Hoja nº 32

Anuncio
«Sed molestos: sed arena, no el aceite en el engranaje del mundo»
(Günther Eich)
(Dedicadas a su hijo a raíz de recibir una carta de su mujer en la que le decía que no comía más
que pan y cebolla)
La cebolla es escarcha
Tu risa me hace libre
Ser de vuelo tan lato,
cerrada y pobre.
me pone alas.
tan extendido,
Escarcha de tus días
Soledades me quita ,
que tu carne es el cielo
y de mis noches.
cárcel me arranca.
recién nacido.
Hambre y cebolla,
¡Si
yo pudiera
Boca que vuela,
hielo negro y escarcha
remontarme
al origen
corazón que en tus
grande y redonda.
de
tu
carrera!
labios relampaguea
Al octavo mes ríes
En la cuna del hambre
Es tu risa la espada
con cinco azahares.
mi niño estaba.
más victoriosa,
Con cinco diminutas
Con sangre de cebolla
vencedor de las flores
ferocidades.
se amamantaba.
y las alondras
Con cinco dientes
Pero tu sangre,
Rival del sol.
como cinco jazmines
escarchada de azúcar,
Porvenir de mis huesos
adolescentes.
cebolla y hambre.
y de mi amor.
Una mujer morena
resuelta en luna
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te traigo la luna
cuando es preciso.
La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuanto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!
Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en tus ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que mi alma al oírte
bata el espacio.
Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.
Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.
Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.
Miguel Hernández
Ponte en contacto con nosotros:
Pasaje de Can Menor s/n, 28007 Madrid
[email protected]
Alimentación saludable y ética
Hoja nº 32- 25-de Marzo del 2001
tírame a un contenedor azul, para que me vuelvan a reciclar. Recuerda: reduce, reutiliza, recupera, recicla.
Leer la indicación de ingredientes del envoltorio de los productos./En caso de advertir
o tener conocimiento de que algún producto lleva ingredientes modificados genéticamente
comunicarlo a la ONG./Llamar a los teléfonos de atención al cliente de las empresas pidiendo garantías de que sus productos no contienen ingredientes modificados genéticamente. Si te
aseguran que “no”, pregúntales por qué entonces no lo anuncian así en la etiqueta./ Llama al
teléfono del cliente de NABISCO 900.30.24.24 y expresa tu preocupación y tu protesta./ No
olvides que los alimentos más seguros, desde todos los puntos de vista, son los de cultivo
biológico. Infórmate./ Cuantos menos productos y en menos cantidad comamos de alimentación industrial, tanto mejor para nuestra salud y para el medio ambiente.
Nanas de la cebolla
me hubieran fabricado con pasta de madera. Fabricar una tonelada de papel reciclado supone ahorrar doce árboles. Así que, por
gicas no dejándolo en manos de empresas multinacionales cuyo objetivo principal son los
enormes ingresos que generan.
Recomendaciones: Ecologistas en acción propone una serie de recomendaciones
para los [email protected]:
La HOJA DE
Estoy hecho de papel reciclado. Para fabricarme han ahorrado TRES VECES más energía que si
Recientemente estamos viendo la actualidad informativa, inundada de noticias en
relación a nuestra seguridad alimenticia. Escuchando cómo las ventas de vacuno descienden
drásticamente, es casi inevitable una reflexión sobre el poder que tiene el consumidor cuando
decide ejercerlo responsablemente.
Los problemas en el sector, la mayoría de las veces surgen cuando una desaforada
búsqueda del máximo beneficio, supera las elementales consideraciones éticas que una práctica como ésta demanda: introduciendo nuevos métodos sin valorar las consecuencias, reduciendo calidades, etc…Estas negligencias se ven respaldadas por la falta de información que
suele acompañarnos, en el momento de escoger los productos que luego llevamos a casa, bien
porque no nos detenemos a buscarla, o sencillamente porque no se nos da.
