Enfermería de Empresa, una especialidad en etapa de cambio

advertisement
56-57 Medicina.qxd
25/5/06
12:36
Página 56
> MEDICINA DEL TRABAJO
Enfermería de Empresa,
una especialidad en
etapa de cambio
Alfonso Meneses Monroy, enfermero de Empresa y técnico superior de Prevención de Riesgos Laborales. Área
de Salud Laboral de Medycsa.
a Enfermería de Empresa o Enfermería
del Trabajo ha sufrido en los últimos
años, especialmente tras la entrada en
vigor de la Ley de Prevención de Riesgos
Laborales (LPRL), una continua evolución hasta
su reciente aprobación definitiva como especialidad. Así, el Real Decreto 450/2005, de 22 de
abril, sobre especialidades de enfermería, recoge
en su artículo 2, entre otras, la especialidad de
Enfermería del Trabajo.
L
Es éste un hecho importante para los profesionales, ya que la propia LPRL, en su artículo
22, señala que “las medidas de vigilancia y control de la salud de los trabajadores se llevarán a
cabo por personal sanitario con competencia
técnica, formación y capacidad acreditada”.
Por otra parte, el RD 39/1997 de Servicios
de Prevención expone que “las funciones de vigilancia y control de la salud de los trabajadores […] serán desempeñadas por personal sanitario con competencia técnica, formación y
capacidad acreditada con arreglo a la normativa vigente […]”; y añade: “Los servicios de prevención que desarrollen funciones de vigilancia
y control de la salud de los trabajadores deberán contar con un médico especialista en Medicina del Trabajo o diplomado en Medicina de
Empresa y un ATS/DUE de Empresa, sin perjuicio de la participación de otros profesionales
sanitarios con competencia técnica, formación y
capacidad acreditada”.
Hasta la entrada en vigor de este Real Decreto, la formación como enfermero de Empresa
venía dada por el diploma de Enfermería de Empresa, otorgado por el Instituto de Salud Carlos III
Gestión Práctica de
• 56
Riesgos Laborales
tras superar un curso de 300 horas de duración y
al que se accedía mediante un baremo de puntuación previamente establecido. Estos cursos
eran ofertados de forma periódica en las distintas
comunidades autónomas y constaban de una serie de módulos en los que se trataban temas relativos a Prevención de Riesgos Laborales, Vigilancia de la Salud, Condiciones de Trabajo y
Salud, Promoción de la Salud y Gestión de la Prevención, entre otros. Una vez finalizado el curso,
el alumno debía superar un examen y realizar un
caso práctico o bien efectuar un periodo de prácticas en algún servicio de prevención acreditado.
El profesional
de Enfermería
de Empresa es
pues, hoy día, una
pieza clave dentro
de los Servicios
de Prevención
tanto propios
como ajenos
Si el alumno superaba estas pruebas obtenía
el mencionado diploma siendo éste, por lo tanto,
el único documento que lo acreditaba para ejercer
funciones de enfermero de Empresa.
Por la situación planteada, existía cierta contradicción legal, ya que si bien, por un lado, la
propia Ley de Prevención y el Real Decreto de
los Servicios de Prevención exigía la presencia de
personal especialista, la especialidad de Enfermería del Trabajo no estaba reconocida como tal.
Con la entrada en vigor del Real Decreto, esto
cambia radicalmente. Desde este momento, la
Enfermería del Trabajo se convierte en una especialidad con entidad propia y legalmente reconocida que, sin duda, repercutirá en indudables beneficios tanto para la propia profesión como para
las empresas o servicios de prevención en los
que estos profesionales presten sus servicios.
Las funciones y competencias del profesional
de Enfermería de Empresa, que forma parte de un
Servicio de Prevención, son múltiples y variadas;
entre ellas, cabe destacar las siguientes:
Nº 28 • Junio de 2006
56-57 Medicina.qxd
25/5/06
12:36
Página 57
© Stock Photos, 2006
www.riesgos-laborales.com
El profesional de Enfermería del Trabajo destaca por estar altamente capacitado por su formación, para la gestión integral
de la prevención, especialmente en lo relativo a la Vigilancia de la Salud.
> Toma de muestras: analítica de sangre y orina
> Pruebas complementarias: espirometría, audiometría, control de la visión, electrocardiograma, etc.
> Toma de tensión arterial
> Toma de datos antropométricos (peso y talla)
> Anamnesis laboral
> Asesoramiento sobre medidas de prevención
> Gestión de la programación/citación
> Gestión integral de la empresa
> Participación en comités de empresa
> Educación sanitaria de los trabajadores
> Formación en primeros auxilios
> Campañas de vacunación
Por otra parte, hay que resaltar el hecho de
que una gran parte de los enfermeros de Empresa cuentan, además, en su currículum con formación como técnicos en Prevención, lo que dota a
estos profesionales de unos conocimientos preventivos muy valorados por las empresas dedicadas a la prevención.
El profesional de Enfermería de Empresa es
pues, hoy día, una pieza clave dentro de los Servicios de Prevención tanto propios como ajenos,
no sólo por las funciones que le competen desde
un punto de vista de vigilancia de la salud de los
Nº 28 • Junio de 2006
trabajadores sino también por su formación como gestor y asesor de la empresa en materia preventiva. A partir de ahora, el acceso a la especialidad de Enfermería del Trabajo se realizará, igual
que para el resto de especialidades, mediante un
examen hasta cubrir un número de plazas determinado. Con un sistema de EIR –Enfermero Interno Residente–, el diplomado en Enfermería se
formará en Enfermería del Trabajo durante los
dos años de especialidad.
Mientras, los enfermeros que dispongan del
diploma de Enfermería de Empresa y acrediten
un mínimo de cuatro años de ejercicio de sus funciones como tales obtendrán directamente el título de especialista; aquéllos que acrediten más de
dos años (y menos de cuatro) de ejercicio de sus
funciones podrán convalidar su titulación actual
con la realización de un examen.
Por todo lo expuesto, hablar de Enfermería
de Empresa en el momento actual es hablar de
cambios. Cambios que, sin duda, contribuirán a
hacer de la Enfermería del Trabajo una de las
profesiones con mayor proyección y con mayor
importancia dentro de la estructura preventiva
de la empresa. Así, la Enfermería del Trabajo se
enfrenta a nuevos retos a los que hacer frente y
está consolidando su posición dentro de los Servicios de Prevención. Si a estos factores se unen
los pasos que se están dando desde las universidades españolas y distintas entidades para convertir la Enfermería en una licenciatura, en un
periodo de tiempo relativamente breve, este profesional verá ampliadas sus competencias en
materia preventiva.
El profesional de Enfermería del Trabajo destaca como un profesional altamente capacitado,
por su formación, para la gestión integral de la
prevención, especialmente en lo relativo a Vigilancia de la Salud y será posiblemente en este
campo donde mayores cambios se produzcan,
con la incorporación de enfermeros del Trabajo
en unidades de gestión dentro de los Servicios
de Prevención tanto propios como ajenos.
No obstante, todos estos cambios se irán
produciendo gradualmente. No se puede olvidar
que la Prevención en España está en una etapa
inicial y aguardan muchas mejoras en este terreno, siendo la especialización de los profesionales
de Enfermería, junto a otras que se están desarrollando, una de ellas. Todas estas mejoras contribuirán a alcanzar la excelencia y la calidad de la
Prevención de Riesgos en España.
57 •
Gestión Práctica de
Riesgos Laborales
Descargar