e r n o te ayudará. A l cabo t u m o d o de g o b e r n a r es de
a c u e r d o c o n el g o b i e r n o . Q u e te quedes p a r a c u i d a r l o q u e has c u i d a d o
t a n t o s a ñ o s ' . M e d i o n o m b r a m i e n t o p o r escrito de j e f e de operaciones y
así la pasé hasta el a ñ o de 1 9 4 2 " .
E n sus m e m o r i a s , MENDOZA BARRAGÁN, 1 9 9 0 , p . 3 3 6 , r e c o r d a b a el caso
d e l s i g u i e n t e m o d o : "Más de 3 0 0 voces e n t o n a b a n a a q u e l a r m o n i o s o cant a r [ c u a n d o ] [...] a q u e l l a alegría f u e i n t e r r u m p i d a p o r u n a descarga de
p i s t o l a y 3 d e t o n a c i o n e s c a r a b i n a 3 0 - 3 0 ; e n e l e x t r e m o de abajo de la g e n te q u e cantaba, o t r o descargue de p i s t o l a y m u c h a s d e t o n a c i o n e s de máuser; e n e l e x t r e m o de a r r i b a d e l g r u p o c a n t a n t e , t o d o se volvió susto y l l o r o , y c a r r e r e a r de m u c h a gente p a r a todas partes h u y e n d o de los diablos
c o n cara d e h o m b r e s y hechos d e m o n i o s " .
6 2
356
ENRIQUE GUERRA MANZO
feo, se quejaron a M o r e l i a " ante Lázaro Cárdenas. Este últim o , tras informarse de los hechos, comisionó a u n general
para que le preguntara a Mendoza Barragán lo que debería
hacerse, a lo cual éste respondió: destituir al presidente m u nicipal y "poner nuevos empleados, pero que el presidente n o sea de aquí, y si es del ejército será m u c h o mejor, para
que n o tenga componendas c o n nadie, pero sí con la sana
justicia que aquí debe reinar para evitar zafarranchos d o l o r o sos c o m o el que ahora estamos p a d e c i e n d o " .
E l nuevo presidente m u n i c i p a l sería u n teniente d e l ejército federal, s o b r i n o de u n amigo de Ezequiel M e n d o z a
Barragán. C u a n d o e l p r i m e r o fue presentado p o r su tío a
Mendoza Barragán, le expresó: " M i r a sobrino, en todos estos
campos y pueblos la palabra de Ezequiel a sido respetada
casi de todos [...] su papá es m u y m i amigo, son r a n c h e r i tos p e r o m u y honrados y m u y trabajadores e n agricultura y
ganadería; este Ezequiel, ha sido de la confianza de los dos
gobiernos: el Eclesiástico y Civil [ . . . ] " A lo que el nuevo presidente m u n i c i p a l respondería, recuerda M e n d o z a Barragán, que Cárdenas ya le había hablado de él y que le traía
" u n saludo verbal de Lázaro Cárdenas para usted y la súplica de d e c i r m e c ó m o se p u e d e n resolver los problemas que
tanto h a n afectado a Coalcomán ahora después de los arreglos efectuados entre e l Estado y la Iglesia". E n adelante,
los presidentes m u n i c i p a l e s serían aquellos que n o chocar a n c o n la a u t o r i d a d de M e n d o z a Barragán, el cual trataría
de p r o t e g e r parte de los intereses de la facción católica: religión, p r o p i e d a d y derecho de los padres de familia a e d u car a sus hijos c o n f o r m e a sus creencias.
63
64
65
6 3
M E N D O Z A BARRAGÁN, 1990, p p . 3 4 2 y 3 4 9 .
6 4
M E N D O Z A BARRAGÁN, 1 9 9 0 , p p . 348-349 y 352-353.
