Bloque tematico IV - Colegio de Bachilleres

Anuncio
SECRETARÍA GENERAL
DIRECCIÓN DE PLANEACIÓN ACADÉMICA
MATERIAL DIDÁCTICO MULTIMEDIA
TALLER DE LECTURA Y REDACCIÓN II: HABILIDADES
COMUNICATIVAS
BLOQUE TEMÁTICO IV: PANORAMA DE LA LITERATURA
MEXICANA (DEL SIGLO XVI AL XIX)
Autora: María Corelis Arredondo Porto
Asesora Pedagógica: Elizabeth Cornejo Cortés
Septiembre,2010
1
MAPA DEL CURSO
TALLER DE LECTURA Y REDACCIÓN II: HABILIDADES
COMUNICATIVAS
BLOQUE TEMÁTICO IV: PANORAMA DE LA LITERATURA MEXICANA
(DEL SIGLO XVI AL XIX)
INTRODUCCIÓN
PROPÓSITO
PROBLEMÁTICA SITUADA
1. Lectura estratégica del texto literario
1.1 El texto literario
Actividad de Aprendizaje 1
1.2 Comprensión del texto literario
Actividad de Aprendizaje 2
1.3 Análisis e interpretación
Actividad de Aprendizaje 3
Resumen
2. Panorama de la literatura mexicana (siglo XVI al XIX)
2.1 Marco histórico mundial en los siglos XVI al XIX
2.2 Panorama de la literatura mexicana
2.3 Autores y obras representativos
Actividad de Aprendizaje 4
Resumen
3. Reseña critica
3.1 Características: función y estructura
3.2 Elementos
3.3 Redacción
Actividad de aprendizaje 5
Resumen
RECAPITULACIÓN
ACTIVIDADES DE CONSOLIDACIÓN
FUENTES DE INFORMACIÓN
2
Introducción:
La asignatura de Taller de lectura y redacción II, forma parte del área
básica y pertenece al campo disciplinario de Lenguaje y Comunicación, se
imparte en segundo semestre.
La materia pretende optimizar la relación del estudiante con su
entorno a partir del desarrollo de las habilidades comunicativas: escuchar,
hablar, leer y escribir; por ello debe apropiarse de metodologías que le
permitan conocer, analizar, reflexionar y valorar su contexto, promueve la
aplicación de conocimientos y destrezas para crear, comprender textos
tanto de divulgación científica como literarios.
El Colegio de Bachilleres perfila su concepción pedagógica hacia un
modelo educativo sustentado en la educación humanista, tiene como meta
desarrollar competencias genéricas referidas a la autorregulación y cuidado
de sí mismo; al aprendizaje autónomo, al pensamiento crítico, a la
comunicación, al trabajo colaborativo y a la participación en sociedad.
Una vez mencionado lo anterior, históricamente el conocimiento ha
pasado de generación en generación, en un principio era oral, el folclore
literario es parte de un pueblo, son las manifestaciones literarias primitivas,
populares o indígenas de origen remoto, que la tradición ha conservado:
cantares, cuentos, adivinanzas, oraciones, entre otras. No se conocen sus
autores ni su antigüedad.
La literatura folclórica, está constituida por obras personales de
autores identificados, posteriores a la Conquista.
El fenómeno de la mezcla cultural ha ocurrido en todos los tiempos y
lugares de la historia, cuando el pueblo invadido o conquistado tiene un
elevado nivel de evolución, su influencia es inevitable: lo nuevo y lo
beneficioso es aprendido por los sometidos, y lo mismo sucede en sentido
inverso.
En el siglo XVI, la literatura fue principalmente historia y crónica, y en
menor grado, poesía épica. En el siglo siguiente la historia que se refiere a
la conquista y a la colonia va desapareciendo y la obra de los escritores es
independiente.
A finales del siglo XVIII, después de más de trescientos años de
dominación española, el régimen español había perdido vigencia. Puede
decirse que la Colonia estaba ya agotada y se desintegraba. Los criollos,
principalmente los que viajaban, rechazaban el sistema hispánico. No
existía propiamente un sentimiento antiespañol, casi todos en mayor o
menor parte, tenían algo de hispano (padres, sangre, religión, tradición o
sentido de la vida).
3
Al paso de los siglos, los escritores mexicanos habían discutido la
necesidad de mexicanizar la literatura, se reúnen a todos aquellos poetas
que habían dejado la pluma por el sable, el momento era el preciso para un
reflorecimiento del talento nacional. Es así como el siglo XIX en México se
caracteriza porque los escritores plasmaron en sus obras los elementos que
los distinguían como mexicanos, trataron de que los lectores se sintieran
parte de un país, que reafirmaran sus raíces indígenas, que estuvieran
orgullosos de sus valores, de sus costumbres sociales y de su idioma.
En este bloque temático IV revisarás los elementos que conforman el texto
literario, conocerás el panorama de la literatura mexicana de los siglos XVI
al XIX y elaborarás una reseña crítica.
4
Propósito
¿Qué vas a lograr?
Crear textos, llevar a cabo una exposición y un debate, comprender textos
de divulgación científica y valorar textos literarios.
Trabajar en forma autónoma y colaborativa, así como la construcción e
interpretación de mensajes de acuerdo con el contexto, además de
sustentar una postura personal.
Elaborar reseñas críticas con esquema lógico, con juicios y críticas bien
argumentadas, elaborar ideas propias, y hacer reconstrucciones de
significados a partir de su experiencia lectora. Utilizar correctamente las
reglas de ortografía y de redacción
¿Qué conocimientos desarrollarás?
Habilidades comunicativas: escuchar, hablar, leer y escribir. Realizarás
tareas y adoptarás una actitud respetuosa frente a otras creencias.
¿Cómo lo realizarás?
Aplicando metodologías que le permitan conocer, analizar, reflexionar y
valorar su contexto.
¿Para qué te va a servir?
Para analizar y presentar oralmente exposiciones con apoyo de material
audiovisual.
Para ampliar tu léxico.
Para crear textos argumentativos (artículo de opinión) en el que se refleje
tu experiencia personal y tu nivel académico.
Para organizar debates.
5
Problemática situada
En la actualidad, las expresiones artísticas y culturales han jugado un papel
muy importante dentro de la ideología de un país. En México, las
costumbres y tradiciones han comenzado a olvidarse, las personas ya no
festejan el día de muertos esto se ha ido perdiendo, en comparación del
auge del “halloween”, el cual es netamente de origen sajón, los mitos y
leyendas ya no se transmiten oralmente, en la celebración de cumpleaños
ya no se cantan las mañanitas, en su lugar se escucha el “happy birtdhay to
you”, el auge de los centros comerciales, los jóvenes ya no saben lo que
fueron los mercados sobre ruedas, entre otras cosas más (cine, televisión,
videojuegos, etc), ha dado como resultado la pérdida de identidad nacional.
¿Qué es la identidad nacional?
¿Qué costumbres de la identidad nacional están presentes en los textos de
la literatura mexicana de los siglos XVI al XIX?
6
Bloque temático IV. Panorama de la literatura mexicana
(siglo XVI al XIX)
En los bloques anteriores, aprendiste a analizar por medio de sus
características y estructuras diferentes tipos de textos: funcionales, de
divulgación científica, y argumentativos, preparaste exposiciones orales y
debates con ayuda del material audiovisual, elaboraste argumentos con
bases lógicas para ello utilizaste las reglas de acentuación y de ortografía.
En este bloque podrás conocer los elementos propios del texto literario, así
como el panorama de la literatura mexicana de los siglos XVI al XIX.
Redactarás una reseña crítica, para ello tomarás en cuenta los elementos
que ya conoces, como las reglas de ortografía y de redacción. El conocer
diversos textos te será de gran utilidad tanto en tu vida académica como en
la laboral.
1. Lectura estratégica del texto literario.
La lectura estratégica como su nombre lo indica son los elementos (datos
del texto: estructura, uso del lenguaje, género literario entre otros) en los
cuales se basa el lector para reconocer un texto literario. A continuación se
mencionarán en que consiste cada uno de ellos.
1.1 El texto literario.
Un texto literario está marcado por la manera en que el autor quiere
hacernos llegar su mensaje. Suele dejar el desenlace para el final del texto,
consiguiendo con ello que el lector preste toda su atención hasta la
finalización de éste.
La realidad no se muestra tal cual es, ya que el autor nos la intenta
transmitir de un modo indirecto, a veces confuso, que deja libertad a la
imaginación del lector que, finalmente descubre la realidad que se le quería
transmitir. Esta realidad es transmitida para que el lector comprenda lo que
el autor entiende por realidad, llegando en algunos casos a crearse su
propia realidad y hacérnosla llegar, mediante el lenguaje, para que la
concibamos tal cual la ve él.
Se basa siempre en la palabra de una manera estética que puede gustar o
no, pero hace siempre un buen y correcto uso del lenguaje de una manera
bella.
7
Las funciones del texto literario
Se mencionan para que sea más fácil comprender el texto literario.
Función emotiva: está presente cuando en el texto literario prevalece la
figura del “yo”. Se utiliza sobretodo en la poesía.
Función referencial: está presente cuando lo que importa es el contenido
del texto, de lo que se habla.
Función metalingüística: está presente cuando lo importante no es el
contenido del texto, sino la manera en que está escrito, la perfección de la
gramática, la forma correcta del código expresado.
Función fática o de contacto: está presente cuando es el canal lo más
importante de la comunicación, se pone especial interés en la forma de
contacto entre emisor y receptor.
Función poética: está presente cuando el autor quiere mostrar lo que él
entiende por belleza de una manera que cualquier lector pueda concebirla
tal y como él la siente.
Elementos del texto literario
Los elementos del texto literario son: identificación de la estructura, uso del
lenguaje, género literario.
Identificación de la estructura del texto literario.
Un texto literario no es un texto informativo. En él predomina la función
expresiva del lenguaje. No consiste en decir solamente “la vida es triste”
o “el tiempo pasa muy de prisa“, sino que pretende que al leerlo se sienta
una emoción.
Los textos literarios no se limitan a decir, quieren expresar. Es decir, no
pretenden informar, comunicarnos unos datos objetivos, sino transmitir una
emoción, contagiarnos un estado de ánimo. El texto literario no busca que
el lector se “entere” de algo, sino que al leerlo sienta emociones,
sensaciones, sentimientos.
Si se trata de un texto en prosa, su estructuración vendrá configurada por
secuencias y párrafos. Se analiza la tipología textual (tipo de letra) de cada
acción descripción, narración, diálogo, monólogo, argumentación,
exposición.
Si fuera un texto narrativo extenso, habría que considerar la división en
capítulos y partes, se examinaría si hay relatos secundarios insertados en el
relato principal y si están en relación directa con él o no.
8
Analizar la estructura consistirá en señalar, razonadamente las sub
unidades lógicas de un texto y explicar qué tipo de relación existe entre
ellas.
En un texto literario puede haber una sola idea fundamental o pueden
aparecer
ideas
secundarias
vinculadas
con
ella.
Por ejemplo, entre otras muchas posibilidades, puede aparecer una idea
secundaria en cada párrafo, o repetirse la idea principal en cada parte quizá
con ligeros matices, o, tras una serie de circunstancias, puede aparecer la
idea básica sólo al final a modo de conclusión.
El lenguaje literario cuenta con las siguientes características:
Plurisignificación: el lenguaje literario da lugar a muchas interpretaciones
de un mismo texto, hace descubrir relaciones insospechadas y puede
sugerir tantos sentidos como lecturas se hagan. Muchas veces se dice que
es distinto leer un mismo libro en dos épocas distintas de la vida, o que
cada lector le da a cada libro un sentido distinto. Es, como vemos, una
característica propia y fundamental de la literatura.
Connotación: las palabras se cargan de nuevos significados que invitan al
lector a dar al texto un sentido que, generalmente, va más allá de su
significado habitual, o denotativo. El texto literario sugiere cosas, que a
veces están escondidas, entrelazadas, esperando a ser descubiertas por el
lector avispado.
Originalidad: este lenguaje huye de expresiones gastadas y típicas. Busca
crear nuevas expresiones, nuevas acepciones de palabras, incorpora. En
resumen, aprovecha al máximo el sentido figurado y usa los diferentes
recursos de la retórica en su máxima expresión (hipérboles, antítesis,
ironías,
metáforas,
etcétera).
Predominio de la función poética: entre todas las funciones del lenguaje,
esta es la más utilizada, lo que se refleja en lo siguiente:
Se busca que el lector experimente placer estético al leer, de forma que la
expresión se desvía del uso común para que produzca extrañeza y
admiración. Se atrae, de esa manera, la atracción del lector sobre el propio
código.
Los términos elegidos se seleccionan y combinan teniendo en cuenta
previamente algún tipo de equivalencia que se relaciona entre sí. En
muchos casos esta equivalencia es fonética, buscando que el sonido
asemeje la realidad que se intenta representar (ejemplo: en el silencio sólo
se escuchaba un susurro de abejas que sonaba).
El lenguaje se hace recurrente: lo que ya apareció una vez, vuelve a
aparecer de nuevo. Es también una forma de que el lector se fije en el
propio código y lo encuentre estéticamente placentero.La principal
característica del lenguaje literario es la riqueza que manifiesta en cuanto al
uso del idioma.
9
Géneros y subgéneros literarios
Los géneros y subgéneros se tratan en este apartado para que conozcas sus
características, esto es sólo una breve introducción, porque en las
asignaturas de Literatura 1 y 2 se profundizará en dichos temas. La
finalidad de mencionarlos es porque en el núcleo temático 3, se te pedirá
que analices fragmentos de una novela para elaborar una reseña crítica.
Los géneros literarios son los distintos grupos o categorías en que podemos
clasificar las obras literarias atendiendo a su contenido. La retórica clásica
los ha clasificados en tres grupos importantes: Lírico, Épico y Dramático,
aunque
existen
diferentes
formas
de
clasificarlos.
Género lírico o poético: Expresa sentimientos y pensamientos, en este
predomina la subjetividad del escritor. Suele escribirse en versos pero
también existen en prosa.
Género narrativo: Relata sucesos reales o imaginarios que le han ocurrido
al narrador o a otra persona. Es de carácter sumamente objetivo, se escribe
en prosa, aparece un inicio, desarrollo y un final.
Género dramático: Es el tipo de género que se usa en el teatro, en el que
por medio del dialogo y algunos personajes, el autor plantea conflictos
diversos. Puede estar escrito en verso o en prosa. Su finalidad esencial es la
representación ante el público.
Figura 1. Vista del interior de un teatro.
10
Figura 2. Lectura de un poema de Gabriela Mistral
Subgéneros Líricos
Oda: Composición lírica en verso, de cierta extensión y de tema noble y
elevado.
Elegía: Composición lírica.
Égloga: Composición poética del género bucólico.
Sátira: Composición lírica en verso o en prosa, que censura vicios
individuales o colectivos.
La canción: poema en verso de tema amoroso, pero puede exaltar otras
cosas.
Subgéneros Narrativos
En este género tenemos:
La epopeya: Narra una acción memorable y de gran importancia para la
humanidad o para un pueblo.
Mito. Se explica el origen de las cosas y aparecen seres de la mitología.
Leyenda. Los personajes son seres humanos, animales
o espíritus
sobrenaturales que vienen del más allá a terminar algo que dejaron
inconcluso.
11
El cuento: Popular y anónimo, o literario. Es un relato breve de una pericia
inventada, sucedida a uno o a varios personajes, con argumento muy
sencillo; a veces con una finalidad moral y se llama apólogo. Más adelante
ahondaremos en este subgénero.
La novela: Es un relato largo, aunque de extensión variable, con un
argumento mucho más desarrollado que el del cuento. Y, a diferencia de lo
que sucede con el cuento, al lector le importa no solo lo que ocurre a los
personajes, sino también lo que piensan y sienten, como evolucionan
espiritualmente y como influye en ellos la sociedad donde viven.
Figura 4. La leyenda de la llorona.
Subgéneros dramáticos:
La tragedia: Es la representación de terribles conflictos entre personajes
superiores y muy vehementes, los cuales son víctimas de grandes pasiones
que no pueden dominar; suele acabar con la muerte del protagonista.
La comedia: Es la representación, a través de un conflicto, del aspecto
alegre y divertido de la vida humana, y cuyo desenlace tiene que ser feliz.
El drama: Es la representación de problemas graves, con intervención, a
veces, de elementos cómicos, y su final suele ser sombrío.
Opera:
Composición
dramática,
en
la
que
los
personajes
cantan
12
íntegramente sus papeles, en lugar de recitarlos. Es el poema dramático
compuesto por música.
Zarzuela: Obra literario-musical, genuinamente española, en la que se
combinan escenas habladas y cantadas. Suele reflejar vivos cuadros de
costumbres, preocupaciones populares, sátiras políticas.
Figura 5. Los jóvenes preparándose para actuar.
El texto literario se divide en subgéneros, que corresponden a determinadas
características del texto. Para comprender mejor se dividirán en narrativo,
poético y dramático.
13
Narrativo
Géneros
literarios
-Cuento
-Novela
-Leyenda
-Mito
-Epopeya
Poético o
lírico
Dramático
-Poema
-Canción
-Oda
-Soneto
-Madrigal
-Tragedia
-Comedia
-Pieza
-Melodrama
-Farsa
Texto narrativo
El propósito de incluir este tema, es porque en algunas actividades de
aprendizaje aparecen cuentos, y capítulos de una novela los cuales
pertenecen al texto narrativo.
Cuando hablamos de Texto Narrativo nos referimos a aquel en el que se
realiza un relato de una serie de acontecimientos que afectan a unos
personajes y se desarrollan en un entorno determinado.
Como en todos los tipos de texto, también en toda narración pueden
distinguirse tres partes bien diferenciadas:
1) La Introducción: El autor plantea aquí la situación que va a desarrollar
y realiza la presentación de los personajes y su entorno. Es
probablemente, la parte fundamental del texto narrativo, pues de ella
depende el que la obra sea o no capaz de captar la atención del lector.
2) Desarrollo: En toda narración se plantea siempre un conflicto, un
momento cumbre en el que todas las líneas planteadas en la introducción
convergen sobre un hecho fundamental que marca todo el relato. A ese
punto central se le denomina Nudo.
3) Desenlace: Es el momento en que el conflicto planteado como nudo de
la narración llega a su conclusión. Si la Introducción capta la atención del
14
lector, y el nudo consolida la narración, el desenlace puede ser el punto en
que un relato triunfe o fracase en la mente del lector.
En cuanto a su estructura, el texto narrativo suele clasificarse en:
a) Estructura Externa: Comprende la organización física del texto; en
capítulos, partes y secuencias.
b) Estructura Interna: Abarca todos los elementos que componen el texto
narrativo: Narrador, espacio y tiempo.
El texto narrativo por su naturaleza es el que más se acerca a la vida real,
¿quién no ha leído una novela y se ha identificado con uno de los
personajes?, o cuando nos cuentan un cuento, una leyenda o un mito, y nos
animamos o nos impresiona tanto que quedamos sugestionados por los
relatos.
Dentro de la interpretación de un texto literario se tienen que ver
principalmente en cuestión del lenguaje, es decir, identificar el propósito del
mensaje. Los elementos que podemos identificar es la forma en la que el
autor utiliza la narración y la descripción, así como algunos elementos para
poder comprenderlos como lo son la denotación, connotación y las figuras
literarias.
En una obra narrativa, se utilizan la descripción, la narración.
La descripción
La descripción equivale a un retrato escrito de la persona, animal o cosa
que se está describiendo. Leer una descripción es lo mismo que estar
viendo una fotografía de aquello que se describe.
Se puede describir a personas, animales, lugares, objetos y sucesos o
acontecimientos.
Los lugares y objetos son cosas inanimadas, por medio de la descripción se
les puede dar cierta vida y movimiento. “Los árboles elevaban sus ramas al
cielo, como esperando la lluvia que saciaría su sed”. “La rueda de esa
carreta parecía gritarle a su dueño: Arréglame, que estoy a punto de caer”.
Al hacer una descripción, hay que tratar de observar el mayor número de
detalles posibles, aunque no es necesario escribirlos todos, como si fuera
una lista interminable de rasgos. Basta con explicar los tres o cuatro rasgos
que se consideren más característicos de esa persona, animal o cosa.
Al hacer una descripción hay que poner en juego la imaginación, para
penetrar más allá de lo que se ve sólo con los ojos. En esto reside, la
diferencia entre una descripción y una fotografía. Mientras que una
fotografía reproduce únicamente los reflejos de la luz en los objetos
captados, la descripción puede reproducir aspectos o elementos que no se
observan a simple vista.
15
En una descripción, es normal utilizar muchos adjetivos. Como su nombre lo
indica, estos adjetivos califican al sujeto del que están hablando, es decir,
enuncian alguna de sus características, que lo diferencian de otros sujetos
semejantes o parecidos.
