FRASES DE LORIS MALAGUZZI Maestro, pedagogo, periodista y

advertisement
FRASES DE LORIS MALAGUZZI
Maestro, pedagogo, periodista y psicólogo italiano, fundador del
proyecto pedagógico llevado a cabo en la ciudad italiana de
Reggio Emilia y autor de "Zerosei" (1976), "Los cien lenguajes
del niño" (1995) y "La Educación Infantil en Reggio Emilia"
(1995).
1. Nada sin alegría.
2. Si se hacen cosas
consecuencias.
reales,
también
son
reales
sus
3. Los niños tienen 100 maneras de expresarse, pero les
robamos 99.
4. Las cosas de los niños y para los niños se aprenden solo de
los niños.
5. Los educandos aprenden por medio de la observación para
después desarrollar sus propios proyectos de creación'.
6. El niño tiene cien lenguajes, cien manos, cien
pensamientos, cien formas de pensar, de jugar y de hablar,
cien siempre cien formas de escuchar, de sorprender, de
amar, cien alegrías para cantar y entender.
7. Trabajar con los niños quiere decir tener que hacer las
cuentas con poca certeza y muchas incertidumbres. Lo que
nos salva es buscar y no perder el lenguaje de la maravilla
que perdura, en cambio, en los ojos y en la mente de los
niños.
8. Es necesario que estemos convencidos, nosotros los adultos
antes que nadie, de que los niños no son solo ostentadores
de derechos, sino portadores de una cultura propia. Que
son ostentadores de una capacidad de elaborar cultura, que
son capaces de construir su cultura, y de contaminar la
nuestra.
9. Dibujar, pintar, etc., son experiencias y exploraciones de la
vida, del sentido y del significado: son expresiones de
urgencias, deseos, confirmaciones, búsquedas, hipótesis,
adecuaciones, constructividad, invenciones: son una lógica
de intercambios, solidaridad, comunicación consigo mismo,
con las cosas, con los demás y de juicio e inteligencia en
relación con los sucesos que acontecen.
10.
El niño está hecho de cien. El niño tiene cien lenguas,
cien manos, cien pensamientos, cien maneras de pensar,
de jugar y de hablar, cien siempre cien, maneras de
escuchar de sorprenderse de amar, cien alegrías, para
cantar y entender. (...) Le dicen: que el juego y el trabajo,
la realidad y la fantasía, la ciencia y la imaginación, el cielo
y la tierra, la razón y el sueño son cosas que no van juntas
y le dicen que el cien no existe. El niño dice: "en cambio el
cien existe".
11.
¿Fórmulas? No las hay. Sólo hay posibles estrategias.
Sobre todo hacer que los niños familiaricen sus mentes con
las imágenes, que sepan mantenerlas vivas, que cojan el
gusto de reactivarlas, de regenerarlas, multiplicarlas con el
máximo uso personal y creativo. Una condición
fundamental es que las imágenes sean buenas y
significativas para sí mismas, para los niños, para los
adultos. Así, sólo así, las imágenes, combinándose y
recombinándose cada vez más (y no siempre con útiles
lineares y acumulativos) en las formas de realismo, del
sueño, de la ficción, de lo lógico, de lo imaginario, de lo
simbólico, se convertirán en signo y semiótica.
12.
Los niños descubren (con nosotros) la complicidad con
las acciones, los lenguajes, los pensamientos, los
significados; que es fundamental preservar en los niños (y
en nosotros) los sentimientos de asombro: la creatividad,
como el conocimiento, es hija del asombro; que también la
creatividad es un arte y una creación combinada (unas
veces inmediata y espontánea, otras aislada, subordinada)
que
tienen
motivaciones,
formas,
procedimientos,
contenidos (formales e informales) y capacidades
comunicativas, previsibilidad e imprevisibilidad, que
proceden del juego, del ejercicio, del estudio, del
aprendizaje visual, de la subjetividad interpretativa de las
emociones, de las instituciones o de la imaginación racional
y de sus posibles transformaciones y transgresiones Todo
ello favorecido, tolerado o impedido por las tendencias y las
políticas culturales.
Descargar