Así, e n los años t r e i n t a los inspectores d e l a z o n a escolar q u e c o m prendía a C o a l c o m á n r e i t e r a b a n a la SEP q u e , d a d o el h o s t i g a m i e n t o de las
autoridades civiles y l a fuerza d e l c l e r o e n la región, la o b r a de los maestros
rurales e n c o n t r a b a serias l i m i t a c i o n e s . A d e m á s , d e b i d o al a i s l a m i e n t o d e
la zona y a los bajos salarios, l a mayoría de los maestros tenían q u e ser c o n tratados de e n t r e los habitantes d e l m u n i c i p i o , l o q u e i m p l i c a b a , aducía u n
inspector, q u e el m a g i s t e r i o sea " r e c l u t a d o de e n t r e curas, sacristanes e h i jas d e María, q u e e n m u c h o s casos s i m p a t i z a r o n c o n l a revolución cristera
6 5
GUERRA CRISTERA
357
De este m o d o , Mendoza Barragán, e n su doble función
de jefe de las defensas rurales e inspector escolar estatal del
distrito de Coalcomán, no toleró que los maestros —estatales
o federales— atentaran contra la religión católica y amonestó, afirma en sus memorias, a aquellos que d i e r a n "malas enseñanzas" socialistas o ateas que " r e p u g n a b a [n] a los
padres de familia y alegaban c o n los ya dichos profesores
hasta desterrarlos de las escuelas o matarlos c o m o lo hicier o n e n varias partes d e l Distrito":
Me fui [agrega Mendoza Barragán] escuela por escuela diciéndoles a los profesores que ellos se limitaran a enseñar a leer, a escribir y a contar [... ] que era lo único que necesitaban los alumnos [... ] ya sabían que era un ranchero sin escuela y por lo
mismo [algunos] pensaban convencerme de que había otras cosas muy importantes que los alumnos debían conocer y que el
profesor exigía fuertemente, yo me limité a decirles que: allí sólo reinaba la voluntad de los padres de familia y no la voluntad
del cochino socialismo liberal [... ] y para terminar aquí hacen
ustedes la voluntad de los padres de familia o se quedan sin
alumnos, o sin vida como ya se vio en la escuela del Tarazco, donde el profesor no quiso obedecer a los padres de familia [y lo mataron] [... ] Algunos de ellos comprendieron m i razón y siguieron trabajando sin contrariar a los papas de los alumnos.
En cambio otros me salían con que todos teníamos que obedecer las órdenes del Supremo Gobierno [... ] aquellas palabras
me hicieron coraje y les dije: "Ustedes creen que el gobierno Cesar es el supremo, pues están muy equivocados [... ] Dios [es el]
Supremo Gobierno [... ] el que no conoce al Verdadero Dios; a
cualquier puerco se le arrodilla aunque lo enlode" [.. . ]
6 6
q u e asoló l a r e g i ó n e n 1 9 2 8 " . E n l a o p i n i ó n d e l i n s p e c t o r , ahí radicaba la
razón de q u e e l m a e s t r o p e r m a n e c i e r a " i m p r e p a r a d o , i n d o l e n t e , i n a c t i vo, ideológicamente contrario al G o b i e r n o de la Revolución Mexicana y
p o r t a l m o t i v o m e r e c e o q u e se le p r e p a r e y a m o l d e a las nuevas ideas o
se le s u p r i m a d e f i n i t i v a m e n t e " . Pues, agrega, se t r a t a d e u n p r o f e s o r que
le p i d e "consejo" y p r o t e c c i ó n a l c u r a "a fin de q u e los p o b l a d o s n o los
m o l e s t e n e n su l a b o r " . A H S E P , DEF, c. 1 5 9 , e x p . 1 8 , H e s i q u i o Ramírez a
la SEP, 2 de j u n i o de 1 9 3 5 . Para otras quejas similares véanse c. 1 5 2 , exp. 3 5
y e . 160, exp. 1 0 2 .
MENDOZA BARRAGÁN, 1 9 9 0 , p . 3 8 2 . Este ú l t i m o n o s ó l o p r e s i o n ó a los
profesores p a r a q u e se l i m i t a r a n a enseñar a e s c r i b i r y c o n t a r , también
6 6
358
ENRIQUE GUERRA MANZO
Así, Lázaro Cárdenas durante su gubernatura aprovechó
pragmáticamente la autoridad de u n líder regional fuerte
que garantizara el o r d e n local y cierto grado de c o n t r o l de la
zona p o r parte del Estado, sin importar que varios de los p r i n cipios que éste p r o p u g n a b a fueran sacrificados. L a gubernatura de Benigno Serrato (1932-1934), caracterizada p o r su sello conservador y anticardenista, n o alteraría la hegemonía
de la facción católica coalcomanense. Y los gobernadores
que se sucedieron entre 1934y 1940, todos ellos cardenistas, n o
se esforzaron p o r p r o m o v e r el agrarismo en u n a zona en la
que el p r o p i o Cárdenas había preferido sacrificar los ideales
en aras de m a n t e n e r el o r d e n público.