Tipos de descripción
a) Topografía (descripción de un lugar)
b) Cronografía (descripción del tiempo o época en que se realiza un hecho)
c) Paralela (descripción comparativa de dos individuos)
d) Prosopografía (descripción física de una persona)
e) Etopeya (descripción moral de una persona)
f) Retrato (descripción física y moral de una persona)
Ejemplos:
Descripción topográfica
Por el rumbo del Panteón se cayeron algunas bardas viejas el día del
temblor. Al pasar, alguien oyó bajo un montón de adobes unos lastimeros
quejidos. Se puso a remover los escombros y halló el cadáver de un perro
sarnoso, que ha sido en realidad la única víctima registrada del terremoto…
Fragmento tomado de “La feria” de Juan José Arreola.
México, Joaquín Motriz, 29 a reimpresión, 2005, p. 90.
Figura 3. Derrumbe en un panteón.
16
Descripción prosopográfica
Era una mujer limpia, fresca y risueña, se vestía con telas claras,
generalmente estampadas en flores. Se Peinaba los cabellos recogidos
sobre la nuca y se empolvaba con exceso el rostro. Cuidaba mucho, por
otra parte, de sus manos, que sabía mover graciosamente como un niño o
dejar caer abandonadas sobre sus faldas en esa actitud un poco religiosa,
un poco campesina…
Fragmento tomado de “Paisajes del limbo”, del texto La
puerta en el muro de Francisco Tario, México, 2001, p. 19.
La narración
Narrar algo significa contar o relatar una o varias acciones, hechos o
sucesos que nos ocurrieron o a otras personas. También se puede narrar
acontecimientos que no sucedieron realmente, pero que uno los imagina o
inventa, como los cuentos, las leyendas, la ciencia ficción, etc.
La narración utiliza la descripción, se trata de dos recursos diferentes.
Mientras que la descripción presenta a las personas, animales o cosas de
manera estática, la narración los describe en movimiento, en acción.
La narración se diferencia del lenguaje periodístico. Mientras que en este
último interesan más los hechos y las opiniones, en la narración lo que
interesa es el elemento humano, las personas que intervienen en la
situación o en la historia que se está relatando.
Son tres los componentes principales de una narración: el ambiente, los
personajes y la acción.
Sabías que. Núm. 1
Ejemplo de narración
Don Espiridión, gordo, de estatura mediana, de pelo negro, grueso y lacio,
color más subido de moreno, sin barba en los carrillos y un bigote verdoso y
pesado sombreando un labio grueso y amoratado como un morcón; en una
palabra: un indio parecido más o menos a sus congéneres. La familia se
componía de los dos esposos, de una criada india de mediana edad, que
servía de cocinera, de recamarera y de todo lo que se ofrecía, y un
muchachillo de seis a siete años, inédito, no del todo feo y ya de razón,
pues lo enseñaba a leer doña Pascuaza para preparar su ingreso en la
escuela principal de Tlalnepantla, que aprendiese del catecismo del Padre
Ripalda…
17
Texto tomado de “Los bandidos de Río Frío”, Colección Sepan
cuántos…núm. 3, 13 a ed., Porrúa. México,1986, págs. 2 y 3.
Contexto cultural
Es la referencia de hechos sociales e históricos trascendentes que ocurren
en la época en que se ubica la obra, o cuando ésta se escribe y que puedan
guardar alguna relación con ella. Dentro del contexto, se pueden incluir
datos sobre la vida y la época del autor.
Corriente literaria
En cada época los escritores coinciden en algunos aspectos: se inclinan por
un tema determinado, dan preferencia aciertos géneros y formas o se
identifican con alguna ideología. Las características comunes a los obras de
un grupo de escritores son las que se establecen las corrientes literarias.
Éstas constituyen las modas artísticas que, a veces, se deben a la
imposición de reglas o la influencia de los hechos históricos y culturales. Se
debe partir de la lectura misma para conocer la característica de la obra.
No sirve de nada En una corriente literaria existe coincidencia de ideas,
formas de escribir y conceptos comunes sobre el arte y hasta sobre la vida
entre varios escritores de una época determinada. Ésta determina mucha de
la influencia del escritor por parte de la sociedad en la que se desarrollan
sus obras. Se hace perteneciente a determinado grupo de artistas que
comparten un mismo principio estético; de ahí que muchos autores tengan
una escritura muy parecida, que hasta parece de un mismo autor, sólo con
diferente estilo y forma.
El autor
Es aquella persona que escribe una obra, la cual pertenece a un tiempo y
lugar especifico, ésta se ve influida por la época histórica y por el contexto
en el que se desarrolla.
18
Actividad de aprendizaje 1
I. Describe lo que se te solicita a continuación.
1. A un amigo o familiar, intentando combinar la descripción física con
rasgos que expresen su carácter o personalidad.
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
2. Una fotografía de un paisaje.
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
3. Narra alguna tradición que te identifique como mexicano.
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
II. Lee el siguiente texto la crónica de Bernal Díaz del Castillo: a) Identifica
a los personajes, b) elabora la descripción de cada uno de ellos, c) describe
el ambiente en el que se lleva a cabo la narración.
Dice Bernal Díaz:
1. Antes que más meta la mano en lo del gran Moctezuma y su gran
México y mexicanos, quiero decir lo de doña Marina, cómo desde su
niñez fue gran señora y cacica de pueblos y vasallos; y es de esta
manera:
2. Que su padre y madre eran señores y caciques de un pueblo que se
dice Painala, y tenía otros pueblos sujetos a él, obra de ocho leguas
de la villa de Guazacualco; y murió el padre, quedando muy niña,
19
3. y la madre se casó con otro cacique mancebo, y hubieron un hijo, y
según pareció, queríanlo bien al hijo que había habido; acordaron
entre el padre y la madre de darle cacicazgo después de sus días,
4. y porque en ello no hubiese estorbo, dieron de noche a la niña doña
Marina a unos indios de Xicalango, porque no fuese vista, y echaron
fama que se había muerto.
5. Y en aquella sazón murió una hija de una india esclava suya y
publicaron que era la heredera
6. por manera que los de Xicalango la dieron a los de Tabasco, y los de
Tabasco a Cortés.
7. Y conocí a su madre y a su hermano de madre, hijo de la vieja, que
era ya hombre y mandaba juntamente con la madre a su pueblo,
porque el marido postrero de la vieja ya era fallecido. Y después de
vueltos cristianos se llamó a la vieja Marta y el hijo Lázaro,
8. y esto sélo muy bien, porque en el año de mil quinientos veinte y tres
años, después de conquistado México y otras provincias, y se había
alzado Cristóbal de Olid en las Higueras, fue Cortés allí y pasó por
Guazacualco.
9. Y en aquella sazón y viaje se casó con ella un hidalgo que se decía
Juan Jaramillo, en un pueblo que se decía Orizaba, delante ciertos
testigos, que uno de ellos se decía Aranda, vecino que fue de
Tabasco; y aquel contaba con caamiento, y no como le dice el
cronista Gómara.
10. Y la doña Marina tenía mucho ser y mandaba absolutamente entre
los indios en toda la Nueva España. Envió a llamar a todos los
caciques de aquella provincia para hacerles un parlamento Acerca de
la santa doctrina, y sobre su buen tratamiento, y entonces vino la
madre de doña Marina y su hermano de madre, Lázaro y se
reconocieron, que claramente era su hija, porque se le parecía
mucho.
11. Tuvieron miedo de ella, que creyeron que los enviaba (a) hallar para
matarlos, y lloraban. Y como así los vio llorar la doña Marina los
consoló y dijo que no hubiesen miedo, que cuando la traspusieron
con los de Xicalango que no supieron lo que hacían, y se los
perdonaba,
12. y les dio muchas joyas de oro y ropa, y que se volviesen a su
pueblo; y que Dios la había hecho mucha merced en quitarla de
adorar ídolos ahora y ser cristiana, y tener un hijo de su amo y señor
Cortés, y ser casada con un caballero como era su marido Juan
Jaramillo.
20
Personajes
Descripción
Descripción
ambiente
del
¿Qué costumbres de la época encontraste en el texto?
____________________________________________________________
___________________________________________________________
21
Autoevaluación del aprendizaje
I. Descripción.
1. Para la descripción de una persona debiste haber considerado el lugar, la
forma en que está vestido, características físicas y psicológicas, la situación
en la que se encuentra y las reglas de acentuación y de ortografía.
2. Para la descripción de la fotografía, debiste de haber considerado la
estación del año, los colores, el clima, los personajes (rasgos físicos), los
accesorios que llevan, la vestimenta, las reglas de acentuación y de
ortografía.
3. Para elaborar tu narración debiste de haber considerado la descripción de
los personajes, sus características físicas y psicológicas, el lugar, las
acciones que desarrollan, el tiempo, las reglas de acentuación y de
ortografía.
II. Para la actividad debiste de haber considerado lo siguientes elementos,
identificación y descripción de los personajes, el ambiente en el que se lleva
a cabo la narración, las reglas de acentuación y de ortografía.
Personajes
Descripción
1. Marina
Gran señora y cacica de
pueblos
y
vasallos.
Mandaba
entre
los
indios de la Nueva
España. Tiene buenos
sentimientos hacia sus
padres.
Era una india
Religioso,
se
hizo
católica, era la madre
de Marina.
Hijo de marta, también De opresión porque son
es un indio.
indígenas.
Es español, amante de Cruel.
Marina.
Es un hidalgo, esposo Vive en Orizaba
de Marina.
Es el escritor de la obra Cuenta
como
se
cambiaron de nombre
los
indígenas
para
convertirse
al
cristianismo.
2. Marta
3. Lázaro
4. Cortés
5. Jaramillo
6. Díaz
Descripción
del
ambiente
La regalaron a unos
indios
de
Xicalango
porque sus padres no la
querían.
¿Qué costumbres de la época encontraste en el texto?
La historia se lleva a cabo en un pueblo regido por caciques, adoraban a los
ídolos pero llegan los españoles y los convierten al cristianismo.
22
1.2 Comprensión del texto literario
Después de estudiar el texto literario, revisarás las fases que componen el
proceso para
su lectura. Comprender una obra literaria y analizarla
mediante las fases del proceso de lectura.
Fases del proceso de lectura:
La lectura en general es una actividad de asociar. Cuando el niño se inicia
en el arte de leer, lo que hace es asociar la figura de una letra con el
nombre de la misma. En una segunda etapa, leer consiste en asociar una
palabra con cierto objeto. Cuando ya somos capaces de manejar imágenes,
entonces la lectura puede darse en un plano menos material asociando
imágenes de palabras con imágenes de objetos.
La lectura supone interpretación. Para que haya una lectura no basta con
pronunciar bien las palabras y las frases escritas en la página de un libro;
además la ejecución de estas acciones:



Captar el mensaje del autor.
Identificar las ideas que conforman la estructura del libro.
Aceptar o rechazar las ideas del autor comparándolas con los
nuestros.
La lectura puede tener una finalidad informativa, de investigación, formativa
o bien, recreativa.
La precomprensión o prelectura
En la fase de prelectura se hace una primera lectura superficial del texto
para obtener una idea general de su contenido y de su organización.
También en esta fase se plantean algunas preguntas:
¿De qué trata el texto? ¿Qué sabemos sobre el tema?
En este caso ya se sabe que es un texto sobre literatura. Si el lector se ha
enfrentado anteriormente a los libros sobre temas similares, será positivo
recordar las experiencias previas.
¿Qué apartados tiene?
Se puede observar atentamente sobre el texto con el que se va a trabajar:
analizar el índice o buscar ilustraciones o gráficos, si los hay, que faciliten
su comprensión. Es entonces cuando se tendrá una idea más precisa del
contenido y la organización del texto, lo cual ayudará a comprender mejor.
23
Relectura
Después de forjarse una idea del texto, se llega a esta fase, en la que se
realiza una lectura atenta.
El objeto de esta lectura es comprender bien el texto. A medida que se vaya
leyendo el lector tendrá que ir preguntándose si comprende o no lo que lee.
Si en algún momento no queda claro, habrá que volver a leerlo hasta que
se comprenda totalmente. Se pueden formular algunas preguntas que
ayuden a comprender mejor la información.



¿Se entiende bien el texto?
¿Están las ideas ordenadas y expresadas con claridad?
Si el texto es un cuento o una novela, ¿por qué actuaría así un
determinado personaje? ¿qué pasará después?
Comprensión
Tras haber leído, el lector tiene que tener una idea clara de qué es, y para
qué sirve. Ahora se puede hacer un guión o esquema que sirve para
recordar los puntos básicos del libro. Para esto que hay que hacer una
lectura en profundidad de texto, una lectura durante la cual se analice
detenidamente el texto y se vayan tomando notas acerca de su contenido.
En esta fase se responde a preguntas como las siguientes: ¿Qué es lo
fundamental del texto? La disposición de los textos nos dice exactamente lo
que el texto es: de orden expositivo, narrativo, etc. Hay que tener claras las
ideas fundamentales y saber resumirlas en unas cuantas líneas sin
necesidad de volver a consultar la información.
¿Cómo está organizado el texto? Las fases de precomprensión y relectura
proporcionan una idea de la organización del texto, de esta manera será
mucho más claro y se podrá recordar mejor. Una vez que se da respuesta a
estas preguntas se puede comenzar a elaborar el análisis del texto. Este
trabajo servirá para repasar y no olvidarse de las ideas del texto.
24
Actividad de aprendizaje 2
Instrucciones. Lee la siguiente lectura y contesta lo que se te pide.
Acuérdate
Acuérdate de Urbano Gómez, hijo de don Urbano, nieto de Dimas, aquel
que dirigía las pastorelas y que murió recitando el “rezonga ángel maldito”
cuando la época de la influenza. De esto ya hace años, quizá quince. Pero
de debes de acordar de él. Acuérdate que le decíamos el abuelo por aquello
que de su otro hijo, Fidencio Gómez, tenía dos hijas muy juguetonas: una
prieta y chaparrita que por mal nombre le decían la arremangada, y la otra
que era rete alta y que tenía los ojos zarcos y que hasta se decía que ni era
suya y por más señas estaba enferma del hipo. Acuérdate de relajo que
armaba cuando estábamos en misa y que a la mera hora de la elevación
soltaba su ataque de hipo, que parecía como si se estuviera riendo y
llorando a la vez, hasta que le sacaban afuera y le daban tantita agua con
azúcar y entonces se calmaba. Ésa acabó casándose con Lucio Chico, dueño
de la mezcalera que antes fue de Librado, río arriba, por donde esta el
molino de Linaza de los Teódulos.
Acuérdate que su madre le decían la Beren porque siempre andaba metida
en los líos y de cada lío salía con un muchacho. Se dice que tuvo su
dinerito, pero se le acabó en los entierros, todos los hijos se le morían de
recién nacidos y siempre les mandaba cantar alabanzas, llevándolo al
panteón entre músicos y coros de monaguillos cantaban “hosannas” y
“glorias” y la canción esa de “ahí te mando Señor otro angelito”. De eso se
quedó pobre porque le resultaba caro cada funeral, por eso de las canelas
que les daba a los invitados del velorio. Sólo le vivieron dos, el Urbano y la
Natalia, que ya nacieron pobres y a los que ella no vio crecer, porque se
murió en el último parto que tuvo, ya de grande, pegada a los cincuenta
años.
La debes haber conocido, pues era realegadota y cada rato andaba en pleito
con las marchas en la plaza del mercado porque le querían dar muy caro los
jitomates, pegaba de gritos y decía que estaban robando. Después ya de
pobres, se les veía rondando entre la basura, juntando rabos de cebolla,
ejotes ya sancochados y alguno que otro cañuto de caña “para que se les
endulzara la boca a sus hijos”. Tenía dos, como ya te digo, que fueron los
únicos que se le lograron. Después no se supo ya de ella.
Ese Urbano Gómez era más o menos de nuestra edad, apenas unos meses
más grande, muy bueno para jugar a la rayuela y para las trácalas.
Acuérdate que nos vendía clavellinas y nosotros se las comprábamos,
cuando lo más fácil era ir a cortarlas al cerro. Nos vendía mangos verdes
que se robaba del mango que estaba en el patio de la escuela y naranjas
con chile que compraba en la portería a dos centavos y que luego nos la
revendía a cinco. Rifaba cuanta porquería y media traía en la bolsa: canicas
ágatas, trompos y zumbadores y hasta mayates verdes, de esos a los que
25
se les amarra un hilo en una pata para que
traficaba a todos, acuérdate.
no vuelen muy lejos. Nos
Era cuñado de Nachito Rivero, aquel que se volvió menso a los pocos días
de casado y que Inés, su mujer, para mantenerse, tuvo que poner un
puesto de tepache en la garita del camino rea, mientras Nachito se vivía
tocando canciones todas desafinadas en una mandolina que le prestaban
en la peluquería de Don Refugio.
Y nosotros íbamos con urbano a ver a su hermana, a bebernos el tepache
que siempre le quedábamos a deber y que nunca le pagábamos, porque
nunca teníamos dinero. Después hasta se quedó sin amigos, porque todos,
al verlo, les sacábamos la vuelta para que no fuera a cobrarnos.
Quizá entonces se volvió malo, o quizá ya era de nacimiento.
Lo expulsaron de la escuela antes del quinto año, porque lo encontraron
con su prima la Arremangada jugando a su marido y mujer detrás de los
lavaderos, metidos en un aljibe seco. Lo sacaron de las orejas por la
puerta grande entre la risión de todos, pasándolo por en medio de una fila
de muchachos y muchachas para avergonzarlos. Y él pasó por allí, con la
cara levantada, amenazándonos a todos con la mano y como diciendo: “Ya
me las pagarán caro”.
Y después a ella, que salió haciendo pucheros y con la mirada raspando los
ladrillos, hasta que ya en la puerta soltó el llanto; Un chillido que se estuvo
oyendo toda la tarde como si fuera un aullido de coyote.
Sólo que te falle mucho la memoria, no te has de acordar de eso.
Dicen que su tío Fidencio, el del trapiche, le arrimó una paliza que por poco
y lo deja parálisis, y que él, de coraje, se fue del pueblo.
Lo cierto es que no lo volvimos a ver sino cuando apareció de vuelta por
aquí convertido en policía. Siempre estaba en la plaza de armas, sentado
en una banca con la carabina entre las piernas y mirando con mucho odio a
todos. No hablaba con nadie. No saludaba a nadie. Y si uno lo miraba, él se
hacía el desentendido como si no conociera a la gente.
Fue entonces cuando mató a su cuñado, el de la mandolina. Al Nachito se
le ocurrió ir a darle una serenata, ya de noche, poquito después de las
ocho y cuando todavía estaban tocando las campanas el toque Ánimas.
Entonces se oyeron los gritos y la gente que estaba en la iglesia rezando el
rosario salió a la carrera y allí los vieron: al Nachito defendiéndose patas
arriba con la mandolina y al Urbano mandándole un culatazo tras otro con
el máuser, sin oír lo que le gritaba la gente, rabioso, como perro de mal.
Hasta que un fulano que no era ni de por aquí se desprendió de la
muchedumbre y le quitó la carabina y le dio con ella en la espalda,
doblándolo sobre la banca del jardín donde se estuvo tendido.
26
Allí lo dejaron pasar la noche. Cuando amaneció se fue. Dicen que antes
estuvo en el cuarto y que hasta le pidió la bendición al padre cura, pero
que él no se la dio.
Lo detuvieron en le camino. Iba cojeando, y mientras se sentó a descansar
llegaron a él. No se opuso. Dicen que él mismo se amarró la soga en el
pescuezo y que hasta escogió el árbol que más le gustaba para que lo
ahorcaran.
Tú debes acordar de él, pues fuimos compañeros de la escuela
conociste como yo.
y lo
Juan Rulfo, “Acuérdate” en El llano en llamas, FCE, México, 1953.
1. Investiga el año de nacimiento de Juan Rulfo___________________
Su vida _____________________________________________________
Obras que escribió_____________________________________________
Fecha de su muerte____________________________________________
2. Lee con atención el cuento titulado “Acuérdate” de Juan Rulfo, identifica
cuatro personajes y anota sus características.
Personajes
Descripción
3. Escribe un comentario sobre la identidad nacional presente en el texto.
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
4. Escribe tres frases en las que se mencionan algunos lugares donde se
desenvuelven los personajes.
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
27
5. De acuerdo con el cuento, ubícate en el lugar del personaje principal, y
cambia el final con un toque personal de originalidad.
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
____________________________________________________________
Autoevaluación del Aprendizaje
Para la actividad debiste de haber considerado los datos solicitados del
escritor, los personajes y sus características, los lugares que se mencionan,
las reglas de acentuación y de ortografía.
1. Investiga el año de nacimiento de Juan Rulfo, 1917.
Su vida quedó huérfano. Estudio para contador y trabajó en la Oficina de
Migración, publicó sus primeros cuentos en la revista Plan de Guadalajara.
Obras que escribió El llano en llamas y la novela Pedro Páramo.
Fecha de su muerte 1986.
2. Lee con atención el cuento titulado “Acuérdate” de Juan Rulfo, identifica
cuatro personajes y anota sus características.
