Condenaron al asesino de Muriel

advertisement
05-tu.qxd
12/19/00
22:00
Página 1
La Plata, miércoles 20 de diciembre de 2000
Entraron a robar pero no
había dinero
Simuló ser un pasajero y
asaltó a un taxista
Ciclista herido
en un accidente
Tres sujetos fuertemente armados y
vestidos elegantemente, ingresaron
ayer con fines de robo al galpón que
el comercio Quinta Fresca tiene en la
calle 118 entre 526 y 527.
Pero, los delincuentes no tenían el
dato de que en el lugar no se realizaban cobros, por lo que no había
dinero allí, según informaron fuentes
policiales.
Sin embargo, los tres delincuentes se
llevaron las billeteras de los dos
empleados del lugar en las que sólo
se encontraban el documentos de
identidad y algún otro tipo de documentación que tenían, pero en
ninguno de los casos, había dinero
Un sujeto que simuló ser pasajero
logró alzarse con 145 pesos que le
sustrajo a un taxista.
El episodio tuvo lugar cerca de las 6
de la mañana de ayer, cuando un
desconocido abordó el auto de
alquiler que conducía Rubén Barbena
de 51 años, en diagonal 80 y 46.
El supuesto pasajero pidió ser
trasladado hacia 6 y 47, pero al llegar
al lugar, lejos de pagar la cuenta, sorprendió al conductor tomándolo por
el cuello y quitándole todo el dinero
que llevaba.
Tras el atraco, el sujeto ingresó a un
edificio céntrico sin que nadie
pudiera detener su fuga
Un ciclista resultó con
lesiones de diversa
gravedad tras ser atropellado por un
automóvil en 60 y 31.
El accidente se produjo
en la tarde de ayer
cuando un auto Ford Ka
(COK 557) que conducía
Nancy Farías de 24 años,
embistió a una bicicleta
playera en la que circulaba Ariel Vega. Como
consecuencia del
impacto, el ciclista debió
ser trasladado al Hospital
San Martín
NO
5
Justicia, Seguridad y Policía
PUDIERON ESTABLECERSE LOS MOTIVOS DEL CRIMEN
Condenaron al asesino de Muriel
El cuñado y supuesto responsable de la muerte del criador de palomas fue sentenciado a una pena mínima. Deberá cumplir ocho años de cárcel
Mediante una resolución que dejó
dudas en torno a los verdaderos autores del crimen, la Justicia condenó
ayer a ocho años de prisión a uno de
los presuntos asesinos de Rafael
Gustavo Muriel, quien se dedicaba a
organizar excursiones para la caza de
palomas.
El fallo dictado por la Cámara 11ma
del Crimen de la capital cordobesa
considera a uno de los involucrados,
Ariel Alberto Villafañe (cuñado de la
víctima), como partícipe secundario
del hecho, por lo cual le aplicó el mínimo de la pena contemplada para
este tipo de delito.
La misma figura penal le fue aplicada al otro acusado, Hernán Quiroga,
aunque no recibió condena porque
en esa época era menor de edad.
Muriel, un ingeniero agrónomo de
31 años y radicado en la localidad de
La Granja, desapareció en la madrugada del 18 de mayo de 1997 en esa
zona serrana distante 55 kilómetros al
noroeste de allí, y sus restos recién
fueron encontrados 18 meses después
en un monte cercano.
En el lapso en que se buscó a Muriel
creció un manto de sospechas en torno al círculo de allegados de la víctima, en el cual estaban involucrados
algunos de sus familiares, la viuda e
incluso la propia víctima, de quien se
decía que había “desaparecido voluntariamente” con fines desconocidos.
Los restos
Dieciocho meses después, en un
monte cercano a la casa que Muriel
habitaba en las afueras de la citada población serrana, aparecieron misteriosamente unos restos óseos cuyo análisis permitió establecer con posterioridad que correspondían al “palomero”.
Este hecho pareció dar un vuelco
decisivo en la investigación, por lo
que luego de reunir una serie de antecedentes e indicios, la policía encarceló en calidad de imputados a Ariel
Villafañe -hermano de la esposa de
Muriel- y a Hernán Quiroga, un ayudante del palomero que en la época en
que se cometió el crimen era menor
de edad.
Según consta en el expediente, ambos habrían llevado a Muriel hasta el
lugar del hecho con alguna excusa,
luego lo hicieron arrodillar y lo mataron de un disparo en la nuca, tras lo
cual abandonaron el cuerpo, cuyos
restos fueron encontrados 18 meses
después.
El caso quedó a cargo de la Cámara
11ma del Crimen, donde hace casi
nueve meses comenzó uno de los juicios más extensos que se recuerden
en la historia judicial de Córdoba, en
la cual estaban citados a declarar alrededor de 200 testigos que luego fueron reducidos a poco más de 80.
La decisión
Finalmente ayer, el tribunal encabezado por Hernán Buteler e integrado por Graciela Bordoy de Pizzicari y
Daniel Ferrer Vieyra, resolvió condenar Ariel Alberto Villafañe como
“partícipe secundario del delito de
homicidio simple”, a la pena de ocho
años de prisión, adicionales y costas.
También encuadró el accionar de
Quiroga en la misma figura penal, pe-
ro dispuso no imponerle pena “en razón de su edad al momento de cometer el hecho”, ordenando “remitir copia del fallo al juez de menores que
corresponda”.
Sin embargo y en una decisión que
desconcertó a la Fiscalía y los abogados defensores, la Cámara dispuso
que una vez que esté firme el pronunciamiento, la causa deberá remitirse al
magistrado actuante en primera
instancia “a los fines de proseguir con
la investigación” del hecho.
Concretamente, el juez de instrucción de la ciudad de Jesús María
-con jurisdicción en el lugar donde se
cometió el crimen- deberá investigar a
Gabriela Alejandra Villafañe (la viuda
de Muriel), además de Alejandro y
Ezequiel Hayes, que eran socios del
“palomero”.
La Cámara argumentó que la finalidad de esa investigación es “determinar su posible responsabilidad
penal en el hecho, como la de quienes hayan intervenido en calidad de
partícipes, instigadores y/o encubridores”.
Pide libertad
para su esposo
Asegura que ya cumplió la pena impuesta por un robo que no
cometió, pero que aún sigue preso. Para la esposa de Jorge
Ruarte (25) la razón reside en
que el joven, además, fue uno de
los testigos claves del Caso Bru.
María, tiene 22 años y dos hijos de 6 y 4 años.
El pasado 16 de diciembre su
esposo cumplió un año y dos
meses de detención en la Unidad
número 9. La pena había sido
impuesta por el robo de un televisor.
La mujer asegura que Ruarte,
se encontraba junto al verdadero
autor del robo y por eso fue detenido y culpado. Sin embargo, sostiene que la pena impuesta ya se
cumplió pero aún no le concedieron la libertad.
Descargar