67
68
CONCLUSIONES
En lo que concierne a los argumentos de Jean Meyer sobre
el carácter de la g u e r r a cristera en la región, nuestro recuento de los hechos militares obliga a u n a matización de
los mismos: entre 1927 y 1929 n o h u b o u n a "república autón o m a " n i los cristeros f u e r o n u n ejército invencible en cada
hay i n d i c i o s de q u e e n a l g u n o s planteles l o g r ó q u e se diesen clases de r e ligión. Véanse las d e n u n c i a s de a l g u n o s profesores q u e se r e h u s a b a n a
e l l o e n A G N , Presidentes, A. Rodríguez, e x p . 1 3 9 . 3 / 7 1 .
MENDOZA BARRAGÁN, 1990, p p . 396-397, se u f a n a e n r e c o r d a r q u e él
veía a los agraristas c o m o l a d r o n e s , y c o m o era c o n t r a r i o a los " l a d r o n e s " ,
se d e d i c ó a c o m b a t i r l o s : " m e a c o m o d é c o n los blancos [facción católica]
y les o r d e n é q u e n o le n e g a r a n [ t r a b a j o ] a los p o b r e s y q u e les p r e s t a r a n
auxilios e c o n ó m i c o s [... ] y así todos serían e n n u e s t r o f a v o r y triunfaríamos c o n l a a y u d a de D i o s " .
MORENO, 1980, p p . 62-63, resume d e l siguiente m o d o l a g u b e r n a t u r a
serratista y l a figura d e l g o b e r n a d o r : "Era B e n i g n o Serrato u n católico a n tiagrarista q u e , apenas l l e g a d o al p o d e r , trató de q u e b r a n t a r todas las i n i ciativas y realizaciones cardenistas, c o n t r o l a n d o los puestos m u n i c i p a l e s ,
las c u m i e s d e las cámaras y los cargos de l a m i s m a C o n f e d e r a c i ó n Revolucionaría M i c h o a c a n a d e l T r a b a j o [ l a c r i a t u r a s i n d i c a l de Cárdenas, f u n dada e n 1 9 2 9 ] . Presionó a los t r i b u n a l e s e n favor d e los p a t r o n e s y sistemát i c a m e n t e q u i n t a c o l u m n ó a l a CRMDT, q u e f u e p e r d i e n d o sus m e j o r e s y
más e m p r e n d e d o r e s m i e m b r o s , sustituidos d e i n m e d i a t o p o r católicos.
A b r i ó , así, u n a política d e g r a n t o l e r a n c i a y c o m p o n e n d a s c o n los h a c e n dados [ . . . ] "
6 7
6 8
359
GUERRA CRISTERA
batalla. E l carácter de la guerra asumió otra f o r m a : el empleo de tácticas guerrilleras y la sierra c o m o base de operaciones p o r parte de los cristeros, hacia d o n d e buscaban
atraer al ejército para emboscarlo. Pero aislados d e l alto
m a n d o de la liga, m a l armados y c o n rivalidades entre los
propios jefes rebeldes, su capacidad para conquistar y m a n tener plazas importantes siempre fue m u y débil. E n camb i o , el ejército y sus aliados agraristas mantenían p o r lo
general la ofensiva y el c o n t r o l de las cabeceras municipales
de la zona, aunque n u n c a l o g r a r o n d e r r o t a r a los cristeros
e n la sierra.
Por o t r o lado, el caso de Coalcomán p e r m i t e asomarnos
a u n a problemática m u y peculiar e n el proceso de centralización d e l Estado posrevolucionario: el de la interacción de
éste c o n las facciones rivales a los principios que p r o p u g n a b a n sus edificadores. De esta manera, la política de Plutarco
Elias Calles e n materia de religión, tanto d u r a n t e su presidencia (1924-1928) c o m o e n el M a x i m a t o (1928-1934), encontró u n a fuerte oposición e n Coalcomán, y aunque el
acuerdo Iglesia-Estado de j u n i o de 1929 permitió la pacificación de la zona, ello n o implicó para los feligreses coalcomanenses a b a n d o n a r la f o r m a e n que practicaban su
religión. Incluso las hermandades de la "Cruz de Palo" desafiaban abiertamente a las autoridades c o n sus peregrinaciones públicas.