Personajes
Urbano Gómez
Las hijas de Fidencio
Beren
Natalia
Descripción
Bueno para jugar a la rayuela y para
las trácalas. Vendía mangos verdes.
Una era alta y la otra chaparrita.
Siempre andaba metida en líos y en
cada lío salía con un muchacho.
Andaba en pleito en las marchas en
la plaza del mercado.
3. Escribe un comentario sobre la identidad nacional presente en el texto.
En la obra literaria se observan las costumbres de los personajes viven en
un pueblo pequeño, son católicos asisten a misa, cuando hay un difunto le
cantan alabanzas. Los niños juegan con trompos, canicas, y mayates
verdes.
4. Escribe tres frases en las que se mencionan algunos lugares donde se
desenvuelven los personajes.
En la plaza del mercado, tuvo su dinerito pero se le acabó en los entierros,
todos los hijos se le morían de recién nacidos y siempre les mandaba cantar
alabanzas.
5. De acuerdo con el cuento, ubícate en el lugar del personaje principal,
y cambia el final con un toque personal de originalidad.
Cuando su cuñado tocaba la mandolina, lo acompañó a dar serenatas y
empezaron a ser buenos amigos. En el pueblo los contrataron porque
28
cantaban y tocaban excelente, se hicieron famosos y ganaron mucho
dinero.
Sabías que Número 2
1. 3 Análisis e interpretación
Ahora conocerás cuales son los niveles de contenido y como se identifican
en una obra literaria. Cabe aclarar que en el programa de la asignatura de
Taller de lectura y redacción II Habilidades comunicativas no se abordan
dichos temas. La finalidad es que seas capaz de integrar todos los
elementos vistos en el análisis de un texto literario, para lo cual es
necesario que conozcas los niveles de contenido.
Niveles de contenido
La obra literaria es el resultado de la producción de su autor; éste es un ser
que forma parte de la sociedad en general, es decir; del mundo en el que
vive; y de varios grupos particulares como la familia, la escuela, el trabajo o
la institución religiosa a la que pertenece. Cada uno de estos grupos influye
constantemente en el desarrollo de su personalidad, en la formación de sus
ideas, en sus sentimientos y en la construcción de sus productos. La
política, la economía, la cultura, la religión, la historia misma y otros
campos de conocimiento son los marcos de los diferentes grupos sociales a
los que pertenece al individuo y, por lo tanto, el escritor de una obra
literaria no es ajeno a esta situación. El autor asume una postura ante las
influencias: las acepta o las rechaza; las modifica o se rebela contra ellas;
las retoma parcialmente o las cuestiona. Esto origina que la obra éste
vinculada directamente con el universo del autor; que éste reproduzca en
su texto las ideas y los sentimientos generados por dichas influencias.
El pensamiento del autor se manifiesta a través de las ideas que manifiesta
en su obra. El narrador y los personajes se convierten en el medio de
expresión de estas ideas, las cuales son conceptos sobre la vida, el mundo
y todo lo que acontece en él. Estos conceptos se pueden agrupar por
aspectos que son denominados niveles de contenido.
Las ideas que se refieren a la posición del individuo dentro de la sociedad,
así como a sus relaciones, sus costumbres, tradiciones y formas de vida
pertenecen al nivel de contenido social.
Las alusiones a la forma de gobierno con relación a la ideología y al ejercicio
del poder corresponden al nivel político.
La producción de bienes, la prestación de servicios, el trabajo remunerado,
la distribución de la riqueza y las labores realizadas para vivir forman parte
del nivel económico.
29
Las ideas en torno a la naturaleza espiritual del ser humano, la existencia
de un ser superior, el cual determina la vida y la muerte de las personas; la
fe, los mitos y los rituales se agrupan en el nivel religioso.
Los valores humanos como el respeto, la justicia, la verdad, el deber del ser
humano y su relación con los demás, son las ideas que corresponden al
nivel ético o moral.
Valoración
sustentada
en
el
comentarios, juicios del lector.
análisis;
opiniones,
La valoración sustentada en el análisis consiste en distinguir los diferentes
elementos que constituyen un texto literario, como son las opiniones, los
comentarios y los juicios del lector.
Opinión. Juicio o concepto que se forma alguien acerca de algo en este caso
del texto literario, anteriormente se han mencionado algunos de los
elementos característicos de las obras narrativas como son: la corriente
literaria, el autor, la obra, sólo por mencionar algunos. Ahora si ya podrás
formarte un juicio acerca de los autores mexicanos que se tratarán en el
siguiente bloque temático.
Comentario. Es la explicación o interpretación generalmente escrita acerca
de cualquier tipo de texto ya sea científico, periodístico, argumentativo,
literario, entre otros.
Juicios del lector. Comprensión que de las cosas tiene una persona y que le
permite actuar con sensatez, prudencia e inteligencia.
Consejos para hacer un buen comentario de textos
literarios
• Consulta previamente los datos de la historia literaria que se relacionan
con el texto (época, movimiento literario al que pertenece la obra, relación
con
otros
movimientos
artísticos
y
culturales,
autor,
obra…)
• Características de la personalidad del autor que se reflejan en el texto.
• Relación de esa obra con el resto de la producción del autor.
• Lee despacio, sin ideas prefijadas, intentando descubrir lo que el autor
quiso expresar.
• Delimita con precisión lo que el texto dice.
• Intentar descubrir cómo lo dice.
• Concibe el texto como una unidad en la que todo está relacionado; buscar
todas las relaciones posibles entre el fondo y la forma del texto.
• Sigue un orden preciso en la explicación que no olvide ninguno de los
aspectos esenciales.
30
• Exprésate con claridad, evita los comentarios superfluos o excesivamente
subjetivos.
• Ser sincero en el juicio crítico. No temas expresar la propia opinión sobre
el texto, fundamentada en los aspectos parciales que se hayan ido
descubriendo.
Juicios del lector. Comprensión que de las cosas tiene una persona y que
le permite actuar con sensatez, prudencia e inteligencia.
31
Actividad de aprendizaje 3
Lee el siguiente fragmento y contesta lo que se te solicita.
Es que somos muy pobres
(fragmento)
Aquí todo va de mal en peor. La semana pasada se murió mi tía Jacinta, y
el sábado, cuando ya la habíamos enterrado y comenzaba a bajársenos la
tristeza, comenzó a llover como nunca. A mi papá eso le dio coraje, porque
toda la cosecha de cebada estaba asoleándose en el solar. Y el aguacero
llegó de repente, en grandes olas de agua, sin darnos tiempo ni siquiera a
esconder aunque fuera un manojo; lo único que pudimos hacer, todos los
de mi casa, fue estarnos de arrimados debajo del tejaván, viendo cómo el
agua fría que caía del cielo quemaba aquella cebada amarilla tan recién
cortada.
Y apenas ayer, cuando mi hermana Tacha acababa de cumplir doce años,
supimos que la vaca que mi papá le regaló para el día de su santo se la
había llevado el río.
El río comenzó a crecer hace trece noches, a eso de la madrugada. Yo
estaba muy dormido y, sin embargo, el estruendo que traía el río al
arrastrarse me hizo despertar en seguida y pegar el brinco de la cama con
mi cobija en la mano, como si hubiera creído que se estaba derrumbado el
techo de mi casa. Pero después me volví a dormir, porque reconocí el
sonido del río y porque ese sonido se fue haciendo igual hasta traerme otra
vez el sueño.
Cuando me levanté, la mañana estaba llena de nublazones y parecía que
había seguido lloviendo sin parar. Se notaba en que el ruido del río era más
fuerte y se oía más cerca. Se olía, como huele una quemazón, el olor a
podrido del agua revuelta.
Rulfo, Juan. El llano en llamas. México, Plaza y Janés, 2000, pág. 43
1. ¿Cuál es el tipo de lenguaje que se utiliza en el texto?
___________________________________________________
2. ¿Género literario al que pertenece la obra?
___________________________________________________
3. ¿A qué clase social pertenece el personaje que cuenta la historia?
___________________________________________________
4. ¿Qué tema de la identidad nacional está presente en el fragmento?
___________________________________________________
5. Describe a Tacha tanto física como psicológicamente.
Personaje Tacha
Descripción física
Descripción psicológica
32
6. ¿Qué te sugiere el título “Es que somos pobres”.
_______________________________________________
_______________________________________________
Autoevaluación del Aprendizaje.
Para elaborar la actividad debiste de haber considerado, las fases del
proceso de lectura,
precomprensión, relectura y comprensión, las
características de los personajes, las descripciones, el género literario, el
tipo de lenguaje, tu comentario basado en la lectura y en el escritor de la
obra. Los signos de puntuación y de ortografía.
1¿Cuál es el tipo de lenguaje que se utiliza en el texto?
de gente de pueblo.
2. ¿Género literario al que pertenece la obra?
narrativo
3. ¿A qué clase social pertenece el personaje que cuenta la historia?
baja, son campesinos, porque todo lo pierden con el aguacero.
4. ¿Qué tema de la identidad nacional está presente en el fragmento?
La historia se desarrolla en un pueblo, los personajes son campesinos
cosechan cebada, el padre acostumbra regalar una vaca a su hija el día de
su santo.
5. Describe a Tacha tanto física como psicológicamente.
Personaje Tacha
Descripción física
Descripción psicológica
Es una niña campesina Debe
estar
triste
de 12 años.
porque el río mató a su
vaca.
6.
¿Qué
te
sugiere
el
título
“Es
que
somos
pobres”.
Que es una familia que vive en pobreza extrema y que por lo mismo no
cuentan con los recursos necesarios para sobrevivir.
33
Resumen
Lectura estratégica del texto literario.
La lectura estratégica como su nombre lo indica son los elementos datos del
texto: estructura, uso del lenguaje, género literario entre otros en los
cuales se basa el lector para reconocer un texto literario. A continuación se
mencionarán en que consiste cada uno de ellos.
El texto literario. Elementos del texto literario
Un texto literario está marcado por la manera en que el autor quiere
hacernos llegar su mensaje. Suele dejar el desenlace para el final del texto,
consiguiendo con ello que el lector preste toda su atención hasta la
finalización de éste.
Las funciones del texto literario
Función emotiva, función referencial, función metalingüística, función fática
o de contacto, función poética.
Elementos del texto literario
Los elementos del texto literario son: identificación de la estructura, uso del
lenguaje, género literario.
Identificación de la estructura del texto literario
Los textos literarios expresan, transmiten una emoción, y nos contagian un
estado de ánimo. Si se trata de un texto en prosa, su estructuración vendrá
configurada por secuencias y párrafos.
Características del lenguaje literario



Plurisignificación
Connotación
Originalidad
Géneros y subgéneros literarios
Los géneros y subgéneros se tratan en este apartado para que conozcas sus
características. La finalidad de mencionarlos es porque en el núcleo
temático 2. Panorama de la literatura mexicana (siglo XVI al XIX) se te
pedirá que analices fragmentos de una novela.
34
Géneros literarios
Los géneros y subgéneros se tratan en este apartado para que conozcas sus
características, esto es sólo un repaso, porque en las asignaturas de
Literatura 1 y 2 se profundizará en dichos temas. La finalidad de
mencionarlos es porque en el núcleo temático 2. Panorama de la literatura
mexicana (siglo XVI al XIX) se te pedirá que analices fragmentos de una
novela.
Los géneros literarios son los distintos grupos o categorías en que podemos
clasificar las obras literarias atendiendo a su contenido. La retórica clásica
los ha clasificados en tres grupos importantes: Lírico, Épico y Dramático,
aunque
existen
diferentes
formas
de
clasificarlos.
Subgéneros Narrativos
En este género tenemos:



Leyenda
El cuento
La novela
Subgéneros dramáticos:
En este género tenemos:


La tragedia
La comedia
Texto narrativo
Cuando hablamos de Texto Narrativo nos referimos a aquel en el que se
realiza un relato de una serie de acontecimientos que afectan a unos
personajes y se desarrollan en un entorno determinado.
Como en todos los tipos de texto, también en toda narración pueden
distinguirse tres partes bien diferenciadas:
1) La Introducción
2) Desarrollo
En cuanto a su estructura, el texto narrativo suele clasificarse en:
a) Estructura Externa
b) Estructura Interna
En una obra narrativa, se utilizan la descripción, la narración.
35
La descripción
La descripción equivale a un retrato escrito de la persona, animal o cosa
que se está describiendo. Leer una descripción es lo mismo que estar
viendo una fotografía de aquello que se describe. Se puede describir a
personas, animales, lugares, objetos y sucesos o acontecimientos.
En una descripción, es normal utilizar muchos adjetivos. Como su nombre lo
indica, estos adjetivos califican al sujeto del que están hablando, es decir,
enuncian alguna de sus características, que lo diferencian de otros sujetos
semejantes o parecidos.
Tipos de descripción
a) Topografía (descripción de un lugar)
b) Cronografía (descripción del tiempo o época en que se realiza un hecho)
c) Paralela (descripción comparativa de dos individuos)
d) Prosopografía (descripción física de una persona)
e) Etopeya (descripción moral de una persona)
f) Retrato (descripción física y moral de una persona)
La narración
Narrar algo significa contar o relatar una o varias acciones, hechos o
sucesos que nos ocurrieron o a otras personas. También se puede narrar
acontecimientos que no sucedieron realmente, pero que uno los imagina o
inventa, como los cuentos, las leyendas, la ciencia ficción, etc.
La narración utiliza la descripción, se trata de dos recursos diferentes.
Mientras que la descripción presenta a las personas, animales o cosas de
manera estática, la narración los describe en movimiento, en acción.
Comprensión del texto literario
Después de estudiar el texto literario, revisarás las fases que componen el
proceso para
su lectura. Comprender una obra literaria y analizarla
mediante las fases del proceso de lectura.
Fases del proceso de lectura:

Precomprensión o prelectura

Relectura

Comprensión
36
Valoración sustentada en el análisis; opiniones, comentarios, juicios
del lector.
La valoración sustentada en el análisis consiste en distinguir los diferentes
elementos que constituyen un texto literario, como son las opiniones, los
comentarios y los juicios del lector.
Opinión. Juicio o concepto que se forma alguien acerca de algo en este caso
del texto literario, anteriormente se han mencionado algunos de los
elementos característicos de las obras narrativas como son: la corriente
literaria, el autor, la obra, sólo por mencionar algunos. Ahora si ya podrás
formarte un juicio acerca de los autores mexicanos que se tratarán en el
siguiente bloque temático.
Comentario. Es la explicación o interpretación generalmente escrita acerca
de cualquier tipo de texto ya sea científico, periodístico, argumentativo,
literario, entre otros.
37
2. Panorama de la literatura mexicana (Siglo XVI al XIX)
En el núcleo anterior aprendiste a identificar la estructura del texto literario,
el lenguaje, la clasificación de los géneros literarios: lírico, dramático y
narrativo, en este último se puso mayor énfasis en sus elementos que la
conforman porque en éste núcleo temático se abordarán éste tipo de obras
literarias. También conociste las fases del proceso de lectura y realizaste un
análisis en el que consideraste los niveles de contenido y de interpretación.
Ahora aprenderás a clasificar, a interpretar y a diferenciar las corrientes
literarias que tuvieron impacto en México en los siglos XVI al XIX.
2.1 Marco histórico mundial de los siglos XVI AL XIX
El marco histórico mundial nos sirve para ubicarnos en un tiempo y en un
espacio determinado. En este apartado conocerás lo que ocurría en México
desde el Siglo XVI hasta el XIX.
Siglo XVI
La historia y la cultura de Hispanoamérica durante la época del
Descubrimiento, la Conquista y la Colonización, están estrechamente
ligadas a las de Europa, en general y a las de España, en particular. A partir
de la hazaña de Colón la América indígena se transforma en América
hispánica.
El Descubrimiento y la Conquista coinciden con las grandes invenciones
europeas: brújula, astrolabio, cartas marinas, construcción de grandes
navíos; aplicación de la pólvora al arte de la guerra, desarrollo de la
imprenta, fabricación del papel y orientación de la investigación científica
hacia las nuevas áreas del saber como la biología, la botánica, la
astronomía, la geografía, etc.
La posición de la Iglesia se refuerza definitivamente con las decisiones del
Concilio de Trento (1545-1563), frente al creciente protestantismo.
Con la segunda expedición de Cristóbal Colón (1493) se produce la
verdadera fusión de las culturas europea y americana, y comienza la tarea
de colonizar el Nuevo Mundo. En un importante esfuerzo de
transculturación, en ese viaje llegan al continente animales domésticos,
semillas y plantas de Europa. Arriban religiosos para iniciar la conversión de
los indios al cristianismo y comienza una nueva era en la historia de
América. El descubrimiento de América significó el fin de la Edad Media y el
comienzo de la Edad Moderna, a partir de entonces, el interés de Europa se
alejó de Oriente y se proyectó hacia el Occidente.
La literatura en lengua española vio nacer un nuevo género: la crónica de
Indias, y la arquitectura europea adoptó el oro como motivo ornamental, al
modo indígena. Los arquitectos diseñaron templos y edificios para el recién
descubierto continente. Los hombres de ciencia de las más diversas
especialidades se aplicaron al estudio de la nueva realidad geográfica,
humana e histórica, y América se convirtió en la “tierra de los hombres
38
nuevos, nacida para los hombres nuevos, nacida para los desheredados del
mundo antiguo”.
Los españoles –lo mismo que los portugueses- trasladaron a América sus
instituciones, su lengua, su raza, su religión y su sentido de la vida.
Al principio los hispanos trataron de imponer a los indígenas su lengua, pero
cuando apreciaron la dificultad de esta tarea, fomentaron entre ellos,
conquistadores y misioneros, el aprendizaje de las lenguas nativas. Se
crearon escuelas pero también hubo algunas municipales y privadas. La
enseñanza secundaria en el sentido moderno no existía prácticamente, ella
se cumplía en las universidades o colegios especiales, donde se enseñaba
principalmente latín, gramática, retórica y filosofía. San Agustín, Santo
Tomás y Aristóteles eran los maestros más estudiados.
La imprenta fue introducida por primera vez en México en 1536 y en
algunos países más tardíamente. Se imprimieron obras de catequesis,
morales y otras, para necesidades del gobierno.
Sabías que 3
En arquitectura, España fue la mayor nación constructora del mundo
después de los antiguos romanos. El arte barroco se distingue por el
recargo de la ornamentación y es el más característico de Iberoamerica. Las
obras arquitectónicas mejor logradas están en ese estilo, principalmente las
iglesias. En escultura predominó el género religioso, con escuelas de
escultura de madera en Puebla (México).
En pintura hubo más escuelas que en escultura. La pintura mexicana es una
de las más bellas de la época colonial, por los colores agradables, la
delicadeza del dibujo, cierta morbidez de las formas y la maestría en la
pintura de telas y vestimentas.
Sabías que 4
La literatura colonial hispanoamericana transcurre a través de los siglos
XVI, XVII y XVIII. Coincide, en sus comienzos, con la época del
renacimiento español. Las personas que pisaron el nuevo continente fueron
hombres renacentistas y españoles, individuos esforzados y valientes,
pertenecientes a la nación más poderosa del mundo, orgullosos de su
estirpe nacional, tenían un gran sentido del honor personal y del
monarquismo político; cristianos católicos que obraban rígidamente por
principios de fe, muchos de ellos conocedores del latín y lenguas modernas,
habituados a una sociedad donde la nobleza y la hidalguía se consideraban
naturales y justificadas; aspirantes a las riquezas y el poder en unas tierras
a todas las posibilidades de acceso y bienestar, cobijados por la protección
real, batalladores, curiosos y humanistas. También había fugitivos y
aventureros.
39
Figura 6. Sor Juana Inés de la Cruz
Siglos XVII
En el siglo XVII el barroco fue mucho más que un movimiento artístico, ya
que consistió en una visión espiritual de la realidad, una manera de
entender y enfrentar la vida, que se manifestó en las artes plásticas, la
arquitectura, la música y las letras. Durante los tres siglos que integraron el
periodo colonial sobre las tierras americanas, se sostuvo una relación
sumamente estrecha con la metrópoli, la cual se había impuesto como el
modelo cultural y social que se debía seguir. La vida española marcó reglas
y tradiciones en el alma de los criollos y mestizos; las costumbres, el gusto
de la época y las tendencias artísticas sobrepasaron los límites geográficos
del Viejo Continente, y se instalaron en América. Si España puso sus
intereses estéticos en el barroco, las colonias a su cargo cultivaban también
ese gusto y realizaban un arte de imitación que posteriormente tomó una
identidad propia en los principales virreinatos.
Originalmente, el término barroco se aplicó a toda obra de arte-escultórica,
arquitectónica, pictórica, musical o literaria- que, en busca de una nueva
originalidad, se inclinaba hacia la exageración ornamental, hacia lo excesivo
y lo recargado. Se dice que la palabra barroco es de origen portugués y se
refiere a la manera como los pescadores llamaban a las perlas irregulares.