Sin embargo, la preocupación por saber algo más sobre los productos de los que nos
alimentamos va creciendo paulatinamente. Cada vez son más frecuentes las peticiones e incluso exigencias de determinada información en el etiquetado de los alimentos, tales como: la
procedencia, si son o no fruto de alteraciones genéticas, los piensos ingeridos por los animales para ser engordados, etc. En la mayoría de los casos, son reclamaciones para preservar la
salud, pero estas deberían irse uniendo, también a otras, si queremos que la ética forme parte
también de nuestra cultura alimenticia y de consumo en general. Nos referimos a cuestiones
tales como las condiciones en las que los animales viven hasta servirnos de alimento, la mano
de obra, (en algunos casos infantil o de inmigrantes penosamente pagados), las consecuencias
para el medio ambiente de determinadas explotaciones. Por supuesto que estas circunstancias acaban finalmente afectando al precio
y a la calidad final, pero en ocasiones nuestra
preocupación se dirige más al envoltorio del
producto y a la fotografía que los anuncia.
Algunos aspectos relacionados con
todo esto a tener en cuenta:
- El uso de pesticidas y abonos en ciertos cultivos que dañan el medio ambiente de la región productora.
- Ciertos países poseen monocultivos de café,
favor, si ya no me necesitas regálame a alguien, devúelveme al lugar donde me cogiste o
mandioca, trigo, soja, cacao, tabaco, etc. Estos países son muy vulnerables al precio marcado en
los mercados internacionales, agravado por el auge de multinacionales con poder para suplantar
cultivos autóctonos por otros más “demandados”.
- Gran parte de las frutas, hortalizas y verduras cultivadas en España son recolectadas por
inmigrantes. A veces el empresario se aprovecha de esta situación para disminuir los salarios o
incrementar las horas de trabajo.
- Parte de la carne importada por la Unión Europea y Estados Unidos procede de campos que
anteriormente fueron bosques. Con lo que desaparece gran parte de tejido vegetal. Normalmente
en las zonas tropicales, la deforestación por estas prácticas conlleva un empobrecimiento del
terreno y posterior desertificación disminuyendo las expectativas de los pequeños agricultores y
ganaderos.
Alimentos transgénicos. ¿Sabemos lo que comemos?
¿Qué son los alimentos transgénicos? Son alimentos obtenidos por manipulación genética.
Proceden de organismos en los que se han introducido genes de otras especies por medio de la
ingeniería genética o que han sufrido una modificación de la expresión de sus genes.
¿ Pueden afectar a nuestra salud? Existe una gran polémica respecto a este tema entre
científicos a favor y en contra y hay protestas de consumidores, ecologistas, sindicalistas y agricultores. Las críticas hechas a los alimentos transgénicos respecto a cómo podrían afectar a nuestra salud son varias:
-
Pueden provocar tumores y otras enfermedades como sarcomas y leucemias. En
contraposición a esta crítica, hay otros científicos que aseguran que ninguno de estos
alimentos transgénicos comercializados contiene un gen que lo cause, pero sí que es
cierto que algunos pueden producir un crecimiento tumoral en plantas que al parecer es
exclusivo de vegetales, sin embargo aun con esta afirmación se elimina.
-
La posible transferencia de los genes de resistencia a antibióticos a nuestras poblaciones bacterianas intestinales haciéndose inmunes, un problema sobre el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no deja de alertar. Sin embargo, aquellos científicos a favor, dicen que esta aparición de resistencia no ha podido ser demostrada y
continúan diciendo que la OMS en 1993 celebró un seminario sobre este tema y las
conclusiones obtenidas fueron que la presencia de estos genes en los alimentos no
constituye un problema de salud, sin embargo continua diciendo que los últimos desarrollos tienden a eliminarlos (¿por si acaso?).
-
Gran vacío de conocimiento sobre el comportamiento de los genes del organismo a
modificar.