E n 1929 Lázaro Cárdenas, a q u i e n correspondió gestion a r tanto la pacificación de la zona c o m o sentar las bases
para su integración política, creía que el o r d e n público en
Coalcomán podría ser garantizado neutralizando a los antiguos jefes cristeros, respetándoles su regreso a la vida privada, p e r o alejándolos de toda actividad política. Prefirió
apoyar a u n a facción agrarista, tal y c o m o lo había hecho en
otras regiones de la e n t i d a d c o n buenos resultados. Pero
e n Coalcomán n o fue así, la facción agrarista n o logró en69
E n Z a m o r a , u n f u e r t e bastión d e l c a t o l i c i s m o , e l líder agrarista J u a n
Gutiérrez Flores p u d o , e n t r e 1 9 2 7 y 1 9 4 0 , asegurar e l o r d e n l o c a l y e r o sionar g r a d u a l m e n t e l a h e g e m o n í a d e l c l e r o sobre e l c a m p e s i n a d o . Véa6 9
se GUERRA M A N Z O , 1 9 9 9 , y BECKER, 1 9 9 5 , p p .
86-87.
360
ENRIQUE GUERRA MANZO
cauzar institucionalmente sus conflictos c o n la facción católica n i socavar el p o d e r de ésta, a pesar d e l e m p l e o de la violencia, c o m o se demostró en el caso Madrigal. L a mediación
política p r e d o m i n a n t e tuvo que ser de signo católico. Aparece así u n a f o r m a de mediación política enraizada e n razones territoriales y cualitativas, p r o p i c i a d a p o r el aislamiento
de la zona y la debilidad de la autoridad estatal para hacer
c u m p l i r algunas políticas públicas e n la región, especialm e n t e en materia religiosa.
D e b i d o a que Coalcomán se había mostrado c o m o el
p r i n c i p a l bastión michoacano de los cristeros, Cárdenas en
su g u b e r n a t u r a (1928-1932), al igual que quienes le suced i e r o n e n el ejecutivo estatal en los años treinta, terminó
apostando al aseguramiento del o r d e n público, aunque ello
i m p l i c a r a reconocer c o m o autoridades locales a facciones
de signo c o n t r a r i o a sus ideales. A l parecer, en sus cálculos
r o m p e r c o n el aislamiento de Coalcomán obligaba a e m p r e n d e r sobre t o d o cambios materiales más que culturales,
c o m o la construcción de carreteras.
SIGLAS Y REFERENCIAS
AGN
A r c h i v o G e n e r a l de la N a c i ó n , M é x i c o .
F o n d o : Presidentes.
Ramos: Obregón/Calles.
Lázaro Cárdenas.
F o n d o : Gobernación.
R a m o : Dirección General de Gobierno (DGG).
AHCEM
A r c h i v o Histórico d e l C o n g r e s o d e l Estado de M i choacán.
AHPEM
A r c h i v o Histórico d e l P o d e r E j e c u t i v o d e l Estado de
Michoacán.
F o n d o : Gobernación.
S e c c i ó n : Religión.
AHSEP
A r c h i v o Histórico de l a Secretaría de E d u c a c i ó n Pública.
F o n d o : Dirección de Educación Federal
(DEF).
A H U N A M / C E S U A r c h i v o Histórico de l a U N A M / C e n t r o d e Estudios sobre la U n i v e r s i d a d .
F o n d o : Miguel Palomar y Vizcarra
(MPyV).
S e c c i ó n : Personal.
GUERRA CRISTERA
361
Organizaciones Católicas.
F o n d o : Liga Nacional Defensora de la Libertad
Religiosa
(LNDLR).
ALCÁNTARA SÁEZ, M a n u e l
1995
Gobernabilidad, crisis y cambio. M é x i c o : F o n d o d e C u l t u ra E c o n ó m i c a .
A N D A , M a n u e l de
1977
" I n f o r m e relativo a l a e x p l o r a c i ó n d e l D i s t r i t o d e
C o a l c o m á n . Presentado a l Sr. M i n i s t r o d e F o m e n t o " ,
e n Anuario,
2, pp. 165-234.