40
El barroco es una corriente artística que surgió en Italia, aunque el país
donde adquirió mayores alcances fue España. El espíritu hispano se
identificó con el ámbito de contrastes que se manifiesta en el barroco, los
extremos de su temperamento, la fuerza de su personalidad y el
compromiso de su religión encontraron, en ese movimiento, el medio
adecuado para expresarse. La decadencia que se había presentado durante
el gobierno de Felipe III era ya evidente en el siglo XVII y, ante una
realidad tan adversa, el mundo de las apariencias se manifestó en las
formas de vida de esta nación, es decir, el ornamento y la ostentación
cubrieron los males sociales y gubernamentales que se presentaron.
La actitud de vida tuvo su correspondencia estética más relevante en el arte
barroco. La huida de la realidad que provocó la declinación monárquica se
disimulaba con la magnificencia de figuras y rebuscamiento. Parecía que la
debilidad social e histórica de la monarquía española se reflejaba con el
derroche de formas y de contrastes en los aspectos estéticos
Aunque el barroco americano nació como una consecuencia inevitable del
arte español, en Nueva España tomó nuevos bríos y formas en cuanto a su
expresividad. En las nuevas tierras no había un contexto de declinación tan
evidente como el que se ofrecía del otro lado del mar; la angustia, el
desencanto y la melancolía no formaron parte estricta de la herencia
cultural que se establecía. El barroco mexicano es entusiasta, lleno de
calidez, intenso en su mestizaje, exaltado, porque en él se encuentra
presente el espíritu de nuevas alianzas morales, que pretenden consolidarse
en un arte tan privilegiado como renovador.
Por medio de los gobernantes que regían los distintos virreinatos y de las
órdenes religiosas, la monarquía española había tratado de que la
decadencia política, económica y social que vivía España se advirtiera lo
menos posible en tierras americanas. Se pensaba que si no se controlaba
esta situación mediante la discreción y la diplomacia, la verdad política de la
metrópoli se haría vox populi en las nuevas tierras y esto podía acarrear
conflictos de trascendencia a los gobiernos virreinales, ya fuera por la
formación de un ambiente de inconformidad y provocación entre las clases
bajas, o por levantamientos armados contra los sectores privilegiados.
La auténtica expresividad del criollo y del mestizo se encuentra presente en
las configuraciones del barroco, tanto así que el movimiento alcanzó una
originalidad que lo diferencia definitivamente de las formas que se habían
dado en distintas ciudades de España, incluso en la misma Europa.
41
Figura 7. Interior del convento de Tepotzotlán en el Estado de México.
Siglo XVIII
Durante los siglos XVI, XVII y XVIII de la dominación española, la actividad
cultural de los indios no desapareció del todo. Una vez consumada la
Conquista, sobrevino la coexistencia con el español. Los indios y mestizos
se constituyeron en una nueva realidad social, los misioneros y sacerdotes
se aplicaron a la construcción de templos y a la evangelización. Se inauguró
una nueva literatura que podríamos denominar “literatura de los hombres
nuevos” o “literatura hispano-indígena”, escrita por indios puros o
mestizados, en sus tradicionales dibujos y signos o en la nueva lengua
adoptada. Expresaban sus nostalgias por las culturas vencidas, sus quejas
por los abusos de la administración o simplemente intentaban salvar en sus
páginas escritas su historia, tradición o glorias de sus antepasados.
Para cumplir su obra el misionero debía tener un conocimiento lo más
acabado posible de los indios en especial de su mentalidad y su lengua. En
la Nueva España los religiosos imprimieron gramáticas para la enseñanza de
los indígenas.
A la Nueva España arribaron
mercedarios y jesuitas, de
alfabetización unánimes, con
optaron por la convivencia con
pastoral, la formación de un
primero franciscanos, dominicos, agustinos,
distintas procedencias y con planes de
metodologías diferentes. Los franciscanos
los naturales, el ejemplo de una vida pobre y
clero nativo y la persuasión amistosa. Los
42
agustinos se consagraron a organizar comunidades, construir templos y
monasterios agradables y ofrecer a los fieles una formación dogmática
esencial, en estas tareas, la Iglesia católica perdió a infinidad de misioneros
y ministros de la fe. La Compañía de Jesús logró tal importancia y
popularidad en los distintos países en que se encontraba establecida, y
donde habían impulsado la educación y el desarrollo de nuevas formas de
vida, que se convirtieron en un problema político para la autoridad real, la
cual no veía con buenos ojos su autonomía ideológica y la liberalidad de su
comportamiento. El principal tema de sus escritos era el de la nostalgia por
la patria perdida; lejos de América, insistieron en encontrar una idea de
nacionalidad en el mundo americano, en exaltar el valor del paraíso
perdido, en dar a conocer la configuración de su paisaje, así como el
demostrar que sus virtudes lograrían mayores atributos a pesar de la mala
administración de los gobiernos virreinales.
Sabias que 5
El siglo XIX
A fines del siglo XVIII, después de más de trescientos años de dominación
española, el régimen español había perdido vigencia. Los criollos, los que
habían viajado y tenían experiencia de otros países libres, o quienes habían
estudiado rechazaban el sistema hispánico, al que consideraban anticuado e
injusto para sus pueblos: restricción y monopolio comercial, impuestos
excesivos, pobreza general, falta de libertad cultural, rigidez excesiva de las
autoridades, y otros defectos propios del estado colonial. No existía
propiamente un sentimiento antiespañol, casi todos en mayor o menor
parte, tenían algo de hispánico (padres, sangre, lengua, religión, tradición o
sentido de la vida), pero si había un resentimiento contra el sistema
imperial.
Los reyes Borbones, que sucedieron a los de la Casa de Austria a partir de
1701, intentaron mejorar la situación de las colonias introduciendo diversas
reformas, retiraron a los comerciantes en Sevilla el monopolio del comercio
en América; estimularon a las industrias que no competían con las
españolas; promovieron la agricultura y la ganadería, y rebajaron los
impuestos. Limitaron, las funciones de los gobernantes.
Pero ya era tarde y la hora de la Independencia había llegado. La
Independencia como fenómeno político dejó atrás a Nueva España y
provocó el surgimiento de una nación libre y soberana que adoptó el
nombre de México. Una etapa histórica había finalizado para dar paso a otra
que estaba llena de esperanzas. Más de diez años se prolongó la lucha
armada, la cual ofreció la posibilidad de una vida mejor a las distintas clases
sociales.
43
2.2 Panorama de la literatura mexicana.
En el núcleo temático anterior se menciono que el contexto cultural es la
referencia de hechos sociales e históricos trascendentes que ocurren en la
época en que se ubica la obra. La corriente literaria son aquellas
características con las cuales coinciden los escritores en cada época, se
inclinan por un tema determinado, dar preferencia ciertos géneros literarios
o se identifican con alguna ideología.
Siglo XVI La crónica
El descubrimiento de América y la conquista de la misma provocan las
primeras formas literarias escritas en lengua española, que explican lo que
se entiende como Nuevo Mundo; éstas se conocen con el nombre de
crónicas y ofrecen al lector una amplia gama de situaciones sobresalientes,
desde las nuevas sociedades descubiertas, hasta los encuentros bélicos que
sostuvieron ambos bandos para que, finalmente el español impusiera su
dominio.
En las crónicas se encuentra en ellas el valor testimonial e histórico, se
presentan las costumbres de las civilizaciones prehispánicas, la concepción
religiosa de estos grupos raciales, la protesta indígena ante la imposición
española. En las crónicas se realiza la descripción, el asombro ante los
rasgos que muestran una flora y una fauna desconocida, el tono épico y el
detallismo de la narración, la apreciación de las observaciones, el
entusiasmo por la aventura, la tensión espiritual que provoca lo
impredecible, las sugerencias que produce el paisaje y la expresividad de
las vivencias personales. La crónica como testimonio escrito hizo el papel de
lo que hoy en día se conoce como medios de difusión, ya que se convirtió
en el sistema de información que explicaba los acontecimientos que fueron
ocurriendo en América.
Poesía
La poesía es una prolongación del arte literario español, pronto alcanza un
carácter propio por las alusiones referidas a una nueva realidad; la pintura
local, el costumbrismo y el exotismo del paisaje denotan una nueva
sensibilidad.
Se piensa que las primeras manifestaciones poéticas aparecieron en la
Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del
Castillo.
Teatro de evangelización
En México, el teatro de evangelización surgió en los primeros años de la
Colonia con el propósito de integrar a los indígenas a la cultura occidental.
Primeramente fue realizado por los franciscanos que vieron en el género
dramático un medio adecuado de acercarse al espíritu de los naturales, para
qué estos pudieran comprender los principios más destacados de la
cristiandad. Se incluyeron los temas bíblicos, la genealogía católica y los
nuevos aspectos de la teología cristiana. En cuanto a las maneras de
expresión verbal, las obras se representaron en náhuatl originalmente, con
el propósito de incorporar paulatinamente el idioma español para que el
44
indígena se obligara a manejar la lengua oficial de la conquista. El canto, los
instrumentos musicales y la danza estaban siempre presentes, lo mismo
sucedía con las formas plásticas que creaba la fantasía del pueblo
prehispánico. Las labores actorales estaban a cargo de naturales que habían
asumido su integración a la iglesia cristiana; los papeles femeninos los
realizaban muchachos jóvenes que se personificaban de mujeres con la
ayuda del vestuario y de la caracterización.
Literatura Barroca en México Siglo XVII y XVIII
El barroco tomó dos direcciones principales: dos vertientes o dos formas de
expresión que no son necesariamente opuestas, sino que se complementan.
En España, el barroco estuvo representado por dos modalidades típicas: el
conceptismo de Miguel de Quevedo y el culteranismo de Luis de Góngora y
Argote. El conceptismo basaba su técnica en la ingeniosidad, novedad y
originalidad intelectual para expresar las ideas, recurriendo a frases con
sentido oculto, juegos de palabras y figuras literarias, fáciles de leer, pero
difíciles de entender.
El culteranismo buscaba la sorpresa del lector mediante la distorsión de la
sintaxis, el empleo de vocablos y giros de procedencia culta, nombres
mitológicos, palabras inventadas, juegos idiomáticos y otras curiosidades
verbales, que obligaban al lector a desenmarañar sus significados mediante
conocimientos culturales y lingüísticos. En España y en América, ambas
escuelas encontraron de inmediato imitadores, talentosos unos, mediocres
otros.
El barroco en la literatura se caracterizó por el interés preponderante por la
forma antes que por el tema o contenido de la obra literaria descripción de
ciudades y paisajes, rememoraciones de personajes mitológicos antiguos,
una visión diferente del mundo y de la naturaleza. Mayor preferencia por la
poesía que por la prosa.
Siglo XIX
El Romanticismo es un movimiento literario, que tuvo las siguientes
características:
a) Americanismo: la literatura debe independizarse de España, como
ocurrió en política y administración; la literatura de cada país debe
ser nacional y debe representarlo geográfica; física, humana,
histórica y espiritualmente.
b) Popularismo: la literatura debe ser la expresión de un pueblo y el
poeta debe expresarlo en sus obras; lo popular es preferible a lo
aristocrático.
c) Exaltación del yo: el escritor es un representante de una cierta
cantidad de gente, y por su más intensa sensibilidad y su capacidad
de inspiración, es un personaje heroico, que debe expresar la riqueza
del alma, tener una voluntad de gloria, preferir lo sentimental a lo
racional y expresar una insatisfacción por el mundo contemporáneo,
una aspiración hacia lo indefinido, gran fuerza de originalidad,
individualismo, rebeldía y egoísmo.
d) Actitud libre frente al arte: el romanticismo es la revolución en
literatura, y el artista debe romper contra las normas y las reglas
45
e)
f)
g)
h)
clásicas que constriñen al arte; esto implica quebrar la separación de
los géneros literarios, el derecho a mezclar poesía y prosa, cambiar
las combinaciones métricas y estróficas.
Nuevo sentido de la naturaleza: busca de la soledad; preferencia por
los campos, bosques, montañas y mar; prioridad de la noche, la luna
y las estrellas; gusto por las ruinas y por los monumentos históricos
locales; amistad por la naturaleza y el poeta y las otras almas
humanas; aspiración infinita hacia Dios.
Sentimiento de la religión: tendencia a Dios, que está asociado al
hombre y a la naturaleza; creencia en el demonio, Satán o Ángel
Caído; inclinación hacia el Dios cristiano, por encima de dogmas y del
clero.
Preeminencia del amor: el amor es el principal sentimiento, porque
no es racional; es una forma del culto a Dios, y debe ser idealizado y
ennoblecido; la mujer es un motivo fundamental en la vida humana,
y por su gran capacidad pasional puede ser ángel o demonio, el amor
prevalece sobre la tradición y las normas o prejuicios sociales.
Géneros preferidos: poesía, novela histórica, la prosa autobiográfica y
el cuento.
La corriente romántica se clasifica en tres: El romanticismo de la
independencia, Academia de Letrán y el Liceo Hidalgo.
El Romanticismo de la independencia
La Independencia como fenómeno político dejó atrás a Nueva España y
provocó el surgimiento de una nación libre y soberana que adoptó el
nombre de México. Una etapa histórica había finalizado para dar paso a otra
que estaba llena de esperanzas. Más de diez años se prolongó la lucha
armada, la cual ofreció la posibilidad de una vida mejor a las distintas clases
sociales. Las ideas de libertad y autonomía se convirtieron en un constante
espiritual que se idealizó por medio de la literatura romántica. La poesía fue
uno de los principales caminos para plasmar el entusiasmo del sentir
nacional; la expresión política se puso en oratoria.
Academia de Letrán
El origen de esta asociación se remonta a la primera mitad del siglo XIX y
se inició en una atmósfera de sensibles evocaciones, de arrebatos
románticos y de presiones bohemias. Principió en un círculo de amigos que
tenían grandes aspiraciones como creadores literarios; era un grupo de
jóvenes que se reunían libremente en un cuarto del antiguo Colegio de San
Juan de Letrán, con el propósito de intercambiar ideas sobre sus intereses
artísticos.
El Liceo Hidalgo
El Liceo Hidalgo se constituyó con las nuevas generaciones de creadores
que abundan en los ámbitos intelectuales y con los supervivientes que
habían formado parte de la Academia de Letrán. El Liceo Hidalgo contó con
un estatuto interno que reglamentaba sus labores oficiales, hizo debates en
los que se discutían los méritos artísticos de las literaturas propias y
46
extranjeras, formó grupos de opinión donde se criticaba ampliamente las
nuevas creaciones de los agremiados, fomentó revisiones y estudios de los
miembros con mayor renombre, preparó importantes publicaciones,
organizó concursos de índole literaria, consideró las nuevas corrientes
filosóficas y rindió homenaje a los mexicanos distinguidos.
La novela romántica
En la novela romántica, se conciliaron la presencia de la narrativa europea
que se establecía como motivo de inspiración, y los intentos por crear obras
de orden nacionalista que profundizaran en las circunstancias sociales. La
literatura adoptó un carácter didáctico y moralista, se pretendía que este
medio proporcionara educación y sentido cívico a las masas populares.
La literatura de tipo imaginativo presentó distintas direcciones, por lo que
se encuentran dentro de la narrativa denominada como romántica una serie
de clasificaciones:
La novela sentimental
La novela costumbrista
La novela histórica
La novela social
Ésta resalta las situaciones de tipo amoroso, ya sea por sus logros o por sus
frustraciones. Aunque se desarrolló en función de un contexto histórico,
seguía la evasión propuesta por las actitudes románticas y atendía más a lo
plenamente imaginativo que a las situaciones de tipo social. En la novela
sentimental está presente la atracción espiritual, el castigo para el malvado,
el premio para el sufriente, los reveses de la adversidad y la idealización
afectiva.
La novela costumbrista
Las novelas se caracterizan por establecer detenidamente el tiempo y el
espacio al que se refiere el autor, en ellas aparecen las formas de vida de
los seres humanos que representan la época a la que corresponden y el
entorno físico en él que se desenvuelven. De esta manera, aparecen los
hábitos de un contexto social específico, señalando algunas veces los
perfiles de la tradición. El costumbrismo no necesariamente se refería a los
comportamientos agrestes del hombre rústico, también retrató la vida
provinciana o la que se planteaba en las grandes ciudades.
La novela histórica
La historia es un retrato preciso en cuanto a las circunstancias que presenta
la vida humana y, en este sentido, es un ámbito perfecto para que la
imaginación de los autores concibiera sobre ella una trama novelística. Para
elaborar la novela histórica, el creador no tan sólo se servía de su talento
47
imaginativo, sino que también necesitaba atenerse al conocimiento de la
época retratada y a la investigación que ésta requería. Este tipo de
narrativa se muestra como un medio de educación y adoctrinamiento,
aspecto altruista que se dio en casi toda la prosa del siglo XIX.
La novela social
Con este nombre se clasifican las obras que resaltan las injusticias sufridas
por un grupo determinado. En la mayoría de las ocasiones, el protagonista
literario pierde su carácter como ser individual con el objetivo de convertirse
en portavoz del pueblo. La colectividad pasa a un primer plano, ya que lo
trascendente son los problemas que debe enfrentar, se hace énfasis en las
formas de vida y en los problemas de orden social que se imponían sobre
las clases desprotegidas.
La dramática en el siglo XIX
El siglo XIX fue un período de grandes discrepancias creativas y, por lo
mismo, una etapa plena de fecundidad literaria. Es un teatro que en la
mayoría de las ocasiones se nutre de lo inmediato debido a los
acontecimientos bélicos y políticos que se presentaron en dicha época. En la
historia de la vida nacional no hay circunstancias de tanta inquietud e
inestabilidad social como en la etapa que corresponde a la Guerra de
Independencia y a las primeras décadas de emancipación que la
continuaron; entre el levantamiento popular que dirigió don Miguel Hidalgo
en 1810 y el fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo en 1867, se dieron
invasiones extranjeras y sublevaciones armadas, a las que tuvo que hacer
frente a la recién formada República.
Estos acontecimientos no fueron ajenos en la dramaturgia del momento,
especialmente los que se referían al movimiento insurgente y a la
consumación de la Independencia. De tales hechos políticos surgió un teatro
de circunstancias que se conoció con el nombre de Diálogos y que se
representaba durante la guerra en plazas, cruces de caminos y lugares
públicos, con el propósito de ganar partidarios para la causa liberal.
Características generales del Realismo narrativo
El escritor se vale de descripciones minuciosas y de ambientes y personajes
tomados de la vida diaria, así como de reproducciones del habla coloquial.
Rechaza el sentimentalismo, lo fantástico y lo maravilloso; en el lenguaje se
acepta formas coloquiales del habla común. Se trata de ver al ser humano
con gran objetividad, dejando atrás los impulsos idealizados por la pasión
romántica.
La novela realista
En la segunda mitad del siglo XIX, cuando Benito Juárez vuelve al poder
después de que sucumbiera el efímero imperio de Maximiliano, México se
postuló como una nación independiente, había logrado deshacerse del yugo
tutelar que le imponía España y del estigma imperialista que representaban
48
las intervenciones extranjeras. La mayoría de los escritores orientaron la
vista hacia el otro lado del océano y con esa actitud forjaban su desarrollo
personal.
Los personajes de la novela realista son el campesino quien se ve envuelto
en las circunstancias sociales provocadas por la guerra de Independencia y
ante la situación que se le presentaba se transforma en soldado; la
tranquilidad característica de sus labores se convierte en reclamo y agresión
en contra de la injusticia. La estabilidad del país se ve afectada por las
respectivas intervenciones de franceses y estadounidenses, circunstancias
bélicas que van conformando la personalidad rebelde del naciente
guerrillero. En la novela realista la figura del charro se perfila en el
horizonte como una estampa evocadora, el recorrido que hace por diversas
comarcas es a caballo; sus valores morales se manifiestan contra la
arbitrariedad, sus actividades dependen de las situaciones que se ofrecen,
lo mismo se muestra como campesino que como bandolero.
2.3 Autores y obras representativos
Literatura colonial mexicana Siglo XV
Género Crónica
Peninsulares: Pedro Mártir de Anglería. Historia del Nuevo Mundo.
Francisco López de Gómara. Historia general de las indias.
Antonio de Herrera. Historia general de las Indias.
Antonio de Solís. Historia de la conquista de México.
Religiosos: Fray Bartolomé de las Casas. Historia de las Indias.
Fray Toribio de Benavente. Historia de los indios de la Nueva España.
Fray Bernardino de Sahagún. Historia general de las cosas de la Nueva
España.
Fray Jerónimo de Mendieta. Historia eclesiástica indiana.
Fray Juan de Torquemada. Monarquía indiana.
Poesía
Bernardino de Balbuena. La grandeza mexicana.
Juan de la Cueva. Epístola al licenciado Sánchez de Obregón.
Francisco de Terrazas. Nuevo Mundo y conquista.
49
Dramática
Fernán González de Eslava. Coloquios espirituales y sacramentales.