¿ Pueden afectar al medio ambiente?
-
Los cultivos transgénicos que se realizaron en años recientes estuvieron encaminados a la creación de plantas resistentes a herbicidas, poniendo en peligro gran variedad
de especies vegetales además de microorganismos del suelo.
-
Podría haber un escape de genes siendo transferidos a poblaciones de plantas silvestres relacionadas con los cultivos mediante el flujo de polen. Esto puede crear híbridos
de malas plantas silvestres causando graves daños en cultivos y ecosistemas naturales.
-
Posible desplazamiento de las especies autóctonas de sus nichos ecológicos por las
plantas modificadas con las consecuencias a menudo imprevisibles e incontrolables.
Conclusión Existen diversas opiniones contradictorias acerca de los alimentos transgénicos
por parte de la comunidad científica, ¿ de quién nos fiamos?. Las preguntas que surgen de todo
esto son: si no parece haber una opinión clara de los alimentos transgénicos, ¿ por qué se comercializan?. ¿ Quién nos asegura que son nocivos para la salud y el medio ambiente?, ¿el tiempo?.
¿Acaso somos animales de experimentación?....
Desde movimientos ecologistas y organizaciones sindicales se cree necesario promover un amplio debate social acerca de
los alimentos transgénicos. Parece ser que
las multinacionales agroquímicas con el
beneplácito de los gobiernos eluden el
debate e introducen estos alimentos en
nuestros estómagos sin nuestro consentimiento al no existir un etiquetado que los
identifique. Es que nosotros que los tomamos, ¿no contamos?.
PRODUCTO
MARCA
I. TRANSGÉNICO
Galletas
ÁRTIACH
Almidón de maíz
Galletas
DIGESTA
Almidón de maíz
Galletas
OREO
Almidón de maíz
Preparados
ROYAL
Almidón de maíz
Papilla infantil
SMILAC
Harinas de maíz y soja
Papilla infantil
PULEVA
Harinas de maíz y soja
Preparados
ENSURE
Harinas de maíz y soja
Prep. infantiles
Se pide ciencia pero con prudencia, y
sobre todo más democracia para decidir Prep. de cacao
sobre las políticas científicas y tecnoló- Alimento mascotas
Piensa globalmente...
!
!
Las ganaderías de las multinacionales de la !
hamburguesa, son engordadas a base de
piensos, procedentes en su mayor parte del
“Tercer Mundo”. Allí se destruyen bosques
tropicales para pastos y forraje, a la vez que
los grandes latifundios dejan a los pequeños
campesinos sin empleo o sin tierras, viéndose éstos obligados a ocupar tierras vírgenes
para su subsistencia.
En los últimos 30 años se ha multiplicado !
por 10 el uso de aditivos artificiales en los
alimentos. El consumo medio de proteínas,
grasas y calorías por habitante supera las cantidades recomendadas en un 100%, 70% y
50% respectivamente. Al consumirse cada
vez menos productos locales, se requiere el
transporte, a veces a miles de km., que consume mucha energía y produce contaminación.
NUTRIBEN Harinas de maíz y soja
EL DATIL
Almidón de maíz
FRISKIES
Soja
y Actúa localmente
Es contradictorio lamentarse de la destrucción de los bosques tropicales mientras comemos en una multinacional de carne alimentada con piensos brasileños. Además
el volumen de residuos generado es varias
veces superior al consumido y los alimentos son más manipulados. También perjudicamos al pequeño comercio perdiendo el
trato cercano y la cultura del bar.
Compra productos locales, a ser posible
frescos (los menos manipulados). Un pollo
criado en el campo es un 20% más caro
pero se ha engordado sin hormonas y de
una manera más respetuosa con la naturaleza. Los alimentos integrales son más ricos en fibra, vitaminas y proteínas. Evita
los empaquetados excesivos y lee los etiquetados: los E-número son productos químicos, muchos de ellos poco sanos.
Descargar