ARREÓLA CORTÉS, Raúl
1980
Coalcomán. Monografías M u n i c i p a l e s d e l Estado d e
M i c h o a c á n . M o r e l i a : G o b i e r n o d e l Estado.
BECKER, M a r j o r i e
1995
Setting the Virgin on Fire. Lázaro Cárdenas,
Peasants, and the Redemption of the Mexican
Berkeley: U n i v e r s i t y o f C a l i f o r n i a Press.
Michoacán
Revolution.
CHOWELL, Martín
1959
Luis Navarro Origel. E l primer cristero. M é x i c o : Jus.
COCHET, H u b e r t
1991
Alambradas en la sierra. Un sistema agrario en México. La
sierra de Coalcomán. M é x i c o : E l C o l e g i o d e M i c h o a c á n .
F O G L I O MiRAMONTEs, F e r n a n d o
1936
Geografía económica agrícola del estado de Michoacán. México: I m p r e n t a d e la Cámara de D i p u t a d o s , 3 vols. + atlas.
GELLNER, E r n e s t
1977
" P a t r o n s a n d C l i e n t s " , e n GELLNER y WATERBURY.
GELLNER, E r n e s t y J o h n WATERBURY
1977
Patrons and Clients in Mediterranean
Duckworth.
Societies. L o n d r e s :
GUERRA M A N Z O , E n r i q u e
1998
" L o s i n t e r m e d i a r i o s políticos y l a reconstrucción d e l
p o d e r l o c a l e n M i c h o a c á n ( 1 9 2 0 - 1 9 4 0 ) " . Tesis d e doct o r a d o e n ciencia social. M é x i c o : E l C o l e g i o de M é x i c o .
1999
" P o d e r r e g i o n a l y m e d i a c i ó n política e n e l Bajío Zam o r a n o " , e n Historia Mexicana, X L I X : 4 ( 1 9 3 ) (jul.-sep.),
pp. 95-135.
362
ENRIQUE GUERRA MANZO
M E N D O Z A BARRAGÁN, E z e q u i e l
1990
Testimonio cristero. Memorias del autor. M é x i c o : Jus.
MEYER, J e a n
1993
La cristiada, v o l . I I I . Los cristeros. M é x i c o : Siglo V e i n t i u n o Editores.
1999
La cristiada, v o l . I . La guerra de los cristeros. M é x i c o : Siglo V e i n t i u n o Editores.
MEYER, J e a n y J o h n W O M A C K
1980
"Diálogos sobre historiografía d e l a revolución m e x i cana", e n Casa del Tiempo, 3 ( n o v . ) , p p . 4-12.
MONROY, H . G u a d a l u p e
1985
Política educativa de la Revolución (1910-1940).
Secretaría d e E d u c a c i ó n Pública.
México:
M O R E N O GARCÍA, H e r i b e r t o
1980
Guaracha. Tiempos viejos, tiempos nuevos. M é x i c o : E l C o legio de Michoacán.
OIKIÓN, Verónica
2000
" E l g o b e r n a d o r Lázaro Cárdenas e n pos d e l a rebelión
escobarista, 1929", e n Sólo Historia ( a b r . J u n . ) , p p . 70-74.
OLIVERA SEDAÑO, A l i c i a
1966
Aspectos del conflicto religioso de 1926 a 1929. Sus antecedentes y consecuencias. M é x i c o : I n s t i t u t o N a c i o n a l d e
Antropología e Historia.
PURNELL, J e n n i e
1999
Popular Movements and State Formation in Revolutionary
México. The Agraristas and Cristeivs of Michoacán. D u r h a m : D u k e U n i v e r s i t y Press.
Rius FACIUS, A n t o n i o
1966
México cristero. Historia
co: Patria.
de la ACJM, 1925 a 1925. Méxi-
SÁNCHEZ, G e r a r d o y G l o r i a CARREÑO
1979
" E l m o v i m i e n t o cristero e n el Distrito de Coalcomán, M i choacán, 1927-1929", e n Boletín del Centro de Estudios de la
Revolución Mexicana "Lázaro Cárdenas', n:2, p p . 99-121.
WOMACK, J o h n Jr.
1985
Zapata y la revolución mexicana. M é x i c o : Secretaría d e
E d u c a c i ó n Pública-Siglo V e i n t i u n o E d i t o r e s .
Descargar