Literatura barroca en México siglo XVII
Poesía
Arias de Villalobos. La obediencia que México dio a Felipe IV.
Juan de Palafox y Mendoza. Poesía espiritual, Cánticos.
Matías de Bocanegra. Canción a la vista de un desengaño.
Francisco de Castro. La octava maravilla.
Agustín Salazar y Torres. Los juegos olímpicos, Tetis y Peleo.
Carlos de Sigüenza y Góngora. Primavera Indiana.
Sor Juana Inés de la Cruz. Inundación castálida, Primero sueño.
Prosa
Luis Sandoval y Zapata. Panegírico de la paciencia, Romance de la
degollación de los Áviles.
Carlos de Sigüenza y Góngora. Teatro de virtudes políticas, Relación de los
infortunios de Alfonso Ramírez.
Sor Juana Inés de la Cruz. Carta Athenagórica, Respuesta a Sor Filotea de
la Cruz.
Dramática
Juan Ruíz de Alarcón. La verdad sospechosa, las paredes oyen.
Sor Juana Inés de la Cruz. Los empeños de una casa, El divino Narciso.
Siglo XVIII
Jesuitas
50
Francisco Javier Alegre. Instituciones teológicas, Historia de la Compañía de
Jesús en la Nueva España.
Francisco Javier Clavijero. Historia Antigua de México, Historia de la
California.
Anastasio María de Ochoa. Poesías de un mexicano, Don Alfonso.
La academia de Letrán. Ignacio Ramírez. Por los gregorianos muertos,
Por los desgraciados muertos.
Fernando Calderón. El soldado de la libertad, El sueño del tirano.
Manuel Carpio. Oda a la Virgen de Guadalupe, La cena de Baltasar.
Guillermo Prieto. Musa callejera, Romancero nacional.
El liceo Hidalgo
Ignacio Manuel Altamirano Basilio. Rimas, Al Atoyac.
Manuel M. Flores. Pasionarias, Rosas caídas.
Manuel Acuña. Ante un cadáver, Nocturno (A Rosario).
Juan de Dios Peza. Lira mexicana, Cantos del hogar.
Ignacio Montes de Oca y Obregón. Obras pastorales y oratorias.
Novela costumbrista
Manuel Payno. El fistol del diablo, Los bandidos de Río Frío.
Luis G. Inclán. Astucia, el jefe de los hermanos de la hoja o los charros
contrabandista de la rama.
José Tomás de Cuéllar. La linterna mágica, Baile cómico.
Novela Sentimental
Florencio M. del Castillo. Horas de tristeza, Hermana de los ángeles.
Pedro Castera. Los maduros, Carmen.
Novela Histórica
Juan Díaz Covarrubias. Gil Gómez el insurgente, la clase media.
Vicente Riva Palacio. Monja y casada, virgen y mártir.
Ireneo Paz. Amor y suplicio. Doña Marina.
51
Novela Social
Nicolás Pizarro. El monedero, La coqueta.
Ignacio Manuel Altamirano. Clemencia, La Navidad en las montañas.
Teatro
Manuel Eduardo de Gorostiza. Indulgencia para todos, Contigo Pan y
cebolla.
José López Portillo y Rojas. La parcela, Fuertes y débiles.
Ángel de Campo. La rumba.
Federico Gamboa. Santa, La llaga.
52
Actividad de aprendizaje 4
Los elementos de la identidad nacional que nos caracterizan como mexicano
y nos hacen sentir orgullosos de nuestra patria, están presentes en la
siguiente lectura.
Lee detenidamente el siguiente fragmento y contesta las siguientes
preguntas.
El porvenir
(Fragmento de la novela Clemencia. Ignacio Manuel Altamirano).
Por su parte Fernando se pasó gran parte de la noche pensando en los
incidentes que acababan de ocurrirle y que parecían influir definitivamente
en su destino.
El nuevo amor ocupaba de una manera absoluta su corazón, y había
sucedido al joven lo que siempre sucede a los que no han amado, ni han
sido correspondidos nunca: que aquella mujer que se había mostrado más
cariñosa con él y que casi le había confesado su predilección, era la que él
prefería ahora, la que encerraba para él toda su esperanza y toda su
felicidad. No hacía sino pocas horas que le había revelado el estado de su
alma, y ya que le parecía que habían transcurrido años de pasión y de
ternura. Los amantes no miden la vida del alma por el tiempo. El amor a
Clemencia había llegado a su plenitud en el corazón de Fernando.
Ahora, apenas acabado de salir del aturdimiento que le habían producido las
emociones que había experimentado esa noche, se puso a pensar en el
porvenir de ese amor tan repentino como poderoso. El amaba a Clemencia,
y era correspondido, según lo daban a entender las ardientes palabras de la
joven. Pero él era soldado en el ejército de la República, los franceses se
dirigían a Guadalajara, y era más que probable que nuestras tropas iban a
dejar esta ciudad para ocupar posiciones ventajosas del otro lado de las
Barrancas. Así pues, él tendría que salir de Guadalajara dentro de algunos
días, y entonces ¿qué iba a ser de Clemencia? ¿Se quedaría en la ciudad y
entre los franceses? Este pensamiento desesperaba a Fernando que,
conociendo ya perfectamente el carácter de la joven, y sabiendo que era
reputada como una de las mujeres más hermosas y distinguidas de
Guadalajara, temía, y con razón, que a los pocos días de ocupar el ejército
invasor aquella ciudad, ya Clemencia tuviese un nuevo capricho y olvidara
completamente al oscuro oficial mexicano.
Y esto era tanto más seguro, cuanto que él, Valle, no contaba para hacerse
amar de la Sultana, como la llamaba Enrique, con ninguna ventaja, ni con
las físicas de que tan pródigamente estaba adornado su amigo, ni con las
que dan una intimidad de mucho tiempo, el atractivo de la fortuna o el
prestigio de la victoria.
53
Todo lo que tenía en su contra. Si se sentía con alguna superioridad moral;
si poseía las grandes dotes del corazón, estas dotes no se habían
manifestado todavía, y permanecían desconocidas a los ojos de la mujer
amada, que bien podía dudar de ellas. La situación de los oficiales de la
República no era tal que pudiesen envanecerse de ella. Desde el heroico
sitio de Puebla, en el que como he dicho había tomado parte Fernando
haciendo prodigios de valor, nuestras tropas no hacían más que retroceder,
y los enemigos avanzaban por dondequiera…
Era necesario ser muy patriota, excesivamente patriota para abandonar las
comodidades de una vida opulenta y lanzarse en unión de la familia a esa
vida azarosa y llena de privaciones, que era la única que se presentaba en
perspectiva a los ojos de los buenos mexicanos…
No había remedio para él. Se hallaba colocado entre sus deberes de patriota
y de soldado y entre sus esperanzas de amante. ¡Primeras esperanzas que
habían iluminado el oscuro cielo de su vida y que era necesario sacrificar!
Porque el austero joven no vacilaba un momento en preferir la patria a su
amor y en consagrarse todo entero a la defensa de su país.
Si había algo que le consolara en medio de este caos de desesperación en
que sus pensamientos le arrojaban, era la remota posibilidad de que
Clemencia, por un rasgo de su carácter romancesco, permaneciese fiel a su
amor durante la guerra que iba a seguirse. ¡Qué encantos tendría entonces
para él la terrible lucha que iba a emprenderse! Además de la gloria del
soldado, la gloria del amante; la idea de que hubiese una alma que pensase
en él, que sufriese en sus adversidades, que se regocijase en sus triunfos,
que suspirase por su vuelta, que odiase a sus enemigos, que conservara
escondido, pero ardiente, el culto de la libertad, por el que él iba a
combatir.
Esto era la dicha, esto era la reproducción de aquellos amores de los
tiempos caballerescos en que, mientras el guerrero luchaba por su patria y
por su fe, su amada le animaba a lo lejos con sus palabras de amor, y le
guardaba una fidelidad que era el premio de sus penas y de su valor. La
bandera de la patria tendría entonces para él un símbolo más que idolatrar:
el de su amor.
Fernando no quiso renunciar a este último y dulce pensamiento. Ya muy
avanzada la noche se recostó en su cama de campaña, no sin besar primero
y repetidas veces la hermosa flor que Clemencia le había dado, y que iba a
ser de allí en adelante un talismán sagrado que jamás apartaría de su
corazón.
¡Si el pobre oficial hubiera podido escuchar las últimas palabras de
Clemencia esa noche, cuánto no habría sufrido, y cuán espantosa no le
habría parecido la vida, y cuán aborrecible ese mundo en que suele matarse
a un hombre con una sonrisa péfida!
Altamirano, Ignacio Manuel. Clemencia. México, 21 a. edición. Pórrúa
(sepan cuántos…núm 62), 2001, págs.. 45-47.
54
1. ¿A cuál etapa de la historia corresponden los hechos narrativos?
________________________________________________________
2. ¿Piensas que la realidad sentimental que se presenta en el texto
sigue siendo vigente en nuestros días?
_________________________________________________________
3. Escribe la psicología de los personajes.
__________________________________________________________
4. ¿Quién es el escritor de la obra?
__________________________________________________________
5. ¿A qué tipo de novela romántica pertenece Clemencia?
___________________________________________________________
6. ¿Cuáles son los elementos de la identidad nacional presentes en el
texto literario?
_________________________________________________________
7. ¿Cuáles son los elementos históricos que están presentes en la obra?
____________________________________________________________
8. ¿Qué está dispuesto a ser Fernando por su patria?
____________________________________________________________
9. ¿A qué corriente literaria pertenece el texto literario?
___________________________________________________________
10. ¿De qué trata el fragmento?
____________________________________________________________
55
Autoevaluación del aprendizaje
Contesta las siguientes preguntas.
1. ¿A cuál etapa de la historia corresponden los hechos narrativos?
Al siglo XIX México Independiente.
2. ¿Piensas que la realidad sentimental que se presenta en el texto
sigue siendo vigente en nuestros días?
Sí, porque tanto las mujeres como los hombres siguen entusiasmándose
con la idea de sentirse enamorados, y ambos sufren con la idea de tener
que separarse del ser amado.
3. Escribe la psicología de los personajes.
Clemencia es coqueta y casquivana, franca, de educación especial,
independiente de carácter, caprichosa, y hace siempre lo que le inspira el
corazón.
Fernando es un joven militar, nunca un ser humano lo ha mirado con
dulzura, es un hombre triste, solitario y desdeñado, de alma fogosa y
tierna, está enamorado de Clemencia, prefiere la patria a su amor y en
consagrarse todo entero a la defensa de su país.
4. ¿Quién es el escritor de la obra?
Ignacio Manuel Altamirano.
5. ¿A qué tipo de novela romántica pertenece Clemencia?
Novela social.
6. ¿Cuáles son los elementos de la identidad nacional presentes en el
texto literario?
Exaltación de la patria, orgulloso de pertenecer al ejército mexicano,
dispuesto a morir por su bandera y por sus ideales.
7. ¿Cuáles son los elementos históricos que están presentes en la obra?
La intervención francesa y las batallas que se llevaron a cabo en nuestro
país.
8. ¿Qué está dispuesto a hacer Fernando por su patria?
Sacrificar su amor.
9. ¿A qué corriente literaria pertenece el texto? literario?
56
Al Romanticismo mexicano.
10. ¿De qué trata el fragmento?
De Fernando un joven que está enamorado de Clemencia, él se iba a la
guerra a luchar contra los franceses, está triste porque sabe que ella es una
mujer caprichosa y que su amor por él no es verdadero
57
Resumen
Marco histórico mundial de los siglos XVI AL XIX.
El marco histórico mundial sirve para ubicarte en un tiempo y en un espacio
determinado. En este apartado conocerás lo que ocurría en México desde el
Siglo XVI hasta el XIX.
Siglo XVI
La historia y la cultura de Hispanoamérica durante la época del
Descubrimiento, la conquista y la colonización, están estrechamente ligadas
a las de Europa. A partir de la hazaña de Colón la América indígena se
transforma en América hispánica.
El Descubrimiento y la Conquista coinciden con las grandes invenciones
europeas: brújula, astrolabio, cartas marinas, construcción de grandes
navíos; aplicación de la pólvora al arte de la guerra, desarrollo de la
imprenta, fabricación del papel y orientación de la investigación científica
hacia las nuevas áreas del saber como la biología, la botánica, la
astronomía, la geografía, etc.
La literatura colonial hispanoamericana transcurre a través de los siglos
XVI, XVII y XVIII. Coincide, en sus comienzos, con la época del
renacimiento español. Las personas que pisaron el nuevo continente fueron
hombres renacentistas y españoles, individuos esforzados y valientes,
pertenecientes a la nación más poderosa del mundo, orgullosos de su
estirpe nacional, tenían un gran sentido del honor personal y del
monarquismo político.
Siglos XVII
En el siglo XVII el barroco fue mucho más que un movimiento artístico, ya
que consistió en una visión espiritual de la realidad, una manera de
entender y enfrentar la vida, que se manifestó en las artes plásticas, la
arquitectura, la música y las letras. Durante los tres siglos que integraron el
periodo colonial sobre las tierras americanas, se sostuvo una relación
sumamente estrecha con la metrópoli, la cual se había impuesto como el
modelo cultural y social que se debía seguir.
Originalmente, el término barroco se aplicó a toda obra de arte-escultórica,
arquitectónica, pictórica, musical o literaria- que, en busca de una nueva
originalidad, se inclinaba hacia la exageración ornamental, hacia lo excesivo
y lo recargado. Se dice que la palabra barroco es de origen portugués y se
refiere a la manera como los pescadores llamaban a las perlas irregulares.
El barroco es una corriente artística que surgió en Italia, aunque el país
donde adquirió mayores alcances fue España. El espíritu hispano se
identificó con el ámbito de contrastes que se manifiesta en el barroco, los
extremos de su temperamento, la fuerza de su personalidad y el
compromiso de su religión encontraron, en ese movimiento, el medio
adecuado para expresarse. La decadencia que se había presentado durante
58
el gobierno de Felipe III era ya evidente en el siglo XVII y, ante una
realidad tan adversa, el mundo de las apariencias se manifestó en las
formas de vida de esta nación, es decir, el ornamento y la ostentación
cubrieron los males sociales y gubernamentales que se presentaron.
Siglo XVIII
Durante los siglos XVI, XVII y XVIII de la dominación española, la actividad
cultural de los indios no desapareció del todo. Una vez consumada la
Conquista, sobrevino la coexistencia con el español. Los indios y mestizos
se constituyeron en una nueva realidad social, los misioneros y sacerdotes
se aplicaron a la construcción de templos y a la evangelización.
A la Nueva España arribaron primero franciscanos, dominicos, agustinos,
mercedarios y jesuitas, de distintas procedencias y con planes de
alfabetización unánimes, con metodologías diferentes. Los franciscanos
optaron por la convivencia con los naturales, el ejemplo de una vida pobre y
pastoral, la formación de un clero nativo y la persuasión amistosa. Los
agustinos se consagraron a organizar comunidades, construir templos y
monasterios agradables y ofrecer a los fieles una formación dogmática
esencial, en estas tareas, la Iglesia católica perdió a infinidad de misioneros
y ministros de la fe. La Compañía de Jesús logró tal importancia y
popularidad en los distintos países en que se encontraba establecida, y
donde habían impulsado la educación y el desarrollo de nuevas formas de
vida, que se convirtieron en un problema político para la autoridad real, la
cual no veía con buenos ojos su autonomía ideológica y la liberalidad de su
comportamiento. El principal tema de sus escritos era el de la nostalgia por
la patria perdida; lejos de América, insistieron en encontrar una idea de
nacionalidad en el mundo americano, en exaltar el valor del paraíso
perdido, en dar a conocer la configuración de su paisaje, así como el
demostrar que sus virtudes lograrían mayores atributos a pesar de la mala
administración de los gobiernos virreinales.
El siglo XIX
A fines del siglo XVIII, después de más de trescientos años de dominación
española, el régimen español había perdido vigencia. Los criollos, los que
habían viajado y tenían experiencia de otros países libres, o quienes habían
estudiado rechazaban el sistema hispánico, al que consideraban anticuado e
injusto para sus pueblos: restricción y monopolio comercial, impuestos
excesivos, pobreza general, falta de libertad cultural, rigidez excesiva de las
autoridades, y otros defectos propios del estado colonial. No existía
propiamente un sentimiento antiespañol, casi todos en mayor o menor
parte, tenían algo de hispánico (padres, sangre, lengua, religión, tradición o
sentido de la vida), pero si había un resentimiento contra el sistema
imperial.
59
3. Reseña crítica
En los núcleos temáticos anteriores aprendiste los pasos que debes seguir
para desarrollar la lectura estratégica del texto literario, también conociste
el panorama de la literatura mexicana de los siglos XVI al XIX. Ahora
aprenderás a elaborar una reseña crítica, para ello tomarás en cuenta los
elementos que ya conoces, como las reglas de ortografía y de redacción.
La reseña se define como un informe sobre el contenido de una obra que
puede ser científica o literaria.
3.1. Características: función y estructura
Algunos autores clasifican la reseña crítica en dos tipos: informativa y
crítica. La reseña informativa únicamente da noticias sobre el contenido del
libro, mientras que la crítica hace una valoración de la obra.
El objetivo de este núcleo temático tema es que redactes una reseña sobre
algún texto literario. No es una tarea fácil, sin embargo al darte los
lineamientos generales, se te puede facilitar su elaboración. Los datos que
debes considerar son:
1. Datos biográficos del autor.- Como vas a trabajar con textos
literarios es importante que tengas una semblanza del escritor para
que conozcas algo de su vida y obra.
2. Ficha bibliográfica.-Recuerda que es muy importante anotar los
datos de la fuente consultada para aclarar cualquier duda. Este punto
puede ir también hasta el final.
3. Partes de la obra.- Si se trata de una obra extensa como una
novela, habrá que revisar su índice y determinar en cuántas partes y
capítulos está dividida. No olvides que algunos géneros son más
breves y no requieren división.
4. Contenido.- Después de efectuar una lectura general, estas en
posibilidad de escribir su argumento (resumen general que no explica
causas ni detalles).
5. Citas textuales.-A veces son importantes las citas textuales para
apoyar algún punto. Sin embargo se pueden intercalar en el punto
anterior.
Para la elaboración de una reseña crítica hay que añadir un paso más
a los cinco que has visto hasta ahora:
6. Juicio Valorativo.-Este puede resultar el punto más difícil ya que
implica que el lector emita un juicio valorativo personal, basándose
en los diferentes elementos que se han analizado en un texto
literario: forma de presentar a los personajes; la manera de recrear
el ambiente; la originalidad en el lenguaje utilizado; el interés
despertado por el tema; el manejo del tiempo; o cualquier otro
aspecto que se pueda destacar en la obra dependiendo del género
literario al que pertenezca.
Al final el lector debe concluir si la obra le dejó algo positivo en su
formación; amplió los conocimientos sobre algún aspecto; cambió su
60
forma de ver el mundo; influyó en su forma de pensar; le enseñó a
entender más a la humanidad, etc.
A continuación se presenta el ejemplo de una reseña crítica sobre el
libro El Diosero de Francisco Rojas González, para que te sirva de
modelo.
Reseña del libro El Diosero
1. Datos biográficos del autor.
Francisco Rojas González (Guadalajara 1905-1951). Antropólogo y Etnólogo
de profesión, supo aprovechar sus investigaciones y conocimientos sobre
diferentes grupos étnicos de nuestro país para escribir parte de su obra.
Autor de La negra Angustias (1944) de ambiente revolucionario, y Lola
Casanova (1947), que relata un hecho histórico entre los indios seris de
Sonora. Su obra más reconocida fue su libro de cuentos El diosero publicado
un año después de su muerte en 1952.
2. Ficha bibliográfica.
Rojas González, Francisco. El diosero. México, Fondo de Cultura Económica
(Colección popular, núm. 16). 1983. 131 pp.
3. Partes de la obra.
Se trata de un libro que a lo largo de sus 131 páginas incluye un total de
trece cuentos: “La tona”, “Los novios”, “La cabra en dos patas”…La mayoría
pertenecen a la corriente indigenista.
4. Contenido.
Como quedó establecido en la nota biográfica, Rojas González estudió la
carrera de Antropología y Etnología y gran parte de su vida la dedicó a la
investigación de diferentes grupos étnicos del país. El contacto directo que
tuvo con los indígenas le permitió conocerlos mejor y verlos, no como un
simple fenómeno que observa y estudia el científico, sino como seres
humanos que piensan, sienten y que han permanecido olvidados por
muchas décadas.
Cada cuento de El diosero es una experiencia del escritor con un grupo
indígena diferente y ocurrída en las más variadas regiones del país. Lo
mismo nos habla de los lacandones que viven en la selva chiapaneca, una
selva que compara con un “océano vegetal que amenaza desbordarse en
olas crujientes y negras” (p.82); y de pronto, en otro relato, nos
encontramos en Nequetejé, una “aldehuela perdida en las rugosidades de la
Sierra Madre” (p.72) para conocer una anécdota del escritor al lado de los
indios pames; o bien en otro cuento nos traslada a la tierra seca de los
otomíes en el Valle del Mezquital para contarnos las penalidades que pasa
Juá Shotá al levantar su negocio a la orilla del camino, en donde “Ofrecía al
peregrino una jícara de pulque en los precisos instantes en que las piernas
flaqueaban y la lengua se pegaba al paladar”(p.81). Son varios los grupos
étnicos que desfilan por el libro: Huicholes, Yaquis, Tzeltales, Zoques,
Mazahuas, Coras, en fin todo un mosaico de razas y de pueblos que le dan
mayor variedad a los relatos.
En cada narración nos presenta una faceta diferente de la vida de los
indígenas mexicanos. En algunas predominan los aspectos costumbristas
como por ejemplo “La tona”, que nos muestra la forma en que dan a luz las
61
mujeres zoques “a orillas del río, sin más ayuda que sus manos, su esfuerzo
y sus gemidos”. (p.9)…
5. Citas textuales
Las citas textuales ya están intercaladas en el punto anterior como pudiste
observar. Están entrecomilladas y al lado se señala la página de donde
fueron tomadas.
6. Juicio valorativo.
El diosero resulta un libro interesante ya que permite al lector adentrarse a
un mundo totalmente desconocido para los que vivimos en la gran ciudad.
Muchos mexicanos desconocíamos hasta el 1ero de enero de 1994 la
existencia de ese mundo y la situación tan precaria que ahí se vive. Tuvo
que darse un levantamiento armado para que todos volviéramos los ojos
hacia los grupos indígenas marginados.
Pero Rojas González junto con otros escritores de la corriente indigenista,
ya se habían dado a la tarea de rescatar a través de la literatura, desde
mediados de siglo, a esas etnias tan olvidadas, denunciando la explotación
e injusticia de la que son víctimas. Tal vez éste haya sido uno de los
mayores aciertos de este escritor aunque no se haya llegado a consolidar
como uno de los más grandes dentro de la literatura.
Rojas González tiene una prosa amena que nos va envolviendo hasta
interesarnos totalmente en la historia. Pero a su lenguaje en general le falta
ese ingrediente que ha hecho que otros sean diferentes y que se consagren
por su originalidad. A veces quiere ser poético pero sin llegar a conseguirlo
totalmente, logrando una que otra metáfora pero de gran sencillez: “El
nuevo padre, rudo como un peñasco, vio por unos instantes aquel trozo de
canela que se debatía y chillaba” (p.14).
62
3.2 Elementos
En el primer núcleo temático del bloque IV aprendiste a identificar los tres
géneros literarios: narrativo, dramático y lírico, se mencionaron las
características que los distinguen a cada uno de ellos, también se señalaron
los subgéneros literarios correspondientes. Ya se explicó que el argumento
es un resumen de los principales hechos que se desarrollan en una
narración. El tema es la idea o ideas principales que transmite el autor. El
lenguaje literario cuenta con las características de plurisignificación da lugar
a muchas interpretaciones. Connotación consiste en la interpretación de
diferentes significados de una palabra. Originalidad utiliza diferentes
palabras, mejor conocidas como figuras retóricas para embellecer el
lenguaje.
Figuras retóricas
Son todos aquellos rasgos que hacen que una obra se reconozca como
literaria. Estas figuras que aparte del carácter connotativo (diversas
interpretaciones), son también figuras retóricas; es decir, palabras o frases
dentro del texto encaminadas a embellecer el discurso en una obra. Algunas
figuras retóricas son: hipérbole, oxímoron, prosopopeya, comparación y
metáfora.
Hipérbole. Exageración o audacia que consiste en rebasar hasta lo
increíble las situaciones, las descripciones; aumentando o disminuyendo el
nivel de sus características.
Ejemplo:
“…el trasatlántico estaba allí con todo su tamaño inconcebible, más grande
que cualquier otra cosa grande en el mundo”.
Oxímoron. Es una figura que consiste en contra poner dos frases o dos
palabras próximas que impliquen una clara contradicción.
Ejemplo:
“bella ilusión por quien alegre muero
dulce ficción por quien penosa vivo”.
Comparación o símil. Consiste en confrontar dos cosas esencialmente
distintas pero que tienen un rasgo común. Expresa su semejanza por medio
de términos comparativos que podrían ser: como, igual que, de la misma
manera que, etc.
Metáfora. En esta figura el escritor busca un concepto similar al objeto que
quiere describir y sustituye el objeto a definir por otro concepto. Se
diferencia de la comparación por que en la metáfora no encontramos un
término comparativo.
Ejemplo:
“Labios de rubí” (sustituye: el color rojo)
Prosopopeya.
Es cuando los objetos inanimados adquieren características de seres
animados, es decir, se personifican.
Ejemplo:
“La casa se sintió vacía, nostálgica”.
El autor: biografía y características de su obra.
Como se ha mencionado anteriormente, el autor es aquella persona que
escribe una obra literaria.
63
En la biografía aparecen los datos del autor, su vida, sus obras y la época
en la que vivió.
En cuanto a las características de su obra en ella están presentes la manera
de pensar del escritor, la influencia que otros escritores tuvieron en ella, la
corriente literaria a la que pertenece y la ideología del escritor.
Corriente literaria: contexto histórico-cultural
En una corriente literaria es el nombre que se da a una tendencia artística
en la cual existen rasgos o características literarias, similares, en cuanto al
tratamiento de una obra.
Contexto histórico. Determina ciertas características de la obra de un autor
y se define como todas aquellas acciones políticas, sociales, económicas y
culturales que enmarcan el momento de su creación.
El contexto cultural (ciencia, arte y tecnología) en su conjunto está
determinado por un contexto histórico en el que están presentes intereses
sociales. Son estos mismos los que precisan el qué, el cómo, él para quién y
para qué la actividad humana. No hay contexto cultural por encima del
contexto histórico, ya que en él inciden los criterios políticos, económicos,
religiosos, que serán los que moldeen o reestructuren la función cultural
tanto en su efecto individual. De esta forma, la corriente literaria, como
producto de dicho contexto cultural, se define como una tendencia a partir
de similitudes relacionadas con el tema, la técnica, la finalidad, e incluso la
ideología, que adopta un grupo de escritores, precisando con ello una moda
literaria propia de un lugar y de una época.
Valoración: comentario, juicios y opiniones.
Comentario. Es la interpretación escrita de cualquier tipo de texto ya sea
científico, periodístico, argumentativo, y literario.
Juicios. Es la comprensión que tiene una persona de las cosas y que le
permite emitir alguna opinión respecto algún tema.
Opinión. Es la conclusión que hace una persona acerca de una obra, para
ello debe tomar en cuenta la biografía del autor, el contexto históricocultural, entre otros.
Redacción
Este tema ya se trató en el núcleo temático número I. Textos funcionales.
Algunas reglas ortográficas son: se utiliza el punto cuando termina un
pensamiento que forma sentido completo. Si el pensamiento siguiente tiene
relación con el anterior, se usa el punto y seguido. De otro modo se usa el
punto y aparte. Se utiliza la coma para aislar una frase de otras, cuando se
enumeran varias partes de la oración. Se usan dos puntos después de las
dedicatorias o palabras equivalentes. Se ponen después de una palabra que
enuncia una enumeración.
64
3.3 Redacción
El esquema lógico de los textos, la ortografía y el uso de signos de
puntuación en la organización de las ideas, los analizaste, estudiante y
aplicaste en Taller de Lectura y Redacción I y en los tres bloque temáticos
anteriores.
Algunas reglas ortográficas son:




Se utiliza el punto cuando termina un pensamiento que forma sentido
completo.
Si el pensamiento siguiente tiene relación con el anterior, se usa el
punto y seguido. De otro modo se usa el punto y aparte.
Se utiliza la coma para aislar una frase de otras, cuando se enumeran
varias partes de la oración.
Se usan dos puntos después de las dedicatorias o palabras
equivalentes. Se ponen después de una palabra que enuncia una
enumeración.
Este tema en particular es de suma importancia para cualquier actividad en
diversos ámbitos de tu vida. Tu forma de escribir es tu presentación,
recuérdalo.
65
Actividad de aprendizaje 5
Lee con atención el siguiente capítulo de la novela Clemencia y elabora una
reseña crítica con los siguientes elementos:
1. Título de la obra.
2. Datos biográficos del autor.
3. Ficha bibliográfica.
4. Partes de la obra.
5. Contenido.
6. Escribe las figuras literarias que aparecen en el texto.
7. Citas textuales.
8. La ubicación del contexto histórico y corriente literaria.
9. ¿Cuáles son las costumbres de la época que encuentras en la obra?
10. Juicio Valorativo
Para llegar al juicio valorativo es necesario realizar un análisis previo que
involucra la aplicación de todos los conceptos que hasta ahora has
aprendido (características del lenguaje literario, figuras retóricas, contexto
histórico-cultural y género literario). Puedes, además, plantearte los
siguientes cuestionamientos:
¿Me pareció interesante el texto? ¿Mi visión del mundo se modificó después
de leer el texto?, ¿Qué aprendiste de esta lectura? No olvides cuidar la
ortografía, la acentuación y la puntuación.
La última Navidad
Conocidos estos sucesos, vuelvo a tomar el hilo de mi narración, por lo cual
retrocederé hasta los últimos de diciembre de 1863, época en que todo el
mundo en Guadalajara hacía ya sus aprestos, ora para salir también de la
ciudad con el gobernador republicano, ora para recibir a los invasores.
Muy pocas familias se anticiparon a las tropas republicanas en la salida de
Guadalajara para el sur de Jalisco. Las más lo hicieron después, por una
especie de pánico que se apoderó de ellas al sentir la aproximación de los
franceses; aunque justo es decir que la mayor parte de las referidas
familias era compuesta de liberales y buenos patriotas que preferían las
vicisitudes de la peregrinación, y aun el destierro, a vivir entre los enemigos
de México. Muchas de estas familias partieron para California; y para las
más acomodadas, efectivamente era San Francisco el mejor punto que
podían elegir en aquel tiempo de borrasca y de adversidad.
Las tropas de Arteaga tenían ya sus disposiciones tomadas en virtud de las
órdenes superiores; pero permanecieron en la plaza hasta los primeros días
de enero, como he dicho.
Enrique Flores y todos los jefes y oficiales del cuerpo a que pertenecía,
incluso el coronel e incluso también Fernando Valle, cuya tristeza
aumentaba cada día, así como su amor a Clemencia, decidieron pasar lo
más ruidosamente posible aquellos últimos días de su permanencia en
Guadalajara.
66
La Navidad estaba próxima, mejor dicho, era al día siguiente. ¿Cómo no
pasar con alegría esta fiesta de la intimidad, esa fiesta del corazón, en
unión de las personas queridas que iban a quedarse bien pronto
abandonadas tal vez para no volverse a ver nunca?
Después de la Navidad estaban la guerra, las montañas, las privaciones, la
derrota, tal vez la muerte. Era, pues, necesario libar el último cáliz de
placer hasta la postrera gota; era preciso celebrar el último banquete de la
familia con entusiasmo, con delirio.
Clemencia dijo a Flores, a Valle y a sus compañeros:
-La Navidad se celebrará aquí en casa, haremos un gran baile, tendremos
una agradable cena, nos alegraremos por última vez con los nuestros, y
después que vengan los franceses y nos degüellen.
Los oficiales se pusieron locos de contento.
La noche del 24 llegó; noche hermosísima en nuestra patria como en todo
el mundo cristiano, y en que hasta los desgraciados y los malos se alegran
y ríen.
Ya conocen ustedes la casa de Clemencia. Pues bien, la noche del 24 era un
palacio de hadas. Se iluminaron el patio y los corredores, se pusieron por
todas partes gigantescos ramilletes de flores y ramas de árboles cubiertas
de heno y de escarcha. Se dio, en fin, a la casa el aspecto tradicional de las
fiestas de Nochebuena.
El invierno con sus galas de nieve, con sus pinos y sus musgos (lo cual es
una exageración en Guadalajara, donde casi no hay invierno) contribuyó a
embellecer aquella mansión opulenta en que iban a tener lugar las alegrías
íntimas dentro de pocas horas.
En el salón se había colocado ese “precioso juguete alemán”, como le llama
Carlos Dickens, el árbol de Navidad, precioso capricho no introducido
todavía en México, y que es el objeto de la ansiedad de la infancia, de la
alegría de la juventud y de la meditación de la vejez, en esos países del
Norte donde aún se mantiene vivo con el calor del hogar el amor de la
familia.
Había sido un capricho de Clemencia poner ese árbol, en cuyas frescas
ramas había colocado algunas de sus más queridas alhajas, pañuelos, y
pequeños juguetes que habían de repartirse entre sus afortunados amigos,
con entero arreglo al estilo alemán: sólo que aquí en vez de niños eran
valientes oficiales republicanos los que iban a obtener esos preciosos
obsequios, como una muestra de eterno recuerdo.
A la medianoche debía hacerse este reparto, como es costumbre. Además,
Clemencia, prosiguiendo sus imitaciones del extranjero, había dispuesto que
inmediatamente después de despojado el árbol de sus adornos, el primer
valse que se bailase fuese como el valse de medianoche en el último día del
año, el baile de los amantes, es decir, en el que debían escoger los hombres
67
a sus preferidas, y éstas a los dueños de su alma. Tal vez no todos los
amigos tenían allí a las amadas de su corazón, pero Clemencia en todo esto
tenía una mira enteramente personal suya, y poco se cuidaba de los demás.
Isabel había sido convidada, como era de suponerse; pero la pobre niña aun
sufría los tormentos del desengaño, cada vez más amargo a medida que
pasaba el tiempo.
Por fin el salón se llenó. Era bastante amplio para dejar un gran espacio
donde estaba colocada la mesa en que se hallaba metido el árbol que
aparecía deslumbrador con sus pequeñas y perfumadas alhajas.
Este espacio quedaba libre; en el centro del salón se comenzó a bailar.
Enrique dio la señal llevando por compañera a Clemencia.
Ya desde este momento Fernando notó ciertas inteligencias entre su pérfido
amigo y la hermosa joven, inteligencias que habían comenzado en las
visitas que en los últimos días había hecho Enrique a la coqueta,
seguramente nuevo objeto de su galantería, después de la repulsa de
Isabel, repulsa de que Valle no tenía conocimiento, pues también hacía
tiempo que había dejado de visitar a su prima. El pobre joven se colocó en
un rincón, y después allí procuró observarlo todo, palpitándole el corazón de
dolor y de miedo, porque ya le daba miedo pensar que Clemencia se
enamorase también de Flores. Esto se explica: Fernando estaba entregado
ciegamente a su amor por Clemencia, y no había para él medio entre ser
amado de ella o morir.
El baile siguió alegre. El reloj dio las doce de la noche, y todo el mundo vino
a agruparse en derredor del árbol de Navidad.
Comenzóse la rifa. Cada uno sacó su número, y Clemencia
distribuyendo la alhaja o el juguete que correspondía a aquel número.
fue
-Valle-dijo la joven alargando el pañuelo a Fernando-Isabel y yo hemos
bordado juntas este pañuelo…por esto debe serle a usted doblemente
querido.
-Le guardaré como una reliquia sagrada-respondió Fernando.
-Y cuando reciba usted alguna herida, empápele usted en sangre generosa,
esa será la mejor manera de honrarle.
-Yo lo prometo-murmuró Fernando palideciendo. Acababa de sentir ese
extraño temor que la vista de Clemencia le había causado la primera vez
que la vio.
Después de distribuidas las alhajas, los concurrentes, formando grupos para
examinar el objeto que les había tocado en suerte, se fueron dirigiendo a la
pieza en que estaba puesta la mesa para la cena.
Fernando, pensativo y lleno de funestos presentimientos, en vez de seguir a
los demás se colocó junto a una puerta del salón que daba al corredor, y
casi se puso a cubierto con una gran cortina.
68
De repente dos personas pasaron junto a la puerta, por el lado de afuera,
caminando, lentamente. Eran Clemencia y Enrique.
-Será una alhaja querida-decía Enrique-pero hubiera yo preferido el pañuelo
bordado por ti. ¡Qué fortuna de chico! La otra vez una flor, ahora un
pañuelo.
-¿Y tengo yo la culpa, Enrique? Pero no seas niño…toma y consuélate: tu
árbol de Navidad es mi mano, y ella te alarga esto. ¿Estás contento?
-¡Ah, qué dicha!- y sonaron dos besos apagados que Enrique daba al objeto
que le alargó Clemencia.
-Retrato y cabello que pediste…
Ahora, enójate.
Los jóvenes se alejaron.
Fernando cayó desplomado sobre una silla. Lo que acababa de escuchar era
cuanto podía sucederle de improviso, de horroroso, de terrible.
Poco después le fue preciso salir al corredor; se ahogaba…estaba loco. Si
alguna vez hizo propósitos insensatos, fue entonces. Su pecho era un
volcán, su cerebro ardía, y no le venían a la boca más que blasfemias. Se
acordó que traía guardada y cuidadosamente envuelta la flor que Clemencia
le había dado algunos días antes. Sacóla del pecho y la arrojó con cólera
sobre el mismo jarrón japonés en que estaba la planta que la había
producido.
-Conservarla-dijo-sería adorar la burla.
Pero su ausencia había sido notada en la cena, y Clemencia, acompañada
de Enrique, vino luego a buscarle.
-Fernando ¿no viene usted a cenar?-le dijo la joven.
-No, mil gracias; me siento un poco mal; prefiero estar aquí-respondió Valle
secamente.
-Hombre ¿se está usted haciendo el romántico en una noche como ésta?
-Amigo Flores, conténtese usted con ser dichoso y déjeme en paz-replicó
Valle sin poder contenerse.
-Amigo Valle, dice usted eso con un acento tan trágico que me causa terror
y, sobre todo, a esta señorita. ¡Se diría que está usted rabioso!
-Rabiosos no es la palabra; indignado, sí, como un hombre sincero que
descubre una perfidia…
-¿Perfidia de quién?
69
-Hombre, me interroga usted mucho, y a su vez se pone usted trágico, lo
cual me da también terror y, sobre todo, a esta señorita.
-Vamos, usted se ha vuelto loco, Fernando; por fortuna yo le desprecio lo
bastante para hacerle caso.
-¡Dios mío! ¡Dios mío!-dijo Clemencia muy agitada al notar el ademán de
Valle que, próximo a estallar, pudo sin embargo dominarse y se contentó
con sonreír, mirando a Enrique con un gesto de supremo desdén.
-Señorita, no tema usted-añadió-este caballero y yo nos conocemos hace
tiempo, y sabe que soy respetuoso en ciertos lugares…en otros ya es
diferente, tiempo nos queda…En cuanto a usted, le pido mil perdones por mi
descortesía hoy, y por mi candidez antes, y…el permiso para retirarme.
-Pero, señor Valle, van a notar que se ausenta usted así de una manera
singular…se dirá…
-Nada…yo yo le ruego a usted manifieste a su papá que me retiro porque
estoy un poco enfermo. Ya me conocen y no lo extrañarán.
Y luego, volviéndose del lado de Flores, le cogió de un brazo y le dijo
sordamente:
-¡Mañana!
-Sí, mañana-respondió éste llevándose a Clemencia, que había perdido
enteramente su aire altivo y que parecía trémula de emoción.
-por Dios y ¿qué va a suceder?
-Va a suceder que le mataré, Clemencia; hace tiempo que me fastidia este
personaje de Byron, y ahora con más justicia. ¿Se creía con derecho quizás
a tu amor? Había tomado la compasión y la amabilidad por cariño. Pues es
modesto el joven.
-Enrique, prométeme que no le harás nada.
-¡Oh! En cuanto a eso, yo estoy acostumbrado, amor mío, a hacer tragar las
amenazas a quien me las dirige. Pero no temas, no es espada la que él verá
enfrente sino mi látigo.
Clemencia, generosa por carácter, se sintió mal
fanfarronada que traspasaba los límites de lo verosímil.
al
escuchar
esta
-¡Oh, no! Dicen que es muy valiente Fernando.
-A pesar de eso, sentirá mi látigo.
-¡Adiós alegría de Navidad!
70
-murmuró Clemencia enjugándose sus lágrimas-. Ya no voy a tener gusto
en toda la noche, y vale más que esto se acabe pronto.
-Pero ¿por qué, mi vida?-dijo Enrique inclinándose a besar los perfumados
cabellos de Clemencia-te preocupas mucho por las palabras de un imbécil.
Vas a ver si te quito la pena. Bailaremos el primer valse ¿no es esto lo
convenido?
-Sí, pero se acabará todo después.
Entraron. La cena se concluyó alegre, pero la frente de Clemencia
permaneció nublada y triste.
Tocóse el valse consabido. Enrique hizo prodigios de galantería y de
imaginación para distraer a Clemencia; pero ésta sonreía tristemente,
ocultaba bajo su larga y sedosa pestaña alguna lágrima que asomaba a sus
radiantes ojos negros, y en un descanso dijo a Enrique mirándole fijamente
con los ojos entrecerrados y llenos de pasión:
-¿Me amas, Enrique?
-¿Más que a mi vida…
-Pues no hagas caso a Valle… ¡desgraciado! El me quiere también…
-Esa es una razón de más…
-Esa es una razón para tenerle piedad…quizás yo tengo la culpa de que esté
enamorado así, y celoso.
-Tú le quieres algo, Clemencia.
-¿Qué le quiero?..Si yo no amo más que a ti, a ti no más, y desde el primer
momento, y tu amor me ha costado lágrimas y sufrimientos atroces…te
amo, te amaré siempre.
La ardiente joven decía estas palabras con ese aparente disimulo con que
hablan siempre en un baile los enamorados, que no parece sino que
platican acerca de la música de los candiles y de los vestidos. Pero la voz de
la joven era tanto más enérgica cuanto más apagada, llena de ternura y de
resolución.
Y sus dedos oprimían convulsivamente el brazo de Enrique, y los latidos de
su corazón parecían ahogar sus palabras.
Estaba apasionada frenéticamente. El baile se concluyó pronto, Clemencia
no estaba contenta ya. ¿Temía por Enrique? ¿Temía por Fernando? ¡Quién
sabe! Lo probable es que temía por cualquiera de los dos, pues bien sabía
que ella era la causa de lo que iba a suceder.
71
Así es que otra vez, al recogerse en aquella aristocrática y deliciosa estancia
que ya conocimos en la noche del té, volvió a repetir pensativa y llena de
remordimientos las mismas palabras:
-¿Qué he hecho, Dios mío? ¿Qué he hecho?
Altamirano, Ignacio Manuel. Clemencia. México, 21 a. edición. Porrúa
(sepan cuántos…múm.62), 2001. Páginas 54-57.
Autoevaluación del aprendizaje
Para elaborar la reseña crítica debiste de haber considerado lo siguiente:
tus juicios y críticas deben estar argumentados a partir de la lectura y el
análisis literario de la obra. La reconstrucción personal de significados debe
ser a partir de tu experiencia como lector. Emplea las reglas de ortografía y
de redacción en la organización coherente de tus ideas.
1. Título de la obra.
2. Datos biográficos del autor.
3. Ficha bibliográfica.
4. Partes de la obra.
5. Contenido.
6. Citas textuales.
7. La ubicación del contexto histórico y corriente literaria.
8. Figuras literarias.
9 ¿Cuáles son las costumbres de la época que aparecen en la obra?
10. Juicio Valorativo
1. Título de la obra. Clemencia.
2. Datos biográficos del autor.
Padre de la literatura mexicana, Ignacio Manuel Altamirano nació en
Tixtla, Guerrero siendo sus padres Francisco Altamirano y Gertrudis
Basilio, ambos indios puros que habían tomado el apellido de un
español que había bautizado a uno de sus ancestros.
Ignacio Manuel Altamirano aprendió a hablar español sólo hasta que
su padre fue nombrado alcalde del pueblo, era un estudiante
aventajado y ganó una de las becas que otorgaba el Instituto
Literario de Toluca.
En 1852 publicó su primer periódico, Los Papachos, hecho que le
costó la expulsión del Instituto. Después vino a la ciudad a estudiar
Derecho, específicamente en el Colegio de San Juan de Letrán. En
1854 interrumpió sus estudios para adherirse a la revolución de
Ayutla que pretendía derrocar a Santa Ana. Una vez terminada la
revolución en 1857, cuando volvió a estallar la guerra en México, esta
vez la Reforma que inició la división ideológica clásica del siglo XIX,
entre conservadores y liberales.
72
Se casó con Margarita Pérez Gavilán nunca tuvo hijos. En 1863 se
incorporó a la lucha resultante de la invasión francesa. En 1865 fue
nombrado coronel por el presidente Juárez. En 1867 se retiró para
siempre de las armas.
Sus obras son: Clemencia, Cuentos de invierno, Antonia, Beatriz, El
zarco y paisajes y leyendas
Murió en San Remo, Italia hallándose en Europa por comisión de
Porfirio Díaz.
3. Ficha bibliográfica. Altamirano, Ignacio Manuel. Clemencia.
México, 21 a. edición, Porrúa (Sepan cuántos…núm 62), 2001.
4. Partes de la obra. Se trata de una novela que consta de 90 páginas,
divida en 37 capítulos.
5. Contenido. Ignacio Manuel Altamirano fue un escritor mexicano que
en su obra Clemencia manifestó el amor hacia su patria, participó en
las armas y parte de sus batallas se ven reflejadas en el texto. Él se
identifica con Fernando Valle: “Valle era un muchacho de veinticinco
años de cuerpo raquítico y endeble; moreno, pero tampoco de ese
moreno agradable de los españoles, ni de ese moreno oscuro de los
mestizos, sino de ese color pálido y enfermizo que revela o una
enfermedad crónica o costumbres desordenadas”. (p.7)
“En el ejército era un advenedizo, porque había aparecido como soldado
raso en las filas el año de 1862, ascendiendo luego a cabo por su aplicación,
después a Sargento en las cumbres de Acultzingo, a subteniente (servía
entonces en un cuerpo de infantería), luego a teniente después el 5 de
Mayo y, por último a Capitán.
Tenía los ojos pardos y regulares, nariz un poco aguileña, bigote pequeño y
negro, cabellos lacios, oscuros y cortos, manos flacas y trémulas. Su boca
regular tenía a veces un pliegue que daba a su semblante un aire de altivez
desdeñosa que ofendía que hacía mal”. (p. 8)
En la obra nos menciona que tiene un rival el cual es Enrique Flores y lo
describe así: “…joven perteneciente a una familia de magnífica posición,
gallardo, buen mozo, de maneras distinguidas, y que a las prendas de que
acabo de hablar agregaba una no menos valiosa, y que era la de ser
absolutamente simpático. Era de esos hombres cuyos ojos parecen ejercer
desde luego en la persona en quien se fijan un dominio irresistible y grato.
Flores era peligroso para las mujeres, era irresistible, y mil relatos de
aventuras galantes y que revelaban su increíble fortuna en asuntos de
amor, circulaban de boca en boca en el ejército”: (p. 6)
“…Flores era seductor; su fisonomía era tan varonil como bella; tenía
grandes ojos azules, grandes bigotes rubios, era hercúleo, bien formado, y
tenía fama de valiente. Tocaba el piano con habilidad y buen gusto, era
elegante por instinto, todo lo que él se ponía le caía maravillosamente, de
modo que era el dandy por excelencia del ejército.” (p. 7)
Ambos estaban enamorados de Clemencia “era morena y pálida como una
española. Sus ojos negros hacían estremecer de deleite, su boca sensual
tenía la sonrisa de las huríes, sonrisa en que se adivinan el desmayo y la
sed. El cuello de la morena se erguía como el de una reina. Era una mujer
de corazón”. (p. 19)
73
Finalmente, el comandante Enrique Flores se queda con el amor de
Clemencia, pero él resulta un conspirador, Fernando Valle lo descubre y
éste es arrestado y acusado de traicionar a su patria, pretendía unirse a los
franceses, así que su castigo será ser fusilado. Clemencia cree que Valle
está celoso y que inventó todo para hacerle un mal a su amado. Valle toma
el lugar de Enrique el cual escapa y se une al bando contrario, Fernando es
fusilado. Clemencia se va al extranjero durante la invasión extranjera.
“Yo no conozco, el camino del Naranjo, y me perdería; necesito primero
disfrazarme con traje de paisano, y luego llevar un guía que, después de
atravesar el paso, me dirija a Guadalajara.
-¿A Guadalajara?-preguntó Clemencia.
-Sí, Clemencia, a Guadalajara, yo no estaré seguro sino allí.
-Pero allí están los franceses.
-Precisamente por eso. Este no es momento de ocultar la verdad ya. Sepan
ustedes que, en efecto, los pliegues que cogió Valle eran míos. Yo estaba en
comunicación con aquella plaza, y ahí se me brinda con una banda en
general. Debí pasarme con todo mi cuerpo y con algunos otros, pero
desgraciadamente me retardé y fui descubierto”. (p. 83)
6.Citas textuales. Las citas textuales ya están intercaladas en el punto
anterior. Están entrecomilladas y al lado se señala la página de donde
fueron tomadas.
7. La ubicación del contexto histórico y corriente literaria. Es una
obra escrita en el siglo XIX en México, pertenece a la corriente literaria del
Romanticismo.
8. Figuras literarias.
Hipérbole : “…era preciso celebrar el último banquete de la familia con
entusiasmo con delirio”. (p. 54)
Comparación: “La noche del 24 llegó; noche hermosísima en nuestra patria
como en todo el mundo cristiano, y en que hasta los desgraciados y los
malos se alegran y ríen”. (p. 54)
9. ¿Cuáles son las costumbres de la época que aparecen en el texto?
La historia se lleva a cabo en la Ciudad de Guadalajara en el año de 1863
cuando los franceses invadieron nuestro país. Celebran la Navidad el día 24
de diciembre al igual que el mundo cristiano, la fiesta se llevo a cabo en la
casa de Clemencia la cual tenía el aspecto tradicional de las fiestas de
Nochebuena. Había un enorme árbol de Navidad del cual colgaban alhajas,
pañuelos y pequeños juguetes.
Los militares son hombres valientes que arriesgan su vida por la patria.
10.Juicio valorativo.
La obra de Clemencia está escrita en prosa, se divide en capítulos, es una
novela romántica cuya característica principal es la tragedia. En ella
aparecen elementos de la identidad nacional, los jóvenes de diferentes
clases sociales se metían al ejército para defender a su país de los
invasores, en este caso los franceses. Estaban dispuestos a morir por su
bandera y a sacrificarse por la mujer amada. El escritor exalta la fisonomía
del mexicano como Fernando Valle que por su aspecto es considerado
traidor y desagradable.
En cambio Enrique Flores como es rubio y buen mozo todas las mujeres
quieren que él les corresponda, se dejan guiar por la apariencia y se olvidan
de los sentimientos.
Problemas presentados en la obra: la obra abarca los siguientes aspectos:
74
-Aspecto nacional. La exaltación de valores nacionales y la acción del
ejército contra los franceses.
-Aspecto popular. Descontento de los conservadores hacia los liberales. Los
patriotas prefieren abandonar el país antes que permitir que los franceses
los dominen.
Ignacio Manuel Altamirano utiliza un lenguaje muy claro, sencillo y fácil de
comprender. Es una obra un poco extensa, y que exalta el patriotismo
mexicano. El texto literario te deja algunas reflexiones como son: sigue tus
ideales y no te dejes sorprender por la apariencia física.
75
Lista de cotejo para evaluar la reseña crítica.
Propósito: verificar si la reseña crítica reúne las partes señaladas en
el tercer núcleo temático.
Instrucciones. Lee cada proposición, elige y marca con una x, sí o no
cumple con los requerimientos estipulados y de no ser así,
reestructura tu reseña.
Integra una portada
Sí
El
escrito
está
organizado en tres
momentos:
Introducción,
desarrollo
y
conclusiones.
Las
ideas
están
expresadas
con
precisión y claridad.
Satisface las normas
básicas del protocolo
de
comunicación:
sintaxis, ortografía y
uso de mayúsculas.
Contiene la biografía
del autor.
Ficha bibliográfica.
Contenido.
Citas textuales.
Figuras literarias.
Juicio Valorativo.
No
76
Resumen
La reseña crítica
La reseña se define como un informe sobre el contenido de una obra que
puede ser científica o literaria.
Características: función y estructura
Algunos autores clasifican la reseña crítica en dos tipos: informativa y
crítica.
La reseña informativa únicamente da noticias sobre el contenido del libro,
mientras que la crítica hace una valoración de la obra.
1. Datos biográficos del autor.-Semblanza del escritor su vida y obra.
2. Ficha bibliográfica.- Los datos de la fuente consultada. Este punto
puede ir también hasta el final.
3. Partes de la obra.- Si se trata de una obra extensa como una
novela, habrá que revisar su índice y determinar en cuántas partes y
capítulos está dividida.
4. Contenido.- Argumento (resumen general que no explica causas ni
detalles).
5. Citas textuales.-A veces son importantes las citas textuales para
apoyar algún punto.
6.Juicio Valorativo.-Este puede resultar el punto más difícil ya que
implica que el lector emita un juicio valorativo personal, basándose
en los diferentes elementos que se han analizado en un texto
literario: forma de presentar a los personajes; la manera de recrear
el ambiente; la originalidad en el lenguaje utilizado; el interés
despertado por el tema; el manejo del tiempo; o cualquier otro
aspecto que se pueda destacar en la obra dependiendo del género
literario al que pertenezca.
Elementos: tipo de texto (género y subgénero literario), argumento,
tema, lenguaje literario, figuras literarias.
En los bloques anteriores analizaste los diferentes tipos de textos, aquí nos
enfocaremos al texto literario, los tres géneros literarios se clasifican en:
narrativo, dramático y lírico, se mencionaron las características que los
distinguen a cada uno de ellos, también se señalaron los subgéneros
literarios correspondientes. El argumento es un resumen de los principales
hechos que se desarrollan en una narración. El tema es la idea o ideas
principales que transmite el autor. El lenguaje literario cuenta con las
características de plurisignificación da lugar a muchas interpretaciones.
Connotación consiste en la interpretación de diferentes significados de una
palabra. Originalidad utiliza diferentes palabras, mejor conocidas como
figuras retóricas para embellecer el lenguaje.
Figuras retóricas
Son todos aquellos rasgos que hacen que una obra se reconozca como
literaria. Estas figuras que aparte del carácter connotativo (diversas
interpretaciones), son también figuras retóricas; es decir, palabras o frases
77
dentro del texto encaminadas a embellecer el discurso en una obra. Algunas
figuras retóricas son: hipérbole, oxímoron, prosopopeya, comparación y
metáfora.
Hipérbole. Exageración o audacia que consiste en rebasar hasta lo
increíble las situaciones, las descripciones; aumentando o disminuyendo el
nivel de sus características.
Oxímoron. Es una figura que consiste en contra poner dos frases o dos
palabras próximas que impliquen una clara contradicción.
Comparación o símil. Consiste en confrontar dos cosas esencialmente
distintas pero que tienen un rasgo común. Expresa su semejanza por medio
de términos comparativos que podrían ser: como, igual que, de la misma
manera que, etc.
Metáfora. En esta figura el escritor busca un concepto similar al objeto que
quiere describir y sustituye el objeto a definir por otro concepto. Se
diferencia de la comparación por que en la metáfora no encontramos un
término comparativo.
Prosopopeya.
Es cuando los objetos inanimados adquieren características de seres
animados, es decir, se personifican.
El autor: biografía y características de su obra.
Como se ha mencionado anteriormente, el autor es aquella persona que
escribe una obra literaria.
En la biografía aparecen los datos del autor, su vida, sus obras y la época
en la que vivió.
En cuanto a las características de su obra en ella están presentes la manera
de pensar del escritor, la influencia que otros escritores tuvieron en ella, la
corriente literaria a la que pertenece y la ideología del escritor.
Corriente literaria: contexto histórico-cultural
En una corriente literaria es el nombre que se da a una tendencia artística
en la cual existen rasgos o características literarias, similares, en cuanto al
tratamiento de una obra.
Contexto histórico. Determina ciertas características de la obra de un autor
y se define como todas aquellas acciones políticas, sociales, económicas y
culturales que enmarcan el momento de su creación.
El contexto cultural (ciencia, arte y tecnología) en su conjunto está
determinado por un contexto histórico en el que están presentes intereses
sociales. De esta forma, la corriente literaria, como producto de dicho
contexto cultural, se define como una tendencia a partir de similitudes
relacionadas con el tema, la técnica, la finalidad, e incluso la ideología, que
adopta un grupo de escritores, precisando con ello una moda literaria propia
de un lugar y de una época.
Valoración: comentario, juicios y opiniones.
78
Comentario. Es la interpretación escrita de cualquier tipo de texto ya sea
científico, periodístico, argumentativo, y literario.
Juicios. Es la comprensión que tiene una persona de las cosas y que le
permite emitir alguna opinión respecto algún tema.
Opinión. Es la conclusión que hace una persona acerca de una obra, para
ello debe tomar en cuenta la biografía del autor, el contexto históricocultural, entre otros.
Redacción
Este tema ya se trató en el bloque temático número I. Textos funcionales.
Algunas reglas ortográficas son: se utiliza el punto cuando termina un
pensamiento que forma sentido completo. Si el pensamiento siguiente tiene
relación con el anterior, se usa el punto y seguido. De otro modo se usa el
punto y aparte. Se utiliza la coma para aislar una frase de otras, cuando se
enumeran varias partes de la oración. Se usan dos puntos después de las
dedicatorias o palabras equivalentes. Se ponen después de una palabra que
enuncia una enumeración.
79
ACTIVIDADES DE CONSOLIDACIÓN
Con la finalidad de que apliques los conocimientos que adquiriste en el
bloque temático IV. Panorama de la literatura mexicana (Siglo XVI al XIX),
se te presenta un capítulo de la obra Clemencia del autor Ignacio Manuel
Altamirano para que realices las siguientes actividades.
Lee a continuación el capítulo “El desafío” de la novela Clemencia
El desafío
Al día siguiente muy temprano Fernando vino a despertarme.
-Doctor- me dijo-vengo a inferir a usted una molestia. Tengo que arreglar
un asunto de honor con el comandante Flores, que me ha insultado anoche.
No he creído conveniente encargar el arreglo de este negocio a ninguno de
mis capitanes, y suplico a usted que me sirva de testigo. Entre usted y yo
han mediado relaciones de amistad; pero creo que no rehusará usted
prestarme este servicio de caballeros.
-No tengo inconveniente-le respondí-estoy a la disposición de usted.
Contóme entonces el lance de la noche anterior, y me dio sus instrucciones.
Quería batirse el mismo día, y escogía como arma la espada. Era un duelo a
muerte.
Fui a ver a Flores, recibióme con arrogancia, designó como su testigo a un
amigo suyo de Guadalajara, a quien citó para una hora después.
-No habrá dificultad ninguna-me dijo-dentro de tres horas Valle estará
complacido.
Me despedí inmediatamente y fui a dar aviso a Fernando del pronto arreglo
de aquel negocio; pero aun estaba hablando con él cuando un ayudante
vino a llamarle de parte del coronel, y con urgencia. Encontró a su jefe
indignado.
-Sé que ha desafiado usted a muerte al comandante Flores, por yo no sé
qué palabras que dijo a usted anoche en el baile.
-¿El se lo ha dicho a usted, mi coronel?
-El me lo ha dicho.
-Pues bien, es cierto; me ha ofendido gravemente, y yo he creído
conveniente reparar este agravio retándole. Sería yo un hombre
despreciable si no lo hiciese así.
-Y ¿usted no sabe que nuestras leyes militares prohíben bajo severísimas
penas el duelo? ¿Usted no sabe que va a hacerse reo de un delito grave, y
que yo estoy resuelto a imponer a usted un castigo terrible si insiste en su
propósito? Caballero, yo no permito en mi cuerpo, ni menos en estas
circunstancias, semejantes lances de espadachines; yo haré fusilar,
conforme a Ordenanza, al que intente siquiera, estando como estamos,
frente al enemigo, promover duelos de cualquier motivo. ¿Es usted
valiente? ¿Está usted ofendido? Pues tiempo hay para probar su valor
combatiendo por su patria y lavar su ofensa, procurando en el primer
80
combate portarse mejor que la persona que le insultó. Un militar no se
pertenece, su vida es de la patria, y arriesgarla en otra cosa que en su
defensa, es traicionar a sus banderas. ¡Habríamos de dar el escándalo de un
desafío personal. El comandante Flores ha probado su temple de alma en
los combates, no necesita dar nuevas pruebas de ello, y en cuanto a la
ofensa que haya podido inferir a usted, él le invitará, llegado el caso, a
avanzar sobre el enemigo, y entonces el que se quede atrás será el que
tenga que confesar vencido. Así deben hacerse los desafíos en tiempo de
guerra, y no exponiendo a la vergüenza a su cuerpo y a los jefes con
reyertas personales, estériles para la causa que defendemos y criminales a
los ojos de la sociedad.
He ordenado a Flores que no acepte el reto de usted, y si tanto él como
usted intentan llevarle a cabo a pesar de mis órdenes, el general tendrá
conocimiento de ello, y yo ofrezco a ustedes que los haré fusilar. Así es que
usted prescinde de su propósito, retira usted toda indicación, y dentro de
pocos días yo proporcionaré a ustedes una liza más noble y más honrosa; y
como es preciso castigar a usted por este conato de infracción del Código
Militar, usted permanecerá arrestado hasta que salgamos de Guadalajara,
que será bien pronto.
-Está muy bien, mi coronel-contestó Valle, comprendiendo que su jefe tenía
razón en todo; pero indignándose interiormente de que Enrique hubiera
corrido a denunciar al coronel aquella ocurrencia.
El razonamiento del jefe era enteramente justo; pero la cólera hervía aún
en el pecho del joven ofendido, y aquel desprecio lanzado por su enemigo
delante de Clemencia le manchaba el rostro como un bofetón o un latigazo.
Algo hubiera dado por no pertenecer al ejército o por hallarse lejos de la
guerra y frente a frente de un rival tan soberbio como insolente.
El duelo no se llevó a cabo, y Valle se desesperaba pensando que Clemencia
supondría que él se habría resignado a sufrir en silencio la atroz injuria que
había recibido en presencia de ella.
-Doctor-me dijo, llorando de desesperación-no me queda más recurso que
el suicidio.
-El suicidio sería peor, amigo mío-le respondí-y me asombró de que usted,
regularmente tan juicioso, no pueda dominar ahora ese sentimiento de
cólera pueril. Realmente el coronel tiene razón; un desafío cuando los
franceses van a llegar, sería inexcusable. La espada de usted no debe
cruzarse sino con la de los enemigos de la patria. En el primer combate
usted se cubrirá de gloria o morirá, y de una u otra manera quedará bien
puesto a los ojos de su rival y los de esa señorita, que sería la primera en
censurar a usted una querella personal en los momentos mismos en que el
enemigo se presenta frente a nosotros. ¡Qué duelo, ni qué suicidio! El
combate mañana, y olvidemos hoy esas miserias del salón que sólo pueden
afectar a quien, llevando una vida ociosa, no tiene otro campo más hermoso
en qué demostrar el temple de una alma altiva y honrada.
Logré por fin convencer a Valle, que se resignó a callar y sufrir, con la
esperanza de hacerse matar en el primer encuentro. Entre tanto
permaneció arrestado y no volvió a ver a nadie en Guadalajara, encerrado
81
como estaba en su alojamiento, en donde pasó todavía unos seis días de
tormento y de impaciencia.
Por fin se dio la orden de marcha y el cuerpo salió de Guadalajara con
dirección a Sayula. Esto sucedió el día 2 de enero de 1864. El 1ero y cuando
se hacían los aprestos de marcha, el coronel del cuerpo, en nombre del
general Arteaga, puso en manos de Flores el despacho de teniente coronel,
que el general en jefe del ejército acababa de enviarle, por
recomendaciones de buenos amigos que el comandante tenía en el cuartel
general.
Altamirano, Ignacio Manuel. Clemencia. México, 21 a. edición, Porrúa
(Sepan cuántos…núm 62), 2001. Páginas 57-59.
Contesta las siguientes preguntas:
1. ¿Quién es el autor de la novela?
___________________________________________________
2. ¿Cómo es el lenguaje que se emplea?
_____________________________________________________
3. ¿Cuáles son las características de la obra literaria que están
presentes en el texto?
___________________________________________________
4. ¿Cómo es el contexto histórico de la época en que se lleva a cabo la
historia?
___________________________________________________
5. ¿Qué significado tiene el honor para el personaje principal?
_____________________________________________________
6. ¿Cuál es la corriente literaria a la que pertenece la obra?
___________________________________________________
7. ¿género literario al que corresponde la obra?
_____________________________________________________
8. ¿Qué costumbres de la época observas en el texto?
___________________________________________________
9. ¿Cuáles son las figuras literarias presentes en el texto?
_____________________________________________________
10. ¿Cuál crees que sea la visión del mundo del autor?
___________________________________________________
11.Elabora la reseña del capítulo “El desafío”
82
12. De acuerdo con las lecturas que analizaste cuáles son los elementos de
la identidad nacional presentes en los textos literarios.
13. ¿Cómo ha cambiado la identidad nacional a lo largo de los siglos?
14. En la actualidad, ¿cuáles son los elementos que te caracterizan como
mexicano?
83
Autoevaluación
1. ¿Quién es el autor de la novela?
Ignacio Manuel Altamirano.
2. ¿Cómo es el lenguaje que se emplea?
Es un lenguaje literario en el cual el lector busca transmitir emociones,
sensaciones y sentimientos. Aparece una descripción de lo que piensa
hacer el militar Fernando Valle, batirse en un duelo con Enrique Flores.
Manifiesta una gran riqueza en cuanto al uso del idioma español. Las
funciones de la lengua que están presentes son la poética porque
embellece el lenguaje por medio de la palabra y la emotiva porque
aparecen emociones y estados de ánimo.
3. ¿Cuáles son las características de la obra literaria que están
presentes en el texto?
Está escrito en prosa, se divide en capítulos y es una obra extensa.
Se narran una serie de acontecimientos que afectan a unos
personajes y que se desarrollan en un entorno determinado, tiene un
inicio, desarrollo y un final. Aparece una descripción en la cual se
plasman una serie de detalles que nos permiten conocer al personaje.
La narración en la que se relatan los hechos tal y como han ocurrido.
4. ¿Cómo es el contexto histórico de la época en que se lleva a cabo la
historia?
Es el año de 1864 época en que los franceses invaden nuestro país. Una de
las causas de la intervención francesa en México fue la suspensión del pago
de la deuda externa de México. Las potencias acreedoras, España e
Inglaterra además de Francia, apoyadas por los acreedores internos del
gobierno mexicano, decidieron ocupar el territorio nacional, aunque las dos
primeras finalmente desistieron del propósito.
Los conservadores mexicanos apostaron a que con un monarca extranjero
recuperarían su influencia y el clero sus bienes confiscados, pronóstico que
resultó equivocado, pues el emperador Maximiliano conservó vigentes las
Leyes de Reforma.
Las escisiones entre los liberales imposibilitaron una adecuada defensa de la
nación. Particularmente enconada fue la disputa entre González Ortega,
entonces presidente de la Suprema Corte, y Juárez, quien había decidido
prolongar su mandato presidencial, violando la Constitución. El general
zacatecano quiso evitar una división más profunda del partido liberal y
marchó a los Estados Unidos, desde donde convocó a un gobierno en el
exilio; el hecho provocó que Juárez lo sometiera a proceso.
Los liberales organizaron la resistencia contra los franceses y conservaron el
control del estado hasta febrero de 1864, cuando éstos ocuparon la capital.
Franceses y conservadores se aliaron contra los liberales —dirigidos por
González Ortega— quienes fueron obligados a huir a Fresnillo y luego del
estado.
84
Entre las medidas de gobierno impuestas por Maximiliano estuvieron la
creación de un Estado centralizado y la transformación de los estados en
departamentos, ambas contrarias a los añejos anhelos de los liberales
mexicanos. Zacatecas se partió en dos departamentos: el del mismo
nombre y el de Fresnillo, y se suprimieron ayuntamientos. La medida afectó
la economía y avivó el repudio a los franceses; mientras, los ayuntamientos
reaparecían, una vez más, como voceros de los intereses locales.
La contraofensiva liberal inició en 1866, bajo la dirección de Miguel Auza en
el norte, y Trinidad García de la Cadena junto con los hermanos Sánchez
Román en el sur. Después del triunfo de Mariano Escobedo en Coahuila
sobre los franceses, Juárez ordenó a Auza recuperar Zacatecas, establecer
un gobierno provisional, reorganizar el ejército y fabricar armamento.
Funcionarios y ejército imperiales huyeron a Aguascalientes.
El triunfo del ejército liberal sobre los franceses significó la derrota del
proyecto de nación enarbolado por los conservadores, quienes —aliados con
Maximiliano— realizaron el último intento por alcanzar el poder. El
significado de esta derrota fue aún más profundo: representó el
autorreconocimiento de los mexicanos frente al enemigo y como integrantes
de una nación única y distinta a otras; parecía que por fin México había
nacido luego de un alumbramiento difícil, lleno de obstáculos.
5. ¿Qué significado tiene el honor para el personaje principal?
Es una cualidad moral que lleva al personaje a cumplir con sus deberes
respecto al prójimo y a uno mismo. Es un concepto ideológico que justifica
conductas y explica relaciones sociales. El honor en Fernando Valle está
vinculado a la dignidad.
6. ¿Cuál es la corriente literaria a la que pertenece la obra?
Al Romanticismo mexicano, en el siglo XIX los escritores buscaban
una identidad y reconstruir que a pesar de los problemas políticos,
renacía de las ruinas; el deseo de articularla y de convertirla en
unidad dio origen a academias y cafés literarios donde se hablaba de
arte y política.
7. ¿género literario al que corresponde la obra?
Al género narrativo y al subgénero de la novela.
8. ¿Qué costumbres de la época observas en el texto?
Los militares eran considerados los defensores de la patria, arriesgaban
su vida para defenderla. El honor y la lealtad eran valores muy
apreciados en esa época. Los duelos no deben darse, cuando el país está
en guerra. La valentía se demuestra combatiendo al enemigo.
9. ¿Cuáles son las figuras literarias presentes en el texto?
Hipérbole. “…así deben hacerse los desafíos en tiempo de guerra, y no
exponiendo a la vergüenza a su cuerpo y a los jefes con reyertas
85
personales, estériles para la causa que defendemos criminales a los jos
de la sociedad”. P. 58
Comparación o símil. “…Algo hubiera dado por no pertenecer al ejército o
por hallarse lejos de la guerra y frente a frente de un rival tan soberbio
como insolente”.
Oxímoron. “En el primer combate usted se cubrirá de gloria o morirá”…
10. ¿Cuál crees que sea la visión del mundo del autor?
Dar a conocer como se encuentra nuestro país en el siglo XIX.
11.Elabora la reseña del capítulo “El desafío”
Datos biográficos del autor.
Padre de la literatura mexicana, Ignacio Manuel Altamirano nació en
Tixtla, Guerrero siendo sus padres Francisco Altamirano y Gertrudis
Basilio, ambos indios puros que habían tomado el apellido de un
español que había bautizado a uno de sus ancestros.
Ignacio Manuel Altamirano aprendió a hablar español sólo hasta que
su padre fue nombrado alcalde del pueblo, era un estudiante
aventajado y ganó una de las becas que otorgaba el Instituto
Literario de Toluca.
En 1852 publicó su primer periódico, Los Papachos, hecho que le
costó la expulsión del Instituto. Después vino a la ciudad a estudiar
Derecho, específicamente en el Colegio de San Juan de Letrán. En
1854 interrumpió sus estudios para adherirse a la revolución de
Ayutla que pretendía derrocar a Santa Ana. Una vez terminada la
revolución en 1857, cuando volvió a estallar la guerra en México, esta
vez la Reforma que inició la división ideológica clásica del siglo XIX,
entre conservadores y liberales.
Se casó con Margarita Pérez Gavilán nunca tuvo hijos. En 1863 se
incorporó a la lucha resultante de la invasión francesa. En 1865 fue
nombrado coronel por el presidente Juárez. En 1867 se retiró para
siempre de las armas.
Sus obras son: Clemencia, Cuentos de invierno, Antonia, Beatriz, El
zarco y paisajes y leyendas.
Murió en San Remo, Italia hallándose en Europa por comisión de
Porfirio Díaz.
Ficha bibliográfica. Altamirano, Ignacio Manuel. Clemencia. México,
21 a. edición, Porrúa (Sepan cuántos…núm 62), 2001.
Partes de la obra. Se trata de una novela que consta de 90 páginas,
divida en 37 capítulos.
86
Contenido.
Ignacio Manuel Altamirano fue un escritor mexicano que en su obra
Clemencia manifestó el amor hacia su patria, participó en las armas y parte
de sus batallas se ven reflejadas en el texto. Él se identifica con Fernando
Valle: “Valle era un muchacho de veinticinco años de cuerpo raquítico y
endeble; moreno, pero tampoco de ese moreno agradable de los españoles,
ni de ese moreno oscuro de los mestizos, sino de ese color pálido y
enfermizo que revela o una enfermedad crónica o costumbres
desordenadas”. (p.7)
“En el ejército era un advenedizo, porque había aparecido como soldado
raso en las filas el año de 1862, ascendiendo luego a cabo por su aplicación,
después a Sargento en las cumbres de Acultzingo, a subteniente (servía
entonces en un cuerpo de infantería), luego a teniente después el 5 de
Mayo y, por último a Capitán.
Tenía los ojos pardos y regulares, nariz un poco aguileña, bigote pequeño y
negro, cabellos lacios, oscuros y cortos, manos flacas y trémulas. Su boca
regular tenía a veces un pliegue que daba a su semblante un aire de altivez
desdeñosa que ofendía que hacía mal”. (p. 8)
En la obra nos menciona que tiene un rival el cual es Enrique Flores y lo
describe así: “…joven perteneciente a una familia de magnífica posición,
gallardo, buen mozo, de maneras distinguidas, y que a las prendas de que
acabo de hablar agregaba una no menos valiosa, y que era la de ser
absolutamente simpático. Era de esos hombres cuyos ojos parecen ejercer
desde luego en la persona en quien se fijan un dominio irresistible y grato.
Flores era peligroso para las mujeres, era irresistible, y mil relatos de
aventuras galantes y que revelaban su increíble fortuna en asuntos de
amor, circulaban de boca en boca en el ejército”: (p. 6)
“…Flores era seductor; su fisonomía era tan varonil como bella; tenía
grandes ojos azules, grandes bigotes rubios, era hercúleo, bien formado, y
tenía fama de valiente. Tocaba el piano con habilidad y buen gusto, era
elegante por instinto, todo lo que él se ponía le caía maravillosamente, de
modo que era el dandy por excelencia del ejército.” (p. 7)
Ambos estaban enamorados de Clemencia “era morena y pálida como una
española. Sus ojos negros hacían estremecer de deleite, su boca sensual
tenía la sonrisa de las huríes, sonrisa en que se adivinan el desmayo y la
sed. El cuello de la morena se erguía como el de una reina. Era una mujer
de corazón”. (p. 19)
Finalmente, el comandante Enrique Flores se queda con el amor de
Clemencia, pero él resulta un conspirador, Fernando Valle lo descubre y
éste es arrestado y acusado de traicionar a su patria, pretendía unirse a los
franceses, así que su castigo será ser fusilado. Clemencia cree que Valle
está celoso y que inventó todo para hacerle un mal a su amado. Valle toma
el lugar de Enrique el cual escapa y se une al bando contrario, Fernando es
fusilado. Clemencia se va al extranjero durante la invasión extranjera.
87
“Yo no conozco, el camino del Naranjo, y me perdería; necesito primero
disfrazarme con traje de paisano, y luego llevar un guía que, después de
atravesar el paso, me dirija a Guadalajara.
-¿A Guadalajara?-preguntó Clemencia.
-Sí, Clemencia, a Guadalajara, yo no estaré seguro sino allí.
-Pero allí están los franceses.
-Precisamente por eso. Este no es momento de ocultar la verdad ya. Sepan
ustedes que, en efecto, los pliegues que cogió Valle eran míos. Yo estaba en
comunicación con aquella plaza, y ahí se me brinda con una banda en
general. Debí pasarme con todo mi cuerpo y con algunos otros, pero
desgraciadamente me retardé y fui descubierto”. (p. 83)
Citas textuales. Las citas textuales ya están intercaladas en el punto
anterior. Están entrecomilladas y al lado se señala la página de donde
fueron tomadas.
Juicio valorativo. La obra de Clemencia está escrita en prosa, se divide en
capítulos, es una novela romántica cuya característica principal es la
tragedia. En ella aparecen elementos de la identidad nacional, los jóvenes
de diferentes clases sociales se metían al ejército para defender a su país
de los invasores, en este caso los franceses. Estaban dispuestos a morir por
su bandera y a sacrificarse por la mujer amada. El escritor exalta la
fisonomía del mexicano como Fernando Valle que por su aspecto es
considerado traidor y desagradable.
En cambio Enrique Flores como es rubio y buen mozo todas las mujeres
quieren que él les corresponda, se dejan guiar por la apariencia y se olvidan
de los sentimientos.
Problemas presentados en la obra: la obra abarca los siguientes aspectos:
-Aspecto nacional. La exaltación de valores nacionales y la acción del
ejército contra los franceses.
-Aspecto popular. Descontento de los conservadores hacia los liberales. Los
patriotas prefieren abandonar el país antes que permitir que los franceses
los dominen.
Ignacio Manuel Altamirano utiliza un lenguaje muy claro, sencillo y fácil de
comprender. Es una obra un poco extensa, y que exalta el patriotismo
mexicano. El texto literario te deja algunas reflexiones como son: sigue tus
ideales y no te dejes sorprender por la apariencia física. Enorgullécete de
ser mexicano (a).
12.De acuerdo con las lecturas que analizaste, ¿cuáles son los elementos de
la identidad nacional presentes en los textos literarios?
Aparecen las costumbres como la Navidad, el pertenecer a la milicia era
considerado como un hombre valiente porque arriesgaba su vida
88
defendiendo a su país de los invasores franceses, se muestra el
nacionalismo, también está presente la religión, los personajes acuden a
misa. También están presentes los valores como la valentía, el honor, y
la lealtad tanto con la mujer amada como con la patria.
13.¿Cómo ha cambiado la identidad nacional a lo largo de los siglos?
Los valores se han perdido a los jóvenes ya no les interesa dedicarse a
la milicia, está profesión se ha deteriorado con el paso de los años, los
militares ya no son considerados hombres valientes, se han demostrado
que son corruptos y que muchos de ellos trabajan con el narcotráfico.
La lealtad con la mujer amada se ha olvidado. La religión es la única
que ha perdurado a través de los siglos.
14.En la actualidad, ¿cuáles son los elementos que te caracterizan como
mexicano?
La bandera, la religión y las costumbres como la celebración de la Navidad y
el día de muertos.
Rúbrica para evaluar la reseña crítica.
Reseña
crítica
Datos
biográficos
del autor.
Excelente
Investiga
el
año
de
nacimiento del
escritor,
su
vida, y todas
sus obras y el
año
de
su
muerte.
Entrega
el
trabajo
a
tiempo,
organizado
y
buena
presentación.
Partes de Incluye
una
la obra.
semblanza de
todas
las
partes
que
conforman la
novela.
Elabora ideas
propias y hace
una
reconstrucción
Bueno
Suficiente
Insuficiente
Investiga
el
año
de
nacimiento del
escritor,
su
vida y algunas
obras. Entrega
el trabajo a
tiempo,
organizado y
buena
presentación.
Incluye
sólo
algunos datos
biográficos.
Entrega
el
trabajo
a
tiempo,
incompleto o
desorganizado
y
una
presentación
que
no
cumple
con
todos
los
requisitos.
Elabora
un
resumen
de
las partes que
integran
la
obra. Casi no
hay
ideas
propias, todas
son tomadas
de internet o
de los libros.
Escribe datos
incompletos y
copiados
de
los trabajos de
sus
compañeros.
Entrega
el
trabajo
a
destiempo,
incompleto
y
desorganizado.
Incluye
una
breve
semblanza de
todas
las
partes
que
conforman la
novela.
Elabora ideas
propias y hace
una
Hace sólo un
comentario de
las partes que
integran
la
obra.
89
de significados
a partir de su
experiencia
lectora.
Contenido Sus juicios y
con citas críticas están
textuales. argumentados
a partir de la
lectura.
Presenta citas
textuales y la
correcta
aplicación de
la bibliografía.
Utiliza
las
reglas
de
acentuación,
redacción
y
ortografía
correctamente.
Juicio
Valorativo
Emite juicios,
basado en los
diferentes
elementos que
ha
analizado
en un texto
literario.
Muestra
el
punto de vista
del lector, y la
visión
del
escritor.
Emplea
las
reglas
de
acentuación y
ortografía
de
manera
coherente.
reconstrucción
de significados
a partir de su
experiencia
lectora.
Sus juicios y
críticas
no
están del todo
argumentados.
Presenta citas
textuales y la
correcta
aplicación de
la bibliografía.
Utiliza algunas
de las reglas
de
acentuación,
redacción
y
ortografía.
Emite un juicio
basado en los
diferentes
elementos que
ha
analizado
en un texto
literario.
Muestra
el
punto de vista
del lector, y la
visión
del
escritor.
Emplea
las
reglas
de
acentuación y
ortografía de
manera
coherente.
Presenta una
lectura
general
y
superficial.
Presenta
pocas
citas
textuales. No
existe un uso
adecuado de
la bibliografía.
El
escrito
presenta
errores en el
uso de las
reglas
de
ortografía
y
redacción.
Emite
comentarios
basados
en
algunos
elementos del
texto literario.
No muestra el
punto de vista
del lector ni la
visión
del
escritor. Las
reglas
de
acentuación,
redacción
y
ortografía
están
mal
empleadas.
Emite
comentarios
expresados
por otros, en
el producto se
observa
que
sólo hizo una
lectura
superficial
o
incompleta. No
tiene
citas
textuales.
El
escrito
presenta
errores en el
uso
de
las
reglas
de
ortografía
y
redacción.
Elabora
un
resumen de la
obra. Escribe
comentarios
parafraseados.
Entrega
el
trabajo
a
destiempo,
incompleto
y
no responde a
los
criterios
establecidos.
90
Descargar